Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00021


This item is only available as the following downloads:


Full Text





OBRAS M


DE



D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
Al GENTINO




TOMO XXII


DISCURSOS POPULARES
SEGUNDO VOLUME


BUENOS AIRES
6468 Imprenta y Litografia a Mariano Moreno ), Corrientes 829.
4899



























EDITOR
A. BELIN SARMIENTO
















EL DOCTOR VELEZ




Oracion finebre del Dr. D. Dailmacio Velez Sarsfleld

(31 DBEMARZO DE 1873)


Concluia su existencia el Dr. Velez, en una edad avanzada, despues de haber
atravesado en lo que iba del siglo XIX, las vicisitudes de 'poca tan atormentada
por las convulsiones civiles, la guerra de la Independene a y las tiranias. Fud
Secretario del Congreso de 1826 y Diputado. de la primera Legislatura libre de
Buenos Aires, despues de Caseros. Sus titulos de gloria, a mas de.su actuacion
endrgica de ciudadano, hai sido los Codigos que rigen en.la Repitblica y son con-
siderados en Europa por jurisconsultos de Alemania y Belgica como los mas ade-
lantados. En Francla se ha mandado traducir el Codigo Civil, como material de
studio y de consult. El Banco de Buenos Aires recibio de l6, con el nombre
de Banco de Deseuentos, la forma que lo convirtio en su dpoca en el corazon y
la sangre que animaba la vida commercial de esa Provincia, favoreciendo prodigio-
samente su riqueza.
Sarmiento public en los meses que siguieron a este diseurso, una biografia
bastante complete del grande jurisconsulto, que podra ser consultada al inclulrse
en uno de los subsigulentes voldmenes de estas Obras.


SERORES:

A la edad de setenta y cinco afios, ha terminado su labo-
riosa existencia el Dr. D. Dalmacio Velez Sarsfield, dejando
. su pais monumentos mas duraderos que el mArmol, pues
consistent en las ideas y hechos mismos que el bronce qui-
siera inmortalizar. Su nombre pertenece al corto ndmero
de los que, desde un punto de nuestra America, logran
franquear sus limits y van a former parte de la falange





OBRAS DE SARMIENTO


escogida que mantiene 6 avanza los progress del saber
human en todo el mundo.
El Dr. Velez Sarsfield, por sus C6digos, cuenta en Europa
y America, entire los maestros en las ciencias juridicas;
felizmente su muerte sobreviene cuando, pasadas las pri-
meras rAfagas del aire ambiente agitado por el movimiento
que le imprime el que lleva la luz, su pais habia hecho
plena justicia & sus talents, y el mundo exterior recibido
con estimacion su contingent de labor en el campo de la
ciencia. No ha tenido en los dias de prueba que apelar al
juicio de la posteridad, como Rivadavia, Paz y tantos otros.
La liberal legislation aduanera que nos rige, el Banco
que ha sido el mana que alimenta la vida commercial, los
C6digos que reglan nuestras transacciones comerciales 6
nuestros derechos y, relaciones civiles, llevan el nombre de
Velez Sarsfield, como iniciador, sostenedor 6 autor exclusive.
Nadie ha olvidado los cuatro primeros afios de la existencia
del Banco en que se constituy6 el tutor y curador de la
institution contra las alarmas, innovaciones y resistencias
que suscitaba el H6rcules en la cuna aun, pero ya dotado
de las fuerzas que no tard6 en desplegar. En su bienestar
y en su modo de ser social, cada uno de los que le sobrevi-
ven llevan algun bien de los que 61 prepar6.
La existencia como naciones de los Estados sur-ameri-
canos es de reciente data, y hombres como el Dr. Velez,
por su larga vida, han sido testigos 6 actors de su naci-
miento y desarrollo. i Cuanto han debido ver esos ojos
que se cierran I cuantos detalles explicativos de los sucesos
quedan ignorados y descienden A la tumba con el testigo
ocular! I Veia, cuando joven, solia decir, los caminos lle-
nos de patriots de Buenos Aires, que corrian a incorporarse
voluntarios en el ej6rcito del Peru, y que Ayacucho devol-
vi6 por centenares, abriendo las casamatas del Callao,
donde yacian sepultados vivos, como en las catacumbas los
primitives cristianos.))
La cabeza de Ramirez, habiala visto en exhibition sobre
una mesa. Tuvo conferencias diplomaticas con Lopez,
sentado este caudillo de la Confederacion, por malicia
democrAtica, en cuclillas en una cocina. Fu6 el amigo de
Rivadavia, del General Paz y de Garibaldi. Trat6 a Facundo
Quiroga, A Rosas y i don Frutos. Form6 parte del Congreso





DISCURSOS POPULARES


Constituyente de 1826, llev6 la iniciativa en las resistencias
de Buenos Aires a la violacion de las formas republicans
por los que intentaron hacer de Caseros un simple cambio
de personas, y mas tarde fu6 negociador del tratado de
pacificacion entire las dos naciones divididas; desde enton-
ces, Representante, Senador, Asesor de Gobierno, Ministro,
Negociador de Tratados, su vida se entreteje de tal manera
con la existencia political de su pais, que puede decirse que
forma parte integrante de ella hasta que, legada su action
en C6digos, y convertido en ley el fruto de studios ihce-
santes,-de que no lo distrajeron las perturbaciones politi-
cas, durante toda su vida,-reclam6 el reposo precursor de
la lenta extincion de la vida, a cuyo acto final asistimos.
Cultiv6 tres ramos del saber human, penetrando hasta
.sus profundidades en todos ellos. De la Eneida hizo la pie-
dra de toque para medir la inteligencia que en dos siglos
habian desplegado sus traductores al francs, ingl6s, ita-
liano y espaiol, de la lengua que hablaron Ciceron y Vir-
gilio.
El studio del latin lo llev6 al del Derecho Romano, y 6ste
A la legislation comparada de las naciones modernas. Sus
;C6digos y la apreciacion que de uno de ellos han hecho
los jurisconsultos europeos, muestran que nada mas allA
del punto a que 61 lleg6 habia alcanzado el mundo. Era
jurisconsulto tan complete en Francia, Alemania y Estados
Unidos, como no lo creian sus propios compatriotas en su
pais. La Economia Politica, ciencia, nueva en el mundo, y
que Rivadavia le encarg6 estudiar especialmente, ha tenido
en 61 uno de sus mas avanzados 6rganos, y en las leyes
que contribuy6 A sancionar, en los Bancos que cre6, la mas
fecunda aplicacion de sus principios.
Un testimonio de gratitud, que quiero-depositar sobre su
tumba, debo A la memorial de mi amigo de treinta afios
pues data nuestra amistad del sitio de Montevideo, pagando
en 61 la parte que toca A otros dos amigos, el mArtir Aberas-
tain y el ex-Presidente Montt de Chile. D6boles, A cada uno
.de ellos sucesivamente, no obstante su superior instruction
-clasica, no obstante la disconformidad de su education con
la mia,-tan fuera de los caminos trillados,-haberme ayu-
dado con su estimacion en mis primeros pasos en la vida
piblica, dAndome A mi mismo la confianza de que necesita





OBRAS DI SARMIENTO


un joven que no puede mostrar una patent universitaria
para dar prestigio a su palabra 6 A su pensamiento. Sin
estos arrimos, no obstante y a causa de sus posiciones y de
la just idea que de su propio valer debieron tener en sus
tiempos y paises, no creo que hubiese tenido valor para
arrostrar las contrariedades que A tantos cierran el paso.
Cuando en 1868, el nuevo Presidente indic6 al Dr. Velez
su deseo de que tomase part en la Administracion que el
voto de la Nacion le confiaba,-ZViene Vd. buscando e)
latin? fu6 su spiritual respuesta y su cordial aceptacion.
Era en efecto el latin, el derecho, lo que se necesitaba,.y
en lo civil, eclesiastico y commercial, 1l lo personificaba ante
la opinion y la historic de la ciencia.
I Que descansen en paz las cenizas de mi amigo, del
gran servidor de su pais! Con ellas desaparece todo lo
que a la fragilidad humana pertenece. Quedan con nos-
otros, y las sentiran las generaciones futuras, las poderosas
emanaciones de su alma, hechas care en el desarrollo
commercial, en el bienestar que difunde el cr6dito, en la jus-
ticia que extirpa el mal por la aplicacion practice de las
leyes.
Estrecha como es la vida del hombre, y limitada A una
corta 6poca y & un reducido espacio de tierra, la gloria,-
no lo olviden los j6venes,-es el arte de prolongar y exten-
der la existencia en la historic, haciendo, por grande 6
incuestionables servicios rendidos A la humanidad, que
mayor ndmero de hombres que los que lo conocieron, lo
estimen y amen, y que la loza que cubre sus restos no raye
su nombre de entire los vivos, ni sepulte su memorial.
El Dr. D. Dalmacio Velez Sarsfield ha salvado, con el
asiduo trabajo de medio siglo, estas barreras qaturales, y
su nombre, sus trabajos y sus libros, lo harAn vivir con
nosotros, nuestros hijos y los de otros paises, por una larga
series de afios, sino por siempre, mientras haya leyes, cr6dito,
y comercio, que tanto favoreoi6.
SAdios, viejo Velez














EL PARQUE DE PALERMO




Inauguration del Parque 3 de Febrero en Palermo de San
Benito.-(11 DIe NOVIEMBRE DE 1875)


El Parque 3 de Febrero, segun la ley, fu6 creado para aprovechar los terrenos
donde tuvo su residencia el tirano Rosas y se conservaba la tradicion y el re-
cuerdo de eseenas de humillacion y violencia. El Presidente, que habia recorrido
la Europa y dejaba en obra el Parque Central de Nueva York, que cost catorce
millones de dollars, se avenia mal con la falta de paseos piblicos para solaz y
ejercicio, que hacen la higlene del cuerpo y del alma y sobre todo del pueblo
trabajador. Al de Nueva York concurren ya cinco millones 'de pedestres al afo.
Habia en dep6slto tres mlllones moneda corriente por personeros de la guerra
del Paraguay, y se le dieron tan noble destiny, devolvilndolos A la ciudad cuyos
habitantes los hablan oblado.
Contra toda verosimilitud, encontr6 oposicion en el Congreso, A nombre de la
higiene, de un professor del ramo, y del orgullo de la rica ciudad que no deblera
aceptar dones de la Nacion. Estaba a la sazon demandada por deuda de oeho
millones de gas... y los oradores de la oposicion se inspiraban de otras fuentes.
Realizado el pensamiento, aumentando el Congreso la suma, tuvimos una avenida
de Palmas que pretendia Imitar la famosa del Jardin Botanico de Rio Janeiro; en
su trabajada y lenta aclimatacion dieron asidero al epiteto de Avenida de las
Escobas. Hoy es el primer parque de la Am6rica espafiola, au'nque no haya avan-
zado de su primer trazado sino con timidez y mayor lentitud que la que admit
el desarrollo de cludad tan cult, rica y populosa. El Sr. Intendente Alvear ha
mejorado y embellecido las avenidas, de manera que, desde la Avenida y Lago
Alvear hasta el Hipbdromo yendra d ser una via monumental, artistic, y conti-
nuada entire chimeneas de ornato, jarrones, chalets y mansiones fluvlales. El
discurso que sigue lo preslente.


EXoMO. SR. PRESIDENT:

Me permitird anticipar algunas ligeras observaciones, al
poner en manos de S. E. el primer Informe annual, que de





10 OBRAS DE SARMIENTO

los trabajes que le fueron cometidos, present la Comision
auxiliar del Parque 3 de Febrero.
Si aceptar con gusto un encargo de inmensa responsa-
bilidad y desempefiarlo con consagracion asidua, fueran
por si presunciones de acierto, vuestra Comision se mostra-
ria satisfecha, puesto que cada uno de los que la compo-
nen, lo mismo que los hombres profesionales cuyo saber ha
requerido, han puesto para obtenerlo, todo lo que de ellos
dependia.
Como se ocultan A la vista los cimientos sobre los cuales
reposan los grandes monumentos, asi las miradas no ven
aqui los millares de metros cibicos de tierra removida
para dar formas artisticas A la superficie, ni esas plants en
embrion dejan presagiar las armonias de forma, colorido
y dimension con que el arte del jardinero paisajista se
propone embellecer las perspectives, cuando merced al
tiempo y favor del crecimiento respective, la encina ha-
brA de distinguirse del hisopo.
Al remover este suelo antes inculto jcuantos recuerdos
sin embargo trae de pasadas revoluciones! Bancos de con-
chillas acusan la presencia aqui de mares ignorados de un
mundo desconocido. De la tosca que encubre aquellos res-
tos acukticos, D'Orbigny, Darwin, Bravard, Burmeister han
extraido los esqueletos de una fauna gigantesca que pobl6
estas comarcas, y que con los nombres de '(Megaterium,
((Cliptodontes)) y otros, enriquecen el Museo de Buenos
Aires, el primero hoy del mundo por los tesoros paleonto-
l6gicos que contiene. En el fango actual, la azada tropieza
A veces con las armas y utensilios de piedra del hombre
prehist6rico, de que nuestras tribus salvajes eran todavia
los iltimos restos.
El caudaloso Rio de la Plata, en tanto, se labraba embo-
cadura digna del estupendo caudal de aguas que vierte en
el mar, y en sus dias de c6lera ha destruido la obra de
otros agents de la creacion y modificado la topografia del
pais circunvecino.
A estas playas abordaron con Solis las naves espafiolas,
y la primer semilla de la civilizacion fu6 arrojada en el
suelo, fecundo adnque mal preparado por entonces.
Cuatro siglos ha durado la lucha, de razas primero, de
dominaciones y de forma de gobierno despues, hasta que





DISCURSOS POPVLARFS


albore6 el dia feliz que representan nuestras armas, y nues-
tros padres fueron llamados a gobernarse por .si mismos y
A proveer a su propia felicidad.
Como el resume de todas las pasadas 6pocas, como el
iltimo retoflo de la antigua barbarie, aqui en Palermo de
San Benito se atrincher6, contra toda idea de libertad y de
progress, el hombre de la 6poca pampeana, como Bravard
llam6 a esta formacion, el tirano de ejecuciones a lanza y
cuchillo, que termin6 el 3 de Febrero de 1852.
El Congress Nacional, al dar nombre a este Parque, se
inspire sin duda en aquellos recuerdos; y ya que no es digno
de pueblos cultos, como de antiguo, sembrar de sal lugares
inocentes de los crimenes de que fueron teatro, mand6 eri-
gir un monument al pueblo, como la piedad cristiana
levanta capillas expiatorias, 6 como el labrador convierte
en humus y abono fertilizante los restos orginicos en des-
composicion, de existencias que han dejado de ser.
El Parque 3 de Febrero sera de hoy en adelante el patri-
monio del pueblo, verdadero tratamiento higi6nico, que
robustecera sus miembros por el saludable ejercicio, dila-
tara su animo por el espectaculo de las perspectives gran-
diosas que alcanza en todas direcciones la vista, y cultivars
el buen gusto, con la combination de bellezas naturales y
artisticas que estos dilatados jardines ofreceran. Si Neron,
al estrenar la Domus Aurea, pudo exclamar: ((al fin estoy
alojado como un hombre), el pueblo argentino puede desde
hoy considerarse iniciado en todos los esplendores de la
civilizacion mas antigua de sus padres, y sin abandonar
su pais, pasearse complacido por su Bois de Boulogne, su Hyde
Park, 6 su Central Park. El que visit estas afortunadas
comarcas, 6 el que viene a engrosar la falange de los pioneers
que atacan el desierto, para hacerlo patria feliz y cuna
comfortable para sus hijos, no llorara a la sombra de los
sauces del Eufrates la antigua patria ausente, sino que,
recorriendo estos mullidos caminos, vagando a la sombra
de las plants de todas las floras del mundo, se sentira por
asociacion de ideas y plicidas reminiscencias, en su propia
patria.
La idea de crear un Parque, iniciada por los poderes
combinados de la Nacion, obtuvo desde su origen el asen-
timiento de todos, como su ejecucion ha encontrado de





OBRAS DE SARMIENTO


parte de todos la mas cordial cooperation, porque lenaba
un vacio, que cada dia iba tomando creces. Esta socie-
dad en que vivimos se compone de muchas sociedades
superpuestas, pero sin vinculo de cohesion. En los tem-
plos por las disidencias; en las fiestas pdblicas por las
nacionalidades diversas; en las relaciones sociales por las-
clases y aun por las razas, y en las afecciones patrias
por las adoptivas 6 naturales ciudadanias, el pueblo que
la forma se divide y subdivide por afinidades. Solo en
un vasto, artistic y accessible Parque, el pueblo serA pue-
blo: solo aqui no habrA ni extranjeros, ni nacionales, ni
plebeyos. La estatua de Mazzini se alzara probablemente
aqui, para regocigo de argentinos e italianos, para ame-
ricanos y europeos. La frescura de esos lagos, la blan-
dura de esas avenidas, el verdor de esas plants, seran,
como el aire y la luz que la vivifican, la propiedad de
todos, sin pedir permiso a nadie para gozar de su encanto,
Si hubiera de justificar con razones de otro orden el
pensamiento que ya esti realizado, observaria que las
instituciones que nos hemos dado, tienen por objeto pro-
veer A la felicidad, cultural y mejoramiento del pueblo, y
que no ha de reservarse a la. limitada accion de locali-
dades, aquello que es esencial a la cultural de todos, y
que reclaman el espiritu del siglo y las necesidades de
una nacion. El extranjero que Ilega a esta ciudad po-
pulosa, que es la faz de la Repdblica, no se pregunta si
la Municipalidad del lugar descuida sus deberes, sino que
lleva solo la molesta impression de que, en medio de los
refinamientos de la vida individual, con hotels suntuosos,
la primer ciudad de la Repdblica y de Sur-America nof
tiene otro aire que el pulverulento de sus estrechas calls,
Cuando el sentimiento artistic se haya entire nosotros
depurado, avanzAdose en Museos y Observatorios las cien-
cias, lanztdose locomotives y rayos electricos al interior,
difundidose la education y mejoradose moral y fisica-
mente la condition humana, yo quisiera que el pueblo en
cada punto del territorio diga como por instinto: por aqui
pas6 el soplo vivificante de la Nacion, como en cada campo
glorioso de batalla de los tiempos heroicos de la Inde-
pendencia, la historic ha dejado escrito:
((Aqui el brazo Argentino triunfd)).





DISOURSOS POPULARES 13

En nombre de la Comision Auxiliar que preside, por
delegationn de S. E., os ruego planteis un arbolito en
conmemoracion de este dia, seguro de que, alimentado
por tierra fecunda y protegido por la afeccion pdblica,
contribuira medio siglo despues con su sombra A dulcificar
en los que vienen en pos, las molestias inseparables de
la vida, a adormecer reacores, 6 a recorder horas y esce-
nas felices.
La seccion primera terminada, es ya una miniature
de un parque. Cuando las otras hayan sido sometidas A
la cultural, el Parque sera un modelo presentado al pt-
blico, de lo que el pais entero puede ser con los progress
del gusto decorative, que ya se generalize y embellece
los alrededores. Merry England, es un vasto Parque, y en
la Pampa y a tas margenes de nuestros grandes rios
tenemos donde trazar, en cuanto A bellezas rurales, muchas
aInglaterras ), en una Reptblica embellecida.


















EL 4 DE JULIO DE LOS ESTADOS UNIDOS




Centenario de la Independencia de los Estados Unidos-Brindis
en casa del Ministro, General Osborne
(4 DE JULIO DE 1876)


Habia sido antigua y sostenida practlca perlodistica del author, recorder en varias
rep6blicas el aniversarlo del 4 de Julio. de que el 9 de Jullo de nuestra Indepen-
dencia parece un derivado hist6rico: y esta vez debia tributarle aquel consuetu-
dinarlo homenaje en su centenario, felicitando por ello al General Osborne, Minis-
tro Plenipotenciarlo de los Estados Unidos, adoptando como epigrafe lo que
sigue, tomado del toast del Sr. Ministro: (La Educacion popular es la piedra
angular de la Reptblica.-Al ex-Presidente Sarmiento. ,
Ha sidd como la empresa y mission sacerdotal del author, preconizar la forma de
gobierno republican federal tal como la tralan ya nuestros antecedentes, pero
ajustAndose Ala teoria norte-americana de goblerno. En 1851, en una Memoria
dirigida al Instituto Hist6rico de Francia, al reaparecer el imperio milltar de los
Bonapartes, hizo el author abjuracion de las doctrinas europeas que, en cuanto a
gobierno libre, habian conducldo dos veces a la Francia al despotismo, y mante-
nidola medio siglo en la anarquia. ((Pero desde el moment en que el Jefe de
a Estado en Europa, dice: el Estado soy yo, cuando el poder se constltuye sobre
Slas bases en que reposaba antes del 89, las Repdblicas sud-amerlcanas no pueden,
a sin dejar de ser repdblicas, admitir ni el principio politico, ni las doctrinas que
a la sostengan. Este desenlace, 6 mas blen esta absorcion de un principio en otro,
a pone A nuestro modo de ver, t6rmino a las influencias de principles politicos
t europeos en America, principios que no pueden seguirse sin confesarlos, y
a confesarlos seria negar 6 comprometer al principio americano. Qui6nes serian
a ahora los expositores de la nueva doctrine, como los tuvo la que les precedi6 ?-
(Memoria al Instituto Historico de Francia, respondiendo a la cuestlon: Quelle
est la situation actuelle des Rdpubliques du Centre et du Sud de 'Am~rique ?).
Esta declaration sefiala desde 1852 la direction de las ideas political que seguira
el publicist americano que la hizo, y que Conflictos y Armonias de las Razas se
propone sintetizar.
El discurso de Rhode Island y la siguiente alocuclon sefialan el camino.





DISCURSOS POPULARES


SERORES:

Al conmemorar el 4 de Julio de 1776 un siglo despues,
vieneme invenciblemente A la imaginacion una sublime
escena del Evangelio. En medio de las tinieblas de la
noche, entire las obscuras enramadas de un olivar que aun
subsiste en los alrededores de Jerusalen, preguntaban A
un grupo de hombres humildes, los esbirros de la jus-
ticia local: qui6n de Vdes. se llama Jesds? y Jesds res-
pondiendo, dijo: Ego sum; y cayeron todos postrados por
tierra A esta sola palabra.
El 4 de Julio de 1776, unos pobres emigrados teniendo por
Getsemani un mundo nuevo, contestaron a una interroga-
cion semejante: Somos Los ESTADOS UNIDOS DE AMIRICA, en
nombre de la libertad humana y por nuestro propio dere-
cho; y como las trompetas de Jeric6 derribaban murallas,
sinti6se desde ese dia y con tan simple afirmacion, desmo-
ronarse el edificio social antiguo, que reconocia reyes de
derecho divino, aristocracias por derecho de conquista,
religiones armadas de suplicios, masas ignorantes, que
consideraban A la mujer como un ornato y a las razas infe-
riores como las bestias auxiliares del trabajo.
El 4 de Julio es el primer dia de la Hegira del mundo
modern.
Y no es mi Animo, en presencia de las gloriosas estrellas
de su bandera, a la mesa del representante de la Union
Americana, y al estrechar la mano de mi amigo y hu6sped
en Chicago, decir que aquel pueblo emisario ha salido como
Minerva, armado con todas sus armas, de la cabeza de
Jdpiter. lCuantas desgracias han caido sobre el pueblo
que se crey6 de por si la luz del mundo I
Prometeo esta todavia devorado por la garra sangrienta
del buitre, por haber intentado robar al cielo el fuego
sagrado. No: 6ramos nosotros, 6ramos todos los pueblos de
la tierra, antiguos y modernos, eran la historic, el pensa-
miento human, los ultimos descubrimientos, las solucio-
nes ya encontradas en el gabinete del ge6metra, del
naturalist 6 del fil6sofo, los que pronunciaron aquel ego
sum del pueblo. Era que no habia hasta entonces encon-
trado teatro y oportunidad para realizar en la practice, lo





OBRAS DR SARMIENTO


que ya reconocia la conciencia. Era necesario el descubri-
miento de la America y de la esfericidad de la tierra que
nos liga como un accident al plan general del universe.
La part de America done el prodigio se obr6, estaba
dotada con los elements del trabajo, el hierro, los bosques,
el carbon y la tierra sin propietarios, surcada de rios y con
ancha exposition A los mares para recibir A los peregrinos
de todas las conciencias perseguidas, de todas las teorias
political puestas al indice como malsonantes y escandalo-
sas. Acertaba a reclutarse aquella milicia entire la raza
humana, en la cual se reconcentra hasta hoy la en6rgica
virilidad unida al pensamiento que disciplinaba Bacon y
con Newton y Darwin, ha fijado las leyes de la creacion
universal. Habia conquistado y afirmado en cinco siglos
de labor el gobierno representative y el habeas corpus, y en
dos mas de tranquilo desarrollo, aprendido A marchar ade-
lante, sin sacudimientos, sin saltos peligrosos y sin abando-
nar el hilo de sus propias tradiciones y conquistas.
Necesitaba recordaros estos antecedentes para entrar en
el tema que me ha sido asignado. La Repdblica era, pues,
la America misma con el pensamiento europeo, que emigra-
ba buscando patria donde realizarse. Acaso esta es toda
la historic humana. Las torres de Babel no han remediado
nunca nada.
Los inmigrantes habian dejado por fortune olvidados en
Inglaterra sus reyes y sus principles, sus lores y su gentry,
su iglesia anglicana, sus lares y sus penates. Traian solo
el alma libre y el pueblo llano. Habia, pues, de constituirse
el pueblo solo para si, y se di6 una constitution escrita, la
primer que haya regido los destinos de una nacion; y de
este simple hecho de estar escrito el m6todo 6 forma de
gobierno, ha nacido el gobierno por escrito, es decir, docu-
mentado, de manera de poder ser revisado, confrontado,
corregido, sin necesidad de revueltas, sin el arbitrario que
supone la falta de reglas; y de aqui: la educacion.popular es la
piedra fundamental de la Reptiblica.
No lo expresaba asi la Constitucion norte-americana;
pero la igualdad ante la ley, que es su dogma fundamental,
ha producido el mismo efecto que la igualdad del hombre
ante su Creador, que proclamaba el Evangelio.
Nada decia la Constitucion sobre la esclavitud del hombre





DISCURSOS POPULARES


por el hombre, ante cuyo hecho existente pas6 el Congreso
dando vuelta la cara hacia otro lado; pero la esclavitud
ha desaparecido de la haz de la tierra al aplicarse a los
hechos el inconcuso silogismo que de la Constitucion ema-
naba.
Nada se dijo en ella de la mujer, que aun en las.condicio-
nes que los bArbaros germanos la habian elevado, quedaba
todavia inferior al hombre, su padre, su esposo 6 su herma-
no. Yo he visto producirse el fen6meno de la transfiguracion
de la mujer A la sombra de las instituciones y al calor de la
education comun de los Estados. A la belleza, al orgullo
de las classes elevadas en otras parties, a aquel reflejo de las
virtudes de su sexo, que le forman un nimbo de dignidad
para realzar la modfestia y la gracia femenil, me ha parecido
siempre que faltara algo que esta latente en el semblante
de una mujer norte- americana. No sabria c6mo llamarlo:
el sentimiento de su propia suficiencia no basta; si pudie-
ra decir que se siente, que se llama A si misma dentro de si
un hombre femenino, quedaria yo satisfecho, aunque no lo
esten los que me oyen darla este nombre.
Pero es sobre la masa humana que mas directamente ha
obrado aquel grande experiment, como lo llamaba Guiller-
mo Penn, aun antes de ensayarlo. Hablase por anticipacion,
alli mas que en parte alguna, del coming-man, del hombre
future; y al verle por la amalgama recibir las aptitudes
peculiares de cada raza para refundirlas en una nueva que
no es semejante desde ahora A ninguna de ellas, se presien-
te venir este hombre nuevo, por lo qi* ya se le ve descollar
en la 6poca present. La antropologia puede todavia discer-
nir la forma de los crineos; pero &d6nde hallark los signos
externos de la empresa, enterprise yankee, que no conoce el
obsticulo ni el limited puesto a la actividad humana por la
naturaleza? Doce mil inventos presentados al Patent Office
en un afio, muestran una nacion de Fultons, Morses,
Edisons, sacando de las ciencias, donde quiera que ensefien
una verdad te6rica, un grande hecho que cambiara la faz
del mundo en tel6grafos y vapores. Cuarenta millones de
hombres, educados con aquel cerebro creador ya hecho
raza, darin tal ndmero de hombres de genio, que en un
siglo mas habran acelerado la march de la humanidad,
ToMO xxn.-2.





OBRAS DE SARMIENTO


que tantos series privilegiados pierde por quedar sepultados
entire las capas mas bajas y obscuras de la sociedad, sin
Ilegarles el riego fecundante de la education.
Este solo hecho bastaria para adoptar un sistema general
de education, dando A cada organismo perfect la occasion
de hacerse sentir desenvolvi6ndose.
El mundo esta, A la hora de esta, contemplando en Fila-
delfia lo que en un siglo ha producido aquel cdmulo feliz de
principios fecundantes. No verA las mAquinas con asombro,
no obstant6 que la maquinaria es ya un organismo ameri-
cano, sino que admirara la facultad creadora que esta como
un sexto sentido en el pueblo; no admirarA ni el Gobierno
ni las instituciones, sino el semblante y el vestir de los
millones de hombres y mujeres, reunidos de centenares de
leguas A dia y hora fija, por ferro carries, que todos, como
nacidos exprofeso, concurren a aquel punto. Es precise
conocer el aspect de la masa humana en cualquier otra
parte del mundo, para admirar alli este rasgo visible de la
transformation social.
Mil centenarios parciales pueden evocarse en las demas
naciones, pero no hay otro por ahora que el del 4 de Julio
de 1776, que sefiale un dia human, un punto de la narra-
cion hist6rica que viene de siglos y un acApite que comienza
un nuevo capitulo, con el titulo Del pueblo, que no tenia la
historic de Grecia y de Roma, que es, durante la Edad
Media,el fango ensangrentado y pestifero de called y cami-
nos, y era, hastael dltimo destello de la gloria A la antigua,
la care de canon, como la llamaba Napoleon el Grande.
El pueblo no existe aun en el mundo, digan lo que quieran.
Yo he vistoen muchas parties, mas 6 menos depurada, mas
6 menos compact, la masa de que ha de formarse, 6 que
se estA consolidando como en Francia, despues de mas de
un siglo de removerla y agitarla. El pueblo se le reconoce de
A leguas. Su cuna es la escuela pdblica; sus manos estAn
armadas, no de uhias ni de espadas, sino de manubrios de
diversas mAquinas; su cerebro crece, nutrido de todas las
ideas madres que ha ido depositando en siglos la experien-
cia humana. Invoca la libertad para estar tranquilo, traba-
jar y enriquecerse, pues la libertad de despedazarse, de
destruir 6 de matar, es la unica que no conoci6 nunca mas
que para dar libertad A una raza esclava suya.





DISCURSOS POPULARES


La Constitucion arriba como un tablero, la Escuela abajo
para deletrearla,-por.que la tradition humana le llega
escrita, porque la ley que lo rige esta escrita, porque el
desenvolvimiento human se comunica por escrito. Asi ha
marchado un siglo.
Con el capital primitive de menos de cuatro millones de
almas, present en un siglo una nation de cuarenta y tres,
que es la mas grande, y puede sefialar su estadistica el dia
no lejano que alcanzara a cien y a doscientos millones. Es
Lincoln quien consolaba a la nacion con estas espl6ndidas
visions, en las horas de ruda prueba por que pas6, al extir-
par lo que de viejo y decr6pito traia por herencia en su
organismo.
4 Qu6 nos alcanza a nosotros, sus continentales, de este
legado, A nosotros, lanzados en la via del progress human
por la corriente de emancipacion y libertad que se dirigi6
hacia el Sur; como el Gulf-stream se dirige hacia el Norte,
y va a calentar las costas de Irlanda y acaso los mares
polares mismos? No tendremos en la exposicion de Fila-
delfia otros products que aquellos que la naturaleza nos
prodiga, pero que van A mostrar en su forma primitive, que
la inteligencia duerme aun, 6 que la industrial anda pere-
zosa 6 desalifiada.
Y sin embargo, no era sin prop6sito que decia al princi-
pio que este 4 de Julio era tambien nuestro, para conmemo-
rarlo dignamente. Si estuviera hoy en Filadelfia con
alguno de tantos amigos que me conocen 6 el que aqui nos
hospeda, yo les sefialaria aquellos montones de oro y de
plata que representan las minas de California y de Nevada.
Antes de ponerse en contact con los pueblos sur-ameri-
canos el diccionario de mineralogia y mttalurgia norte-
americano no tenia las palabras veta, ganga, sinabrio,
galena, etc., etc. Los mineros de Mj'ico, de Pasco 6 de
Chile les ensefiaron A catear (to prospect) los cerros y les
mostraron las vetas de dondo los siglos desgranaron el oro
de los placeres, y tras del oro encontraron la plata; y de
las faldas occidentales de los Andes pasaron A las orienta-
les, al Colorado' A Nevada, Ydaho, y los centros metaliferos
norte-americanos, buscando la corrida de las minas de
Hidalgo y de Potosi de este lado de la gran montafia. Esas
riquezas que le han venido en estos dltimos afios por





OBRAS DE SARMIENTO


afiadidura, son nuestro tribute hispano-americano para com-
pletar el catalogo de las bendiciones que Dios ha prodigado
al pueblo del derecho, del orden y del trabajo.
Cultivabanse en huertos 6 para sombrear las moradas de
San Francisco, parras de uva, como en Chile y en Mendoza,
y como se ven todavia algunas en los patios moriscos de
Buenos Aires. De aquel simple element ha salido la in-
dustria vinicola que ya profesan cinco Estados norte-
americanos y que se preparan A luchar con la industrial
francesa en el mercado del mundo. La vifla era sin embar-
go, indigena de aquellos bosques primitives, y creese que
fu6 descubierta en America por los escandinavos, puesto
que sus runs hablan de una Vinland, adonde tocaron el
Occidente los hombres del Norte; pero faltaba el espiritu
meridional de la Espafia, la Francia y fa Italia, que fueron
siempre vinicolas 6 introdujeron en Am6rica hasta Cali-
fornia la vid clAsica cantada por Anacreonto y Horacio.
SQuien ignora en la tierra, que la irrigacion pone en
mano del hombre, como la electricidad el rayo, la lluvia
fecundante que rehinche A su beneplacito, y & dia y hora
fija, la raiz sedienta de las plants?
Y bien; s6lo los arabes en Espafia y los Incas en America
pusieron en prActica verdad tan sencilla donde quiera que
llevaron sus armas. En California los yankees vie'ron A
nuestros colonos hispano-americanos regar la tierra, y no
hace dos aieos que un Gobernador pedia al Gongreso algu-
nos millares de millas de desierto para regarlas con el rio
Plata y crear en un afio un Estado. Algo, pues, hemos
devuelto al pueblo que hoy recordarios. Muchisimo oro,
muchisima plata, ruucho vino y much tierra labrada en el
desierto seco, por nuestros sistemas tradicionales.
El 4 de Julio de 1876, en este extreme de la Am6rica del
Sur, BRINDO, sefiores, por la memorial de dos hombres, cuyos
bustos son mis dioses familiares, por Abraham Lincoln y
Horace Mann, que qpmpletaron 1W Independencia proclamada
en 1776, por la libertad del esclavo y la education del pue-
blo, hacienda que sea la Escuela la piedra angular de toda
Republica modern.

















INAUGURACION DEL FERRO-CARRIL A TUCUMAN

(2 DE OCTUBRE DE 1876)




Debia hablar el Presidente de la Repiblica, doctor Avellaneda, cuyo period
administrative ha quedado notable por la escogida y sabia composition de sus
arengas p6blicas, y el que habia tenido la gloria de sanclonar la creation del
ferro-carril a Tucuman. s6lo debia flgurar en la inauguracion, en la calidad de
obrero.
Llmitose, pues, A contestar a la blenvenida que, al legar A la ciudad hist6rica,
le habia dado su viejo amigo, el doctor don Jose Posse, que por su simplicidad y
belleza, nos hacemos un grato deber en reproduclr.

DISCURSO DEL SENOR DON JOSA POSSE, RECTOR DEL COLEGIO NATIONAL, AL RECIBIR AL
SEROR SARMIENTO, RODEADO DE LAS ESCUELAS DE TCUMAN
c ((He sido designado para daros la bienvenida, en nombre del pueblo de Tucu-
man, que saluda en su propio hogar al gran cludadano, entire los mas esclarecidos,
que ban Ilenado con sus hechos y su pensamiento las pagina laboriosas de nues-
tra historic contemporfnea.
((Ese pueblo que vels, no ha venido aqui para recibir al ilustre hudsped, bajo la
inspiration fugaz del entusiasmo 6 de la curiosldad de un personaje oflcial,
entuslasmo que se disipa en el espacio; es un acto razonado el que reune al-
rededor vuestro a los hombres, en testimonio de respeto y admiraclon, para
deciros: Sefior, aqui estals en vuestra casa.
((No sere yo quien reflera la historic heroica de cincuenta afios de servicios A
la patria, por el hombre que en las luchas armadas, en la prensa, en las discu-
siones paciflcas de la opinion, en instituciones y en gobierno, ha lenado con su
nombre todos los actos visible de la palabra y de la action.
tiVuestra biograffa pertenece al porvenir, y aquellos que se encarguen de con-
tarla al mundo, serenadas las pasiones y las preocupaciones que Iran vibrando
todavia por muchos aios en la atm6sfera, no tendran mas que compilar y explicar
los hechos que en instituciones y administration llevan la inmortalldad de vuestro
nombre.
((No alcanzarels a conocer el juicio de la posteridad, pero en vida tenels el






OBRAS DE SARMIENTO


raro privilegio, en los hombres pfiblicos, de gozar del respeto de todos vuestros
conciudadanos por la rectitud y firmeza de vuestro character, y por la honradez,
esa virtud que deflende al hombre de la perversidad de las pasiones humans,
virtud que os sigue hasta el occidente de vuestra existencia.
( Aqui, senior, donde quiera que volvais los ojos, encontrareis corazones simpa-
ticos, que en este moment laten de j6bilo en presencia del anciano Sarmiento;
ese nombre que viene inseparable de todos los detalles de lavida political y social
de nuestra Repfblica.
(Esos grupos que veis, Colegio Nacional, Escuela Normal, escuelas primaries,
ese conjunto de j6venes que se educan, concurren en este dia solemne a tribu-
taros los homenajes de respeto que se deben al maestro Sarmiento, al perseve-
rante educacionista, al gran ciudadano para.quien la patria es un sentimlento
naclonal, que comprende en su amor a todo el pueblo argentino.
a Sefior, entremos en la ciudad: os guia de la mano el amigo de mas de treinta
afios, el hermano de afeccion, el depositario intimo de las confidencias de vues-
tro corazon. Tendreis horas de regocijo en medio de nosotros, todos amigos
vuestros, libre de las zozobras d inquietudes del espiritu que ban agitado vuestros
recientes dias. Solo benevolencia, respeto, fraternidad, hallareis en este humilde
vecindarlo, en la ciudad hist6rica de la Independencia Nacional.


SERORAS Y SENORES:

El mas noble sentimiento human, la gratitud, me hace
tomar la palabra, despues de lo que hemos oido tan
elocuentemente expresado por vuestros dignos magistrados.
Es para una rectificacion personal, como se dice en las
Asambleas, que la usar4.
El valiente empresario, que cuando sinti6 flaquear el
brazo de la Repdblica, puso su hombro para impulsar los
trabajos, hasta completar la linea f6rrea, ha tenido la
deferencia de bautizar, Sarmiento, la locomotora que anteayer
atravesaba trescientas cincuenta leguas, arrastrando tras si
con mil pasajeros, la juventud de Buenos Aires y del
literal que acometia la empresa, sin mas estimulo que
dar un apreton de manos al pueblo de Tucuman, en el
acto de eslabonar los Andes con el Plata, la Pampa con
los bosques tropicales, por este ferro-carril.
Soy, pues, parte de esta fiesta, por aquella locomotora
que asocia mi nombre a la grande empresa; pero lo soy
mas por la simpatica bienvenida con que he sido saluda-
do a mi llegada, favor que, a causa de la lluvia y mi
salud, no pude reconocer debidamente entonces. Apro-
vecho esta occasion para daros las gracias, por la acogida
tan esplendida de anteayer.





DISCURSOS POPULARES


Todos los que me acompafiaban han debido sorpren-
derse como yo, de ver a un pueblo reunido en masa,
para saludar a un simple viajero, que no era hasta enton-
ces conocido sino de pocos. Seria ya un sintoma de
que nuestros pueblos adquieren hhbitos de tolerancia, el
que reciban A los que ejercieron y no ejercen ya el poder,
con muestras de deferencia sino de afecto. Dicese de
las revoluciones, que como Saturno devoran a sus hijos.
Nuestra Repdblica inquieta y descontentadiza, viene desde
medio siglo, inutilizando como instruments gastadbos a
los que han servido.
No os hablar6 del ferro-carril.
Os hablar6 de vosotros y de mi, joh pueblo de Tucu-
man! porque en la manifestacion de vuestras simpatias
y en los motives de mi viaje, encontrarAn los extrafios,
explicacion mas cordial del hecho, que las que subministra
la via ferrea 6 los partidos. Era de mi parte un voto hecho
en aras de la patria, visitar antes de morir A la( bene-
m6rita ciudad de Tucumans, como la Ilamaba siempre,
adn en sus conversaciones familiares, el ilustre Rivadavia.
En su territorio enarbol6 Belgrano la bandera azul y
blanca que debia conducir por toda la America A nues-
tros soldados victoriosos. En esta ciudad se reuni6, como
sabeis, el primer Congreso argentino, que imitando el
antiguo heroismo de nuestros padres, quemd sus naves,
declarando la Independencia el dia que la derrota momen-
tanea hacia vacilar los Animos. Las armas reales no avan-
zaron mas adelante. Este afio en Filadelfia,' el pueblo
norte-americano ha contemplado como una reliquia sa-
grada, desde una de las ventanas de Independence Hall (la
sala de la Independencia) el pefgamino en que esta con-
signada el acta de nacimiento de la gran Repdblica.
Mafiana visitaremos con reverencia el temple de nuestra
emancipacion political, la casa del Congreso, y es fortune
que lo hagamos, merced al ferro-carril que realize en los
hechos la esperanza de ser nacion, que animaron A nues-
tros padres a arrostrarlo todo por ser independientes y
libres.
Pero al recorder las glorias de que fu6 teatro la benem6-
rita ciudad, conviene A mi proposito, traer A la memorial
tambien sus posteriores desgracias, porque ellas explican





OBRAS DE SARMIBNTO


en much parte, los vinculos de amistad, que de muy
atrAs, me unen al pueblo de Tucuman.
La guerra civil asol6 nuestro pais largos afios, y sobre
Tucuman descargaron su furia las bandas desenfrenadas
de las ambiciones salvajes, asi como las nubes descargan
su electricidad sobre los puntos mas elevados. Como habia
sido la cuna de la Independencia, parecia destinado A ser
en castigo, el sepulcro de la libertad. Aqui cerca, en la
Ciudadela, fue deshecho erfn1831 el ej6rcito mandado por
el General La Madrid. Mas alli, fu6 mas tarde vencido
el hasta entonces invencible General Lavalle en 1841-
ISeforas Matronas de Tucumanl os prevengo que entire
vosotras se encuentra el anico vbstago del ilustre mArtir,
el h6roe de las 'eyendas de la independencia, Da. Dolo-
res Lavalle, Presidenta de la Sociedad de Beneficencia
de Buenos Aires.
Quiroga, el terrible Genjiskan de nuestra historic, pase6
dos veces por estas calls, las lanzas chorreando de sangre
heroica de este pueblo; y, abandonindose a los furores de
sus instintos salvajes, convirti6 la guerra en vandalaje,
matanzas y saqueo, como en los tiempos mas negros de la
historic humana. En la plaza de Tucuman fue sacrificada
una hecatombe de jefes y oficiales del ej6rcito argentino,
que las balas y las metrallas habian respetado en Chaca-
buco y Maipd, en Junin y Ayacuchp. Las matronas eran
afrentadas, los ciudadanos azotados por las calls, y seis-
cientas carretas cargadas de botin Ilevaron a vender &
Buenos Aires, el fruto del saqueo de tiendas y almacenes,
curtiembres y saladeros, el dinero arrancado por el terror
de los suplicios y las joyas y vajillas de las families. Aten-
tado como este no habia deshonrado todavia nuestra triste
historic.
Rosas asomaba ya para organizer el horrible gobierno
que estas atrocidades traian aparejadas; y nuevas batallas,
nuevos esfuerzos, no fueron part a salvar la Repdblica,
muriendo en la demand, Hacha, Lavalle, y sucumbiendo
La Madrid, Paz y cuantos habian aprendido en las gloriosas
guerras de la Independencia, a esgrimir con honor una
espada. En 1842, el silencio estaba hecho por todas parties:
la paz de Varsovia reinaba en toda la vasta extension de la
Repdblica y las victims de tantos desmanes, de crueldades





DISCURSOS POPULARES


tan horribles, de crimenes tantos, ni el consuelo tenian de
dejar oir sus ayesl La esperanza misma, la dltima de las
ilusiones de los desgraciados, habia sido desterrada de este
inferno, mas real que el del Dante.
Sin embargo, cuando la resignation fatal empezaba a
encorvar las services bajo el yugo; en medio de aquel
silencio sepulcral, entire las tinieblas de aquella tan larga
noche, se oy6 del otro lado de los Andes, una voz; vi6se
hacia Chile como una luz que sefalaba otro camino que
aquel que no habia podido abrir la espada: un panfleto,
un romance, un libro, llamesele como se quiera, apareci6 en
las prensas chilenas bajo el titulo de-Facundo Quiroga, d
civilizacion y barbarie. Como el Tasso llam6 A su poema
6pico Jerusalem libertada, aquel libro pudo llamarse Tucuman
vengada, al menos, ya que el dia de la libertad estaba lejos
todavia. Era el grito de indignacion de los oprimidos, la
fustigacion implacable del crime triunfante, la satis-
faccion debida A la dignidad humana, tan vilmente ultra-
jada. Era la justicia de la historic, en fin; y el execrable
Facundo Quiroga, el verdugo de la benem6rita Tucuman,
sera por siempre aborrecido, mientras haya quien lea
Civilizacion y Barbarie, A que salvan del olvido, algunas
pAginas que las letras no desdefian, no obstante la impericia
juvenile del que las traz6 al calor del patriotism, bajo
las inspiraciones de la civilizacion perdida y deshonrada.
He aqui, sefores, por qu6 dignisima causa he encontrado
tan simpAtica acogida en Tucuman. En 1853, no habia
nacido la mitad de los presents, y Tucuman me nom-
braba diputado al Congreso Nacional. El primer dia que
gozaba de libertad, me declaraba asi su hijo adoptive,
segura de que nadie mejor habia de representarla, como
nadie habia emprendido vindicarla en los dias de su
humillacion y de su desgracia.
Ahora os mostrar6 otros vinculos que me ligan a Tu-
cuman.
Servi a las 6rdenes del bravo y legendario General
La Madrid, a quien no le falt6 para ser el Murat ame-
ricano, mas que la buena suerte de respetarlo las balas
y las bayonetas.
Habria sido el primer general argentino el valiente Coro-
nel Alvarez, A quien aconsejd en hora menguada venir a





OBRAS DE 8AHMIENTO


Tucuman. Apenas seria possible creerlot muri6 en el em-
peio insensate de su bravura, de rendir dl solo un batallon
a lanzazos, olvidando que su nombre no venia rodeado de
la aureola de terror que hacia huir a los caciques de la
Pampa; ante su brazo desnudo y su huincha.
Sigue en la sucesion de mis afecciones tucumanas mi
amigo de treinta y cinco ailos de fecha, don Jos6 Posse,
compafiero inseparable de emigracion en Chile, escritor
spiritual como pocos, y hombre de letras y studio, hoy
Rector del Colegio Nacional, que me hospeda.
Me compazco en reproducir la frase final del discurso con
que, como Presidente de la Comision de recepcion, me acogi6
anteayer al Ilegar a esta ciudad: ( Seflor, entremos en la
ciudad: os guia de la mano el amigo de mas de treinta
<( afios, el hermano de afeccion, el depositario intimo de las
a confidencias de vuestro corazon. Tendreis horas de rego-
a cijo en medio de nosotros, todos amigos vuestros, libre de
las zozobras 6 inquietudes del espiritu que han agitado
a vuestros recientes dias. Solo benevolencia, respeto, frater-
c nidad, hallareis en este humilde vecindario, en la ciudad
a hist6rica de la Independencia Nacional.)
Os recomiendo que a este amigo, le conserveis como un
recuerdo mio, la estimacion que merece.
Pasamos hace tres dias delante de Caroya, propiedad de
la Universidad de C6rdoba. Hace veinte afios, un estudiante
de derecho, traia A las vacaciones en aquel lugar, algunos
mamotretos en busca de recreo. Me ha contado que segun
el sistema de studios de entonces, bajo la dominacion de
Lopez Quebracho, y con textos y material de la ensefianza, tal
cual podia ser en aquella 6poca, los estudiantes ignoraban
en qu6 pais vivian, y lo que pasaba fuera del aula; y que en
ese estado de preparation caia en sus manos un libro, Civi-
lizacion y Barbarie, que lo trajo como de un letargo a la vida
real de su patria. Este estudiante es vuestro actual Presi-
dente don NicolAs Avellaneda, uno de mis antiguos amigos
tucumanos.
No bien fui encargado de la Presidencia, dos Gobernado-
res de la Provincia de Salta, me escribieron sucesivamente
que eran tales solo en el nombre, pues un jefe military de la
Nacion, teniendo el parque y la tropa a sus 6rdenes, era el
que en realidad gobernaba. El caso era grave, y yo me pro-





DISCURSOS POPULARES


ponia hacer que las palabras fuesen realidades. Era precise
que los Gobernadores gobernaran.
Mand6se orden al jefe de trasladarse a Buenos Aires; pero
como era de temer que en eso mismo las palabras se que-
dasen en palabras, pedi un military de confianza y de peso
para darle una comision arriesgada. Presentaronme un
joven de buena apariencia; pero que, por serlo uno y otro,
no cuadraba A mi prop6sito. Necesitaba hombre de mas
aiios y si possible era, un poco feo. Insisti6ndose en reco-
mendarmelo, parti6 con cincuenta hombres de line de
Buenos Aires a Salta, llevando las instrucciones siguientes:
(Llegado a Salta, sabra si el Comandante tal ha cumplido
con una orden; si no, lo prenderA y sometera A juicio; si
resisted, procedera military y sumariamente.n Era por esto que
hubiera querido mas afios y menos elegancia en el ejecutor
de semejante orden. Esta es la primer campatia que A
mis 6rdenes hizo el Mayor Roca, Coronel en Naemb6, Gene-
ral en SantaRosa.
Cuando hube de necesitar Ministros, Tucuman me submi-
nistr6 dos, uno que por election popular pas6 a desempefiar
funciones mas altas, y otro que, avezado A los negocios
pdiblicos,Gobernador antes de Tucuman, Ilevaba al Gobierno
la reputation de concienzudo, laborioso, probo y un poco
testarudo. Lo acept6 como era, y concluidas nuestras
tareas, gan6, en prueba de mi buena election, un excelente
amigo, el Dr. D. Uladislao Frias.
Ya lo veis, pues, he estado en contact con Tucuman
treinta y mas aiios de mi vida, y si al legar A sus puertas,
mil quinientos nifios de las Escuelas me aguardaban para
felicitarme, puedo decir con satisfaccion que sera mi feliz
privilegio, ser amado por tres generaciones consecutivas
del pueblo de Tucuman.
Sobre este incident tengo que afiadir una palabra mas,
disculpAndome de .deteneros tan largo tiempo. En el
camino donde ha parade el tren A refrescar en colonies de
extranjeros, como Roldan, 6 en pueblecillos, como Belleville,
me aguardaban los nifios de las escuelas, para saludarme,
como los de Buenos Aires salieron A recibirme cuando
llegaba de los Estados Unidos; y ya es un rito establecido,
puedo decirlo, en esta America, que los niflos han de salu-
darme donde quiera que me present.





OBRAS DE SARMIENTO


Agradezco much a los que asi se ingenian para mos-
trarme cuAnto me aprecian. No hay necesidad de achacar
a la proverbial ingratitud de las Repdblicas, el que un
hombre pdblico encuentre al fin de una larga carrera,
por toda recompensa, la indiferencia pdblica. Saavedra
muri6 no se sabe d6nde; Rivadavia, de todos abandonado;
y la muerte de Belgrano, no la anunciaron siquiera los
diaries en Buenos Aires. Es que unas generaciones se
suceden a otras, y en el torbellino de los acontecimientos
la juventud ignora quienes la precedieron. Otras ideas
vienen; y si no son, debieran siempre ser mayores los
conocimientos; de manera que lo que pareci6 antes grande
*y notable sea ya para la generation subsiguiente pequefio
y vulgar. jQui6n se acuerda ahora de las emociones de
felicidad, de admiracion, de content que experiment a
la instalacion de los tel6grafos? Pero es que tambien los
errors, las deficiencies de los que han ejercido poder
aparecen mas tarde con el especthculo de los resultados
no previstos, y la opinion se hace justicia, condenindolos
sin piedad; acaso sin mas capacidad de enmendar el error,
que es tan facil notar.
Pero reconociendo el peso de estas verdades, la visit
de estos nifios y el sentimiento que express en los pue-
blos el presentArmelos, me hace augurar que cuando league
para mi la hora del juicio imparcial, la opinion tan several
y exigente siempre para con sus antiguos mandatarios,
ha de sentir lo de Jesds para con la Magdalena cuando
le decia: ((muchos pecados os han de ser perdonados,
porque habeis amado much !~ Y en efecto, esos millares
de nifios que me saludan, prueban que he amado much
al pueblo; y mi amigo, el Sr. Ministro de Chile, el dis-
tinguido literate D. Diego Barros Arana, aqui present,
dar, testimonio de que me vi6 en Chile cuando 61 era
joven, al propio tiempo que hacia gemir las prensas de-
nunciando las atrocidades de nuestros tiranos, dirigir la
education, preparar maestros y promover la instruction del
pueblo. Escribia un tiempo el Mdtodo gradual de lectura y
el Facundo.
STucumanos t Ensefiad a leer a todos, A fin de que haya
luego carga para el ferro-carril. La inteligencia es dinero;





DISCURSOS POPULARES


y para pueblos tan lejanos la industrial inteligente es la
dnica salvacion.
Compatriotas: he concluido mi largo discurso, sin deciros
una palabra de ferro-carriles! S. E. el actual Presidente era
ministry cuando se decret6 esta line y el Congreso tiene
su parte primordial en la ley que lo orden6. I Viva el Congre-
so Argentino!
Os dir6 solo. que este dia, tan grato para mi, lo habia
saboreado de antemano, aunque bajo otra forma. Imagi-
nabame llegando a Tucuman en medio de las bellezas de
estos valles y montafias, bajo el sol ardfente del estio, aspi-
rando los olores especiales de los tr6picos. Pero las nubes
se han interpuesto hasta hoy, y cubierto con.un velo las
decoraciones de la escena en que se proclam6 la Indepen-
dencia, para mostrarme solo fisonomias complacidas, mi-
radas que me sonrien, y revelan que soy estimado por un
pueblo entero. Si alguna vez el cansancio de los alios,
acaso la injusticia, me traen el desencanto, recordar6 la
escena de hoy, evocar6 la fotografia que queda indeleble en
mi memorial de escena tan animada, y restableciendo por la
imaginacion, las montafias y bosques, que hasta hoy las
nubes nos ocultan, estoy seguro que ha de volver a circular
la sangre con vigor, reanimarse la confianza, y esperar un
dia mas para la justicia 6 el perdon de las faltas del go-
bernante, 6 las negligencias 6 errors del escritor; porque
escenas como esta son hechas para no olvidarlas jamas,
como que son la coronacion y la recompensa de una vida
enter.
Al pueblo de Tucuman, saludi

















ORACIONES FONEBRES

DE

Don Manuel Guerrico-Rosario Velez Sarsfield-D. Pantaleon
Gomez-Dr. D. Salvador Doncel-Dr. D. Alberto Larroque
-Dr. D. Salvador. Maria del Carril-Teniente Coronel don
Demetrio Segui.




Estos discursos contienen datos importantes sobre acontecimlentos pdblicos.
El Teniente Coronel, ex-Gobernador del Chaco D. Pantaleon Gomez, ha dejado
tres hijos varones en la orfandad, y acaso ignoren quien fue su padre, si supri-
miesemos de esta coleccion las palabras que recuerdan una de las victims de la
exaltacion de las luchas electorales, pero en realldad instruments solos y aban-
donados por la instabilidad y los juegos de lo que se llama political. Gomez
pasaba por accident en un vapor delante de Corrientes, y a demand de los
vecinos, fue autorizado por el Presidente, para presenciar las elecciones y admitir
el character de Arbitro que le dieron por convenio los partidos.
Presenci6 las elecclones, di6 su fallo aprobando el resultado, y di6 de ello
cuenta a su propio gobierno. El diseurso del Senador Sarmiento en el Senado
en el sosten de la verdad y legalidad de esas elecciones, y a que huy6 de contes-
tar el Ministro, esta basado sobre la autenticidad de las plezas justificativas pre-
sentadas por Gomez.
El desenlace lo conoce el pdblico, fu6 el gana pierde. Gomez se encontr6
separado y aun enemigo de los que hasta entonces lo habian honrado con su apre-
cio. Era de volverse loco y se hizo matar en un duelo.
El discurso sobre la hija del Dr. Velez fue acogido con profunda simpatia en
C6rdoba donde fud pronunclado, en Buenos Aires y en Montevideo.
Muchos literatos lo reputaron una de las mas correctas composiciones litera-
rias, 6 inspire general interns cerca de las damas por el sentimiento conmovido,
que la ha dictado.
D. Manuel Guerrico habia sido en sus primeros afios amigo y protegido de
Rosas. Emigrado despues, fualo en Paris del General San Martin, y de regreso
el promoter ardiente del primer ensayo de ferro-carril que fu6 como la semilla
fecunda que debia cubrir el pals.





DISOURSOS POPULARES


El Dr. Larroque, frances domicillado de largos aflos y Rector del Colegio del
Uruguay, muri6 Miembro del Consejo Nacional de Educacion. Dos Administracio-
nes se componen de sus discipulos, lamados a ella por la influencia del Presi-
dente, Teniente General Roca, quien puede decirse represent la generaclon y las
ideas a que dib character el establecimiento de un Colegio Nacional en Entre-Rios,
mientras la Provincia de Buenos Aires permanecia fuera de la Confederacion.
El Dr. Carril habla sido Ministro de Rivadavia, y fuelo del Director General
Urquiza, despues Vice-Presidente y al fin Presidente de la Suprema Corte. Tales
posiciones y el haber sido el iniciador de la reform religiosa en 1822, lo constltu-
yen uno de los grandes proceres argentinos.
El Teniente Coronel Segui, de marinero raso habia ascendido al grado y efec-
tividad de Teniente Coronel, durante cuatro presidencies, como Capltan de Puerto
del Tigre y Las Conchas; extendiendo su action a las islas tan risuefias del Parana,
su nombre se liga intimamente a su historic y plantation.
Ultimamente el Dr. Doncel, jbven medico, envenenado por el contagio de la
enfermedad de un paciente, mereci6 un recuerdo como especialista que consigui6
con studio prolijo, devolver el oldo al autor de las palabras que recuerdan su
nombre.


MANUEL GUERRICO

25 DE FEBRERO DE 1876

SERORES:

Pido mil perdones 6a los desolados hijos de mi amigo,
don Manuel Guerrico, si me acerco a la puerta del sepulcro
que va A ocultarlo, sin experimental un profundo dolor.
C6nstales por lo que de sus labios oian con frecuencia, que
nos han unido vinculos mas estrechos de simpatia y esti-
macion reciproca que los que denuncia el trato diario de
las personas. Pero al contemplar su existencia que terminal,
me parece que veo una placida corriente que se ha desli-
zado sin estr6pito, fecundando el terreno que atraviesa,
apagando la sdd de los series vivientes quese acercaron & su
cauce, y orillando las elevaciones, por no destruir ni luchar,
llegando hoy A confundirse en el seno comun adonde con-
verjen todas las aguas que vivifican la tierra, sin necesidad
de ser torrentes que abran estrepitosamente su surco, 6
grandes rios que absorban raudales tributaries.
ZPor qu6 desolarse, pues, me digo a mi mismo, ante el
Ileno de una existencia que alcanz6 el termino concedido a
la vida, que la recorri6 cumpliendo todos los deberds que
la hacen grata y ltil, que no fu6 esteril ni para sus





OBKRAS DI SARMIENTO


semejantes ni para su patria, que deja solo recuerdos del
bien que hizo, sin mezcla de males, y queda representado
por una honorable familiar y el fruto de su propio trabajo?
Esta existencia que se extingue en los dias bonancibles
que atravesamos, ha pasado sin embargo, por los mas
borrascosos y nublados por que nuestro pais pas6 jamas, y
gracias A la bondad innata de su carActer, sin mancillarse
ni aun con el lodo que salpica el carro de los tiranos. Como
Atticus que fu6 el amigo de Ciceron, C6sar, Pompeyo, Brutus,
sin pertenecer A la categoria de tan altos personajes y sin
excitar ni desconfianza, ni resfrio entire aquellos pr6ceres de
la tragedia romana, Guerrico fu6 en su juventud, el amigo y
protegido de Rosas, y el colaborador mas tarde del partido
liberal, sin que en ningun tiempo ni aun la envidia le repro-
chase deslealtad, ni esas condescendencias criminals que
imponia aquel A los que se le acercaban. Anotado al fin
en las listas de proscripcion del tirano, y obligado a expa-
triarse, era compassion y no odio lo que le inspiraba su
perseguidor, de quien-me decia en Francia, con dolor: ((lo
he conocido hombre bueno, antes que la ambicion lo hiciese
barbaro, injusto y cruel).
Alguna vez he descrito la transformation de las costum-
bres de la colonia al entrar en el movimiento de nuestro
siglo: Guerrico subministra el tipo acabado del progress de
las ideas, de la riqueza, de los gustos que ha experimentado
el pueblo argentino en su desarrollo ordenado y tranquilo,
cuando no se-abandona A los arrebatos de la passion 6 no se
deja arrastrar por prestigious personales; es el desarrollo
latente y visible, sin embargo, de los Estadds Unidos, la
march mas s6lida aunque menos brillante del pueblo
ingles y de tantos btros, que no llaman nuestra atencion
porque es solo la privacion de la salud 6 de la luz que hiere
nuestras simpatias. Qu6 decir de un amigo sano ni de un
dia sereno?
Don Manuel Guerrico era en Francia el amigo de San
Martin y de cuantos personajes americanos reunia la diplo-
macia, descastaba la historic, 6 se preparaba a darle una
nueva pagina. Era artist aficionado, collector de cuadros y
objetos de arte, por pasatiempo, y no pocas veces fu6 el
protector del talent que comienza sin apoyo y sin poder
abrirse paso. Su casa era el Club Argentino de Paris, y me





DISCURSOS POPULARES


es grato recorder que en Guerrico tuve mas que un amigo,
un tutor, que ha conservado estas funciones carifiosas hasta
los iiltimos tiempos de su existencia. Y este Guerrico de
todos los americanos tan querido, este Guerrico que se habia
hombreado con Rosas y San Martin, que patrocinaba las
bellas artes y comprendia sus encantos, era simplemente un
vecino de Arrecifes, que habia seguido, sin quedarse atrAs,
el movimiento de su pais, civilizAndose con 61, A media que
avanzaba, y hallandose tan bien en Buenos Aires, como en
Paris, sin pretender descollar entire los hombres eminentes,
pero teni6ndose siempre al nivel de las situaciones. Por
eso es que lo mire siempre como una muestra de nuestra
aptitud para el desarrollo tranquilo y gradual, segun lo
vienen solicitando los cambios de situaci6nes y el andar del
tiempo.
Vueltos todos A la patria, Guerrico inici6 una obra que
hoy mirariamos como un juego infantil, y que sin embargo
fu6 como la semilla. que habia de producer el Arbol gigan-
tesco que cubri6 mas tarde con su sombra un grande
espacio. Guerrico emprendi6 en Buenos Aires en 1855, la
obra inaudita, colosal, novelesca, de construir un ferro-
carril de cuatro millas, lo que va de aqui A San Jos6 de
Flores I Cuintas dificultades vencidas I I cuintas resisten-
cias, sobre todo, qu6 incredulidad y que indiferencia!
Faltaron los fondos por acciones para obra tan descomunal.
No habia empresarios, y el ingeniero director no habia
visto ferro-carriles en su vida.
Guerrico era el genio que inspiraba la idea, la sostenia
y proclamaba, con el entusiasmo que mostraba siempre pro
bono public, porque esta era la cuerda que vibraba mas
ajustada en su corazon; y Guerrico se sali6 con la suya y
hubo ferro-carril con asombro de todos, con rieles de todas
menas, que conducia A la Floresta, es decir, A ninguna parte;
pero que es hoy el tronco a que se injert6 la prolongada
linea del Oeste que escalara los Andes, y el padre de todos
los ferro carries argentinos. Sin Guerrico diez aios mas
habrian transcurrido para hacerse camino las ideas que
entonces propalaban que la ((Pampa era toda camino ).
No hago la biografia de mi buen amigo. Seria la de su
corazon la que cuadraria con la circunstancia actual. Su
ToMo xxII. -3.





OBRAS DE SARMIENTO


fisonomia denunciaba la innata benevolencia, y el timbre
de su voz habria chillado si hubiese jamas expresado un
sentimiento rencoroso 6 desapacible. Hace un mes me
decia sonriendo: c'est le commencement de la fin, por su estado
de salud; y ocho dias despues hizo subir A un coche su
cuerpo, medio cadaver ya, para ir a ver el Parque 3 de
Febrero, y gozarse en aquella plAcida imagen de su pais,
que le recordaba el Bois de Boulogne y sus mejores dias. Asi
termind su vida dejando tras si solo amigos y bendigiones
6 hijos en camino de recorrer con mas brillo por la educa-
cion y el bienestar, la huella de utilidad ybenevolencia que
les deja trazados. Tenia, pues, razon, de deciros que era
para mi el tipo del ciudadano argentino, como debiera ser
en su nfayoria, para ahorrarnos decepciones, trastornos y
violencias que tanto nos alejan del mismo bien que desea-
mos, por querer forzar el tiempo A anticipar sus frutos, 6
pedir A lo que existed inevitablemente que no sea lo que es.
Que mi amigo tan modesto, tan dtil, tan pacifico, des-
cance en paz, acompafiado de las bendiciones de todos, y
de mi gratitud y afecto, que 61 tenia en much hasta sus
iltimos moments!



ROSARIO VELEZ SARSFIELD

C6RDOBA, 6 DE ENERO DE 1880

T6came, sefiores, a nombre de una familiar desolada, dar
las gracias A la escogida portion de amigos que acompafian
A los deudos de Rosarito Velez, venida de Buenos Aires,
para hallar una tumba en lugar de la salud que buscaba.
No se explicaria a los ojos de los indiferentes, por qu6 se
reunen alrededor de esta tumba, que va A encerrar los
restos de una joven, hombres de edad provecta, sabios,
magistrados y ancianos doblegados por los afios.
El secret esta en que todos ellos sienten renovar la
memorial del iluste jefe de la familiar, oomo si el alma
del Dr. D. Dalmacio Velez Sarsfield descendiera a recoger
en su seno el alma de su hija, para llevarla A la man-
sion de la paz..





DISCY.RSOS POPULARES .


Y esta tierra, con que van & confundirse luego los restos
de la viajera, no solo le sera ligera por hospitalaria, sino
que le serA simpAtica, porque la compone el polvo de
sus antecesores y el de sus parientes contemporaneos.
Este es el sepulcro de familiar de los descendientes de los
Velez y de los Sarsfield, volviendo al seno de la familiar uno
de sus vastagos a reunirse A los suyos, y la hija A ocupar
el lugar que dej6 vacio el ilustre padre.
Por aquellas cdpulas de los templos que descuellan A
lo lejos, han subido al cielo las plegarias de cuatro gene-
raciones de esta familiar. Sus prohombres dejaron oir
sus consejos en aquel Cabildo; sus j6venes sostuvieron sus
tesis en aquella vieja Universidad, de donde el Dr. Velez
sac6 la chispa luminosa que convirti6 en llama su pode-
roso aliento.
Queda, pues, bien la viajera, en el columbario de la
familiar paterna,'para confundir sus cenizas con las de su
estirpe.
La biografia de una joven como Rosarito, esta com-
prendida entire dos limits que trazaba Job, al que de la
cuna pasa al sepulcro. Ningun incident tuvo la quiet
sucesion de sus dias, como he visto en Jesds Maria des-
lizarse en silencio aguas escapadas de cercana fuente,
para perderse sin ruido en las arenas sedientas de la
llanura. Las tempestades que turban la existencia, los
dolores que causan sus espinas, las pasiones que la agitan,
no la alcanzaron. Diriase que desde la playa contemplaba
el magnifico, terrible 6 indiferente espectAculo de otras
existencias.
Conserve hasta sus ultimos dias el reir inextinguible del
nifio, y la blandura de su carActer se traducia por la
suavidad de la voz que expresaba sus sentimientos, coio
el c6firo da lenguaje a las flores y a las yerbas de los
campos. "
Tuvo la education de nuestras j6venes, con el auxilio
de las lenguas vivas, y el arte, porque el sentimiento de
la mdsica le era innato. A estas dotes de agrado 6 de
inteligencia, habia agregado los talents de la matrona,
guiada en la practice por una biblioteca de maestros cla-
sicos en el arte de la cocinera, de que se hacia un titulo
y un deber.





OBRAS DE SARMIENTO


No teniendo penas suyas, gustaba de aliviar las ajenas,
y cesaran con su muerte pensions que tenia asignadas
A sus pobres.
La muerte la encontr6 preparada, recibiendo con sere-
nidad apacible sus amagos.
Cuando sinti6 que la pobre barquilla de su vida sin timon
se acercaba al borde del pi6lago sin fondo adonde van
a hundirse todas las existencias, vi6 sus tinieblas sin
inmutarse, .cse me hielan los pies,)) dijo; c(me sube las
rodillas,) a(esta es ya la muerte,)) (pasenme el rosario,) y
poniendo una breve pausa, con la voz sofiolienta del nifio
que se siente adormecerse, afiadi6: ((adios Petizal!--sobre-
nombre de afecto que desde su infancia di6 A la nodriza,
la hermana, la amiga y la enfermera que tuvo siempre
y tenia entonces A su lado.
Podemos decirle lo mismo ahora. Que descanse en paz.
La lapida que cubre la fosa, es el telon que cae en el
drama de la vida que concluye.



PANTALEON GOMEZ

7 DE FEBRERO DE 1880

Habriase dicho ayer, sefiores, que se sentia en las calls
de Buenos Aires, el sordo rumor de una palabra fatidica
que viene avanzando de boca en boca, ivisiblel porque la
comenta un gesto de sorpresa, 6 un jemido que se escapa
de un pecho, y se le ve saltar a otro, reproducirse 6 ir co-
rriendo en todas direccionesl... Muerto... Pantaleon Gomez,
el simpatico, el fervoroso, el leal, el veridico, el arrogante
joven.... muertol
Lo ha muerto ese exceso de vida que rebulle en la ju-
ventud y brota por los poros, en palabras, en pasiones, en
ideas, en sentimientos, en patriotism prodigado sin me-
sura. Era Gomez el comienzo de una obra que contenia
much de noble, de bueno y de generoso; y aunque en
pruebas de segunda, sus pAginas corregidas, luego habrian
ilustrado a su pais y enorgullecido A sus amigos.
Asi, joven, fu6 guerrero donde la gloria de su pais lo





DISCURSOS POPULARES


llam6; secretario de un joven general en mission, porque
ya era hombre de consejo; Gobernador del Chaco, que ha
debido echarlo, menos, tan nacidos para entenderse y com-
pletarse, eran aquella tierra virgen, hdmeda y abrasada
y aquel espiritu ardiente en proyectos de creaciones y
desarrollo.
Una mission de oficiosa intervention electoral en Corrien-
tes, fu6 su piedra de escAndalo, el raigon en que fu6 A
ensartarse la proa de su nave. Y bien yo dije y puse en
ello mi buen nombret-iPantaleon Gomez tuvo razon! Lo'que
61 afirm6 como cierto, era cierto. Debia ser cierto, porque
Gomez lo decia.
IVosotros, oh j6venes, que lo conociaisl Lno es esa la
verdad? Era 61 la veracidad misma.
iImitadlo, j6venesl Escasea la verdad en nuestro merca-
do politico.
IAy! hemos perdido un buen amigo y el pais un atleta
joven que ensayaba sus fuerzas.
Para vosotros la juventud es un bAlsamo que cicatriza
luego las heridas del corazon. Hay otra 6poca de la vida
en que ya no cierran facilmente: tras del uiltimo dolor,
estan muchos dolores ya sentidos y que se reabren.
Y sino, mirad a lo largo de esta calle. Detras de aquel
grupo sombrio de arboles, encontrareis una column tron-
chada de mArmol, que sostiene una corona de bronce.
Bajo esa ruina simb6lica de la juventud malograda, yace
el Capitan D. F. Sarmiento, muerto a los veintiun aflos en
defense de la patria, no lejos del entonces Capitan Panta-
leon Gomez, que hoy viene tambien a derrumbarse a poca
distancia del sepulcro de su amigo, como edificio trunco
y mal acabado.
El recuerdo de sus campafias como compafieros de vivac,
el retrato del guapo capitancito, que acabais de ver suspen-
dido en su casa delante de su f6retro, y que me ensefi6
Gomez antes A la cabecera de su ca'ma y me ofreci6 como
prenda de cariflo comun, eran cartas de introduction al
corazon del padre sin hijo. He aqui mi primer vinculo de
amistad con Gomez, vineulo que estrech6 su lealtad y hon-
radez political y conserve hasta su muerte.
Esta sepultura cavada casi en el umbral de la vida, este





OBRAS DE SARMIENTO


amigo joven que debi6 dejarme A mi aqui y seguir su ca-
mino, os dirige un consejo:
-No derrocheis la vida; no arrojeis al aire A pufados los
sentimientos de honor, el patriotism y la inteligencia. Tan
nobles dotes, os eran dados, no para florecer al primer rayo
del sol y morir en seguida, sino para dar frutos sazonados.
Los restos de Pantaleon Gomez quedan ahi; en nuestros
corazones queda la memorial de su hidalguia y bellas pren-
das; pero en la superficie de la tierra, en esta Patria que
todos debemos enriquecer, Pantaleon Gomez no dej6 obra
acabada, A causa de darse prisa, sin motive suficiente, A
mostrar que sabia morir, aun fuera del campo de batalla,
como bueno.
Al dejarlo para siempre, el dolor me sugiere la misma
palabra, que nada dice y la viene repitiendo de generation
en generation todo el que se despite de aquellos que nos
han dejado.--Que descanse en paz!



DR. SALVADOR DONCEL

SERORES:

Debo un iltimo adios al mas joven de mis amigos, al
mas malogrado de los j6venes que estaban destinados A
honrar A su pais. Era un vaso de porcelana que ha estallado
ayer, bajo la accion de una atm6sfera t6rrida, privada de
humedad 6 acaso victim inmolada ante el deber del me-
dico por miasmas pestilenciales que absorb en el penoso
ejercicio de sus funciones.
La vispera de su muerte, con motive de la obra de M.
Play, recordAbamos la doctrine de Confucius, c los otros lo que dese.rais que se os hiciere A vosotros; y
sacrificaos por la masa. >
Recordabamos que en los tiempos modernos y cristianos,
el soldado se sacrifice por la masa, cuando defiende A todo
trance una position; y olvidabamos que el m6dico se sacri-
fica por la masa tambien durante su vida entera, a toda
hora del dia y de la noche, no s61o cuando ha de defender
la vida del enfermo en circunstancias extremes, sino contra





DISCURSOS POPULARES


todo ataque, contra todo contagio, aun A riesgo de inocu-
larselo 61 mismo.
He tratado intimamente al joven m6dico Doncel, cuya
temprana muerte abre un abismo de dolor en su naciente
familiar, y gozadome al contemplar uno de aquellos fanatis-
mosque despierta la conviction del alma y el afecto del
corazon, pues de esos elements se compone el fanatismo,
actor a veces terrible del entusiasmo.
Habiase consagrado a curar las enfermedades del oido, y
yo debo a su dedicacion infatigable la restablecida aptitud
de oir.
Extendiase ya su fama a las Provincias, y venian de ellas y
de Montevideo en peregrinacion, a someterse A sus dictados.
Todo lo que se ha escrito en Europa, 6 ensayado como
auxiliares mecanicos de la ciencia, lo habia reunido y
experimentado, y aun Edison parecia estarle preparando
nueva material de studio, pues seguia con grande interest
sus descubrimientos acuisticos.
Todo este trabajo interno s61o puede verse en la intimi-
dad respetuosa del joven que present sucesivamente A su
amigo anciano, las faces nuevas de su pensamiento, y las
acumulaciones de ciencia y de experiencia que se vienen
haciendo en su espiritu, hasta producer el especialista, el
sabio; y son tan pocos, aunque tan notables puedan ser
los conciudadanos nuestros que hayan Ilegado a abarcar
un ramo del saber en toda su extension, que no es poca
dicha ver el hecho produci6ndose, como es la mayor tris-
teza oir romperse el hilo de esas existencias laboriosas y
privilegiadas, y ver morir al joven Arquimedes, no bien ha
pronunciado su Eureka, a quien una rdfaga de aire, en
lugar de darle vida, lo ahoga y fulmina, con la brutalidad
del soldado romano, en el esplendor de la esperanza, del
6xito, de la juventud y del talent.
iPobre m6dico, pobre amigo, y pobre familiar, anonada-
dos todos de un golpel
Su padre y hermano, Ilegados del interior, como para
verlo morir solamente, sus amigos, sus condiscipulos y sus
sordos, lo acompafian al sepulcro, bajo la impression de tan
repentina- muerte, todavia dudando de que no este ya entire
nosotros! Que la tierra sea ligera a sus restos mortales





OBRAS DE SARMIENTO


DR. ALBERTO LARROQUE

(9 DE JULIO DE 1881)

SERORES:

A causa de ser miembro del Consejo de Educacion el
doctor Larroque, cabeme A mi el deber de tributar A su
memorial, al depositar sus restos en el sepulcro, el home-
nage debido al saber professional, en nombre de la gratitud
de una generation que 61 prepared A la vida piblica, y en
reconocimiento de los buenos, servicios que ha prestado al
pais. No obstante su profession de abogado, ha muerto el
doctor Larroque en su puesto. Los que vivieron en su inti-
midad, recuerdan haberle oido repetir: (me siento hombre
por diez afios, y quiero consagrarlos a la education, que
esta fu6 mi primer vocacion. Quiero morir en la brecha. >
En efecto; esa era su vocacion, y la ha ejercido en nues-
tro pais en circunstancias y con resultados que dan A su
influencia personal, el carActer que revisten los actos pdbli-
cos sobre la suerte de los pueblos.
En 1841, llegaba a nuestras playas el joven Larroque,
apenas terminados sus studios en Francia, su patria, y sin
otro capital que el conocimiento del derecho y de las len-
guas clAsicas.
El 1840, la historic recuerda que habia alcanzado el iltimo
grado el paroxismo del terror y de la barbarie que venia de
afios atrAs aumentando de intensidad. La Universidad
habia cerrado sus aulas, la tribune enmudecia y la ret6rica
que los maestros ensefiarian, seria el arte de ocultar el
pensamiento, 6 de aplaudir bien 6 irreprochablemente, todo
lo que el alma y el corazon detestaban.
La education debi6 buscar por entonces alguna forma
exterior acceptable, que no alarmase A los que la mirasen
como testigo ir6nico, por mas que lo disimulasen por enton-
ces. Apareci6 el colegio del Padre Magest6, jesuita, en
cuyas aulas se reuni6 bien pronto la juventud de Buenos
Aires. De ese seminario de instruction se apoder6 el joven
Larroque, sucediendo A aquel sacerdote, y restableciendo
en su honor los buenos studios y las buenas letras. No





DISOURSOS POPULARES


es, pues, el rango de un simple professor el que le cabe en
los fastos de la Educacion. Fu6 un restaurador, cuando
amenazaba apagarse la luz que con tanto brillo habia ardido
antes; algo como un renacimiento tras una corta, pero
terrible media edad.
Influencia mas direct le estaba reservada en otro teatro
A que fu6 Ilamado por el Presidente de la Confederacion
Argentina en 1853. Era hasta entonces el Entre Rios un
campamento military de creciente poblacion, y sin aquellos
establecimientos religiosos 6 civiles que ciudades antiguas,
como C6rdoba 6 Buenos Aires, poseian desde los tiempos
coloniales. Era precise, mientras se creaban ciudades,
improvisar ciudadanos; y como la Confederacion se veia
separada por entonces de la ciudad que tanta influencia
ejerce en el gobierno de la Repdblica en general, un buen
pensamiento politico aconsejaba apresurarse A former sus
futures hombres de gobierno, de armas y de administra-
cion; y esta tarea fu6 confiada al doctor Larroque, Rector
del Colegio del Uruguay y professor, segun la urgencia del
moment, de derecho civil y de gentes, commercial y penal.
Daba classes de-filosofia y de latinidad superior, sin career
que descendia cuando ensefiaba frances y aun teneduria
de libros.
Seiscientos alumnos de todas las Provincias asistieron a
sus lecciones durante various afios; y podeis, sefiores, contar
aqui por decenas los que oyeron su palabra y recibieron
sus lecciones; pero es en la Presidencia de la Repiblica,
en los Ministerios, enla Corte Suprema, en las Camaras, en
el Ej6rcito, en la prensa, en el foro, donde quiera que haya
teatro para el saber, para la preparation adecuada, donde
encontrareis los discipulos del doctor.Larroque, quienes,
desde su elevacion, 6 desde la distancia en que se hallan,
nos acompafian en este homenage que rendimos a su me-
moria; porque yo tambien me asocio A la expression de
estos sentimientos, no obstante pertenecer A mas vieja
escuela, y habernos encontrado no hace mas de medio afio,
el doctor Larroque y yo por el mismo camino que los dos
seguiamos, aunque partiendo de diversos puntos, la educa-
cion del pueblo; si bien & mi me ha cabido por propia
election, es verdad, venir con los rezagados de la sociedad,





OBRAS DE SARMIENTO


con la masa comun, que forma el fondo del pueblo en
march.
En el Consejo Nacional de Educacion, adonde habia
sido llamado a prestar sus dltimos servicios el doctor La-
rroque, tuve el placer de admirar y reconocer las cualida-
des de su caracter, que la modestia y la afabilidad no
alcanzaban a ocultar.
Ha muerto, pues, en la brecha, como 61 lo deseaba, dejan-
do su nombre bendecido por centenares, y una familiar
argentina en la que, como herencia, ha depositado un
caudal de luces igual al que 61 trajo de su patria, como
aquellos extranjeros que, al establecerse en la ciudad de
Roma, traian consigo y depositaban un pufiado de tierra
del suelo natal, para creerse siempre en su patria, siendo
ciudadanos del pueblo que debia absorber todas las civili-
zaciones de entonces, la latina, la etrusca y la griega.
Que la tierra argentina que fecund6 con su inteligencia el
Dr. Larroque, le sea ligera, como es grata a todos la memorial
que nos deja.




DR. SALVADOR MARfA DEL CARRIL

SERORES:

No es de ocurrencia diaria que un viejo que anda todavia
retardado en los senderos de la vida, venga de paso a echar
un pufiado de polvo sobre la losa que va : cubrir los restos
de otro viandante mas anciano, que ha depuesto ya la carga
que le cupo llevar en la vida piblica que recorrieron ambos,
teni6ndose a cierta distancia durante sesenta afios; y si bien
siguieron vias distintas, marchaban hacia un mismo rumbo,
entendi6ndose, sin embargo, como por aquellos convencio-
nales signos que dejan los viajeros en los troncos de los
Arboles, 6 en la encrucijada de los caminos, para que se
orienten los que vengan atris.
La historic de nuestra organization political, despues de
obtenida la Independencia, recuerda el nombre del doctor
D. Salvador M. del Carril, como Ministro de una Presidencia,





DISOURSOS POPULARES


como Vice-Presidente de otra, como Presidente de nuestra
Corte Suprema al fin de su carrera; pero no siempre esta
bajo tan pomposos titulos escrita la vida y designado el
carActer especial del hombre. Nacido yo en la misma ciudad,
A la falda de los Andes, A distancia suficiente para no ser
contemporaneos de accion, como que venia en pos, traigo
en la memorial las primeras paginas de la vida pdblica en
sus primeros albores, cuando todos los objetos que la cons-
tituyen, hombres, instituciones, tienen como nimbos 6
aureolas de luz en torno.
La vida pdblica de mi Provincia en 1825, se presentaba A
mis miradas adolescents en un joven apuesto, con su tez
blanca, sus barbas negras & la espahola,y con aquel talante
que s6lo da la distinction de raza, y que conservado en los
tiempos de llaneza democratic y en la edad avanzada,
imprimian A su fisonomia la apariencia que en las novelas
nos hacen atribuir a condes y marqueses. Estas imagenes
han tornado mas tarde la consistencia de ideas, -y hace
tiempo vengo dando importancia political A nuestros antece-
dentes coloniales, en lo que los sentimientos de hidalgo y de
gentes bien nacidas, se ligaron A los prop6sitos nobles de la
Revolucion, que no era aristocratica, pero que no queria
arrastrarse por el lodo,donde quisieron llevarla los caudillos
de turbas indigenas alzadas.
El joven Carril- fu6 uno de los primeros Gobernadores
politicos de San Juan, como D. Pedro Vazquez del Carril, su
padre, habia sido uno de los iltimos alcaldes de primer voto
del Cabildo colonial.
Su solicitud por el embellecimiento de la pequefia ciudad,
la rectificacion de sus calls, la apertura de grandes boule-
vares para encerrarla, boulevares que existen hoy empedra-
dos y sombreados de Arboles frondosos, dej6 el modelo de
las tareas municipals futures, y San Juan es hoy lo que el
Gobernador Carril dej6 trazado y han Ilevado A cabo los que
siguieron sus indicaciones.
A tan remota 6poca, 1825, pertenece el hecho que mas le
honra, y es la formacion en Provincia tan apartada y la
proclamacion en medio de los aplausos del pueblo, de la
Carta de Mayo, la primer constitution provincial, como si al
pasar la administration, de municipal con el Cabildo, A
political con el Gobernador, no creyese 6ste que pudiera





OBRAS DE SARMIENTO


hacerse el traspaso sin establecer las condiciones y limits
de la nueva autoridad y poder que se creaba. Era feliz
antecedente de esta institution, el anuncio de la batalla de
Ayacucho, que lleg6 en esos dias, y que, terminada la guerra
de la Independencia, sirvi6 de prehmbulo A la nueva Consti-
tucion, que si no fu6 puesta en prActica, por la prisa que se
dieron los reaccionarios para detener en su curso la nueva
faz que queria darse a la colonia emancipada, sirvi6 para
difundir las ideas liberals y generalizar las nociones politi-
cas, tan limitadas entonces. La aptitud political que mostra-
ron gran nimero de sanjuaninos en las 6pocas constituyen-
tes, como las ideas liberals que prevalecieron siempre en
la masa de la poblacion de Cuyo, d6bese a esta temprana
iniciacion hecha .por el joven Carril. El pueblo entero de
San Juan, con excepciones escasas, pero que debo reconocer
honorables, se empap6 en sus doctrinas, sigui6ndolo A
paseos rurales con occasion de la inauguracion de represas,
como la de los Oro, por ejemplo, a instalar la reparada
Iglesia de la Concepcion, y A echar las aguas en el canal de
cinco leguas del Pocito, que creaba un Departamento agri-
cola. Hace sesenta afios se hacian en San Juan fiestas de
inauguracion, tales como las de hoy, y en ellas el joven
Carril, con la majestad de su rango de familiar, como un
Jefferson 6 un Madison, con el tono dogmitico y sentencioso
que era el de la 6poca, ((partiendo, decia el orador a la
Rivadavia, de un principio inconcuso, y abandonindose a
las inspiraciones de la fantasia k la Bolivar, logr6 populari-
zar los principios liberals, y crear el entusiasmo en su
defense y propagacion, que fu6 uno de los rasgos caracteris-
ticos de la poblacion de San Juan, emigrando en masa a
Chile en diversas ocasiones, con sacrificio de fortunes y
familiar, 6 bien inmoldndose en las ( Rinconadas de aciaga
memorial, oponiendo su terca resistencia A la continuacion
de las vencidas tiranias, 6 & las nuevas que trataron de
constituirse.
Rasgos son los que recuerdo que disefian mejor la perso-
nalidad de un hombre en la historic de su pais, que los
empleos que ha desempefiado sucesivamente, aunque 6stos
sefialen las diversas temperatures a que fue elevandose
el carActer hasta las mas altas regions en que se esparci6
su influencia. Era el Dr. Carril el dltimo vinculo que nos





DISCURSOS POPULARES


ligaba A la Colonia por la estirpe, los instintos y las formas.
Parece el hijo del Cabildo de San Juan, que transformado en
gobierno politico, se cuida ante todo de delimitar y embe-
Ilecer la ciudad, y en seguida de constituir el Gobierno de la
Provincia. La vida piblica de San Juan, tan ardiente
siempre, como fueron moderados y humildes sus despotis-
mos, la aptitud que para la vida pdblica han mostrado los
sanjuaninos, todo aquello es obra y legado de la iniciacion
emprendida por el joven Carril en 1825.
Rivadavia lo llam6 a former un Ministerio que abriese
camino A los hombres de Estado que como Carril fuesen
preparando las Provincias; y con el Ministerio de Hacienda,
tras el Congreso disuelto y la abdicacion de Rivadavia,
desaparece de la escena con cortos intervalos, durante el
cuarto de siglo de la- brutalidad entronizada en Buenos
Aires y en las Provincias, sin que cruzara los brazos mien-
tras tanto, en aquella memorable, larga, sangrienta y aciaga
lucha en que nadie falt6 A su puesto de combate, los peque-
fios al lado de los grandes, la generation que venia A lavida
inspirada por la que le precedi6, sufriendo derrotas en los
campos de batalla, pero conquistando inteligencias y sim-
patias en el pueblo, hasta que en Caseros dimos en tierra
con la estupidez armada de la indifefencia 6 ignorancia de
las muchedumbres, que es uno de los grandes peligros de
la libertad modern.
Despues de Caseros, y divididos los cabos de la opinion
pdblica sobre el camino que debia seguirse para llegar mas
pronto 6 mas radicalmente a la Constitucion de la Repdblica,
Carril tom6 el camino que le indicaban su mayor experiencia
de la vida y sus vistas de hombre de Estado.
Estamos A distancia suficiente para volver la vista sobre
aquellos tiempos, y estamos hoy demasiado unidos en cuerpo
de Nacion, para que neguemos el acierto de aquel paso. Si
el Ministro de Rivadavia se pone con los suyos del lado de
Buenos Aires disidente, se reabre la antigua hendidura entire
unitarios y federales, que A fuerza de ciencia y desinteres,
habiamos cegado, y hoy tendriamos dos naciones argentinas
irrevocablemente separadas, la Confederacion de los cau-
dillos al otro lado del Arroyo del Medio, la Repdblica de
Atenas de este lado, aquel gran cerebro de la Grecia repo-





OBRAS DE SARMIENTO


sando sobre el campo raquitico del Atica. A Carril debemos
el ser hoy argentinos.
Me es grato rendir este homenaje A la memorial de mi
ilustre compatriota, porque no es la de un partidario la que
creo digna de recorder, al cerrarse el libro que ha conte-
nido tan variadas piginas de nuestra vida piblica.
Estuvimos en disidencia durante la separation de Buenos
Aires, yen pugna alguna vez; pero debi a la rectitud de su
juicio y a su hAbito de la vida pdblica, que nunca se rom-
piese del todo el vinculo de simpatias y prop6sitos que nos
unia; y mas de un arreglo de dificultades se debi6 A estas,
reciprocas deferencias. A su interposicion se debi6 que la
Constitution reformada por Buenos Aires, fuese aceptada
integra por la Convencion Nacional de Santa Fe. Consul-
tado reservadamente sobre la conveniencia de aceptar el
nombramiento de Diputado por Tucuman al Congreso del
Parana, el doctor del Carril, en una larga correspondencia
me expuso la inutilidad de malgastar entonces fuerzas que
debian economizarse para 6poca mas oportuna, que debia
venir.
Al dejarnos despues de haber llenado dos vidas de hom-
bre, y dAdose el tiempo de contemplar la grande obra conce-
bida entire las ilusiones generosas de la juventud y ejecutada
con los sufrimientos y las decepciones de sesenta afios de
poner barreras al torrente que se desborda, don Salvador M.
del Carril, ha podido decir lo que Isaias Quincy,-su con-
temporAneo, Gobernador de Boston como aquel lo fu6 de
San Juan,- dijo, paseAndose la iltima tarde de su vida de
ochenta y un afios, en la avenida de Quincy bajo los Arboles
seculares a cuya sombra se pase6 Quincy Adams, el Presi-
dente sabio de los Estados Unidos: ((estoy listo; (sinti6n-
dose llamado) con curiosidad, pero sin prisa)), repitiendo
sus favorites versos de Milton: Not love thy life; nor hate. No
os apagueis A la vida, ni la detesteis. Estas bellas frases
me la trasmite ayer la nieta del ilustre Presidente, 6 hija
del Gobernador Quincy, que presta A nuestro Observatorio
Astron6mico el concurso de su saber, hereditario en la
familiar; y en la tumba de un Presidente y Gobernador,
viene bien el recuerdo de-los graves pensamientos de otro
octogenario ilustre, 6 igualmente caro al corazon, igualmen-





DISCURSOS POPULARES


te itil A la libertad, que promovieron en los dos extremes
opuestos de la Am6rica.
Paz Alas grandes figures hist6ricas, al gran ciudadano de
quien venimos A despedirnos. Que la tierra le sea ligera y
eterna la memorial de su larga y fructuosa obra, la cons-
titucion de la nacionalidad argentina.



EL COMANDANTE SEGUI

CAPITAN DEL PUERTO DEL TIGRE

SEIORES:

Me acerco con carifio A la puerta de la iltima morada de
mi buen amigo y antiguo compafiero de trabajos, el Tenien-
te Coronel de Marina don Demetrio Segui, muerto en la floor
de la vida, A consecuencia de las terrible heridas que le
hizo en el combat de Obligado, un tarro de metralla alo-
jado en su pecho. Qued6le un barrio de su extructura
inutilizado y caido, y con el resto ha continuado cerca de
cuarenta afios (1845) en el mas active servicio military, cual
es la guard de nuestros rios.
Su hoja de servicios recorre cuarenta y un afios; cabele
el honor de haber mantenido el pabellon argentino contra
Luis Felipe, Garibaldi y otros ilustres enemigos. Puede
decirse que ha ascendido por la fuerza de sus pufios, como
bueno, y sin el favor ni el apoyo de los partidos. Sus des-
pachos de Mayor llevan mi firma, el de Teniente Coronel
Graduado, la del Presidente Avellaneda, de Teniente Coro-
nel Efectivo la del actual Presidente. No se ha dado prisa
para recorrer el escalafon, y debo decirlo en su honor y en
el de los Gobiernos, no ha sido postergado tampoco. Dos
hijos habia perdido, uno en el vapor ( 25 de Mayo ), sorpren-
dido en el puerto de Corrientes por los paraguayos, lo que
motiv6 la guerra. El otro pereci6 mas tarde en un incident
de mar. Un ancho reguero de sangre de sus venas ha
quedado tras de la estela de los buques en que sirvi6.
Su muerte habia comenzado al principio de la c.rIrera, y
hace tres meses que me decia: Esto es ya, segun los mddi-





OBRAS DE SARMIENTO


cos, el principio del fin: pocos meses me quedan de servicio.
Me complazco en hallarme & su lado en este sencillo acto.
i Oh 61 contaba con ello, y me daba no ha much las gra-
cias por la amistad con que lo habia honrado siempre. No
fui en efecto su protector, fui su amigo, como lo habria sido
de cualquiera otro. Colocado yo en alta position, 6ramos
compafieros de trabajo, de fatigas en largas navegaciones
de los canales de las islas. Cuando en 1856, haciamos una
expedicion de Argonautas bajo la direction del Comandante
Somellera, a descubrir las ignotas islas del Parana, Alba-
rracin, Mitre, Elizalde y otros, iba al timon, de marinero
raso, el que ha muerto, Teniente Coronel Segui, y desde
entonces'su nombre, como su ainico brazo, se asocia a la
ocupacion y conquista de aquellas islas afortunadas que
llenaron de encanto y poesia las paginas mas insipidas
de la vida pdblica. El Comandante Segui mand6 buques
de vapor, el Talita (1) que recordaba triunfos gloriosos, el
Don Gonzalo que hacia oficio de transport.
Las cualidades de mando de este veteran de los rios, se
hacian notar en el gobierno de sus tripulaciones y en los
trabajos de calzadas, terraplenes y edificios de que dot6 la
Capitania del Puerto del Tigre, creando tierra y dejando al
Estado verdaderas obras pdblicas. Las comisiones con que
ha sido favorecido por todos los ministros de marina y
guerra, muestran por ella sus aptitudes personales y mari-
nas, porque era marinero en toda la tradition del arte de
navegar a vela, y el conocimiento del oficio. A 61 le estaba
casi siempre encomendada la inspection de buques entrados
en remonta, carena 6 composturaj y su ojo ejercitado reve-
laba las deficiencies del trabajo.
Todas estas dotes, de que su pais aprovech6 sin darle en
cuarenta afios una hora de descanso, le venian realzadas


(1) Es la occasion. de conslgnar un hecho que quedaria ignorado, porque los
habitos de espiritu de Sarmlento no le hubleran permitldo publicarlo. El Talita
era un vaporcito que los constructores ingleses de los buques de guerra encar-
gados durante su administraclon, le enviaron como un regalo y homenaje perso-
nal, como aquel bajel hist6rico que pertenecib a la gran relna Elisabeth. El bajel
fuW envlado al lago Sobremonte de C6rdoba, donde ha desaparecido por falta de
cuidado, y el vaporcito fuM bautizado con el nombre de Talita (la batalla del Entre
Rios) 6 incorporado A la armada, sin darse siquiera por aludido el Presidente de
haber sido obsequlado por contratlstas.-(N. del E.)





DISCURSOS POPULARES


por cualidades del corazon que recuerdan cuantos le hayan
conocido. Un vacio ha de quedar en el Tigre, que no lienan
siempre los dictados del deber para con viajeros, vecinos,
personajes pdblicos y sociedades de remeros. FuB durante
veinte aflos, el Capitan del Puerto, la Providencia de lo
imprevisto, el Comodoro de las Islas del Parana, su mar
clause entire alamedas, su cuartel de Policia para mantener
la quietud y la ley y hacer justicia a dos mil chalanas,
canoas, numeradas como los coaches de las ciudades, para
mantener el trAfico de frutas y mimbres, y dar & los pasean-
tes la idea de un Eden, de un Tempe, como le llam6 el senior
Sastre.
Yo habia dejado ya de frecuentar aquellas aguas y de
recorrer aquellos paises floridos, encantados, de que mi
antiguo piloto era carta viva; pero aun tengo un pie en tierra
firme, y desde ella deseo a mi amigo reposo A sus manes, y
A la madre de la numerosa familiar que deja, que su gobier-
no no olvide que tres hombres sacrificados en aras de la
Patria, porque don Demetrio muere de heridas de guerra A
la edad en que todavia sonrie A otros la vida, merecen por
lo menos una retribution proporcionada al nuimero.


ToMO xxu.-4.

















UN PROGRAM ELECTORAL




Discurso pronunciado ante la Asociacion de j6venes
aUnion Nacional en el Coliseum-(30 DE MARZO DE 1880)


En los preparativos electorales de la renovacion de la presidencia en 1880 y
ante la perspective de una guerra civil que eh efecto estallo, una agrupacion se-
lecta de los j6venes que mas se distinguian entire los cultores de*la inteligencia,
proponia la candtdatura de transaccion de Sarmlento, como que podia evitar
reslstenqias de una y otra parte y contribuir A aflanzar las instituclones todavia
al estado de ensayo. Aceptada esa candidatura por muchos de los hombres In-
fluyentes de toda la Repiblica y principalmente por el mismo General Roca,
candidate que contaba con el mayor nimero de simpatlas en las provincias del
interior, quien pensaba y declaraba que podia pcsponer por su parte su legitima
ambition, ante una solution que no costara el sacrinfcio de la paz'; pero el pro-
blema electoral habia asumido una faz que no permitia otra solution que la que
tuvo, pues por la actitud de los partido~prevalentes en Buenos Aires que soste-
nian a todo trance la candidatura de su propio Gobernador, armado en guerra, se
convirtl6 en una cuestlon de preeminencia entire portefios y provlnclanos, donde
los fltimos no quisleron dividirse camblando de candidate a ltima hora.
El discurso program que sigue fu6 pronunciado ante un select concurso al
que quisieron concurrir aun muchos intelectuales cuya position estaba compro-
metida en campos adversos. Produjo una gran sensaclon que se refleja en los
diarlos de la 6poca.


SERORES:

He aceptado, con intima satisfaction, la indication de
algunos de entire vosotros, de fijar en cuanto sea possible
las ideas political que sostengo, y que por intuicion ha-
beis aceptado con el nombre de vuestra asociacion, Paz y
Union Nacional, como program electoral.





DICURSOS POPULARIE


Cuando se trata de elegir un Presidente, entire Tejedor,
Roca, Irigoyen, Sarmiento, personajes consulares todos, y
cada uno de ellos acceptable por m6ritos personales pro-
pios, parece que no se tratara de principios, sino de apti-
tudes de gobierno, y de predilecciones y afectos. del
elector.
Sin negar la influencia determinante que estas concausas
tienen, creo que de principios mas que de personas se'
trata, y de ellos me propongo hablaros esta noche.
Mas bien qug una lecture, menos que un discurso es esta
una simple conversazione con j6venes que gustan de oir las
indicaciones de la experiencia de los viejos, como la fami-
lia, que en las largas veladas de invierno, escucha alre-
dedor del hogar, con interns creciente, la narracion de
aventuras, de poligros, de grandezas, de novedades y
pueblos que un viejo marino, vtielto a su aldea, ha experi-
mentado 6 visto en sus largos viajes por el mundo.
Si fuera discurso el que pronunciara ante muchedum-
bres, me tendria en guardia la observation del. Principe
de los oradores, que notaba que cuando decia un disparate,
estaba seguro de obtener en el foro el aplauso del pueblo
romano.
Yo lo he observado en la barra de los Congresos; como
he notado que, cuando un cuerpo deliberate vota algo
por aclamacion y sobre tablas, alguna necedad esta de
por medio, como se vuelve necia la opinion, cuando en
catorce Provincias vota con entusiasmo y decision por lo
que aconsejaria cada Gobernador.
Si estuviera ante audiencias misturadas de todo pelaje
social, como Cobden cuando habiaba ante meetings mons-
truos de cincuenta 6 cien mil auditore, pondria en pric-
tica una receta que 61 mismo me ensefi6, y que suelo
emplear con 6xito en las grandes ocasiones, para mante-
ner despierta la atencion del pdblico. Pero como no hago
clase de ret6rica, me permitireis que guard para mi propio
uso el secret.
Basteos saber que no hago trampa, y que puedo decir
con la misma sinceridad que Mr. Hermann, que no escondo
rien dans les poches, et, vous voyez, rien dans les mains.
Pero es que hablo ante una juventud instruida, prepa-
rada de antemano por el studio, a bxaminar y cotejar





OBRAS DE SARMIENa'O


doctrinas, que no son por cierto las que corren por las
calls, y repiten tanto politico de segunda y tercera mano,
que son para las ideas, lo que los vendedores de diaries,
cuya aptitud y talent especial para el negocio, consist
en no saber leer los mismos diaries que venden y distin-
guen entire si por marcas conocidas.
Sabeis que los Brahmanes de la India recitan con fervor
los himnos religiosos de sus libros sagrados. EstAn 6stos
en una especie de latin, idioma muerto de aquellas tie-
rras, y no siempre los buenos padres entienden la desusa-
da y solo escrita lengua. Asi ban estado hiciendo que se
quemasen vivas las mujeres en la hoguera que consume
el cadaver del marido, por estar prescripto en las leyes de
Mand. Leido Mand por los profanos, los ingleses que
descifraron el sanscrito, se descubri6 que Mand no pres-
cribia tal barbaridad.
Lo mismo nos va & suceder, lo espero, cuando a la luz de
los principios examinemos los hechos que presenciamos y
las falsas doctrinas y practices prevalentes.

FORMA DE GOBIERNO

De forma de Gobierno me propongo hablaros. No para
haceros una disertacion de tantas que habeis leido en los
libros de derecho constitutional, sino de la direction que
llevan las ideas que sirven de sustentaculo A la fabrica
del Gobierno, segun que al andar de la historic, se viene
acumulando experiencia sobre los pueblos. La experiencia
es como las nieves que coronan nuestros altos Andes, y
que el vulgo toma por la decrepitud de la naturaleza,
como si fueran las canas de los ancianos, mientras que es
simplemente agua de los condensados vapores, que desde
las alturas alpinas descendera al umbroso valle para fe-
cundarlo, primero filtrandose por entire las rocas, despues
reuni6ndose entire arroyuelos, mas tarde en ri6s que inun-
dan las lianuras y llegan majestuosos a mantener en los
mares el equilibrio del movimiento perpetuo de las aguas.
INo os riais, j6venes, de las canas, que son la nieve huma-
nal Beaconsfield, Gortschakoff, Thiers, Dufaure, Moltke han
probado, por tener sus cabezas del todo blancas, donde la
roca viva no ha quedado a la vista, que tenia razon Salomon,





DISCURSOS POPULAKES


al decir que el hombre es hombre, y no ruina, hasta los 70
afios, pues se nota que algunos, como Newton, Voltaire 6
Palmerston se dieron largas de veinte y treinta afios mas,
para vaciar todo lo que aun les quedaba en el tintero.
1Y bienrl gDe que se trata entire nosotros, cuando de nom-
brar un Presidente por seis afios nos ocupamos ?
De realizar uno de los actos mas solemnes de la vida co-
lectiva humana, por cuanto es animal gregrario el hombre,
y no puede la tribu, el pueblo, la nacion que forma, marchar
sin un guia a la cabeza. Ti6nenlo preparado por herencia
las monarquias. Nosotros tenemos que darnoslo, y sufrir las
consecuencias del error.
Por estos caminos han pasado nuestros antecesores en
Atenas y Roma hace dos mil ailos; Venecia y las repdblicas
italianas, en catorce siglos que median desde la destruction
del imperio romano; la Francia, en mementos de confusion
y de exaltacion political; los Estados Unidos, herederos
tranquilos de las libertades inglesas; y nuestras repiblicas
hispano-americanas, ensayando mal instruments que no
saben manejar, y ensangrentandose las manos propias,
cuando no matan A los que quieren curar
Me Ilamarian con razon ciego, guia de ciegos, si aceptando
ser nombrado guia, no pudiera decir desde ahora cual es el
derrotero que habremos de seguir; y para deciros que no
iremos A la aventura de los sucesos, es que me propongo
poner desde ahora mojones A guisa de columns miliarias,
6 bien aquellas estacas que en las Lagunas de Venecia
sefialan las rutasA las naves, y que quitadas de la vista en
caso de peligro, dejaban a las naves enemigas ciegas y
encalladas.
A Cua: es la mejor forma de gobierno conocida? Aqui esti
toda la question que nos divide; y vereis bien pronto que al
elegir un candidate, cada uno vota por su mejoriforma de
gobierno.
Sdgun vuestros textos de colegio, la mejor forma de go-
bierno, es aquella que se adapt mejor Ala indole, education,
tradiciones y necesidades de un pueblo. La libertad debe ser
su media para los unos, su objetivo para los otros.
Voy a sosteneros yo que esta doctrine es falea, y esta en
contradiccion con los hechos.
La mejor forma de gobierno de nuestra 6poca, es el





OBRAS DE SARMIENTO


sistema representative, con todas las ideas y prActicas que
lo realizan.
SCosa apenas acceptable por la razon y la 16gical Los
pueblos deben adaptarse A la forma de gobierno, y no la
forma de gobierno a la aptitud de los pueblos.
Esta paradoja se explica, sin embargo, en honor de la
inteligencia y la dignidad humana. Quiere decir que estamos
condenad6s A ser A nuestro pesar, libres, bien asi como el
hombre condenado A vivir del sudor de su rostro, estaba por
ello destinado A ser rico y civilizado, dominar la creacion,
recorrer los mares, revolver las entrafias de la tierra y
escalar con Prometeo el Olimpo para arrancar A Jdpiter el
rayo. No son, pues, Franklin ni Morse los inventories del
tel6grafo, sino el pueblo que A trav6s de los siglos,
Eripuit ctelo fulmen, sceptrumque tyranms !
1 Arrebat6 al cielo su rayo y el cetro A los tiranos t
No vamos a buscar en extremes apartados de Europa 6 a
la sombra de las monarquias un gobierno hecho segun las
necesidades, tradiciones d opinions de un pais. Ten6moslo
en nuestra propia historic, en el de Rosas. Jl creia, y con
61 millares de hombres, que la libertad era impossible entire
nosotros, que las formas republicans eran puras formas, y
que el gobierno debia apoyarse en las masas populares. Las
masas, lo sabeis, eran aqui y lo son en todas parties, la
ignorancia, la pobreza y el temor, como eran los dioses del
pueblo romano, Pavor, Mavor, Pallor, el Horror, la Muerte y
la Enfermedad.
El ensayo se hizo veinte aiios consecutivos, y al fin no
qued6 de pie delante de si ningun obstaculo. Y sin embargo,
en 1850, la question de existencia y prolongacion del ensayo
estaba en el mismo estado que en 1836, cuando principi6 por
la suma del poder pdblico. Tom6lo al autor el engranage
de las ruetlas de su propia maquina; y para hacerla andar
tuvo que proscribir, matar, degollar, exterminar y guerrear
en el interior y en el exterior; y sometidas las resistencias,
muertos los generals de la Independencia, una docena de
hombres, desde Chile y Montevideo, por la prensa, la tradi-
cion humana, el buen sentido, la necesidad de confianza y
reposo, trajeron al General Urquiza con cuarenta mil hom-
bres de pueblos y naciones coaligadas, a hacer cesar en





DISCURSOS POPULARES


Caseros el ensayo de un gobierno conform a las necesidades
de un pais atrasado y casi en estado de barbarie.
Desde entonces ensayamos el sistema representative, para
cuya prActica no mostramos mas aptitud que para soportar
despotismos
Voy por el contrario a presentaros ejemplos europeos de
lo que me confirm en mi teoria de que el gobierno human
por estos siglos es el representative, digan lo que quieran
en contrario las constituciones de siglos preexistentes.
El sacro imperio romano ha estado tradicionalmente re-
presentado por el Austria, que se hizo un honor de ser
despues de Luis XIV, el .tipo, el modelo augusto del despo-
tisino tranquilo, apoyado en el consentimiento de sus pro-
pios sdbditos.
En guerra con la Prusia por question de unos territories,
y derrotados en Sadowa sus ejercitos, el Emperador sacra-
tisimo abdic6 el poder absolute de que venia investido de
siglos, di6 una constitution con Cimaras, elecciones, liber-
tad de la prensa y derecho de reunion pacifica, entrando con
mas sinceridad que el gobierno de la Francia de entonces
en el sistema representative.
La Italia, la Espafia, tan ineptas como nosotros para
establecer dicho gobierno, lo han adoptado hace veinte aflos,
vAnlo practicando con dificultad y llegaran a perfeccionarlo.
Todos los gobiernos actuales tienden A conformarse A esta
dnica forma de gobierno, y nosotros seremos pronto llama-
dos A nombrar por Presidente al que mas dispuesto se halle
A sostenerla y propagarla.
En eso estamos todos al parecer de apuerdo. Hay ciertas
graduaciones, sin embargo, y en ellas acaso se encuentren
tintes y medios tintes que distingan y clasifiquen a nuestros
partidos politicos.
Con la adopcion universal del sistema representative, ha
venido mas que nunca la necesidad de grandes aglomera-
ciones de hombres para constituir naciones, propendiendo
los pueblos por si mismos & reunirse por afinidad de razas,
de lengua, 6 de creencias. Asi se ha formado la Italia
unificada, asi la Alemania como nacion political, aunque
antes lo fuera de raza.
Ese sentimiento triunf6 en la guerra civil de los Estados
Unidos, en que los Estados del Sur intentaron levantar un





OBRAS DE SARMIENTO


nuevo pabellon y constituirse nacion separada de la antigua
Union.
Las naciones no se constituyen simplemente para que A
sus habitantes no les turbe la digestion algun rumor des-
agradable, 6 no puedan siempre allegar riquezas, por aquello
de que no s61o de pan vive el hombre. Cuando decimos que
el objeto del gobierno es asegurar la libertad, decimos una
cosa muy buena. Los romanos creian que el fin del gobierno
era dominar la tierra: sometian su existencia A las duras
leyes de la discipline, y su cuerpo A los rigores de la intem-
perie para llenar los objetos del gobierno.
Eran, pues, libres, mientras no -revestian la coraza, con
su vida asegurada para ir al foro, pero sujeta a los per;
chances de cuatro 6 diez campafias A que por fuerza tenian
que asistir durante su vida.
En los tiempos modernos, nos constituimos para ser feli-
qes en cuanto podamos, y para defendernos de nuestros ene-
migos, que pueden ser mas fuertes relativamente que
nosotros. Nuestro deber es defendernos; y para ello tener
un gobierno con poder suficiente, y armas para hacer frente
A toda emergencia.
Ya veis que la cosa se va complicando. Ya no es s6lo
libertad para los ciudadanos, sino que tambien necesita-
mos cuidar, aun a expenses de la libertad de los individuos,
del territorio, la honra national, etc.

CONFEDERACIONES

El gobierno debe ser, pues, fuerte y compact. Quedaba
por ejemplo de la Edad Media una reunion de Estados
independientes, la Sajonia, la- Baviera, el Wurtemberg, etc.,
etc., que por la raza y la lengua se llamaban la Alemania.
Por una Confederacion, mantenian un ej6rcito federal,-
riservandose su soberania independiente cada uno de
aquelloS reinos y aun obispados. Los eriemiges exteriores
haciandalianzas con uno de dstos E~ptdos dara hacer la
guerta a los otros, Ia Westfalia, la Sajonia A la Prtiia, por
ejemplo, sin set traidoreg a su patria, porque iio hAbhi
patria alemana.
itihrf nosotros mismos puedo citdr el ejemplo miias rui-





DISCURSOS POPULARES


doso, mas trAgico y los efectos mas duraderos que haya
ofrecido la America espafiola.
Verdad es que para nuestra confusion es dnico.
Estos paises, que sirven de verde cuadro & nuestros
grandes rios, llamdbanse de antiguo las Provincias del
Plata, como si la embocadura sirviese de vinculo de union,
por la misma razon que mas tarde nos ilamamos nosotros
los argentinos, los del Plata.
Al llegar A nosotros la oleada de emancipacion de colo-
nias, que venia avanzando desde las ya emancipadas colo-
nias norte-americanas, y dadose en Buenos Aires la
gloriosa serial, el 25 de Mayo de 1810, el doctor Francia, de
execranda memorial, pretendi6 que eran Provincias aque-
llas, con soberania propia, se substrajo al movimiento gene-
ral, y se emancip6 & su vez de la comunidad de causa
primero, de la mancomunidad con la especie humana
despues, y de la servidumbre de todos los pueblos cristia-
nos al derecho de gentes, 6 los derechos naturales del
hombre.
Por envidia de Buenos Aires, por temor A las continues
revueltas de esta ciudad en la infancia del gobierno, el
doctor Frapcia, revestido de la aureola que en las colonies
daba este titulo, raro entonces, tuvo un pueblo c6mplice
que le ayud6 A aherrojar A los espafioles primero, A los
argentinos despues, A los liberals paraguayos y hasta sus
propios confabulados al fin, cuando sintieron que les apre-
taba el dogal que ellos mismos se habian puesto al cuello.
Los hijos de los hijos de aquellos c6mplices de la tirania
del doctor Francia, han muerto A vuestras manos y A las
del Uruguay y del Brasil, defendiendo heroicamente las
instituciones tiranicas de su patria, que es el castigo que
la Providencia, que preside al destiny de las naciones,
impone A los pueblos, haciendo que los padres paguen en
sus hijos hasta la cuarta generation, sus propios delitos.
El ejemplo del doctor Francia fuW seguido A pocJ por
Artigas, que era hijo de Buenos Aires, contra suf'propia
capital, segregandole el Uruguay, y sus tenientes emanci-
pando & Santa Fe, C6rrientes y Entre Rios.
No sigo adolante el espiritu de las viejas confddeif-
clo6es...
Elt ultimo progress, pues, de las ideas de' nueditros tierm-





OBRAS DE SARMIENTO


pos, en cuanto a gobierno, es la supresion de las antiguas
Confederaciones, con desnudarse del derecho de tener ej6r-
cito propio cada Estado y de hacer la guerra; en una
palabra, de usar armas: La Alemania se constituy6 hace
diez aflos en nacion federal, como los Estados Unidos, como
habia la Suiza corregido ya sus pactos tradicionales, como
fue aplastadaen los Estados Unidos, la tentative de reputar
derecho de los Estados el separarse y hacer guerra a la
Union. La Italia habia hecho otro tanto, reuni6ndose sus
reinos y principados bajo una sola bandera y un solo go-
bierno, renunciando todos a su soberania y al uso de las
armas en nombre y causa propia.
Una nacion no puede defender su territorio ni su honor
agredidos, si ha de estar sujeta a obtener para cada acto
el asentimiento de gobiernos 6 pueblos bajo su autoridad
y dominio. Las cargas de la guerra atacan la libertad
individual en el servicio military forzoso, en los gastos
extraordinarios que impone y en las vidas que sacrifice.
Puede ser, pues, impopular y compulsive, y por tanto con-
tra la libertad y los intereses particulares.

ESTADO DE INCUBATION INTERMITENTE

El desarrollo de las ideas, por la emancipacion del pensa-
miento, hasta fines del pasado siglo, y la destruction del
gobierno traditional de la Francia a causa de sus vicios
organicos, despert6 en Europa y nos leg6 a nosotros mis-
mos la propension del inimo a imaginar y ensayar formas
de gobierno, fundadas en consecuencias 16gicas, deducidas
de ciertos principios te6ricos. Desde 1789 la Francia, mer-
ced a este desbordamiento de las ideas, 6 mas bien protes-
tantismo politico, ha pasado en menos de un siglo por las
transformaciones mas singulares, saliendo de lagos de
sangre derramada en prosecution de quimeras liberals,
a conquistar la Europa bajo la vara del caporal para volver
cubierta de gloria, pero al fin, media con la vara que
midi6, A ver los ej6rcitos aliados en su seno, y segregada
part de su territorio. La Francia fu6 aesde su Revolucion,
Monarquia constitutional, Democracia con los clubs y la
Convencion, Repdblica con el Directorio, Triunvirato y Con-
sulado; en 1804, Imperio military; Monarquia, en 1816 y





DISCURSOS POPULARES


1830.; Repdblica, 1848; Imperio, en 1852; Anarquia comu-
nal, 1870; Interregno sin nombre; Repdblica hoy.
Tales desastres recayeron sobre aquel anfiteatro de ideas
nuevas, 6 resurrection de formas antiguas, 6 aplicaciones
16gicas de los principios al juicio de cada cual, rojos, socia-
listas, imperialistas, comunistas, hasta que los franceses
empezaron & sospechar que la sociedad humana no es un
sujeto de experiments por viviseccion, y que el gobierno
debe ser preservado de interrupcion y trastornos por cam-
bios- violentos intentados en nombre del consagrado dere-
cho de revolution, 6 de armarse los habitantes de un pals
en sosten de una idea political, ya sea la monarquia, el
imperio 6 la repdblica, como forma de gobierno.
Esta es, pues, otra de las ideas dominates del mundo
politico de hoy. En Francia, como que es la nacion que
mas ha sufrido con las revoluciones, que s6lo han traido
despotismos imperiales y desmembraciones de territorio, la
revolution no s6lo esta condenada en las ideas,, sino que el
gobierno, tan libre y republican como es, estA armado y
a cubierto de sorpresas, conspiraciones 6 motines que pon-
gan en duda su existencia.
Esta es la forma de gobierno que han adoptado los
pueblos modernos, el sistema representative sobre la mayor
masa possible de asociados para former naciones capaces de
mantener su independencia contrastoda otra nacion.
Para conseguirlo se han abolido las antiguas confedera-
ciones, resolvi6ndolas en federaciones, bajo una sola sobe-
rania unida, y sin uso de armas los estados que la com-
ponen.
En cuanto a cambios de forma, se ha abandonado el
expediente de las revoluciones, esperando del sufragio
universal, ya en todas parties aceptado, la resolution de
todas las dudas 6 intentos de progress.
No s6 si en la exposicion hecha de las alteraciones que
ha experimentado el mecanismo del gobierno en estos ilti-
mos afios, habeis reconocido, por la negative 6 la afirmativa,
el parecido de familiar con algunos de nuestros partidos.
Por ejemplo, habri un partido que resist A la complete
supresion de laa confederaciones, pretendiendo que puede
hacer uso de armas un Rstado federal, aunque no puede
bacer guerra exterior, par no ser soberano. Tendran mu-





OBRAS DI) SARMIENTO


chisima razon si tal pretenden; pero como no ha quedado
ya sobre el haz de la tierra una sola Confederacion en que
los Estados Confederados puedan hacer guerra, quedarA
probado que tal partido sale del Comit6 de los pueblos libres
del mundo. Si va A ser hasta separatist, 6 admite enolo
possible tal hecho, confesara que va au rebours de la humani-
dad entera, que trabaja por la asociacion de los pueblos
por afinidades de lenguas, raza, etc. El partido ultra en
Italia clama por la Italia irredenta, la Grecia, por la
Tesalia -
Si notais que hay una fraccion entire nosotros que in-
voca la revolution como remedio A -males politicos y como
derecho human, mientras las condiciones de la existencia
sean tolerables, podeis estar seguros de que es un rezago
de ideas que prevalecieron en Francia y Europa desde
principios de este siglo y que despues de traer imperios
militares, como dinico resultado obtenido, terminaron en la
Comuna de Paris con el incendio y la sumision impuesta
por la nacion A la ciudad de que se habia apoderado la
muchedumbre, lltimo factor de estas ecuaciones.
Nosotros tambien hemos tenido en sesenta afios, Junta
Gubernativa 1810, Triunvirato 1813, Directorio 1814, Anar-
quia hasta 1820, Disolucion 1826, Tirania hasta 1851, Estado
separado y Tonfederacion 1860, Reintegracion y Repdblica
hasta 1880, sin que al parecer se haya resuelto question
alguna hasta ahora, ni aun las que ya traen resueltas las
otras naciones, tales como las que acabo de enurmerar.
Nuestra position en el campo electoral queda, me parece,
claramente trazada en las pasadas indicaciones. Al tomar
por empresa Paz y Union Provincial, estamos diciendo que
queremos los medios de realizarlas en el gobierno. No
admitimos el espiritu de las viejas, desacreditadas y su-
primidas confederaciones, armados los Estados componen-
tes por derecho propio, a fin de no debilitar A la nation
en el caso de necesitar resistir agresiones exteriores 6 sos-
tener.sus derechos.
La felicidad de los Estados Unidos consist en no tener
vecinos, pues no necesitan armarse. Nosotros tenemos ne-
cesidad de cuidar nuestras costas.
El vinculo federal es suficientemente fuerte para mtn-
tenernos' nation sin controversial, asentimiento 6 reparo





DISCURSOS POPULARES 61

de los Estados 6 Provincias unidas. Asi consultamos la
Union.
La paz, pues, que seria solo perturbada por la ruptura
de aquella, la sostenemos por el mismo principio: las
armas de una nacion, manteniendo la tranquilidad pibli-
ca en toda la extension del territorio.
Al terminar estas observaciones, que someto confiada-
mente a vuestro examen, os pedir6 que no vayais a buscar
en nuestros antecedentes, ni aun en los libros, la confir-
macion de mis doctrinas. La political es un hecho prtctico
que se reproduce en todas parties, y refleja un pensamiento
dominant. Antes de verlo escrito, habia yo notado que en
Atenas habian sido depuestos los Pisistratidas al mismo
tiempo que en Roma los Tarquinos, lo que me hizo sos-
pechar que aun en aquellos tiempos y entire pueblos que
apenas se conocian y de divers idioma, habia ya una
opinion pdblica political, como la que nos llev6 a eman-
ciparnos, crear Juntas Gubernativas, Triunviratos y al fin
Congress, a guisa de los diversos circulos concentricos de
la superficie de las aguas cuando en algun punto son re-
movidas.
Ved lo que hoy pasa & nuestra vista:
El Parlamento aleman acaba de negar sus derechos de
votacion y representation en Congreso A fos socialists,
aquellos comuneros, separatists de las ideas de familiar,
propiedad y patria en que estin montadas las institucio-
nes cristianas.
La Asamblea en Francia niega como derecho de reunion
pacifica el de former clubs con reunion peri6dica y comi-
siones permanentes para asuntos politicos.
No ha negado el derecho civico de empufiar legalmente
armas de guerra fuera de las dos formas aceptadas, la
Guardia Nacional 6 .el Ejercito, y el de hacer fuego a la
bandera de su patria, porque nacion alguna de la tierra
ha sido de tal manera abandonada de la mano de Dios,
que inscriba, como el parricidio en la familiar, la traicion,
entire los derechos del hombre en sociedad.
El Ministro Freycinet acaba de negar por la d6cima vez,
la amnistia solicitada diez veces en favor de unos cuantos
reos de delito compurgado en diez -afios de destierro, no
obstante haber tres presidencies, tres Cimaras renovadas,





OBRAS DE SARMIENTO


y cinco 6 seis ministerios, tenido delante de si esta question
que tiene en su apoyo A Victor Hugo y Louis Blanc.
Creese hoy entire los hombres de Estado, que la facultad
de conmutar y perdonar, depositada en el Jefe del Eje-
cutivo, Ilena en lo politico como en lo civil, las exigencias
de la justicia y de la equidad.
4Por qu6 me he de avergonzar entonces de haber acon-
sejado ]a political que han seguido despues tan grandes
hombres y naciones, que A causa de seguirla, se encuen-
tran fuertes, tranquilas y poderosas, mientras que la
contraria aqui no nos da una hora de reposo?
Si yerro, dir6 como Montesquieu atacado a causa de
su inmortal ESPiRITU DE LAS LEYES, por todos sus con-
temporAneos: ( pero yo estoy con los romanos)).
He aqui en substancia los lineamientos principles de lo
que sostenemos, como forma de gobierno representative,
republican, federal. La forma representative bajo las
reglas y reglamentos que desde su origen constituyen su
esencia, sin que nos sea a nosotros dado alterarla.
La forma republican, tal como viene practicada en los
Estados Unidos desde 1800 hasta la fecha, aun sobre la
revolution del Sur, y tal como empieza a practicarla la
Francia desde 1875, en que declare. oficialmente la Re-
pdblica.
Quedarianos observer entire nuestros partidos, ya que
hallamos representantes de la vieja teoria de la libertad
por restauraciones 6 revoluciones, el partido de la de-
bilidad organica del Estado por subdivision de la soberania
6 la facultad de usar armas, y por el incomplete armamento
del gobierno, para resistir A las convulsiones internal, sin
poderse su.bstraer hasta hoy al eterno estado enfermizo de
toda nuestra Am6rica, que padece 'de ataques epilepticos y
cae en convulsiones a cada moment.
Exceptuando Chile, que se mantiene hace afios en la
forma de gobierno comun a todos los paises civilizados, el
resto de la America sigue sin tregua en convulsion.
Cuanto mas lejos de nosotros, mas insegura 6 incierta
es la situation, ya que Bo'livia y Perd estan hoy de tal
manera empefiados en la guerra exterior, que aun es
permitido dudar de su existencia en adelante.
Los principios que precaven contra estos males, son los





DISCURSOS POPULARES


que llevaran A las urnas los Electores de Presidente, si
una opinion pibuica, ilustrada al calor de las buenas ideas,
tiene representantes en los Colegios Electorales. Si estos
principios no prevalecieren esta vez, tarea vuestra y blanco
de vuestra vida seria hacerlos prevalecer.
Para mi, esta es la iltima batalla de mi vida dada en
favor de la Union, la Paz y la Libertad. El cuartel de
Iny lidos me aguarda, a no ser que el Comandante General,
haga echar la iltima Retreta para llamarme a silencio
eternol
No pudiendo guiaros, desde que me den la baja, os
dir6, j6venes animosos: Por ahi vinimos nosotros los
viejos A daros patria.
Completemos la obra de Roma, Estados Unidos y Francia;
hagamos que esta nuestra tierra sea una Nacion, y que
nuestro Gobierno sea un poder que nos represent dig-
namente en el mundo.
jFuera confederaciones, fuera revolucionest
Paz y Union Nacional, for ever I

















LA BANDERA DEL II




Pronunciado como padrino de la nueva bandera del tio de
.Infanteria de linea.-9 DE ABRIL DE 1880


Debia darse nueva bandera a este batallon en otro tiempo famoso, y fue invitado
el General Sarmiento a' hacer la alocucion de ordenanza, en representation del
Jefe del cuerpo. Este discurso fue rodeado de dramaticas circunstanclas. Las
pasiones political exacerbadas iban hasta hacer silbar en las calls a los batallones
que desfllaban con banderas desplegadas, y era de temerse que los jefes del ejercito
en actual servicio,.tomasen part en la contienda que se preparaba y A la que era
solicitado el ejerceto de linea, como ha sucedido en tantas de nuestras convulsio-
nes perl6dicas. La alocucion a la bandera del 4to debia, pues, exaltar el senti-
miento y la gloria del deber mllitar.
Rodeaban al orador otras circudstancias pecullares que dieron reafee a la
escena. El piblico de Buenos Aires se habia deshabituado de considerar A
Sarmiento como milltar. Alejado de la escena desde 1858 en que fu6 Jefe
de Estado Mayor en el sitio grande, no habia aceptado ascensos desde Teniente
Coronel, ni despues de Caseros, por considerar impropios los ascensos generals,
ni slendo Gobernador de San Juan por razon de su position misma, y en su caracter
de President de la Repiblica, no habia de usar uniform de Teniente Coronel,
slendo Comandante en Jefe de todas las fuerzas de mar y tierra.
Sus despachos mismos de General hablan sido maliciosamente demorados cuatro
afios, dando lugar a crearse una leyenda de 9scarnio, por los mismos que habian
convencido a una generation, que el alto honor que le hiciera la Universidad de
Michigan era un baldon, y que ciertas paglnas inimltables de Recuerdos de Provin-
cia eran legendariamente ridiculas. Asi que, al anuncio de que Sarmiento iba a
presentarse en piblico con Insignias de General, se congrego un p6blico inmenso
en torn de la Catedral, habiendo desde la vispera respetables ciudadanos rogado al
General no se expusiera A las escenas bochornosas que se esperaban yanunciaban.
Grande fu6 la sorpresa, que se torn en empelon y aplausos, cuando se le v6i
aparecer y dominar los animos con su aspect severe de augusta anclanidad,
reproduci6ndose en part la escena que 1l mismo describe en la oracion a Casa-
cuberta.






DISOURSOS POPULARES


Este discurso tuvo grande repercussion, y en un viaje posterior a Chile, Sarmfento
recogi6 la impression de los literatos de ultra cordillera que conceptuaban esta
pieza como la de mas alta elocuencia que hublese producido.
Le fue reprochado haber omitido en la historic del elebre batallon, la subleva-
cion del sargento Moyano, entregando las fortalezas del Callao A los espafioles,
duratte la guerra de la Independencia, prolongada por este desgraciado incident.
(Los reos de aquel crime fueron tomados al fin y traidos A Buenos Airesdonde
fueron ejecutados durante la administration de Rivadavia, al abrlrse la campafia
del Brasil). El autor nos decla que era precisamente de o1 que no debia hablar
delante de soldados y que el critic se encargara 61 de hacer un discurso para
levantar la moral de un batallon, recordandole las manchas que pueden ennegre-
cer su historic.
Sarmiento deseaba que se conservara como corolario de su diseurso el siguiente
breve articulo del Standard:

TU MARCELLUS ERIS

aLa belleza cldsica del discurso del sefor Sarmiento, on la bendicion de la banders
del 11 de line, serd causa suficiente pars dar cabida en nuestras columns a document
tan extenso.
cRecomendamos su lecture a nuestros lectores ingleses como una composition de
una habilidad sin rival, que tocando cuestiones candentes con el tacto del hombre de
Estado, pnede explayarse sobre la gloria military con el tono del historiador. En
cualquiera nation del mundo una arenga del caracter de la que ha pronunciado
Sarmiento atraeria la atencion de los entendidos. La bendicion de la bandera de un
regimiento no es para atraer un gran concurso, pero revestir la ceremonial con aquel
interns que pone en actividad las inteligencias cultivadas, y toca con el talent de
Virgilio, las mas blandas y tiernas pasiones de la multitud, ganando por cada lines
mas que los diez sextercios concedidos por Augusto, es tarea que no tenemos empacho
de deeirlo, solo un Sarmiento podia acometer.
a Con efecto, cuando el senior Sarmientopronunciaba sobre las gradas de la Cate-
dral su discurso, ha debido encontrarse entire Clio y Calliope, y cuando volvi6ndose
al Comandanto Bosch exclamb: Tu Marcellus eris, falt6 solo una Octavia que se
desmayase al pie de las columns corintias de la Catedral para complete una eseena
que cuando sun niios nos arrancaba 1lgrimas.
aEEl discurso engalana con traje nuevo, asuntos muy antiguos, y con admirable
destreza, recuerda al soldado su deber y su mission y el gran peligro do apartarse del
uno i olvidar la otra. c

SEIORES JEFES, OFICIALES, CLASSES Y TROPA DEL BATALLON NOM. 11
DE INFANTERiA DE LiNEA DE LA REPTBLICA AtRGENTINA:

He aceptado con satisfaccioniintima la distinction con que
me ha favorecido el seinor Teniente Coronel Bosch, nom-
brandome, con la venia del General Campos, Inspector de
Armas, Padrino de bendicion de la bandera del Batallon
nim. 11.
Me holgaria much de saber que una idea supersticiosa.
ToMO xxxi.-5.





OBRAS DE SARMIlNTO


ha entrado en su election, pues debo career que no tengo
mala mano, puesto que tres Generales (1) produjo el 60 de
linea, uno de ellos aqui present, y A cuyo cuerpo, siendo
61 Capitan, entregud bendita la bandera, de que fui tambien
padrino. Era en circunstancias que solo revistaban los
enfermos del hospital y la banda de mdisica, estando por
entonces una companfia en Malargfe, qien leguas al Sur de
Mendoza en persecution de Clavero, otra en Chilecito y otra
en los Llanos, A los dos extremes de la Rioja, tras del intan-
gible Chacho, pues la guerra abrazaba cuatro Provincias, y
era encabezada por tres caudillos distintos. Para que no
os quedeis con la curiosidad, os dir6 que con la 4a compaifia,
al mando del Capitan Mendez, derrotamos al Chacho en
Caucete para toda la cosecha.
La bandera de un regimientoes como el F6nix que rena-
cia de sus cenizas.
Hoy tengo que mostraros nuevos usos en los ej&rcitos, en
virtud de los cuales no se arroja A las zarzas del camino,
desde que se recibe una nueva bandera, el glorioso andrajo
antiguo que conserve restos descoloridos por el sol, mancha-
dos por el humo, acaso salpicados de sangre enemiga 6 de
la propia en los combates que ha presenciado.
Para mostraros cuAnto vale este trapo, os referire un
incident, el grandiose espectaculo que ofrecian, desfilando
ante el Presidente de los EfadosUnidos y Cuerpo Diplo-
mAtico, doscientos mil soldados, durante tres dias consecu-
tivos, como un torrent de hombres, hierro, acero, bronco
y caballos. Los regimientos sucedian a los regimientos, y
la vista no alcanzaba A penetrar A la distancia, d6nde aca-
baba aquella avenida de fulgurantes bayonetas, pues abra-
zaba leguasel rio ancho, de medios batallones en la Avenida
de Filadelfia. Seiscientas piezas de artilleria avanzaron
por baterias de frente, un dia enter, haciendo mas ruido y
brillando el bronce a los rayos del sol, mas que las aguas
tumultuosas del San Lorenzd al precipitarse en los Rapidos
que preceden a las Cataratas. Caballeria habreis visto
desfilar despues de Caseros, por la calle de Florida, en
nimero suficiente para que no os diga el espacio que
cubrian cuarenta mil hombres, con el victorioso Sherman A


(1) Los Generales Arredondo, Roca, Campos.





DISCURSOS POPULARES


la cabeza y los dos mil merodeadores, especie de plaga de
langosta que se extendia a ambas alas del ej6rcito que
invadi6 el Sur por Atlanta.
Delante de cada cuerpo,-y esto es lo que queria deciros
-como para que el espectador no tomase el conjunto por
una masa fundida de lava humana en march, se agitaban
tres banderas.
Una indicaba, con su signo especial, la division de ej6rcito
a que aquel cuerpo pertenecia. La otra era la bandera
estrellada, con el Aguila de cabeza blanca que habia revol-
cado en la sangre y ahogado en el lodo de cien victorias, en
cuatro alios de duro batallar, al Palmito de la pretendida
Confederacion del Sur, de aquel angel Luzbel, que por ser
el mas alto en jerarquia se rebel contra su Soberano, la
Patria comun, la Constitucion y la Historia.
La otra bandera, joh, vi muchasde esasl era un fantasma,
una illusion de bandera. De algunas solo quedaban, no ya
jirones gloriosos y discernibles, ennegrecidos por el humo
y la lluvia, sino solo el asta con una moharra torcida, con
algun cordon que pretendi6 en sus tiempos ser de oro A
guisa de corbata, de la que fue bandera.' Pues bien, este
esqueleto, esta reminiscencia confusa de un pabellon, era lo
que arrancaba gritos de entusiasnao al inmenso pueblo que
servia de barrancas al inmenso desfile.
SOh, sublimes emocionest que solo pueden excitar escenas
tan grandiosas por las formas colosales en que se present
el poder human, por su objetivo, la redencion de una raza
esclava, asunto mas noble que el rescate de una mujer
robada, tema de la epopeya homerica.
SLa naturaleza desata los elements, subleva los volcanes,
desborda los rios, y asola con rayos, sus torrentes y sus
temblores, en una hora, ciudades y paises enteros, cambian-
do la faz de la tierra en un punto del globo.
Filtale empero, la dignidad de la inteligencia de las obras
humans, aun en la destruction. Os imaginais doscientos
mil soldados bati6ndose, mil bocas de fuego vomitando
metralla, y por sobre todo este ruido, en medio del humo
asomarse la bandera de una nacion que guia al soldado
en el campo de batalla, le sirve de punto de reunion; y
cuandosu valor desfallece, con solo mirarla recobra alientos,
y si la ve en peligro de ser arrebatada, entonces sali6ndose





OBRAS DE SARMIENTO


de las esferas humans, se convierte en h6roe, y deja
sefialado su triunfo 6 su muerte en torno suyo, con algun
hecho cuya memorial, traspasando los limits de la Patria
llegara A las generaciones futures, inscripta en el registro
de los grandes hechos humans.
|Camaradasl Vi tambien desfilar veinte y seis soldados,
los ainicos que sobrevivian de un Regimiento, trayendo
consigo una percha, una vara, Ilena de sablazos, con una
moharra mellada y rota, pero gloriosa como ninguna. A su
vista el pueblo prorrumpia en llantos, recordando el campo
de Guettysburg, donde habian quedado cuarenta mil de los
suyos; pero que muriendo, dieron el golpe .de gracia A la
colosal rebellion.
Os cuento esta bistoria, para que guardeis como una reli-
quia la vieja bandera de vuestro cuerpo. Este trapo, ya lo
veis, contiene vuestra propia historic. Las lluvias que la han
destruido, han caido sobre vuestras espaldas:.los rayos del
sol que la ban descolorido, han bronceado y quemado
vuestros rostros, fuera de las hambres y la sed que sufris-
teis en el desierto, y la sofocacion del polvo en las marchas,
6 el empuje del viento que desequilibra el peso y agrava
las fatigas.
iSefior Comandantel Caando vuestros soldados sean mal
recibidos al atravesar ciudades dominadas por el vertigo
de las luchas political, que va hasta insultar la bandera de
su patria, en lugar de mandar despejar frente y costados,
para que el soldado no se contamine en atm6sfera tan vicia-
da, haced que el abanderado agite ese harapo viejo, roto,
descolorido, A fin de que al verlo, lean en 61 escritos los
sufrimientos, las fatigas, el hambre, la sed, la desnudez de
estos soldados, y recuerden los que han sucumbido A las
enfermedades de la campafia, que son mas en la guerra
que los que matan las balas.
Ese trapo dirA, con su desnudez y pobreza, A los hijos de
los ricos, de los felices, de los desocupados, que esos mi-
Hlones que poseen, en casas y alhajas, esos millares de
ovejas, de caballos y de vacas, se los deben A estos pobres
soldados del 110, como A los de los otros cuerpos reunidos
que les dieron la seguridad de las fronteras, la extension del
territorio y la extincion de las tribus salvajes que hacian
precaria la existencia y la propiedad en el desierto.





DISCURSOS POPULARES


II

El nimero 6 el nombre de un cuerpo de line, constitute
a sus miembros una familiar que tiene sus antepasados y
lega sus glorias, sus flaquezas y aun su deshonor, a los que
habrAn mas tarde de ocupar su puesto en el combat.
El Gobierno francs acaba de mandar inscribir en la
bandera de cada regimiento, el nombre de las victorias que
ese regimiento alcanz6, con lo que el conscripto.moderno del
750 de line, por ejemplo, recibe con su bandera, como un
tesoro, los nombres de Jemmapes, y las Piramides, Mon-
tenotte y Milesinno, Austerlitz y Marengo.
Asi debiera recordaros la nueva bandera que recibireis,
que el Once de Linea, que es el noble apellido de guerra
que Ilevais, tiene antecesores ilustres, y hechos tan glo-
riosos que sobrepasan a ios de otros cuerpos del Ej6rcito,
pues los Granaderos & Caballo que rivalizaban en gloria,
no estin ya representados en nuestra caballeria.
Os har6 la resefia hist6rica del mas glorioso de nuestros
batallones.
En vuestro puesto, Comandante Bosch, estuvieron su-
cesivamente el ilustre General D. Jos6 Gregorio de las
Heras, el h6roe de Maipo; el General Dehesa y el General
Videla Castillo. En esa hilera y en esa fila en que esta
cada uno de vosotros, estuvo parade un valiente soldado en
el Membrillar, en Chacabuco, en Talcahuano, en Maipo, 6
cay6 gloriosamente en Torata 6 en Moquegua, 6 venci6 en
Junin y Ayacucho.
Al principio de la guerra de la Independencia de estas
Colonias, y cuando el esfuerzo y el intent eran comunes,
de C6rdoba pasaron los Andes cuatrocientos cordobeses
al mando del Comandante Las Heras, en auxilio de los
patriots de Chile. En el Membrillar, lugar de Talca, los
espahioles batieron A los insurgentes, porque Carreras y
O'Higgins mostraron mas ambicion que patriotism, no
prestandose mutuo auxilio. Perdido Chile, los auxiliares
regresaron A Mendoza, con restos de fuerzas chilenas.
Alli estaba San Martin tascando el freno, y esperando


w 69





OBRAS DI SARMIENTO


la hora de la reconquista. Los auxiliares sirvieron de
base al ndmero 110 de linea, de nueva creation, pues
nuestros batallones patriots numeraban hasta el 10. El
Teniente Coronel D. Gregorio de las Heras mand6 el ba-
tallon, que recibi6 tres afios de discipline, bajo aquella
escuela de tActica que reputaba alto crime en el soldado,
un boton mal asegurado, una mancha en el uniform,
una inflexion del cuerpo que desdijese del tipo de la
estatuaria egipcia, erecta, rigida como el granite de que
estaba construida.
IAh! Yo he alcanzado muchos de aquellos ilustres jefes,
y de a cuadras de distancia, vi6ndolos venir, entonces
ciudadanos, cubiertos de canas, decia al ver su talante:
aquel ha pertenecido al ej6rcito de los Andes! Preso en
Mendoza (sin sombra de razon), paseabase centinela, de-
lante del calabozo, un chino vejancon, harapiento, pero
erguido yde marcial apostura. LEn qu6 cuerpo ha servido,
amigo?--CABO E GUARDIAN EL PRESO HA HABLAO--tal fu6
el grito estent6reo, en el tono del centinela alerta con que
respondi6 A mi pregunta. Luego se oy6 el tropel del cabo
y dos soldados que corrian A saber qu6 tentative de escape
habia hecho el preso; cuando instruido el caso y dAndose
por de poca monta, el centinela cuadrandose, pero sin
darme frente, dijo con voz firme: NIMERO ONCE DE LOS
ANDES I y golpeando la culata, prosigui6 paseandosel Oh!
nunca he visto bajo los andrajos de un pobre peon gafian,
mas legitimo orgullo, ni cabeza mas erguida i Se sentia ser
61 todo el Once de line, y no solo el recuerdo de las
grandes batallas que habia dado, habia sido evocado, sino
que en sus-ojos brillaba el sentimiento de satisfaccion de
haber mostrado bajo su vestido de paisano, que conocia el
deber del centinela, harto laxamente cumplido hoy.
El Once pas6 solo por Uspallata con su jefe, escoltando
artilleria, y tuvo el primer encuentro con los Espafioles en
la Guardia Vieja.
En la batalla de Chacabuco, obr6 tambien separadamen-
te, dando vuelta un cerrito, para tomar al enemigo por un
flanco, como lo ejecut6 felizmente el General Soler, y de-
cidi6 la batalla. En Cancha Rayada ocupaba con el General
Las Heras la derecha del ej6rcito, en maniobra de acam-
par, cuando fue sorprendido por los espafioles que intenta-





DISCURSOS POPULARES


ban una manotada de ahogados. Con cuatro mil hombres
salv6 el General con la artilleria argentina (del Comandan.
te La Plaza) y durante cuatro dias de march, pasando
por las armas al que se inclinaba A beber agua, 6 A alcanzar,
un racimo de uvas, Ilegaron murierldo de hambre, a former
el ala izquierda de la batalla de Maipo, de que todavia fue
el h6roe el General Las Heras, y sufri6 todo lo recio del
combat el Once, que avanz6 a la bayoneta- sobre las casas
de Espejo, en cuyo callejon habia quedado tendido el 10 de
Coquimbo.
Si teneis present, soldados, que me son familiares, por
haberlos visitado con jefes del Ej6rcito de los Andes, la
Guardia Vieja y los campos de batalla de Maipo y Chacabu-
co, os persuadireis de que he seguido las gloriosas huellas
de vuestro cuerpo.
El No 11 de los Andes engros6 las filas de la expedicion
del Peru, y sigui6 las peripecias de aquella empresa. For-
m6 parte de la desgraciada expedicion A Puertos Inter-
medios al mando del General Enrique Martinez, y del
General D. Rudecindo Alvarado, a cuyas 6rdenes he ser-
vido, y sufri6 grandes quebrantos en la retirada de Torata y
Moquegua hasta reembarcarse.
Del No 11 y del 3 de linea se form el batallon del Plata,
que nos represent en Ayacucho y Junin; pero siendo nece-
sario infundir A los cuerpos de nueva creacion el espiritu
marcial de nuestros veterans, sus plazas sirvieron siempre
de cuadros para la formacion de nuevos batallones, de
manera que gran nimero de los soldados del' Once, apaba-
ron por ser oficiales y jefes de los ejercitos, chileno, pe-
ruano y boliviano. (i)


(1) Se estos, y aun los mas minimos detalles relatives al Once, porque vivid
largos afios en el trato familiar de ml respectable 6 intimo amigo el viejo General
que fuW el primer Comandante del 11; y para describir la batalla de Maipo, que
corre impresa en Chile. y es la mas complete y autentica, pasamos reunidos algu-
nes dias para refrescar los datos:-El General Las Heras, jefe del II: su segundo
jefe el General Dehesa, que era teniente y estaba de avanzada en la noche de la
sorpresa y dispersion de Cancha Rayada: el Coronel de la Plaza, Jefe de la artilleria
argentina, slendo el Almirante Blanco Encalada ml amigo, tamblen argentino, el
jefe de la artilleria chilena. En fin, el Coronel Barafiao, argentino al servicio de
los espaioles, y jefe de los colorados, a cuya aproximacion 6 a cuyo nombre solo,
huian las families, tal era el terror que inspiraba. Era originario de las Conchas,





OBRAS DE SARMIENTO


Asi desapareci6 el Once de la escena grandiose de la
Independencia Americana, A que servian de cuadro los
Andes nevados de un lado, por centenares de leguas; el
Qc6ano Pacifico de fondo, y por accidents del paisaje, el
Chimborazo, el Aconcagu, el Riobamba y las Coimas, para
aquellos actors que contaban heroes como Lavalle, Prin-
gles, Suarez y Olavarria, en aquella grande epopeya ameri-
cana, de que Bolivar y San Martin son protagonistas.
Soldados j6venes del Once: La gloria de vuestro cuerpo
os abrumaria, si no conservaseis sus virtudes austerasi
Senores Oficiales, leed la historic de vuestro cuerpo, y con-
tinuareis su gloria. Comandante Bosch! He conocido al
General Las Heras, el h6roe de Maipo! En lo fisico era de
vuestra talla y apostura, lo que quiere decir que teneis que
alcanzarlo en lo moral, dejando como 61 un nombre en la
historic.
SCamaradas Nuestro ej6rcito se distingue por la mo-
ralidad del soldado. Es su noble tradition. Vi Ilorar &
un capitan Marchand del 2 de line, compuesto de negros,
blancos de canas, por tener que dar una correccion en
la cuadra A uno de aquellos veterans por una leve falta.
Eran santos todos, deciame, y pasaban afios sin castigo
en el cuadro, porque no hay faltas.
El 9 de linea era adorado por las families en Concordia
donde estuvo de guarnicion, y vosotros para no hacer
nada indigno de un caballero, os bastarA pensar que sois
del ONCE DE LiNEA, heredero de la gloria y las virtudes
de sus mayoresl

III

A vosotros tambien, valientes soldados, debo hablaros
de la parte moral, y mas elevada que el valor mismo, de


de donde fueron tamblen mas tarde los colorados de Rosas (coincidencla singu-
lar) y 4 quien habia l1 conocido de doce A catorce ailos.
Para que no se plerda un detalle historico, Barafiao ejecut6 la orden el i1 de
Febrero a la tarde, de tomar a la grupa el batallon Talavera, que Ilegaba del Sur
y caer en la noche sobre los patriots vencedores en Chacabuco, y naturalmente
disperses, fatigados y dormidos. Recibid contra-orden al subir la cuesta de Coli-
na, y el General Las Heras convenia en que habrian sido aniqullados si avanza.-
(Nota del autor).





DISCURSOS POPULARES


lo que constitute al soldado. Al poner bajo vuestra custodia
esta bandera, contraeis el compromito de defend.erla con
vuestras vidas, y hacer que nuestros hijos, que formarin
luego una nacion de millones de hombres, la vean flamear
al viento sobre el territorio que hoy cubre, y sobre millares
de naves en *nuestros rios y los mares.
El soldado, por humilde que sea su puesto en la line,
es la Nacion misma A que pertenece; como el centinela
en su puesto es el igual en rango y majestad A los
reyes de la tierral No es solo en los campos de batalla
donde podeis lucir vuestras virtudes, ni en las marchas
forzadas vuestra bizarria y constancia. Otros deberes teneis
en vuestras relaciones con la sociedad, y de ellos debo
hablaros.
El ej6rcito es el brazo ejecutivo del Presidente de la
Repdblica, que es el Jefe Supremo de la Nacion, y el Co-
mandante General de las Fuerzas de Mar y de Tierra.
Nadie puede opener armas al ej6rcito national, porque
nadie, sin ser traidor 6 enemigo, puede haceros fuego,
sin atravesar con sus balas esa bandera azul celeste
que simboliza la patria.
Una circunstancia feliz da al No 11, reintregrado con
vosotros en las filas de nuestro ej6rcito, un caracter espe-
cial, y os impone un deber hist6rico.
Tras del temporal de treinta afios que sufri6 nuestro
pais, combatiendo la tirania de Rosas, las goteras de los
techos, como era natural, continuaron Iloviendo, ya que
habia cesado la lluvia del cielo.
Nuestros Jefes eran patriots y politicos, antes de Ca-
seros; y durante cierto period despues, fuimos patrioteros
y revolucionarios. El ej6rcito razonaba, juzgaba, y aun
pensaba en political. Hemos oido al Almirante Greenfield
interrumpir al Capitan del vapor que 61 mandaba, quien
para disculparse sobre una orden recibida, le decia:
S(PensA, senior Almirante, que .... ((En el buque que
ocupa el Almirante, nadie tiene la audacia de pensarll
senior Capitan. Baje Vd. preso, y queda dado de bajal
Esta es nuestra consigna. Donde esta el Comandante
General de Mar y Tierra, ninguno que Ileve la espada
de la Nacion ha de ser osado de pensar, ni de tener
aficiones. Hace tres afios el Mariscal Mac-Mahon, depuso





OBRAS DE SARMIENTO


al Contra-Almirante de la Escuadra francesa La Ronci6re,
por haber aceptado sin concurrir a la cita, el prop6sito
de un banquet dado por una faccion political. Al mismo
Mariscal, ex-Presidente, se le prohibit despues asistir de
uniform A un funeral, so.pena de destitucion.
El ejrrcito national se ha depurado ya -de aquel feo
vicio que le comunicaron los acontecimientos. Ha salido
de sus filas todo lo que quiere razonar, y pasado, creo, A
las CAtedras de la Universidad 6 A los cuerpos delibe-
rantes. Lo que queda, es aquella terrible mAquina de acero
y de bronce, con articulaciones, que se llaman regimien-
tos, batallones, brigades, y que por no poder el plomo,
el acero y la p6lvora ejecutar mecAnicamente las 6r-
denes, cada resort tiene un hombre al lado, como el
automedon que maneja y dirige los briosos corceles.
Esto es un ej6rcito: es un despotismo como lo llam6
Washington: es un catapulta colosal para demoler do-
minaciones, tiranias y pulverizar murallas, y aun naciones.
Su fuerza esta, pues, en que toda ella obedezca A la
mano del niiio que toca el boton el6ctrico por donde se
comunica la action. Si rechina la maquina, si refunfufla,
si habla, es que esti malal han de estar gastados, en-
mohecidos, sus muelles, y es precise remontarla.
iSoldados del Once! IRecibid la bandera de vuestro
Regimiento, pura hasta de recuerdos penosos; ved s61o
en ella inscriptos los nombres de Chacabuco y de Maipo, y
acordaos de vuestro Comandante Las Hei-as, cuando salu-
deis al Comandante Bosch
I Tu Marcellus eris seria el voto que, si fuera Profeta,
hiciera en honor de vuestro Jefe, como blanco de su ca-
rrera
















JOSE DE SAN MARTIN




Discurso pronunciado en el acto de llegar las cenizas del Ge-
neral D. Jos6 de San Martin al muelle de las Catalinas.-
(28 DE MAYO DI 1880).


Como para el ilustre Rivadavia, el General Sarmiento fu6 nombrado para reci-
bir en el muelle de Santa Catalina, -la urna funeraria que contenia las cenizas
del General D. Jos6 de San Martin, que debian ser depositadas en el magnifico
mausoleo que le fue erigido por disposicion del Congreso, en una de las capillas
laterales de la Catedral. La ceremonia de repatriacion hizo de aquel dia uno de
los mas solemnes de nuestra historla.
Con ese acto, debido a la iniciativa del Presidente Avellaneda, la Catedral como
la famosa Abadia de Westminster en Londres, puede ser en adelante el Panteon
de nuestros grandes hombres.
En este discurso insisted el orador sobre el problema hist6rico de las causes de
la separation voluntaria de San Martin de la escena gloriosa de la Independencia,
fundandose como antes en su paralelo entire San Martin y Bolivar, en las decla-
raclones personales recogidas de boca de San Martin, que Sarmiento crela'mas
sinceras que las de Bolivar, puesto que San Martin se mostr6 mas desinteresado.


CONCIUDADANOS:

Hace veinte aflos a que la ciudad de Buenos Aires me
honr6 con el encargo de expresar sus sentimientos de
bienvenida hacia los restos del ilustre ciudadano que pre-
sidi6 a los destinos de la Repdblica, D. Bernardino Riva-
davia. Hoy me cabe igual privilegio al recibir las cenizas
del Capitan General D. Jos6 de San Martin, que asegur6 la
Independencia de estas nuevas Reptiblicas, y nos di6 el
rango de Nacion, en los hechos, ya que por derecho lo





OBRAS DE SARMIENTO


teniamos desde la Declaracion de nuestra Independencia
en 1816.
San Martin no es una gloria nuestra solamente. Rei-
vindicanla como propia cuatro Repdblicas americanas, si
bien sus restos mortales pertenecen al pais que lo vi6
nacer, no obstante que su accion y la influencia de su
alma se extendiesen sobre la mitad de este Continente,
como la fama de sus gloriosos hechos trascendi5 luego por
toda la redondez del mundo, y su nombre Ilena una de
las mas bellas pAginas de la historic modern, cual es la
aparicion de los pueblos civilizados que poblaron el nuevo
mundo descubierto por Colon. Washington, Bolivar y
San Martin son por cierto, dignos heraldos para anunciar
A la tierra, que en un teatro cuyo scenario se extiende de
polo A polo, se presentarian en adelante actors que no
sospech6 la antigiiedad y cuyos progress los modernos
empiezan 6 mirar con asombro, aun en aquellas adquisi-
clones comunes & nuestra 6poca.
Despues de un largo ostracismo, vuelven hoy estos glo-
riosos despojos A reposar en nuestro seno, y seran depo-
sitados en el altar de la patria, santificado por la presencia
del mas ilustre de sus Martires, el perseguido de veinte
afios, el rehabilitado de otros tantos, el que hoy reconoce
la historic humana Gran Capitan, y la AmBrica del Sur su
Libertador, como su patria la mas brillante joya de su
corona.
La version popular y la explicacion sencilla de tan
grande eclipse y anonadamiento, es la moral de la trage-
dia, un castigo ejemplar de los Dioses 6 del Destino, segun
lo requerian las reglas del arte. San Martin era debida-
mente castigado, y su nombre, al parecer, qued6 por sus
faltas suprimido de la historic humana.
Otra era la verdad, que era necesario ocultar a los
ojos del enemigo, mientras duraba la gigantesca contienda,
y que por largos afios despues, poc6 interest conocer, desde
que la obra estaba consumada.
Habiase ignorado que un mundo mas grande que el
Asia y la Europa se interponia entire el extreme Oriente
de entonces y el extreme Occidente conocido. Colon,
Am6rico y Caboto, Cortes, Pizarro y Almagro, descubri6-
ronle y trajeron en sus naves 6 arrastraron tras si al





DISCURSOS POPULARES


mundo antiguo a poblar el nuevo. Tres siglos mas tarde,
la mas joven portion de la especie humana cubria ese
mundo nuevo, bosquejando imperios entire altisimas mon-
tafias 6 llanuras y pampas inconmensurables, disefiando
ciudades 6 emporios a orillas de rios como mares, y re-
volviendo el oro y las produccioies que sirvieron dos-siglos
para prolongar la existencia & monarquias desahuciadas,
como la de los Borbones en Espafa, 6 A echar las bases
de la dominacion maritima de la Inglaterra.
Washington aparece como el Josu6 de aquel pueblo cuyo
Exodo habian encabezado los Santos Peregrinos, y a
quienes ponia en posesion de la tierra prometida a la
libertad y al progreso-humano, anunciando al mundo la
existencia de los Estados Unidos de Norte-AmBrica.
Quedaba el Sur de aquella Am6rica, removi6ndose como
se conmueven y surgeon los continents del fondo del mar,
cuando las convulsiones internal arrojan una montafia
su superficie.
El gran acontecimiento modern, era la emancipacion de
las Colonias. Sentiase que la civilizacion, siguiendo su
march constant, daba un nuevo paso hacia el Occidente.
Nuestros padres se agitaban confusamente, desde el anti-
guo Imperio Mejicano hasta las mArgenes del Plata; pero
lucha tan grande sobre teatro tan inmenso, requeria h4-
roes de la talla de Washington. Se presentaron dos, San
Martin y Bolivar, acaudillando pueblos de dos extremes
opuestos de continent tan vasto, pues que, salvo el es-
trepito de las victorias, discurrian afios ignorandose en un
extreme lo que pasaba en el otro.
Quince afios estuvieron dos mundos, la Europa y el ya
emancipado Norte de la Ambrica, contemplando aquel es-
grimir de armas que se llam6 la guerra de la Independen-
cia, aquella sucesion de victorias, derrotas, escaramuzas y
encuentros, que desde el Orinoco al Plata y todo a lo largo
de los Andes, por millares de leguas, venian desgajando
uno en pos de otro los florones de que se adornaba la co-
rona de Espafa; hasta estrechar sus fuerzas bajo el
Ecuador, en el Imperio antiguo de los Incas y entonces el
Virreinato mas poderoso.
Los grande, politicos, los guerreros que acababan de
envainar las espadas de WateIoo, los patriots y los hom-





OBKAS DE SARMIENTO


bres libres de la tierra, vieron Ilegar el moment supremo
del.dltimo golpe combinado por los dos grandes Capitanes
que llenaban hacia diez afios la vasta y double escena.
Vi6seles entrar en una tienda donde debieron pesar los
destines de esta America y trazarle su porvenir, y vi6se a
uno de ellos, el General San Martin, el que de paso por
Chacabuco y Maipo, iba de las Pampas, atravesando los
Andes y costeando el Pacifico, salir de aquella conferencia
y dirigir luego la proa de alguna nave en busca del des-
tierro, enviando este supremo adios a la Gloria, A la Am6-
rica, pues ya no tenia patria:
Yo he proclamado la Independencia de Chile y del Per4i... He
cesado de ser un hombre ptblico.. .
Muchos arios el silencio se hizo en torno del heroe que
daba la batalla de Guayaquil, como Pringles el combat de
Chancay, para honor del vencido. Bolivar termin6 la lu-
cha, anunci6 con su nombre solo la emancipacion del Con-
tinente del Sur de la Am6rica, permaneci6 en el teatro de
los sucesos, recogi6 los victories y los elogios de los pueblos,
empez6 poco A poco A declinar de su grandeza, yniuri6 en
tentativas pequefias para fin tan grande, cual era conser-
var un alto puesto en la historic. Bolivar no fu6 Was-
hington.
Sabeis, sefiores, que fui el primer confidence A quien co-
munic6 San Martin en 1846, lo ocurrido en la memorable
entrevista de Guayaquil. La simplicidad del.relato abona
su exactitud; la majestad de la voz y del semblante del
anciano narrador, le imprimian el carActer de un hecho
hist6rico, sin las correcciones y embellecimientos poste-
riores.
No estaban ambos Capitanes para ocuparse de las formas
de gobierno future, en presencia de un enemigo todavia
formidable; porque si la monarquia espafiola se eclipsaba,
el valor de los conquistadores, nuestros padres, no habia
perdido sus quilates en las huestes castellanas.
Hablaron de fuerzas en disponibilidad, y de la incapacidad
de cada uno de batir al enemigo separadamente. San Martin,
el mas d6bil por el ndmero, aunque sus veterans pudiesen
llamarse la Guardia Imperial de la Independencia, ofrecia
sincere, caballerosa y oportunamente ponerse a las 6rdenes
de Bolivar, que evadi6 explicarse. Era San Martin alto de





DISCURSOS POPULARES


talla, mientras que Bolivar era de talla median; y acaso la
dinica venganza que tom6 San Martin contra aquel sublime
egoismo, fu6 aiiadir con desden al describir la escena:
a Estabamos sentados ambos en un sofa. Mirandolo yo de
< arriba abajo, pues nunca obtuve que me mirase de frente,
a pude contemplar el esfuerzo visible para encubrir con
a subterfugios, escapatorias y sofismas, el plan de apoderarse
del mando, aprovechando de las inteligencias que mante-
nia en el ej6rcito. La carta que le dirigi6 despues
complete la exposition de los hechos.
Tal fu6 la entrevista de Guayaquil, y nosotros estamos
aqui reunidos para recibir las cenizas del que sali6 tde
aquella tienda, muerto para la accion.
SQu6 falt6 a San Martin para terminal 61 la tarea gloriosa
que Washington llev6 a cabo en el otro hemisferio ?
i Ah! Seiiores, falt6le gobierno n su pais, que continuase
proveyendo de soldados y de recursos a los combatientes.
El afio veinte es celebre en nuestros fastos consulares; y
durante este aflo y los subsiguientes se emprendia la
conquista del Perd, se daban las batallas de Torata y Mo-
quegua, fatales a nuestras armas.
Sirvanos este hecho de leccion. Annibal pudo resistir en
el seno de la Italia quince afos, como San Martin en el seno
de la America, y poner a un dedo de su p6rdida a Roma el
uno, a la dominacion espafiola el otro; puede vivir un ej6r-
cito de la guerra misma, pero el cuerpo se debilita con el
alimento extralio, y el espiritu national degenera con la
admission de mercenaries y vencidos en sus filas.
Acabaron por ser los condottieri, habiendo cesado nuestros
ej6rcitos de ser argentinos; y aun lo asegurado de nuestro
territorio al norte, fu6 por nuestras rencillas internal A servir
de gloriola al nombre de Bolivar, que de 61 form Bolivia.
En una de esas largas plAticas sobre el pasado con que
me honr6 en Grandbourg, parecia exclamar como Augusto:
i Varrus! Varrus I devuelveme mis legionest (La suble-
a vacion del ndmero Uno de los Andes en San. Juan, decia
< con el acento del dolor, hizo fracasar la expedicion del
Perd, d6bil ya desde su origen. )
Y debia sentirlo asi, porque el General Paz decia que por
falta de cuatrocientos hombres de line, no le fu6 dado
constituir la Repdblica en 1831.





OBRAS DE SARM1ENTO


iCuantos ejemplos de grandes empresas argentinas, ini-
ciadas por el talent del hombre de Estado, ejecutadas por
el genio de nuestros guerreros, han servido de gloria final a
otros, por ese desorden interno y nuestra falta hasta hoy de
gobierno s6lido!
Ituzaing6 es nuestro Maipo y nuestro Suipacha I

CONCIUDADANOS:

Ha sido un gran pensamiento el que con el centenario de
San Martin, indujo a nuestro Gobierno 6 reclamar las ceni-
zas del ilustre H6roe de la Independencia, que como las de
Colon yacian en tierra extrafia.
A cada pasq que damos adelante, si6ntese la necesidad de
volver los ojos hacia atrAs, para no olvidar el punto de
partida, 6 para reparar las faltas y omisiones que la rapidez
de la march 6 la fatalidad de los hechos dejaron en pos.
,C6mo vienen a reunirse con diferencia de dias, el aniver-
sario de Mayo, el recuerdo de los mas grandes nombres de
nuestro pais, del que asegura la IIndependencia por las
armas, y del que la hace fecunda, echando los cimientos de
nuestras libres instituciones y de nuestra union national?
Estos dos nombres reunidos en el designio de su rehabi-
litacion por actos visible, ya que en los espiritus estaba de
afios atras consumada, recuerdan, sin embargo, una de las
mas tristes peripecias de las grandes revoluciones, y es la
prisa que se dan los pueblos, todavia inexpertos en el dificil
arte de gobernarse A si mismos, por obtener resultados
inmediatos, forzando A la naturaleza y rompiendo A cada
instant el instrument de que se servian para introducir
otro nuevo, que seguramente dart los mismos resultados.
Rivadavia, que mostfaba la mayor preparation para
organizer un gobierno, fu6 interrumpido en los comienzos
de su obra; fu6 su gobierno un program sin ejecucion, A
que sucedieron treinta afios de descomposicion, guerras,
atraso y desastres, sin que A 61, pobre desterrado en pjanos
paises, le cupiese la fortune de presentir la proximidad del
dia que habia de suceder A aquella larga noche polar de
nuestra historic.
Mas largo ha sido el ostracismo de San Martin, aunque
siendo mas vasto el campo de su action, rfenos de cerca





DISCURSOS POPULARES


nos toquen los iltimos acontecimientos que lo separaron
del mando de los ej6rcitos de la Independencia, y aunque
fuese comun A toda esta parte de Am6rica la responsabi-
lidad.
Hasta 1840, no se habia levantado una voz en defense y
rehabilitation del nombre de San Martin. Su extrafiamiento,
lo que se llam6 su abdicacion, fu6 seguido de los clamores
de triunfo de sus adversaries, clamores que se extinguieron
en el espacio, porque no fueron contradichos; y el silencio
se hizo durante veinte aios, como si en efecto, la accion de
San Martin hubiese sido un mero accident en la historic de
la Independencia.
SCurles eran los errors, las incapacidades, los crimenes
de San Martin? Todos los que el mal 6xito de una batalla
acumulan sobre el General vencido, todas las consejas que
las cr6nicas han popularizado y revisten form nueva para
adaptarse a cada nuevo personaje.
La verdad es que recien por ese entonces, 1820, empezaba
A surgir en los animos la idea de la posibilidad de la Repd-
blica en esta America. San Martin, como Rivadavia, como
Belgrano, proponia diversas dinastias para fundar en 1816
un gobierno monarquico, pues que la dnica repdblica ensa-
yada en Europa habia desaparecido, deshonrada por sus
propios excess A principios del siglo; y la Federacion de
colonies inglesas al otro extreme de America, era un hecho
reputado tan sui generis, que a nadie le ocurria trasplantar
la semilla. Preocupacion es esta uiltima, que ha durado en
Europa hasta la guerra de secesion, en que por la gigantesca
lucha, pudieron medir la robustez organic del cuerpo social
que asi sostenia su preservation.
Cuando cundid en esta America la idea de la posibilidad
de la Repdblica, los que antes pensaron en la monarquia,
fueron declarados traidores a una Patria que no existia
todavia. Bolivar di6 las batallas finales de la Independencia,
y durante algunos afios, Bolivar tuvo infinitamente razon,
contra su desfavorecido 6mulo San Martin, la razon del 6xito
final, que seduce y satisface.
La principal razon contemporinea para condenar a los
grandes hombres, es que la condenacion de las grandes
figures absuelve y agranda las pequefias.
ToMO xxIu.-6.





OBRAS DE SARMIENTO


La rehabilitation der nombre hist6rico de San Martin, fue
lenta, larga, y como si de suyo se hiciera en la conciencia
humana, sin'argumentos, sin panegiricos, sin controversial.
En Chile, por ejemplo, el almanaque olvidaba la batalla
de Chacabuco, por la dificultad de averiguar qui6n la habia
ganado. Creian unos historiadores que los patriots. Para
otros, eran los independientes, y no falt6 ensayo que la
atribuyera al General O'Higgins, con los auxiliaries de este
lado.
Los celos, la envidia, los ajamientos inevitable de la
guerra, habian tenido ya veinte afios para saciarse, hincando
Sla ufa y el diente en aquella'gran figure; pero aquellas
pasiones hacen para purificar la historic, lo que los insects
para estorbar la infection de la atm6sfera. El humus que
cubre la superficie del suelo, los abonos que fecundan la
tierra, son la obra de siglos de destrucciones anteriores.
En 1840 ya estaba sin duda devorado, triturado, pulveri-
zado por las harpias todo lo que de terreno, de deleznable,
de human, tenia el nombre de San Martin. Su figure
reaparecia en los Animos, realzada por su dignificado
silencio, pues ni una queja, ni un descargo, habiase esca-
pado de su pluma ni de sus labios.
Viviendo obscuramente en Grandbourg (Francia), pare-
cia pertenecer ya a la historic antigua, sin que su suerte
fuese la de Temistocles, 6 la de Annibal, huyendo de un
partido, 6 de caer en manos del enemigo.
Con occasion del aniversario de la batalla de Chacabuco,
un escritor novel, A guisa de ensayo de fuerzas, hubo de
resucitar con encomio el nombre de tan famoso Capitan,
pues por tal era tenido de un cabo al otro del mundo, y sin
apurar el ingenio en su loor, y con s6lo recorder el grande
hecho, despert6 en todos los corazones el sentimiento de la
justicia que se venia haciendo y carecia s6lo de forma y
expression. El primer acto del pr6ximo Congreso fu6 resta-
blecer en la list military de Chile al Capitan General don
Jos6 de San Martin. El gobierno del Perd sigui6 el mismo
movimiento de reparacion y desagravio; y pasando del
desagravio a la aclamacion, la estatua ecuestre que se alza
hoy en la Cafada de Santiago a las faldas occidentales de
los Andes, fue el primer canto de ese himno, que el bronce
ha repetido en el Retiro-sefialando a Chacabuco y Maipo





DISCURSOS POPULARES


desde la portada del Cuartel donde ensefid el arte de ven-
cer a su regimiento de Granaderos & Caballo.
La repatriacion de sus cenizas es complement de aquel
largo y penoso trabajo que se opera en la mente de los
pueblos; para dar al C6sar lo que es del Cdsar, a San
Martin su lugar en la historic de las naciones, disputado
largo tiempo por los contemporineos, hasta que disipado el
polvo del combat, y cuando los ruidos de lo que se destruye
han cesado, puede tomarse razon de lo que ha quedado de
durable, de bello, de bueno y de grande, la Independencia
de varias naciones, obtenida sin imponerse el vencedor
en cambio de la dominacion destruida.
A nosotros argentinos, nos ha dejado el General San
Martin en su memorial un don especial. En nuestras lines
de batalla, si un dia hemos de tener que tenderlas contra
el extranjero, el nombre y la gloria de San Martin estardn
en los labios y en el corazon de nuestros soldados. Es un
legado precioso para una nacion el nombre de un Gran
Capitan. Federico II ha creado como soldado y no como
politico la Prusia modern; y se ha necesitado de la de-
mencia cesirea que atac6 a los Bonapartes, para que la
Francia perdiese la majestad que le leg6 el primer Na-
poleon.
Nosotros los presents, vosotros ciudadanos, reunidos en
torno de esta Urna cineraria, teneis una gran part en
este acto. Nuestros padres han seguido merced de los
primeros impulses de la libertad, y sin la experiencia 6
las instituciones que limitan y dirigen las acciones, todos
los senderos que se ofrecian y parecian conducir al fin
deseado. Han derrochado la fortune, prodigado la sangre
por ser independientes y libres, y en material de hombres,
de reputaciones, de servicios, el despilfarro ha sido inmen-
so. Si vamos A recorrer nuestra historic, necesitamos ir &
escarbar los camposantos del extranjero en busca de los
restos de nuestros grandes hombres, porque los mas escla-
recidos fueron expulsados y desaprobados, y lo que es
peor, sin darles el tiempo de mostrarse A si mi---- ~ .
pletar la obra comenzada. Qub decir contra
la Am6rica de su tiempo, si se le hacia abando
4qu6 de Rivadavia nosotros, si no se le dejal
prActica su sistema?





OBRAS DE SARMIENTO


Vosotros y nosotros, pertenecemos a una 6poca mejor.
No hay, por mas que parezca, tanta prisa por ir adelante.
Harto hemos avanzado desde que vamos despacio. He-
mos avanzado mas que todos los otros Estados america-
nos, con s6lo haber dejado sucederse de seis en seis afios,
tres administraciones mas 6 menos defectuosas, mas 6
menos justificadas, pero todas y cada una sefialando un
gran progress en poblacion, riqueza 6 inteligencia.
Vosotros y nosotros, pues, hacemos hoy un acto de repa-
racion de aquellas pasadas injusticias, devolviendo al
General don Jos6 de San Martin el lugar prominent que
le corresponde en nuestros monumentos conmemorativos.
Podremos respirar libremente, como quien se descarga
de un gran peso, cuando hayamos depositado en el sarc6-
fago, que servirk de altar de la Patria, los restos del Gran
Capitan, A cuya gloria s6lo faltaba esta rehabilitation de
su propia patria y esta hospitalidad calorosa que recibe
de sus compatriotas.

CONCIUDADANOS:

A nombre de la present generation, recibimos estas
cenizas del hombre ilustre, como expiacion que la historic
nos impone de los errors de la que nos precedi6.
En el teatro y en la agitada escena estamos hoy nosotros,
con las mismas pasiones, sin la misma inexperiencia por
atenuacion.
Que otra generation que en pos de nosotros venga, no
se reuna un dia en este mismo muelle, a recibir los restos
de los profetas, de los salvadores que nos fueron prepara-
dos por el Genio de la Patria, y habremos enviado al ostra-
cismo, al destierro, al desaliento y a la desesperacion.
Conduzcamos, sefiores, este dep6sito al lugar que la gratitud
pdblica le tiene deparado.















EN MONTEVIDEO




Contestacion al discurso de bienvenida, del doctor don Carlos
Maria Ramirez.-(3 DE FEBRERO DE 1887)


Sarmiento paso ese verano a Montevideo s6lo a tomar bafios, que los de Mar
dei Plata estaban en proyeeto aun, y fuele forzoso seguir haciendo vida piblica,
rodeado de las simpatias de cuantas intelectualidades encerraba aquella ciudad.
El siguiente discurso fu6 pronunciado en un banquet que le fu6 dedicado por
los publicistas y donde en tierra vecina y formando contrast con las acerbas
luchas de denuestos en que se hallaba envuelto en esos moments en Buenos
Aires, Sarmiento pudo oir de labios de distinguidos oradores, como el eco de la
posteridad.
Para salir del paso, en material de elogios, tirados a boca de jarro como
dijo una vez en otro banquet, al empezar la Presidencia, desvio el asunto del
debate que era el mismo, para haeer el elogio de Pedro Varela, y hablar de
education.

SERORES:

Para ofrecerme lo que me honro en llamar las hospita-
lidades de Montevideo, habeis escogido, como 6rgano, al
distinguido escritor que de antemano se habia mostrado en
demasia simpatico hacia vuestro hu6sped. Esta election
es un. nuevo motive de reconocimiento por mi parte.
La juventud que se prepare a la vida pdblica, busca en
lo pasado temas que pueda revestir con sus propias ideas
y colors. Asi se han forjado los heroes. Aquiles, el de
los pies ligeros, tuvo por padre a Homero; y Tel6maco fu6
un bastardo de Fenelon, d I'insu de Ulises, que muri6 sin
sospechar que habian de colgarle un dia tan p6stumo hijo I





OBRAS DE SARMINNTO


En las tardes de verano, el navegante que atraviesa los
mares tropicales, contempla en las nubes acumuladas sobre
el horizonte, perfiles de montafias que sirven de scenario
a figures fantasticas, al parecer de habitantes de mundos
desconocidos, pero vecinos. Con un poco de voluntad y
much imaginacion, supliendo una line, 6 acortando un
trazo, podemos en ellas ver retratos de personajes hist6ri-
cos 6 mitol6gicos. Esto es lo que ha hecho el sefor Rami-
rez. Dejar6, pues, al poeta, con sus ilusiones, mientras le
duranl... sin que la modestia me Ileve a dudar de que
asi lo sienta y crea; pues tan bien acogido en todas parties
he sido, que debo aceptar la idea de un encantamiento feliz,
en oposicion a los antiguos maleficios.
Cuentan de Humphry Davy, que despues de aspirar oxige-
no puro, exclam6 alborozado: ((el universe se compone
solo de ideas!)). Desgraciadamente el gas exhilarante trae
la muerte con la sensation de la felicidad supreme. Recuer-
do esta sensation por las que la benevolencia puiblica me
ha hecho acumular en pocos dias de residencia, de excur-
siones, espectaculos, examen de escuelas, y consideraciones
prodigadas de todas parties y de todo g6nero. No hay ya
en almacen fuerzas para tanto.
Ocasion semejante ha puesto de manifiesto que algo de
comun y de profundamente simpatico, sobrevive a la divi-
sion political de estos paises tan penosamente obrada.
Me complazco en repetirme que orientales es un califica-
tivo de argentinos. Ese mar dulce, como lo llam6 Solis,
lejos de separarnos, tiende sus brazos a ambos lados de su
lecho, para reunirnos por medio de los vapores que en
horas nos hacen pasar sobre su blando y ondulado seno.
Estas repdblicas que el Plata bafia, fragments de un gran-
de planet roto, estan compuestas de la misma material
c6smica, raza, religion, historic, lenguaje, tradiciones...
Vendremos a ser los griegos de Am6rica, como la raza
hel6nica con ciudades populosas a guisa de naciones, con
glorias propias, a, veces con guerras entire si, pero siempre
teniendo en comun los mismos poetas, los mismos fil6sofos,
los mismpos historiadores, etc., haciendo suyas, porque per-
tenecian al genio hel6nico 6 latino, las bellezas artisticas y
literarias de las otras. Asi lamaremos un dia, Echevarria
de Buenos Aires, Acevedo, Gomez, de Montevideo, Velez de





DISCURSOS POPULARES


C6rdoba, A nuestros poetas, legisladores 6 historiadores,
como Mitre, porque forman la ciencia y el ingenio comun
A la argentina estirpe.
Prueba de ello el plAcido motive que nos tiene aqui
reunidos. Del movimiento de la education en el Uruguay,
algo mas que la mosca del cochero tengo derecho de atri-
buirme. Interrogado Arago sobre cual seria A su juicio la
material mas digna de studio en los cielos, ((no hay, contes-
t6, nada en el cielo; todo estA explorado, a menos que se
eche usted tras un planet hipot6tico, necesario para expli-
car las aberraciones de Urano.) Esta indication suscit6 el
genio de Leverrier, y afiadi6 un planet al sistema solar.
Algo parecido ocurri6 en escala mas pequefia. *Preguntan-
do un joven a persona mas experimentada, A qu6 ramo
consagraria su studio durante sus viajes en los Estados
Unidos, (A la education comun, le fu6 contestado: es lo
ilnico que puede importer en su pais, que haya de atraerle
las bendiciones de sus compatriotas.
He nombrado con esto, A nuestro malogrado amigo don
Jose Pedro Varela. Diez afios de trabajo superior A las
fuerzas humans, han acabado con su vida, pero creandole
en cambio una gloria eterna. Aun a la otra banda del rio
se extendi6 por la Enciclopedia de Educacion su influencia
ben6fica.
Pero si el obrero sucumbi6 en la tarea, el alma del inicia-
dor ha trasmigrado A la juventud que continma su grande
obra; y en este espiritu de asociacion espontAnea, esta
Montevideo A mayor altura que Buenos Aires, de lo que os
felicito cordialmente. Nuestra ley de Educacion Comun
crea Consejos Escolares. Es como decretar entusiasmo. Un
ejemplo instructive puedo citaros de la impotencia de la
ley para suplir la espontAnea accion popular. En 1857 se
produjo en Buenos Aires un gran movimiento de education.
La impulsion venia de arriba, la sociedad la seguia solamen-
te. CreAronse instituciones, erigidronse edificios de Escuelas,
designAronse fondos,los cuales declarados inviolables, fueron
violados sin embargo para hacer cartuchos 6 celebrar
aniversarios. De dieciseis mil nifios en las Escuelas, baja-
ron A trece mil, sin que nadie se apercibiera ni avergonzara
de la causa de ello, y los edificios construidos fueron pres-
tados, regalados, precisamente porque la ley prohibia apli-





OBRAS DE SARMIENTO


carlos a otros fines. Hace tres meses que por muerte de
un empresario, hemos podido recuperar un edificio que nos
tenian entrampado.
Estais en cambio muy atras de nosotros en el punto prin-
cipal, y os compadezco. Las Escuelas deben tener renta
propia, de otro modo serin siempre el dltimo mono del
presupuesto. Esto es la lay y los profetas. Tiene conquis-
tado entire otros este gran principio la Provincia de Buenos
Aires. Se que aqui estan A merced de los sobrantes, como
hay Escuelas de Caridad y Beneficencia. Desgraciado el
pueblo a quien le hacen la caridad de desasnarlo A la
otra banda, la education es un derecho y un deber, una
inversion del capital y de la renta, y como en aquella bendi-
ta tierra se padece de la enfermedad del rey Midas, que
hacia convertirse en oro cuanto sus manos tocaban, ha
sucedido que los tropiezos que encuentra la education
se han convertido en lingotes de oro, y que de un error
administrative del Consejo resulten acumulados veinte
millones (pesos papel). Estos sobrantes se habian salvado
de las ufas de gobernadores, legislatures, municipalidad.
SPara robArselos ? No. Para hacer fiestas, trincheras, balas
y otras zarandajasl Peleando por la plata, he tenido antes
de salir, una guerra con los gobernantes de amhos fueros,
que gustan de meter la mano en todo, aun en donde hay
dinero.
Algo consolador, sin embargo, como el aurora de un nue-
vo dia, asoma a ambas orillas del majestuoso rio. No
siempre el pueblo cree a sus propios ojos. A fuerza de repe-
tir ahora afios que las escuelas estaban en p6simo estado,
el ben6volo pdblico, crey6ndulo al fin, se persuadid que era
yo quien se las habia echado & perder, de lo adelantadas que
estaban en tiempo de Rosas. Me dicen que aqui el pdblico
se crey6 mistificado cuando en los exAmenes vi6 nifiitas tan
sabidillas, como las que yo he visto. Ahora cree que en
efecto, las escuelas han mejorado, y lo prueba la preferen-
cia que las families de viso dan a las escuelas comunes; y
cuando las seihoras favorecen con sus simpatias una insti-
tucion, su porvenir ya esta asegurado. He tenido el placer
de ver maestras en ejercicio de sus funciones, y halladolas
competentes 6 instruidas. El cuerpo de maestras de ambas
mArgenes del Plata, es ya suficiente para proveer a toda





DISCURSOS POPULARES 89

demand. Se que se ha probado con 6xito poner sefioras
al frente de escuelas de varones, y que alguna colmena
viciosa, como suele acontecer en enjambres de abejas, ha
vuelto a inspirarse de sentimientos mejores bajo la influen-
cia de estas reinas de la escuela.
Basten las anteriores observaciones para justificar el pla-
cer con que he aceptado esta honrosa distinction, reducien-
do a su valor ponderable 6 intrinseco las magnificencias 6
hip6rboles del joven orador; hip6rboles que agradezco,
pues nunca son de desechar los elogios sinceros, en cambio
de las imputaciones desfavorables y malquerientes que
Ilueven A chuzos en la vida pdiblica, mientras la alabanza
es como el relampago que ilumina la escena un segundo, y
la deja obscura como estaba.
,Vuelvo, seflores, de Montevideo, bajo impresiones gratas,
y en ocho.dias de exploraciones, he acumulado lecciones
tiles y de grande aplicacion. En Montevideo se ha desen-
vuelto un sentimiento de edilidad, dir6 asi, que esta en
germen en unos paises, todavia aprisionado en las viejas
redes en otros. La plant de la ciudad, por su forma
peninsular, por su lecho de piedra, por su ondulacion pira-
midal, es quiza i nica en el mundo, y por la amplitud de sus
calls que son verdaderos boulevares, no tiene rival en esta
parte de America. Vase el cielo de todas parties, y el aire se
prodiga con la luz para acelerar las pulsaciones de la vida.
En 1852 podian verse todavia las ondulaciones del terreno,
como olas endurecidas, de lo que hoy se llama impropia-
mente las quintas, pues son parques ingleses, y me asombro
el considerar c6mo han podido desenvolverse A este punto
el gusto y los hAbitos rurales que han hecho en treinta
afios que falto de una campifia desolada, un modelo de
ornato rural.
Una negra anciana decia a una compatriota suya de
Buenos Aires, blanca: <(Este cementerio es un jardin y
no un cementerio. El de Buenos Aires si que es un ce-
menterio. ) La negra tenia razon (4).

(1) Precedi6 de pocos dias esta picaresca critical a la series de trabajos de
embellecimientos emprendidos por el senior Torcuato de Alvear, y que han conver-
tido en paseo los alrededores 6 interior, y existe una carta del genial Intendente
en que se da por aludido y promote modiflcar el Cementerio, que en efecto era
indigno de una ciudad civilizada y pide en ella consejos. -( N. del E.)





OBRAS DE SARMIENTO


En efecto, aquel si que es un cementerio y 6ste verdade-
ramente un jardin. Mi impression al verlo fu6 distinta de
la de mi paisana negra. Al recorrer el Greenwood, vasto
cementerio de New-York, me vino la idea de codiciarlo
como lugar de reposo, contando con que mi sombra vagaria
por aquellos bosques umbrios, sobre aquellos lagos que
ocupan hondonadas y alimentan cascatelas que caen en
goteras cristalinas. Desisti de ello pensando que no cono-
ceria alma nacida entire aquellas almas, y la vida eterna
entire desconocidos no ha de ser la parte mas divertida. En
el cementerio de Montevideo me vino la misma idea si
hubiere de necesitar este mueble, mientras asean y ordenan
el de Buenos Aires.
Mi mas ardiente deseo seria que las Damas del lado
oriental del Rio, fuesen A pasar sus veladas de invierno ep
Buenos Aires, pues si bien las calls son angostas, y el
empedrado les corresponde, los teatros, operas y conciertos
estan A la altura de lo mas culto del mundo, mientras que
ya empieza la elegancia argentina A buscar en los bafios
de mar de este lado, occasion de extender sus miradas sobre
pais accidentado y bello, y frecuentar una sociedad que no
les cede en cultural, y muestra el legitimo deseo de ser
estimada.
He visitado el Manicomio, el Hospital de la Merced acom-
pafiado de un cicerone tan cientifico como simpatico. La
caridad en Montevideo ha tomado el cachet del pais, es
grande en su alcance, bella y artistic en su forma. Los
hospicios se parecen al cementerio, el cementerio A las
quintas, las quintas a la naturaleza en sus mas bellos mo-
mentos bajo los climas mas felices.
Resultaria de todo esto, que de este lado del Plata la
belleza del pais ha despertado el gusto por el embelleci-
miento de las formas, mientras que en Buenos Aires las
bellas artes buscan en los sonidos que hieren el oido, com-
pensacion A las escasas emociones de la vista.
Cambiarian vistas hermosas por sonidos arm6nicos.
La concurrencia de families de Buenos Aires este afio A
los bafios de mar, seria feliz augurio de la corriente de
simpatias entire estas dos ciudades, hermanas jemelas
salidas de un mismo tronco, y que por circunstancias
especiales han dejado de verse con frecuencia. Montevideo





DISCURSOS POPULARES 91

seria el Spa 6 el Baden Baden de la fashion argentina. La
Opera de Buenos Aires el rendez-vous de las noches de in-
vierno, para ambas ciudades, y todos estarian satisfechos (i).
Si ustedes, sefiores, si el joven orador desea ir al otro lado
del Plata, como los romanos mandaban a Grecia en busca
de leyes de buen gobierno, os ruego que, atenidos a mi expe-
riencia, no se muevan de su casa. Tanto valen en political
los unos como los otros, aunque en civilidad y buena
voluntad reciproca corran ambas bandas parejas.
1 Al porvenir de la education comun! i A la prosperidad
de Montevideo!


(1) No se hablaba atn de Mar del Plata, y en esos mismos dias una empresa
proponia traer agua de mar por cafierias, para reemplazar la saludable agitacion
y plAcida absorcion de salud que la villegiatura procura. Sarmlento escribi6 desde
Montevideo un articulo ridiculizando aquella tentatlva.-(N. del E.)

















EDUCATION COMUN




En la manifestation de j6venes que saludaron al orador
en su 700 oumpleaflos.-(15 DE FEBRERO DE 1881)


Un grupo de jovenes encabezados por Lucio V. L6pez, A. del Valle, Luis Lagos
Garcia, Jos6 Maria Ramos Mejia, Jose E. Toso, Isaias Mendiburu, etc., tomaron
la iniciativa de ofrecer a Sarmiento, con ocaslon de su 70* cumpleafios y despues
de haber sido separado de la Superlntendencia de la Educaclon, la manifestation
de su adhesion y simpatlas. OfreciBronle con este motive un magnifico bronce
Barbedienne, reproduccion de la notable estatua de Paul Dubois que simboliza la
Historia, en la figure de un anciano meditando. (De paso notaremos que dicho
bronce, legado a la Biblioteea Franklin de San Juan, desaparecio en el incendio de
dicha Biblioteca junto con los libros y obras de arte que pertenecieron a
Sarmiento).
Quiso el General Sarmiento aproveehar esa circunstancia para promover una idea
6til, creyendo que podria intentarse un gran movimiento de opinion para promo-
ver la education comun por medio de asociaciones privadas, prescindiendo de los
poderes pdblicos, cuyo menor defecto para grandes obras del entusiasmo, consiste
en career de entusiasmo.
Tuvieron repercusion, sin duda, las ideas expresadas en el hermoso discurso,
pronunciado ante un piblico escogido; Ilovieron en casa las adheslones por cen-
tenares, pero la mayor part de los adherentes y de los mas caracterizados se
acercaron al General para preguntarle en confldencia qu6 prop6sltos y planes
politicos encerraba la proyectada asociaclon historicco. Sarmiento confestaba
que solo promover la education, y como no era.otro so pensamiento, bubo de
abandonar el intent, ante el espiritu declarado de quienes podrian ayudarle a
emplear sus (ltimos aiios en un grande esfuerzo civllizador.


SERORES:

Habeis querido dar una forma artistic y duradera a
vuestra colectiva felicitacion por mi cumpleafios de hoy.





DISCURSOS POPULARES


Es oportuna la figure del anciano que media. La medita-
cion es el rumiar del alma, el alimento que le subministran
los hechos que un hombre consagrado a pensar, ha visto
desfilar delante de si durante su existencia; cuanto mas
larga sea la procesion, mas complete y variada ha de ser
la deduccion que saque del conjunto.
Habeis hecho bien de protester con este recuerdo, contra
la invalidacion de los afios para la vida pdblica. El que
ha dicho que la vejez anubla la inteligencia, no merece
Ilegar A ella honrado y respetado por la juventud.
Observaciones tan profundas, son buenas para cuando
se habla de murallas, de vestido 6 de coquetas.
La inteligencia es el fruto da un 6rgano que se robus-
tece y agranda con el ejercicio, como se fortifican los
mdsculos A fuerza de remover grandes pesos. Su ejercicio
prolong la vida, pues la estadistica da cincuenta y seis
afios de vida media A los que la pasaron pensando, mien-
tras que el t6rmino medio para la especie, es de cuarenta
ainos. De manera que podemos decir que los que han
ido quedando en el camino, salvo accident, es por no
haber ejercitado demasiado su inteligencia.
Esto para los que no quisieran apartar de la gestion
de los negocios pdblicos, A los senadores romanos que
conquistaron con su prudencia la tierra, A los de Venecia
que continuaron su poder diez siglos, y al Parlamento
fundador de las libertades modernas, de donde salen los
Glasdstone, cuya robusta inteligencia ponder los intereses
de toda la tierra.
Esta aptitud de los afios no excluye a los Pitt y A los Peel
de veinte y uno, que nacieron y murieron en el Parlamento
sirviendo a su patria.
Acepto, pues, con gratitud esta muestra de los sentimien-
tos del grupo de j6venes que estiman y honran en mi la
vejez.
Como modelo mismo de vuestra imitacion, os ofrezco en
mi persona el mayor y menos questionable de todos mis
talents, de todas mis virtudes, de todas las capacidades
que la buena voluntad me atribuye :
LA DE VIVIR LARGOS AROS SOBRE LA TIERRA PROMETIDA I
Esta fu6 la mas tangible y esterlina recompensa que el
Dios de Abraham y de Jacob pudo ofrecer a los que





OBRAS DI SARMIENTO


honrasen A su padre y A su madre, es decir, A los ancia-
nos y A su patria.
Imitad mi ejemplo, johj6venes! vivid setenta y un afios,
por lo pronto, reservados todos vuestros derechos a las
eventualidades. Vivid sobre todo, sin pedirle permiso al
Jefe de Policia, como yo lo he hecho en todos tiempos.

II

La imagination de los sabios sugiere la posibilidad de
que con la irradiacion vayan a pintarse en la superficie
plana de los astros A guisa de places fotograficas, las
escenas y los acontecimientos que los rayos del sol han
venido sucesivamente alumbrando sobre la tierra, que-
dando asi la historic humana en grandes cuadros con
figures atleticas como las que Miguel Angel dej6 en la
Capilla Sixtina. Si pudieran resucitarse los cuadros que
han pasado por la mente de un hombre pdblico en estos
paises, que han sido en setenta afios, colonies espafiolas,
campos de batalla, Congresos, repiblicas, imperios barbaros,
sobreviviendo A todos, coino actor y espectador, llegando
apenas a asomar la cabeza A la superficie de este mar
proceloso, azorado de no haberse ahogado todavia en me-
dio de la tempestad deshecha que lo arroja & la playa
del present, despues de rota la nave sin timon; que es-
pectAculo, qu6 escenas, que camlbio sdbito de decoraciones
Habria alcanzado A ver, por ejemplo, la tranquila y
apartada colonia espafola viviendo para si misma, con
sus graves hidalgos, y sus sefiores de esclavos, con sus
monjes y procesiones de santos por las calls, su alegria
infantil y su ignorancia universal y presuntuosa; y de
sidbito, A una palabra mAgica, lanzada no se sabe en
d6nde, repetida en un coro universal de toda la America,
en lugar de la libertad invocada, trabarse .la lucha glo-
riosa en los campos de batalla de la Independencia con
el Leon de Castilla, y en las colonies mismas, sangrienta,
obstinada, barbara, la guerra civil internal, matanzas, in-
cendios, proscripciones en masa, como las de Syla y de
Mario, y arrebatado por el torbellino, entrar en lisa con
Facundo Quiroga, el tigre de los Llanos, con el fraile Aldao,
al pie de los Andes, y de peripecia en peripecia, con





DISCURSOS POPULARES


aquella epopeya de veinte afios de combates, de viajes,
de escritos, encontrarse en Caseros a, orillas del Atlantico,
ante nuevos y mas terrible tiranos y en mas vasto
teatro, con nuevos personajes, nuevos compafieros y nue-
vas generaciones I
Todo se ha venido transformando al andar del tiempo y
de los sucesos, el pais, los hombres, la sociedad, los usos,
los medios de action, pasando de la guerra, de la violencia,
de las fuerzas fisicas, A las potencias de la razon y del
derecho, con todas las artes civilizadas, que se traducen al
fin, en literature, en constituciones, en derechos y riquezas
adquiridas, en libertad de la prensa, que viene a ser el
cerebro de una Nacion entera, asimilAndose ideas, comba-
tiendo con silogismos, como antes A la punta de una lanza y
entrando de lleno en la vida modern, hasta donde lo per-
mitan los malos elements que le sirvieron de punto de
arranque en la indole de nuestros padres.

III

Por aqui vamos ahora, de este largo cuento, y teneis por
delante, vuestra tarea de trabajo, i oh j6venes I
Tres grandes acontecimientos ha producido en la historic
la simple voluntad humana, cuando conoce claro lo que hoy
llamariamos su objetivo.
La Independencia de la AmBrica espafiola ha sido efec-
tuada por un concerto de voluntades en toda la vasta
extension de este continent, entire pueblos, razas y hom-
bres que no se conocian ni tenian contact inmediato. Por
eso cada section americana quiere atribuirse el movimiento
impulsive, y present sus titulos y sus fechas. La eman-
cipacion de las colonias era un movimiento hist6rico, inde-
pendiente de la accion individual. Habia sonado la hora y
el movimiento se produjo espontkneamente.
La Italia, dividida en fracciones desde la caida del Im-
perio romano, fu6 reunida en cuerpo de nacion por la
juventud italiana en sus suefios de patriotism, en sus
odas 6 himnos. II Galantuomo Re, el h6roe Garibaldi, el
politico Cavour, son los ejecutores del advenimiento de la
Italia, A figurar en la historic modern.
Yo creo powder sefialarlo tambien A la generation pre-





OBRAS DI SARMIENTO


senate, A los j6venes que si estan .aqui reunidos para oir
de un viejo patricio palabras de accion, es porque se pre-
paran por el studio y el esfuerzo, A seguir en la misma
huella que el fatigado guia ha venido trazando, A trav6s de
las vicisitudes de casi un siglo.
Y bien, joh j6venesl La libertad que ha sido el engafioso
objetivo de los que sucedieron h la lucha de la Indepen-
dencia, no se obtendra en esta Am6rica si no ponemos los
medios de obtenerla, creAndole sus elements.
Las Constituciones que hemos adoptado, no adaptan de
por si la cosa constituible, que son los habitantes y el suelo.
Estos se componen de classes diversas, de razas distintas,
de nacionalidades diferentes, de provincias desunidas, de
desiertos intermediaries, de ciudades en corto nimero, de
habitaciones A diez kil6metros de distancia unas de otras,
de pocas gentes que saben leer, doscientos cincuenta mil
electores, la mayor part ajenos A los hechos y principios
que afirman 6 niegan con su voto, de una gran riqueza,
de much desarrollo intellectual, y de tradiciones dafiinas
en cuanto A los poderes puiblicos, mal definidos todavia, y
de medio million hasta hoy y de un million en pocos ailos
mas de nuevos arribantes.
La Am6rica espafiola enter ha sucumbido ya en la lucha
por la existencia.
,Que quereis que hagan el Perti y Bolivia, con los mismos
cuatro millones de indios Quichuas 6 AimarAs que la civili-
zacion inca educ6? Si leyerais las Catilinarias de Montalvo
contra un general Veintimilla que ha sucedido en el ejerci-
cio del despotismo mas obscure, casero, indiano, frailuno, de
Garcia Moreno, otro motilon escapade del convento, para
erigirse en Presidente del Ecuador, como Guzman Blanco,
un agiotista que juega en la patria de Bolivar A la alta y
A la baja de los fondos puiblicos, para allegar fortune, no
teniendo ya resistencia que abatir, conoceriais el dltimo
acto del drama, en cuyos comienzos aparecieron tantos
hombres grandes, en nombre de tan grandes cosas, y i
cuyo fin, como si fuera el de grandes actrices que mueren A
veces en el hospital, victims de su pasajera gloria y de
sus excess, solo asisten los compahieros de sus orgias.
El origen de esta decrepitud es comun A toda la Am6-
rica, y la encontrareis en que no hay pueblo que sea,





DISCURSOS POPULARES


que pueda, que quiera ser libre. Hay clase gobernante
sin principios, hay constittciones sin aplicacion, como
coraza que no se ajusta al cuerpo y mas bien lastima
que defiende.
Concretar6 mis observaciones al pais en que hemos
nacido,'y donde debe ejercerse vuestra accion. Os digo
que en medio del caos sur-americano, en nuestro pais
ya se divisan los albores de la redencion. Seremos libres,
sin que nada, ni la voluntad de los hombres, pueda es-
torbarlo! Estan ya arrojadas las semillas y basta un es-
fuerzo inteligente para fecundarlas, pues el terreno es de
suyo feraz.

IV

Un hecho prominent se ha producido ya en la Re-
pdblica Argentina, y su existencia esta abriendo nuevos
horizontes y llenando inmensos vacios.
Se ha desenvuelto, en lugar de las armas, la prensa,
que es la palabra, que sera luego la razon pdblica y el
derecho. No os hablo de una aspiracion 6 desideratum
lejano, sino de una tendencia de los tiempos. No quiero
persuadiros que la prensa no sea en manos hibiles 6
criminals, un medio de captacion, de seduccion, para
encubrir, disimular 6 sostener el error. Todo eso y mas
ha de darnos esta nueva maquina de guerra, de libertad,
de tiranias. Lo que pretend es que el terreno de la
lucha ha pasado del campo de batalla al diario, al pan-
fleto, al libro, a las constituciones, al derecho; y en ese
terreno, la libertad tendrk razon, al fin, por la razon que es
la libertad misma, y por la trasmision y la incorporacion en
nuestro propio pensamiento, del pensamiento de todos los
pueblos libres del mundo, difundido por todas las prensas,
emitido en todos los Congresos humans; y debo daros la
buena nueva que en Estados Unidos se corrigen los errors
de detalle en la practice de la libertad; que en Francia
vamos en buen camino; que los alemanes no son arfiles,
castillos y caballos del ajedrez que mueve la poderosa inte-
ligenbia de Bismarck, y que la Europa enter sigue aproxi-
mandose al plan de gobierno que ha venido trazando la
TOMO xxii.-7.





OBRAS DE SARMIENTO


tradition de los barbaros A la Inglaterra, rectificada en los
Estados Unidos, donde los barbaros del Norte perfeccionan
el element nuevo de sangre y de usos que regener6 el
imperio romano, de que somos parte integrate.
Os hablo de lo que os rodea, de lo que veis, de lo que
sois, todos obreros del pensamiento, porque pensais vos-
otros mismos, y pedis a los otros su pensamiento.
Buenos Aires,-porque no quiero anticiparme a los
hechos, ni salir de la verdad practica,-es un vasto taller
de pensamiento, con una imprenta a cada cuadra, con
cincuenta diaries politicos, en cinco lenguas distintas.
Varias ciencias, la ganaderia, la familiar, la education, el
ejdrcito, la industrial, la agriculture y aun la moda, tienen
sus 6rganos especiales. Las calls hablan por la boca
del repartidor de impresos, y si las paredes no tienen
oidos, lenguas y palabras marean al paseante sin atur-
dirlo, por los ojos, ya que carecen de sonidos.
He aqui, pues, que tenemos un hilo de Ariadna que
nos saque del laberinto. La razon piblica ha de for-
marse, porque tenemos el 6rgano de la difusion de las
ideas y de la expression del sentimiento pitblico. Lo hemos
visto hace una semana al anunciarse la restauracion de
las accorridas de toros). En dos dias qued6 escrito como
el escrutinio de una gran votacion en que dieron su opi-
nion los varones y salida a sus sentimientos las mujeres.


V

Pero no nos hagamos ilusionesl Para las necesidades
sociales, grande y feliz indicio es este de la difusion de la
palabra 6 de las ideas a que sirve de ropaje. Para el juego
de las instituciones necesitaros constituir el pueblo; y
el pueblo no existe entire nosotros, no obstante que haya
una extructura que se llama ]a Repdiblica.
Constituyen nuestro propio ser razas aunque ya atenua-
das,, y puede decirse con propiedad descoloridas; pero existe
un element que no se incorpora en la ciudad, no obstante
que por sus condicoones de sociabilidad, es el mas adecuado
para establecer la igualdad de aptitud a la vida political.
Hablo de la emigracion europea, que es material organica,





DISUURSOS POPULARES


el protoplasma para construir y hacer crecer rApidamente
el pueblo. El triste espectaculo de la Am6rica enter muestra
que la civilizacion europea modern se detendra en las
costas largo tiempo, sin penetrar en el interior del continent,
y en las classes superiores, sin descender A las masas indige-
nas predominantes en todos los otros Estados, y estas masas
de otra raza, serAn en America para las instituciones libres,
lo que los Inddes en Asia, para la civilizacion europea y el
cristianismo, y cuyos principios y cuyos dogmas aprenden
como material de erudicion, desdefiando, empero, hacerse
cristianos 6 revestir nuestro traje.
Las proporciones de crecimiento entire razas ineptas para
el gobierno politico modern y los descendientes de los
conquistadores, son desproporcionadas en el resto de la
America, aproximativas en Chile, Uruguay y Repiblica
Argentina, superior la raza blanca en Buenos Aires, y mas
acentuada en la Capital.
Los emigrantes traen con sus industries, su instinto de
occidentales, su herencia de Arianos en germen, y en divers
grado de desarrollo, los principios politicos que rigen hoy
al mundo, que llamaremos latino-germanico, porque ambas
razas han dado los elements constitutivos. Lo que pasa en
Europa, relativamente A los gobiernos, con la Inglaterra, la
Francia, la Alemania, el Austria, la Espafia, la Italia, pasa
en la cabeza de cada inmigrante, segun que trae mas 6
menos formada la nocion del gobierno representative, de la
libertad y el derecho.
Trasportados A America gozan de una libertad que nadie
les dispute, que el pais les brinda, que la hallan arrojada
por las calls, 6 desparramada por los campos: la libertad
de sentirse hombres, duefios de si mismos, respetados, re-
munerados ampliamente por su trabajo, seguros de sus
economics, y elevandose dia A dia, de afio en aflo, en su
propio concept y el concept de los demas, de ganapan &
industrial, como lo entiende y puede cada uno, y pasando a
propietario, a jefe de familiar, A millonario, si cabe, y un dia
a Director de Banco 6 A banquero, A sabio 6 diarista, sin
humillacion, si s61o alcanza A ser hombre y trabajador.
Como dltima elevacion del alma sobre la material, el ex-
tranjero ausente de su pais, llega A sentirse patriot ardiente


. 99





OBI.AS DI SARMIIGNTO


de una patria ideal, que se forja con los fragments de
recuerdos de aquella que dej6 obscure, y que s61o entrevi6
acaso desde el obscure rincon donde naci6 deprimido, sin el
sentimiento propio de la dignidad humana, que hallara aqui
y no dejara jamas.
No quiero anticipar sobre el tiempo, pero me parece ver
que a la noble idealizacion del patriotism, que es el
sentimiento de solidaridad que nos mantiene reunidos, en
lugar de dispersarnos comolos leones, 6 las aves que no son
gregarias, se sucede en los inmigrantes el verdadero patrio-
tismo, el que nos liga a la tierra en que vivimos, donde esta
ubicado el bien de que habri de subsistir la familiar, que es
nuestra prolongacion en el tiempo, como el present es
nuestra existencia misma.
Los inmigrados sentiran luego, que ubi bene ibipatria; porque
ya lo estin sintiendo y lo manifiestan en sus Exposiciones,
sus Escuelas, sus sociedades de benevolencia, sus diaries,
sus hospitals, y sus hombres, no diremos pdblicos aun,
porque no toman la toga del ciudadano, aunque es aqui
donde estamos llamados a reunir, cuando mas no fuera que
por economic, nuestras fuerzas para el bien, para asegurar
la libertad comun y la prosperidad general.
La libertad es la accion, y no un suefio, ni un prototipo
imaginario.
Los cristianos fervientes tuvieron hasta ahora poco su
patria en el cielo, con lo que dejaban este pobre mundo
entregado a las violencias de los nobles, a las tiranias de los
reyes 6 a los estragos y pobreza de la barbarie. Otro tanto
puede un dia mostrarles a los patriots que viven en Italia
en la calle de Maipd, 6 espanoles que se creen en la plaza
de toros.de Madrid aqui, y nos exigen que declaremos que
Espafa es nuestra sin par Dulcinea del Toboso, a prop6sito
de toros, so pena de. declararnos malandrines y follones, en
nuestra prupia casa I

VI

Mas, dejemos a los arribantes el tiempo de sacar sus
cuentas, hacerse cargo de 10 que les rodea, y palparse bien,
para saber despues de veinte afos de residencia y de tras-





DISCURSOS POPULARES


formaciones y adquisiciones, si son argentinos 6 alemanes,
franceses, italianos, etc., cuando contemplan la numerosa
familiar argentina que los rodea y las propiedades acumula-
das por el trabajo y.la protection de nuestras leyes.
Nuestra material social es desde ahora la generation que
viene sucediendo a los primeros inmigrantes, y que ya son
ciudadanos argentinos, y la que ya Ilena nuestras escuelas,
colegios, talleres, oficinas y comienza a presentarse en
nuestros comicios, y optara luego a las Legislaturas, Juzga-
dos, Congresos y Ejecutivo.
Esta es nuestra fuerza, y debo decirlo, nuestra ancora de
salvacion. No uso palabras, ni imagenes desmesuradas:
apenas expresan mi pensamiento.
Hace dos afios, me hall en C6rdoba en el period electoral
de que sali6 la present administration. Un batallon de linea
fu6 distribuido en las mesas electorales de la campafia: otro
de guardian provinciales en la ciudad; y no obstante esfuerzos
supremos de la escasa clase culta en la campafia y la ciudad,
una unanimidad horrible, porque causa horror esta atonia,
di6 los resultados que se conocen..
No hago reproches a aquellos gobiernos por el sistema.
electoral. De regreso a Buenos Aires, pude ver los mismos
medios de fraude y de intimidacion, empleados por los que
se Ilanan liberals. Sabeis que fui el dnico que quiso destruir
los Guardias Provinciales, aquel crime que principi6 en Bue-
nos Aires, y vino en los Corrales a matar a su hermano
Abel, pero no Abel inocente.
Yo no culpo a los gobiernos que son hoy la expression de
la clase culta, colonial, corrompida 6 inepta, que gobierna
con los indios superpuestos, como no apelo a los extranjeros,
porque por sus condiciones especiales, no estan preparados
para nuestra vida political.
Pero tengo, sin embargo, que anunciaros la proximidad
de mejores tiempos, que vosotros debeis acelerar.
Tenemos, tendremos en Buenos Aires mayorias indepen-
dientes de la voluntad del Jefe de Policia, en las urnas
electorales de hoy y de mafia na, sin que pretend que habran
de pertenecer a otro partido que al partido de la especie
humana, racional, duefia de sus acciones y de su voluntad,





OBRAS DE SARMIBNTO


como se muestra en Alemania, Estados Unidos, Inglaterra,
y Francia, en los comicios electorales que aqui deshonra lo
que se llama pueblo, con sus votaciones unAnimes, sin Animo,
y que son el oprobio de gobiernos que tales pueblos go-
biernan!

VII

Es como lo sostengo desde el principio, como lo hemos
visto en el Peru, en Chile, en nuestro pais, el predominio en
las masas populares de la estirpe indigena, lo que hara
impossible el juego de las instituciones libres. Es el predomi-
nio de la raza caucasica en Buenos Aires, lo que nos asegura
la posibilidad de hacer practices esas mismas instituciones
libres que hemos adoptado.
La emigracion aumenta cada afio, se establece, puebla el
desierto, ensancha las ciudades, engrandece la nation y
civiliza el pais civilizandose ella misma. Es precise que sus
hijos sean preparados a la par de los nuestros para la vida
pdblica, y ya las Escuelas pdblicas y particulares, la prensa
diaria, los espectAculos, los Colegios y Universidades, han
comenzado la obra.
Es A la generation actual que corrresponde continuarla.
No olvideis que es solo del voto en las urnas electorales,
de donde sale siempre la ignominia del pais, si el voto
no es libre 4 ilustrado. Todos los pueblos cultos os lo dicen.
La Alemania habia fundado sus sistemas universales de
education, la tirania de la Educacion, la dictadura de la
inteligencia, y de un salto se apoder6 del dominio y de
la hegemonia de la historic que ejercia antes la Francia.
No os dire nada de los Estados Unidos donde Garfield
y Arthur se lamentaban de tener unos seis millones de
negros y cuatro de europeos que votan sin saber leer el
boleto: no os aconsejo que hagais nada de nuevo, de heroico,
de extraordinario, sino que sigamos de cerca el movimiento
del mundo, que aceleremos el nuestro de progress, de
cultural, de education universal.
Constituios, constituyamonos, si quereis que aun os acorn-
pafie algunos pasos mas, en Asociacion para promover la
Educacion Comun en la ciudad de Buenos Aires, que podemos
recorrer.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E7M2N5J2S_7LI0GD INGEST_TIME 2012-07-25T23:19:58Z PACKAGE AA00010664_00021
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES