<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 Advertencia
 Viajes por Europa, Africa...
 Indice del Tomo Quinto














PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Obras de D.F. Sarmiento
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00010664/00005
 Material Information
Title: Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description: 53 v. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher: Belin
Place of Publication: Paris
Publication Date: 1909
 Subjects
Subjects / Keywords: Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Argentina
 Notes
General Note: Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note: Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note: Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note: Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 04759098
ocm04759098
Classification: ddc - 982
System ID: AA00010664:00005

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Advertencia
        Section
    Viajes por Europa, Africa I America
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5-6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
    Indice del Tomo Quinto
        Page 515
Full Text



OBRAS

DE


D. F. SARMIENTO


TOMO V


VIAJES POR
EUROPA, AFRICA I AMERICA
1845-1847


REIMPRESION




PARIS
BELIN HERMANOS, EDITOR
CALLE DE VAUGIRAIDD, 52
1909


Il













ADVERTENCIA





Los Viajes por Europa, Africa i America, que forman este
voldmen, fueron publicados la primera vez en Santiago,
en 1849, por la imprenta de Julio Belin, en dos tomos en
octavo menor; los reprodujeron en sus folletines muchos
diaries contemporAneos de Chile i de Montevideo, i en 1856
se les reimprimi6 en Buenos Aires. Tomando en cuenta
aquellas trascripciones de la prensa peri6dica, esta tercera
edicion deberia considerarse como la sesta o sdtima que ya
alcanzan, triunfo que no es comun a otros celebrados libros
americanos.










PR6LOGO




Ofrezco a mis amigos, en las siguientes pljinas, una mis-
celAnea de observaciones, reminiscencias, impresiones e in-
cidentes de viaje, que piden toda la induljencia del corazon,
para tener a raya la merecida critical que sobre su importan-
cia no dejarA de hacer eljuicio desprevenido. Saben ellos que
a fines de 1845 parti de Chile, con el objeto de ver por mis
ojos, i de palpar, por decirlo asi, el estado de la ensefianza
primaria, en las naciones que han hecho de ella un ramo de
la administration pdiblica. El fruto de mis investigaciones
vera bien pronto la luz; pero dejaba esta tarea, arida por
demas, vacios en mi existencia ambulante, que llenaban el
espectAculo de las naciones, usos, monumentos e institu-
ciones, que ante mis miradas caian sucesivamente, i de que
quise hacer en la dpoca, abreviada resefia a mis amigos, o
de que guard anotaciones i recuerdos, a que ahora doi el
possible 6rden, en la coleccion de cartas que a continuation
public.
Este plan traialo aparejado la realidad del caso, i aconse-
jAbamelo la naturaleza misma del asunto. El viaje escrito, a
no ser en prosecution de algun tema cientifico, o haciendo
esploracion de paises poco conocidos, es material mui mano-
seada ya, para entretener la atencion de los lectores. Las
impresiones de viaje, tan en voga como lectura amena, han
sido esplotadas por plumas como la del creador inimitable
del j6nero, el popular Dumas, quien con la privilejiada fa-
cundia de su espiritu, ha revestido de colors vivaces todo
lo que ha caido bajo su inspection, hermoseando sus cua-
dros casi siempre con las ficciones de la fantasia, o bien
apropiandose acontecimientos dramAticos o novedosos ocu-
rridos muchos aiios antes a otros, i conservados por la tra-
dicion local; a punto de no saberse si lo que se lee es una
novela caprichosa o un viaje real sobre un punto ed6nico de






2 OBRAS DE SARMIENTO.
la tierra. i CuAn bellos son los paises asi descritos, i cuAn ani-
mado el movible i corredizo panorama de los viajes! 1 sin
embargo, no es en nuestra 6poca la escitacion continue el
tormento del viajero, que entire unas i otras impresiones
agradables, tiene que soportar la intercalacion de largos
dias de fastidio, de monotonia, i aun la de escenas naturales,
mui bellas para vistas i sentidas; pero que son ya, con varia-
ciones que la pluma no acierta a determinar, duplicados de
lo ya visto i descrito. La description carece, pues, de nove-
dad, la vida civilizada reproduce en todas parties los mismos
caractgres, los mismos medios de existencia; la prensa dia-
ria lo revela todo; i no es raro que un hombre estudioso sin
salir de su gabinete, deje parade al viajero sobre las cosas
mismas que l creia conocer bien por la inspection personal.
Si esto ocurre de ordinario, mayor se hace todavia la dificul-
tad de escribir viajes, si el viajero sale de las sociedades
m6nos adelantadas, para darse cuenta de otras que lo son
mas. Ent6nces se siente la incapacidad de observer, por falta
de la necesaria preparation de espiritu, que deja turbio i
miope el ojo, a causa de lo dilatado de las vistas, i la multi-
plicidad de los objetos que en ellas se encierran. Nada hai
que me haya fastidiado tanto como la inspection de aquellas
portentosas fabricas que son el orgullo i el blason de la in-
telijencia humana, i la fuente de la riqueza de los pueblos
modernos. No he visto en ellas sino ruedas, motors, ba-
lanzas, palancas i un laberinto de piecesillas, que se mueven
no se c6mo, para producer qu6 sd yo qu6 resultados; i mi
ignorancia de c6mo se fabric el hilo de coser ha sido punto
menos tan grande, despues de recorrer una fabrica, que
antes de haberla visto. I sucede lo mismo en todos los otros
ramos de la vida de los pueblos avanzados; el Anacarsis no
viene con su ojo de escita a contemplar las maravillas del
arte, sino a riesgo de injuriar Ia estatua con solo mirarla.
Nuestra perception esta aun embotada, mal despejado el
juicio, rudo el sentimiento de lo bello, e incompletas nues-
tras nociones sobre la historic, la political, la filosofia i bellas
letras de aquellos pueblos, que van a mostrarnos en sus ha-
bitos, sus preocupaciones, i las ideas que en un moment
dado los ocupan, el resultado de todos aquellos ramos com-
binados de su existencia moral i fisica. Si algo mas hubiera
que afadir a esto, seria que el libro lo hacen para nosotros






VIAJES. 3
los europeos; i el escritor americano, a la inferioridad real,
cuando entra con su humilde product a engrosar el caudal
de las obras que andan en manos del puiblico, se le acumula
la desventaja de una prevention de Animo que le desfavorece,
sin que pueda decirse por eso que inmerecidamente. Si hu-
biera descrito todo cuanto he visto como el Conde del Maule,
habria repetido un trabajo hecho ya por mas id6nea i en-
tendida pluma; si hubiese intentado escribir impresiones
de viaje, la mia se me habria escapado de las manos, negin-
dose a tarea tan desproporcionada. He escrito, pues, lo que
he escrito, porque no sabria c6mo clasificarlo de otro modo,
obedeciendo a instintos i a impulses que vienen de adentro,
i que a veces la razon misma no es parte a refrenar. Algu-
nos fragments de estas cartas que la prensa de Montevideo,
Francia, Espafia o Chile han publicado, dan cumplida mues-
tra de aquella falta de plan que no quiero prejuzgar; si bien
me permitir6 hacer indicaciones que no seran por demas,
para escusar su irregularidad. Desde luego las cartas son de
suyo jdnero literario tan diictil i elastico, que se presta a to-
das las formas i admite todos los asuntos. No le esta prohi-
bido lo pasado, por la asociacion natural de las ideas, que a
la vista de un hecho o de un objeto despiertan reminiscen-
cias i sujieren aplicacion; sin que siente mal aventurarse
mas allA de lo material i visible, pudiendo con propiedad
seguir deducciones que vienen de suyo a ofrecerse al espi-
ritu. Gistase ent6nces de pensar, a la par que se siente, i
de pasar de un objeto a otro, siguiendo el andar abando-
nado de la carta, que tan bien cuadra con la natural varie-
dad del viaje.
Ni es ya la fisonomia esterior de las naciones, ni el aspect
fisico de los paises, sujeto propio de observacion, que los li-
bros nos tienen harto familiarizados con sus detalles. Materia
mas vasta, si bien minos fdcil de apreciar, ofrecen el espf-
ritu que ajita a las naciones, las instituciones que retardan
o impulsan sus progress, i aquellas preocupaciones del
moment, que dan a la narracion toda su oportunidad, i el
tinte peculiar de la 6poca. CUipome la ventura, digna de ob-
servador mas alto, de caminar en buena parte de mi viaje
sobre un terreno minado hondamente por los elements de
una de las mas terrible convulsiones que han ajitado la
mente de los pueblos, trastornando, como por la sibita vi-





4 OBRAS DE SARMIENTO.
bracion del rayo, cosas e instituciones que parecian edificios
s61idamente basados; i puedo envanecerme de haber sen-
tido moverse bajo mis plants el suelo de las ideas, i de ha-
ber escuchado rumors sordos, que los mismos que habita-
ban el pais, no alcanzaban a apercibir. La revolution euro-
pea de 1848, que tan honda huella dejard en las pajinas de
la historic, hall6me ya de regreso a Chile: pero los amigos
en cuya presencia escribo, i personajes mui altamente colo-
cados, pudieron oirme, desde el moment de mi arribo, no
sin visible muestras de incredulidad, la narracion alarmante
de lo que habia visto; i sin vaticinar una pr6xima e inmi-
nente catAstrofe, que nadie pudo prever, anunciar la crisis,
como violent, i juzgar impossible la continuacion del 6rden
de cosas i de instituciones que yo habia dejado en toda su
fuerza. Por temor de pasar plaza de profeta de cosas suce-
didas, insertar6 aquf un fragmento de carta en que uno de
mis compafieros de viaje en Europa, un republican de la
veille me dice : ( gracias, mil gracias, mi caro amigo, por
su recuerdo. CuAn grande i bella es la conformidad de creen-
cias que nos conserve amigos a dos mil leguas de distancia!
Aquella repiblica de que tanto hablAbamos en Florencia i
Venecia un afio ha, la tenemos ya hace cuatro meses. Ah !
no puede usted imajinarse, en medio del placer que me cau-
saba la lectura de su carta, cuAnto asombro esperimentaba
de ver a usted en el mes de julio hablar de repuiblica... ve-
nidera. Venidera!... Pero hace ya siglos que somos republi-
canos, si se compare la historic de estos cuatro meses, al
vacio de los doce dltimos aflos de la historic de Europa. )
Asistia, pues, sin saberlo, al iltimo dia de un mundo que
se iba, i veia sistemas i principios, hombres i cosas que de-
bian bien pronto ceder su lugar a una de aquellas grandes
sintesis que hacen estallar la enerjia del sentimiento moral
del hombre, de largo tiempo comprimida por la presion de
fuerzas fisicas, de preocupaciones e intereses; propendiendo
a nivelar sus instituciones a la altura misma a que ha llegado
la conciencia que tienen del derecho i de la justicia.
I como en las cosas morales la idea de la verdad viene
mdnos de su propia esencia, que de la predisposicion de
Animo, i de la aptitud del que aprecia los hechos, que es el
individuo, no es estrafio que a la description de las escenas
de que ful testigo se mezclase con harta frecuencia lo que





Pages
Missing
or
Unavailable












VIAJES



MAS-A-FUERA


Senior don Demetrio Pefia.

Montevideo, diciembre 14 de 1845.

Fu6 usted, mi querido i buen amigo, el iltimo que aban-
don6 la cubierta, al dejar la Enriqueta el puerto de Valpa-
raiso, i por tanto el primero en mis recuerdos, ahora que
puedo enviar de nuevo mis vales a los amigos que por alli
dejo.
La espectacion de un rapido viaje, con que todos se com-
placian en darnos el iltimo adios, fud mas bien que feliz
presajio, un buen deseo, burlado por vientos obstinada-
mente contrarios, o calmas pesadas que ajitaban las velas
sin inflarlas. Estas contrariedades con que la naturaleza des-
barata los esfuerzos del arte human, no son del todo est6-
riles sin embargo. En el mar, i en los buques de vela sobre
todo, aprende uno a resignarse al destiny i a esperar sin
hacerse violencia. Los primeros dias de viaje, cada milla que
haciamos desviandonos de nuestro rumbo, era motive de
rebeliones de espiritu, de rabia i malestar. Al cabo de cua-
renta dias, empero, 6ramos todos unos corderos en resigna-
cion; i el viento, por contrario que nos fuese, soplaba segun
su voluntad soberana sin recojer de paso vanas e impo-
tentes maldiciones. Asi educado, empiezo a mirar como cosa
llevadera las molestias que me aguardan en todos los mares
i en todas las latitudes, hasta que acercAndome a Europa, el
vapor venga en mi ausilio, contra la naturaleza ind6cil.
i Qu6 puede referirse en un viaje de Valparaiso para Monte-
video, aunque est6 de por medio el temido Cabo de Hornos,
que vimos de cerca, i rodeado de todos los polares esplen-







8 OBRAS DE SARMIENTO.
dores, incluso las noches crepusculares en que, puesto el
sol, la luz va rodando el horizonte, sin perder nada de su pd-
lido esplendor hasta preceder la salida del sol al naciente?
Por lo demas, sucesion de dias sin emociones, siguiendo a
veces el vuelo majestuoso delpdjaro-carnero, que davueltas
al buque como azorado, cual si quisiera cerciorarse de lo que
significa objeto para 61 tan estrailo; atraidos otras por los
saltos i rapido pasaje de las tuninas, que formadas de dos en
dos vienen a dar vuelta al buque, pasando precisamente por
la proa; acudiendo un dia en tropel sobre cubierta a ver na-
vegar a nuestro costado cuatro enormes ballenas, vapores
vivos con sus columns de agua, como de humo llevan los
artificiales; aterrados otra occasion por el fatidico grito del
timonel: c hombre almar!! I en efecto, un infeliz marinero
cay6 de una verga en un dia de borrasca; hizo un esfuerzo
horrible para mostrarnos todo su busto sobre la superficie
del ocdano enfurecido; pero el negro e insondable abismo
reclam6 su presa, i fud en vano que el buque volviera sobre
el lugar de lacatastrofe, el hombre se sumerji6 para siempre.
4,Se acuerdausted que reclinados con nuestra incomparable
Eujenia, en la galeria que de sus habitaciones da a la bahia
en Valparaiso, le comunicaba la impression que me causa la
vista del mar, permaneciendo cuando puedo horas enteras,
inm6vil, los ojos fijos en un punto, sin mirar, sin pensar, sin
sentir, especie de embrutecimiento i paralizacion de todas
las facultades, i sin embargo, leno de atractivo i de delicia?
De este placer gozaba a mis anchas todos los dias, i aun con
mas viveza en aquellos mares en que las olas son montafias
que se derrumban por moments, disolvidndose con estre-
pito aterrante en una cosa como polvo de agua. Allf el
abismo, lo infinite, lo incontrastable, tienen encantos i se-
ducciones, que parece que lo llaman a uno, i le hacen reco-
nocer si estd bien seguro, para no ceder a la tentacion.
Gustaba asimismo de pasar hasta mui entrada la noche sobre
cubierta mirando el cielo polar, cuya cruz i manchas se acer-
caban de dia en dia a nuestro zenit, escuchando el silbido
del viento en la jarcia, u oyendo al piloto cuentos de mar,
Ilenos de novedad e interest, que me hacian envidiar la suerte
de aquel que habia sido testigo i actor en ellos. Pues bien!
desde el dia en que cay6 el marinero, no mas pude permane-
cer como antes reclinado sobre la obra muerta, con los ojos






VIAJES. U
fijos en las olas; temia ver salir la cabeza del infeliz nau-
frago; el silbido plafiidero del viento perdi6 para mf toda su
misteriosa melodia, porque me parecia que habia de traer a
mis oidos (i aun ponia atencion sin poderlo remediar para
escucharlos), jemidos confusos i lejanos, como llantos de
hombre, como grito de socorro, como silplica de desvalido, i
el corazon se me oprimia; de noche las manchas ila Cruz del
Sud, Venus, Jdpiter, Saturno i Marte que estaban a la vista,
no detenian como antes mis ociosas miradas, por echarlas
furtivamente sobre la ancha huella que a popa deja el buque,
para descubrir en la oscuridad de la noche si venia siguidn-
donos un bulto negro, ajitAndose para que le vi6ramos. No
es que tuviese miedo, pues que seria ridicule abrigarlo; lo
que quiero hacerle sentir es que mis goces silenciosos i
como conmigo mismo, de que le hablaba a su Eujenia, se
echaron a perder con el recuerdo del nAufrago, cuyo cadAver
se mezclaba en todos mis suefios despierto, en esos momen-
tos en que no es el pensamiento el que piensa, sino las
ideas, los recuerdos que de su propio motu se ajitan en
cierta caprichosa confusion i des6rden que no carece de
delicias. Lo mas triste era que la desgracia sucedi6 al frente
del archipidlago de Chilo6, patria del infeliz; alli cerca estaba
su madre i la pobre cabafia que lo vi6 nacer, i a cuyos um-
brales no debia presentarse mas.
A estos pequefios incidents estaria reducida mi narracion,
si uno inesperado no mereciese por su novedad la pena de
entrar en mayores detalles. Un porfiado viento S. 0. nos Ile-
v6, a poco andar de Valparaiso, mas alli del grupo de las
islas de Juan Fernandez, forzAndonos una calma de cuatro
dias a dar la vuelta complete de la de Mas-a-fuera. Sabe usted
que es esta una enorme montafa de orijen volcAnico que a
los 34" de latitud i 80028' de lonjitud, del seno del oc6ano se
levanta ex-abrupto, sin playas ni fondeadero seguro en nin-
guno de sus costados, muchos de ellos cortados a pico, i
lisos como una inmensa muralla, presentando casi por todas
parties la forma de una ballena colosal que estuviera a floor de
agua. Desierta desde ab inicio, aunque de vez en cuando sea
visitada por los botes de los balleneros, que en busca de lefia
i agua suelen abordar sus inabordables flancos, esta sefia-
lada en las cartas i en los tratados como inhabitable e inha-
bitada. Cansados nosotros de tenerla siempre en algun punto






10 OBRAS DE SARMIENTO,
del compas, segun que al viento placia hacernos amanecer
cada mariana, aceptamos con trasportes la idea del piloto
de hacer una incursion en ella, i pasar un dia en tierra. Es-
taba, segun 61, poblada de perros salvajes que hacian la caza
a manadas de cerdos silvestres.
Hago a usted merced de los preparativos de viaje, bote al
agua, vivas de partida, i duro remar con rumbo hicia la isla,
aunque esto iltimo, por haber calculado mal la distancia,
durase ocho horas mortales, demasiado largas para apagar
todo entusiasmo, i reducirnos al silencio que produce una
esperanza tarda en realizarse. Un incident, empero, vino a
sacarnos de esta apatia, suministrandonos sensaciones para
las que no estabamos apercibidos. Cuando a la moribunda
luz del crepdsculo nos empeiidbamos en discernir los confu-
sos lineamentos de la montafia, divis6se la llama de un fogon
entire una de sus sinuosidades. Un grito general de placer
salud6 esta serial cierta de la existencia de series racionales,
en aquellos parajes que hasta ent6nces habiamos conside-
rado como desiertos, si bien la reflexion vino a sobresaltar-
nos con el temor mui fundado de encontrarnos con deser-
tores de buques, u otros individuos sospechosos, cuyo nii-
mero e intenciones no nos era dado apreciar. Contribuy6 no
poco a aumentar nuestra alarma, la circunstancia, de mui
mal agiiero, de haber desaparecido la luz, moments despues
de haberla apercibido nosotros; a su turno nos habian visto
i trataban de ocultarnos su guarida. La situation se hacia
critical i alarmante, pues la noche avanzaba, estdbamos a mu-
chas millas de distancia i no sabiamos a qud punto dirijir-
nos. Para prepararnos a todo event, i haciendo rumbo al
lugar mismo donde la luz habia sido vista, procedimos a
cargar a bala un par de pistolas que IlevTbamos, a mas de
un fusil i una carabina, para la proyectada caza de perros i
cerdos. Con esto, i un trago de ron distribuido a los mari-
neros, nos creimos en estado de acometer dignamente
aquella descomunal aventura.
Mui avanzada ya la noche, Ilegamos por fin al pie de la
montafia, cuya proximidad nos dejaba sospechar la oscu-
ridad de las sombras que nos rodeaban, aunque no sin disi-
mulado sobresalto echase m6nos el piloto el ruido de las
olas, al romperse en la presunta playa, como sucede donde
quiera que no encuentran rocas lisas i perpendiculares.






VIAJES. 11
Aquella oscuridad i este silencio se hacian mas solemnes
con la idea de los trAnsfugas i el cauteloso golpe de los re-
mos que no impulsaban el bote, temerosos los mariners de
zozobrar en alguna punta encubierta, sin que no obstante
la proximidad reconocida, nos fuese possible discernir las
formas de la tierra que teniamos. Al fin el piloto endere-
zandose cuan alto es, lanz6 un tonante i prolongado grito a
que solo contestaron, uno en pos de otro, los cien ecos de la
montafa. Esto era pavoroso i lo fud mas el silencio prefiado
de incertidumbre que se sigui6 cuando el iltimo sonido de
aquel decrescendo fu6 a espirar a lo 1djos. Despues de se-
gundo i tercer grito, creimos distinguir otra voz que res-
pondia al Ilamado, i no le sera dificil concebir que el placer
de encontrarnos con hombres hiciese olvidar nuestros rece-
los pasados. En seguida el piloto, no obstante hablar el cas-
tellano, diriji6 la palabra en ingles a alguno que se acercaba;
porque un ingl6s en el mar no conoce la competencia de
otro idioma, cual si el suyo fuese el del gobierno de las
aguas como en otro tiempo fudlo el latin el de la tierra cono-
cida; i para que esta pretension quedase aun alli justificada,
en inglds contestaron desde la ribera. Supimos que el de-
sembarco era dificil, que al respaldo de la montafia habia
punto mas practicable, i que vivian en la isla cuatro hombres,
en cuyas cabafias alli inmediatas, podiamos pasar la noche.
A la indication del piloto de dar vuelta la isla en busca de
mas seguro desembarcadero, una esclamacion de penosa
angustia se escap6 de la boca del que contestaba. Oh! No
senior porDios! decia, no se vayan..... hace tanto tiempo que
no hablamos con nadie!!!
Habi6ndonos ofrecido su auxilio, se resolvi6 bajar a tierra
alli mismo, e impossible seria pintar el anonadamiento en
que caimos, nosotros pobres pasajeros entire los gritos im-
periosos i alarmantes de la dificil maniobra para acercar el
bote a rocas desconocidas i casi invisibles; apercibiendo
ap6nas los bultos indecisos i fantasticos de aquellos desco-
nocidos; arrojados de un brazo por los de abordo sobre un
pefiasco helado i resbaladizo, para caer en seguida en el
agua, amoratAndonos las piernas en las puntas de las rocas;
cojidos, en fin, del lado de tierra por una mano aspera i
vigorosa, que se empefiaba en mantenernos contra el balance
que el aturdimiento i el hibito contraido abordo nos hacian






12 OBRAS DE SARMIIENTO.
guardar sobre las pefias; encamindndonos en seguida con
los gritos de pise aqui..... ahi n6..... mas alld, hasta dejar-
nos en un suelo seco pero erizado de pedriscos.
Cuando estuvimos en aquel faldeo que hacia veces de playa,
i recobrados ya de nuestro susto, toc6nos el turno de volver
a los insulares la sensacion de temor que la vista del fuego
nos habia causado por la tarde. Segun lo supimos, no las
habian tenido ellos todas consigo, at vernos armados de pids
a cabeza i con aires de capitanes de buques de guerra. El
caso no era para menos. El j6ven Huelin, uno de la comi-
tiva, a mas de dos pistolas que sacaban las cabezas por los
bolsillos del palet6, Ilevaba un gorro carmesi con estampa-
dos de oro, i yo, otro franjeado de cuero cayendo sobre los
ojos, con bordado de oro i plata i borda de relumbron, todo
lo cual podia dar al portador, en cualquier latitud de la
Oceania, trazas de almirante por su lordlike apariencia; i co-
mo norte-americanos que eran los moradores de la isla, han
debido ser alguna vez mariners, i como tales, hai pocos
establecidos en aquellas alturas que no tengan en el fondo
de su conciencia algun pecadillo de desercion entire los igno-
rados i ocultos, siendo suficiente nuestra presencia para des-
pertarlo si dormia, a guisa de lobo marino al aproximarse
una ballenera.
RecordarA V. que en una de estas islas, i sin duda nin-
guna en la de Mas-a-fuera fu6 arrojado el marinero Selkirk,
que di6 orijen a la por siempre c6lebre historic de Robinson
Crusoe. Cudl seria pues nuestra sorpresa, en verla esta vez
i en el mismo lugar realizada en lo que presenciabamos, i
tan a lo vivo, que a cada moment nos venian a la imajina-
cion los inolvidables sucesos de aquella lectura clasica de la
nifiez. Algunos moments despues de Ilegar alas cabafias de
aquellos desconocidos, el fuego hospitalario encendido en
una tosca chimenea de piedra, a la par que secaba nuestros
calzados, nos iba ensefiando los objetos de aquella mansion
semisalvaje. Cajas, barriles i otros tiles que acusaban su
procedencia de algun buque naufragado, muebles improvi-
sados i sujeridos por la necesidad, i algunas reses de mon-
teria colgadas, mostraban que no carecian absolutamente
de ciertos goces, ni de medios de subsistencia. Secuestra-
dos en las hondonadas de una isla abortada por los volcanes;
viendo de tarde en tarde cruzar a lo 16jos una vela que pasa






VIAJES. 13
sin acercarse a ellos, i mui frecuentemente por las immedia-
clones una ballena que recorre majestuosamente los alrede-
dores de la isla, estos cuatro proscritos de la sociedad hu-
mana, viven sin zozobra por el dia de mafiana, libres de toda
sujecion, i fuera del alcance de las contrariedades de la vida
civilizada. ,Quidn es aquel que burlado en sus esperanzas,
resentido por la ajena injusticia, labrado de pasiones, o for-
j6ndose planes quimbricos de ventura, no ha suspirado una
vez en su vida por una isla como la de Robinson, donde pa-
sar ignorado de todos, quieto i tranquilo, el resto de sus
dias? Esta isla afortunada estA alli en la de Mas-a-fuera, aun-
que no sea prudent asegurar que en ella se halle la feli-
cidad apetecida. Sueno vano!..... Se nos secaria una parte
del alma como un costado a los paraliticos, si no tuvi6semos
sobre quienes ejercitar la envidia, los celos, la ambicion, la
codicia, i tanta otra passion eminentemente social, que con
apariencia de egoista, ha puesto Dios en nuestros corazones,
cual otros tantos vientos que inflasen las velas de la exis-
tencia para surcar estos mares llamados sociedad, pueblo,
estado. iSanta passion la envidia! Bien lo sabian los griegos
que la levantaron altares.
Afortunadamente, ni los islefios, ni nosotros haciamos por
ent6nces reflexiones tan filos6ficas, ocupados ellos en sabo-
rear con deleite inefable, algunos cigarros de que les hicimos
no esperado obsequio, embebidos nosotros, con impertur-
bable ahinco, en sondear las profundidades de una olla, que
sin mengua habria figurado en las bodas de Camacho, tan
suculenta parte encerraba de una res de monteria, cuyos ta-
sajos sacabamos a dedo por no haber sido conocidos hasta
ent6nces en la Insula i sus dependencias, tenedores ni cu-
charas. Todavia en pos de estas suntuosidades silvestres,
vino equd se imajina usted?..... Un humilde t6 de yerbabue-
na secada en hacesillos al calor de la chimenea, i que decla-
ramos unAnimemente preferible al mandarin, tal era el buen
humor con que tomabamos parte en aquella pastoral que
tan gratamente se habia echado entire la monotonia del mar.
Ya ve que no sin razon nos venia a cada moment la me-
moria de Robinson; creiamos estar con l1 en su isla, en su
cabala, durante el tiempo de su dura prueba. Al fin, lo que
veiamos era la misma situation del hombre en presencia de
la naturaleza salvaje, i sacado de quicios, por decirlo asi, en






14 OBRAS DE SARMIENTO.
el aislamiento para que no fu6 creado. Como Robinson i por
medios andlogos, los islefios Ilevaban cuenta exacta de los
dias de la semana i del mes, pudiendo por tanto i a solicitud
nuestra, verificar que era el martes 4 de noviembre del afio
del Sefior de 1845, el dia clAsico en que la Divina Providen-
cia les concedia la sin par ventura de ver otros series de su
misma especie. Mas intelijentes i solicitos en esto que nues-
tros compatriotas de San Luis, capital de Estado de la Confe-
deracion arjentina, los cuales segun es fama, Ilevaban en
cierto tiempo errada la cuenta de los dias de la semana,
hasta que al arribo de unos pasajeros pudo averiguarse, no
sin general estupefaccion, que estaban un afio habia, ayu-
nando el jueves, oyendo misa el sAbado i trabajando el do-
mingo, aquellos que por una inspiration del cielo no hacian
San Lines, como es uso i costumbre entire nuestros trabaja-
dores. Por fortune averigu6se que estos formaban la mayor
parte, con lo que se aquiet6, dicen, la conciencia del buen
cura, c6mplice involuntario de aquella terjiversacion de los
mandamientos de nuestra madre la Iglesia. Por mas detalles,
ocurra usted a nuestro buen amigo el doctor Ortiz, oriundo
de aquella ciudad, i mui dado a investigaciones tradicio-
nales sobre su patria.
Satisfechas nuestras necesidades vitales i fatigados por tan
varias sensaciones, lleg6 el moment de entregarnos al repo-
so, i aqui nos aguardaban nuevos i no esperados goces. Una
amaca acoji6 muellemente al j6ven Huelin, i a falta de ama-
ca para Solares, secretario de la legacion boliviana al Brasil,
i para mi, doscientas cincuenta pieles de cabra distribuidas
en un ancha superficie, hicieron dignamente honors de
elastica i mullida pluma.
He mentado pieles de cabra, i va usted a creerme sorpren-
dido in fraganti delicto, de estar forjando cuentos de duen-
des para dar interest novelesco a nuestra incursion en la isla'.
Pero para llamarlo al 6rden de nuevo, precise es que sepa
que si Mas-a-fuera solo encierra cuatro series pasablemente
racionales, sirve en cambio de eden afortunado a cincuenta
mil habitantes cabrunos que en linea recta descienden de un
par, macho i hembra de la especie, que el inmortal Cook
puso en ella, dici6ndoles como el Creador a Adan i Eva :
(( creced i multiplicaos. ) Un nudo se me hizo a la garganta
de enternecimiento, al oir a uno de nuestros hu6spedes re-






VIAJES. 15
cordar c6mo hacia cuarenta i cinco afios que el famoso nave-
gante habia visitado la isla i arrojado en ella aquel pufiado
de las bendiciones de la vida civilizada. Sabe usted que hace
ochenta afios a que muri6 aquel; pero el pueblo aproxima
siempre en su memorial a los series que les han sido bendfi-
cos i queridos. Cook, el segundo creador de la Oceania por
los animals dom6sticos i las plants alimenticias que en
todas las islas derram6, muri6 victim, sin embargo, de
aquellos cuya existencia hiciera facil i segura. i Triste pero
ordinaria recompensa de las grandes acciones i de los gran-
des hombres! Es la humanidad una tierra dura e ingrata que
rompe las manos que la cultivan, i cuyos frutos vienen tar-
de, mui tarde, cuando el que esparci6 la semilla ha desapa-
recido!
El nombre de Cook, repetido hoi por los que felices i tran-
quilos cosechan el product de sus afanes, es la 6nica ven-
ganza tomada contra sus asesinos, de quienes el ilustre na-
vegante pudo decir al morir : Perddnalos, Seior, porque no
saben lo que hacen! Espresion sublime de la desdefosa com-
pasion, que al jenio inspira la estupidez de las naciones.
S6crates, Cervantes, Colon, Rivadavia, cada uno de ellos al
morir, han pedido a Dios que perdone a sus compatriotas!
Aqui tiene usted, pues, c6mo nuestros atos de espantables
javalies, se habian convertido en millares de cabras alzadas,
con quienes sin much pretension podiamos prometernos
entrar en comunicacion direct por el telegrdfico intermedio
de carabinas i fusiles; por lo que Antes de entregarnos al
suefio que nos reclamaba con instancia, se dispuso la par-
tida de caza del dia siguiente, impartiendo 6rdenes ademas,
para que el bote hiciese en el intertanto buena provision de
langostas de mar, anguilas, cabrillas, i otros pescados de
que los alrededores de la isla abundan.
A las cuatro de la mafiana del siguiente dia, estabamos en
pid estasiAndonos en aspirar el ambiente himedo i embalsa-
mado de la vejetacion, hundiendo nuestras miradas at6nitas
en las oscuras profundidas de la quebrada en cuya boca
estin situadas las cabafias, cubierlas de bosques renegridos,
interrumpidos tan solo por rocas safiudas que cruzan sus
dientes de ambos lados alternativamente.
El sol que asomaba por la cispide venia iluminando con
esplendorosa paleta estos grupos tan valientemente disefia-







16 OBRAS DE SARMIENTO.
dos. i Oh, amigo! Aquellas sensaciones no se olvidan nunca,
i empiezan a darme un gusto anticipado de las que recom-
pensan al viajero de las molestias de la locomocion, verda-
deras islas floridas que quedan en nuestros recuerdos, como
lo estan dstas en medio de la uniform superficie del oceano.
Para emprender la proyectada partida de caza, debiamos
dejar nuestro calzado i reemplazarlo por uno de cuero de
cabra cefiido al pie, con el ausilio de una gareta artistica-
mente preparada; calzado a la Robinson Crusoe, segun nos
complaciamos todos en llamarlo, a fin de cohonestar con
una palabra noble, la innoble i bastarda forma que daba a
nuestros pi6s. Este secret de los nombres en mAjico, como
usted sabe, en political sobre todo, federation, americanismo,
legalidad, etc., etc., no hai nadie tan avisado que no caiga
en el lazo.
Todo lo necesario dispuesto, emprendimos con los prime-
ros rayos del sol naciente el ascenso de la montafia en cuya
cima habiamos de encontrar las desapercibidas cabras. Des-
pues de escalar, literalmente, un enorme risco, por caminos
de los insulares solo conocidos, encontramos que aquello era
tan solo la basa de otro ascenso, el cual conducia a una emi-
nencia superior que a su vez servia de base i escala para su-
bir a otra, i asi sucesivamente, hasta siete, cual si fueran las
montafias que los titanes amontonaron para escalar el Olim-
po; de manera que, no obstante nuestro entusiasmo i la be-
Ileza i animacion de los cuadros i vistas que -a cada nuevo
ascenso se nos iba presentando, empezabamos a aflojar el
paso, rendidos por la fatiga producida por un sol fulminante,
bueno para iluminar una batalla de Austerlitz o de Maipi,
pero soberanamente impertinente cuando j6venes ciudada-
nos que han calzado guante blanco, pretenden hacer un as-
censo casi perpendicular, por tres horas consecutivas.
Al fin se nos presentaron las cdspides de la montafia, co-
ronado cada uno de sus picos por un cabro situado en ella a
guisa de atalaya. Esplic6nos Williams, el islefio que nos ser-
via de guia, el significado de aquella aparicion fantastica.
Un macho estaba siempre apostado en las alturas para des-
cubrir el campo i dar parte de la aproximacion de los caza-
dores, a la manada de cabras que forma el harem de cada
uno de estos sultanes; habia, pues, tantos rebafios en el
respaldo de la montafia, cuantos cabrios vefamos colocados






VIAJES. 17
en una eminencia, inm6viles como estatuas de idolos o ma-
nitues de los indios. Cuando nos hubimos acercado dema-
siado i retirddose aquellas guardias avanzadas, todavia el
islefio nos hizo distinguir aqui i alli el triingulo de las astas
de algunos escuchas, que escondiendo el cuerpo i parte de
la cabeza tras el perfil de Ia montafia, permanecian denoda-
damente hasta observer nuestros iltimos movimientos. El
moment de la caza habia llegado. Williams prescribi6 el mas
profundo silencio; se distribuyeron municiones, i para burlar
la vijilancia del enemigo, nos dividimos en dos cuerpos a fin
de tomarlo por los flancos. Desgraciadamente la parte con-
fiada a mi valor i audacia fud la peor desempefiada, i la de-
rrota se hubiera pronunciado por el ala izquierda que yo
ocupaba, si el enemigo en lugar de acometer, como debi6,
no hubiera preferido por una inspiration del j6nio cabruno,
emprender la mas instantinea retirada. Sin embargo, debo
decir en mi justification, como lo hacen todos los que se
conducen mal, que tan perpendicular era el corte de la mon-
tafia por aquella parte, que por poco que yo me hubiese se-
parado de la c6spide a fin de rodearla, quedaban entire mi i
las manadas de cabras, por lo m6nos diez cuchillas que des-
cendian paralelas a un abismo donde un arroyuelo serpen-
teaba. Ap6nas es possible formarse idea de sitio mas salvaje,
precipicios mas espantosos, ni especticulo mas sublime. De
todos los puntos de aquella soledad agreste, callada hasta
ent6nces, partieron en el moment de mi aparicion, gritos
estrafios que repetian centenares de cabros, diseminados en
todas las crestas, declives i faldeos circunvecinos. No en
vano los pueblos cristianos han personificado el Espiritu
Malo en el macho de cabrio; tiene este animal en sus jestos,
en su voz, en sus estornudos, una cierta semejanza con el
hombre, que aun en el estado dom6stico, causa una desa-
gradable impression, como si vi6semos en 61 un injurioso re-
medo de nuestra especie. Pero estas impresiones llegan has-
ta el 6dio i el terror, cuando vuelto a la vida salvaje, nos
desafia aquel animal con sus insolentes parodias de la voz
humana; pueblo sublevado i libre del yugo que el hombre
le impusiera, i que desde las montafias inaccesibles que le
sirven de baluarte, avisa a los suyos, pasdndose el grito de
alarma de familiar en familiar, la proximidad odiada i a la vez
temida de sus antiguos e implacables amos.






1 OBRAS DE SARMIENTO.
Habia yo, pues, descendido en vano, i por entonces solo
me quedaba que admirar de paso el paisaje, i esforzarme en
ascender a la cdspide, abriendome paso por espesuras de
Arboles i de matorrales, en que permanecia sepultado por
horas enteras, hasta salir al borde de un abismo para ascen-
der de nuevo i encontrarme con otro que me cerraba el
paso irrevocablemente. Cuantas veces permanecia un cuar-
to de hora con un pi6 fijo en la punta de una roca, asido
con una mano a los raices de las yerbas que mas arriba cre-
cian, estatico, aterrado, la vista inm6vil sobre el oscuro
valle, que descubria repentinamente a mil varas perpendi-
culares bajo mis plants! Alli cien rebafios de cabras pacian
tranquilamente en distintos puntos i direcciones; al frente
una enorme montafia, de cuyas cimas cubiertas de nubes,
descendia por mas de una milla una caida de agua en cas-
cadas de plata; bosquecillos de una palma arbusto tapizaban
las hondonadas oscuras i hMimedas, mi6ntras que chorreras
de arboles matizados con variedad pintoresca, dejaban ver
sus copas redondeadas, unos en pos de otros hasta el fondo
del valle, en las mil sinuosidades de las montafias. La natu-
raleza ha desplega alli en una diminuta extension, todas las
osadias que ostenta en los Andes, o en los Alpes, encerrando
entire quebradas cuyos costados cree uno tocar con ambas
manos, bosques impenetrables, sotillos elegantes, praderias
deliciosas, abismos i golpes de vista sorprendentes.
Estravidndome en aquellas sinuosidades tupidas como los
dientes de un peine, gozAndome en los peligros a cada paso
renovados, internindome por entire las malezas i los troncos
de los arboles, llegu6, al fin, a la cispide, que habia inten-
tado rodear tres horas Antes, pudiendo ent6nces oir los gri-
tos del islefio que me buscaba, no sin sobresalto, pues que
habiendo principiado a lover i descendiendo las nubes mas
abajo de nuestra position, me habria sido impossible acertar
entire aquel laberinto, con el camino practicado.
A poco andar mi guia alz6 del suelo una cabra herida de
bala, que habia cazado 61 por el lado opuesto a la montafia,
pero 4c6mo?..... EchAndose a correr por un escarpada cresta
en medio de dos abismos, descendiendo a saltos, i dispa-
rando el tiro en la velocidad de la carrera a fin de alcanzar
la caza fujitiva. Yankee del Kentucky, de punteria infalible,
con pi6s de suizo de los que hacen en los Alpes la caza de






VIAES. 19
la gamuza, era nada menos lo que pedia la de cabras de Mas-
a-fuera, i ficilmente se inferird que con semejante espectd-
culo, quedamos curados de la necia pretension de alcanzar-
las nosotros en sus Term6pilas. La caza ordinaria la hacen
los islefios, a falta de balas, con el ausilio de perros que po-
seen adiestrados para la persecution.
Despues de todo, llevAbamos una cabra cazada, no importa
por quien, i esto bastaba para disponernos a emprender el
descenso de la montaiia, sin el desaliento de una espedicion
frustrada. La ilimitada superficie del ocdano, que desde
aquellas cimas a nuestro regreso descubriamos, afiadia nue-
vos encantos a los que la isla sumistraba, haciendo m6nos
sensible el esfuerzo de un rdpido descenso. En las inmedia-
ciones veiamos retozar dos ballenatos; a lo 1ejos nuestra bar-
ca aproximdndose a recojernos, cual golondrina de mar que
se juega sobre la superficie de las aguas, i en el limited del
horizonte la Godefroi, fragata destinada a Hamburgo desde
Valparaiso i luchando como nosotros contra el viento con-
trario. Una ballenera, en fin, i las crestas de las montafias de
Juan Fernandez, apdnas perceptibles entire los celajes, for-
maban los inicos accidents que interrumpian la quiet i
tersa uniformidad del mar. Pero lo que mas nos complacia
en nuestro descenso, era la tupida alfombra de verdura, que
cubriendo con su blando cojin la aspereza de las rocas, ofrece
deleite a los ojos, suavidad a los pids no acostumbrados a
tanta fragosidad, i alimento inagotable para cien mil cabras.
A nuestra llegada al estrecho valle en que las cabafias
estan situadas, estenuados de fatiga i abrazados de calor,
pudimos apreciar el inapreciable sabor acridulce de los ca-
pulies, que a ambos lados del camino nos brindaban con sus
vastaguillos cargados de refrijerantes i embozadas naran-
jillas, cual si la mano pr6vida de la naturaleza los hubiera a
designio colocado alli, donde el calor i la sed habian de ha-
cerlos de un valor inestimable, despues de ocho fatigosas
horas de ascenso i descenso no interrumpido. Initil seria
aiiadir que en las habitaciones nos aguardaba un copioso al-
muerzo, en que los insulares habian apurado los recursos
de la ciencia culinaria, para desarmar el apetito desplegado
por tan estraordinario ejercicio. Era aquello una escena de
hotentotes, de canibales, que por vergtenza de m i de mis
compafieros no describe.






2U OBRAS DE SARMIENTO.
Para decir todo lo que pueda interesarle sobre la isla de
Robinson, Ilamada vulgarmente Mas-a-fuera, instruird a us-
ted que sus maderas de construction son inagotables, rectas
i s61idas: pudiendo en various puntos, con el ausilio de pianos
inclinados, hacerse descender hasta la orilla del agua. La
riqueza espontdnea de la isla, empero, consiste en sus abun-
dantes i esquisitos pastos, cuyo verdor perenne mantienen
las lluvias que, a hora determinada del dia, descienden de
las nubes que se fijan en sus picos. La cria de cerdos i ove-
jas, sobre todo merinos, produciria sumas enormes, caso de
que la actual de cabras no satisfaciese a sus moradores. Ca-
ballos i vacas serian por demas allf, donde no hai un palmo
de terreno horizontal, bastando la cria de ganados menores
para mantener en la abundancia diez o veinte families.
La flora de la isla es reducidisima, si bien figuran en su
corto catalogo, a mas de unas azucenas blancas, allies car-
mesi, cuyas semillas, como las de duraznos dulces de que
existen bosques, fueron sin duda derramadas por el capitan
Cook. Pocas aves pueblan estas soledades; un gorrion vimos
tan solo, i dos species de gavilanes, el nimero de los cuales
es prodijioso, a causa de la facilidad con que se alimentan;
arrebatando en sus garras los cabritillos recien nacidos, ele-
vandolos en el aire para estrellarlos en seguida contra las
rocas. Seria fAcil estinguirlos, puesto que para cazarlos es
precise retirarse de ellos, a fin de no totarlos con la boca de
la carabina, tan poco conocen de la malicia del hombre.
Mando a Procesa la piel de uno de pecho blanco para que la
afiada a sus colecciones de pAjaros.
Los norte-americanos residents hoi en la isla, cultivan
como Robinson, papas, maiz i zapallos, en los declives terro-
sos, en que la general rudeza i escabrosidad del terreno lo
permit. Estos products agricolas, con los duraznos, capu-
lies i el tallo de cierta plant que contiene un jugo refrije-
rante, llamada en Bolivia quiruzill, proporcionan alimentos
gratos, suficientes para amenizar la mesa que por si solo
hacen abundante i segura la came de las cabras i los pesca-
dos del mar. Del cortejo de animals que acompafian al
hombre en la vida civilizada, se encuentra en las habitacio-
nes gallinas, un par macho i hembra de pavos, i algunos pe-
rros de la especie ordinaria, i de los cuales se siren para
la caza, que hace por turno cada dia uno de los islefios. A





VIAJES. 21
mas de cabras, hai en la isla zorras i gatos como los domds-
ticos. Tantas comodidades como las arriba enumeradas, no
pueden haberse reunido por el acaso, i siento much no po-
der describir esta vez el horrible naufrajio i demas circuns-
tancias portentosas que debieron echar a mis heroes en
aquella isla desierta. Veintiseis meses habia que uno de ellos
fu6 traido a la isla para emprender una pesqueria de lobos
marines que abundan en sus alrededores. El empresario,
que era un vecino de Talcahuano, mand6 en seguida en una
lancha a su propio hijo i dos trabajadores mas, pero no bien
dieron principio a la pesca, cuando una violent borrasca
estrell6 la frajil barquilla contra las rocas, el j6ven patron
pereci6, i los dos mariners que le acompafaban, salvaron
a duras penas despues de luchar con las olas amotinadas un
dia entero, hasta poder asirse de las rocas, i escalar la mon-
tafia por medio de esfuerzos de valor, de sufrimiento i de
perseverancia que sobrepasan todo creencia. Desde ent6nces
carecen de embarcacion, circunstancia que los tiene en com-
pleta incomunicacion con el continent, i al infeliz padre
ignorando el fin desastrado de su hijo. Este es el orijen del
establecimiento de tres de los insulares : dos de ellos perma-
necian retenidos por el temor de que se les imputase a cri-
men la muerte de su malaventurado compafiero de naufra-
jio; i el otro, mayor de edad, estaba resuelto a pasar el resto
de sus dias, senior de la isla como Robinson, satisfecha su
ambicion i sin envidiar nada a los mas bulliciosos habitantes
de las ciudades. El cuarto era un j6ven de 18 afios, que so-
licit6 su estradicion, i que conducido por la Enriqueta a
Montevideo, hoi nageva en el Parand.
Por lo demas i echando de mdnos muchos tiles i comodi-
dades necesarias a la vida, aquellos hombres viven felices
para su condition, asegurada la subsistencia, i lo que es
mas, formAndose un capital con peleteria que reunen lenta-
mente. Poseian entire todos mas de quinientos cueros de
cabra, como ciento de zorra i de gato, i algunos de lobo que
podrian aumentarse a ciento, si tuviesen un bote para pes-
carlo, pues que nuestro piloto di6 caza a cinco de tamafio
enorme en solo algunas horas.
Para que aquella incomplete sociedad no desmintiese la
frajilidad humana, estaba dividida entire si por feudos do-
m6sticos, cuya causa no quisimos conocer, tal fud la pena






22 OBRAS DE SARMIENTO.
que nos caus6 ver a estos infelices separados del resto de
los hombres, habitando dos cabafias a seis pasos la una de
la otra, i sin embargo, malqueri6ndose i enemistados! EstA
visto; la discordia es una condition de nuestra existencia,
aunque no haya gobierno ni mujeres.
Williams, el mas comunicativo de ellos, nos pregunt6 si
los Estados Unidos estaban en guerra con alguna potencia,
haciendo un jesto de soberano desden cuando se le indic6
la posibilidad de una pr6xima ruptura con Mdjico. Deseaba
una guerra con la Francia o Inglaterra. ZPregunte usted para
qud? Mejico no era por lo tanto un rival digno de los Esta-
dos. A prop6sito de preguntas, este Williams nos esplot6 a
su salvo desde el moment de nuestro arribo hasta que nos
despedimos. Como dije a usted al principio, aquejibalos la
necesidad de hablar, la primera necesidad del hombre, i
para cuyo desahogo i satisfaccion se ha introducido el sis-
tema parlamentario con dos cAmaras, i comisiones espe-
ciales, etc., etc. Williams, a falta de tribune i auditors, se
apoder6 de nosotros i se lo habl6 todo, no dir6 ya con la
locuacidad voluble de una mujer, lo que no es siempre bien
dicho, pues hai algunas que saben callar, sino mas bien con
la petulancia de un peluquero frances que conoce el arte i lo
practice en artiste. Cont6nos mil aventuras, entire otras la
de un antiguo habitante de la isla cuya morada nos sefial6, el
cual, habiendo hecho una muerte en Juan Fernandez, se
guareci6 alli, hasta que un enorme risco, desprendi6ndose
stbitamente de la montafia vecina, le hundi6 con espantable
ruido la habitacion, mostrandose asi la c6lera del cielo que
le perseguia. Por 61 supimos demasiado tarde, que en un
arbol estaban inscritos mas de veinte nombres de viajeros.
Acaso hubi6ramos tenido el placer al verlos, de quitarnos
relijiosamente nuestros gorros de mar en presencia del de
Cook i de los de sus compatferos. Pero ya que esto no nos
fuese dado, encargAmosle gravase al pid de una roca, ad
perpetual rei memorial, los de
HUELIN.
SOLARES.
SARMIENTO.
1845.
Despues de haber el j6ven Huelin forzAdolos a admitir al-





VIAJES. 20
gunas monedas i nosotros varias bagatelas, nos preparamos
para partir deseandonos reciprocamente felicidad i salud.
Cuando ya nos alej.bamos, los islefios reunidos en grupo
sobre una roca, i con los gorros en el aire, nos dirijieron
tres hurrah!..... en que el sentimiento de vernos partir
luchaba visiblemente con el placer de habernos visto, con-
testAmosles tres veces, i a poco remar la Enriqueta nos
recibi6 a su bordo, en donde todo era oidos para escuchar
la estupenda relacion de nuestras aventuras.
Soi de usted, etc.


MONTEVIDEO

Sefor don Vicente F. Lopez.

Montevideo, enero 25 de 1846.

iCuanto ha dilatado, mi buen amigo, esta carta tantas ve-
ces prometida, que se hace al mar al tiempo mismo que yo
me abandon de nuevo a las ondas del Plata, para ganar el
proceloso AtlAntico en prosecution de mi viaje! Entre Chile
i Montevideo media mas que el Cabo de Hornos, que ningun
obstAculo serio opone a la ciencia del navegante; media la
incomunicacion natural de los nuevos estados de America,
que no ligara el proyectado Congreso Americano, por aquel
secret pero seguro instinto que lleva a los pueblos, como
a las plants, a volverse hacia el lado de donde la luz viene.
Por lo que he podido traslucir de los resultados comerciales
del cargamento de cereales de la Enriqueta, muchos miles
hubiera ganado el comercio chileno, proveyendo de viveres
esta plaza; pero el comercio alli no ha sabido que en la5
plazas sitiadas se come, cosa que no inora an por cierto
los norte-americanos que e envian sus trios.
SUsted no ha estado en Montevideo, ni despues de larga
ausencia remontado el amarillento rio, acercadose aala
patria, divinizada siempre en el recuerdo de los proscritos.
Suceden a veces cosas tan estrafias, que hicieran career que
hai relaciones misteriosas entire el mundo fisico i el moral,
justificando aquella tenaz persistencia del pueblo en los






24 OBRAS DE SARMIENTO.
augurios, en los presentimientos i en los signos. Despues de
cansada i larga travesia, nos acercbamos a las costas arjen-
tinas. Habiamos dejado atras las islas Malvinas, i el capitan
cuidadoso tomaba por las estrellas la altura, por temor de
dar de hocicos con el fatal Banco Ingles. Una tarde, en que
los celajes i el bar6metro amenazaban con el pampero, el
mal espiritu de estas rejiones, entramos en una zona de
agua purpdrea que en sus orillas contrastaba perfectamente
con el verde esmeralda del mar cerca de las costas. Era
acaso algun enjambre de infusorios microsc6picos, de
aquellos a quines Dios confi6 la creacion de las rocas calcA-
reas con los dep6sitos de sus invisibles restos; pero el ca-
pitan que no entiende de astas cosas dijo, medio serio,
medio burldndose a estamos en el Rio)), i sefialando la
enrojecida agua ( esa es la sangre, afiadi6, de los que alli
deguellan. ) Aquella broma zumb6 en mis oidos como un
sarcasmo verdaderamente sangriento. Por lo pronto perma-
neci enmudecido, triste, pensativo, humillado por la que
fu6 mi patria, como se avergtienza el hijo del baldon de sus
padres. ICreera usted que tome a mi cargo probar que eran
infusorios, i no nuestra sangre la que tefiia el malhadado rio ?
Sangrienta en efecto es su historic, gloriosa a la par que
est6ril. Naumaquia permanent que a una u otra ribera
tiene, cual anfiteatros, dos ciudades espectadoras, que han
tenido desde much tiempo la costumbre de lanzar de sus
puertos naves cargadas de gladiadores para tenir sus aguas
con initiles combates. Montevideo i Buenos Aires conservan
su arquitectura morisca, sus techos pianos, i sus miradores
que dominant hasta mui e1jos la superficie de las aguas. La
brisa de la tarde encuentra siempre en aquellos terraplenes
elevados, millares de cabezas de las damas del Plata, cuya
beldad i gracia, han personificado los mariners ingleses
llamando asi a unas avecillas acuaticas que se asemejan a
palomas pintadas; alli van a esperarla para que juegue con
sus rizos flotante, midntras, echando sobre las ondas capri-.
chosas del rio sus distraidas miradas, la fantasia se entrega
a cavilaciones sin fin. Si la tempestad turba el ancho rio, si
las naves batidas por la borrasca no pueden ganar el dificil
puerto, si la bandera o el canon piden a la vecina costa
socorro, si la escuadra enemiga asoma sus siniestras velas,
Montevideo i Buenos Aires acuden alternativamente a sus






VIAJES. 25
atalayas i azoteas, a hartarse de emociones, a endurecer sus
nervios con el especticulo del peligro, la safia de los ele-
mentos o la violencia de los hombres. En 1826, la escuadra
brasilera bloqueaba en numerosa comitiva las balisas de
Buenos Aires. El pueblo tenia neumaquia todas las tardes,
siguiendo con sus ojos desde lo alto de los pianos de los
edificios, las balas que se cruzaban entire su sutil, cuanto
escasa escuadrilla, i los imperiales dominadores del rio. Una
tarde, como en las escenas de toros en Espafia, el combat
se prolongaba, i a la luz del sol que se escondia tras los
pajonales de la pampa, se sucedian los fogonazos de los
cafiones que iluminaban por moments los mAstiles i cascos
indefinibles de los buques pr6ximos a abordarse. De repente
una inmensa llamarada alumbra el espacio; un volcan lanza
al cielo una column de llamas bastante a iluminar de rojo
las pilidas caras de aquella muchedumbre de pueblo Avido de
emociones i de combates, i al fragor del cafioneo se sucede el
silencio sepulcral del espanto de los combatientes mismos.
Un buque habia volado, incendiada la Santa Barbara. A cual
de las dos escuadras pertenecia?..... Hd aqui las emociones
que educan a aquellos pueblos.
I no es de ahora esta existenci6 guerrera del rio. En 1807
Sir Samuel Achmuty rueda con sus naves en torno de la
peninsula montevideana, i despues de arrojarla catorce dias
balas en su seno, encuentra la juntura de su coraza de
pefiascos i cafiones i la toma por asalto. En 1808 Mont Elio
desobedece al virei de Buenos Aires i-la lucha de ambas
riberas se inicia por el sitio de Rondeau, de cuyas filas sale
Artigas que levanta la bandera roja; i los suplicios atroces,
perpeluados por la inquisicion en el espiritu espaiiol, toman
formas nuevas, estrafias, adaptadas a la vida pastoril.
En 1814 Alvear anunciaba a Buenos Aires la toma de la
escuadra espafola en el puerto mismo de Montevideo con
estas bellas palabras que habrian sentado bien en boca del
vencedor de las Pirdmides. ( El sol i la victoria se presenta-
ron a un tiempo en este memorable dia. ) 600 piezas de ca-
nion, 99 buques, una ciudad conquistada i los pertrechos de
guerra del Jibraltar del sur, pasaban a la otra orilla para dar
pabulo a la insolencia de los guerreros, i a la destruction de
que han quedado sembrados los restos en todo el continent
hasta el otro lado de los Andes, al pid del Chimborazo. Las






26 OBRAS DE SARMIENTO.
intrigas i las escuadras de la Princesa Carlota pasan un mo-
mento la esponja sobre esta conquista, hasta que en 1823,
una barquilla arrojaba sobre las playas orientales del rio
treinta i tres guerreros, que debian agrandarse hasta produ-
cir la guerra imperial, i aquel eterno batallar sobre las aguas
del rio, i aquella caza dada en los canales sinuosos del Uru-
guai, que hizo por cuatro afios la ocupacion i la gloria de
Brown, i el diario entretenimiento de ambas ciudades ribe-
ranas. I cuando los amos antiguos i los sibditos rebeldes, la
capital i la provincia, el vecino imperio i la orgullosa repii-
blica dejaron con la independencia de Montevideo de teilir
con sangre las aguas del rio, i de ajitar con el estampido del
cation los ecos de la pampa, la Europa ha venido de nuevo a
dar pretesto i objeto a esta normal existencia del Rio gue-
rrero. Los buques de Buenos Aires i Montevideo se acechan
i dan caza, si bien las inauditas i osadas empresas de Gari-
baldi no han podido nada contra el viejo tirano de estas
aguas, Brown, cuyo nombre abraza la historic maritima de
Buenos Aires desde 1812 hasta este moment; i en el rio i
en la playa, en la ciudad i en el campo, en los cerros i en la
llanura, el cation suena siempre, remedando la tempestad
de los cielos i la ajitacion peri6dica del pampero que echa
el rio sobre Montevideo, i aleja i persigue las naves del
comercio.
i Cu~nto trabajo ha de costar desembrollar este caos de
guerras, i senalar el demonio que las atiza, entire el clamoreo
de los partidos que se denuestan, las pretenciones odiosas
siempre de las ciudades capitals, el espiritu altanero de la
provincia vuelta estado, los designios de la political, la mts-
cara de la ambition, los intereses mercantiles, el odio espa-
fiol contra el estranjero, i el viento que echa la Europa sobre
la Amdrica, trayendonos sus artefactos, sus emigrantes, i
haciendonos entrar en su balanza de desenvolvimiento i de
riqueza!
EstAbamos ya por fin en las aguas del Plata, i estos miste-
rios podian, si no esplicerseme, ofrecerse al m6nos a mi
vista. La tarde del cuadraj6simo octavo dia de mar, el sol
empezaba a ponerse, como he dicho, entire nubarrones tor-
vos; i no bien se habia ocultado tras el ancho lomo de las
aguas, por todos los estremos del horizonte asomaban len-
tamente densas masas de nubes preiladas de tempestades.






VIAJES. 27
Oh! la tempestad Blectrica, para quien ha habitado largos
afios las calladas costas chilenas, tiene encantos mAjicos
cuando el estampido del trueno ha sacudido nuestros oidos
desde la cuna. Habia iluminacion en los cielos aquella noche;
los refusilos del horizonte ocupaban los entreactos del rayo
que surcaba el espacio; nuestra frAjil barca tenia empave-
zados de fuegos de santelmo sus mAstiles, i la sucesion de
luz solar, i de noche oscura, encandilaba los ojos fijos en al-
gun punto de las nubes, anhelando sorprender la sibita ilu-
minacion fuljente. Mui tarde aun de la noche permanecia-
mos unos cuantos en las banquetas de proa, gozando del
espectaculo, conmovidos nuestros nervios acaso por la su-
perabundancia de electricidad; i no bien habiamos cobrado
suefio cuando hubimos mas tarde ganado nuestros cama-
rotes, el estampido de un rayo cercano nos ech6 de la cama
a todos, a los ayes i jemidos del timonel a quien suponia-
mos herido; pero la celeste bateria habia errado esta vez
u tiro, i nave i timonel escaparon sanos i salvos. El dia si-
guiente era el de la entrada, puesto que estAbamos ya en las
aguas amarillas. Sefialaronse sucesivamente los promonto-
rios de ambas costas; descubri6se la mentida isla de Flo-
res, tarda en dejarse pasar, animando la marina algunas
naves que buscaban la alta mar. No ha much que la her-
mosa farola estuvo apagada por 6rden de Oribe. Estas fecho-
rias me paresen semejantes a las de aquellos que en los
caminos de hierro en Europa suelen poner un atolladero
para hacer fracasar los wagones. Veiase, por fin, el rio cu-
bierto de naves ancladas en distintos puntos, como el gau-
cho amarra su caballo en donde le sorprende la noche, o
halla past abundante en la pampa solitaria; i a lo ljos un
vistoso grupo de torres i miradores, sefialaba, aparente-
mente a la sombra del cerro que le di6 nombre, la presen-
cia de Montevideo. La ciudad en tanto se presentaba a
nuestro escrutinio con una coqueteria que pocas pueden
ostentar. Rueda el buque en torno de ella buscando desde
el lado del Oe6ano el ancladero que guardian la ciudad i el
Cerro, i en aquellas viradas de bordo que la barca describe
como los jiros del ave acuAtica que se dispone -a posarse
sobre las aguas, van presentandose las calls que cruzan la
poblacion, i caen de punta bajo el ojo, primero de norte a
sur, despues de poniente a naciente, i todavia de norte a sur,






26 OBRAS DE SARMIENTO.
con su variedad infinita de grupos i de trajes, de carruajes
i de jinetes, interrumpiendo la perspective las ondulaciones
del terreno que lo asemejan a espuma del rio petrificada.
Dan realce a esta vista el material de los edificios, de cal i
canto todos, sin aquellas pesadas techumbres de las colo-
nias del Pacifico que matan la calle, e infunden desaliento
i tristeza perenne en los Animos. En Montevideo las lines
rectas, puras del estilo dom6stico morisco, viven en santa
paz i buena armonia con las construcciones del modern
gusto ingl6s; la azotea con verja de fierro, a mas de dar
transparencia i lijereza al remate, hace el efecto de jardines,
de cuyo seno se elevara el cuadrangular, esbelto i blanco
mirador, que a esta hora de la tarde esta engalanado, vivifi-
cado, con grupos de jente que esparcen su vista i aspiran
la brisa pura del rio.
A las emociones del viaje se sucedian las del puerto, el
paisaje, el muelle, la multitud de velas latinas con que los
italianos han animado el movimiento de la rada; el cerro
coronado de canones; los lejanos puntos ocupados por el
enemigo, que sombrean el paisaje a lo 16jos i dan al espec-
tAculo algo de serio i de amenazante. Es el aspect de una
plaza sitiada imponente de suyo, i el enemigo que cercaba
a Montevideo, lo era mio tambien, por aquel parentesco i
mancomunidad que une a las dos reptiblicas del Plata en sus
odios i en sus afecciones. I en efecto, sorprende esta unidad
de las dos riberas, de manera de hacer sospechar que su
independencia respective es una creacion bastarda i contra-
ria a la naturaleza de las cosas. Un ejdrcito arjentino sitiaba
la plaza a las 6rdenes de un montevideano; i la plaza habia
improvisado i sostenido su resistencia a las 6rdenes de un
general arjentino. La prensa del Cerrito redactAbanla monte-
videanos i la de Montevideo los arjentinos; i en ambos ej6r-
citos i en ambos partidos, sangre i victims de una i otra
playa, confundian sus charcos o sus ayes en la lucha que
fomenta el rio que los une en lugar de dividirlos. Publicaba
el Nacional a la sazon Civilizacion i Barbarie, i el examen de
mi pasaporte en el resguardo, bast6 para atraer en torno
mio numeroso circulo de arjentinos asilados en Montevideo,
comerciantes, empleados, soldados, letrados, periodistas i
literatos; porque todo alli no present hoi otra fisonomia
que la que present en los tiempos en que ambos paises






VIAJES. 29
solo formaron un estado, con un foro, una universidad i un
ej6rcito comun. Estaba, pues, entire los mios, i mi curiosi-
dad moria a cada pregunta, bajo un fuego graneado de so-
luciones mas o m6nos satisfactorias.
Entrando, empero, mas adentro en la organization de este
pueblo, v6se que aquellas dos ramificaciones de la familiar ar-
jentina, son los restos de una sociedad que muere; la vida
estA ya injertada en rama mas robusta. No son ni arjentinos
ni uruguayos los habitantes de Montevideo, son los europeos
que han torado posesion de una punta de tierra del suelo
americano. Cuando se ha dicho que los estranjeros sostenian
el sitio de Montevideo, decian la verdad; cuando han negado
a estos estranjeros el derecho de derramar su sangre en
Montevideo, como en su patria, por sostener sus intereses,
sus preocupaciones de espiritu i su partido, se ha pretendido
una de las maldades mas flagrantes, aunque tenga el apoyo
de la conciencia de todos los americanos. S6 que la vieja oje-
riza espafiola anidada en nuestros corazones, i fortificada por
el orgullo provincial de estados improvisados, se irrita i exas-
pera a la idea solo de dar a los estranjeros en nuestro suelo
toda la latitud de accion que no tenemos nosotros; pero
hace ya tiempo que el guante estd echado entire ella i y6, i
cuando el curso de una vida entera no lograra mas que
mellarla un poco, me daria por bien pagado de los desagra-
dos que puede acarrearme. La historic toda entera de estos
bloqueos i de estas intervenciones europeas en el Rio de la
Plata, que traen exasperados los animos espafioles-ameri-
canos por todas parties, la leo escrita sobre el rio mismo, en
las calls i alrededores de Montevideo. Cubren la bahia sin
nimero de bajeles estranjeros; navegan las aguas del Plata,
los jenoveses como patrons i tripulacion del cabotaje; sin
ellos no existiria el buque que ellos han creado, marinan i
cargan; hacen el servicio de changadores, robustos vascos
i gallegos; las boticas i droguerias ti6nenlas los italianos;
franceses son por la mayor parte los comerciantes de de-
talle. Paris ha mandado sus representantes en modistas,
tapiceros, doradores i peluqueros, que hacen la servidumbre
artistic de los pueblos civilizados; ingleses dominant en el
comercio de consignacion i almacenes; alemanes, ingleses
i franceses, en las artes manuales; los vascos con sus an-
chas espaldas i sus nervios de fierro, esplotan por millares






30 OBRAS DE SARMIENTO.
las canteras de piedra, los espafioles ocupan en el mercado
la plaza de revendedores de comestibles, a falta de una in-
dustria que no traen como los otros pueblos en su bagaje
de emigrados; los italianos cultivan la tierra bajo el fuego
de las baterias, fuera de las murallas, en una zona de horta-
liza surcada todo el dia por las balas de ambos ej6rcitos;
los canarios, en fin, siguiendo la costa, se han estendido en
torno de Montevideo en una franja de muchas leguas, i cul-
tivan cereales, plant ex6tica no hace diez afios en aquellas
praderas en que pacian ganados hasta las goteras de la
ciudad. Todos los idiomas viven, todos los trajes se perpe-
ttian, haciendo buena alianza la roja boina vasca, con el chi-
ripd. Descendiendo a las estremidades de la poblacion, escu-
chando los chicuelos que juegan en las calls, se oyen idio-
mas estrafios, a veces el vascuense que es el antiguo feni-
cio, a veces el dialecto jenoves que no es el italiano. Hd
aqui el orijen de la guerra del Plata tan porfiada! Estos he-
chos que se han ofrecido de bulto a mis miradas, estdn ade-
mas apoyados en los datos de la estadistica.
En octubre de 1843 daba el padron estos curiosos resul-
tados :
Habitantes de la ciudad:

> Orientales. . . . ... 11431
Americanos. . . . . 3170
Europeos......... .. 15 22 .5
S Africanos (libres) .. . 1344

Mucha parte de los vecinos nacidos en la cidad, habian
emigrado huyendo de los horrores del sitio; pero otro tanto
habian hecho los inmigrados, puesto que desde 1835 a 1842,
habian introducidose 33136 de ellos. La ausencia de los
primeros no altera en manera ninguna las proporciones,
tanto mas que se tuvo en cuenta a los ausentes al tomar ra-
zon de sus families. Tenemos, pues, que Montevideo, numd-
ricamente hablando, se compone de estas proporciones :
1 africano, 3 americanos, de los cuales dos i medio son ar-
jentinos, 11 montevideanos, 15 europeos.
Apreciaciones morales : Comercio : pertenece a los recien
venidos; en Montevideo como en Valparaiso, son los euro-
peos los que jiran con grandes capitals. El estado de las






VIAJES. 31
patentes de jiro, espedidas desde 1836 hasta 1842, muestra
quienes son los que establecen nuevas casas.
En 1835 Ilegaron a Montevideo 613 estranjeros; gdi6-
ronse patentes.....?

En 1836 . . . . 9146 .......... 962
1837 . . . . 2382 ........ 1253
1838. . . . ... 3410 (se ignora)
1839 (Inv. de Rosas). 1163 ........... 1637
. 1840........... 2484 ........... 1695
, 1841 . . . .8858. . . . . .. 2800
S 1842 .......... 9874 ..... ...... 3281

Riqueza; quien dice comercio dice riqueza, i por lo que
hace a la que contienen las ciudades, esta es la principal;
que en cuanto a la industrial, seria ridicule hablar de repar-
ticion de la riqueza i movimiento de la industrial manual
entire americanos i europeos. La industrial en Montevideo
desde el botero hasta el mozo de cordel, estA en manos de
los tltimos.
No me ha sido dado conocer la distribution de la propie-
dad en Montevideo. iC6mo ilustraria esta question el saber
la procedencia de cada hombre que posee algo i forma, por
tanto, parte constituyente con la suya de la riqueza national;
i otro tanto sobre los edificios nuevos i antiguos! En este
cuadro estadistico, si lo hubiera, de las ventas de casas o
ereccion de construcciones nuevas, se veria palpablemente
pasar la propiedad urbana de los nacionales de orijen a los
nacionales de riqueza creada, como se ve al ojo desnudo, en
los almacenes i talleres, que las profesiones industriales, el
comercio i hasta el servicio domestico de hombres i mujeres,
como el trabajo de peones de mano, cargadores i marines,
ha pasado a las razas viriles i nuevas que van aglomerindose
de dia en dia.
En 1836, la poblacion se sentia estrecha en el antiguo re-
cinto de la ciudad. Una banda negra compr6 los eriales ve-
cinos, subdivididndolos en calls anchas i espaciosas, i en
lotes de terrenos que se vendian a 4 reales la vara. Ahora
aquellas playas desnudas ent6nces, sirven de cimiento a pa-
lacios suntuosos; las rocas que lo afeaban, se han conver-
tido en canteras que dan a la construction la solidez i barniz






02 OBRAS DE SARMIENTO.
europeo, i la vara de terreno en este moment estd tasada a
onza de oro.
De 1835 hasta 1838 habian Ilegado 9551 estranjeros i se
edificaron 269 casas.
De 1838 hasta 1842, 22381 emigrantes i 502 casas edifi-
cadas. Ala par del desenvolvimiento de la poblacion europea
en Montevideo, ha ido la riqueza. Calcilase la poblacion mis-
ta de todo el estado en doscientas mil almas, de las cuales
treinta o cuarenta mil estaban reunidas en el recinto de la
ciudad. Para estas 200000 almas, de las que en gauchos de
la campafia, que no produce ni consume, debe disminuirse
la mitad, se introdujeron en 1840, 6poca del mayor auje de
Montevideo, siete millones de mercaderias europeas, que
cambiaron por ocho millones cuatrocientos setenta i un mil
pesos de products americanos, dejando al estado, dos mi-
llones ochenta i siete mil pesos de renta. Novecientos buques
de alta mar entraron en el puerto, i en los primeros nueve
i .meses de 1841, alcanzaron a 856. En 1836, cuando elmo-
vimiento principi6, entraron 295 buques i salieron 276, que
introdujeron tres i medio millones i esportaron una cifra por
poco menos igual. Pero hai una riqueza que no se esporta ni
introduce, i esta es la que se crea en todos los grandes focos
de comercio i de industrial, la cual queda en casas i barrios
enteros construidos, en millares de families establecidas, en
pequefias i grandes fortunes improvisadas. Pero 1842, hai
un punto final puesto al progress, a la europeificacion de
Montevideo; los aborijenes se aproximaban a las puertas de
la ciudad con sus caflones i sus lanzas.
Premunido de estos datos, mi querido amigo, pregfintese
en el fondo de su conciencia, ,a qui6n pertenecen los dere-
chos politicos en esta ciudad, si a los 11, o a los 11 mas los
15, mas los 3, mas los 1? Riqueza, propiedad urbana, inte-
lijencia, ,cudl es el titulo que reclamarian los primeros con
esclusion de los otros? Pero tal es la 16jica espafiola, la 16ji-
ca de la espulsion de moros i judios, que toda la America ha
simpatizado con la resistencia que el esclusivismo torpe de
nuestra raza opone ciegamente para suicidarse, a 'aquellos
movimientos providenciales que salvan pueblos transfor-
mindolos. La historic de esta lengua de tierra no se pierde
en la noche de los archives de la colonizacion que guardian
Simancas o Sevilla. Hasta 1720 los charrtias, tribu de la






VIAJES. 3
gran familiar guarani, elevaban aun sus tolderfas cerca de es-
tas playas; pasaron ent6nces de Buenos Aires algunos indi-
viduos, treinta i tres en nimero, a hacer pacer sus vacas;
los charrdas tambien, alegaban su derecho esclusivo a la po-
sesion de la tierra, i como valientes i rudos, fueron ester-
minados. En 1728, desembarcaron trece families canarias,
i en 1770, Montevideo contaba 1000 personas adults i 100
nifios vivos de los nacidos en el afio; sin contar 70 que mu-
rieron; un pdrroco componia todo el personal del culto reli-
jioso.
( La mayor parte de la poblacion, dice un cronista, se
compone de muchos desertores de mar i tierra, i algunos
polizones que, a titulo de la abundancia de comestibles, po-
nen pulperfas con mui poco dinero, para encubrir su poltro-
neria i sus contrabandos )..... q Tambien.se debe rebajar
del referido nfimero de vecinos, muchos holgazanes criollos,
a quienes con grandisima propedad llaman gaucerios. ) "i-
tillase el libro que contiene datos tan preciosos : ( El laza-
rillo de ciegos caminantes desde Buenos Aires hasta Lima, con
sus itineraries segun la mas puntual observation, con algunas
noticias tiles a los nuevos comerciantes que tratan en mulas,
i otras histdricas; sacado de las memories que hizo don Alonso
Carried de la Vandera en este dilatado viaje, i comision que
tuvo por la corte para arreglo de correos i estafetas, situation
i ajustes de postas desde Montevideo. Por don Calixto Busta-
mante Cdrlos Inca, dlias Concolorcorvo, natural del Cuzco,
que acompahd al referido comisionado en dicho viaje i escribid
sus estractos. Con licencia, en Gijon en la Imprenta de la Ro-
vada. Afo de 1773. ,, Pues bien, lo que observaba el lazarillo
de ciegos caminantes i repetia el Inca Concolorcorvo, sucede
hoi ni mas ni menos. El montevideano criollo, es aquel que
canta aun en las pulperias, i lo enrolan para matarlo en el
campamento de Oribe o en las fortificaciones de la plaza. Su-
biendo en la escala social, se le encuentra en ambos parti-
dos, sin profession conocida, salvo honrosas escepciones,
como en todo el resto de la America. Oribe por un lado, Ri-
vera por el otro, sus aliados i sostenedores adentro i afuera
de Montevideo, podrian Ilamarse, con grandisima propiedad,
gauderios, si en lugar de cantar como la cigarra, no se entre-
tuvieran en derramar sangre. Es este el antiguo tipo colo-
nial que se revuelca en el fango, i se descompone en los






34 OBRAS DE SARMIENTO.
puntos remotos, donde el comercio europeo no viene a
inyectarle nueva vida; que resisted vigorosamente, cuando
logra rehacerse bajo la inspiration de unViriato, como acon-
tece del otro lado del Plata, cual el tisico que en la flor de
la edad siente disolverse su pulmon. El mal de Montevideo
es el de Tejas, un pueblo que muere i otro que Ilega; por-
que Tejas i Montevideo son los dos desembarcaderos que
en las costas espafiolas se han procurado los inmigrantes.
Se que hai por alli republicans colonos que toman a lo se-
rio las pretenciones de Oribe a la presidencia legal que,
como el vino, gana en lei a media que los aflos pasan.
Cuando falta la conciencia pdblica, la impudencia de los ins-
tintos toma aires de razonamiento. Lo que hai de real aqui
es la industrial que se atrinchera, contra la arbitrariedad de
los haraganes, lldmense estos Oribe, Rivera, Rosas, i las es-
cuadras protectoras del comercio, sea la Inglaterra, la Fran-
cia o el Brasil, quienes las envien. Hai sustitucion de vida,
por tanto sustitucion de gobiernos, pasando de la arbitrarie-
dad del caudillo, que remueve el pais por dar suelta a sus
pasiones, a la habilitacion de la masa intelijente, que quiere
gobernarse a si misma i seguir sus propias inclinaciones. En
una palabra, hai en Buenos Aires, Espatia esclusiva; en Mon-
tevideo, Norte America cosmopolita. C6mo han de estar en
paz el fuego i agua?
He aqui, las causes de esta profunda perturbacion que
tanto escandalo causa. Millares de aquellos antiguos colonos
andan pr6fugos, creyendo obedecer a impulses jenerosos;
tres afios va que el canyon avisa con sus estragos, que no hai
reconciliation possible entire lo pasado i lo present; i la raza
desheredada vaga en torno de su antigua ciudad que la re-
chaza. Un dia habrd de levantarse el sitio de Montevideo, i
cuando los antiguos propietarios del suelo, los nacidos en la
ciudad regresen, qu6 cambio, Dios mio! Yo me pongo en
lugar de uno de aquellos proscritos de su propia casa, i
siento todas sus penas i su mal estar. Quiere Ilamar a esta
calle San Pedro, a aquella San Juan, lI que sigue San Fran-
cisco, i aquella otra San Crist6bal; pero el pasante a quien
pregunta, no conoce tales nombres, que han sido borrados
por la mano solicita del progress, para ceder su lugar a los
nombres guaranies de la historic oriental.
Lo que dej6 en 1841 fortaleza i ciudadela, es hoi mercado






VIAJES. .0
de provisions de boca; la antigua muralla, ha cambiado sus
casasmatas por almacenes de mercaderfas; la tierra ha reci-
bido accesiones del lecho del rio, i por todas parties avanza
sobre las aguas, muelles piblicos i particulares que aceleran
las operaciones del comercio. Enlugar de aquella matriz que
reunia a los antiguos fieles, encuentra en el punto en que la
dej6, un cubo de las fortificaciones, un temple cuyas enor-
mes columns de gusto griego, i sus decoraciones interiores,
estdn revelando que otro culto i otra creencia han torado
posesion del suelo. En el fronton leera en dos tablas los pre-
ceptos del decdlogo, i para chocar su conciencia cat61ica,
aquel que dice : (( td no haras imnjen alguna tallada, ni a
semejanza de las cosas que estan alli arriba en el cielo, ni
aqui abajo sobre la tierra, ni en las aguas mas abajo de la
tierra. )
En donde habia dejado una plaza piblica, encuentra la
propiedad individual que hizo suyo el terreno, mediante los
recursos que facility al gobierno para la resistencia. Todo se
ha trasformado, las cosas i los hombres mismos. El negro
que ayer era su esclavo, lo encuentra ahora suligual, pronto
a venderle caro el sudor mismo con que antes le enriqueciera
gratis. El gaucho oriental con su calzoncillo i chiript, afir-
mado en el poste de una esquina, pasa largas horas en su
inactive contemplacion; atdirdelo el rumor de carros i de
vehiculos; el hierro colado ha reemplazado a los informes
aparatos que ayudaban su grosera e impotente industrial; la
piedra que 61 no sabe labrar, sirve de material para los edifi-
cios; robustos vascos, gallegos i jenoveses, se han apode-
rado del trabajo de manos; italianas i francesas hacen el
servicio domdstico; i aturdido, desorientado en presencia
de este movimiento en que por su incapacidad industrial le
estd prohivido tomar parte, busca en vano la antigua pulperfa
en que acostumbraba pasar sus horas de ocio, escuchando
cantares de amor i apurando la botella amiga de la desocupa-
cion de espiritu. La pulperia se ha convertido en un auberge,
fonda, debit de licores. Qu6dale la campafia i.los bosques, el
horizonte ancho i las praderas dilatadas. I qu6 dir6 del de-
sencanto del antiguo propietario! que fu6 rico i se siente
pobre, por los esfuerzos que hizo para resistir, por las devas-
taciones de la guerraasoladora, i por los sacrificios que hicie-
ron los sitiados en su defense! La confiscacion aquel crime






36 OBRAS DE SARMIENTO.
legal sancionado por la tradition espafiola que defendia, le ha
alcanzado tambien a 61. La propiedad urbana ha sufrido
aquellas trasformaciones que en la emigracion de los nobles
de Francia esperiment6. El estranjero es el inico poseedor
garantido. Los partidos oprimidos le hacen ventas simuladas
para salvar la confiscacion, i de la venta ficticia al contrato
real por la accion del tiempo, las mejoras i el poder del
dinero, no hai intermedio possible. Oribe mismo, triunfante,
absolute soberano por la victoria, la venganza, los hAbitos de
despotismo i la degradacion de los aborijenes, se pararia
ante esta barrera insuperable, como se han parade todos los
restauradores de classes desposeidas i de mundos pasados
desde Napoleon hasta los Borbones. Rosas mismo no ha sido
mas osado. La confiscacion i el ultraje se han detenido en el
umbral del estranjero, i su odio de gaucho i de espafiol, se
irrita m6nos por los bloqueos, que por este poder que 61 no
puede avasallar. En medio de su grita eterna, cuando todo
enmudece en torno suyo, no ha podido vejar al estranjero,
sino en casos dudosos, raros i cuando no se presentaba sufi-
cientemente garantido por su nation. Oribe entrara en Mon-
tevideo, si tal cosa es possible. ;,I qu6 encontraria para go-
bernar con la suma del poder ptblico, es decir, con todo el
catAlogo de crimenes i de violaciones que a la inquisicion
political leg6 la inquisicion relijiosa? En las parties altas de
la sociedad dos mil comerciantes estranjeros, a cuya seguri-
dad individual i a cuyas fortunes no le es dado tocar; la mi-
tad de los propietarios de casas, sobre los cuales la confisca-
cion no alcanza a encarnar su tenaza, porque son de otra
pasta que aquella blanda i maleable que componia la antigua
poblacion criolla, a la cual es licito, consuetudinario i hace-
dero despojar a titulo de rebeldes, herejes, o de enemigos
de tal cual 6rden de cosas, que en cuanto a las masas popu-
lares, eso es mas serio. Venid a contar la chusma gauderia,
a quien Ilevareis amarrada a los cuarteles para dar vuestras
batallas contra Rivera, el caudillo de los jinetes de la cam-
pafia, o contra las escuadras que quieran pediros cuenta de
los desmanes de la suma del poder; componen estas masas
populares 206 ingleses, 8000 franceses, 7000 espafioles,
4000 vascos, 5000 italianos, i entire tantas cifras reunidas,
algunos dos mil haraganes de poncho i chiripa que tiran
carretillas o venden agua. Esta poblacion trabajadora i que





VIAJES. Ji
os aborrece, ha manejado largos afios el fusil con la misma
destreza que los instruments de las artes. Goza de los dere-
chos de ciudadania por la fuerza del ndmero, de la propiedad,
de las tradiciones de 6rden, i por la industrial. ZQu6 vais a
hacer para someter sus resistencias? Resucitar la espulsion
en masa de los moros? Formar un nuevo Paraguai a la em-
bocadura del Rio? Oh! Montevideo! yo te saludo, reina reje-
nerada del Plata! tu porvenir esta asegurado; el incendio de
los pajonales del desierto, ha pasado ya sobre tu superficie;
la yerba que nazca sera fresca i blanda para todos. Proscrito
de mi raza, un dia vendre a buscar debajo de tus muros, las
condiciones completes del hombre que las tradiciones espa-
fiolas me niegan en todas parties. Teneis ahora ministros que
han nacido en la peninsula, almirantes que arroj6 de su seno
la vieja Italia; jenerales arjentinos, coroneles franceses, pe-
riodistas de todas lenguas, jueces que no han nacido en tu
suelo; tantas intelijencias, talents i studios profesionales,
sofocados o rechazados en las otras colonies, hallaran en ti
patriai asilo! Los hijos de los espafioles quisieran asimilarse
la industrial del estranjero, i conservar paria al industrial;
la maquina sin el artifice, el espiritu sin espontaneidad, la
conciencia libre para ellos, agarrotada para el que cree en
Dios i lo adora de otro modo; la libertad de hacer el mal,
sin la libertad de contenerlo. Todas las constituciones ame-
ricanas lo gritan asi sin pudor; i la prensa i la opinion, ha-
cen coro a esta proclamacion del suicidio que llaman su
derecho, i la muestra mas clara de su independencia! Rara
feliz, matate como el escorpion, con el veneno mismo que
circula en tus venas!
La Europa viene a dar a Montevideo su significado per-
petuo, haci6ndola desempefiar para la rehabilitation de nues-
tras relaciones con el mundo civilizado, el mismo papel que
desempefi6 siempre, sirviendo de uiltimo atrincheraiiento a
los principios vencidos, o a los movimientos que comienzan.
Las colonies espafiolas entraban en el sdquito que acompa-
liaba a la metr6poli en las grandes cuestiones political del
mundo, aunque sin voto consultivo. Por ella formabamos
parte de la familiar europea, i la Europa por la Espafia vivia
en nosotros. El senior castellano traia consigo usos e ideas
que le mantenian europeo en el centro de las plantaciones
primitivas. Todavia vive el prestijio de aquellos hidalgos,






38 OBRAS DE SARMIENTO.
que revela la inferioridad del criollo, pero que era un vinculo
de la gran familiar cristiana. Otro espiritu reina hoi en estas
comarcas. Porque cort6 una vez la cadena que la tenia atada,
tiende hoi la America a errar sola por sus soledades,
huyendo del trato de los otros pueblos del mundo, a quienes
no quiere parecerseles. No es otra cosa el americanismo,
palabra engafiosa que hiciera, al oirla, levantarse la sombra
de Amdrico Vespucio, para ahogar entire sus manos el hijo
espureo que quiere atribuirse a su nombre. El americanismo
es la reproducion de la vieja tradition castellana, la inmovi-
lidad i el orgullo del arabe.
Tal es la question del Plata mirada con el ojo desnudo de
todo prisma de partido, i asi la sienten en el fondo de su co-
razon, todos los embusteros que la revisten delos nombres,
formas e intereses que entran en la vulgar nomenclatura
political. Vista desde el lado en que la Europa figure, no es
m6nos fecunda en decepciones para la pobre America, que
se ajita de indignacion, al oir que un punto del continent
es amenazado por la conquista europea. A media que se
dilata el horizonte a mis ojos, i observe de cerca nuevos
hombres i situaciones nuevas, se desvanecen los prestijios
con que la distancia i el 6xito revisten los hechos. ;,Quien
de nosotros al pensar en la p'rfida Albion, no se esfuerza en
desenmarafiar los secrets designios de su political, i no se
represent a sus ministros de finojos sobre el mapamundi,
para preparar un siglo Antes la conquista de algun islote o
promontorio? Qui6n no ha leido Politica de los mares?
Cuando el general Madrid hacia su aventurada campafa sobre
las provincias de Cuyo, hubo un moment en que su ej6r-
cito, estraviado en los desiertos de la Rioja, estuvo a punto
de perecer hasta el iltimo hombre. Dos dias habia que no
comian, i los soldados en partidas, se estendian desespe-
rados sobre un ancho frente, buscando donde aplacar la sed
devorante que irritaba el sol i el polvo del desierto. Marchaba
el general pensativo i cabizbajo, i su secretario, que me ha
contado el caso, detenia su caballo para dejarle abandonado
a sus profundas reflecciones; respetando i compadeciendo
el dolor de su general sobre quien pesaba en aquel critic
moment la responsabilidad de tantas victims sacrificadas.
De repente el pensativo general para su caballo, i dirijien-
dose a su condolido secretario, le dice: 4Qud le parece a






VIAJES. 39
Ud. esta letrilla que acabo de componer para una vidalita ?
recitdndole en seguida un mal retazo de prosa rimada i cho-
carrera. Me parece que la mitad de los hechos hist6ricos
son interpretados como el secretario interpretaba la medita-
cion del general. Hai, sin embargo, algunos hechos que
nunca deben olvidarse. A las naciones poderosas, midntras
no haya un Congreso Supremo del mundo, esta cometida la
policia de la tierra; i la libertad de la discussion, el presu-
puesto, i el cambio de ministerios, hacen impossible todo
complot secret i seguido de largo tiempo. La reina Victoria,
por su empleo de reina, ocfipase solo de hacer calcetas i
cuidar a sus chicuelos. Las cimaras han sido informadas
por Aberdeen de que la Inglaterra no tenia derecho a exijir
que se le abriesen las aguas de los afluentes del Plata?
4D6nde estd, pues, el orijen del mal? No en otra parte que
donde se hall el 6rijen del bien, en el hombre, en la accion
personal, en las pasiones buenas o malas de los que estin
en situation de crear la historic.
El gobierno ingl6s tiene un oido i un ojo official en todos
los puntos del globo a donde sus intereses alcanzan; i de los
paises lejanos i poco importantes, por falta de tiempo, ap&-
nas si de vez en cuando se reciben noticias i el ministry ha
tenido tiempo de informarse de los antecedentes. En Buenos
Aires, aquel oido i aquel ojo de la Inglaterra, estaban incrus-
tados en la persona de Mr. Mandeville, calavera arruinado,
Talleyrand de aldea, hombre de 76 afios (isetenta i seis!)
bien sonados; p6nese corse i refajos, gasta seis horas en el
tocador, i tenia en Buenos Aires una querida. Mr. Mande-
ville, con todas sus dolamas, era hombre antes de ser diplo-
matico, i el terror i las cencerradas de la mashorca, no eran
pasatiempos que gustaba de procurarse, sobre todo teniendo
una querida. Diez aiios consecutivos informa a su gobierno
oficialmente todo lo que convenia a su position personal,
sin descuidar la coyuntura del primer bloqueo frances, para
obtener satisfaction amigable a los reclamos de su gobierno.
Avistnle los diaries una mafana que Oribe ha vencido a Ri-
vera, i que march el ej6rcito arjentino sobre Montevideo,
cuya independencia ha garantido la Inglaterra. Los ajentes
diplomdticos, al reves de los hombres comunes, obran,
cuando no saben que hacerse en una emerjencia imprevista.
Mandeville i de Lurde protestan colectivamente contra la in-






40 OBRAS DE SIARMIENTO.
vasion, mi6ntras reciben instrucciones de sus gobiernos.
Enr6dase el asunto, animan con seguridades especiales la
resistencia de Montevideo, Ilamando para dar fuerza a aquel
document, al Comodoro Purvis, que estaba a la sazon esta-
cionado en Rio Janeiro. Purvis es un antiguo marine, de
66 afios, Ileno de jenerosidad, i a su edad espuesto a dejarse
afectar por cuento* de Barba-azul. Llega a Montevideo, i
como Mandeville en Buenos Aires del terror, 61 participa
alli de la alarma general, con motive de la aproximacion del
ej6rcito de Oribe; cu6ntanle las sefioras despavoridas, los
horrores de las matanzas, que no habia necesidad de exa-
jerar como lo hace siempre la fama. En un hombre colocado
en una alta escala social, educado en los pueblos cultos,
estas brutalidades de nuestros terrorists, sublevan mas in-
dignacion i encono que entire nosotros mismos, que tenemos
por antecedentes de gobierno la inquisition, por tradiciones
po ulares las incursi nes de los in ios, I os, a -
encia i la edad, aun os raises mejorgober-
l Comodoro Purvis en una tertu ha de senoraa q "
asistia una noche, i que puedo nombrar, prometi6, para con-
solar a.las cuitadas, a fuer de marino viejo i galan, que Ori-
be no entraria a Montevideo; i su conduct desde aquelmo-
mento, hizo honor a su palabra empefiada. Encerr6 a Brown
en las balisas de Buenos Aires, proveia de viveres a los si-
tiados, i por la mafiana salia a las baterias esteriores a diri-
jir la punteria de los artilleros, a animarlos con su presencia
i su coraje. No me burlo de estos actos apasionados. Creo
que un hombre de honor i de corazon, aunque sea ingl6s i
comodoro, debe obrar en iguales casos de un modo andlogo.
Mandeville, entire tanto, estaba en Buenos Aires, i le hacia
maldita la gracia la manera independiente i desenfadada de
obrar del almirante; crizanse notas entire ambos, i llevan su
querella a la Inglaterra. El ministerio ingl6s, que por diez
afios habia ignorado de oficio lo que se pasaba en el Rio de
la Plata, dud6 por la primera vez de los informes de Mande-
ville, a quien mand6 retirar de su puesto, desaprobando al
mismo tiempo los procedimientos espontineos de Purvis. De
parte de la Francia sucedia algo de parecido, i sus ajentes
no estaban mas exentos de influencias harto terrenas. El
c6nsul Pichon, de Montevideo, propendia por relaciones pa-
sadas de buena intelijencia con Oribe, a facilitarle la entrada






VIAJES. 41
en la plaza; el consulado frances era la estafeta pdblica i
confesada de la correspondencia de los sitiadores, i a fin de
apartar a sus nacionales de continuar en la defense de Mon-
tevideo, pagaba cuatro reales diaries a cada individuo que
desertase de la lejion francesa. Mas tarde, en el calor de la
contienda, desnacionaliz6 a los suyos, que perseveraron, a
despecho de esto, en su prop6sito, mostrando asi, que cual-
quiera que fuese la political de la Francia en el Rio de la
Plata, la conduct de los franceses establecidos en Monte-
video, era espontAnea. Entre tanto, Mr. Mareuil, c6nsul fran-
ces en Buenos Aires, hacia la corte mas asidua a una her-
mana de Rosas, digna por su rara belleza i los encantos de
su trato, de hacer perder el seso a un pariciense mas corte-
sano aun que Mareuil, i a poco andar en zambras, cabalgatas
i galanteos, apareci6 el tratado Mareuil en que la Francia pe-
dia perdon a Rosas de los agravios inferidos. En este estado
estabanlas cosas, cuando la mission Ouseley i Deffaudis lleg6.
Es el ultimo de estos personajes un hombre afable, entrado
en afios, sin que ni sus palabras ni su acento revelen nada
de aquel espiritu belicoso que se le atribuye. Habldbame so-
bre sus miras en el Rio de la Plata, sin ostentacion como sin
misterio. No traia instrucciones de su gobierno precisas;
habia creido necesario para facilitar la paz entire ambas ri-
beras, despejar el Rio, i habia dado la batalla de Obligado;
esperaba 6rdenes i se proponia obrar segun se lo aconsejasen
las circunstancias. Un incident que se toc6 en conversa-
cion, di6le occasion de caracterizarse a si mismo. Deciase que
Rosas, hablando de 61, habia observado que no habian sabido
sus jentes manejarlo. No sd, dijome el almirante Deffaudis,
lo que el senior Rosas entiende por manejarme. Tengo
60 afios, fortune asegurada, soi par de Francia, tengo la con-
decoracion de la lejion de honor, i soi almirante de la marina
de mi patria, iltima escala de la carrera a que he consagrado
mi vida. Estas circunstancias de position, me hacen poco
accessible a las seducciones que pudieran ensayar los hom-
bres sobre mi espiritu. Mr. Guizot mismo, hoi ministry, de-
jarA de serlo mafiana, mi6ntras yo continuar6 siempre par
del reino i almirante frances.
Andando la conversation, indic6me una nota que pasaba
al gobierno de Buenos Aires, haci6ndole sentir que los go-
biernos que se salian de los limits prescritos por el derecho






42 OBRAS DE SARMIENTO.
de jentes, eran personalmente responsables de sus actos. Re-
feriase a un decreto reciente, por el cual se declaraban pira-
tas a los estranjeros que navegasen en el Rio de la Plata,
mas all de Martin Garcia. 4De d6nde quiere introducir el
senor Rosas, me decia, esa sustitucion de una palabra por
otra, para aplicar penas capitals a individuos de otra na-
cion? El contrabandista, el transgresor, es contrabandista i
transgresor, sin que a ningun gobierno le sea dado cam-
biarlo, por un fiat o un decreto, en pirata. C'en est fait, afia-
di6, animandose; si el decreto se pone en ejecucion, cuelgo
de las vergas de mi buque al primer general, ministry o go-
bernador arjentino que haya a las manos, i yo sabre procu-
rdrmelo. Esto es lo que quiero indicar con la responsabilidad
personal que subrayo. Acaso no lo entiendan.
Equivocabase en 6sto el bueno del almirante. Arana con-
test6 mui pronto, con mal disimulada aprension, protestando
contra esta solidaridad.de las personas i de los decretos.
Mucho he debido fatigar la atencion de usted con estas
caseras esplicaciones de sucesos tan abultados; pero prop6n-
gome seguir la pista a los negocios del Plata i necesito traer
a colacion los antecedentes. En esta melee en que entran la
ciudad i la campafia, Oribe i Rivera, Rosas i los unitarios, los
emigrados i los ajentes diplomdticos, la America i la Europa,
en fin, estamos demasiado interesados para que sea licito
cerrar'los ojos por contentar pasiones vulgares.
Dir6le algo de la vida internal de esta Troya, que no son, a
fe, griegos los que la sitian, aunque abunden los Aquiles i los
Priamos, sea esto dicho en honor de los contendientes. El
heroismo anda rodando aquf por calls i campos, como se
dice de l'esprit en Paris. La organization dom6stica recuerda
la que debieron tener los romanos : la ciudad organizada por
centuries, las armas en la habitacion, el soldado con familiar
racionado por el estado, un senado de los patricios, i una
plebe con bala en boca. La unidad esta en el designio, el an-
tagonismo, la anarquia i la lucha en los medios. El odio i los
celos pueriles entire los cuerpos, hace oficio de patriotism,
tornando impossible la traicion. La organization de los cuer-
pos por nacionalidades, trae ventajas para la guerra esterior,
harto compensada por los males que produce para la paz in-
terna. Los orientales oriundos guardian una enemiga profun-
da contra los arjentinos, que adentro i afuera, los mandan en






VIAJES. 43
el campo, dirijen en la prensa, defienden en el foro, i hacen
suya la lucha, que el provincialismo quisiera llamar nacio-
nal; sin que esto escluya la capacidad de los nacionales, si
bien su personal es mas diminuto. Todas son nacionalidades,
i la presuncion de injusticia hecha a un italiano, pone en
campafia las pasiones calabresas. El domingo pasado un vas-
co queria procurarse violentamente un pescado de los que
vendia un negro por las calls. Un capitan arjentino que
acert6 a pasar por el lugar de la escena, de las 6rdenes de
abstenerse, procedi6 alo piano del sable. Una docena de estos
mal domados montafieses, sali6 a la demand, i a las pedra-
das sucedidronse las balas, dejando muerto al malhadado ca-
pitan. Prindese al asesino i armase el batallon vascuense;
negocia el gobierno, i se obtiene un armisticio, hasta que
aquel cuerpo regrese de su servicio que sale a hacer a las
avanzadas. Mi6ntras el process se instruia, un soldado arjen-
jino, gaucho malo si hubo uno, discute en la pulperia el ne-
gocio con otros vascas beodos. Los vascos! dice mirando el
carlon purpdreo que contiene su vaso, los vascos! En la sa-
lida de la Aguada quienes corrieron?..... los vascos! En el
encuentro de las Tres Cruces, quidnes dieron vuelta? los
vascos. En la..... Un vasco que tenia la tranca de la puerta a
mano, puso fin a esta resefia hist6rica que iba larga, dejin-
dolo redondo de un trancazo. Habiamos visto de paso, al
dirijirnos various hMcia la linea esterior, el alboroto causado
por tan trajica como concluyente replica, cuando a poco tre-
cho encontramos un mayor arjentino que venia seguido por
un batallon de negros en dispersion, cargando sus fusiles a
media que avanzaban. Mayor, qu6 es esto por Dios! -
Los vascos nos asesinan, replica rechinando los dientes i
enajenado por la c6lera; no quedard hoi un vasco! Mayor,
son escenas de borrachos. No hai nada, el herido es el cabo
N. tan provocative i tan cuchillero..... El irritado jefe em-
pez6 a entender razon, i los tostados veterans se detenian
hacidndose violencia i apoydndose sobre sus fusiles car-
gados.
Se n&aesitan fibras de hierro, en efecto, para gobernar
estai -pa soberana. He visto a Pacheco Obes dirijirse solo
a una compafia italia amotinada, mandarla deponer las ar-
mas, i con solo la fascinacion de su voz imperiosa, dejarse
conducir arrestada.






44 OBRAS DE SXnRMIENTO.
En medio de estos elements discordantes, pero amalga-
mados por el objeto comun, suele hacer incursion de cuan-
do en cuando, algun grave incident hijo del espiritu de la
tierra. Rivera ha dejado escapar la occasion de tomar prisio-
nero a Oribe en su campo, por no prestarle el ausilio de sus
.jinetes al general Paz; el gaucho no entiende eso de combi-
naciones estratejicas, i no es hombre de someterse a otra
inspiration que la suya, libre i voluntariosa como los vien-
tos. No s6 si recuerda Ud. a aquel coronel Silva, valiente
como un Cid, que tan gauchas proezas hizo en los primeros
tiempos del sitio. Sus caballos habian perecido en las salidas
i escursiones sobre el terreno enemigo, i estaba desmontado
en la guarnicion del Cerro. Hacia tiempo que el general Paz
estudiaba el terreno para dar una batalla campal sin caballe-
rfa. No ljos del Cerro i mui distant del Cerrito, tenia Oribe
estacionados ochocientos espafioles, la flor de su ej6rcito,
en observation de las operaciones del Cerro. Paz, mensu-
rando la distancia entire este puesto avanzado i el centro del
enemigo, habia comprobado que podia ser aniquilado por un
golpe de mano, antes que pudiese ser socorrido. En conse-
cuencia tomaba con el mayor sijilo las disposiciones para
este ataque que debia hacer levantar el sitio. El Cerro que
tenia una guarnicion limitada, empez6 a recibir por la noche
refuerzos sucesivos, que al fin de algunos dias completaron
una division suficiente para la parte que debia confidrsele en
el plan de campafia. Cuando todo estuvo dispuesto, el general
pas6 al Cerro i llamando aparte al coronel Silva, confi6le el
secret de la empresa meditada i la parte gloriosa que a
l1 se le reservaba. ( Entre el Cerro, le decia, i el puesto ene-
migo, hai, pongo por caso, tres mil pasos por distancia. Ud.
sale con su division a las tres de la mariana i esti en linea
enfrente del enemigo a las cuatro i tantos minutes, contando
los retardos que causarA el paso del arroyo cenagoso que
corre a la base del Cerro. Abre Ud. el fuego con las cuatro
piezas de artilleria que lleva. Si el enemigo responded sin sa-
lir de su atrincheramiento, continue con la fusileria; si quiere
retirarse, lAnceles los '150 caballos que poseemos, advance
Ud., que yo estard alli con el ejercito para el restoi7e la
exactitud de sus movimientos, depend la salvacion de todo
el ejdrcito. ~ Cuando la leccion parecia bien aprendida, deja-
das instrucciones escritas, que marcaban los accidents del






VIAJES. 45
terreno i la hora i minutes en que cada uno debia de ser
pasado, el general a las once de la noche hace citar a todos
los cuerpos, dividese el ejercito sitiadoen dos divisions,
toma l1 el mando de la una, i confia la otra, compuesta de la
lejion francesa, al mando de Pacheco i Obes, a quien dA en
aquel moment instrucciones para atacar el cuartel general
de Oribe, a la seiial que le darian dos cohetes voladores
lanzados al aire, desde el punto que a la sazon debia ocupar
el general Paz. Emprende este su march nocturna; f6rranse
las ruedas de los cafiones en cueros de carnero, prescribese
i obsdrvase el silencio mas profundo, i legan, sin ser senti-
dos, a medio tiro de fusil del punto fortificado que ocupaban
los transfugas espafioles. La suerte de Montevideo estaba
asegurada; ni un solo soldado podia escapar, cojidos entire
la division del Cerro, que habia bajado al lado opuesto, i el
grueso de las fuerzas montevideanas que les habian torado
todas las vueltas. Sin embargo, era ya pasada, con much,
la hora tan encarecidamente indicada, i ni el ruido del vien-
to ajitando las malezas secas, turbaba el imponente silencio
de la noche. Trascurrian los minutes, empezaba a despuntar
la aurora, i nada prometia cambiar la situation natural de
las cosas. Si el sol venia a reflejarse sobre los cafiones de los
fusiles de los que meditaban tan decisive ataque, un cuerpo
del ej6rcito sitiado se hallaba solo en el centro de las lineas
enemigas, i la retirada era solo obra del coraje, possible, pero
desastrosa. El sol aparece en fin, i el general Paz divisa for-
mado en la falda del Cerro i a veinte cuadras de distancia al
coronel Silva que habia dicho a sus jentes : a d6nde se ha
visto batalla sin caballerfa? Ya lo veremos al manco como lo
hacen pedazos., I en efecto, el combat fu6 sangriento; el
batallon nimero 3.0 qued6 al fin mandado por sarjentos i ca-
bos, habiendo caido en la refriega hasta el uiltimo de los ofi-
ciales. El general Paz despechado, hizo cargar la caballeria
enemiga con la lejion italiana, i hubo un moment en que
aun crey6 arrancar la victoria. Di6 6rden a Pacheco de avan-
zar sobre el Cerrito, la batalla se encrudeci6 con la llegada
de las fuerzas de Oribe, i hubo de disputarse palmo a palmo
el terreno para poder entrar de nuevo en la plaza, no sin
graves perdidas. Sitiados i sitiadores se cubrieron de heridas
i de gloria, i Montevideo empeor6 su situation en lugar de
salvarse. El gaucho que veia desde el Cerro esta lucha desi-






46 OBRAS DE SARMIENTO.
gual, repetia con jactancia : < no lo decia yo? Es locura
querer pelear sin caballeria. >
Traigo a colacion este hecho porque ha vuelto a repetir-
se en estos dltimos dias. Silva era valiente gaucho, i la es-
ponja delolvido pasa facilmente cuando queda sin desteflirse
la impression que el valor probado deja siempre sobre la mu-
chedumbre.
Otro coronel de jinetes habiase visto estrechado por las
fuerzas de Oribe i afectado pasarse voluntariamente; no ha
un mes empero, que se sublev6, poni6ndose a disposicion de
Montevideo el departamento de Maldonado, poblado de ga-
nados i duefio de cuatro o seis mil caballos. La situation de
Montevideo podia mejorarse notablemente; adquiria un
almacen para refrescar sus viveres, caballos para iniciar una
campafia desde Maldonado, i la fortune ayudando, podia
arrollar los puestos avanzados de los sitiadores al sur i dar
a la plaza una ancha base, provista de elements. El caudillo
sublevado, pedia con instancia infanteria que lo apoyase en
Maldonado, i el gobierno, de acuerdo con los interventores
Ouseley i Deffaudis, mand6 en su ausilio dos buques de
guerra ingleses que debian estacionar en el puerto, ciento i
tantas plazas del batallon de nacionales de Montevideo, com-
puesto de los vecinos de aquella ciudad, cuarenta arjentinos
i ciento cincuenta ingleses del 73 de linea. Un jefe se nece-
sitaba para cometerle la important empresa. Silva fu6 ele-
jido a fuer de valiente, montevideano nacido, gaucho vaquea-
no de los lugares, i compare i amigo del jefe sublevado.
Nombr6sele, pues, i el ministro de la guerra, con la aproba-
cion de los aliados, le di6 por escrito las instrucciones mas
detalladas sobre su mission, prescribi6ndole estar a la defen-
siva, fortificar la ciudad, i no aventurarse en el pais sino des-
pues de haber asegurado la plaza, para cuy6 objeto llevaba
artilleria i pertrechos de guerra. Pero el gaucho estaba en-
tumecido de no montar a caballo dos afios hacia. Llega la
espedicion a Maldonado; salta a tierra Silva; desembarca la
infanteria national durante la noche; trasnocha 61 prepa-
rando monturas i caballos, amanece el dia, i diciendo a los
suyos : < nosotros no necesitamos de gringos, ) se lanza al
campo, a gauchear, a caracolear su caballo, a respirar el
aire del bosque. Sale, i a cuatro cuadras cae de improvise en
el centro de una fuerte division enemiga, e infanteria, cario-






VIAJES. 47
nes, todo queda en poder del enemigo, todo m6nos dl; por-
que el gaucho valiente no cae nunca en poder de sus ene-
migos, cifra en 6sto su gloria, como en salir parade cuando
rueda su alazan. Los ingleses, que no habian desembarcado
aun, volvieron a Montevideo a traer la noticia del desastre,
i Oribe gan6 mas que una batalla, al apoderarse de cien
orientales aut6ctonos o aborijenes, cosa importantisima
donde se lucha en nombre de la nacionalidad de orijen,
contra la nacionalidad de election, de fortune, de sangre de-
rramada i de sacrificios reales.
Otro punto de la fisonomia particular de este pais, es la
constitution political del Estado, la manera de entenderla, i
las costumbres publicas. Sobre lo primero, lo remito a la
obra que public Varela, en que con rara erudicion i como
buen unitario, compila i analiza todas las constituciones que
se han servido darse las repfiblicas americanas, candoroso i
litil trabajo que consultard sin duda el dictador de Buenos
Aires, para formular la que ha de rejir a sus estados. De esta
obra o de la material que contiene, no mencionard sino un
capitulo, que parece ha traido a todos los constituyentes
preocupados. La lengua castellana es m~.n-ddica, i no
acierta a nomB las cosas con erifrasiso a
.- stones. -cre-O que estowespnca la diversidad de nomres que
se da en todas las constituciones a la arbitrariedad acordada
a los gobernantes en los casos en que los romanos creaban
un dictador temporal. En Inglaterra llamabase suspension
del habeas corpus, por alusion a la acta acordada a los co-
munes. Apellidanla voto de confianza en Espaha, por la con-
ciencia t l gobierno tiene de la clesconlianza que inspira._
Suma Tel -poder piblico llam61la el sagacisimo Rosas, por no
ser jente mui aucna en sumar sus goberiados, que han
dejado incluir en las partidas cedidas, el derecho de no qui-
tarle jamas la suma misma. En Francia, Chile i otros paises
llAmasele estado de sitio.para significar con la palabra misma,
que la cudaa o departamento, o nacion, seran en un mo-
mento dado, rejidos por las leyes ordinarias con que son
rejidas las plazas sitiadas. En Montevideo, no satifechos
con ninguna de aquellas clasificaciones de la cosa mala que
todos apetecen, dej6se a un lado el declarar el pueblo en
asamblea, i se la llambsgwsu .tn de las garantias.
Recuerdo i compare todas estas fraseolojias para hacer






48 OBRAS DE SARMIENTO.
sentir a usted la oportunidad con que una parte mui seria
del congress, se empefia en levantar la suspension de las
garantias, o lo que es lo mismo, levantar el estado de sitio.
Midntras esta rara pretension se discute, una emboscada que
se habia apostado en un hospital de la marina brasilera, si-
tuado en la falda del Cerro, ha muerto a tres soldados de
Oribe i apoderddose de una balija, inocente portadora de la
estafeta del Cerro a la ciudad. Hai en ella cartas para medio
Montevideo; peri6dicos para los abonados; letras i 6rdenes
para los banqueros; consultas literarias sobre la bondad i
eficacia de tal articulo, e instrucciones para los ajentes polf-
ticos, a fin de que continien tal negociacion interrumpida
con los interventores; i sea dicho en honor de la impotencia
i blandura del Poder Ejecutivo, todo ello termin6 con algu-
nos arrests, incluso el del juez del crime, a quien se con-
sultaba sobre el rumbo que debia darse a la poldmica de
los diaries.
En cuanto a la administration de las rentas pdblicas, no
piense usted encontrar aquella probidad i 6rden a que solo
han alcanzado Chile, i Buenos Aires desde los tiempos de
" Rivadavia. El estadoes el nemigo comun, 1 entrelos passes
: e 'g Tempo despotizados, pasa mas tieihpo todavia sin
formarse la conciencia piblica sobre el respeto a aquella
propiedad an6nima que a nadie empobrece, i que puede
afiadirse a la propia. Montevideo fue largo tiempo provincia,
i provincial mal gobernada; plaza de armas espafiola, con-
quistada despues por los primeros ej6rcitos revolucionarios,
a quienes nadie ha atribuido la invention de los presu-
puestos; la administration portuguesa agrav6 el des6rden;
Ribera, despues de la independencia, mandaba a las cajas
6rdenes oficiales para el pago de partidas de juego; i mi-
nistros de Oribe han dicho en plena cAmara que no cam-
biaban empleados por no cambiar de dilapidadores.
La ciudad, entretanto, se entrega a los placeres para olvi-
dar sus torturas, si bien todos ellos se tifien de loi colors
de la dpoca. En un mezquino teatro danse mezquinas re-
presentaciones en espafiol, italiano i frances, como el Archivo
de Buenos Aires. En estos dias se ha representado una rapso-
dia original, que queria pintar una de las escenas horribles
de la mashorca. Yo he empezado a tenerle m6nos ojeriza a
aquella respetabilisima seciedad desde que la he visto tan






VIAJES. 49
estropeada. La verdad no siempre es verosimil, i lo real
rara vez es dramdtico. Estas funciones tienen, por lo demas,
objetos mui laudables; dntes de todo, aturdirse el pdblico
en medio de sus sufrimientos, i por afiadidura, socorrer con
los beneficios al hospital de sangre, equipar una division que
sale a campafia, o favorecer a las viudas de los que han
muerto en los combates diaries. El paseo de la tarde, a falta
de alamedas, se hace diariamente por la hermosa calle
central de la parte nueva de la ciudad, de treinta varas de
ancho i con aceras de cinco en cada costado, la cual, par-
tiendo de la antigua ciudadela, va hasta la trinchera actual i
conduce al campo que divide las baterias avanzadas, i a
donde vienen a morir las balas enemigas. En lugar de lines
de arboles, las hai en la tarde de soldados que acaban de
ceder su puesto a la gran guardia que se apresta para salir a
hacer su peligroso servicio nocturno en los puestos avanza-
dos. Amenizan otras veces la escena, el ejercicio de caza-
dores de los batallones negros, o una revista del 73 o del 45
de linea ingleses. Las mdsicas de estos cuerpos o la de los
artists italianos que encabezan la lejion de sus nacionales,
animan con sus melodias las calladas noches de la ciudad
cercada. Como los combates diaries han disminuido de algun
tiempo a esta parte, diviertense las baterias avanzadas en
cruzarse algunos cafionazos, i no es raro que los domingos
por la tarde, en que las sefioras se aventuran a salir fuera
de la trinchera, las envien sus compatriotas de afuera algunas
balas perdidas. A veces se me ha ocurrido que estos emisa-
rios vienen de parte de algun despechado amante, que re-
conoce en las figures esbeltas a aquellas que en otro tiempo
le juraban amor eterno. Por lo demas, el h6bito ha hecho a
esta poblacion indiferente para con el rumor de los com-
bates, siendo de buen tono no dar sefiales ni de temor ni
de compassion. Las camillas de los heridos entran en la ciu-
dad sin Ilamar la atencion. Ayer estaba yo sobre la azotea de
mi habitacion atisbando los cafionazos que se disparaban
las baterias de la izquierda; en la azotea vecina leia una
seforita, mi6ntras la brisa de la tarde ajitaba graciosamente
sus vestidos de luto. Daba el frente hacia la campafia, i no
obstante que los cafionazos menudeaban, no la vi una vez
sola levantar sus miradas. No era asi, empero, en los pri-
meros dias del sitio, en que las padres, las esposas, las






50 OBRAS DE SARMIENTO.
hijas i las amadas, se agolpaban al portion de la muralla, a
ver entrar las parihuelas que a veces se contaban por cente-
nares, a fin de reconocer en los heridos i moribundes, los
cars objetos de su predileccion, comprometidos en las
fuerzas que se estaban batiendo afuera, i cuyas filas veian
desde las azoteas raleadas por la metralla i la fusileria del
enemigo. El valor de las mujeres se ha ejercitado noble-
mente en los hospitals de sangre, encomendados desde
temprano a la solicitud de una sociedad de sefioras, i en los
que sobre mas de seiscientos heridos, a veces han derra-
mado el tesoro de consuelos, solicitudes i ausilios, que solo
ellas saben dar sin que so agoten. Oprime el corazon ver
por las calls centenares de hombres amputados, cuya
existencia hace honor, sin embargo, a la sociedad, al arte i
a la noble solicitud puesta para salvarlos. Ensefidronme un
soldado a quien una bala de cation llev6 un dia su pierna.....
de palo, como a Dumesnil, a quien ocurriendole otro tanto,
decia : ( qud chasco se ha dado la bala; tengo un surtido de
piernas de reemplazo. )
Todos mis deseos de hallarme en un combat no han sido
parte a motivar una escaramusa s6ria en esta temporada.
El dia mismo de nuestro arribo, dos soldados ingleses que
se paseaban fuera de la linea, como hubiesen ya comido, ha-
bian perdido naturalmente el. rumbo, i en lugar de dirijirse
a la plaza, se encaminaban al campo enemigo. La primera
avanzada que tocaron, los ofreci6 mui cortesmente, como se
debe con estranjeros descaminados, conducirlos..... prisio-
neros. Mientras los beodos se orientaban, acudi6 el coman-
dante Villagran con su asistente, i el combat se trab6 con-
tra catorce hombres de que constaba la fuerza enemiga. So-
brevino el mayor Garcia con un sarjento, atraidos por las
casacas coloradas de los gringos i el centellear de los sables,
i lograron alejar a los enemigos, devolviendo sanos i salvos
dos defensores a la Reina Victoria. Pocos dias despues cref
Ilegado el moment de un combat general. El almirante de
la escuadra inglesa di6 aviso a las autoridades de la plaza
de estarse moviendo el campo enemigo, i haber visto des-
cender batallones desde el Cerrito. Hai en las fortificaciones
de la plaza una elevada atalaya, desde donde se monta guar-
dia con el anteojo para escudrifiar los movimientos del cam-
po de los sitiadores. Otro vijia estd en el Cerro, i otro en






VIAJES. 51
una de las torres de la Iglesia. El ejercicio de tres aios ha
dado a los funcionarios mirones el conocimiento exacto de
todo lo que ocurre, i no pocas veces se ha prevenido el
golpe meditado, por alguna circunstancia insignificant ob-
servada que salia de los habitos diaries del campamento. La
triple vijia de la ciudad no anunciaba novedad ninguna; i
fuese deferencia del gobierno a la solicitud cautelosa del
almirante, fuese paso convenido para examiner el espiritu de
las tropas, la jenerala empez6 a batir, i las 6rdenes se impar-
tieron para prepararse al combat. Desde luego las azoteas
vibronse coronadas de millares de seforas i vecinos arma-
dos de anteojos, i comentando cada uno a su modo el anun-
ciado amago; los ayudantes, jefes i oficiales corrian en todas
direcciones; aturdia por todas parties el rumor de carros,
trenes i furgones que hacian retemblar el empedrado; las
puertas de los almacenes se cerraban unas en pos de otras,
dejando fuera a sus tenedores, convertidos en soldados ar-
mados, i diriji6ndose sin entusiasmo ni prisa a los lugares
convenidos para la reunion de los batallones respectivos.
El 73 de linea ingles en traje de parada, desembarc6 de la
escuadra i vino a ocupar la cabeza de la column, rompiendo
sus cajas de municiones, armando sus camillas para heri-
dos, i aprestando sus hospitals ambulantes. El 45 debia
guardar el puerto. La lejion arjentina se present en la li-
nea, i no es possible que pinte las emociones penosas que su
vista me caus6. Habiase compuesto al principio de seiscien-
tas plazas, i hoi no contaba sino ciento veinte. Noventa i
nueve oficiales salidos de sus filas, habian muerto en los
combates, seis u ocho mutilados habian sido dados de baja,
i el resto habia desaparecido en destacamentos perdidos o
suministrado jefes i oficiales a los otros cuerpos veterans.
Al dia siguiente de mi llegada, muchos de estos compatrio-
tas me habian mandado suplicar que fuese hasta su campa-
mento para verlos, pues que muchos de ellos carecian de
calzado para ir al hotel a saludarme. En el dia de la parada
estaban ya mejor montados, puesto que habian recibido
ellos como los otros cuerpos, el primer vestuario que se les
daba despues de 'catorce meses. La lejion arjentina habia
sido, bajo las 6rdenes del general Paz, la guardia imperial del
ej6rcito. Se la colocaba en los puntos donde era necesaria
una muralla de hierro para contener al enemigo, o se la lan-






52 OBRAS DE SARMIENTO.
zaba a restablecer las posiciones perdidas. Esta position se
la daba naturalmente la situation moral de los individuos
que la componian, emigrados todos, para quienes no habia
otra salvation que la victoria. Seguiase la lejion italiana,
fuerte de seiscientos combatientes, notable por la fisonomia
acentuada de los pueblos meridionales, su sombrero plomo
adornado de una pluma por todo uniform, i la bandera ne-
gra con la imajen del Vesubio en erupcion, que en otro
tiempo enarbolaron los calabreses contra las armas france-
sas. Los vascos formaron a poco trecho, raza primitive, se-
micivilizada, como usted sabe, de estatura median, cua-
drada, i conocida por las fuerzas atl6ticas de sus individuos.
La boina roja o azul i las alpargatas de esparto, constituian
su uniform. Dos batallones franceses sucedianseles con la
bandera uruguaya, por haber sido desnacionalizados por el
c6nsul Pichon que habia en vano querido estorbar que se
armasen. Ultimamente, algunos centenares de marines de-
sembarcados de la escuadra francesa se recibieron de la
guardia del portion de la muralla. El batallon de nacionales
de Montevideo; una partida de quince caballos de estramu-
ros; los restos de tres batallones de negros libertos diez-
mados por los combates i las enfermedades, desfilaban a to-
mar sus puestos en las avanzadas de cazadores. Por entire los
flancos de la tropas se deslizaban por centenares individuos
que no perteneciendo a cuerpo alguno, iban con su fusil a
tomar un lugar en las baterias de la muralla.
En esta rara reunion de pueblos i de razas, de europeos
i de africanos, que vienen a prestar su brazo en una con-
tienda americana, habra usted echado m6nos a los represen-
tantes de la Espafia que mas afinidad tiene con nuestras
costumbres. No es que falten sus combatientes, sino que se
hallan en el bando opuesto. A principios del sitio se arma-
ron en un cuerpo como las otras nacionalidades; quince
dias no pasaron antes que las simpatias, las tradiciones na-
cionales no dejasen sentir sus efectos. Una noche el general
en jefe recibe el estralio aviso de que la gran guardia apos-
tada al frente de la muralla, se habia desertado en masa.
Desde ent6nces 600 espafioles sirven de tropa escojida i
guard de su campo a Oribe. Esta defeccion hacia decir al
general Paz, a los espafioles que le habian permanecido fie-
les, en baldon de los culpados : I ustedes, les decia, qud






VIAJES. 0.
se han quedado haciendo aqui? Vamos? el camino esta fran-
co. No quiero espafioles en mis filas. Mis charreteras las he
ganado peleando contra espafioles. Este brazo me lo in-
validaron los espafioles! ) Tan cierto es que las masas po-
pulares no se equivocan nunca en sus predilecciones! Ita-
lianos, franceses, orientales i arjentinos han pasado al bando
enemigo; pero 6stos son actos individuals. El vinculo que
une a la mayoria estd en los instintos de libertad, en la con-
ciencia del derecho, en el odio de la arbitrariedad. Los es-
pafioles eran en su mayor parte carlistas, i las simpatias los
llevaban a otro campo; la violencia, el terror, el odio a los
estranjeros, todos sus instintos de raza, hasta la semejanza
en los medios de hacer la guerra en contraban allf, en Oribe,
jefe del partido carlista national americano.
Mientras aquellos imponentes preparativos tenian lugar
en la plaza, las vijias daban parte de iguales movimientos i
aprestos en el campo enemigo, hasta que avanzado ya el
dia, ambos campos comprendieron que por ent6nces no po-
dria empefarse el combat con que parecian amagarse reei-
procamente. Descifr6se ent6nces el enigma. Era sabado, i en
el campo de Oribe tenian costumbre de hacer bafar las tro-
pas por batallones en un arroyo vecino. Las vijias no daban
por tanto aviso de este accident sin importancia, que habia
alarmado al almirante, menos conocedor de los hibitos de
los sitiadores, los cuales a su vez, viendo los preparativos
de la plaza, habian corrido a las armas i empezado a tomar
s6rias disposiciones para el combat.
Cu6nta sangre, empero, i cuAntas victims habia costado
dar a los sitiados este espiritu guerrero de que tan no estu-
diada ostentacion hicieron aquel dia, a punto de dejar mara-
villados al almirante i marines ingleses que pudieron com-
prender que la plaza con tales defensores estaba fuera de
peligro. Los primeros meses del sitio fueron sangrientos.
Los sitiadores venian disciplinados por una larga campafia
de mas de mil leguas, decorada por cinco victorias, i prece-
didos por el terror de las matanzas i de las crueldades inau-
ditas de C6rdova, Tucuman i Mendoza. La plaza no tenia por
soldados sino j6venes entusiastas, estranjeros arrancados a
sus quehaceres, i negros que cambiaban el yugo de la escla-
vitud, por el dorado de la libertad del soldado. Era precise
quebrantar el orgullo del enemigo, desvanecer la fascinacion






54 OBRAS DE SARMIENTO.
del terror, i habituar al combat a los que nunca habian oido
silbar las balas. Esta es la obra mas grande del general Paz,
i la que mrnos le ha valido para su reputation. Sea dicho
de paso que en America es mas fAcil defender una trinchera
que atacarla; el combat de sitio, el asalto, no entran en las
tradiciones del soldado americano, como el abordaje i la
trinchera abierta entra en las de los ejrcitos europeos.
Oribe con sus valientes soldados, sus pertrech'os de guerra,
se ha dejado clavar en un campamento tres afios, por no
sentirse fuerte para ir a dar un asalto, aleccionado de su
insuficiencia en una temprana tentative, dejAndose despojar
de la siniestra aurora de terror que rodeaba su nombre en
los primeros tiempos. Los vascos i los italianos sobre todo,
han escarmentado a los sitiadores, volvidndoles iguales o
mayores actos de crueldad, hasta quedar al parecer cerrado
aquel sombrio episodio de nuestras guerras civiles en que
parece que se ha querido renunciar al carActer de cristianos,
apeteciendo en cambio el renombre de canibales. El terror
habia venido perfeccionAndose desde la Repiblica Arjenti-
na; administrado alli official i civilmente en el ejdrcito, ad-
quiria un ritual military que debia hacerlo efectivo sobre los
soldados de la plaza. Hasta el afio pasado eran frecuentes
escenas anAlogas en los puestos avanzados de los sitiadores.
Cuando se preparaba una degollacion de los prisioneros he-
chos en los combates diaries, bajaba del Cerrito, centro de
las posiciones de Oribe, un batallon que escoltaba a la pro-
cesion de oficiales i aficionados, conduciendo las victims a
los puestos avanzados, a fin de que los sitiados oyesen la
infernal algazara. DisparAbase un cohete volador para anun-
ciar el principio de la fiesta. Haciase en seguida repetir a los
prisioneros las proclamas federales que se hacen en los'tea-
tros, en los diaries, avisos, etc., i al empezar ]a lista en las
tropas, a saber : ;Viva la Federacion! iViva el Ilustre Res-
taurador! iMueran los salvajes, asquerosos, inmundos uni-
tarios los infelices debian repetirla con precision, con ener-
jia, simulando entusiasmo, c6lera; i si el temor o la congoja
se dejaban traslucir en lo tembloroso o apocado de la voz,
venian en su ayuda puntazos i golpes, hasta que hubiesen re-
petido la letania en la forma prescrita. Los agazajos ir6ni-
cos, las amenazas, los chistes sangrientos i los insultos gro-
seros, seguian i comentaban las emociones de la victim, ya






VIAJES. 55
fuese que las ligrimas rodasen por su mejillas, sin pedir
misericordia, ya que la naturaleza pudiese mas que aquel
vano orgullo que hace a la jeneralidad de los hombres morir
con aparente calma. La misica military entire tanto hacia re-
sonar el aire con la Resbalosa (llamada asi por alusion al cu-
chillo) march andante, de una vivacidad festival, destinada
esclusivamente para estos actos, como la Marsellesa para los
combates, i cuyos ecos llevaban a las tropas de la ciudad el
aviso de que sus compafieros eran sacrificados. He oido a
uno de nuestros compatriotas que al escuchar de los puestos
avanzados, en el silencio general de la noche, las melodies
siniestras de la Resbalosa, temblaban de horror i de miedo
los centinelas. Aquella obertura de la muerte se prolongaba
mas o menos segun la resistencia del paciente, o el desden
con que algunos provocaban la rabia de sus asesinos. Por
fin, un intelijente se acercaba, i con la !precision de un ana-
tomista abria en el cuello la vena yugular, para que empe-
zase a desangrarse lentamente, en medio de los vivas de los
espectadores que acechaban con avidez los afectos del pa-
ciente, la trepidation de las piernas, flaqueando por la este-
nuacion, el movimiento tembloroso de los libios sin voz,
esforzandose por recitar oraciones de piedad, o prorumpir
en blasfemias i maldiciones, i el revolver de los ojos en
la uiltima agonia. Todavia en este cruel moment habia quien
se acercase al agonizante a gritarle al oido x !Viva el Ilustre
Restaurador i Mueran...............!!! ,
Despues se procedia a cortar las cabezas, i hacer mutila-
ciones en el cuerpo que la pluma se resisted a especificar.
Veces ha habido que el transito de una calle de estramuros
estaba obstruido por una hilera de cabezas de franceses asi
cortadas.
Por mas detalles yea Ud. a Cooper, i los viajeros que han
descrito las costumbres de los salvajes de la Amdrica del
Norte. Ignoro si entire nuestras tribus indijenas existen prac-
ticas semejantes, para achacar estos actos a tradiciones po-
pulares. Las colonies espafiolas han vivido durante tres si-
glos en una tranquilidad patriarcal, i solo con la revolution
comenzaron a verse ejecuciones i derramamiento de sangre.
, Sera que en el hombre sea natural aquella fiereza que tiene
sofocada la civilization i las leyes, i que reaparece de nuevo
cuando esta double presion afloja? ,Barcena habria leido via-






5b OBRAS DE SARMIENTO.
jes i descripciones de las torturas de los prisioneros entire
los sioux i los iroqueses? 0 bien ,serA que una raza traiga
en la sangre las tradiciones de sus padres, i 6stas revivan i
se animen con la excitacion de los odios politicos, como
aquellas culebras entorpecidas en nuestros campos, a quie-
nes el calor del sol devuelve el uso de su veneno mortifero?
Lea Ud, ent6nces a Llorente, Memorias para servir a la his-
toria de la inquisicion, i alli puede encontrar afinidades mui
ilustrativas.
En medio de este caos de intereses, respirando la atm6s-
fera cargada de humo, i encerrados en un horizonte que a
cada punto tiene aparejadas tormentas que de una hora a
otra pueden descargar sobre sus cabezas, las musas arjen-
tinas cualquiera que sea la ribera donde les sea permitido
entregarse a sus suefios, lo divinizan todo, hasta la deses-
peracion i el desencanto. Me parece que una causa profunda
hace al pueblo espaiiol por todas parties poeta; intelijencias
caidas como aquellos nobles de otro tiempo decendidos a la
plebe, con organizaciones e instintos desenvueltos; mentes
elevadas i ociosas, que se remueven i ajitan en su nada, re-
velando su elevada condition por entire los harapos que las
cubren. El espafiol inhAbil para el comercio que esplotan a
sus ojos naves, hombres i caudales de otras naciones, nega-
do para la industrial, la maquinaria, las artes, destituido de
luces para hacer andar las ciencias o mantenerlas siquiera,
rechazado por la vida modern para la que no esta prepara-
do, el espafiol se encierra en si mismo i hace versos; mon6-
logo sublime a veces, est6ril siempre, que le hace sentirse
ser intelijente i capaz, si pudiera, de accion i de vida, por
las transformaciones que hace esperimentar a la naturaleza
que engalana en su gabinete, como lo haria el norte-ameri-
cano con el hacha en los campos, aquel poeta practice que
hace una pastoral de un desierto inculto, e inventa pueblos
i maravillas de la civilizacion, cuando del seno del bosque
asoma su cabeza a la mtrjen de un rio aun no ocupado. i Yo
os disculpo, poetas arjentinos! Vuestras endechas protesta-
ran por much tiempo contra la suerte de vuestra patria.
Haced versos i poblad el rio de series fantdsticos, ya que las
naves no vienen a turbar el terso espejo de sus aguas. I
mi6ntras otros fecundan la tierra, cruzan a vuestros ojos con
sus naves cargadas el almo rio, cantad vosotros como la ci-





VIAJES. 57
garra; contad silavas midntras los recien venidos cuentan
los patacones; pintad las bellezas del rio que otros navegan;
described las florestas i campifias, los sotos i bosquecillos de
vuestra patria, mi6ntras el teodolito, i el graf6metro, pro-
saicos en demasfa, described a su modo i para otros fines
los accidents del terreno.
i Que de riquezas de intelijencia i cuAnta fecundidad de
imajinacion perdidas! i Cutntos progress para la industrial!
SI qu6 saltos daria la ciencia si esta fuerza de voluntad, si
aquel trabajo de horas de contraction intense en que el espi-
ritu del poeta estA exaltado hasta hacerle chispear los ojos,
clavado en un asiento, encendido su cerebro i ajitAndose to-
das sus fibras, se emplease en encontrar una aplicacion de
las fuerzas fisicas a producer un resultado fitil!
El canto del poeta arjentino se eleva rudo i barbaresco
desde las filas del soldado, hasta depurarse i tomar for-
mas mas cultas en la boca de coroneles, ministros i jene-
rales. La poesia ha servido no pocas veces a despertar
intelijencias dormidas, lanzandolas en la vida piblica. Pa-
checo i Obes, el jefe montevideano, es poeta; i poeta es
Lamas que lleg6 al ministerio; poeta era Rivera Indarte, i a
noble estirpe de poetas pertenece Florencio Varela, el eco
de la razon piblica en estas aguas, el intermediario entire los
hijos de la Espafia i los ajentes de las naciones, el iultimo
Mohicano de la raza pura de los constitucionales; digno re-
presentante de un partido que ha desparecido hasta el filti-
mo, por la muerte de los jefes, i por la desmoralizacion del
resto, que ha ido desprendiendose i cayendo, como las car-
nes i tegumentos que revisten el esqueleto de los animals
sin vida. Vuelvo a mis poetas : Ascazubi el primer bardo
plebeyo, templado al fuego de las batallas, soldado raso en
el Tala (Tucuman), asistia al primer combat del jenio gau-
cho; official en el sitio de Montevideo ha podido venir a en-
contrar el torrente que desde ent6nces ha venido engrosAn-
dose i venciendo d6biles obstAculos, como lo venci6 a 61,
hasta dar esta iltima batalla en las murallas que el espiritu
europeo le opone. Ascazubi esplota con felicidad a veces
aquel j6nero popular que traduce en acentos mesurados las
preocupaciones de las masas; el arma que Beranger opuso
a los Borbones, el j6nero en que Rubi en Espafia ha mostra-
do toda la riqueza de exajeracion, de fraude, de holgazaneria






58 OBRAS DE SARMIENTO.
del jitano i del andaluz. ,C6mo hablar de Ascazubi,. sin salu-
dar la memorial del montevideano creador del jdnero gauchi-
politico, que a haber escrito un libro en lugar de algunas
pajinas como lo hizo, habria dejado un monument de la li-
teratura semi-barbara de la pampa? A mi me retozan las
fibras cuando leo las inmortales pliticas de Chano el cantor,
que andan por aqui en boca de todos. Echeverria descri-
biendo las escenas de la pampa, Maldonado imitando el llano
lenguaje, Ileno de imajenes campestres del cantor, ;qu6
diablos! porqud no he de decirlo, y6, intentando describir
en Quiroga la vida, los instintos del pastor arjentino, i Ru-
guendas, pintando con verdad las costumbres americanas;
hd aqui los comienzos de aquella literature fantastica, homd-
rica, de la vida barbara del gaucho que como aquellos anti-
guos hicsos en el Ejipto, base apoderado del gobierno de
un pueblo culto, i paseado sus caballos i hecho sus yerras,
sus festines i sus laceaduras en las plazas de las ciudades.
Pardceme ver al viejo Chano de las islas del Tordillo, acer-
cAndose al pago de la Guardia del Monte, al tranco majestuo-
so i pausado del caballo del gaucho, estirado el cuello del
corcel sin gracia, midntras que el jinete, sentandose sobre
las v6rtebras, describe con su espalda una curva que avanza
hacia delante, la cabeza inclinada para romper el viento, i
dejar al cuerpo toda su flexibilidad. ( Con que amigo, le
dice Contreras, alverlo llegar, % ,diaonde diablos sale? Meta
el redomon, desensille, votoalante!..... iAh pingo que da
calor I ) Cordial salutacion que encierra ya muestra sencilla
de la hospitalidad de la pampa, i el cumplido mas lisonjero
que puede hacerse al gaucho, alabarle su caballo.
( i Pero si es trabuco, Cristo!

.Esclama el gaucho lisonjeado.

< C6mo esti, sei6, Ramon? ,
( Mi6ntras se calienta el agua
I echamos un cimarron;
SQu6 novedades se corren ?.....
INovedades! qu6 sd yo;
Hai tantas, que uno no acierta
A que lado caerd el dos,
Aunque le est6 viendo el lomo;







VIAJES. OU
Todo el pago es sabedor
Que yo siempre por la causa
Anduve a frio i calor.
Cuando la primera patria
Al grito se present
Chano con todos sus hijos,
I Ah, tiempo aquel.....! ya pas6!
Si fu6 en la patria del medio
Lo mismo me sucedi6,
Pero, amigo, en esta patria.....!
Alcinceme un cimarron. )

i Qud triste, que doloroso es este : i alcanceme un cima-
rron! Cuantas cavilaciones van a empezar cuando el gaucho
comience a sorber su mate amargo! Toda la historic de la
revolution pasa rdpidamente por su memorial. Los primeros
tiempos de entusiasmo los ha juzgado ya esclamando : 1 Ah,
tiempo aquel! ya pas6..... Los desencantos vienen en pos,
i dice :
< En diez afios, que levamos
De nuestra revolution,
a Qu6 ventaja hemos sacado?
Lo dir6 con su perdon,
Robarnos unos a otros,
Aumentar la desunion,
Querer todos gobernar,
I de faccion en faccion
Andar sin saber que andamos,
Resultando en conclusion
Que hasta el nombre de paisano
Parece de mal sabor. >

I no es que al buen sentido del gaucho se esconda la cau-
sa del mal, que es el espiritu de localidad, el espiritu caste-
Ilano de odio i adversion contra el estranjero, lamando tales
a los mendocinos i saltefios, en su rabia de encontrar estran-
jeros. Chano pone un caso en que lo que no pudo hacer la
jente del pais, hizolo un mocito forastero, a quien no se
premi6 por ser estranjero. Hd ahi la historic de las reptibli-
cas americanas, solo que Chano, el pobre cantor de la pam-
pa, no alcanzaba a ver sino el odio entire las provincias; mas
tarde habria visto el odio entire los estados; el odio de los
v 5






60 OBRAS DE SARMIENTO.
nacidos en el suelo contra los que vienen a poblarlo. ( Es
un dolor ver estas rivalidades ,, replica Contreras,
( Perdiendo el tiempo mejor,
Solo en disputar derechos.
Hasta que, no quiera Dios!
Se aproveche algun cualquiera
De todo nuestro sudor. )

Dios lo quiso, empero, gaucho profeta del desierto, en
1820; el cualquiera present6se, i hace ya largos afios, sin
que sea dado vaticinar el fin de esta uiltima patria, tan triste,
tan largal
Sigue en la procesion de poetas montevideanos i arjenti-
nos, grande muchedumbre de versificadores de mas o m6nos
merito. He debido a uno de ellos palabras Ilenas de calor en
una composicion que Varela encontr6 bella. Figueroa se ha
distinguido por sus toraidas tan festival i tan apasionadas
por la tauromaquia, que da gana de creerlo aficionado de la
puerta de Alcald en Madrid. Indarte ha seguido a Berro a la
tumba; Dominguez ha remontado el Parand i hallidose en
la cruenta batalla de Obligado. Mirmol, despues de sus pe-
regrinaciones por el mar, en aquel viaje que usted sabe, sin
desenlace como todas nuestras empresas, refuji6se a Ric
Janeiro a trascribir, sin duda, bajo la sombra de algun pal-
mero del tr6pico, los versos que habia compuesto entire las
frijidas borrascas del Cabo de Hornos que no pudo doblar.
Para indemnizarme de tantas p6rdidas, he encontrado a
Echeverria, manso varon, como es poeta ardiente i apasio-
nado. Su intimidad me ha ahorrado las largas horas de fas-
tidio de una plaza sitiada. Cudntas platicas animadas hemos
tenido sobre aquello del otro lado del rio! Echeverria, que
ha engalanado la pampa con las escenas de la Cautiva, se
ocupa de cuestiones sociales i political, sin desdefiarse de
descender a la education primaria, como digna solicitud del
estadista americano. Alma elevadisima por la contemplation
de la naturaleza i la refraccion de lo bello, libre ademas de
todas aquellas terrenas ataduras que ligan los hombres a los
hechos actuales, i que suelen ser de ordinario el camino del
engrandecimiento, Echeverria no es ni soldado ni periodista;
sufre moral i fisicamente, i aguarda sin esperanza que en-
cuentren las cosas un descenlace para regresarse a su patria,






VIAJES. 01
a dar aplicacion a sus bellas teorias de libertad i justicia. No
entrare a examinarlas por lo que puede ser que trasluzca
usted algo en un trabajo que prepare para ver la luz priblica
bajo el nombre del Dogma Socialista. El poeta vive, empero,
aun al traves de estas series lucubraciones.
Echeverria es el poeta de la desesperacion, el grito de la
intelijencia pisoteada por los caballos de la pampa, el jemido
del que a pid i solo, se encuentra rodeado de ganados alza-
dos que rujen i caban la tierra en torno suyo, ensefindole
sus aguzados cuernos. iPobre Echeverria! Enfermo de espi-
ritu i de cuerpo, trabajado por una imajinacion de fuego,
pr6fugo, sin asilo, i pensando donde nadie piensa, donde se
obedece o se sublevan, inicas manifestaciones posibles de la
voluntad! Buscando en los libros, en las constituciones, en
las teorias, en los principios, la esplicacion del cataclismo
que lo envuelve, i entire cuyos aluviones de fango, quisiera
alzar aun la cabeza, i decirse habitante de otro mundo i
muestra de otra creacion, Echeverria tiene escrito un poema
que resume todos aquellos desencantos, aquella inquietud
de Animo, i aquel desesperar sin tregua que forma el fondo
de sus cavilaciones. El Anjel Caido, es una beldad que ha
pecado, i que se arrepiente; pero en el titulo solo, i quien no
ve a la patria de sus suefios, solo que no se atreve a hacerla
prostitute impidica, como Jeremias el cantor hebreo! La
tiene lastima todavia, i pide perdon por ella:

Era un anjel, Sefior, de ese tu cielo,
Pero andando en la tierra peregrina,
Olvid6 acaso su mission divina;
Por criatura humana sinti6 amor;
Perd6nala, Sefior
Enviala una luz que la ilumine,
Un anjel que la guard i encamine
Por la senda mejor,
Que la regale siempre horas serenas,
I que aplicando balsamo a sus penas
Te lleve sus ofrendas mediador;
Perd6nala, Sefor! )

A falta de sentimientos morales para engalanar su patria,
tan humillada i tan cubierta de lodo, Echeverria canta las
grandezas naturales de su rio:







62 OBRAS DE SARMIENTO.
a Me place con el pampero
Esa tu lidia jigante,
I el incansable hervidero
De tus olas a los pi6s,
I la espuma i los bramidos
De tu c6lera soberbia,
Que atolondra mis sentidos,
Llevan a mi alma embriaguez.
I me place verte en calma,
Dormir como suele a veces
Dormitar tranquila mi alma,
0 mi vida material,
Cuando la luna barniza
Tu faz de plata, i jugando
El aura apdnas te risa
La melena de cristal.
Me places cual la lanura
Con su horizonte infinito,
Con su gala de verdura
I su vaga ondulacion;
Cuando en los lomos del bruto
La cruzaba velozmente
Para aturdir de mi mente
La febril cavilacion.
I te quiero i oh Plata! tanto
Como te quise algun dia,
Porque tienes un encanto
Indecible para mi;
Porque en to orilla mi cuna
Feliz se meci6, aunque el brillo
Del astro de mi fortune
Jamas en tu suelo vi.
Te quiero como el recuerdo
Mas dichoso de mi vida,
Como reliquia querida
De lo que fue i ya no es;
Como la tumba do yacen
Esperanzas, ambiciones,
Todo un mundo de ilusiones
Que vi en suefio alguna vez.

H6 aqui al verdadero poeta, traduciendo silaba por silaba
su pais, su 6poca, sus ideas. El Hudson o el Tamesis no-pue-






VIAJES. 63
den ser cantados asi; los vapores que hienden sus aguas,
las barcas cargadas de mercaderfas, aquel hormiguear del
hombre, aforradas sus plants en cascos, no deja ver esta
soledad del Rio de la Plata, reflejo de la soledad de la pampa
que no alegran alquerias, ni matizan villas blanquecinas que
ligan al cielo las agujas del lejano campanario. No hai astille-
ros, ni vida, ni hombre; hai solo la naturaleza bruta, tal
como sali6 de las manos del Criador, i tal como la perpetda
la impotencia del pueblo que habitat sus orillas. i I si fuera
possible aturdirse con la esperanza de mejores tiempos,cuando
las ciudades broten, i los astilleros atruenen con los golpes
del hacha i del martillo, i los vapores jaspeen el aire con
bocanadas de humo, i las naves se apifien ala entrada de los
docks, para burlarla furia del pampero Pero no En la ima-
jinacion espafiola, no entra el progress rApido, sibito, que
trasforma en los Estados Unidos un mosque en una capital,
un eriazo en una provincia que manda dos diputados al con-
greso. Lo que 6ntes fu6, serd siempre, i tienen razon; el rei
i la repAblica, la libertad i el despotismo, todos pueden pasar
sobre los pueblos espafioles, sin cambiarles la fisonomia
Arabe, berberisca, estereotipada indeleblemente.
Despues de Echeverria, he gozado de la frecuencia de
Mitre, poeta por vocacion; gaucho de la pampa por castigo
impuesto a sus instintos intelectuales; artillero, sin duda,
buscando el camino mas corto, para volver a su patria; es-
piritu ficil, caricter siempre mesurado, i escelente amigo.
Alsina, Varela, Wright, Pico, Can6, Velez, cuantos arjen-
tinos intelijentes encierra, tantos amigos dejo en esta ciu-
dad, erizada de cafiones, devorada por pasiones mezquinas,
i encargada de la mas alta i gloriosa obra que pudo enco-
mendarse a un pueblo.
Un abrazo a todos mis amigos.

RIO-JANEIRO

Senor don Miguel Pifiero.
Rio Janeiro, febrero 20 de 1846.

Son las seis de la maiiana ap6nas, mi querido amigo, i ya
estoi postrado, deshecho, como queda nuestra pobre orga-





64 OBRAS DE SARMIENTO.
nizacion cuando se ha aventurado mas alli del limited per-
mitido de los goces. El sol esti ahi ya, en el horde del
horizonte, escudrifiando los mas rec6nditos recess de este
crater abierto en cuyo interior esta fundada Rio Janeiro. Me
pone miedo el sol aquf, i concibo que los pueblos tropicales
lo hayan adorado. Pardceme ver en l6, cuando se present
en los limits celestes, aquella figure de Miguel Anjel que
preside al juicio final, implacable en sus miradas que domi-
nan la tierra, atl6tica en sus formas que revelan su poder
incontrastable. Es un tirano sobre cuya faz no es uno osado
de echar una mirada furtiva; sus rayos se sienten presents
a toda hora, agudos como flechas, penetrantes como lluvia
de agujas. Despues de veinte dias de residencia en esta
ciudad, permanezco inm6vil, los brazos tendidos, las fibras
sin elasticidad, agobiado bajo la influencia letarjica. Anin-
ciase apdnas la aurora, i ya el calor del sol ausente aun,
pone en movimiento la vejetacion, bulliciosa ella misma,
como los enjambres de insects dorados que la pueblan.
Bajo los tr6picos, la naturaleza vive en orjia perenne. La
vida bulle por todas parties, minos en el hombre, que se
apoca i anonada, acaso para guardar un equilibrio descono-
cido entire las fuerzas de production. El hombre nacido en
estas latitudes, resisted a su accion instantanea; pero a la
larga, v6sele en sus hAbitos, en sus hijos, debilitarse i
perder la enerjia original de la raza. El estranjero venido de
climas templados, se siente paralizado en sus movimientos,
como en aquellas pesadillas en que el brazo no obedece a la
impulsion que quisiera darle la voluntad en un sofiado peli-
gro; anda escondidndose del astro matador, i asechando su
ausencia para ir a contemplar como un intruso las obras de
este artifice supremo de las maravillas tropicales. I ent6nces,
cuando la vista se ha esparcido sobre este conjunto de cua-
dros, de sombras luminosas i de luz reberberada, se comu-
nica a los sentidos la fatiga del espiritu, gastado por la sen-
sacion de lo sublime, que en la vida no se ejercita sino de
tarde en tarde i por minutes, i que dura aqui horas enteras;
i el pobre ne6fito vuelve a buscar su hogar sintiendo su
nada, i la limitacion de sus facultades fisicas i morales.
Hoi me pone al fin la pluma en la mano una de aquellas
sensaciones que escitan la efervescencia del Animo i superan
al decaimiento de los miembros. Cuando el sol asoma su






VIAJES. 0W
disco colosal en el horizonte, sabelo el que duerme en el
apartado i oscuro retrete del interior de los edificios. Dor-
mido, siente uno moverse el aire en olas tibias que se vienen
empujando, hormiguearle la sangre, dilatarse los poros para
convertirse en fuentes de donde fluyen mares; i a las locas
ideas que revuelve la imajinacion, se suceden movimientos
estrafios, como de luces que se apagan, como de fantasmas
que huyen o se evaporan, como de pesos que van acumu-
landose sobre los miembros i estorbando el movimiento,
con un alargarse al parecer de las fibras cada vez mas i mas,
hasta que a la sensation de la fuerza se ha sostituido la
languidez, la muerte en vida del cuerpo i la enervacion del
espiritu. Esto es el despertar del tr6pico, i esta mafiana
cuando recordaba el sentimiento de la existencia asi muti-
lada, un desconocido rumor de sonajas metalicas i de voices
humans, porque decididamente aunque estrafias, pertene-
cian a la modulaciones de nuestra especie, venia a confun-
dirse en aquel caos del espiritu que se llama suefio. Incor-
p6rome pesadamente, i los ruidos toman la forma neta i
despejada de la realidad; as6mome a la ventana que domina
la plaza, i la esclavalura se me present en toda su defor-
midad. Larga recua de negros encorvados bajo el peso de
la carga, seguian al trote, al madrin que en la delantera
ajitaba sonajas de cascabeles i campanillas. Negros arrieros
cerraban la procesion, chasqueando sus latigos sonoros para
avivar el paso de las mulas humans; i aquella bestia en
dos pids, 16jos de jemir bajo el peso, canta para animarse
con el compas de su voz; al oirla en coro con la de los que
le preceden i le siguen, se siente hombre todavia, i prevd
que hai un termino pr6ximo a su fatiga, el muelle donde las
naves cargan, i un fin lejano, la muerte que cura todos los
dolores.
Par6ceme que todas las injusticias humans vinieran del
sentimiento de la debilidad. La raza negra queda hoi tan solo
esclavizada por los iltimos en la escala de los pueblos civili-
zados, los portugueses i los espafioles. La esclavatura es
como los pafiales de la industrial. Hasta los romanos, la
guerra se hizo como medio de hacer provisions, hasta ayer
no mas la industrial que nacia traia un esclavo para atarlo a
la tahona, o uncirlo al yugo. Pero cuando el hombre se ha
encontrado en posesion de las matemAticas, ha dejado de






00 OBRAS DE SARMIENTO.
esplotar hombres, i sostituido a la fuerza de los caballos
mismos, la del vapor que pone en movimiento las mdquinas
de su invention. Hai esclavos donde no hai poderes dintmi-
cos, donde el individuo se reconoce d6bil en presencia de
las resistencias fisicas; hailos en el Brasil, en Cuba, i en la
estremidad sur de los Estados Unidos. Pero bien cara que
pagan esta injusticia! La raza blanca en Rio Janeiro esti
plagada de enfermedades africanas, que participan del ca-
rrcter odioso i deforme de las dejeneraciones de los tr6pi-
cos, donde lo que no alcanza a ser bello, es monstruoso i
repugnante : mariposas doradas o sabandijas espantables.
La raza esclava sirve de seguros del despotismo, i el amo
no osa ser libre, porque siente removerse bajo sus plants
la victim que a su vez prime. La familiar, aquel iltimo
asilo del egoismo, se disuelve tambien, i el cancer de la
esclavatura leva la degradacion al hogar domdstico, la crd-
pula sucia a veces, i la relajacion de todos los vinculos so-
ciales. El asilo domestico es un estrecho i velado santuario
en los pueblos lusitanos. El esclavo hace parte obligada de
la familiar; el amo descubre con su ojo negrero, atractivos
raros en su esclava j6ven que le hacen olvidar los deberes
conyugales; i en aquellas casas cerradas casi siempre a los es-
trafios, se arrastra, como esas feas alimafias que se place en
la oscuridad i en el fango, torpe la guerra entire marido i mu-
jer, orjias de adolescents que hacen bajo el techo domnstico
el aprendizaje del vicio; a veces susdrrase de tal dama que
ha tenido un desliz con un esclavo, o la esposa infeliz sufre
de continue las mordeduras atroces de los celos, viendo a la
par de la suya, crecer families espureas de los que pueden
Ilamar hermanos o padres a sus hijos. Asi el crimen cometido
contra una raza, i consentido por la moral piblica, va de-
poniendo lentamente sus j6rmenes en el seno mismo de la
raza opresora, para obrar a la larga una de aquellas grandes
e infalibles compensaciones, con que el mal se equilibra en
el mundo moral tornindose siempre en desagravio de los
oprimidos! Oh! por qu6 no ha dado Dios a los tiranos una
vida mas larga que a sus victims momentdneas, a fin de
que no se sustrajesen con su temprana muerte a la lei
infalible. del mal, que es matar al mismo que lo promueve!
l i-a to se levanta ya en el Brasil arena7zando vengar
bien pronto las injuries hechas a su tostada madre. iaza
-----------






VIAJES. 0O
Sviril que conserve la sangre ardiente del africano, templada
para bullir bajo os rayos verticales del sol, al mismo tiempo
"fue-avrganzaciou de su craneo 1o nga a laat miiia europea.
'Dumarn, 'Plcidu, Peon, harcala, aquellos nobles mulatos,
viven aquf en todos cuantos hombres notables brillan por las
artes, la miisica, la poesia, i las ciencias mddicas. La raza
pura portuguesa cae visiblemente en la decrepitud i en la
inanicion, i en las c6maras i en la prensa diaria, mas fecunda
aqui en injuries que entire nosotros, todo se dicen los con-
tendientes, hasta sodomitas, m6nos mulatos; porque cada
uno se siente implicado en el reproche, en sus hijos, en sus
deudos o en si mismo. Hai una lei que prohibe el uso de
este epiteto, media segura para pesar la gravedad del mal.
Me detengo sin quererlo sobre las brillantes cualidades
morales de esta raza intermediaria entire el blanco, que se
enerva en los climas ecuatoriales, i el negro, incapaz de ele-
varse a las altas rejiones de la civilization. Otra vez habia
notado la predisposicidn constant del mulato a ennoble-
cerse, i su sentimiento esquisito del arte, que lo hace instin-
tivamente mtsico. Vidnele la primera cualidad de haber
ensanchado su frente, i la segunda de la sangre africana
que calienta su nuevo i mas id6neo cerebro. El negro canta,
i sus nervios se robustecen i cobran alientos, cuando habian
tocado ya el iltimo tdrmino possible de la accion humana.
Si un negro va en las calls de Rio Janeiro agobiado bajo el
peso de la carga, i otro observa que las piernas le flaquean
i su espinazo se estremece, exhautos ya los poderes de ten-
sion, corre presuroso en su ausilio, p6nesele al lado i le
canta acompasandose a la march. Responde con voz adolo-
rida i sepulcral el paciente, aviva el canto el ausiliar, i poco
a poco la voz se aelara, el paso se afirma, i el duo se sigue
alegre i mesurado. Ent6nces el negro amigo ha terminado
su obra de caridad, dando al aflijido musica que remote
sus fibras, volviendo sobre sus pasos a continuar su camino
de que se habia desviado. Cuando los remeros esclavos han
bogado dos horas i por sobre sus anchas espaldas corre a
mares el sudor, i sus ojos hundidos brillan con luz taciturna,
miranse entire si, i prorrumpen en un canto con palabras in-
telijibles cual ensalmos dirijidos al fetiche. El golpe de los
remos mide el compas, i algunos minutes despues, el lijero
esquife hiende las olas como arrebatado por una corriente





fji OBRAS DE SARMIENTO.
irresistible. Una vez de camino a una visit, encontrd un
grupo de africanos haciendo corro a uno que cantaba; acom-
pafiibaule con los movimientos de los ojos i el golpe de las.
manos todos los que le rodeaban, i con los pids uno que
estaba pesadamente cargado. Dos horas despues, acertando
a pasar por el mismo lugar, detdiveme asombrado a contem-
plar el mismo grupo embriagado con aquella ambrosia que
hacia olvidar al uno su pesada carga i a todos las horas tras-
curridas. i Cuanta animacion en aquellos semblantes radio-
sos de felicidad i de entusiasmo, cuanta voluptuosidad en
aquellas bocas entreabiertas, i cuanto fuego en aquellas mi-
radas fijas i cenlleantes! i No! los artists de la 6pera no me
han mostrado sentir la miisica como una negra a quien re-
quebraba, sin duda en canto mandinga o care, un negro que
la detenia en la calle. Su boca, sus ojos, sus n6rvios todos,
seguian por segundos las modulaciones mon6tonas del ten-
tador, como si cada nota de aquellas se asentase visiblemente
en su fisonomia, animada hasta la exaltacion i el delirio. El
entusiasmo es la calidad mas dominant en el negro, i el
amo avaro para escitarlo, hace que su recua cante, a fin de
hacerla dar la iltima particular de action i de trabajo. ,Nos
vendrA por ventura la misica del sol como los colors? Por
qud brilla en Italia i va disminuyendo en armonias a media
que se avanza hacia el norte hasta las playas de Inglaterra?
Hai en la naturaleza tropical melodies inapercibibles para
nuestros oidos, pero que conmueven las fibras de los abori-
jenes. Oyen ellos susurrar la vejetacion al desenvolverse, i
en los palmeros donde solo escuchamos nosotros murmullos
del viento, distinguen los africanos cantos melodiosos, rit-
mos que se asemejan a los suyos. La armonia i la belleza
apor qud no han de ser cuerpos imponderables tambien,
como el magnetismo i la electrecidad, que solo necesitan un
estimulante para producirse? En los climas templados reina
sobre toda la creacion un claro oscuro d6bilmente ilumina-
do que revela la proximidad de las zonas frias, en donde el
pinabeto i el oso son igualmente negros. Suba Ud. la tem-
peratura algunos grades hasta hacerla tropical, i ent6nces
los mismos insects son carbunclos o rubies, las mariposas
plumillas de oro flotantes, pintadas las aves, que engalanan
penachos i decoraciones fantasticas; verde esmeralda la ve-
jetacion, embalsamadas i purpdireas las flores, tanjible la luz






VIAJES. 69
del cielo, azul cobalto el aire, doradas a fuego las nubes,
roja la tierra, i las arenas entremezcladas de diamantes i de
topacios. Pas6ome at6nito porlos alrededores de Rio Janeiro,
i a cada detalle del espectaculo, siento que mis facultades
de sentir no alcanzan a abarcar tantas maravillas. Desde el
mar al aproximarse el buque, lligase a un estrecho pasaje
que custodian de pie el jigantesco Pan de Azuicar, i una
estrafia figure de cadaver human que parece un rei Bor-
bon tendido sobre su tumba. Los viajeros se muestran este
capricho del perfil de una montafa, a cuyos lineamentos la
imajinacion presta luego todos los detalles de la realidad.
Esto es solo la boca del procenio, i alli colocado el espec-
tador, ve de un golpe desenvolverse ante sus ojos la hasta
ent6nces escondida bahia de catorce leguas de profundidad,
sembrada de islas, verdinegras en primer piano, azules mas
16jos, i blanquecinas al fin, como para quitar la monotonia
de punto de vista tan vasto, terminando a lo lejos el ho-
rizonte la montafia de los Organos, que eleva al cielo sus
picos de mayor a menor como las flautas del instrument
que le da nombre.
En medio de la ciudad, en el centro de los barrios mas po-
pulosos, se alzan siete morros revestidos de verdura bri-
Ilante como un mosaico revestido de esmeraldas; el past de
Africa cubre el terreno, i donde un corte o un derrumbe de
la tierra impide la vejetacion, el panizo de un rojo vivisimo
se deja ver para hacer contrast con los diversos matices de
verdes, plateados, negruscos o amarillos que los Arboles en-
trelazados entire si por diversas lianas, ostentan en delicio-
sos sotillos, cual si trataran de prestarse mutuo apoyo en
los declives i sinuosidades que los protejen contra las inva-
siones de la civilizacion que los circunda. El cafe crece a la
sombra del Arbol del pan, i el cocotero, los mangos, los na-
ranjos, por poco que hallen espacio i tierra, se agrupan en
verdaderas selvas primitivas.
Todas las tardes ascendiamos, penosamente por la fatiga
que el calor causa, uno de los morros, i las sensaciones de
placer, el inefable deleite, la escitacion de entusiasmo casi
delirante que causa esta naturaleza siempre de gala, siempre
brillantei recargada de perfumes i de flores, l4jos de saciarse
era un nuevo aguijon para concertar nuevas esploraciones a
un morro inmediato.






70 OBRAS DE SARMIENTO.
Hicia el sur de la ciudad i costeando el mar, se estienden
los barrios aristocriticos del Catete i Botafogo, verdaderos
Saint-Germain de la nobleza estranjera, de la diplomacia, la
finanza, i todo lo que puede aspirar a la holganza reposada
que exije un clima abrasador. Pero este Saint-Germain bra-
silero conserve todo el tipo del pais. La mansion inglesa
est6 circundada de jardines, cubierta con una capa de enre-
daderas que apenas os deja dar con la puerta, abrigada bajo
la sombra de los arboles estrailos en formas i frutos que el
pais produce.
Botafogo tiene una bahia aparte, que semeja un ]ago tran-
quilo, casi encerrado por promontorios coronados de palme-
ros, i a su espalda se levanta el Corcovado, inmenso fragmen-
to de granite que se avanza de una manera amenazante sobre
la line perpendicular, como si el nicleo de la montana hu-
biese querido sacar la cabeza en medio de las convulsiones
de la agonia, a respirar el aire libre, sofocado por las masas
de vejetacion, yerbas, arbustos, arboles, enredaderas, amon-
tonadas, superpuestas, intrincadas e impenetrables que la
cubren, desde la base hasta los cuatro quintos de su eleva-
cion total. El paisaje que desde la cumbre del Corcovado se
descubre es estupendo. Al oriented la inmensa bahia con sus
buques i sus islas, hacia la base la ciudad i sus alrededores,
i los morros mirados a vista de pdjaro, i nivelandose aparen-
temente con el suelo como oasis floridos. A la espalda hicia
el occidente i el norte, un mar de verdura, cuyas olas la
forman una series de montafias que se pierden en el ho-
rizonte, i que sirven de guarida inabordable a los negros
cimarrones.
Las calls centrales de la ciudad son estrechisimas, quizA
consultando en ello la escasez de vehiculos para el movi-
miento de las mercaderias que hacen los negros a hombro;
pero las mas apartadas i de data mas reciente son espacio-
sas i rectas de veinte i aun treinta varas de ancho. El empe-
drado se compone de fragments de granite ajustados entire
si con arena i cascajo, lo que le da una tolerable igualdad i
la duracion que no puede obtenerse en Chile con los empe-
drados de guijarro. Entre las ventajas con que la naturaleza
se ha complacido en dotar a Rio Janeiro, cuenta la inapre-
ciable de la mas rica especie de granite azul con criaderos
de rubi. Parece que hubiera una muestra perceptible en el






VIAJES. Il
material de los edificios en Amirica, de los progress de la
civilization o de la proximidad de la Europa. En Chile, desde
el mas rico propietario hasta el infeliz labriego, construyen
con barro o adobes i reboque de tierra mojada. En Monte-
video la construction se hace con ladrillo i cal esclusiva-
mente, lo que revestido de estuco, da a la ciudad una apa-
riencia elegant i elevada. En Rio Janeiro se construye con
granite, cortado en paralel6gramos que sostienen el marco
de las ventanas i puertas, distribuidas jeneralmente a tres
pies unas de otras, de manera que estos trozos de piedras
forman el esqueleto del edificio, cuyos pequefios lienzos
rellenan con escombros de granite informes amasados con
estuco.
Con tan durables elements de construction, ayudados de
mdrmoles de Italia, jarrones, bustos, estatuas, azulejos i ara-
bescos en estuco con que decoran los frisos, los edificios to-
man un aspect risuefo i culto a la vez. Las plazas piblicas,
casi siempre pequefias eirregulares, si se esceptia el campo
de Santa Ana que es una plaza monstruo, a la que desembo-
can por lo m6nos seis calls de cada costado, estan dotadas
de una fuente de agua que es un edificio o una torre, flan-
queada de surtidores multiplicados, a fin de facilitar la pro-
vision que por centenares a un tiempo, aguardan los esclavos
todo el dia sin interrupcion. Alimenta estas fuentes, entire
otros de menor cuantia, elmagnifico acueducto de Jacobo IV,
que desde la cuspide del Morro de Santa Teresa conduce las
aguas sobre arcadas superpuestas como las romanas del
acueducto de Valencia. Rio Janeiro posee varias obras pi-
blicas de consideration, pudidndose-contar entire ellas la cal-
zada de Pedro I, que atravesando un terreno fangoso que en
otro tiempo ocup6 el mar i hoi invade la poblacion, conduce
al palacio de San Crist6bal, edificio pasablemente, sino bello,
embellecido con estituas, i que situado sobre una eminen-
cia, domina el inmenso jardin del Emperador, donde se acli-
matan las plants iitiles de todos los climas. El primer dia de
carnaval, a fin de escaparnos de la granizada de globillos de
cera llenos de agua de olor con que de todas la ventanas
asaltan, empapan i aturden al indefenso transeunte, Ruguen-
das el pintor de costumbres americanas, i yo, nos dirijimos al
jardin del Emperador, donde nos hosped6 durante todo el
dia, Mr. Konig, un naturalista aleman mui estimable que






72 OBRAS DE SARMIENTO.
preside a los trabajos del jardin, casi abandonado hasta la
6poca en que el principle de Joinville residi6 en el pais i afe6
tanta incuria. No sd si Ud. ha visitado alguna vez un jardin
botinico acompafiado de un naturalista, apasionado como lo
son casi todos de esta segunda creacion que la ciencia ha he-
cho, clasificando las plants, estudidndolas en su orijen, fa-
milia, costumbres, etc., como si fueran pueblos de distintas
razas i paises. Es necesario ser mui inculto, para no sentirse
interesado, en despecho de los nombres tecnicos, en esta
esposicion que el cicerone naturalista va haciendo, a media
que encuentra una nueva plant que mostraros. (( Esta per-
tenece a la especie..... de la familiar, del j6nero..... viene
de la isla de Borbon, la floor, la hoja, etc., llaman vulgo.....
sirve, etc.; esta otra es de Mejico, cual de la nueva Guinea,
cual otra del centro de Africa; todas tiles, o raras o estraor-
dinarias, i aun estravagantes por sus formas. Hai calls de
arboles hermosisimos del pais, i se estaban formando otras
del Arbol del pan, i de bambdes; compartimenlos ocupados
por plantaciones de td, alcanfor, clavo de olor, canela, etc.,
etc. Mostrdronme un sembrado de un past fuerte i largo
que sirve maravillosamente para techar cabafias; un arbol
cuya corteza sirve para hacer ligaduras; una especie de pal-
ma para construir con sus hojas un tejido para bolsas de ca-
fe, i multitud de Arboles i plants productivas o aplicables a
la industrial de todos los paises tropicales delmundo. Propo-
niase el Emperador aclimatar en su jardin, todas las plants
ex6ticas que forman la riqueza del jardin botanico, vasto es-
tableciamiento de aclimatacion, situado en direction opuesta,
a tres leguas de la ciudad i detras del Corcovado. Un dipu-
tado habia denunciado este jardin como un lujo initial que
absorvia las rentas del Estado. Es efectivamente un bellisi-
mo establecimiento, sostenido con asiduidad estrema, i enri-
quecido con cuanto vejetal productive hai en los paises tro-
picales, i cuyas semillas i plants se distribuyen grAtis a los
hacendados que las solicitan. Por lo demas, no s6 si el dipu-
tado tenia razon o no; pero no hace 50 afios que se intro-
dujo la primera semilla de caf6 a Rio Janeiro; no hace treinta
que se estrajo la primera bolsa del aclimatado, i hoi pasan
de 800000 las que llenan todos los mercados del mundo. La
azdcar i los diamantes han cedido su lugar al caf6 como pro-
duccion principal; cuatrocientas mil almas forman la provin-






VIAJES. 73
cia de Rio Janeiro que esplota el cafe; la capital se ha llena-
do de riquezas, de edificios i de poblacion, la bahia esta siem-
pre en movimiento proveyendo cafe a los centenares de bu-
ques que lo demandan, i el caf6 es, en fin, el anjel salvador
del Brasil, cuyos azdcares pierden de dia en dia su valor en
todos los mercados. La provincia de San Pablo empieza a
producirlo de regular calidad, i gracias al Jardin Botanico, el
alcanfor, iel clavo, i la canela, i el te brasileros, pueden una
vez presentarse en los mercados europeos, si no temibles por
su calidad, respetables por las grandes cantidades en que
son producidos. Es impossible imajinarse las dificultades con
que las mejoras o los nuevos ramos de industrial tienen que
luchar en Amdrica, por el apego a la rutina, la incuria i la
pereza que en los pueblos enjendra la facilidad de vivir como
quiera, i con cualquier cosa. Sin goces, como sin necesida-
des, el gobierno debe estimular esta pereza, haciendo brillar
ante los ojos de estos pueblos nifos, las joyas cuya posesion
solo les costaria estender las manos. Quidn sabe por otra
parte cuanto ha contribuido el Jardin Botinieo a desenvolver
el gusto por la jardineria que he notado, i que tanto em-
bellece la vida domestica. El paseo piblico de Rio Janeiro
es tambien un hermoso jardin de arboles i plants brasileras
que un particular don6 al rei, que en recompensa lo hizo
conde o marques del Paseo piblico, ni mas ni menos como
Napoleon hacia un duque de Bellune o un principle de la Mos-
kowa. Para terminal con los jardines i la naturaleza tropical
que tan encantado me tienen, dird a Ud. que he debido a los
jardines piblicos de Rio Janeiro, el placer de conocer la
rara vejetacion tropical en cuanto de mas rico ostenta en
toda la tierra, conservada en todo su esplendor i a su brillo.
Mr. Konig me decia : (( en Europa en los conservatories verd
Ud. estas mismas plants, pero tristes, palidas, como tisicos
que en un hospital viven a fuerza de arte i de cuidados. Aqui
estAn como en su pais, bajo este cielo abrasado, alzandose
en medio de la atm6sfera huimeda i tibia que les conviene,
i sacudidas i bafiadas por las lluvias que las mantienen siem-
pre brillantes, como si acabasen de salir de las manos del
Creador. ) I en efecto, es el cardcter peculiar de la vejeta-
cion de los tr6picos esta rareza de formas i de colors,
cualquiera que sea la dimension del vejetal, revestidos sus
troncos de musgo, sus ramas recargadas de parisitasilores-






74 OBRAS DE SARMIENTO.
centers, i sus hojas brillantes siempre i resplandecientes.
La ciudad facility por medio de 6mnibus capacisimos la
comunicacion entire el centro i las estremidades. La aduana
estd en la ribera del mar, i los buques atracan a cuatro o
cinco muelles de descarga, que ahorran la intervention de
lanchas, depositando desde la bodega del buque, por medio
de un aparejo, la carga en almacenes. Otro muelle hai para
la descarga de frutos del pais, otra para descargar cafe, i diez
o doce mas para desembarco de pasajeros, o mayor comodi-
dad de los buques que estAn cargando. Cada hora parte un
vapor que lleva i trae a los ve.inos que tienen negocios en
Playa Grande, o motivo de visitarla. Todos los dias va uno a
las islas, cada dos otro al fondo de la Bahia; cada semana sa-
len dos para Santos, San Pedro i Puerto Alegre, i cada quince
otro, en fin, que costa la marjen del Atlantico, Ilega a Per-
nambuco, Bahia i Pari, limited del imperio al norte. Como
Ud. lo v6, el Brasil en locomocion acuatica sale ya del rol
de los pueblos Sud-Americanos, que tan supina incapacidad
han mostrado hasta aqui en todo lo que tiene relacion con la
viabilidad. Aquel movimiento parte de la capital, tan prodi-
jiosamente situada en el medio de la Am6rica del Sur, a
orillas de la bahia mas espaciosa i segura del mundo, entire
el cabo de Hornos i el de Buena Esperanza, centro de todos
los derroteros maritimos, donde se cruzanlaslineas de Euro-
pa i Estados Unidos, escala del Pacifico, a la vez que de los
mares de la India, astillero i estacion naval indispensable.
Rio Janeiro, en la naveg'acion universal, ocupa el mismo
puesto que Bizancio o Constantinopla en la antigua esfera de
navegacion dentro del Mediterruneo. El resto del imperio, a
media que sus provincias se alejan de las costas, present
el aspect de la naturaleza primitive; el camino se cambia en
senda variable segun los estragos que las lluvias hacen sobre
el terreno. La agriculture se,hace en Minas Geraes, sin de-
marcacion de la propiedad, pasando las labores de un lugar
a otro, a media que los matorrales arborescentes del tr6-
pico dejan espacio para las plants cultivables. Existen en
las poblaciones de campafia lejanas de Rio Janeiro, asesinos
de profession, matones que ganan su vida ejerciendo la jus-
ticia por encargo de las parties agraviadas; el gaucho aparece
en San Pablo i en San Pedro, con sus hdbitos de incuria i
sus poderes sorprendentes de destreza i de enerjfa. La des-






VIAJES. 75
composicion, en fin, se efectda en los estremos, como en el
resto de la Amdrica, si bien la compensan la vida que prin-
cipia en la capital.
Ya ha visto Ud., mi buen amigo, como el mulato suplanta
al blanco; pero aun hai otros movimientos que equilibran
esta fuerza, bien que siempre en detrimento de los oriundos
del pais. Acumdlanse de dia en dia en Rio Janeiro los por-
tugueses de la peninsula, que ya se cuentan en nimero de
50 000, conservando siempre sobre los habitantes del inde-
pendiente imperio, aquella superioridad de enerjia i de fuer-
zas productoras que caracteriza al europeo, aunque sea por-
tugues, i arrogdndose ademas pretenciosa superioridad como
pertenecientes a la metr6poli. Los portugueses de alli miran
a los de acd como una especie de albinos, lamdndolos ma-
cacos por alusion a una familiar de monos. Asi el odio de los
brasileros contra sus godos aquellos, se aviva cada vez mas
por la decidida influencia que les dan sus riquezas adquiridas,
i no pocas veces su superioridad en intelijencia. Siguenseles
los europeos en general que ostentan en la Rua Directa i en
la de Ouvidor, todas las magnificencias del comercio euro-
peo, espuestas con gusto parisiense. El europeo es allila
parte viva de la sociedad; de 1l son las naves, suyos los alma-
cenes, 61 entra como parte obligada en todas las empresas,
i por 61 i para 61, los negros estdn en continue movimiento.
Yo he buscado en vano en Rio Janeiro al brasilero, sin po-
derlo encontrar sino por raras muestras que me han dejado
sospechar que debe existir en alguna parte. El brasilero de
orijen es noble, aunque a veces mulato, condecorado de
cruces de diamantes, ministry, aduanero, empleado, o ha-
cendado, en cuya iultima function tiene que hab6rselas con
el portugues. El brasilero ha bloqueado los empleos, alli no
hai cuarentena para el estranjero que no puede ser ni inje-
niero, razon por la que no hai todavia un mapa del imperio
ni una carta topogrdfica de la provincia de Rio Janeiro. Tal
es esta oscuridad del national, que la embajada inglesa ha
mantenido por tres aflos consecutivos una tertulia de in-
vierno, a cuyas reuniones no era permitido a los nacionales
asistir, aunque formasen sus mujeres i sus hermanas el prin-
cipal ornato de ella.
En pos de estos movimientos espontaneos de razas i pue-
blos nuevos que acuden a aquel manantial inagotable de ri-






76 OBRAS DE SARMIENTO.
queza, vienen las especulaciones de inmigracion que han
principiado ya en escala superior, si bien con dxito deplora-
ble. Hai en el fondo de la bahia una colonia de suizos; un
enjambre falansteriano vino de Francia a disolverse aphnas
hubo tocado el suelo caliente del Brasil, i tres mil alemanes,
depositados en la playa como se deposit el carbon de piedra
o las balas de algodon, fueron diezmados, quintados, aniqui-
lados en pocos dias por la miseria, el calor, la fiebre i el de-
sencanto. Nada estaba preparado para su reception, por esa
impericia que nos es comun a todos los descendientes de la
peninsula para asimilarnos pueblos estrafos. El aleman na-
cido en climas templados, en lugar de cereales, encontraba
el caf6 i la cafia, i en vez de frutas europeas, veia con asom-
bro racimos que no eran de uvas; paltas, bananas, ananas,
mangos i cuanta otra variedad estrafia i desconocida ofre-
cen los tr6picos.
De todo este conjunto de movimientos de suplantacion, i
de aquella aglomeracion de fuerzas activas civilizadoras que
hacen la riqueza i el esplendor del Imperio, se levanta un
grito unisono contra el estranjero, que es insolente, astuto,
avaro, conspirando contra el Brasil, Ilevandose el oro i los
diamantes en cambio de sus baratijas i sus avalorios. i Que
odio contra la Inglaterra que persigue la esclavatura! Qud
dia de gloria aquel, en que el Emperador mandase echar a
pique las escuadras estacionadas en la bahia, i ahogar a todo
estranjero establecido alli, i prohibit la introduction de ar-
tefactos europeos, para que ent6nces los fabricasen los bra-
sileros mismos, bien entendido que traerian de Europa las
miquinas, i acaso consintieran en que viniesen los artesanos
a ensefarles a manejarlas! Los diaries i los estadistas mas
eminentes propalan la mission del Brasil para ponerse a la
cabeza de la cruzada contra las pretensiones europeas; Ro-
sas, que se llama el Defensor de la Independencia americana,
es un intruso, un barbaro, i un pobre diablo, porque el bra-
silero afecta ignorar que existe por ahi una cosa que se llama
Repdblica Arjentina, no obstante 'que sus enviados, su poli-
tica i sus naves, han sido siempre i son hasta hoi el estro-
pajo de su caudillo.
La political imperial participa de estas preocupaciones.
Alli mas que en Buenos Aires, es profunda la conviction de
que no debe permitirse a los estranjeros la libre navegacion






VIAJES. 77
de los rios, que los nacionales no navegan, i tener por limits
del Imperio el Amazonas al norte, i el Plata al oriented; es el
sueiio dorado del modern Imperio, que se envanece de te-
ner como Roma siete colinas en la capital, esclavos que la-
bren la tierra como de antiguo, i la mission de dominar la
Amdrica por sus escuadras, su diplomacia i su comercio.
Los castecaos son una dejeneracion de la raza portuguesa, i
el habla espafiola un dialecto del idioma de Camoens; pre-
tensiones un poco exajeradas, visto el desigual desarrollo
de las fuerzas productivas en proportion de la riqueza del
suelo i de la envidiable position jeogrifica del Imperio!
La forma de gobierno da aqui sus frutos, con la lozania de
las tierras virjenes. El emperador es una grande bomba de
aspiracion que atrae a si incesantemente todas las partfculas
de poder i de riqueza que pueden desprenderse de la masa
general; los ministros ejercen la atraccion para su propio
centro; i descendiendo la escala de la jerarquia social, se
encuentra que cada individuo es un centro, un iman mas o
m6nos grande. El egoismo es, pues, la lei universal, i aqui
como en todas parties, puede decirse a los pueblos lo que
Beranger decia a los belgas : iquereis reyes? i tomad rei!
La repdblica se ha mostrado en el Brasil embozada en el
poncho i armada del lazo, equipaje semi-barbaro, que noa-
bona, sin duda, sus principios. Yo no comprendo la repd-
blica sino como la iltima espresion de la intelijencia huma-
na, i me desconfio de ella cuando sale del interior de los
bosques, de las provincias lejanas de la capital, del rancho
del negro, o del espiritu de insubordination de algun cau-
dillo de jinetes. La reptlblica aparecida en las provincias
pastoras de San Pedro i de San Pablo, hizo escursiones mo-
mentaneas en Minas Geraes, sin osar acercarse a la capital;
descomposicion de los estremos que no admiten gobierno
possible, i que despues de algunos aflos de revueltas, ha
vuelto a entrar en la nada, de donde sali6, no sin haber de-
jado escapar algunos destellos de valor, en medio del tur-
bion de des6rdenes que trae consigo la guerra de caudillaje.
En material de bellas artes i de monarquia, me guard pa-
ra ir a verlas en su cuna, que aqui sus imitaciones me pare-
cen mamarrachos i parodias necias. El Emperador gana
490000 $ anuales por la lista civil, tiene dos palacios, jar-
dines i otras granjerfas. Hai deficit en las rentas, i papel






7' OBRAS DE SARMIENTO.
moneda desacreditado, en esclusiva circulacion como el de
Buenos Aires. Es el emperador un j6ven, idiota en el con-
cepto de sus subditos, devotisimo i un santo en el de su con-
fesor que lo gobierna; mui dado a la lectura, i segun el tes-
timonio de un personaje distinguido, excelente j6ven que
no carece de intelijencia, aunque su juicio esta retardado
por la falta de espectdculo, i las malas ideas de una educa-
cion desordenada. La fanfarroneria en las palabras i la ende-
cision en los hechos, hd aqui los dos cabos del hilo de la
political imperial en todas las transacciones que tienen rela-
cion con el Rio de la Plata. El general Guido habia no ha
much arrancdole un tratado, por el cual la policia brasilera
se encargaba de hacer el oficio poco honroso de carcelera
de los emigrados arjentinos. Teniase la cosa secret, rob6se
alguien una copia del manuscrito, i la prensa de Montevideo
lo espuso a la vergfienza pdblica. Mucho podria afiadir sobre
la administration de las rentas p6blicas, el peculado, el con-
trabando, i la mendicidad de los empleados, si el orlado
manto imperial no cubriese todas estas fealdades que no
pertenecen al caricter portugues, sino simplemente a todo
desperdicio de pueblos, arrojados en las costas americanas
al acaso, i para hacer la policia de las naciones que los
enviaron.
Dir6 a Ud. algo sobre los hombres que he conocido en
Rio Janeiro, porque ya es tiempo que concluya esta larga
carta. Cuando Ud. viaje, hdgase de buenas cartas de intro-
duccion al principio; no que hayan de servirle de gran cosa
aquellos a quienes va recomendado, sino que por una de
tantas puertas abiertas, ha de encontrar su pasaje i su ca-
mino a donde quiera Ud. Ilegar; a ias de que la civilidad
en todas parties pr6diga de aquellas atenciones que nos
mestran que no andamos desconocidos e ignorados en el
mVndo. Traialas yo para el Dr. Sigaud, medico del Empera-
do i autor de various trabajos importantes i que me puso en
co tacto con el Dr. Chavannes, promoter de la industrial de
la seda; para Hamilton, Encargado de Negocios de la Ingla-
terra, quien se dign6 presentarme el caballero Saint-Georges,
del mismo caricter diplomatic por la Francia, el cual a su
vez me present a un j6ven de la marina francesa. No quiero
pasar por alto una ocurrencia insignificant en si misma, i
que me vali6 con el segundo de aquellos personajes la tran-







VIAJES. 79
sitoria intimidad que puede establecerse en dos o tres en-
cuentros. Hamilton me habia invitado a comer, i tenia yo en
la mesa de un lado a Saint-Georges, i del otro al general Ri-
vera, de Montevideo, i pr6ximo a regresar a aquella ciudad
a hacer una de las suyas. Conoce Ud. la historic de este c4-
lebre caudillo que ha figurado cuarenta alios en las revueltas
de la jente de a caballo. Habia sidole presentado antes por
el Enviado del Uruguai i recibidome con aquella afabilidad
del gaucho que acoje a un doctorcillo de quien le han ha-
blado bien sus amigos, especie de mufieco, que no suele ser
inmitil a veces, sobre todo cuando se ofrece escribir una
proclama, o un manifesto, que esplique a las naciones i al
pueblo las razones que tiene para alzarse el gaucho i turbar
dos afos la mal conquistada tranquilidad.
iAi! iqud estdpidos son los pueblos! iNo me canso de
contemplar a este general Rivera! iQud bruto tan fastidioso i
tan insipido! i Qu6 saco de mentiras i de jactancias ridicu-
las, qud nulidad! I sin embargo, hai hombres decentes por
millares que no solo se dejan arrastrar por 61 a los conflic-
tos de la guerra i de la revolution, sino que aun estando
caido, se sienten dominados por su prestijio! Yo concibo
que la nulidad que se oculta a las miradas del publico i solo
se hace sentir por atrocidades, ejerza al fin la fascinacion
del misterio i la accion end6mica del terror que enferma
la razon obrando sobre los nervios; pero la insignificancia a
cara descubierta, palpable i poco dafiina, porque esta justicia
se le debe a Rivera, esto es lo que no comprendo. Yo he de-
bido quedar mui mal puesto en su concept; i todas aque-
Ilas formulas con que la buena education prescribe disimu-
lar nuestro pensamiento para no lastimar el amor propio
ajeno, no han bastado, a lo que creo, para ocultarle al buen
general, no dir6 mi desprecio porque no es esta la palabra,
sino la risa que me da verlo caudillo de pueblos, personaje
hist6rico, i hombre influyente. HablAbase en casa del En-
viado montevideano de los negocios del Rio de la Plata, i,
como recientemente llegado, yo esponia los iltimos aconte-
cimientos. Los interventores, frances e ingles, decia yo, de-
searian arreglar por un tratado la question si las parties con-
tendientes se sometiesen a entrar en compromises mtituos,
con garantias de su cumplimiento en lo future. Montevideo
no puede tratar, repuso el general Rivera con un aplomo i






80 OBRAS DE SARMIENTO.
una sencillez adorables; si no se trata conmigo, todo lo que
se haga es nulo; yo soi Montevideo, yo soi todo, ila verdad!
Habiame quedado estupefacto al oir este lenguaje en boca
de un hombre entrado ya en afios, estdbamos todos con la
circunspeccion convenient, i de repente, por una de aque-
Ilas sibitas revoluciones de la imajinacion mui frecuentes
en los nifios, yo, el mdnos condecorado entire tan altos per-
sonajes, yo revent6 en risa. Fu6 para peor que me contu-
viese suibitamente, sacara el paiuelo i afectase limpiarme el
sudor; mi confusion misma hizo comprender a todos, i al
general, que me le reia en sus hocicos.
En la mesa de Hamilton se hablaba de todo, political, frus-
lerias, incidents, noticias. En cada cosa Rivera metia su
cuchara principiando siempre : pues, yo..... i seguia alguna
necedad i siempre l1, actor, h6roe, i parte integrante del su-
ceso. Nombr6se a la reina dofia Maria de la Gloria. i Rivera
estuvo listo para afiadir que en su mano habia estado casarse
con ella, segun se lo proponia don Pedro; pero que 61 no
habia querido. El enviado frances, con una esclamacion para
halagar a Rivera, i una mirada a mi para preguntarme si yo
entendia mejor que 61 las habladurias de este payo, me ins-
pir6 desusada presencia de animo para decirle : ,por qu6 no
admiti6 general? habriamos tenido la gloria de verlo rei "de
Portugal a la hora de esta! Pude hacer Ilegar a la adrese de
Saint-Georges esta palabra : c'est un bavard ), i nuestra
buena intelijencia qued6 en el acto establecida, luchando
ambos en adulaciones al general i en compostura, para no
traicionar la risa que nos retozaba, i cuyo fardo fuimos a
deponer en un rincon apartado a la hora del caf6, pasando
en resefia las ocurrencias divertidisimas de la mesa.
Para reivindicar la honra de Montevideo tan comprometi-
da por este badulaque, tuve el gusto de conocer al Dr. Vilar-
debeau, m6dico, i el sdbio americano mas modesto, mas sen-
cillo i estudioso que ha conocido. Acompafi6me a la visit
de las escuelas, habi6ndose 61 mismo encargado de facilitar-
me con el gobierno autorizacion para hacer de ellas un ex6-
men detenido. Creo haber ganado sus simpatias, i este es un
titulo de que me honro. La emigracion arjentina ensefia aqui
de vez en cuando algun resto del antiguo partido unitario;
Santa Catalina i San Pedro son, sin embargo, los puntos don-
de mayor nimero de emigrados se ban acojido. Una joya






VIAJES. 81
encontr6 en Rio Janeiro, Marmol, el j6ven poeta que prelu-
dia su lira, cuando no hai oidos sino orejas en su patria para
escucharlo. Es este el poeta de la maldicion, i sus versos son
otras tantas protests contra el mal que triunfa i que los
vientos disipan sin eco i Antes de Ilegar a su direction. La
poesia tiene su alta conciencia del bien, que no se atreve a
traicionar por temor de empafiarse. MArmol, al lado de Guido
el solicito servidor de Rosas, desencantado, sin esperanza i
sin fe ya en el porvenir de su pobre patria, describe, depura i
lima un poema, como aquellos antiguos literatos que confec-
cionaban un libro en diez afios. El Peregrino, que no vera
la luz porque a nadie interesarA leerlo, es el raudal de poesia
mas brillante de pedreria que hasta hoi ha producido la Amd-
rica. Byron, Hugo, Beranger, Espronceda, cada uno, no te-
mo afirmarlo, querria llamar suyo algun fragmento que se
adapta al jenio de aquellos poetas. Mi teoria sobre la poesia
espafiola esta alli plenamente justificada; exhuberancia de
vida, una imajinacion que desborda i lanza cascadas de imd-
jenes relucientes que se suceden unas a otras; pensamiento
altisimo que se disipa, falto de mejor ocupacion; en ende-
chas, maldiciones i vano anhelar por un bien impossible; be-
Ilezas de detalle, hacinadas como las joyas en casa del lapi-
dario, sin que el fin venga a darles a cada una su debida
importancia; i el alma replegandose sobre si misma por no
encontrar fuera de ella el espectAculo de las grandes cosas,
palpando sus heridas, recontando como el avaro sus tesoros,
i repitiendo como el nifio en palabras animadas, en eterno i
rimado mon6logo, todos los sentimientos, todas las crispa-
clones que en aquella prison del no ser, del no poder em-
plearse esperimenta. Mfrmol emprendi6 en vieja nave tras-
ladarse a Chile. A la altura del Cabo, el sud oeste los tuvo
dos meses a la capa a los 64 de latitud, luchando con las
olas que amenazaban sepultarlos, esquivAndose con dificul-
tad de las masas flotantes de hielo alborotadas por la tem-
pestad, viendo venir la muerte por los costados del buque
en montafias liquidas, por la bodega donde achicaban sin ce-
sar dia i noche la bomba, por la falta de alimentos cuya du-
racion podian medir, por la racion de agua que se les acor-
daba escasa. Al fin, desmantelada la nave, hunliindose por
pulgadas de dia en dia, crujiendo los maderos pr6ximos a
desbandarse, Ilegaron a Rio Janeiro, i Marmol baj6 a tierra






82 OBRAS DE SARMIENTO.
a rumiar el poema, que entire estos sufrimientos i aquellas
escitaciones habia brotado en su pensamiento. He aqui la
tela, i pero el bordado, cu~n rico es, i cuantos colors vivi-
simos le han servido para matizarlo Las zonas templadas,
la pampa i el tr6pico, la repdiblica antigua i el despotismo
modern, los mares procelosos i sus muertos amores, todo
pasa por aquel panorama, todo se refleja en aquel espejo,
donde lo pasado i lo venidero vienen a confundirse en el va-
cio que el present deja. MArmol es poeta, i es idstima que
cante lo incantabile, la descomposicion, el marasmo. 4 Quidn
no siente que fragments como 6ste debieran andar entire
las Orientales?
i Los tr6picos! El aire, la brisa de la tarde
Resbala como tibio suspiro de mujer,
I en voluptuosos jiros bes&ndonos la frente,
Se nos desmaya el alma con dulce languidez
Mas, i ai! otra indecible, sublime maravilla
Los tr6picos encierran, magnifica : la luz,
La luz radiant, roja, cual sangre de quince afios,
En ondas se derrama por el espacio azul.
Alli la luz que bafia los cielos i los montes
Se toca, se resisted, se siente difundir;
Es una catarata de fuego despefiada
En olas perceptibles que bajan del cenit.
El ojo se resiente de su punzante brillo
Que, cual si reflectase de places de metal,
Traspasa, como flecha de imperceptible punta,
La cristalina esfera de la pupila audaz.
A d6nde esta el acento que describir pudiera
El alba, el mediodia, la tarde tropical,
Un rayo solamente del sol en el ocaso,
O del million de estrellas un astro nada mas?
Semeja los destellos, esplendidos, radiantes,
Que en torbellino brota la frente de Jehovt
Parado en las alturas del ecuador, mirando
Los ejes de la tierra, por si a doblarse van.
I con la misma llama que abrasa, vivifica
La tierra que recibe los rayos de su sien,
E hidr6pica de vida revienta por los poros
Vejetacion manando para alfombrar su pi6. ,






VIAJES. 66
El cerebro de donde han saltado estas abrasadas chispas
puede adaptarse mui bien a las cavidades del craneo de Vic-
tor Hugo o de Lamartine. ,I d6nde, sino entire los mas cla-
ros injenios, puede encontrarse conception mas alta, pintan-
do la brevedad de los siglos al atravesar la eternidad?

t De su caos los siglos se desprenden,
Llegan, ruedan, levantan en sus manos
Jeneraciones, mundos, i descienden
De la honda eternidad a los arcanos;
Asi del hombre las pasiones hienden
Por esos del placer goces mundanos,
Roban la aroma de la flor, i luego
Vuelven al corazon marchito el fuego.
Tienen i nada mas sobre este mundo
Una nation, un siglo; un hombre, un dia.

I cuando busca las causes de la degradacion de su patria,
i encuentra en nuestros tristes antecedentes hist6ricos la
Espafia:
( Eso tiene este mundo americano,
Como fibras de vida dentro el pecho,
Desde el florido suelo mejicano
Hasta la esteril roca del Estrecho,
Absolutismo, siervos i tirano,
Farsas de libertad i de derecho,
Pueblo ignorante, envanecido i mudo;
Supersticion i fanatismo rudo.

i Coraje, mi querido Marmol! Si alguna vez vuelves atras
la vista en la ruda send que has torado, me divisards a lo
16jos siguiendo tus huellas de Peregrino! Sed el Isaias i el
Ezequiel de ese pueblo escojido, que ha renegade de la civi-
lizacion i adorado el becerro de oro! Sin piedad, afWale sus
delitos! La posteridad i la historic te haran justicia. Gritadle,
con el grito vengador del pudor ofendido :

c Diputados, ministros, jenerales,
I Qu6 haceis? Corred, el bruto tiene fiebre,
Arrastrad vuestras hijas virjinales
Como manjar nitroso a su pesebre;






o4 OBRAS DE SARMIENTO.
Corred hasta las santas catedrales,
A vuestros pi6s la lpida se quiebre,
I llevad en el craneo de Belgrano,
Sangre de vuestros hijos al tirano.

Me ha dejado at6nito, espantado Marmol con la lectura de
su poema, i otro tanto esperimentaban Lopez, Pinto, Herre-
ra, que oyeron la lectura de various fragments. Imposible
seguir aquel torrente de pensamientos i de imijenes, que
van cay6ndose i levantdndose como el agua que desciende de
las alturas de los Andes; la imajinacion se fatiga al fin, con
el relampaguear de las figures i de las comparaciones, que
revisten de un empedrado reluciente aun los pensamientos
mas comunes. I todos estos tesoros de moral, de justicia, de
valor, toda aquella joyeria de idealizaciones, de description i
de concepts, todo perdido, oscuro, porque la justicia estd
calumniada, oprimida, pisoteada, sin esperanzas de mejores
tiempos!
Encontre tambien aqui a mi antiguo amigo Ruguendas,
que en sus numerosos diseios ha estereotipado la naturaleza
i las fisonomias de las diversas secciones de la America del
Sud. Su grande obra sobre el Brasil le ha dado un nombre
en Europa; pero ni en Europa, ni en America se apreciarA
por largo tiempo todavia su esquisito talent de observation,
la nimia exactitud de sus cuadros de costumbres.
Ruguendas es un historiador mas bien que un paisajista;
sus cuadros son documents, en los que serevelan las trans-
formaciones, imperceptibles para otro que el, que la raza
espafiola ha esperimentado en America. El chileno no es se-
mejante al arjentino que es mas arabe que espafiol, como
el caballo de la pampa se distingue de a leguas del caballo
del otro lado de los Andes.
Humboldt con la pluma i Ruguendas con el lipiz, son los
dos europeos que mas a lo vivo han descrito la America. Ru-
guendas ha recojido todas las vistas del Brasil, i tal cuadro
suyo de la vejetacion tropical, sirve de modelo de verdad i
de gusto en las aulas de dibujo en Europa; Mejico, el Peru,
Bolivia, Chile, Arauco, la Repuiblica Arjentina i el Uruguai,
le ban suministrado en 20 afios de viajes, tres mil sujetos
de paisajes, vistas, costumbres, i caracteres americanos bas-
tantes a enriquecer un museo. Ruguendas tiene, sin embargo,






VIAJES. N0
sus predilecciones. Aleman, cosmopolita, es por lacandorosa
poesia de su caricter, arjentino i gaucho. Cudnto ha estu-
diado este tipo americano! Los artists europeos no acerta-
rian a apreciar el mdrito de sus composiciones. El gaucho ha
pasado al lienzo con sus hdbitos, su traje, su caracter moral;
la desembarazada inclinacion de su espalda, la contraccion
de los mdisculos de su fisonomia, que le es tan peculiar, co-
rresponden con el talante reposado i como equilibrand6se,
del que vive a caballo. Entre las escenas de la pampa, Ru-
guendas tiene dos tipos que repite i varia al infinite. La
escena de bolear caballos, i el rapto de las cristianas, el
poema 6pico de la pampa, de que Echeverria sac6 tan bello
partido en su Cautiva. i CuAntos contrastes de matices i de
caractdres suministra, en efecto, aquel drama, en que mil
families de los pueblos fronterizos pueden creerse penosa-
mente interesadas! La pampa infinita i los celajes del cielo
por fondo, confundidos en parte por las nubes de polvo
que levantan los caballos medio domados que monta el sal-
vaje; la melena desgrefiada flotando al aire, i sus cobrizos
brazos asiendo la blanca i pAlida victim que prepare
a su lascivia; ropajes flotantes que se prestan a todas
las exijencias del arte; grupos de jinetes i caballos; cuerpos
desnudos; pasiones violentas; contrastes de caracteres en
las razas, de trajes en la civilizacion de la victim i la bar-
barie del raptor, todo ha encontrado Ruguendas en este
asunto favorite de su animado pincel. HAlos ejecutado para
el Emperador, i recibido en recompensa la condecoracion
imperial. Me ha hecho obsequio de una salida de los sitiados
en Montevideo, en que ha ostentado toda la gala de su talent
de reproducir los tipos americanos. Distinguense entire la
muchedumbre de soldados improvisados, los arjentinos de
los orientales, mas por sus fisonomias diversamente anima-
das, que por las lijeras variantes del chiripA. Entre los jefes
a caballo que forman la cuispide del grupo, con6cese el que
es europeo por la manera de llevar la cabeza, i un italiano a
pie contrast al lado de los arjentinos i orientales, m6nos
elegantes en su postura.
Todo de Ud., etc.






OBRAS DE SARMIENTO.


RUAN

Seiior don Carlos Tejedor.

Mayo 9 de 1846.

Avise usted a los mios, mi buen amigo, que he tocado tie-
rra en Europa, que he abrazado, mas bien dijera, esta Fran-
cia de nuestros suefios. Puedo permitirme tal hip6rbole con
usted que ap6nas conoce el espafiol como se describe en Es-
pafia (que es, du reste, como debe escribirse) a fuerza de no
pensar ni sentir, sino como nos ha ensefiado a pensar i sentir
la literature francesa, finica que usted i yo llamamos litera-
tura aplicable a los pueblos sud-americanos. I no le pese a
usted de aquella su ignorancia. i Ai! de los que han habi-
tuado sus ojos desde temprano, a la luz fosforescente refle-
jada de aquella luna europea llamada la Espafia, de aquellos
autores que solo brillan donde hace noche oscura, i poni6n-
doles lo hueco de la mano en torno, para que el aliento no
disipe su fugaz e incierta luz. i Cuin pocos son los que mas
tarde pueden mirar de frente venir las ideas, sin cerrar los
ojos lastimalos i sin volverles el rostro! Ciponos a ambos
suerte mejor, criandonos al aire libre de nuestro siglo, es-
puestas nuestras juveniles cabezas desnudas a los rayos del
sol, a la lluvia i a la tempestsd. Asi es que nunca hemos
adolecido de romadizos, como ciertos individuos, cuando la
atm6sfera de las ideas recibidas cambia por uu libro o por
un acontecimiento nuevo. Jesto ninguno hice al leer al meta-
fisico Leroux en 1840; Victor Hugo me encontraba en un
rincon de las faldas orientales de los'Andes, dispuesto a se-
guirlo por el camino nuevo que venia abriendo, i la escuela
modern de historic, no bien se present, que hubo desnu-
dado mi espiritu de todos los andrajos de las interpreta-
ciones en uso. Los j6venes de buena voluntad en Amdrica
somos el modelo de aquel Jer6nimo Paturot, el Quijote de
las ideas francesas, si bien debo hacerle a usted la justicia
de decir que se qued6 en sus trece en 93, siguiendo de mala
gana i refunfufiando en los acomodaticios senderos abiertos







VIAJES. Z1
despues por el eclectismo, aquella corruption de la inteli-
jencia a quien tan sendas maldiciones envidbamos.
Por lo que a mi respect, dijera, si la modestia no tratase
de taparme la boca, que nuestros noveles cerebros han pa-
sado en veinte afios por todas las revoluciones que en un
siglo ha esperimentado el espiritu human. 4Por d6nde em-
pez6 usted sus lectures? ,Apuesto que cay6 en sus manos el
primer libro, como cay6 en las mias La filosofia de la histo-
ria, que tan seductoras mentiras contiene? Estaba seguro de
ello. Despues vino La moral universal; puede ser que el
Sistema de la naturaleza, i aqui me tiene usted a los veinte
afios, esceptico por lo m6nos, con el alma, aunque dura i es-
teril, rozada de toda mala i buena yerba, limpia como la
palma de la mano. Arela usted en seguida, i ridguela abun-
dantemente, siembre buena semilla, i gisteme esos frutos
cuando bien zazonados. 4Qud tal..... eh? Tengo de escribir
un tratado de agriculture del alma, para ensefiar la material
con que ha de abondrsela si se quiere hacerla producer ciento
por uno.
Imajinese, pues, c6mo debo estar de content viendome a
cuatro horas del Paris de Barbier, cuyo versos escribo por
fragments como me vienen a la memorial, tanto mas que
en tierra de Francia, su idioma empieza a haerseme ha-
bitual.
I1 est, it est sur terre une infernale cuve,
On la nomme Paris: c'est une large 6tuve,
Une fosse de pierre aux immense contours,
Qu'une eau jaune et terreuse enferme A triples tours;
C'est un volcan fumeux et toujours en haleine
Qui remue A longs flots de la matiere humaine;
Et qui, de temps en temps, plein d'une vase immonde,
Soulevant ses bouillons, d6borde sur le monde.
O race de Paris I race au coeur d6prav!
Race ardente A mouvoir du fer ou du pave!
Mer don't la grande voix fait trembler sur les tr6nes,
Ainsi que des fiUvreux, tous les porte-couronnes!
Flot hardi qui troisjours s'en va battre les cieux,
Et qui retombe apres, plat et silencieux!
Race unique en ce monde, effrayant assemblage
Des l6ans du jeune homme et des crimes de l'age;
Race qui joue avec le mal et le trepas,
Le monde entier t'admire et ne te comprend pas I






88 OBRAS DE SARMIENTO.
I en efecto, ahora que me aproximo a aquel foco desde
donde parten para nosotros los movimientos del espiritu,
uno en pos de otro, como los circulos concentricos que des-
criben las aguas ajitadas en algun punto de su superficie,
siento no sd que timidez, mezclada de curiosidad, admiracion
i respeto, como aquel sentimiento relijioso e indefinido del
nitio que va a hacer su comunion primera. Si6ntome, sin
embargo, que no soi el hudsped, ni el estranjero, sino el
miembro de la familiar, que nacido en otros climas se acerca
al hogar de sus antepasados, palpitandole el corazon con la
anticipacion de las sensasiones que le aguardan, dando una
fisonomia a los que solo de nombre conoce, i tomando pres-
tados a la imajinacion, objetos, formas i conjunto, que la
realidad destruira bien pronto, pero que son indispensables
al alma, que como la naturaleza, tiene horror al vacio.
Quiero, pues, antes quedarme en ayunas de toda impre-
sion estrafia, i para conseguirlo necesito contarle algo de
mi travesia de Rio Janeiro acd. ,Por d6nde iba Ud.? Roman-
ticismo? Ya pas6. Eclectismo? Lo hemos rechazado. jLa
monarquia moderada? i Quite alld! iLa repdblica del 93, con
la asamblea nacional?..... Oiga Ud. al oido, tengo un secret.
El falansterianismo, el furierismo, el socialismo! IQu6 repi-
blica ni que monarquia I Voi a contarle el caso.
Habiamosnos reunido en el Brasil Irarrizaval i los j6venes
chilenos que le acompafiaban, i no obstante la amistosa so-
licitud del enviado estraordinario a Roma, parti en distinto
buque, si bien al mismo tiempo que ellos. Con veinte chile-
nos se vive en Chile siempre aunque est6 uno en el Japon,
i yo queria, desprendidndome de las reminiscencias ameri-
canas, echarme en aquel mundo de estrafios en cuyo seno
habia de vivir en adelante. No quedaron frustrados mis deseos
a bordo de la Rose, hermoso paquete que hace la travesia
entire el Havre i Rio, construido esprofeso para el lucrative
trasporte de pasajeros, i decorado con un lujo a que no es-
tamos habituados en el Pacifico. Entre 45 pasajeros de proa,
un arjentino i yo perteneciamos al habla castellana; algunas
families brasileras, gran ndmero de franceses, tal cual ale-
man, hd aqui la sociedad en que debiamos movernos durante
la navegacion; mundo que tiene por limits el casco del bu-
que, tien el que no tardan en formarse parcialidades, enre-
darse intrigas, i nacer malquerencias o aficciones entire indi-






VIAJES. 89
viduos que al tocar la tierra van a perderse de vista acaso
para siempre. Las formas de la civilidad sirven al principio
de tentaculo suave, para examiner el caracter i condition de
cada uno de los habitantes de a bordo, hasta asimilarse los
unos i alejar a los otros, segun que se adapta o no a nuestro
modo de ser; i tan constant es esta regla, que aquel j6ven
arjentino que obedeciendo a las simpatias de idioma, habia
torado camarote conmigo, a los tres dias estuvo ya fuera
de mi circulo, absorvido por uno de los brasileros, a quien
lo apegaban invenciblemente las afinidades de la sangre de
24 anos, tan llena de expansion de ordinario, tan rica de ilu-
siones. No era tan de fAcil composicion mi cosmos, i aquella
reserve, rayando en timidez en los que no pecan de comuni-
cativos, prolongaba mi aislamiento aun despues de que todos
los grupos estaban perfectamente disefiados. Ruguendas me
habia presentado un j6ven aleman de tan blando character,
como era lijera su sangre; el caballero Saint-Georges a un
capitan de corbeta frances, de regreso de Tahiti a Francia,
cu'to en sus modales, pero verdadero official de marina, de
dificil abordaje; i entire la turba de pasajeros, haciase notar
un j6ven pAlido, de nariz aguilefia, sombreado el conjunto
de sus nobles i bellas facciones por una barba negra, relu-
ciente, tupida i prolongada hasta el pecho.
Estos tres individuos eran los que por position, education
i edad parecian mas amalgamables; pero el progress de
nuestras relaciones era lento : bonjour, bon soir, i esta o la
otra observacion pasajera, formaban el caudal de nuestros
diAlogos. Tambien ellos me tenian en cuenta; cada uno
contando con atraerme a su circulo, sin que se escediesen
de aquella comedida reserve que guardian los que se estiman
para los que principian a estimar. Entre el de la barba negra
i yo, mediaban ademas circunstancias orijinales. Supo 61
bien pronto que era yo unitario de los que no transijen, i sa-
bia yo por mi parte que era 61, aunque frances, partidario de
Rosas; i esta antipatia de ideas nos hacia solicitos i respe-
tuosos reciprocamente, cuidadoso cada uno de no hacer
saltar la primer chispa que podria traer el malestar que
causan las opinions irreconciliables. No tard6, empero,
la occasion de encontrarnos en presencia uno de otro, sobre
aquel escabroso terreno. Descendiendo por accidentela la
camara del buque, encontrilo esplicAndole al capitan de






90 OBRAS DE SARMIENTO.
corbeta la question del Rio de la Plata; i jamas he consen-
tido entire personas intelijentes, cualquiera que sea su rango
su position, que en mi presencia se calumnie o se desfigure
el verdadero caricter de la lucha. Este es un penoso deber
que me he impuesto, i que hasta hoi he llenado sin ceder a
consideration ninguna. Hai para mi algo de tan santo en las
grandes desgracias de los pueblos, que creo complicidad
imperdonable, el silencio, siquiera, cuando otros se per-
miten juzgarlas mal. Hube, pues, de tomar part en la con-
versacion, no sin disculpar mi no solicitada injeriencia, i
despues de esplicar hechos mal comprendidos, haciendo
salir la question del innoble cuadro en que la tienen ence-
rrada la fisonomia esterior de los sucesos, i la influencia de
las personas, el comandante Massin, Mr. Tandonnet el de la
barba negra, i yo, formamos un circulo mdnos numeroso sin
duda, pero en cuanto a intercambio de ideas, el mas escojido,
puesto que mui pocos de entire los demas pasajeros preten-
dian hacerse notar por este lado, salvo un brasilero entrado
en aflos, especie de bufon literate, que intent hacerse el
h6roe de la sociedad e hizo fiasco, a causa de la torpe in-
moralidad de sus gracias, que no daban, sin duda, la mas
alta idea de sus costumbres, relajadas hasta la crApula,
segun lo supimos mas tarde. Tenia, pues, mi mundo, mis
amigos i mi circulo en aquel trio tan penosamente formado.
Las cuestiones odiosas fueron poco a poco apartdndose,
quedando por material inagotable de nuestras pltticas, ideas
jenerales, accidents de viaje, reminiscencias artisticas, li-
bros, poetas, etc. El comandante Massin habia estacionado
largo tiempo en Tahiti, i penetrado en aquel mundo bdrbaro
de la Oceania, tan rico en studios sobre la naturaleza pri-
mitiva de los gobiernos i de las relijiones. Cuando el go-
bierno de Chile mand6 ocupar el Estrecho de Magallanes,
era 61 el capitan del vapor frances que los colonos encon-
traron surto en aquellas aguas, i aunque nada me haya
dicho directamente, algunos antecedentes significativos me
han dejado traslucir que reconocia el Estrecho de 6rden de
su gobierno para tomar posesion de 61. La ocupacion de las
Marquesas habia sido recomendada al -ministerio en una
obra en que el autor se estendia igualmente sobre la conve-
niencia de ocupar el Estrecho, a fin de asegurar las comu-
nicaciones con las islas del Pacifico; i esta segunda parte






VIAJES.
del proyecto, qued6 sin ejecucion por la oportuna media
del gobierno de Chile, que obedeciendo a indicaciones anA-
logas en cuanto a asegurar ventajas para su comercio, veia
en el Estrecho lo mismo que el gobierno frances buscaba.
Creia el comandante Massin que para la navegacion de vapor
prestaria aquella colonia de Magallanes importantes servi-
cios, si el gobierno chileno hacia continuar las sondas del
Estrecho en la parte que Fitzroy habia dejado incomplete,
pues allii estaban las verdaderas dificultades de la navegacion,
modificando bastante en mi con sus observaciones de ma-
rino, las ideas jenerales que yo habia emitido sobre el
mismo asunto en la 6poca que precedi6 a la ocupacion. A
prop6sito de vapor, quejdbase el comandante de la incapa-
cidad industrial de los hombres de Chile, i de la oportuni-
dad malograda por algunos individuos de Concepcion, para
haber asegurado con el gobierno frances una contrata de
carbon de piedra, que habria desenvuelto en el pais aquella
industrial i asegurado a los empresarios una fortune. Pero
todas sus reflecciones en ocho dias que permaneci6 en Con-
cepcion, no fueron parte a persuadirles que los precious exiji-
dos, siendo superiores a los del carbon ingl6s puesto en el
Pacifico, hacian impossible todo arreglo.
Mr. Tandonnet, ahora mi amigo, ofrecia aun instructivos
detalles de su residencia en America. Con una education
aventajada, i por la position de su familiar en aptitud de
viajar sin miras de comercio, habia residido en Montevideo
largo tiempo, pudstose en contact con los j6venes montevi-
deanos i arjentinos, tenido reyertas por la prensa con Rivera
Indarte, i formado una pobre idea del personal de los enemi-
gos de Rosas. Contrariado en sus miras como redactor de un
diario en frances, por el gobierno de Montevideo, que en los
primeros dias del sitio no podia permitir la emision de opi-
niones que contribuian, con los esfuerzos de Mr. Pichon, a
retraer a los franceses de armarse en defense de la plaza,
Mr. Tandonnet abandon la ciudad, abrigando cada dia
mayor enemiga contra aquellas jentes; pas6 al campamento
de Oribe, i aunque en su circulo no hallase nada mas digno
de su aprecio, el jefe se capt6 su voluntad por sus maneras
afables, i una verdadera amistad los lig6 desde ent6nces.
Con estos antecedentes pas6 a Buenos Aires, i alli en el
circulo de Manuelita, a quien fu6 presentado, empez6 a career






3% OBRAS DE SARMIENTO.
necesario para Ia Repuiblica Arjentina un gobierno que ta-
chaban de cruel, i que 61 solo encontraba rudo como el pais,
i adaptado perfectamente a los gobernados. Rosas lo recibi6
en su quinta, como un buen campecino, sin ostentacion, en
mangas de camisa. Habl6le cuatro horas de sus trabajos en
la campafia como hacendado, del cultivo del trigo introduci-
do por 61 desde mui temprano, i de la injusticia de los uni-
tarios en atribuirle actos de crueldad que nunca habia co-
metido. Gobernaba pueblos semibArbaros que no podian ser
reprimidos sino por la violencia, estaba cansado de aquella
penosa tarea, que lo distraia de sus ocupaciones campestres,
i asechaba la occasion de poder consagrarse a la vida domes-
tica; los federales no querian admitir su division, etc. A la
caida de la tarde el caballo de Tandonnet se habia estravia-
do, i Rosas, con la llaneza mas grande, le invit6 a pasar la
noche, durmiendo en efecto en una pieza inmediata a aque-
lla en que Rosas, Manuelita i uno de los locos dormian. Esta
escena campestre, tan inocente, con contraria a las ideas
que tenemos de un tirano, habian dejado en 61 profundas
impresiones. Rosas en moments de expansion i de buen
humor le habia golpeado la espalda i dirijidole bromas sobre
su barba, monument de tolerancia, puesto que no habia
otra en toda la extension de ]a repiblica. Rosas era desde
ent6nces un bon enfant, un paisanote sencillo i bonazo, go-
bernando sus estados como el buen rei Dagoberto que hacia
61 mismo su puchero, i daba audiencia a sus vasallos sen-
tado a la sombra de una encina, tomando su mate, o co-
miendo pan i queso. Asi se hace i se describe la historic.
Tandonnet profesaba, ademas, doctrinas que falseaban
su razon en punto a libertad. Tandonnet era falansteriano.
Habia bebido la doctrine en la fuente misma; era discipulo
de Fourier, i el Juan bien amado del maestro, Habiale
cerrado los ojos, i conservaba en su poder la pluma con que
escribi6 en los uiltimos mementos de su vida, algunos ca-
bellos suyos, i sus zapatos, como reliquias carisimas. Nues-
tras plAticas durante los dos meses de navegacion, nuestras
lectures, alimentibalas esta nueva doctrine, i mis medita-
ciones en las silenciosas horas de las tibias tardes tropi-
cales, despues de haber presenciado el esplendoroso ocaso
del sol, cuyas fantAsticas i sublimes magnificencias predis-
ponen el espiritu a la contemplacion, volvian otra vez sobre






VIJES. 93
ella, preocupado con la grandeza de las ideas, i la fascina-
cion de aquel sistema de sociedad que repudia la civilizacion
como imperfecta i opresora; la moral como subversive del
6rden arm6nico creado por Dios; el comercio como un salteo
de caminos; la ciencia de nuestros fil6sofos como la decep-
cion i el error; i los seis mil ailos de historic como la prueba
mas flagrante de que aun no vuelve todavia la especie hu-
mana de la senda estraviada en que se ech6 desde la vida
salvaje. Fourier rompe con todos los antecedentes hist6ri-
cos, niega el progress; i el despotismo, la monarqufa o la
repdblica, todas son palabras vanas sin resultado ninguno
positive. Quiero introducirlo al furierismo por la misma
puerta por la cual he entrado yo.
Fourier propone un sistema de asociacion en el cual el
trabajo serd atractivo, en lugar de ser repugnante, como
lo es ahora. Si las sociedades humans se organizan segun
su plan, he aqui lo que sucedera. ( Cuando el jdnero hu-
mano habrA esplotado el globo hasta los 60" norte, la tem-
peratura del planet se dulcificara i se hard mas regular. El
calor fecundante adquirird mas actividad; la aurora boreal,
haciendose mas frecuente, se fijar& sobre el polo i se esten-
dera en forma de anillo o de corona. La influencia de la co-
rona boreal cambiara el sabor de los mares, i precipitara las
particular bituminosas por ]a expansion de un dcido citrico
boreal. Este fldido'combinado con la sal de mar, dara al agua
marina el gusto de una especie de limonada que nosotros
Ilamamos agrisal. > Esta decomposicion es uno de los preli-
minares necesarios para las nuevas creaciones marinas, de-
biendo ser aniquiladas por la inmersion del fliido boreal i la
descomposicion que operard en los mares, todas aquellas
lejiones de monstros marines, los cuales seran reemplaza-
dos por una multitud de anfibios serviciales. Habra ent6n-
ces < anti-ballenas remolcando los buques en las calmas;
anti-tiburones ayudando a arrear el pescado; anti-hipop6-
tamos tirando las lanchas en los rios, etc. )) ( El caballo si-
guiendo este progress de ]a naturaleza, sera reservado para
tiro solamente, cuando se posea la familiar de portadores
elasticos, el anti-leon, el anti-tigre i el anti-leopardo, que
seran de triple dimension que los de los mundos actuales.
Asi, cada paso de un anti-leon, hard cuatro toesas saltando i
escurridndose a la vez, i el caballero que vaya montado






94 OBRAS DE SARMIENTO.
sobre la espalda de este corcel, ira mas muellemente que
en una berlin suspendida. i Qu6 gusto no darA, esclama
Fourier, habitar este mundo, cuando se posean tales
servidores! )
I si estas cosas no han sucedido, cilpese de ello al hombre
mismo que no ha sabido preparar los antecedentes. ( Se han
engafiado, dice el profeta, de una manera estrafia, sobre el
papel asignado al hombre, cuando se le ha tratado de criatu-
ra frajil, de gusano de la tierra; es al contrario un ser de
gran peso en los destinos universales i ello va a reconocerse
como un error cientifico de nuestro globo, pues puede com-
prometer el universe entero, la masa de los planets, i el sol
de la b6veda celeste que, despues de muchos miles de afios,
esperimentan este perjuicio de la parte de nuestro planet.
El sol enjendra mundos i de su cohabitacion con los pla-
netas, nacen lunitas graciosas i retozonas como unos cabri-
tillos. El El sol, aunque mui active en funciones luminosas,
estA contrariado en sus funciones aromales por efectos de
derrames de nuestro planet (fecundacion de las plants)
que no puede suministrar sino aromas de mala calidad
(hueros), mientras no est6 organizado en armonia. (Sistema
social de Fourier). )
(( El sol ha fijado ya un cometa, la lunita Vesta o Febina;
puede haber fijado otras aun, i puede ser que los dos satd-
lites de Saturno, recientemente descubiertos, no estuviesen
en line hace 2000 afios. Durante tres siglos anteriores al di-
luvio, la tierra di6 buen aroma, tetra cardinal, de que hizo
uso para fijar a Vesta. Pero la provision estaba agotada en
tiempo de CUsar, en que el sol ha sufrido una grave enferme-
dad, de la cual hA esperimentado una recaida en 1785. Es
falso que haya estado enfermo en 1816, como lo sospecha-
ron algunos. Era la tierra quien estaba afectada i lo estA ca-
da dia mas i mas, segun lo que se observa por la degrada-
cion climat6rica i el desarreglo de las estaciones. ,
(( El alma es inmortal, pero perfectible viajando de un
mundo al otro, i volviendo a animar nuevos series, hasta
obtener la perfeccion. s
( Nuestras almas, al fin de la carrera planetaria, habrAn
alternado 810 veces del uno al otro mundo, en emigracion e
inmigracion, de las cuales 810 son intra-mundanas i 810 ex-
tramundanas. ))






VIAJES. 95
( Las almas en la otra vida toman un cuerpo formado del
element que Ilamamos aroma, que es incombustible i homo-
jeneo con el fuego. Penetra los s6lidos con rapidez como se
le ve por el aroma llamado fluido magn6tico. ,
( Las almas de los difuntos gozan de diversos placeres que
nos son desconocidos, entire otros el placer de existir i de
moverse. Nosotros no tenemos conocimiento de este bienes-
tar, comparable al del aguila que flota sin ajitar las alas. Es
esta una facultad de que gozan constantemente en la otra
vida las almas de los difuntos, provistas de cuerpos aroman-
tes, la felicidad de existir, sin tocar la tierra, ni mover las
piernas. Las flores, los animals, todos los series creados
son tipos de las pasiones humans. ( Siendo el ave el ser
que se eleva sobre los otros, la naturaleza ha colocado sobre
su cabeza los retratos de las species de espiritus de que
estan amuebladas las cabezas humans. El Aguila, imajen de
los reyes, no tiene sino un moflo pobre i echado para atrAs, en
serial del miedo que ajita el espiritu de los monarcas, obli-
gados a rodearse de guardian. El faisan pinta al marido en-
teramente preocupado de los riesgos de infidelidad. Se vd
una direction contraria en el moflo de la paloma, pintando
el amante seguro de ser amado. El gallo es el emblema del
hombre de mundo, del calavera afortunado con las mujeres.
El pato es el emblema del marido engatuzado, que no ve
sino con los ojos de su mujer. La naturaleza aflijiendo al
pato macho con una estincion de voz, ha querido pintar a
aquellos maridos d6ciles que no tienen el derecho de repli-
car cuando una mujer ha hablado. La col es el emblema del
amor misterioso. La coliflor es el emblema contrario, el
amor sin obstdculo ni misterio, los goces de la juventud
libre que voltejea de placer en placer. o
Despues de leer estos estractos que hago a la ventura de
los libros que me rodean hace dos meses, creera Ud., mi
querido amigo, que se haya compuesto este sistema fuera
de un hospital de locos? z Han podido realmente escribirse
tales cosas, i leerlas sin arrojar ellibro hombres intelijentes?
I sin embargo, Fourier es un pensador profundo, un inje-
nio de observation, de studio, de concentration. Libre de
todo contact con este mundo, sin education que falsificase
sus ideas, Fourier ha seguido una series de soluciones ma-
temAticas que lo han conducido a estas aberraciones, pero






ti OBRAS DE SARMIENTO.
bahiando de paso de torrentes de luz las cuestiones mas pro-
fundas de la sociabilidad humana. Pobre por election, de-
pendiente de una casa de comercio hasta los 66 afos para
vivir de un salario, ignorado largos afios despues de haber
publicado su teoria de los cuatro movimientos, vejado, bur-
lado cuando su sistema fu6 conocido de los sabios; Fourier
ha vivido en su mufido arm6nico, compadeciendo a los pre-
tendidos fil6sofos, i goz~ndose en la apoteosis que le aguarda
cuando las sociedades humans entren en el camino que l1
les deja trazado. Qud risa le escitan los economists! i Qub
desprecio le inspiran los moralistas! De los politicos que ha-
blan de libertad i de instituciones, no merece hablarse! Fou-
rier mand6 al doctor Francia del Paraguai un ejemplar de
sus obras, contando con que aquel sombrio tirano compren-
diese su pensamiento. Entre los sabios Newton, entire los
conductores de la humanidad Jesus, hd aquf los dos inicos
hombres que le han precedido, todo lo demas es canalla, pe-
dantes i majaderos. Contabame Tandonnet que una vez con-
versando ya en sus dltimos dias, decia Fourier sobre Jesu-
eristo : (( Hizo mal en entrar tan pronto a Jerusalen; se dej6
arrastrar por el amor de la popularidad, todavia su doctrine
no habia echado raices profundas en el pueblo; 61 debi6 con-
tinuar mas tiempo predicando en las campafias i huir de la
capital donde la aristocracia i el clero eran poderosos. Pero
se dej6 alucinar, i la transitoria ovacion del domingo de Ra-
mos, solo sirvi6 para precipitar su suplicio. Yo en su lugar
habria permanecido mas tiempo en Galilea. ) Ya ve Ud. una
manera nueva de esplicar el Evanjelio. Segun este sistema,
Jesus daba banquetes monstruos a orillas del lago de Cafar-
naun o de Genesareth para esponer en un meeting general
la nueva doctrine social. Qud estrafio era ent6nces que so-
brasen doce canastos de pan, si nadie comia, escuchando al
orador, subido sobre alguna roca para hacerse oir a campo
raso como O'Connell o Cobden? Ahora comprendo quienes
son aquellos fariseos a quienes larga tantas punzadas; son
los lores, el parlamento, los partidarios del privilejio i del
moaopolio, los cuales le echaron el guante cuando 61 creia
poder derrocarlos, i lo colgaron; nada mas natural. Asi se
ha beeho siempre con los que han venido a turbar la tran-
quilidad piblica con nuevas doctrinas. Es una fortune que
Fourier haya escapado a esta recompensa que los pueblos






VIAJES. UI
tienen prontita para los redentores, desde S6crates hasta
nuestros tiempos.
En despecho de todas estas estraflas lucubraciones de un
espiritu que parece hablar desde otro planet que el nues-
tro, en despecho del ridicule tan fatal siempre para las inno-
vaciones, Fourier tiene discipulos, hombres profundamente
convencidos, i que esperan con fe imperturbable la realiza-
cion de su sistema. Varios ensayos de falansterio se han in-
tentado en Francia, en el Brasil, i en los Estados-Unidos, i
si bien el dxito no ha justificado la teoria, todo el mundo
estd convencido de que el inconvenient no estd en ella
misma, sino en el medio ambiente, en la falta de recursos
suficientes para la realizacion material del hecho. Lo que es
innegable, lo que sin ultrajar el pudor i la justicia no puede
negarse, es que las Cunas Pzblicas, las Salas de Asilo, las
Colonias Agricolas para los nifios delincuentes en que se les
ensefian tres oficios, creaciones todas tres que han recibido
ya la sancion de la esperiencia, i asumido el rango de insti-
tuciones pdblicas en Francia, son robadas, plajiadas a Fou-
rier, el primero i el inico que ha sujerido la idea. Los con-
flictos de la concurrencia, los alzamientos de los obreros por
falta de trabajo, la opresion i la muerte de las classes pobres,
aplastadas por las necesidades de la industrial, Fourier los
habia espuesto a priori, antes de que el parlamento ingl4s
se ocupase de disminuir las horas de trabajo, ni Cobden he-
chb su famosa liga de los cereales, lo que prueba que hai
algo de fundamental en la doctrine del visionario, doctrine
en cuyos detalles no entrar6 aqui, como le espondr6 a Ud.
las objeciones de mi incredulidad de civilizado. A mf no me
espanta la corona boreal, ni se me da un ardite de que el
mar se convierta o n6 en limonada. Hai tantos limones en
Chile, que puede uno prescindir por egoismo de aquella ina-
preciable ventaja, que para lo que es ahogarse, lo mismo
tiene hacerlo en agua salada que en un mar de orchata. Pero
yo hubiera querido que Fourier, i esto es lo que objeto a sus
discipulos, hubiese basado su sistema en el progress natu-
ral de la conciencia humana, en los antecedentes hist6ricos,
i en los hechos cumplidos. Las sociedades modernas tienden
a la igualdad; no hai ya castas privilejiadas i ociosas; la
education que complete al hombre, se dd oficialmente a to-
dos sin distinction; la industrial crea necesidades, i la ciencia






98 OBRAS DE SARMIENTO.
abre nuevos caminos de satisfacerlas; hai ya pueblos en que
todos los hombres tienen derecho de gobernar por el sufra-
jio universal; la grande mayoria de las naciones padece;
las tradiciones se debilitan, i un moment ha de Ilegar en
que esas masas que hoi se sublevan por pan, pidan a los
parlamentos que discuten las horas que deben trabajar, una
parte de las utilidades que su sudor da a los capitalistas.
Ent6nces la political, la constitution, la forma de gobierno,
quedaran reducidas a este simple question : c6mo han de
entenderse los hombres iguales entire si, para proveer a su
subsistencia present i future, dando su parte al capital
puesto en actividad, a la intelijencia que lo dirije i hace
producer, i al trabajo manual de los millares de hombres
que hoi emplea, dandoles ap6nas con que no morirse, i a
veces matindolos en ellos mismos, en sus families i en su
projenie? Cuando esta question, que viene de todas parties,
de Manchester, como de Lyon, encuentre solution, el furie-
rismo se encontrara sobre la carpeta de la political i de la
lejislacion, porque esta es la question que l6 se propone
resolver.
I luego, i,por qu6 la libertad ha de ser indiferente, aun
para la realizacion misma del descubrimiento social? ,Por
qu6 la repiblica, en que los intereses populares tienen tanto
predominio, no ha de apetecerse, no ha de solicitarse, aun-
que no sea mas que un paso dado hdcia el fin, una prepara-
cion del medio ambiente de la sociedad para hacerla pasar
del estado de civilizacion al de garantismo, i de ahi al de
armonia perfect? Esto es lo que no le perdono a Fourier,
cuyas doctrinas han hecho a mi amigo Tandonnet, indife-
rente a los estragos hechos por el despotismo estipido en
Buenos Aires, i amigo i admirador del bonazo de D. Juan
Manuel.
Baste ya de ideas abstractas, ipara despejar su espiritu de
estas series preocupaciones, p6ngase V. conmigo a bordo de
la Rose, que ya vamos llegando a Francia. Todos los dias hai
una hora o mas de noir et rouge, especie de monte en que
cada uno pierde o gana alternativamente algunos francos.
Un brasilero ex-escribano i que va a cualquiera universidad
alemana a comprar un titulo de abogado sin rendir exAmen,
cuando ha colectado una buena suma se levanta sin cere-
monia dejando a los aficionados mirando. La indignacion se






VIAJES. U9
hace general a bordo; un dia protestan todos contra tamafia
indignidad; el comandante Massin, tan circunspecto de ordi-
nario, apoya este movimiento con algunas palabras piblicas
ya que no oficiales de reprobacion; i cuando el indigno se ve
oprimido por la opinion unAnime de la c6mara de proa, se
dirije a mi, como americano al fin, ya que no tengo la gloria
de ser brasilero, i con voz insegura me dice : ( Estranjeros!
canallas, quidn les hace caso! ) He aqui para lo que sirve la
nacionalidad americana; escudo de maldades siempre, mas-
cara de la nulidad i de la impotencia. Estranjeros! i sin em-
bargo, estamos a dos dias de distancia de las costas de
Francia, en un buque frances, entire europeos, formando los
americanos de puntos distintos, estranjeros tambien entire
si, una minoria insignificant. Am6rica del Sur! espafiola o
portuguesa, la misma siempre!
Las costas de Francia se disefiaron al fin en el lejano hori-
zonte. SaludAbanlas todos con alborozo, las saludaba tam-
bien yo, sintidndome apocado i medroso con la idea de pre-
sentarme luego en el seno de la sociedad europea, falto de
trato i de maneras, cuidadoso de no dejar traslucir la gau-
cherie del provinciano, que tantas bromas alimenta en Paris.
Saltabame el corazon al acercarnos a tierra, i mis manos re-
corrian sin meditacion los botones del vestido, estirando el
fraque, palpando el nudo de la corbata, enderezando los
cuellos de la camisa, como cuando el enamorado novel va a
presentarse ante las damas. La Rose entra en los docks o
bassins (no conozco la palabra castellana que supla estos
nombres), atraca al borde de madera de los canales, i una
innoble turba de criados elegantemente vestidos nos asalta,
nos grita, escala el buque por las maromas, nos rodea como
moscas, nos apesta con su aliento, se insinda en nuestras
manos i en nuestros bolsillos para depositar una tarjeta con
el nombre del hotel que los envia. Es en vano hablarlos,
injuriarlos, espantarlos con las manos, fugarse, esconderse.
Eh! la Europa! triste mezcla de grandeza i de abyeccion, de
saber i de embrutecimiento a la vez, sublime i sucio recep-
taculo de todo lo que al hombre eleva o le tiene degradado,
reyes i lacayos, monumentos i lazaretos, opulencia i vida
salvaje!
No he podido desimpresionarme en dos dias delmal efecto
que me ha producido esta primera impression. Pareceme que