<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 Advertencia
 Ortografia Americana
 Instruccion Publica
 Indice del Tomo Cuarto














PRIVATE ITEM
Digitization of this item is currently in progress.
Obras de D.F. Sarmiento
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00010664/00004
 Material Information
Title: Obras de D.F. Sarmiento
Physical Description: 53 v. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909
Belin Sarmiento, Augusto, 1854-1952
Publisher: Belin
Place of Publication: Paris
Publication Date: 1909
 Subjects
Subjects / Keywords: Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-1910   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Argentina
 Notes
General Note: Vol. 1-6 "reimpresion" 1909.
General Note: Vols. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno" 1895-1900 (v. 7, 1896); v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; v. 53: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note: Vols. 1-7 comp. by Luis Montt ; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. Cf. "Advertencia"," v. 1.
General Note: Vols. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del govierno arjentino."
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 04759098
ocm04759098
Classification: ddc - 982
System ID: AA00010664:00004

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Advertencia
        Page i
    Ortografia Americana
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Instruccion Publica
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
    Indice del Tomo Cuarto
        Page 489
        Page 490
Full Text

K.


OBRAS

DE


D. F. SARMIENTO


TOMO IV


REIMPRESION





PARIS
BELIN HERMANOS, EDITORS
CALLE DE VAUGIRARD, 52

1909


ORTOGRAFIA,
INSTRUCTION PUBLIC
1841-1854








ADVERTENCIA



En la primera parte de este volimen hemos reunido to-
dos los escritos del senior Sarmiento, firmados o an6nimos,
sobre ortograffa americana, desde la Memoria en que desa-
rroll6 su teoria ante la facultad de humanidades de la Uni-
versidad, hasta el filtimo articulo que escribi6 en defense de
la reform que este cuerpo acept6 i mand6 poner en uso. Si
considerado aisladamente alguno de esos escritos, present
poco interest, el conjunto de ellos esplica de sobra como la
Universidad, i lo que era mas dificil, el pais en general, aca-
baron por adoptar la nueva ortograffa. Cuando despues esta
ortograffa principi6 a ser abandonada por algunos impreso-
res, el senior Sarmiento se encontraba en Europa.
Los articulos sobre instruction pdblica reunidos en la se-
gunda parte, han sido entresacados del Mercurio, del Pro-
greso, de la Tribuna i del Monitor de las Escuelas Primarias,
obedeciendo, al hacer su selection, al mismo plan que en
los tomos anteriores nos ha guiado.
La reimpresion de todo lo que sobre instruction pdblica
escribi6 el senior Sarmiento en la prensa diaria durante ca-
torce afios, hoi no tendria objeto. Aun asi habiendo dese-
chado much, este volimen exede en mas de cien pAjinas a
los primeros.

Setiembre 30 de 1886.
L. MONTT.








ORTOGRAFIA AMERICANA



MEMORIAL SOBRE ORTOGRAFfA AMERICANA

PR6LOGO

A los Americanos

Someto a la consideration de todos los americanos que
saben leer i necesitan escribir, las observaciones contenidas
en la present Memoria, que lei a la Facultad de Filosofia i
Humanidades de la Repfiblica de Chile.
El conocimiento de la ortografia, o la manera de escribir
las palabras, es una cosa que interest a todos igualmente; a
los que se dedican a las letras, como. a los comerciantes, a
los hacendados, a las mujeres, a toda persona, en fin, que
tenga necesidad de escribir una carta.
Ahora, para no equivocarse en la election de las letras di-
versas que representan un mismo sonido de nuestro idioma
hablado en Am6rica, debe cada cual que quiera escribir con
propiedad saber mui bien latin, o de lo contrario, observer
durante muchos afios i retener en la memorial la manera co-
mo estan escritas las palabras en los libros, esto es, el uso
comun i constant.
Pero como hoi no hai uso comun i constant, porque
coexisten diversas maneras de escribir, i necesitamos adop-
tar una ortografia cualquiera, he creido que para librarnos
de un golpe de los errors que a cada paso cometemos en la
election de las letras; para escusarse la mayoria de los ame-
ricanos de aprender latin o andar ailos enteros atisbando la
manera como estAn escritas en los libros las palabras, debe-
mos consultar el modo constant que hai en Amdrica de pro-
nunciarlas, realizando de una vez la acertada indication de
Nebrija.
Que cada letra tenga su distinto sonido,
SQue cada sonido tenga su distinta letra.
En Amdrica se ha perdido el sonido representado por la z






2 OBRAS DE SARMIENTO.
de los espafioles, i en Espafia i en America el sonido anti-
guo representado por la letra v.
La letra h no tiene ya sonido alguno, i es dificil adivinar
d6nde debe colocarse. La xno tiene hoi mas valor que elde
gue i s, o de que i s; luego se puede descomponer i ponerse
en su lugar las letras que correspondent a aquellos sonidos.
Si alguno duda de que el sonido z i el sonido v de los
espafioles se han perdido completamente en America, que
vaya a los colejios i haga que hablen en su presencia los j6-
venes que de todas las republican americanas se encuentran
en ellos, i si esto no le basta para former juicio, que escu-
che a sus padres, si no son espafioles, a su familiar i a todos
los que en America hablan castellano :
Que asista a las Camaras, donde hablan los hombres mas
ilustrados de la Reptiblica; i si hai alguno que pronuncie z o
v, pregintele al oido, cuantos afios de trabajo le ha costado
habituarse a la moneria de imitar la pronunciacion espafiola;
ponga atencion en seguida a lo que dice, i se divertird un
poco oyendole a la menor distraccion cambiar una s por z, o
una z por s; i luego oiga hablar a un peninsular, i verd que
es mui distinta la pronunciacion de esas letras en boca de
un castellano; en una palabra que todos nuestros esfuerzos
para restablecer los sonidos perdidos, son una verdadera
payaceria;
Que asista a las pldticas i sermons donde se ostenta la
oratoria sagrada, i nunca oird el sonido z i el sonido v, a no
ser que el predicador sea espafiol;
Que oiga en los salones a las sefioritas, i nunca percibira
el sonido z ni el sonido v, esceptuando tan solo en la pala-
bra corazon en que por monada pronuncian la z;
Que concurra a nuestro teatro, i oird en 6l al actor espa-
fiol Fedriani hacer silver la s, i prolongarla indefinidamente
en las finales; al celebre actor Casacuberta pronunciar la z
de los espafioles, pero no la s, que la hace mista como todo
americano, i a los demas actors pronunciar unas veces la z,
otras no, i hacer una mezela ridicule de pronunciacion espa-
fiola i americana.
I si se convince al fin de que estos sonidos se han perdido
en el lenguaje hablado, no use nunca en lo escrito las letras
z o ce, ci, ni la v, que no representan nada, porque nunca las
usard bien, sin un grande studio, i porque es ridicule estar






ORTOGRAFiA AMERICANA. 3
jusando la ortografia de una nacion que pronuncia las pala-
bras de distinto modo que nosotros, i esto precisamente en
las letras cuyo uso es mas dificil i nos Ilena de embarazos.
Lo demas es estar perpetuando abuses perjudiciales,
echarse la jeneralidad la mancha de ignorantes sin merecer-
la, i condenar a nuestros hijos a los tormentos que nos ha
costado a nosotros aprender a leer.
He sometido a la Facultad de Humanidades de Chile mis
observaciones, que son las que puede hacer cualquier ame-
ricano que no tenga el juicio pervertido por la education, a
fin de que ella las aplique inmediatamente a la education
primaria, escribiendo los silabarios i los libros en ese sen-
tido.
Echada esta base s6lida a la reform :
La adoptarin los profesores de los colejios i los estu-
diantes;
La adoptaran los j6venes instruidos que tengan suficiente
patriotism para sacrificar una ciencia initial, en bien de las
jeneraciones venideras;
La adoptaran los diaries;
La adoptaran los que escriben memories, alegatos, opuis-
culos, libros, etc.
La adoptarin, al fin, los libreros que nos proven de li-
bros desde Francia e Inglaterra, que es donde estin las im-
prentas que surten de ellos a la Amdrica.
I si no pudidsemos conseguir tan de pronto uniformar en
todas las secciones americanas la ortografia i que los libre-
ros franceses la adopten; porque no hai cosa uitil i rational
en el mundo que no haya tenido que luchar largo tiempo
con las resistencias que opone la rutina, la preocupacion, la
falsa ciencia (hasta la vacuna encontr6 resistencias!) no
dejemos por eso de adoptarla en nuestras escuelas que nada
tienen que ver con los demas paises, en nuestra escritura
manuscrita, en nuestros peri6dicos, tratados elementales ii
opisculos; porque si ahora no lo hacemos por temor de quej
no pueda uniformarse la ortografia, dentro de cien anos,
cuando se sienta la necesidad de hacerlo, habra la misma
razon para no dar principio.
Las grandes reforms, las que estan fundadas en principios
inmutables i reconocidos por todos, se efectuan cerrando
los ojos, i poniendo mano a la obra. Cuando la Convencion






4 OBRAS DE SARMIENTO.
francesa mand6 organizer el famoso sistema decimal de pe-
sos i medidas, que sera al fin el sistema del mundo civiliza-
do, no se par6 en las dificultades con que tenia que luchar,
sino que lo liev6 a ejecucion. Despues de medio siglo el sis-
tema decimal esta peleando todavia en Francia; pero ven-
ciendo i acabando con los absurdos i la arbitrariedad de los
antiguos sistemas. Lo ha adoptado ya la Holanda, la B6ljica,
muchos estados de la Confederacion JermAnica; se prepare
a adoptarlo toda la Europa civilizada entera; empieza a
adoptarse en Venezuela, i nuestro ministry del interior ya
habla en la memorial de este afio de la necesidad de ir pre-
parando el pais para la adoption de aquel sabio sistema que
sera el sistema universal. Asi se obra, pues, cuando la razon
i la conveniencia estan de acuerdo. Obremos, pues, asi no-
sotros.
El que quiera convencerse de las ventajas, conveniencia,
i utilidad de la reform ortografica que propongo, lea la
adjunta memorial i juzgue por si mismo.


MEMORIAL LEIDA A LA FACULTAD DE HUMANIDADES

El 17 de octubre de 4843

Sefiores : Cuando el gobierno por el ministerio de la ins-
truccion pdiblica me encomend6 informarle sobre los Mdtodos
de lecture conocidos i practicados en Chile, aventurd en el
opdisculo en que desempefi mi honrosa comision i que corre
impreso, hacer algunas observaciones sobre la division de
las silabas que componen nuestras palabras castellanas, i las
opuestas doctrinas de prosodistas de nota. Desde ent6nces
meditaba la formation de un silabario o rudimento de lec-
tura que, fu ndado en nipios regulares. en cuanto a la
manera de ensenfar con faciiiiTrt'r--frte 'de leer lo escrito,
lenase cumplidamente la necesidad jeneralmente sentida
de un libro elemental para este objeto, i que pudiese adop-
tarse en las escuelas primaries.
Por fltil que a algunos parezca el asunto, i sin poderme
dar razon a mi mismo de las causes que me han echado en
esta via, ello es que de much tiempo atras me he sentido





ORTOGRAFiA AMERICANA. 5
arrastrado a comparar i estudiar los metodos de lectura usa-
dos en nuestras escuelas, en las de otras republicas i en Es-
pafia, hasta que andando el tiempo me he puesto en conoci-
miento de la mayor parte de estos i de una no mui pequefia
de los que se usan en Francia e Inglaterra para la ensefianza
de sus respectivos idiomas. Creo, pues, Ilegado el caso de
-ofrecer a la ensefianza primaria del pais el resultado de mis
observaciones, formando un tratado elemental de lectura
segun el metodo que me ha parecido mas adaptable para
conseguir el grande objeto de hacer sencilla i facil la ense-
fianza de este arte. Pero antes de poner mano a la obra he
querido allanar algunas dificultades que para su acertada
realization me ocurren, i que siendo sobre puntos cuestiona-
bles, no he querido fiar su decision a mui juicio individual.
Afortunadamente la creacion de la Universidad de Chile, a
cuyo cuerpo tengo el honor de pertenecer, i en ella la Facul-
tad de Filosofia i Humanidades, se halla en aptitud de resol-
ver estas dificultades, discutiendo los puntos cuestionables
i prestando la sancion de su autoridad a lo que en material
de division de silabas i algunos puntos del arte grifico tiene
aun divididos hoi a los prosodistas.
Bien se que la autoridad de una corporation literaria not
depend de la position official que ocupa, sino de la sancioni.
que a sus decisions da espontaneamente lo opinion piblica;j
i que 6sta no se obtiene sino por la supremacia de capaci-
-ad en los individuos que la componen, manifestada por las
producciones literarias con que enriqueccn la sociedad, i
por cuyo medio se erijen en autoridad i constituyen la regla,
imprimidndola a aquella asi por la importancia de los libros
escritos por ellos, como por su espiritu, sus opinions i sus
ideas.
Testigo es de estaverdad la actual nulidad de la Academia .
de la lengua castellana, que muchos deploran, sihsaIera
que atribuir la inaccion a que esta condenada de much
tiempo atras; inaccion de la que se quejan los que hablan el
idioma tanto en America como en Espafia misma. Pero
ipara qu6 fin se ha de reunir ese cuerpo? ,Que autoridad
tiene sobre sus contempordneos, ni en qu6 puede apoyarla?
Los hombres que la forman son por ventura los autores de
los libros que dirijen hoi el pensamiento espafiol? ISon fil6-
sofos que puedan compararse con los fil6sofos de las naciones





6 OBRAS DE SARMIENTO.
que nos trasmiten las ideas de que vivimos? Son historia-
dores como Guizot, Thierry, Niebhur, Thiers, Michelet i
toda la grande escuela hist6rica de nuestra epoca? 4Son
sabios como Arago o Cuvier, literatos como Villemain, gra-
m~ticos como la nueva escuela francesa, poetas como Hugo,
Chateaubriand o Lamartine? No, por cierto : son, no obs-
tante ser los mas notables de Espafia, escritores mui subal-
ternos, pensadores comunes que important ideas de las na-
ciones vecinas a su pais, o como Hermosilla i otros pobres
diablos, se aferran en sostener lo pasado con dientes i ufas.
,Que ha de hacer, pues, la Academia espafola? Lo que hace,
no decir esta boca es mia, por temor de que los espafioles
ilustrados, los que se alimentan, como sus miembros mis-
mos, de la literature de las naciones civilizadas que tienen
escritores fil6sofos, se les rian en sus propias barbas, cuando
quieran alzarse como directors de las opinions a fuer de
cuerpo colejiado i oficialmente constituido.
Prescindo, pues, de que.haya en nuestro 'ueirpy iuno que
otro escritor que pueda sin mengua aspirar (por aqui no
mas) air nombre de tal, i uno cuya voz se ha hecho escuchar
con honor alguna vez portfodo el ambito de la America espa-
fiola; todo esto, sin embargo, no alcanza a constituir la au-
toridadliteraria, no digo en los paises que hablan el espafiol;
pero ni aun para Chile mismo. Mas la Facultad de Filosofia
i Humanidades tiene por su institution un teatro en que
hacer prevalecer sus doctrinas en material de prosodia i orto-
grafia, sanciondndolas por. su inmediata aplicacion a los
libros que hayan de adoptarse en lo sucesivo para la ense-
fanza pdiblica, constituyendo de este modo una practice se-
guida que alcance al fin a tornarse en autoridad; i como las
ideas que me propongo someter a la consideration del hono-
rable cuerpo a que pertenezco, vienen ya apoyadas por nu-
merosas i reiteradas tentativas de muchos espiritus indepen-
dientes que han intentado simplificar la escritura de nuestra
legui, i tic.i:nen por objeto hacer faciTi sencilla ia lectura
i la esitura del idioma para toda clase de personas, no hai
duda ninguna de que tarde o temprano llegar6n a prevalecer
i ser adoptadas aun por los mismos que al principio las re-
pugnasen.
Una Facultad de la Universidad que tiene por objeto mui
recomendado de su creacion impulsar la education primaria






ORTOGRAFIA AMERICANA. 7
i darla medios de difundirse, debe Antes de todo fijarse en
la manera de escribir los libros mismos por los cuales ha de
comunicarse la instruction. Se ha definido otra veza lIec-
tfira elarte d descifraf las palabras escritas; por el contra-
rio la escritura es el arte de pintar las palabras con los carac-
teres alfabeticos; de manera que antes de enseiiara lerealos
que no saben, deben los que saben estar de acuerdo sobre la
manera de representar en lo escrito los iensamientos que
han de constituir la materaj e la lectura; i sobre este punto
ni la razon esta conforme con la practice, ni esta practice es
uniform i constant. Por esto es que me he decidido, Antes
de poner mano a ninguno de los trabajos que para la ense-
fianza primaria prepare, a consultar a la Facultad de Huma-
nidades, a fin de que en cuanto a la manera de dividir
algunas silabas del idioma en que no estan de acuerdo los
prosodistas, adopted un partido cualquiera, i por lo que hace
alas reforms de la ortografia actual e propongo, tenga a
bien tomarlas en consideration i juzgar de su conveniencia,
a fin de que fijando sus principios en la material, adopted o
indique la march que convenga seguir en lo sucesiyo.
Dejando a un lado, por ahora, lo que tiene relacion con las
silabas, me contraerd a la ortografia del castellano, toman-
dome la libertad de entrar en detalles que creo indispen-
sables para corroborar la oportunidad de las ideas que me
propongo emitir.


ORTOGRAFIA DEL CASTELLANO

Todavia en el siglo quince la hermosa lengua castellana,
como todas las hijas p6stumas dellatin, permanecia bArbara,
sin gramAtica i sin que las jentes ilustradas quisiesen reco-
nocerle una indole propia, una existencia independiente i
noble. El idioma que la iglesia cristiana habia recojido de
entire los despojos del imperio romano, ocupaba solo los do-
minios del pensamiento i de las letras. Se pensaba en latin,
el castellano servia para pedir agua u otros menesteres vul-
gares. Todos nosotros hemos alcanzado la denominacion de
idioma vulgar, entire algunos escritores que creen que el
latin es una condition inherente a la especie humana, i que
no saben c6mo asombrarse lo bastante de que haya hombres






8 OBRAS DE SARMIENTO.
que pretendan saber lo que dicen preciAndose de ignorarlo.
Pero, al fin, la emancipacion de los idiomas romances
estaba preparada, i las academias italianas levantaron el
estandarte dela rebellion contra el impotente i est6ril latin,
elevando a la categoria de idiomas cultos a sus dignos pero
mal educados hijos, La Espana sigui6 el impulse dado, i la
Academia de la lengua tom5 por divisa el objeto mismo de
su institution, Limpia, fija i da esplendor. Efectivamente, la
Academia espafiola, es decir, los hombres que estaban por
ent6nces al frente de la civilizacion i de la cultural que em-
pezaba a desenvolverse, comenzaron, comosu lema lo indica,
por depurar el idioma, limpiandolo de las manchas que el
uso vulgar habia hecho recaer sobre 41, pulidndolo i adies-
trdndolo para la espresion de los concepts elevados i para
las bellezas del estilo.
Empezabase, pues, a usar del castellano para escribir
libros, bien mechados, se entiende, de tests latinos; pero
al fin, el fondo era castellano. La ortografia por ent6nces no
existia; cada autor a falta de antecedentes, adoptaba la suya,
segun que creia representar mejor los sonidos que herian
sus oidos.
En la coleccion delos trovadores espafioles reunida por el
judio Baena en el siglo XV se conservan muestras euriosas
de los vacilantes pass de la ortagrafia castellana en sus
principios, e inconcebible pareciera, a no estarse viendo,
que pudiesen escribirse libros enteros sin una coma, un
punto, ni un sign ortogrifico cualquiera, para dar cadencia
i division a las palabras escritas. En cuanto al uso de las le-
tras, copiard algunos fragments de la ortografia primitive.

v Este dezir fiso el dicho Alfonso Aluarez
Por la tunba del Rrey Don Enrryque el viejo.
Mi nonbre. fue don Enrryque
Rey de la. fermosa espafia
todo onbre. verdad publique
syn lysonja por fazaia
pobre andando. en tierra estrafia
Conquiste. tierras e gentes
agora parad. bien mientes
Qual yago. tan sin copaiia
So esta tunba tamaia.





ORTOGRAFA AMERICANA. 9
.. tan bien a los rrudos
a rricos a pobres. a henfermos e sanos

E de sus inperios. rriquesas poderes
rreynados conquistas cavallerias
sus vigios e onrras e otros plaseres
sus fechos fasafias e sus osadias
..................
Y va esta bos. disiendo
anda a dios te encomiendo
que non curo mas despafia.

En el C6dice manuscrito de las histories de Don Rodrigo,
se yen estas muestras de ortografia: : Con esta nota acabose
de escrevir a diez de Otubre deste afio; ,
I en el pr6logo : ((don rrodrigo por esa misma gracia arzo-
bispo de toledo vos enbia esta pequefia escritura.
I En las palabras que copio se deja ver la falta de reglas
fijas, i lo que es mas el complete olvido de los orijenes lati-
nos. La h sin sonido no se encuentra, como no debi6 encon-
trarse jamas, en las palabras hombre, honra, aunque se la ve
en enfermos. Fazaha esta una vez escrita con z, otra con s;
decir con z; decires i diciendo con s; enbia, escrevir, bos,
plaseres, yva, en contradiction abierta con los orijenes.
La ortografia empez6 a determinarse mas tarde, segun que
mayor n6mero de escritores de reputation adoptaban una
manera uniform de escribir las palabras; pero como estos
ganaban fama de sabios por ser los mayores latinistas, es de-
cir los mas versados en los conocimientos trasmitidos por la
tradition de Grecia i Roma, la escritura adoleci6 desde en-
t6nees de un defecto capital. El usoin i constantde os
grades escritores de la tpoca se-oaqver iae=lrlegla-Qtogr-
fica; pero como estos mismos escritores estaban aun sin
emanciparse del todo de la influencia del latin, que a titulo
de padre imponia el peso de su autoridad al idioma castella-
no que no podia reclamar los derechos de kaadolesceneia,
apelaban para solver las dificultades, al(orijenle lasala-
biasastellanas; de done resultaban dos Peg as1 oexisten-
tes, aunque emanadas la una de la otra. La mueheduymbre
seguia el uso cowun i constant de los escritores, que eran los
pocos; i 6stos iban a consufIiarT caepiino para arreglar su
escritura a los orijenes. Mas como el idioma latino habia






10 OBRAS DE SARMIENTO.
pasado largo tiempo para convertirse en castellano por len-
guas mui torpes o mui birbaras, habia adquirido resabios
que poder human ni acad6mico era parte a correjir. Era,
pues, precise consultar tambien para escribir con propiedad,
Slapronunciacion; i ya tenemos tres reglas que seguir para
pintar con los caract6res alfab6ticos nuestros pobres concep-
o tos. ETcso: el ornjen i la pronunciation; Irinidad tirAnica
que lhajerseguido con el dicladodeignorante al que no se
lilaoitildo a sus anfjoos. i
`ijo s-tos tres prncipios contradictorios las mas veces, i
fuera del alcance de la mayoria de los que han de usarlos
casi siempre, se form6 la ortografia del idioma; i hubiera
permanecido invariable, brbara i absurda, como ha perma-
neicdLa del inglesTi la del frances, t rTalmayor e las cala-
midadies uep uede recaer sore ina nacion, iio-Tibiese
abierto las puertas a la reform gradua e la escr ura, a
media que se olvidaban los orijenes, se rompila'aihidad
del uso por falta de escritores de nota, i prevalecia la pro-
nunciacion. Me esplicard.
Al mismo tiempo que el Dante elevaba el italiano al ran-
go de idioma culto, se operaba en Francia, Inglaterra i otros
paises de Europa, el mismo trabajo con las lenguas patrias.
Pero en uelosaies la elevacion del idioma national era
el mer aso dado hcia la inmensidcuurua qej-" os
hace las naciones mas intelientes i mas ricas delmunldo.n
Inglateirr un Bacon, en Francia un Descartes,-enrtemania
un Leibnitz, emanciparon el pensamiento de las trabas de
la tradition, cerrando el period de oscuridad intellectual lia-
mado edad media. A estos grandes luminares de sus nacio-
nes primero, i despues de la humanidad entera, se siguieron
centenares de escritores eminentes, que legaron a sus paises
respectivos una inmensa cantidad de libros en que se conte-
nian lasideas i los pensamientos que los educaban; i la ma-
nera como estos libros estaban escritos se hacia una lei de
ortografia invariable, porque las producciones de aquellos
hombres andaban en mano todos; i porque sucedidndose
a aquellas, otras nuevas de los nuevos pensadores que con-
tinuaban la obra del desenvolvimiento de las ideas, no habia
moment en que pudiesen sin inconvenient introducirse en
la escritura ya adoptada, las reforms que reclamaba la va-
riacion que iba esperimentando el idioma hablado. Asi ha





ORTOGRAFIA AMERICANA. 'I
sucedido que en Francia e_lnglaterra el idioma escrito ba
ermaneid tal como lo habla oo e ron s n-

miDtras que el hablado ha cambiado completamente con el
trascurso de los tiempos, hasta el estremo de no reconocerse
el uno en el otro, i de former una ciencia dificil del arte de
leer o escribirlas palabras. Inconveniente gravisimo de aque-
,los idiomas, contradiction chocante con el espiritu de posi-
tivismo que distingue a sus nacionales; pero tan grave es el
mal que ni se atreven a aplicarle remedio; porque la conti-
nuidad i la multiplicidad de los trabajos literarios que cada
dia vienen a engrosar sus inmensas bibliotecas, hace imposi-
ble romper la cadena pesada, pero gloriosa, que ha dejado el
idioma pasado al present en su escritura.
No sucdi6 asi en Espafia. El pensamiento empezaba tam-
bien a desenvolverse, i mucnos autores enriquecian con sus
escritos a la nation. Calderon, Lope de Vega, i otros muchos,
participando del movimiento intelijente que ajitaba a toda
la Europa, establecian con los suyos una ortografia invaria-
ble. Pero un acontecimiento sobrevino, que aunque en todas
las civilizaciones se inicia, no se ha llegado a consumer com-
letanente o ueosepa, sino dos veces en dos naciones, en
Ta China etEpspafna Crey6 la nation espanolaue aun no
comenzaba a dejar de ser arara, que estaba en osesion de
'a1 ierca, en religion, en cig en literature; i
temiiieoisa--de esaviarsne enTerror, eriji6 un tribunal que
proponiendose por objeto estirpar la herejia, es decir, estor-
bar la allicacion de las facultades mentales al exAmen de
todas las creencias que constituyen una civilizacion, solo
consigui6 ahogar el pensamiento i cortar el vuelo que co-
menzaba a tomar el injenio espafiol.
a-jinquiso-' encendi6, sefiores, sus hogueras para que-
mar eniellas Ta literature espafiola, i los escritores contem-
poraneos i posteriores se guardaron mui bien de emitir un
pensamiento que avanzase un punto el estado de los conoci-
mientos humans mas alli de lo que alcanzaban los pocos
alcances de los hombres de aquella ominosa dpoca. Los
escritores desaparecieron poco a poco, i la Espaia, despues
de presenciar durante tres siglos los crimenes mas espan-
tosos para conservar con ellos la unidad de doctrinas, no
estermin6 la herejia como se habia propuesto, i se qued6






1$ OBRAS DE SARMIENTO.
incurablemente barbara, enferma i postrada, despues del
largo tormento a que sometieron su espiritu que hasta hoi
no puede restablecerse. Durante tres siglos no ha habido en
Espafia un solo hombre que piense; i el bello idioma cas-
tellano solo ha servido para espresar pasiones mal compri-
midas, pues que para echar a los hombres al fuego se usaba
del latin. La Espa agrian- ias sinquisicion, no ha tenido
un solo escitor de nota ningun fil6sQ, mng saEii el
desgraciado Cervantes hundi6 con d1 en su tumba- lnica
Joya que podia ostentar la nation mas pobre de escritos que
se conoce
Aquella laguna, porque la hai en efecto, en la series de es-
critos que constituyen la literature de una nacion; aquella
falta de escritores notables, de pensadores, de fil6sofos, de
sabios que dirijan la sociedad, que la presten sus ideas;
aquella interrupcion en la cadena de producciones de la in-
telijencia, que eslabonindose unas a otras, forman la civili-
zacion de un pueblo, han dejado espedito el campo de las
reforms en material de ortografia; pues que no habiendo
antecedentes que destruir, la del castellano se ha prestado a
todas las modificaciones que el idioma hablado require i el
sentido comun aconseja. Asi hemos visto a la Academia de i
la lengua castellana, en los tiempos en que aun gozaba de
una sombra de autoridad, adoptar reforms fitiles i tender a
former al fin la ortografia minos incomplete entire todos los
idiomas modernos. La Espaiafenfuerza de su barbarie pa-
sada, ha pndido prei'entar la ortograffia-mans6p oxati^v-i
mente perfect, al mismo tiemr ique la Francia f la Ingla-
teIrra por su much cultural, tienen la ortografia imas birbara
i-nasabsurda.
Nace esta anomalia de que aquella estA en blanco todavia
en material de escritos, i istas no saben qu6 hacerse con los
muchos que tienen. IQud es hoi el idioma espafiol? Es por
excelencia el idioma de traducir, i la celebre jeremiada de
Larra, Iloremos i traduzcamos, es la espresion mas lac6nica
de la sentencia a que condenaron al pensamiento espafol los
temerarios que se encargaron en otro tiempo de hacerse una
civilization aparte. Cada vez que un espafiol se resuelva a
pensar, una voz secret le ha de decir : hace doscientos afios
que ya se pens6 eso, traducid, pues, i dejaos de pretensiones;
habeis venido tarde.






ORTOGRAFIA AMERICANA. 13
De estos hechos que no hago mas que indicar, result qua
hoi no tenemos ortografia castellana; que no hai uso comun
i constant de escritores eminentes que seguir, i que cada cual
esta autorizado para proponer i adoptar las reforms que
dicta la conveniencia i la razon. La ortografia no esta for-
mulada, pues la Academia de lalengua castellana no es para
nosotros auforidad, porque sus memirosn on eicrfifres,
i porque sus nombres son desconocidos en el mundo lite-
rario. I despues que nos los nombrasen, nos quedaria toda-
via una pregunta que hacer, ,i quidnes son esos? Vulgo
literario i nada mas.
Mas adelante me r_ pongog mostrar que ni ahora ni en jo
sucesivotendremos en material de |etras -ia que ver n con
leAmife-Ta-Tenga oni- '-iila nation es-aiola. La in-
depeneiifrncliafericanai es un iiechlo consumado mas alli de
lo que algunos espiritus bisofios se imajinan. Los Estados
Unidos por su organization political, por su industrial, por
sus leyes, por sus habitos i por su literature permanecer6n
por largos siglos siempre ingleses; los americanos del sud
solo por sus defectos i su ignorancia pueden referirse a la
madre patria; por todo lo demas, costumbres, vestidos, ha-
bitaciones, ideas, civilizacion, instituciones, industrial, seran
franceses, ingleses, alemanes, todo m4nos espafioles.
Pero volvamos a la ortograffa.
Ya por el arfo de 1820 empezaron a proponerse reforms
radicales en la ortografia del castellano, todas las cuales,
sacrificando una pretendida ciencia, tendian al laudable fin
de hacer facil la ensefianza de la lectura, que esta aun liena
de embarazos por los tropiezos que a cada paso suscita lo
arbitrariedad del uso de las letras.
Algunos americanos residents en L6ndres se propusieron
introducir una nueva ortografia, allanando parte de las difi-
cultades, i sostenidndola con la sancion de una buena por-
cion de libros escritos en el sentido de la reform. En la
BibafteIcaAericana, peri6dico mensual que se publicaba
el aio de 1823, el sefior Garcia del Rio, distinguido literate
i patriota eminente, i el sefnor don Andres Bell actual rec-
tor de la Universidad de Chile, form"irlardilTo-6f i principios en
que apoyaban las reforms que desde luego adoptaban i un
desideratum de las que mas tarde convendria introducir
para liegar a former una ortografia sencilla. Como la Biblio-






14 OBRAS DE SARMIENTO.
teca Americana es un libro tan conocido i esta tan jenerali-
zado por toda la America, recomiendo la lectura del preci-
tado articulo sobre ortografia, que escuso citar par entero,
como convendria a mi prop6sito, por no estender demasiado
este lijero opiisculo. Garcia del Rio i Bello han bosquejado
en l1 mui brevemente la march que hasta aquel tiempo ha-
bia seguido la Real Academia de la lengua en sus reforms;
las contradicciones en que incurria por la falta de unidad en
los principios que la guiaban, i la necesidad de simplificar
aun mas todavia la ortografia del castellano, adoptando or
rla constantciacio i dejando a un lado los
orijenes que gn entaja ni utilTidTd trae conservarTEl
esp~ri u que reina en aquella puicacbl n es dgT6 io de los
primeros americanos que consagraban sus desvelos a pro-
mover la civilizacion i el adelanto de todos los que a este
lado del Atlantico hablan el idioma espafiol.
La tentiva hecha por estos escritores, no obstante carecer
ellos de la autoridad de un cuerpo official, ni de ser bastante
la personal que su m6rito literario les daba para veneer las
resistencias que la rutina opone siempre, i much mas la
contemporpnea i subsiguiente emision de libros hecha en
Francia, Espafia i Am6rica con la antigua ortografia, no ha
sido del todo est6ril. Por toda la extension de la America del
Sud, hai una multitud de sectarios que practican las refor-
mas por ellos propuestas, i no son pocos los libros que des-
pues se han escrito conformdndose a sus ideas, i las casas de
enseflanza que las han adoptado.
Aquel esfuerzo aislado bast6 por si solo a abrir una pro-
funda breca a lo abos de la ortografia a~cuiiTI,T1iafejado
pyeparao para una tentatThvam iimas estensa
(ue aquella.
as innovaciones adoptadas por Garcia i Bello en L6ndres,
fueron, como lo dicen ellos mismos, pocas. Sostituir la j
a la g aspera; la i a la y vocal; la z a la c en las dicciones
cuya raiz se describe con la primera de estas dos letras, i re-
ferir la r suave i la x a la vocal precedent en la division de
los renglones. ,
De todas estas reforms solo la sostitucion de la j a la g
ha prevalecido en el uso, i puede decirse que tambien el
considerarse a la x modificando la vocal antecedente; pero
aun mayores hubieran sido los resultados obtenidos, si estos






ORTOGRAFIA AMERICANA. 15
distinguidos literatos hubieran tocado de lleno en las difi-/,
cultades de la ortografia del castellano para nosotros, i si ;
hubiesen perseverado en sus escritos posteriores en la prac-t
tica de las alteraciones que habian adoptado; porque, como
lo he dicho al principio, la autoridad literaria i por tanto orto
grifica, es personal de los escritores de nota, i se erijen en
principio i en lei por la influencia que sus escritos ejercen
en la sociedad. Bello ha escrito despues un tratado de De-
recho de jentes que sirve de testo a la ensefianza en varias
reptblicas americanas, su Ortolojia es consultada, con pre-
ferencia a obras de igual jdnero escritas en la peninsula, i
su tratado de la Conjugacion castellana puede obrar una re-
forma uitil en la nomenclatura de los tiempos; Garcia ha
escrito aqui el Museo de Ambas Amdricas, digno sucesor de
la Biblioteca Americana ipor qu f ues alp:e'iilaeu. e-tas
obras de la. prctica de la ortografia rueiropo ian a toda la
Airca i pasarse al bando de la rutina irracionarl-e-aor-
tografia _ominant eTSi Bello i Garcia-eTaio, -cuyos escritos
son conjocidosen-rtodo el continent, hubiesen conservado
una ortografia peculiar a ellos, las razones luminosas en que
se apoyaban habrian tenido para triunfar de las resisten-
cias, la palanca de dos nombres respetados en cuanto a idio-
ma entire nosotros.
Todavia anduvo mas osado en sus reforms el can6nigo
Puente, que hizo en Chile una segunda tentative de simpli-
ficar a ortografia, haciendo desaparecer las anomalias de
los sonidos de la letras que en castellano suenan de distinto
modo, segun que se juntan con tales o cuales vocales, i re-
solviendo la x en sus elements constitutivos c i s. Conti-
nuador de Bello i Garcia en sostituir la i a la y en los casos
que solo tiene sonido vocal, la j a la g escepcional, quiso
tambien sostituir la z a la c escepcional allanando de este
modo el casi insuperable embarazo que sienten los princi-
piantes al tropezar con la irregularidad arbitraria de valores
de unos mismos caractdres.
El can6nigo Puente escribia, pues, asi : < Zoilo, no eres vi-
zioso, sino el mismo vizio. La imajinazion i el juizio no estdn
siempre de acuerdo.
( Desgrazias, nezesidades, plazeres, dezenzia. ,
Como latinista consumado i como espafiol no pudo com-
prender el respectable can6nigo que allanaba un tropiezo pa-






10 OBRAS DE SARMILNTO.
ra los nigos de escuela, midntras que dejaba de pi6 el escollo
que hace impossible la ensefianza de la ortografia castellana
en America; porque tanto 61 como Bello i Garcia, no han sa-
bido un hecho del que dependent esencialmente las dificul-
tades de la ortografia actual i que constitute una diferencia
fundamental entire el idioma en Espafia i en Amdrica. I lo
dire porque lo creo necesario. Hai diferencia entire leer las
palabras impresas i escribirlas. Lo primero es la obra de los
literatos, lo segundo de todos los hombres. Yo quiero que se
tenga present que los que necesitan escribir cartas son to-
dos los habitantes de una nacion, i que los que imprimen li-
bros son en reducido nfmero. Las reglas de la ortografia o
el arte de escribir con propiedad debe, pues, estar basado en
principios que puedan ponerse al alcance del mayor nimero,
o sino debe haber dos ortografias, una de parade para los
libros, para el uso de los literatos, otra para el uso vulgar
de todas las jentes.
Esto supuesto, pregunto ahora, cuando el can6nigo Puen-
te sostituia la z a la c escepcional i qu6 regla daba para hacer
con propiedad la sostitucion? 4Qu6 regla da para escribir
preziso i no presiso; rezibido i no resibido, venzedor i no ven-
sedor? 4El uso comun i constant? Pero su objeto es por el
contrario destruir ese uso mismo. 4El orijen? Pero debemos
suponer que veinte millones de americanos i diez de espa-
fioles ignoran i deben ignorar siempre el orijen de las pala-
bras castellanas. ,Qu6 regla, pues, para usarla z? A no ser
que se suponga que el que haya de emplear esta letra co-
noce todos los casos en que antes se escribia con c escep-
cional, i en tal caso era completamente intitil hacer la sosti-
tucion, pues ella no es fitil sino para hacer facil el aprendizaje
de la lectura. 4Por ventura habiamos de guiarnos para el
propio i acertado uso de la z en lugar de la c, por la pronuncia-
cion, que es la tinica regla racional i lejitima de buena orto-
grafia? Oh! Era aqui donde lo estaba aguardando, tanto a 61,
como a los que escribieron en L6ndres. Hai sonido z en el
idioma hablado en Amdrica? No, absolutamente no. Se ha
perdido desde M6jico hasta Chile, i esto es, sefiores, para
siempre jamas. Todos los americanos, cualquiera que sea la
seccion a que pertenezcan, cualquiera que sea su clase, su
education, sus luces, pronuncian s en lugar de la z : dicen
siensia, hasaha, rason, acsion, matansa, etc. Aun hai mas, el





ORTOGBAiA AMERICANA. 17
sonido de la s espafiolo se ha adulterado entire nosotros,
suavizandose hasta tomar un termino medio centre la z i la s
espafiola. iQuidn no conoce a un esparfot por solo el silbar
Aspero de la s en estremo retumbante en fin de palabra?
,Quidn no conoce en el habla de uno de aquellos peninsu-
lares, aun de la plebe misma, cada vez que ocurre una z o
ce, ci? Los americanos son conocidos en Espafia por su pro-
nunciacion distinta, por la falta absolute del sonido suave de
ce i de la z.
Es precise fijarse en este punto important. El sonido es-
pafiol representado en lo escrito por la letra s, es parecido
a la letra s liquid de los franceses, aunque much mas sil-
bado, sobre todo en fin de diccion; mientras que el nuestro
representado con la misma letra, es minos marcado que el
de la ss double del frances, i ap6nas perceptible al fin de dic-
cion, dejenerando en una respiration lijera. El sonido z i el
sonido s de los espafioles, son, pues, tan distintos entire sf
como el sonido I i el sonido b;porlo que para distinguirlos
nosotros en nuestro idioma hablado, tendriamos que dar
mas fuerza a la s, i suavizar la z, una i otra cosa dificiles en
estremo, si no del todo imposibles.
Cuando quiero esplicarme las causes que han producido
la p6rdida de uno mas sonidos de la lengua castellana al
trasplantarse a la Am6rica, i esto en el lapso de solo tres si-
glos, me he imajinado que este fen6meno ha tenido su orijen
en la mezcla de espatioles de todas las provincias que se
efectuaba en America. La Espafia es hasta ahora una especie
singular de eonfederacion monirquica, separado cada reino
por sus hAbitos peculiares, sus fueros, i su espiritu de pro-
vincia. La fusion del reino espaiol en un conjunto homoje-
neo que se llama nacion, aun no se ha completado todavia.
Carece de vias espeditas de comunicacion que liguen intima-
mente unas parties con otras. El idioma mismo tiene sus
tintes provinciales. En unas parties, como en la Andalucia,
domina la z, como se deja ver en estos versos:
S(Zu mers6 mire eza piesa.....
i este ez un bicho mu fiero
I esta cola?..... i la cabeza,
vamo..... zi no tiene pero.
Puez, i lo zojos? no es nil
Zon senteyas..... no hai mas que ver,





10 OBRAS DE SARMIENTO.
miustd, con esa mir&]
esta isiendo ziu poer.
I los pifios ? Jezucristo I
Zon mas blancos que el martin
i en jamas aqui za visto
en un jaco tanto cin.
,Lo mezmo zale que taco,
g6, Canina?..... ven aca
encaramate en el jaco.....
i yevalo recojio
hacia el camino ezan Roque
iCorto! Canino, hijo mio.....
i cudiao no te zesboque'.

Se habla, sefiores, de un burro.
En otras la s, como en este fragmento en que el senior
Minvielle ha querido bosquejar el hablar de los valencianos :
( Ya estin ustds en la puerta del mar de Valensia del Sit,
la ciudat mas hermosa de Espafia. Como su sielo son las
hembras de esta bendita tierra..... No se que ha sido esta
ocurrensia de no querer llegar montados en la calesa hasta
su casa .... En fin, cada uno sabe su cuento..... (Al darle
Ernesto un'duro). Grasias, sefiorito. La virjen de los Desam-
parados i san Visente les d6n buena fortune. Mi calesa i mi
alasan estin a su disposision 2.
Se me pone, pues, que de la mezela de estas pronuncia-
ciones distintas que el provincialismo mantiene separadas
en Espafia, ha resultado el sonido suave de la s en Am6rica
i la desaparicion de la z. Pero esta conjetura que arrojo de
paso, es ociosa para mi prop6sito, que esh.cer notar la
existencia de un hecho consumado, de un vicio i se quiere;
pero en cuyo yicio. estan _Jip icados vinmte millones de
hombres. Los hablistas educados por Is gra imaticas es-
painoias,-creen, en efecto, que es este un vicio que debe
tratar de estirparse, i que en lugar de reconocer en 61 un
hecho irrevocablemente consumado, una diferencia esencial
entire el castellano de la Espafia i el de sus antiguas colonies,
/ la education debia esmerarse es destruirlo.
((No hai vicio mas universalmente arraigado en los ameri-
canos ), dice Bello en su Ortolojid, hablando de la c i de la z
'= 1. Poesias andaluzas de Tomas Rodriguez Rubi. El A.
2. Ernesto. Act. 1.0 Cuadro l.a escena l.a El A.





ORTOGRAFfA AMERICANA. '19
(del espafiol) i mas dificil de correjir, que el de dar a la z el
valor de s, de manera que en su boca no se distinguen baza,
de basa; caza, de casa; cima, de sima; cocer, de coser; lazo,
de laso; loza, de losa, etc., iN arece sefores ge fueraN
el ue habla un es aol reci temente desembarcado en
nuestras playas, cul os ehasen e menos el sohi o z
a gta ituados allA en su als? oddo
mas acer ado Bello diciendo : ((En Amrica se ha perdido
e1sonidoi---e-Tos espafioles?)) I este respetabIe-Iterat
SestA libre -or ventura de lo que llama vicio?
Los idiomas sufren notables transformaciones en sus via-
jes, lo mismo que con el trascurso de los tiempos. La pro-
nunciacion del espafol de ahora cuatro siglos, era en estremo
diverse. Deciase facer, mas tardejacer, que aun se conserve
entire la plebe de algunas provincias espafolas, como se ve
en los siguientes versos :
(( No veiz que zomos jermanos?
Zi a tos largos e manos
Ze ajorcara..... Voto a Brios
Que ent6nce, pobres guzanos
Os ajorcaran a t6s;
Porque vosotros pecais
Como un cualquiera jaria
I aufl con maz alevosia
Porque vosolros chorais
Con much la hiproquesia.
Despues se dulcific6 la h en una aspiracion, cuya necesidad
se siente en este fragmento de la profesia del Tajo, de Fr.
Luis de Leon :
< Folgaba el rei Rodrigo,
Con la hermosa Caba en la ribera
Del Tajo sin testigo;
El pecho sac6 fuera
El rio, i le habl6 de esta manera..... ,
Ultimamente, hoi no tiene sonido alguno, si no es que
quiera considerarse como tal, la aspiracion fuerte en que
finalizan todas las palabras cuando estamos conmovidos, i
que el signo admirativo que acompafia a las esclamaciones,
espresa suficientemente.
Bello ha dicho, ( no el vulgo sino toda clase de jentes, i






ZU OBRAS DE SARMIENTO.
aun la de mas education i cultural, suele a menudo colocar
mal los sonidos de estas dos letras b i v, pronunciando, pon-
go por caso, las palabras vano, tuvo, octava, como si se escri-
biera bano, tubo, octaba; i por el contrario bala, ribera, lobo,
como si se escribieran con v i. ) Creo que el hecho no ha sido
bien apreciado. En AmBrica nadie Dronuncia el sonido v, que
Sno solo aquf shin ZFs p _hsp a desapareci ipyia
S siempre, como todos los soii~ldos que pierden las naciones,J
-e -que inaie, ni osgraiitios, tienen derecho de pedirles
cuen nTt ie forzarlas a restablecerlos. La Real Academia
depora que soio va encianos, mallorquinos i catalanes pro-
nuncian esta letra, que procuran hablar con propiedad su lengua native,
corrijiendo los vicios vulgares. ) Estos castellanos cultos
so!lm.teylr.:iys Ios que por el prurito decn ormarse a
relay. s 'rman1 a fuerVa d traiajo una pronuneacQrn
facticia._,prpouildud,,, ,,: por inodeil, la Lradiei'ini cou meinos-
precio de los hechos actuales.
"a. 4unque la l i la v son confundidas por la jeneralidad
de los castellanos, los cuales pronuncian baron como varon,
i balido como valido, convendria distinguirlas, para evitar
que sean unisonas voices de significado tan divers, como las
cuatro citadas i otras muchas .. ,
( Otra objecion que suele hacerse para no admitir ,, dicen
DAvila i Alvear, ( por fundamento esclusivo la pronunciacion,
es la de los equivocos. Balido significa la voz de las ovejas, i
valido el favorite; luego es precise escribir el uno con b, i el
otro con v para distinguirlos. i Qu6 consecuencia tan nimia,
que razon tan futil! El contest antecedente i sucesivo deter-
mina siempre el sentido double; pero aunque asi no fuese en
algun rarisimo caso, la duda nunca desaparece sino en la es-
critura porque en la conversation el sonido de la b i de la v se
confunden ya en toda Espaia'. Ifai, pues, dos caractdres
distintos para representar un solo sonido; i si en Chile, sobre
todo, se encuentra entire los huasos un sonido b aspirado,
como en lobo, que casi pronuncian lofo, esto no establece
ecepcion ninguna.
El idioma castellano en Amdrica, como en Espafia, va per-

1. Principios de Ortolojia i mbtrica pdj. 4. El A.
2. Salvd. Gramitica Castellana. El. A.
3. Reimpresion de Santiago paj. 11. El A.





ORTOGRAFiA AMERICANA. 21
diendo de dia en dia de su antigua rudeza. Los sonidos ins,
cons, obs, abs, ip, ex, se dulcifican en el hablar comun, cam-
bidndose en is, cos, os, as, i, es, i la Real Academia ha
comenzado por reconocer como lejitimas estas alteraciones
plebeyas. Esto mismo ha sucedido en America con los
sonidos z, ce, ci i v; i los que hayan querido fijar su atencion
en los hechos constantes que presencian diariamente, habrdn
notado que la s final de los plurales se va cambiando en
una aspiracion ap6nas sensible, que acaso parard en desa-
parecer tambien como ya ha sucedido en el frances.
Ahora pregunto yo a los que han Ilamado vicio a una de
estas trasformaciones, hijas de causes misteriosas que van
obrindose lentamente en las naciones en masa, ,han tenido
alguna vez la loca temeridad de intentar en la ensefianza de,.
la lectura siquiera, el restablecer estos sonidos perdidos en .+:
el lenguaje hablado? 4Han adquirido la conviction de que es
possible, a fuerza de cuidado i trabajo, volver a rehabilitarlos9
En este punto puedo presentar un testimoni.intachable de
la nutilddT ie--dedsaieerto de semejatie tentative. Este
testimonio',sefi3ePs, es el mia propio, :1I de una esperieiucia
de muchos afios de ensefianza, en losjue no he omitido cui-
dado alguno para haceiromuniar bien tomo desacordada-
mente lo imajinaba, i hasta el momien en que escribo esto,
en los establecimientos de education que dirijo, sostengo la
lucha entire la pronunciacion ficticia, estranjera, espafiola de
z i v, i el hlbito americano, maternal, de la pronunciation
mista de la s. Queria al restablecer en la lectura aquellos so-
nidos, dar por el oido una regla para guiarse en lo escrito; i
para facilitar la ensefianza de la lectura, he dado de muchos
ainos atras a las consonantes un nombre indicative del sonido
que produce al modificar las vocales; por tanto para distin-
guir la b de la v, la z de la s, he tenido que esforzarme en
restablecer sus sonidos espafioles, es decir, obligar a los
nifios a emitir acentos que oyen i se esfuerzan en reproducir
por la primer vez de su vida. Todos los m6todos de lectura
que sucesivamente he adoptado, estdn montados en esta
ase~ a sa sus inconvenientes los he palpado en dos
secciones americanas, con los niflos en las escuelas prima-
rias, con los adults en la Escuela Normal. -Qu6 much si
luc hdesatinadamente contra la naturaleza la nacionaadad,
la sociedad enter!






22 OBRAS DE SARMIENTO.
Que se me dispense si entro en mas pormenores. Pero la
resistencia de las jentes instruidas, hace indispensable que
Ileve hasta la saciedad la evidencia de los hechos en que me
apoyo; porque dela conviction intima queproduzca,depende
el que se adopten las reforms ortogrificas que propongo.
No es dificil habituar a los nifios a reproducir los sonidos
espafioles, de la misma manera que reproducen los de otros
idiomas estranjeros. Pero, c6mo? A fuerza de Ilamar la aten-
cion sobre este punto, corrijiendo las pronunciaciones falsas
i ridiculas que ensayan los alumnos, para ver a cada instant,
en despecho de lo ficticio, aparecer el instinto national, lo
propio, lo natural. Porque, sefiores, lo repito, para ensefar a
pronunciar la z de los castellanos, se necesita dar mayor
fuerza a nuestra s, para que se asemeje a la de aquellos, i
esto es a mas de impossible, ridicule; por l~oue despues de
todo el tra nsiq ue e ujn j6venlea afecta-
a i ridfculamente a la espafiola, desde el moment queliha-
bla, vuelve a la pronunciacion del aiis a a ueha imagnado
con la lech ,Ni c6mo se podrian en el lenguaje ia a o
ires a lecer jamas aquellos sonidos? Seria precise que el que
lo intentase, fuese tan fuerte en ortografia, que en la rapidez
de la conversation, pudiese recorder las letras con que las
palabras estan escritas, a fin de guiarse por ellas para pro-
nunciarlas; i no es raro ver a algunos pedantes, que querien-
do echarla de cultos, dicen : pacion, escurcion, mientras que
se les olvida el sonido z donde debia estar, i dicen simplesa,
nesedad, constitution.
I que diremos de la r i la rr?
Para espresar el sonido llamado suave usamos un caric-
ter solo como en estas mismas palabras : cardcter, palabra,
espresar; cuando es mas redoblado se usan en lo escrito dos,
como en arrayan, chorro, parra.
Facil es, pues, ensefiar a los nifios a distinguirlos entire si;
son dos sonidos diversos que tienen caractdres diversos,
como la i la II. Enhorabuena; pero cuando el sonido rr estA
en principio de palabra, se usa en lo escrito del caricter que
represent el sonido r; i ya tenemos la confusion para el
que aprende a leer, i el trabajo para el que ensefia. Despues
de ciertas particular components, esto es, despues de cier-
tas sflabas que en el idioma de los romanos fueron verda-
deras palabras, pero que en el nuestro son simples silabas






ORTOGRAFiA AMERICANA. 23
que entran a componer las nuestras, se toma, segun nuestra -
actual ortografia, el character del sonido r, de quiero, i se le
da en lo hablado el valor de rr. Nuevos tropiezos. El nifio de
cuatro aflos debe saber que en abrogar, subrepcion, proro-
gar, hai particular components, i que no dice bro, ni bre,
sino rro i rre, esto es que la r no es r sino rr.
Luego ocurren los compuestos malrotar, boquirubio, ma-
niroto, que el nifio ha de conocer para pronunciar debida-
mente; i en seguida honra, ulrica, Israel, i es precise que
toda un Real Academia se reuna para ensefiarnos lo que cada
uno por esperiencia propia sabe, que despues de 1, r i s no
pueden nuestros 6rganos producer el sonido rr; i por tanto no
debe ponerse el caricter rr, sino el de r, segura la Academia
de que nadie le ha de dar su valor real sino el de rr. Es la
invention mas curiosa que ha podido jamas la pedanteria de
la ciencia ortogr~fica. Siempre el despotismo de las reglas
para chocar con la razon i la analojia! Siempre la falsa cien-
cia en contradiccion con el sentido comun! Siempre el latin,
oprimiendo el castellano! Siempre los gramaticos olvidan-
dose de la nacion!
,No fuera mas 16jico, mas obvio, masajtural escriir ru-
do, rques nnrr, n'rrique, comb escribieron los autores
due prmcipiaron en el siglo XV a pintar en caracteres los
sonidos que herian sus oidos, sin consultar para ello ni latin,
ni etimolojia?
Pero la Real Academia no tenia que ensefiar a leer a los
niflos; no se ocupaba por ent6nces de escuelas primaries, ni
del desenvolvimiento de la razon ptblica. Esto incumbia a
los escoleros, epiteto desdefioso pegado en la frente de los
sacristanes i cantores de coro de las parroquias.
Creo escusado detenerme sobre los inconvenientes i difi-
cultades del uso de lah sin sonido, i de su absolute inutili-
dad. Nada dird del double i contradictorio valor de la y que
es consonante i vocal a la vez; el uso comun no le conserve
ya el valor de i sino en el caso de conjunction, i pronto desa-
parecera completamente la anomalia. Intitil tambien-me pa-
rece pararme en la inoportunidad de conservar lax que puede
i debe resolverse en sus sonidos components c i s, o g i s
como pretenden los gramaticos. Lo dicho basta, para llegar
al objeto que me ha hecho necesario fijarme en todos estos
pormenores.





24 OBRAS DE SARMIENTO.
Se prepare en Chile, por los desvelos del ministerio de la
instruction pdblica, la organization de un sistema complete de
ense~ianza popular, para cuya realizacion se necesita una larga
series de libros, que abracen desde un m6todo de lectura claro
i sencillo hasta los libros en que ha de ejercitarse esta, i los
tratados elementales de aquellos conocimientos indispensa-
bles para desenvolver la intelijencia de la nacion entera. Sin
duda que Chile no se propone imitar a la Espafia, que en ma-
teria de education pdblica no estA mas adelantada que noso-
tros, ni ella puede suministrarnos los libros que necesitamos
por la razon sencilla de que tampoco los tiene. Tenemos,
pues, que traducir, compilar, redactar todos nuestros libros
elementales de instruction; i lo que a este respect tenemos
que hacer nosotros, tienen que hacerlo igualmente todas las
secciones americanas. Entre las cosas que van a ensefiarse a
toda la present jeneracion infantil de Chile i aun a las veni-
deras, es a escribir con propiedad las palabras, esto es la
ortografia. Ahora, pregunto yo a la Facultad de Filosofia i
Humanidades que esta encargada de impulsar i dirijir esta
grande obra, 4cudl es el sistema de ortografia que tiene pre-
parado para hacer que la nacion entera escriba con propie-
dad sus pensamientos? ZLa ortografia de la Real Academia
de la lengua ? Vamos a analizar si hai una sola regla en ella
que pueda darse a la juventud americana para escribir con
propiedad.
Para hacerlo sentir mejor quiero estractar brevemente
las reglas fundamentals que da aquella corporation para
el acertado uso de las letras cuya election present mayores
dificultades.
B

SCon b se deben escribir todas las voces que la tienen en
su orijen. )
(( Aunque algunas voces hayan de escribirse con v segun
su orilen, ha prevalecido el uso de escribirlas con b. ,

C

Las silabas ce, ci, en que se percibe el sonido mas suave, se
escribirin con c.





ORTOGRAKFA AMERICANA. 25
Es precise, sefiores, que nos fijemos en esta regla. La Aca-
demia al hablar de la c, se olvida de los orijenes i del uso
comun i constant; apelando a la pronunciacion, al oido
espafiol, que distingue perfectamente en su idioma hablado
el sonido suave ce, ci. Un americano no tiene este norte
seguro para guiarse; su manera de pronunciar le hace per-
cibir s donde los espafioles escriben c. En ]a parte mas dificil
de la ortografia, le faltan las reglas, tiene que apelar a los
orijenes, o aprender empiricamente a hacer la trasposicion
del sonido que emite hablando, al que represent las combi-
naciones ce, ci.
H
SSe usara de la h en todas las voices que la tienen en su
orijen. )
Tambien en las que en su orijen tenian f.

S
Sobre el uso de esta letra en las combinaciones se, si, que
entire nosotros se confunden con la ce, ci, la Academia no
establece regla ninguna. Ni para que? Un espafiol hace silver
tan fuerte el sonido representado por esta letra, que ni el
hombre rudo de la plebe la confunde con ningun otro.

V
Se escribirAn con esta letra las voces que la tienen en
su orijen. D


( La z se ha de usar antes de las vocales a, o, u.
K Antes de las vocales e, i no se usard la z, escepto en los
casos que la lienen en su orijen. )
Un americano entenderia, por la manera absolute con que
esta formulada la regla precedent, que segun ella podria
escribir con z zuzurro, zalero, zoterrado. Pero la Academia
habla con los espaiioles que tienen en el lenguaje hablado
el sonido representado por aquella letra. Vale, pues, tanto
como decir: en los casos que al oido se percibe el sonido
suave de z, se usara de este carActer cuando modifica a las






2( OBRAS DE SARMIENTO.
vocales a, o, u; i del de c, cuando a la e i a lai, esceptuando
las palabras que en su orijen tienen z.
Tales son las reglas fundamentals que establece la Real
Academia para el recto uso de las letras de doubles valores,
o de la initial h.
Para hallarse en aptitud de hacer aplicacion de ellas es
necesario antes de todo saber latin, i saberlo, no como una
buena parte de los que creen conocer este idioma, que no
por eso saben jota de ortografia, sino saberlo profunda-
mente, i conocer las trasformaciones por las cuales han pa-
sado sus voices para incorporarse en el castellano.
Obrando asi la Real Academia sigue siempre las huellas
de los que ahora cuatrocientos afios uniformaron la ortogra-
fia. Para los letrados, .los literatos, los hablistas, el latin
como guia; para los demas, para el comerciante, el hacen-
dado, las mujeres, escolares, i en fin para todo el que no
quiera sacrificar inutilmente afios de tu tiempo para saber
como escribieron sus palabras los romanos, para todos estos
no hai ortografia. Las relas para los escritores, los grama-
ticos, los pedagogos; para el puei o, rutina, a autodad,
el uso comun. Pero vuelvo a aecir, ernvda deT Real Acade-
mi i-oTseZfaaba en Espaiia, seilores, de education nacio-
nal, del derecho de todos a poseer las ventajas de una inte-
lijencia cultivada, de igualdad, ni de los deberes de una
nation para con todos sus hijos. No, sefiores; todavia vivia
la inquisicion; todavia se ponia al frente de cada libro con
real permiso, con las aprobaciones competentes.
Hubiera deseado yo ver a uno de sus miembros rejentando
una de esas escuelas primaries, de donde saldrt un dia el
ciudadano, como Minerva de la cabeza de Jupiter, armado de
pi6s a cabeza; i que preguntado por un alumno ;,con qu6
letras se describe beber? contestase en tono majistral: -con-
sulte el orijen; sepa usted intes como escribieron una palabra
semejante los romanos. ,Con qu6 letras escribo hazafia?,
- Consulte el orijen. Vea usted con que letras la escribieron
los romanos, i que otra se us6 en su lugar antiguamente. -
C6mo escribo obispo? Estudie latin i sabrA. C6mo,
vivir? Sabiendo latin ficil es acertar. C6mo, z6firo ? -
Estudie griego. C6mo escribo voluntad? Estudie latin.
- C6mo alferez? Estudie Arabe.
,No es, selores-.burlarse de la razon, el remitir para casi





ORTOGRAFiA AMERICANA. 27
todos los casos a la nation entra-busca a orije
lasparas? No su6iponi los acad6micos que el que no
sepa latin, no tiene necesidad de escribir ordenadamente, i
por tanto para 61 no se deben dar reglas de ortografia?
I no vale mas que la regla del orijen, la otra que da la
Real Academia, del uso comun i constant. I si no, veamos.
Uso comun i constant, supone para un niifo el studio
empirico de todo el idioma, palabra por palabra, silaba por
silaba, es decir el lapso de tiempo necesario, la observacion
asidua i la retencion prolija para que en el moment en que
vaya a escribir una carta, tenga present cuales palabras que
principian por vocal tienen una h Antes; d6nde ha de poner
b i d6nde v, d6nde c o z, i d6nde s. No se crea que hai exa-
jeracion en lo que digo. Quiero tomar por testo de mi aserto
los fragments de la memorial del senior ministry de instruc-
cion piblica, que se hallan al fin de este escrito, como
muestras de la nueva ortografia i mostrar cuantas veces
ocurre la duda entire si se ha de escribir con b o con v, o con
c o z, i d6nde ha de ponerse al principio de la palabra h. No
olvidemos que el oido no suministra indicio ninguno para
guiarse.
En los cortos periods estractados ocurrian veinte i seis
casos en que la h estA usada en principio de diccion para los
que no puede darse otra regla que el uso comun i constant.
Cuarenta iun caso en que estA usada la s, i ochenta en que
debe usarse la c para las silabas ce, ci en que no hai otra re-
gla que el uso comun i constant, i diez en que ha de usarse
de la z por la misma regla.
Catorce casos en que debe usarse de una b, i cuarenta i
cuatro de la v. Escluyo para esto los casos en que la b esta
antes de i de r, que la regla es sencilla. Jdzguese si tenian
razon Bello i Garcia cuando decian: ( uno de los mayores
absurdos que han podido introducirse en el arte de pintar
las palabras, es la regla que nos prescribe deslindar su ori-
jen, para saber de qu6 modo se ha de trasladar al papel,
como si la escritura tratase de representar los sonidos que
son, o si debi6semos escribir como hablaron nuestros abue-
los, dejando probablemente a nuestros nietos la obligation
de escribir como hablamos nosotros. )
Nos queda aun la pronunciation como regla para el recto
us* de las letras. Quiero que un americano, que millones de






26 OBRAS DE SARMIENTO.
americanos, que todos en fin pronuncien estas palabras nece-
sidad, preciso, accion, corazon, privanza, haber, vivia, hom-
bre, i escriban en seguida lo que sus oidos les indican; i si
hai uno que use de los caract6res c, v, h, z, como represen-
tativos de un sonido que ha herido sus oidos, nos engafia; no
ha oido nada semejante; usa caract6res que no tienen valor
distinto de la b, de la s, que son los dinicos que representan
un sonido del idioma americano.
\i Qu result mnintras tanto de esta discordancia entire las

Resulta 1. Que de cada milhombres educados, de encum-
brada position en la sociedad, los novecientos noventa i
nueve Ilevan consigo el baldon de ignorantes desde el mo-
mento en que escriben dos palabras en que haya b, o v; c,
s, o z; h, o x.
2.0 Que todas las seiloras americanas, cualquiera que sea
su rango, su education, llevan el baldon de igno&~ibres, desde
que dirijan una esquela a una amiga.
3. Que todos los hombres que tienen necesidad de escri-
bir, pero que no han tenido tiempo ni medios para darse a
la ciencia cabalistica de la ortografia espafola, Ilevan para
siempre el baldon de ignorantes si ponen por escrito una
palabra.
4. Que no hai un impresor americano que pueda compo-
ner dos renglones sin cometer veinte faltas.
5. Que no hai medio human de ensefiar a los nifios
ortografia, a no ser que los maestros les digan, como la
Real Academia, escribid b, en las palabras que la traen en su
orijen,
v en las que la traen en su orijen.
c en las que la traen en su orijen.
z en las que la traen en su orijen.
s en las que la traen en szu orijen.
En una palabra, escribid desatinos, haceos la risa de los
pretendidos sabios que juzgardn de vuestra instruction por
las mil faltas que no podreis dejar de cometer.
Espero de los sefiores que me oyen usar este lenguaje que
no me citen los casos en que pueden hallarse reglas sencillas
al alcance de todos para el uso de las letras. Estos casos, a
mas de ser pocos, no salvan las dificultades que embarazan
la escritura, i sobre todo no hai uno solo que no estd en






ORTOGRAFfA AMERICANA. 29
contradiction con la pronunciation. I lo repito, esta pronun-
ciacion no es un vicio; no hagamos por Iios este agravio a
fdntos mill f ei3i sn s4muna trasformacion una
asimilacion de sonidos gliuea obrao er _o clima,
qi sa ero e es r nestructi. El lapso del
tiempor TimBio dT sugar tiene, sefiores, para la especie
humana arcanos que la filosoffa aun no ha podido escudrifiar.
Las costumbres se cambian, las instituciones se envejecen,
i hasta la fisonomia esterior de los pueblos se adultera con
el tiempo i los climas.
Reconozcamos, pues, los hechos, respetdmoslos i consa-
gr6moslos por una practice racional i consecuente. La Es-
pafia, conservando caracteres especiales para representar
sonidos que ha tenido en otro tiempo o que conserve aun en
su idioma hablado, es fiel a sus tradiciones nacionales i a las
exijencias actuales de su lengua; pero el obstinarnos nosotros
en seguirla, el estarnos esperando que una academia impo-
tente, sin autoridad en Espafia mismo, sin prestijio i aletar-
gada por la conciencia de su propia nulidad, nos d6 reglas,
que no nos vendran bien despues de todo, es abyeccion
indigna de naciones que han asumido el rango de tales; i
como me lo escribia un amigo que desaprobaba mi empeflo
de restablecer los antiguos sonidos espafioles: ( nosotros
reconocemos en la Espafia una impotencia incurable para
aleccionarnos en political, en ciencia, en filosofia; pero se
trata de gramatica, de idioma, i ent6nces nos olvidamos de la
patria, reconocemos en ella poder intellectual superior al
nuestro, nos olvidamos de la independencia, i sometemos
de nuevo el cuello a la coyunda ,. La Espafia, sefiores, es(
un poco superior a nosot Mea q i agobian i
en Tas calamda's porue ha dejasar ar libre i mar-
cja:r noI-f'.as-no es maye nu.estra madre _1- al
palo tal astilla.
No quiero, seiores, tener por mas tiempo suspense la
atencion de la honorable corporation, a la que acaso he fa-
tigado con un exdmen demasiado minucioso de las dificul-
tades insuperables que present la actual ortograffa caste-
lana. Pero necesitaba construir un andamio bien seuro
para dar el primer golpe a este I Tdficil)Rco eg6com
queria armarme de todas armas para acome f esta quimera
que nos embaraza todos los dias con sus enigmas indesci-






30 OBRAS DE SARMIENTO.
frables i que han dejado burlados a tantos. Hablo con una
corporation destinada especialmente al cultivo de las letras,
i para cuyos miembros hai ya formada, por el hibito, su pro-
pia suficiencia i sus conocimientos profesionales, una con-
ciencia que es mui dificil destruir; predispuesta a escandali-
zarse por toda tentative de reform que tienda a inutilizar lo
que tanto trabajo nos ha costado adquirir. Jna.corporacion
compuesta de literatos es, seiiores, el juez m6nos compe-
teie n jra lpreciar la cunvenairi rT i i de lafe-
q ~ ropon 'o. Y .. ... ^.......... -- . ........... .....
fo rmas ajue opongo. Toqi--isra6, senores que en lugar de
gramaticos i lafiistas preocupados con una ciencia est6ril,
me escuchase toda esajuAleJ tud que durante una larga series
de afios esta atisbando las palabras que ve impresas en los
libros para habituarse a copiarlas con los caracteres conven-
cionales que mantiene una rutina que, a fuer de irrational,
ha tomado el nombre de ciencia; todos esos comerciantes i
hacendados que con el fondo de ideas mas sano, c-ioel jui-
- cio mas despejado, son mirados con desden por los litera-
tos, porque no poseen el secret de colocar con acierto unas
pocas letras; todo~ esi.:s ciudadanos que para dar un aviso
a la prensa tienen que encoeinedarihraotr a a coirreccion de
fas pocas^aaBras ue escrien; todas esas seilori as que,
no obstante sus gracias i su m6rito, no pueden escapar al
ridicule que atraen los errors ortogrificos en que incurren;
todos esos hombres a quienes la fortune eleva de repente i
que ya formados por la edad i por el conocimiento del mun-
do, estAn imposibilitados de pararse en la carrera de la vida
a buscar la v i=misteriosa&6etbuena ortografia; querria,
en fin, sefnores, dirijirme a veinte millones de6americanos
que no pueden, que no deben perder tiempo en consagrar
su atencion aastmto-tan mezquiiTl.Yo diria a esta grande
corporation sinIT -iifoV6 Ttin metido en la medula de los hue-
sos, es verdad, pero con sobrado sentido comun para cono-
cer sus intereses i comprender lo que es racional i asequible :
he aqui que podemos pintar nuestras palabras como las pro-
nunciamos ;he aqui que si queremos no seremos llamados
Sen adelantei barbos,J)or no saber el tira i afloja de la c i la s,
de la b i la trqiino representan nada.
El que desee emanciparse de un yugo impuesto por nues-
tros antiguos amos, el que quiera lavarse de la mancha de
ignorante :






ORTOGRAFIA AMERICANA. 31
Olvidese de que hai en el alfabeto estas cuatro letrasJ

No use la c sino unida a las vocales a, o, u.
No use la y sino en las silabas ya, ye, yi, yo, yu; en los de-
mas casos ponga i.
A los cajistas de nuestras imprentas diria : cerrad hermeti-
camente los cajetines donde haya h, z i v, i no perdereis la
mitad de vuestro trabajo en la correction.
A los editors de los (e~iodico diria: usad por algun
tiempo que, qui, gue, gui, por no ofender los ojos llorosos de
los literatos espafioles i de los rutineros, que no querran
veneer sus hdbitos por quince dias en beneficio de nuestra
education primaria, en beneficio de sus hijos, en beneficio de
la facil difusion de las luces. En lo demas, tendos firmes, i
abajo con la z, la h, la v i la x.
Esto es lo sustancial de lo que aconsejaria en material de
uso de las letras para representar nuestros sonidos america-
nos; i tengo la conviction de ue la America enter aAroba-
ria la isea porqueo a aes A interesada en los resultadosi v
iesliFue~s adopon~proucra porq i cometid j
un e o en iejar e pronuniar las letras que entrega-
riamos a la proscripcion; porque si no conoce el orijen de
las palabras para saber c6mo ha de escribirlas; porque si, en
fin, nada tiene que ver con las prescripciones tardias de la
destronada, real i estranjera Academia, puede consolarse
con que nadie osard venir a pedirla cuenta de ,
su ignorancia i su indepen encia wC tinetal 1.gluos se
lo tendrianamrnal-serianrsteatos, esdecirn dui-ii-
ininumero de americanos, a quienes a gran anoria rla
despreciarausto ju -t uTot;-gi-r7i d acia este reducidisimo
n-imert-rntfiotvie en su manio -etpoder-d-eerpetuar los
abiisopor ie'Tlf-ponopoTi'iil afisadei ii manera ique os
sera precisoo arroIftar ante os i pedirles en nombre de
la razon, de la conveniencia i de la civilization, que nos de-
jen una vetener algo nuestro, algo que no nos vengaorte-
nado de afuera. ero aun a est6os T bast rdos de la A6-
rica, a estos colonos espafioles por education, por habito,
por ostentacion, podriamos hacerles todavia un partido. Yo
consentiria gustoso en que hubiese dos ortograffas, como en
los tiempos oscuros de la edad media habia dos idiomas; el
latin para la jente culta, el vulgar, es decir, el castellano






32 OBRAS DE SARMIENTO.
para el comun. Haya, pues, una ortografia de parada en la
cual mostremos que recordamos haber sido espafioles, que
sabemos de d6nde procede el castellano i c6mo lo hablan en
la peninsula; esta serd la ortografia de los sabios. Pero ten-
gamos otra ortografia vulgar, ignorante, americana, para
que en los libros escritos en ella aprendan a leer en cuatro
dias nuestros hijos, que se desviven luchando con dificul-
tades insuperables. Tenos una ortgrafiaen que da
Ssonido ten su letra, facil, sencilla; de manera que tan bien
, escriba con ella el bue acendao-icomo eestudiante, las
mujeres,co losarte sanos. ------
Talet. s':n, seniores' las eformas que propongo a la consi-
J deracion de la Facultad de Filosofia i Humanidades. La di-
fusion de la education primaria, la dificultad de escribir con
propiedad las palabras segun la actual ortografia espailola;
Sla posibilidad de introducir una reform contra la cual no hai
nada que opener de rational; JaIqoria,_Aemfin,_de poseer
nosotros ediante ella lortografia mas complete, mas aca-
ada eutMeodas las naciones el mundo, son para mi razo-
nes mas que suficienei- para que la recien instalada Uni-
versidad de Chile d6 un paso decidido, sin andaderas, sin
contemporizaciones; que si lo quiere, bien lo puede desde
luego. Nuestros nifios no saben cuAl es el orijen de las pala-
bras de que se sirven para espresar sus necesidades i sus de-
seos; ignoran que hai una nation espafiola cuya pronuncia-
cion es divers de la suya; nunca llegarin a oir hablar de
una Real Academia de quien nadie habla en el dia. J~agiA-
mosles, pues, career que hablan bien como hablan, represen-
t6mosTesTlos sonidos qfue emiten no t carauctres pre-cisos; i
como no tendrn _otros libros que leer-hasta 11egar a ser
adiulWos~que los que les imprimamos, porque no hai otros,
cuanido llegue este uiltimo cas- apr-ederan de oidas o por
una leccion separada la ortografia de los libros estranjeros,
de la misma manera que nosotros leemos sin tropiezo las
Partidas i otros libros antiguos con ortograffa diverse de la
actual.
Reservaba para este moment algunas observaciones con
que parar a la primer objecion que va a ocurrir a los que
odian las innovaciones, i con la cual creerin dejarnos hela-
dos. Tal es, que formando una nueva ortografia, discordante
con la espafiola, vamos a introducir la anarquia i hacer del






ORTOGRAFiA AMERICANA. 33
castellano escrito un idioma inintelijible para los diversos
pueblos que lo hablan. Pero esta objecion nada tiene de real,
i de refutarla me ocupard en lo que sigue. Como lo he ma-.
nifestado al principio, la otq a del castelTfiaioet~7tbir-
ta Toi a tords Tasireformas porgue no te nient
ilera itura propia, no tlene antecedentes que destruir.
No se crea que soloTos senores Garcia i Bello en Londres
i el can6nigo Puente en Chile, han propuesto i practicado re-
formas mas o m6nos parciales. En la peninsula misma pulu-
lan los proyectos de cambiar la ortografia, i nunca m6nos
que ahora puede citarse como regla el uso comun i constan-
te. Entre otros citar6 el que don Mariano Vallejos ha pro-
puesto a la Real Academia. Vallejos es un apreciable i
distinguido espafiol que trabaja en mejorar la education pri-
maria de su pais. Su consagracion a la ensefianza le ha he-
cho sentir la imperfeccion de la actual escritura i los emba-
razos que opone a la difusion de los conocimientos. Porque,
senores, es precise ser co ejos, como yo, maestros de
escuela por vocacion, por amor a la difusion de lasTuCes ~5 .
preciso presenciar e rmento en que a ortografia aectuial
Sespriso tener a su
la-o a uno de esos pequenue os, 1 verle confundido, anona-
dado con el ce, ci, ge, gi, i con todos los absurdos de la escri-
tura actual, para saber lo que import librarnos de una pa-
tada de todos estos obstdculos i contradicciones.
Vallejos, pues, en el interest de la infancia i de la education
primaria, tan atrasada en su pais, ha propuesto eliminar del
abecedario espafiol la v como initial; la x como representan-
te de un sonido compuesto; la c como embarazosa por su
double valor, i la h por no representar sonido alguno. No con-
tento con esto, ha querido desembarazar la escritura de los
caracteres compuestos como la rr i la ch, empleando en lu-
gar de la primera la R llamada por los impresores versalita, i
la x en lugar de la segunda. Su alfabeto queda reducido a
veinte i cuatro letras, de esta manera:

a, b, k, x, d, e, f, g, i, j, 1, 11, m n , o
ha, ka, cha, da, fa, ga, ja, la, Ila, ma, na, fa,

p, s, t, u, y, z.
pa, ra, rra, sa, ta, ya, za.






34 OBRAS DE SARMIENTO.
La revolution es, a mi juicio, un poco brusca, i si es posi-
ble decirlo, innecesaria. Con m6nos cambios de valores en
los signos que actualmente representan los sonidos, puede
formarse una ortograffa regular i sin aberraciones. Pero sea
de ello lo que quiera, un hecho hai demostrado, i es que la
ortograffa se cambiard en Espafia, que la v i la h serAn elimi-
nadas, i que otras variaciones importantes ocurririn, porque
de todas parties claman por ellas. Pero tambien es cierto que
la ortografia que adopten en Espafia, en manera alguna nos
salvarA de las dificultades que nos embarazan en America,
porque siempre quedard subsistente la duda para el acertado
uso de la z, que no represent sonido alguno americano.
Quiero poner a la vista, en el 6rden en que se han ido su-
cediendo, los diversos sistemas de ortografia castellana
adoptados o propuestos, para que la Facultad de Humani-
dades juzgue a vista de ojo de las necesidades de formarnos
decididamente una americana, que represent nuestro idio-
ma hablado.

Ortografia de la Real Academia de la lengua
castellana

< Siempre que hay en la proposition dos o mas parties de
una misma especie, se han de separar con comas; v. gr.
cuando el piloto de la nave es traydor, y el soldado que mi-
lita debajo de la bandera de su principle se entiende con los
enemigos, y el que es tenido por fiel consejero trae sus tra-
tos con otro principle contrario ,quidn se podra guardar de
ellos? '
o Voz, voces, agena, original, texto, exception, excusarse,
expression, explicar, exacto, muy, hay, hoy, frayle, traydor,
ley, buey, ahora, hacia. ,

Ortografia de Bello i Garcia del Rio

S(El mayor grado de perfection de que la escritura es sus-
ceptible, se cifra en una cabal correspondencia entire los
sonidos elementales de la lengua i los signos o letras que
han de representarlos; por manera que a cada sonido ele-
mental corresponda invariablemente una letra, i a cada letra
un sonido. )





ORTOGRAFfA AMERICANA. 3
( Hai lenguas a quienes talvez no es dado aspirar a este
grado iltimo de perfection en su ortografia; porque admi-
tiendo en sus sonidos transiciones, seria necesario para que
perfeccionasen su escritura que adoptaran un gran ndmero
de letras nuevas, i se formaran un alfabeto diferentisimo del
que hoi tienen..... *
Afortunadamente una de las dotes que mas recomiendan
al castellano, es el constar de un corto nuimero de sonidos
elementales, bien separados i distintos. ,
( Voz, vozes, ejemplo, etimolojia, jenio, jiro, hai, hoi,
buei, lei, aora, icia, zelo, ferozidad, pazificos, conexion,
engrandeziendo. )

Ortografia de Puente

< La probidad contiene la injusticia; la senzillez combat
la hipocresia; la inozenzia triunfa de la calumnia. El astro
brillante del dia se oscureze al instant, el aire silba, el
zielo truena, i las olas del mar braman de lejos.
< La maledizenzia es un orgullo secret que nos descubre
la paja en el ojo de nuestro pr6jimo, i nos oculta la viga en
el nuestro; una envidia baja que sentida del talent o pros-
peridad de otro, forma de esto el asiento de su zensura; un
odio disfrazado, que derrama en sus palabras la amargura
oculta en el corazon; un doblez indigno que alaba en presen-
zia i despedaza en secret.
( La passion por lo bueno caracteriza las grandes almas :
ella les impide entregarse a la disipazion, les haze odiosa la
oziosidad, las anima, las acalora, las prezipita a todos los
actos de valor que pueden ser titiles a la sociedad. ~

Ortografia de Vallejo

( Por las Razones ke espuse en el pr6logo de la Teoria de
la Lektura, soi yo una de las personas ke mas proyektos de
esta naturaleza a eksaminado, tanto manuskritos komo im-
presos; i de todos ellos Resulta ke el azer una modifikazion
en nuestro alfabeto para ebitar las iRegularidades de ke
emos exo menzion en el zitado kapitulo es una kosa de la
mayor inportanzia.
(( Mas (n lo ke no todos estin absolutamente de akuerdo






36 OBRAS DE SARMIENTO.
es en las letras que an de kedar sin uso; pues ai dibersas opi-
niones azerka de kual konbendria mas o konserbar o supri-
mir, o bariar su signifikado. En mi diktamen, es indiferente
el signo ke se elija, kon tal ke sea serial inika, sola i esklu-
sibamente de una modifikazion, i ke una misma modifikazion
tenga solo un signo ke la indike. )
Snamo, Remo, Rita, eksijenzia, akzion, sekso, xanxo (chan-
cho), muxaxo (muchacho), oi (hoi), azer (hacer). )
SCuMl de entire estos sistemas de escritura seguiremos, se-
nores, porque es precise que adoptemos uno? El de la Real
: Academia esta ya en desuso; el de Bello_ i ai com-
L eto; el de Puente inaplicable a nuestro idioma hablado; i
el de Vallejo chocante por su brusca separation de todo
antecedente, por no solver todas las dificultades que emba-
razan a un americano para representar las palabras.
lHabremos de aguardar que la Real Academia despierte?
Pero, sefiores, la Real Academia no duerme, esta muertd,
muri6 de impotencia, de inanicion. iEsperaremos que Vallejo
u otro espafiol formule una ortografia para el idioma de la
Peninsula, para adoptarlo nosotros? iNo vale mas que apro-
vechemos este moment de anarquia, para construir un edi-
ficio complete, basado en nuestra propia pronunciacion?
Cuando la Espafia, sefiores, no tuvo gobierno el afio 10, nos
sacamos bonitamente el dogal con que nos tenia amarrados;
ipor qu no hariamos en ortograffa ahora lo mismo, cuAndo
ella esta sin autoridad i sin Academia? ,Por qud no realiza-
riamos en nuestro propio bien lo que el sentido comun acon-
seja, lo que de much tiempo atras se habia revelado a An-
tonio de Nebrija que sent por principio que no debia haber
letra que no tuviese su distinto sonido, ni sonido que no tuviese
su diferente letra?
La Real Academia al adoptar como principio de su orto-
grafia el orijen de las palabras, el uso comun i constant i la
pronunciation, no andaba, a mi juicio, no obstante la con-
tradiccion que ello envuelve, tan descaminada como algunos
han imajinado. Por el orijen debia proponerse mantener la
tradition de la ortografia, haciendola invariable, por la ne-
cesidad de ir a remontarla en las fuentes del idioma para no
perder de vista el punto de partida. Por el uso comun i cons-
tante, mantener la unidad de la escritura castellana en una
6poca dada aun a despecho del orijen mismo; i iltimamente






ORTOGRAFIA AMERICANA. 37
a pronunciacion como un corrective que hiciese marchar el
uso comun a la par de las alteraciones que va sufriendo el
idioma hablado con el trascurso del tiempo. Si los franceses
e ingleses hubiesen seguido esta march, sus ortografias res-
pectivas no habrian quedado estacionarias, mientras que el
idioma iba modificandose; pero, como lo hemos dicho Antes,
a uellos pueblos por su muchai ciI ionirI5inpodo
a terar sn inconveente aoora a a ua al aso que-
a Espafa sus co onias por su barie pasada, an po i
a1ciro sin obstacul .
Porque, lo repi-Tir hasta cansar, no tenemos nada que nie-
rezca el nombre de literature, un solo nombre que haya
traspasado los Pirineos i h6chose conocer de la Europa. Un
solo principio, un solo hecho ha agregado hombre que liable
espafiol a la filosofia o a las ciencias, i quisiera que me mos-
trasen cuAl es el libro espafiol que se ha traducido jamas al
frances, al ingles o al aleman. Cervantes? Calderon? i cuAles
mas?
Tengo la coleccion de la Revista Enciclope'dica francesa,
publication que tenia por objeto anunciar i examiner los li-
bros que se publicaban en todo el mundo civilizado. Cada
mes se daba a luz un inmenso catdlogo de libros franceses,
alemanes, polacos, italianos, ingleses, :norte-americanos, i
hasta de los griegos. Pero las palabras Espafa i America
espafola nunca las vi puestas en lista; parecian borradas
estas naciones del catalogo de los pueblos actuales.
No ha much que uno de nuestros diaries ha citado estas
palabras de Guizot: (( hai otra gran nacion de que voi a ha-
blar mas bien por el respeto i consideration que merece un
pueblo noble i desgraciado. La Espafia no ha carecido ni de
grandes hombres ni de grandes acontecimientos; la inteli-
jencia i la sociedad se han presentado tambien en ella en
todo su esplendor; pero estos son hechos aislados, botados
al azar en la historic espafiola como las palmas en un desier-
to. La historic de Espafa no present el carActer fundamen-
tal de la civilization; el progress, el progress general, el
progress continue de la intelijencia individual. Hai una in-
movilidad solemne. Es un cuadro de vicisitudes infructuo-
sas. Buscad una grande idea, una gran mejora social, un sis-
tema de filosofia, alguna institution fecunda que haya sido
trasmitida a la Europa por la Espala, no hai ninguna. Esta






38 OBRAS DE SARMIENTO.
nacion ha sido un pueblo aislado en nuestro continent, ha
dado poco i ha recibido poco. Yo deberia ser reprochado si
hubiese omitido su nombre, pero su civilizacion es de po-
quisima importancia en la historic de la civilization europea.,
Hablando Aicar de Calderon de la Barca, de quien hace el
mas alto elojio, dice : (( a nosotros la Espafia nos parece sin
duda alguna ser todavia el pafs mas barbaro de todos los de
occidente. La inmensa mayoria de sus hijos ha quedado tres
siglos atras del resto de la Europa. Sus mismos hombres de
jenio, si se esceptda solamente a Cervantes, parecen dados
vuelta hacia lo pasado i mirando para atras. Este pais con-
quist6 el Nuevo Mundo; mas, lejos de civilizarlo, le ha comu-
nicado su barbarie. )
No es mi animo offender a la Espafia al recorder estas pa-
labras que tan poco la honran. Cuando digo Espafia en ma-
teria de letras, incluyo a la Am6rica, i no seria yo quien
escupiria locamente al cielo. La Espaiia, como pueblo que
trabaja por salir de la nulidad a que le han condenado los
errors de sus antiguos dispotas, es la nacion mas digna de
respeto. Si he citado los trozos que preceden, es porque
convienen todos a mi prop6sito, que es probar que dado
caso que hicieramos una cision complete entire nuestra or-
tograffa i la que usan o habrdn de usar en adelante los espa-
foles, esto no nos traeria el menor inconvenient; i si para
los espafioles no habria de ser mui molesta nuestra nueva
escritura por cuanto pocos escritos nuestros han delIeer,
para nosoltri no seria much mas 1a-suyar qpr Cu~eTimpoc- o
nogsiiaiide dar aTeer gran cosa.
La Espana oriiposee un solo escritor que pueda educarnos,
ni tiene libros que nos sean tiles. Este es un punto capital.
En nuestras escuelas, como en las de Espana, esta adoptado
el catecismo de Astetef que es traducido del frances; el de
Poussi que lo es igualmente; el de Caprara, el de Fleury,
Fundamentos de fe; porque la nacion en que hormiguean las
beatas i donde reinaron los inquisidores, nunca supo escribir
un catecismo para ensefiar la doctrine a sus niiios, vidndose
forzada a traducir los libros que instruian en la religion, en
nombre de la que se quedaron bArbaros i quemaban a los
literatos.
Los libros adecuados para proporcionar lectures agrada-
bles e instructors a la juventud son igualmente traducidos :





ORTOGRAFIA AMERICANA. 39
Robinson Crusoe, estranjero.
Historic sagrada,
antigua,
roman,
de America, por Fleury, estranjero.
Almacen de los niihos traducido.
Cuentos a mi hijito i a mi hijita traducidos.
Cuentos a mi hija traducidos.
Cartas a mi hija traducidos.
Almacen de lajuventud traducido.
Amigo de los niios traducido.
La juventud ilustrada traducido.
Libro de la infancia traducido.
Enciclopedia de la infancia traducido.
Anales de la juventud traducido.
Nihos celebres traducido.
I despues de estos no hai cuatro librejos de este jenero
que sean orijinales i tiles al mismo tiempo.
En gramdtica no poseen un solo gramAtico que merezca
el nombre de tal. Todos los dias echamos m6nos un tratado
para las escuelas, porque la de Alvarez, Davila i Quiros, la
de SalvA, la de Alemani, son entire si contradictorias i por lo
general incompletas. Salva i Sicilia han ido a Francia, donde
han escrito, a tomar un poco de ciencia de la modern
escuela francesa. Yo llamo gramAticos los de la talla de
Dumarsais, Domergue, Condillac, Vanier, etc.; los demas
son pigmeos, copistas, plajiarios.
I si se quiere aun mas conocer la poca falta que para
nuestra education nos hacen los libros espafioles, no hai
mas que echar una ojeada sobre los autores que nos sirven
de testo en nuestros studios :
Vattel, derecho de jentes, frances.
Benthan, ingles.
Letronne, jeografia, frances.
Lastarria i Godoi Cruz, jeografia, americanos.
Franccur, Lacroix, Le Roi, matemdticas, franceses.
Blair, literature, ingles.
Derecho natural por Mora, estractado de Volnei, frances.
Burlamaqui, derecho natural, aleman.
Filosofia, Marin, americano.






4) OBRAS DE SARMIENTO.
Derecho romano, Vinius, Einetius, alemanes.
Derecho de jentes, Bello, americano.
Gramdtica, nada que valga la pena, es decir una gramitica
filos6fica en su organization i adaptable a la ensefianza.

Un tal Hermosilla ha venido de dos afios a esta parte a
entrometerse en nuestra ensefianza. Pero mui atrasada ha
de quedar en literature la juventud de nuestros colejios, si
dentro de dos afios a mas tardar no sale con viento fresco
para ceder su puesto a Villemain, Sainte-Beuve, Shlegel o
algun otro maestro con ojos i sesos en la cabeza.
En industrial c Cio arinanada-pueden ensefiarnos
los libros espafioles, porque laEsafia ni ti-ene f-6b-ij-s-ni
comerc", "gu-mbuquuemerezca e-nom re de tal.
El repertorio de nuestro teatro seicoimpone-ide damas
franceses, i solo para jentes de cierto est6mago son mui
bien condimentados los sainetes del fecundisimo Breton de
los Herreros.
Historiadores, fil6sofos, son palabras que estin mandadas
recojer del idioma espafiol. Un solo romance para entretener
los moments de ocio no nos viene original de aquella nation
herida de esterilidad, i el sacramental traducido por es lo
primero que al tomar un libro en nuestro idioma, nos salta a
la vista.
Las ciencias naturales no tienen aun en Espafia compila-
dores; i Cuvier, Arago, Bouvier i los modernos jeolojistas,
botAnicos i zoolojistas nos son aun desconocidos, porque no
ha habido todavia un espafiol ni un americano que se atreva
a traducirlos.
Nuestros diaries alimentan sus pajinas traduciendo del
frances los trozos literarios que contienen; i la Espafa como
la Amdrica viven de los folletines que por entretenimiento
componen los estudiantes de Paris, i que darian a uno de
nosotros, como a cualquier autor espafiol, el renombre de
sabio, de literate, de jenio. ,D6nde estd, pues, Dios mio,
esta literature h sta libreria espafiola an-te- c-iya autoridad
noss etemos? Los que mantienen la existencia e esta
Ifteratura se defienden a ellos mismos, pues desde el mo-
mento en que se persuadan que hai un vacio en lugar de
una literature, descubren el vacio de ideas i de conocimien-
tos en que viven.





ORTOGRAFIA AMERICANA. 41
Nosotros para instruirnos necesitamos traducir, eterna-
mente traducir, i esto es tambien lo que hacen los espaioles,
que lloran i traducen, i asi van camino de salir de la barbarie
que les leg6 el despotismo i la inquisicion.
Si en lo sucesivo la Espaiia comienza a pensar i a produ-
cir, i esto sucederd, seiores, mui luego, traduciremos sus
libros en nuestra propia ortografia. ZQu6 ha sucedido con los
escritos de Larra i de Zorrilla en Amdrica? Que los del pri-
mero han sido reimpresos en Valparaiso i Montevideo, i los
del segundo se estan reimprimiendo actualmente; i esto con
la ventaja para nosotros de la mayor circulacion de ejempla-
res, la mayor baratura, i la mejor calidad de la impression.
Un Larra impreso en Espafia en papel podrido, con tinta de
humo de chimenea, nos cuesta media onza, midntras que
un Larra reimpreso en Valparaiso, con hermoso tipo frances
i mui escojido papel norte-americano, solo cost un cuarto
de onza, porque, sefiores, nuestro arte tipografico estd en
visperas de rivalizar con el mas pintiparado del mundo.
Como no tenemos nada national, como no sabemos nada,
pero como nuestros puertos estan abiertos a todo el mundo,
nos viene el tipo mas select de la casa Didot, el papel que
se quiere i los impresores que mejor lo entienden. Desatan
paquetes, paran la letra i luego decimos el arte tipografico
hace progress colosales; i en verdad que no mentimos,
aunque en nada tengamos parte.
Aun he querido, para no dejar asidero a las resistencias
de nuestros literatos castellanos, porque americanos no son,
apreciar otro jdnero de hechos cuya existencia disipa el te-
mor de introducir, con una reform de nuestra ortografia, la
anarquia en la manera de escribir los libros; hechos vulgares,
sefiores, insignificantes al parecer, pero que de ellos depend
a veces la solution de las mas graves cuestiones. Newton, al
ver caer una manzana del drbol, hall6 la lei que tenia sus-
pendidos en el espacio los mundos i los soles, i hace pocos
afios que Arago con un juguete de chiquillos, con dos circu-
los de carton cruzados i puestos en movimiento, ha esplica-
do el aplastamiento de los polos de la tierra.
Cada 6poca de la movible i progresiva civilizacion de la
Europa trae un cambio de vestidos, de usos, una moda nue-
va, un gusto nuevo. La forma esterior de los libros tiene
tambien sus gustos, sus modas i sus 6pocas. Aforrabanse






42 OBRAS DE SARMIENTO.
antes los gruesos in-folio en pergamino; en pastas jaspeadas
en el siglo dieziocho i los lomos con arabescos dorados,
pero mui menudos. En este siglo hasta el afio 30 los libros
tienen pasta, dos listones de color en el lomo para el titulo
i el nimero, i adornos formando cintas atravesadas. Desde
el afio 40 adelante llevan tafiletes de diversos colors, ara-
bescos a lo largo del lomo, el titulo i el mimero puestos
en el mismo tafilete. Casi siempre por estas sefias puede
reconocerse la 6poca en que ha sido impreso un libro.
Ahora, eche la vista cualquiera sobre los estantes de nues-
tras librerias i observard que dominant los de arabescos a lo
largo, esto es, que la mayor parte de los libros que nos
Ilegan, son recientemente impresos, porque recien em-
piezan a trasladarse a nuestra lengua.
Este hecho tan vulgar i tan al alcance de todos, estd reve-
lando, sin embargo, la rapidez con que se suceden unos li-
bros a otros, i lo poco que tendriamos que luchar con la
vieja ortografia, que no habria dejado vestijios, pasados unos
pocos afios no mas. Por no hab_ esabida.apneiar esteheho
i por nada mas a mi se libr6 IFa.a en el sjo
asao sudra ortografaoltair tent re-
formarla; ie lTo podia, sefiores, porque era la primera repu-
tacTonrTiteraria de su 'poca, el reflejo mas vivo de toda la
literature francesa hasta ent6nces. Pero los gramaticos grita-
ron contra la innovacion, alegando lo que parecia mui fun-
dado, que se iba a introducir la confusion, aumentando el
mal l6jos de remediarlo; pues era necesario para cada hom-
bre aprender dos ortografias, una para los libros nuevos i
otra para la inmensa cantidad de los que ya existian. No se
imajinaban los franceses por ent6nces que los libros mueren
tambien como los autores, i ni aun sospechaban el inmenso
poder de reproduccion que la prensa habia de desplegar mas
tarde. Qu6 ha sucedido en efecto? Que los libros del siglo
XVIII mismo, no son leidos hoi por la jeneralidad de los
franceses, porque el pensamiento modern vive de otras co-
sas que de cuestiones relijiosas como las de aquella 6poca;
porque ha sobrevenido una revolution que ha demostrado la
inexactitud de la manera de razonar de aquel siglo; porque
las ciencias han hecho tantos progress, en fin, que Racine,
Voltaire, Rousseau, Montesquieu, Diderot, Buffon i toda
aquella constelacion de grandes hombres, ha venido a que-






ORTOGRAFiA AMERICANA. 43
dar ignorante en presencia de Chateaubriand, Lamartine,
Cuvier, Arago, Jouffroi, Cousin, Villemain, Hugo, Dumas,
Jeoffroi Saint-Hilaire i tantos otros grandes hombres que,
con los conocimientos legados or los primeros, continue n
la osa o rae iv zacion un do.1 pues, hu-
bislTeTtonces reformado su ortografia se habrian librado
del mal sin esperimentar ninguno de sus inconvenientes.
Hoi no se conservaria un solo libro de los escritos con la
antigua, pues si algunos se han escapado de la muerte inevi-
table que ha sepultado en el olvido a los demas, esos han
sido reimpresos en las ediciones compactas en que se les
coloca hoi en las bibliotecas en via de dep6sito.
Pero hai todavia un hecho mas sobre el cual quiero por
iltimo llamar la atencion de la Facultad; a saber,.quelas
rensas espaiolas ue roveen de libros a la Amdrica. no
estan en Espana sio en rancia e ngaterra, i ste heho
li-fcdtoilavisicifsara i r e la ortografia or
de los pueblos americanos. Se traducnihr por especula-
ciionpara enierlos en nuTstros mercados. Apresuremosnos,
pues, a decir a nuestros proveedores la manera como necesi-
tamos el efecto, i de seguro que los libros nos vendrin im-
presos como los pidamos. No se trataria en esto sino de
hacer la mercaderia mas al gusto de la plaza.
Es precise qe haga notar que los traductores espanoles
abandonan su patria i van a abrir sus casas de traduccion a
Paris, a tomar la leche al pi de la vaca, permitanme, sefio-
res, esta locucion que, aunque es americana i de mi patria,
espresa bien mi idea. Sicilia, Salva, Ochoa i tantos otros, no
se encuentran en Espaia, n publicando en cas- '
tellano prosodias, gramiticas, diccionarios castellanos, i ha-
ciendo compilaciones i traducciones de todas menas i calibres
para negociar en la America.
Para probar este hecho no hai mas que consultar la pri-
mera ptjina de los libros que tenemos impress. Yo he ido a
nuestras librerias, i sin citar otra que la del senior Barroillhet,
dare a la Facultad una muestra de los que he encontrado en
ella :

Hermosilla, Juicio critico publicado por Salva en Paris,
afio de 4840.
Arte de hablar, por id. Paris. 1840.







44 .OBRAS DE SABMIENTO.
Regalia de Espaha publicada por SalvA. Paris. 1830.
Elementos de lejislacion, traducidos. Madrid. 1825.
Derecho real de Espaha. Madrid. 1829.
Rob, Roy, traducido. Burdeos. 1828.
Economia political i moral, traducida. Paris. 1825.
Manual del abogado. Bruselas. 4839.
Nuestra Sehora de Paris, traducida. Burdeos. 1838.
Diccionario judicial. Paris. 1832.
Arte de la correspondencia. Burdeos. 1824.
Manual diplomdtico, traducido. Paris. 1826.
Manual de prdctica forense. Paris. 4827.
Concordato de Amdrica con Roma, traducido. Paris. 1827.
Relaciones de lo fisico i moral del hombre, traducido. -
Paris. 1826.
Manual del lejista, traducido. Madrid. 1829.
Arte e historic military, traducido. Madrid. 1833.
Democracia de la America del Norle, traducido. Paris.
1827.
Martinez de la Rosa. L6ndres. 1838.
Mora (mejicano). Paris. 1837.
Elementos de dljebra, por Lacroix, traducidos. Valen-
cia. 1812.

tra ez niscusiones de diaries avanc ue la ma or
part elos libros en caselano uedirculaban entire a
tfoserainT trea^rinogtrlan~n manera conu se-lmtes-
taba, parece que~ ibi~ir faa exactitude delJ ;
pero sl~'e t ori6T examen no basta, puedo aun acumular
mas dates que patenticen la verdad de aquel aserto. En el
catAlogo de libros espafioles de la libreria de Santos Tornero,
publicado en 1841, se rejistra una lista de seiscientas seis
obras en castellano, de las cuales las trescientas son traduci-
das, no hallAndose aun entire 6stas veinte i cinco de entire
los buenos i tiles libros franceses que gozan de mayor
celebridad. Cincuenta mas, son solo ediciones diversas de
una misma obra; i el resto, es decir, las doscientas cin-
cuenta que son orijinales, o llevan al minos el titulo de tales,
pueden ser clasificadas de esta manera :

Political i derecho aplicable solo a la Espafia. 23
Derecho positive i prActica forense . . . 17






ORTOGRAFIA AMERICANA. 45
Novelas an6nimas, o de autores desconocidos,
es decir an6nimas tambien. ........ 446
Medicine i ciencias naturales . . . . 2
Compilaciones sacadas de los mejores autores. 15
Gramtticas i diccionarios espafioles, latinos,
franceses, etc ................ 32
Poetas espafioles. . . . . . . . 12
Cuadernos i cursos de ensefianza. ...... 58
Historia i viajes...................... 8
Discusiones relijiosas . . . . . . 6

NumBricamente hablando, doscientos cincuenta en todo;
pero no pasan de diez los libros que merezean nombre de tal,
por contener pensamientos orijinales.
Creo que lo que antecede basta para former juicio. eulta,
pues, que nuestras prensasesp fiolas estan en L6ndres,
asn a uruBrruse Ias; que no r util sino son
lo~3r -aeeec posi-~rraug-Enis e le
easi ninguno tiene mas i e vei e ano e ipresion. Dentro
de veinte afios los libros que se vendan en las librerias no
tendrAn tampoco mas de veinte afios, es decir no nos vendrd
uno que no est6 escrito con nuestra ortograffa; porque, sefio-
res, los libros empiezan a hacerse entire nosotros articulo de
primeraiaecesia, icui5 dejan e ser adorno ae Ilite-
cas, se ronmpenuMego, porque no son de hierro, segun lo
habran notado todos; son de papel.
Veo que algunos van a echarme en cara que en las sefiales
que di dntes para conocer la edad de los libros, he omitido
una casta aparte de ellos, pasta a guisa de jaspe barroso, re-
cortes amarillos, encuadernadura abultada, papel negro, tipo
ordinario, impression sucia, etc. Pero estos libros, sefiores, no
pertenecen a 6poca jeol6jica ninguna dela libreria modern;
son sui generis, i como decia Larra de la Espaia, por ellos
no pasan afios, son libros espafioles. Hace algunos afios que
una beata que queria recomendarse con un buen prelado por
la santidad de sus costumbres i su cuidado de no contami-
narse, le decia en mi presencia : ( yo conozco los libros her6-
ticos por las tapas; cuando veo uno en alguna casa, me
siento distant de 61; tienen unas tapitas mui bonitas, unos
recortes jaspeados, unos dorados mui lindos, todo para ten-
tar las almas, para seducir. ) El buen prelado se reia, ha-







46 OBRAS DE SARMIENTO.
Ilando, sin duda, mui gorda la lisonja; pero tenia razon la
bellaca, ella no conocia mas libro que el idolatrico Ramillete
de flores, alimento popular de la Espafia alld i aqui. Es las-
tima que el Ramillete tambien i el Semanasantuario se impri-
man ahora en Paris, de manera que no nos queda humana-
mente medio de reconocer los libros herdticos por las tapas.
Una sola cosa me queda que decir sobre la librerfa espa-
fiola, i es que me he informado de los libreros i s4 por ellos
que los libros impresos en Barcelona en mal papel, con peor
tipo i p6sima tinta, nos cuestan un 40, un 50 i a veces un
300 por ciento mas caro que los libros franceses o ingleses.
Aun queda otro hecho important, sefiores. La America
necesitaba en Europa una ajencia que le trasmitiese a toda
ella a un tiempo, los conocimientos que necesita para edu-.
carse; un vehiculo que la pusiese en contact con la civili-
zacion i el pensamiento europeo. Si la aa pudiese dar-
nos algo, habria continuado com I6ndre para sus colonies
emancipadas, siendo el centro depens-amento, la abastece-
dora de libros e ideas. Pero no ha sucedido asi..Desde In-
glaterra, no bien hubo reunido alli la proscripcion algunos
americanos i espafioles, se principiaron a derramar libros
escritos especialmente para nosotros, con una ortograffa es-
pecial, que habria triunfado de Ja espafiola si se hubiese
atrevido a ser netamente americana i fundada en la pronun-
ciacion americana. La libreria de Ackermann nos di6 en una
series de catecismos los primeros libros elementales que el
idioma espafiol poseia sobre historic, jeografia, agriculture,
industrial, etc. De alli salian centenares de obras que aun
contindan difundi6ndose en America; i los peri6dicos el
) Correo de Londres, la Biblioteca Americana, el Mensajero, el
SMuseo de Ciencias i Artes, mas tarde el Instructor, i ahora
la Colmena, han prestado importantes servicios a la difusion
de los conocimientos tiles. Pero L6ndres, sefiores, era un
punto mui mal elejido para establecer relaciones de'pensa-
miento entire la Europa i la Amdrica. La civilizacion inglesa
no es analoga a la nuestra, tiene su manera esclusiva de ser.
i aunque hayamos adoptado las formas de gobierno inglesas,
su parlamento i sus poderes responsables, nos movemos sin
embargo en una esfera mui distinta.
La teratura france amena sermas tarde en
su seno to as as otras, es la que se aviene meor cOD os






OBTOGRAFfA AMERICANA, 47
pueblos bdrbaro-latinos ue hablan los idiomas llamados ro-
manjces. Conoce os aos escritores ranceses sus libros son
tambien los nuestros, i era en Francia donde debia colocarse
el punto de contact entire la Europa i la America espaiola.
Esto es lo que hemos visto realizarse, independientemente
de las numerosas prensas que nos abastecen de libros, en el
peri6dico titulado Correo de Ultramar i la recien fundada
Bevista Enciclopddica. Una i otra production tienen por ob-
jeto instruir a la Amdrica de los acontecimientos mas nota-
bles que ocurren en el mundo; favorecer sus intereses, i noti-
ciarle los progress del espiritu human, las obras nuevas
que se publican, los nuevos descubrimientos, los adelantos
de las ciencias. El Correo de Ultramar i la Revista Enciclo-
pedica se alzarAn en colosos, si consultant de veras los inte-
reses americanos que se proponen favorecer en Europa. Pero
no olvideis, sefiores, que el Correo i la Revista no se publican
en Espaia.
Creo, pues, que he probado suficientemente:
1.0 Que no tenemos actualmente un sistema de ortografia
castellana, apoyado en un uso comun i constant.
2.0 Que la de la Real Academia es inaplicable para la ins-
truccion de la mayoria de los americanos, por cuanto supone
que debe el que quiera escribir con propiedad una carta estu-
diar primero el latin.
3. Que el idioma hablado de los espafioles es distinto del
nuestro; i por tanto los caracteres que en el escrito represen-
tan los sonidos, deben ser distintos.
4.0 Que podemos adoptar sin inconvenient una escritura
sencilla i perfect, i al alcance de todo el mundo.
5.o Que los libros que no vienen impresos de Europa la
adoptarian por conveniencia de sus editores.
6.0 Que dado caso que se obrase un' _a\en la ortograffa
espafiola, ningun inconvenient tendria estoni para espafio-
les, ni para americanos.
I en efecto, sefiores, o yo me alucino much, o son verda-
des 6stas que se estin palpando. La Facultad sabra, sin em-
bargo, apreciarlas en sujusto valor. Yo solo la pido que tenga
en vista el grande objeto que me propongo, que es evitar a
la mayoria de la nacion el sonrojo de no acertar a escribir
unas cuantas letras que no tienen valor especial para noso-
tros; ahorrar a la juventud chilena las ligrimas que le cuesta,






48 .OBRAS DE SARMIENTO.
el tiempo que malgasta en habituar su razon naciente a pa-
sar por las inconcebibles trasformaciones que esperimentan
la g i la c; i despues de todo, la insuperable dificultad de es-
cribir las palabras con las letras que usa una nation estrafia.
Todos tienen, sefiores, hijos, hermanos, condenados a pasar
porlos tormentos impuestos por la abusiva ortografia actual;
i los que no tienen patria se interesan por la difusion de los
conocimientos fitiles, por la mejora de condition de todos
nuestros conciudadanos, a merced del cultivo de la intelijen-
cia. Hallan6mosles el camino, quitemos a la jeneracion pre-
senteamanca oraciaue e impose graf
estranjera qeuee relegaalolviesla
i va a reuse la astrolojiaudica a laalnia, a
cuyo j6nero pertenece. i sentnos que ai medios fAci es, o
a s practice es de cortar de raiz los abuses, no tenga-
mos la culpable indiscrecion de dejarlos perpetuarse i emba-
razar la march de lo bueno. Mostremonos una vez indepen-
dientes en nuestras ideas, firmes en nuestras resoluciones,
desde que estemos convencidos que vamos tras de un grande
objeto. iI qu6 otro mas noble que el de reconciliar la teoria
con la practice; quitar los obstaculos que para la instruction
opone la variedad de letras initiles de que usamos! Apoye-
mos nuestro pensamiento en una practice seguida en las
escuelas primaries, i si nosotros mismos no nos atrevemos a
desprendernos de la antojadiza tradition, hagamos al mnos
que nuestros hijos se vean libres de su pesada cadena.
Basta a mi jucio para hacer asequible esta idea que la
aprobacion de la Facultad de Humanidades la revista de su
prestijio, i realizdndola en la practice, cree un hecho que la
afiance. La Am ria t agr in o eemo no porque
para elaj an much a cisiones de la Univers
Chile, sino por cuanto ilena una necesidad 'jenera mente sen-
tida: realize un voo americano, i se ropone n obfo ti,
rande de interest ara today el a. nunciemosla que nos
hemos decidioa conformarnois con la razon i el buen senti-
do en material de ortografia, i veinte millones de americanos
Snos saludaran como a quienes las ayudan reverse
Slanicaqg e tiene avia a ipafa sobre nosotros.





ORTOGRAFfA AMERICANA


ORTOGRAFiA AMERICANA

Para la impression de los libros de enseianza que hard
de adoptarse en las escuelas primaries.

Alfabeto.
a ezou

mr s td l ch b p n c l g yrr ni j
me re se te de le che be pe ne que lie gue ye rre fie je fe

Combinaciones.

Toda consonante imprime sin escepcion a la vocal que
acompafia el sonido que su nombre represent.
Toda consonante colocada entire dos vocales modifica a
la vocal siguiente; la verdadera division de las silabas en
cuanto a las particular components, pertenece al studio de
la gramntica.
Cuando los alumnos de las escuelas primaries hayan apren-
dido a leer perfectamente en el silabario, i primero i segundo
libro de lectura, se les ensefiarA en leccion separada las
letras estranjeras

k, z, v, h, qu, ph, w;

esplicandoseles las irregularidades de la ortografia antigua;
el uso promiscuo de la r i la rr; las aberraciones de la g i la
c, i el sonido equivalent a los caractdres conocidos de la v i
la z; concluyendo con la esplicacion del uso i valores de la x i
de la h; de todo lo que se les dard en los tratados de lectura
algunas pajinas escritas con la antigua ortografia a fin de que
la conozcan; pero todo esto despues que sepan leer perfecta-
mente en los libros escritos con la nuestra.
Para el uso comun de la prensa i manuscritos, mientras
que se forman nuevos hdbitos de ortografia, conviene :
1. No usar jamas la combination ce, cpara espresar nues-
tro sonido se, si.






50 OBRAS DE SARMIENTO.
2." Mantener el que, qui; pero omitiendo la u muda, i es-
cribiendo solamente qe, qi.
3. Quitar de una vez la u-muda que hai en gue, gui, pues
no usdndose ya escribir en ningun caso ge, gi, poco costard
habituar a los adults a leer gerra, guerra; gitarra, guitarra.
No se si convendria contemporizar todavia con la aberra-
cion de la rr en principio de diccion, cuyo sonido redoblado
se espresa con el signo r; pero esto se entiende solo en la
escritura actual i en manera ninguna en la de los libros de
enserianza, donde cada letra ha de tener su valor precise e
invariable.
Para los casos en que la h parece sonar al fin de las escla-
maciones, bastard acompafiar la vocal con el signo admirati-
vo, con lo cual queda suficientemente marcada la aspiracion'.

1. Como modelo de ortografia americana reproducimos aqui un trozo de la
Memoria del Ministro de Instruccion Piblica que el seflor Sarmiento incert6-
al fin de su trabajo en la edition de 1843.
( Antes de empesar a dar cuenta de los trabajos del Gobierno en este rramo,
same lisito llamar la consideration de las Camaras asia el buelo rripido que
iltimamente a tomado en Chile la afision a las siensias i a la literature. Este
es un echo notable qe no puede m6nos de Ilenar de satisfacsion a cuantos se
interesen por el progress del pais. Nuestra jubentud ya no mira solo en el
studio un medio de adqirir fortune, ni despresia los conosimientos qe no
an de condusirla inmediatamente a ese objeto. Ella no se a contentado con
segir la senda que trillaron sus abuelos, i a ensanchado el campo de sus inbes-
tigasiones mentales. Estimulos mas nobles qe el del interest material son los
que la impulsan. El amor de la gloria fermenta en su corason, i con tan jene-
rosos sentimientos se prepare noblemente a la mission qe la incumbe de ade-
lantar la sibilisasion de su patria, ilustrindola por todos los casinos qe an
rrecorrido con tanto esplendor las nasiones del antiguo mundo. En tales sir-
cunstansias era demasiado conspicua la nesesidad de un ajente qe atisase
esa nasiente llama, i diese una direction asertada a ese espiritu de la jubentud.
T Tal es el basio qe a benido a lenar la nueba Unibersidad. La formasion de
este cuerpo es, a mi modo de her, el paso mas fitil qe abria podido darse en
fabor de la ilustrasion, tanto por esa fermentasion mental, como porqe, fun-
dada sobre bases distintas de la antigua, no sera 6sta una institution de mero
lujo, ni una arena donde solo rreporte inftiles triunfos la sutilesa del injenio.
Trabajos mas probechosos i de mas solides son los qe an de ocuparla. Encar-
gada de belar sobre la education, ella sujerirA al Gobierno los medios mas
adecuados para mejorarla i difundirla en toda la Rrepiblica. Dibidida en facul-
tades, cada una de 6stas se contraera con esclusion al adelantamiento del
rramo de su incumbensia, i suministrari sobre 61 datos importantes a la Su-
prema autoridad. Destinada en fin, a ser el sentro de union de las prinsipales
rreputasiones literarias, ella difundira un calor bibificante sobre la cresiente
afision a las letras i ara contribuir al benefisio general tantos talents inutili-
sados antes por la falta de estimulos.
x Si la instruction sientifica a meresido una tension solisita de parte de la
supreme autoridad, con doubles motibos reclamaba sus desbelos la primaria.
o Porqe ella es el principal ajente para mejorar esa masa del pueblo qe
forma la part mayor de nuestra sosiedad, i a la qe debemos sacar de la igno-
ransia i miseria en qe bibe. En su empefo para propagarla, el Ejecutibo, du-
rante el aflo de qe doi cuenta a mandado abrir nuebas escuelas en cresido
nfmero en aqellos lugares de las probinsias qe mas nesesitaban de este bene-
fisio. 1 no pudi6ndole bastar la escasa suma de dies mil pesos asignada con
este fin en el presupuesto, para probeer a una ecsijenisia tan basta, i acordar







ORTOGRAFIA AMERICANA.


A LA GACETA DEL COMERCIO

(De 23 de octubre de 1843).

Sefiores redactores: Veo que la forma epistolar para man-
dar comunicados a la prensa va tomando cada dia mayor
boga; i no sin razon, porque asi se va mas directamente al
objeto i el pdblico sabe a quidn se dirijen los tiros i el punto
de donde parten. Me tomard, pues, la licencia de suplicarles
por medio de esta, que me franquden sus columns, para
contestar a la mui apreciable que me ha dirijido por el Pro-
greso con fecha de hoi el senior Minvielle, con motivo de
cierto incident que ustedes ignoran por allA, lo mismo que
el pdblico de por acd.
Ya veo que ustedes van a estrefiar que elija las columns
de su diario para responder al senior Minvielle, columns que
pocas veces, si alguna, habia ocupado hasta ahora. Pero las
del Mercurio, que llend en otro tiempo durante dos afios, las
tengo ocupadas actualmente, en la section correspondencia,

a la bes a los maestros dotasiones qe pudiesen complaserlos, a dispuesto qe
las Munisipalidades respectibas los estimulen con recompensas sacadas de sus
propios fondos, agan los gastos de apertura de dichas escuelas, i contribuyan
con los Atiles nesesarios para los ninjos mas pobres. A rrecordado asi mismo
a los probinsiales de las 6rdenes relijiosas la obligasion qe se les impuso por la
lei de 14 de setiembre de 1830, de abrir en todos sus combentos una escuela
gratuita de primeras letras; i encargando a los Intendentes qe bijilen sobre el
cumplimiento de este deber de los rregulares se les a prebenido qe en su omi-
sion, manden aser a costa de ellos esa apertura por las Munisipalidades. Pero
por mas arbitrios de qe el Gobierno eche mano para propagar la education
primaria, son tantas las nesesidades qe a este rrespecto se dejan sentir en casi
todos los lugares de la Rrepdblica, qe ap6nas puede desirse qe ayamos dado
prinsipio a la ilustrasion del pueblo. Nesesario es qe las presents Cdmaras
lejislatibas que an dado ya pruebas rrelebantes del selo qe las anima por la
prosperidad del pais, ofrescan su active cooperation a un fin tan laudable.
Nesesario es qe presten sin basilar su aprobasion a la moderada suma qe
para 1l se a consultado en el presupuesto qe a de rrejir en el aflo pr6csimo.
(( Con este motibo, no puade m6nos de lamentarse la falta, asi de peqefios
libros qe, ofresiendo ejersisios de lectura acsesibles a la comprension de los
nifos i propios para inspirarles interest, les agan mas Ilebadero el trabajo del
aprendisaje por el estimulo de la curiosidad, como de compendios o brebes
compilasiones de los prinsipales conosimientos qe combiniese darles sobre los
barios rramos del saber. La Unibersidad en su secsion de Umanidades esta
encargada de probeer a esta nesesidad, ya promobiendo la composision de tan
fitiles obritas, ya la traducsion de las mejores qe se ubieren escrito en otros
idiomas. Para este fin espero a de serle de gran ausilio una abundante i esco-
jida colecsion llegada ase poco al Ministerio de Justisia, de los compendios
adoptados en las escuelas de Fransia para ensefiar a sus alumnos los primeros
rrudimentos de las siensias. a






52 OBRAS DE SARMIENTO.
con otro asuntito i no quiere hacerme gravoso a los caseros.
En cuanto al Progreso que yo fund venciendo todo jenero
de dificultades; en cuanto al diario, que yo di a la ciudad de
Santiago, a la capital de la Repdblica, eso es otra cosa. 1Me
estan, por mis pecados, cerradas sus columns! Se me pro-
hibi6 hace meses porun editorial mandarningun comunicado,
i no ha much que se me devolvi6 uno, es verdad que por
mui largo, en atencion a que habia necesidad de publicar al-
gunas biografias de oradores franceses traducidas de Timon,
que a un amigo i compafiero mio se le mandaban pedir al
mismo tiempo. De manera que el diario que improvise i sos-
tuve hasta que ya era un hecho consumado, el diario que di
a los vecinos de Santiago para que no tuviesen que recurrir
a las prensas de Valparaiso (segun lo decia en el prospecto,
a mendigar un rincon en las pdjinas del Mercurio o de la
Gaceta, fu6 6itil para los demas, i para mi tan solo qued6
subsistente el inconvenient de hacer viajar mi pobres comu-
nicados para contestar a los ataques que se me dirijen por
medio de mi criatura, i tener que recibirlos a las mil i qui-
nientas, fiambres i cuando la oportunidad se ha pasado. Yo
he merecido, pues,la distinction de ser proscrito del diario que
crid sin mas que el fiat lux i que a poco de formado tiraba
ochocientos ejemplares; yo he sido proscrito del diario que
mi6ntras conserve el noble titulo que le di, traerd para algu-
nos el recuerdo de mi nombre; por lo que viene aqui de
perlas el doloroso lamento de Virjilio :
Sic vos non vobisl mellificatis, apes;
Sic vos non vobis! lanificatis, oves.

Asi, vosotras, oh abejas, dais la miel para que otros se
chupen los dedos.
Asi, vosotras, oh ovejas! criais la lana para que otros se
aforren con ella.
La cortisima carta del senior Minvielle, eso si, i los que
gusten del j6nero, puede contar con las columns del Pro-
greso. Eso nutre; eso es del gusto de sus actuales redactores.
Pero dej6monos de esto, i pasemos al asunto principal que
es la carta del senior Minvielle. ,Saben ustedes, sefiores Re-
dactores, de qud Memoria se habla, i qu6 es lo que tanto ha
ofendido al que me interpela por la prensa? ,Sera possible,





ORTOGRAFIA AMERICANA. 53
diran ustedes, que habiendo en Santiago un diario que tiene
por objeto instruir al pdblico de las ocurrencias de la capi-
tal, no sepamos qud acontecimiento ha dado lugar a esta fa-
mosa carta? 4No es asunto digno de ocupar las columns del
Progress la lectura de la primera Memoria que se ha pre-
sentado a la recien instalada Universidad de Chile, memorial
que buena o mala, interesante o sin importancia ninguna,
mostraria que los miembros de aquella corporation se es-
fuerzan en Ilenar la honrosa comision de que se les ha encar-
gado, prestando su cooperation al adelantamiento del pais?
,No han visto los redactores del Progreso en el Diario de los
Debates, en el Nacional de Francia, en el Folletin, anun-
ciadas diariamente las memories o informes leidos en las
corporacionescientificas? ,Nomerecia la primera que se veia
en nuestra Universidad la pena de noticiarla al piblico? Lo
ignoraban?
Pero, para disipar la estrafieza de ustedes, les instruir6 del
busilis de este silencio. Es el caso que no ha muchos dias
cometi la indiscrecion de quitarle a un chiquillo de entire las
manos el Programa del Liceo que estaba haciendo pedazos
por divertirse; este chiquillo es redactor, i ha querido ven-
garse guardando silencio sobre la Memoria, contando con
aplastarme con esta muestra de desden; pues que si 61 no
dice al piblico : se ha presentado una Memoria a la Univer-
sidad, ni la Memoria se ha de haber presentado, ni el pii-
blico ha de tener jamAs conocimiento de ella. Ah! No saben
ustedes cuintas reputaciones, cuantos acontecimientos pue-
den crear i destruir los redactores de un diario; aunque sean
microsc6picos, aunque sean pulgas, que para eso el diario
es grande, i el hdbito hace al monje.
Yo, pues, me encargard, ya que nadie quiere hacerlo, de
instruir a ustedes i al piblico de lo acontecido. Hace tiempo
que me ocupo de componer un Silabario para ensefiar a leer
en las escuelas primaries, una de esas indiscreciones con
que, segun el senior Minvielle, me granjeo cada dia mas ene-
migos. No importa! cada loco con su tema. El senior Min-
vielle compone dramas para la gloria de Chile; yo pobre
diablo, me ando arrastrando por la baja literature, por
aquello que a nadie le interest.
Miren ustedes, todo un miembro de la Universidad com-
poniendo silabarios! Pero hasta aqui no mas me alcanza mi






54 OBRAS DE SARMIENTO.
ciencia. He colectado, pues, todos los modernos silabarios i
mdtodos adoptados en Francia, todos los conocidos en Es-
paiia, todos los usados en America, i algunos de Inglaterra i
Estados Unidos, i cuando me creia ya bien instruido de todo
lo que se sabe hoi en esta material, con juicio formado sobre
el plan que debia seguir, para lo que contaba ademas con
mi esperiencia de maestro de escuela, me pas6, al ponerme a
escribir, una dificultad de no pequefia importancia. Cudl es,
me dije a mi mismo, el sistema de ortografia que para la en-
sefianza voi a adoptar?Porque mispretensiones no se limitan
a preparar un silabario o cartilla de lectura que ahorre a los
nifios la mitad de las ligrimas que les cuesta aprender a
leer hoi; voi mas alla; trabajo por preparar una series de
libros elementales de ensefianza primaria, libros de lectura,
gramatica, aritm6tica, jeografia, moral, religion, etc. No
vayan a creerse que todo esto ha de ser past mio. No. He
hecho venir de Francia unos quinientos libros de ensenanza
de los adoptados o autorizados por la Universidad i el Con-
sejo de Instruccion Pdblica; las obras peri6dicas que para
la direction de colejios i escuelas se estAn publicando alli, i
estoi instruyendome, en lo que mis complete me parece,
para hacerle al pais mas tarde el mal de darle algunos libre-
jos i continuar granjedndome enemigos. iC6mo ha de ser
todas las cosas en contra.
Para allanar la dificultad que me tenia embarazado, com-
puse una Memoria que lef a la Facultad de Humanidades de
la Universidad el 17 del que rije. En la susodicha Memoria
he tratado una question mui seria i que seri sin duda asunto
de grandes debates en Chile, i pudiera serque en la America
entera. No se ria el senior Minvielle, eso se ha de ver.
Cuando hube concluido la lectura, el senior rector dispuso
que pasase a una comision para que esta informase a la Fa-
cultad sobre ella. El secretario sujiri6 la idea de que el rec-
tor mismo debia ser el comisionado i ningun otro mejor que
6l. El senior rector se escus6 diciendo que 61 no podia de-
sempefiar aquel encargo, i afiadi6 sonridndose que yo lo re-
cusaria, a lo que contest afirmativamente, ri6ndome tam-
bien. El sefor decano hizo ent6nces la motion de que la
Facultad mandase imprimir aquella Memoria por considerar
las cuestiones en ellas tratadas dignas del conocimiento del
puiblico. El senior rector apoy6 cordialmente esta sujestion,





ORTOGRAFfA AMERICANA. 8
agregando algunas palabras que indicaban su juicio sobre la
material. Ent6nces hice present yo que ya tenia el inimo
formado de darla al piblico, i que queria hacer una edicion
numerosa, porque era mi intencion distribuirla por todas las
secciones del continent, a fin de que, si era possible, nos
pusi6semos de acuerdo todos, todos los americanos, sobre
el punto important de que se trataba. En virtud de la nega-
tiva de mi parte a poner a disposition de la Facultad el ma-
nuscrito, se discuti6 mui largamente, a proposition del se-
fior rector, sobre la forma i trdmite con que la Facultad, a
falta de fondos, debia manifestar al ministry de instruction
piblica su deseo de que la Memoria se imprimiese, suscri-
bidndose la Facultad por un nimero de ejemplares. Se con-
vino, iltimamente, en que el decano dirijiria al rector una
nota en que le informaria el deseo de la Facultad, para que
6ste la pusiese por medio de otra en conocimiento del senior
ministry, para cuyo fin el rector hizo poner a votacion esta
pregunta : g Resuelve la Facultad que se manifieste al senior
ministry de la instruction pdblica, por medio de un oficio, su
deseo de que se imprima la Memoria leida por el senor Sar-
miento, i que se suscriba por un nuimero de ejemplares?
Unos bajaron la cabeza afirmativamente, otros hasta por
ahi no mas; pero, en fin, la votacion fud can6nica. El senior
Minvielle dice que aprob6 por mostrarse caballeroso; yo hice
otro tanto cuando me interrog6 el secretario i arrastrado por
los mismos motives que el seflor Minvielle.
Este es, seiiores redactores, el asunto de la Memoria mal-
hadada; i como ya va un poco larga la carta, i estas cosas
largas me perjudican en las oficinas de los diaries, reserve
para mafiana contestar al senior Minvielle, a fin de satisfa-
cerlo.
Quedo entire tanto su servidor.

PRIMERA CARTA AL SENOR MINVIELLE
(Gaceta del Comercio de 24 de octubre de 1843).
Santiago, octubre 21 de 1843.
Mui senior mio :
Aunque estamos todos los dias encontrandonos de manos
a boca en esta ciudad, i sd yo donde es su casa, como usted






56 OBRAS DE SARMIENTO.
sabe donde esta ubicada la mia, me dispensarA que me tome
la confianza de mandar esta por la via de Valparaiso, pues
que tengo motives que me es del caso recorder para dar este
rodeo. Siento en el alma que su apreciable que contest se
haya estraviado de su direction, i haya caido en manos de
redactores de diaries, que como usted i yo sabemos, andan
a caza de novedades para llamar la atencion; i digo que lo
siento, porque a haberme hecho usted a mi las prevenciones
i dado los buenos consejos que ella contiene, sin poner de
por medio al pdblico, habria quitado de la Memoria en cues-
tion todo aquello que, no conduciendo a mi objeto, podia
herir sin motive a usted, o a otro cualquiera. Si usted ha
reflexionado sobre el paso que ha dado, convendria conmigo
en que sin necesidad de sujestiones ajenas, por delicadeza,
por puntillo, no debo quitar ahora ni una jota, ni un tilde de
los concepts que la Memoria contiene. Los que desean sa-
ber qud es lo que tanto lo ha ofendido a usted, querran ver
la Memorial que lei a la Facultad de Humanidades i no la que
me ha sujerido usted; porque si en aquella hai algo que sea
indtil, acre, lo que usted quiera, para mi que la he escrito
no hai nada que estd por demas, no hai concept alguno que
no haya vertido a designio i para conseguir el fin que me
proponia. Daria yo una reputation piramidal a su carta si
pudiese decirse mariana, cuando la Memoria corra impresa :
(c No es esta la memorial. Aquf le falta un trozo que le hizo
quitar Minvielle. )
Ha tocado usted tantos puntos en su apraciable a que con-
testo, que necesito irme por parties, i dar sucesion a las res-
puestas que para satisfacerle me ocurren. Cree usted que sus
amigos que lo han oido defenderme en otro ticmpo, van a
alegrarse al leer la suya, i que mirarin la causa que la mo-
tiva como un castigo que el cielo le tenia preparado por ser
mi defensor. Pero el senior Minvielle debe recorder que si en
la precitada Memoria lo he nombrado para citar un trozo de
su Ernesto, era porque convenia a mi prop6sito, i en manera
ninguna para ofenderlo; i si para hacer adoptar una innova-
cion tan radical como la que propongo, necesitaba tratar de
la literature castellana, debi olvidarme de que habia un es-
paflol entire nosotros, que se cree representante de la Es-
pafia en el seno de la Facultad de Humanidades de la Univer-
sidad de Chile que tiene sus intereses americano-chilenos, i





ORTOGRAFIA AMERICANA. 7
que desde que ha aceptado aqu6l el nombramiento de miem-
bro de 6sta, ha contraido el deber de ser americano-chileno
en los asuntos que se traten; porque seria un poco ridicule,
si no me equivoco, que un miembro de la Facultad de Huma-
nidades protestase a nombre de su antigua patria contra lo
que fuese de interns para el pais; i ya ve usted el inconve-
niente que result de esta duplicidad de afecciones i de in-
tereses.
Ud. ha dicho que no cree que la Memoria debi6 presen-
tarse ni ser escuchada por un cuerpo literario, ni este votar
por que viese la luz piblica; i mi6ntras tanto usted ha visto
a ese mismo cuerpo literario pedir por unanimidad i espon-
taneamente la publication de la Memoria, i manifestar por
una nota official a su ministerio este su deseo. Ya ve, pues,
que lo que a usted le parecia tan indigno, a todos los ame-
ricanos que estaban alli les pareci6 asunto mui digno de ellos
i de la luz puiblica, salvo los comentarios que cada cual ha-
ria, pues que yo no he estampado en la Memoria las ideas
de otros, sino las mias.
I crea usted que al tocar todos los puntos que a usted le
parecen superfluos, he tenido un grande objeto. Conozco las
opinions literarias de todos mis colegas, la adhesion de
algunos por lo que creen en una literature espafiola, el res-
peto de otros por la Real Academia, la sumision de otros a la
autoridad de los escritores, i el poco prestijio literario de
que yo gozo; porque, como lo he dicho en aquel opuisculo,
la autoridad en material de letras es puramente personal, i
yo no la tengo ni preteado tenerla tampoco. Cuando, pues,
quiero library a la juventud de Chile, i acaso de la America,
de los embarazos de la actual ortografia, he debido atacar
de firme los obstAculos con que tienen que luchar todas las
reforms aqui i en todas parties; he debido remontar a las
causes de donde proceden aquellos; he debido intentar des-
truir en el Animo de los miembros de la Facultad las preo-
cupaciones, entendiendo por esta palabra lo que ella importa
literalmente : pre-ocupaciones, las ideas que tienen ocupada
la mente de antemanb i que estorban la admission de otras
nuevas. Por eso me oiria usted decir alli, medio de broma,
medio de veras, que recusaba en la material el juicio de la
Facultad entera. No porque crea yo a sus miembros poco
instruidos para juzgar de la ventaja, consecuencia i posibili-






66 OBRAS DE SARMIENTO.
dad de mi proyecto; sino que por el contrario, en fuerza de
sus luces, de su education cientifica i de su suficiencia, eran
los m6nos a prop6sito para el caso, porque todos nuestros
juicios estdn basados en antecedentes de que no podemos
prescindir. Hablele usted a un carlista de las ventajas para
la Espaia de vivir bajo la salvaguardia de una constitution,
no le comprenderd jamas; hMblele a un ayacucho o a un
cristino de los bienes que les traera la vuelta de don Carlos,
jams lo entendera. Digale usted a un musulman que el cris-
tianismo es revelado, que es una institution divina; digale
a un protestante que el catolicismo es la fnica religion ver-
dadera, i vera si le comprenden. Esto es lo que sucede en
todos los casos, i las jentes cuya razon ha sido preparada
por una larga education, es decir, mas preocupadas, son
siempre las que mas obstaculos ponen a toda reform fun-
damental; no obstante que el sentido comun haga ver des-
pues que carecian de base sus objeciones.
Mi Memorial es, pues, un escrito poldmico; entro en la
arena a combatir ideas recibidas que conozco, para hacer lu-
gar a otras nuevas; i antes de leerla en la Universidad, ya
habia abierto contrata para la impression; porque no queria
someter mi idea solamente al fallo de Jos individuos que
componen la Facultad, por no parecerme jueces competen-
tes, precisamente porque son literatos, es decir, mui duchos
i mui versados en nuestra antigua ortografia. iQud jdnero
de razones voi a alegar que hagan efecto en el animo de los
miembros de la Facultad para probar que es mui dificil para
la jeneralidad de los americanos la ortografia actual? Ellos
la escriben perfectamente, jamas se equivocan en el uso de
una letra. Vaya usted a ver trabajar al celebre Monvoisin;
es la cosa mas sencilla del mundo : brochazo aqui, brochazo
alla, sale la imajen de un individuo casi hablando. Pero vaya
usted a hacerlo, oh! eso es otra cosa. Llame usted a los
nueve decimos, a los noventa i nueve cent6simos de los
hombres que llevan capa sobre los hombros en cualquiera
section americana, i digales que escriban con la actual
ortografia, i vera usted bueno!
,Cree usted acaso que para hacer adoptar una reform,
una innovation, por itil que sea, no se necesita mas que pro-
bar su conveniencia? Qud tendria usted que objetar a lo que
alegaron Garcia i Bello en L6ndres, para reformar la ortogra-





ORTOGRAFfA AMERICANA. 59
fia castellana? 41 qud consiguieron? Nada. Para introducir
innovaciones tiles es, pues, necesario tomar el martillo que
destruye, el hacha que destroza, i n6 la lanita que suaviza i
hace cosquillas. No necesitaba que usted me comunicase lo
de la hidrofob6a. Ya lo inferia. Para ese que me tacha de hi-
dr6fobo, escribia asi. Necesitaba, para que pueda escu-
charme, destruirle la conciencia primero, hacerle pedazos el
idolo que adora, mostrarle que es de barro. Cree usted que
si el senior rector de la Universidad no hubiese presidido la
session, i el senior decano propuesto la impression de la Memo-
ria, todos los demas, todos absolutamente la habrian pedido?
A usted, pues, i al de la hidrofobia los aguardo.en las discu-
siones pacificas de la Facultad, i en las tormentosas i acalo-
radas de la prensa. Las armas se las dejo a su disposicion.
No rehuso ninguna cuando se trata de hacer al pais i a la
Am6rica un gran bien i destruir un abuso.
Mi Memorial estd un poco recargada de colors, a fin de
que los miopes puedan verla desde una cuadra; i no se equi-
voque usted un moment, la ver6n.
Queda por ahora de Ud. servidor.


SEGUNDA CARTA AL SENOR MINVIELLE

(Gacela del Comercio del 25 de octubre de 1843).

Santiago, octubre 22 de 1843.

Mui senior mio :
Sea esta mi segunda epistola en contestacion a su apre-
ciable del 20. Pero como no todos tienen el talent de decir
much en pocas palabras, para satisfacer los cargos que me
ha hecho, necesito, al paso que voi, much papel i alguna
tinta. Esto le probard a usted cuinta importancia he dado al
asunto.
Me cree usted animado del odio mas violent contra la Es-
pafia, su patria, a quien ultrajo con todo el insano ardor de un
furioso, dando con esto a un amigo de usted la idea precisa
de lo que era un hidrdfobo.
Entendimonos. La Espafia es una nacion situada en una






60 OBRAS DE SARMIENTO.
eslremidad de la Europa, con doce millones de habitantes,
cuyo idioma hablamos nosotros i uya colonia fuimos en ottro
tiempo. Esta nation tiene una Real Academia de la lengua,
que nos impone una ortografia que no podemos usar con
propiedad i de la cual prepongo a la Facultad de Humani-
dades i a la America entera, que nos desembarazemos. Para
probar que podemos dar este paso, he reunido en la Memo-
ria en question, una series de hechos i de datos que manifies-
tan : L. que la Real Academia no es hoi ni para la Espana
una auloridad, i doi las razones que hai para ello; 2.0 que
sus reglas de ortografia no son fitiles para la jeneralidad de
una nation, sino para los que hacen profession de las letras;
3.0 que en AmBrica lo son m6nos aun, por haberse perdido
en el lenguaje hablado ciertos sonidos, precisamente aque-'
los cuyos caracteres representatives mas nos embarazan;
4.0 que es llegado el caso de crearnos una ortografia ameri-
cana, fundada en la pronunciation; 5. que si esta ortografia
difiere de la espafiola, ningun inconvenient traerA para no-
sotros esta cision, porque la Espafia no tiene libros; porque
todos los que leemos i nos instruyen, son traducidos; porque
las prensas que nos ios suministran estan en Francia, en Ingla-
terra i otros puntos; porque los peri6dicos i diaries redac-
tados en Europa para el uso de los americanos, nos vienen
de Londres o de Francia.
Para probar todo esto, en lo cual se funda el proyecto de
ortografia que he sometido a la consideration de la Univer-
sidad, i de cuya estravagancia o merito, i de lo que tenga de
fitil i possible, de impertinente o de irrealizable, tendrd usted
i el de la hidrofobia que dar su parecer a su tiempo fundados
en los hechos, demostraciones i razonamientos; para probar
todo esto, decia, tuve que ir a inquirir si habia una libreria
espafiola. iEs culpa mia si he sacado en limpio que n6, i que
nada tendremios que ver con Ia Espafia en adelante, en mate-
ria de letras? Me apoy6 en el juicio que sobre la literature es-
pafiola manifestaban grandes literatos europeos, i al citar sus
palabras, dije :
< No es mi Animo ofender a la Espana al recorder estas
palabras que tan poco la honran. Cuando digo Espania en
material de letras, incluyo a la America, i no seria yo quien
escupiria locamente al cielo. La Espafia, como pueblo que
trabaja por salir de la nulidad a que la han condenado los






OITOinliA AMERICAl 64
errors de sus anuiguuos d~spotas, es la nation mas digna de
respelo.
Es esto, senior Minvielle, dtrtajaTr cn todo el imsano ardor
de un furioso al pueblo que usted idoaita.?
Oiga used ahora a otro furioso, cuyo testimimio cre p.or
demas citar para establecer el hecho de que la Espa"a no
riene vida sino para si, que estai ondenada la ul icuridad, i
qge donde no Ilegan sus armas, no -Legarn sus letras.
Doaminara de nuevo el pabellon espaijol el golf de Md-
jico i las sierras de Ara uio (Chile), i-i rnranmoslos espafioles
a coi'lI Ip:ner comedies i a eneon-trar traductores.
( Eseribir i rear aa ,el centre de ]a civilizacian i de la ,pu-
aliridad, comeo H1ugo i Lermiaier, es ,eseribir. Escribir come
Chaleaubriand i Lamartine, en ia capital del mnado moder-
no, sesscribir par la humamnidald.
( Escribir en Madrid es no :escribir ni pana los suyes. Por-
qie, qui6nes son los suyo:s? Quien oye aqui? San las acade-
mias, son los circulos literarios?
(( 1 deplI"s de estas reflexiones queremas violentar las
eyes de la naturaleza i pedir escrilores a la Espakia? Llore-
mos, pues, i traduzcamos, i en este sentido demos todavia
las gra:inas a quien se tome el trabajo de ponernos en cas-
tellano lo que otros escriben en lenguas de Europa' >.
SEste furioso, senior l-envielle, es su paisano Larra,. RPor
q.ud no le diriji6 usted-una ,carta cuand~ escribia en Madrid
mismo estas palabras i todas las que se encuentran en sus
escritos, mas amargas mil veces que las que ye he citado o
puesto en mi Memoria?
Por qud no se present al gol:ierno de Chile euando se
aHio lareimpresion idel Figan o, pidiendeo que ;qse suprimiesen
todos los trozos en que se bur4a, en qule se ridiculiza, en que
se ihumilla a la Espafia, en que se espone la-nulidad literaria
die su nation, en que piregona, ensalza i ponOe por modelo la
literature de ot lra naciones, i ssobre todo la de fraoia? Ah
Pero Lanra eraespaniol, i yo que soi un americano i un pAra
ea Chile, o deno bono puedo decir lo que los espafioles dice,,
I ,que la Europa entera pruclamia, to que es cnveni~s te no
ignorarr, i esto, Meheo eonu A fin de apoyar la oporlunidlad de
oaa reforma radical que propeago en la manera de esacibir


.L FigaRa, tomo 2.A, ipA. 521. fdimaidle Valparaisa.






62 OBRAS DE SARMIENTO.
nuestras palabras, a fin de libertar a la mayor parte de los
americanos de la mancha de ignorantes que les impone la
actual ortograffa, a fin de ahorrar a nuestros hijos los tor-
mentos que cuesta hoi aprender a leer i la vergtienza de no
saber escribir! Cree usted que tengo una irreconcilable
enemiga a la nation espafiola? Hai en eso una palabra cam-
biada. No es a la nacion, es al espantajo de su literature. Si!
a este profeso un odio implacable, un furor insano, hidrofd-
bico. I como quiere usted que no se lo tenga! ,Sabe usted
cudl es el estado real de la instruction puiblica, por falta de
libros buenos que nos instruyan? Sabe usted cuales son los
efectos producidos por el que aun conserve esa literature?
,Sabe usted que tenemos hombres instruidos que lo mira-
rian a usted como un insect en cuanto a literature i que,
sin embargo, no han leido un libro de los millares que sobre
filosofia, historic, political, se han escrito en las demas na-
ciones, por estarse embebecidos con Hermosilla, Larra, Mora,
Jovellanos, Cienfuegos i todos esos escritores que no les su-
ministran idea alguna, porque ellos no saben mas que el
que los lee? i,Sabe usted que no falta en el afio 43 quien
est6 creyendo que Solis es historiador i Mariana un Her6doto,
i por ocuparse de leer a estos cuenteros i admiral las llama-
das bellezas de estilo, no hai entire nosotros ni veinte, ni
diez, ni cuatro j6venes que esten suscritos a las revistas
europeas, a esos espejos de la civilizacion de nuestra 6poca,
en que se refleja todo lo que hai de grande en material de
letras i de luces; a esos carteles en que estin anunciados i
examinados por las primeras capacidades europeas, los libros
nuevos que cambian a cada rato la faz de las ciencias
c de las ideas? LSabe usted que el ministry de instruction
piblica ha tenido que exijir por un decreto que estudien el
frances los j6venes para recibirse de bachilleres, i que esto
ha escitado un clamoreo universal entire los estudiantes, por-
que se ha creido, gracias al predominio de la literature espa-
fiola, que en aquello i en los demas studios preparatorios
que se exijen, solo se ha querido poner una traba a las carre-
ras cientificas? 4~Sabe usted, senior Minvielle, que las classes
de ingles estin en todos los colejios punto menos que de-
siertas, porque para admirar a Hermosilla i a todos esos
copistas sin instruction, no se necesita en Santiago saber
ingles? Sabe usted, senior Minvielle, que el gobierno ha pe-





ORTOGRAFIA AMERICANA. 63
dido a Francia, i n6 a Espaiia, libros de education, i que ahi
estdn en un restante para principiar la grande obra de la tra-
duccion i de la compilacion, a fin de que nuestra juventud
se instruya? i,Sabe usted que los que nos dedicamos a la en-
sefianza i queremos suministrar alguna idea que estd de
acuerdo con lo que se sabe i ensefia en Europa, sobre lejis-
lacion, derecho, cosmografia, jeografia, literature, historic i
aun gramitica, tenemos que andar a caza de libros, tradu-
ciendo, hacienda estractos, redactando cursos, porque no
hai nada en castellano o mui poco, i esto incomplete, que
pueda ayudarnos? 4Sabe usted, iltimamente, que la mayor
parte de los libros i autores que gozan de mayor autoridad
en los pueblos- civilizados, nos son ap6nas conocidos toda-
via? ,I esto debido a qud, senior Minvielle? A que midntras la
Espafia modern, a quien usted cree que yo insult, se ha
dado vuelta hacia la otra parte de la Europa i trabaja por
civilizarse i salir de la barbarie, nosotros los americanos
todos permanecemos dados vuelta hacia la Espana, para que
ella nos d6 sus resagos, los harapos viejos que esta botando.
Por eso es que he examinado tan minuciosamente en mi Me-
moria lo que es la libreria espaiola, no con declamaciones,
sino tomando los catalogos de libros de nuestras librerias, i
apuntando d6nde han sido impresos, i por que autores han
sido escritos. Todo esto para inducir a los que lean aquel
opisculo i tengan que ver con la instruction pdblica, a imi-
tar a la Espafia, a darse vuelta completamente h6cia las
otras naciones de Europa, a poner la cara hAcia donde los
espafioles la han puesto, i no hacia las espaldas de 6stos.
Todo para inducir a mis respetables colegas a vencer sus es-
cripulos i formular decididamente una ortografia exacta,
buena i fdcil para leer i escribir con ella, sin andar consul-
tando a la Academia, a quien nadie consult, porque estA
muda, porque estA tocada de marasmo, de inanicion incura-
ble, porque de traducir al castellano, mejor es traducir con
una ortograffa rational que con esa madeja sin cuenda, ese
caos de la ortografia actual.
Ya ve, pues, senior Minvielle, que yo no he insultado a
su nacion, ni a los espafioles, para qui6nes no tengo, como
pueblo, sino respeto i consideration.
Todavia hemos de hablar de espafioles.
Quedo de usted amigo i servidor.






OBTAS Mr SARMIENTO.


TERCERA CARTA AL SENOR MENVELLE

(Gacefa Ael Comercib det 26 oetubre de' 8?4).

Santiago, octubre 23 e '1843.

Mui senior mio :
Prfmetile a used en mi iltima, hablarle algo mas de es-
patol'es, iqmfiero consagrar 6sta a tan important asunto. Pwr
mi: anterior, habri usted risto que ninguna safia alimients
'ontra la nacion espafiola. Para mi, come para todos los
americans, la palabra Espafia represent mas bief ana itde
que an pueblo. Epafloles i americanos- comprenden por la
Espafia el antiguo i double despotismo que hizo de ella tna
escepcion de la Europa, que ha perpetuadoi hasta nuestres
dias la edad media can todos sus sombrios colors; america-
nois i espafioles trabajan- hoi por quitarte e esa palabra la
fmrinosa idea que represent. &Qud ha hecho la nation espa-
iola desde et afit 1808 a esta parte? ,Qud im-portan, esas
revolueiones sangrientas que han rlenado de espanto a Ia
Europa? i,Qu6 significa esa prolongada guerra civil que la ha
despedazade i amenaza actualmente volver a eniellider'e? Es
bI rejeneracio de la antigua Espafna, de ta E[;pafi-a barbara,
que se, esfuerma en tornarse en Eslpila europea, Espafia civi-
lizada:. De ests habtMremos mas tarde. La Espaia, pue s,
para aeric e aeriao es a idea que' reeuerda un yago- rto-o i
ufta tradition pvr cortar wmtn.
Los espafi~ies eomo individuos son para, nosotros 10 que
son los alemanes, franceses, ingleses, ru-sos, hombres- por
quienes no. eonservamios ni odios aM simBpatfas, pues ya se
ha, apagado el rencor que contra ellos suseit6 fa lucha de la
idepenieneia, rencer de que estubieron libres aqnellos
espafioles que sirvieron bajo nuestras banderas, i que seo
hiiron por s- consagracion a la causa de la libertad dignos
del reemoeimienta dte naestros padres. 1 en la manera- de
apreciar a estos dignos espafioles, sei'or Minvielle, no, he-
mos estado ambos siempre de acuerdo.
Usted ha escrito un drama cuyo hdroe es une de esos





ORTOGBRAFiA AMERICANA. 65
espafioles que pelearon en nuestras filas en la guerra de
la independencia. ;Qud haee ousted de su Ernesto, de ese'
j4veni military que en despeeho de la nacionalidad, del deber,
de todos los vinculos que la sociedad impone, por obedeeer
a su conciencia, a sus convicciones, vuelve sus armas contra
sus paisanos, instruments services ent6nees del despotismo,
fautores de la servidumbre? Recuerde ousted que no escribia
en Espafia sino en America, donde se hallan muchos de
esos espafioles que pelearon por nuestra causa; que se pa-
saron, eomo ousted dice; reeuerde usted que su drama, nacido
bajo el techo hospitalario de Chile, debia respirar los senti-
mientos de los americgnos con respect a esos dignos espa-
iioles ,cual es el principio moral que usted ha desenvuelto
en su Ernesto? CuAl? Este : que fueron infames todos los
espaholes que sirvieron nuestra causa. Una sola palabra pone
usted en boca de su Ernesto, que lo justifique diqt'n.3-I.*; lo
hace sueumbir al llegar a Espana bajo el peso de la reproba-
cion universal, bajo la negra mancha depasado a los rebel-
des. No le da usted siquiera lugar de ir a derramar su sangre
en defense de la causa de la libertad en Espafia i absolverle
asi de su pasado error. No, Ernesto sucumbe infame a los
ojos de su patria, de su familiar, de los americanos i de usted
mismo, porque usted creia deber infamarlo. I sin embargo,
senior Minvielle, el delito de Ernesta fud el delito de mas de
doscientos ofieiales espaftoles que abandonaron sus banderas
para pasar a las nu'estras; fud el delito de Arenales, el delito
de Javier Mina, que saii6 de su patria para venir a hacer la
guerra aqui a sus piisanos, es decir, a ]a Espafia desp6tica i
r bbara. Sepa usted mas : fud el delito coneebido, aunque
no consumado, de. ese Espartero que gobierna hoi la
Espafia, i de todo el grande ejdrcito espafol que se rindi6
en Ayacucho. Aqui hai un viejo general que fue el enviado
por parte de los patriots para arreglar ese negocio i que
tuvo largas conferencias en Salta con Espartero, enviado
por los espafioles; i si por ent6nces no tuvieron el proyec-
tado efecto, fuW por causes mui ajenas de los sentimientos
del patriotism, a la manera material i poco elevada que lo
concibe usted ea su Ernesto. Su Ernesto, pues, si hubiera
sido la espresion de los sentimientos de un americano, valia
como decir : Espaiioles que por amor a la libertad aban-
donastets la causa de vuestros compatriotas, que sacrificasteis






O OBRAS DE SARMIENTO.
todo lo que tiene de mas caro el hombre, por reuniros a no-
sotros para librarnos del yugo de la barbarie espahola; que
derramasteis vuestra sangre a nuestro lado, fuisteis todos unos
infames!!! Lea usted su Ernesto i vera si no es eso lo que
se dice.
I no diga usted que esto lo propalo ahora por ofenderlo.
No; lo digo porque este fu6 el sentir que le manifesto con
el mayor calor, con el mayor interest, la vez que usted me
hizo, como a muchos otros, el honor de convidarme a la
lectura de su drama; lo digo porque usted me acusa de
odio a los espainoles, i necesito mostrar que no tengo ese
odio.
Usted convino con nosotros en correjir en este punto su
obra i darle otro desenlace; pero se content con agregar
algunas palabras que cohonestasen el fondo que no quiso
cambiar. ,I sabe usted lo que hice cuando la primera repre-
sentacion del Ernesto, a fin de no poner de manifiesto, como
redactor del Mercurio, el defecto de su obra, o por conside-
racion a usted traicionar mi conciencia? Me fui ]a vispera de
la representation a Aconcagua i volvi a los dos dias, sin mas
objeto que zafarme del compromise. Despues, cuando se di6
la segunda representation, dije algo en bien de usted i poco
de su obra, i esto, en el sentido que le hablo ahora. Su Er-
nesto, senior Minvielle, debi6 escribirlo en Espafia para hala-
gar con l1 las pasiones mezquinas de algunos espiritus estre-
chos que no comprenden que la sangre que se derrama hoi
sobre la tierra, no corre sino para hacer caer o andar mas a
prisa a la libertad i a la civilization, por lo que no era in-
fame el que abandonaba las banderas de los espanoles de
Europa, esclavos i birbaros ent6nces, por reunirse con los
espafioles de America, que quisieron i consiguieron ser libres
i empezar a civilizarse. I yo, senior Minvielle, tengo entire va-
rios amigos espaonles, algunos que obraron asi por obedecer
a su conciencia i a sus sentimientos.
Usted, pues, ha gozado en America de la liberdad de mos-
trarse en sus composiciones literarias, espailol con todos los
sentimientos de un espafiol de alli, tal como habria pensado
en su patria i para halagar a sus paisanos. ;Por qu6 no quiere
usted, pues, que a mi turno me muestre americano con todos
los sentimientos de un americano de aqui?
Usted me ha dirijido una carta por la prensa, que, debo






ORTOGRAFiA AMERICANA. 67
decirle, ya ha producido su efecto en el dnimo del pdblico.
Todos creen que yo he atacado en mi Memoria a los espafo-
les sin que ni para qu6, i usted me disculpard que me haya
detenido sobre este punto mas de lo que se creeria necesario.
Mafiana le contestar6 sobre sobre otros puntos que me
interest igualmente aclarar.
Quedo de usted amigo i servidor.


CUARTA CARTA A DON RAFAEL MINVIELLE

(Gacela del Comercio de 27 de octubre de 1843).

Santiago, octubre 24 de 1843.

Mui senior mio :
Cuentase que a la entrada de los aliados en Paris el afio
catorce, el astuto Talleyrand tuvo la habilidad de poner al
pie de una proclama Imprenta del Rei; i esta frase que nada
importaba para otros, allano a los Borbones la escala del
trono, pues los aliados hasta ent6nces no habian pensado
en imponer a la Francia sus antiguos reyes, ni la Francia
misma lo habia sofiado. Una frase, pues, arrojada de paso
por una mano hAbil, cambi6 los destinos de la Europa en-
tera. Usted se ha portado conmigo con no m6nos habilidad.
En su carta dice que el senior rector don Andres Bello, tra-
tado con tan poca corlesia en mi Memoria, fu6 el primero en
opinar por su publication. Ya ve usted que la frase inci-
dental, tratado con tan poca cortesia, no vale nada, es un
grano arrojado de paso; i sin embargo, senior Minvielle, ese
grano estd jerminando ya. Sabe ousted que don Andres Bello
goza como escritor de una alta i merecida reputation; que
sus aiios i sus servicios al pais lo hacen objeto de venera-
cion i respeto para el piblico. El tratamiento poco cortes
que doi a don Andres Bello en mi Memoria, es, pues, ya un
motive de alarma que escita un susurro de reprobacion con-
tra mi, porque el piublico no ha visto esa Memoria, porque le
cree a usted, basta la noble moderacion con que me describe
usted. ,En qud consiste, sin embargo, senior Minvielle, mi fal-
ta de cortesia? ,Sera, por ventura, en haberle llamado Bello,






68 ORA&S DR SARMIENTO.
sin el tratamieata de sefor que le damos cuando le dirijimos
la palabra? Mengua fuera que ousted hubiera hecho hincapi6
en esto. Hablo en mi Memoria del author Bello, i no s6 si le
ha oeurrido a used que debemos llamar a Guizot, cuando lo
citamos, el seioir Guizot, o bien el senior Martinez de la Ro-
sa, el senior Larra. Esto seria ridicule. A los autores no se
trata asi, su nombre sirve de nombre propio de un libro, de
un escrito, i a los libros no se les dice sefiores. ,Cudles son,
pues, mis concepts con respect a 6l? Veamos.
En la pAjina 14 del manuscrito, hablando de lo escrito por
Garcia i Bello en L6ndres, digo : <( El espiritu que reina en
aquella publication es digno de los primeros americanos que
consagraban sus desvelos a promover la civilization de todos
los que a este lado delAtlantico hablan la lengua castellana. )
Pajina 15 : vituperando que Bello i Garcia abandonasen
mas tarde la ortografia que propusieron desde L6ndres a los
americanos, digo : Bello ha escrito despues un tratado de
Derecho de Jentes, que sirve de test a la ensefanza en va-
rias repiblicas americanas; su Ortolojia es consultada con
preferencia a otras de igual jenero escritas en la peninsula; i
su tratado de la Conjugacion castellana puede obrar una re-
forma dtil en la nomenclature de los verbos; ,por qu6, pues,
apostatar en estas obras i pasarse al band de la rutina irra-
cional de la ,orlogralia dominant? Si Bello i Garcia, cuyos
escritos son conocidos en todo elcontinente, hubiesen con-
servado una ortografia peculiar a ellos, las razones luminosas
en que se apoyaban habrian tenido para triunfar de las resis-
tencias, la palanca de dos nombres respetadas en cuanto a
idioma en Amdrica.
IEs esto, senior Minvielle, tratar con poca cortesia al sefior
don Andres Bello?
En el discurso de mi Memoria tengo que refutar algunas
doctrinas del author Bello, i cuidado que para refutar a un
author que goza de autoridad, es preciso que el que lo haga
sea el primer que se muestre emancipado del peso de esa
misma autoridad.
Pajina 21 : v Los hablistas educados por las gramiticas
espafiolas screen, en efecto, que este esun vicio, etc. i mas
abajo cito un trozo de la Ortolojia de Bello, i luego agrego :
( No parece, sefiores, que el que habla (Bell:oI fuera un es-
pafol recientemente desembarcado en nuestras playas i euyos





ORITanfGA AMERWIAXA. 69
aidosechasen de minosa e sonido z a que estaban habit uados
ea su pais? ,No habria andado mas acertad Bellodicienido :
en Amirica se ha perdidEt el sonido z de los espafioles? 1I
stte respectable literate estA libre, por ventura, de lu que- se
lama vicio? t
- Estas son las.frases en- que he tratado con descortesia ab
sehor Bello, porque despues de esto nada digo con respects
a aquel author qu-e merezeas reoardarse-. QuizAs haya en esto
descortesia,, deseteoesfi que yo no, he said, cormpreader,
pnesto que la Memwria la lia ante l6,. puesto que la escribf
a sus reitera4das instancias de que me, ocupase-cuanto dates de
este asunto, die que habiamws: habIadop mauehas: veces mani-
festAndonos nuestras respectivas opinions. Pero si en el ca-
lor con, que describe siempre el que tema a pechat una gra
nrforma, se me- hano escapade algunas faltas, pude haberlas
enmendado en una revision; mas detenida, antes de la impre-
sioa: i despues de haber oido el pareser impartial de alglnos
amigos. Ahora, desp-ues quoe sted me ha dirijido por la pren-
sa su insidiosa carta, me veo condenad- a no quitar una tilde
del manuscrito, que quedard depositado, a fin de que no se
erea que e merecido: las ineulpaciones que used me dirije.
I no se enfade porque Ilamo insidiosa su earta: usted ha
usado en ella de una fatal moderacion con lo cual ha toeado,
sin embargo, todes los resorts que podrian servir a preoou-
par al pdblieo contra mi; i para destrir su obra hecha de
una plumada, tengo que irme con eakha, con :a sonda en la
mano para no zozobrar en los bajios que' usted me ha prepa-
rado.
Cuando he tenido: que oponer mis doctrinas a la de Bello
sabre los sonidos z i v, pude i debt atacar de- frente el pare-
cer de este escritor. Ousted sabe que ese es el puato, capital
de la teori-a que para formarnos. unT- o'rlografia americana
propongo. El punto en que estamos discordes es el centre,
six embargo, en enya eircunferencia he acamulado, la mul-
titud de hechos i deduemenes en qu e me apoyo. Bello, goza
de Ito que se llama, autoridad' literaria, i yo qul voi a medir
miss ideas con las suyas sin el ausilii de un prestijio., que es
casi siempre lo que influye, mas, poderosam-ente e n el anima
de los demas hombres, entro en la arena ya medio vencido.
Plde, pues, combatirto sin miramiento, como lo haee el abo-
gado, de unai causa; i Ia causa que sostengo yo, senior Min-






70 OBRAS DE SARMIENTO.
vielle, es una causa noble, que tiene por objeto conformar
nuestras palabras escritas con nuestras palabras habladas,
formando para nosotros la ortografia mas 16jica, mas com-
pleta que se vi6 jamas en pueblo alguno. Cuando el puiblico
lea, si la cree digna de leerse mi Memoria, juzgard si he abu-
sado en el combat, si he usado de armas prohibidas e in-
nobles.
Agreguese a esto que lo que decia del autor Bello, lo de-
cia en su presencia; i mi propia dignidad me imponia el de-
ber de manifestarme independiente en mis juicios; i evitar el
aire de adulacion que se da a los encomios, por merecidos
que sean, cuando se vierten delante de la persona que es el
objeto de ellos. No agradezco, pues, al senor Bello el que
se mostrase tan delicado i caballeroso como usted para con-
migo, porque creo haberme mostrado yo no m6nos delicado
i caballeroso para con 61. Lo que le agradezco sinceramente a
61 i a todos los miembros de la Facultad presents en aquella
session, a usted tambien, es el haber considerado mi pequefio
trabajo digno de la publicidad i manifestado alta i oficial-
mente el deseo de que la obtuviese. I mi6ntras tanto i,qud es
lo que usted ha dicho en su carta sobre la reform ortogrifica
que yo propongo? ,Eso de Sarmintier? ,Es esta vulgaridad
todo lo que tiene que opener para echar por tierra una idea
que, para presentarla dignamente a la consideration de la
Universidad, me ha demandado el trabajo de ir a sorprender
la ortografia del castellano en su cuna, en los libros escritos
en el siglo XV, andar observando la manera de pronunciar
de los americanos, uniform entire si, pero discordant de
todo punto en ciertos sonidos, con la de usted i la de todos
los espafioles? A toda la series de hechos que he reunido, ,no
tiene usted mas que la palabra Sarmintier para probar su
falsedad o su inconducencia, i lo que de possible o racional,
de estravagante o impertinente tiene mi proyecto?
Pero no olvide que a titulo de literate tiene usted un
asiento en la Facultad de Humanidades de la Universidad
de Chile, i que en la question que nos ocupard bien pronto,
no convendria que usase de esa clase de raciocinios. Tenemos
que averiguar primero si los hechos que he sentado son
ciertos, i si siendo tales, son permanentes; i despues de eso,
entraremos a ver si es possible obrar en la adoption de una
nueva ortografia en consonancia con ellos. Cuando he querido






ORTOGRAFIA AMERICANA. 71
probar que no hai inconvenient en obrar una cision entire la
ortografia que adoptaremos i la actual que se usa en Espafia,
he mostrado las razones i los hechos en que me fundo. Que
significa, pues, su pregunta de que si creo necesario a mi
objeto, ese absolute i brusco desvio de la ortografia caste-
liana, esa independencia rotunda que pretend? iNo he pro-
bado en mi Memoria que era necesario ese absolute i brusco
desvio?
De todo esto hablaremos mas despacio i con calma en las
pr6ximas sesiones de la Universidad, tan luego como se haya
concluido la impression de la Memoria que usted ha creido
que la Facultad no debi6 escuchar, ni minos interesarse en
su publication, como lo hizo.
Quedo de usted servidor.


QUINTA CARTA A DON RAFAEL MINVIELLE

(Gaceta del Comercio del 28 de octubre de 1843).

Santiago, octubre 25 de 1843.
Mui senior mio :
Adquiere uno con el ejercicio de escribir cierta habilidad
i manejo en eso de cazar dos pensamientos diversos, por que
se necesitan ojos mui ejercitados para descubrir que el uno
viene arrastrando al otro desapiadadamente por los cabe-
llos; pues el arte esta en ocultar la maniobra al lector i ha-
cerle que pase del uno al otro, como del principio a la
consecuencia. Queria usted, por ejemplo, refregarme las
atrocidades cometidas en la Reptiblica Arjentina, ya para
arguir con ello algo desfavorable para mi, ya para vol-
verme la mano; ojo por ojo, patria por patria. i,C6mo
introducir aquel asunto tan ajeno de una question de orto-
grafia? Aqui del talent i de la mafia! ( Cuando el gobierno
de Chile estim6 convenient cortar las relaciones con su pais
natal..... dijo por ventura, ni lo ha dicho ningun hombre
dotado de razon, que era necesario levantar hasta los cielos
las cimas de los Andes para impedir el contact de unos
pueblos donde la barbarie i la ferocidad imperan sobre la






M3 OBAS DE SARWE I O.
aebecion ila mas humillante servidumbre? sete., etc., etc.
jQuZ maestria! I sin embargo o, nada de .,evo lahria heosh
el gobierno de Chile haciendo una declaracion semejante.
Usted recardard, sin duda, que el afio 1793 el gaiiie.e in-
gles plopluso, por niedio Ade Pitt, al partameito, hacer co-n-
tra la Francia uaa declaracion exalcamente igual a :la que
ousted propane; i que la oposioon liberal de Fox la estorbi
por ent6nces; que el rei disolvi6 el parlamento i comnvon6
no nuevo en .el que pas6 el decreto i se hizo la declaration,
que fu6 repelida portod las las :tenlias' eLurl.eas; es 'lecir,
que cortaban sus relaciones con un pneblo en que reinaha
la barbarie i .la fierocidald ,mas i,,ijrosa. Si el gobierno de
Chile hubiese hecho esta declaracio con espeets ,a la Re-
pfiblica Arjentina, nadie se lo habria vituperado, i habria
con eso hechose justicia i asentido a nuestra manera de ver
las cosas. Pero el que un gobierno no haya hecho esta decla-
racion, no estorba que la haya hecho usted; ni establece
prictica en eontrario, cuando se trata de ortograffa caste-
liana o de la Real Academia de Espana; pues si yo he ataca-
do la una i la otra, ]o hago a fuer de escritor i en manera
ninguna en mi character de gobierno constituido, que, segun
parece, me reconoce ousted.
,Con que, seflor Minvielle, en la Repiiblica Arjentina car-
nean a sus adversaries e imperan la barbarie i la ferocidad?
i Qud harr6r.! ; Usted no ha visto cosa semejante en la E>pa-
fia que idolatra i done vio /a luz primera? ,No ha visto.a
cristinos i carlistas hacerse la .guerra a muerte durante seis
afios conseeutivos, hasta Ia rendicion de Morella? ,No ha
visto degullar, quemar, fusilar i ahogar a veinte mil sacer-
dotes? ,0No ha visto a dstos predicando a:su turn el esteIr-
minio? 4No ha visto pasar a filo de espada puoblarioners en-
ieras i cometer atroeidades que han espantado a toda ta
Euro:pa, i que las pititniiias estranjeras no pudieron jamas
evitar? tNo recuerda usted el nombre de un general a qIien
azaron vivo en cierta ciudad, i ouya came medio palpitante
.aun, se comieron las seforas, senior don fRafael Minviel e?
Rabla:usted de abyeceian pAor ac:; i por allA ilo:ude se servia
de rodillas a- rei, don Rafael; par alla, done al .pasar
la comida para su mIajestal], es puiu.to de etiqueta que ns
grades de La carte se quilen el sombrero, porque :un hua-
.halomo o u-na perdiz .en aceite i vinagre van ,a con\vertirse






ORTOGRAFiA AMERICANA. 73
en part integrante de la Real Majestad? No hablemos de
esto, don Rafael. Son pobrezas buenas para jente poeo deli-
cada. Yo he hablado de la literature espafiola, i nada habia
dicho del character de la nation.
Pero yo quiero a mi vez dirijirle algunas preguntas. iDe
d6nde ha salido ese Rosas, ese caribe sanguinario? jQuien
lo ha educado? iQ-uii'n nos lo ha preparado? ,Qud interests
defiende? iQuA mAnxima sigue? 4A qui4n combat? ZQuW es
lo que pretend realizar en su patria? ,Qui ideas tiene?
ZQu6e endeicia,? Qu6 miras?
Yo ir6 respondidndole a usted para ahorrarle tanta moles-
tia. Ese Rosas es hijo lejitimo de la vieja Espafia, de la Es-
pafia barbara i desp6tica, ha sido educado en todas las ideas
que nos leg6 la desgraciada patria de usted. La revolution
que obraron en Amuric.i los fildsofos del siglo XVIII, el
ejempll de Norte Amirica i la Francia, ejemplo que siguie-
ron a un tiempo los espaiioles alli i nosotros aqui, esa revo-
lucion que prometi'! tantos bienes, vino a estrellarse en un
bkrbaro educado por su barbara madrastra, i que ha querido
realizar en la Republica Arjentina lo que Felipe II realize
en Epnfil. Diga usted, si don CArlos hubiese triunfado de
Cristina, qud habria sucedido en su patria? iA d6nde habria
ido a parar la constitution, la libertad de imprenta, la segn-
ridad individual? .I que represent don CArlos en Espaia?
La Espania no mas, la Espafia. Las innovaciones, las garan-
tias, la prensa, la libertad bajo todas sus formas, son im-
portaciones nuevas. Los espaioles que las apetecen, los que
las sostienen, son los pocos contra la inmensa mayoria que
esta acostumbrada al absolutismo, que lo pide i lo quiere.
Los liberals espafoles han estado en Inglaterra, Francia i
AmBrica, espatriados; fueron parias tambien desde 4823
hasta la minurte de Fernando Vl. I todavia no es possible ase-
gurar que la libertad se cimente en Espafia; la revolution si-
gue aun, i si las masas hallan al fin un Rosas, veremos si
queda rastro de ,ivilizacion i de libertad por alia.
;Quidn le parece que es Rosas? Rosas es la inquisition po-
ltica de la antigna Espafia perv.i-nificada; eon la leche mam6
el de~s.lotismno, el odio a la civilization i a la libertad que
veia nacer en su patria. I si no, ,cuales son las coslumbres
que nos han dejado ustedes, i qu6 hace Rosas? En Espafia b
side prohibido pensar durante tres siglos, i habia un tribunal






14 OBRAS DE SARMIENTO.
para perseguir, para quemar vivo al que hablase, escribiese
o de quien se sospechase siquiera que era desafecto al rei o
a las ideas dominantes, Rosas ha creado ese mismo tribunal
en su propia persona, para ahogar todo murmullo de desa-
probacion, para sofocar today semilla de libertad. Lalibertad
de imprenta ha sido desconocida a la Espafla hasta el afio
33; Rosas ha desbaratado la que gozdbamos desde el alio 40.
La Espafia no ha conocido poderes constituidos en estos il-
timos siglos; Rosas odia hasta el nombre de constitution.
Despota, cruel, enemigo de todo lo quc no es national, es
decir, bdrbaro, espaiol, todo lo ha conculcado, todo lo ha
destruido; i ha realizado al fin, despues de sacrificar veinte
mil victims, el gobierno antiguo espafiol, que es su mode-
lo, que es su tipo; tipo que ha tornado en su familiar, de su
padre, de la nation que nos educ6 i nos produjo como ella
era; porque nadie da mas de lo que tiene, i porque una ali-
mafia no enjendra palomas, don Rafael.
iQuB habriamos sido nosotros si hubidsemos sido colonies
inglesas? ,Cree usted que estariamos hasta ahora por cons-
tituirnos, por tener industrial, miquinas, comercio, libertad,
prosperidad i riqueza? iCree usted que si fuWramos ingleses,
habriamos tenido un Rosas? Mire usted, tan espafiol es Ro-
sas que el afo 35, si mal no me acuerdo, mand6 bajo las pe-
nas mas several, que no se ensefiase en las escuelas i colejios
pilblicos i privados otra letra que la espafiola. 4I qui6nes
cree usted que son los que no han combatido a Rosas hasta
ahora, quidnes son los que se han sometido a su poder? Son
los hombres educados por su nation. Victorica, el jefe de
la policia de Rosas, es un paisano de usted, senior Minvielle,
a quien Rosas ha hecho coronel.
Los que hemos combatido contra ese poder, que hemos
sido sus victims, los que no hemos tirado el carro, ni adora-
do el retrato del d6spota, somos los j6venes que nos hemos
nutrido en otra escuela, los que hemos nacido despues de
la revolution; los que andamos por todas parties como parias;
pero patias nobles, Ilevando alta, bien alta la frente. I no es
cierto, seflor Minvielle, que hayamos aceptado el despotismo
con la abyeccion que usted nos supone. N6! jamas pueblo
alguno, en Amdrica al m6nos, con poblacion tan reducida,
ha resistido mas tiempo, ha hecho sacrificios mas costosos.
La Espafia tiene 12 000 000 de habitantes, i la Repiblica Ar-





ORTOGRAFIA AMERICANA. 73
jentina solo medio million; hoi hai espatriados 20000, i era
precise que la Espania hubiese tenido en proportion 480000
cuando aboli6 la constitution Fernando VII i persigui6 a los
liberals, para probar asi numericamente que amaba tanto la
libertad como nosotros.
Ya ve usted, pues, sefnor Minvielle, quidn es Rosas i su
gobierno; es la antigua Espafia. Ha -sofocado la revolution i
vudltonos al estado en que se hallaron ustedes desde Fe-
lipe II adelante.
Pero usted ha querido echar en una question de ortogra-
fia un reflejo siniestro sobre mi, colocando a cierta distan-
cia el cuadro ensangrentado de mi patria. No importa! Si
tuviese ese rencor a los. espafioles que usted me atribuye,
se ve que seria rencor mui lejitimo.
Yo no veo en nuestros males, en nuestras desgracias, sino
el jenio ominoso que ha presidido a aquella desventurada
nacion, i el alma que comunic6 a sus hijos en Amdrica. Veo
siempre la antigua Espafia, viva todavia en nuestros corazo-
nes, en nuestros hAbitos, en nuestras tendencies; la veo en la
ignorancia i en la supersticion de nuestras masas; en la resis-
tencia que de todas parties se levanta; en los obstaculos con
que tenemos que luchar, en la tendencia al despotismo de la
jeneralidad de nuestros gobiernos americanos; en la indolen-
cia de los gobernados; en su falta de espiritu piblico; en todo,
en todas parties veo siempre la sombra de ese jenio maldfico.
Pero esto no es aborrecer alos espafioles, senior Minvielle.
Los espafioles de ahora, los espafoles ilustrados como noso-
tros, combaten gloriosamente por dejar de ser espafoles i
hacerse europeos, es decir, franceses en sus ideas i en sus
costumbres, ingleses en su forma de gobierno.
No nos estemos echando lodo a la cara inAltimente. Tra-
bajemos de consuno alli i aqui por abrir las puertas a la
civilizacion europea. Allanemos a nuestros hijos el camino
de la ciencia para prepararlos a la libertad. DIjeme, pues,
proponer a la Universidad una teoria de ortografia ameri-
cana, con la que sea para todos tan fAcil leer como escribir,
sin andar preguntando si hai una Real Academia a quien no
le pete; si haitradiciones viejas i absurdas que destruir, i ya
que las desgracias de su patria no le permiten dar nada,
porque nada le sobra, que no nos quite tampoco.
Hasta mafiana, senior Minvielle.






OBRAS DE SARMIENTO.


SESTA CARTA A DON RAFAEL MINVIELLE

(Gaceta del Comercio del 30 de octubre de 1843).

Santiago, octubre 25 de 1843.

Mui senior mio :
Solo dos puntos me quedan que tocar aun de los varies
que su apreciable del 10 abraza; i aseguro a usted que por la
verdad que en ellos se encierra i por lo delicado del asunto.
he querido esperar al fin para contestarlos. Necesito citar
sus palabras.
( No concluir6 esta carta, sin recorder cudl era su position
i la de todos sus desgraciados compafieros, hace dos aflos, i
cudl es ahora. Ent6nces todos eran compadecidos i aun esti-
mados; ahora son mirados en general como unos parias. Esta
metam6rfosis la atribuyen todos, hasta los que son sus ino-
centes victims, al caracter impetuoso de unos poeos, al de-
senfado con que siempre emiten sus opinions, al desprecio
con que miran a todo el mundo, desprecio que se ve en todos
sus escritos, en todos sus actos, hasta en la sonrisa que algu-
na vez asoma en sus labios. I no basta a rehabilitarlos en la
opinion, la honradez i la cordura con que los mas se condu-
cen en la sociedad. ) I mas arriba : K En prueba de que
todavia le conservo algun afecto, me atrevo a reprocharle
esa fogosidad i altaneria que tanto le perjudica; i ahora mas
que nunca, ahora que estA usted a la cabeza de un estable-
cimiento de education que puede tomar muchoincremento,
le conviene moderar su caracter, i dejar de manifestar su
talent en una forma funesta con la que, sin pensarlo, se
suicide irremisiblemente. )
Si usted pregunta a todo Santiago, si es cierto lo que se
contiene en los pArrafos citados, le dirAn a usted unanime-
mente que es cierto todo. Si se lo pregunta a mis amigos, le
dirAn que es mui cierto; a los arjentinos, que es igualmente
cierto; si a mi mismo, le dire una i mil veces que es cierto,
afiadiendo tan solo que escritor alguno, ni aun adversario,
habria pintado en caricteres de mas alto relieve una verdad






ORTOGRAFiA AMERICANA. 77
tan sentida por todos, i que usted me recuerda con el laudable
fin de que me aproveche del aviso, para no estraviarme mas
i mas. Doi a usted por ello las mas espresivas gracias.
41 creera usted, senior Minvielle, que asi como usted ha
tenido occasion, con motivo de la Memoria sobre ortografia,
de hacer pintura tan esacta, pero tan moderada, yo tambien
he hallado que todo esto tiene puntos de contact con la
Esparia i usted? Cosa singular parece en efecto, i de que
usted no podria darse cuenta, aunque admitiese, lo que seria
infundado, que yo creo que usted da i ha dado pAbulo a esa
prevention 'piblica suscitada contra los pocos que con su
altaneria le han provocado.
Pero antes de entrar en la esplicacion de este heeho, per-
mitame usted que le diga que la position de los arjentinos
en general, no es tan desesperada como usted se lo imajina.
Ahora dos afios abrigaba el pDblico sentimientos de compa-
sion para con los emigrados, porque padecian en masa,
porque sus desgracias eran recientes. El tiempo ha ido apa-
gando necesariamente este sentimiento desde que no estaba
a la vista el motivo que lo escitaba. Los emigrados se han
confundido entire los hijos del pais; unos se ocupan del co-
mercio, otros de minas, otros de agriculture, i todos estos ni
pueden inspirar ni necesitan compassion. Los que realmente
sufren los males anexos a la penosa condition de emigrados,
se confunden para el piblico entire la muchedumbre de los
que sufren en todas las sociedades humans, nadie tiene
obligacion de ocuparse de ellos. Asi, pues, por mas que a
primera vista parezca otra cosa, la position de estos hombres
es tal cual pueden adquirirla individualmente i tener dere-
cho de exijir; es decir, ocupar el puesto que segun su valer
les corresponda, i nada mas. Ya usted ve que en este punto
no ha tenido usted much razon en lo que a dicho en su
carta; i much menos la tendrian los arjentinos que asin-
tiesen a ello.
No sucede asi con la position de los pocos que escriben o
han escrito otra vez para el piblico. Con estos tiene que ver
la sociedad, estan en presencia de ella i hablando con ella, i
esta circunstancia sola, bastaria a esplicar muchos de los
fen6menos i metam6rfosis que con tanta verdad nota usted.
Si fuesemos a indagar la position que estos pocos ocupan i
la que ocuparon antes, no resultaria aparentemente otra cosa






78 OBRAS DE SARMIENTO.
que lo que he indicado con respect a los demas arjentinos;
i alguno de ellos, el que esto describe por ejemplo, no ha te-
nido occasion de ser compadecido, pues desde que ha pisado
en el pais, todo ha contribuido para tenerlo content de su
position; i no echar de m6nos la que dej6 en su provincia.
No s6 si usted puede decir otro tanlo.
Pero existen, senior Minvielle, circunstancias que no estin
en nuestras manos evitar i que influyen poderosamente en
la position de los hombres. Una de ellas es pertenecer a una
emigracion. Los emigrados son objeto de compassion para
todos los pueblos del mundo, mientras que necesitan de la
benevolencia hospitalaria de sus hu6spedes. Pero este mis-
mo sentimiento suele cambiarse en animadversion cuando
las emigraciones son numerosas, se prolongan demasiado i
se componen de individuos de todas las classes. Una emigra-
cion toma ent6nces a los ojos de sus hu6spedes el viso de
una nation, i la nacionalidad, ese sentimiento tan noble i tan
profundamente arraigado en el corazon del hombre, es
esquiva siempre i descontentadiza. A su turno este mismo
sentimiento se exalta en los emigrados con el aislamiento i
la ausencia de la patria. Simpatizan entire si en afecciones e
intereses i toman efectivamente el aspect de una sociedad
embutida en otra estrafia con la que a veces se ponen en
pugna, mirindose una i otra con preocupacion, i casi siem-
pre bajo un punto de vista falso. Una falta, una indiscrecion
cometida por uno de aquellos, recae sobre todos los demas;
i aunque la razon este diciendo que esto no es just, el co-
razon se deja arrastrar i se hace sin parcial sin quererlo.
Esto es comun, senior Minvielle, a todas las emigraciones
de todos los paises i de todos los tiempos. Los hombres que
forman parte de una emigracion tienen, pues, que sufrirlas
consecuencias de su posicion,i no pocas vecespor sus hechos
son el blanco de la animadversion national, aunque esos
mismos hombres, si como individuos se acercan a uno de
los hijos del pais, si le exijen un servicio, pueden estar casi
seguros de obtenerlo lo mismo que cualquiera otro, porque
estas prevenciones nacionales, no se ceban por lo general en
las personas tomadas aisladamente.
A estas causes jenerales se agregan entire nosotros todavia
otras que agravan mis la susceptibilidad que es comun a
todas las naciones, i que me propongo detallar en cuanto me






ORTOGRAFIA AMERICANA. 79
sea possible. Todas las secciones americanas estin principiando
a ser naciones, i el sentimiento de la nacionalidad es mui
delicado i quisquilloso en sus principios. Durante la lucha
de la independencia, todos los americanos formaban una
sociedad sola, con un objeto ainico, que era emanciparse de
la dominacion espaiiola. El campo de batalla estaba en todas
parties; todos podian, pues, sin inconvenient interesarse en
los negocios que a todos eran comunes, sin averiguar el
lugar en donde habian nacido. Pero pasada esta lucha, ya
conseguido el objeto general, cada se.cion americana empez6
a levantar sus limits, a ocuparse de si misma i de sus inte-
reses; empez6, en una palabra, a llamarse nacion, separin-
dose de la comunidad americana i llamando por constitu-
ciones i leyes, estranjeros a los demas. Existe, pues, en todas
nuestras repiblicas este sentimiento de nacionalidad na-
ciente, que no pocas veces, es causa de preocupaciones
reciprocas que los europeos mismos notan. El nombre arjen-
tino es mal mirado en Chile; el chileno i el arjentino son mal
mirados en el Pdru; el chileno, el orjentino i el peruano son
mal mirados en Bolivia, i asi sucede en todas las demas
secciones americanas. ,Es just ifundado esto? No; pero es
inevitable i acaso necesario.
Afiada usted a esto que la Espafia nos ha dejado una idea
funesta apegada a la palabra estranjero. No crea usted que
es mi animo vituperar a su pais; es este un hecho hist6rico
reconocido por todo el mundo. El odio a lo estranjero de los
espafoles, es la clave de toda su historia, de sus calidades
heroicas, de su aislamiento de la Europa i de su atraso. La
Espafia pele6 700 afios con los arabes, i por religion i por
patriotism, aborreci6 de muerte todo lo que era estranjero.
Cuando venci6 a los moros de Granada, que tenian fibricas,
agriculture i artes de que ella carecia, no se content con
someterlos, sino que los espuls6, perdiendo, a trueque de no
ver estranjeros, una part de la poblacion i la industrial que
con la ausencia de los drabes se destruia. Por esta prevention
national contra lo estranjero, que es comun a todas las na-
ciones, pero que en el corazon de los espafoles se exalt6
hasta convertirse en un vicio radical por efecto de aquella
larga lucha, la Espafia se puso en pugna con todas las na-
ciones europeas, i midntras las demas se civilizaban, se enri-
quecian por los descubrimientos i adelantos de las ciencias,






6U OBRAS DE SARMIENTO.
ella se bloque6 contra las ideas de Europa i se mantuvo po-
bre, barbara e ignorante; pero satisfecha de si misma. El
mismo espiritu domin6 en su sistema colonial. Usted sabe
que en America no hemos conocido estranjeros, sino despues
de la revolution, i aun no se disipan las preocupaciones en
que hemos sido criados por nuestros padres i los de usted
con respect a ellos. iQud estraTlo es, pues, senior Minvielle,
que note used estas preocupaciones nacionales- entire unos
americanos i otros, esa susceptibilidad que es todos los dias
causa de alarma? Los habitantes de Chile que vayan al Peru
tienen que someterse al inconvenient de sufrir estas suscep-
tibilidades,lo mismo que cualquiera de otra section america-
na tiene que esperimentar mas o menos en Bolivia, en Chile,
en Buenos Aires, donde quiera. No se alarm, pues, de un
mal que es inevitable i que el tiempo ira corrijiendo en todas
parties, a media que nos entremezelemos mas unos con
otros, a media que mayor nimero de estranjeros se confun-
dan en nuestra poblacion, a media que se borren las ideas
que con respect a la palabra estranjero nos ha legado su
patria.
I no crea usted que escojo la parte favorable de la cues-
tion para escudarme con ella, i zafarme bonitamente de ha-
cer enmienda honorable por la altaneria i fogosidad que me
suicidara infaliblemente. En todo hemos de entrar a fin de
no dejar a usted sin respuesta satisfactoria.
Va esto largo, por lo que quedo de usted servidor.


SEPTIMA CARTA A DON RAFAEL MINVIELLE

(Gaceta del Comercio de 31 de octubre de 1843).

Santiago, octubre 27 de 1843.

4Sabe usted, senior mio, que empiezo a temer que se fasti-
die de recibir por la estafeta todas las mafianas una carta,
como si fuera el pan nuestro de cada dia, o una taza de td i
el puro, para irse cantando a sus quehaceres diaries con el
6nimo content, despues de haberse descargado, como dice
en su apreciable, de aquelpeso clue le abrumaba, sopldndome





ORTOGRAFIA AMERICANA. 81
con much modo la pildora que me ha dirijido por conduct
del Progreso, el Mercurio i hasta por la Gaceta? Por lo md-
nos si no sigo sus amistosos consejos, le quedard a usted el
consuelo de que no ha quedado por falta de repetirmelos.
Esperando estoi el Araucano del vikrnes, la Gaceta de los
Tribunales del domingo, el Creptisculo del mes, i la vuelta
de los vapores de Peri, para leer la cuarta, quinta, sesta i'
duodecima edicion de su apreciable carta; que ]a d4cima ter-
cia la espero en la decima tercia reimpresion de su Ernesto,
para que unida, en via de apendice, al argument i moraleja
del drama, realcen mas i mas su reputation literaria en
Espafia.
Dijele a usted antes que la palabra Espafia representaba
para nosotros mas bien que un pueblo, una idea, un conjunto
de ideas; i en mi anterior mostrdle tambien las tristes pre-
venciones i antipatias que abrigAbamos unos americanos con
respect a otros, i la parte que en ello tenia la Espania. Aho-
ra dire a usted francamente que el nombre arjentino es para
algunos pueblos circunvecinos, mas bien que la denomina-
cion de un pueblo, una idea que les despierta sensaciones
i reminiscencias desagradables. En Bolivia, en el Paraguai,
en el Uruguai i en Chile, hai verdaderas preocupaciones na-
cionales, verdaderas antipatias contra ellos, i todavia por las
consecuencias de estas antipatias i por los motives que la han
enjendrado, permitame usted que por su respectable i seguro
conduct, le made mil maldiciones a su patria que nos ha
legado esta herencia de odio i proscripcion, que aun no se
estingue. Nuestros padres lograron echar por tierra al leon;
pero 6ste les dej6 la estampa de sus garras, la impression de
sus dientes, i las heridas que les hizo se han convertido en
.una fistola odiosa e impura que estd supurando sobre sus
hijos.
Esos pueblos, donde tanto se odia el nombre arjentino, son
los mismos, senior Minvielle, en donde estan sepultados,
amontonados a millones, los huesos de nuestros padres. Fue-
ron a todas parties a prestarles su ayuda para librarse de la
dominacion espafiola; la prestaron en efecto, i mui oportuna;
pero al retirarse, llevaron consigo una cosecha de odio i exe-
cracion de los mismos pueblos por quienes habian derra-
mado su sangre. Le esplicard la causa natural de esto.
Usted recordara, senior Minvielle, cual fu el odio que






82 OBRAS DE SARMIENTO.
qued6 en toda la Europa contra los franceses despues que
sus ej4rcitos revolucionarios hubieron Ilevado la libertad i
la repiblica a todos los pueblos. Usted sabri que en Italia,
aun hoi, no hai seguridad para un frances que se desvia en
los campos; porque a cada moment esti espuesto a ser
victim del odio popular. Los pueblos, don Rafael, no son
fil6sofos, sino pueblos; sienten con mayor vehemencia los
males positives e individuals que los bienes que solo lo son
a la larga i para las naciones en masa. Aqui tiene, pues, us-
ted la causa de ese odio a los arjentinos que es comun en
todos los pueblos donde pisaron sus ejdrcitos; porque usted
sabrd lo que es un ej6rcito revolucionario i libertador. Lleva
en una mano el gorro i en otra la tea incendiaria; con las
manos combat a sus enemigos, con los pids huella a sus
mismos protejidos. Asi fueron nuestros ejdrcitos revolucio-
narios,i asi debieron ser para que pudiesen hacer las grandes
e inauditas hazafias con que abrieron las pijinas de la histo-
ria de muchas repiblicas americanas. Chile mand6 al Peri el
afio 37 un ejercito que tenia por objeto conservar la inde-
pendencia de aquel pais. Este ej6rcito no era revolucionario;
era, por el contrario, el representante de una nacion consti-
tuida; era un dechado de 6rdeni de moralidad; pagaba hasta
el agua que bebian sus soldados, i sin embargo, se pasardn
cien afos para que se estinga en el Perd el odio contra los
chilenos que la presencia de este ej4rcito ha suscitado. Los
ej6rcitos de la independencia eran otra cosa..Oiga usted a
cada cual recorder las violencias de aquellos tiempos, las in-
solencias de nuestros soldados, las humillaciones que hicie-
ron sufrir a los paisanos i a los pueblos enteros, sus injusti-
cias que clamaban al cielo, i estoi seguro que usted, con ser
espaftol i no haber tomado parte en la guerra, esclamard :
(( i Ah, picaros arjentinos! i Siempre con su caracter impe-
tuoso! Vean ustedes el desenfado con que emiten sus opi-
niones, ni mas ni minos como sus padres desenvainaban el
sable; el desprecio con que miran a todo el mundo, despre-
*cio que se ve en todos sus actos, hasta en la sonrisa que
alguna vez se asoma en sus labios. ,
Ah! senior Minvielle! Por qud no nos daria Dios a usted i
a mi la dicha de haber nacido veinte afios Wntes i quizd en
lugar de estar dirijiendonos cartas, habriamos tenido el
gusto de vernos en ciertos teatros. Porque usted, senior Min-






ORTOGRAFIA AMERICANA. 83
vielle, no se habia de haber pasado a los patriots, segun
lo ha manifestado en su Ernesto, que tanta gloria literaria
le ha dado.
Pregunte usted a los hombres de las masas en Chile, a
las mujeres, a los nifios, que no saben que hai unos pocos que
escriben i emiten con desenfado sus opinions, si aborrecen
a los cuyanos, a los arjentinos; observe el lenguaje popular i
encontrara esa antipatia formulada ya en proverbio, en ada-
jio....., cuyano i bueno, les oir6 usted, ni en los infernos!
Patada de cuyano, oird usted esclamar cuando quieren es-
presar una felonia, i mil otras cosas que no quiero consignar
al papel, por el dolor que me causa ver las injusticias de las
naciones, las antipatias que hemos heredado; porque esos
cuyanos a que se refiere el pueblo bajo, son nuestros ejdr-
citos revolucionarios, los que traian la libertad para la na-
cion; pero la humillacion, la injusticia, las persecuciones,
las demasias, las contribuciones forzadas para los indivi-
duos. Porque asi se consigue la libertad, senior Minvielle, asi
se da i asi se recibe!
Aqui tiene usted, pues, esplicado el arcano de lo que me
mata; aqui tiene el arcano de lo que me suicidard irremedia-
blemente, i aqui tiene usted lo que usted me echa en cara,
usted que no es chileno, que no tiene ni recuerdos, ni vela
en este entierro; usted que como espariol debiera darnos
cuenta de los males de que son causa estas preocupaciones,
si los individuos fuesen responsables de lo que las naciones
hacen, por que estas desgraciadas preocupaciones obran en
el animo de todos,mas o m6nos, ya sean chilenos o arjentinos.
Cuando un arjentino; por caricter personal, por fuerza de
conviction emite sus opinions con el desenfado que lo ha-
ria un hijo del pais, la prevention en que han quedado los
animos desde aquellos tiempos, contest : ( Vean a los ar-
jentinos! siempre queridndonos dominar, siempre despre-
ciando a todo el mundo!) Cuando un arjentino critical las
costumbres, la prevention de los animos contest : ( Vean a
estos arjentinos, siempre creyendose mejores que nosotros,
siempre insolentes, siempre ultrajando! Cuando un ar-
jentino emite sus opinions sobre las questions political
que ajitan al pais, la prevention de los inimos contest :
(( Estos arjentinos siempre queridndonos gdbernar, siempre
queriendo dirijir nuestros negocios! ) I no crea usted que






84 OBRAS DE SARMIENTO.
la preocupacion es esclusiva de los nacionales. N6, la tienen
tambien los arjentinos mismos. No s6 si ban heredado de
sus padres algo de aquel espiritu imperioso i osado, con el
que contribuyeron a arrojar de America a los padres de
usted, senior Minvielle; pero lo que hai de cierto es que la
position falsa que ocupan en la opinion, les hace ver las
cosas bajo un punto de vista falso tambien. El escritor i el
p6blico no se entienden, no se comprenden bien, i a cada
paso ve usted que alguno de esos pocos que usted ha senalado
a la animadversion puiblica, suscita nuevas prevenciones e
irrita susceptibilidades. i,De d6nde cree usted que nace
esto? Nace de que ellos mismos estUn preocupados,i les falta
el tino necesario para conducirse en la falsa position que
ocupan. Usted me da consejos para guiarme, si no quiero
suicidarme i remisiblemente, i ,le parece a usted que me
faltaria el sentido comun necesario para conocerlo, si no
tuviese a mi turno el animo preocupado tambien? Usted ve
a cada moment alzarse las antipatias nacionales por bagate-
las indignas de la consideration del pdblico. Si ataco a la
escuela literaria Ilamada clasica, ya tengo a la nacionalidad
en alarma; si soi personal e injusto con alguno, ya estan los
animos irritados contra los arjentinos todos. Si desnudo a la
literature espatiola i la espongo en cueros vivos a la especta-
cion publica, no falta un espafiol que toque a rebato contra
los arjentinos, que suscite de nuevo las adormecidas pre-
venciones nacionales. iC6mo no quiere usted que este es-
pectdculo no influya en el animo del que describe, la estravie,
lo ponga de mal humor, i lo haga injusto, i digno de las
antipatias de muchos?
No tema usted, pues, que me suicide; 116reme y por suici-
dado, porque hace tiempo que lo estoi. No sabe usted el mal
que me hizo el Desmascarado. Lo digo para que sus autores
no se esten persuadiendo de que su trabajo fud initial i esteril.
No; el Desmascarado es un pufial que tengo clavado en el
alma, que me ha anonadado i me ha disipado muchas ilu-
siones. Vi en l1 un fuego que estaba encubierto bajo la
ceniza, i me ha espantado. Usted sabe que hace tiempo
que yo no escribo para el piblico, ni m6nos soi aquel que
lo persigue con su sonrisa desdefiosa para usted no mas. La
vez que he creido necesario escribir, ha sido para mostrar
mas i mas que ya estoi inutilizado, suicidado. Estos dias he






ORTOGRAFiA AMERICANA. 85
dado una prueba bien clara de esta verdad. Public el Pro-
greso un articulo favoreciendo con su encomio el estableci-
miento de education que hemos planteado, se lo agradeci
en el alma. Public un segundo, en que habia una critical
que me parecia desvirtuar lo anterior i poner en duda la
capacidad de los directors del Liceo para la ensefianza de
la historic; i aqui me tiene usted en campafia, con la venda
de la preocupacion en los ojos, crey6ndome ya atacado en el
asilo pacifico de la education piblica con que habia querido
cambiar la enojosa i violent position de diarista. Usted ha
visto las contestaciones por ambas parties, i habri com-
prendido que partiendo de causes equivocas esta necia i
sobre todo infundada poldmica, ha venido sin embargo a
remover las cenizas. Muchos se han ajitado no solo contra
mi, contra los arjentinos en masa.
Ya v6 usted, senior Minvielle, los titulos de gratitud que
tiene para mi la Espafa, sin patria i perdida ya la esperanza
de tenerla, porque la Espafia se ha alzado en mi pais i ha
restablecido todo lo que la revolution queria destruir :
despotismo, inquisicion, ignorancia, barbaric, todo, todo;
sin poder comprender ni ser comprendido en el pais que
pude haber considerado como patria adoptive, porque nues-
tros padres anduvieron correteando por aqui a la Espaia, i
pisotearon todo, destruyeron todo, le asaltaron todo, porque
para dar caza a una alimafa, era necesario no andar pidiendo
licencia a los duenos del terreno, i porque cuando hemos
venido los hijos de aquellos cazadores por acA, todo el
mundo nos sefiala con el dedo, diciendo : (estos son los
hijos de los que tanto dafio hicieron, vienen ahora a querer
hacer lo mismo, aluera los intrusos! Cuando quiero con-
sagrarme a la education para destruir la obra que nos dej6
la Espafa, me encuentro con las dificultades insuperables
que nos ha levantado su incomplete e irrational ortograffa;
i cuando quiero en una Memoria, que leo a la Universidad,
allanar estos obsticulos en beneficio de nuestros hijos, me
sale al atajo la Espafia, acumula en una carta, que hace
repetir por todos los diarios, todo lo que puede sublevar la
opinion contra mi i contra mi proyecto, i aun me echa en
cara las mismas antipatias que hemos heredado por causa de
ella, i da como un hecho el desprecio con que miran los
arjentinos a todo el mundo, etc., etc. I Wltimamente, don






0t0 OBRAS DE SARMIENTO.
Rafael, la Espafa viene a decirnos en Am4rica, a nosotros, a
los americanos : sois unos parias! una raza infame!
Ya ve usted que hai en todo esto material para moderse un
poco los labios, para tirar la pluma. Concluyo, pues, agra-
deci6ndole en el alma el poquillo de afecto que me conserve.
Estoi tan habituado a vivir de poco i contentarme con lo
que encuentre, que por poco que sea ese afecto, me bastard
para mis necesidades.
Quedo de usted su seguro servidor.


OCTAVA CARTA A DON RAFAEL MINVIELLE

(Gaceta del Comercio del 7 de noviembre de 1843).

Santiago, noviembre 4 de 1843.

Mui sefor mio :
A punto he estado de decir que no he recibido la aprecia-
ble del 3, porque me he Ilevado un chasco bien pesado. Es-
peraba que me contestase algo de cuanto he dicho en mis
anteriores para probarle que yo no aborrezco a los espafioles;
i segun parece, usted no ha leido nada, pues se ha quedado
en sus cinco, hacidndome siempre la moraleja de que usted
piensa ( que el odio a una nacion entera, a mas de imprimir
al que lo profesa un sello de verguenza i de villania, esa
mal querencia es ridicule e impotente. )
Ya he dicho a usted que yo no aborrezco a los espafioles,
ni los desprecio. Ni una palabra he dicho en mi Memoria
que haga alusion a la nation espafiola, en cuanto a sus vicios
i a sus virtudes. He hablado solo de literature, de sus libros;
i para esto no se necesita odio, sino sentido comun i juicio.
i;Por qu6 no se contrie usted a hablar de la literature espa-
fiola i a refutar mis razones? Usted, por el contrario, habl6
en su carta anterior de la barbarie i ferocidad de mis paisa-
nos, de la abyeccion de su caricter, i de que carneaban,
poniendo esto en letras bastardillas para llamar la atencion.
No me haga, pues, usted una recriminacion gratuita, que a
usted, i no a mi, podria convenirle.






ORTOGRAFIA AMERICANA. 87
En cuanto a su reserve para contestarme a lo much que
en mis anteriores le he dicho, hubiera deseado que la hu-
biera tenido antes de dirijirme una carta por la prensa, i
poner a la nacion entera por testigo de las observaciones
que me hacia. Yo he contestado una comunicacion que
usted debi6 proponerse que no quedaria sin respuesta. Si
no le gustan las pol6micas, sobre todo despues que le con-
testan, de debiera usted suscitarlas.
Por lo que ahora dice usted, con respect a los arjentinos,
comprendo que la infamante apelacion de parias era sola-
mente dirijida a mi i (( a algunos pocos ), de lo cual le doi
por mi part las mas espresivas gracias. Esto se llama saber
a qu6 atenerse. No es culpa mia si no amo a los espafioles
tanto como usted a los arjentinos; unos pocos paisanos de
usted que he tratado me ban parecido hombres como todos
los demas, i he apreciado i aprecio a muchos de ellos como
verdaderos amigos. No s6 si usted tiene que quejarse por
esperiencia propia del odio que cree usted que tengo a sus
conciudadanos.
Pero dejando a un lado estos requiebros, querria usted
decirme ,por que ha puesto la palabra vano en letra redonda
en el versiculo que cita en bastardilla? ,Asi esta escrito en
el autor de donde ha torado estos versos, don Rafael?.....
Es esta otra Imprenta del Rei de Tayllerand? Ya usted ha-
bia hecho notar mi vanagloria tan clara e inmodestamente
espresada. Ya habia usted probado que (( no se envanecia de
nada, aunque en verdad no cree tener motive para ello. )
i,A qua, pues, viene este vano tan notable? Libreme Dios
de querer poder en duda lo que usted dice de si propio; que
al cabo nadie lo conoce a usted de mas tiempo cue usted
mismo, i nadie por tanto debe saberlo mejor. Por lo que a
mi respect, no es de ahora que me han empezado a hacer
notar que tengo un poco de vano i su punto de tonto. Con-
soleme de lo primero con aquellas palabras con que Fran-
klin esplicaba los motives que le habian inducido a escribir
su propia vida. a I iltimamente, dice aquel celebre ameri-
cano, debo confesar, .pues que si lo negara nadie me lo
creeria, que quiza no ha sido el dltimo el dar gusto a mi
vanidad. En verdad que nunca he oido o leido aquellas pre-
paratorias palabras, ((sin vanidad puedo decir, etc., sin que
se les siguiese una asercion vanidosa. A muchos disgusta la






; OMIAS DE SAIMIEENTU.
vanidad ajena, cualquiera que sea la parte que a ellos les
toca. En cuanto a mi, soi induljente con ella donde quiera
que la encuentro, persuadido de que muchas veces es uitil
para el que la posee, i aun para los que le rodean; i por
tanto, en muchos casos no me parece del todo absurdo el
que un hombre diese gracias a Dios por su vanidad entire
las otras comodidades de la vida. ,
No encuentro autor a mano que haga apolojia tan victo-
riosa de la tontera, por lo que me abstendr6 de estenderme
en su encomio por no ir a caer en un plajio u otro desliz;
pero de una i otra flaqueza no me averguenzo, i la primera
la pregono clara e inmoderadamente.
Pero tate! ,qu6 es eso de obra original de used en letra
bastardilla, al lado de la nueva ortografia castellana que debe
discutirse en la Universidad? .QuB querri indicar con esto
usted, mi don Rtafael? iPues no soi yo quien ha leido la
Memoria? i; Obra original de ousted A bien que cuando esta
llegue a su poder, no se hard aguardar much la Memoria
impresa, i ent6nces, con el cuerpo del delito por delante, ve-
remos brillar el escalpelo i hacer la anatomia del cadaver.
Enfin, nos veremos en las discusiones pacificas adonde
la presencia de usted me es de absolute necesidad. Figuirese
usted que todo mi sistema esta montado, plajios aparte, en
un solo hecho, i es que en AmBrica nosotros los criollos no
pronunciamos el sonido z i no hacemos silver la s como us-
tedes. La presencia de used en las discusiones me sera,
pues, de un gran ausilio. Sup6ngase que-no lograse hacer
pasar de pronto mi idea, que me viese apurado para hacer
palpables los fundamentos en que me apoyo. Ent6nces le
dir6 a usted: able un poco, senior Minvielle, para que vean
los sefiores como pronuncian en la peninsula la s i a z i se
convenzan de la diferencia que hai entire una i otra manera
de hablar. Supongo que no habla usted, gano mi pleito;
habla usted, lo gano tambien. OirAn ent6nces el silbar de la s
i el dulce deslizarse de la z en boca de un espafiol, cosas
que nosotros no podemos hacer por aca. Ent6nces dir6 yo a
los de la Universidad: ya ven, sefiores, que esa pronuncia-
cion no es la nuestra; luego, abajo con la ortografia que la
represent! Oh! cuento con usted para las discusiones; sera
la piedra de toque de la orijinalidad de mi proyecto, mi
punto de comparacion.






ORTOGRAFiA AMERICANA. 89
Dejando, pues, el Ernesto tal cual su padre lo enjendr6, lo
vano, la obra original, i iltimamente cada cosa en su lugar,
saludo a usted atentamente, senior Minvielle, diciendome su
atento servidor.


CONTESTACION AL MERCURIO

(Progreso de 22 i 23 de noviembre de 1843).

I

1 Mercurio de Valparaiso, cuyos redactores actuales se
han abra o uina reputation tan merecida por la sensatez de
los concepts que sobre la jeneralidad de las materials que
les ocurre tratar vierten, ha emitido su opinion con respect
al proyecto de reform de ortografia propuesto a la Facultad
de Humanidades en la Memoria que corre impresa. Es sin
duda para mi sobre manera grato tener por adversario en la
discussion que pretend entablar, un oponente franco i leal
que sin espiritu de partido o de escuela, sin animadversion
personal i sin ninguna de aquellas otras influencias que
agrian los animos en las discusiones de la prensa, combat
mis ideas por solo el deseo de esclarecer la verdad, i por
evitar aeaso que se propaguen errors que lejos de mejorar
nuestra ortografia, la harian mas embarazosa por su arbitra-
ria discordancia con la de los otros pueblos que hablan el
idioma espailol. Ante contrarios tales puede uno sin mengua
presentar las armas i darse per vencido, siempre que la fuer-
za del convencimiento haga caer de su peso las razones con-
trarias.
Animado, pues, del mismo espiritu i sin otro fin que el de
descubrir la verdad, me propongo rebatir algunos concepts
del Mercurio que tienen la fisonomia de incontrovertibles, i
que sin embargo, no resistirian a mi juicio a un eximen un
tanto profundo.
La primera observation del Mercurio consiste en poner de
pid ante nuestros ojos el fantasma de la ortografia francesa e
inglesa preguntando ,por qud singularidad nace entire noso-
tros el intent de perfeccionar la ortografia, midntras que






90 OBRAS DE SARMIENTO.
aquellas naciones tan avanzadas en cultural hacen una co-
rreccion de ella al cabo de cien afios? Despues de haber con-
sagrado a resolver esta question algunas p6jinas de la Me-
moria, me parece un poco sorprendente el ver reproducirse
este argument como si nada se hubiese dicho. Si basta-
ran jeneralidades afiadiria que nosotros reformamos porque
podemos, i aquellas naciones no lo hacen porque no pueden;
de la misma mauera que hemos adoptado el gobierno repu-
blicano porque podiamos adoptarlo sin inconvenient, i
aquellas no lo adoptan por las resistencias con que tienen
que luchar. Pero esta solution no bastaria al Mercurio que
empieza por parangonar nuestra pequefez de insects, con
la magnitude de colosos de aquellas naciones, para estable-
cer la conviction de que lo que tan grandes i tan civilizados
pueblos no han podido hacer, seria osadia temeraria de nues-
tra parte intentarlo. Pero no es esta la question. Yo pregun-
to, ,se reform, se intent reformer la ortograffa francesa o
inglesa en sus paises respectivos? No. Se reform la orto-
grafia espafiola en Espafia, se intentan nuevas reforms alli
o en Am6rica? Si. He aqui, pues, dos hechos : la ortografia
francesa o inglesa no estin en via de reform, i la espafiola
si. Ni la Francia ni a Inglaterraan nido nuna.ni tienen
ahora un cuerpo literario encargado de ir reformando Ta-od-r
grafia. Ni en i rancia ni en Inglaterra hanap-ar-ecico proyec-
Tos-de reform. En Espafa hai de much tiempo atras una
Academia de la lengua que ha ido mejorando la ortografia;
i en Chile se ha creado actualmente un cuerpo literario que
puede ocuparse del mismo asunto. En Espafa i en AmBrica
han aparecido sucesivamente various proyectos de reform
que han encontrado mas o menos pros6litos. En Francia e
Inglaterra hai una sola i tinica manera de escribir las pala-
bras, adoptada jeneralmente sin contradiccion, sin dispute.
En los pueblos que hablan el espafiol, hai cuatro distintas,
segun lo he mostrado en los models que se rejistran en las
pajinas de mi Memoria.
El Mercurio debi6, pues, contraerse a indagar las causes
de esta diferiencia, i no afectar que ella no existed porque
niega la luz del dia. Si las razones que yo he dado no le pa-
recen satisfactorias, ha debido presentar otras mejores;
pero en manera ninguna deducir que porque en Francia e
Inglaterra no mejoran la ortografia, sea impossible innovar






ORTOGRAFIA AMERICANA. 91
nada en la del castellano; pues que los hechos estan gritan-
do lo contrario. Veamos sino. El aiio 1754 la Real Academia
de la lengua castellana, afiadi6 al alfabeto diferentes letras
que habian sido omitidas hasta ent6nces. En 4803 quit6 la h
de todas las voces en que no se pronunciaba i podia equivo-
carse con la ch, como en Christo, chrisma. Tambien desterr6
de nuestro alfabeto la ph i la k por creerlas innecesarias.
Ent6nces tambien empez6 a escribir sustancia, oscuro, extra-
ho, subasta, etc. Dej6 ademas la c para las combinaciones en
que antes se escribia quanto, quando, quaresma, etc., con
otras variaciones notables. El aiio 1823 todavia hizo algunas
correcciones de poca monta; pero en su defecto don Andres
Bello i Garcia del Rio, en L6ndres, siguieron adelante e intro-'
dujeron las reforms que se ven en los libros impresos en
aquella 6poca en L6ndres i que hasta hoi siguen muchos
americanos. El afio 30, el can6nigo Puente, en Chile, sigui6
adelante las reforms, i en Espafia, Vallejos ha propuesto
ahora otra radical de la ortografia, basandola esclusivamente
en la pronunciacion i salvando bruscamente las dificultades
de algunas letras, sustituyendo en su lugar otras mui distin-
tas. Ultimamente, apinas se instala la Universidad de Chile,
aparece de nuevo el proyecto de reformar la ortografia a fin
de hacerla ficil i sencilla para la ensefianza; i a renglon se-
guido un diario hace esta peregrina pregunta : ( Por qu6
singularidad nace entire nosotros el intent de perfeccionar
la ortografia de nuestra habla, mi6ntras que en naciones
como la Francia e Inglaterra, ap6nas hacen una correction
en ellas al cabo de un siglo? iPor qu6 sera, pues, sefiores
redactores del Mercurio? Eso habrian debido decirlo ustedes,
i no negar el hecho i declararlo dificil, si no del todo imposi-
ble; porque la ortografia castellana se ha reformado diez ve-
ces en m6nos de un siglo, desmintiendo ]a tal imposibilidad,
i esto no solo por un cuerpo literario en Espafa, sino por
individuos particulares en Espafia i America. Si, pues, es sin-
gular que yo proponga i practique una fltima reform, no lo
es m6nos que Vallejos proponga otra, i antes que l Puente,
Bello, la Academia, i antes de la Academia, Nebrija, Mate,
Alaman, Velasco, Correas, Paton, i todos los demas que se
ban ocupado en este asunto, entire todos los cuales han pro-
puesto muchas de las reforms que yo propongo.
I si no han sido adoptadas aquellas, no se deduce por eso






92 OBRAS DE SARMIENTO.
que las mias no lo serAn en todo o en parte. Cuando Bello i
Garcia, despues Puente, i no ha much Vallejos, han practi-
cado o propuesto reforms en la ortografia del castellano, no
contaban con un medio seguro, prcetico e infalible de hacer
triunfar la razon de los abuses consagrados por la rutina.
Escribian ellos sin prometerse la sanction de los hechos, sin
tener otro medio que el de su propio prestijio literario; i sin
embargo much consiguieron. Desde que Bello escribi6 en
L6ndres, la g ha perdido en lo escrito su sonido fuerte, i na-
die describe hoi muger, general, sino mujer, general; desde
ent6nces no se usa la y como vocal sino cuando es conjun-
cion, en todos los demas casos se describe i. Dejen, pues, los
redactores del Mercurio que la Universidad adopted un siste-
ma cualquiera de ortografia, que lo ponga en prActica en los
libros destinados a la education, i veremos ad6nde van a
parar dentro de diez afios todas las aberraciones actuales i
los razonamientos en que se apoyan.
Es a mi juicio una mala manera de argumentar el esta-
blecer la existencia de un hecho conocidamente malo, para
probar que no puede crearse en su lugar otro declarado a
todas luces bueno, ilo que franceses e ingleses no pueden
hacer por esa misma razon de que vamos a principiar recien
a educarnos; lo que no puede hacerse con un Arbol viejo i
nudoso, se hace con uno tierno i flexible, se le endereza, se
le da la forma i la direction que se desea, antes que tome
cuerpo i se rompa. Nosotros podemos, pues, enderezar
nuestro arbolillo cuando esta en estadd aun, i esto es lo que
intentan todos los que se ocupan de ortografia castellana.
Veremos en adelante si ha andado mas acertado el Mer-
curio en sus otras observaciones.


II

Un nuevo opositor se ha presentado en el Profesor de
Gramdtica inscrito en las columns del Progreso de antea-
yer. Como con lo dicho por dste nada parece quedar por de-
cirse, desde luego me contrajera a contestarle si no me
restase algo de important que afiadir con respect al Mer-.
curio, a quien le pertenece de derecho la primacia.






ORTOGRAFiA AMERICANA. 93
Me tachan los redactores de aquel diario de atentar contra
la prosodia del castellano i de querer sancionar las incorrec-
ciones del lenguaje, por solo el hecho de que existen, ya sea
en provincias determinadas, ya en ciertas classes de la socie-
dad, deduciendo de mis principios, que puede escribirse durce
por dulce, benio por venido, quero por quiero, puesto que
hai personas que cometen aquellos errors en el habla. Es a
mi juicio tan viciosa esta manera de raciocinar como la de
ciertas viejas que cuando alguno se les rie de sus consejas
de brujos i aparecidos, le echan en cara o uno que no cree
en Dios i los santos. Si en alguna provincia de la Replblica
Arjentina se pronuncia yober por lover, en Andalucia, en
Espafa, sucede lo mismo, i todos los errors que nuestra
plebe compete en el habla, ocurren i aun mayores en Espa-
fla. Dicen los espafioles, cudiao por cuidado,, truje por traje,
year por Ilevar, sordao por soldado, etc. En todas parties
i en todos los idiomas ocurren estos defects, pero no
eja aes smo cuani en o a
en masa, que ent6nces pasan a ser orma correct. Creo,
pues, que no deben mrarse con anto asco estas,
de las palabras, porque ellas llegan a veces a modificar el
idioma mismo. En francs no se pronuncia la mitad de cada
palabra escrita, ,i esto por qud? Porque una palabra que
Antes se pronunciaba integramente ha ido perdiendo en el
habla sus lltimos sonidos, diciendose, pongo por simil, sol-
dao por lo que Antes era soldado; querer por lo que Antes
era quierer. Esto puede suceder entire nosotros con el tiem-
po; pero esta es una question in6til por ahora. 4A qud atri-
buyi el Mercurio el que en francs se escriba, I'ame i se lea
lam; en italiano della, nella, i aun en nuestro propio idioma
se escribiese en tiempo de Cervantes, della, desta, etc.? .A
qu6 orijen atribuye el del i el al que aun tenemos? 4Qu6 le
parece que important todos esos verbos irregulares que em-
barazan la mayor part de los idiomas, sino es la influencia
dejeneradora que el tiempo i el vulgo van ejerciendo en las
lenguas? Cuando una parte de la sociedad, la plebe solamen-
te, dice quero, sordao, benio, truje, etc., pueden considerarse
estos defects como verdaderos vicios; pero cuando todos
los hombres que hablan un idioma sin escepcion lo dicen,
eso no es vicio, sino trasformacion, i entra a figurar en el
lenguaje correct. Yo pregunto a los redactores del Mercu-






.94 OBRAS DE SARMIENTO.
rio si dicen ellos yebar por Ilevar, quero por quiero, sordao
por soldado? 4Dicen ellos action por accion, privansa por
privanza, como decimos los americanos cualquiera que sea
nuestra education, i por mas que sepamos como pronuncian
los espafioles sonidos semejantes? Si; luego esta i no aque-
lla es una trasformacion de sonidos.
,Duda el Mercurio de que en Espafia se ha perdido para
siempre el antigo sonido Aspero representado por la v? Pero
es precise que se someta a la aseveracion positive que del
hecho hacen la Academia Espafola, Salva, Secilia, Quir6s, i
todos los hablistas espafoles, hecho que ha consignado Va-
lejos proponiendo escluir de la escritura como enteramente
imitil el signo alfabitico que lo represent. i,Cree possible
que la education vuelva a restablecerlo? Eso seria conoper
mui poco lo que puede alcanzar la education contra el to-
rrente del hAbito de una nacion enter. Al menos a nadie le
ha ocurrido en Espafa esa idea. Ahora ile parece possible
que la education restablezca en Amirica ese sonido perdido
en Espafia, i el de la z perdido aqui? Todos los que se pro-
meten este resultado de la education, hablan sin embargo
sin haber consultado la esperiencia, sin haberse torado el
trabajo de ensayar una vez siquiera poner en practice lo que
dicen, i por esta razon estoi persuadido de que mi proyecto
de reform fracasara en su punto mas esencial, que es la
esclusion del sonido x, porque diaristas, gramiticos i litera-
tos hablan sin saber lo que se dicen, permitAnme esta fran-
queza. Ens6fiese a pronunciar bien, dicen mui sueltos de
cuerpo, ( i en vez de apresurarnos a sancionar nuestros de-
fectos de idioma, ensayemos i veamos si podemos correjir-
los en nuestros hijos. ) Pues bien, este ensayo lo he hecho
yo durante catorce afios consecutivos, i lo continue hacien-
do actualmente, sin haber obtenido otro resultado que la in-
tima conviction de que la cosa es impossible. En la Escuela
Normal se halla don Ramon Meneses, a quien ensefi6 a leer
hace dos aios i leyendo pronuncia perfectamente a la manera
espafiola, porque asf aprendi6 desde pequefiito, i aun le se-
ria impossible leer de otro modo; pero cuando habla lo hace
como todos, como los redactores del Mercurio, como yo,
como cualquiera otro americano. Otro tanto sucede con los
j6venes de la Escuela Normal. Todos ellos leen mas o mdnos
perfectamente; dicen leyendo accion, corazon, vergienza.





ORTOGRAFiA AMERICANA. 93
Aun he hecho mas; todo el catecismo de Caprara que han
estudiado de memorial, las lecciones de jeograffa i otras, se
las he hecho aprender con la pronunciation espafiola. 4Quie-
ren los redactores del Mercurio que se hagan mayores es-
fuerzos por restablecer los sonidos perdidos? Pues vean
ahora lo que he obtenido de todo este trabajo asiduo. He
obtenido que a veces me contestan a una pregunta que les
hago zi zenor, que dicen prezunzion, espanzion, en fin que
han perdido ]a conciencia del sonido de las letras i han lle-
gado a horrizarme con todas las barbaridades que pronun-
cian. No dudo que se conseguirA a fuerza de trabajo que
hablen correctamente, que pulsen la lira como dice el Mercu-
rio, pero para que no asesinenlos oidos de quien los escu-
cha, desde ahora pido alGobierno que los haga continuar
cinco afos mas aprendiendo la jerigonza aquella, para que
vayan despues a malgastar diez afios con cada alumno que
tenga la desgracia de caer en sus manos, en la misma tarea,
a fin de que el dia que salga de ellas vuelva al habla nacio-
nal, a la de sus padres, sus amigos i a la de la sociedad en-
tera. iHan creido, por ventura, los redactores del Mercurio,
como aquel que dice que nuestros actors no pronuncian
bien porque no saben ortografia, que en Espana se ensefia
a pronunciar la z en las escuelas? i Qu6 candor! No. Es la
madre, la nodriza quien lo ensefia a los nifios, no de la classes
cultas solamente, sino de la chusma, del populacho; i la
Academia lejos de dar reglas para usar de la z en lo escrito,
se refiere al oido de cada cual, porque el hombre mas igno-
rante en Espafa, el que no sabe leer, pronuncia ese sonido
sin saber que lo pronuncia; porque asi lo aprendi6 en la
cuna, porque asi lo oye a todo el mundo. Despues de lo di-
cho, los redactores del Mercurio, como nuestros gramdticos
aqui, se van a quedar tan convencidos como antes de que es
possible por medio de la ensefianza restablecer un sonido
perdido en el lenguaje hablado, i recomendando que se
haga el ensayo; porque no tienen conciencia de lo que dicen,
porque nunca han ensayado ni en ellos mismos lo que acon-
sejan que hagan otros. Yo no trato, pues, de consagrar en
lo escrito el modo de hablar de los ceceosos, ni el de los
tartamudos, sino el modo de hablar constant, permanent,
invariable de todos los americanos en cuanto a la pronuncia-
cion de la z, i si esto va a romper li unidad de la escritura,






UO OBRAS DE SARMIENTO.
la culpa no es mia, sino de la Providencia que ha permitido
que se pierdaen todo un continent un sonido de un idioma,
de la misma manera que ha consentido que se pierda en Es-
pafia el sonido v.
I en cuanto al temor que abriga el Mercurio de que el
idioma espafiol se subdivida en dialectos, o se adultere en
Amdrica, debe tranquilizarse, porque no esti en su mano es-
torbarlo, si en America aparecen las mismas causes que en
toda la redondez de la tierra han dado orijen a dos mil dia-
lectos que existen hoi, a saber : la mezela de naciones distin-
tas en idioma, costumbre i religion, o los viajes i la coloniza-
cion. Un grande escritor que habia viajado much i podia
hablar de la material, Chateaubriand, dice del ingles : ( si la
lengua de Milton o de Shaskespeare saca ventajas reales de
esa difusion de poder, sufre por otra parte menoscabo. Cuan-
do estaba circunscrita a su campo native, era mas original,
mas endrjica, mas individual; pero se impregna de locucio-
nes que la desnaturalizan en las riberas del Ganjes i del San
Lorenzo, en el cabo de Buena Esperanza i en el puerto
Jackson en la Oceania, en la isla de Malta, en el Mediterrt-
neo i en la Trinidad del golfo de Mejico. Pukering ha hecho
un tratado de las palabras que usan en los Estados Unidos,
en el que puede verse con cuanta rapidez se adultera una
lengua bajo un cielo estraflo, por la necesidad en que esta de
dar espresiones a una cultural nueva, a la industrial, a las
artes del suelo, a habitos nacidos del clima, a las leyes i cos-
tumbres que constituyen otra sociedad. )
Si esto le sucede al singles que es un idioma vivo, ,qud
porvenir le estara reservado al castellano, que es un cadaver
sin vida, i que se mantiene de las ideas que pide de limosna
a la puerta de todas las naciones? Pero no nos inquietemos
por lo que suoedera dentro de un siglo, o de mas; dejemosle
al porvenir lo que le pertenece, i ocup6monos de nuestros
intereses presents.
4 I de d6nde ha sacado el Mercurio la peregrina idea de que
la palabra escrita mas tiene por objeto comunicar a los pueblos
distantes entire si, que a los individuos de una misma sociedad?
Es esta una asercion arbitraria, inventada para sostener con
ella una s6rie de suposiciones mas arbitrarias todavia. La
escritura se ha inventado para representar ]a palabra, repre-
sentando con signos los sonidos de que aquella se compone.





ORTOGRAFIA AMERICANA. 97
La escritura seri, pues, tanto mas perfect cuanto mas es-
trictamente haga dicha representation. El estranjero que
quizA aprende un idioma, 16jos de perder con la reform or-
togrAfica gana en cada aproximacion que se hace entire los
sonidos i los caracteres que los representan.
Siento no poderme estender mas con el Mercurio; pero
algo le dire cuando able con el senior Profesor de gramdtica,
a cuyo servicio estarA desde maiiana.


CONTESTACION

A UN PROFESSOR DE GRAMATICA

(Progreso do 24, 23, 27, i 29 de noviembre de 1843).

I

Hdme aqui frente a frente, mirando de hito en hito, i mi-
diendo de pi6s a cabeza a todo un Profesor de Gramdtica
Castellana i Francesa, lo que, no obstante, no quiere decir
que lo sea de lenguas, que es cosa diverse. Sin embargo,
diera algo por saber quidn es este personaje que viene a
echar en la balanza todo el peso de la autoridad de su pro-
fesion; aunque hubiera andado mas acertado en poner su
nombre de bautismo, que no el dictado de professor, cuyo
titulo solo 61 sabe hasta d6nde le conviene. Cuando un escri-
tor dice sostengo tal cosa, niego redondainente tal otra, a
mi ver es inexacto aquello otro, sobre todo en material de
letras, vale tanto como si dijese : yo autor de tales libros, con
el prestijio de ciencia que me rodea, digo i sostengo, etc.;
pero es mui curioso este aplomo de uno que en una question
de ortografia no se atreve a dar su nombre i a revestir sus
palabras de la autoridad que 61 les prestaria. Deje usted, se-
fior Profesor, el embozo i salga a la palestra con la visera
levantada. Se trata de ortograffa, i poca sangre ha de correr
por cosa que a nadie saca de sus casillas.
Oigamos, pues, la introduction de mi antagonista: ( Acabo
de leerla Memoria, etc..... i zas!..... comunicado, probando
que toda ella no vale nada. Pues, senior, contar6 a mi Pro-






98 OBRAS DE SARMIENTO.
fesor an6nimo, c6mo procedi yo para escribir la tal Memoria.
En primer lugar, en todos los establecimientos de educa-
cion en que he enseilado a leer, he acostumbrado a los nifios
a pronunciar la z i la v, esto es, a pulsar la lira; he adoptado,
escrito e impreso a mis espensas m6todos de lectura basa-
dos en la recta pronunciacion de los sonidos; he inventando
medios especiales para ahorrar a los nifos el trabajo que les
cuesta aprender a leer i para ayudar su ddbil intelijencia a
superar los obsticulos con que tropiezan; he observado la
manera constant de pronunciar de todos los americanos;
me he fijado en los errors que cometen casi todos al escri-
bir las palabras; he estudiado la ortografia castellana en su
orijen en los libros antiguos, las reforms que ha ido intro-
duciendo sucesivamente el uso i sancionado la Real Acade-
mia; he consultado lo que escribi6 Bello en L6ndres, lo de
Puente, lo de Vallejos, i cuanto se ha pensado i escrito sobre
la material; i cuando me crei en estado de former juicio,
cuando habia atesorado todas las observaciones que me su-
jeria la esperiencia de muchos afios, me puse a meditar sobre
los males que trae la ortografia arbitraria, i sobre si conven-
dria adoptar una nueva, sencilla, fundada en razon; i cuando
me crei firme i seguro en mis ideas, escribi una Memoria
que lei a la Facultad de Humanidades. I en seguida un soi
disant Profesor de gramdtica, un que sd yo quidn viene a de-
cirme : acabo de leer, i zas!..... todo su trabajo no vale un
coming. gNo le parece que hai en esto material para agarrar
i tirar por la ventana al que con tanta frescura no bien acaba
de leer, se larga sin mas ni mas a decir cuanto se le viene al
majin? i,Ha meditado, usted, un dia siquiera en lo que ha
dicho? 4I qu6 es lo que ha dicho? 4Que todo estd bien como
est? 4 Que no se toque nada? Vaya que le ha de haber cos-
tado elucubraciones el tal comunicado! Pero no se aflija
usted, que tengo palco por temporada en las columns del
Progreso, i har6 de usted el pato de la boda refutando en su
comunicado cuanto hayan dicho otros en contra de mis ideas,
o piensen decir en adelante. Voi a arrancarle pelo por pelo,
diente por diente; haga usted otro tanto con mi Memoria.
En cuanto a la h dice usted que es uitil para distinguir,
por ejemplo, a preposicion de ha verbo, i para indicar la
aspiracion de ah! oh!.segun entiendo. En hora buena. En
que distingue usted, seinor Profesor, esa misma preposicion