Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00023


This item is only available as the following downloads:


Full Text




OBRAS ,


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XXIV


ORGANIZATION
ESTADO DE BUENOS AIRES


BUENOS AIRES
6608 Imprenta y Litografia a Mariano Moreno n, Coo- -tes 829.


4899



























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO
















BUENOS AIRES EN 1856 '



(El Nacional, Junlo 30 de 1856.)

A los senores N. y Ci., de Hamfurgo.

Muy sefiores mios:

Siento haber recibido tan tarde la favorecida de Vds.
del 7 de Mayo, para poder lleMar con la prontitud que lo
exigen el encargo de darles (razon circunstanciada de
cuanto en nuestras nuevas instituciones y progress pueda
servir A ilustrar el juicio de Vds. en las empresas de co-
mercio y emigracion que median con reladtan estos
paises. )
La tarea seria larga y complicada, si hubiera de desem-
peflarse con prontitud y generalidad, porque abraza una
multitud de puntos, que demand un serio y prolijo exa-
men de cuantos elements constituyen la production, los
consumos, la riqueza y las necesidades del pais.
No pudiendo consagrarme, en t6rmino tan angustiado, al
examen de tantas piezas como seria necesario consultar,
me limitar6 por ahora & lo que me cae a la mano, prome-


(1) Los agents de la Confederacion propalaban en Europa todo lo que A la
distancia podia creerse de desfavorable al Estado de Buenos Aires. Esta carta
sirvi para haeer desvanecer entire los hombres vinculados con Buenos Aires mu-
chas de aquellas especles, y 4 la misma se hacen frecuentes alusiones en los escri
tos de la 6poca y las pol6micas con Alberdi.-(N. del E.)





OBRAS DE SARMIENTO


tiendo a Vds. con mas espacio, llenar despues los vacios
que noten y lo exija el objeto que Vdes. tienen en mira.
Comercio.-Nuestras leyes aduaneras han experimentado
revolution igual & la que sir Roberto Peel consum6 en la
legislation inglesa. La libre navegacion de los rios acor-
dada al principio por el Director Provisorio, con restriccio-
nes que la hacian ilusoria, fu6 ampliada por ley posterior
de Buenos Aires, quitando A los buques la arribada forzosa
a Martin Garcia, recibo de empleados del resguardo A su
bordo y apertura de las escotillas. "
Estas franquicias acordadas por el Gobierno poseedor de
la isla que debia servir de aduana fluvial, llevaron al
Congress de las otras provincias & aceptar la libertad de
los rios sin restriccion, y aun con permiso de la escuadra
de otros paises de penetrar en los rios.
Buenos Aires, en teoria (pues en los hechos nada ha
efectuado), se ha atenido en este solo punto de las es-
cuadras, a, las doctrinas que emanaron del tratado de
Viena, para libre navegacion del rio, y que hoy han sido
declaradas derecho de gentes para las bocas del Danubio
y para el mar Negro.
La disminucion de los derechos impuestos & las merca-
derias y materials comerciales son la faccion mas promi-
nente de la revolution obrada en Buenos Aires, y por el
tenor de su carta de Vdes. creo que es este uno de los
puntos que mas les interest conocer.
La plata y oro sellado cuya extraccion estaba absoluta-
mente prohibida, fueron desde luego declarados libres de
todo derecho.
Ciento treinta articulos cuya importacion estaba igual-
mente prohibida antes de la caida de-Rosas, fueron decla-
rados de importacion permitida, con derechos.moderados
Entraban entire 6stos los principles alimentos, tales como
las arvejas, almidorr de trigo, legumbres, cebada, frijoles,
galleta, guisantes, habas, habichuelas, harinas, judias,
lentejas, maiz, porotos y trigo.
Para los cereales habia una escala de derechos, la
antigua, Sliding-scale inglesa; pero el Gobierno podia, dar
permisos de introduction a los que los pidiesen, que acer-
taban a ser siempre los explotadores del circulo del tirano,





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


con lo que mantenian en continue perturbacion el mercado
de articulos alimenticios.
Pesaba un cincuenta por ciento sobre la cerveza, las
papas, los fideos y demas pastas de masas; un treinta y
cinco por ciento sobre los licores, aguardiente, vino, vina-
gre, sidra, tabaco, aceite de quemar, quesos y frutas secas;
un veinticuatro sobre el azdcar, el caf6, el t6, cacao, gar-
banzos, y comestibles en general. S61lo el arroz habia
hallado gracia de un diez por ciento, en este sistema de
perseguir los alimentos y consumos.
Por las nuevas leyes de aduana no hay articulo comer-
ciable alguno de prohibida importacion, ni derecho de cin.
cuenta por ciento sobre ninguna mercaderia.
El veinticinco, que es el mas alto derecho impuesto, recae
sobre los caldos y bebidas en general. El azdcar, caf6, t6,
tabaco, aceite de oliva, sal de mesa, y todo ramo de comes-
tibles paga un veinte por ciento, except el trigo que tiene
siete francos por fanega, cinco el maiz, y como el trigo el
quintal de harina.
La seda, en rama y todos los tejidos de 'esta material
pagan el ocho por ciento de su valor, habiendo doblado los
derebhos cobrados desde que se baj6 a este minimo de-
recho. Las lanas y peleteria para fabrica pagan el diez.
Los tejidos, el papel, los metales manufacturados, y en
general todos los articulos no especificados pagan el
veinte.
La ropa hecha, las obras de talabarteria, calzado'y arreos
de montar a caballo, pagan el veinte.
Un cinco por ciento de su valor, el oro y la plata traba-
jados, las maquinas, el carbon y las substancias minerales,
piedra, maderas, los metales como material primera y en
general todas las materials que sirven A la industrial.
Son libres de todo derecho los libros, el dinero, las pie-
dras preciosas, las imprentas, las plants y los animals,
y en general los products de las demas provincias argen-
tinas.
Por un proyecto de ley; en discussion se trata de exinW
de derechos various articulos, de que dar6 cuenta Vds.
cuando la ley est6 sancionada.
El principio fundamental que preside a todo este sistema
es favorecer la production, disminuyendo los costs de lo





OBRAS DE SARMIENTO


objetos y aniquilar el contrabando y la corruption de los
empleados por la poca utilidad que da su practice.
Esas leyes serian ineficaces si no hubiesen costumbres y
usos en consonancia con su liberalidad. Un ball del equi-
paje de los arribantes, y en general por toda equipajeiza-
cion, estA exento de registro, no pudiendo tocarse las
personas.
El aforo de los bales se hace con audiencia del intere-
sado, y si 6ste no se conforma con el aforo, puede obligar
A la Aduana A tomar el cargamento 6 articulo por el precio
que ella le asigna.
El caso no ha ocurrido hasta hoy, lo que prueba que el
avaldo es siempre favorable A los comerciantes.
Con semejante sistema, las rentas que recoge el erario
no son comparable & las de otros Estados americanos,
aunque casi siempre sea mayor la masa de mercaderias
que las pagan. En cambio, el uso de los articulos manu-
facturados se generaliza en todas las classes de la sociedad,
y la riqueza se desenvuelve rApidamente.
No obstante esto, las rentas de aduana que ascendian en
1854 & 10.777.000 aumentaron en 1855 A 11.200.000 francos.
La disminucion de los derechos de las sedas ha produ-
cido en solo seis meses un aumento de la mitad sobre los
derechos cobrados en el afio anterior.
El comercio de los rios ha sido favorecido singularmente,
no exigiendo tornaguias de los efectos que para las provin-
cias se exportan, en despecho de la posibilidad de contra-
bando, y no cobrando derecho alguno sobre las mercaderias
que salen de dep6sito; pero como los mercados del interior
son reducidos, ha sido necesario permitir se abran en
dep6sito los fardos de mercaderias, A fin de que los comer-
ciantes puedan surtirse en proportion A sus capitals sin
comprar en plaza efectos que ya han pagado derechos.
HAblase much en las provincias de establecer derechos
diferenciales, para atraer al Rosario, Corrientes y Parana
el comercio director del exterior, y hay toda probabilidad
de que el Congreso del ParanA sancione esta media, cuyas
consecuencias el comun no puede apreciar a priori, aunque
tendria A primera vista la idea de hacer plazas de comercio
sin capitals, sin ciudades, y sin centros comerciales. La





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


experiencia s6lo puede remediar estos errors, que ya
habian perdido todo su prestigio en el resto del mundo.
La media es puramente political, para compeler A Buenos
Aires a entrar en la Confederacion, y como la political es
mala consejera en asuntos comerciales, es probable que
dictada la ley quede sin aplicacion, por falta de comercio
director. 860 buques con 202. 672 toneladas hicieron la impor-
tacion de mercaderias en el afio corrido desde Mayo de 1854
hasta Mayo de 1855, segun el alnico document que tengo
A la vista; y 1l534 embarcaciones menores han transportado
en los primeros seis' meses de 1855, 36.055 toneladas de
mercaderias & los puertos de las provincias, lo que puede
dar una idea aproximativa de sus consumes, no entrando
maderas en los articulos que las component.
Como media de apreciar los resultados prActicos que
haran los derechos diferenciales, indicar6 & Vds. que los
buques entrados en el Rosario, puerto principal de la Con-
federacion, en la misma 6poca, procedentes de Buenos
Aires y Montevideo, descargaron 7.286 toneladas de merca-
derias, cifra que doblada para representar la importacion
de un afio, equivaldria al cargamento de veinte y nueve
buques de alta mar de A quinientas toneladas cada uno,
esto es, poco mas de dos buques por mes, para aprovisio-
nar el mercado. Al puerto de Buenos Aires concurren mas
de dos buques de alta fnar por dia.
Conocidos son en Europa los articulos de exportacion de
estos paises. Este uiltimo aflo se nota grande desarrollo en
la exportacion de lanas merinas, y todo conduce A career
que la cria de ovejas va A tomar una extension sin limits,
pues es mas productive, mas segura y fAcil que la del
ganado mayor. Dos articulos mas ofrecen afiadirse a los
ya conocidos, y son el tabaco y las madras del Paraguay
que empiezan A exportarse, para Inglaterra sobre todo.
No terminar6 esta part relative al comercio y sistema
aduanero, sin indicarles otros progress recientes.
Luego de la caida de Rosas se estableci6 la primera line
de vapores que penetr6 en los rios interiores. Hoy hacen
ese servicio tres vapores, y como el Paraguay ha adquirido
ocho 6 diez, para una guerra que por el moment no ocu-





OBRAS DE SARMIENTO


rrira, habra de consagrarlos, y ya piensa en ello, a
acelerar el movimiento commercial de los rios.
El Bermejo ha sido explorado dos veces, y encontrAdose
navegable hasta Oran en Salta. El Salado fu6 remontado
en un vapor hasta la provincia de Santiago del Estero.
El Brasil solicita del Paraguay paso libre por sus aguas a
los products de Matto Grosso.
Una expedition exploradora norte-americana esta estu-
diando los rios, y pronto el mundo sera agradablemente
sorprendido por un viaje por el ParanA, Paraguay, Bermejo
y Salado, mas interesante por sus resultados inmediatos
que el de Henderson por el Amazonas.
El gobierno ingles hace igualmente levantar la carta
hidrogrAfica de estos rios, y los trabajos marchan con
rapidez.
Todas estas circunstancias contribuirAn bien pronto A
dar mayor ensanche al gobierno de estos paises, acelerando
los transportes y economizando los fletes que hoy son
onerosos.
Como complement de estas franquicias y dilatacion de
la esfera commercial de que es centre Buenos Aires, se han
declarado puertos francos, para la libre importacion de
mercaderias, Bahia Blanca, cercana de la embocadura del
Rio Colorado y la poblacion de Patagones que esta A la
boca del Rio Negro.
Por un reciente decreto del Gobierno se ha mandado
erigir una villa en la embocadura del Salado, que'eutra en
el AtlIntico cerca del Cabo de San Antonio. El objeto de
esta media es habilitar un puerto en el mar, y facilitar
el comercio de la parte del Sud del Estado, morosisimo y
lleno de embarazos por tierra. Ya se estA proveyendo por
agua al comercio del Sur, y como una poblacion en Villa
Castelli, aduana, astillero y puerto de exportacion, el des-
arrollo de los pueblos del Sud sera mas rApido, y la fron-
tera de los barbaros alejada por la poblacion creciente.
Ruego A Vds. que examine la carta topografica de Arrows-
mith, en lo que hace la hoya del Saladoy si requiriesen
mas detalles sobre este punto podr6 en una segunda trasmi-
tirlos amplios.





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


EMIGRANTES, SALARIES Y CAJA DE AHORROS 6 BANCO DE
DEPOSITS Y TIERRAS PfJBLICAS

Para llenar los deseos de Vds. en cuanto me es permitido,
por ahora, me contraer6 6 los puntos que tomo por epi-
grafe.
El censo de la ciudad y el Estado de Buenos Aires, levan-
tados con diferencia de un afio, dan cincuenta y cuatro mil
habitantes de origen extranjero, a los que deben afiadirse
tres 6 cuatro mil que han debido establecerse en la campa-
fla con posterioridad al censo.
Las cifras de matrimonios, nacimientos y 6bitos han
mostrado la inexactitud del censo, por lo que puede calcu-
larse que los habitantes no oriundos del pais pasan de
setenta mil.
De los inmigrantes que cuenta el censo en la capital,
dar6 a Vds. las cifras por nacionalidades para que Vds.
vean en qu6 proporcion estan los alemanes. Espafioles
hay 5.792; ingleses 2.948; franceses 6.489; italianos 10.279;
de procedencia alemana 6 del norte, inclusa la Suiza, 1.175.
Como lo observaran Vds., las poblaciones del Mediodia
de Europa predominan; pues ain la denominacion de fran-
ceses recae principalmente sobre vascos y bearneses, que
forman la mayoria.
Estas poblaciones del Sud de Europa, llenan una gran
necesidad del pais, por darle brazos para la industrial que
los demand por millares. En cuanto a su instruction, el
censo ha mostrado que esta s6lo a la altura de las gentes
del pais, haci6ndose notar los alemanes por la generalidad
de estas adquisiciones que ya indica la clase de ocupacio-
nes a que han de destinarse.
La poblacion italiana, la mas numerosa, es tambien la
que mas se aviene a nuestras costumbres. Marineros, arqui-
tectos, buhoneros, y agricultores a la vez, invaden todas las
industries, descienden a todos los talleres, se prestan a todo,
se casan pronto en el pais, y no traen la mania de la gene-
ralidad de volver ricos a su pais.
Los vascos proven lo general de trabajadores, son so-
brios, ganan much mas dinero que los otros, lo atesoran y
lo remiten a Francia en grandes cantidades.





OBRAS DE SARMIENTO


Entre los ingleses predominan los irlandeses que, poco
aptos para trabajos penosos 6 inteligentes, se dedican A
pastores de ovejas, con el nombre de medianeros. Consiste
en poner A medias quinientas 6 mil ovejas sajonas, con un
propietario que pone el campo 6 igual nmmero de ovejas, A
partir de los products. Dos 6 tres aflos bastan para adquirir
un capital que es luego base de una fortune. Hay centenares
de irlandeses arrendatarios 6 poseedores de terreno, traba-
jando por su cuenta, y en el Banco suben A doscientos mil
francos las partidas que depositan 6 retiran los irlandeses,
por medio de un agent que tienen nombrado al efecto.
Esta circunstancia me lleva A hablar A Vdes. de una institu-
cion de las nuevas del pais, que se liga con la question de
emigracion.
Estas poblaciones del Sud de Europa vienen destituidas
de todo recurso, A diferencia de las alemanas que emigran a
los Estados Unidos transportando consigo gruesas sumas de
dinero y A veces fortunes pingiies. Los medios de medrar
con que cuentan A su llegada aqui, son los mas altos salaries
que por fortune no les escasean nunca. De 1853 A la fecha
no han bajado de una manera sensible, y dar6 A Vdes. en
francos los que acaba de publicar la Oficina de Estadistica.
Peon albanil 5 francos al dia, official 12, carpintero de obra
blanca 5 fr., de obra fina 6 fr., de ribera 8 fr., herrero 4 fr.,
armero 150 fr. al mes, talabartero 4 fr., zapatero 5 fr., botero
8 fr., peon de saladero 5 fr., panadero maestro de pala 160 fr.
al mes, amasanderos 110 fr. al mes, peones de.labranza 2 fr.,
changadores 6 fr., pintor de frisos 5 fr., costureras 4 fr.,
lavanderas 4 fr., hojalateros 150 fr. al mes, sastre 6 fr., som-
brerero 5 fr., tapicero 4 fr., colchonero 4 fr., platero 255 fr. al
mes, mozo de tienda 50 fr. al mes, regente de imprenta 250
fr. al mes, cajista 180 fr. al mes, batidor 50 fr. al mes, pren-
sista 200 fr. al mes, maestro de escuela 300 fr. al mes, taqui-
grafo 375 fr. al mes.-
La marineria y el comercio de los rios, que hacen casi
exclusivamente los italianos, les proporciona otro medio de
acumular dinero, y la construction de edificios en la capital
y pueblos de campafia los enriquece prontamente en la
fabricacion de ladrillos que es empresa de vascos, y en
construction en que predominan los italianos, con su arqui-
tectura graciosa y ornamentada.





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


De todos estos medios de adquirir, algunos de los cuales
produce treinta y cuarenta francos diarios, resultan sumas
de dinero acumuladas en manos de los industriosos y econ6.
micos, y la necesidad de Cajas de Ahorros para depositarlas.
El Gobierno con esta mira, y para llenar otras necesidades
del pais, hizo del Banco de papel moneda, un Banco de
dep6sito y de descuentos, donde pudiesen con seguridad
guardar su dinero los principiantes, y encontrarlo los que lo
necesitan & pr6stamo. Los efectos de esta institution han
sido visible en los dos afios que esta en practice. Pasan hoy
de diez y siete millones de francos los que gira el Banco,
entire los cuales figuran quince de dep6sitos voluntarios; y
examinando en detalle las partidas que integran aquella
suma, se ha encontrado que buena parte ha sido suminis-
trada por los inmigrantes, que las abandonan al Banco, sin
otra garantia que una libreta, tal es la confianza que inspira
el Gobierno, y el cr6dito de que goza la institution que diri-
gen doce comerciantes de los mas acaudalados, sin inter-
vencion direct del Gobierno.
Como seria largo explicar el mecanismo de esta institu-
cion, me contentar6 con indicar a Vdes. las partidas en
francos que componen hoy el fondo que gira el Banco, segun
la cuenta que present a fin de mes.

Depdsitos que no ganan interns

Dep6sito del Gobierno, francos...' .115.225
Id judiciales................. 2.160.975
Consignaciones de particulares.. 412.536
Bonos del Cr6dito Pdblico ....... 81.959
Acciones del antiguo Banco...... 1.137.247 2.907.942
Depdsitos con intereses

Dep6sitos de menores ........... 358.463
Id de particulares a premio.... 11.879.150
Cuentas corrientes a idem ....... 249.341
Intereses capitalizados 6 capital
del Banco .................... 1.515.955 14.008.909

16.907.915
que equivalent a 207.700 onzas de oro moneda del pais.





OBRAS DE SARMIENTO


La devolucion de capitals los hace el Banco, en la
misma moneda que se hizo el dep6sito, oro, plata 6 papel
moneda, en cumplimiento de una ley de la 6poca, que
ordena pagar todos los contratos en la moneda que se
hicieren; pues es prActica vender cueros, sebos y otros
articulos de exportacion por oro sellado.
Los intereses capitalizados hacen el capital del Banco,
y'tan buen 6xito ha tenido el Banco en esta 6poca de
su instalacion, que hoy es fuera de toda duda que en
pocos afios podra, si asi conviniese, retirar de la circu-
lacion todo el papel que emiti6 cuando era Banco de
emision.
Los capitals que no ganan intereses al entrar, favorecen
al Banco, dejandole liquid el que cobra, dandolos a pr6s-
tamo, y garanti6ndolo de perdidas de dinero que con-
serva en cajas, cuando nro hay demand de fondos.
Del movimiento diario de los capitals en el Banco
puede juzgarse por la partida entrada a dep6sito de par-
ticulares el sabado pr6ximo pasado, que ascendi6 a mas
de medio million de francos.
Debo decir a Vdes. como una .muestra del espiritu que
en cuestiones de cr6dito anima a la administration, que
el economist que fund este Banco forma parte de ella,
lo que aumenta la seguridad de que en materials de cr6-
ditos, seran consultados los principios econ6micos que la
ciencia y la practice tienen acreditados entire los hombres
competentes. La existencia de un Banco de emision por
treinta aflos, y los extrafios fen6menos que ha presentado
el uso y abuso del cr6dito han familiarizado a estos
paises, con las mas arduas cuestiones sobre Bancos y
cr6dito.
Para el pr6stamo de los caudales del Banco bastan dos
firmas, la una que firma una letra, y la otra que acepta.
Dase dinero afianzando con mercaderias depositadas en
almacenes de aduana; y se discute en la Legislatura, y
se sancionara pronto, el proyecto de ley que permit al
Banco dar sobre hipotecas de bienes raises, siempre que
hayan fondos acumulados, lo que sucede cuando cesan
las faenas de cosechas, trasquila, y saladeros, 6pocas en que
todos depositan y pocos demandan fondos.
El Banco ha ganado 600.000 francos en el descuento en





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


estos dos iltimos aflos, no obstante no pasar de un dos
por ciento la comision que cobra.
Asi, pues, el Banco de descuentos, es un element de
prosperidad para los inmigrantes, y lo alto de los salaries
un medio fAcil de former capitals.
La emigracion alemana encontraria aqui, industries A
que no proven de ordinario las poblacionesdel mediodia.
Gentes por lo general instruidas, agricultores inteligentes,
poseedores de esas mil industries rurales que hacen tan
bellas las campifias alemanas, emprenderian luego esta-
blecerse en los campos A former heredades, y explotar los
products de la lecheria, que aqui no se aprovechan, no
habiendo en dos millones de vacas quo por lo menos posee
el pals, treinta mil que sean regularmente ordefiadas. La
adquisicion de terrenos de que Vdes. me piden detalles,
no estA sujeta A la regularidad que los alemanes van cono-
ciendo desde antes de emigrar A los Estados Unidos. El
pais esta casi todo consagrado A la ganaderia, criada con
el pasto espontaneo de los campos.
En las cercanias de la ciudad los terrenos han tornado
valores excesivos, relativamente A los precious de ahora tres
aflos, pues las tierras han subido de 10.000 francos la
legua, A 75.000; las fincas de valor de 6.000 francos han
sido pagadas A 80.000; y cuadra de terreno en la ciudad
que se vendi6 hace seis afios por 5.000 francos, se ha ven-
dido ahora por. 100.000.
No hay limited ni proporcion razonable en el alza que han
experimentado los valores territoriales, debido esto a la
seguridad que prestan A la propiedad las instituciones
y la fe que todos tienen en la estabilidad de las libertades
conquistadas.
Los hombres puiblicos comprenden los tropiezos-que al
desarrollo de una poderosa emigracion opone el star
en manos de particulares la tierra inculta, porque no
esta al alcance del trabajo sin capital para adquirirla.
El Gobierno se propone para este inconvenient, pre-
sentar sucesivamente A venta, y por zonas, las tierras de
propiedad pdblica que pasan de 30.000 millas cuadradas,
fijando los valores y dividi6ndolas en lotes que permitan
su adquisiion, sin gran capital.
Por las leyes vigentes las villas de campafia tienen un,





OBRAS DE SARMIENTO


ejido de treinta y seis millas cuadradas, que hasta hoy
ha sido practice dar en toda propiedad a quien se obligue
a poblarlos en lotes de a 16 cuadras cuadradas.
En Bahia Blanca y Patagones, ha sido autorizado el
Ejecutivo por una ley de la Legislatura, a disponer de
cien leguas cuadradas en cada uno de aquellos puntos
para distribuirlas en toda propiedad a los que quieran
poblarlas; de & veinte cuadras para finca, y tres mil varas
de frente y nueve mil de fondo para pastoreo.
Los particulares empiezan a subdividir sus grandes lotes
de terreno en suertes de chacras, dandolas 6stas en arrien-
do, 6 enajenandolas. El tiempo les hara preferir lo segundo,
aunque para los emigrantes que traen un capitalito, con-
venga mejor principiar por lo primero.
Como una compensation al mal sistema de distribution
de tierras que ha producido desde los tiempos de la con-
quista, las preocupaciones nacionales y las predilecciones
pastoriles han conservado hasta hoy despoblada como
indtil la Delta entera del Parana, cuya extension entire
los diversos brazos por donde desemboca aquel majestuoso
rio en el Plata, podran Vdes. ver en las cartas. Este pais
dividido en canales navegables, fertilizado por las inunda-
ciones y enriquecido su suelo por el limo del rio, se presta,
con trabajo y dinero, a una prodigiosa altura en las parties
elevadas, que son muchas en los terrenos mas distantes
de la embocadura y por tanto los de formacion mas an-
tigua. Alli se produce espontineamente naranjas y duraz-
nos en los bosques impenetrables, y los ensayos'de cultural
han obtenido, con resultados felicisimos, toda clase de
frutales, maiz y legumbres. Las maderas blandas que
requieren terrenos hilmedos, vienen bien en todas parties,
y si se logra como hoy se intent, cultivar una parte de
aquellas islas, el resto sera un pais puesto, con mejores
leyes que las que rigen en el continent, al alcance de los
inmigrantes alemanes y holandeses, que estan habituados
a los terrenos bajos y explotarlos con ventaja.
En todo caso, en las ciudades y en las campafhas, en las
industries rurales y en la agriculture, los alemanes ha-
Ilarian medios ficiles de establecerse, much mas abun-
dando entire ellos jefes de familiar que traen consigo
capitals, como acostumbran llevar a los Estados Unidos.





ORGANIZ'ACION-ESTADO DE BUENOS AIRES 17

Las buenas, disposiciones de gentes del pais les son ex-
tremamente favoraoles, y la diferencia de cultos no pre-
senta aqui, como en otros puntos de Am6rica, embarazo
alguno, poseyendo los alemanes disidentes del nuestro,
various templos en Buenos Aires, y estando la libertad de
cultos garantida por las leyes, sancionada por treinta afios
de establecimiento pacifico y sostenida por las costumbres
del pais.
Por un proyecto de ley pendiente ante las CAmaras,
se trata de pagar a los C6nsules de Buenos Aires en
Europa, cinco francos por pasaporte para cada inmigrante,
no exigiendo de ellos este derecho como se hacia hasta hoy,
a fin de aliviar a los emigrantes de aquel gravamen.
El gobierno piensa con razon, que los consumes que los
inmigrantes hacen en el pals en un mes, bastan para de-
volver al Erario tres veces aquella suma; y en efecto, es de
notarse la transformation que las masas europeas experi-
mentan a. poco- de llegar & este pals. Vestidos andrajosa-
mente los unos, de tejidos de algodon 6 bayeta otros, un
mes despues de llegar cambian esas ropas por patios, que
consume en cantidades enormes, pues solo el poncho, que
con passion adoptan, de nuestros paisanos, les invierte tres
varas. Su cuerpo encorvado y su aspect humilde se irguen
luego con la conciencia de su bienestar, y la seguridad del
porvenir. La abundancia de medios despierta en ellos el
deseo de gozar, y las casas'de abastos del pais, abundan en
licores, vinos eureopeos, pastas, conservas, frutas y dulces.
El vino espaniol se vende poco mas de medio franco bo-
tella y nadie se abstiene de su uso, con cinco francos de
salario. Como un rasgo caracteristico del pals, dir6 6
Vdes. que del Brasil, Corrientes y Paraguay se important
millones de naranjas exquisitas, que en la present es-
tacion estAn apiladas en montafias en plazas y mercados, y
las calls literalmente cubiertas de las ctscaras que arrojan
los trabaj adores que lag consume por centenares.
El tabaco exquisite casi no tiene precio, comparindolo
con el de Europa.
Los alemanes no figuran entire los trabajadores, dedi-
cindose A industries que requieren mayor inteligencia;
sobre todo al comercio. Los j6venes forman una Sociedad
Tomo xxrv.-3





OBRAS DE SARMIINTO


Filarm6nica, que tiene un soberbio palacio por local y
que sostiene con honor la education que dan las escuelas
alemanas.
La Legislature se muestra poco favorable a conceder
terrenos a companies con el animo de introducir inmi-
grantes. Acaba de ser rechazado en las CAmaras, un con-
trato que, a condition de ser aceptado por ellas, habia
celebrado el Gobierno, con una compafia francesa que
se proponia fundar una series de poblaciones a la margen
derecha del Rio Negro; recibiendo en toda propiedad
treinta y seis leguas cuadradas por cada quinientos inmi-
grantes que introdujesen.
No poco ha debido contribuir & este rechazo la alarma
causada por la noticia de una mediacion anglo-francesa
en las disidencias de este Estado con las otras provincias
argentinas, habiendo ya el antecedente de la exigencia
del gobierno ingl6s, sobre el empr6stito de Londres al
gobierno de Buenos Aires. La opinion pdblica teme que
la oficiosidad de los mediadores tenga por objeto aprove-
char de nuestras divisions para arreglar sus propios
negocios con ventaja, y estas preocupaciones se reflejan
en las leyes, con retardo y embarazo a la inmigracion.
Necesito poner & Vdes. en ciertos antecedentes para que
puedan comprender la relacion que hay entire estas cosas
al parecer tan discordantes.
Por las instituciones de various Estados liorte-americanos
el extranjero no puede poseer tierras ni propiedad raiz
alguna (1). Por las leyes municipales de Nueva York, es pre-
ciso ser ciudadano de los Estados Unidos para manejar un
carro de alquiler y otros mil oficios. De aqui proviene que el
extranjero desde que llega hace, por su propio interns,
declaracion de ser su animo hacerse ciudadano, con cuya
diligencia cesan las inhabilitaciones de la ley; pero cesa


(1) Antes de dictarse la ley federal sobre cludadania la legislaclon era suma-
mente variable en los Estados, conservando las de la Nueva Inglaterra las prohibi-
clones de la Common Law inglesa, que se basaba en el principio de jurisprudencia
que el poseedor de Ia tierra debia proveer a la corona de defensores de la misma
y por tanto ser cludadanos. Hoy no existen trabas legales en los Estados Unidos,
sino una fuerza enorme en las costumbres que obliga al extranjero a naturali-
zarse.-( Nota del E )





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


tambien la ingerencia de c6nsules extranjeros en sus nego-
cios. Entre nosotros no se exige condition alguna al extra'n-
jero para adquirir terrenos, casas, fincas. No estA obligado
al1 servicio de las armas, ni aun para la defense de sus pro-
piedades contra los bbrbaros. El comercio por mayor, el de
menudeo, las artes manuales, las fMbricas, la agriculture, los
ejercen los europeos casi exclusivamente. La condition
de extranjero es, apetecible, por tanto, y la indiscrecion de
los c6nsules, apoyando cuanto reclamo suscita el interns
individual, trae molestias al Gobierno y al pais, a quienes
tratan de potencia A potencia y a veces sin respeto. Asi,
pues, la liberalidad de nuestras leyes, es causa de moles-
tias y de atraso para la emigracion, retray6ndose en pre-
vision de futures conflicts de dar a compafilas europeas
terrenos, que les darian lugar a hacer reclamos toda vez
que sus intereses no sean del todo favorecidos.
Se ocupa seriamente el Gobierno de arreglar con los
prestamistas ingleses el pago del empr6stito de Londres,
ainico que pesa sobre el cr6dito del pals, ya por allanar
toda dificultad con la Inglaterra y por llenar sus compro-
misos, como tambien por entrar en un sistema de medidas
econ6micas,'poner en el exterior el credito del pals a la
altura de confianza que tiene en el interior, donde ha
pagado en estos tres afios toda deuda exigible. Los medios
de arreglar el pago son facilisimos en pais tan rico, cuyas
rentas crecen de dia en dia, y donde algunos centenares
de leguas de tierra pdblica vendidas bastan para pagar
dos veces el empr6stito.
Me exigen Vdes. diga algo sobre el caracter de las
revoluciones a que estAn expuestos estos 1paises, y su
influencia sobre los inmigrantes. De esto dltimo puede
decirse que les son favorables en general, lejos de dafiarles.
Cuando hay conmociones son llamados a las armas los
hijos del pals, con lo que los extranjeros medran en
razon de la mayor demand de brazos. Los estragos de
la guerra no les tocan, y yo mismo he visto extranjeros
en medio de los ejircitos beligerantes, trabajando paci-
ficamente, mirando pasar divisions adversas y aun haciendo
negocios lucrativos en siegas de trigo abandonadas por
los duefios del pals, encargAndose ellos de cosecharlas
con grandes ventajas.





OBRAS DE SARMLENTO


Las revoluciones por que han pasado estos paises, no son
meras convulsiones de desorden, corho lo creen general-
mente por alla. Han sido necesidades y demasias emanactas
del cambio de instituciones, de vias comerciales, y del paso
de un gobierno de tutela como el de Espafa, la gestion
propia de los negocios pdblicos.
La caida de Rosas dej6 centenares de hombres con vali-
miento, fortunes colosales adquiridas, expoliaciones y el
favor, esperanzas y apetitos que aun no estaban satisfechos.
Todos estos intereses y pasiones han pugnado cuatro aflos
por el antiguo regimen de cosas; pero han fracasado en
presencia de los intereses contrarios creados por la riqueza,
en la inferioridad num6rica de la parte de poblacion indi-
gena que se prestaria A secundar esas tentativas, y en la
muerte que han ido encontrando los cabecillas militares
que se ponian al frente de esos conatos de subversion. Faltan
jefes y falta pueblo para nuevas tentativas, y puede darse
por cerrado el period reaccionario.
El Gobierno y la industrial han emprendido, en estos uilti-
mos dos aflos, tales trabajos que por ser todos ellos acometi-
dos a un tiempo sobrepasan a lo que Estado americano
alguno ha ejecutado relativamente en circunstancias iguales.
Resistiendo a las continues incursiones de los barbaros
en el Sur, rechazando las invasiones de los c6mplices de
Rosas en todo el territorio, ha habido no obstante dinero y
tiempo para pagar las deudas exigibles, crear una legion
agricola europea que establezca poblacion guerrera al Sur,
para defender la frontera; se ha construido un muelle de
tres cuadras de largo, con las mas s6lidas y exquisitas
maderas del Paraguay; erigido almacenes espaciosos de
aduana; iluminado a gas la ciudad; construido y refaccio-
nado templos y teatros; fundandose quince villas de cam-
paifa, y habilitadose tres Duertos en el Atlantico, destina-
dos a exportacion 6 importacion. El valor de las propiedades
ha aumentado diez veces en tres afios, cinco el de los
ganados; y triplicadose el ndmero de ovejas que produce
el valioso articulo de la lana.
Cosa de tres mil casas nuevas se han construido en la
capital y poblaciones de campafia, entire ellas palacios que
rivalizan con los de Europa.
Los consumos de artefactos europeos para medio million





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


escaso de habitantes son mayores que los de los Estados
americanos de siete millones, y los products de su indus-
tria iguales A los mas favorecidos.
Cinco buques norte-americanos han vendido su cargamen-
to de maquinas y aparatos de labranza, generalizandose
rapidamente en las campafias el uso de los procedures inte-
ligentes y desarrollindose con ventaja una poderosa agri-
cultura.
Como el pastoreo es la grande industrial del pais, muchos
y constantes esfuerzos se.hacen para mejorar las razas, y
cada dia se introduced con profusion tipos de las mejores
variedades de caballos, de ovejas Rambouillet y vacas para
care 6 leche. En las lanas es ya visible la mejora; y en
las otras species los progress son rapidos.
Muchas cosas marchan mal y de otras ventajas se siente
diariamente la falta. Los indios hacen notables daflos en
las fronteras; faltan caminos para la ficil conduccion de los
products; la posta es malisima; la education no esta a la
altut-a de la riqueza; la incertidumbre del porvenir politico
crea aprensiones y temores; el Gobierno de la Confedera-
cion desea mas mal a Buenos Aires que el que pudiera
hacerle, y las relaciones con la Inglaterra tienen sus dificul-
tades, por haber el Gobierno dado su pasaporte a un minis-
tro ingles que descaradamente favorecia a los partidarios
de Rosas.
Pero todo esto no son sino ligeras nubes que no alcanzan a
empafiar la claridad del dia. A todo se ira encontrando
salida, y los intereses creados, son el mas seguro estimulo
para completar las instituciones y los trabajos pldblicos que
nos faltan.
Quiza en otra ocasion pueda hablar a Vdes. con mas de-
tencion de estos puntos, creyendo haber satisfecho en esta
a lo mas urgente de su favorecida.
Con tal motivo, etc.

SITUATION SOCIAL
(El Nacional, 4o Junio de 1857.)
Sefior C. de Boni, Fronteras d(e Italia.
Muy seflor mio:
Veo en su correspondencia de Italia que public La Tribuna
expresado por Vd. el deseo con motivo de la description





OBRAS DE SARMIENTO


que de algunos puntos de la Confederacion Argentina ha
hecho y publicado en Francia la ilustrada pluma de M.
Jacques, que yo complete el cuadro con una exposicion de
la situation del Estado de Buenos Aires.
Si la superioridad que da la ciencia europea no fuese
parte a arredrarme de afiadir un capitulo a la obra de aquel
distinguido escritor, cuyos trabajos me eran conocidos desde
la publication de la Libertd de Penser de que fud colaborador,
detendriame la diferencia de situaciones fisicas, political y
morales de los paises que darian mpotivo A la description.
Prop6ngome en estas paginas, por complacerlo, dar &
Vd. una idea ligera de la situation social de este pais, cuyo
mdrito a ser exacta, lo harian la simplicidad de los elemen-
tos que la componen, la sencillez de la escena, y sin em-
bargo, la profundidad de las leyes que determinan sus
movimientos. El espectaculo de la Europa que Vd. nos
pinta cada mes, variando al infinito, sin salir del circulo que
le ha trazado la mano f6rrea de la fuerza, contrastara a sus
ojos, con este cuadro en que mas que tiranos contra la feli-
cidad de los hombres, obran obstaculos naturales; que A la
algazara de pueblos que cuentan all sus habitantes por
millones, sus batallones por centenares, y por millares sus
ciudades, s6lo podemos oponerles como actors en la escena,
estensiones inconmensurables de tierras despobladas, rios
que parecen brazos de mar, llanuras sin limits, bosques
que cubren millares de leguas, y sobre esta vasta superficie,
agitkndose un pufiado de hombres, movidos por las mismas
pasiones, persiguiendo los mismos fines, la libertad 6 la
opresion de los pueblecitos de que forman parte, la civiliza-
cion 6 atraso de las masas, el despotismo 6 la Repdiblica.
Para decirle lo que hacemos, lo que pensamos hacer por
lo menos, necesito primero mostrarle en rasgos generals el
pals que nos sirve de teatro.
Los defects naturales que los desfavorecen y hemos de
contrabalancear, las consecuencias sociales, morales y poli-
ticas que trae la industrial, la emigracion, la libertad y el
progress creciente de la riqueza. De esto me ocupar6 por
ahora.
Despues dire a Vd. la revolution que se esta operando en
el modo de ser normal del pais y los resultados que traera
para el acrecentamiento de la riqueza y la seguridad defini-





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


tiva de la propiedad, porque todo se liga entire nosotros, la
frontera y el precio de los ganados en los mercados euro-
peos, la poblacion y el comercio, los caminos y la inmigra-
cion.
Estado de Buenos Aires.-El Estado de Buenos Aires no se
presta a la description en cuanto al aspect fisico de la
naturaleza.
El mapa lo represent cumplidamente en su tersa desnu-
dez de accidents.
La superficie del suelo se conserve tal como ha salido
del fondo del mar por el alzamiento de los Andes que han
debido levantarla debilmente de Oeste & Sud Oeste, segun
lo indican la direction general de los rios hacia aquel
rumbo.
Pero tan d6bilmente, que el Plata corre A merced del
viento, aguas arriba 6 aguas abajo, cubriendo sucesiva-
mente 6 dejando ver las Islas que forman su Delta, y los
efectog de la marea haci6ndose sentir ciento veinte leguas
de su embocadura en el Parana, que es su principal afluen-
te, segun lo not6 Azara.
Ni los risuefos valles de Italia, ni las agrestes sinuosida-
des de los Apeninos diversifiqan la solemne monotonia que
apenas conserve aqui y alli, lagunas y bafiados, como gotas
de agua que hubiesen quedado cual recuerdo de su primi-
tiva emersion del seno del mar.
Esta circunstancia especial del suelo opone muchas difi-
cultades A la accion civilizadora de la industrial humana.
El puerto en que anclan las naves cargadas con todos
los artefactos que nos envian otros pueblos para cambiarlos
por nuestras materials primeras, estA muy lejos de la costa,
a causa de la veleidad del rio que sobre un lecho de cua-
renta leguas de ancho, mece la brisa, llevandolo de arruga
en arruga sobre su superficie a las costas orientales, 6
tray6ndolo a golpear con furiosos embates las puertas de
Buenos Aires. No tenemos, pues, un puerto.
No lejos de la ciudad al sur, desemboca una d6bil corrien-
to de agua, que merced 6 la marea que obra en sentido
contrario se hincha hasta tomar las dimensions de un
canal navegable. Alli estAn establecidos los saladeros, que
son nuestras ftbricas de Birminghan, para proveer al
mundo de carnes secas, de peleterias y de sebos.





OBRAS DE SARMIENTO


Alli se acojen centenares de navecillas que traen de los
rios interiores, bajo la conduct de genoveses, las naranjas
del Paraguay y de Corrientes por millones, las maderas y
los bambdies colosales de los bosques tropicales, el carbon y
la lefia que preparan los montaraces desde Santa Fe hasta
las Islas del Plata.
La Boca del Riachuelo con su aspect holandes, su pobla-
cion de mariners y de barquichuelos, y la humareda de
sus saladeros es la despensa de Buenos Aires y el laborato-
rio de su industrial.
Y sin embargo, una porfiada barra de arena asoma cuan-
do & la marea asoma, cuando, al viento place, su parda
espalda, y las naves que llevan al mundo cueros y carnes
saladas, y los barquichuelos que traen & la ciudad sus
provisions, tienen que esperar de uno 6 de otro lado del
obsticulo, dias y semanas enteras A que el capricho del
viento anegue de nuevo la barra para pasarla.
Una draga que se trajo, despues de ensayar en vano
destruirla, va 6 pasar & Montevideo buscando en su puerto
ocupacion mas ittil que la que le dieron aqui arenas que
no bien removidas de un punto, acudian de otros arras-
tradas por leyes invariables de la naturaleza, A llenar el
vacio. Asi, pues, la expedicion de los productosode la indus-
tria para el extranjero, y la provision de la ciudad de
cuanto es necesario & la vida, esti sujeta A demoras y
contratiempos que desbaratan todas las combinaciones del
calculo commercial.
Vivimos A merced del viento y de la marea. Sucede peor
del lado de tierra.
La ciudad de Buenos Aires esti colocada respect al
territorio que forma el Estado de que es capital en el centre
de una mitad de circunferencia, a qde sirve de arco 6 de
di-Ametro el Rio de la Plata.
La ciudad misma est& construida sobre el plan de la
Provincia 6 Estado, con la plaza central en el extreme que
toca & la ribera, dilatindose la ciudad ; su espalda en la
misma forma.
La Plaza de la Victoria en un extreme es el centre vivo
de la ciudad, y la ciudad colocada on un extreme del terri-
torio es el corazon del Estado; A ella convergen todos los
caminos, como los radios que vienen de la circunferencia





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES 25

al cettro: de ella parte la vida, el movimiento y la civili-
zacion de los extremos.
Como he dicho antes, salvo accidents imperceptibles, el
pals es llano, y en las estaciones del afio, pudiera un
carruaje dirigirse & la frontera guiando su rumbo por el
comphs cWno un buque en alta mar.
Pero... sin montafias que proven de piedra, sin bos-
ques que presten sus maderas, la tierra es una esponja
que i la menor lluvia se empapa de agua, y se liquid
hasta la profundidad de tres varas, el movimiento cesa
entonces, y en recorrer un kil6metro en torno de la ciudad,
almacen general de los products, 6 mercado para las pro-
visiones, se pone un mes con detrimento del vehiculo,
muerte de los bueyes y deterioro de los efectos.
Esta condition del suelo, no combatida eficazmente hasta
hoy, produce resultados singulares en la riqueza, progress
y poblacion del pais.
La ciudad contiene con los pueblecitos circunvecinos
que son como lindos arrabales desprendidos de la madre
que los alimenta, cerca de doscientos mil habitantes;
mientras que el pais entero con trescientas leguas habita-
das de largo, no contiene igual nmimero.
Los produotos del pals se escalonan siguiendo su proxi-
midad al mercado, interrumpida esta ley, en uno que otro
caso por otro orden de fen6menos sociales de que hablar6
& Vd. mas adelante; en torno de la ciudad se cultivan
legumbres exquisitas, Arboles frutales y florales.
Las vacas son ordefiadas y dan products fabulosos, si
ha de calcularse por la carestia de la mantequilla y la
leche, y las ordenanzas municipales que persiguen su falsi-
ficacion 6 adulteracion en pais tan c6lebre en el mundo
por la cria de millones de vacas. e
A lo largo de la costa, y en cierto circulo mas afuera
cultivanse cereals y maiz con 6xito vario, segun que las
lluvias humedecen oportunamente la tierra 6 la hacen
intransitable por meses enteros. Entonces el labrador
enciende el fuego de su hogar con las espigas robustas
del maiz que habia cosechado, y hace inuitilmente aglo-
meracion en sus graneros, ya que toda esperanza de expor-
tarlo ha desaparecido.
M,as adelante de esta zona, la naturaleza del terreno, la





OBRAS DE SARMIENTO


falta de caminos, la distancia exige que el product de
la tierra se trasporte A si mismo, por no poder resistir el
flete excesivo.
El estanciero ignora que es un labriego calculador y
que no es por voluntad suya sino por falta de caminos que
hace pacer ganados en sus campos.
El ganado es un product de la tierra sin cultivo, como
los cereales lo son de la cultural.
El ganado se transport & si mismo al mercado, es buque
y product A la vez; he aqui sus ventajas en ciertas con-
diciones topograficas de un pais.
Distribucion de la tierra.-Siguiendo estas eyes de la distri-
bucion de los products segun su proximidad al mercado
que los consume, se infiere que el valor venal de la tierra
ha debido ser proporcionado A las distancias y los pro-
ductos.
La cria de ganado hasta ahora poco estaba A las puer-
tas de la ciudad y adn subsiste asi en los pueblecitos
nacientes de la campaia,
La tierra no tuvo precio por largo tiempo, y ain es
combatida una ley que fija el de las tierras pdblicas. La
posesion de la tierra como que estA en relacion al ganado,
careci6 y carece adn de amojonamiento cierto, ya que de
limits naturales sean raros los que puedan aprovecharse.
Las tierras fueron dadas en extensions indeterminadas
A quienes las solicitaron de la merced real, 6 A quien tuvo
favor, valimiento 6 simples deseos de poseerlas, durante las
diversas administraciones que se sucedieron A la Indepen-
dencia.
El lote legal de tierras de pastoreo -es de media legua
de frente y legua y media de fondo, y sabiendo que el
pais no contiene mas de seis mil leguas ocupadas, puede
inferirse cuantas families habitarian territorio tan vasto,
teniendo present que adn la familiar es indtil para la
industrial del ganado, bastando cuatro 6 seis varones para
guardarlo.
El tiempo, el capital, el despojo, la herencia, la confisca-
cion, el trabajo y la tirania la han acumulado en porciones
de A cien, ochenta, cuarenta y diez leguas de superficie.
Vd. que conoce los condados, ducados y principados
italianos, se imaginary que el poseedor de cien leguas de





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


pais f6rtil, es un potentado que podia tomar bajo su pro-
teccion al Duque de M6dena. Nada de eso.
El Ducado de la Pampa esta despoblado de habitantes,
residiendo cuando mas una familiar en cada subdivision de
la guard del ganado que se apacenta en 61.
El Duque no reside en sus posesiones, acaso no las co-
noce, por lo que ni castillo, ni palacio, ni simple casa se
encuentra en tan vasta extension, ni parques, ni bosques
para su solaz, ni caserios, ni aldea para sus vasallos.
La naturaleza se conserve en su estado primitive, y si
volvieran A la vida los conquistadores espanoles, pudieran
sefialar todavia el punto donde moraban los aborigenes, el
lugar donde les dieron batalla 6 fueron ellos mismos sor-
prendidos y diezmados.
Consecuencias.-Estas son las facciones generals que pre-
senta el pais: sufren excepciones como' todos los sistemas,
se modifican por mil causes y en various lugares, pero el
fopdo es el mismo.
Recordara Vd. la frase de Plinio: Latifundia Italiam perdi-
derunt I Las grandes propiedades han perdido A la Italia.
Rosas y todo su sistema fu6 aborto de la Estancia: 61
tenia doscientas leguas de territorio suyol sus hermanos,
fautores y generals reunieron mas de mil.
No nos pierden A nosotros las estancias, ni nos perderin
en adelante, porque A diferencia de los romanos, principia-
mos por ellas, mientras ellos concluyeron, cuando la pe-
quefia propiedad fuW absorbida en la grande.
Pero es una cadena que llevamos al pie y nos retiene de
dar pasos agigantados. Un ferro-carril al Oeste, traeria de
solo veinte leguas los cereales, abarataria la vida, y daria
A la agriculture un vuelo inmenso.
Pero he aqui que en veinte leguas no atravesara diez
propiedades, y por tanto no habrA products en propor-
cion al costo de tan extensa linea de barras de hierro, y
el ferro-carril iniciado se detiene a las puertas de la ciu-
dad, impotente para acercar las distancias.
Doblan las rentas de aduana en pocos aflos, dando
medios. para crear, lo que Ilamaria la material social,
muelles, caminos, edificios pdblicos; pero un pufado de
bArbaros, atraidos como manadas de hienas, por el olor de
presa, arrebatan millares de vacas y centenares de habi-





OBRAS DE SARMIENTO


tantes, y 6 veces sorprenden guarniciones de soldados que
son sin piedad exterminados; y es precise abandonar la
obra comenzada, y acudir a la frontera, a rechazar a los
parthos y escitas que amenazan desmoronar por su base
el imperio.
El gobierno de la ciudad comerciante se convierte en
maestranza de armas, los paisanos en soldados, y el poder
civil en fuerza armada.
Cuatro, seis, ocho mil hombres vuelan a la frontera, la
tranquilidad se restablece; pero diez mil hombres han
sido substraidos a la creacion de la riqueza, diez mil fami-
lias han sido desorganizadas y diez mil miembros de la
sociedad lanzados al desierto y desprendidos de los vincu-
los que los constituian hombres, alzan en los escudos an
tirano que pide en seguida tierras para premier a sus
c6mplices, tierras para cebar la codicia de los explotado-
res, tierras y vidas de los que se opusieron a su soberana
voluntad.
Esta sociedad pisoteada por los caballos que los arm6
sin media para la defense de la frontera, emplea veinte
afios, entire desastres, sangre, confiscaciones y crimenes
inauditos, para volver a enfrenar el poder arbitrario, y
cuatro en reprimir las tentativas de reaction; y cuando
lo ha conseguido a costa de heroicos sacrificios, y de velar
dia y noche por su libertad, los salvajes aullan de nuevo
en la dilatada frontera, los propietarios piden la creacion
de nuevos ejercitos, y la fuerza siendo siempre la fuerza,
las leyes de la fuerza se desenvuelven, y las tiranias del
sable quedan fundadas, para que los hijos malbaraten su
vida en deshacer lo que no ellos, sino sus padres hicieron.
Por ahi vamos en este moment. Nos armamos para
acudir a la frontera. Ayer hemos vencido, pulverizando
en las ultimas elecciones de unos cuantos senadores, el
uiltimo refuerzo hecho por los restos de las pasadas tira-
nias, de las pasadas explotaciones del poder.
Han precedido & este acto elecciones acaloradisimas de
Gobierno, y en ellas triunf6 una idea profunda, la rehabili-
tacion de las tradiciones de la Repdblica, tal como la
organize Rivadavia.
Los partidos presentaron esta vez en personificaciones





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


significativas y fundadas, cada una de las ideas 6 intereses
que movian A sus miembros.
Sostenia una por el candidate" mas inteligente, mas
dfictil y mas descarado de los sostenedores de Rosas, no
por Rosas, sino por el sistema; apoyaban otros, menos
audaces, pero mas entendidos, la candidatura de uno de
esos propietarios territoriales que formaron antes la oligar-
quia entire las que se distribuian las tierras pdblicas.
Triunf6 sobre todos, uno de los que combatieron la
tirania sin descanso, hombre honrado si cabe, abogado
distinguido, carActer blando y espiritu apegado A las f6r-
mulas de la ley y de la Constitucion, que son como Vd.
sabe, la etiqueta y el decoro, que contiene el poder en
limits convenidos.
Triunf6 sin partido, sin s6quito, sin apoyo, y solo como
representante de ideas, de principios y de-formas.
La nueva Legislaturar viene Ilena del mismo espiritu, y
las leyes nuevas reflejarAn bien pronto la tendencia gene-
ral de la opinion.
Las tierras puiblicas serAn su primer ensayo; de alli
partela prosperidad del pais, de alli todos sus males.
Boletos de sangre, asi llamados, porque fueron premios
dados por el tirano A sus sides; son mil leguas de tierra,
de que fu6 defraudado el patrimonio puiblico.
Bonos del empr6stito de Londres, inmigracion, caminos
de fierro, agriculture, defense eficaz de la frontera, tran-
quilidad interior y aun question national, todo se liga A
este supremo interns social.
La question national es pura question de cria de vacas
y absorcion de tierras.
Lo que por alli oira llamar Presidente de la Confedera-
cion, General Urquiza, es un simple estanciero, que ha
adquirido por el ejercicio del poder en una provincia que
gobierna hace seis afios, no se espante de oirlo, cuatrocientas
leguas del pais, y apacenta medio million de vacas, y ab-
sorbe ya media provincia, que llama su propiedad, la mitad
de los negocios, empresas, molinos, saladeros y casas de
comercio, que giran en compafia los series humans in-
feudados A aquel reino con el soberano de la tierra.
Es, pues, el sistema de explotacion del poder para cebar





OBRAS DE SARMIENTO


la codicia del mandatario, lo que caracteriza la lucha, y
lo que nos divide.
0 vuelve en Buenos Aires la explotacion de la fortune
pdblica como en tiempo de Rosas, 6 el sistema de estancia-
gobierno 6 gobierno-estancia de Urquiza sucumbe.
La tranquilidad, en despecho de todas estas contrarieda-
dds es profunda, y por la primera vez en estos paises,
fundada en la fuerza moral de la opinion, fuerte en las
elecciones, lista A tomar las armas cuando de sofocarla se
trata.
Lo que mas debe asegurar la libertad y la paz es que la
idea de la tirania es definida, clara y sensible para todas las
inteligencias, aun las mas rudas.
No es este un cuento que nos han contado; para las
madres es la p6rdida de nuevos hijos; para el proletario es
el servicio forzado en campamentos, la guerra y las cruel-
dades dejefes bArbaros; para el propietario es la confisca-
cion; para el ciudadano el vejamen; para todos la violencia
y el terror; porque este pueblo tiene un terror pAnico al
terror, enfermedad pdblica, contagiosa y que se hace en-
d6mica, cuando no se le combat A tiempo.
En las recientes elecciones se quiso intimidar al pueblo,
los ancianos y los j6venes se armaron para morir comba-
tiendo al miedo y lograron imponerlo A los terrorists.
Concluir6 sefalAndole otro sintoma de salud.
Las masas populares estAn animadas de este mismo es-
piritu, y, por una evolution que supone la supresion de una
generation entera, 6 exterminada en los combates 6 des-
moralizada bajo la tirania,. la juventud ardiente est& en
las mismas filas con los ancianos ilustrados. Si Vd. re-
cuerda que en 1826 ces6 con Rivadavia la libertad y la
Repdblica, que traian en su apoyo la generation que
habia hecho la revolution de 1810, comprendera el signifi-
cado de esta union de elements que en otras sociedades
tienden A fines opuestos.
Con las generaciones j6venes por base, la libertad y la
Repuiblica marcharan seguras mdchos aflos, si la frontera,
es decir, la necesidad de tener millares de hombres arma-
dos, no nos trae un nuevo desastre politico, como ha visto
Vd. A tantas naciones europeas, ser amarradas por sus
enormes ej6rcitos el dia que creyeron ser libres.





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


Omito entrar en detalles, y darle noticias particulares;
el salario se mantiene a un peso fuerte diario; los produc-
tos del pals valen cada dia mas en Europa.
Tamberlick ha tenido siete mil fuertes mensuales por
regalarnos con su canto, y la fiebre amarilla no ha pene-
trado desde Montevideo.
Hay content, riqueza, libertad y bienestar.
4 Que mas?
Me despido de Vd. ofreci6ndole mis respetos y conside-
racion.

AL SENOR MARIANO DE SARRATEA

Buenos Aires, Mayo 29 de 1855.
Mi querido amigo:


Masjhe hecho en examiner esta sociedad que en las
fiestas de Mayo esta en exhibition. Estoy encantado, y
descontento. Buenos Aires es ya el pueblo de la Am6rica
del Sud que mas se acerca en sus manifestaciones exte-
riores a los Estados Unidos.
Mezclandome con las muchedumbres que acuden & los
fuegos en estos dias y llenan completamente la plaza de
la Victoria, no he encontrado pueblo, chusma, plebe, rotos.
El lugar de los rotos de Chile lo ocupan millares de vascos,
italianos, espafioles, franceses, etc. El traje es el mismo para
todas las classes, 6 mas prbpiamente hablando no hay classes.
El gaucho abandon el poncho, y la campafia es invadida
por la ciudad como 6sta por la Europa. En estos veinte
dias que he estado aqui han llegado trescientos vascos,
cuatrocientos italianos, y estan anunciados 600 franceses,
200 canarios, y otros tantos vascos y espaholes. El salario
no baja, y apenas llegan estos millares de hombres son
absorbidos por la vorAgine del trabajo. De aqui puede V.
colegir qu6 profunda revolution se ha hecho en estos paises.
La cultural est6 en proporcion. En Santiago, tomando
las classes que se reputan iguales, no encontrariamos 200
families de la alta sociedad para reunirse. Aqui he estado
en uno de los bailes mensuales del Club del Progreso
compuesto de 270 miembros, reunion que s6lo rivaliza en





OBRAS DE SARMIENTO


elegancia con la mejor de Santiago. Pero queda el Club
de Mayo A que asisten 200 families y j6venes distintos; la
Filarm6nica, compuesta por otras families, y despues de
todo esto dos teatros se llenan de gente, al mismo tiempo que
el Club del Progreso da su baile. En la function de la
Sociedad de Beneficencia para repartir premios, un teatro
como el viejo de Santiago, estaba lleno exclusivamente
de sefioras, palcos, cazuela, platea y proscenio, y 6stas eran
s6lo las que habian merecido un palco de la policia 6 la
Sociedad. Imaginese Vd. 250 nifias, vestidas con gusto
exquisite de^ blanco y celeste y corona de azahares, ocupando
toda la platea, y se dark Vd. una leve idea de este acto; pero
ni la imaginacion ni las palabras le pintarAn el entusiasmo
p iblico por concurrir I esta escena, que es una de las mas
gloriosas tradiciones del pais.
Aqui'hay, pues, elements para una regeneracion c6mple-
ta. Conla guerra, la paz, la dislocacion, 6 la union este pals
march, marcharA. El espectAculo de las cosas que veo
y palpo aqui me ha traido a conclusions extrafias que
A mi mismo me espantan. El azote de estos pueblos eg
la guerra, se dice sin comprenderlo. Es el azote que los
hace marchar, como la espuela aguda del gaucho hace
correr la sangre de los ijares del caballo para que d6
todo lo que tiene que dar. Chile debiera probar por los
hechos que treinta ailos de paz le han sido ditiles. Cuarenta
mil rotos en Santiago arguyen poco en favor de los pro-
gres5s del pals; y si Buenos Aires solo ostenta riquezas,
cultural, y poblacion y emigracion, puede admitirse que
sin guerra, sin tiranos habria caido en la atonia de aquellos
pueblos. La paz, el orden han atrasado 6 Chile, dando
tiempo 6w la colonia espaflola para reorganizarse.

Mi situation, despues de un mes de residencia, es la de
cualquiera llegado al pais, sin que me escaseen las simpa-
tias de la generalidad, que consistent en saludarme, en
mostrar curiosidad de conocerme. Los amigos politicos que
me buscan es para que les ayude e*derribar k Portela. El
Gobierno me mira con desconfianza, 6 al menos con poca
voluntad, ya por mi amistad con Mitre, ya porque mis ideas
conocidas le hacen sospechar que no he de ser muy entu-
siasta aplaudidor de sus cosas. La situation se parece a la





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


de Chile en ciertos circulos con Varas y Montt, sin mas
diferencia que la real importancia de los personajes. El
Senado va por un lado y la COmara por otro; faltando hoy
Alsina, Mitre, Velez Sarsfield y otros campeones, los j6venes
bisofios en pro 6 en contra hacen diabluras. En tanto todo
march, hay tranquilidad, los teatros se vienen abajo, y las
rentas han doblado de lo que se calculaba. Es un caos, pero
un caos alegre, activo, animado, y lleno de fuerza. El gobier-
no desprestigiado, la campafia en desorden, los indios medio
batidos, las onzas han bajado A 350 hoy de 362 4 & que
estuvieron anteayer, algunos quebrados, etc., etc.
Mitre es esperado esta semana, y luego se decidir& algo
sobre mi posicion official en la education. No creo que se
obtenga resultado alguno, porque el plan fijo, invariable,
del Gobierno es no hacer nada.-Suyo, etc.


ToMo xmzV.-4











MOVIMIENTO FISICO Y MORAL DE BUENOS AIRES


(El Nacional. 18 de Diciembre de 4855.)

Publicamos ayer las cifras de emigrantes entradosl en
la semana pasada que ascendian 960 personas, lo que
daria 50.000 por afio, y el ndmero de buques de alta mar
que alcanz6 A veinte y uno en un solo dfa; y la Tribuna
al publicar una carta de Montevideo que detalla el ndmero
de emigrantes que han tocado de paso para 6sta 6 se
estan embarcando en Europa computa en 3.500 los que se
aguardan pr6ximamente.
Al mismo tiempo que se acumulan en Buenos Aires
masas tan considerable de pobladores, el salario ha subido
6 veinte pesos A mas de la comida, lo que' equivale A
veinte y ocho pesos diaries, y aun asi escasean los brazos
por todas parties '
Motivan esta escasez los millares de trabajadores que
en bandadas se dirigen A la campafia a las siegas de trigo
en Chivilcoy, Matanzas y los demas departamentos agri-
colas. De estos segadores regresa la mitad todos los afios,
encontrando por todas parties medios de trabajar y de
prosperar. Los emigrantes que se aguardan no influiran
en manera alguna ni en la demand de brazos ni en el
valor de los salaries.
Los frutos de la ganaderiahan Ilegado 6 precious que desde
que Buenos Aires fu6 poblado no habian alcanzgdo jamas.
Hanse vendido ganados para el mercado A dos onzas de oro
cabeza; partidas de vaquillonas de dos aflos para abajo
A trece (260 $ papel) y vacas 15 .(300).
Las lanas siguen el mismo progress en- cantidad que
se reputa double de los afios anteriores, y con mayor valor.
Fuera igualmente pr6spera la cosecha del trigo, si las llu-
vias no lo hubiesen destruido en parte, y los malos cami-
nos no los desperdiciasen en fletes recargados. En todo caso





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


parece que serA suficiente para recompensar el afan del
agricultor con utilidades moderadas y muy aproximada-
mente A las necesidades del consume. Es curioso observer
que estas Iluvias extraordinarias lo han sido en toda
esta parte de la Am6rica del Sud, viendose por los diarios
y cartas de Santiago de Chile, Tucuman y Mendoza, que
en Octubre diluviaba en aquellos puntos y acaso en los
mismos dias que en Buenos Aires. Las nubes que han
descargado estos torrentes han abrazado una superficie de
ciento sesenta mil leguas cuadradas, por lo que estA de
manifiesto.
. Para suplir la falta possible de trigos, se ha exagerado
este afio la siembra de maiz, y se temiera que su valor
en la cosecha fuera infimo, si no fuese ley constant que
todos los granos sigan en sus valores la ley que impone
el trigo. Asi, pues, todos los products del suelo serAn este
aino mayores que en los pasados, y obtendrA el mas subido
precio con que jamas se ha conocido, si se exceptdia el trigo.
El comercio de menudeo sufre una paralizacion que
amenaza y traera una crisis commercial; debe decirse en
honor del com6rcio de Buenos Aires que la soporta con
dignidad y honradez.
El origen de esta paralizacion es el mas feliz de los pro-
gresos. La campafia se provey6 siempre del menudeo de
la ciudad, hasta 1853 en que empezaron A abrirse por todas
parties casas de comercio. En el segundo semestre de 1854
la estadistica cuenta doscientas cincuenta casas nuevas de
trato en la campafia, y el movimiento ha seguido hasta
hoy. Pueden comprarse guantes Preville en las peluquerias
de Mercedes como en Buenos Aires.
El comercio de la ciudad provee solo su recinto, y cuenta
trescientas tiendas de g6neros y ropa hecha, lo que dA cua-
trocientos habitantes para vestir por tienda, entire pobres y
ricos, entire nifios y adults.
El estado moral del pais present fen6menos igualmente
notables. N6tase un movimiento de descomposicion de la
sociedad, y otro de recomposicion. Nunca ha sido este pais
mas desolado por las depredaciones de los barbaros, ni
jamas se han mostrado sus habitantes descendidos A un
grado de enervacion mas deplorable. No se sabe, no puede
saberse cuAnta es la cantidad de ganados que se han llevado





36 OBRAS DE SARMIENTO

los salvajes en estos dos iltimos afios; ign6rase la cantidad
de caballos que han arrebatado los indios, y no puede
calcularse el ndmero de desertores que han abandonado
las filas del ej6rcito en dos afios. La desercion se obra
en masa A veces por escuadrones como la de del Campo.
Es preciso poner A la vista estas llagas para buscarlas
remedio, si lo tienen. El vulgo se content con recrimina-
ciones y reproches. Cual cree que despues de la caida de
Rosas se ha desmoralizado el ej6rcito; cual que se necesitan
jefes semi-bbrbaros para que el soldado est6 content, y
quien esti persuadido que solo leyes draconianas pueden
estorbar este mal.
La desercion en los ej6rcitos de milicias es mal antiguo
en el pais. Rosas lo disimulaba mas bien que lo contenia,
por medios que hacen temblar de horror, y olvidan hoy
los que aconsejan medidas extraordinarias.
El desertor en tiempos de Rosas era perseguido por
medios que solo la inquisicion emple6 contra los herejes.
La mujer, la madre, los hijos, el padre del desertor que
volvia A su casa, el vecino que lo sabia, el juez de paz del
pago, estaban obligados a denunciarlo so pena de ir ellos
mismos press a las crugias, en Palermo, en Santos Lugares.
Y estas medidas no quedaron en amenazas. En una y otra
han pasado centenares de mujeres press, por seis y ocho
aflos, con sus hijos que entraron pequefios y salieron gran-
des, pasando siempre de setecientos, y veces de mil los
press de todos sexos, mezclados en los mismos corrales;
viviendo de una racion de care, desnudos cuando las ropas
que trajeron se les cayeron A pedazos, ignorando sus guar-
dianes y su jefe Reyes, quibnes eran, c6mo se llamaban y
los afios de prison que llevaban. Cuando la desercion se
aumentaba, 6 se mostraban sintomas de revuelta en las
tropas, 6 en las poblaciones, esos press an6nimos de las
crugias, daban cuarenta, cincuenta y vez hubo (en 1851) de
ciento cincuenta victims para fusilar en masa, en un dia,
en Palermo y en Santos Lugares. Los tenientes alcaldes
mismos, omisos, d ocultadores de desertores, venian A parar
A las crugias y reunirse en ellas con los desertores que
habian cobijado.
Asi se contenia la desercion hasta 1852, a mas de las
ejecuciones en los campamentos de las tropas. L Quieren





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


adoptar este sistema para parar la desercion? Pueden
hacerlo; tiene la ventaja de destruir al pais por dentro y
por fuera.
La desercion de milicianos depend de causes sociales,
profundas, que se ligan A la organization de la sociedad y
que cada dia han de ser mas sensibles y aparentes, y de que
no trataremos aqui por ser indtil tocarlas. Se quedarian
dormidos nuestros lectores, si entrAramos A especificarlas.
Sucedia lo mismo con respect a caballos que durante
veinte afios estuvieron declarados articulo de guerra y
prohibido matar las yeguas, con lo que siempre hubo una
enorme cantidad de ellos para el enorme consumo que
se hacia. Hoy no hay caudales para pagar los, caballos,
verdad es que un solo rasgo de los parties de los jefes de
divisions parece estereotipado, y es que fueron vencidos
porque no tenian caballos 6 los indios se los habian arre-
batado, y que malograron en el todo 6 en parte la victoria
por falta de caballos. Al ver esto da gana de preguntarse:
qu6 sistema de ganaderia es este que concluye por sui-
cidarse A si mismo, y ser impotente para dlefenderse ? No
se salvan las vacas porque no hay caballos.
El ej6rcito mientras tanto va ganando de dia en dia
en moral, en discipline y en arrojo, porque seria ridiculo
career que falte valor A los hombres cuando se llaman
coraceros, y les sobre cuando se llamah blandengues 6
milicianos, como es absurdo pretender que al Sud son
cobardes y al Norte valientes; y mas todavia que trayendo
chusma de las provincias, donde tienen menos ganas y
menos motivo de pelear que aqui, haya de encontrarse
remedio al mal.
La campafia extreme del Sud ha sido desolada por los
barbaros, y en el Departamento de Loberia no queda po-
blacion alguna, habidndose retirado hacia el interior, los
habitantes y los ganados que no se han llevado los indios.
Los recientes triunfos sobre los barbaros permiten esperar
que la seguridad de aquellas comarcas restablezca la moral
de las poblaciones aterradas, y la expedition proyectada
al Sud acabara por remover 6 alejar la causa del mal, si
es que los desordenes interns dejan lugar para ello.
En este estado de postracion moral en que aparece el
pais v6se surgir otra series de hechos no menos importantes.





OBRAS DE SARMIENTO


La idea de las colonies militares ha hallado acogida sim-
pitica en todos los Animos, y los que forman la primera qu e
va a ensayarse se muestran en un verdadero estado de
excitacion moral, de entusiasmo, de confianza en el porvenir
que les ha hecho a muchos abandonar posiciones venta-
josas, y k various de sus jefes y oficiales contraer matrimonio
para hacer masefectiva la idea de establecerse radicalmente
y ligarse por la familiar, A la tierra que van a ocupar.
La misma excitacion se ha dejado ver en las personas
acaudaladas que han tornado espontAneamente bajo su
protection aquel digno ensayo, oblando sumas conside-
rables en beneficio de los que van A intentarlo. Las
colonies son en su material, en su objeto, en los hombres
que la componen y hasta en las armas una protest
contra la estancia de ganado, contra el caballo, contra el gau-
cho y contra la diseminacion de la poblacion, sin propiedad
territorial, sin ndcleo, sin organization possible civil ni
municipal, contra la disolucion de la familiar, en fin, que
obra la ganaderia tal como se practice hoy, y tan caro
cuesta no solo al pais, sino A los mismos hacendados.
Vase, pues, A ensayar el constituir la sociedad sobre
bases racionales, con poca tierra, poblada de hombres, de
casas, de families, de plants, sin proscribir el ganado
que es el element de la riqueza. Vase a ensayar la
adhesion del soldado al orden, a la patria que escoge,
por vinculos 6 intereses que a ella lo ligarAn. Reconsti-
tuida asi la sociedad, en esas colonies, no haya que temer
la desercion, ni esas innobles y vergonzosas sublevaciones
en masa, en que no tienen otro objeto los que las promue-
ven que desbandarse, y zafar el cuerpo & la necesidad de
defender el territorio, la propiedad y la vida de los demas.
Al horizonte de este cuadro se agitan las ambiciones que
dej6 trunca la caida de Rosas, y dislocaron los sucesos
posteriores. Conjuraciones, invasiones y revueltas son los
truenos, relampagos y rayos que encierra aquella tor-
menta, cu'yo rumor sordo sentimos mas 6 menos pr6ximo.
Las depredaciones de los indios tienen su repercusion en
estas convulsiones internal y al alcance de Calfucur& ha
estado muchas veces obrar un desquicio complete en este
pais, sin que nadie crea que la occasion haya pasado.
El resultadc latente de esta double situation de prosperi-





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES 39

dades,y de miserias, de progress y de retrocesos, es un
insigne malestar que, como las afecciones cr6nicas en los
individuos, amgrga todos los instantes de la vida, sin que
valga riqueza, comodidades, pompas, especticulos, honors,
para atenuarlo.
Un agent de casas inglesas ha llegado A comprar tierras
en los alrededores de Buenos Aires para establecer dos mil
families inglesas, y se vuelve desencantado de este estado
patol6gico del suelo. Se equivoca el agent en su diag-
n6stico; pero eso no quita que las consecuencias sean
funestas.
(12 de Abril de 1856).

Se nos alcanzan algunos datos interesantes del censo
levantado, y de los que result esta ciudad poblada por
99.395 personas; varones 46.157, mujeres 45.332.
El jefe de la oficina de estadistica distingue en seguida
la poblacion en nacionales y extranjeros, dando 53.332,
bonarenses 6 portefios, a quienes llama nacionales, y
38.063 extranjeros entire los cuales entran los argentinos
de los demas pueblos de la Repdblica. Llamamos la
atencion del gobierno sobre esta clasificacion ins61lita, a
fin de que no aparezca en un document pdblico, la ridi-
cula pretension de colocar a los argentinos nacidos en otros
puntos del territorio entire los inmigrantes europeos. Los
habitantes de Buenos Aires, no pueden ser llamados ar-
gentinos, pues esta parte del suelo comun no es nacion,
ni la Constitucion la ha declarado tal, ni potencia alguna
reconocidola en ese carActer. Tales clasificaciones A mas
de pretensiosas son ilegales, pues la Constitucion misma
pretend que todos los argentinos son ciudadanos de
Buenos Aires.
SDe d6nde tom6 la Oficina de Estadistica su singular
manera de clasificar las nacionalidades ? No siendo con-
forme a la ley su innovation, desviAndose intencionalmente
de los models, s6lo puede atribuirse a distraccion tan
grave error, 6 ese prurito de seguir el espiritu de los que
no han tenido pudor de llamar advenedizos A sus com-
patriotas, y alejar de la Legislatura a los que por su
ciencia les sirvieron mas de una vez de consejo y de
guia.





OBRAS DE SARMIENTO


Estos extravios de la opinion vulgar no deben dejar
rastros en documents como la estadistica, so pena que
de la comparacion de sus cifras salga el azote vengador
de la patria comun asi ultrajada.
., C6mo es possible explicarse el vertigo que Ileva A un
pueblo A extrafiar de su seno fuerza numbrica, inteligencias,
simpatias 6 intereses, para ahogarse a si mismo en medio de
los que apellida extranjeros, y aparecer reducido 6 una im-
potente minoria? Que los hombres pdblicos llamen adve-
nedizos y alejen de la Legislatura a los que pudieran, so
concibe; pero que un document estadistico se complazca
en hacer estas tristes revelaciones, y en anular la poblacion
homog6nea, repudiando la mitad de su nimero,es lo que no
sabria explicarse. Que si de aquellos nueve mil bonaerenses
apartamos las gentes de color que entran por mas de dos
mil, la raza hispano-americana bonaerense viene por cierto
& quedar reducida & bien poca cosa.
No esta lejos el dia en que no se encuentre un romano en
el foro de Roma.
Mas consolador es el cuadro que present la instruction
de la poblacion portefia. Sabe leer casi la mitad de la
poblacion de ambos sexos. Este hecho, si no hay inexactitud
como suele suceder, revela un estado de cultural que no
conoce pueblo alguno del habla espafiola.
Entre 21.353 varones deben haber 3.186 niflos de menos
de siete afios para arriba, los que no estan en aptitud de
aprender A leer. Si, pues, 10.242 saben leer, esta en mayor
porporcion con los que no saben que serian s6lo 8.925.
En Santiago, que es el departamento de Chile que debe
compararse a Buenos Aires la poblacion es de 49.960, fuera
de los nifios de menos de siete afios, saben leer s6lo 16.888.
Verdad es que esta incluida la poblacion de los alrededo-
res de la ciudad y departamento de Santiago, lo que cambia
las proporciones; pero en todo caso la cultural de aqui double
y triple mas general A todas las classes aqui que alli, lo que
se comprueba por el ndmero de diarios que circulan y la
subscription que obtienen, llegando algunos & 2.000 subscrip-
tores aqui y no bajando de 1.000 el resto. En Santiago leen
400 ejemplares del Mercurio de Valparaiso, 150 del Comercio de
Valparaiso, 100 del Mensajero de Santiago, y 300 de la Revista
Catdlica.





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


(16 de Mayo de 1856.)

Damos publicidad para satisfaccion de nuestros lectores,
al primer trabajo censitorio publicado por la Oficina de
Estadistica con relacion ; la ciudad de Buenos Aires; y
como ese maremagnum de cifras necesitarin para ser enten-
didas, mas paciencia de la que pueden gentes de ordinario
ocupadas, nos permitiremos sefialarles algunos de sus rasgos
principles.
La oficina, accediendo A nuestras indicaciones, ha hecho
la clasificacion de argentinos A los nacidos en Buenos Aires y
fuera de dl. Esto aparta la inconstitucionalidad de la anterior
y excusa el reclamo que la Comision de Hacienda de la
Municipalidad habia resuelto hacer en caso contrario.
Hise cumplido en el censo la bella parabola del Evangelio,
de que la piedra que desechaban los arquitectos, fu6 la
piedra angular del edificio. A pedido nuestro tambien se
puso en el censo la estadistica de los que sabian leer y
escribir, entire los habitantes de la ciudad, por reputar este
dato interesantisimo para el studio de las cuestiones de
education, porque habrA de consagrArsele bien pronto la
atencion del Gobierno y de la Municipalidad; y el primer
cuadro de la poblacion es el que demuestra las nacionalida-
des que forman la poblacion de la capital de Buenos Aires, y de los
habitantes que saben leer y no saben leer y escribir.
Desde luego observaremos que en documents pdblicos
debe evitarse en cuanto sea possible la ambigfiedad de las
frases. ((De la capital del Estado de Buenos Aires )), debiera
decirse para estar en conformidad con la Constitucion.
Las cifras que ha dado el censo de Buenos Aires con res-
pecto a la proporcion en que se hallan las personas de uno
y otro sexo entire si que saben leer, y entire las diversas na-
cionalidades de los habitantes demuestran hechos curiosi-
simos sobre los cuales queremos llamar la atencion del
puiblico.
Esperamos las observaciones de la Oficina de Estadis-
tica sobre la exactitud num6rica del censo, que da s6lo
91.395 habitantes A la ciudad, ya que hemos oido A su enten-
dido jefe, que, A ser exacta, Buenos Aires seria el pais del
mundo donde mas nifios nacen, y menos personas mueren,





OBRA.S DE SARMIENTO


segun result de los datos ciertos, sobre mortalidad y
nacimientos que comprueban los libros parroquiales. SerA
el Paraiso? f

Hay en ella varones argentinos ....... 21.353
Idem mujeres........................ 31.979

Lo queda un exceso de mujeres,....... 10.626
Este es un fen6meno raro, dnico en el mundo, y mereciera
ser estudiado.
El censo de Chile da en cada Provincia una proporcion
razonable entire ambos sexos, como la de 31.000 hombres
por 33.000 mujeres, 22 por 24, 54 por 55, etc., except en la
Provincia de Atacama, pais minero adonde acuden por
millares los hombres trabaj adores, donde por 30.000 varones
hay 19.000 mujeres.
Y sin embargo, la diferencia estA alli compensada por
la presencia de mas de nueve rmil argentinos que en su
mayor parte son varones, sin los cuales la proportion
estaria guardada entire los dos sexos.
4Emigra Ala campafia la poblacion de la ciudad, en lugar
de afluir de la campafia, como sucede en Chile, los hom-
bres atraidos por los salaries y los goces? ,Rosas extin-
gui6 una generation en las eternas guerras, echando
ej6rcito tras ejercito, cuyos litimos restos alcanzamos en
Montevideo en 1852, cubiertos de canas ? i Oh, Rosas, Rosas!
i y los malvados que lo elevaron y sostuvieron i Una
generation destruida, una ciudad despoblada, A la que
falta un tercio de sus habitantes varones hoy! ;CuAnta
sangre, cuAntas lAgrimas, cuAntas desdichas, cuAnto pro-
greso de poblacion y de fortune suprimidol
Para que no quede ni sombra de duda A este respect
citaremos las proporciones de otras poblaciones. Boston
tenia el afio que Rosas y sus partidarios subieron al poder
61.000 habitantes y hoy tiene 140.000. Nueva Orleans tenia
46.000, y hoy cuenta 170.000.
Pero lo pasado, pisado, con tal que-no vuelvan A las
andadas los despobladores, los sefiores federales netos, los
que hacen hoy una virtud de haber ayudado d la obra, los que
llaman hoy advenedizos A los que se respetaron A si mismo en





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


todos tiempos, porque las mismas causes produce los
mismos efectos, la ignorancia .insolente, la falta de prin-
cipios, la carencia de conciencia political. Muchos Marios
hay todavia en la 6poca present. Derecho tienen de pedi-
ros cuenta, con el censo en la mano, los llamados emi-
grados de los diez mil amigos, deudos, vecinos, dom6sticos,
y trabajadores que han desaparecido, y a mas las crias,
que no produjeron en veinte aflos.
, Pero dejemos lo que es triste, y vamos a lo que con-
suela.
Segun el censo, de los 21.000 varones argentinos saben
leer 11.000. Esto muestra un pueblo que ha marchado,
mejorando, elevAndose, educandose en medio de las luchas
civiles, contra la tendencia del partido barbarizador, con-
tra los Pefias antiguos y modernos.
No tenemos t6rminos de comparacion exactos para apre-
ciar este hecho en relacion a paises americanos; porque de
la poblacion de la capital de Chile, cuyo censo de lectura
tenemos A la vista, estan comprendidos suburbios y cam-
pifias. Pero tomando algunas parroquias de aquella ciudad
podemos dar una idea aproximada. Las de la Catedral,
Santa Ana y San Isidro en Santiago de Chile son la parte
mas culta de la ciudad y cuentan 19.135 varones, de los
cuales s6lo saben leer 8.386, y por tanto hay 10.749 que
no han recibido education ninguna.
En las mujeres el progress es mas sensible adn. De
25.296 mujeres que cuentan las tres parroquias citadas
s6lo 9.715 saben leer, y por tanto 15.581 no han recibido
education.
Estas diferencias normales de estado de difusion de la
lectura, estAn comprobadas por el censo mismo de Chile,
haciendo de Copiap6, donde resident nueve mil argentinos,
la ciudad donde es mayor proporcion de hombres que saben
leer sobre los que no saben.
En Chile una tranquilidad apenas perturbada en 26 afios
ha permitido A su ilustrado gobierno fomentar la education,
abrir escuelas, preparar textos de ensefianza y todos los
medios conocidos de desarrollar y difundir la education.
En Buenos Aires, por el contrario, el Gobierno mismo
durante esos 24 afios se encarg6 de cerrar las escuelas,





OBRAS DE SARMIENTO


perseguir a los hombres ilustrados, poner en valia y poder
todo lo que era barbaro, ignorante, grosero, plebeyo, cam-
pestre.
,De d6nde proviene la diferencia?
De que la buena semilla nunca se pierde. Es que Buenos
Aires tiene en su tradition el nombre de Rivadavia, que
puso en boga y acatamiento la ilustracion; que llam6
colaboradores de todas parties, que s6lo despreci6 lo que
era atrasado, rutinero 6 ignorante. Es que el Gobierno de
entonces fund6 escuelas, y para las mujeres cre6 la Socie-
dad de Beneficencia que las estimulase A aprender, A
educarse.
La tirania que sobrevino hizo amar todo lo que el tirano
aborrecia, y a falta de escuelas pdiblicas, las madres ense-
faron a leer A sus hijos en casa, las sefioras A su servi-
dumbre. Este es un hecho conocido de todos y todas las
families lo han practicado.
La lucha de veinte aflos sostenida por los escritores argen-
tinos desde donde encontraron una prensa A su alcance,
mantuvo la esperanza viva de la rehabilitation, y el calor
.de la gloriosa pol6mica di6 estimulo y objeto practice para
leer. Leian los Jueces de Paz y los mashorqueros La Ga-
ceta Mercantil destilando sangre, los mensajes, los parties
de las batallas, las alabanzas del ilustre Restaurador.
Leian sus adversaries, clandestinamente, pero a millares
de ejemplares el Grito Argentino, Las Tablas de sangre, Rosas y
sus opositores, los panfletos sobre negociaciones europeas, las
vidas de Quiroga y de Aldao, La Crdnica, Sud-Amdrica, El
Comercio del Plata y millares de escritos pol6micos, en
tanto ndmero, con tanto celo y calor escritos, como los de
los reformadores religiosos del siglo XV, quefueron los
que civilizaron a la Europa.
El senior Elizalde, el sefor Urquiza hijo,-se procuraban
desde 1848 los escritos completes de Chile y desde los
8alones de Manuelita como j6venes elegantes, volvian A
leer de nuevo y en coro los nuevos y peligrosos escritos
llegados recientemente. El senior Angelis, desde las ofici-
nas de Rosas, hacia circular Civilizacion y Barbarie, reco-
mendando por todos los santos que no lo comprometiesen.
Asi se ha educado la Repiblica Argentina en medio de
sus luchas, A causa de sus luchas mismas. Se aprendia A





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


leer para luchar, para simpatizar, para tener razon de
odiar. Asi es como ha. producido escritores y como tiene
hoy hombres tan entendidos, como los que mas en Ame-
rica. La Repuiblica Argentina es la que mas libros propios,
mas panfletos, mas dramas, mas poesias, mas peri6dicos
ha escrito, y s6lo ella puede ir A buscar los limits de sus
letras en la cr6nica de todos sus vecinos, todo para luchar,
para combatir la tirania y fundar la Repuiblica.
No estamos atrasados, pues, en comparacion de nadie
en esta Am6rica, y en riqueza, education, consumos de
objetos manufacturados y valor de los products, Buenos
Aires, que es el rostro de la Repdblica, esta mas adelan-
tada en el fondo de las cosas que las otras capitals ame-
ricanas.
La estatua de la Libertad que la Municipalidad coloca en
la Piramide, es el emblema de un hecho cierto, y ahora
s6lo necesitamos hacerla efectiva.

(Junio I8 de 1856).

Del registro estadistico correspondiente al semestre 10 de
1855, que ha hecho imprimir la Oficina de Estadistica, resul-
tan una multitud de datos curiosos, que esperamos serAn
leidos con interns. Los matrimonios ocurridos en la ciu-
dad de Buenos Aires, 447 en ndmero, hacen suponer que
la poblacion actual es de 120.000 habitantes, pues solo la de
Massachusetts present el fen6meno de un matrimonio por
cada 90 habitantes, que resultaria la cifra de 90.000 habitan-
tes obtenida por el censo. Si tal sucediese, Buenos Aires se-
rfa la ciudad mas moral y casamentera del mundo. Ex-
tranjeros se casan double nmmero que argentinos, lo que
probaria que son en triple ndmero que los nacionales,
pues las mujeres escasean entire esta clasificacion, si no
entrase por algo el mayor bienestar A que alcanzan con
su industrial.
Los nacimientos prueban lo mismo respect de las
cifras del censo. Han nacido en el semestre 10 de 1855,
2068 nifios, lo que daria un nacimiento por cada 21 habi-
tantes, lo que es absurdo. Un tercio de los nacidos son
ilegitimos, cosa que s6lo ocurre en Paris, de donde apunta
el copilador de estos datos que estamos A la altura de





OBRAS DE SARMIENTO


los parisienses en material de formalidades para repro-
duccion de la especie. Entre Massachusetts y Paris hay
trecho, bajo este respect.
Las proporciones entire varones y mujeres son en pro-
porcion en favor de los varones, como suede en todos los
paises, y prueba contra la political de exterminio de Rosas,
que la diferencia entire varones y mujeres que se nota en
la poblacion actual, es por muerte violent y dispersion de
diez mil hombres que faltan con relacion a las mujeres.
La mortalidad prueba igualmente contra la relacion del
censo. El total de muertos 1.120 en seis meses, daria una
monstruosa mortandad, como seria asombroso el conato de
casarse, y exuberante el ndmero de nifios.
N6tase que la tisis pulmonar hace estragos, y mas en los
nacionales que entire los extranjeros, lo que puede acusar
una enervacion en la raza. La mortalidad de los nifios
del mal de los siete dias sigue las mismas proporciones.
N6tase que en 1822 morian seis personas diarias, segun
datos estadisticos de aquella 6poca, y que en 1855 murieron
igual ndmero. Como la certidumbre de ambas cifras apenas
puede ponerse en duda, por la fuente segura de donde
provienen, restaria saber c6mo no aumenta la mortalidad,
despues de doblarse la cifra de la poblacion.
En mortalidad como en matrimonios la poblacion extran-
jera predomina, lo que prueba irrecusablemente su mayor
numero.
Los pueblos de campafia no ofrecen datos ciertos en su
totalidad y por tanto no nos detendremos a considerarlos.
Los pasajeros entrados en el primer semestre de 1854
fueron 7.074, de los que salieron 2.618. El aumento de
poblacion por esta via fu6 de 4.456, cifra del double mayor
que en los seis meses anteriores. Creemos, sin embargo,
que no ha aumentado en igual proporcion en lo que va
corrido de 1856. No da, como se ve, mil inmigrantes por
mes.
De estos A otros extranjeros se han establecido en la
campania 472.
Productos.-Estos cuadros presentan tambien muy curio-
sos resultados.
Segun los datos subministrados por los departamentos
de campafia, solo aparecen 1.811.880 cabezas de ganado





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


vacuno en toda la extension de Buenos Aires, contra la
creencia general que hay de cuatro a cinco millones.
La exportacion de cueros en el mismo semestre, dedu-
cidos los internados de las provincias, Paraguay y Estado
Oriental, ascienden por aflo a 995.028, lo que hace la mitad
del ganado existente.
4Seran tres millones las cabezas de ganado existentes?
La cifra dada por los datos estadisticos atribuye poco
mas ganado a Buenos Aires, pais pastoril por excelencia,
que el que de seguro tiene el Estado de Nueva-York,
que no tiene una sola cabeza en campo abierto, lo que
probaria que tal cria de ganado, excelente para los que la
hacen, es en si muy poca cosa para la production del Estado.
No andan mejor los datos sobre caballos. 676.157 cuenta
de todos sexos y edades el-censo, mientras el de Nueva-York
da medio million de individuos de su especie, con la dife-
rencia que 6stos valen de cincuenta fuertes para arriba, y
los nuestros por sus malas cualidades de raza no alcanzan
k cinco unos con otros.
De ovejas aparecen oomo tres millones, notandose rApido
aumento en este ramo, al mismo tiempo que disminuyen
en la misma proporcion vacas y caballos.
Algun progress nos han de forzar a hacer Catriel v
CalfucurA. Las ovejas pro:uciendo much mas que las
otras species de ganado, son mejor provocacion para la
invasion de los bArbaros, y fijan mayor ndmero de habi-
tantes en derredor suyo. La progression de la lana, y la
demand segura de este articulo, cualquiera que sea la
cantidad en que se produzean, permit esperar que en
cuatro afios mas se haya duplicado 6 triplicado el ndmero
de las ovejas. Estamos muy lejos aun de Australia como
pais productor de lanas.
Los cerdos figuran por muy poca cosa, pues solo as-
cienden & 34.000.
Movimiento comercial.-Presenta el movimiento de buques
ciertos resultados relatives, que no carecen de interns.
289 buques de alta mar han entrado en 41, y salido 354.
1133 de cabotage de la Confederacion, han conducido
a esta plaza los products de las provincias. 384 han desem-
pefiado las mismas funciones del lado del Uruguay,
mientras que solo 60 han venido del Paraguay.





OBRAS DIE SARMIENTO


El tamafio de estos buquecillos puede calcularse por
las toneladas que miden, las cuales no pasan de 3.385-
capacidad de un vapor de los que hacen sus viajes entire
Nueva York y Liverpool.
Como Buenos Aires es el mercado donde se venden sus
carnes, maderas, naranjas, tabaco, aun lo que se envia A
Europa hQy del primero y dltimo de estos articulos,
ocurre el deseo de saber al fin que es este misterioso
Paraguay, cuyos products todos y de poquisimo valor
la mayor parte, pueden en seis meses encerrarse en el
casco de un vapor grande. Un pueblo no es mas rico
digan lo que quieran, que lo que importa y export, porque
esa es la renta que produce su capital.
7.469 toneladas de products nos envia el Estado del
Uruguay, y 3.389 del Paraguay. 4Qu6 es, pues, el Pa-
raguay cuyo principal mercado es Buenos Aires, mientras
que el Uruguay no es sino un accesorio? Y A prop6sito
de esta observacion haremos otra, con respect al resto
de la America.
Procedentes de un mismo origen y con los mismos ha-
bitos, la moda y los gustos de los habitantes son los
mismos en toda la Am6rica del Sur. El consume que
cada Estado americano hace de products de la industrial
francesa es un medio infalible de apreciar el estado de la
civilizacion respective. El Rio de la Plata sin el Uruguay,
consume mas mercaderias francesas que cualquiera de los
otros Estados americanos del habla espafiola, sin excluir a
Mejico que cuenta siete millones de habitantes.
Nosotros conocemos a los pueblos del Rio de la Plata,
poco civilizados, diseminados en campafias, pobres en
muchas parties, ignorantes y atrasados en casi todas. 4 Qu6
es, pues, el resto de la America, si esto que conocemos, tal
como ello es, es la parte mas consumidora de artefactos
de gusto y la mas productora ?
Mirada la question por este lado no deja de ser curiosa
la lstima que nos tienen por nuestro atraso y nuestras
desgracias. Nosotros consumimos 34.000.000 de mercade-
rias, M6jico 29, Chile 26 y asi el resto.











EL PROCESS DE ROSAS



Bienes, de Rosas.-Suma del Poder PiLblico

(El Nacional, Agosto it de 1855.

Algo de muy solemne debe haber en esta question de los
bienes del tirano. La conciencia pdblica ha vacilado cuatro
aflos ante este enigma; no obstante que aun antes de su
caida, esos bienes estaban ya votados a los Dioses inferna.
les. El primer pensamiento del vencedor de Caseros fu6
confiscarlos, y su primera desercion fu6 devolverlos. El
primer acto de la revolution que trajo los sucesos, al cauce
de que se quiso desviar la victoria contra Rosas, fu6 em-
bargarlos, y el primer motu- propio de los tribunales de
justicia, despues de juzgados Cuitifio y sus sicarios, fue
iniciar el juicio de Rosas; pero en tres afios de laxitud en que
vacilabamos en nuestro camino, se ha dado ese escandalo
de tener embargados bienes cuantiosos, sin titulo, sin causa
probada, recordando aquellas confiscaciones correccionales
de que millares han sido victims. durante la tenebrosa
tirania de ese mismo hombre, ante cuyas adquisiciones la
opinion vacila, los vencedores se detienen, la venganza
perdona, la justicia enmudece, la political amaina.
Algo de muy solemne debe haber, pues, en esta question
de los bienes del tirano.
Esos bienes estin ahi empero fecundando pensamientos
de mal, esperanzas de restauracion, pasiones de codicia, y
seran mas tarde 6 mas temprano el sebo, la recompensa,
6 el titulo con que las pequefias ambiciones se engalana-
ran, se galardonarAn 6 se justificaran. Apartemos de
nuestro camino esa piedra de escandalo, y no demos al
TOMO xxIv.-4





OBRAS DE SARMIENTO


mundo el peor de todos ellos, que es mostrar que ni & ser
justos, ni & obrar mal nos atrevemos. #
En casos tan extraordinarios la conciencia no encuentra
reglas para juzgar, la ley parece muda 6 justifica' la iniqui-
dad y la political teme, por lo mismo que de ella se espera
solution, darla como el buen sentido hace esperar que la
d6. Y sin embargo, la ley que ha de aplicarse hace trees
siglos que estA dada, para estos casos, para el gobierno de
las Indias, para el ejercicio del poder discrecional. Leyes
anAlogas estAn en vigencia en Chile para el descubrimiento
6 adquisicion de minas de plata y oro, que el Gobernador
no puede descubrir ni adquirir, para salvar asi A la socie-
dad de que el poder pdblico se convierta, prevali6ndose
de su influencia, de los secrets que posee, de los medios
que dispone, en explotacion de la fortune pdblica. Dele-
gando los reyes de Espafia en sus virreyes, capitanes gene-
rales y gobernadores de Indias el poder discrecional de
que ellos por derecho divino se creian investidos para
legislar, juzgar y ejecutar A la vez, previeron el riesgo de
que tan omnipotentes delegados, A paises en donde la
tierra estaba aun sin adjudicarse, y donde se repartian en
mitades los indios, y las entrafias de la tierra encerraban
fortunes fabulosas en oro y plata, y escondian perlas los
mares, y diamantes las arenas, y rarezas la naturaleza
toda, se engolosinasen con tantas tentaciones y del go-
bierno de las Indias hiciesen el proconsulado de Verres
para desolar los paises conquistadors; no obstante la ley
romana que hacia ciudadano del pueblo rey al extranjero
que acusase y probase A un proc6nsul sus expoliaciones.
Las leyes de Indias estAn vigentes en todo lo que el dere-
cho revolucionario no las innov6 con los principios nuevos
de gobierno que introdujo, y las garantias que resguardan
A la sociedad. Desde que la Repiiblica desaparece, y las
garantias cesan, desde que la suma del poder pt blico se reune
en unas manos, en nombre del derecho divino de mandar
A los hombres 6 de la soberania del pueblo que es otra
representation de Dios, vox populi, vox Dei, aquellas manos
dotadas de tanto poder no pueden consagrarse A allegar
bienes, seguro de que el poder lo emplearAn en adquirirlos
despojando, intimidando, corrompiendo, matando, A los
que tales bienes poseen 6 desean adquirirlos. Las leyes





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


de Indias estAn vigentes, desde que reaparece el poder
discrecional, porque para 61 fueron dictadas, y no cesan
sino cuando desaparece el motivo y el objeto de ellas.
Los virreyes estaban sujetos a residencia y los bienes que
hubiesen adquirido durante su gobierno eran propiedad
de la corona. La suma del poder publico esta, pues, sujeta A
residencia, y no ha podido ejercerse, sino en las condicio-
nes de la delegation de la soberania real en virreyes, porque
el abuso es la consecuencia de aquel poder formidable.
Cerrillos.-Poseia D. Juan Manuel Rosas hasta 1835, una
estancia en Cerrillos, que fu6 el noviciado donde ensay6
durante muchos afios los instruments y los medios de su
poder. Visit6lo alli el naturalista D'Orbigny en 1829, y
desde entonces presagi6 en uno de sus escritos el desen-
freno A que este estanciero llegaria, con s6lo ver la clien-
tela de desalmados de que se habia rodeado, la autoridad
que ejercia en los alrededores, los medios de que disponia, y
el desprecio que hacia impunemente de toda autoridad
establecida. Desde alli habia trabajado en hacer inefectiva
la recluta de soldados para remontar el ej6rcito que pelea-
ba en la Banda Oriental; y alli habia tenido lugar la
odiosa escena de arrancar los mojones puestos por senten-
cia de las justicias ordinarias para fijar los limits de su
estancia, en litis con un vecino, haciendo deponer en los
hoyos, con irrision y farsa, excrementos humans. Hoy
ha~bla con acatamiento de su gobierno desde Southampton,
reclamando el des'embargo de sus bienes I '
Esta estancia de Cerrillos sirve de niicleo a la dilatacion
de sus propiedades en aquel punto, hasta poseer un
palmo de tierras de ciento veinte leguas. Colinda con el
Cerrillos la antigua estancia de Dorna, heredada por su
hija la sefiora de D. Zenon Videla, la cual falleci6 dejando
por herederos various hijos, el mayor de los cuales no
contaba mas de doce afios. Don Juan Videla fu6 el blanco
del encono de la suma. del poder publico; y aunque enemigo
antiguo de Rosas, aunque complicado en la invasion de
Lavalle este asqueroso, inmundo, salvaje unitario no muri6
en ninguna de las degollaciones en que tantos millares
sucumbieron. Muerto el padre, los menores oponian una
barrera insuperable A la adquisicion de la estancia. Las
casas de la estancia del -Rosario, llamada por posterior





OBRAS DR SARMIENTO


agregacion de Chacabuco, fueron destinadas a cuartel
general, parque de artilleria y dep6sito de p6lvora y se con-
cibe lo que seria de edificios, corrales, montes y ganados.
Videla tuvo la ciudad por carcel en Buenos Aires con
prohibicion de ir a su estancia, hasta que fu6 entregado
al indio Medina, en clase de preso, y llevado al ejercito
de la Banda Oriental. Cdpole a lo que estamos informados,
al Coronel Suarez, vencedor de Junin, la buena ventura
de rescatar aquel cautivo, en la batalla de las Palmitas.
Para formarse idea de las torturas de animo a que Rosas
sujetaba a su vecino del Cerrillo, un dia le hicieron -pre-
senciar el degfiello de un peon suyo para mostrarle, le
dijeron, c6mo se degollaban salvajes unitarios. A los seis
aflos de estos manejos, Rosas compr6 d& Videla la herencia
de los menores a diez mil pesos legua. Don Zenon Videla,
despues de la caida de Rosas, puso pleito de nulidad de
la venta y por coaccion, y le ha sido devuelta por sen-
tencia de los tribunales. La estancia del Cerrillo habia
con esto tornado cosa de setenta leguas dentro de sus
limits.
La Legislature acord6 al Heroe del Desierto, deposi-
tario de la suma del poder pdblico, la isla. de Choelechoel,
en el rio Negro; isla descubierta, descrita y especificada
por Villarino, y a cuyos t6rminos s61o lleg6 la vanguardia
del ej6rcito, al mando del General Pacheco. Rosas, que era
modestisimo, como consta de todos sus mensajes, para
aceptar esas manifestaciones de la pdblica gratitud, rehus6
admitir la donacion, fundandose en motives de utilidad
pdblica, esforzado por un desinterds que le honra. La Legis-
latura no se di6 por vencida, y por una ley acord6 & Rosas
en reemplazo de la isla de Choelechoel, que estaba en los
limits extremes del territorio, sesenta leguas de pais,
donde Rosas tuviese a bien escogerlas. Escogi6las a lin-
deros de las estancias de Dorna y de Cerrillos. Por ciento
veinte leguas de pais, pudieron vagar entonces los aves-
truces silvestres, parandose, lejos de huir, a contemplar
tranquilos al jinete que los encontraba en bandadas, tan
seguros estaban de no ser boleados en aquel recinto, que
defendian todos los prestigious del terror. Durante diez
afios ojo human que no fuese siervo del amo de aquel
vasto territorio, penetr6 en su extension. En el Mensaje





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


de 1839, Rosas revel6 & la Legislatura, con el cinismo que
le era caracteristico, que por la falta de peones en la cam-
pafia (toda la poblacion varonil estaba en campamentos
de aflos atras) el ganado estaba alzado. Ciento cincuenta
peones, sicarios, y soldados A la vez, eran sin embargo la
dotacion de la estancia de Rosas.
SAbese la peculiaridad singular del caricter de aquel
m6nstruo, en cuanto & prolijidad. Durante la expedi-
cion del Sur, recibi6 del gobierno de Balcarce cierta
cantidad de ponchos de tejidos de C6rdoba, de los cua-
les eligi6 uno, 6 hizo contar las listas que tenia, con
ser tantas y de colors tan varies, especificar los hilos
que contenfa cada una lista de un color, y la sucesion
respective de las listas y de los colors, y con este proto-
cole ofici6 al Gobierno le enviase doscientos ponchos con-
formes al modelo descrito. El Gobierno le mand6 doscientos
ponchos de C6rdoba, cuyas listas y colors hizo contar
Rosas, devolvi6ndolos al Gobierno, con una refutacion de
cada poncho, con expression de las listas y sucesion de
colors en que discrepaban, cual por tener tres hilos amari-
llos mas que el modelo, cual por Ilevar una raya colorada
donde habia una negra. Los prisioneros de guerra 6 de
sospechas (vivos estAn muchos de ellos), eran condenados
a arrancar con las ufias, troncos de duraznos, en los montes
cortados, suplfcio inventado por aquel espiritu de detalle.
El empleado de su oficina, habia de contar cuatro mil
pliegos de papel impresos en su presencia, y cuando la
tarea estaba para terminarse, Rosas le observaba con carifio,
que creia se habia equivocado en la cuenta, y era precise
volver A comenzar. Afios enteros se han recogido en Pa-
lermo una 6 una las hormigas, entregando cada encargado
de esta odiosa tarea, A un sobreestante por media deter-
minada el valor del salario, ganado con tan horrible mi-
lestia. PreciAbase Rosas de ser el modelo del estanciero
en el arreglo y mecanismo de sus haciendas, y sin embargo
el dia que la grande estancia fu6 embargada despues de
Caseros, el que habia anunciado que el ganado todo de la
Provincia estaba alzado, menos el suyo, el que hacia contar
los hilos de los ponchos, los pliegos de papel y las hormi-
gas, tenia el ganado q'ue poblaba aquella inmensa extension
de pais sin. marca la mayor parte. Qui6n recuerda haber





OBRAS DE SARMIENTO


pedido rodeo jamas al capataz military que guardaba aque-
Has ciento veinte leguas de pais, donde el ganado estaba
apifiado? Para el ej6rcito libertador solo se sacaron cin-
cuenta y cinco mil cabezas, sin que se notase su ausencia.
La estancia era, pies, gracias a la suma del poder puiblico,
asilo del ganado alzado de los vecinos.
Alto Redondo.-En la ciudad de Buenos Aires, las acumu-
laciones no debian hacerse tan descaradamente como en
las campafias. Por una predestinacion extrafia, la casa de la
esposa de Rosas y su residencia estaba frente al local de las
sesiones de la Legislatura, para que el olor del tigre se mez-
clase con el aire que alentaban los Representantes. Reco-
n6cese esta casa por la extravagancia de su distribution
internal, por el mirador c6lebre, desde donde Rosas hacia
llegar a la sala sus oficios datados para desconcertarles y
arrancarles la suma del poder pdblico, del Alto Redondo, con
orden a Corvalan de no revelar la ubicacion topogrhfica de
este lugar. Colindaban con esta casa por el Este unos
edificios que completan la cuadra y dan la vuelta por la otra
calle y que eran capellania impuesta en favor de una
Cofradia de las animas. Rosas, como gobernador, di6 orden
que se cerrasen los almacenes de bebidas, para cuyo objeto
se alquilaban las piezas, por ser indecorosa su proximidad A
las puertas de las oficinas. Esta media, obedecida como
se obedecia entonces, hizo improductivo Ael edificio, que
valia tanto cerrado como si no existiese; y como el go-
bierno de Rosas, mediante sus reiteradas renuncias, A causa
de su dolor por la irreparable p6rdida de su idolatrada
esposa (son palabras oficiales) prometia durar eternamente,
Rosas adquiri6 la propiedad de la casa, a bien que no
pudiendo venderse esta clase de bienes de manos muertas,
sin autorizacion del Gobierno, el de la suma del poder publico
podia autorizar al buen vecino D. Juan Manuel Rosas a
hacer la adquisicion.
Contigua mas al Oeste y dando vuelta por la calle de
Representantes estaba la casa de Santa Maria, que fu6
puesta A remate. El corredor de Rosas (vive) se present A
hacer postura, y como alguien pujase (esta present) el
corredor le rog6 A 61 y A los circunstantes, en nombre
del Exemo. senior Gobernador, que no le hiciesen con-
currencia; solicitud que fu6 acogida,.con la deferencia que





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


tan amigable proceder inspira, y el corredor la remat6 en
sesenta mil pesos, de trescientos la onza de oro.
La casa que ocup6 La Tribuna, perteneci6, como todos
saben, a la familiar del Dr. D. Julian Segundo de Agfiero,
ex-ministro de Rivadavia, durante las sesiones del Con-
greso Constituyente de 1826, y autor de los mas bellos
trabajos de aquella 6poca. Agdiero sali6 de Buenos Aires
huyendo de la tormenta suscitada por Rosas y los de su
bando, y muri6 en el destierro. Los coherederos le sus-
citaron pleito, los tribunales qile juzgaban bajo la suma
del poder pwblico, juzgaron el asunto, y Iosas compr6 la
casa en noventa mil pesos. Hay actualmente pleito inter-
puesto. Rosas renov6 estos edificios, dindole a toda la
cuadra que ocupan hacia una calle y parte de la man-
zana en dos mas, esa regularidad minuciosa, esa repeti-
cion del mismo objeto tan chocante en arquitectura, como
en political el eternamente repetido, i Viva la Federacion t
Una series de postes, uniforms en toda la cuadra y de
cuya belleza y solidez hacia gala, revelan su poder, aspi-
rando a estables, a fuerza de absurdos, de groseros, de
uniforms y de importunos.
Sus casas, sus construcciones, como su political tienen
la misma fisonomia, caracterizada admirablemente por el
Dr. Segui, < Palermo.-En Palermo poseia su mujer un pedazo de
tierra, cuya casuca se conserve todavia hacia el Este de
la mansion de Palermo, a quien llam6 Rosas, de San
Benito para torcer todo lo que de sus labios 6 de su
pensamiento emanaba. Hoy es Palermo en su soledad
solemne un triste recuerdo de lo que fu6 y conoce el
mundo diplomatico que vag6 bajo las sombras de sus
arboles, a la orilla silenciosa del rio, 6 particip6 de las
orgias del camarote del bhque varado, en aquellas playas
fangosas y sombrias. Pero antes de ser Palermo las Ter-
mas de- Caracalla, caricaturadas, veamos c6mo en torno
de aquel pequefio ndcleo de una quintita van a aglomerarse,
como en los Cerrillos, como en la ciudad, propiedad sobre
propiedad hasta convertirse en parques, lagos, bosques,
playas, palacios, alamedas, jardines, y paseos pdiblicos
decorados por rejas de fierro que corren mas de doce
cuadras.





OBRAS DI SARMIENTO


Rosas hizo traer muy a los principios de su gobierno
al terrenito de su mujer una manada de avestruces y
trescientas vacas para que pacieran en los alrededores.
Gustaba sin duda de solazarse de las tareas del gabinete,
con la vista de algo que le recordase, en las goteras de
la ciudad barbarizada, las escenas del desierto de que se
habia hecho un titulo de gloria. Adriano tuvo este mismo
pensamiento, y aun quedan vestigios en la Villa Adriana,
camino de Tivoli, de los templos griegos, del valle del
Temp6, la Academia de los fil6sofos, con cuyas construc-
ciones imit6 los monumentos que habia visto en sus
viajes, antes de empufiar el cetro. No sabemos si tuvo
Adriano cabras, y si los vecinos Arboles que les destru-
yesen. Rosas embargo al Dr. Barros Pasos su finca de
cuarenta cuadras, vecina a aquel ndcleo que hemos des-
crito, y hubo de vend6rsela a su perseguidor en treinta
mil pesos. Avecindaba por el lado que se llama la car-
pinteria a Palermo la quinta de Cardoso, de quince cuadras,
con seis piezas de habitaciones. Perseguido el duefio por
salvaje unitario y pr6fugo, tuvo que venderla a Rosas en
diez mil pesos. Ha sido devuelta por sentencia judicial. Un
monument, empero, ha quedado, que mostraria que no
hubo 6 pudo haber coaccion. El restaurant de Palermo
esth enclavado dentro de su recinto, por no haber querido
vend6rselo el duefio, que sin embargo le cedi6 una part de
su terreno. Pero este vecino terco era un extranjero, y
prueba por el contrario la coaccion en los otros casos,'como
el fundirse en torno del n4cleo en Cerrillos, en Palermo
y la ciudad todas las propiedades vecinas, prueba mo-
ralmente la existencia de una causa comun todos ellos.
Los Sres. Castex pusieron, se dice, su propiedad bajo el
nombre de un ingl6s, no obstante que las verjas de
hierro de la alameda de Palermo la cercan y encierran-
por su frente.
Otras pequefias absorciones de terrenos, quintas Y casitas
circunvecinas fueron sucesivamente extendiendo aquella
mancha de aceite, de dilatacion fatal, inevitable, absorbente,
donde quiera que el tirano tenia un pied-a-terre, donde quiera
que podia fijar un clavo, como nicleo de propiedad.
A Palermo se ligan muchos recuerdos, muchos horrores,
muchos sustos y muchas humillaciones. La historic de





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


Palermo sera un dia la mas romanesca, mas diplomAtica y
filos6fica historic -de Am6rica. Veiamos no hace tres dias
que lo visitamos, a descubierto el negro esqueleto de la
crujia, como los brazos del tel6grafo antiguo, destronado
por la electricidad 6 el aparato de muchas guillotinas. Se ha
dispuesto de sus ladrillos, para construir almacenes de
dep6sito de mercaderias. En el recinto que sus murallas
formaron, hubieron de ordinario encerrados de trescientos
A cuatrocientos paisanos, por crimenes muchos, por ven-
ganzas various, y todos sin process, sin juicio. Muchos
pasaron aflos olvidados, y hasta el motive de la prison y el
nombre del preso eran desconocidos. Ahora Palermo es un
paseo adonde concurren los carruajes elegantes, animando
su soledad los recuerdos de las escenas tragicas 6 ridiculas,
6 viles, 6 sangrientas, 6 crapulosas, de que aquellos lugares
fueron testigos. La yerba crece en desorden, y cada Arbol
de los millares que lo adornaron, cada plant, cada arbus-
tillo, esta incurablemente enfermo, mordido 6 mutilado por
los caballos de los que durante siete meses establecieron
alli sus campos, como los cruzados, sitiando en vano A la
Jerusalem antes de libertarla.
Pero en Palermo 6 para Palermo se encuentra el hilo de
Ariadna para entrar en el laberinto legal, para desenmas-
carar el fraude. Prescindamos del trabajo egipcio, de levan-
tar con tierra trasportada de lejos un terreno cenagoso y
bajo, y los millares de brazos con escaso sueldo empleados
por ocho afios en esta obra. De las cuentas de tesoreria
resultan cuatro millones de pesos pedidos al tesoro pdblico
para Palermo, sin contar con siete millones que constant
dados A Pedro, A Juan, y A otros encargados de sacar fondos
de las cajas para cumplir con las 6rdenes que se les han
dado, sin contar con los millones que entraron en cajas y se
registran en la Gaceta Mercantil procedentes del Estado em-
pleados en Palermo en jardines para recreo del tirano.
Qu6 pide este hombre en la hip6crita, cinica y c6mica-
mente servil solicitud que dirige respetuosamente A su
Gobierno desde Southampton ?
Los muebles que llenaban la casa de Gobierno, fueron
devueltos a sus- encargados, como pertenecientes A dofia
Manuelita Rosas, noble galanteria que supone que las ofici-
nas del Gobierno de un pals estAn amuebladas por una nifia





OBRAS DE ISAMIENTO


soltera. Esos muebles valian mas de un million de pesos.
El c6nsul francs Dunoyer fuW encargado, mientras Rosas
estuvo en la rada despues de su caida, de comprar mil on-
zas de oro, que le fueron enviadas.
La casa Van-Praet ha justificado haber entregado A Rosas
cincuenta mil patacones, product de ventas de ganado,
despues de desembargados sus bienes.
El corredor Santillana estuvo encargado muchos afios de
comprar por cuenta de Rosas, toda plata labrada que se
vendia de testamentarias, y como en el pais no se amoneda,
ni Rosas traficaba en vajilla, esa ha sido amonedada en otra
parte.
Las joyas, muebles y objetos de gran valor que los solici-
tantes, los confiscados, los enviados diplomaticos, los servi-
les, los adictos, los enemigos, pagaron durante veinte afios
para comprar seguridad, favor, deferencia, 6 devoluciones,
no se encontraron ni en Palermo, ni en la casa de Gobierno.
Es indecible, es fabulosa la!suma que han absorbido estos
gastos pdblicos en regalos. Afio hubo en que las piezas
conocidas, pues se mostraban en Palermo, ascendieron A
mas de setenta mil duros. Howden le regal una silla de
cuerno de ciervo de raro valor artistic, que costaba 1.500
duros. El Nuncio apost6lico una imagen que por fortune
decora hoy nuestros templos. Oyendo un padre de familiar
ponderar el valor de ciertas joyas, decia: MalVado son las
que traje A mi mujer de Europa, que se las regal. Ningun
objeto de merito, de valor, de curiosidad ha existido en
poder de nadie en Buenos Aires, sin ir A parar en manos del
tirano, como humilde obsequio, como ofrenda propiciatoria,
como presents asiAticos de la diplomacia. Las leyes prohi-
ben A los jueces, A los gobernantes de India recibir presen-
tes, y como no sabemos que Pinto, Alsina d Obligado, que A
nadie han hecho mal, hayan movido este entusiasmo de
ofrendas y de obsequios que suben A millones, que imponen
una contribution sobre el lujo, la vanidad, el miedo, el servi-
lismo, d otras pasiones mas justificadas, quedaria probado
que los pueblos no recompensan sino A los que los roban,
degiiellan y escandalizan con sus impurezas, dando una
prima a los que quieran y puedan esclavizarlos. Todos esos
presents son, pues, del dominio pdblico y deben ser avalua-
dos.





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


El empleo de la suma del poder piblico previsto por las
leyes de Indias en virreyes y gobernadores, produjo otro
r6dito de desastres en el pais y la cadena va hasta los extre-
mos de la Repdblica. Todos los caudillos se hicieron ex-
plotadores de la fortune puiblica, adjudicandose tierras,
regalando estancias, despojando salvajes unitarios, recibien-
do 6 exigiendo presents (en C6rdoba se exigian.) Todos
los generals se tornaron en proc6nsules; todos los empleos
en expoliaciones. La capitania del puerto daba millones;
los pasaportes redituaban millones; el empedrado de las
calls millones; la aduana millones; no para el erario, sino
para los jefes que explotaban estas imitaciones de Palermo,
de Cerrillos, y de la adquisicion de casas; porque esas casas
hablaban a los ojos de todos los pasantes, y decian: ved lo
que puede la suma del poder public, lo que es el gobierno de
las sociedades; esos brillantes obsequiados, decian con su
parleria de luces y reflejos: he aqui el castigo y la reproba-
cion de degollar salvajes unitarios, de confiscarles sus pro-
piedades, de robar el tesoro, y mentir cinicamente ante las
naciones que nos acatan, ante los pueblos que nos recom-
pensan.
Nada, nada; ni recuerdos, ni sefiales deben quedar de los
bienes de Rosas, pues todos'sin exception pertenecen al
dominio puiblico por leyes express; y la Legislatura debe
por honor suyo, por la dignidad del pais, por moralidad
residenciar sumariamente a aquel criminal pr6fugo, Ilamar
testigos a su barra que depongan sobre los hechos narrados,
y mil que no es possible especificar, y acabar con ese escan-
dalo de Cartagineses, de no pararse en hacer j usticia con la
sangre, y temblar ante las expoliaciones.
No I La sombra de los sicarios Badia, Alem, Troncoso,
Cuitiflo, piden que se haga justicia tambien con el product
de sus crueldades, con los bienes que acumularon en torno
de quien les puso el pufial en la mano I! Hemos hecho una
revolution; hemos vencido a un tirano; pero no hemos
castigado a la tirania, escarmentandola en sus aspirantes,
en la generation present, en las generaciones futuras. Es
preciso que el que aspire al poder no cuente con que el poder
le servira para allegar bienes, y que esos bienes podria
legarlos tranquilamente a sus hijos. Esta conviction nos
ahorrara, desalentando esperanzas que viven todavia, mu-





OBRAS DE SARMIENTO


chos cientos de millones en desbaratarlas. La justicia hecha
en Cuitiflo y Troncoso, permitt, hoy, recorrer la Repdblica
Argentina de un extremo a. otro sin ser degollados. Hemos
hecho la prueba de meter nuestra cabeza dos veces en la
boca de los leones, y la hemos retirado sana y salva. Era
que la sombra de Cuitiflo nos defendia de los dientes agu-
zados. Los dientes estan ahi, son los mismos. Otro tanto
debe hacerse con los bienes de Rosas, y aun algo mas lo
reclama, que debemos hacer notar aqui, por muchas causes.
Esos bienes se arruinan A falta de poseedor; y requieren
sindicos y sobreestantes, a quienes se tienta a dilapidar 6
explotar. Esos bienes pueden ser enajenados fraudulenta-
mente por Rosas, y traernos un reclamo extranjero, pues
Rosas lo sabe por experiencia propia y 61 cre6 este derecho
extranjero sobre nuestro suelo, para library fortunes de sus
expoliaciones. Esos bienes en centenares de leguas despo-
bladas, en ganados semovientes, en palacios y jardines, pesan
sobre la conciencia pdblica como un remordimiento, brillan
ante las ambiciones materials como un paraiso, y flotan
ante el cr6dito pdblico como una nube en el horizonte.
Deben desaparecer de la vista y tomar otras formas, para
que el escandalo, la amenaza, 6 la tentacion se disipen.
Deben ser declarados de dominio pdblico, para tranquilizar
con esa justicia hecha, A los tenedores de otros bienes
adquiridos por influencias del poder, dejando s6lo a los
tribunales deslindarlos.
Es preciso dar seguridades morales a todos los compro-
metidos en aquellos actos. Es precise que se inmole la
verdadera victim, que es el inventor, el creador de la suma
del poder publico, para perdonar, para respetar, para defender
los extravios que ella produjo en sus consecuencias. El
capital una vez acumulado, una vez sancionado por el
tiempo debe conservarse en donde se halla, porque el
capital que se disipa es una p6rdida irreparable; pero para
dar A esos capitals seguridades, es precise salvar el princi-
pio moral, castigando A un capital, al capital acumulado
por el instigador, el factor, el ejemplo de todas las malas
adquisiciones. Cuitinio ha pagado por todos los pecados del
pueblo, en sangre como el tipo del sicario; que los bienes de
Rosas paguen los pecados del capital, como el product de
la subversion de las instituciones, que defienden la propie-





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


dad y contienen las ambiciones. Cuando una dinastia su-
cedi6 6 otra en Francia, la political aconsej6 al Emperador
confiscar los bienes del rey caido y destinarlos la funda-
cion de Bancos rurales. Cuando la libertad ha derrocado la
tirania entire nosotros, la Legislatura restablecida a su sobe-
rania consagra los bienes acumulados por la suma del powder
publico, A la education del pueblo, porque allA la pobreza es
el mal, como aqui es la ignorancia!
Cuando consider A Palermo Escuela Normal de Precep-
tores, Quinta Normal de Agricultura, Casa de Redencion
para nifios mal entretenidos, di Hospital de Hu6rfanos,
siento un profundo recogimiento religioso, porque me pare-
ce ver la mano de la Providencia ensefiando, con la mano
del despotismo, y al genio de la Repdblica sirvi6ndose de
los mismos tiranos para hacer la felicidad de sus hijos.

VOLVERA ROSAS?

(El Naofonal, Octubre 26 de 1855).

Por analogia, puede contestarse afirmativamente. Hay
quienes creen que viene a San Pedro y quienes aseguran
que vendrA A Montevideo.
Sabemos por noticias recibidas de Inglaterra que en Sou-
thampton ocupa su tiempo en una persecucion singular,
tal es la de matar perros y gatos. Hay como se sabe en
Inglaterra leyes y sociedades protectoras de la vida de los
animals, y penas para los que les dan maltrato innecesa-
rio. Rosas, chocado sin duda con estas leyes ridiculas que
protegen los animals, esta al acecho de gatos y perros
para matarlos y paga imperturbablemente la multa que
le cobran por cada muerte.
Dos instintos satisface aquella bestia en esta cruel mania
que parece inconcebible, y exponerse en pugna con la
sociedad 6 insultarla y resistir A la autoridad. Fud6 sta su
mania desde que tuvo quince ailos, hasta que se apoder6
del gobierno, que entonces se propuso ensefiar a obedecer
A los pueblos, cosa que creia haber logrado en veinte aflos
de atrocidades, resultando que era lo que menos habian
aprendido, segun se pudo ver desde que se hallaron en
libertad.





OBRAS DE SARMIENTO


Hablando de esta ocurrencia persona respectable, y ante
testigos igualmente respetables, nos asegur6 que lo habia
conocido de nifio y que lo habia llevado A su casa, siendo
el narrador su compafiero de infancia y de juegos infan-
tiles, para mostrarle unas palomas que tenia sin ojos, para
divertirse en verlas topetearse, al venir A comer en sus ma-
nos. Con cuyo motivo y otros sucesos que nos cont6, decia
que al principio de las persecuciones le habia dicho:-Mira,
Juan Manuel, desde chico te conoci malo, y asi vas A ser
en tu gobierno. Vas A perderte y perder al pais.
La Crdnica public hace dias la circular firmada por Rosas
A todos los jueces de paz, dandoles instrucciones para
clasificar A los unitarios. Pero es aquella nada en com-
paracion del formulario enviado con la circular, en la que,
para suplir la incapacidad de hombres ignorantes que
desempefiaban aquella function, el ingenio prolijo y minu-
cioso de Rosas inventa cinco gradas de unitarios, A saber:
el unitario empecinado, el unitario malo, el unitario perju-
dicial, el unitario callado, y el unitario pacifico.
Alguna vez hemos tenido occasion de sugerir c6mo la
tradition popular de la inquisicion religiosa de Espafia,
habia reventado por decirlo asi en America, en los tiranos
que ensayan sistemas de gobierno, al parecer nuevos, y
que no son mas que la resurreccion de las prActicas de la
inquisition. Las gradaciones del crime de herejia, en
relapso, contumaz, y la sospecha vehementisima, vehemen-
te, leve, etc., se traduce aqui por aquellas inicuas clasifi-
caciones, de las que podra juzgarse por la siguiente que
trae el formulario: ((Don Juan Mendez, unitario al parecer,
pues aunque no habla nada en contra de la Federacion, ni
del Gobierno, pero se cree que debe ser unitario, por lo
mismo que se calla, puesto que el que tiene la Federacion
en el corazon no puede ocultarla y habla siempre en su
favor.))
T6ngase present que la fecha de esta c6lebre pieza es
el 14 de Marzo de 1831, durante el gobierno constitutional
de Rosas, cuatro afios antes de que se le diese la suma del
poder ptblico. Hay quienes dicen que durante aquel period
fu6 un gobierno regular y que Rosas no mostraba tenden-
cias al despotismo. Si el asesinato en masa de los veinte
y tres jefes y oficiales del ej6rcito, prisioneros en San Nico-





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES 63

las, nada decia A estos caballeros, la circular y formulario
adjuntos, podrian mostrarles su bello ideal de gobierno,
pues las clasificaciones fueron repetidas varias veces, y
hasta en 1851, las hubieron, con especificacion de la forma,
color y calidad de la ropa que usaba cada individuo. Si
tales medidas no hubiesen sido el medio de derramar
toda la sangre que el canibal derram6, ya que tan empe-
fiado esta Rosas en volver A Buenos Aires, propondriamos
destinarlo A la mesa de estadistica, por lo prolijo en deta-
liles, segun se ve por esta nota con que concluye el formu-
lario de 1831: ((Ultimamente, al nombre de cada individuo
debe anotarse su opinion, estado, edad poco.mas 6 menos,
empleo, ejercicio, lugar de residencia, sus servicios, su
fortune, su honradez 6 clase de conduct, si sabe leer y
escribir 6 no, d6nde se ball6 durante la guerra contra los
amotinados del 10 de Diciembre.)) f
El formulario que publicamos trae s6lo la firma de
Rosas; pero la circular que le acompahia, trae el nombre
y la firma, ambas piezas escritas con letra espanola id6n-
tica y con los mismos errors de ortografia.
Por el tenor de este insidioso formulario, que es un censo
de opinions, education y fortune, pues ya en la circular
previene que no se ocupe de los pobres, porque 6stos
siempre han sido federales, todo ciudadano, national 6
extranjero, estaba A merced de las pasiones, encono, codi-
cia, malignidad 6 torpeza de un juez de paz, siendo estos
de ordinario hombres ignorantes de baja esfera, cuando
no malvados, pues muchos de ellos eran mashorqueros. El
formulario pone un caso de un frances, otro de un espa-
fiol que fu6 siempre enemigo de la patria. El juez s6lo
tenia que cambiar el nombre supuesto del formulario y
sostituir el del vecino que quisiese denunciar, segun que
le conviniese clasificarlo de empecinado, malo, perjudi-
cial 6 disimulado, atribuy6ndole cualquiera de las calum-
nias que le sugeria Rosas de antemano formuladas..
Es digno de notarse, c6mo siendo la palabra Federacion,
significativa del modo de organizer las relaciones guber-
nativas entire las Provincias de la Repdiblica, los pobres
fueron siempre buenos federales, y la feideracion se tiene
en el corazon y no en la cabeza como fuera natural. Pero
tal es la triste verdad. Veinte mil series humans han





UBRAS DE SAKMIENLTO


sido degollados, 6 perecido en los combates por estas
clasificaciones, y todavia el federal Flores habla en su
manifiesto de 1855 de federales, incluy6ndose 61 en el ndme-
ro, como si fuese capaz de darse cuenta de la diferencia
que existe entire el sistema de gobierno federal, con esta-
dos, con soberania local, asociados en un gobierno nacio-
nal, 6 el de gobierno de una nacion compact, cuestiones
que, como hemos mostrado mas de una vez, no compren-
den los mismos encargados de dar constituciones.
Desearamos que piezas como la circular y el formulario
que publicamos A continuacion fuesen puestas por los
que las poseen, en manos de personas entendidas, A fin
de darles la convenient publicidad, 6 de estudiarlas para
escribir la historic de esta pesadilla de sangre y espolia-
ciones por que hemos pasado veinte ailos, A fin de precaver
A los presents de, tentativas de volver al poder los hom-
bres avezados en esos crimenes y en ese sistema de
iniquidades que llamaban y contindan llamando desver-
gonzadamente, federation, apellidAndose ellos mismos
federales. Es necesario que la Europa y el resto de la
America conozca lo que era el gobierno de Rosas, de que
fueron admiradores muchos, que como Romieu en Francia
propuso A la imitacion de los nuevos Cesares, y Belzd de
Bolivia profesaba en notas oficiales imitar y seguir. En
San Juan gobiernan los mismos federales de entonces,
en nombre de sus tradiciones, y se jactan y envanecen
de ello, y llaman salvajes hasta hoy, A toda la generation
present y a los que sobreviven de la pasada, esperando
la vuelta del antiguo predominio y arbitrariedad a que no
pueden entregarse, porque el pueblo esta unido' en resis-
tirlos y aislarlos.
UNITARIOS.-FORMULARIO.-PARTIDO DE TAL.

Relacion de los unitarios en el expresado partido.

A D. Manuel Arroyo.-Unitario empecinado.-Cincuenta aflos
mas 6 menos de edad, natural de Buenos Aires, de fortune
considerable, con estancia en tal parte, distant del pueblo
de tal, 6 de tal parte, sabe leer y escribir. Sostenia comu-
nicaciones con los sublevados de Lavalle, hasta que se
retire a la ciudad. Famoso perseguidor de los federales, A





ORGANIZACION-BSTADO DE BUENOS AIRES 65
if
quienes siempre que pudo hizo prender. Auxili6 a la divi-
sion de los de Lavalle con todos los caballos que reuni6,
tanto suyos como de los vecinos que andaban en las reu-
niones. Mand6 prender al Maestro de Posta tal por haber
sibido que tenia armas en su casa, y que las did al
jefe tal para armar su partida. Ultimamente ha venido
y no cede nada de su opinion; al contrario, es perjudicial
que se le permit venir.))
( Juan Molina. Unstario malo. Espafiol de nacimiento
y siempre enemigo de la Patria, de gran fortune en el
pueblo y en la campafia. Tiene estancia en tal parte,
sabe leer y escribir. Era el primero A tomar las armas
contra los federales, y A auxiliar con sus bienes a los su-
blevados; reside en la ciudad, pero las ocasiones que
viene A su estancia, es el predicador mas empefioso en
favor de los unitarios. )
(( D. Juan Larrea.-Unitario perjudicial.-Natural de Francia,
de median fortune, con estanzuela en tal parte, dista
tanto de tal punto, sabe leer y escribir, sirvi6 en los cuer-
pos que levant6 Lavalle en la ciudad para sostenerse.
Era petseguidor del que no asistia cuando salian A batir
. los federales. Despues de la -Convencion, se retire a su
estancia y en ella se hace la reunion de cuantos unita-
rios vienen del pueblo. Comunmente tiene los papeles
de Cordoba y sus peones le han oido decir, que Paz los ha
de sacar del estado en que los tienen los federales, y que
entonces se las han de pagar. Fu6 remitido preso &
Buenos Aires por su mala comportacion.))
((D. Juan Mendez.-Unitario al parecer, pues aunque no
habla nada en contra de la Federacion ni del Gobierno, pero
se cree que debe ser unitario, por lo mismo que calla,
puesto que el que tiene la Federacion en el corazon no
puede ocultarla y habla siempre en su favor.))
(( D. Domingo Ortiz.-Unitario pacifico. No hace mal ni se
mete con nadie y se da con los Federales.))

(El National, Junio 25 de 1856.)

Cartas de Paris nos instruyen de una conferencia de dos
horas del pobre diablo con un personaje de distinction. Al
TOMO xxrv.--5.





OBRAS DE SARMIENTO


concluir la justification de sus actos, mostr6 uno de sus
rasgos caracteristicos. Se puso A bailar por la sala, sin
duda el cielito, y cantar segun 61 dijo, la cancion de los
gauchos. Debi6 ser la media cafia. jPobre chaveta, y
pobres pueblos los que estrope6 veinte afi6s, creyendo que
los gobernaba!
(A juzgar, dice la carta, por lo que ha referido una per-
sona que habl6 con Rosas hace tres semanas, no cuenta
por ahora su pr6xima vuelta al poder. Esta conversation
es tan curiosa que creo dtil trasmitirle de ella algunos
pormenores.
((Desde luego Rosas conviene en que en Monte Caseros
fu6 batido; pero batido en regla. Que esta era la inica
batalla que habia perdido. En seguida ha hablado de las
diversas 6pocas de su gobierno, de su advenimiento al
poder sostenido por los gauchos, siendo, 61 mismo decia,
un gaucho. Que se le acusaba injustamente de haber di-
lapidado los fondos del Estado.
((En cuanto a los crimenes que se me'reprochan, Vd. es
un hombre politico, dijo su interlocutor, y Vd. sabe muy
bien que desgraciadamente la political tiene sus necesida-
des. Cuando Vd. vaya por alia, le dar6 cartas de reco-
mendacion para los gauchos. Estos son. mis verdaderos
amigos.))
Pretende, en fin, que no tiene mas deseo ahora que el de
volver A su paid y vivir alli como un simple particular.
((Despues de una conversation que ha durado mas de
dos horas, en cuyo tiempo recibi6 una invitacion de los
Baring A, comer ese dia, se levant6 repentinamente y se
puso A danzar y caritar la cancion de los gauchos.))
Necesitamos recorder algunos antecedentes para com-
pletar el sentido de esta conversation. El desenlace final
de las invasiones de que por tanto tiempo fu6 este pais
victim, es lo que por ahora le hace dudar de su pr6xima
restauracion al poder.
Las invasiones de Costa y Flores han sido fomentadas
desde Southampton, y Rosas estaba listo para embarcarse
cuando le lleg6 la noticia de la cathstrofe de Monte Mayor
que lo dej6 con un palmo de lengua. Todo lo que se dijo
entonces sobre su venida era la exacta verdad. Habia pro-
metido A los prestamistas de Londres el pago integro del





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


emprestito, asi que tomase de nuevo las riendas del gobier-
no, y hubo al efecto conferencias, protocolos y convenios
celebrados con los banqueros Baring, para el arreglo de
estas cuestiones.
Asi, pues, hemos estado en visperas de una restauracion
obrada por Costa y Flores, y otros que estaban en el se-
creto, 6 eran instruments de las maquinaciones ridiculas
del majadero aquel, que como tantos otros creen que un
pedazo de la America les pertenece, y los paisanos los
estAn echando de menos todos los dias que amanece. El
deseo de volver al pais Rosas, A vivir como simple particu-
lar, es digno de ser satisfecho. Por nuestra parte le tene-
mos prometido hacerlo miembro del Consejo de Gobierno
para negocios de campo, y abrigamos la esperanza de
poder palmearle el hombro y pedirle que nos cuente c6mo
eran aquellos asuntos de eminencia national de que tanto
hablaba en sus mensajes.


BIENES DE ROSAS

(El Nacional, Mayo 31 de 1856.)

Quod quis in alterum estatuerit hoc ipso jure utotur.
El derecho que el pretor 6 algun magistrado esta-
bleciese respect de otro, fisese con 6l.

Debemos A uno de nuestros mas clebres jurisconsultos
la indication del epigrafe de que hacemos uso esta vez,
que lo es igualmente de una de las leyes romanas.
Parecianos impossible que las legislaciones antiguas de
que la nuestra proviene no hubiesen estatuido nada para
poner coto al abuso del poder, librando asi sin esperanza
de remedio, maniatadas las sociedMdes al capricho y a las
pasiones desenfrenadas de sus mandatarios.
Ojo por ojo y diente por diente habia establecido el talion
del Decalogo. Jesucristo habia dicho: con la vara que
mides, asi seras medido; pero este precepto moral y aque-
Ila ley no tienen sancion en nuestra legislation, aunque el
consenso universal las repute como la expression de la
justicia humana.





OBRAS DE SARMIENTO


Pediamos ley expresa en nuestro derecho, y se nos ha
sefialado aquella abia disposicion del derecho romano,
que se encuentra reproducida en las leyes de Partida. En
efecto, el Pretor de Roma, que era un funcionario -como
nuestros gobernadores, podia por decreto hacer modifica-
clones 6 alteraciqnes en las prActicas establecidas; pero
esas alteraciones derogadas por otro Pretor, quedaban s6lo
vigentes para el que las hizo, pues suponen que esa era
su conciencia de Ia justicia.
Si, pues, hubo un Pretor que hallase just decretar la
confiscacion de lbs bienes de los que reputaba enemigos,
una vez abolido su decreto, s6lo A sus propios bienes era
aplicable la confiscacion.
Hemos queridor apoyar en estos antecedentes legales el
decreto vigente hoy del gobierno del Dr. D. Vicente Lopez,
que declare propiedad del Estado los bienes todos de
D. Juan Manuel Rosas, y que permanecen confiscados
hasta hoy.
Ocdpase el pdblico de esta question y cr6ese que la
Legislature habra de prondnciarse habiendo nosotros mis-
mos abundado en este sentido. Pero mejor examinado y
apoyandonos en juicios que hacen autoridad, creemos que
es asunto pasado en autoridad de cosa juzgada, y que no
debe abrirse nuevo juicio sobre 6l.
Uno de los primeros actos del gobierno provisorio creado
despues de Caseros, fu6 declarar propiedad pdblica los
cuantiosos bienes que el tirano habia acumulado. Esta
media fu6 iniciada, aconsejada y pedida con urgencia
por el Jefe del Ej6rcito aliado; aprob6la la opinion como
una satisfaccion dada A la vindicta pdblica. Era reclamada
por la necesidad de castigar de algun modo al malvado
que despues de haberse cebado veinte afnos en sangre y
sumido en la miseria los objetos de su encono, se substraia
por la fuga a toda responsabilidad de sus actos, desafiando
desde Southamptom A la justicia de su pais.
Procedi6se en virtud de ese decreto y el ej6rcito aliado
subsisti6 de los ganados que Ilevaban la marca de Rosas.
Mas tarde el general Urquiza, guiado por otros consejos, y
deseando echarse en los brazos de una reaction, anul6 el
decreto que 61 mismo habia provocado. Mas aquel acto de
voluntariedad no tuvo efecto duradero, ni emanaba de





-ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


autoridad-competente. No firm el decreto el vencedor de
Caseros, porque s6lo el Gobernador de Buenos Aires.podia
hacerlo, y menos pudo derogarlo el Encargado de las Rela-
ciones Exteriores ni el Director provisorio de la Confede-
racion, porque de los motives y objeto del encargo que lo
constituia en autoridad no emana ni remotamente la inge-
rencia en actos de gobierno interior. El decreto en question
no podia derogarlo sino el Gobernador de Buenos Aires 6
la Legislature de esta provincia.
Asi es que restablecida la autoridad provincial que atro-
pell6 el Directorio, fu6 puesto en vigencia el decreto como
una de las leyes que habian sido violadas por el poder
intruso. A los apoderados de Rosas se les pag6 entonces
el arriendo de las casas que hoy ocupa el Gobierno por el
tiempo en que se las reput6 desembargadas, pero no antes
ni despues de aquella 6poca.
Desde entonces comienza A tener lugar otro g6nero de
sancion del decreto de confiscacion de los bienes del tirano,
que le da para sus efectos toda la fuerza de una ley.
Desde entonces los Tribunales y la CAmara de Justicia
dan sus sentencias en cumplimiento del decreto, circuns-
tancia que lo eleva al character de ley; pues de su validez
emanan todas las sentencias judiciales que A los bienes de
Rosas se refieren.
El Gobierno ademas celebra contratos de venta y enaje-
nacion de esos bienes, que hoy constituyen derechos de
inmenso valor. -El apoderado mismo de Rosas citadg en
algunos juicios sobre bienes de Rosas, se ha eximido de
toda ingerencia por no reconocer bienes de su poderdante
los que han sido declarados propiedad del Estado.
Estos hechos de una notoriedad incuestionable hacen
ociosa la declaracion por la Legislatura de estar confisca-
dos esos bienes. El mal estaria en someter a juicio, cues-
tion que por los hechos y el derecho ha obtenido la mas
complete sancion. Ni se diga que un decreto no pudo
estatuir sobre asunto tan grave, y que con ja Constitucion
que declara abolida la confiscacion caduca aquella dispo-
sicion inica en contrario. La legislacion francesa tiene
various senatus consultus de Napoleon, que son reputados
ilegales, pero que los tribunales superiores de justicia
hacen cumplir como cualquiera de las leyes emanadas de





OBRAS DE SARMIENTO


autoridad legitima para darlas. Otro tanto sucede entire
nosotros conw este decreto que todos los tribunales han
reputado ley, y obrado en consecuencia.
, Por eso hemos dicho que es este asunto pasado en
autoridad de cosa juzgada, y que por tanto es ocioso
empefio el de darle una sancion que le sobra. Sabemos
que en el Banco existen fuertes sumas depositadas por el
Gobierno de procedencia de bienes de Rosas, y desearia-
mos verlos inmediatamente destinadas a la education
ptiblica 6 al empr6stito ingles, las atenciones que descuid6
el tirano, derrochando las rentas pdblicas que debian pro-
veer A esos objetos en guerras de ambicion, y los bienes
confiscados en saciar la insaciable codicia de sus pania-
guados.
Estas contemplaciones, estos dep6sitos en prevision de
cargos posibles, son los estimulos que se ponen a los
intereses. Desde que el gobierno duda, derecho tienen las
esperanzas de aparecer y de argiir. Es de derecho, como
hemos mostrado, que al confiscador se le aplique su propia
ley, A fin de que en circunstancias nuevas sepa a qu6
atenerse el audaz que quiera violar todas las leyes en que
reposa la existencia de las sociedades. Mil y tantas propie-
dades particulares han sido confiscadas por Rosas, y mil
fortunes disipadas. Centenares de farnilias opulentas antes,
han quedado en la miseria para siempre y s6lo el autor de
estos trastornos ha de gozar.impunemente el fruto de sus
maldades I
Es precise curar A los futures Rosas de la tentacion de
imitarlo, contando con la impunidad. Nuestros paises no
estdn todavia A salvo de desbordamientos de poder. Tene-
mos la conciencia intima que la ejecucion de Guitiflo y
demas malvados ha sido una saludable admonicion para
los caudillos del interior y sus seides, habituados A derra-
mar sangre sin escrdpulo, como la ejecucion de Costa y
los suyos, fu6 seguida de fusilamientos en masa de deser-
tores en el Entre Rios.
Uno de los grandes m6viles de la tirania es la codicia.
Para atesorar caudales los mandatarios hemos sido dego-
llados veinte afios. Por atesorar caudales, la conciencia de
sus sostenedores enmudeci6 veinte aflos, y acudian a las





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


cajas a recibir millones, apartando la vista de la sangre
que cubria los alrededores.
Que en cuanto a los degfiellos, a "'alvo esta Rosas de
responder por ellos; pero si su inquietud lo trajese un dia
como a Costa a visitar nuestras playas y fudsemos jueces.
de su causa, lo condenariamos a 61 solo a morir degollado
por mano del verdugo. a fin de que el principio romano
fuese realizado, haci6ndole justicia segun las formulas que
e1 invent y aplic6 a los demas.
Y no se crea que esta emergencia possible ha estado lejos
de nosotros. No hace tres meses que tenia Rosas entre-
vistas con los tenedores de los.bonos del empr6stito ingl6s,
ofreci6ndoles pagarles integramente capital y reditos desde
que recuperase el poder. Desgraciadamente la noticia de
la catastrofe de Monte Mayor lleg6 a Southampton sin ate-
nuacion alguna, y aquellas esperanzas que ya parecian
realidades han vuelto a dormir por ahora.
A Con qu6 pensaba pagar el emprestito? Con nuevas
confiscaciones. La Constitucion no obliga a Rosas.

LOS CRIMENES POLiTICOS SON CRiMENES ?

(El National, Junio 10 de 1856.)

Recordara el pdblico toda la indulgencia que El Orden
muestra siempre contra los crimenes cometidos por el bando
de asesinos que ha exterminado la poblacion de estos paises
en veinte afios. No exageramos al decir que ha exterminado.
El censo de la campafia da triple ndmero de viudas que
viudos, el de la ciudad casi el double de mujeres que de
hombres; los anales del pais recuerdan los hechos y el
sistema a que hemos debido estas desgracias. Pero los
crimenes por los que pide indulgencia son crimenes, no a
los ojos de la political, sino a los ojos de la moral cristiana,
que nunca ha pedido a los tribunales la impunidad de esta
clase de crimenes.
Una de las manias de su redaccion, emperor, se hall en
juego, a prop6sito de opinions political, y entonces El Orden
cambia de lenguaje con su despilfarro de principios habitual,
y entonces para no perdonar, para no olvidar declara no





OBRAS DE SARMIENTO


s6lo que los crimenes son crimenes, sino tambien que en un
pais son crimenes, los crimenes politicos cometidos en otro.
(( No olvidemos, dice, cuando se trata de los objetos de su
animadversion, que los crimenes politicos son crimenes.))
Sentimos tener que llamar de vez en cuando al Orden, al
orden, con quien quisi6ramos usar de la prudent reserve
que usa con nosotros. Pero no podemos evitar decir esta
vez que tal doctrine es absurda, injusta y contraria 6 toda
nocion de derecho. Los crimenes politicos cometidos en
Rusia pueden ser virtuides esplendentes en los Estados
Unidos; y los cometidos en Francia ser derechos imprescrip-
tibles de un ingles. No se persiguen y se les tiene A much
honor en paises extranjeros los llamados crimenes en el
pais natal de donde sale un emigrado politico.
La falsa maxima avanzada viene a prop6sito de los depor-
tados de Guayana; y aqui otra infidelidad de El Orden. Son
todos ellos posteriores al 2 de Diciembre, republicans los
mas, socialists muchos, borbonistas no pocos, y orleanistas
gran niimero.
Guizot, Thiers, protestaron contra el acto, que los otros
trataron de impedir, y El Orden que aun es amigo politico de
estos personajes que la prensa denuncia como protestando
siempre contra el Imperio, sino es que conspiran en favor de
los Borbones, se ceba contra los millares de series humans
que gimen bajo un clima mortifero, y que el Gobierno que
necesit6 deportarlos para establecerse, quisiera hoy hacerles
mejor suerte, ddndoles libertad en un clima templado y un
pais libre.
El Orden ha tocado A rebato con esta noticia, y comenzan
do por suscitar preocupaciones, desconfianzas, temores
contra aquellos hombres, que no estAn acusados de crimenes
ordinarios, como un quinto de nuestra poblacion adulta, en
puflaladas y otros crimenes, sino de tener ideas republicans
como nosotros, sin que deje de haber entire ellos muchos,
pero en infinita minoria, que en el desorden de ideas de
Francia hayan aceptado el nombre de socialists. Pero ese
nombre de una aberracion filos6fica se hizo un apodo de
partido, y fueron socialists, como entire nosotros fueron
salvajes unitarios, todos los que contrariaron el entroniza-
miento de un nuevo gobierno, que por lo menos no estaba
previsto. 1, Cuantas virtudes reconocidas, cuantas vidas





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


inmaculadas, cuAntos talents y capacidades cientificas
deploradas por el mundo no estAn comprendidas en esas
barridas de hombres que los grandes trastornos politicos
exigen ?
Sydney en Australia ha sido, poblada por deportados por
crimenes ordinarios; y el Canada no tiene otros progenito-
res, y Sydney y el Canada son paises tan pr6speros, tan
morales y civilizados como no somos nosotros. Alli no se
ha degollado ni confiscado como virtudes political. Pero
aqui no se trata de criminals, sino de ideas, de partidos, de
hombres educados, instruidos, cultos, morales erf sus actos,
y contra estos se levanta el anatema y la exclusion, que ni
las leyes, ni la humanidad, ni el buen sentido permiten.
Deploramos estas aberraciones que tenderian A ser es-
cuchadas, a crear aduanas para ideas political, y que
apiadado un gobierno contra sus enemigos vencidos, le
impusiera el deber de matarlos, negandoles un pais hos-
pedable donde olviden sus odios, sus preocupaciones de
partido, contra ese gobierno; y s6lo por satisfaccion de los
sentimientos ajados por el lenguaje que combatimos es que
protestamos, A fin de que no se crea que hay en el pais
repulsion contra la solicitud y la concession para trasportar
6 estos paises a esas gentes, que serAn como cualesquiera
otros muy bien venidos, dAndoles lo dinico que nos piden,
aire sano que respirar, y libertad de moverse, trabajar bajo
la protection y las restricciories de nuestras leyes.
Hasta crimenes ordinarios no son crimenes que impon-
gan responsabilidad, sino en el pais donde fueron come-
tidos.
Esto es tan vulgar en derecho international que es
excusado repetirlo; pero los crimenes politicos de un pais,
y de un pais revolucionado, pueden ser virtudes en otro.
Kossuth, que hubiera, como Blum, sido colgado en Aus-
tria, fu6 paseado en triunfo en los Estados Unidos, como
Olivieri condenado a presidio en Roma, fu6 reconocido
Coronel en Buenos Aires.
APOTEOSIS DE LA CINTA COLORADA
( El Nacional, 29 de Octubre de 1855.)
Entr6 ayer minutes antes de descargar la lluvia, que
hizo en las calls torrentes, el batallon Conesa, trayendo





OBRAS DE SARMIENTO


cinco prisioneros con sus cintillos colorados puestos en los
abollados sombreros. La exhumacion del trapo colorado
que tan horribles recuerdos dej6 antes de Caseros, y tantas
desgracias despues, excitaba la compassion y el desprecio
de los espectadores mas bien que indignacion. A los es-
carmientos que sufri6 por la mano del verdugo en Cuitiflo,
Alem, Troncoso y Badia; al rechazo que recibi6 en todas
las antiguas provincias despues de Caseros, cuando el ca-
pricho quiso de nuevo ensayar esta afrenta, faltAbale s6lo
agregar este grupo de sostenedores de la cinta colorada,
para hacer mas instructive la leccion. Al ver en nuestras
manos aquella vergonzosa y sangrienta puerilidad, de un
liston colorado puesto en el sombrero, en el pecho 6 en la
espalda, pues lo mismQ esta en todas parties, hemos recor-
dado penosamente el dia que tomamos de nuev6 el camino
del destierro por no someternos A esta abdicacion de toda
dignidad personal. Hoy no impondriamos mas reparacion
al que tan a lo serio tomaba el hacer su voluntad forzando
la voluntad ajena A plegarse a la suya (porque ahi esta el
secret) que la de ponerse ahora un cintillo colorado,
(donde no tenga poder) y salir a la calle con ese embeleco.
Pero eran dignos sacerdotes de la exhumacion del cinti-
llo, Eugenio Bustos que llevando sobre los hombros las
charreteras de coronel, da su palabra de honor para salir
de la prison, y se lanza a consumer el mismo delito de que
estaba acusado, y Flores que a haber tenido dignidad, debi6
tirarle por el rostro las charreteras de general, a quien se
las daba, no por servicios prestados ni a 61, ni a la causa
que defendia, sino por prostituirlo a fin de hacerse de
sostenedores.
Este general a cuenta de obra traiciona a quien lo hizo
general, traiciona A quien lo eleva & ministry, traiciona a
la fusion que s6lo a 61 aprovechaba, para venir en una
lancha & hacer prdctica la fusion mediante un pedacito de
cinta colorada, y algunos cuchillos encabados en caflas
tacuaras. El cintillo y la fusion del cintillo han tenido,
pues, sus dignos parodiadores, con el mismo resultado la
caricature que el modelo.





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


CONDENACION DE ROSAS.

(El Nacional, 3 de Junio de 1857.)

La obra de moralizacion del poder pdblico comienza ya.
Era necesario que la sociedad por medio de la ley que
expresa su voluntad castigue A los que violent las leyes en
que esth fundada la existencia de la sociedad misma. Los
hombres no pueden vivir reunidos sino bajo ciertas con-
diciones, y cuatro mil afios de tradiciones de moral, dos
mil de legislation sucesiva que vienen trasmiti6ndose las
naciones que, se suceden on el mundo, no han de ser
impunemente eliminadas por el primer bruto que apode-
rdndose del poder pdblico, intimidando A los unos con
crueldades que espantarian a los canibales, atizando las
pasiones de los otros con el despojo y la impunidad, logra
dar A sus actos la forma de los actos legales.
La evidencia no se prueba. La tirania no se juzga. Se
castiga, se extirpa, se execra.
Rosas dej,6 su process juzgado y sentenciado. Asurni6 la
suma del Poder publico; luego era tirano. El hecho no tiene
precedent en la historic.
Consta de todos sus documents pdblicos que hizo dar
muerte a todos los prisioneros, por veinte afios consecuti-
vos, y esta es una violation de la ley de conservation de
la especie humana, anterior a toda ley escrita, violacion
repetida en Camila O'4orman, fusilada por faltas que no
tienen pena de muerte; por orden de poder que no tiene
facultad para juzgar esta clase de delitos, y estando en
cinta. Todos los escritos de la 6poca traen el lema mueran
los salvajes unitarios, lo que establece el crime de homi-
cidio de series humans, no por delitos, sino por opiniones
sobre la forma de gobierno, y esta sentencia de muerte
obrando sobre una fraccion grande de la sociedad, con la
abolicion del juicio previo, de la acusacion y de la defense,
hasta no determinar ni el delito ni el delincuente, ni el
lugar ni el juez, declarando condenados a muerte masas
de series humans, no en un dia ni durante un aiio, sino
siempre, y con solo una clasificacion arbitraria.
La sustitucion del degilello a los medios de ejecucion que





76 OBRAS DE SARMIENTO

las leyes de los pueblos cristianos han adoptado y practi-
cado aquel en las calls, en las casas particulares, en el
seno de las families, en los campamentos durante diez
aflos, constituyen el delito de ultraje a la humanidad, sin
contar las degradaciones impuestas oficialmente A la debi-
lidad de la mujer, A las canas de los ancianos, A la inocen-
cia de los nifios, haciendo retroceder la civilizacion A
mediados del siglo xix a 6pocas que ya ha olvidado la
tradition.
Los premios ofrecidos A sus sostenedores en tierras y
ganados, designando en algunos casos el crime especial
que pagaba con tales larguezas, constituyen el crime de
dilapidacion de la fortune pidblica, y el desquicio de todo
sistema possible de gobierno. Tales son los caracteres de
la tirania de Rosas. Ninguno de estos hechos require
prueba ni admite duda.
& Ha asumido la suma del poder ptiblico? Esto es lo que
constitute la tirania. Se han degollado hombres? ,Ha
sido ejecutada una mujer en cinta, sabi6ndolo? Si hay
alguien que ponga en duda alguno de estos hechos, bastaria
su testimonio para detener el fallo del pueblo.
Y no es cierto que las leyes no tengan previsto el caso,
ni nada hayan dispuesto para satisfaccion de la vindicta
piublica, contra estos atroces malvados, que despedazan
una sociedad, y para satisfacer sus pasiones, rompen por
todas las vallas que las costumbres, la tradition de los
pueblos, la moral, la religion, la humanidad, el decoro han
levantado para suplir A la ley, cuando la ley no basta A
contener tales desmanes.
Todas las legislaciones del mundo tienen disposiciones
penales contra estos grandes delincuentes. Las leyes de
Indiap, vigentes.entre nosotros, establecen la residencia
del virrey, para pedirle cuenta de sus actos administra-
tivos, y no sabemos si hay jurisconsulto que sostenga que
por haberse cambiado la palabra que design al mandata-
rio han cesado las responsabilidades con que la ley garante
A los pueblos, de sus excess de poder. Las leyes de
Partida hablan del tirano, y de la manera de proceder en
su castigo.
Las repdblicas modernas no tienen formula, es verdad,
para escarmentar A los tiranos y garantir A la sociedad de





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


su reaparicion, porque las constituciones suponen que
existen los poderes que ellas establecen, las garantias que
aseguran y los medios de reparar sus infracciones. Pero
la tirania es la suma del poder piblico, y por tanto la destruc-
cion de todo contrapeso al poder del tirano, de toda segu-
ridad para quien denuncie el crime dominant. El
pueblo de Buenos Aires, los verdugos y las victims,
recuerdan adn lo que han sentido no hace seis afios, el
miedo de que su propia conciencia se traicionase, desapro-
bando lo que condenaban.
Norte Am6rica, la repdblica modern, no tiene en su
diccionario legal la palabra tirano, por ser plant extrafia
a su suelo; pero la tuvieron las repdiblicas antiguas y
leyes 6 imprecaciones para condenar este criminal que
mata y roba pueblos en lugar de individuos.
El are6pago de Atenas, despues de la caida de los Pisis-
trAtidas decret6 imprecaciones, que se repitieron contra
Filipo, rey de Macedonia. El pueblo obtuvo, segun Tito
Livio, un decreto que ordenaba que las estatuas que se
habian elevado A este principle serian destrozadas, desga-
rrados sus retratos, y borrado su nombre, declarando lugares
execrables aquellos donde se hubiesen elevado monu-
mentos A su gloria. Los sacerdotes de los atenienses y de
sus aliados en las oraciones pdblicas debian afiadir maldi-
ciones contra la persona de Filipo.
No es de maldiciones A fe de lo que va a ocuparse la
Legislature, sino de imponer su sancion, para que tengan
fuerza de ley ante los tribunales todos los decretos y los
actos piblicos que han constituido a Rosas reo de lesa
humanidad, y por tanto fuera del amparo de las leyes que
l61 suspendi6 para con los demas hombres.
La seguridad de la propiedad exige que los que ejerzan
en adelante el poder arbitrario y despojen de ella a los
ciudadanos, sin las formas y por los medios linicos que
esas 'leyes prescriben, no conserven propiedades despues
que les falte el poder con que las adquirieron; y como el
tirano ha de morir un dia, si no pierde su poder en vida,
que sepa al menos que acumula en vano bienes que no
ha de legar impunemente A sus hijos.
El proyecto reformado de que va i ocuparse luego la
CAmara de Representantes tendrA el apoyo decidido de





OBRAS DS SARMIENTO


El National, que reclamari siempre de la ley esta consa-
gracion de los principios de justicia y de conservation en
que reposa el Gobierno. Para fundar una Repdblica, para
establecer una constitution es preciso tener la abnegacion
de prevenir las tiranias futuras, con el castigo de las pasa-
das, y former la conciencia del pueblo por la legitimacion
de actos que pueden ser revocados. El decreto que decla-
r6 de propiedad del Estado los bienes de Rosas, fu6 anulado
por contrario imperio; y para todos los jueces y para todos
los tribunales- es necesaria una ley que declare vigentes
esas condenaciones, que tienen el asentimiento de la con-
ciencia de todos.
Esos bienes deben ser devueltos al pueblo en obras pdibli-
cas para su mejora, en casas de education para su ins-
truccion.
Las tierras que acumul6 deben ser vendidas a bajo
precio y en pequefios lotes, A inmigrantes y pobladores
para que establezcan sus families y sirvan de ensayo & un
buen sistema de reparticion de la tierra.

(El Nacional, Julio 8 de 1857. )

Una mayoria de yeinte y seis votos contra diez y ocho
ha sancionado la condenacion political despues de un
solemne debate en que han brillado en el prp y en el contra
antiguas y nuevas reputaciones.
Debemos notar que los buenos principios, las leyes de
la justicia, la verdadera doctrine ha'h sido expuestos, dilu-
cidados, y sostenidos con erudicion, conciencia, ciencia,
elocuencia mayor por estadistas salidos de las ruinas de la
tirania de Rosas, j6venes creados A la sombra de su poder,
y que al recobrar la energia del oiudadano, han adherido
A las nobles tradiciones del partido unitario.
La question de la condenacion de los actos pdblicos de
Rosas ha traido a discussion los poderes de la Legislatura
actual para juzgar 6 condenar actos pdblicos anteriores a
la actual Constitucion, sosteniendo uno que s6lo los tribu-
nales ordinarios pueden entender en el juzgamiento de los
crimenes cometidos antes, y no reputando crimenes sino
los ataques a la propiedad y la vida individual hechos





ORGANIZACJON-ESTADO DE BUENOS AIRES 79

por el hombre que ejerce el poder. Por ejemplo, en el
asesinato de Maza, no hay jpez que condene el hecho pdbli-
co de pasar sobre la inviolabilidad del Representante del
pueblo, sino al perpetrador de un asesinato.
Esta doctrine absurda nace de suponer que la sociedad
humana se interrumpe cada vez que se da una constitution
y que las reglas que ella establezea para obrar en los casos
de derecho pdblico son el derecho pdblico mismo.
La Constitucion, se dice, no puede tener efecto retroactive;
y por tanto Rosas no puede ser juzgado. Se. olvidan que
la Constitucion no ha creado la Representacion del Pueblo,
que cre6 al contrario la, Constitucion; y que el principio
de la soberania popular que ha sostituido al poder de
origen divino, no ha emanado de constitution alguna, sino
que es la base del Gobierno.
La sociedad es un hecho continue, y no hay hora ni
moment en que est6 desprovista de los medios de pro-
veer a su propia conservation. Si hay regla para regir los
hechos presents, ayer debi6 haberla para los que ayer
tenian lugar, y si la forma de juzgarlos cambia, no por
eso hay impunidad para el delincuente que ataca la
sociedad.
Si no encontrAramos la forma para juzgar los delitos que
atacan la existencia de la sociedad en las instituciones
patrias, las buscariamos en las coloniales, en las espaholas,
en las romanas, porque desde las leyes romanas viene
nuestra organization social; pero el derecho de juzgar. es
de la esencia del poder representative de la sociedad 6
del pueblo. 4,No era conocida esa forma de juicio antes
de Rosas?
No s6lo era conocida, sino que est. consignada en nues-
tras eyes sancionadas por el Soberano a quien represent
el Congress. La Constitucion de 1818, establece el pQder
inherente a la representation del pueblo, para acusar y
juzgar. El articulo XVIII dice: ((Al Senado correspond
juzgar en juicio pdblico a los acusados por la Sala de
Representantes; y entire 6st-os entran los Gobernadores,
por los delitos de traicion, confusion, malversacion, infrac-
cion de la Constitucion d otros delitos que merezcan pena
de muerte 6 infamia)).
Asi, pues, hasta la forma estaba en la conciencia pdblica,.





OBRAS DE SARMIENTO


y en el derecho escrito antes de Rosas. La autoridad que hoy
represent a la sociedad para los casos de ser atacada con
el poder pdblico, tenia antes de Rosas,declarada la facultad
de proceder, y los casos del procedimiento.
Pero si aun esa declaracion no existiese apelariamos al
consenso universal de los pueblos de nuestra civilizacion, de
nuestro sistema de sociedad, emanados de los pueblos occi-
dentales de Europa, regidos por el derecho romano, alum-
brados por la luz del cristianismo. Sin duda que un pehuen-
che 6 un turco no pueden juzgar a sus caciques 6 sultanes
por estas reglas; pues no tienen esa tradition de asociacion
A que nosotros pertenecemos. Esta es toda la question.
Hace dos mil aflos que por el sistema de gobierno A que
pertenecemos, el funcionario ptiblico no puede robar al
pueblo, ni aplicar el tesoro puiblico a su uso particular.
VWase la oracion contra Verres, y ahi esta todo nuestro
derecho a este respect.
En las leyes de Indias esta lo mismo establecido el modo
de castigar a los mandatarios, como lo esta en cada uno de
nuestros ensayos de constitution, desde que nosotros mis-
mos tuvimos que gobernarnos y formarnos una sociedad
aparte. Si ese derecho no esta escrito, si no esta delegado a
unjuez especial, entonces con mas razon estara en el cuerpo
que represent la sociedad, que es hoy la Legislatura. Sino
hay formula para el juicio, entonces se juzga sin otra forma
que juzgar. ,Es un ladron puiblico Rosas? Si. Pues ya
esta juzgado. Es un asesino de millares de series humans?
Si. Pues ya esta juzgado. Qu6 pena tiene el ladron con
violencia ? La restitucion de lo robado y a la muerte. Que
pena tiene el que mata?
Cuando se dice que Rosas esta juzgado, se compete un error
de procedimiento.
Los crimenes de Rosas no requieren, no admiten defense;
pero no esta juzgado mientras no haya un acto de condena-
cion.
15 DE JULIO!!!-CONDENACION DEL TIRANO ROSAS

(El Nacional, 16 de Julio de 1857.)

Aunque ha pasado el dia y el aniversario, no creemos
importuno recorder que el mismo dia que se levant el





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


sitio de Buenos Aires, fu6 el dedla destruction de la Bastilla
en Paris, que era en efecto la petrificacion del poder arbi-
trario de los Reyes. Para nosotros el 13 de Julio, en nuestra
historic tiene la misma importancia que en Francia. Un
sistema que concluye, no por el vencimiento de Urquiza,
pues fu6 un error suyo prohijar la sublevacion de las cam-
paias de Buenos Aires, sino porque ese dia termin6 el
predominio de la estancia, del jinete y de .la violencia,
devolviendo A las ciudades y 6 la civilizacion su legitima
influencia sobre el resto del pais, y sobre las campafias.
La sublevacion de Artigas en 1812 termin6 el 14 de Julio
de 1853 A las puertas de Buenos Aires. Es singular el papel
que el mes consagrado a, Julio COsar, el democratizador de
la aristocracia romana, tiene en la libertad de los pueblos
modernos; 4 de Julio, independencia de los Estados Unidos;
9 de Julio, emancipacion de la mitad de la Am6rica espafiola;
14 de Julio, destruction de la Bastilla en Francia como prison
political, y levantamiento del sitio de Buenos Aires, como
vencimiento de los caudillos semi-br'baros; 29 de Julio,
destitucion de los Borbones en Francia como representantes
del poder por el derecho divino; 30 de Julio, proclamacion
de una nueva dinastia por la voluntad del pueblo.
Pero he aquiel 15 de Julio que viene a afiadir un dia fausto
mas, en este mes que parece el vengador de la humanidad,
el dia del Juicio final de la aristocracia romana, que excluia
al mundo conquistado de la participation en el gobierno;
de la feudalidad por el derecho divino y la prison arbitraria;
del derecho de conquista, en la dependencia de las colonies;
del poder de la fuerza y del terror en los dominios de los
caudillos.
Anoche, 15 de Julio, ha sido declarado reo de lesa humanidad,
el gobierno de la suma del poder ptiblico, el asesino y el ladron
que asesin6 y rob6 con el poder puiblico.
El acto de la Legislatura es el mismo que llev6 al cadalso
A los Ministros Walpole y Buckingham, A Carlos I y Luis
XVI, es el que Benjamin Constant aconsej6 al Senado para
la deposicion de Napoleon I. El que Montesquieu estable-
ci6 enr el Espiritu de las Leyes, para todas las tiranias.
El que los sabios que redactaron la constitution norte-
americana reglamentaron para los casos en que el jefe del
Tomo zxMv.-6





OBRAS DE SARMIENTO


Poder Ejecutivo fuese criminal de traicion, concussion y otros
altos crimenes y misdemeanor.
Es el mismo, para el cual al nombrarse un Poder Ejecutivo
unipersonal en Buenos Aires, hizo crear la Junta de Observacion,
con poder de castigar los abusos del poder, y de que usa
ampliamente, haciendo juzgar A los delincuentes; poder
inherente a todas las sociedades humans, y anterior a toda
Constitucion, y subsistente siempre, a menos que por un
'tratado con las dinastias se convenga, como en Inglaterra,
en fingir que el Rey es inviolable, porque se le supone, para
salvarlo de esta responsabilidad, que es impecable.
Ahora las madres argentinas, pueden mirar con compla-
cencia sus hijos que duermen adin en la cuna.
Todos los gobernantes, como todo hombre ante Dios y ante
las leyes, son responsables de sus actos.
Rosas conden6 como traidor, y sus bienes destinados a
pagar lo que despoj6 al erario de todos, 6 A la fortune parti-
cular, asegura la vida de nuestros hijos contra los tiranos
futures, que saben desde ahora que no hay prescription
para sus crimenes, que no hay porvenir para sus hijos, que
no hay inmunidad para las fortunes que acumularon.
ILoado sea Diosl ya podemos vivir tranquilos.
Y en la efusion de nuestro goce, permitasenos recorder
que el debate que ha tenido la Camara de Diputados y termi-
nado el 15 de Julio lo habiamos tenido nosotros el 8 de
Marzo de 1852 a bordo del ((Prince)), a las 12 de la noche, a
la claridad de las estrellas, con el Sr. N. Terreros, con quien
navegAbamos pr6fugos ambos de Buenos Aires despues de
la batalla de Caseros.
Indicabanos aquel senior, que segun nuestros principios, es-
taban garantidos de toda responsabilidad. Y supone, le
contestamos, que hay unos principios opuestos a los nues-
tros, y que Rosas en virtud de sus principios podia impune-
mente degollar millares de hombres, confiscar la mitad
de las propiedades, dilapidar el tesoro, 6 insultar la.,
naturaleza y a la dignidad humana ?
Estos eran sus principios; Jos nuestros deben ser no dejar
impunes los atentados.
No s6 lo que hara el gobierno de Buenos Aires a este
respect, afiadimos, pero por lo que a nosotros respect,
hAganos la gracia de decir a D. Juan Manuel Rosas que





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


aun nos queda una mission para con 61, a que pensamos
consagrar el resto de nuestros dias.
Que bien puede salvar su cuerpo del patibulo de que ha
escapado, fugando al extranjero; pero que nos queda su
execrable nombre, que como el de Quiroga, llevaremos a
la posteridad para que lo maldiga eternamente. Que no
habria providencia, si bastase embarcarse los criminals
6 ir A gozar los bienes acumulados por el despojo, dejando
& los pueblos envueltos en ruinas. Que hay una justicia
en la tierra que lo perseguirA donde quiera y que de esa
justicia nos constituimos agents y ejecutores. Ya princi-
pia la promesa & cumplirse.

JrICIO DE ROSAS

(El Nacional, 30 de Julio de 1857.)

Las Chmaras han pronunciado su fallo sobre el caracter
de los actos politicos del gobierno del tirano, y sobre la
responsabilidad que quedaron afectos sus bienes por
la arbitraria administration de las rentas pdblicas.
Queda ahora expedita la accion de los tribunales de
justicia para que movidos por los particulares, los agents
fiscales 6 de oficio, procedan a levantar process de aquellos
hechos de notoriedad pdblica en que el reo no es solo
instigador 6 consentidor de los horrorosos crimenes come-
tidos durante veinte afios, sino de aquellos que 61 mismo
ejecut6 por 6rdenes express, 6 por actos emanados de
su autoridad.
Tan numerosos y tan comprobados son estos hechos,
que la prudencia aconsojard escoger los que mas carac-
terizados se muestren, y los que est6n revestidos de un
earacter mas odioso, A fin de que la sentencia que haya
de recaer sobre ellos tenga la sancion de la conciencia
de todos los hombres del mundo, sin que se atribuya al
odio del pueblo 6 A pasiones rencorosas la condefiacion
que sobre ellos recaiga, ya que en aquella odiosa tirania
no hay sentimiento human que no haya sido ajado, ni
garantia de la vida que no haya sido violada, ni institu-
cion ni ley que no fuese conculcada, t6mese aquellos





OBRAS DE SARMIENTO


hechos que mejor patenticen el caricter infernal de la
tirania de que hemos sido victims.
La opinion pdblica se ha fijado con insistencia sobre
la muerte dada a Camila O'Gorman, por las atroces
circuntancias de que fu6 rodeada, y en la ejecucion de los
prisioneros de San Nicolas, por existir los testigos de
aquel horrible drama, en que el Gobierno violaba un
tratado celebrado solemnemente con otro gobierno cons-
tituido, y asesinaba & veinte press, pues que ni prisioneros
de guerra eran.
Estos tres hechos tan culminantes y tan odiosos tienen
la singularidad de marcar el principio, el apogeo y el
fin de esa espantosa tirania, habiendo tenido lugar uno
en 1831, otro en 1840, y el otro en 1850, abrazando entire
si el intervalo de veinte afios, son tambien notables por
ser el asesinato de los press en San Nicolas, la violation
de la fe de los tratados; el de los sacerdotes un insulto a
la religion, y el de Camila O'Gorman el mas execrable
atentado contra las leyes de la naturaleza.
Deben asimismo los fiscales del estado que tienen por
su oficio encargo de ejercer las acciones pdblicas, hacer
entrar en el process las 6rdenes de ejecucion dadas a la
policia por Rosas, contra centenares de press, con los
detalles y contravenciones de las leyes que constant del
tenor mismo de las 6rdenes, para que haya constancia
pdblica y judicial de la manera c6mo se ha jugado con
la vida de los hombres, dejando en la orfandad centenares
de families.
Al Ejecutivo como encargado de hacer cumplir las leyes
y al tribunal superior de justicia a quien compete juzgar
los crimenes cometidos con la fuerza pdblica, desde que el
que ejerci6 el poder es declarado por la Legislatura reo
de lesa Patria, traidor y conculcador de las leyes de la
sociedad y de la naturaleza, corresponde proceder a dar
autenticidad a todos los delitos que merezcan ipena infa-
mante 6 de muertet para que recaiga sobre ellos la sen-
tencia condigna y se proceda conforme al derecho.
Rosas gozara tranquilo de las seguridades que le dan las
leyes inglesas; las naciones que han convenido en entre-
garse reciprocamente los que roban el tesoro que admi-
nistraban, no han arreglado nada para los administradores





ORGANiZAWION--ESTADO DE BUENOS AIRES


pilblicos que han saqueado, empobrecido y confiscado & un
pueblo entero, malbaratado el tesoro pdblico, y asesinado
millares de personas.
Los que conceden la extradicion de incendiarios y sal-
teadores de caminos, la negarian para el que en un pueblo
cristiano introdujo el degfiello como medio de ejecucion,
negando a las victims el triste derecho de saber la causa
de su muerte, uu process escrito, un juez, testigos, defense
y aun acusacion; pues la acusacion siquiera habria es-
tablecido algo que diese idea de que estabamos en el
siglo XIX.
Pero, si no podemos haber la persona del perpetrador
de aquel tejido de crimenes, de que la historic no tiene
ejemplo por period tan largo, esa verification autintica
de los hechos llegari 6 Inglaterra, y el pueblo ingles
podr& por lo menos sefialar con el dedo al monstruo
est61lido, cuando pasee por las calls de Southampton
Su estdpido cinismo; porque esperar que el remordi-
miento nazca en aquella alma embotada seria participar
del malicioso candor de los que para asegurar los bienes
de Rosas, invocaban la clemencia de la Iglesia.
Creemos igualmente que para satisfaccion de la vindicta
pilblica el Ejecutivo debe proceder, segun es atribucion
suya, A levantar un process de cuentas, y verificar las
partidas que en la Contaduria y otras oficinas pdblicas
prueban la substraccion de fondos del tesoro para aplicarlos
A su uso, 6 A objetos extrafios al servicio pdblico. La pre-
tendida suma del poder pdblico no autoriza acto ninguno
que no sea permitido por las leyes a un funcionario ptiblico,
y menos al administrator de los dineros piblicos, A no
ser que pretendan los abogados del tirano que la suma
de cosas determinadas da el arbitrario, 6 que Rosas podia
hacer que dos y dos sumados no fueran cuatro sino
ciento. Pero de esta l6gica parda no puede hacer uso la
Contaduria ni la administration pdblica que en material
de inversion de fondos necesita otras razones que el fiat
de los tiranos.





OBRA.S DE SARMIENTO


JUICIO T CONDENACION DE ROSAS POR UNANIMIDAD

(El Nacional, 29 de Julio de 1857.)

Rosas fu6 anoche juzgado, condenado y sentenciado
por el Senado por unanimidad de votos, aprobando el
proyecto de la Camara de Diputados, al mismo tiempo
que se presentaban tres proyectos de ley por los cuales
Buenos Aires serh el centro de una estrella de caminos
de hierro al Sur, al Norte y al Oeste, y pondri luego
en uso el sistema m6trico decimal, que lo ligarA a los
pueblos mas adelantados del mundo.
Sancionados los tres proyectos y realizadas todas las
obras que se proponen no habra quedado rastro de la
barbarie que sirvi6 de pedestal a la tirania.
La session de anoche en el Senado, habriala adoptado
como suya el Parlamento alto de Inglaterra, por ]a im-
portancia de las materials ventiladas, por la circunspeccion
respetuosa del auditorio y por la lucidez de los principios
que se hicieron valer en apoyo de las enmiendas sancio-
nadas por la Cimara de Representantes, sobre el proyecto
de ley del Senado, declarando a D. Juan Manuel Rosas
reo de lesa patria y todos sus bienes afectos al pago de
las sumas que indebidamente sustrajo del Erario.
El miembro informant de la Comision de Legislacion (i)
al apoyar las enmiendas hechas por la otra CAmara,
propilsose fijar varias cuestiones de derecho pdblico que
parecia habian quedado obscurecidas 6 problemAticas en
los considerandos de la nota de comunicacion, con que
la Camara acompafiaba el proyecto a fin, dijo, que, al
aceptar las enmiendas la Camara de Senadores, quedase
establecida la jurisprudencia que seguia y los principios
en virtud de los cuales aprobaba el proyecto enmendado.
Estableci6 franca y claramente que lo que se hacia
con Rosas era juzgarlo. Que la ley que iba A sancionarse
era un juicio solemne; que las Camaras eran el juez en


(1) El miembro Informante era Sarmiento y en el Tomo XVIII, pig. 31, se eneon-
rarA su discurso, complement de estos escritos.-(Nota del Editor).`





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


esta clase de cuestiones, y no los tribunales ordinarios,
los inicos incompetentes.
Que la Constitucion no obstaba a ese juicio, ni el servirse
de sus prescripciones con relacion *A Rosas era hacerla
obrar retroactivamente. En apoyo de esta series de propo-
siciones que dan A las cosas su valor, y restablecen la
verdad de los hechos y el poder de la Legislatura, fu6 de
principio en principio llevando las cuestiones a las bases
y objetos del Gobierno, mostrando que el error que hoy
tomaba las formas de la Constitucion para negar los dere-
chos anteriores A toda ponstituci6n, era el mismo que
Rosas habia cometido al career que la suma del powder ptblico
encerraba el derecho de matar y de confiscar, como el
error de la Legislatura que lo autoriz6 para cometer aque-
llos atentados estaba en suponer que el titulo de sus leyes
en virtud de las facultades ordinarias y extraordinarias que
investia, le daba otros poderes que los que estaban al
alcance del Poder Legislativo.
Distingui6 los derechos primaries 6 absolutes del hombre
y de la sociedad, de las formas de gobierno y de las cons-
tituciones, mostrando que el de juzgar A los poderes pdbli-
cos era inherente a Legislatura que habia sancionado la
Constitucion, y no concession ni'efecto de esa Constitucion.
Mostr6 c6mo esa competencia estaba reconocida el afio
1834 por los mismos correligionarios federales de Rosas en
la Constitucion que se propusieron dar, y c6mo entendian
los derechos primaries.
Esta misma doctrine estaba en la Constitucion sancio-
nada en 1818, y en el estatuto provisional de 1815 que era
*ley de*Estado y estaba en observancia hasta en las provin-
cias, pues lo habia visto aplicado en San Juan en 1849, lo
que prueba que era derecho puiblico del pais, consuetudi-
nario y asentido por todos, y por Rosas mismo hasta la
vispera de erigirse en tirano.
De la Revolucion de 1810 que habia pronunciado un
juicio igual al que ocupaba A la Cimara, en nombre de
los derechos primaries del hombre, deponiendo A un Rey,
pues eso importaba el desconocer su autoridad, expuso que
para seguir la tradition hist6rica de nuestros derechos
teniamos que abandonar nuestra raza, pues el poder de
los Reyes de Espafia se fundaba en el derecho divino que





OBRAS DE SARMIENTO


s6lo hacia responsible de sus actos al Poder Ejecutivo
ante Dios, y no ante los gobernados, y que era preciso
buscar en otra parte nuestro derecho pdblico, que nos
venia con la libertad y el sistema representative que
habiamos tornado de la Inglaterra. Que Blackstone, el
comentador del derecho pdblico ingles, era reputado como
parte integrante de la ley misma, tal era la autoridad de
que gozaban sus doctrinas, y que Blackstone habia fijado
irrevocablemente la question que habia dividido A la Cama-
ra de Representantes sobre competencia, diciendo que:
(( Cuando se suscita una question entire la sociedad y un
magistrado revestido de poderes originariamente delegados
por esa sociedad, compete A esa misma sociedad decidir. )
((No existe sobre la tierra otro tribunal ante el cual puede
llevarse este litigio, y esto es lo que nuestros mayores han
pronunciado solemnemente en plena convention parla-
mentaria, representando toda la sociedad entera.
Cit6 la sentencia dada contra Jacobo VII por la Asamblea
de Escocia y Jacobo II por el Parlamento Ingles, fundadas
en los mismos motivosque la que actualmente pronunciaba
contra Rosas la Legislatura de Buenos Aires. Mostr6 lo
absurdo que los jueces ordinarios juzgasen al Poder Eje-
cutivo, detallando los mas graves crimenes cometidos por
Rosas, cuales eran de haber conculcado las bases de la
asociacion, contra to cual las leyes no decian nada, y se
apoy6 en numerosas citas de comentadores ingleses y
norte-americanos que fijan la doctrine para estos casos,
que no son comunes.
Establecidos estos principios pas6 el miembro informant
al examen de las enmiendas hechas por la Camara, hallAn-
dolas mas conformes con la buena doctrine que el proyecto
del Senado, sobre todo en que es el Estado legitimo poseedor
de los bienes de Rosas,como preferencia a toda otra accion,
porque asi se realizaba la responsabilidad del Ejecutivo en la
administration de los dineros pidblicos, que Rosas era un
mal administrator que el 3 de Febrero se habia fugado del
pais, y que si no se adoptaba la sancion de la CAmara de
Representantes iba A quedar establecido por ley que
bastaba tomar un bote en adelante 6 un caballo para
chancelar cuentas con el pdblico A quien se habia robado.
Concluy6 diciendo que el acto solemne que ocupaba al





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


Senado era una grande obra, cual es fundar el Gobierno
para lo future, pues que Rosas era demasiado despreciable
para ocuparse de 61 por 61 mismo.
Pero que A Buenos Aires le habia cabido la misma gloria
que a la Inglaterra de conquistar una a una sus libertades,
primero echando abajo un tirano en batalla campal, despues
reinstalando su Legislatura disuelta por un soldado, hoy
Ilamado A juicio y responsabilizando A un mal adminis-
trador; y que se hacia un honor de proclamar que lo
que iba a pronunciar el Senado era un juicio y condena-
cion solemne de los atentados cometidos por el tirano.
Habiendo el Senador Gamboa pedido mas detalladas
confrontaciones entire el proyecto original y las enmiendas
para former su juicio, tom6 la palabra el Senador Velez, y
aceptando por entero las doctrinas establecidas por el
miembro informant y partiendo de ellas, se contrajo A
los principios de derecho civil violados en el proyecto
original y respetados en el enmendado, haciendo osten-
tacion de la profunda ciencia que se le conoce en estas
materials, y dando a su elocuente voz el calor y eficacia
que hacia recorder A los oyentes complacidos al orador
que pulverize en las sesiones de Junio el insolente poder
del vencedor de Caseros.
Cuando el discurso del Senador Velez vea la luz pdblica
habri afiadido una pigina mas a las que ya han esta'ble-
cido su fama de jurisconsulto eminent, y de orador
consumado.
Tomaron sucesivamente la palabra los Senadores Gam-
boa, Agtiero, Alsina y Azcu6naga, para abundar en el
sentido de la Comision de Legislacion, fundandose en
razones de derecho los unos, de conveniencia piiblica los
otros, y puestas a votacion las enmiendas qued6 sancio-
nado por unanimidad de votos, que en adelante el Ejecutivo
no puede robar, matar, asesinar. a los vecinos, y dilapidar
el tesoro pdblico sin responder el que lo ejerce con su
vida y sus bienes, ante la Legislatura que lo declare reo de
lesa patria.





OBRAS DE SARMIENTO


LOS CIRINEOS DE ROSAS

(El Nacional. Noviembre 24 de 1857.)

Notamos ayer c6mo uno de nuestros oradores habia
subministrado A Rosas su famoso argument: c Rosas no
puede serjuzgado sino por Dios y la historic.) En otra
part alega que 61 era jefe de la Nacion y por lo tanto la
Legislature de Buenos Aires no podia juzgarlo.
Uno de los cirineos de los muchos aquilones que se han
ofrecido para ayudar a llevar la cruz A Rosas, ha interca-
lado en un diario frances un argumentito de su hechura,
para que parezca & lo lejos de fibrica francesa sobre el
juicio y condenacion de Rosas:
Dice La Semana de Paris, que entiende tanto de cuestio-
nes constitucionales de repdblicas federales, que corres-
pondia al Congreso de la Nacion el juicio de Rosas.
,Y por qu6 correspondia al Congreso de la Nacion?
Aqui principiaria la dificultad, si hubiera dificultad A la
que el hAbil escamoteador no le hallase salida.
En el articulo de La Semana est& en extenso tratada la
material. Asi pregunta: LQui6n condena a Rosas? y res-
ponde, el Gobierno de Buenos Aires, es decir, el Gobierno
local de una de las catorce Provincias de la Repdblica Argen-
tina, y sigue todo el articulo, como principia confundiendo
en derechos politicos a Nueva York y Burdeos, todo lo cual
es bueno para embaucar lectores franceses 6 ingleses en
Europa, que reconocen el principio de la allegiance al Rey
y creen que tan ciudad'es Nueva York como Burdeos en
derechos diferenciales.
Nosotros hilamos un poco mas delgado y vamos a mostrar
las diferencias.
Burdeos, ciudad francesa perteneciente A una monarquia
unitaria, no juzga por si, ni ante si sus gobernadores.
Nueva York, como Estado de una Confederacion, juzga por
sus propias leyes A sus gobernantes, sin dar de ello cuenta
a los treinta y un Estados que forman la Union americaria.
Asi, Buenos Aires Provincia antes y Estado hoy, juzga por
si y ante si A sus gobernantes en virtud de su propia sobe
rania.





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


Este es el derecho escrito de la Confederacion misma y el
que va A Francia A confundir Burdeos con, Nueva York
niega los principios proclamados por la Constitucion misma
de la Confederacion.
Rosas, que niega'el derecho de la Legislatura de Buenos
Aires A juzgarlo, no lo reconoce tampoco en el Congreso,
pues segun 6l y el autor que cita, s6lo Dios puede juzgar A
los hombres de su altura.
Nosotros negamos tambien al Congreso argentino el
derecho de juzgar A Rosas, por su mala administration en
Buenos Aires y sus violencias. Rosas era Gobernador de
la Provincia de Buenos Aires y como tal, incidentalmente
encargadq de las Relaciones Exteriores de la Confederacion
Argentina y no el Presidente de dicha Confederacion.
El Congress de la Confederacion puede pedirle cuenta del
encargo que las Provincias le hicieron de entretener las Rela-
ciones Exteriores, pero no de los actos de su administration
interior que se circunscribia & Buenos Aires; pues por los
crimenes, asesinatos y expoliaciones que por consejo i or-
den de Rosas, cometieron en cada una de las Provincias sus
gobernantes, 6stos y no Rosas son los dinicos responsables
ante ellas; y como ninguno ejerci6 actos de un carActer
general, el Congreso argentino no podrA juzgarlos.
Rosas no fud Jefe de la Nacion, porque aunque algunos
meses antes de su caida vinieron algunos plenipotencia-
rios de las Provincias A ofrecerle ese titulo, entire ellos el
seflor Gondra, Representante de tres Provincias, Rosas
renunci6 para hacerse reiterar la solicitud y Urquiza le
admiti6 la renuncia, invocando el pacto federal, con lo que
levant la bandera de insurreccion que acab6 con el poder
de Rosas.
Rosas no se dirigi6 nunca a las Provincias para hacerse
conferir titulos, facultades, no reconociendo otra fuente de
poder que la Legislatura de Buenos Aires. Ella lo eligi6
Gobernador; A ella le arranc6 la suma del poder publico; a ella
la consult sobre lo que importaba el sacrificio de la vida,
hacienda y fama; A ella le pidi6 autorizacion para confiscar
las propiedades de los unitarios; y todas las horribles farsas
de aquella orgia sangrienta.
De estos hechos evidentes como la luz del dia, result el
ridiculo de toda la argumentacion de Alberdi en La Semana.





OBRAS DE SARMIENTO


Rosas siendo s6lo Gobernador de Buenos Aires, s6lo ante la
Legislature de Buenos Aires es enjuiciable por sus actos
pdblicos, como lo ha sido, y s61o la ignorancia mas complete
de las instituciones federales, puede atribuir al Congreso
Argentino tal facultad.




Si todo lo que se inserta en los diaries de Inglaterra, como
los avisos en los nuestros, fuese opinion de ingleses, necesi-
tariamos ensefiar a los ingleses las doctrinas de Blackstone,
sobre el juicio politico.
Pero Alberdi no podia hablar en Francia de golpe de Estado,
por no nombrar la soga, y para llamar golpes de Estado al
juicio de Rosas, necesitaba hablar en ingles a fin de que no
lo entiendan.
Su argument es un juego de palabras como acostum-
bra para embaucar & sus nenes. Rosas fu6 juzgado, sentenciado
y condenado, dice, en una noche, (citando al Nacional), ergo: ha
sido victim de un golpe de Estado.
Pero coma juzgar, sentenciar y condenar, son tres mani-
festaciones de un s6lo acto indivisible, pues la sentencia es
el juicio y la condena la expression de la sentencia, result
que la observation no ha podido hacerla sino un botarate.
4Qu6 juez juzga hoy, sentencia mafiana y condena al tercer
dia? '
No hay mas bellaqueria en ]a cita de Blackstone. (Se
funda, dice aquel diario (por El Nacional), en Blackstone que
atribuye al Parlamento el poder de castigar a los reos de lesa
nacion, aunque fueran coronados; lo cual es similar la
salita de Buenos Aires que represent una d6cima parte de
la Nacion Argentina, al Parlamento ingles, que represent
toda la totalidad de los tres reinos de la Gran Bretafia.x Y
Alberdi se queda muy hueco de esta trapaceria, que es muy
concluyente para los niflos de ]a escuela.
Es de advertir, que cuando el Parlamento ingles declar6
depuesto a Jacobo II, la Asamblea de Escocia hizo otro tanto,
con el mismo Jacobo VII alli, lo que desvanece el cargo.
Pero si el que arregl6 la constitution norte-americana por





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


cuadros sin6pticos para darla por suya, hubiese visto las
constituciones de los Estados, habria leido en ellas que
cada Estado 6 Provincia federal juzga a sus altos funciona-
rios por impeachement por el mismo derecho que la Nacion
juzga a los suyos.
La salita de Buenos Aires, es tues el dnico juez de su
tiranito Rosas, como el Congresito del Parana, es el ainico juez
de su caudillito Urquiza. Como es el pajaro, asi es el nido.
La verdad es que el orador que expuso en el Senado la
doctrine en que se fundaba el juicio de Rosas, acert6 tam-
bien et herir la dificultad que Rosas se apoya en que s6lo
Dios puede juzgarlo, al decir de cierto orador, y Alberdi va
derecho a falsear la doctrine de Blackstone, porque ahi esta
realmente la base de la condenacion.
Pero 61 y el abogado se dan un fuerte chasco; y nada
desearamos mas que un verdadero reclamo, para dar algu-
nas lecciohes de derecho pdblico A los que confunden a
Burdeos con Nueva York, en material de juicios politicos, y
hallan que son diferentes los. derechos parlamentarios, se-
gun el ndmero de los habitantes de un pais 6 sus represen-
tantes, aunque las instituciones sean las mismas.










LIBERTAD DE IMPRENTA



DE LA PRENSA PERI6DIOA, POR EL DR. D. FACUNDO ZUVIRiA

(El Nacional, 13 de Octubre de 1857.)

Pocas veces se ha phblicado por nuestras imprentas un
opdsculo mas bien impreso, con mas studio y erudicion
preparado, ni mas completamente indtil en su objeto, hi
mas descarriado en sus prop6sitos, que el que acaba de
publicar el Sr. Dr. D. Facundo Zuviria en Montevideo. Es
impossible saber mas, ni entender menos en la material de
que se trata.
Necesitamos hablar con esta lisura, para destruir los
efectos que puede producer en almas candorosas la reputa-
cion del autor del escrito, la buena intencion con que ha
emprendido el trabajo, ajeno hoy a todo interns politico
que pudiera extraviar su juicio.
Estamos en las repdblicas nacientes de esta parte de
Am6rica en material de libertad, en el borde del abismo
que ha sepultado las libertades de la Europa, y no se
necesita mas qrue un indiscreto nos d6 un empujoncito
para lanzarnos en el despefiadero.
Ayer no mas publicabamos los estragos que la ley de
imprenta esta haciendo en Espafia, donde se han suspen-
dido a causa de sus rigores hasta las poquisimas publica-
ciones cientificas que batallaban por derramar un poco de
luz sobre estas tinieblas espesas que tres siglos de leyes
de imprenta han acumulado (pues la, Inquisicion no era
mas que una ley de imprenta); y h6tenos aqui, que un
hombre de Estado sale del silencio y de la obscuridad
honrosa que se habia impuesto, para aconsejar que ponga-
mos una mordaza a la prensa, traydndonos el ejemplo de





ORGANIZACION-ESTADO DR BUENOS AIRES


todos los estravios nuestros 6 de la Europa, y alejandonos
los buenos ejemplos que podiamos imitar.
El sefior Zuviria halla que es mejor que imitemos A la
Francia, y absurdo que imitemos A los Estados Unidos.
Verdad es que por una especie de pudor no es la Francia
de hoy su modelo, sino una Francia que sucumbi6, porque
esas leyes -de imprenta que halla dignas de imitacion no
pudieron resguardar el orden, ni garantir la libertad,
prueba de que eran malas.
No seguiremos al senior Zuviria en su erudite cuanto
falso modo de mirar la question. Hablaremos de hechos
y de principios, de teoria fecunda y de prActica luminosa,
en nuestro pais, en nuestra 6poca, y por el intermedio de
nosotros mismos, para desvanecer estas falsas apreciacio-
nes de instituciones y libertades que no se comprenden.
Podemos hablar en Buenos Aires de abuses de la ley
de imprenta, en el moment en que un diarista por hacer
alarde de libertad de que goza, como el potro que levanta
la cola y da corcovos relinchando, llama bajo su firma
asesino a quien le place, ladron al de mas alli, y esposo
engafiado A otro. ,Qui6rese mas licencia en la prensa?
Pues bien, de esa prensa licenciosa vamos A hacer el
elogio y mostrar todas sus glorias.
Seis diaries se publican en la ciudad de Buenos Aires,
bajo el reinado de la licencia, mientras que no hay repd-
blica sud-americana, sin excluir al Imperio Mejicano y
Brasilero, que en proporcion de sus habitantes ni de sus
citrdades capitals ostenten mayor nilmero de publica-
ciones.
La gloria de la prensa actual de Buenos Aires, cantala
la prensa de Chile de todos los colors, no obstante que
Chile sea el pais de Sud-Am6rica que menos tenga que
envidiar progress A los otros. Montevideo le rinde igual
tribute y por lo que respect al m6rito intrinseco de la
prensa de Buenos Aires, pediremos que nos muestren la
que le aventaja en toda la Am6rica del Sur.
Hay licencia, desenfreno, es verdad. Pero los que tal
confession tienen que hacer, tienen derecho de hacer notar
que de seis diaries, no son cinco tachables de entregarse
sistemAticamente al desorden, siendo cuatro de ellos por





- OBRAS DE SARMIENTO


lo menos dignos de ponerse con el Times 6 con cualquier
diario del mundo que no tenga al.carcelero por Mentor.
Estas son verdades que brillan ante los ojos de todos.
Hay licencia, hay mal, enhorabuena; pero vamos & los
hechos practices. Que efectos desastrosos ha producido
en la sociedad la licencia de la prensa? Linjurias horribles?
L Pero quin se ha muerto por esas injuries, qui6n ha sido
vulnerado por la calumnia?
Para reclamar de aficionado como el senior Zuviria leyes
represivas de la prensa, era precise que nos sefialase sin
generalidades vagas, los males que va a curar.
Afortunadamente la prensa no hiere en masa con sus
tiros. Es la carabina Minier que escoge sus victims entire
los jefes de fila.
En Buenos Aires no han sido blanco de sus tiros sino
personas que podemos nombrar: Portela, Mitre, Calvo,
Torres, Pefia, Obligado, Sarmiento, Varela, y pocos mas.
Es sobre el cadaver de estas victims que pedimos al
senior Zuviria que haga ostentacion de su ciencia, mos-
trandonos las heridas recibidas, y cuales son las mortales,
y entonces creeremos que no tiene cataratas en los ojos.
La sociedad no ha participado de las mortificaciones que
la prensa ha dado A estos individuos que pueden entonarte
al pasar el morituri te salutant.
,Valen la pena estos rasgufios de mutilar la libertad
de imprenta, y entregar la civilizacion del porvenir de
nuestros paises al primero que pasa para encadenarlo?
El senior Zuviria ha presentado justificandolo el atroz
decreto que puso en 1852 la inteligencia y el patriotism
del coronel Mitre y del Dr. Velez Sarfield, bajo la tutela de
D. Marcos Sastre nuestro excelente amigo, que no acepta-
ria la supremacia que la ley le daba, y este trastorno del
orden natural de las cosas, no le ha dado leccion ningu-
na uitil.
Diranos el senior Zuviria, que las leyes represivas de los
abuses de la libertad de la prensa son necesarias para
conservar el orden pdiblico. Pero en este punto somos
todavia mas ricos de experiencia propia, que en material
de injuries personales.
Las elecciones del 28 de Marzo se han hecho bajo el
relampagueo de la prensa, desbordada hasta sus iltimos





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


extremes. Contra el Gobierno proclamaba la revolution;
sangre 6 injuries destilaba por todos sus poros; y las
elecciones mas libres, mas ordenadas y mas agitadas que
ha presentado la America, dieron por resultado la anula-
cion de todos esos predicadores de revuelta, y la confusion
de los que tanto miedo tienen A los excess de la prensa.
Asi, pues, la libertad de imprenta en Buenos Aires estA
justificada por el consenso de todos los otros pueblos que
la admiran y aplauden, y la licencia, como causa de repre-
sion, convencida de su impotencia para perturbar el orden
pliblico, ni para amenguar la reputation de los individuos.
Los calumniados gozan de -la consideration de la opinion
pdblica, en todas sus manifestaciones; mientras que los
calumniadores presentan el mas lastimoso espectaculo.
((Es hoy tan general el horror (dice el senior Zuviria)
contra los abuses de la prensa, que no desesperamos de
su remedio. ))
Vamos a perifrasear la frase para mostrar su incipiencia.
Es hoy tan general el horror contra las enfermedades, con-
tra la pobreza, contra la ignorancia, contra el robo, contra
el asesinato, que no desesperamos de que haya una ley
impidiendo las enfermedades, la pobreza, la ignorancia, el
robo y el asesinato.
((El buen sentido, dice mas adelante, basta para conocer
que cuando en una sociedad se introduce un principio
nuevo, y viene A convertirse en una enfermedad general,
resultado de causes que, por desconocidas, no han podido
ser previstas; es forzoso examiner esas causes y en ellas
atacar la enfermedad.)
((Y ya no es un misterio para el buen sentido y tino prdctico
de nuestros compatriotas, que en los excess de la prensa
peri6dica esta una de esas causes que aquejan A toda la
sociedad, conduci6ndola por grades A la anarquia, precursora
infalible del despotismo. )
De todo el libro del senior Zuviria ningun period revela
mas A las claras, que este trozo, su pensamiento.
La prensa peri6dica es una fisonomia de las sociedades
modernas, como el ferro-carril, el tel6grafo, el reloj pdblico,
el cafe6, el alumbrado nocturno. No importa mas ni menos.
El senior Zuviria, al hablar de la prensa peri6dica, no
ToMo xxiv. -7





OBRAS DE SARMIENTO


debi6, pues, apelar al tino prActico de sus compatriotas, ni
aun al buen sentido de los hombres ilustrados de entire sus
compatriotas.
La prensa peri6dica es un principio nuevo introducido en
las sociedades modernas no en Montevideo, sino en Fran'ia,
Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, Espafia, Chile, etc.
La prensa no tiene enfermedades peculiares A Montevideo,
como la fiebre amarilla en la Habana, y todas las razo-
nes que el senior Zuviria pone como sentidas por sus compa-
triotas, han estado en boca, en decretos y leyes de otros que
no eran sus compatriotas. Si el senior Zuviria hubiese com-
prendido desde su modesto rincon de Montevideo, con su
modesto trabajo, bajo el modesto nombre de prensa periddica,
que iba A poner la mano en una de las masgrandes cuestio-
nes que dividen y ensangrientan a la humanidad, no se hu-
biera abandonado tan fAcilmente A su idea.
Ahi esta la Francia, ahi estan la Espafia, el Austria, la
Italia revolcandose por no haber comprendido en un siglo
de amarga experiencia que este principio nuevo viene A
convertirse en una enfermedad general, < conduciendo a las
((sociedades por grados A la anarquia precursora infalible del
<(despotismo.))
Pondremos al senior Zuviria la question de la prensa
periodic. en t6rminos que merezcan la pena de ilustrarla
oon la erudicion y luces que ha mostrado.
Prensa peri6dica, quiere decir en derecho, la facultad de
hablar en pdblico, todos los dias, para former la opinion de
los lectores sobre el gobierno, las leyes, los hombres piibli-
cos, las ideas, la political, los partidos de omni re scibili y
tambien como agregaba maliciosamente Voltaire: et de
quibusdam aliis.
Esta facultad no emana de la prensa sino de la organiza-
cion de las sociedades modernas, en que cualquiera tiene
derecho de influir en la march de Jos poderes ptiblicos y
donde nadie tiene el privilegio de conocer la verdad, ni de
no errar.
Esta es la question.
Vamos ahora A las soluciones. El afio 1786, cuando recien
se introducia en el mundo este derecho de cada cual, segun
sus fuerzas y voluntad de tomar parte, por la palabra escrita
6 hablada, en la direction de los negocios puiblicos, el pue-





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES


blo de los Estados Unidos, neg6 al Congreso derecho alguno
para legislar en material de prensa, es decir, sobre abusos
de la libertad de hablar.
Cuando este nuevo principio se introdujo en la Europa
continental, los gobiernos se propusieron reglamentar ese
derecho; y en menos de un siglo han dictado cada uno de
ellos, cuarenta leyes, sin remediar el mal que se proponian,
puesto que hasta ahora estan dictando leyes en Espafta, a
cual mas absurda.
La historic de la humanidad se ha reunido en material
de imprenta en un solo principio. El que ha adoptado
el gobierno francs en 1852, es el mismo que adoptaron
los Estados Unidos desde el principio: no legislar en ma-
teria de prensa. Hoy no hay leyes de imprenta en Fran-
cia como no las habia en los Estados Unidos. Toda otra
legislation intermediaria qued6 abolida. Pero en Francia
hay un hombre que tiene el derecho de gobernar y por tanto
se consider depositario de la verdad, de la conveniencia, de
la justicia pdblica y castiga al que pone en duda su derecho
6 su inteligencia, 6 contraria su march. Y como en el sentido
prdctico de nuestros compatriotas se apoya el sefior Zuviria,
y apela a nuestra amarga experiencia, vamos a mostrarle
c6mo y cuAndo se quiso introducir un principio aqui y las
consecuencias que produjo. En 1852, un pobre paisano de
Entre Rios, que apenas sabe leer, pero que es por falta de
education y de luces incapaz de entender lo que lee, fu6
declarado por un decreto, el juez supremo de los abusos de
la libertad de imprenta.
LQu6 eran abusos de libertad de imprenta para el jefe de
treinta mil soldados acantonados en Buenos Aires, que
tenia su manera casera de gobernar pueblos ? todo'lo que no
fuese escrito por sus paniaguados para darle gusto.
4Qu6 es la prensa peri6dica de la Confederacion ? lo que
ordena la partida del presupuesto que la paga.
En esto esta la gravedad de la question de libertad de
imprenta. No hay juez human que pueda distinguir lo que
es libertad,, de lo que es licencia, sin temor que 61 llame
licencia a la libertad misma, ni menos separe la demagogia
del patriotism.
Asi vimos en 1852, en que no brotaban A centenares los
demagogos, la voz de los patriots ilustrados que amonesta-





OBHRAS DE SARfMIENTO


ban al Gobierno A no agredir innecesariamente las libertades,
el patriotism, las virtudes y el orden social, sofocada, y declarados
demagogos, y con tan facil clasificacion atropellados, como
lo fueron todas las instituciones.
Si el senior Zuviria hubiese mirado asi la question no
habria escrito el pr6logo de su obra tan tachable de la de-
magogia que adula al poder, como la demagogia verdadera
que trata de perseguir.

LEY DE IMPRENTA

(El Nacional,'Agosto 18 de 1855.)

Tratase de dar una ley para reprimir los abusos de im-
prenta. Qui6n estaria interesado en su impunidad? Qui6n
saca provecho de ellos? Quien no desearia ver la palanca
de la civilizacion y del progress moral 6 intellectual de las
poblaciones, libre de las manchas que a veces empefian su
lustre y exenta de los fundados cargos que pueden hac6rse-
le ? Es possible esto, sin embargo?
Permitasenos explicarnos a este respect con lisura, para
premunir si podemos de extravio a hombres muy bien in-
tencionados, pero sujetos a error, por ilusiones de 6ptica
que los seducen.
Nosotros no hemos inventado la imprenta, ni creado
el diarismo. Cuatro siglos hace que fu6 descubierta la
primera y mas de dos siglos ha que existen diarios, y
sin embargo toda la ciencia de la Europa no ha encon-
trado el secret que estamos buscando nosotros ahora.
Dos sistemas se han seguido en el mundo con este m6ns-
truo que es angel tutelar, y demonio instigador a la vez:
el primero seguido por la Inglaterra y los Estados Unidos,
ha consistido en no dictar leyes que restrinjan la libertad
de imprenta, sino es dejarla sometida a las leyes comu-
nes sobre el libelo, y les ha salido bien. El otro enca-
bezado por la Francia y seguido por nuestras naciones, ha
querido recibir el bien y apartar el mal, y no ha logrado
ni lo uno ni lo otro, concluyendo, por fin de cuentas, con
poner francamente una mordaza a la prensa y encadenarla.
iCuAl sistema vamos A adoptar nosotros? OCuantas leyes





ORGANIZACION-ESTADO DE BUENOS AIRES 101

represivas de la prensa dictaron los Borbones? Los Bor-
bones cayeron. ,Cuantas dict6 la dinastia de Orleans? La
dinastia de Orleans cay6. a Cuantas la Repiiblica que no la
defendieron? S61o Napoleon III ha encontrado el secret
de mantener la prensa en limits prudentes. Cuando u-n
diario en Francia dice una palabra sobre political que no
sea del agrado del gobierno, se le hace una amonestacion.
Si se le escapa otra, entonces se arruina la imprenta y
se mete en una prison 6 se deporta al escritor. Este
es el anico remedio efectivo que se ha encontrado para
los excess de la prensa, despues de medio siglo de ensa-
yos para adoptar temperamentos medios, que asegurasen
los bienes de la libertad sin sus inconvenientes. Vamos
nosotros A comenzar los experiments? Que al menos sea
con el temor de errar, pues esto haria si sucediese, abo-
rrecible el remedio, y peor mil veces que el mal, tanto
mas cuanto que no tenemos modelo que imitar, y que no
es prudent, en material que A tantos sabios legisladores
ha dejado burlados, nos lancemos A ciegas en ensayos
cuyos resultados no podemos presagiar siquiera.
Un sistema de leyes, con el deseo de evitar el abuso
ha detallado los delitos de imprenta. La experiencia
ha mostrado que no hay palabra 6 idea que no pueda
entrar en los limits de las clasificaciones. Ataques
contra la moral, contra la religion del Estado, contra
la tranquilidad pdblica, nada mas claro en el papel,
y nada mas dificil de apreciar en la prActica, cuando
alguien tiene deseo de hacer condenar a un individuo,
6 suprimir un diario. Otros sistemas de legislation han
dado al jury el derecho de determinar la ley y el caso,
como sucede en los Estados Unidos, y este sistema. limi-
tado A ataques contra las personas, y contra las autoridades
en sus funciones regulars, ha sido menos sujeto a abusos.
Pero el jurado no es compuesto por un ndmero deter-
minado de individuos, como sucede entire nosotros, sino
que lo forman todos los habitantes notables de una ciudad,
y cuando-ha de nombrarse un jury para un caso especial,
se sacan A la suerte diez 6 veinte nombres para compo-
nerlo. De este modo se logra consultar la conciencia de
los hombres, sin medio alguno de influencia, de passion
sobre ella, cosa de que no estAn exentos esos escogidos





OBRAS DE SARMIENTO


por Legislaturas 6 Municipalidades, por escoger 6stas
siempre individuos de cuyas opinions political estan
seguros.
El sistema francs anterior a su actual forma de represion
discrecional hacia responsible a un tiempo al Editor
verdadero, con' sus intereses, y al escritor con su persona;
pero para este iltimo caso la ley misma sugeria un medio
de burlarla, y era pedir un editor responsible. Asi la
prison recaia sobre un mercenario, y la imprenta como
industrial sufria el pago de todo. Este es el sistema que
actualmente se sigue en Chile.
Mas tarde, deseosa la political de alcanzar con la perse-
cucionja la persona del escritor, pidi6 que el escritor firmase
cada articulo que publicaba, lo que no debi6 remediar
el mal, puesto que no obstante tantas y tan numerosas
precauciones, ha sido necesario al fin suprimir del todo
la libertad de imprenta, no obstante que ya montaban a
centenares los hombres perdidos para la sociedad en
calabozos y fortalezas, y a millones los capitals destruidos.
Chile es el pais de Am6rica que ha consagrado una
legislation mas rigurosa, y los efectos de esas leyes son
demasiado singulares para que no los detallemos aqui.
Di6se la ley actual en 1845 estableciendo la responsabilidad
pecuniaria del impresor, la persona del redactor, el veredicto
del Jury, sin determination de la pena ni la gravedad
del delito, que debe decidir el letrado y la apelacion ante
la Corte Suprema de Justicia.
Los efectos de la ley sobre los escritores han sido hasta
hoy nulos; no obstante que la prensa ha tenido momen-
tos de desbordamiento, tanto de parte del Gobierno, como
de la oposicion. En cuanto a la imprenta, muchas han
sido arruinadas completamente, y como lindustria excep-
to la del Mercurio ninguna ha podido sostenerse por si
misma. Aquella ley tan previsora y tan several, ni ha
podido ser aplicada nunca con imparcialidad ni estorbado
un desquicio que es lo que se proponia evitar. La injuria
entire particulares halla sin embargo casi siempre facil
reparacion.
Los efectos director de las leyes represivas de la
prensa son poco visible en sus resultados; mas no asi
en sus efectos indirectos, que pueden ser desastrosos




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ECROB7WYK_MR4O58 INGEST_TIME 2012-07-30T22:50:28Z PACKAGE AA00010664_00023
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES