Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00029

Full Text





OBRAS &


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO


TOMO


XXX


BUENOS AIRES
6882-Imprenta y Litografia u Mariano Moreno), Corrientes 829


4899


LAS ESCUELAS
BASE DE LA PROSPERIDAD Y DE LA REPOBLICA
EN LOS ESTADOS UNIDOS
BIBLIOTECAS POPULARES

























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO












ADVERTENCIA


La edicion de Las Escuelas, base de la prosperidad y de
la Republica en Estados Unidos, como que era un Informe
official, fu6 costeada por el Gobierno argentino y recibida
por el Ministerio de Instruccion Pfibliea, :permaneci6 cer-
ca de an afio encajonada, hasta que sobrevino un'incen-
dio en la casa de gobierno y el libro fu]'Iquemado. El
autor habia felizmente hecho tirar por su cuenta- y para
distribuir personalmente a sus amigos, algunos centena-
res de ejemplares, que son los que se han conservado.
Este trabajo, siendo uno de los mejores del autor, ha
sido de los menos leidos, habent sua fata libelli! Con
nuestras postumbres informativas, pareceria que hubiera
bastado el titulo para decirnos el contenido, y en mate.rias
de education nos sucede con frecuencia lo que d los cade-
tes nobles discipulos de Gay Lussac, que se afanaba en la
demostracion de un teorema y fu6 interrumpido con esta
observacion ingenua: Sefior, es Vd. todo un caballero
y basta su palabra de que tal es el resultado, para que le
creamos... ) Todos estaban dispuestos A-creer que las
Escuelas eran en efecto la base de la prosperidad y de la
Repiiblica... allA, en los Estados Uni'dos y que podia aho-
rrarse la demostracion.
Semejante fen6meno hemos observado muchos afios con
respect. A los escritos sobre education de Sarmiento. No
eran leidos, sino cuando la necesidad los hacia agresivos
contra personas determinadas, y sin embargo, en ellos
arrojaba Sarmiento lo mejor de su alma, y un notable es-





OBRAS DI SA&tMIENTO


critor de los que lo habian leido, el Sr. Groussac, decia: -
( Gastaba energia de guerrero para su obra de concordia y
pacificacion. Inauguraba una escuela como si fuera un
baluarte-y lo era realmente en su espiritu. Mezcla la
persuasion con la invectiva, siempre elocuente y conmo-
vedor cuando defiende su causa predilecta y con motivo de
doctrinas 6 presupuestos escolares, parece que bajara de
un Sinai, envuelto en tempestades, trayendo las tablas
del decalogo educational. Su propaganda tenia el impetu
prodigioso del torrente,-y por causes id6nticas, 61 tam-
bien descendia de la montafia y debia su fuerza irresis-
tibleoA su'elevacion' sobre el nivel circunvecino...)
' La sietida arta: que sigu.e (in6dite), puedeoservir hoy de
Prefacio" a esta obra 6 incorporarse A la 'larga lista do
sifffimientos que le ha costado su gloriosa propaganda.




((Nueva York, Septiembre 20 de 1867.


......................................................... ..........
' ( e, mi libro de Escuelas, me dice Vd. era el pedestal de
mi estatua; y se quemn!.
a Ese es, sin embargo, el juicio de todos los que lo han
leido. Asi lo escriben en la Habana. Los diaries de Vene-
zuela lo han publicado integro como una novela. Es un
poema, dice uno, un canto lirico a la educacion... Y sin
embargo, mis amigos, el Ministro del ramo dej6 podrirse
en almacen la edicion y las llamas dieron cuenta de ella.
Algunos miles sacrificados, mi trabajo tan est6ril de suyo,
anonadado por este hacerle silencio y vacio en torno; y
una generation mas retenida en los lazos de la vieja ruti-
na;. porque no vino un dia, en un afio, la idea de decir 4
un oficial:-haga desembarazar las oficinas de esos cajo-
nes.
S(Quisiera Vd. que el rayo caiga sobre el delincuente!





LAS ESCUELAS


Eso es, empero, lo que se encontr6 mas apto para impul-
sar la education. Seis afos ha sido 61 Ministro. Lejob de
indignarme, he sentido piedad, lAstima! Esa es nuestra
situation. De ciento de entire los nuestros que hubiesen
estado en su lugar, los noventa y nueve habrian hecho lo
mismo y elotro, todo A medias. Cudntanme lo mismo so-
bre Ambas Amdricas. El primer inconvenient A veneer es
que llegue A su destino; llegado, no hay quien mueva la
opinion: un articulo de diario, si tanto y la calma se res-
tablece en la superficie de veinte millones de almas hispa-
no-americanas.
((De un rayo de luz en tanto que logra atravesar esta
masa de nubes, de un granito solo que cay6 en terreno
fecundo, el rumor se esparce, la- opinion se inclina hacia
ese lado, como las plants de conservatorio hacia la ven-
tana abierta; y en cambio de tanto desengafio, de tanto
sacrificio esterilizado, me dan una reputation americana
ya y que se insinuia en Europa. Empiezan A asombrarse,
no de la intencion, del eitudio, sino de la perseverancia,
((que ha consagrado toda su vida A esta tarea, es la frase
que repite la prensa de toda America cada vez que mi nom-
bre es citado. Me dan, pues,lo que no esperaba, y me nie-
gan lo que les pido, que aprovechen de esa constancia.
((Escribir para pueblos que no leen, es como saber herAl-
dica entire labriegos. Queria el libro, escribilo con amor,
como el Facundo. Sentia que era bueno. Hasta Laboulaye
mne describe que le ha abierto nuevas vias y frustrArmelo!...
La noticia me llega con la noticia de la muerte de mi so-
brino Marcos. iSefior! habed piedad de mi!-Sarmiento.

















LAS' ESCUELAS

BASE DE LA PROSPERIDAD Y DE LA REPIUBLICA EN LOS ESTADOS UNIDOS


NOTA EXPLANATORIA AL MINISTRO DE INSTRUCTION PtYBLICA
DR. D. E. COSTA

Nueva York, Septiembre 30 de 1865.

Mis instrucciones al ser acreditado Enviado Extraordina-
rio y Ministro Plenipotenciario de la Repdblica Argentina,
cerca del Gobierno de Washington, me indican como uno
de sus objetos, ((transmitir todo cuanto pueda interesar para
a mejorar y perfeccionar nuestras instituciones, y des-
arrollar nuestro progress moral y material, remitiendo
libros, memories, y cuanto crea dtil A este objeto...)
Y por lo que hace A la Educacion Pliblica, que es de la
incumbencia-del Ministerio que V. E. desempefia, en su esti-
mable carta de 8 de Abril duelpresente aflo, comunicandome
lasimpresiones que hadejado en el animode V.E. la visit
de algunas Provincias, me dice lo siguiente: ((Si hubiera
necesitado una razon a mas de las que Vd. ha hecho valer,
para convencerme de que la difusion de la education
comun es la primer de todas nuestras necesidades socia-
les, la hubiera encontrado en este viaje. Algo se ha hecho
este aflo, anico en que hemos podido disponer de algunos
recursos; mas espero que ahora vamos a. un grande im-
pulso a la education. Estoy persuadido de que si el G6o-
bierno Nacional no ayuda eficazmnente A los Gobierrios de
Provincia, ellos por si poco pueden hacer. Mi program
es uh Colegio Preparatorio europeo, 6 mas bien norte-ame-
ricano, en cada Provincia, y facilitar a sus Gobiernos
los medios para que doblen el ndmero de los nifios que





OBRAS DE SAUMIENTO


reciben education primaria. Este afio voy A pedir que se
double la partida para subvencion a la instruction primaria,
y veinte mil pesos, que se le remitiran A Vd., para compra
de libros, tiles, etc.; contando con que Vd. no rehusara esta
comision que mas bien recibirA con placer. Aqui he dado
mil pesos fuertes para que se concluya cuanto antes la
Escuela Sarmiento, imitando la munificencia de los reyes,
que dan en tan buena gracia lo ajeno.)
En desempeflo, pues,, de los gratos deberes que mi mi-
sion me impone,y.creyendo favorecer las elevadas miras
de V. E., por lo que A la education respect, me he consa-
grado, desde mi arribo A este venturoso pais, A reunir los
datos que mejor contribuyesen A tan plausible objeto, y que
remito A V. E. en las siguientes paginas. Tan rica es esta
nation en frutos de este g6nero, que, como lo verA en ellas,
bastibame tender las manos en rededor mio para reco-
gerlos sazonados y en abundancia; 6 prestar oido A los
rumors que agitan la atm6sfera para atesorar lecciones
uitiles.
. S61o que, dando A esta facil cosecha la forma-de un libro
y remitidndolo impreso, en lugar de consignar sus datos en
legajos manuscritos, me he tornado la libertad de anticipar
con ello la aprobacion, que no debi dudar nunca diese mi
G6obierno, A la generalizacion de una obra que es su propia
inspiracion.
Pero otras razones mas determinantes me aconsejaron
este proceder, tan fuera de los trillados caminos de la diplo-
macia, como es nuevo y muy digno de-encomio.y de imi-
tpcion el encargo de estudiar las instituciones de un pais
que hace autoridad en la economic del Gobierno, con el
animo de mejorar las propias. kprovechando en Lima de
la reunion del Congreso Americadb, insinuf, por medio de
una nota confidencial, dirigida A cada uno. de sus Honora-
bles Miembros, la idea de concertar los esfuerzos de las
Veppiblicas sud-americanas para desenvolver un sistema
general de education, como remedio A los males politicos
y sociales,;que con fisonomia comun se muestran doloro-
samente en casi todas ellas, ofreci6ndome A transmitirles
desde los Estados Unidos, tan adelantados en este ranmo
indicaciones prActicas para ser efectivas las instituciones
libres.





LAS ESCUELAS


PrActica mia ha sido siempre, litil aunque no sea econ6-
mica, presentar el resultado realizado en parte, como un
argument en favor de la practicabilidad de una idea; y me
pe.rmitir6 afiadir, poniendo yo mismo el debil hombro, para
imostrar ciuin ficil es levantar el peso, que A primera vista
se reputa abrumador. La Escuela Normal y Biblioteca
popular de Chile, el Departamento y la Escuela Modelo de
Buenos Aires, como la subdivision del terreno en lotes de-
terminados en Chivilcoy, 6 la poblacion de las Islas del
Patana, soQ resultados de ese sistema te6rico-experimental
que tan bien me ha salido siempre, por lo que al bien pdi-
blico interest.
He cedido A la misma propension, al publicar la siguiente
Memdria,, A fin de que, si contuviere indicaciones litiles
para nuestropais, hayan de serlo igualmente para los que
se encuentren en iguales condiciones.
..Comp6nenla, despues de una resefia general sobre la
education del pueblo, como institution political, la historic
de su reciente organization, y los asombrosos resultados
obtenidos, una.descripcion de actos pdblicos que A ella se
refieren, y en lps que he tenido de algun modo parte, como
miembro concjirrente.
Si la elevacip.n de las ideas, y la elocuencia de las pala-
bras con que-serecomienda un prop6sito dtil y hacedero
pueden determinar, A lo lejos, la misma action que han
determinado de cerca, puede augurarse desde ahora, que
no sera perdido el trabajo de hacer conocer en nuestro
idioma las mas bellas oraciones de la lengua inglesa, las
biografias americanas de mas complete y fructifera consa-
gracion A la mejora de la condition del hombre, las mas
c.aritativas instituciones para preservar del vicio A la nifiez
miserable, 6 al liberto, que no sabe c6mo conducirse, desd.e
que le han quebrantado la cadena que lo tenia atad.o A la
atahona.
.La estatua elevada en Boston a Mr. Horacio Mann, el
fpliz promoter de la education; la reunion del 370 Instituto
National de Instruccion en New Haven, A que concurri; el
Asilo Juvenil, para salvar del vicio.A nifios vagos en Nueva
York, que he visitado; y la A-sociacion Nacional, para ayuda
de los libertos, forman, el context de la Memoria que por
este afio present, si no se afiaden algunas otras piezas que





12 OBRAS DE SARMIENTO

se relacionaren 6 conviniesen al mismo prop6sito. Hechos
practices todos, ocurridos todos en estos tres meses, y "de
que, con las reflexiones del caso, me propongo. dar cuenta.
Mi deseo, senior Ministro, que este libro, como que poco,
si no es el empefio de hacerlo itil, contiene mio, fuese gene-
ralizado, y descendiese hasta el hogar dom6stido, seguro
de que los estimulos de action que contiene, los bellos
ejemplos propuestos A la imitacion, y la grandeza y seguri-
dad de los resultados, despertaran algunas inteligencias de
tantas qud aletarga el hAbito y la rutina; y mas. hoy y
mas mafiana, con mayor 6 menor presteza, se lanzaran en
el ancho sendero que se abre, para asegurar la tranquilidad
de aquellos paises, en que las pertirbaciones parecen a
lo lejos cr6nicas, y el desarrollo de la riqueza, que no
march en proporcion ni del tiempo de existencia, ni del
espacio que ocupamos sobre la tierra. Unos cuantos ciu-
dadanos animosos emprendieron aqui, hace no mas de
treinta afios, acelerar, por un sistema de education comun,
la de otro modo de lenta y desigual difusion, penetrando
s6lo asi en las mas bajas capas sociales; y hoy se muestra
el fruto de aquellas labores, que ni improbas fueron, en
una abundancia tal que parece la obra de los siglos.
No me detendr6sobre este punto, si no es para sefialar i
los buenos deseos de V.,E., 9n cuanto a fomentar la educa-
cion, camino mas director que el que me indica en su citada,
carta. Plausible es cuanto se propone, y llevado a cabo
darA resultados en proporcion. Pero para educar & .los
nifios de la Repdblica Argentina, se necesitan, tres millo-
nes de pesos fuertes al afio. Es revolution sdbita, y no
paliativos, lo que necesitamos. Tres millones anuales em-
plea en este ramo de la pdblica administracibn la Provin-
cia 6 Estado de Massachusetts, con menor 6 igual ndmero
de habitantes, sobre mas exiguo territorio cque la Repdblica
Argentina cuenta; teniendo aquel pequefio estado, por
contribution de la generation present exclusivamente,
invertidos muchos millones mas, en edificios de escuelas
de que nosotros carecemos. Debe exceptuarse, es verdad,
al Estado 6 Provincia de Buenos Aires, que tuvo el buen
sentido de consagrar un millod para proveerse de este
material indispensable, por un acto de la Legislacion, que





LAS ESCUELAS


V. E., tuvo el honor, de presidir, cuando por aclamacion
adopt el proyecto de ley.
Y no parezca exorbitante suma la que vuelve luego &
acrecentar la fortune pdblica, en productores de riqueza
creados por la education, en depredadores suprimidos y
crimenes prevenidos con el destierro, de la ignorancia y
de la destitucion que los preparan. En 1842, si no me falta
la memorial, el presupuesto de Chile consultaba veinte y
dos mil pesos, para la apertura y reparacion de caminos
en toda la Repdblica. En 1844 6 45, la suma era de dos-
cientos mil, y hoy es el modelo de viabilidad en toda la
America del Sur.
Entre 1842 y 1844, hubo infusion de ideas nuevas en la
administration y en la opinion pdiblica. En 1857 el presu-
puesto de Escuelas de Buenos Aires destinaba seiscientos
pesos fuertes para material y Aitiles de todas las Escuelas
del Estado mas culto de los que forman la Repdblica: en
1860, habia un million en reserve para proveerlas de edifi-
cios, mu,ebles, libros, etc.: Entre uno y otro afio habiase
tambien obrado un gran cambio. Repdblica que mas aspira A seguir las huellas de los Esta-
dos Unidos, crie rentas iguales por lo menos a las de uno
de los Estados que los componen? Tres millones al afio
es menos que lo que el Gobierno Nacional y las Provincias
del Interior gastaron en seis meses para sofocar la insu-
rreccion del ChachQ, que provenia de la ignorancia y bar-
barie de sus secuaces; tres veces tres millones costari
contener la devastadora invasion guarani; que precede
de la misma causa.
Despues de todo, tenemos que vaciar desde ahora y de
un solo golpe, por decirlo asi, el molde de la Repdblica.
La inmigracion europea que se acumula ya en nuestras
playas, formada de los mismos alementos que la que ha
estado poblando aquellos paises durante tres siglos, nece-
sita hallar, como en los Estados Unidos, instituciones
espiritu pfiblico, inteligencia y libertad nativas que le
sirvan de norma, y A sus hijos de rnido vivificante; y a. la
generation present le viene deparada esta obra, como
fu6 el sublime y gravoso patrimonio de nuestros padres,
asegurar A los que vendrian en pos la Independencia, que
compraron con su sangre.





OBRAS DE SARMIENTO


La melanc6lica y desconsoladora impression que dej6 en
el animo de V. E., la vista de las camparias argentinas,
que en su viaje official atraves6, y que me refiere en la
citada 0arta, se agravara hasta excitar su ilustracion y
patriotism A buscar remedio A mal tan hondo, sabiendo
que hace veinte ainos presentaban el mismo aspect, si no
ha empeorado con la p6rdida de tan civilizada ciudad cono
la de Mendoza.
Entrando en terreno mas practice, me permitir6 indicar
A V. E., que consider llegado el moment de empe2ar 'A
crear Escuelas Normales Nacionales. En-la 6poca en que
estuvo en mi mano hacerlo, para solo el entonces Estado
de Buenos Aires, tantos' eran los maestros salidos de las
Escuelas Normales, y aun de las Universidades de Europa,
que ofrecian sus servicios, que crei profusion vana crear
artificialmente lo que venia ya creado, y tenia A laomano.
Presentabaseme ademas limitado el 6xito, en cuanto 6 la
eficacia del medio, como lo habia experimentado en Chile.
Abierta una Escuela Normal en 1843, ha estado dando su
contingent de maestros veinte afos, y debo decirlo e'n
conciencia, no me satisfacen los resultados, sihio en ctarito
han hecho dar un paso, que no peca por cierto de agigan-
tado, en el mecanismo de las escuelas, y mayor compe-
tehcia de los Maestros.
No ha contribuido A cambiar mi opinion el haber encon-
trado A mi paso por Chile, que antiguos alumnos de la
Escuela Normal eran por entonces Intendente de Provincia
uno, Administrador de Rentas otro, y propietarios muchos;
no conservAndose en la ensefianza sino el mas aventajado
de todos por sus conocimientos en la material, aunque sin
ocupar la situation elevada que parecia corresponderle.
Lo que en Buenos Aires necesitAbamos entonces eran
Maestras para confiarles la education en los prinmeros ru-
dimentos, por la mayor aptitud de su sexo, y la limita-
cion de los salaries. Casi toda la education comun de los
Estados Unidos estA en manos de mujeres; pero en este
prop6sito encontr6dificultades en instituciones tradiciona-
les de Buenos Aires, ditiles para los comienzos, embarazo
despues, cuando hay necesidad de obrar en grande escal'.
Y ni aun siendo Ministro pude, por falta de cooperation de





LA8 ESCOULAS


mis concolegas, modificar forms envejecidas 6 inaplica-
bles ya.
Un medio de reparar, en material de Escuelas Norrmales,
los defects de iniciativa de la de Chile, y proveer a las
Provincias del interior de maestros y maestras oom'peten-
tes que no irAn del literal, seria a mi juicio encargar 9t
planteacion y direction & uno de los muchos profesofes
habilisimos y experimentados que abundan en Nueva Ingla-
terra, como ya lo apunta V.E. al indicarme su pensamien-
to de establecer Colegios Preparatorios europeos, 6 mas
bien norte-americanos, en las Provincias.
La Education Comun es ya una institution que pued6
compararse a las mas antiguas, con su plan definido, sus
prActicas comprobadas, y sus sistemas y organismo. En-
.cargar de ensayar, A quien no conoce estas escuelas, lo.
procedimientos que juztga mas convenientes, es empezar a
crear sin elements, ni capacidad professional, lo que ya
era vulgar y conocido. Las Escuelas Normales deben
estar en las Provincias, adonde han de servir los maes-
tros, por temor de que en las capitals adquieran ese desen-
volvimiento personal, que puede llevarlos A ser un dia
intendentes 6 administradores de rentas; pero que es el fin
para que fueron preparados. Un maestro creerA descen-
der, al ser destinado A una obscura aldea, si el punto de
partida es Buenos Aires 6 el Rosario.
En C6rdoba las tradiciones de la Universidad lo coloca-
ran demasiado abajo, y quedarA, como en Chile, instra-
mento mecanico de la instruction, sin espiritu propio para
impulsarla. Creo que en San Juan estaria bien el primer
ensayo deeste g6nero. Encontrarfa alli en la opinion pdbli-
ca el habito de estimar en much la importancia del
Maestro, por heclios anteriores que no son desconocidos a
V. E.; y una escuela de aplicacion, que por su magnitude
y accesorios es, 6 podrA ser, la primera en esa parte de
Am6rica. Casi me atreviera A decir, que mi residencia en
aquella Provincia, seria, para lo future, una garantia de
que la Escuela Normal conservaria siempre el espiritu y
la fuerza impulsiva, que desde el principio ha de comuni-
cirsele.
Otra Escuela Normal debiera fundarse en Tucumhn para
proveer A las necesidades de las provincias del Norte, acaso





16 OBRAS DE SARMIENTO

con aplicaciones industriales que tienen por base el dibujo,
por instrument la maquinaria, y por material primera
las maderas de coloi, de que tanto abunda aquella pro-
vincia.
Me ha llegado la Memoria al Congreso del Ministerio de
Instruccion Pdblica. Agradezco a V. E. los concepts
favorables con que en ella recuerda mis esfuerzos por
difundir la education. Por ellos es la primera vez que
constara de un document pdblico que ha habido en la
Am6rica del Sur un pioneer, que ha estado seftalando por
treinta aflos el camino y el medio de colmar el deplorable
vacio del sistema colonial, que condend a la barbarie a los
descendientes de europeos en Am6rica.
Aplaudo lastristes revelaciones, en cuanto a la general
ignorancia que arrojan los pocos datos recogidos sobre la.
instruction del pueblo. Mal conoctdo esta ya en camino
de curarse. -
La Nacion tiene derecho A exigir de las Provincias que
cumplan con la obligacion que les impone la Coustitucion,
de prepararle el ciudadano, por inedio de la education
comun. Eso itmporta el precepto; y para toda deada y
obligacion ha de haber quien la ejecute y la haga efec-
tiva.
En Buenos Aires estan obligados, por un aecreto de 1823,
los Directores de establecimientos particular. a subrni-
nistrar a la Policia los datos estadisticos sobre la educa-
cion que dan; y en el tinico caso de resistencia intencional,
que ocurri6, durante la existencia del Departamento de
Escuelas, fu6 instantAneamente remeliado, llamando al
Director, ley6ndole el decreto, y am.enazandole poner un
empleado de policia a su puerta, para impedir la entrada
a los nifios, mientras no llenara las condiciones legales
puestas al libre ejercicio de toda industrial.
La ley sobre education debe limitarse a sefialar el mi-
nimum con que cada localidad halde contribuir a la edu-
cacion de los hijos de sus habitantes. No puede tener for-
tuna para alegar A sus hijos, 6 darse comodidades, sin
contribuir en proporcion A ella A extinguir la batbarie de
los que no la tieuen. Levantar el censo, crear la Inspec-
cion, formation y distribution de registros y estados en
blanco, organizer Escuelas Normales, y dar subsidies de





LAS ESCUELAS


libros, es todo lo que el Estado debe prestar. La generation
present esti en el deber de construir escuelas donde no
existan; y a ese respect pueden fijarse t6rminos. El mal
es tan grande, que confiar al tiempo su remedio, y a vanos
estimulos sin sancion, es abandonarlo A. la misericordia
de Dios.
He llegado a los Estados Unidos en un moment solemne.
Abolida la esclavitud, tratase de admitir en la asocia-
cion political a una raza tenida en la ignorancia 6 inferiori-
dad durante siglos. Perplejos se muestran todos sobre si
han de tener el derecho de sufragio, es decir, de gobernar
los que tan mal preparados estan para function tan alta; y
sin embargo, los hombres de color de los Estados Unidos
no se encuentran mas faltos de education que los habitan-
tes blancos de nuestras campafias. Pero mientras esta
question se agita en el terreno de la political, los ciudada-
nos de todos los Estados Unidos han puesto mano a la obra
de remediar el vacio, y en seis meses han hecho mas por
la difusion de la education, entire los negros del Sur, que
'nosotros ien tres siglos por la de nuestros compatriotas y
deudos, como lo vera V. E. en las paginas que siguen. El
medio y el camino, nos lo ensefian, y culpables de suicidio
serian los pueblos que no lo siguiesen.
Para terminal esta nota, me permit recomendar a V. E.,
-como una adquisicion necesaria, la de algunos ejempla-
res de las obras, que en lista adjunta acompafio, relatives
a Educacion. El aDiarjo de Educacion) de Mr.. Barnard
forma ya catorce gruesos voldmenes, que valen setenta
pesos, y contienen como en una Enciclopedia de Educacion,
cuanto en Europa y Am6rica se ha hecho, legislado, 6 escri-
to sobre la material; no habiendo en idioma alguno coleccion
de datos mas acabada.
Me he subscripto a seis ejemplares de la Historia de las
Escuelas de los Estados Unidos; y convendria hacerlo en
mayor cantidad para distribuirla en todas las provincias.
Pero mas fecunda idea seria emprender animosamente la
traduccion, a fin de popularizar en Sud-Am6rica las ideas,
eyes y datos que contiene. La Historia de las Escuelas
de los Estados Unidos, es simplemente la relacion de la
institution final de la libertad sobre la tierra, por el des-
Tomo xxx.-2





OBRAS DE SARMIENTO


arrollo de la inteligenoia de cada miembio de la sociedad..
Bastaria para ello asegurar la cooperacion de todos los
otros gobiernos por ua ndmero de ejemplares, y entonces
la obra seria hacedera y poco costosa.
Si V. E. acogiese este pensamiento, procederia A solicitar
por medio del Cuerpo DiplomAtico sud-americano la no
dudosa aquiescencia de sus gobiernos.
Excusado es que diga a V. E. que desempefiar6 como-
cosa propia las comisiones que se sirva encargarme, -en
todo lo que respect al desempefio de su Ministerio, 6 las
ideas que se proponga realizar.
Tengo el honor, etc.


NOTA CONFIDENTIAL

DIRIGIDA A LOS MINISTROS PLENIPOTENCIARIOS DEL CONGRESS,
AMERICANO EN LIMA

La reunion de los Plenipotenciarios de ocho Repdblicas
Sud-A~mericanas, y la distinction personal con que he sido-
favorecido por mis concolegas en el Congreso Americano,
me alientan a pedirles su apoyo en favor de la idea que
someto A su ilustrada consideration.
Una revolution social ha comenzado en el mundo, de tres-
siglos A esta parte, en la que han hecho mas 6 menos pro-
gresos los pueblos, segun los accidents hist6ricos que la
han favorecido 6 retardado.
El mundo antiguo se civilize por medio de castas privi-
legiadas, teniendo por pedestal esclavos, siervos, plebes, 6-
masas populares, que participaban d6bilmente de las venta-
jas de la asociacion.
La emancipacion de las comunas, las discusiones religio-
sas, la importancia adquirida por los industriales y comer-
ciantes, y la aplicacion a las artes de los resultados de las
ciencias naturales y la mecAnica, con la ingerencia del pue-
blo en el gobierno, han hecho desaparecer las antiguas
distancias sociales, y constituido en el interior de las nacio-
nes el pueblo, armado mas 6 menos directamente del dere-
cho de ciudadania, para influir en los negocios pdblicos. El
pais en donde este modern y casi reciente sistema de





LAS ESCUELAS 19

asociacion ha alcanzado los Altimos desarrollos conocidos,
son los Estados Unidos de Norte-Am6rica; y por limitado
que, desde su emancipacion hasta el present, haya sido el
tiempo consagrado al experiment, los resultados de rique-
za, aumento de poblacion, bienestar general, y difusion de
las luces, han sobrepasado a todo lo que la historic. de la
raza humana ha presentado hasta hoy.
El muelle real de todo el sistema es la Educacion Popu-
lar, 6 la difusion de los medios de desenvolver- la aptitud
intellectual de cada uno de los asociados, para. disponer en
su provecho de todos los recursos que la civilizacion acu-
mulada pone al alcance del hombre. El Estado de Massa-
chusetts, el mas adelantado de la Union norte-americana, A
este respect, con una poblacion de un million y doscientos
mil habitaciones, contribute con dos milones y seiscientos
mil pesos A esta preparation del ciudadano.
La Am6rica del Sud, colonizada por la nacion europea
que menos trasformaciones experimentt, desde que la
Reforma, los descubrimientos en las ciencias naturales, 6
las revoluciones political empezaron A agitar la Europa en
el sentido de la libertad del pensamiento, a esta herencia de
atraso, afadia la incorporation en la asociacion de las razas
indigenas, 6 de esclavos importados; con cuyos tres ele-
mentos, y la ocupacion de territories dilatados que des-
agregaban la sociedad, ha debido descender necesaria-
mente en la escala de los pueblos civilizados, y mostrarse
menos apta para el desanvolvimiento de la riqueza, 6 los
fines y formas de la asociacion modern.
Esta aptitud indispensable es necesario desenvolverla, so
pena de sucumbir, como sucumben los series organizados,
toda vez que su organismo no esti en armonia con los
cambios que ha experimentado la atm6sfera que los rodea.
Nosotros no podemos evitar que la aplicacion de las
maquinasy de los principios de la quimica a la production,
nos pongan, por no sernos familiares estos poderosos
medios, fuera del teatro en que se elabora hoy la pasmosa
civilizacion del globo.
Nosotros no podemos evitar que las otras naciones del
mundo se desenvuelvan, y produciendo a mas bajo precio
y en mayores cantidades los articulos que forman nuestra





20 OBRAS DE SARMIKNTO

riqueza, nos cierren lonimercados con una abrumante con-
currencia.
Nosotros no podemos rivalizar en la guerra con las nacio-
nes, cuyas naves son blindadas, cuyos cafiones son de
calibres tales que requieren talleres, maquinaria y des-
arrollo en las artes, que no estan al alcance de los pueblos
atrasados.
No nos es dado inventar sistemas de gobierno, y cada
ensayo que el candor 6 el despotismo ha intentado, A este
respect, ha dejado un reguero de sangre est6ril, para mos-
trar que no es dado, en las condiciones actuales del gobier-
no, tal como lo han formado los movimientos histOricos de
la cristiandad, inventar otras formas, ni hacer adaptaciones
sin que la conciencia pJblica, formada por aquellos antece-
dentes, se subleve y resista hasta quedar satisfecha.
Nuestro gobierno, porque este es el iltimo resultado de la
conciencia humana, serA el representative, sin families
privilegiadas, por election popular, con la discussion libre
de la prensa, y todos los demas principios que constituyen
la Soberania Popular.
Pero careciendo el soberano de la complete inteligencia
de esos mismos principios proclamados, y del desenvol-
vimiento de la razon, cada uno de sus miembros (la volun-
tad del pueblo) extraviado en sus ideas, irritado por pasiones,
no sera siempre instrument de su felicidad propia; y los
desOrdenes ocurridos en toda la Am6rica del Sud, desde su
emancipacion, han hecho tristemente notoria esta verdad;
y no obstante tenemos de ser republicans y libres, aunque
hayamos de ensangrentarnos las manos un siglo al usar
de tan delicado y peligroso mecanismo.
Si somos, pues, los menos aptos para la vida modern en
sus multiples aplicaciones, somos en cambio los que mas
aptitud necesitamos. Depositarios de un mundo entero,
cuyas montafias contienen mas substancias aplicables A la
industrial y goces humans que todas las otras de la tierra;
de mas territorio baldio que el que ocupan actualmente
quinientos millones de habitantes de nuestrd globo; de mas
extension de rios navegables que toda la tierra junta; de
mas producciones tiles de la naturaleza que las que cir-
culan en el comercio del mundo, somos los comienzos de
sociedades futuras que, por los recursos' de que dispondran,





LAS ESCUELAS


haran de la Am6rica el centro del poder de la huma-
nidad.
Pero somos hasta hoy depositarios ruinosos, que retardan
el dia en que ha de ser aprovechado el dep6sito; y con
nuestra ineptitud actual, seremos, si se continue, mala
simiente de pueblos nuevos, y una r6mora y estorbo & la
accion general de la civilizacion.
La experiencia adquirida en veinte aflos de trabajos en
Chile y la Repuiblica Argentina, para acelerar este movi-
miento, que solicita a todas las naciones, y que es de vida 6
muerte para nosotros, me ha mostrado, que no bastan las
instituciones, ni la voluntad de los gobiernos, A abrir paso
a la necesaria difusion de los elements indispensables
para mejorar la condition general de nuestros pueblos. El
President Montt en Chile, presentando un proyecto de ley
apoyado en un viaje cientifico y un libro de conclusions
sobre la material para instituir la education popular con
rentas propias, que no fuesen las sobrantes del presupuesto
de gastos ordinarios, encontr6 por afios consecutivos el
rechazo de ambas CAmaras, sin embargo de componerse, y
-acaso por esta causa, de los hombres mas ilustrados del
pais; porque somos ilustrados con elements de ciencia
extrahos a. la revolution social, que nos arrastra lentamente.
Cuando en la Legislatura de Buenos Aires se propuso des-
tinar los bienes del tirano Rosas a la creacion de Escuelas
para la education del pueblo, el Poder Ejecutivo, com-
puesto de los liberals mas avanzados, opuso resistencia
hallando mejor ingresar en el tesoro su valor, para apli-
carlo a las necesidades ordinarias del Estado; y aunque
estas dos Repdblicas han acometido mas ostensibles esfuer-
zos que algunas otras para la difusion de la education,
estAn muy lejos de proponerse, por un sistema sostenido,
corregir de un golpe sus antecedentes tradicionales a este
respect. La opinion favorece la inversion de millones en
ferro-carriles y otros trabajos de interns material, repug-
nanido la de cientos de miles en la education comun, que
reputa de menos consecuencia.
Es preciso para obtener resultados rkpidos emprender
un trabajo sobre la opinion puiblica, ilustrandola, comuni -
candole las nociones que le faltan, y los datos que submi-
nistra el movimiento de otras naciones, con el espectaculo





OBRAS DE SARMIENTO


animador de sus consecuencias practices, el estudio de las
legislaciones y sentimientos que los mantienen, alimentan
6 produce.
El pals donde tal esfuerzo debe tentarse, es los Estados
Unidos de Norte-Am6rica, centro de aquel movimiento en
su mas alta expression, y mas visiblemente ligado con las
instituciones, el comercio y la industrial.
En los Estados Unidos la prensa, como instrument de
propagacion, ha alcanzado mayor poder y dispone de ele-
mentos para la confeccion de los tratados .elementales y
libros, mayores que nacion alguna, A precious mas reduci-
dos. En los Estados Unidos, en fin, existe ya la mayor pro-
duccion de libros en espafiol, para la difusion de los cono-
cimientos tiles.
En virtud de estas sumarias consideraciones, propondria
a mis honorables concolegas al Congreso Americano, indi-
casen a sus gobiernos respectivos la conveniencia de comi-
sionarme, para que estudie las cuestiones que a la educa-
cion comun se refieren, durante mi residencia en aquel
pals, y de ello pasar anualmente Un Informe, en un volume
impreso, que sera distribuido a cada uno de los gobiernos,
en proporcion de las cuotas que al sosten de la mission
designaren, debiendo 6sta fijar claramente sus obligacio-
nes, devolver en valores invertidos en este objeto, .la mitad
de la' suma asignada.
Correspondencia igualmente con los Ministerios, para
subministrarles models 6 indicaciones generals, a fin de
sistematizar la deseada difusion de la Educacion Comun, y
obtener los datos del Estado en que se encuentra en cada
una de las Repdblicas, para concurrir con ella al Informe
indicado.
Como consecuencia, el Comisionado especial desempefia-
ria ademas los encargos de objetos, 6 de studios, que ha-
llaren por convenient hacerle, independiente de su prin-
cipal cometido.
Debo prevenir que una larga series de escritos mios sobre
Educacion, acaso los mas detenidos, como que emanaban
del resultado de la experiencia, los viajes, la practice diaria
eni Chile y la Repdblica Argentina, son desconocidos casi
al resto de la Am6rica: tanta es la dificultad de generali-
zar los esfuerzos, que cada section hace aisladamente en





LAS ESCUELAS


-este ramo important y capital de la administration. Este
trabajo, emprendido en los Estados Unidos, hallaria medios
-expeditos de obrar sobre todo el Continente; con los quo
seria su consecuencia, que aun no pueden medirse, aunque
sea facil presentirlos.
',Si la reunion del Congreso kmericano facilitase la eje-
cucion de este pensamiento y sus resultados correspon-
diesen A las anticipaciones, Lno seria un nuevo titulo A la
,gratitud de la America?

Lima, Diclembre de 4864.


PLAN DEL DIARIO AMERICANO DE EDUCATION

iPUBLICADO POR MR. HENRY BARNARD


Esta Revista trimestral, de 240 paginas, abraza:
1 Un catalogo de las mejores publicaciones sobre Il
organization 6 instruction en las Escuelas de toda gradua-
cion; y sobre los principios de education en las lenguas in-
glesa, francesa y alemana.
20 Una historic de la Educacion antigua y modern.
30 Una relacion de la instruction elemental en Europa,
basada sobre los informes de Beecher,'Stowe, Mann y otros.
40 Education Nacional en los Estados Unidos; 6 trabajos
sobre la historic y la mejora de las escuelas comunes 6 pd-
blicas, y otras instituciones, medios y agencies de la educa-
cion pdblica en todos los Estados.
50 Arquitectura de escuelas; sobre los principios de
construction, ventilation, distribution del calor, acdstica,
asientos, mobiliario, etc., aplicados A las salas de escue-
las, salones de lectura, y classes, con laminas ilustrativas.
6 Escuelas Normales, y otras instituciones, medios y
agencies para la instruction professional de los maestros y
su adelanto.
7 Sistema de education pdblica para grandes ciudades
y villas, con una relacion de las escuelas y otros medios de
education y recreation en las principles ciudades de Euro-
pa y en este pals.





OBRAS DE SARMIENTO


80 Sistema de education popular para distritos en que
la poblacion est& diseniinada, con una relacion de las
Escuelas de Noruega, y las proporciones agricolas de otros
paises.
9o Escuelas de agriculture y otros medios de mejora agri-
cola.
10. Escuelas de ciencia, aplicables A las artes mecAnicas,
ingenieros civiles, etc.
11. Escuelas de artes y oficios, navegacion, comercio, etc.
12. Educacion de las mujeres, con una relacion de
los mejores seminarios para mujeres en Europa y en este
pais.
13. Instruccion park hu6rfanos.
14. Escuelas de industrial para niflos vagabundos, 6 aban-
donados, antes que hayan sido acusados de crime.
15. Escuelas de reform, 6 de correccion, para criminals
j6venes.
16. Casas de refugio para criminals adults.
17. Education secundaria, incluyendo: lo,instruccion pre-
paratoria para colegio; 20, instruction preparatoria para
escuelas especiales de agriculture, agrimensura, comercio,
navegacion, etc.
18. Colegiosy Universidades.
19. Escuelas de derecho, de medicine y de teologia.
20. Escuelas navales y militares.
21. Educacion suplementaria, incluyendo escuelas de
adults, escuelas dominicales, cursos de lectures populares,
classes de debates, institutes mecAnicos, etc.
22. Bibliotecas, con indicaciones para la compra, arreglo,
catalogo y.preservacion de libros, especialmente en biblio-
tecas destinadas al uso popular.
23. Instituciones para sordo-mudos, ciegos 6 idiotas.
24. Sociedades para el fomento de las:ciencias, las artes,
y la education.
25. Museos pdblicos y galerias.
26. Jardines pdblicos y otras fuentes de recreo popular.
27. Hojas volantes de education, 6 series de pequefios en-
sayos sobre puntos de importancia prActica inmediata para
maestros y empleados err la education.
28. Biograffa de education, 6 las vidas]de educadores y
maestros distinguidos.





LAS ESCUELAS


29. Bienhechores de la education, 6 una relacion de los
fundadores y bienhechores de instituciones cientificas 6 de
education.
30. Education propia; 6 indicaciones para hacer por si
mismo su education, con ejemplos de lo que han hecho
otros, bajo las circunstancias mas dificiles.
31. Educacion dom6stica, con ilustraciones de la que se
practice en diversos paises.
32. Nomenclatura educational 6 index; 6 una explicacion
de las palabras y.y t6rminos usados al describir los sistemas
6 instituciones de education en diferentes pauses, con refe-
rencia loslibros que tratan de estas materials.
Esta publication forma ya diez y seis gruesos voldme-
nes de 600 & 800 pAginas, octavo qada uno, y una vez com-
pleta, constituirA una encyclopedia de Educacion.
La obra de Mr. Henry Barnard sobre Arquitectura de Es-
cuelas, con lhminas, agotada, y reimprimi6ndose, se reco-
mienda por su solo titulo.
Mr. Barnard ha anunciado ademas la pr6xima\publica-
cion de la Historia de las Escuelas y de la Educacion en los
Estados Unidos, de que daremos cuenta, sirvi6ndonos de
las propias palabras del autor, quien trabajando desde 1837
en el campo de la education, ha estado coleccionando los
materials para uno 6 mas voldmenes, sobre el desarrollo
hist6rico de las Escuelas, en su mas amplia acepcion; y en
general de la Educacion en los Estados Unidos, incluyendo
Biografias de eminentes Maeslros, y de otras personas que
han contribuido a former 6 administrar sistemas de Escue-
las, 6 llamado la atencion pdblica A la necesidad de cambiar
los textos de ensefianza, aparatos, m6todos de organization
de escuelas, instruction y discipline.
El plan deja obra abraza particularmente los siguientes
asuntos:
I. ASOCIACIONES DE EDUCATION PARA LA MEJORA DE LAS ES-
CUELAS EN LOS ESTApOS UNIDOS, con biografias de los funda-
dores y Presidentes de ellas. Esta obra en papel velin y con
cincuenta retratos en acero, saldr, A luz este afio, para
suscriptores solamente, compuesta de dos parties Parte
primera: Asociaciones nacionales, con una induccion sobre
las Escuelas como eran ahora sesenta afios. Parte segunda:





26 OBRAS 1D SARMIENTO

Asociaciones de Maestros en cada Estado, con trabajos sobre
la historic de la education en cada Estado.
II. LEGISLATION DE CADA ESTADO CON REFERENCIA A ESCUELAS
Y EDUCACION, con un bosquejo del sistema y la estadistica, A
la 6poca de la publication.
III. SISTEMA DE ESCUELAS PTBLICAS y otras instituciones y
agencies de instruction popular en las principles ciudades
de los Estados Unidos.
IV. HISTORIC DE LAS PRINCIPLES UNIVERSIDADES, COLEGIOS,
ACADEMICS, ESCUELAS SUPERIORES Y BIBLIOTECAS PtJBLICAS, que
tienen seguros y permanentes fondos para su sosten, en los
various Estados.
V. BIOGRAFiA EDUCATIONAL, 6 LOS MAESTfOS Y PROFESORES,
SUPERINTENDENTS, BIENHECHORES Y PROMOTORES de la Educa-
cion en los Estados Unidos.














EDUCATION COMUN



I

NUEVO RUMBO MARCADO A LA AMARICA DEL SUR

Estas pagin"s van encaminadas A seflalar al patriotism
y a los sentimientos liberals de la America del Sur, el
camino que han seguido en la del Norte, para llegar, en
cortos afios, A los resultados de prosperidad, grandeza y
libertad, que tienen, con sus energicas manifestaciones
recientes, sorprendido al mundo, habituado A esperar del
lento sedimento, que en su trascurso dejan los siglos, la
formacion y el progress de las naciones.
La vez que una mente joven se sinti6 fuerte para el
cAlculo matemAtico, interrog6 al astr6nomo Arago: ((qud
haria para ser dtil al progress de la ciencia.)) ((En el cielo,
contest el sabio, solo queda un problema astron6mico por
resolver: las perturbaciones de Urano. ConsAgrese Vd. A
buscar un planet hipot6tico; y si-lo fija por el calculo,
las ciencias habrAn dado un gran paso.) El joven se
llama hoy Leverrier, en los fastos de la inmortalidad, y
Neptuno es el planet encontrado en las profundidades
del espacio.
( Quidn explicara las aberraciones de la America del Sud,
cuyos desordenados movimientos, la hacen la hablilla del
mundo, A punt de negar a estas Repiiblicas su lugar, como
cuerpos fijos, en el universe de las naciones, y desear, si
mas no fuera, que sean absorbidas una A una por los cuer-
pos de antiguo reconocidos
Penosa, y por demas humillante tarea, seria reproducir





28 OBRAS DE SARMIENTO
*
aqui los concepts, el disgusto, el desprecio con que la
prensa de Europa y Estados Unidos recibe y reproduce,
casi siempre exagerAndolos, y comprendi6ndolos mal la
noticia, por desgracia harto frecuente, de frescos y nuevos
des6rdenes de las repuiblicas americanas en revueltas sin
nombre, en guerras civiles sin prop6sito; y en complicacio-
nes, que, re,piti6ndose medio siglo sin intermission, han
fatigado al fin la mas indulgente espectacion pdblica, y
convertido en disfavor en unos, en casi hostilidad en otros,
el sentimiento que indujo a Mr. Canning y al Presidente
Monroe a, ponerse'de por medio, cuando se trat6 de ahogar
en su cuna las nacientes Repdblicas.
Tarea mas improba todavia seria intentar explicar A los
extrafios, c6mo aquellos des6rdenes son el legitimo resul-
tado de un perverso sistema de colonizacion, y efecto de
causes que, como subterrAneos gases, dilatables e inflama-
bles, estAn estallando sucesivamente, a medtda que nuevos
elements se incorporan en la asociacion; ya sea 6stos el
extranjero con sus reclamos, ya la libertad religiosa, que
enciende viejas preocupaciones, ya la prensa, que con su
libre exposicion del pensamiento suscita tempestades, al
remover el mal avezado sentimiento pdblico, no siempre'
bien dirigido adn de parte de los que lo excitan A la accion,
ni mas previsor de consecuencias finales y remotas de los
que, movidos por motives generosos las mas veces, no acier-
tan con el remedio A males urgentes.
Pero una vez que se hubiera logrado calmar la exaspera-
cion del mundo, que sufre, aunque mas no sea, moralmente,
con los disturblos sud-americanos, la noticia de nuevas
guerras y revoluciones viene a dar al traste con las mal
aceptadas explicaciones, y presentar A la Am6rica del Sur,
como entregada a un v6rtigo, que tanto muestra sus furo-
res, en las orillas del Pacifico como en las del AtlAntico, al
pie del Chimborazo cbmo en las Pampas Argentinas, en el
Sur como en el Centro de aquella Am6rica, en el continent
como en las islas!
No valdria mas que nos contraj6semos k estudiarnos A
nosotros mismos, y puesto que los efectos se muestran por
todas parties id6nticos, durante medio siglo, lo que les quita
la disculpa de fen6menos accidentales, buscAsemos una
causa comun a todos, para pasar a sus efectos, una vez que





LAS ESCUELAS


fuera encontrada aquella, limitando asi sus manifestacio-
nes perturbadoras, con la esperanza y el prop6sito de Ilegar
A su extincion final?
Para la demostracion palpable de la existencia de un
Dios inteligente, se apela con buen 6xito 6 la idea que al
salvaje subministraria el encontrar sobre alguna roca un
reloj en movimiento, sefialando con precision. las horas y
minutes; y que al examiner su mecanismo interno, hallase,
que un maravilloso encadenamiento de ruedas, para regu-
larizar la tension de un muelle generador, habia sido cal-
culado por alguien, A fin de producer un efecto ostensible,
de donde no se podia deducir otra cosa, dado que el salvaje
fuese capaj de ello, sino que un ser inteligente, y no el
acaso, concibi6 el plan de aquella obra.
Pero si, por el contrario, se presentase A la observacion
de hombres civilizados catorce relojes del mismo disefio,
aunque ejecutados por distintos artists, colocados en va-
rios puntos de un gran continent, y bajo diversas presio-
nes atmosfericas, todos andando mal, despues de medio
siglo de experiments, y de composturas diarias, y cada
vez yendo de mal en peor, dando las catorce A los doce,
como vulgarmente se dice, y mostrando todos el mismo
defecto de precision, L, no dirian que a todos ellos les falta
en su mecanismo una rueda reguladora del movimiento?
.,Y si echandose a buscarla, tuvieren noticia, que en una
extension vecina del mismo continent, precisamente otros
catorce relojes, colocados igualmente bajo influencias y
circunstancias diversas entire si, pero anklogas a las de los
otros catorce, funcionaron, durarite el mismo tiempo, con
admirable exactitud, sin requerir diarias composturas, y
que estos catorce tenian un regulador de que carecian los
primeros, aunque en lo demas la forma fuese id6ntica; y
si tal sucediera, y por una demostracion palpable se con-
vencieran todos de ello, no se apresurarian a reponer el
regulador, cuyo lugar esta marcado en el disefio comun,
pero que olvidaron d omitieron por inexperiencia los im-
portadores de aquellos relojes?
Valga por lo que valiere la comparacion, el hecho a que
se refiere es positive. Reptblicas emanadas de colonies
europeas, en cada uno de los continents que ligan el Istmo
de Panama, y se levahtan de la comun cordiHera de los





OBRAS DE SARMIENTO


Andes, realizan la sublime 6 instructive parabola de las
diez virgenes, de las cuales cinco eran prudentes, y cinco
necias; las necias al coger sus lAmparas no se proveyeron
de aceite como las prudentes; mas Ilegada la media noche,
se oy6 una voz que gritaba: Mirad que viene el esposo,
salidle al encuentro. Entonces las necias dijeron A las
prudentes: dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lam-
paras se apagan. Id A comprar el que os falta, respondieron
las prudentes. Mientras iban A comprarle, las que estaban
preparadas entraron con 61 A las bodas, y se cerr6 la puerta.
Al cabo vinieron tambien las otras virgenes, diciendo: Sefor,
senior, Abrenos! Pero 61 respondi6: en verdad os digo que
no os conozco.))
Y esto dirA luego el mundo A las Repiiblicas sud-ameri-
canas, si dejan cerrarse sobre ellas las puertas del porvenir,
que ya se conmueven y rechinan sobre sus goznes. El siglo
march muy de prisa A nuevos y gloriosos destinos, y no hay
tiempo de aguardar A rezagados perezosos. El sol no se
para ya, para ver el fin de la batalla.
No nos detendremos a examiner las causes hist6ricas,
de raza, de nacion, de classes, de costumbres, de formas
sociales, que nos complacemos, con sobrada justicia, en dar
como explicacion del mas chocante contrast, que se haya
presentado jamas A la contemplacion humana: atraso, desor-
den cr6nico, despoblacion, pobreza de un lado, y prodigious
en contrario del otro, en dos secciones de un mismo conti-
nente, A un tiempo descubiertas, A un tiempo pobladas,
casi A un tiempo independientes, A un tiempo republica-
nas. Admisibles son las diferencias, las gradaciones; pero
la antitesis, la negacion de una parte, la afirmacion lumi-
nosa de la otra de verdades y hechos no cuestionados en
teoria; la noche y el dia produci6ndose A la misma hora en
las mismas latitudes, jamas lo aceptara como natural, ya que
ve que es possible, la conciencia humana. No es este el caso
de discutir las causes atenuantes. Vamos derecho al mal
donde estA. j Qu6 le falta A la Am6rica del Sud, para ser
asiento de naciones poderosas? DigAmoslo sin reparo.
Instruccion, education difundida en la masa de los habi-
tantes, para que sean cada uno element y centro de pro-
duccion, de riqueza, de resistencia inteligente contra los
bruscos movimientos sociales, de instigacion y freno al





LAS ESCUELAS


gobierno. El despotismo, la libertad, la monarquia, la Re-
pdblica, no cambiarAn la esencia de las cosas: la libertad,
porque deja libre las pasiones sin inteligencia; el despo-
tismo, porque aplasta las pocas fuerzas tiles, y agrava el
mal future, en busca de un reposo efimero; la Repdblica,
porque no se gobierna a si misma; la monarquia, porque A
los males conocidos aflade el trabajo de crear uno nuevo
y el dispendio de mantenerlo.

II

GRADOS DE ILUMINACION

Un camino, desembarazado de las nieblas y encrucija-
das del raciocinio puro, se nos ofrece para poner al alcance
decuantos se tomaren el trabajo de seguir el encadena-
miento de estas paginas. Es el mismo que materialmente
hemos recorrido. En 1846 toc6me visitar los paises de
Europa y Estados Unidos en solicitud de conocimientos
prActicos, de hechos realizados, de leyes dictadas, para
hacer de la education pilblica una institution political en
el pais cuyo gobierno me encomendaba esta mission. De
sus resultados di cuenta en una pieza official que precedi6
al libro de ((Educacion Popular)), en que mis observaciones
y studios quedaron consignados; como en este otro tra-
bajo encomendado por otro gobierno, se encontrarAn ras-
tros de las huellas del viajero, y relacionesy anteceden-
tes, que solo necesitaba revivir 6 reanudar para el mismo
fin.
Con esea motivo, 6 con otros casi siempre por objetos
de interns pdblico, he recorrido hasta aquella 6poca, y
recientemente ahora, gran parte de las Repdblicas ame-
ricanas, y podido, por inspection propia y de vista, compa-
rar los progress que en todos sentidos han hecho; y no
obstante ser considerable en algunas, en ninguna estAn en
proporcion con lo que era licito esperar de la 6poca, de los
recursos naturales y del deseo ardiente que sus habitantes
manifiestan. Mientras tanto seria excusado detenerse a
demostrar los gigantescos progress de los Estados Unidos
en esos mismos veinte aflos, que entire uno y otro viaje





OBRAS DE SARMIENTO


median; pues que ellos brillan a los ojos de todos, a punto
de ofuscar la vista.
Pero mirando con precaucibn el punto luminoso para que
no lastime la vista del observador, descilbrense en este sol
refulgente, entire sus faculas mas luminosas, manchas obs-
curas tambien, cuya colocacion sirvqecomo en el orden
celeste, para determinar su rotacion, explicar la progression
y difusion de la luz. Acaso por las manchas, que aqui
hacen la excepcion, y el fondo alli, lleguemos a descubrir
el porqu6 de las analogias, y elevarnos a la causa de las
diferencias. Desde 1830, en que la Independencia de la
America del Sud estuvo asegurada, cada uno de sus gran-
des Estados pudo determinar sus limits, cbntar 6 estimar
el ndmero de sus habitantes, y consagrar sus fuerzas a la
production de la riqueza, no escaseandoles la tierra, ni las
producciones naturales, que el trabajo human convierte
en propiedad 6articulo de comercio. Poquisimas de aque-
llas secciones americanas contaban menos de un million de
habitantes, algunas principiaron con dos y cuatro millones.
Las minas daban a muchas los tesoros que han improvisado
A California y Australia, centros de grande riqueza. Puer-
tos al Pacifico 6 al AtlAntico ofrecian salida y compradores
a sus products. Vamos a exponer, para dar a los compa-
triotas, en cada una de las naciones sud-americanas, p'untos
de comparacion para medir cada uno, en el silencio del
gabinete, los progress propios y en su propia esfera.
En 1830, el hoy llamado Estado de Illinois, en los Estados
Unidos, situado en el interior del pais, sin contact director
con las costas, poseia una extension de cincuenta y cinco mil
millas cuadradas (como la Provincia de Buenos Aires), con
una poblacion de ciento cincuenta mil habitantes, la cuarta
parte de la de cualquiera de nuestros Estados. En 1860 esta
poblacion era de un million, setecientos doce mil habitan-
tes. Tremnta afnos le habian bastado para igualarse con el
termino medio de nuestrasnacionalidades.
La tierra que hasta entonces tenian cultivada, pasaba de
trece millones de acres, quedandoles menos de ocho millo-
nes por desmontar. El valor de las propiedades rurales
alcanzaba por entonces, segun el avaldo para la contribu-
cion direct, A cuatrocientos treinta y dos millones y medio
de pesos; los instruments de que se servian para la agri-





LAS ESCUELAS


cultural costaban mas de diez y ocho millones de pesos; el
valor del ganado erade setenta y tres millones,y cerca de
doscientos millones de los products que recogian, como
puede apreciarse por los datos siguientes:
Trigo, fanegas inglesas............... 24.159.500
Centeno )) ............... 15.336.072
Maiz ) ................ 115.296.779
Cebada ................ 1.175.651
Papas ................ 6.040.000
Queso, libras ................ 1.995.000
Las cifras de comparacion tienenlas los Estados sud-
americanos en sus censos, en cuanto A la poblacion, y en
la cantidad de products correspondientes A 6stos y A la
cifra respective de habitantes.
Si diferencias encuentran, y las hallaran para nosotros
desconsoladoras, atribuirlo han necesariamente a causes de
prosperidad que aqui estin obrando, y alla escasean. La.
inmigracion, diran unos, en lo que tendrian razon si les
estuviere vedado por sus soberanos a los emigrantes ir a la
America del Sur en vez de la del Norte. I Por qu6, pues, no
va la inmigracion al Sud? Sin dar A esta causa otra impor-
tancia que a la de muchas otras concausas, presentaremos
otro centro de desarrollo y punto de comparacion: Missouri,
vecino del Illinois, y como su nombre lo indica, bafiado por
uno de los grandes rios navegables, que por el Mississipi
desembocan en el Golfo de Mexico.

III

PENUMBRAS

El Estado de. Missouri contaba tambien en 1830, sesenta
y siete mil cuatrocientas millas de extension & lo largo del
majestuoso Mississipi, con sesenta y seis mil y seiscientos
habitantes. Como se ve, el capital social. tierra y habitan-
tes, era mayor en Missouri que en Illinois. *En 1860 el
censo numeraba en Missouri solo un million ciento ochenta
mil habitantes. Missouri no habia desmontado sino seis
millones doscientos cuarenta y seis mil ochocientos cua-
Temo xxx.-3





OBRAS DE SARMIENTO


renta y siete acres da terreno, quedandole incultos trece
millones doscientos cincuenta mil yn mas, es decir, casi
exactamente lo mismo que habia alcarizado a cultivar el
Illinois en el mismo tiempo, y principiando con menoq
habitantes.
Los products agricolas van en igual -proporcion: a los
veinte y cuatro millones de bushels de trigo de Illinois,
Missouri opone cuatro; a los ciento quince de maiz, Missouri
setenta y dos,y todo lo demas en igual 6 mayor progression
descendente; except que Missouri ostenta veinte y cinco
millones de libras de tabaco, y diez y ocho mil toneladas
de cAf amo, contra siete millones de lo primero y nada de
lo segundo en el Illinois.
Pero no s6lo las producciones directs del suelo cuen-
tan en las riquezas de las naciones. Por aquellas diez y
ocho millones de libras de tabaco 6 toneladas de cafiamo,
Illinois present estos equivalentes:
ILLINOIS MISSOURn
FAbrica de instruments de
agriculture ............. $ 2.252.163 contra 280.037
Harina.................... 18.104.804 8.897.083
Licores.................... 3.294.176 309.900
Cerveza................... 1.309.180 1.143.450
Vienen en seguida los products que la casualidad de-
para, los metales. El Missouri tiene minas de cobre, hie-
rro y plomo; y sus campos baldios danle pastoreo para pro-
ducir el sebo de que hace estearina y jabon. Pero el carbon
de piedra del Illinois iguala si no excede al product de me-
tales del Missouri. Algo hemos descubierto con esta com-
paracion. No todos los Estados que componen la Union
marchan al mismo paso, dado uri punto de partida igual,
iguales t6eminos y condiciones para arribar A la meta en
tiempo dado. El Missouri habria requerido en habitantes
riqueza y cultivo de la tierra cincuenta afios, para llegar A
donde lleg6 en treinta el Illinois. En uno y otro las for-
mas industriales son poco variadas; pero lo son mas y ma-
yor el ndmero de hombres que se sirven de ellas para
producer en Illinois, que en Missouri.
En este uiltimo encontramos ya algo que lejanamente
se aproxima A la Am6rica del Sur; primero, porque la mar-





LAS ESCUELAS ,


cha es mas lenta; segundo, porque los artefactos ocupan
menos brazos; tercero, porque ya se ven venir los products
de la cria de ganado, y la gordura convertidas en velas y
jabon; mientras que los metales no dan al fin gran cosa.
LQu6 diferencia esencial entire los dos Estados limitrofes,
producia resultados tan diversos?
I El Missouri tenia esclavos I He ahi el secret. La abyee-
cion del trabajador, su incapacidad de adquirir, el embota-
miento de sus facultades mentales, traian para el Estado
en poblacion, cultivo, industrial y progress en general cier-
tos defects insanables. El Illinois pertenecia al sistema
de instituciones sociales prevalentes en el Norte.
El Missouri tom6 parte en la rebellion del Sur en defense
de la esclavitud, que tanto retardo le traia; el Illinois sos-
tuvo las instituciones de igualdad, que le habian puesto a
la par en la vida del progress.
Hdmos mencionado el Sur, y la rebellion, y la guerra
civil, que nos hace recorder la enfermedad cr6nica de la
America del Sur, y penetraremos por entire los tizones
humeantes todavia del apagado incendio, tras de sospecha-
das similitudes entire el Sur de ambas Am6ricas. No nos
toca, a Dios gracias, la esclavitud, feo andrajo de que
nuestros padres se desprendieron al aspirar las primeras
brisas de la libertad, a la aurora de la Independencia. Los
esclavos fueron desde entonces libertos, y arrojados al
grande osario de las muchedumbres blancas 6 cobrizas.
Pero, al recorrer hoy los ciudadanos del .Norte de Estados
Unidos, los paises donde la esclavitud se mantuvo a despe-
cho de la igualdad proclamada, otro mal se encontr6, remo-
viendo los escombros que era mas negro que la negra ser-
vidumbre. Como una antorcha aplicada de improvise, se ha
descubierto lo que el General floward ha revelado en una
sola y terrible frase. (Atravesando los Estados de Georgia
y las Carolinas, rara vez encontrd un niWo blanco que supiera
leer I ) Si hay exageracion en la frase, la exageracion no es
mia. Por este rasgo nos hallamos en plena America del
Sur. Puede el viajero recorrer comarcas enteras sin encon-
trar sino rara vez quien sepa leer. El Gobernador Andrew
de Massachusetts decia en acto solemne en nuestra pre-
sencia, que de mil soldados de un regimiento de la Nueva
Inglaterra doce no sabian firmarse, y aprendieron durante





OBRAS DE SARMIENTO


la campafia; mientras que de un regimiento de mayor nd-
mero de blancos del Sur, un nmimero menor que la antedi-
cha excepcion sabian leer. En 1852 en la Repdiblica Argen-
tina, de cuatrocientos y mas hombres de caballeria, doce,
entire oficiales y soldados, declararon saber leer (1).
Asi, pues, la primera guerra civil de los Estados Unidos,
traj6ronla las desigualdades sociales, conservadas por las
classes cultas, y no resistidas por las masas ignorantes, vic-
timas ellas mismas de la esclavitud y del atraso, que les
viene encima como de rechazo. (%Pasaremos en silencio,
decia uno de los hombres del Sur antes de la guerra, los
millares de gentes blancas, pobres, ignorantes y degrada-
das, que hay entire nosotros, y que en una tierra de abun-
dancia viven cdmparativamente desnudos y hambrientos ?
Muchos se crian asi en la orgullosa Carolina del Sur, desde
que nacen hasta que llegan A ser hombres. Pueden cau-
sar disgustos estas revelaciones, pero el hecho es cierto, y
si no quieren creerlo en Charleston, darAn testimonio de
su verdad los miembros de la Legislatura, que han reco-
rrido el pais en tiempo de elecciones. El censo de 1860 dej6
establecido el hecho de que solo el Estado de Ohio, poblado
desde 1808, tenia mas nifios educandose, que todos los
Estados del Sur juntos, poblados desde tanto tiempo; lo
que poniade manifiesto las diferencias sociales entire el
Sur y el Norte.))
He aqui las causes del grande antagonismo del Sur y del
Norte, del irrepressible conflict, que se veia venir como la
pororocca que se nota en la embocadura del Amazonas; 6
sea, el choque entire la marea ascendente del Oc6ano y el
inmenso volume de agua del padre de los rios, marchando
en direcciones opuestas. iQu6 terrible fu6 el encuentro!

IV

LA NUEVA INGLATERRA

Pero volvamos los ojos de este mundo antiguo destruido
hacia |los puntos culminantes del sistema de desarrollo
norte-americano. Illinois no esta, ni con much, en la cds-


(1) Campafia del Ej6rcito Grande por el autor.





LAS ESCUELAS


pide del edificio. Podria mas bien decirse que es el pro-
medio entire lo mas alto y lo mas bajo, lo que es la penum-
bra a la sombra. Hemos contemplado las manchas solares,
examinemos ahora las faculas, 6 puntos mas brillantes
aun que el fondo.
Hagamos girar el telescopio hacia este astro nuevo para
distinguir algunas facciones de su constitution intima. La
Francia, rival en comercio 6 industrial de la Inglaterra,
sintiendo que, no obstante sus adelantadas artes, no lle-
gara nunca a eclipsar a su poderosa antagonista, por la
falta de ese lastre que hace segura la march de las
naves political a trav6s de los acontecimientos y del
tiempo, la estructura internal y las fuerzas mditiples y
espansivas de la libertad, consu6lase de que otro vendra, y
viene ya, que arrebatara a todos, A romanos y cartagineses,
el dominio de los mares y el comercio'del mundo.
El baron Carlos Dupin, tan conocido por su obra sobre
las Fuerzas productivas de la Francia, y otras econ6micas, que
le han asegurado un nombre y un lugar distinguido entire
los economists, va & encargarse de suplir la falta nuestra
de autoridad en material de apreciaciones comerciales e
industriales. El baron Dupin dando, no ha much, cuenta
al Emperador de la comision que le estaba 9ometida, de
informar sobre la dltima Grande Exposicion de la Indus-
tria, emite juicios, algunos de los cuales repetiremos, por-
que hacen A nuestro prop6sito.
En la production de la riqueza, en las fuerzas nacionales
que la desenvuelven, da su debido lugar A los Estados
Unidos; pero en los Estados Unidos ve como una concen-
tracion luminosa a la Nueva Inglaterra; en la Nueva Ingla-
terra a Massachusetts, como una luz el6ctrica: tanto brilla
en medio de aquella atm6sfera luminosa.
((Los dones del globo, dice, nos present en su superficie,
y los que oculta en sus entrafias, estAn con extrema des-
igualdad desparramados en diversas regions; pero los
tesoros, los frutos que el hombre exhuma, 6 hace producer
por el trabajo, guardan poca proporcion con respect a
aquella desigual y primitive distribution, en comparacion
de-otros dones superiores aun, con que la Providencia nos
favorece-tales son los poderes intelectuales de que esta dotada
la raza humana. Con este poder cada nacion saca par-





OBRAS Dil SAKMIENTO


tido de las larguezas, 6 de la parsimonia mismha, con que
la natufraleza ha dotado el/pais que habitat.
(Dos ejemplos tomados del Oeste (con relacion al anti-
guo Oriente) mostraran la extrema energia de la accion de
la inteligencia, mirada desde este punto de vista. La Esco-
cia, esa Atica del Norte, con sus desnudas montafias, sus
Ilanuras de hielo, su atm6sfera de acero, envia a las demas
naciones rnayores products de su suelo y de sus artes, que
el vasto pais de M6xico con sus minas de plata, trabajadas
por siglos, su eterna primavera, su sol de Egipto ,y su
vegetacion, ante la cual la tierra prometida del antiguo y
maravilloso Levante queda obscurecida. La Escocia, con
sus numerosos rebaftos, contribute A alimentar & los dos
y medio' millones de bocas que hay en Londres. Por obra
de dos de sus hijos,.Adam Smith y James Watt, ha ido mas
alla de la Inglaterra misma en el studio de la riqueza; y
uniendo la practice con la teoria, ha hecho del vapor la
mas sumisa de las fuerzas, a fin de aplicarla a la infinita
variedad'de las artes industriales. Ahora la Inglaterxa cons-
truye mayor ndmero de vapores de hierro que todas las
otras naciones de Europa juntas; y de esta porcion mara-
villosa que corresponde a la Gran Bretafia, la pequefia
Escocia, a fuerza de industrial, toma mas de la mitad.
((Al Oeste del Atlantico, Massachusetts present un terri-
torio exiguo, y comparativamente menos f6rtil que los
valles del Mississipi, el Plata 6 el Amazonas. Massachu-
setts, grande por su agriculture (?), lo es sobre todo por su
industrial. Col6case a la cabeza de las ciencias y las artes
industriales en medio de los ciento veinte Estados del
Nuevo Mundo. A su harto limitado territorio afiade dos
oc6anos. Mas marines envia tras los cetaceos gigantescos
de los mares polares que todas las naciones juntas. Hasta
el Asia llegan en busca de los tesoros del Ecuador; con
hielo de sus lagos paga los aromas y especias sin precio de
la zona t6rrida. Para sacar partido de sus raudales, toda-
via mas asombroso, transform sus cataratas y rapidos en
fuerza motriz, rival del vapor. No satisfecho este Estado
concrear su Alma Mater de Cambridge (!) con el objeto de
extender los limits de la ciencia, y afadir el reino de las
estrellas a sus conquistas, ha fundado al mismo tiempo su
Manchester, su Glasgow, su Leeds, su Halifax. En el medio





LAS ESCUELAS 39

siglo que ha de seguir al que estamos describiendo, se esta
preparando para la gigantesca lucha con el coloso de la
industriabritanica. Ya esta comenzando. La Nueva In-
glaterra esta dando su segunda batalla por la Independen-
cia, y la victoria por la Independencia de las artes indus-
triales.) *
A esta introduction, sigue la exposicion de las fuerzas
productoras de la Nueva Inglaterra y la variedad infinita
de sus aplicaciones, en que no le seguiremos por ahora;
pqrque desde el punto de partida se extravia ya el redactor
de este informed, y va a inducir enun error A aquellos, sin
excluir al Emperador, a quienes se dirige. La perspicacia
del sabio francs llega hasta dortde le permiten penetrar
las nieblas que turban el juicio de la Francia. Si viera
claro esta nacion en el fondo de tan inaudita prosperidad
apor qu6 no se aprovecharia del secret descubierto?
4C6mo un million y doscientos mil habitantes, sobre una
area de 4.992 acres, 6 sea como cuatrocientos ci6nuenta
leguas de terreno casi esteril, va A destronar a la poderosa
Inglaterra? ;,Por qu6 no lo emprende la Francia con dos
mil afios de civilizacion, treinta y ocho millones de habi-
tantes, sobre el mas bello y f6rtil territorio de la Europa, y
con mas capital que el microsc6pico Massachusetts, con
dos mares bafiando sus costas? Por persistir en el error
que campea en el bellisimo exordio del Baron Dupin.
((Col6case Massachusetts, dice, a la cabeza de las ciencias y
las artes industriales... No satisfecho. este Estado con
crear su Alma Mater Cambridge, con el objeto de extender
el limited de las ciencias...) Cambridge! MAlma Mater de
qu6? 4Acaso los marines que cazan ballenas en el Polo, 6
venden hielo en Calcuta, han salido de la Universidad,
como la minoria educada de la Francia? Su lugar tienen
Cambridge, Harvard en el desarrollo de las ciencias, como
la Escuela Politecnica fundada por Abbott Lawrence para
su aplicacion alas artes; pero la fuerza intellectual motriz,
que obra el prodigio tan bien apreciado en sus efectos, tan
mal comprendido en sus causes, esta en otra parte, y vamos.
aindicarla, con s6lo transcribir un trozo del Mensaje a la
Legislature de este afio "del Gobernador Andrew, que rio
menta para nada la Universidad de Cambridge.
((En medio de la guerra, dice S. E. el Gobernador, Massa-





OBRAS DE SARMIENTO


chusetts no ha debilitado sus esfuerzos para extender lag
bendiciones de la education 6 TODA su juventud. En prueba de
ello los Estados relatives al afio educational de 1863 a 1864
presentados a la oficina del Secretario del Consejo de Edu-
cacion, subministran, entire otros, estos significativos datos
estadisticos.
((La suma con que han contribuido las ciudades y villas
por medio de impuestos voluntarios para el sosten de las
Escuelas Ptblicas, fu6 el pasado aflo (para sueldos de maes-
tros, lefia y cuidado de las salas solamente), de un million qui-
nientos treinta y seis mil trdscientos catorce pesos, contra un
million cuatrocientos treinta y cuatro mil quince, con que
contribuyeron de 1862 a 63; siendo un aumento al dltimo
afio de CIENTO DOS MIL TRESCIENTOS PESOS.
((El estado de los gastos en Escuelas Pdblicas solamente
(sin los de reparacion y ereccion de edificios de escuelas y
compra de libros) es de un million seiscientos setenta y nueve
mil setecientos pesos; lo que da un aumento sobre el aflo
precednerte de ciento doce mil doscientos cincuenta, y sobre
*todo otro anterior, de cuarenta y cuatro mil; lo que da
una sdma de seis pesos noventa y cinco centavos, por cada
persona, entire cinco a quince afios de edad. Todas las
poblaciones se han impuesto la suma requerida por la ley,
como condition para optar A la parte del interest del Fondo
de Escuelas del Estado ($ 1.50 por niflo entire cinco y quin-
ce aflos), y doscientas ochenta y seis poblaciones de entire
trescientas treinta y tres (todas menos cuarenta y cuatro
del ndmero total), se han impu.esto dos tantos, 6 mas de
aquella suma.
( Se ha pagado por enseflanza s6lo en Academias y Es-
cuelas particulares, trescientos noventa y cuatro mil setenta y
un pesos; lo que da un aumento sobre el aflo anterior, de
cincuenta y siete mil quinientos veinte y tres pesos.
((El monto total de lo gastado en Educacion popular en
Massachusetts (con exclusion de Colegios y Universidades) ex-
cede de TRES MILLONES de pesos anuales.
((Recomiendo que se eleve el impuesto A tres pesos, en
lugar de pesos 1.50 por cada nifio, como condition para
que cada poblacion reciba su pate de interns annual del
fondo de Escuelas.)
Esto matara a aquello, como dice Victor Hugo. Si la





LAS ESCUELAS 41

Francia invirtiese en la Educacion Popular, exclusive de
Universidades y Colegios, quinientos millones de francos
anuales, dadas las poblaciones respectivas, alcanzaria los
mismos resultados que los que admtira el Baron Dupin, y
esta misma causa generadora milita en Escocia respect
de la Inglaterra. Una prueba evidence debo dar de la
fuerza de mecanismo tan simple. En 1835 se cre6 el Con-
sejo de Educacion de Massachusetts, que organized el siste-
ma general de education, con el prop6sito decidido de
hacerla universal. En 1856, el sistema habia operado tan
eficazmente, que podia decirse que habia alcanzado el
resultado final, no quedando casi un niflo en todo el Es-
tado que no asistiese a las Escuelas. He aqui lo que se lee
en el Informe del Secretario del Consejo de Educacion de
1856: ((En 1837, dice, el poder productive del Estado de
Massachusetts era de 86.282.616 pesos por aflo; lo que
correspondia, dada la poblacion de entonces, a ciento vein-
te y cinco pesos de production por cada persona; mientras
que en 1855, la production annual ha alcanza A 295.820.681,
lo que corresponde, con el aumento de poblacion, a dos-
cientos setenta y dos pesos por cada hombre, mujer 6 nifio
del pais; siendo de notar que hasta 1845 (6poca insuficiente
para que se sintiesen los efectos del impulse dado A la
education comun), la production media no pas6 de ciento
cuarenta y dos pesos por afio.
((Asi puede decirse que siendo el avaldo de la propiedad
en el Estado de Massachusetts de cerca de seiscientos mi-
Ilones, el trabajo del hombre produce en el afio cerca de
cincuenta por ciento de todo el capital del Estado, 6 de lo
que se conserve del trabajo acumulado por la obra de ocho
generaciones.
((Un pueblo sin education tiene pocas necesidades y
escasos medios (digalo sino la mayoria de los habitantes
de la Am6rica del Sur); mientras que la cultural intelec-
tual crea necesidades adicionales, y provee de medios de
satisfacerlas; y siempre sucedera que la variedad, y ex-
tension de las comodidades gozadas, esta.:n en proporcion
con el mayor 6 menor cultivo de la inteligencia.
((En 1837 las ciudades y las poblaciones se impusieron
contribuciones para el sosten de sus Escuelas la cantidad
de 387.124 pesos, mientras que en 1855 se destinaron a este





OBRAS DE SARMIENTO


objeto 1.213.953. En 1837 la propiedad daba 373 pesos por
habitante; mientras que en 1855 ha subido & 790: lo que
da un aumento de mas de ciento por ciento en veinte aflos.
En 1837 se gast6 en edificar Escuelas, la suma de ochenta
mil pesos, mientras que en 1855 se destinaron a este objeto
588.215 pesos.))
Como fuentes irrigadoras de este bello Eden de la inteli-
gencia humana, se afiaden doscientos veinte y dos diaries
y periodicos para poco mas de un million de habitantes,
tirados h ciento dos millones de ejemplares; lo que daria
casi cien ejemplares para cada habitante, inclusos los ni-
flos de pecho; y al alcance de todos y cada uno, en cada
poblacion, hay mil cuatrocientas sesenta .y dos biblio-
tecas I
De todo lo que result en definitive, que la acumulacion
de riqueza, y la production annual de cada individuo, mar-
cha en la misma proporcion en Massachusetts, que el
aumento de escuelas y la difusion de la ensefianza.
Es tanto mas important hacer estas apreciaciones, cuan-
to que en el Journal des Economistes se public, hace afios,
una de las sesiones 6 Compte rendu de la Sociedad de Econo-
mistas en que, present M. Chevallier, se puso a* discussion
esta question: ,qu6 influencia ejerce en la industrial el que
los artifices sepan leer y escribir? y segun la generalidad de
las opinions emitidas, no pasaba de una influencia favora-
ble y accesoria.
Mr. Mann, en sus luminosos y ardientes discursos contra
la esclavitud (en un tiempo en que este era un juego peli-
groso), en la Camara de Diputados, se hace notar entire los
oradores de su bando por las importantes revelaciones que
hace sobre la condition social del Sur, y que solo 61 podia
hacer valer, por serie exclusivas las apreciaciones A que
sus studios sobre la education pdiblica lo llevaban. De
ellos tomaremos aquellas que proyectan su luz sobre los
fen6menos que se notan en la Am6rica del Sur, donde si
bien no existe el esclavo, existen, sin embargo, las distan-
cias sociales entire plebeyos y gentes decentes (tal es la pala-
bra consagrada alli), y la distribution de las tierras en la
forma que la dej6 la colonizacion.
Sabese que en el Sur de los Estados Unidos la tierra estai
repartida en lotes de dos mil a cuatro mil acres (cosa de





LAS ESCUBLAS


ochocientas cuadras) mientras que en el Norte, setecientos
acres (doscientas cuarenta cuadras) forman el lote entero;
y adn estos estAn divididos en sub-lotes de ochenta y seis
cada una (cosa de treinta cuadras), que constituyen por
termino medio toda la position territorial de un agricultor
(farmer) de la Nueva Inglaterra y Estados del Medio.
Volviendo afiora al discurso de Mr. Mann.
S(Digo, senior Presidente, que el solo Estado de Virginia
pudiera alimentar a toda-la Nueva Inglaterra. Con una po-
blacion libre podria abrirse escuelas cada tres 6 cuatr6
millas de distancia unas de otras. La degradante idea de
escuelas de pobres desapareceria para siempre. 4,Mas cual
es la situation actual de la Virginia? Una cuarta parte de
su poblapion no sabe leer ni escribir.
a En la Carolina del Sur habia un fondo especial para
sostener escuelas de pobres; pero.siendo indtil, el Gober-
nador pidi6 que'se suprimiese del todo.
((Muchos de los Estados con esclavos tienen bellos siste-
mas de escuelas, en el papel. En 1840, quince Estados con
esclavos tenian, segun el censo, 201.085 niflos en las es-
cuelas. Nueva York solo tenia 502.387; y el Ohio 17.000
mas que todos los quince Estados juntos. En los Estados
con esclavos, una d6cima parte de la poblacion blanca, de
mas de veinte afios, no sabe leer. En los Estados libres,
menos .de uno en cada ciento cincuenta; y de ese uno, los
cuatro quintos son extranjeros.... Senor: Durante estos
uiltimos afios he mantenido active correspondencia con
inteligentes amigos de la education en el Sur. Todos cla-
man por education; pero no hay quien se las proporcione.
Logran que se dicten leyes para el objeto; pero no hay
quien las ejecute. Exponen los beneficios y bendiciones
de la education; pero predican en desierto, y nadie oye
el llamamiento....
(La esclavitud require grandes extensions de terreno
para sus labores, y esto hace que en las campafias la edu-
cacion del pueblo sea impossible. No puede haber educa-
cion general sinr Escuelas Comunes. No puede haber Escue-
las Comunes donde la poblacion esta esparcida.
((La Providencia es justay retributiva. Cread una casta
de siervos, y privadles de la education; y entonces por





OBRAS DE SARMIENTO


una ley inexorable de reaction, gran porcion de la clase
privilegiada se vera tambien privada de education.
((Impidiendo la Educacion Comun, se suprimen los frutos
de la Educacion Comun: el espiritu inventivo, la habilidad
prActica, la facultad de adaptar los medios A los fines en
los negocios de la vida. jDe d6nde han venido todas.
aquellas pequefias comodidades, que hacen comfortable la
vida en la mas pequefia aldea de Nueva Inglaterra ?
aV6ase en la oficina de patentes de donde vienen los
inventosy-aplicaciones de la ciencia. De quinientas setenta
y dos patentes, sesenta y seis son del Sur. El Norte va al
Sur a cortar maderas, las trae A stis talleres, y se las lleva
de nuevo A vend6rselas convertidas en muebles.
((Las escuelas gratuitas del Norte conducen no s6lo A la.
difusion de los conocimientos, sino A la ecualizacibn de la
sociedad; mientras las Escuelas particulares tienden &.
dividir la sociedad en patricios y plebeyos. En el Norte
hay bibliotecas de tal manera distribuidas, que el mas.
pobre artesano las tiene a su disposicion.

V

TIEMPO EN QUE RE EJECUT6 LA REFORM

,Cuantos siglos ha debido costar, en esta parte de la
Am6rica del Norte, realizar la utopia de un pueblo uni-
yersalmente educado, universalmente apto para la indus-
tria, universalmente preparado para el gobierno ? Pueblo
de quien ha podido decir Lincoln, uno del pueblo, 61 mis-
mo, en un Mensaje al Congreso de 1861, a la faz'del mun-
do: ( hay regimientos enteros, que se podrian citar, cuyos
( soldados poseen en conjunto un conocimiento complete
( de todas las artes, ciencias, y profesiones, y de cuanto
( de dtil y de elegant se conoce en toda la tierra; y no
a se encuentra quizA uno solo de todos ellos de que no se
( pudiera escogerun Presidente, un Gabinete, un Congreso
y tal vez hasta una Corte de Justicia, y todos igualmente
. competentes para administrar el gobierno mismo de la
( nacion (1))).

(1) Vida de Abraham Lincoln, decimo sexto president de los Estados Unidos.
T. XXVII.





LAS ESCUELAS


C6mo, pues, se realize esta transformation ? Pondre-
mos aqui el ejemplo de Massachusetts, sobre cuyo modelo
se ha ido formando el sistema en los otros Estados, y que
hasta hoy dia se conserve 6 la cabeza de este gran movi-
miento. Cuanto tiempo dur6 la gestacion de la sociedad
modern de Massachusetts, de la democracia inteligente,
el advenimiento de este milenio tantas veces esperado en
vano?
Los diezy nueve afios que median entire 1856 y la fun-
dacion del Consejo de Educacion de Massachusetts, ante
la cual se iba desarrollando aflo por afio la escala del pro-
greso ascendente realizado, desde la education parcial de
unos cuantos miles de nifios hasta la totalidad de la ju-
ventud del Estado. El hecho es aut6ntico, hist6rico. Antes
de 1837, Massachusetts ocupaba un lugar distinguido entire
las naciones, ep cuanto A difusion de la education. La
Prusia le aventajaba, sill duda; aunque tenia Universida-
des antiguas, como la Francia, la Inglaterra y toda la Ale-
mania. Franklin, con s6lo las iluminaciones de la ciencia
latente en el universe inconmensurablemente inteligente
como lo experimentaba poco despues Humphrey Davy,
era ya el Juan, Precursor del Pueblo.
La predicacion de Mr. Mann, desde la catedra del Con-
sejo de Educacion, principia en 1837; y la estatua elevada
a su memorial en la plaza principal de Boston, al lado de
la del primer estadista y orador norte-americano, Daniel
Webster, esta sefialando a todos los pueblos de la tierra el
camino, la guia y el t6rmino a la vez de la jornada. Hay
una frase magnifica de Mr. Mann que releva, a este res-
pecto, de toda prueba: ((El medio seguro; decia hablando
de los primeros tiempos de su cruzada, de dispersar un
meeting, era anunciarles que se iba A tratar de education
popular )).
Lossignos del tiempo han dejado huellas indelebles aqui
y alli, como se ven en algunas piedras areniscas impresas
las sefiales de las gruesas gotas de agua que indican las
tempestades del caos, 6 los rastros de animals ante-dilu-
vianos, cuando lo que es hoy rocas, era simple arena de las
playas de mares desaparecidos; y sobre aquella 6poca ter-
ciaria de la education popular de Massachusetts, que alcan-
za hasta ahora treinta afios, es el terreno de diluvium en





OBRAS DE SARMIENTO


que esth planteada la sociedad'sur-americana. ( La casa
que servia de escuela, afiade el citado autor, desmoronada
por la vejez y llena de rendijas y grietas por causa de la
intemperie, con ventanas sin cortinas, ni aun puertas, ) esa
es todavia nuestra escuela. (( La tinta congelada en el tin-
tero, que hacia decir un niflo, disculpandose de no haber
desempefiado su composicion, que las ideas corrian, pero
la tinta no )); tal es la escuela en que se educan y nos he-
mos educado muchos.
(( Menos de cuarenta afios hace, decia el aflo pasado ante
el Institute Americano de Instruccion, su Presidente,
Mr. Carlos Northrop, que prevalecia una general apatia con
respect a escuelas cOmunes. En cuanto A education popu-
lar, espesas tinieblas acumulaban sus sombras impenetra-
bles sobre toda esta tierra. Las Escuelas eran mezquinas
casucas, repulsivas por su mal arreglo interior, odiosas por
su ubicacion y sus alrededores. Los maestros eran mise-
rablemente pagados; los libros, de ensefianza, el primero
que venia A las manos; aparatos y mobiliarios de escuelas
estaban por inventarse; y eso de mapas, pizarras, cartas,
nadie habia pensado en ello; y habriase creido escapado
de la casa de locos al que propusiera colocar reloj en la
escuela, 6 adornar sus muralUas con pinturas, 6 con motes
y letreros. Rara vez, si es que alguna sucedia, eran visita-
das las escuelas por los padres de familiar, 6 los ciudada-
nos (pecado de que no le remordera la conciencia A ninguno
en Sud-Am6rica; y sino que tire el primero la piedra). El
maestro regentaba su escuela, porque para eso le pagaban:
los nifios existian por costumbre, y mas frecuentemente, A
fin de librarse de ellos las families. Poco 6 nada se hacia
por las Escuelas, porque poco se esperaba de ellas, y much
menos eran capaces de hacer. La education popular era
un nombre vano,-un establecimiento de caridad, bueno
cuando mas para nifios pobres-pero que habria sido men-
gua para las families pudientes, 6 condecoradas, mandar
a ellas sus hijos 6 hijas ).
Quien no reconoce en esta pintura de cosas de ahora
cuarenta aflos, una-fotografia de la present 6poca en Sur
America, con raras excepciones, que por raras nos seria
ficil sefiarlar?
- Mucho mas tarde todavia principi6 el sursum corda, pro-





LAS ESCUELAS 47

nunciado por un pufiado de hombres animosos, con la reu-
niondel que se llam6 Instituto Americano de Instruccion en 1830,
convocado ((con el objeto de elevar el caracter de la instruc-
cion, extender su esfera, fijar su objeto, y perfeccionar sus
m6todos. ) La primera reunion se tuvo en Massaclhusetts,
y cada afio agregandose adeptos A esta bola de nieve lan-
zada de lo alto de la montafia por una mano inteligente, el
Institute se ha paseado de Estado en Estado de la Nueva
Inglaterra, Ilevando a todos sus puntos la animacion y el
progress de la nueva doctrine.
En 1837 se fund por ley el Consejo de Educacion, y Mr.
Mann, el Ap6stol de las gentes, cerr6 su studio de abogado
para consagrarse todo entero A la obra, poco cuidadoso de
la mezquina retribution asignada, de que le oimos quejarse
en desahogos confidenciales en 1847, en su modest morada
de West Newton. En 1839, apareci6 Mr. Henry Barnard, el
historiador de la education pdblica y el infatigable propa-
gandista por la accion y la palabra, que queda aun en la
brecha.
En 1839 se abri6 en Levington, Estado de Massachusetts,
la primera Escuela Normal de los Estados Unidos para
alumnos Maestros, con poquisima asistencia de solicitantes
A sus beneficios. Estos dias se ha publicado una revelation
curiosa de los medios puestos entouces en ejercicio para
hacer aceptar la introduction de las Escuelas Normales, y
cuyo conocimiento debo a la solicitud de la sefiora Mann,
que me lo trasmite, contando con que haya de ser itil a
mis prop6sitos. Un hecho curioso se revela en esta expo-
sicion que muestra el camino que siguen las ideas.
Las Escuelas Normales tuvieron su origen en Prusia. M.
Cousin las visit, y aconsej6 su introduction en Francia.
Charles Brood, de Medford, se encontr6 con un enviado
prusiano en sus viajes, y enamorandose del sistema, pre-
par6le el camino en Massachusetts. La lectura de la obra
de M. Cousin por el anico quiza, que de largos afios se
ocupaba en America del Sur de Educacion Popular, ocasion6
en Chile, en 1843, su creacion. De este modo, Brood y 6ste
se encontraban sin saberlo en la prosecution de la misma
obra con Horacio Mann, en los mismos caminos. Asi una
institution fundamental de Prusia, se extendia a Francia;
y de un salto se la veia a un tiempo aparecer en los dos







extremes del continent americano, en Chile y Massachu-
setts. Brood se puso en comunicacion con M. Cousin, de
quien recibi6 los datos necesarios. Di6 su primera lectura
en 1835 en su pueblo native, tomando por tema esta propo-
sicion: ((como es el maestro, asi es la escuela.>) Decidi6se en
seguida por convocar convenciones para recomendar el
asunto. Tuvo lugar la primera en el condado de Plymouith
y tan bien comprendidas fueron sus ventajas, que un Mr.
Brook ofreci6 desde luego mil pesos para establecer una
Escuela Normal. El Instituto Americano de Instruccion hizo
suya la demand, y tom6 la siguiente resolution: ((Que
se nombre una comision A fin de recabar fondos de la Le-
gislatura, y solicitar donaciones particulares para la com-
pra de terreno y ereccion de edificios, con el objeto de
poner en ejercicio un seminario, para preparar j6venes
maestros, a la mas important mission de la humanidad
en la tierra.))
La creacion del Consejo de Educacion vino en seguida.
((Publicaba constantemente, dice Mr. Brood, articulos en
los diarios. Algunos se burlaban de la idea, porque era de
institution monarquica. Un joven doctor de la Universidad
de Harvard, en pos de critics causticas, ridiculizando la idea
de Escuelas Normales, concluia su clAsico comunicado,
representandome con una corona de loco, seguido por la
turba multa de muchachos, llevando una bandera con este
mote: ((A la Escuela Normal en las nubes. Sefior Presi-
dente (habla Mr. Brood): el autor del articulo y el editor
del diario creian de buena fe darme la colocacion que me
convenia en aquella procesion por las calls. Puede ci-
tarse mejor prueba del abismo de ignorancia que preyale-
cia sobre la material en aquel period? ((Su nombre era
legion.))
Nosotros citariamos A Mr. Brood un hecho reciente en la
Am6rica del Sur. El que decret6 la creacion de la Escuela
Normal en Chile, y el que la propuso y se encarg6 de ejecu-
tarla en 1843, se encontraban en Lima, en 1865, ambos
Ministros Plenipotenciarios al Congreso Americano. Un
doctor de la Universidad de Chile se complacia en llamar
al segundo de ellos el Maestro tal por medio de comunicados
en la prensa de Copiap6; no obstante que el que asi trataba
de ridiculizar con este para 61 humillante epigrafe, ha figu-


' OBtRAS DE ARtiENTO





LAS ESCUELA.S


rado, desde 1843 en que fund la primera Escuela Normal
en Sur-Am6rica, en tan grandes y notables acontecimientos,
que bien hubiera podido abrir cAtedra de historic contem-
porinea, pblitica y de otras ciencias. Pero tales son los
hWbitos de la mente; el crkneo se amolda a las ideas reci-
bidas, y, es en vano pedirle a una generation que adopted
otras nuevas. La siguiente es s6lo susceptible de progress.
Tuvi6ronse reuniones en various condados 6 distritos,
para popularizar mas la idea de las Escuelas Normales.
Mr. Mann, nombrado Secretario del Consejo de Educacion,
la apoy6 con entusiasmo. John Q. Adams y Daniel Webs-
ter se prestaron de mala gracia A asistir a una de esas con-
venciones, absteni6ndose, empero, de tomar la palabra en
su favor, por la ignorancia del asunto discutido, segun
dijo uno, y por causa de un resfriado el otro. Oyeron, sin
embargo, y sus elocuentes lenguas se desligaron al cabo,
hasta pronunciar dos discursos en apoyo de la idea. De
todo esto se tom6 nota, y estas oraciones se distribuyeron
impresas A cada una de las Comisiones de Escuelas, ,
todos los pirrocos en el Estado, y 6 cada uno de los miem-
bros de la Legislatura de 1838. El Consejo de Educacion
encarg6 al Secretario pronunciara un discurso sobre Escue-
las Normales y Reforma de las Escuelas ante una asamblea
que se reuniria al efecto en la Sala de Sesiones de la Legis-
latura. El Gobernador, en su mensaje annual, recomend6
la fundacion de una Escuela Normal. Un rico comerciante,
Mr. Dwight, ofreci6diez mil pesos, si la Legislatura asignaba
otro tanto con el mismo objeto. La ley se dict6, y la ejecu-
cion de la obra fu6 encomendada al infatigable Mr. Mann.

VI

LOS RESULTADOS PRIOTICOS

Asi comenz6 el movimiento, que arrastr6 luego con su
fuerza de impulsion a toda la Nueva Inglaterra, que sigui6
de cerca Nueva York, y fueron iniciando sucesivamente los
otros Estados de la Union. A los meetings y discursos se
siguieron peri6dicos, y numerosas obras sobre education.
Viajes por Europa de hombres competentes; models de
ToMo xxx.-4





50 OBRAS DE SARJIIENTO

arquitectura para la ereccion de Escuelas, de las que, en
solo los dltimos diez afios, se han construido tantas y tan
suntuosas y adecuadas, que reunidas.todas, formarian ciu-
dad mas espl6ndida que la mas soberbia capital del mun-
do; y si, en vez de templos, hubieran de afiadirseles los
monumentos erigidos en los Estados Unidos para Colegios,
Institutes, Escuelas Normales, Bibliotecas, Museos y Acade-
mias de Bellas Artes, el Paris monumental quedaria eclip-
sado, y la antigua Roma, solo en clAsica belleza, se encon-
traria A sus anchas, con el Coliseo y las. Thermas de
Caracalla. La casa de oro de Neron, por mas que creyera
digna habitacion del hombre, seria muy pobre cosa al lado
del Instituto de Cooper, levantado A las ciencias y d las artes
por la sola munificencia del vecino de Nueva York, cuyo
nombre lleva.
Vivisima es la pintura que de aquella 6poca de creaciQn
hacia Mr. Mann incidentalmente en un discurso en el
Congress. ( cimientos se estiman al lado de la virtud en las clasifica-
ciones de las ventajas personales. El pasado diez de Abril,
antes de abandonar mi casa para venir aqui, asisti A la
dedicacion de una escuela de Boston que habia costado
70.000 pesos. El Corregidor Mayor presidia, y se hallaba
present cuanto hay de notable en la capital. En los peri6-
dicos que me llegan, leo que el lunes de esta semana se
dedic6 otra escuela en la misma ciudad, y que el Corregidor
aseguraba que las escuelas que en estos tres meses se
habian completado en la ciudad tenian de costo 200.000
pesos. El mi6rcoles de esta semana una nueva Escuela
Superior ha sido dedicada en Cambridge. Mr. Everett, Rec-
tor de la Universidad de Harvard, se hallaba present, y
dirigi6 a la asamblea con su acostumbrada elocuencia un
bello discurso. Esta Escuela, como las otras dos dedicadas
en la misma semana, han debido costar 25.000 pesos. En la
semana pasada, hizose la dedicacion de otra Escuela Supe-
rior de un g6nero mas elevado y dispendioso en la vecina
ciudad de Charlestown, en presencia de las autoridades
civiles y el clero. Pero no son solo corregidores de ciudades
y rectores de colegios los empefiados en la obra de levan-
tar templos do education al servicio de la juventud. Desde
que estoy aqui, el Gobernador de la Repdblica, Mr. Briggs,





LAS ESCUELAS 51

se ha trasladado & Newburyport, 6 asistir A la dedicacion
de una Escuela que costaba 25.000 pesos. Como el pueblo
congratulase al Gobernador por honrar con su presencia
este acto: n6, contest, he venido por lo que el acto me
honra a mi. El colegio de Harvard ha recibido en el afio
200.000 pesos en donaciones, y otro tanto y mas los otros
dos. Estas medidas son parte de un gran sistema que vamos
Ilevando A cabo para la elevacion de la raza humana.)
No es este el caso de seguir el curso de las aguas de
aquella milagrosa fuente que estall6 al choque de la vara
del Aaron de la Repiblica y de la libertad el sentimiento
pdblico. Materia seri esta de libros especiales 6 de poste-
riores informes. Por ahora bastame sefalar por montones
calculados A ojo de buen varon los resultados. Despues
de cuatro aflos de la guerra mas colosal y dispendiosa,
guerra que hubiera agotado los recursos de toda otra
nacion, entraron en cajas del Tesoro de los Estados Unidos
el 31 de Agosto, solamente por el ramo llamado de rentas
internal, dos millones cuatrocientos treinta y un mil ciento
quince pesos ($ 2.431.115.21); y si aun es possible buscar t6rmi-
nos de comparacion en las rentas de las antiguas y grandes
naciones del mundo, seria vano empeflo buscar en ellas
muestras tan visible de aquellas otras manifestaciones
del poder y grandeza de las naciones, precisamente por-
que estin en las fuentes de donde fluyen las producciones.
El octavo censo decenal de los Estados Unidos, y otros
documents aut6nticos, establecen los incontrovertible
hechos siguientes. Habia en 1860, trescientos treinta y
nueve colegios, con mil seiscientos setenta y ocho profeso-
res, y veinte y siete mil ochocientos veinte y un alumnos;
seiscientas ochenta y cinco Academias y Escuelas particu-
lares con doce mil doscientos sesenta maestros y doscientos
sesenta y tres mil noventa y seis pupilos; ochenta mil
novecientos setenta y ocho Escuelas Comunes, con tres
millones trescientos cincuenta y cuatro mil once alumnos,
lo que hace ochenta y dos mil establecimientos de educa-
cion, 6 sea uno para cada tres mil habitantes.
Los habitantes adults mantenian en ejercicio activo su
inteligencia por medio de trescientos ochenta y seis dia-
rios, los cuales ponen en circulacion diaria un million
cuatrocientos setenta y ocho mil cuatrocientos treinta y





OBRAS DE SARMIENTO


siete ejemplares. Ciento cuarenta y seis periddicos semi-
semanales y tri-semanales; y tres mil ciento cincuenta y
tres peri6dicos por semana, que hacen circular siete millo-
nes quinientos sesenta y cuatro mil trescientos catorce
ejemplares. Esta suma enorme de publicaciones al alcance
de todos, subministra un ejemplar para cada tres habi-
tantes, sin excluir los nifnos que no pueden leer. Para
las personas mas avanzadas en instruction, ofr6censeles
abundante material: diez y nueve revistas trimestrales,
quinientos veinte y un Magazines literarios, y doscientos
setenta y una publicaciones religiosas, la mayor parte se-
manales.
A estos datos podemos afiadir otros que conducen A los
mismos resultados.. La propiedad avaluada en 1850 en
7.135.780.228 pesos, ascendi6 en 1860 A 16.159.616.068; es
decir, que la present generation, en s61o diez afios, dobl6
el valor de la propiedad acumulada por la labor de ocho
generaciones en tres siglos.
El consumo de libros anda en proportion: las Bibliotecas
pidblicas se cuentan por millares; los diarios y opuisculos
se menudean en las bocacalles. En la mafiana todos
van marchando A sus negocios, el cochero, el comerciante
devorando A la ligera el diario.
El consumo de libros de ensefianza esta en proporcion
de la masa que aprende. El silabario de Webster se vende
A million y medio de ejemplares al afto; la Geografia de
Mitchell 600.000; la GramAtica de Smith 120.000, y textos
de Holbrook 500.000; Historia pintoresca de Goodrich 110.000;
Geografia de Cornell 250.000; Aritm6tica de Thompson
150.000; Geografia fisica de Colton 120.000. Libros de him-
nos, catecismos y libros para bibliotecas de las Escuelas
Dominicales 2.000.000 por lo menos; y todo g6nero de libros
de escuelas, de site A diez millones de ejemplares al afio.
Libros biblicos impresos en la Casa de la Biblia 1.592.196.
Libros salidos del dep6sito 1.500.578. Suma total de libros
distribuidos por esta Sociedad en cuarenta y ocho aflos de
existencia, 18.854.296; las hojas volantes sobre moral (Tracts),
que son pequefios opuisculos distribuidos gratuitamente al
pueblo, en treinta aftos, 31.247.072 en ingles y otras len-
guas; costando millones anuales la distribution de Biblias
en todos los idiomas y en paises lejanos.





LAS ESCUELAS


* Como no da siempre el que posee, sino el que sabe sentir,
por la education y refinamiento de las afecciones del co-
razon, afiadiremos para ilustracion de los efectos de la
universal education, algunos datos recientes.
Contribuciones voluntarias reunidas en los
Estados del Norte y del Oeste para ayuda
y auxilio de los soldados y families durante
la guerra y otros objetos................. $ 187.209.608
Para cuidado y alivio de los soldados....... 24.044.865
Para tender a desgracias en Europa........ 380.140
Para libertos y refugiados ... .............. 639.644
$ 212.274.257
El monto total de fondos para Escuelas Comunes en todos
los Estados, de los cuales la mayor parte, en los Nuevos
Estados, pasa de cincuenta millones, mientras que no bajan
de ocho millones las dotaciones de colegios, universida-
des y escuelas profesionales. Como se verA las proporciones
estAn invertidas en la Am6rica del Sur. Como que la Edu-
cacion Superior esta de hecho circunscripta A las classes
gobernantes, educadas y aristocraticas, las rentas del Es-
tado se acumularan en torno de ellas. Aqui es lo contra-
rio. El Estado no tiene obligacion, que aunque interns tenga
en proveer a los pleinteantes de abogados, la iglesia de
ministros, etc. Su interns de estado es proveer de educa-
cion A cada particular del Estado, para que cree la riqueza
y forme la opinion y la ley.
Los particulares por sus afecciones locales, 6 de ideas, 6 de
ramos especiales de ciencias, cuidan de fomentar con sus
propios fondos los seminaries de saber; y asombra, porque
es sin ejemplo en la redondez de la tierra, la prodigalidad
con que se hacen estas donaciones.
Durante los dos iiltimos afios de la guerra civil, como si
el sentimiento de la libertad en peligro acudiese instintiva-
mente A robustecer las raices del arbol que produce aquel
6pimo fruto, la inteligencia, he aqui el fen6meno que se ha
observado.
El Colegio Bowdoin, de Maine, recibi6 una donacion de
72.000 pesos, cincuenta mil de los cuales venian.de una sola
mano. El Colegio Dartmouth, New Hampshire, ha recibido
47.000 pesos. Colegio Middlebury, ha recibido 10.000 de un





54 OBRAS DE SARMIENTO

legado. Colegio William, 25.000 de una donacion. El Colegio
Amherst ha recibido mas de 100.000 pesos en sumas de
60.000, 40.000, 20.000 cada una. Colegio Harvard ha recibido
un legado de 400.000 pesos. El Seminario de Andover 50.000
pesos, de ellos 30.000, de una sola mano. El Colegio de Yale
ha recibido, incluyendo 135.000 pesos del Gobierno de los Es-
tados Unidos para su Escuela de Agricultura, 450.000 pesos,
a los cuales haya quizi de afiadirse bien pronto 100.000 mas.
El Informe establece que de las sumas dadas por indivi-
duos en donaciones separadas, se cuentan de 85.000, 50.000,
30.000, 25.000, 20.000, 12.000 pesos. El Colegio Trinidad, en
Hartford, Connecticut, ha recibido cerco de 100.000 pesos.
La Universidad de Nueva York ha recibido 60.000 pesos. El
Colegio Hamilton mas de 100.000 pesos. Colegio Rutgers,
en Nueva Jersey, mas de 100.000 pesos. Colegio Princeton,
en Nueva Jersey, 130.000 pesos, de los cuales 30.000 de una
sola mano. La Universidad de Washington, 50.000 pesos;
25.000 de un ciudadano de Nueva York, y 25.000 de uno de
Boston. El Seminario de Teologia de Chicago ha recibido
80.000 pesos. El Colegio Protestante en Syria, Asia, 103.000
pesos de ciudadanos americanos. El Colegio Lafayette, en
Pensilvania, 35.000 pesos.
VII

REFLEXIONES FINALES

APara qu6, despues de.lo que precede, abundar en amo-
nestaciones que se dejan presentir? La Sibila desoida
quemaba uno de los tres libros que contenian los oriculos
del Destino. Despreciados sus consejos de nuevo destruia
el segundo, exigiendo por el tercero el mismo precio que
por los demas. Otro camino debemos seguir, cuando las
verdades son del dominio pdblico. Desatendidos por un
Estado, dirigiriamos las mismas palabras a dos: y si no
fuesen aun escuchadas, nos volveriamos A todos los pueblos
y gobiernos sur-americanos.
((Por estos detalles y otros que omito por millares, v6se
que la education comun es en todas parties de ayer, y que un
buen sistema general s6lo ha necesitado diez afios para
cambiar completamente la fisonomia del pais. Podemos





LAS ESCUELAS


educar todos nuestros nifios en cinco aflos mas, si los pro-
pietarios, las municipalidades, el sacerdocio, el gobierno, los
publicistas y la opinion pdblica en general toman a, pecho
la obra.
( Todo esta ya creado, todo examinado y preparado. El
cuerpo existe; ffltale el soplo de vida, que le d6 animation
y decirle: march. El Gobierno no hark nada, sin la coope-
racion entusidstica del pdblico. La fundacion dul sistema de
instruction comun, universal, importa una revolution paci-
fica encabezada por el Gobierno. Diez afios han demostrado
(en Chile) que en este punto no se puede mandar, ni basta la
accion administrative a secas. Es preciso cambiar de rumbo
y asociarse el pueblo.
(( Es precise apelar a todos los sentimientos, excitar todas
las esperanzas, abandonar toda tradition gubernativa, y
rehabilitar cuanta tendencia jitil y sincera esta abatida. El
peligro es inmenso, permanent, y crecera de dia en dia;
porque crecen con maravillosa rapidez las fuerzas industria-
les que se desenvuelven en torno de nosotros, y afectan
nuestros medios de vivir y de prosperar. Reconcentremos
todas nuestras fuerzas sobre nosotros mismos, y sin descui-
dar la political exterior de conciliacion y de union pacifica
entire los miembros dispersos de la infeliz, de la rezagada,
de la impotente estirpe espafiola en America, amasijo
triste de todos los errors humans acumulados en cuatro
siglos sobre nuestras cabezas, levant6monos por un su-
premo esfuerzo; y en lugar de intentar construir una
torre de Babel para salvarnos de la creciente que nos
invade, d ofrecer a la adoracion de los pueblos un idolo
dorado, parado sobre ancra, construyamos de granito la
base, para hoy, y sobre todo para mafiana, que es cuando
mas se hara sentir su necesidad. El ingeniero military que
sitia una ciudad, no se obstina locamente en tomar por
asalto sus murallas, sino que levanta otra paralela, y la
eleva mas alta si puede, hasta dominar la contraria con
sus fuegos. Se levanta el nivel de civilization, de indus-
tria, de instruction, de libertad en el Pacifico? (Australia
y California). Levantemos nosotros nuestro suelo a igual
altura, sin pretender abordarlo simplemente con diques
deleznables. Al mar fisico, todavia puede la industrial
humana como Dios, decirle de aqui no pasaras; pero al





OBRAS DE SARMIENTO


oc6ano del progress combinado de toda la tierra, no hay
dique que lo contenga. Es preciso subir con 61, 6 perecer
sepultado bajo sus ondas.
((Tal es la revelacion que el examen de nuestra condi-
cion social nos hizo veinte afios ha, desde cuya- 6poca
venimos consagrando nuestra existencia A estudiarla, con-
tando con qua llegaria una 6poca, en que los poderosos de
la Am6rica del Sur, los hombres de estado que dirigen sus
gobiernos con tan poco 6xito, los publicistas que la extra-
vian, las preocupaciones que la ciegan, los intereses egois-
tas que la embarazan el camino, la ignorancia y la pereza
con titulos de suficiencia, todas nuestras ideas recibidas y
nuestros intereses creados, pedirian remedio a males para
ellos desconocidos, A dolencias inveteradas, A parAlisis
gubernativa, industrial 6 intellectual. El remedio esta
ahi: Education A TODOS, COSTEADA POR TODOS...
((Hace trescientos cincuenta y siete afios A que entr6 en
las lagunas de Venecia un buque con la noticia de que
Vasco de Gama habia doblado el Cabo de Buena Espe-
ranza; Venecia sucumbi6 por no atreverse A abandonar la
vieja ruta de Suez, y seguir los consejos del pobre Colon,
que le mostraba otro y mas recto derrotero A la India.)
Esto deciamos en Chile en 1855, A orillas del Pacifico.
Como los accidents del terreno cambiasen al oriented de
los Andes, eso mismo repetian los ecos en las costas del
AtlAntico; y esto mas deciamos en 1858 A la Repdblica Ar-
gentina.
<(La falta de education de nuestro pueblo ha esterilizado
la mas pingie riqueza de nuestros campos. Los products
de la leche son en todos los paises superiores en valor al
que tienen nuestras vacas; pero para obtenerlos se re-
quiere otro sistema de cria mas adelantado; residencias de
campo mejor acondicionadas; pueblo mas sedentario 6
industrioso; en una palabra, los hAbitos y la education que
nos faltan.
e Una poderosa corriente de emigracion se dirige A
nuestras playas; y su feliz afluencia llenara los vacios que
sobre superficie tan vasta dej6 un mal sistema de coloni-
zacion. Pero el emigrante del mediodia de Europa nos
trae por lo general brazos robustos, mayor actividad para





LAS ESCUELA.S


adquirir, y no pocas veces igual destitucion de education
que aquella de que adolecemos.
Esas masas de hombres que vienen buscando una pa-
tria, aumentan lejos de disminuir los -inconvenientes de
nuestroapropio atraso. Mas activos, mas econ6micos que
los habitantes oriundos, ellos acumulan particular por
particular la riqueza, invaden todas las profesiones, acome-
ten todas las fndustrias, obtienen la preferencia en los
trabajos, con decadencia visible de la idoneidad del antiguo
colono, disipado, inerte y mal adiestrado; y cuando la fa-
milia viene a consolidar la existencia del inmigrante, si no
ha llegado a la fortune, el nuevo arribante, y el descen-
diente de los pobladores primitivos, perpetdan la emigrada
y la national ignorancia y'barbarie. Bajo el sistema ac-
tual en diez afios tendremos un million de habitantes, ma&
energicos, mas emprendedores, y mas inquietos que los
que dej6 la colonizacion, y se han estado exterminando en
guerras civiles, por no haberles dado education, y por falta
de direction dtil A la actividad de las pasiones humans.
( Tal es entire otros el objeto de crear un poderoso SISTEMA
DE EDUCACION COMUN, A fin de adaptar nuestro modo de ser,
a los progress de la civilizacion que nos toma de impro-
viso, y se desvirtdan y resienten de nuestra incapacidad
para manejar sus complicados resorts. Necesitase para
ello una impulsion general de la sociedad inteligente y
acomodada en favor de la otra menos favorecida.
a Necesitase QUERER, como quisimos ser independientes,
y lo fuimos en quince afios de esfuerzos perseverantes y
comunes; como quisimos ser libres y ya vamos en camino
de serlo.
(Necesitase querer para ser pueblo inteligente 6 indus-
trioso en masa.
( En, las Escuelas Comunes Ise disciplinarA la moralidad
de la generation que en seis afios mas, va a entrar A la
liza de la vida. En las Escuelas se preparara la inteligen-
cia que domina la naturaleza, que maneja el vapor como
agent de impulsion, que mejora las razas de animals, 6
los somete A la palabra de Rarey, 6 convierte en seda su
tosca lana.
((Nuestra fAcil tarea serA mostrar los medios, sefialar los
escollos, guiar las voluntades. Por lo que A nosotros perso-





58 OBRAS DE SARMIENTO

nalmente hace, puede perdonArsenos una excesiva confian-
za, si despues de haber visitado ex-profeso la Europa y los
Estados Unidos, trabajado quince afos en Chile, consultado
cuanto en la material se ha escrito, frecuentado A los hom-
bres especiales del mundo, estudiado todas las legislaciones
y visto su aplicacion en todos los paises, nos presentamos,
en el nuestro, sin el entusiasmo de los primeros afios, pero
con la experiencia de los maduros, A decir, sin vanidad y
sin modestia, anche io))
Lo que habiamos dicho a Chile y A la Repdblica Argen-
tina en el extreme sur del Continente, desde 1842, repetia-
moslo bajo el tibio sol del antiguo imperio de los Incas en
Lima, en nota confidential A los Miembros del Congreso
Americano que se reunian, ( ((de conciliacion.y de union pacifica, entire los miembros
( disperses de aquella infeliz, rezagada 6 impotente estirpe
((espafola en Am6rica, amasijo triste de todos los errors
((de la humanidad, por cuatro siglos acumulados sobre
((nuestras cabezas); permiti6ndole sefalarles brevemente
Ias causes, y apuntando un medio de comenzar A ponerles
remedio. Se ha reproducido aqui esta exposicion de causes,
porque es la ejecucion anticipada del plan propuesto, y que
fu6 aceptado en general por el Congreso. El silencio guar-
dado hasta aqui por los respectivos gobiernos para con el
autor, quiza no sea mas que el efecto, y otra prueba evi-
dente del estado patol6gico de la Am6rica del Sur, sorda
en todas parties A todo llamamiento hacia el buen camino:
ciega A los signos de los tiempos y a su propia convenien-
cia.














TRIGESIMA SEPTIMA REUNION


DEL

INSTITUTE AMERICANO DE INSTRUCTION
TENIDA EN NEW HAVEN, CONNECTICUT, LOS DIAS 8, 9 Y 10
DE AGOSTO DE 1865



Debi A la atencion del Honorable Mr. Henry Barnard, ex
superintendent de Escuelas del Estado de Rhode Island, y
mirado como el digno colaborador de Mr. Mann en la gran-
de 6 inteligente impulsion dada A la education universal,
la invitation A tomar parte en aquel Congreso de hombres
eminentes por su saber, y de Maestros de Escuela que de
todos los Estados concurren anualmente A oir lectures so-
bre puntos importantes relatives A la education pdblica, y
A inspirarse de nuevo ardor para proseguir la tarea de
difundir con mayor 6xito y en mas extensa escala los cono-
cimientos.
Este Instituto se reune cada aflo en un lugar designado
de antemano. Habia tenido sus sesiones el afio pasado en
Portland, ciudad del Estado de Maine, y designAdose para
6ste la ciudad de Nueva Haven, en el de Connecticut. EstA
esta ciudad situada A orillas del Atlantico y se comunica con
Nueva York por el pintoresco canal maritime llarnado la
Sonda. LlAmasela enfaticamente la ciudad de los Olmos,
por estar todas sus calls y parques plantados de estos Ar-
boles, que por contar ya ochenta aflos de vida, cibrenlas
de una b6veda de verdura que las da cierto aire de solem-
nidad melanc6lica, sobre todo en las que rodean y atravie-
san el Green, plaza principal espaciosa, donde estA Temple
Street, que la fotografia reproduce, como un modelo de be-





OBRAS DE SARMIENTO


Ileza rdstica; no obstante ocultar, diseminados en su espa-
cioso ambito, various templos aislados, que afiaden las for-
mas elegantes de la arquitectura griega 6 de la g6tica a la
singular belleza del paisaje. Pero no es la amplitud y
belleza de sus sombrias calls y parques, ni el cementerio
mas sombrio y melanc61lico todavia, sito a dos cuadras de la
plaza, ni las bellisimas casas rodeadas y precedidas de jar-
dines y bosques en que la ciudad se disuelve a poca dis-
tancia, lo que constituyen la celebridad de New Haven.
El costado occidental del Green, f6rmanlo seis d ocho
macizos edificios, ocupando un frente de trescientas yards
que proven de habitaciones a los estudiantes del Colegio
de Yale, celebre universidad, rival de la de Harvard en
Massachusetts, de la que se distingue aquella por la prefe-
rencia dada al studio de las ciencias naturales, como la de
Harvard no cede a ninguna de Europa en la profundidad
de los studios clasicos. En una linea interior, en el fondo
del espacioso terreno que es propiedad del Colegio, estan
en cuerpos separados en edificios monumentales, el Museo
del Colegio, rico en f6siles, la galeria Trumbull de pintura,
llamada asi del nombre del Coronel Trumbull, edecande
Washington, quien concluida la guerra de la independen-
cia se traslad6 a Francia a perfeccionar sus talents como
pintor, y dej6 trazadas en el lienzo las escenas dela Revolu-
cion y la fisonomia de los personajes que tan gloriosamente
habian figurado en ella. Distinguese entire estos edificios
la Biblioteca, que asume las formas de un tempo g6tico,
cual si fuera uno consagrado al Saber, Ilenando los estan-
tes los espacios entire las columnatas que figuran la nave
principal. Una copia de la famosa piedra de Rosette que
di6 la clave para descifrar los geroglificos egipcios se hace
notar entire sus curiosidades. Al extreme de la linea
opuesta a las Aulas de examenes que miden treinta y ocho
varas de largo por treinta y dos de ancho, se esta constru-
yendo, de piedra, en forma de cathedral g6tica, la Academia
de Bellas Artes, don hecho al Colegio de Yale por la muni-
ficencia de un solo individuo particular de entire los muchos
que en estos dos iltimos afios de la guerra han legado
a este seminario de education cerca de medio million de
pesos.
Toc6nos llegar a Nueva Haven entrada la noche, alojar





LAS ESCUELAS


nos en Tontine Hotel, que esta en unb de los costados del
Green, y como la hora fuese avanzada nos dirigimos sin
mas ni mas hacia donde se nos dijo estar situada Music
Hall, lugar de la reunion.
Concluido el acto, y fatigado mi compafiero de viaje, hube
de dirigirme solo hacia el Green que se extendia enfrente
del p6rtico del hotel, para gozar de la frescura de la noche,
despues de un ardiente dia; y desenmarafiar aquella selva
que desde el costado se presentaba a la incierta luz de la
luna, como continue y tupida. Esta gran plaza de New
Haven no se parece a ninguna del mundo que yo conozca;
y si se tiene present la hora avanzada, y sin eso la impre-
sion de la soledad que siente el viajero en las ciudades A
que llega, por mas gentes que se muevan en torno, com-
prenderase mi sorpresa, cada vez en aumento, al engolfar-
me en aquel como laberinto, saliendo de una zona de
sombras a un explayado, lo bastante para dejar apercibir
nuevas espesuras, entire las cuales iba penetrando casi A
tientas, tan impenetrable es la b6veda de Temple street que
divide en dos aquel campo de verdura, y donde se enouen-
tra como extraviados d ocultos debajo de un manto de yedras
una iglesia g6tica, cuyos pinAculos de piedra obscura absor-
bian los rayos de la luna. Hacia la izquierda siempre entire
la masa de arboles que parecia llenar el horizonte, otro
templo, y otro, y otro, a media que sus formas blancas, y
las columnatas de sus p6rticos me atraian de uno a otro
para contemplarlos. Traiame el primero a la imaginacion
las selvas druidicas, los segundos los bosques cdnsagrados
a Apolo y Minerva, en torno de los templos de su culto,
como el que sefialan las cartas de la Roma restaurada que
ocupaba el sitio donde se alza hoy Santa Maria de Mi-
nervam.
Y esto saliendo de aquel Cenaculo de sabios, iluminado
mas bien que con los destellos del gas en el espacioso sa-
lon, por las irradiaciones de la inteligencia, cual si fueran
centenares de ap6stoles y de discipulos de una nueva doc-
trina, a quienes va a decirse luego el euntes in mundum uni-
versum et predicati omni creature, esta nueva doctrine de la
redencion final de toda la raza humana por la difusion de
la ciencia en today la extension de la tierra, y en todas las
capas sociales.





OBRAS DE SARMIENTO


A la sombra de los peculares olmos de Nueva Haven, bajo
la cientifica inspiration del Colegio de' Yale, reuniase este
aflo en la Sala de Mdsica (A falta de local mas adecuado,
sidndolo 6ste por su amplitud y decoracion), el Trigdsimo
Sdptimo Instituto Americano de Instruccion.
El numeral que le sirve de distintivo indica claramente
que la institution tiene treinta y siete afios de existencia
y es uno de los m6viles que iniciaron y trajeron la feliz re-
volucion en la education del pueblo, que hace hoy la fuer-
za de los Estados Unidos, y prepare & esta fraccion de la
humanidad un porvenir de que no podemos formarnos idea
adecuada, por no presentar la historic ejemplo de un pue-
blo todo educado, cada uno de sus individuos en posesion
de los conocimrentos 6 de la clave para adquirirlos, que
ha atesorado y sigue acumulando la mente humana.
En efecto, treinta y seis aflos ha, various maestros y otros
amigos de la education se reunieron en Boston, con el in-
tento de considerar por qu6 medios lograrlan dar mayor
impulso A la causa en que por su profession estaban inte-
resados. Acord6se, despues de varias reuniones, convocar
una convention de maestros y amigos de la education de
varias parties del pais, con el prop6sito de entenderse sobre
los medios mas seguros y eficaces de lograr su objeto. Dis-
tribuy6ronse al efecto circulares de invitation & mas de
setecientas personas en diversos y distantes Estados, y en
agosto de 1830 se reunieron algunos centenares de personas,
la mayor parte consagradas A la ensefianza. En aquella
asamblea fu6 organizado y di6 principio A su noble mission
el Institute Americano, ahora la mas antigua entire las mu-
chas asociaciones que tienen por objeto promover la educa-
cion de los Estados Unidos. Al decir del doctor George H.
Emerson, uno de sus primitivos fundadores, ((el principal
objeto de esta asociacion era promover la causa de la edu-
cacion popular, difundiendo nociones idtiles con respect A
ella. Sus miembros se reunieron y continlian reuni6ndose
con el fin de elevar ea carActer de la instruction, ensanchar
su esfera, investigar cuales debert d& sat sus objetos, y de
perfeccionar sus m6todos; con el prop6sito de elevar al
maestro, haci6ndole sentir cuAn alta y noble es la tarea &
que se ha consagrado, cuAn extensa y complete debe ser
su preparation, y cuan absuluta su consagracion; con el





LAS ESCUELAS


objeto de hacer mas palpable al pueblo la primordial im-
portancia de la education para la existencia y continuacion
de las instituciones libres; y de alli la necesidad de mejo-
rar sus escuelas, y sobre todo las pdblicas.
Durante treinta y cinco ados ha continuado.esta.asocia-
cian sus tareas on diversos puntos de losEstados delNorte,
y muchos miles de maestros han aprovechado no s6lo de
sus lectures y discusiones, sino del contact con personas
eminentes en ciencia y position social, cuya presencia, en.
tales actos contribute tanto a realizar ante los ojos del pdu
blico la profession del maestro, imprimiendo al mismo tiem-
po a la, sociedad mayor actividad y animacion en sus bien
dirigidos esfuerzos.
Con esta asociacion de Estados, comenz6 una de condado,
en el Condado Essex, en Massachusetts, y otra de profe-
sores en Cincinati, Estado del Ohio. Ahora, siguiendo su-
cesivamente su ejemplo, en la mayor parte de los Estados
existen asociaciones de condado y de Estado, cooperando
todas en la grande y buena causa de la education popular
y haciendo much para difundir por toda la nacion correc-
tas nociones sobre las materials relatives a la education,
y haciendo que los maestros sean mas considerados, y me-
jor estimados y recompensados sus servicios. Entre los
resultados obtenidos fu6 el mas notable el de la fundacion
de Escuelas Normales, que se principi6 en Massachusetts
primero para maestros, y despues para preparar nifias a la
carrera de maestras, que con tanto provecho de la educa-
cion ejercen millares ahora. Nueva York, Nueva Jersey,
Illinois, Michigan, Minesota, Rhode Island y Connecticut
siguieron bien pronto la impulsion dada. Pennsylvania
tuvo tres Escuelas Normales, y California no ha quedado
atras en estas mejoras.
Los peri6dicos sobre Educacion eran desconocidos ahora
cuarenta afios: lucharon con dificultades ypenuria mas de
veinte, y s6lo de pocos aflos a esta parte tienen una exis-
tencia independiente 6 desembarazada. Pero gracias A los
perseverantes esfuerzos de las Asociaciones de Maestros, y
a la influencia ejercida en la opinion por los trabajos del
Institute Americano de Instruccion, a imitacion del Common
School Journal de Massachusetts, redactado por Mr. Horacio
Mann, y del Connecticut Common School Journal, que desde 1838





OBRAS DE SARMIENTO


fund6 Mr. Henry Barnard, que puede ser considerado como
uno de los grandes ap6stoles de la education popular, fun-
daronse los siguientes, que es ditil enumerar: El Maestro de
Nueva York, 1851; el Diario de las Escuelas de Pensylvania, 1852;
el Diario de Educacion do Ohio, 1852; el Diario de las Escuelas
Comunes de Connecticut, 1853; el Diario de las Escuelas de Michi-
gan,1854; e Maestro del Illinois, 1855; el Maestro de Rhode Is-
land, 1855; el Diario de las Escuelas de Indiana, 1856; el Diario
de Educacion del Wisconsin, 1856; el Diario de Educacion de New
Hampshire, 1857; el Maestro del Maine, 1858; el Educador de Mis-
souri, 1858; el Diario de Educacion de Carolina, 1858; el Diario
de las Escuelas de Vermont, 1859; el Instructor de Iowa, 1859
(peri6dicos mensuales de education se establecieron en
Louisville, Kentucky, 1859); el Maestro del Sur, Alabama, 1859;
el Diario de las Escuelas de Iowa, 1860; y por fin, el Maestro de
California, 1863.
Con todos estos focos de instruction y el interest desper-
tado en el pdiblico y en los gobiernos y Legislaturas para
proveer de edificios suntuosos las escuelas, a los maes-
tros con todos los medios auxiliares de ensefiar con prove-
cho, y a los sabios, de campo de aplicacion del fruto de
sus vigilias, consagradas a preparar libros para la ense-
nanza, los Estados Unidos prestan hoy el espectaculo con-
sblador en el mundo de una sociedad en que la parte aventa-
jada en fortune 6 instruction, esta con sus bienes 6 inteli-
gencia consagrada A desenvolver las facultades intelectuales
de la otra parte, no desesperando, porque ya toca los
resultados, de elevarla a su propio nivel con los medios de
adquirir position social y riqueza.

SESSION DEL 8 DE AGOSTO

Bajo estos auspiciosos antecedentes se abria el ocho de
Agosto el 370 Instituto Americano de Instruccion bajo la
Presidencia de Mr. Bridsey, agent del Consejo de Educa-
cion de Massachusetts, y que en el desempefio de sus
deberes recorre anualmente doce mil millas en los limits
de su Estado. Ocupaban el proscenio de la Sala de Miisica,
el President elegido por la reunion, los Superintendentes
de Escuelas de Massachusetts, Nueva Haven, Nueva York
y Brooklyn, los Rectores de las Universidades de Nueva





LAS ESCUELAS


-Haven y Michigan; el ex-Gobernador Howard, y anunciada
para el uiltimo dia estaba la presencia de Mr. Andrew,
"Gobernador de Massachusetts, con varias otras personas
notables, entire profesores de Colegios y amigos prominen-
tes de la Educacion, entire ellos Mr. Henry Bernard, uno de
los mas celosos.
La concurrencia, 6 lo que Ilamariamos la barra de tan
augusta asamblea, compusi6ronla cerca de mil profesores
y maestros, mas de la mitad mujeres reunidas de trece
Estados distintos en esta comunion de sentimientos y pro-
p6sitos que los constitute una sola familiar. No pude
prescindir de observer en esta parte de la concurrencia
-ciertos rasgos que me Ilamaron much la atencion. Tal
-era la promiscua variedad de aspect de las personas que
la componian, en cuanto a aquellas exterioridades que
,revelan la position social. Muy chasqueado quedaria el
que se imaginase que las mujeres que se dedican A la
profession de maestras, son aquellas que por carecer de
-dones de la belleza, la juventud, 6 aun las gracias exterio-
res, se consagran a la penosa ocupacion. El aspecto gene-
ral de aquella grande concurrencia de mujeres de
todas las ciudades, aldeas y campifias de una gran parte
-de los Estados Unidos, era como si una gran parte
de un pueblo, un barrio por ejemplo, sin distinction de
ranges sociales, estuviese reunido alli. Predominaban
las j6venes; abundaban las que podrian envanecerse
de su belleza; y en punto A distinction de modales, elegancia
y finura, muchas podian disputarselas & las mas encum-
bradas. Las sefioras de edad eran contadas, las de cierta
-dad bastantes, y las feas no hacian la mayoria. Entre
los hombres, el aspect general era el que da siempre el
habito de ejercitar la inteligencia, lleno de dignidad; mu-
chos ancianos respetables, sin que faltasen en el vestir
*desalifiado uno que otro de esos tipos del antiguo maestro
de escuela, que ha prestado material para el ridicule. Dos
-de dstos tomaron la palabra, lo que mostraba que eran
hombres de peso, si bien uno de ellos en armonia con su
peluca caf6, y sus vestidos anticuados, se hizo el campeon
de ideas retr6gradas en material de education. Por lo
'demas, como lo observ6 un diario que daba cuenta de estas
ToMo xxx.-5





OBRAS DE SARMIENTO


sesiones, las sefiales del pensamiento y de la reflexion
eran visible en los aspects de todos estos caballeros.
El pastor de una de las iglesi.as de Nueva Haven hizo las
oradiones con que se comienza todo acto de este g6nero;y
luego fu6 anunciada por el Presidente, la presencia del
Dr. Day, ex-Presidente del Colegio de Yale, que fu6 recibido
en medio de las muestras de la mas sincera verieracion.
El Rev. Day cuenta cien 'ailos, invertidos en la education
pdblica, y es el fundador del hoy tan celebre Colegio de
Yale, y lo ha regido hasta el dia que bajo la presion de los
afos acumulados sobre su inteligente cabeza, los miem-
bros se mostraron remisos para obedecer a la voluntad. Su
busto en mArmol ha quedado representAndolo en la Biblio-
teca del Colegio, entire otros de sus benefactores, y su per-
sona es la joya que con mas orgullo ostenta Nueva Haven.
Una cabellera y barbas blancas como la nieve, y larga
como la usan los ancianos quehan alcanzado A lostiempos
de Franklin, rodeaba un semblante animado esta vez por
las muestras de respeto y piedad filial que lo acogian, y
por la reunion del Instituto que continuaba la obra a que
con tanto fruto habia 61 consagrado un siglo de existencia,
instruy6ndose, para instruir A los otros. El Superinten-
dente de Nueva Haven ley6 en seguida el discurso de intro-
duccion y bienvenida, al que contest el Presidente, ha-
ciendo notar, para felicitar A sus hu6spedes que el Estado
de Connecticut en donde se reunia este afno el Instituto,
habia enviado doscientos cincuenta representantes, mien-
tras que el que mas de los de la Nueva Inglaterra, contaba
s6lo con doscientos veinte y dos.
En seguida el Presidente nombrado, Mr. Northrop, pro-
nunqi6 el discurso de apertura en que cada afio se da cuenta
de los resultados alcanzados en material de education, y de
los progress en ladifusion de la ensefianza; y este discurso,
con las actas de lo ocurrido en cada session, la lectura y
demas discursos pronunciados se public el siguiente afio
al comenzar las sesiones de una nueva asamblea, como
acta de la session anterior.
El President hizo presentir que en el pr6ximo aflo se
acortaria la distancia que. media entire el Colegio y la Es-
cuela, 6 hizo notar como un sintoma feliz de esta aproxima-
cion, que de las Lecturas dadas ante el Instituto, diez habian





LA.S EBCUELAS


sido por Rectores de Colegios, y treinta y cuatro de Profe-
sores. El Profesor Olmstead habia sido el primero en
preconizar las ventajas de las Escuelas Normales.
A despecho de la guerra, habianse introducido nuevas
mejoras en las Escuelas, erigi6ndose nuevos edificios y ade-
lantandose en los tiles auxiliares de la education. Du-
rante la guerra se habian abierto nuevas Eseuelas Norma-
les para la preparation de maestros id6neos en Kansas,
Nueva York, Pennsilvania, Massachusetts, y Maine; y nue-
vos y mejorados sistemas para la administration pdiblica
de las Escuelas, adoptAdose en Missouri, Virginia Occiden-
tal, Kentucky y Tennessee. Ultimamente, para, mostrar
cuan hondamente habia entrado en la conviction popular
la importancia de dar education a todos, en los iltimds
tres aios de la guera habian contribuido los ciudadanos
con mas dinero para promover la causa de la education que
durante los treinta aifes anteriores, esto a despecho de las
contribuciones 6 impuestos enormes para sostener la gaerra,
y de las subscripciones voluntarias por centenares de mi-,
Ilones para ayudar A los piadosos y filantr6picos esfuerzos
de la Comision Sanitaria de los Estados Unidos para el
socorro y cuidado de los heridos, y de la Comision Cristiana
con el mismo fin.
El program de los ejercicios del primer dia, traia que,
despues de organizado el meeting y pronunciddose los dis-
cursos de apertura, se procederia A una discussion sobre los
mdtodos de enseRiar el latin, sobre todo d los principiantes. En
estas discusiones se precede exactamente como en las de
los Congresos, tomando la patabra sucesivamente aquellos
que la piden, y A quienes por su orden la concede el Pre-
sidente. Tomaron parte en ella varies profesores del
Colegio de Yale, y varies otros de Massachusetts y de Maine.
Pidi6se que se diese A la prensa un extract de las obser-
vaciones hechas ppr el Dr. Taylor, que llamaron la atencion
por su novedad y sensatez.
En la prima noche volvi6 a abrirse el Instituto con la lec-
tura de un trabajo del ex Gobernador Washburn sobre la
Political civil como un ramo de education, revelando en su com-
posicion, venirde un Profesor de derecho que habia sido
ein la Universidad de Harvard. Sostenia que los principios
del derechodebian inculcarse a los Iliflos desde tan tem-





OBRAS DE SARMIENTO


prano como los de la religion; y que estando cometido al
pueblo el encargo de hacer las leyes, nunca era demasiado
temprano para principiar a prepararlo para el desempefio
de sus funciones.
El obispo de Kentucky, Mr. Smith, hizo un patri6tico dis-
curso dando conocimiento de algunos hechos de que tenia
experiencia propia. Sucediendole en la palabra Mr. White,
Secretario del Consejo de Educacion de Massachusetts,
record el Presidente que este caballero habia sido el pri-
mero en sugeriir la idea, tan bien aceptada y realizada ya
en todos los Colegios, de levantar en sus respectivos recin-
tos, monumentos conmemorativos a la memorial de los estu-
diantes muertos en la guerra; y saliendo del camino tradi-
cional de erigir columns, mausoleos 6 sepulcros, en su
lugar destinar los fondos para construir salones adaptables
a la reunion de los estudiantes, donde los nombres de los
muertos estuviesen inscriptos, y sirviesen de estimulo a los
que lo reemplazasen,en las bancas que dejaron vacias inmo-
landose en edad tan temprana por la preservacion de la
tinion.
SESIONES DEL DiA 9

La conFurrencia, como que aun estaban Ilegando por
los ferro-carriles nuevos refuerzos apareci6 esta vez mas
numerosa. El anciano Day ofreci6 la oracion dedicatoria.
La discussion fu6 abierta por el Hon. Secretario del Con-
sejo de Educacion de Massachusetts sobre el tema indicado
en el program acerca del sistema de alta instruccion gratuita,
esto es, afiadir a la education primaria y secundaria que ya
se da gratuitamente al pueblo, administrandola el Estado
y sostenida por contribuciones pdblicas, la instruction
cientifica igualmente gratuita, al alcance de todas las con-
diciones, llevandola en todas las ciudades y aldeas en
cuanto fuese possible, a las puertas de cada familiar, sin
necesidad de trasladarse como ahora sucedia, s6lo los que
tenian amplios' recursos para ello, a los Colegios en que
ahora esta reconcentrada. Especificando lo que entendia
por el sistema gratuito de alta ensefianza, demostr6 que
para llevarlo & cabo se necesitaban locales centrales, her-
mosos edificios, buenos cuartos, rigidos examenes de admi-





LAS ESCUELAS


sion, carsos l6gicos de studios de tres & seis ainos, y como
principal, asistido por buenos Profesores, un hombre expe-
rimentado en el arte de ensefiar. Conseguirianse por este
sistema una buena education en los t6rminbs mas baratos
posibles, las ventajas morales, intelectuales y fisicas de
educar A los nifios sin sacarlos del seno de la family, y el
mayor beneficio todavia de impartir la education superior
A los dos sexos en las mismas classes. Cuandohubo de con-
siderarla imposibidad y los medios de Ilevar prontamente
A cabo progress ya urgentemente reclamado por el alto
grado de cultural A que habia alcanzado la Nueva Ingla-
terra, dijo con un sentimiento de profunda conviction:
((nos impondremos para ello, el double, el triple, si necesario
fuere, de las contribuciones que para el sosten de la edu-
cacion pdblica pagamos actualmente; y el pueblo, puedo
responder por Massachusetts, las pagark gustosamente,
porque sabe por una feliz experiencia que el dinero que
emplea para desenvolver mas y mas la education de todos,
es un capital que pone en un negocio que sabe con certeza
ha de producirle ciento por ciento.) Estas ideas fueron
recibidas con grande aprobacion por el Instituto, combati-
das por alguno en cuanto A la op6rtunidad de dar educa-
cion & los dos sexos en las mismas classes, y sostenidas por
varies otros oradores, entire ellos el Rev. Haven, Rector de
la Universidad de Michigan.
A los que lean a la distancia estas someras indicaciones
de la idea fundamental, parecerales parto de una gen.erosa
fantasia, el pensamiento de popularizar los studios llama-
dos universitarios, y ponerlos comno el pan, al alcance de
todos. Pero aspirando la atm6sfera en que tales ideas se
desenvuelven, conociendo los resultados obtenidos ya con
la organization sistematica de la education pdblica, y la
extensa esfera que abraza en su estado actual, si6ntese que
es simple sentido comun lo que pareciera a lo lejos aspira-
cion fantastica A un ideal impossible, y necesidad practice
queviene urgiendo por ser convertida en ley, y satisfecha a
la brevedad possible. La Nueva Inglaterra y por lo que A mi
me consta, el Estado de Massachusetts estA maduro ya para
dar este iltimo fruto de la difusion de los conocimientos
uitiles. Esta idea trabajaba ya el espiritu de Mr. Mann en
sus diltimos ailos, como capital obligado y coronacion de la





OBRAS DE SARMIENTO


obra comenzada en las escuelas comunes; y cuando el Se-
cretario del Consejo de Educacion de Massachusetts rodeado
de la aureola de autoridad que reviste aquel cuerpo, aven-
tura ideas tan avanzadas, es seguro que un comienzo de
ejecucion ha de seguir A su manifestacion, pues este ha
sido sierdpre el sistema adoptado para hacer dar un paso
mas & la education, que consiste en someter las nuevas
ideas al pueblo, dejarlas fermentar en la opinion pdblica,
hasta que se depuran en conciencia y sentimiento general,
que la Legislatura no tarda en convertir en ley, en hecho.
El Estado de Massachusetts tiende, cuan pequefio es
relativamente, A ponerse a la cabeza de la humanidad en
los nuevos destinos que le prepare la education universal,
sin relacion ; la' posibilidad pecuniaria de cada uno, sino
en vista del interns pdblico de la asociacion que se hace
mas fuerte, mas rica, mas inteligente y moral en propor-
cion del nimero de asociados que adquieren aquellas dotes;
y no es cosa de morir los presents sin que veamos el
extrafto cuanto consolador fen6meno de un Estado, mas
tarde una nacion entera, asociada para costear la education
de todos en una vasta Universidad sin centro y difundida
por todo el pais, de la que las escuelas pdblicas no seran
sino las classes preparatorias de sus cursos cientificos.
A las once'del dia, toc6 al Profesor de la Universidad de
Cambridge, en Massachusetts, pronunciar la Lectura anun-
ciada en el program, cuyo texto era Sobre la ensefianza mecd-
nica y dindmica; entendi6ndose por ella la instruction, dedu-
cida de los objetos, para proceder las ideas por induccion.
En su aplicacion las mujeres obtendrian mejores resultados
que los hombres. Segun l61, una buena education no esta
limitada A atesorar conocimientos puramente intelectuales,
debiendo preceder la comprension de la cosa hl conocimiento
del nombre 6 <(palabra) En todo caso nada debiera ense-
iarse que no sea completamente comprendido. Su escuela
modelo, contendria libros sin duda, y una buena biblioteca;
pero mejor que todo esto, contendria buenos gabinetes de
historic natural, colectados por los alunifios que asi estarian
seguros de comprender sus objetos.
Esta t\ndencia A transformar la education, sacandola del
estrecho circulo de las palabras, viene de tiempo atras pro-





LAS ESCUELAS


nunciAndose, y tiene ya importantes aplicaciones en la
ensefianza prActica.
En la tarde se nombraron funcionarios para el alo
entrante, y la Comision encargada de proponerlos aconsej6
,con pocas excepciones la.reeleccion de los cesantes. El
President qued6 por tanto reelecto. Como un signo muy
indicative se puede.notar que de los cincuenta y nueve
funcionarios, treinta y ocho pertenecen al Estado de Mas-
sachusetts.
La discussion propuesta para aquella hora era, sobre
g Cudles sean los deberes que el restablecimiento de la-paz impone d
los amigos de la education, principalmente con referencia d los
libertos de nuestro pais? e
Si se tiene present que la Nueva Inglaterra fu6 el foco
ardiente de la abolicion de la esclavitud de los negros, como
es hoy el mas active apostolado de las misiones de fervientes
filantropos que son enviados al Sur A prestar A ]a raza
degradada no s6lo consejos, no s6lo instruction, sino recur-
sos pecuniarios, se comprendera cuAn vivo interns debi6
suscitar esta question. Ocho oradores tomaron sucesiva-
mente la palabra, entire ellos un joven maestro de color,
muy adelantado, A juzgar por el fondo y la forma de su
discurso.
SESSION DEL DIA 10

Los ejercicios principiaron por la oracion del doctor Cum-
mings. Pdsose en discussion, como estaba anunciado este
tema: Mdtodos de ensefiar asuntos morales. La discussion fu6
larga y animada, no pudiendo muchos obtener la palabra,
despues de haber hablado sucesivamente diez de los cir-
cunstantes.
Llam6 much la atencion la lectura del Rev. Erastus Otis
Haven, Presidente de la Universidad de Michigan, sobre
Los beneficios indirectos de la Educacion. La elevacion de las
ideas y la correction y elegancia del estilo en que estaban
expresadas, daban un interns creciente A su bella exposicion.
Coincidencias en la manera de apreciar la education, me
hacian sentir hondamente las verdades que dilucidaba.
Como he.tenido occasion de expresarlo muchas veces en
escritos sobre este punto, creia que el nifto va A la escuela
6 al Colegio, no tanto A adquirir conocimientos, como A





OBRAS DM SARMIENTO


aprender la manera de adquirirlos. Cualquiera instrucciono
que se reciba es 1itil, por cuanto ejercita la mente y la dis-
ciplina. El mero hecho de asistir A la escuela, frota por el
contact las asperezas del caracter del nifto, desarrollando
las pasiones sociales, y humillando por la sujecion A leyes
saludables el orgullo infantil. Consideraba mejor inculcar
principios, que recorder palabra por palabra formulas.
Daba mas importancia al hAbito de pensar que dura, que a
la acumulacion de hechos que constitute de ordinario la
education, que no dura. Un hombre, segun 61, nunca olvida
del todo lo que una vez aprendi6.
Concluida su lectura, hice que me fuera presentado para
ofrecerle mis felicitaciones, pidi6ndole copia de su trabajo
para afadirla al Informe que de aquel acto debia pasar, la
que me ofreci6 con otros papeles relatives a la education, y
con promesa de mi parte de visitar su Universidad en
Michigan, ya que igual promesa habia hecho al Superinten-
dente de Escuelas de Chicago, que se me habia ofrecido.
muy cordialmente, creyendo que de la inspection de sus
escuelas, sacaria algun provecho.
La iltima session de la tarde fu6 consagrada i la exposi-
cion del sistema de enseflanza verbal y lineal que debfa
hacer en la pizarra la sefiorita Melvina Mitchel, de la Escue-
la Normal de Westfield, en Massachusetts. Consistia esta
en el dibujo razonado y anat6mico del cuerpo human,
cuyos perfiles trazaba con un solo rasgo de tiza, delinean-
dolo de un golpe desde la cabeza hasta la punto del pie, y
con lines complementarias, reproduciendo piernas, brazos
y busto con perfeccion sorprendente, obra de un largo
habito. Trazaba en seguida los huesos, nombrAndolos, a
media que iban apareciendo dentro del trazado. Procedi6
despues A explicar las funciones de la respiracion, trazando
todo el mecanismQ complicado del pulmon, que s6lo tom6.
su forma aparente, cuando de un solo rasgo de tisa hubo
circundado el laberinto de lines en que se subdividia como
un Arbol el tronco del es6fago. Lo mas notable era el sexo
de este professor de Anatomia, que ya desde 1847 habia visto
ensefiada en la Escuela Normal de mujeres de West New-
ton, que visit con la sefiora Mary Mann, teniendo por
objeto esta ensefianza el habilitar a las mujeres para servir





LAS ESCUELAS


de medicos en las dolencias de su propio sexo, y en las
de la infancia.
La session de la noche estaba destinada exclusivamente a
la clausura, que debia hacerse con toda solemnidad. Dos
sillas estaban avanzadas en el proscenio, que debian ocupar
el Gobernador Andrew y el Ministro Plenipotenciario de la
Repdblica Argentina. La platea despejada de asientos en
el centro, Ilenabanla los miembros del Instituto, y la galeria
superior que discurre alrededor del salon, las sefioras de
New Haven y alrededores, ocupando el centro frente al
proscenio una banda de doscientas nifias y nifios de las
Escuelas para cantar himnos y canciones que amenizaron
el acto.
Como formula habitual se hizo conmemoracion de los
individuos del Instituto que habian muerto en el afio, y el
panegirico de sus virtudes y servicios A la causa de la
Educacion. En seguida el Presidente di6 las gracias A los
duefios de hotels, por haber bajado la mitad del.precio de
hospedaje A los Maestros de Escuelas concurrentes; y A
las families de New Haven por la hospitalidad gratuita dada
en sus casas particulares h las setecientas maestras que
habian asistido. Iguales gracias fueron dadas A loa Direc-
tores de ferro-carriles y vapores, por igual rebaja hecha en
el pasaje; y se anunci6 a su nombre que la tendrian de la
mitad del precio por tres lines distintas los Maestros que
quisiesen transportarse A Harrisburg, en Filadelfia, a la
Convencion Americana de maestros, anunciada para los
dias 17, 18 y 19 del corriente. En seguida el Presidente
anunci6 que Su Excelencia el Gobernador Andrew, de
Massachusetts, de cuya consagracion a la causa de la
Educacion hizo el mayor encomio, tomaria la palabra; el
cual avanzando al frente de la plataforma pronunci6 el
siguiente discurso:
<(En esta tibia noche de verano, A esta hora, con una
concurrencia tan numerosa, nadie, aunque diez veces mas
digno fuese que .lo que las lisonjeras palabras con que he
sido introducido, quisieran hacerme, tendria la desatencion
de dirigimos la palabra por largo tiempo. No me propongo,
pues, deciros mas que lo indispensable para expresar mi
cordial simpatia por los objetos de este Instituto, mi ardiente
y cordial buena voluntad para con l1 y para con sus miem-





' OBRAS DE SARMIENTO


bros, y mis deseos de que Ilene sus aspiraciones de future
prosperidad. Os congratulo por las auspiciosas circunstan-
cias en que ha sido celebrada esta reunion, no siendo la
menor entire ellas la de.haberse tenido en la encantadora y
bella ciudad, animada de simpatias por el saber que en
tanto estima, templo adecuado'y morada de la Ciencia y de
la Educacion. No pretend bajo ningun aspect ser un
educador, 6 un Maestro. No tengo pretension alguna a esos
dictados; pero siempre me reconoci, y me reconozco ahora
deudor a los que ensefian; y si alguna palabra mia pudiera
influir para elevar la profession que ejerceis, y darle poder y
dignidad como A uno de los primeros agents civilizadores
y humanizadores del pais, yo me haria un deber de descar-
garme asi de mi deuda, aunque s6lo fuere parcialmente.
S(Hemos estado por afio$ comprometidos en los trabajos
de la guerra, y ahora que hemos atravesado felizmente por
las pruebas de la lucha civil, se hace el deber de hombres
libres, preservar intactas las Instituciones de la libertad, y
hacer al pais digno de ser salvado,-hacerlo tan grande y
grandiose en su future pacifico, como se ha mostrado en su
present b6lico, y. consagrarnos nosotros con la misma
enefgia y celo al mantenimiento de sus instituciones que
hemos mostrado para salvarlas por las armas. Ahora, como
entonces, no basta mantenel- la posesion de lo que hemos
ganado, 6 diseminar los conocimientos ya adquiridos y ate-
sorados.
((Debemos avanzar hacia un mas alto grado de cultural.
La obra de la alta instruction de la Nueva Inglaterra debe
ser siempre una obra agresiva, misionera, 6 faltar entera-
mente a su elevada vocacion. La poblacion de tres y medio
millones de la Nueva Inglaterra, bien situada y compacta,-
no s6lo vendria a ser los mas ricos y poderosos tres millones
y medio de hombres y mujeres bajo el sol, sino que ellos
ejercerian sobre el porvenir de nuestro pais la influencia
que es el peculiar patrimonio y don del espiritu de la Nue-
va Inglaterra.
El Gobernador Andrew, cit6, en corroboracion del amor
al saber de la Nueva Inglaterra, el hecho del Regimiento
340 de Massachusetts, de cuyos soldados cuando sali6 fuerte
de mil hombres, solo doce no podian firmar con su propia
mano y en legible letra, y cada uno de los que han sobrevi-.





LAS ESCUELAS


vido sabe leer y escribir. Esto lo practicaron en el campo
de batalla, en las marchas y bajo el fuego del enemigo, y
dos de entire ellos han llevado desde entonces, en sus mar-
chas, en sus pesadas mochilas sus granAticas latinas, y
otros libros con los cuales se preparaban rendir sus
exAmenes de Colegio. Uno de aquellos que no sabian leer
cuando se alist6 en el Regimiento, ha principiado, con el
fusil al hombro, a prepararse para entrar en el Colegio.
Pero cuando capturaron el campamento de uno de los
estdpidos regimientos de Virginia, encontraron en las lis-
tas que los que podia firmar eran s6lo la excepcion de la
regla. En,un Regimiento de Massachusetts los que podian
firmar hacian la regla: en- un Regimiento de'Virginia los
que no podian eran la regla. Ahora las extensas sabanas
.del Sur estAn abiertas, y una nueva poplacion de afuera
acude a ellas, industriosa, pero selvAtica, que require edu-
cacion, mientras que el liberto esclavo, bautizado con la
libertad, esta aguardando los educados espiritus de la Nue-
va Inglaterra. De estas cosas podemos hablar aqui nos-
otros, en esta. reunion de familiar de los Maestros de Nueva
Inglaterra, no con espiritu de alabanza propia, sino con el
&nimo de llenar con ardor los filantr6picos deberes que nos
estan impuestos. Esta grande empresa ha de ser ejecutada
con aquel profundo y extenso sentimiento de filantropia
que vivifica el sistema de Educacion de la Nueva Inglaterra,
6 fallar si bien no del todo, parcialmente., Si confiamos la
direction de este movimiento,-la obra mas grande que
jamas antes de ahora se haya confiado A ningun pueblo en
Ja historic del mundo-al ojo 6 al brazo de los que hoy se
reconocen como jefes politicos del pais, cualquiera que sea
el partido a que pertenezcan, debemos condenarnos nos-
otros mismos a un mal 6xito inevitable.
El Gobernador continue sobre este punto, pero fu6 oido
con dificultad, A causa del ruido que hacian los nitios de
las galerias, razon que indujo al Presidente a interrumpirlo
A fin de reclamar el orden.
Resumiendo, el orador afiadi6 que no se habia propuesto
hacer mas como Representante official del Estado de Mas-
sachusetts, que afiadir su testimonio en favor de la causa
en que estaban alistados. Se refiri6 con placer y orgullo,
al hecho de que un Representante de la Universidad de





OBRAS DE SARMIENTO


Cambridge, el Profesor Agassiz, estaba actualmente conti-
nuando en Sud-Amrrica sus exploraciones cientificas, prin-
cipiando por la capital del Brasil, y acompafiado y segun-
dado por un estado mayor mas poderoso que el que la
moniarquia podia poner en pie, y con carta blanca en cuanto
at gastos pecuniarios, dada por la munificencia de ciudada-
nos altamente ilustrados de la ciudad de Boston; y que
habia sido recibido por Su Majestad el Emperador del
Brasil, en t6rminos que mostraban su entero reconoci-
miento del valor del saber y de la ciencia, y de la supe-
rioridad de los titulos del saber, sobre todo otro cualquiera,
y qtte predisponian a disculparlo de ser un Emperador.
Hizo present tambien, como un signo consolador, que los
institutes de instruction habian prosperado durante la
guerra, y en su Qondicion pecuniaria habian alcanzado a
mas alta position que la que tenian antes (1). Especial-
mente aquella celebrada Universidad de Nueva Haven por
nuevas adiciones A su tesoro, se habia hallado en aptitud
de echar cimientos mas anchos y profundos que ,los que
habian servido a su primer establecimiento.
Estos hechos estaban destinados A animar a los educado-
res con la seguridad de obtener apoyo no s61o moral sino
material, cuando recordAsemos que estos tesoros derrama-
dos profusamente en el regazo del Saber, vienen de un
pueblo que estaba sangrando por todos los poros en el civil
conflict. Por bendicion de la Providencia habia caido una
lluvia de riqueza y prosperidad sobre el pueblo de Nueva
Inglaterra, mientras que la sangre de sus hijos se derrama-
ba adn desde el Atlantico al Rio Grande, y desde el Ohio
hasta el Golfo de M6xico, en cada estrecho, golfo 6 bahia,
donde los truenos de Farragut, Porter y Dupont conmovie-
ron el oc6ano, 6 sobre las montafias donde Hooker, por
sobre las nubes, hizo lover rayos encima de la rebellion.
Pero en los valles donde han quedado sus muertos, como
las hojas marchitas de otofio, alli brota el pasto fertilizado

(1) La suma-pagada por las ciudades y pueblos, por mpuestos voluntarlos, para
el sosten de las escuelas p,'blicas (incluyendo solamente salarlos de maestros,
lefia y cuidado de las piezas), fud de 1.536.314 pesos en 1865, 1.434.019 en 1864, lo
que hace un aumento por este afio de 102.299, y sobre cualquier otro afio anterior
de 35.833 pesos.-Address of His Excellency John Andrew to the Legislature of Mas-
sachusetts, January 6, 1865.





LAS ESCUELAS


por la sangre de nuestros hermanos 6 hijos. En memorial
de sus heroicas vidas, y agradecidos a sus sacrificios, no
dejemos de sembrar la semilla de las ideas de Nueva Ingla-
terra, en el terreno arado con sus sables, y humedecido
y enriquecido con su sangre, estableciendo alli el espiritu
de libertad y verdad, y el indomable amor a la patria por
la cual murieron.)
El Gobernador Andrew fu6 muy aplaudido al concluir
este elocuente discurso. El orfeon de nifios cant6 en segui-
da el Tramp, tramp, con muchisimo efecto. El Presidente
anunci6 entonces a la asamblea que el sefior Sarmiento,
Ministro Plenipotenciario de la Repdblica Argentina, diri-
giria, como habia sido anunciado en el program de los
ejercicios de aquel dia, algunas palabras en espafiol, de
cuyo significado daria cuenta el Profesor Greenleaf de
Brooklyn. Para satisfacer la curiosidad de la concurrencia
que a este anuncio avanz6 de los extremes de la sala hasta
aglomerarse sefioras y caballeros en torno del proscenio
que hacia veces de tribune de las arengas, afiadi6 el Pre-
sidente algunos detalles sobre la Repdblica Argentina.
Habianse circulado entire algunos unos cuantos ejempla-
res de un opdsculo recientemente publicado en Nueva
York con el titulo de The Argentine Republic, its Resources,
Character, and Condition. Apoyandose en sus asertos indic6
que aquel pais gozaba de instituciones libres semejantes a
las de los Estados Unidos; que habia complete libertad de
cultos y que los habitantes se distinguian por sus costum-
bres hospitalarias, como la Repdblica por los progress
que en todos respects habia hecho en estos l1timos afios,
teniendo muchos ferro-carriles en ejercicio y otros en cons-
truccion, y lines de vapores que lo ponian en rApido con-
tacto con la Europa, y otras que servian a la navegacion
interior del Rio de la Plata, solo inferior al Mississipi en
extension y caudal.
Esta introduction, tan favorable entire gentes como las
que estalian alli reunidas, que abrazan toda la Am6rica del
Sur en una confusa nocion de paises semi-barbaros entre-
gados a incesante guerra civil, y la novedad de oir hablar
en espaiol, donde no habia entire dos mil personas sino el
Profesor Greenleaf, de Brooklyn, que lo entendia lo bastante
para traducirlo, hizo que fuese acogida con singular inter6s





OHRAS DE SARMIENTO


-lastraduccion que se lesdi6 de las siguientes palabras del
Ministro:
<(SENORAS Y SENORES: Tengo el sentimiento de no poder
dirigir la palabra en ingl6s al Instituto Americano de Ins-
truccion. Temeria lastimar el oido de los mas instruidos 6
inteligentes maestros del mundo, si quisiera expresarme
en un idioma que no poseo suficientemente.
Dir6, pues, dos palabras, sirvi6ndome del mi>o.
Dos grandest imponentes especthculos, anicos hoy en el
mundo he tenido la fortune de presenciar en los Estados
Unidos: la Revista en Washington de doscientos mil solda-
dos que volvian 6. sus hogares cubiertos de gloria por haber
salvado en cruentos campos de batalla las instituciones de
su pais, y este trig6simo s6ptimo aniversario del Instituto
Americano de Instruccion, en que bajo la direction de hom-
bres eminentes por su saber 6 inteligencia pasan revista
los Maestros que preparan a la present generation, para
no necesitar del terrible medio de la guerra; difundiendo A
manos llenas la instruction, que da solution facil a todas
las cuestiones, por medio de la razon y de la 16gica, que
son el rifle y el cation con que Dios dot6 al hombre.
Tengo el honor de representar en los Estados Unidos de
Norte-Am6rica, A las Provincias Unidas en Sud-Am6rica, y
encargo de mi gobierno de estudiar los progress de la edu-
cacion pdblica de este pais, como el secret de la prosperi-
dad, libertad y grandeza; y en el Informe que habr6 de
pasarle sobre los primeros resultados de mis-investigaciones
me mostrar6 envanecido de haberme hallado en esta re-
union de sabios y de maestros, como daria cuenta de una
grande victoria ganada por la civilizacion.
Para probaros que algo ha andado nuestro pais en el
camino en que tantos bienes han asegurado los Estados
Unidos, os presentar6 en mi mismo una prueba de que se
estima en much la education. Yo soy, y me honro de ello
un Maestro de Sud-Am6rica. He sido Superindente de
Escuelas y dirigido la education comun: he sido Senador,
y contribuido A la sancion de leyes para difundirla: he sido
ministry de Gobierno, y firmado decretos para la ereccion
de cien edificios de escuelas. Soy Embajador, y como lo
veis por mi solicitud en concurrir a. este acto, y hallarme-





LAS ESCTELAS 79

en medio de vosotros, me conservo aun, por simpatia y
vocacion,Maestro de Escuela.
De mi pais s6lo os dare una idea. Cuando lleg6 la noticia
de la trAgica suerte que cupo al Presidente Lincoln, el
Congress Nacional argentino, como la.Convencion francesa
al saber la muerte de Franklin, orden6 que el pueblo lie-
vase luto, para honrar su memorial; y la Legislatura del
Estado de Buenos Aires, que el primer pueblo que se fun-
dase se llamaria Lincoln para perpetuar su simpatico nom-
bre entire nosotros. Nuestras instituciones son las vuestras,
y nuestros esfuerzos se dirigen a seguiros en el camino que
dejais trazado a la imitacion de todos los' pueblos.))
Mr. White, Superintendente de Escuelas del Estado de
Massachusetts, y sucesor de mi antiguo amigo Mr. Horacio
Mann, de tan grato recuerdo para los amigos de la educa-
cacion pdblica, tendra la bondad de leer, si el tiempo lo
permit, algunos pensamientos mios que os manifestaran
en cuanto yo estimo personalmente la noble profession de
Maestro de Escuela (4). *
Para los objetos de este trabajo este es su lugar y sigue
inmediatamente a la conclusion del acto, que vamos des-
cribiendo.
Con esto se di6 por terminadas las sesiones del trigdsimo
s6ptimo Instituto Americano de Instruccion, retirandose el
Gobernador Andrew, y descendi'endo los demas profesores
y el Ministro argentino 6 la platea A mezclarse con la
numerosa concurrencia, que se agrupaba en torno del
hubsped a significarle sus simpatias con aquellas usuales
demostraciones populares de los Estados Unidos que por
el moment suelen hacer gravosa la carga de la popula-
ridad.

(1) Se dl6 lectura en esa occasion de una de las mejores pdginas del autor: los
maestros de escuela, que se halla en el tomo IV, pig. 409 de estas obras. (N. del E.)














ASOCIACION NATIONAL DE MAESTROS



No me fue possible, ni entraba por ahora en mis prop6si-
tos su objeto, asistir a la reunion de la Asociacion Naiio-
nal de Maestros, fijada para los dias16, 17 y 18 inmediatos;
reservindome hacerlo cuando haya de ocuparme mas
inmediatamente de lo concerniente a los sistemas de edu-
cacion comun. Me limito por tanto A transcribir la relacion
que de ella hacen los papeles puiblicos.
((La Asociacion Nacional de Maestros, dice uno de ellos,
abri6 su session annual en la casa de Justicia en Harrisburg,
(capital de la Pensylvania) el 16 y la cerr6 el 19. Habia sido
precedida el dia antes, por la reunion de la Asociacion de
Escuelas Normales en el Capitolio, en la que el Profesor Hart,
de Connecticut, propuso un plan para el establecimiento
de una Oficina Nacional de education en Washington.
Adopt6se despues de discutido, con una enmienda unani-
memente aceptada, proveyendo que una comision de siete
de otros tantos Estados presentase al Congreso una peticion
para que destine tierras 6 fondos consagrados al estable-
cimiento de Escuelas Normales en cada Estado. ucupi-
ronse muy especialmente de las necesidades de los libertos.
((La reunion fu6 mas numerosa que de costumbre, habien-
do para favorecerla, reducido los precious de pasaje todos
los ferro-carriles en favor de los concurrentes de todos los
Estados. Muchas personas notables se hallaron presents,
y algunas de ellas pronunciaron discursos, como los Gober-
dadores Curtin, de Pensylvania, y Braford de Maryland. El
ultimo dijo que mientras tuviese el pais education univer-
sal, se cuidaria poco de oponerse al sufragio universal. Pre-
sidi6 el Profesor Greene, de Rhode Island, y ley6 un discurso





LAS ESCUELAS


Ileno de animacion. Vale la pena de reproducir la part
que fu6 recibida con continuados aplausos.
((Debe difundirse la education por todo el Sur. Blancos y
negros, ((blancos pobres)) y blancos ricos, todos deben edu-
carse. Dejarlos sin education es preparar una nueva guerra
civil. Mantener celos perpetuos, odios y abusos, como ha
sucedido durante los pasados treinta afios, es s6lo agrandar
el cancer que ha estado royendo la parte vital de nuestra
repdblica. ,Subsistirh esto por mas tiempo? Caballeros de
esta asociacion, revistamos la armadura para entrar en lisa,
y hagamos frente a las exigencias de nuestros tiempos.
Antes de la guerra, ningun Maestro del Norte era osado de
discutir toda la verdad en presencia del Sur. NecesitAbase
un c6digo de moral para el Norte y otro para el' Sur. No
podia haber libertad de discussion en todas nuestras con-
tiendas political. Los del Sur podian hablar ante nuestros
auditorios del Norte, y expresarlibremente sus sentimientos,
y aun impugnar sin peligro nuestro modo de ser y nuestras
instituciones; pero desde que un hombre del Norte inten-
taba en el Sur manifestar sus sentimientos en general, con-
denando las instituciones del Sur 6 la vida del Sur, era
forzado A abandonar el pais. ,Ha de ser asi ahora? ,No
podremos ir osadamente a los Estados del Sur los educa-
dores y ensefiar la verdad? Si tal sucediera, pido a Dios que
la ley marcial prevalezca en cadaEstado del Sur, hasta el
dia en que los hombres del Norte puedan discutir sobre
asuntos morales, politicos, educacionales, religiosos, socia-
les con tanta libertad en el Sur como en el salon Fanueil !)
((Leyeronse cartas del General Doubleday, del Profesor
Weyland, del Rector Hill, del Colegio de Harvard y del
General Howard. El uiltimo esperaba obtener de la asocia-
cion algun bien digerido plan para las escuelas -de libertos.
((Leyeronse trabajos sobre el ((Mecanismo de las Escue-
las))-sobre establecimiento y sosten de Escuelas Normales
-sobre el. m6todo fon6tico de ensefiar a leer-y el mejor
m6todo de ensefiar los clAsicos.
((Un dia fu6 destinado a. visitar el campo de batalla y
cementerio national de Gettysburg. La comision nombrada
en la pasada session para examiner el sistetria de Oswego
del ((objeto de la ensefianza)) inform al fin aprobandolo.
ToMO xxx.-6





OBRAS DE SARMIENTO


< minas de carbon de piedra de Mauch Cunk.


MASSACHUSETTS

BOSTON, CONCORD, CAMBRIDGE

Habia asistido ya A las sesiones del Senado de la Educa-
cion reunido en Nueva Haven. La Asamblea General de
los Estados Unidos funcionado en Harrisburg. Estaba
anunciada la convocacion de lo que llamariamos la Legis-
latura de Estado en la ciudad;que lleva la delantera y dirige
el movimiento general, y me dispuse A asistir A ella.
Un vapor-palacio, como s6lo se ven en el rio Hudson, con-
duce por el canal llamado la Sonda A Newport, lugar cole-
bre de bafios, y arranque del ferro carril que lleva A Boston.
Al pisar el suelo de la Nueva Inglaterra, sorprenden al via-
jero extrafios contrastes. El ferro-carril atraviesa panta-
nos, cruza extremes de ensenadas que A cada rato hace el
mar sobre terrenos bajos y est6riles. El bosque tan lozano
siempre en los Estados Unidos aparece mas allA, pero tan
pobre es el terreno que las eficinas y pinos parecen mas
bien arbustos y matorrales. Algunos manzanares se aper-
ciben aqui y alli, con sus ramas enfermizas, y sus troncos
musgosos, revelando una existencia trabajosa y miserable.
&Y es este suelo el de la Nueva Inglaterra que el econo-
mista francs ve levantarse desde el fondo del oc6ano, A
disputar A la Europa el cetro de la industrial y el comercio?
No hace un afio empero A que el Gobernador Andrew, en
un discurso ante una sociedad de Agricultura resumia en
estas bellas frases la situation de aquellos seis Estados,
que ocupan Area no much mayor que la Provincia de
Buenos Aires, y con la mitad menos de terreno utilizable.
< Asi de toda el Area de la Nueva Inglaterra, decia, poco
mas de tres d6cimos de su superficie han entrado hasta
hoy en la categoria de tierras cultivadas. Con poco mas
de tres millones de habitantes, sobre suelo reputado est6-
ril, bajo clima llamado ingrate; la Nueva Inglaterra en
1860, habia acumulado una suma de riqueza invertida en





LAS ESCUELAS


tierras, ferro-carriles, fabricas, buques y- t6dos los variados
products del ingenio y gusto que revelan la industrial y
riqueza de un pueblo muy cultivado, de no menos de dos
millones de dollars. Mientras tanto ha podido subminis-
trar mas de medio million de sus propios hijos 6 hijas para
que vayan fuera de la Nueva Inglaterra a engrosar la po-
blacion de otros Estados; y sus economies, asi como ha
esparcido sus hijos, estan empleadas en todo Estado, en
cada caida de agua, mercado, mina 6 empresa de industrial
Si su poblacion fuera en toda ella tan densa por milla cua-
drada, como la de Massachusetts, cuyo suelo en general
pasa por el menos f6rtil de los seis Estados, subiria su
ndmero a diez y cuarto millones de almas, las cuales con
un aumento correspondiente de riqueza representarian en
propiedad de todo g6nero un valor de mas de siete millones
de pesos. Cuando tenemos en cuenta que el aumento de
la riqueza ha excedido siempre por much al crecimiento
de la poblacion, se nos present el espectaculo de una fuerza
numerica y de un ahorro econ6mico, como recompensa
de nuestra inteligente industrial, capaz de inconmensurable
expansion, que augura para la Nueva Inglaterra un encum-
arado y poderoso puesto en la historic del porvenir.
(c La diversidad de vocaciones a que su pueblo se-consa-
gra, es no s6lo variada sino universal, puesto que abarca
cuanta industrial se conoce, y se extiende en todas las direc-
ciones de la accion y del pensamiento human. Poseyendo
todas las facciones y peculiaridades de una vida esencial-
mente rural, sobre una gran parte de su dominion, sus habi-
tantes son labradores y propietarios A la vez; pero al pro-
pio tiempo llevan el resto del pais a los peligros del mar
como pescadores y balleneros, subministrando asi marine-
ros y marines en nimeros desproporcionado A su poblacion
masculina: levanta en cada corriente de aguas sus fabricas
de algodon y de lana: en cada villa establece sus miriadas
de artesanos de todos oficios; a lo largo de toda 'la costa
construye naves, fabric armas de todas classes y calibres,
artilleria de sitio y buques de guerras encorazados; y hace
joyas, instruments de mdsica, tapto como anclas, mAqui-
nas de vapor, sombreros y zapatos. Cultiva tabaco en el
valle de Connecticut, y donde el terreno se presta A ello,
como tambien maiz, vegetables, henoy forrajes por toda la





OBHAS DI SARMIENTO


Nueva Inglaterra. No s6lo hielo y granite, sino azdcar (de
maple) hacen parte de su production, y son fuente de ganan-
cia al propio tiempo que de comodidad y lujo. De los ferro-
carriles ha hecho un vehiculo dom6stico, puesto que sus
trenes pasan casi por cada villorrio y por toda poblacion
considerable. La mdsica de su silvato no espanta ya el
caballo del labrador, ni la proximidad de la atronadora
de la locomotive, renegando y gimiendo bajo el peso de la
carga, y con la precipitacion de su impetuoso espiritu, per-
turba la ecuanimidad de la ansiosa matrona, cuidadosa por
la seguridad de sus hijos.
((La costurera en el liogar dom6stico, 6 en el almacen,
donde el trabajo se asocia al capital, ayudada por la mb.-
quina de coser, uno de los recientes dones con que la in-
vencion mecanica ha beneficiado a la mujer, por no decir
al hombre; el tejedor al lado de su telar, que parece que
piensa, al mismo tiempo que trabaja; y que casi habla: el
zapatero estaquillando una bota de un golpe: el labrador
que llena un corro con dos paladas de su pala a vapot, y lo
vuelca con s6lo tocarlo; el cosechero que rastrilla y entroja
suheno, siega, trilla y mide sus dorados granos, casi sin
fatiga, sirvi6ndose de astutas mnquinas, son unas pocas
entire mil pruebas de lo que puede la humana voluntad, la
inmortal inteligencia del alma humana para ejercer el
dominion que Dios di6 al hombre sobre todas las cosas que
existen en la tierra, toda vez que sepa echar un puente
sobre el golfo que separa la material del espiritu. Ni es esto
todo. Para las cosas invisible 6 impalpables, que cual
fuerzas ocultas existen en los vastos abismos de la natu-
raleza-el cal6rico, el vapor, la electricidad, el manegtismo
y la luz misma; los misterios de las ciencias, tan asombro-
sos y augustos que parecen remontar a las celestes esfe-
ras, y arrastrar el alma, at6nita contemplandolas, fuera de
las regions de lo conocido, y de los dominios de la razon,
estascosas, todas ellas, amansadas, adiestradas al uso del
hombre, son g6nios familiares por cuyo medio se hacen
mil milagros al dia, sin que el espectador se admire de
ello, y sin preocupafnos con la idea de estar ya contemplan-
do hasta el pensamiento de Dios mismo. Aquellos caballos
alados, puestos al arado, at telar, at carro de viaje, car-
gando pesos, moliendo metales, hendiendo granito, amarti-





LAS ESCUELAS


llando hierro,6 bien tejiendo telas delicadas para ornato y
lujo, 6 aquellos avisos transmitidos por la migia del rayo,
estAn aumentando todos los dias en ndmero y poder, pues
que hacia tiempo que afiadian fuerzas mecanicas al poder
industrial de Nueva Inglaterra, equivalentes A las de
muchos millones de hombres......
((Ella estA destinada en el largo y trascendente porvenir
de la Repuiblica A ser la grande influencia conservadora
entire los Estados. Dos siglos y medio habia que su pue-
blo guardaba el fuego vestal de la Libertad pdblica y parti-
cular, ardiendo con brillo en sus diminutas democracies
municipales.
Sumisos al orden y consagrados al trabajo, como tambien
al amor de la libertad individual, habian adquirido por lo
menos aquel instinto que sabe distinguir entire la licencia
y la Libertad, entire la passion del moment y la solemne
decision de la ley. Poseen las tradiciones de la Libertad,
han heredado ideas de gobierno, y en su sangre y en sus
huesos Ilevan sin saberlo tendencies de raza, que se elevan
a la altura de recuerdos, y que son mas permanentes que
las opinions. Por el trabajo de mas de siete generaciones,
han adquirido y mantienen su titulo-y sus posesiones. La
dignidad del propietario, la santidad de la familiar, la solem-
nidad del deber religioso, la importancia de desenvolver
por la education la inteligencia, la autoridad legitima del
gobierno, la legitimidad de la propiedad bien adquirida 6
heredada, como que viene del propio sefiorio inajenable
del hombre, y de los derechos de la naturaleza humana;
la libertad de adoracion, la idea del deber human, gene-
ralizada y sostenida por la conciencia de su destino inmor-
tal, estan igualmente embebidas en las tradiciones y con-
vicciones de la inmensa y dominate mayoria de nuestro
pueblo.
((Si alli hay algo que los hombres puedan Ilamar radica-
lismo, 6 tengan por qu6 temer peligrosas discusiones teol6-
gicas6 political, yo apelo A la humanidad entera-en prue-
ba de que no hay aqui nifio tan humildemente nacido que
no tenga A su alcance todo el saber que se ensefia en las
escuelas; ni ciudadano tan pobre que no pueda aspirar a
las recompensas del m6rito, 6 de una honrada diligencia;
ni tan d6bil que no le alcance la protection de leyes igua-





OBRAS DE SARMIENTO


les; ni tan alto que se substraiga A sus restricciones; ni
iglesia ni obispo capaz de imponer creencia 6 rito A con-
ciencias no convencidas; ni culto pacifico y piadoso que no
est6 protegido por el Estado. De este modo esta la Libertad
asentada, y la Ley apoya A la Libertad; la Educacion popu-
lar presta inteligencia & la Ley, y orden A la Libertad,
mientras que la Religion, libre de todo arbitramiento hu-
mano entire el alma del hombre y el trono del Infinito, esta
en aptitud de imprimir en la conciencia individual todos
sus supremos mandates, y su celestial ensefianza... B
Esta es la Nueva Inglaterra, la cuna de la Repdblica mo-
derna, la Escuela de la America entera !
Como A mi Ilegada A Roma, el acaso me llev6 A hospedar-
me al pie mismo del Capitolio, con lo que pude desde luego
recibir las impresiones que la contemplation del fragmento
de la antigua Roma que de alli se extiende hasta las terms
de Caraccalla deja en el Animo, sin la vista de la- ciudad
modern, asi, hospedado en Boston, en Tremont House,
hallabame sin pensarlo en la parte central de la ciudad en-
tre la soberbia casa de Gobierno acabada de construir, y los
campos comunes, magnifico y extenso parque con arboledas
y jardines, en uno de cuyos extremes estA el espacioso
frente del City Hall, precedido por una explanada cubierta
de verdura.
Tremont significa los tres montes 6 colinas. Apenas hube
dado un paso al dia siguiente, encontr6me con la estatua de
Franklin, que se alza al frente de la soberbia casa de Go-
bierno recientemente construida.
Franklin con su risuefio y plAcido semblante descansa
sobre un pedestal, en cuyos cuatro frentes hay bajos relie-
ves conmemorando algun rasgo notable de su vida. En uno
est& representado en mangas de camisa, corrigiendo prue-
bas en la prensa: en otro toca con la llave el hilo de la
pandorga con que comunic6 con la electricidad de las
nubes. Abajo esta el exergo: ( trumque tyrannis.> Firma en otro el acta de la Indepen-
dencia, como Diputado al Congreso, y en el dltimo el
tratado de reconocimiento. Es Franklin el santo yankee,
y hasta la placidez habitual de su fisonomia, creo que ha
legado A sus compatriotas. Pero lo que es la obra inmortal
suya, es el espiritu national en cuanto A abrirse paso cada





LAS ESCUELAS


uno, cualquiera que sea el punto de partida, aprendiendo
mientras vive, no desesperando nunca, y making money, como
4l aconseja. Los legados en favor de la education lo tienen
por patrono; el buen sentido del buen hombre Ricardo, es
la moral en accion A cuyos preceptos antiguos, 61 agreg6
uno nuevo: sed ricos. Entre la moral evang6lica y la se-
gunda edicion de Franklin hay esta afiadidura, si no es
correccion 6 apendice: enriqueceos. Los self made men, norte-
americanos, los hijos de sus obras descienden de Franklin
en linea recta. Lincoln, Johnson, son los Presidentes de
su hechura. ((Cuando yo trabajaba en la imprenta, decia
Franklin.) ((Mi modo de ganar la vida me hace andar por
los tribunales, decia Lincoln, por decir que era abo-
gado.))
Del Capitolio de Boston volvi al Campo Comun de la ciu-
dad, vasto parque, cubierto de Arboles, con lagos y jardines
que sirven de solaz A la ciudad. A un extremo sobre la
elevacion del terreno se levanta el City Hall, 6 Ayunta-
miento, de aspect imponente. A su frente se extiende en
declive un espacio de verdura en quese ostentan dos enor-
mes vasos de bronce, y entire ellos A un lado y otro se levan-
tan igualmente en bronce las estatuas de Webster, el cole-
bre orador, de Horacio Mann, el San Pablo de otra aplicacion
mas eficaz ydirecta de ladoctrina evang6liea A la felicidad
y moralidad del hombre, h la grandeza de los Estados, a la
dignidad y elevacion de la raza humana.
No es de todos los dias hallarse al pie de la estatua de un
hombre A quien hemos tratado en vida, y que podriamos
llamar amigo, y acaso colaborador en un mismo campo,
nutridos de las mismas ideas, aunque con capacidades y co-
sechas diversas, segun que el terreno en que se sembraron
estaba arado 6 inculto. Esa fijeza de la mirada, que no esta
muerta sin embargo: aquella expression de serenidad men-
tal que el artist le imprime; esa p6rdida que uno no siente,
pues que se ha desprendido de las materials perecederas
para revestir la eterna del bronce; esta vista del que fu6 y
cuyas facciones reconocemos, echando menos la palabra
que-ya no sale afectuosa de sus labios, causan emociones
que no acertaria A. describir. Tentaciones venianme de sa-
ludarle, de aplaudirle, de sonreirmele, de preguntarle si
se acordaba del viajero que hosped6 en West Newton en





OBRAS DE SARMIENTO


1848 y A quien escribia mas tarde A Chile con motivos de
education.
Un dia despues me hallaba en Concord, pequefia y anti-
gua villa rural de Massachusetts, residencia de Mrs. Mary
Mann, a quien me proponia visitar. En Concord se dispar6
el primer tiro de la revolution de la Independencia. A la
sombra de los Arboles, a la orilla de un pequeflo arroyo, una
modest column de granito recuerda con simplicidad anti-
gua, el lugar mismo en que se derram6 la primera goia de
sangre en aquella guerra destinada a traer la mas porten-
tosa revolution humana. Aqui estaban los ingleses, dice
la inscripcion, <(del otro lado del arroyo la milicia, y la
mirada se vuelve instintivamente al ver el punto donde
estuvo 6 debi6 estar formada, pues la fisonomia del terreno
no ha cambiado en nada; el arroyo sigue corriendo, esos
son los arboles que presenciaron el hecho, acaso estamos
pisando la misma plant de pasto que la sangre del soldado
caido enrojeci6. En Lexington esta otra column conme-
morativa de un segundo encuentro de la milicia y de la
muerte de tres americanos; pero carece de aquella sim-
plicidad de concepts la pomposa inscripcion, como si ya
la vanidad humana desluciese la noble naturalidad del
sentimiento espontAneo.
Concord no ha perdido de su rusticidad primitive, con
los modernos progress de las ciudades americanas, aun-
que en la gracia y frescura de las casitas aisladas y som-
breadas de Arboles, en la general compostura de los
habitantes, en el confort interior de las habitaciones, seria
Concord un modelo de vida rural civilizada, sin que le
dafe no tener empedrado, ni alumbrado pdblico, 6 insi-
nuarse la extremidad de un ci6nago aqui, aparecer el
cercado de la chacra de maiz acullA, asomarse el bosque
por todas parties A lo largo de ciertas calls sin edificios.
Estaba la naturaleza de gala, en aquellos dias de Octubre
y Noviembre que se llaman el verano del indio, como entire
nosotros el de San Juan. Es inconcebible sin verlo, la
riqueza y brillo de los colors que toman las hojas de
otofio en la Nueva Inglaterra. MAudanse de obsequlo a
Europa, composiciones hechas artisticamente con estas
hojas en que el carmin se prodiga, al lado del 6palo y la
esmeralda, como diria Marmol. Un bosque asi esmaltado





LAS ESCUELAS


despuntaba A un extreme de los rastrojos, aun con el
maiz sin cosechar, cuyos cercados ligeros de rajas de
madera no interrumpen la vision. Dorabanlo los rayos
oblicuos del so'l al acercarse al ocaso; y tan artistic y
diAfana se presentaba la combination de Arboles colora-
dos, amarillos, verdes, musgos, y de otros matices que
mas bien juego del capricho de un pintor que no realidad
vulgar par'ecia. Deteniame minutes estatico en la contem-
placion de aquella bUlleza incomparable, y hubidrame res-
tregado los ojos para asegurarme de que no era victim
de las ilusiones de ensueflos felices, si no sintiese que mi
imaginacion no es, ni cuando dormido, capaz de inventar
fantasias iguales. Avanzaba algunos pasos para detener-
me a contemplar de nuevo el bosque, cuya iluminacion
iba cambiando A media que el sol declinaba, hasta que
sin propon6rmelo, entire detenerme y avanzar, como atraido
por un encanto, en una hora me hall al pie del bosque,
sin que desde tan cerca perdiese nada de su brillo aquella
pintura. Cuatro dias despues volvi A recoger hojas, como
veia en todas las casas en jarrones 6 albums; ipero hay!
una helada habia sobrevenido y descolorido un tanto los
matices. Desde lejos vi que ya no era mi bosque encan-
tado de la Nueva Inglaterra, el poema del otofio, que no
escribirA nunca el poeta, que no fijara en la tela el pintor,
por miedo que se rian de su capricho. & D6nde se han
visto Arboles lacre puro, 6 carmin transparent descollando
sobre fondos verdi-negros de pinos, con bandas y cenefas
amarillas azafran ? Esto es s6lo para visto. Afortunada-
mente otras personas habian andado mas diligentes, y de
Concord, de Rhode Island, de Nueva York, tengo hojas
escogidas de que se hace present A los amigos/ Entre
aquellas escenas rurales, sorprenderia, si alli no fuese,
encontrarse con celebridades en las letras 6 en las ciencias.
Reside en Concord, R. Waldo Emerson, poeta y autor de
varias obras filos6ficas que lo revelan pensador profundo,
y los que le acusan de metafisico le reconocen sin embar-
go, genio.
Para hacerme los honors de la hospitalidad, Mrs. Mann
habia invitado A este distinguido vecino, A acompafharme
A tomar el pavo traditional, que es inmolado de tiempo
inmemorial A los dioses penates en la Nueva Inglaterra, y





OBRAS DE SARMIENTO


en los dias de alegria. Habiase sorprendido Mrs. Mann al
leer mis cartas noticiandole que tambien en mi Concord
(San Juan) se estilaba mandar un pavo de bienvenida al
recien llegado, si no era invitado a comerlo en la casa
amiga.
Mrs. Peabody, hermana de Mrs. Mann, y resident en
Concord, ex profesora de Historia en el institute del doctor
Lewis en Lexington, que visitamos al dia siguiente, y
autora de various textos de ensefianza.de su ramo especial
y de otros de education; muy versada ademas en la lite-
ratura americana, puesto que pudo sefialarme las obras
mas notables que ha producido la Am6rica y debia afiadir
A mi biblioteca.
El institute de Lexington es una innovacion en los m6-
todos y formas de la ensefianza, que tiene por base, como
entire los griegos, el desarrollo de las fuerzas fisicas, con el
ejercicio artistic de los mdsculos. Un discipulo del Dr.
Lewis exponia su m6todo en Londres en estos terminos:
((La education de los griegos se dividia en dos ramos,
que comprendian todo su m6todo disciplinario, para la
juventud y la edad provecta; y estos ramos eran la gimnAs-
tica para el cuerpo, y la misica para el espiritu, entendiendo
por muisica las materials presididas por las Nueve Musas,
tales como historic, poesia, matemAticas, pintura, 16gica, etc.
Ponian en primera line la gimnastica y le conservaban
siempre ese puesto; y este sistema de education seguido
por los romanos, por los nobles en la edad media no se
habia perdido sino en estos tiltimos tiempos, y era el
objeto de los trabajos del Dr. Lewis volver A la gimnastica,
su antigua y necesaria colocacion al frente de toda educa-
cion mental. Los ejercicios por l61 inventados, no tienen
por objeto como es general en los sistemas gimnAsticos en
uso, exagerar las fuerzas humans, sino simplemente edu-
car los movimientos de los miembros, ejercitado cada uno
segun una discipline especial. La mujer es el objeto prin-
cipal de esta ensefianza. a Entre los resultados fisiol6gi-
cos, ahade su expositor, puedo decir con verdad tambien
que no es menor de los producidos, el sim6trico desenvol-
vimiento muscular. Para cada mdsculo, el Dr. Lewis ha
inventado movimientos. Ninguna clase de mdsculos recibe
mas atencion que el resto. El resultado es el cultivo bello





LAS ESCUELAS


arm6nico, complete, de todo el cuerpo. Una larga series de
movimientos, sin embargo, estan destinados A contrabalan-
cear las tendencies de nuestra vida modern; especial-
mente de nuestra vida escolar A deprimir y estrechar el
pecho, A conservar las espaldas. El gran peligro de la
raza sajona es la debilidad pulmonar; y nuestra gimnAs-
tica dirigiria hacia' ese punto su maquinaria higi6nica-
S6lo puede hacer alusion al peculiar beneficio de ejecutar
todos estos movimientos corporales al compas de la mu-
sica. Cualquiera desarrollo muscular que siga, se asociara
mas y mas con la inteligencia y la voluntad, hasta que al
fin todo el ser parece imbuido en el principio musical,
vitalizado por algun soplo de armonia, gracia, y seguro
despejo.)
Lo que presenci6 en Lexington confirm estas indicacio-
nes. Estos juegos gimnasticos se ejecutan sin aparatos
auxiliares, y simplemente por movimientos corporales va-
riados al infinite, y regidos por el compAs de la mdsica que
hace armonioso el conjunto, como los movimientos milita-
res. Estos ejercicios se han generalizado a las Escuelas
y Colegios, para corregir los defects y torpor que provie-
nen de la inmovilidad, y para los fines director de su
introduction en la ensefianza. Muchos libros los explican
con laminas; y seria important su generalizacion en la
Am6rica del Sur.
Asisti tambien a las lecciones de matematicas que se
daban A las niftas; y mas me llam6 la atencion la clase
de Shakespeare, en que un professor de nota las ensefia A
leerlo, comprenderlo, y reproducir su pensamiento. I Que
efectos debe producer en la discipline del espiritu, mejor
que las reglas de la gramatica, 6 la ret6rica, este studio
sobre un autor clasico de la lengua, un gran poeta y pensa-
dor! Vueltos de Lexington pas6 otro dia con Mr. Waldo
Emerson, en aquellos coloquios, que tan de suyo vienen
y se prolongan entire hombres que representan paises, lite-
raturas, civilizaciones y costumbres distintas y sin em-
bargo, afines, y que se ponen en inmediato y personal
contact por la primera vez. Hablabamos de todo, de edu-
cacion, de escuelas, delclima. c((Nieva en su pais?) me
pregunt6. a Poco ), respondi.- (La nieve, repuso, contiene
much education.)) Yo me qued6 parado, dando tiempo





OBRAS DE SARMIENTO


a que se desarrollase la series interminable de pensamien-
tos que esta expression de forma nueva despierta. La nieve,
el largo invierno, la reconcentracion de la familiar en torno
de la chimenea, la accion moral de los mayores, las families
del Norte y las del Sur.
En Boston fui presentado al Dr. George H. Emerson, uno
de los patriarcas de la education en Massachusetts, funda-
dor del Instituto Americano de instruction, miembro del
Consejo de Educacion cuando fu6 nombrado Secretario
Mir. Mann. Doctor en leyes y maestro de Escuela desde su
juventud, habia tenido la direction de una de sefioras y
sido 61 uno de los que elevaron la education del bello sexo,
hasta entonces limitada. Llev6me A la iglesia unitaria de
que era miembro, y pasamos un domingo, seis horas, en
inmediato contact. Confirm6me en la idea de la supreme
influencia ejercida porMr.Mann en el desarrollodel sistema
de Escuelas Comunes, dici6ndome que al encargarse de la
Secretaria del Consejo, habia abandonado para ello su
carrera de abogado que'ntonces le prometia una fortune y
su position political que era respectable, no siendo por-otra
parte su vocacion la education, puesto que por dos afios,
conferenci6 con Mr. Emerson sobre la prActica relative A
escuelas, no siendo de propia inspiration sino el alto espi-
ritu filos6fico, social, moral y politico con que comprendi6
la tarea de educar al pueblo en masa.
De estas conferencias con el Dr. Emerson atesor6 una
observacion suya que viene A ser como una de aquellas
revelaciones que en las artes hace la cietlcia despues de
siglos de practicadas ciertas recetas, cuya eficacia es cono-
cida, pero cuya razon se ignora. Rentas de escuelas, bue-
nos maestros, excelentes textos, mejores, edificios, todo
eso es indispensable, me dijo; pero la experiencia de treinta
afios nos ha mostrado que las escuelas no marchan bien,
si en una localidad no hay un filantropo, un amigo de la
education, un buen vecino, que se ocupe con asiduidad de
fomentarlas. Cada vez que en los trescientos Informes
que anualmente recibe el Consejo de Educacion de los di-
versos municipips,'vemos que las Escuelas de alguno de
ellos revelan un progress marcado, averiguamos qui6n es
el genio tutelar de las escuelas alli, como cuando decaen
otras, nos es facil saber cual es la luz que se extingui6.





LAS ESCUEL&S


Alguno ha entrado A la Comision de Escuelas 6 salido de su
seno; algun vecinonuevo sehabia avecindado, 6 cambiado
de residencia otro. gTendrAn Vds. esos hombres en su
pais ?
SQu6 responderle? iNo faltarAn!
Mr. Emerson en la tarde de la vida, rodeado de comodida-
des y de honors que le prodiga el respeto puiblico, desempefia
comisiones del Gobierno, y continda sus trabajos por el pro-
greso de la obra.
Hace tres afios ha escrito para las Escuelas, y los labra-
dores un Manual deAgricultura de quese carecia, adaptado
A la ensefianza, en pais donde este ramo de la riqueza
atrae la atencion de Sociedades Agricolas en cada condado,
organizadas oficialmente y on contact con el Departa-
mento de Agricultura, que con un Museo, forma parte de
la administration del Estado. El Secretario de este Depar-
tamento, Mr. Flint, colaborador de Mr. Emerson, public
todos los afios un voluminoso Informe sobre Agricultura,
en que se exponen el estado de aquella industrial, los estu-
dios y experiments nuevos, y las mAquinas en uso y
de mejor 6xito. Este libro por millares se distribuye A
las sociedades del condado, llevando los conocimientos, el
examen, el studio A todas la's fincas del Estado.
Habia buscado en castellano un manual de agriculture
en vano. Si lo hay en Espafia, que lo dudo, faltarale el
requisite esencial de preparar al labrador al uso de los ins-
trumentos y mAquinas, que constitute hoy el poder de la
agriculture norte-americana.
Es por esta razon que recomiendo la adoption del tra-
tado de Mr. Emerson, publicado bajo la sancion del
Departamento de Agricultura de San Juan, parte alli como
en Massachusetts de la Administracion pdblica y hecho
anico A lo que creo, en la America del Sur.
Mr. Flint es autor ademas de un tratado sobre los usos
industriales de la leche, y de otro sobre el cultivo de pastos
y forrajes. Si se afiade que en la clase de quimica en la
Universidad de Cambridge, su professor Mr. Horford, ha
resuelto el problema de la preservacion de las carnes para
la exportacion que aun no ha encontrado solution en los
paises consagrados A la cria del ganado, vendrA al espiritu
del lector la pregunta que me hecho yo A mi mismo; a





OBRAS DI SAKMIENTO


saber, c6mo es que en las escuelas y colegios de Massa-
chusetts encuentro lecciones sobre criar pastos, aprove-
char la leche de las vacas, y preservar las carnes, de que
no he visto escrita una palabra y tan poco racional se
practice, en nuestros palses,que viven de criar vacas,y no
saben c6mo dar valor A sus products? & Quidn ignora que
se habia perdido hasta estos diltimos afios en America el
arte de hacer mantequilla, y que mientras los Estados
Unidos produce trescientos millones de libras al afio, en
las mArgenes del Plata se ha estado hasta ahora poco
importando de Holanda, con agravio de seis millones de
vacas presents ? De este hecho darA fAcil explicacion
una ocurrencia que por instructive contard. En una re-
union de ricos propietarios hallAbase del mral 6xito de la
la Sociedad Rural en Buenos Aires. ,Sabe Vd. porqu6 se
han arruinado? Dijo uno de ellos. Porque llevaban cuenta
y razon de sus products. Vd. y yo nos hemos enrique-
cido, porque nuestros capataces en las estancias no saben
leerl-ni una hoja de cigarro se ha escrito jamas en nues-
tras estancias.>) Aunque esta observacion pedia A otro de
los circunstantes asentimiento, el epigrama venia sobre mi
para repetirme lo que su seboso-arist6crata desden me
decia siempre: Seo Maestro pobreton Abstiveme, por no
herir A otros que con las mismas ventajas pecuniarias, no
tienen la brutal pretension de elevar la ignorancia A sis-
tema econ6mico, de recordarle que su teoria de enrique-
cerse era la misma, de antiguo conocida, para engordar
cerdos con los desperdicios. No es ciertamente de aplau-
dirse el sacar de la posesion de diez leguasde terreno deben
A la sociedad humana, A la patria, A la humanidad, morada
para medio million de hombres, y product para alimento
de tres millones mas. En los Estados de Nueva Inglaterra,
con tierra menos feraz, pero con mayor inteligencia culti-
vada, diez leguas cuadradas en estadode cultural contienen
en fincas, ganados, series racionales, ferro-carriles, molinos,
fabrics, villas y ciudades, un capital y un poder de que
aquella infatuacion no alcanza & formarse idea; y sin em-
bargo todas las fuerzas del Estado, todas las inteligencias
prominentes, todos los poseedores de riqueza no se dan por
satisfechos, aunando en un impulso comun su accion para
arribar A mayor cultural y products, con miil ingeniosas





LAS ESCUELAS


maquinas, con lo que todos llegan a ser mas ricos y
felices.
Por Mr. Emerson fui introducido al Gobernador del
Estado, Mr. Andrew, A qdiien habia ya conocido en Nueva
Haven, y cuya elocuente palabra resuena donde (quiera que
la education 6 la libertad 6 el progress reune cien indivi-
duos. Presidia A la sazon, y fui admitido en su seno, una
Comision ocupada de la ereccion de una estatua al Coronel
Shaw, muerto & la cabeza del primer regimiento de negros
armado en Massachusetts. Recordar6 con este motivo, que
D. Edelmiro Mayer, argentino, de quien me separ6 en
Villanueva en la campafia de 1861 al interior, habi6ndose
trasladado A los Estados Unidos poco despues, public en
el Harper's Magazine algunos articulos apoyando con nues-
tra experiencia de las tropas de color, la idea de armar 6
los libertos; y que habiendo obtenido el mando de un bata-
lion logr6 distinguirse y hacer buenos sus asertos con los
hechos. Hoy acaba de aceptar el rango de general de la
Repdblica de M6xico, con la esperanza quizA de hacer
igualmente bueno el reto que desde la mArgen izquierda del
Colorado dirigi6 A los imperialistas de Matamoros, y que
estos retornaron con improperios.
El Gobernador Andrew orden6 al Bibliotecario de Estado,
pues una biblioteca en vastos salones forma parte de la
administration pdblica, una coleccion complete de docu-
mentos oficiales. Como lo he indicado antes, la'Agricultura
forma otro Departamento, con su archivo de piedras de
construction del Estado, maderas naturales, products
agricolas, fauna de Massachusetts, y coleccion curiosa de
insects clasificados en tiles y dafiinos, pues es por estas
cualidades que el Estado inquiere su existencia. De la
Biblioteca obtuve una coleccion de Informes del Secretario
del Consejo de Educacion, como ya habia obtenido en 1847,
el Common School Journal, agotado hoy, y otros trabajos de
Mr. Mann, incluso el famoso Informe D6cimo, mandado
reimprimir y revisar despues por el mismo autor.
Los Informes por regla general son el heraldo del Gobier-
no, de las Sociedades, Consejos y cuanto se refiere A interns
pdblico. Cada sociedad emite su informed annual; cada
Superintendent de Escuelas, cada Municipalidad el suyo.
Impreso A millares.de ejemplares, Ileva al pueblo el resul-





OBRAS DE SARMIENTO


tado de los trabajos del afio, la comparacion con el afio
anterior, y la revelacion de los tropiezos, con indication de
medios de removerlos. LCuAntos nifios se educan en la
Am6rica del Sur? Excepto Chile, no hay sabio que tanto
sepa, en el resto de la Am6rica, en cada Estado, ciudad,
aldea, ni siquiera en la escuela del barrio en que uno
tiene sus hijos.
El valor intrinseco de los informes de Mr. Horacio Mann,
y de sus escritos que forman un verdadero cuerpo de doc-
trina, ha inducido & un librero A reimprimir en un solo
format todas las obras de Mr. Mann, para satisfacer A la
demand que de ellas hay, mas ahora que el pdblico esth
en posesion del resultado de sus trabajos. Si algun consejo
m.e permitiera dar a los gobiernos sur-americanos, seria
adquirir el mayor nmimero possible de ejemplares de esta
obra, y echarlos como cosa perdida en cada ciudad y aldea,
que mas hoy, mas mafiana, con su lectura casual, algun
corazon filantropo encontraria en' ella inspiration, ideas y
medios de hacer el bien en su forma mas uitil, duradera
y trascendental.
No describe un viaje sino lo que conduce al objeto espe-
cial de estas pAginase En Concord me aguardaba el Profe-
sor Gould, tenido por uno de los astr6nomos mas distingui-
dos de los Estados Unidos, que ya cuentan en los progress
modernos de esta ciencia; y me compeli6 a aceptar una
habitacion'en su casa en Cambridge para visitar la Uni-
versidad de Harvard, tan celebrada. Dos dias pas6 en efecto,
gozando del trato de aquellos profesores, visitando aulas,
museos, bibliotecas, y todas las riquezas cientificas de aquel
establecimiento, de que Agassiz es professor. No entra en
el cuadro de esta obra lo que A los studios, plant y
ramos de instruction de esta Universidad concierne. Estas
Universidades, pues ya habia visto la de Yale, forman villas
separadas de las ciudades y gobiernos independientes del
Estado en su discipline y studios. El Mensaje a la Legisla-
tura no habla de Universidades, aunque muchas paginas
consagra la education. El resultado de este sistema vese
escrito en monumentos, y se registra en escrituras de do-
naciones cuantiosas del puiblico que las sostiene. Uno de
los profesores que me acompahaba me iba sefialando cada
edificio aislado, la Biblioteca en forma de temple, el labora-





LAS ESCUELAS


torio de quimica, el museo antiguo y el modern, con el
nombre de cada uno de los que donaron, cual cincuenta
mil, cual cien mil pesos, cual menos para su fundacion y
dotacion. Los discipulop, no olvidan la que miran como la
cuna de su posterior engrandecimiento, y un dia retribuyen
A su Universidad, aumentando sus medios, sus classes, su
biblioteca, el bien que de ella recibieron. Me parece digno
de consideration este sistema. El Estado puede dotar
regular aunque moderadamente una Universidad, regla-
mentar y dirigir sus studios; pero nunca pondra en accion
como aqui, la munificencia individual que en un afio, como
ha sucedido en el pasado, ha acudido con cerca de dos
millones al fomento de various establecimientos de este
genero.
lMis conversaciones con Mr. Gould, y la circunstancia de
haber tratado de cerca en Chile al malogrado Teniente
Gillis, A quien obsequi6 -el linico clamiforus pichiciegoo)
que exista en los Estados1'idos, dieron motivo A las notas
que sobre el establecimierito de un observatorio astrond-
mico en C6rdoba van al fin. Mr. Gould me llev6 una noche
A su observatorio particular, donde trabajaba en la clasifi-
cacion de cuarenta estrellas de und6cima magnitude mas
cercanas al polo norte que la Polar, aun no determinadas
exactamente en los catAlogos. Serviase para ello del deli-
cado instruniento de su invention para anotar observacio-
nes, 'escribiendo los telegramas con expression de d6cimos
de segundo, que el observador transcribe desde el telescopio.
Mi visit a Cambridge trajo igualmente las propuestas del
Profesor Horsford, para obtener patente de invencion en el
Rio de la Plata, del sistema de preservar las carnes, con
tanto 6xito ensayado en el ejercito de-los Estados Unidos
habi6ndonos dado cita despues en Providence, Rhode
Island, para inspeccionar las carnes preservadas, y comer-
las, como efectivamente lo hicimos en casa del Hon.'Mr.
Arnold, ex-Gobernador de Rhode Island y Vice-Presidente
de la Sociedad Hist6rica, de que 6ramos miembros de algu-
nos afos atrAs, el General Mitre y yo, y a quien fui intro-
ducido por Mr. Hopkins, thn conocido en el Rio de la Plata.
En Cambridge me fu6 presentado Mr. Longfellow, consi-
derado el poeta mas notable de la lengua inglesa en la
Touo xxx.-7





OBRAS DE SARMIENTO


actualidad, quien posee el espaflol admirablemente; y esta
circunstancia me hizo saber, con sentimiento, el hecho,
confirmado despues en Boston, por Mr. Ticknor, el literate
espafiol norte-americano en erudiciqn sin rival en Espafia,
que no les eran conocidas ni una sola de las producciones
literarias de Chile ni el Rio de la Plata, solicitando el se-
gundo una coleccion &Acualquier precio, por haber fondos
pdblicos destinados a este objeto. He dotado t la Biblio-
teca de Cambridge, tan destituida de ellos, como el Ateneum
de Boston, la de Astor en Nueva York y la del Congreso
de Washington entire mil otras, de los libros que pude
haber z la ma no, prometiendo ofrecerlas los que eb age-
lante pudiera proporcionarme. Una production literaria,
es como el hueso de un' f6sil en las manos de la ciencia,
bastante para reconstruir toda la forma y existencia de un
pueblo; y la Amdrica del Sur, es casi un f6sil en los Es
tados Unidos, de tal manera se ignora su modo de ser, y sus
progress, sino son sus revueltas, cuya polvareda desapa-
cible.es lo dinico que recuerda a lo lejos su existencia
present.


ASOCIACIONES DE MAESTROS DE MASSACHUSETTS

Volvi a Boston por termino de aquellas excursiones en
que en el corto espacio de unos cuantos dias se habian
acumulado como aprensadas, para caver en el corazon y
el espiritu, emociones 6 ideas bastantes para llenar
ainos de vida; atravesando campiilas risuefias y ciudades
opulentas; extasiandome en la contemplation de los bos-
ques de Armida 6 en la de una estrella telesc6pica revol-
viendo sobre el polo, A dos dedos' diria de distancia; ante
el Megaterium, que reconoci mi compatriota en el Museo
de Agassiz, 6 las dos mil mAquinas y products de laFeria
de Boston; conversando con los sabios mas distinguidos, 6
recibiendo la hospitalidad, ofrecida con la simplicidad que
trae la imagen del propio hogar, la memorial de la ma-
dre, el recuerdo grato de las hermanas. Del carro descend
A la puerta de Temple Hall, donde se tenia Sesion de los
Maestros y Maestras de Massachusetts. Estaba entire los
mios. Doscientos de entire ellos habian estado conmigo en.





A0 99


Nueva Haven. ,Y por qu6 no decirlo? Un prolongado
aplauso acogi6el anuncio que Mr. Philbric, Superintendente
de Escuelas de Boston, hizo de la presencia del Maestro
Plenipotenciario de las Escuelas de SudcAm6rica. Un agent
ruso, el Marqu6s de Shoembrun, un Comisionado de Es-
cuelas de Texas habian sido antes introducidos.
., Excusad6 seria reproducir el resume, arido por setr resu-
men, de los ejercicios como se llama, durante tres dias, y
que consistent en discusiones, lectures, y otros trabajos. Era
esta la clausura de las sesiones, y algunos trabajos finales
merecen recuerdo. El Superintendente de Escuelas de Fi-
ladelfia, al dirigir la palabra la concurrencia, dijo que
no se proponia al pedirla ensefiar nada de nuevo a los
Maestros de Massachusetts, A quienes todos los Estados
Unidos reconocian su bien adquirida preeminencia. La
Asociacion de Maestros de Massachusetts habia secundado
el movimiento iniciado en la Asamblea de los Estados
Unidos en Harrisburg, y tornado la siguiente resolution
que se ley6:
( Se resuelve: Que se nombre una Comision de cinco para
a elevar un memorial al Congreso de los Estados Unidos,
((en favor de organizer una Oficina Nacional de Educacion,
((la cual sin tocar a los sistemas de Educacion de los
(aEstados Unidos, pueda tener con ellos la misma rela-
a(clon que tiene el Departamento Nacional de Agricultura,
((con los de Estado y de Condado, y ser organizada con el
((objeto de promoverla causa de la Educacion en cada Es-
((tado de la Union, sin relacion a ubicacion, condition, sexo
((6 color.))
Introddijose en seguida la question que de largo tiempo
viene llamando la atencion del pueblo ingl6s en ambos
mundos, y principalmente de los encargado'dsde la educa-
cion. Hace un afio que Mr. Armstrong, Presidente enIn-
glaterra de la Sociedad para la promocion de los cono-
cimientos ditiles (acaba de organizaTse una aqui), al dar
cuenta de los progress de las ciencias, en session annual,
present comno las dos cuestiones que preocupaban el
espiritu ingles, la limitacion conocida ya de los dep6sitos
de carbon en las minas de Inglaterra, y la urgencja de
corregir la ortografia del ingl6s, que tan series obstAculos


LAS BSCUELAS





* OBRAU DE SARMIENTO


oponia A la diffusion de los conocimientos, por la dificultad
de popularizar la lectura.
Con la emancipacion reciente de los negros, inas y mas
se ha avivado en los Estados Unidos el deseo, de ante-
mano manifestado, de Ilegar por un medio d otro al mismo
resultado. Destribuy6se a la Asamblea un impreso, que
ya habia visto la luz pdblica en los diaries, titulado: Recla-
maciones de los que no saben leer pidiendo se les abran las puertas
del saber. Importa per lo que mas adelante se verA, oir lo
principal de esta argumentacion.
((Mas de la cuarta parte de los habitantes de este pais
(los Estados Unidos!) no pueden leer su propia lista cuando
van A votar. Muchos de los que pueden, lo hacen con
tanta dificultad, que no hallan placer en ello, y no les sirve
de medio de educarse a si mismos. Miriadas de irimigran-
tes Ilegan anualmente, A quienes en el acto se le conceden
las libertades del ciudadano, sin que se les concede el li.
bre uso de los libros ingleses; y sin embargo, el un don es
pobre cosa sin el otro.
<(Centenares de miles de negros libertos del Sur habiendo
recibido el don de la libertad, tienden con igual solicitud
las manos pidiendo luces, que no puede darseles, sino al su-
bido precio de tiempo, trabajo y aplicacion, de que pocos
pueden disponer. Millares de adults asisten A nuestras
escuelas nocturnas en las ciudades disponiendo del tiempo
que pueden, y con cuanta capacidad y aplicacion les ha dado
Dios, ni aprender A leer consigaen; porque cuesta much
tiempo y trabajo. Millares de nifios dejan las escuelas A la
edad de diez y once arios, porque es necesario vivir antes de
todo sin haber aprendido lo bastante para que les sirva de
contentamiento y provechoen adelante,con loque vuelven A
la clase de los ignorantes. Hechos son estos que deben lla-
mar la atencion de todo filantropo, de todo patriota y amigo
de la education en este pais.)
q(Hay remedio para este estado de cosas?...............

((La grande facilidad de leer adquirida por la enorme re-
peticion y prActica diaria en leer, de los que estan familia-
rizados con los libros, hace que aparezca como una segunda
naturaleza, y los tales pierden hasta la memorial de las
dificultades que vencieran al aprender A leer. Tan fAcil





LAS ESCUELAS


como hablar parkceles ahora. Pero preguntad al viejo
maestro cuyo oficio es ensefiar a leer A los nifios durante
aflos y aflos, y otra historic os contarA. Preguntad a la
dama anciana que tras su lunetas lee el uiltimo capitulo
de la Revelacion, y os dira: qiah, cuesta mucholb Pregun-
tadlo al pobre negro que distrae una hora 6 mas de su
trabajo diario, para penetrar el poderoso secret que hizo
del blanco su amo hasta aqui, y os dira: rudo de aprender,
massa, demasiado rudo para un pobre negro!t No os sucede
fAcil lector, eneontrar por la primera vez una palabra, y
no estando seguro de su pronunciation, preguntar a otro 6
apelar al diccionario, para cercioraros de como se pro-
nuncia? Pues en esa misma condition precisamente ha-
beis estado con respect A cada palabra que habeis apren-
dido hasta hoy. Precisamente en esa condition se encuetitra
todo el que esta aprendiendo A leer el ingl6s tal como se
describe hoy. Es preciso que alguno le diga.)
Es urgente quitar este escollo de la puerta del saber
y reducir la ortografia & la pintura fondtica de las pa-
labras.
Mr. Lincoln, de Boston, di6 una Lectura sobre las irregu
laridades de la ortografia y sus remedios filosdficos. La im-
portancia de leer correctamente, y el Arduo trabajo de
adquirir esta facultad fueron puestos de manifiesto. Una
de las dificultades de nuestra ortografia, dijo Mr. Lincoln,
viene de que veinte letras estAn encargadas de representar
cuarenta y tres sonidos, de manera que cada una tiene do-
bles funciones. El linico remedio era reformar el alfabeto.
La mayor parte de los alfabetos fueron foneticos en su
origen; pero los posteriores, y particularmente el ingl6s,
dejaron de serlo, y el ingl6s era uno de lo que mas dificul-
tades ofrecia al extranjero. El doctor Franklin abogaba
por una reform, y a no ser por nuevas atenciones que lo
distrajeron, habria llevado adelante el intent.
La fonografia inventada por Pitman era un esfuerzo en
este sentido, el cual hizo de las pretendidas imposibilidades
de ayer las posibilidades de hoy y las realidades de mafiana.
El oradar entr6 en seguida A analizar las incongruencias
de la ortografia, y las ridiculas peculiaridades de la forma-
cion de las palabras. Dijo que la material de pronunciar
tenia mas lados serious que ridiculous, y que como era la Have





OBRAS DE SARMIENTO


del templo del saber debia introducirse un sistema por el
cual desapareciese la multitud de embarazos con que el
arte de leer estaba rodeado. El sistema fon6tico porque
abogaba, habilitaba al estudiante en una sola hora a enten-
der la pronunciacion de los sonidos que las letras de-las
palabras representan. Predijo el future triunfo de un m6-
todo semejante, cuando fuese revolucionadA la ortografia
del idioma, y un m6todo national le fuese substituido.
Concluida la session se reparti6 una hoja impresa bajo el
nuevo sistema, marcando con bastardillas las letras que no
suenan, y empleando espacios para+ acentuar la prosodia.
Lo mas important y significativo de este movimiento en
favor de la mas fAcil difusion de la instruction es que tiene
el caloroso apoyo del Presidente de la Universidad de Cam-
bri'dge, Mr. Hills, prestando asi la sancion y autoridad de la
ciencia A las necesidades de la education del pueblo.
Mr. Hills trabaja personalmente en preparar el camino A la
reform, provocando la formacion de una sociedad para su
sosten y difusion, y trabajando l61 mismo models de la
escritura fon6tica para la impression de libros de ensefianza,
cuyas planchas me mostr6 en Cambridge.
Esta circunstancia me hace recorder que reform igual,
promovida en Chile por los mismos motivos, para alcanzar
los mismos fines, tuvo el caloroso apoyo de D. Andr6s Bello,
Rector de la Universidad, nombrado despues Miembro de
la Academia de la Lengua castellana, honor que la Espafia
no habia.concedido nunca A americano alguno, y acord6 a
6ste por su fama de primer hablista. Todavia al borde de la
tumba, en la avanzada edad que alcanz6, se lamentaba con-
migo de no haberse conseguido dar estabilidad a la reform
que por un moment crey6 asegurada, y desbarataron sus
propios discipulos, estimando en mas la autoridad de un
nombre vano cual es el de Academia de la Lengua, pero que
esta en Espafia,que la ciencia del maestro que los habia edu-
cado, porque estaba en Am6rica, veian y trataban. jOjala
que el ilustre autor del Curso de derecho de gentes, del Cddigo
civil de Chile, y el acad6mico americano laureado por la
Espafia, no haya leido cuando ya se extinguia su larga vida,
en no s4 qu6 diario, como solia, cuando trataban de cosas
de Chile, clasificaba de extravagancia I aquella reform, por
el primer presutntuoso que apoyado en el sentir vulgar, cree