Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00027


This item is only available as the following downloads:


Full Text



OBRAS C


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO


LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO


TOMO


XXVIII


BUENOS AIRES
6814-Imprenta y Litografia ((Mariano Moreno n, Corrientes 829.
4899


























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO














PROLOGO



Sarmiento vino a establecerse en Santiago en los primeros dias de
enero de 1841. Tenfa ent6nces 30 afios de edad.
Diez afios antes habla rejentado la escuela de una pobre aldea chile-
na, con el sueldo mensual de trece pesos. En su provincia natal tam-
bien habia sido maestro de primeras letras, director de un colejio de
nifias, periodista, soldado en los campos de batalla contra la tirania
de Rosas.
El j6ven emigrado no trafa recursos, ni recomendaciones, ni titulos
que hacer valer; toda su fortune consistia en algunos libros. Pero
luego contrajo amistad con los profesores don Jos6 Maria Nuftez i don
J. Victorino Lastarria, qui6nes lo presentaron al ministry de instruc-
cion pfiblioa don Manuel Montt.
Este hAbil majistrado meditaba ent6nces la idea de crear una escuela
normal de preceptores; i vi6 desde el primer moment en el nmodesto
emigrado al director del future establecimiento, a su auxiliar mas eficaz
en la tarea de levantar, desde los cimientos, el grandiose edificio de
la instruction primaria.
En aquellos mismos dias, Sarmiento inici6 sus trabajos en la ense-
fanza i en la prensa, hallando la mas lisonjera acojida.
Su labor pedag6jica fu6 vasta i trascendental. Se notan en 611a
tres parties distintas: direction del primer curso de la escuela normal,
o sea, la institution del preceptorado national ; la reform de la ense-
fanza de la lectura, i la fundacion del periodismo pedag6jico.
Tal es la obra magna que deseo reseflar con brevedad i concision en
las presents pajinas, defiriendo A una invitacion altamente honrosa.
Sarmiento observ6 luego el deplorable estado de atraso en que se
hallaba la enseflanza de la lectura, para la cual no se conocia otro pro-
cedimiento que el de deletreo.





OBRAS DE SARMIENTO


Diversas tentativas de reform, verificadas desde los primeros dias
de la independencia national, no habian tenido 6xito a causa de la
incultura de los maestros i la falta de testes adecuados al efecto.
El mismo aflo citado, el maestro arjentino empez6 sus trabajos de
reform, reproducieido un Mftodo de Lectura, que habia compuesto
don Juan Manuel Bonifaz, intelijente espafiol consagrado a la primer
enseflanza en la repfblica del Uruguai.
.Este test, compuesto de quince carteles, estaba adaptado a la ense-
fianza mftua. Era silAbico relative, con las letras dispuestas en una
clave 6 cantilena, formando una especie de anagrama alfab6tico que
decia, c merece se te de leche beve peneque yerrefle xejefe. Esto era
un procedimiento, derivado de la aplicacion que del analisis hizo al
castellano el c6lebre pedagogo espaftol don Jos6 Mariano Vallejo.
Contenfa algunas innovaciones de importancia: el autor Ilamaba
que i gue a las letras c i g, por ser el sonido que representan en el
mayor unmero de cases en el 6rden natural i elconstante en el inverse;
i distingula las consonantes r i rr para los dos sonidos distintos de
este sign. Inmediatamente despues de las silabas simples, ya habia
frases come estas: c fijate nifio, en lo que leas, imita en todo al que te
ensefia, etc.
Este testo estuvo adoptado en algunos colejios de Santiago, con 6xito
bastante lisonjero.

En 1842, Sarmiento prosigui6 sus ensayos. Reimprimi6 el Mdtodo
practice de enseiiar a leer per el pedagogo espaflol don Vicente Naharro.
Este test es de conformidad al procedimiento silabico absolute. El
alumno, desde la primer leccion, sin conooimiento pr6vio de ninguna
letra, principia A leer palabras come al ma, be llo, ba la, va ca, vi ga,
pa pa, pu go, ma no, mi sa, etc.
Sin duda, los maestros poco preparados no pueden aplicar con faci-
lidad este procedimiento. \A poco lo convierten en el arduo aprendi-
zaje de un gran nfmero de signs, o sea, de silabas, consideradas come
sonidos distintos.

Con fecha 22 de agosto de aquel aflo, Sarmiento elev6 al ministerio
de instruction pfblica un informed rotulado Andlisis de las eartillas,
silabarios i otros mdtodos de lectura conocidos i practicados en Chile'
Despues de sentar algunos principios ortol6jicos, el author pone de
manifesto la insuficiencia de la vieja cartilla, rechaza con severidad un
Curso de lectura, arreglado para el use de las escuelas lancasterianas
de Buenos Aires; espone que el mitodo prdctico de Naharro no es





PR6LOGO


adecuado a la ensefianza rudimentaria de la lecture; i luego critical
tambien la obra de Vallejo. Termina recomendando a Bonifaz.
Lo mas notable es que el autor insinfia el modern fonetismo ortol6-
jico. H6 aqui sus propias palabras: c La m es una letra que puede
pronunciarse, o a lo menos percibirse, sin auxilio de vocal; basta para
ello pegar con fuerza los libios i hacer salir por las narices el aliento
i la voz para producer un sonido prolongado indefinidamente, que no
puede equivocarse con el de otra letra. La s se produce igualmente
apretando los dientes i haoiendo escapar el aire por sus intersticios;
la f, la v la y la rr con solo prolongarlas como si se pudiese escribir
asi : fffff rrrrrrr.
Sarmiento espone tambien sus ideas acerca de la formation de un
test de lectura. Lo quiere calculado para los pueblos americanos, al
teatro en que se desenvuelve la intelijencia infantil. No acepta los
libritos de adajios, refranes i proverbios, como el de Martinez de la
Rosa. Prefiere los cuentos sencillos, en el propio lenguaje infantil,
como los de miss Edgeworth.
Este opfisculo, el primer publicado por Sarmiento, marca la 6poca
initial de notables reforms escolares en Chile. Don Francisco Bello,
el erudite autor de la Gramdtica latina, le dedic6 un articulo bibliogra-
fico con lo mejores concepts, en El Semanario de Santiago, nimero
22, de fecha 10 de diciembre de 1842.

Mas todavia. Sarmiento public en aquel mismo aflo un Silabario,
que puede considerarse como un ensayo del que di6 a la estampa tres
aflos despues. Fu6 impreso a espensas del gobierno, A fin de satisfa-
cer un pedido urjente de cartillas que habia hecho el intendente de
Valdivia.
Consta de dieoiseis lecciones, cada una de las cuales contiene ejem-
plos de las diferentes species de silabas, en el orden que a continuaci6n
se express.
1. Las vocales solas i precedidas de h i las consonantes.-2. Artiou-
laciones simples directas.-3. Continuacion de las mismas, hacienda
notar ciertas irregularidades como ce, ci, xe xi,je ji, etc.-4. Articulacio-
nes simples inversas.-5. Letras mayfsculas.-6. Articulaciones sim-
ples mistas.-7. Articulaciones compuestas directas e inversas.-8.
Combinaciones compuestas mistas.-9. Letras bastardilla.-10. Dip-
'tongos i triptongos.-11. Diptongos en silabas direotas. 12. Dipton-
gos en silabas compuestas directas.-13. Resfimen de diptongos i
triptongos.-14. Ejercicios de la g i la c.-15. Letras estranjeras i
notas ortograficas.-16. Ejercicios de lecture.





OBRAS DE SARMIENTO


Este trabajo es hoi desoonocido aun de los eruditos bibli6grafos na-
cionales. Las noticias que se conservan de 61 son las consignadas en
las publicaciones peri6dicas del afno en que sali6 f luz.

Entretanto, el ministry don Manuel Montt dict6 el decreto de creacion
de la escuela normal de preceptores, con fecha 18 de enero de aquel
aflo, esto es, solo dos afos despues de la fundacion del primer estableci-
miento anilogo de los Estados Unidos de Norte Am6rica.
La direction fu6 confiada ( Sarmiento; i A petition de 6ste, nom-
brado subdirector 6 ayudante el intelijete j6ven don Ignacio Acufla,
que habia cursado humanidades en el Instituto Nacional.
El 14 de junior tuvo lugar la apertura sin ceremonia alguna.
Los j6venes incorporados eran esternos: los de plant recibian una
pension annual de cien pesos; los supernumerarios eran aspirantes A las
plazas de pensionistas que vacasen.
La preparation de estos j6venes, per lo general, era sumamente deft-
ciente: algunos no sabian leer con facilidad, ni poseian una forma
tolerable de letra, ni comprendian las primeras nociones de aritm6-
tica. Pero various de ellos habian estudiado latin en los conventos de
provincia o de la capital, dato revelador i caracteristico de la 6poca.

La ensefianza debia comprender las siguientes asignaturas, segun el
decreto citado:
la Lectura i escritura con perfection;
2a Dogma i moral relijioso;
3a Aritm6tica commercial;
4a Gramitica i ortografia castellana;
5a Jeografia descriptive
6a Dibujo lineal;
7a Nociones jenerales de historic i particulares de la de Chile.
8a M6todos de enseflanza mfitua i simultdnea.
El director tom6 a su cargo la enseilanza de los ramos cientfficos;
i el ayudante, la de los artisticos.
Sarmiento llev6 desde el primer dia un (diario de las operaciones
i de la march de la enseflanza, por lo que pudiera convenir para lo
future o (I). Consta 6ste de sus comunicaciones, mensuales 6 bimes-
trales, dirijidas al ministerio. Conservado inedito, hoi descubre aun
en los menores detalles el process de la enseftanza del director.


(I) Archive de la Escuela Normal de Preceptores de Santiago.





PR6LOGO


H6 aqui los primeros informes:
((1o de julio de 1842.-El infrascrito da cuenta A US. de que en los
quince dias del mes do junio pr6ximo pasado se ha dado principio a la en-
seflanza de los elements de la lectura i escritura, haciendo en la primer
ejercitar la pronunciation para correjir los defects que traen los alum-
nos, habiendose limitado a estos dos ramos por ahora hasta que haya
salido del studio de los rudimentos... )
A falta de testes especiales, el director adopt6 para los ejercicios de
lecture, la interesante publication peri6dica denominada El Instructor,
que editaba en L6ndres el c6lebre impresor Ackermam. Con esto de-
mostr6 poseer una nocion clara i perfect de las condioiones que debe
reunir un testo de lectura, de caricter enclolopedico i cientifico, tal
como lo prescribe la pedagojia oontemporanea.
No ensefi6 otra letra que la inglesa, escluyendo la espaflola, lo que
exiji6 un dilatado esfuerzo para veneer hkbitos arraigados con la tena-
cidad que dan muchos aflos de prActica.

( 10 de agosto de 1842.- El infrascrito. director de la Escuela
Normal, tiene el honor de informer al senofr Ministro que en el mes
de julio que acaba de terminar, se ha principiado la enseilanza de la
aritmetica, de la historic sagrada i doctrine cristiana, cuyou studios
con los ejercicios de lecture i escritura ocupan hasta ahora las cinco
horas diarias que ha destinado. a la ensefianza, haciendo ademas que
en sus casas estudien las lecciones.
Principian las classes a las seis de la maflana i concluyen a las tres
de la tarde, subdividi6ndolas con un memento de descanso.
El infrascrito ha credo preferible esta continuidad de horas a la de
hacer las lecciones mafiana i tarde, per los inconvenientes que trae la
diversidad de costumbres de las diversas casas de los alumnos en
cuanto a las horas de comer...
Uno de los primeros cuidados durante este tiempo ha side introducir
el 6rden, la discipline i la moralidad entire los j6venes alumnos i
puede asegurar al seflor Ministro que ha conseguido much a este
respect, no obstanto que los medios de influencia con que cuenta
son tan vagos que theme que el ejercicio i el hAbito les haga perder
su eficacia...
No puede usar de castigo alguno, ni cree tampoco possible ni nece-
sario este sistema de correction para j6venes que van a dirijir mas
tarde establecimientos de education i que estfn pensionados per el
gobierno...
Para la clase de aritm6tica, los normalistas tenian la Aritm6tica de





OBRAS DE SARMIENTO


los niios, escrita por don Jos6 Mariano Vallejo; i tambien el testo
de Lacroix. En el primer aflo estudiaron las nociones jenerales de
numeracion, las cuatro operaciones fundamentals, los quebrados i
fracciones decimales, las razones i proporciones, las reglas de tries i
compafia, simple i compuesta, todo por medio de un procedimiento
mas sistemAtico que met6dico.
La clase de religion se hacia por el Catecismo de la doctrine cristiana
por el cardenal Caprara, que habia traducido del francs al castellano
el ilustre patriota don Manuel. de Salas en 1826. Los dias jueves, los
alumnos leian los evanjelios i ofan esplicaciones orales particularmente
sobre el espiritu de la moral cristiana.

((12 de noviembre de 1842.--El que suscribe informa al seflor
Ministro a quien se dirije que en el mes de octubre vencido ha dado
principio a la ensefianza de la jeografia, formando un cuadro sin6ptico
de cosmografia como studio preliminary. Continfla a ensefianza' de la
lectura, escritura, doctrine cristiana i aritm6tica. De esta ultima se
han hecho diversas classes i los j6venes mas adelantados se ejercitan en
enseflar a los que van mas despacio...
Habia entonces tres tests de dicho ramo: el Catecismo dejeografia
publicado en Londres por don Jos6 Joaquin de Mora i reproducido en
Buenos Aires i en Santiago; las Lecciones de jeografia modern com-
puestas en 1838 por don J. Victorino Lastarria; i el Curso elemental
de jeografia modern dada a luz en 1839 por el professor arjentino
don Tomas Godoi Cruz.
El director dispuso que los alumnos hicieran estractos en cuadernos
divididos en carillas, con el nombre del estado, limits, capital, ciuda-
des principals, poblacion, religion, gobierno, etc.

S10 de diciembre de 1842. El infrascrito pone en conocimiento
del sefior Ministro que en el pasado mes de noviembre ha continuado
la enseflanza de la lectura i filtima part de la doctrine cristiana, las
razones i proporoiones i la regla de tres simple, quedando solo cinco
de la coleccion de cuadros de aritm6tica por recorrer.
La enseflanza de la jeografia continfta con buen suceso, habi6ndose
terminado ya la de cosmograffa i el conocimiento i uso de las esferas...
Instruido el infrascrito que el gobierno hace litografiar un mapa de
la costa de Chile, cree itil que se den a la Escuela Normal algunos
ejemplares a fin de poder enseflar en ellos a colocar las ciudades prin-
cipales i demas accidents jeogrkficos, aunque qsto no lueda hacerse
sino de una manera aproximativa...





PRdLOGO


La moralidad internal del establecimiento se mejora cada vez mfs i
cada dia se aumenta el nfmero de alumnos que se distinguen por su
aplicacion, buena conduct i aprovechamiento. Las listas adjuntas ins-
truirAn a US. del m6rito e instruction de cada j6ven, segun el lugar
que en ellas ocupan.
No prev6 el infrascrito el inconvenient que habria en publicar por
la prensa estas listas, prometi6ndose por el contrario, much bien de
ello, pues que influiria poderosamente en la buena comportacion de
estos j6venes i serviria para justificar ante el piblico las razones que
motivan la separacion de los, m6nos estudiosos que hacen aparecer
como injusticia del director de la Escuela Normal, ante sus families,
lo que es efecto de su propia ineptitud.
Aun juzgaria oportuno el que se diese publicidad a los informed
que mensualmente se pasan al gobierno, a fin de que el pfiblico siga
los progress de la enseflanza i mantenga vivo el inter6s en la mejora
de las escuelas, que es su objeto; esto seria de tanta mayor importan-
cia, si como es de esperarlo, la prensa de Santiago se ocupase de
este grande asunto de interns pfiblico. Cree que seria oportuno que
hubiese en la escuela algunos ejemplares de los diaries, que contienen
siempre una lecture fitil i animada, i que puede en lo sucesivo ser
instructive sobre asuntos que interesen a los j6venes de la Escuela
Normal. Insisto sobre esto porque muchos j6venes de los mas aplica-
dos han intentado en su escasez de recursos aprorrotarse para obtener
algunos ejemplares del diario que se public hoy en Santiago i ha
sido al infrascrito necesario para ahorrarle este gasto, proporcionarseles
a sus espensas.
Convendria asimismo que la Escuela Normal tuviese un bar6metro i
un term6metro para hacer apuntar a los j6venes diariamente las varia-
ciones de temperature i presion de la atm6sfera. Cuando estos j6venes
se hayan distribuido por todo la repfiblica, nadie mejor que ellos
pueden ser encargados de recolectar estos i otros muchos datos tiles
con tal que se les haya habituado a hacerlo. I
El mapa citado es la Carta de la costa de Chile tomadb a bordo
del buque de S. M. B. Beagle ,, impreso en Santiago por el lit6grafo
Desplanques.
El diario que se menciona, El Progreso, el primero que haya habido
en Santiago, fundado por el mismo Sarmiento, el 10 de noviembre de
aquel aflo, en union de su compatriota don Vicente Fidel Lopez.

A mediados de enero de 1843, se rindieron los primeros examenes





OBRAS DE SARMIENTO


de los normalistas ante el rector del Institute Nacional don Antonio
Varas.
Informando al respect, el Sr. Varas se espresa como sigue:
( Otra part de la education de los que se destinan a miaestros, i
que con satisfaction he visto atendida en la Escuela Normal, es ese
cierto grado de cultural en el port, las maneras, etc. Los maestros
son el primer modelo que toman los niflos, i es necesario que no solo
sean capaces de instruirlos en ciertos ramos 6 inculcarles los buenos
principios morales, sino tambien de darles el ejemplo de pulimiento de
las costumbres i de todas esas eaterioridades que tanto distingaen al
hombre culto del que no ha gozado las ventajas de la education.
Esta observation no solo honra a quien la formula sino al director del
establecimiento. Ambos revelan comprender con exactitud las delicadas
funciones del majisterio (I).

Hientras los normalistas permanecfan en vacaciones, Sarmiento escri-
bia articulos pedag6jicos en El Progreso. En el que lleva el rubro de
Exdmenes publicos, demuestra la ineficacia de 6stos, como prueba de
suficiencia. Los denominados Colegio de las monjas francesas, Ense-
fianza de la pintura, Metodo casero para dar d los nifios chicos idea
del valor y colocacion de los n meros, no han perdido aun su impor-
tancia didactica (I).
En uno de esos articulos, Sarmiento aplaudia que la Gaceta de los
tribunales hubiera afiadido a este titulo el de instruction piblica con
el prop6sito de tratar diversos temas escolares.
La Gaceta'de los tribunales i de la instruction pueblica fu6 el segundo
peri6dico pedag6jico publicado en Chile, i, en part, contribuy6 al
movimiento escolar de aquella 6poca.

H6 aqui las informaciones del director acerca del desarrollo de la
enseflanza en el segundo aflo de studios normales:
S3 de mayo de 1843.--Las lecciones de doctrine cristiana conti-
nfian repiti6ndose de memorial todos los sAbados, dandose por leccion
una part enter de las cuatro en que estA dividido el catecismo
grande que sirve de curso. Durante la cuaresma se dieron algunas
lecciones de historic de Jesucristo, siguiendo el testo del Evangelio i
nuevas i mas prolijas esplicaciones sobre los sacramentos de la peni-


(I) Dicho informed se hall en la Gaceta de los tribunals i de la instruccioplpblica,
nim. 62, de fecha 11 de marzo de 1843.
(II) Obras de D. F. Sarmiento, tomo IV.





PROLOGO


tencia i comunion, a fin de preparar a los alumnos a cumplir con la
Iglesia, lo que verificaron todos, haci6ndolo constar con cdulas, o el
aserto por escrito de los profesores.
Sigue el studio de la jeograffa, habi6ndose ya recorrido, a was de
las nociones jenerales de cosmografia i conocimiento i use de la esfera,
la part descriptive de la Europa y Asia. Los mapas estin ya prepa-
rados i Ilenan su objeto en la esplicacion de las lecciones.
Los alumnos mas adelantados en la clase de escritura, han dado
principio a estudiar el dibujo, ejercitfndose por ahora en trazar lines
rectas, horizontales, perpendiculares, etc. Aun carece el establecimien-
to de un tratado de dibujo lineal que para el curso de este ramo de
ensefianza es precise.
Diariamente se lleva una clase de aritm6tica en que se esplican
todos los problems que pueden ocurrir, haciendo que se ejerciten los
alumnos en las reglas llamadas de practice, que facilitan las opera-
ciones de los calculos.)
Los normalistas adquirieron gran destreza en los ejercicios carto-
graficos, Ilegando muchos a producer buenos mapas. Formaron ademas
un diccionario geogrAfico. El professor hacia classes mui interesantes
de este ramo, pues hablaba con gran caudal de conocimientos de las
particularidades de cada pais i de su historic.

((20 de junior de 1843.-El infrascrito pone en conocimiento de
US. que, considerando oportuno dar principio a la ensefianza de la
gramatica castellana, ha consultado a personas inteligentes sobre el
tratado que podria adoptarse de entire los conocidos i le han recomen-
dado el de Alvear, acompafado de un apendice per el sefior Nufiez.)
En aquel tiempo, recien se principiaba en Chile a comprender la
importancia del studio de la gramatica castellana, gracias al empeflo
de don Andr6s Bello.
El texto aludido era el titulado Lecciones de Gramdtica Castallana
per don J. Herrera Davila y don A. Alvear, impreso en Sevilla en 1829
como part de una encyclopedia, i reproducido en Santiago en 1832 i
1835. Una de estas reproducciones contenia el ap6ndice esorito por
don Jos6 Maria Nufiez, discipulo de Bello i professor del ramo en el
Institute Nacional.

((1 de setiembre de 1843. El infrascrito tiene el honor de comu-
nicar a US. que los alumnos del establecimiento cuya direction le
esti confiada, han concluido ya la part de la gramatica castellana que
ha creido necesario enseifar, tambien el analisis gramatical; i hoi se





OBRAS DE SARMIENTO


ocupan en el .andlisis 16jico, asi mismn en repasar la aritm6tica comer-
cial i la jeograffa en la que casi todos estAn versados. Siguen tambien
los repasos del catecismo, cursando al mismo tiempo la clase de es-
critura...
t 2 de setiembre de 1843. El infrascrito comunica a US. que para
continuar la enseflanza de la gramitica castellana, le son de absolute
necesidad un diccionario i una gramitica por don Vicente Salva ...) *
Sarmiento dict6 a sus discipulos una eerie de lecciones de esta asig-
natura, publicadas despues en El Progreso. Adopt6 para el anilisis
16jico las Boras series de un jdven por- Saint-Foix.

((6 de noviembre de 1843...)
Con motivo de aproximarse el mes de enero, el infrascrito hace que
los alumnos hagan un fuerte repaso de cosmografia, jeografia, aritm6-
tica i doctrine oristiana; i habiendo adquirido todos una forma regular
de letra i el suficiente conocimiento de lectura, cree que pueden pre-
sentarse a examen con tal cual lucimiento, no quedando del program,
para el afto venidero, sino el estudio-de la historia,.pedagojia o m6todos
de enseflanza i nociones de dibujo lineal.
Cree el infrascrito que convendria dar dos pesos a cada uno de los
alumnos, para que puedan proporcionarse tiles, como plumas, papel,
cortaplumas, reglas, etc., para prepararse debidamente a los examenes,
ya para la construction de mapas como para diversos objetos de espo-
sicion....
En estos repasos habia siempre una franca comunicacion de ideas
entire el maestro i sus discipulos.

Sarmiento hizo un resf~men de sus trabajos del segundo afio, en
informed de fecha 4 de enero de 1844 (I). En 61 demuestra los inconve-
nientes del esterpado; pide que el establecimiento sea colocado bajo
la inspection de la Universidad; el nombramiento de un capellan i pro-
fesor de religion; i la enseflanza del frances, como medio de que los
normalistas pudieran instruirse en lo sucesivo en, los m6todos de
enseflanza.

Aqui debo referirme A la Memoria leida d la facultad de humanidades
el 7 de ootubre de 1843, sobre ortografia americana (II).
Sarmiento espresa en ella que desde tiempo atras se sentia arrastrado


jI) Reproducido en el Monitor de las Esouelas. Tomo I, p&j. 25.
(II) Obras, tomo IV. Reimprimibse en los Anales d la Universidad de Colombia,
nlimeros 28 i 29, abril de 1871.





PR6LOGO


al studio de los precedimientos de lectura, que creia poder presenter
desde luego un silabario gradual para facilitar el aprendizaje de los
nifos, pero que pr6viamente queria allanar algunas dificultades orto-
grfficas.
Pedia ]a supresion de las letras h, v, x, z; la de la u muda en las
combinaciones que, qui, gue, gui; el uso de la y solo en su oficio de con-
sonante; el de la c (que) en su sonido fuerte; i que se dominaran fe, je,
le, etc., las consonantes efe, jota, ele, etc.
En cuanto a la silabacion proponia estas dos reglas: ( Toda con-
sonante imprime sin escepcion a la vocal que acompafia el sonido que
su nombre represent. Toda consonante coiocada entire dos vocales
modifica a la vocal subsiguiente; la verdadera division de las silabas,
en cuanto 6 las particular components, pertenece al studio de la
gramftica.)
De esta manera, Sarmiento borraba todas o casi todas las dificultades
de la lecture. Desgraciadamente no todae sus ideas fueron aceptadas:
la facultad aprob6' la supresion de la h en los cases en que no suena i
de la u muda en que, qui; el uso de la y solo en su oficio de con-
sonante; el nombre de las consonantes i las reglas de silabacion.
Ademas, distingui6 los caracteres r i rr que representan sonidos dis-
tintos; i aplaudi6 la practice de escribir con j las silabas je, ji en todos
los casos.
Esta reform, si no radical, importaba con todo un gran triunfo para
el innovado de los procedimientos de lectura. Ha quedado c6lebre en
los anales literarios del pals la discussion ortogrAfica de entonces (I).
La ortografia chilena se llama todavia de Sarmiento.

En las vacaciones de aquel aflo, el director de la Escuela Normal
insert en El Progreso nuevos articulos pedag6jicos, como el titulado
Los castigos i recompensas en los establecimientos de education (II) en
el cual recordaba la cruel severidad de los d6mines de antaflo. .
El autor crefa necesario los castigos sin incur-ir en abuses, solo para
correjir las faltas de 6rden. Pero no tenfa f6 en la elicacia c(de las
solemnes distribuciones de premios), que hasta hoi se repiten de aflo
en aflo sin resultados de ningina clase.

Continlian las informaoiones ineditas del director de la Escuela
Normal.


(I) Obras, tomo IV.
(II) Obras, tomo IV.





OBRAS DE SARMIENTO


(10 de mayo de 1844. El infrascrito tiene el honor de poner en
conocimiento del senior Ministro a quien se dirije que, habiendo dado
principio a la enseflanza de la historic desde el moment que obtuvo
los trataditos que debian servir de testo escrito, ha hecho recorrerse en
el pasado mes la mayor part de la historic antigua de Fleury hasta
llegar a la destruction del imperio de Alejandro. Dentro de mui
pocos dias mas concluirA con este pequeflo tratado para recorrer, tan
lijeramente como lo hace necesario el testo, la historic de Grecia por el
mismo autor, a fin de que los alumnos de la Escuela Normal adquieran
las nociones jenerales necesarias para el studio de la historic romana,
en que el infrascrito piensa-demorarse con mas detention.
No march con nienos 6xito el studio del dibujo lineal en cuya
teoria i practice hacen progress satisfactorios, siguiendo el curso im-
preso por el gobierno.
bespues de haber ensefado la escritura inglesa, redonda i jermanica,
ha hecho el infrascrito que se ejerciten en la espeditiva, segun el
m6todo de ensefianza que ha llamado anti-angular, no solo con el objeto
de que adquieran la facilidad de ejeroicio apetecible, sino tambien por
lo que puede convenir que se ponga en practice este m6todo de ense-
flanza que tan buenos resultados ha dado ya.
La distribution de las horas de trabajo en la Escuela Normal es como
sigue: de 10 a 11 escritura, de 11 a 11 1/2 repasos i descanso, de esta
hora a 12 1/2 leccion de dibujo, de 12 1/2 a 11/2 practica del dibujo,
de esta hora a 3 leccion de historia...
Los trataditos de historic a que se refiere el director eran la obra
intitulada Curso complete de historic referida a los niios i a las niritas
por Lami-Fleury, escritor didactioo frances. Consta de dieziocho opfis-
culos, de los cuales se reimprimieron en Chile los denominados Historia
Antigua, traducido por don M. de Villafane; Historia Griega, traducido
por el mismo; Historia Romana, puesta en castellano por don Fernando
Bielsa; e Historia Santa, por los aflos de 1843 a 1845. "
La letra anti-angular o americana es la inglesa con algunas modifi-
caciones, de las cuales, la mas important i caracteristica consiste en
agregarles trazos angulosos a los rectos i curvos que la forman. El
procedimiento del m6todo es menos complicado, i, por tanto, mas ra-
pido el resultado.

( 4 de junio de 1844. El infrascrito tiene el honor de poner en cono-
cimiento del senior Ministro que durante el mes de mayo ha terminado el
curso de historic antigua i principiado la ensefianza de la de Grecia, para





PR6LOGO


cuyo fin se ha provisto del tratado publicado por la imprenta de El
Progreso...
0 3 de julio de 1844. Continfa la enseflanza de la historic de Gre-
cia, que terminara en el mes entrant para dar lugar a la de Roma i la
del dibujo lineal en que hacen progress considerable; igualmente
hacen diaries ejercicios de ortograffa de los que, tan pronto como est6n
corrientes, piensa el infrascrito pasar a un curso de pedagojia, que ser-
vira de testo para el studio t6cnico de este ramo principal de su pro-
fesion.))
Para la segunda asignatura mencionada se adopt el test rotulado
Principios de dibujo lineal por A. Bouillon que, en 1844, tradujo del
frances al castellano don Jos6e Gegers Montenegro.
Esta traduccion inspir6 a Sarmiento el articulo Del studio del dibu-
jo lineal, en que demuestra la conveniencia de enseflarlo en las escue-
las primaries (I).

S3 de setiembre de 1844.- El infrascrito tiene el honor de informal
A US. que, habiendo terminado los cursos de historic antigua i griega,
ha dado principio en el pasado mes de agosto al de historic romana,
sirvi6ndose de un tratado sustancial i met6dico que para el efecto ha
traducido del frances, habiendo hasta la fecha recorrido los principles
acontecimientos de la fundacion de Roma hasta los tiempos de la repf-
blica. Cree el infrascrito que sus alumnos seran los primeros en pre-
sentar resultados de un studio tal cual profundo de la historic de aquel
c6lebre pueblo que nos ha legado sus instituciones i su civilization.
Continfla con suceso el studio del dibujo lineal i segun sabe por los
profesores del ramo en el Instituto, los resultados obtenidos en la
Escuela Normal son mas completes que los que han podido recojerse
allf. El infrascrito no ha economizado-medio deinteresar a los j6venes
en este studio, de cuyos resultados espera la mas ben6fica influencia
cuando haya de aplicarse a la education primaria en general. Ha sido
para este fin secundado del modo mas satisfactorio por el seflor Acufla
professor del ramo.
Estos dos studios i ejercicius de ortograffa, absorben el tiempo per
el trabajo que demand la copia de las complicadas figures del dibujo
lineal i de los cuadros murals e interrogatorios de la historic romana,
que se estudia de memoria.s
Se v6 por esto, que los studios normales no eran inferiores a los del


(I) Obras, tomo IV.
TOMO XXVIII. 2





OBRAS DI SAKMIENTO


Institute Nacional, el primer establecimiento de eduoacion de la Repf-
blica.

((7 de noviembre de 1844.- El infrascrito tiene el honor de poner
en conooimiento del seflor Ministro, que en el mes que acaba de termi-
nar, se ha concluido el curso del dibujo lineal, de cuyas figures ejecu-
tadas por los alumnos acompafo un cuaderno, pudiendo asegurar al
senor Ministro, que la intelijencia de la material correspond en la
mayor parts a los resultados que aparecen, de lo que esta mui satis-
fecho.
El laborioso curso de la historic romana ha sufrido algunas interrup-
ciones, causadas por la falta de texto impreso, pero no obstante esto,
han podido recorrer los siete siglos que preceden a la fundacion del
imperio, cuyos principles acontecimientos estudian actualmente.)
o 23 de noviembre de 1844.-El infrascrito tiene el honor de poner
en conocimiento del senior Ministro, que, con la historic romana que
va a concluir en la entrant semana, terminan los cursos ordenados por
el decreto supremo de 18 de enero de 1842, quedandole solo que dar
algunas lecciones de pedagojia, en las que invertirA poco tiempo.
Hai constancia de que esta clase de filtima hora, consisti6 en breves
apuntaciones sobre organization escolar, de conformidad a los sistemas
de enseflanza denominados mfituo i simultineo.

Verificironse los examenes finales en la primer quincena de enero
de 1845, ante una comision compuesta de don Ambrosio Audonaegui
i don Rafael Minvielle, miembros del consejo aniversitario (I).
Sarmiento elev6 ent6nces al ministerio una Instruccion sobre la capa-
cidad, moralidad, cardoter e instruction de los alumnos de la Escuela
INormal, con fecha 19 de abril. En este document, sumamente intere-
eante, se da a conocer a cada normalista con rasgos rapidos i verdadera
sagacidad. De algunos hai predicoiones que han tenido el mas riguroso
cumplimiento.
El curso produjo veinte preceptores, que fueron luego designados
para dirijir las primeras escuelas models de la Repfiblica.
No fuera just omitir aqui los nombres de aquellos que prestaron
servicios mas eminentes a la causa de la enseflanza. Don Jos6 Bernardo
Suarez ha dirijido la escuela superior de Santiago, i desempeflado el
cargo de visitador general de escuelas, escritor didActico infatigable,


(I) El informed evacuado por esta comision, se hall en la Gaceta de los tribunales
i de la instruction ptiblica, No 163, de 25 de abril de 1845.





PR6LOGO


es autor de una larga s6rie de textos i de obras para el uso de los
maestros. Don Jos6 Dolores Bustos, arjentino (I), fu6 visitador de
escuelas, autor de varies trabajos didicticos i de diversos articulos pe-
dag6jicos insertos en los peri6dicos de aquel tiempo. Don Tomas
Martinez, don Bias Roldan, don Manuel C. Mardones i don Jos6 Santos
Rojas, perseveraron por muchos aflos en las filas del preceptorado,
prestando servicios sefialados.

Juzgado a la luz de la pedagojia actual, el primer curso de la Es-
cuela Normal de Preceptores de Santiago, adolece de gravisimos
defects. Tuvo mas bien character literario que pedag6jico, porque,
como se habrd notado, los normalistas no tuvieron prActica ninguna
en la enseflanza. Las nociones de pedagojia que recibieron, al ter-
minar el curso, forzosamente tuvieron que ser por demas rapidas.
Sarmiento no ensefl6 la historic de Chile, como prescribia el decreto
organico del establecimiento. Acaso ello se esplique con la falta de un
testo adecuado, pues El chileno instruido en la historic topogrdfica,
civil i political de su pais, publicado en 1834 per el padre Jos6 Javier
Guzman, carece absolutamente de condiciones didicticas. El literate
arjentino i compafero de Sarmiento, don Vicente Fidel Lopez, public
despues, en 1845, un Manual de historia de Chile, que es el primer
testo compendio para la ensefianza del ramo dado a luz entire nos-
otros.
Sarmiento ensefi6 sucesivamente las varias asignaturas del plan de
studios, de conformidad al testo escrito de cada una, que servia de
program, esto es, segun el sistema que hoi se llama antiguo, i que
era el finico adoptado en aquel tiempo. Pero sali6 del circulo
rutinario del aprendizaje esclusivo de memorial, porque siempre veri-
fic6 el testo con su palabra animada i vehemente. Fu6 su ensefianza
libresca, pero a la vez oral, con vivos resplandores de la pedagojia ac-
tual, que 61 come innovador presentia en muchas de sus fases mas
importantes.

Aprobada por la Universidad, como se ha visto, la mayor part de
sus reforms ortograficas, Sarmiento principi6 aquel aflo a publicar los
tests que venia meditando para la enselfanza de la lecture.
En 1844, di6 A la estampa dos traducciones del frances rotuladas La


(I) Hai una biografia de Bustos por Sarmiento. Obras, topo III.





OBRAS DE SARMIENTO


Conciencia de un Niilo i Vida de Jesueristo (') de las cuales se han
hecho ediciones hasta hace poco
La primer es un pequeflo pero precioso tratado de moral infantil,
para despertar en el corazon de los alumnos las primeras nociones del
conocimiento de Dios i los deberes del hombre.
La segunda es una hermosa esposici6n de las doctrinas del Evan-
jelio, orijinalmente compuesta en aleman por el can6nigo Crist6bal
Schmit, i cuya version francesa fu6 adoptada para las escuelas munici-
pales de Paris (II).
Despues del Caton cristiano politico publicado por el obispo de
Cienfuegos en 1819, estos libritos fueron los primeros impress en
Chile para el uso de las escuelas. Ellos recuerdan una evolution no-
table en la enseflanza de la lecture: la sustitucion de los libros asc6ticos
con cuentos referidos en estilo vulgar i a veces ofensivos al pudor, que
se usaron en la colonia, por tests de moral relijiosa, al alcance del
niflo.

En oficio de 5 de enero de 1845, el director de la Escuela Normal de
Proceptores pas6 a la facultad de filosofia i humanidades de la Univer-
sidad, los manuscritos de un Mdtodo gradual de ensefiar a leer el caste-
ilano (III).
El author esplica en este oficio los defects i errors comunes de los.
silabarios usados entonces; i la necesidad de adoptar uno de plan sis-
tematico, consultando todas las dificultades que embarazan al niflo.
En seguida se refiere a sus observaciones respect de lo que llama los
fen6menos del aprendizaje de la lecture; i a los tests espafloles i es-
tranjeros que habia consultado. Da, por fltimo, los fundamentos i el
detalle de la material de cads leccion.
La facultad confiri6 el encargo de examiner el trabajo a don Rafael
Minvielle, distinguido literate espaflol que habia llegado al pais en 1837,
era professor i miembro de la misma facultad universitaria, i habia sos-
tenido con Sarmiento agrias pol6micas por la prensa con motive de la
question ortografica (IV).


(I) En Espafa se hizo una reimpresion de este testo con el titulo de Evanjelio,
para los Nifios, por don Anjel Terradillas. El cambio del titulo parece que solo tiene.
por o'heto ocultar el orijen del trabajo.
(II) Don Andres Bello hizo un elojio de la traduccion de Sarmiento, en Ei.Araucano
de fecha 21 de marzo de 1845.
(III) Oficio inserto en la Gaceta de los Tribunales, inmero 116, de 17 de mayo de,
1845.
(IV) Obras, tomo IV.





PR6LOGO


Minvielle evacu6 su informed con fecha 14 de mayo del mismo ailo.
Ante todo enoarece el m6rito de los que dedican su tiempo a este j6nero
'de trabajos, sin brillo pero de indisputable utilidad, porque la enseflanza
'de los rudimentos de la lectura inflaye evidentemente en los studios
,posteriores.
Entrando en el anilisis del test, el informant encuentra que es claro
1 sencillo con ejemplos de todas las combinaciones silibicas del idioma.
Aplaude el procedimiento (fon6tico) recomendado por el autor para la
fusion de consonante con vocal en ciertos casos, i cree natural que el
nifo por analojia proceda de igual manera en los demas. Asi mismo,
la graduation que impide amontonar dificultades presentandolas suce-
sivamente.
En efecto, esa graduation es segurameite 16jica. El silabario se
desarrolla de este modo:
Class primera.-1o Las vocales i combinaciones ah, eh, oh, la clave
alfab6tica o cantilena vepeneque que mereze se te de leche league beyerre
fe xejefe; tres abecedarios segun el 6rden clisico, el de analojia de los
sonidos i el de las formas.
2 Combinaciones simples directas de las consonanses s, f, x, rr, II, b,
esto es, de las que con mas facilidad pueden articularse foneticamente.
A juicio del autor esta es la part mas dificil de la enseflauza, por
cuanto de ella depend el resultado de lo demas. Luego esplica la
manera de pronunciar ssssssss, ffffffff con cada una de las vocales.
Estas dos lecciones caracterizan el silabario: es sint6tico segun el
procedimiento silibico relative.
30 Continuacion de la misma especie de articulaciones, con la lec-
tura de frase sencillas.
4. Combinaciones irregulares, como ce, ci, ge, gi, gue, gui, sucesiva-
mente con ejercicios de frames. La enseflanza de las mayfisculas es ya
sistemftica.
Class segunda.-1o Articulaciones inversas simples i compuestas,
con lecture de oraciones.
20 Articulaciones mistas, simples i compuestas, con ejercicios de
lecture corriente.
Clase tercera.-1o Diptongos i triptongos.
20 Los mismos articulados i los correspondientes ejercicios.
Clase cuarta.-Contracciones, con lo cual terminal el silabario propia-
mente dicho (I).

(I) Todo esto es conform a la segunda edicion, que es del afo 1846. No-he podi-
do encontrar un ejemplar de la primera.





OBRAS DE SARMIENTO


La facultad aprob6 el silabario de Sarmiento en 16 de abril de aquel
aflo. Poco despues, por la iniprenta de El Mercurio, de Valparaiso,
apareci6 la primer edicion del M6todo de lecture gradual (I).
Sarmiento public luego despues el opfisculo Instruccion para los
maestros de escuelapara enseflar a leer por el Mitodo gradual de lectura
(1846), donde consigna numerosas indicaciones de utilidad incontes-
table (').
H6 aqui algunas por via de ejemplo:
Hai que combatir el tono empalagoso i de leyenda con que muchos
se habitfian a leer, teniendo present que, a menudo, toda la vida no
basta a correjir los malos hibitos adquiridos en la infancia.
La pronunciation debe ser siempre correct: da reglas para emitir
las consonantes b v, s, z, l, y rr.
Todo debe tender a que el niflo se aficione a la lecture. Asi puede
con su solo esfuerzo, adquirir una gran instruction, que deoida de su
suerte future.
El opfisculo es, como ahora se dice, una metodolojia del ramo.

En una de sus filtimas comunicaciones al ministerio, fechada el 24
de abril, Sarmiento emiti6 por primer vez la idea de crear un peri6dico
mensual, que tenga por objeto esclusivo la intruccion primaria, para
que sirva de vehiculo para diseminar conocimientos en los maestros
de escuelas, fortificar los que tienen, i comunicarles las leyes, reglamen-
tos i disposiciones que hagan referencia a este ramo, con la trasmision
de todos los datos, noticias i trabajos que deban emprenderse i mil
otros detalles que juntos formarian una escuela permanent de ense-
flanza para los maestros, cuyos resultados no se harfan esperar, pues
de este medio se han valido en Europa como el mas eficaz para que la
education no se estacione, estacionindose los mismos que la dirijen.
Sarmiento elev6 al Gobierno la renuncia de su puesto con fecha 15 de
octubre de 1845.

Poco despues, el afortunado innovador salia A desempeftar ad-honorem
las funciones de comisionado de education en Estados Unidos i Europa.
Consign6 el resultado de este viaje en la obra que denomin6 De la
education popular (1849), la primer publicada en castellano sobre tan
interesante material (Il).

(I) Este no es el mismo titulo conlque el original fun presentado a la Universidad,
segun se ha dicho. En este tomo.
(II) En este tomo.
(III) Obras, tomo XI.





PR6LOGO


No olvid6 en ella su tema favorite: la enseflanza de la lectura. < viaje a Espafia tenia por objeto principal estudiar los m6todos de lec-
tura i las cuestiones ortografloas. Sobre lo primero debo decir que
encontr6 poco asunto de instruction, pareci6ndome que en Am6rica se
han hecho mas fitiles i eficaces innovaciones. ) En seguida menciona
algunos silabarios que llamaron su atencion, como la Estalelejia espli-
cada por Suarez, por la aplicaoion detallada que contiene sobre el fone-
tismo ortol6jico. I esplica este procedimiento en una escuela de Berlin,
cuyo maestro tom6 la palabra Sarmiento como normal.
c Este m6todo, dice, es 16jico i de una ficil aplicacion; el niflo
aprende a leer escribiendo o viendo escribir la palabra, al mismo tiempo
que en el libro se empefla por desoifrar la palabra ya escrita.)

Todavia en 1849, Sarmiento tradujo dos opfisculos escritos en francs
por Levi-Alvarez: Manual de la historic de los pueblos, al cual agreg6
algunas efem6rides concernientes a la de Chile; i Elporqud o la fisica,
suficiente para enseflar a los niflos las causes naturales de todos los
fen6menos que se ofrecen a cada paso a su consideration.
Finalmente, el maestro innovador di6 a luz cinco carteles bajo el
rubro de Lectura gradual (1852) los cuales constituyen, con modifica-
ciones interesantes, una reimpresion de la primera part de su silabario.
El primer cartel contiene el triangulo vocal, en que estan indicados los
trees sonidos primordiales i los dos intermediaries. En seguida, las
vocales en 6rden alfab6tico, tres de ellas con h. Luego despues, los
diptongos i triptongos, con h i sin ella, como una preparation de la
fusion de consonante con vocal. En el segundo cartel se encuentra el
abecedario restaurado segun el fil6logo Kraitser.
Estos carteles comprenden fitiles prevenciones sobre la manera
de usarlos; i sobre las ventajas del fonetismo (I).
Fueron, pues, Sarmiento i la brillante pl6yade de sus discipulos quie-
nes defendieron hasta en las escuelas mas apartadas el procedimiento
silabico de enseflar a leer, no obstante la resistencia tenaz i desespe-
rada de la rutina, cuyo pendon era la vieja cartilla.
Ellos sufrieron las asperezas i contrariedades de aquella jornada
memorable, venciendo las aflejeces de los que no comprendian la
16jica i naturalidad del fonetismo; i las de las families que no acepta-
ban un test sin los rezos i oraciones de estilo.


(I) Acerca de estos carteles, hai un articulo que parece escrito por el mismo Sar-
miento, en el Monitor de las Esouelas prmarfas, tomo I, paj. 187. Ambos en este tomo"





24 OBRAS DE SARMIENTO

Pero tuvieron la gloria de suscribir el acta de defunoion, del deletreo
secular i de todo su obligado cortejo de enervantes rutinarismos.

Sarmiento, una vez afianzada la existencia del silabeo en las escue-
las, tuvo imitadores como Argilelles, Ahumada Moreno i otros autores
de silabarios. No obstante, el Mdtodo gradual de lecture fu6 el adoptado
jeneralmente por espacio de mas de cuarenta aflos, esto es, mientras
estuvo en boga el procedimiento silibico.
Este qued6 oficialmente desterrado de las escuelas el aflo de 1889.
El congress national pedag6jico de aquel aflo, sancion6 la evolucion
trascendental, que venia preparindose lentamente, de sustituir la sin-
tesis por el anilisis-sIntesis en la enseflanza de la lectura.
El mismo Sarmiento habia enseflado a leer a uno de sus hijos por
el procedimiento fon6tico de la lectura i escritura combinadas, segun
refiere en su Vida de Dominguito. Pedagogo ilustrado i reformist,
tuvo la clara intuition de los procedimientos del porvenir.

Como se ha dicho, Sarmiento aplaudi6 la Gaceta de los tribunales i
de la instruction pfiblica i avanz6 la idea, en oficio dirijido al minis-
terio, de crear un peri6dico esclusivamente .pedag6jico. Sobre el
mismo asunto escribi6 en La Tribuna en 1849 (I).
La primer publication de este j6nero editada en el pafs, habia sido
El Redactor de la Educacion, 6rgano del movimiento pedag6jico pro-
movido en 1825 por Lozieri, sus discipulos en el Instituto Nacional.
El gobierno acoji6 mas tarde el proyeoto insinuado. Por decreto
fechado el 6 de agosto de 1852, mand6 crear el Monitor de las escuelas
primaries, cuya direction fu6 confiada al ex comisionado de education
en Europa.
Sarmiento lo redact6 desde el primer nfmero, que apareci6 el 15 del
mes i aflo citados, hasta el nfimero 8 del tomo tercero, que correspond
al 15 de marzo de 1855, en part con la colaboracion de su antiguo
discipulo don Jos6 Bernardo Suarez.

El redactor imprimi6 a la publication el mismo rumbo, el mismo
carioter que hoi tienen las principles revistas pedag6jioas de Europa
i America.
Di6 a conocer los progress de la education popular en los Estados
Unidos de Norte Am6rica, en una s6rie de articulos orijinales 'unos,
trascritos otros.


(I) Obras, tomo IV.





PR6LOGO


Insert6 datos acerca de los principles establecimientos de ense-
flanza que funcionaban entonces en esta capital, tales como la escuela
de artes i oficios, de agriculture, de pintura, de musica, de sordo-
mudos, etc.
Formul6 indicaciones que en todo tiempo seria leidas con provecho
acerca de los deberes de los visitadores de escuelas que tan grande
influencia ejercen en el desarollo i march de la enseflanza. La institu-
cion de los visitadores comenzaba entonces a ensayarse en Chile.
Trat6 aquellas cuestiones metodol6jicas de mas inmediato interns
para las escuelas de su tiempo, tales como los procedimientos de lec-
tura i escritura. Reproduciendo articulos del c6lebre pedagogo aleman
Diesterweg, recomienda la simultaneidad de esas ensefianzas, a la
manera de como hoi se practice.
Escribi6 sobre bibliografia pedag6jica, estimulando los primeros pasos
de la literature didgctica; sobre la conveniencia de organizer en las
escuelas pequeflos museos de objetos naturales; sobre la necesidad de
crear una escuela normal de preceptoras, como la que ya habia de
maestros; sbbre las ventajas que reportarian los preceptores reunion-
dose peri6dicamente en conferencias profesionales, etc.
Promovi6 la fundacion de las bibliotecas populares en una s6rie de
articulos, i luego present, como muestra de los libros que podian
componerlas, una Esposicion e historic de los descubrimientos modernos
(1854) estractada de una obra de Figuier sobre el particular.
Promovi6 asimismo la fundacion de escuelas; queria para los pueblos
hispano-americanos millares de maestros en vez de soldados. El di6
a estos pueblos el grito de alarma: c frente a los yankees.))
Insisti6 sobre la necesidad imperiosa de la edificaQion escolar, reco-
mendando los locales de capacidad considerable, de trescientos niflos
o mas.
Reprodujo una jimnasia aplicable a las escuelas, una cosmografia
popular, el precioso librito de las Doce virtudes de un buen maestro,
una s6rie de lecciones objetivas sobre gramitica, i otras sobre cosas.
En una palabra, Sarmiento cre6 el periodismo pedag6jico en Chile,
precisamente con los caracteres modernos.

Los filtimos trabajos del eminente pedagogo a favor de las escuelas
chilenas no deben omitirse esta vez.
La mayoria de los preceptores de entonces, que no eran normalistas
tenian una instrucoi6n por demas reducida; i habia que remover este
obstAculo a fin de impulsar el progress escolar. Fu6 con este motivo que





OBRAS DE SARMIENTO


se ide6 la institution de los ((ejercicios de maestros), para ensefiar a
los preceptores (tesoreros de la instruction pIublica con las areas
vaolas .
Sarmiento diriji6 el primero de estos ejercicios, inaugurado con
sencilla solemnidad el 8 de enero de 1855. La enseflenza estuvo a
cargo de, un cuerpo de profesores. El director dict6 un curso de peda-
gojia, i pas6 al ministerio un luminoso informed al respect (I).
En 1853, el gobierno ofreci6 un premio de mil pesos al autor
national o extranjero que presentase a un certamen el mejor libro sobre
estos trees puntos : oinfluenoia de la instruction primaria en las cos-
tumbres, en la moral pfiblica, en la industrial i'en el desarrollo general
.de la prosperidad national; organization que conviene darle, atendido
las circunstancias del pais; sistema que convenga adoptar para procu-
rarse rentas con que costearla).
El jurado respective, compuesto de don Andr6s Bello, don Jos6
Manuel Orrego, don Manuel Carvallo, don Ventura Blanco Encalada
idon Francisco de Borja Solar, despues de examiner. siete memories,
coloc6 en segundo lugar una titulada Educacion comun.--
Sarmiento la habia escrito al correr de la pluma en el espacio de
doce o quince dfas. Esta obra, publicada en 1856, abunda en ideas
de aplicacion inmediata a la actualidad esoolar del medio en que fu6
escrita. Seria largo, indicar las principles, pero no es possible dejar
de eludir a la de organizer la enseilanza de manera de hacer de todas
sus parties un sistema fnico (II).
El ilustre maestro argentino, despues de instituir el preceptorado
national, de reformer radicalmente la enseflanza de la lectura i de
promover el periodismo pedag6jico, regres6 a su pais en 1855.
La gratitud de los chilenos ha colocado su nombre con caracteres
de oro, en el frontispicio de suntuosos palacios destinados a la primer
enseflanza.
Santiago de Chile, mayo de 1899.
Manuel A. Ponce.


(I) Monitor de las esoulas primaries, tomo III. Va en este tomo.
(II) Obras, tomo XII.














ANALYSIS


De las Cartillas, Silabarios y otros m6todos de lectura conocidos y
practicados en Chile, por el Director de la Escuela Normal.


ADVERTENCIA

Habiendo pedido el Gobierno un informed sobre los m6-
todos de lectura conocidos y practicados en Chile, ha dis-
puesto que se publique el que ha sido presentado, A fin de
Ilamar la atencion de los que en la mejora de las escuelas
primaries se interesen. Mientras que todos se afanan por
extender y perfeccionar la instruction superior, yace en
el mas complete abandon la que sirve de introduction A
aquella, y que es comun a todas las classes de la sociedad,
y por este respect la dnica que es verdaderamente nacio-
nal, pues que tanto interest al rico como al pobre, al habi-
tante de las ciudades como al triste labrador de nuestros
campos.
El andlisis de los diversos mdtodos de lectura conocidos y practi-
cados en Chile que se ofrece al pdblico, puede conducir pues
A suscitar las observaciones de los inteligentes para for-
mar un m6todo de lectura fAcil y expeditivo; A despertar el
interns de todos, sobre la mejora de las escuelas, introdu-
ciendo en ellas nuevos medios de instruction; y A llamar
la atencion de los maestros y preceptores de la ensefianza
primaria que guiados hoy por la rutina, perpetdan los
obstaculos que retardan 6 hacen indtil la instruction que
dan a los nifios.
No interest menos A los padres de familiar cualquiera
reform que en los. medios de ensefiar se introduzca.
Cuanto menos tiempo se requierapara completar la ins-





OBRAS DE SARMIENTO


truccion primaria de los nilios, menos costosa sera 6sta
para sus padres; pudiendo dedicarlos con provecho & los
studios superiores si sus posibles lo permiten 6 a los que-
haceres domesticos, cuando las facultades no den para
mas.
Ya es tiempo de que todos nos ocupemos seriamente de
la mejora de la instruction primaria, que tanto interns
excita en todos los pueblos civilizados. Querer que el
0Gobierno lleve por si solo & cabo tan important como
dificil tarea, sin la active cooperation de los ciudadanos,
es pretender imposibles; y no se vera a este respect en
Chile, lo que no se ha visto en parte alguna. La negligencia
de los padres de familiar que desde que conflan sus hijos a
un maestro de escuela no se ocupan rras de saber si ade-
lantan, si aprenden, escaseandoles el estimulo que la apro-
bacion paternal les proporcionaria, es igual a la de los
vecinos en general, que rara vez se ocupan de inquirir
sobre el estado y progress de la instruction en las escue-
las, abandonando absolutamente este cuidado, si lo hay, a
las autoridades, que no siempre se conducen mejor, por el
mismo sentimiento de indiferencia y casi menosprecio con
que el comun mira las escuelas. Pero la instruction prima-
ria es la media de la civilizacion de un pueblo. Donde es
incomplete, donde yace abandonada, y al alcance de un
corto nimero hay un pueblo semi-barbaro, sin luces, sin
costumbres, sin industrial, sin progress. Lo contrario sucede
donde la instruction primaria llama la atencion de todos,
y se hace un interns de primer orden, no s6lo para el
Gobierno que la establece, reglamenta y dirige, sino para
cada un padre de familiar que vigila en el adelanto de sus
hijos, y mira la escuela de su departamento, 6 de su parro-
quia como una propiedad suya, en cuya buena conservation
estan interesados el honor del lugar de su residencia, su
propia utilidad y la de todos sus convecinos.





IDEAS PEDAG6GICAS


Senior Ministro de Instruccion Ptiblica, don Manuel Montt.

Present a V. E. el Analisis de las Cartillas, Silabarios y
otros m6todos de lectura practicados 6 conocidos en Chile,
que me habia encomendado hacer: y sin que pueda consi-
derarsele como un trabajo complete, tendrA al menos el
m6rito de ser un primer paso que provoque otros mas
seguros.
Conviene much llamar la atencion del pdblico sobre
una material que los sabios desdefian por lo general y de
que los encargados de la ensefanza primaria tienen muy
limitadas nociones; sin embargo que puede decirse que la
imperfeccion de los medios de ensefianza influye, si no
decide, poderosamente en el atraso de la cultural intelec-
tual del mayor nimero.
Dios guard A V. S., sefor Ministro.

Domingo F. Sarmiento.
Santiago, a2 de Agosto de 1842.














ANALYSIS DE METODOS DE LECTURE


Cuando se trata de dar la ensefianza primaria la exten-
sion y uniformidad que conviene A su mas pronta y segura
difusion, nada es mas oportuno que el examen prolijo de
las diversas cartillas, silabarios d otros m6todos de lec-
tura, que sirven para la ensefianza popular, 6 estAn adop-
tados en los establecimientos de education piblica; pues
que el conocimiento de ellos, y el examen detenido de sus
perfecciones 6 defects, puede indicar el camino que debe
seguirse para la adopcion 6 creacion de un m6todo nuevo
que llene cumplidamente su objeto, en cuanto a facilitar
la ensefianza, poniendola a4 alcance de todos por su sen-
cillez, baratura y claridad.
Este es el trabajo que me propongo realizar, y aunque
las observaciones y deducciones que haga no est6n exen-
tas de error 6 inexactitud, podrAn servir para llamar la
atencion de los inteligentes; los que adoptando las unas,
corrigiendo las otras y afiadiendo a aquellas las propias,
arribarAn al fin A la incorporacion de todas en un solo
cuerpo de doctrine basado sobre una teoria realizable y
sencilla, que en su aplicacion a la lecture, d6 un m6todo
breve y satisfactorio en sus resultados.
Pero antes de entrar en este trabajo, creo oportuno hacer
algunas observaciones generals sobre la lecture, objeto
de la ensefianza, para mejor conocer-los medios, conociendo
el fin A que se aplican.
Entiendo por lectura el arte de descifrar la palabra escrita.
Cuando las palabras se pronuncian pausadamente, se nota
que estan compuestas de unos sonidos al parecer elemen-
tales que han llanado silabas. Mas como en las silabas se
notan aun sonidos divisibles que pueden emitirse por si





IDEAS PEDAG6_ICAS 31

solos, y algunos de ellos separadamente, result que la
silaba misma es un compuesto de diferentes sonidos entire
loscuales predominan, como elementales en el castellano,
cinco que han recibido con propiedad el nombre de VOCA.
LES, por hacerse por la sola emision de la voz modificada
por diversas aberturas de la boca, y veinte modificaciones
que llevan el nombre de CONSONANTES por ser inexacta 6
dificil su emision, cuando no consuenan con una vocal.
Todos esos sonidos han sido determinados y representa-
dos por signos escritos que se llaman letras, y su conjunto
abaeedarso6 alfabeto; y combinandolos entire si de manera de
repi'oducir las diversas articulaciones de la voz humana, se
ha conseguido reconstruir, primero las silabas, element
perceptible de la palabra, y en seguida y con el auxilio de
*stas, las palabras mismas, expression del pensamiento.
La ensefanza de la lectura de un idioma consiste, primero,
-en conocer los caracteres que representan los sonidos; segundo,
conocer las diversas modificaciones d combinaciones que un idioma
liene en la organization de sus silabas; tercero, la manera de
reunirse dstas para construir la palabra.
Luego de conocidos los caracteres, la mas sencilla de las
Imodificaciones que los sonidos vocales 6 fundamentals
pueden experimentar es la que se represent en la escri-
tura con una vocal precedida de una letra consonante, lo
-que se llama una articulacion direct, como ba.
2a Igualmentb simple la de una vocal seguida de una
-consonante como ab.
3a Una vocal precedida y seguida de consonantes como
Las.
4a Una vocal unida A una 6 mas vocales formando un
solo sonido como ai.
5a Una vocal precedida de dos consonantes como bla.
6a Una vocal seguida de dos consonantes como ins.
7a Una vocal precedida de dos consonantes y seguida de
una 6 dos consonantes como trans.
Sin el conocimiento previo de todas estas modificaciones
del sonido vocal, no puede emprenderse la lectura de las
palabras; y el m6todo que lo intentara, no s61o llenaria de
dificultades y de embarazo A los nifios, sino que tambien
.hariade la lectura un studio empirico, interminable 6
ncompleto.





32 OBRAS DE SARMIENTO

Sin hacer uso de otros antecedentes, voy A dar principio
al examen de los tratados de lectura usados en Chile,
principiando por la cartilla y doctrine cristiana que. es el
tratado mas popular de lecture; pues que sirve en las fami-
lias, en casi todas las escuelas, y es el que se propone poner
A la infancia en aptitud de poder leer con su auxilio los
demas libros.
Si algun curioso disease conocer mas A foido la material
de que se trata, convendria que tuviese A la vista la car-
tilla, el Caton cristiano (hay tres 6 cuatro), la coleccion de
cuadros de lecture de ensefianza mutua, y demas indica-
dos en este opuisculo.

CARTILLA

Comp6nese este m6todo de lecture de un alfabeto 6 abe-
cedario en que las letras que representan los sonidos ele-
mentales estan confundidas y entremezcladas con las con-
sonantes, cuya nomenclatura se hace aprender de memorial
A los niflos. En seguida vienen las letras elementales
solas, pero acentuadas, lo que constitute una diferencia
que A la vista poco ejercitadade los alumnos, puede traer
graves errors y much embarazo. Sigue la union de cada
consonante del alfabeto con las cinco vocales, para produ-
cir las articulaciones directs. Pero sobrevienen las com-
binaciones ca, ce, ci, co, cu, ga, ge, gi, go, gu, que por una
aberracion de nuestra ortografia, tienen diversos sonidos,
y el nifio que por la arbitraria nomenclature de las letras,
no ha podido formarse una regla para averiguar 6 darse
razon de la combination que result de una consonante y
una vocal, encuentra este tropiezo de ga, go, gu, y de ca, co, cu,
que lo pone en nuevas confusiones. Tal es el efecto de esta
falta de regla y de distinction, que hasta la edad viril se
conserve la fluctuacion en que quedan los niflos sobre si es
ga 6 ja, ge 6 gue. Mas adelante nos detendremos sobre este
punto capital. Sigue la combination ha, he, hi, ho, hu, en que
la consonante h no modifica el sonido vocal. Luego esta
otra: ia, ie, ii, io, iu, que produce dos vocales separadas;
porque en la manera de ensefiar del pueblo no existed el
diptongo. Me abstengo de notar otros defects, por no ser
llegado el caso. Sigue A esto la combination de una vocal





IDEAS PEDAG61CAS


precedida de cada una de las consonantes del alfabeto y
seguida de la consonante n, con las mismas irregularidades
de la anterior. Faltan, por supuesto, todas las demas corn
binaciones que el castellano tiene del mismo g6nero, como
bad, bac, bom, bot, bis, bar, bel, etc., lo que es un gravisimo
defecto. Continian unos cuantos casos por contraccion,
como bla, cla, fla, pla, bra, dra, fra, gra, pra, y en seguida viene
la lecture.
Segun la distinction de silabas que hicimos al principio,
faltan ejemplos de todas todas las silabas formadas de vocal
seguida de consonante, como al, as, an, etc.; de todas las de
dos 6 mas vocales, como au, iai, iei: de todas las de una vocal
precedida de dos y seguida de una 6 dos consonantes, como
bras, trans, de todas las de vocal seguida de dos consonantes,
como ins, obs, ers.
Es decir que faltan ensefianzay ejemplos de la mitad de
las silabas que van a ocfirrir en la pr6xima lecture: que no
se ha ensefiado en un solo caso de pronunciacion dificil;
como ac, ad, abs, ins, etc., dejando estos vicios de la ense-
fianza huellas hasta la edad adulta, haciendo la pronun-
ciacion defectuosa 6 incorrect.
Por lo que, la siguiente lectura es una continuacion de
ensefianza rudimental, a media que se encuentran nue-
vas combinaciones que no se hallaban en los elements
anteriores; y por tanto cada niiio necesita un maestro que
le vaya explicando los nuevos casos que ocurren, como
vamos a demostrarlo.
Lectura del persignarse de la Cartilla
Silabas y combinaciones nuevas que no se han ensefiado
antes: por, nal, cruz, nues, tros, gos, nos, nor, Dios, en, el, nora,
del, es.
El Padre nuestro
Tas, los, cie, rei, tad, tie, hoi, er, per, cion, mat.
Ave Maria
Sal, yes, cia, vien.
El Credo
Oria, dor, cris, cio, vir, muer, des, in, fier, al, ter, bio, dies, nir,
juz, gar, vos, sia, nion, rrec, car.
TOMo xxvIm.-8





OBRAS DE SARMIENTO


La Salve
Sal, cot', dul, dos, jos, sus, mos, mien, pues, vuel, tie, mues, rue,
dig, zar, las.
Los Mandamientos
Diez, rres, tos, nor, sie, cuar, rar, tar,- car, ses, sep, oc, fal, tir,
ger, ciar, bie, tes, cie, mis.
Los de la Santa Iglesia
Fier, guar, vez, tes, ber, or.
Saoramentos
Bau, fir, ex, un, ser, gar.
Confesion
Sion, fic, siem, vos, gueis, ar, tor, dad, cuan, horn, an, ad, ber, bue,
dar, guar, buen, nes, ter, gir, frir, vos, cor, fer, brien, dien, mir,
can, yes, ber, via, ria, mil, lar, cas, ter, plan, mun, ver, ir, ler, gus,
pal, teo, rres, jus, for.
Acto de Contricion
Ac, quien, sois, os, cum, plir, frer, tis, cis, hai, cuan, mas, nas,
brar, sor, nir, jui, pul, vir, par, hos, cuer, cual, quie, creis, tal, sais.
Segun el prolijo examen que precede ocurren en la car-
tilla, en el solo espacio de unas cuantas p'ginas, ciento
ochenta combinaciones nuevas de letras, de cuyo modo de
former silabas no ha tenido el educante el menor antece-
dente, sin contar entire estos casos los numerosos en que las
mismas silabas estAn repetidas; y como no hay de ellas
una ensefianza sistematica y ordenada, las olvida a cada
paso; de manera que aun despues de haber concluido la
cartilla entera, queda tan a obscuras de lo que se 1. ha
ensefado, que apenas podria darse cuenta de ello. Aun
suponiendo el rezo de la cartilla un studio aunque desor-
denado, faltan ejemplos de un gran numero de casos, lo
cual prolonga indefinidamente el aprendizaje. iC0mo apren-
den los niflos a leer con medios tan absurdos 6 incomple-
tosl Aprenden a fuerza de paciencia, rigores y tiempo de
parte de los que los ensefan, A fuerza de lagrimas, sufri-
mientos, y hastio de parte de ellos; y al fin despues de un
afio de correcciones y dudas, ellos auxiliados de la memo-





IDEAS PEDAG6GICAS


ria y de su admirable instinto por las analogias, descubren
el sistema de la organization de las silabas, marchando de
induccion en induccion, conjeturando un dia una cosa,
otro otra, hasta darse cuenta muda de la lectura y de la
diverse formation de las silabas: trabajo es este que se
opera en la mente de los nihos confusa y lentamente, sin
que ellos mismos puedan darse cuenta de los medios de que
se han servido para salir de estas dificultades que nacen
A cada pAgina. Pero las consecuencias morales de este estu-
dio, en que no hay clasificacion, ni m6todo, ni sucesion,
ni nada claro, son mas fatales de lo que puede imagi-
narse. Por una asociacion necesaria de ideas, los nifios
cobran un odio eterno A la lecture, por el recuerdo de las
penosas dificaltades de ella, y por la ninguna aplicacion
que de su conocimiento se hace a una cosa nueva para
ellos, 6 que les llame la atencion. Llevados de un celo
indiscreto 6 intempestivo han hecho de la cartilla un cate-
cismio, y sus inventories parece que menos se han curado
de ensefiar en ella & leer que de dar un tratado del
rezo. De aqui nacen tedavia nuevas dificultades. El nifio
sabe rezar por lo comun, antes de aprender A leer y por
tanto no hay cosa alguna que llame su atencion sobre el
sentido de las palabras. El modo de leer, es aun un nuevo
obstaculo. Es la prActica popular repetir las letras indivi-
dualmente, y luego la silaba que forman, y en seguida la
palabra y aun una series de palabras; como en este caso:
pe-o-ere por; ele-a la; ese-e se;teffe-a-e-le kial; por la sefial, etc. Muy
ducho ha de ser ya el nifio que league a sacar de entire
este monton de paja, el grano limpio de la verdadera lec-
tura.
Creo que sin vacilar puede asegurarse que la cartilla
sera, mientras exista tal como es hoy, un obstAculo para la
instruction popular y sobre todo para aquella que se obra
en el seno de las families pobres, en las escuelas de mujer
y en las pequefias aldeas 6 lugares de la repdblica, que con
preferencia debe ser atendida por los que se propongan
mejorar la condition intellectual del pueblo, y abrir las
puertas delsantuario de los conocimientos A la clase mas
numerosa de la sociedad. Esta manera de ensefiar A leer
deletreando, que corta el sentido y. la hilacion de las frases,
ha hecho nacer aquella entonacion empalagosa y repug-





OBRAS DE SARMIENTO


nante con que se habitda desde el principio A los j6venes, y
que en la edad adult es impossible extirpar del todo, como
he tenido mil veces occasion de experimentarlo, y como lo
experiment actualmente con los j6venes que forman la Es-
cuela Normal; resultando de aqui que la lectura aun despues
de que ha pasado la dificultad de repetir las palabras,es arida,
sin animation y sin vida, hallAndoseimposibilitado el que
lee de expresar y por tanto de participar de las emociones
de la narracion, dialogo 6 discurso, en6rgico 6 sentimental
que el libro contiene. Del sistema de deletreo y de repetir
despues la palabra enter, result otro defecto mayor,
cual es el de los errors que cometen, al leer una palabra
y la mania de repetirla hasta que logran decirla. Hay un
hecho curioso que he observado, y del que he sacado una
grande utilidad, haci6ndolo servir de base para un nuevo
medio de repetir las palabras escritas. Tal es, que los
errors que los nifios cometen ocurren casi siempre en las
palabras de mas de tres silabas, y en 6stas al leer la, dltima
y pendltima silaba. La razon es sencilla; las personas
que tienen un grande ejercicio de lectura alcanzan A
recorrer de un solo golpe de vista uno, dos y casi tres ren-
glones de un libro, mientras que los menos ejercitados no
disciernen mas que algunas palabras, y los nifios apenas
las primeras silabas de una; las dltimas, por poco que
alcancen a conjeturar lo que puede decir segun lo indican
las primeras silabas, las dicen de memorial y sin detenerse
al leerlas: asi, cuando encuentran la palabra memorial casi
siempre dicen memorial; los plurales los hacen singulares
y a los verbos les cambian los tiempos y personas, adulte-
rando y obscureciendo el sentido. De este hecho general
y constant he deducido no s6lo que es necesario leer sila-
bando, sino que debe continuarse leyendo asi por siem-
pre, hasta que de suyo desaparezca 6 deje de percibirse el
silabeo en la lectura. Los niflos que han aprendido por
este m6todo tienen lugar de ver la palabra sucesivamente
y si yerran en una que otra silaba, se les deja pasar, A fin
de que no se habittien a esa repeticion que tanto molesta
A los que la escuchan y que ofusca la mente de los nifios,
haci6ndoles olvidar el sentido de lo que leen.





IDEAS PEDAG6GICAS


CATON CRISTIANO
En este libro elemental hay en unos una segunda edi-
cion del silabario de la Cartilla, sin progress ni aiadidura
alguna; en otros algunas mejoras tiles y nuevos motives
de confusion.
Entre los various que he visto, es uno de los mejores el
que reimprimi6 el afio 38 la imprenta de la Independen-
cia, cuyos defects y ventajas- indicar6 brevemente. La
primer de estas iltimas es la separacion de los sonidos
elementalesde entire los demas modificantes; pero por no
s6 qu6 desacordada ocurrencia han .elevado al rango de
vocal a la V y la Y que la escritura modern ha relegado
a la clase de consonantes. Siguen a estas las vocales prece-
didas de la h muda 6 serial que no modifica A la vocal, pero
esto sin hilacion y sin correspondencia alguna de colocacion
para indicar al nifto que son en su pronunciacion entera-
mente analogas a las vocales solas: estan escritas de esta
manera:
a, e, i, o, u, v, y.
ha, he, hi, ho, hu.
colocacion arbitraria que hace indtil la oportunidad de la
separation de esta letra sin sonido de la masa de las con-
sonantes. Dejo A un lado la doctrine de los gramAticos que
da a la h un sonido en los casos de hua, hue, etc.: si el tal
sonido existe, no es a mi entender porque la h tenga hoy
un sonido especial, sino porque ua, ue, se pronuncian mas
naturalmente y con menos afectacion con un sonido suave
de gua, giie y que se pronunciarian lo mismo aun cuando no
precediese la h; pero esta es una question que en nada
interest & los nifios, ni al arte de ensefiar a leer. Se siguen
las consonantes y en un orden enteramente nuevo, en cuyo
nuevo arreglo parece que el inventor ha querido aproximar
todos los caracteres que tienen sonidos analogos 6 aproxi-
mativos: como b, v, z, ch, s, 11, y, g, j, x, c, q, k: arreglo que
traeria quiza alguna ventaja, si no estuviese contrariado
por la sucesion de las otras consonantes que carecen de
analogias.
PRIMER CLASE
La 2a, 3a y 4a leccion que consistent en ejemplos de una
vocal modificada por una consonante precedent, estan





OBRAS DE SARMIENTO


arregladas de manera de obviar la dificultad y tropiezo que
result de las combinaciones ga, ge, gi, go, gu y otras en que
ocurren irregularidades, las cuales forman la 5a leccion, en
la que dichos casos estan colocados de esta manera:
ga, gue, gui, go, gu.
ja, je, ji, jo, ju.
ja, ge, gi, jo, ju.
ca, que, qui, co, cu.
Si este arreglo tiene la ventaja de presentar los sonidos
id6nticos de ge, gi con je,ji, y el de que, qui con ca, co, cu, tiene
el imperdonable defecto de haber olvidado el ejemplo de ce,
ci que como excepcion debia ilustrarse como el de ge, gi, con
comparacion de za, ze, zi, zo, zu, sonido id6ntico & ce, ci; pues
el que, qui tiene sonidos regulars; de manera que toda la
buena inteligencia de la distribucion de las combinaciones
precedentes, viene A estrellarse en la imperfeccion con que
esta desempefiada aquella iltima parte. Los alumnos
encontrarin & cada paso en la lecture la combination irre-
gular de ce, ci que tan arbitrariamente es aqui excluida del
ndmero de las silabas; debiendo tenerse present que aun
vali6ndose de todos los auxilios imaginables para salvar
este tropiezo de la ortografia castellana, quedan por largo
tiempo fluctuantes y dudosos de su verdadera pronun-
ciacion.
La 6a leccion tiene unos cuantos ejemplos de una vocal
modificada por una consonante posterior; concluyendo
muy oportunamente en aquellas pronunciaciones dificiles
que el pueblo ha corrompido en el hablar comun; como
ab, oc, ig, ex, ip, etc.
SEGUNDA CLASE

Principia esta por las vocales maydsculas y la Y unida a
ellas y una repeticion de las modificaciones ha, he, hi, ho, hu.
Le sucede la combination de la vocal precedida de la serial
h y seguida de una consonante. La 3a y 4a leccion se pro-
ponen mostrar ejemplos de las combinaciones de una vocal
precedida y seguida de una consonante; mas al rev6s de lo
que notamos en la cartilla, cambia las consonantes de la
terminacion de las silabas, sin alterar la precedent; siendo
unoy otro medio incompletos. Pero inferior en esto & la





IDEAS PEDAG6GICAS


cartilla, carece de ejemplos de vocal modificada por dos
consonantes, que son de una ocurrencia frecuente en la
lecture. Bra, do, dri no tienen ensefianza elemental. No la
hay asimismo de vocal modificada por dos consonantes
posteriores; no la hay de vocal modificada antes y despues
por dos consonantes, ni tampoco de la emision unida de dos
6 tres vocales. Pero lo que es aun menos justificable es la
omision de los caracteres maydsculos, que diferenciandose
tan notablemente delos minisculos,es necesario estudiarlos
y conocerlos particularmente. S61o se encuentran en los
elements de silabas los siguientes: B, Z, 1, A, E, F, 0, LI,
J, H, y V. Otro Caton mas complete que este, tiene en el
abecedario doubles las letras, es decir,-un caracter mayisculo
y otro minisculo, lo que hace improbo el trabajo de la
memorial de los nifios.
Prescindo de la falta de m6todo en la distribution de la
ensefianza y de lo incomplete y arbitrario de la manera de
ensefiar, lo que me propongo analizar mas tarde, siendo por
ahora mi lnico objeto demostrar la imperfeccion 6 insufi-
ciencia de estos tratados de lectura y los embarazos de que
lenan A los nifios, pervirtiendo en ellos la razon, inspiran-
doles una funesta adversion a la lecture, por lo penoso de
su aprendizaje.

SISTEMA DE ENSETRANZA MUTUAL

Voy a entrar ahora en el examen del m6todo de lecture
Hlamado de ensefianza mutua, ya sea por estar expuesto er
cuadros preparados para el uso de aquel sistema de ense-
lianza, ya sea por haber sido inventado ex profeso para la
planteacion del sistema de Bell y Lancaster. Durante la
administration del senior General Las Heras en Buenos
Aires, un senior Robertson, ingles, y un senior Baladia, espa-
fiol, fueron encargados de prepafar los elements para la
adoption de aquel nuevo sistema de ensefianza, y uno.de
los trabajos que presentaron al Gobierno fu6 la coleccion de
cuadros de lecture de que vamos a ocuparnos. Obra colo-
sal ciertamente y que revela en sus autores asiduidad ytareas
indecibles. Debo antes de analizarlo prevenir que lo he ex-
perimentado en varias 6pocas, y particularmente en la villa
de los Andes, durante un afio de practice, y no obstante mi





OBPRAS DB SARMIENTO


entusiasmo por la ensefianza mutua y los m6todos afectos por
entonces A ella, pude observer que los resultados no corres-
pondian A mis esperanzas, menos por el sistema mismo
que por lo imperfecto de los m6todos usados. Esta observa-
cion es tanto mas necesaria cuanto que me interest en
inducir al Gobierno A retirarlo de las escuelas dominicales,
A que ha sido aplicado, por estar persuadido que es;si no el
lnico, el mayor obstAculo de los que retardan sus progress
y dejan burladas las miras ben6ficas de su institution. Un
hecho digno de notarse en la invencion de este m6todo de
lectura es que, como todas las innovaciones, tiene la exa-
geracion y toca los extremes de una reaction. Como la
Gartilla y el Caton, ainicos medios de ensefianza elemental
conocidos hasta entonces, eran tan incompletos 6 insufi-
cientes para dar A los alumnos una idea clara de los soni-
dos y de la formacion de las silabas que forman las palabras,
se toc6 en el extreme opuesto de former una series de
combinaciones de silabas tan complete y tan difusa; y
hacer preceder en seguida, A la lecture de los libros, tantos
studios preparatorios en palabras de dos, de tres, cuatro,
yaun de ocho silabas, que sin exageracion puede decirse
que estan registradasen estos ensayos todas las palabras
del idioma castellano. Esta lectura muerta y sin sentido'
este trabajo puramente mecAnico de repetir millares de
palabras colocadas por el orden alfab6tico, sin trabazon
ninguna y sin expresar una sola idea que atraiga la aten-
cion de los alumnos, es la tarea mas odiosa 6 insoportable
para la infancia, cuya atencion es tan dificil de fijar en un
solo objeto; trayendo esto tal desaliento que el progress de
la instruction se retarda por la falta de interns en el tra-
bajo, no obstante la facilidad que su met6dica organization
ofrece. Otra de las circunstancias notables de este m6todo,
yquenace de las ideas dominantes aun en la 6poca de su
formacion es el predominio del espiritu de sistema del siglo
XVIII que llevaba A desenvolver una idea abstract en
todas sus consecuencias posibles, sin curarse de su apli-
cacion prActica a la realidad y A las exigencias del objeto
A que se aplicaba. Este espiritu de sistema estA llevado
en el m6todo de lectura que analizo con un rigor y una
exactitud 16gica tales, que al fin llega A separarse y olvi-
darse enteramente de su objeto, que es ensefiar A leer el





IDEAS PEDAG6GICAS


castellano; pudiendo, si los usos ortogrificos de los diver-
sos idiomas no fuesen tan arbitrarios y los sonidos que
representan tan distintos, aplicarse a cualquierotro idioma,
como voy A ponerlo de manifiesto. La teoria de este sis-
tema es muy sencilla. Conocidos los caracteres maydsculos
y mindsculos, combinar los primeros entire si de todas
las maneras posibles, sin relacion A las silabas que el cas-
tellano forma; de donde resultan las combinaciones si-
guientes:
PRIMER CLAUSE
Cuadros 10, 20 y 3S
Las letras mindisculas colocadas por orden de seme-
janza de caracteres.
Las maydsculas idem.
Mindsculas bastardillas.

SEGUNDA CLASE
Cuadros 40, 50, 6, 7o, 80, y 90
Combinaciones de vocal con vocal, de donde resultan
estas ii, ee, oo, aa, uu y otras que no forman verdaderas sila-
bas 6 diptongos. Combination de cada vocal con todas las
consonantes sucesivamente, de donde resultan las silabas
in, ill, ich,ij, ig,ih, iv, iy y las mismas con cada una de las
vocales, en todo 40 silabas falsas por no existir en el cas-
tellano. Combinaciones de cada consonante con cada
vocal. En todas 200 silabas.
TERCERA CLASE
Cuadros 10 d 23 inclusive
Combinaciones de vocal precedida y seguida de conso-
nantes, de las que resultan 2008 silabas de las cuales mas
de las cuatro quintas parties, 6 son falsas, 6 de una pro-
nunciacion dificil y de rara ocurrencia en el castellano, de
este modo:
100 silabas diversas acabadas en t como guit, pat, jot.
100 id. n din, jon, yan.
100 id. It sell, pill, Iill.
100 id. h huh, loh, foh.
100 id. p chop, hop, jep





OBRAS DE SARMIENTO


100 silabas diversas acabadas en c como cic, choc, fuc.
100 id. x rax, chux, dix.
100 id. v tev, chov, div.
100 id. d med, vid,jad.
100 id. b lab, cheb, xib.
100 id. j hij, moj, chuj.
100 id. q diq, paq, toq.
100 id. g tog, rig, pug,
100 id. f gif, dof, paf.
100 id. ch dich, bach, pech.
100 id. y diy, bay, moy.
En todo 1600 silabas dificiles, arbitrarias 6 indtiles.
Desde el 24 hasta el 26. Combinaciones de dos vocales
antepuestas a una consonante, en todo 528 silabas, de las
cuales no hay una octava parte de verdaderas silabas ni
de aplicacion a nuestro idioma. Para demostrarlo basta-
rAn los siguientes ejemplos: eoh, eec, iiv, eoj, uug, oag, uob, oun,
oip, oax, eill, ioj, iug, uit, uun, uoll, uav, uus, uop, uic, ief, iif, iem,
ouj, ooi, uig, eey, iut, iah, etc. Desde el 27 hasta el 28: combi-
naciones de una consonante interpuesta; 545 silabas, todas
indtiles por ser impropias, pues iru, ata, edo, ague, ife, ugo, no
son combinaciones silAbicas, sino dos silabas unidas.
Desde el 28 hasta el 32: combinaciones de una conso-
nante antepuesta A dos vocales, en todo 557 silabas, muchas
de ellas impropias. En el 32: 55 silabas de contraccion 6
dos consonantes antepuestas a una vocal, todas naturales y
tiles: 39 silabas de consonante y diptongo: 5 silabas de
diptongo.
Cuadro 33: 130 combinaciones de vocal precedida de dos
consonantes y seguida de otra, todas tiles. Faltan
trans, etc.
Por la exposicion anterior, result que el alumno ha
tenido para llegar a leer palabras, que hacer el monstruoso
y mon6tono ejercicio de 4.272 silabas:] para cuyo aprendi-
zaje ha necesitado recorrer 34 cuadros de lecture, siendo
como creo haberlo demostrado, la mayor parte de ellas
absurdas 6 de rarisima ocurrencia en el castellano.
Despues de haber apurado la paciencia del alumno con
todo este aprendizaje tan ]argo y cansado, se creerA que va
& entrar al fin a la lectura de palabras que formen discurso,





IDEAS PEDAG6GICAS


puesto que no hay silaba ni combination possible ni impo-
sible, usada 6 desusada, en que no se haya ejercitado hasta
la saciedad y el aburrimiento. Pero no sucede asi: el
implacable m6todo no lo soltarA de la mano hasta que no
haya extinguido en 61 todo resto de paciencia, toda chispa
de entusiasmo y toda muestra de inter6s. Una nueva
tarea principia, sin dificultades; pero eterna, sin fin y sin
utilidad. Principian los ejercicios de palabras disecadas en
silabas divididas por un guion.
Desde el cuadro 33 hasta el 40: 1.459 palabras bisilabas
puestas en columns en el orden alfab6tico; como pa-lo,
fo-co, de-jar, in-gles.
Desde el 41 hasta el 59: 4.032 trisilabos divididos con
guion en el mismo orden que los anteriores, y el cuadro 60,
como paradejar respirar un poco al alumno y que cobre
aliento, le da un traguito de lecture con algun sentido, pero
siempre dividida con guiones, siguiendo de nuevo la leta-
nia de palabras de cuatro y de cinco silabas.
Desde el 61 hasta el 79: 3.648 palabras en column
cerrada y subdivididas con guiones.
Desde el 79 hasta el 85: lecture seguida, pero siempre
dividida con guiones.
Desde el 86 hasta el 95: palabras de cinco silabas, 1.000
alternadas, unas divididas con guiones, otras no. Desde el
96 hasta el 104: lecture seguida.
Desde el 105 hasta el 108: 256 palabras de seis y mas
silabas. Desde el 109 al 130: lecture.
Notar6 al terminar estas observaciones que la material de
la lectura participa de la abstraccion del m6todo mismo,
siif cuidarse de la capacidad y alcances de los que lo leen.
Despues de algunas mbximas morales y algunos datos
geogrAficos, cae en una disertacion filos6fica, metafisica,
sobre la manera c6mo -se han formado los idiomas; material
muy digna por cierto de la especulacion de los sabios; pero
incomprensible y lo que es mas, de ningun interns para los
alumnos. Despues de haber pasado por el studio de 4.272
silabas, ha sido precise repetir 10.808 palabras para llegar,
en fin, al objeto de tanto sacrificio, la lectura, y aun 6sta es
en los cuadros que analizamos, fastidiosa y mon6tona.
Un sistema semejante es lo mas complete, lo mas cien-
tifico, si se quiere; pero tambien lo mas pernicioso que ha





OBRAS DE SARMIENTO


podido imaginarse para poner en manos de la infancia
Del arte de leer que para ensefiarlo con provecho requeria
un m6todo cuya ingeniosidad consistiese en hacerlo fAcil y
de una corta extension, se ha hecho una ciencia complica-
disima 6 inaplicable A la lengua castellana, objeto de la
lecture. Pero este largo y 16gico metodo no da todos sus
p6simos frutos, sino cuando se le aplica A la ensefianza
de las escuelas dominicales. Debe tenerse present que
los hombres toscos del pueblo a quienes la filantropia
del Gobierno compel A aprender A leer, tienen inconve-
nientes naturales que hacen muy lentos los progress
de la ensefianza: el primero de ellos es la falta de
capacidad mental, pues que es un hecho vulgarmente
conocido que las facultade" intelectuales del hombre
que no ha recibido durante" la juventud ningun genero de
instruction, se entorpecen y se resisten por tanto al estu-
dio: segundo, la falta de voluntad y de paciencia, que trae
el desagrado de una tarea compulsive que no se ha empren-
dido espontaneamente, y cuyo fin remote no se aprecia de
manera de excitar un vivo interns: tercero, la torpeza de
los 6rganos de la pronunciacion que se niegan A toda nueva
composition de sonidos, cuando han Ilegado A todo su
desarrollo y madurez; y en este sentido, el m6todo de ense-
fianza mutua es lo que hay de mas opuesto A la capacidad
natural del pueblo. Sabido es que el vulgo se resisted a
adoptar todo sonido que requiera el mas pequefio esfuerzo
de pronunciacion; que dice aucion, pauto, oujeto, mostruo, defeu-
to, oserbasion, circustansia, afeuto, istrumento, costansia, amistd,
esamen, corrusion, istansia; y que el idioma culto cede de dia
en dia A las exigenciasdel pueblo llano. Ahora, el m6todo
que analizamos no tiene un solo cuadro en el cual no ocurran
las combinaciones mas forzadas, lo que pone A la lengua
en un suplicio sin descanso ni intermission; y siendo impo-
sible producer sonidos exactos, se confunden las ideas y se
estorba todo progress. El vulgo no puede pronunciar ig,
ic, ip, ib, id, ix y sus oidos en la edad adult no se hallan en
estado de distinguir cada uno de estos sonidos sin un grande
y prolongado ejercicio. Suponiendo que estas dificultades
pudiesen vencerse, aun hay otra de mas gravedad que hace
enteramente inaplicable este m6todo de lectura A la ense-
fianza de las escuelas dominicales. Un c6mputo sencillo





IDEAS PEDAG6GICAS


bastara para ponerlo de manifiesto. La coleccion consta
de 130 cuadros, en los que hay de seis A siete columns de
24 A 32 silabas 6 palabras cada una; lo que hace un total de
casos de cerca de 200 por cuadro, todo lo que para ser sufi-
cientemente comprendido, require que por lo menos se
estudie en dos 6 mas lecciones. Luego los dias festivos
que la milicia puede dedicar A esta tarea, al afio no alcan-
zan a 40; de manera que dividiendo el double del nimero de
cuadros (suponiendo que se aprenden en dos lecciones, unos
con otros) result queise necesitan por lo menos seis aflos
para vursarlos completamente. S6muy bien que la ense-
fianza mutua para un tanto A este inconvenient, facili-
tando el paso de una clase A otra A los que ya estAn corrien-
tes en los studios de algunas de ellas; pero este remedio es
s6lo itil para las comprensiones mas despejadas: la masa
de los que aprenden, y 6stala forman los menos aventaja-
dos, tiene que seguir el curso natural de las lecciones y por
tanto apurar, si no el todo, la mayor parte de los cuadros que
forman la coleccion.
En establecimientos como las escuelas dominicales, en
que las lecciones se suceden con intervalos tan grandes,
como las semanas, en cuyo lapso de tiempo el trabajo cor-
poral absorbe toda la atencion, las lecciones deben ser tan
claras como circunscriptas; de manera que el fin A que se
aplican no sea tan lejano que el trabajo parezca intermi-
nable y en el desaliento de arribar a ;los resultados, dege-
nere en una tarea forzada en que ni la inteligencia ni la
voluntad tengan parte. Nada, pues, debe haber de indtil ni
de exuberante; y como creo haberlo hecho sentir, el m6todo
de ensefianza mutua peca por una difusion empalagosa,
suficiente para desalentar aun A los mas interesados en
aprender A leer. Tan convencido he estado de algunos
afios atrAs por mi propia experiencia de la imperfeccion y
'de las dificultades de este m6todo, que apepas supe que el
Gobierno hacia una reimpresion para distribuir A la milicia,
vol6 a la imprenta para ver si aun era tiempo de estor-
barlo, exponiendo las razones que contra 61 dejo apan-
tadas. Desgraciadamente habian ya impreso 26 pliegos, y
ya era demasiado tarde para que se abandonase obra tan
adelantada. Creo, sin embargo, que lo expuesto induzca al
Gobierno A que se haga una verificacion de los defects que





OBRAS DE SARMIENTO


apunto; porqueestoy persuadido de que las consecuencias
son de tal trascendencia que puede traer gravisimos males
el dejar sin reform esta parte elemental de la ensefianza.


VARIOUS OTROS MRTODOS

Conozco otros metodos de lectura y silabarios de que hare
aqui una breve mencion. Los espafioles residents en
L6ndres han publicado algunos que con mas 6 menos
titulos, aspiran a la perfection. El Mdtodo prdctico de apren-
derdleer por Navarro reune algunas de las ventajas que
hemos echado menos:en lbs anteriores, pero es muy incom-
pleto, pues no sirve sino para ejercitar en la lectura des-
pues de haber aprendido en otro tratado A former las sila-
bas yrecomponer las palabras. Me detendr a6 dar breves
noticias de dos tratados de lectura que en su organization
reasumen todos los demas. Uno de estos es el silabario
usado en las escuelas y popularizado entire las families de
Buenos Aires y algunas otras provincias de la Repdblica
Argentina de mas de 25 afios a esta parte, por lo que la
cartilla es alli apenas conocida; y A no haber hecho mas
tarde nuevos progress el arte de ensefar a leer, podria
decir que es lo mas perfect y lo mas met6dico que se ha
inventado. Consiste este sucinto m6todo en una series de
lecciones, de las cuales la primer, la forman los caracte-
res mindsculos; la segunda una casilla de combinaciones de
vocal precedida de consonante, puestas las combinaciones
en este orden:

da, de, di, do, du.
fe, fo, fou, fa.
li, lo, lu, la, le.
mo, mu, ma, me, mi.
nu, na, ne, ni, no.

La que pudiendo leerse para abajo despues de estudiada
en el orden natural 6 en columns, dal esta cantinela,
dafelimonu que le sirve de nombre.
3a Otra casilla que el mismo orden que la antecedente
produce la cantinela paresitoyu.





IDEAS PEDAG6GICAS


4a Una casilla en que estin las silabas:
ba, be.
va, ve.
tha, che.
lla, lie.
xa, Xe.
5a Una casilla colocada en este orden:
za, zo, zu, ze, zi.
ca, co, cu, ce, ci.
ja, jo, ju, j) ji.
ga, go, gu, ge, gi.
que, qui.
giie, gti, gue, gui.
ha, he, hi, ho, hu.
Con cuyo mecanismo se intentaba dar a los alumnos el
auxilio de sonidos id6nticos, para que se guiasen en las
irregularidades de la c y de la g.
6a Letras maydsculas.
7a Letras y combinaciones antiguas como: ff, fi, ph, ss, etc.
9a Combinaciones de vocal seguida de consonantes, como
al, ob, ur, or, is, etc.
10a Vocal precedida y seguida de consonante como bas.
11a Vocal precedida de dos consonantes como bla, blar. 12a
Pronunciaciones dificiles; como, cons, obs, ins. 13a Diptongos
y triptongos.
A la perfect inteligencia de las diversas combinaciones
que hay en nuestra lengua, reunia este silabario lo compen-
diado y met6dico de las lecciones, en las que, si no estaban
registradas todas las combinaciones silabicas del caste-
llano, habia muestras de cada clase de ellas; de manera
que pudiesen servir de guia B la inteligencia de los alum-
nos. El m6todo de ensefiarle era igualmente favorable para
la comprension de la lectura, pues desde la primer leccion
se principiaba A nombrar la combination y nunca las
letras: silabando sin deletrear.
Otro metodo de lecture que merece citarse es el que, con
el nombre de Director de lajuventud, se ha publicado en Es-
pahia el afo 1836; el cual aunque muy adelantado y mas
perfect que la cartilla, el Caton y el silabario, muestra
que en Espafia no se han dado ni mayores ni mas decisi-





OBRAS DE SARMIENTO


vos pasos que entire nosotros. Con las mismas subdivi-
siones de combinaciones que el silabario popular en las
provincias argentinas, tiene ademas varias lecciones de
ejercicio de palabras sueltas divididas en monosilabos, bisila-
bos, trisilabos; palabras diptongadas y triptongadas; y palabras de
cuatro, cinco, seis y de mas silabas con otras de dificil pro-
nunciacion. Todas ellas estan divididas en silabas con
guiones para facilitar su lecture. A estas lecciones elemen-
tales siguen ejercicios de lecture que no me detengo a
analizar circunstanciadamente, por proponerme hacerlo
mas despacio en su lugar y occasion; baste por ahora decir
que es un librito grueso y que contiene no s6lo el sistema de
lectura 6 mejor de silabeo, sino una buena coleccion de
ejercicios.

TEORfA. DE LA LECTURA DEL SENOR VALLEJO

Hasta aqui he ido examinando los diversos m6todos de
lecture que me son conocidos y que estan en practice en
este paisy en algunos otros de los que hablan la lengua cas.
tellana; haciendo notar en ellos la falta absolute de ejem-
plos y de ensefianza met6dica de las diversas combinaciones
silabicas que admite el castellano; de los sonidos fundamen-
tales unidos a los que los modifican. El senior Vallejo parte
de un principio enteramente contrario; no reconociendo 6
al menos no admitiendo para la ensefianza de la lecture,
como sonidos fundamentals del castellano, sino las silabas
y los sonidos vocales solos; sosteniendo que no pueden propia-
mente descomponerse estos iltimos, cuando se pronuncian
modificados por las consonantes. Es el senior Vallejo un
tratadista espafiol que & mas de haber prestado grandes
servicios A la difusion de las matematicas, se ha dedicado
especialmente A idear medios de ensefianza faciles 6 en
armonia con el estado de inteligencia en la infancia. Para
ella ha escrito Ideas preliminares que deben darse d los niios para
el studio de la aritmdtica de niios. El mdtodo analitico de ensenar
y aprender d leer. Lanueva cartilla que es un compendio de
este m6todo de ensefiar & escribir y algunos otros. El senior
Vallejo a mas de haber estudiado la infancia largo tiempo,
ha visitado numerosas escuelas y hecho observaciones muy
prolijas sobre los metodos conocidos para la ensefianza de





IDEAS PEDAG6GICAS


la lectura en Espafia; y sus observaciones deben sernos
por tantos motives muy apreciables. Efectivamente, en su
teoria de la lecture se hallan consignados una multitud de
hachos 6 ideas tiles que debian ser conocidos de todos
los que se dedican a la ensefianza de las escuelas. Sin
embargo de todo esto, no s6 si decir que se ha extraviado
en las aplicaciones que de verdades innegables ha hecho
y que desconociendo ciertos hechos, por no ser bien apa-
rentes, ha incurrido en un error de gravedad. Siento
much decir que nunca he probado en la ensefianza su
teoria y que por tanto, no tengo sobre sus refectos toda la
certeza que result de la prictica y de la experiencia. Ni
me hacen tampoco much fuerza los buenos resultados que
l1 ha experimentado, pues de tal manera estoy persuadido
de la temprana capacidad de los nifios para la lectura,
que creo que con un poco de paciencia, se conseguiria
hacer que un ninio leyese en un libro sin mas studios ru-
dimentales que los que alli hiciese empiricamente. Lo
que en material de ensefianza se necesita es un metodo que
ahorre tiempo y trabajo & los que ensefian, como a los que
aprenden, y que pueda aplicarse a todo genero de capaci-
dades y de circunstancias. El senior Vallejos cree muy
dificil, si no impossible, que un nifio conciba como letra be,
por ejemplo, y la a juntas, formen ba, y no bea, como parece
natural; y espantado de la arbitrariedad de los nombres
que tienen las letras como el de ache, jota, zeta, equis, efe,
ele, etc., coi las que se forman las silabas cha, je, zo, ex, fi, luha
creido impossible que pueda darse una regla para la forma-
cion de la silaba; de donde deduce que este element de la
lectura se ensefia y aprende empiricamente, recargando la
memorial de los niios con el studio de mas de mil silabas,
y corrompiendo su inteligencia con un studio empirico,
arbitrario y absurdo. Cree igualmente que los nifios
poseen en alto grado una gran capacidad de anilisis, de
que debe sacarse provecho; y partiendo de estos dos princi-
pios ha formulado una cantinela de silabas en que estin
todas las consonantes del abecedario de esta manera,
mainana bajard chafallada la pacata garrazayasa, etc., y estas
mismas letras consonantes unidas a las otras vocales pro-
ducen todas las silabas de vocal precedida de consonante.
ToMo zXTm.-i





OBRAS DE SARMIENTO


Levantado este andamio, continue y complete su obra con
el auxilio de diez y nueve reglas que ensefian sucesiva-
mente al niflo la manera de formarse todas las combina-
clones silabicas del castellano.
Lo primero que noto en los principios del senior Vallejo
es el error en que, A mi juicio, incurre al persuadirse que
los nifios aprenden las silabas empiricamente: es cierto que
la nomenclatura antigua de las letras es suficiente para
confundir su memorial y su instinto por las analogias, las
dos palancas de su naciente inteligencia; porque un niflo
es todo memovia 6 imitacion: guiado por el recuerdo pro-
cede por analogias, y va de lo que conoce a lodesconocido
por inducciones analogas: asi, cuando dice: yo sabo la leccion,
no se expresa asi consecuencia del anklisis razonado que
ha hecho de la manera de proceder de los verbos regular.
res como pretend el senior Vallejo, sino por la analogia
que hay entire todos los que conoce, y porque las termina-
ciones de aquellos estAn retumbando, por decirlo asi, en
sus oidos. Sucedelo mismo en la lectura y tengo de esto
convicciones profundas, fundadas en experiencias practicas
qme de ello he hecho ex-profeso. Ensefiando & un nifio a
decir be, a? ba; de, a? da; no tarda much tiempo en acertar
a decir pa; cuando se le propone pe, a? por cierta armonia
que esto iltimo produce en sus oidos y por la analogia que
encuentra con los anteriores. Tan cierto es que los niflos
hallan muy luego una regla para la combination de las
letras que cada vez que les dicen ce, a? contestan za; y saben
leer ya, y aun se obstinan en hacer esta combinacion'por
much tiempo. Lo mismo sucede en las demas silabas y
de acuerdo con el seflor Vallejo, no creo necesario que un
metodo de lectura contenga todas las silabas del castellano;
pues basta que hayan ejemplos variados de cada manera
distinta de combinarse los sonidos elementales, para que
pueda un ninio descubrir las analogas que antes no se han
estudiado. Todos los que han ensefiado & leer saben que
la dificultad para los nifios estA en former la primer silaba
en la union de vocal y consonante; pues una vez que han
logrado decir ba, continian be, bi, bo, bu, sin equivocarse
nunca: que una vez que comprenden lo que dicen juntas
las tres letras tas, ellos dicen volando tes, tis, tos, tus, das, des,
dis, dos, dus, y algunos metodos de lectura tienen la prolijidad





IDEAS PEDAG6GICAS


de cambiar la sucesion de las vocales, para hacer fijarse\a
los nifios. Es, pues, de todo punto infundado el cargo que
el sehor Vallejo hace A los m6todos silAbicos de cargar,
cuando son completes, la memorial de los nifios con elestu-
dio de mil silabas por lo menos: porque de ellas no estudian
sino un corto ndmero que les sirve de padron 6 modelo para
guiarse en la formacion de las demas analogas. Otro error
fundamental en la teoria del senior Vallejo es atribuir A
una explicacion te6rica que de urla cosa un poco abstract
se haga A un nifio, un efecto tal sobre sus facultades men-
tales que determine una accion 6 deje en 61 una idea clara y
neta. Este es un error de que en general participan nues-
tros tratadistas. El vocabulario de palabras que conoce un
nilo, es muy reducido y me imagine que en la mayor parte
de las cosas que nos oyen explicar, proceden A la manera
de aquel que oyendo A un extranjero que apenas chapurrea
el castellano, cree haberlo comprendido, cuando de sus
gestos, de sus acciones y de una que otra palabra bien
dicha, result algun sentido vago y confuse que, sin em-
bargo, basta para gentes inteligentes. Esto se nota en la
ensefianza de la gramatica y de la aritm6tica: por poco que
se varle la pregunta el nifio no sabe qu6 responder, porque
tanto ha entendido la que estA en el tratado, como la nueva
que se le hace y que tiene la misma respuesta. Voy A
poner un ejemplo tornado de la teoria del seinor Vallejo
que haga sensible mi pensamiento.

Regla sexta del sistema analitico

(8i en unapalabra, dice, se hall una sola vocal entire
consonantes; todas las consonantes modifican A la vocal
por su ordensucesivo. La definition no puede ser mas
clara. Pero vamos & la aplicacion. Supongo que un nifio
que va recien A aprender A leer tenga una idea tan clara de
lo que es una palabra en lo escrito, que comprenda bien que
cada montoncillo 6 grupo de letras que ve en el libro, ya
sea chico 6 sea grande, es una palabra, cosa que aunque A
nosotros nos parezca trivial, no es asi A la luz del cre-
pusculo de la razon: supongo tambien que sienta clara-
mente lo que es estar una sola vocal entire dos consonantes :
vamos A la regla: (todas las consonantes m6difican A la





OBRAS DE SARMIENTO


vocal por un orden sucesivo). Bien: pero jentenderi un
nifio esto de ((todas las consonantes modificando & la vocal
en orden sucesivo.)? Supongamos que el nifio vaya a
hacer su aplicacion A la palabra nos y que sepa lo que
quiere decir modificar (otra cosa es para el nifio caminar,
comer, saltar, etc.), todas las consonantes modifican A la
vocal o que esta entire dos consonantes; es decir, que la n
que esta al principio y la s que esta al fin, reunidas en la
mente del niflo en un grupo, segun lo -expresa la palabra,
todos han de separarse para indicar que primero modifica
la njunt&ndose A la o ydespues la s que estA al fin de la
misma o; la primer modificando en adelante para atrAs y
la segunda de atras para adelante. Ahora, yo pido A quien
quiera hacer la prueba, que haga que un niflo de doce afios
abajo, si no tiene ya alguna cultural, ponga grupos de poro-
tos de & uno, de A cuatro, de A tres, de A cinco, de & dos,
en orden sucesivo y si acierta A ponerlos, en virtud de
haberle dicho en orden sucesivo en este orden, 5, 4, 3, 2,1,
6 1, 2, 3, 4, 5, pueden estar seguros de que hay una preco-
cidad de inteligencia de que no ocurre un ejemplo entire
mil. Si el nifio aprende A hacer las modificaciones que
se le dicen, no es ciertamente por las reglas que se le dan,
sino por otro m6todo interno que 61 tiene de proceder en
todos los casos y de que no sabe dar sino los resultados.
En pos de esta regla vienen los ejemplos como bol, den, col,
dar, coz, des, buz, etc.; y si sucede que el nifio no comprende
la regla que se le ensefia y lee 6 aprende A nombrar las
silabas indicadas, result que aprende empiricamente y
_que el seflor Vallejo cae de Ileno en el mismo escollo que
tanto queria evitar. Otro defecto de este m6todo es la falta
de material preparado para ejercitar las diez y nueve reglas
que ensefia en seguida, para darse razon de las combinacio-
nes 6 modificaciones diversas que experimentan los sonidos
fundamentals; porque si el primer ensayo va a hacerse
leyendo las reglas mismas, no comprendo c6mo harA la
aplicacion de reglas que aun no se han estudiado. Para
demostrarlo, necesito hacer una sucinta recapitulacion de
las reglas.
la Modo de former las silabas de das vocales, como
0o, ca, oi.
2a De consonante y vocal, como, ba, ti, co, la.





IDEAS PEDAGdOICAS


38 Como cae, miau.
4a Como ira, age.
6a Como al, ox, on.
7a Como den, etc., etc.
Vamos A leer la primer leccion y veamos cudntas de las
diez y nueve reglas concurren & un tiempo para leer y
darse cuenta de la primer que dice asi: Si (regla segunda),
dos (regla sexta), 6, mas (regla sexta), vo, (regla segunda),
ca (regla segunda), les (regla sexta), o, so (regla segunda),
lo (regla segunda), se (regla segunda), pa (regla segunda),
ra (regla segunda), das (regla sexta), por (regla sexta), la
(regla segunda), le (regla sexta), tra (regla d6cima), etc.
Por lo que precede, parece que queda de manifesto que
para entenderlo que estA escrito en la regla primer, se nece-
sita saber lo que se va a ensefiar despues de las reglas 2*, 6a
y 10a. C6mo se ejecuta este trabajo, es lo que no he podido
comprender hasta ahora, no obstante que leo y releo la
cartilla y la teoria de la lecture. IY han aprendido A leer
los nifios por este m6todo? Sin duda que si; rest s6lo saber
c6mo se han ingeniado interiormente para conseguirlo.
No obstante mis objeciones contra este m6todo, las
reglas que para leer las palabras da el senior Vallejo, come
la explicacion de los movimientos de los 6rganos que con-
curren a former los sonidos, y los medios de ensefiar su
m6todo, son de suyo de una utilidad tal para los maestros
que, come he dicho antes, creo que seria muy util que se
popularizasen para ilustracion de cualquier m6todo de lec-
tura. No s6 si el m6todo del sefor Vallejo ha sido adop-
tado en las escuelas espafiolas y si su practice ha pasado de
los aficionados que hayan querido ensayarlo (1), pero si no


(1) Despues de presentado al Gobierno este trabajo, he visto un capitulo de carta
del senior general Borgofio, Ministro plenipoteneiario del goblerno de Chile, en
Madrid, quien con el mayor encomio habla de los felices resultados obtenidos del
m6todo de lectura del senior Vallejo, en las escuelas dominicales de la guardia
national, que 61 mismo dirige. Las objeclones que he hecho contra la aplicaclon
de un metodo puramente rational, a la ensefianza de los nifios pierden toda su
fuerza con respect a hombres adults que tienen por monitores los oficiales del
cuerpo. Las explicaclones de las reglas dadas, caen sobre un terreno mejor pre-
parado.
El sistema analitico es sin duda un gran progress; y no dudo de que pueda
aplicarse con buen suceso A la ensefianza particular 6 a la de los adults. Uno





OBRAS DE SARMIENTO


ha producido todos los resultados que se promete y que
merecian sus laudables esfuerzos, creo que habrA traido la
inmensa ventaja de enriquecer con datos preciosos A los
quehan consagrado como 61 sus tareas A imaginar m6todos
de lectura, siguiendo el orden de combinar las letras para
componer la silaba y despues de conocerla elementalmente,
desentraiarla del conjunto de letras que forman la palabra.
Segun el orden que he llevado en los anAlisis de los di-
versos m6todos de lecture, se ha visto un sistema de sila-
bas trunco 6 incomplete enlla Cartilla y el Caton; otro con-
fuso y arbitrario en el sistema de ensenanza mutua; otros mas
6 menos suficientes, mas 6 menos perfectos en los various
m6todos de lecture; uno basado en nial fundadas suposi-
clones, en el del senior Vallejo: rudimentos confuses; un
sistema 16gico y generalizador, otro razonado, te6rico y cir-
cunscripto. Resultando de todo esto una multitud de
datos, clasificaciones, reglas, sistemas 6 innovaciones que
arrojan ya una gran luz sobre las condiciones que debe
reunir un m6todo de lecture. Cualquier paso que intent
darse en la formation de m6todos, debe partir del conoci-
miento de lo que ya se ha establecido antes, como hechos
y como principios. Veamos c6mo se ha desempefiado una
nueva tentative en el,

METODO DE LECTURE DE BONIFAZ

Las objeciones mas fuertes que Vallejo hace al sistema
de organizer la silaba es la incoherencia entire los nom-

de los j6venes de la Escuela Normal que yo habia ensefiado A leer por el metodo
de la ensefianza mutua, y con la nomenclatura reformada de las letras que se usa
en Buenos Aires, me ha asegurado haber ensefiado en unas cortas explicaciones A
una hermanita suya, lo que no parecerd un grande esfuerzo, luego que se coneiba
que desde que se uniform la nomenclatura de las letras, la regla de la forma-
cion de las silabas salta alavista, pues que en todos los casos los resultados son
uniforms. Por lo demas, la teoria de la lectura del seffor Vallejo, ha sido'reci-
bida con interns por la sociedad establecida en Paris para la mejora de laenseianza
elemental. Iguales manifestaciones ha hecho la Academia francesa y la sociedad
econ6mica de Cidiz. Los ejemplos que de su feliz apllcacion present el senior
Vallejo sonlnumerosos y no prueban menos las ventajas de su m6todo a los
anteriormente conocldos en Espaiia, sino tamblen su celo ardiente por la edu-
cacion primaria y la difusion de la ensefianza a que ha consagrado todos sus des-
velos. (Nota del author .





IDEAS PEDAG6GICAS


bres de las letras y los sonidos que representan, cuando
suenan unidas con las vocales; no hallando ni visos de
razon en que la be y la a formen la silaba ba; y la efe y la a
la silaba fa, y no bea ni efea; la ache y la a cha y no achea, etc.,
y cierto que la objecion es de gran fuerza. Pero cuando se
trata de crear m6todos delectura fAciles y razonados gse
considerara esta arbitraria nomenclatura una cosa tan res-
petable que est6 A cubierto de la lima de la reform? gNo
podria hacerse una nueva nomenclatura uniform y que
correspondiese con los sonidos que tienen las letras en las
silabas? Esta question que arredr6 a Vallejo (1) la ha
resuelto victoriosamente don Manuel Bonifaz, otro espaflol
resident en la Repdblica Argentina. Es verdad que en
Francia se habia introducido de much tiempo atras una
nueva y sistematica nomenclature de las letras: en Espafia
la propone Cicilia, como indispensable en su tratado de
prosodia: algunos, espafioles, autores de silabarios, habian
substituido ya los nombres de ele, elle, eme, ene, enie; con los
mas breves de le, lie, me, ne, fe: sobre todo en Buerios Aires
estaba en prctica desde el afio 1823 una nueva y uniform
nomenclature de letras; y Bonifaz podia crear sobre esta
base tan bien establecida un nuevo m6todo. Efectivamente
para el nifio no hay mas razon para que la d se llame de,
la p, pe; la t, te; y la b, be, que la zeta, ce; la jota, je; la erre,
rre; la ache, che; puesto que en la combination de la silaba
dan todas resultados analogos; A saber da, pa, ta, za, ba, ja,
rra, cha. Luego conooida la analogia de resultados, la nueva
nomenclatura debe fundarse en ellos para crear la analo-
gia de nombres; A fin de que el nifio por la analogia y uni-
formidad de los nombres, descubra la analogia y unifor-
midad de los resultados; formandose a si mismo una regla
general para todos los casos. Esto establecido pueden fun-
dirse los nombres de las letras siguientes en un tipo comun:
be, de, fe, che,je, le, lie, me, ne, ne, pe, que, rre, te, ye, ze; pero sobre-
vienen algunas dificultades. La ce forma, unida A la a, A la o
y a la u, un sonido de que; y con la e y la i, conserve el de


(t) Vallejo ha propuesto y recomeidado en su arte de escribir un nuevo sistema
de caracteres para 'escribir el castellano. A la ce sostituye la k, a la r, da el
sonido suave, y la rr la describe a, la ch la substltuye con la a, uniformando'las
'demas en la terminacion en a como f, fa. (N. del A.).





OBRAS DE SARMIENTO


ce: tiene pues dos sonidos distintos y por tanto, tiene dos
nombres. Asi se la llamaba en Buenos Aires ce 6 que, y ia la
g, ge 6 gue; a la r, rre 6 re; & la x, quese 6 ge; A la y, y 6 ye. Pero
este m6todo de dar doubles nombres t las letras que tienen
dos sonidos, no obstante su exactitud 16gica, tiene el grave
inconvenient de traer alguna confusion a los nifios. Bo-
nifaz quiso averiguar el nombre que debia darse I cada una
de aquellas, segun el mayor ndmero de casos en que pre-
dominaba el uno 6 el otro sonido, y ha obtenido 6 debido
obtener estos resultados: ca, ce, ci, co, cu, ac, ee, ic, oc, uc, era,
cre, cri, cro, cru, cla, cle, cli, do, clu, en todos los cuales la
letra se llama que; porque ese es el sonido que produce al
unirse delante 6 despues de vocal, except en dos casos
ainicos en que es ce; esto es, cuando se junta con la e y la i.
Luego el nombre de esta letra es que, y cey es la exception
6 la anomalia. Lo mismo sucede con la ge, que en tolos
los casos produce el sonido de gue. Los gramiticos y los
prosodistas se hanpropuesto explicar en las silabas cla, cra,
pie, ble, la manera c6mo dos consonantes modifican A una
vocal, y Vallejo ha aceptado la solution que supone que
hay una supresion 6 contraccion del sonido de la misma
vocal, que se repite en cada una de las consonantes: asi
dicen que bla es una abreviacion de ba, la; pues que bala
repetida con ligereza muchas veces da al fin bla, y efectiva-
mente hacen ya mas de diez afios que en Putaendo ensefi6
a una chiquilla de tres afios de edad A decir bla, haci6ndole
repetir bala, bala, bala, balabala, hasta que decia bla. Pero
sin admitir ni desechar esta definition que cuando menos
me parece ociosa como tal, yo preguntaria c6mo se hace
la contraccion en las silabas cle, gli ? pues descompuestas
forman cele, gile, lo que es falso, atendido el nombre que
actualmente tienen aquellas consonantes. Los hombres
maduros hallan un cuesta arriba y una repugnancia en
Ilamar gue a la g, y que I la c, no obstante la evidencia mate-
mntica que.resulta de las anteriores demostraciones; pero
esta preocupacion no milita con los nifios que no conocen
como se han lamado antes las letras y que hallarAn much
utilidad en llamarlas como suenan en las silabas. Si hay
excepciones se les ensefia i distinguirlas, y mas adelante,
apuntar6 los medios que para conseguirlo he practicado.
Otra dificultad nace de la rre que en medio y fin de diccion





IDEAS PEDAG6GICA8 57

cuando no va double suena como en merengue, y en princi-
pio de diccion, como en remo: tiene, pues, dos sonidos, ,y
c6mo distinguirlos? Algunos prosodistas han dado en decir
que la r no tiene sonido suave, sino cuando modifica & la
vocal subsiguiente; de manera que en estas palabras bara..
tura, quiero, sombrero, dividen asi las silabas bar-a-tur-a; quier-o,
som-brer-o y ya se ha escrito uno que otro libro con esta di-
vision de silabas; la historic de la revolution de M6xico y
algun otro.
Se fundan para esto en que la r no ocurre en principio de
dicciori sino rr, y en que hay dificultades en pronunciarla
sola sin que la anteceda vocal. A mi me parece que de esto
dltimo ha nacido lo primero, y el que los 6rganos de la voz
no se presten a dar fMcilmente un sonido, sin estar preparados
por un movimiento anterior, no quita que ese sonido modi-
fique a una vocal subsiguiente: en israel, honra y Ulrica, no
puede pronunciarse ere porque la s, n, I dejan los 6rganos de
la voz en tal disposition que no pueden sin cambiar de
postura seguir con las de la ere. Yo someteria esta teoria
A la de la contraccion de la silaba bla; pues pre sensible-
mente no dice perre sino pe re; en bro, bo ro y asi en todos los
casos de contraccion. La dificultad de pronunciar este sonido
en principio de diccion es mas aparente que real; porque
todos los nifios A quienes he ensefiado no han mostrado
gran dificultad en ello; s6lo, si, que necesitan detenerse a
cambiar la forma de los 6rganos del habla. Pero los ver-
daderos inconvenientes que encuentro para la adoption de
esta reform, cuya verdadera utilidad no comprendo, es el
introducir nuevas excepciones a la manera ordinaria de
formarse las silabas, dejando en medio de diccion y entire
consonantes, vocals aisladas que no forman silaba, ni son
modificadas por la subsiguiente, ni por la precedent conso-
nante; como en este caso pa-nor-a-ma ca-mar-e-ta. En verdad
que estas irregularidades ocurren en principio de diccion,
cuando una palabra se'moditica por una preposicion como
en des-a-mor, in-a-pe-ten-cia y en medio-de diccion, cuando
dos vocals unidas no forman sin embargo diptongo. Pero
hay much diferencia en que unas cosas existen necesa-
riamente y que otras nazcan para existir, de la especula-
cion de los eruditos. Otra razon, y esta es la dinica
concluyente para no admitir la exclusion de la combina-





OBRAS DE SARMIENTO


cion de vocal modificada por ere subsiguiente, es que lectura
es el arte de descifrar las palabras escritas; y como los libros
comunes no admiten todavia en la division de las silabas
semejante exclusion, debemos ensefiar A los nifios a leer
como esta escrito; esperando que el uso comun y constant
adopted aquella diferencia, para ensefiarla entonces A los
niflos; porque si no se ha de tender al uso y se adopt al
contrario, lo que parece mas conforme A la razon, podria
presentarse y adoptarse un sistema complete de ortografia
que representase perfectamente nuestra habla, tal como
ella es en todas las classes de la sociedad. Debo afadir A
esto, que para modificar el primer cuadro de Bonifaz en
la parte que tiene relacion con la r, es necesario destruir
sus ejercicios de lectura que no podrian reconstruirse sin
much trabajo.
Para salvar esta dificultad Bonifaz ha hecho dos letras;
la una r, la otra rr, como la I y II, conformAndose eh esto con
el uso general que empieza A considerar estas dos letras
como distintas, explicando por excepciones los casos que
en una y otra se confunden en la escritura. La y griega
no present tantas dificultades, puesto que ya no se usa
sino como consonante en ya, yi, etc., y aun suponiendola
consonante su sonido al fin de diccion apenas se distingue
del de la vocal. La ha llamado pues ye. La equis present
todavia dificultades, y aunque esta letra ha perdido el so-
nido de je, cuando modifica alguna vocal subsiguiente,
tiene el inconvenient de ser una letra jeroglifia, si es posi-
ble decirlo asi; porque en ella estin fundidos dos sonidos
distintos que tienen en nuestro idioma sus caracteres pro-
pios; tales son el de que y el de se. Los gramaticosdicen
que A veces esg y s; y a veces que y s como en egsamen, ecsacto;
pero no todos estAn de acuerdo sobre estas diferencias.
Bonifaz, someti6ndose A una necesidad actual, ha dado A
la x el sonido de quse, que esdificil de pronunciar al princi-
pio, pero que es el mismo que tiene en el idioma y que la
generalidad de los hombres adults no sabe pronunciar,
costAndoles mil veces mas el aprenderlo que A los nifios,
cuyos 6rganos se prestan a producer d6cilmente todos los
sonidos que hay en todos los idiomas.
Un joven que estA versado en las doctrinas de los proso-
distas me ha dicho que 6stos no admiten que la quse (x)





IDEAS PEDAG6GICAS


modifique nunca la vocal subsiguiente, sino solamente a la
que le precede; pero como no recuerdo muchos casos en
que esta letra se halle en las silabas del medio 6 del fin de
una palabra, no hallo gran inconveiiente en admitir, si se
cree necesario, que s6lo modifique a la vocal anterior;
aunque A veces quede una vocal en medio de dos conso-
nanteslo que a mijuicio debe evitarse siempre que sea
possible, para alejar toda confusion, y la multiciplidad de
reglas en la descomposicion de la palabra en silabas. Por-
que es precise convencerse que lo que interest es former
un m6todo de lecturasencillo y ficil, y que ensefiar A leer
no es ensefiar gramatica, ni prosodia; pues lo que se aprende
en tan tierna edad para producer por resultado final la
lecture, se olvida con prontitud; no quedando en la
mente de los niflos, sino el efecto que es saber leer. Y como
por otra parte la x es una letra que ya esta amenazada de
desaparecer completamente en iuestra escritura, y es de
rara ocurrencia, no creo deber insistir contra la exclusion
de la r (ere) al principio de silaba: ex-a-men, in-ex-ac-ti-tud, pr6x-
i-mo, a-nex-o, me parecen sin embargo mas forzadas que
e-xa-men; i-ne-xac-ti-tud; pro-xi-mo; a-ne-xo, no obstante que reco-
nozco que hay en este iltimo modo una violation de las
verdaderas separaciones de las preposiciones in, ex; mas yo
no trepidaria en violar toda regla grammatical, a fin de hacer
facil y sencilla la ensefianza de la lectura: los j6venes que
mas tarde se dediquen al studio sabrAn c6mo se forman
las palabras y la verdadera division de las silabas; y los
que no, habran logrado aprender con facilidad bajo una
regla uniform, sin que jamas tengan necesidad de ocu-
parse de estas cuestiones.
Bonifaz ha llamado la v consornante simplemente ve,
ensefiando que se la restablezca en su verdadero sonido, lo
mismo que A la z para distinguirla de la se; con lo cual y
algunas prevenciones que se hacen en el discurso de la
ensefianza sobre la r y rre en principio de diccion, ha con-
seguido dar a todas las letras consonantes un sonido signi-
ficativo del modo c6mo han de modificar a las vocales.
Me he detenido tanto en estos pormenores, porque he
creido que para generalizar una reform en la nomencla-
tura de las letras y destronar un sistema vicioso y arbitra-
rio, es necesario destruir la conciencia que el habito ha





OBRAS DE SARMIENTO


form.ado en nosotros, y convencer de las ventajas de la
reform, apoyindose en la bondad de las consecuencias y
lo fundado de los principios. Mas el m6todo de Bonifaz no
ha parade aqui; pues adoptando el nuevo orden dado a las
silabas padrones de Vallejo en una cantinela fMcil de con-
servarse en la memorial de los nifios, ha formado otra de las
letras, la cual represent todo el abecedario en palabras;
aunque no todas ellas tengan significado, ni expresen nada
en castellano; ahorrandose con esto la molestia que se ha
torado Vallejo de explicar lo que significa chafallada en
eastellano y como seria garraxayaxa una palabra compuesta
de garra y del aumehtativo de zaya, con no se qu6 otras pe-
quefieces de este g6nero, despues que 61 mismo observe que
los nifios aprenden de memorial todo los que se les ensefia;
como la cantinela latina dari fera barbara celarent y yo agre-
gar6 el mascula sunt maribus que contiene la regla de los
g6neros latinos.
La cantinela obtenida por Bonifaz para retener el alfabeto
es como sigde: merece fe s de leche beve peneque que league yerrefe
xjefe, la que descompuesta produce estos sonidos m, r,x, I
s, 1, ch, b, v, p, n, qu, 11, g, y, rr, 9, x,j, f.
Una vez uniformada la nomenclatura de las letras, y
colocadas en un orden tal que puedan retenerse en la
memorial, el m6todo de Bonifaz present todas las ventajas
que de su sistema analitico se propone Vallejo; porque
confiando en el instinto de analogia de los nifios, les ensefia
A unir la m con la a para former la silaba ma. Y aqui es el
lugar en que debo notar un hecho que Vallejo ha contra-
dicho y que Bonifaz ha descuidado observer, no obstante
que ambos han colocado como por adivinanza, la letra m i
la cabeza de sus respectivas nomenclaturas. La m es una
letra que puede pronunciarse, 6 a lo menos hacerse perci-
bir, sin el auxilio de vocal; basta para ello, pegar con fuerza
los labios y hacer salir por las narices el aliento y la voz
para producer unsonido prolongado indefinidamente, que
no puede equivocarse con el de otra letra. La se se produce
igualmente apretando los dientes y haciendo escaparse el
aire por sus intersticios; la fe, la ve,, la xe, la ye, la rre con
s61o prolongarlas como si pudiese escribirse asi: ffffff, vvvvvv,
zxxzxx, rrrrr, etc. Luego, no es impossible explicar & un nifio
c6mo se confunden el sonido consonante y el vocal en la





IDEAS PEDAG6GICAS


silaba, pues basta producer aquellos sonidos prolongados y
abrir en seguida la boca con las formas que su abertura
toma para modificar la voz en los sonidos a, e, i, o, u. La
experiencia la he repetido mil veces con el mejor suceso,
y haciendo que los nifiosla repitan se ve manifiestamente
que la comprenden. Pero no import que el nifio pueda
darse cuenta de c6mo sucede la fusion de las dos letras en
la silaba: lo repite empiricamente si se quiere; pero despues
de haberle ayudado para la formacion de las silabas ma, mes
mi, mo, mu, para las silabas ra, re, ri, ro, ru, za, ze, xi, zo, zu'
si cada vez que ocurre una nueva combination, despues de
haber dicho m, a? ma; r a? ra, como por ejemplo esta: t, a?
es raro que no respond obedeciendo A una armonia inte-
rior que le dice ta; por analogia, por instinto. Lo he
observado mil veces; unos aciertan a descubrir la regla a
las cuatro consonantes, otros a las seis, los mas tardos a las
siete; pero una vez que aciertan, toda la obra esti con-
cluida y ellos solos pudieran leer todas las combinaciones
de las otras letras sin el auxilio del maestro, si por desgra-
cia de nuestra ortografia, no ocurriese luego la anomalia
de los casos ce, ci, ge, gi, en que el nifo ve estrellarse todo su
saber, sin poder darse razon de esta absurdidad, despues
que 61 habia ensayado su inteligencia con tan pr6spero
resultado y cuando con engreimiento se avanzaba en la
nueva carrera abierta a su curiosidad. Un distinguido lite-
rato (1) a quien exponia este m6todo me hizo a este res-
pecto una observacion que no debo desperdiciar, no obs-
tante que he indicado ya algo mas general sobre la falta
de m6todo en la lecture. ^Qui6n podri calcular, me decia,
las consecuencias funestas que trae para la moralidad de un
nifio, el encontrar : su primer paso en la send del saber,
en este ce, oi, y ge, gi, el eschndalo de una arbitrariedad
incomprensible, de un absurdo que su razon reprueba, sos-
tenido por el maestro mismo que debia guiarlo por los
dictados de la razon? Todas las silabas se forman bajo una
regla uniform que l1 ha descubierto y luego, cuando mas
content estaba de si mismo, el maestro lo detiene y le dice
ce, a, ca; cuando 61 habia dicho conform la mas several


( ) D. Andres Bello.





OBRAS DE SARMIENTO


16gica ce, a, xa, 6 bien que, a,ca, que, e, ce, cuando su instinto,
su razon, le estan gritando que, e, que?a Reflexion profunda
que daria que pensar A los etimologistas que por sostener
unos antecedentes absurdos, perjudican a la claridad de la
lectura y al desarrollo de la infantil inteligencia. Pero no
hay remedio; es precise leer lo que esta escrito y como
esta escrito. Lo inico que puede hacer el maestro es ate-
nuar la falta, Ilamar la atencion sobre ella y explicar la
fnomalia, no obstante que el niflo sabra leer y siempre
estara insistiendo en que ce, a es za, 6 que, a es ce, segun
que se le ensefie a nombrar la letra.
Yo m6 he valido de un m6todo que me ha producido
buenos resultados. Cuando leian unos pequefluelos en
quienes experimentaba este m6todo, zlos dejaba llegar
descuidados hasta el fatal ce, ci y cuando decian que, qui,
siguiendo la analogia de ca, co, ou y del nombre de la letra
los sorprendia repentinamente con el golpe estrepitoso del
puntero en el cuadro, con lo que se quedaban at6nitos y
desconcertados; entonces les decia: aqui no es como en los
demas casos, dice ce, ci, y esta maniobra la repetia siempre
que llegaba el caso de c, ci 6 de ge, gi. Despues observaba
que en llegando al atolladero se paraba el que estaba leyen-
do, miraba a los otros, me miraba a mi, pero ni se acordaba
de lo que le habia dicho, ni decia que, qui ni gue, gui tampoco
hasta que con nuevas explicaciones lograba al fin que
retuviera en la memorial la irregularidad del ce,ci y del ge,gi
Cuando hice reimprimir aqui el m6todo de lectura de
Bonifaz, puse en letra bastardilla estos casos an6malos,
para llamar con ellola atencion, y agregu6 al pie del cua-
dro primero un ejercicio de estas excepciones; porque no
creo excusado toda clase de auxilios especiales para ayu-
dar a los nifios a salir de este aprieto; pues que veo aun
en los adults que no tienen much ejercicio de lecture,
que estan siempre llenos de incertidumbre y de dudas; e
imagine que seria muy ventajoso aplicar a estas irregula-
ridades el ingenioso m6todo de que se han valido en Fran-
cia para hacer perceptible a la vista, en las conjugaciones
de los verbos, la radical y la terminacion, imprimiendo la
filtima con letras coloradas. Los nifos se fijarian en este
distinto color, comprendiendo cada vez que lo encontrasen
que alli habia alguna novedad; siendo facil hacerla cono-





IDEAS PEDAG6GICAS


cer despues de haber despertado su atencion fuertemente
por medio de la impression de los sentidos.
Pero volviendo al m6todo de Bonifaz, present todavia
otra ventaja, cual es la de poner en un mismo cuadro y
partiendo del mismo centro, que lo forman las consonantes,
las dos maneras de modificarse el sonido vocal, poniendo
a un lado las combinaciones naturales de vocal precedida
de consonante y & otro las inversas de vocal seguida de
consonante asi:
um om im em am u o i e a mae6 o u ma me mi mo mu
De manera de poder simultineamente ensefiar estos dos
modos de modificar la vocal. Concluido este ejercicio de
lecture, y cuando los nifios se han convencido de que hay
una regla fija para former las silabas, Bonifaz ha ideado
una innovacion en el arte de ensefiar A leer, que le honra
en alto grado y que acaso le ha sido sugerida por el vacio
que not6 en Vallejo de no tener terreno preparado para
poner en prActica sus reglas de lectura (1). Bonifaz apenas
ha ensefiado las dos classes de combinaciones antedichas
que pone un cuadro de lecture tan hAbilmente preparado
que un chico puede darse el petardo de career que ya sabe
leer; pues que puede imponerse del contenido de este cua-
dro, lo que alienta su espiritu y le llena de una satisfaccion
tanto mayor, cuanto que la material de la lectura esta al
alcance desu inteligencia, compuesta con sus palabras y
tomada de sus necesidades actuales, de sus juguetes, etc.
Sobre este punto volver6 despues; dice asi:
fija te ni flo en lo que le as.
imi ta en to do al que te en se fia.
Como se deja ver fMcilmente, no hay una silaba en estos
/
(1) Al mismo tempo que obtenia los informes que sobre la aplicacion de'la
teoria del senior Vallejo a la militia national, he reproducido en una de las notas
anteriores, ha llegado a mis manos el mas complete silabario Ingles, en el cual
esta adoptado para aquel idioma el mismo mecanismo de presentar a cada nueva
combination de silabas que se enseia, un ejercicio de lectura compuesto de
palabras formadas mnicamente de las silabas ya conocidas. En dicho silabario los
ejemplos son numerosos y variados, no slendo de menos de 198 paginas la colec-
cion. Mas no hay lecciones doubles de un mismo ejercicio; es decir, uno dividido
en silabas y el otro en que de estas mismas silabas esta compuesta la palabra, 10
que facility indeciblemente la lectura de los libros. (N. del A.).





OBRAS DE SARMIENTO


ejercicios que no haya estudiado ya, y que no comprenda
perfectamente. Esta manera progresiva de ir poniendo poco
A poco las silabas diversas,y luego un ejercicio de lecture
apropiado, es lo mas conform con la indole de los nifios,
inquieta, impaciente, que les hace career eterna la tarea
que no pueden terminar en un dia;y tanto en el m6todode
dejar queel nifio forme sus conjeturas sobre la formacion
de las silabas, por la analogia de resultados que le dan fas
que ya conoce, como en esta distribution de la tarea con
descansos a cada nuevo ascenso, se ha consultado con
admirable fisolofia el caracter y la capacidad de la infan-
cia, y la manera de proceder de sus facultades intelectua-
les que, sin duda no es por anilisis razonado, ni por defini-
ciones, sino por imitacion, por inducciones obscuras, por
analogias con lo que ya conoce, por instinto en fin.
Este studio esta acompafiado de un double progress en la
lectura y haciendola gradual y paulatina se ahorran todas
las dificultades que tiene para el nifio el leer la palabra, no
obstante que conoce las silabas que la componen, cuando
las encuentra separadamente. Vallejo ha dado diez y
nueve reglas para descomponer la palabra en silabas, para
poder leerla: Bonifaz no ha dado ninguna, y sin embargo
ha logrado el objeto, sin que el nifio sienta esfuerzo 6 mo-
lestia para realizar esta part dificil de la lecture. Despues
del cuadro,
fija ts ni o en lo que le as
ha puesto este otro:
fijate nigo en lo que leas
y poniendo ambos a la vista, ordena que so diga al nifio:
aqui dice lo mismo que en el que ya se ha leido: 6ste fijate,
es lo mismo que aqul fi-ja-te; lean ustedes y cuando tengan
dudas vean en el otro.
El resultado ha justificado completamente la invencion:
no s61o leen todos los renglones que estin duplicados, des-
entrafiando ellos las silabas, sino que se leen sin saberlo,
diez 6 doce que hay diferentes en 6ste, de los que contienen
el primero, asi:
En el 20 cuadro, ejemplo 3o.
tedar unaco sa bonita.





IDEAS PEDAG6GICAS


En el 3er cuadro, ejemplo 30.
Jose toma un perrito dogo.
En el 20 cuadro, ejemplo 12.
La gui ta rra de Jo se es de ma de ra fi na.
En el 3er cuadro, ejemplo 12.
tu guitarra es de madera final.

Supercheria inocente que acostumbra al niflo a buscar la
silaba 6 ir devanando la palabra para repetirla sucesiva-
mente.
Los cuadros originales de Bonifaz traian divididas las
silabas entire si con guiones, conformandose en esto con el
uso establecido; yo suprimi estos guiones por indtiles y por-
que su falta al pasar al cuadro en que esta recompuesta la
palabra, puede causar extrafieza a los niflos; bastando el
uso de los espacios de imprenta para separar las silabas,
y aun pienso que seria convenient en un mismo cuadro, 6
a media que se avanza en la lectura, ir disminuyendo la
distancia entire silaba y silaba de las quQ forman una pala-
bra, hasta usar la menor possible; a fin de no hacer dema-
siado brusca la transition de las palabras divididas en
silabas A las que estan incorporadas en un solo grupo.
Otra innovacion importantisima en el arte de ensefiar es
la supresion de los alfabetos de bastardilla y mayiscula
que se hace aprender por separado A los ninios, ocupando
en ello tiempo y trabajo, por la diversidad de caracteres.
En el primer cuadro de ejercicios Bonifaz describe las pala-
bras asi:
fi ja te etc.
en el segundo cambia la primera letra en T.
Fijate etc.

y diciendole; esta letra grande es lo mismo que aquella
otra; los nifios siguen buscando siempre para explicarse
las demas que ocurren, su correspondiente en el cuadro
anterior. A mi no me pareci6 suficiente este modo oblicuo
'de introducir como por contrabando las maydsculas, 6 hice
la siguiente reform: al lado de fi ja te puse F-fijate y en el
TOMO XxVIII.-5





OBRAS DE SARMIENTO


segundocuadro f Rjate; estableciendo en ambos la corres-
pondencia de un modo sensible y facil de encontrarse at
primer golpe de vista.
Para terminar el examen de este m6todo de lecture, dir6
que en los dos cuadros sucesivos trae todas las combina-
ciones que forman las letras para producer silabas en el
castellano, y cada nueva series de silabas acompaiiada de
ejercicios de lecture, primero divididos en silabas y en
seguida los mismos en palabras compactas, sin presentar
nunca una combination que ya no sea conocida. Este
m6todo present en dltimo resultado estas ventajas: la,
tener una nomenclature de letras uniform, cuyos nombres
conducen a conjeturar la modificacion que experiment la
vocal; porque estos nombres estAn torados del sonido de la
modificacion misma; 2a, que reducidos A dos casos uinicos
las aberraciones de la regla general, da medios auxiliares
para ayudar la mente de los nifios a pasar por las anomalias
de ce, ci y de ge gi; 3a, que nada innova en la ortografia actual,
reconoci6ndola tal como existe; pues no pertenece a la
ensefianza del arte de descifrar la palabra escrita, corregir
lo que existe antes que 61 se aprenda; 4a, restablece en la
ensefianza primaria la recta pronunciacion de la v y de la z
por la necesidad que hay de distinguir netamente los
sonidos de ellas, de los de la b y de la s; 5a, que no deja
ociosa, ni contraria, ni confunde la razon de los nifios,
vali6ndcse por el contrario de los mismos medios que
ellos tienen de aprender todas las cosas: a saber de la
memorial, la imitacion y la analogia; 6a, que no pretend
explicar nada, sino que deja que los nifios sigan sus pro-
pios instintos; 7a, que present ejemplos y ensefianza sepa-
rada de todas las classes de modificaciones que experiment
el sonido vocal; 8a, que subdivide el trabajo, presentando A
cada nuevo progress una aplicacion A la prActica de lo que
se ha aprendido; haciendo de este modo mas facil la tarea
que hay que desempefiar, cuando entrando de golpe A
leer palabras de toda clase de silabas, aunque est6n sub-
divididas con guiones, se lucha con la diversidad de recuer-
dos que cada una exige; 9a, que ensefia sin esfuerzo los
diversos caracteres usados, introduciendo furtivamente las
mapaisculas, segun que van ocurriendo; 10a, que muy desde
losprincipios y por un mecanismo sencillo, se habitia al





IDEAS PEDAG6GICAS


nifio a recomponer la palabra despues de que se le ha mani-
festado dividida en silabas, haciendo desaparecer poco a
poco la gran dificultad que tienen los nifios, aun despues
dehaber estudiado las silabas por los m6todos mas com-
pletos, para hallarlas y discernirlas en las palabras, 6 lo
que es mas inteligible, descubrir las coyunturas que com-
ponen los miembros silabicos de que la palabra esta for-
mada; 11a, usar por material de lectura oraciones cortas, y
al alcance de la inteligencia de los nifios, lo que los esti-
mula y divierte al mismo tiempo.
Creo que son estas ventajas suficientes para considerarlo
como el iltimo grado de perfection conocido hasta ahora
en el arte de ensefiar a leer; pues reune todas las condi-
ciones que pudieran apetecerse. Si hubiera de proponerse
la adopcion de un m6todo de lectura que sirviese para la
education popular en Chile, yo aconsejaria que se exami-
nase 6ste por personas inteligentes, haciendo en 61 las mo-
dificaciones necesarias para ponerlo al alcance de todos los
que se dedican a la ensefianza.
Desde ahora apuntar6 las que me parecen mas esenciales.
El cuadro primero que es la clave del sistema, require
una revision meditada y prolija, a fin de allanar cualquier
tropiezo que en la formacion de las silabas ocurra, haciendo
sensibles a la vista las irregularidades de las combinaciones
ce, ci, ge, gi. Como la exposicion en cuadros en que se
halla actualmente este m6todo, es s6lo aplicable el sis-
tema de ensefanza mutua, creo que convendria refundirlo
en un librito manual, y de la menor extension possible, A fin
de hacerlo barato.
Para conseguir este fin debiera conservarse en un cuadro
siempre el primero; pues, no puede subdividirse, sin que
pierda el m6rito del conjunto; pudiendo separarse del libro
y aforrarse en un tablero que se tendria en cada escuelita
y muchos en las de mas consideration.
Los cuadros 20 y 30 debian irse colocando alternativamente
en una pAgina uno, y en la de enfrente el otro, a fin de que
cuando se Ilegue a leer el que esta en palabras se tenga,
sin ojear, A la vista el silabado que tenga de guia para que
el nifio resuelva por si mismo las dificultades que puedan
sobrevenirle en la lectura del otro; debiendo repetirse lo
mismo en todoslos cuadros doubles de ejercicios. Los 50,80





OBRAS DE SARMIENTO


y 11o que contienen los demas rudimentos de las modificacio-
nes silabicas, podrian reducirse a la mitad de su extension
actual; suprimiendo una gran part de las combinaciones
registradas en ellos, pqes cque para su inteligencia, basta
que los nifios vean ejemplos de cada manera de combina-
cion para que ellos puedan por analogia descubrir y former
todas las que tiene el castellano. Convendria tambien
afiadirle los casos de abrogar, subrogar, y otros en que la pro-
nunciacion se refiere a la composicion de la palabra y mani-
roto, banearota y otros casos excepcionales. y analogos. Igual-
mente algunos ejemplos de las alteraciones que causan los
acentos, para-cuyo fin ha hecho Vallejo un trabajo impor-
tantisimo, reuniendo muchas palabras acentuadas de
diversas maneras, como:
dnimo, animo, anim6.
c8lebre, celebre, celebrW, etc.
Tampoco estaria de mas una series de palabras de extrafia
y complicada organization, a fin de que nada quedase que
desear; a todo esto debia seguir un asunto de lecture de
algunas pAginas, que sirviese para ensayo final de las
reglas de lectura aprendidas 6 adivinadas por los nifios;
debiendo cuidarse de que el asunto de ella fuese trivial,
como es la inteligencia de los nifios, y sobre cosas que est6n
a sus alcances.
No quiero perder la occasion de insistir en la necesidad de
hacer imprimir libritos, cuyo contenido sea de un interns
insignificant para los hombres adults; pero que para los
nifios tengan el atractivo de estar al alcance de su limitada
comprension, y de versarse sobre asuntos que les sean fa-
miliares y aun personales. Esto no s6lo trae la ventaja de
hacerlos contraerse a la lecture, que de suyo es un tra,
bajo molesto; que require una contraccion asidua, cons-
tante y prolija; y que contraria y martiriza el instinto volu-
ble de la infancia, sino que les hace comprender que en los
libros pueden hallarse cosas divertidas, inteligibles y s6lo
tiles por este aspect. No hay cosa mas absurda ni mas
fatal en sus consecuencias que poner en manos de los nifos
el primer libro que se encuentra, 6 ciertos tratados que se
aplican generalmente al uso de las escuelas, por tener, como
dicen los que los recomiendan la ventaja de ser muy ins-





IDEAS PEDAG6GICAS 69

tructivos y muy morales. Pero yo quisiera que tuviesen4:a
paciencia de analizar palabra por palabra un period de
los tales libros morales, y estudiando la pequefiisima parte
del idioma que comprenden los nifios, se convenciesen de
la petulancia y falta de reflexion que hay en pretender anti-
cipar un alimento que los 6rganos digestivos de la mente no
admiten todavia.
Hay un libro de escuelas titulado Obligaciones del hombre,
tratado Atil en si mismo y de muy provechosa lectura. Mas,
yo pregunto ,qu6 le important al nifio las obligaciones del
hombre? El niflo quiere a su madre por instinto; respeta a
su maestro por temor y por la afeccion que le liga siempre
al que esta en contact con 61. Querria a un tigre, a un
bandolero si 6ste le cuidase y ejerciese sobre 61 una auto-
ridad paternal. Ama a sus hermanos, porque vive con
ellos, porque participan de sus juegos infantiles; y yo he
conocido un niflo de ocho afios que se alegr6 infinite de la
muerte de un hermanito suyo porque segun 61 decia ya no
habia quien le dijese tuerto, que era el sobrenombre con
que le mortificaba, cuando se peleaban, lo que por lo menos
ocurria una vez al dia. A mi juicio, este niflo razonaba
muy bien, 6 al menos, segun su manera de ver las cosas; se
libraba de un mal y esto le agradaba, y por otra parte no
comprendia lo que es morirse. Al otro dia andaba triste
porque no tenia con quien jugar, y poco despues se le
veia llorar, porque vi6 enterrar a su hermano y s6lo enton-
ces vino a comprender lo que queria decir moritse, que al
principio le parecia un pequefio accident, como lastimarse,
caerse, no poder salir a jugar, d otra cosa semejante. 1Qu6
le important a un niflo los deberes para con el pr6jimo, la
patria, la sociedad y todos los demast Para 61 no hay mas
deberque ir a la escuela, mas placeres que jugar, ni mas
reconocimiento que el instinto de amar a los que lo aman.
Todo lo demas esta muerto para 61; el mundo no existe sino
a condition de poder correr sobre la tierra, comer frutas y
hallar materials para fabricarse sus entretenimientos.
Las consecuencias del extravio de la education primaria
dejan entire nosotros huellas imperecederas que no se
borran sino por una segunda education, influyendo Iqu6
digo influyendo? decidiendo irrevocablemente de la suerte
de un pueblo y retardando indefinidamente su civilizacion





OBRAS DE SARMIENTO


jQui6n es aquel que ha aprendido A leer por los m6todos
conocidos de lecture que no recuerde la aversion A los
libros y A la lecture que ha sentido cuando niflo? Pues bien;
esta aversion se conserve en todos los que no han hecho
studios posteriores; es decir, en la masa general ae la
poblacion; y he oido A dos directors de colegios que se
encuentran j6venes estudiantes de derecho que no saben
leer con propiedad, y que no leen voluntariamente nunca
Hombres educados asi, son en lo sucesivo artesanos en
derecho, como los hay en las artes mecAnicas.
Debo decir que tenemos en castellano muy pocos libros
titilespara los nifios, y los rarisimos que he visto tradu-
cidossoh demasiado cars y poco conocidos para hacerse
populares. El Mentor de los niios, que ha comprendido bien su
objeto, tomando asuntos americanos y de diaria ocurrencia
entire nuestros nifios, ha mezclado A sus narracciones una
multitud de consejos para las madres, los padres y los
maestros, que hace dudar del sujeto para quien fu6 escrito.
El Almacen de los niios; el Amigo de los niflos, y otras produccio-
nes pecan por estar muy fuera del teatro en que se desen-
vuelve la inteligencia infantil en nuestros paises.
Martinezde la Rosa ha escrito un librito que contiene
muchos adagios, refranes y proverbios; pero pienso que esto
no vale nada. Las maximas morales no interesan A los
nifios; lo que les interest son los cuentos, como este con
qhe principian las Tempranas lecciones de miss Edgeworth, una
celebre autora inglesa, acaso el primer escritor que ha
bosquejado la nueva ciencia de escribir para los nifios.
c(Habia un nifiito el cual se llamaba Juan. Tenia padre y
madre, los cuales eran muy buenos con 61, y lo querian
much, y el nifio gustaba de conversar con ellos. El nifio
Juanitogustaba de pasearse con ellos y gustaba de estar
con ellos. El niflo Juanito gustaba de hacer lo que le man-
daban, y no hacia lo que le mandaban que no hiciese
Cuando su padre 6 su madre le decian: puerta; corria sin detenerse y cerraba la puerta. Cuando
le decian: (Juanito, deja ese cuchillop, Juanito retiraba sus
manos y no tocaba el cuchillo. Era un nifio muy.obe-
diente.)
He aqui la moral, la novela, el leaguaje y el libro de los
nifios: todo lo que salga de este circulo es absurdo, perju-





IDEAS PEDAG6GICAS


dicial; porque crea aversiones fatales contra una lectura
que no comprenden y que no les interest, que vicia su
razon y fatiga su espiritu cerrAndoles para siempre el
camino de la instruction y del saber. Todavia no se lha tra-
ducido alcastellano un libro de esta naturaleza, salvo los
Cuentos d mihijito y d mi hijita de Madama de Renneville.
Me he apartado demasiado de mi asunto que es el anAlisis
de los m6todos de lecture. Convendria que al popularizarse
uno met6dico, racional y complete, aunque compendiado,
se le afiadiese un tratadito de instrucciones A los maestros
y maestras para que A mas de comprenderlo bien, reciban
avisos tiles sobre la manera de ensefiar, sobre lo que son
rarisimos los que tienen nociones ni aun triviales. Es pre-
ciso indicar los medios de evitar el acento empalagoso que
toman los nifios en las escuelas, y que les impide pene-
trarse de lo que leen, y ensefiar A agrupar las palabras al
leerlas para que result el sentido de ellas, con otras indi-
caciones no menos importantes y de grande utilidad. El
m6todo de Bonifaz que -recomiendo, se empieza A genera-
lizar en Santiago, Aconcagua y Valparaiso, y aun he man-
dado A Coquimbo, Copiap6 y Talca ejemplares para algunos
establecimientos de education; y creo que si saben ense-
fiarlo obtendran los mismos resultados que yo he alcan-
zado.. En el colegio de los sefiores Zapata ensefi6 a un
chico A leer en 55 dias; y de los que sabian de antemano
pocos hay que tengan mas pulso y una manera mas des-
pejada para leer; pero estos medios me parecen lentos para
la difusion de buenos m6todos que cuando mas Ilegan a
ser conocidos de directors de colegio. Donde mas se nece-
sitan es entire las classes pobres, en las families, en las
escuelitas de mujer, en las escuelas de aldea y de provincia;
porque alli estan los menesterosos, maestros y discipulos;
alli se siente la miseria y la falta de recursos para instruir
A los nios; y creo que nada llenarA mas cumplidamente
los deseos del Gobierno sobre la mejora de la ensefianza
primaria y la difusion de conocimientos, que la propaga-
cion de estos elements de instruction; con tal que se pon-
gan en ejercicio medios efectivos de conseguirlo con pron-
titud y rapidez.














EL METODO DE LECTURA GRADUAL


Nota. -Estimaba el autor como su mejor obra el humilde silabario que repro-
ducimos en su integridad, no solo para cumpllr un anhelo siempre expresado por
Sarmiento, sino para conservar a su tierra lo que fue ampliamente logrado en
otra.
En una occasion decia Sarmiento, (tomo XV, pdg. 232)-t-De mi silabario tengo
el finieo elogio ajeno que necesito, y es el de un candoroso maestro de escuela
que me decia:- senior, por este libro le seran perdonadas en la otra vida todas
las penas del purgatorio y le sobraran seis afios de indulgencia todavia).
La carta siguiente que poseemos aut6grafa es necesaria explicacion del asunto:



SENIOR DON MIGUEL ULIARTA.
Buenos Aires, Marzo 20 de 1875.

Mi estimado senior: Desea Vd. saber, segun tiene la bon-
dad de preguntArmelo en su estimable de ayer, qu6 razo-
nes ha habido para que no se adopted en las Escuelas argen-
tinas el M6todo de Lectura Gradual.
Dir6 6 Vd. la causa que encontrarA muy sencilla. Para
hacer conocer sus ventajas era necesario recomendarlo al
piblico, 6 introducirlo autoritativamente en las Escuelas.
Pero sucedia que el autor era Jefe del Departamento de
Escuelas de Buenos Aires y habla otros m6todos en uso
y debi6 considerar impropio y acaso incompatible con sus
funciones, preconizar su propia obra 6 hacerla adoptar.
Requeria ademAs que los maestros adoptasen una nomen-
clatura artificial 6 tecnica en el nombre que se da a las
letras del alfabeto, llamAndolas be, que, de, fe, me, ne, etc., y
maestros tomados de aqui y de allA no estAn siempre dis
puestos a oir razon, haciendo suyos los nombres usuales de
efe, hache, jota, etc., que tanto embarazan y confunden A los
nifios.





IDEAS PEDAG6GICAS


ContarB & Vd. la historic de este libraco. Reunido el
Congress Americano en Lima, el Ministro chileno, exPresi-
dente don Manuel Montt, en conversation familiar fuera de
sesiones, decia A los demas Ministros hablando de litera-
tura:-((El Ministro argentino no sabe cual es el libro
mas important de tantos que ha escrito; y sino que 1l lo
diga ).--Toma, si s6, contestaba 6ste, el Mdtodo de Lectura
Gradual), que tenia el caloroso asentimiento del Ex-Presi-
dente.
Encargado en Chile de preparar elements para la educa-
cion popular, era ante todo necesario.un m6todo de lecture,
pues s6lo se usaba la Cartilla Cristiana, cuyas deficiencies
habia mostrado en un informed al Gobierno. El manuscrito
del Mdtodo Gradual hube de dejarlo al Gobierno que lo hizo
imprimir durante mis viajes en Europa, aun sin la 1iltima
mano y correccion que habria recibido del autor al darlo
a luz.
Tres afios despues estaba ya en uso, y lo que es raro, la
muchedumbre se habia aficionado al nueve m6todo de
manera que la imprenta Belin que proveia al mercado de
cartillas a precious infimos, vi6 poco a poco disminuir la
demand A tal grado, que el iltimo comprador en Santiago
rog6 al impresor le recibiese tres mil que le habia comprado
un afio antes y tenia sin venta, transaccion que se hizo en
efecto,pues en las provincias lejanas habia todavia consume.
Andando el tiempo, various j6venes estudiosos publicaron
metodos mas acabados con esa base i otras preferibles,
pero el pueblo ni los maestros quisieron nunca aceptarlos,
quedando el Mdtodo Gradual como libro can6nico, aun reco-
nocidos defects de redaccion.
El gobierno mand6 estereotiparlo en Estados Unidos,
pidiendo setenta mil ejemplares, y creo que hace poco,
ciento cincuenta mil, con orden al encargado de la revision
de las pruebas de no corregir el texto en ningun caso, por
temor de que fuese alterado. Es hoy el inico libro de ense-
fiar a leer en Chile y su uso se ha extendido, con menos
generalidad, en las costas del Pacifico.
Cuentanse en Chile prodigios obrados por el sistema de
este librejo, no obstante que no siempre el maestro 6 maes-
tra que no haya recibido education normal, sepa expli-
carlo 6 ayudar a los nifios en los principios.





OBKAS M)LE SARIMILUNTO


Publiqu6 un prontuario para los maestros, ensefiAndoles
el mecanismo de que no s6 si tengo un ejemplar que enviar6
A Vd. si encuentro.
Como yo estoy, dir6 asi, en el teatro y he gustado siem-
pre de ensefiar A leer A los sirvientes, puedo citarle un
caso curiosisimo.
La Policia habia dado A mi sefiora un indiecito tornado en
la frontera norte de Santa Fe, de site A ocho afios. Fu6
impossible corregir su naturaleza salvaje, su propension
innata al hurto y su passion por el juego que hacia en la
calle con cobres, repitiendo el acto, incontinenti de haberlo
castigado. Fu6 precise deshacerse de 61.
Habia encargado a la sefiora le ensefiase A leer, cosa que
habia principiado y abandonado. Apercibido de ello, lo
tome y6, le di lecciones, mas bien conversando y explicAn-
dole que haci6ndole aprender una leccion. En un mes ha.
bla recorrido el silabario y desde entonces s61o necesitaba
ejercicio.
Creo que no pas6 un mes mas, sin que me hiciesen notar
una escena que se repetia todos ]os dias. Entraba callan-
dito A las piezas y se llevaba arrastrando La Tribuna, sen-
tAbase en un umbral de puerta y entire dientes leia lo que
61 buscaba y cuando ya habia mascado un poco la leccion,
iba A la cocina y llamaba A los criados que le hacian corro,
para leerles las noticiag de la guerra, pues esto sucedia
antes de la batalla de Cepeda.
Un dia desapareci6 el mucamo que era boliviano, y
cuando se extrafiaba su ausencia, el chinito se sonreia con
sorna, como quien dice, yo se d6nde estA. Habiase creado
un cuerpo de garibaldinos con camisetas coloradas, y La
Tribuna, inico diario que gustaba de leer, publicaba las con-
diciones del enganche. El chinito le leia esto al boliviano,
induci6ndole A engancharse, y para mas tentarle le mos-
traba las camisetas coloradas cuando un garibaldino acer-
taba A pasar. Al fin logr6 mover con sus lectures y su pr6-
dica la imaginacion morosa del cuico, que se enganch6 en
el cuerpo.
Desde entonces se le llabama A las habitaciones para que
leyesedelante de las visits y lo hacia con calma, inteli-
gencia y despejo.
Seria fastidiarlo referirle otros casos. A un sirviente





IDEAS PEDAGOGICAS


adulto le ensefi las primeras lecciones y no pude conti-
nuar. Echandole en cara su abandon un mes despues,
me contest: ( dudase de ello, me cont6 el cuento del violin de virtud en
que en efecto acaba el libro.
Tengo la persuasion, pues, de que es un m6todo que faci-
lita much el aprendizaje, porque & los ocho dias de princi-
piar, ya leen cosas que entienden: LA-CO-LA-DE-LA-RA-TA, asi
en silabas y luego se les pregunta quB han leido. Al prin-
cipio no se aperciben de ello; pero desde que comprenden
que han leido la cola de la rata, con eso solo se puede decir
que ya saben leer. Lo demAs es consecuencia y desarrollo.
Perdone Vd. a un viejo maestro-de escuela la compla-
cencia con que habla de las cosas de su oficio. He pensado
muchas veces introducir algunas reforms que me ha su-
gerido la practice; pero para ello necesitaria estar en
Chile, donde estoy seguro, el pueblo y el Gobierno las acep-
tarian a ojos cerrados. Aqui, Vd. lo sabe, el pueblo esta
empefiado en suicidarse con las revoluciones y la anarquia,
y el Gobierno distraido por la algazara para prestar aten-
ci6n A estasbagat6las que han lamado sin embargo la bene-
volencia de Vd.
Tengo con este motive el placer de suscribirme su afec-
tisimo y atento servidor y amigo.-D. F. SARMIENTO.













WMTODO DE LECTURA GRADUAL POR 0. F. SARMIENTO
EDITION OFFICIAL DEL GOBIERNO DE CHILE

Estereootipada por Hobart and Robbins, Boston

(El Monitor, 1853).

Ciento cincuenta mil ejemplares con laminas y fuerte
empastadura ha hecho imprimir el gobierno de Chile para
la ensefianza rudimental de la lectura del castellano, com-
pletAndose asi la series de libros de lectura en espafiol, pro-
ducidos y generalizados A precious infimos por el poderoso
arte tipogrAfico norte americano.
En 1843 el gobierno de Chile pidi6 al autor de este
m6todo un informed sobre los lib"oselementales de lectura
que di6 en un oplsculo que corre impreso, bajo el titulo
de Andlisis de los mitodos de lecture conocidos y practicados en
Chile.
De los defects notados por el autor en todos ellos,
nacia la necesidad de uno nuevo que los remediase; y
el Mdtodo de lecture Gradual, se propuso llenar este
objeto.
Aprobado por la Universidad de Chile, mandado adop-
tar en las Escuelas pdblicas y municipales por decreto
del Ministro de Instrucci6n Pdiblica, generalizado en el
lapso de doce afios A todas las Escuelas, no s6lo de
Chile, sino del Peril y Bolivia, aquel gobierno mand6
hacer una fuerte edicion estereotipica A los Estados Uni-
dos, con lo que se esparcira por toda la America espa-
fiola, pues ya nos Ilegan ejemplares en ndmero suficiente
para el servicio de las escuelas de Buenos Aires.
El Mdtodo de lecture Gradual no es sin dud a la ltima
palabra en material de ensefiar A leer. El autor mismo
en su obra Educacion Popular ha sefialado las reforms que





IDEAS PEDAG6GICAS


literatos espafioles ocupados del mismo asunto le habian
sugerido.
El arte de, leer el castellano se presta A toda clase
de innovaciones, sin ser obra de un gran talent, bas-
tando la observacion practice para conseguir resultados
satisfactorios.
Con la cartilla que principiaba CRISTOS, a, b, c etc. han
aprendido a leer generaciones enteras, hasta la 6poca en
que el espiritu de mejora y de analysis se contrajo a perfeccio-
nar los m6todos de ensefianza.
Es cosa digna de observarse que en el Rio de la Plata
ha sido mayor el movimiento intellectual a este respect,
que en part alguna de las secciones americanas. El
m6todo de lectura en 68 cuadros para la ensefianza mutua
por Abadia, el de Bonifaz en quince, la Anagnosia de
Sastre, un trabajo del seflor Pena, otro de Wilde y el
metodo de lectura gradual son de origen argentino aun-
que sus autores no siempre sean nacidos en el pais.
Cualquiera que sea el m6rito respective de esostraba-
jos, el desarrollo de la civilizacion debe much a los que han
puesto mano en ellos.
Hacer facil el aprendizaje de la lectura es abrir las puer-
tasdel tesoro de los conocimientos a millares que sin eso
habrian abandonado por ingrata la tarea.
El m6todo de que nos ocupamos no tiene la pretension
de ser una obra de ingenio. Es s6lo un instrument de
llegar facil y pronto a resultados positives. La practice
de quince afios y su generalizacion por toda esta part
de Am6rica parece dejar justificado aquel prop6sito.
Los principios en que se fund son sencillos y al alcance
de todos. En castellano, A diferencia del frances y del
ingles las silabas por mas complejas que sean se leen,
como lo indican las letras de que se componen, salvo con-
tados casos. En francs ai se lee e; pero en castellano se
lee ai-pan, pan.
Luego nuestra lectura es analitica y no sint6tica, es
decir que podemos ensefiar a leer componiendo la silaba
primero, y con ella la palabra. La analogia sera para el niflo
una regla segura. En los otros idiomas no sirve este bello
instinto, sino para las excepciones.
Esta base ha servido desde la cartilla a todos nuestros





OBRAS DE SARMIENTO


rudimentos de lecture, y no hay razon para abandonarla
aunque la logica sugiera objeciones. Los nifios se guian
por analogias. Cuando el niio dice yo sabo, obra perfec-
tamente, trayendo el verbo saber a su forma regular.
Era precise, pues, dar k las letras nombres regulars,
que expresasen en una nomenclatura tecnica el sonido
que pintan. be, pe, ne, me, y no be, pe, ene, eme, ache,
zeta; porque estas irregularidades confunden al nifio.
La Universidad de Chile, cuyo Rector es Miembro de la
Academia de la lengua castellana prest6 su sanction &
esta manera de ensefiar A nombrar las letras, que ya
estaba desde los tiempos de Rivadavia mandada adoptar en
las Escuplas de Buenos Aires.
El senior Sastre en su <(Anagnosia) prescinde de ense-
fiar de una vez por todas y previamente, el nombre afecto
a cada consonante. Como todo signo d objeto esta represen-
tado por una idea, la question de conveniencia se reduce
a saber si es mas convenient fijar previamente en la
mente del nifio la idea del sonido que represent cada
caractor de letra, 6 irla subministrando A media que el
caso se present. Los maestros que prefieran este sis-
tema hardn bien de dejar -6 un lado las cuatro primeras
pAginas del Mdtodo de lectura Gradual en que se contienen
abecedarios diversos, segun los caracteres se compared
por la forma, el valor, 6 la practice; y principiar por la
lectura 2a que les subministra una clave, acaso lo iinico
completamente original que contiene el libro y de grande
auxilio para hacer que el niflo pronuncie una silaba
simple direct; pues una vez entendido en 6sta el meca-
nismo de la lecture, el resto de las lecciones son deduc-
ciones, ampliaciones 6 excepciones A la regla alli esta-
blecida.
Se han escogido para leccion las seis consonantes cuyo
sonido puede emitirse sin auxilio de vocal, fffff, sssss,
rrrrrrr, zzzzz, mmmm, 1111111. Como el principiante conoce
las vocales, una vez que aprende A emitirlas modifica-
das por aquellas consonantes, desde que sepa que modi-
ficacion introduced las otras, las emitira igualmente por
analogia.
Las silabas inversas as, is vienen de suyo y el maestro
hara bien de poner en la pizarra la consonante, adelante





IDEAS PEDAGOGICAS


primero de una vocal, borrarla, y ponerla despues,y mas
tarde adelante y atras, para mostrar los'efectos, tales
como sa, as, sas.
Los ejercicios de lectura que siguen a la 2a leccion han
sido de un admirable efecto para el nifio, que habiendo
ya leido cuatro pAginas, con lo poco que sabe hall facil
de acometer la tarea de leer las subsiguientes lecciones,
cada una de las cuales se consagra especialmente A in-
troducir y ejercitar 6 una combination mas complicada
de consonantes, 6 una excepcion de las reglas gene-
rales.
Para mayor facilidad del aprendizaje, se suprimieron
al principio del m6todo las letras que no suenan, como la
h, ha habido, la u en que qui; marcando al ojo, conbastar-
dilla la u de gue, gui, que no podia suprimirse sin alterar
el valor de la g. Muchos maestros, creyendo comprome-
tida la ortografia con estas supresiones, han opuesto cierta
animadversion al Metodo gradual. Esta question fu6 muy
debatida en la Universidad de Chile al examinarse el
metodo, y triunf6 la idea sencillisima de hacer plegarse
la ortografia a la mayor facilidad del aprendizaje, bien
asi como la madre solicit estropea y reduce A monosi-
labas el idioma mismo, papa, tata, nana, etc. etc., A fin
de ponerlo al alcance de la comprension y de los 6rganos
de su discipulo de un afio. Un silabario no es un tra-
tado de ortografia, y la mitad de lo que hemos de leer
en la vida, sin excluir lo impreso, esta plagado de errors
ortogrAficos, y lo que es peor de tipograffa y de sentido,
que el lector debe corregir mentalmente. Los ejercicios
de lectura que contiene el m6todo estAn en la sencillez
de su sentido basadbs en el mismo principio., General-
mente los nifios leen, desempefiando una tarea parecida
A desgranar silabas, sin fijarse en el sentido de lo que
estan repitiendo. Mantiene largo tiempo este hAbito lo
poco ineligible del asunto y lo largo de las oraciones,
cuya correspondencia no alcanza A retener el nifio. Pero
si la lecture es la cola de la rata, la boca de la vaca; y si se
le pregunta qu6 ha dicho cuando ha repetido las silabas,
es seguro de que se dara cuenta entonces y despues de lo
que va leyendo.
El autor sigui6 en esto la prActica de los spellings books





OBRAS DE SARMIENTO


ingleses, cuyo idioma se presta admirablemente por este
lado para la composicion de oraciones formadas de mono-
silabas de que tanto abunda el ingl6s. Los otros los tom6
ya formados de los trabajos del senior Bonifaz, A cuyo
metodo habia tributado el debido honor en Andlisis de los
metodos de lectura, no hallando gracia ni honor en inventar
nuevas combinaciones, como parece que fu6 el objeto de
vanidad de un senior Argilelles de Chile, que nos asegura
que pas6 diez afios en hacer pueriles oraciones y hasta
sesudamente pueriles versos, para ampliar este sistema,
ya que A mejorarlo con una idea propia se mostr6 rebelde
su inteligencia.
El gobierno de Chile al hacer estereotipar en los Estados
Unidos el Metodo de lecture Gradual, encarg6 de su correccion
al senior P. N. Ortiz, literate chileno resident de muchos
afios en Nueva York, quien por una nimia deferencia
al autor le ha observado en la edicion estereotipica aun
defects de composicion que debi6 castigar. En cambio el
tratado ha sido ilustrado con vifetas alusivas al asunto;
y la que explica el modo de contar con porotos s6lo
cede en gracia A la de la danza irresistible, en que el pobre
judio baila A su pesar, arrancandoel palo A que se ha
hecho amarrar por temor de los efectos del violin de
virtud.
Una recomendacion haremos del Metodo de lectura Gradual,
sin temor de que se nos tache de parciales; y es que
estA impreso en rico papel, y aforrado en fuertes tapas
de carton, circunstancia que decide A nuestro juicio del
m6rito de los libros de ensefianza para las escuelas.
Las tapas son el primer requisite; el segundo el papel:
el uiltimo la material que contienen, por mas que parezca
que debiera seguir un orden coptrario de clasificacion.
Para el uso de las madres que ensefian A leer A sus
hijos este metodo se presta admirablemente, y en Chile
mas que la accion gubernativa, la influencia de las fami-
lias consigui6 en breve tiempo popularizar este m6todo,
A punto de hacer impossible la reproduccion por las
imprentas de la antigua cartilla, por haber abandonado
su uso las gentes menos susceptibles de progress.














METODO DE LECTURA GRAUIAL


(SE HAN SUPRIMIDO LOS GRABADOS EN ESTA REPRODUCCION, QUE SOLO
TIENE POR OBJETO DEJAR CONSTANCIA DE ESTE TRABAJO)


AL MAESTRO:- Los nombres de las letras consonantes
acaban en e todos. Asi no se ensefiara eme sino me: la q no
se llamarA cu, sino qe: la ch, che: la v, ve: la x, qs, i no equis;
la z, ze, i no zeta.
El abecedario que esti debajo de las vocales, en la pajina
del frente, se ensefiara de memorial al niflo, a fin de que
con su auxilio pueda reconocer las letras en los otros sub-
siguientes. Este abecedario leido de corridor contiene las
siguientes palabras:
ie peneque que merece te se de leche Ilegue beyerrefe qsjefe.
No se preocupe el maestro sobre la ortografia de las pala-
bras. Las letras indtiles o convencionales h, u, despues de
q, se irAn introduciendo poco a poco.
NOTA DE LOS EDITORES.-Habi4ndose advertido que, a
pesar de lo que precede, algunas personas poco atentas de-
saprueban este silabario a causa de su supuesta ortografia,
creemos necesario hacer notar a estos que no se ha inten-
tado ni hecho innovation alguna a este respect de los otros
libros de su j6nero. Las eliminaciones de letras que se
notan al principio, y se van despues gradualmente introdu-
ciendo en sus ultimas pajinas, no tienen otro objeto que
obviar aquellas dificultades que embarazan indtilmente la
intelijencia infantil,y que no son tampoco de esencial nece-
sidad sino un estorbo en su carrera preliminary: cabalmente
esto constitute, & nuestro modo de ver, una de las princi-
pales ventajas del hAbil y filos6fico sistema del autor.
ToMo xxrTIr.-6





OBRAS DE SARMIENTO


CLASE I-LECCION I

a e i o u
aeiou
II II I
ah eh oh
v p n c q m r z
t 8 d 1 ch 11 g
b y rr fi x j f

Analojia de sonidos

a e i o u y 11 1
r rr d t g c q x a z
n f m b p v f oh j

Analojia de forms

b d p q u n fi m
bdpqurxfim
1 11 t i j c e o ch
r rr v y g a x s

Ejercicios

d a p ot udogicarroll e munagisovad
c h u j e falzixa r rrll c ch b d p q g x
jfz snopu

LECCION II.

Cembinaciones.-Silabas simple directs

fa fa fu fa fo fa fi fa sa su sa so sa si sa se fa su fe so
fi sa fo se rra rru rre rri rro rra rre fa su rre fe si rra
fo se fu rri so rro fi so za zo zi ze zu za zi za fe si rro
zu fa se rri zo fi su rra ze rro ma me mi mo mu mo mi
zu rra fe si mo za rre fi su mu ze rri fo su ma rre Ila
llo llu lii Ila le Ila lie za rri ma su lla fe ze ro ma se Ili
ma ro.
Ejercicios.

Ila-ma rra-mo zu-mo fo-fo zu-rra rre-mo mo-zo rre-zo fo-
rro rri-ma ma-zo rro-ma me-sa si-ma ma-ma ro-lo mu-sa





IDBAS PEDAG6GICAS 83

rro-sa fa-ma mo-rro fa-lla mi-sa fu-mo fo-sa zo-rro mi-rra
mo-fa sa-fo fo-rro mo-za rri-fa.

da de di do du be bo ba bu bi
li lo lu la le vu va vi vo ve
nu na no ni ne ja ji jo ju je
iio fie Afu fia fii cha che chi
re ri ra ro ru cho chu
pi pa pe pu po ga go gu
ta te ti to tu ca co cu
yo yi ye ya yu

LECCION III.

Ejercicios.

mi pi-sa-da de la pa-sa-da po-sa-da e-ra pe-sa-da.
la bo-ca de la va-ca i la co-la de la rra-ta. u-na ga-ti-ta
o-ve-ra. va-ya la co-chi-na a la ca-lle. se Ila-ma a-rro-ba
u-na me-di-da. la fa-ne-ga e-ra de ma-de-ra. no sa-be ni
mu-cho ni po-co. e-ra bu-lla co-mo chi-rri-do de ca-rre-ta.
la po-sa-de-ra a-la-ba su po-sa-da. pa-pa-ru-cha e-ra i no
ba-ga-te-la e-sa di-cho-sa fi-gu-ri-ta de ma-de-ra. yo te-nia
a-ma-rra-da de u-na pa-ti-ta la pa-lo-ma i se me de-sa-t6.
si re-zo no me pe-ga la ma-mi-ta. la fa-cha-da de un-a pi-
rA-mi-de e-ra de pa-ja pi-ca-da. el ga-lli-ne-ro de do-fla
Pe-pa. e-sa ga-ti-lla lla-ma-da mi-mi, a-rro-to la ca-mi-sa
de mi ni-fli-ta. la chi-cha-rra no se a-se-meja a la cu-
ca-ra-cha. i-mi-ta e-se-mo-de-lo de ye-so. la ma-do-na de
lo re-to. ma-do-na co-mo si di-je-ra se-fio-ra. lu-mi-no-sa
la lu-na se-lo se la ve de no-che. a-ca-ba la ca-ri-ca-tu-ra
de la ga-ta- no su-po na-da la se-ma-na pa-sa-da. e-vi-ta
la ga-rra de la ga-ta pa-ri-da. si rro-bo me lla-ma-re ra-
te-ro. yo no rro-ba-r6 na-da. fi-lo-me-na a be-bi-do u-na
be-bi-ba. da-me la cu-cha-ri-ta de ca-fe. pi-ta Pe-pi-to ta-
ba-co za-fia. pu-so u-na ni-da-da ta-ma-fia la ga-lli-na.
u-na go-le-ta sa-le ma-fia-na. a-co-mo-da la ca-le-sa pa-ra
la ti-a. ca-f6 se lla-ma u-na be-bi-da. de-sa-ta la ca-mi-
so-la de Co-ri-na. Jo-se se po-ne co-lo-ra-do co-mo be-te-
ra-va. a ca-be-za pe la-da pe-lu-ca pe-ga-da. la mu-fie-ca
no mi-na. la u-ma-re-da se di-si-pa po-co a po-co. ma-





OBRAS DE SARMIENTO


fia-na co-rre el ca-ba-lli-to co-lo-ra-do. u-na va-ca m-uje
i no ru-je. no sa-be jo-ta de na-da. lla-ma-se e-se ri-o,
Ma-po-cho. mu-cho go-zo me da u-na pe-le-a de pe-rro i
de ga-llo. ve i re-co-je de la ba-su-ra u-na ti-ri-ta de ra-
so. a-ma-ri-llo o co-lo-ra-do pa-ra la go-li-lla de la ca-ma-
re-ra de do-fia Jo-se-fa Vi-cu-fia de Vi-lla-rri-ca. si u-na
ni-fii-ta ma-ja-de-ra me di-je-se le-so, yo le di-ri-a, mi-ra,
ca-ra de pa-ja-ri-to e-la-do, ve-te a-lla: no me a-co-mo-da
e-sa fi-gu-ri-ta de ra-na co-ja. de to-da e-sa pa-ja-re-ra
lle-na de to-da ra-za de pa-ja-ri-tos no me da la ma-mi-ta
ni u-na so-la pa-lo-mi-ta pa-ra mi. te re-fe-ri-r6 la vi-da
de u-na zo-rri-ta; e-ra-se u-na go-lo-sa rra-po-si-lla, a-mi-
ga de to-do li-na-je de go-lo si-na: co-mo pa-sa-se u-na
ma-fia-na de ba-jo de u-na pa-rra mi-r6 pa-ra a-rri-ba i
di-vi-s6 u-na co-sa co-mo co-mi-da; pe-ro ni la bo-ca ni la
pa-ti-ta lle-ga-ba a la u-vi-ta. u-va se Ila-ma-ba es-ta
co-mi-da. mi-ra-ba i rre-mi-ra-ba; pe-ro e-so no le da-ba
na-da. bah di-jo a-bu-rri-da, i co-mo si la u-va no le pe-
ta-ra: yo no co-mo u-va no sa-zo-na-da co-mo e-sa, si-no
ma-du-ri-ta i rre-ma-du-ri-ta.

Letras irregulares.

ca qe qi co cu
za ce ci zo zu

ca-na ce-na ci-ma co-ma cu-na.

Silabeo.

Ca-ria-ca ce-ci-na ce-ne-fa co-ra-za ca-sa-do co-no-ce ca-re-
ce do-ce-na pe-rra-zo ca-rre-ta co-sa co-co ci-na zi-za-fia
ce-ce o co-ci-do ca-si-lla ci-ga-rro rro-lli-zo ce-pi-llo se-du-
ce ca-sa-ca rre-ci-be ce-da-zo.

qe qi

ca-la qe se qi-ta co-la cu-no bo-qe-te bo-ca-za-bo qi-ta bo-
co-na bo-ci-na rro-que-te zo-qe-te pa-qe-te sa-qi-llo ca-si-
Ila ce-lo-so qi-ta-te co-ca-da ca-ni-lla qe-ri-do co-le-ta qi-
me-ra ce-ni-za ba-qe-ta qe-si-llo ce-re-za qe-se-ra me-fii-qe





IDEAS PEDAG6GICAS 85

qe qi-so qe no. se di-ce qe si. co-ce de te co-se-re. co-
me qi-na qe-ma rro-pa. qi-ta la ci-me-ra. co-la de zo-
rra. di-ce qe lo co-no-ce. qi-so ce-na i ce-n6 qe-so.

Lectura.

la co-ci-na de ca-sa no a-ce u-mo. la ce-ni-za de qe u-sa-
ba la jabonera. mi ve-ci-na qe qi-so qe me qi-ta-ra la
ca-re-ta. ci-fie-te la ca-mi-se-ta a-zu-la-da. Ic6-mo se co-
no-ce qe e-se ca-mo-te co-ci-do no qe-ma la bo-cal ca-ba-
Ulo qe no ce-ia pa-ja i cebada, a-ma-ne-ce ma-lo pa-ra qe
ti-re la ca-le-sa. di-ce do-fia Ca-ta-li-na cerote qe no qi-ta
la ce-ne-fa qe de-co-ra la ca-ma de la ipu-fie-qi-ta. a-ce
u-na se-ma-na qe no co-me co-mi-da co-ci-da, e-cha de
ma-no de co-ci-ne-ra, ni de ve-ci-na. pa-re-ce ca-mo-te de
Li-ma la ca-ra de la Ce-li-na. pa-re-ce qe se e-no-ja la
qe-re-llo-sa. a-vi-so. Se ne-ce-si-ta u-na ca-le-si-ta pa-ra
qe Ce-ci va-ya a la ca-sa de do-fia Qeqi: o-cu-rri-se a la
ci-ga-rre-ri-a de la qi-te-fia, ca-lle de Cha-ca-bu-co, ni-
me-ro do-ce.
Otra irregularidad.
ga gue' gui go gu
El institutor dir alalumno: Esta letra no suena asi; es como si no estuviera;
estA demas, se le6 gus lo mismo que ga.
ga-na gue-rra guiso gorra gu-ia.

Ejercicio.

Ga-na-do gue-rre-ro gui-ta-rra go-lo-so a-gu-ja ma-la-gue-
fio na-ri-gue-ta go-le-ta gui-fia-da ga-ta-zo gui-llo-ti-na ju-
gue-to-na ga-ra-ba-to a-gui-lu-cho (go-lle-te an-gu-lo a-mi-
gui-to gui-ja-rro rre-gue-ri-ta la-ti-gui-llo mo-ni-go-te gu-
sa-ra-po se-gui-di-lla.

CLASE II.-LECCION I.
Combinaciones simple inversas.
as es -is os us sa as se es si is so os su us
as im sa us ma si af so mo am om us of
em im is mi is os um.





OBRAS DE SARMIENTO


os on al er all ar ir od ex ig op as ap in ad ol or if it
ap an or ul af ef il od ug ep
abs ads aps ins ist ils.

Lectura.
Es-ta ca-sa es de mi er-ma-no. Fi-ja-te ni-fio en lo que
le-as. En el al-to en-ci-ma de la ar-ca. En el on-do va-
lie i en el al-to ce-rro. Es-te il-ti-mo gue-rre-ro me in-
te-re-sa.
Apdlogo
Un ga-to lla-ma-do Ca-za po-co a-ga-rr6 u-na rra-ta de
la co-la i le di-jo de es-ta ma-ne-ra: Da-me a-o-ra to-do
el qe-so i el se-bo qe as ro-i-do en la a-la-ce-na de mi
a-ma Do-fia A-ga-pi-ta Ma-za-mo-rra, o si no mi bo-ca ro-
e-r& tu co-la i a-ra u-na rri-ca ce-na de tu go-lo-so o-ci-
co. La rra-ta qe e-ra pe-qe-fia a-un i un po-co pi-ca-ri-lla
se in-ti-mi-d6 in-fi-ni-to i en to-no su-mi-so le di-jo: Mi-
ra, qe-ri-do a-mi-go mi-o, d6-ja-me a-o-ra qe de a-qi a un
a-ho es-ta-r6 co-mo un to-ci-no i se-r6 co-mi-da de-li-ca-da
pa-ra tu bo-ca. El ga-to qe te-ni-a mu-cho a-pe-ti-to no
i-zo ca-so de lo qe la rra-ta le de-ci-a, i en un mi-nu-to
le in-c6 la ga-rra en el lo-mo i la en-gu-116.
A-si pa-ga el go-lo-so su pe-ca-do.

Silabas compuestas.


sas ses sus sos sis ses sas
tas tes tis tos tus
dar dir dan dus dol
pal pon pus por pez
chos char chin chul chez
gal gos gun gad'gor
sas siz sez soz sus
joz boj dig lec tall
qel qin bot tap jid


fiz lup nom sub rrep
rrol nec con yiz mil
ven bon pun sin rrem
bex did pug sal pil
guer guir ced cad cid cod
dig bec gag gues guin
cal guel cil col coc
zas cep cir cop
subs cons vols


Lectura.
Vas a dar-me e-sas rro-sas Mer-ce-di-tas. El co-me-ta a
re-a-pa-re-ci-do. Te as man-cha-do el ves-ti-do i los cal-
zo-nes. Se des-on-rra el ni-fio que no sa-be do-mi-nar





IDEAS PEDAG6GICAS


-sus a-rre-ba-tos. La pu-re-za en el de-cir es re-co-men-
da-da por el gus-to. El va-lor en un mi-li-tar es co-mo
el o-nor en u-na mu-jer. No es-cu-pas ni ha-gas sil-bar
la sa-li-va que es un ac-to in-ci-vil. Abs-ten-te de to-do
ac-to in-de-co-ro-so. El a-va-ro a-cu-mu-la; mas el j6-ven
di-si-pa-do des-pil-fa-rra. No es lo mis-mo ser e-c6-no-mo
qe ser a-va-ro. Si tu as es-ta-do en San Car-los de-bes
a-ber vis-to el e-le-fan-te. La luz del sol es er-mo-sa.
Lli-man-se cop-tos los ha-bi-tan-tes del E-jip-to. Fa-ro se
lla-ma u-na luz al-ta pa-ra gui-ar a los na-ve-gan-tes-
Si rre-u-sas de-cir la ver-dad se-rAs cas-ti-ga-do. U-na
gar-gan-ta de te-rre-no qe u-ne dos con-ti-nen-tes se lla-
ma ist-mo. La u-ma-ni-dad en-te-ra on-rra los ta-len-tos
de los ma-yo-res poe-tas. La di-ver-si-dad de a-dor-nos
qe os-ten-ta la na-tu-ra-le-za en-can-ta la vis-ta del ob-ser-
va-dor. Las man-za-nas me gus-taii i los al-ba-ri-co-qes me
re-pug-nan. Al que co-rrom-pe a los de-mas con su ma-la
con-duc-ta se le lla-ma co-rrup-tor. El A-ma-zo-nas es un
mag ni-fi-co rri-o de A-m6-ri-ca. Chi-le i el Pe-rd son dos
es-ta-dos Sud-a-rpe-ri-ca-nos. Li-ma es la ca-pi-tal del se-
gun-do. De-cir ip-so fac-to es co-mo de-cir en el mis-mo ac-
to. Po-der ab-so-lu-to es el qe u-sa un em-pe-ra-dor con
sus va-sa-llos. Fe-li-ces dias ten-ga us-ted se-fnor Don Er-me-ne-
jil-do. Fe-li-ces los ten-ga us-ted se-flor Don Fer-naii-do.
Cd-mo to pa-san us-te-des a-mi-gos? Sin no-ve-dad par-ti-cu-lar
pa-ra ser-vir-le. Des-pues qe a-pren-dais la lec-ci-on i-reis a
co-lum-piar-os. Los ni-fios que Ud. e-du-ca es-tin a de-
lan-ta-dos? En e-fec-to lo es-tan bas-tan-te. De-cid-me,
ni-fios, q6 co-sas os en-se-fian? El ins-ti-tu-tor nos di
mA-xi-mas es-ce-len-tes. A ver aqel ni-flo pan-zon-ci-to
c6-mo las di-ce. A qi es-tan, se-fior. No ten-gas con-duc-
ta des-or-de-na-da por-que te a-rre-pen-ti-rAs al-gun dia.
De-bes se-guir los pa-sos del qe te gui-a por la sen-da de
la vir-tud. Los ni-fios es-per-tos i cons-tan-tes en el des-
em-pe-fio de sus de-be-res me-re-cen rre-com-pen-sas.
A-qe-llos qe con-ver-san mu-cho son dig-nos de cas-ti-gos
No ten-gas chan-zas con los ton-tos. Res-pe-tad a los que
os dan rec-tos con-se-jos. Nun-ca to-mes ven-gan-za del
qe te i-zo mal. De-cid ver-dad i on-rrad a los qe os an
da-do el ser. A par-ta-os del men-ti-ro-so i de-se-chad
sus con-se-jos.





OBRAS -1D SARMIENTO


CLASE III.

Diptongos.

ai au ea ei eo eu ia ie io iu ie oi on ue uui no

Triptongos.

iai iei uai uei

Diptongos articulados.
mai mais mau mei nais neis nio nues lais liu luis
luen piad pai peis pial bais bias biar bies guas guan
rreal diu seu lia sie cio ciug coi doi cou rrue rrui rreu
rroi duer muer cuer cuo dies teis teu tuas tion sion

Triptongos articulados.
tias diais qiais qieis cieis ciais cueis nieis mieis

Ejercicio.

sep-tua-je-si-ma se-leu-co seu-do-ni-mo ciu-da-da-no in-fa-
tua-do dei-fi-qeis cau-seis cua-res-ma fas-ti-dio Dios dais
bai lais can-cion cien-to sau-ces no os rriais no per-tur-
beis san-ti-guais san-ti-giieis' dis-tin-gues ver-gilen-za con-
si-guen. chi-ri-gue dis-tin-gui-do ci-giie-fia a-guan-teis a-ve-
ri-gieis ven-gueis dis-tin-guien-do.
*El maestro hace notar el efecto de la diresis (fl).

Lectura.

El nue-vo mun-do que nos di6 Co-lon. Di-me, Eu-je-nio,
quien fu6 el ma-yor 6-roe de la an-ti-gfie-dad? En mi o-pi-
nion Ju-lio Cd-sar fud el ma-yor d-roe de la an-ti-gile-dad. Di-me
Ma-nue-li-to qu6 es-tas le-yen-do ai? Lo que leo, se-ftor, con-
tie-ne lo si-guien-te: Los cuen-te-ros mien-ten con-ti-nua-men-te i
con des-ver-gilen-za. Quien tie-ne bue-na con-cien-cia nun-ca
mien-te. Si es-tu-diais bien las lec-cio-nes se-rdis re-com-pen-sa-
dos. La a-fi-cion al es-tu-dio en los chi-cue-los gus-ta mu-
cho. La o-be-dien-cia i la a-ten-cion son co-sas ne-ce-sa-
rias. Os re-co-mien-do, ni-fios, el cul-ti-vo del jar-din,





IDEAS PEDAG6G1CAS


No hai mas no-ble de-lei-te. Un a-lum-no de bue-na e-
du-ca-cion ob-tie-ne la con-fian-za i la es-ti-ma-cion de
sus deu-dos. Si pu-sie-seis su-fi-cien-te cui-da do en lo que
ha-ceis se-riais bue-nos. Con-ti-nuad pues es-tu-dian-do
si que-reis a-sue-to. Con-fiad en la mi-se-ri-cor-dia de
Dios. Des-pues de la lec-cion ju-ga-reis a la ga-lli-ni-ta
cie-ga. As lei-do al-gu-nas sen-ten-cias Mi-gue-li-fo? Si,
se-flor, i voi 6 de-cir va-rias que re-cuer-do. De Dios vie-ne
el bien i de las a-be-jas la miel. Re-nie-go de bes-tia que en in-
vier-no duer-me sies-ta. El buei suel-to bien se la-me. Quien no
sa-be de a-bue-lo no sa-be de bue-no. A-cien-da tu due-ifo te vea.
Cuan-do Dios quie-re con to-dos los ai-res Ilue-ve. Don-de quie-ra
que fue-reis a-ced lo que vie-reis. -Quien en un a-no quie-re ser
rri-co al me dio le a-or-can. Cuan-do Dios no qie-re, san-tos no
pue-den. Quien te did la hiel te da-rd la miel. El rruin buei ol-
gan-do se des-cor-na. Ruin sea quien por rruin se tiene. A rri-o
rre-vuel-to ga-nan-cia de pes-ca-do-res.

CLASE IV.

Contracciones.

bla ble bli blo blu bla blan bles bli blin blo blod blur
bra brad bloz brez bri bron clar fla flan gle gre gren grin
tro tru frac prag triz plan plot club bral droc gler glis
crip flux gror crad tla tlas true blan tle tra teis plieig greis
brai preis claus drer drian driais clubs trans crins. trai-
dor cre-ta cri-ba am-bre tim-bre cris-ma grue-sos trans-
por-tes nues-tro lom-briz plie-gue corn-plot graz-nar claus-
tro vues-tros vols-cos
Lectura.

Blan-das bri-sas es-tan so-plan-do i la ba-lan-dra va bra-
va-men-te a su des-ti-no. Pa-la-bra i pie-dra suel-ta no
tie-nen vuel-ta. Mas dis-cu-rre un ham-brien-to que cien
le-tra-dos. Los hom-bres gran-des a-man el tra-ba-jo.
Te ofrez-co tres li-bros si tra-du-ces cua-tro ren-glo-nes
del in-gles. Vo-so-tros i no-so-tros ha-bla-mos fran-ces e
in-gles. Se-ga-dor cor-tan-do tri-go pa-ra el tri-llo. A-bre
pron-to e-se li-bro i tra-ba-ja. Vues-tros pa-dres i los nues-
tros ha-blan cua-tro len-guas. No ha-bleis tan de pri-sa;





OBRAS DE SARMIENTO


pro-nun-ciad bien las pa-la-bras. En el a-tlas po-drA ver
cual es el mar atlan--ti-co. Don Fran-cis-co es hom-bre
mui aplicado i de grandes em-pre-sas. Clau-dio, c6r-ta-me
esa plu-ma bla-nca pa-ra es-cri-bir cua-tro pla-nas. Pe-dro,
re-gla e-se pa-pel i es-cri-bi-rAs- pro-nto i bien. Pe-dro, Pa-
blo i An-dres son pri-mos por pa-dre i ma-dre, Ma-drid,
Lgn-dres i Con-stan-ti-no-pla son tres gran-des pue-blos.
Lo nom-bran pi-ca-flor por-que ab-sor-be el ju-go de las
flo-res. El ni-lo a-pli-ca-do siem-pre es pre-mia-do. La
Bi-blia es un li-bro sa-gra-do i mui bien es-cri-to. Tra-tad
fran-ca-me-nte con vues-tros a-mi-gos. Los trai-do-res i los
tram-po-sos son ma-los hom-bres. Trans-plan-tad e-se
mem-bri-llo i pro-du-ci-r' bue-na fru ta. Mien-tras tras-
por-tas el ras-tri-llo yo siem-bro el tri-go. Pr6-sta-me la
tram-pa pa-ra ca-zar un ti-gre. E-se tram-pan-to-jo es es-
tra-or-di-na-ria-men-te gran-de. Si quie-res :com-prAr-me-
la, po-dr6 ven-d6r-te-la. ? A qu6 pre-cio po-drAs ven-der-
me-la? Por trein-ta i tres pe-sos faer-tes i cua-tro rea-
les. Lla-ma-riais es-te mas bien un tra-ro i no bui-tre
tras-mon-ta-no o c6n-dor que es mui di-fe-ren-te.

Signos de puntuacion.

La coma separa las parties mas pequefias de la frase.
; El punto-i-coma separa las parties mas grandes.
s Los dos puntos separan dos frases que tienen rela-
cion entire si.
El punto separa absolutamente las frases.
? El punto interrogante viene al fin de las preguntas.
t El punto de admiration viene al fin de las esclama
ciones.
...... Los puntos suspensivos indican que se ha in-
terrumpido el discurso.
",, Las comillas indican que lo que esta entire ellas lo
dijo uno que no esti present.
() El par6ntesis sirve para intercalar palabras o frases
que son independientes del discurso principal.
El guion separa en un diAlogo los dichos de cada
interlocutor.





IDEAS PEDAG6GICAS


ABREVIATURAS.

D. don.
U. o Vds. usted o ustedes.
Sr. sehfor.
SS. o Srs. seiforas.
Los MM. los ministros.
El P. E. El poder ejecutivo.
U. S. usia.
S. Ex. su excelencia.
La C. de DD. La Cdmara de Diputados.
S. S. I. su sefloria Ilustrisima.
S. S. su santidad.
El Rvd. P. el reverendo padre.
dho. dicho.
fha. fecha.
dro. derecho.
S. A. su alteza.
S. M. su majestad.
S. M. B. su majestad britdnica.
Los RR. los redactores.
Los EE. los editors.
1" primer.
V. B. visto bueno.
N. B. nota bene.
J.-C. Jesucristo.
&c. etc. etcetera.
P. D. oP. S. post-data o post-scriptum.
M.-Monsieur, si la persona de qien se abla es francs;
si es ingles se lee, mister: M. Cousin, monsieur Cousin. Mr.
Stevenson, mister Stevenson.
Mrs.-Mistress o Mistriss.
M.ma o M.e--Madama.
Mile.-Sefiorita.
C/C-cuenta corriente.
S/C-su cuenta.
(s. y.)-salvo yerro.
id.-idem.





OBRAS DE SARMIENTO


Letras estranjeras.

ph w th k as ff tt
f u t q s f t
Thracia Shakespeare. Kuakeros, New York, New Hamps-
hire, Rhode Island, Connecticut, Delaware, Maryland,
Georgia, Jersey, Baltimore, Liverpool, Newton, Plimouth,
Portsmouth, Nuremberg, Strasburgo, Stockolmo, Peters-
burgo, Koenigsberg, Cristiansdtad, Leipsick, Dantzik, Mu-
nich, Glasgow, Clyde, Thy, Shetland, Worms, Sandwich,
Inspruck, Dniester, Newa, Dwina, Chersoneso, Edimburgo,
Lemnos, Serigapatham, Trankebar, Hindoo, Marabouts,
Mahomet, Nusseerabad, Cheltenham, Spa, Shah, Welling-
ton, Murenffer, Abd-el-Kader, Oud-el-Hammam, El Kalifa-
Side.
Lectura.

No a muchos dias por la calle de Chacabuco venia un
ombre por la vereda de la sombra. A poco andar encontr6
a un fituo presuntuoso que no queria cederle la derecha.
cYo no cedo la vereda, dijo este tal, a un pobre diablo.-
c(Yo si qe se la cedo, contest6le tranquilamente nuestro
ombre, i lo dej6 pasar, mirtndolo con desden.
-Abiendo ido un hombre a ver a un amigo suyo y no
sabiendo c6mo entablar la conversation, le pregunt6: Seeor
gcdmo lo pasa su difunta madre?
-Escucha, Juan, dijo un amo a su sirviente: si viene
alguien a buscarme, di que no estoi en casa.-aMuy bien
contest el balurdo; pero si no viene, qB le digo ?
-Se ablaba una vez del cl6ebre navegante Cook (cue), de
sus tres viajes en derredor del mundo, y de su fin trijico
asesinado en la isla de Owaihi (oguaji). Un petimetre qe
estaba present, pregunt6: IEa cual de los viajes lo mataron,
en el segundo o en el tercero?
-Pedia limosna un mudo sentado en el trio de un tem-
plo. jQub enfermedad padeces? le pregunt6 uno de los
transeuntes. IAh, sefiorl le respondi6, soi mudo de naci-
miento.
Dos ombres fumaban tranquilamente en un caf6 sentados
al rededor de una chimenea. LC6mo se llama Ud? le pre-





IDEAS PEDAG6GICAS


gunt6 el uno al otro.-Nada! Otra vez le pregunt6: LComo
se llama Ud?-Ni una palabra.-Al fin, a la tercera pre-
gunta le contest: Vaya! Me Ilamo Antonio, 4q6 se le ofrece
a Ud?-Era, replic6 el otro tranquilamente, para prevenirle
qe se le estd qemando el capote.
-Un raro descubrimiento.-Unos pilluelos andaban no a
iluchos dias por las calls de Santiago, vendiendo nieve se-
cada al orno en cuenta de arina de llalli; i no a faltado jente
iriocente qe se dejase embaucar con esta supercheria. gQd
gustotendrd el pan echo con esta arina falsificada?
-Pedro i Juan, qe debian venir del campo a Santiago,
fletaron un caballo flaco para acer el viaje. No abian
andado much, cuando el pobre manco empez6 a ponerse
lerdo. Ent6nces Juan propuso a Pedro lo siguiente: Pri-
mero ir6 yo solo en el caballo durante una ora; i tdi, Pedro,
ir6s a pie mi6ntras tanto. Despues ti iras a pid durante
otra ora, i yo irW a caballo.-Convenido, contest Pedro:
GCuintas leguas anduvo Juan a caballo?

Cosas que debe saber un niWo.

Cuintos dias trae el mes en qe estamos? Esto se averi-
gua asi:
Se cierra la mano, i empieza a contar sobre los nudos
principiando por Enero; el mes qe cae en nudo trae treinta
i un dias; el qe cae en el hueco qe media entire los dos nu-
dos, trae treinta; o veinte i ocho, o veinte i nueve si el mes
de Febrero. Enero cae en nudo, i trae treinta i uno; Fe-
brero cae en bajo, i trae veinte i ocho; Marzo cae en nudo,
i trae treinta i uno; Abril cae en bajo i trae treinta; Mayo
cae en nudo, i trae treinta i uno; Junio, bajo i treinta; Julio,
nudo, i treinta i uno. Aora, como ya nai mas nudo, se
cuenta sobre el mismo qe se dijo Julio, i se repite Agosto,
nudo, treinta i uno; i volviendo de atras para adelante v6ase
los meses qe caen en bajo.
Tambien es bueno aprender de memorial este verso:
Treinta dias trae Noviembre,
Con Abril, Junio y Setiembre,
Veinte i ocho trae el segundo
Los demas treinta i uno:
Mas a cada cuatro afios
A Febrero un dia afiado.





94 OBRAS DE SARMIENTO
I
Aiio bisiesto.

&Por qe afiado un dia a cada cuatro afios?
> Porqe el afio se compone de trescientos sesenta i cinco
dias y seis oras, qe al cablo de cuatro afios acen un dia en-
tero, el cual se agrega a los aflos de numero par, qe par-
Ii6ndolos por la mitad qedan siempre pares. Estos afios se
llaman bisiestos.
SDe oi en adelanle, qe afios seran bisiestos?
El afio mil ochocientos sesenta;...sesentai cuatro;...
sesenta i ocho, etc.; en estos afios el mes de Febrero trae
veinte i nueve dias, y en los otros qe no se an nombrado
trae solo veinte i ocho.
JCuintos dias tiene oila luna? GCuando ace la luna?
Un nifio qe no sea ignorante puede saber todo esto, si
tiene present lo que sigue: Cada afio tiene su ndmero de
la epacta. El afio mil ochocientos cincuenta i siete tiene
el ndmero cuatro: el alio mil ochocientos cincuenta y ocho,
quince: el alio mil ochocientos cincuentn i nueve, veinte i
seis, el afio mil ochocientos sesenta trae solo siete i medio,
porque se van afiadiendo once a cada aflo asta qe pasa de
treinta; cuando pasa de treinta se rebajan los treinta; i
sobre lo qe qeda, se sigue aumentando cada afio once mas,
rebajando siempre treinta cada vez que la cuenta pase de
este ndmnero.
Aora, para saber q6 dias tiene la luna, se ace asi.-Pri-
mero el ndmero de la epacta del aio, mas el ndmero de
meses que van corridos desde Marzo adelante; mas los dias
qe van corridos del mes en qe estamos; el ndmero qe
salga, es el ndmero de dias qe tiene la luna. Si el nimero
pasa de treinta, se rebajan *veinte i nueve i medio, i lo qe
qeda son los dias de la luna. Ejemplos:
4Qa dias tendrt la luna el cinco de Diciembre de mil
ochocientos cincuenta i siete?
gQ6 dias tendra la luna el qince de Abril de mil ochocien-
tos cincuenta i ocho?
jQedias tendri la luna el dbs de Enero del afio de mil
ochocientos cincuenta i nueve?
ZCuintos dias tiene la semana? LC6mo se llaman? uCuAntas
semanas tiene el mes? iC6mo se Ilaman los meses? GCuAn-
tos dias tiene el mes?





IDEAS PEDAGOGICAL


;Cuintos meses tiene el afio? GCuAntos aflos componen un
siglo? gAbrd ombres qe vivan un siglo entero? ;Por qB deci-
mos afio de mil ochocientos cincuenta i siete? dComo se
llama esta 6poca qe vamos contando?
Con porotos se puede aprender a. contar.
E aqui la manerade acerlo.
Se escojen nueve porotos blancos, nueve porotos colorados
i nueve porotos negros o amarillos.
Se colocan en una mesa; en seguida toma el nifio un
poroto blanco, lo levanta con el dedo pulgar i el indice,
diciendo un poroto blanco es uno. Cuando dice un poroto
blanco, levanta la mano a la altura de la cabeza, i cuando
concluye es uno deja el poroto en un lugar de la mesa en
frente de su brazo derecho; en seguida toma otro poroto
blanco, i sefialando con el dedo el qe dej6 anteriormente,
dice uno, i un poroto blanco son dos. Cuando dice i uno sefiala
el qe esta ya en la mesa; cuando dico i un poroto blanco,
levanta a la altura de la cabeza el otro qe acaba de tomar
del monton; i cuando dice son dos, baja la mano i lo coloca a
la izquierda del primero. Ent6nces toma del montoncito qe
esta aparte otro poroto blanco, i sefialando los dos qe ya
tiene en fila, dice: dos i un poroto blanco son tres, siempre
subiendo la mano asta la altura de la cabeza, i bajandola al
decir son tres, i colocando el poroto A la izquierda de los otros
dos.
La misma operation repite con cada poroto blanco, asta
qe tiene puestos en fila los nueve porotos, para lo qe a de
aber dicho ocho (los sefiala) i un poroto blanco (lo sube a la
altura de la cabeza) son nueve, lo pone a la izquierda de la
fila.
Ent6nces dice, sefialando los porotos blancos i tomando
en la mano uno colorado qe vale diez; nueve porotos blan-
cos i uno son diez: ent6nces aparta 16jos a la derecha los
blancos, arrastrAndolos aunqe se desordenen con el reves
de la mano, i en el lugar donde estaba el diltimo poroto
blanco qe coloc6 pone el colorado, i dice: este poroto colo-
rado vale diez.
Todas las operaciones anteriores se repiten muchas veces
asta qe el nifio esta corriente en poner uno a uno sus nueve
porotos blancos, i cuando diga diez con el colorado, apartar
los blancos i poner en su lugar el colorado.





OBRAS DE SARMIENTO


Para contar de diez adelante, se ace asi:
Sefialando el colorado que est& solito Diez i uno blanco
(toma un blanco de los que apart6, son diez i uno. Coloca
el blanco al lado derecho del colorado; en seguida senfala
el colorado y el blanco que estin en fila, i dice: diez i uno,
i uno (toma'otro blanco) son diez i dos (coloca el blanco A la
derecha del otro blanco). Sigue asi diez i dos i uno (toma
otro) son diez i tres. Diez i tres i uno (toma otro) son diez
i cuatro. Diezi cuatro i uno son diez i cinco. Diez i cin-
co i uno son diez i seis; i asi asta qe aya dicho diez i nueve
ent6nces dice: diez i nueve (toma otro colorado) i uno son
dos dieces qe se llaman veinte. Aparta a la derecha todos
los blancos i coloca el colorado qe tiene en la mano al lado
izquierdo del colorado que ya estaba puesto, i dice: dos
dieces valen veinte. Veinte (sefiala con el dedo los dos die-
ces) i uno (toma un blanco) veinte i uno(coloca el blanco a la
derecha de los dos colorados).
Sigue asi asta qe aya dicho veinte i nueae iuno (toma otro
colorado) son tres dieces qe se llaman treinta. Aparta los
blancos, i a la izquierda de los colorados pone el colorado
que tiene en la mano, teniendo present lo qe sigue:
Un poroto colorados son dos dieces, qe se llaman veinte.
Tres porotos colorados son tries dieces o treinta.
Cuatro, cuatro dieces o cuarenta.
Cinco, cinco dieces o cincuenta.
Seis, seis dieces o sesenta.
Siete, siete dieces o setenta.
Ocho, ocho dieces o ochenta.
Nueve, nueve dieces o Noventa.
Estos nombres debe saberlos bien el nifio i decirlos en su
6rden. Tres porotos colorados, c6mo se llaman ? Treinta
Siete porotos colorados,, ,c6mo se Ilaman? Cinco colora-
dos, c6mo se laman? A q6 lado se colocan los porotos
colorados, a la izquierda o a la derecha de los blancos?
, C6mo se llama el lugar de los blancos ? Se llama primer
lugar. C6mo se llama el de los colorados? Se llama
segundo lugar, C6mo se cuentan los lugares de derecha
a izquierda o de izquierda a derecha ? Qe lado es el dere-
cho? Q6 lado es el izquierdo? Con cuantos porotos colo-
rados, i con cuAntos blancos se pondra cincuenta i cinco ?





IDEAS PEDAG60ICAS 97

setenta i siete? ochenta i dos? Cuando el niflo sabe res-
ponder A todas estas preguntas, sigue contando asi:
Noventa i nueve (ya estmn en fila los nueve colorados i
los nueve blancos) i uno amarillo ( que toca en la mano)
son ciento. Arrastra todos los colorados i los blancos,i
los aparta bien 16jos, i &la izquierda de donde estuvo el
iltimo colorado que puso, pone su poroto amarillo que vale
.ciento.
Un poroto blanco vale uno.
Un poroto colorado vale diez.
Un poroto amarillo vale ciento.
Para seguir contando de ciento adelante, dice ciento (senra-
lando el poroto amarillo) iuno (toma del monton uno blan-
co) son ciento i uno, coloca el uno blanco a la izquierda del
amarillo; pero dejando de por medio un ueco vacio, como
para qe qepan despues los porotos colorados; porqe los
blancos ocupan el primer lugar i la derecha; los colorados
ocupan el segundo, i los amarillos el tercero. Para no
equivocarse, lo primero qe debe acer un nifio es poner en
fila sus nueve porotos blancos: en seguida A la izquierda
de estos sus nueve colorados, i mas a la izquierda sus nue-
ve amarillos. Echo esto, sefala en la mesa con una rayita
el lugar qe ocupan los porotos de cada color, i ent6nces le
quedarAn tres casillas; una para los blancos, otra para los
colorados i otra para los amarillos. A la de la derecha
llama primer lugar, a la qe sigue a la izquierda segundo
lugar, i a la de mas a la izquierda tercer lugar.
SEn q6 lugar se colocan los porotos blancos? En qe lu-
gar se colocan los colorados? En q6 lugar se colocan los
amarillos?
Sabiendo bien esto, sigue como Antes.
Ciento i uno, i uno (blanco), son ciento i dos; coloca el blan-
co al lado del qe ya estaba puesto, i sigue asi asta qe ten-
ga ciento nueve i uno (toma un colorado) son ciento diez. Aora
coloca el colorado en la segunda casilla; i continue como
se a ensefiado, teniendo entendido qe:
Un poroto amarillo vale ciento.
Dos porotos amarillos valen doscientos.
Tres porotos amarillos trescientos.
Too xzvm.-7





OBRAS DB SARMIENTO


Cuatro .....cuatrocientos.
Cinco,......cincocientos o quinientos.
Seis,......seiscientos.
Siete,......setecientos.
Ocho,..... ochocientos.
Nueve,..... novecientos.
El nifio que aya comprendido i practicado bien lo que
precede, puede responder a estas preguntas. Con cuAntos
porotos se pone trescientos? De q6 color an de ser para
que sean ciento? En q6 casilla se an de colocar? Con
cuantos porotos se ponen sesenta? De q6 color an de
ser? En qe casilla se colocan? Con cuantos porotos se
pone ocho? De qB color an de ser? En q6 casilla se co-
locan ?
C6mo se pondra cuatrocientos treinta i seis? (Cuatra
amarillos, tres colorados, seis blancos).
Ponga Ud. doscientos veinte i dos.
Setecientos ochenta i seis.
Novecientos cuarenta i cinco.
Seiscientos treinta i cuatro.
Quinientos cincuenta i cinco.
a C6mo se pondra ochocientos siete? Colocando en la
casilla de los cientos ocho porotos amarillos, dejando va-
cia la casilla de los colorados, i poniendo siete blancos en
la primer casilla de la derecha.
Si el nifio aprende a acer ntmeros, podra representar
con nimeros lo mismo qe a echo con porotos, por ejemplo
los nimeros son:

1 2 3 4 5 6 7 8 9
nno dos tres cuatro cinco seis site ocho nueve

Estos ndmeros valen segun el lugar en qe estan.
El cinco esta en el primer lugar de la derecha i vale cinco
(blancos); el cuatro esta en el segundo lugar i vale cuarenta
(cuatro colorados); luego dice cuarenta y cinco.
Lea el nifio las cantidades siguientes:

62. 78. 11. 16. 19. 32. 56.
182. 465. 721. 646. 784. 935.





IDEAS PEDAGdGICAS 99

AC6mo se escribira en nmimeos trescientos cinco?
Se coloca el 5 en primer lugar; i como no ai dieces, se
pone'en el segundo un 0 qe se llama cero i sirve para lienar
los lugares vacios, i luego se pone el tres en el tercer lu-
gar de la izquierda, para que est6 en lugar de los porotos
amarillos.
0,6mo se escribira seiscientos?
Se coloca cero 0 en el lugar de los blancos, 0 en el
lugar de los colorados, i 6 en el lugar de los amarillos, re-
sulta 600, seiscientos. jC6mo se escribira quinientos cinco,
cincuenta; ochocientos, ochocientos siete?

NfJMEROS ROMANOS.

Para escribir primero, segundo, tercero, cuarto, etc., ddcimo,
unddcimo, duoddcimo, ddcimotercio, ddcimo cuarto, etc.
Vijdsimo trijdsimo, cuadrajdsimo, etc., se usan de ciertas letras
maydsculus que colocadas de este modo o del otro, espresan el ni-
mero qe se qiere espresar. Las letras con sus valores son las si-
guientes:

I V X L C D M
uno cinco diez cincuenta cieuto quinientos tail


Estos nilmeros se usan de
para decir.

primero ............... I
segundo..............II
tercero..............III
cuarto...............IV
quinto ... .............V
sesto ................ VI
septimo.............VII
octavo ............. VIII
noveno..............IX
d6cimo.............. X
und6cimo ...........XI
duod6cimo.......... XII
decimo tercio.......XIII


un modo mui curioso. Asi,


d6cimo cuarto.......XIV
d6cimo nono........XIX
vijesimo............XX
vij6simo primo......XXI
vij6simo nono.....XXIX
trij6simo...........XXX
cuadrajesimo ........XL
qincuaj6simo.........L
nonaj6simo..........XC
centuaj6simo ..........C
qinientos.............D
setecientos .........DCC


mil ochocientos cincuenta i siete MDCCCLVII





OBRAS De SARMIENTO


Averigtle el niflo c6mo se acomodan las letras para re-
presentar ndmeros.
Para pintar el ndmero qe precede al que espresa cada
una de las letras, se le pone a la izquierda una letra qe
espresa lo qe se a de rebajar.
IV quiere decir cinco m6nos uno, cuatro.
IX diez m6nos uno, o nueve.
XIX diez, i diez m6nos uno, diez i nueve.
XL cincuenta menos diez, 6 cuarenta.
XC ciento m6nos diez, o noventa.
CD cuatrocientos.
CM novecientos.
1Cuantas cosas tiene que aprender un niflo para ilustrar
su espiritu?
Muchas cosas.
Cuiles son las principles ?
Un niflo debe saber leer perfectamente para aprender en
los libros. Debe saber escribir bien, para escribir cartas,
cuadernos, para ganar con q6 vivir i aliviar a sus padres,
sirviendo de escribiente de los abogados, en las casas de
comercio, en las oficinas de gobierno o en las municipales.
Un nifio debe saber contar, para poder arreglar sus nego-
cios, comprar, vender, cobrar su salario i para pagar a los
que le sirven.
Debe saber jeografia; esto es, el nombre de su pueblo,
d6nde est. situado, a q6 repdblica pertenece, en q6 conti-
nente se alla situado. Saber, en fin, q6 pueblos abitan la
tierra, q6 nombres tienen, q6 rios los riegan, q6 montafias
los dividen, q6 forma de gobierno los rije.
Debe saber gramdtica; esto es, el nombre de las palabras
de q6 se sirve en la conversation, el modo de usarlas i los
vicios en qe incurre.
Debe saber ortografia, o el modo de escribir las palabras,
de manera qe todos le entiendan lo que describe, i qe no aya
defects, ya en las letras, ya en la puntuacion.
Debe saber dibujo lineal, qe es el arte de representar en el
papel una puerta, una casa, un objeto cualquiera, para
mandar acer otro igual si qiere, o hacerlo 61 mismo, si
aprende alguna profession.
A mas de todas estas cosas indispensables, debe saber





IDEAS PEDAG6GICAS


rezar, para encomendarse i Dios; la Doctrina cristiana, para
saber ser cristiano cat6lico, i conocer i profesar ]a religion
de Jesucristo.
Despues de adquirir todos estos conocimientos, debe
saber Istoria Sagrada, qe comprende todos los aconteci-
mientos memorables qe tienen relacion con nuestra reli-
gion. Istoria Antigua, qe comprende la relacion de los suce-
sos memorables qe an tenido lugar aora muchos siglos, en
algunas naciones, como la Caldea, la Asiria, la Persia i la
Grecia.
Ultimamente, debe saber la Istoria Romana, i la de
su propio pais. Todo esto podri aprenderlo en las escuelas
primaries donde se ensefia de valde a los nifios pobres.

La danza irresistible

Un hacendado tenia un servidor fiel i laborioso qe habia
trabajado sin descanso durante tres anos sin recibir salario
alguno. Este buen sirviente, fatigado de tanta ingratitud, fu6
un dia adonde su amo, i le dijo: a Yo le he servido bien
( durante largo tiempo,i mefio en vuestra justicia para que
a me deis lo qe por mi trabajo merezco. )
El hacendado era avaro, i sabia que este buen sirviente
era muy sencillo; di6le, pues, tres escuditos de oro, uno por
cada afio de servicio. El pobre muchacho se crey6 rico i se
dijo para si: i Para que trabajo ahora i por que llevar una
vida tan triste, cuando con todo este dinero puedo viajar
alegremente por el mundo ? Dicho esto parti6 con sus tres
escuditos en el bolsillo, i se fue a correr tierras.
Un dia que iba por el campo saltando alegremente, i can-
tando, sali6le al encuentro un enanito, i le pregunt6 por
que andaba tan alegre ? No he de estar alegre, le contest,
cuando tengo buena salud i la bolsa Ilena ? Qu6 mas nece-
sito? He guardado el salario de tres afios i lo tengo todo
aqui en el bolsillo. ~ A cutnto asciende tu cantidad ? le pre-
gunt6 el enano. A tres buenos escudos, por la gracia de-
Dios, contest6le el paisano.-Ah! si ti supieras, le dijo el
enano, cudn pobre soil Tengo una multitud de enanitos, i
se me mueren de hambrel-El buen paisano se enterneci6
i sac6 sus tres escudos i se los di6. Ent6nces el enano le dijo
tienes un corazon tan bueno i tan honrado que no tienes





OBRAS DE SA.RMIENTO


mas que desear tres cosas, una por cada escudo, para que
te las concede. Pedid lo que mejor os convenga.
El paisano se regocij6 con esta nueva dicha. Muchas
cosas hai que me gustan mas que el dinero: primero qui-
siera teneruna escopeta que no errase nunca; en seguida
un violin que hiciera bailar a todos los que lo escuchasen,
i finalmente quisiera que cada uno me concediese lo que
yo le pidiera. El enano le dijo que sus deseos se cumpli-
rian; le di6 la escopeta, el violin i se fu6.
Nuestro honrado campesino continue su camino; y si
alegre habia sido antes, cien veces mas alegre se puso con
esta nueva felicidad.
A poco andar encontr6 a un judio usurero, que estaba
mirando una tenca que cantaba alegrementa en la copa
de un arbol. Oh! qu6 arecilla tan linda! decia el viejo.
Mucha plata diera por poseerla.--Si esto es asi, dijo el pai-
sano, bien pronto la tendrAs! Tom6 su escopeta de virtud
y la tenca cay6 en una maleza al pie del arbol.
El usurero corri6 a cojerla; pero apenas estaba en medio
del matorral, cuando el paisano empez6 a tocar su violin, i
el usurero a bailar que se las pelaba, a hacer cabriolas, i
saltar en el aire; las espinas le desgarraban los vestidos, le
rasgufiaban las piernas, hasta que la sangre le corria. (Por
el amor de Dios gritaba, senior, sefiorito, mi amito, ya basta,
basta de bailar: Lqu6 he hecho yo para merecer este mal tra-
tamiento?) Pero nada, baila imas baila, el paisano toca i
mas toca; i midntras tocaba el violin 6ste, i bailaba hacienda
jestos i contorsiones el otro: a(td has trasquilado, le decia el
paisano, a muchas pobres jentes, toma tu recompensa,) i le
seguia tocando i el viejo bailando i saltando sobre las
espinassin poder descansar un ratito siquiera. Eut6nces
el judio suplic6, prometi6 no volver a hacerlo mas, i le
ofreci6 dinero porque lo dejara; pero el paisano seguia to-
cAndole otra tocata, i el judio bailaba cada vez mas lijero,
saltando en el aire cada vez mas arriba, hasta que le ofreci6
unos cien pesos que tenia en el bolsillo, i que habia ganado
engafando a un pobre diablo.
El paisano recibi6 la plata que el judio le entreg6 bailando
i llorando, i dejando de tocar su violin se fu6 content de lo
que habia hecho.
Mientrasque el paisano seguia su camino, el judio que




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EL1ZRFZUE_UXJR6X INGEST_TIME 2014-03-24T20:06:25Z PACKAGE AA00010664_00027
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES


xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EINC4XN0B_R5FBH9 INGEST_TIME 2014-04-09T20:37:01Z PACKAGE AA00010664_00027
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES