Obras de D.F. Sarmiento

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description:
53 v. : ; 25 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher:
Belin
Place of Publication:
Paris
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

General Note:
Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note:
Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note:
Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note:
Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 04759098
ocm04759098
Classification:
ddc - 982
System ID:
AA00010664:00018


This item is only available as the following downloads:


Full Text






D..F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARGENTINO




TOMO XIX


DISCURSOS PARLAMENTARIOS
SEGUNDO YOLUMEN


BUENOS AIRES
6191 Imprenta y Litografia Mariano Moreno ), Corrientes 829.
4898






EDITOR
A. BELIN SARMIENTO






Ax O 1860





CONVENTION DEL ESTADO DE BUENOS AIRES



Enoargada del examen de la Constitucion Nacional



Por el convenio de paz celebrado el 11 de Noviembre de 1859 entire el,Gobierno
de la Confederacion y el del Estado de Buenos Aires, ante la mediation oficlal del
President del Paraguay, Solano Lopez, se estatuyo que Buenos Aires convocaria
una Convenclon Provincial que examinase la Constituclon de 1853 vigente en las
demas provincial, y sl 6sta hallase reforms que hacer, se convocaria una Con-
vencion Nacional ad hoc, que las tomaria en consideration.
Los debates de la convention de Buenos Aires cuyas reforms fueron introdu-
cidas en la Constitucion national, forman parte del derecho federal argentino
y tienen ademas la importancia que le da el haber pertenecido A aquel cuerpo
los hombies mas eminentes del pais.
En las primeras sesiones propuso Sarmiento que la Convencion se constituyera
en comision para ahorrar tiempo y trabajo, pero se resolvi6 nombrar una comi-
sion que dictaminase sobre las reforms. l'sta era compuesta de Bartolom6
Mitre, Dalmacio Velez Sarsfleld, Jos6 Marmol, Antonio Cruz Obligado y Domingo
F. Sarmlento. Su Informe fu6 presentado el 3 de Abril de 1860, junto con El Re-
dactor de los debates de la misma. El Informe es una pieza considerable y de
cuya redaccion se encargb el senior General Mitre.
El Redactor contiene las opinions vertidas en la comision y redactadas bajo
la forma anonima; mas como hemos de reconocer en 61 opinions del author y es
grande su importancia para la inteligencia de las materials ventiladas'en estos
discursos, se hard un andlisis de los nfimeros de El Redactor en estas notas,
en lo pertinente a los discursos de Sarmiento.

SESSION DEL 6 DE FEBKERO DE 1860


Mocion para declararse en comision

(No prevaleci6 la moci6n formulada por el senior Sarmiento de declararse la
Camara en comision, forma desconocida entonces en nuestras practices).





OBRAS DE SARMIENTO


Sefnor Sarmiento.-Como no veo formular idea alguna con
respect A los debates que van a empezar en este mo-
mento, me tomar6 la libertad de indicar una que conciliara,
tal vez, todos losobjetos de la Convencion, A saber: que la
Convencion se declarase toda en comision, para tratar
previamente las cuestiones sobre las cuales haya de recaer
mas tarde el nombramiento de una comision.
Se ve, senior Presidente, por una disposicion del conve-
nio que nos sirve de base para las discusiones de esta Con-
vencion, que nuestro objeto y nuestra mission aqui, es
examiner la Constitucion. De este examen va A resultar
una de dos cosas que el convenio ha, previsto: la primer,
aceptar la Constitucion despues de examinada, sin hacerle
reform alguna; y la segunda, si hubiesen de hacerse
reforms, que sean definitivamente presentadas A una con-
vencion -ad hoc. De manera que primero tenemos que
examiner la Constitucion, y cuando la hayamos examinado,
veremos si hay reforms que hacer. Una vez conocidas
las reforms, es natural que se nombre la comision para
que las redacte 6 las design.
Otra manera de proceder, senior, daria por resultado que
nos separariamos completamente de nuestro objeto. En
primer lugar, se trabaria una lucha de opinions sobre
cual es la expression de esta Asamblea.
Yo debo decir, senior Presidente, que de esa disyuntiva
debemos precavernos en cuanto sea possible; porque vanos
A proceder en virtud de un convenio hecho entire parties,
dire asi, que tiene por base sangre derramada entire ellas;
y que si han terminado la lucha haci6ndose concesiones
mutuas, sobre unas cuestiones anteriores entire tendencies
distintas que habia en la Repdblica, es precise que
ante esta Convencion no desaparezcan esas tendencies que
un tratado ha consagrado.
Sefnor Presidente: yo creo que es de una vital importancia
que el debate sea libre completamente; porque no creo
que deban sacrificarse A las consideraciones de political,
como algunas personas lo creen, los grandes intereses que
estan comprometidos en esas cuestiones por las cuales
hemos combatido espada en mano durante site afos.
La political pertenece A los gobiernos respectivos. No
estamos gobernando A Buenos Aires: estamos inicamente





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


encargados de examiner la Constitucion; esa es nuestra
mission. Los males 6 los beneficios de este a6to, no nos
incumbe A nosotros averiguarlos; es el Gobierno de Buenos
Aires, el que estA encargado de velar por la seguridad del
pais, asi como el otro Gobierno esta encargado de la Confe-
deracion.
Yo creo, Sr. President, que hay otras consideraciones que
deben tenerse present en este asunto.
Esa Constitucion que vamos A examiner fu6 dada el afio
52, sefiores, cuando no habia prensa en la Repdblica Ar-
gentina, ni la habia en el mismo lugar en donde se discu-
ti6. Los pueblos no tomaron part en el debate: dos 6 tres
jurisconsultos, 6 que se consideraban tales, fueron los que
proyectaron la Constitucion, y la sancionaron en circuns-
tancias terrible, en medio de la guerra y de los desastres,
bajo pretext de que era precise salvarel pais. Si alguna
vez ha podidohacerse valer las circunstancias, era entonces,
porque no habia libertad: en primer lugar, porque no habia
nacido la libertad, ni habia debates, porque no habia pue-
blo, si es possible decirlo.
La Constitucion, sefores, no fu6 examinada por los pue-
blos: fu6 mandada obedecer desde un campamento, en un
cuartel general de un ej6rcito; fu6 mandada regir y obedecer
por los mismos que la habian confeccionado. Yo no tacho
este procedimiento, no hago mas que citar un hecho hist6-
rico, que muestran las circunstancias que alejaron entonces
todo debate; circunstancias que no existen hoy afortunada-
mente, para que evitemos el examen concienzudo de esa
Constitucion, que encierra el porvenir de nuestro pais, el
de nuestros hijos, quiza por generaciones enteras.
Si alguna vez se puedeh alegar las circunstancias, senores,
es esta vez; pero para que se haga el debate con calma, para
que tanto los que estamos por que la Constitqcion sea exa-
minada en todos sus detalles, como para los que estin por
que sea admitida sin examen, es convenient que entire al
debate este asunto con el m6todo que require el caso.
Despuesque nose ha podido arribar por medio de bata-
llas a resolver la question de derecho, que ha dividido la
Reptiblica en dos fracciones, no puede resultar la guerra
de nuestros debates, de los cuales no dependent la political
ni de Buenos Aires, ni la de la Confederacion. Por consi-





OBRAS DE SARMIENTO


guiente, es bueno entrar en esta question con el- nimo
tranquilo para poder debatir tranquilamente.
GQu6 dirian las provincias que tienen una altisima idea
de Buenos Aires, de sus luces y de sus hombres, si el resul-
tado de este debate fuese poner un decreto de political, una
combination de hombres de estado y decir, por ejemplo:
no conviene hablar en estos moments de derechos; no ha-
blemos. Pero Buenos Aires debe A las Provincias algo mas,
les debe sus luces y el prestigio qua en ellas conserve.
Tengo que aducir todavia algunas consideraciones de
partido A ese respect.
Buenos Aires ha luchado siete alios por cierta cosa que
no se sabe lo que es. Ha sido objeto de recriminaciones de
parte de las Provincias, hasta que lleg6 el moment de
decirle:-ahi estA la Constitucion que queriais exami-
nar; Buenos Aires debe decir si es bueno examinarla, para
proponer reforms y somneterlas A una gran Convencion.
Ese pacto de Noviembre es una estipulacion que dos ene-
migos han hecho diciendo: puesto que no podemos dirimir
esta question por la fuerza, dirimAmosla por la razon, con
concesiones reciprocas, porque hace siete afios que Buenos,
Aires pide eso mismo que le acuerda el pacto; el derecho
de examiner y proponer enmiendas que hayan de presen-
tarse A un Congreso General; y ese derecho es el que Bue-
nos Aires ha revindicado por el pacto de Noviembre. Ese
pacto es una retractacion, palabra por palabra, de las pre-
tensiones consignadas en la nota pasada por el Sr. Derqui
cuando el Sr. Pefia iba en mission al Parana.
Por ese pacto hemos conquistado el derecho de discutir
la Constitucion, de examinarla y de reformarla.
Hay otra consideration que me permitir6 todavia lhacer
valer, y es que en este cuerpp estan bien representados,
dire asi, los hombres, las intenciones, las ideas y los inte-
reses que han luchado en Buenos Aires durante siete afios.
Este esun hecho que esta en conocimiento de todos. Esta
-igualmente representada la alta political del Gobierno, la
cual puede ser err6nea y tambien puede ser hAbil, porque
en esta Convenoion estAn por iguales parties representadas
las disidencias todas de oposicion. bY vamos a reuniruos
aqui para no discutir? Al contrario, los que han combatido
nuestra oposicion A someternos sin examen A la Constitu-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS '


cion de la Confederacion,deben a Buenos Aires en esta Con-
vencion una satisfaccion, exponiendo las razones que han
tenido para estar en disidencia con la opinion predominan-
te. D6benle mas, todavia: es sabido de todos, que Buenos
Aires, por error si se quiere, 6 por cualquier otra causa, mira
con antipatia esa Constitucion, que le tiene prevention,
y que jamas la union de los pueblos puede hacerse s]6ida-
mente, cuando existen esas preocupaciones.
En el debate solemn) que debemos sostener aqui, ten-
dran occasion de discutir todos los articulos de la Constitu-
cion, para justificarlos ante los ojos del pueblo de Buenos
Aires y desvanecer todos los errors y las preocupaciones
que militant contra ellos.
Al mismo tiempo oiran a los que nos hemos opuesto a
la Constitucion sin examen y a los que nos hacen la oposi-
cion; A los que nos hemos opuesto a ese orden de cosas, y
Buenos Aires y las Provincias encontraran quien tnvo ra
zon, y la preocupacion desaparecera. Yo creo, Sr. Presiden-
te, que este debate no puede ser de otro modo, sino un do-
bate general; la Convencion constituida en Comision del
todo, para que se oigan todas las razones en pr6 y en
contra.
La acritud misma en los partidos que parece mostrarse en
estas bancas, pues la Convencion parece dividida, mitad por
mitad, desapareceran a mi juicio, disipando las preocupa-
ciones que dividen a unos miembros de otros.
Yotemo que antes de pasarse a una Comision especial
que puede pretender imponer a la Convencion un modo de
pensar que no tiene, debe abrirse un debate para oir todas
las opinions que militan en pr6 y en contra. Sobre todo,
6qu6 presentara una Comision? jun proyecto de reform?
ala aceptasion de la Constitucion?
El pacto de Noviembre nos ordena examiner la Constitu-
cion, no examiner un proyecto de reform que present
una Comision. Este proceder seria el proceder mas il6gico.
PresBntase, sefor, a la Reptiblica Argentina lo que por pri;
mera-vez se le ha presentado de treinta aflos atras: la liber-
tad de discutir todas las cuestiones envueltas en una Cons-
titucion; esa libertad conquistada por un tratado, y de la
cual no:debemos hacer derogaciones que no nos exigi6 el
enemigo, teniendo veinte mil hombres armados a nuestras





OBRAS DE SARMIENTO


puertas. El resultado de este debate, Sr. President, lo creo
de tanta importancia que me parece mas provechoso a la
Repdblica Argentina, el debate mismo, que lo que seran las
decisions finales que adoptemos.
Es un curso de derecho piblico que va & abrirse al pue-
blo, que no conoce por lo general lo que importa esa Consti-
tucion que se le ha dado. Abierta la discussion en todos esos
detalles, las divergencias en que esta dividida la Conven-
cion y la opinion de los hombres, habria desaparecido, y
convenidos en los puntos principles, pasara la discussion a
un segundo Congreso, al cual se van a someter estas refor-
mas en presencia de todas las Provincias.
Me anticipo, Sr. President, a desvanecer una illusion ge-
nerosa, de que yo mismo -he participado, y que he some-
tido al pdblico, como otras tantas ideas, porque siempre me
he ocupado de 'la union national. No soy separatist (debo
decirlo aqui) ni lo ser6 jamas.
Si se hace valer la preocupacion de los portefios que tien-
den a la separacion de Buenos Aires, dir6 que no soy por-
tefio, sino argentino, y tengo que ser nacionalista. Siempre
he pensado en los medios de union que las circunstancias
habian hecho impossible.
Yo oigo a algunos sefiores Convencionales, que consider
ajenos a toda opinion de partido, decir, como yo dije hace
un mes para ir a la union por otro camino:
((No discutamos reforms 6 ingresemos generosamente en
la nacion; all& en el Congreso debatiremos estas cues-
tiones.)
Lo decia yo entonces porque creia possible remediar la in-
suficiencia de las instituciones, con las influencias perso-
nales; la circunstancia se pas6 y hoy dia para desaprobar
ese expediente, tengo necesidad de entrar en algunos deta-
lles constitucionales, A fin de mostrarla imposibilidad abso-
luta de adoptarlo.
Se ha dicho: el afio 63 se reform la Constitucion; podemos,
pues, sin reformarla en este moment, entrar A la union, y
entonces proponer las reforms. Pero es precise observer
que, segun la Constitucion, el afio 63 serA permitido solo
proponer la reform; pero la proposition ha de ser hecha
por dos tercios del Senado, y despues se requerird dos ter-
ceras parties de la CAmara de Diputados que acepten la in-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


dicacion. Los senadores de la Confederacion duran nueve
aflos, y los senadores que habrian de proponer la reform
de esa Constitucion el aflo 63, existen ya: existen para nue-
ve aflos, de manera que desde hoy mismo ya podemos sa-
ber si se puede obtener en el Senado dos terceras parties
de mayoria. La verdad es que Buenos Aires irA A influir con
una d6cima cuarta parte de votos en el Senado, para con-
seguir una reform.
Y yo digo, que sera materialmente impossible, por la tra-
dicion de los partidos y de todos los hombres que estan en
las Camaras, obtener nada. Apelo al testimonio de esta Con-
vencion misma. Sus hombres se han encontrado reunidos,
y luego se han dividido segun sus antiguas tradiciones.
Lo mismo ha de suceder allk. A este respect se les pue-
de juzgar desde el primer dia, porque pensarAn lo mismo
que pensaron el dia que fueron nombrados senadores, en
cuanto a tendencies political. Yo quiero materializar los
hechos, porque quiero Ilegar al convencimiento profundo
de los hombres sinceros de esta Convencion.
Esa Constitucion, sefiores, tiene defects tales, que hacen
impossible su adopcion lisa y liana.
La Constitucion federal, indica la edad de los senadores
y las condiciones de fortune, como suele hacerse de ordi-
nario; pero literalmente copiados 6stos de articulos de la
Constitucion de los Estados Unidos, se suprimi6 la clAusu-
la-que solo deben ser elegidos los residents en las Provin-
ciasque los nombran,-circunstancia muy important para
la federation; porque los senadores de la federation son los
que representan las Legislaturas de las Provincias. Eso se
ha decididocomo medio de hacer participes a las Provincias
en el Gobierno de la Nacion en general, enviando alCongre-
so dos por cada Legislatura. Esta es una base cierta del
provincialismo, me permitir6 decirlo asi; Buenos Aires-ten-
drA en el Senado representantes, no en proporcion A cua-
trocientos mil habitantes, sino igual a Jujuy, por ejem-
plo.
Ahora: los senadores por la Provincia de, San Juan, son
D. Federico Barra y el Sr. General Guido. No objeto nada
a las personas sino el simple hecho de que no son conocidos
de nadie alli: San Juan no les conoce ni la cara, ni de figu-
ra, ni de nada. San Juan no esta representado, pues, en el





OBRAS DE SARMIENTO


Senado; porque esos son funcionarios ptiblicos asalariados
por el Presidente de hoy 6 de mafiana.
Yo pregunto, Sr. President, cuando haya siete provin-
cias, por ejemplo, queest6n representkadas en el Senado por
funcionarios pdblicos asalariados, porque aunque esos hom-
bres sean provincianos, no representan a las provincias,
sino al que los hizo elegir: el medio de que no vayan A reci-
birese dinero los aventureros politicos que rodean al Eje-
cutivo, exige una reform. iQu6 contestarian esos mismos
sefiores Barra y Guido, que estan representando en falso A
San Juan, si se pide que se afiada a los requisitos para ser
Senador, residir en la provincia que los nombra, como en los
Estados Unidos?
Un Senado compuesto de esos elements rechazara la re-
forma que trata de hacerlo verdadero representante de
las Provincias.
Mientras tanto, senior, sin ofensa y sin agravio de los hom-
bres de la Confederacion, dir6 que en ese Congreso predo-
minan tendencies y hombres comprometidos en los hechos
que nos son hostiles; gy vamos a someter A ellos nuestras
objeciones, nuestras sdplicas, si es possible decirlo asi, para
entrar en un orden mejor, y para esto dejando A un lado
una Convencion Nacional, un Congreso en que estamos re-
presentados en la proporcion que corresponde a 300.000 ha-
bitantes y la riqueza que representan en parte?
Es por eata razon y por otras mil, que consider evidence
la necesidad de que haya un debate en esta Convencion,
que haga, que provoquo la reunion de una Convencion Na-
cional, en el seno de la Confederacion misma.
Yo sostengo que lo mas claro, lo mas grave que va a re-
sultar de todo lo que esperamos, es el debate mismo que so-
bre este asunto haya de entablarse: debate que ponga en
transparencia y someta al crisol del examen las tendencies
opuestas que vienen luchando de diez afios atras, bajo la
bandera de principios opuestos, y que tienen sostenedores
sinceros, en despecho de las mutuas recriminaciones.
Hay entire nosotros un partido que sacrifice los princi-
pios a los homibres, a los hechos; que siempre esta apurado
por salir de una situation embarazosa, por done puede y
como puede. Han pasado cuarenta afios y no ha fundado
nada, porque tomaba por base de sus obras una nube que





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


atraviesa la atm6sfera, un pajaro que vuela por el aire. Hay
otro partido que sostiene que las constituciones han 'de
montarse sobre los principios eternos de la justicia, funda-
dos en la experiencia de las naciones libres. 4Qui6n tendra
razon?
RecuBrdense todos los actos desde el afio 52 A la fecha,
las separaciones profundas que se han obrado entire amigos
que eran queridos hasta entonces, y se vera que son estas
cuestiones entire los hechos y los principios las que nos
dividen.
No quiero fatigar por mas tiempo la atencion de la Con-
vencion. Creo haber fundado lo suficiente mi mocion, de
que se someta la Constitucion a la deliberacion de la Con-
vencion toda, reunida en comision, 6 que se declare 6sta
en comision, para decir todo lo que haya que decir sobre
el particular, a flu de uniformar la opinion de la asamblea
sobre la conveniencia y extension de las reforms. (Aplau-
sos en la barra.)

(El senior Roque Perez sostuvo la conveniencia de pasar a studio las reforms
de una Comision especial y agreg6 el-)

Se lor Sarmiento.-Me parece que no hay mas que un cam-
bio de forma en la proposition del senior Convencional, A
saber: si se discute primero la Constitucion, en comision,
puede haber exaltacion de pasiones, cunmocion, etc. Y yo
pregunto: despues del informed de la comision si se discu-
te, como se ha de discutir indudablemente, no ha de suceder
lo mismo? O el informed es para que no se discuta? Una
comision puede proyectar un informed que diga: el mejor
modo es no discutir, y entonces se pondra ese punto en
discussion, y si se adopt por mayoria de votos, todos estaran
inhibidos de poder emitir sus ideas, de poder discutir. Todo
lo contrario se cbnsulta, me parece, por el medio antes
propuesto.
Es el sistema general de todo el mundo; nuestros regla-
mentos estan copiando las disposiciones de otros paises
en estas materials; y han puesto, sin embargo, una innova-
cion original, cual es, que cuando se present un proyecto,
el President lo made pasar a comision. En ninguna
part se hace tal cosa. El sistema general es pasar A
comision del todo, 6 declararse la Camara en comision,





OBRAS DE SARMIENTO


para oir las opinions de todos, a fin de no perder el tiempo
y de que la comision no venga A imponer sus opinions ,
la Camara; sino que, desde el principio, se manifiesta en
las ideas de 6stas. En los estantes de la Camara de Sena-
dores estAn todos los debates de las Camaras de los Estados
Unidos, y ahi se puede ver que todas las cuestiones se
resuelven asi; y cuando se nombra una comision 6 se
envia a comision, es para que 6sta estudie los detalles 6
redacte aquello que es la voluntad de la Camara, no de la
comision.
No me parece que se conseguir' nada con mandar el
asunto A comision, porque cuando venga el informed ha de
ser observado, y entonces la discussion ha de ser tan libre
en todos los articulos de la Constitucion, como sobre el
informed mismo.
Por eso creo que el medio que indico consult todo.
Es precise que el debate sea tan complete y libre, como
la naturaleza misma de la material que se discute lo exige.
Acaso ha sido esa la mente del Gobierno, al hacer que
con su influencia vengan personas que puedan discutir en
pr6 y en contra, opinions que deben ser oidas.
LCulles son las personas ilustradas, es deqir, a priori,
antes que se haya discutido el asunto ?
CuAles son los constitucionalistas que estamos sentados
aqui? La Convenci6n lo dirA cuando haya oido hablar A
todos, y juzgado de sus opinions, pues habri muchos que
tengan titulos de doctor, pero no de constitucionalistas:
eso se adquiere de otro modo. Por consiguiente, pido al
menos el derecho de manifestar mis opinions con toda
extension. Nada serio va a resultar, sino es de nuestras
propias discusiones.

(La proposition fuW apoyada por don Ruflno Elizalde y puesta a votacion result
negative de 28 votos contra 26. La comision especial fu6 elegida por la Conven-
cion, resultando electos los sefiores Velez Sarsfleld, Barros Pazos, Mitre, Sarmien-
to, Marmol, Dominguez y Obligado. Esta present su informed el 25 de Abril,
hablendo sido redactado dicho document por el senior General Mitre pocos dias
antes de recibirse de Gobernador del Estado y habiendo informado el doctor Velez
con el magistral discurso tan conocido. )





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


SESSION DEL 24 DE ABRIL DE 1860

Resoluciones en minoria

(Notificado el P. E. de la renuncia de various convenclonales, de su aceptacion
por la Convencion y de la conveniencla de llamar A elecciones para proveer a
las vacantes, el Goblerno del senior Llavallol, Ministro Tejedor, contest que tenia
conocimiento de que aquella resolution se tom6 en minoria y le niega a la Con-
vencion hasta en mayoria la facultad de encarecer a l(os poderes que le dieron
vida proveer a las vacantes; que solo en el caso de faltar nimero para hacer
convention, le corresponderia avisarlo y que debiendo estar muy adelantados los
trabajos, el Gobierno no se prestaria a favorecer la tendencla de la Convencion a
prolongar su existencia, etc., etc. Aquella ins6lita pretension fud rechazada por
Sarmiento en la prensa, con el escrito que sigue y forma parte de este debate y
con el discurso cuyas doctrinas prevalecleron.)


El Gobierno y la Convencion

(El Nacional, Abril 3 de 1860.)

Todo poder tiene en silos medios de desem-
pefiar sus funciones.

La nota pasada por el Gobierno al Presidente de la Con-
vencion, hara 6poca en los fastos parlamentarios de nues-
tro pais.
Si la Convencion hubiera de ocurrir a la Legislatura en
este asunto, habria de ser para acusar al Poder Ejecutivo
que se arroga position que no le corresponde. Pero vamos
a ocuparnosde lo que es necesario establecer previamente.
Desde luego es necesario decir al Poder Ejecutivo, que lo
es de la Convenci6n, lo mismo que de la Legislatura. No es
el Poder Ejecutivo quien ha dado vida (si la palabra sig-
nifica algo) a la Convencion, sino la ley de la Legislatura
que la mand6 convocar y el pueblo que la eligi6. La Con-
vencion es soberana, en los limits de su mandate, investi-
da de toda autoridad de Legislatura en lo que a su manda-
to correspond.
Cuando so reune una Convencion para corregir un ar-
ticulo de la Constitucion, es soberano Congreso constitu-
yente, y como tal ordena en una eddula todo lo convenient
a la ejecucion de la, Constitucion reformada. Cuando un





OBRAS DI SARMIENTO


conventional increp6.desde su asiento al Poder Ejecutivo,
la falta de cumplimiento de sus deberes no proveyendo &
las vacantes que ya ocurrian ni aun contestando al Presi-
dente de la Convencion, lo hizo como representante del
pueblo que lo es, y haciendo acto de autoridad, entiendalo
asi el Poder Ejecutivo, mandandole por conduct del Pre-
sidente.
Ahora vamos a explicarle al Poder Ejecutivo lo que im-
porta la resolution de la Convencion y los poderes que tie-
ne para proveer A su conservation y desempeflo de su
mandate.
( Cui jurisdiction data est ea omnia consent videntur, sine quibus
jurisdiction esplicare non potest.
Esto debia saber el asesor letrado que tiene A su lado el
Sr. Llavallol, aunque 61 est6 dispensado de saberlo. Esta es
la base juridica de todo poder. La Convencion no depend
del Ejecutivo, ni del juicio del Ejecutivo, para saber si le
faltan miembros para el desempeflo de sus funciones. Nun-
ca esta en minoria para tomar resoluciones internal, pues.
lo que se pretendia llamar mayoria, son miembros aislados,
obrando aisladamente, y sin acuerdo en el acto negative de
no asistir al llamado del Presidente.
Asistieron treinta y cinco Convencionales A la session que
resolvi6 integrar las vacantes, y si como dice el Poder Eje-
cutivo hay sesenta y ocho miembros hAbiles, el quorum de
sesenta y ocho es precisamente treinta y cinco, que fueron
los presents, y no una minoria cuando la resolution se
tom6.
Es calumnioso de part del Poder Ejecutivo (incongruen-
te y desautorizado decirlo) la tendencia que supone en la
Convencion A prorrogarse, pues los trabajos de la comision
no han descubierto esa tendencia, y las medidas tomadas
por la Convencion misma para compeler a sus miem-
bros inasistentes, prueban lo contrario. Si A alguien pudiera
hacerse este reproche es al Poder Ejecutivo, que avisado
debidamente que dos elecciones no habian tenido lugar,
por ser doubles, no las proveyo, por una comision arbitraria
y gratuita, arbitrario que hoy revela en su nota dAndose el
derecho que no tiene, ae juzgar si uno 6 mas convencio-
nales son necesarios para que la Convencion funcione,
(faltando ya once).





DISCJRSOS PARLAMENTARIOS


Ahora cumple exponer la razon por que debe estar pro-
vista la menor vacant en la Convencion, a fin de asegurar
el decoro y rectitud del desempefio de su mandate. La Con-
vencion gracias a la influencia torcida que el Poder Ejecu-
tivo ejerci6 en su election, se compone de dos partidos hosti-
les en igual ndmero de votantes. El pueblo de Buenos Aires
eligi6 libremente treinta y siete miembros, con una opi-
nion dominant, y el Poder Ejecutivo inspirAndose en sus
propios consejos, eligi6 otros cuarenta por la campafia, de
ideas y antecedentes hostiles a la opinion que sabia domi-
nante en la ciudad. Este abuso y esta contra-revolucion
intentada por el Ejecutivo, ha hecho.casi impossible la exis-
tencia de la Convenciori.
El hecho esta consignado en las actas. El partido cons-
tituido por el Poder Ejecutivo en la Convencion nombr6
Vice Presidente y secretaries de su fa'ccion, por hallarse
en mayoria de dos votos esa noche.
El partido constituido por la election popular de la ciu-
dad de Buenos Aires nombr6 comision examinadora de su
seno por hallarse a la siguiente noche en mayoria de dos
votos.
Asi la noche que Ilueva, el partido que constituy6 el
arbitrario ministerial harA decir cesta ia la Convencion, y la
noche que corra viento, los representantes de la opinion
pdblica, le haran decir ballesta.
En una Convencion tal, la presencia' de un miembro mas
es decisive, si no se quiere que sus decisions aparezcan
absurdas, ridiculas y discordantes.
En la duda de saber cuAl es la opinion y la voluntad del
pueblo, dada la anarquia y el antagonismo constituido por
el arbitrario de la election de Convencionales por el Ejecu-
tivo, el buen sentido aconsejaba consultar de nuevo al pue-
blo en la provision de vacantes, sin que el Ejecutivo se
permit otra vez tener sus opinions en la Convencion,
representadas por D. Vicente Lopez, A quien hizo venir
desde el extranjero, para encabezar una faccion ficticia.
Las elecciones de campafia, donde el Juez de Paz no ha
podido imponer con la partida armada, han mostrado que
no nombr6 esponthneamente persona, que el sentido co-
mun est& diciendo, no puede ser nombrada.
ToMO xrx-2.





OBRAS DE SARMIENTO


Esto es lo que el Convencional aludido expuso desde su
asiento de Convencional, donde represent la soberana vo-
luntad de sus comitentes, y lo que debi6 aludir el Poder
Ejecutivo que no tiene funciones deliberativas, ni critics,
ni explicativas, sino ejecutivas, cumpliendo en el acto lo que
manda la Convencion, en los limits de su jurisdiccion, que
es expresar la voluntad del pueblo de Buenos Aires, y no
del Ejecutivo, en cuanto a la reform de la Constitucion
federal.
Qui6n tiende a la prolongacion indefinida de la Conven-
cion, el Poder Ejecutivo que despues de haber introducido
intencionalmente un element antipopular en la Convencion,
se niega a reintegrar nueve miembros que faltan, 6 la Con-
vencion, que pide se lenen esas vacantes?
La Convencion es un naipe con la mitad de las cartas
marcadas por el Poder Ejecutivo; y ahora'se esconde siete,
y pretend que con el resto se juegue el juego. Tendremos
pues que hacerle que large sobre la mesa las cartas que
esconde.
La Convencion va a ser un curso de derecho constitucio-
nal y el gobernador provisorio aprenderA algo tambien.
En todo caso creo oportuno prevenir que el miembro
aludido en la nota, hacia uso de un derecho, expresando
su sentir, sin que haya en tierra tribunal que deba cuen-
ta de sus opinions, mientras el Ejecufivo recordando en
un document official las opinions vertidas en el debate,
ha pretendido ejercer censura y coaccion sobre opi-
niones.
El Convencional aludido es Senador, y como tal, Juez su-
premo de ministros y gobernadores que violan todo princi-
pio, y es Juez de elecciones hechas con remocion de Jueces
de Paz, A virtud de lo que contestaron a una carta que no
es acto gubernativo.
En ese otro caricter, el Ejecutivo oirA la opinion del
Convencional-Sarmiento.

Senfor Sarmiento.-Sobre la nota del Gobierno har6 dos
observaciones: la primera en el caso de que no se reem-
placen los miembros ausentes; asi como se asegura que el
Gobierno de la Confederacion tiene derecho de saber de los
procedimientos internos de esta Convencion, puede tener





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


derecho tambien para decir que esa Convencion no estaba
complete, y por tanto decir de nulidad de todo lo que hizo,
porque no estaba representado todo el pueblo de Buenos
Aires segun sus leyes.
Esa es mi primera observation; la segunda es mas capital
todavia. Si el lenguaje inconvenient de esa nota del Go-
bierno es aceptado, esperemos el que va A usar el Gobierno
Federal cuando nos dirA que se reuni6 la Convencion
ilegalmente. Pero voy A la question.
No s6 si en el reglamento del Senado hay algo dispuesto
para el caso de convocarse los Cuerpos Legislativos, cuando
no estan en suficiente nimero para legislar; pero el regla-
mento del Senado, senior Presidente, no ha creado el sistema
parlamentario, que tiene cuatro 6 cinco siglos de existencia
y practice; que es complete en Buenos Aires lo mismo
que en los Estados Unidos, Chile, Inglaterra 6 Rio de Janeiro.
Las palabras que no se hayan dicho en nuestros regla-
mentos 6 constituciones no estan anuladas por nuestro
silencio, yprecisamente una de las reforms mas capitals
de todas las que proponemos a la Constitucion Federal, es
que aquellos derechos que no est6n sefialados en la Cons-
titucion, no se entienda que estan anulados, porque seria
necesario una session entera para leer todos los que debian
estar consignados en esa Constitucion.
El sistema parlamentario, pues, esta fundado, como he
dicho antes, en la experiencia de muchos siglos y de pue-
blos muy avezados en estas materials. Cualquiera que sea
la forma de una Asamblea, esta convenido que la volun-
tad de una cuarta part de sus miembros basta, con tal que
est6 reunida la otra cuarta parte, para dictar la ley.
Estas son cuestiones que no vamos a resolver, que estin
resueltas ya, pero puede suceder. y sucede muchisimas
veces, que no est6 present la mitad mas uno: 4 qu6 se
hace entonces? los ausentes suspended la accion del man-
dato popular, por no cumplir con su deber? ~El P. E.
anula una Convencion por no nombrar los miembros que
faltan para integrar la Asamblea? Algun remedio debe de
haberse encontrado para este mal, y este remedio esti en
todas las Constituciones. Para ocuparse de los negocios A
que estan destinadas las asambleas, es necesario la mitad
mas uno de sus miembros presents; pero, para convocar





OBRAS DE SARMIENTO


& los ausentes, no es necesaria semejante condition. Asi
estA escrito en las constituciones, y es de tradition inglesa.
Asi, pues, cuAntos son necesarios para compeler A los
ausentes? Dos que se hallen presents; porque estan en
el ejercicio de sus funciones; ese es quorum suficiente por-
que tiene el mandate para obrar, y no los que se estAn en
su casa, faltando Asu deber. La Constitucion de los Esta-
dos Unidos y las Constituciones de los Estados, dicen que
un menor niimero bastara para compeler a que asistan
los que no lo hacen, por todos los medios y con las penas que
se hubieran dictado al efecto: luego el no asistir A la CAma-
ra es un delito declarado por la Constitucion, y el delito no
da derechos.
Se usa de una palabra muy recibida: estar en minoria
supone una mnayoria present. gY cual es la que existed
cuando cierto nimero de Diputados estAn en su casa? No
hay el t6rmino de comparacion.
El senior Presidente por los medios conocidos y ordina-
rios ha citado cuatro veces y no ha concurrido suficiente
niimero de miembros: entonces los presents, no la minoria,
se han reunido y han procedido, primero A pasar un aviso
A los inasistentes, para que concurran, y despues A llenar
las vacantes; esto iltimo, con el mismo derecho que tienen
para hacer lo primero.
El Senado de Buenos Aires, seftor Presidente, existed hace
cuatro 6 cinco afios, y todas las personas que han asistido
A sus sesiones, saben que ha funcionado generalmente con
catorce miembros, es decir, que teniendo 25 miembros, la
estadistica del Senado da el mismo resultado que ha ser-
vido de base A la fijacion del quorum, que es el hecho de
que siempre concurre A las sesiones de las CAmaras la
mitad mas uno en termino medio, y por eso la mitad mas
uno forma las leyes. Ahora, pregunto, Lno hay remedio
cuando dos, cuatro, 6 mas Senadores no quieren reunirse,
porque no desean que se decide un asunto? Si lo hay;
y la nota del senior Ministro estA revelando el vicio de sus
palabras.
La ley di setenta y cinco miembros para la Convencion,
y segun la nota, L cual es el nimero total del que result
la mitad mas uno-sesenta y ocho 6 setenta y cinco ? Si lo
primero, estabamos en nimero, puesto que 6ramos treinta





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


y cinco cuando se tom6 esa disposicion. Estas son las
razones que tuvieron en consideration los miembros pre-
sentes, fundados en la verdad de los hechos, para career que
habia el ndmero suficiente. Cuando no se ha nombrado el
nimero correspondiente de miembros, se consider que el
de treinta y cinco era suficiente para resolver esas cues-
tiones.
jQu6 son las renuncias? Simpletnente son el desisti-
miento que hacen los nombrados de su mandato. Nuestras
leyes no han dicho que forzosamente deben aceptar el
cargo; el no admitir las renuncias es un cumplimiento,
nada mas; pero tambien entra en nuestras prActicas parla-
mentarias, que cuando un Diputado dice que renuncia
irrevocablemente, no hay 6bice que ponerle. De manera que
la Camara al resolver, con treinta y cinco 6 cuarenta de
sus miembros, aceptar esas renuncias, no hace acto delib3-
rativo, puesto que no tiene derecho ni material sobre que
deliberar.
Contestare 6 una dltima observacion, sobre que no se
tom6 en consideration la mocion hecha, ni recay6 votacion
sobre ella. Hay en el sistema parlamentario, en sus prac-
ticas, y muy principalmente entire nosotros, dos maneras
de dar ase'ntimiento: el asentimiento tacito, que cuando
es de toda la CAmara, equivale a votacion undnime, no por
corruptela, sino porque asi es en todos los parlamentos.
Asi esta ensefiado en los tratados que hablan de la material.
a(Cuanlo se hace una mocion irregular ), (estos son los
testimonies) y fuese asentida generalmente, eso equivale
al voto unanime)) Por qu6? Porque tiene cada Conven-
cional 6 Diputado, el derecho de oponerse a una mocion, y
desde que se oponga un solo voto, es necesario discutir y
ponerlo a votacion en forma; pero si nadie se opusiera, si
todos dsintieran tacitamente, eso importa una votacion
unanime.
Cuando observa el senior Ministro que el asunto no fu6
puesto A votacion, observa un hecho que no importa nada,
porque lo he observado en el Senado quinientas veces, y
es de todas las asambleas. El articulo 40 de la Constitu-
cion dice: ninguna CAmara comenzara sus sesiones sin que
haya reunido mas de la mitad del nimero total de sus
miembros; mas sino se Ilenara 6ste el dia sefialado por la





OBRAS DE SARMIENTO


Constitucion, deberAn reunirse los presents, aunque en
ndmero menor, para excitar 6 compeler & los mismos con-
currentes en los terminos y bajo los apremios que acor-
dasen.
Este articulo es traducido literalmente. Hemos estado,
pues, en derecho de acordar todo lo que era necesario para
la Convencion, sea para compeler al Gobierno (y uso
intencionalmente de esa palabra), sea a los inasistentes;
las dos cosas tenemos derecho de hacerlo, como np lo tiene
de cierto el Gobierno para pasar una nota impertinente.
.. "... ... .... .......... ............. ..............
Seiior Sarmiento.-Creo que la discussion no esta despejada
sino en un punto, a saber: si las renuncias, aceptarlas y
proveer A ellas esta comprendido en los derechos que los
reglamentos dan d los parlamentos, 6 si corresponde a la
mayoria del Congreso. En otros t6rminos: si es necesario
el quorum para resolver esos puntos de las renuncias, 6 si
es simplemente una cosa orgdnica 6 internal de las CAma-
ras. Es necesario la mitad mas uno para legislar; para
las otras cuestiones no es necesario: esta es la doctrine.
Pregunto ahora: aceptar las renuncias es una ley? ,es
un proyecto de ley? No; son actos que tienen la calidad
de resoluciones, no de leyes; luego la aceptacionf de renun-
cias corresponde & los actos puramente internos de las
CAmaras; y para esos actos es que esta facultado por la
Constitucion, en todo lo que tienda A la conservation del
cuerpo.
Al senior Convencional se le oculta una cosa: L estaba en
minoria la Convencion la noche que procedi6 & entenderse
en lasrenuncias? LHabria quorum 6 no? Esto depend
de saber cuAl es el ndimero de los Convencionales. Si es
de setenta y cinco no habia quorum; si de sesenta y ocho,
como dice el senior Ministro, no habia minoria; pero sosten-
go que en una y otra cosa estaban igualmente en regla
los presents.
Pediria a la Convencion si no cree oportuno dar una reso-
lucion sobre este caso, no la dB, porque no va a resolve
question internal de esta Convencion, sino cuestiones par-
lamentarias de todos los parlamentos; es decir, lo que se
esta discutiendo aqui es para resolve si la Camara de
Senadores, la de Diputados 6 la Convencion, tienen el





DISOURSOS PARLAMENTARIOS


derecho de proceder asi, y hariamos muy mal en decidir
un punto que debe afectar A los demas cuerpos colegia-
dos; tanto mas que esa discussion no me parece necesaria,
porque en primer lugar no se les podria obligar A los que
renuncian, A que acepten, si no quieren hacerlo; y por
tanto, no es material de ley, sino de simple resolution; y
en segundo lugar, porque es necesario contestar al Go-
bierno, y porque puede ser que haya la mala fe de otros
que digan: esa Convencion incomplete, no fu6 Convencion,
por eso es convenient que se ordene al Gobierno que la
integre.
Esta Convencion, senior Presidente, esta fundada en las
leyes del pais, y yo no conozco Gobierno de Buenos Aires
que haya puesto en question, cuando el Presidente del
Senado le haya avisado la falta de alguno de sus miem-
bros, ni pu6stose A decir: el Senado tiene la intention de
prolongarse; no. Es que el Poder Ejecutivo lo es de esta
Convencion, puesto que lo es de las leyes del pais. Algo
mas, esta Convencion es soberana, representante del pueblo
para expresar su voluntad en tal question, nada mas puede
hacer; pero tiene todos los poderes de los Congresos So-
beranos, de las Asambleas Constituyentes, porque esta lo
es, en los limits de su mandate.
Yo creo, pues, que la question no tiene trascendencia;
lo linico para lo cual se require mayoria es para dictar
leyes; para los demas casos esta probado por lo que se ha
dicho, que tres Senadores, si no asisten mas, tienen poder
para admitir renuncias, cuando ha ocurrido el caso que
falte nimero al Senado, que en cinco veces se haya convo-
cado A reunion y no se han presentado Senadores en sufi-
ciente ndmero.

Seior Sarmiento.-La question, por lo que ha dicho el senior
Convencional que me ha precedido en la palabra, cambia
de aspect. No se trata ya de saber si la Asamblea en
general tiene derecho de llenar la mission que llen6 la mi-
noria; si esta Asamblea que se ha reunido legalmente,
tiene todas las prerrogativas de las de.su g6nero.
En todos los paises del mundo, una Convencion convo-
cada para reformer un articulo de la Constitucion vigente,
por el hecho de haber declarado el Congreso la oportuni-





24 OBRAS DE SARMIENTO

dad de la reform, se le da A la Convencion facultades que
estin prescriptas en todas las constituciones. Casi cada
aiio hay una Convencion en los Estados Unidos, que se
convoca con el mismo fin que 6sta de Buenos Aires, y esta
Convention tiene todas las prerogatives de un Congreso
constituyente, pues que ha sido constituida por un mandate
popular que tiene, en virtud de que su election emana de la
soberania popular, la soberania misma de los representan-
tes del pueblo...
Pero, sefiores, qu6 regla estamos sujetos ? L cuAles son
nuestras atribuciones? El Pacto de 11 de Noviembre lo ha
dicho: conform a las leyes de Buenos Aires. Esto quiere
decir que tenemos todas las prerogatives de los Senadores
y de los Diputados, que nuestras personas son inviolables,
y que tenemos todos los fueros de los Senadores y de los
Representantes.
Aqui ha habido una discussion al principio, sobre si se
podian aplicar todas las reglas que se observan en las
Asambleas parlamentarias. Yo creo que no puede haber
question A ese respect. No somos cuerpos humildes,
como se supone. No hay nada de eso; no estamos sujetos
al P. E., y he extrafiado por esto los terminos de la nota
que ha pasado a la Asamblea. Esta no es una oficina del
P. E., es un error en que ha incurrido el autor de aquella
nota, y en que incurre el senior Diputado que ha hablado
antes, porque el P. E. en virtud de una ley, hizo extensivos
a este cuerpo los poderes de todas las Asambleas sobera-
nas, y este cuerpo es semejante a ellas por su origen y por
su mandate.
Veo que la question se prolonga indtilmente, porque ella
se reduce a esta sola proposition: si la aceptacion de esas
renuncias es una ley.
Esta es la question.
Si no es una ley, la han podido resolver tres individuos,
habiendo precedido el hecho de no concurrir suficiente
ndmero a cuatro sesiones consecutivas. Si es material de
ley, es otra cosa.
Pas6 la nota del P. E. al dictamen de una comision compuesta de los sefiores
Portela, Sarmiento y Carrasco y se hablara de ella mas adelante.





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


SE 81N DEL 27 DE ABRIL

Necesidad de la discusiod.-Abstencion de un partido

Sr. Sarmiento.-Antes de entrar A la orden del dia, quiero
hacer una indication, senior Presidente, motivada precisa-
mente por la reform que pido se haga en el acta. Ante-
anoche he tenido necesidad de retirar una mocion que
podia haber ocupado la consideration de la CAmara, por
el temor de que dividi6ndonos en pareceres, fu6semos a
perder la question principal, porque, me permitir6 decirlo,
senior Presidente, no hay libertad en esta CAmara para la
discussion, y quiero exigir a, nuestros contraries en opinion,
que emitan francamente la suya en esta question. Desde
que diecisiete personas unidas en un prop6sito han decla-
rado no hacer uso de su razon en cada uno de los articulos;
no hallar si son buenos 6 malos, sino que estan resueltos
A callar; claro es que la mayoria esta expuesta, si se divide
en el punto principal, A perder una de las reforms. Ne-
cesito, pues, que indaguemos la razon, el derecho que
tiene,esa minoria para ligarse asi, en un prop6sito anun-
ciado de antemano.
En medio, senior Presidente, de la irritacion que han
traido estas cuestiones, que ellas son en si tan grandes
como esa irritacion misma, en presencia de los resultados
que cada uno trata de obtener, tengo la satisfaccion de
decir, que el miembro (1) dela Convencion que anunci6 este
prop6sito, es precisamente uno de aquellos A quien me
ligan consideraci6nes de respeto y amistad mas grande
por motives del servicio piblico en que le he visto prestar
los mayors que se pueden prestar en puestos humildes,
sin glorias ni recompensa alguna. De aqui deduzco una
cosa que es muy satisfactoria y servird para lo que voy a
decir. Si 61 esta extraviado en principios de political, es
un buen ciudadano, y tiene las mejores intenciones.
Yo creo que los diez y site miembros de la Convencion
que han hecho 6 aceptado tal declaracion, faltan a sus

(1) El seflor F6lix Frias. (N. del E.)





OBRAS DE SARMIENTO


deberes; privan A la Convencion de la libertad complete
de discussion que es necesaria, y no llenan el mandate que
aceptaron, que era usar de su razon, oir y cambiar de
opinion si las razones de los otros les convencia; porque
seria destruir el sistema parlamentario, si las razones que
se alegan muchas veces inopinadamente son initiles,
puesto qie hay un plan preconcebido de no cambiar de
ideas.
La con'stitucion fundamental, dir6 asi, de esta Conven-
cion, es el pacto de Noviembre. Alli mismo se hall escrito
y sefialado nuestro deber, y yo pido al senior Secretario lea
el 20 articulo.
convocara una Convencion provincial, que examinard la Constitucion sancionada
en Mayo de 1853, vigente en las demas provinclas argentinas. .

Pido A los sefiores de la Convencion se fijen en lo que
dice: examinardn. Nuestro deber es examiner. Llamo
tambien la atencion sobre las palabras del 40 articulo; si
no hallare objecion que hacer, el verbo hallar supone buscar,
debemos buscar, pues. Lea el articulo 12.
(Art. 12. HabiBndose hecho ya en las provincias confederadas la election de
President, la Provincia de Buenos Aires puede proceder inmediatainente al
nombramiento de electores para que veriflque la election de Presidente hasta el
1o de Enero pr6ximo, debiendo ser enviadas las actas electorales antes de vencido
el tiempo sefialado para el escrutinio general, si la Provincia de Buenos Aires hu-
biese aceptado sin reserve la Constitucion Nacional. ,

Muy bien. He aqui, pues, tres casos en que el pacto se
pone: 10, examiner la Constitucion; 20, si en ella no halla-
re qu6 objetar, 6 si encontrase, dice el articulo, motives
para objecion, entonces se presentarAn las reforms, y se
reunira una Convencion ad hoc; y dltimamente un caso
que fu6 puesto despues de confeccionado el tratado, pues
que el articulo 12 no tiene relacion con sus antece-
dentes, y se puso solo para tender a una dificultad que
podia presentarse. Si Buenos Aires queria former parte
de la Confederacion sin revisar la Constitucion y concu-
rrir a la pr6xima election de Presidente, acaceptara sin
reserve la Constitucion.
Nuestro deber, pues, ante todo era el que el articulo 12
impone: aceptar la Constitucion antes del 5 de Febrero,





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


porque desde el dia de la election de Presidente, cesaba
la posibilidad de hacerlo sin reserve. Yo pregunto: 4cuAl ha
sido la donducta y el sistema de nuestros adversaries ?
Ellos nos han dicho desde el principio que aceptaramos
la Constitucion lisa y llanamente, es decir, sin reserve,
despues de pasado el plazo que fija el pacto de 11 de No-
viembre para hacerlo. Puede ser que esto fuese un expe-
diente politico muy bueno, muy iltil para los objetos que
se proponian, pero no es possible exigir de un pueblo que
no haga lo que no ha prometido hacer, lo que el enemigo
nunca esper6; puesto que se sefialaron los casos en que
debia hacerlo oportunamente y cuando estaba abierto el
plazo fatal, dire asi, propuesto por el articulo 12.
Habiendo aparecido la idea de entrar sin reserve la
union, para mandar los diputados al Congreso, yo di mi
nombre en la prensa apoyando ese expediente. Las per-
sonas que lo adoptan hoy, despues de pasada la occasion, no
dieron su firma, ni pronunciaron una palabra entonces
cuando era tiempo de hacerlo. Pero cuando llegan los
otros casos que el pact de Noviembre sefiala, entonces
recien aparecen. Como he dicho antes, debo suponer que
es un atco de heroismo, de generosidad de part de ellos,
este abandon; pero no se puede exigir de los pueblos
esos actos ,de heroismo, ni estos rasgos de generosidad.
Ese tratado habia sido discutido A juicio de arbitros, pe-
sando los cafiones y al metralla, que de una parte y otra,
se encontraban aglomerados. Y sera possible que despues
de pasado el conflict, lo que 15.000 hombres no pudieron
exigir, nos lo vengan A pedir ahora como condition expresa
para la discussion? Esto no puede ser. Hago estas obser-
vaciones para mostrar que no hay derecho para tal preten-
sion, y llego a la otra 6poca fatal que fue la de antes
de anoche. Entonces se acept6 el proyecto de reform, y
por consecuencia fu6 vencida la idea de no examiner la
Constitucion, porque es ley de esta Convencion que se ha
de examiner.
Sefior, al dirigir estas observaciones a nuestros oponentes
yo he querido Ilegar hasta el principio err6neo, falso, que
les hace obrar asi, y creo alcanzar A la conviction de al-
gunos de ellos mostrAndoles que proceden bajo un error
que puede ser funesto para todo el pais.





OBRAS DE SARMIENTO


Dejo A un lado que ciertos convencionales digan pdiblica-
mente, que est&n ligados por un juramento secret A no
oir razones y votar en contra de cada una de las reforms,
con lo que vienen a quedarlas instituciones republicans,
61 juramento prestado de obrar fielmente, la inteligencia hu-
mana, anulados en presencia de un convenio privado, que
es el resultado como lo he mostrado, de un capricho, y lo
es mas desde antes de ayer, puesto que la Convencion ha
optado por las reforms que se han de hallar, buscandolas
en la Constitucion federal.
Pero voy, senior, A la causa del error. La Revolucion fran-
cesa ha sido victim de un error semejante; y el mundo
europeo sufre hasta hoy las consecuencias. ,Qub han dicho
los sefiores que se oponen A las reforms? LEn prese ncia del
interns de la political, de la reunion pronta de la Repdblica
(dire mejor sus palabras para que mejor las acepten), ante
el inter6s de la nacionalidad argentina, podemos cerrar'los
ojos A la libertad comprometida por la Constitucion tal como
viene? Yo me olvido que el Presidente actual lo es de la
Convencion, y solo tengo present que es el Presidente de la
Suprema Corte de Justicia, y voy A proponerle un caso.
Hay una conspiracion en estos moments en Buenos Aires,
en que veinte vidas estAn amenazadas. En esta Camara
esta uno de los conjurados que sabe el secreto. pero es un
hombre energico a quien nada intimida: yo aconsejo que
se le aplique el tormento para que revele el secret.
Desearia volver la vista al Sr. Carrasco, Juez tambien, y
preguntarle:.~qu6 hace en este caso? La tranquilidad pdbli-
ca, la salvacion del Estado dependent de las aplicaciones del
tormento A ese individuo. ,Qu6 hace el Sr. Juez? Ya yo s6
lo que me contestaria: que perezca el Estado antes de apli-
car el tormento a un individuo, porque los derechos de este
individuo son superiores A toda otra consideration.
Esta es la doctrine que tiene el Juez; pero cuando 61 se
convierte en hombre pdblico, dice: que perezcan la liber-
tad, las garantias individuals, que se salve la nacion. Asi
se perdi6 laFrancia. La Asamblea Legislativa que se reu-
ni6 en los primeros tiempos de la Revolucion francesa, hizo
la Declaracion de los derechos del hombre. Todas esas pAginas de
nuestra Constitucion que dicen que no pueden ser juzga-
dos los individuos sin ser oidos, y todos esos pequeflos de-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


talles que estan consignados en las declaraciones, derechos y
garantias, fueron la primer solicitud del Legislador franc6s-
Pero vino mas tarde una doctrine nueva, la salvacion de
la Francia ante todo, la Comision de salud piblica!--Y todos sa-
ben lo que era aquel powder.
Hay hombres religiosos en esta Convencion que estan
unidos a esa sistematica oposicion, y que estan siguiendo
las doctrinas de Robespierre y de Saint-Just. Sacrifiquen-
se los derechos individuals para salvar la nacion y la
integridad del territorio francs por las matanzas de Setiem-
bre. Asi vino la tirania que pes6 sobre el mundo europeo.
Nos van a causar estos discipulos de los libros franceses, el
mismo desastre. QuB importa el artfculo 20 de la Consti-
tucion? 4Qu6 importa que este reunido el Congreso, si toda
persona esta a merced del Presidente sin estado de sitio, y
puede ser sacada a media noche de su cama sin decirsele
la causa? Sr. Secretario, lea la atribucion 20 del Poder Eje-
cutivo de la Constitucion Federal.
((20. Aun estando en sesiones el Congreso, en casos urgentes en que peligre la
tranquilidad public, el Presidente podra por si solo usar sobre la persona,- de la
facultad limitada en el articulo 23; dando cuenta a este cuerpo en el termino de
diez dias desde que comenzo d ejercerla. Pero sl el Congreso no hace declaration
de sitio, las personas arrestadas 6 trasladadas de uno A otro punto, serAn restitui-
das al pleno goce de su llbertad, a no ser que habiendo sido sujetas A juicio, debie-
sen continuar en arrest por disposicion del Juez 6 Tribunal que conociere de la
causa.))

Basta, senior. He ahi la Constitucion. Ahi esta reconcen-
trada toda ella, en el Presidente de la Confederacion; 61 tie-
ne todos los derechos que no tiene sino el Emperador Na-
poleon, es decir, que sin formation de causa, sin motivo
ninguno, tiene la facultad de hacer lo que le parezca, en
casos urgentes, y 61 es el juez de esos casos. Pero voy a hacer
notar una cosa, porque lo he visto repetirse en esta Cama-
ra. Cuando ciertos hombres se consideran haciendo parte
del poder 6 del partido que va A mandar, entonces el co-
razon no se les aflige y dicen: esto no nos ha de tocar a nos-
otros!......
(Aplausos en la barra.)
Este es el caso en que nos hallamos. Se trata de discutir
tranquilamente si estan 6 no garantidos los derechos de los
Estados en esa Constitucion; y viene un sistema de discu-





OBRAS DE SARMIENTO


sion singular que dice: yo no veo ni quiero ver si estin ga-
rantidos, 6 n6; lo que import es entrar inmediatamente en
la Union, y esto por esperanzas hipot6ticas. Yo pregunto a
esos hombres que son padres de familiar: jy si se equivocan
en lo que nos proponen? LY si no correspondent A sus deseos
las consecuencias y causan su perdicion y la nuestra? ,De
qui6n seran los remordimientos despues? 0Cua1 serA su res-
ponsabilidad ante Dios, ante sus hijos y la historic, si pier-
den la dnica esperanza de salvar la Repdblica?
Sefior Presidente: el Ministro Webster, uno de los prime-
ros hombres que ha producido el mundo, dice, no obstan-
te ser Ministro, c(el primer objeto de un pueblo libre es salvar sus
libertades y esto se consigue por medio de restricciones consti-
tucionales, y del deslinde de los poderes pdblicos.) Nuestros
oponentes nos dicen: n6; los paises no se salvan sino por
dejar A los potros a campo abierto, pisotearnos como lo han
acostumbrado.
No, sefiores: es precise mas prudencia en este asunto.
Desciendo ahora a otra parte de la question.
Mi honorable amigo, exponiendo su doctrine el otro dia,
ha confesado que habia ocurrido un cambio en la opinion,
y en esta misma Convencion se ha vista que de 34 6 36 que
eran los oponentes A las reforms, se han retirado algunos,
y no han quedado mas que diez y seis fieles A un prop6sito, es
decir, un estado mayor sin jefe y sin ej6rcito atras. No
quiero desprestigiar & ese estado mayor, quiero que se con-
vierta en hombres inteligentes como son sus miembros y
nos presten el auxilio de sus luces. Yo voy A explicar el
cambio que ha sucedido, que es muy profundo y es muy
bueno que conSte en esta discussion.
Esta Convencion, Sr. President, fu6 nombrada en medio
de la humareda que habia dejado el cafioneo de Cepeda.
No nos conociamos los unos A los otros. Todo el mundo
sabe que habia entonces una tentative de reaction, pero
apenas se disip6 el humo, la ciudad supo muy bien donde
estaba y eligi6 sus Representantes, segun su voluntad. No
s6 si los Sres. Convencionales que han venido por la cam-
pafia tienen la conciencia de ser la expression de la volun-
tad del pueblo. Lo que a mi me consta, lo que han hecho
constar despues documents pilblicos, es que lo eran de
la voluntad de un individuo, de un ministry de gobierno,





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


que se llama D. Carlos Tejedor. Nadie los ha elegido, y
la prueba es que en nuevas elecciones se repitieron los
actos pdiblicos que me autorizan d decirlo asi; pero de
estos actos han surgido cosas que son muy luminosas y que
prueban la verdad de las palabras del Evangelio;-es ne-
cesario que haya escandalo! pues que del escandalo ha sa-
lido, el bien. Buenos Aires ha manifestado una opinion y
ha dicho: ese partido, si lo era, introducido en la Conven-
c'ion por la influencia del Gobierno, no es la expression, ni
quiero que sea la expression del pueblo de Buenos Aires.
Esto ha sido claro como la luz'del dia.
Hay mas,sefior; en medio de las vacilaciones de la political,
un punto luminoso se present hoy en Buenos Aires. Nues-
tras ideas han sido proclamadas por la campafia, asi como
por laciudad. En todas parties, en donde no hahabido un Juez
de Paz que coarte la libertad, ha habido un pueblo que ha
dicho: tal cosa quiero. San Nicolas de los Arroyos, que era
antes la vanguardia de los enemigos de Buenos Aires, hoy
es su mas ardiente defensor; y no es ciertamente por los
beneficios que le hayamos hecho, porque a cada familiar de
ese pueblo le falta un hijo 6 un esposo, muertos en defense
de la patria. Yo he conocido a San Fernando con sus cues-
tiones de vecino a vecino, y hoy dia se ha reunido toda su
poblacion para aceptar los principios de libertad en oposi-
cion al Juez de Paz. Es important este hecho, porque 'de-
muestra la nueva fuerza moral que se desarrolla en el
pais. Yo pregunto: despues de esa leccion, despues de las
acaloradas pol6micas de la prensa, Lhay derecho para que
ciertas personas aqui, contra los terminos del Pacto del 11
de Noviembre, se propongan embarazar la march que lle-
vamos? y esto gen representation de qu6? jTienen algun
partido politico detras, que les preste su apoyo?
Ese partido no se ha presentado en las elecciones de Bue-
nos Aires, si es que existe.
No hay derecho, parlamentariamente hablando, para esos
extremes que solo en muy raros casos pueden hacer valer,
es decir, una abstencion sistematica.
Yo voy A desvanecer, despues de hechos .estos cargos a
nuestros opositores; a desvanecer, digo, otro error de parte
de ellos.





OBRAS DE SARMIENTU


Green que sirven A Buenos Aires, que sirven A la nacio-
nalidad, por la via que han adoptado.
Me sera permitido decir, que yo deploro su conduct, y la
deploro tanto mas, cuanto que todos sus actos no han con-
tribuido sino A hacer mas impossible la union, si es que era
de suyo dificil. Desde el principio, desde el primer dia de
esta discussion, se arroj6 la palabra separatists, contra los
hombres que trabajaban por la union, segun el pacto, segun
lo que se habia convenido y nada mas.
Esa palabra ha corrido toda la Repdblica. He hablado
con hombres muy serious, con senadores, que han venido a
decirme: Abrannos ustedes su corazon, digannos si piensan
sincere y francamente unirse, porque la opinion de toda la
Repdblica es que no tienen tal pensamiento. Mientras tanto
la palabra separatist corria en los diaries por todas parties,
resonando como el eco en toda la Repdblica, puesto que en
Buenos Aires lo decian. Era esto una calumnia; no era cier-
to; y se han convencido de su error despues, los mismos que
lo acreditaron. Las discusiones de la Comision principia-
ron, Sr. President, y aun alli mismo se mostraban estas
desconfianzas y temores. Los hechos han hablado; cada
uno emiti6 su pensamiento con toda franqueza; pero yo quie-
ro satisfacer, para calmar las desconfianzas de nuestros
oponentes, porque me han hecho el honor de manifestAr-
melas; quiero, digo, indicar las sefiales ciertas y seguras
que revelan el pensamiento intimo de que queriamos la
union.
No entrar6, Sr. President, justificarme de si yo la quie-
ro 6 n6, porque nunca justifico mis pensamientos: peor
para el que no me haga justicia, la culpa es suya: me ca-
lumnia y se engafia A si mismo. Pero creo que tiene algun
lugar en nuestro partido y en nuestras ideas el Dr. Velez,
(permitaseme usar de nombres propios): yo pregunto A los
oponentes si alguno de ellos, ni todos juntos, pronunciaron
jamas palabras mas calorosas en favor de la realizacion de
la nacionalidad. Y usode esa palabra, porque la nacionali-
dad se hace con los hechos, no con las abstenciones. Los
hechos, las discusiones forman los sentimientos del pdbli-
co, y no el silencio.
El General Mitre se encarg6 de haCer el Informe que la
Comision debia pasar A la Convencion: fu6 un acto esponti-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


neo suyo; era una responsabilidad, si es possible decirlo asi,
que se echaba sobre sus hombros. No hablo del talent, de
las luces que haya manifestado en ese Informe. Apelo al
espiritu mas sospechoso que registre en los veinte pliegos
d& ese escrito, si alguna vez se ha traducido alli otro pensa-
miento que el deirsinceramente a la union. Todavia hay
un hecho reciente que me permitire citar; porque no hay
nada que no contribuya A explicar los prop6sitos.
Contestando a un cargo hecho en los diaries al General
trquiza, el General Mitre ha dicho una palabra que no era
por cierto una ofensa, rechazando la pretension de ofender
por su causa al General Urquiza, que no habia podido ven-
eer en Cepada. 4Este pensamiento, este movimiento del co-
razon, indica el despo de crear dificultades para la union?
Pero es preciso ser muy ciegos, 6 algo mas que ciegos, para
que en nuestros actos descubran una intencion siniestra.
Mientras tanto, ellos tragan on silencio cuanta nota viene
del ParanA y cuando han tenido diaries, se han callado la
boca si no han apoyado todas las provocaciones y los obs-
taculos puestos.
Concluir6, pues, Sr. President, repitiendo lo dlnico que
interesaba de esta question: que es precise que desaparezca
ese obstAculo de la abstencion; lo que han prometido y ju-
rado los seliores Convencionales, es llenar fielmente el deber
que se les habia impuesto, y yo pido A la conciencia de los
sefiores Convencionales preocupados por otras ideas, si
obrando como obran, creen llenar su juramento. El jura-
mento dice lo que dice el Pacto: examiner la Constitucion,
hallar; para lo que es necesario buscar material de refor-
mas, y solo en el caso de ir al Congreso para la election de
President, aceptar la Constitucion sin reserve.
No es possible que por un error de juicio la discussion este
en peligro a cada moment. Nosotros, los que no estamos
ligados por vinculo alguno sino al fiel desempefio de nues-
tro mandate, los que discutimos aqui, pues que en la
Comision han habido puntos y cuestiones sobre los que
se manifestaron tantas opinions divergentes, como miem-
bros la formaban, si nos oponemos de acuerdo, tenemos que
sacrificar toda reform que surja del debate y atenernos
A lo que estA escrito, at Informe que hemos trabajado; y no
TOMo xrx.-8.






OBRAS DE SARMIENTO


quiero hacerme solidario de mi trabajo propio porque pue-
de ser modificado y mejorado con la concurrencia de las
luces de los demas. De estas luchas es que resultan verda-
des nuevas. Han ofrecidoguardar silencio y votar en contra,
cuando me consta que cada uno de ellos esta convencido
de la conveniencia de tal 6 cual reform, y alguno convinie-
ra en todas menos una; son palabras suyas, que he recogi-
do. gC6mo es possible hacer este sacrificio de su razon? De
lo contrario, mejor es que procedi6ramos A votar callados
todos y se concluirian los 25 articulos esta noche.

(Contesto el Sr. Ugarte, sosteniendo el derecho de guardar silencio. El Sr. Iri-
goyen rechazo el cargo de haber sido electos los miembros por la campafia bajo
la influencia del Minlstro Tejedor, a lo que respondio el Sr. Sarmiento: uEs verdad,
el senior Convencional Irigoyen es una exception de la regla: habia olvidado que te ha.
bia sido elegido por Nadal.) El Sr. Frias, D. Fellx, exclamaba, qtqud se diria de nos-
otros si en moment tan solemne presentdramos at pais tales escindalos, eucendidndose
las pasiones y ullrajdndonos mutuamente9? Respondi6 Sarmiento: aque habia hom-
bres en la Convencioni En el parlamento inglds, en todas padres. van los hombres con
sus pasiones. No crea el senior Convencional que estamos en la Iglesia, es parte del de-
bate poder dectr todo lo que tenemos adentro.n


La Capital de la Republica


El Redactor contiene las siguientes observaciones sobre este problema, que indu-
dablemente pertenecen al Sr. Sarmiento, pues se hallan Ideas id6nticas en Argird-
polis yen escritos suyos contemporaneos y posteriores (Tomo XVII, pag. 311).
La Constituclon de 1853, art. 3' decia: (Las autoridades que ejercen el Goblerno
federal resident en la ciudad de Buenos Aires, que se declara Capital de la Confede-
racion por una ley especial., Era resolver un problema que afectaba profunda"
mente a Buenos Aires sin estar representado Buenos Aires en el Congreso que
dict6 el articulo. Sarmiento sostuvo siempre que no debia resolverse la cues-
tion Capital sino cuando dejase de ser question, y puesto que no podia ser otra
que Buenos Aires la Capital, debia esperarse hasta que el tiempo suprimlera los
obstaculos quehacian chocante para los portefios la cesion. Argiropolis, proponien-
do la Capital en Martin Garcia de una Confederacion en que, podian entrar el Uru-
guay y el Paraguay y la media adoptada en la Constitucion de 1860, eran dilacio-
nes de la soluclon del problema aconsejadas por la prudencia political. El articu-
lo 30 sancionado en la Convenclon de Buenos Aires es el que rige en la Constitu"
cion.

EL REDACTOR NTM. 2.-Otro miembro de la Comision que
A las consideraciones expuestas y que emanaban del Pacto
que servia de base & la incorporacion, podrian afiadirse
otras de un carActer general contra la capitalizacion de las





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


grandes ciudades, que consideraba incompatible con las
libertades pdblicas.
Que la creation de Washington para residencia del go-
bierno federal habia resuelto un gran problema en la cons-
titucion de los gobiernos libres.
Que las antiguas repdblicas de Grecia y Roma y aun las
mas modernas de Italia, las constituian la ciudad en cuyo
recinto dormian. los labradores de Ja campahia vecina, de
donde venia el titulo de ciudadano, equivalent a miembros
de la Repdblica y la posibilidad del gobierno director del
pueblo.
Que toda vez que se habia querido ensayar el gobierno
republican desde la metr6poli que habia rodeado el trono
de los reyes, la libertad habia sucumbido, dominada la
representation national por la poblacion de la ciudad ca-
pital, 6 sojuzgada 6sta por un tirano, y las provincias faltas
de influencia, elements d hombres notables, habian corri-
do la suerte de la capital.
Que la revolution francesa de 1789 y la de 1848 daban
un triste ejemplo de esto. Que la asamblea constituyente,
arrastrada & Paris desde Versailles por un movimiento
popular, habia sido bien pronto dominada por la Comuna
de Paris, a la cual tuvieron facil acceso Danton, Marat,
que con los arrabales dominaron la Convendion; y que el
golpe de estado del 2 de Diciembre de 1852 habia decidido
de la suerte de la Francia.
Que estos sucesos no eran fortuitos, sino un resultado
16gico de la colocacion del Gobierno en mayor centro de
poblacion; lo cual tendia, necesariamente a imponer sus
opinions 6 intereses al Gobierno general, que a su vez sen-
tia la necesidad de dominar las. resistencias.
Que las grandes capitals por lo mismo que eran el foco
mas active de la opinion pdblica, y el receptaculo de los
elements materials del poder, eran un obstaculo al buen
gobierno, 6 un apoyo incontrastable al despotismo. Que
Paris habia sido desde la edad media el centro de la opinion
de las ciencias y de las artes; pero que en cambio habia
tenido una Bastilla, que dominandola con sus cafiones,
mantenia al pueblo en sujecion.
Que A la Bastilla, destruida por la revolution de 1789, le
habian sucedido la guarnicion military de Saint-RQche, hasta





OBRAS DE 8ARMIENTO


1814; las fortificaciones de Paris hasta 1848, y iltimamente
los boulevards de sesenta metros de ancho y que lo atra-
viesan en todas direcciones con el objeto confesado de dar
'fcil juego A la metralla.
Que esta compensation del vano honor de poseer el Go-
bierno de que hacian alarde las grandes ciudades, se mos-
traba ya en la America, no .teniendo otro objeto el campa-
mento de Santos Lugares en Buenos Aires, durante la
tirania de Rosas, y la guarnicion de entrerrianos en la
Residencia, despues de destronado el tirano.
Que aun en Chile el Gobierno se habia visto paulatina-
mente arrastrado A crear una fortaleza en Santiago, para
asegurar la artilleria contra las tentativas de revolution
de la capital, la cual durante treinta afios el Gobierno
constitutional habia pasado por lo menos diez bajo el es-
tado de sitio, mientras las otras ciudades gozaban de las
garantias con stitucionales.
Que la residencia del Gobierno ingles en Londres no des-
mentia la generalidad del principio; pues que siendo aris-
tocrAtico el Gobierno, los lores del Parlamento y los nobles
habian durante la edad media tenido su residencia en las
provincias 6 condados, en castillos fuertes que aun se con-
servan; siendo impotente la Corona para dominarlos.
Pero que aun asi, Londres no habia sido nunca capital
political de la Inglaterra, pues que la city, que era la antigua
ciudad, era gobernada por un funcionario municipal,
estAndole prohibido al rey la entrada A su recinto sin per-
miso del Lord Mayor, en resguardo de los fueros munici-
pales de la ciudad, conservAndose hasta hoy la ceremonia
de salir el Lord Mayor y la Municipalidad A recibir al Rey
cuando visit anualmente la ciudad.
Que la ciudad de Washington, lejos de encerrar en su
seno la poblacion mas numerosa, mas culta y mas rica de
los Estados Unidos, y por tanto la mas influyente, carecia
hasta de derechos politicos; pues no estaba representada
en el Congreso, y por tanto se mantenia exenta de toda
agitacion political que hubiese de comprometer la dignidad
6 la existencia del Gobierno; y que aun los tribunales-ordi-
narios de justicia no pertenecian a Washington sino A la
Virginia, A fin de quitar al Presidente que gobierna A Was-
hington los medios de amparar A los instruments que





DISCURSOS PAHLAMINTARI0S


querria poner a cubierto de las persecuciones de la justicia
de los Estados particulares.
Que por estos medios combinados se habia logrado alejar
de la sede del Gobierno todo obstAculo local al juego libre
de las instituciones, y quitado al Gobierno un element
poderoso de falsear las instituciones 6 de subyugar A las
provincias habiendo subyugado la ciudad mas important
del Estado.
Que para mostrar que no era una simple consecuencia
de la federation la creation de una capital fuera de los gran-
des centros de poblacion existences, el Estado de Nueva
York, unitario en su organization internal, tenia su capital
political en Albany, ciento cuarenta mills distant de la
ciudad de Nueva York con 600.000 habitantes, que la capital
de Pennsilvania no era Filadelfia con 400.000 habitantes
sinoHarrisburg con 10.000; y que esta general pr 'ctica
habia nacido de la experiencia sobre los inconvenientes de
legislar en las grandes ciudades, lo que hizo al primer Con-
greso huir de Filadelfia.
Que Buenos Aires se hall en condiciones mas influyen-
tes relativamente A las provincias que Filadeltia 6 Nueva
York, si una de ellas hubiese sido la capital de los Estados
Unidos; election que cuidadosamente evitaron los previso-
res legisladores de aquella gran nacion. Buenos Aires
reunia en su seno una poblacion igual A la de todas las
ciudades capitals de provincia, los recursos que da la
riqueza, un emporio commercial y un puerto en contact con
todos los pueblos del mundo, y ademas una opinion pilblica
fortalecida por el hAbito de la vida pdblica, y los grandes
acontecimientos hist6ricos de que ha sido teatro desde su
fundacion. Que la residencia de un Congreso compuesto
de hombres extraflos a sus intereses y preocupaciones lo-
cales, legislando sobre la ciudad por un derecho exclusive
Sel1, traeria un malestar continue, reputandose el Congreso
coartado en sus deliberaciones, toda vez que la opinion
ptiblica le fuese hostile en tendencies politics, y justifican-
do la necesidad de un ej6rcito permanent de guarnicion
como sucedia en todas las grades capitals; y que domi-
nada Buenos Aires, las provincias incapaces como se ha-
bian mostrado hasta aqui, y habian de mostrarse muchos
afos, por falta de grandes centros do poblacion, de hacer





OBRAS DE SARMIENTO


respetar sus derechos, no ofrecerian resistencia alguna al
arbitrario, a que la falta de costumbres y de conciencia
pdblica arrastraba A los gobiernos.
Que por el contrario, Buenos Aires con libertad de man-
tener una prensa libre de todos los colors, seria como hasta
aqui habia sido el contrapeso del poder, sin estorbar la
accion legitima del gobierno, poniendo del lado del pueblo
su libertad, su mayor civilizacion y sus medios de action.
Que una gran capital, por otra part, solo era conciliable
con un gobierno unitario, y que aprovechaba esta occasion
para emitir la idea que lo preocupaba de much tiempo
atras, y es que el regimen unitario se ha mostrado in-
compatible con la libertad modern y con la trarquilidad
piblica; no existiendo hoy repiblica alguna que concilie
estos dos elements, y habiendo fracasado todas las tenta-
tivas hechas de un siglo a esta part para establecerlo.


La revision de las Constituciones provinciales

SESSION DEL 27 DE ABRIL DE 1860


El articulo 5 de la Constitucion de 1853 contenia la clausula -de ser gratuita la
educaclon primaria que las Provincias deben asegurar entire las condiciones para
dictar sus Constituclones. Esa clausula qued6 suprimida. Agregaba ademas que
las Constitueiones provinciales serAn revisadas por el Congreso antes de su pro-
mulgacion. Por las razones expuestas se suprimlo ese requisite que ha que-
dado eliminado de la Constitucion. El Sr. Elizalde objetO la clausula siguiente de
que c bajo estas condiciones el Gobierno Federal garante etc., sostenlda por el
Dr. Velez, fue mantenida.

Sr. Sarniento.-La enmienda a este articulo tiene dos
parties esenciales. La primera suprimir esa condition que
hace que el Congreso revise la Constitucion; y la segunda
lo gratuito de la education. Habiendo en la Constitucion
misma un articulo que dice: esta Constitucion y las leyes
que se dicten en su consecuencia, etc., etc., son las leyes
de la tierra, cualquiera cosa que hayan dispuesto en con-
trario las Constituciones provinciales, esta simple disposi-
cion ahorra el vejAmen, dir6 asi, sefiores, no a los hombres
sino al principio popular dem'crAtico, de la revisacion de
las Constituciones.





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


Yo digo rmas: si es una Legislatura de provincia, la que
ha dado la Constitucion, ella represent mas la soberania
popular, porque un Congreso federal esta llamado A legis-
lar sobre ciertos objetos sefialados, y el hecho de la revi-
sion lo hace constituyente para las Provincias. Es tanto
mas important, esta supresion, cuanto que es precise reac-
cionar indirectamente contra el menosprecio en que ha ido
cayendo la institution de la Legislatura desde el aflo de
1852 hasta la fecha, en que se ha hecho la paz 6 la guerra
sin consultar al Congreso. Se ha hecho un tratado y se ha
pasado sobre 61 sin consultarlo. Se han echado abajo dos
6 tres Legislaturas y lo que se hizo en Buenos Aires el aflo
1852 se ha repetido en San Luis, porque no se puede tocar
un principio fundamental sin que se echen por tierra las
instituciones que lo representan.
Vamos a salvar el principio. Ahora la revisacion en el
hecho, viene a ser pna ley uiica para Buenos Aires. Ha-
biendo todas las Provincias sancionado sus Constituciones,
es la de Buenos Aires la que vendria a examiner ahora el
Congress.
Y yo pregunto: 6 qu6 clase de capacidad se atribuyen
los miembros del Congreso para reservarse la facultad de
corregir la plana a Buenos Aires en material constitu-
cional ?
Si hay alguna part que desdiga de la Constitucion ge-
neral, la enmendarA cuando se haya de incorporar; pero
pudiera ser que por esa disposition el Congreso se entro-
meta alguna vez en decir: esto no es bueno y aquello es
mejor. Por esta razon se ha aconsejado la supresion; esta
reform en definitive, en manera alguna interest A las
otras Provincias.
La otra es una palabra que no se hace sino borrar: educa-
cion gratuita, porque no hicieron mas que tomarla de una
Constitucion francesa del siglo pasado y han repetido to-
das las Constituciones americanas sin darse cuenta de lo
que dice esa palabra, gratuita.





OBRAS DE SARMIENTO


SESSION DEL 27 DE ABRIL

Intervenoion (1)

El art. 60 de la Constitucion de 1853 decia: ( El Gobierno
Federal intervene con requisicion de las Legislaturas 6
gobernadores provinciales, 6 sin ella, en el territorio de
cualquiera de las Provincias, al solo efecto de restablecer
el orden pdblico perturbado por la sedicion, 6 de tender
a la seguridad national amenazada por un ataque 6 peli-
gro exterior.))
Observ6se, dice El Redactor, que la vaguedad de los t6r-
minos daba en este articulo ancho campo al arbitrario de
la ingerencia del Gobierno Nacional en la administration
y Gobierno de las Provincias. La palabra orden no tiene
sentido legalalguno, para definir el objeto de la inteven-
cion, como la perturbacion que no lega a ser la destruction
del orden, no indica el moment en que la intervention se
hace indispensable. El orden puede ser perturbado por la
sedicion, sin ser destruidas las autoridades constituidas,
que por las Constituciones provinciales y por sus propios
medios pueden y deben restablecer el orden, sin necesidad
de acudir A auxilio extraflo y lejano.
La intervention, pues, s6lo tiene lugar en defecto de las
autoridades constituidas por haber sido derrocadas por la
sedicion triunfante. La Constitucion de los Estados Unidos
y el buen sentido asi lo establecen, (y requisicion de la
Legislature y del Gobernador, cuando aqu6lla no puede ser
convocada .
Pregdntase entonces i y si el Gobernador hubiese muer-
to, 6 los sediciosos lo tuvieran en estrecha prison, impi-
di6ndole pedir la intervention national, no podra el Go-
bierno Nacional intervenir sin requisicion? La respuesta

(t) Vease la pol6mica con el Dr. Vicente F. Lopez sobre este topico en el tomo
XVII, pAg. 332 de estas obras. (N. del E. )





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


se deduce del principio general establecido y del objeto y
caso de la intervention.
Era necesaria la requisicion de la Logislatura, 6 en su
defecto la del Gobernador, porque en Estados colocados
A doscientas leguas del asiento del Gobierno Nacional, s61o
las autoridades provinciales se hallan en circunstancias de
saber, cuAndo necesitan para sostenerse del auxilio de la
Nacion. Si la sedicion ha triunfado: si la Legislatura ha
sido disuelta, y el Gobernador muerto 6 preso, el hecho
piblico, incontrovertible de haber sido derrocadas las auto-
ridades en una provincia, explica la causa y suple el si-
lencio de aquellas, entendi6ndose requerido el auxilio na-
cional al solo objeto de restablecer las autoridades constituidas,
hecho legal definido, que no se presta A tergiversacion al-
guna.
El afiadir como en prevision de este caso, la facultad de
intervenir sin requisicion, habia traido los horrores de San
Juan, entendi6ndose que la facultad era discrecional, re-
sultando la monstruosidad de que el Gobierno Nacional
haga penetrar en una provincia, donde las autoridades
funcionan sin obsticulo, aunque haya habido amenaza de
perturbarse el orden, su fuerza armada, pretendiendo con-
tra las autoridades mismas y contra la evidencia que el
orden esta perturbado, y obrando no sobre los perturbado-
res, sino sobre el Gobierno mismo.
Por estas razones, apoyadas ya en una dolorosa expe-
riencia, la redaccion del articulo debia hacerse de modo
que la facultad de intervenir, sin requisicion, fuese clara-
mente subsidiaria de la requisicion hecha por el Goberna-
dor, que era A su vez subsidiaria de la ley que la Legisla-
tura debia dar, autorizando al Ejecutivo para solicitar la
intervention.
Objet6se A esta manera de comprender la doctrine que ha
debido regir el articulo en question, que la Constitucion Fe-
deral de la Suiza traia tambien establecida la intervention
sin requisicion, designando cuatro casos para la interven-
cion, y fundandose Rossi, que la comenta y explica, el mo-
mento en que era este un deber y ademas un derecho del
Gobierno Federal, para precaver el pais de la propagacion
de la sedicion comenzada en un Estado.





OURAS DE SARMIENTO


Replic6se a esta observacion que estando designados per-
tinentemente en la Constitucion suiza los casos de la inter-
vencion, estaba con ello salvado el peligro de desviarla de su
objeto, como podia suceder y habia sucedido, con el abuso
A que se presta la frase restablecer el orden perturbado por la
sedicion.
Que de lajurisprudencia emanada de la Constitucion de
los Estados Unidos, resultaba tambien sin necesidad de
decirlo, que el Gobierno Nacional intervenia sin requisi-
cion, cuando se habia hecho violencia a las autoridades cons-
tituidas y la requisicion era fisicamente impossible.
El autor indic6 la confusion que resultaba en este caso
como en muchos otros de la Constitucion federal de colo-
car, por un prurito de ponerse en todos los casos, en una
misma linea la regla y la excepcion, el principio fund
mental y la modificacion que en circunstancias especiales
podia experimentar, resultando de aqui que la jurispru-
dencia se convertia en principio, y como era de esperarse
destruia el principio mismo. Que asi en el caso present,
poniendo en una misma line la necesidad de requisicion
y la facultad de obrar sin ella, como fina disyuntiva facul-
tativa, resultaba pretexto para obrar en todo caso, sin re-
quisicion, lo que hacia de este requisite un incident po-
sible, pero no necesario, y quedando en realidad anulado.
Que el articulo anAlogo de la Constitucion de los Esta-
dos Unidos, sin entrar en minuciosos detalles sobre los ca-
sos en que las fuerzas nacionales entrarian en el territorio
de las Provincias a mas de aquel, sefialaba dos en los cua-
les no se necesita requisicion: uno era invasion exterior,
de donde se deduce amago 6 peligro exterior, sin necesi-
dad de poner este incident en la Constitucion misma,
como sucedia en el articulo 60 faltando por esta afiadidura
a la ilacion gramatical, pues diciendo que la interven-
cion sera al solo objeto de... result que podrA tener dos
objetos distintos, con el inciso disyuntivo, 6 de tender A la
seguridad national, etc.
Que el otro caso implicito de intervenir con la fuerza si
necesario fuere, en el territorio de las Provincias sin re-
quisicion, resultaba en la Constitucion de los Estados Uni-
dos de la garantia, la obligacion que por el mismo articulo
se imponia el Gobierno Nacional de garantir ;a cada Estado





DISCURSOS PA.RLAMENTARIOS


una forma de gobierno republican, no siendo A los Estados per-
mitido adoptar la forma monarquica, ni a los partidos 6 in-
dividuos atropellar las formas republicans. Que este es el
sentido recto y el objeto especial con que la Constitucion
norte-americana recibi6 este inciso; pues que la Conven-
cion que la sancion6 estando dividida desde el principio de
los debates entire los Estados que no querian concederle
al Gobierno Nacional el derecho de intervenir en ningun
caso con fuerzas en el territorio de sus Estados y los que
aconsejaban la conveniencia de delegar esta facultad, esta-
116 la sedicion de Shay en Massachusetts, que revel6 el pe-
ligro que corrian los Estados abandonados a sus propias
fuerzas, con lo que todos los Estados se decidieron a delegar
esta facultad protectora, urgiendo a sus delegaciones res-
pectivas para que estableciesen en la Constitucion el dere-
cho y la obligacion de los Estados Unidos de garantir A
cada Estado su forma republican, a mas de prestarles
auxilios para reprimir sediciones, cuando las autoridades
constituidas en el deber de hacerlo, fuesen umpotentes por
si mismas 6 hubiesen sido depuestas.
Que de esa misma jurisprudencia racional resultaba el
derecho del Presidente de no intervenir, aun a requisicion
de la Legislatura, cuando no estuviese claramente compro-
metido ninguno de los objetos de la facultad, y que asi ha-
bia obrado el Gobierno de los Estados Unidos en el caso
de la Comision de Vigilancia de California, por la cual el pue-
blo se apoder6 de la administration de justicia, en los ca-
sos de robos por las bandas organizadas de deportados di
otros insignes malhechores que pululaban en el pais, mos-
trdndose los tribunales ordinarios impotentes para repri-
mir su audacia. Que en este caso el Presidente de los Es-
tados Unidos requerido a intervenir se neg6 a ello, decla-
rando que no habiendo sido depuestas las autoridades, ni
falseadose la forma de Gobierno republican, ni altera-
dose el orden, siendo por el co ntrario en su apoyo que el
pueblo obraba, no creia llegado el caso de la intervention.
La Constitucion Federal Argentina ha reconocido tam-
bien la obligacion de garantir A cada Provincia el goce y
ejercicio de sus instituciones las cuales han deestar en con-
formidad con los principios, declaraciones y garantias de la
Constitucion Nacional, y ser bajo el sistema republican, y





OBRAS DE SARMIENTO


erade deplorar que la relacion hubiese desglosado este
caso de la seccion en que estaba incluido en la Constitu-
cion Federal de los Estados Unidos, entire los otros que es-
tablecen la action direct del Gobierno Federal en los
Estados, y colocadolo en articulo separado, en el articulo 50
no como objeto del articulo, sino como incident de la ora-
cion.
Propusi6ronse tres redacciones del articulo 60 enmendado
a saber: 10 La de la Constitucion de los Estados Unidos,
que es complete no obstante su concision.
Se observ6 a esto, que el mejor sistema para salvar
los inconvenientes que en la practice puede ofrecer este y
otros articulos de la Constitucion Argentina, seria el de
dejar el complement de ellos a las leyes reglamentarias,
sin las cuales no pueden ponerse en ejecucion, sin caer en
la arbitrariedad; sistema que sin duda daria resultados mas
completes, por cuanto un articulo constitutional no puede
ser mas que la declaration de un principio y es impossible
que se ponga en todos los casos posibles.
En este estado, y convenida la necesidad imprescindi-
ble de enmienda, se levant la session.

P In La Confederacion Argentina garantiza a cada Provincia una forma republi-
c cana, de Gobierno, y protegera a cada una de ellas contra invasion: y a requisi-
Scion de la Legislatura, 6 del Ejecutivo, cuando la Legislatura no pueda ser con-
1 vocada, contra viclencia dombstica. a
2. El Goblerno Federal intervene en el territorio de las Provinclas, para garantir
la forma republican de Gobierno, repeler invasiones, y a requisicion de sus auto-
ridades legitimas, para restablecerlas, si hubiesen sido depuestas por la sedicion.
3- El Goblerno Federal intervene en el territorio de las Provincias con requisicion
de las Legislaturas, y cuando dstas no puedan ser convocadas, de los Gobernadores
de provlncia, al solo efecto de restablecer el imperio de las instituclones pertur-
badas por la sediclon; y sin requisicion de parte y por su propio derecho, en el
caso de que las autoridades constituidas hayan sido derribadas, al solo efecto de
restableeerlas, 6 toda vez que la seguridad national amenazada por un ataque 6
peligro exterior, 6 por una sedicion que se extienda a mas de una p'rovincia haga
indispensable el uso de esta prerogative.

Sefior Sarmiento.-Sefior Presidente: este es uno -de los
articulos que mas obstaculos ha presentado a la Comision
para allanar las dificultades, 6 cerrar la puerta A todas
las aplicaciones torcidas que podrian hacerse de 61.





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


Tenia ya este articulo por comentario un hecho terrible y
sangriento ocurrido en una provincia del interior de la Re-
pdblica, que habia sido invadida por el Gobierno Nacional.
El Gobierno Nacional habia intervenido en virtud de este
articulo, puesto que no podia hacerlo en virtud de otro.
Algunas personas explicando la conduct del Gobierno
para justificar que no era necesaria la reform, echaban
sobre si la responsabilidad, porque qui6n duda, decian,
que el Gobierno habia falseado las instituciones ? Pero el
Gobierno en un document presentado al Congreso, acu-
sando al Gobernador de San Juan, con motive de la inter-
vencion, habia dicho en t6rminos precisos, que habia
intervenido con la facultad que la cliusula csin ella)) le
daba; y que no necesitaba que la Legislatura lo requiriese
para intervenir en cualquier conflict que se presentase;
y negando que el Gobierno de una provincia pudiese ni
siquiera levantar la vista y considerarse A la altura del
Gobierno Nacional.
Despues de publicado El Redactor, he visto que contes-
tando ese mismo Gobierno y el mismo individuo en un
document pdblico, firmado por su mano tambien, que la
Confederacion ha limitado la action de la intervention a
este caso precisamente, tal como lo hemos establecido
en la reform, A saber: declarando necesaria la requisi-
cion previa para introducir fuerzas federales en las pro-
vincias. Motivos tan grandes como este, que important la
salvacion de los pueblos y su tranquilidad, puesto que la
ingerencia del Gobierno Nacional desde el afo 52 hasta la
fecha, lejos de garantir a los pueblos su tranquilidad y
sus instituciones, ha sido por el contrario, el perturbador
que ha traido la guerra. Era precise, pues, tomar las mas
series precauciones, y la Comision no ha reformado mas
que una sola palabra, conservando el principio fundamen-
tal de la intervention, tan lato como esta puesto ahi; porque
nosotros reconocemos la necesidad de que el Gobierno Na-
cional preste a las provincias su auxilio contra las invasio-
nes extranjeras, 6 contra la invasion de una provincia sobre
otra; reconocemos que esta obligado 6 intervenir para
custodiar las instituciones libres de esas provincias contra
la violencia interior. Pero el sin ella, que es una mala
redaccion, ha dejado lugar para poder interpreter ese





OBRAS DE SARMIENTO


articulo en una escala mas extensa que aquella que fue
la mente de los constituyentes, much mas, cuando no
habia antecedente de ningun g6nero.
Despues de ocho anios de ensayo, es que hemos podido
estudiar todas las aplicaciones a que puede dar lugar este
articulo, y hemos venido a comprender que estaba mal
redactado, y tratado de sustituir la palabra sin ella de la
primer redaccion, y poner con requisicion de la Legislatura, y
en su defect, la del Gobernador de la provincia.
Es sabido, sefiores, que a estas palabras puede hallArseles
otra interpretation como a todas las cosas; pero, como se
ha dicho en el debate, Buenos Aires no es San Juan, razon
por la que no debe alarmarnos la ambigtiedad de la frase;
pero yo arguyo con estos mismos sentimientos de confianza,
mostrandoles, que no temiendo Buenos Aires que se le
haga lo que se hizo a San Juan, no es guiado para hacer
esta reform mas que por un sentimiento noble; porque
aunque no lo hagan con nosotros, lo podrian hacer con diez
provincias. Por lo demas, sefiores, este articulo no'puede
tener sino una acepcion, como lo ha declarado el nuevo
President de la Confederacion, arrepinti6ndose un poco
de lo que habia dicho en el memorandum que escribi6
contra el senior Gomez.
(El senior Elizalde objet6 la parte del articulo que habla de intervention fuera
de los casos de invasion para ponerlo en el art. 23. El senior Escalada pregunto
si para la intervention del Gobierno Federal era condition sine qua non la requi-
sicion de las autorldades.)

Senior Sarmiento.-Consultamos eso cuando se trata de un
caso de jurisprudencia. Pero en la Constitucion s61o deben
consignarse ciertos principios generals, yyo habria adop-
tado el articulo de los Estados Unidos si no se tratara de los
casos y cosas argentinas; pero es precise fijarse hasta en
las palabras.
El hecho que ha ocurrido es espantoso, sefores. Se ha
mandado quitar un Gobernador, precisamente por la ley
que dice: (para restablecerlo si hubiese sido quitado por la
sedicion. )
Eso que se ha puesto ahi, no es para quitar a los Gober-
nadores, sino para reponerlos cuando hubiesen sido de-
puestos.





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


Hemos adoptado, pues, el mismo lenguaje de la Constitu-
cion de los Estados Unidos, pero con un poco. de mas
relacion con los hechos de nuestro pals, con las ocurrencias
actuales, con un poco mas de alusion, dire asi, A los hechos.

Se&or Sarmiento.-Pido la palabra, no s6 si para agregar
nuevas dudas A las que atormentan al senior Convencional.
Hay documents que se refieren precisamente a esta cues-
tion y que quizA han influido en la Comision discutiendo
este punto que nos ocupa.
Mr. Curtis, el autor de una famosa obra, la Historia de la
Constitucion de los Estados Unidos, ha reunido todos los detalles
de c6mo se hizo la Constitucion y todas las opinions que
se omitieron; y para llegar al sentido precise de las pala-
bras, describe recientemente un articulo de dos 6 tres colum-
nas con motive de la question que nos ocupa: me ha venido
en estos dias. La autoridad de Curtis es hoy dia igual
A la de Story.
Pues bien, en el comentario que hace de la palabra
invasion, dice que quiere decir invasion extranjera, pero
que comprende tambien la de una provincia a otra. Por
una series de comentarios que da este autor, ha podido arri-
bar a estos resultados, teniendo present las circunstancias
en que se di6 la Constitucion. Interpreta que puede refe-
rirse a la invasion de una provincia sobre otra, porque
habiendo sido hecha la Union entire Estados desemejan-
tes en fuerza 6 en poderes, pues que unos eran grandes y
otros pequefios, los Estados pequefios pedian al Gobierno
federal para que los protegiera contra los mas fuertes.
Ejemplo: el Estado mas pequefio era Rhode Island, que
tenia 28.040 habitantes, mientras que Massachusetts Bay
tenia 280.C00, y naturalmnente los Estados pequefios para
unirse pedian garantias.
Enla Constitucion:argentina hay un articulo que dice que
una provincia no pueda invadir A otra... Sirvase el senior
Secretario leer el art. 109...
Esta declaracion no existed en la Constitucion de los
Estados Unidos, y cosa admirable I despues de pasados
ochenta afos, recien han venido a dilucidar en los Estados
Unidos si la palabra invasion comprendia una d otra cosa,
porque jamas habian tenido occasion de experimentarlo,





OBRAS DE SARMIENTO


pero nosotros tenemos que ver todos los dias con ese punto;
pues ya han ocurrido casos. Ahi anda un comisionado
reuniendo gente para ir contra la Rioja A prestarle pro-
teccion A un Gobernador depuesto.
Qu6 precauciones se tomarian ? 4 QuB podremos hacer
en la Constitucion para evitar eso? Qu6 medidas vamos
A tomar para el caso de-que el Gobierno federal, constituido
para hacer la felicidad de los pueblos, no procede de buena
fe ? Yo creo, sefiores, que si el Gobierno federal tiene
mala fe, que no lo creo en este moment, no puede formu-
larse articulo ninguno para que preste protection A los
Estados pequefios contra los grandes, por mas que digamos
en la Constitucion que sea de esta 6 de la otra manera.
En estos casos no podemos hacer otra cosa que confiarlo
todo A la Providencia y A nuestros buenos puflos, que es lo
que puede conseguir que las cosas vayan por donde deben
ir. No conozco otro remedio al mal.
.... ........ ................... o ................... ....
Sedor Sarmiento.-A riesgo de cansar A la CAmara con la
discussion de este articulo, voy A decir algo respect de la
fuerza puiblica; la fuerza piblica tratandose de la interven-
cion es una cosa esencial. Segun la jurisprudencia que
se da, el mando de la fuerza puiblica quiere decir el mando
de la fuerza que no ea de line. De consiguiente, cuando
las provincias manden sus milicias, el Gobierno Nacional
puede disponer de parte de ellas 6 del todo.
Sefor Elizalde ( D. R. )-Por la Constitucion Federal, no le
esta expresamente negado el derecho de mandar sus mili-
cias A las provincias; pero en todas las Constituciones de
las provincias se atribuian ese derecho, de mandar sus
milicias, hasta que el Congreso declare que por la Consti-
tucion no tenian ese derecho. Queda pues entendido que
las milicias no las manda sino el Gobierno Nacional.
Sefor Sarmiento.-Los jefes y oficiales de las milicias son
nombrados por las provincias.
En esa parte influye el Presidente, y ha podido mandar
todas las fuerzas de la Repdiblica; pero las provincias man-
dan su Guardia Nacional. Por qu6 no pueden hacer
ejercico, porque no pueden cuidar del orden sin la autori-
dad A que estAn sujetas las Provincias?





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


Seior Velez Sarsfield.-La provincia de C6rdoba acaba de
reunir la Guardia Nacional para defenders.
Sefior Sarmiento.-Otra cosa hay que es necesario tener
present.
Como el Gobierno de los Estados Unidos, 6 de la Confe-
deracion no puede andar con sus tropas de un lado para
otro, porque esa es una de las cosas que no tiene vuelta
hoy dia. Bien, pues, como no puede andar con sus tropas
dentro del territorio, necesita tropas de linea y guardia nacio-
nal. Tratandose de la question que nos ocupa, en los Estados
Unidos, siempre que est6 agitada la frontera, el Congreso
le presta al Gobierno del Estado tropas y armamentos.
Pero la defense del Estado de Buenos Aires I c6mo sera ?
Es claro que ha de haber quien defienda la frontera, y
nadie lo puede hacer mejor que las milicias de Buenos
Aires, porque no hay motive alguno para career que las
milicias de Entre Rios la defiendan mejor que los porte-
fios, que van a defender sus vidas gA qu6 se dice que
ha de ser con intervention del Gobierno Nacional? Si el
Gobierno Nacional hace entrar sus tropas de linea, que es
a lo que hay que atenerse, yo creo que no ha de ser sino
por motives especiales, porque las tropas federales no se
pueden andar paseando por todas parties. Es, pues, por
eso que se dice que el ej6rcito national no puede entrar
en el territorio de las Provincias, sino con motives especia-
lisimos, como invasion extranjera. Es entonces que la
autoridad national puede entrar a las Provincias con sus
tropas de line para repeler al enemigo que quiera entrar.
Pero I qu6 se va a hacer si mientras los gobernadores man-
dan en sus provincias, su ej6rcito ha de ser mandado por
jefes y oficiales?
Yo no tendria embarazo en adoptar otra redaccion, por-
que yo tengo los mismos temores que el senior Convencio-
nal; pero Aqu6 hacerle? Despues se tomaran esas pre-
cauciones.
Comisiones permanentes

En la Comision se propuso como un recurso especialmente sud-americano la
creaclon de una Comision Permanente que contuviese durante el receso de las
ToMo xix-4.





OBRAS DE SARMIENTO


Camaras, las demasias del P. E. y ante qulen se pudiese pedir acuerdo en ausen-
cia del Senado.
Objet6se por otro de los miembros, & la resurreccion de
las comisiones permanentes durante el receso de la Legis-
latura, que estas practices procedian de un principio vicioso
en el Gobierno, cual era la tutela que el Poder Legislativo
pretendi6 siempre en Francia ejercer sobre la corona, y
la desconfianza que inspiraban sus antecedentes desp6ti-
cos y su propension A recuperar su poder arbitrario. Que
las Repdblicas reconocian en el Jefe del Poder Ejecu-
tivo igual representation de la soberania popular que en
las CAmaras, puesto que ambos eran electos por el pueblo,
y tenian la misma capacidad y deber de comprender y
ejecutar la Constitucion.
Que las comisiones permanentes eran una policia pre-
ventiva de los delitos contra la Constitucion, confiada a un
juez tan capaz de los mismos delitos como el reo presunto;
pues que seria impossible determinar la razon porqu6 seis
ciudadanos Senadores y Diputados tendrian mas celo por la
conservation de las instituciones que otros seis ciudadanos
llamados Presidente y Ministros.
Que el dejar al Presidente la responsabilidad de sus
actos, y la facultad del bien y del mal inherente al hombre,
no era mas que seguir el plan de todo nuestro sistema so-
cial y la base de nuestras leyes, que castigan el delito
cometido, sin impedir la libertad de cometerlos.
Que a este objeto respondia la facultad de acusar y juz-
gar al Presidente y Ministros por mal desempefio de sus
funciones; juicio que no podia tener lugar desde que las
infracciones hubiesen ocurrido en presencia de una Comi-
sion Permanente que no hubiese protestado contra ellas,
6 lo que es todavia peor y mas frecuente, habi6ndoles
prestado su aprobacion y concurso.
Que era precise no olvidar que siendo Presidente y CA-
maras emanados de la election popular por mayoria, esa
mayoria representaba siempre partidos politicos, tanto en
el Ejecutivo como en las CAmaras,que nombran por mayo-
ria laComision Permanente. Que una de dos, 6 la mayoria
de la OCmara era del partido del Presidente, y por tanto, la
Comision permanent, y entonces en lugar de un freno
era un [auxiliar; 6 la mayoria era del partido opuesto, y





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


entonces no habia que coritar con su imparcialidad y dis-
crecion para hallar abusiva la conduct del Ejecutivo del
partido opuesto.
Que la experiencia en Montevideo, Buenos Aires y Chile
de las comisiones, habia demostrado su inutilidad y su
peligro, silenciando los actos mas arbitrarios unas veces,
6 creando dificultades otras A la march del Gobierno,
segun el espiritu que animaba A sus miembros.
Que para restablecer, pues, las comisiones permanentes,
como media preventive, era precise suprimir el juicio de
impeachment como castigo; juicio que envolveria siempre
por omision 6 complicidad A la Comision Permanente
misma.
Que la concurrencia del Senado A la nomination de los
altos funcionarios, era una traba impuesta al Ejecutivo, y
que reducirla A una Comision Permanente, era destrair 6
achicar A sus proporciones la traba, sin consultar ventaja
alguna, pues los nombramientos en comision acudian a la
necesidad del moment.
Incompatibilidades nacionales y provinciales (articulo 34)
El articulo 34 de la Constitucion vigente fu6 introducido por la Convenclon de
Buenos Aires, donde pas6 sin discussion, siendo fundado en el seno de la Comision
como sigue, segun El Redactor.
Observ6se que el objeto de la Constitucion al poner diez
afios de intervalo entire su promulgacion, y la franquicia
de reformarla, como las otras remoras creadas por las
demas Constituciones, tenian por objeto dar un lapso de
tiempo, A fin de que una prActica suficiente haya puesto
en evidencia sus defects y omisiones 6 los abuses A que
se presta.
Que los historiadores norte-americanos recordaban la es-
pecie de pavor con que los mismos grandes hombres que
habian fraguado la Constitucion, espiaban inquietos su
action y sus fen6menos, cuando sus prescripciones fueron
puestas A prueba en la prActica. Obra de combinaciones
humans, y sin modelo anterior en el mundo, A cada mo-
mento temian verla producer efectos contrarios & los que la
sinceridad de sus intenciones habia presumido; bien asi
como el inventor de la locornotiva pudo contemplarla mo-
verse en sus primeros ensayos, sobrecogido de terror ante
su propia obra.





OBRAS DE SARMIENTO


Que la Comision de la Convencion de Buenos Aires se
hallaba por fortune en situation distinta, puesto que 'la
Constitucion que se le encomendaba examiner no era una
teoria puesta A ensayo, sino un hecho prActico, rodeada
ya cada una de sus disposiciones de una constelacion de
sucesos a que habia dado lugar, y de muchos males que
no habia sabido estorbar. Que sus observaciones no se
fundaban, por tanto, en apreciaciones mas 6 menos discu-
tibles sino en el studio de los hechos y en la experiencia
adquirida en siete afios ha que la Constitucion esta funcio-
nando.
Que siguiendo este plan, era necesario afiadir el articulo
que precede, para precaver abuses de que ya habian por
desgracia ejemplos repetidos. Que no podia permitirse
que la Corte Suprema Federal fuese alta Camara de Justi-
cia de una Provincia; pues por la naturaleza de sus fun-
clones, pudiendo ser parte ante su tribunal la Provincia
misma, el Gobernador 6 la misma alta Cimara, la acumu-
lacion era incompatible.
Que menos podia admitirse que los jefes de guarnicion
federal en las Provincias, 6 los jefes de circunscripciones
militares, creadas A designio para Ilevar A las Provincias
la influencia political y aun de parlido del Poder Ejecutivo
Nacional, pudiesen optar A los empleos de Gobernador d
otros influyentes A que necesariamente aspiraban, em-
pleando para obtenerlo el poder material y prestigio moral
que les da la fuerza armada. Que como si la legislation
reglamentaria hubiese propendido A favorecer, en lugar
de contrariar esta propension, la ley de elecciones habia
dado A la tropa de linea de la Confederacion voto en las
elecciones provinciales; habiendo asi la tropa federal de-
cidido subrepticiamente de una election en Mendoza, de
lo que se elevaron en vano protests al Congreso; y los
jefes de circunscripciones militares han tenido en continue
alarma A las provincias de Tucuman y San Juan, y traido
las guerras y las conmociones internal que habian per-
turbado la tranquilidad constantemente.
Que los Estados que componen la Union americana, aun
sin manifestarse esta propension del Gobierno Federal
absorber el de las Provincias, habian puesto en sus cons-
tituciones como una inhabilidad para el desempefio de





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


puestos de confianza en los Estados al estar al servicio de
Estados Unidos, como se ve en la siguiente:
< en la armada de los Estados Unidos 6 de sus aliados, se
considerara haber adquirido residencia en el Estado, en
consecuencia de haber estacionado en el; ni tal soldado,
marine 6 marinero tendra derecho a votar. (Indiana).
Estableciendo la Constitucion Federal que para ser Senador
6 Diputado al Congreso, era requisite indispensable habitar
en el Estado que lo elige, y para que esta garantia no fuese
falseada, habian establecido por regla general que nadie
pudiese llamarse habitante de un Estado que no hubiese
residido en l1 de tres a siete afos inmediatamente a su
election; sin quitar esta franquicia A los que en servicio
-propio de los Estados Unidos se hallasen ausentes de su
Estado; y que no habiendo las Constituciones provinciales
nuestras, previsto este caso, era necesario establecerlo en
la Constitucion Federal misma, a fin de alejar los peligros
de absorcion, y la inevitable perturbacion que habia de
traer la tentative, como ya habia acontecido en Mendoza,
Tucuman, San Juan, etc.
Que este peligro era tanto mayor, cuanto que con la in-
corporacion de Buenos Aires, habria una recrudescencia
de esfuerzos del Gobierno Nacional, para influir en la poli-
tica internal de este Estado, y una voluntad y capacidad
mas pronunciada para resistirlo; produciendo un malestar
continue 6 consecuencias mas deplorables aun, que debian
evitarse.
Que una de las ventajas que consultaba el sistema fede-
ral, era el poder coexistir en el gobierno interno de las
Provincias 6 Estados partidos distintos 11 opuestos al que
gobernaba-la Union 6 Confederacion; y que el tratado del
11 de Noviembre, despues del inditil gasto de millones de
duros y el deplorable derramamiento de sangre, habia
quebrado en este punto la political del Gobierno Federal,
que hasta entonces habia propendido a excluir del Gobier-
no partidos politicos, que tenian tradiciones y antecedentes
contrarios a los suyos; y que esta conquista a tanta costa
hecha, debia asegurarse, cerrando al Gobierno Federal los
caminos que por abuso 6 por imprevision del caso, le esta-
ban abiertos para influir en la political internal de las





OBRAS DE SARMIENTO


Provincias; introduciendo en ella a sus correligionarios, apo-
derdndose de los gobiernos a mano armada y A pretexto
de intervenir, 6 perturbindolos con los jefes militares, para
dominar el Congreso con Diputados y Senadores de su
circulo, recomendados las Provincias.
Que la accesion de Buenos Aires al seno de la Confede-
racion, fuerte de elements de resistencia, avezado por una
experiencia feliz en el propio gobierno; con habitos de li-
bertad radicados, y espiritu dominant de ideas y princi-
pios contrarios & las tendencies del Gobierno Federal tal
como lo habian constituido sus antecedentes, llevaba a la
Confederacion un mayor desenvolvimiento del element
federal si se mantuviese siempre en los limits de la doctrine
de las federaciones, sin empefiarse en contrariar el espi-
ritu y la letra de sus poderes, a riesgo de trabar nuevas
luchas en teatro mas vasto, y con menos esperanza de
6xito que las que habian hecho el fondo de su administra-
cion durante los pocos aflos de su existencia.

SESSION DEL 30 DE ABRIL

Derechos de importation y exportacion

(El senior Elizalde propuso limitar los derec6os que pudiera imponer el Con-
greso Nacional & los de importacion, reservando a los Estados la facultad de
imponer derechos de exportacion, lo que restablecia las funestas aduanas interlores
y las rivalldades de intereses entire unos y otros Estados que hicieron fracasar la
primitive confederaclon de los Estados Unidos. Propuso ademas que los derechos
en Buenos Aires se habian de pagar con su propio papel moneda, lo que estaba
virtualmente estatuido en el art. 7o del convenio de It de Noviembre incorporado
despues A la Constitucion.)
Senfor Sarmiento.-Habia creido, senior Presidente, deber
abstenerme en esta parte de la discussion, porque no soy
de los miembros de la Comision que podian suministrarle
mayores luces en estos puntos econ6micos, que he visto
tratar en la Comision con bastante maestria por part de
mis honorables concolegas. Sin embargo, indicar6 algu-
nas ideas que podrAn tal vez servir para aclarar las dudas.
La primer de todas es que las cuestiones econ6micas,
las cuestiones que se refieren A los valores, no son mate-
rias de un orden permanent. De consiguiente, la obser-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


vacion que se hace, no me parece suficiente para volver
sobre este articulo, y creo que la enmienda que se propone
es material de resolverse mas tarde, a media que se forme
el juicio de la CAmara.
Yo oigo, senior Presidente, con placer, las ideas contra-
dictorias que se manifiestan en estas cuestiones, porque
ellas muestran la multitud de dificultades que pueden
suscitarse en cada uno de los actos, que a primer vista
parecen simples.
Sin embargo de esos hechos, debemos esperar occasion
mejor para manifestar las diversas opinions que se mues-
tran hoy en la Convencion.
En la clase de trabajo que hemos tenido que hacer en la
Comision, teniamos que consultar la necesidad de corregir
la Constitucion y otra necesidad tan imperiosa como esa,
la de no hacer todas las mejoras posibles y concebibles en
la Constitucion, porque como ha dicho muy bien un senior
Diputado que estaba encargado por la Comision para hacer
esas modificaciones, no habria dejado pedazo de la Consti-
tucion que no admitiese reform. Era precise, pues, no
entrar a aquellas reforms que hicieran impossible la
Union, y no quitar mas que aquello que pudiera quitarse,
es decir, lo que a Buenos Aires 6 cualquiera otra provincia
interest para su seguridad political.
Ahora las cuestiones que se proponen ya no son de un
caracter puramente econ6mico.
Yo me permitir6 hacer una observation, porque me pa-
rece que comprendo algo de los sentimientos en los miem-
bros mas j6venes de la Convencion.
Creo que desde el afio 52 en adelante se ha empezado a
vivir en una atm6sfera en que se ha formado el hAbito de
mirar este Estado como un pais diferente de los otros.
Entre Buenos Aires y las provincias no debe haber otro
sentimiento que el sentimiento argentino. Puedo citar,-
permitaseme la digresion porque importa un poco a la
cuestion,-una carta que he recibido en contestacion &
otra, d&ndome satisfaction por haber usado como reproche
el nombre de provinciano comprendiendo muy bien que
no era un elogio el que le hacia.
ILe damos a la Confederacion I 4Pero qui6n es la Con-
federacion? Nosotros somos la Confederacion; le dams





OBRAS DE SARMIENTO


al Gobierno Nacional, de que vamos a former parte para
hacer la felicidad del pais y proveer a nuestras propias
necesidades. Por ejemplo, dando las rentas de la Aduana
de Buenos Aires, vamos a dar solo la administration de
dos terceras parties de nuestros gastos, y he tenido occasion
de demostrar hace cuatro afios, que sesenta 6 setenta mi-
llones de duros eran los gastos del ej6rcito national, que
son gastos nacionales. Al dar sesenta millones, damos el
derecho, i, qui6n? A nosotros mismos, que formamos
parte del Gobierno.
Los derechos que nosotros le damos A la Confederacion,
los hemos de absorber en nuestro propio servicio, porque
nosotros le damos los derechos y 61 nos 'paga los gastos.
Pero, sefiores, debemos hablar formal; el Gobierno Federal
es para el interns general, se crea a fin de reunir los intere-
ses generals del pais. Se dice: no conviene darle los
derechos de exportacion I Lo que convendria averiguar es,
si conviene que haya derechos de exportacion en las Pro-
vincias 6 en la Confederacion.
Esta es la question econ6mica, lo demas no es mas que
una manera de reunir dinero. De lo que debemos cuidar-
nos es, si tendremos suficiente cantidad de dinero para
todos aquellos objetos que tiene la Nacion que tender.
La Nacion tendra buques, ej6rcito, aduana, correo, etc.
Ahora, cuanto dinero gastaremos en eso? Lo mismo es
aqui que alli; es el mismo dinero. Quiza sera mas econ6-
mico reunirlos en una sola cocina, que tener trece fuegui-
tos, con trece cocinitas para hacer cada una su mala comida.
Este es un gran principio econ6mico: si fuera possible hacer
una cocina para toda la ciudad, se acabarian todos los
sinsabores dom6sticos. No me parece, pues, que esta sea
la question mas grave.
Ahora observar6 sobre el origen de la exclusion de los
derechos de exportacion en la Constitucion de los Estados
Unidos.
La parte mas dificil era la renta, que estamos discutiendo.
No eran los Estados mas grandes, ni mas comerciales, los
que se oponian A dar una legislation commercial a la Nacion,
porque habia unos cuantos Estaditos pequefios muy bien
colocados, que pasando por alli las mercaderias, se presta-
ban a la especulacion de cobrarles derechos a sus vecinos,





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


y se los guardaban para su propio regalo. Estos decian:
no conviene que el Gobierno Nacional tenga el derecho de
imponer las contribuciones que nosotros imponemos a los
vecinos. La Comision que se form de la Convencion no
pudo arribar a hacer desistir a todos los Estados de sus
pretensiones; pero despues volvieron sobre ellds, y convi-
nieron en arreglar la question c6mo y hasta d6nde se pudo;
la facultad de imponer derechos a los Estados, era preciso
que fuese national, porque el comercio es una masa sola
de product, y ese product ha de ir pasando de unos Esta-
dos a otros hasta acumularse en los grandes centros co-
merciales, para ir hasta el uiltimo consumidor, con lo que
viene el pueblo a pagar en resume todos los derechos
que pesan sobre la importacion 6 la exportacion indistin-
tamente.
El impuesto se reparte proporcionalmente sobre todo el
pais, cualquiera que sea la material imponible, de manera
que cuando se impone una contribution i las puertas de
calle, hasta los pAjaros que pasan por el aire pagan esa
contribution.
Asi, pues, IlAmense derechos de exportacion 6 importa-
cion, la question de la nacionalidad, es simplemente esta-
blecer ciertas contribuciones para pagar ciertos gastos que
estamos haciendo nosotros mismos. Por tanto, asi debe
mirarse esta part de la question econ6mica que se indica.
Con respect a lo del metalico, lo digo francamente, no
sabria si es oportuna 6 inoportuna. Hubiera querido oir
a algun otro miembro de la Comision que conoce mejor
estos ramos, para ser mejor entendido este articulo, que
despues de haber pasado, no se puede volver sobre 61 sin
que se toquen inconvenientes para la discussion.

SESSION DEL 30 DE ABRIL

Garantias no enumeradas

Senor Sarmiento.-Siempre contestar6 a estas interrogacio-
nes, con la exposicion del sistema que hemos seguido: no
hacer reforms sino en aquello que era capital. Por eso
es que se ha afiadido a las garantias un articulo que dice





OBRAS DE SARMIENTO


que quedan en vigencia todas aquellas garantias que no
estuviesen enumeradas. Las garantias no enumeradas,
son, como se comprenderA muy bien, las que no lo estu-
vieren, y como todas las garantias prescriptas, quedan en
vigencia por ese articulo; quedan comprendidas todas las
que suporie el senior Diputado que no lo estan, y algunas
mas. Por ese articulo quedan establecidas todas las ga-
rantias reconocidas en el mundo. Por ejemplo: el domi-
cilio es inviolable, la correspondencia es inviolable, y todo
lo que hay dentro de la casa. Ninguna Constitucion tiene
escrita esas palabras, sino que dice simplemente que la
correspondencia y el domicilio no estarAn sujetos pes-
quisas irracionales; es decir, no harA Vd. pesquisas sin
motive, sin razon. Asi es que no queda ninguna garantia
por fijar: basta poner que el asilo es inviolable para que
no se pueda violar el asilo ni nada de lo que hay adentro,
porque no se pueden enumerar todas las cosas inviolables
que hay dentro de una casa, y no por eso deja de prevale-
cer el principio.
SESSION DEL 1o DE MAYO

Reform de la Constitucion
(Decia la Constitucion que no podia reformarse sino pasados diez afios desde
el dia en que la juren los pueblos. Para suprimir dicha clausula dijo:)
Segor Sarmiento.-Para comprender la necesidad de supri-
mir este articulo, seflor Presidente, no hay mas que pre-
sentar el hecho de la existencia de la Convencion. Podre-
mos decir como Descartes: pienso, luego existo. La Conven-
cion existed, luego esa parte esta reformada.

SESSION DEL 10 DE MAYO

Garantias no enumeradas Libertad de la Prensa
Este articulo fu6 fundado en la Comision, como sigue:
Observ6se que estas dos declaraciones eran tomadas de
las enmiendas A la Constitucion de los Estados Unidos, in-
dicadas entire otras, como complement necesario de la
Constitucion; y que si en la primera se afiadia que la pren-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


sa no habia de recaer bajo la jurisdiccion federal, era por.
que la Constitucion Argentina encargaba al Congreso la
codificacion de las leyes, y podia, por tanto, dictarlas sobre
libertad de imprenta.
Que las Constituciones modernas eran una limitacion
puesta & la soberania popular misma, mientras la Constitu-
cion exige al legislator que no puede alterar lo que ella
establece, al ejecutor de la ley que debe limitarse A lo que
ella le prescribe, y aun al juez que ha de juzgar la ley
misma que aplica, en cuanto excede los limits a la facul-
tad de legislar, sefialados por la Constitucion.
Que la declaration de los derechos del hombre, habia pre-
cedido A todas las constituciones escritas, los que quedaban
subsistentes siempre; pues ellos constituian un legado de
la humanidad entera, que ningun pueblo podia renunciar,
sin renunciar a la historic, y a los antecedentes de la civili-
zacion de la especie humana, y a la mancomunidad cris-
tiana de que formaban parte. Que asi el'derecho de gentes
los protegia a todos, en cambio de reconocer y practical
aquellos actos, y tener aquellas leyes y practices que supo-
nen un pueblo civilizado.
Que en las declaraciones de derechos y garantias, esta-
ban consignados various principios de la ley civil, tales
como el derecho de defense, de careo, de no jurar en
propia causa, etc., etc., para asegurarse de que esas leyes
fundamentals no pueden ser abolidas ni por la Constitu-
cion, ni por la voluntad de pueblo alguno; pues no hay
pueblo que pueda reclamar como suyas estas conquistas,
ni renunciarlas por su voluntad.
Pero que no pudiendo enumerarse en las declaraciones
previas de una Constitucion todos los derechos adquiridos
por el hombre, se establecian los principals; consignando
el hecho de que aquellos no enumerados quedan siempre
vigentes, y se los reserve el pueblo. Que esta practice in-
troducida en las enmiendas de la Constitucion de los Es-
tados Unidos habia sido reproducida constantemente por
todas las de los Estados, no obstante haber heredado de la
legislation de la madre patria, la Magna Carta, el bill of
rights, el habeas corpus y el cuerpo de doctrine que constituyen
las libertades inglesas, y ser ley del Estado la declaracion
de la Independencia, en que las colonies norte-americanas





60 OBRAS DE SARMIENTO

reivindicaron los derechos del hombre, para constituirse
en sociedad; libertades y declaracion que estan implicitas
en nuestro derecho pdblico, y le sirven de base.
Que asi aquellas Constituciones consignaban en sus de-
claraciones, principios y aun doctrinas que debian tenerse
siempre A la vista, tales como: a el pueblo tendrA derecho
de llevar armas para su defense propia y la del Estado. -
(Constitucion de Indiana.) ( El powder absolute arbitrario
sobre las vidas, libertad y propiedad de los hombres, no
existe en una repdblica ni aun en las mas grandes mayo-
rias. -)-(Kentucky.) c(La declaracion de derechos es por
esta Constitucion declarada ley del Estado; no sera violada
bajo pretexto alguno. --( Carolina.) c Todo poder existe
en el pueblo y emana de 61; y por tanto, los magistrados
son sus fideicomisarios, y en todo tiempo ante 61 respon-
sables. -( Virginia.) c Que una prolongada continuacion
en los departamentos ejecutivos de poder 6 confianza, es
peligrosa A la libertad; y que por tanto, la rotacion en aque-
llos departamentos es una de las mejores garantias de la
libertad. ,-( Maryland.) ((El poder military estarA en todos
casos y en todos los tiempos, en estricta subordinacion al
poder civil. )-( Todas.) ( Estas declaraciones quedan fuera
de los poderes generals del Gobierno; siendo nula toda
ley en contrario. --( Alabama), etc., etc.
Que esta declaracion servia para fijar la interpretation
de la Constitucion misma, por sus principios fundamenta-
les y objeto contra los que querrian suponer que la letra
autoriza A restringir una libertad, 6 que lo que en la Cons-
titucion no estA expresamente dicho, no es constitutional,
ni tiene valor legal; con lo cual se pervierte el espiritu y
se falsea el fin que consultant las constituciones.
Que estos mismos principios habian aconsejado sustraer
a la accion del Congreso de los Estados Unidos la legisla-
cion de la prensa, para asegurar asi a la libertad de pensar
un derecho anterior y superior A toda constitution.
Que sin hacer de ello un cargo indtil, la Comision debia
recorder haberse publicado una carta del Presidente de la
Confederacion, conminando A un Gobernador de Provincia
porque no reprimia el espiritu de critical de un diario,
caracterizando con susverdaderos nombres la resurreccion
de la cinta colorada; y que si en esta reprobacion del





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


diario de un uso que ley ninguna ordena, no estando nadie
obligado A hacer, acatar, ni respetar lo que no es legal,
con cuanta mas razon debia temerse esta facultad de
restringir la prensa, en materials mas graves. Que la his-
toria contemporAnea habia justificado plenamente la pre-
vision de los pueblos que impusieron A fines del siglo
pasado al Congreso federal esta limitacion de facultades.
Que ninguna nacion del mundo habia arribado A establecer
principios regulars; pues dejando A sus legisladores la
facultad de reglamentar la libertad de la prensa, algunas
no habian podido detenerse en la fatal pendiente que Ileva
hasta suprimirla, 6 someterla al juicio del Ejecutivo, sin
formas, como acontece en Francia. Que la Inglaterra habia
intentado en vano dar una ley sobre imprenta, y desistido
de ello el Parlamento, en presencia del peligro de atacar la
libertad en su base, dando al Legislador el derecho de
reglamentarla; y que en Sud Am6rica ningun Estado habia
llegado A resultado stable ni satisfactorio. Que en pre-
sencia de estas dificultades, los publicistas de las repiiblicas
estaban con la Constitucion de los Estados Unidos contes-
tes en declarar la libertad de la prensa, derecho reservado
por el pueblo; y como la libertad de conciencia, que es
otra forma de la libertad del pensamiento, fuera del alcance
de la legislation, dejAhdole al abuso de ella su caracter
de libelo ante his leyes ordinarias. Que en paises como
los nuestros, en que las comunicaciones y contact eran
dificiles, la education del pueblo defectuosa y limitada,
las prActicas administrativas irregulares 6 viciosas, y la
tendencia al arbitrario inherente A todos estos defects, la
prensa, con todos sus inconvenientes de detalle, ejercia
una poderosa y saludable influencia, poniendo de mani-
fiesto lo que habria interns de ocultar, interesando A unos
pueblos en la suerte de otros, y difundiendo por. la discu-
sion y la publicidad una masa de luces que de otro modo
no llegaria & los extremes de la Repdblica. Que el ensayo
feliz de la absolute libertad de imprenta, hecho nueve
ailos en Buenos Aires, habia desacreditado los especiosos
arguments contra ella; y que ademas, entrando hoy
Buenos Aires en la Confederacion, entraba con sus liberta-
des conquistadas, y no siendo A las Provincias daifoso en





OBRAS DE SARMIENTO


manera alguna que Buenos Aires tenga libertad de impren-
ta, esta restriccion de legislar debia ser aceptada.
Sefor Sarmiento.-Este articulo, seoidr Presidente, lo puso
la Comision para remediar los inmensos vicios que se
encuentran en la Constitucion federal.
La Legislature de los Estados Unidos cuando examine
la Constitucion que se habia dado, aunque esta hubiese
sido hecha por los hombres mas competentes, introdujo
una porcion de enmiendas complementarias, que tendian
a garantir los derechos del pueblo, no establecidos en la
Constitucion, agregando este articulo. Y no obstante que
todas las Constituciones de aquellos paises tan experinen-
tados, se han corregido, puede decirse, aflo por afio, desde
que existen; no obstante que se han establecido veinte
enmiendas mas; no obstante aquellos derechos ordinarios
que habian heredado de la madre patria, a mas del Habeas
Corpus, el Bill de derechos y la Magna Carta; todas las Cons-
tituciones han repetido esta clausula como indispensable
para comprender en ella todas aquellas omisiones de los
derechos naturales, que se hubiesen podido hacer, porque
el catalogo de los derechos naturales es inmenso.
Puesto que se le da a esta parte el titulo de Derechos y
garantias de los pueblos, se supone que es la renovacion
de los derechos primitives del hombre y los que ha con-
quistado la humanidad, que naturalmente han ido crecien-
do de siglo en siglo. Se entiende tambien que esos prin-
cipios ahi establecidos son superiores a la Constitucion; son
superiores a la soberania popular: el padre no puede matar
al hijo, aunque podia entire los romanos. Hoy dia, la
Legislature no puede decretar que el padre pueda vender a
su hijo 6 & su deudor, aunque estos derechos se reclamaban
en algunos paises.
Seria excusado entrar a detallar todas las conquistas de
la moral y de la libertad, porque estan en la conciencia
de la humanidad. Alli estan grabadas juntamente con la
historic del progress human, del cristianismo, y aun las
modificaciones que los barbaros del Norte han introducido
en la sociabilidad del mundo cristiano; pero nosotros por
una razon capital, hemos creido indispensable que ese
articulo exista, y es establecer un principio claro, 6 una
jurisprudencia, para todos los casos que puedan ocurrir.





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


Ha nacido en los dltimos tiempos una escuela doctrina-
ria, que se atiene a los hechos, y segun ella, el hecho
decide del derqcho, aunque sea contra todos los preceden-
tes de la humanidad.
Asi es que es mejor reconocer estos derechos por docu-
mentos escritos, aunque no haya necesidad de ellos; por-
que hay ciertos-principios generals a que obedece la razon
humana.
Para salvar estos inconvenientes, para explicar ciertos
errors, para fijar la legalidad de ciertos actos y las obliga-
clones que ellos imponen, es precise establecer ciertos
principios y salvar ciertos estorbos. Voy & citar un ejemplo.
El pacto de San Nicolas, podia ser muy convenient,
podia ser muy dtil dadas las circunstancias del pais, pero
el hecho real y positive es que sublev6 la conciencia done
era libre en la Repdblica Argentina; porque atacaba las
primordiales nociones del derecho pdblico, que estaba en
todas las conciencias.
Es que la conciencia del hombre, en resume, dir6 asi,
de dos mil afios de lenta progression del derecho, habia
puesto en la razon de todos que aquel acto era nulo por
su forma, a saber: que los gobernadores no podian dictar
leyes, que los jefes del P. E. no podian reunirse y hacer
tratados por si. Todas estas formas violadas parecian
insignificantes, pero han costado a la Repdblica Argentina
seiscientos millones de pesos, cuatro 6 cinco mil vidas,
cinco 6 seis afios de r6mora en la organization que podia-
mos haber avanzado desde entonces, retrocediendo por el
contrario veinte anos, por nada mas que por haber hecho
una cosa que desaprobaba la conciencia humana. Ese
articulo, pues, salva los inconvenientes que pueden ocurrir.
Han ocurrido en estos tiempos hechos perfectamente igua-
les. C6mo es que se encuentra un Ministro obrando en
las Provincias con toda la autoridad del Presidente ? Lo
habiamos visto nosotros antes? No. a Lo habra visto alguna
nacion?-Tampoco.
SEn qu6 estA el mal ?
En que se viola en ello un principio.
No creo necesario, senior Presidente, abundar mas en
razones A este respect; esa es una simple precaucion
que habrA de ser itil a cada moment; es una piedra de





OBRAS DE SARMIENTO


toque para examiner todos los hechos. No son las decla-
raciones, derechos y garantias que contiene la Constitu-
cion las dnicas que nos rigen, son muchisimas otras que
no estan enumeradas ahi; y por tanto, para que no puedan
perderse de vista, hemos creido convenient agregar ese
articulo para explicar la jurisprudencia de la Constitucion
que nos rige.

SESSION DEL 1o DE MAYO


Residencia de los elegibles al Congreso

(En el Congreso Constituyente de 1853 se tom6 la formation de las Camaras de
la Constituclon de los Estados Unidos y al principio se sancion6 el requisite de
la residencia previa como condielon de elegibilidad; pero en el curso de la discu-
sion se reconsider esa saneion, suprimlindose tal requlsito, ante la observaclon
muy de circunstancias, que se hallaban entonces ausentes de sus provincias los
hombres mas notables por sus luces, a causa de las anteriores persecuclones y
la escasez de personas instruidas en algunas provincias, que sin la facultad de
elegir de otras sus Senadores y Diputados, no estarian dignamente representadas
en el Congreso.
Sarmiento consideraba esencial del sistema representative este requisite y fund
asi su voto en la Comision:)

Que las colonies norte-americanas al darse una 9onstitu
cion que las uniese en los Estados Unidos, habian encontra-
do la mas grave dificultad en fijar la base de la representa-
cion respective en Congreso, pretendiendo las mas pobladas,
serlo por el nAmero de habitantes, y las'mas pequefias por
Estados, segun la antigua Confederacion; y que por transac-
cion se resolvi6 hacer una Camara en representation del
ndmero de habitantes, y la otra en representation de las
Legislaturas, pero a condition de que fueran habitantes de
cada colonia los Senadores respectivos, sin cuyo requisite no
estaba llenado el objeto de la representation por Estados,
sin relacion A la poblacion.
Que la institution del Senado era en las constituciones
modernas un obstAculo puesto A la instabilidad de la
opinion pdblica, deteniendo un tanto los cambios sdbitos
que en las leyes podia traer el advenimiento al poder de
partidos adversos uno en pos de otro. Que la Repdblica
Francesa dos veces habia sucumbido por faltarle este ne-
cesario contrapeso; pero que no s6lo la Repdblica sino la





DISOURSOS PARLAMENTARIOS


monarquia constitutional se habian estrellado durante
cerca de un siglo de ensayos en la dificultad de dar base
s6lida a la institution del Senado.
Que el Senado ingl6s tenia su base incontrastable de
independencia en el derecho hereditario de los lores a
sentarse en el Parlamento, por lo que no podian ser ab-
sorbidos 6 dominados por la corona, y si influenciados A la
corta 6 a la larga por la opinion piiblica, muy poderosa en
Inglaterra, como se habia visto en el triunfo de la ley de
los cereales, y en las reforms liberals propuestas por los
lores mismos para ensanchar las libertades populares.
Que el Senado argentino sin una base de independencia,
vendria A ser como el francs (los Pares) nombrado por el
Ejecutivo, un refuerzo de powder del Ejecutivo y no un con-
trapeso.
Que este peligro resultaba de dejar sin obstaculo A la
influencia del Gobierno, recomendar tal 6 cual individup
de su circulo para Senador 6 Diputado de una Provincia,
habiendo ya la experiencia sefialado este fatal 6 inevitable
desvio, si no se pone por lo nenos un obstaculo natural A la
facilidad de aceptar candidates recomendados A la incuria
de las Provincias.
Que en el Senado era mas sensible este peligro, por
cuanto por sus funciones era juez en las acusaciones al
President y Ministros, con dos tercios de mayoria, y pu-
diendo Jujuy, San Luis, San Juan, Catamarca, La Rioja,
tener con solo esta minoria Senadores torados del circulo
del Presidente, y recomendados por 6l, podia estar seguro
de la impunidad en todo atentado, puesto que el reo pre-
sunto uombraba el juez possible.
Que las mas graves decisions del Senado se toman por
mayoria de dos tercios para acordar A la minoria un veto
sobre la opinion de la mayoria; de manera que los habi-
tantes de Buenos Aires representados ya en el Senado por
un d6cimo tercio, no obstante contener casi la mitad de
los argentinos aun participando del sentir de los Senadores
de la mayoria de las otras Provincias, se vera en las cues-
tiones graves dominado y anulado su voto, por el de la
minoria de las Provincias, cuyos Senadores son puestos
por el Ejecutivo para sustraerse A su sujecion.
TOMO xix-5.





OBRAS DE SARMIENTO


Que el circunscribir la election de Senadores y Diputa-
dos al lugar de la residencia del electo, hace real y verda-
dero el principio de la representation, siendo, en-efecto,
sensible que es tal representante de la simpatia, voluntad
6 ideas de la mayoria que lo elige, un conocido de los
electores y uno de entire ellos, como no puede serlo una
persona extrafa. Que esta limitacion, sujeta al electo A
la responsabilidad de su conduct, por la aprobacion 6
vituperio de sus convecinos, de que se mofaria aquel que
no ha de ver la cara jamas A sus pretendidos comitentes.
Que esta primordial razon habia hecho universal, cons-
tante, no solo en la Constitucion de los Estados Unidos,
sino en la de cada Estado particular, la precisa condition
de residir el ciudadano electo en el lugar que lo elige.
Asi en todos los Estados para ser Gobernador se necesita
ser ciudadano de los Estados Unidos y tres 6 mas afios de
residencia en el Estado que lo elige: para ser electo Dipu-
tado 6 por un condado 6 barrio de ciudad que tenga derecho
A un Diputado, ha de haber residido un aifo inmediata-
mente a su election, en el barrio 6 condado que lo elige;
y si es Senador del Estado ha de ser habitante del distrito
senatorial, y si Diputado al Congreso, del distrito congre-
sional respective, y no de otra manera.
Es de presumirse que en esos condados y distritos falten
personas instruidas y notables; pero el sistema representa-
tivo queda salvado, y la deficiencia personal remediada por
las luces de la mayoria.
En los cuerpos deliberantes, por otra parte, es la voluntad
la que da el voto, sirviendo las altas inteligencias, que son
pocas, para determinarlo y dirigirlo.
Que esta limitacion aparente, pero en realidad simple
veriticacion del derecho de las Provincias a estar realmente
representadas en el Senado y Camara de Diputados por
sus propios habitantes, era favorable al desarrollo de su
civilizacion y a la elevacion de sus mejores vecinos, asegu-
rando A cada Provincia la inversion en provecho de sus
propios habitantes de los fuertes emolumentos asignados A
la dignidad de Senador 6 Diputado, estorbando solamente,
que por la facilidad de darlos al favoritism 6 influencia,
se fomente una profession de Senadores y Diputados ambu-
lantes, tan buenos para representar una Provincia como





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


otra, y en realidad funcionarios adictos al servicio del Go-
bierno Nacional, por el estipendio que al empleo esta
afecto.
Que el examen de las listas de Senadores y Diputados
enviados al Congreso durante siete aiios, mostraba cuAn
ilusoria era, con la latitud dejada, la idea de obtener mayo-
res luces, pues se notaba en todos los casos, que al elegirse
un representante por Provincia que no habitaba, no se
habia consultado tal ventaja, sino el grado. presumible de
adhesion y dependencia del Ejecutivo.
Que esta necesaria influencia del Ejecutivo Nacional, en
la election de los Senadores de las Provincias en las que la
opinion pdblica es d6bil, y la poblacion educada reducida,
era visible en Buenos Aires mismo, aunque sin tan grave
peligro de las instituciones. Que en Buenos Aires desde
que la Constitucion rige, y no obstante sus aparentes pres-
cripciones, la organization real del Gobierno podia redu-
cirse A estas formas:
La ciudad de Buenos Aires tendrA derecho a hacerse
representar en la Asamblea por treinta y siete Diputados
y Senadores; y el Poder Ejecutivo tendra el derecho de
hacerse representar por igual ntimero a nombre de la cam-
pafia, enviando los nombres 6A cada distrito electoral de
los Diputados de su personal predileccion.
Que este no era un abuso intencional, sino el efecto de
esa laxitud dada en la aplicacion al principio de la repre-
sentacion, haciendo de ello una mera formula y una
semblanza de representation, con la -facultad de prestarse
unos distritos electorales A otros los Representantes.
Que citaba este hecho normal de todos conocido, para
mostrar la identidad de circunstancias 6 influencias en la
Confederacion, siendo por el sistema actual cierto, no s6lo
que el Presidente tendrA siempre en el seno del Congreso
sus adictos, lo que no es objecionable, sino que 61 nom-
brara en realidad (aunque disimulado por formas aparen-
tes) la mitad del Senado que ha de juzgarlo en el caso
previsto por la Constitucion,-6 concurrir con su asenti-
miento a la sancion del nombramiento de los mas altos
funcionarios del poder administrative que la Constitucion
queria limitar en el Presidente, con la intervention del
Senado, pero que la manera corrupt de elegir Senadores,





OBRAS DE SARMIENTO


esteriliza; pues, en fin de cuentas, la mayoria del Senado
es el mismo Presidente, representado por sus recomen-
dados.
Que era precise con el principio aceptar sus consecuen-
cias directs: que si el Senado habia de ser por Provincias,
el Senador debia ser oriundo de la Provincia y habitante
actual de ella; que si por el contrario podia el Senador
ser national indiferentemente y no provincial, entonces el
Senado debia tener por base la representation de los
habitantes, dividida la Nacion en distritos senatoriales en
razon de la poblacion.
Que era muy notable la confirmation que habian traido
los hechos A las deducciones hechas, en la reciente elec-
cion de Presidente y Vice-Presidente de la Confederacion.
La votacion para Vice-Presidente envolvia una question de
principios del mas profundo interns para las Provincias.
El Gobernador de Tucuman don Marcos Paz, habia sido
el inico funcionario que habia levantado su voz contra la
political desplegada en San Juan, conduct que le habia
merecido las simpatias de las Provincias. El general Pe-
dernera habia por el contrario apoyado sumisamente la
autoridad national en aquel adto. Ambos eran candidates
a la Vice-Presidencia, como si la question San Juan hubiese
de ser fallada por la election. Qui6nes entire los Sena-
dores votan por Paz? Todos con solo una excepcion, los
que estan en representation de su propia Provincia. Quie-
nes votan porel candidate delSEjecutivo? Todos losque no
residiendo en la Provincia que representan, estin a merced
del Ejecutivo. El hecho es palpable y merece ser puesto
en evidencia.
Senado de la Confederacion Eleccion de 1860. Candida-
tura de Paz Votan:
Senadores Residencia Representacion
Don Cleto Campillo C6rdoba por C6rdoba
) Vicente Saravia Salta a Salta
A PlAcido Bustamante Jujuy a Jujuy
a Francisco Delgado Mendoza a Mendoza
a Martin Zapata Mendoza a Mendoza
a Ruperto Godoy San Juan a San Juan
a Salustiano Zavalia Salta a Salta, no vot6
a Agustin de la Vega Tucuman a Tucuman





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


Candidatura de Pedernera

Sostenida por el Poder Ejecutivo:
Don Nicolas Calvo Buenos Aires por Corrientes
Ciriaco D. Velez Rioja
Tomas Guido a San Juan
J. M. Figueroa Catamarca San Luis
Antonio Crespo Santa Fe a Santiago
No siguen la regla:
Don Pedro Ferr6 de Corrientes por Catamarca, vot6 por
Paz; don Angel Elias, resident en Entre Rios, por Rioja,
vot6 por Paz; Tomas Arias (ex Gobernadur de Salta),
vot6 por Pedernera; Taboada, de Santiago, por Santiago,
no asiste, como Nufez, de Entre Rios por Entre Rios.
Que creia pertinente citar el hecho de que la Provincia
de San Juan, por ejemplo, est& hoy representada en Con-
greso por cuatro individuos extraflos a, la Provincia; Pro-
vincia precisamente notable por ser una de las que mas
hombres tiene conocidos en la escena political; siendo
evidence que no es la voluntad de San Juan la que repre-
sentan hombres que apenas de nombre le son conocidos.
El hacer venir de su propia Provincia el Representante,
trae la ventaja de poner en contact en el Congreso i los
hombres de todos los extremes del pais'; fin de que Ileven
& ellos a su regreso nuevas ideas, estrechen con los de
otras nuevos vinculos; mientras que por el otro sistema,
el Congress es en su mayor parte un cuerpo heterogcneo,
y sin relacion con sus elements constitutivos. La repre-
sentacion reservada a cada Provincia formarh hombres
abriendo una carrera al talent y ofreciendo estimulo al
studio. El sistema opuesto recompensa el favor solicitado,
nada crea,y corrompe por el contrario lo que existe.
j Con qu6 derecho el salteno que ha abandonado su patria
para siempre, se quejaria de no serelecto Representante
de sus compatriotas ?
La residencia por requisite no estorba todo el mal; pero
le cierra una puerta, y abre muchas al bien.
Que si no se hacia lugar a este restablecimiento de la
residencia del Senador norte-americano,. Buenos Aires





OBRAS DE SARMIENTO


debia pedir que se adoptase el nimero de habitantes, de-
bi6ndole corresponder entonces aproximativamente:
A Buenos Aires, Senadores..... ..................... 7
C6rdoba........................................... 3
Tucuman, Corrientes, Catamarca, Mendoza, Santiago,
2 cada una....................................... 10
San Juan, San Luis, Rioja, Entre Rios............... 4

24

Guardandose asi equitativamente la expression de la
mayoria de los argentinos en la confeccion de las leyes,
pues que concurriendo ambas CAmaras a su sanction, resul-
taba por la negative del Senado que la minoria de poblacion
en una mayoria de nombres propios & que quedan redu-
cidas las Provincias representadas como quiera y por quien
quiera, decide de la votacion de cada ley, anulando la CA-
mara de Diputados, y entregando el Senado mismo con
su voto nominalmente por Provincias, A la influencia direct
del Ejecutivo, como en Francia, pues que no es national
no representando los habitantes en proporcion de su nd-
mero, ni por Provincias tomando el Senador de otro punto
que de la provincia misma.
( Reflere El Redactor las razones con que fueron combatidas las conclusions de
Sarmiento para aconsejar esta reform en el seno de la Comision, aceptando su
oponente que el tiempo dela residencia no debe ser determinado por la Constitu-
cion federal, sino por la de cada Provincia y que solo dijera que fuera habitante de
la Provincia en que fuera electo.)
A estas observaciones se repuso, dice El Redactor, que la
formacion del Congreso era asunto federal; que la repre-
sentacion por Provincias en el Senado era exclusivamente
federal y que los requisitos para ser Senador debian ser
por tanto del resort de la Constitucion Federal y no de las
Provincias.
Que aceptada la reform que hacia necesaria la condi-
cion de residir el electo en la Provincia que lo elige, estaba
implicitamente aceptada la definition de la palabra resi-
dencia, pues que el significado de las palabras legales no
podia sin absurdo ser dejado A la conveniencia de cada
uno.
Que la parte mas esencial de la jurisprudencia, era a





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


juicio de los Jurisconsultos aquella que trataba De verborum
significatione, pues que ella encerraba todo el derecho. Que
la ley de Partida usaba la de vecino, para indicar el resi-
dente en un punto; que la Constitucion de los Estados
Unidos le Ilamaba habitante; que todas las de las Provincias
confederadas argentinas exigian, except dos 6 tres, para
serRepresentante de sus propias Legislaturas, que el electo
sea domiciliado en la Provincia; que otras lo requerian ins-
cripto en la Guardia Nacional; pero que ninguna fijaba el
sentido expreso de la palabra domiciliado; y que si la Cons-
titucion no habia de atenerse a las leyes reglamentarias,
que A su arbitrio diesen las Legislaturas A este respect,
sin someter el Congreso A las variantes y acaso tergiver-
saciones que les pluguiese introducir.
Que el derecho civil declaraba vecino, es decir, domiciliado
para los efectos civiles, al que habia residido en un punto
diez afios consecutivos, A menos que antes hubiese adqui-
rido en el casa de su propiedad y la habitase. Que el
domicilio ekigido por las Constituciones provinciales, era
pues el que da el sentido legal de la palabra.
Que para ser Representante de una Provincia en su
propia Legislatura, las condiciones podian ser mas 6 menos
estrictas; pues que debiendo asistir a las sesiones, no
habia temor de que se eligiese A. un ausente 6 a un extrafo:
que no sucedia asi con el Congreso Federal, al cual se
elegian Senadores y Diputados extrafios A la Provincia,
precisamente por hallarse residiendo en la sede del Go-
bierno, y esto era lo que debia evitarse.
Que al exigir tres afios, 6 dos si se queria, de residencia
en la Provincia electoral, no se consultaban razones de
conveniencia, para Asta 6 la otra Provincia, sino que se
buscaban garantias para asegurar al Congreso su inde-
pendencia del Ejecutivo, en cuanto es possible obtenerla, y
que el fijar tres afios, era solo fijar el sentido legal de la
palabra residencia, sin abandonarla al arbitrario 6 al fraud
que queria destruirla en sus efectos.
Que el no haber la Constitucion de Estados Unidos fijado
el valor de la palabra habitante nacia de que por ella mis-
ma, que era la union en un cuerpo de Estados hasta
entonces desligados de todo vinculo politico, estaba nece-
sariamente fijada la inevitable condition, puesto que no





OBRAS DE SARMIENTO


podia ser de otro modo; que al contrario, habiendo ella
dado ciudadania a todos los habitantes de los Estados
Unidos en cada Estado, fueron 6stos los que tuvieron que
precaverse en sus constituciones, limitando la ciudadania
general con el requisite de residencia en el Estado particu-
lar para ejercer empleos, prolongando el t6rmino de la
residencia los Estados antiguos, 6 acortandolo los que por
ser de origen reciente, estaban en estado de colonizacion
y buscaban habitantes en los otros Estados.
Que sobre las ventajas obtenidas por el sistema de repre-
sentacion real de las Provincias y del elector, no podia
menos que consignar aqui las que la prensa habia expuesto
y merecian citarse: el resultado director que esas institu-
clones han producido, es la civilizacion en masa de los Estados
Unidos, igual en las aldeas y plantaciones, que en las gran-
des capitals; porque en todas parties hay destino dtil que
dar a los conocimientos adquiridos, y necesidad de saber.
El representante a la Legislatura debe conocer las leyes,
la political, las doctrinas prevalentes, tener opinions, per-
tenecer a un partido; y el iltimo aldeano se procura libros,
estudia, y en lugar de emborracharse y jugar como entire
nosotros, se ejercita en los meetings, municipalidad, jurado,
y reuniones pdblicas, a tomar la palabra, a convencer con
razonamientos, a dirigir la opinion, a hacerse notar, hasta
que electo diputado, va a presentarse en teatro mas vasto
y acaso A principiar una carrera ilustre, y como el cargo
de Representante es retribuido, ni el pobre es excluido de
la representation, ni el rico perjudicado en sus intereses.
Creada esta necesidad, las escuelas,.los colegios, las im-
prentas, los diaries, los clubs, los meetings, la profusa
circulacion de los libros, no son patrimonio de las grande
ciudades, sino de toda reunion de hombres, porque cada
aldea tiene los mismos derechos que las capitals, y el
hombre inteligente, lo mismo que el doctor que puede
saber mas que 61 en material de negocios pdblicos. Gra-
cias a este sistema en que el Representante a la Legislatura
del Estado 6 al Congreso de la Union, tiene por requisite
esencial la residencia en el lugar que lo elige, hay cuatro
mil diaries, tocando a cada seis mil habitantes un diario;
mientras que en Espafia, Francia, donde el sistema de
pr6stamos esta en uso, ni las capitals tienen tantos lecto-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


res, tocando un diario para cincuenta mil habitantes, y las
campafias, las aldeas y aun ciudades, se mantienen hoy
en el mismo atraso que ahora dos siglos, y en igual barbarie
que nuestros pueblos. De aqui viene en los Estados Uni-
dos que las leyes del Congreso, las Constituciones de los
Estados reunidas, las Decisiones de la Corte Federal, los
Comentarios de Story, los debates de Eliot, las histories de
la Constitucion y de los C6digos cada Estado, se imprimen
a cientos de miles de ejemplares, porque hay cien mil
hombres que tienen obligation de saber lo que esos li-
bros ensenan, porque uno en cada ties mil habitantes ha
de ir. precisamente a una Legislatura, que el Representan-
te es de cada localidad sin atenerse a las luces de otra.


Sefior Sarmiento.-Seflor Presidente: cuando se anunci6
por primer vez en la Comision el pensamiento de intro-
ducir esta reform, uno de sus miembros pregunt6 si real-
mente se pensaba con seriedad en introducirla; tan extrafia
parecia en ese moment, tan indtil tambien. Las publi-
caciones hechas por la Comisi3n han dado al piblico ya
conocimiento de sus razones.
La Comision ha consultado casi siempre en sus reforms
un principio de igualdad, inquiriendose en averiguar qu6
intereses de las otras Provincias serian dafados en ellas,
A fin de tener el derecho de preguntarles cuales serian las
razones que tendrian para oponerse A las que Buenos Aires
propone; y casi las veinte y tantas reforms que ha pre-
sentado responded a ese pensamiento hermanable. En
la que discutimos en este moment, no hay'nadie que se
interest en contra. Si se dice de un articulo que es regla-
mentario; nosotros preguntaremos: L qu6 dafio causa ?
Una Constitucion no es una obra de gramAtica, ni de
didActica : es un document compuesto de derechos y obli-
gaciones que no es precise se haga en un estilo muy
clAsico.
No es initial en la Constitucion esta enmienda: tendrA
en su favor el apoyo de todos los hombres en las Pro-
vincias.
Para mi es esta question, la solution capital de todas
las cuestiones que encierra la Constitucion. Me atrevo a





OBKRAS DE SARMIENTO


decirlo, yo dejaria la mitad de los defects que noto en la
Constitucion si pudiera asegurarme de que el Congreso
ha de ser real y positivamente un Congreso Nacional. Yo
desearia que estuviesen representados los partidos de las
Provincias, pero los partidos de las Provincias con sus
hombres propios. Voy a aducir en la aplicacion de esta
doctrine, consideraciones que son aplicables a nuestro pais,
y que nacen de nuestra propia historic. Antes de ello
establecer6 un antecedente, que nos ensefia la historic
de Europa.
Nuestra laxitud, dire asi, en el sistema parlamentario,
proviene de causes anteriores A nosotros; de creencias
que todavia existen en nuestra sociedad.
En 1810, habia poquisimos de nuestros padres que supie-
sen el ingles para ponernos en contact con las tradiciones
y prActicas norte-americanas, y todos sabian francs, que
era el idioma de las ideas entonces. Nuestra historic,
nuestros antecedentes en Espafla mismo, nos ligaban a la
nation inmediata. La Francia habia asumido el titulo de
redentora y de guia de los pueblos Hemos seguido en
todas parties sus doctrinas. Ella fu6 la que. al adoptar el
sistema parlamentario, tomAndolo de Inglaterra done los
principios generals se pliegan ante hechos tradicionales,
form sus representantes con los hombres que eran mas
importantes en la nacion, eliginrdolos sin relacion a cada
departamento 6 Provincia.
Por este solo error prActico la Revolucion estaba perdida
desde su origen, y no se necesit6 much tiempo para po-
nerlo de manifesto.
Paris se apoder6 de la Convencion, poniendo fn sus ban-
cas a todos los parisienses que Ilamaban la atencion puiblica,
por Representantes de la Francia; y iltimamente los arra-
bales de Paris, y me permit decirlo, la canalla mas vil de
Pari did lo.; Diputados, para la formacion del Parlamento,
y concluy6 como concluy6 la Revolucion francesa, guilloti-
nando a todo hombre de bien, que no perteneciese A la Mon.
taia, compuesta de demagogos de Paris.
Este fui el modelo seguido en esta parte de America, y
han pasado cincuenta afos imitandose estos malos ejem-
plos, sin que nuestra conciencia fuese iluminada. Asi cuan-
do he encontrado entire nosotros un hombre de 40 anris que





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


me diga: apiensa seriamente exigir la residencia del Diputa-
do? me he dicho para mi: yo se en qu6 escuela ha aprendi-
do 6ste el sistema parlamentario.
Sin embargo, Sr. President, por una de aquellas previ-
siones innatas, de los pueblos, cuando hubieron en 1810 de
reunirselasProvincias del virreinato-en una Asamblea ge-
neral, ya se mostraron indicios ciertos del buen camino que
iba a levar en adelante. Cuando la Junta de Buenos Aires
pidi6 a las Provincias, representantes aqui, para el gobierno
revolucionario, lasProvincias mandaron a sus hijos. El Con-
greso del aiio 16 que declare la independencia, tenia la cir-
cunstancia particular de que no habia un representante de
una Provincia, que no fuera oriundo y habitante de la mis-
ma. JamAs ha habido Congreso mas bien compuesto en ese
sentido. Asi es que desde entonces es possible sefialar un
principio de derecho pAiblico consuetudinario en la Repi-
blica Argentina a este respect.
Se reuni6 el Congreso del afio 26 y en 61 con excepcion de
5 diputados, todas las Provincias estuvieron representadas
por sus verdaderos representantes: Buenos Aires tenia 8
portefios en el Congreso, C6rdoba 6 cordobeses, Corrientes
4 correntinos, Santiago del Estero 4 santiagueflos, aunque
tenia dos hijos de Buenos Aires.
En el Congreso federal de Santa-Fe se ve el.mismo hecho:
no hay sino cuatro personas que no estan alli por su Provin-
cia: D. Juan M. Gutierrez por Entre-Rios, D. Delfin Huergo
por San Luis, un Sr. Ferre por Catamarca y un Sr. Martinez,
cordobds, por la Rioja.
Todo el Congreso se componia de hombres que de su pro-
vincia vinieron a reunirse en Congreso.
Mientras tanto, hoy se nota una tendencia claramente ma-
vnifiesta en el Gobierno federal, de poner unos suplentes que
tiene para ese objeto. Yo pregunto, senior: ,el afio de 1860 son
mas ignorantes las provincias que lo eran en 1826, que lo
fueron en 1816, que lo fueron en 1810? ISe avergonz6 la Re-
pdblica Argentina en 1826 de los hombres que habian veni-
do de las Provincias a former el Congreso? ,Las Provincias
Unidas se avergonzaron de los Diputados que hicieron la
Declaracion de la Independencia? GC6mo se han barbari-
zado tanto que no tengan en su seno quien las represent?
La verdad es que los progress respectivos de las Provin-





OBRAS DE SARMIENTO


cias se pueden medir hoy por los progress de Buenos
Aires.
El afio 10, Buenos Aires era una aldea llena de pantanos,
las tunas estaban aqui cerca; me han sefialado hasta done
liegaban los cercos en 1820; y es impossible que hubiera
grandes inteligencias, mejores que las que hay hoy en una
ciudad de 100.000 habitantes, y que es solo de tercer orden
entire ciudades de la tierra.
Yo he conocido varias Provincias hace treinta afios y des-
de entonces han hecho progress inmensos en inteligencia
y capacidad. Todas tienen hoy diaries, mientras pocas de
Chile los tienen. Pero voy A mostrar c6mo es urgente y ne-
cesario que no haya esas representaciones subrepticias de
los principios que rigen la soberania del pueblo.
Nuestra propia historic contiene ensefianzas terrible de
las fatales consecuencias de violar los grandes principios.
Los dos mas grandes hechos ocurridos en la Repiblica Ar-
gentina vienen de ello. Habia dicho antes que por la pro-
vincia de Santiago del Estero habia un portefio; diputado al
Congress de 1826 un coronel del ej6rcito de la Indepen-
dencia.
El General Lamadrid como testigo, el General Mitre como
historiador, han recordado el hecho de que el General San
Martin estuvo A punto de mandarle con un cahdelabro al
Coronel Dorrego para contender la irreverente burla que ha-
cia en su pre'sencia en una Academia de jefes, al General
Belgrano y al mismo San Martin.
Este hecho solo de un mozalbete faltando al respeto al
General Belgrano en presencia del General San Martin, bas-
ta para clasificar al hombre. Buenos Aires no habria elegi-
do a Dorrego su propio representative entonces.
Hay personas en esta C'mara que conocen los hechos de
aqueltiempo y que me han dicho que.Dorrego era uno de
los hombres mas despreciables de las calls de Buenos Aires
el afio 25 y 26. Buenos Aires estando rodeado de los gran-
des hombres de aquella 6poca no habria elegido A Dorre-
go; y Dorrego representante de Santiago del Estero ech6
abajo al Congreso ynos ha echado A rodar en un mar de
sangre, cuyas mArgenes no vemos todavia presentarse. Sin
la influencia de Dorrego, la Repiiblica no se disuelv6, ni Ro-
sas tiene lugar de figurar; resultando asi que la Provincia





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


de Santiago del Estero vino a echar abajo la Repuiblica, con
un representante ficticio.
Este hecho puede ser controvertido; pero voy a citar otro
reciente del mismo caracter y quiza de las mismas conse-
cuencias hist6ricas.
Los miembros de la Convencion que me oyen conocen
los asuntos de San Juan porque el caso que voy A referir se
liga a San Juan.
Los miembros de esta Convencion conocen media docena
de sus hijosque pudieran sentarse aqui, sin desdoro y sin
impropiedad.
No es que le falte hombres a San Juan para enviar al
Congress Nacional, sino que estando abierta la puerta para
introducir representantes falsos, un senior Barra de Buenos
Aires, fu6 nombrado Senador suplente por aquella Provin-
ciay va a verse el resultado que trajo su nombramiento.
Este Sr. Barra es resident en el Rosario, cuyos habitantes
creen medrar con los derechos diferenciales; el pais de que
era representante el Sr. Barra rechazaba los derechos dife-
renciales, y sin embargo el Senador Barra decide de la vo-
tacion de la ley que los creaba en dafio de Buenos Aires.
Dos meses despues, la Provincia de San Juan mand6 una
peticion al Congreso solicitando la abolicion de los derechos
diferenciales, petition firmada por 946 votos. Yo conozco a
todos los vecinos y comerciantes de San Juan, a federales,
unitarios, amigos, enemigos del General Urquiza, todos ha-
bian firmado la peticion, porque en material de comercio
todos los hombres tienen el mismo partido, dejar el camino
libre para entregarse al trabajo. Los peticionarios fueron
horriblemente castigados.
Asi, pues, la violation de este principio ha producido dos
vecesen la Repiblica Argentina hechos de la mayor con-
secuencia. Estamos envueltos en los males que trajeron
los derechos diferenciales, porque un representante intru-
so fu6 al Congreso a mentir en nombre de un pueblo que
no queria tal cosa.
Estas consideraciones, me parece, son de much peso.
Se han indicado otras que valen much mas que estas. Sin
embargo, quiero recorder un hecho que es explicativo de
esta question.
El gobierno de los Estados Unidos, 6 mas bien el Congre-





OBRAS DE SARMIENTO


so, ha encontrado como Fulton el vapor, un mecanismo que
hasta ahora no habia ocurrido para difundir las luces y los
conocimientos tiles.
Al Senado se le presentan documents oficiales de todo
g6nero: geologia de un Estado, 6 plans de las costas ma-
ritimas; trabajos sobre agriculture, sobre ciencias, explora-
cion de rios en paises lejanos, etc., etc.
El Senado pone simplemente: imprimanse A 20, 30 6
40.000 ejemplares.
He visto de esas publicaciones A 260000 ejemplares y el
Congress hace repartirlas entire los Senadores y Diputados,
es decir, que le toca a cada uno 20, 30 cajones de libros.
Esos Diputados y Senadores mandan A sus Provincias y A
sus amigos esos libros, y de este modo se generalizan los
documents por este solo hecho, que el Diputado de tal
punto tiene relaciones multiplicadas con su pais. Ahora es
impossible career que el senior Barra se ocupe de mandar do-
cumentosy noticias aksus comitentes de San Juan, por la
razon sencilla que A nadie conoce alli ni nadie le conoce ,
61 mismo. ,
Pero hay otro punto capital, yes la r'esponsabilidad per-
sonal del Representante. No hay function pdblica que pue-
da ejercerse sin responsabilidad.
El despotismo no es mas que la libertad de un hombre
para hacer su voluntad sin responsabilidad alguna. El Di-
putado ejerce una tirania cuando no tiene responsabilidad
de sus actos, y un Congreso compuesto de aventureros tie-
ne ese vicio capital. No hay responsabilidad para el Sena-
dor, la ley lo hace inviolable; pero hay una secret respon-
sabilidad en el sistema parlameutario, y es la vida privada
del Representante, su vida dom6stica dire asi.
El Representante vuelve peri6dicamente al lugar que lo
nombr6, A vivir en medio de sus electores, y entonces sien-
te su responsabilidad, por lo que se cuida muy bien de no
traicionarlosy de no hacerles decir en Congreso lo que no
piensan, ni quieren; porque sus parientes, sus amigos,
sus convecinos cuando vuelva le han de hacer pagar en la
vida privada, con el desprecio pfiblico, su mala conduct
y sus prostituciones como representante. Esta es la base
y responsabilidad del sistema parlamentario.
Es precise, pues, que el Diputado sea de la Provincia, y





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


vuelva a ella el Diputado 6 Senador que haya sido nom-
brado.
Se ha hecho valer en disculpa de la promiscuidad de
Representante que es necesario cierta capacidad para el
desempeiio de esas funciones y que no tienen hombres las
Provincias. Sr. cuando vemos de lo que se componen nues-
tros cuerpos parlamentarios en la capital de Buenos Aires,
no obstante la experiencia adquirida, no obstante las luces
que se vienen trasmitiendo en tres siglos de existencia, por
la multitud de sucesos de que ha sido teatro, cada uno de
nosotros puede juzgar lo que somos. No hay tal falta.
La inteligencia colectiva de los pueblos es la que hace las
grandes cosas. Cuando me acerco al elector de nuestras
Legislaturas dice un sabio norte americano, y veo las pasio-
nesque lo animan; y cuando despues mido la capacidad
del electo, tiemblo por la suerte de la Repuiblica; pero cuan-
do examine el conjunto de las leyes que estos hombres
han dictado admire la sabiduria que todas ellas respiran y
me tranquilizo.
Este es el gran resultado de la experiencia que han he-
cho los Estados Unidos en setenta ahos de practice de la
enmienda que hemos puesto; y con tal rigor han apli-
cado estas leyes para la organization interior de los
Estados, queen una de las iltimas Constituciones se dis-
pone que cuando el Diputado cambie de domicilio, durante
el tiempo de su representation, en el acto se declare va-
cante su puesto y cesen sus funciones. Asi es que segun la
ley norte-americana, si el Representante de esta parroquia
se muda a otra el mandate ha cesado. A ese grado se ha
Ilevado la responsabilidad de los Diputados, y los resulta-
dos son inmensos.
Me permitir6 contar una escena que he leido iltim amen-
te, porque es explicativa de este pensamiento.
Reuniase en un Congreso un abogado de Provincia, hom-
bre lleno de luces, pero con toda la cortedad natural al
hombre que va a ver primera vez un Congreso: temblaba
en su asiento sin atreverse a desplegar los lIbios, inientras
tanto que un Diputado mal vestido y de modales toscos ha-
blaba y gesticulaba sin rebozo. El primero estaba envi-
diando a este genio que se atrevia a tanto y 1l con tanta
ciencia no se atrevia a decir una palabra. Habiendose en-





OBRAS DE SARMIENTO


contrado fuera de alli se le acerca el osado parlanchin y le
dice: me alegro de encontrar una persona de confianza
para preguntarle c6mo se da cuerda al reloj, porque me
ha dado 6ste mi padre, para presentarme en el Congreso
por mi aldea de Diputado y no s6 c6mo se maneja esta ma-
quina. Este Diputado, que no sabia dar cuerda al reloj, mas
tarde vino a ser un grande hombre.
Los hombres de inteligencia, jamas han faltado a los pue-
blos, segun sus necesidades.
Estas razones menos las digo para convencer a nadie
aqui sino para que sean oidas en las Provincias y no se de-
-jen arrebatar sus derechos, haciendose representar por...
Sr. Mitre.-Por alquilones...
Sr. Sarmiento.-Acepto la indication, por alquilones. Yo
dir6 que esta enmienda esta destinada A levantar la dig-
nidad abatida de esos pueblos, a quienes los estan enga-
fando y robando.
Que vengan de las Provincias los Diputados, pues que no
estando obligados sino a defender los intereses locales de
sus provincias, han de ceder a la conviction. Yo quiero que
se reunan todos los hombres a discutir, los hombres de hite-
ligencia, que no tienen cerrada la boca por una llave de oro,
6 por la complicidad impune en los atentados de los gober-
nantes.
Creo pues, que estos articulos han de ser aceptados con
entusiasmo por las Provincias y han de ser la base de la
reconstruction de la nacionalidad.
No es cierto que haya tal barbarie en las Provincias. Es
mentira, yo las conozco. Tienen todos hombres ilustrados.
Los redactores del Imparcial de Cordoba, son dos j6venes
riojanos! He dicho.
Se vot6 sin observation alguna. Pertenece a este asunto el siguiente articulo
publicado en El Nacional el 7 de Marzo contestando a las objeciones que hacia
Domlnguez (D. Luis) antes de la discussion y despues de publicarse El Redactor:

La residencia de los Senadores y Diputados


La Patria, con su ciencia y conocimiento habitual del
mecanismo constitutional, ha hallado muchas razones que
opener A la enmienda 'propuesta, de que los Senadores y





DISCURSOS PARLAMENTARTOS


Diputados electos al Congreso hayan de ser ciudadanos
argentinos, residents tres afios inmediatamente antes de
su election, en la provincia que los elige.
Toda vez que una idea nueva se present, los cerebros
reciben un choque por el habito de pensar de otro modo
adquirido por la costumbre, viniendo la idea A perturbarlos
en su manera de funcionar. Entonces se despierta la razon
y se esfuerza en razonar el habito adquirido, y muchos
despliegan un talent admirable para probar que lo que
creian sin haber puesto atencion a ello, puesto que era
una idea heredada, estA fundado en razones y motives que
ellos descubren.
Esto es lo que se llama preocupaciones, es decir, ideas
que traian de antemano ocupado nuestro espiritu sin refle-
xion, consentidas, pero no deliberadamente asentidas.
Un ejemplo de este hecho present en Buenos Aires la
question postes, que dieron material, cuando fueron atacados,
a las mas sabias disertaciones sobre su utilidad 6 inherencia
A lacondicion social, political, econ6mica y municipal de
Buenos Aires, creyendo los sostenedores de los postes, que
eran invencion propia de esta inclita ciudad y para su
propio resguardo de caballos y carretas. El senior don
Luis Dominguez di6 testimonio en El Orden, de c6mo una
sefiora se habia salvado de una muerte cierta, merced A
la existencia de un post en que se estrell6 un carruaje,
sin reflexionar que sin el post 61 no se habria estrellado
y la sefiora ahorrAdose un susto indtil; y como si la Pro-
videncia hubiese querido ilustrar con los hechos los Ani-
mos preocupados, ha sucedido que desde que los postes se
quitaron, ningun accident ha tenido lugar en cuatro afios
que haya echarlos de menos.
Valga para la question present el recuerdo de esta pre-
ocupacion y que el senior Dominguez fu6 el iltimo que se
convenci6 de que los postes eran un legado de tiempos
remotisimos, traido con los primeros pobladores, sin rela-
cion a Buenos Aires, y por tanto, sin aquellas razones de
conveniencia y sabiduria que el senior Dominguez atribuia a
los postes.
Vamos a la question residencia, habitacion, vecindad del
Diputado.
ToKo xx-6.





OBRAS DE SARMIENTO


En Francia, monarquia 6 repdblica unitaria, fu6 y es
practice tomar los colegios electorales, Diputados para
representarlos en las Asambleas de donde los encuentran.
LEn Francia no habra en cada departamento hombres que
los represents dignamente? Si hay, pero poco practices
en el sistema representative, los franceses nose propu-
sieron nunca ajustar al principio de la representation el
hecho, y en Chile en el Uruguay, Repiiblica Argentina, etc.,
se siguieron desde 1810 adelante, las practices francesas
con sus Directorios, Consulados, comisiones y otros errors.
Los Estados Unidos, dnica repdblica en el mundo que
haya sabido ser repiblica y puesto los medios practices
de formarla y conservarla, procedieron de otro modo, y en
los Estados particulares 6 en la Union decidieron que el
Representante ha de ser Representante y no parecerlo sim-
plemente. Ha de haber evidencia al ojo de que Vd. es
Representante de los electores por ser uno de entire ellos,
vivir entire ellos el dia de la election y much tiempo
antes, y salir de entire ellos. Esto prueba que es real repre-
sentante de los que lo eligen.
Los Estados Unidos son una federation; pero los Estados
que la componen son gobiernos unitarios, cada uno de ellos
mas numeroso, en su mayor parte mas numeroso que la
Confederacion Argentina, Paraguay 6 Chile. En estos Es-
tados unitarios, se observa escrupulosamente la misma
regla que en la Union, a saber: que el elector no puede
elegir sino en su distrito electoral y el elegido ha de salir
de entire los electores. Si en una ciudad dividida en dis-
tritos electorales, en la acera de enfrente de la calle divi-
soria de los distritos, vive un vecino muy querido de los
vecinos de la otra acera, pero de distrito distinto, no pue-
den elegirlo Diputado; si en un condado de campafia faltan
hombres ilustrados, y en el vecino condado hay diez sabios,
el condado pobre de sabios tiene que elegir de entire sus
pobres hombres su Diputado y dejar ociosas las cualidades
prominentes de sus vecinos.
iGran mal por ciertol IQu6hermoso seria una Legisla-
tura, 6 un Congreso de sabios (como los nuestros) 1 Que
dolor sera que Barra, Can6, Sarmiento, Victorica, Gutierrez,
Calvo, Alvear, Guido, Virasoro, Irigoyen, Dominguez,. no
puedan por este sistema disputarselos las Provincias, que





DISOURSOS PARLAMENTARIOS


segun la teoria caritativa estan p6bladas de orangutanes
incapaces de tenerse en dos pies, salir de sus rec6nditas
guaridas para mostrarse en un Congreso, alumbrado con
velas de sebo como el del Parana I
Pero hay males que es precise tolerar A trueque de ase-
gurar bienes inestimables. La Francia cuyo sistema laxo
y de ostentacion de nombres seguimos, no fu6 repiblica ni
conserve su libertad; los Estados de la Union la conservan
asegurando la verdadera y real representation del pueblo.
jCual modelo seguiremos?
Don Luis Dominguez sostiene el sistema francs, creyen-
do como de los postes, que fu4 inventado para nuestro
exclusive uso, y don Luis Dominguez que no sabia siquiera
que nuestra practice era francesa, condena con su sola
autoridad, la experiencia y la prActica de treinta y seis
Estados mas avezados que la Francia en el arte de gober-
narse, y mas experimentados en los medios de conseguir-
lo, que el senior Dominguez.
El sefor Dominguez cree que hay Provincias que no
tienen cada nueve afios un hombre de buen sentido y
espetabilidad, que tenga los conocimientos politicos y
legislativos que no poseen la mitad de los Senadores de
Buenos Aires, simples comerciantes, hacendados, etc., etc.,
y dos j6venes racionales vestidos con levita, que puedan
cada cuatro aflos venir a sentarse en la CAmara de Dipu-
tados. El senior Dominguez cree mas, y es que siendo
reelegibles Diputados y Senadores, hay Provincias que ca-
recen de cuatro vecinos en una generation enter, para
representarlas veinte ahos en el Congreso de la Confedera-
cion de que era Presidente el General Urquiza, buen veci-
no de Entre Rios, pero poco leido ni escrebido.
Nosotros indicaremos un remedio A este mal, remedio
que no ha de escribirse como el que se propone en las cons-
tituciones, para vergiienza eterna de los pueblos. Cuando
una Provincia diga (que no dira): somos tan animals
que entire todos nosotros no hay uno que pueda presentarse
delante de gente, discernir lo bueno de lo malo, sentarse
6 pararse segun su conciencia, parecer 6 instinto, en la
votacion, entonces la Constitucion ha previsto el remedio,
y es declararla territorio inhAbil para ejercer la soberania
de Estado, por falta de nimero y de inteligencia; nom-





OBRAS DE SARMIENTO


brarle gobernador y ponerla bajo tutela del Congreso, hasta
que se pueble y eduque. La mitad de los poderosos Esta-
dos Unidos, han pasado por esa infancia, y si segun el senior
Dominguez, San Luis, La Rioja, Jujuy, no pueden lienar
las condiciones de la representation por falta de hombres,
que renuncien, pues, a la pretension ridicule de Estados
soberanos, con figurones en el Congreso, en lugar de Re-
presentantes, haciendo de la Representacion Nacional, una
verdadera comedia, en que Barra se encarga de hacer el
papelde San Juan, y Calvo el de ciudadano de Corrientes
y hacerles decir y pensar, lo que haria colgar al farsante si
pudieran los electores.
Que vengan los orangutanes al Congreso. Veremos asi
las razas distintas de que se compone la Confederacion; el
vestido que llevan en algunas Provincias; el idioma que
hablan; y entonces el senior Dominguez vera que por todas
parties se cuecen habas, y que en las Provincias hay hoy
igual 6 mayor cantidad de personas educadas en Europa y
en Chile, y hombres de respetabilidad y criterio tan buenos
como los que 61 conoce y acata.
Las constituciones se sirven de signos materials para
rastrear las ideas. Pidiendo para Senador mayor edad y
fortune, y dandole mas tiempo de representation, quieren
traer a la confeccion de las leyes, ese peso que dan los aflos
y la modificacion que a las ideas imprime la fortune y la
vejez. Pero sucede que un viejo de sesenta afios corno el
Dr. Velez, tiene ideas mas liberals, mas modernas que el
joven Dominguez: ,resultara de ahi que es vano el requi-
sito de edad que las constituciones ponen al Senador? No;
v6ase la composicion de nuestro Senado en siete afios y se
vera que el pueblo hace efectivo el pensamiento oculto bajo
la forma, nombrando para este cuerpo hombres realmente
distintos de los Diputados, por mayor edad, fortune 6 prac-
tica en los negocios piblicos, aunque no sean sabios.
El Senador de las Provincias, ha de ser, pues, vecino de
la Provincia, para que el pueblo calcule si tiene 6 no las
cualidades de tal. Si Barra hubiese residido en San Juan,
, creese que habria habido una sola persona, aun de sus
adictos, que lo hubiese nombrado Senador? Lo habrian
nombrado Diputado, como mas conform a su genio, po-
sicion, edad, etc.; y sin embargo, Barra Senador decidi6





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


de los derechos diferenciales que arruinaban a San Juan,
pero que favorecian al Rosario donde residia, y cuyos in-
tereses representaba; por lo que pedimos al senior Domin-
guez que no hable de griego.


SESI6N DEL 10 DE MAYO


Recriminaciones del Gobierno


Este discurso lo mand6 publicar la Convenci6n en respuesta a clertas recrimi-
naciones contenidas en un Mensaje del Gobierno de Buenos Aires contra aquel
cuerpo.
Sr. Sarmiento.-La Comision acaba de reunirse y convino
en admitir ciertas enmiendas que se le han indicado en el
articulo que va A entrar A discussion. Pido la palabra, no
para fijar la resolution, que necesita tomarse despues de la
indication, sino para que se suspend la discussion de este
articulo y aprovechemos la occasion para remediar un mal
que puede surgir de ciertos antecedentes que vienen obran-
do; pues que si no lo hacemos ahora, no lo haremos mas
tarde, por no ensafarnos con un Gobierno que concluye.
Estamos haciendo una obra que no es para nosotros, que
es para todala Repdblica. Estamos separando obstaculos
ydificultades que nos han creado durante veinte afios los
sucesos y las pasiones, y aun sentimientos que hacen nacer
los sucesos y el tiempo. Asi es que no debemos dejar pa-
sar inapercibidos esos obstaculos, y no seria cuerdo que la
Convention dejara de poner su brazo para sostener este edi-
ficio que conr tanto trabajo levantamos.
He visto hoy en el Mensaje del Gobierno a la Asamblea
recriminaciones la Convencion, que repiten cargos ante-
riores, de haber en ella el pensamiento de prorogar inde-
finidamente su debate, y crear intencionalmente obstaculos
k la Union.
Esta no es una voz nacida de la prensa, ni de una opinion
de partido, es la augusta voz del Gobierno, del Ejecutivo
ante la Asamblea Legislativa. Si este hecho pasa asi, vuelve
A quedar establecido,lo que en una nota anterior nos hizo
saber el Gobierno de Buenos Aires.





OBRAS DE SARMIENTO


Senior: cuando esa nota se pas6 a una Comision, tuve el
honor de former parte de ella, y present a mis concole-
gas, una contestacion mas respetuosa, estableciendo las
doctrinas que sostenia la Convencion en cada uno de los
puntos. Me parece, y aun crc o siempre que jamas por pru-
dencia, porque no es sine una imprudencia 6 imprevision,
deben dejarse de hacer las cosas como cumple hacerlas.
Pero mis concolegas dijeron:
No entremos en cuestiones con este Gobierno que ya
concluye; la nota est& muy bien except una palabra (que
en el moment -eorregi), para mejor sera terminar este
asunto en dos palabras, y como era un trabajo mio me pa-
reci6 que no debia insistir en ello. Una hora despues, dos
dias despues, nos llegaba el aviso del Parana que esa nota
a que no contestamos por prudencia, servia de causa y pro-
ceso contra,el pueblo de Buenos Aires, contra esta Conven-
cion, y ya anda viajando la nota del Ejecutivo de Buenos
Aires a las Provincias, suscitando prevenciones y nuevos
odios.
Mientras tanto, sefiior, quiero que consten los hechos que
voy a referir, hechos que constant ya de documents pd-
blicos.
El dia 11 de Noviembre se celebr6 el Convenio de Paz.
Veinte dias despues debia convocarse la Convencion, y el 1o
de Diciembre se reuni6 en efecto la Convencion.
El dia 4 de Enero se hizo la apertura solemn; el dia 25
prestamos juramento y el 31 de Enero se nombr6 Presiden-
te. En Febrero 6 se nombr6 la Comision que debia informal
sobre la Constitucion sometida A examen, y otra de regla-
mento. Cuatro citaciones posteriores para determinar so-
bre renuncias y otros objetos, no produjeron ndmero hasta
el 27. Los presents recurren por la primera vez, en los
fastos parlamentarios, A la facultad dada por la Constitucion
para compeler A los inasistentes; el dia 29 concurren 35, y
suscitAndose dificultades sobre cual es el quorum, puesto
que no estaban nombrados todos los convencionales, los 35
que se hallaban reunidos resuelven que se admitan las re-
nuncias A fin de llenar el total legal, y que el Gobierno
mandase hacer las elecciones de los Diputados que habian
sido elegidos doblemente, acto que habia omitido, no obs-
tante comunicArselo.





DISCURSOS PARLAMENTARIOS 87

En tiempoque esto se ordenaba suscit6 el Gobierno una
question Ilena de palabras inconvenientes y sentando
doctrinas absurdas. La Convencion la pas6 en silencio y
por no perder tiempo, conocida la mala voluntad del Go-
bierno call; y se limit A indicar el deber que le correspon-
dia al Gobierno de proveer las vacantes.
En Abril 24 se present informed, el 27 principi6 la discu-
sion y no obstante que estamos lenos de atenciones ptibli-
cas en este moment, en medio de la excitacion de los
animos que en los Estados Unidos, en Europa, donde quie-
ra en el mundo, hace suspender todo trabajo, porque todo
el Estado esta preocupado con este acto solemne, se ha
reunido la Convencion, reuni6ndose al mismo tiempo el
Senado y CAmara de Diputados, cuyos miembros son Con-
vencionales. Ahora quiero justificar a la Comision.
Ella fuE nombrada el dia 6 de Febrero; ella, senior, ha
entendido en 30 reforms principles y aceptado 25; ha
publicado sus sesiones en ocho ndmeros de un peri6dico
llamado el Redactor, ha tenido sesiones:sin interrupcion, sino
por motives de fuerza mayor, un dia si y otro no, hasta el
Miercoles Santo, sin suspender sus trabajos. El informed de
la comision, sehor, consta de 52 paginas en folio, que supo-
nen 150 paginas de escritura, en que estAn tratadas las cues-
tiones con la gravedad que'el pdblico conoce. Yo pregunto,
senior: ,alguna vez el Senado, la Legislatura de Buenos
Aires se ha reunido, si no es en tiempos muy marcados, con
la misma asiduidad y constancia que la Comision?
,C6mo es possible que en un document puiblico, se establez-
ca este cargo que puede traer las consecuencias mas fu-
nestas? Ya son conocidos los resultados de la primera nota,
puesto que anda viajando en la Repdiblica, para preparar
a todos los Gobernadores de las Provincias contra nosotros.
iEsto es atroz! es llevar la impudencia del falseamiento de
los hechos a extremes inauditos.
Sr. Irigoyen.-Me parece que nos salimos de la question; me
parece que la orden del dia es el proyecto de reforms que
se ha leido.
Sr. Presidente.-Una votacion decidira si ha de continuar el
senior Sarmiento.
Sr. Elizalde (D. R.)-El senior Sarmiento esta dando los an-





OBRAS DE SARMIENTO


tecedentes sobre una mocion que hara mas adelante: por
consecuencia esta en regla.
Sr. Irigoyen.-El articulo en discussion es lo que debe ocu-
parnos.
Sr. Velez Sarsfield.-Podemos defendernos si se nos ataca.
Sr. Irigoyen.-Si va A hacer una mocion el senior Sarmiento
es cosa distinta.
Sr. Sarmiento.-He retirado el articulo en discussion preci-
samente para hacer una mocion.
Sr. Irigoyen.-Entonces es diferente.
Sr. Sarmiento.-Siento que me deje arrastrar A expresiones
que van mas adelante de mi pensamiento. Esto nos hiere
profundamente. Veo peligros en todas estas cosas y peli-
gros suscitados de donde era menos de esperar. Pero voy
al caso, senior.
Jamas se ha presentado una question mas llena de peli-
gros y dificultades que la present. Tenemos que resolve
una question que va A decidir de la suerte future de estos
paises, de nuestra felicidad propia como de aquellos otros
pueblos. Yo pregunto. ,Habria una opinion pdblica for-
mada en este pais sobre la question que nos ocupa? jHabria-
mos podido lanzar este trabajo en quince dias A mercedde
las tempestades que pudiera levantar, sin dar tiempo A la
conciencia piblica A que se formase? ,Cual es la opinion
de Buenos Aires con respect a las profundas cuestiones
que estamos tratando? Yo no s6 qu6 opinion tenga, y digo
otra cosa mas todavia: no s6 qu6 opinion tenga derecho A
tener Buenos Aires A este respect.
En la Comision heinos trabajado con todo el celo, con
todo el ardor que es possible imaginary. Hombres ancianos
se han llevado quince dias, meses enteros sobre los libros
paratener el derecho de formarjuicio sobre la material; para
no ir A poner nuestras pasiones en lugar del interns pdblieo.
jEs possible que se nos castigue por la mano del que nada
hizo en su vida para tales cosas?
Esa es la verdad.
Sefior, en Buenos Aires, hace cinco 6 seis afios que lo he
presenciado, lo saben todos los que sean miembros de la
Camara de Diputados 6 de Senadores, todos sabei que ha
habido un diputado, el ainico de Buenos Aires, que ha teni-
do el derecho de no asistir a las CAmaras sinoi cuando le





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


diera la gana, privilegio especial suyo, y me parece que es 41
quien nos trata de morosos y de descuidar nuestros deberes?
Pero este cargo no es cierto; protest en nombre mio y en
el de todos los miembros de la Comision y de la Convencion
tambien, cualesquiera que sean las opinions que nos divi-
dan. Me consta que todos han trabajado, que todos han es-
tudiado. Ha habido una lucha en la prensa que yo procure
traer aqui, con toda la veracidad de mi corazon; lo dije
porque aqui s6lo estamos bien para discutir. Este era mi
pensamiento. Tenemos un Presidente que nos guie en el
debate, que contenga los desahogos de las pasiones. Para
eso es que se han creado los cuerpos parlamentarios; por
eso es que hay un reglamento y aqui podiamos haber dicho
las verdades mas amargas, las mas ardientes, hechonos
increpaciones, sin ser arrastrados fuera de los limits par-
lamentarios. No fui creido, senior. Nuestros adversaries
temieron caer en una celada y yo no he tendido celadas
jamas.
Yo hiero muy de frente siempre.
Hubo, pues, discussion en la prensa, y el pdblico conoce
sus resultados. Y sin embargo, yo digo que esa discussion
de la prensa y que continda con mas mesura en esta Con-
vencion, es una de las muy elevadas discusiones constitu-
cionales que haya tenido lugar en la America del Sur.
Tengo derecho para decirlo asi, porque conozco toda la
America y s6 lo que saben y s6 lo que hacen los hombres
y los pueblos que la habitan. ,Y por qu6 tanto menos-
precio por esta Convencion? Ya van dos veces que el Go-
bierno se ensafia contra nosotros.
Sefor, yo he leido el Redactor del Congreso de 1816; sus
discusiones revelan el nino Hercules matando en sus juegos
infantiles la serpiente y declarando la independencia en
moments supremos. Sus debates, empero, dan tristisima
idea de lo que eran y los medios de que disponian esos
hombres. He leido todas las sesiones del Congreso de 1826,
discursos muy nobles, palabras muy bien dichas, muy
poca substancia, sin embargo. No les hago un cargo, sino
que estos paises marchan, y cada dia que pasa adquieren
mas luces, teniendo nosotros las que ellos nos legaron y las
que la experiencia y los progress de la razon han acu-
mulado despues.





OBRAS DE SARMIENTO


Yo me hago un honor, senior Presidente, en pertenecer
A esta Convencion. Puede ser que de ella salga una de las
mas pacificas y fecundas revoluciones que han agitado a
la America del Sur: la revolution hecha por el derecho, por
la discussion cientifica,por la evidencia de la verdsd. Pu-
diei'a ser, senior Presidente, que un dia sea un titulo de
gloria decir A nuestros hijos: ved mi firma que estd en las
actas de la Convencion de Buenos Aires, de donde surgi6 la
federation national, los Estados Unidos 6 las Provincias
Unidas del Rio de la Plata! Como hemos de contar tambien
que nos cubrieron de lodo y de vergiienza por actos dignisi-
mos; pues la verdad es que todos nuestros actos son buenos
y nuestra intencion pura, y yo s6 bien lo que me digo sobre
constituciones.
Hasta hoydia que se hace popular la question, no sabia
nada el pueblo sobre la Constitucion Federal, porque no
se habia tratado nunca aqui de constituciones, ni en la Re-
puiblica Argentina tampoco, con la publicidad de un debate
contradictorio.
Despues de estas observaciones, yo hago mocion para que
el senior Presidente dirija al Gobierno, puesto que va a. cam-
biarse mafiana, una nota conteniendo, en los terminos
mas mesurados posibles, la narracion sencilla de estos he-
chos. Que no vaya a quedar acreditada la calumnia atroz
6 indigna, que nosotros hayamos demorado intencional-
mente ni una hora, ni un minute, la obra de que estamos
encargados. IPor Dios Santo! /C6mo se hace un informed
del tamafo y del valor del que se ha hecho, y esto en medio
de las preocupaciones de la situation? 6C6mo se hacen los
trabajos que hemos hecho nosotros? DAndonos un dia para
estudiar A fin de poder star al otro dia en aptitud de hablar
con conciencia y en ese dia teniamos todaviajque ir A la im-
prenta tambierr, a corregir dos pliegos de trabajos anterio-
res. Hay pocos hombres que sean capaces de hacer tanto,
en tiempo tan limitado. Mi mocion, pues, se reduce a que
la Convencion pase una nota al Poder Ejecutivo reclaman-
do de esas palabras, no por quien las haya dicho, sino por
los malisimos efectos que pueden producer, y por honor de
la Convencion de que formo parte. He dicho.





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


SESSION DEL 7 DE MAYO

Iniciativa para reformer la Constitucion

Por el articulo 51 estaba establecido que solo el Senado inicia las reforms de la
Constitucion. Se propuso y adoptI la supresion de esa clausula.
Observ6se, dice el Redactor, sobre este articulo, que requi-
ri6ndose por el articulo 30 la concurrencia de dos tercios
de votos en cada Camara, para convenir en la posibilidad
de corregir la Constitucion diez afios despues de puesta en
ejercicio, lainiciativa reservada al Senado, era una agrava-
cion de dificultades para reformar los abuses 6 defects ya
conocidos, que carecia de antecedentes en la legislation
constitutional y era contraria a los principios recibidos
desnudando de su mayor derecho a la Camara de Diputa-
dos, que por su menor termino de renovation, express mas
inmediatamente la opinion ptblica de la mayoria de los
habitantes en la 6poca de la reform.
Que la Constitucion de Chile, que no ha puesto traba nin-
guna para estorbar la reform, bastando una cuarta parte
de la CAmara para proponerla y dos tercios de ambas para
aceptarla, no ha sido reformada en treinta afios, y que la de
Buenos Aires, que deja toda libertad a las proposiciones de
enmiendas, no las ha experimentado todavia.
La iniciativa reservada al Senado, A mas de desautoriza-
da, ponia la facultad de reformer en manos de hombres
que por su position debian ser los menos adecuados para
sentir las necesidades de una reform; pues que estando
funcionando como Senadores desde nueve aflos antes, era
seguro que sus ideas no participasen de las que predomina-
ban en la opinion pdblica nueve afios despues.
Que las Constituciones tiltimas que habian dado en los
Estados mas experimentados ep la material, dejando a am-
bas Camaras el derecho de proponer a simple mayoria una
enmienda, la hacian someter a una segunda legislature y
de 6sta a la aceptacion popular, precisamente para asegurar
a la opinion de la 6poca la iniciativa, y verificar que esa
es la opinion sostenida del pueblo, lejos de library la facul-
tad de proponer enmiendas a hombres que nueve aflos antes





92 OBRAS- DE SARMIENTO

fueron la expression de la voluntad y los deseos de sus con-
temporaneos de entonces, como si en 1863, con la experien-
cia recogida en diez afios de prActica, fu6semos A library A
los Senadores nombrados en 1854 ]a exclusive facultad die
proponer las reforms, teniendo como tienen, sin tan absur-
da iniciativa exclusive, el derecho de oponerse A la indica-
cion venida de la otra CAmara, y sin despojarlos de la
propia iniciativa.
Obs6rvase, ademas, sin proponer su reform, que la du-
racion del empleo de Senador era ya un obstAculo puesto
& la facilidad de reformer, como lo era para el juego de
las instituciones. Que Chile, que era el pais que habia
prolongado por este termino la function de Senador, con la
mira manifiesta de hacer mas stable la political tradicio-
nal en el Gobierno, no habia logrado su objeto; y habiendo
sido ultimamente el Senado un foco de vivisima oposicion
al Gobierno que era el mismo en personas y en political
en diez aflos atris, habiendo sido desterrados various Senado-
res por la misma causa.
Y iltimamente, que estando los 300.000 habitantes actua-
les de Buenos Aires, que pueden ser medio million en pocos
ailos, representados por s6lo dos Senadores, entire veinti-
ocho, los cuales no representan un nimero de habitantes
much mayor, Buenos Aires no debia library el derecho de
hacer reforms alcuerpo en que laopinion de sus habitan-
tes estaba en tan diminuta minoria; apoyAndose ademas
en que esta disposicion es ins6lita y no favorece A las pro-
vincias, no dandoles preponderancia A su voluntad de hoy,
sino A la voluntad de los hombres que fueron electos Sena-
dores much tiempo antes de la 6poca en que se siente la
necesidad de una reform.

Sr. Sarmiento.-Para la supresion de este articulo en la
Constitucion Federal, basta saber que no estA en Constitu-
cion alguna de la tierra.
No habia ocurrido esta idea y es un misterio que no nos
interest averiguar, cual fu6 el pensamiento por el que se
introdujo esta clAusula singular.
El parlamento ingles, la CAmara alta, ha sido la que ha
formado, digamos asi, el poder parlamentario de Inglaterra.
La Camara de los Comunes no se form sino lentamente y





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


conquistando uno en pos de otro, durante siglos, los dere-
chos que vinieron A constituirle poder representative del
pueblo.
La palabra Speaker, como se denomina al Presidente de
esa Camara, quiere decir orador, porque el orador de los
Comunes 6 del <(Comun pueblo,'era el que de rodillas leia
las peticiones del pueblo ante el Rey. Sin embargo, el Par-
lamento alto, compuesto de los Lores, ni aun en Inglaterra
misma, se ha arrogado el derecho de modificar la Consti-
tucion 61 solo, por ser un derecho comun a ambas CA-
maras.
Para citar un ejemplo dir6: que en estos iltimos tiempos,
el afio pasado, ha habido una reform radical en el espiritu de
la Constitucion inglesa, introducida por la Camara de los
Comunesy casi exclusivamente hecha por ella. Desde el
aiio 45 el distrito de Southampton elegia a Rostchild miem-
bro de la Camara de los Comunes, pero era judio y no que-
ria jurar sobre los Santos Evanjelios, y la question era si po-
dria jurar por las Sagradas Escrituras, como queria 61, 6 por
los Santos Evanjelios como decia la ley.
-El afio pasado, la Camara de los Lores, que equivale a
nuestro Senado, rechaz6 esta enmienda, 6 esta relajacion de
la ley, porque es una enmienda a la Constitucion, por cuan-
to import admitirA losjudios en el Parlamento. Esta era
una exclusion en las leyes inglesas; pero la Camara de los
Comunes dijo: resuelvo esta question en virtud del derecho
que tengo de juzgar de la capacidad de los electos, 6 de
sus titulos para sentarse en el Parlamento y como es una
question internal la resuelvo sin la anuencia de la Camara
de los Lores, y esta dltima acept6 la reform hecha desde
que vi6 a la otra Camara decidida.
He citado este ejemplo que es muy reciente, para demos-
trar que no hay precedent que d6 al Senado iniciativa de
la reform de la Constitucion.
Entre nosotros es una negacion verdadera de la soberania
del pueblo, mas directamente representada en la Camara de
Diputados.
Creo, pues, que quitariamos un borron de la Constitucion
suprimiendo ese articulo sin sostituirlo por ningun otro,
pues que en otra part ya esta dispuesto lo convenient,
de que este es una alteracion.





OBRAS DH SARMIENTO


SESSION DEL 7 DE MAYO


Uniformidad de derechos (art. 67)

En las facultades del Congreso, a la de legislar sobre aduanas exterlores, la Co-
mision propuso el agregado de que los derechos serdn uniformes. etc. El senior
Riestra propuso a su turn que fuesen uniforms tambien las tarifas de avaldls,
fundado en que no puede haber legislacion uniform en materla de aduana sin
incluir expresamente el avaluo que puede variar en las distintas aduanas y ha-
cerse pagar en moneda divers y traer desigualdades profundas. De la discussion
se desprende claramente que la recta interpretaclon del articulo reza con los
derechos tanto como con el avaldo, fundado en el precio corriente de la merca-
deria en el lugar de production.

Sr. Sarmiento.--Seflor: no s6 si convendr' efectivamente
descender en la Constitucion a estos detalles. Confieso que
hay un peligro real emaiado de nuestras costumbres adua-
neras a este respect. Es cierto que en este moment
sucede que en Buenos Aires se hace el avaldo de las mer-
caderias por el comercio mismo y per tanto con much
parsimonia, mientras tanto que en la aduana del Rosario, me
consta, le dan un valor excesivo a la mercaderia para sacar
mayores derechos. Esto nace de un defecto que es comun
A todas las aduanas americanas; toman por base el precio
por mayor. Creo que esa es la pr'ictica entire nosotros. En
otros paises ha sido esto discutido muy largamente y se
ha arribado A una formula y es guiarse por los precious co-
rrientes de las mercaderias en los paises de su proceden-
cia a la 6poca del embarco. No seria dificil que nosotros
entrasemos en ese terreno porque es el mas just. En otro
tiempo, ahora cuarenta ainos, ese proceder habria parecido
impossible, mientras tanto que hoy no hay un comerciante
que no tenga el Precio Corriente de todas las mercaderias
en Europa, y viceversa.
Ahora como ha de ser necesario poner un dique para
evitar el fraud, 6 los excesivos avaldos que pudiera impo-
ner el fisco, no s6 si se debe entrar en estos detalles, pero
creo que lo que se ha dicho sobre la igualdad de derechos
de puerto satisface completamente; porque no se puede
decir que son iguales los derechos cuando las tarifas son
distintas. Una pipa de vino avaluada de un modo distinto,





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


valdrA 6 tendra un valor divers tambien. Me parece, pues,
que sobreentendida asi la disposicion, puede evitarse agre-
gar esa palabra, porque las otras son suficientes para com-
prender que ese es el espiritu.


SESSION DEL 7 MAYO

Limites inter-provinciales (art. 67, atribuoion 14)

El senior Esteves Sagui llam6 la atenclon sobre esta atribucion manifestando e
temor que destruyera el sistema federal. Contestaron Sarmiento y Elizalde
quedando el inciso sin reform.
Sr. Surmiento.-Aunque se ha decidido ya por la Conven-
cion que no se trate de otro articulo que el que trae el pro-
yecto de reforms, dejando a los sefiores Convencionales el
derecho a salvo para presentar las reforms que les parez-
can conveniences, satisfar6 el deseo del senior Convencional,
que efectivamente esta question llam6 la atencion de la
Comision, y la encontr6 erizada de dificultades para la
tranquilidad de la Reptiblica.
Yo creo que un pueblo tiene tales 6 cuales derechos; pero
la discussion de esos derechos que no estan fijados en la
Constitucion pueden traer graves perturbaciones a los inte-
reses de todos.
Nosotros no tenemos modelo que seguir a este respect.
Los Estados Unidos cuando fueron a constituirse no se
encontraron en la misma escala que nosotros con respect
a los Estados.
Alli habia Estados, por ejemplo; como el de Nueva York,
que tenian por carta del rey una concession de territorio
hasta el Pacifico y lo reputaba como propiedad legitima.
La Virginia tenia otra carta del mismo g6nero y asi various
otros Estados. &Y c6mo arreglar la question de los limits
de los Estados que no tenian tierras, sino aquellas que
habian poblado desde el principio. y que estaban rodeados ya
por otros Estados? Decian: la tierra es de todos: la hemos
conquistado a la Inglaterra con nuestra sangre en los cam-
pos de batalla, tenemos accion a la segunda concession de
esas tierras que son victorias que hemos ganado juntos; no
han sido s6lo Nueva York, sino todos. Sin embargo, el





OBRAS DE SARMIENTO


Congress no podia zanjar esta terrible question que amena-
zaba dividirlos completamente, y no hizo arreglo ninguno.
Entonces, los hombres bien influyentes de la Nacion, em-
pezaron A trabajar con los Estados, mas bien dire asi, con
la conciencia de los hombres, y a mostrarles los peligros que
traia esta question, y consintieron por iltimo ceder part
de su territorio para evitar los peligros futures.
La Virginia, si no me equivoco, fu6 la primer que hizo la
escritura, porque se hicieron escrituras como hacen los
particulares, haciendo cesion complete h los Estados Unidos
de las tierras baldias que poseia por titulo, hasta que ilti-
mamente se autoriz6 a negociar los territories que no tenian
poblados con los Estados Unidos y para evitar la question
se dijo que un Estado no podria estenderse indefinidamente
en territorio desierto. Naturalmente la ley ha encontrado
fraude y trat6 de probar que el territorio que no esta pobla-
do, que el territorio en que no hay habitantes, no perte-
nece en propiedad a nadie, sino a la Nacion en comun; pero
asi que se ha empezado a poblar se ha formado un Estado
nuevo. Asihan salido de lanada treinta y cinco Estados que
existen hoy dia, sin haber traido perturbacion de ningun
g6nero.
La Comision embarazadisima con esta dificultad, previen-
do las reclamaciones que pueden venir por actos que pue-
den discutirse alli, ha tornado la resolution de dejar el
articulo como estA.
Por ejemplo, la Constitucion de Buenos Aires divide nues-
tro territorio por tales y cuales limits, y la Constitucion de
Mendoza que tiene una c6dula, creo, por la que se segreg6
del virreinato de Buenos Aires, dispone lo mismo. _Bien,
pues, la provincia de Mendoza dice: desde la provincia de
Cuyo tierra adentro hasta tocar el estrecho de Magallanes, y
desde Mendoza hasta San Luis para el termino de la Pro-
vincia, hay noventa leguas, y no se ha de tirar una line de
noventa leguas que pasara por las Salinas Grandes, por aca-
so que la Am6rica del Sur es un triangulo y no un parale-
16gramo.
Vendria, pues, la question sobre el mejor derecho, sobre
los limits, y de aqui surgiria una question inconciliable y
peligrosa, si convirtieramos desde ya el derecho en hecho;
much mas cuando ese derecho ha sido material de san-





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


grientas luchas, como las que han tenido lugar en la Ame-
rica del Sur desde su fundacion hasta la fecha. ,Cuanta
sangre no ha corrido en nuestra frontera entire espafioles y
portugueses durante tres siglos?
No vayamos a hacer con la Repiiblica Argentina lo mis-
mo, poniendo por limits lo que importa una miseria, como
son esos campos desiertos.
Estas son las razones que ha tenido la Comision para no
modificar este articulo.
En fin, no es este el moment oportuno de discutir este
punto; pero con estas razones, creo que con much justicia
debemos exigir A la Constitucion algo que impida ultrapa-
sar lo que dnicamente pueda ser material de condescenden-
cia. Por ejemplo, esos terrenos desiertos, donde la mano
de ninguna autoridad haya puesto todavia serial alguna
Lqui6n puede disputar, sefiores, que no sea propiedad de la
nation una vez de estar la nation unida?
Ahora, con respect a lo que esta poblado, el Congreso
no puede quitarlo, ni aun lo que se est6 poblando, 6 que se
consider que son los limits naturales de una Provincia,
porque yo creo que el Congreso debe abstenerse de darlo .
otra Provinqia sin consultarla.
Yo seria el primero tal vez en dar mi voto si tal caso su-
cediera con alguna Provincia limitrofe, siempre que se hi-
ciera con el consentimiento de la Provincia A que pertene-
ciera el territorio, 6 que se considerase que habia pertene-
cido. Esta es la dnica dificultad que se present, y la
unica garantia que puede ofrecerse; no es lo que me parece
que ha comprendido el senior Convencional que ha inter-
pretado esto mas alli de las ideas que apabo de emitir.


SESSION DEL 7 DE MAYO


Facultades del Ejeoutivo

La Comision aconsej6 y obtuvo la supresion del inc. 20 del art. 83, quE'decia:
quilidad pfblica, el Presidente podri por si solo usar de la facultad limitada en el
art. 23 (estado de sitio), dando cuenta a este cuerpo en el termino de diez dias,
ToMO xix--7.





OBRAS DE SARMIENTO


desde que comenzo a ejereer. Pero si el Congreso no hace declaracion de es-
tado de sitio, las personas arrestadas 6 trasladadas de un punto a otro del terrl-
torio, serAn restituidas al pleno goce de su liberlad, a no ser que habiendo sido
sometidas A juicio, debiesen continuar su arrest por disposiclon del Juez 6 tri-
bunal que conoce de la causa.
-A esto observe El Redactor:
Como se ve, la .suspension de las garantias constitucio-
les corresponde al Senado en caso de ataque exterior, al
Congress en caso de conmocion, y alEjecutivo en receso del
Senado todas las funciones administrativas a que aquel
concurre, y aun en presencia del Congreso, el Presidente
sin declaration de estado de sitio podra hacer prender las
personas y trasladarlas de un punto A otro: concluyendo por
esta disposition la abolicion complete de las garantias indi-
viduales, y poniendo a disposition del Presidente la libertad
de todos los ciudadanos.
Lo que mas repugna en este sistema de escamotage de
un articulo anulado por otro, es el vejamen inferido A cada
moment al Congreso, en cuyas barbas se harAn prisiones,
sin estado de sitio y sin solicitar su concurso y declaration
de la necesidad de suspender las garantias individuals.
gQuien decide en presencia del Congreso que c(el caso es
urgente y peligra la tranquilidad pdblica?B !Qu6 castigo tie-
ne el Presidente si no habiendo tal peligro en realidad usa
de las facultades del articulo 20? La CAmara no puede acu-
sarlo si no por violacion de la Constitucion, y en este caso
la Constitucion no estA violada. Esta disposicion parece
tomada en el concept de ser la ciudad de Buenos Aires la
residencia del gobierno federal, librando A la poblacion, en
presencia y aun A despecho del Congreso, A las persecu-
ciones political; pero establecida la capital de la Con-
federacion en un territorio federal, y aun desde Buenos
Aires mismo c6mo se cumple en Salta 6 Mendoza
la orden del Presidente de prender A tales 6 cuales indivi-
duos, sin declaration de estado de sitio y c6mo se hace efec-
tivo el remedio que provee que si A los diez dias de librada
la orden el Congreso no ha declarado en estado de sitio A
SalA 6 Mendoza, se pongan en libertad las dichas personas,
trasladadas ya de un punto A otro?
&Qui6n reclama el cumplimiento de este requisite, si de
las prisiones ordenadas no se ha dado cuenta al Congreso?
Las lettres de cachet de la antigua monarquia francesa que





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


trajeron la revolution y la destruction de la Bastilla estAn
pues consignadas en este monstruoso poder dado al Presi-
dente, y todos los ciudadanos argentinos, en cualquier parte
del territorio en que se hallen, expuestos a ser sacados en
la noche de sus camas y trasladados de un punto A otro,
sin declaracion de estado de sitio, y sin medios de hacer
conocer su suerte a ninguna autoridad protectora.
La Constitucion norte-americana sin tener disposicion
especial alguna para suspender las garantias individuals
que tantas divisions y subdivisions, segun el caso, moti-
van en la Constitucion federal argentina, da por sentado el
derecho del Gobierno para suspender el esciito de habeas
corpus, cuando en caso de sedicion 6 ataque exterior la se-
guridad pdblica lo requiera.
Durante cerca de un siglo que aquella Constitucion esti
en ejercicio, no se ha hecho uso de esta prevision consti-
tucional, y s6lo en 1804 hubo una mocion en el Senado
para suspender el habeas corpus con motivo de las turbu-
lencias de Cumberland, la cual fu6 rechazada en la Cama-
ra de Diputados, fundandose en que el Presidente habia
declarado en su mensaje del 22 que (los fugitives de Ohio
y sus asociados de Cumberland no podian poner en serio
peligro la ciudad de Nueva Orleans)), faltando con esta de-
claracion el requisite de (requerirlo la seguridad pdblica),
dinico caso en que podia suspenderse el habeas corpus. Hizose
valer en una de las varias sesiones que absorbi6 este asunto
entire otras consideraciones esta, para no otorgar la sus-
pension:
( GCuAl seria el efecto de sancionar esta ley? gNo dejaria
establecido un peligroso precedent? 4Bajo la sancion y
ejemplo de esta ley no podra una administration corrom-
pida y viciosa perseguir y aniquilar A los mejores hom-
e bres del pais? Bastaria para ello excitar conmociones
artificiales, circular rumors exagerados de peligros, y
entonces con la repeticion de esta ley, todo persona in-
e c6moda, por honrada que sea, queda entregada al ven-
gativo resentimiento del gobierno (1). )
Mas debe tener present que la facultad del Senado 6 del
Congress, 6 del Presidente en su receso, 6 en presencia del

(1) Abridgement of the Debates of Congres,Svol. III, 1803 & 1807, pag. 504 A 540





OBRAS DE SARMIENTO


Congress mismo A quien para mayor ironia se dice perte-
nec.er esta facultad, segun lo declara la Constitucion, es
para los casos en que la conmocion sea motivada por opo-
sicion la Constitucion 6 A las leyes del Gobierno federal,
que en los Estados Unidos tienen sus agents propios en
cada Estado para ejecutar las leyes de los Estados Unidos;
y aun asi laexperiencia de casi un siglo ha demostrado la
imposibilidad de hacer efectiva esta atribucion del Con-
greso en los Estados donde han ocurrido hechos que hu-
bieran justificado su aplicacion.
Pero en la Confederacion Argentina que por una singula-
ridad especial, donde los agents naturales del Ejecutivo fede-
ral son los Gobernadores de provincia, la declaracion-del
estado de sitio por ataque exterior reservada al Senado,
por conmocion al Congreso, y en su receso al Presidente
y facultad de aprehender y desterrar personas sometida al
President mismo, aun estando en session el Congreso, y sin
declaracion de estado de sitio, queda reducida a dar orden
al Gobernador de una Provincia para que declare en esta-
do de sitio su propio territorio, 6 prenda 6 destierre un
individuo. ,Ahora, c6mo tiene certeza el Congreso, 6 el Pre-
sidente del peligro que require tal media, si el Gobierno
de la Provincia no lo siente, y por su propia Constitucion
y con acuerdo de la Legislatura Provincial, no ha declara-
do el estado de sitio? &Podra el Gobernador prender ciu'-
dadanos de su propia provincia, sin estado de sitio declara-
do y por una orden de cachet recibida de cuatrocientas
leguas de distancia, y emanada del Gobierno federal?
LPor qu6 conduct official supo el Presidente que en Salta
habia peligro inminente de la seguridad pdblica, y que
tales 6 cuales personas (notables por supuesto) eran las
que la ponian en peligro? Y despues de librada la orden
si el peligro ha desaparecido, 4por qu6 medios oficiales se
suspended sus efectos?
La Constitucion a fuerza de querer rodear al Presidente
de facultades discrecionales, ha tocado en el ridicule, y por
decoro del Congreso la atribucion 20 debe ser suprimida, 6
si se deja, afiadirle, lo que la motive, a saber:
A Aun estando en sesiones el Congreso en casos urgentes
a en que peligre la tranquilidad pdblica en el recinto de la
a capital, el Presidente podrA, etc. >)





DISCURSOS PARLAMENTARIOS


De esta manera se hara efectivo el termino de diez dias
dado al arbitrario de la prison de las personas, si el Con-
greso no creyese que habia tal caso urgente; pues de otro
modo la Constitucion viene a ser el medio sencillo de aca-
bar con todo resto de seguridad, y library las personas en
todo el territorio a la prison y destierro, por los Goberna-
dores con autorizacion 6 sin ella. D. Tadeo Rojo, represen-
tante de la Legislatura de San Juan en el acuerdo de San
Nicolas, y D. Antonio Duran, ex ministry del general Bena-
videz, ban sido sacados de sus casas por orden del Gober-
nador provisorio Virasoro, con una partida en la noche y
conducidos fuera de la Provincia, permaneciendo hasta hoy
en el destierro, sin saber la causa de esta media. Este es,
sin embargo, el derecho que la Constitucion establece.
Sr. Sarmiento.-La Comision al principio crey6, para no se-
pararse de la regla de hacer las menos supresiones posibles
a la Constitucion, no tener que reformar en este articulo
masque algunas palabras que parecen que son suficien-
tes para salvar dificultades y subterfugios.
Por qu6 regla, por qu6 derecho se condena a los habitan-
tes de lacapital A estar bajo una disposition que suspended
las garantias individuals permanentemente, porque si aun
estando el Congreso reunido, jqu6 sera cuando no est6
reunido el Congreso? Si esto se ha de hacer aun cuando
estO reunido el Congreso, es claro que ha de ser permanent
en toda la Repiblica, segun el articulo.
Es decir, sin que el Poder Ejecutivo declare el estado de
sitio, porque entonces diria: c(aun estando el Congreso reuni-
do, el Poder Ejecutivo podrA declarar el estado de sitio,.
Asi tendria sentido porque querria decir, que no habria
que contar con el Congreso para nada en ningun caso; pero
lo que se dice es que a pesar de las leyes del Congreso, se
puede disponer de las personas, pero no dice d6nde; se su-
pone que sea en la capital.
Quiere decir que si dentro de diez dias el Congreso no
hubiese declarado elestado de sitio,-poco importa que sea
en otra Provincia,-se puede sacar un hombre de su cama,
6 hacer otra cosa semejante, sin declaration de estado de
sitio, y mandarlo donde el Presidente quiera, porque el
articulo 23 dice (pasarlo de un punto a otro>. LC6mo se ex-
plica esto? ,C6mo se sabe que ese hombre fu6 trasladado





OBRAS DE SARMIENTO


de un punto A otro, de una Provincia a otra, atravesando
cuatrocientas leguas, si no se le da parte al Congreso?
4Y si el Congreso dice que queda en libertad despues que
no est6 en la Provincia? ZQui6n lo pone en libertad?
jQui6n sabe d6nde estA; ni si pereci6? Asi, sefiores, mejor
seria borrar de punta a cabo el articulo de las garantias
individuals, porque ese articulo da al Poder Ejecutivo
facultades que las suprime todas y no hay perspna segura
en su cama.
No s6 si los sefiores Diputados que agregaron esa enmien-
da estuvieron muyde prisa cuando se discuti6 esta part de
la Constitution, pero probablemente los que nos hemos
sentado aqui muchas veces, no hemos aivertido la gra-
vedad de esta disposicion.


SESSION DEL 7 DE MAYO

El acuerdo del Senado

Disponia la Constitucion de 1853 que en el receso podria el Poder Ejecutivo nom-
bre por si solo funcionarios que requieren acuerdo, dando cuenta de lo obrado al
Senado para obtener su aprobacion. Triunfo la reform propuesta y que forma
la atribuclon 22- del articulo 86 de la Constitucion.

Como un carActer especial, dice ElRedactor, que distingue
la Constitucion Federal Argentina de todas las otras del
mundo, debe notarse que si bien estan establecidas las
bases del Gobierno republican ydistribuidos todos los po-
deres segun el consenso universal, la supresion de una
clAusula en un articulo, el establecimiento de una excep-
cion al ladoe del principio mismo 6 alguna disposicion ori-
ginal hace claudicar todo el sistema representative, dejando
en definitive abandonados al arbitrio del Poder Ejecutivo
todos los actos administrativos.
LA inmensa influencia que da A un solo hombre la facul-
tad de dar empleos honorificos 6 lucrativos, perniciosa en
las monarquias, peligrosisima en las reptblicas, por la
clientele de favorites que puede hacerse el gobernante y el
estimulo al servilismo recompensandola con altos puestos,
hizo siempresujetar, aun en las monarquias desp6ticas, A la
aprobacion de consejos especiales, la nomination de los




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EL6M3A3SV_EZKN9H INGEST_TIME 2012-07-25T23:59:04Z PACKAGE AA00010664_00018
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES