Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00022


This item is only available as the following downloads:


Full Text



OBRAS


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO



TOMO XXIII


BUENOS AIRES
6520 Imprenta y Litografia u Mariano Moreno ), Corrientes 829.
4899

























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO












EL ESPIRITU COLONIAL



I

LEY DE NICARAGUA

(E PVogreo de Chile, Enero 27, 28, 29, 31. Febrero 1, 4, 5 y 6 de 1845).

Oponidndonos & la idea de un Congreso Americano, hici-
mos sentir la falta de intereses comunes en los Estados
que forman el continent, y por tanto, la falta de base para
una asociacion general.
Mostramos entonces c6mo comprendia el General Rosas
lacuestion de un Congreso y c6mo dado caso que todos los
Estados estuviesen animados de la misma ojeriza y encono
que contra el extranjero guard el partido hispano-ame-
ricano que aquel gobierno berberisco represent, tendrian
entonces una causa comun para asociarse, aunque sus
medidas y leyes internacionales no hubiesen de traer otra.
consecuencia que acarrearles nuevas dificultades y nuevos.
desengatios. Pero no quisimos continuar el g6nero de-
reflexiones que nos sugeria el irrealizable proyecto, ni
tocar todas las graves cuestiones que se hacia necesario
para penetrar en el insondable misterio de una asociacion
para nosotros sin objeto, sin motivo y sin medios y por
tanto, rebelde A las exigencies del diarismo.
Un accident nuevo en la historic de la legislation de-
las naciones civilizadas, nos pone empero en la necesidad
ahora, y sin relacion al Congreso Americano, una material
que no s61lo revela la desarmonia entire los fines adonde





OBRAS DR SARMIENTO


marchan los pueblos americanos, sino los peligros que
amenazan su porvenir.
Un Congress de Centro Am6rica ha dictado una ley
en que se registran estos articulos:
u-Ningun extranjero podrd casarse en Nicaragua con hija del Estado adquirir
bienes raises, tierras, minas, ni vender en tienda por menor, sin que antes manifested
el designio de naturalizarse, presentando el consentimiento de su soberano.n
u- Si alguna hija del Estado contrajese matrimonio con un extranjero no natural.
ltsado, ambos cOnyuges evacuardn inmediatamente el Estado, etc.)
Causa espanto en efecto, y la cara de un americano se
cubre de verguienza, al saber que un euerpo deliberate
ha podido A la faz del mundo, presentar esta piedra de
escAndalo, apoyarla en, razones y fundarla en derecho;
aun es mas humillante saber que s6lo el Poder Ejecutivo
tuvo valor de tachar como impolitica 6 inmoral esta ley
chinesca 6 japonesa. Pero no es menos cierto que esta es
una manifestacion de una faz del pueblo hispano-america-
no, una tendencia contra la cual luchan todos los hombres
ilustrados y que lejos de ser un capricho del moment, un
efecto de la exasperacion momentanea de un partido,
trae su origen de antecedentes hist6ricos, de raza, de
preocupaciones nacionales, y de una education fatal, que
si no llega A ser destruida, producira al fin por toda la
Am6rica, la aniquilacion de toda libertad y de todo germen
de civilizacion, hasta que al cabo el inmenso territorio
americano, despoblado, empobrecido, en poder de una
raza decr6pita, venga A ser pasto de una nueva conquista
europea, que en tal caso haria, no sabemos si decir un gran
servicio A la humanidad, arrebatando de entire las manos
de sociedades incapaces, un suelo que Dios diera al hombre
para su substento y el de otras naciones.
La question suscitada en Nicaragua no es un simple
accident local, es una question social grave que A todos los
Estados americanos interest, porque todos ellos encierran
g6rmenes mas 6 menos pronunciados que s6lo esperan
faces political que los vivifiquen. No es dificil rastrear al
trav6s de nuestra historic el encadenamiento de sucesos que
al fin han venido a dar un tinte national a. esta aversion
contra todos los otros pueblos de la tierra, que afea el
caricter espahiol. Mostraremos sus causes 6 sus manifes-
taciones principals.





INMIGRACION Y COLONIZACION


El amor al suelo patrio es el sentimiento mas bello que
la naturaleza ha puesto en el corazon del hombre. Es con
respect a la sociedad en general lo que el amor paternal
con respect a la familiar: la salvaguardia, el instinto de
conservation. Pero esta passion natural puede ser agriada
y exaltada por circunstancias particulares que la hagan
degenerar on una passion brutal, hostile al genero human.
Este carActer toma en la vida salvaje, en los paises mon-
tafiosos, en las tierras secuestradas del trato forzoso con
los otros pueblos. Las cruzadas en la edad media dismi-
nuyeron entire los europeos las aversiones nacionales; el
comercio y la navegacion hoy dia las han dulcificado hasta
el punto de hacerlas apenas sensibles.
La Espafia no ha sufrido sino en una esfera muy redu-
cida el efecto de las cruzadas A que no asisti6, y del comer-
cio y de la navegacion que no practice nunca con las otras
naciones. Por el contrario, su lucha contra el mahometis-
mo, hizo del sentimiento national, revestido de un idioma,
una religion y una raza, una poderosa arma de defense
que sirvi6 sin embotarse durante setecientos aflos; y no
content con haber sacudido el yugo de la dominacion
extranjera, volvi6 sus filos contra si misma, y empez6 A
arrancarse uno A uno los miembros que no animaba la
pura sangre espaiola; expuls6 de su suelo toda la poblacion
espafiola de estirpe judia, no obstante que con ella se iban
el dinero y el comercio, con sus banqueros y negociantes;
expuls6 toda la poblacion espafiola de estirpe Arabe, no
obstante que con ella se despojaba de su industrial, de sus
fibricas y de sus mejores agricultores.
Estos hechos son raros en la historic de las naciones,
pero comunes en la de Espafna; el renacimiento habia prin-
cipiado en Europa, pero no en Espafa; la Espafta en masa
lo rechaz6, porque no era espafiol, y se obstin6 en prolongar
la edad media hasta principiado el siglo XIX, A pesar de
que esta obstinacion le iba A costar su importancia political
que perdi6, su literature, que fu6 a despertar el ingenio
de otras naciones, su riqueza, su industrial, y hasta sus
colonies. La Espania hall por casualidad un mundo enter
escondido en el seno del Oc6ano. La Espafia lo cerr6 &
todas las naciones, lo escondi6 A su vez, y cuando tuvo





OBRAS Dj SARMIENTO


necesidad de 61, se le escap6 de entire las manos porque
nada habia hecho para hacerlo productive.
Con antecedentes nacionales de este g6nero, empezaron
los nuevos estados sud-americanos. La revolution de la
Independencia traia escrita, es verdad, una solemne pro-
testa contra este exclusivismo espafiol; pero la revolution que
expuls6 A los espafioles europeos, no podia expulsar en un
dia la education espafiola que hemos recibido; de manerg
que la lucha entire la revolution y. los hAbitos espafioles
continda adn, tomando en muchas parties de America un
carActer amenazante.
Cuando el doctor Francia se apoder6 del Paraguay y
afirm6 en 61 el poder dictatorial, el primer remedio que
le sugirieron sus instintos espafioles contra los embarazos
de su political tenebrosa, fu6 la exclusion del territorio de
todo extranjero, ya fuese europeo, ya americano. Hacia
lo mismo que la metr6poli habia hecho con las colonies,
lo mismo que la nacion espafiola habia hecho con sus hijos
de origen Arabe 6 judio.
Cuando los estados americanos empezaron A marchar en
su nueva carrera political, no tard6 en sublevarse aqui y alli
este sentimiento de antipatia contra los pueblos que no
eran de estirpe espafiola, y empezar las colisiones con los
extranjeros, sin excluir de este tratamiento A los america-
nos mismos que no hubiesen nacido en el mismo Estado.
Y para convencer mas de que es un puro dejo espafiol el
que fomenta todas estas antipatias, obs6rvese que en toda
esta America es siempre el partido retr6grado, salvo excep-
ciones accidentales, el que anima y azuza estas antipatias.
Recu6rdese sino, el ataque A los extranjeros el aflo treinta
en Chile, de parte de qui6n venia; observese en la lucha
actual de Montevideo, de qu6 parte estAn los extranjeros.
Los que hablan, pues, de causa americana, hablan s6lo
de los instintos espafioles que nos debilitan y exponen A
colisiones ruinosas con los estados europeos. La idea de
un Congress Americano,. al menos para los que de esto
tienen un objeto claro y determinado, es puramente espa-
fiola, es una hostilidad abierta contra los poderes europeos;
y los que con ideas mas nobles simpatizan con ella, si
fuesen A escudrifiar su corazon, hallarian inclinaciones
mas 6 menos pronunciadas, mas 6 menos disfrazadas, que





INMIGRACION T COLONIZACION


preparan el Animo A adoptar sin examen un proyecto, que
halaga bajo formas especiosas, instintos est6riles y aun
perjudiciales. Tan cierto es esto, que el Congr.so de
Nicaragua que cierra las puertas A todos los europeos,
para escudarse contra las agresiones de sus gobiernos, se
las abre de par en par A los espafioles, cuyos gobiernos,
ni el liberal de hoy, han reconocido la independencia de
Nicaragua. &Es esta distinction, una- muestra del poco
temor que inspira la Espania, pues que este es el espiritu
de la estdpida determination de aquel Congreso?
Nos proponemos entrar detalladamente en esta question
y sup6rfluo nos parece prevenir que no pocas veces hemos
de tener que separarnos de las ideas recibidas. Pero
pedimos & los que de otro modo piensan, tengan en cuenta
los motivos que A ello nos impulsan y por lo que hace a
Espafia y espafioles, de que hablaremos mas de una vez,
entiendase que nos referimos siempre A la Espafia de la
edad media, a la Espafia desp6tica y barbara que terminal
en Fernando VII. LaEspafia actual no entra en estas con-
sideraciones, porque nada tenemos que hacer con ella.

II

TEORiAS G)DAS

Bastaria un ligero studio de las instituciones espafiolas,
de los habitos de gobierno y de las ideas y preocupaciones
de que ha vivido aquella desgraciada nation y que nos ha
legado A nosotros, para comprender la obra que la Revolucion
tenia que emprender, y las dificultades con que estaba
condenada A luchar para fundar la libertad, que ese era el
objeto de la revolution, pues que para continuar siendo
infelices y esclavos como siempre los pueblos americanos,
masvaliano haber derramado tanta sangre paraconquistar
una est6ril independencia. La libertad no se improvisa con
decretos, constituciones y medidas gubernativas; se cultiva
y se arraiga por medio de ideas y de hechos permanentes,
creando intereses que la apoyen y habitos que la mantengan.
La Inglaterra y la Francia tenian desde tiempo inmemo-
rial hAbitos de gobierno diversos en la forma, pero que
conducian a establecer un sistema de libertades que tarde 6





OBRAS DE SARMIENTO


temprano se habia de extender A todas las instituciones. En
la una era el jury que habituaba al pueblo a tomar parte en
el gobierno, aun cuando no fuese mas que en el juicio de los
criminals. En la otra la organization municipal que llamaba
a todos 6 A muchos A interesarse en la cosa pdblica, como
suya propiay sin dependencia de ningun g6nero del gobierno
central. En una parte era el Parlamento ingles que asegu-
raba la participation en el gobierno de todos los individuos;
en Francia eran tambien los Parlamentos Provinciales que
podian oponerse A la voluntad de los reyes, como si fuesen
los representantes del pueblo. La Espafia tuvo tambien en
la edad media sus Cortes y sus Municipalidades; pero estas
instituciones y estas costumbres de gobierno fueron sofoca-
das lo mismo que su literature y pasaron a ser puramente
recuerdos hist6ricos.
El hecho es muy notable para no fijarse en l61. En Ingla-
terra el Jury y el Parlamento triunfaron de los reyes; en
Francia, los Parlamentos, las Municipalidades y la literature
sobre todo, se mantuvieron en despecho de los reyes y en
1789 los echaron abajo. Pero en Espafia cupo supete muy
diverse A estos diversos poderes generadores de las liberta-
des modernas: la literature espafola, con las Cortes y el
espiritu municipal fueron agotados y eliminados al tiempo
mismo de la conquista americana, y la Espafia no pudo
mandarnos ni un solo germen ni una sola semilla de libertad
que pudiese desenvolvers &a la larga en el f6rtil suelo
americano. La Municipalidad venia moribunda y el sistema
colonial la hizo dar entire nosotros su iltima boqueada; los
Cabildos americanos fueron siompre Io que son hoy, cuerpos
sin vida propia, sin alma.
Norte Am6rica es hija del jury, del espiritu comunal, del
habeas corpus y del protestantismo, germen fecundo de liber-
tad. Las colonies espafiolas fueron hijas de una soldadezca
inmoral, avarienta, ignorante y desenfrenada, sin ninguna
capacidad gubernativa, sin ningun hAbito de libertad 6 de
accion propia. Las leyes de Indias se ocupan en su mayor
parte de reprimir el desenfreno de los mandatarios y al
mismo tiempo de prolungar la incapacidad gubernativa de
los pueblos. La revolution de la Independencia, para reme-
diar estos males, debia continuar despues de expulsar A los
espafioles, curando en seguida la incapacidad gubernativa





INMIORACION Y COLONIZATION


que nos habian legado, y esta es la tarea que con mas 6
menos acierto ha emprendido el partido liberal en Am6rica
y en la que lo hemos visto sucumblir en muchas parties.
La Espafia se habia embrutecido por haberse abandonado
a un odio irreflexivo contra el extranjero; las colonies
americanas debian regenerarse atrayendo a su seno ese
element extranjero tan mezquinado por la Espafia, y nos-
otros no llamamos extranjeros solamente a los hombres que
no nacieron espaftoles 6 americanos.
No! Llamamos extranjeros:
-Al sistema y al principio parlamentario, que hemos adoptado
de Inglaterra y que contiene un poco entire nosotros la propension
innata al despotismo de todos los pueblos espaftoles.
-A la libertad de emitir el pensamiento, que es tan extranjera
para la raza espafola como el sistema representative.
-A la literature francesa 6 inglesa, que nos educan y de la que
es enemigo capital y encarnizado el pueblo espafiol educado por la
inquisicion.
-A la industrial, finica base possible de un gobierno de libertad, y
para la que la raza espafiola es inhabil por su propia naturaleza. Si
en Barcelona hay industrial y Municipalidad, es precisamente porque
los catalanes no son de estirpe espaiola, es precisamente porque este
pueblo ha sido siempre y es ahora el enemigo mas inveterado de
Espafia.
Para llamar a Am6rica la industrial europea, era necesario
atraer a los extranjeros, darles seguridad, probabilidades de
bienestar y sobre todo, interesarlos en poblar nuestro suelo,
en permanecer entire nosotros. Con este fin, se les ha
concedido en algunas parties libertad de cultos, como una
necesidad de su existencia, pues la libertad de cultos es
completamente indiferente para los nacionales; y para este
fin, era necesario quitar toda traba a los matrimonios mixtos
y todo obstAculo a la aclimatacion de los extranjeros, con el
objeto de doblar rapidamente nuestra poblacion y de intro-
ducir medios industriales de enriquecernos, para presentar-
nos un dia ante las naciones del mundo, fuertes, ricos y
cultos, y por lo tanto, dignos de respeto.
Era necesario en suma, no reproducir con ironia en los
labios esas leyes que son el baldon de la Espanfa misma y
que cualquiera que conoce un poco su c6digo de colonizacio n
las ve desparramadas a manos llenas por todo 6l.





OBRAS DE SARMIENTO


Es la barbara Espafia quien ha dicho, antes que el Congreso
de Nicaragua, abriendo A la aventura su Recopilacion de
Indias: (( y mandamos que en ningun puerto de nuestras
( Indias occidentales... se admita ningun g6nero de trato
(( con extranjeros, so pena de vida y pdrdida de bienes.)
Es la Espania inquisitorial y sombria la que agreg6 des-
pues y antes del Congreso de Nicaragua, asustada al asomo
de semblantes extrafios por sus colonies americanas:-
( Porque crecen los inconvenientes de pasar a las Indias
a los extranjeros... y de algunos se ha experimentadovque
(( no son seguros en las cosas de nuestra Santa Fe Catdlica...
( mandamos a los Virreyes, Audiencias y Gobernadores, y
encargamos a los Arzobispos y Obispos, que se correspon-
dan, ayuden y procuren limpiar la tierra de esta gente y
( los hagan echar de las Indias y embarcar en las primeras
( ocasiones A costa de ellos... de suerte que no quede nin-
guno en aquellas Provincias. )
Asi, pues, el americano que comprenda el interns verda-
dero de la Am6rica, en vez de continuar la grita espafiola
contra el element extranjero,.debe proclamarse altamente
su partidario, trabajar por cimentarlo, ,luchando con las
preocupaciones que desgraciadamente conservamos para
nuestro propio mal y para retardar el engrandecimiento a
que somos llamados. Pero en esta lucha han sucumbido ya
en muchas parties los principios revolucionarios y parece
que los americanos en Nicaragua y en Buenos Aires se
proponen imitar A la Espafia del siglo XV, expulsando h los
extranjeros que los enriquecen y envolvi6ndose en el manto
orgulloso, aunque lleno de agujeros de su propia ignorancia
6 incapacidad de raza.
La Gaceta de Buenos Aires ha hecho coro de alabanzas y
de aplausos al vergonzoso decreto de expulsion que de los
extranjeros ha hecho la raza espaiola en Nicaragua. Pro-
clama estos principios, como principios americanos, y
recomienda a toda la Am6rica que imite tan innoble y
degradante ejemplo, como el medio de conservar su inde-
pendencia salvaje, su libertad de mantenerse espafioles, es
decir, incapaces de libertad y de industrial. Estos alaridos
no dejan de tener ecos en Am6rica, y aunque las]institucio-
nes chilenas y las tendencies de la actual administration
son un brillante desmentido a todos estos arranques birba-





INMIGRACION Y COLONIZACION


ros, no dejan por eso de tener eco entire algunas gentes
bien intencionadas, pero que sin pensarlo y sin confesArselo
a si mismas, se dejan arrastrar de sus antecedentes de
education espaiola, creyendo obedecer & un sentimiento de
conveniencia pdblica.
Asi,el comerciante que quiere evitar la competencia del
hombre mas expert que 61 para ganar su fortune, pide allA
en el fondo de su corazon, que se cierre A los extranjeros el
comercio de menudeo, A pretexto de que se llevan la plata
del pais; los artesanos quisieran que no se les permitiera
industrial, por no poder luchar con rivals tan temibles; el
sacerdote se aferra en una intolerancia anticristiana, por
no poder sufrir el espectAculo de la diferencia de ritos que
lo condenaria A trabajar activamente en ilustrar A sus fieles;
y hasta el hombre liberal se queja del gobierno que4concede
a la Inglaterra ventajas que en nada nos defraudan.
Wltimamente, los gobiernos mismos fomentan estas homi-
cidas preocupaciones espanfolas, fingi6ndose amenazados
por la Europa, y confundiendo A los poderes europeos y sus
miras, con los hombres que la Europa nos envia, con las
artes, la industrial que necesitamos tomar de ella, para
hallarnos alguna vez en estado de hacerla frente A ella
misma y salir del vasallaje en que permaneceremos largo
tiempo, si no se afanan todos los Estados americanos, no en
disimular su impotencia con balandronadas ridiculas, sino
apropiAndose ese mismo poder europeo, con sus hombres,
aus medios de producer, sus instituciones.
Propon6monos, pues, refutar los arguments miserables
en que se apoyan Rosas y el Congreso de Nicaragua, para
hacer en los extranjeros la guerra A los principios de libertad
y de civilization que con tanta malicia como verdad confun-
den con ellos. Mostraremos A todos los americanos el origen
de todas estas pretensiones estdpidas que nos asemejan A
los pueblos berberiscos y los fines adonde nos condujeran si
se les dejara prevalecer.
Chile es hoy en un extreme de Am6rica, como Venezuela
en otro, uno de los grandes focos en que se mantiene viva la
Revolucion. Desde su prensa debe mandar A todas parties
el ,antidoto del veneno que estA circulando por toda la
Am6rica.





14 OBRAS DE SARMIENTO



III


DERECHOS DE ASILO

( Cuando en la Constitucion do 1825 se ofreci6
a los extranjeros asilo sagrado on el territorio de la
a Repdblica, no se pens6 quo este asilo habia de
a convertirse en sn propio dafio. e (Exposicion al
Senado de Nicaragua).

Cuando la Constitucion de un Estado ofrece A los extran-
jeros un asilo sagrado, no concede un favor, no obra en
consecuencia de un acto deliberado de la voluntad. Reconoce
un derecho que pertenece A todos los hombres, en todos los
paises y cuya violacion seria uno de esos muchos actos de
barbarie que han manchado la historic humana.
Un extranjero tiene derecho de respirar el aire de la
atm6sfera, donde quiera que haya aire, sin que nadie tenga
facultad de estorbArselo.
El derecho international escrito reconoce en los Estados
la facultad de cerrar sus puertas al extranjero, como el
simple uso de su soberania; pero si un pueblo ihiciese en
nuestro siglo uso de ese derecho, podria esperarse que los
otros le hicieran la guerra por el derecho que tambien
tienen todas las naciones de hacerla A quienes las molestan.
Asi estos derechos absurdos que consistent en la facultad que
un pueblo tiene de hacer el mal, estin equilibrados por el
derecho que los otros tienen de volverle mal por mal, injus.
ticia por injusticia.
i Sera creible que un americano, un cristiano y un des-
cendiente de europeo, haya citado sin rubor el testimonio
de la China para justificar su absurdo proyecto de ley? Por
que no se apoy6 tambien, en aquel que la historic conserve
del tirano Busiris del Egipto, que hacia expirar en los tor-
mentos al extranjero que arribaba A sus playas ?
El Allien Bill ingles, es sin duda, uno tie los muchos
monumentos de barbarie que conservan las legislaciones
modernas, lo mismo que la Leyes de Indias, que llama
vigentes Gregorio Suarez, cuyo nombre abandonamos A la





INMIGRACION Y COLONIZACION


execracion de los americanos. Pero el Allien Bill, no obstante
ser un re- -ltado de ese derecho natural que se invoca, no
es una ley de aplicacion permanent; es un recurso transi-
torio de que de siglo en siglo, ha hecho uso la political para
sus fines, y no con todos los extranjeros, sino con uno di otro
individuo que pausa recelos. En Inglaterra, el pais de la
libertad y de la seguridad individual, puede el Ministerio,
sin dar cuenta a nadie, abrir una correspondencia particular
sin que la Inglaterra haya por eso establecido por ley que
no debe respetarse el sigilo de la correspondencia. El Allien
Bill por otra parte, estr sefalado por todos los hombres
cultos como una ley brutal y barbara, y no hemos de ir A
buscar entire las injusticias y tropelias de otras naciones,
ejemplos parajustificar las maldades que intentamos come-
ter. Vale tanto este argument como el de los que quisieran
sostener las leyes espafiolas sobre la intolerancia, porque
Nicolas de Rusia persigue a los polacos y la iglesia anglicana
a, los irlandeses. Esto es confesar la falta de principios
fundados en la justicia y escudar la injusticia con la injus-
ticia misma.
(( Todo Estado tiene libertad de conceder 6 de negar & los
a extranjeros la facultad de poseer tierras 6 bienes inmue-
bles en su territorio. Pero ningun Estado cristiano y
civilizado lo usa jamas. Solo la Espafia hizo uso de 61 para
con los arabes y judios y en sus colonies para todo extran-
jero; y despues de la Espafia, el Dr. Francia en el Paraguay
y ese Senado de Nicaragua que mas bien parece consejo de
salvajes norte-americanos, que no Legislatura de. pueblo
culto.
Y en vano el author del proyecto quiere escudarse de la
infamia que le cabe por su designio, con la protest de que
no es su knimo a que se niegue el asilo en el Estado al
extranjero que lo solicit, ni menos oponerse A que goce de
las garantias constitucionales.) Desde que el extranjero
tuviera que solicitar el permiso de entrar en estos Estados
chinescos, y desde que necesitase seguir para esto una
tramitacion en Am6rica y otra en Europa para alcanzar
de su soberano el permiso de domiciliarse, se habria negado
con esto el asilo directamente, por las dificultades de que
se le rodeara.
Asombra, en efecto, observer por qu6 perversion de espi-





OBRAS DE SARMIENTO


ritu, por qu6 pasiones antisociales ha podido un pueblo
americano llegar A tomar una resolution que lo suicide.
I Es esta una precaucion, para evitarse cuestiones con las
naciones europeas, y suplir A 1$ debilidad de los estados
americanos para luchar contra poderes tan irresistible?
&Pero cuales son las causes de esta debilidad? 4No es
precisamente el ndmero reducido de la poblacion de que
se compone el Estado ? 4 No es su' falta de riqueza y de
respetabilidad lo que lo expone A ser atropellado por los
Estados grandes? Pues entonces, lo que una political pre-
visora aconsejaria a los gobiernos americanos, seria afanar-
se por doblar su poblacion y aumentar la riqueza pfiblica.
Qu6 espera un Estado americano de los medios natura-
les de acrecentamiento con que cuenta por si solo? Su-
pongamos que hoy tiene medio million de habitantes;
dentro de treinta aflos tendra un million, dentro de sesenta
dos millones y en sesenta aflos pueden haberse atraido por
sus indiscreciones sesenta bloqueos estos Estados presun-
tuosos A la par que d6biles.
Por qu6 ha sido est6ril para la Am6rica antes espafiola,
el ejemplo de la Am6rica inglesa? En 1783 contabanse
trece Estados diseminados en una larga extension de cos-
tas, con tres millones de habitantes, y poco mas de medio
siglo despues, pasadas apenas dos generaciones, cuentan
hoy veinte millones, una inmensa industrial y un poder
suficiente para hacer frente al Estado europeo mas poderoso.
4 Han dado las colonies espafiolas, en treinta y cinco afos,
un paso sensible en aumento de poblacion 6 industrial, que
merezca tenerse en cuenta? Que se examine todas, y
midan el espacio recorrido.
Tenemos un hecho monstruoso que presentar al mundo
americano para su instruction y escarmiento. Chile ha
gozado de un orden y estabilidad casi permanent; en
Chile prevalecen hoy las doctrinas y los buenos principios
que conducen a las naciones al poder y a la riqueza; Chile
tiene quinientas leguas de costa y un comercio regular; y
sin embargo, Chile en treinta y cinco afos de indepen-
dencia, apenas cuenta en sus buques dos 6 tres capitanes
nacionales. Otro tanto sucede en todas las repiiblicas
americanas. Qu6 diremos al mundo civilizado que nos
pregunte con espanto por la causa de este fen6meno ? Y





INMIGRACION Y COLONIZACION


& este paso y con esta capacidad, pretend la decr6pita
raza espafiola alejar de su seno las otras razas europeas ?
,Esperan estos godos cuitados, como Juarez y Rosas, que
hemos de apropiarnos la riqueza y los medios de produ-
cirla de la Europa, sin introducir en nuestro seno al europeo
mismo, que ha heredado de sus naciones respectivas esas
facultades industriales que nosotros no hemos heredado
de la Espanfa, porque ella no las poseia? 4 Vamos & arras-
trarnos por siglos enteros en el fango en que hboy vivimos,
y que nos coloca en el concept de los pueblos cultos del
mundo, en el triste rango de las naciones asiAticas,
por nuestra incapacidad de industrial y nuestro odio al
extranjero ?
No se hable, pues, del vergonzoso derecho que tenemos
de rechazar de nuestro seno el lnico element de prospe-
ridad que nos tiene deparado la Providencia, que es el
aumento de nuestra poblacion y la introduction de la
industrial europea, para desenvolver la riqueza que recla-
man millones de leguas cuadradas de un suelo f6rtil y
prodigiosamente dotado, con sistemas de canales naturales
como el arte mismo no habria sabido inventarlos, y tantos
dones en manos hoy de .pueblos pequeflos 6 incapaces por
si mismos de fecundizarlos para su bien y el de la huma-
nidad entera, que tiene derecho de pedir que esas tierras
lleven los frutos que alimentan al hombre.
Verdad es que Venezuela y Chile, en una escala muy
d6bil adn, se preparan para remediar este maldito legado
de preocupaciones que la Espafia nos dej6; que en ambos
paises, la opinion ilustrada da ya todo su valor a la magni-
tud de los bienes que debemos reporter de la aglomeracion
de extranjeros en nuestros paises. Pero Chile no ha reali-
*zado adn en instituciones y trabajos administrativos, todo
lo que el porvenir del pais reclama. Es precise llamar esa
poblacion, en lugar de esperar que venga ella de suyo; es
precise a mas de la seguridad de que goza, de las facili-
dades que se le proporciona para ejercitar su industrial, que
se quiten todavia muchas de las trabas que las preocupa-
ciones espafiolas les oponen; es precise que Chile sea para
ellos su patria, tan duefios de si mismos deben de ser en
todos sus actos I Matrimonios mixtos, libertad de cultos,
TOMO XXIII.-2





OBRAS DE SARMIENTO


todo debe tocarse, para ensanchar mas y mas las puertas
a la inmigracion europea.
No es con bravatas impotentes, lo repetimos, que hemos
de hacer frente a los poderes europeos. Es s6lo hacidn-
donos Europa nosotros, por nuestra riqueza y nuestra
poblacion, como llegaremos un dia a ser temidos y consi-
derados. Sino, los poderes europeos nos han de absorber
tarde 6 temprano; porque lanaturaleza no ha de suspender
sus leyes, para aguardar a que seamos capaces de seguir
el movimiento de los pueblos civilizados.
La tierra es la propiedad del mas fuerte; esta es la ley
producida por el desenvolvimiento de la humanidad, y
desgraciados de los que la desoigan 6 la olviden I Ahi
estd la historic de todos los tiempos y la contemporAnea
para avisArnoslo. La Europa civilizada invade hoy el Asia,
el Africa y la Oceania, y si no le oponemos un dique de
poder, de industrial y de riqueza, luego la veremos Ilamar A
nuestras puertas, dici6ndonos: ese terreno lo necesito y
por tanto es mio >, y algunos millones de pesos gastados,
algunos centenares de miles de vidas sacrificadas y un
siglo de combates, probarAn el buen derecho, el del mas
fuerte.

IV


FUNDAMENTOS DE LA LEY DE NICARAGUA

a Un extranjero ha cultivado una hacienda y por
una fatal desgracia, so cometi6 un atentado en ella,
por el cual nos vino un bloqueo.
o Otros han sufrido como todos los naturales, pdr-
didas, ultrajes y tropelias en medio de los trastornos,
y sin embargo, por ello nos vino un oloqueo. A mas
de esto, el decreto no encierra prohibicion ninguna
contra el comercio, contra maquinas de ninguna clase,
ni contra maestros ni operarios extranjeros...
(Exposicion al Senado de Nicaragua).

Cuestatrabajo persuadirse que las formas constitucionales
hayan sido empleadas para emitir a la luz del mundo,
civilizado pensamientos como los que citamos, y que no son
sino uno entire mil de los que componen el farrago absurdo





1NMIGRACION Y COLONIZACION


de toda esa compilacion de tropelias que encierra el decreto
de Nicaragua. DeseAramos saber qu6 nombre lleva el
partido que predomina en aquellas camaras, y c6mo es que
solo elEjecutivo hatenido la cordura suficiente para resistir
al empuje que las preocupaciones populares han dado A la
demencia de los legisladores.
Aqui esta de manifiesto la causa active que da desahogo
en Nicaragua a la causa espafiola del odio contra los
extranjeros. Nicaragua ha sido bloqueado por no haber
querido dar reparacion a los atentados cometidos contra los
extranjeros, por las p6rdidas, ultrajes y tropelias, no solo
con sus nacionales, sino con los extranjeros tanibien; y sin
embargo, por absurda que parezca esta pretension de la
soberania nacional,resta es la question americana que se
present en todas parties, este es el derecho que la Gaceta
de Buenos Aires se esfuerza en hacer prevalecer, el derecho
del gobierno para tratar a los extranjeros lo mismo que a
los nacionales, ( porque de lo contrario resultaria, dicen,
o que la condition de los extranjeros seria mejor que la de
a los nacionales mismos.>)
Esto es lo que sucede en efecto y debe suceder. En
Marruecos 6 en Constantinopla el Sultan puede empalar
sin formacion de causa & un sdibdito suyo, arrebatarle
sus propiedades, azotarlo, sin que nadie le haga un cargo.
Mas el Gran Turco no puede tocar un pelo de larcabeza de
un frances 6 de un ingles, sin que un bloqueo venga a
pedirle reparacion del ultraje inferido al sdbdito de aquellas
naciones. Otro tanto sucede en Nicaragua, Mejico, Buenos
Aires: el gobierno puede abandonarse a las tropelias mas
escandalosas contra sus propios sabditos; pero si se quiere
usarde semejante derecho con los ciudadanos de una nacion
que se respeta a si misma en ellos, tendra que reparar el
mal inferido, y si es tan injusto que A ello se niegue, sufrira
un bloqueo'que le haga sentir que hay una Providencia en
la tierra, para los extranjeros al menos, que castiga a los
gobiernos y a los pueblos injustos.
Nosotros no queremos disimularnos que no pocas veces la
injusticia estara de parte de los que pueden ser injustos, que
son los fuertes; pero nos atenemos a los motivos expuestos
por el sefior Juarez de Nicaragua. Los bloqueos han sobre-
venido por los atentados cometidos con los extranjeros; y





OBRAS DE SARMIENTO


sin duda que tales atentados confesados por el Senado de
Nicaragua, no son simples robos de la propiedad, simples
asesinatos; porque el extranjero robado tiene en la justicia
pdblica, en los tribunales del pais, un medio de reparacion,
si es possible. Ninguna potencia europea ha reclamado hasta
hoy por un robo, un asesinato, un salteo comnetido contra un
sdbdito suyo; las tropelias, atentados, ultrajes de que piden
reparacion, son aquellos que se hacen en nombre de la
fuerza pdblica, en nombre de la nacion, ya sea 6sta repre-
sentada por el gobierno 6 por las masas populares amotina-
das, y estos atentados deben tener su legitima reparacion.
Un Senado que respetase los principios de la justicia, en
vez de abandonarse A los furores que las pasiones espafiolas
le inspiran, en lugar de aguijonear esa sed de sangre
extranjera que devora A nuestra plebe espafiola, debiera
presentar esos bloqueos como un castigo legitimo de sus
extravios, como un freno para contener sus pasiones vandk-
licas. Asi se educan los pueblos que carecen del sentimiento
del derecho; asi se escarmientan las preocupaciones; asi se
contiene a los gobiernos y a los partidos. Un bloqueo produ-
cido por un atentado contra un extranjero, ensefia un poco
A no cometer atentados en lo'sucesivo. Si somos debiles
y las potencias europeas injustas, seamos al menos justos,
aunque d6biles, que asi el buen derecho estara de nuestra
parte y Dios bendecir& nuestros esfuerzos.
Es digno de notarse que los Estados americanos que
marchan por la senda del progress y las vias constituciona-
les, rara vez tienen cuestiones con las naciones europeas; y
si llegan a tenerlas, las evacuan sin estr6pito, sin hacer
alarde de derechos irrealizables en la prActica, y con solo
conformarse con los dictados de la justicia y acaso afiadir
algunas concesiones onerosas. Estados gobernados por
tiranos como el de Buenos Aires, 6 aconsejados por Senados
como el de Nicaragua, que ostentan sus rencores espafioles
y sus tendencies barbarizadoras, son los que se atraen
bloqueos y son los que invocan el auxilio de la Am6rica
entera para poder impunemente cometer atentados contra
nacionales y extranjeros.
Buenos Aires es un triste ejemplo de esta verdad; y lo es
mayor adn de la deferencia de los poderes europeos, aun
para los caprichos de estos gobiernos absurdos, vergtienza





INMIGRACION Y COLONIZACION


de la America. La Gaceta de Buenos Aires, se desvive por
suscitar en America enconos, desconfianzas y recelos contra
los extranjeros y sus gobiernos; aplaude con todas sus
fuerzas cuanta manifestacion hace el espiritu espaftol en
America en el sentido de la exclusion y predica diariamente
un Congress Americano, para amedrentar A la Europa y
someter & los extranjeros al regimen de sangre que pesa
sobre los nacionales. Al partido national que ha luchado
tanto tiempo contra el despotismo inquisitorial de aquel
birbaro, le ha llamado definitivamente el partido extratdcrata;
esto es, el gobierno de los extranjeros. La Gaceta tiene razon:
el partido ilustrado en America, el partido que sostiene la
Repidblica, el sistema parlamentario, la libertad del pensa-
miento, la seguridad individual, es el mismo que aboga por
la inmigracion europea, la libertad de la industrial para los
extranjeros, la libertad de adorar a Dios aqui como en su
patria, la abolicion de las trabas en los matrimonios mixtos,
la concession de los derechos de la ciudadania, etc., etc. Razon
tienen, pues, de Ilamar extrat6cratas a este partido, A
diferencia del partido que en dltimo resultado quiere el
gobierno absolute tal como nos lo leg6 la Metr6poli, la
disolucion del sistema parlamentario, la mordaza & la
prensa, el derecho de vida y hacienda en los gobernantes,
la exclusion de los extranjeros y la intolerancia religiosa
para con ellos.
Este partido se llama en todas parties el partido ame-
ricano. Mal dicho: es el partido espafiol colonial, que
resisted todavia la Revolucion, unos en unas cosas, otras
en otras. Este partido es el que ha suscitado los bloqueos,
el que se ha entregado A su rabia con los extranjeros
el partido que en Buenos Aires dicta k la Gaceta aplausos a
las torpezas del Senado de Nicaragua, compuesto de esos
mismos ilusos que conciben que puede introducirse entire
nosotros el comercio, llenandode vejAmenes A los comer-
ciantes; que podemos tener maquinas que no hemos
inventado nosotros, sin traer el artifice que las gobierna;,
que podemos traer maestros y operarios extranjeros, sin
hacer respectable y c6moda la position de esos extranjeros.
M. Guizot, con esa facilidad de comprender las cosas que-
tienen los estadistas europeos, dijo en la Ca&mara, que habia
en Am6rica dos partidos: el partido europeo y el partido.





OBRAS DE SARMIENTO


americano, y de este uiltimo consideraba A Rosas como el
mas temible caudillo y Rosas mismo se apellida el Defen-
sor de la Independencia Americana, esto es, en dltimo
analisis, el enemigo de los extranjeros.
Acepten, pues, el titulo de extranjeros 6 de extrat6cratas
que da el c6lebre caudillo americano a los que sostienen
A la par del gobierno representative limitado, la conve-
niencia y necesidad de la residencia de extranjeros en
Am6rica, con derecho de casarse, de poseer tierras, minas,
y ejercer el comercio de menudeo, como en Chile, de adorar
A Dios segun su education como en Venezuela, de tomar
part en el gobierno como en Norte Am6rica.
Ac6ptenlo como un titulo de gloria para el porvenir ame-
ricano y como una recompensa del bien que haran & su
patria, venciendo las preocupaciones espafiolas y retr6gra-
das que nos condenan A la nulidad, A la pobreza; que nos
hacen rechazar el remedio que nos envia la Providencia
para curar sin trabajo y con s6lo recibirlo, los males inve-
terados de que adolecemos y que no tienen cura, si conta-
mos con nosotros mismos para subsanarlos. La falta de
poblacion industriosa es el mal que aqueja & la Am6rica
espafiola, y esta poblacion industriosa no la hemos de sacar
de nosotros mismos; la industrial nos ha sido negada,
como nos ha sido negado casi todo lo que constitute la
fuerza, la libertad y la riqueza de los Estados modexnos.

V

DERECHO DE CIUDADANIA
c Es cierto que una nacion es mas fuerte en
proportion de su poblacion y riqueza; esto es en
proportion de la poblacion y riqueza que le perte-
necen y concurren 6 su defense y prosperidad. Mas
una nation que crea dentro de su mismo seno una
poblacion extranjera, rica, exuberante en goces,
mantenida en esa position normal per gobiernos
extranjeros poderosos, abre todos los caminos a. su
ruina y labra su propia esolavitud. No es absurd
prohibit ( los extranjeros la propiedad inmueble,
el comercio por menor, la navegacion costane-
ra, etc., etc.) (Gaceta Mwcamtil de Buenos Aires).

Los principios te6ricos no pueden ser mas capciosamente
establecidos; pero vamos A la prActica. 6 Cual es el pueblo





INMIGRACION Y COLONIZACION


modern que ha creado en su propio seno una poblacion
extranjera y se ha labrado con ello su propia esclavitud?
4SerAn los Estados Unidos de Norte Am6rica? Porque
este es el dinico caso que puede parangonarse con las repii-
blioas sud-americanas. En Europa, continent recargado
de poblacion, que la expele de todas parties en lugar de
reclamarla, la question de los extranjeros es un accident
tan insignificant que no tiene trascendencia alguna; y
sin embargo, el allien bill que se cita, es una facultad extraor-
dinaria del gobierno, no una ley permanent. ((La justicia
me obliga a reconocer, afiade el autor citado por el senior
Juarez, que estas leyes terrible rara vez se aplican), es
lo mismo que la suspension del habeas corpus para los ingle-
ses, la violation de la correspondencia: leyes excepcio-
nales.
La question de los extranjeros en America es entera-
mente diverse; los Estados que poseen la tierra sin poblarla,
necesitan para asegurar sus destinos, proveerla de una
numerosa poblacion que le traiga brazos, industrial, y por
consecuencia, poder y riqueza. I Que leyes deben dictarse
para obtener estos resultados?
Veamos las que en igualdad de casos dictaron los Estados
Unidos, pueblo d6bil cuando se constituy6 independiente,
y fuerte y libre en sesenta afios no mas, como uno de los
primeros pueblos de la tierra. En primer lugar asegur6
para sus hijos y para los extranjeros el respeto & la propie-
dad yla inviolabilidad de las personas; teniales ya asegu-
rados A nacionales y extranjeros la libertad de obrar, la
de pensar y la de career, libertades que son la gloria del
siglo present y el goce mas caro al hombre civilizado. No
content con esto, la ley political se olvid6 averiguar d6nde
habian nacido los hombres, y s6lo quiso cerciorarse del
lugar donde estaban, para llamarlos A tomar parte en el
gobierno. Las constituciones norte-americanas no ponen
tOrmino de residencia al extranjero, no lo ponen en cuaren-
tena como nuestras constituciones espafiolas y much
menos le piden que haga declaracion de su voluntad de
residir, ni permiso a su soberano en Europa para estable-
cerse en la Union. Puesto que es hombre, las leyes son
para 61 en Norte America, como la atm6sfera en la tierra,
indiferentemente las mismas para nacionales y extranje-





OBRAS DE SARMIENTO


ros. Los resultados no se han hecho esperar; cada afit
se levanta un Estado nuevo y queda preparandose un
Territorio; los extranjeros han acudido de todas parties por
centenares de miles anualmente, llevando industrial, bra-
zos, capitals y la fuerza que es la consecuencia necesaria
para un Estado.
& D6nde estan los peligros que la libertad 6 la prosperidad
norte-americana han experimentado porque todos esos
ciudadanos sdbditos suyos se hayan establecido alli sin
ofrecer a su soberano primitive una renuncia de su pabe-
lion, 6 solicitar de sus hu6spedes el permiso de naturali-
zarse? ,Por qu6 no siguen los Estados sud-americanos
ejemplo tan luminoso y tan fecundo en resultados ? I Con-
sultando qu6 principio de conveniencia pdblica, han
establecido que el extranjero que Ilegue a sus playas, sea
extranjero por diez anios mas, y no deje nunca de serlo, si
no sigue una tramitacion para adquirir el titulo de ciuda-
dano y tomar parte en una election cuyo dxito depend
casi siempre de una muchedumbre ignorante 6 incapaz?
4No hemus obedecido en esto a las viejas preocupaciones
coloniales ? & No hemos creado trabas para el aumento de
la poblacion, y de los ciudadanos inteligentes y laboriosos,
inicos que sienten la necesidad del orden constitutional?
4 Y qui6nes son los gobiernos que solicitan la exclusion de
los extranjeros, aun en la participation de la libertad de
industries y con qu6 fines? Son los que necesitan cometer
impunemente atentados, los. que en el ejercicio del poder
discrecional de que se han revestido, se irritan contra el
escollo que a sus tropelias oponen los extranjeros escuda-
dos por sus gobiernos.
No es esta una mera suposicion. En Buenos Aires hay
dos derechos pdblicos hoy: uno para los nacionales, y
otro para el extranjero; para el national, la esclavitud, la
inseguridad personal, la confiscacion, caso de desagradar
al d6spota; para el extranjero, el respeto A la persona y a
la propiedad y en medio de los ahullidos feroces de la
Gaceta, del gobierno, la mazhorca y la plebe barbara, milla-
res de extranjeros se pasean modestamente, gozando ellos
solos de seguridad y garantias; y aun en los dias mas
aciagos de aquella pobre ciudad, bastabale a alguno de
ellos, amenazado del puftal asesino, decir: soy extranjero





INMIGRACION Y COLONIZACION


para que el brazo levantado para herirle, cayera desar-
mado. La Francia, a la menor violencia hecha A sus
nacionales, bloque6 y concluy6 un tratado que la? ponia en
el pie de la nation mas favorecida; y la Francia y la Ingla-
terra dejan a aquel despotismo estdpido cometer sus
fechorias con los naturales, con tal que no alcancen por
ninguna parte a aquellos que ellas protegen.
Este espectaculo es irritante para, los despotas, que no
pueden sufrir la vista de hombres contra cuya seguridad
y libertad nada pueden. Pero si para el desorden, son
los extranjeros garantidos un element inc6modo, en Ame-
rica sirven para rehabililitar el derecho, para mantener
vivo en los aniinos el sentimiento de un orden mejor de
cosas, un seguro estimulo y un dechado. En el pais
donde la Gaceta exhala su rencor contra los extranjeros,
el gobierno ha agotado toda la poblacion proletaria varonil
para ir a Ilenar las filas de sus numerosos ej6rcitos. En
Buenos Aires todos los artesanos son extranjeros, los
sirvientes, vendedores y hasta los petaqueros y lecheros
son alemanes, ingleses y vascos; y el amo de casa ve en
derredor suyo y en sus sirvientes, la seguridad personal
que codicia para si y que envidia en aquellos que le
obedecen.
4 Cubl es, mientras tanto, el motivo ostensible dado a
esta insana passion que contra los. extranjeros alimenta el
gobierno de Buenos Aires? L Las pretensiones exageradas
de los gobiernos europeos, su -empefio constant de con-
quistar la America? Pero ya ha pasado el tiempo de
alucinar con estos fantasmas vanos. La Francia le ha
dejado consumer en un est6ril bloqueo, durante tres aflos,
sin tentar el minimo ataque a la independencia del pais.
Los franceses armados en Montevideo por su propia y
espontanea voluntad, han sido desaprobados y desnacio-
nalizados por la Francia. Si Purvis, Ilevado de su horror
personal contra el gobierno del monstruo, ha traspasado
sus instrucciones, la Inglaterra lo ha desaprobado. Si los
extranjeros dedicados a la ensefianza han pedido que se
les proteja contra el decreto de exclusion fulminado por
Rosas, la Inglaterra ha contestado a sus nacionales no
tener nada que objetar a esta inedida.
4 Por qu6, pues, esa alarm contra los poderes europeos,





OBRAS DE SARMIENTO


sino porque la libertad y el progress causan horror & estos
sanguinarios tiranuelos, baldon de la Am6rica? ,Porqu6
Chile no experiment bloqueos, ni tiene necesidad de
bravatas, ni cerrar sus puertos A los extranjeros, para
contener la arrogancia de las potencias extranjeras?
4Por qu6 la prensa del mundo civilizado lo sefiala diaria-
mente con complacencia, como un oasis feliz en este
desierto Sahara de la Am6rica espafiola? L Es acaso
porque prohibe a los extranjeros vender al menudeo,
poseer tierras, minas y ejercer sus industries como sepan,
con tal que no infrinjan las leyes, de la misma manera
que los naturales ? Es porque se les pide una renuncia
previa de la protection de su pabellon, ni una declaracion
de naturalizarse en el pais?
No; es precisamente porque de dia en dia, se desvia
del sistema espaiol; porque sus intereses estAn en armonia
con los intereses europeos y lejos de pretender contra-
riarlos, los favorece y desenvuelve. Todavia no se ha
hecho en Chile todo lo que debe hacerse para cimentar
los intereses civilizados de la Europa, que son los nuestros,
porque con la riqueza de los europeos aqui, se desenvol-
vera la nuestra, pues haciendo ellos su negocio, tienen
que hacer necesariamente el bien del pais, y no es possible
concebir c6mo un punto del mundo veria moverse doscien-
tos millones del capital extranjero, si se quiere, sin que
la poblacion entera sacase su parte de fruto de este
movimiento.
Esto es lo que sucede en todos los grandes focos comer-
ciales 6 industriales. La riqueza refluye para todos, y no
concebimos c6mo en Nicaragua se ha podido comprender
que la tierras poseidas y cultivadas alli por los extran-
jeros, pueden ir a aumentar la fuerza de los soberanos
europeos.

VI

CONSIDERACIONES FINALES

No queremos terminal este asunto, sin echar una mirada
sobre la position actual de la America del Sud y los
peligros que amenazan su porvenir.





INMIGRACION Y COLONIZACIOXI


Cuando nos hemos aventurado a decir verdades tan
amargas para muchos, no hemos de arredrarnos de afiadir
otras, que por lo menos, sirvan para atraer sobre estas
importantes cuestiones, la atencion de nuestros gobiernos
y de nuestros patriots.
Todos los Estados sud-americanos viven preocupados con
el temor de que su independencia sea agredida por los
poderes europeos; y por todas parties vemos a los ameri-
canos apercibirse llenos de confianza, para escarmentar
al que intentase acometerlos. Nosotros creemos que por
ahora no hay peligro inmediato; pero lo tememos, y muy
serio, para el porvenir, si un cambio radical no se opera
en la march de los gobiernos americanos. Ningun Estado
europeo pretend hoy conquistarnos, y dado el caso que
lo deseara, obstaculos insuperables le harian desistir de
su temporario intent. Pero no se nos present lo mismo
el porvenir americano y tememos que todas las probabi-
lidades est6n en contra de la independencia future de
la mayor parte de estos Estados.
Vamos a desenvolver las razones que nos conducen a
estos tristes vaticinios. IOjala que sean simples aprecia-
ciones, 6 que apareciendo fundadas, despierten al fin salu-
dable temor en los animos y muevan a los que vigilan
por la suerte de las naciones, a poner remedio a males
tan graves t
Cuando se habla de invadir las costas americanas por
las potencias europeas, cada uno siente en su corazon
rebullirse la llama del patriotism, enumera los medios
de defense con que cuenta, los obstaculos que de suyo
ofrece la naturaleza, las oposiciones que encontraria la
nacion invasora, los costs inmensos que una expedicion
demandaria, las distancias que la separan, y despues
de bien pesado todo, y exagerado aun mas de lo .que
ello vale en si, concluimos con que tal pretension seria
quim6rica y absurda, y echando una mirada de celos y
desconfianza sobre los extranjeros, nos entregamos a una
ciega confianza en nuestra propia fuerza.
Pero no es de este modo como debi6ramos calcular las
probabilidades de acontecimientos remotos. Nosotros esta-
bleceriamos la question de otro modo. Preguntariamos:
Tienen 6 tendran necesidad las potencias europeas, de





OBRAS DE SARMIENTO


territories para extenderse y desenvolverse? -La fuerza de
cada Estado americano, en brazos, riqueza y espiritu lpodra
medirse con la fuerza de una nacion poderosa aplicada
decididamente a realizar un designio? ~El desenvolvimiento
future de la America espafola, en riqueza, industrial y
poblacion ira A la par, aunque en escala menor, con la
riqueza, industrial y poblacion de los grandes estados euro-
peos? Y de la solution de estas cuestiones resultaria
dilucidado el problema del porvenir americano, y los datos
que nuestra historic americana nos present, no dejan de
producer motives serious de alarma.
La position del mundo es hoy muy notable y merece
estudiarse. Los grandes imperios no selmueven ya A orillas
del MediterrAneo, como en los tiempos antiguos; la tierra
entera es el teatro del desarrollo de las naciones poderosas.
Todas ellas andan hoy A caza de tierra, y el pais que no
cuente por poseedores A la raza europea, esta declarado
buena presa para el que quiera conquistarlo. Asi la Oceania
se ha hecho en nuestros dias europea, como Argel, el Cabo
y la India. jTerminara ahi el movimiento de invasion de
los pueblos europeos sobre la tierra despoblada 6 mal
poblada? Lejos de creerlo, nos imaginamos que recien
principia, y que cada dia ha de ser mas pronunciado. La
Rusia tiene su ancho campo en el Asia; pero la Europa
entera no ha tornado parte en el movimiento iniciado ahi
por la Inglaterra y d6bilmente seguido por la Francia.
I La America espafiola estara por siempre libre de entrar
en el circulo explotable de la colonizacion europea? Esto
dependerA del desenvolvimiento que cada section ameri-
cana adquiera. Qu6 nos escuda hoy contra las tentativas
de la Inglaterra, por ejemplo ? No es tanto la fuerza de
Nicaragua con 200.000 habitantes, sino la oposicion que
haria la Francia A un proyecto de conquista; y qui6n nos
responded de que mafana esos celos no puedan entenderse,
cuando el interns de dos 6 tres naciones fuertes se entienda
tambien entire si? Nuestra salvaguardia no estaria en nues-
tro derecho, porque el derecho no es una defense ; estaria
en nuestra fuerza y casi todos los Estados americanos se
muestran igualmente incapaces de desarrollar medios efica-
ces de poder.
La revolution de la Independencia llen6 de admiracion





INMIGRACION Y COLONIZACION


A la Europa que nos contempl6 at6nita, recorriendo el con-
tinente entero en busca de proezas. Todos los escritores
europeos nos animaron con sus aplausos, y las areas del
comercio se abrieron para satisfacer nuestras necesidades
y proveernos de medios de triunfar. El ejemplo de Norte
Am6rica estaba palpitante y todos creyeron que iniciaba-
mos una era nueva en los anales del mundo modern.
Extasiabanse con la contemplation de los prodigios que la
libertad iba A ostentar desde la tierra del Labrador hasta
el Cabo de Hornos. Los espafioles desaparecieron de Am4-
rica y los prodigios y la libertad sofiada se hacian esperar
demasiado. Pasaron los aflos y un cuadro de miserias y
de desaciertos ostent6 por todas parties su odioso panorama.
La Europa pas6 del entusiasmo al desaliento, del desaliento
al desengafio y al desprecio. La America nuestra es mirada
hoy dia como un enfermo incurable, y gracias si Chile y
Venezuela interrrumpen el coro de desdenes y no pocas
veces maldiciones, que se dirigen a pueblos que han bur-
lado tantas esperanzas y mostrAdose tan indignos del
respeto del mundo civilizado.
Esta es, pues, hoy la position de la Anmrica con respect
A la Europa, muy distinta de lo que fu6 en los primeros
tiempos de la revolution. Entonces' un sentimiento de
amor, de protection y de respeto, menos por nuestra fuerza
que por las esperanzas que dabamos, nos servia de escudo
contra el pensamiento de turbarnos en la quieta posesion
de regions privilegiadas. Hoy las potencias extranjeras
tienen sus agents pdblicos en gran ndmero de Estados,
encargados solamente de cuidar que los bienes y las vidas
de sus connacionales no sean arrebatados en el torbellino
de des6rdenes que asola la mayoria de las repdblicas
sud-americanas. Y mientras la Am6rica se mueve A paso
lento en desenvolver sus medios de poder, la Europa mar-
cha a pasos agigantados, sin que nos sea possible divisar los
limits de su poder cada dia en aumento.
En esta desigualdad de desarrollo es, pues, donde nos-
otros encontramos serious y verdaderos peligros para la
independencia future de America. Y sobre este punto no
debemos alucinarnos: los Estados Unidos al declarar su
independencia, eran un Estado tan insignificant en pobla-
cion como muchos de los que hoy figuran en la America





30 OBRAS D SkARMIENTO

del Sud, y treinta y cuatro afios despues su poblacion se
habia doblado con un c6ntuplo de riqueza y su marina era
suficiente para contener a la Inglaterra y causarla averias
temibles en su comercio. M6jico, con ocho millones de
habitantes al tiempo de erigirse en nation, ni ha aumen-
tado su poblacion en otros treinta y cuatro aflos de inde-
pendencia, ni tiene hasta hoy una marina que lo haga temer
de Tejas siquiera.
Qu6 estimulo aplicar & esta lentitud de desarrollo, que
cansa toda expectation y nos condena a rezagarnos mas y
mas cada dia en medio de un mundo que vuela en alas
del vapory entire poderes colosales que nos rodean de todas
parties y que mas tarde, por una necesidad imperiosa de sus
intereses, de esas necesidades que se convierten en instin-
tos, que luchan por siglos con las resistencias y que se
hacen el blanco constant de la political de todos los gran-
des pueblos, tendran que agravarse entire nosotros?
Creemos que no es necesario aventurarse en hip6tesis ni
en teorias de aplicacion dudosa, para sefialar el camino
que debemos seguir, hasta solo hacer en America lo que
ha hecho el pueblo que nos ha precedido en el arte, diga-
moslo asi, de improvisar poder. Llamemos a nuestro seno
y en nuestro auxilio a la inmigracion; provoqubmosla por
todos los medios imaginables; consagremos & este grande
objeto todos los- recursos que desperdiciamos hoy en en-
sayos impotentes de industrial y de desarrollo.
Este medio de engrandecimiento, mas que todos los otros
que constituyen el poder de un Estado, tiene la ventaja de
ser tangible y demostrable. Cuantos extranjeros vienen a
nuestras playas, tantos centros de production para el pals,
tantos ciudadanos mas aumentados a nuestro reducido
ndmero.
La poblacion de toda la Repdblica de Chile cabe en un
barrio de Londres, mientras que la inmigracion introducida
en Norte America en un solo afio ha sobrepasado toda la
poblacion masculina de nuestro Estado. No nos durmamos,
pues, en una desapercibida confianza en nuestros medios
naturales de desarrollo que son reducidos y de poco alcance.
Venzamos nuestra ojeriza espafiola contra los extranjeros,
y lejos de ponernos en pugna contra sus intereses y aun los





INMIGRACION Y COLONIZACION


de sus gobiernos en aquello que no nos perjudica, procla-
memos altamente nuestras simpatias profundas por todo lo
que es europeo, sus hombres, sus artes, sus letras y sus
ciencias, dejando esas prevenciones que la Gaceta de Buenos
Aires y el Senado de Nicaragua muestran por los extranje-
ros, a los desgraciados pueblos americanos que bajo la
ferula. de tiranos sanguinarios, 6 de estipidas preocupacio-
nes, corren A la despoblacion y & la miseria, recorriendo en
el siglo XIX el mismo camino que la Espana, su modelo,
recorri6 para su perdicion en el siglo XV.
-A nuestros legisladores les diremos: quitad de la Consti-
tucion las dilaciones que para el goce del derecho de ciuda-
danos habeis puesto a los extranjeros, porque os han sido
aconsejados por un espiritu de mal y porque mal que mal
el extranjero ha de penetrar en nuestros pauses y es de todo
punto indispensable que se incorpore A nuestra vida political
y social. Al Ejecutivo diriamos: aumentad al presupuesto
la partida que provea A la inmigracion europea. Al clero:
aflojad la tirantez de una intolerancia contraria 6 la libertad,
i la justicia y al interns del pais. A los escritores: marchad
de frente, batiendo en brecha las preocupaciones espafolas
que han quedado en el alma de nuestro pueblo, como otras
tantas dlceras que le impiden ser feliz. Un gran trabajo
debemos emprender en este sentido para llevar a cabo los
fines de la revolucion.y no seremos nosotros, sin duda, los
mas remisos en poner manos a la obra (1).


VII

TRATADO CON LA GRAN BRETANA

Despues de haber fijado en nuestros articulos precedentes
el punto de vista fil6sofico desde donde consideramos la


(1) Los temores de conquista manifestados por el autor han sido desviados por el
movimiento asombroso que estd poblando el continent africano de colonies europeas,
pero no dejan de ser oportunas todavia las razones para fomentar la inmigracion y
sobre todo para incorporar al inmigrante europeo en nuestro cuerpo politico, pues en
la Argentina so ha propagado extraordinariamente lo primero y se ha descuidado lo
segundo de una manera tan culpable como imprevisora.-(Nota del E.I





OBRAS DE SARMIENTO


situation normal de la Am6rica y sus relaciones en globo
con la Europa, caemos naturalmente A ventilar la otra
question especial del tratado que esta pendiente entire el
gobierno de Chile y la Gran Bretafia.
No es tarde, puesto que la sanction depend todavia de las
CAmaras, hoy en receso. No es inconexo tampoco, porque
no importa mas que la aplicacion de nuestras doctrinas
generals A un caso particular. Hemos creido convenient
exponer antes estas doctrinas, para no ser comprendidos en
nuestras observaciones, con los que han levantado necia-
mente la voz contra el tratado, con la palabra extranjeros
en la boca, y los sentimientos exclusivistas espafioles en el
corazon.
4,Qu6 es un tratado? jPodemos y conviene, dispensarnos
de hacer tratados ? Por no dirigirse estas pregantas con el
espiritu exento de preocupaciones mezquinas, hemos visto
dltimamente al Siglo, para defender una idea buena, ocurrir
al lenguaje suspicaz de la ignorancia y A esas barbaras
antipatias que hemos denunciado como funestas A nuestro
porvenir.
Se cree entire las gentes comunes y entire ellas ha ido a
meters ese peri6dico, A pesar de la ilustracion que ostenta,
que un tratado ho es sino un contrato bilateral, do ut
des, en el cual si no se encuentra una reciprocidad complete
de valores, un just precio de un-lado y una cosa saneada
del otro, ha de ser malo por su naturaleza y debe anularse
Esta es, en efecto, la definition elemental de la escuela
cuando se ensefia A personas que no saben nada; pero solo
con vergtienza puede v6rsele en un diario, especie de tribune
modern para los intereses universales del comercio y de la
justicia y no 6rgano estrecho de pasiones egoistas.
Un tratado es hoy un lazo de amitad, mas que un lazo de
intereses; una palanca de civilizacion, mas que ligaduras
de los fuertes contra los d6biles. Se hace un tratado, porque
se quiere entrar en toda la tierra, llevar sus ideas, industrial
sus mercaderias, con las Igarantias ingdnitas que la perso-
nalidad independiente del hombre le atribuye, A despecho
de las absurdas legislaciones especiales y de los gobiernos
tiranicos que viven s6lo del pillaje y violacion de esas
garantias. Se trata, porque la tierra como el mar es de todo
el mundo; se trata, en una palabra, porque no hay en la





INMIGRACION Y COLONIZACION


tierra un pueblo principle como el pueblo latino, un estan-
darte exclusive como el catolicismo de la edad media, ni un
trafico rival como el de Roma y Cartago. Asi, el hombre no
es, desde algun tiempo, un simple hombre para los demas,
sino un ciudadano de la humanidad, y asi tambien, las
potencias comerciales y avanzadas que encabezan el gran
movimiento civilizador, conquistan ahora plazas donde
verter sus frutos, no por la razon de las armas y del valor,
como antes, sino por la necesidad misma de las cosas y por
negociaciones pacificas.
Esta revolution esencial de las relaciones internacionales
ha introducido otra id6ntica en los derechos respectivos de
las naciones contratantes.
Digase, sino, A la Europa actual, que se matara A sus
nAufragos, que se saquearan sus expediciones mercantes,
que sus cindadanos seran degollados arbitrariamente, como
se decia y hacia en la antigfiedad, y la Europa lanzara contra
esta political infernal, medios infernales tambien. Un pueblo
salvaje puede, si se quiere, y aun eso mismo es dudoso, A
considerar los fines providenciales de la creacion, puede
devorarse A si mismo como Saturno A sus hijos, pero no ha
de poder devorar A los otros sino A su riesgo y peligro.
Desde que abra sus puertas a ese contact que todos buscan
hoy, porque para todos es provechoso, debe presentarles'
tambien una mano amiga, simbolo a la vez y consecuencia
de los pactos, y un tratamiento libre de peligros y vejaciones,
por lo mismo que no son sdbditos sino hombres sujetos
inicamente como cosmopolitas A las leyes de la razon.
Resulta reconocido, pues, en el Derecho de Gentes mo-
derno un nuevo principio fecundo en detalles de la mas
alta trascendencia social. Cual es, que en la era en que
vivimos, los pueblos no pueden hacer lo qud se les antoje,
como el pueblo rey del Capitolio, porque es menester
nombrar siempre A este pueblo-tipo de aquellos tiempos.
No pueden hacer sino lo que sea razonable y just, lo que
denmanden los intereses cada dia mas exigentes de las
poblaciones que invaden la tierra en todos sus rincones, A
proporcion que crecen en ndmero y necesidades.
Por lo tanto, no se espere nunca de nosotros que digamos
conesta tendencia de El Siglo: hacemos esto porque que-
Tomo XXxi. -3





OHRAS DE SARMIENTO


remos, 6 lo que vale lo mismo, porque somos soberanos,
independientes, etc., etc. Eso no es independencia, sino
vandalism. La independencia de los pueblos, como los
derechos de los ciudadanos, nada son sin la razon.
No hablaremos tampoco de la astucia, seduccion, etc.,
de la Inglaterra, ni de ninguna otra nacion. Porque estas
son vejeces, buenas para decirse A un populacho en caso
de guerra, pero no para discutir principios te6ricos.
Bajo de estos preliminares, empezamos la question del
dia sentando desde luego que nos parece: 10, que debemos
A la Inglaterra, como a todas las naciones del mundo, y
mas que a ellas, A nosotros m.ismos, A nuestra prosperidad
y engrandecimiento, el otorgarle todas las garantias que
necesite, todos los favors posibles, para que se derrarrie
sin recelo, y con ella su comercio y su industrial, por nues-
tras comarcas desiertas; 20, que estos mismos interests
exigen de nosotros reservarnos la facultad de concesiones
inocentes, no para encerrarlas puerilmente en una caja de
Pandora, ni por espiritu hostile hacia nuestro comercio-
externo, sino para promover esa misma inmigracion que
tanto necesitamos, de hombres y de industries, del modo
mas conforme a los elements naturales que nos rodeen
en el moment de la concession ; 3o, que estas concesiones
no deben llegar nunca hasta introducir un Estado en otro
Estado, 6 lo que es igual, una legislation en otra legis-
lacion.
No se crea empero, que es nuestro prop6sito tratar de
estos tres puntos separados sino simultAneamente, porque
estan tan. ligados entire si, que el razonamiento no podrA
menos de ser falso, si no se les contempla en conjunto.
Mirado al travys de estas premises el tratado que esta en
camino de celebrar el gobierno con Inglaterra, es absurdo
aseverar, como lo hace El Siglo, que no importa mas que
un medio sefialado en la carter de la diplomacia angli-
cana para obtener el gran fin de la conquista de mercados
comerciales. Qu6 quiere decir esto, sino una vulgaridad?
Los mercados existen para todos en todo el mundo y a
pesar de las aduanas. Lo que los tratados vienen A regular
es el modo de entrar y salir, es decir, la amistad que todos
los pueblos se deben, garantias ditiles para el comercio y





INMIGRACION Y COLONIZACION


la navegacion, que no son por otra parte, concesiones,
sino derechos cuya raiz reside en el corazon human.
SQu6 quiere decir tampoco, sino un rasgo de godismo,
esta ironia con que se habla de la amistad entire Chile y
la Gran Bretafia? ,No habrA, pues, sinceridad para El
Siglo, mas que entire los mendigos?
aQu6 significa, en fin, llamar egoismo calculista, al de
la Inglaterra, porque nos otorga interesadas franquicias
en el comercio con sus colonies que bafian nuestros mares ?
Precisamente porque tiene interns es que concede, como
nosotros,tratamos porque tenemos interns tambien, sino
de un comercio infantil adn y de una navegacion que no
surge todavia, al menos de relaciones y contact con la
Europa, que nos ilumine en el sendero de la prosperidad,
y que colocAndose A nuestro lado con el prestigio respetado
de sus libertades y derechos, nos ensefie a respetarlos
igualmente en nuestros hombres y nuestras cosas.
He aqui la faz verdaderamente proficua, el faro de sal-
vacion de la inteligencia sud-americana, en toda negocia-
cion con las potencias europeas. Debemos tratar con la
Europa, porque importa recibirla en nuestro seno; debe-
mos garantirle sus hijos y sus propiedades, porque A no
ser asi, nadie vendria A vivir en medio de nuestras que-
rellas y aberraciones monstruosas y a caer arbitrariamente
como caemos nosotros bajo la cuchilla de un miserable
tiranuelo, 6 las brutalidades de una plebe ignorante. / Se
piensa bien en el desierto que nos quedaria, en la reali-
dad horrible que sucederia al desaparecer los extranjeros
de nuestros territories inmensos, A fuerza de quererles
atar las manos y los pies? iPor que mas bien no aspirar
A alcanzarlos nosotros y no pretender forzarlos A que se
dobloguen A nuestras ruines medidas y mezquindades?
Si se cree. exagerada esta pintura de los" beneficios poli-
ticos, mas que comerciales e industriales por ahora, que se
reportarian de los tratados con las naciones civilizadas de
la Europa, no hay mas que echar la vista un instant
sobre la tierra desgraciada que tenemos al lado. Alli tam-
bien el aflo 25 se celebr6 un tratado famoso con la Ingla-
terra, en que A pesar de su mentida reciprocidad, las
desventajas estaban de parte de la Repdblica Argentina,
porque esas desventajas eran uq corolario inevitable de la





OBRAS DE SARMIENTO


fuerza de las cosas. Sin embargo, ese tratado ha sido
muchas veces la salvaguardia del derecho delante del
poder de Rosas, conculcador de todos los derechos y propie-
dades. Gracias a 61, todo no fu6 saqueos y matanzas:
semejantes a unos castillos inexpugnables, los ciudadanos
ingleses pudieron pasearse impunemente por las calls de
Buenos Aires, en sus crisis mas sangrientas, siendo asi
para los hijos del pais un reproche vivo de su cobardia, y
para el d6spota mismo una censura muda, pero tremenda,
que no ha podido mirar nunca sin amargura.
La political ha sido, pues, eminentemente servida en la
Reptiblica vecina por ese tratado, lejos de ser perjudicada.
, Podemos decir lo mismo de su industrial y de su comer-
cio ? Mucho se ha declamado sobre el particular. Nuestro
juicio es que Buenos Aires no gana nada por ahora en el
desenvolvimiento singular A que esti destinada en dia
no lejano, pero que nada ha perdido tampoco. Sin elemen-
tos propios de comercio, sin nociones industriales de ningun
genero, sin hbbitos mercantiles sobre todo, no era privile-
giar a los extranjeros sobre los naturales el permitirles
hacer lo que los dltimos no sabian hacer; sino por el
contraAo, prepararles el camino para ser con el trascurso
de los afios, el pueblo mejor aleccionado y con mejor
porvenir industrial y commercial de toda la Am6rica del
Sud. (1). No es verdaderamente risible oir reprochar al
tratado haber sofocado una industrial national que no
existia y que era muy incierto existiese despues por si
misma, sin haberse bautizado antes en la piscina de la
ndustria europea ?
No ocultaremos, sin embargo, que entonces se cometi6
tambien alia un grave error, y como este error se toca en
cierto modo con el que advertimos en el tratado en question,
que no queremos pasarle por alto.
Llevados los diplomaticos de esa 6poca por principids
tan exorbitantes en sentido inverso como los de Rosas, no
se pararon en concesiones, sin ver que era una monstruosi-


(1) N6tese que la fecha de este escrito, 1845, correspond al atraso mas espantoso
de Buenos Aires y que s61o el autor podia tener esa vision extraordinaria que le
impidi6 desmayar un solo instant en su larga y empecinada lucha contra la tirania
que agoviaba 6 la patria.-(Noea del Editor).





INMIGRACION Y COLONIZACION


dad por lo menos vergonzosa, el permitir vivir bajo el cielo
de la Repuiblica A un cuerpo poderoso de extranjeros por
sus riquezas y su ndmero, con la facultad absolute de testar
sobre sus bienes muebles y raices segun las leyes de su
patria native, creando do este modo un Estado dentro de
otro Estado, A la manera que en los tiempos ominosos del
feudalismo habia una iglesia independiente del poder civil.
Confesamos que desde que ese tratado nos llam6 la aten-
cion, no hemos podido comprender jamas la necesidad de
semejante clAusula, que introducia en el pais una sociedad
extrafia, sin amalgamarla, y que por consiguiente, suscitaba
enemistades en vez de buenas armonias. Las garantias
que deben concederse al extranjero, nunca deben ir tan
lejos que hagan de la administration political un testigo
meramente espectador sobre intereses que se agitan y
bullen A sus pies. Hay mas: una nacion no debe ceder
una cosa, por vana 6 ilusoria que parezca, atendidas cir-
cunstancias pasajeras, cuando la march de sus relaciones
comerciales no reclama ese sacrificio. Y v6ase c6mo Ilega-
mos al vicio de que adolece el present tratado con Ingla-
terra en nombre de la independencia y dignidad national,
en nombre mismo del comercio, que es su causa, sin
ligarnos por eso al salvaje antagonismo predicado por los
enemigos de todo lo que es europeo, ni a la charla pueril
que no ve en los pueblos que vienen a comerciar con nos-
otros sino suspicacia y seduccion.
Hubiera bastado revestir A. la Inglaterra personalmente de
los derechos de la nacion mas favorecida, para que con-
curriese A nuestros putertos y nos dejase frecuentar los
suyos, fin que debe ser el linico de nuestros esfuerzo., no
solo respect de ella sino de todas las otras naciones. 4,A qud,
pues, monopolizar graciosamente nuestras libertades eco-
n6micas en su favor, porque es tambien una especie de
monopolio mas incemodo que cualquiera otro, el no poder
dar A nadie una migaja de pan, aunque sea con el fin santo
de excitar esa misma concurrencia, sin dar celos al mismo
tiempo A la Inglaterra?
No se ha dicho bien, cuando se ha escrito que, <(lo que
el tratado concede A la Inglaterra es lo mismo que ya tiene
y lo mismo que todos tienen sin ninguna excepcion). Lo
que todos tienen sin exception, es la libertad de comerciar





OBRAS DE SARMIENTO


con nosotros y las garantias que el Derecho de Gentes
acuerda.al extranjero por el hecho mismo de darle entrada
en nuestras ciudades. Estas garantias son las que importa
especificar y aun ampliar, por medio de convenciones reci-
procas, para que el extranjero no huya de nuestras tierras
A la vista de las discordias que las despedazan. Pero esto
es muy diferente de no poder arreglar nada con nadie en
adelante, aunque sea utilisimo para las nuevas necesidades
que sintamos, sin mirar alrededor, abrir pergaminos y
titulos, estudiar y desnaturalizar clAusulas. La Repdiblica,
pues, concede much; concede nada menos que el no poder
conceder en adelante la menor cosa sin concederla A todos,
cuando su interns financiero podria estar en cqncederla a
una solamente, por recibir ella tambien favors especiales
en que podria tal vez estribar la vida 6 la muerte de alguna
industrial naciente 6 de algun puerto nuevamente creado.
Siempre que hemos visto surgir estas cuestiones en
America, se nos ha ocurrido una reflexion que nos ha pre-
ocupado profundamente. ,D6nde estAn los models de seme-
jantes tratados, nos hemos dicho, en ese pesado bagaje de
actos diplomAticos que arrastra en pos de si la Europa ?
En ninguna parte. Alli se dice: ((te doy esto, y me darAs
aquello si te conviene.)) He ahi la formula casi algebraica
de cuantas negociaciones conducen tan habilmente sus
hombres de-Estado. L Por qu6 entonces entire nosotros, no
se habla del mismo modo, nosotros que necesitamos de
mas precision y claridad, por lo mismo que empezamos
nuestras amistades con el mundo? LNo sera esto, por parte
de las potencias europeas, una alucinacion continuada,
mirAndonos todavia, como en las primeras horas de nuestra
Independencia, en la necesidad de comprar sus miradas
compasivas, A costa de boncesiones de comercio indefinidas,
pero reales, y por lo tanto, mas restrictivas que cualquiera
otras; y por parte nuestra, una inexperiencia infantil, tanto
mas prolongada, cuanto que ni nuestras tierras, ni nuestros
brazos, ni nuestras ideas han escaseado aun de espacio
libre y original en que movers?
Esta march es indudablemente nueva; estos tratados
tienen un sello particular, j por que, pues, nos hemos vuelto
A preguntar con dolor, esa facilidad, esa indiscrecion en
concluirlos, como si fuWrames gigantes en la asamblea de





INMIGRACION Y COLONIZACION


las naciones, para poder romper imipunemente la fe pro-
metida, cuando lo hallisemos por convenient ?
No encontramos, en verdad, otra explicacion, sino la des-
confianza que tenemos todavia de nosotros mismos, y la
falta de education parlamentaria en nuestros hombres
pdiblicos que no saben aprovecharse de la urgente necesidad
que tiene la Europa, y principalmente la Inglaterra, de
nuestros mercados. Si no fuera asi, consultariamos mejor
y mas espontineamente nuestra conveniencia de llamar a,
todos los paises mercantiles a nuestras playas. Al1 menos,
en nuestra sincera conviction, que llevada hAbilmente nues-
tra diplomacia, no necesitariamos de esas clausulas sin
limitacion, y que sin embargo, nos limitan mas que nin-
guna, para ver nuestros puertos abastecidos de mercaderias
y nuestros hombres instruidos y estimulados por una com-
petencia numerosa. 4Necesita la Europa entire las naciones
que la componen de esas clausulas para cruzarse en todos
sentidos, rodar en caminos de hierro y volar en'el vapor?
El comercio no require para germinar y desenvolverse
asombrosamente sino paz pdblica y seguridades para la
vida y fortunes. Otorguemos 6stas; otorgu6molas, en nues-
tra opinion, con mas latitud todavia que en Europa, para
balancear la falta de paz.pdblica y obtendremos los mismos
resultados. Que pueda el comercio extranjero pulular en
nuestros vastos territories A pesar de las guerras civiles y
ninguna palanca habra mas potente para la regeneracion
moral de que dependent nuestros destinos futures.
Como se ve, abogamos por relaciones con la Europa
mercantil, porque no pertenecemos, como hemos dicho,
al salvajismo asustadizo de que hay tantos 6rganos en
Am6rica; pero reprobamos fuertemente es'as clausulas
innecesarias que no tienen ejemplo en los anales diplomn-
ticos de las otras naciones, y que solo nos facilitan
aparentemente esas mismas relaciones, para trabarnoslas
en lo sucesivo, cuando una vida nueva empieza correr
por nuestras venas. Las reprobamos, en suma, no porque
quebranten la reciprocidad, de que concebimos muy bien
que pueda carecer un tratado sin que merezca censura,
sino porque envuelven una degradacion political de que es
despues muy dificil curarse.
Aqui se nos present el Araucano y nos dice con una





OBRAS DE SARMIENTO


reserve un poco maquiav4lica: ((si en nuestro sistema
a econ6mico sobrevienen alteraciones que afecten al
a comercio extranjero, no seran probablemente en el
( sentido restrictive, sino en el de libertad y franqueza
a y no puede por consiguiente, embarazarlas el tratado ).
Nosotros preguntamos si pueden concederse franquicias
y libertades A una nacion especialmente sin que result
un sistema restrictive para las otras, y entonces yea el
Araucano el circulo vicioso en que anda embrollado.
((Pero aunque fuese de otro caracter, agrega, el tratado
a no confiere a la Gran Bretafia derecho alguno para exi-
a mirse de las restricciones a que se tuviese ,por conoci-
a miento sujetar su comercio, siempre que no envuelvan
( diferencias entire ella y las demas naciones amigas. Exac-
tamente; pero entonces, Lqu6 se han hecho de las libertades
y franquicias que no abarea el tratado?
No hay, pues, medio; concedemos por el tratado un
derecho, una de esas libertades cuyo conjunto forma lo
que se llama independencia y dignidad national. El
Araucano mismo lo ha confesado en un articulo posterior,
pero pregunta si se concibe possible hawer de otro modo un
pacto. No hemos podido dispensarnos de una verdadera
sorpresa al leer estas palabras; A ser ciertas, importarian
un anatema contra todos los tratados, pues cada uno
valdria la perdida de una estrella en la diadema que orla
la frente de los pueblos soberanos. Y en tal caso, halla-
riamos razon para tanta grita, porque para nosotros es
casi un culto la independencia de ]as naciones y las
facultades inherentes a la misma. Pero esta no es mas
que una exigencia ;k que ha sido arrastrado el Araucano
la dificultad de explicarse esa cesion exuberante en cual-
quier sentido que se la consider. Los tratados se versan
puramente sobre cosas y en lugar de aniquilar los derechos
de la nation, no se verifican sino en virtud de ellos.
En el mismo articulo llega a insinuarse que a pesar del
tratado podria hacerse un favor en cambio de otro, sin que
la Inglaterra tuviera d-erecho a quejarse, si no presentan
el mismo equivalent. Esta contradiccion, no prueba sino
el valor para el Araucano mismo, de ese derecho que se
quiere perder fdtilmente; pero dudamos much del 6xito
de una interpretation tan pdnica y menos que la potencia





INMIGRACION Y COLONIZACION


interesada consintiese en ella. No puede haber nation
mas favorecida que yo, por ningun pretexto, diria, y diria
bien A nuestro juicio, 6 por lo menos diria una cosa plau-
sible al juicio de todos; y como afiadiria & esto la fuerza,
la cosa plausible se convertiria luego en lo que se llama
en el Derecho de Gentes, motivo just de guerra.
Dejemos al tiempo, se nos diri finalmente, que nos ilu-
mine sobre las consecuencias del tratado, pues no es per-
petuo sino temporal. Hay un fondo de verdad en esta
objection, que la hace realmente fascinadora; pero si se
consider que las vicisitudes de la prActica no podrian
fiunca justificar la derogacion de los principios esencia-
les; si se piensa que diez afios no pueden bastar para
descubrir los inconvenientes en la paralizacion present y
cuyo tfrmino no se ve todavia, de la industrial y comercio
national, resultando de aqui que se alegaria falsamente,
llegado el caso, la no verification de los accidents previstos,
se vera que no merece reposarse sobre esa temporalidad
con la confianza verdadera 6 simulada que nos *manifiesta
el Araucano.
Lo mas probable es que esos accidents previstos no
tendrian lugar en los diez afios. 1 Deduciria de ello este
diario, que no existiria ningun peligro en que continuara
el mismo estado de cosas, por otros diez mas? Pero la
political no es una aritm6tica que gira toda sobre adi-
ciones y sustracciones de cifras; la sana political, sobre
todo, no se cuida sino de los principios y solo ocurre A
los hechos para sefialar las desviaciones criminals y no
para inaugural sobre ellas nuevos sistemas caprichosa-
mente mutables; en otros t6rminos, la historic y la
experiencia no son mas que sus pasos, pero no su norma
inmutable.
Para reasumirnos, concluiremos: que queremos trata-
dos con la Europa, 6 mejor, con todo el mundo. Que los
queremos tan amplios, tan liberals, en cuanto sea possible
respect A la persona de los extranjeros y de sus ope-
raciones comerciales, tanto por mayor como al menudeo.
Pero que somos enemigos de esas clAusulas en que se
pierde esa misma facultad de ampliar y liberalizar, por
expresarnos asi, ese comercio y relaciones mutuas, en





42 OBRAS DE SARMIENTO

armonia siempre progresiva y variable con las diferentes
faces de nuestra sociedad.
En este sentido, y pedimos que se nos comprenda bien,
condenamos el tratado con la Inglaterra, no por ser tra-
tado, no porque concede favors, sino porque destruye un
principio y este principio es unIa de las mas brillantes
emanaciones del gran principio international de la inde-
pendencia, como la soberania lo es del derecho pdblico
interno.
El dia que se haga pdblico el tratado, ventilaremos
mas de cerca las cuestiones accesorias de reciprocidad,
navegacion, etc. Ahora no podriamos menos de ser inexac-
tos y estas materials son harto graves para debatirlas
por solo amor a la discussion.













TENTATIVAS DE COLONIZACION EN EL RIO DE LA PLATA


ANO 1825

( La Cronica, 24 de Junio de 1849.)

Prosiguiendo nuestro prop6sito el traer A las columns de
La Crdnica, todos los antecedentes hist6ricos relatives a las
diversas tentativas que se han hecho en las repiblicas del
sur para plantear coloniaseuropeas, empezamos a reproducir
hoy los articulos siguientes, tomados de peri6dicos que se
publicaban en Londres en 1825. Por estos articulos y por
otros documents que seguirin despues, se vera cuan
lisongeros fueron los auspicios con que empez6 la idea de
inmigracion europea en el territorio argentino, y cuin
acertadas las medidas y leyes que se dictaron para conse-
guirla. Sin embargo, hoy no existen mas que ruinas, no
del tiempo sino del abandon, en la Calera de Barquin, en
las inmediaciones de Sin Pedro, en las cercanias de Buenos
Aires, atestiguando con sus escombros que las colonies
fundadas alli, abrigaban al nacer algun vicio organic,
alguna cosa constitutivamente nociva que las mat6.
Hemos visto los esfuerzos de Codarri y del gobierno de
Venezuela, no dar en servicio de la inmigracion, todo el
fruto que parecian promoter; veamnos ahora c6mo se este-
rilizaron los esfuerzos hacia el mismo objeto de las autori-
dades argentinas en 1825 y afios posteriores, para sacar
lecciones de estos mismos contrastes, y para persuadirnos,
que asi como la obra es grandiosa y salvadora para nuestras
repdblicas, tambien es dificil y seria.






OBRAS DE SARMIENTO


COLONIES INGLESAS EN -LA AMERICA DEL SUR (4)


Se trata de establecer colonias inglesas en la Rep6blica Argentina. El plan de
esta importantisima media se ha publicado ya en Inglaterra, y st tenemospresente
el estado actual de los dos paises que deben ejecutarlo, no dudaremos del 6xito de
la empresa. En Amdrlca falta poblaclon ; en Inglaterra sobra; esta posiclon relative
basta para determinar A los Ingleses A pasar A Amnrica, y para abrir las puertas
de la Amdrica A los ingleses.
No sabemos de d6nde ha salido la idea original de la colonizacion de que vamos
hablando, pero si nos consta que hay en Inglaterra muchos fllIntropos ilustrados
que lafomentan, yque nada omitirdn para asegurar su ejecuclon. Tainpoco dudamos
que la presencia del ilustre Rivadavia contribuird energicamnente A tan loable fin.
Ya se ha reunido un capital considerable para los gastos del viaje de los colonos,
y para su manutencion hasta la 6poca de las primeras cosechas; A cada colono se
dard una habitacion, y un terreno de 50 acres, y ademas la empresa se encarga de
la construction de camlnos, mollnos y otros objetos de utillidad general. Los
colonos trabajarin en comun, hasta que estfn terminadqs estos diversos prepara-
tivos. Se darn salarlos A los trabajadores, con arreglo a los precious corrientes
de los salaries en Inglaterra; poniendo en reserve y deposit la tercera parte de
este salario, para cubrir lassumas adelantadas. A media que esta reserve cubra
los adelantos hechos A cada indlvlduo, este tomarA posesion de la hacienda que le
corresponde, la cual. desde entonces, serA su propiedad exclusive, y pasard A su
familla, con una contribuclon de 5 pesos al afio, y con la precisa condition de no
dejar desocupada la habitaclon. y de cultivar el terreno que se le haya sefialado.
De este modo un colono puede arrendar su habitacion, yadquirir otras haciendas.
Una junta de cinco Indivlduos dirigira los negocios de la Socledad; los colonos
dirigirAn los cinco directors, cuando un n6mero suflelente de ellos se haya
establecido, y haya tornado posesion de la hacienda, por los medios Indicados. Los
libros de cuenta que IlevarA la direction estaran siempre en disposicion de que los
colonos los consulten y examine. Nada se omitirA para asegurar A los colonos
el llbre ejercicio de la religion que cada cual profesa, y 4 sus hijos una buena
education. Todo individuo que quiera ser miembro de este establecimiento,
tenga 6 no bienes, sera admitido, con tal que present certiflcaciones de buena
conduct: sin embargo, los que tengan algunos recursos pecuniarios hallarin
abundantes ocasiones de emplearlos con fruto. El primer cuerpo de colonos
debe sallr de Glasgow y Liverpool en Febrero de 1825.
Felleltamos A la Rep6blica de Buenos Aires, por los excelentes resultados que
necesarlamente ha de producer esta inedida. No basta que un estado escaso de
poblacilon la aumente, lo important es que la poblacion que adquiera contrlbuya
A la prosperidad general con su industrial, y con sus virtudes. Las prendas
caracteristicas del pueblo ingles son bastante conocidas. El Ingles es laborioso,


(1) Hemos debido conservar este document, tanto por ser traduccion del'autor,
como por el interds retrospective que tiene para demostrar la lisonjera opinion que en
Europa habian despertado 4 principios de este siglo los primeros esfuerzos de nuestra
nacionalidad.-( N. del E.)






INMIGRACION Y COLONIZACION


economic, templado 6 inteligente; amigo de la independencia, A que esta acos-
tumbrado en su pais, y de perfeccionar y dar extension al ramo de industrial
que se aplica. OjalA imiten las otras Rep6blicas Americanas del Sur el ejemplo
de Buenos Aires! LQu6 mas pueden apetecer que la pronta adqulsicion de un
gran nimero de ciudadanos, que ademas de sus personas, important en su nueva
patria el caudal del trabajo, el ingenio, el deseo de progresar, y la masa de Ideas
que se adquieren habitualmente en Inglaterra, donde todd respira actividad,
amor al trabajo, y virtudes dom6stlcas y civlcas ?
Inmedlatamente que el gobierno de Buenos Aires abrlo la puerta A la coloniza-
cion de extranjeros en aquel magnifico pals, se form en Londres una companiia
para facilitar esta operation, y proporcionar al mismo tiempo A los subscriptores
ventajas pecuniarias. El Prospecto de esta compafila, que ha tornmado el nombre
de Asociacion Agricola del Rio de la Plata, dice asi:
uUno de los objetos de esta Compafila es enviar una parte de los jornaleros
agricolas de la Gran Bretafia y de Irlanda, que se hallan sin ocupaclon, A los
establecimientos de la Asoclacion en la Amdrica del Sur, y fljarlos en ellos en
calidad de cultivadores independientes.
a Para este objeto, la Compafila ha reunido un capital considerable (un million
de libras esterlinas) y estA haceendo los preparativos y tomando las disposlciones
necesarlas para que los colonos empiecen sus tiles ocupaciones, exentos de los
obstAculos y penalidades A que estAn expuestos comunmente los emigrados,
cuando no estAn organizados bajo un plan seguro.
El primer envio de colonos serA dirigido a los establecimientos de la provincial
de Entre Rios, que empieza A pocas millas de ia Villa de la Concepcion, A 120
millas de la ciudad de Buenos Aires, y a 200 de la de Montevideo. Estos terrenos
ocupan una portion considerable de la parte mas hermosa de la Peninsula.
Rod6anlos dos grandes brazos del Rio de la Plata, a saber: el Uruguay y el Parand,
que sirven de barrera A las excursions de los Indios. Por estos rios pueden
navegar, hasta los mismos establecimientos, buques de 150 toneladas. El pals no
es Ilano ni montuoso, sino varlado por colinas, algunas de las cuales estan her-
moseadas por bosques, y alli es donde la socledad posee mas de un million de
acres, de un terreno feracisimo dispuesto A recibir el arado, sin necesidad de
otra preparation. El clima es semejante al del Mediodia de la Francla. Tanto
la tierra como el clima son en extreme favorables al cultivo de trigg y otros
granos: pero los naturales del pals han desculdado este ramo de agriculture, y
se proven para su consumo, de granos extranjeros, que muchas veces vienen
de paises muy lejanos.
uLa sociedad enviara A aquellos establecimientos un clerto nuimero de labrado-
res j6venes, sanos, de buena conduct, con sus mujeres, si son casados, y con
sus bijos. La sociedad les paga el viaje, y el de un hijo por cada matrimonio.
Losotros harAn el viaje A expenses de sus padres.
aCada familla serd puesta en posesion de una hacienda cercada de 50 acres de
extension. Los almacenes de la Compafiia le subministrarAn ropa y comestibles
de buena calidad; materials para ediflcar y ganados para las operaciones de la
labranza. Estos adelantos durarAn tres afios, en caso de que los colonos no
puedan adquirirlos por sus propios recursos en todo este perlodo. Los colonos
venderAn por si mismos los products de las haciendas, 6 por medio de los
Agentes de la Compafia, que tienen la obligacion de Ilevarlos A los mejores mer-
cados, y de entregar filelmente las cantidades que la venta haya producido. La
Compafiia responded de estos pagos.






OBRAS DIE SARMIENTO


( Los colonos haran el viaje en buques dispuestos para este objeto. Los gastos
del flete y de las provislones varian segun las circunstancias, pero el preclo
medlo es de 48 libras esterlinas por cada persona adulta. Para los nifios que no
Ilegan A 14 afios el preclo es la mitad de aqu6l, y un terclo para los que no llegan
A slete. El viaje dura regularmente, con vientos favorables, dos meses poco mas
6 menos. Las families que hacen el viaje y que se estableeen A expenses de la
Sociedad, poseeran'las haciendas en calidad de arrendatarios. El arrendamiento
se entlende por la vida del padre, de la madre, de los hijos hasta el filtimo de
6stos. Las families que hacen el viaje y se establecen A su costa, gozarin de las
haciendas en calidad de propietarios. En ambos casos, sin embargo, queda
establecida una renta de reserve, que varie de 6 sueldos A 2 chelines por acre,
segun ]a situation de la hacienda. La tierra estA libre de diezmos y de contri,
buclones.
c(A media que los colonos vayan cogiendo el fruto de sus sudores, irdn pagando
los adelantos hechos en su favor, en cantidades c6modas, con un cinco por clento
de interns. Los pagos de los adelantos y de los arrendamlentos podran hacerse,
en frutos 6 en trabajo.
( Las haciendas arrendadas pueden comprarse por los colonos, en plena prople-
dad, libre de renta, p.)r el precio de arrendamiento de 15 afios, con tal de que la
compra se haga antes del arrendamiento. Si el colono despues de haber arren-
dado la hacienda quiere comprarla en plena propiedad, pagard una cantidad igual
A veinte afios de arrendamiento. Esta facultad de comprar, despues de veri-
flcado el arrendamiento, dura siete afios.
((Se arrendarAn tierras de past, cpya extension varia de 1.000 f 20.000 acres
cerradas y con buenos abrevaderos, A los colonos que hagan el viaje a su costa,
y acrediten poseer los medios necesarios para sostener aquellos estableci-
mientos.
a Las personas que subscriban at Capital de la Compafnia tienen derecho A 300
acres de tierra, 50 cabezas de ganado vacuno, y 50 de lanar, por cada accion, y
se conslderaran como arrendatarios, hasta que se haga una division general de
los terrenos. Los menestrales de toda espeeie pueden establecerse con ventajas
en estas Colonias, sobre todo aquellos cuyos trabajos son relatives A ediflcios y
haciendas, como tamblen todos los que trabajan en pieles. Los de otra clase no
deben aventurarse en los primeros tempos.
S(Los rentistas cuyos ingresos anuales no son muy considerable hallaran una
excelente residencia en las Colonias. La baratura de los comestibles y de los
caballos, la profusion de caza y pesca, la belleza y alegria del pals, la salubridad
del cllma, ofrecen circunstancias muy ventajosas, y con las cuales, y el auxillo de
una buena libreria, y de otras instituciones que la empresa ha planteado, se
podrd former una reunion sumamente agradable. ) Los demas articulos de este
Prospecto contienen disposiciones de detalle, que no presentan gran interns A
nuestros lectores.
A los datos que preceden, podemos agregar los que se hallan en un Bosquejo de
un Plan de colonizacion en la Amdrica del Sur, publicado filtlmamente por la
Compafiia.
aCuando la poblacion de un pais aumente mas alld de la demand de trabajo,
los pobres que no pueden emplearse tienen que pedir limosna 6 que robar, de lo
que result un aumento deplorable de miseria y de crimenes. El remedio esen-
cial de tamaflo desastre es la emigracion del sobrante de brazos in6tiles, A
pauses donde la poblacion escasea.






INMIGRACION Y COLONIZACION


((Pero los pobres carecen de los recursos necesarios para esta mudanza de
domicilio. Aun aquellos que poseen algun capital lo agotan muy en breye, en
los gastos del viaje, y en los que requieren las primeras operaciones del estable-
clmiento, como el rompimiento de la tierra, el cerramiento de la hacienda, la
construction de los edificlos, y otros preparativos, los cuales consume todo el
capital, much antes de poder cojer algun frulo. Un capital considerable no
preserve, en semejantes casos, de grandes privaciones y fatigas, las cuales unica-
mente pueden evitarse por medio de la asociacion de muchas families. En los
Estados Unidos de America ban perecido millares de emigrados por efecto de
las penalidades A que el alslamiento los ha reducido. Si hubleran cooperado con
otros, hubleran vivido felices y ricos.
(,La reunion de capital, de talent y de trabajo, es pues, indispensable A la
seguridad y a la prosperidad de semejantes establecimientos. Cuando las families
abandonan el suelo natal, es de desear que se transfieran A la tierra que va k
reclbirlas, donde puedan gozar de una situation sana, y de los frutos de sutrabajo,
sin restricciones y gastos inatiles.
((Tal es el asilo que ofrecen las cercanias de Buenos Aires. El cllma es templa-
disimo : la tierra feraz; los pastos, quizAs los mas hermosos del mundo. Hasta
hace pocos aiios no se sacaba otro fruto del ganado que ]a piel y el sebo: la
came se dejaba como initll, y ain en el dia los caballos y bueyes estAn bara.
tisimos.
(Es liclto, pues, asegurar que apenas puede hacerse un servicio mas important
A la humanidad, que el de proporcionar A los pobres de ]a Gran Bretafia y de
Irlanda, que no hallan ocupacion en estos pauses, los medios de salir de la miseria
A que viven condenados, y de pasar A un pais saludable, donde la abundancia de
los frutos de la tierra es tal, que se plerden por falta de consumidores, y donde
en lugar de la cArcel de la casa de correccion, los aguarda una existencia comoda
y honrosa, con la esperanza de progresar y de adquirlr sobrantes.
( Con este objeto, se ha hecho un tratado con el Gobierno de Buenos Aires,
para former un estableclmiento agricola en la orilla meridional del Rio de la
Plata, A pocas leguas de la capital de aquella Repdbllca. Se ha formado un fondo
suflciente para el viaje de los Colonos al punto de su destino, para su manuten
cion, ropa y alojamlento, hasta que puedan cojer ]a primera cosecha. Se dara A
cada colono una hacienda cerrada, de 50 acres de extension, y se construirAn los
caminos, ediflcios y molinos necesarios para su uso. En tanto que todo esto se
lleva A efecto, trabajarAn en comun. Los jornales que se les darn, serAn
arreglados al precio comun de Inglaterra, pero de estos jornales se reserve una
tercera parte, para cubrir los gastos del viaje, de los ediflcios, y de !as otras
operaciones preparatorias... Los negocios de la Colonia estarAn A cargo de una
Junta de Directores, que al principio del establecimiento serAn cinco. Sus cuentas
podrAn ser examinadas por los colonos, siempre que 6stos lo deseen. Despues
que una portion considerable de Colonos hayan llegado A ser propietarios, ellos
eleglran los Directores A pluralidad de votos. Las horas de trabajo seran 9 al dia.
Es de esperar que los Colonos se apliquen A sacar el mayor partido possible de su
trabajo, y la Compafiia ha tornado cuantas metidas ha juzgado oportunas para
que cada cual pueda emplearse con ventajas en su respective profession. n
a Tales son los principios en que se funda el plan de colonizaclon de la compaflia
Inglesa. La estampa que estA al frente de este articulo ofrece el piano topogrfico
de uno de los pueblos en que se ha de dividir la colonia. El circulo central es una
vasta plaza piblica, en medio de la cual estAn la iglesia, la escuela, los talleres de






OHRAS IM1 SAKMIltNTO


os artesanos y,otros establecimlentos Independlentes de la labranza. Alrededor
de esta plaza se ven las easas de los colonos labradores y en seguida los 50 acres
que compqnen la hacienda de cada uno. El circulo exterior Indica los limites del
pueblo, el foso que los rodea y un camino circular que facilitarA las comunicaclo-
nes. Este plan nos parece tan sencillo como ingenioso. En el se ha consultado la
comodidad de todos los habitantes, la salubridad, la facilldad de las operaciones
agricolas y la de las relaclones mutuas que necesariamente se han de establecer
entire individuos cuyos intereses estan tan ligados.
( Hi gobierno de Buenos Aires cuyos actos parecen inspirados hasta ahora por
una political preciosa, liberal y magnAnima, asegura A los colonos el libre ejerelcio
de la religion que profesan. Esta garantia se halla sancionada en el tratado de
amistad, comercio y navegacion que acaba de celebrar aquella Rep6blica con el
gobierno singles y que con tanta satlsfacelon ha sido recibldo en Inglaterra. Una
disposition tan acorde con la tolerancia que el Evangello recomienda, tan analoga
a la ilustraclon del siglo, tan unisona con los sentimientos de independencia y
libertad en que la America del Sud ha fundado su nueva existencia political, es uno
de los elements mas esenciales de la future prosperidad de las nuevas colonias.
( El goblerno de Buenos Aires no limita sus miras A la Inglaterra. Los nuevos
contratos celebrados con casas alemanas para fundar colonies de aquella nacion
honrada y laboriosa en los vastos territorlos bafiados por el Rio de la Plata, prueba
que aquella Repdblica conoce sus yerdaderos intereses y que camina A plasos
apresurados en la inmensa carrera de prosperidad que le ha ablerto su emanci-
pacibn. El goblerno desea que cada colonia tenga un pArroco de la religion que
profesan sus habitantes y un m6dico. Estos dos sujetos, adeinas de un terreno,
recibirAn una pension annual.
A estas noticias podemos afiadir las que contiene una carta impresa que ha
dirigido A sus amigos el filAntropo 6 ilustrado Barber Beaumout, primer director
de la Compailia y fundador, segun creemos, y autor del plan primitive.
-( El Continente de la America del Sur posee, sin duda alguna, mayor portion
de tierra excedente en su estado natural, que ningun otro pais del rmundo. Aquel
pais se encuentra ya libre de la perverse political que le cerraba la puerta de los
adelantos clentilicos 6 industriales, ylos progress que esta haciendo en todos los
ramos de prosperidad p(blica son clertamente admirable.
a La riqueza mineral de la Am6rica del Sur ha excitado la atencion de los capita-
listas europeos; pero mientras se forman vastas empresas para buscar tesoros
ocultos, convene que formen otra para explotar los manantlales de rlqueza visible
y exterior cuyos products son clertos y cuyo valor aumenta diariamente...
( Aunque el precio de las tierras bien situadas en la Provincia de Buenos Aires
aumenta anualmente, todavia es facil adquirir buenas haciendas a preclos c6modos,
con tal de que haya tino en la election. Para que estas adquislcones sean pro-
ductivas, deben ser muy entendidos. El comprador debe ponerse en defense contra
esperanzas quimdricas y consejos interesados.
( Durante siete aflos he estado en correspondencia con el gobierno de Buenos
Aires y con muchos amigos residents en el pals con el objeto de establecer alli
una colonia inglesa. Ademas, he consultado A los viajeros que ban visitado aquella
parte del mundo. El resultado ha sido que he preferldo comprar una moderada
extension de terreno. A recibir como don uno much mas vasto que se me ofrecla.
Ya he enviado cerea de 30 labradores y menestrales para construir ediflcios, hacer
las herramientas y cultivar la tierra y otras personas que estdn A la vista de las
haciendas que se presented y cuya adquisicion pueda convenirme.n





INMIGRACION Y COLONIZACION


II

((Hemos dado A nuestros lectores cuantos pormenores
hemos podido acerca de las colonies extranjeras, que se
estan fundando en la Repdblica de Buenos Aires, persua-
didos de las inmensas ventajas de semejantes estable-
cimientos y deseosos de ver imitado tan loable ejemplo
por todos los otros estados de America que antes fu6
espafola.
( poblaciones inglesas en el Rio de la Plata. El que esta
al frente de este articulo represent la ciudad Capital que
se edifica en este moment en la hacienda del senior
Barber Beaumont, cerca de San Pedro. El mismo plan
ha de seguirse en la capital de las tierras pertenecientes
A la Asociacion de Agricultura del Rio de la Plata, situa-
das en la Calera Barquin.
((El espacio que debe ocupar cada una de estas ciudades
es una milla cuadrada. En torno reinarAn un foso bas-
tante profundo, y calls y arboles, las cuales seguirAn
tambien en las principles calls de la poblacion. Durante
los tres 6 cuatro primeros afios, s6lo se edificara una
d6cima sexta parte del espacio sefialado, y en el caso de
no ser necesario mayor aumento de casas, el resto del
terreno sera dedicado A huertas, sembrados y jardines,
en tanto que las calls de Arboles serviran para el recreo
de los habitantes, y para el refresco y salubridad de la
atm6sfera. Si la poblacion crece, los nuevos edificios
seguiran las lines trazadas en el plan, y serAn conformes
en un todo A la parte antigua. Los arboles estaran ya
crecidos, y ofreceran una sombra agradable entire las
casas. De este modo se evita el inconvenient que se
observa en todas las ciudades de Europa, donde los
edificios, lejos de seguir una distribution compuesta de
antemano, s6lo han dependido del capricho de la conve-
niencia de los propietarios. El caso present, cualquiera
que sea el aumento de la parte edificada, la simetria y la
comodidad de los habitantes serAn las mismas que si
ToMo xxxu.-4





OBRAS DE SARMIENTO


todo el espacio estuviera cubierto, segun el plan le design.
Rodearan A la ciudad, y la cruzarAn en Angulos rectos,
caminos de 100 pies de ancho, dividi6ndola en cuatro
cuarteles. Estos estarAn tambien divididos por calls de
60 pies. Las de segundo orden serAn de 40; los grupos
de casas separadas por estas comunicaciones, serAn de 640
pies de largo, y 300 de ancho. De esquina A esquina de los
cuadros se dispondrAn andenes para la comodidad de la
gente de A pie. En la plaza central estaran todos los
principles edificios pdblicos, y en las cuatro calls que
la atraviesan, las casas mayores, destinadas A los habi-
tantes mas. ricos. En el centro de cada cuartel habrA una
plaza destinada al mercado.
((Las calls serAn designadas por nuimeros latinos, desde
la primera hasta la idltima, y del mismo modo las trans-
versales en nuimeros griegos.
S(( Las casas serAn numeradas, partiendo de dos Angulos
designados en la plaza principal, poniendo los nmimeros
nones A la izquierda de la calle y los pares A la derecha.
Suponiendo que cada calle contiene 400 casas y que en
la calle longitudinal, los ndmeros empiezan en la parte
del Sur, sera fAcil hallar el ndmero 200 por ejemplo en
la calle d6cima quinta, con s6lo saber cuantas calls hay
en la ciudad y cuAntas casas en cada calle. Si el sujeto
se halla en la parte opuesta de la ciudad, debera tomar
la calle diagonal, en lugar de la derecha, y se ahorrara
una cuarta parte del camino.
((El uso de estas calls diagonales es de una utilidad
conocida, puesto que abrazan la plaza principal, la de los
mercados y todo el Ambito de la ciudad.
c(Desde el principio del establecimiento, las lines que
han de servir de calls, se conservarAn para su future desti-
no. Entre los grupos 6 manzanas de casas, habrA tambien
callejuelas longitudinales para cuadras, caballerizas, alma-
cenes y talleres. Desembocaran en las calls principles
por medio de puertas cocheras, y si los vecinos lo tienen
por convenient podrAn establecer en ellas tinglados 6
pequefos edificios para sus'usos dom6sticos 6 industriales.






INMIGRACION Y COLONIZACION


Reglamento de Emigracion ( 1) del General Las Heras


Publicamos el siguiente reglamento dado A la comision
de emigracion por el General Las Heras, entonces Gober-
nador de Buenos Aires, Todos los grandes principios en
que se fund un buen sistema de colonizacion estdn esta-
blecidos en este reglamento y debe tenerse en vista hoy
que se trata de legislar sobre la material. El sefior Santa
Coloma era encargado en Burdeos de despachar emigrantes,
de los que alcanz6 a reunir dos buques cargados, antes
que la guerra del Brasil y la desorganizacion de los
partidos de Rosas, esto es la barbarie, hiciesen impossible
todo pensamiento de mejora.


EMIGRATION


Con el fin de regularizar las operaclones de la comision de emigration, nom-
brada por decreto de 13 de Abril de 1824, y de fijar la base de los contratos y las
condiclones con que deben ser recibidos, ast como las ventajas A que tienen
derecho los colonos que sean conducidos con el objeto de establecerse en esta
Provincla; y despues de oidas las informaclones de la misma comision, el gobler-
no ha acordado el siguiente
REGLAMENTO:

Articulo io La comision se compondrA de cludadanos y extranjeros residents en
el pals, que posean, como los actuales, bienes races en l.
Art. 2o Se destlnara una sala donde se reunira la comision para el despacho de
los negocios ordinarios y extraordinarios que les correspondan, en los perlodos
establecidos por el present.
Art. 3- La comision nombrarA de su seno un president, un vice-presidente y Un
contador, cuyos destinos rolaran entire sus miembros, en los tiempos que la misma
comision establezea; el m6todo, forma y seguridad de la contabllldad se prescri-
biran separadamente.
Art. 4o La comision nombrard de afuera un secretarlo con una asignacion de
los fondos de ella, el cual asistira A todas las juntas ordlnarias y reunions gene-
rales, Ilevando la correspondencila y los libros de acuerdos y contrato.
Art. 5o Se formard una junta, compuesta de cuatro miembros do la comision que


(1) La palabra inmigraofon era desconocida y hemos oido repetir a Sarmiento que
41 la habia introducido en el lenguaje, sirviendo de praeba 9 .esa aseveracion las
burlas de que es objeto la innovacion en articulos de puristas chilenos.-(Noft dri
Editor).






OBRAS DE SARMIENTO


despacharA semanalmente los negoelos ordinarios de ella, con arreglo al reglamento
cuyos destinos se mudarAn cada tres meses, turnando entire todos.
Art. 60 La comislon Integra se reunirA el primer lunes de cada mes, para ser
informada de los negoclos ordinarios en que se haya expedido la junta, A resolver
los negocios de mayor gravedad que aquella le haya reservado y los extraordinarios
que ocurran.
Art. 7- La comislon nombrara los agents que necesite en Europa para la eje-
cuclon de sus contratos, cuando fuere necesario lo que 6ste estipule por su
gracla.
Art. 8o La comision publicarA en periods regulars, tanto en el pals, como fuera
de 61, las ventajas que ofrecen A los emigrados para esta parte de Am6rica; y cada
afio el resultado de sus trabajos.
Art. 9o Las operaclones de la comision serAn las sigulentes :
I. Proporcionar empleo 6 trabajo A los extranjeros que vengan al pals sin
destino, 6 que se hallen en 61 sin colocacion, debiendo acreditar su origen y
causes de su estado.
II. Hacer venir de Europa labradores y artesanos de toda clase.
III. Introducir agricultores por contrato de arrendamlento con los propletarlos
y artesanos del pals, bajo un plan general de contrato que sera acordado
por la comislon, y libre y espontAneamente convenido entire los trabajadores
y los patrons que 10o demanden.
IV. Hacer conocer A las classes Industriosas de la Europa las ventajas que pre-
senta este pais para los emigrados y ofrecerles los serviclos de la comision
A su Ilegada A Buenos Aires.
Art. 10. La emlgraeion sera promovlda por todos los medlos que la commission
encuentre preferlbles, con tal que se guard lo prescrlpto en el present.
Art. 11. La commission debera tener una casa comoda para alojar A los emigrados,
asi que se desembarquen en este terrltorlo, en la cual seran alimentados por el
t6rmino de quince dias, que sefialara a eada emigrado para que pueda llbremente
buscar ocupaclon.
Art. 12. Si el emigrado no encuentra ocupaclon dentro de dicho t6rmino, la
comlsion se la proporcionara; los gastos que ocasione cada uno en los dias de su
alojamiento y mantenlmiento de los fondos de la comislon, se agregaran a la
suma del empefio de cada uno.
Art. 13. Ocho dias despues del arribo de los emigrados, conducidos por convenio
suyo A este pals, se abonara al capitan 6 conslgnatario del buque, por via de pasaje
y todo gasto, la suma que hublesen contratado; pero no pudlendo pasar en ningun
caso de la de clen pesos. Se excepcionan de esta limitacion A los emigrados que
vengan contratados por los agents de la comlsion.
Art. 14. Los gastos que se expresan en los tres articulos anterlores, serAn satis-
fechos seis meses despues del contrato, por los patrons con quienes los emigra-
dos contrataren sus servicios, A los cuales les serAn reintegrados por un descuento
que sufrlrAn los emigrados de los salaries que ganen. Este descuento serA mode-
rado y sin pequefias fracclones, segun y en los tdrminos que los emigrados
concierten con sus patrons.
Art. 15. Los contratos que se celebren entire los emigrados y sus patrons serAn
autorizados por la comision.
Art. 16. Los contratos que se celebren entire los emigrados serAn por termino
que se pacte entire los emigrados y los patrons, debiendo reglarse en el ajuste






INMIGRACION Y COLONIZATION


del salario por una tarifa que la comision harA former eon personas Inteligentes
6 imparciales.
Art. 17. Estos salaries siempre se entenderA sin estar incluldo en ellos el man-
tenimiento de los emigrados, que los patrons proveeran Independientemente A la
satisfacelon de la comision.
Art. 18. Si algun emigrado enfermase por causes que sobrevengan del contrato,
el patron quedarA obllgado A su asistencia, cargAndole en cuenta los gastos que
hiciere; pero el contrato quedarA sin efecto par falta de salud, mal tratamiento 6
trabajo excesivo, A juicio de la comision.
Art. 19. La comison queda especialmente encargada de ejercer el dereeho de
proteccon en las causes civiles de los emigrados.
Art. 20. Los emigrados quedan bajo la protecelon y garantias de las leyes del
pals; podrAn adquirir y poseer bienes 6 inmuebles de cualquier especie que fuere,
contraer toda clase de vinculos, con la sola limitacion de que estos goces por el
tiempo de su empefio no perjudiquen los interests de sus patrons.
Art. 21. Los emigrados quedan, durante sus contratos, libres de todo servicio
military 6 civil; los que quisieren aceptar alguno, serA espontAneamente, declarAn-
dolo ante la comision, en cuyo caso el patron A quien sirven, serA reembolsado
por el emigrado de la suma de su empefio.
Art. 22. Los emigrados, conform A la costumbre del pals, no serAn perturbados
en las prceticas de sus creencias religlosas y quedan exhimidos de todo derecho 6
contribution que no sea impuesta A la comunidad en general.
Art. 23. Los emigrados que hubiesen Ilenado honestamente el tempo de su
empefio, serAnbajo la protection de la comislon, preferidos en el arrlendo de las
tierras del Estado, las cuales las recibirAn en enfiteusis bajo el cAnon que se
establezca por la ley.
Art. 24. Estos terrenos serAn designados A elecelon de los emigrados y en pro-
poreion A las aptitudes y posibilidades de cada uno de ellos; pero ninguno podra
ser de menos tamafio que el de diez y seis cuadras cuadradas.
Art. 25. En el caso A que se contrae el articulo anterior, la comision podrd
hacer de sus fondos A cada arrendatario un empr6stito de trescientos pesos, de
los cuales se reintegrard en plazos c6modos y bajo el interns del sels por ciento
annual.
Art. 26. A los emigrados que de este modo se hicieren propletarios, se les
concederA el derecho de posesion sobre el valor legal de las tierras y el de propie-
dad sobre todas las mejoras que hiciesen en ellas; y ambos derechos seran nego-
clables y trasmisibles por ellos y sus sucesores. En caso que el Goblerno acordare
la enajenaclon de las expresadas tierras del Estado, el poseedor de ellas tendrA
para su compra un derecho de preferencia sobre todo otro cualesquiera que se
alegue.
Art. 27. La comision queda muy particularmente encargada de no admitir emi-
gradas que hayan sido castigados por crimenes cometidos contra el buen orden de
la socledad.
Art. 28. Lo establecido por el present Reglamento en ningun tiempo embarazara
A cualquiera otra persona para introducir el nfimero de emigrados que contrate
por sus comislonados en Europa para su servicio, los cuales podrAn optar A las
ventajas que por el present se acuerdan, si desde su arribo A este puerto se suje-
tan 6 la intervenclon de la comision, conforme al Reglamento.
Art. 29. Este Reglamento sera revisado eada afio 6 antes, si la comision, de con-






54 OBRAS DE SARMIENTO

formidad con el Goblerno, lo juzgase convenient, sin que las alteraciones que con
este motive se hicleren, perjudiquen los contratos ya heehos, 6 los que se pudlesen
hacer en Europa, dentro de un tdrmino que se fljard al efecto.
Buenos Aires, 19 de Enero de 1825. JUAN GREGORIo LAS HERAS. Manuel Josd
Garcia (1).


(1) Hemos averiguado en documents de la 6poca que este reglamento so puso en
practical aun cuando no halliramos que se hnbiesen nombrado agents en Europa.
La comision so compuso de veinte miembros, entire los que habian americanos, ingle-
ses, alemanes, espaioles y franceses. Tambien soe fund por aquella 6poca una
Sociedad de Emigracion para el Rio de la Plata, con asiento en Londres, de que se
habla mas arriba.-(Nota del Editor).














INMIGRACION EN CHILE




REPULSION A. LOS EXTRANJEROs.-LOS ESCRITORES ARGENTINOS.-
CARACTERES DE LA RESISTENCIA CONTRA ELLOS. -LA PRENSA
ASALARIADA POR ROSAS (1).

(Escritos en La Cr6~ica de 1849).

Una idea parece ya en Chile haber tornado consistencia
de opinion general, sancionada por la prensa de todos
colors, considerada por el Gobierno como necesidad na-
cional y favorecida por ruedidas, ensayos y arreglos que
tienden A cambiarla en un hecho.
Todos sienten, en efecto, que el medio de hacer inteligente,
industriosa, la poblacion future de la Repdblica, es infiltrar
en nuestras ciudades, en nuestros talleres, la inmigracion
con sus artes, hAbitos industriales, sus instintos y su capa-
cidad de progress. Nuestros campos incultos no han de
convertirse en ciudades florecientes, nuestros bosques
primitives no han de tornarse en materials de construe-
cion, sino por la introduction de hombres id6neos, auxilia-
dos de todos los poderes de la maquinaria modern que


(1) Una buena parte de este articulo no tiene conexion, 4 primera vista, con el
asunto de este volume, pues el autor sale en campafia contra la prensa asalariada
por Rosas. Hemos debido darle cabida en este lugar, porque seria de una confusion
inestricable para toda averiguacion sobre la autenticidad de estos escritos el seccio.
narlos y distribuir sus fragments por separado, y ademas casi no hay escrito de
Sarmiento en esa 4poca en que no apareza onsu Delenda est Carthago, su guerra al
tirano y este desahogo mismo sirve para desoribir la atm6efera que rodeaba al
escritor, al ocuparse de inmigracion.-(Nota del Editor).





OBRAS DO SARMIENTO


centuplican la fuerza humana; y A todo esto responded la
palabra inmigracion, el ejemplo de los Estados Unidos y la
degradacion de los Estados sud-americanos, que no han
querido comprender esta verdad, 6 que no han podido
mantenerse en diario contact con la Europa, ni abrir sus
puertas & los inmigrantes.
El gobierno de Chile ademas, ha tenido desde muy tem-
prano la conviction de que debia, si queria hacer progre-
sar el pais, importar el pensamiento, la ciencia, el arte
europeos, para gloria y progress de la Nacion. Asi cuando
ha necesitado un arquitecto ha hecho venir a M. Brunet
de Baymes, un ge6logo Gay 6 Pissys, un artist Chica-
relli, constructores de puentes norte-americanos, etc. Esto
es bueno; mas que bueno, excelente, lo ainico que debe
hacerse. El dia que Chile haya empleado doscientos ex-
tranjeros en cada ramo professional, el dia que en Europa y
America se haya arraigado la conviction de que en Chile
hay protection, empleo, libertad, bienestar y holgura para
todos los hombres inteligentes, para todas las industries,
ese dia, Chile se alzara como un coloso en America y la
riqueza seguira de cerca sus progress intelectuales.
Todo esto es conocido, aceptado, sin necesitar que el
razonamiento venga a apoyar la conviction internal. Pero
debemos preparar este hecho, puesto que se observa que
en cuarenta aflos de independencia, no se ha realizado
sino en escala insignificant. La emigracion europea se
dirige a los Estados Unidos, a Argelia, al Asia misma;
pasa hoy el Cabo de Hornos y se dirige a la Nueva Holanda,
6 las Marquesas, sin tocar las costas americanas. De
d6nde procede esa especie de repugnancia para nuestros
paises? Este es un hecho grave.
Las colonies espafiolas tienen en Europa una reputation
siniestra, que les ha legado la Espafia con sus antiguas
leyes prohibitivas. La exclusion hecha de los extranjeros
en America, se conserve todavia como una preocupacion
entire las masas europeas. Nuestros diarios, despues de la
Independencia, debian informarles de que todo ha cambia-
do en Am6rica y que en lugar del antiguo odio espafiol,
encuentran hoy simpatias y brazos abiertos que los reciban.
Abre empero el europeo un diario chileno y encuentra la
palabra extranjero pronunciada siempre como un baldon, y





INMIGRACION Y COLONIZACION


durante estos dltimos diez afios, la prensa chilena que se
pretend la mas culta y avanzada de Am6rica, ella mas
que ninguna otra, si no es la de Buenos Aires, discute si
el extranjero que viene a vivir en Chile ha de poder hacerlo
como el nacido en el pais; si se le ha de permitir andar
en dos pies, 6 se le debe forzar a andar en cuatro; si ha de
hablar, 6 fingirse mudo; si ha de pensar y emitir su
pensamiento, 6 guardarse sus ideas para su coleto.
De diez afios a esta parte, la prensa se ocupa de los
extranjeros, y siempre para injuriarlos. Si un frances en
Aconcagua hace cosas vituperables, el Intendente le llama
en baldon de la falta, un vil extranjero; si un respectable
ingles se permit hablar de lo que sabe y el pais ignora,
de bancos, se le responded como un vejamen, que es extran-
jero; si un diarista contraria a otro, se le reprocha su
origen extranjero; y por todas parties la palabra extranjero
es un baldon, la injuria mas pesada, mas aplastadora que
se puede hacer A otro.
Estas cosas muy insignificantes en el fondo, tienen sin
embargo su funesta influencia sobre el pais. El extranjero
condenado & vivir en el pais, sufre en sus afecciones, en
su espiritu; en lugar de amar la patria que se habria
escogido, suspira por el dia en que podra redondear su
negocio y salir de esta atm6sfera que lo rechaza. Sl describe
al pais de donde es oriundo, lo haco sin entusiasmo del
pals donde habitat que no es suyo; y resentido contra
toda esa exclusion que lo hace un judio entire cristianos, se
forma una sociedad aparte, sin mezclarse con los habitantes
del pais, sin interesarse en sus cosas. Desea que haya paz
para ganar dinero; lo demas alli se las hayan.
Nuestra Constitucion, tan espafiola en este punto, los
ha alejado pidi6ndoles un enjeve, una cuarentena de diez
afios para ver si son dignos de ser chilenos. Y sin embar-
go Iqui6n no comprende que ha de Ilegar un dia en que
el voto de los extranjeros vendra en apoyo de todos los
interests civilizados que pueden ser comprometidos por el
atraso deplorable de nuestras masas, llamadas mas tarde
6 mas temprano, legal 6 subrepticiamente, a influir con su
peso en los negocios pdiblicos ?
No es por cierto nuestro animo disimularnos que este
epiteto denigrante de extranjeros y la significacion odiosa 6





OBRAS DSI SARMIENTO


irritante que se le da, se refiere principalmente A los extran-
jeros que escriben, es decir, a los que piensan; y si no
hubiese sido dirigido recientemente a un ingles, nacio-
nalizado, con familiar en Chile, respectable, y que tuvo la
indiscrecion de career que le era permitido exponer su pen-
samiento en material de bancos, sin peligro de ser vejado,
diriamos que el ultraje se dirige generalmente contra los
americanos mismos. Pero no se oculta 6 nadie que cada
vez que se haga de la palabra extranjero un insulto en
Chile, el polaco, el aleman, el italiano, se sentirAn doloro-
samente afectados por un baldon comun.
En el moment en que nuestro humilde papel se present
al pidblico, encontramos todos los diarios de Chile, El
Mercurio,El Comercio, El Progreso, discutiendo esta necia cues-
tion de los extranjeros en Chile y dictandoles una legisla-
cion y una moral aparte para ellos. I Que v6rtigo se ha
apoderado de la prensa, que debiera ser el espejo del buen
sentido? ,En que autores han bebido las doctrinas que
propalan? 4 Habl6 Sismondi de escritores extranjeros, 61
que era italiano y escribia en Paris? (1) Hablaron el suizo
Benjamin Constant y el saboyardo de Maistre, aquellos
publicistas que escribian en Francia? El Progreso hace hablar,
es verdad, a Sismondi que dice: (( La prensa solo es ben6-
fica cuando sus trabajos se enderezan a la verdad. ) Y esta
frase, segun El Progreso, prueba de un modo irrecusable que
los escritores extranjeros no deben escribir en Chile. Es
much habilidad citar contra los extranjeros al italiano
Sismondi, escritor francs I
La verdad es que ningun publicista, ninguna nacion civi-
lizada, ninguna constitution liberal, se han ocupado de esta
question, que solo podia nacer entire los de la raza espanfola,
en sus colonies, entire los criollos; y en Chile va a discutirse
por primera vez en el mundo. Deseariamos que El Progreso
y El Comercio escribieran un manual del extranjero en
Am6rica, para edificacion de los publicistas europeos que
no han tocado tan grave asunto.
q(,Que puede decirse, exclama El Progreso, del escritor


(1) Suizo italiano. Sismondi era un autor muy en boga entonces en America, aun-
que ya olvidado en Europa, autor principalmente de una historic de las revoluciones
de Italia.-(N. dol E.)





INMIGRACION Y COLONIZACION


extranjero que, abanderizado en un partido, sopla ince-
santemente el fuego de la discordia civil?x -La pregunta
es matadora; pero contestaremos por otra. ,Qu6 puede
decirse del escritor national que, abanderizado en un
partido, sopla incesantemente el fuego de la guerra civil?
Todas estas son necedades sin sentido. No hay una ley
para el national y otra para el extranjero, una moral para
el uno y otra diverse para el otro. Cuando se habla de
discrecion y de prudencia, se habla del modo de juzgar
del individuo y de su manera. de proceder en los negocios
de la vida. Pero cuando, como El Comercio, habla de
deberes, de derechos, de lo que es licito, se mete en lo que
no tiene derecho de entrometerse, que es legislar la
conduct de los otros.
No hay constitution del mundo que haya hecho distini
cion de nacionales y extranjeros, cuando se trata de la
palabra impresa, llAmese diario, libro 6 folleto. Dos respon-
sabilidades pesan sobre el escritor, la una legal, la otra
industrial: no hay otras. No hay responsabilidad moral, hoy
que no se castigan los escritos por sus tendencies; hey que
Proudhon es miembro de la CAmara Francesa.
La responsabilidad legal estA determinada por la Cons-
titucion y la ley de imprenta, que no reconocen escritores
nacionales ni extranjeros. La responsabilidad industrial
la determine el pdblico retirando su abono & los diaries
que le desagradan. El periodista es un orador que manda
A casa de sus abonados sus pensamientos para inculcar-
selos. No hay necesidad de taparse los oidos para no
oirle, basta no leer lo que describe. Asi lo ha hecho el
pdblico de Chile con todos los diaries que le han desagra-
dado. Cuando aquel defensor imperterrito de la exclusion
del extranjero, fund6 El Siglo y dijo todo lo que hoy est&
repitiendo, los lectores le retiraron la subscription y el
diario cay6 y la imprenta se arruin6. Cuando ese mismo
tom6 la Gaceta y sigui6 con su tema, los subscriptores,
que eran en su mayor parte norte-americanos, retiraron
su apoyo, porque estaban cansados de oirse llamar extran-
jeros y la Gaceta desapareci6 y la imprenta se arruin6.
Desde que ese mismo ha tornado El Progreso, el pdblico
dirA la reputation de que aquel diario goza. La verdad
es que la imprenta ha cambiado tres veces de prQpietarios,





OBRAS DE SARMIEN1O


pasando de mano en mano como ascua encendida, cosa
que no abona much sus provechos. He aqui la responsa-
bilidad industrial ante la opinion priblica. Lo contrario
ha sucedido con otros diarios. El Mercurio, que ha sido
redactado exclusivamente por los que se complacen en
llamar extranjeros, ha hecho en veinte afios de existencia,
sucesivamente la fortune de muchos empresarios (1). El
Comercio goza de una merecida reputation, aunque propie-
dad de extranjeros y el Progreso mismo fundado por extran-
jeros, medr6 cuando ellos lo redactaban. Lo dejaron ellos
y cay6; volvieron a tomarlo, por pedirlo asi los empresarios
y volvi6 A levantarse. Y esto no era porque eran extran-
jeros, sino porque tenian talents reconocidos, reputation
hecha, tinica cosa que el pliblico consult; porque no todos
nacen para cabreros, testigo el Semanario, que tuvo la
simpleza de anunciarse como exclusivamente escrito por
chilenos, y A los ocho ndmeros no pudo continuar.
Dejemos' por Dios esta question de disparates que perju-
dica a Chile, porque le aleja las simpatias de los extranjeros
y deshonra todos los que la tocan, porque no pueden
hacerlo sin falsear los principios y dirigirse improperios.
El Progreso tacha de infame y de traidora la conduct de los
escritores que ataca, pero el puiblico que sabe que esos
escritores son Pifiero, Alberdi, Sarmiento, Pefia, Gomez, etc.
sabe que esos caballeros honrados no han cometido infamia
ni traicion.
El caballo de batalla de El Progreso es el que se encierra
en estas palabras: < Comprendemos muy bien, si, muy bien
(I qu6 ardor 1) que la prensa argentina en Chile, 6 la prensa
chilena dirigida por argentinos extranjeros, no ha hecho
otra cosa que inocular sus pasiones en nuestro pueblo
para preparar una guerra de esta nacion con la argentina;
que exagerar y adulterar los hechos, etc.))
No ha habido tal guerra; pero si el cargo tuviera funda-
mento no mereceria ser llamado traicion. Escritores argen-
tinos han emitido su opinion sin engafiar A nadie y a veces
la han hecho respetar por el gobierno mismo. Pe ro de este

(1) Entre ellos Rivadeneira, el editor de la gran coleccion de oldsicos espafioles
quela hizo perder en Espafia la fortune gan ada en America, El Mercurfo aun existe.
(N. del E.)





INMIGRACION Y COLONIZACION


inconvenient no estan libres los escritores como el autor
de aquellas palabras, segun las inducciones morales que
vamos a hacer, de hechos aut6nticos y comprobados.
El gobierno absolute de Rosas era atacado por la prensa
de Montevideo, de Francia, de Inglaterra, de Rio de Janeiro
y de Chile. En aquellos paises, menos en el dltimo, Rosas
tenia agents acreditados y por medio de sus agents com-
pr6 en Paris La Presse que ha sido suprimida ahora, por la
conocida corruption de Emile de Girardin que venderia su
talent al mismo Lucifer. El redactor de La Presse se enten-
dia con Sarratea y en 1845 dej6 de escribir seis meses en
favor de Rosas, porque no se le pagaba un dividend atra-
sado. En Londres obtuvo del Morning Chronicle su coopera-
cton, por medio de Moreno. EnRiode Janeiro, Guido fund6
A Liga Americana, consagrada a los intereses de Rosas y en
Montevideo, en el cuartel de Oribe, se fund6 otro diario que
aun existe. En Chile no tenia agent y la prensa de Chile
le incomodaba mas que ninguna otra. Un agent de Rosas
se present en Chile y su primer pedido al gobierno fu6
contra la prensa (consta de autos.) A qu6 vino este
agent & Chile? Hasta hoy es un misterio. Habian recla-
mos de Chile que arreglar, el comercio suspendido entire
ambos Estados, mil cuestiones internacionales que acomo-
dar. El tiempo se pasaba y cuando el agent fu6 requerido,
contest que no traia instrucciones de ninguna clase de su
gobierno, que no sabia a qu6 habia venido. En otros t6rmi-
nos, qte 61 era instrument de una farsa, de una burla
hecha A Chile. Pero el agent no debi6 perder su tiempo.
Debi6 ver en Chile, cuil seria el joven escritor que por sus
resentimientos, por su odio contra los emigrados, se encar-
gase de hacer la defense de Rosas, objeto probable de su
mission. Del odio a los argentinos emigrados al amor de
Rosas, no hay sino un paso; las dos cosas se avienen, se
completan. No habria un joven ardiente por ahi, pobre,
sin antecedentes, pero ya conocido por sus rencores poli-
ticos? jEs tan dificil entenderse entire hombres? Irigoyen
fu6 Valparaiso. El agent de Rosas se retire sin haber
tocado ninguna question que interest Chile; pero, i qud
cambiadas quedaron las cosas! En lugar de aquel terrible
Progreso, el azote de Flores, Santa Cruz, Rosas, Oribe, todos
los pretendientes de Am6rica al gobierno personal, porque





OBRAS DE SARMIENTO


sus pueblos no son capaces de gobernarse, dej6 un Progreso
admirador entusiasta de Rosas, el grande, el sublime, el
just, el altisimo! IAy I del infeliz que se atreva en Chile a
tocar un pelo al idolo Bandido, asesino, perturbador,
malvado, extranjero, es lo menos que les dice el Progreso.
El Mercurio se intimida 6 se disgusta, el Comercio habla
con reserve, Tejedor va & esconderse en Lima, y el silencio
contra Rosas se hace en la prensa de Chile. Si este resul-
tado es hijo legitimo de sus padres, jamas la diplomacia
obtuvo triunfo tan complete.
Hay mas todavia. Se han escrito en el Progreso mas
articulos en favor de Rosas que los que en todos los diaries
juntos habian escrito en contra los extranjeros. Sin qu6 ni
para qu6, tenemos dos columns de encomios a Rosas, & la
menor alusion que so permit contra 61 algun diario.
Hay mas todavia. Estos articulos tan apasionados, tan
ardientes, y publicados en el Progreso, tienen dos ediciones,
una en Santiago y otra inmediatamente en Buenos Aires,
sin suprimirles una sola silaba, prueba de que al escribirlos
son calculados para ajustarse a las columns de la Gaceta.
Tenemos una que contiene cuatro, lo que nos hace sospe-
char que el correo establecido entire Chile y Buenos Aires,
que rara vez trae cartas, lo ha sido principalmente para
pasar en invierno los articulos del Progreso para su segunda
edicion. De manera que las palabras del Progreso del 17
dirigidas contra los traidores escritores extranjeros, la
prensa argentina en Chile, 6 la prensa chilena dirigida por*extran-
jeros argentinos, no necesita para completarla sino ahiadir,
dirigida por Rosas, 6 los emigrados, segun lo entiende
cada cual.
Hay mas todavia. Chile tiene todas sus cuestiones pen-
dientes con Rosas; pero hoy en lugar de ser el demandante
es el demandado, en lugar de exigir, se defiende. Chile
levant la suspension del comercio trasandino, creyendo
allanar una dificultad. Rosas respondi6 & este buen oficio
mandando que los que pasasen mercaderias chilenas al
otro lado de los Andes, rindieran una fianza para pagar los
derechos que impondria mas tarde. Qu6 dijo el Progreso A
esta ins6lita y hostile determination? Dijo que Rosas estaba
en su derecho, lo que es falso, porque ningun gobierno
tiene derecho de cobrar los pechos que no ha impuesto





INMIGRACION Y COLONIZACION


previamente. Rosas en su mensaje, ha dicho al mundo que
Magallanes le pertenece, es decir, que tiene derechos sobre
una parte del territorio ocupado por Chile. El gobierno
no ha encontrado en Chile un peri6dico que dilucide esta
question vital, que probando y discutiendo los derechos que
Chile alega para ocupar ese territorio, desarme una guerra
con que se le amenaza oficialmente. j Estall6 el Progreso en
indignacion contra aquella pretension tan piblica, tan
alarmante para Chile? jOcup6 diez columns, diez nmime-
ros, diez meses en probar a Rosas su injusticia? A Ad6nde
se fu6 aquel ardor por defender su cara patria contra la
agresion extranjera?. El Progreso se call la boca; porque
si decia algo, ese articulo no debia tener su segunda
edicion en la Gaceta, como parece convenido. Cuando el
asunto de Rodriguez, Rosas hizo reclamos injuriosos,
calumniosos, infundados al gobierno de Chile, y el Ministro
del Interior tuvo que reprimir aquella audacia, en su
contestacion, sin que el Progreso prestase su cooperation.
Ya ve, pues, el Progreso que la prensa tiene sus riesgos.
Si escriben extranjeros, pueden inducir al pais en error
contra un gobierno amigo; si escriben nacionales, pueden
hacerse los abogados sospechosos de un gobierno extran-
jero, de manera que sin llamar traicion a ninguno de
estos extravios, el pdiblico no sabe a qu6 carta quedarse,
ni quin lo engafia, ni d6nde esti la traicion, si la hay. No
tema el Progreso por la paz de Chile, no ha de ir a hacer
Chile la guerra. Sobre todo, que deje en paz A los extran-
jeros! que los deje amar Chile y creerse como en su
casa; que deje de llamar infames, traidores, malvados, a
hombres tan respetables como el doctor Alberdi, el senior
Sarmiento y tantos otros emigrados argentinos que aman &
Chile, viven en l61 y quieren ser acatados como lo merecen.
Limpiemos la discussion de todas esas frases ofensivas
y agrias, y ocup6monos de los intereses de la humanidad
y de los de Chile. iQue no se hable mas de extranjeros, por
Dios No espanten la casa. Dejen venir los millares de
hombres, a quienes A lo lejos arredra esta enemiga contra
los extranjeros! LlAmeles A sus rivals de pluma, si quiere,
piojos, perros, cerdos, tigres, petates, pero no les Ulame extran-
jeros, que esa pedrada mata A muchos pajaros. Acuerdese
de la imprenta del Siglo que arruin6; de la de la Gaceta





OBRAS DE SARMIENTO


que arruin6. TUngale lastima a la del Progreso, que cuanto
mas material adquiere, mas baja de valor, porque su diario
la pierde, la arruina en el concept pdblico. No sea tan
virtuoso, tan patriota, tan ardiente en perseguir A los trai-
dores, a los infames. Que cada uno viva con sus miculas
y cuide de su negocio.
Harta gloria, sin difamar a los otros, le toca al redactor
del Progreso. Sus articulos tienen dos ediciones, una en
Santiago y otra en Buenos Aires. Defiende a su patria aqui
contra los emigrados extranjeros, pdrfidos, etc., y ayuda a Rosas
en Buenos Aires. La Gaceta no inserta ninguno de sus
articulos, sin esta frase sacramental: (( El ilustrado redactor
del Progreso... )-Es el drgano de dos gobiernos. Sostiene
en cada mano un poder; los balance, bien que afloje un
poco la cuerda de este lado, cuando tiran much del otro.
Esta propuesto diputado y servira A los dos paises hermanos
cuando se trate de Magallanes. En fin, si la redaccion del
Progreso le faltare, si no hubiese diputacion para el, podri
presentarse en Buenos Aires con la Gaceta Mercantil al
hombro y decir: yo soy el autor de estos articulos; he
aqui mi foja de servicios. Alli puede continuar atacando
a los perfidos, traidores extranjeros. Sera recibido con los
brazos abiertos, como lo han sido sus recomendados.
Para dar el tono a la respuesta condigna que va a
hacernos el Progreso, le recordaremos que el correo de
Buenos Aires sale el 10 de Febrero. Tiene, pues, tiempo
para dar material abundante para su segunda edicion. No
escasee lo de traidores, extranjeros revoltosos, pdrfidos, etc.
Tres articulos de tres columns y bien templados, como
el Progreso sabe hacerlos, es decir, buenos para su efecto
en Chile y aun mejores para la Gaceta Mercantil, donde
veremos luego, ((el ilustrado redactor del Progreso )).
( Alto el latigo, a los extranjeros aqui y allA

II

NECESIDAD DE LA INMIGRACION

En nuestro articulo anterior quisimos mostrar, por apre-
ciaciones hasta cierto punto estadisticas, la poca importancia
que el pdblico daba a la question de extranjerismo de que el





INMIGRACION Y COLONIZACION


Progreso se hacia un parapeto y una arma, que esparce la
alarma y el malestar en los inmigrantes 6 extranjeros. Hici-
mos ver por el mal 6xito de los diarios que habian invocado
el nacionalismo, cuAn poco c6mplice era la nacion en
aquellos extravios de algunos escritores. Varios de nuestros
amigos, adhiriendo completamente A nuestras miras, nos
han hecho observer empero, que nuestras palabras se pres-
taban a una interpretation desfavorable a los sujetos que
fueron en su juventud redactores del Semanario. No es dificil
que siguiendo una idea en todos sus desenvolvimientos se
dejen claros por donde esa misma idea pueda ser combatida
y ofrecer campo A la malevolencia.
No hacemos de nuestras palabras una question de amor
propio; y nada nos convendria menos que por indiscrecion
suscitarnos adversaries, que -por lo menos nos privarian de
un fuerte apoyo. Asi no trepidaremos en asegurar que lejos
de abrigar con los que fueron redactores del Semanario, ni
con los j6venes que escriben fuera de lascolumnas del diario
que se ha hecho el campeon de la persecucion A los extran-
jeros, malquerencia alguna, nos unen los vinculos de la mas
estrecha admistad con muchos de ellos, simpatias reciprocas
con el resto, habiendo excepciones, si las hay, que ningun
sentimiento hostile important. Para ellos y para nosotros
pasaron los primeros ardores de una temprana juventud, y
ni ellos ni nosotros, nos hacemos hoy solidarios de aconte-
cimientos, luchas 6 ideas olvidadas. Si las distinciones que
ellos nos han prodigado, si las oficiosidades de que hemos
sido -constantemente objeto en toda occasion, no fuesen
motivo de estimacion y aprecio, lo serian la position que
ocupan, y los talenitos de que en el foro, en las Camaras 6 en
la prensa han hecho ostentacion; lo seria iltimamente la
consideration de que gozan, y que seria de nuestra parte
advance inexplicable querer gratuitamente disminuirla.
Creemos, pues, Ilenar para con ellos un deber de conciencia,
de justicia y de amistad haciendo esta manifestacion que es
la expression pura de nuestros sentimientos. Muchos de
entire ellos, de palabra 6 por escrito, nos han favorecido con
las'mas amistosas indicaciones sobre el pesar que les cau-
saba nuestro aparente extravio. A mas de que, quidn sabe
hasta d6nde conviene llamar un poco bruscamente A la
TOMO xxim.-5





OBRAS DE SARMIENTO


puerta del puiblico para que preste atencion A un peri6dico
que viene A distraerlo de sus ocupaciones. Si se llama
despacio, no oye. Si fuerte se enoja un poco, pero al fin
reconoce A un conocido, cuya poca cortesia no desfavorece
su buena intencion. En cuanto A los j6venes que ensayan
sus primeros pasos en la dificil carrera de la prensa, les
suplicamos que no se dejen seducir por sugestiones 6 inter-
pretaciones maliciosas, A que hemos podido sin quererlo
dar lugar. Somos naturalmente inclinados A la juventud, y
jamas querremos suscitarle dificultades, que hartas se
presentan de suyo en los primeros pasos de la vida literaria.
Los hombres de corazon recibirAn esta manifestacion como
de quienes, ni por cortesania rri por egoismo disimularon
nunca su sentir; la maledicencia tocara el partido que
quiera; eso no nos incumbe.
Son muy distintos los objetos que nos proponemos en
nuestro peri6dico, y lejos de desear suscitar rivalidades,
nada. pedimos sino cooperation A los que como nosotros
se interesan en la suerte del pais, y simpatias de parte del
puiblico, sin lo cual nuestra tarea seria A mas de ingrata
inoficiosa.
No es de vanas querellas de palabras que pensamos
ocuparmos; las evitaremos A costa de cualquier sacrificio.
La situation del pais es demasiado alarmante para distraer
la atencion del pdblico con cosas ajenas de su interns. El
pals decae visiblemente. Las rentas de la aduana disminuyen
de un tercio, porque el comercio extranjero deja de importar
mercaderias. El pals no inspira confianza. Los diezmos,
se han rematado este aflo por precious infimos A los de los
anteriores, porque los products agricolas no tienen buen
precio.
El comercio estA paralizado, angustiados los individuos,
porque no hay dinero.
Centenares de almacenes y tiendas se han cerrado en
Santiago y Valparaiso, porque los provechos del comercio
son dudosos y la quiebra siempre amenazante.
En este moment se forma con la emigracion de todos los
paises de la tierra un emporio en el Pacifico'; los Estados
Unidos que luchan con ventaja con la Europa entera, aso-





INMIGRACION Y COLONIZACION


man su vigorosa cabeza en las costas del Pacifico, donde
Chile ocupaba un rango commercial.
Gran parte de los inmigrantes europeos que de aflos atrAs
se habian establecido en el pais, lo abandonan para traspor-
tarse a California. Gran nmimero de chilenos emnigra igual-
mente arriado por esperanzas que no tiene en su pais. A
estos males reales que caen sobre Chile en un solo aflo como
si hubiese ya tocado su apojeo y comenzase A declinar, se
afiaden otrosde apprehension, de prevision. La crisis electoral
se acerca, y pocos son los que ven claro en los destinos
futures del pais; las pasiones political no tardarAn en tomar
su excitacion acostumbrada, y el aspect general del mundo
no es sin duda para tranquilizar.los espiritus. $ Cual'es la
causa de aquella decadencia alarmante, de este malestar
natural ? I El Gobierno ? d Pero no habran causes mas
profundas, que estan fuera del alcance de la administration?
4 Por qu6 disminuye la importacion de artefactos euro-
peos, y por tanto las rentas, si no es porque la masa de
products del pais no puede hacer frente al intercambio
de valores?
4Por que escasea el dinero, si no es porque se extrae
como mercaderia de retorno el que circula, y no entra de
otras parties A reemplazar el vacio que deja?
jPor qu6 las producciones agricolas carecen de demand,
si no es porque los costs de production y transport elevan
su valor mas allA de los precious de los mercados exteriores ?
4 CuAl es el medio de consumer mercaderias europeas?
4 Aumentar la poblacion consumidora ? 4 CuAl el medio de
retener en circulacion mayor suma de dinero ? Dar valor a
los productos, bajando los costs de la production y aumen-
tando la riqueza national.
C6mo se obtienen estos resultados ?
PROMOVIENDO la INMIGRA.CION.
He aqui la solution de todas las cuestiones, solution facil,
pronta, hacedera si se quieren poner para ello los medios
conocidos, practicados en este moment por los Estados
Unidos, el Canada, la Nueva Holanda, el Cabo de Buena
Esperanza y todos los paises que como Chile tienen terrenos,
y escasez de poblacion. Para llegar a este resultado, en
Chile como en los demas puntos de la Am6rica espaflola, no





OBRAS DE SARMIENTO


hay que contar solo con la accion del Gobierno, no hay que
prometerse la formacion de colonies lejanas. Es preciso
antes suscitar un movimiento de la opinion pdblica, hacer
sentir las desventajas de la situation actual, remover los
obstaculos, ilustrar las cuestiones, debilitar las preocupacio-
nes que a ello obstan. Salir al fin del marasmo en que
vamos cayendo, despertando la opinion que duerme; mos-
trando el abismo para que cada uno pueda medirlo con sus
propios ojos.
Es en este sentido que hemos principiado la emision de
nuestras ideas por sefialar un obstaculo existente en la
prensa de Santiago, por masque previ6semos, que debiamos
encontrar represalias amargas. Pascal decia que antes de
hablar del dogma, era necesario hacer amar la religion; y
otro tanto decimos con respect a inmigracion. Antes de
Ilamar al ext'anjero, es preciso hacerlo amar; es preciso
alejar, obscurecer, confundir toda manifestacion que le sea
injuriosa. La inmigracion europea no ha de venir directa-
mente a nuestros terrenos baldios, sino que ha de desbordar
de Santiago, Valparaiso y las ciudades de Chile, unicos
puntos donde la industrial que ellos traen puede ejercerse
con provecho. Preparemos, pues, la opinion aqui; y para
prepararla hemos combatido las tendencies del Progreso, en
el moment en que mas irritantes se han hecho. Suponga-
mos que el movimiento de emigracion a California continue;
supongamos, y no es dificil que esto suceda, que la mayor
parte de los artesanos extranjeros abandonen el pais. 4 No
es claro que la industrial de Chile retrogradaria de veinte
afios de progress? L Y no es una de las causes que pueden
favorecer este movimiento, ese malestar que el extranjero
experiment en Chile, por la indiscrecion de la prensa?
Porque es preciso no alucinarse. Las relaciones del emi-
grante son naturalmente circunscriptas; 61 no puede juzgar
de la buena voluntad del comun de las gentes, porque no las
trata; lee un diario, d oye hablar entire los suyos, y la palabra
extranjero, repetida con tanta frecuencia y en un sentido
ofensivo, lo induce a juicios err6neos, y a veces el silencio
mismo sobre ciertas cosas que le atafien le lastima.





INMIGRACION Y COLONIZACION


III


LOS PAiSES QUE PROGRESAN


Se habla de progress entire nosotros; pero los que lo
hacen responded a una objecion: interesada es la afirma-
tiva, conio interesada es la negative. Se ataca al Gobierno
chlpandolo del atraso del pais y los partidarios del Gobierno
lo defienden ostentando progress exagerados. Chile es el
pais sud-americano que mas motives tiene de progresar, y
la verdad es que no progress. No hay guerras en Chile,
ni pronunciamientos, ni sublevaciones; y cualquiera que
la administration haya sido, siempre se ha compuesto de
ho6mbres que para adquirir popularidad habrian hecho
todo por hacer progresar el pais, si hubieran sabido hacerlo,
y si hubieran podido, con los elements que hoy encierra.
En Chile ha progresado Valparaiso, eso es claro, evidence,
tangible. Enr el Rio de la Plata, Montevideo, que de pobla-
cion de diez mil almas se cambi6 en ciudad de cincuenta
mil, de 1830 a 1840. En el resto de la Am6rica espainola
no hay progress, no se fundan ciudades hace veinte aflos.
Cartagena, que contuvo en el siglo pasado sesenta mil
habitantes, tiene hoy doce mil: Chagres no es ni aldea,
ni villorrio, es tambo de paja, de cafias. Panamr es un
monton de ruinas; Guayaquil es hoy lo mismo que un
siglo atras; Lima tiene barrios desiertos; Potosi apenas
conserve el local de sus antiguos edificios.
En Chile no se ha fundado ciudad que merezca nombre
de tal, desde las uiltimas poblaciones demarcadas por los
gobiernos espaioles. Copiap6 ha crecido; pero no en pro-
porcion de los cuarenta millones de pesos que han pro-
ducido sus minas. No hay, pues, desenvolvimiento de
riqueza pilblica; ni el progress del pais corresponde a las
condiciones del suelo, a la voluntad de los hombres, a las
instituciones, y al product de las minas; porque las minas
son un accident que trae su contingent de riqueza a un
pais, pero que no debe entrar sino temporalmente en las
apreciaciones probables de la riqueza; bien que en Chile





OBRAS DE SARMIENTO


este accident pueda tomar un caracter permanent por la
especialidad de su terreno.
En Chile se trabaja, pues, hoy para tres cosas: 1o, para
conservar el capital, esto es, la riqueza existente; 20, para
reparar con las utilidades adquiridas las p6rdidas que A
cada uno hace experimentar la falta de progress de la
riqueza general; 3o, para proveer A la subsistencia. Nos-
otros no entraremos en cuestiones econ6micas, en esa
vocingleria savante, que deja A los contendientes satisfe-
chos y al pdblico en ayunas. Si hay progress de riqueza
deben haber provincias nuevas agregadas al Estado; aldeas
cambiadas en ciudades. Cuantos habitantes mas tienen
hoy que ahora diez afios Casablanca, los Andes, Rancagua,
San Felipe, San Fernando, etc.? Cuantos mas tiene Val-
paraiso en estos iltimos diez afios ? 4 Cuantos mas Monte-
video? He aqui nuestros t6rminos de comparacion.
SCuantos debieran tener? A esto responded algunas
cifras tomadas de un pals que nadie duda que progress,
los Estados Unidos. Tomamos estos datos de una obra
conocida ya en el pals.
Bdifalo tenia en 1835, 15.661 habitantes, en 1844 tenia
28.000 y hoy tiene 35.000.
Milwaukee en 1810, 1.712 habitantes, en 1844, 7.000.
Racine en 1842, 800 habitantes, en 44, 2.000.
South en 1840, 337 habitantes, en 44, 2.000.
Pittsburg en 1830, 12.542, en 1844, 60.000.
Saint-Louis en 1830, 6.694, en 1844, 35.980.
Seria fatigar la atencion acumular mas cifras. He aqui,
pues, sefales visible de progress; pero si la tierra se
puebla, los hombres no se improvisan; se necesitan gene-
raciones, unas en pos de otras; y mas que generaciones se
necesitan tradiciones de industrial y de gobierno de que
nosotros carecemos. Solo la inmigracion puede suprimir
el tiempo y afiadir capacidad.
Cuando nos proponemos suscitar un movimiento en la
opinion pliblica para hacer que se produzca un hecho
independiente de la political, 6. que la arrastre seriamente
A provocarlo ella misma, debemos tocar todas las cuestio-
nes que A 61 dicen relacion. Nosotros comenzaremos siem-
pre por / nosce te ipsum I de los antiguos, tan olvidado entire
nosotros y causa de errors, y de decepciones funestas.





INMIGRACION Y COLONIZACION


Cual es la situation de los Estados sud-americanos en
la escala de las naciones, 6 para individualizar mas la
question, cuAles son las fuerzas industrials de Chile, segun
la manera de ser que le ha legado la colonizacion?
Los Estados americanos y exceptuando Barcelona, pue-
blo no espafiol de estirpe, los de raza castellana presentan
el raro fen6meno en nuestros dias de naciones que no
poseen industrial, que no pueden desarrollar fuerzas indus-
triales. 6 Pueden estos Estados vivir largo tiempo? Unas
pocas consideraciones bastaran A esclarecer este punto.
La tierra, el casco, digAmoslo asi, de una nacion no se
pierde; los pueblos posteriores han hallado el sitio donde
estuvieron otros A quienes les faltaron las condiciones de
existencia; pero la desaparicion de pueblos, el obscureci-
miento gradual hasta no marcar en el mapa sino un punto
de la tierra con un nombre, no s6lo Ilega A verse cuando
esta copsumado, sino que puede calcularse, presentirse de
antemano.
Una nacion figure en el mundo actual por su riqueza
colectiva, que no es otra cosa que su aptitud de apropiarse
los products de la tierra, elaborarlos, hacerlos valer, y
con los que ella explota, asimilarse, atraer A si los pro-
ductos de los otros pueblos, por intercambios ventajosos.
Este trabajo incesante para apropiarse los products
naturales, supone para ser provechoso, una capacidad
industrial, y esta capacidad industrial s61o pueden darla
los progress de las ciencias mnatematicas para gobernar
las fuerzas, los secrets de la quimica para componer y
descomponer las substancias naturales, es decir, las cien-
cias cultivadas en todos sus ramos para aplicarlas A todas
las necesidades de la vida. De esta regla no hay otra
exception que la que produce ciertos climas privilegiados,
ciertas producciones monopolizadas. La Habana, por ejem-
plo, con el trabajo de los esclavos, con su escogida situation
insular, con su clima tropical, produce con poca ciencia
azdcar, tabaco, que otros paises no pueden producer; pero
la Habana no es nacion sino colonia; y quedaria por
averiguar si elevada A aquel rango, estos medios de exis-
tencia bastarian para colocarla A la altura de los pueblos
civilizados, y darla bases de existencia civil y political.
En la unidad que todos los pueblos forman hoy por las





OBRAS DB SARMIENTO


ideas, por los hbitos, estrechada, refrescada por el comer-
cio, los pueblos han de compararse por situaciones iguales,
nacidas de producciones iguales. Chile produce cereales,
por ejemplo; pero para que esta production sea una
fuente de riqueza, no basta que el clima sea favorecido,
no basta que la tierra d6 ciento por uno, sino que en el
gran mercado del mundo, esos cereales se presented A la
par de costs, con los de la nacion que mas barato los
produzca. De lo contrario esos cereales seran rechazados,
devueltos al puerto de donde salieron, y de alli al granero
del propietario. Esta es la situation de Chile, desde que
ha podido darse cuenta de ella. Hace cuarenta afios que
este pais busca su mercado en el mundo y no lo encuen-
tra; halla alguno accidental y ese se le cierra por otro
accident. El Ultramarino ha explicado alguna de las
causes de este fen6meno commercial, y El Comercio avisa
desde Valparaiso que nadie quiere cargar trigos; he aqui
pues la production jefe del pais rechazada del concurso
de las naciones, devuelta 6 dejada sin mover en los gra-
neros; la riqueza del pais convertida en p6rdida que alcan-
za A la utilidad annual y al capital.
&CuAles son las causes que desfavorecen la production
chilena en los mercados? la. Su obscuridad en el mundo
commercial; en este punto como en tantos otros se necesita
fama, caseria; no se adivinan las cosas, se muestran, se
ensefian. Un ejemplo notable ilustrari nuestra idea. En
1831 se descubri6 en Copiap6 un mineral de plata en el
que habian superficie de tierra millones; el que llegaba
podia ver, tocar, apropiarse parte de aquella riqueza fabu-
losa. 4Acudi6 Chile entero a Copiap6? ,Se despoblaron
las costas del Pacifico atraidas por aquella riqueza? 4,La
inmigracion europea tom6 aquella direction ? OcupAron-
se los diaries del mundo de esta codiciable novedad? No;
hubo algun movimiento, algunos centenares de hombres
acudieron y todo termin6 ahi. En California se ha encon-
trado oro, y basta detener al primer gafian de Chile para
preguntarle lo que sabe de California; lo sabe todo; sabe
mas que la verdad, cree en lo impossible, en lo fabuloso.
, Por qu6 esta desigualdad de famas ? 4 Por que al mismo
tiempo que se habla de California, no se habla en el mundo
de las nuevas riquezas descubiertas recientemente y al





INMIGRACION Y COLONIZACION


mismo tiempo en Copiap6? Cree alguien que dadas cir-
cunstancias iguales la inmigracion se repartiria entire
California y Copiap6? Es que detras de California hay
un nombre representante en el mundo de muchas ideas,
Estados Unidos, y detras de Copiap6 hay otro que ni a la
distancia ni de cerca dice nada al espiritu, a la imagina-
cion, que no ha logrado todavia hacerse conocer suficiente-
mente, Chile.
20. Faltan medios de trasporte en tierra y en mar. En tierra
hay en Chile dos caminos dignos de un pais civilizado, el
de Valparaiso y el de Aconcagua a Santiago; como obras
de arte excelentes, como mejoras introducidas sobre el
estado natural, inmejorables; perp bajo el aspect indus-
trial, commercial, impotentes. Los Estados Unidos, que pro-
ducen cereales como Chile, tienen canales, rios,.vapores y
ferro-carriles para trasportar sus cereales; luego los cerea-
les de los Estados Unidos rechazarAn del mercado del mun-
do los cereales chilenos, los haran volver con p6rdida a
sus graneros. No hay marina en Chile, y nosotros afiadi-
mos, no puede haberla, ni ahora ni dentro de dos siglos, y
una nacion no puede aguardar siglos para completar sus
medios de existencia. En Chile hay bosques de maderas
de construction, declaradas hoy las primeras del mundo.
HAnse estado ahi desde el levantamiento de los Andes
hasta la conquista, desde la conquista hasta 1849, y ahi
se estaran. Hay bosques, pero falta el hombre armado
de una mAquina, es decir, el hombre de inteligencia pura,
y no material animada. Se necesitan para mejorar las
condiciones de la production chilena en el acto, treinta mil
embarcaciones de todos tamaios, y un astillero por esta-
blecer 6 establecido ya, no ha de llenar a tiempo esta
necesidad. Se necesita proceder como se ha procedido en
la navegacion del Mississipi. ((En 1817 el comercio de la
Nueva Orleans empleaba sobre el Mississipi veinte barcas,
cuyo tonelaje era de 2.000 toneladas. En 1842 habia subido
a 450 buques de vapor de 90.000 toneladas, y 4.000 embar-
caciones de todos tamafios de 300.000 toneladas.)) Entre
1817 y 1842 median veinte y cinco aflos. En veinte y cinco
aflos un rio ha sido dotado de los medios de transport
que necesitaba para hallarse a la altura de su position,
como medio de comunicacion entire provincias. Ha





OBRAS DE SARMIENTO


aumentado en la misma proporcion la marina, no ya de
un rio sino del Oc6ano, no ya de una provincia sino de
una nation, en Chile,, en cuatro siglos & que esti poblado
por cristianos, en cuarenta afos que es nacion indepen-
diente?
Uno de los fAtales errors que matan a los pueblos de
estirpe espafola, es career que la voluntad por si sola puede
remediar sin introducir nuevos elements, la inhabilidad
industrial que trae tradiciones de siglos. En Chile, desde
el primer dia -de la existencia de la Repdiblica, todos los
hombres pensadores concibieron que sin marina mercante
el pais no podia salir de la nada en que lo habian consti-
tuido los antecedentes coloniales. Habian maderas ex-
quisitas, quinientas leguas de costa, pueblos maritimos,
chilotes, penquistos, qu6 s6 yo. Desde el moment se puso
mano A la obra de former escuelas nauticas, de dictar eyes
de marina, bien entendido que copiarian las de otras nacio-
nes, que estkn bajo condiciones distintas y diametralmente
opuestas. 0,C6mo han corresbondido los resultados A tan
loables intenciones? Se han formado escuelas nauticas,
destruidose, vu6ltose A organizer, desbandAdose en seguida.
,Hay una actualmente? CuAntos marines chilenos man-
dan buques?
Sabemos que hay j6venes de talent y de capacidad,
que honrarian A la marina inglesa; pero los talents ni el
aprovechamiento personal lo dan las naciones, que vienen
de Dios. Lo que se necesita mostrarnos son dos mil capi-
tanes de buque, y diez 6 quince mil mariners chilenos,
que es la dotacion que debiera corresponder por lo menos
a quinientas leguas de costa, menos que la que tiene el
Mississipi. No se ha obtenido esto, porque no puede obte-
nerse con los elements de nuestra sociedad actual. La
prueba de ello es, que la ley de Navegacion nuevamente
presentada A las Camaras, dando al inmigrante el derecho
de poseer buque, y al marinero inmigrante el titulo de
chileno ante la ley, para completar la tripulacion del buque
chileno, en mayor proporcion que antes, muestra que los
resultados, que los desengafios empiezan A hacer compren-
der al legislator que el hombre nacido en la costa del
Pacifico no es por eso solo marino, que se necesita otro ele-





INMIGRACION Y COLONIZACION


mento mas, tradiciones industriales, capacidad de progress,
ciencia y arte.
Nuestros cereales, pues, no pueden presentarse en los
mercados, no s6lo porque no tenemos buque, teniendo
maderas exquisitas, sino porque el buque norte-americano,
nuestro competitor, es mas capaz, mejor y mas barata-
mente construido y tripulado que el de todas las naciones
del mundo. Nuestros cereales vuelven, pues, 6 se quedan
quietos en el granero. Aguardaremos a que hayan en el
pais las 20.000 embarcaciones necesarias para poder expor-
tar nuestros frutos? ,Y la cosecha de este afno? jY la
del venidero ? Y las que se sucedan hasta entonces, 4 qu6
se hace de ellas?
30 Nuestros medios de cultural son imperfectos. Si los anterio-
res obsticulos al desarrollo de la riqueza tienen una reali-
dad demostrada, no obstante que no son mas que acciden-
tales, este otro es de tal evidencia, que la demostracion
viene a ser necesaria, apenas para complement de la
oracion. En los Estados Unidos (y siempre los tomaremos
por termino de comparacion, porque aquel es el pais analo-
go a Chile por su clima, sus producciones, su calidad de
colonia americana vuelta Estado); en los Estados Unidos,
deciamos, el peon gafian gana un peso diario, en el Sud de
Chile gana un real y a veces tres cuartillos, y sin embargo,
en los Estados Unidos hace cuenta llevar sus cereales a
Calcuta, y en Chile no siempre pueden exportarse al Perd.
ICual es el origen de esta diferencia de resultados en favor
del primero, estando la aparente ventaja de costs de
parte del segundo? No es otro que la apHcacion de todos
los medios conquistados por la ciencia, puestos en practice
alla, y la falta de capacidad industrial nuestra que nos
quita todos los provechos, por no aplicar las fuerzas que las
matemiticas han puesto en manos del hombre. Desde los
lagos norte-americanos hasta la Virginia, desde Nueva
York hasta el Oregon, el arado norte-americano es una
maquina, fruto del invento europeo, perfeccionada en
Am6rica, que abre un surco de media vara de ancho, roza
la tierra, y es tan manejable que salva 6 evita los troncos
de los antiguos bosques, de que aun esta cubierto el suelo.
Estidianse, con6cense y mej6ranse las semillas; hay una
maquina para distribuir el trigo en proporciones iguales





OBRAS DE SARMIENTO


sobre el terreno, de manera que cada semilla arrojada
fructifique c6modamente; maquinas para desgranar el
maiz, guadafias para cosechar el trigo, aparatos para trillarlo,
corta-pajas para convertir en pasto la paja; y A todos estos
medios de poder y de economic se afiaden hachas de
patente para la corta de bosques con cabos de patente,
product de las fabricas, carretillas de mano, carretas lige-
ras y bien montadas, caballos pur-sang, arneses semejantes
A los de nuestros carruajes paralas bestias de tiro, y despues
de todo esto, caminos, canales, vapores, ferro-carriles para el
trasporte de la mercaderia; suma total-cereales que pueden
exportarse A todos los puntos de la tierra, peones que ganan
un peso diario, y propietarios que se enriquecen en propor-
ciones fabulosas. Afihdase A esto, que el norte-americano no
explota como el propietario en Chile extensions inmensas
de terreno; y que no destina una parte del suelo A la cria
pura y simple de ganados como entire nosotros. Hay errors
tan prevalentes en la Am6rica espahola, que no debe per-
derse occasion de sefialarlos. Hay mas todavia: todas nuestras
ideas tradicionales son otros tantos errors, y nos parece
que el medio de acertar en material de industrial seria siem-
pre hacer lo contrario de lo que nos dicta el corazon. Saben
todos que la Provincia de Buenos Aires, pastora de profession,
tan grande como la Francia, esta habitada por ganados en
primer lugar, y en segundo porunos doscientos mil pastores
que los guardian. Hay propietario que posee un million de
vacas, y sin embargo, la Francia con treinta y cinco millones
de habitantes, cuajada de ciudades, toda labrada, poseia en
1828, segun los datos recogidos en el Ministerio por M. Char.
les Dupin, hoy miembro de la Asamblea Nacional, seis
millones novecientos sesenta y tres mil vacas y bueyes; y
como la Francia ha mejorado sus crias desde entonces y
reparado los estragos hechos por los cosacos en 1815, hoy
tiene cerca de ocho millones de cabezas de ganados; la
Inglaterra con veinte y cinco millones de habitantes cria
cinco millones y medio de cabezas de ganado en espacio mas
reducido. Las causes de estas diferencias son bien sencillas.
Una legua cuadrada de terreno, con yerbas y pastos que la
naturaleza produce espontaneamente, no puede alimentar
mas de cinco mil cabezas en la pampa, donde el pasto da A
la rodilla. Esa misma legua de terreno, cubierta de hombres





INMIGRACION Y COLONIZACION


en lugar de ganados, produce riqueza para diez mil hombres
y alimento para los mismos cinco mil animals. La cosecha
de trigo de los Estados Unidos asciende a cien millones de
bushels mediad) 6 A cien millones de pesos; y el product
de la cria de cerdos solamente da un product annual igual
al del trigo; 6 lo que es to mismo, los desperdicios de la
agriculture convertidos en cerdos doblan la cosecha.
Ahora para apreciar las diferencias que da la cosecha de
cereales on los Estados Unidos y en Chile, es precise que
apreciemos antes las fuerzas productivas que en uno y otro
pais se aplican a la agriculture, para lo cual nos es necesario
establecer algunos datos generals. El hombre tiene una
fuerza media, y todas las fuerzas que se asimila equivalent a
tantos hombres mas, si solo se sirvieran de sus propias
fuerzas. La fuerza de un caballo (de buena raza y bien
alimentado) esta tambien apreciada, y hoy sirve de unidad
para medir las fuerzas dinamicas; asi se dice de un motor
de vapor, que tiene la fuerza de quinientos caballos, etc.
La fuerza de un caballo represent la de siete hombres,
la de un buey la de cuatro, la de una vaca la de dos, la de
un asno la de uno.
Cuando la Francia tenia treinta, y dos millones de habi-
tantes, Ch. Dupin apreciaba por una series de calculos, que
seria prolijo reproducir, de este modo las fuerzas vivas
aplicadas a la agriculture:
Poblacion ........... 32.000.000 = 8.406.037 trabajs.
Caballos ............ 1.600.000 = 11.432.500
Bueyes y vacas...... 6.973.000 = 17.432.500
Asnos............... 240.000 = 240.000

Total......... 37.278.537 hombres
representados por fuerzas equivalentes.
La Inglaterra por este mismo tiempo aplicaba a la agri-
cultura:
POBLACION
De 5.000.000 de varones..... 2.132.446 trabajadores.
Caballos adultos.... 1.250.000 8.750d000
Bueyes y vacas..... 5.500.000 13.500.000
Total de la fuerza aplicable A la
agricultura................ 24.382.446





OBUtAS DE SAKMIENTO


Comparando las fuerzas vivas que una y otra nacion
aplicaban a la agricultura,resulta que los agricultores ingle-
ses han creado una fuerza doce veces mayor que la fuerza
corporal del hombre. Asi, para el cultivo de 25 cuadras
cuadradas los ingleses emplean una fuerza viva de mil
ciento treinta y ocho trabajadores efectivos, que equivalent
& solo noventa y cinco hombres; y la Francia empleaba una
fuerza de ochocientos setenta y ocho trabajadores para la
misma extension de terreno que equivalian a ciento setenta
y seis hombres.
Dados estos antecedentes, tenemos que tomar otra via
para calcular las fuerzas productivas de los Estados Unidos.
Su poblacion, sus agricultores y lo que produce la agricul-
tura, sera nuestro punto de partida.
El denso de 1840 da poco mas de diez y siete millones de
habitantes, para los cuales hay tres millones setecientos
diez y siete mil setecientos cincuenta y seis hombres em-
pleados en la agriculture, lo que nosotros llamamos peones.
En 1843, segun los cdculos del aumento de poblacion,
suponemos que aquellos agricultores se hayan aumentado
hasta cuatro millones, cifra que si bien puede ser excesiva,
facility las operaciones.


Products agricolas de los Estados Unidos en 1843, segun el informed
pasado al Congreso en 1844

Trigo....................... 37.637.605 fanegas
Maiz........................ 185.527.871
Papas...................... 39.667.770 )
Avena....................... 54.736.425 )
Centeno .................... 9.107.378
Mijo ...................... 2.985.524 )
Cebada ..................... 1.208.072

339.868.576





INMIGRACION Y COLONIZACION


Heno (pasto seco) ....... 15.419.807 toneladas
Lino y cfiamo ........... 161.007 libras
Tabaco .................. 1.857.315 quintales
Algodon .................. 7.476.609 >.
Arroz..................... 898.791 >>
Azdcar ................... 4.856.012 arrobas
Seda ..................... 315.965 lib.de capullos
Vino ..................... 125.717 galones.
Esta asombrosa cantidad de products es el fruto de
menos de cuatro millones de trabajadores; pero para
compararlos con Chile, que no produce tabaco, arroz,
algodon, azdcar, ni seda, debemos disminuir de aquella
suma de trabajadores dos millones que se emplean en
producirlos; pues estas species son el product del trabajo
esclavo del medio dia.
Los quince millones de toneladas de pasto seco estin
compensalas por nuestra alfalfa; y como en Chile no se
cultiva entire los cereales avena, centeno ni mijo; el trigo,
las papas, el maiz y la cebada de Chile deben representar
en fanegas el trabajo invertido en los Estados Unidos en
el cultivo de aquellas species. Asi, pues, decimos, que dos
millones de trabajadores produce en Norte America tres-
cientos treinta y nueve millones ochocientas sesenta y ocho
mil quinientas setenta y cinco fanegas, ya sean de maiz 6
de trigo; y por tanto, cada peon empleado en la agriculture
da el fruto de ciento sesenta y ocho fanegas de cosecha;
pero como la mitad de la poblacion agricola se ocupa del
cultivo de tabaco, arroz, azdcar, algodon, el iltimo de los
cuales figure en el comercio del mundo por cuatro sextos de
la production de la tierra, result que la poblacion agricola,
para ser comparada con Chile, produce cerca de trescientas
cuarenta fanegas por cada trabajador. Ahora, suponiendo
que Chile emplee en su agriculture la misma proporcion
de habitantes que los Estados Unidos, deben resultar estas
cifras.
Los Estados Unidos, sobre una poblacion de diez y nueve
millones de habitantes, ocupaba en su agriculture cuatro
millones de brazos; luego -Chile con million y medio de
habitantes debe emplear trescientos quince mil setecientos
noventa y seis brazos, y producer el double de su proporcion





OBRAS DE SARMIENTO


en cereales que los Estados Unidos para equilibrar la mitad
de trabajo que alia se invierte en la production de frutos
coloniales. Si se emplean mas brazos, mayor debe ser la
production.
En trigo y cebada, que representan los brazos empleados
en la production de estas dos species en los Estados Unidos
y a mas, centeno, avena, mijo, etc., debe producer Chile
anualmente...................... 16.685.730
En papas ................ 6.262.279
En maiz ................. 29.293.374

Cosecha annual .... 52.241.383 fanegas
Otro medio aun de apreciar las proporciones en que deben
estar ambas prodficciones agricolas, es el de los valores.
En 1843, aflo ordinario, pues no hubo carestia en Europa,
el valor de los products agricolas de 19 millones de habi-
tantes, fu6 de seiscientos cincuenta y cuatro millones,
trescientos ochenta y siete mil, quinientos noventa y siete
pesos.
La proportion de product annual de Chile de sus frutos
agricolas debe ser por million y medio de habitantes, cin-
cuenta y un millones, seiscientos sesenta y dos mil ciento
cincuenta y dos pesos anuales. Las p6rdidas que el pais
experiment en su competencia en los mercados del
mundo con la production norte-americana, deben ser pues
en proporcion de lo que falte para Ilenar aquella enorme
suma.
Si todavia este medio de comparacion no bastare, aun
hay otro muy significativo. Dejando en los Estados Unidos
cuatro fanegas entire papas, maiz, trigo, para la manten-
cion de cada habitante, niflo, hombre, mujer, que es el
double de lo que se calcula en Europa para el 'sosten de
la poblacion, sobraban en 1840, 6poca del censo, para la
exportacion ciento ochenta y cinco millones doscientas
sesenta y un mil cuatrocientas cincuenta fanegas. Chile,
pues, dada la misma cantidad de alimentos a toda su
poblacion, debe exportar catorce millones, ochocientas
sesenta y dos mil setecientas cuarenta y cinco fanegas
de toda clase de cereales; y calculando catorce fanegas
por tonelada, debe emplear dos mil doscientos veinte y
dos buques de a quinientas toneladas cada uno al afio,





INMIGRACION Y COLONIZACION


6 sea seis buques diarios para s6lo el excedente. de los
products agricolas.
Creemos que seria excusado afiadir los datos estadis-
ticos que subministra el movimiento de nuestros puertos
para probar cuin distantes estamos de llegar & aquellos
resultados.
Prescindimos de los products de la cria de cerdos que
viven de los desperdicios de la agriculture y dobla sin
embargo los products de los Estados Unidos.
Baste para nuestros prop6sitos el sentar estas bases
indispensables. El mercado exterior lo regla la concu-
rrencia, y Chile tiene en ellos que aceptar los precious
que ella le imponga. Si, pues, el trabajo de los Estados
Unidos, su rival en cereals, produce ciento por la fuerza
de un individuo y se oftecen estos cientos 6 peso por
ejemplo; Chile produciendo veinte solamente debe vender
A cinco pesos, para retirar el mismo provecho, lo que es
impossible; y entonces su perdida sera la diferencia de
veinte A ciento. La question del salario serA material de
otro articulo. Pero la solution a estas demostraciones no
la hallarA el pais sino en un cambio radical de su manera
de ser.
Debemos prevenir A nuestros lectores -que las operacio-
nes que hemos hecho sobre la production de 1843, pueden
hacerse igualmente sobre 1841 y 1842, cuyos datos estadis-
ticos produce resultados anAlogos.


IV

ICALIFORNIA

El profundo Humboldt ha publicado un libro ininteligi-
ble para nosotros, y en el que ha formulado el credo de
las ciencias naturales. Llamase el Cosmos, y hAblase en
61 de las diversas creaciones que se han sucedido en el
Universo, de material luminosa convertida en estrellas mas
tarde, de planets que se han vuelto tierras fijando sus
6rbitas, de diversos habitantes que han poblado nuestro
Touo xxzi.-6





OBRAS DEI SARMIENTO


globo en distintas 6pocas, que abrazan cada una millares
de siglos. Humboldt ha viajado por toda la tierra estu-
diando las rocas y las plants, y de vez en cuando echado
una mirada sobre los pueblos que hoy la habitan. Recorri6
en un tiempo la Am6rica, y al examiner la march de las
naciones modernas, algunas palabras suyas han querido
sefialar el destino que las aguarda. Afiadiendo algunos
nombres propios A las generalidades que establece, el lector
atento creeria que habla por intuicion de la Espafa, de
Chile y de California.
La apreciacion igual, dice, de todos los ramos de las
ciencias matematicas, fisicas y naturales, es la necesidad
de una 6poca en que la riqueza material de los Estados
y su creciente prosperidad estan fundadas sobre un
empleo mas ingenioso y racional de las fuerzas natu-
rales.
Entre estos Estados cu6ntanse A los Estados Americanos
del Norte. El Californian, cuya magnitude y fuerza ha
asombrado A los habitantes de Valparaiso, es el fruto
de aquella igual apreciacion de todas las fuerzas mate-
maticas, fisicas y naturales.
((Una rApida ojeada, continda, sobre el estado actual de
la Europa, muestra que en aquella lucha desigual de
los pueblos, que rivalizan en la carrera de las artes in-
dustriales, el aislamiento y una lentitud indolente, tienen por
efecto inevitable la diminucion 6 el anonadamiento de
la riqueza national. La naturaleza que no admite pausas
ni reposo (abreviamos) ha maldecido A todo lo que se
retarda 6 suspended el movimiento.)
&Cuil Estado de la Europa, sino es la Espafia nuestra
metr6poli, ha podido sugerir A Humboldt aquella mal-
dicion que persigue al aislamiento, A la lentitud indolente?
,Lo diria por la Francia, por la Inglaterra, por la Ale-
mania?
,Tendria en vista A los americanos del Sud Humboldt
cuando decia:
aDebe INFALIBLEMENTE decaer la prosperidad de los
pueblos que no toman una parte active en el movi-
miento industrial, en| la election, en la preparation de
las materials primeras, en las aplicaciones felices de la





INMIGRACION T COLONIZACION


mecanica y de la quimica, en los que no penetra aquella
actividad en TODAS LAS CLOSES DE LA SOCIEDAD.
IY no dij6ramos que habla especialmente de Chile
aquel profeta, cuando afiade:
((Su EMPOBRECIMIENTO es tanto mas rApido cuanto
que Estados VECINOS rejuvenecen mas y mas su fuerza
por la feliz aplicacion de las ciencias sobre las artes?
SNo es California este Estado vecino que rejuvenece
sus fuerzas por aquellas felices aplicaciones? 4,Qu6 sig-
nifican esos vapores que entran en nuestros puertos,
aquella atraccion de pobladores que van de todos los
puntos del globo A engrosar su fuerza y su riqueza?
Cuando A Venecia lleg6 la noticia del descubrimiento
de Colon, el Senado de la Repdiblica se reuni6 instinti-
vamente, y sentados los patricios en sus bancos, por
largo tiempo continue reinando un triste y taciturno
silencio. Era que en el Animo de todos obraba la inte-
ligencia clara del cambio sdbito que borraba de la lista
de las naciones A la orgullosa repdblica. El comercio
del Asia, de cuyas riquezas Venecia habia sido hasta
entonces la gananciosa distribuidora en los mercados
europeos, la sustituta modern de la Tiro antigua, de la
Alejandria griega, de la destruida Cartago, aquel rico
comercio se abria nuevas vias, y las oleadas de riquezas
debian en adelante acumularse en algunos puntos pri-
vilegiados del AtlAntico, en Amberes, en Londres. Los
nobles traficantes veian en perspective su poder ano-
nadado, desiertas de naves las lagunas, y la humillada
repdblica arrinconada en el fondo del Adriatico, imezquino
golfo ahora, del que estaba habituada sin embargo a
llamarse Reinal
Algunos siglos despues todavia el comercio del mundo
debia cambiar de centro pasando del Atlantico al Pa-
cifico en busca siempre de aquella India, de aquel
Oriente que fu6 en todos tiempos el alma que vivific6
el comercio. Nosotros asistimos en este moment A aquel
acto supremo del drama del globo, A la inauguration
de una Tiro, de una Venecia en el Pacifico, y el silencio
seria la mas elocuente exposition que la situation de
este hecho habria de hacernos, si realmente Chile hubiese
tenido una position commercial, y si aquel acontecimiento





OBRAS DE SARMIENTO


no fuese mas bien un estimulo que lo hara cambiar su
modo de ser. Desde los tiempos de la Independencia, el
Pacifico abierto A todas las naciones, permanecia sin
centro, sin ocupante. En el limited extreme de la civili-
zacion, y no tenia un foco, suyo propio, independiente
de la Europa.
Chile habia, es verdad, hecho almacenes de dep6sito para
las mercaderias y artefactos europeos, una escala y un
puerto; pero Chile habia seguido en materials industriales
aquella political de depression, que tan radicada estA en
Am6rica en las relaciones comerciales de unos Estados con
otros. Ha costado much, en efecto, en el mundo destruir
todas esas clasificaciones absurdas con que la falsa ciencia
econ6mica habia revestido las pasiones A pretexto de favo-
recer interests, equilibrio europeo 6 americano, balanza commercial,
protection, todos estos fantasmas tan fecundos en decep-
ciones, subsisten aun entire nosotros; y fuerza es decirlo,
entire muchas naciones europeas. CadaiEstado americano
cifra su prosperidad en el aniquilamiento de sus vecinos;
Buenos Aires lucha con Montevideo diez aflos por envidia
de su prosperidad; sosti6nese alli la clausura de los rios que
sofoca la riqueza de las provincias litorales por temor de
que A la capital se le escapen algunos reales de derechos.
Chile y la Confederacion Argentina se hostilizan en la
Cordillera de los Andes, por no favorecer los intereses del
comercio que llaman extranjero, y consiguen en diez afios
el primero aniquilar A su provincia de Aconcagua, la otra
todas las de Cuyo que yacen en la illtima postracion. No
ha guiado otro espiritu la legislation commercial que ha
reglado hasta aqui las relaciones entire Bolivia y el Perui,
entire Chile y aquellos estados. La guerra contra la Confe-
deracion Perd-Boliviana tenia por pretexto el equilibrio
americano y por instigador aquel espiritu mezquino de que
venimos hablando. Largo tiempo ha pasado, si es que ya
ha pasado del todo, antes que los politicos se persuadan del
provecho que result A las naciones de la riqueza de sus
vecinos. Un mercado es un centro, una feria en donde
vienerr A cambiarse los products, y la manera de crear
uno vastisimo es atraer hacia 61 todos los products posibles
sin averiguar su procedencia ni las manos A que vienen.
Hay un hecho que debemos citar para ilustracion del





INMIGRACION Y COLONIZACION 85

caso: en 1846 el Gobierno de Chile abri6 el comercio de
los Andes, pero sin permitir el comercio de transito.
Que ventajas consultaba el Gobierno en esta restriction,
es lo que no podremos decir; pero el resultado conocido
es que nadie aprovech6 de esta media, pues el comercio
ha quedado paralizado como siempre, no habiendo con-
seguido otra cosa Chile, que destruir su dinico mercado
terrestre; porque todas estas sabias combinaciones de
la political, concluyen siempre por hacer el mal que
se proponian evitar. jQu6 sucede hoy con la exaltacion
de California, que en nuestro concept, dara un golpe
mortal a la reducida industrial chilena? Lo _que sucede
siempre con la vecindad de los grandes centros de ri-
queza. Valparaiso, sin vida, sin movimiento despues de
muchos meses, porque no lo tenia propio, vuelve A ani-
marse; sus armadores mandan expediciones unas en pos
de otras, el puerto se pone en movimiento, las bodegas
hallan un mercado accidental adonde exportar sus frutos,
las naves norte-americanas comienzan a llegar, y una
nueva vida anima al pais, con la excitacion que causan
las riquezas halladas. He aqui, pues, los pueblos hispano-
americanos despues de tres siglos de quietismo agitados
por la primera vez, por el deseo de emigrar, de moverse.
Todas estas son ventajas reales, producidas por el movi-
miento actual del Pacifico, y Chile hallara en los progress
.de California, ventajas que disimulen por algun tiempo
los males que le esperan, no de la presencia de Norte
Am6rica en el Pacifico, sino de su insuficiencia industrial.
Chile no pierde nada con aquella aparicion, porque nada
tenia. Ningun Estado hispano-americano era capaz de
encargarse del alto rango de presidir a los movimientos
del Pacifico, que no es solo el mar que bafia las costas del
Peru. El Pacifico es la via de los tesoros de la China, el
Japon y la Oceania, mundos antiquisimos 6 rudimentos de
naciones nuevas, que pedian ser iniciados por el comercio
en todos los grandes progress de la inteligencia modern.
El Pacifico necesitaba porjefe a un pueblo representante
de todas las pacificas glorias de la especie humana, libertad,
tolerancia, aplicaciones a las artes de los resultados de las
ciencias, y Chile no era ese pueblo. Sin industrial, sin naves,
sin letras, sin artefactos, sin poderes mecanicos, Chile era





OBRAS .DE SARMIENTO


un mero lugar-teniente que debia ceder su lugar, desde el
dia que asomase por alguna parte el element que consti-
tuye hoy la fuerza de las naciones. Chile ademas se habia
organizado exprofeso para no salir de la situation de colo-
nia. Carecia de habitAntes, de industrial y de ciencia, y por
el 6rgano de sus instituciones habia dicho a todos los hom-
bres que habrian deseado venir a prestarle su apoyo y la
capacidad industrial que le faltaba-vosotros no vendreis
. asimilaros con nosotros sino bajo condiciones onerosas.
Desde luego abjurareis toda creencia que no sea la nuestra,
y despues no formareis parte sino muy tarde, y cuando es
seguro que hallareis mas ventajoso no hacerlo, de esta
nueva asociacion que llamamos Repdblica. Chile ha sufrido
la pena de sus propios errors, en cuarenta aftos de estag-
nacion, de quietismo iniitil, y al fin se encuentra que no
ha dado un paso para hallarse en aptitud de superar las
dificultades que mas tarde podrian sobrevenirle.
,Qu6 es California? Hasta ayer no mas era an pedazo
de tierra privilegiado, que por su desgraoia habia caido en
suerte a la raza espafiola; tres siglos mas habrian pasado, y
California no habria sido conocida, sino por su colocacion
en el mapa. California hoy, es otra cosa muy distinta, es el
emporio del Pacifico, la puerta que los Estados Unidos se
abren hacia estos mares para dominarlos con su industrial.
El oro que sus minas encierran figure tan solo, como
uno de esos secrets de la Providencia, para estimular las
pasiones humans, a fin de que concurran a realizar rapi-
damente los progress que a cada 6poca tiene preparados.
Cuando los primeros Fenicios se aventuraron hasta las
Columnas de H6rcules, encontraron en Espafia plata en tal
cantidad, que sus naves se cargaban de ella, y desde enton-
ces la civilizacion se extendi6 por colonies en ambas costas
del Mediterraneo. Cuando Colon encontr6 un mundo nuevo,
el oro y la plata en cantidades hasta entonces no sofiadas,
atrajeron al mundo cristiano hasta los limits occidentales
de la Am6rica, y ahora que van a echarse las bases de un
grande emporio, hallase tambien en sus cimientos oro y
mas oro para llamar a todos los pueblos de la tierra a
realizar en un dia la obra de un siglo. Y todavia este oro
se encuentra en las condiciones democraticas necesarias
a la vida de la nacion que va a establecerse alli, y a las





INMIGRACION Y COLONIZACION


necesidades de la 6poca. No son minas como las de Copiap6,
que enriquecen a una veintena de propietarios, sin mejorar
en nada la condition de la masa; es una lluvia de oro de
la cual participa el hombre por ser hombre, como premio
del trabajo, como principio de igualdad.
Los pueblos acuden, pues, al Ilamado de Dios; las islas se
despueblan, las ciudades dispersas en las costas, se sienten
atraidas invenciblemente, a transportarse al lugar que estA
ya designado para la formacion de un gran centro de
movimiento. La idea fija del pueblo norte-americano se
realize en un dia, el fiat de la prevision y de la inteligencia
ve surgir como si saliera del seno de la tierra, la colosal
cabeza del Pacifico. Los artifices mismos se han espantado
de su obra.
Chile vera bien pronto pasar por sus puertos, y acaso
detenerse transitoriamente, los millares de ciudadanos que
de todos los puntos de la tierra acudirin a furmar la grande
nacion; y mas tarde, las naves de la reina improvisada del
Pacifico vendran a sus puertos a traerle los artefactos, con
que las libertades dadas a la inteligencia humana, retor-
nan el sacrificio impuesto al egoismo individual. Nosotros
lejos de deplorar este acontecimiento lo celebramos, por
interest de Chile, que atraido, impulsado, estimulado por
la nueva actividad impresa a sus movimientos, ganara en
lugar de perder; tiene hoy maestros que le ensefien el
camino de la prosperidad; vera pasar todos los dias por
sus puertos, el element de la fuerza creciente de Cali-
fornia, la inmigracion, y la codiciara para si; vera que el
poder de una nacion consiste en las fuerzas inteligentes
que aplica a la production, y tratard de apropiarse esas
fuerzas, que estan hoy en poder de todos los pueblos
cristianos, menos los espafioles, en la Peninsula 6 en
America, que han renunciado voluntariamente a ellas,
prefiriendo la abyeccion, la obscuridad, y la miseria en
que viven.
California esta ahi ahora: tiene bosques que en un afio
convertira en millares de naves; tiene al lado el Oregon
que la dara cereales para ella y para Chile mismo; tuvo
la imprenta desde que naci6; tiene vapores que recorran
todos los puertos del Pacifico. Sus naves partidas desde el
Havre, Londres, Nueva-York 6 Canton, vendran dejando





OBRAS DE SARMIENTO


desde Concepcion hasta San Bias, en sus factories las mer-
caderias necesarias al consumo de los pueblos tributaries
de su comercio. Y todo este program llenado en menos
aflos que los que necesitamos nosotros para hacer una ley,
que destruiremos al dia siguiente de promulgada, por su
ineficacia y su nulidad. Donde los Estados Unidos ponen
la mano, se levantan naciones como por encanto. El Estado
del Ohio se incorpor6 en la Union con cincuenta mil habi-
tantes en 1802, y en 1840 tenia million y medio; es decir,
que en cuarenta afios habia igualado en poblacion a Chile
que cuenta trescientos afios de existencia.
California y el Oregon tendran en menos de diez afios
la poblacion de Chile, y el Oregon y el California con
million y medio de habitantes producirAn lo que en 1843
producia el Ohio con million y medio de habitantes, A
saber, treinta millones, setecientas diez y seis mil, ciento
ochenta y dos fanegas de cereales, y ademas, cosa de
seis millones de libras de tabaco, million y medio de
toneladas de heno, veinte y cinco mil libras de seda,
catorce mil galones de vino, y cerca de seis millones de
libras de azdcar. Proporciones iguales produciran Cali-
fornia y Oregon, por la proporcion invariable entire las
fuerzas productivas y el product, y ademas, oro por
millones, plomo, cobre, azogue y hierro por millones de
toneladas.
Aquellas materials primeras, aquellos valores y estas
substancias minerales elaboradas, trasportadas por sus
naves, llegaran hasta nuestros puertos, nos asediarAn, y
tendran A nuestros cereales bloqueados en los graneros.
No es nuestro Animo infundir desaliento, sino hacer
comprender una situation nueva, para mostrar que se
requieren de nuestra parte esfuerzos prodigiosos, un cam-
bio total en nuestra manera de ser para que no sea
causa de un aniquilamiento repentino, sibito. a ContinuarA
el Gobierno haciendo nuevos almacenes de dep6sito, para
depositar que mercaderias? I Cuenta siempre, con que
las naves descarguen en adelante en Valparaiso para
distribuir desde alli los efectos en los various puertos del
Pacifico? 4Y los cuatro mil buques de California que
poblarin el Oc6ano, con mas rapidez que los que en
25 aflos han cubierto el Mississipi, tambien descargaran





INMIGRACION Y COLONIZACION


en Valparaiso los efectos que desde los mercados euro-
peos traeran para el comercio del Pacifico? 4Las produc-
ciones chilenas, competirAn largo tiempo con las de los
Estados Unidos del Oriente, y las que producirA bien
pronto California misma y el Oregon, distribuidas por los
mercados del Pacifico, en buques propios, y que excluyen
por su magnitude y perfeccion toda competencia? Insis-
tirA todavia el Gobierno en mandar A Europa a remendar
la fragata Chile, como casco de guerra, que represent
su fuerza en estos mares, de hoy mas surcados por los
vapores de California?
Cuando solo se trataba de asegurar una comunicacion
entire ambos mares, la prensa de Chile hizo sSntir la
necesidad urgente de poblar el Estrecho de Magallanes,
contado sin duda, con que se pondrian los medios de
hacer nacer alli un pueblo capaz de prestar el auxilio
que las naves pedirian, introduciendo otros elements
que los que el pais ofrece. Seis afios de experiencia han
mostrado lo que nos era dado hacer y lo que hemos
hecho. Ahora, empero, no se trata de poblar un punto
fuera del territorio habitado, no se trata de asegurar co-
municaciones. Sin nosotros, el Estrecho de Magallanes
sera lo que haya de ser en las vias comerciales del
Pacifico: el problema del Istmo de PanamA quedarA re-
suelto por California, al mismo tiempo que el problema
del Cabo de Hornos, al mismo tiempo que el camino de
fierro de Nueva York al Oregon, que la omnipotencia de
la industrial tiene de largos afios trazado para acercar
A veinte y cinco dias, Canton y las islas de la Oceania
hacia la Union.
La situation que nos hace la industrial norte-americana
es enteramente nueva. La historic de Chile, su legisla-
cion, sus ocupaciones, sus instituciones, todo caduca en
1849, y una desviacion del camino trillado con tan poco
fruto hasta aqui es necesaria, no ya para que conserve
su rango de nacion, sino para que sus habitantes vivan,
porque eso importa al cambio de las relaciones comercia-
les del Pacifico. Antes de ahora, los Estados Unidos tenian
56 mil mariners en el Oceano, y treinta y tres mil en
los rios, y sus buques son los mas capaces y mas perfectos
del mundo. Estos buques van A remediar desde hoy mas





OBRAS DE SARMIENTO


nuestra carencia de marina, para traernos mercaderias,
que en cuanto A exportar nuestros products agricolas,
esa es una question de costs de production, de perfec-
cion del product, y de cantidad de frutos, condiciones
que dan su valor a las mercaderias; y poca sagacidad se
necesita para apreciar las diferencias que entire nuestra
production y la norte-americana existen.
Como costs, aquella nos aventaja, no por la baratura
del salario, sino por la abundancia de la cosecha debida
a los medios inteligentes empleados, y las fuerzas meca-
nicas que el agricultor emplea. Si a esto se afiade la
economic que produce los molinos de vapor, la perfect
condition de las barricas, el trasporte por canales, y la
abundante marina para la exportacion, nuestros frutos
inferiores, bajo todas las condiciones, no tienen prospect
possible de exportacion en lo future. Ad6nde, pues, se
exportan? jQui6n los export?
No ha muchos dias que el Ultramarino explic6 por qu6
extrafia causa los cereales chilenos no pudieron participar
de las ventajas que todos los pueblos del mundo reportaron
durante la pasada carestia en Europa. La Polonia, el Mar
Negro, el Danubio, la Turquia, la Espafia, los Estados
Unidos vendieron sus cereales a precious fabulosos, hasta no
dejar casi un centavo en las areas del comercio europeo.
De este concurso de naciones, Chile solo qued6 excluido;
solo Chile no tuvo su parte en la gran feria abierta a los
cereales. ,Qu6 sucedia mientras tanto en Chile? que el
Progreso de la 6poca escribia un pomposo articulo, probando
que era ridicule pensar en enviar trigos A la Inglaterra que
tenia leyes prohibitivas contra los cereales. Al leer estupe-
factos esta asercion, creimos que alguna casa extranjera
habria dado media docena de onzas a su redactor para
evitar la alza de los trigos; porque hay cosas que mas
honor hace atribuirlas a la corruption que a tan crasa
ignorancia y tan ruinosa para sus compatriotas. Cuando la
noticia se propag6, en despecho de la sabia aseveracion del
Progreso, los propietarios subieron los precious de los cereales
mas alli del valor que tenian en el mercado europeo; el
resultado fu6 que los trigos chilenos se quedaron en el
granero, y el Progreso persuadido hasta hoy de que en
Inglaterra no se admiten cereales extranjeros.





INMIGRACION Y COLONIZACION


Y no es sin causa esta arbitrariedad de los precious; el
propietario en Chile, el hacendado de Talca, por ejemplo,
ignora lo que se pasa en el mundo, y tiene la inquietud
y la desconfianza del que no puede juzgar por si mismo
de las cosas que le interesan. Ofrece sus cereales y no
se los compran. I Se los compran ? Entonces sube el precio
sospechando que hay algo, que da actividad desusada a los
compradores. En este moment hay una alza ficticia en
los trigos que de diez reales han subido a doce; porque
hay quien quiera comprarlos a diez. Nosotros no afir-
maremos como el Progreso que sea ridicule pensar en enviar
trigos a Inglaterra 6 a California, sino que es ruinoso
alzar los precious sin otro motivo de que hay compra-
dores.
Esta es otra de las ventajas que nos Ileva Norte Am6rica.
Por Boston, Halifax, Nueva-York y Nueva-Orleans, recibe
con once, catorce y quince dias de fecha los peri6dicos
de Europa. Dos mil hotels en la Union ostentan en sus
salones de lectura los diarios originales; y si hay un
Progreso de aldea que intent, por ignorancia 6 miras secre-
tas, extraviar la opinion pdblica, 1780 diarios distribuidos
en la Union, estan ahi para revelar el error 6 instruir al
propietario. Sus millares de naves ademas estan esparcidas
por toda la tierra, prontas a traer el aviso del menor
incident que favorezca algun interns commercial. El hacen-
dado del Far West tiene conocimiento de los precious
corrientes de Nueva-York, Londres 6 Calcuta, y la manera
de hacer los contratos solamente muestra ya la actividad
6 inteligencia que reina en todas las transacciones. Un
desconocido se present en el interior a comprar harinas.
Qui6n es su banquero, es la primera pregunta del hacen-
dado. Escribe 6ste por el primer vapor. al banco que se le
design, para informarse de la position commercial del
individuo. Sabe a vuelta de vapor 6 de ferro-carril que
tiene cuatro mil pesos propios, y que su position commercial
es buena, y con este dato el hacendado vende cuatro mil
barricas de harina, pagaderas en Londres a su banquero,
cuando hayan sido realizadas.
Con todo este cAmulo de desventajas tenemos que luchar.
No tenemos diarios que circulen en todas las classes de la





OBRAS DE SARMIENTO


sociedad; no tenemos bancos en 1849 todavia, porque
nuestra prudencia nos hace evitar los inconvenientes de
aquella institution; y nuestros cereales no pueden venderse
en puerto alguno, porque la tierra es demasiado f6rtil de
suyo para ayudarla con procedures inteligentes; y tambien
porque para equipar un buque deben ser chilenos los
propietarios, como los mariners. 4 Se ha sancionado la
nueva ley de navegacion? Para qu6 darse prisa. Ahi
vienen afios, por tiempo no se ha de quedar entire los
sud-americanos; ni entire los espafioles, que saben que
detras de un dia viene otro, y el vuelva V. manana de Larra
esta en la boca del legislator lo mismo que en la del
fisco. Y sin embargo, el tiempo corre en alas del vapor
en nuestro siglo. En seis meses mas, California habri
reunido veinte mil habitantes de todos los moribundos
Estados hispano-americanos. Cuatrocientos buques estaban
cargando en los puertos de la Union, y cincuenta mil
emigrantes se preparaban para venir a poblar el nuevo
Estado. Dentro de cuarenta dias Valparaiso vera en su
puerto por la primera vez, quinientas naves reunkdas, y
veinte mil pasajeros, Ilenando el ambito de sus calls; y
una corriente de hombres se establecera desde Alemania,
Francia, Estados Unidos 6 Inglaterra que remolinearn un
dia en bahia de Valparaiso, y continuark su curso hacia
California, y Chile vera todo esto y en su inmovilidad
secular, se contentara con aprovechar de las transitorias
ventajas del trinsito de los pueblos que hospedarA.


V


LAS PROVINCIAL DE TALCA Y MAULE


Hay en la tierra pedazos privilegiados en que al dis-
tribuir Dios sus dones, se le fu6 la mano, como decimos,
y los dej6 caer '. pufiados. Uno de estos es Talca. Su
clima, sus bosques, sus montafias, sus rios, todo es alli
risueno, todo esta preparado para la mansion de un gran
pueblo. De sus astilleros podrian salir naves para po-





INMIGRACION Y COLONIZACION


blar el Pacifico; de sus montafias marmoles para elevar
monumentos; sus rios serian los grandes caminos por
donde las riquezas afluirian a todos los puntos del Pa-
cifico. Sus habitantes mismos estan dotados de un es-
piritu que los distingue en Chile por el deseo de adelantar.
El majestuoso Maule sale al mar como una grande arteria
que ha reunido de todos los puntos del horizonte raudales
de agua, creados exprofeso para arrastrar naves. Talca
esta sentada en el centro de aquella artistic distribution
de rios. El Maule es navegable sin el auxilio del arte
hasta Duao hacia las cordilleras. El rio Claro es hasta
Talca, que esti en su ribera y corre entire norte y oriented.
El Longavi y el Loncomilla le pueden traer los produc-
tos de la provincia del Maule, en direction casi opuesta
al rio Claro, y una multitud de afluentes que bafian la
tierra, la interceptan y cruzan en todas direcciones, man-
tener por todas parties una vegetation lujosa, pr6diga en
dones, verdadero cuerno de la abundancia, que derrama-
ria por doquier los frutos del trabajo. El Lontu6, que la
sirve de limited hacia el norte, por una canalizacion poco
costosa, puede engrosar el rio Claro 6 introducir las naves
adn mas adentro en el pais. El Nuble al sud, no opone
obstaculo insuperable a la reunion proyectada con el Lon-
comilla, no obstante nueve leguas que tendria que atra-
vesar el canal. Asi, pues, el Maule present una linea
de navegacion fluvial de 26 leguas hasta Duao, de 60 por
el Longavi, de 18 por el rio Claro, y puede presentar dos
mas ain en direcciones opuestas por las canalizaciones
del Lontu6 y del Ruble.
Todo esta alli preparado, todo habia sido previsto y sin
embargo, los aflos pasan, las esperanzas se alejan de dia
en dia, y la obra de Dios queda indtil y est6ril, porque
le falta la aplicacion ingeniosa que el hombre debiera
darle. Nosotros no nos proponemos lisonjear vanidades
provinciales al hacer esta pintura de Talca, que sin nues-
tro testimonio es sin dispute la joya de Chile; tiene todas
las condiciones que la industrial humana puede pedir a
la tierra. No- hay muchos puntos del globo tan felizmente
situados, no hay provincia en Chile que en ventajas na-
turales pueda compararsela. AHan correspondido, empero,





OBRAS DE SARMIENTO


los resultados obtenidos en tres siglos a que aquel Eden esta
en manos de pueblos cristianos? jPululan las naves en
aquellos rios; obscurece el cielo el humo de las fabricas?
,El labrador ve convertirse en goces y comodidades el
sudor de su rostro? 4El gafian recibe en cambio de su
trabajo un salario suficiente? Algunas comparaciones
estadisticas bastarAn A ilustrar los espiritus. El -ensimis-
mamiento de nuestros pueblos, su lentitud, su aislamiento,
aquellas maldiciones de la naturaleza que el sabio Hum-
boldt sefala, son A veces causa de errors funestos. Antes
de Ilegar A nuestro grande objeto, necesitamos desemba-
razar el camino, despejar los espiritus de las ilusiones
engafiosas, que los tienen adormecidos. Queremos evitar
la declamacion iniitil, no ateni6ndonos sino a los cAlculos
matemiticos, Ak los resultados comparativos. Seguiremos
con Talca el mismo camino que hemos seguido para com-
parar la production de Chile en general; y si bien ahora
procederemos sobre datos al parecer fijos siempre sera a
tientas, por la poca seguridad que ofrecen.
Talca, segun los tratados de geografia, tiene 71.800 ha-
bitantes: algunos que se creen bien' informados preten-
den que aquella cifra esta exagerada de la mitad por lo
menos, lo que debera tenerse present en los resultados
que ofrecemos. Es ya un obstaculo A la production la
ignorancia complete en que nos hallamos sobre su ver-
dadero movimiento.
El Alfa ha publicado los datos de la production de los
cereales, y no necesitamos sino comparable otro Estado
de igual poblacion en los Estados Unidos para saber si
el trabajo del hombre, tal cual esta organizado actual-
mente, da todo lo que debia prometerse de la feracidad
del suelo.
Afortunadamente hay en Norte America un estado mi-
crosc6pico, el Delaware, que tiene 78.000 habitantes. Su
terreno es comun, llano hacia la parte baja, montafioso
como Talca en la parte superior y tiene ademas una ex-
tension de pantanos improductivos. Su extension es de
ocho leguas de ancho por treinta y una de largo, lo que
es menos de la tercia parte del terreno de Talca. Vea-
mos los resultados de ambas estadisticas.





INMIGRACION Y COLONIZACION


DELAWARE EN 1840


Poblacion...


78.350


TALCA EN 1848
71.800


Ocahaa do 1842 do 1842 Diforea.
Trigo ....... 126.840 fan.s 11.139 115.701 fan.s
Cebada...... 2.047 6.440 4.393 v
Avena...... 374.842 374.842 )
Maiz ....... 867.803 14.521 853.282
Papas....... 85.263 1.146 84.117
Centeno..... 14.064 14.064
Mijo........ 5.251 5.251
Frijoles ..... 14.856 14.856
Lentejas.... 292 292
Arvejas ..... > 1.841 1.841

1.474.110 121.235 1.252.875
Delaware produce ademas 10.005 toneladas de past
seco; 54 toneladas de caiamo y lino; 365 libras de tabaco;
2.963 libras de capullos de seda, 296 galones de vinos que
,ponemos en cambio de otras producciones de menor
cuantia.
Si se objeta que suplen con care aquel deficit de ce-
reales, recordaremos que el product de la cria de cerdos
en.los Estados Unidos es igual al de la cosecha de trigos;
y que la several y cruel legislation que ha subsistido hasta
este afio aqui, sobre el robo de animals, prueba que habia
necesidad de contener por el terror, la propension de los
pcbres a procurarse un articulo de consumo. Tal legis-
lacion no existe sino en paises en que la condition de las
gentes del campo es horrible, en Irlanda, en Inglaterra.
Pero aun hay otro medio de aclarar las dudas, si las
hay, y es el salario del peon, que en Talca hacia la costa
y en todas direcciones lejos de la ciudad, desciende hasta
tres cuartillos, uiltimo limited conocido de la depreciacion
del trabajo del hombre; si no es en la India, donde el
sirviente gana un medio al dia.
Dirase que el labrador gana la diferencia de salaries
entire Delaware y Talca? Pero esta diferencia no afecta
sino A la manera de distribuirse la riqueza obtenida. En
el primer pals, haciendo uso de todos los medios que la





OBRAS DIC SARMIENTO


ciencia ha puesto en manos del hombre para producer
riqueza, el trabajo, la fuerza de un individuo produce una
gran suma y de 6sta saca el propietario con que enrique-
cerse, y el trabajador a mas de proveer a su subsistencia
puede vestir palet6, Ilevar rel6, estar suscrito a un diario, y
hacerse en fin con las economies que reune, propietario l1
mismo, abriendo nuevos terrenos, que componen pocos aflos
un Territorio, que se convierte en Estado nuevo, que se incor-
pora a la Union y manda diputados al Congreso. En Talca
el trabajo de un hombre produce poco, y no solo el
propietario no se enriquece en proporcion del suelo que
cultiva, sino que para producer algo, necesita reducir el
salario, y la comida del instrument human que emplea
hasta condenarlo en 61 y en sus hijos A la pobreza, A la
degradacion hereditaria, A la ignorancia y 6 los vicios.
Aquel salario de un peso es su parte de prosperidad national
que toma el peon norte-americano, la recompensa merecida
de su trabajo inteligente y asiduo, mientras que el real de
Taica, es la parte que el trabajador acepta de la miseria
pilblica, y la muestra del sacrificio que hace de su inteli-
gencia, de su bienestar y de su derecho de gozar de una
parte de los products de la tierra que 61 mismo cultiva.
Aqui la question del salario ofrece un nuevo fen6meno,
y es que en Talca, y podemos generalizando decir que en
Chile SOBRAN BRAZOS, como en Europa, como en Irlanda;
no que est6n en desproporcion con el suelo, sino que no
estando cultivado este suelo, y no habiendo ni navegacion,
ni fabricas, ni artes rnmnuales que absorban una parte de
la poblacion trabajadora, los propietarios se acumulan en
grandes masas sobre un solo trabajo, y hacen bajar el
salario A su diltimo t6rmino possible, mas abajo aun de
las necesidades de la vida. Asi, pues, por la falta de pro-
duccion de los propietarios se explica la miseria suma del
trabajador. Si esta production se extendiera y variara; si
a la escasa agriculture se afiadiera la navegacion de los
rios, la corta de madera, la apertura de nuevos terrenos, y
las fabricaciones anAlogas y posibles en aquel estado rudi-
mentario, el peon, solicitado de todas parties, veria subir
insensiblemente su salario, y su condition elevarse gradual-
mente, tomando una parte'en los products de su trabajo.
En Talca, pues, sobran brazos, hasta haber descendido





INMIGRACION Y COLONIZACION


el salario al dltimo grado de depreciacion, porque no hay
trabajo, porque no se trabaja. En Norte Am6rica la agricul-
tura pierde todos los aflos cien mil 6 mas trabajadores
en los peones que se hacen propietarios y van a abrir
nuevas tierras y fundar nuevos territories, que piden dos-
cientos mil trabajadores mas. EnTalca el que naci6 peon,
muere peon, y jamas le ocurre que pudiera ser 61 mismo
propietario. La masa de peones aumentando de generation
en generation y trabajandose poco, el salario llega a su
dltima reduction possible, alli donde las artes, ni la marina,
ni las fabricas sirven de medios de subsistencia sino a un
reducidisimo ndmero de habitantes.
Los hechos confirman mas todavia esta explicacion del
fen6meno muy frecuente en la Am6rica espaiola de una
abundancia de brazos, y una excesiva pobreza. A orillas del
Maule se extienden inmensas porciones de tierra inculta,
ricas de maderas, pero escasas de poblacion y de labranza.
Quivolgo y Guenon con veinte y cuatro leguas cuadradas
no contienen sino noventa inquilinos y cuarenta cuadras de
terreno labrado; el Pefion trescientas families que no poseen
las ocho leguas que ocupan. Espinillo, Estero de Puercos,
Las Cabras, etc., estan en las mismas condiciones. El redu-
cido y risuefio valle de Pencague, sin agua, pero fertilisimo,
es acaso el punto mas trabajado y la muestra de lo que
podria obtenerse por un cultivo esmerado. Las cercanias
de*Talca entire Lircay y el Maule estan adn despobladas 6
incultas en su mayor parte, no obstante la facilidad de la
irrigacion. De algunos afios a esta parte empiezan a labrarse
las tierras altas cerca de las montanas en Mariposas, Cucam-
peo, etc., y entire el Rio Claro y el Lircay la poblacion ni la
agriculture avanzan en las proporciones que requeria la
riqueza del suelo y las ventajas de su natural canalizacion.
& Qu6 le falta, pues, a Talca para ser feliz, para ser rica,
para tener naves, astilleros, puerto, navegacion interior y
producer cereales, en igual suma que el Delaware, con el
mismo ndmero de hombres? Inmigracion de brazos inteli-
gentes, que aumenten la esfera del trabajo, aclarando los
bosques, y formando nuevos propietarios. Es locura pensar
que con los elements actuales haya de darse un paso
adelante. Talca se ha regocijado con el establecimiento
TOMO XXIII.-7





OBRAS DE SARMIENTO


del senior Lambert en Quivolgo y Guenon, y esto debe
servirle de guia. M. Lambert es un inmigrante que ha
Ilevado los cobres en Coquimbo A una perfeccion de trabajo
desconocido en el pais y que ha dado en Europa los mas
felices resultados. En Coquimbo, M. Lambert extendiendo
su trabajo, da ocupacion A millares de muleteros, entire
quienes reparte cuarenta mil pesos anuales. M. Lambert
ha ofrecido poner un vapor en el Rio Maule, y lo cumplira,
porque en ello encontrara su provecho. Mil inmigrantes
mas ensancharian la esfera del trabajo; diez mil no basta-
rian para convertir en naves y maderas los bosques de
Talca; cuatro mil serian pocos para la navegacion de los
rios, y cien mil no alcanzarian A ocupar el terreno de
aquella privilegiada provincia. Entonces el salario subiria
en proporcion de la production del trabajo, pues que intro-
duciendose procedures mas inteligentes, poderosos y eco-
n6micos, en lugar de dar uno el trabajo de un peon, daria
ocho que es la proportion en que estAn los products agricolas
por igual nimero de habitantes entire Talca y Delaware.
Los medios como puede realizarse esto, serAn la material
de nuestros subsiguientes trabajos, si el pdblico quiere
ayudarnos con su cooperation, si llegamos A persuadirnos
que nuestros d6biles esfuerzos no quedan ignorados en las
columnasde una publication, que con ningun otro element
de existencia cuenta, si no es con la posibilidad de former
en el pais por su medio, un centro de ideas que difdindi6n-
dose y generalizAndose entire todas las classes de la sociedad
y en las provincias, que por lo general toman poco interns
en las discusiones de la prensa, conduzca A crear una opi-
nion en el pais, sobre sus intereses mas vitales. Cuando
haya una opinion comun, ilustrada, definida, A la idea ha
de sucederse el hecho, A la voluntad la ley, que ha de lega-
lizarla. Ya es llegado el tiempo en que los partidos en
Chile salgan de esas antiguas subdivisions de pipiolos y
de pelucones, de liberals y retr6grados, que nada produ-
cen; pues que pipiolos y liberals tendrAn que luchar siem-
pre con los obstaculos que la antigua organization del pais
ha dejado. Los que se preocupan de la libertad en Chile
deben tener present, que.es ella la ley del mundo cristiano
hoy, y ya no hay que temer ni tiranos, ni farnilias, ni quie-
tismo. Nosotros no hemos de estorbar la march de las





INMIGRACION T COLONIZACION


ideas, ni el- triunfo de la justicia sino por la pobreza, por
el atraso, por la falta de industrial. Promovamos estos pun-
tos y habremos asegurado al pais que habitamos nacionales
6 extranjeros, los elements de toda libertad, el bienestar
que permit el desarrollo y el cultivo de la inteligencia, el
studio de las ciencias y su aplicacion A los negocios de la
vida. Con ricos que son pobres, ni con inquilinos, puede
haber libertad. Sucede en eso lo que en la Habana con los
esclavos, que los amos no se atreven A ser libres por temor
de que sus esclavos lo sean igualmente.

MAULE

Lo que hemos dicho de Talca se aplica del mismo modo A
la provincia del Maule, su coparticipe en la navegacion
fluvial y en los bosques; tan favorecida como ella en dones
de la naturaleza. Alli como en Talca empero, falta el arte,
falta la obra del hombre. El puerto del Maule tiene un
obstaculo, la barra, que todos los grandes rios tienen. La
Delta, segun las leyes del movimiento adverse de las aguas,
es tan natural como la existencia de las montafias por los
sublevamientos de la tierra. Atribuir la existencia de una
Delta, de una barra A la presencia de un monticulo 6
de otro accident del suelo, es como atribuir la existencia
de los ojos en los animals A la circunstancia de haber
cuencos en la cara. Se ha emprendido un trabajo para
allanar la barra, que puede ser efectivo;*pero los que lo
dirigen estan seguros en ciencia y conciencia, de todos los
resultados averiguados, en todos los paises donde hay
barras em los rios, de las leyes que president A la formacion
de las Deltas, para career que los trabajos son acertados?
La opinion de los que no saben en material de ciencia y de
arte, es como el juicio de los nifios. El trabajo concluido,
puede -dar por resultados que sus directors se habian
engaflo sobre la causa de la Delta, y ser necesario princi-
piar de nuevo; y mientras que de desengafio en desengafio,
de desaliento en desaliento el tiempo pasa, Talca y el Maule
viven secuestradas con sus admirables ventajas naturales.
El Mississipi tiene una Delta que entra 30 leguas en el
Golfo de M6jico, y que A ser menos extenso concluiria al
fin por cegarlo. El remedio que alli se ha aplicado es





OBRAS DE SARMIENTO


poner vapores de remolque que entran y sacan tirando los
buques, hasta Nueva Orleans que estA muchas leguas al
interior, 6 hasta mar adentro. Si las aguas del Maule
pueden en su embocadura ser estrechadas, con un simple
trabajo avanzado del lado de Quivolgo, para lo cual no se
necesitarian sino los arboles seculares que estan a la orilla
del agua, entonces habiendo mas profundidad sobre la
barra, los remolques allanarian la falta de viento inevitable
en los circuitos que described los rios; pero no es este sino
un mero parecer, que necesitaria ser ilustrado por la ciencia
de los peritos. Un ingeniero de rio, inmigrado, esto es,
hecho venir de Europa, aclararia todas estas dudas.
Vamos A las producciones del Maule, segun la estadistica
de aquella provincia, publicada en 1845, el document al
parecer mas complete que ha producido Chile.
La poblacion del Maule era en aquella fecha de 146.542
habitantes. El double de este nilmero es 293.094 habitantes
y la poblacion del Estado de Vermont era de 295.562 en
1843, 6poca de los datos estadisticos que vamos A comparar;
luego tomando la mitad de los'productos de Vermont,
habremos encontrado lo que en proporcion A sus habitan-
tes debe producer Maule.
VERMONT MAULE
Poblacion.................... 295.868 146.542
Trigo, avena, centeno y mijo 1.574.060 trigo 260.807
Maiz......................... 469.937 M 15.438
Papas....................... 3.079.246 15.382
Frijoles ...................... 12.380
Cebada...................... 18.056

5.123.243 322.063
La 'mitad del product de la cosecha de Vermont, divi-
dida por el product de Maule, da la diferencia de 1 a 7,95,
6 de 1 a 8. Lo que le falta producer a Maule mas para
estar a la par de products con Vermont, es dos millones
doscientas treinta y nueve mil quinientas cincuenta y ocho
fanegas.
Los datos de que nos hemos servido para la comparacion
son los que subministraron las comisiones; pero el encar-
gado de colacionar los datos, observando que aquella cifra





INMIGRACION Y COLONIZACION


no daba cosecha suficiente para la mantencion de cada
habitante, segun el calculo habitual de cuatro fanegas por
persona, ha multiplicado el nuimero de habitantes del
Maule por 4 fanegas, 2 almudes, y basado sobre ese, com-
.put6 la cosecha. Pero el examen de las cifras presentadas
por el Alfa sobre Talca, y las de las comisiones en Maule,
prueban que las cosechas de ambas provincias no bastan
para dar a cada habithnte su racion de cereales, y que si
se exportan es porque las classes pobres no consume en
realidad aquella proporcion asignada en los cAlculos, lo
cual se infiere del salario de tres cuartillos, del rigor de
las leyes contra el robo de los animals, y de la condition
infeliz de aquellos campesinos. Maule debe producer mas
de medio million de fanegas para el alimento de su pobla-
cion solamente, y luego un million novecientas setenta y
cinco mil cuatrocientas cincuenta y tres fanegas para la
exportacion, que segun la estadistica no produce, puesto
que calcula la production sobre lo que debe consumer cada
habitante. Nos atenemos, pues, a los resultados de las
comisiones porque ellas presentan un hecho, que puede
estar inexactamente apreciado, pero que es aproximativo,
mientras que el calculo del encargado de la confeccion de
la obra parte de un error de juicio suyo, de una preocupa-
cion. El que cosecha mil fanegas las export, sin cuidarse
de saber si comen 6 no las classes pobres, cosa que no es de
su inspection. Tenemos pues demostrado, que dos de las
mas fertiles de nuestras provincias agricolas no produce
cosecha suficiente para mantener su propia poblacion; y
tan repetidas, variadas, y multiplicadas son las comproba-
ciones, que se puede asegurar sin temor de equivocarse que
toda la production de cereales de la Rep-iblica no basta a
subministrar A cada individuo su parte de cereales, pues
para ello se necesitan seis millones de fanegas; y que si
se exportan trigos, es a expenses de la indigencia del mayor
nimero; indigencia que est& mostrandose en el salario, en
la habitacion, en la cultural intellectual, y en todos los signos
exteriores. Asi, pues, segun el estado actual de nuestra
industrial, el propietario no se enriquece porque no produce,
y el pobre sucumbe porque el propietario por su incapa-
cidad de producer no puede pagarle un salario suficiente;





OBRAS DE SARMIENTO


y no habiendo trabajo, hay exceso de brazos, que las artes
ni la navegacion absorben.
Para mejor comprender estas diferencias, debe tenerse
present que aquellos 293.000 habitantes del Estado de
Vermont, que produce en mas cinco millones y medio de
fanegas que todo Chile no produce, estAn encerrados en
un espacio de tres mil leguas cuadradas, atravesadas 6stas
por la cadena de las montafias Verdes que se eleva a
mas de 4.000 pies sobre el nivel del mar, de tres a cinco
leguas de ancho, con escasas corrientes de aguas, Maule
tiene una superficie de 1.000 leguas cuadradas y la pasmosa
suma de ciento sesenta corrientes de agua.
Antes de abandonar el terreno escabroso de las cifras,
traeremos A colacion un hecho luminoso que muestra,
mas que otro, la influencia deleterea de este estado de
cosas. La estadistica del Maule comprueba que alli esca-
sean los matrimonios en una proportion desconocida en
la tierra. De los registros parroquiales result (que en
toda la provincia hahabido en 1844 un matrimonio sobre
cada 153 habitantes en toda la. provincia; mientras que en
B61gica corresponde un matrimonio a 34 habitantes; en
Espafia A 36 y en Francia A 37; y segun estas propor-
ciones correspondia que en el Maule se hubiesen efectuado
1.704 en vez de los 958, que han ocurrido. El autor afiade
que el mal es mas grave que lo que A la vista parece;
porque tomando por comparacion A la Espafia, se notara
que este pais alimenta un gran ndmero de personas ecle-
siasticas, pues hay uno sobre cada 13 habitantes. El autor
cree que puede remediarse el mal, disminuyendo los dere-
chos matrimoniales; pero nosotros creemos que el remedio
uinico seria ensanchar la esfera del trabajo, abrir nuevas
vias de production para crear esperanzas de un porvenir
mejor A las classes proletarias, sin lo cual no hay matrimo-
nio possible. Norte Am6rica es el pais del mundo donde los
j6venes apenas salidos de la pubertad se casan por la segu-
ridad que el porvenir les ofrece.
Asi, pues, Chile se destruye por no producer lo necesario
para la vida; se destruye, manteniendo por esta falta de
production en un estado horrible de depression moral A las
classes inferiores, incapaces de producer; se destruye, en
fin, tocando A la fuente misma de la poblacion, que es la




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EFFO9OAQH_B22H09 INGEST_TIME 2012-07-30T21:04:27Z PACKAGE AA00010664_00022
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES