Historia de la esclavitud

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Historia de la esclavitud
Series Title:
Biblioteca de clásicos cubanos ;
Uniform Title:
UCB José Martí National Library of Cuba Cooperative Project
Physical Description:
v. : ; 23 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Saco, José Antonio, 1797-1879
Torres-Cuevas, Eduardo, 1942-
Publisher:
Imagen Contemporánea :
Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz
Place of Publication:
La Habana
Publication Date:
Edition:
1. ed.

Subjects

Subjects / Keywords:
Slavery -- History   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Bibliography:
Includes bibliographical references and index.
Statement of Responsibility:
José Antonio Saco ; ensayo introductorio, compilación y notas, Eduardo Torres-Cuevas.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 51337150
isbn - 9597078511 (obra completa)
ocm51337150
Classification:
lcc - HT861 .S2 2002
System ID:
AA00008956:00005


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

BIBLIOTECADECLASICOSCUBANOS HISTORIA DELA ESCLAVITUD(VolumenV)ANTONIOSACOJOSE

PAGE 2

BIBLIOTECA DE CLSICOS CUBANOS CASA DE ALTOS ESTUDIOS DON FERNANDO ORTIZUNIVERSIDAD DE LA HABANARECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANAJuan Vela Valds DIRECTOREduardo Torres-Cuevas SUBDIRECTORLuis M. de las Traviesas Moreno EDITORA PRINCIPALGladys Alonso Gonzlez DIRECTOR ARTSTICOLuis Alfredo Gutierrez Eir ADMINISTRADORA EDITORIALEsther Lobaina Oliva

PAGE 3

Ensayointroductorio compilacinynotasEduardoTorres-Cuevas BIBLIOTECADECLASICOSCUBANOS HISTORIA DELA ESCLAVITUD(VolumenV)ANTONIOSACOJOSE LA HABANA, 2006

PAGE 4

Responsable de la edicin: Gladys Alonso Gonzlez Realizacin y emplane: Viviana Fernndez RubinosTodos los derechos reservados. Sobre la presente edicin: Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA, 2006; Coleccin Biblioteca de Clsicos Cubanos, No. 32 ISBN 959-7078-51-1 obra completa ISBN 959-7078-56-2 volumen V Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, L y 27, CP 10400, Vedado, Ciudad de La Habana, CubaDiseo grfico: Deguis Fernndez Tejeda Composicin de textos: Equipo de Ediciones IC

PAGE 5

Esclavo, sometido a castigo, realiza su faena.

PAGE 6

Tal es el cuadro que ofrecer de la esclavitud de los negros en los pases que hablaban la hermosa lengua de Castilla. Pero esclavos de aquella raza tambin tuvieron en sus colonias americanas Portugal, Inglaterra, Francia y otras naciones europeas; y como a mi propsito cumple dejar correr la pluma, escribir igualmente la historia de la esclavitud africana en cada una de las posesiones ultramarinas que a ellas pertenecen, detenindome especialmente en las de Francia e Inglaterra, ya por la importancia de estas dos grandes naciones, y la extensin que el trfico tom bajo sus banderas, ya por los interesantes debates que para suprimirlo, ocuparon durante 20 aos la atencin del Parlamento; ora por las sangrientas insurrecciones de los negros en Jamaica, y la espantosa catstrofe de Santo Domingo, ora por la completa emancipacin que alcanzaron los esclavos en las colonias de ambas potencias. Ni perder de vista la Repblica de Norteamrica, rama desgajada del frondoso tronco britnico. Proclamada su independencia desde 1776, la historia de sus negros ya no pudo seguir confundida con la de su antigua metrpoli.Jos Antonio Saco

PAGE 7

Libro SptimoRESUMENCausas que rompen el monopolio* africano. Principio del comercio libre de negros. Ordenanzas para los negros esclavos de las colonias espaolas. Cdigo negro espaol. Aumento de puertos para el trfico. Compaa especial de comercio, en La Habana, en 1792. Real Cdula de 1792. Permiso al conde de Liniers. Reales rdenes de 24 de enero de 1793 y de 14 de enero de 1794. Extraa solicitud de Bayamo en la isla de Cuba. Extindese al Per, en 1795, el comercio de negros. Causas de la rpida prosperidad de Cuba. Informe sobre el fomento de la parte oriental de Cuba. Emigracin a Cuba de espaoles y franceses. Estado de la parte espaola de Santo Domingo. Minas de cobre en Cuba y alzamiento de sus esclavos mineros. Real Cdula de 7 de abril de 1800. Conspiracin de negros esclavos en Cartagena de Indias. Ampliacin del comercio de negros en 1804. Real Cdula reservada de 1804 al gobierno de Cuba. Motivos de esta real cdula. Situacin crtica de Cuba. Rectificacin de algunos errores de escritores extranjeros. Bula expedida el 3 de diciembre de 1839, por el papa Gregorio XVI.El gobierno saba por experiencia que ni las restricciones severas impedan el contrabando, ni que los asientos y contratas bastaban a llenar las necesidades coloniales, la agricultura de Cuba haba ya tomado fuerte impulso, y esta Antilla por s sola era capaz de absorber todas las importaciones destinadas para Amrica. A romper las cadenas del monopolio africano haban influido varias causas; y entre ellas no fue la menor la citada Real Cdula de 12 de octubre de 1778. Ministro universal de Indias era entonces D. Jos Glvez, marqus de la Sonora, y a sus instancias se aboli el monopolio mercantil de las flotas y galeones abrindose, como hemos dicho, para el comercio libre entre los espaoles de ambos hemisferios, 13 puertos en la pennsula y 24 en Amrica. Los adelantos que en breve produjo esta medida, trajeron en pos de s el conocimiento de que mayores seran las ventajas, si tambin se daba libertad para el trfico de negros,*Esta obra se tom de Editorial Alfa, Habana, 1944. ( N. del E .)

PAGE 8

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 4\ 4\ 4\ 4\ 4\ cuyos brazos eran la palanca poderosa que ms empuje daba a los progresos de la agricultura. Por otra parte, el pueblo ingls haba empezado a ocuparse seriamente en la abolicin de aquel trfico desde 1787, y los interesantes debates que sobre este asunto se abrieron en el Parlamento el 9 de mayo de 1788, haban alarmado a las colonias espaolas. Teman stas que de un da a otro se publicase la ley que lo prohibiera; y publicada que fuese, los ingleses no pudieran llevarles negros, ni tampoco permitir que nadie los exportase de sus dominios. Cuba, acostumbrada a recibirlos de los tratantes ingleses, vea con espanto la tempestad que asomaba; y creyendo inevitable su ruina si llegaba a descargar, trat de conjurarla. A sus esfuerzos, pues, debiose en gran parte la libertad del comercio de negros, siendo de notar que sta precediese a la de otros objetos mercantiles; pero libertad que al principio estuvo reducida a trmino muy corto. Avezado el gobierno a su antiguo sistema restrictivo, no pudo abandonarle de un golpe, ni marchar con franqueza por la nueva senda que se le abra. As le vimos regatear el tiempo, mostrarse mezquino en sus primeras concesiones, y no soltar su presa de una vez, sino cuando ya no pudo resistir al imperio de las circunstancias. A consecuencia de la ltima contrata que propusieron los ingleses Backer y Dawson, formose el expediente de que ya hemos hablado en el libro anterior. Buscando los medios de proveer de negros las islas de Cuba y Puerto Rico y la provincia de Caracas, como poco antes se haba hecho con la parte espaola de la isla de Santo Domingo, presentose a la Junta Suprema de Estado un informe en 10 de febrero de 1789, en que se propona como lo ms til y conveniente a dichos pases la concesin a espaoles y extranjeros de introducir por dos o tres aos, y bajo de ciertas condiciones, todos los negros que pudiesen. Este informe fue la base de la Real Cdula expedida sobre el comercio libre de negros en 28 de febrero del mismo ao, y cuyo contenido paso a exponer: 1 Que todo espaol domiciliado o residente en Espaa o Indias pudiese pasar en embarcacin propia o fletada a comprar negros a los lugares donde se vendan, llevando el dinero y frutos que necesitase para su compra; que su introduccin en las mencionadas islas y provincia de Caracas fuese libre de todo derecho, con la expresa prohibicin de que los buques que de dichas colonias salieran con el objeto de hacer aquel comercio, a su retorno trajesen efecto alguno comerciable, quedando por el propio hecho sujeto el mismo buque y su carga a la pena de confiscacin y dems impuestas por las leyes del reino a los contrabandistas 2 Como estmulo a los que se empleasen en el citado comercio, permitiseles, para que no llevasen sus buques en lastre, conducir fru-

PAGE 9

JOS ANTONIO SACO /5 /5 /5 /5 /5 tos y gneros e ir en derechura a los parajes donde se haban de proveer de negros, arribando con stos y con aqullos a los puertos habilitados; o salir desde ellos en busca de negros, y volver al mismo punto de su salida; y si no los podan vender all, les fuese lcito conducirlos a cualquiera otro de los abiertos para su introduccin. 3 Permitiose a los extranjeros, por slo el tiempo de dos aos contados desde la publicacin en Indias de dicha real cdula, introducir negros en los puertos habilitados con la misma expresa prohibicin de llevar en sus buques otro efecto alguno comerciable, bajo las mismas penas que se imponan a los espaoles; derogndose para este solo caso las leyes de Indias que prohiban la entrada y comercio de los extranjeros en los puertos de aquellos dominios, y debiendo gozar la misma franqueza de derechos en la introduccin de negros que los espaoles; pero pagando los establecidos por la extraccin de plata y frutos que retornasen y proviniesen de sus ventas. 4 Lcito fue a los espaoles y extranjeros vender los negros que introdujesen en las mencionadas islas y provincia de Caracas a los precios que concertasen con los compradores, sin que ninguna autoridad pudiese imponerles tasa alguna, pues su intervencin en este asunto deba limitarse a impedir el contrabando y celar que los negros fuesen de buenas castas y calidades. 5 Los negros importados deban quedar exclusivamente a cargo, cuenta y riesgo de quienes los llevasen o hiciesen llevar para venderlos cuando pudiesen, como otro cualquier efecto comerciable. 6 Los negros deban de ser de buenas castas, la tercera parte, a lo ms, hembras, y las otras dos varones; sin permitirse la entrada y venta de los intiles, contagiados o que padeciesen enfermedades habituales, obligndose a los que llevasen alguno o algunos de esta clase a que los extrajesen. Ofreciose una gratificacin de 4 pesos por cada negro a los espaoles que los introdujesen de buena calidad en los citados puertos, de su cuenta y en buques nacionales. 7 Para que sirviese de estmulo este comercio y proporcionarse la abundancia. 8 Como el principal objeto para la concesin de franquezas, exenciones y gracias en este comercio se diriga a fomentar la agricultura, mandose que por cada negro que no se destinase a ella y a los trabajos de haciendas, ingenios y otros usos campestres, sino al servicio domstico de los habitantes en las ciudades, villas y pueblos se pagase la capitacin anual de 2 pesos desde el da de la publicacin de la mencionada real cdula, para moderar el exceso en esta parte, y concurrir al pago de las gratificaciones que haba de dar la Real Hacienda con arreglo a lo prevenido en el artculo anterior.

PAGE 10

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 6\ 6\ 6\ 6\ 6\ 9 Los puertos de las islas y provincias por donde se haba de verificar la introduccin de negros fueron: en la provincia de Caracas, Puerto Cabello; en la isla Espaola, Santo Domingo; en la de Puerto Rico, el puerto de este nombre; y en la de Cuba, La Habana; quedando slo habilitado el puerto de Santiago de Cuba para los espaoles, con exclusin de los extranjeros. 10 Los buques nacionales empleados en dicho trfico deban ser de tamao moderado para que pudieran ser reconocidos con ms facilidad, y los extranjeros no podan exceder de 300 toneladas, ni entrar en los puertos no habilitados. Sobre el fondeo de los buques exigironse requisitos tan minuciosos que ellos revelan la desconfianza del gobierno en impedir el contrabando; y por eso mand lo que transcribo: “Luego que unos u otros buques [nacionales y extranjeros] den fondo se ha de hacer el fondeo, al que deber asistir como cabeza principal un sujeto condecorado, de celo conocido, desinters, espritu patritico, e inclinado a proceder con exactitud y desempeo por s mismo, quedando este nombramiento a la eleccin de mi Secretario de Estado y del despacho de Guerra y Hacienda de Indias, sin ms incumbencia ni encargo que ste, y el de celar y examinar la buena calidad de los negros que se introduzcan: el sujeto que se nombre tendr cuidado de que se derramen las aguadas, poniendo en un lanchn la pipera vaca, y sobre cubiertas las barricas de menestras y carne, y repuestos de aparejo y velas para que se reconozca todo a satisfaccin, pues con ningn motivo ni pretexto se ha de poder conducir en dichos buques otra cosa que los vveres, aguada y precisos repuestos para navegar, correspondientes a su tamao, bajo la pena de comiso del buque y de toda su carga, incluso los negros; pero de esta regla se exceptuarn las embarcaciones que salgan de los puertos habilitados de Espaa, las cuales podrn llevar gneros y frutos segn se previene en el artculo segundo y han de ser tratadas como cualquier otro navo de comercio”. 11 Los buques extranjeros que llevasen negros slo se detendran en los puertos el tiempo preciso para darles salida, que era de 24 horas a lo ms, prohibiendo que se internasen en el pas, ni dejasen apoderado que no fuese vecino de l, los cuales estaran sujetos a todas las providencias que se tomaran por el gobernador y jefes de Real Hacienda para evitar el fraude en las embarcaciones. El 12 y ltimo artculo encargaba a las autoridades el cumplimiento de las anteriores disposiciones, y que hiciesen al gobierno cuantas observaciones juzgasen convenientes al bien y prosperidad de la agricultura de los mencionados pases. Importa saber que la iniciativa de la dicha Real Cdula de 28 de febrero de 1789, debiose al distinguido habanero D. Francisco Arango y Parreo que se hallaba entonces en Madrid de apoderado del Ayunta-

PAGE 11

JOS ANTONIO SACO /7 /7 /7 /7 /7 miento de La Habana, para promover el fomento de la agricultura y otros ramos en la isla de Cuba. ste fue uno de los cubanos que hicieron a su patria los ms sealados servicios. Solcitos los monarcas espaoles de la suerte de los esclavos, mand Carlos IV por Real Orden de 23 de diciembre de 1783 a la Audiencia de la parte espaola de Santo Domingo, que oyendo a los hacendados y sujetos de mayor nota, formase ordenanzas para el rgimen econmico, poltico y moral de los negros de aquella isla. Formronse en efecto en 1784, bajo el ttulo de Carolino cdigo negro y elevronse al Supremo Gobierno en 1785. Despus de haber sufrido largas demoras y grandes alteraciones en la corte, publicose al fin la Real Cdula de 31 de mayo de 1789 sobre la educacin, trato y ocupaciones de los esclavos en todas las Indias e islas Filipinas. Cumple a mi propsito insertar el prlogo de dicha real cdula. “En el Cdigo de las Leyes de Partida y dems Cuerpos de la Legislacin de estos Reinos, en el de la Recopilacin de Indias, Cdulas generales y particulares comunicadas a mis dominios de Amrica desde su descubrimiento, y en las Ordenanzas que examinadas por mi Consejo de las Indias han merecido mi Real aprobacin, se halla establecido, observado y seguido constantemente el sistema de hacer tiles a los esclavos, y provedo lo conveniente a su educacin, trato y a la ocupacin que deben darles sus dueos, conforme a los principios y reglas que dictan la Religin y la humanidad y el bien del Estado, compatibles con la esclavitud y tranquilidad pblica. Sin embargo, como no sea fcil a todos mis vasallos de Amrica que poseen esclavos, instruirse suficientemente en todas las disposiciones de las leyes insertas en dichas colecciones y mucho menos en las Cdulas generales y particulares, y Ordenanzas municipales aprobadas para diversas provincias, teniendo presente que por esta causa, no obstante lo mandado por mis augustos predecesores sobre la educacin, trato y ocupacin de los esclavos, se han introducido por sus dueos y mayordomos algunos abusos, poco conformes y aun opuestos al sistema de la legislacin y dems providencias generales y particulares tomadas en el asunto. Con el fin de remediar semejantes desrdenes, y teniendo en consideracin que con la libertad que para el comercio de negros he concedido a mis vasallos por el Art. 1 de la Real Cdula de 28 de febrero prximo pasado, se aumentar el nmero de esclavos en ambas Amricas, merecindome la debida atencin esta clase de individuos del gnero humano, en el nterin que en el Cdigo general que se est formando para los dominios de Indias se establecen y promulguen las leyes correspondientes a este importante objeto: He resuelto que por ahora se observe puntualmente por todos los dueos y poseedores de esclavos de aquellos la instruccin siguiente”.

PAGE 12

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 8\ 8\ 8\ 8\ 8\ La mencionada real cdula que se puede considerar como un cdigo negro, contiene 14 captulos, de los cuales ofrecer un sucinto extracto, para que se conozca toda su importancia. Por el 1 se impone a los amos la obligacin de instruir a los esclavos en los principios de la religin catlica, hacerles bautizar dentro de un ao; rezar diariamente despus de concluidos los trabajos, en su presencia o en la de sus mayordomos; costearles un sacerdote que les diga misa todos los das de precepto; y no obligarles ni permitirles que trabajen en los das de fiesta, excepto en el tiempo de la recoleccin de frutos, en que se acostumbra conceder licencia para hacerlo. Por el 2 se manda darles buen alimento y vestido, previnindose que las justicias del distrito de las haciendas, con acuerdo del ayuntamiento y audiencia del procurador sndico, en calidad de protector de los esclavos sealen la cantidad y calidad de alimentos y vestuarios que proporcionalmente a sus edades y sexos deban suministrrseles por sus amos, conforme a la costumbre del pas y a lo que comnmente consumen los trabajadores libres. El 3 se refiere al trabajo de los esclavos, el cual ser en proporcin al sexo, edad y dems circunstancias. Debe durar de sol a sol, y no ms, en cuyo tiempo se ha de conceder dos horas al esclavo para que las emplee en su utilidad. No se obligar a trabajar por tarea a los menores de 17 aos, a los mayores de 60, ni a las esclavas. A stas tampoco se las podr destinar a jornaleras ni a trabajos en que tengan que mezclarse con los hombres. En todo esto deben tambin intervenir las justicias en los trminos que se ha dicho en el captulo anterior. El 4 manda que en los das festivos despus que los esclavos de las haciendas hayan odo misa y asistido a la explicacin de la doctrina cristiana, se les permitan diversiones honestas con separacin de sexos, bajo la vigilancia de los amos o mayordomos, sin consentir que los de una hacienda se junten con los de otra. El 5 ordena que los esclavos estn bien alojados con separacin de sexos, a no ser que sean casados. No debe haber en una pieza sino dos esclavos a lo ms con cama cmoda y alta, para preservarlos de la humedad. Cada hacienda ha de tener una enfermera, donde se d una buena asistencia a los enfermos. El 6 debe transcribirse a la letra: “Los esclavos que por su mucha edad o por enfermedad no se hallen en estado de trabajar, y lo mismo los nios y menores de cualquiera de los dos sexos, debern ser alimentados por los dueos, sin que stos puedan concederles la libertad por descargarse de ellos, a no ser proveyndoles del peculio suficiente a satisfaccin de la justicia, con audiencia del procurador sndico para que puedan mantenerse sin necesidad de otro auxilio”.

PAGE 13

JOS ANTONIO SACO /9 /9 /9 /9 /9 El 7 recomienda a los amos que impidan las relaciones ilcitas de los esclavos, y que fomenten los matrimonios, sin estorbar que se casen con los de otros dueos. Si por estar las haciendas distantes los consortes no pudieran cumplir con el fin del matrimonio, la mujer siga al marido, comprndola el amo de ste a justa tasacin de peritos nombrados por las partes y por un tercero nombrado por la justicia en caso de discordia. Si el dueo del marido rehusare comprarla, igual derecho se concede al que lo fuere de la mujer. Las faltas comunes de los esclavos se castigan por el captulo 8 con prisin, grillete, cadena, maza o cepo, con tal que no se les ponga en ste de cabeza, o con azotes que no pasen de 25, y con instrumento suave que no le cause contusin grave o efusin de sangre. Estas penas correccionales solamente se pueden imponer a los esclavos por sus amos o sus mayordomos. Segn el captulo 9, cuando los excesos, faltas o delitos que cometieren los esclavos contra sus amos, mujer o hijos, mayordomos u otra cualquiera persona, merecieren una pena mayor que las correccionales, entonces los tribunales procedern contra ellos. En estos juicios siempre se ha de or al procurador sndico, en calidad de protector del esclavo acusado, y tambin al amo, a no ser que no est interesado en la acusacin, o haya hecho renuncia del esclavo antes de contestar la demanda, en cuyo caso se exime de pagar las costas o los daos y perjuicios que resulten a favor de un tercero. En cuanto a los trmites de proceder y a la aplicacin de las penas, se ha de observar puntualmente todo lo que las leyes disponen sobre las causas de los delincuentes del estado libre. El 10 dispone que cuando el amo o mayordomo de hacienda faltare a alguna de las prevenciones contenidas en los captulos anteriores, incurrir por la primera vez en multa de 50 pesos, por la segunda de 100, y por la tercera de 200; las cuales se repartirn por partes iguales entre el juez, denunciador y un fondo o caja de multas. Cuando el mayordomo fuese el responsable, y no tuviere con qu pagar, el amo satisfar la multa. Si hubiere todava reincidencias, se proceder a la imposicin de penas ms graves, como inobedientes a las rdenes del rey, a quien dar cuenta de la causa. Cuando los amos o mayordomos se excedan en las penas correccionales, causando a los esclavos contusiones graves, efusin de sangre o mutilacin de miembro, adems de las multas referidas, se proceder criminalmente contra ellos, a instancia del procurador sndico, sustancindose la causa conforme a derecho, castigndoseles segn el delito, como si fuera libre el ofendido, y confiscndose el esclavo. ste se vender, si quedare hbil para trabajar, y su importe se aplicar a la caja de multas; pero si no se pudiere vender por haber quedado lisiado,

PAGE 14

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 10\ 10\ 10\ 10\ 10\ sin devolvrsele al amo ni al mayordomo, se obligar al primero a contribuir con la cuota diaria que la justicia sealare para mantener y vestir al esclavo durante su vida, pagndola por tercios adelantados. El captulo 11 ordena que ninguna persona que no sea dueo o mayordomo del esclavo, pueda injuriarle, castigarle, herirle, matarle; y si lo hiciere incurra en las penas establecidas por las leyes para los que cometen semejantes excesos o delitos contra las personas del estado libre. La causa se seguir a instancia del amo del esclavo, y en su defecto de oficio por el procurador sndico en calidad de protector de los esclavos, quien siempre intervendr bajo de este carcter, aunque haya acusador. Para impedir que los amos den muerte violenta a los esclavos, se prescribe por el captulo 12, que aqullos presenten anualmente a la justicia de la ciudad o villa en cuya jurisdiccin se hallen situadas sus haciendas, una lista jurada y firmada de los esclavos que tengan en ellas, con distincin de sexos y edades, para que se tome razn por el escribano del ayuntamiento en un libro particular que se formar con este fin, conservndose adems en el mismo ayuntamiento las listas presentadas. Luego que un esclavo muera o se ausente de la hacienda, el amo dentro de tres das dar parte a la justicia para que se anote en los libros con citacin del procurador sndico. De lo contrario, se proceder a instancia de ste contra el amo, a menos que pruebe plenamente o la ausencia del esclavo, o su muerte natural. Para facilitar la averiguacin de los excesos de los amos o mayordomos, se establecen varios medios por el captulo 13. 1 Se autoriza a los eclesisticos empleados en las haciendas, para que den noticia secreta y reservada al procurador sndico de los parajes respectivos, del mal trato que experimenten los esclavos, quien sin revelar nunca el nombre del eclesistico, se presentar ante las justicias, pidiendo la averiguacin de las faltas que se denuncian. Este medio me parece casi ineficaz, porque el eclesistico, temiendo perder su colocacin, muy pocas veces se atrever a exponerse a las sospechas y a la indignacin del amo de la hacienda. 2 Las justicias con acuerdo del ayuntamiento y asistencia del procurador sndico nombrarn una o ms personas de carcter y conducta que por tres veces al ao visiten y reconozcan las haciendas, para ver si se cumple lo prevenido en esta instruccin. De todos los medios que se proponen ste es, en mi concepto, el que mejor resultado producira si se observara. 3 Dase a todos accin para denunciar las infracciones de la presente instruccin, reservndose el nombre del denunciador. Pero como ste es responsable en el caso que se justifique notoria y plenamente que la denuncia es calumniosa, no habr muchos que se aventuren a tales denuncias en pases donde el foro presta tan pocas garantas.

PAGE 15

JOS ANTONIO SACO /11 /11 /11 /11 /11 El 4 consiste en excitar el celo de la autoridad pblica, mandando que en los juicios de residencia se forme cargo a las justicias y a los procuradores sndicos, de los defectos de omisin o comisin en que hayan incurrido, por no haber puesto los medios necesarios para que se cumplan los captulos de esta instruccin. El captulo 14 que es el ltimo, se reduce a establecer una caja de multas, cuyos productos se han de invertir exclusivamente en hacer observar con escrupulosidad esta instruccin, y en derogar todas las disposiciones que se opongan a lo que en ella se previene. Este reglamento, despus de aprobado por la Audiencia del distrito, deba fijarse mensualmente en las puertas del ayuntamiento y de las iglesias de cada pueblo, as como en la de los oratorios o ermitas de cada hacienda. Cuando se expidi la Real Cdula de 31 de mayo de 1789, los vecinos de La Habana en 19 de enero de 1790 y tambin los de Santo Domingo, Caracas y Nueva Orlens, que entonces perteneca a Espaa, suplicaron al gobierno por el rgano de sus ayuntamientos que no se publicase por los temores de que los esclavos, interpretando mal su sentido, se pudiesen alzar. En efecto, los capitanes generales no la publicaron; y consultados por el Consejo de Indias los seores D. Francisco de Saavedra, D. Ignacio de Urriza y otras personas conocedoras de los asuntos de Amrica, todas dijeron que se suspendiese su cumplimiento, y que se formase en cada capital de provincia una junta compuesta de los principales hacendados, obispo y capitn general, que propusiese las reglas que deban regir en la materia. Qued, pues, por entonces, sin efecto una real cdula, cuyas disposiciones sacan inmensa ventaja a cuantas haban dictado sobre los esclavos todas las naciones que los posean en sus colonias. Por este motivo expidiose otra en 22 de abril de 1804, en que la anterior qued reducida a que los amos diesen buen tratamiento a sus esclavos; cosa que de muy antiguo estaba ordenado por la legislacin espaola. Acercbase el plazo en que deba cesar la Real Cdula de 28 de febrero de 1789 sobre el trfico de negros; pero considerndose en aquellos tiempos como los nicos brazos indispensables para el fomento de las colonias, el referido apoderado del Ayuntamiento de La Habana D. Francisco Arango que todava se hallaba en Madrid, alcanz en 20 de febrero de 1791 otra Real Cdula en que se prorrog la primera por otros dos aos para que espaoles y extranjeros pudiesen hacer comercio de negros con las islas de Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico, provincia de Caracas y puerto de Cartagena en el virreinato de Santa Fe. La fatal nueva de la insurreccin de los negros en la parte francesa de la isla de Santo Domingo, recibiose en Madrid el 20 de noviembre de aquel ao; y temiendo el activo apoderado del Ayuntamiento de La Ha-

PAGE 16

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 12\ 12\ 12\ 12\ 12\ bana, que las conmociones de aquella isla pudiesen detener la prrroga que se acababa de conceder, apresurose a tranquilizar al gobierno, pintndole la diversa situacin en que se hallaban Cuba y Santo Domingo. Penetrado el gobierno de la solidez de sus razones y de que el incendio de esta ltima isla no se propagara a la primera, expidi con toda confianza la Real Cdula de 24 de noviembre de 1791, ampliando, modificando y derogando algunos artculos de la de 28 de febrero de 1789. Prorrogose, pues, el comercio de negros por seis aos ms, empezando a contar desde el 1 de enero de 1792. Aumentose tambin el nmero de puertos habilitados para dicho comercio, y furonlo Montevideo, en el Ro de la Plata; en el virreinato de Santa Fe, Cartagena; en la Capitana General de Caracas, Puerto Cabello, La Guaira, Maracaibo, Cuman y Nueva Barcelona; en la isla Espaola, Santo Domingo; en la de Puerto Rico, el de este nombre; y en la de Cuba, el de La Habana, quedando habilitados para slo los espaoles, con exclusin de los extranjeros, los puertos de la misma Isla, Nuevitas, Bataban, Trinidad y Santiago de Cuba; y el ro de la provincia de la Hacha en el referido virreinato de Santa Fe: declarndose que aunque Puerto Cabello quedaba habilitado para el comercio de negros, y cuanto tena conexin con l, no por eso se deba entender por ahora habilitado para otros registros. Permitiose a los espaoles extraer el dinero y frutos, exceptuando solamente el cacao de Caracas, que se necesitase para esta negociacin, pagando un 6 % de derechos, segn lo dispuesto en Real Orden de 6 de enero de 1790; pero la introduccin de negros quedaba absolutamente libre de todas contribuciones y del derecho de alcabala en primera venta. Como la gracia de este comercio se diriga al fomento de la agricultura, facultose a los espaoles, para que, adems de los negros, pudiesen tambin introducir herramientas para la labranza, mquinas y utensilios para los ingenios, pagando los derechos que estaban en prctica antes de la citada Real Cdula de 28 de febrero, o los que se arreglasen despus, con absoluta prohibicin de importar cualquier otro objeto comerciable, bajo la pena de confiscacin del buque y carga y las dems impuestas por las leyes a los contrabandistas. Dejose al arbitrio del comerciante llevar el nmero de varones o hembras que juzgase conveniente para la provisin del paraje a donde dirigiese su cargamento, aunque igualase o excediese el de las ltimas al de los primeros; permitindole igual facultad en orden a castas y calidades de los negros, pues estas cosas haban de dejarse al cuidado del comprador y vendedor, sin que los comisarios de negros pudieran impedir la entrada y venta de otros que los contagiados; a cuyo solo punto se ceiran, obligando a los introductores a que los extrajesen del pas.

PAGE 17

JOS ANTONIO SACO /13 /13 /13 /13 /13 Siendo ya necesario en muchas partes de Amrica el servicio domstico de los negros, derogose la capitacin de 2 pesos anuales, que se impuso sobre cada uno, por el artculo 8 de la citada Real Cdula de 28 de febrero; y mediante a que la gratificacin de 4 pesos que seala el artculo 7 por cada negro que introdujesen los espaoles, serva ms de gravamen a la Real Hacienda que de estmulo al comercio, no se cobrase en lo sucesivo. El estrecho plazo de 24 horas, que por el artculo 11 de la Real Cdula de 28 de febrero de 1789, se daba a los extranjeros para que vendiesen los negros que introducan, ampliose al trmino de ocho das por el artculo 13 de la presente real cdula. Tales son las alteraciones fundamentales que hizo sta a la anterior, y fueron sin duda muy ventajosas al trfico de esclavos. “No dudo, seores, deca D. Anastasio Carrillo y Arango en el elogio histrico de su to el Excmo. Sr. D. Francisco Arango y Parreo, que algunos pondrn en duda el influjo benfico que aquellas concesiones, alcanzadas por la eficacia de nuestro Apoderado, hayan tenido en la prosperidad bien entendida del pas, y las considerarn quizs, como un punto opaco en la esclarecida vida de nuestro humano e ilustrado compatriota; pero volvamos la vista hacia la poca en que se hacan tales esfuerzos, recordemos nuestra escasez de poblacin, el clamor de todos los habitantes de la Isla, su inters, la religin que en este como en otros puntos haba sido profanada por la ignorancia y la codicia, compelindola a santificar el ms abominable de los crmenes, por ltimo, el ejemplo que las naciones ms adelantadas en la civilizacin y en la carrera de las reformas sociales nos daban sobre ese importante punto. Apenas se acababa de nombrar por el Parlamento ingls la primera comisin para ocuparse de tan interesante objeto, y todava la voz filantrpica de Willberforce, sostenida por la elocuencia de Chattam y Pitt, no haba propuesto aquella clebre serie de proposiciones que condenaban tan horrible trfico, y que no produjeron sus efectos hasta despus de 20 aos de nobles y constantes esfuerzos. Y qu extrao es, seores, que nuestro joven Apoderado hubiera participado del error comn a su siglo, error encubierto por la necesidad, alimentado por el inters y que hoy mismo tiene tantos y tan decididos partidarios? Pero, en honor de su bello corazn sea dicho, al entablar su pretensin y al esforzarla en el ao 1791 para que se concediese una absoluta libertad en la introduccin de africanos, deploraba la urgencia que exiga tan odiosa franquicia, y se escapaban a su pluma aquellos principios de humanidad que ms tarde le obligaron a pensar de otro modo y a llorar, quizs, como el ilustre y santo obispo de Chiapas el extravo del entendimiento”.1Gobernaba por aquellos tiempos la isla de Cuba el benemrito capitn general D. Luis de las Casas. A propuesta suya se form en La

PAGE 18

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 14\ 14\ 14\ 14\ 14\ Habana el 31 de marzo de 1792 una sociedad denominada Compaa de Comercio para Consignaciones Pasivas de Negros Bozales; y aunque su nombre indica que era para promover su introduccin, tuvo tambin otro objeto. A los extranjeros que importaban esclavos en La Habana, habase concedido, segn se ha dicho, para venderlos el plazo de ocho das y transcurridos que fuesen, deban salir de ella. Ampliose algunos meses despus ese trmino hasta 40 das; mas, como esta prrroga no exista cuando el general Las Casas propuso la formacin de la mencionada compaa, valiose de ella para impedir que los extranjeros permaneciesen en La Habana ms tiempo del prefijado, pues so pretexto de que carecan de persona de confianza a quien encomendar sus negocios, deban hacerlos por s mismos sin apoderado espaol. La Habana recuerda con placer el nombre de D. Luis de las Casas. Dispensole muchos beneficios, o mejor dicho, cumpli los deberes a que los gobernantes estn obligados; pero en punto a extranjeros, sus ideas eran contrarias a los intereses de Cuba. En vez de propender a su admisin y permanencia, ya para abrir las fuentes de prosperidad de aquella Isla, ya para neutralizar la poblacin de color, que desde entonces comenzaba a crecer considerablemente, abog por una poltica que bien puede calificarse de exclusiva, pues su fin no era otro que alejar al extranjero de las playas de Cuba. Tal fue uno de los objetos de la citada Compaa de Consignaciones de Negros: compaa que fue aprobada por Real Orden de 20 de julio de 1792, bajo las bases siguientes: 1 Deba componerse de 12 socios con un capital de 300 000 pesos a razn de 25 000 cada uno, dividiendo a prorrata las ganancias y las prdidas, y pudiendo recibir los cargamentos de negros que le quisieran consignar los espaoles o extranjeros que careciesen de corresponsal. 2 Cumplir rigorosamente las rdenes de los consignantes, segn la prctica del comercio de La Habana. 3 Nombrar administradores, depositarios y celadores con el sueldo conveniente, sin que stos pudieran solicitar de los consignantes gratificacin ni emolumento alguno. Estos nombramientos deban hacerse de entre los mismos y por los mismos socios, sin intervencin de otra persona. 4 La existencia de esta Compaa no poda coartar a ninguna persona o casa nacional o extranjera, la libertad de consignarse a quien fuese de su agrado. 5 Los socios no slo podan recibir consignaciones particulares con absoluta independencia de la Compaa, sino negociar en expediciones de negros por s o por otros, sin perjuicio de los que se consignaran a la Compaa. 6 sta haba de durar los seis aos concedidos al libre trfico en la prrroga de la cdula de 24 de noviembre de 1791.

PAGE 19

JOS ANTONIO SACO /15 /15 /15 /15 /15 Aumentada la importacin de negros en Cuba, aumentronse tambin los productos de su agricultura; pero no pudiendo Espaa cambiarlos exclusivamente por los poqusimos que renda su pobre industria, necesario era que se abriesen nuevos y anchos canales al comercio cubano. Esto comprendi perfectamente el apoderado Arango; y proponiendo al gobierno los medios ms adecuados al fin que le ocupaba, alcanz para Cuba, su patria, la importantsima Real Cdula de 22 de noviembre de 1792. Mandose por ella, que el caf, algodn y ail de las cosechas de aquella Isla, quedasen exentas de todos derechos, alcabala y diezmos por tiempo de diez aos; y para facilitar la extraccin y mayor consumo de estos frutos, permitiose a los espaoles que durante el mismo plazo pudiesen sacarlos para cualesquiera puertos extranjeros de Europa en derechura sin limitacin de tiempo para sus viajes, y con facultades de extraer tambin aguardiente de caa, cuando lo necesitasen para completar los cargamentos; pero con la precisa obligacin de ir con sus embarcaciones desde dichos puertos extranjeros a Espaa antes de volver a Amrica. Mandose asimismo que se restituyesen enteramente los derechos de entrada, as reales como municipales, o cualesquiera otros que se hubiesen exigido en Espaa, al azcar de aquella Isla, siempre que se extrajese para pases extranjeros. Y deseando el gobierno hacer ms cmoda y frecuente la introduccin de negros que tan necesaria se consideraba para el azcar y otros frutos, concedindose a los extranjeros que los introdujesen en La Habana, 40 das de trmino para su venta, en lugar de los ocho sealados por la Real Cdula de 24 de noviembre de 1791. La referida cdula de 1792 abri a espaoles y extranjeros el Ro de la Plata para hacer el comercio de negros; y del dicho ao al de 1796 salieron varios buques para comprar negros en el frica, llevando 120 276 pesos. En este perodo entraron por el Ro de la Plata 1 338 negros, de los cuales fueron exportados para Lima 83: nmero muy corto, pero que bien se explica por la penosa navegacin que se haca, doblando el cabo de Hornos, y cuando exista adems la va de tierra por donde se importaban en el Per. Habasele dado al conde de Liniers permiso para introducir 2 000 negros en Buenos Aires, con facultad de importar las producciones naturales de frica, pagando los derechos que estos artculos adeudaban a su introduccin en Espaa. Este permiso fue ampliado al mismo conde por la Real Orden de 3 de enero de 1793. En 24 de enero del mismo ao, expidiose otra Real Orden para promover el trfico directo de los comerciantes espaoles con las costas de frica en solicitud de negros, declarndose que todo espaol pudiese hacer estas expediciones desde cualquiera de los puertos de Espaa o Amrica, con tal que el capitn y la mitad de la tripulacin de los buques

PAGE 20

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 16\ 16\ 16\ 16\ 16\ negreros fuesen espaoles, concediendo absoluta libertad de derechos de todo lo que se embarcase para este trfico directo y exencin del de extranjera y cualquiera otro, a los buques de construccin extranjera que se comprase con el mismo fin. En 14 de enero de 1794 dirigiose Real Orden al virrey de Buenos Aires, previnindole que estando habilitado el puerto de Montevideo para el comercio de negros, protegiese y auxiliase la expedicin de un buque ingls que navegara a dicho puerto con negros, y retornara con dinero, pastillas de la fbrica del conde de Liniers y frutos permitidos por la Real Cdula de 14 de noviembre de 1791. Declarose por Real Orden de 19 de marzo de 1794, que los espaoles que no encontrasen negros en las colonias extranjeras, pudiesen retornar con herramientas, mquinas y utensilios para ingenios, con inclusin de cuchillos. El Ayuntamiento de Bayamo pidi al gobierno que se habilitase el puerto de Manzanillo para hacer el comercio de negros con las colonias extranjeras. Extrao parecer que una poblacin tierra adentro, que entonces no contaba en toda su jurisdiccin ni un solo ingenio formal ni menos cafetal, y que por lo mismo no poda emplear en su servicio sino un corto nmero de esclavos, que bien poda recibir de Santiago de Cuba, hubiese pedido lo que ningn otro pueblo de la Isla, a pesar de hallarse algunos en circunstancias ms favorables para hacer aquella solicitud. Pero esta extraeza debe cesar luego que se considere, que Manzanillo es puerto ventajosamente situado para el comercio individual de una parte de Cuba; que por l se haca con la isla vecina de Jamaica continuo contrabando y exportando para ella ganado vacuno y caballos; que Bayamo estaba acostumbrado a recibir de all negros, y que habilitado Manzanillo, no slo se satisfaran las necesidades de la jurisdiccin de Bayamo, sino las de la de Puerto Prncipe a donde fcilmente podan llevarse por el estero de Vertientes o por el puerto de Santa Cruz. Bayamo no consigui todo lo que peda; mas, al fin se le concedi en 23 de marzo de 1794, que Manzanillo quedase habilitado para slo los espaoles, con arreglo a lo dispuesto en la cdula de 24 de noviembre de 1791. La facilidad con que Bayamo reciba por contrabando negros de Jamaica, influy en que no slo entonces sino mucho antes se hubiesen vendido all a precios menos altos que en La Habana; y el nmero de ellos habra aumentado tambin en la jurisdiccin de Puerto Prncipe, si se hubiere habilitado el puerto de Santa Cruz, pues los buques que los llevaban tenan que ir a rendir su registro a Trinidad o a Manzanillo. En 31 de mayo de 1795 expidiose una Real Orden extendiendo al virreinato del Per el comercio de negros permitido a los de Santa Fe y Buenos Aires, con la calidad de por ahora, y la de que slo haba de introducirse por los puertos del Callao y Paita y en buques espaoles.

PAGE 21

JOS ANTONIO SACO /17 /17 /17 /17 /17 Por Real Orden de 14 de enero de 1797, prevnose al intendente de La Habana que no se exigiese el impuesto o contribucin para la linterna del Morro a las embarcaciones empleadas para el trfico de negros, ya fuesen espaolas, ya extranjeras. Estas exenciones manifiestan la proteccin que se dispensaba al trfico de negros. La Revolucin Francesa, generalizando la guerra a fines del pasado siglo, cort el vuelo que haba tomado el trfico de negros en las colonias espaolas. Cuba, empero, no particip de la suerte de las dems. En el aumento de su agricultura y comercio, y, por consiguiente, del trfico de esclavos en ella, influy poderosamente la mencionada Real Cdula de 24 de noviembre de 1792, concediendo muchas franquicias a sus frutos; influy la Real Orden de 16 de octubre de 1792, por la cual se dispuso, que a pesar del aumento que haba tenido el precio del azcar, su alcabala no se cobrase sino segn el aforo antiguo, a saber, como si el precio de la blanca fuese de 12 reales y el de la quebrada, de 8 reales; influy el permiso de restablecer en la Isla refineras de azcar con facultad de llevarla a Espaa y a los dominios de Amrica; influy la exencin de los derechos al aguardiente, aunque se extrajese para los pueblos de Amrica donde su introduccin fuese permitida para los puertos extraos de Europa, y el que sacaran los extranjeros que introdujesen negros;2 influy ms que todo la ruina de Santo Domingo que fue para Cuba un principio de engrandecimiento, pues habiendo desaparecido de un golpe las grandes cantidades de azcar y caf que derramaba aquella isla en los mercados europeos, los cubanos halagados con el precio extraordinario que adquirieron esos frutos en aqullos, multiplicaron sus ingenios y cafetales. Y aunque la sangrienta catstrofe que delante de los ojos tenan, pudiera haberles retrado o al menos hacerlos ms circunspectos, la prosperidad del momento no les dejaba columbrar los peligros del porvenir. Por qu fatalidad, los buenos patricios de entonces no pidieron la extincin del trfico de negros, y clamaron enrgicamente por la colonizacin de los blancos? Si tan grande bien hubieran promovido, la generacin presente bendecira sus nombres, y los adorara como salvadores de la patria. Pero en medio del pavor que les causaba la destruccin de Santo Domingo, en medio de las llamas de aquel incendio, an suspiraban por negros, y crean que sin ellos no poda haber prosperidad para Cuba. Cuando para fomentar la parte oriental de ella, se nombr una diputacin de la Sociedad Patritica de La Habana, sta propuso varios medios en su informe de 5 de noviembre de 1794, y uno de ellos dice as: “Antes de la calamitosa ruina de la colonia de Santo Domingo, antes que se hubieran visto los horrorosos estragos, las maldades inauditas que all cometi la brutalidad de los negros, siempre que se trataba de fomentar nuestra Isla, lo primero que a todos ocurra era la libre y copio-

PAGE 22

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 18\ 18\ 18\ 18\ 18\ sa introduccin de negros. As lo persuada la grande prosperidad de que gozaba aquella desventurada colonia, que del todo se deba a la muchedumbre de esclavos que la cultivaban su terreno. El da de hoy, ms escarmentada nuestra corta inteligencia, aunque para general fomento de toda la Isla propone siempre se favorezca la introduccin de negros, agrega cuidadosamente se proceda en ello con el padrn en la mano, para que as no se permita que el nmero de los negros no slo exceda, pero que ni se iguale nunca con el de los blancos”.3En este informe se propuso, que se fomentase la introduccin en la Isla de familias de las Canarias y de extranjeros catlicos; y que para conseguirlo, se les diese tierras de los realengos, si los haba, o que los particulares les vendiesen parte de las suyas. Dolorossimo es que se hubiese realizado su parte adversa, mientras jams se cumpli la favorable, que consista en la limitacin de la entrada de negros. Pero este resultado provino de la misma ruina de Santo Domingo, porque si su catstrofe infunda temores, las grandes ganancias que ofrecan el azcar y el caf con la destruccin repentina de los ingenios y cafetales de aquella isla, alentaban a los cubanos a fomentar estas fincas y con ellas el trfico de esclavos.4Ya por entonces, no slo haba perecido la parte francesa de aquella isla, sino tambin la espaola. sta, despus de haber sufrido grandes desastres, sali del poder de Espaa, cuya nacin envuelta en la espantosa guerra que desolaba la Europa, viose forzada a ceder a la Francia por el tratado de Basilea en 1795, la porcin que an le quedaba en la isla de Santo Domingo. As pas a manos extranjeras la tierra sagrada, en cuyo seno reposaban las cenizas del Gran Coln, su inmortal descubridor; cenizas que al ao siguiente fueron trasladadas a La Habana, donde yacen en el prebisterio de su catedral. Pero aquella cesin, fatal en poltica para Espaa, fue ventajosa a Cuba en el orden econmico, porque muchas familias dominicanas, huyendo de la dominacin extranjera, emigraron a dicha Antilla, contribuyendo de este modo a aumentar su poblacin. No fueron slo dominicanos espaoles los nicos que buscaron asilo en Cuba, pues hicironlo tambin muchos franceses que huan de la muerte a que sus furiosos esclavos los condenaban. Un censo, de cuya exactitud no respondo, fij para el ao de 1784 el total de la parte espaola de Santo Domingo en 54 591 habitantes, de cuyo nmero eran de color entre libres y esclavos 15 000. Haba entonces 19 ingenios para hacer azcar, y otros tantos para melado; emplendose en aqullos 760 esclavos, y en stos, 314. A principios del sigloXVIII, o sea en 1717, toda la poblacin de dicha parte solamente lleg a 18 410 habitantes: es decir, que comparando esta cifra con el total de 1784, el aumento fue de 36 181. Hay otro censo de 1785 que elev el total de poblacin de la parte espaola de aquella isla a 152 640, de los cuales

PAGE 23

JOS ANTONIO SACO /19 /19 /19 /19 /19 eran esclavos casi 30 000. Bajando a otro censo de 1795, en cuyo ao fue, como he dicho, cedida aquella parte a la Francia, dsele una poblacin de casi 125 000, de cuyo nmero solamente 15 000 eran esclavos. Estos dos ltimos censos ofrecen una diferencia notable, no slo en el total de habitantes, sino en el nmero de esclavos, porque habiendo 30 000 de stos en 1785, ya en 1795 solamente haba 15 000: diferencia que fcilmente se explica con las desgracias y trastornos que sufri aquella regin. Cumpldose haban ya en 1797 los seis aos concedidos para el comercio de negros. A los virreinatos del Per y Buenos Aires y a la gobernacin de Chile diose prrroga de dos aos por Real Cdula de 12 de abril de 1798 contados desde su publicacin en aquellos dominios, bajo las condiciones expresadas en la referida cdula de 24 de noviembre de 1791. Haban sido descubiertas desde el siglo XVI, por Fernando Nez Lobo, las minas de cobre situadas a tres leguas de Santiago de Cuba. Labradas fueron desde el principio por negros esclavos que se compraban de cuenta del rey; y formose en aquella comarca un pueblo que se llam Santiago del Prado del Cobre. Por varias vicisitudes pasaron ellas en los siglos XVI y siguientes; y como sus esclavos se alzaron turbando la tranquilidad de aquella regin, importa trazar aqu la diversa suerte que corrieron ellos y las minas hasta que lograron su completa libertad por la beneficencia del gobierno.5Deseoso el rey de terminar los pleitos y disturbios que se suscitaban entre los naturales libres y esclavos de dicho pueblo y los herederos de D. Juan Eguiluz y D. Francisco Salazar, titulados dueos de aquellas minas de cobre, cuyas actuaciones pendan de la Sala de Justicia del Supremo Consejo de Indias, con la inmensidad de recursos promovidos por una y otra parte, mand por Real Orden de 28 de junio de 1738 se examinara este grave asunto en una junta compuesta del gobernador y otros ministros del referido Consejo para que le propusiese los medios de asegurar la libertad de aquellos esclavos y poder satisfacer a la justicia de sus reclamaciones. La Junta tuvo presente que al descubrirse estas minas fueron estimadas e incorporadas a la corona, administrndose segn instrucciones; que se haba gastado en ellas hasta el ao de 1716 la suma de 303 150 ducados de plata, que D. Juan Eguiluz, a quien fueron arrendadas, se oblig a pagar a razn de 2 000 quintales de cobre al ao; que no habiendo ste cumplido pusironse otra vez en administracin en 1739, resultando contra l un saldo de 35 400 ducados, de cuyo pago sali responsable su yerno D. Francisco de Salazar y Acua, por s y a nombre de los herederos; que esta propuesta fue aceptada y se le dio posesin de las minas; que en 18 aos corridos de este nuevo arrendamiento, con 269 esclavos de ambos sexos el expresado Salazar

PAGE 24

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 20\ 20\ 20\ 20\ 20\ slo entreg cobre para cuatro piezas de artillera, por lo que se le arrest; que por Real Cdula de 1773 se comision a D. Antonio Ortiz Matienzo, teniente gobernador de La Habana, para que reconociese el estado de las minas, solicitase venderlas y que si no encontrase comprador las entregase por 10 o 12 aos a algunos vecinos que quisiesen encargarse de su beneficio por su cuenta, gozando de las utilidades que pudieran sacar de ellas, y que transcurrido ese tiempo, volviese a correr la administracin por cuenta de la Real Hacienda; que tomase cuenta a todas las personas que las haban administrado procediendo contra los gobernadores que las hubiesen arrendado sin tomar fianzas; que respecto de los 273 esclavos que se haban comprado para dichas minas con comunicacin del obispo y oficial real de Santiago de Cuba, tratase de venderlos o que se coartasen, aunque fuese pagando el precio a plazos, obrando en esto con toda suavidad; y a los que lo repugnasen, se les condujese a La Habana para trabajar en la muralla no siendo necesarios para la defensa de aquella ciudad. Que sin embargo de que el contrato con Eguiluz y su yerno Salazar, fue de arrendamiento y no de compra y venta, como indebidamente lo interpret el comisionado, declarando en 1677, que las minas, tierras y esclavos pertenecan a sus herederos, slo era fructuario durante el asiento; que a consecuencia de estas actuaciones se sigui el error de fundar la declaracin de propiedad en favor de los expresados herederos, impidiendo as el quitarles dichas minas, por el estado de abandono en que se hallaban, reducido exclusivamente su valor al de las tierras y esclavos, de los cuales la mayor parte no eran de servicio. De esta providencia apel el oficial real que representaba el Fisco para el Supremo Consejo, cuya apelacin fue admitida en el efecto devolutivo, dando fianza los herederos de 25 000 pesos o hipotecando bienes equivalentes para asegurar las resultas; por no tener ms bienes, que dichas minas, y sin esclavos, ni haber hallado fiador, se declar quedase obligado todo por hipoteca judicial, con hipoteca libre de aquellas cantidades, para su manutencin, pago de costas y salarios de comisin. Con este motivo fueron tasados 326 esclavos de ambos sexos y todas las edades en 81 180 pesos; y todas las tierras, sitios y estancias despoblados de ganados, y los edificios arruinados en 10 500 pesos; y como casi todos los esclavos se huyeron a los montes con sus familias, temerosos de ser vendidos, para pagar al Erario, el alcance arreglado por el gobernador Matienzo en 127 345 reales y de ser remitidos a La Habana; publicose bando para tranquilizar a dichos esclavos, prometindoles que no seran separados de las minas, sobre lo cual la Junta haca reflexiones oportunas. sta haba tenido tambin presente la Real Cdula de 6 de abril de 1700 expedida a D. Manuel Garca de Palacios, contador de La Habana, para que transigiese el derecho que pudiesen tener a las minas los herederos, ponindoles en la

PAGE 25

JOS ANTONIO SACO /21 /21 /21 /21 /21 alternativa: o de pagar los 127 345 reales que adeudaban de arriendo, adems de los daos que sufra la Real Hacienda por la falta de cumplimiento de lo capitulado, o que hiciesen dejacin y se apartasen de los derechos que pudiesen tener, descontndose en los bienes, muebles y haciendas que tuviesen tiles y existentes en las minas aquella suma, y lo que segn liquidacin perteneca al Erario. Si los herederos no se prestaban a este arreglo, asegurando en toda forma el cumplimiento respecto de los motivos que concurran a la pblica utilidad, y estar desiertas las minas, las incorporase al Real Fisco, haciendo antes tasacin de los bienes que hubiese tiles y existentes para pagar a los herederos la diferencia de su crdito, procurando poner las minas en estado de produccin, con tal que los gastos que se hicieran no pasasen de 15 000 pesos; que para el efecto vendiese 150 esclavos, dejando 200 para las labranzas; que esta real resolucin haba sido tomada despus de haber consultado el Consejo y haber odo particulares informes, adems de un prolijo examen de todos los antecedentes. Declarose fenecido el asiento sin perjuicio de los derechos de los herederos del asentista, al abono del valor de las existencias tiles, pagando el alcance y dao que se siguieran por falta de cumplimiento. Palacios no verific lo mandado, por haber estimado en 45 817 pesos los gastos necesarios y una reserva de 24 000 para los accidentes que pudieran ocurrir. Procediose entonces a celebrar asiento con D. Sebastan de Arencibia, gobernador que fue de la ciudad de Santiago de Cuba, el cual fue aprobado en 5 de marzo de 1705, y despus con D. Francisco Delgado por Cdula de 1720. A pesar de todo esto, las minas seguan en el mismo abandono y los esclavos del citado pueblo en concepto de libres, sin otro servicio que el de asistir algunos por turno y por semana a la fbrica del Morro de Cuba y otras obras, mudndose a su voluntad y sin obedecer a los superiores, a quienes resistan hasta con armas para no cumplir sus rdenes, hacindose fuertes en los montes, porque desde que ces el laboreo de las minas, que fue de muy corta duracin, se entregaron al ocio de la libertad y a los vicios, segn informes del gobernador de La Habana en 1735 y 36 y del intendente de la Isla en 1773, proponiendo su matrcula y otras providencias para su sujecin y polica. En tal estado acudieron en 1776 al doctor Manuel Garzn, el presbtero D. Nicols Lpez de Navia y D. Bernardo Mancebo, vecinos de Santiago de Cuba, pidiendo los autos obrados por el comisionado Ortiz Matienzo, un siglo antes, para deducir sus derechos; y en efecto, pedan la restitucin de las minas y sus efectos, suponiendo, y no probando, que con las sumas que entraron en Cajas Reales de los costos de esclavos y productos del hato y tierras de Barajagua se hallaba cubierta con exceso la Real Hacienda. Examinado el asunto en el referido Consejo de Indias, con todos los antecedentes y presencia de la liquidacin formada por la Contadura General, en que

PAGE 26

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 22\ 22\ 22\ 22\ 22\ aparecan deudores de crecida cantidad los herederos de Eguiluz, ya se estimase fenecido el asiento por la dicha Cdula de 6 de abril de 1700, como lo consideraba sin la menor duda, ya se creyese subsistente hasta la actuacin, para lo cual no haba motivo, despus de admitirles en data todo lo til que exista segn su tasacin y hasta los rendimientos de los costes y libertades de los esclavos que nunca pudieron ceder en beneficio suyo; sustanciose el juicio, en la Sala de Justicia con el fiscal y no con los vecinos y esclavos del pueblo de Santiago del Prado del Cobre; dndose sentencia de vista y revista en 20 de marzo y 12 de noviembre de 1777, aprobadas por el rey anterior. En consecuencia, declarose que los demandantes y dems que resultasen herederos de Eguiluz y Salazar fuesen reintegrados en la posesin y libre uso de las minas, sus tierras, esclavos y aperos, debiendo tenerse por pagados los 127 345 reales que liquid la sentencia de Matienzo, con los enteros hechos en Cajas Reales del arrendamiento del Hato de Ganado, sus tierras y la libertad de varios esclavos que importaban mayor suma, con tal que se obligasen a ponerlas corrientes en el trmino preciso de diez aos, y pasados stos, a reintegrarlas con los daos y perjuicios seguidos por su falta, hacindoles entregar con inventario y tasacin, quedando la finca hipotecada. Habiendo entrado Salazar en posesin de ella en calidad de pagar este alcance lo que no hizo, y seguido as hasta el ao referido de 1700, se pagase con el premio de la demora regular de un 8 % anual, y se obligase tambin con sus herederos a enterar el importe que liquidase la Contadura General con rebaja y libertades en el medio tiempo, admitiendo en compensacin la diferencia entre lo percibido por el Fisco en este siglo, y el alcance expresado, sin deberse premio por los aos corridos en atencin al despojo de los herederos, cuyo alcance segn la Contadura General suba a 132 558 reales; lo que se aprob de conformidad de las partes, sealndoles para satisfacerles los aos primeros desde que se pusieren corrientes las minas en otros tantos plazos iguales. Por la dificultad que haba en liquidar los dems aos y perjuicios que poda pretender la Real Hacienda por la falta de puntual cumplimiento de Eguiluz y Salazar, en el pago de lo que deban antes de 1777, y la casi imposibilidad de justificar lo que insinuaban sus herederos poder remitir contra el Fisco, se mand que ste y aqullos renunciasen toda ocasin y derecho por este ttulo, obligndose con sus bienes a responder a cualquiera otro que acreditase ser interesado por no haber hecho constar que se hubiese refundido en ellos toda la representacin de Eguiluz y Salazar. En cuanto a las tierras y hato de Puerto Pelado y Barajagua de Cuba para ingenios de azcar y arboledas de cacao, dispuso que sus poseedores no estando en debida forma fuesen obligados a exigir se reuniesen a las principales de las minas conforme a derecho. En virtud de estas providencias se les dio en 1 de agosto de 1781, posesin de

PAGE 27

JOS ANTONIO SACO /23 /23 /23 /23 /23 ellas, de las tierras y de 100 esclavos que disputaban desde entonces, sirvindose de unos, vendiendo otros a su arbitrio, y no saciados con tan valiosa porcin, haban establecido demandas particulares de esclavitud, molestando a algunas infelices mujeres; lo que ocasion la fuga de muchos a los montes. Fue, por tanto, preciso dictar otras providencias en 1784, para que se repusiese todo inmediatamente como se hallaba en 1 de agosto de 1771 cuando se les dio posesin a los que se decan herederos de Eguiluz y seores del pueblo citado y de sus minas; restituyndose en su libertad y en todos sus bienes que gozaban como propios antes de aquel da, a los que estaban en posesin de ella; fijndose edictos para que llegase a noticia de los prfugos; averigundose los excesos que se referan, y oyendo despus a los herederos conforme a derecho. Finalmente, tuvo presente la Junta, que nada de esto se haba verificado y slo dado lugar a representaciones sin nmero, de los naturales de aquel pueblo, y de los titulados herederos, ponderando unos los atropellamientos, usurpaciones y crueldades inauditas que sufran, y otros la insubordinacin, alzamientos y correras de los que llamaban esclavos. Por otra parte, el gobernador capitn general de la Isla se vea perplejo, porque fatigado con los recursos de los interesados, no saba cmo satisfacer las reiteradas rdenes del rey, mandando que le informase sobre estos puntos. En virtud de todos estos antecedentes, el monarca expidi en Aranjuez a 7 de abril de 1800 una Real Cdula en que dice: “Meditando profundamente desde su origen en un asunto de tanta gravedad y de la mayor complicacin por la alteracin de los hechos y la equivocacin consiguiente de las principales providencias dictadas en l; teniendo particular consideracin a que los tales no han entregado ni una libra de cobre desde las providencias del Comisionado Matienzo en el siglo pasado, ni desde el ao de 1781 en que se les entregaron 1 065 esclavos, han dado paso alguno para poner en corriente las minas, ciegas y abandonadas; que lejos de esto, por ms de 120 aos que han corrido desde aquella fecha, se observa un silencio profundo de este punto, al mismo tiempo que se advierten las ms exquisitas diligencias en busca de ms y ms esclavos para objetos bien distintos de su arreglo; me propuso la Junta su parecer en consulta de 31 de octubre de 1799, y en su vista he tenido a bien declarar, como por esta mi Real Cdula declaro: ”Lo 1: Que los herederos de Eguiluz y Salazar no tienen derecho alguno para seguir en asiento de las minas del Cobre inmediatas al pueblo de Santiago del Prado, y que su dominio ha sido y es de mi Real Corona, y tambin el de los ingenios y tierras de Puerto Pelado, hato de Barajagua, y otros cualesquiera que los referidos por consecuencia de dicho asiento hubiesen posedo y poseyesen, y desde el ao de 1700 in-

PAGE 28

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 24\ 24\ 24\ 24\ 24\ corporada a ella, tambin el usufructo de todo esto, y de los esclavos, en virtud de la Real Cdula de 6 de abril de aquel ao expedida con conocimiento de causa en virtud del abandono de las minas y de la falta de cumplimiento a las contratas anteriores. ”Lo 2: Que las 1 065 personas que se dicen descendientes de los siervos primitivos que hubo por lo pasado en dichas minas y fueron entregados como tales en agosto de 1781, a los que se decan herederos y otros cualesquiera que se hallen en el mismo caso, a cuyo dominio pudieran ellos y mejor mi Real persona fundar algn derecho; todas sin diferencia de edad y sexo las declaro libres, sin que en ningn tiempo ni con pretexto alguno puedan ser molestadas, ni sus descendientes, ni admitir contra ellas demanda sobre condicin o estado. ”Lo 3: Es mi Real voluntad que sean comprendidos en esta declaracin los enajenados como esclavos por los referidos herederos desde el citado da 1 de agosto de 1781 en que se les entregaron los 1 065 individuos en calidad de tales, y en cualquiera parte que se hallen queden libres ellos y sus hijos, presentndose inmediatamente a las justicias de sus respectivos domicilios, para que tomando razn del nombre del sujeto, del cual los tena en esclavitud, del precio y tiempo en que fueron comprados y vendidos, y del que percibi su importe, contra quien debe quedar a los compradores su derecho a salvo. ”Lo 4: Que aunque por el expediente hay razn de los recelos que alguna vez ha dado el acrecentamiento del pueblo, por ahora todos los que se declaren libres hayan de establecerse en l dentro de los tres meses precisamente hasta que con vuestro informe se vea si de esto puede seguirse algn inconveniente, o si convendr que se forme otro pueblo tambin con inmediacin a las minas y con sujecin a Mita. ”Lo 5: Que esta declaracin de libertad haya de entenderse con la calidad de haber de asistir por mitad de 20 % o de una quinta parte, contados solamente los vecinos del citado pueblo de 18 a 50 aos, pagndolos de mi Real Hacienda o por los que trabajaren las minas el jornal correspondiente segn el trabajo y la inteligencia de cada uno, en dinero, tabla y mano propia, y no en efectos, debiendo acudir a todo lo que se ofrezca de servicio pblico, y a la defensa de la tierra cuando lo estimis conveniente. ”Lo 6: Que pasis al citado pueblo de Santiago del Cobre con perito de minas y medidor de tierras, y que de las inmediatas realengas o de los particulares sealis las que debiese tener para edificios, pastos y necesidades comunales, y cada vecino una competente suerte para su familia, que no se pueda vender, dividir ni enajenar, y en caso de vacante algn terreno en que se vayan asignando suertes a los vecinos casados, que se aumenten.

PAGE 29

JOS ANTONIO SACO /25 /25 /25 /25 /25 ”Lo 7: Que por cuaderno separado instruyis diligencias sobre el estado de aquellas minas, fundiciones, casas, oficinas, utensilios y tierras agregadas, y formis clculo con la aproximacin posible del coste que tendr sobre poco ms o menos el ponerlas en corriente, exponiendo muy pormenor lo que conduzca para la inteligencia del negocio, y acierto de las resoluciones sucesivas. ”Lo 8: Que se vuelva a publicar en esa ciudad, la de La Habana, Puerto del Prncipe, Matanzas, Bayamo y Trinidad, el beneficio de estas minas por asiento, para lo cual encargo por Cdula separada de la fecha de sta al Intendente de La Habana, forme sin dilacin pliego de condiciones con presencia de esta mi Real Resolucin, de las diligencias sobre el estado de las minas que debe preceder con vuestro informe y el de nuestro Fiscal de mi Real Hacienda de esa ciudad, a cuyo intento les haris las prevenciones convenientes. ”Lo 9: Que dispongis se cite y emplace a los herederos de Eguiluz y Salazar para que legitimadas sus personas, sean odas instructivamente en el insinuado mi Consejo con asistencia de su Gobernador y Ministros de la Junta e intervencin de mis dos Fiscales, sobre los daos y perjuicios que pretendan habrseles seguido por resultas de esta o de otras providencias, y de ninguna manera sobre propiedad ni posesin de las minas, esclavos y accesorias, para que con esta instruccin me consultis si hubiese mrito para ello, la pronta indemnizacin que corresponda de buena fe y sin tela de juicio, con tal que no sea nueva contrata ni admisin de dichas minas para siempre. ”A todo lo cual os ordeno y mando deis por vuestra parte el ms exacto cumplimiento sin tergiversacin alguna, por ser as mi voluntad.— Fecha en Aranjuez a 7 de abril de 1800”.6Si la abundancia de negros fomentaba la prosperidad de las colonias, sentanse tambin de vez en cuando los perniciosos efectos morales que tal poblacin produca. El virrey del Nuevo Reino de Granada dio cuenta al gobierno de una conspiracin descubierta en la plaza de Cartagena de Indias, proyectada por algunos negros esclavos con el objeto de apoderarse del castillo de San Lzaro, batir desde el campo opuesto dominante la plaza, matar al gobernador y robar los caudales. Informole tambin de la competencia que se suscit entre dicho gobernador y el comandante de aquel apostadero, por el fuero que ste reclam a favor de algunos de dichos esclavos, como pertenecientes a oficiales de marina. De este asunto se habla en la Real Cdula Circular de 17 de febrero de 1801 en la que se dice: “Enterado de todo, y en vista de lo que sobre el particular me ha consultado mi Supremo Consejo de la Guerra, me he servido mandar que mis Reales Decretos de 9 de febrero de 1793, comunicados al Ejrcito y Armada en declaracin del fuero militar, no se extiendan a los

PAGE 30

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 26\ 26\ 26\ 26\ 26\ casos de sedicin, bien sea popular contra los Magistrados y Gobierno del pueblo, o bien contra la seguridad de una Plaza, Comandante Militar de ella, Oficiales y Tropa que la guarnecen, debiendo en el primero de dichos casos conocer la justicia ordinaria, y en el segundo la militar, contra cualquier delincuente de cualquier fuero y clase que sea; y he venido en declarar que la reclamacin del Comandante de Marina en Cartagena fu infundada, cuanto las providencias del Gobernador y del Virrey prudentes y justas, aunque mandando entregar dicho Comandante los esclavos de los Oficiales, y prestndose a las rdenes del Gobernador, mostr que fu slo su nimo preservar el fuero de su Cuerpo; pero debi considerar que la relacin que se lo d se acaba con tal delito, exigindolo as la conservacin de mi soberana Autoridad y el bien de la causa pblica”. En la mencionada real cdula recomendose tambin que no se dejasen entrar esclavos extranjeros no bozales, procedentes de colonias pertenecientes a otras naciones. “Finalmente, dijo el rey, quiero que los Gobernadores de las plazas martimas de la Amrica septentrional e islas adyacentes estn a la mira de que no entren esclavos extranjeros no bozales, procedentes de Colonias extranjeras, y de que se observe rigorosamente mi Real Decreto de 24 de noviembre de 1791 sobre introduccin de negros, y que a los que se hayan introducido con arreglo a l cuiden de que sus dueos los mantengan en rigorosa disciplina, y no se les permita que se junten mucho, ni traer armas, ni se les toleren discursos sediciosos, imponiendo grave pena al dueo del esclavo que disimule en los suyos tales vicios, y no los denuncie en caso necesario a la justicia para el castigo conveniente; quedando al juicio y prudencia de los Gobernadores tomar ejecutivas y saludables providencias, si tal vez en alguna plaza hubiere crecido nmero de tales negros mal introducidos, y no se tuviese confianza en ellos para esparcirlos y separarlos con el menor perjuicio posible de sus dueos, obligndolos a reextraerlos si fuere necesario. Y que acerca de los que hay en Cartagena pertenecientes a Oficiales de la Armada no comprendidos en la causa, se prevenga al Comandante de Marina haga entender a dichos Oficiales que los vendan, o si los han introducido los reextraigan de aquella Plaza en el trmino de 15 das; de suerte que ningn negro extranjero no bozal permanezca en su poder, ni en el de ningn particular, dentro de ella, cuyo cumplimiento celen el Gobernador y Comisario de negros”. Ni las conspiraciones, ni los alzamientos a mano armada que tantas veces se haban experimentado, bastaban para apagar la sed de negros que tenan los colonos, ni tampoco servan de freno al gobierno para levantar un dique contra el torrente que ya inundaba sus posesiones americanas.

PAGE 31

JOS ANTONIO SACO /27 /27 /27 /27 /27 Aqu es de recordar que por el artculo 16 de la Real Cdula de 24 de noviembre de 1791 se dispuso que concluidos los seis aos concedidos a espaoles y extranjeros para el libre comercio de negros, se suspendera o prorrogara, segn lo exigiesen las circunstancias; y que para ello diesen cuenta al monarca los virreyes, intendentes y gobernadores de los puertos habilitados, del nmero y precio de los negros introducidos, de su abundancia o escasez, y dems que juzgasen preciso para el mayor fomento de la agricultura y comercio. Cumpliendo con este encargo informaron el gobernador de Cartagena, el virrey de Buenos Aires y el intendente gobernador de Yucatn, con fechas de 3 de enero y 30 de julio de 1798, y 8 de abril de 1802, el capitn general de Cuba y el intendente de La Habana, en cartas de 29 y 30 de octubre y 17 de noviembre de 1802. Con Real Orden de 15 de abril de 1803 remitironse al Consejo de Indias dichos informes acompaados de una memoria sobre la necesidad de ampliar el comercio de negros; y examinado detenidamente el asunto con lo informado por la Contadura General y expuesto por el fiscal, resolvi el rey por Real Cdula expedida en Aranjuez a 22 de abril de 1804, que se prorrogase la introduccin de negros por 12 aos contados desde la publicacin de la mencionada real cdula para los espaoles y por seis aos para los extranjeros, bajo la indispensable condicin de que los negros que se introdujesen, tanto por stos como por aqullos, fuesen precisamente bozales, quedando prohibida absolutamente en todos los dominios de Amrica, por ahora y hasta nueva resolucin, la entrada de los negros que no fuesen bozales, bajo la irremisible pena de comiso. En beneficio de los sbditos de Amrica declar la citada real cdula, que los retornos por falta de negros, por su excesiva caresta, o por otras causas justas, hiciesen de los puertos extranjeros en herramientas para la labranza, mquinas y utensilios para los ingenios de que trata el artculo 3 de la cdula de 1791, en tablas para cajas de azcar, duelas, arcos y flejes de barrilera, fuesen libres de todos derechos, y tambin cuando se introdujesen por los extranjeros juntamente con negros bozales, y no por s solos, pues se prohiba la entrada en aquellos puertos de buques extranjeros, aun con carga de estos efectos, si no llevaban al mismo tiempo la de negros bozales; pero ni los espaoles ni los extranjeros que hacan este comercio, podan importar hierro y acero, aunque fuese nacional, con pretexto de ser necesario para calzar y reparar dichas herramientas o utensilios, ni con otro alguno. Declarose tambin, que si llegaba el caso de limitarse el trmino de los referidos 12 y seis aos, se concedera el suficiente para que rindiesen su viaje las expediciones pendientes. Respecto de la introduccin de negros que los espaoles hacan por el Mar del Sur, habilitronse los puertos de Valparaso, Guayaquil y

PAGE 32

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 28\ 28\ 28\ 28\ 28\ Panam, adems de los del Callao y Paita, que lo estaban por Real Orden de 21 de mayo de 1795. Encargose igualmente bajo la ms estrecha responsabilidad a los gobernadores y jefes de Real Hacienda, que se observase rigorosamente el trmino de 40 das concedidos a los extranjeros, no tolerndose que stos permaneciesen en los puertos de Amrica por ms tiempo con pretexto de despachar la carga de sus buques, o de recaudar el importe de sus ventas, ni con otro alguno. Por ltimo, para mayor fomento de la agricultura y comercio de las islas de Cuba y Puerto Rico, y de las provincias de Yucatn y Tierra Firme, mand el rey fuesen perpetuas las gracias concedidas por diez aos en el Real Decreto de 22 de noviembre de 1792 a la isla de Cuba, ampliando la exencin de todos derechos, alcabala y diezmos al azcar en el aumento que tuviese sobre la cosecha actual, y en los ingenios y trapiches que de nuevo se fundasen. Estas disposiciones fueron muy justas y contribuyeron poderosamente a la prosperidad de aquellos pases, que mayor hubiera sido sin la guerra que arda entre Espaa e Inglaterra. Con la misma fecha de 22 de abril de 1804, se comunic reservadamente al capitn general de Cuba, otra Real Cdula, para cuya inteligencia preciso es que tornemos algunos aos atrs. Grande haba sido desde pocas anteriores la resistencia de los hacendados para introducir negros esclavos en sus ingenios, y esto provena de tres causas: la 1, la facilidad con que se sacaban esclavos de las costas africanas, y el error de los hacendados en creer que el trfico nunca habra de sufrir alteraciones. 2 Que los moralistas de aquel tiempo consideraban como escandaloso tener en sus haciendas negros de ambos sexos que no fuesen casados; mientras que, segn la expresin de un ilustrado cubano,7 no escrupulizaban en condenar los varones a perpetuo celibato. Los nicos que se apartaron de tales ejemplos fueron los monjes belemitas, pues admitieron negras en su ingenio de Baracoa, casndolas con sus negros. 3 y ltima, consista en la mayor aptitud de los varones para el trabajo porque las mujeres, adems de ser en general menos fuertes para las tareas de un ingenio, principalmente en aquellos tiempos, estn sujetas a todos los inconvenientes del embarazo, de los riesgos del parto y de la crianza de los hijos. La Real Cdula mencionada de 22 de abril de 1804 es la siguiente: “Convinindo a mi Real servicio, al bien de la Nacin y a la prosperidad de esos mis dominios, proteger el cultivo de sus feraces tierras, he resuelto por Cdula circular de esta fecha, se contine el libre comercio de negros bozales, y se prorrogue su introduccin por 12 aos, contados desde la publicacin de dicha mi Real Cdula para los espaoles y por seis para los extranjeros, bajo las reglas que en ella se prescriben; y as

PAGE 33

JOS ANTONIO SACO /29 /29 /29 /29 /29 mismo he venido en mandar que el Gobernador y Capitn General de la Isla de Cuba y dems donde hubiere ingenios y haciendas trabajadas por negros, observen cuidadosa y escrupulosamente el cumplimiento de la Real Cdula de 28 de febrero de 1798, en cuanto a la humanidad con que deben ser tratados; cuidando el mismo Gobernador y dems respectivos jefes, de que en los ingenios y haciendas donde slo hay negros varones, se pongan negras, limitando el permiso de la introduccin en tales establecimientos a sola esta clase de sexo, hasta que estn casados todos los que deseen esta clase de estado; haciendo entender a los hacendados que sobre ser sta una obligacin de justicia y de conciencia, les resultar la utilidad de aumentar el nmero de sus esclavos y mejorar la clase de ellos sin el continuo expendio de caudales en la compra de bozales para reponer los que mueren; procedindose en el asunto con la prudencia que pide, sin publicar esta providencia, para evitar los inconvenientes que podran resultar si la entendiesen los negros, dndoles lugar a que intentasen exigir de pronto su cumplimiento. En consecuencia mando a mis Virreyes y Presidentes de mis Reales Audiencias de Indias e Islas Filipinas, guarden, cumplan y ejecuten, y hagan guardar, cumplir y ejecutar la expresada mi Real resolucin en todas sus partes, comunicndolo a los Gobernadores y dems personas a quienes corresponda”. Recordando ahora una conversacin que tuve en mi juventud, con el benemrito habanero D. Francisco Arango, me cont que hallndose en Jamaica a fines del pasado siglo, convoc a una junta a todos los comerciantes y dems vecinos de Cuba que se hallaban a la sazn en aquella isla. Era su objeto manifestarles la utilidad que se obtendra introduciendo en Cuba negras esclavas, pues adems de moralizar a los varones por medio de los matrimonios que contrajesen, se aumentaran los esclavos con los hijos que nacieran. “Cre, me dijo, cubrirme de gloria aquel da; pero mis oyentes apenas comprendieron el objeto de mi discurso, que todos me interrumpieron con gritos e injurias, obligndome a retirar de la sala en que les hablaba”. No por esto se desalent aquel ilustre patricio. El Consulado de La Habana, de cuya Corporacin era sndico y el hombre que todo lo manejaba, celebr el 1 de agosto de 1795 una junta, a la que adems de los vocales natos asistieron como 50 de los principales vecinos de La Habana; y en ella propuso Arango que para asegurar la propagacin de los esclavos, se exhortase a los hacendados a introducir en sus fincas hasta un tercio de negras; y que para facilitar su importacin, se las eximiese de todo derecho, mientras que a cada varn se impusiese el de 6 pesos a imitacin de los ingleses. En otra junta habida en 12 del mismo mes, y a la que asistieron los miembros del Consulado y 18 de los principales vecinos de La Habana,

PAGE 34

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 30\ 30\ 30\ 30\ 30\ encontr fuerte oposicin el pensamiento de imponer un derecho a la introduccin de negros varones, y mucho ms la proposicin que sustituy por el mencionado Arango de establecer una capitacin proporcional sobre las haciendas que no tuviesen una tercera parte de hembras. La pluralidad de votos se inclin a no ser conveniente que se emplease para la propagacin de esclavos criollos medio alguno restrictivo, puesto que haban nuestras leyes provisto suficientemente a la libertad que tenan los esclavos de casarse cuando les pareciese. Celebrose otra sesin en 19 de diciembre de 1796, en la que se nombr a D. Jos Ricardo O’Farrill y doctor D. Antonio Morejn en calidad de diputados para proponer los medios ms suaves y conducentes para conseguir la reproduccin de negros en el campo. Esta diputacin dio cuenta de su trabajo en 23 de dicho mes, proponiendo tres medios: “1 Que se impetrase del Soberano la gracia de que no adeudase alcabala la venta de los negros del campo. ”2 Que el amo de negro del campo casado con esclava de otro sea obligado a venderlo por tasacin, siempre que el dueo de la esclava lo quisiere comprar, contando tambin con la voluntad del negro, y entendindose con el amo del negro que no tenga un tercio de hembras en su hacienda, y tambin cuando el amo del negro no le permite casarse. ”3 Que la Junta Consular estuviese atenta a la propagacin de criollos en las haciendas y recomendase al Rey a los vecinos que ms se distinguiesen en el buen establecimiento de hembras en sus haciendas, tanto por el nmero de matrimonios que tenga, como por el mayor fruto que logre de ellos”. Estas proposiciones encontraron igual oposicin que las anteriores. Cuatro aos corrieron sin que de este asunto se hubiese vuelto a tratar en aquel Consulado; mas, renovose con la representacin de 10 de julio de 1799, elevada al Gobierno Supremo, y en virtud de la cual se expidi la mencionada Real Cdula reservada de 22 de abril de 1804. sta solamente se cumpli en la parte relativa a la libertad del trfico, pues el jefe de la Isla jams tom ninguna providencia para introducir negros en las haciendas. Por duras alternativas pas el comercio de negros en los ltimos aos del siglo XVIII y principios del XIX. Los precios de los esclavos recin importados fueron a veces tan altos que de 1802 a 1803 llegaron en La Habana a 300 y a 350 pesos. La guerra que en diciembre de 1804 estall entre Inglaterra y Espaa, y la abolicin del trfico de esclavos en todas las posesiones britnicas sancionada en febrero de 1807, influyeron notablemente en la decadencia de aquel comercio en las colonias espaolas, y principalmente en Cuba. Tan crtica lleg a ser la situacin de aquella Isla en 1807 y 1808 que la importacin de esclavos no slo fue menor que la de 1801, sino que

PAGE 35

JOS ANTONIO SACO /31 /31 /31 /31 /31 casi estancada la circulacin mercantil de La Habana por las calamidades de la guerra y por el embargo de la navegacin norteamericana, existan en los almacenes de aquella ciudad y Matanzas, sin contar los dems puertos de la Isla, 180 000 cajas de azcar que no haban podido exportarse. Para sacar a Cuba del estado decadente en que se hallaba, el Consulado de La Habana form entonces un expediente para probar ante el gobierno de Madrid, que los males que se sufran no eran clamores apasionados del inters privado. En consecuencia, aquel Consulado pas con fecha de 16 de marzo oficio al marqus de Someruelos, capitn general de Cuba, suplicndole se sirviese consultar el voto de cuatro o ms individuos de su confianza que no fuesen dueos de ingenios, y que por su carcter, graduacin y conocimiento del pas, fuesen intachables, para que stos declarasen, si era cierto que los amos de ingenios no compraban esclavos desde mucho tiempo por el abatimiento del precio del azcar y la elevacin del de aqullos. Nombrada que fue la comisin, sta, confirmando el mal estado de Cuba, envi sus Memorias escritas al dicho capitn general, quien las remiti al Consulado en 15 de junio del referido ao. ste, por su parte, consult a varios hacendados, amos de ingenios, y comerciantes consignatarios de esclavos, sobre la certeza del propio hecho. Entre los primeros, el marqus de Villalta y D. Jos Ricardo OFarrill contestaron con fecha de 20 y 26 de marzo, que considerando el incremento que haba en todos los costos de un ingenio y el abatimiento del precio del azcar, estas fincas venan a ser una carga insoportable y que, por lo tanto, a nadie tena cuenta por entonces darles mayor fomento. En 18 de marzo contest el marqus de Casa Pealver, que aunque en dos aos haba perdido 60 negros en sus tres ingenios, no haba querido reemplazarlos, porque estas fincas no dejaban utilidad; y que por eso haba ofrecido pblicamente en el peridico de La Habana venderlos con un rebajo de 25 % de su tasacin. Por el ltimo, el marqus de Monte-Hermoso respondi al Consulado en 31 del mismo mes, que aunque tena cuatro ingenios que antes le daban 5 000 cajas de azcar, y a la sazn se hallaban en notable decadencia, no haba comprado en los ltimos cinco aos ms que diez negros en pago de un crdito, siendo as que necesitaba 250 ms para mantener aquellos ingenios en estado regular de produccin. De los comerciantes consignatarios de negros a quienes se consult como hemos dicho, la casa de Poey y Hernndez dijo que la porcin de negros que les haban comprado los azucareros en los ltimos cinco aos, no haba pasado de una sexta parte de los que puso en venta; D. Joaqun Prez de Urra, manifest que de 4 780 esclavos que haba recibido de 1802 a 1805, slo compraron los azucareros 1 471, incluso muchos que iban destinados para los operarios de sus fincas, y D. Pedro Juan de Erice declar que de 3 029 esclavos que recibi de 1791 a 1793, los ven-

PAGE 36

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 32\ 32\ 32\ 32\ 32\ di casi todos a amos de ingenios a precios que no subieron de 250 pesos; cuando de 1 754 que recibi en los aos de 1802 y 1803, no vendi ni aun la mitad a los amos de ingenios, y que aqullos fueron pagados a los altos precios de 300 y 350 pesos. Probada con estos informes la deplorable situacin de Cuba, el Consulado de La Habana elev al rey el expediente que haba instruido, pidindole al mismo tiempo que los buques de las naciones neutrales pudiesen arribar a los puertos de ella.8 Esta peticin, que fue acogida favorablemente, y la ventaja de que la navegacin de los mares estaba libre con la alianza de la Gran Bretaa, durante la guerra de Espaa con Francia, mejoraron el estado de Cuba, y reanimaron la introduccin de esclavos en ella. Las colonias espaolas estuvieron por ms de tres siglos en la pacfica posesin del trfico de negros. No faltaron, empero, como ya se ha visto en esta obra, escritores nacionales que desde el principio lo hubiesen reprobado. Tiempo es de rectificar los errores de algunos extranjeros que han hecho aparecer en sus obras como enemigos del trfico a espaoles que nunca tuvieron tales sentimientos, o que si los tuvieron no fue del modo absoluto que se les supone. El obispo Grgoire en su obra intitulada Literatura de los Negros menciona a Molina, Avendao, Jancio, Ledesma y otros como contrarios al trfico; pero consultando las obras de estos autores, aparece que ellos admitieron en general como justo el comercio de esclavos, y que solamente lo reprobaron en los casos que fuese acompaado de violencias y atrocidades.9Un ingls de venerable memoria que consagr su vida a promover la abolicin del comercio de negros, public en este siglo una obra sobre este punto. Arrastrado tal vez por el testimonio del historiador Robertson, cometi un grave error, tributando como aqul al cardenal Jimnez de Cisneros elogios que no merece. “El Cardenal [as se expresa] con una previsin, una benevolencia y una justicia que siempre honrarn su memoria, rehus la proposicin de Casas, juzgando que no slo era ilegal condenar los inocentes a la esclavitud, sino que era repugnante el librar a los habitantes de un pas, de un estado de miseria, condenando a ella a los de otro. Jimnez, por tanto, puede considerarse como uno de los primeros grandes amigos de los africanos despus que empez el trfico”.10Nada ms inmerecido que estos elogios. En el libro segundo de esta Historia he manifestado los verdaderos motivos que indujeron al cardenal Jimnez, no a prohibir, sino a suspender el comercio de negros, y los sentimientos que sobre esta materia tena. Ellos son contrarios a lo que dice Clarkson, y el nombre de Jimnez de Cisneros debe borrarse del catlogo de los bienhechores de la humanidad esclavizada.

PAGE 37

JOS ANTONIO SACO /33 /33 /33 /33 /33 Clarkson tambin considera al emperador Carlos V no slo como protector de los indios, sino aun de los negros. Oigmosle: “En 1517 concedi a uno de sus favoritos flamencos el privilegio exclusivo de importar 4 000 negros en Amrica. Pero l vivi largo tiempo para arrepentirse de lo que irreflexivamente haba hecho; porque en el ao 1542 form un Cdigo de leyes para la mejor proteccin de los infelices indios de sus dominios de Ultramar, y ataj el progreso de la esclavitud africana, mandando que se diese la libertad a todos los esclavos de sus islas de Amrica. Esta orden se ejecut por Pedro de la Gasca. La manumisin se efectu as en La Espaola, como en el Continente; pero con la vuelta de La Gasca a Espaa y con el retiro de Carlos a un monasterio renaci la esclavitud”.11Este prrafo est lleno de errores. El cdigo de leyes de Carlos V a que alude Clarkson, no pudo ser el que se llama Recopilacin de Leyes de Indias porque ste se empez a publicar algunos aos despus de la muerte de aquel monarca.12 Ese codigo, pues no fue otro que las ordenanzas que dict Carlos en 1542; pero stas se referan nicamente a la libertad de los indios; libertad que les fue concedida por los Reyes Catlicos desde los primeros aos de la conquista. Clarkson supone, que Carlos V ataj el progreso de la esclavitud africana, dando libertad a todos los esclavos de sus islas de Amrica. ¡Peregrina aseveracin!, pues todo el que conoce medianamente la historia hispanoamericana sabe que ningn monarca espaol jams promulg leyes sobre la manumisin general de los esclavos negros; que jams se dio libertad en tiempo del gobierno castellano a los negros de Santo Domingo; que jams se dio tampoco a los que habitaban el continente; que Carlos V jams prohibi, ni suspendi el trfico de esos esclavos; y que, por consiguiente, el imaginario restablecimiento de la esclavitud con el regreso a Espaa de Pedro de la Gasca y con el retiro de Carlos a un monasterio, son quimeras que deben desaparecer ante la verdad de la historia. Tan lejos se estuvo entonces de libertar a los negros, que el mismo La Gasca encargado de apagar la guerra civil que encendieron en el Per las leyes protectoras de los indios, dispuso, en una junta compuesta de aquella Audiencia, de varios religiosos y de otras personas importantes, que a los indios no se les eximiese de todo el servicio personal, mientras no se aumentase el nmero de esclavos negros.13Esto prueba que las ordenanzas de Carlos solamente se refirieron a los indios que se mantenan en injusta servidumbre, y no a los negros esclavos. Otro pasaje de Clarkson en el mismo captulo II de su citada obra necesita de alguna aclaracin, pues el modo con que est redactado, abre campo a deducciones errneas. Dice que al principio del siglo XVIlos religiosos dominicos de las colonias americanas, al ver la crueldad

PAGE 38

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 34\ 34\ 34\ 34\ 34\ con que se trataba a los esclavos, consideraron la esclavitud como contraria a los principios del Evangelio, y que as recomendaron su abolicin. Pero que no favorecindolos los franciscanos en este proyecto de beneficencia, suscitose entre ellos una disputa, que se someti para su decisin al papa Len X, quien declar “que no slo la Religin Cristiana, sino la misma naturaleza clamaba contra el estado de esclavitud”. Cierto que tal fue la decisin de aquel pontfice; cierto que hubo controversia entre los dominicanos y los franciscanos, pero cierto tambin que no recay sobre la esclavitud en general, sino solamente sobre la que sufran los indios, sin ocuparse jams de los esclavos negros, ni pretender que porque aqullos fuesen o debiesen ser libres, stos gozasen tambin del mismo beneficio. He credo conveniente hacer esta advertencia, porque como Clarkson habla en trminos muy generales de los esfuerzos de los frailes dominicanos contra la esclavitud, sin decir que eran solamente en favor de los indios, esta reticencia puede inducir a creer que aquellos religiosos tambin clamaron entonces contra la servidumbre de los negros. Y ya que Clarkson hizo mencin de todas estas circunstancias para contar a Len X entre los enemigos del trfico, sensible es que al mismo tiempo no hubiese tributado las merecidas alabanzas a otros pontfices que igualmente le han condenado en varias pocas. Y, pues, que acerca de ellos guard profundo silencio, tal vez porque ignor la parte que tomaron en este asunto, justo ser que yo recuerde aqu las Letras Apostlicas de Po II, en 7 de octubre de 1482, condenando el comercio de esclavos negros que hacan en frica los portugueses; las de Paulo III en 29 de mayo de 1537, remitidas al cardenal arzobispo de Toledo; y otras Letras mucho ms amplias de Urbano VIII en 22 de abril de 1639, dirigidas al colector de los derechos de la Cmara Apostlica en Portugal. Benedicto XIV confirm despus y renov en 20 de diciembre de 1741 las prohibiciones de los Papas ya mencionados en sus Letras Apostlicas a los obispos del Brasil y de algunas otras regiones. Tambin el papa Po VII reprob severamente el trfico de negros entre los cristianos; y, por ltimo, Gregorio XVI expidi el 3 de diciembre de 1839 una bula en que se leen estas magnficas palabras: “Por esta causa, deseando borrar semejante oprobio de todas las comarcas cristianas, despus de haber conferenciado con todo detenimiento con muchos de nuestros venerables hermanos, los cardenales de la santa Iglesia romana, reunidos en consistorio, y siguiendo las huellas de nuestros predecesores, en virtud de la autoridad apostlica, advertimos y amonestamos con la fuerza del Seor a todos los cristianos de cualquier clase y condicin que fueren, y les prohibimos que ninguno sea osado en adelante a molestar injustamente a los indios, a los negros o a otros hombres, sean los que fueren, despojarles de sus bienes, o

PAGE 39

JOS ANTONIO SACO /35 /35 /35 /35 /35 reducirlos a la esclavitud, ni a prestar ayuda y favor a los que se dedican a semejantes excesos, o a ejercer un trfico tan inhumano por el cual los negros, como si no fuesen hombres, sino verdaderos e impuros animales, reducidos cual ellos a la servidumbre sin ninguna distincin, y contra las leyes de la justicia y de la humanidad son comprados, vendidos y dedicados a los trabajos ms duros, con cuyo motivo se excitan desavenencias, y se fomentan continuas guerras en aquellos pueblos por el cebo de la ganancia propuesta a los raptores de negros”. “Por esta razn, y en virtud de la autoridad apostlica, reprobamos todas las dichas cosas como absolutamente indignas del nombre cristiano; y en virtud de la propia autoridad, prohibimos enteramente y prevenimos a todos los eclesisticos y legos se atrevan a sostener como cosa permitida el trfico de negros, bajo ningn pretexto ni causa, o bien predicar y ensear en pblico ni en secreto ninguna cosa que sea contraria a lo que se previene en estas letras apostlicas”.14Notas1Elogio citado, publicado por D. Andrs de Arango, Imprenta de D. Manuel Galiano, en Madrid, 1862. 2Real Cdula de 23 de febrero de 1796 3 Memorias de la Sociedad Patritica de la Habana. Ao de 1794 Habana. En la imprenta de la Capitana General. El informe fue firmado por el doctor Luis Pealver y Crdenas, D. Pablo Boloix, D. Joseph Ricardo O’Farrill, D. Antonio de Robredo, D. Nicols Calvo, D. Rafael Montalvo, D. Rafael Gonzlez y D. Juan Francisco de Oliden y Arriola. 4En otro informe que el autor de esta nota public por primera vez en el tomo I de la serie 9 de las Memorias de la Real Sociedad Econmica de la Habana (1880), tratndose del fomento de la agricultura e industria de la parte oriental de la isla de Cuba, deca el Illmo. seor D. Joaqun de Ozs y Alzua, primer arzobispo de Santiago de Cuba, en 30 de noviembre de 1794, a S.M. el rey, lo siguiente: “que la libre y franca introduccin de negros en el da por defecto de otros brazos, conducira mucho para el fomento de esa parte Oriental, por ahora y mientras que una buena polica y mejor economa, removidas las preocupaciones y un espritu de orgullo que mira como til el trabajo y para slo los esclavos, obliguen a que se cultiven los campos por los brazos de blancos y libres, y que a proporcin del aumento de stos, se aminore la introduccin de aqullos, hasta el extremo de prohibirse y aun de extinguirse enteramente; al modo que un padre de familia a proporcin de los hijos que le nacen de su matrimonio y los va dedicando al beneficio de su hacienda, despide los operarios o jornaleros que necesitaba antes de tenerlos; porque de otra manera por ms esfuerzos que se hagan, jams, cree, se pueda conseguir la poblacin, sin una slida riqueza en toda la Isla. V. M. y M.” 5Vase lo que sobre este asunto dijo el autor de esta obra en la pgina 251 del tomo I de la Historia de la Esclavitud de la Raza Africana en el Nuevo Mundo y en especial de los Pases Amrico-Hispanos

PAGE 40

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 36\ 36\ 36\ 36\ 36\6Esta real cdula se public en Santiago de Cuba a 18 de mayo de 1801, siendo gobernador el general D. Sebastin Kindeln. 7Representacin que por encargo del Ayuntamiento, Consulado y Sociedad Patritica de La Habana, hizo con este motivo el alfrez mayor de aquella ciudad D. Francisco de Arango y Parreo, y se elev a las Cortes por los expresados cuerpos. Impresa en Madrid en la coleccin de Documentos sobre el trfico y esclavitud de los negros Imprenta de Repulles, Madrid, 1814. 8Expediente instruido por el Consulado de La Habana, para sacar la Agricultura y Comercio de la Isla de Cuba del apuro en que se hallan. Impreso en La Habana en 1808 en la Oficina del Gobierno y Capitana General. 9 Thesaurus Indicus tom. I, tt. IX, no. 180, 203, etc. Edicin de Amberes en 1668. 10Thomas Clarkson, History of the abolition of the slave trade by the british parliament chap. II. Esta obra se reimprimi en Londres en 1839. 11Clarkson en la obra citada, captulo II. 12En 1560 se dirigieron despachos a Luis de Velazco, virrey de Nueva Espaa, para que hiciese juntar e imprimir las cdulas, provisiones y captulos de cartas que sobre el buen gobierno de Indias existiesen en la Audiencia de Mjico; y desempeando este encargo Vasco de Puga, oidor de ella, imprimi all un tomo de cdulas en 1563. sta fue la vez primera que salieron a luz algunas de las leyes que hoy forman parte del Cdigo de Indias. Mas, este trabajo era muy incompleto; y para que se concluyese, Felipe II dispuso su continuacin en 1570. Apenas se adelant entonces en la obra, y hasta 1596 no aparecieron los cuatro tomos que public Diego de Encinas, oficial de la Secretara. Como las miras del gobierno no se llenaron, se mand proseguir bajo mejor plan en 1608; y mientras se terminaba, se form en 1628 el libro que circul con el ttulo de Sumarios de la Recopilacin General de Leyes Finalmente, hasta 1680 no se concluy la obra que lleva el nombre de Recopilacin de Leyes de los Reinos de las Indias la cual se mand imprimir por Carlos II en 1681. Tal es, en compendio, la historia de este cdigo. 13Herrera, dc. 8, lib. V cap. VII. 14Esta bula fue traducida del latn en castellano y publicada en la Gaceta de Madrid del 1 de enero de 1840.

PAGE 41

Libro OctavoRESUMENAbolicin del trfico de esclavos. Primeros pases que lo abolieron. Pensilvania. Sesiones del Parlamento ingls con objeto de decretar la supresin de la trata. Wilberforce. Smith. Dolben. Mr. Pitt. Mr. Clarkson. Dinamarca e Inglaterra fueron las naciones europeas que iniciaron esta obra humanitaria. Espaa. Proposiciones del diputado americano D. Jos Miguel Guridi y Alcocer, ledas en la sesin pblica de las Cortes constituyentes de 26 de marzo de 1811. dem del seor D. Agustn Argelles. Representacin que en esta ocasin dirigi a las Cortes el capitn general de la isla de Cuba, marqus de Someruelos. Exposicin que por encargo del Ayuntamiento, Real Consulado y Sociedad Patritica de La Habana hizo con este motivo el alfrez mayor de aquella ciudad D. Francisco de Arango y Parreo y se elev a las Cortes por los expresados Cuerpos. Nueva discusin habida sobre el mismo asunto en las Cortes ordinarias de 1813. Congreso de Viena. El conde de Palmella. D. Pedro Gmez Labrador. Declaracin solemne del Congreso de Viena contra el comercio de esclavos. Gestiones del lord Castlereagh para inducir a las potencias poseedoras de colonias a decretar la inmediata supresin del trfico. Oposicin de los plenipotenciarios espaol y portugus. Terminan las conferencias de Viena. El Consejo de Indias y el comercio de esclavos. Tratado entre Espaa e Inglaterra celebrado en 23 de septiembre de 1817. Real Cdula de 19 de diciembre del mismo ao. Continuacin del trfico, a pesar de las prohibiciones y tratados. Cuba. Gestiones del Consulado para obtener la prrroga del trmino de la cesacin del trfico. Restablecimiento de la Constitucin en 1820. Representantes cubanos en las Cortes espaolas. Instrucciones que llevaron. Proposicin del conde de Toreno. Folleto de D. Juan Bernardo O’Gavan. Cortes de 1822 y 23. Proyecto del P. Varela, diputado cubano. Continuacin de las infracciones del tratado de 1817. Reclamaciones del Gobierno ingls. Tratado de 1835. Nota del Gobierno ingls en 1837. La Revista Bimestre Cubana Artculo del autor de esta Historia contra la trata. Indignacin de los negreros. Invasin del clera en 1833. Situacin de Cuba en 1837. Contina el trfico como instrumento de dominacin.La Amrica, cuyo territorio se ha manchado con tanta sangre africana, fue la primera que aboli el comercio de esclavos. A la protesta de

PAGE 42

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 38\ 38\ 38\ 38\ 38\ los alemanes de Germantown en 1688, sigui el acta de 1774 del Congreso de Filadelfia y ms tarde, en 1780, la ley de abolicin de la esclavitud, producto del entusiasmo originado por la guerra de la independencia norteamericana. Su texto dice as: “Cuando contemplamos el odio que nos merece la servil dependencia en que pretendan mantenernos las armas y la tirana de la Gran Bretaa; cuando recordamos la multitud de peligros que hemos corrido y la liberacin de ellos en aquellos momentos en que ya no bastaban la fortaleza ni la esperanza para sostenerlos, creemos que es de nuestra obligacin y celebramos tener la potestad de extender alguna porcin de esa libertad que hemos conseguido a favor de otras criaturas que la necesitan igualmente, es decir, que pretendemos dar otro nuevo paso hacia la civilizacin universal, con remover cuanto sea posible las aflicciones de los que hasta ahora han vivido en una servidumbre ilimitada. Como quiera que una larga experiencia nos ha desengaado de aquellas estrechas preocupaciones y parcialidades que habamos recibido con la educacin, nos hallamos obligados en la poca presente por las prosperidades que nos asisten a manifestar con hechos la sinceridad de nuestros sentimientos. Por tanto, a fin de hacer justicia a una porcin de criaturas que hallndose sin objeto en que descansen sus aflicciones y sus esperanzas, no tienen estmulo razonable de servir a la patria, como lo pudieran hacer en otra situacin, y as mismo, en grata conmemoracin de nuestra feliz emancipacin del estado de obediencia pasiva a que estbamos destinados por la tirana de la Gran Bretaa: queda estatuido que ninguna criatura que nazca de aqu en adelante pueda ni deba ser esclava: que los nios negros y mulatos mayores de 28 aos puedan ser siervos: que se forme un Registro general de esclavos antes de 1 de noviembre: que sean juzgados como los dems habitantes y que negro ni mulato alguno, a excepcin de los nios, puedan ser obligados a servir ms de siete aos”. A fines de la sesin del Parlamento ingls en 1783 se present un Bill o proyecto de ley para arreglar el comercio de la Compaa Africana; una de sus clusulas prohiba a los empleados de la Compaa el poder exportar negros del frica. Los qukeros, aquella clase de ciudadanos, humanos, y respetables, a la sazn convocados en la capital en celebracin de su anual asamblea se valieron de este incidente para suplicar a la Cmara de los Comunes “que la clusula mencionada se extendiese a todos los dems sbditos del Reino, pues los exponentes se hallaban sumamente afligidos al considerar la rapia, la opresin y la sangre que costaba aquella especie de trfico”. “Bajo la sancin de la ley, continuaban, millares de nuestros semejantes, a quienes asisten los derechos naturales de la humanidad, son conservados como propiedad individual en cruel servidumbre; sirviendo de mucho dolor a los expo-

PAGE 43

JOS ANTONIO SACO /39 /39 /39 /39 /39 nentes el considerar que una Nacin que profesa la fe cristiana, d en rostro tan abiertamente a los principios de la humanidad y de la justicia”. Excit esta peticin una notable novedad tanto en el Parlamento como en el pblico, y se puede decir que ella fue la piedra angular sobre la cual fundaron despus sus generosas tareas para la abolicin de este detestable e inhumano comercio, los insignes diputados del pueblo que la consiguieron Wilberforce, Smith, Dolben y otros. En la sesin del Parlamento de 1788, sir Guillermo Dolben, diputado de los Comunes por la Universidad de Oxford, hombre de la ms esclarecida probidad y opinin, present un Bill para arreglar la traslacin de los esclavos desde la costa de frica a las islas. Desde el principio del ao, una multitud de peticiones haban sido presentadas al rey por las diferentes villas, ciudades y condados del reino, implorando en trminos muy empeados la abolicin de este detestable trfico. Esperaba el pblico una mocin sobre la materia de estas peticiones por parte de Mr. Wilberforce, diputado del condado de York, mas habiendo padecido este miembro de una larga enfermedad, propuso el ministro Mr. Pitt, en 9 de mayo, una resolucin o acuerdo al efecto de que esta Cmara en la prxima sesin tomase en consideracin el comercio de esclavos. Entretanto, el Bill de Mr. Dolben, que no tena otro objeto que el de establecer cierta proporcin razonable entre el nmero de los esclavos y las toneladas de las embarcaciones destinadas a transportarlos, fue contradicho con violencia y obstinacin por peticiones dirigidas por los comerciantes de Londres y Liverpool interesados en este comercio. A consecuencia de ellas obtuvieron stos la audiencia que pedan por abogados y el examen de los testigos que presentaban en su propia defensa en contraposicin de sus oponentes, de manera que por los procedimientos habidos a presencia de la Cmara, qued demostrado que: 5 pies y 6 pulgadas de largo y 16 pulgadas de ancho era el rea media destinada para cada esclavo. El entrepuente de los buques se cubra enteramente de cuerpos humanos. El espacio entre el suelo de este entrepuente y el de encima que poda llegar a 5 pies y 8 pulgadas, se divida aun con una plataforma o barbacoa, tambin cubierta de cuerpos humanos. Los esclavos estaban mancornados de dos en dos por pies y manos y por medio de otras argollas asegurados al suelo. En aquellos climas clidos, su racin de agua era de media botella al da, y por alimento coman dos veces al da ames y frijoles. Al concluir cada comida se les obligaba con el fuete a meterse otra vez entre sus grillos, lo que se llamaba entre los traficantes, la danza. Se insista enfticamente en que estos infelices, empaquetados como se ha dicho, no disfrutaban tanto espacio a lo largo y a lo ancho como un hombre en su atad. Respiraban con tanta ansia y dificultad, que algunos perecan de sofocacin. La acostumbrada mor-

PAGE 44

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 40\ 40\ 40\ 40\ 40\ talidad en los viajes exceda en 17 tantos la proporcin ordinaria de la vida humana; en fin, una embarcacin completamente ocupada de tan abominable cargamento, presentaba los extremos de la humana depravacin, al paso que los de la miseria humana. Mr. Pitt, que frecuentemente supo despojarse del carcter de estadista, para adoptar noblemente el de filsofo y filntropo, declar con indignada elocuencia: “que si, como lo aseguraban los comerciantes de Liverpool, este comercio no poda continuarse de otro modo, retirara la mocin anterior y sin aguardar la menor discusin, dara al instante su voto por la aniquilacin de un trfico tan chocante a la humanidad”. Confiaban que la Cmara, teniendo a la vista testimonios de que hasta ahora haba carecido, tratara de eximirse del remordimiento que todo hombre deba abrigar por haberse desentendido tanto tiempo de tales escenas de crueldad y opresin. Pasado el Bill en 18 de junio a la Cmara de los Lores, mostr contra l la ms tenaz oposicin lord Thurlow (Gran Canciller). Dijo que la ley proyectada era un tejido de errores. Los franceses haban ltimamente ofrecido premios para fomentar el comercio africano y la presuncin natural era que a Inglaterra convena hacer lo propio. Esta medida le pareca en sustancia un atentado contra la fe pblica y la del Parlamento. Concluy diciendo que si este acceso de filantropa, dormido haba tantos aos, se hubiera dejado dormir otro ao ms, le parecera mucho ms acertado que haber sido examinado de un modo tan precipitado. El duque de Chandos se aventur hasta profetizar que la consecuencia de esta cuestin habra producido en las islas una insurreccin general de esclavos, y lord Sydney, que antes se cont entre los amigos de la libertad, expres con mucho calor la estimacin que le mereca el cdigo negro de Jamaica, y no hallaba lugar de mejorarlo. Por otro lado, se declararon en favor del Bill el duque de Richmond y el marqus de Townshend de un modo que acredit su capacidad al paso que sus afectos y, ltimamente, pas el Bill con una pluralidad considerable de votos. Al concluirse casi esta misma sesin del Parlamento en 1788, y cuando ya era el trfico de esclavos el tema de la pblica execracin, vino Mr. Wilberforce a presentar la mocin prometida en solicitud de su abolicin.1 El orador dividi la materia en tres partes: la naturaleza de este trfico en sus efectos para con el frica misma; el aspecto que presentaba en la transportacin de los esclavos; y las consideraciones que dimanaban de su presente estado en las islas. Cul deba ser la consecuencia del comercio de esclavos en un pas como el frica, tan vasto en su extensin, y no enteramente envuelto en la barbarie; sino en una civilizacin muy imperfecta? No era claro que este trfico deba producir en ella muchos males? Que sus costumbres, por s incultas, deban adquirir an ms ferocidad; que la trata de esclavos practicada en todas

PAGE 45

JOS ANTONIO SACO /41 /41 /41 /41 /41 sus costas deba extender la violencia y la desolacin hasta en su centro? En efecto, tales haban sido manifestados los hechos por los informes recibidos ante el Consejo de S.M. En cuanto al modo de transportar los esclavos desde el frica a las islas, afirm que tanta miseria acumulada en tan poco espacio, pasaba en realidad de lo que la imaginacin pudiese haberse antes figurado. La prctica constante era dar la vela de noche, a fin de que los esclavos, exasperados al dejar para siempre su pas nativo, no comprendiesen el momento de la partida. Este momento cruel para ellos lo sealaban con canciones y lgrimas de lamentacin. Se prob por testimonio que un capitn ms sensible que los dems, haba amenazado a una negra con el castigo, porque su cancin causaba en sus afectos demasiada afliccin. La mortandad de los esclavos a bordo era excesiva, y echando en cuenta la de la aclimatacin a su llegada, se acercaba a 50 %. A su arribo al destino, se usaban baos y astringentes para ocultar sus heridas y acondicionarlos para la venta ; artificios fraudulentos, al paso que fatales en sus resultas. Por otra parte, este infame trfico era la sepultura de los marineros empleados en l. De 3 170 marineros que haban salido de Liverpool en 1787, slo 1 428 haban vuelto. Concluy este captulo con decir que la maldad del trfico de esclavos era tan enorme y tan irremediable, que no poda admitir otra alternativa que su abolicin. Confes que su entendimiento se embarazaba a la verdad con las representaciones de los colonistas que aseguraban que el reglamento producira la ruina de su propiedad. No poda tener confianza en estos argumentos, porque no poda creer que el autor omnipotente que prohiba la prctica de la rapia y de la efusin de sangre, hiciese necesaria a la existencia de parte alguna de sus criaturas la propia rapia y efusin de sangre. No haba tardado en conseguir las luces apetecidas, pues recientes noticias daban testimonios decisivos y completos en favor de la propuesta medida. A la verdad, el principio en que fundaba la necesidad de la nueva ley, no era de poltica sino de justicia; mas, aunque la justicia era la base de esta medida, se obligaba a probar que se poda conciliar con nuestros verdaderos polticos. Mr. Wilberforce concluy su elocuente discurso con proponer, no como se esperaba generalmente, un voto de censura y reprobacin que hubiera obligado a la Cmara a adoptar vigorosas y decisivas providencias, sino con una serie de elaboradas y fastidiosas proposiciones complejas y aun dudosas, en nmero de 12, que especificaban el total de esclavos exportados del frica para las islas; las diferentes personas incluidas en este nmero agregado; la prdida de los marineros empleados en este trfico; las causas de la mortandad y los diversos clculos relativos al aumento natural de la poblacin en Jamaica y la Barbada, y finalizando framente con declarar que no poda resultar grave ni permanente per-

PAGE 46

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 42\ 42\ 42\ 42\ 42\ juicio de la interrupcin de dicho trfico; agreg, por ltimo, que no pretenda exigir a la Cmara que tomara inmediata resolucin sobre estas proposiciones. Los vocales, lord Penryn, lord Maitland, &, se valieron de la ocasin para oponer nuevas dificultades y, nuevas dilaciones y aunque Mr. Wilberforce se mostr satisfecho de las pruebas contenidas en la informacin2 recibida ante el Consejo privado de S.M., insistieron ellos en que los comerciantes y los hacendados interesados en este negocio fuesen odos por medio de sus defensores. Mr. Pitt extra que habiendo quedado sobre la mesa de la Cmara por espacio de algunas semanas la citada informacin, no se hubiese argido su insuficiencia hasta el momento en que ya se trataba de tomar una resolucin definitiva. Mas, al fin optaron todos por or en la barra de los Comunes la defensa de los interesados. En el curso de la discusin afirm lord Penryn que estaba autorizado para anunciar que stos consentiran en cualquier arreglo menos en la abolicin, y no bien profiri estas palabras cuando Mr. Fox con aquella vehemencia tan propia de su carcter exclam “que no comprenda pudiese haber arreglo en el robo, ni restricciones en el asesinato. No hay aqu trmino medio. La Cmara debe abolir este comercio o hacerse responsable de toda la iniquidad que trae consigo. Es de tal naturaleza, que ningn gobierno lo puede autorizar sin participar en su infamia”. La defensa hecha por los interesados en la barra de los Comunes se prolong sucesivamente durante algunas semanas, al cabo de las cuales el regidor Newnham de Londres, propuso en 23 de junio (1788) que el examen ulterior de este negocio se aplazase para la siguiente sesin. Uno de los ms capaces y celosos socios de Mr. Wilberforce en este negocio, desde su principio, fue Mr. Guillermo Smith, diputado de Sudbury, cuyo concepto de honor, probidad e inteligencia, por ninguno puede ser superado ni en esta Cmara ni fuera de ella. ste se opuso vigorosamente a la mocin del regidor de Londres; mas, sta se vot sin divisin y la ley provisional de sir Guillermo Dolben sobre el arreglo para la traslacin de esclavos, fue prorrogada por otro ao. Es un hecho digno de memoria que Mr. Wilberforce, Mr. Smith y sir Guillermo Dolben, tan unidos y celosos en este negocio, eran de sectas religiosas muy diversas entre s; pues Wilberforce profesaba la de los metodistas, Mr. Smith se gloriaba de ser descendiente de la Iglesia anglicana (Dissentir) y sir Guillermo Dolben era partidario celoso del alto clero. Mas, en esta gran cuestin que tanto importaba al linaje humano en general, olvidaban estas pequeas divergencias y se consideraban todos fieles a la sublime y universal religin de la humanidad El da 2 de abril de 1791, se reuni la Cmara a instancia de Mr. Wilberforce para examinar la cuestin, que por segunda vez promo-

PAGE 47

JOS ANTONIO SACO /43 /43 /43 /43 /43 vi, de la abolicin del trfico de esclavos. El promovente declar en su discurso “que, aunque hasta ahora no haba conseguido su tema, se estimaba feliz con slo proseguirlo, porque la insigne causa que defenda consolaba sus horas de afliccin, al considerar que peda justicia para millones de criaturas que por s no la podan solicitar. ¡frica! ¡frica!, —exclam enfticamente—, vuestras desdichas penetran mi corazn; son tales que la lengua no las puede explicar, ni el idioma expresarlas”. Tuvo Wilberforce, el apoyo de muchos de los ms respetables miembros de la Cmara, entre otros el de Mr. Whitbread que se distingui por la energa de sus observaciones. “La calidad inherente al despotismo —dijo—, es de corromper y viciar el corazn humano, de tal suerte, que los males morales del despotismo son an ms temibles que sus males polticos. En vano se arguye de la moderacin en la prctica: sta no justifica lo que por s es injusto. Nunca podr dar mi asenso al pecado original de haber de entregar al hombre al despotismo del hombre. Habra una prctica que nos degrade ms, que de ver, no el producto de la industria humana, sino el hombre mismo, convertido en un objeto de comercio?” Como quiera que la nacin entera haba mostrado un ardor singular en este negocio, el partido que hasta ahora sostena el inters de Liverpool y de las islas, crey oportuno conceder lo que era difcil, cuando no peligroso denegar. Mr. Dundas, que haba sido promovido al empleo de secretario de Estado por la dimisin del duque de Leeds y era a la sazn el rgano del gobierno en la Cmara de los Comunes, recomend en un discurso muy plausible, se tomasen temperamentos medios capaces de conciliar los intereses de las islas con la voluntad y opinin pblica, y propuso al efecto que la abolicin de este trfico fuese gradual o paulatina Mr. Pitt, que haba invariablemente sostenido el plan de Wilberforce, desaprob enteramente la mocin de su honorable amigo Dundas y, con una elocuencia llena de vigor y emocin, rog a la Cmara no demorase por un momento siquiera la grande y necesaria obra de la abolicin. “Acordaos —exclam—, de 80 000 personas arrancadas cada ao de su nativo suelo; acordaos de las relaciones de amistad, de parentesco, que se hallan atropelladas y rotas enteramente. Hay en esto una maldad, que la imaginacin no basta a representar. Cmo indemnizamos a aquel continente de los desrdenes que causamos en l? Si nuestra nacin, instruida de las miserias que ocasiona este trfico, no quiere poner un trmino a ellas, podr decirse que estamos exentos de culpa? Debamos, al contrario, llevar cuenta de los das, de las horas que pasan sin cumplir este deber. No me puedo figurar haya quien crea que la Gran Bretaa mostrar un nimo demasiado liberal si asegura al frica su opcin comn a la civilizacin general del globo. Si cedemos esta noche

PAGE 48

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 44\ 44\ 44\ 44\ 44\ a los dictados de la razn y de la justicia, quizs algunos de los presentes llegaran a ver en sus das el revs de la escena que hoy contemplamos con vergenza y con horror. Algn da veremos los naturales del frica, ocupados en las pacficas tareas de la industria, dedicarse a un comercio justo y legtimo. Algn da veremos las luces de las artes y ciencias extenderse sobre su continente y resplandecer, aunque ms tarde que en otras partes, con entero esplendor, y unidas a la influencia de la religin, vigorizar y ennoblecer las ms distantes regiones de aquella inmensa pennsula. Estas fundadas esperanzas, son las que me hacen dar mi asenso a la presente medida, como una compensacin de nuestra larga y cruel injusticia para con el frica, y prescindiendo de las varias e importantes ventajas de que debemos esperar de ella, lo ms extensa y grave para m es la grande y feliz mudanza que debe con el tiempo producir en el estado de sus habitantes”. La clusula o enmienda propuesta por Mr. Dundas pas, sin embargo, a votacin obteniendo una mayora de 68 votos Seguidamente propuso que la importacin de negros en las islas inglesas cesase en 1 de enero de 1800 Esto, a propuesta de lord Mornington, despus de un debate muy vivo, se contrajo a una poca todava ms corta; es decir, al 1 de enero de 1796. En este estado se extendieron las resoluciones y se pasaron a la Cmara de los Lores para su concurrencia. Mas, estos procedimientos de la Cmara de los Comunes encontraron en la Cmara alta muy fra acogida, mereciendo aun de parte de muchos de sus miembros una decidida oposicin. Como este negocio estaba bien visto por el cuerpo de la nacin y haba obtenido especialmente la voz del pueblo el pblico se ofendi al ver que en esta Cmara el duque de Clarence, tercer hijo del rey, que acababa de tomar asiento en ella, comenzase su carrera pblica con una violenta declamacin contra la abolicin, y una invectiva contra sus promoventes, a quienes acus sin fundamento ni justicia, de haber seguido en ella un espritu de fanatismo poltico y religioso. El lord Canciller de Inglaterra, con el designio de demorar este negocio y acaso de elevarlo enteramente, propuso “que abriese informacin no ante un tribunal especial, como lo propuso el lord Grenville, sino ante la Cmara”. Esta proposicin fue apoyada por un enemigo inveterado de la abolicin, lord Hawkesbury, de que un crtico mordaz ha dicho, “que no obstante el habitual artificio y falsedad de su carcter se mostraba abierto e ingenuo en su desprecio de la virtud y su odio a la libertad”. La proposicin del lord Canciller una vez admitida, nada o poco se hizo en el resto de la presente sesin.3En 1780, Toms Clarkson propuso la supresin de la trata. En 1787 renov Wilberforce su proposicin, que despus de haber sido presentada siete veces desde 1793 a 1799 y rechazada otras tantas,

PAGE 49

JOS ANTONIO SACO /45 /45 /45 /45 /45 triunf al fin en 1807, siguiendo tan memorable ejemplo todas las naciones cristianas.4Fue Dinamarca la segunda nacin que ofreci tan noble ejemplo al mundo, pues por un decreto del rey Cristin VII, expedido en Copenhague en 16 de marzo de 1792, prohibi el comercio de esclavos en sus colonias, a contar desde 1803. La Gran Bretaa, como hemos visto, lo conden al fin en todas sus posesiones de Amrica y de frica desde febrero de 1807. Portugal, Suecia y Holanda lo abolieron sucesivamente y a stas sigui Espaa. La primera voz que interrumpi el sosiego y la confianza de los habitantes de las Antillas espaolas y de otras partes de Amrica, sali del seno de las Cortes constituyentes reunidas en Cdiz. El seor D. Miguel Guridi y Alcocer, diputado mejicano, present a aquellas Cortes en la sesin del 26 de marzo de 1811, ocho proposiciones precedidas de un prlogo, las cuales importa mucho insertar aqu: “Contrarindose la esclavitud al derecho natural, estando ya proscrita por las leyes civiles de las naciones cultas, pugnando con las mximas liberales de nuestro actual Gobierno, siendo impoltica y desastrosa, de que tenemos funestos y recientes ejemplares, y no pasando de preocupacin su decantada utilidad al servicio de las fincas de algunos hacendados, debe abolirse enteramente. Pero para no perjudicar en sus intereses a los actuales dueos de esclavos, se har la abolicin conforme a las proposiciones siguientes: ”1 Se prohbe el comercio de esclavos, y nadie en adelante podr vender ni comprar esclavo alguno, bajo la pena de nulidad del acto, y prdida del precio exhibido por el esclavo, el que quedar libre. ”2 Los esclavos actuales para no defraudar a sus dueos del dinero que les costaron, permanecern en su condicin servil, bien que aliviada en la forma que se expresa adelante, hasta que consigan su libertad. ”3 Los hijos de los esclavos no nacern esclavos, lo que se introduce en favor de la libertad, que es preferente al derecho que hasta ahora han tenido para los amos. ”4 Los esclavos sern tratados del mismo modo que los criados libres, sin ms diferencia entre stos y aqullos que la precisin que tendrn los primeros de servir a sus dueos durante su esclavitud: esto es, que no podrn variar de amo.5”5 Los esclavos ganarn salario proporcionado a su trabajo y aptitud, bien que menor del que ganaran siendo libres, y cuya tasa se deja al juicio prudente de la Justicia territorial. ”6 Siempre que el esclavo, o ya porque ahorre de sus salarios, o bien porque haya quien le d el dinero, exhiba a su amo lo que le cost, no podr ste resistirse a su libertad.6

PAGE 50

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 46\ 46\ 46\ 46\ 46\ ”7 Si el esclavo vale menos de lo que cost, porque se haya inutilizado o envejecido, esto ser lo que exhiba para adquirir su libertad; pero si vale ms de lo que cost por haberse perfeccionado, no exhibir sino lo que cost, lo cual se introduce tambin en favor de la libertad. ”8 Si el esclavo se inutiliza por enfermedad o edad avanzada, dejar de ganar salario; pero el amo estar en obligacin de mantenerlo durante la inhabilidad, ora sea perpetua, ora temporal”.7Las Cortes acordaron que estas proposiciones pasasen a la Comisin de Constitucin. El seor Argelles, uno de los diputados ms distinguidos de aquellas Cortes, present tambin algunas proposiciones sobre la materia y los mviles que tuvo para hacerlas, no deben perderse en el olvido. Corridos eran cuatro aos desde que la nacin britnica haba abolido el comercio de negros en todos sus dominios. Entusiasmada con el triunfo de sus ideas, deseaba que otros pueblos imitasen su ejemplo; y aprovechndose de la influencia que le daba entonces su estrecha alianza con Espaa, procur que sta tambin lo proscribiese. En una de las conversaciones que tuve en Madrid en 1835 con el diputado D. Agustn Argelles, djome que habindole hablado el embajador ingls acerca de una nota que pensaba pasar al Gobierno espaol, para que se aboliese en sus dominios el comercio de negros esclavos, l le disuadi prometindole hacer al intento una mocin en las Cortes, lo cual tendra un carcter nacional y espontneo, alejando toda influencia y presin extranjera. En cumplimiento de su promesa, ley Argelles en la sesin pblica del 2 de abril de 1811, tres proposiciones: la 1 sobre la abolicin de la tortura, de la que prescindir enteramente, y las dos ltimas sobre la inmediata supresin del trfico de esclavos. Helas aqu: “2 Que sin detenerse V.M. en las reclamaciones de los que puedan estar interesados en que se contine en Amrica la introduccin de esclavos de frica, decrete el Congreso abolido para siempre tan infame trfico; y que desde el da que se publique el decreto no puedan comprarse, ni introducirse en ninguna de las posesiones que componen la monarqua en ambos hemisferios, bajo de ningn pretexto, esclavos de frica, aun cuando se adquieran directamente de alguna potencia de Europa o Amrica. ”3 Que el Consejo de Regencia comunique sin prdida de momento al gobierno de S.M. Britnica el decreto, a fin de que procediendo de acuerdo en medida tan filantrpica, pueda conseguirse en toda su extensin el grande objeto que se ha propuesto la nacin inglesa en el clebre Bill de la abolicin de comercio de esclavos”. Algunos diputados pidieron que estas proposiciones pasasen tambin a la Comisin de Constitucin; a lo que se opuso el ilustre america-

PAGE 51

JOS ANTONIO SACO /47 /47 /47 /47 /47 no D. Jos Mexa, fundndose en que las proposiciones del seor Alcocer haban pasado a esa Comisin, “porque encierran un caso distinto, cual es el de abolir la esclavitud, negocio que requiere mucha meditacin, pulso y tino; porque el libertar de una vez una inmensa multitud de esclavos, a ms de arruinar a sus dueos, podr traer desgraciadas consecuencias al Estado; pero el impedir la nueva introduccin de ellos es una cosa urgentsima”. Las proposiciones de Argelles no slo fueron apoyadas por l, sino por otros miembros distinguidos del Congreso. Hablaron en su favor Mexa, Garca Herreros, Gallego y Prez de Castro. Por espritu de novedad o imitacin, o por el deseo de aparecer como liberales o por otros motivos filantrpicos, dan comnmente los hombres su opinin en materias que no entienden; y en este caso se hallaban aquellos seores, a pesar de su ilustracin. Entre todos los que tomaron la palabra slo el seor Arner supo conocer los males que causara la inmediata aprobacin de tan aventuradas proposiciones. “ste, dijo, es un asunto que en Inglaterra se discuti por espacio de muchos aos, y finalmente se acord que se aboliese el comercio de esclavos. Parece que la humanidad se interesa en sta; pero conviene antes atender a que para las regiones remotas de Amrica es preciso indagar el modo de reponer la falta de estos brazos tan necesarios para cultivar aquellas tierras. ste es un negocio que necesita grande examen, y una larga discusin; y as yo deseara que se nombrase una Comisin para que propusiese el modo con que aboliendo el comercio de esclavos, se remediase la falta de brazos tiles que ha de producir en Amrica semejante abolicin. Cuando se discuta esta materia dar mi dictamen”. El seor Juregui (D. Andrs), diputado por La Habana, convino en la justicia de abolir el trfico en tiempo oportuno; mas, pidi que el asunto se discutiese sin precipitarse en sesin secreta, para impedir las consecuencias que pudieran resultar en algunos pases de Ultramar. Las Cortes, empero, desatendiendo las sensatas razones que aleg, mandaron que las proposiciones de Alcocer y Argelles pasasen a una comisin especial para que informase sobre ellas; la cual fue nombrada en 20 de abril de aquel ao. Estas ocurrencias produjeron en Cuba una sensacin profunda, y profunda debi ser; porque aunque justo y humano en s el asunto que se propona, era muy grave y peligroso, ya por las circunstancias polticas en que se hallaba Espaa, ya por la precipitacin con que se quera proceder. La opinin no estaba preparada todava para medida de tamaa trascendencia; la materia jams se haba ventilado en los pases espaoles; y estando las preocupaciones en toda su fuerza, los intereses, de acuerdo con ellas, oponanle una resistencia vigorosa. El marqus de Someruelos, capitn general de aquella Isla, manifest a las Cortes los

PAGE 52

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 48\ 48\ 48\ 48\ 48\ serios temores que le infunda el porvenir de Cuba; y su comunicacin fue leda en la sesin secreta de 7 de julio de 1811. Dice as: “Pues que V.M. tiene confiado a mi cuidado la conservacin de esta importante isla, es de mi precisa obligacin ocurrir a V.M. con la novedad que hay en el da de resultas de haberse sabido la sesin del da 2 de abril ltimo, en que se propuso la abolicin del comercio de esclavos, segn consta de la misma sesin en los nmeros 37 y 38 del diario de las discusiones y actas de las Cortes. ”Es muy grande, Seor, la sensacin que ha hecho en estos habitantes, y muy tristes las especies que se susurran en esta capital, y que irn cundiendo por los campos y por todas las dems poblaciones de la isla, que excitan toda la vigilancia del gobierno. ”Precisamente ha llegado tamaa novedad al mismo tiempo que estaban penetrados estos habitantes de la necesidad y urgencia de socorrer a la Madre patria para mantener ejrcitos en ella, segn se les haba hecho ver por el manifiesto del Consejo de Regencia, a que acompa mi proclama del da 10 del corriente, recomendando la lectura del plan general de una suscripcin patritica en Amrica, de que incluyo dos ejemplares de cada clase. En aquellos das slo se hablaba de la suscripcin para mantener soldados en Espaa: ahora slo se habla de la sesin citada de las Cortes. ”Yo suplico a V.M. se digne providenciar se trate este asunto con toda la reserva; detencin y examen que su gravedad requiere, para no perder esta importante isla; y que se digne tener en consideracin lo acreedores que son estos leales habitantes para alejarles todo temor de ver repetida en ella la catstrofe de su vecina la de Santo Domingo, dominada ahora por los que antes eran esclavos all, despus de haber sufrido sus dueos las terribles desgracias que son bien notorias. He cumplido con mi obligacin. ”Dios ilumine a V.M. y d acierto en sus decretos para felicidad de la nacin. ”Habana 27 de mayo de 1811. —Seor.— El Marqus de Someruelos ”.8El Ayuntamiento, la Sociedad Patritica y el Consulado de La Habana, que eran entonces las principales corporaciones de aquella ciudad, elevaron a las Cortes contra las proposiciones de Alcocer y Argelles, una luminosa y enrgica representacin extendida por el ilustre habanero D. Francisco Arango. En ella no se encuentran los vergonzosos sofismas, ni los groseros insultos que contra la humanidad abundan en escritos de este gnero. l dio a la cuestin un aspecto racional; conden el trfico como injusto; y todos sus esfuerzos solamente se encaminaron a demostrar lo intempestivo de tales proposiciones y la necesidad de una tregua en las angustiadas circunstancias en que Cuba

PAGE 53

JOS ANTONIO SACO /49 /49 /49 /49 /49 se hallaba. Empieza por probar, que materias tan espinosas no debieron tratarse antes de haberse hecho la Constitucin prometida a toda la monarqua. Cita el ejemplo del pueblo angloamericano por ser, como dice, “el nico pueblo de la tierra antigua y de la tierra moderna que con respecto a este asunto se ha encontrado en nuestro caso, en la memorable poca de la conquista y establecimiento de su independencia, y que por tanto debemos examinar sus pasos, no para que sirvan de regla, sino de gua a los nuestros...”. “El mismo Congreso —dice Arango—, que empez aquella guerra la acab; pero en toda ella la voz del gobierno o de la ley general de aquellos Estados estuvo tan silenciosa sobre el trfico y suerte de sus negros, como lo peda la prudencia, como lo exigan las muy preferentes y complicadas atenciones de la salvacin de la patria, y como lo demandaba la imperfecta organizacin de la representacin nacional. Cada provincia, pues, sigui con absoluta franqueza las reglas que crey mejores, y fueron tan diferentes, como era su modo de pensar y situacin respectiva”. “Finalizose la guerra: hablose de constitucin. Se estableci para hacerla un cuerpo de representantes con ttulo de Convencin, y entonces se vino a hablar de introduccin de esclavos y arreglo de esclavitud. Pero de qu manera? Con qu circunspeccin, Seor? Con qu miramientos por los derechos provinciales, y aun por los errores y extravos de la opinin individual? Dgalo, mejor que nosotros, la misma letra de aquella Constitucin, dgaselo a V.M. la sesin 9 de su artculo 1 que en copia incluimos con el nmero 1”. “La filantropa negrera naci, como V.M. sabe, en las felices regiones que gozan de los beneficios de esa Constitucin; y antes de sancionarla, aun antes de que se convocara la Convencin que la hizo, eran tantos los progresos que en favor de los esclavos haba hecho la doctrina del Patriarca de Pennsylvania que ya diferentes provincias de su grado haban dispuesto que se cerrara la puerta a nueva introduccin de negros, y se abriesen mil caminos para hacer libres y tiles a los siervos existentes. Pues con todo eso, Seor, bast que en otras provincias o no hubiese igual clemencia, o lo que es ms natural, no hubiese iguales proporciones para ejercitarla entonces; bast, decimos, esta consideracin para que Constitucin tan benfica, o de principios tan liberales, no se abstuviese slo de canonizar los de Penn sino que se impusiera la obligacin precisa de no impedir en 21 aos la introduccin de esclavos”. Despus de estas preciosas observaciones, selase respectivamente, pero con toda franqueza, el peligro que se corra en provocar temerariamente, sin la debida preparacin, cuestin de tanta gravedad. “No sospechamos —prosigue Arango—, siquiera que se pueda disputar la oportunidad de este ejemplo, ni la fuerza con que prueba que no

PAGE 54

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 50\ 50\ 50\ 50\ 50\ pudieron tocarse antes de la Constitucin ofrecida para la monarqua espaola, los arduos y diferentes puntos de la nueva introduccin, y de la suerte futura de los esclavos que hay en varias de nuestras provincias; y el mismo ejemplo, aun presentado y expuesto con tan grande sencillez, ya nos demuestra en parte la falta de exactitud con que a V.M. se cit el de los circunspectos ingleses. Nuestra nacin no se halla en la feliz situacin en que la Inglaterra estaba ahora 23 aos. Puede V.M. contar, y contar a todo trance con la obediencia de los buenos; pero ni lo son todos, ni es medio de aumentar su nmero el de agregar tentaciones, y tentaciones tan vehementes como las que produce el inters ofendido, y mucho ms cuando lo es en partes tan esenciales, en cosas controvertibles, y en que si hay alguna culpa, toda, toda es del gobierno”. A la perspicacia del autor de la Representacin, no poda escapar un punto vulnerable que ofrecan aquellas mismas Cortes a la sazn de ocuparse en la importantsima cuestin de esclavitud. l examina con suma delicadeza y habilidad el origen y naturaleza del poder de dichas Cortes, y de aqu saca argumento para concluir que ellas en el estado en que se hallaban carecan de facultades para resolver un asunto de tanta trascendencia. Dignos son de insertar los prrafos en que de l trata. “El poder, Seor, que en V.M. reside, es el que la esparcida familia de la nacin espaola ha recobrado en su orfandad, y depositado por su bien en manos de V.M.; y es otra verdad inconcusa, publicada por V.M. de diferentes maneras, que la gran mayoridad de este pueblo Soberano, o por gemir bajo el yugo del prfido usurpador, o por hallarse muy lejos de la silla de nuestro imperio, o por la desprevencin en que se le consider, no ha hecho el sagrado depsito de su autoridad suprema del modo completo y legtimo con que debe ejecutarlo”. “Estos defectos de la actual representacin de la nacin espaola eran inevitables en las apuradas circunstancias en que V.M. se reuni, y son por lo mismo incapaces de debilitar en nada la autoridad soberana que tiene V.M.; pero estos mismos defectos, que aun en el sistema adoptado por la eleccin de diputados en las provincias libres de la metrpoli, quieren notar algunos han sido y debido ser los principales mviles y mayores fundamentos que V.M. ha tenido para buscar en sus angustias el remedio radical de una Constitucin, y declarar desde luego que en ella se ha de arreglar la representacin nacional sobre incontestables bases de justicia y de igualdad, en trminos que se asegure la estrecha y perenne unin de los miembros del Estado, y su cooperacin sincera al engrandecimiento de nuestra inmensa familia, y a la felicidad de todos sus individuos”. “Y sin que est hecho esto, y puesto en planta, Seor, se puede tratar de otra cosa que de lo que sea urgente y relativo slo a la salud exterior o a la interior de la nacin? Pueden examinarse con acierto,

PAGE 55

JOS ANTONIO SACO /51 /51 /51 /51 /51 decidirse con legalidad, mandarse con seguridad cosas que no sean conducentes a aquellos dos grandes fines? Puede ponerse la mano en el sagrado de la propiedad, ya adquirida en conformidad de las leyes de la propiedad, decimos, cuya inviolabilidad es uno de los grandes objetos de toda asociacin poltica; y uno de los primeros captulos de toda Constitucin? Pueden tocarse tan espinosos, tan respetables puntos cuando con especialidad se dirigen a los mayores intereses de todos los habitantes de varias provincias; de varias provincias sumisas entre tantas que no lo son, y que estn en el catlogo de las que no han completado su representacin en el Congreso?” “V.M. es verdad que en sus poderes no tiene lmites sealados; pero deja de tenerlos en su sabidura y conciencia? En la naturaleza misma de su sagrada misin?” “Tomemos otro camino, y demos, Seor, por sentado que V.M. puede ahora hacer leyes sobre todo. Pero tenemos medios establecidos para que las que se hagan sea sin precipitacin ni tardanza, sin predileccin ni rencor, sin influjo alguno de las pasiones humanas, de las pasiones mismas que suele abrigar la virtud?, tenemos alguna norma para esto, alguna seguridad o probabilidad para el acierto, algn freno para el error? Pues, por qu nos ocupamos de leyes que no son pedidas por la urgencia del momento; de hacerlas en la tempestad; de hacerlas tempestuosamente, por un orden... ¡Ah!, ¡Seor! slo nuestra existencia comprometida, slo los horrores que con fundamento tenemos, pudieran haber vencido nuestra justa timidez para tocar estos puntos delante de los ms sabios y ms ilustres individuos de la admirable nacin. Perdnenos V.M.; perdone que le recomendemos con la sumisin ms profunda que la mayora absoluta de votos, y aun la determinada de un solo Congreso, por ms luces que rena, por ms numeroso que sea, rara, rarsima vez proporcion buenas leyes”. “La historia de los aciertos y desvaros de los pueblos, y la uniforme conducta de sus legisladores venerables, nos ensea esta verdad; y cuando de los tristes resultados que su olvido ha producido no tuvisemos ms pruebas que las de la Revolucin Francesa, ellas bastaran por cierto para alejarnos mil leguas de tan mortfero ejemplo”. Y ms adelante, refirindose a lo que dijo el seor Arner, se expresa as: “Repugna al sentido comn, y repugn desde luego al del seor Arner prohibir, y no proveer. Repugna, decimos, que siendo uno mismo el sistema que destinaba los negros a nuestro servicio y labores, que el que nos impeda traer blancos, y nos quitaba los medios que para su aumento de la libertad poltica en todas sus direcciones, se tratase de prohibir lo uno, y no de proveer sobre lo otro. Ya hemos dicho y repetimos (sin que tengamos la pretensin de acertar), que antes, Seor, es pensar en

PAGE 56

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 52\ 52\ 52\ 52\ 52\ la esclavitud poltica de estas regiones que en la esclavitud civil. Antes en los espaoles, que en los africanos; y antes fijar los derechos y los goces que aqu debe tener el ciudadano, que determinar el nmero y tamao de las puertas que para estos goces deben abrirse, o cerrar a las gentes de color. Antes crear los medios de dar vigor a nuestra inerte polica, nuestra muerta y corrompida administracin pblica en todos los ramos, que ir a aumentar sus riesgos y sus cuidados. Antes deslindar la esencia y atribuciones del gobierno nacional y provincial, que empezar la curacin de males que no sean urgentes o capitales. Antes reformar los viciados rganos, y defectuosos anteojos del antiguo gobierno, que descubrir las llagas y vicios de las partes remotas de nuestro cuerpo social. Antes restituir el derecho imprescriptible, y para nadie ms til que para el Estado espaol, de dar a la industria de estos nuevos y productivos pases la direccin y salida que ms provechosa sea, que quitar o limitar sus antiguos incentivos. Antes, por fin, permitirnos que para nuestras labores y nuestra amenazada seguridad busquemos donde quiera que se hallen, cuantos blancos sean posibles, que mover el avispero de la suerte de los negros”. Pasa despus el autor a probar que, aunque se quisiese prescindir de las razones anteriores, nunca la abolicin deba hacerse del modo que se intentaba, pues por l se faltaba a todas las buenas reglas y a todas las consideraciones que en el caso exigan la justicia, la alta poltica y la misma humanidad que se tom por apoyo. Efectivamente, el seor Argelles pidi que se prohibiese inmediatamente el trfico de negros, “sin detenerse en las reclamaciones de los que puedan estar interesados en que se contine en Amrica la introduccin de esclavos” A esto contest Arango victoriosamente: “¡Condenarnos sin ornos! ¡Juzgar de la suerte de 1 milln de hombres, que quizs son interesados en este negocio, sin guardar siquiera las formalidades que se observan con el particular ms oscuro en el negocio ms claro! Y pudiera creerse que todo el fundamento que con alusin a esta negativa de audiencia diese el seor Argelles, fuera el siguiente: la oposicin, dijo, que puedan hacer los interesados, nada conseguira atendida la libertad del Congreso respecto de las mejoras de Amrica: sera infructuosa, como lo ha sido la que hicieron en Inglaterra los opulentos plantadores y traficantes de Liverpool, y otras partes, que se conjuraron por espacio de 20 aos contra el digno e infatigable Wilberforce? ” Yo no puedo resistir a la tentacin de insertar ntegros los prrafos en que se impugna la argumentacin del seor Argelles: “De que el Congreso sea libre para las mejoras de Amrica, se infiere acaso, Seor, que sobre ellas no debe ser oda la Amrica? Se infiere (no quisiramos notarlo) que nada conseguira? Y de que fuese

PAGE 57

JOS ANTONIO SACO /53 /53 /53 /53 /53 infructuosa la oposicin de los plantadores y traficantes ingleses, se sigue que debe excusarse la nuestra? Se sigue que ser lo mismo que aqulla? Ha probado el seor Argelles que nuestro trfico, nuestras plantaciones, nuestra moralidad en esta parte, nuestras leyes interiores, y la suerte de los esclavos entre nosotros, es idntica a la de los ingleses? Indica siquiera esos esenciales e indispensables puntos de comparacin? Pues, cmo pide que se nos niegue la audiencia? Cmo a la faz del mundo estampa por razn nica la de que el Congreso es libre para las mejoras de Amrica?” “No es esto lo ms; lo ms es que el seor Argelles que con tanto respeto mira los venerables ritos de la legislacin anglicana; que en ellos est tan instrudo, y tanto manifiesta estarlo en lo que ejecut aquel gobierno para la abolicin de este trfico, haya podido proponer que V.M. tenga una conducta diametralmente opuesta; y haya podido olvidar que el Parlamento britnico jams ha pronunciado de repente sobre los grandes intereses de sus provincias, jams ha hollado las consideraciones que les son debidas, ni el primero de sus derechos, que es el de ser odas, y odas con toda la pausa e impasibilidad inseparables de jueces y legisladores”. “El clebre Guillermo Pitt, fue el que primero habl contra el comercio de negros, en la Cmara de los Comunes, el ao de 1788, sin otra solicitud que la que se tomase este asunto en debida consideracin El mismo Wilberforce, a quien tan justamente, y con tan laudable entusiasmo elogia el seor Argelles, cuando sobre esta materia hizo su primer mocin a fines del propio ao, lejos de estar por la repentina y no instruda abolicin del trfico, concluy al contrario diciendo: que no pretenda empear la Cmara en una resolucin inmediata ”. “La Cmara no lo habra hecho aun cuando l lo pretendiese: tom en consideracin, y abri audiencia sobre el asunto, siendo su primer paso formar una junta de los ms altos personajes del reino, esto es, de varios miembros del Consejo privado del rey, que reuniese con toda legalidad y autenticidad necesarias la plena informacin que peda tan importante materia. Esta junta se arregl a los seis captulos, que traducidos literalmente remitimos a V.M. en el papel nmero 3; y al cabo de ao y medio de fatiga imprimi en un volumen en folio de ms de 800 pginas, que tenemos a la vista, la enorme masa de noticias y documentos que haba reunido. Sin embargo de esto, se admiti por los comunes cuanto de palabra y por escrito les quisieron exponer los agentes de las islas y los comerciantes de este trfico; y concluda la audiencia el ao 91, despus de la ms detenida y acalorada discusin, que para siempre honrar los nombres ilustres de Pitt, Wilberforce, Smith, Dolben, Wintoread, Fox, Mornington, y otros principales defensores de la humanidad desvalida, los comunes decidieron que gradual y no repenti-

PAGE 58

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 54\ 54\ 54\ 54\ 54\ namente fuese abolido el trfico, sealando en consecuencia el ao de 1796 para su terminacin”. “La causa de la humanidad no tuvo tan favorable acogida en la Cmara de los Lores, donde recibi el propuesto Bill con la mayor facilidad, y despus se combati con el mayor calor por muchos de sus individuos, entre otros el duque de Clarence, el lord Canciller y el de Hawkesbury. Abrise nueva audiencia delante de la misma Cmara. En ella se consumieron otros 16 aos, y cuando era ya indudable que las Colonias inglesas tenan quiz mayor nmero de negros del que necesitaban para cultivar todas sus tierras, y asegurar la propagacin de la especie, fue cuando la Cmara alta prest su conformidad, y obtuvo real aprobacin el filantrpico Bill ”. “Hay todava que admitir una diferencia esencial entre la ley inglesa y la proposicin que fundado en ella hizo a V.M. el seor Argelles. Diez meses de trmino concedi aqulla para las expediciones pendientes y habilitadas, sin embargo de saber que sus comerciantes se empleaban en el infame oficio de hacer de la carne humana un verdadero trfico, llevndola a todas las naciones; y el seor Argelles ni aun un da quera conceder despus de la publicacin del decreto no obstante de que nosotros slo para proveernos sacamos los negros de frica. Es esto justo? As puede atropellarse la fe pblica, el derecho adquirido por las leyes existentes?” “Se dir quiz, y aun se apunta por el seor Argelles que esos trmites y esa demora no fueron obra de la justicia, sino de los esfuerzos del poderoso inters; y nosotros, sin negar que parte se debera a estos esfuerzos, y parte a las imprescindibles consideraciones de la justicia y poltica con las leyes que antes autorizaban aquel comercio, y haban empeado a muchos en valiosas empresas, insistiremos en que, ms o menos detenida, siempre se habra dado audiencia; porque nunca la dispens tan ilustrado gobierno”. Sigue demostrando que las haciendas de Cuba carecan del nmero suficiente de negros para sus trabajos, y que no habiendo en ellas ni aun la tercera parte de hembras, era imposible que se aumentasen los esclavos por medio de la reproduccin, como crean algunos diputados mal informados. “Estos hechos asentados, o sea cuanto sin exageracin se ha recomendado sobre la escasez de brazos en que se hallan nuestras labores, podremos recordar sin dolor que el seor Argelles suponindolas en el mismo estado que las inglesas, les aplicase las mismas reglas, o dedujese consecuencias idnticas de datos tan diferentes? Dir ahora que la repentina suspensin del permiso de sacar esclavos del pas de la esclavitud, producir el bien de que los que ya estn aqu sean mejor tratados, y se multipliquen ms? Pueden ser mejor tratados, si se nos quita el arbi-

PAGE 59

JOS ANTONIO SACO /55 /55 /55 /55 /55 trio de dar a nuestras haciendas los brazos indispensables? Puede multiplicar la especie donde las hembras faltan? Sabe V.M. dnde se multiplicarn? Donde se multiplican ahora, y se han multiplicado siempre con el mayor dao nuestro; esto es, dentro de las poblaciones”. Ni limit Arango su impugnacin al seor Argelles, que extendiola tambin a otros de sus compaeros que terciaron en este debate. Al ver tan vigorosa Representacin, no faltar quien piense que Arango era amigo del comercio de negros. S, es verdad que l lo fue en su juventud, y aun procur fomentarlo en Cuba; en esto no hizo ms sino lo que todos hacan entonces. Pero cuando entr en la edad madura, y empez a observar el giro que en esta materia tomaban las ideas en su tiempo en Amrica, l mud de opinin, como bien lo demuestra algunos de los pasajes de esa Representacin ya citados. l deplora la esclavitud de los negros y lamenta la intolerancia de los pasados gobiernos contra la admisin de blancos extranjeros.9“Nosotros —dice—, Seor, toleramos y hemos tolerado siempre que vengan negros infieles, e infieles se mueren muchos; y no podemos sufrir que vengan blancos catlicos, como no sean espaoles. Dispensamos la cuaresma slo por quitar a los ingleses la ganancia del bacalao que consumamos en ella, y mayores intereses no nos permiten tener menores condescendencias”. “Todas las naciones sabias nos estn haciendo ver que deben principalmente su casi increble engrandecimiento al empeo con que atraen a su masa nacional, e identifican en ella las personas, capitales y saber de otros pases, y nosotros, aun cuando vemos el nuestro en tan mortal flaqueza, alejamos todava estas adquisiciones con las armas de la ley y de la religin. Vemos crecer, no a palmos sino a toesas, en el septentrin de este mundo un coloso que se ha hecho de todas castas y lenguas, que amenaza ya tragarse, si no nuestra Amrica entera, al menos la parte del norte; y en vez de tratar de darle fuerzas morales y fsicas, y la voluntad que es precisa para resistir tal combate; en vez de adoptar el nico medio que tenemos de escapar, que es el crecer a la par de ese gigante, tomando su mismo alimento, seguimos en la idolatra de los errados principios que causan nuestra languidez; y creemos conjurar la terrible tempestad quitando los ojos de ella, queriendo que todos los quiten, y llegando en esta parte hasta el extremo de or, si no con indignacin, al menos con desabrimiento, a los buenos espaoles que interesados cordialmente en la gloria de su origen, y en el bien de su nacin, han solido alguna vez hablar con tmidas frases de nuestra ceguedad imperdonable, de nuestro riesgo inmediato y su remedio nico”. Sobrada razn tena Arango en lo que dijo, y para su honor eterno debo copiar aqu otro prrafo de su Representacin a las Cortes en que abiertamente declara que puede haber colonias sin negros. Oigmosle:

PAGE 60

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 56\ 56\ 56\ 56\ 56\ “Si nosotros no tuviramos la imparcialidad y calma que puede tener el que ms, hubiramos empleado muchos pliegos en asquerosas pinturas del miserable estado de los negros, en su suelo, para hacer comparaciones con la esclavitud que aqu sufren, y deducir consecuencias que atacasen en su raz el exagerado precio de las medidas filantrpicas propuestas hasta el presente; pero tan lejos estuvimos de seguir ese camino, que aspirando por el contrario a dar un ejemplo puro de verdadera filantropa, hasta abandono hemos hecho de especies muy favorables que pasan por inconcusas en esas naciones cultas Tal es la de que sin negros esclavos no pudiera haber colonias. Nosotros contra ese dictamen decimos que sin esclavitud, y aun sin negros, pudo haber lo que por colonias se entiende, y que la diferencia habra estado en las mayores ganancias o en los mayores progresos Pero los que decimos esto, decimos tambin, Seor, que lo que se principi y consolid de ese modo no puede arrancarse de sus quicios con mucha facilidad, y menos con precipitacin”. Los muchos argumentos y prudentes reflexiones de esta Representacin, convencieron a las Cortes del peligro que envolvan las proposiciones de Argelles y Alcocer; y apartndose de la senda en que precipitadamente haban entrado, dejaron dormir el asunto en el ms profundo silencio. En la sesin del 23 de noviembre de 1813, suscitose por incidencia una cuestin todava ms peligrosa, pues que ya no se trat de abolir inmediatamente el trfico sino la misma esclavitud. Por una exaccin fiscal que an pesa sobre Cuba,10 cada vez que se venda o permutaba un esclavo en las colonias espaolas, pagbase una alcabala del 6 % de su valor. Haba el diputado Rus propuesto en la sesin pblica del 14 de agosto y repetido en la de 16 de noviembre de aquel ao, que atendiendo a la situacin actual de las provincias de Ultramar, se declarasen libres del derecho de alcabala las ventas y permutas de los esclavos. La Comisin de Hacienda inform favorablemente; y al aprobarse su dictamen, el diputado Antillon hizo la siguiente adicin: “que as se observase, mientras por desgracia no puede verificarse entre nosotros la abolicin de la esclavitud ”. Estas palabras ocasionaron un debate acalorado entre algunos miembros del Congreso, llegando hasta el extremo de haber hecho Antillon proposicin formal sobre la abolicin de la esclavitud. Don Francisco Arango, el personaje citado por m tantas veces, y diputado entonces por Cuba, pudo conjurar la tempestad, pidiendo a las Cortes que le oyesen en secreto para decidir si en pblico o en secreto se haba de tratar de la adicin del seor Antillon Es de notar que D. Agustn Argelles, abolicionista del trfico en 1811, no abriese sus labios en tantos aos posteriores, cuando ya legal-

PAGE 61

JOS ANTONIO SACO /57 /57 /57 /57 /57 mente estaba prohibido. Por qu guard tan profundo silencio? Porque ya conoci que los negros eran cadenas para Cuba, y l para Amrica no quera otra cosa Penetrado el Congreso de la gravedad de la cuestin, se abstuvo de darle curso; dejndola en el ms profundo olvido. No hay duda que Antillon fue arrastrado por sentimientos que honran su memoria; pero la imprudencia y ligereza con que los manifest, perjudicaron altamente a la causa que defenda y pudieron haber producido en Cuba funestos resultados. La reunin del Congreso de Viena present al gabinete ingls un vasto campo para continuar su propaganda sobre la abolicin del trfico de negros.11 El lord Castlereagh, que era uno de los que representaban a la Gran Bretaa, trat desde el principio de sacar este asunto de las manos de los plenipotenciarios de las naciones que tenan colonias en Amrica. Con este fin propuso en la conferencia del 16 de enero de 1815 que lacuestin sobre la extincin universal del trfico se discutiera por las ocho naciones que componan el Congreso y no por una comisin particular de los plenipotenciarios de las que estaban interesadas en el comercio de esclavos. El duque de Palmella, plenipotenciario de Portugal, rebati estas ideas, oponindose al proyecto de formar una comisin de plenipotenciarios de las ocho potencias para deliberar sobre esta materia. Aadi que habiendo adoptado las potencias que carecan de colonias el principio de que deba prohibirse el comercio de negros, y no teniendo ningn inters particular que les impidiese ejecutarlo, no se las poda considerar como enteramente imparciales en esta cuestin, cuyo curso tal vez podran precipitar, llevadas de un celo que, si bien laudable en s mismo, era perjudicial a las naciones en que por su situacin particular deban proceder en el asunto con mucho pulso. D. Pedro Gmez Labrador,12 representante de Espaa en aquel Congreso, adhiriose a la opinin del duque de Palmella. Fundose en que estando acordes todas las potencias sobre el principio general de la extincin de la trata, lo nico que se haba de examinar, era el modo de aplicarle, y especialmente la poca en que definitivamente deba cesar; pero que reducindose este asunto a particularidades y consideraciones locales, solamente se poda ventilar entre las potencias que tenan colonias, siendo si no injusto, por lo menos intil el que interviniesen las dems. Aadi, que era fcil reprobar el comercio de negros con aserciones generales; pero que las naciones cuyo sistema colonial estaba fundado en la introduccin de negros, se hallaban entre dos injusticias, la una, con respecto a los habitantes de frica, y la otra, a sus sbditos propietarios en las colonias, cuyos intereses seran gravemente comprometidos con una mudanza repentina en ese sistema; que esta ltima

PAGE 62

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 58\ 58\ 58\ 58\ 58\ consideracin era de particular importancia para Espaa, pues las conmociones de sus colonias de Tierra Firme la obligaban a atender con mayor esmero a la conservacin y prosperidad de las de Cuba y Puerto Rico; y, por ltimo, que S.M.C., a pesar de todos sus deseos, no poda contraer el empeo de abolir el trfico antes de ocho aos.13Los plenipotenciarios de Rusia, Austria, Prusia y Suecia manifestaron que la prohibicin de ese comercio interesaba indudablemente a todas las potencias como cuestin de moral pblica y de humanidad; que careciendo ellas de colonias, no intentaban mezclarse en el arreglo de los pormenores de esa disposicin; pero que no estando de acuerdo sobre este punto las mismas potencias directamente interesadas en l, y en especial sobre la poca de la abolicin, no poda dejar de ser til la intervencin de las otras para conciliar las opiniones, y facilitar el xito ms conforme a los principios de la humanidad. El Congreso, por una mayora de seis votos contra dos, que fueron los de Espaa y Portugal, resolvi que la cuestin se discutiese entre las ocho potencias, siendo indiferente que por cada una asistiese a las conferencias particulares destinadas a este objeto, uno o ms de los plenipotenciarios de cada nacin. En la conferencia del 20 de enero, el representante ingls propuso que estando conforme las ocho potencias sobre el principio general en abolir universalmente el comercio de esclavos, se hiciese por todas ellas reunidas una declaracin en que proclamasen su adhesin a este principio, y sus deseos de realizarlo a la mayor brevedad. El marqus de Labrador, sin combatir esta proposicin, manifest que atendidas las circunstancias de algunas colonias, le pareca indispensable poner en la declaracin general una clusula que reservase a cada gobierno la libertad de sealar la poca en que la prohibicin del trfico hubiera de guardarse como ley en sus Estados, sin comprometer intereses que exigan las mayores consideraciones. En efecto, present despus su declaracin adicional, la que se insert en el protocolo de la conferencia, y cuyo tenor es el siguiente: “Si las colonias espaolas de Amrica se hallasen, por lo que toca a los negros esclavos, en el mismo estado que las inglesas, S.M.C. no vacilara un solo momento en prohibir el comercio de ellos; pero habindose ventilado la cuestin de la extincin en el Parlamento ingls desde el ao de 1788 hasta el de 1807, los propietarios ingleses han tenido tiempo para hacer compras extraordinarias de esclavos, y en efecto las han hecho, de modo que en la Jamaica, en donde no haba en 1787 ms que 200 000 esclavos, haba cuando se verific la prohibicin, en 1807, 400 000. Por el contrario, los propietarios espaoles se han visto en los ltimos 20 aos casi enteramente imposibilitados de adquirir esclavos, pues la guerra con la Inglaterra en que la Espaa se ha hallado empeada la

PAGE 63

JOS ANTONIO SACO /59 /59 /59 /59 /59 mayor parte de este tiempo, no permita hacer apenas ninguna expedicin de buques destinados al comercio de negros, y durante el resto de la referida poca, toda la atencin y todos los recursos de la pennsula y de sus colonias se han dirigido contra la agresin del continente. A consecuencia de esta situacin extraordinaria en que se ha hallado la Espaa, los propietarios de las colonias no han podido reemplazar los esclavos que han perecido de 20 aos a esta parte, o que la edad ha inutilizado. Dichos propietarios poseen establecimientos en que han empleado sumas inmensas y que han sostenido a mucha costa con la esperanza de poder adquirir algn da los esclavos necesarios, por lo cual la prohibicin inmediata del comercio de ellos los arruinara para siempre; y habiendo implorado la justicia y proteccin que tienen derecho a esperar de su soberano, S.M. les ha prometido permitir la continuacin del comercio de negros durante ocho aos, tiempo muy inferior al que pedan y al que necesitaban para resarcirse de los capitales empleados en los plantos. Si alguno dudase an de la necesidad de esta medida, bastar hacerle observar que en la Jamaica hay diez esclavos por cada blanco, pues que el nmero de stos es de 40 000 y el de negros de 400 000 y que en la Isla de Cuba, la ms abastecida de esclavos de todas las colonias espaolas, hay 274 000 blancos y 212 000 negros solamente”. Es menester convenir con Labrador en que cuando se aboli el trfico en las colonias inglesas, su condicin era muy diferente de la que tenan las espaolas en 1815; pero al mismo tiempo tambin es menester reducir a su justo valor algunas inexactitudes del plenipotenciario espaol. Dice que los negros de Jamaica eran 200 000 en 1787, y 400 000 en 1807; mas, en el primer ao, su nmero era algo mayor, pues ascenda a 210 894,14 mientras que en el segundo era mucho menor, pues solamente llegaban a 319 351. Asegura que los propietarios espaoles en los ltimos 20 aos que precedieron, esto es, desde 1795 a 1814, estuvieron casi enteramente imposibilitados de adquirir esclavos, porque la guerra apenas permita hacer alguna expedicin a la costa de frica. Como los datos de Cuba sobre esta materia me inspiran bastante confianza, me valdr de ellos para demostrar la equivocacin de Labrador. Segn los registros oficiales, entraron por el puerto de La Habana en dichos 20 aos ms de 104 000 negros; y si a esta cantidad se agregan los que se introdujeron por los dems puertos habilitados de la Isla, y los muchos que tambin se llevaron por contrabando, bien puede elevarse la suma total a 130 000. Y teniendo delante este resultado para una sola de las colonias, aunque sin duda era la que ya entonces necesitaba de ms negros, se podr decir que en ese perodo estuvieron casi enteramente imposibilitadas de adquirirlos, y que apenas se pudo hacer alguna expedicin a la costa de frica?

PAGE 64

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 60\ 60\ 60\ 60\ 60\ No es menos inexacta la asercin de que durante esos 20 aos, los propietarios de las colonias tampoco pudieron reemplazar los negros que haban perecido, o que la edad haba inutilizado los esclavos de ella. Innegable es que esto aconteci en algunos aos, pero no en todos los que componen el perodo de 1795 a 1814. Contrayndonos a Cuba, a cuntos ascendieron en este ltimo ao? Labrador responde que a 212 000; y a cuntos en el primero?, a 84 590. Si es cierto que desde 1795 a 1814 inclusive no se pudieron reparar las prdidas de los propietarios, cmo es que los negros que en aquel ao eran solamente 84 590, ya en el ltimo ascendan a 212 000? La declaracin solemne pronunciada por el Congreso de Viena, contribuy a acelerar la poca en que las naciones europeas empezaron a proscribir el infame comercio de negros. La historia conservar con orgullo este honroso monumento, y se encargar de trasmitirlo a la posteridad. Helo aqu para satisfaccin de todo el que desee consultarlo. “Habindose reunido en conferencia los plenipotenciarios de las potencias que firmaron el tratado de Pars de 30 de mayo de 1814; y considerando: ”Que los hombres justos e ilustrados de todos los siglos han pensando que el comercio conocido con el nombre de ‘Trfico de negros de frica’ es contrario a los principios de la humanidad, y de la moral universal: ”Que las circunstancias particulares que le originaron, y la dificultad de interrumpir repentinamente su curso han podido cohonestar hasta cierto punto la odiosidad de conservarle; pero que al fin la opinin pblica en todos los pases cultos pide que se suprima lo ms pronto posible: ”Que despus que se ha conocido mejor la naturaleza y las particularidades de este comercio, y se han hecho patentes todos los males de que es causa, varios gobiernos de Europa han resuelto abandonarlo, y que sucesivamente todas las potencias que tienen colonias en las diferentes partes del mundo han reconocido por leyes, por tratados o por otros empeos formales la obligacin y la necesidad de extinguirlo: ”Que por un artculo separado del ltimo tratado de Pars han estipulado la Gran Bretaa y la Francia que uniran sus esfuerzos en el Congreso de Viena para decidir a todas las potencias de la Cristiandad a decretar la prohibicin universal y definitiva del comercio de negros: ”Que los plenipotenciarios reunidos en este Congreso no pueden honrar ms bien su comisin, desempearla y manifestar las mximas de sus augustos Soberanos, que esforzndose para conseguirlo, y proclamando en nombre de ellos la resolucin de poner trmino a una calamidad que ha desolado por tanto tiempo el frica, envilecido la Europa y afligido la humanidad, dichos plenipotenciarios han convenido en em-

PAGE 65

JOS ANTONIO SACO /61 /61 /61 /61 /61 pezar sus deliberaciones sobre los medios de conseguir objeto tan provechoso, declarando solemnemente los principios que les guan en este examen. ”En consecuencia, y debidamente autorizados para este acto por adhesin unnime de sus cortes respectivas al principio enunciado en el dicho artculo separado del tratado de Pars, declaran a la faz de la Europa que siendo a sus ojos la extincin universal del comercio de negros una disposicin digna de su particular atencin, conforme al espritu del siglo y a la magnanimidad de sus augustos Soberanos, desean sinceramente concurrir a la pronta y eficaz ejecucin de ella con cuantos medios estn a su alcance y emplendolos con el celo y perseverancia que exige una causa tan grande y justa. ”Sin embargo, conociendo la manera de pensar de sus augustos Soberanos, no pueden menos de prever que, aunque sea muy honroso el fin que se proponen, no procedern sin los justos miramientos que requieren los intereses, las costumbres, y aun las preocupaciones de sus sbditos; y por lo tanto, los dichos plenipotenciarios reconocen al mismo tiempo que esta declaracin general no debe influir en el trmino que cada Potencia en particular juzgue conveniente fijar para la extincin definitiva del comercio de negros. Por consiguiente, el determinar la poca en que este comercio deba quedar prohibido universalmente ser objeto de negociacin entre las potencias; bien entendido que se har todo lo posible para declarar y asegurar el curso del asunto, y que no se considerar cumplido el empeo recproco que los Soberanos contraen entre s en virtud de la presente declaracin hasta que se haya conseguido completamente el fin que se han propuesto en su empresa. ”Comunicando esta declaracin a la Europa y a todas las naciones cultas de la tierra, los dichos plenipotenciarios esperan que estimularn a los dems gobiernos, y particularmente a los que prohibiendo el comercio de negros han manifestado las mismas mximas, a sostenerlos con su dictamen en un asunto cuyo logro ser uno de los ms dignos monumentos del siglo que lo ha promovido, y le habr dado fin gloriosamente. —Vien a 8 de febrero de 1815. —Firmado: Castlereagh. Stewart.— Wellington.—Nesselrode.—C. Loewenhielm.—Gmez Labrador.— Palmella.—Saldanha.—Lobo.—Humboldt.—Metternich.—Talleyrand. Ganado el punto principal, que consista en la admisin de la abolicin universal del trfico, el plenipotenciario ingls trat de ver si poda inducir a las otras potencias que tenan colonias a que extinguiesen inmediatamente el trfico, o a que dictasen esta medida en el trmino ms corto posible. Interrog con este objeto al plenipotenciario espaol para saber si su gobierno podra acceder a esta solicitud; pero l respondi, que su monarca, despus de haber odo el parecer de varias colonias, y en particular el de las de Cuba y Puerto Rico, se haba penetrado de la

PAGE 66

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 62\ 62\ 62\ 62\ 62\ imposibilidad no slo de prohibir inmediatamente, pero aun de fijar un trmino definitivo antes de ocho aos. Sin embargo, crea poder asegurar que S.M.C. no permitira en ningn caso, que los buques de sus sbditos hiciesen el comercio de negros con las colonias extranjeras, ni prestasen su bandera para cubrir expediciones contrarias a las leyes de otros pases. Estas ofertas eran intiles, pues a cumplirlas se haba obligado ya Espaa por el tratado que celebr con Inglaterra el 5 de julio de 1814. El lord Castlereagh, reservndose los medios de persuadir a Espaa a que acortase el trmino de ocho aos, invit a los dems plenipotenciarios para que se uniesen a la Gran Bretaa en las negociaciones que se haban de promover; y todos ellos, a excepcin del portugus, no slo le apoyaron, sino que adems recomendaron al espaol, que elevase al conocimiento de su gobierno los deseos que tenan de que S.M.C. aboliese el trfico a la mayor brevedad. El lord Castlereagh, no contento todava con las ventajas que haba alcanzado, asest despus sus bateras hacia otro punto. En la conferencia del 28 de enero trat de la extincin parcial del comercio, y de hacer gozar desde el da de los beneficios de ella a aquella parte del frica que por las providencias del Gobierno britnico, se hallaba al presente casi enteramente libre de los males irreparables del trfico de negros, los cuales tema con razn que renaciesen, si ste se volva a establecer all. Ley la nota que sobre el particular haba pasado al plenipotenciario espaol en 27 de diciembre de 1814, y le rog que pidiese a su gobierno que se explicase sobre este punto, y que le inclinase a concurrir inmediatamente a la prohibicin pura y simple del trfico en todas las costas al norte del Ecuador. Abierta la conferencia del 4 de febrero, el representante ingls propuso nuevas medidas. La primera se contrajo, a que siendo imposible arreglar durante la reunin del Congreso, todas las dificultades pendientes sobre la abolicin del comercio de negros, y siendo de temer, por otra parte, que este asunto se postergase por otros que interesaran ms directamente a los gobiernos de Europa, se sealasen las capitales de Londres o Pars como puntos donde se continuasen las discusiones, terminado que fuese el Congreso. Al intento present un proyecto que a la letra dice as: “Para que las potencias por medio de negociaciones amistosas puedan poner en planta ms eficaz y completamente las benficas intenciones que sobre la extincin final del comercio de negros manifestaron en su declaracin, y a fin de establecer entre ellas mismas, y tambin con otros gobiernos un arreglo que evite el comercio fraudulento de esclavos en la costa de frica, e impida que los buques armados de una nacin puedan quebrantar los derechos de la independencia de otra, se

PAGE 67

JOS ANTONIO SACO /63 /63 /63 /63 /63 propondr a las potencias cuyos plenipotenciarios se hallan ahora reunidos, y a las dems que quisiesen concurrir a estas disposiciones, que autoricen a sus ministros en Londres o Pars a tratar entre s de los importantes puntos ya mencionados, y les prevengan que al fin de cada ao extiendan de comn acuerdo, para conocimiento de sus respectivas cortes, un informe con arreglo a las noticias ms recientes sobre el estado del comercio de negros de frica, y los progresos de la disminucin o de la extincin de l”. El plenipotenciario de Espaa se opuso abiertamente a este proyecto; y para dar ms fuerza a su declaracin o protesta, la extendi por escrito. De sentir es que aquel plan no hubiese sido adoptado, pues indudablemente habra el trfico de esclavos recibido desde entonces un golpe mortal, y no existira hoy con la insolencia e infamia que se le ve. La declaracin a que aludo es digna de transcribirse: “El plenipotenciario de S.M.C. [as se explica] en el Congreso ha hecho presente ms de una vez que todo lo concerniente al comercio de negros es un asunto particular de cada Estado, y de ningn modo de la competencia del Congreso, que no se ha convocado ni para arreglar la legislacin de las naciones, ni para decidir cuestiones morales. Por consiguiente, si se ha tratado en l del comercio de negros, ha sido solamente por un efecto de la condescendencia de las Potencias que tienen colonias, y habiendo mandado el Gobierno espaol a su plenipotenciario que repita esta declaracin, no cree que su Corte est dispuesta a convenir en la formacin de una junta sea en Pars, en Londres, o en otra parte, para continuar la discusin sobre el comercio de negros, tanto ms que sta sera completamente intil respecto a la Espaa, si se hubiese de tratar en la junta del trmino que debiese fijarse para la extincin del comercio, pues S.M.C. ha prometido a los diputados de Amrica el permitir la introduccin de esclavos por ocho aos. Tampoco sera de gran utilidad la referida discusin si se propusiese en la junta el tratar de los medios de velar sobre la exacta ejecucin de lo que se conviniere en cuanto a la parte de la costa de frica en que el comercio de negros haya de cesar inmediatamente; porque al mismo tiempo que declara S.M.C. que impedir toda contravencin de sus sbditos, declara igualmente que no entiende por esto conceder a una ni a muchas potencias el derecho de ejercer sobre ellos ningn acto de vigilancia, bajo pretexto de impedir el quebrantamiento de lo que llegue a decidirse. Sin embargo, el plenipotenciario espaol dar parte a su Corte de la proposicin de formar la junta referida, y participar al Congreso el resultado”. A pesar de esta enrgica declaracin, todos los plenipotenciarios, excepto el portugus, apoyaron el proyecto de lord Castlereagh; pero ni entonces ni despus se adelant un paso en su ejecucin.

PAGE 68

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 64\ 64\ 64\ 64\ 64\ La otra medida que propuso el plenipotenciario ingls, era relativa a las disposiciones que convendra tomar en el caso que alguna potencia retardase la prohibicin definitiva del comercio de negros ms de lo que justamente fuera necesario. Como la materia es muy interesante, particularmente para las colonias espaolas, quiero abstenerme de formar extractos, dejando que los personajes que figuraron en aquel gran Congreso hablen en su propio lenguaje: “Al poner trmino, as dice el ingls, a las deliberaciones actuales sobre el modo de extinguir enteramente el comercio de negros, se convida a las potencias, cuyos plenipotenciarios se hallan reunidos en el da para este fin, a que manifiesten, separadamente de su declaracin general, que se adhieren plenamente al artculo adicional del tratado concluido en Pars entre la Gran Bretaa y la Francia, por expresarse en l el trmino ms largo que en su concepto se puede exigir o admitir razonablemente para la duracin ulterior de dicho comercio. Igualmente se convida a dichas potencias a que declaren, que al mismo tiempo que reconocen la obligacin de respetar escrupulosamente los derechos de los dems Estados independientes, y esperan ponerse amigablemente de acuerdo con ellos sobre esta parte importante de la cuestin, creen que en el caso de que se frustrasen sus esperanzas, estaran moralmente obligados a no permitir que el consumo de gneros coloniales dentro de sus dominios, sirviese para fomentar y prolongar voluntariamente un comercio tan daoso, y que bajo este concepto de obligacin moral, si una potencia continuase permitiendo el comercio de negros por ms tiempo que el que realmente le fuese necesario, se reservan el tomar las disposiciones convenientes para adquirir los expresados gneros, o en las colonias de los Estados que no toleren la prolongacin voluntaria de dicho comercio, o en las vastas regiones del globo que producen los mismos frutos con el cultivo de sus propios habitantes”. Los plenipotenciarios de Austria, Rusia, Prusia y Suecia, fueron del mismo parecer que el lord Castlereagh; el de Francia guard silencio; y el de Espaa, al que se adhirieron los de Portugal, declar que si alguna potencia adoptaba el proyecto presentado por el plenipotenciario ingls, S.M.C., sin negarle el derecho de proceder conforme a sus principios, recurrira a justas represalias, prohibiendo expresamente la introduccin en sus dominios del artculo de comercio ms lucrativo del pas, cuyo gobierno hubiese provocado este acto de reciprocidad. Con esto terminaron las conferencias del Congreso de Viena sobre la abolicin del trfico de negros. La sencilla narracin de lo que en l pas, basta para mostrar que la Gran Bretaa fue el alma y el origen de todo cuanto all se propuso y discuti.15Verdad es que entonces no pudo alcanzar de Espaa ni la pronta extincin del trfico ni tampoco su parcial abolicin; pero tambin lo es, que aquellas deliberaciones influye-

PAGE 69

JOS ANTONIO SACO /65 /65 /65 /65 /65 ron notablemente en los resultados que se obtuvieron por medio de negociaciones posteriores. Entabladas stas por el gabinete britnico, el Gobierno espaol mand por orden de 14 de junio de 1815, que pasasen al Consejo de Indias los informes y documentos sobre el comercio de negros, y con fecha de 15 de febrero de 1816 extendi aquel Cuerpo su consulta. Todas las diligencias que en otro tiempo practiqu durante mi residencia en Madrid, para examinar ese expediente, han sido infructuosas, ora por la desconfianza que justa o injustamente suelen inspirar algunas personas, ora por la confusin que todava reina en muchos archivos de Espaa. Sin embargo, juzgando por los antecedentes y por otros datos que tienen relacin con l, me aventuro a decir, que aquellos documentos no seran muy favorables a la abolicin del trfico.16Verdad es que de ellos naci el tratado que Espaa hizo con Inglaterra en Madrid a 23 de septiembre de 1817; pero es forzoso reconocer que Fernando VII y su gobierno accedieron a l con suma repugnancia. Como quiera que sea, este tratado abra una nueva era en los fastos de la monarqua hispanoamericana; y si religiosamente se hubiera cumplido, seguro es que hoy le miraran como el fundamento de su ventura, aun los mismos pueblos que entonces le miraron como principio de su ruina. Los principales artculos de dicho convenio fueron: Que S.M.C. se obligaba a que el trfico de esclavos quedase abolido en todos sus dominios el 30 de mayo de 1820; no pudiendo desde entonces en adelante ningn sbdito de la Corona de Espaa comprar esclavos o continuar el trfico de ellos en parte alguna de la costa de frica, bajo ningn pretexto, ni manera alguna; bien que se conceda el plazo de cinco meses desde la fecha mencionada, para que cumpliesen sus viajes los buques que hubiesen sido legtimamente habilitados antes del citado da 30 de mayo. Que desde el da 30 de mayo de 1820 no sera lcito a ningn sbdito espaol comprar esclavos, o continuar su trfico en parte alguna de la costa de frica, al norte del Ecuador, bajo ningn pretexto, o de cualquier manera que fuere; entendindose, sin embargo, que se concedera un trmino de seis meses desde la indicada fecha, para que pudiesen completar sus viajes los buques que hubiesen sido despachados de puertos espaoles para la referida costa, antes del canje de las ratificaciones del tratado. Que para compensar las prdidas que pudieran tener los espaoles ocupados en el trfico, el Gobierno britnico se obligara a pagar en Londres el 20 de febrero de 1818 la suma de 400 000 libras esterlinas a la persona que S.M.C. designara para recibirlas.17

PAGE 70

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 66\ 66\ 66\ 66\ 66\ Que los buques de guerra de ambas naciones especialmente autorizados, y no otros, pudiesen registrar a los buques mercantes de ambas marinas, siempre que con fundamento se sospechase que llevaban a su bordo esclavos de ilcito comercio. Que slo en el caso de encontrar stos a bordo, podran los buques ser detenidos y llevados para ser juzgados por los tribunales competentes. Que estos tribunales seran dos comisiones mixtas que al efecto se estableceran compuestas de un nmero igual de individuos de ambas naciones, nombrados por sus gobiernos respectivos, debiendo uno de ellos residir en algn punto de la costa de frica perteneciente a la Gran Bretaa y otro en las colonias espaolas y de cuyo fallo no se admitira apelacin; y, por ltimo, que si un buque era condenado, deba venderse lo mismo que su cargamento, en pblica subasta. Para dar a este tratado ms eficaz cumplimiento el Gobierno espaol expidi la Real Cdula de 19 de diciembre de 1817 que se mand publicar por bando, no slo en las capitales, sino en los dems pueblos cabezas de partido de todas las posesiones de Ultramar.18 En ella se previno que mientras llegaba el da en que el trfico cesase, los buques que fuesen al sur del Ecuador de la costa de frica, no pudiesen transportar ms esclavos que cinco por cada dos toneladas. Esta disposicin mejor la condicin de los negros, pues por los asientos ajustados en el siglo XVII y XVIII, era lcito transportarlos a razn de tres por tonelada. Impsose tambin la pena de diez aos de presidio en las islas Filipinas al que comprase negros en la costa de frica, y al capitn, maestre, y piloto de la nave que los condujese a Amrica; pero este castigo jams se impuso a ninguno de los delincuentes, a pesar de las continuas y escandalosas infracciones del tratado. Ni deban esperarse otras consecuencias. Si en las colonias de la Gran Bretaa se cumplieron desde el principio las leyes contra el trfico, fue porque las circunstancias eran muy diferentes. El gran proyecto de su abolicin tuvo su origen en el celo fervoroso de algunos amigos de la humanidad. De ellos pas al Parlamento; el gobierno lo adopt y defendi con empeo y buena fe; durante 20 aos se estuvo discutiendo en el Parlamento; todos los intereses, todas las pasiones de los partidarios del trfico pusironse en accin; la prensa crugi por largos aos con sus escritos; y cuando se pronunci la abolicin del trfico, habase ya formado una opinin tan poderosa, que ella por s sola, aun sin el auxilio del gobierno, aseguraba el triunfo de la causa. Mas, no pasaron as las cosas en Espaa. El movimiento no era nacional, pues vena del extranjero. Los ministros de Fernando opusieron toda la resistencia que les fue posible, y si sancionaron la proscripcin del trfico, debiose a los esfuerzos del gabinete ingls. Los comerciantes negreros contaron desde entonces con la impunidad; y en la desme-

PAGE 71

JOS ANTONIO SACO /67 /67 /67 /67 /67 surada ganancia de sus empresas encontraron todava el estmulo ms poderoso. Los habitantes de las colonias nunca creyeron en la sinceridad del gobierno; conocan muy bien sus sentimientos, y estaban persuadidos de que si compraban esclavos, lejos de incurrir en el desagrado real, obraban conforme a sus deseos. Por otra parte, todos ellos consideraban la abolicin como una calamidad, como un medio inicuo de que se valan los ingleses para acabar con el azcar y el caf de las Antillas espaolas. Esta idea, aunque equivocada, ejerca grande influencia en un tiempo en que la agricultura cubana haba tomado, a la sombra de la paz, un arranque muy difcil de contener, y tanto ms difcil, cuanto que, antes de cesar la trata, a Cuba se haba concedido la libertad de comerciar con todas las naciones.19 Si a todo esto se agrega, que ni en Espaa ni en Amrica hubo entonces una pluma que se consagrase a ilustrar la cuestin, presentando a los americanos el cuadro de sus verdaderos intereses, y que slo se dej correr el tiempo, dando nuevo pbulo a preocupaciones y errores funestos, ya se conocer que en medio de tan contrarios elementos no era posible atajar el impetuoso torrente que por ms de tres siglos se haba despeado sobre las colonias espaolas. Cuba, que entre todas era la ms interesada en el trfico de esclavos, no recibi el golpe en silencio. El Consulado de La Habana tomando la voz de la agricultura y del comercio de la Isla, elev en 21 de abril de 1818 una representacin al gobierno reclamando contra el tratado. Cuando tuvo noticias del que se haba ratificado en 11 de diciembre de 1817 entre la Gran Bretaa y el Reino Unido de Portugal y el Brasil, volviose a dirigir al trono; y moviole a su segunda exposicin de 21 de octubre de 1818, el contraste que el tratado con Portugal presentaba con el de Espaa. Su fin era inducir al gobierno a que abriendo nuevas negociaciones con la Gran Bretaa, se prorrogase el trmino de la cesacin del trfico a poca ms remota. Fundose para pedirlo en que el tratado con Espaa fijaba plazo para la extincin del trfico, mas, no sealaba ninguno para Portugal; en que el gabinete ingls no tena otras miras, sino las de arruinar las colonias espaolas, y particularmente a Cuba, para adquirir el monopolio del azcar y caf en la India Oriental, en sus Antillas y en el Brasil que consideraba como colonia suya, en que ste por no hallarse a muy larga distancia de la costa de frica, gozaba de la ventaja de proveerse de negros al precio de 120 a 150 pesos, mientras que en Cuba no haba bajado de algn tiempo atrs de 300, y en la actualidad se vendan hasta 450, siendo adems los plazos para pagarlos ms largos en el Brasil que en Cuba; en que como los espaoles eran los que mejor trataban a sus esclavos, era preferible que fuesen a Cuba ms bien que al Brasil; en que habindose multiplicado los matrimonios aqu ms que all, la prole

PAGE 72

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 68\ 68\ 68\ 68\ 68\ esclava tambin era mayor; en que el Brasil, adems de los negros, tena indios que trabajasen en los campos, al paso que Cuba, ni contaba con ellos, ni aun cuando los tuviese, podran ser tiles, porque el clima no permita otra clase de operarios rsticos que negros, pues los blancos que se introdujeran, quizs no podran emplearse en los trabajos hasta la segunda o tercera generacin; en que el Brasil est exento de los huracanes y de las destructoras sequas que tantas veces arrasan la mejor de las Antillas; y en que si por tener Portugal posesiones en frica, no poda ponerse coto a que los esclavos de ellas pasasen al Brasil, que era tambin parte de la nacin portuguesa, esto, sobre ser ya una infraccin del Acuerdo de Viena, tampoco poda prohibirse a Cuba igual introduccin, puesto que Espaa tambin tena posesiones en frica, habindole cedido Portugal por el tratado de 1778 las islas de Annobon y Fernando Po. Fcil sera refutar todos los argumentos en que se fundaba esta representacin; pero yo perdera el tiempo impugnando lo que ya lo est por las claras lecciones de la experiencia. Si fuera posible evocar de las tumbas a las personas respetables que la firmaron y las interrogsemos sobre las opiniones que emitieron 60 aos ha,20 debo hacerles la justicia de creer que no se atreveran a volverlas a autorizar con sus nombres. El gran peligro de la isla de Cuba no provino del tratado que se ajust con Inglaterra. Nuestras desgracias deben atribuirse a su continua infraccin, y si Cuba llegara a perecer a manos de los negros, no sera porque los ingleses hubieran abolido ese trfico, sino porque no se empearon lo bastante en prohibir en Cuba toda introduccin. ¡Tal era la ceguedad de los tiempos en que se tomaba el mal por el bien! Restablecida la Constitucin de la monarqua espaola en 1820, juntronse en Madrid las Cortes; y como entonces tenan representacin en ellas las posesiones ultramarinas, la Diputacin Provincial, el Ayuntamiento constitucional y el Consulado de La Habana dieron entre otras cosas a los diputados cubanos especiales instrucciones para que tratasen de revocar el convenio de 1817, o que al menos se concediese para la abolicin total del trfico el trmino de seis aos. La Diputacin Provincial se expres as en el captulo VII de sus instrucciones: “Por cualquier aspecto que este asunto se mire, se conocer que en l obr la precipitacin, el mezquino inters y que no se respetaron derechos sagrados y se falt a las consideraciones que dictaban la poltica, la justicia y la verdadera conveniencia pblica”. “Si de parte de la Gran Bretaa no influyesen otras miras que las de una generosa y popular filantropa, obrara sta igualmente, y resaltara en todos los tratados que sobre el mismo asunto ha hecho con otras naciones. Cmo es que no ha exigido igual abolicin repentina y absoluta del rey de Portugal y del Brasil? Siendo bien sabido que este Gabi-

PAGE 73

JOS ANTONIO SACO /69 /69 /69 /69 /69 nete jams resiste ni puede resistirse a las sugestiones de la poltica britnica?” “De todas las provincias del imperio espaol, la ms interesada y perjudicada en este negocio es la Isla de Cuba. Ninguna otra haba emprendido el trfico africano directamente con buques y capitales propios. As es que los daos causados por la repentina cesacin al norte del Ecuador son incalculables. La cantidad recibida para su resarcimiento es pequesima y casi nula. Y si no se consigue algn trmino, aqul al menos que se concede por todos los tratados para no causar efectos retroactivos, quedar la nacin con una carga enorme de obligaciones y deudas con sus propios sbditos, para indemnizarlos de los daos de una medida tan ligera y superficial como degradante e impoltica en el modo como se ejecut, y en los efectos que est produciendo”. “No se trate de la permanencia del comercio de esclavos. Las luces del siglo lo resisten, trtese de su abolicin general y total, pero prudente, bien entendida y conciliadora de todos los intereses pblicos y particulares. Mientras una nacin haga este comercio, para la humanidad africana es lo mismo o peor que si todas las naciones lo hiciesen. Peor decimos, porque siendo nica, lo har, como lo hace, con todos los vicios del monopolio. Y el nico resultado ser que esa nacin privilegiada se fomente y engrandezca, como se est fomentando el Brasil en ingenios de azcar y cafetales, con dinero y otras asistencias de los filantrpicos ingleses, con ruina inminente de la Isla de Cuba y dems posesiones cultivadoras de iguales frutos, y con mengua y vergenza de nuestra nacin, si sus representantes lo ven y lo consienten”. “El Consulado ha hecho varias representaciones en este negocio que no han sido contestadas y acompaarn en copia a sus particulares instrucciones. A ellas se refiere esta Diputacin, opinando que debe solicitarse desde luego en el Congreso la absoluta igualacin de espaoles y portugueses en el expresado trfico: que como el rey de Portugal se ha reservado la facultad de abolirlo en su Estado, cuando y como tenga por conveniente, as tambin se la reserve el rey de Espaa con acuerdo y deliberacin de las Cortes: o a lo menos que se conceda un trmino que no exceda ni baje de seis aos para la abolicin total, a fin de que se resarzan los perjuicios causados, se exonere de su grave peso al erario nacional y se consiga que las haciendas de esta Isla se provean de brazos, y especialmente de hembras africanas para la conservacin de la especie y de las fincas, como ha sucedido a las islas inglesas, a las cuales se concedi el trmino de diez aos con iguales designios. Y no se diga que si esto se concediese habra que devolver a la Inglaterra sus 400 000 libras esterlinas, porque stas debern aplicarse, y no alcanzarn, para los daos anteriores al tratado, de que hay muchas reclamaciones pendientes. A ms de que, si en ello consistiese, pudiera esta misma Isla

PAGE 74

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 70\ 70\ 70\ 70\ 70\ hacer frente y poner dicha suma a disposicin del Gobierno, haciendo ste nuevo sacrificio por eximirse del mal irreparable de que est amenazada en su agricultura y comercio”. Al insertar estas instrucciones no ha sido mi nimo entrar en su refutacin, porque ya el tiempo se ha encargado de destruirlas. Mi objeto ha sido nicamente exponer la marcha de las ideas, y manifestar el empeo con que en Cuba algunos procuraron sostener el trfico. De los diputados cubanos que se sentaron en las Cortes de 1821 y 1822, ninguno se atrevi a pedir la revocacin del tratado; y las primeras voces que resonaron en aquel Congreso, fueron para reclamar contra sus infracciones. En la sesin de 23 de marzo de 1824, el conde de Toreno hizo una mocin para que se nombrase una comisin especial que conforme al artculo 6 de dicho tratado, propusiere a la mayor brevedad las leyes penales ms convenientes para reprimir el trfico de esclavos de frica, que se haca bajo bandera espaola por varios comerciantes naturales y extranjeros.21El Congreso aprob esta proposicin sin debate ni contradiccin; y aunque todo anunciaba el xito ms feliz, Cuba tuvo la desgracia de que nada se resolviese. Entonces fue cuando un diputado cubano, el eclesistico D. Juan Bernardo O’Gavan, o no comprendiendo los verdaderos intereses de su patria, o s los comprendi, careciendo de firmeza para llenar los sagrados deberes de su misin, public en Madrid en 1821 un papel22 en que bajo el pretexto de ilustrar la cuestin, hizo la apologa del comercio de esclavos, valindose de los sofismas ms ridculos y despreciables. A los tres diputados que despus se nombraron en 182123 para representar a Cuba en las Cortes de 1822 y 23, tambin dieron aquellas corporaciones las mismas instrucciones que a los diputados anteriores; pero ninguno de ellos hizo gestin alguna dentro ni fuera del Congreso. Lejos de secundar la idea del restablecimiento del trfico, hubo uno de entre ellos, cual fue Varela, que mirando la cuestin con ojos de filsofo, trat de dar un paso atrevido. Extendi una proposicin de ley en que respetando los derechos y conciliando los intereses, propona la abolicin lenta y gradual de la esclavitud en las provincias hispanoamericanas. Pero la circunspeccin con que era preciso caminar en materia tan delicada, el cmulo de urgentes negocios que reclamaban la atencin de las Cortes, la dispersin de stas por la invasin de los franceses, y su disolucin por el subsecuente despotismo de Fernando VII, frustraron la presentacin de aquella proposicin, que aunque entonces hubiera concitado contra su autor el odio de muchos, Cuba entera le colmara hoy de bendiciones. Pocas fueron las personas que de tal proyecto tuvieron noticia; pero no qued tan secreto que no dejase de transpirar hasta La Habana la

PAGE 75

JOS ANTONIO SACO /71 /71 /71 /71 /71 intencin que abrigaba el autor; y tan extraviada estaba entonces la opinin en Cuba sobre este asunto, que todava recuerdo con dolor, al cabo de 56 aos, las palabras que o pronunciar a uno de los hombres ms respetables de La Habana y que quera mucho a Varela: “Al diputado de Cuba que pidiera la abolicin de la esclavitud en ella debera arrancrsele la lengua”. Del proyecto de Varela, y del que conservo copia que l mismo me facilit en su expatriacin, hablar en otra parte de esta Historia ;24 pero entretanto no puedo menos de proclamar que aquel virtuoso y santo varn fue entre los cubanos el primer abolicionista. Cuba no insisti ms en sus reclamaciones contra el tratado, ya porque conoci que no poda destruirlo, ya por haberse desvanecido los temores que al principio la alarmaron. Los buques negreros entraban y salan impunemente de sus puertos, y raro era el que los cruceros ingleses apresaban en alta mar. Al ver que el trfico continuaba con ms actividad que antes de su abolicin el Gobierno ingls se quej varias veces de las continuas infracciones del tratado, y del modo escandaloso con que en Cuba se vendan los negros. Aos y aos pasaron sin que nada pudiese conseguir; mas, al fin se concluy en Madrid un nuevo tratado, en 28 de junio de 1835, que se ratific en 24 de agosto del mismo ao. Lo que en sustancia se adelant entonces, fue que los buques negreros pudieran ser declarados buena presa, si se encontraba en ellos alguno o algunos de los enseres siguientes: escotillas con redes abiertas; mayor nmero de divisiones en la bodega o sobrecubierta que las necesarias para los buques destinados al trfico legal; tablones de repuesto preparados para formar segunda cubierta o entrepuente; cadenas, grillos y manillas; arroz, harina de maz u otro comestible para los negros en cantidad mayor que la que probablemente se requiere para la tripulacin; vasijas de cocina ms grandes o en nmero mayor que el que aqulla necesitare; ms agua que la que puede consumir la tripulacin, o un nmero extraordinario de barriles vacos, a no ser que se probase que solamente fueren para objetos de lcito comercio. Pactose as mismo que declarado el buque buena presa, inmediatamente se hiciera pedazos, procedindose a su venta por trozos separados; y en cuanto a los negros capturados, que se cumpliese lo que estaba mandado por el tratado de 1817. Es innegable que desde entonces cayeron en poder de los ingleses ms buques que antes; pero su nmero es tan pequeo en comparacin de los que se empleaban en el trfico, que ste siempre continu. El Gobierno ingls nunca ces de reclamar, y a consecuencia de sus gestiones se dictaron las reales rdenes de 2 de enero de 1826, de 4 de marzo y de 21 de agosto de 1830, de 12 de abril de 1832 y de 2 de noviembre de 1838.25 En 7 de enero de 1826 se comunic la primera al dignsimo obis-

PAGE 76

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 72\ 72\ 72\ 72\ 72\ po de La Habana, D. Juan Jos Daz de Espada, de gratsima recordacin para Cuba, quien dirigi entonces a sus feligreses la Carta pastoral de 20 de abril del propio ao, hacindoles entender que desde que se prohibi el trfico de negros, no les era lcito continuarlo, y que cometeran un verdadero hurto si adquiran alguno.26Con la Real Orden de 12 de abril de 1832 se acompaaron las notas recibidas del Gobierno ingls en que tachaba de aptico al de la isla de Cuba en la persecucin del comercio clandestino de negros, siendo notable, segn dice Zamora,27 el que por el mismo comisario ingls residente en La Habana, dirigindose a su gobierno, se expresara en estos trminos: “Pero se debe decir en favor de La Habana, que varios de los buques fueron equipados en Espaa; y que tres de ellos eran extranjeros”. El gabinete espaol, ms bien por frmula que por conviccin, comunic a las autoridades de Ultramar la Real Orden siguiente (2 de noviembre de 1838): “Excmo. Sr.: Habiendo llegado a noticia de S.M. la Reina Gobernadora que en contravencin a lo dispuesto en la materia, y a los principios de humanidad y de conveniencia pblica, con infraccin de los tratados celebrados ltimamente con S.M. Britnica, y poniendo en riesgo los principales intereses de esa preciosa Isla, se han hecho por algunos puntos de ella clandestinas introducciones de negros esclavos; S.M. que mira con el mayor aprecio la seguridad y prosperidad de los habitantes de esa rica Antilla, y que est penetrada de la urgente necesidad de que tenga el ms pronto fin semejante abuso, que puede ocasionar males de la mayor trascendencia, se ha dignado resolver, que V.E. dedique el ms eficaz celo a dictar las medidas convenientes a impedir este funesto contrabando, haciendo que las autoridades locales persigan con mano fuerte a los que se empleen en l y sujetando a los perpetradores a los tribunales competentes para su ejemplar castigo”. Pero esta orden no alter ni un solo instante la marcha escandalosa del contrabando africano. Al ver las cosas en tal estado, quizs se pensar que la opinin en Cuba haba permanecido estacionaria, y que sus hijos estaban tan interesados en el comercio de negros como algunos lo estuvieron en los primeros aos de su legal abolicin. Por el relato de los anteriores sucesos se conocer, que aun en los das de ms obcecacin, y en medio del contagio universal, no faltaron buenos cubanos que deplorasen la suerte de la patria y temiesen que en ella se renovase la catstrofe de Santo Domingo. Cada da que pasaba, iba atrayendo nuevos convertidos; y ciudadano hubo que en sus comunicaciones oficiales con el gobierno de la metrpoli, en 1827, anunci los males del contrabando y la necesidad de extinguirlo.28 Mas, estas comunicaciones, aunque muy honrosas a la memoria de su autor, ninguna influencia pudieron tener en la opinin pblica, porque trasmitidas reservadamente y

PAGE 77

JOS ANTONIO SACO /73 /73 /73 /73 /73 sepultadas en Madrid en las sombras de una covachuela, qued ignorada de todo el mundo. Cuando se dio un gran paso, y la opinin empez a marchar rpidamente, fue en 1832. Publicbase entonces en La Habana un peridico titulado Revista Bimestre Cubana en el que una porcin escogida de la juventud consignaba los frutos de sus tareas literarias. En el tomo III, nmero 7, de aquella Revista correspondiente a junio de 1832, el autor de la presente obra tuvo el honor de publicar un artculo, en que revisando un viaje al Brasil, por el doctor Walsh en 1828 y 29, trat a fondo la cuestin del trfico de negros en Cuba, no ya bajo el aspecto de la humanidad, porque sta no es respetada cuando hablan los intereses, sino entrando en consideraciones polticas sobre los peligros a que la Isla se vea amenazada. Era la vez primera que all se sacaba este asunto a la pblica luz. La Habana entera se conmovi profundamente con la lectura de aquel artculo. Los contrabandistas negreros lanzaron gritos de indignacin; pero sus aullidos produjeron un bien, porque dando ms importancia al papel, excitaron la curiosidad y aumentaron su circulacin. Los que ya eran enemigos del trfico, encontraron nuevas pruebas en que apoyar sus investigaciones; los dudosos se convencieron; los tmidos se alentaron y la gran mayora sensata e imparcial inclinose del lado de la razn y de la justicia. Este papel, uno de los ms tiles que se han publicado en la isla de Cuba, pereci a manos de la tirana del general Tacn. No fue pequeo el dao que con esto caus a la patria, pero otros muchos, mayores y de ms funesta trascendencia ha tenido ella que llorar; porque en la serie de buenos y malos gobernantes que desde Diego Velzquez hasta la fecha han pisado las playas de Cuba, ninguno, por cierto, ha sido tan insolente ni tan feroz como el general Tacn. No nace este lenguaje de venganza ni odio a la memoria del general Tacn. En un papel que publiqu en Madrid en 1835, bajo el ttulo de “Carta de un patriota, o sea clamor de los cubanos dirigido a los procuradores a Cortes” y que se halla en el tomo tercero de mi Coleccin de papeles cientficos histricos polticos y de otros ramos sobre la Isla de Cuba que di a luz en Pars en 1858 y 1859, dije lo siguiente, despus de haber trazado el cuadro de la poltica con que el general Tacn gobernaba en Cuba: “Al expresarnos en este lenguaje no se crea, ni por un momento, que somos enemigos del general Tacn. Tan francos como imparciales, nos complacemos en hacer justicia a las cualidades que le adornan; y siempre dispuestos a rendir homenaje a la verdad, confesamos llenos de gratitud, que ha dado algunos pasos buenos en la carrera civil Lejos de acriminar la violencia de sus actos, nos sentimos inclinados a disculparle; y movidos de un espritu generoso, no atribuimos a perversas intenciones los males que est causando en el orden poltico Acostumbrado

PAGE 78

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 74\ 74\ 74\ 74\ 74\ a mandar segn el rigor de las leyes militares, no pudiendo percibir por la fuerza de sus hbitos la diferencia que hay entre los derechos del ciudadano y la ciega obediencia del marinero y del soldado; imbuido en fatales preocupaciones contra los naturales, y aun contra muchos europeos que aqu residen; sin suficiente tacto poltico para distinguir las diversas circunstancias de los pueblos americanos; desconociendo absolutamente la ndole de los cubanos, y el idioma sencillo en que se explican; rodeado, en fin, de una gavilla de hombres que tan enemigos de Cuba como de Espaa, slo aspiran a su engrandecimiento personal, el general Tacn, pensando que hace servicios a su patria, le est causando los daos ms enormes”. Cmo cumpli las reales rdenes que en ese tiempo se dictaron para la persecucin de la trata? Percibiendo la gabela con que los que se ocupaban de este infame trfico sobornaban a las autoridades y no oponiendo el menor impedimento a la introduccin de negros, que entonces se aumentaron considerablemente.29Una calamidad que afligi a Cuba, en 1833, contribuy tambin a favorecer las ideas ya esparcidas. El clera morbo atacando de preferencia a la raza africana, caus grandes estragos en muchos ingenios y cafetales. Los hacendados vieron comprometida su fortuna con la muerte de los negros, y en aquellos amargos das hubieran deseado tener sus fincas servidas por brazos libres. Lamentaron su anterior conducta, sintieron haber empleado sus capitales en esclavos y maldijeron el trfico. La situacin era la ms propicia que hasta entonces se haba presentado para destruirla, si a la colonizacin blanca se hubiera tendido una mano protectora. Pero no se dio ningn paso; los horrores de la peste desaparecieron, los nimos atribulados serenronse ; los contrabandistas de negros abastecieron los mercados; y los propietarios ansiosos de reponer sus prdidas volvieron a comprarlos. Aunque el trfico continu con ms actividad, pues que era menester reemplazar las vctimas del clera, no por eso se borraron las crueles lecciones de la experiencia. Las desgracias pasadas haban dejado honda huella en la memoria de muchos hacendados; los mismos que se libertaron de la peste, contemplaron con horror el peligro que los amenazaba; las antiguas creencias alterronse ; en una palabra, las ideas sufrieron una revolucin que vino a completarse con la libertad que se dio en 1834 a los esclavos de las colonias britnicas. Su crecido nmero; su inmediacin a Cuba, la influencia que esta medida haba de producir tarde o temprano en las Antillas extranjeras y el funesto ejemplo de Santo Domingo, todo, todo se present a la sombra imaginacin de los espantados cubanos. La opinin gan entonces tanto terreno, que si a los habitantes de Cuba se les hubiera congregado para que con libertad manifestasen sus votos, el mayor nmero se habra pronunciado contra el trfico de esclavos.

PAGE 79

JOS ANTONIO SACO /75 /75 /75 /75 /75 Pero si tal era el estado de la opinin, cmo es que el comercio de negros no slo exista, sino que diariamente se aumentaba? Exista y se aumentaba, porque Cuba viva bajo de un gobierno absoluto; sin representacin local, sin diputados en la metrpoli, pues las Cortes resolvieron en 1837 que en adelante no se admitieran en ellas; sin libertad de imprenta; sin facultad sus moradores para reunirse y conferenciar aun sobre los negocios ms triviales, so pena de ser perseguidos como hombres sospechosos que maquinaban contra el Estado; los cubanos, ni podan hablar, ni menos hacer valer sus opiniones. A estos obstculos, que por s solos eran bastante poderosos, juntbanse otros de linaje muy impuro. Qu podan los deseos de la mayora cubana contra el dinero, que los contrabandistas negreros derramaban en las manos de muchas autoridades por cada negro que introducan?30 El trfico, pues, no slo continu, sino que se fomentaba por los mismos que ms debieron reprimirlo; y el hombre que en pases constituidos como Cuba, hubiera querido entrar en combate generoso por defender los derechos de la humanidad, y salvar de la ruina a tan preciosa Antilla, habrase visto privado del auxilio poderoso de la imprenta y expuesto a las persecuciones ms violentas. Permaneca tambin en Cuba comprimida la opinin por las ideas equivocadas que reinaban en Espaa sobre la extincin del trfico. Yo no s si de ellas participaron todos y cada uno de los muchos ministros que empuaron las riendas del gobierno hasta la cada de la reina Isabel II; pero s puedo afirmar que ninguno de los que se ocuparon en este negocio consider la cuestin bajo su verdadero punto de vista.31 Desde los primeros pasos que se dieron para la abolicin del trfico, el gabinete de Madrid opuso toda la resistencia que pudo, porque crey que la agricultura de las colonias perecera sin el comercio de negros. Esta idea fue la nica que por largo tiempo dirigi su conducta; pero cuando Espaa perdi todas las posesiones continentales de Amrica, quedando reducido su poder trasatlntico a las islas de Cuba y Puerto Rico, naci otro error que combinado con el primero fueron los ejes sobre que se mont la poltica de Madrid. Sin advertir las grandes diferencias que hay entre Cuba y las que fueron colonias continentales, creyose que de un da a otro ella tambin proclamara su independencia; y para impedirlo diose rienda suelta a la entrada de negros, mirndolos el gobierno, no tanto como brazos para la agricultura, sino como instrumentos de dominacin, poltica que poda ser muy funesta a la causa de Espaa, porque fcil sera a los conspiradores apoderarse de esos mismos instrumentos, y conseguir con ellos lo mismo que se quera evitar, como ha sucedido desgraciadamente en la sangrienta insurreccin que acaba de terminar (1878).

PAGE 80

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 76\ 76\ 76\ 76\ 76\Notas1Diez aos antes del odioso tratado de 1763 que aseguraba a Inglaterra el monopolio de la trata, el generoso cristiano Mr. William Wilberforce, que a la sazn se sentaba en los bancos de la escuela de Poklington, escribi por primera vez contra este infame trfico. L ’ abolition de lesclavage por Aug. Cochin. (V. M. y M.) 2Esta informacin se imprimi para conocimiento del pblico, en un tomo en folio de ms de 500 pginas. 3Extracto de las Memorias de los tres Jorges hasta el ao de 1792 por W. Beslham. Vanse los interesantes artculos sobre los negros, publicados por el seor D. Antonio Bachiller y Morales en el Mundo Nuevo-Amrica Ilustrada de New York, en 1876. (V. M. y M.) 4A. Cochin, L ’abolition de l’esclavage (V. M. y M.) 5Esta ltima clusula perjudica al esclavo en vez de favorecerle, porque si el amo le trata mal, se le priva del consuelo de salir de su poder. 6Esta proposicin no introduce ninguna novedad, pues las leyes espaolas han favorecido en todos tiempos la libertad de los esclavos. 7Esta proposicin tampoco aade nada a lo que mucho tiempo antes estaba dispuesto. 8En la sesin secreta celebrada este da, el seor Alcocer, autor de las proposiciones mencionadas, trat de vindicarse, haciendo presente que ste era resentimiento de los que rodeaban a Someruelos, que cabalmente eran los ricos del pas que tenan esclavos y a los cuales perjudicaban sus proposiciones filantrpicas; que lejos de excitarse con ellas las revoluciones que aquel gobernador tema, se alejaba ms este riesgo, pues por este medio (la supresin del trfico de negros) se prohiba que entraran en la Isla esta clase de extranjeros que algn da podan convertirse en enemigos. Joaqun L. Villanueva, Mi viaje a las Cortes (V. M. y M.) 9Carta de D. Francisco Arango al rey D. Fernando VII en su Real y Supremo Consejo de las Indias, remitindole la traduccin de una Memoria escrita en francs por M. Dufau, sobre esclavitud y comercio de negros, fecha la carta en La Habana en 28 de mayo de 1832. M. S. de 3 pliegos existente en el archivo del suprimido Consejo de Indias en Madrid. La copia se halla en la Coleccin de papeles sobre Cuba... del doctor D. Vidal Morales y Morales. “Seor. —Con la traduccin de la interesante Memoria que anunci a V.M. en 24 de agosto anterior, remito la de un discurso, que sobre la misma materia pronunci Mr. Moore, en la ltima sesin de la Cmara Legislativa de Virginia; y envo por fin todas las noticias que considero esenciales, para la completa ilustracin del grave y complicado arreglo de la suerte de nuestros negros. Con esto me pareca que sin salir de los lmites que me seala mi corta capacidad, cumpla fielmente lo que a V.M. ofrec en mi exposicin de 30 de agosto de 1830; pero cediendo como debo a la terminante orden de 11 de enero de 31; me adelanto a dar dictamen sobre todas las cuestiones que en la Memoria se tocan, y juzgo de necesidad hacer en esta representacin un resumen de las diferentes ideas, que en mis observaciones presento, o sea del plan que conviene adoptar en esta reforma. ”Para recomendar urgencia, es bastante la lectura de la Memoria y especialmente la de los envidiables prrafos de su conclusin; pero creo que todava han de obrar con mayor fuerza en el paternal corazn de V.M. los hechos de que di aviso, en mi carta de 26 de enero ltimo, en cuya virtud no hay en el da un solo gobierno de los que tienen negros, que no se ocupe en suavizar la injusticia de su esclavitud, y de tomar medidas de seguridad. Tengo por imposible, que la religiosa Espaa, que dio sobre la materia tan

PAGE 81

JOS ANTONIO SACO /77 /77 /77 /77 /77anteriores pruebas de su piedad y cordura, sea la que se mantenga inmvil en el momento ms crtico. ”Antes de todo debo ratificar algunas de las indicaciones fundamentales que hice en mi citada Representacin de 30 de agosto. Dije, y repito que en estas circunstancias no es conveniente una coleccin separada de las leyes existentes, y que nuevamente se dicten sobre la materia, y mucho menos que lleve el ttulo de ‘Cdigo Negro’. Al que rene, como yo, los de las otras naciones, nada le sera tan fcil como poner en nuestro idioma, con las convenientes alteraciones, el todo o parte de esos cdigos o reglamentos extranjeros, y presentar un libro con el pomposo ttulo de ‘Cdigo Negro Espaol’. Pero no tratando de especular, ni de ganar nombrada, y consultando slo el cumplimiento de mi deber, y el voto de mi conciencia, insisto, en que no es tiempo de alborotar; y que debemos reducirnos a aplicar sin ruido, o con el menor posible, los remedios oportunos, empezando por las providencias que sean ms eficaces para fomentar nuestra poblacin blanca, prefiriendo, por supuesto, los puntos principales de la costa Sur, y no descuidando las relativas a mejorar las costumbres de nuestros campesinos y las calidades de sus curas. Esto supuesto entremos en el Resumen, siguiendo el mismo orden o divisin de puntos que en la Memoria se observa para su plan de reforma.— Punto 1 : Abolicin efectiva del trfico de esclavos .—Hace muchos aos que estoy predicando la necesidad, la justicia y tambin la utilidad de esta abolicin efectiva. Y aunque mi natural repugnancia a toda medida violenta, me oblig a decir en mi citada Representacin de 30 de agosto, que sobre el modo de ejecutar la indispensable abolicin, se oyese tambin a la Junta de vecinos, que all propuse; hoy nos hallamos en la notable, por no decir vergonzosa, situacin de ser los nicos que continuamos haciendo tan asqueroso comercio. Nuestros ltimos compaeros eran los franceses y brasileos; pero el Rey de los primeros ha hecho un tratado con el de Inglaterra, para perseguir con todo empeo el abominado trfico y los Gobiernos de Martinica y Guadalupe, segn se ha expuesto en las observaciones, pasando con indiscrecin del uno al otro extremo han derogado todas las leyes depresivas de la gente de color, lo cual a mi parecer, dice ms sobre el asunto, que el expresado tratado. Y por lo que toca al Brasil, se sabe que su gobierno ha prohibido ltimamente ese comercio, a instancias de la Inglaterra; y aunque la intervencin de esta potencia es una garanta infalible de que en aquel Imperio suyo, se llevar a efecto la citada prohibicin, sabemos, adems, que all se ha publicado un decreto, aplicando la pena establecida por el artculo 173 de su Cdigo Criminal al introductor de negros, y la multa de 200 pesos por cada esclavo, al que tuviere parte en su introduccin. Conviene, por fin, recordar que el Estado anglo-americano de la Luisiana, por amor a su verdadero inters, ya no se contenta con impedir la introduccin de bozales, sino que tambin ha prohibido la de criollos de otros Estados de la Unin: y parece, que todos los dems tratan de hacer lo mismo, segn lo anuncian los papeles pblicos, y se da por seguro en el discurso de Mr. Moore. —No creo que debo decir ms, para persuadir la precisin, en que estamos de llevar a cabo la misma prohibicin, decretada tantos aos hace por nuestro sabio Gobierno. La dificultad consiste en los medios de lograrlo. Ya dije que en los primeros tiempos de la prohibicin no se haca tal contrabando; y que no se habra pensado en hacerlo, sino se hubiera contado con el disimulo. ste naci al principio del equivocado y disculpable concepto de que se beneficiaba nuestra agricultura con la introduccin de brazos; pero en el da se pagan fuertes gratificaciones por la tolerancia, o sea proteccin de esa introduccin. Y con tal apoyo, unido a las facilidades que proporcionan las inmensas y desiertas costas de nuestra Isla, ya se ve, que no es muy fcil destruir un fraude tan organizado. Todo depende de los trminos en que se extiende el Soberano mandato, y de la voluntad y prudencia del Jefe Superior de la Isla, en cuya autoridad hay sobrados medios para hacer esta grande obra.— Punto 2. — Borrar o destruir la preocupacin del color .— Me parece haber demostrado hasta la evidencia, no la justicia y preferencia sino el particularsimo inters

PAGE 82

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 78\ 78\ 78\ 78\ 78\que tiene nuestra Isla, en que se destruya cuanto antes esa funesta preocupacin; pero sus grandes races no pueden arrancarse de un golpe. Lo que ha sido obra de la ley, lo que se sostiene por ella, y por el hbito, no de aos, sino de siglos, no puede desaparecer de repente; y no hay que volver los ojos a la imprudente conducta de Guadalupe y Martinica porque debe tenerse presente, que los franceses se encuentran en muy diferente caso, estando destruida por su revolucin la distincin de clases y familiarizados tambin, al menos hasta cierto punto, con la diferencia de colores. Y sin embargo es ms que probable, que tengan que arrepentirse de tan precipitado paso. Es indispensable preparar los nimos, antes de darlo; o a lo menos or a los blancos, antes de que la ley se pronuncie. Al insistir en que se forme la junta de vecinos que propuse para esto, en mi Representacin de 30 de agosto, vuelvo a reconocer que ser de la mayor importancia, que el Jefe Superior de la Isla, y los otros de las principales ciudades, inclusa la Real Audiencia, con relacin a Puerto Prncipe, tomen el mayor empeo en hacer este milagro del modo que sea posible o menos aventurado. Pero cmo se consigue desde luego, que estos jefes tengan la buena voluntad y las luces que necesitan en tan terrible lucha? Vienen los ms con los ojos cerrados; y puede afirmarse que ser muy raro el que llegue a adquirir sobre la materia, todos los conocimientos tericos y prcticos que son precisos; y aun con ellos tropezarn a cada paso con los obstculos que presentan las leyes existentes y todas sus consecuencias. En tales circunstancias me parece, que debemos empezar por imprimir con reserva en esa Corte un nmero determinado de ejemplares de la ‘Memoria’ y sus ‘Observaciones’; o sacar las copias manuscritas, y enviarlas al Capitn General, para que l y los dems Jefes tomen el conocimiento debido, repartan entre los hacendados los que juzguen convenientes y se tengan enseguida las conferencias que con stos he propuesto; o se les oiga del modo que se crea oportuno, sobre la derogacin de las leyes existentes, y los medios de destruir los hbitos en que se sostiene la fatal preocupacin; sin olvidar por supuesto, el punto esencial de educacin y dems graves cuestiones que en las ‘Observaciones’ se tocan, obrando en todo con el debido pulso y secreto, y dando a V.M. la correspondiente noticia.—Sin esperar estas resultas, pudiera tratarse de establecer colonias en parajes a propsito, compuestas por mitad de labradores trados en derechura de Europa, y de gentes de color, honradas, cuidando que todas las hembras fuesen de la ltima especie, y estableciendo de hecho la mayor igualdad entre los colonos. Es casi seguro, que en estos establecimientos aislados sucediese, lo que sucedi al principio en Santo Domingo, esto es, que nadie reparaba en la diferencia del color; y ese ejemplo sera de la mayor eficacia para desimpresionar a los preocupados del resto de la Isla.—Hay otro arreglo, si no ms importante, de seguro ms urgente, a saber: el de tomar medidas para contener el desorden en que viven muchas gentes de color, y estar a la vista de sus movimientos, siendo dignos de mucha atencin los que impropiamente se llaman emancipados sobre los cuales dije, si no todo lo que hay que decir, a lo menos lo conveniente, en mi tantas veces citada exposicin de 30 de agosto de 1830; pero, para arreglar este punto, es indispensable formar un padrn muy circunstanciado de todas estas gentes.—Dgnese V.M. recomendar esta operacin al Capitn General, y en su virtud dar mi dictamen del modo que se me prevenga.— Punto 3—Mudar el actual sistema de Esclavitud; yo dira, mejorar la suerte o condicin de los esclavos coloniales .—Por fortuna ya sabemos que los nuestros, y especialmente los urbanos, estn en posesin de muchas de las mejoras que se proponen. Pero los del campo, o sean los de muchsimos ingenios, necesitan, sin disputa, de la proteccin de la ley y de sus magistrados. Trabajan en general, ms de lo que deben. Se les castiga cruelmente. No se les alimenta, viste ni asiste en sus enfermedades, como corresponde. Se les permite, es verdad, tener peculio; pero no se les da tiempo proporcionado para cultivar su conuco y cuidar sus animales. Pueden casarse; pero, considerados como bienes muebles, el amo, o su acreedor, puede separarlos del lado de su compaera e hijos y privarlos de los nicos consuelos de su miserable vida.—No se

PAGE 83

JOS ANTONIO SACO /79 /79 /79 /79 /79les da idea de la Religin, y ni tienen ese freno los brbaros que los gobiernan, quedando impunes sus excesos en la soledad de los campos;—porque la voz de aquellos infelices no puede llegar a los tribunales, por carecer de toda proteccin; y ni aun pueden ser testigos.—Repito que la humanidad y el inters del Estado, y el de los mismos amos claman por el pronto remedio de tantos y tan graves males; pero podrn ser funestos los efectos de la ley, que, con semejante objeto se publicase en las crticas circunstancias del da, y tan nulos para los siervos, como lo fue la bien intencionada Real Cdula de 31 de mayo de 1789. Por tanto, soy de dictamen que recomendando las consideraciones de humanidad, y el verdadero inters, que tienen los hacendados en la procreacin de sus esclavos; y que, para conseguirlo, es indispensable tratarlos bien; se establezca, por un cuadrienio, el premio anual de 3 000 pesos, y la gracia de una cruz, al amo de ingenio, que en esta Isla logre tener mayor nmero de esclavos nacidos que muertos. Otro premio de 2 000 pesos al segundo de esa clase, haciendo de ambos, y de los dems que sobresalgan, honrosa mencin en el diario de esta ciudad, y que se les den gracias por el Capitn General. Que se castigue con una multa de 500 pesos al dueo de ingenio, que se presente con menos nacidos y ms muertos, y con otra de 200 al que le siga en la misma desgracia.—Y para asegurar la justicia y el acierto de estos premios y castigos, servirn las listas que se prescriben en el Captulo 12 de la citada Real Cdula de 31 de mayo de 89, comprobadas con el aviso separado que en una esquelita debe dar el Cura al Protector sustituto del distrito el ltimo da de cada mes, de los bautismos y entierros de esclavos, que en su parroquia ha habido. El Capitn General, con mi acuerdo, si se cree conveniente, har un Reglamento para que se adjudiquen con imparcialidad los citados premios y penas, y se formen como es debido, y entreguen a quien correspondan las referidas listas.—El mismo Jefe debe establecer el protectorado, con las tres divisiones que he indicado en la ‘Observacin 61’, y las Subdelegaciones necesarias, formando conmigo y con la Audiencia, que se crea indispensable el conveniente Reglamento; y dejando para despus de que hablen los hacendados el sealamiento de sus obligaciones, el de las penas en que incurrirn, si no cumplen con ellas, y el modo de averiguar y corregir estas faltas.—Por ahora, debemos reducirnos a manifestar a los amos, con la suavidad y secreto que el Capitn General juzgue conveniente, que S.M., por razones de justicia y por la utilidad de ellos mismos, quiere que los esclavos sean instruidos en los principios y prcticas religiosas; que tengan el descanso, alimento, vestido, alojamiento y asistencia necesaria: que, por ningn motivo se trabaje los domingos; que se acaben las llamadas faenas y contrafaenas ; que no se les castigue con exceso; que se guarde con las hembras el recato necesario, y se conceda a las preadas y paridas los alivios que pida su situacin: que los Protectores estarn especialmente encargados de velar sobre todo esto, para corregir como corresponda a los amos obcecados; y que, a reserva de lo que con audiencia de ellos se provea sobre las circunstancias que deben concurrir en los blancos encargados de la direccin o gobierno de las haciendas, se exija desde ahora que sepan leer y escribir.—Que se declaren gleboe adicti los esclavos campestres, no pudiendo rematarse ni aun para pagar al Fisco, y slo cuando ellos lo soliciten con justa causa; o se haya reservado ese derecho en la escritura de venta, sea permitida su separacin de la hacienda en que se hallen; cuidando siempre de combinar las cosas de modo que los casados no abandonen sus familias. Que la esclava, madre de cuatro hijos vivos, no vaya a trabajar al campo, y goce de doble tiempo de descanso que las otras.—Que a la que tenga seis hijos vivos se pague adems la gratificacin mensual de 1 peso, la cual se vaya aumentando con 1 peseta, adems, por cada uno de los hijos que pasen de seis.—Que el esclavo pueda heredar, y sea admitido por testigo en los casos sealados por la ley de Partida, y en los dems que el Juez lo crea oportuno, quedando al arbitrio de ste, dar al dicho de aqul el valor que merezca, segn las circunstancias. Y aunque es poco lo que hay que hacer en favor de los esclavos urbanos, porque en general son felices en su estado, llama mi atencin un estableci-

PAGE 84

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 80\ 80\ 80\ 80\ 80\miento que existe en los fosos de la muralla de esta ciudad, para castigar a los que all se remiten por sus amos. Conviene moderar este abuso, siquiera por nuestro decoro, o por evitar el escndalo que debe causar al forastero, or todas las madrugadas tantos latigazos y tantos gemidos. El Capitn General puede poner remedio con la menor insinuacin, repitiendo que no es por ese solo respeto, por el que los esclavos urbanos deben llamar la atencin, sino por el de su excesivo nmero y descuidada polica.—Es de la mayor urgencia ocuparse de este particular; pero, para hacerlo con provecho, debe tomarse el ms exacto conocimiento del nmero de esclavos que hay en cada casa, con expresin de su destino, y si es posible, de sus buenas y malas calidades. La Capitana General tiene la mayor facilidad para adquirir estos datos, y con ellos a la vista, oyendo a los amos sensatos, que tambin deben hablar sobre la sujecin de tantos libres ociosos, no es difcil arreglar este interesante punto de polica, o bien sometindolo a este Capitn General con mi acuerdo, o que sobre stos demos a V.M. el conveniente informe.— Punto 4—Establecer un sistema de Manumisin gradual .—En las 19 ltimas ‘Observaciones’, he manifestado mi opinin a todo lo que nuestro autor propone en este punto. Deseo, como l, la extincin de la esclavitud, y conozco que mientras exista, servir de mucho apoyo a la preocupacin del color. Pero, adems de creer que en nuestras actuales circunstancias es muy peligroso abrir nuevas puertas para la manumisin, pienso que son imaginarias todas las que se nos recomiendan.—Dejemos esto, por ahora. Dejemos para ms tarde la consumacin de la obra y contentmonos con trazarla, comenzarla, y establecer los medios de que siga hasta su fin, sin traspasar jamas los lmites que nos seala la experiencia y el buen juicio.—Estoy muy lejos de presumir, que todo se conseguira con adoptar mi plan, pero, al considerar lo mucho que he trabajado en l, es natural que desee que se examine y juzgue con la misma detencin, y se debe disculpar que me atreva a pedir a V.M. con la mayor sumisin, que, al intento se nombre una Comisin de dos Ministros de los que tienen ms conocimiento del estado de este pas, que, unidos a nuestro Fiscal, vean con despacio este complicado negocio, y se pongan en estado de informar sobre cada punto en trmino de que resulte la acertada resolucin que todos apetecemos. Pero V.M. determinar como siempre lo ms justo y conveniente.—Habana 28 de mayo de 1832.— Francisco Arango 10Ya no existe. 11Wilberforce, prosiguiendo su humanitaria misin, en octubre de 1814 escriba una notable carta al prncipe de Talleyrand, que terminaba de esta manera: “Reconoced vuestro verdadero puesto y ocupadle, colocaos al frente de esa generosa y poltica empresa, propia del carcter de un pueblo ilustrado y liberal. Obrad de una manera digna de la grandeza y de la antigedad de vuestra nacin. Si pensis que haris ver con ms claridad el desinters y la liberalidad de vuestras razones, y sobre todo, que no obris bajo ninguna influencia extranjera, no mezclando ninguna estipulacin sobre la trata de negros con la negociacin general, tomad vuestras medidas separadamente. Pero que no queden frustradas las esperanzas que habamos abrigado de que interpondrais vuestra influencia para con las naciones europeas. ¡Ah! Ms que esto, colocaos al frente de la gran hermandad de justicia y de beneficencia. Entre los antiguos prncipes exista la costumbre de celebrar el nacimiento de un hijo, o cualquier otro acontecimiento grato, por algn notable acto de munificencia o de misericordia. Que la era de la restauracin de vuestro soberano en el trono de sus mayores, quede sealada en las pginas de la historia, como la era tambin en que el frica fue libertada de sus verdugos, y en que su poblacin, tanto tiempo ultrajada, obtuvo el goce de los justos ttulos que tena a los derechos y a los privilegios de la especie humana. ¡—Lettre, a son Excellence Mr. le Prince de Talleyrand Prigord Ministre et Secrt, d’tat de S.M.T.C. au Dpartement des affaires trangeres, et son plenipotentiaire au Cangrs de Vienne, au sujet de la Traite des Ngres: par W. Wilberforce, Ecuyer, membre du Parlament Britanique.—

PAGE 85

JOS ANTONIO SACO /81 /81 /81 /81 /81Traduit de l’anglais. A Lndres: de l’imprimeire de Schulze et Dean.-Octobre 1814. (V. M. y M.) 12Don Pedro Gmez Havela, marquz de Labrador, naci en Valencia de Alcntara (Extremadura) y muri en Pars en 1850. Antiguo ministro del rey de Espaa Carlos IV en Florencia, acompa a Fernando VII a Bayona, permaneciendo en Francia hasta 1814, en que fue nombrado embajador de Espaa en el Congreso de Viena, despus en Npoles y, por ltimo, en Roma. Fue partidario del pretendiente Don Carlos, concluyendo su carrera en Francia. Fue quien negoci el matrimonio del rey don Fernando VII con Da Mara Cristina de las Dos Sicilias. Labrador public en Pars, en 1849, unas memorias sobre su vida pblica y privada. ndice biogrfico de la obra Correspondance indite du. P de Tayllerand et du roi Luis XVIII. (V. M. y M.) 13Vase en la coleccin de documentos del Congreso de Viena, publicada en Pars en 1814 y 1815 por Federico Schoel, consejero ulico y agregado al ministerio prusiano en Francia, el protocolo de la conferencia de los plenipotenciarios de las ocho potencias, celebrado el 16 de enero de 1815. Vase tambin la traduccin que de la parte relativa a Espaa, se hizo por un espaol, y se public en Madrid en la Imprenta Real en 1816. 14Bryan Edwards, History of the British Colonies, vol. 1, cap. V. 15El prncipe de Talleyrand en sus cartas al rey Luis XVIII durante el Congreso de Viena, publicadas por M. G. Pallain en Pars en 1881 (E. Plon et Cie.), habla de este asunto de la abolicin del trfico de negros, como el objeto de la ms frentica pasin de parte de Inglaterra. (V. M. M.) 16El seor Saco no estuvo en lo cierto al presumir tal cosa. Nosotros, que hemos examinado detalladamente la curiosa correspondencia entre el Real Consulado de La Habana y su apoderado en la corte D. Francisco Antonio de Rucavado, conservada con esmero entre los papeles del inolvidable y benemrito secretario de aquella Corporacin D. Antonio del Valle Hernndez, que nos franque su seor hijo del mismo nombre, hemos tenido ocasin de leer la conclusin del dictamen del Consejo de Indias, que dice as: “As que, el Consejo es de parecer de que V.M. se digne mandar que cese desde luego y quede perpetuamente abolido en todos sus dominios el comercio de negros; entendindose esta determinacin sin perjuicio de que los que tengan principiadas expediciones en este trfico bajo la garanta de la ltima concesin puedan concluirlas, observndose las reglas prescritas en las Reales Cdulas de 22 de abril de 1804”. “Que la devolucin de las embarcaciones negreras apresadas, e indemnizacin de perjuicios que solicita el Consulado de La Habana es de justicia y corresponde por lo mismo que V .M. tenga a bien mandar que se haga la debida reclamacin por el Ministerio de Estado al Gobierno ingls, para lo cual se diga a aquella Corporacin que formalice y remita justificacin de los buques apresados, su porte, nmero de negros que conducan a su bordo y dems que conduzca a formar una idea cabal de las presas que se hayan hecho, y daos que deban comprenderse en dicha reclamacin”. “Es as mismo de parecer el Consejo que continen por ahora las exenciones y franquicias dispensadas a los frutos y producciones de la Isla de Cuba, sin hacerse novedad tampoco en el uso del libre comercio en que se halla”. “Que el Consejo se ocupar con el mayor anhelo del expediente general, sobre si conviene o no adoptar, y bajo qu reglas, el comercio libre a toda la Amrica, y tambin de aumentar la poblacin de aquellos pases con gentes blancas, para ocurrir a los perjuicios que pueda ocasionar a la agricultura y comercio la abolicin del trfico de negros”. “Por ltimo el Consejo tratar tambin del gobierno econmico y polica que deba observarse con los esclavos que existan en nuestras colonias, para lo cual ser conveniente que V.M. se sirva mandar devolver la consulta, con resolucin o sin ella que elev con fecha de 17 de marzo de 1794 sobre suspender los efectos de la Real Cdula de 31 de

PAGE 86

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 82\ 82\ 82\ 82\ 82\mayo de 1789, que habla del buen trato, educacin y ocupaciones que deba darse a los negros”. Agregado a la carta de Rucavado de 29 de noviembre de 1816. Los ministros D. Francisco Requena, D. Francisco Ibez Leyva, D. Francisco de Arango y Parreo D. Francisco Xavier Caro de Torquemada, D. Jos Navia y Bolaos, D. Bruno Vallarino y D. Mariano Gonzlez de Merchante, pensaron de diferente manera y firmaron el voto particular que en el Apndice publicaremos ntegro. (V. M. y M.) 17El seor D. Antonio Bachiller y Morales, tan erudito y tan competente en historia americana, en sus notables artculos ya mencionados sobre “Los Negros”, publicados en el Mundo Nuevo Amrica Ilustrada New York, 1876, al hablar de esta indemnizacin, dijo que un ministro espaol haba dicho que esa suma se emple por el rey Fernando VII en comprar unos buques medio podridos a Rusia, para llevar tropas a la Amrica sublevada, refirindose sin duda a don Jos Manuel Vadillo, que en su obra Apuntes sobre los principales sucesos que han influido en el actual estado de la Amrica del Sur (Cdiz, 1836) as lo refiere. Tambin hablan del hecho Marliani en su libro sobre el combate de Trafalgar y don Jos J. de Acosta en sus notas a la historia de Puerto Rico de fray igo Abad y Lasierra. (V. M. y M.) 18Es importante esta real cdula y se halla en Zamora, Biblioteca de Legislacin Ultramarina tom. III, p. 124. 19Para probar que los ingleses con la abolicin del comercio de esclavos no tuvieron este malhadado propsito, vase lo que elocuentemente dijo el duque de Broglie en la Cmara de los Pares, en su discurso sobre la trata, el 28 de marzo de 1822. Csar Cant defendi tambin a la Inglaterra de tan injusta acusacin. El distinguido cubano D. Joaqun Santos Surez en su obra La Cuestin Africana en la Isla de Cuba publicada en Madrid en 1862, dedica un captulo a refutar estos cargos tan gratuitamente hechos a Inglaterra. (V. M. y M.) 20Ests palabras las dict en agosto de 1878.— Jos A. Saco 21Vase lo que en elogio del conde de Toreno ha dicho Wilberforce: “El comercio de esclavos se ha hecho mucho tiempo impunemente bajo la bandera espaola; pero un justo sentimiento del deber parece haberse despertado en el seno de las Cortes. El conde de Toreno ha empleado su distinguido talento en favor de nuestra causa, y las Cortes han sometido al fin a una pena infamante (diez aos de trabajos forzados) el crimen de la trata, bajo cualquier forma que se cometa. Las desgraciadas vctimas que se encuentren a bordo de los buques negreros sern en lo sucesivo libertados de la esclavitud. Es bello ver a un pueblo que funda actualmente su libertad, reconocer el derecho que otros tienen a gozar del mismo beneficio; y la conducta de Espaa en estos momentos, aumentar, no lo dudo, el inters que inspiran a los ciudadanos de Inglaterra los esfuerzos de ese pueblo para conquistar su independencia poltica”. Resum du discours prononc par M. Wilberforce dans la Chambre des Communes le 27 Juillet 1822 sur l’tat actuel de la traite des Negrees Londres, G. Schulze, 1822. (V. M. y M.) 22 Observaciones sobre la suerte de los negros del frica, considerados en su propia patria y transplantados a las Antillas Espaolas y Reclamacin contra el tratado celebrado con los ingleses en el ao 1817 Publcalas D. Juan Bernardo O’Gavan. Madrid, Imprenta del Universal, calle del Arenal, 1821. 23Estos diputados fueron el dignsimo sacerdote D. Flix Varela y los seores D. Jos del Castillo y D. Nicols Ruiz. Por reclamaciones que hizo de La Habana el partido que se llamaba pierino porque su jefe era el padre Pieres, clrigo gallego, liberal, travieso y muy versado en cuestiones forenses, las Cortes anularon aquellas elecciones, y en las nuevas que se hicieron en 1822, el nico reelecto fue Varela, nombrndose en lugar de

PAGE 87

JOS ANTONIO SACO /83 /83 /83 /83 /83Castillo y Ruiz, al joven jurisconsulto D. Leonardo Santos Surez y al ilustrado cataln D. Toms Gener, vecino de Matanzas. 24No habiendo el autor concluido esta obra no pudo cumplir su propsito. Este proyecto, que es uno de los documentos ms curiosos para la historia de Cuba, lo insertaremos ntegro en el Apndice. (V. M. y M.) 25En 1822 firm el Gobierno espaol una ampliacin o aclaracin al convenio de 23 de septiembre de 1817, pero no por eso ces el trfico; y tan escandalosas y frecuentes fueron las infracciones del tratado, que en 1825 se vio Mr. Canning en el caso de amenazar a Espaa con que si no obligaba a sus autoridades coloniales a cumplir con su deber, en vano implorara el auxilio de Inglaterra para que la ayudase a mantener a Cuba bajo su dependencia La amenaza de Canning trasmitida a Zea Bermdez en aquellos momentos por el embajador ingls Mr. Lamb, fue causa de una Real Orden expedida en enero de 1826, que hubiera dado fin al trfico prohibido, si la hubieran puesto en ejecucin. Las consabidas reclamaciones de lord Aberdeen en 1828, ni las enrgicas de lord Palmerston en 1830, ni las de Mr. Addington en 1831 obtuvieron respuesta alguna de parte de Espaa, y la trata sigui triunfante. Papeles presentados al Parlamento en 1827, 29 y 31. 26Carta pastoral que el Excmo. e Ilmo. seor obispo diocesano doctor D. Juan Jos Daz de Espada y Landa dirige al venerable den y Cabildo de su santa Iglesia catedral, superiores conventuales, predicadores, confesores y dems fieles de su obispado, a consecuencia de la Real Orden de 7 de enero del ao corriente que prohbe el trfico de negros en esta Isla. Habana, 1826. Imprenta Fraternal de los Daz de Castro, plazuela de San Juan de Dios. 27 Biblioteca de Legislacin Ultramarina en Forma de Diccionario Alfabtico por D. Jos Mara Zamora y Coronado, tom. III, p. 127. 28Informes de D. Francisco de Arango y Parreo a S.M. el rey sobre la condicin de los esclavos en la isla de Cuba, y urgente necesidad de la supresin de la trata, 1828 y 1832. 29Vase la pgina 257 del “Report from the select committee on slave trade treaties”, Aug. 1853, London. 30En prueba de mi aserto, lase lo siguiente: “El Fiscal ha dicho al principio de esta censura que presentar la verdad de los hechos sin consideraciones ni temor, los que no le arredran ni detienen cuando se trata de hacer conocer al Gobierno de S.M. la verdadera situacin del pas por cuya felicidad y bienestar se desvela en unin con los cuerpos colegisladores”. “La cuestin que tanto se ha controvertido de si puede o no sostenerse y prosperar la Agricultura en las Antillas sin el auxilio y brazo de los esclavos de frica, es el origen de una imposicin sobre este comercio clandestino de que se aprovechan varias autoridades y empleados y causa principal de su asombroso engrandecimiento y riqueza. Ms de 30 pesos fuertes, segn las circunstancias, se satisfacen por los armadores por cada cabeza sin distincin de sexo ni edad, las que computadas por el mnimum introducido anualmente que es de 2 000, produce una suma de 60 000 pesos que se distribuyen entre los partcipes en la forma siguiente: 8 al Capitn General; 2 a su Secretario; 2 al Segundo Cabo; 3 al Comandante de Marina; 1 al Capitn del Puerto; 8 al Intendente, de los que da 2 a su Asesor y 1 a su Secretario; 1 al Comandante del Resguardo; 2 al Escribiente del Resguardo; 1 al Subdelegado de Partido y 2 al Administrador de la Aduana”. Informes del Fiscal de la Audiencia de Puerto Rico, D. Fernando Prez de Rozas, en 1838.—Parte Civil. El Globo de Madrid de 8 de agosto de 1844 inserta el artculo que fue reimpreso por el Heraldo de Madrid de 9 del mismo mes y ao, en que hablando de las medidas que

PAGE 88

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 84\ 84\ 84\ 84\ 84\haba tomado el Gobierno espaol para acabar con la trata, deca que las principales autoridades de Cuba perciban una contribucin por cada negro que all se introduce. 31Canga Argelles en su Diccionario de Hacienda tomo II, artculo “Comercio de Levante”, impreso en Madrid en 1834, pide y considera como necesario el trfico de negros para el fomento de las Amricas. ¡Dios perdone al seor Canga el gravsimo error que cometi!

PAGE 89

APNDICES APNDICES APNDICES APNDICES APNDICESIInforme del Consejo de Indias acerca de la observancia de la Real Cdula de 31 de mayo de 1789 sobre la educacin, trato y ocupaciones de los esclavosCon fecha de 19 de junio ltimo nos remiti V.S. de orden del Superior Consejo de Indias, la Real Cdula expedida en 31 de mayo de 1789 sobre la educacin, trato y ocupaciones de los esclavos, con el expediente formado a su consecuencia; y en 6 de octubre nos pas V.S. igualmente las representaciones hechas sobre el particular por el Ayuntamiento de Santo Domingo, y el fiscal de aquella Real Audiencia, para que en vista de todo informsemos lo que se nos ofreciera. As lo vamos a ejecutar desconfiados de nuestras cortas luces; pero la gravedad de la materia har disculpable ante la sabidura de tan respetable tribunal, el que nos dilatemos ms de lo que quisiramos, y que mezclemos especies que tal vez parezcan desdecir de la sencillez de un informe. Ni aun el riesgo de ser molestos ha podido vencernos a tratar ligeramente un asunto en que se interesan al mismo tiempo las leyes de la humanidad, el crdito de la nacin, la obediencia a los reales preceptos, la prosperidad y tal vez el sosiego de nuestros dominios. Hablaremos, pues, de los intiles esfuerzos que siempre ha hecho la prudencia humana para fijar lmites entre la servidumbre y el dominio, comparemos en este punto la conducta de los espaoles con la de otras naciones antiguas y modernas; y manifestaremos lo que en nuestro sentir exigen las circunstancias actuales. Si en algunos pasajes nos desvisemos de la letra de la real cdula, se deber entender con la protesta de que nunca pretendemos llegar con nuestra censura a donde slo alcanza nuestro respeto. El deseo de aliviar la infeliz condicin de los esclavos produjo la mencionada cdula. Su objeto fue asegurarles una educacin cristiana, y moderar en lo posible el rigor y vilipendio con que siempre ha sido tratada esta miserable porcin del linaje humano. El pensamiento mirado en general fue muy bueno; pero como no todas

PAGE 90

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 86\ 86\ 86\ 86\ 86\ las buenas providencias son fcilmente practicables, en especial cuando su ejecucin abraza pases tan distantes como varios en su clima, costumbres y producciones, esta cdula que en casi todas sus clusulas respira el amor a la humanidad que la dict, ha hallado graves inconvenientes en el momento de su observancia. Apenas se comunic a los dominios de Indias cuando suspendindose su cumplimiento en la Luisiana, La Habana, Santo Domingo y Caracas, elevaron aquellos habitantes sus clamores al trono pintando la ruina de la agricultura, la destruccin del comercio, el atraso del Erario, y la subvencin de la tranquilidad pblica, como efectos inmediatos y precisos de la ejecucin de una ley que graduaban de incompatible con las circunstancias de sus respectivos pases. Los magistrados y tribunales no se atrevieron a contrastar el grito general de los pueblos, o porque no lo creyeron infundado, o porque huyeron de la responsabilidad de sus resultas, y enviaron el expediente a la decisin de S.M., que deseoso siempre de conciliar el bien de sus vasallos con el decoro de sus providencias, le ha pasado a la sabia madurez del Consejo. El asunto es arduo por su naturaleza, no menos que por sus circunstancias. La concordia de los derechos de la humanidad con los de la esclavitud se mir desde los tiempos ms remotos como el escollo de la filosofa y de la legislacin. Las repblicas griegas, cuyas luces han sobrevivido ya ms de 20 siglos a su existencia, siguieron rumbos opuestos en el trato de sus esclavos. Los atenienses pasaron por indulgentes, los lacedemonios se excedieron de rgidos. Roma en la larga carrera de su sabidura y su esplendor, no acert con el justo temperamento que exiga materia tan delicada; y una larga serie de ilustres legisladores que apuraron su integridad y su saber en arreglar los lmites de la servidumbre y del dominio, no pudieron libertar en esta parte a la jurisprudencia romana de la justa censura de los siglos posteriores. La antigua esclavitud qued en gran parte confundida entre las ruinas del gentilismo, cuando la religin cristiana extendi su benfico dominio sobre la tierra; y al presente slo nos quedara una imperfecta idea de ella entre los fragmentos de las leyes feudales, si el descubrimiento de las Indias no la hubiese hecho renacer con todos sus rigores. La imposibilidad de cultivar por medio de brazos libres los pases de Amrica situados bajo los trpicos, oblig segunda vez a los hombres al funesto recurso de los esclavos. Todas las naciones que poseen establecimientos en el Nuevo Mundo se hallan en el da agitadas sobre este punto de las mismas dificultades, que no pudieron superar los antiguos legisladores. Era imposible que dejase de suceder as. No entraremos en la difcil investigacin de si es o no justa la esclavitud, y si jams hubo legtima facultad en los hombres para desheredarse unos a otros del patrimonio

PAGE 91

JOS ANTONIO SACO /87 /87 /87 /87 /87 comn de la naturaleza. Pero lo cierto es que los cdigos de todas las naciones, incluso el de nuestras Partidas, que no cede en sabidura a ninguno de ellos, coloca la esencia de la esclavitud en el dominio adquirido por un hombre, sobre otro contra el derecho natural. El trato de los esclavos no es otra cosa que el uso de este dominio dudoso. No era de extraar, pues, que resultasen dificultades, injusticias y violencias en el goce de una posesin adquirida contra el primero de todos los derechos humanos. De aqu ha nacido la oscuridad que todava envuelve una materia tan agitada entre los hombres ms sabios; de aqu la contradiccin de las leyes con las costumbres y de las mismas leyes entre s; de aqu la inconciliable repugnancia de la sabia moderacin de Esparta contra las crueldades que autoriz su cdigo contra los ilotas; de aqu la conducta equvoca y verstil de la legislacin romana que ya declina a la inhumanidad, ya propenda hacia la indulgencia; de aqu los opuestos rumbos que en el da siguen en el trato de sus esclavos las varias naciones establecidas en el Nuevo Mundo. Dgase lo que se quiera en un asunto sobre que tanto se ha dicho; mientras no se aclaren los principios fundamentales de la esclavitud, siempre ser un nudo gordiano el combinar que un hombre pueda adquirir propiedad sobre otro hombre y que no pueda ejercer sobre l las esenciales prerrogativas que constituyen el derecho de propiedad. Entre la confusa variedad de ideas que tantos siglos y tantas naciones han aglomerado sobre una materia de suyo bien oscura, resplandecen las leyes de Espaa como las ms prudentes y humanas que se han hecho acerca de la esclavitud. As, los esclavos son mejor tratados en los dominios espaoles de lo que han sido los de ninguna nacin antigua ni moderna. Esta asercin de puro verdica no merecera que nos detuvisemos a demostrarla, si la gloria de la patria no nos tentase a hacer una breve descripcin de lo que han hecho y hacen sobre este punto las naciones ms cultas, y lo que nosotros mismos hemos visto practicar en nuestras posesiones americanas. Los hebreos no fueron los primeros que conocieron el uso de los esclavos, pues ellos mismos padecieron dura esclavitud en Egipto; pero son los primeros entre las naciones cuya historia ha llegado con claridad a nuestros tiempos. El legislador de Israel fue el mismo Dios; pero como en las leyes polticas y civiles acomod muchas veces su sabidura a la indocilidad del pueblo para quien las daba, algunas de ellas respiran cierta dureza que deba templar la ley de gracia. El seor entre los hebreos poda disponer de la vida de su esclavo con la notable circunstancia que si le mataba de pronto era culpable; pero si sobreviva uno o dos das al mal trato, aunque muriese de resultas de l se le reputaba indemne.

PAGE 92

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 88\ 88\ 88\ 88\ 88\ Los atenienses fueron entre los antiguos los que mejor trataron a sus esclavos. Sus leyes en este particular eran indulgentes y sirvieron de modelo a los romanos para moderar algunos artculos de su rgida legislacin. No poda el seor en Atenas quitar la vida a su esclavo; pero poda imponerle castigos muy rigorosos, prohibirle el matrimonio, y aun separarlo de su mujer. La legislacin de Esparta fue el ejemplo de la sabidura gentlica; pero desbarr acerca de los esclavos hasta confundirlos con los irracionales; y cuanto nos refiere la historia del trato que daban a los ilotas y los mesenios, es un continuo insulto contra la humanidad y la razn. Mientras subsisti Roma en forma de repblica, los seores fueron rbitros de la vida de sus esclavos, en trminos que a veces les daban muerte por motivos muy frvolos. Vedio Polion mand despedazar a un esclavo por haber roto un vaso de cristal. Augusto estorb esta ejecucin tan inhumana; pero l mismo hizo crucificar en Alejandra un esclavo suyo por haberse comido una codorniz. El emperador Adriano fue el primero que aboli este sangriento derecho de que se haba hecho tan enorme abuso. Sin embargo, no podan los esclavos maltratados por sus amos quejarse en ningn tribunal, ni apelar a ningn magistrado. Hasta la potestad tribunicia cerraba los odos a sus clamores. El nico recurso que al fin se les permiti fue el de refugiarse a los templos, y a las estatuas de los prncipes, desde donde podan deducir sus quejas, y constando que haban sido tratados con crueldad, se obligaba a su seor a que los vendiese a otro por su justo precio. Haba 900 aos que Roma miraba con indiferencia correr la sangre de sus esclavos cuando un emperador filsofo1 promulg esta ley humana que nos ha conservado el Cdigo de Justiniano. Los esclavos se reputaban por nada en el derecho civil. No podan adquirir, heredar, ni celebrar especie alguna de contratos, pues hasta los que hacan con sus seores, que parece llevaban embebido el permiso de ejecutarlos, se miraban como nulos. Carecan de potestad alguna sobre sus hijos. El que acusaba a su seor, aunque fuese delito de lesa majestad, tena pena de la vida. En el mismo rigor incurra el que se alistaba en el servicio militar. Cuando el seor era muerto violentamente, cuantos esclavos haba en la casa y aun los que se hallaban a distancia de poder or sus gritos, perdan la vida sin examen ni distincin entre hombres, mujeres, ancianos, nios, inocentes o culpables. Les era vedado el matrimonio, tolerndose la unin ilegtima de ambos sexos sin que la autorizase contrato civil ni ceremonia alguna legal. Aun despus que la religin cristiana fue dominante en el imperio, se ofrecieron tantas dificultades en este punto, que no pudieron los esclavos obtener la bendicin nupcial hasta los tiempos del emperador Basilio. En algunas pocas se moderaron estos rigores, en otras renacieron con ms

PAGE 93

JOS ANTONIO SACO /89 /89 /89 /89 /89 violencia; pero el general tenor de las leyes romanas respira sangre y dureza contra los esclavos. No hablaremos de la servidumbre feudal introducida por las naciones septentrionales. Sus siervos no eran propiamente esclavos sino una especie de mercenarios afectos a las posesiones territoriales que ocupaban una clase, bien que nfima y abatida, en el orden de los ciudadanos. Fueron en la cadena social el eslabn intermedio entre la libertad y la esclavitud. En los tiempos modernos, los franceses, ingleses, holandeses y dems naciones establecidas en Amrica, tratan a los esclavos con inaudito rigor. Ejecutan en ellos impunemente los castigos ms crueles sin que jams se les culpe de sus trgicas resultas. No se les deja el recurso de mudar de amo. No se admiten sus quejas en ningn tribunal. No pueden libertarse pagando el precio de su compra, ni el seor es rbitro de concederles este beneficio sino en remuneracin de su servicio extraordinario, impetrando antes licencia de los magistrados, que la conceden fcilmente, y hacen pagar al dueo el precio del esclavo en la caja que llaman de libertad. Muchos seores no alimentan ni visten a sus negros, sino que precisan a los hombres a mantenerse con lo que en das festivos ganan a costa de su sudor, y a las mujeres con lo que adquieren por precio de su prostitucin. No les permiten casarse; toleran la concurrencia ilcita de ambos sexos. Muchos dejan vivir a los negros africanos en la crasa idolatra de su pas nativo. En fin, entre estas naciones, los esclavos se hallan totalmente entregados al antojo de la codicia, su suerte depende del carcter individual del que los gobierna, que no encuentra freno alguno en las leyes que ponga lmites a su capricho. En los dominios espaoles es sin comparacin ms suave el trato de los esclavos. El seor, lejos de tener derecho de vida y de muerte, sobre ellos, no les puede imponer ningn castigo grave. Sus facultades en este punto son poco ms extensas que las de un padre de familia sobre sus hijos, y si se excede de cruel, el esclavo puede cambiar de dueo. Tienen los amos obligacin de alimentarlos y vestirlos, de educarlos en la religin y buenas costumbres, de curarlos en sus dolencias y de mantenerlos cuando los inutiliza la vejez. El esclavo puede casarse a su albedro y adquirir bienes. Se liberta por el mismo hecho de entregar a su seor el precio en que lo compr. Aun permaneciendo esclavo puede poner en libertad a su mujer y a sus hijos. Todo esto se halla autorizado y establecido en los dominios espaoles de Indias, y los que informan no pueden menos de rendir a la humanidad de sus habitantes el ingenuo testimonio de que por la mayor parte lo han visto en ejecucin. Algunas excepciones padece esta prctica general. El esclavo es ms o menos bien tratado, segn el genio, las facultades o la situacin de su seor. Lo mismo sucede a los criados libres. El

PAGE 94

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 90\ 90\ 90\ 90\ 90\ hombre duro y despiadado lo es con cuantos lo rodean, hasta con sus propios hijos; el apacible extiende su benignidad aun a los irracionales que caen bajo su poder. El rico economiza el sudor de sus esclavos; el pobre saca de ellos todo el jugo que puede. stos son defectos individuales que no puede obviar la constitucin ms perfecta; pero en ninguna posesin se hallan introducidos por la costumbre, ni tolerados por el disimulo, esos castigos horrorosos que hacen extremecer la humanidad. Si tal vez se advierte algn exceso, sus autores son motejados de crueles, y no slo encuentran en la censura pblica el castigo de su aspereza, sino que todos los tribunales estn abiertos a las quejas de los esclavos maltratados. En fin, la dulzura con que los espaoles manejan a los negros ha llegado a ser objeto de crtica y vituperio entre los extranjeros, que los zahieren en varios escritos, de que no saben sacar de la esclavitud todo el partido que parecera exigir el fomento de sus posesiones. A este humano trato debe atribuirse el que habiendo en los establecimientos espaoles muchos menos esclavos que en los de las dems naciones, hay mayor nmero de libertos; y que lejos de experimentar sus negros decadencia, prosperan y se multiplican. Los polticos franceses calculan, que para reponer la prdida de esclavos que padecen en sus islas, necesitan una introduccin anual de 25 000 de ellos. Respectivamente sucede lo mismo a los ingleses. Entre los espaoles se disminuye el nmero de esclavos por la facilidad con que se libertan; pero no porque perezcan entre los rigores de un trato inhumano, pues en el fondo las varias castas llamadas de gente de color, que deben su origen a la esclavitud, experimentan una rpida multiplicacin, que acaso en algn da podr causar recelos a la poltica. La buena suerte que disfrutan los esclavos espaoles es efecto de muchas causas reunidas. La primera, la suma atencin que desde el descubrimiento de Amrica pusieron nuestros soberanos en el buen trato de los indios, que por la analoga de su situacin, trascendi tambin a los negros. La segunda, la proteccin que a estas castas desvalidas han dispensado siempre los magistrados y los eclesisticos. La tercera, la sabidura de nuestras leyes patrias, que adoptando nicamente la parte benigna de la legislacin romana, cieron los derechos de la esclavitud a los precisos trminos de la necesidad. Esta tercera causa que envuelve en s todas las dems, merece ser tratada con alguna amplitud, porque de ella dimanan los principios que aclaran las dificultades que reinan en esta materia. El nico motivo slido que en sus principios pudo legitimar la esclavitud, sacndola de la esfera de una violenta usurpacin, fue la necesidad de reducir los hombres al trabajo, especialmente en los climas donde siendo caracterstica la indolencia, no poda subsistir la sociedad sin

PAGE 95

JOS ANTONIO SACO /91 /91 /91 /91 /91 este gnero de sujecin. Es muy probable, que ste fue tambin el primer origen de la esclavitud, que empezando por unos jornales forzados, perdieron insensiblemente todos los derechos de libertad natural. Por eso, en las partes meridionales del Asia, que sirvieron de cuna al gnero humano, y donde las costumbres son tan antiguas como el mundo; en el frica, donde el excesivo calor hace repugnante el trabajo, y en muchas de las tribus brbaras de Amrica que habitaban bajo los trpicos, se hall establecida la esclavitud desde tiempo inmemorial. Las naciones cultas de la Antigedad distantes muchos siglos de los primeros gobiernos, cuyas luces geogrficas y observaciones filosficas no pasaron de las zonas templadas y que nunca conocieron al hombre natural, sino siempre modificado por las relaciones sociales, no alcanzaron este origen primordial de la esclavitud. Despus de muchas investigaciones en el particular, concluyeron que el dominio sobre los esclavos dimanaba dedos principios. 1 Del derecho de la guerra que autoriza a matar los prisioneros, y que constituyendo a los vencedores en rbitros de la vida de los vencidos, con mayor razn los hace dueos de su libertad. 2 De la facultad que se supona en los hombres para venderse a s propios. Estos dos principios carecen de solidez, porque ni en la guerra es lcito quitar la vida al enemigo desarmado y rendido, como se supone al prisionero, ni el hombre puede enajenar su libertad en virtud de un contrato repugnante y nulo en todo derecho. En el primer principio equivocaron la esclavitud con el cautiverio; el dominio absoluto de un hombre sobre otro, con el derecho de sujetar al enemigo de quien tememos ulterior dao. En el segundo confundieron la servidumbre real por la cual se obliga un hombre a servir a otro bajo ciertos pactos ms o menos gravosos con la esclavitud personal o el enajenamiento ilimitado de las prerrogativas de hombre y de ciudadano. Pero los antiguos canonizaron aquellos principios de legtimos; y a pesar de que confesaban incompatible la esclavitud con la naturaleza, concluyeron que el dominio sobre los esclavos era un verdadero derecho de propiedad. Esta inconsecuencia de ideas, los enred en un confuso laberinto a que nunca hallaron salida, y as se advierte a los legisladores griegos y romanos siempre perplejos entre los impulsos de la humanidad a favor de los esclavos, y el miedo de ofender el sagrado derecho de propiedad en los dueos. Por la cada del Imperio romano cayeron sus costumbres, sus leyes y todo el sistema de luces, artes y culturas que haban heredado unas naciones de otras por espacio de muchos siglos. Naci un nuevo orden de cosas, y entre las muchas variaciones que experiment el sistema social, fue una de las ms notables que la agricultura, el comercio y la industria que en toda la dominacin romana haban estado como vincu-

PAGE 96

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 92\ 92\ 92\ 92\ 92\ ladas entre los esclavos, empezaron a ser ocupacin de brazos libres. La esclavitud separada de la necesidad que haba sido su principal apoyo, afloj desde luego las cadenas y fue cayendo por su propio peso, de suerte que a mediados del siglo XII, era ya casi desconocida en Europa. Siendo ya intiles los esclavos en cuyas faenas se haban subrogado los libres, cuantas leyes se hicieron acerca de la esclavitud fueron muy suaves, porque obraba en ellas la humanidad sin contradiccin del inters. Esto se colige claramente del derecho cannico, las leyes de Partidas, y otros varios cdigos de Europa. Las costumbres del mundo antiguo, que remataron con el Imperio romano, vinieron del oriente donde la esclavitud fue siempre dura. Las costumbres del mundo moderno, fundado por las naciones septentrionales, tuvieron su origen en el norte donde la servidumbre fue moderada como lo manifiesta Tcito, y la verdadera esclavitud casi desconocida. A fines del siglo XV se descubri el Nuevo Mundo. Sus conquistadores desengaados muy en breve de la lisonjera ilusin de encontrar los metales preciosos a poca costa, se vieron precisados o a abandonar unas inmensas adquisiciones intiles si no se cultivaban, o a cultivarlas para hacerlas fructuosas. No les era decoroso el primer partido, ni podan practicar por s mismos el segundo, porque sobre ser pocos les eran insoportables las faenas de la agricultura y la minera en los rigorosos climas de la zona trrida. Tentaron a echar esta pesada carga sobre los indgenas del pas, pero los indios de las islas y de todo el Nuevo Mundo, a excepcin de los dos imperios de Mjico y el Per, se hallaban todava en la infancia de la vida social. Contentos con las producciones que les brindaban espontneamente su fecundo suelo y los mares que les circundan, se resistan a las regulares y pesadas tareas que exige la tierra para franquear sus tesoros, se les quiso obligar por fuerza a un trabajo que repugnaba su indolencia y no pareca compatible con su debilidad: hallaron los indios protectores acrrimos; y en medio de las prolijas y enconadas disputas que se suscitaron sobre el modo de tratarlos, empezaron a disminuirse tan sensiblemente, que ya se vio su entero exterminio. En esta situacin se ech mano de los africanos como del ltimo e indispensable recurso. Se hallaron los hombres sin pensarlo en las mismas circunstancias de necesidad y casi en los propios climas que las sociedades primitivas; y renaci la esclavitud en la misma cuna en que haba tenido su primer origen. Los antiguos no haban conocido esta causa primordial de la servidumbre perdida en la noche de los tiempos; los modernos la conocieron como que la tenan presente, y de aqu procedi la notable diferencia que se advierte entre unas y otras legislaciones. Los antiguos miraron el dominio sobre los esclavos como un legtimo derecho: nosotros le miramos como una tolerancia contra el derecho, de que slo puede usar el hombre hasta el punto que la necesidad le ha

PAGE 97

JOS ANTONIO SACO /93 /93 /93 /93 /93 hecho tolerable. Las leyes griegas y romanas teman ofender el derecho de propiedad aun cuando moderaban los excesos del dominio. Entre nosotros no existe semejante derecho y el soberano puede, sin ofensa de la justicia, sealar el punto crtico entre los permisos de la necesidad y los derechos de la naturaleza. Las leyes en el da colocadas entre el seor y el esclavo, deben precaver los abusos del poder en el primero, y los riesgos de la insolencia o la desesperacin en el segundo; deben cuidar que no se desaliente a los propietarios inutilizndoles la adquisicin de unos brazos que se han reputado indispensables al fomento de ciertas regiones; pero no deben consentir que unos miserables, que no tienen ms delito que la desgracia de su nacimiento, queden abandonados a la inhumanidad de la codicia. A esto se debe reducir la legislacin acerca de la esclavitud, y de aqulla ser la mejor la que concilie con menos inconvenientes estos difciles extremos. Las leyes de Espaa son las que ms se han acercado a este punto medio de perfeccin. Sealadamente establecen tres puntos que, sin ofender los legtimos derechos del dominio, han suavizado la esclavitud hasta un grado desconocido entre las dems naciones. En primer lugar autorizan al seor para conceder la libertad a su esclavo, sin ninguna restriccin que coarte su benevolencia o su albedro. Por este medio excitan al esclavo a ganar con sus servicios la voluntad de su amo, y al amo a hacer con el buen trato menos aborrecible la servidumbre, fortificando de una y otra parte las recprocas relaciones de subordinacin, esperanza y beneficencia. En segundo lugar facultan al esclavo para adquirir su libertad, la de su mujer y sus hijos, devolviendo al dueo el precio en que los compr. Este establecimiento estimula al esclavo a ser industrioso para ganar un bien inestimable; prefija trmino justo a la esclavitud y precave las fatales consecuencias de la desesperacin. ltimamente, nuestras leyes abren las puertas de los tribunales a las quejas de los esclavos contra la crueldad de sus dueos, autorizando a los magistrados para su desagravio, y que en el caso de maltrato habitual obliguen al seor a vender a otro el esclavo maltratado. Bajo la idea de maltrato se comprenden todas las faltas de humanidad que puede cometer un individuo en el uso de su dominio sobre otro; la escasez de alimento, la falta de vestido, el exceso de tarea, el rigor del castigo, y el descuido en su educacin civil y cristiana. Por consiguiente, la ley en esta parte es un freno saludable que coarta las facultades de los seores a la raya de la razn sin lastimar su potestad domstica, pues en algn modo constituye a los esclavos en la clase de unos hijos desgraciados. Estas sencillas prevenciones de nuestras leyes puntualmente obedecidas, hubieran hecho intil la formacin de todos los reglamentos que se han expedido despus sobre la materia, y aun la real cdula de que en el da se trata. Pero de qu sirven las mejores leyes cuando

PAGE 98

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 94\ 94\ 94\ 94\ 94\ pierden su vigor en el conflicto con las pasiones? Estas y las malas costumbres que se fomentan a su sombra, son las que complican y oscurecen las legislaciones, obligando a multiplicar los decretos, a descender a casos particulares y a entrar en prolijos pormenores, que en algn modo mantienen a los hombres en un eterno pupilaje, y que tal vez producen un efecto contrario al que se haba propuesto el legislador. La Real Cdula de 21 de mayo del 89 no es otra cosa que una repeticin amplificada de nuestras antiguas leyes. Sus 14 captulos bien analizados, se reducen a que se d a los esclavos una educacin cristiana, y se les obligue a cumplir los preceptos divinos y eclesisticos, que se les alimente y se les vista; que se les ocupe segn su edad y sus fuerzas; que se les permita algunos ratos de honesta recreacin; que se les socorra en sus dolencias; que se les mantenga cuando los inutilizan la ancianidad y los achaques; que se fomenten sus matrimonios, evitando la unin ilegtima de ambos sexos; que se les obligue a la subordinacin y respeto, castigando sus faltas con moderacin y equidad; que los delitos que tengan trascendencia al bien pblico, se sujeten a la inspeccin de los magistrados, y que los mismos contengan los excesos de los dueos y sus mayordomos; que nadie pueda castigar al esclavo sino su seor o la persona a quien confe su autoridad; que se tengan y se presenten a las Justicias listas de los esclavos que cada cual tiene; que se siga un mtodo razonable en la averiguacin de las transgresiones que ocurran en esta materia contra las leyes; que las multas que se exijan con este motivo, tengan legtima inversin. Estas prevenciones que forman la sustancia de la cdula, se hallan expresa o virtualmente inclusas en nuestras leyes patrias; se fundan en el derecho natural, en los vnculos de la caridad cristiana, y en las inmutables reglas de la humanidad universal. Mirada la cdula bajo este aspecto, nadie poda poner bice a su cumplimiento sin chocar contra los dictmenes de la ms sana razn. Su prctica, lejos de ser peregrina, es muy usual en nuestros dominios de Indias. Los mismos que impugnan la cdula confiesan la solidez de estos principios. El Fiscal de Santo Domingo funda en ellos su apologa. Sin embargo, los primeros gradan la cdula de impracticable, y el segundo quiere que se lleve desde luego a efecto sin ninguna modificacin. Esta contrariedad de dictmenes es tanto ms notable cuanto que de un mismo antecedente parece que quieren deducir tan opuestas consecuencias. Una distincin que vamos a hacer da la solucin de este enigma, y manifiesta, en nuestro sentir, que la cdula, los que la impugnan, y los que la defienden, dicen en el fondo casi una misma cosa; aunque a primera vista aparezcan tan contrarios. Entre las leyes que arreglan las acciones humanas hay dos especies que muchas veces se confunden y siempre convendra distinguir. Hay

PAGE 99

JOS ANTONIO SACO /95 /95 /95 /95 /95 leyes preceptivas o constitutivas, y leyes ejecutivas o reglamentarias: unas que mandan lo que se ha de hacer o evitar, otras que prescriben el modo y trminos de la ejecucin. Las primeras son por lo regular sencillas e invariables. Las segundas suelen ser complicadas, y teniendo mucha conexin con las circunstancias, varan en la prctica, segn la infinita variedad de ellas. En las primeras siendo casi la misma cosa la letra con el espritu deja poca duda a la inteligencia. En las segundas, por bien explicadas que estn siempre aparece alguna especie de contradiccin entre el espritu y la letra. Cuando estas dos clases de leyes se promulgan con separacin, su prctica sufre pocas dificultades. Cuando en una misma ley se hallan inclusas la parte constitutiva y la reglamentaria, fcilmente se promueven contradicciones en la ejecucin. Aun son estas menores si su observancia se extiende a un solo pas anlogo en todas sus calidades; pero crecen inmensamente cuando se han de cumplir en pases distantes, varios y aun opuestos en clima, costumbres y producciones. Entonces como no es posible prevenir todos los pormenores de la ejecucin, los que en ellas se especifican no tanto deben mirarse como un mandato positivo, cuanto como un ejemplo propuesto a la prudencia judicial para que las adopte a la variacin de las circunstancias locales. Esto puntualmente sucede con la real cdula en cuestin y si bien se mira es el origen de la oposicin que ha sufrido su observancia. Su primer captulo, por ejemplo, prescribe que se instruya a los esclavos en la religin catlica y se les haga observar sus preceptos. Tal es la parte constitutiva de la ley que abraza a todos los individuos, sin excepcin de personas, y que debe cumplirse en todos los dominios espaoles del Nuevo Mundo, ricos o pobres, populosos o desiertos, desde el Ecuador hasta los polos. El mismo captulo previene que los esclavos hayan de estar catequizados en el primer ao de su residencia, para que dentro de l reciban el bautismo; que se les explique la doctrina todos los das festivos; que los dueos de las haciendas costeen sacerdotes, que en ellas les digan misa, les entere en los misterios de la fe, y las reglas de la moral, y que les administre los sacramentos; que no se les permita trabajar para s ni para sus dueos, en los das de precepto, sino en los tiempos de la recoleccin de frutos; que todos los das de la semana recen el rosario a presencia del seor, o su mayordomo, con compostura y devocin. sta es la parte ejecutiva o reglamentaria del captulo citado, que no puede cumplirse literalmente sino que se debe adoptar a la variedad de circunstancias; por ejemplo, a las de las personas, porque entre los esclavos unos son de despejadas luces y otros de tardsima comprensin. Habr negros que a los seis meses se hallen aptos para recibir el bautismo, y no pocos sern tan estpidos que en dos o ms aos no tengan la suficien-

PAGE 100

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 96\ 96\ 96\ 96\ 96\ te inteligencia en la religin para ser admitidos al gremio de los fieles. La misma variacin influirn las edades, porque los muy jvenes, a quienes apenas apunte la aurora de la razn, no pueden enterarse tan presto en las altas verdades de la fe y de la moral, como los hombres formados, cuyas potencias se hallan en la plenitud de su vigor. Por ms que se esfuercen los dueos, no podrn reducir a un mismo nivel tan notables desigualdades; y la rudeza de algunos individuos los expondr no pocas veces a las vejaciones de algn juez desafecto o mal intencionado. Igualmente debe acomodarse este captulo a los parajes, porque las haciendas opulentas podrn costear por s solas un sacerdote que ejerza las funciones explicadas. Las pobres entre las cuales muchas no pueden sufragar mayordomo, menos podrn mantener un eclesistico. Si el pas est bien poblado, podrn suplir este defecto, reunindose muchas haciendas para proveer a escote la subsistencia del ministro; pero si estn muy dispersas ser imposible que un sacerdote asista a ms de una, ni que los negros de varias se junten en un punto intermedio. No slo hay muchas haciendas que no pueden costear un eclesistico, sino que hay pases en Amrica donde es menor el nmero de los eclesisticos que el de las haciendas. De lo dicho se infiere que aunque en todas partes debe observarse literalmente la primera parte del citado captulo, la segunda habr de modificarse segn la distincin de personas, edades y pases, quedando a la prudencia de los magistrados el trmino y modo de su ejecucin. En el captulo 3 se prescribe que a los esclavos no se imponga trabajo desproporcionado a su sexo, edad y fuerza; y sta que es la parte preceptiva es arregladsima a razn; pero se aade, reduciendo este precepto a prctica, que el trabajo se principie y concluya de sol a sol, que se dejen dos horas libres a los esclavos para emplearlas por su propia cuenta; que no se obligue a trabajar por tareas a las mujeres, a los hombres mayores de 60 aos; ni a los jvenes menores de 17; y que en un mismo trabajo no se mezclen personas de ambos sexos. En esta parte es visible que la cdula debe modificarse segn las circunstancias, pues su ejecucin literal destruira una gran parte de los establecimientos de Indias. El reducir el trabajo de los esclavos de sol a sol, es muy fcil en las haciendas de varios frutos; pero imposible en los ingenios de azcar, en los plantos de tabaco, y en las oficinas de ail. En las primeras trabajando seis meses noche y da, aunque siempre repartida la faena entre los negros por tandas, apenas se puede perfeccionar la recoleccin del azcar; y se necesita todo este segundo afn para que un fruto, que ya ha hecho tan indispensable el uso, rinda una regular utilidad a sus dueos. En los plantos de tabaco se hace de noche la limpia de las matas, porque slo en la frescura de ella, se consigue destruir los insectos que las devoran. La cosecha del ail es de tal

PAGE 101

JOS ANTONIO SACO /97 /97 /97 /97 /97 clase que en la hacienda ms pinge debe concluirse en pocos das. En stos es la tarea incesante, pues en pasndose la hierba a los estanques donde fermenta, lo cual se arregla por horas y minutos en pocos momentos de descuido, estn perdidas todas las esperanzas del labrador. No hablaremos del beneficio de las miras al cual an son ms inadaptables si cabe, los pormenores de este captulo. No hay duda que el hombre debe trabajar segn su edad; pero en este punto, no se pueden sealar lmites fijos. Primeramente es muy difcil de averiguar la edad de los negros africanos o bozales, porque los ms de ellos la ignoran. Las seales exteriores son tan equvocas que se padece por ellas un error de 10 y 20 aos. Cuando al negro se le empieza a conocer la vejez suele estar ya muy cerca de la edad decrpita. Algunos empiezan a decaer de la edad temprana. Tal vez, un hombre de 60 aos se halla ms entero para el trabajo, que otro de 45. Muchos a los 15 aos desempean mejor su tarea que los que pasan de 20. La mezcla de los dos sexos en los trabajos ser tambin difcil de impedir; y en realidad aunque traiga inconvenientes la concurrencia de las doncellas y los jvenes; poco, o ninguno traer la de los hombres provectos y las mujeres casadas, especialmente en compaa y a la vista de sus maridos. Es claro, pues, que los que deben vigilar la observancia de este captulo, caern irremediablemente en mil equivocaciones, siempre perjudiciales a la agricultura, si se cien a su contexto literal, y no le modifican segn la variedad de producciones, estados y sujetos. Lo mismo puede demostrarse acerca del captulo que trata del castigo de los esclavos. ste es el punto en que ms han abusado los hombres de sus facultades, en ofensa de la humanidad; pero tambin es el de ms delicado arreglo. La cdula previene que se castigue a los esclavos con moderacin; pero aade que no se les pueda dar ms de 25 azotes, y eso con instrumentos suaves. La primera parte de este captulo es muy justa, y los seores deberan observarla, aunque slo siguiesen los impulsos de su inters. La segunda no puede menos de admitir muchas excepciones en la prctica; pues de lo contrario, coartando a lmites muy estrechos la facultad domstica de los amos, fomentara la insolencia de los siervos. En suma, recorriendo toda la real cdula, apenas hay captulo alguno que no contenga las dos partes referidas, y que siendo inalterable en la primera, no diga ntima relacin en la segunda con la infinita variedad de las personas, casos y pases a que se extiende su ejecucin. Los que impugnan la cdula, confunden estas dos partes en sus representaciones y lo mismo sucede al Fiscal de Santo Domingo en su defensa. Unos y otros confiesan que los puntos capitales que la cdula establece, son conformes a la humanidad y a la razn. Unos y otros convienen que resultarn inconvenientes de la literal observancia de sus detalles. Pero

PAGE 102

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 98\ 98\ 98\ 98\ 98\ de las dificultades que ofrece la prctica de esta segunda parte, infieren los habitantes de Amrica que el todo de la cdula es impracticable. De la solidez que resplandece en la primera, deduce el Fiscal de Santo Domingo que debe ejecutarse literalmente todo su contenido. Nos persuadimos que la mente de S.M. en la promulgacin de la cdula fue poner freno a los abusos del dominio, y no circunscribirle hasta el extremo de hacerle ms gravoso que til; que quiso proporcionar a los esclavos todos los alivios compatibles con su rudeza y la msera condicin de su estado, y no destruir en su raz la agricultura, desalentando a los propietarios en la adquisicin de los nicos brazos que pueden hacerla prosperar; que pens recurrir a la indolencia, a la arbitrariedad y al rigor de los dueos para que no descuiden la religin y las costumbres de estos infelices; que no los opriman con faenas exorbitantes, ni los maltraten con castigos crueles; pero no pretendi medir a pulgadas la instruccin, las tareas, ni las correcciones de los esclavos. En fin, que S.M. se propuso asegurar los derechos de la humanidad en la observancia de unos preceptos, prudentes y asequibles, y no publicar una ley ilusoria que en lo impracticable de su ejecucin llevase embebido un franco pasaporte para quebrantarla. Es cierto que la cdula detalla algunos pormenores que no son adaptables en su literal rigor a muchos de los pases para que se hizo; pero ste es un bice comn a todas las leyes generales que abrazan en su ejecucin un mundo entero, cuyas varias y tal vez opuestas circunstancias son incalculables a la prudencia humana. Estos pormenores, como queda dicho, no son preceptos que deban cumplirse a la letra, sino modelos o ejemplares, que a falta de una individualidad imposible, se proponen a la discrecin de los jefes, para que no se desven demasiado del blanco a que se deben enderezar sus providencias. Tal es nuestro modo de pensar y, consiguiente a l, somos de dictamen que para obviar dificultades no se insista en la ejecucin de la cdula como al presente se halla concebida. No creemos, sin embargo, que aun as como est, fuese capaz de excitar las trgicas conmociones que anuncian los habitantes de La Habana, Caracas y la Luisiana; ni que tampoco la observancia de todos sus captulos fuese tan llana como el Fiscal de Santo Domingo supone. Hay en esto, otra equivocacin de ideas que se debe rectificar. La suavidad con los esclavos podr aflojar las riendas a su indolencia, y tal vez hacerlos menos tiles; pero sus rebeliones siempre han sido y sern efecto del maltrato y del despecho. Supondremos por un instante que la real cdula sea impracticable, que sus captulos incluyan contradiccin con las circunstancias de varios pases, y con el carcter natural de los esclavos. Ser, si se quiere, el sueo de un gobierno humano que a fuerza de querer mejorar la suerte de los negros, los supone

PAGE 103

JOS ANTONIO SACO /99 /99 /99 /99 /99 menos estpidos, o ms dciles de lo que son; pero siempre su falta ser un exceso de piedad, y sta, llvese al extremo que se quiera, nunca impeler a los hombres a romper un yugo suave contra la naturaleza de las cosas y ejemplo constante de los siglos. Lo que verosmilmente suceder es, que se tropezarn muchas dificultades al tiempo de poner en prctica esta ley, como ya la experiencia lo ha empezado a manifestar; que los habitantes desconfiados de recoger el fruto de su industria repetirn con mayor vehemencia sus clamores, que los magistrados volvern a su perplejidad, y que entre las incertidumbres y las dudas que ofrecen los pormenores de la cdula, entrarn la arbitrariedad y la pasin; y hallarn una puerta franca para vejar a los hacendados, las justicias subalternas que siempre han manifestado en Indias ms propensin a abusar de su autoridad contra los ciudadanos, que los seores de su dominio sobre los negros. Repetimos, pues, que en nuestro dictamen convendr no insistir sobre la ejecucin literal de la cdula; pero una vez que S.M. quiere sealar su beneficencia en alivio de la ms desgraciada porcin de sus vasallos, ser muy oportuno hacer un extracto de los puntos capitales de sus 14 artculos en los trminos que se deja especificado en este informe, y que se comunique as a los dominios de Indias, con prevencin de que se convoque en cada paraje una junta compuesta del gobernador, del reverendo obispo o eclesistico ms dignificado, del jefe de la Real Hacienda, del regente de la Audiencia si la hubiere, del procurador general y otro miembro del Ayuntamiento; de dos hacendados y dos comerciantes que representen sus respectivos cuerpos; y que en ella, despus de ventilarse los medios ms convenientes de poner en prctica la voluntad soberana, se haga para cada provincia, o isla, una especie de reglamento municipal, que obvie para lo sucesivo el maltrato de los esclavos, y les asegure la mejor suerte posible con relacin a las circunstancias locales. Este arbitrio podr tener alguna demora; pero si ha habido algn pas en el mundo, desde que se empez a conocer la esclavitud, donde la suerte de los esclavos d treguas a la deliberacin, y no exija un auxilio ejecutivo, seguramente los son los dominios espaoles de Amrica. Sera de desear que la cdula u orden, en que se comunicase a Indias la voluntad del rey sobre este particular, no se encabezase atribuyendo su expedicin al maltrato que experimentan los esclavos en nuestros establecimientos. Los hombres han propendido siempre mucho a abusar de su poder sobre esta miserable porcin de sus semejantes. Los espaoles como hombres han pecado tambin en esta materia; pero no han pecado tanto como las dems naciones que se han hallado en igual caso, y quizs han pecado mucho menos de lo que podra hacer disculpable la rudeza de los negros, la despoblacin de sus pose-

PAGE 104

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 100\ 100\ 100\ 100\ 100\ siones y su inmensa distancia del centro de la autoridad. No ser justo, pues, que quede un momento poco honorfico a la humanidad de la nacin que hasta ahora ha tratado mejor a sus esclavos, en las mismas leyes en que su soberano da tan ilustres pruebas de su beneficencia. Aqu debera concluirse este informe con tanta ms razn que lo que vamos a aadir no dice precisa relacin con el expediente del da; pero es una secuela natural de los principios que quedan sentados. Si la esclavitud es slo una tolerancia que ha autorizado la necesidad, es injusta en los pases en donde los esclavos no son necesarios. A Espaa vienen de Amrica los negros para perder el hbito de la subordinacin y del trabajo, y a adquirir resabios perjudiciales con que luego vuelven a infestar a sus compatriotas. En varias provincias de Indias donde los naturales bastan al beneficio de la agricultura y la minera, los esclavos son un lujo gravoso, y una de las calamidades que envilecen y afligen la infeliz casta de los indios. Sera, pues, un acto propio de la generosidad de un rey piadoso, el proscribir la esclavitud en todos parajes donde las faenas campestres y domsticas pueden ejercerse, y de hecho se ejercen, por brazos libres. Ni queremos decir con esto que de una vez se d la libertad a los esclavos, como lo hicieron los anglo-americanos que extinguiendo de un golpe la esclavitud en sus provincias septentrionales, donde era ms perniciosa que til, lucieron el papel de humanos a costa de un sacrificio fcil, nuestras circunstancias y nuestro carcter exigen providencias ms circunspectas. Pero podamos con menos boato conseguir el mismo efecto, con slo mandar que en Espaa, y dems dominios donde no son necesarios los esclavos, no se volviesen a admitir en lo sucesivo. Con este solo decreto la misma facilidad con que entre nosotros se libertan, obrara en pocos aos la revolucin casi insensiblemente. En nuestros das hemos visto abolirse la marca de los negros, nico lunar que manchaba nuestra sabia legislacin, y que en realidad no era una ley nacional, sino una precaucin del Fisco. Las luces de nuestro monarca, y de sus ministros acaso no se desdearn de que se les proponga este paso ms hacia la clemencia. La madurez del Consejo sabr disimular este arranque de humanidad, que en el fondo no es otra cosa que una respetuosa insinuacin; enmendar nuestros yerros, y consultar a S.M. lo ms adecuado a la felicidad de sus dominios.—Dios guarde a V.M. muchos aos.—Madrid 3 de enero de 1792.—Juan Ignacio de Urriza.—Francisco de Saavedra.— Sr. D. Antonio Ventura de Taranco.

PAGE 105

JOS ANTONIO SACO /101 /101 /101 /101 /101IIRepresentacin dirigida por el Real Consulado de La Habana al Ministro de Hacienda en 10 de julio de 1799Como la insurreccin de esclavos de las colonias francesas fue la que ms influy en la creacin de esta Junta, y como lo que ms se encarg al conde de Casa Montalvo y a D. Francisco de Arango fue que estudiaran en su viaje los medios de combinar el aumento de nuestros negros con su tranquilidad y obediencia; el Consulado naci examinando un asunto de que podan resultarle tantos bienes como males. Por entonces comprendimos que el riesgo de insurreccin no era inminente aqu, porque estando nuestros siervos en situacin diferente, esto es, con goces civiles que no lograron sus vecinos, con el poderoso freno de la religin catlica, y con la sujecin sobre todo de ser menores en nmero que las personas libres, no se deba esperar que pensasen por s solos, o a lo menos que pudiesen sostenerse en rebelin: y en consecuencia acordamos que pues era tan notoria la urgencia que de brazos tenan nuestras frtiles campias, se buscaran con presteza los medios de socorrerla. Mas, antes de elevar al rey los que se propusieron en representacin de 22 de diciembre de 1797 nmero 103, se haba publicado el Bando de 25 de febrero de 1796; es decir, se haban tomado las posibles precauciones contra el temido contagio; y luego sin mucho intermedio volvimos nuestra atencin a la esencia del negro, esto es, a la polica y tranquilidad campestre; y aunque nos ratificamos en nuestro primer concepto de que en las actuales circunstancias slo podran temerse insurrecciones parciales, deseosos de prevenirlas y de establecer para siempre las reglas de nuestra seguridad interior, se nombr una comisin compuesta del seor marqus de Casa Pealver y de D. Antonio Morejn, que analizara el asunto y lo presentara cuanto antes a la resolucin de la Junta. Por desgracia no se hizo con la deseada brevedad este delicado informe y la Junta, cuidadosa de lo que tanto le importa, resolvi sin esperarlo, el punto ms urgente de l, esto es, el de la captura y castigo de cimarrones, elevando a S.M. un proyecto de Reglamento que mereci la honra de su soberana aprobacin y est produciendo en la Isla los ms saludables efectos;2 pero estando todava en la espera de aquel informe, para ver si se acordaba el fundamental arreglo de este ramo de polica, quiere nuestra mala suerte que en tres aos haya habido cuatro insurrecciones parciales de la mayor consecuencia, asomndose en las ltimas ms concierto y trascendencia. Cualquiera de aquellos sntomas bastaba para alarmarnos y para que, por una parte, disemos sin demora el paso que dimos en 18 de agosto de 1798, pidiendo a esta Capitana General el extraamiento de

PAGE 106

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 102\ 102\ 102\ 102\ 102\ negros ladinos y el establecimiento de un tribunal para el castigo de los esclavos delincuentes; y por la otra, siguisemos sin esperar ms informe que el verbal de nuestro sndico, la discusin y examen de este tremendo negocio. Mas, viendo que el mal creca tanto por la insubordinacin de esclavos en algunos ingenios de esta jurisdiccin, como por la funesta suerte de la colonia francesa del Guarico, en septiembre de 17983hemos aun apresurado lo que con ms detencin quisiramos meditar: y en el estado imperfecto en que el expediente se encuentra, lo elevamos por V.E. a manos del soberano, credos de que V.E. opinar con nosotros que hay ms riesgo en la demora, que en resolver el asunto sin toda aquella instruccin que acaso pudiera drsele. La independencia sola de los negros de Santo Domingo justifica en gran manera nuestro actual susto y cuidado, pues si los ingleses fomentan sus diablicas ideas, nada ser ms fcil que ver en nuestro pas una irrupcin de aquellos brbaros, y por lo mismo es urgente que se tomen providencias que eviten una catstrofe que tanto perjudicara al augusto soberano de tan productiva y bien situada colonia, como a los que en ella viven bajo de su proteccin. Pero cuando la Junta se acerca al caso de proponer las deseadas providencias, es cuando su celo desmaya, y sus angustias despiertan. Para cortar el contagio o, a lo menos, estorbar la entrada del negro enjambre, era preciso empezar por cerrarle todas las puertas o puntos de comunicacin que puedan hallarse en la Isla, y principalmente aquellos que ms inmediatos se hallan a su temible morada. Pero ni nosotros sabemos cules ni cuntas son estas funestas bocas, ni nunca podramos encontrar recursos para taparlas. Quinientas leguas de costas abiertas y despobladas que por la parte oriental estn casi unidas al incendio y que en el punto ms remoto de la occidental, es en el que puede decirse que tienen su principal fuerza, cmo han de poder guardarse de la entrada de un enemigo que lleva sobre su cuerpo todo el tren que ha menester y que para conseguir su intento no necesita acercarse a los lugares grandes o plazas fortificadas, sino quedarse en los campos, viviendo cmodamente con los frutos que producen y atrayendo a su partido los negros que va encontrando, para desolar en su unin todas las comarcas vecinas y evitar nuestros ataques, retirndose despus a bosques inaccesibles.—¡Qu prospecto! ¡Qu conflicto! La Junta por su instituto y porque en el caso presente son ms que nunca indivisibles los intereses de todos los habitadores de la Isla, quisiera con igualdad, mal dicho, con preferencia tratar de las precauciones precisas en la preciosa aunque inculta mitad que se extiende hacia el oriente, pero le faltan an las primeras nociones para formar sus ideas sobre ellas, pues no solamente carece de una carta topogrfica, sino tambin de noticias del nmero de sus esclavos, calidades y destinos.

PAGE 107

JOS ANTONIO SACO /103 /103 /103 /103 /103 Dir ms y con dolor, que son privadas, que han sido costosas las noticias que acompaa sobre las insurrecciones que all hubo. Y en este estado, qu puede hacer? Callar y tener confianza en la acreditada vigilancia de estos jefes superiores y aplicar todas sus miras a la parte pequea que conoce, o a la porcin que comprende la jurisdiccin de la Hacienda. Esta que llamamos pequea, comparada con el resto, tiene en su totalidad 1 500 leguas cuadradas de superficie, repartidas en ocho ciudades o villas y en 57 partidos de campo. Las ciudades o villas contienen una poblacin de 120 000 almas de las cuales habr una mitad en La Habana. Los 57 partidos campestres corren cada uno al cargo de un juez pedneo con un teniente para los casos de ausencia sin ninguna fuerza armada para hacerse obedecer y sin poblacin muchas veces siquiera para hacerse or. No son todos de igual poblacin y tamao. Por el contrario, se advierte que en los 14 de monte espeso que estn destinados a la crianza de ganados y que comprendern de 800 a 1 000 leguas cuadradas, apenas habr 1 500 esclavos e igual nmero de blancos. De los 43 restantes, 30 estn ocupados en las grandes labores y, sin embargo de que en ellos hay todava una gran porcin de terreno inculto, se cuentan ya 350 ingenios de azcar, muchos potreros o dehesas y bastantes estancias o sitios de labor. Los 13 restantes componen los arrabales de la ciudad o se ocupan en abastecerla de frutas, legumbres y granos. No diremos con fijeza el nmero de libres y esclavos que se emplean en estos 43 partidos cultivados; pero por un clculo de aproximacin, creemos que en los ingenios hay 30 000 esclavos de ambos sexos, 15 000 en los dems ramos de la agricultura y 20 000 hombres libres de todos colores. Resulta de la anterior descripcin que los placeres y la ociosidad atraen a las grandes poblaciones la mayor parte de los libres y que los mismos placeres los han de corromper e inutilizar para las guerras campestres; que ya son menos los blancos que los negros del campo y que su distribucin es tan irregular que los que sobran en unas partes harn mucha falta en otras, cuando no para remediar el mayor mal que tememos, esto es, un ataque formal de los rebeldes de Santo Domingo, al menos para apagar o contener al principio los grandes o pequeos esfuerzos que puedan hacer nuestros negros en busca de su independencia No es del resorte de la Junta hablar sobre lo primero, porque adems de rozarse con materias militares, sera ofender en cierto modo la notoria vigilancia del Jefe Superior de la Isla; pero s nos ser lcito recordar a V.E. las ideas que contena en este punto el “Discurso y proyecto sobre la agricultura de esta Isla” y decir en consecuencia que nuestros deseos son, que se disminuyan o extingan con la prudencia debida las milicias de color o al menos las de los negros; y si no se puede tanto, que se les apli-

PAGE 108

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 104\ 104\ 104\ 104\ 104\ que a un servicio menos activo dentro de las ciudades, nunca en los campos y siempre con la precaucin de no dejar en sus manos depositadas las armas: Que blanco ninguno sea exceptuado de las milicias, es decir, que se acaben los privilegios de que varios gremios disfrutan en este ramo, con sola la diferencia de que estos privilegiados unidos a los licenciados del servicio, se alisten sin goce alguno en cuerpos de milicias urbanas; que slo lleven las armas en casos de mucha urgencia; que para el cuidado de los campos se aumente la caballera o el nmero de tropas ligeras; y que por cualquier camino, esto es, el de tropas veteranas que vengan de Europa, o por el de regimientos fijos, se refuercen las guarniciones de las plazas de armas que tenemos en la Isla. Juzgamos que son urgentes todas estas providencias, y, por lo tanto, pedimos que las proteja V.E. con esmero y preferencia, sin que sirva de embarazo su mucha consideracin y la brevedad o desnudez con que las hemos propuesto, pues habiendo ya pintado el estado de esta Isla, a nadie puede ocultarse la necesidad o importancia de semejantes medidas para apagar o contener al principio los grandes o pequeos esfuerzos que puedan hacer nuestros negros en busca de su independencia. De desearla hasta buscarla, y desde aqu a conseguirla, hay una enorme distancia. Todo nuestro empeo, pues, se reducir a guardar estos peligrosos pasos. Sabemos que es natural el desear la libertad y que si no se toman las debidas precauciones, es casi de necesidad que a este deseo se una la tentacin de adquirirlo por medios aventurados. Pero sabemos tambin que hay medios muy eficaces para adormecer o enfriar aquel deseo inseparable de la triste servidumbre; que aunque no se empleen aqullos, o empleados, sean insuficientes, pueden ponerse en prctica otros que cierren la entrada a la tentacin violenta; y que aun cuando no lo consigan, queda todava el recurso de dejarla ineficaz, quitndole, por una parte, la posibilidad de intentar y la de conseguir, por la otra. Entremos por este orden en el delicado examen de estos importantes medios, reconociendo de paso los males que van a impedir y sus diferentes causas. Ni es culpable ni extinguible, ni debe tampoco temerse, el natural deseo de adquirir la libertad. Por el contrario, es funesta y puede muy bien evitarse la tentacin de adquirirla por medios aventurados, y esto es en lo que la moral, la ilustracin y las leyes tienen que trabajar con infatigable desvelo. ¡Ah!, si la primera y segunda tuviesen entre los hombres, o al menos entre amos y esclavos, el imperio que deban, de cunta confusin y embarazo se libertara la tercera! Pero porque nunca llegaron a la altura necesaria, porque ni los sabios romanos, ni sus insignes maestros, pudieron lograr jams que amos y esclavos fueran tan buenos y tan ilustrados como convena que fuesen, por eso se vio a sus gobiernos siempre embarazados y confusos en este ramo importante, em-

PAGE 109

JOS ANTONIO SACO /105 /105 /105 /105 /105 pleando ya la dulzura, ya la severidad, ya la fuerza, para mantener un derecho que no acertaron a fundar, ni menos a explicar y fijar. Nosotros que no heredamos su sabidura ni recursos; que estamos con mayores dudas sobre la legitimidad de un dominio que se adquiere traficando y no peleando como ellos; que por la mayor parte se ejerce en la soledad de los campos, lejos de los magistrados y de la poblacin civilizada, cmo podremos decir que hemos asegurado o al menos puesto en sus lmites el uso de la autoridad del amo y de la obediencia del esclavo? Cmo sin alucinacin nos podemos persuadir que hemos tomado todos los pasos por donde puede asomarse la violenta tentacin de sacudir este yugo? Es cierto que la religiosa piedad de nuestros augustos monarcas ha propendido siempre a aliviar y proteger la suerte de estos desgraciados y que despus de quitar al amo el antiguo y brbaro derecho de la vida y de la muerte, nuestras leyes les conceden cuatro consuelos que les neg y niega la poltica extranjera, y son el de tener arbitrio para pasar de un amo cruel a otro benigno; el de casarse a su gusto; el de poder esperar por premio de sus buenos servicios la deseada libertad; y lo que todava es ms notable y ms repugnante a la esencia del dominio, el de tener propiedad y poder con ella pagar la libertad de sus hijos, la de su mujer y la suya. Pero, ¡cuntos son los flancos que quedan todava descubiertos para que la tentacin se introduzca! Y aun cuando no los dejasen las insinuadas leyes, quin es el que puede asegurar su general observancia? Pase, pase cuando ms, en los lugares poblados y en las pequeas labores, porque en los unos vela el ojo del magistrado y en los otros, la natural dulzura de esta clase de cultivos, unida a la timidez que acompaa al pelantrn. Pero en la soledad de un ingenio, no hay ms magistrado que el amo. Su distancia del gobierno, el tamao de su fortuna y las consideraciones polticas que siempre es preciso guardar entre el seor y su esclavo, le ponen en situacin de ejercer impunemente la autoridad absoluta. Y es cierto que la humanidad corre gran riesgo en las manos de semejante ministro, porque todo lo estimula al abuso y al exceso. Se trata, en primer lugar, de una gran porcin de esclavos reunidos en un propio punto y esta reunin de fuerzas causa siempre sobresalto. Para tenerlos sujetos parece como indispensable valerse del resorte del miedo. Son duros y no dan tregua los trabajos de un ingenio, quiere decir que al menos exigen continuos esfuerzos y como sin inters jams se hicieron aqullos, es preciso que el castigo o la maa los produzca. Poco, poqusimo o nada debe esperarse de la maa de los directores o capataces de semejantes trabajos. Su rusticidad es conocida y basta verles a todas horas armados de machete y fuete, para que se conozca que aqullos son sus recursos.

PAGE 110

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 106\ 106\ 106\ 106\ 106\ La ley no limita el castigo, no seala el alimento, ni tampoco los trabajos de los esclavos. Les dio solamente el recurso de quejarse al magistrado para que reduzca al amo a la observancia de lo justo. Pero, qu recurso, gran Dios? Hay otra ley que previene que todo siervo que se encuentre a legua y media de su ingenio, sin licencia de su dueo, mayordomo o mayoral, sea por cualquiera aprehendido y vuelto a entregar a su amo. Cmo, pues, ha de llegar a la vista del magistrado el dilacerado, el hambriento, el fatigado esclavo? Y aun cuando por casualidad llegue, quin le defiende, quin le protege contra un poderoso que es amo y que a las naturales ventajas que le da su educacin, une la de que sus fechoras no pueden ser presenciadas sino por sus mismos cmplices o dems asalariados que viven y dependen de l? Previno tambin la ley que nadie quitase al esclavo el mayor de los consuelos que en su situacin puede tener, que nadie pudiese impedirle la eleccin de una compaera de sus miserias. En el sistema que constantemente han seguido nuestros ingenios y sigue la mayor parte todava, est eludida esta ley, porque siendo todos varones los esclavos y permitindose a muy pocos que vayan a los parajes en que pudieran encontrar hembras, es claro que decisiva aunque indirectamente se les impide gozar de tan apreciable derecho. No disimulemos, no, la exactitud y verdad de los anteriores raciocinios y de otros muchos todava ms fuertes que se pudieran formar, porque nos desmentir el material examen que haga cualquiera de un ingenio; y la simple reflexin de que mientras que en ellos se ven suicidios, coitos bestiales, fugas continuas, languidez en los semblantes, debilidad en los miembros, muchos enfermos y muertos; nada o casi nada de todo esto se advierte en los cafetales, potreros y dems pequeas labores. Al contrario, concluyamos con laudable ingenuidad que a pesar de nuestras leyes y de sus santos designios, debe por fuerza existir en los ingenios de azcar que no se hallan gobernados por hombres ilustrados y humanos la violenta tentacin que tanto susto nos causa. V.E. desear ya or los medios que en nuestro concepto son adecuados y eficaces para remediar este mal, pero la Junta repite lo que expuso a los principios, que cuando llega al caso de proponer estos medios, es cuando su celo desmaya, y despiertan sus angustias. Dijo, y dijo sabiamente el respetable ministro que ocup ltimamente la Secretara de Estado (informe del S.D. Francisco de Saavedra al Consejo de Indias, sobre la Real Cdula de 31 de mayo de 1789) que haba sido en todo tiempo el escollo de la filosofa y legislacin, la muy importante concordia de los derechos de la humanidad con los de la esclavitud y los individuos de esta Junta que fueron imparciales testigos de la fermentacin que caus el anuncio solamente de la citada real cdula, conocen por experiencia los grandes riesgos que hay en querer que se limite por la autoridad civil la domstica del amo.

PAGE 111

JOS ANTONIO SACO /107 /107 /107 /107 /107 Es oscuro, es peligroso en cualquiera poca poner la mano sobre esto, pero en la de la actualidad, en que la menor variacin producira, sin falta, un sacudimiento ruinoso, aconseja la prudencia que sin variar ni tocar la esencia de este derecho, busquemos indirectamente el modo de suavizar la suerte de nuestros siervos o lo que importa lo mismo, el de cerrar la entrada a la tentacin violenta de sacudir su yugo. El medio ms eficaz que para esto puede emplearse es el de dulcificar las costumbres de amos y dependientes, y de stos con especialidad. Con respecto a los primeros, propuso a S.M., el Consulado, el proyecto de un instituto literario y ahora lo recomienda a V.E. con nuevo encarecimiento.4 ltimamente ha ofrecido en unin de la Sociedad Patritica de esta ciudad, el considerable premio de 2 000 pesos fuertes al que componga el mejor tratado sobre el gobierno econmico de nuestros ingenios. En cuanto a mayorales y dems dependientes, es de mayor urgencia el establecimiento de remedio, porque se trata de unos hombres que teniendo a su cuidado encargos tan importantes, por lo regular no saben leer y ni aun siquiera pueden domesticarse, tratando frecuentemente con el cura de su parroquia. Son, por lo tanto, precisas dos providencias que con prontitud esperamos de la justificacin del rey y proteccin de V.E. Es la primera que tenga aqu cumplimiento la Real Cdula circular de 1 de junio de 1765, hecha para las Amricas con el utilsimo objeto de que en sus despoblados hubiese a cada cuatro leguas parroquia o ayuda de parroquia establecida en toda regla. La Junta no ha podido haber tan precioso documento y nicamente tiene las noticias que le ha dado este celoso intendente del vigor con que se observa en el reino de Guatemala. Pero aun cuando no existiese semejante disposicin, parece que debiera hacerse para un pas en que rindiendo culto los diezmos, slo hay 32 parroquias con algunos auxiliares para la asistencia de 1 500 leguas cuadradas de terreno, que estn divididas en siete grandes poblaciones rurales y 57 partidos y en que, como dijo muy bien el consiliario D. Jos Ricardo O’Farrill (en su informe sobre diezmos y primicias) tan necesarios son los auxilios de la religin para suavizar la rusticidad de las gentes del campo y hacer menos violenta y ms llevadera la infeliz suerte del esclavo. Sobre esto advertiremos tambin que como aqu no hay Real Audiencia falta fiscal que pida el cumplimiento de la cdula y convendra, por lo tanto, que pues la Junta por su instituto, es esencialmente interesada en la observancia de tan saludable providencia, sea ella quien deba pedirlo a S.M. y delegados. Es la segunda que se trate de mejorar la educacin y doctrina que se da a los nios del campo, estableciendo al menos escuelas gratuitas de primeras letras a la misma distancia de cuatro leguas; es decir, en cada

PAGE 112

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 108\ 108\ 108\ 108\ 108\ parroquia o ayuda de parroquia. De acuerdo con la Sociedad Patritica, proponemos un arbitrio que adems de ser suficiente nos parece muy adecuado al objeto y es el de que en cada partido de diezmos se destine para uso el producto decimal de uno de los muchos ingenios nuevos que todava no han contribuido, por estarse formando en la actualidad; hacindose su remate con el nombre de tercera casa doctrinal en los trminos en que se verifica el de la segunda que hoy se aplica a S.M., y corriendo con la administracin de este ramo y organizacin de las escuelas una junta que se componga del den de esta Santa Iglesia, el prior del Consulado, el director de la Sociedad y el regidor decano de este Ayuntamiento. El Consulado, por su parte, contribuir muy gustoso a estos establecimientos con lo que pueda faltar o con la cuota que S.M. asigne y no duda que a su ejemplo contribuyan muchos vecinos pudientes, con la misma prontitud con que para la de Gines lo han hecho los seores D. Nicols Calvo y D. Francisco de Arango y Parreo. Ser de grande eficacia la aplicacin de estos medios y ya que la Junta no encuentra el que sera ms seguro, a saber, el establecimiento de reglas que fijarn el trabajo y derechos del esclavo, y que, por lo tanto, suspende sus propuestas sobre esto, hasta que, o sea ilustrada por la memoria pretendida sobre el gobierno de los ingenios, o por el ofrecimiento que le hizo D. Francisco de Arango en sesin de 4 de julio de 1798; juzga al menos entretanto que para disminuir el inters que puedan tener los siervos en mudar su infeliz suerte, sera utilsimo hacerles amar la propiedad, darles mujer y darles hijos La Junta ha trabajado con fruto en este particular y a sus oficios se debe que ya sean solicitadas las hembras esclavas, cuando antes venan muy pocas, y aun stas no tenan compradores sino para el servicio domstico y siempre con largos plazos y por un tercio menos que los varones; pero como las armas que para esto hemos empleado, son las de la persuasin y contra ellas obran, por una parte, los escrpulos de los devotos que temen verdaderamente la mezcla de los dos sexos y, por la otra, los esfuerzos de la codicia que con aquella mscara trabaja en destruir un sistema que a su parecer aumenta los costos de los ingenios, sera con extremo oportuno que la justificacin del rey declarase solemnemente que sera muy de su agrado el que hubiera en cada ingenio al menos un tercio de hembras. Los P .P de la extinguida Compaa de Jess establecieron la prctica de permitir a los negros bozales que se uniesen por contratos, sin hallar inconveniente religioso en adoptar un temperamento que al paso que les hara olvidar la poligamia en que nacieron, los iba familiarizando con las reglas de nuestra Iglesia, hasta que bien instruidos en su santa doctrina, pudiesen recibir el bautismo y reducir a sacramento el contrato que haban celebrado, cuando se consideraban como unos gentiles que ni conocan nuestra ley ni estaban

PAGE 113

JOS ANTONIO SACO /109 /109 /109 /109 /109 con nosotros por gusto. V.E. sabr pesar la fuerza de estas razones e inclinar la real piedad al partido ms seguro. Tenemos mucha confianza en la virtud y eficacia de las anteriores precauciones y en las dems de su clase que el tiempo nos sugiriere; pero por si acaso fueren pocas en alguno o muchos casos, para equilibrar el peso que tiene la esclavitud y nacieren a su impulso las funestas tentaciones que hemos tratado de adormecer, establezcamos medios que cuando no les quiten la posibilidad de intentar, les quiten la de conseguir El trato y frecuente concurso de los negros de un ingenio con los de su vecino deben con cuidado evitarse y, sobre todo, la reunin de diferentes dotaciones. Con estas miras polticas y otras de mucha piedad, propuso el consiliario marqus de Crdenas y ha solicitado la Junta de este reverendo obispo la gracia de que no haya das exceptuados para los oratorios de ingenios, es decir, que en todas las fiestas del ao pueda celebrarse all el santo sacrificio de la misa; que en cada uno se consagre un campo santo para el entierro de sus esclavos; que el capelln pueda hacer el oficio de difuntos y que pueda al propio tiempo administrar los sacramentos de penitencia, eucarista y extremauncin, siempre que para ello tenga las necesarias licencias. Parece que el amo de ingenio que paga un diezmo crecido y que adems ha de pagar un capelln para su ingenio, tiene razn para pedir y esperar estas que llamamos gracias y que son en realidad obras de pura piedad y rigorosa justicia. Sin embargo, carecemos de semejante goce y la causa de esta carencia ha de ser una de dos, o el temor de disminuir la obvencin de los curatos, o el de causar el escndalo de llevarla sin trabajo y lo que es ms sin necesidad; pues los diezmos son bastantes para asegurar a los curas la ms brillante subsistencia. Nosotros, que conocemos la injusticia de esta obvencin, aun cuando sea el mismo cura el que administre los sacramentos, nos ofrecimos, sin embargo, a contribuirla religiosamente, con tal de que se nos concediesen las insinuadas gracias; y ahora repetimos lo mismo, pero con la esperanza de que la justificacin del rey nos facilitar a menos costa socorros tan esenciales y obtendr del Sumo Pontfice la correspondiente bula. Si para impedir la pacfica reunin de muchos esclavos estudiamos tantos medios, cuntos ms deben buscarse para impedir que se junten en gran nmero los prfugos o cimarrones? Con este objeto se hizo el Reglamento de capturas y con l ciertamente tuviramos lo que deseamos si los hacendados y capitanes de partido hubieran cumplido con la obligacin que les imponen los artculos 5, 7 y 8; pero no bastando esfuerzos para lograr unos datos de tanta necesidad e importancia, se acord por la Junta en 6 de febrero ltimo la publicacin de un bando para obtener exacta noticia de los esclavos fugitivos.

PAGE 114

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 110\ 110\ 110\ 110\ 110\ Pero la primera precaucin consiste, sin duda alguna, en fomentar por el campo, con tino y discernimiento, la poblacin de blancos. Se sabe que la casualidad fue la que en todos los pases distribuy hasta ahora la poblacin que hay en ellos, y que los hombres se inclinan a amontonarse en las villas y alejarse de los despoblados. Nosotros que tenemos delante las fatales consecuencias que esto produce en Espaa, seguimos no obstante su ejemplo y vemos con indiferencia que casi todos los libres estn a la sombra en los pueblos y que los negros esclavos, con un puado de blancos, son los que actualmente forman la riqueza de esta colonia. Es, por lo tanto, preciso que el gobierno se interese en remediar un mal que en los pases de esclavos y esclavos agricultores, es de mayor trascendencia. El remedio es conocido y en nuestra opinin depende primeramente del establecimiento de iglesias en los puntos convenientes y despus del ofrecimiento y concesin de franquicias que hagan til y agradable la vida campestre. Sobre lo primero dijimos antes todo lo conveniente y es ocioso detenerse en recomendar el cuidado que debe haber en situar oportunamente las iglesias que van a ser unos puntos de la reunin de blancos, porque las leyes previenen todo lo necesario y este gobierno, que celosamente cuida de su puntual observancia, tiene en la actualidad los eficaces auxilios del inters de la Junta. En cuanto a lo segundo, pensamos que para fijar en estos puntos las familias necesarias, sera justo que a las 20 primeras blancas que se estableciesen, se concedieran las mismas preeminencias que en el ttulo 6 del libro 4 de las Recopiladas se conceden a los primeros pobladores; que por espacio de diez aos se les dispense tambin de alcabala en todas las compras de tierras o haciendas del distrito y de los negros que en ellas introduzcan; que por el mismo tiempo se les liberte del pago de diezmos; que al menos por 50 aos se mantengan estas poblaciones en el estado de aldeas, sin que haya ms jurisdiccin que la espiritual que ejerza el cura y la pednea del capitn o teniente de aquel partido; que se den de balde a los citados 20 vecinos y los dems auxilios que pueda franquear la Junta Consular, siendo muy fcil conseguir los solares en las haciendas ya demolidas, porque los regalarn o darn a bajos precios sus actuales dueos; y en las que estn sin demolerse, que se imponga desde ahora la pensin de que por la licencia se separe el pedazo de terreno necesario para este fin. En nada de cuanto se pide para el fomento de aldeas, puede ocurrir inconveniente, sino es en la dispensa de alcabala y diezmos; pero si se reflexiona que estos hombres en las grandes villas nada cultivaban, ni contribuyen por consecuencia, se ver con claridad que la tal dispensa

PAGE 115

JOS ANTONIO SACO /111 /111 /111 /111 /111 es area y que ms bien es un cebo puesto para aumentar las rentas de la corona e iglesias. Aun con todos estos estmulos sern pocos los que abandonen el ocio y placeres de las grandes poblaciones y por lo mismo quisiramos que penetrado S.M. del riesgo que corre esta colonia si no se asegura en los campos un gran nmero de blancos, oyera con benignidad la consulta que en otro tiempo le hizo5 esta Capitana General para que se permita la voluntaria emigracin de algunas familias de Canarias a esta Isla, poniendo para ello las coartaciones que fuesen de justicia, y limitndose siempre al sobrante de la poblacin que aquellas islas pueden mantener con desahogo. Para completar la obra de la buena polica y tranquilidad campestre, falta slo que se adiestren en el manejo de las armas los blancos de estas aldeas; que tengan las que son propias para lidiar con los negros; que todos estn a la voz del jefe de su partido y prontos, para atacar cualquier palenque que en l haya o para apagar en su principio los primeros movimientos de sedicin o desorden. Pero, a quin encargaremos la ejecucin de este plan? A quin la pronta y severa administracin de justicia que por fuerza se requiere para que el blanco y el negro se contengan dentro de sus lmites? Las leyes 8 y 20 del ttulo 5, libro 7 de las Recopiladas encargan con mucha razn este importante cuidado a los jefes principales de cada comarca de Indias y con el mismo espritu habl el Reglamento de capturas en su segundo artculo; pero considerando ahora cun vastas y complicadas son las atenciones de este gobierno y cun difcil, cun imposible sera que entrase en tan fastidioso pormenor, juzgamos que fuera de grande importancia el que el Capitn General de la Isla tuviese un delegado nombrado por l mismo, con el trmino de cinco aos y a los dos de su entrada en este mando, cuyo encargo se redujera a cuidar de la polica de los campos, a proponer y acordar con el Capitn General las medidas conducentes a este objeto y a sustanciar brevemente las causas que son relativas a esta parte de la pblica administracin, en la cual lejos de excluirse, deben con preferencia comprenderse las crueldades que contra los esclavos se cometan. Y para que eso se detenga el castigo del delincuente y premio del inocente; para que no suceda lo mismo que en Puerto del Prncipe con los primeros negros sublevados, que despus de cuatro aos estn todava en la crcel esperando la resolucin de la Audiencia, se establecer un tribunal de apelaciones que decida stas, en trminos equivalentes a los que se observan ahora para las mercantiles, las de Nueva Orlens y algunas de Real Hacienda. Compondrase este tribunal de los letrados asalariados que S.M. tiene aqu, es decir, del teniente gobernador, y auditor de Guerra, del audi-

PAGE 116

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 112\ 112\ 112\ 112\ 112\ tor y fiscal de Marina, del asesor y fiscal de Real Hacienda, del asesor de Alzadas, si lo hubiere, y del Consulado; quienes se juntarn en la Sala Capitular o Consular una vez cada semana. En las primeras sesiones nombrarn los oficiales que necesiten, escogindolos entre los curiales de nmero y arreglados los dems puntos de organizacin, procedern a determinar a pluralidad de votos y con arreglo a las leyes, las apelaciones pendientes y las que en lo sucesivo ocurran. Todo esto se dice en el concepto de que la Real Audiencia Territorial se establezca en la villa de Puerto del Prncipe o a gran distancia de La Habana; mas, no si S.M. variare el destino de aquel tribunal y mandare establecerlo dentro de la jurisdiccin de esta ciudad, porque cesaran entonces los temidos inconvenientes y no hay razn para alterar el orden establecido. Tampoco juzgamos que la hay para pedir perdn del fastidio que por necesidad producir la multitud de especies que contiene este papel. Lo pediramos desde luego a quien tuviere menos celo que el que anima a V.E.; pero se trata, seor, de la tranquilidad de esta Isla, del conservar feliz en el dominio del rey la llave de las Amricas, y nada de cuanto se refiera a tan importante objeto puede fastidiar a V.E. ni parecerle excesivo. Esperamos, por lo tanto, conseguir lo que pedimos, es decir, que V.E. inclinar el real nimo a que sin demora adopte las medidas militares que al principio de esta representacin se insinan y que con la misma o mayor presteza se ocurra a lo civil, estableciendo el instituto literario; publicando en Espaa el premio de 2 000 pesos que se ofrece; mandando que aqu se observe sin excepcin, ni excusa la Real Cdula de 1 de junio de 1765 sobre curatos; fundando en los campos escuelas gratuitas de primeras letras a la distancia y con los arbitrios que se proponen; declarando que lejos de ser peligroso, es muy humano el que haya muchas hembras en los ingenios y casamientos si es posible entre los bozales; evitando la grande reunin de esclavos en los campos y facilitndoles con este fin todos los socorros espirituales dentro de sus respectivas haciendas; cuidando de que sean perseguidos y aprehendidos los cimarrones y que para conseguirlo, se observen sin indulgencia los artculos 5, 7 y 8 del Reglamento de capturas; fomentando oportunamente muchas aldeas o pequeas poblaciones de blancos, con cuyo intento se concedern a sus pobladores las exenciones que seala el ttulo 6, libro 4 de las Recopiladas de Indias la de diezmos y alcabalas por diez aos; que se les den solares de balde y los dems auxilios que sean posibles, sin permitir a lo menos por 50 aos que all creen jurisdiccin ordinaria; que para aumentar la poblacin de estas aldeas se permita la emigracin a esta Isla de familias canarias; que estos aldeanos tengan las armas e instruccin necesarias para conservar en su distrito el orden y tranquilidad; que haya un delegado del gobierno slo para cuidar de la tranquilidad campestre, de la observancia de las leyes y reglamen-

PAGE 117

JOS ANTONIO SACO /113 /113 /113 /113 /113 tos; y, por ltimo, que para que sea tan pronta como se necesita la administracin de justicia, haya en La Habana un tribunal de apelaciones que prontamente decida las que ocurran en este ramo. Nuestro Seor guarde la vida de V.E. muchos aos.—Habana 10 de julio de 1799. Excmo. Sr. O’Farrill.—Patrn.—Azcrate. Excmo. seor D. Miguel Cayetano Soler.IIIVoto particular del seor D. Francisco de Arango y de otros consejeros de Indias en el asunto de la abolicion del trfico de negrosLos ministros D. Francisco Requena, D. Francisco Ibez Leyva, D. Francisco de Arango, D. Francisco Javier Caro de Torquemada, D. Jos Navia y Bolaos, D. Bruno Vallarino y D. Mariano Gonzlez de Merchante piensan de diferente manera: su dictamen es el siguiente: Estamos conformes en que se prohba el trfico de negros; toda la Europa desdicindose ahora de sus antiguas mximas acaba de estipularlo as en obsequio de la humanidad; y ni sera decoroso que Espaa rehusara tomar parte en tanta gloria; ni adelantara nada con rehusarlo. Inglaterra, duea y seora de los mares, desea ardientemente la universal y perpetua abolicin de este trfico, y como tiene medios harto poderosos de conseguir a todo trance su deseo, intil y aun perjudicial sera de nuestra parte cualquiera oposicin. Mas, de ningn modo podemos convenir en que el trfico de negros se prohba repentinamente. Los Estados Unidos de Amrica que se ufanan de haber sido los primeros en prohibirle, concedieron a sus sbditos 21 aos de plazo. El Parlamento de la Gran Bretaa no tard menos de 19 en or a los hacendados de sus colonias, y acogan cuantas noticias podan esclarecer la materia, y encaminar con acierto su debate y decisin. El Prncipe Regente de Portugal le prohibi cinco aos despus de haber ofrecido a S.M. britnica que coadyuvara al logro de sus designios y aun esta prohibicin no fue general sino limitada a las costas de frica que estn al norte del Ecuador; pues respecto de las que estn al sur, S.A.R. ha querido reservar y diferir la prohibicin para otro tiempo y otro tratado. Imitando el ejemplo de estas tres naciones; nada se aventura, por el contrario, desvindose de las sendas que ellas han orillado con prspero suceso, se traspasan las reglas de la justicia, se desestiman las ms pru-

PAGE 118

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 114\ 114\ 114\ 114\ 114\ dentes mximas de la poltica; y sobre todo esto se corren grandes riesgos, tanto ms temibles cuanto son menos previstos. Cerradas las costas de frica a todas las naciones europeas, las provincias de Amrica que se encuentran en la triste necesidad de cultivar sus tierras con esclavos, no tienen medio ninguno para suplir la falta de los que mueran o se ahorquen. A lo cual es consiguiente que suba mucho el valor de los que ya existen en aquellas regiones, que se disminuya indefinidamente el producto de las haciendas, y que el precio de los frutos crezca en razn compuesta de aquella subida y de esta disminucin. Esos daos harto dignos de consideracin por s solos, llegaran a un trmino que la prudencia humana no puede calcular ni prever, si la prohibicin del trfico fuera repentina. Averiguada cosa es por cuantos han querido observarla, que las haciendas de Amrica no tienen para su cultivo los negros que necesitan y que en ninguna de ellas el nmero de hembras es proporcionado al de varones. Prohibir sbitamente el trfico de negros en tan desventajoso estado de cosas, sera acelerar los perjudiciales efectos de la prohibicin y hacerlos ms insoportables; sera condenar millares de hacendados a perder una buena parte de sus rentas, y lo que es ms, a sufrir sin poderlo remediar un gran deterioro y menoscabo en sus capitales; sera cegar de improviso todas las fuentes de prosperidad, y querer que el luto y la miseria hiciesen presa de los pases donde ahora reina la alegra y la abundancia. Pero dejemos a un lado los intereses de los propietarios, y olvidndonos de la justicia que tienen para exigir del gobierno que no los destruya de una plumada, y en un solo instante; fijemos nuestra consideracin en la triste suerte de los infelices que ya son esclavos. Sin mujeres con quienes casarse pasarn su amarga vida en violento e insoportable celibato, privados para siempre de las dulzuras y consuelos que el matrimonio facilita a todos los hombres, y ms particularmente a los desgraciados. Desprovistas las haciendas de los brazos necesarios para su labranza y creciendo cada da esta escasez de brazos, los pocos que en ellas queden habrn de hacer las mismas faenas que antes se repartan entre muchos; pues los amos a trueque de que sus rentas no mengen y sus capitales decaigan lo menos que sea posible, recargarn a sus esclavos con mayor trabajo. Como el valor de stos ha de subir exorbitantemente les ser ms difcil la consecucin de su libertad, porque ni ellos tendrn tanta facilidad en juntar el peculio necesario para comprarla, ni los amos sern ms francos y generosos en otorgrsela. As, el ponderado y dudoso bien que se intenta hacer a los habitantes del frica redunda en dao y calamidad de sus hermanos. Nos interesamos por unos brbaros sin polica ni civilizacin y que nunca han usado de su libertad sino para venderse o devorarse; y nos olvidamos de aquellos a quienes nuestra comunicacin y nuestra enseanza han hecho raciona-

PAGE 119

JOS ANTONIO SACO /115 /115 /115 /115 /115 les trabajadores, industriosos y cristianos. Escrupulizamos privar a aqullos de su vana y quimrica libertad; y a stos les remachamos las cadenas y se las hacemos ms pesadas. Ya que nos olvidamos de los esclavos de Amrica y aun de sus amos, razn sera que nos acordramos de nuestros propios intereses, y que en la actual penuria del Erario aprovechramos la favorable ocasin que se presenta para exigir algo de los ingleses en recompensa de la prohibicin que tanto desean. Esta mxima poltica practicada en todas las naciones del mundo no pudo ocultarse a la penetracin de S.M. y as cuando ofreci prohibir el trfico de negros dentro de ocho aos, exigi ciertas condiciones que no sabemos cules fueron. Sin que stas se hayan verificado todava, pretenden ahora los ingleses que el plazo de ocho aos se reduzca a cinco. En tal estado de cosas, lo ms natural y ms sencillo sera consultar a S.M. que accediera a esta pretensin; que ponderara bien el servicio que en ello haca, y que exigiera en retribucin de este servicio las mismas condiciones que haba exigido anteriormente, o las que su alta comprensin juzgase ms convenientes al bien general de sus dominios. Si en vez de seguir este camino sealado por la prudencia se prohbe inmediatamente el trfico de negros, los ingleses no creern que en esto se hace ningn sacrificio, puesto que se les concede an ms de lo que solicitan. No habr trminos hbiles para estipular cosa ninguna por va de resarcimiento, y S.M. perder intilmente los auxilios que de una nacin rica y poderosa podra exigir con tan justo y decoroso ttulo. Y qu dirn los habitantes de Amrica de una prohibicin tan sbita, tan inesperada y tan contraria a su bienestar? Vern con gusto o al menos con indiferencia que se les cierre de improviso y para siempre el mismo camino por donde pueden surtirse de los brazos que necesitan? Por los clamores con que la isla de Cuba pide que se prorrogue el plazo de 12 aos concedido a los buques espaoles en la Real Cdula de 22 de abril de 1804 para la introduccin de negros bozales, pudiramos asegurar, sin recelos de engaarnos, que los hacendados de aquella Isla llevarn muy a mal la repentina abolicin de este trfico. Los perjuicios que ocasione esta repentina abolicin en las dems partes de Amrica sern ms llevaderos, y de ah provendr tal vez el silencio que todas ellas han guardado; mas, en la isla de Cuba han de ser enormes e insoportables, y este convencimiento es la poderosa causa de sus clamores y repetidas instancias. Debindose los rpidos progresos de aquella Isla a la introduccin de negros que cultivan sus campos y a la exportacin que han hecho de sus frutos las naciones extranjeras, al punto que cualquiera de esos dos mviles deje de obrar es forzoso que decaiga su agricultura, se amortige su comercio y desaparezca su opulencia con ms o menos celeridad. El trnsito de la abundancia a la escasez, de la riqueza a la

PAGE 120

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 116\ 116\ 116\ 116\ 116\ miseria, es muy duro de hacerse y nunca se hace sin suma repugnancia. Las dos ltimas guerras con Francia y la Gran Bretaa pusieron insuperables estorbos a la introduccin de negros en dicha Isla. Los corsarios de Cartagena han estado y estn todava dificultando esa introduccin, y hasta los ingleses han apresado por frvolos pretextos varios buques espaoles que hacan este comercio. Por estas causas han sido ilusorios para la isla de Cuba los 12 aos sealados en la Real Cdula de 22 de abril y por las mismas se encuentran hoy sus haciendas tan desprovistas de brazos como si tal permiso no se hubiera concedido. En tan crticas circunstancias no ser prudencia hacer la dura prueba que quiere hacerse de fidelidad y constancia de aquellos naturales. Las leyes econmicas dictadas por influjo de potencias extranjeras tienen poqusima recomendacin, por muy justas que sean, en el nimo de los sbditos. Pues qu ser cuando tales leyes conceden a dichas potencias mucho ms de lo que solicitan? Y cuando tales concesiones son realmente contrarias a los intereses y manifiestamente opuestas a los apasionados deseos de una provincia vasta, opulenta y remota? Las razones expuestas hasta aqu nos parecen tan luminosas y convincentes que no acertamos a concebir cmo han sido desestimadas por el Consejo. Unnimemente acordes en que se prohba el trfico de negros, no encontramos razn plausible para que esta prohibicin se haga de repente. Ni el deseo de los ingleses, ni nuestra propia conveniencia piden que se lleven las cosas por tan arriesgado extremo. Algase el peligro de que se repitan en nuestras posesiones los estragos y horrores que en la colonia francesa de la isla Espaola; algase las injusticias con que los africanos son esclavizados por los europeos, y la sin razn que habra en dejar subsistir este inicuo trfico por un solo momento; pero estas razones ms tienen de especiosas que de slidas, y su aparente robustez se desvanece al punto que nos acercamos a reconocerla. El peligro que se teme de parte de los negros es tan remoto y fcil de precaver que bien pudiera llamarse vano, y las trgicas escenas de La Espaola, son felizmente de aquellas que nunca se representan dos veces. Para que all sucedieran tantas desgracias fue necesario que en Francia hubiera una sangrienta y feroz revolucin; que se formase en el calor de ella el insensato proyecto de libertar todos los negros e igualarlos con los blancos en derechos y condicin; que los comisionados de la Repblica los azuzasen contra todos aquellos que se oponan a las nuevas instituciones; que nosotros mismos disemos armas y municiones a algunos que aparentaban seguir la justa causa del rey; y, en fin, que los ingleses vistiesen, armasen, regimentasen y disciplinasen crecidsima porcin de ellos para hacer la guerra a los franceses y asolar aquella rica y floreciente colonia. De tan extraordinario conjunto de circunstancias provino que el negro Santos Louver-

PAGE 121

JOS ANTONIO SACO /117 /117 /117 /117 /117 ture se hallase cuando menos lo pens con una fuerza capaz de encender en su altivo nimo el osado pensamiento de sacudir el yugo y hacerse independiente. Como es moralmente imposible que vuelva a repetirse tan larga serie de maldades, de indiscreciones y de locuras, ser tambin imposible que los negros vuelvan a cometer en ninguna parte los horrores y estragos que en Santo Domingo. En nuestras posesiones es esto menos temible, porque en ellas el nmero de esclavos es muy inferior al nmero de libres y aun el de negros y mulatos no es desproporcionado con el de blancos, de cuyo prudente equilibrio resulta en favor de estos ltimos una seguridad tan estable que en tres siglos jams ha sido notablemente interrumpida. Las sediciones que alguna otra vez han suscitado nuestros esclavos han sido parciales y momentneas. La vigilancia de los magistrados y el inters de los amos han apagado el fuego con maravillosa presteza y facilidad, cuando apenas se descubra la llama. Este peligro que tanto se teme no puede aumentarse mucho con el corto nmero de negros que se introduzcan en el breve espacio de cinco aos; y aun en el caso de que se aumentara bastara para alejarle o disiparle, dictar providencias prudentes y sabias que no ocasionen perjuicios graves e irreparables. La otra razn tomada de la injusticia del trfico no tiene ms solidez que la precedente. Si el asunto no fuera de sumo tan grave y trascendental bastara decir para refutarla que las autoridades en que se ha querido apoyar no tuvieron aceptacin ninguna en la poca en que pudieron tenerla, ni sirvieron de estorbo para que los gobiernos ms ilustrados de Europa autorizasen el trfico de negros con sus leyes y le protegiesen con sus armas. Las mismas rdenes religiosas, cuyo hbito vistieron esos escritores, han posedo grandes haciendas sin haber escrupulizado nunca acerca de la esclavitud de sus negros; prueba irrefutable del poco aprecio que se ha hecho de tales opiniones. Sera, ciertamente, cosa muy extraa que los prncipes de Europa se hubieran cegado tanto en una materia tan clara, permaneciendo en su ceguedad por ms de 300 aos, y necesitado para salir de ella que el Parlamento de la Gran Bretaa les revelase ahora el recndito y misterioso dogma de que la esclavitud de los negros es contraria a los derechos de la humanidad. En el mundo ha habido siempre esclavos y los habr. Hbolos en el pueblo de Dios; hbolos en las antiguas repblicas de Grecia y en los antiguos imperios de Asia; hbolos en Roma, as en tiempo de los cnsules y de los emperadores; hbolos en los pueblos del norte que invadieron, sojuzgaron y repartieron entre s el Imperio de Occidente; hbolos, por fin, en todas las naciones modernas que se levantaron sobre las ruinas de este coloso. Actualmente los hay en muchos reinos de Europa. Los hay en Asia, y frica tambin est inundada de ellos. Las naciones que pueblan esta ltima regin tienen su derecho de gentes

PAGE 122

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 118\ 118\ 118\ 118\ 118\ como lo tienen todas por ms brbaras que nos parezcan. Ellas hacen la guerra, ajustan la paz, envan y reciben embajadores. A los prisioneros los devoraban o los mataban antiguamente; pero de tres siglos a esta parte los venden a quien los compra. En este cambio nada han perdido esos infelices, y si de ello dudase alguno, dganos cuntos de los llevados a la Amrica espaola, no siendo pocos los que se libertan y allegan caudal, han querido volver a la tierra en que nacieron. Mas, cmo han de quererlo cuando ellos mismos se avergenzan de ser bozales y ocultan esta cualidad con tanto estudio como entre nosotros encubre su infamia un ensambenitado? Es verdad que los negros hacen con esta ocasin algunos plagios y cometen algunas crueldades; pero stos son casos particulares que por s solos no bastan para decidir generalmente que el trfico es injusto y mucho menos para prohibirle de improviso. Harto frecuentes han sido siempre los robos y con todo eso a nadie le ha ocurrido pensar que sea injusta la introduccin del dominio, ni que el vano recelo de que fuesen hurtadas las cosas que se compran y se venden, sea fundado motivo para prohibir toda contratacin? Aunque el trfico de negros fuera tan injusto como se pondera, no por eso sera necesario prohibirle inmediatamente. La ley que prorrogase este injusto trfico no sera preceptiva, sino permisiva; nadie sera apremiado en fuerza de ella y el comprar o no comprar esclavos dependera enteramente del libre y espontneo albedro de cada uno. Compraralos el que tuviese por lcito este comercio; el que lo tuviese por ilcito no los comprara. La piedra de toque en materias de legislacin es no prohibir lo que mandan las leyes divinas, naturales o positivas; ni mandar lo que estas mismas leyes prohben. Cuando se contraviene a esa regla, despliega toda su fuerza aquella sabida mxima de que primero se debe obedecer a Dios que a los hombres Mas, cuando se trata de tolerar y permitir, han tenido lugar en todos tiempos y no pueden menos de tenerle las consideraciones de utilidad y conveniencia. El temor de causar mayores daos que los que se intentan remediar, ha podido siempre mucho en el nimo de los legisladores prudentes y as no hay cdigo ninguno por ms sabios que hayan sido sus autores y muy piadosos, que no abunde en este gnero de connivencias y permisiones. Nacidas de la flaqueza humana y dictadas por la necesidad de temporizar con ella, durarn tanto como las leyes y como los hombres. Por todas estas consideraciones somos de dictamen que se consulte a S.M. dicindole: 1 Que muy bien puede acceder a la solicitud del Prncipe Regente de la Gran Bretaa y prohibir a todos sus vasallos el trfico de negros bozales en la forma siguiente: En las costas de frica que estn al norte de la lnea equinoccial desde ahora mismo. En las que estn al sur de dicha lnea desde el da 22 de abril de 1821 en adelante.

PAGE 123

JOS ANTONIO SACO /119 /119 /119 /119 /119 2 Que S.M. britnica indemnice completamente a los dueos de las expediciones espaolas que sus cruceros han apresado, nombrando para este efecto persona que haga la correspondiente liquidacin de comn acuerdo con el Consulado de La Habana y el Intendente de Puerto Rico que son los que hasta ahora han reclamado. 3 Que S.M. britnica d rdenes estrechas y eficaces para que los mencionados cruceros no apresen, detengan, ni registren, por ningn pretexto, los buques espaoles que dentro del plazo estipulado fueren a comprar esclavos en las costas de frica que estn al sur del Ecuador. 4 ltimamente, que S.M. se digne tomar en consideracin los grandes perjuicios que van a sufrir los hacendados de Amrica con la abolicin del trfico de negros y dictar aquellas providencias que su alta comprensin juzgare ms oportunas para aumentar la poblacin de blancos en aquellos dominios y particularmente en la isla de Cuba, donde ha de ser mayor la falta de brazos, por cuya razn convendr muchsimo que S.M. no alterase ni restringiese entretanto que se examina este punto y se arregle el comercio en general, la posesin en que est dicha Isla de contratar directamente con los extranjeros amigos y neutrales. V.E. no obstante, etctera. Madrid, 15 de febrero de 1816.IVMemoria que demuestra la necesidad de extinguir la esclavitud de los negros en la isla de Cuba, atendiendo a los intereses de sus propietarios, por el presbtero don Flix Varela, diputado a CortesLa irresistible voz de la naturaleza clama que la isla de Cuba debe ser feliz. Su ventajosa situacin, sus espaciosos y seguros puertos, sus frtiles terrenos serpenteados por caudalosos y frecuentes ros, todo indica su alto destino a figurar de un modo interesante en el globo que habitamos. Cubrala en los primeros tiempos un pacfico y sencillo pueblo que, sin conocer la poltica de los hombres, gozaba de los justos placeres de la frugalidad, cuando la mano de un conquistador condujo la muerte por todas partes, y form un desierto que sus guerreros no bastaban a ocupar. Desapareci como el humo la antigua raza de los indios conservada en el continente a favor de las inmensas regiones donde se internaban. Slo se vieron habitadas las cercanas de varios puertos, donde el horror de su misma victoria condujo a los vencedores rodeados de una pequea parte de sus vctimas, y las cumbres de lejanos montes

PAGE 124

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 120\ 120\ 120\ 120\ 120\ donde hallaron un espantoso asilo algunos miserables que contemplaban tristemente sus albergues arruinados, y las hermosas llanuras en que poco antes tenan sus delicias. No recordara unas ideas tan desagradables como ciertas si su memoria no fuera absolutamente necesaria para comprender la situacin poltica de la isla de Cuba. Aquellos atentados fueron los primeros eslabones de una gran cadena que oprimiendo a millares de hombres les hace gemir bajo una dura esclavitud sobre un suelo donde otros recibieron la muerte, cadena infausta que conserva en una Isla, que parece destinada por la naturaleza a los placeres, la triste imagen de la humanidad degradada. Era imposible que el canal de comunicacin de dos mundos no recibiera el torrente de luces del civilizado y los inmensos tesoros que posea el inculto, y aun era ms imposible que con tales elementos no hubiera bastado un solo siglo para formar una nueva Atlntida. Sin embargo, la tenebrosa poltica de aquellos tiempos (si es que entonces tena alguna la Espaa), despus de haber dejado la Isla casi desierta, procur impedir la concurrencia no slo de los extranjeros, sino aun de los mismos nacionales, escaseando los medios de una inmigracin que hubiera consolidado los intereses de los nuevos poseedores. Se declar enseguida una tremenda guerra a la prosperidad de aquellos pases, creyndolos destinados por la Providencia para enriquecer a stos, e ignorando las verdaderas fuentes del engrandecimiento de unos y otros, fuentes obstruidas por la avaricia de algunos con perjuicio de todos. Esta conducta del gobierno produjo un atraso en la poblacin de aquella hermosa Isla, y anim a una potencia, cuyas luces la han inclinado siempre a diversos y seguros caminos para hallar sus intereses, anim, digo, a la Inglaterra en la empresa de brindarnos brazos africanos que cultivasen nuestros campos. La Inglaterra, esa misma Inglaterra que ahora ostenta una filantropa tan hija de su inters como lo fueron sus pasadas crueldades, y yo no s si diga como lo son sus actuales, pero disfrazadas opresiones, esa misma Inglaterra, cuyo rigor con sus esclavos no ha tenido ejemplo, esa misma introdujo en nuestro suelo el principio de tantos males. Ella fue la primera que con escndalo y abominacin de todos los virtuosos no dud inmolar la humanidad a su avaricia, y si ha cesado en estos brbaros sacrificios es porque han cesado aquellas conocidas ventajas. Pero ¡qu digo han cesado!... El Brasil... yo no quiero tocar ese punto... La Inglaterra nos acusa de inhumanos, semejante a un guerrero que despus de inmolar mil vctimas a su furor, se eleva sobre un grupo de cadveres, y predica lenidad con la espada humeante en la mano, y los vestidos ensangrentados. Ingleses, en vuestros labios pierde su valor la palabra filantropa, excusadla, sois malos apstoles de la humanidad.

PAGE 125

JOS ANTONIO SACO /121 /121 /121 /121 /121 Una funesta imprevisin de nuestro gobierno en aquellos tiempos fue causa de que no slo aprobase el trfico de negros, sino que, tenindolo como un especial beneficio, asign un premio de 4 pesos fuertes por cada esclavo que se introdujese en la isla de Cuba, adems de permitir venderlos al precio que queran sus dueos, como si los hombres fueran uno de tantos gneros de comercio. De este modo se crey que poda suplirse sin peligro la falta de brazos, ¡sin peligro, con hombres esclavos! El acaecimiento de Santo Domingo advirti muy pronto al gobierno el error que haba cometido; empero, sigui la introduccin de negros... Sin embargo, me sirve de mucha complacencia poder manifestar a las Cortes, que los habitantes de la isla de Cuba miran con horror esa misma esclavitud de los africanos que se ven precisados a fomentar no hallando otro recurso, pues adems de la falta de brazos para la agricultura, el nmero de sirvientes libres se reduce al de algunos libertos; digo algunos, porque es sabido que aun esta clase no quiere alternar con los esclavos, y slo cuando no hallan otra colocacin se dedican al servicio domstico. Mucho menos se encuentran criados blancos, pues aun los que van de Europa, en el momento que llegan a La Habana no quieren estar en la clase de sirvientes. De aqu resulta que los salarios son exorbitantes, pues el precio corriente es de 14 a 20 duros mensuales, y siendo una cocinera u otro criado de algn mrito, jams baja de 25 duros. Suplico al Congreso me dispense que haya molestado su atencin, refiriendo pormenores caseros, pues su noticia ilustra mucho para la inteligencia del extraordinario fenmeno de que un pueblo ilustrado y amable como el de La Habana compre esclavos y ms esclavos. El gobierno, lo repetir mil veces, el gobierno es quien puede evitar esto, proporcionando el aumento de libertos que por necesidad tendrn que ocuparse en el servicio domstico, bajando el precio de los salarios que con el tiempo ser muy moderado cuando se destierre la esclavitud, y algunos blancos no tengan a menos dedicarse a igual servicio. Me atrevo a asegurar que la voluntad general del pueblo de la isla de Cuba es que no haya esclavos, y slo desea encontrar otro medio de suplir sus necesidades. Aunque es cierto que la costumbre de dominar una parte de la especie humana inspira en algunos cierta insensibilidad a la desgracia de estos miserables, otros muchos procuran aliviarla, y ms que amos son padres de sus esclavos. Yo estoy seguro de que pidiendo la libertad de los africanos, conciliada con el inters de los propietarios, y la seguridad del orden pblico por medidas prudentes, slo pido lo que quiere el pueblo de Cuba. Mas, yo no quiero anticipar el plan de mis ideas, y suplico a las Cortes me permitan continuar la narracin de los hechos que sirven de base a las proposiciones que debo hacer sobre esta materia.

PAGE 126

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 122\ 122\ 122\ 122\ 122\ La introduccin de africanos en la isla de Cuba dio origen a la clase de mulatos, de los cuales muchos han recibido la libertad por sus mismos padres; mas, otros sufren la esclavitud. Esta clase, aunque menos ultrajada, experimenta los efectos consiguientes a su nacimiento. No es tan numerosa, pues no ha recibido los refuerzos que la de negros en los repetidos cargamentos de esta mercanca humana, que han llegado de frica; pero como son menos destruidos, se multiplican considerablemente. Ambas clases reunidas forman la de originarios de frica, que segn los cmputos ms exactos a principios de 1821, exceda a la poblacin blanca como tres a uno. Los esclavos se emplean en la agricultura y en el servicio domstico; mas, los libres estn casi todos dedicados a las artes, as mecnicas como liberales, pudindose decir que para un artista blanco hay 20 de color. stos tienen una instruccin, que acaso no poda esperarse, pues la mayor parte de ellos saben leer, escribir y contar, y adems su oficio que algunos poseen con bastante perfeccin, aunque no son capaces de igualar a los artistas extranjeros, por no haber tenido ms medio de instruirse que su propio ingenio. Muchos de ellos estn iniciados en otras clases de conocimientos, y acaso no envidian a la generalidad de los blancos. La necesidad, maestra de los hombres, hizo que de su infortunio sacaran los originarios de frica estas ventajas, pues hallndose sin bienes y sin estimacin han procurado suplir estas faltas en cuanto les ha sido posible por medio de su trabajo, que no slo les proporciona una cmoda subsistencia, sino algn mayor aprecio de los blancos; al paso que stos han sufrido un golpe mortal por la misma civilizacin de los africanos. Efectivamente, desde que las artes se hallaron en manos de negros y mulatos se envilecieron para los blancos, que sin degradarse no podan alternar con aquellos infelices. La preocupacin siempre tiene gran poder, y a pesar de todos los dictmenes de la filosofa, los hombres no se resignan a la ignorancia, cuando un pueblo justa o injustamente desprecia tales o cuales condiciones. De aqu se infiere cun infundada es la inculpacin que muchos han hecho a los naturales de La Habana, por su poco empeo en dedicarse a las artes, y no falta quien asegura que el mismo clima inspira la ociosidad. El gobierno es quien la ha inspirado, y aun dir ms, quien la ha exigido en todas pocas. Yo slo pido que se observe que esos mismos artistas oriundos de frica no son otra cosa que habaneros, pues apenas habr uno u otro que no sea de los criollos del pas. Las leyes son las nicas que pueden ir curando insensiblemente unos males tan graves; mas, stas por desgracia los han incrementado, autorizando el principio de que provienen. El africano tiene por la naturaleza un signo de ignominia, y sus naturales no hubieran sido despreciados en nuestro suelo, si las leyes no hubieran hecho que lo fueran. La rusti-

PAGE 127

JOS ANTONIO SACO /123 /123 /123 /123 /123 cidad inspira compasin a las almas justas, y no desprecio; pero las leyes, las tirnicas leyes, procuran perpetuar la desgracia de aquellos miserables, sin advertir que el tiempo, espectador tranquilo de la constante lucha contra la tirana, siempre ha visto los despojos de sta sirviendo de trofeos en los gloriosos tiempos de aquella augusta madre universal de los mortales. Resulta, pues, que la agricultura, y las dems artes de la isla de Cuba dependen absolutamente de los originarios de frica, y que si esta clase quisiera arruinarnos le bastara suspender sus trabajos, y hacer una nueva resistencia. Su preponderancia puede animar a estos desdichados a solicitar por fuerza lo que por justicia se les niega, que es la libertad y el derecho de ser felices. Hasta ahora se ha credo que su misma rusticidad les hace imposible tal empresa; pero ya vemos que no es tanta, y que, aun cuando lo fuera, servira ella misma para hacerlos libres, pues el mejor soldado es el ms brbaro cuando tiene quien le dirija. Pero, faltarn directores? Los hubo en la isla de Santo Domingo, y nuestros oficiales aseguraban haber visto en las filas de los negros los uniformes de una potencia enemiga, cuyos ingenieros dirigan perfectamente todo el plan de hostilidades. Pero, a qu ocurrir a la poca pasada? Los pases independientes no pueden dar esta direccin y suministrar otros medios para completar la obra? En el estado actual de Hait con un ejrcito numeroso, aguerrido, bien disciplinado, y lo que es ms, con grandes capitales, no podra emprender nuestra ruina que sera su mayor prosperidad? Ya la ha emprendido, pues se sabe que dirigieron a nuestras costas dos fragatas con tropas para formar la base del ejrcito, que muy pronto se hubiera aumentado extraordinariamente; mas, el naufragio de dichos buques libert a la isla de Cuba de esta gran calamidad. Se advierte una frecuente comunicacin entre ambas islas, cuando antes apenas se reciban dos o tres correspondencias al ao. En el estado de independencia en que se halla la de Santo Domingo, ya sea que los negros acometan a los blancos, y se apoderen de toda la Isla, ya sea que se unan por tratados pacficos, no han de ser unos y otros tan estpidos que no conozcan el mal que pueden recibir de la isla de Cuba, y las ventajas que experimentaran insurreccionando. Es, pues, casi demostrado que hay una guerra entre las dos islas, y que la de Santo Domingo no perder la ventaja que le presta el gran nmero de nuestros esclavos, que slo espera un genio tutelar que los redima. Por lo que hace a Bolvar, se saba en La Habana que haba dicho que con 2 000 hombres y el estandarte de la libertad, tomara la isla de Cuba, luego que esto entrase en sus planes. Otro tanto debe esperarse de los mejicanos, y si por nuestra desgracia llegamos a tener una guerra con los ingleses, yo no s qu dificultad podrn tener en arruinar la isla de

PAGE 128

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 124\ 124\ 124\ 124\ 124\ Cuba cuando son amos del mar, y les sobra talento y libras esterlinas (por ms pobres que estn) para introducirnos millares de emisarios. Es preciso no perder de vista que la poblacin blanca de la isla de Cuba se halla casi toda en las ciudades y pueblos principales; mas, los campos puede decirse que son de los negros, pues el nmero de mayorales, y otras personas blancas que cuidan de ellos es tan corto, que puede computarse por nada. Tambin debe advertirse que saliendo 20 leguas de La Habana se encuentran dilatados terrenos enteramente desiertos, y as est la mayor parte de la Isla. Todo esto manifiesta la facilidad con que se puede desembarcar un ejrcito, organizarlo, y emprender su marcha sin que se tenga noticia de ello hasta que no est encima de alguno de los puntos principales, y que cualquier enemigo puede apoderarse de nuestros campos que le entregarn gustosos sus moradores, y destruir de un golpe nuestra agricultura, que es decir nuestra existencia. Se aumentan nuestros temores con la rpida ilustracin que adquieren diariamente los libertos en el sistema representativo, pues la imprenta los instruye, aunque no se quiera, de sus derechos, que no son otros que los del hombre tan repetidos por todas partes, y les hace concebir deseos muy justos de ser tan felices como aquellos a quienes la naturaleza slo diferenci en el color. La imagen de sus semejantes esclavos los atormenta mucho, porque recuerda el oprobio con que se mira su origen, y es muy natural que estos hombres procuren de todos modos quitar este obstculo de su felicidad, libertando a sus iguales. Adems, su inferioridad a los blancos nunca ha sido tan notable para ellos ni tan sensible como en el da, que por la Constitucin estn privados de los derechos polticos, que slo se les franquea una puerta casi cerrada por su naturaleza, y aun se les excluye de formar la base de la poblacin representada, de modo que son espaoles, y no son representados. Ellos no tanto desean serlo, como sienten el desprecio de la exclusin, porque al fin un artista, un hombre til a la sociedad en que ha nacido se ofende mucho de ver que se le trate como a un extranjero, y tal vez como a un bruto. Cuando se habla de libertad entre esclavos, es natural que stos hagan unos terribles esfuerzos para romper sus cadenas, y si no lo consiguen, la envidia los devora, y la injusticia se les hace ms sensible. Los blancos de la isla de Cuba no cesan de congratularse por haber derrocado el antiguo despotismo, recuperando los sagrados derechos de hombres libres. Y se quiere que los originarios de frica sean espectadores tranquilos de estas emociones? La rabia y la desesperacin los obligar a ponerse en la alternativa de la libertad o la muerte Debo advertir a las Cortes que en los oriundos de frica se nota un conocido desafecto a la Constitucin, pues jams han dado el menor signo

PAGE 129

JOS ANTONIO SACO /125 /125 /125 /125 /125 de contento, cuando es sabido que en todas las fiestas y regocijos pblicos ellos son los primeros en alborotar por todas partes. Los sensatos observaron en La Habana que cuando lleg la noticia del restablecimiento del sistema, pareci que la tierra se haba tragado los negros y mulatos, pues se podan contar los que haba en las calles, sin embargo de la alegra general, y por algn tiempo guardaron un aire sombro e imponente. No se crea que esto lo hacen por ignorancia, o por adhesin al antiguo sistema, pues ya sabemos que por dos veces han procurado derrocarlo declarndose libres, y estoy seguro de que el primero que d el grito de independencia tiene a su favor a casi todos los originarios de frica. Desengamonos, Constitucin, libertad, igualdad, son sinnimos; y a estos trminos repugnan los de esclavitud y desigualdad de derechos. En vano pretendemos conciliar estos contrarios. Pero supongamos que tenemos todos los medios para una gloriosa resistencia, y que salimos vencedores: claro est que ya habrn cesado todas nuestras relaciones mercantiles, destruyndose enteramente la agricultura, y una gran parte de la poblacin as blanca como negra. En muchos aos, nuestro pas no podr prestar seguridad al comerciante para sus empresas, y este estado de decadencia animar al mismo, o a otro enemigo a un nuevo asalto que consume la obra. La isla de Cuba, cuyo comercio merece tanta consideracin en todo el orbe, quedar reducida a un depsito de pobres pescadores hasta que se apodere de ella otra potencia que sacar las ventajas que ha despreciado la Espaa. No nos alucinemos, la isla de Cuba es un coloso, pero est sobre arena; si permanece erigido es por la constante calma de la atmsfera que le rodea; pero ya tenemos probabilidad de que le agiten fuertes huracanes, y su cada ser tan rpida y espantosa como inevitable, si con anticipacin no consolidamos sus cimientos. En tales circunstancias, no queda otro recurso que remover la causa de estos males, procurando no producir otros que puedan comprometer la tranquilidad de aquella Isla, quiero decir, dar la libertad a los esclavos de un modo que ni sus dueos pierdan los capitales que emplearon en su compra, ni el pueblo de La Habana sufra nuevos gravmenes, ni los libertos en las primeras emociones que debe causarles su inesperada dicha, quieran extenderse a ms de lo que debe concedrseles, y, por ltimo, auxiliando a la agricultura en cuanto sea posible para que no sufra, o sufra menos atrasos por la carencia de esclavos. No faltan medios para tan ardua empresa y en el siguiente proyecto de decreto presento algunos de cuya utilidad juzgarn las Cortes con su acostumbrada prudencia.

PAGE 130

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 126\ 126\ 126\ 126\ 126\VProyecto de decreto sobre la abolicin de la esclavitud en la isla de Cuba y sobre los medios de evitar los daos que pueden ocasionarse a la poblacin blanca y a la agriculturaLibres por aos de servicioSe declara libre todo esclavo que hubiere servido 15 aos continuados al amo a quien actualmente pertenece. Cuando el esclavo fuere criollo, o se hubiere comprado muy pequeo, se empezar a contar su servicio desde los 10 aos de edad, y como esto no puede saberse a punto fijo (respecto de los conducidos de frica), se graduar por aproximacin. En lo sucesivo se contarn los 15 aos de servicio, aunque hayan sido a diversos amos, y as tendr entendido todo el que compre un esclavo despus de la publicacin de este decreto, que slo durar su dominio sobre dicho esclavo el tiempo que a ste le falte para cumplir los 15 aos de servicio. Cuando un esclavo quiere libertarse, contar como parte de precio el tiempo que hubiere servido a su amo actual, y slo le pagar lo que falte, que se deducir dividiendo el precio en que le compr dicho amo por los 15 aos que debi servirle.Libres por nacimientoSon libres los criollos que nacieren despus de la publicacin de este decreto. Los amos de sus madres estarn obligados a mantenerlos y curarlos hasta la edad de 10 aos, y en recompensa continuarn sirvindose de ellos hasta los 20 aos, sin pagarles salarios y sin ms obligacin que la de mantenerlos y curarlos. Si un criollo a los 10 aos de edad quisiere indultarse de la obligacin de servir hasta los 20 al amo de su madre, le abonar 250 pesos fuertes para indemnizacin del costo de su crianza. Cuando un criollo mayor de 10 aos, pero menor de 20, quiera indemnizar al amo de su madre, contar el tiempo de servicio despus de los 10 aos de su edad, como precio ya entregado, y rebajar lo que corresponda a los 250 pesos de indemnizacin, segn lo dispuesto en orden a los esclavos. Si un criollo mayor de 10 aos no quisiere continuar en el servicio del amo de su madre sino pasar al de otro, slo se har un traspaso de deuda con derecho a exigir servicio hasta que cumpla los 20 aos de edad, a menos que no satisfaga, y en dicha deuda se har la rebaja que

PAGE 131

JOS ANTONIO SACO /127 /127 /127 /127 /127 corresponda al tiempo que hubiere servido el criollo despus de los 10 aos de edad, segn lo dispuesto en el artculo anterior.Libres a costa de los fondos pblicos y de las contribuciones voluntarias Junta FilantrpicaSe establecer en la capital de cada provincia de la isla de Cuba una junta principal con el ttulo de Filantrpica compuesta del jefe poltico que ser el presidente, el obispo o el superior eclesistico, el intendente, dos individuos de la Junta Provincial, y otros dos del Ayuntamiento que sacarn por suerte en una y otra corporacin. Habr otras juntas subalternas y dependientes de la anterior con el mismo ttulo en todas las cabezas de partido. Dichas juntas se compondrn del jefe poltico subalterno donde lo hubiere, y en su defecto del alcalde de primera eleccin, dos regidores sacados por suerte y el cura prroco. Las juntas principales nombrarn un secretario asignndole 50 pesos fuertes mensuales, que se pagarn de los fondos pblicos, y quedar a su arbitrio removerlo y sustituir otro sin dar cuenta, pues ste no se reputa empleo dado por el gobierno.Encargos comunes as a las juntas principales como subalternasLlevar una cuenta exacta del nmero de esclavos que existen en su distrito, que es el mismo que el del partido, indicando el sexo, edad, precio y dueo de cada uno. En cuanto a los africanos, cuya edad se ignora, se pondr sta aproximadamente. Con este fin exigirn de los amos una noticia exacta, que darn en el trmino de tres meses, pasados los cuales no se les admitir, dndose por concluido el censo, y para que los amos puedan hacer constar que dieron noticia de sus esclavos en tiempo oportuno, se les entregar una lista de ellos firmada por todos los individuos de la Junta a que se hubieren presentado y conservarn esta lista como documento. Hacer que los nuevos libertos se dediquen a la agricultura, a las artes, al servicio domstico, o alguna ocupacin til; pero dejndoles plena libertad para elegir la clase de estas ocupaciones que ms les agrade. El liberto que a los dos meses no se empleare en alguna de dichas ocupaciones, ser compelido por la Junta en cuyo distrito se hallase, destinndole a tal o cual ejercicio que slo podr dejar cuando se aplique a otro libremente. Lo mismo deber hacer la Junta siempre que conste que un liberto est dos meses sin ejercicio.

PAGE 132

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 128\ 128\ 128\ 128\ 128\ Exigir que los libertos hagan constar cada dos meses por alguna persona que merezca la confianza de la Junta, o por otros medios de igual valor, que se hallan dedicados, y continan en las ocupaciones de que habla el artculo anterior. Si contravinieren a este mandato, dar cuenta al poder judicial para que les imponga tres das de crcel por la primera vez, y nueve por la segunda, repitindose esta pena si continuaren faltando. Estas funciones de las juntas de ningn modo impedirn las que en iguales casos ejercen los ayuntamientos y las autoridades locales.Encargos de las juntas principalesRecibir los fondos destinados a la libertad de los esclavos. Dichos fondos se compondrn: 1 Del 3 % de los derechos de aduanas, y administracin de toda la provincia. 2 El 2 % de las rentas municipales de todos los ayuntamientos. 3 El 1 % de la renta del clero en toda la provincia. 4 El 1 % de las rentas de capellanas, y obras pas. 5 El 1 % de la renta de correos. 6 El producto de las bulas de la cruzada en toda la provincia. 7 Las lanzas y medias anatas de los ttulos de Castilla existentes en la provincia. 8 Los bienes de los conventos suprimidos, o que se suprimieren en la provincia. 9 Las donaciones que hagan los amantes de la humanidad. Con este fin se abrir una suscripcin por la Junta para colectar por meses, o de una vez las cantidades que se quieren dar, y adems se establecer en todas las iglesias de la provincia, sean o no parroquias, unas cajas donde sin rubor pueda cada uno echar la cantidad ms corta con que quiera contribuir. Estas cajas debern tener tres llaves de diversa construccin, de las cuales conservar una el prroco o superior de la iglesia si no fuere parroquia, y las dos restantes dos regidores sacados por suerte; y donde no hubiere ayuntamiento, dos vecinos nombrados por la Junta del partido. Cada semana concurrirn los llaveros para abrir las cajas y contada la cantidad certificarn los tres. Todos estos fondos se depositarn en la Tesorera nacional, exigiendo del tesorero el documento competente para instruir la cuenta de entradas que debe llevar la Junta. Dichos fondos sern tan sagrados, que perder el empleo toda persona que les diere otra inversin, aunque sea momentneamente y bajo cualquier pretexto. Adems del libro de asiento en que consta el nmero de esclavos que se hallan en el distrito del partido de la capital con expresin de las

PAGE 133

JOS ANTONIO SACO /129 /129 /129 /129 /129 circunstancias ya indicadas, llevarn otro libro con el ttulo de asiento general en que estn apuntados todos los esclavos de la provincia, indicando las mismas circunstancias. En este libro se colocarn los nombres de los esclavos segn los aos de servicio que tuvieren, dividindose en tres clases: la 1 desde 1 hasta 5 aos, la 2 desde 5 a 10 y la 3 desde 10 hasta 15, bien que este nmero nunca puede estar cumplido, pues en tal caso ya es libre el esclavo. Al fin de cada mes publicar una lista de las cantidades que se hubiesen recibido en el anterior, indicando su origen, y con especialidad los donativos, con expresin de los nombres de los contribuyentes, y asimismo las cantidades colectadas en la caja de cada iglesia en toda la provincia; y si de alguna de ellas an no se supiere por hallarse muy distante, se expresar as, lo cual debe observarse respecto de todo ingreso que no se haya realizado, para que de este modo quede el pblico satisfecho. Cada dos meses se har pblicamente un sorteo en que entrarn tantos nmeros cuantos fueren los esclavos de toda la provincia. Luego que salga un nmero por suerte, se buscar en el margen del libro de asiento general, y a continuacin se ver el nombre del esclavo, su precio y dueo, todo lo cual se apuntar inmediatamente por el secretario. De este modo se continuar la extraccin de nmeros hasta que la suma de los valores de los esclavos que hayan salido en suerte iguale al fondo disponible que tiene la Junta. Si fueren tantas las bolas que no baste un globo para contenerlas, sin que sea muy incmodo, se repartirn en varios, poniendo en cada uno igual nmero de bolas, y si hubiere nmeros impares, se agregarn por suerte al globo que correspondan, para lo cual tendrn por fuera los globos las indicaciones de primero, segundo, etc. En este caso, cada suerte se sacar de un globo, empezando por el que tiene la denominacin de primero, y jams se sacarn dos bolas seguidas de un mismo globo. Si comparada la suma de los valores de los esclavos que hayan salido en suerte con el fondo disponible, se viere que sobra una cantidad que no baje de 300 pesos fuertes, se proceder a sacar otros nmeros, y si el precio del esclavo que saliere en suerte excediere a dicha cantidad, esperar el amo un mes para recibir todo el precio; y hasta entonces no se le dar dinero alguno, ni se declarar libre ningn esclavo; mas, si el dueo no compareciere en el trmino del mes a recibir el precio de dicho esclavo, le abonar en lo sucesivo un salario como libre si lo conservare en su servicio. Dicho salario ser graduado por la Junta, segn el mrito del esclavo. Como los esclavos pueden desmerecer de su precio por enfermedades y otras muchas causas, luego que salieren en suerte se reconocern

PAGE 134

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 130\ 130\ 130\ 130\ 130\ por un mdico y un cirujano nombrados por la Junta, y despus sern tasados por dos individuos, uno de ellos nombrado por la Junta, y otro por el amo, teniendo los tasadores en consideracin el dictamen que hubieren dado los facultativos de medicina y ciruga. Si no convinieren en la tasacin, se partir la diferencia de ambos precios. Del mismo modo, si el amo no se conformare con el dictamen de estos facultativos, se nombrarn otros dos, uno en medicina y otro en ciruga, a cuya decisin deber estarse sin ms altercado. Cuando los esclavos fueren tasados en mayor precio del que costaron, slo se pagar ste; pero si fueren tasados en menos, se pagar el precio de tasacin. Sin embargo, cuando el esclavo valga menos, no por enfermedad, sino por haber sido comprado en tiempo en que era mayor el precio corriente de los esclavos, se abonar todo su importe. En la Tesorera nacional se har la entrega del precio de los esclavos, en moneda efectiva, por orden de la Junta, que pasar al intento una lista de todos los esclavos que deben libertarse por haber salido en suerte, indicando sus precios y dueos. Hecho el pago se dar inmediatamente a los libertos, si concurrieren, o a sus antiguos amos o apoderados de stos, una papeleta firmada por el tesorero en que se diga: Queda libre por el precio de... N., que pertenece a F ., y ser obligacin de los antiguos amos presentar esta papeleta con el nuevo liberto, si existiere en el distrito, ante el secretario de la Junta Filantrpica para que, conservando dicha papeleta como comprobante de inversin, ponga el nombre del liberto en un libro que tendr para este objeto, con el ttulo de asiento de libertos por la Junta Filantrpica, e inmediatamente entregar a dicho liberto un documento concebido en estos trminos: “F. que era esclavo de S., es libre por el precio de... entregado en Tesorera de orden de la Junta Filantrpica en [aqu la fecha] y queda su nombre en el censo de libertos”. Firmarn el presidente y el secretario, y no se extender otra escritura; pues a sta se da todo el valor necesario sin que intervenga escribano alguno. As estos documentos como las papeletas de Tesorera, se imprimirn dejando los claros necesarios para poner nombres y fechas. La impresin de unos y otros, ser pagada de los fondos de la Junta con el visto bueno del presidente y firma del secretario. No se admitir reclamacin de ninguna especie, y en ningn tiempo, contra la libertad concedida a los esclavos por la Junta. Con el objeto de fomentar la agricultura, se prohbe que concurran a la capital los libertos que salieren en suerte y pertenecieren a otro distrito. Si contravinieren, sern obligados a regresar inmediatamente; pues slo se les permitir venir a la capital, o a su distrito, a los cuatro aos de obtenida su libertad, a menos que la Junta no se lo conceda o el gobierno los llame.

PAGE 135

JOS ANTONIO SACO /131 /131 /131 /131 /131 Concluido el sorteo, se remitir con la mayor brevedad a cada junta subalterna la lista de los esclavos que hayan salido en suerte, y correspondan a su distrito. La Junta principal har imprimir y publicar una lista de todos los esclavos que hayan salido en suerte, dividindolos segn los distritos a que pertenezcan, con expresin de sus amos, para que ocurran a recibir el precio de dichos esclavos en el trmino de un mes, y presenten a stos si existieren, en el distrito de la Junta principal en el trmino de ocho das para que se proceda a su tasacin por los trmites indicados. Si el amo que se indica en la lista hubiere ya vendido el esclavo, se presentar, sin embargo, dentro del mismo trmino, por s o por otra persona, a dar razn del nuevo amo, y ste tambin deber presentarse, aunque el primero lo haga; pues ambos deben concurrir. El amo que contraviniere a cualquiera de las disposiciones de este artculo pagar 10 pesos de multa en favor del fondo.Encargos de las juntas subalternasLlevar un libro de censos de esclavos, con especificacin de las circunstancias que se han indicado, otro de libertos, y otro de cargo y data de las cantidades que recibieren y de las que enven a la Junta principal. Remitir a la Junta principal una copia del censo de esclavos inmediatamente que se concluyere, que ser a la mayor brevedad, y despus cada dos meses una nota de los que hubieren muerto, o se hubieren libertado, exigiendo para este fin, que todo amo d noticia de la libertad o muerte de los esclavos. Igualmente remitir todos los meses a la Junta principal las cantidades que hubiere colectado. Avisar a los amos de los esclavos que han salido en suerte, que en el preciso trmino de un mes, sino se hallan a ms de 40 leguas de la capital, y de dos meses si estuvieran a mayor distancia, se presenten por s, o por apoderado en la Tesorera general de la provincia a recibir el precio de dichos esclavos. Si existieran los amos en otro distrito, a menos que no sea el de la capital, oficiar a la Junta de dicho distrito, para que les intime lo mandado, y esta Junta contestar el oficio cuando concluido su encargo, que ser a la mayor brevedad, indicando la fecha en que hizo su intimacin. En el preciso trmino de tres das, despus de recibir las listas, avisar a los amos, para que en el de ocho presenten los esclavos que han salido en suerte, y se tasen por dos individuos nombrados por la misma Junta, y otros dos por el amo, reconocindose antes por dos mdicos o cirujanos que nombrar la Junta, o por un solo facultativo ya sea en medicina o en ciruga, si no hubiere otro en el pueblo. Si el amo no

PAGE 136

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 132\ 132\ 132\ 132\ 132\ existiere en el distrito y no hubiere dado personas que tasen por su parte, la Junta las nombrar para que no se entorpezca el acto. En esta tasacin se proceder segn lo prevenido a las juntas principales. Cuando los amos no se conformaren con el dictamen de los mdicos nombrados por la Junta, conducirn sus esclavos a la capital para que sean reconocidos por los facultativos que tiene nombrados la Junta principal; mas, el esclavo siempre quedar libre, cuando expire el trmino que seala el artculo correspondiente y del modo que expresa el siguiente: Concluido el trmino que se ha prefijado a un amo para recibir el precio de su esclavo, aunque no conste haberse realizado la entrega, declara la Junta por libre a dicho esclavo, dndole una papeleta concebida en estos trminos: “Queda libre N., esclavo de F. [firmarn el presidente y secretario] y valdr este documento hasta que se le entregue el que remitir la Junta principal”. Luego que se reciban las cartas de libertad remitidas por la Junta principal, se entregarn a los libertos, sentando sus nombres en el censo a que correspondan, y dando cuenta a dicha Junta de haberlo ejecutado.De la introduccin de esclavos y del pase de stos, de unas provincias a otrasSe permite que vuelvan a cada provincia, los que se compraron en ella, debiendo sus amos presentarlos a la Junta principal y especificar haberlos comprado en la provincia. Dicha Junta mandar apuntar el nombre de este esclavo en el asiento general y agregar al globo a que tocare por suerte el nmero que corresponda. No se permite vender un esclavo fuera de la provincia, y aunque salga de ella para acompaar a su amo u otra causa, siempre entrar en suerte en dicha provincia a que corresponde, y no donde se halle. Se prohbe extraer de la Isla esclavos, aunque sea bajo el pretexto de acompaar a sus propios amos. El que contraviniere, pagar $ 800 de multa, y si presentare el esclavo que haba extrado, slo pagar 100 pesos.Trmino de la esclavitudLuego que se hayan sacado todos los nmeros, har la Junta Filantrpica principal una declaratoria solemne de quedar libre todo esclavo que se halle en la provincia, pues los que no constan en el censo se han introducido clandestinamente, o se han ocultado de un modo culpable y quedan libres en pena del delito de sus amos.

PAGE 137

JOS ANTONIO SACO /133 /133 /133 /133 /133 Si posteriormente fueren presentados algunos de los que habla el artculo, supuesto que sern muy pocos, se abonar su importe segn las reglas prefijadas, y esto se entender hasta un ao despus de haberse hecho la declaratoria que expresa el artculo anterior. Si los esclavos, por culpa de sus amos, no fueren presentados en el trmino de dos meses despus de haber entrado en el territorio de la provincia, quedarn libres y se juzgarn comprendidos en la declaratoria general.Funciones de las juntas filantrpicas despus de extinguida la esclavitudNo habiendo ya esclavos, quedarn reducidas las funciones de las juntas, as principales como subalternas, respecto de los libertos, a vigilar sobre que se ejercitan tilmente y al mismo tiempo que no sea ilusoria la libertad que han adquirido, y que ni sus antiguos amos ni otro alguno se prevalga de su debilidad e ignorancia para un fin tan depravado. Este encargo se supone que las juntas le habrn ejercido respecto de cada liberto, desde el momento en que adquiera su libertad, y en el caso de que habla este artculo, no harn ms que continuar en tan laudables funciones.6(Ao 1822)VIEstado de la poblacin blanca y de color de la isla de Cuba en 1839Triste es en verdad la situacin social de esta hermosa Isla. Sus envidiadas riquezas estn tan expuestas a desaparecer al ms ligero vaivn, que casi pueden compararse a los tesoros que nuestra fantasa nos regala en sueos. La naturaleza de su origen es, por otra parte, tan odiosa, tan contraria a todo principio de honesto trabajo y honrada granjera que no dudo que desaparecer su fundamento actual, es decir, la esclavitud de los negros, dentro de muy pocos aos, a esfuerzos de la Gran Bretaa y la Francia, que al cabo han adoptado como poltica de sus gabinetes, la abolicin de la esclavitud africana. Y lo peor es, que, a pesar de las desinteresadas amonestaciones del patriotismo, ni nuestros hacendados, ni nuestro gobierno alcanzan a ver este prximo efecto de la opinin general del mundo civilizado, y de todo hombre que haya cultivado medianamente su entendimiento y su corazn. La opi-

PAGE 138

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 134\ 134\ 134\ 134\ 134\ nin pblica, lastimosamente extraviada en Cuba, en cuestin tan importante, no puede ser rectificada, porque no hay medio legal de hacerlo, y llega a tal desvaro el error, que cada vez que se ha susurrado que el Gobierno de Espaa iba a tratar de hacer efectiva la prohibicin de la trata, conforme a los convenios que celebr con Inglaterra, se alarman todos y no ven sino la ruina y destruccin de Cuba, en lo que debieran mirar su salvacin y prosperidad futuras. La poblacin blanca, por efecto necesario del establecimiento de la esclavitud, no se aumenta ni medra en las proporciones que debiera por la inmigracin de europeos, sacndonos siempre considerable ventaja en este ramo la raza africana; y gracias a que los cruceros ingleses en estos ltimos aos con sus redoblados esfuerzos han disminuido algo la introduccin de negros bozales. Vase el siguiente estado, cuyos datos se han sacado del Diario de la Habana y del libro de entrada de embarcaciones de la Lonja Mercantil, en que se ponen los buques procedentes de frica en lastre y al Capitn ; y en que se indica el nmero de toneladas de cada uno, por donde hemos podido calcular el nmero de negros que han trado de las costas de Guinea, a razn de 2 negros por tonelada: Puerto de La Habana BuquesSusNmeroPasajeros Aosde fricatoneladasde negrosblancos —————————————————— 1835476 09715 2425 708 1836415 63314 0828 061 1837294 89612 2407 797 1838324 19810 4946 319 1839314 39810 9957 318 ——————————— 18025 22263 05335 203 Advirtase que este estado se refiere slo a La Habana, de donde, como se ha visto, salen anualmente para frica por trmino medio 36 buques, que nos introducen por igual trmino 121 601 negros, y no hemos contado a Matanzas de donde se despachan de 15 a 20 barcos por ao, ni a Trinidad, ni a Cienfuegos, ni a Santiago de Cuba, por cuyos puertos entrarn lo menos otros 12 000 bozales. Tambin hay que atender a que por el puerto de La Habana es por donde entran ms europeos y que, a pesar de eso, en cinco aos ha habido 27 850 negros sobre los 35 203 blancos que hemos recibido. Las causas de esta diferencia en nuestra contra son muy conocidas. Uno de los ms tristes efectos de la esclavitud, tal cual la conocemos aqu, es que envilece el trabajo corporal; siendo este trabajo el nico

PAGE 139

JOS ANTONIO SACO /135 /135 /135 /135 /135 capital con que cuentan las clases proletarias en todas partes, y teniendo precisamente que acudir a l para mantenerse, vendran a Cuba infinidad de brazos libres que hoy estn ociosos en Europa, como van a los desiertos de Estados Unidos si, al llegar aqu, no se vieran condenados a confundirse con la raza esclava y maldita para labrar la tierra en los campos o para servir de criados domsticos en las ciudades. No hace muchos aos que en el Diario de la Habana se anunci con entusiasmo por un patricio ilustrado la acertada resolucin del dueo de un ingenio (Sucrerie), de encargar a Castilla la Vieja, provincia de su nacimiento, 30 o 40 paisanos suyos para que le sembrasen caa en su finca por un mdico jornal; pues sucedi que a pocos das del anuncio sali como un rayo otro castellano viejo con otro remitido al Diario poniendo de vuelta y media al hacendado y dicindole que todava no estaban tan envilecidos los honrados segadores de Castilla para que se rebajasen a trabajar apareados con los negros esclavos de la isla de Cuba. Y por eso lo primero que hace entre nosotros un laborioso y econmico menestral con sus cortos ahorros, es comprar un esclavo a quien ensear su oficio, para emanciparse l —no slo de la molestia— sino de la vergenza de ejercitarlo con sus propias manos En el particular no hemos adelantado ms que los amos griegos y romanos y los seores feudales de la Edad Media. Y si en Europa se experimenta todava el efecto duradero y prolongado de las mismas causas, ya de mucho tiempo atrs destruidas por la civilizacin moderna, cmo un pas que mantiene hoy todava vivas y en su mayor vigor dichas causas, no ha de sufrir con toda su intensidad sus efectos? En cualquier tiempo y pas, unas mismas causas producen idnticos efectos. Por otra parte, los dueos de fincas rurales acostumbrados al fcil manejo con que gobiernan sus rebaos de negros, con los cuales no necesitan establecer otro orden que el del ltigo, ni proporcionarles otros mantenimientos y comodidades que las muy precisas que exigen su estado casi salvaje, miserable condicin y su excelente raza, para conservar sus fuerzas, no pueden concebir el modo con que trataran y gobernaran una cuadrilla de 100 o 200 blancos europeos, destinados a sembrar caas y a los dems ejercicios de la agricultura tropical. As es que se resisten con todas sus fuerzas a aventurarse a introducir innovaciones en su gente como llaman a sus negradas ni se resuelven siquiera por va de ensayo a traer jornaleros blancos de Espaa, Canarias o Alemania, aun conociendo las ventajas positivas que obtendran en los gastos y en los productos, como han tenido la paciencia de probrselo matemticamente algunos escritores del pas. (Vase “Mi primera pregunta”, por D. Jos A. Saco; “Ingenio sin esclavos”, por D. Enrique Dau, y varios artculos de D. Francisco de Paula Serrano en las Memorias de la Sociedad Patritica de la Habana .)

PAGE 140

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 136\ 136\ 136\ 136\ 136\ Los desalmados traficantes de esclavos de frica, explotando como una mina esta preocupacin general, abastecen de negros bozales la Isla, atendiendo tan slo a las ganancias exorbitantes que les produce tan infame comercio. Se calcula que la ganancia lquida de un cargamento de 500 negros, desembarcados en la Isla, es de 120 a 130 000 pesos. Este sucio origen tienen muchos de los caudales improvisados que se ven levantarse de la noche a la maana en nuestros principales puertos de mar, pues basta que a un comerciante de stos les lleguen dos o tres expediciones de frica para constituirlo riqusimo. Las autoridades principales de la Isla, a saber, el capitn general y los gobernadores de dichos puertos, arrastradas por un lamentable error poltico, que les hace ver la dependencia y la sujecin de la colonia, en este aumento espantoso de esclavos, que diz que pone a raya los mpetus independientes de los criollos; y ganadas adems con el cebo de la media onza de oro (8 pesos, 4 reales) que les pagan por cada cabeza de negro los armadores de las expediciones africanas; no slo consienten en la infraccin del tratado con Inglaterra, sino que patrocinan y defienden el trfico, prestndose a autorizar con oficiales de polica los desembarcos y depsitos de aquellos infelices en las cercanas de La Habana y dems ciudades principales de la Isla. El pretexto plausible con que cubren todo este vergonzoso manejo es afirmar que sin negros perecera la agricultura de esta regin, y que por bien de Cuba se exponen generosamente a perder sus empleos, desobedeciendo el tratado. Squese, empero, la cuenta de lo que en los cinco aos que acaban de transcurrir ha producido la capitacin de los bozales en toda la Isla y se ver que pasa de 1 milln de duros la cantidad con que han sobornado los hacendados de Cuba a su gobierno colonial para que permitiese la trata; a La Habana sola, toc de esta contribucin 552 959 pesos. Cargo fuerte es tambin contra estas autoridades el haber descuidado, desde que muri el sabio y buen intendente D. Alejandro Ramrez, la inmigracin de blancos, pues aunque en tiempos de aquel virtuoso funcionario se form una Junta protectora de la poblacin de nuestra raza, han pasado aos y ms aos sin que se renan sus individuos; los fondos, que por Real Orden de 21 de septiembre de 1817 se decretaron para promover el fomento de dicha poblacin, y que se sacan de una contribucin sobre las costas judiciales, se han invertido en otros fines muy ajenos de su instituto, y ningn fruto se ha cogido de los privilegios y exenciones con que dicha real cdula brindaba a los nuevos pobladores. Antes al contrario, en vez de aumentarse la poblacin blanca, se ha aumentado la de color en las mismas comarcas que se escogieron entonces para asiento de las nuevas colonias: dgalo Cienfuegos Apelemos, en comprobacin de lo dicho, a los nmeros, que como deca con gracia el agudo den Swift ni son whigs ni son toris y se ver

PAGE 141

JOS ANTONIO SACO /137 /137 /137 /137 /137 que en vez de aumentarse los blancos, comparados con los negros, desde 1775 a 1827, ha disminuido la proporcin.7LibresTotalTotal AosBlancosEsclavoscolorcolor general ——————————————————— 177596 44044 33330 84775 180181 620 1791133 55984 59054 152138 74272 301 1811274 000212 000114 000326 000600 000 1817239 830199 145114 058313 203553,033 1827311 051286 942106 494393 436704,487 Vase ahora las proporciones en que se hallan las distintas clases: BlancosEsclavosLibres colorTotal color Aos%%%% ———————————————————— 177556261844 179149312051 181145351954 181743372057 182744411556 Por esta tabla se ve, segn un luminoso artculo inserto en el nmero 7 de la Revista Bimestre Cubana “que en 1775 la poblacin blanca exceda en ms del duplo a los esclavos y que stos reunidos a todos los mulatos y negros libres de color todava no igualaban a los primeros, pues que los blancos formaban un 56 % y toda la gente de color un 44 solamente; pero ya desde 1791 aparece que los blancos perdieron su preponderancia numrica, porque no llegan sino a un 49 %, mientras la poblacin de color sube a un 51 %; y al paso que venimos descendiendo a los ltimos aos dolorosamente, que la gente de color va ganando sobre la blanca; y va ganando en tales trminos que ya en 1827 los blancos y los esclavos casi se balancearon, llegando aqullos a un 44 %, y stos a un 41. No se me oculta [aade el sagaz escritor del artculo] que este censo no contiene todo el nmero de nuestros blancos, pero habr quien se atreva a decir que ha inscrito en sus columnas a todos los esclavos? Las negligencias que se advierten en l son mucho mayores respecto de la poblacin de color que de la blanca, y basta para comprobarlo fijar la vista en la partida de los negros y mulatos libres, pues suponiendo equivocadamente que slo forma un 15 %, ofrece un resultado mucho ms bajo que el de todos los aos anteriores. Aun a pesar de esto, si comparamos el total de blancos con el de gente de color en 1827, aqul es de

PAGE 142

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 138\ 138\ 138\ 138\ 138\ 44 %, ste, de 56. En nuestro concepto, la isla de Cuba pasa hoy de 800 000 almas, y no tememos equivocarnos si aseguramos que el nmero de esclavos no baja de 350 000 y el de libres de color de 140 000; es decir, que una poblacin donde hay poco ms de 300 000 blancos, se cuentan casi 500 000 personas de color. Estas indicaciones son por s bastantes para conocer que nos hallamos gravemente enfermos, y que si no aplicamos el remedio con mano firme, la muerte puede sorprendernos en medio de la aparente felicidad que gozamos”.8En punto a reformas administrativas, las teme el gobierno colonial de la Isla, como las tema el gobierno absoluto metropolitano de la pennsula, y las temen y las temern siempre todos los gobiernos absolutos del mundo, porque esto est en la naturaleza de las cosas. Y es tan una la causa de semejantes resistencias, que unos e idnticos son los motivos y los argumentos que oponen todos en general por pretexto de su tenacidad. En Espaa, donde no se teman en 1832 insurrecciones de negros, ni soados asaltos de insurgentes mejicanos, ni conspiraciones fantsticas de insurgentes cubanos, ni bloqueos imaginarios de anglo-americanos, de ingleses, ni de franceses, deca el ministro Zea en su famoso manifiesto de 3 de diciembre de 1832, “que el mejor gobierno para una nacin es el que ms se adapta a su ndole, sus usos y costumbres, y la Espaa ha hecho ver reiteradamente y de un modo inequvoco lo que bajo este respecto ms apetece y ms le conviene. La religin en todo su esplendor; con sus reyes legtimos en toda la plenitud de su autoridad... sin exponer el reino a los violentos sacudimientos y consiguientes calamidades que arrastra en pos de s la aplicacin de unas teoras que la nacin ha aprendido a mirar con horror, escarmentada por el funesto ensayo que de ellas ha hecho en dos diversas ocasiones. Se declara enemiga [la Reina Gobernadora], enemiga irreconciliable de toda innovacin religiosa y poltica que se intente suscitar en el reino, o introducir de fuera para trastornar el orden establecido, cualquiera que sea la divisa con que el espritu de partido pretenda encubrir sus criminales intentos”. Aqu se ve que el ministro ruso-hispano crea que el mejor gobierno para Espaa era el desptico pleno a que se acostumbr desde el tiempo de Carlos I, que llama teoras horrorosas y funestas, y aborrecidas por la nacin a las instituciones liberales, capaces, dice, como se dice en Cuba, de exponer el reino a violentos sacudimientos, etc. Llama orden al rgimen arbitrario, y marca con la tacha de criminales los intentos que para establecer otro sistema ms legal saba l que abrigaban los hijos ms nobles, ms sabios, ms virtuosos de la nacin. ¡Raras contradicciones son por cierto las del despotismo! Cuando pretende en esta Isla impedir con toda su fuerza su destruccin, y el establecimiento del orden legal, levanta el grito hasta la madre patria y

PAGE 143

JOS ANTONIO SACO /139 /139 /139 /139 /139 la asusta positivamente diciendo que en cuanto deje de existir la arbitrariedad en Cuba, dejar de existir la dominacin de la metrpoli, porque hay aqu muchos negros esclavos y estamos rodeados por todas partes de ellos, y se levantarn contra los blancos y los matarn y se arruinar la Isla. Pero si algn patricio ilustrado clama con energa que tenemos muchos negros que a la postre se harn dueos de la Isla, si sigue la introduccin de bozales de frica, y que el nico remedio que nos queda es el prohibir de veras el trfico, castigando a los infractores de la ley; entonces a este tal se le desprecia como a un visionario, se le responde que ms puede un blanco que tres negros, y lo que es ms cmodo y expedito, se le hace callar desterrndolo de la Isla, como hombre peligroso para su tranquilidad, porque continuamente est avisando el peligro en que nos hallamos. Otro error no menos chocante es creer que ms contribuir al mantenimiento del orden un ayuntamiento decrpito, inepto, y que tiene todos los vicios, en fin, de una corporacin hereditaria, que no un ayuntamiento electivo compuesto de los ms ricos propietarios y de los ms honrados y discretos vecinos del pueblo como lo previene la ltima ley. Igual y ms funesta equivocacin es considerar como representantes de los intereses y de las necesidades de la Isla a la Real Junta de Fomento, a la Real Sociedad Econmica, al excelentsimo ayuntamiento aejo que todava tenemos, y a los jefes militares de la guarnicin. Las corporaciones referidas no son, ni nunca pueden ser rganos de la opinin pblica de este ni de ningn pas; porque se componen de individuos escogidos por el mismo gobierno, y, por consecuencia, estn sujetos inmediatamente a la voluntad desptica del mismo gobierno actual de la Isla, que es desptico como lo era el de Calomarde y Zea, porque no conoce leyes que rijan la voluntad del que manda, como no la conocan aquellos tipos vivos de la arbitrariedad. Como aqullos, confunde ste la libertad con la anarqua, la tranquilidad con el terror, y no se imagina que puede haber otro orden que el que ellos con su verga frrea imponen a sus gobernados. Haciendo el mismo clculo que los amos de negros, no comprende cmo puede regirse una sociedad humana sin la coaccin del ltigo, y con slo el poder de las leyes, las cuales las consideran sin la competente fuerza y energa para hacerse obedecer. Calumniando, por otra parte, a esta poblacin blanca cubana, compuesta de laboriosos peninsulares y de sus hijos, dciles y suaves como lo son por naturaleza entre los trpicos los oriundos de la zona templada europea, se aparenta temer de stos insurrecciones por la independencia. Conviene recordar un hecho que pinta con mucha exactitud el carcter de la gente, a quien tanto se aparenta temer: en 1822, poca constitucional, de resultas de las elecciones, se apalenc en el convento de San Felipe un batalln de urbanos y en el Campo de Marte, extramuros, se

PAGE 144

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 140\ 140\ 140\ 140\ 140\ junt una turbamulta de gente ociosa y allegadiza en oposicin de los primeros; el gobernador que mandaba en aquella sazn la plaza, hombre menguado de sesos y de funestos bros se amohin en tal manera que se estuvo quieto y arrinconado en su palacio y La Habana permaneci sin magistrado visible ni jefe militar que la gobernase en una crisis, al parecer, tan peligrosa por espacio de dos das. Pues bien, la nube que amenazaba una tempestad tan tremenda y horrorosa, se disip por su propia virtud, sin haberse derramado ms lquido que el de las barricas de vino que bebieron los urbanos en San Felipe, ni haber intervenido otra autoridad pacificadora que la de la conveniencia propia de los amotinados y la natural sensatez de nuestros catalanes, isleos y vizcanos. Se puede asegurar que en la isla de Cuba nunca ha habido opinin general entre sus naturales en favor de la independencia de la metrpoli; porque siempre su situacin ha sido mucho ms ventajosa que la de las colonias espaolas del vecino continente; porque en poblacin es heterognea; porque las comunicaciones con la pennsula son estrechas y continuas; porque por esta misma causa se mantienen vivas las relaciones de parentesco y las simpatas de nacionalidad que se componen de tantas y tan complicadas afecciones, como son las que suscitan la identidad de idioma, costumbres, hbitos buenos y malos y hasta ahora ltimamente la igualdad de gobiernos, la ms poderosa que todas las dems, porque refunde y amolda a una misma turquesa a los pueblos ms remotos, y ana a las castas ms antipticas. Los criollos, tambin, ilustrados, ricos y virtuosos, que son los que pudieran hacer peligrosa la opinin de la independencia, si la adoptasen, conocen muy bien y mejor que las autoridades de la Isla, las consecuencias que atraera a su patria cualquier trastorno poltico, cualquier revolucin popular; porque ellos tendran que perder entonces no un empleo ni una condecoracin —que la autoridad volvera a encontrar en la pennsula—, sino sus hogares, sus riquezas, la vida de los campos, su patria, en fin, que no se vuelve a encontrar a cierta edad en ninguna otra regin del mundo. A lo que s aspiran los habitantes blancos de la isla de Cuba, naturales y peninsulares, es a que sus hermanos de la pennsula no les excomulguen de la unidad nacional gubernativa, ya que ellos no quieren separarse de la unin poltica con Espaa. Aspiran a que entre ellos se establezcan diputaciones provinciales, libertad de imprenta,9 un sistema judicial que acabe con el brbaro y vergonzoso que hoy devora ms de 6 millones de pesos anuales,10 y cuyo sostenimiento no sabemos en qu pueda cooperar a la tranquilidad de la Isla. Quieren, en fin, justicia, igualdad de derechos, los que gozan las provincias europeas de la monarqua; y que las variaciones que hayan de hacerse en las instituciones liberales por no considerarse aplicables a esta Isla por los accidentes sociales que la diferencian de Espaa, se hagan tambin constitucio-

PAGE 145

JOS ANTONIO SACO /141 /141 /141 /141 /141 nalmente, es decir, por los que mejor que nadie conocen la naturaleza y las conveniencias de su pas, cules son nuestros procuradores a Cortes, escogidos en franca y abierta eleccin popular, o nuestros diputados provinciales, y no de ninguna manera por jefes militares, que aunque hoy sean omnipotentes por la calamidad de los tiempos y por las ilegales facultades con que los ha revestido un ministerio que se contradice en sus operaciones —no por eso estarn ms interesados que aqullos en toda prosperidad y ventura, ni renen, a pesar de su omnipotencia, la omnipotencia necesaria para conocer las necesidades polticas, civiles, morales y econmicas de la siempre fiel isla de Cuba.VIIExposicin de la Junta de Fomento de la isla de Cuba a la Regencia Provisional del reino, pidiendo, entre otras cosas, la cesacin de la trata y la colonizacin blancaLa Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de la isla de Cuba, no ha vacilado en ocupar la atencin de la Regencia Provisional del reino, para prevenirla de los males que de hecho ha causado a los intereses de este territorio la cuestin de la libertad de los negros, con imprudencia movida por mano dcil a la liberalidad extranjera, o enemiga de la prosperidad nacional, y para presagiarle el funesto resultado que tendr para su conservacin que se continuara agitndola, sin la circunspeccin y detenimiento que reclaman la existencia y fortuna de sus habitantes sin excepcin de clases ni opiniones, todas pendientes del modo de tratar esta materia grave y vedada a la prensa, aun en los pases que como Estados Unidos la ejercitan, sin ms restriccin que los sentimientos de legtima humanidad de los que escriben por los que tienen su mismo color. En negocios tan complicados, en que se versan intereses opuestos de dos grandes masas de un pueblo entero, no se adquiere el ttulo de amigo de sus semejantes, pronuncindose por la ms dbil con evidente riesgo de exterminar la ms fuerte. El hombre justo, el filsofo, dirige al gobierno las demostraciones del error que advierte, le ilustra y le aconseja, presentndole planes profundamente meditados para que los corrija, y el lauro honroso consiste en lograrlo sin inconvenientes. Distante de estos principios, el autor del comunicado del corresponsal de Madrid de 21 de diciembre ltimo, sin la menor prueba del estado actual de la esclavitud en la Isla que justifique la utilidad de la manumi-

PAGE 146

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 142\ 142\ 142\ 142\ 142\ sin, la supone tcitamente pactada en el tratado de 1817, haciendo formal amenaza de que ha de llevarse a efecto a despecho de las reclamaciones de los propietarios. La sola idea de que en Madrid se tolere discutir por los peridicos (que aqu circulan despus profusamente) una cuestin tan peligrosa, que ya andar al alcance de nuestros libertos, y no tardar en llegar al de los esclavos de la ciudad y de los campos, ha sido suficiente para introducir la desconfianza y la zozobra en los capitalistas y hacendados sobre la suerte futura de la Isla, y que piensen con razn que es llegada la poca de salvar la parte que puedan de sus caudales, trasladndola a pases que ofrezcan ms estabilidad y proteccin.—No prospera sin confianza ninguno de los ramos de la industria, necesitndola mayor y ms segura el de las empresas agrcolas que constituyen nuestra riqueza, por la perpetuidad a que ligan los capitales destinados a ellas; el que una vez form un ingenio est cierto de que por las grandes sumas que en l acumula, el dilatado tiempo que se necesita para realizarlas, y la dificultad de enajenarlo o dividirlo, ha de llegar en la misma forma a sus generaciones ms distantes. Fuerza es que el que se prepare a fomentar una finca de este carcter, o la tenga comenzada, viendo que en Madrid se anuncia por la prensa el prximo trmino de la esclavitud, combatida por agentes de una nacin poderosa que en nuestra vecindad cometi el desacierto de arruinar sus propias colonias, prefiera tener sus capitales improductivos, o depositados a corto inters antes que sembrarlos para siempre en terrenos sujetos a las escenas lamentables de Jamaica—.Y si este estado de inquietud y desaliento en la agricultura de Cuba, que floreca a pesar de la rivalidad extranjera, sirviendo de oportuno apoyo a la metrpoli, despus de satisfacer las recargadas atenciones de estas provincias, fue la misin de que encargaron al espaol imparcial, puede congratularse de haberla llenado completamente. Coincide para aumentar la alarma de estos habitantes, la llegada de los impresos de Madrid con las nuevas exigencias de los comisarios ingleses por sospechas o denuncias de la continuacin de la trata. No contentos con haber establecido mucho tiempo hace un navo de guerra desarbolado en lugar avanzado de la baha, tripulado por negros emancipados, que visten el uniforme de la marina real de la Gran Bretaa, y al que tienen fcil acceso los negros esclavos de ambos sexos, parecindole todava poco daoso el contagio que propagan entre nuestros esclavos por medio de las comunicaciones que mantienen con el gran nmero de emancipados, a quienes no ha alcanzado su fervorosa humanidad para trasladarlos a cualquiera de sus islas en que gozarn de perfecta libertad, en estos das han hostigado al gobierno para que ejecute visitas domiciliarias en las casas de campo prximas a la ciudad, donde suponan la existencia de negros recin llegados de frica, dando con la publicidad y ostentacin de estos actos, que desde

PAGE 147

JOS ANTONIO SACO /143 /143 /143 /143 /143 luego se traslucen y comprenden por los esclavos, nuevas ideas de ser ilegtima su condicin, y de que les asiste una facultad apoyada por los ingleses para rebelarse contra los blancos. Esto es violar el derecho de las naciones que ms digno hace al siglo en que solemnemente se ha proclamado por los congresos modernos cual es, el de la no intervencin en los negocios internacionales de cada potencia. Enhorabuena que la Inglaterra haya querido libertar los esclavos de sus colonias; que la Francia por conviccin siga espontneamente el ejemplo; pero si no lo quiere hacer la Espaa porque lo considere ruinoso para el ms rico de sus pueblos, tienen las islas britnicas, reducidas como son, en comparacin al resto del mundo, que permanece pasivo espectador de la contienda, el derecho de erigirse en rbitros de los destinos ajenos.—Millares de seres tan esclavos como los negros, y mil veces ms desgraciados pueblan los continentes antiguos; las naciones ms cultas se empean en guerras sangrientas en que sacrifican vctimas indeterminadamente, y ni la filantropa, ni la intervencin acuden a ilustrar y regenerar los unos, ni a contener la devastacin de las otras. De dnde, pues, nace esta predileccin por la raza africana que va a preponderar en las islas de barlovento y las Antillas? Y cmo es que para favorecerla se permite una intervencin, de hecho tan ofensiva al pabelln espaol?—La Junta de Fomento no acierta con el motivo de esta excepcin, ni se detiene en acumular comprobantes de la violenta situacin en que los comisarios ingleses han puesto a la primera autoridad de la Isla, porque est cierta de que sus comunicaciones ocuparn a esta hora la atencin de la Regencia para contener el progreso de las pretensiones inglesas, y que no se ocultar a su penetracin la necesidad de trasladar estos agentes a lugar menos importante, en que no sean sus funciones tan peligrosas a la conservacin de la Isla, y a los intereses de la monarqua. La Junta de Fomento ha dicho en ocasin semejante al Supremo Gobierno, y lo repite, que en la cuestin de los negros, al menos con respecto a la isla de Cuba, lo ms odioso es la palabra esclavitud, que los sectarios de la abolicin pintan en sus declamaciones con los colores ms horrorosos, sin hacer aplicaciones al estado en que el negro se encuentra antes de ser reducido a servidumbre, los goces que en sta disfruta y las ventajas que resultan de restituirse a su estado primitivo. La consideracin profunda de las tres situaciones decidira si se protege o perjudica positivamente al africano en hacerlo esclavo o en dejarlo libre. Los que en frica disfrutan esas razas, lo conocen cuantos han visto las escasas relaciones que se tienen de aquel continente, y lo convence la resistencia que muestran a volver a su patria los que obtienen la libertad, y aun los mismos esclavos a quienes se propone. Lo que se llama esclavitud en la isla de Cuba debe separarse en dos clases para ser ms justamente comprendida por los que no han tenido ocasin de

PAGE 148

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 144\ 144\ 144\ 144\ 144\ observarla: la esclavitud en las poblaciones, y la esclavitud en los campos. Honroso ser siempre para sus moradores haber conseguido con esclavos africanos y con hombres libres de la misma procedencia, ofrecer a la vista del que aborda las playas de La Habana, la ltima clase de la sociedad, lo que se llama el populacho en todas partes, con el aire de decencia, de alegra y costumbre del trabajo, que las mejores instituciones no han podido lograr en Pars ni en Londres. El incesante y bullicioso trfico interior, la carga y descarga de los muelles, la venta de todos los efectos de consumo, la conduccin de los innumerables carruajes de alquiler y de particulares, y el servicio de los multiplicados talleres de todas clases, estn desempeados por negros esclavos, cuya robustez y buen porte estn anunciando la posesin de las comodidades que desconocen los ms de los jornaleros de Europa; no se ve mendigo de ningn color, un ebrio, un miserable que excite la compasin pblica, no se encuentra en las calles de este pueblo de esclavos, donde parece que abandonados por sus amos en la vejez, o en las enfermedades, debieran abundar ms que en otro alguno. Qu contraste entre la animacin que aqu se observa, y el cuadro que presenta la isla de Tenerife, compuesta de hombres libres, a la que arrib en diciembre ltimo por malos tiempos en el paquete Havre Guadalupe un habanero observador que volva de sus viajes por Europa. Se desembarc all con sus compaeros por el gusto de ver la ciudad, y desde que puso el pie en tierra, fue tal el nmero de pordioseros que se reunan pidindoles a gritos algn socorro, que en el centro de la ciudad que ofreca el aspecto de una miseria espantosa, tuvieron que refugiarse a una casa particular, de donde salieron ayudados por la polica. Un solo negro de los que tan desgraciados se suponen, no muere aqu por la privacin de los recursos necesarios para mantener la vida, mientras que clases enteras en las naciones ms libres de Europa, estn condenados a perecer de hambre, de fro o de enfermedades provenientes de la disolucin de costumbres. Hay en la misma Habana otra fraccin de la esclavitud que constituye la servidumbre de las casas. sta es todava mucho ms feliz que la anterior. De ellas salen nuestras nodrizas, a quienes se conserva el cario de madres; sus hijos se cran como compaeros de nuestros hijos; los criados que sirven ms inmediatamente las personas de sus amos han de ser de cierta inteligencia, de cierta finura y educacin, proporcionada a la constante comunicacin en que estn con lo ms escogido de la sociedad; su porte y sus modales son superiores al de los hombres blancos de nuestros campos y talleres, y por nada cambiaran su gnero de vida por la de ningn trabajador que personalmente tuviera que ganar el sustento. El hbito de considerarlos desde nuestra niez engendra en los habitantes de Cuba una simpata para todos los de la raza, que jams se oye de una persona delicada que cometa un exceso en la correc-

PAGE 149

JOS ANTONIO SACO /145 /145 /145 /145 /145 cin de sus criados. Por el contrario, nadie piensa, ya por educacin y por utilidad, sino en hacerles ms cmoda su suerte; lo que ha influido notablemente en mejorar la de la esclavitud de los campos. Esta ltima fraccin destinada a un trabajo ms recio y ms forzado, que en algunas temporadas del ao se ejecuta fuera de la presencia del amo, es sin duda la menos favorecida, y, por lo mismo, la ms a propsito para que la Junta de Fomento establezca comparaciones entre ella y los trabajadores libres de otros pases. Todo negro de campo posee un alojamiento propio que segn las facultades del amo suele ser desde una choza capaz para un matrimonio, hasta el cuarto de un edificio cmodo, que ms comnmente se encuentran en los cafetales y en las fincas de las personas que han pasado del estado de fomento al de abundancia. En las ms econmicas se dan por racin diaria ocho onzas de carne salada cocida con races nutritivas que dividen en dos comidas; una a las 11 de la maana, y otra al retirarse de los trabajos, despus de puesto el sol; se le concede un pequeo huerto en que cultivan los domingos, granos y legumbres con que varan su alimento diario, y cran algn cerdo y aves que tambin se les permite en un cercado inmediato a sus habitaciones; se les dan al ao dos vestidos de lienzo crudo de Hamburgo, y en el invierno una manta y un gorro de lana; todas las fincas tienen constituida enfermera dirigida por el mejor mdico que pueden proporcionarse; no les falta auxilio alguno mientras estn enfermos, aunque no sea ms que por la conveniencia del amo, y cuando pasan a la clase de invlidos por enfermedades o vejez, tienen seguro un asilo en que son cuidados con igual esmero que cuando eran tiles por su vigor y robustez. Qu trabajador libre de Europa cuenta con este retiro, como no lo busque en la compasin pblica, y con qu sus hijos por muchos que sean queden con la subsistencia asegurada? Lo cierto es que en esta clase de esclavos los ms hbiles o de mejor conducta obtienen puestos ms descansados en que renen un capital con que logran libertarse. Y para el trabajador de Europa que perece de hambre y desnudez, no fuera ms humano que su gobierno empleara en remediar las miserias de su pueblo, los millones de libras esterlinas que gasta en mejorar la suerte de los esclavos en Cuba? El trabajador es tambin esclavo de sus necesidades; tiene que doblarse a las fatigas para satisfacerlas, y si stas no le producen tantos goces y tanta seguridad para la vejez, como al esclavo la suya, el resultado positivo es que el esclavo es ms feliz, y que el trabajador de Europa tiene mejor nombre. No es el nimo de la Junta oponerse al cumplimiento del tratado sobre cesacin del trfico, ni defender las infracciones que clandestinamente puedan cometerse, porque ya est sellado con la aprobacin del gobierno, que tuvo por conveniente abrir negociaciones sobre este asunto internacional con la potencia que ha querido erogarse la defensa de la

PAGE 150

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 146\ 146\ 146\ 146\ 146\ humanidad. Aun lo celebrara por provechoso y oportuno, si se hubiera acompaado de un plan de inmigracin de colonos blancos, que como necesidad preferente del Estado, se hubiese llevado a ejecucin, costendolo ampliamente de las rentas que produce la Isla. Ya tendramos el nmero de trabajadores blancos suficiente para que abarataran los jornales hasta el punto que los prefiriera la agricultura por ms econmicos que el trabajo de los negros. ste hubiera sido, y todava es hoy el nico sistema de acabar enteramente con el trfico negrero sin aniquilar la produccin, y de preparar gradualmente cuantas mejoras pensara dictar el gobierno con su sabidura y prudencia, para libertarnos un da de la fatal e imprescindible necesidad en que estamos de abrigar una poblacin numerosa de esclavos. Pero no cesar la Junta de repetir a la Regencia, que la manumisin, como desacordadamente la anuncia el comunicado del corresponsal citado, perdera inmediatamente la Isla para el gobierno de la metrpoli, y para sus habitantes blancos. No sera suficiente para contener el desastre la pronta y cumplida indemnizacin del valor de los esclavos, porque sin ellos las fincas quedaban enteramente arruinadas. Tampoco el efectivo e imposible pago del valor de stas, porque suponindolo en caja de todos los hacendados, no habr fuerzas capaces de contener los excesos de 500 000 esclavos, por naturaleza indolentes y propensos a la disipacin con los que formaran causa comn 200 000 libres de color que encierra el censo de la Isla. No era posible hacerles contraer de pronto el hbito de trabajo voluntario, ni infundirles las costumbres de una educacin regular. Lo natural sera que quisieran vivir con el menor trabajo posible, entregndose al robo y a otros vicios, y que no siendo el nmero de blancos suficiente para reprimirlos, se movieran rivalidades y odios que tuvieran que decidirse en una guerra de colores. No es presumible que ningn blanco quisiera someterse a una suerte tan dura: preferiran emigrar a pases extranjeros para ganar el sustento y asegurar la vida de sus hijos, si no tomaban antes el partido que les dictara la desesperacin. Ruega, por tanto, la Junta de Fomento a la Regencia Provisional, se digne: 1 Reprimir la licencia con que la prensa peridica de Madrid provoca la acrisolada lealtad de los habitantes de la isla de Cuba, propagando doctrinas contrarias al bienestar y a la riqueza de todos los propietarios, a la conservacin del pas, y a las rentas de S.M. 2 Que no permita que se adelanten las negociaciones sobre el trfico africano, bajo la base con que lamentablemente fueron abiertas, de conceder a la nacin inglesa la intervencin personal de sus agentes dentro del territorio espaol, y que se digne hacer valer el principio de la no intervencin, sancionado en los congresos generales, para que los comisarios ingleses que aqu se encuentran, se trasladen a ejercer sus funciones a lugar en que sean menos perjudiciales a la quietud y al bien pblico.

PAGE 151

JOS ANTONIO SACO /147 /147 /147 /147 /147 3 Que se dicten las medidas que el gobierno tenga por convenientes y sean compatibles con el decoro nacional para la absoluta cesacin de la trata, pero que al mismo tiempo se decrete un plan de colonizacin blanca, confiado a la corporacin ms laboriosa e interesada en las mejoras pblicas, tan amplio que comprenda a los nacionales y extranjeros de todos los pases, y que los gastos que ocasione sean de toda preferencia cubiertos por las rentas que produce la Isla. 4 Que se digne considerar la Regencia en su profunda penetracin, que en la cuestin de la libertad de los esclavos, no hay parecer ni sentimiento en esta Isla que disienta del voto comn pronunciado desde la llegada de los impresos de Madrid, de que sera irremediablemente perdida para la metrpoli y para sus moradores, que preferiran cualquier extremo a la calamidad de perder sus bienes, comprometer sus vidas y quedar subordinados al poder de los negros.—Habana, 27 de febrero de 1841.–El conde de Villanueva, presidente.—El marqus de la Real Proclamacin.—Carlos Cruzat.—Pascual Mendive.—conde de Barreto.—Ramn San Pelayo. —Luis Pedroso.—Salvador Sam.—Francisco Riera.—Joaqun de Pealver.—Sebastin Jos de Lasa.—El marqus de la Caada de Tirry.—Antonio Mara de Escovedo, secretario. (Escrita por D. Antonio Mara de Escovedo, Secretario.— Nota de D. Jos Antonio Saco .)VIIIDocumentos relativos al proyecto de convenio que el Gobierno ingls present al espaol el ao 1840 para declarar libres a los negros importados de frica despus del 30 de octubre de 1820Despacho de la Legacin BritnicaPrimera Secretara del Despacho de Estado.—Copia.—Traduccin.—Legacin Britnica en Espaa.—Madrid, 17 de diciembre de 1840.—Muy seor mo: no obstante que el trfico de negros bajo el pabelln espaol ha disminuido considerablemente en virtud del tratado de junio de 1835, entre la Gran Bretaa y Espaa, los traficantes de esclavos han enarbolado otras banderas para proteger sus buques y, por este medio, nuevas importaciones han continuado, proveyendo a la isla de Cuba de negros sacados de frica. A pesar de esto, se ha pensado que pudieran cortarse estos abusos, confiriendo a la Comisin Mixta establecida en La Habana la facultad de investigar los casos de los ne-

PAGE 152

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 148\ 148\ 148\ 148\ 148\ gros que existen en La Habana en esclavitud, y declarar si han sido o no importados a la Isla desde el 30 de octubre de 1820, y si dichos negros deben o no ser restituidos a la libertad. Con este objeto, el gobierno de S.M. ha preparado la minuta de un convenio que se me ha mandado proponer al Gobierno espaol. De este convenio somet hace algunos meses una copia al seor Prez de Castro y S.E. me prometi tomar inmediatamente el asunto en consideracin. Tengo, pues, el honor de remitir ahora a V.E. otra copia de la minuta del expresado convenio, cuyo objeto expliqu a V.E. hace algn tiempo. El gobierno de S.M.C. ha profesado constantemente tan vivos deseos, como los que animan al de la Gran Bretaa, de concurrir en todas las medidas ya propuestas para la abolicin de este abominable trfico, y, sin embargo, es innegable el hecho de que, en vez de disminuir y moderarse por efecto de las medidas de restriccin adoptadas hasta ahora, el mal va en aumento en las colonias espaolas; posicin que la determina de una manera incontestable la naturaleza progresiva del censo de la poblacin esclava. Para remediar este grande abuso y violacin de los tratados existentes, se propone que se confiera a la Comisin Mixta la facultad de hacer que se observe la ley nacional establecida al efecto, elevndola a un grado de suficiencia y vigor que la ponga en estado de destruir este mal. Imposibilitando los pedidos de vctimas, se impedir su envo. Haciendo que el comprador y poseedor de cualquier esclavo importado de frica no tenga seguridad de disfrutar de su ilegal adquisicin, se retraern de emplear en este trfico sus capitales. Haciendo ver al traficante de esclavos que los negros importados de frica no son ya un artculo que pueda ofrecerse en el mercado, nico medio eficaz al efecto, voluntariamente abandonar un trfico que no puede ya reportarle utilidad. Todos estos objetos se conseguirn por medio de la estipulacin del convenio que se propone. Acaso se oponga que podra esto producir descontento y aun promover la insurreccin entre aquellos esclavos que, por efecto del lugar de su nacimiento o de la fecha de su introduccin, no tuviesen derecho a ser declarados libres; pero respecto de esta objecin, dado caso de que se hiciera, debo observar a V.E. que en el plan propuesto no se trata de tocar a la poblacin criolla, ni a los esclavos que han sido importados de frica antes del 30 de octubre de 1820. Adems, los procedimientos para la declaracin de libertad han de llevarse a efecto, individuo por individuo, y no por cargamentos; de esta manera, la ejecucin del convenio ser en realidad mucho menos alarmante en su totalidad o en su individual importancia que los procedimientos sancionados por los tratados existentes. La Comisin Mixta hace ms de 20 aos que se halla establecida en La Habana, y durante este perodo, se han suscitado frecuentemente

PAGE 153

JOS ANTONIO SACO /149 /149 /149 /149 /149 discusiones que afectaban la libertad de cargamentos enteros de negros, sin que pueda citarse un solo hecho capaz de producir el menor motivo de queja por parte del Capitn General de Cuba; y esta circunstancia hace presumir con fundamento que la propuesta para que se amplen las facultades de la Comisin puede ser admitida sin riesgo ni inconvenientes. Al someter a V.E. las precedentes observaciones, debo aadirle que el gobierno de S.M., as como el pueblo ingls toman el mayor inters en esta cuestin y que el gobierno de S.M.C. adquirir una gloria grande y duradera consintiendo en el convenio propuesto, y poniendo de ese modo un trmino a una prctica tan repugnante y contraria a la humanidad. Aprovecho etc.—Firmado.— Arthur Aston .—Excmo. seor D. Joaqun Mara de Ferrer, etc., etc., etctera. Est conforme.—Rubricado.—Es copia.— Valds .Proyecto de convenioPrimera Secretara del Despacho de Estado.—Copia.—Traduccin.—Proyecto de Convenio entre la Gran Bretaa y Espaa sobre el trfico de esclavos.—Prembulo.—Su Majestad la Reina del Reino Unido de la Gran Bretaa e Irlanda y S.M. la Reina de Espaa, teniendo motivos para creer que no obstante lo estipulado en el tratado concluido en 23 de septiembre de 1817 y las posteriores adiciones al mismo de 22 de junio de 1835, entre la Gran Bretaa y Espaa, se importan de tiempo en tiempo negros de frica a los dominios ultramarinos de S.M.C., retenindolos all en esclavitud, en contravencin al espritu y letra de dichos tratados, e infringiendo los decretos promulgados en Espaa para la ejecucin de dichos tratados. Las referidas majestades han nombrado por sus plenipotenciarios para arreglar y convenir sobre medidas que sean necesarias para prevenir la violacin de dichos tratados en el asunto referido... los cuales habiendo canjeado sus plenos poderes, han convenido en los artculos siguientes: 1 El Tribunal Mixto de Justicia, establecido en La Habana, queda autorizado por el presente artculo para recibir, bajo juramento, declaraciones al efecto de probar que hay fundadas sospechas de que algn negro recientemente llegado de frica existe en esclavitud en los dominios ultramarinos de Espaa; y el mismo Tribunal Mixto, despus de recibir dichas declaraciones, queda facultado en virtud del presente artculo a hacer comparecer ante s a los negros, sobre quienes recayese la declaracin y a las personas que se presuma ser los dueos de tales negros, y a cualquiera otro individuo que aparezca relacionado o con conocimiento del asunto de que se trata; y tambin se faculta y manda a dicho Tribunal Mixto examine, bajo juramento, a todas las mencionadas

PAGE 154

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 150\ 150\ 150\ 150\ 150\ personas en lo relativo a este asunto, y si del examen resultare claramente probado a satisfaccin del Tribunal, que los referidos negros haban sido importados de frica recientemente, o que no eran nacidos en los dominios espaoles de Amrica, o que fueron importados de frica antes del 30 de octubre de 1820, dicho Tribunal declarar libres a tales negros y quedarn libres en consecuencia. 2 Si el dueo o dueos de los negros que se supongan indebidamente retenidos en esclavitud, rehusasen comparecer ante el Tribunal, ya sea personalmente o por otros en su nombre; el Tribunal citar a las partes segunda vez y si tampoco se presentasen, el mismo Tribunal, despus de pasado un trmino regular, deber citar por tercera vez a las partes, y si no obedeciesen a ninguno de los tres llamamientos, el Tribunal, no obstante la falta de asistencia de tal dueo o dueos u otras personas en su nombre, proceder a sentenciar la causa y a decidir si deben o no ser puestos en libertad los negros que se denuncian como ilegalmente retenidos en esclavitud, y la decisin del Tribunal, en tal caso, ser tenida como vlida y legal, no obstante la falta de las partes, y se llevar a efecto en consecuencia. 3 Su Majestad Catlica, pasado el trmino de... semanas, despus del canje de las ratificaciones de este convenio, expedir un decreto, autorizando al Tribunal Mixto de Justicia para que se lleven a efecto sus sentencias, conforme a lo estipulado en los precedentes artculos. Est conforme.—Se halla una rbrica.—Es copia.— Valds .Oficio del capitn general ValdsDe orden de S.A. el Regente del reino, comunicada en 25 de junio ltimo por el Excmo. seor secretario del Despacho de Estado, se me previene que informe a dicho Ministerio con la debida extensin sobre el proyecto de convenio propuesto por el gobierno de S.M.B. relativo al examen de los esclavos importados de frica desde el 30 de octubre de 1820, y su libertad, oyendo a las corporaciones y particulares que se hallen en el caso de proporcionar mayor nmero de razones en el examen de esta cuestin importante. Se me acompaa, con este motivo, la nota pasada a nuestro gobierno por la Legacin Britnica en Espaa y el proyecto de convenio que presenta la Gran Bretaa; y al dirigir yo a usted copia literal de dichos documentos para que informe cuanto se le ofrezca y parezca, no puedo menos de recomendar que el informe sea razonado, y examine el punto de que se trata bajo el aspecto legal el econmico el de dignidad nacional y cualquier otro que consultando a los verdaderos intereses del pas conduzca al mejor esclarecimiento del punto consultado. Lo que digo a usted en puntual cumplimiento de dicha orden y para que se sirva evacuar y remitirme el referido informe

PAGE 155

JOS ANTONIO SACO /151 /151 /151 /151 /151 con la brevedad que sea compatible con la importancia del negocio, a fin de que pueda yo emitir el que se me pide con pleno conocimiento de causa. Dios etc. Habana, 12 de agosto de 1841.— Gernimo Valds .—Sr. D. N. N.IXAcuerdo de la Junta de Fomento sobre manumisin de los negros introducidos desde el ao 1820En sesin de la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de 18 de agosto de 1841, presidida por el Excmo. seor superintendente general de Real Hacienda, conde de Villanueva, se ley el oficio del Excmo. seor Capitn General sobre las prevenciones que ha recibido de S.A. el Regente del reino, para que informe con la debida extensin al Ministerio de Estado, sobre el convenio proyectado por el gobierno de S.M.B., relativo a la libertad de los esclavos importados de frica desde el 30 de octubre de 1820, al que acompaa S.E. copias de la nota pasada por la Legacin Inglesa, en 17 de diciembre del ao ltimo y del proyecto de convenio a que es referente, recomendando que al exponerle la Junta cuanto le parezca sobre el particular, lo haga razonablemente, despus de examinarlo bajo los aspectos legal, econmico y de dignidad nacional. La lectura de estos documentos produjo en la Junta el efecto de un anatema de exterminio contra la isla de Cuba, apoyado por la fuerza inglesa contra todos los principios y todos los derechos reconocidos por las naciones civilizadas. Muchas reflexiones se hicieron por los seores vocales de las que pueden tomarse las siguientes como la expresin unnime de la Junta. Si se accediera al convenio quedara el derecho internacional violado con el hecho de alzarse dentro del pas agentes extranjeros con jurisdiccin competente para juzgar a los sbditos de S.M.C. Esta jurisdiccin habran de recibirla de la Reina de Inglaterra, a la que los espaoles no han prestado juramento de fidelidad, o de la Reina Nuestra Seora que no gobierna por la Constitucin inglesa, para delegar la jurisdiccin real en agentes de aquella nacin. El orden de juzgar que para el Tribunal Mixto se pide, es igualmente repugnante a la legislacin inglesa que a la espaola: afirma el negro que es libre, esto es, reclama contra la propiedad y posesin pacfica de su dueo, y es a ste a quien se obliga a probar la injusticia de la accin que contra l se intenta. Pero se le obliga a probarla ante un tribunal que no conoce trmites, que no concede trminos, que niega la accin de tachar testigos, que instruye, sustancia y resuelve discrecionalmente,

PAGE 156

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 152\ 152\ 152\ 152\ 152\ sin apelacin, sin responsabilidad, sin distincin de clases ni personas; en medio de un pueblo de 500 000 negros que se presentarn animados de un inters comn a ayudarse recprocamente en sus reclamaciones. Un tribunal como el que se propone sera tan opuesto a los principios y a la prctica de la legislacin inglesa, ms que ninguna otra, cimentada en la abundancia de medios de defensa, que toda la fuerza de la Gran Bretaa no sera suficiente para obligar al pueblo de Londres a que lo sufriera por trmino de 24 horas; aunque en su Constitucin fuera menos absurdo, en sus efectos atentara contra la propiedad legtima y contra la vida de los habitantes de la Isla. Pueden stos haber adquirido de buena fe, ignorando su procedencia, algunos esclavos importados despus del ao de 1820; y los mantendrn en sus fincas bajo el mismo rgimen que los de origen ms antiguo. Si la Inquisicin inglesa penetra en estas fincas, con la bandera de la libertad, para que a ella se acojan los negros a quienes comprende el convenio, no tardaran en arrebatarla todos los individuos de la misma raza, cuya estupidez no alcanza la sucesin de las pocas, ni penetra la diferencia de derechos entre compaeros de unas mismas castas y de un solo color. Conmovidos con la seduccin de una suerte ms feliz, la mezquina poblacin blanca de los distritos cultivados sera insuficiente para contener sus pretensiones. El inters del mando, la esperanza de mejor fortuna, el reprimido conato de poseer mujeres blancas, les brindaran muy pronta la inteligencia y las simpatas de los libres de color residentes en las grandes poblaciones. En este caso ni a las tropas que nos guarnecen, ni a los blancos armados en masa les queda otra esperanza que la de sacrificarse por la conservacin del pas para no sobrevivir al deshonor de su ruina. El tratado de 1817 ha sido lealmente cumplido por el Gobierno espaol, que no ha habilitado buque alguno para la costa de frica en observancia de sus artculos; que ha permitido registrar y perseguir su bandera por los cruceros ingleses, cuando se ha empleado en el trfico ilegtimo; que ha cumplido con el establecimiento de la Comisin Mixta para sentenciar las presas hechas en virtud de las estipulaciones; que ha accedido a la peligrosa permanencia en sus dominios de los negros emancipados, y, por ltimo, que no ha usado del derecho que el mismo tratado le concede de mudar la residencia de la Comisin Mixta a otro punto de sus dominios, en que fuera menos perjudicial al inters de las colonias. De parte de los agentes del Gobierno ingls se ha experimentado continua tendencia a excederse de las atribuciones que les concede el tratado. Todos los artculos de ste garantidos con la fe de las dos naciones, versan exclusivamente sobre el hecho de encontrarse en las costas de frica, en las de las colonias espaolas, o en la travesa, como lo expresa el artculo 9, buques que contengan negros comprados en la costa de frica. Fuera de estos tres casos, no hay infraccin, no se co-

PAGE 157

JOS ANTONIO SACO /153 /153 /153 /153 /153 mete delito, ni se puede aplicar pena. Ni la nacin inglesa ni la espaola se reservaron la facultad de declarar libres a los esclavos que se encontraran en la isla de Cuba introducidos despus del ao de 1820. Los propietarios no han tenido para qu averiguar en sus compras la poca ni el lugar de que eran introducidos; estaban en tierra; ya no los comprenda el tratado; bastbales saber que ninguna nacin del mundo promulga leyes con efecto retroactivo. Para lo venidero la dignidad y sabidura del gobierno pueden conceder en los convenios todo aquello que no lleve por objeto la evidente ruina de sus sbditos; mas, para el tiempo pasado nada es obligatorio, sino lo que est escrito en leyes publicadas con la anterioridad necesaria. Tales fueron las opiniones emitidas en la Junta, la que con la mira de reunir las ilustraciones que pide el Excmo. seor Capitn General, acord nombrar una comisin compuesta de los seores Excmo. marqus de Arcos, intendente D. Narciso Garca de Mora, coronel de Ingenieros D. Evaristo Carrillo y D. Toms de Juara Soler, esperando del celo que los caracteriza se renan con la frecuencia que demanda el asunto de que dependen los destinos de la Isla, a fin de extender a la mayor brevedad posible con los datos que las oficinas proporcionen y con las luces que se sirvan comunicar los dems seores vocales, el dictamen fundado que ha de influir en la decisin del Supremo Gobierno. Lo que se comunicar al Excmo. seor Capitn General en respuesta provisional a su citado oficio y a reserva de trasmitirle oportunamente el resultado de las tareas de la Comisin as que se someta a la aprobacin de la Junta.— Villanueva.—Antonio Mara de Escovedo .—Es copia.— Antonio de Escovedo Secretario.XInforme del censor de la Real Sociedad Patritica, don Manuel Martnez Serrano, sobre el convenio propuesto por el gobierno de S.M.B. para la abolicin del trfico de esclavos11Excmo. seor: Cuando tantas plumas ms diestras que la ma, interesadas en la prosperidad de esta Isla, han escrito sobre las recientes y exorbitantes pretensiones del gabinete britnico relativas a la extincin de la esclavitud en ella, es una animosidad que yo d mi voto acerca de materia tan ardua, porque es difcil que lo haga tan cumplidamente como requiere el caso; pero el habrseme asociado a la Comisin nombrada para dar al Excmo. seor Presidente Gobernador Capitn General el

PAGE 158

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 154\ 154\ 154\ 154\ 154\ informe que ha pedido a este Cuerpo Patritico sobre el punto en cuestin, y la circunstancia, penosa para m, de no haber suscrito el que se ha redactado por los otros tres seores de la Comisin, ya porque a mi juicio se hace uso en l de un lenguaje demasiado acre contra la nacin inglesa y su representante en esta ciudad, y ya tambin, porque soy de opinin contraria a la de dichos seores en una parte, la ms esencial del informe, me pone en el caso de decir lo que pienso no para entrar en una competencia, sino para llenar el vaco que ha dejado la falta de mi firma en dicho papel. Sin duda que el Excmo. seor Capitn General, al dirigir en copia la nota comprensiva de los tres artculos del nuevo proyecto que la Gran Bretaa propone, y al encargar a esta Corporacin que examine y le consulte el punto bajo el aspecto legal, el econmico, el de dignidad nacional y cualquier otro que conduzca a su esclarecimiento, tuvo presente que esa distincin que nos dispensa, est en armona con el sentir del inmortal e ilustre Jovellanos, que penetrado de lo que pueden influir las sociedades econmicas en la prosperidad de los pueblos, cree que los gobiernos y todas las corporaciones deben or sus dictmenes, dndoles as una prueba de aprecio y estimulndolas con esta confianza, como un premio debido a sus tareas tan gratuitas como voluntarias. Mas, no considero que sta sea la nica razn que haya impulsado la comunicacin de S.E., sino que pretendiendo el Gobierno ingls que los negros introducidos en la Isla desde el 30 de octubre del ao de 1820 sean declarados libres, y que estas declaratorias se hagan por los tribunales mixtos, con exclusin de toda otra autoridad, ceidos a los trmites que se designan en los artculos del mismo proyecto, es indudable que la Sociedad debe, con el mayor inters, ocuparse de la cuestin, y el comercio y el gabinete britnico, al pretender la libertad de los negros en el modo y orden que lo hace, no tienden a otro objeto que a destruir uno y otro ramo, por cuanto los brazos de aqullos son los que se hallan dedicados al cultivo de los campos y a la servidumbre domstica. Si la Inglaterra fuera un pueblo naciente cuyas ideas y opiniones se ignoran, y si los clculos de su poltica no se hubieran comprendido por las dems naciones, acaso podra creerse que la filantropa, segn se nos dice en la nota, y los sentimientos de humanidad contra la esclavitud, habrn sido los nicos estmulos que tuvo para los convenios de 1817 y 1835 y el que ahora se propone, a pesar de que semejante profesin de fe obrara siempre en contradiccin del principio utilitario que conocen los filsofos y que confiesan como el mvil de todas las acciones del hombre; mas, cuando la historia nos pone de manifiesto que los ingleses todo lo emprenden para llegar al colmo del poder y que todo lo arrostran por obtener la exclusiva en cuantos ramos se conocen y alcanzar el fin que se proponen; debe, por lo mismo, convenirse en que el

PAGE 159

JOS ANTONIO SACO /155 /155 /155 /155 /155 ataque de aquel astuto gabinete, no es a la esclavitud, sino a otros frutos que gozando en los mercados de Europa, sobre todos los dems, un privilegio que les concedi la naturaleza, se propone privarnos violentamente de los medios nicos con que estamos para hacer producir nuestros frtiles terrenos, y que entonces los frutos de sus establecimientos se vendan con ms estimacin, como que no existirn los nuestros que les rivalicen. Otro convencimiento de que no es la filantropa la que ocasiona tan ilegales pretensiones nos presenta la misma Inglaterra. Si su objeto es extinguir la esclavitud como contraria a la ilustracin y a la humanidad, por qu motivo circunscribe su proteccin a todos los esclavos introducidos del 30 de octubre de 1820 en adelante y no las extiende a todos los que sufren igual condicin? Por qu no hace valer esa misma filantropa con los esclavos de los norteamericanos y de otros muchos pueblos? Y por qu, en fin, no se trasladan al frica e infunden en sus habitantes esos mismos sentimientos para que cesen en la brbara costumbre de degollar o vender sus prisioneros? Acaso querr decirse que el nuevo convenio que se propone est fundado en los anteriores que ya se han citado, y que no habiendo regido stos sino desde 1820 en adelante, limitan sus pretensiones a los esclavos de esta poca; mas, sta no es razn que satisface, porque las causas o fundamentos que pretext la Inglaterra desde el primer convenio no fueron otros que la filantropa, y si sta es la causa de la humanidad, no debe conocer lmites ni restriccin, sino ejercerse a favor de todos los seres que gimen bajo la detestable esclavitud ; a lo que se agrega que ninguno de los dos convenios a que antes me contraje autorizan la emancipacin que por el nuevo proyecto propone el Gobierno ingls, y mucho menos por el mtodo ruinoso y desordenado que lo pretende, de suerte que siendo ilegal y exorbitante, debe desecharse en todos los particulares que comprende, si es que quiere la nacin conservar ilesa su dignidad y su dominacin en la isla de Cuba. Si el derecho pblico no estableciera que los convenios y estipulaciones de los soberanos son inalterables mientras no se destruyen por nuevos tratados y que sera una mengua y una degradacin de la misma soberana, hacer valer contra ellos las excepciones que son lcitas entre individuos particulares para desvirtuar los contratos que celebran, yo no dudara demostrar hasta la evidencia los vicios que ocurrieron en los tratados que en 1817 y 1835 celebr nuestro gobierno con el britnico para extinguir el comercio de los esclavos; pero a la vez que prescindo de esa impugnacin, porque nada adelantara con ella, no me es lcito hacerlo sobre la injusticia de las recientes pretensiones. Todos los artculos de los antiguos convenios no tienen otro objeto que impedir el trfico de esclavos y establecer comisiones mixtas que

PAGE 160

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 156\ 156\ 156\ 156\ 156\ en el caso de algn apresamiento de buques negreros determinen sobre la legalidad de la detencin; pero ninguno hay escrito por el cual se resuelva que los negros que se introdujeran en la Isla de la fecha del convenio en adelante se declararan libres y, lejos de ello, se advierte que esa declaratoria slo existe estipulada con respecto a los aprehendidos en los buques considerados por de buena presa, como se advierte del artculo 7 del Reglamento establecido para las comisiones mixtas, que es decir que los tratados slo autorizaban la persecucin y apresamiento en el mar, pero ni remotamente se convino cosa alguna con relacin a los negros despus que existieran en tierra; de que se sigue que la emancipacin que hoy se exige, carece de fundamento como no comprendida en los anteriores pactos, y es injusta e ilegal, porque se quiere dar al convenio propuesto una virtud y fuerza retroactivas contra los principios de toda buena legislacin. Pero, a qu cansarnos en presentar convencimientos de no estar fundada en anterior estipulacin el proyecto, cuando el mismo Gobierno ingls nos lo confiesa en el hecho de pedir, no el cumplimiento de una obligacin anterior, sino el establecimiento de otra distinta estipulacin? Y cul es el derecho que le autoriza para semejante solicitud? Ninguno otro que la condescendencia y laxitud que hubo cuando las estipulaciones de los aos de 1817 y 1835, pues entonces se quebrant y ahora se quiere infringir de nuevo el derecho de gentes, que establece que a ningn pueblo es permitido mezclarse en el gobierno interior de otro, ni privrsele de las ventajas que la naturaleza o la industria le proporcionan. Cuando as me explico, no se crea que la prosperidad de la isla de Cuba, ni el cultivo de sus campos dependan precisamente de la subsistencia de la esclavitud, ni se presuma que sus habitantes estn desnudos de los sentimientos de humanidad que son compatibles con su ilustracin. El pueblo cubano, filantrpico por naturaleza, est posedo de las disposiciones ms favorables hacia la extincin de aqulla, porque la estima perjudicial a sus mismos intereses; pues a pesar de que en este suelo no se ejerce en los negros la tirana que en otros pases, y a pesar tambin de que los amos estn vigilados por el gobierno para que no abusen de la potestad domnica, con todo, debe confesarse que la esclavitud siempre es odiosa, que el servicio que sta desempea jams puede ser voluntario sino forzado, y que sus resultados nunca sern ventajosos como el que preste el de los hombres libres, en quienes obran los estmulos del lucro, y el temor de no encontrar quien les proporcione trabajo, si no se acreditan con el exacto cumplimiento de sus tareas. Mas, a pesar de que esta disposicin a favor de la libertad y que la opinin est de parte de los brazos libres para el cultivo de los campos y servidumbre domstica, la conservacin de nuestros intereses, nuestra

PAGE 161

JOS ANTONIO SACO /157 /157 /157 /157 /157 propia existencia, la tranquilidad y conservacin de la Isla, comprometen a sus habitantes a que continen sufriendo aquella calamidad que el mismo gobierno ocasion con la introduccin de brazos negros, creyendo hacer un beneficio, pues si se conviniera en la emancipacin de tantos esclavos a la vez, como pretende el Gobierno britnico, se convendra de hecho en la destruccin de nuestra riqueza agrcola, porque desempendose el cultivo de los campos por esclavos, y no estando preparado para cambio tan repentino, es indudable que los trabajos todos se paralizaran, cuando no contamos con brazos libres que suplieran la falta de aqullos, al paso que el nmero crecido de negros emancipados por virtud del convenio y todos los dems esclavos que desde luego querran ser comprendidos en el mismo beneficio, seran un torrente que vendra sobre los blancos, cuyo mpetu no podra contenerse, y que no slo producira un trastorno en nuestra economa y una desolacin en los bienes, sino que tal vez nos sepultara en una perpetua ruina y aun la metrpoli correra el riesgo de que esa masa tan enorme como desmoralizada, la dejara privada en una de las ms ricas provincias de la corona. Subsistiendo, como debe subsistir, la esclavitud con que hoy se cuenta en la Isla, no sufren alteracin los trabajos de las haciendas ni los dems que son desempeados por brazos negros, porque todo sigue en marcha natural, y aunque es cierto que la no introduccin de ms esclavos en cumplimiento de los convenios de 1817 y 1835, ha de ocasionar la extincin de la esclavitud, tambin es verdad que el orden paulatino con que ha de suceder, no slo nos pone a cubierto de los perjuicios y trastornos que ocasionara la emancipacin momentnea, sino que nos dar tiempo para arbitrar medios de sustituir la falta de esclavos y tendr el gobierno nuevo motivo por qu contribuir al aumento de poblacin blanca y dispensar aun mayor proteccin a la agricultura. De estos dos principios depende la felicidad del suelo cubano, porque el aumento de poblacin blanca acrecentar nuestra riqueza en razn de que manejadas las fincas por brazos no esclavos, se harn ms productivas; as como las nuevas concesiones que se dispensen a los labradores y el redimirlos de algunas cargas son los medios de aumentar la prosperidad en todo Estado, segn lo aconseja el mismo seor Jovellanos, fundado en que la agricultura es la fuente de donde emanan todas las riquezas. Y con estos antecedentes, podr creerse que el Supremo Gobierno vacile un momento en adoptar ambos extremos, cuando es su deber, el ms sagrado, proteger a sus gobernados? No es presumible que desoiga nuestros clamores, so pena de que desaparezca la opulencia de la Isla y que sumidos en la miseria ni pueda el gobierno cubrir las urgentes obligaciones que gravitan sobre las reales cajas, ni continuar remi-

PAGE 162

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 158\ 158\ 158\ 158\ 158\ tiendo a la metrpoli los millones de pesos con que hasta ahora le ha auxiliado. Dije antes que el nuevo proyecto ofende el decoro de la nacin, y que el mtodo que se propone de llevarlo a cabo es desordenado, porque sera una mengua que se consintiese el establecimiento de esa Comisin Mixta, cuando su forma no es acomodada a la de los tribunales que las leyes del reino establecen, y cuando juzga de un modo desordenado y aun desconocido por nuestra legislacin; y no slo envuelve esa anomala, sino que aun se toca otro fenmeno jurdico, cual es que una potencia extranjera ejerza actos jurisdiccionales en territorio espaol y contra espaoles; cosa a la verdad muy repugnante, porque la intervencin del Gobierno ingls en esos juicios supone desconfianza de los ministros de nuestra nacin; y como por el nuevo proyecto se pretende que se amplen las facultades de esas mismas comisiones, sera un oprobio para la nacin, y un borrn inextinguible que accediera a otras medidas ms depresivas de la autoridad de sus tribunales, recibindolas de un extranjero, cuando por sentido contrario deban ponerse los medios de que cesara ese imperfecto e incompetente tribunal titulado Comisin Mixta. An se hace ms reparable el mtodo que establece el nuevo proyecto para la investigacin de los esclavos introducidos del ao de 1820 en adelante y consecuente declaratoria de libertad, pues al paso que nos sujeta a un juicio informe y a unas simples declaraciones de cualquiera clase de personas, priva a los propietarios de toda defensa y recurso contra las sentencias que se pronuncien, despojndolos aun del de apelacin que es tan respetado por nuestras leyes; y no slo deba estimarse como el acto ms violento y nulo aquel por el cual se nos sometiese a un convenio tan gravoso, sino que atendida su gravedad y trascendencia en todos sentidos, debera obedecerse y no cumplirse, como es permitido con los rescriptos alcanzados con obrepcin y subrepcin, toda vez que entregndonos a merced de un poder extranjero, se pretenda sujetarnos al influjo de sus pasiones, y a unos trmites que no se hallan establecidos por las leyes bajo las cuales nacimos; y supuesto tambin que no se dispensaba en tal caso a nuestras personas y propiedades la proteccin que corresponde y a que est obligado todo gobierno con sus sbditos. Tiempo es de evitar el mal que nos amenaza, y que desde luego creo que no llegar a tener efecto, cuya esperanza la fundo en que el Supremo Gobierno ha querido ornos antes de resolver sobre la materia, y no es presumible preste su condescendencia a las injustas solicitudes del Gobierno britnico, ni que desatienda las slidas razones que hablan a nuestro favor y que el Excmo. seor Capitn General esforzar y elevar a su alta penetracin.

PAGE 163

JOS ANTONIO SACO /159 /159 /159 /159 /159 Si desgraciadamente se acepta ese ominoso proyecto, la isla de Cuba, que con tanto fundamento ha sido calificada como la joya ms preciosa de la Corona de Castilla perder todo su brillo, porque desaparece su opulencia; pero si cumpliendo los tratados de 1817 y 1835 se adoptan a la vez medios extraordinarios de aumentar la poblacin blanca, si se sustituyen brazos libres a los negros, si generosamente se protege la agricultura, la felicidad de la isla de Cuba llegar al ms alto grado, porque cesando la introduccin ha de extinguirse lentamente la esclavitud, concilindose de este modo la conservacin de nuestros intereses con los sentimientos de humanidad que nos distinguen. stos son mis votos que, como censor de este ilustre Cuerpo, le pongo de manifiesto con la franqueza y buena fe de un hombre honrado, que no tiene otro objeto ni otro estmulo que el decoro de la nacin y la prosperidad de la patria, en cuyas aras todo debe sacrificarse. Habana, octubre 25 de 1841.XIAdicin al informe del censor de la Real Sociedad PatriticaEntre las modificaciones que se hicieron al informe del censor de la Real Sociedad Patritica, merece transcribirse la que propuso el amigo D. Felipe Poey: “Resumiendo todo lo dicho, se ve que la Sociedad tiene por desastrosa y de suma injusticia la violenta abolicin que propone Su Majestad Britnica; y, por tanto, espera que nuestro Gobierno Supremo, en su paternal solicitud, no admitir el desesperado remedio que le ofrece el extranjero, persuadido de que no se sanan de repente las enfermedades sociales que el largo tiempo ha engendrado. ”Al paso confiesa que siendo la esclavitud un origen perpetuo de corrupcin moral en la poblacin cubana, fomentadora de las distinciones que trae consigo la diferencia del color, y causa del abandono por la juventud blanca de los talleres de la industria, no puede menos de lamentarse de que el inters de los particulares haya llevado las cosas hasta el punto de poner la isla de Cuba en el trance lastimoso en que la vemos; por lo que levantando su dbil voz al Superior Gobierno, le suplica que en lo sucesivo aumente su vigilancia para que sean cumplidos rigorosamente los tratados por todos los sbditos de S.M., segn lo exigen la buena fe y la severa justicia. Breve espacio de tiempo ser suficiente para que se note el exacto cumplimiento de lo acordado; entre-

PAGE 164

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 160\ 160\ 160\ 160\ 160\ tanto se podr dar a la cuestin vital que nos ocupa un sesgo favorable, procurando arbitrios para llegar paulatinamente a la abolicin absoluta de la esclavitud, conformes a las opiniones filantrpicas que ejercen en Europa poderosa influencia sobre las masas y los gobiernos. Pero sea este beneficio la obra del tiempo y de una bien calculada reflexin, sin intervencin de gabinetes extranjeros interesados tal vez en nuestro dao, sin la prdida repentina de nuestros haberes, y con la seguridad personal que por natural defensa reclamamos. La Sociedad cree que los hacendados sensatos que miran por el bien de la patria, desechando los clculos del egosmo, harn quiz gustosos, oportunamente y prudentemente, el sacrificio de una parte de su fortuna, para afianzar la felicidad moral de sus hijos, y digmoslo tambin, para salvar la otra”.XII Informe de la Junta de FomentoExcmo. Seoras y Seores: La isla de Cuba, afortunada hasta aqu, nunca se haba visto amenazada de un riesgo tan inminente y desastroso, como el que ahora tiene lleno de consternacin y de pavor el nimo de sus pacficos moradores. Cuando en el ao de 1811 el fervor de los principios polticos y humanitarios, y la inexperiencia de algunos diputados de las Cortes extraordinarias, les llevaron a proponer ciertas medidas legislativas para efectuar gradualmente la emancipacin de los esclavos, aunque fue grande nuestro apuro, ni nos rodeaban 2 millones de libertos de color, ni tenamos en nuestro seno 500 o 600 000 individuos de la misma raza, ni una nacin poderosa, perseverante y astuta se haba declarado su aliada y protectora; en fin, aqulla no pasaba de una cuestin domstica, y el triunfo de la razn, de la justicia y de la poltica no poda ser dudoso. ¡En qu situacin tan distinta nos encontramos! Trtase ahora de romper de un solo golpe los vnculos que ligan los esclavos a los amos, y se quiere cubrir ese atentado con las formas sagradas de la justicia. Amos y esclavos debern comparecer en una especie de juicio final, en que la Inglaterra desempear a la vez el papel de acusadora de los unos, de procuradora y defensora de los otros, de rbitra, de juez y de ejecutora. Y para consumar ese proyecto asolador, se aspira a que Espaa haga enmudecer sus leyes civiles y fundamentales, a que se asocie de grado a la iniquidad, a que de hecho renuncie su soberana sobre la Isla, a que firme voluntariamente su degradacin, y se presente dando al mundo el

PAGE 165

JOS ANTONIO SACO /161 /161 /161 /161 /161 ejemplo ms triste de abnegacin de su decoro e independencia que quizs ha visto la historia. En tan solemne circunstancia, todos los hombres llamados por su posicin a ilustrar la conciencia del gobierno, deben emitir con noble franqueza su dictamen, y esta consideracin es la que decidi a los informantes a encargarse de una comisin ardua y en todos sentidos muy superior a sus luces. Para desempearla con el debido acierto han estudiado y meditado y odo personas instruidas de todas clases, de todas carreras, y, sobre todo, consultado la opinin pblica; de esa opinin que se ha pronunciado unnime, compacta, grave, aunque como siempre prudente y reservada. La Comisin, en realidad, no ha hecho otra cosa que formularla y ser su rgano para que, si merece el apoyo de la Junta, se trasmita por el de nuestros jefes, al Gobierno Supremo. La Comisin, pues, entrar en materia, y procurando llenar las indicaciones que hace el Excmo. seor Gobernador y Capitn General en su oficio del 12 del pasado con que remite el proyecto de tratado, examinar la cuestin: 1 bajo el aspecto legal; 2 bajo el econmico-poltico y terminar con algunas consideraciones generales que juzga de suma importancia. Al examinar el proyecto de tratado, la primera pregunta que naturalmente ocurre es, en qu principios, sobre qu derechos funda el Gobierno britnico tan extraordinaria pretensin? Es acaso en el tratado de 23 de septiembre de 1817, o en el que con el ttulo de adicional se celebr en 22 de julio de 1835? Examinemos esta cuestin. En el Congreso de Viena de 1814, los plenipotenciarios de los grandes poderes que lo componan declararon que “el trfico de esclavos era repugnante a los principios de la humanidad y de la moral universal, y que sus respectivos soberanos deseaban ardientemente poner trmino a una calamidad que asolaba las costas de frica, degradaba la Europa y afliga la humanidad”. Esta declaratoria no pasaba del simple reconocimiento de un principio de moral. Los soberanos que la hacan, a nada se obligaban los unos respecto de los otros, y cuando ms significaba que cada cual se juzgaba en el deber de conciencia, de prohibir en sus Estados el trfico de esclavos, reservndose determinar libremente la poca y las reglas que para verificarlo creyesen conveniente fijar. Los plenipotenciarios de Inglaterra fueron los autores de este artculo; pero en el concepto de sus hombres de Estado, no tena otra importancia que la que hemos indicado. Cuando en la discusin del Bill propuesto por el Ministerio ingls para que se asimilase el trfico que an hacan sus sbditos a la piratera, aseguraban algunos diputados que lo apoyaban, que el Congreso de Viena debi declarar por una regla general de derecho internacional, que la trata era en efecto un crimen de esa clase; Mr. Canning, aunque autor de la ley, no poda escuchar tranquilo

PAGE 166

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 162\ 162\ 162\ 162\ 162\ semejante blasfemia poltica, y se apresuraba a declarar que la “Inglaterra, sera, de todas las naciones del mundo, la ltima que reconociese en ningn Congreso, o una alianza cualquiera [eran sus palabras] el derecho de hacer leyes universales y obligatorias para todos los pueblos. Lo que desearamos, aada el ilustre ministro, es, que cada Estado de su propia voluntad declarase el trfico de esclavos asimilado a la piratera. Hasta aqu no lo hemos obtenido de ninguna potencia europea que del mismo modo resisten acceder al mutuo derecho de visita en los buques sospechosos de emplearse en semejante comercio”.12Empero, decidido ya su gobierno a ponerle trmino, por motivos que no es de este momento discutir, la declaratoria era siempre en sus manos, un instrumento utilsimo para negociar con las dos naciones que ms le interesaba apartar de la trata, y que por sus circunstancias particulares, entonces menos que nunca podan hacer una decidida oposicin a sus exigencias. El gabinete britnico recab del nuestro, que en un artculo adicional al tratado de 5 de julio de 1814 se expresase como consecuencia de aquella declaratoria que, “siendo conformes enteramente los sentimientos de S.M.C. con los de S.M.B. respecto de la injusticia e inhumanidad del trfico, de esclavos, Su Majestad Catlica tomar en consideracin, con la madurez que se requiere, los medios de combinar estos sentimientos con las necesidades de sus posesiones en Amrica. Su Majestad Catlica promete adems prohibir a sus sbditos que se ocupen en el comercio de los esclavos cuando sea con el objeto de proveer de ellos a las islas y posesiones que no sean pertenecientes a Espaa; y tambin el impedir, por medio de reglamentos y medidas eficaces, que se conceda la proteccin de la bandera espaola a los extranjeros que se emplean en este trfico, bien sean sbditos de S.M.B. o de otros Estados o potencias”. Este artculo tena un carcter tan general y tan vago, como el del Congreso de Viena. El seor D. Fernando VII se reservaba la facultad anexa a su soberana, de poner trmino al trfico, cuando lo juzgase oportuno, y no cediese en gran dao de estos pases; y slo se obligaba formalmente a impedir que por sus sbditos, o bajo el amparo de la bandera espaola se introdujesen esclavos en las colonias extranjeras. Sin embargo, para Inglaterra tena otra importancia el artculo: poda ser el preliminar de una negociacin, y esto bastaba a sus designios. Favorecanlos eficazmente las circunstancias de la poca. El rey se reconoca en cierta manera deudor a los esfuerzos ingleses de la posesin de su trono. Hallbase adems empeado en la guerra con las colonias insurreccionadas, y rale de gran inters no desagradar a una nacin, naturalmente inclinada a favorecer, y aun provocar los conatos de independencia de los moradores de aquellas provincias; en fin, el Erario se vea exhausto y sin recursos para hacer frente a esa guerra y

PAGE 167

JOS ANTONIO SACO /163 /163 /163 /163 /163 a otras grandes urgencias del Estado; la Inglaterra poda facilitarlos, y se ajust el impoltico tratado de 17 de septiembre de 1817. Pero su nico, su exclusivo objeto era poner trmino al trfico de esclavos que pudiesen hacer los sbditos de una y otra nacin. Al efecto se estipul: 1 el derecho de mutuo registro de los buques mercantes por los de ambas marinas reales; y 2 que pudiesen ser apresados los que se encontrasen con negros a su bordo, procedentes de las costas de frica y conducidos a los puntos donde existiesen los tribunales mixtos que deban formarse, con el limitado fin de decidir de la justicia o ilegalidad de esos aprovechamientos. Fuera, pues, de los casos de presas hechas en el mar, callaba el tratado, cesaba la autoridad de los tribunales mixtos, y cada nacin se reservaba naturalmente el derecho de juzgar por sus tribunales comunes, y conforme a las leyes generales o a las particulares que se dictasen al efecto, las reclamaciones que pudiesen nacer de la introduccin clandestina de algunos africanos. Quince aos haban transcurrido desde que se empezara a cumplir por parte de Espaa, con su proverbial lealtad, aquel tratado, cuando con objeto de hacerlo ms eficaz se ajust y celebr el de 22 de julio de 1835. La sola existencia de este nuevo convenio, prueba que en el concepto de las altas partes contratantes no haba surtido el anterior un efecto tan cumplido como se deseara. Crease sin duda violado, y que a pesar de los esfuerzos de uno y otro gobierno, se haban introducido algunos africanos en sus respectivas colonias; pero aunque se ampli el derecho de apresamiento, extendindolo aun a los casos de que slo hubiese simples y debilsimas sospechas de que el buque pudiese emplearse en el trfico (sin repararse en las violencias y daos a que se sujetaba la marina mercante de la nacin ms dbil), volvi a guardarse profundo y absoluto silencio, no slo sobre los africanos que hasta entonces pudieron ser clandestinamente importados, sino respecto de los que fuesen en lo sucesivo, por una consecuencia forzosa de la inmensa ganancia que semejante negocio proporcionaba. Ese silencio no fue hijo del olvido o de la omisin; sino el resultado de la naturaleza de los tratados mismos, una consecuencia rigorosa de las mximas en que se apoya la independencia de las naciones, que no era seguramente el nimo de Espaa comprometer ms de lo que ya haba comprometido en tan aciaga negociacin. Desde el momento que los buques que se ocupan en el comercio clandestino de negros logran burlar la vigilancia de los cruceros, y depositar sus cargamentos en tierra, ya inglesa o espaola, la cuestin cambia absolutamente de naturaleza y de aspecto. No hay apresamiento, no hay materia para los procedimientos que determina el tratado, que no puede extenderse a otros casos que a los que en l estn literalmente determinados. Si hay algn delito, algn hecho vicioso o ilegal, como consumado en tierra debe juz-

PAGE 168

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 164\ 164\ 164\ 164\ 164\ garse y decidirse por las leyes y por los tribunales comunes de la nacin a que pertenezca el territorio. Estas verdades no admiten comentarios; sus pruebas estn en los tratados; su fuerza, en su propia sencillez. La Inglaterra, pues, no puede fundar sus pretensiones a un nuevo tratado, ni en la letra ni en el espritu de los existentes; ni el objeto que al proponerlo se tiene en mira, es por cierto bastante poderoso para que nuestro gobierno se decida a violar las leyes civiles y fundamentales, completar el sacrificio de su dignidad e independencia, y resignarse a perder para siempre, uno de los ms ricos e importantes adornos de la hermosa Corona de Castilla. En efecto, desconcese de una manera inconcebible en el proyecto de tratado, la fuerza de la posesin; de esa base fundamental de toda propiedad y de todo orden social. La posesin tranquila de uno, diez y 20 aos es un hecho insignificante por el tratado; aun cuando descanse en un ttulo legtimo de compra, herencia, etc.; pues el poseedor todava queda obligado a justificar que el esclavo es de introduccin anterior al mes de octubre del ao de 1820. Cundo se vio tan escandaloso olvido de las mximas de justicia universal? Atacada la propiedad en sus dos principios vitales que son la posesin y el ttulo y compelidos los dueos a promover una prueba difcil siempre, y que muchas veces ser imposible, de hecho queda destruida la esclavitud. El espritu de inquietud e insubordinacin que se apoderara de los esclavos hara incmoda, intil y peligrosa su conservacin. Enajenarlos sera imposible por las mismas razones; y aun cuando fuese dable que donde existen 200 o 300 libertos permaneciesen en la esclavitud un nmero igual o menos de individuos del mismo color, de igual procedencia, y que no comprenderan los motivos de tan chocante diferencia, los blancos mismos, si es que podran sobrevivir a semejante trastorno, se apresuraran a deshacerse de tan molesta y gravosa propiedad. Pero son todava ms de bulto los inconvenientes legales que presenta el convenio, al considerar que no slo se aspira a privar a los actuales poseedores de esclavos de las justas garantas que les dan las leyes civiles, sino que tambin se pretende que sean juzgados por un tribunal compuesto en parte de extranjeros, por trmites especiales dictados con ese objeto, que hacen toda defensa imposible, y que agravaran la triste condicin de los que hubiesen de luchar en tan desventajoso terreno. La Comisin ha consultado la historia y no ha encontrado noticia de ningn Estado independiente que haya consentido todava que en su seno se erijan tribunales compuestos de extranjeros para juzgar a los naturales en cuestiones civiles y criminales, por hechos consumados en su territorio. Ha visto ejemplos de pueblos que han convenido en perder su independencia sometindose a un conquistador afortunado; pero

PAGE 169

JOS ANTONIO SACO /165 /165 /165 /165 /165 estipular y obtener siempre aun de los ms brbaros y feroces, la conservacin de sus leyes y fueros, y el derecho de ser juzgados por naturales. Pululan los testimonios de esta verdad en los anales de las modernas y las antiguas naciones; y los de nuestra Espaa son precisamente de los ms fecundos en esta clase de establecimientos. Los romanos y los godos, los alrabes y Bonaparte respetaron siempre un principio que los publicistas ms acreditados miran hoy como un axioma de derecho internacional13 que tiene adems el carcter de una ley fundamental de nuestra sociedad. Lo fue siempre en Espaa, y de las ms sagradas, la de que los moradores no pudiesen ser juzgados sino por naturales del reino, y no de fuera de ellos ;14 y por los cdigos y leyes nacionales. Y tan celosos se mostraron nuestros mayores de la conservacin de ese derecho como lo atestan multitud de peticiones de Cortes, y varias disposiciones legales, enderezadas todas a impedir que los extranjeros, aun cuando estuviesen avecindados y desempeasen algunos empleos, pudiesen nunca ejercer funciones judiciales. Los espaoles fueron prdigos de su sangre cuando no alcanzaron sus quejas y representaciones a sostener la inviolabilidad de esas leyes, verdadera y nica garanta de la libertad civil; y no fue otro, por cierto, el origen de la justa y clebre sublevacin de las comunidades. Mas, s sera inaudito y oprobioso para la nacin permitir la creacin de un tribunal compuesto de extranjeros para juzgarnos en una cuestin de esencia tan domstica, por otras leyes que por las espaolas, por otros jueces que por espaoles, rayara en los ltimos lmites de la iniquidad tolerar tambin que ese tribunal y las reglas que han de guiarlo viniesen a aplicarse a hechos consumados con 20 aos de anterioridad a su existencia. Mxima es de justicia universal consignada y sancionada en nuestros cdigos, que las leyes no deben tener efectos retroactivos.15 “Ningn espaol, dice un artculo de la actual Constitucin de la monarqua, ser procesado ni sentenciado, sino por juez o tribunal competente, en virtud de leyes anteriores al delito ”;16 y aunque pudiera argirse que ese cdigo no comprende estas provincias, fcil es contestar que esto es slo en lo relativo al sistema de su gobernacin; pero que siempre les favorecern ciertos principios generales que, como el que acaba de transcribirse, son aplicables a cualquiera sociedad regularmente organizada. En fin, un sentimiento de justa indignacin se apodera involuntariamente del nimo al analizar las reglas que han de guiar la Comisin Mixta en la sustanciacin y decisin de unas cuestiones que, aunque en apariencia, slo debern afectar cierto nmero de intereses individuales, en la realidad comprendern todos los propietarios de negros, y abrazarn en sus desastrosas consecuencias la suerte entera de estas islas.

PAGE 170

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 166\ 166\ 166\ 166\ 166\ En efecto, una instruccin brevsima, simples declaraciones juradas, sin otros trmites, sin recursos, sin alegaciones, bastarn para fallar sin apelacin sobre la propiedad y aun sobre la vida de medio milln de individuos y condenados a perpetuo silencio. Este modo de proceder ms ejecutivo, ms expedito que el de todos los tribunales y comisiones de sangre de que nos ha trasmitido noticia la historia, parecer todava ms espantoso si se observa lo primero, que la delacin, el espionaje ms vil, quedan implcitamente autorizados, y que seran sin duda alentados y premiados por las guineas inglesas; y lo segundo, que los procedimientos podran fundarse sobre simples sospechas: ¡qu admirable sistema de administrar justicia en materia tan grave! Y a qu manos se confa la aplicacin de esas reglas, bastantes por s solas a despertar una terrible alarma en los nimos ms incautos y confiados, aun cuando la justicia misma bajase a la tierra a ser su ejecutora? La Comisin, excelentsimo seor, no encuentra, por cierto, expresiones que pinten la ansiedad, la zozobra, la desesperacin que en todos los espritus engendra la idea de que algn metodista fantico, decidido a sacrificarlo todo al triunfo de sus doctrinas, o algn hipcrita ms peligroso todava, y uno y otro celoso agente de los tenebrosos proyectos de su gobierno, sera a un mismo tiempo el juez, el delator, el instigador de los esclavos y el ejecutor de los inicuos juicios que pronunciasen: qu justicia podran esperar los desventurados amos, de tales jueces? Qu esperanzas tendran de reparacin, cuando sus sentencias deben ser inapelables y ellos exentos de toda responsabilidad moral y legal? Y podra esperarse que 500 000 individuos concurriesen diariamente tranquilos e impasibles a escuchar los fallos de muerte que contra ellos se dictasen?... No es sta, excelentsimo seor, la poca de los mrtires voluntarios, y para ejecutar el tratado sera preciso concluir otro al mismo tiempo, permitiendo que un ejrcito britnico se apoderase de la Isla. Inglaterra siempre reconoci, y cmo no reconocerlo? que al formar los tratados no haba comprometido Espaa el derecho de juzgar por medio de sus tribunales comunes y con arreglo a sus leyes, las cuestiones que pudiesen nacer de la fraudulenta introduccin de algunos africanos. En las distintas notas que el gabinete de St. James dirigi al de Madrid, llamando la atencin sobre alguno de esos fraudes, siempre se limit a solicitar que se excitase el celo de estas autoridades para que redoblasen su vigilancia, y se dictasen medidas capaces de poner trmino al mal; pero nunca aspir a intervenir en un negocio tan peculiar de la polica interior de la nacin. Nuestro gobierno, por su parte, dictaba las rdenes oportunas, y entre otras expidi la de 2 de enero de 1826, que por s sola bastara a poner trmino a toda discusin en el particular. En ella se adoptaron las convenientes precauciones para asegurar-

PAGE 171

JOS ANTONIO SACO /167 /167 /167 /167 /167 se de que los buques procedentes de la costa de frica no se haban ocupado en el trfico de negros. Se declaraba que el Presidente Gobernador con su asesor, conociesen exclusivamente de esos negocios, que admitiesen las denuncias respecto de los negros que fuesen introducidos, que seran declarados inmediatamente libres y multado el comprador de ellos con 200 pesos por cada uno de los que hubiese adquirido; en fin, para hacer ms eficaces esas disposiciones, se interpona la autoridad sagrada de la religin y se exhortaba a los RR. Arzobispos de Cuba y Obispo de esta dicesis para que por conducto de los prrocos instruyesen a los fieles de la falta en que incurran, infringiendo la ley. Qu ms poda hacerse por parte de Espaa? Ninguna nacin por grandes que hayan sido sus recursos martimos, por fuerte y decidida su voluntad de poner trmino al trfico, logr verlo cesar con la promulgacin de la ley que lo prohiba. En Estados Unidos continu por mucho tiempo despus de abolido y continuara quizs, si la opinin y el inters mismo, ms que el precepto de la ley y los esfuerzos del gobierno, no lo hubiesen condenado. Las colonias francesas debieron verlo expirar totalmente en el ao de 1819; sin embargo, es un hecho incontestable que hasta el de 31 se haca con gran actividad y extensin, sin que su gobierno manifestase empeo en evitarlo. Y acaso, puede gloriarse Inglaterra, con sus 1 000 buques de guerra, de haber impedido la introduccin clandestina de esclavos en sus colonias, tan luego como se promulg el Bill de 1807 que prohiba el trfico? No, por cierto. El inters burlaba la vigilancia de los cruceros y las colonias se provean de nuevos brazos. Wilberforce, Buxton y otros ardientes protectores de los africanos, clamaban incesantemente en el Parlamento contra la infraccin de la ley; la prensa y la opinin la denunciaban del mismo modo, y se expidi en 1814 un Bill condenando a 14 aos de destierro o cinco de trabajos forzados a los que fuesen convencidos de emplearse en semejante comercio. Pero esta ley no le puso trmino por cierto, y en el ao de 1825 fue preciso promulgar otra, asimilando el trfico a la piratera. Empero, de observar es que, a pesar de la ntima persuasin en que estaban los abolicionistas de que se haba introducido un nmero considerable de africanos, en contravencin a la ley, nunca les ocurri a los ms exaltados y fanticos, el proyecto asolador de abrir un juicio entre esos individuos y sus poseedores, juzgarlos sin forma de proceso, por comisiones ejecutivas, y acelerar la ruina de las colonias. Adoptronse medidas oportunas para evitar el mal; pero no se ocurri a otro de consecuencias ms funestas. Se pens en lo futuro; pero la poltica no poda atacar una situacin creada que tena en su favor la sancin del tiempo, y que caso de quererse escudriar, expondra las colonias a vaivenes espantosos. Y habr razn para exigir que Espaa consienta en estas

PAGE 172

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 168\ 168\ 168\ 168\ 168\ posesiones una pesquisa, que la poderosa Inglaterra en la mayor efervescencia de los principios humanitarios no se atrevi a promover en las suyas? La Comisin se ha limitado hasta aqu a demostrar: lo que la pretensin del Gobierno ingls carece de todo fundamento justo; y 2 que para acceder a ella, sera preciso que el gobierno se desprendiese de una de las atribuciones ms importantes de su soberana, abjurase su dignidad, sofocase los sentimientos ms nobles del corazn, infringiese las leyes civiles y fundamentales del Estado, prescindiese de las mximas ms evidentes de justicia universal y de derecho internacional, y, por ltimo, se decidiese en premio de nuestra lealtad a entregarnos atados e inermes para ser juzgados por la malevolencia de unos extranjeros, y sacrificados por la saa vengativa de unos brbaros: tiempo es ya de que se indiquen cules seran las inmediatas y funestsimas consecuencias del tratado.Consecuencias del tratadoTan pronto como su existencia fuese pblica, y a virtud de las delaciones o de las sospechas, se hicieran algunas declaratorias de libertad, la noticia, que de seguro tendra rpidos vehculos, se propagara de un extremo al otro de la Isla. La inquietud se apoderara del nimo de los esclavos, a quienes no sera por cierto fcil hacerles comprender la extensin y las limitaciones del tratado. Nuevos ejemplos de emancipacin iran engendrando la insubordinacin; la insubordinacin promovera los motines; los motines, la rebelin abierta, y apenas habra empezado a cumplirse el fatal convenio, cuando la sangre correra por nuestros campos, asilo antes del trabajo y el sosiego. Preciso es no conocer el efecto mgico que la palabra libertad produce, para suponer, como se supone en el prembulo que precede al proyecto de tratado, que las declaratorias que hiciese la Comisin por individuales no seran peligrosas. Nadie ignora la impresin que un liberto que debe su ahorro a cualquiera de los medios legales establecidos por la humanidad de nuestras leyes, causa en el nimo de los esclavos. Objeto de envidia y de inquietud viene a despertarles las imaginaciones gratas, aunque falaces tal vez, de un estado ms feliz que el suyo, y esas imaginaciones son, por desgracia, tanto ms seductoras cuanto que el negro, como todo salvaje, cifra la suprema felicidad en la holganza, y en ese atractivo indefinible de la vida vagabunda mecida, segn la expresin, de algunos de sus poetas, en las dulces ilusiones de la soledad del desierto. Y no es, por cierto, el Gobierno ingls el que puede desconocer la fuerza de estas verdades. La historia de sus colonias abunda en ejem-

PAGE 173

JOS ANTONIO SACO /169 /169 /169 /169 /169 plares sangrientos del eco terrible que en el espritu de los esclavos tenan las ms ligeras mociones hechas en el Parlamento, ya con objeto de terminar de una vez el trfico ilcito, ya con el de introducir algunas mejoras en su suerte. Cuando, con objeto de templar el acerbo vigor de la potestad de los amos y mejorar el carcter moral de los esclavos, propona Mr. Canning en el ao 182317 una serie de medidas llenas de prudencia y sabidura, los negros de Jamaica y Demerara alzaban la bandera de la rebelin, alegando que eran ya libres, y que los colonos, contrariando las rdenes del rey, los mantenan en la servidumbre; y era preciso publicar la ley marcial, y degollar algunos centenares de esos ilusos. Las mismas escenas se representaban cuando se discuta el Bill que asimilaba el trfico a la piratera;18 y cada mocin, cada paso que se daba en ese grave negocio, abra en las colonias el sepulcro a 100 propietarios y a 1 000 esclavos. El espectculo de un nmero considerable de negros declarados libres, ha sido en todas partes en donde ha existido la esclavitud, un motivo de celo e insubordinacin para los que fueron sus compaeros de trabajo y de servidumbre, y de zozobra y ruina para los propietarios. Cuando el clebre ministro a quien hemos citado propona el Bill de piratera, resistiendo las pretensiones de algunos abolicionistas que aspiraban a que se tratase de la emancipacin, despus de manifestar que desde la cesin de la isla de Trinidad se haba escogido este punto como el ms a propsito para ensayar los medios de civilizar progresivamente los negros, se explicaba en estos trminos: “No hemos querido declarar libres los nios que nazcan, porque esta medida haba producido celos entre los negros. Adems, la libertad debe ser adquirida por el hombre como otro cualquier bien, por una sucesin de esfuerzos acertadamente dirigidos. La libertad adquirida por medio de una industria constante, ser, tal es mi profunda conviccin, un beneficio mucho ms positivo y ms slido, que una libertad repentinamente proclamada”. Por pocos que fuesen los casos que se presentasen de negros introducidos despus del ao de 1820, ellos bastaran a despertar los celos de los esclavos, a encender en ellos el deseo de disfrutar de igual suerte que los que hasta entonces haban considerado de su misma condicin, y bajo este concepto nuestra situacin sera mucho ms grave y peligrosa que si se tratara de dar libertad a los que naciesen. Incapaces unos de recordar la poca de su inmigracin en la Isla, ansiosos otros de disfrutar de un bien que con facilidad veran alcanzar a tantos, e instigados todos porque, cmo haban de faltar instigadores?, no quedara un solo esclavo quizs que no promoviese un litigio, en el que sin aventurar nada, podra obtener un triunfo tan inmenso. En esa lucha desigual y funesta para los amos solamente, contaran con las disposiciones favorables de la Comisin, contaran con su proteccin para

PAGE 174

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 170\ 170\ 170\ 170\ 170\ eludir cualquier castigo, caso de no alcanzar un fallo favorable, y contaran, en fin, con las simpatas de la masa formidable de libertos que ya existe y que recibira un refuerzo tanto ms efectivo, cuanto que los que lo formasen conservaran ms latentes esas simpatas, ms fresco y activo el anhelo de venganza, y todas sus pasiones feroces y antisociales. El primer resultado del convenio sera abrir una especie de juicio universal entre todos los esclavos y todos los amos. ¡Doscientos o 300 000 negros luchando en la arena judicial por su libertad para disputar despus en otra ms sangrienta, las propiedades y las prendas ms caras de nuestros afectos, y el dominio y seoro de este hermoso pas a quien parece que la suerte reservaba mejores destinos! Tal sera, no hay que dudarlo, el espectculo que ofrecera la Isla. Excitado una vez el amor a la libertad en los negros, debilitado en las contiendas con sus amos el influjo moral del prestigio, instruidos quizs del secreto de su fuerza por sus humanos protectores, quin los contendra? Qu poder los reducira de nuevo a los hbitos tranquilos de la obediencia y del trabajo? Santo Domingo, Sierra Leona y Jamaica, todas las colonias inglesas respondern con la irresistible elocuencia de los hechos a estas terribles preguntas. Separemos, si se quiere, la vista del cuadro horrorossimo de miseria, barbaridad y degradacin que ofrece la primera al cabo de 40 aos de tranquilidad y de estar en contacto con pueblos industriosos e ilustrados, porque quizs podra argirse con que la emancipacin fue all un suceso casual e impremeditado; y fijmosla en las segundas con tanta mayor conviccin de sacar slidas y provechosas lecciones, cuanto que en ellas se agotaron todos los recursos de la prudencia humana para preparar un gran acontecimiento, y convertirlo en utilidad de las colonias y de la metrpoli misma, a la vez que se haca triunfar un bello principio de humanidad y de moral. El establecimiento de Sierra Leona tuvo por principal y casi exclusivo blanco instruir los negros en la religin cristiana, en las artes y en los hbitos de Europa, y que fuese un foco de civilizacin, cuyos rayos penetrasen en las tribus circunvecinas. Nunca existi all la esclavitud, y as es que falta una de las grandes causas a que los abogados de la abolicin atribuyen la esterilidad de los esfuerzos hechos para moralizar los negros. Mil doscientos de stos que haban abrazado la causa de la metrpoli en la guerra con las colonias del norte, fueron los fundadores del establecimiento modelo,19 y aquel nmero se fue sucesivamente aumentando con los apresamientos hechos de nuestros buques, de los portugueses y de los ingleses mismos, y la poblacin de color ascenda en el ao de 1831, a 38 627 individuos. Inglaterra ha sido prdiga de sus tesoros y de la sangre de sus sbditos, para que el ensayo produjese los resultados que buscaba. A 40 millones20 de pesos ascendan los gastos

PAGE 175

JOS ANTONIO SACO /171 /171 /171 /171 /171 hechos por razn de ese establecimiento de 1807 a 1831; y cules han sido los resultados de tan enormes sacrificios? Oigamos un escritor ingls, justamente clebre, y cuya autoridad no ser, por cierto, sospechosa a los partidarios de la emancipacin. Despus de indicar los esfuerzos hechos por el gobierno para inspirar a los negros los hbitos de orden y el amor al trabajo, se expresa en estos trminos el profundo Mac-Culloch: “Tenemos el sentimiento de aadir que han sido manifiestamente infructuosos todos esos sacrificios. Hay sin duda mucha divergencia en las noticias relativas a los progresos hechos por los negros, pero es bastante claro que han sido de muy poca consideracin, y no creemos que puedan esperarse racionalmente otros resultados”.21Si cabe todava, son ms desconsoladores los que han tenido los esfuerzos ingleses para civilizar los esclavos de sus colonias y preparar la emancipacin. Se coart y se templ la potestad de los amos; se prohibieron los azotes; se promovi el espritu de familia, base de toda civilizacin, estimulando los matrimonios; se les concedi un peculio que antes no tenan y el derecho de testar; se establecieron dos obispados, uno en Jamaica y otro en las islas de barlovento para morigerarlos e imbuirles con los preceptos sagrados de la religin, mximas de moralidad y orden; en fin, se dict el Bill de aprendizaje para que por una transicin suave y graduada pasasen de la servidumbre al completo goce de la libertad que se les guardaba. Y cules han sido los frutos de tantos aos de preparativos, de tan exquisitos cuidados? Qu nos ensea Jamaica rica y floreciente hace pocos das, rival temerosa de esta Isla por el tamao de sus producciones en azcar y caf, y por las ventajas que bajo distintos conceptos le llevaba? V.E., la nacin, el mundo entero lo sabe. La miseria sustituyendo la abundancia y aun la opulencia; los asesinatos, los robos, el incendio desolando aquellos campos, antes con tanto esmero e inteligencia cultivados; los productos en azcar y caf disminuyendo al punto de dar lugar con su escasez a serios disturbios en la metrpoli misma; en una palabra, el abandono de todo trabajo hasta el extremo, verdaderamente inconcebible, de ocurrir a esta Isla y la de Puerto Rico por el pltano, ese pan de las Antillas y alimento predilecto del negro. ¡Bellos resultados de la emancipacin! Cuando el deplorable estado a que han venido las colonias britnicas necesitase de pruebas, un hecho reciente y escandaloso de la poltica de su gobierno resolvera toda duda. En el mes de febrero de este ao, sala de Tmesis Mr. Barday, miembro del Consejo legislativo de Jamaica, armado de un permiso del gobierno para conducir aquella isla bajo el ttulo especioso de trabajadores forzados por 15 aos, pero para ser esclavos en la realidad, millares de negros de Sierra Leona y otros puntos de la costa de frica. Y qu, acaso han desaparecido o se han mino-

PAGE 176

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 172\ 172\ 172\ 172\ 172\ rado los brazos que mantenan en esa isla floreciente y activa la agricultura? No, existe el mismo nmero, y aun quizs es mayor la poblacin de color que al cesar enteramente la esclavitud en 1834. Pero los negros no estaban preparados para la emancipacin; con la subordinacin y el respeto a los amos, perdieron los hbitos de orden y de trabajo, la facilidad de satisfacer la simple necesidad de alimentarse groseramente en un pas frtil, alentaba su miseria y su imprevisin, y la Inglaterra desengaada de que ha sacrificado intil y horrorosamente las colonias, y que todava ha de verse obligada a completar el sacrificio, reduciendo los derechos al azcar y caf para satisfacer las justsimas exigencias del pueblo de la metrpoli; ocurre aunque demasiado tarde, a un paliativo que la pone en contradiccin consigo misma, y que envuelve una abierta infraccin de los tratados celebrados con Espaa. Esta infraccin es palmaria. La mayor parte de esos negros son los que se encontraban en los buques de nuestra marina mercante apresada, y los que ltimamente han sido extrados de algunas factoras pertenecientes a europeos, incendiadas por los cruceros ingleses, abusando de un modo abominable de la fuerza bruta, segn la expresin del gabinete de Lisboa, en notas llenas de energa que diriga al de San James, exigiendo la reparacin de ciertos excesos cometidos con algunos buques portugueses. Pero Inglaterra conforme al artculo 13 del tratado de 22 de julio de 1836 no puede disponer a su arbitrio de la suerte de esos individuos que estn bajo la proteccin de ambas naciones. Con qu derecho condenarlos, pues, a trabajar forzados por un trmino dilatado a que muy pocos sobrevivirn? Quin ha dado esa facultad al Gobierno ingls? Por qu, chocante contradiccin, arrebata esa multitud de hombres, declarados libres en virtud de tratados solemnes, del lugar en que estn habituados a vivir, que consideran su segunda patria, para trasladarlos a estas colonias al tiempo mismo que exige de Espaa una medida inicua que compromete la existencia de las suyas?22 Qu pensar el mundo de tan inexplicable conducta? Si un gran inters no lo estorba no ser extrao ver retrogradar a Inglaterra en su funesta marcha humanitaria, y establecer reglas para reducir gradualmente a una esclavitud solapada, esa multitud de brbaros que ha devuelto a la vida salvaje, ya por efecto de un error, o ya, y esto es sin duda ms cierto, para realizar algn gran fin poltico.23Si pues el resultado de la emancipacin ha sido en las colonias inglesas la cesacin de todo trabajo y la ruina; si una tristsima, pero constante experiencia, prueba que el mismo hecho ha producido en todas partes iguales consecuencias, esto es, hacer retrogradar los negros a todos sus hbitos salvajes y antisociales, cul sera la suerte de la Isla en la que nada se ha preparado para obrar un cambio tan grave? Su prdida para los moradores, para Espaa y para el mundo

PAGE 177

JOS ANTONIO SACO /173 /173 /173 /173 /173 civilizado. Su prdida infalible y tanto o ms desastrosa quizs que la de Santo Domingo. La profunda conviccin en que debe estar el gobierno de que tal sera el espantoso trmino de cualquier medida no slo dirigida a la emancipacin general o parcial de los esclavos, sino a debilitar siquiera en cualquier sentido la autoridad de los amos, o aumentar el nmero de libertos demasiado considerable ya; es un motivo poderoso, perentorio, para rechazar el tratado, aunque en rigorosos principios fuese justo. El derecho de la conservacin, es el primero, el ms sagrado de todos los derechos, as en la sociedad como en los individuos. “El fiel ministro de los deseos del Parlamento, deca el clebre Canning contestando a los que para destruir de una vez el trfico ilcito clamaban como ahora por la emancipacin, no debe ocuparse exclusivamente de lo que es justo en teora sino antes de todo de lo que es practicable en realidad”.24 Estas palabras pronunciadas por un hombre cuya autoridad no podr recusar la Inglaterra, envuelven nuestra defensa, y la censura ms severa del convenio inicuo que se propone. Nuestro gobierno no puede olvidar esas mximas de derecho natural y de sana poltica, y permitir que so pretexto especioso de impedir que uno u otro especulador introduzca algunos centenares de negros, se condene a la miseria y a la muerte miles de sus sbditos, y decidirse a perder una provincia de tan inmenso valor poltico y econmico como la isla de Cuba. Los males econmicos que su ruina ocasionara a la metrpoli son inmensos. Dnde enviaran sus agricultores, sus industriales y sus comerciantes los efectos que por valor de 17 o ms millones de pesos consumimos hoy? Qu carrera emprenderan 900 buques que conducen esos productos, y extraen una parte considerable de los nuestros? Cul sera la suerte de 8 o 10 000 marineros que los tripulan, y que son el plantel de la marina de guerra? Tendra Espaa esperanza de entrar en ventajosa competencia en los mercados extranjeros con otras naciones ms adelantadas en la industria, ms ricas en marina mercante? Y el gobierno, de dnde sacara el dficit que dejaran nuestros sbditos? Con qu cubriran los gastos enormes del ejrcito, de la marina, de los empleados de todas clases que hoy mantiene la Isla, y que iran a reagravar sus apuros? Suponiendo que quisiese conservar su soberana sobre escombros y sobre brbaros, dnde se proporcionara el considerable situado que exigira el sostenimiento de las fuerzas terrestres y navales que aqu habra de conservar? Por otra parte, la Isla, prescindiendo de sus consumos interiores y de las ventajas pecuniarias que proporciona al gobierno, tiene todava otra importancia extraordinaria, hija de su admirable situacin geogrfica. Ella es un eslabn precioso que conserva y vigoriza las fuertes

PAGE 178

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 174\ 174\ 174\ 174\ 174\ simpatas que existen entre las nuevas naciones americanas que baan el golfo de Mjico y el mar de las Antillas y su metrpoli. Es un importante depsito para hacer con ellos un comercio ventajoso y lucrativo. Ella es un porvenir entero, inmenso para Espaa, una tierra providencial predestinada quizs a darle en Amrica mayor influencia que la que tuvo cuando era soberana de sus continentes. Conservarla y hacerla prosperar debe ser para la poltica peninsular un canon tan sagrado, como en otro sentido es para Inglaterra una ley de su existencia dominar y oprimir a la desventurada Irlanda. En fin, la prdida de tan inmensos materiales sera vergonzosamente reagravada con el oprobio que para Espaa surgira de ese tratado. El derecho de visita y de detencin aun por simples sospechas, pactado en los dos anteriores, la existencia en este puerto de un navo desarbolado guarnecido por negros, la tolerancia de un agente, no tanto del gobierno como de los abolicionistas ingleses que nos insulta y amenaza, son ya concesiones y sacrificios harto dolorosos; tiempo es, pues, de poner trmino a las interminables exigencias del gabinete britnico, que arrojando el disfraz con que hasta aqu haba procurado disimular sus verdaderas intenciones, se presenta a descubierto haciendo imprudente alarde de ellas. Al reverso de ese tratado est, por un lado, nuestro fallo de muerte; pero Inglaterra debe recordar, que hay una ley suprema, superior a todas las leyes, escrita por la mano de Dios en el corazn de todos los hombres; que de esa ley nace un derecho que ninguno puede comprometer ni renunciar, y de cuyo uso nos ofrece ms de un terrible ejemplo la historia de ese pueblo mismo. Ese derecho es el de la conservacin. Los publicistas ms moderados convienen en que los pueblos pueden resistir el cumplimiento de las leyes, cuando encierran preceptos decididamente contrarios al derecho natural. La obediencia que los pueblos prometen al soberano envuelve la condicin tcita de que nunca ordenar nada que comprometa su existencia. Sin dejar de ser fieles los habitantes de Cuba podran, una vez, oponerse a las rdenes del gobierno, y en esa oposicin, ms que ejercer un derecho, cumpliran un deber sagrado que algn da podran alegar como el mejor de sus ttulos a la gratitud nacional. Este deber consiste en conservar esta hermosa e importante posesin para Espaa y para el mundo civilizado. La Comisin cree haber indicado los inconvenientes legales que impiden la celebracin del tratado; demostrando cules seran sus funestsimos resultados, y persuadido hasta qu extremo vergonzoso comprometera la nacin, su dignidad e independencia aceptndolo; pero convencida de que la cuestin de negros envuelve un gran pensamiento poltico para Inglaterra, y que la base de ese pensamiento es la isla de Cuba, juzga que quizs no debera detenerse aqu, sino pasar adelante, tratar de sondear aquel pensamiento, hacer palpar hasta qu punto puede

PAGE 179

JOS ANTONIO SACO /175 /175 /175 /175 /175 ser desolador para este pas, y sacar de su fatal letargo a los que no ven en la actual pretensin de Inglaterra otro designio que el de que cese de una vez el comercio ilcito de esclavos. Pero ese trabajo aunque importante, y aun necesario, empeara a la Comisin en una discusin prolija y dilatada que hara mucho ms largo este informe ya demasiado difuso, si es que nunca podr decirse bastante sobre una cuestin tan vital para el Estado. La Comisin, sin embargo, llevada de su celo, indicar en papel separado algunas medidas que juzga indispensables adoptar para mejorar y fortalecer nuestra organizacin interior, poder prescindir algn da, si es posible, del trabajo de los esclavos y hacer frente a los riesgos que nos amaguen. En fin, terminar su informe proponiendo: 1 que se suplique a S.M. se digne no hacer la menor alteracin en la cuestin de negros sea en el sentido que fuese, sin or previamente como ahora se ha servido hacerlo a estas autoridades y corporaciones, que siempre expondrn con celo y lealtad lo que convenga, y 2 que se repita lo que ya la Real Junta haba manifestado en su representacin de 27 de febrero ltimo, a saber: “que se digne considerar en su alta penetracin que en la cuestin de esclavos, no hay ms que un sentimiento, un voto unnime, una idea fija e inalterable en todos los moradores de la Isla, preferir cualquier extremo a la calamidad de perder sus bienes, comprometer la vida o quedar subordinados al poder de los negros, &”. Habana, 28 de septiembre de 1814.-Excmo. seor.— El marqus de Arcos.—Evaristo Carrillo.—Narciso Garca y Mora.—Toms de Juara Soler A Lase la historia de las colonias inglesas y se ver que todas las insurrecciones de los negros coinciden con las diversas mociones hechas en el Parlamento desde que se trat de prohibir el trfico, hasta que se discuti y sancion el Bill de emancipacin. En 1831, una horrible rebelin, resultado de las medidas que ya se discutan para preparar la emancipacin, desolaba el condado de Cornwall en Jamaica y comprometa toda la isla. En ella perecieron millares de negros y multitud de blancos; fueron incendiados y destruidos gran nmero de ingenios y otras fincas; y el Gobierno ingls se vio obligado a distribuir 1 milln de pesos entre los propietarios que haban sufrido mayores prdidas. (Vase el almanaque de Jamaica de 1841.) B La Comisin ha credo conveniente presentar algunos datos, sacados de documentos oficiales relativos a los productos en azcar de Jamaica, en tres quinquenios de tres pocas distintas.

PAGE 180

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 176\ 176\ 176\ 176\ 176\ Quinquenio de 802 a 806 ............................ 11 576 969qq. Ao m edio ....................................................2 315 393” Quinquenio de 813 a 817 ............................9 899 527” Ao m edio ....................................................1 979 905” Quinquenio de 825 a 83925..........................3 144 507” Ao medio .................................................... 628 909” La proporcin descendente de estos nmeros indica de un modo admirable la influencia de las discusiones y medidas por el Gobierno ingls, 1 para la cesacin del trfico de esclavos en 1807; 2 para hacer efectiva la ley que lo prohiba y que no se puso trmino en 1814 y 1825; 3 para introducir algunas mejoras en la situacin de los esclavos en 1823; y 4 para preparar y efectuar la emancipacin que tuvo su cumplido efecto en el ao de 1834. Realizado este acontecimiento, y sin embargo de que la poblacin esclava era superior a la del ao de 1806, los productos casi han desaparecido, pues de 596 565 qq. de azcar exportadas en el ao pasado de 1840, se supone generalmente que la mitad a lo menos es de Puerto Rico y Santo Domingo. (Vase el almanaque citado de 1841.) Estos nmeros hablan ms alto que todos los argumentos, y prueban no slo los tristes resultados de la emancipacin, sino la funesta influencia que en los pases en que existe la esclavitud, producen ciertas cuestiones que pueden despertar en esa clase las esperanzas de una prxima libertad.XIIIInforme reservado del Real Consulado, emitido por la misma Comisin que redact la anterior exposicinExcmo. Seor y Seores: La Comisin nombrada para presentar a la Junta el informe pedido por el Excmo. Seor Gobernador y Capitn General sobre las prevenciones que ha recibido de S.A. el Regente del reino, para que informe con la debida extensin al Ministerio de Estado sobre el convenio proyectado por el gobierno de S.M.B., relativo a la libertad de esclavos importados de frica desde 30 de octubre de 1820, se limit en su dictamen al crculo de que la contestacin fuese razonada bajo los aspectos legal, econmico y dignidad nacional segn se le ordena. Deber fue de la Comisin estudiar la cuestin de los negros en toda su latitud, y las consecuencias tristsimas y funestas para el porvenir de la isla de Cuba,

PAGE 181

JOS ANTONIO SACO /177 /177 /177 /177 /177 para todas las Antillas y hasta para una parte del sud del continente americano, es el fruto que ha sacado; trataremos de ser breves en demostrar nuestro concepto, recomendando a los miembros de la Junta la lectura de la historia del Guarico, los escritos del seor de Cassagnac, y, muy particularmente, lo que respecto de esclavos nos dice el autor de la Democracia en Amrica .—En mal hora por una piedad mal entendida, se transplant de las costas de frica a las del Nuevo Mundo la raza etipica; se trat por este medio de salvar a los indgenas de la servidumbre; el exterminio de ellos ha sido el fruto, mientras hemos fomentado: la extica casta que de esclava supo hacerse seora de una Isla, amenaza serlo de todas las Antillas, y aun de parte del continente; esto demuestra que la esclavitud en Amrica fue ms benfica y humana que la libertad de que gozaron siempre los naturales, a pesar que los naturales eran pueblos hasta civilizados, mientras el africano ha sido, es y ser por muchos siglos un verdadero salvaje, muy difcil, si no imposible de civilizar. Tanto por esto como por el tipo de su color que llevar por muchos siglos la afrenta de su origen esclavo, es quimrica la idea de una total fusin con el blanco, ni que ste consienta compartir los derechos de ciudadana: morir o dominar sta es la nica alternativa que hay del blanco al negro. Nuestra poblacin, segn la estadstica de 1827, da las subdivisiones de castas y estados del modo siguiente: Blancos ..................................... 311 051 Mulatos libres ......................... 57 514 368 565 Negros libres ..........................48 980 Negros y mulatos esclavos.... 286 942 335 922 Si adoptamos la proporcin de aumento de poblacin que supone el seor de La Sagra de 5,8 dcimas, el aumento hasta 1841, ser para blancos y mulatos libres que suponemos de un partido 280 846-53; para las otras tres clases 262 690-56; as las dos fuerzas contrarias sern hoy de 649 411-53 blancos y mulatos libres y 597 612-56 de negros y mulatos esclavos y negros libres. Estos clculos de probabilidades creemos que estn distantes de la verdad, no slo por el excesivo de los nmeros, sino que por causas que todos conocemos el aumento de esclavos debe haber sido mayor que el de blancos y mulatos libres; debemos suponer que los nmeros se equilibran cuando menos; pero de la primera partida debemos eliminar todas nuestras mujeres, la fuerza transente, la que fugar a las primeras alarmas de una revolucin exterminadora, y la del gran nmero que no tomara, ni podra tomar parte en la pelea; suma que dejar reducida la fuerza a una cuarta parte til; nuestra tropa misma que en el mundo no la hay ms valiente, ni tan subordinada, ni tan sufrida no

PAGE 182

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 178\ 178\ 178\ 178\ 178\ podra hacer en este clima todo lo que se pudiera esperar de sus virtudes militares; nuestros monteros fueran los ms a propsito contra estos enemigos; mas, nuestros monteros sirven hoy muy bien para atacar alguno de los pequeos palenques de negros cimarrones; pero faltos de la educacin necesaria para obrar contra masas disciplinadas, y otras que aunque brutas marcharan alentadas por el mgico hechizo de la palabra libertad, mucho tiempo se perdera antes de que fuesen tiles, y el tiempo es lo ms precioso en toda campaa, y ms en la lucha que debemos presuponer en nuestro caso.—Por el contrario, la fuerza opuesta es toda til; las mujeres y los nios y los ancianos estn acostumbrados a los trabajos, a las privaciones; el clima es suyo y milita por ellos; dos pltanos satisfacen todas sus necesidades; descalzos y desnudos en las cinagas, en los bosques y en las breas, saben hacrsenos inexpugnables, como se ha visto en Santo Domingo, en Jamaica, en nuestro Cuzco y en esas cinagas de Zapata. Cmo resistir a estos hombres, si una nacin tan imprudente como poderosa les diera su proteccin, y tratase de llevar a cabo la pretendida libertad? Tristsima es la consecuencia; pero expuestos estamos a ella. Nosotros dominamos por la costumbre, por el prestigio; pero duro es confesarlo, nosotros no dominamos por la fuerza, y la fuerza es la nica que puede sostener la esclavitud: el esclavo hace ensayos continuos, probando la resistencia y la fuerza de sus cadenas, y esas cadenas hoy son imaginarias; nos hemos dormido en el peligro; necesario es despertar y poner con toda eficacia los medios que an pueden salvarnos; se trata de nuestras vidas y haciendas, del honor de nuestras mujeres e hijas, se trata de una cuestin de exterminio, porque como dice el abolicionista Tocqueville: “ Par tout ou les ngres on t les plus fortes, ils ont dtruit les blancs ”.—Si salimos de nuestras costas encontramos inmediatamente con Santo Domingo y Jamaica, donde una masa de 1 milln de negros pueden en una noche arrojar sobre nuestras playas fuerzas disciplinadas que desde punta de Mais al cabo de San Antonio hara resonar elctricamente el grito de libertad para el negro y de muerte para los blancos.— La Comisin con este convencimiento propone, como medio de evitar la catstrofe que amenaza: 1 Suplicar al Excmo. seor Gobernador y Capitn General, que por cuantos medios estn a su alcance prohba absolutamente la introduccin de esclavos, no tan slo porque as lo requiere la dignidad nacional comprometida por un tratado, sino que es el medio de disminuir nuestros enemigos. 2 Que por cuantos medios se puedan, se trate de hacer caminos y calzadas y llevar el de hierro a Bataban, para tener bases y ejes de operaciones fciles y prontas como medio de caer con la velocidad del rayo sobre cualquier faccin que se presente, bien de lo interior, bien de lo exterior, y exterminarla en su origen.

PAGE 183

JOS ANTONIO SACO /179 /179 /179 /179 /179 3 Siendo la poblacin y comercio de las costas el modo ms fcil y ventajoso de guardarlas y fomentar, que se pida suspender por un nmero de aos la actual matrcula, dando licencia de navegar aun a los no matriculados, y que se habiliten cuantos puertos sean posibles. 4 Que se promueva la poblacin blanca, tanto por los medios y con los fondos que tiene consignado el gobierno a este objeto, como por medio de sociedades annimas. 5 Representar al Gobierno Supremo la necesidad en que se halla la Isla, de las leyes especiales que nos estn prometidas en la Constitucin de la monarqua, y que stas por nuestra construccin deben ser lo menos populares posibles. 6 Que se nombren dos apoderados en esta Isla que pasen cuanto antes a la corte revestidos con los poderes de las corporaciones, para que el Gobierno Supremo, si lo tiene a bien, los oiga en nuestras solicitudes, y tenga quien le instruya de nuestra triste situacin. Estos enviados debern ser de la clase de hacendados, de fortuna independiente, y a los que se les har una asignacin correspondiente a la alta misin que se les confa. 7 Y, por ltimo, siendo tan pernicioso a nuestra tranquilidad domstica la conducta del actual cnsul de Inglaterra26, se manifieste al Excmo. seor Gobernador y Capitn General a fin de que S.E., si lo tiene a bien, nos liberte de este imprudente fantico.—Cada una de estas mociones, caso que merezcan ser adoptadas, debern desarrollarse, pues hemos credo deber limitarnos a hacer indicaciones generales, y si merecen ser discutidas y apoyadas debern desenvolverse y formularse en toda su extensin.—La Comisin concluye con el sentimiento de que ni el tiempo que ha tenido para su ardua y lata misin, ni la pobreza de su capacidad le dejan la satisfaccin de haber cumplido su encargo; pero ofrece el fruto de su patritico deseo con la confianza de que la ilustrada Junta de Fomento y su dignsimo presidente sabrn castigar y reformar nuestro trabajo al punto que lo que se presente sea digno de ella. Habana y septiembre 28 de 1841.—Excmo. seor— El marqus de Arcos.—Evaristo Carrillo.—Narciso Garca y Mora.—Toms de Juara y Soler.XIV Exposicin del ilustre Ayuntamiento de La HabanaEl Ayuntamiento de la siempre fidelsima ciudad de La Habana, eleva a la Regencia Provisional del reino los clamores de la isla de Cuba

PAGE 184

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 180\ 180\ 180\ 180\ 180\ sobre una cuestin de que pende seguramente su existencia. Mezquino pero nico simulacro de representacin de estos fieles habitantes, el ayuntamiento se propone con todo el calor que le inspira la justicia, con toda la confianza que le hace concebir la ilustracin de un gobierno justo, demostrar la imposibilidad de resolver la emancipacin de los esclavos de la misma Isla, sin destruirla en premio de su acrisolada lealtad y de sus constantes y crecidos sacrificios en favor de la madre patria; pero tambin se contraer a la justicia y a la conveniencia que una mal entendida filantropa con ms escasez de datos positivos que de suspicacia maliciosa encuentra en la emancipacin. Doloroso es ver que las circunstancias que han servido de pretexto para negar a las provincias de Amrica el derecho de representacin y otras garantas sociales no se tomen en cuenta cuando se trata de la emancipacin de los esclavos; pero es mucho ms doloroso que se exageren los sufrimientos de una clase de la poblacin para preparar la desastrosa y sangrienta ruina de la otra. Los que han tratado la cuestin de la esclavitud domstica en Amrica no han considerado que se envuelve en ella la diferencia de castas; diferencia que inspira justos recelos respecto de no pequea parte de la poblacin, que sin ser esclava, apetece la exterminacin de la raza blanca. Si el crecido nmero de esclavos estuviese en ms contacto con la clase libre de color, si se allanasen las dificultades que la subordinacin y el aislamiento de los esclavos presentan para que se preparen conmociones, bien pronto confirmara la experiencia de Cuba, como lo ha confirmado la de Santo Domingo, el presagio de que en las islas la raza negra exterminara la blanca que a su vez prevalecera en el continente. Es preciso no conocer el corazn humano para suponer que no existan deseos de destruir la poblacin blanca, y para creer que estos deseos alimentados con las quejas, no de los esclavos, sino de sus gratuitos defensores, no producirn desastres y revoluciones; pero los que exageran los sufrimientos de la esclavitud, deben considerar que sus males son menores que los que traera a la clase blanca su exterminacin, y que esta Isla sera perdida para la civilizacin y el comercio, si una clase degradada e ignorante presidiese sus destinos. No es el deseo de perpetuar la esclavitud, no es el mezquino inters de capitales, que han de perecer con los esclavos que le constituyan, el que se oponga a la emancipacin. La existencia de la clase blanca es la que puede y debe impedirla; y los habitantes de la isla de Cuba, que no tienen la culpa de que su gobierno permitiese y aun protegiese el abominable comercio de esclavos, tienen ms justicia para pedir la conservacin de sus vidas, que la raza esclava para reclamar su libertad. Esta libertad puede ser en trminos abstractos justa; pero ni es menos justa y debida la conservacin de la poblacin blanca, ni deben olvidarse cir-

PAGE 185

JOS ANTONIO SACO /181 /181 /181 /181 /181 cunstancias locales que imposibilitan la emancipacin. Justa es en abstracto la libertad del menor y del demente; pero otras razones la impiden, y los que afectando filantropa, declamasen contra la autoridad de los padres y curadores, seran tan injustos como los que piden una emancipacin, para la cual no estn preparados los esclavos. En vano se buscaran arbitrios para la transicin: ni el inters de los seores de esclavos permitira preliminares y concesiones alarmantes, ni sera posible que stas no produjesen trastornos. El nico medio que la filantropa y la razn pueden presentar es el de suavizar los sufrimientos de los esclavos, para que paulatinamente se proporcione la libertad; y en honor de la legislacin y de las costumbres espaolas, es preciso confesar que las disposiciones sobre esclavos, especialmente la Real Cdula de 31 de mayo de 1789, y el trato humano de los dueos hace quimricas y aun ridculas las declamaciones de los interesados en la emancipacin. La clase proletaria de Europa es, sin duda, ms desgraciada que la de esclavos de esta Isla. El esclavo que en sus enfermedades y en su vejez es mantenido y asistido por su dueo, tiene un porvenir menos triste, que el jornalero que slo podr vivir mientras trabaje; que aun sin la vejez ni las enfermedades, perecer de hambre si los adelantos de las mquinas o el exceso de ahorros no le da colocacin en las fbricas. Los padecimientos de la esclavitud son en la isla de Cuba menores que los del servicio en el ejrcito o en la marina, y si a pesar de esto, no ha podido decirse que convenga destruir los fabricantes y capitalistas, tampoco podr decirse justa ni conveniente la exterminacin de la clase blanca de la isla de Cuba. No estn los esclavos aqu en situacin tan desgraciada como en las colonias extranjeras, en que el seor tena derecho de vida y de muerte, el siervo no poda quejarse; ni haba justicia humana contra los dueos. Pocas son las disposiciones testamentarias de esta Isla en que no se manumitan a algunos esclavos en premio de sus servicios; pocos los esclavos de arreglada conducta que no aumenten su peculio hasta conseguir su libertad, y con el protectorado de los sndicos procuradores generales, pocos sern los excesos de los dueos que no sean reprimidos con provecho de los mismos esclavos, a quienes por los indicados excesos se les pasa a otras manos, se les da la coartacin y aun se les proporciona cartas de ahorro; pero si todava se quisiesen ms alivios para los esclavos, si todava se quisiesen evitar abusos, no sera difcil conseguirlo, ya por efecto de leyes protectoras, ya por el de la ndole y costumbres humanas de los seores; nunca, empero, por una emancipacin general que slo traera desastres y ruinas. Los esclavos iran as entrando, poco a poco, en la condicin de libres, y si se considera que su poblacin no tiene la ms exacta proporcin en los sexos, y que en las mezclas prevalece la raza blanca, se conocer que dentro de muy pocos aos

PAGE 186

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 182\ 182\ 182\ 182\ 182\ podr no inspirar temor alguno la diferencia de castas, ni existir tal vez la esclavitud domstica. Esto supone la completa abolicin del trfico execrable de frica. Los habitantes de la isla de Cuba son los ms interesados en que no se aumente igual e imprudentemente el nmero de personas de color. Ya las leyes y un tratado solemne con la Inglaterra han prohibido el comercio de esclavos; y aunque puede creerse que la figurada filantropa de los sbditos de una nacin civilizada slo lleve por objeto el engrandecimiento de las posesiones de la misma nacin en la India; aunque puede creerse que se aspire a la destruccin de las colonias de Francia, Espaa, Portugal y Holanda para que prosperen las que tiene Inglaterra en Asia; no sern los habitantes de la isla de Cuba los que defiendan un trfico reprobable en todos sentidos. Si se ha faltado a la fe de los tratados, si se ha permitido el comercio de hombres, justo ser que se repriman tan abominables excesos, como reprimirse debe cualquiera otro como ilcito; pero los que han podido cometer aquellos excesos no estn en la isla de Cuba, y no es justo que sus naturales paguen con su vida y con el incendio o prdida de sus propiedades, delitos ajenos, alimentados, quizs, por la falsa opinin de que la dependencia a la metrpoli sera indestructible con el incremento de la poblacin negra. Esa dependencia ser perpetua si se conservan los elementos de orden que por fortuna existen en la inviolabilidad de las propiedades; ser perpetua cuando el gobierno ilustrado de Espaa extienda su mano protectora a este pas; y si sus habitantes han sabido resistir al ejemplo y aun a las sugestiones de otros puntos de Amrica, si han sabido en defensa del gobierno derramar su sangre e invertir cuantiosas sumas de pesos, no slo en Europa, sino tambin en las vecinas provincias de los que antes eran sus hermanos, no podr haber temor alguno de que desmientan su acrisolada fidelidad, sino en el caso imposible en justicia, de que hayan de ceder a la imperiosa ley de su propia conservacin. Llvese, pues, a efecto la abolicin del trfico; pero su clandestina y odiosa permanencia no debe producir la total ruina de la isla de Cuba. Y dnde est la conveniencia de la emancipacin? Cul ser el uso que hagan los esclavos de su libertad? Sumidos en una ignorancia que no perderan cuando se les declarase libres; destituidos de capitales y conocimientos; sin estmulo alguno para adquirir y acumular; su desidia y pereza los haran tanto ms desgraciados cuanto ms numerosos, y no podrn conservar su existencia sin perpetrar crmenes, sin vengar impa y brbaramente la prdida anterior de su libertad y sin hacer incompatible esa propia existencia con la de sus actuales dueos. La economa poltica podr demostrar que hay ms productos en los pases en que el trabajo se hace por brazos libres, que en los que experimentan las consecuencias de la esclavitud domstica; pero cuando se

PAGE 187

JOS ANTONIO SACO /183 /183 /183 /183 /183 comparen, no la produccin de dos pueblos de distintas leyes y costumbres, sino el trabajo de un obrero esclavo con el de otro libre, viviendo ambos en un mismo punto; cuando se considere que el trabajo del jornalero es poco menos forzado que el del esclavo; cuando se observe que el consumo y gastos de ste son menores que los del hombre libre; no ser posible reconocer la mayor utilidad del trabajo forzado por la miseria y el pauperismo, al trabajo exigido por una suave esclavitud. Si se tratase de introducir esclavos donde no los hubiese, podra tener aplicacin la doctrina del mayor producto del trabajo por brazos libres; pero no es ste el estado de la cuestin: la existencia de esclavos es un hecho; y si esta existencia tiene influencia grande en el desprecio al trabajo, en las malas costumbres y en el retraso y estacionalidad de los conocimientos industriales, indudable ser el mayor gasto del maquinista obrero, que para prescindir de preocupaciones y goces habr de exigir compensacin ms grande. Como quiera que fuese, la manumisin de esclavos habra de separar del cultivo de la tierra muchos brazos; y sin considerar la prdida del valor de aquellos que siempre debera indemnizarse; sin considerar los perjuicios de toda traslacin de capitales; sera incalculable el dao que se experimentara por la falta de cultivadores. La emigracin europea no podra remediarla sino al cabo de muchos aos, porque ni sera posible que la emigracin blanca se hiciese con la facilidad que la negra, ni los gastos de los obreros libres permitiran de pronto la concurrencia de frutos de esta Isla en el mercado del mundo. El ejemplo de Jamaica, cuyo triste estado presenta mayores convencimientos que todas las teoras econmicas, demostrar el triste porvenir de la isla de Cuba, aun cuando la raza blanca no fuese exterminada. Y cules sern entonces las ventajas que proporcionara la dependencia de esta Isla a la nacin espaola? Cules los medios de enviar a la metrpoli 4 millones de pesos anuales, despus de cubiertas las necesidades de la Isla? Cul el beneficio de introducir aqu productos nacionales que no podran cambiarse por otros productos? Cul el incremento del comercio y de la industria? Todas las naciones del mundo, menos una de las ms civilizadas, estn interesadas en que prospere su comercio e industria, y el Gobierno de Espaa no podra decretar la imprudente emancipacin de esclavos sin suicidarse y sin mengua de su dignidad y de su independencia. No ha menester la Espaa lecciones filantrpicas de otros pueblos: las colonias inglesas han sido siempre de peor condicin que las provincias espaolas, a quienes se ofende con el dictado de colonias, y la influencia extranjera en puntos de derecho positivo sera tan perjudicial como vergonzosa. La circunspeccin que exige una cuestin de importancia vital para esta Isla, la necesidad de conocimientos locales para decidirla, y la jus-

PAGE 188

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 184\ 184\ 184\ 184\ 184\ ticia que tendran los interesados para pedir que se les oyese, por medio de legtimos representantes, pueden impedir la emancipacin repentina; pero el Ayuntamiento de La Habana faltara a sus deberes si no hiciese presente que la discusin de ese mismo punto es tan daosa como su resolucin inconsiderada, si no manifestase con leal franqueza que peligra la existencia poltica de la Isla con la ms ligera noticia que se anticipe; si no expresase, en fin, que una revolucin sangrienta sera inevitablemente el resultado de la misma discusin. El gobierno reconocer la exactitud de estas observaciones; y si la isla de Cuba pereciere, si la ruina y exterminacin de sus habitantes llegan a ser el premio de su fidelidad y sacrificios, no se dir al menos que pudo evitarse el mal, ni que un cobarde silencio por parte del ayuntamiento pudo acelerarle.— Habana, etc. 1841.—Escrita por el sndico del Ayuntamiento, D. Ramn de Armas.XVEl Tribunal de Comercio de esta plaza de La Habana, representa a la Regencia del reino contra la emancipacin de los esclavos de esta Isla, fecha 30 de marzo 1841, extendida por el seor intendente don Wenceslao de Villa-UrrutiaEl Tribunal de Comercio de la siempre fidelsima ciudad de La Habana, en momentos en que una voz de alarma difunde rpidamente en esta capital, y por todo el pas el temor de que en las prximas Cortes se propongan medidas legtimas que conduzcan a la emancipacin de los esclavos en esta Isla, no puede menos que elevar la suya a la Regencia Provisional del reino, para dar un testimonio de su adhesin y fidelidad, y su amor al bienestar y prosperidad de la monarqua, exponiendo sus peligros y desgracias que se prepararan a estos caros objetos, si cuestiones tan delicadas se promoviesen en el seno de la representacin nacional, o si la dignidad, ilustracin y cordura del Gobierno Supremo, no opusiese una barrera firmsima a las sugestiones de una mal entendida filantropa, cuyo objeto no puede ser otro que el de servir al mayor engrandecimiento de una nacin poderosa a costa de nuestra ruina. Bien conoce el Tribunal que esta sumisa exposicin sale quiz del crculo normal de sus atribuciones, y acaso podr presumirse ftil y despreciable la ocasin que ha dado lugar a la alarma y siniestros rumores, que circulan, porque se hallen fundados nicamente en un artculo comunicado al peridico El Corresponsal en 21 de diciembre ltimo.27

PAGE 189

JOS ANTONIO SACO /185 /185 /185 /185 /185 Pero la materia de que se trata es tan grave y delicada, de tan vital inters para todos y cada uno de los habitantes de este pas, que no puede siquiera orse susurrar, sin que los espritus menos asustadizos se conmuevan y entreguen a temores y aun a pensamientos que suelen abrigarse irreflexivamente en casos extremos por ms que toquen en extravagantes y absurdos. As se ve hoy que el artculo de un peridico insignificante, en cualquier otro negocio por la poca importancia que merece una opinin individual y annima, tocando a este particular ha bastado para poner los nimos en un estado de excitacin y de efervescencia difciles de concebirse en una poblacin que ajena al parecer de toda cuestin poltica, apenas ha prestado momentnea y muy leve atencin a los graves e importantes cambios ocurridos en el sistema de gobierno de la nacin, durante los ltimos aos; pero que viendo amenazadas, no ya sus propiedades solamente, sino su existencia misma, no puede tener ms opinin que la de defenderlas a todo trance.—Un discurso imprudente pronunciado en las Cortes extraordinarias constituyentes de 1811, no referente a la abolicin de la esclavitud, sino a la supresin de la trata, alarm a las autoridades y corporaciones de esta Isla, segn puede verse en las comunicaciones oficiales de aquella poca; parecieron entonces exagerados los temores que se manifestaban, y, sin embargo, no transcurrieron ms que algunos meses sin que se descubriera una horrorosa conspiracin, cuyo estallido debiera haber sido el incendio general de las propiedades, y el degello de todos los blancos; conspiracin afortunadamente descubierta en el momento prximo inmediato al de ejecutarse el proyecto, que dio por resultado la muerte en el patbulo de una porcin de reos que haban proyectado la ruina de la Isla, y entre cuyos cabecillas figuraban en primera lnea, no los esclavos que se hallaban vejados, oprimidos y maltratados por sus amos, sino negros libres, de regular educacin entre ellos, y que gozaban el concepto de honradez y aun de religiosos.—Entonces no haba cundido todava en Inglaterra la secta de abolicionistas, ni aun los cuqueros, metodistas y otros sectarios religiosos, contaban en el nmero de sus deberes pertenecer a ella, ni habanse levantado las sociedades que hoy, con sus agentes y dinero, minan todos los pases donde hay esclavitud y se ocupan incesantemente y sin perdonar medio en lograr el objeto de su celo hipcrita y fantico.—Pero hoy que en cada ingls que desembarca en estas playas puede mirarse un espa y un disfrazado apstol de esa doctrina; hoy que estos misioneros, ya pblicos, ya encubiertos cunden y se introducen en la corte como en nuestras cabaas; hoy que gozan de la proteccin decidida de su gobierno, con cuyos intereses han venido a coincidir sus propias miras; hoy no es despreciable ni un hecho, ni una palabra, ni un solo pensamiento que tienda al decidido objeto de libertar la raza negra, y que proceda de Inglaterra, porque con l

PAGE 190

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 186\ 186\ 186\ 186\ 186\ va unido el de arruinar la produccin de esta Isla.—No ser impropio de este lugar el citar con tal propsito el caso reciente de un ingls28 que viniendo con el carcter de un simple viajero, se introdujo en nuestra sociedad, en el interior de nuestras casas, y por resultado de sus observaciones public un libro lleno de reticencias e inexactitudes, con el principal objeto de acusar ante el suyo al gobierno de S.M., a sus agentes en esta Isla, y a sus habitantes en general, de infractores del tratado que aboli el trfico de negros, en cuya obra tuvo el arrojo de indicar que se propusiese a S.M. la ampliacin de las facultades de la Comisin Mixta, hasta el punto de erigirla en tribunal ordinario del pas; por premio de esa publicacin obtuvo el nombramiento de cnsul general de su nacin, y superintendente de los negros emancipados por la Comisin Mixta; siendo notorio que sus ideas publicadas esparcidas por la poblacin, han producido ya la circulacin de opiniones entre los negros, que adoptadas por su ignorancia, y por la seductora esperanza de la libertad, podrn ser ocasin de un trastorno general, si el gobierno con brevedad no pone el correctivo correspondiente. Y cunto no debe temerse que otros fanticos de menos representacin y ms astucia, pero decididos a arrostrar hasta el martirio, por una causa que consideran tan cristiana, no trabajasen silenciosamente en difundir entre la clase de esclavos ideas insurreccionales, cuando en el caso de que su crimen no sea descubierto in fraganti, estn seguros de encontrar una decidida proteccin de parte de su gobierno, y hasta lenidad quiz en el nuestro? Que el Gobierno britnico tiene alguna mira interesante a la prosperidad de su comercio con menoscabo del nuestro, en llevar adelante la abolicin de la esclavitud en las colonias productoras de azcar, es motivo a la observacin ms superficial, y que esa mira identificada en los intereses de la Compaa de la India, podr ser causa de que se desve del sendero de la justicia y del derecho internacional, es por lo menos muy de temerse, cuando se considera que el menor trastorno poltico acabara con la produccin de 16 millones de arrobas de azcar que fabrican en esta Isla, de la cual una gran parte pasara a ser producto de la India Oriental.—Y que el resultado de las doctrinas esparcidas por los misioneros ingleses, o el de cualquiera medida o discusin imprudente por parte de nuestras Cortes, no sera otro que el de ser interpretadas por los negros en sentido ms lato y peligroso que el que realmente tuviese, no es dudoso para el menos previsor.—El amor a la libertad es naturalmente la pasin dominante del esclavo, no por un efecto de la reflexin y juicio comparativo de su bienestar fsico o moral, sino por un instinto comn a los hombres y a los animales tanto ms vehemente quiz, cuanto ms distan de la razn ,29 como se observa en las fieras; y as como el primer uso que stas hacen de sus fuerzas, luego que se ven sueltas de las cadenas que las sujetaban, es emplearlas en

PAGE 191

JOS ANTONIO SACO /187 /187 /187 /187 /187 destrozar al mismo que se las rompe, el siervo que no conoce el verdadero uso de la libertad racional, ni siquiera comprende el genuino sentido de esta palabra en el estado de sociedad, es arrastrado a abusar de ella instantneamente; de cuya verdad dio autntico y lastimoso testimonio para la humanidad, la desgraciada isla de Santo Domingo.—La religin, la filosofa, la cultura social, la necesidad o la fuerza son las nicas que moral o fsicamente contienen al hombre en los lmites del deber, y le hacen reprimir sus pasiones.—Las leyes no tienen otras bases. P ero, sera bastante por s solo el ltimo de esos medios de represin para poner un dique al desborde de pasiones feroces que sbitamente se apoderaran de medio milln de brbaros, destituidos absolutamente de educacin cristiana y moral, habituados en su idioma a no hallar otra diferencia entre los hombres que la de amos o esclavos, servir o dominar, trabajar u oprimir?—¡La fuerza!... La fuerza no sera bastante porque tendra que luchar con unos entes, de quienes dijo un clebre historiador filsofo, ¡miserables toda su vida, hroes en un momento! Y aun cuando ella no fuera suficiente para lograr un triunfo, ste sera precario e ineficaz, porque slo el hacer uso de la fuerza bastara para dejar, si no consumada, al menos iniciada nuestra completa destruccin. Dirase que los nuevos libertos tendran a la vista y seguiran el ejemplo de los antiguos que viven entre nosotros pacficamente en el goce de la libertad domstica y civil; pero he aqu el peor de los males: la influencia que los libres de color tendran indudablemente sobre los recin emancipados, la cual sera una consecuencia necesaria: primero, de la igualdad o analoga de casta entre ellos, y segundo, de la ms cultivada inteligencia de los antiguos libres. De aqu resultara como sucedi en Santo Domingo, que los nuevos libertos vendran a formar la masa, y los primitivos, el alma de una desastrada revolucin que no tardara en verificarse.—Porque es menester no separar de la idea que, cuando se trata de la emancipacin de nuestros esclavos, no se trata slo de alterar una relacin social, de derogar una ley que sujetaba un hombre a otro hombre, de destruir la nica distincin que entre ellos haba, sino de poner en un pie de igualdad legal a un negro con un blanco, de unir con los lazos sociales a dos razas que llevan impresas en el rostro un sello de separacin indeleble en lo fsico, de tal efecto en lo moral, que rara vez las junta la inmoralidad o el vicio, aun en el estado de comn libertad, y de las cuales es fuerza que la una mande y la otra obedezca, sin que sean bastantes a destruir esta alternativa cuantas medidas religiosas y humanitarias se hallan hoy en la boca, y quiz se hallaran muy distantes del corazn de los modernos filntropos, si estuviesen en el caso de obrar segn ellas en nuestra situacin. Existe, debe existir, o no seran hombres, en los libres de color un odio concentrado contra los blancos, aunque no fuese ms que por ese aislamiento,

PAGE 192

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 188\ 188\ 188\ 188\ 188\ por esa separacin o desvo con que se les trata por la disparidad semi-legal que de hecho hay entre ellos y los blancos libres; odio ms arraigado que el que causa la opresin comn ejercida por ciertas clases privilegiadas en algunos pases, entre las otras que las sufren, porque una vez destruida la diferencia, se apoya en la diversidad de origen, marcada en el rostro por la naturaleza, es tan duradera como permanente el color que las separa. Y qu garanta de tranquilidad nos ofrece la parte ya libre de esa raza, con respecto a la que actualmente es esclava? Permtanos la Regencia que d la respuesta en nuestro nombre, un viajero espaol que ha residido entre nosotros, visitado Estados Unidos y una parte de Europa, cuya atencin ha llamado especialmente todas las instituciones filantrpicas, y todo cuanto tiene tendencia a la mejora de la moral, y que por esa circunstancia, ms que por sus conocimientos cientficos, se ha hecho notar en Espaa. ste es D. Ramn de La Sagra, quien en su obra titulada Cinco meses en los Estados Unidos se expresa sobre la emancipacin de los negros en los trminos siguientes: “El nmero de gentes de color en las prisiones de este pas, me hace reflexionar sobre las desgracias de esta raza precipitada y sumida en todos los vicios y crmenes por falta de una buena educacin. He ledo un gran nmero de escritos, cuyos autores creen que para el esclavo la libertad es el supremo bien. Yo opino por el contrario, que la libertad es el ms funesto de los dones que puede hacerse al africano infeliz que no ha recibido educacin alguna. Mil veces peor que la fortuna para el joven inexperto y licencioso que vive en la disipacin de las grandes ciudades; ms fatal que todos los incentivos de la seduccin para la doncella inocente que sigue la senda florida de los placeres. El esclavo es una mquina embrutecida por su mismo estado, privada de goces morales y limitada en lo fsico a una racin escasa, a un sueo interrumpido o a la posesin incompleta de una mujer. Ciertamente que esta existencia es miserable y que su mejora es un digno objeto de la atencin del hombre filntropo; pero, se conseguir lanzando al esclavo, al hijo del infortunio y de la miseria, en el torbellino de la sociedad que no conoce, en contacto con todas las seducciones que irremediablemente lo arrastraran al borde del precipicio? Mientras que no se pueda cimentar sobre una educacin moral, religiosa o intelectual, la libertad de los negros, ms vale no pensar un ello.—Pero es preciso dejarlos en la infelicidad?, me preguntarn los filntropos. Y sera humano hacerlos criminales?, les contestar yo. No hay remedio: o la educacin o la esclavitud constante.—En la isla de Cuba, donde he vivido 12 aos, en estos Estados Unidos que recorro con admiracin, he observado que la clase ms desmoralizada y corrompida es la libre de color, y que sus vicios slo pueden compararse con su irreligin y su ignorancia. Por qu no sern aqullos consecuencias inmediatas de stas? Por qu no

PAGE 193

JOS ANTONIO SACO /189 /189 /189 /189 /189 se pondr remedio a los unos, disminuyendo a las otras?—En medio de estas consideraciones [sigue el mismo escritor] veo acercarse una poca muy crtica para el pas que vengo de habitar, hasta ahora tan venturoso. Las doctrinas sobre la emancipacin de los negros cunden por toda Europa, y hallaron su eco en el Congreso Nacional de Espaa. Algunos hombres de pasiones ardientes acogern el medio de obtener una fcil popularidad, repitiendo lo que tantos han dicho; y otros excitados por un amor imparcial a sus semejantes y una sincera compasin a las desgracias de una raza infeliz, unirn tal vez sus elocuentes voces al clamor irreflexivo de los primeros. El triunfo ser seguro, porque ser el triunfo de las doctrinas de la poca; pero, ¡alerta a los resultados! Un decreto de emancipacin sin los preliminares de la enseanza religiosa e intelectual, ser un decreto de calamidades que abrir ante los infelices, cuya suerte trata de mejorar, un abismo insondable de crmenes y de desgracias. En esta persuasin, los que tengan sobrado arrojo para firmarle, aquellos que no tiemblen por las consecuencias que se apronten tambin para firmar la construccin de varias prisiones y la ereccin del cadalso”.—Al citar este trozo, lleno de verdad, no es posible dejar de extremecerse, meditando sus ltimas expresiones, y comparndolas con el sentido del escrito que ha dado motivo a esta exposicin, puesto que empieza a demostrarse la previsin del autor citado, cuando anunciaba que hombres de pasiones ardientes, o sea hipcritas ambiciosos, acogeran el medio de obtener una fcil popularidad, suscitando esta cuestin en Espaa.—Pero nada corroborar tanto el justo temor de una medida importuna, improcedente y prematura en este particular, como la opinin del doctor Channing, de Boston, uno de los ms ardientes abolicionistas de Estados Unidos de Amrica, que ms cristiano odio profesan a la esclavitud y a los que tienen esclavos, de los que ms confan en los tiles resultados de la emancipacin y menos temen de sus consecuencias; de los que desprecian la cuestin bajo el respeto de la propiedad, y, en fin, de los que todo lo sacrifican a la restauracin de los derechos del negro como hombre libre. Este escritor, este apstol de la abolicin de la esclavitud, a cuya causa ha consagrado hace algn tiempo su elocuente pluma en su ltima obra titulada Emancipacin en la misma obra en que se propone demostrar a sus compatriotas, las ventajas obtenidas en algunas de las colonias inglesas, a consecuencia del ensayo hecho por aquella nacin, y en la que sugiere a los Estados del Norte que no tienen esclavitud, la adopcin de ciertas medidas legislativas que indirectamente promuevan la emancipacin de la del Sur, se expresa en los trminos siguientes: “Yo no deseo que la emancipacin se lleve a efecto en el Sur, por la fuerza; si yo tuviese poder poltico temera usarlo en este negocio. Una emancipacin forzada va probando bien, generalmente hablando, en las Antillas inglesas, porque la madre

PAGE 194

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 190\ 190\ 190\ 190\ 190\ patria las vigila y gua, y derrama en ellas abundantemente influencias morales y religiosas para calmar, ilustrar y suavizar los nimos de los nuevos libertos. Aqu no puede usarse de ese freno. La libertad en el Sur para que obre buenos efectos, debe ser obra suya; debe ser efecto de benevolencia y conviccin de la justicia, o a lo menos del convencimiento del propio inters, y no arrancada por extrao poder: con aquel origen tendra el experimento mejor xito que en las Antillas. En aquellas islas, especialmente en Jamaica, la falta de cordial cooperacin de parte de los hacendados ha obstruido continuamente la obra benfica de la libertad, y todava hace dudoso su completo resultado”.—A otro de esos apstoles de la llamada filantropa, perteneciente a la secta francesa se le han escapado estas palabras: “Sin hablar de la ruina de los propietarios, que sera consecuencia inmediata de la emancipacin, es preciso confesar que sera muy peligroso poner al negro en una situacin para la cual no est preparado”... y despus de indicar como un mal positivo la pereza, a cuya tentacin no resistir el negro en climas en que sin trabajo le proveeran de lo preciso para llenar sus limitadas necesidades, concluye as: “Unos hombres que al salir de la esclavitud no pueden dejar de conservar por mucho tiempo los vicios y defectos de su origen, muy pronto caeran por efecto de la ociosidad o de un trabajo voluntario y perezoso, en un estado de degradacin ms funesto que aquel de que la justicia y la humanidad han credo sacarlos”.—El Tribunal se ha atrevido a distraer la atencin de la Regencia del reino, citando estas opiniones porque han sido emitidas por hombres que pasan por eminentemente liberales y filntropos, porque ninguno de ellos tiene esclavos ni estn avecindados en esta Isla, y porque con tales circunstancias no pueden ser removidos en manera alguna por el propio inters, ni preocupados en favor de la esclavitud, como se supone gratuitamente, con respecto a todos los que tienen que perder en este pas. —Todos opinan que, sin que preceda una educacin moral y religiosa, o sin que a la obra de la emancipacin, concurran y cooperen cordialmente los actuales propietarios por efecto de su conviccin o de su benevolencia, la libertad ser un verdadero mal para los nuevos libertos, o no tendr, cuando menos, los benficos resultados que de ella se esperan.— Y aun hay que observar que si en Estados Unidos ofrece peligro la emancipacin llevada a efecto a virtud de una ley, seran mucho mayores stas en la isla de Cuba, mediante dos solas consideraciones, dejando aparte multitud de otras: la una, que all la proporcin de negros a blancos estar a razn de 16 a 84, y en esta Isla es en razn de 55 a 45; la segunda, que all la poblacin se halla concentrada y reunida, y los medios de comunicacin son tan abundantes y rpidos, que de todos los puntos de la repblica pueden casi momentneamente reunirse recursos de toda especie, y en la isla de Cuba la poblacin se halla desparramada en una

PAGE 195

JOS ANTONIO SACO /191 /191 /191 /191 /191 superficie proporcionalmente demasiado vasta, que dificultara los auxilios mutuos por falta de cmodas o fciles guas, en caso de una insurreccin al paso que los negros tendran la facilidad de acogerse a los diversos grupos de montaas impenetrables, en donde aun en tiempos comunes hacen sus guaridas los fugitivos, y viven a veces por 10 o 12 aos.—Quiz no faltar quien tenga por exagerados los temores de una insurreccin inmediata de los negros contra los blancos; pero lo cierto es, que si pudieran concebirse en toda su intensidad, parecera muy plido el bosquejo que de ellos hemos hecho, de donde podr inferirse cul sera en adelante el estado de una poblacin en que estuviese siempre viviendo en continua alarma y zozobra una parte de ella contra la otra, y obligada a precaverse de un golpe de mano incierto, pero inevitable y terrible. La primera consecuencia sera el desaliento de los capitalistas, y la emigracin con lo poco o mucho que pudiesen recoger, para ir a vivir con ms tranquilidad en cualquiera parte; la segunda, el abandono de las empresas de fabricacin de azcar, que son las que forman casi exclusivamente la gran masa de riqueza que sostiene el comercio y de que viven todas las clases; la tercera, por ltimo, sin analizar ni aun indicar las que de stas se derivan, la considerable reduccin de la poblacin blanca y aumento respectivo del poder de los negros.—Y no hemos de intento mencionado el mayor de los peligros que con semejante trastorno pudiera correr la isla de Cuba, porque a la penetrante perspicacia de la Regencia no ha pedido escaparse. Alude el Tribunal a la poltica del Gobierno de Estados Unidos de Amrica, quien, a pesar de estar a la cabeza de la nacin ms libre que existe en el universo, sostiene la esclavitud en alguno de sus Estados, y concede a la potestad domnica una proteccin tan poderosa como diametralmente opuesta a las bases fundamentales de su Constitucin.—Y un gobierno que mantiene tan absurda contrariedad de principios slo por el temor de emancipar ms de 2 millones de esclavos, podr ver con indiferencia tamaa novedad en la isla de Cuba, su vecina, sin hallar en ella un motivo, o siquiera un pretexto para poner aqu en prctica las mismas mximas que le han guiado en su conducta en Tejas? No ira quiz ms adelante y aun con menos disimulo? Y esa poltica encontrara ya en la isla de Cuba subvertida y desmoralizada por el terror y la miseria, la resistencia que seguramente le opondra Cuba opulenta? ¡Ah!, el Tribunal se extremece al considerar a qu tremenda prueba iba a quedar expuesta la nunca desmentida fidelidad de los cubanos; esto es, de los pocos blancos que subsistiesen en el pas. El Tribunal no ha llegado a temer de que se verifique el caso de que por el gobierno de S.M. se acceda a las prfidas instigaciones de hipcritas fanticos, que pretenden alucinar a los incautos, con la mscara de la filantropa, por ms que sean protegidas por un gobierno que en ellas encuentra un medio indirecto de protec-

PAGE 196

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 192\ 192\ 192\ 192\ 192\ cin para ciertos intereses muy poderosos de una nacin; pero no puede menos que ver con sentimiento acercarse la funesta poca anunciada por La Sagra, con que espritus ambiciosos promovern en las Cortes cuestiones peligrosas, cuya sola anunciacin bastara a paralizar, en gran manera, la prspera marcha de nuestra agricultura y comercio, sera capaz de producir la primera e inmediata consecuencia anunciada arriba, la emigracin. Este Tribunal no se considera destituido de mximas liberales, y menos de principios de humanidad y filantropa; por el contrario, en estos mismos se funda para rogar a la Regencia por el statu quo de la isla de Cuba en este particular; porque no sera humano, ni equitativo, ni justo, sacrificar 400 000 blancos por una medida que hara an ms infelices a 500 000 de color, cuya suerte se intenta mejorar. Los actuales habitantes de este pas no crearon la esclavitud domstica; recibieron de sus antepasados este funesto don que les concedieron las leyes con todas sus fatales consecuencias, y una de ellas es la brutalidad e ignorancia inherente a la clase de esclavos, y la desmoralizacin de los libres; de aqu el terrible dilema para stos, o mandar o morir, y el no menos odioso para aqullos, o esclavos o criminales.—Crtese en hora buena de una vez, de aqu en adelante para siempre, y el Gobierno espaol puede hacerlo sin intervencin alguna extranjera, cualquier resto de contrabando que pueda existir en fraude del tratado de abolicin de comercio de negros, y en infraccin de las leyes del pas; resptense por consideraciones muy poderosas de poltica los hechos consumados en esta materia; obsrvese nuestra benfica legislacin, bajo la cual todo esclavo industrioso y honrado tiene los medios de hacerse libre, y entrar a ser un miembro de la sociedad til y laborioso; propguense con ms generalidad las luces de la religin, por ministros dignos, segn este Tribunal a nombre de la Real Junta de Fomento, lo propuso al gobierno en su informe sobre polica rural, de 20 de diciembre de 1827, y djese al trabajo lento, pero seguro del tiempo, la obra til y saludable que slo espritus inconsiderados, o celosos fanticos pueden pensar o querer persuadir, que sea logrado por medidas violentas e inoportunas.—La Regencia Provisional se dignar, el Tribunal lo espera de su ilustracin y patriotismo, tomar en su alta consideracin lo expuesto, y resolver lo que corresponda para afirmar cada vez ms en la Corona de Castilla esta joya, una de las ms preciosas que la adornan, que es a todo lo que aspira el Tribunal de Comercio, que humildemente representa. —Dios guarde &.—Habana, 30 de marzo de 1841.— Jorge P. de Urttegui.—Nicols Galcern.—Alejandro Morales.

PAGE 197

JOS ANTONIO SACO /193 /193 /193 /193 /193XVIInforme del licenciado D. Bernardo Mara Navarro, residente en Matanzas, acerca del proyecto de convenio sobre emancipacin propuesto por la InglaterraExcmo. Seor: Para cumplir el encargo que V.E. se sirve hacerme en el oficio de 12 del pasado agosto, he meditado detenidamente sobre el proyecto de convenio, que la Gran Bretaa, por medio de su enviado en Madrid, propone al gobierno de S.M.C. para autorizar al tribunal de la Comisin Mixta establecida en La Habana, a recibir declaraciones con el objeto de averiguar, si existen en esta Isla negros en esclavitud introducidos de frica recientemente y a declarar libres tales negros, siempre que a satisfaccin de este tribunal no resulte justificado que han nacido en los dominios espaoles de Amrica o que se han importado de frica con anterioridad al 30 de octubre de 1820. Hasta ahora, Excmo. seor, no se ha provocado, ni tal vez se provocar jams una cuestin de tanta importancia para la isla de Cuba. Por fortuna, el gobierno de S.M., bastante circunspecto, no ha querido resolver en asunto tan grave sin los consejos de V.E.; y V.E., no menos ilustrado que amante de la inflexible justicia, sabr defender nuestra causa, y evitar que el monstruo del egosmo, cubierto con el respetable velo de la filantropa, conduzca la desolacin a los campos de este pas, y arruinando la agricultura, nica fuente de su riqueza, pierda para el mundo entero la primera y ms hermosa de las Antillas. Mientras ms se reflexiona sobre los trminos de ese convenio, menos puede creerse que una nacin que tanto decanta el amor de sus semejantes haya propuesto de buena fe al Gobierno espaol la infraccin ms elocuente de todos los principios de equidad y de justicia, y que para dar a 30 000 salvajes africanos una libertad prematura, que les sera funesta, por ser incapaces de gozarla, se condenen a perecer de un golpe las fortunas y aun la existencia de 500 000 hombres civilizados, cuyos derechos se fundan en los mismos pactos celebrados por esa nacin y la nuestra. Dos tratados se han ajustado hasta el da entre Espaa e Inglaterra para llevar a cabo la abolicin del trfico de negros. Uno en 1817 y otro en 1835: en ambos se han acordado las medidas que la sagacidad, combinada con los sentimientos de humanidad que movan a las dos naciones, crey ms eficaces al noble y generoso intento que se proponan; sin embargo, en el primero y segundo, todas las disposiciones que se tomaron fueron dirigidas a perseguir los traficantes, al hacer la trata, en el viaje de frica a esta Isla, y en el acto de introducir los negros en ella. En ninguno se estableci la menor pena contra los que adquiriesen

PAGE 198

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 194\ 194\ 194\ 194\ 194\ dichos negros despus de estar ya introducidos; sin duda, porque se advirti que quedara ilusoria cualquiera que se dictase por la dificultad de distinguir entre los negros importados con anterioridad y posterioridad al ao 1820, y porque una medida insuficiente al fin de acabar con la trata iba a ser perjudicial a los poseedores de esclavos introducidos cuando era lcito traerlos. Los poseedores de esos esclavos, del silencio mismo de esos tratados y especialmente del celebrado en 1835, que escogit nuevas y ms severas medidas contra los que iban al comercio de negros, dedujeron un permiso implcito para adquirirlos despus que estaban en el pas, y con mayor razn creyeron que esto era lcito, considerando que tanto nuestras leyes, como las adoptadas generalmente por las naciones cultas para reprimir el contrabando, castigan al que lo hace y no al que compra los efectos clandestinamente introducidos. Si, pues, todos los anatemas se dirigieron siempre contra el que haca la trata de los negros en frica o los importaba en la Isla; si jams se conmin con pena alguna al que los compraba despus de estar en ella, por qu principio se quiere condenar ahora a los poseedores de los esclavos venidos despus del ao 1820, a la prdida de sus capitales invertidos en ellos con tan buena fe? Cmo puede ponerse la mano en el sagrado de una propiedad adquirida en conformidad de esos mismos tratados? ¡Qu! Se ha olvidado que las leyes no pueden tener efecto retroactivo, y que su sancin ha de ser para los casos que ocurran, no para los que han ocurrido? Si los que hoy poseen esclavos importados con posterioridad al ao de 1820, hubieran sabido la pena a que se trata de sujetarlos ahora, de cierto no los hubieran comprado. La misma Real Orden de 2 de enero de 1826, aunque da facultad para denunciar los negros que se reciban de contrabando, e impone 200 pesos de multa al comprador de ellos, no los declara libres, y cuando dice que lo sern los que denuncien los buques en que ellos mismos hayan venido con posterioridad a la publicacin de esa disposicin, pero no los introducidos con anterioridad en la Isla, tampoco dispone cosa alguna respecto de los compradores de esos negros, ni les concede la libertad a stos, sino en el caso que denuncien el buque que los trajo, y en este caso la concede; porque el poseedor o dueo de tales esclavos con la designacin del buque, ya ve marcada la persona que puede indemnizarle los perjuicios; pero a los poseedores actuales ni aun este recurso les quedara, pues en la imposibilidad de averiguar el que introdujo los negros, no sabran contra quien haban de dirigir sus acciones. Si los negros se encontrasen en poder de los traficantes, justa sera la medida que se propone, porque al cabo, stos eran los que haban quebrantado la prohibicin de la trata; pero de ninguna manera lo sera habiendo pasado ya esos esclavos por 100 poseedores que los adquirie-

PAGE 199

JOS ANTONIO SACO /195 /195 /195 /195 /195 ron por un ttulo legtimo y con buena fe, puesto que no exista ley alguna que prohibiese comprarlos, ni tampoco era posible averiguar la poca de su introduccin en la Isla. Pretender que se condene a los poseedores de esclavos a perder los importados despus de 1820, es aspirar a que se cometa una injusticia atroz, castigando al que ha obrado en la seguridad de que no infringa ley alguna y dejando impune al que la ha quebrantado. Declarados libres los negros importados despus del ao de 1820 por el principio de haber sido ilcita su adquisicin, como resultara, admitido el convenio, desde luego reclamaran los salarios del tiempo que hubieran servido a sus amos. En tal caso, si se difera a la demanda de los negros, fundada en tan exacta consecuencia, ¡qu manantial de dificultades se presenta!, cmo se averiguara el importe de esos salarios?, dnde estaban los medios para satisfacerlos? Sera preciso entregarles las fincas, y los que antes haban sido propietarios se veran reducidos a la miseria. Si se desestimaba el reclamo, callaran los negros con tal resolucin?, quedaran tranquilos cuando se sintieran con justicia, con fuerza para tomarla, con necesidades que satisfacer y con ansia de pretextos para una revolucin? La imaginacin ms fecunda no podra prever los resultados de ese convenio. Slo la noticia de haberse propuesto, ha esparcido ya en esta Isla semillas capaces de producir frutos amargos. Adems, el convenio que se propone, ataca igualmente a todos los propietarios de negros importados de frica, ya sean antes o despus del ao 1820; porque los negros, bien por el innato amor a la libertad, o bien por carecer de ideas de tiempo, en el momento que se publicase el convenio, todos se creeran comprendidos en l, abandonaran las casas de sus amos y acudiran en tropel al tribunal de la Comisin Mixta; y como la primera disposicin de ste, sera mandarlos depositar, los dueos de los importados antes del ao 1820, despojados desde luego de su propiedad, perderan la utilidad que pudieran sacar de sus siervos, a lo menos mientras el tribunal diese la resolucin que de seguro no sera muy breve, porque el cmulo de reclamos que simultneamente se establecieran demorara el despacho y muchos tendran que esperar aos enteros por el resultado de su causa. Desde el momento que se publicase el convenio, disminuira de su valor el capital invertido en esclavos, y sta es otra injusticia que se causara a los propietarios de los introducidos antes de 1820, porque nadie querra comprar un negro, en la duda de que fuese importado despus de esa poca. Para conseguir la enajenacin de un esclavo, faltando registros pblicos en que constase cuando haba venido a la Isla, sera preciso entrar en una purificacin difcil, comprometida y de funesto ejemplo para la subordinacin de los esclavos, tan necesaria en la soledad de nuestros campos.

PAGE 200

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 196\ 196\ 196\ 196\ 196\ Mas, no se limitan a esto los males con que el convenio amenaza a los poseedores de esclavos importados antes del ao de 1820. Obligando a los primeros a justificar la poca de la introduccin de los segundos, se les condena a la prdida de sus propiedades, porque, cul de esos poseedores podra acreditar que sus esclavos fuesen importados antes de 1820? En esa poca no intervenan en la venta de negros bozales otros documentos que unas simples papeletas llamadas de barracn las cuales nadie conserva hoy da, unos porque las consideraron intiles, como en efecto lo eran; pues no identificaban al negro a que se referan, y otros porque descansando en el legtimo ttulo que les daba tan dilatada y pacfica posesin, nunca pudieron presumir que se les llamara a responder de la propiedad de sus esclavos. En tales circunstancias, qu haran esos poseedores?, acudiran a la prueba de testigos?, los habra al tiempo en que compraron los negros?, recordaran los poseedores quienes fueron esos testigos, caso que los hubiera habido?, y aunque lo recordasen, dnde se encontraran despus de tantos aos?, y dado que se encontrasen, se atrevera alguno de los testigos a reconocer y afirmar que el negro en cuestin era el mismo que haba visto vender por lo menos 21 aos antes, cuando slo una ocasin y sin inters lo haba visto?, y faltando las pruebas por ser imposible darlas, por quin se decidira el tribunal de la Comisin Mixta?, creera a los amos o a los esclavos? Si crea a los primeros, todos los negros resultaran importados antes del ao de 1820; a ninguno se le declarara la libertad, y el convenio no hara ms que introducir el desorden; crear esperanzas de un bien que no haba de realizarse, excitar los negros a la insubordinacin o al menos a la indocilidad, y exponer la Isla a una revolucin en que todos fuesen vctimas. Y si el tribunal, bien por el deseo de conjurar estos males, o ms bien por ceirse a la letra y espritu del convenio que le encargaba declarar libres los esclavos que a su satisfaccin no se acreditase completamente que haban sido importados antes del ao de 1820, o nacidos en los dominios espaoles de Amrica, resolva en favor de los negros, quedaba hecha de un golpe la emancipacin total, y con ella la misma revolucin que se haba tratado de prevenir. En las mismas facultades que se dan al tribunal de la Comisin Mixta, encontrar el gobierno de S.M. una razn ms para desechar tan ominoso convenio. Se autoriza a este tribunal para establecer una especie de pesquisa; no se le sujeta a trmites ni frmulas de ninguna clase; puede proceder a su arbitrio, y de sus determinaciones no hay apelacin ni recurso alguno. Con tales facultades prohibidas todas por nuestras leyes, ya se puede calcular cul sera la desconfianza que inspirara un tribunal, compuesto, en parte de extranjeros fanticos por la libertad de los negros e interesados al mismo tiempo en la ruina de este pas.

PAGE 201

JOS ANTONIO SACO /197 /197 /197 /197 /197 Examinando a la luz de los principios polticos y econmicos el convenio que se propone, desde luego se ve como una tea encendida, que, arrojada en este rico pas, pudiera en un solo da convertirlo en una inmensa hoguera donde todo quedase reducido a pavesas. S, Excmo. seor, el plan que la filantropa inglesa ha presentado al gobierno de S.M. ofrece inconvenientes y males de tanto tamao que pueden decidir de un golpe, no slo de la riqueza y prosperidad de la Isla, sino de la tranquilidad y vida de sus habitantes. Para conocer hasta qu punto se comprometera el orden y sosiego pblicos, permtaseme observar que si la concesin del derecho de ciudadana, otorgada por la Asamblea Nacional de Francia a los libertos de Santo Domingo, bast para alentarlos a restituir la libertad a los esclavos, y que si ste fue el origen de la desastrosa revolucin que al fin produjo la ruina de esa isla, cuntos desastres no debern temerse en sta, dndose la libertad repentinamente a 500 000 negros salvajes, que por lo menos la alcanzaran con el convenio a que aspira la Gran Bretaa, segn queda demostrado? Una vez publicado no tardaran ms tiempo en levantarse que el que ste tardase en llegar a su noticia. Rotos entonces los diques de la subordinacin y disciplina por tan enorme masa de brbaros que no podrn olvidar los recuerdos de la dura condicin a que haban estado sujetos, y que si, oprimidos eran dbiles y sumisos, libres seran atrevidos y osados; ansiosos de vengar los profundos agravios recibidos de la raza que los haba dominado; arrastrados por la impresin vehemente que debera producir en sus nimos el inesperado suceso que les haba vuelto a la suspirada libertad; alentados de la fortaleza que se supondran contando su nmero, del cual se convenceran a la puerta del tribunal de la Comisin Mixta; ignorantes al mismo tiempo de su impotencia por la falta de conocimientos y destreza en el manejo de las armas; y movidos por otras mil pasiones, fciles de concebirse, trataran de repetir las lamentables escenas de la colonia francesa, y recorriendo y asolando los campos y ciudades forzaran las casas, saquearan y robaran las familias, mataran al que les opusiese resistencia, y aun slo por el brbaro placer de atormentar a los blancos, destruiran cuanto encontrasen al paso, y nos envolveran en una espantosa revolucin, aspirando por ltimo a dominarnos, para lo cual contaran con las simpatas y ayuda de la repblica vecina de Hait, sin prever que ellos tambin seran vctimas de su loco frenes, como lo fueron en 1825 los que osaron rebelarse contra sus amos en el partido de Guamacaro. He aqu, Excmo. seor, los primeros eslabones de la pesada, cuanto interminable cadena de males con que la extraviada filantropa de los ingleses pretende que Espaa cargue a sus propios hijos. As como el signo de la redencin, siendo la bandera de paz y mansedumbre, ha servido en manos supersticiosas para conducir la guerra a todas partes y

PAGE 202

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 198\ 198\ 198\ 198\ 198\ despedazar los hombres vivos, as la filantropa, que ciega, no atiende a pocas ni circunstancias, convertir en un vasto desierto, regado de sangre y de cadveres, la ms preciosa de las Antillas, si el gobierno de S.M. no rechaza el proyecto de la Gran Bretaa. Difcil sera explicar la filantropa de los ingleses respecto de nuestros esclavos, si se tiene presente la conducta que para la emancipacin observaron en sus colonias. Pretenden que ac se haga de repente y de tropel, violando las leyes patrias; y en sus colonias todo se hizo con calma y con arreglo a las leyes, que se iban dictando despus de largas y acaloradas discusiones en el Parlamento, sin que se diese a ninguna disposicin el tirnico efecto retroactivo que quieren para nosotros. Ac no se han preparado a los amos y a los esclavos para que la libertad de stos no sea peligrosa a los unos y sea un progreso para los otros, y all no se atrevieron a quebrantar las cadenas de la servidumbre, sino despus de un aprendizaje de seis aos, en cuyo tiempo procuraron, aunque intilmente, infundir a sus negros ideas de orden, principios de moralidad, amor al trabajo y las puras y santas mximas del Evangelio. Mejor sera que el Gobierno ingls llevara esa propaganda filantrpica a los pases del frica y difundiese en ellos la luz del Evangelio, pues las tinieblas de la ignorancia son causa de que all comience la esclavitud de esos seres desgraciados que no lo son tanto entre nosotros. En ningn pueblo donde ha habido esclavos ha sido ms limitada por las leyes la potestad domnica que en esta Isla; ellas quieren que el esclavo sea contado en el nmero de los domsticos del Seor; ellas exigen que se le instruyan en los principios de nuestra religin y que no se les prive de los consuelos santos que ofrece; ellas le dan el derecho de matrimonio que gozan los individuos de la raza blanca, proporcionndole as los dulces goces de la paternidad y el hbito de vivir en familia; los amos dan con generosidad al esclavo los medios de adquirir un peculio y esas leyes protegen este peculio y otorgan los derechos inherentes a l, as como el de rescatar su libertad por un precio justo; esas leyes conceden al esclavo, en muchos casos, el consuelo de pasar de un amo malo a otro que sea bueno. El esclavo entre nosotros debe ser alimentado y asistido en todas las pocas y trances de su vida; nadie sino su dueo puede castigarle, y si ste se excede queda sujeto a una pena. En todos los pueblos donde hay ayuntamiento tienen los esclavos un defensor que los ampara y levanta gratuitamente su voz con energa contra los abusos de la potestad de sus amos. En las causas de los esclavos se guardan los mismos trmites y detenidas frmulas que en las de los hombres libres; y en iguales circunstancias, las mismas penas se imponen a unos que a otros. Pero volvamos al examen del convenio interrumpido por esta digresin, que se nos disimular en gracia del deseo de vindicar nuestro amor

PAGE 203

JOS ANTONIO SACO /199 /199 /199 /199 /199 a la humanidad y leyes patrias. Doy por un momento que fuese posible restituir repentinamente a la libertad los 500 000 esclavos que poseemos, sin riesgo de nuestras vidas, podr esperarse que fuese lo mismo respecto de nuestras fortunas que irremisiblemente quedaran anonadadas en un solo da; vindose millares de familias lanzadas de la cumbre de la ms legtima opulencia al abismo de la miseria ms espantosa? La prdida de los propietarios, Excmo. seor, no se limitara al valor de los esclavos; en ella ir envuelta tambin la de los gruesos capitales invertidos en tierras y siembras, fbricas y mquinas. Arrebatados a la agricultura en un da esos brazos que le dan la vida, y que no podran reemplazarse, por ser muy escasa la poblacin blanca de la Isla, capaz de aplicarse a sostener el cultivo, pronto se veran los deliciosos jardines y las opulentas fincas rurales convertidas en un vasto desierto, y la Isla entera tornada en un pas casi brbaro, habitado por africanos, que volveran a las costumbres de su tierra, y obligaran al cabo a emigrar la raza de los blancos, como sucedi en la desventurada Espaola. Es un delirio creer que los negros se prestarn a seguir trabajando por un salario moderado: esto pudiera esperarse de hombres, que tuvieran ideas exactas sobre la libertad; pero no de los que creen que sta consiste en la holgazanera y la vagancia. Libres los negros y entregados a s mismos, en la ignorancia y estupidez en que los conservamos por nuestra conveniencia, retrogradaran desde luego al estado del salvaje. El amor al trabajo es el fruto de la civilizacin; ella crea goces; stos, necesidades, y stas obligan al hombre a procurar los medios de satisfacerlas, que no se adquieren sino con el trabajo. Tan cierto es esto, que los pases ms adelantados en civilizacin son los ms laboriosos. El salvaje desconoce y ni puede imaginarse los gustos que proporcionan las riquezas, slo goza en la comida o en los impuros placeres sensuales; cuando tiene para saciar estas tan cortas necesidades, se entrega al sueo o a la vagancia. Esto es lo que sucede en todas partes, y con mayor razn sucedera en la isla de Cuba, donde prdiga la naturaleza, es la tierra tan frtil que casi produce sin trabajar para conservar la vida. El que tenga algn conocimiento de los negros, no podr negar la exactitud de estas observaciones. Es tal la natural indolencia y aversin al trabajo de esa desgraciada raza, que sabiendo que si adquieren pueden rescatar su libertad, es preciso en las fincas apremiar a muchos, para que se ocupen en sus propias huertas, o conucos, que todos los propietarios se empean en proporcionarles para entretenerlos en los das de fiesta, y evitar los excesos a que se entregaran si estuviesen ociosos. En los negocios polticos no deben olvidarse las lecciones de la historia; y en el presente siempre ser preciso ocurrir a la de los pueblos, cuyas circunstancias han sido iguales. Hecha la revolucin de Santo Domingo, y acosados por la miseria los mismos negros, convencidos de

PAGE 204

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 200\ 200\ 200\ 200\ 200\ su propia indolencia, formaron un cdigo llamado rural, en el cual eran obligados los trabajadores a fijarse en las fincas sin salir de ellas, a menos de haber obtenido licencia del gobierno, y facultades los propietarios para renovar la antigua costumbre del castigo, con la diferencia que deba infligirse con un bastn. Por estos medios consiguieron que, en 1806, los productos de la isla llegasen a una tercera parte de lo que haban sido en 1789; pero en un rgimen republicano, y en medio de sucesivas revoluciones que no permiten que el poder estuviese seguro en mano alguna, no pudieron subsistir mucho tiempo leyes tan violentas, y el resultado fue que volviese a caer en abandono el cultivo, que a las valiosas fincas rurales se sustituyeron los sombros bosques, y que la exportacin de azcar que en 1806 ascendi a 47 516 531 libras, en 1835 se vio reducida a 2 020. En las mismas colonias inglesas, donde, como se ha dicho, a la emancipacin precedi el largo aprendizaje de seis aos, encontramos la prueba ms concluyente de la aversin que tienen los negros al trabajo, sin embargo de que ahora le era til y necesario, se han entregado a la vagancia, dando lugar a la lamentable decadencia que ha experimentado la agricultura en esos pases, por cuyo motivo los mismos ingleses convencidos, y tal vez arrepentidos de su error en libertar de una vez a tan inmensa multitud de hombres, han adoptado el recurso de traer negros de la costa de frica, contratados por 14 aos: esclavitud disfrazada de una nueva especie, y quizs de peores consecuencias para la humanidad. En la esclavitud antigua, el amo deba alimentar y asistir a los enfermos y ancianos, y en este sistema de contratos con salvajes que no pueden graduar el peso de las obligaciones que se imponen, despus de haberse aprovechado de los ms risueos das del trabajador, se le abandona tal vez enfermo y de cierto desvalido, para que vaya a concluir su existencia en la miseria. El esclavo poda rescatarse o mudar de dueo, y los contratados ninguno de estos recursos tienen, mientras no se cumpla el trmino de su enganche. El amo tena inters en la vida del esclavo, a lo menos por conservar el capital que representaba, y el contratado carece de esta garanta, si da con un capataz que, sordo a la voz de la humanidad, no oye sino la del inters. Estos inconvenientes pueden preverse y salvarse en las contratas; pero nunca dejar de ser este sistema una verdadera esclavitud temporal que siempre pondr en duda la rectitud de las intenciones con que el Gobierno ingls se empea en la emancipacin de nuestros esclavos Aniquilada como quedara la agricultura de esta Isla, nica fuente de su riqueza, cules seran sus productos?, cmo podran sus rentas alzarse hasta la enorme suma de 9 millones con que sostiene sus cargas y ayuda a cubrir las del Estado?, dnde sacaramos los recursos para mantener ese benemrito ejrcito que desempea la guarnicin del pas,

PAGE 205

JOS ANTONIO SACO /201 /201 /201 /201 /201 y hace que todos respeten su territorio?, qu golpe tan terrible recibiran la industria y el comercio peninsular?, cmo podra la Isla adquirir las harinas, los vinos, el aceite, el jabn y los dems artculos que se introducen de Espaa?, qu destino tomara el gran nmero de buques nacionales, que ahora se emplean en el comercio de estas colonias y, principalmente, en el de carnes para nuestras fincas?, en qu se ocuparn los marineros que tripulan esos buques, de donde salen los que han de servir en la Marina Real?, quin proveer a las provincias de la Espaa europea del azcar, del caf, del tabaco y de otros frutos preciosos al poco costo y de la calidad que los tiene hoy, porque los lleva de aqu?, cual ser entonces la suerte de millares de familias desvalidas, que existen en la pennsula pendientes de sus padres o maridos, o hijos o hermanos que vinieron a esta Isla, y encontraron en su prosperidad los medios de adquirir, ocupndose honestamente para socorrer a esos desgraciados y libertarlos de la mendicidad? En la cuestin suscitada por los ingleses, Excmo. seor, no estn interesados los cubanos solamente, lo estn as mismo nuestros hermanos peninsulares, y ellos tienen un incontestable derecho a ser odos en esta discusin importante que afecta a los intereses de la nacin entera. El convenio propuesto tambin ataca la independencia de la nacin o por lo menos ofende altamente su dignidad. Se trata de que sbditos espaoles, por un hecho cometido en territorio espaol, sean juzgados por un tribunal en parte extranjero. No basta decir que ese tribunal ha sido admitido por nuestro gobierno en los tratados para la abolicin del trfico de negros, pues si se admiti fue para decidir las causas sobre las presas que hacan los buques de la marina inglesa; y como en esos expedientes intervenan, por una parte, sbditos ingleses y, por otra, sbditos espaoles, justo y racional era que los jueces perteneciesen a las dos naciones. Pero en los negocios de que habla el convenio no sucede as: ellos se veran solamente contra los poseedores de esclavos, que siendo espaoles no pueden ser sometidos a jueces extranjeros. Asentir al convenio sera lo mismo que confesar la pundonorosa nacin espaola que ella necesitaba que viniesen de afuera a hacerle cumplir sus compromisos. Ninguna de las naciones que han prohibido hasta ahora el trfico de negros, ha admitido jueces extraos para castigar las infracciones de esa prohibicin. Esta circunstancia por s sola bastara para rechazar con la ms alta indignacin la enojosa y degradante propuesta de los ingleses. Por la Real Orden de 2 de enero de 1826, antes citada, est cometida a los capitanes generales de la Isla la facultad de conocer exclusivamente de las causas que se formen por denuncias de esclavos introducidos de contrabando, y los ingleses mismos han declarado que no tienen que-

PAGE 206

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 202\ 202\ 202\ 202\ 202\ ja de la autoridad de esta Isla, en qu, pues, fundan la desconfianza que envuelve el proyecto de convenio? En el deseo que los atormenta de gobernar en todas partes, Excmo. seor. V.E. se ha dignado permitirme que informe cuanto se me ofrezca y parezca en el asunto respecto de los verdaderos intereses de este pas, y yo, aceptando con gusto tan honrosa confianza y cumpliendo al mismo tiempo con lo que debo a mi conciencia, dir francamente lo que pienso. Si la irreflexible justicia, la riqueza y prosperidad de la Isla, la tranquilidad y vida de sus habitantes, el inters del Estado, la industria y el comercio de nuestros hermanos de la pennsula, y la misma suerte de los desgraciados negros a quienes se trata de proteger, exigen que no se toque a la llaga de la esclavitud existente, estos mismos objetos, la buena fe de los tratados, la paz y el decoro nacional comprometidos en ella, la humanidad y la fuerza irresistible de las ideas del siglo, tambin demandan que se cierre de todo punto las puertas a la nueva introduccin de esclavos Detestado y prohibido su comercio por nuestro gobierno y el de todas las naciones de Europa y Amrica, excepto el Brasil, no ha podido extinguirse; la codicia de los hombres, frtil en recursos para burlar la ley y la vigilancia de las autoridades, ha encontrado hasta ahora medios para continuar el contrabando, y ya se hace preciso oponerle nuevas y ms enrgicas medidas que ejecutadas irremisiblemente, atajen un cncer que pudiera devorarnos. ste es el voto de la masa pensadora de los cubanos: ellos desean un porvenir para su pas y no lo ven sino en la conservacin de los derechos adquiridos y en la extincin de la trata. Concluida sta, calmar el entusiasmo de los filntropos, y la Inglaterra, viendo que hemos hecho lo que debemos, cesar en sus exigencias, y aunque es verdad que el progreso de la prosperidad de la Isla quedar estacionario por algunos aos, tambin lo es que aseguraremos para siempre lo que poseemos, y que con el aumento de la poblacin libre llegaremos al grado de riqueza a que nos llaman la fertilidad de este suelo y su posicin geogrfica. Desde el principio se conoci el error de reunir en un pas aislado un gran nmero de negros esclavos, a quienes esta condicin haba de hacer y har siempre enemigos mortales de la raza blanca que los domina. Por este motivo, el gobernador de la Espaola, Ovando, se resisti a la introduccin de negros en estas regiones, y el Ayuntamiento, la Sociedad Patritica y el Consulado de La Habana, en la respetuosa, pero enrgica representacin que dirigieron a las Cortes constituyentes de la nacin en 1811, si bien defendieron que se atacase con precipitacin el establecimiento de la esclavitud, convinieron en que deban tomarse medidas para remediar un mal, que aunque por envejecido y arraigado, era necesario respetar, no convena mirar con indiferencia, y por esto mismo, Excmo. seor, la isla de Cuba espera hoy que el gobierno de

PAGE 207

JOS ANTONIO SACO /203 /203 /203 /203 /203 S.M. al mismo tiempo que niegue su condescendencia al convenio propuesto por la Inglaterra, dicte todas las providencias que conduzcan a impedir la nueva introduccin de esclavos.—Dios, etc.—Matanzas, 2 de septiembre de 1841.—Excmo. seor.— Bernardo M. Navarro .XVIIActas de las sesiones de la Real Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana referentes a la expulsin de Mr. David Turnbull de dicha CorporacinProtesta de don Jos de la Luz y Caballero, leda en la sesin del 22 de junio de 1842, que declar insubsistente el acuerdo de 28 de mayoJunta ordinaria de 28 de mayo de 1842, presidida por el seor censor D. Manuel Martnez Serrano, por delegacin del Excmo. seor Presidente Gobernador y Capitn General.30Seores concurrentes .—D. Antonio Bachiller, secretario.—D. Manuel G. Lavn.—Joaqun Jos Garca.—Esteban Navea.—Antonio Cournand.—Ramn de Armas.—Manuel de Armas.—Francisco Chacn.—J. Patricio Sirgado.—Manuel Valds Miranda.—Manuel Hernndez Monterrey.—Francisco de P Serrano.—Miguel de Porto.— Eduardo Bult.—Jos Mara Cardea.—Miguel Rodrguez.—Carlos Galainena.—Rafael Cotilla.—Gabriel Foj.—Francisco Larrera de Morell.—Felipe Poey. El seor D. Ramn de Armas pidi en seguidas a la Junta se recogiese el ttulo de socio corresponsal que concedi esta Sociedad a Mr. David Turnbull, por haberse hecho indigno de pertenecer a esta Corporacin por las perversas doctrinas que defiende en una obra, en que dijo se apoyaba algunas veces en las doctrinas de la Real Sociedad. El seor D. Francisco Chacn apoy con un detenido discurso la mocin, fundndose, segn dijo, en razones polticas, y que S.S. estimaba de conveniencia pblica; siguindole en el uso de la palabra los seores D. Joaqun Jos Garca, D. Patricio Sirgado, D. Laureano Miranda y licenciado D. Manuel Hernndez Monterrey. Se opusieron a ella, el seor Censor Presidente y los amigos Cardea, doctor Miranda, Poey y secretario. Djose por el seor Poey que para la separacin de un socio deba proponerse por la Preparatoria, a que agregaron el seor Censor y Secretario que deban ser citados los seores que admitieron a Mr. Turnbull para que constase en las actas el motivo

PAGE 208

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 204\ 204\ 204\ 204\ 204\ de la variacin. El seor D. Francisco de Paula Serrano dijo que consideraba urgente y extraordinario el caso y que no deba aplazarse, sino en el acto procederse a la separacin; expres se declarase as y se puso a votacin la siguiente proposicin formulada por el seor Lavn: “Si la Sociedad puede retirar el ttulo de socio a cualquiera de los individuos que lo tuviesen sin necesidad de observar los trmites que previene el Reglamento para derogar o alteran los acuerdos de las juntas ordinarias”. Odo lo cual se ausentaron de la Junta los seores Foj (D. Gabriel), Bult, Rodrguez (D. Miguel) y Cotilla (D. Rafael). El Secretario protest contra el hecho de ponerse a votacin la propuesta y llevndose a efecto por escrutinio secreto en que tambin quisieron constase su oposicin los seores Cardea, Poey y Valds Miranda, fue aprobado por 13 bolas blancas contra cinco negras. En tal estado, pidi el seor Armas (D. Ramn) se votase la siguiente proposicin: “Si se separa al seor Turnbull de la Sociedad y se le recoge el ttulo de corresponsal”, y vuelto a protestar por los amigos Censor, Poey, Cardea, Valds Miranda y Bachiller, se verific no obstante, resultando viciado el escrutinio por un voto ms del nmero de los asistentes; y aunque era insignificante la minora a favor del seor Turnbull, se procedi a nuevo escrutinio, resultando separado dicho seor por los mismos 13 votos contra cinco que le fueron favorables, en cuyo estado pidi el seor Armas se publicase el acuerdo por los peridicos, de cuya mocin se separ por habrsele recordado que las actas se publicaban todas cuando no lo impeda la censura del gobierno, con lo que termin el acto. Nota .—Leda el acta anterior en Junta de 22 de junio, el seor Armas pidi que agregase a las razones que dio para la expulsin de Mr. Turnbull: “y que era un contrasentido que se contase en el nmero de amigos del pas uno que era su enemigo”. Enseguida, la Junta declar nulo el acuerdo relativo a dicha separacin en los trminos que constan del acta, por 27 votos contra 12.— Manuel Martnez Serrano.—Antonio Bachiller Junta ordinaria de 22 de junio de 1842, presidida por el seor teniente de gobernador 2 D. Pedro Mara Fernndez Villaverde, por delegacin del Excmo. Seor Presidente Gobernador y Capitn General.31Seores concurrentes .—D. Manuel Martnez Serrano, censor.— D. Jos Antonio Valds, tesorero.—D. Antonio Bachiller, secretario.— D. Esteban Moris.—Jos Patricio Sirgado.—Matas Maestri.—Joaqun Jos Garca.—Francisco Chacn y Calvo.—Ramn de Armas.—Rafael Matamoros.—Manuel Hernndez Monterrey.—Domingo Rosanz.— Miguel G. Lavn.—Jos Ramrez.—ngel Marrero.—Pedro Jos Morillas. —Jos Mara Cardea.—Esteban Navea.—Pedro N. Snchez.—Gabriel

PAGE 209

JOS ANTONIO SACO /205 /205 /205 /205 /205 Foj.—Pablo J. Domnguez.—Manuel Rodrguez Mena.—Jos Rufino Izquierdo.—Manuel Valds Miranda.—Ildefonso Vivanco.—Jos de Jess Ruz.—Rafael de Castro.—Felipe Poey.—Pablo Humanes.—Manuel G. del Valle.—Francisco de P Erice.—Manuel Costales.—Ramn Francisco Chaple.—Domingo del Monte.—Jos Luis Alfonso.—Nicols Lpez de la Torre.—Vicente Antonio de Castro.—Antonio Puente y Franco.—Domingo Andr.—Agustn Hernndez.—Laureano Jos Miranda.—Manuel Blasco.—Jos Montoro.—Ramn Francisco Valds. Leda y aprobada el acta de la Junta anterior en su totalidad, indic el seor Armas que en el acuerdo referente a la separacin de Mr. Turnbull quera se agregasen las siguientes palabras que us en apoyo de su mocin: “que era enemigo del pas, siendo un contrasentido el que una Sociedad de Amigos del Pas contase en su seno a quien no lo era”. Accedi la Junta a que se pusiesen dichas palabras. Viose un oficio de 5 de junio corriente, del Excmo. Seor Gobernador Poltico y Militar, en que dice S.E. que habiendo llegado a comprender que por falta de fondos no se haba planteado el Museo, haba dispuesto que se le facilitasen 1 000 pesos por el Excmo. seor D. Joaqun Gmez, depositario de fondos del gobierno. La Sociedad acord que una comisin compuesta del Seor Censor y Tesorero diese las gracias a S.E. y que los mismos seores, unidos al Director del Museo, acordasen lo conveniente al logro de la apertura y acerca del local, segn propuso el mismo seor Poey, aunque sin designacin de personas. Leyose tambin el presupuesto hecho por el mismo seor para el empleo y distribucin de los 1 000 pesos donados y fue aprobado, autorizndosele para que lo lleve a cabo. Enseguida, el Secretario ley, por acuerdo de la Preparatoria, el siguiente escrito del amigo director D. Jos de la Luz: “Alejado de la ciudad en fuerza de mis males, ha venido a sorprenderme en mi retiro la noticia de un hecho que ha sacudido mi espritu en trminos de hacerme quebrantar el propsito que haba formado de aislarme completamente de todo bullicio, y esquivar toda emocin, porque slo as conservo alguna esperanza de fortificar los restos de mi quebrantada salud. He sabido que en la ltima sesin del Cuerpo Econmico, uno de sus individuos propuso recoger el ttulo de socio corresponsal al seor Turnbull, a la sazn cnsul saliente de S.M.B. en esa ciudad, y que as qued acordado, contra la oposicin de algunos otros seores concurrentes que consignaron expresamente en el acta su negativa. No s cul haya sido mayor, si la sorpresa o la pena que me ha causado semejante suceso; y aun cuando tuviese que agotar la poca fortaleza que me queda, creera yo faltar a un deber sagrado, si no procurase atajar el mal, dirigindome a la Sociedad con un sentimiento que puedo llamar paternal, pues sola esa palabra explica el cario que toda mi vida he manifestado a esa Cor-

PAGE 210

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 206\ 206\ 206\ 206\ 206\ poracin, porque he visto siempre identificado con su esplendor, el esplendor y la prosperidad de mi patria. No se piense que voy a hablar en pro ni en contra de las opiniones del seor Turnbull; no quiero tampoco ocuparme de su persona, ni recordar su calidad de extranjero, que en un pueblo ilustrado debiera darle derecho a ms generosa cortesana; yo slo veo un hombre a quien acaba de hacrsele una injusticia, y a quien defendera aun cuando fuese mi mayor enemigo; para lo cual me basta considerar el hecho con relacin al Reglamento que tan a la mano debiera haberse tenido. Conforme al artculo 72 del que nos rige, nicamente la Junta Preparatoria tiene la facultad de proponer la exclusin del socio que por sus malas costumbres deshonre el Cuerpo; no ha sucedido as en el caso presente; cuyos promovedores pueden aspirar a la triste distincin de ser los primeros, a lo menos, que yo sepa, que hayan propuesto el bochorno de uno de sus compaeros, a quien ellos propios haban llamado a su seno, hollando para conseguirlo el Estatuto de la misma Corporacin que pretenden conservar inmaculada. Y no parece sino que alguna funesta prevencin los ofuscaba, pues no contentos con arrogarse las prerrogativas de la Junta Preparatoria, se decidi el lanzamiento que se propona, a pesar de la disensin de varios socios, siendo as que para poder acordarla era indispensable lo dispuesto en el artculo 68. Yo no creo que haya quien sostenga ese acuerdo, diciendo que antes de celebrarlo se anul el artculo que lo impeda, porque, quin se atrever a pretender que en una Junta ordinaria, compuesta de un corto nmero de individuos, reside la facultad de invalidar el Reglamento discutido por toda la Corporacin, y sancionado por el Gobierno Supremo? La pretensin sera demasiado peregrina, y as es que ni siquiera he querido llamar la atencin hacia la ilegalidad cometida, para que tampoco pueda ninguno imaginarse que me valgo de otras armas que las del convencimiento y la justicia. Lo dicho bastara para decidir que ha sido de ningn valor el acuerdo de la Junta anterior, aun cuando para colmo de su nulidad no hubiese otras razones de tal peso que sobran ellas solas para avergonzarnos, si por desgracia se llevase a cabo lo que se ha intentado. En primer lugar, cul sera el fruto de esa medida? Mengua para la Sociedad que ha esperado a tomarla a que el individuo en quien recae dejase de ocupar un destino influyente, lo que arguye cobarda indisculpable; porque siendo la Sociedad Econmica la Corporacin que menos hostil debiera mostrarse, como su misin es puramente pacfica, ser, sin embargo, la nica de las nuestras que arroja una piedra al que ha considerado enemigo cado y eso no toda la Sociedad sino una mezquina fraccin de sus individuos, aunque el deshonor refluir sobre todos. Adems, se ha credo por ventura que su exclusin har alguna mella en el nino de Mr. Turnbull? Se persuadir l de que ese acuerdo es la expresin de la voluntad de todo el Cuerpo Patri-

PAGE 211

JOS ANTONIO SACO /207 /207 /207 /207 /207 tico, cuando sepa el escaso nmero de los que lo han excluido, y recuerde la opinin que no hace mucho emiti el mismo Cuerpo en el informe que dio al gobierno acerca de los convenios celebrados con Inglaterra? Se avergonzar acaso de haber recibido ese desaire por abrigar ideas que su nacin sostiene a la faz del mundo entero? No, por cierto; y aun concediendo al seor Turnbull ms hidalgua que la que con l se ha tenido, de forma que no se convierta en verdadero enemigo del pas, el resultado ser el descrdito de la Sociedad Econmica que a su pesar escuchar el himno de befa que sin remedio entonarn los peridicos europeos. Otra consideracin quizs ms poderosa que todas, debiera haber arredrado a los promotores de tan aciaga ocurrencia. Desde que se fund la Real Sociedad Econmica hasta el da, han sido varias las oscilaciones polticas en que necesariamente han tomado parte algunos de sus miembros. Por todas ellas hemos pasado, sin embargo, inclumes, sin que ni una sola voz se haya alzado contra nadie, porque all no hemos ido a formar banderas, sino una hermandad, sin otro objeto que la prosperidad del pas. Y seremos nosotros los que empecemos la obra de procripcin? Se dar principio en nuestros das a convertir el tranquilo recinto de la Sociedad de amigos en convencin inquisitorial, donde ninguno est seguro de no padecer semejantes vejaciones, precursoras tal vez de otras ms funestas? Cmo, si es amigo de su pas no le tembl el corazn, ni se le hel la palabra en los labios al que eso propuso, al ver en profeca el acompaamiento de males futuros, que sobre el baldn de ahora haba de traernos su malhadado pensamiento? La inquietud que me causa el imaginar que pudiera caer sobre la Sociedad tan feo borrn, me hace lamentar doblemente mis males, que no me permiten asistir en persona a disputar con razones palmo a palmo el terreno a los que sostengan la medida propuesta; aunque me consuela la idea de que pocos haban de ser mis contrarios, porque no puedo persuadirme a que sea crecido el nmero de los que deseen el deshonor de la Sociedad. Confo, por lo menos, en que mis razones sern bastantes para hacer ver a los que no hayan meditado con la debida detencin, que lo que se ha pretendido es injusto, ilegal y atentatorio a la dignidad del Cuerpo Patritico, que se apresurar sin duda a remediar el dao; pero, si contra mis esperanzas, se llevase a cabo, srvase V.S. hacer constar a la Corporacin que protesto solemnemente contra tamaa injusticia, pues aun cuando todos, sin excepcin, quisiesen mancharse con ella, y para salvarme yo solo fuera menester extraarme de su seno, lo hara sin titubear, aunque mucho padeciese mi corazn por no contribuir, ni en lo ms remoto, a lo que tanto reprueba mi conciencia”. Ledo lo cual, dijo el Secretario que la Junta Preparatoria propona en consecuencia que se destruyese el anterior acuerdo por las razones expuestas.

PAGE 212

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 208\ 208\ 208\ 208\ 208\ El seor Armas dijo que si la Junta aprobaba la totalidad del proyecto?; el Secretario contest que la Junta estimaba como reglamentaria la cuestin y no descendera a otro terreno, por ms esfuerzos que se hicieran en desviarla de su propsito. Pidiose la lectura del acta de la Preparatoria, por el mismo seor Armas, y fue instruido de que no se extendan, pues slo preparaba y propona a la ordinaria, pero que se extendera en el acto el acuerdo, en cuyas circunstancias se escribi esta proposicin: “La Junta Preparatoria propone la nulidad del acuerdo contra el seor Turnbull por no haberse cumplido los artculos 68 y 72 del Estatuto”. Declarada suficientemente discutida la proposicin, protest el seor Lavn contra la votacin, y el seor Armas dijo que “votaba que no deba votar”; no obstante, se tom en consideracin la proposicin de la Preparatoria. Entonces se inst por los seores Armas, Lavn, Chacn, Maestri y Puente y Franco, siendo de advertir que cuando pregunt el seor Presidente si se tomaba en consideracin lo que propona la Junta Preparatoria, se opuso el seor Lavn, manifestando que la Sociedad no tena facultades para declarar nulo ninguno de sus actos; que el acuerdo de la anterior Junta se hallaba sancionado en el orden que previenen los Estatutos; y que si algn individuo se considerase agraviado o con derecho a reclamar, debera ocurrir a la autoridad superior del Excmo. Seor Presidente, en quien nicamente residan aquellas facultades; que si se diera el psimo ejemplo de que un cuerpo econmico cual es la Sociedad de Amigos del Pas, anulase sus mismos actos, nada de cuanto se hiciera tendra subsistencia, porque un partido invalidara hoy, bajo de cualquier pretexto, lo que otro hubiera acordado ayer, cuya alternativa, si en efecto se dejara a merced de los partidos, destruira sus respectivos acuerdos mutuamente, sera monstruosa y origen de graves males. Que por eso se opona a toda discusin sobre la materia, y exiga que el Seor Presidente prohibiera se le diese entrada, haciendo as uso de una de sus principales atribuciones. Y por ltimo que si, a pesar de tan poderosas razones, se sometiese el punto a votacin, protestaba la nulidad de cuanto se hiciera con propsito firme de ocurrir a la autoridad competente en busca de la enmienda”. Los seores Chacn, Maestri, Puente y Franco, Miranda y Navea se adhirieron a la protesta del seor Lavn. Hablaron en pro de la propuesta de la Preparatoria, los seores Valds Miranda, Castro (D. Vicente), Castro (D. Rafael), Poey, Martnez Serrano y Bachiller. Manifest el Secretario que la Preparatoria no peda la nulidad como poda hacerlo en un asunto contencioso; que se usaba de la palabra nulidad en su acepcin gramatical, y que era indudable que el acuerdo anterior era nulo como atentatorio al Reglamento; que la Sociedad poda destruirlo, pues estaba en el uso de sus facultades no slo alterar stos con los requisitos del artculo 68 que se haban guardado,

PAGE 213

JOS ANTONIO SACO /209 /209 /209 /209 /209 sino que aun poda alterar su ley orgnica reformando y corrigiendo los artculos del Estatuto que es una ley sancionada por el soberano; que para obviar esta reclamacin se haban citado con expresin particular a los seores que concurrieron al anterior acuerdo, siendo de extraar que tan celosos se mostrasen de frmulas aquellos mismos que haban pisoteado la ley vigente, segn se demostraba por el seor Luz; que las reflexiones que se hacan sobre la instabilidad de los acuerdos no perjudicaban al acuerdo que hoy se celebrase, y s eran de mucha fuerza respecto de la intentada separacin como que demostraban los inconvenientes de olvidar la ley. Dironse otras muchas razones bajo diversos aspectos, principalmente por los seores Martnez Serrano, Castro y Poey, habiendo el ltimo amigo insistido en que se declarase que la proposicin se votase tal como se haba escrito y demostrando que cuantas razones se aducan por los contrarios se reducan a sostener un hecho nada ms que porque haba existido y que no podan negar que infringieron el Estatuto, que esto era para l disculparse con una culpable accin siempre fea y ms en individuos tan respetables como eran hombres que desempeaban cargos pblicos y deban dar el ejemplo de su respeto a las leyes. El Secretario agreg que l como socio propona que se destruyese el acuerdo anterior, usndose de la frase que estimasen ms conveniente los que se oponan al uso de la palabra nulidad ; pues, que habiendo asistido como Secretario a la Preparatoria saba que sta slo quera que se cumpliera el Reglamento y que se respetasen sus atribuciones de que fue despojada, porque slo a ella compete la proposicin de que se recojan los ttulos por causas expresas y determinadas; los seores Martnez Serrano y Valds Miranda lo confirmaron como individuos de la Preparatoria. Enseguida antes de ponerse a votacin el punto de nulidad del acuerdo de la Junta anterior, manifest el seor Armas que la declaratoria de nulidad no poda hacerse por la Junta sino en todo caso por el Excmo. Seor Presidente Gobernador y Capitn General, a quien debera ocurrir el que se creyese agraviado con aquel acuerdo. Pidi, por consiguiente, que el Seor Presidente declarase no haber lugar a votacin en el particular, protestando de lo contrario hacer reclamaciones dnde y cmo creyese oportuno, para que, so pretexto de declarar una nulidad que no exista, no se incidiese en otra que sera en todo sentido vergonzosa. Aadi que la separacin de Mr. Turnbull era un hecho consumado; que la llamada nulidad sera nuevamente una admisin como socio: admisin que no poda hacerse ahora, porque los Estatutos sealan la poca y medios de nombrar los socios; y que aun cuando se creyese violado el artculo 72 con la separacin indicada, mayor violacin se hara con la nulidad que se intenta al artculo 68, que exige la concurrencia de todos los que asistieron al acuerdo que se quiera alterar; y que, por ltimo, sera tan escandaloso como

PAGE 214

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 210\ 210\ 210\ 210\ 210\ indebido que al que ha predicado una especie de cruzada contra esta Isla y ha dado pasos que indican desconfianza y enemistad, se le inscribiese en la lista de amigos del pas. Contestose por los mismos seores que apoyaron la mocin del seor Luz, que el artculo 68 no exiga la presencia de todos los que asistieron a un acuerdo para que ste se alterase; el seor Martnez Serrano se esforz en probar que bastaba la citacin, puesto que se entenda que renunciaban su voto los no asistentes y que por esta razn se citaron a los seores concurrentes segn lo haba dicho el seor Armas se haba hecho con l. Djose que no era nueva admisin la del seor Turnbull, sino la declaratoria de no ser legal el anterior acuerdo hecho contra ley y costumbre; que era muy extrao el razonamiento del seor Armas cuando sus argumentos que esforz el seor Maestri, eran una espada de dos filos, pues cuando su seora hizo la mocin no se atemper a disposiciones que hoy reclama. Puesta a votacin la propuesta de la Preparatoria y llamndose nominalmente a cada uno de los seores concurrentes, fueron respondiendo si o no ; se convino, indicando lo primero que se estaba de acuerdo con lo que se propona por el seor Luz y la Preparatoria y con lo segundo su oposicin. Dijeron que s Martnez Serrano, Bachiller, Valds Miranda, Montoro, Cardea, Marrero, Rodrguez Mena, Morillas (D. Pedro Jos), Andr, Castro (D. Rafael), Humanes, Domnguez, Castro (D. Vicente A.), Alfonso, Izquierdo, Poey, Del Monte, Fernndez, Gonzlez del Valle, Snchez (D. Pedro Nolasco), Ruz, Costales, Vivanco, Valds, Moris y Valds Machuca; que no Rosanz, Garca, Hernndez Monterrey, Armas, Maestri, Chacn, Lavn, Navea, Puente y Franco, doctor Valds (D. Ramn) y Miranda (D. Laureano). Entonces proclam el Secretario el resultado de la votacin, diciendo quedaba aprobada la propuesta de la Preparatoria por 26 votos contra 12 e insubsistente el anterior acuerdo. El seor Armas reiter su protesta, pidiendo constancia del acta y copia de la exposicin del seor Luz, para los efectos que pudieran convenirle, y as se acord.— Manuel Martnez Serrano.—Antonio Bachiller Junta ordinaria de 12 de noviembre de 1842 Leyose un oficio del Excmo. Seor Gobernador Poltico, su fecha 2 de septiembre, en el cual previene S.E. al Secretario que le remita copia certificada de los acuerdos referentes a Mr. Turnbull; la Junta fue instruida de que estaba ya cumplido lo dispuesto por S.E.32

PAGE 215

JOS ANTONIO SACO /211 /211 /211 /211 /211XVIII El caso de mster TurnbullPor Enrique Jose VaronaLos que creen que suprimiendo las manifestaciones externas de la actividad poltica se suprime sta, desconocen por completo la naturaleza de la vida social. Donde quiera que hay hombres reunidos surgen intereses, sentimientos y pasiones colectivas, y su necesario conflicto, en una u otra forma, produce efectos en nada semejantes a los que resultan de las luchas polticas. La forma puede variar, la sustancia es la misma. En unas partes se pugna por una cartera; en otras, por un corregimiento. Aqu se debate una ley general; ac, la aplicacin de una ordenanza. Vista por fuera la historia de Cuba en las primeras dcadas de este siglo, apenas revela algunas ligeras oscilaciones de su tranquila superficie. En el fondo se agitaban y bullan ya las pasiones que exacerbadas culminaron en las convulsiones sangrientas de nuestra historia coetnea. El lector extrao comprender con dificultad por qu tuvo en su da tanta importancia la formacin y clausura de una academia literaria, y menos cmo pudo terminar en el extraamiento de uno de los cubanos ms notables de la poca. Tampoco le sera fcil penetrar todo lo que haba en el fondo del curioso incidente que tuvo por teatro la Sociedad Patritica, y en que se trataba nicamente, al parecer, de conservar o expulsar un socio correspondiente. Estos hechos, sin embargo, han quedado con razn sealados en las pginas de nuestros anales, como pruebas fehacientes del rgimen opresor y degradante a que ha vivido sometida una de las colonias ms cultas y progresivas, de cuantas han fundado los europeos en los tiempos modernos. Aunque tan diversos, en apariencia, como efectos de la misma causa, como manifestaciones del mismo espritu, son sustancialmente idnticos. En uno y otro, la suspicacia desptica del gobierno convierte en instrumento a algn colono adicto suyo para lastimar y escarnecer los sentimientos de la mayora de los notables del pas. La ciencia poltica de los capitanes generales de Cuba no saba ir ms lejos. El caso de Mr. Turnbull no se ha conocido tan minuciosamente como el de la Academia de Literatura, sobre el que arroj toda la luz necesaria el batallador y enrgico Saco. Hoy poseemos ya los datos suficientes para penetrar en l, gracias a los anteriores documentos que completan el episodio referido por el seor Rodrguez en su vida de don Jos de la Luz Caballero. Fue Mr. Turnbull uno de los ms ardientes abolicionistas que ha producido la patria de Wilberforce; y vino a Cuba con el cargo de cnsul

PAGE 216

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 212\ 212\ 212\ 212\ 212\ britnico, como a puesto de combate, a lidiar por el exacto cumplimiento de los tratados vigentes entre Espaa e Inglaterra. Traa sus opiniones ya formadas, pues haba estudiado el estado social de Cuba, y puesto al descubierto el espritu de la poltica espaola en las dos colonias que le restaban, despus del hundimiento de su imperio americano. “El Gobierno espaol, haba escrito, protege la trata con el propsito de mantener ms fcilmente al pueblo en la obediencia de Su Majestad Catlica”.33 Su residencia en La Habana fue un perodo de continuados sinsabores para las autoridades coloniales, cmplices manifiestos de los negreros de Cuba, o, por lo menos, testigos tolerantes de sus expediciones pirticas, y de inquietud y alarma para los armadores y para los esclavistas en general. Turnbull era un hombre de hierro, activo y vigilante como pocos; saba cuanto pasaba en Cuba, y al menor barrunto de expedicin, a la ms ligera infraccin del pacto internacional, acuda con sus reclamaciones perentorias a poner coto al desmn. La soberbia del capitn general, herida en lo ms vivo, y los intereses de los piratas y sus valedores, seriamente comprometidos, se aunaron para derribar el terrible obstculo; y despus de vivas gestiones lograron que el Gobierno britnico llamase a su cnsul. Pero no se dio por satisfecho el gobierno colonial, y quiso inferir mayor agravio al enemigo que consideraba derribado. Mr. Turnbull era, desde 1838, socio corresponsal de la Econmica de La Habana, y mantena las ms afectuosas relaciones con los cubanos prominentes que en ella dominaban. El gobierno ide hacerlo expulsar de la Sociedad como enemigo del pas. Todava estaba Mr. Turnbull en la baha de La Habana, en un buque de su nacin, cuando un pequeo grupo de socios, capitaneados por D. Ramn de Armas, aprovech una junta poco concurrida, y propuso y obtuvo por sorpresa un acuerdo ilegal que declaraba separado de la Sociedad a su eminente corresponsal, no sin oposicin tenaz de algunos de los miembros presentes, entre los que se distinguieron D. Felipe Poey y D. Antonio Bachiller y Morales. Era a la sazn director del cuerpo patritico D. Jos de la Luz, que se encontraba enfermo en el campo. Pero tan pronto como lleg a su noticia el atentado, reuni todas sus fuerzas, y escribi la admirable protesta que antecede. La rectitud y nobleza de su espritu palpitan en cada una de sus frases, la entereza del patriota, indignado por el extrao desafuero que busca instrumentos en los mismos a quienes en realidad hiere, le pone un sello admirable. Nada ms templado en la forma, nada ms enrgico en el fondo. Escrita en Cuba en 1842, para oponerse a la voluntad de un capitn general y a las pasiones de los negreros omnipotentes, ella sola basta para poner de relieve la grandeza moral de su autor. El texto no era conocido, y tanto que el seor Rodrguez se lamentaba de que hubiera quedado “sepultado en el mare-mgnum de

PAGE 217

JOS ANTONIO SACO /213 /213 /213 /213 /213 los archivos oficiales”. Salvada ya del olvido, por la diligencia de un estimable colaborador nuestro, queremos transcribirla de la Revista Cubana por su valor histrico, y por lo que realza la noble figura del sabio habanero. Su efecto fue decisivo. Reunida de nuevo la Sociedad con numerosa asistencia de amigos, despus de acalorada discusin, en que defendieron victoriosamente a Turnbull los seores Poey, Bachiller, Martnez Serrano, D. Domingo del Monte, D. Vicente y D. Rafael Castro, se destruy el acuerdo, y qued Mr. Turnbull en la lista de los miembros de la Sociedad. As termin la primera parte de este episodio interesante.34XIXImportante exposicin de los hacendados de Matanzas al gobernador capitn general, pidiendo la supresin de la trata35Excmo. Seor: Los que suscriben, comerciantes, propietarios y hacendados del distrito comprendido en la jurisdiccin militar de Matanzas, vienen hoy impelidos de un deber sagrado, a llamar la atencin de V.E. hacia el objeto de mayor importancia para el pas que S.M. la Reina N.S. (Q.D.G.) se ha servido encomendar a su solcito cuidado.—Tal es, Excmo. seor, la introduccin de negros africanos. El uso que incesantemente se ha efectuado de ese ominoso contrabando, a despecho de la humanidad, de la justicia, de los ms solemnes tratados de nuestra nacin, y de distintas reales rdenes de nuestros benficos monarcas, ha acumulado sobre el territorio de esta Isla una poblacin de color, cuya ascendencia llega en el da, segn los datos estadsticos oficiales, a la excesiva totalidad de 660 000 de la que 498 000 son esclavos.—Incapaz la poblacin blanca de haber seguido una marcha en igual grado progresivo, porque tan encontrados elementos era imposible que pudieran conciliarse, como lo tiene demostrado la experiencia, cul otro pudiera ser el resultado de aquel desorden sino el estado de conflicto en que hoy nos vemos? S, Excmo. seor, porque es fuerza decrselo a V.E., la isla de Cuba se halla en una posicin la ms falsa y ms precaria. No demanda mucha penetracin el conocer a dnde pueden llegar las consecuencias de la preponderancia de esa poblacin de color entre esclavos y libertos. Ojal no presentara Hait tan cerca un ejemplo que horroriza, pero que no

PAGE 218

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 214\ 214\ 214\ 214\ 214\ debe desatenderle nunca, para no llegar a ser la segunda edicin de semejante obra.—La raza esclava, Excmo. seor, tiene ya una tendencia marcada a sublevarse, destellos de ella son los movimientos parciales ocurridos en este solo ao en Bemba, y ltimamente en el ingenio “Triunvirato” de esta jurisdiccin; y al paternal gobierno de V.E. toca or el clamor general contra un contrabando que de continuar comprometer ms de da en da la existencia poltica de esta Antilla benemrita, engrosando el nmero y fortificando el poder de aquella raza.—El triunfo de la vecina Hait, la emancipacin de Jamaica y los emisarios que enviados, no slo de esas islas, sino adems por personas y sociedades cuya existencia no ignora nuestro sabio gobierno, pululan en el suelo de Cuba, a pesar de la asidua vigilancia y exquisito celo de nuestras autoridades, son otras tantas causas que reunidas dan pbulo continuo a aquella tendencia peligrosa. Otra nueva dan de emisario ms terrible todava, como que har parte de las mismas dotaciones de las fincas, ser la que vendr a nuestro seno en las futuras importaciones de africanos. Una misin de ingleses viaja por aquel continente salvaje, llevando a su cabeza a uno de los ms acrrimos abolicionistas, y el fruto de sus esfuerzos es indudable que pretendern alcanzarlo aqu por medio de los que hayan aleccionado all. Y esta y no otra es, Excmo. seor, la causa de haberse encontrado en las ltimas expediciones gran nmero de negros familiarizados con la lengua de la poderosa Albin.—Tiempo es ya, Excmo. seor, que desaparezca de entre nosotros ese contrabando, escarnio de nuestra civilizacin, horrenda sima donde se sepultan todas nuestras esperanzas de seguridad y bienestar futuro, hidra que espanta a los capitalistas que vinieran a establecerse en nuestro suelo, y arroja de l con sus fortunas a los que aqu las han adquirido para colocarlas donde gozarlas puedan sin sustos ni zozobras. A V.E. est reservada, Excmo. seor, tan alta gloria. V.E. cimentar slidamente la dicha y tranquilidad de Cuba y V.E. asegurar para siempre a la Corona de Castilla su ms preciosa joya, persiguiendo con tesn el trfico clandestino de negros africanos hasta conseguir su exterminio total y verdadero.—Pero al mismo tiempo los campos de la Isla y principalmente los del territorio jurisdiccional de Matanzas, ocupado por mucho ms de 60 000 esclavos, reclaman de la paternal solicitud de V.E. una medida de amparo y seguridad: una medida que no slo sirva de antemural donde se estrellen las intentonas de aqullos, sino que les presente a todas horas a la vista la ms prolija vigilancia para quitarles la ocasin de acometerlas; porque efectuando un alzamiento el mal es cierto y seguro, Excmo. seor. En el exterminio de los delincuentes va el exterminio de una parte harto constituyente de nuestras propiedades. Sofocados fueron en su cuna los movimientos de Bemba y el “Triunvirato”; sin

PAGE 219

JOS ANTONIO SACO /215 /215 /215 /215 /215 embargo, la muerte de 300 negros ha menguado, en gran manera, la fortuna de benemritos propietarios, y, lo que es ms, las inocentes vctimas inmoladas por la barbarie de aquellos desesperados salvajes, claman desde la tumba porque se impida la repeticin de escenas tan horrorosas y sangrientas. Empero, Excmo. seor, ninguna medida ser completamente eficaz mientras contine por medio del contrabando robustecindose y recibiendo nuevos estmulos y alicientes la raza esclavizada. Dado caso que el total de la que hoy existe no sea bastante a triunfar en una lucha siempre aciaga y fatal para nosotros, quin se sentir capaz de fijar el nmero que pueda serlo, mxime cuando es de hecho imposible atender simultneamente al aumento de la poblacin blanca?—Los exponentes, al dirigirse a un jefe celoso e ilustrado, han credo de su deber hablar el franco lenguaje de la verdad en la manifestacin de los hechos y razones; muchas, es cierto, han pasado por alto, porque son demasiadas las que apoyan una cuestin en que se versan nada menos que los intereses materiales y las vidas de los fieles vasallos de S.M. confiados a su inmediata proteccin; pero estn seguros de que todas se presentaran claras en la mente ilustrada de V.E.—Hubieran considerado tambin econmicamente la materia, si resuelta ya bajo este aspecto de un modo favorable no se presentara como principalsima, como muy superior a todas sin disputa, la de la existencia poltica del pas. Por tanto.—A V.E. suplican respetuosamente, que acogiendo con agrado lo expuesto en esta representacin, como el clamor sentido y justo de la poblacin cubana, se sirva, en armona y exacta observancia de las superiores disposiciones vigentes sobre la materia, dictar cuantas medidas juzgue en su alta discrecin oportunas al fin de exterminar el trfico clandestino de negros africanos, proveyendo al mismo tiempo a la seguridad de los desamparados campos de la Isla. Matanzas, 29 de noviembre de 1843.—Excmo. seor.—Francisco de la O Garca.—Juan Bautista Coffigny.—Domingo de Aldama.—Jos M. de Lasa.—Jos Gener.—Agustn de Ibarra.—Manuel del Portillo.—Jos Francisco de Lamadriz.—Pedro J. Guiteras.—Juan Cruz.—Benigno Gener.—Jos Ma. Mora.—Guillermo L. Jenkis.—Anastasio Hernndez.—G. Kobbe. —Vidal Junco.—Gonzalo Morejn.—Mariano del Portillo.—Isidoro Hernndez.—Juan de Acosta.—Cndido Francisco Ruiz.—Justo de Lamar.—Jos V. Betancourt.—Bernab del Portillo.—Juan J. Naranjo.—Flix de Acosta.—Esteban Junco.—Vctor P de la Reguera.—Joaqun Costa.—Salom Hernndez.—C. D. Balfour.—Santiago C. Burnham.—Jos Padrines.—Francisco Rodrguez.—Ignacio Martnez.—Jos L. Alfonso.—Jos Mara Glvez.—Jos Felipe Serpa.— Jos Mara Casal.—Antonio M. Ventesinos.—Joaqun Marill.—Puig, Casas y Ca.—Calixto Sorondo.—Plcido Cantn.—Bernardino Miranda.—Manuel de Juregui.—Ramn Guiteras.—Ramn Brafau.—Ramn

PAGE 220

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 216\ 216\ 216\ 216\ 216\ de Jimeno.—Francisco Aball.—Ramn Delmonte.—Ramn de Llanos.—Benet, Urbach y Ca.—Antonio de Armas.—Ramn Mara Estvez.—Pascual Buigas.—Vicente de Junco.—Pedro Oliva.—R. U. Snchez.—Por imposibilidad de mi seor padre D. Francisco Hernndez y Bentez y por m, Pedro Hernndez Morejn.—To y Maicas.—Andrs Calves.—Jos Torells.—Antonio Gibett.—Miguel Cun.—Ignacio Camacho y Salas.—Jos de la Fuente.—Juan Cun.—Day y Schewyer.— Francisco Ramos.—Antonio Mara Martnez.—Florencio Navia.—Jos Llorens.—Jos Pons.—Jos Cun.—Pedro de Lamar.—Juan P Bayley.— Manuel de J. Andux.—Po A. Dubroig.—Antonio Blanchet.—Mas, Garca y Ca.—Jos M. Prim.—Jos Dehogues.—Fernando Deville.— Juan Tramujas.—Abrisqueta y Bordenave.—Jos A. Zacaa.—Olmo y hermano.—Francisco Vidal.—Buigas y hermano.—Antonio Pers.— F. de Aguiar.—Pablo Oliva.—Total de firmas 93. (Son 94, pues Pedro Hernndez Morejn firm por dos).XXExposicin al Excelentsimo Seor Gobernador General de la isla de Cuba36Excmo. Seor: Los que suscriben, hacendados y vecinos de esta capital, conociendo las graves y crticas circunstancias en que se encuentra el pas, tienen el honor de sealar a V.E., con el mayor respeto, sus llagas ms profundas, pidindole al mismo tiempo el remedio pronto, enrgico y eficaz, que slo la autoridad y benfica solicitud de V.E. pudiera dispensarles. Grandsima es la desproporcin que existe entre la raza europea y la originaria de frica, que, cual bandos opuestos y enemigos, ocupan la superficie de este riqusimo suelo; pero si es tan grande esta desproporcin en toda la extensin del pas, eslo muy ms en el espacio comprendido desde la villa de Gines hasta Guamutas, entre ambos mares; pues en l se encuentran las fincas ms productoras, y, por tanto, las ms pobladas de esclavos. De esta aglomeracin de hombres sujetos al trabajo por la fuerza, y de nuestra impotencia para hacer efectiva la coercin, provienen, Excmo. seor, las frecuentes rebeliones y consiguientes desgracias que de algunos aos a esta parte deploramos. Estas sublevaciones que antes eran aisladas, y slo producan la desolacin y la muerte en el estrecho crculo en donde nacan, presentan hoy un carcter de gravedad, digno por cierto de llamar la atencin del gobierno; as por su mayor frecuencia, como por la premeditacin y buen

PAGE 221

JOS ANTONIO SACO /217 /217 /217 /217 /217 concierto que se notan en las conspiraciones tramadas por los esclavos de gran nmero de fincas a un mismo tiempo.—Las ideas de emancipacin y las esperanzas de una desconocida felicidad, que oculta y maosamente se ha infundido a estos seres apasionados y de escasa inteligencia, son sin duda alguna la causa de tamaos desrdenes, de tan grave peligro para el pas; de aqu la prdida de aquella fuerza moral con que tan fcilmente los dominara otro tiempo nuestra raza; de aqu la necesidad de la fuerza fsica que contenga su espritu belicoso, y castigue con mano de hierro los horrendos crmenes a que se entregan. Y en este estado de justsima alarma en lo presente y de fundados temores para el porvenir, habr quien no tiemble y se horrorice al ver que se hace clandestinamente el comercio de negros africanos, a pesar de la terminante prohibicin de nuestras leyes y de la vigilancia ejercida por el gobierno? S, Excmo. seor, el contrabando de esclavos africanos se hace, y se hace tambin a pesar de la opinin pblica; de la opinin que lo condena y execra como contrario a los intereses materiales de estos habitantes, al mismo tiempo que lo acusa como la causa nica que ms o menos remotamente puede producir en esta Isla pacfica una revolucin que anonade su riqueza y aun destruya su existencia poltica. Sobre este punto importantsimo es que queremos, Excmo. seor, llamar toda la atencin de V.E.; queremos que sepa V.E. cul es nuestra opinin, como fieles y leales sbditos de S.M., y como honrados hacendados, ms que nadie interesados en la prosperidad y ventura del suelo en que nacieron nuestros hijos, en que estn arraigadas nuestras propiedades; y queremos tambin desmentir la idea que propalan algunos malintencionados con el fin de cohonestar sus miras egostas e interesadas, suponiendo que sin la importacin de brazos africanos morira nuestra agricultura, y que, por tanto, la deseamos. Nunca, en nuestro concepto, podran faltar los brazos necesarios a nuestra agricultura. Esta verdad se demuestra por s sola, si se echa la vista a los Estados meridionales de la Unin Americana y a otras colonias de nuestro hemisferio, en donde se han aumentado maravillosamente los esclavos a merced de su natural reproduccin. Y no se crea que este hecho comprobado sea contrario, en manera alguna, a lo que nos proponemos demostrar; pues al mismo paso que se aumenta la poblacin de color en esos pases, crece y se desarrolla la de nuestra raza, consiguindose adems el importante resultado de sustituir la clase de criollos a sus ms brbaros y belicosos progenitores.—Pero dado el caso de que no aumentasen nuestros esclavos en la misma proporcin, dejaramos por ello de cultivar los campos de nuestros ingenios, que son las fincas para que se suponen indispensables los negros?—No, por ventura no ser as.—La ciencia y el arte, ayudndose mutuamente, marchan

PAGE 222

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 218\ 218\ 218\ 218\ 218\ a pasos de gigante hacia la perfeccin de todos los conocimientos humanos.—La fabricacin del azcar ha seguido el impulso universal, y ya tenemos muchas y considerables mejoras en este arte, que, as como se vayan generalizando en Cuba, irn dejando un sobrante de brazos, con el cual, no slo podrn reponerse las prdidas que pudiera haber, sino aumentarse el cultivo; y esto es tanto ms cierto, cuanto que, segn los nuevos mtodos, ms se necesita para la fabricacin de operarios inteligentes, que de hombres robustos y acostumbrados a la fatiga; por cuyo motivo podrn dedicarse los blancos a estas operaciones, y dejarse a los negros exclusivamente dedicados a la agricultura. Y si semejantes medios no bastasen a aumentar o a sostener la produccin de la Isla en su estado actual, qu importa eso en parangn de la ruina y general desolacin que se nos preparan bajo el presente sistema? Supongamos por un momento que hicisemos menos azcar; pero en cambio se aseguraran nuestras fortunas; se evitara la constante emigracin de capitales que van a buscar seguridad en el extranjero, con mengua de la riqueza nacional; sera ms dulce y feliz nuestra vida, sin los sobresaltos ni zozobras que hoy la emponzoan; y nos entregaramos, por ltimo, sin recelo al goce de la paz y tranquilidad de que carecemos, bendiciendo la mano protectora que nos arrancara de un abismo de males, para colmarnos de tantos beneficios.—Por tanto, y en virtud de lo expuesto: A V.E. suplicamos se sirva poner en ejecucin aquellas medidas que le dictaren su pericia y acreditado celo por el bien de esta Antilla, a fin de destruir eficazmente y para siempre el contrabando de esclavos africanos y de asegurar la tranquilidad de nuestros campos, juntamente con las vidas y haciendas de estos fieles habitantes; por ser gracia que esperamos de la rectitud y energa de V.E.—Habana, a 26 de diciembre de 1843. Excmo. Seor. Redactado por J. L. Alfonso.XXIInforme sobre la promulgacin de una ley penal contra los traficantes de esclavos africanos37Gobierno Superior Civil de la isla de CubaEl Excmo. Seor Secretario de Estado y del Despacho, en Real Orden de 2 del mes de junio ltimo, dijo a mis antecesores lo siguiente:

PAGE 223

JOS ANTONIO SACO /219 /219 /219 /219 /219 “Excmo. Seor.—En el artculo 2 del tratado concluido en 28 de junio de 1835, entre S.M.C. y S.M.B. para la abolicin del trfico de esclavos, se estipul que dos meses despus del canje de las ratificaciones, se promulgara en todos los dominios espaoles, una ley penal que impusiera un castigo severo a todos los sbditos de S.M.C. que bajo cualquier pretexto tomasen parte, sea la que fuera, en el referido trfico. Circunstancias que no son del caso recordar, han impedido al gobierno de S.M.C. llevar a cabo esta medida, a pesar de haber reclamado su cumplimiento el gobierno de S.M.B en distintas ocasiones, y ltimamente en nota dirigida por su ministro en esta corte, con fecha del 21 de marzo prximo pasado. Enterado de ella S.A. el Regente del reino, y deseando conciliar el cumplimiento de los compromisos contrados, con las precauciones que requiere la prosperidad de nuestras provincias de Ultramar, tuvo a bien nombrar una comisin para que manifestase con urgencia su opinin sobre el negocio indicado. Como el tratado de 1835 es una emanacin del convenio de 1817, y ambas estipulaciones tienen por objeto exclusivo abolir el trfico de esclavos, cuyos brazos contribuyen eficaz y poderosamente a sostener la agricultura, la riqueza y la prosperidad de esa Isla; ha resuelto S.A., de acuerdo con el dictamen de la referida comisin, que informe a V.E. sobre los puntos siguientes: ”1 Supuesta la obligacin contrada por el tratado de 28 de junio de 1835, de promulgar la ley penal que solicita el gobierno de S.M.B., como medio para abolir el trfico de negros, se servir V.E. manifestar las bases de esta ley, combinada con los grandes intereses de la Isla, que pueden afectarse y resentirse con el sistema penal que se adopte. ”2 Informar V.E. igualmente sobre la conveniencia de los tribunales ordinarios o especiales que puedan aplicar las penas, sin perder de vista los grandes intereses de la Isla. ”3 Sobre la responsabilidad y pena de los cruceros aprehensores y jueces que perjudiquen arbitrariamente a nuestro comercio mercante, que por sospechas infundadas, o intereses privados, daen o perjudiquen a nuestro legtimo comercio.—Como el inters de la Gran Bretaa es opuesto en sus pretensiones a los intereses de nuestra Isla, proceder V.E. con mucho pulso y detencin en esta materia grave, con el fin de formar el expediente que arroje el cmulo de luces que ilustren la cuestin, para evitar los errores en que pudiera incurrir por falta de ilustracin en materia de tanta trascendencia. El expediente que se ha formado, carece en la actualidad de los datos necesarios para formular el proyecto de ley, y es necesario que informe V.E., formando previamente una junta de propietarios ilustrados y naturales de esa Isla, o peninsulares de larga residencia en ella, para que unidos a otras autoridades o corporaciones que tambin deben informar, evacue V.E. el informe indicado, al que deber acompaar los que dieren los propietarios,

PAGE 224

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 220\ 220\ 220\ 220\ 220\ autoridades, corporaciones y dems personas aptas que crea V.E. conveniente consultar. Los informes indicados se darn por sujetos instruidos de esos intereses ultramarinos, tanto en comercio, navegacin y agricultura, como en la situacin moral y poltica de la Isla, cuyos intereses conviene mucho respetar, para no arriesgar su tranquilidad y conservacin.—De orden de S.A. lo digo a V.E. para los objetos correspondientes”. Cuya real resolucin comunico a V. con objeto de que, enterado de su contenido, y en cumplimiento de lo prevenido por el gobierno en este importante y trascendental asunto, en que se versan intereses vitales para la conservacin y fomento del pas, se sirva V. manifestarme detalladamente cuanto se le ofrezca y parezca, a fin de que, con la reunin de estos datos, que dirigir a S.M., recaiga la resolucin ms conveniente a los intereses y prosperidad de esta Isla. Dios guarde a V. muchos aos.—Habana a 9 de enero de 1844. (firmado) O’Donnell A D. Domingo de Aldama.XXIIInforme Excmo. Seor Gobernador Poltico y Capitn General de la isla de CubaExcmo. Seor: A consecuencia del oficio que se sirvi V.E. dirigirme con fecha 9 de enero prximo pasado, pidindome informe sobre la conveniencia de promulgar una ley penal para llevar a cabo la supresin del trfico de esclavos africanos, tengo el honor de manifestarle con toda sinceridad mis opiniones respecto de este asunto importantsimo, agradeciendo a V.E. la confianza con que me honra. Dedicado hace 28 aos a la agricultura, y habiendo logrado formar tres ingenios de grande produccin, no slo tengo alguna experiencia en estas materias, sino grandes intereses, de cuya conservacin depende mi bienestar y el porvenir de mi familia. Por estos mismos motivos, y por haber estudiado cuidadosamente la cuestin de la trata africana de muchos aos atrs, estoy en la actualidad ntimamente convencido de que es en extremo perjudicial a los intereses generales de esta Isla; y que, por tanto, debera promulgarse la ley penal a que se refiere el oficio de V.E., aun cuando no mediase la obligacin contrada por el gobierno de S.M. con el de S.M.B.

PAGE 225

JOS ANTONIO SACO /221 /221 /221 /221 /221 Hubo una poca, es verdad, en que era comn opinin que el aumento de brazos africanos contribua muy directamente al aumento de la riqueza de esta Isla. El que suscribe particip tambin de esta opinin, fundada en teoras econmicas y de fcil demostracin; pues es claro que mientras ms brazos hubiese, ms baratos haban de ser stos, y, por consiguiente, menos costosa la produccin; resultando de aqu, que el hacendado poda vender sus frutos a menor precio, y aun as con grande utilidad. Tal era la opinin general en 1817, y algunos aos despus; quizs entonces muy exacta. El fomento que desde esa poca ha tenido el pas, prueba que no haba llegado tal vez el momento de poner fin a la introduccin de africanos, y que los primeros tratados se anticiparon a las exigencias de las circunstancias. Bueno es advertir que hablo mirando la cuestin bajo el aspecto mercantil y econmico, y haciendo abstraccin de toda idea filosfica, que no es la de mi objeto. Siguiendo el orden regular de los sucesos, haba de llegar un da en que ya no fuera tan conveniente el aumento de brazos; y estamos si no me equivoco, en esta preciosa poca. Que no son necesarias nuevas importaciones de esclavos, se deduce del bajo precio a que se venden stos, as como de la baratura relativa de los jornales, y de las pocas fincas nuevas que se fomentan, para las cuales bastan y aun sobran los brazos de las que se demuelen. Tampoco es probable que, en algn tiempo por lo menos, se sienta la falta de brazos para la agricultura del pas; porque las graves contribuciones que pesan particularmente sobre el hacendado, juntamente con la depreciacin de sus frutos, no le permiten reunir sobrantes con que acometer nuevas empresas agrcolas como sola; pero aun dado el caso de que mejore la condicin econmica de aqul, mientras no encuentre completa seguridad para sus capitales en esta Isla, los mandar ms bien al extranjero, con mengua de la riqueza nacional. Por eso me atrevo a calificar no slo de innecesaria, sino de altamente perjudicial a nuestros intereses agrcolas y comerciales, cualquiera importacin de africanos que se haga bajo las presentes circunstancias. Nadie dudar, por cierto, que esta inseguridad y continua zozobra en que nos hallamos, proviene principalmente de ese trfico clandestino y de sus consecuencias ms inmediatas. En el Limonar y en Trinidad acaecieron las primeras sublevaciones importantes de los esclavos: incendiaron stos algunas hermosas fincas de aquellos distritos, y cometieron horribles asesinatos. En Bemba estall hace un ao otra erupcin espantosa de ese volcn no apagado, y todava no est seca la sangre derramada en la Sabanilla del Encomendador. En la sublevacin de este ltimo distrito hay que notar, no ya un acto de insubordinacin sin consecuencia, sino una sedicin premeditada y general, que da lugar a las ms tristes reflexiones.

PAGE 226

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 222\ 222\ 222\ 222\ 222\ A ningn hacendado observador puede ocultrsele que ya se ha relajado mucho la buena disciplina de los esclavos; que hay en stos decidida tendencia a la insubordinacin; y que los administradores, mayorales y dems hombres blancos, han perdido, en gran parte, el saludable prestigio con que antes los contenan y gobernaban. De este estado de cosas y de tan recientes sucesos, proviene la emigracin que han hecho a los pueblos y ciudades muchas familias que habitaban los campos, aumentando as el peligro en ellos.—El valor de las propiedades territoriales ha sufrido por las propias razones considerable disminucin, lo mismo que el de los esclavos; pudindose asegurar que no se encuentra un comprador para ninguna finca, y s muchos que quieran vender las que poseen, para alejar sus capitales de nuestro suelo. stos son los primeros sntomas de un mal grave que atacar al cuerpo social y aun podr destruirlo; pero que puede todava evitarse con algunas medidas previsoras y acertadas, adaptables a nuestras circunstancias, y que los hacendados y vecinos siempre han esperado y aguardan de la sabidura del gobierno. No se lisonjea el que suscribe de acertar con todas las causas ms o menos prximas, que hayan influido en el estado actual de nuestros asuntos rurales, que no debe equivocarse con el que exista cinco aos antes; pero indicar los motivos que, en su opinin, han contribuido a las presentes circunstancias. El primero de ellos es el excesivo aumento de esclavos africanos, que ya no guarda proporcin con el nmero de blancos, especialmente en ciertos distritos, aun tomando en cuenta la gran ventaja que da a stos su civilizacin. Se agrega a esta causa el grandsimo nmero de emancipados que en estos ltimos aos se han introducido; y ms todava: que a muchos de estos emancipados, despus de haber estado algn tiempo de hecho en servidumbre, se les ha dado carta de emancipacin y el goce de la libertad.—Muy lejos est el que informa de censurar esta medida, conforme con la justicia, la humanidad, y con la buena fe que han caracterizado siempre al nombre espaol; pero una medida buena en s, puede producir malos resultados.— Los esclavos han visto salir de las fincas a otros que consideraban esclavos; han visto que se les ha puesto en el goce de su libertad; y muy repetidos estos hechos, han llegado a comprender el motivo, a pesar de su natural rudeza, y a experimentar deseos de libertad, que antes eran menos vivos. Y si semejantes hechos no fueran bastantes a darles a conocer que haba un poder superior al de los amos, y ms favorable que stos a su libertad; las investigaciones judiciales practicadas para descubrir los emancipados indebidamente ocultados, detenidos, o reducidos a esclavitud por la srdida codicia de algunos propietarios; las preguntas e indagaciones que al intento se hacan a los mismos esclavos; eran otras

PAGE 227

JOS ANTONIO SACO /223 /223 /223 /223 /223 tantas advertencias con las cuales se les sugeran ideas que, en su rusticidad, comprendan a su manera, aumentando y desfigurando su verdadero sentido. Ni debe disimularse el que por algunos aos se ha hecho el contrabando de esclavos, y que, en la introduccin clandestina de stos, era imposible que el gobierno hiciese cumplir las medidas que se usaban cuando la trata era pblica, legal y permitida.—Los esclavos de las fincas rurales han visto por muchos aos que llegaban los cargamentos a escondidas, y se repartan de la misma manera, siendo muchas veces perseguidos; por lo cual han llegado a comprender que no es lcita ni permitida esta introduccin, y de aqu deducen su derecho a la libertad. Tambin es posible, y hay algunos datos para creer el hecho de que en los cargamentos de negros bozales han venido algunos esclavos ms instruidos de lo que era necesario, que hablaban el ingls, y que probablemente tenan ideas que han podido sugerir a los otros, contribuyendo todo esto al mal estado moral que se nota en la esclavitud. Las observaciones que llevo expuestas, me persuaden lo que haba dicho al principio, a saber: que ya hemos llegado a un punto en que nuestra agricultura no exige el aumento de esclavos, y en que sera peligroso, muy peligroso, permitir o tolerar su introduccin.—En la actualidad estn desmontados, en su mayor parte, aquellos inmensos bosques que cubran nuestra Isla; el arado ha reemplazado el hacha, y economizndose el trabajo del hombre, se necesitan menos brazos de los que antes se requeran para el mismo cultivo.—Se han inventado tambin mejoras en los utensilios de la agricultura, se han introducido mquinas desconocidas antes, ha habido ahorro de trabajo en las casas de calderas, y el progreso constante de las ciencias y las artes, proporciona cada da nuevos medios y procedimientos con que se disminuye el trabajo manual. Por otra parte, habiendo bajado tan extraordinariamente el precio de los frutos, sin que haya por desgracia probabilidad de que vuelva a subir, se ha paralizado la industria agrcola por esta y otras causas ya anunciadas. Y si a sta se agrega que la misma baja de precios hace que se demuelan muchos ingenios viejos, y que se destruyan o abandonen muchos cafetales (cuyas dotaciones de esclavos son, bajo todo concepto, preferibles a los recin llegados de frica), no podemos admitir la posibilidad de que lleguen a faltar los brazos necesarios. Las vicisitudes mercantiles y la incontestable excelencia de nuestro tabaco, hacen que se prefiera en el da su cultivo al de la caa y al del caf; y ese cultivo, que se ejerce en pequeo, es muy a propsito para labradores pobres, y, por consiguiente, no exige brazos esclavos. Adems de esto, los hacendados observadores y que conocen sus verdaderos intereses, comprenden la necesidad de introducir en sus fincas trabajadores libres

PAGE 228

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 224\ 224\ 224\ 224\ 224\ o colonos blancos, para atender a su propia seguridad; y estos cultivadores, que forzosamente han de aumentarse, contribuirn tambin a hacer innecesarias las nuevas importaciones de africanos. Todos estos pensamientos me conducen a manifestar a V.E. que estoy plenamente convencido de que ya no hemos menester de ms esclavos africanos, y de que los que hoy poseemos, tratados con el cuidado que nos manda la humanidad, bastan a llenar nuestras necesidades agrcolas, pues los que nazcan reemplazarn con ventaja a los que mueran. Sera yo un ingrato si desconociera la paternal solicitud del Gobierno Supremo y la predileccin con que mira a estos habitantes, cuando quiso conocer a fondo nuestras circunstancias, antes de adoptar una medida decisiva en asunto de tamaa trascendencia; pero estas circunstancias, las de 1844, bien distintas, repito, de las del ao 1835, lejos de oponerse al cumplimiento del tratado, exigiran, como ya lo he dicho, de la previsin del Gobierno Supremo, una medida enrgica que llenase los fines del referido tratado, aun cuando en l no estuviese estipulada. As lo dicta la prudencia, y as lo manda la primera de todas las leyes naturales, que tienen por objeto la propia conservacin. Creo, pues, que al intento debe reiterarse la prohibicin de introducir esclavos, de cualquiera parte que sean, e imponerse penas a los que los introduzcan; bien que declarando ante todas cosas, que esas penas nunca tendrn efecto retroactivo, no pudiendo aplicarse a sucesos anteriores a su promulgacin. Convendra tambin declarar, a mi modo de ver, que por ningn motivo se permitieran investigaciones judiciales sobre la propiedad o procedencia de los esclavos que existen hoy en la isla de Cuba. Una declaracin de este gnero quitara a los propietarios toda clase de zozobra sobre este particular. En cuanto al tamao y proporcin de las penas (que debern hacerse efectivas si se han de precaver los delitos, y que habrn de alcanzar a todos los que tomen parte en el dicho trfico, cualesquiera que ellos sean, segn la letra del referido tratado), parceme que seran suficientes las siguientes: Seis aos de presidio a los capitanes de buques a quienes se probase que se haban destinado a la conduccin de esclavos a la isla de Cuba, de cualquiera parte del mundo.—Dos aos de presidio o de prisin a los segundos capitanes y pilotos de dichas embarcaciones, a quienes se probase el mismo delito; y en cuanto a los contramaestres y dems individuos de las tripulaciones, hay buenos motivos para que no se les impongan penas muy severas; y, por tanto, opino que slo se les recargue un ao de servicio en los bajeles de S.M., sirvindoles a ellos de saludable correccin, al mismo tiempo que sera provechosa a la real marina. Los armadores de la expedicin deberan de tener pena, y no pequea, como principales autores del delito: Dos aos de prisin y la confis-

PAGE 229

JOS ANTONIO SACO /225 /225 /225 /225 /225 cacin del buque con todas sus pertenencias, sera la pena que en mi concepto mereceran, siempre que no probasen que ignoraban el objeto a que deba destinarse el buque.—Consiguiente fuera tambin que todos los que suplieran dineros para carenar o reparar las naves, completar sus facturas, suplirlas de vituallas o pagar las tripulaciones, sabiendo el objeto a que se destinaban, perdieran sus acreencias, y que los que asegurasen el barco o la expedicin, con conocimiento del trfico que haca, pagasen una multa igual a la mitad del valor del seguro, al mismo tiempo que se declarase la nulidad de dichos seguros. Todava me parece que ms eficaz que todo esto sera que se impusiese la pena de pagar 200 pesos de multa, o la de sufrir en su defecto dos meses de prisin, por cada esclavo, adems de la prdida de ste, a los que se probase que hubiesen comprado o tuviesen esclavos introducidos en la Isla con posterioridad a la publicacin de la ley penal. Con todas estas multas convendra formar un fondo que se conservara en la Tesorera Real, en arca separada, y se invirtiera exclusivamente en transportar a las costas de frica, o al punto que sealara el gobierno, fuera de la Isla, todos los negros que se introduzcan en lo sucesivo: dicho transporte debera verificarse por orden de la Comandancia General de Marina, la que adoptara las precauciones convenientes para que fuese efectivo, y no hubiera en esto ningn fraude ni disimulo. En el caso de que no bastasen los fondos para costear el transporte, debera llenarse el dficit con los municipales u otros que destinase el gobierno al efecto; pues en ningn caso debera permitirse, ni bajo pretexto alguno, que quedase en el pas uno de esos esclavos, cuya permanencia en nuestro suelo puede producir tan malos resultados. Siendo as mismo conveniente determinar el tribunal que habra de aplicar estas penas, y evitar que se hicieran ilusorias, por encuentros de jurisdiccin o cualesquiera otros motivos, parceme que sera oportuno declarar que de todos estos delitos conociera el juez ordinario ms antiguo del pueblo, en cuyo distrito se hubiera introducido el cargamento, o donde fuese conducido el buque apresado, con apelacin a la Audiencia del distrito en el orden regular, y arreglndose el procedimiento a las formas que establecen las leyes comunes. Con respecto a La Habana, sera til designar al teniente gobernador ms antiguo para que conociera en calidad de juez. Tales son, Excmo. seor, las medidas que, segn mi corto entender, demandan imperiosamente nuestras presentes difciles circunstancias, para cortar de raz el mal crnico que poco a poco ha invadido nuestro cuerpo social, hasta el punto de amenazarle con una segura si no pronta destruccin. Empero, me asiste y me consuela la esperanza de que la sabidura del Supremo Gobierno de S.M. no tardar en proporcionarnos el remedio ms eficaz, que ponga fin a tan violenta situacin, asegu-

PAGE 230

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 226\ 226\ 226\ 226\ 226\ rando para siempre la posesin de esta Antilla y la felicidad de sus moradores. stos son los ms ardientes votos del que suscribe, que al extender el presente informe con toda la ingenuidad y franqueza de su carcter, cree haber cumplido un deber de su conciencia, a la par que ha satisfecho los deseos de su corazn; y si logra llenar de algn modo el objeto que V.E. se ha propuesto, ser completa su satisfaccin. Dios guarde a V.E. muchos aos.—Habana, a 2 de marzo de 1844. Excmo. seor. (firmado) Domingo de Aldama .XXIIIInforme ledo en la Junta por la Real Sociedad Patritica en 26 de abril de 1844, redactado por don Manuel Martnez Serrano, censor de la misma, y como uno de los individuos de la Comisin nombrada para el objeto a que se refiereExcmo. Seor y Seores: El Gobierno Supremo de la nacin, siempre solcito en contribuir a cuanto sea capaz de fomentar la riqueza de esta Isla, y de remover los obstculos que puedan depauperarla, obstruir su engrandecimiento y perturbar la tranquilidad de sus habitantes; ha tenido por conveniente no establecer la ley penal, que estipul con el gabinete britnico, para el castigo de los sbditos espaoles que se ocupen en el trfico de esclavos, sin or la opinin de las autoridades, corporaciones y dems personas notables de esta Isla, acerca de los artculos insertos en la Real Orden que nuestro Excmo. Seor Presidente ha comunicado a esta Real Sociedad, por su oficio de 9 de febrero ltimo, con el objeto de que proceda a informarle del modo que la misma previene. Para realizarlo a nombre del Cuerpo, nos ha elegido el Seor Director por su comunicacin de 28 del propio mes en que transcribe la de S.E., y de cuyo examen resulta que reclamado por el Gobierno ingls el cumplimiento del artculo 2 del convenio celebrado con el nuestro, en 28 de junio de 1835, y en virtud del cual debe promulgarse una ley que castigue severamente, a los que bajo cualquier pretexto tomen parte, sea la que fuese, en el trfico de esclavos; quiere el Gobierno Superior, en primer lugar, que se le presenten las bases que se estimen ms a propsito para el establecimiento de dicha ley, como un medio adoptado para la extincin de ese comercio, y que sea combinable con los grandes intereses de la Isla, que puedan afectarse y resentirse del mismo siste-

PAGE 231

JOS ANTONIO SACO /227 /227 /227 /227 /227 ma penal que se adopte; que, en segundo lugar, se le indique cules sean las autoridades, a quienes convenga cometer el conocimiento de esas causas, y la aplicacin de las penas, consultando siempre el inters del pas, y, por ltimo, que el informe sea extensivo a la responsabilidad y penas de los cruceros y aprehensores, que sin fundadas sospechas, y slo a estmulos de su privado inters perjudiquen a nuestro legtimo comercio. Cuando en el ao de 1840, se establecieron pretensiones por el gobierno de S.M.B., sobre la emancipacin de los esclavos introducidos en la Isla, con posterioridad al convenio celebrado sobre abolicin del trfico, tambin se pidi informe a esta Corporacin, acerca de los distintos puntos a que se refera la nota del ministro ingls; y por el que evacu en 25 de octubre de 1841, con aquella noble franqueza, y con aquel inters que le inspiraban el bien general de la Isla, y el decoro de la nacin espaola, de que es parte, combati con energa aquellas solicitudes, como que tendan a la completa y momentnea ruina de nuestra riqueza; pero a la vez recomend al gobierno que la felicidad y prosperidad de esta tierra, no dependan de la introduccin de brazos africanos, como equivocadamente crean algunos; que, por el contrario, el aumento de poblacin blanca, y el exacto cumplimiento de lo estipulado con el Gobierno ingls, sobre prohibir la introduccin de ms esclavos, eran la tabla de nuestra futura salvacin, y el mejor recurso, para asegurar nuestra ventura, nuestra riqueza y nuestra tranquilidad. As opin entonces el Cuerpo Patritico, sin otros antecedentes que los mismos que se desprendan de la naturaleza del negocio; y si en aquella poca aconsejaba la Sociedad que aun cuando la extincin de la trata cercenaba las producciones agrcolas, era preferible perder una parte de los intereses para conservar lo dems, hoy que procede con otros datos, y que con harto sentimiento, est viendo ruinas, vctimas y sangre; que la Isla est amenazada de una conflagracin general, y que de tamaos males, es, en parte origen, la continuacin de la trata, e introduccin clandestina de los esclavos, a pesar de la vigilancia y celo de las autoridades; no slo debe la Sociedad ratificar aquella opinin que emiti, sino que puede asegurar, que de no impedirla y castigarla el gobierno con mano fuerte, llegar da en que la isla de Cuba desaparezca para la metrpoli, porque los blancos sucumbirn a la inmensa masa de los brazos africanos, y porque stos se alzarn con ella, como ya lo han proyectado. La Comisin, al expresarse del modo que acaba de hacerlo, deja consignado ya lo ms esencial de su dictamen, que se reduce a que la ley penal estipulada, debe establecerse, promulgarse, y hacerse efectiva instantneamente, como el medio ms eficaz de que no contine la introduccin clandestina de esclavos en la Isla; y sin embargo que algu-

PAGE 232

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 228\ 228\ 228\ 228\ 228\ nos opinan que la agricultura no se resentir de esta medida, porque el excesivo nmero de aquellos que se han introducido, y su consecuente reproduccin, son suficientes para que en muchos aos, no carezca de brazos para el cultivo de nuestras haciendas; creemos que los que as calculan, se equivocan, porque nuestra poblacin es mezquina comparada con la cantidad de terrenos yermos que poseemos, que estn pidiendo cultivo por su feracidad; y si los brazos africanos que hoy existen, estn ocupados en el entretenimiento de sus respectivas fincas, mal puede dedicarse parte de ellos, a los nuevos establecimientos que se creen, y ni aun podemos fundar nuestras esperanzas, en la reproduccin de los actuales esclavos, porque, indispensablemente, han de morir parte de ellos, y transcurrir muchos aos, para que esa nueva generacin, se halle en aptitud de desempear las recias tareas de nuestros ingenios; y, por consecuencia, ni la esclavitud actual es bastante para nuevas empresas, ni los hijos que procreen pueden cubrir la falta que ocasione la no introduccin. Juzgamos, pues, y creemos que la Sociedad, tambin estima, que lo ms racional, es elegir, de dos males, el menor; y que entre perder la existencia o los intereses, no puede vacilarse en sacrificar stos, por conservar aqulla; y ste es el caso en que se halla la isla de Cuba, y el que demanda que nuestro gobierno, consultando su propio inters, y continundole aquella proteccin a que se ha hecho tan acreedora por tantos ttulos, preste benvola atencin a las insinuaciones del Cuerpo Patritico, y se penetre de que si la continuacin del trfico de esclavos, despus del convenio celebrado con la Inglaterra, no es el nico origen de los males que deploramos y de la ruina que nos amenaza, al menos, ha contribuido a ello en gran manera, y que el nico recurso que nos queda, es llevar al cabo el aumento de poblacin blanca, de que se ocupa el gobierno, para cuyo fin se estableci el impuesto sobre costas procesales, que debe hoy proporcionar un fondo de 200 000 pesos; y supuesto tambin, que para ese objeto, no debe omitirse sacrificio de cualquiera especie. El que haya ledo los artculos del Reglamento que corre anexo al tratado de 28 de junio del 1835 de que ya se ha hecho mencin, el cual se form para el buen trato de los negros emancipados; y el que tenga conocimiento de los pasos que a cada instante se practicaban sobre cualquier particular relativo a aqullos; bien fuera por queja que los mismos establecieran contra los blancos encargados de doctrinarles, o ya en averiguacin del fallecimiento verdadero o figurado de algunos; convendr en que desde la poca en que desgraciadamente se conocieron en la Isla los emancipados, principi a corromperse la esclavitud, no slo la de los campos, sino aun la domstica; y es indudable que de ah data la insubordinacin, y han sido repetidos los actos de ella, cometidos por los esclavos

PAGE 233

JOS ANTONIO SACO /229 /229 /229 /229 /229 para con sus seores; ni era posible que sucediera de otra suerte, porque instruidos los que existan en esclavitud, de que los otros haban sido declarados libres, por habrseles introducido despus de la abolicin de la trata; se consideraban con igual derecho a la emancipacin; y he aqu el fundamento de los desacatos, de las maquinaciones y de los alzamientos que reiteradamente se han experimentado en las negradas, desde que se hizo el primer reparto de emancipados. Discordes estn algunos, sobre si ser o no ventajoso para la Isla, la introduccin en ella de brazos blancos para los trabajos de nuestras haciendas: unos creen que lo ardoroso del clima enerva a stos, y los hace incapaces de vencer las tareas campestres en competencia con los negros, suponiendo que la naturaleza dio ms vigor a estos ltimos; otros calculan que el estado de produccin mezquina de algunas de nuestras fincas, y el abatido precio de los frutos, no permiten al hacendado pagar jornales, que precisamente han de ser crecidos, en proporcin a los costos que demanda el natural mantenimiento, y no falta quien asegure, que aun cuando se trata de realizar el proyecto, no tendr efecto, porque ninguno querr correr los riesgos del vmito, sin otro inters que lucrar un corto estipendio. Es, a juicio de la Comisin, hasta vergonzoso, ocuparse en impugnar la primera especie, y basta para destruirla, el recordar que en Espaa y en otros muchos pases del mundo, en donde no se han visto negros se vencen trabajos an mayores que los de esta Isla, sin que los desempeen otros, que personas blancas; y aun en nuestros campesinos tenemos ejemplos, pues los vemos con frecuencia aventajar a los de color en fuerza, y principalmente en industria, como su diferente educacin los hace susceptibles de mejor raciocinio. La objecin que se establece sobre los jornales parece la ms fundada; pero tambin debe advertirse, que un plan bien organizado sobre el particular y el aumento de trabajadores, har reducir aqullos a unos precios moderados; a lo que se agrega que los ahorros y economas que resultan del servicio de personas blancas, el giro en que se pongan los capitales estancados en la esclavitud, y que mengua con la muerte de ellos; y el mayor producto que precisamente resultara, porque es casi evidente que sern ms ventajosas las tareas y mejor desempeadas, son causas suficientes para que nos prometamos el mejor xito en el cambio, a lo que se agrega que una ganancia moderada que se adquiera y goce sin sobresaltos, es preferible a las ms exorbitantes, cuando stas van acompaadas de la afliccin y de la intranquilidad. Con respecto al ltimo reparo, lo juzgamos muy dbil, porque interesado el gobierno en llevar a efecto la poblacin blanca, sabr su perspicacia tocar los resortes que estimulan al corazn humano para arrostrar las empresas ms arduas, que es el inters, sin que por esto se crea,

PAGE 234

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 230\ 230\ 230\ 230\ 230\ que la Comisin considera, que para atraer trabajadores blancos, se necesitan otros estmulos, que la seguridad que tengan de que sern ocupados con preferencia a los de color, pues el mayor inconveniente que siempre hubo para que los blancos se dedicasen a las tareas de los negros, fue el no querer alternar con una clase que se ha juzgado como la ms abyecta de la sociedad; de suerte, que si llegramos felizmente a extinguir esa diferencia; la prosperidad de la Isla sera ms cierta, porque cesaran los temores que nos intranquilizan. Ya que hemos recomendado a la consideracin de este Ilustre Cuerpo lo que es suficiente a demostrar la conveniencia de que se establezca la ley penal, como medio de que cese el trfico clandestino de esclavos, y su introduccin en la Isla; y supuesto que tambin ha recomendado la Comisin la necesidad a que quedamos constituidos de introducir brazos blancos, para que nuestra riqueza se resienta menos de aquella medida y nuestras fincas puedan sostenerse sin quebranto de sus trabajos; vamos a ocuparnos ahora en las bases de esa ley que debe promulgarse. El ttulo de penal que se le da, arguye la perpetracin de un crimen, y la necesidad de su correccin; as como el haberse estipulado por el artculo 2 del convenio con Inglaterra, que se establecera un castigo severo, supone que el hecho de la introduccin aislado, qued donde entonces, calificado como delito grave; de suerte que si a esa falta se renen otras circunstancias notables, es claro, que la responsabilidad ser tambin de mayor tamao, y ms severidad o duradera, habr de emplearse para corregirla. Dos cosas a juicio de la Comisin deben no perderse de vista en este negocio: es la primera, la dignidad soberana comprometida por virtud del convenio, y sobre cuya palabra y empeos, no cabe alteracin de ninguna especie, mientras no se practique de consuno por las mismas Altas Partes contratantes, porque as lo ensea el derecho, y lo demanda el bien pblico, pues caera en mengua la suprema autoridad de la nacin, si equiparndose a los individuos particulares de ella, intentara retraerse de un solemne compromiso bajo cualquier pretexto que lo hiciera; y partiendo de estos principios, se sigue que el que se ocupa en el trfico de esclavos, no slo es criminal, porque quebranta el precepto soberano que lo prohbe, sino que lo es an ms, porque da ocasin a que el decoro de la misma soberana pueda ser ofendido, porque se le atribuya mala fe en el cumplimiento de la real palabra. Es la segunda, el efectivo y notable perjuicio que ocasiona a la Isla el que introduce esclavos en ella, dando lugar a la destruccin de su riqueza, y contribuyendo por ese medio a que todos los blancos, seamos vctimas de la ferocidad y venganza de las clases de color. Estos males que anunciamos, no provienen de clculos equivocados, ni de temores forja-

PAGE 235

JOS ANTONIO SACO /231 /231 /231 /231 /231 dos por fantasas acaloradas, sino que son las consecuencias indispensables, de los antecedentes que nos ofrecen las deplorables circunstancias que actualmente nos rodean, y el conflicto en que se halla toda la poblacin blanca de la Isla. Muy pblico es que la actividad y energa de nuestro gobierno, con sus acertadas y oportunas medidas, impidi que a fines del ao pasado estallara la insurreccin inmediata por la gente de color para asesinar los blancos, y alzarse con la Isla; es muy pblico tambin que desde aquella poca, trabaja incesantemente la Comisin Militar para averiguar el estado de la rebelin, sus autores y cmplices; y con generalidad se sabe que sus ramificaciones se extienden a toda la Isla, en trminos que se han practicado y diariamente se hacen aprehensiones, no slo en la Vuelta de Arriba, sino en esta capital y en los pueblos interiores; y, por ltimo, es tambin cierto que los presos como cabecillas son en crecido nmero, y que es de gran tamao el que componen las dotaciones de fincas pronunciadas por la rebelin; de suerte, que estando tan difundida esa opinin no slo en la esclavitud, sino tambin en los libertos, es de inferir que el celo del gobierno y el oportuno castigo que se aplique a los delincuentes contenga el mal; pero lo ms probable es, que no se extinga, como que subsistan las causas que lo ocasionan. En tal estado debe temerse, con fundamento, que si a ese volcn le agregan materiales que le den ms impulso, esto es, si al excesivo nmero de negros que hoy existen, se unen los que se introduzcan posteriormente, acaso consumarn sus criminales intentos, frustrados hoy porque esos esclavos a la vez que aumentan la fuerza material, emplean la seduccin, como que vienen instruidos y aleccionados segn se dice, y pueden estimarse como otros tantos emisarios; y no queda la menor duda de que todos los que tengan parte en esa introduccin cualquiera que ella sea, se constituyen criminales en el ms alto grado, porque adems de que infringen una disposicin soberana como antes se ha dicho, cooperan por un vil inters a la destruccin de nuestra riqueza, auxilian a los enemigos, y aumentan su fuerza para que nos asesinen, y logren con seguridad trastornar el gobierno y alzarse con la tierra. La Comisin no ha podido prescindir de recomendar los daos que ocasionar la continuacin del trfico, para que esta Corporacin se persuada de que al dictaminar sobre la ley penal que pueda establecerse, ha tenido muy presente, que la pena debe aplicarse al delito, habida consideracin al agravio y perjuicio que cause al bien pblico, porque a pesar de que siempre es un crimen, y es una infraccin de la ley atacar la persona o intereses de un ciudadano, porque en este acto se falta a la sociedad; es an mayor la delincuencia, cuando directamente se conspira a la destruccin de la misma sociedad; y como el hecho de introducir esclavos en la Isla y ocuparse en el trfico quebrantando la prohibicin

PAGE 236

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 232\ 232\ 232\ 232\ 232\ y el hacerlo despus de la rebelin intentada, es proceder contra el bien procomunal de la tierra ; debiendo reprimirse los delitos ms peligrosos con las penas ms graves, para impedir que el criminal agravie de nuevo a la sociedad, y que la fuerte impresin que produzca en los dems, los retraiga de delinquir por el mismo orden; opinamos que el capitn, piloto, contramaestre, cirujano, la tripulacin y cualquiera otro oficial de buque que se ocupe, en el trfico de esclavos, o que los introduzca en esta Isla, deben ser condenados a diez aos de presidio en frica con prohibicin perpetua de volver a ella; que esta misma pena se imponga a los empresarios, armadores, dueos del buque, accionistas, y a todos los que directa o indirectamente o bajo cualquier pretexto tomen parte, sea la que fuere, en el trfico o en la expedicin, y que todos los antedichos, sean adems condenados de mancomun et in solidum a la prdida del buque y de cuanto le sea anexo al abono de las costas, daos y perjuicios que resulten, y que por su cuenta, a costa de los mismos, tambin de mancomun et in solidum, se reembarquen los negros introducidos en la Isla, y se les conduzca al punto de donde se extrajeron u otro de la costa de frica, cuyo reembarque y conduccin sern realizados por la intervencin del jefe superior de la marina de este apostadero, para evitar que de otro modo pudiera frustrarse el cumplimiento de esta medida; en el concepto de que bajo ningn pretexto, sea el que fuere, se demore el reembarque de dichos negros, ni se permita la permanencia de ellos en la Isla por ms tiempo que el muy urgente, bajo la vigilancia y directa responsabilidad de las autoridades locales; y que asimismo abonen por va de multa, con la misma calidad de mancomun et in solidum 300 pesos fuertes por cada uno de los negros introducidos, cuya suma unida al producto del buque vendido en subasta pblica con lo dems que en l se aprehenda y le sea anexo, entre en las arcas reales para sufragar los costos que ocasione el reembarque y dems dispuesto, en el caso de que los condenados carezcan de otros medios para ello. Establecidas estas penas, debemos indicar el tribunal, a quien se encomiende su aplicacin, y todo lo relativo a esta clase de delito, y a la verdad que nada dista tanto de la Comisin, como es dar parte a los extranjeros, en los actos de administrar justicia, porque sobre repujar toda buena legislacin, que el sbdito de una nacin sea juzgado por el de otra; es vejaminoso a la magistratura espaola que tantas pruebas de integridad y saber tiene dadas, excluirlas de esos actos propios de su ministerio, cometindolos a extranjeros; y an mucho ms indecoroso asociarse a ellos para formar un tribunal desconocido por nuevas leyes; as es que consideramos que el juez ordinario ms antiguo del lugar en donde se introduzcan los negros, o el del puerto donde se aprehenda el buque, debe conocer de la causa, dndose preferencia al que sea letrado

PAGE 237

JOS ANTONIO SACO /233 /233 /233 /233 /233 sobre el que no tenga esta investidura. Que las apelaciones se oigan y decidan por la Real Audiencia del distrito. Que este delito se declarare de la clase de aquellos que producen accin popular, de modo que cualquiera pueda denunciarlo y acusarlo sin necesidad de fianza, aunque s estar sujeto a los efectos de la calumnia. Que no se le grave con costas ni erogaciones de ninguna especie, dispensndosele todas como si fuera insolvente, sin perjuicio de las condenaciones que haga el fallo. Que en el caso de no querer el denunciante continuar la acusacin, se elija un promotor fiscal que lo ejecute bajo las instrucciones de aqul; y que calificada la denuncia, se consigne al que la establezca, la quinta parte del producto de las multas, que por cada negro quedan establecidas; y, por ltimo, habiendo acreditado la experiencia, los ardides de que se valen los litigantes para prolongar los pleitos, de lo cual resultan graves inconvenientes, de que es el principal, que no se aplica la correccin, con la oportunidad necesaria a que sirva de ejemplo a otros; juzgamos indispensable que estos juicios se terminen dentro de un corto trmino que se designe con la calidad de improrrogable, bajo privacin de oficio que se imponga el juez que procediese de otro modo, quien deber restringir los que sean precisos para la sustanciacin y dems actos, en proporcin al en que deba fallarse, sin que sobre esto, se admita, jams, disculpa de ninguna especie. Los abusos de que es suceptible el derecho de visitar los buques mercantes, que mutuamente se concedieron nuestro gobierno y el britnico, por los artculos 4 y siguientes del convenio ya citado de 1835, han llamado nuestra atencin, pues aunque en ello se expresa que el registro slo tenga lugar, cuando por motivos fundados, pueden ser sospechados los buques de que se ocupen en el trfico de esclavos; vemos que a la sombra de conjeturas arbitrarias, se ejerce un acto, que sobre ser vejaminoso al capitn del buque en que se ejecuta, y a su bandera, es siempre perjudicial a los intereses del comercio; y aunque por ese artculo 4 de que va hecha mencin, se dictaron varias reglas a que debieran sujetarse los buques cruceros para la detencin y aprehensin de los negreros; consideramos que por esas medidas adoptadas, no se salvan todos los inconvenientes que puedan resultar del abuso con que se proceda a la visita, puesto que slo se establece una responsabilidad; cuando la aprehensin y detencin resultan arbitrarias; y aun en este caso, incumbe a las comisiones mixtas, esa declaratoria, creemos oportuno, por lo tanto, para evitar esos abusos, que con el mero hecho de encontrarse arreglados los papeles y operaciones del buque registrado, se considera injusto y falto de mrito, el motivo que impuls la sospecha, y con derecho a la reclamacin, no slo de las indemnizaciones, que compensen aquel paso; sino tambin a la competente satisfaccin por el insulto hecho al pabelln; mas, esto no debe someterse a la jurisdiccin

PAGE 238

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 234\ 234\ 234\ 234\ 234\ de las comisiones mixtas, sino que todo lo relativo a este particular, debe pertenecer al exclusivo conocimiento del Supremo Gobierno que directamente se entender con el britnico, caracterizndose el negociado, en la clase de los de Estado, atendiendo a que media en el caso el inters de los sbditos espaoles, y el decoro nacional. La Comisin ha procurado contraerse a los puntos que el gobierno le marc, y slo le queda el disgusto, de que no haya acertado a ilustrarlos del modo conveniente, y que la misma buena intencin con que ha procedido, le haya hecho incurrir en la nota de difusa; mas, su buena fe, su inters por el decoro nacional, por la conservacin de esta Isla y por el bienestar de sus habitantes, la harn acreedora a la indulgencia del gobierno, a quien se dirija este informe, si es que merece la aprobacin del Cuerpo, para que en el evento desgraciado de que no llene sus deseos, tenga al menos en consideracin que la opinin general est pronunciada contra la continuacin del trfico e introduccin de esclavos en la Isla, como perjudicial a su conservacin, a su progreso, y a la existencia del mismo gobierno, y que la Real Sociedad Patritica, a la vez que est en ese propio sentido, juzga que cualquier medida que se adopte para llevar al cabo el convenio, debe ir acompaada de la introduccin de brazos blancos para la agricultura, porque si con anticipacin no se suple la falta de aqullos, la ruina ser irremediable; a que se agrega, que nuestra conservacin exige que se aumente el nmero de blancos, porque siendo todos de una clase, preciso es que nos identifiquemos en sentimientos para que no perdiendo de vista el peligro que nos rodea, y partiendo del principio de que la unin, es la que constituye la fuerza de los pueblos; procuremos sostenerla inalterable, y vivir fraternalmente para conservar a nuestra madre patria sin menoscabo de ninguna especie, en el legtimo goce de esta parte de la monarqua, como buenos espaoles, como un deber, y por gratitud a su predileccin, y al inters que siempre ha manifestado por nuestra felicidad y engrandecimiento; y de este modo, no slo quedarn destruidas las maquinaciones de nuestros enemigos interiores y exteriores; sino que la isla de Cuba marchar tranquila a la prosperidad, bajo la proteccin del benfico gobierno que la rige, y que honra y distingue como la joya ms rica de la Corona de Castilla. Habana y abril 29 de 1844.— Narciso Garca Mora, Manuel Martnez Serrano, Joaqun Santos Surez, Joaqun de Pealver .38

PAGE 239

JOS ANTONIO SACO /235 /235 /235 /235 /235XXIVInforme de la Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de La Habana, acerca de la ley penal para castigo de los traficantes de negrosExcmo. Seor: El Teniente de Sndico, que hasta ahora no haba podido evacuar su informe sobre los particulares que contiene el oficio del Excmo. Seor Gobernador Superior Civil, comunicando la Real Orden de 2 del mes de junio del ao anterior, se propone por fin cumplir con este encargo, muy penetrado de su alta importancia, y con el doble sentimiento de no ser ni suficientemente calificado para emitir una opinin que baste a ilustrar a esta Junta, ni de haberla consagrado todo el tiempo que demandaba para estudiar una materia que, a ms de suponer conocimientos que no le son profesionales, exiga, por su misma trascendencia, otro ms lato examen e ilustracin. Entrar, sin embargo, a discutirla con el candor y la sinceridad de que en otras ocasiones ha dado pruebas a esta Junta; y si tal vez en el calor de su celo se equivocase, espera, al menos, encontrar en la prudente reserva de este Cuerpo, no slo la indulgencia que necesita, sino la correccin en las ideas, que es todava un punto ms importante. El objeto de la comunicacin que motiva este informe, es precisamente el de combinar los grandes intereses de esta Isla, en el ramo capital de su riqueza y prosperidad, con la obligacin que se impuso el gobierno por el artculo 2 del tratado concluido en 28 de julio de 1835, entre S.M. y S.M.B., para llevar a cabo la abolicin del trfico de esclavos, estipulndose que dos meses despus del canje de las ratificaciones del expuesto tratado, haba de promulgarse en los dominios espaoles la ley penal que impusiera un castigo severo a todos los sbditos de S.M. que bajo cualquier pretexto tomasen parte, sea la que fuese, en el abolido trfico; ley cuya promulgacin, en cumplimiento del artculo, ha exigido repetidas veces el Gobierno britnico, y en que S.M. no haba pensado entretanto, por motivos que no era el objeto de la comunicacin explicar, pero de que por no existir de presente, era ya preciso ocuparse. Y como de dicha ley penal, de no ser prudentemente establecida, pudieran seguirse considerables perjuicios a esta Isla en su agricultura y su riqueza, ha querido S.M., antes de formularla, que por este gobierno, oyendo a las corporaciones y personas instruidas, se le informe sobre los puntos siguientes: “1 Determinar las bases de la ley penal que el gobierno est comprometido a promulgar por el artculo 2 del tratado de 1835, combinndola de modo que, sin daar a los grandes intereses de la Isla, nunca puedan stos afectarse ni resentirse con el sistema penal que se adoptare.—

PAGE 240

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 236\ 236\ 236\ 236\ 236\ 2 Indicar as mismo la conveniencia y utilidad de crear tribunales especiales, u ordinarios, para aplicar las penas que se impongan, teniendo siempre a la vista esos grandes intereses recomendados. Y, por ltimo, prefijar el grado de responsabilidad y penas de cruceros aprehensores y jueces que, so pretexto de impedir el ilcito comercio, perjudiquen arbitrariamente a nuestra marina mercante, o que, por sospechas infundadas o motivos privados, daen o entorpezcan, de cualquier manera que sea, nuestra navegacin e intereses mercantiles. S.M. reclama y recomienda muy especialmente el pulso y circunspeccin con que debe tocarse una materia grave por su naturaleza, y que lo sera mucho ms, si, por falta de la competente meditacin, se aventurasen errores que, sobre no ser oportunamente reparados, haran tal vez retrogradar la futura prosperidad de este suelo, o su actual engrandecimiento”. Prefijado as el orden de la discusin, y sealado de antemano el mtodo analtico que nicamente le conviene, el Teniente de Sndico entrar: 1 en el examen de los intereses que pudieran ser de algn modo afectados, o recibir cualquier perjuicio con la aplicacin de la ley penal que se proyecta; y llenando despus en su totalidad el programa, discutir las bases bajo las cuales pueda formularse la ley, sin chocar de frente con aquellos intereses; la clase de tribunales a que corresponda su ejecucin; y los medios de evitar que, so pretexto de contener el ilcito, se perjudique y estorbe el legtimo comercio. Dirigindose a esta Junta, encargada por su instituto mismo de fomentar y proteger los ramos que forman la base principal de nuestra riqueza y prosperidad, intil ser decir cunto ha concurrido, para elevarla a la altura en que hoy se encuentra el aprovechamiento del trabajo forzado y de esclavos sobre l, mucho ms dispendioso, y tal vez menos acomodado a las tareas aqu emprendidas que pudiera procurarse por hombres libres y asalariados. Este Cuerpo sabe muy bien que la introduccin de los negros de frica fue casi una necesidad contempornea de la conquista, menos fructuosa, sin duda, a las naciones de Europa, si por no querer echar mano de aquellos brazos robustos, se hubiera limitado al imperfecto e ineficaz trabajo de los indgenas. Admitida la introduccin, que, por cierto, no cre la esclavitud, sino que la transportaba de otros climas al nuestro; y constituida ya como un elemento de nuestra organizacin social, importa inquirir hasta qu punto la cesacin del trfico es susceptible de estorbar la prosperidad de este suelo, y por qu medio se lograr que la ley penal nunca llegue a perjudicar aquellos intereses. Es una verdad sencilla, demostrada por la experiencia, y de que ya esta Junta tiene sobrados antecedentes, que la poblacin de la isla de Cuba no es, en manera alguna suficiente, ni la que basta a la extensin de su territorio; como es incontestable que esta falta general de brazos inutiliza mucha parte de sus terrenos, y no la deja prosperar todo lo que

PAGE 241

JOS ANTONIO SACO /237 /237 /237 /237 /237 la bondad de su clima y sus recursos pudiera permitirla. No ignora tambin que el sistema de cultivos establecidos y la caresta del pas, se presta poco al trabajo asalariado, y hace hasta cierto punto indispensable el que es de suyo forzado y se obtiene por medio de los esclavos. Conoce as mismo que, cerrado de hecho y de derecho el trfico, hoy ilcito, de aqullos, es casi imposible, si de momento no se aumenta rpidamente la poblacin blanca de la Isla, que el espritu de empresa en las grandes industrias agrarias progrese y se propague como en pocas anteriores. Pero como an la queda el arbitrio, y se piensa seriamente en el incremento de la poblacin, no encuentra por esta parte motivo el Teniente de Sndico en que se establezca la ley penal con toda la severidad que se pidi en el tratado, y que de suyo reclama ya la universal reprobacin de aquel comercio. Mas, hay otro lado poltico mucho ms importante por donde, en su concepto, debe verse la cuestin, y que, de seguro, ofrece no pocas espinas y rodea de dificultades la formulacin de la ley que se medita. Y ese lado es, precisamente, el de saber como esa ley por s sola afectar el sistema de la esclavitud establecido entre nosotros, que, como antes lo ha dicho el Teniente de Sndico, es un elemento necesario de nuestra organizacin social, derivado de un hecho primitivo a que no concurri la generacin presente; que siempre se respet en los tratados, y a que no se podra tocar sin comprometer de la manera ms imprudente e inhumana a la existencia misma de la Isla. Por el efecto indispensable y necesario del giro que ha tomado la cuestin en Europa; por el loco, tenaz y recalcitrante espritu de proselitismo con que las sociedades abolicionistas propagan sus incendiarias doctrinas; por el empeo insistente con que una nacin poderosa, bien seducida por ideas de humanidad, o tal vez guiada por el inters mercantil, y su innato deseo de hacer emigrar el cultivo de la caa y la fabricacin del azcar desde estos puntos a sus posesiones de la India; y, sobre todo, por la peligrosa proximidad en que nos hallamos con las inmediatas islas de Santo Domingo y de Jamaica, se ha hecho tan difcil toda cuestin que tenga por objeto la suerte y condicin de los africanos entre nosotros, que no hay miramiento bastante para poderlas tratar sin riesgo de incurrir en alguna imprudencia. El Teniente de Sndico habla en momentos en que, descubierta una vasta conspiracin de gente de color, por una tan rara felicidad como la de tener a la cabeza del gobierno un jefe, cuyo nombre solo basta para darle la ms completa garanta, se cree dispensado de otras pruebas, de que parece relevarle la sola existencia de este hecho. Apoyado, sin embargo, en el voto de cuantos han examinado sincera y lealmente la situacin de las castas en Amrica, presentar, como punto de doctrina incontestable, la que Tocqueville deduce de sus observaciones, y es que en adelante ser imposible que las dos razas vivan mezcladas

PAGE 242

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 238\ 238\ 238\ 238\ 238\ de otro modo, como no sea bajo la condicin de opresora y oprimida, de esclava o vctima la ms dbil de la ms fuerte, y que, por consiguiente, todo proyecto de emancipacin es tan funesto para los unos como desastroso para los otros. Que tal es el trmino de las aspiraciones, la verdadera palabra de orden y el sentimiento de las razas se encuentra hoy ms que nunca comprobado por lo que se trasluce de los actuales movimientos descubiertos; no es el cambio de condicin la tendencia final y el ltimo propsito de la gente de color: sus pretensiones son ms altas, y quieren, con aquellas mejoras, el absoluto dominio de la tierra y la total exclusin de la otra raza. Firmes en tal propsito, todo acto del gobierno, toda medida que, de cualquier modo que sea, se intente en su favor, produce entre ellos el efecto de una proclama, que, sirvindoles de pretexto, los alienta y consolida en sus ideas de subversin; y he aqu el escollo poltico que hace sumamente difcil y escabrosa la formulacin de la ley, pero no las miras econmicas y de mera prosperidad material, pues pudieran renunciarse en favor de ms altos intereses. Para salvarle no ser intil interesar todo el empeo y esfuerzo del gobierno, que debe con especialidad dirigirse a desvirtuar aquella mala tendencia de la ley, porque, aun cuando se dirige al trfico, acaso no dejara de interpretarse en favor de la esclavitud; inconveniente casi de suyo inevitable, y que es preciso neutralizar como se pueda. Obligado ya el gobierno a publicar la ley penal bajo la fe de un tratado cuyo religioso cumplimiento se propone, y conocida la situacin actual de las razas, si es verdad que de ella pueden derivar, vista la cuestin por su lado econmico, algunas desventajas, y tal vez, la paralizacin de las empresas, tambin es cierto que, bajo la consideracin poltica, resulta un bien en disminuir aquella parte de poblacin que menos nos conviene, y en aumentar la que nicamente puede afianzar nuestra seguridad, si es que se suple la falta de esos brazos con la de otros ms provechosos, y se intenta, llegada la oportunidad, un cambio en nuestro sistema agrario. Esta medida, combinada con las dems que demanda el presente estado de las cosas, y de que con tanto esmero se ocupa ya el gobierno, har quiz imposible en adelante toda ulterior tentativa de subversin, quitando en los unos el poder, y en los otros la voluntad de acometerla, si se consigue que la ley penal establezca bajo las eternas bases de la humanidad y la justicia, que guarde perfecta analoga con el delito que intenta castigar, y que, inflexible, igual, realizable, econmica en su aplicacin, imprima al mismo tiempo una tendencia favorable hacia la reforma moral, por medio de la intimidacin de un castigo cierto y seguro. Entrando en estas miras, naturalmente se ve conducido el Teniente de Sndico a la designacin de las bases sobre las cuales debe versar dicha ley, ocupndose, desde luego, del primer punto propuesto en la real orden comunicada, y que se ha trasmitido a esta Junta. Como en

PAGE 243

JOS ANTONIO SACO /239 /239 /239 /239 /239 toda ley penal, lo primero que deba definirse es la clasificacin y la naturaleza del delito, importa averiguar si habr de colocarse, como lo desea la nacin inglesa, el ilcito comercio entre los crmenes de piratera que sustraiga al delincuente de la proteccin de las leyes; o si, entrando en la clase de los comunes, se le reputar ms bien como de mera contravencin a un tratado, y, por lo tanto, en calidad de simple delito de contrabando. Tal es el punto principal que debe llamar la atencin del gobierno al tiempo de formular la ley; y el Teniente de Sndico no ve cul sea el principio, ni deduce la buena razn de que partan los que aspiran a tan extraordinaria y exagerada declaratoria; ni puede persuadirse que a virtud de los tratados que median entre la Espaa y la Inglaterra, resulte semejante derecho de asimilar el contrabando al crimen de la piratera. Recorriendo el curso histrico de la cuestin desde que en el Congreso de Viena en 1814, los plenipotenciarios de las grandes potencias reunidos en aquella convencin declararon que el trfico de esclavos era repugnante a los principios de la humanidad y de la moral universal, y que sus respectivos soberanos deseaban ardientemente ponerle trmino; declaratoria que en suma nunca exceda los lmites de un simple reconocimiento de principio, sin obligar a nada a los soberanos respectivos, y dejndoles el tiempo y la oportunidad para fijar su cesacin en cada uno de sus Estados, hasta la poca posterior de los diferentes tratados que el gobierno de S.M. ha concluido con el de Inglaterra, no se encuentra ni una sola palabra escrita, ni un acto terminante y positivo que conspire a hacer presumir semejante determinacin. Es verdad que cuando en el Parlamento britnico se discuti el Bill que propuso el ministerio para asimilar entre los sbditos de su gobierno el trfico, que aun se continuaba con el crimen de piratera, algunos oradores ministeriales opinaron que el Congreso en Viena debi declarar por regla general de derecho internacional que la trata era, en efecto, un crimen de esa clase; pero el mismo Mr. Canning, ministro a la vez y promotor de aquel Bill fue quien primero se apresur a declarar que la Inglaterra sera de todas las naciones del mundo la ltima a reconocer en ningn congreso o alianza cualquiera, el funesto derecho de dictar leyes universales con el carcter de obligatorias para todos los pueblos. Lo nico que nos toca desear, deca aquel ministro, es que cada Estado por su espontnea voluntad, se mueva a declarar el trfico asemejado a la piratera; tal era el deseo del ministro, y tal el voto que se ha generalizado en su pas; voto, por cierto, que no lo arranca el favor de la humanidad, sino que, encubrindose bajo su manto, tiene tambin una tendencia meramente especuladora y mercantil, y la mira poltica de dejar sin rivales y fuera de la posibilidad de competir con la nica nacin martima que hoy posee ms colonias, a las dems a quienes, por medios tan sencillos, se procura despojar de las suyas, quitndoles la

PAGE 244

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 240\ 240\ 240\ 240\ 240\ oportunidad de promover y fomentar el ramo de la navegacin y de la marina mercantil. Contra todo orden racional sera asemejar a la piratera el hecho de un trfico que antes fue autorizado y protegido por todas las naciones, y que si ha llegado a ser ilcito y a reputarse por delito, es en virtud del establecimiento de la ley y la convencin de las naciones. Considerndole en la clase que se le supone, era la sancin moral la nica capaz de corregirle; pero a las leyes civiles y penales nicamente toca colocarle en su legtima categora de mera contravencin a un tratado con circunstancias agravantes entre nosotros, por la consideracin poltica y las tendencias manifiestas que esa clase ha descubierto aqu hacia la rebelin. Fijada la naturaleza del delito, la segunda base para la ley ser determinar sus graduaciones desde el conato a delinquir, preparando armamentos y expediciones, o asocindose en participacin con este objeto; hasta el hecho de ser sorprendidos ya encaminados en el mar con aquella direccin, o de vuelta con el contrabando y la consumacin del delito, por la introduccin y venta de los negros conducidos, cuyas graduaciones deben estar sujetas a diferentes grados tambin de la pena que se aplique. La tercera base recaer sobre la clasificacin de delincuentes, segn sus grados, y a proporcin que intervengan y tomen parte en el negocio, bien como capitanes, maestres, pilotos y tripulacin de la nave empleada en el ilcito comercio, ora como armadores, accionistas y partcipes en la especulacin, o bien como compradores o agentes intermedios que de cualquier modo favorezcan o protejan la empresa ilegal y fraudulenta del comercio. Prefijada as la naturaleza del delito, los grados de la delincuencia y la parte respectiva y que en ella tomaren cada uno de los comprometidos en el negocio, la cuarta base ser prefijar la pena que a cada uno corresponda, y para graduarla es antes que todo preciso considerar cules son los motivos determinantes y primarios que conducen a incurrir en el delito. Se trata de una especulacin mercantil que, siendo de suyo esencialmente lucrativa, fue desde luego prevista cuando se estipul el tratado de 1817, en que las Altas Partes contratantes, reputando el mal como inminente y necesario, dictaron las medidas que en su sabidura estimaron como ms a propsito para contenerle, constituyendo comisiones mixtas competentemente reglamentadas, para conocer y juzgar de las contravenciones al tratado. El mal, sin embargo, no pudo remediarse enteramente, porque, siendo inmenso el beneficio, la astucia de los especuladores logr burlarse de la vigilancia de los cruceros, a pesar de toda su exactitud y del celo de las mismas autoridades. Reconocida la ineficacia de aquellas medidas, es natural pensar en la adopcin de otras ms severas y restrictivas. Pero, ser por esto justo que, desnaturalizando el crimen y sacndolo de su categora, se pretenda elevarle hasta el punto de asimilarle con l en pirate-

PAGE 245

JOS ANTONIO SACO /241 /241 /241 /241 /241 ra? Nunca menos que ahora, y abogndose por una medida de humanidad, podra legitimarse el propsito antihumanitario de no guardar en la aplicacin de las penas el principio universal de la justa proporcin que debe mediar entre ambos. Nacido el delito del injusto deseo de alzar rpidamente una fortuna, importa que el mal de la pena supere al provecho de aqul; excedindolo de modo que pueda compensar cuanto le falte en certidumbre y proximidad; y que su aplicacin se haga en justa proporcin al grado de delincuencia y a la parte que en ellos haya tomado cada uno de los delincuentes, agravando el castigo a medida que el delito sea ms daoso, para conseguir de este modo ms seguras probabilidades de prevenirlo. La pena de diez aos de presidio en las islas Filipinas, y la confiscacin del buque y carga que se impone en el artculo primero de la Real Cdula de 19 de diciembre de 18l7, a consecuencia del tratado de aquella poca, parece al Teniente de Sndico la ms propia y acomodada para el capitn, maestre, piloto y tripulacin de las embarcaciones comprometidas en el contrabando, de cualquier modo que se pruebe su existencia de una manera jurdica y legal, aadindose otras pecuniarias en el caso de haberse consumado y perfeccionado el delito. Penas tambin pecuniarias deben as mismo emplearse contra los armadores, accionistas y partcipes en la negociacin, sea como compradores, agentes o comisionados, destinndose esos fondos para restituir a su pas a los negros que se exportasen de frica, si el delito hubiese sido consumado, o para aumentar el fondo de poblacin blanca, a fin de que, los que por un delito ilegtimo, intentaren comprometer la tranquilidad de esta Isla, concurran con sus capitales a afianzar su seguridad. El otro punto relativo a determinar qu clase de tribunal haya de conocer de estos delitos en la consiguiente aplicacin de la ley penal; y si convendr que sean los ordinarios ya establecidos, o uno especial y privativo para los casos que ocurrieren, no parece que presenta mayores dificultades. El Teniente de Sndico est lejos de pensar que haya sido la intencin del gobierno cometer el conocimiento de estos negocios a comisiones mixtas, compuestas de jueces nacionales y extranjeros, que la necesidad del tratado y las exigencias de una nacin poderosa nicamente pudieron obligar a establecer. Entrando el delito de que se trata, en la clase de los comunes, que slo puede corregir la suprema autoridad de la tierra, sera faltar a los principios ms sagrados de la jurisprudencia universal, y deprimir a la vez la independencia de la nacin, otorgar a extranjeros un derecho que no tienen ningn ttulo a exigir, concedindoles una intervencin opuesta a las doctrinas hoy sancionadas como mximas de derecho pblico entre todas las naciones. Lo que nicamente se desea averiguar es si este delito, grave hoy por su naturaleza, ms grave an por las circunstancias del pas y que se roza con los intereses ms vitales de la Isla, deber entrar en el crculo co-

PAGE 246

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 242\ 242\ 242\ 242\ 242\ mn de los ordinarios; o si, como especial y de suyo ms comprometido, debe crearse un tribunal del mismo gnero en calidad de privativo, para conocer y sustanciar las causas a que dieron ocasin. Y fcil ser ver, por los principios que deja asentados el Teniente de Sndico, que su opinin inclina a favor de esta ltima medida, porque, sin embargo de que coloca ese delito en la clase de los comunes, juzga tambin que se halla rodeado, por las circunstancias de la Isla, de motivos agravantes que le hacen mirar como ms peligroso y comprometido, y porque recae, adems, sobre clases que tienen bastante preponderancia en el pas para sustraerse de las penas, si la autoridad del tribunal no se coloca en manos muy elevadas para negarse a su influencia. Cree, por lo tanto, que este punto de la cuestin debe inclinar a la Junta por el establecimiento de un tribunal especial y privativo que conozca de estos delitos; y que la suma de tal autoridad se deposite en las del jefe superior poltico de la Isla, como las ms dignas para desempearlas bien, y, al mismo tiempo, la ms interesada en la conservacin del pas; siguiendo, por lo dems, el orden de sustanciacin que se estime ms oportuno, a fin de conseguir el triple objeto de la imparcialidad en el fallo, celeridad en el procedimiento, y economa en los gastos, objetos primordiales de todo buen sistema de enjuiciamiento. El tercer punto relativo a impedir que, so pretexto de contener el ilcito, se dae al legtimo comercio, cree el Teniente de Sndico que quedar completamente cumplido, llenando con estricta legalidad lo que prescribe el artculo 8 del Reglamento anexo al tratado de 1817, para servir de pauta en sus juicios a las comisiones mixtas; y al 7 que le es consiguiente del otro que tambin es anexo al tratado de 1835: sealndose una competente y legtima indemnizacin al cargamento y buque injustamente detenidos en caso de prdida total; primero: por el buque, sus aparejos, equipo y provisiones; segundo: por todos los fletes debidos y pagaderos; tercero: por el valor del cargamento, cargas y gastos que se hubiesen hecho para su venta, inclusa tambin la comisin de la misma; y, finalmente, por las dems cargas que ocurren en las causas de prdida total. Y cuando slo sea parcial: 1, por los perjuicios y gastos especiales ocasionados al buque en la detencin, y por la prdida de los fletes debidos o pagaderos; 2, por estadas cuando sean debidas con arreglo a la tarifa que se prescribe; 3, por cualquiera avera o deterioro del cargamento, riesgos de seguros adicionales, con ms un 5 % anual, tanto a los de la una como a los de la otra clase sobre las sumas que se les liquiden por indemnizacin, mientras se pague por el gobierno a que pertenezca el buque apresador; calculndose al precio de la moneda a que corresponda la embarcacin apresada, y el cambio corriente al tiempo de hacerse la concesin. Estas reclamaciones se harn de gobierno a gobierno, mirndose como cuestin de Estado.

PAGE 247

JOS ANTONIO SACO /243 /243 /243 /243 /243 Con las bases propuestas y bajo estos principios calculada la ley, el Teniente de Sndico estima que podrn llenarse las miras del gobierno, tanto de reprimir un delito que por sus consecuencias puede ser trascendental a la Isla, como de dar una justa satisfaccin al Gobierno de Inglaterra, cumpliendo el tratado que se impuso como una obligacin; consagrando a la vez sus principios de humanidad, sin desatender los grandes intereses de esta Isla, que, si bien excitan su celo y le merecen la ms alta atencin, son al mismo tiempo la envidia y el blanco y encono de las dems naciones. Desempeando su difcil tarea, el Teniente de Sndico est muy lejos de presumir del acierto, pero piensa tambin que ha puesto cuanto est de su parte para colocar a la Junta en camino de tomar una ms segura resolucin.—Habana, abril 29 de 1844.—Excmo. seor.— Joaqun Santos Surez En sesin de la Junta de Agricultura y Comercio de 17 de mayo de 1844, presidida por el Excmo. Seor Gobernador y Capitn General, el Seor Teniente de Sndico ley un extenso informe sobre los particulares comprendidos en la Real Orden de 2 de junio del ao prximo pasado relativo a la ley penal que por el artculo 2 del tratado de 1835 con la Gran Bretaa deba establecerse a los dos meses de canjeado, contra los infractores del de 1817; y se acord dejarlo sobre la mesa a examen de los seores vocales.— Leopoldo O’Donnell.—Antonio Mara de Escovedo .—Por mandato de S.S., Bernardo Guerrero En sesin de la Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de 1 de junio de 1844, presidida por el Excmo. Seor Gobernador y Capitn General, despus de haber estado 15 das sobre la mesa, a examen de los seores vocales, se pone nuevamente al despacho el informe del seor Teniente de Sndico, sobre la ley penal que se manda formular por Real Orden de 2 de junio del ao prximo pasado en conformidad del artculo 2 del tratado de 1835, contra los infractores del de 1817, que prohibi la trata de negros en la costa de frica. Su Seora, traza con la maestra que le es familiar el verdadero cuadro de la situacin de la Isla, salvada apenas del alzamiento general a que los constantes enemigos de su prosperidad haban concitado los negros y mulatos libres, logrando introducir el germen de la rebelin entre los esclavos de las fincas y los del servicio domstico, calificndola de la ms espinosa y difcil para halagar con providencias protectoras la masa descontenta superior en nmero y poderosa de sobrados medios para destruir, si no para dominar. Pero como, a pesar de estas consideraciones, conoce que es preciso formular la ley prometida en los tratados, para pensar la proporcin en que ha de estar con el delito que debe corregir, examina el origen de ste y los motivos que inducen a cometerlo. Sienta que hay entre los agricultores una persuasin ge-

PAGE 248

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 244\ 244\ 244\ 244\ 244\ neral de que las penosas labores de los campos y especialmente las necesarias para el cultivo de la caa, no pueden ejecutarse sino por africanos, en las estaciones insoportables de este clima, donde ni los europeos ni los isleos de Canarias, ni los mismos naturales del pas se dedican en el campo, sino a aquellos oficios ms cmodos y suaves, que no demandan fatiga corporal continua; y como la feracidad del suelo convida al empleo de capitales con ganancias extraordinarias, es grande la demanda de brazos, subidos los jornales y evidente la economa que resulta de adquirirlos en propiedad, mantenindose su valor tan elevado que es capaz de cubrir los infinitos riesgos del trfico, y de no presentar a la vista de los que lo emprendan, sino el aumento de riqueza que resulta al pas y la suerte mejor de los esclavos comparada con la que tienen en frica, de la que da una idea el hecho mismo de ofrecerlos como una mercanca al primero que se acerca a comprarlos.—Las necesidades del cultivo por origen, y por motivo, el nimo de aprovecharse de una especulacin lucrativa es lo que el seor Teniente de Sndico encuentra, y nada ms, en las infracciones cometidas del tratado, para combatir, como lo hace victoriosamente, la opinin de los que han querido asimilar este delito al de piratera. Colcalo en la lnea de los de contrabando, proponiendo como pena condigna y suficiente a evitarlo la de diez aos de presidio en las islas Filipinas, y la confiscacin del buque y carga, que se impone en el artculo 1 de la Real Cdula de 19 de noviembre de 1817 para el capitn, maestre y tripulacin de las embarcaciones comprometidas, aadindose otras pecuniarias en el caso de haberse consumado el delito. Pide tambin penas pecuniarias contra los armadores, accionistas y partcipes en la negociacin, sea como compradores, agentes o comisionados. Aunque el contrabando de negros lo considera S.S. en la clase de los delitos comunes, y que corresponde al fuero y dignidad nacional corregirlo sin la concurrencia de jueces extranjeros a que las exigencias de una nacin preponderante dio lugar en las comisiones mixtas, juzga que se halla rodeado de circunstancias singulares estrechamente enlazadas con la prosperidad del pas, que aconsejan el establecimiento de un juzgado especial que no tenga menos autoridad para hacerse obedecer, ni menos superioridad para ser independiente a los grandes intereses que se pondrn en accin en las cuestiones que ocurran, que la del jefe superior civil de la Isla, responsable de su conservacin y tranquilidad, concluyendo con asegurar que el riesgo de que se perjudique el comercio de buena fe a pretexto de impedir el contrabando, quedar enteramente cubierto con la exacta observancia del artculo 8 del Reglamento anexo al tratado de 1817, que seala penas correspondientes a la bandera que traspase las estipulaciones de los gobiernos contratantes. La Junta vio, con la mayor satisfaccin, el prolijo de-

PAGE 249

JOS ANTONIO SACO /245 /245 /245 /245 /245 sempeo del encargo confiado al seor Sndico, y adopt como suyo el informe con las siguientes modificaciones: 1 Que la pena de diez aos de presidio propuesta para los empleados del buque infractor comprenda al capitn, maestre y oficialidad de quienes es de suponerse el conocimiento del verdadero objeto de la expedicin; pero no a la marinera que debe ignorarlo al engancharse, y que cuando lo descubre se encuentra sujeta a la rigorosa disciplina del mar; 2 Que los buques espaoles apresados en las costas de frica, por indicios de contrabando de esclavos, no sean irregularmente juzgados como hasta aqu por extranjeros, sobre un pas igualmente extranjero, sino que a semejanza de la comisin que reside en esta Isla, hayan de serlo por tribunal compuesto del mismo nmero de ingleses y espaoles; y 3 Que en el caso de que el expresado tribunal declare buques de la bandera espaola como buena presa, se transporten a esta plaza la oficialidad y marinera para ser juzgados por el Excmo. Seor Gobernador Superior civil, conforme a la ley que se trata de formular.— Leopoldo O’Donnell.—Antonio Mara de Escovedo Gobierno Superior Civil de la Isla de Cuba .—Excmo. seor:—El Excmo. Seor Primer Secretario de Estado me comunica en 28 de diciembre ltimo la siguiente Real Orden. “Excmo. Seor.—De orden de S.M. remito a V.E. un ejemplar del proyecto de ley penal contra el comercio ilcito de esclavos, presentado al Senado y sometido a la deliberacin de las Cortes.—El gobierno de S.M., al dar este paso, lo ha hecho movido del deseo de cumplir fielmente lo estipulado en un tratado solemne con el gobierno de S.M.B.; estipulacin que pronta a llevarse a efecto y aun presentado ya el proyecto de ley en el estamento de Prceres, pocos meses de celebrarse dicho tratado, no tuvo ulterior curso por los graves sucesos que poco despus acaecieron, y que echaron por tierra aquella venerada institucin.—Los varios trances de la revolucin que ha padecido Espaa a la par que se ha visto destrozada por la guerra civil, han impedido hasta esta ltima poca ocuparse de tan grave asunto; pero restablecido felizmente el orden, no haba razn ni pretexto plausibles para faltar a una estipulacin expresa, sin comprometer la reputacin y decoro del gobierno y dar margen a fundadas quejas y reclamaciones por parte del Gobierno britnico.—Por el contrario, cumpliendo fielmente Espaa lo ofrecido, y haciendo cesar completamente el trfico de negros, podr hacer valer sus razones con ms vigor y fuerza, para que por ningn agente ni personas se perturbe ni amenace la propiedad que tienen los habitantes de esa Isla en los esclavos que poseen con arreglo a las leyes; propiedad que como tal est dispuesto el gobierno a respetar y hacer que se respete, procurando por todos medios, que no se confundan dos cuestiones, que aunque tengan relacin entre s, son, sin embargo, muy distintas: la

PAGE 250

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 246\ 246\ 246\ 246\ 246\ de la introduccin de nuevos esclavos de frica, importados en nuestras colonias, y la esclavitud existente en ella, en virtud de derecho legtimamente adquirido, y a los que no pudiera tocarse ligeramente sin exponerse a fatales consecuencias, que el gobierno de S.M. est resuelto a evitar a toda costa.—En este sentido me he expresado en las conferencias que he tenido con el ministro de S.M.B. en esta corte, y en el mismo he dado las instrucciones oportunas al ministro plenipotenciario nombrado por S.M. para la corte de Londres, a fin de que al paso que se asegure a aquel gabinete la resolucin en que est el gobierno de S.M. de hacer cesar dicho vedado trfico, haga las ms enrgicas reclamaciones, a fin de alejar todo cuanto pudiera dar motivo de desconfianza o recelo a esos leales habitantes.—Por lo mismo, espera S.M., que V.E. por todos los medios que le sugiera su prudencia y celo, les haga conocer cules son las rectas intenciones del gobierno, y cun vivo su anhelo en favor de una parte tan preciosa de la monarqua, procurando que con motivo de la ley propuesta no se alarmen los nimos, dndole una interpretacin siniestra; o prevalindose de ella los malintencionados, a fin de inspirar en esos fieles habitantes infundados temores.—Lejos de eso, el gobierno de S.M. est persuadido de que la aprobacin de esta ley, en vez de deber alarmar a los propietarios de esas colonias, les debe inspirar seguridad y confianza; ya porque quita armas y pretextos a los que, aparentando celo por la humanidad, promueven la perturbacin y el desorden, como preludio de la rebelin, y ya porque el poner trmino a la importacin de nuevos esclavos, aleja los peligros que pudieran amenazar a esa Isla, si el nmero de las gentes de color fuese excesivo con relacin a la poblacin blanca. As lo han reconocido, como V.E. sabe, varias corporaciones y patricios celosos, muy interesados en la tranquilidad de esa colonia, y que no pueden olvidar, a pesar del transcurso de los aos, el lamentable ejemplo que ofreci al mundo la vecina isla de Santo Domingo, y si bien es de esperar que no aflija Dios a esa colonia con tamao desastre, no por eso es menos cierto que los amagos de rebelin, tan repetidos en los ltimos aos, el carcter que han presentado de distinta naturaleza y muy ms grave que los de pocas anteriores, y, sobre todo, el horrible plan descubierto ltimamente y abortado por buena dicha, debindose esto en gran parte a la firmeza y energa de V.E., han debido convencer, aun a los ms obcecados, de que es necesario y urgente, tomar una resolucin definitiva, que aleje los peligros que de otra suerte pudieran recelarse, en una poca ms o menos remota.—Al paso que el gobierno de S.M. adopta esta medida para cortar de todo punto la introduccin de nuevos esclavos, desea que V.E. proponga cuantas medidas le sugiera su celo, a fin de suplir en cuanto sea dable, la fuerza de brazos que semejante providencia pueda ocasionar; indicando las recompensas y estmulo que estime convenientes, a favor de los que

PAGE 251

JOS ANTONIO SACO /247 /247 /247 /247 /247 promuevan en esa Isla la introduccin de colonos blancos o de mquinas destinadas a suplir la mano del hombre; pues el gobierno de S.M. est animado de los ms vivos deseos de hacer en favor de la Isla, cuanto est a su alcance, a fin de que disfrute de la tranquilidad y fomento a que por tantos ttulos es acreedora”. Cuya real resolucin traslado a V.E. para su inteligencia y a fin de que esa Corporacin la tenga presente en los trabajos sobre la poblacin blanca, y otros medios de sustituir los africanos. Dios guarde a V.E. muchos aos.—Habana, 26 de febrero de 1845.— Excmo. seor.—Leopoldo O’Donnell.—Excmo. seor.—Presidente de la Real Junta de Fomento. En sesin de la Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de 27 de febrero de 1845, presidida por el Excmo. Seor Gobernador Superior Civil, Capitn General: a la Comisin de Poblacin Blanca se manda pasar la Real Orden de 28 de diciembre ltimo, comunicada, con proyecto de ley penal contra los infractores del tratado de abolicin del trfico de esclavos, a S.E. que la transcribe a esta Junta.— Leopoldo O’Donnell.—Antonio M. Escovedo secretario.XXV La isla de Cuba tal cual est39Por Domingo del Monte Decipimur specie rectiI Tenemos a la vista el discurso que pronunci el honrado procurador en Cortes por La Habana, D. Juan Montalvo y Castillo, en la sesin del Estamento popular del 15 de enero, que no es ms que el eco fiel, aunque dbil y apagado, de la opinin pblica de su patria. Tambin tenemos a la vista un folleto impreso en Madrid, titulado Cuatro Palabras en contestacin a este discurso, y otros artculos firmados por “Palmario”, estos ltimos republicados en el Noticioso Lucero de La Habana, del 9 de marzo corriente, y el primero prdigamente desparramado en la misma ciudad, donde no se ha permitido por los censores que se reproduzca en los peridicos la arenga de su procurador; iniquidad increble si no se viera.40En ambos escritos se vierten proposiciones de peligrosa trascendencia para esta Isla y su metrpoli, y al favor de una elocucin cas-

PAGE 252

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 248\ 248\ 248\ 248\ 248\ tiza y de un estilo elegante, lastimosamente desperdiciados en el indigno empleo de patrocinar injusticias, se presentan sofismas artificiosos, se confunden entre s especies inconexas, y se establecen premisas de eterna verdad, para deducir luego de ellas consecuencias perversas, en que no se sabe si campea ms lo daado de la intencin, que lo menguado del discurso. Y como con tales artes, que son siempre las que usa en sus traicioneras embestidas el espritu de partido, se podra alucinar a los incautos, y aun malear quizs la buena voluntad de los discretos estadistas de Espaa respecto a la isla de Cuba, nos apresuramos a rebatirlos, como habaneros leales, y a ley ¡vive Dios! de espaoles de vergenza, codiciosos de volver por sus naturales fueros, heredados con la honra de sus mayores. Advirtase, desde luego, que no es nuestro nimo salir a la palestra como campeones del seor Montalvo; l por s se sabr defender de las personalidades, que, con impertinente desafuero, le descargan acerca de su capacidad y sus condecoraciones. Bstenos, en este punto, notar lo desacordado que anduvieron los disertos retricos, autores de las Cuatro Palabras y de “Palmario”, al denunciar como incapaz y vano al procurador Montalvo, precisamente por haber hablado en defensa y pro de su tierra:—accin meritoria, por la que, a pesar de haber nacido y crindose l en Cuba, a la leche de la servidumbre como todos los cubanos, dio la ms insigne prueba del despejo de su entendimiento y de la natural entereza de su corazn. Calen otra vez aquellos escritores la sobrehaz de las cosas, si proceden con hidalgua, y quilaten, en lo adelante, los diversos parlamentarios, no a manera de repulidos y fastidiosos dmines, sino atendiendo a la verdad y a lo til que encierren, y a la intencin con que se pronuncien:—que no es el Estamento aula de peinados acadmicos, sino consistorio de legisladores. Vamos, pues, a nuestro propsito. II Sofisma es artificioso, y maligno adems, decir que Montalvo dijo, que “La Habana era libre en la poca de Calomarde, y esclava ahora bajo el gobierno blando y maternal de la augusta Cristina”. Es sofisma, porque se pretende con mala fe dar aire de sandia paradoja al dicho exacto del procurador; y es maligno, porque se abroquela al contrincante con el nombre excelso y respetado de la Reina Gobernadora. Montalvo dijo, y aunque no lo dijera, sa es la verdad de lo que est pasando, que “La Habana comparativamente fue libre en tiempo del despotismo [de Espaa], y esclava en tiempo de la libertad [de Espaa]”. No dijo nuestro procurador, en el odioso sentido que se le quiere achacar, que era esclava La Habana, ahora, bajo el gobierno blando y maternal de la augusta Cristina, como si l creyera que aqu exista ese gobierno, por-

PAGE 253

JOS ANTONIO SACO /249 /249 /249 /249 /249 que hubiera dicho una falsedad, y habra cometido entonces una contradiccin. Porque La Habana, ni ahora, ni nunca antes, est ni ha estado, bajo el gobierno que en Espaa y en el mundo se conoce por gobierno de Cristina ; que la esencia del gobierno de Cristina, y por el que ha merecido esta seora las justas bendiciones del pueblo espaol, se compone del Estatuto Real o Constitucin representativa en Cortes nacionales, de un sistema racional de municipios y diputaciones de provincia, de divisin e independencia de los poderes del Estado, de libre discusin en punto a los intereses pblicos por la tribuna parlamentaria y por la imprenta, y, en fin, de otros elementos no menos preciosos y apetecibles; nada de esto hemos visto en Cuba. Por eso, pues, no vale tanto decir aqu Calomarde como esclavitud, ni Cristina como libertad; culpa, por cierto, de desalumbrados o prfidos consejeros. As es que, en la isla de Cuba por la arbitrariedad independiente con que ha sido en todos tiempos gobernada por sus capitanes generales, nada significan de verdad los nombres de los soberanos que han regido la nacin, cuando se trata de calificar el ms o menos rigor de la administracin provincial. Cuando queremos hablar de buenas gobernaciones —no de Isabel, la Catlica o Carlos III—, sino de D. Luis de las Casas y D. Nicols Mahy nos acordamos: stos fueron, en realidad, sujetos de excelentes partes, tan ilustres y cortesanos caballeros, como repblicos aventajados y militares valerosos. Y cuando, por el contrario, se trata de recordar desrdenes, demasas y adefesios administrativos, nos echamos a discurrir —no por las dinastas austraca y borbnica—, sino por la larga lista de capataces que nos han tiranizado, desde los frreos adelantados y capitanes a guerra de los tiempos de la conquista, hasta los mezquinos gobernadores de esta y la pasada centuria. No ser por lo mismo, grande encarecimiento asegurar, que tanto suponen en Cuba en realidad de verdad las reformas de S.M.C. Da Cristina de Borbn, reina de Espaa, pues que no hemos gozado aqu de ellas, como las del Bill famoso de S.M. britnica Guillermo de Brunswich, rey de Inglaterra. Los mismos efectos causan. Luego hubiera sido una sandez del procurador por La Habana haber dicho lo que con malignidad le hizo decir el de las Cuatro Palabras Luego se expres con rigorosa exactitud lgica, cuando dijo lo que verdaderamente dijo, como queda demostrado, y a mayor abundamiento demostraremos despus. III Confusin de especies inconexas hay en suponer el de las Cuatro Palabras que el seor Montalvo, ni ninguno de sus representados, a no ser que tuviese una razn muy flaca y destituida de toda buena doctrina, entendiese por poca de libertad en La Habana aquella a que l

PAGE 254

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 250\ 250\ 250\ 250\ 250\ alude; aquella en que por la corrupcin vergonzosa en que lleg a caer la corte, poda cualquier rico comprar con su dinero en la almoneda pblica que se abri en las covachuelas de Madrid, no slo galones, llaves de gentil hombre y grandes cruces de las rdenes del Estado a que circunscribe malignamente el de las Cuatro Palabras sino los empleos de ms alta guisa en la Hacienda, en el ejrcito, en la Iglesia y la magistratura. Los habaneros sensatos lamentaban la desenfrenada sed de distinciones facticias de sus paisanos, hija legtima de la prostitucin del gobierno asqueroso que los rega. Hija, s, de la prostitucin del gobierno, pues slo respetaba en su insolente despotismo al que vea revestido de un colgajo, de un relumbrn, aunque fuese comprado; de forma, que puede decirse que los ricos en La Habana, peninsulares y criollos, compraban con su dinero garantas positivas no vanas distinciones. Aun hoy mismo, sin poder explicar la causa de tan complicado fenmeno, pues que ya no manda Calomarde, han sufrido el mayor desconcierto, al ver que se acaba de agraciar con la gran cruz de Carlos III, destinada por su fundador para premio de los varones ms granados en letras o armas, a un sujeto que no cuenta con otro nombre ni con otro mrito, que con el de su reciente inesperada opulencia; la llave de gentil hombre y la gloriosa insignia de Calatrava, prez histrica del valor marcial ms acendrado, se ha concedido ahora tambin a otro mozo, que ni aun militar es, bastndole por toda ejecutoria de sus personales prendas, las letras de cambio que ha girado a favor de su ladino agente en Madrid. Igual confusin de especies inconexas se nota en querer de jure el de las Cuatro Palabras hacer creer sofsticamente que Montalvo y su provincia consideran como poca de libertad, en contraposicin a la presente, aquella en que los gobernadores de La Habana, y los dems de las otras ciudades de la Isla, ponan a barato, y traficaban villanamente con los vicios de una poblacin, desmoralizada de propsito por el despotismo—en que se permitan casas de juego prohibido por 1 onza de oro diaria, que pagaba cada mesa de monte—; y en que por plazas y calles se vean con el nombre de ferias puestos de tafureras pblicas a la claridad del sol, en los das de trabajo;—en que se consentan tamaos desrdenes y se patrocinaban por las autoridades de la Isla, saqueada de esta y otras mil maneras con descaro por sus gobernantes, desde el entonado capitn general hasta el ms ruin de los capitanes de partido. Ni tampoco aquella en que La Habana era una cueva de salteadores y de bandidos, a los cuales tenan que repeler por s con sus armas los vecinos, porque la autoridad que tena obligacin de protegerlos, los abandonaba infamemente a sus propios recursos. Ni mucho menos aquella en que hombres perdidos de trampas y de vicios, a ttulo de magnates, podan como Catilina en Roma (usando de las eruditas

PAGE 255

JOS ANTONIO SACO /251 /251 /251 /251 /251 palabras del de las Cuatro) erigirse en protectores y caudillos de facinerosos y de sicarios ; ni, por ltimo, aquella en que exista en La Habana por crcel una mazmorra infecta. Los habitantes de La Habana, y de Cuba en general, naturales y forasteros, no podan menos de detestar semejantes desrdenes, que convertan a la mayor de las islas de estos mares en un inculto y aborrecible aduar de indios bravos. Aun hubo habaneros de corazn y de patriotismo que, exponindose a inicuas persecuciones, denunciaron a la opinin pblica de Espaa tan inaudita anarqua, apenas empez a alborear all el primer destello de un rgimen liberal. Quizs entonces pasaran a los ojos de ciertos obcecados, por exageraciones de partido, las fieles pinturas que de nuestro estado se enviaba confidencialmente a Madrid, y luego aparecan en los Correos Literarios de 1833, y en los primeros nmeros del Universal, del Eco y de la Abeja Sin quizs, se miraron aqu por los gobernantes y la cfila servil de empleados y aduladores como sntomas ciertos del ms peligroso insurgentismo;— que no de otra manera se califican en estas partes los interesados en la continuacin de los abusos, las reclamaciones justsimas del oprimido. Repsense, si no, los artculos editoriales de los Luceros y Diarios de la Habana de aquella poca, copiados en la Gaceta de Madrid y en ellos se notar un espritu, envuelto en un lenguaje chabacanamente laudatorio y arrastrado. Entonces, como ahora, aquellos prostituidos y encadenados peridicos no eran ms que ecos directos del gobierno absoluto de la provincia, e instrumentos con que se pretenda defender tantas iniquidades. Hoy, por disposicin de otro gobernante absoluto se manda y exige a esos mismos peridicos que callen o mientan acerca de lo presente, pero que se expliquen con claridad acerca de lo pasado, ponindolos en apurada contradiccin con ellos mismos: maana, si se apodera del mando supremo de Cuba un bozal de Angola suceder otro tanto; y suceder esto siempre y en todas pocas y pases, en que no haya libertad de imprenta y en que domine absoluta la arbitrariedad, y no la ley. Pero en medio de aquel caos, en que luchaban revueltas la estupidez, la rapacidad y la ignorancia de los capitanes generales, permaneca adormecido desde 1825 el demonio de la polica —poltica—; o, cuando ms, se rebulla perezosamente, y rasguaba a tientas y sin malicia con la torpe garra, al que por casualidad tropezaba con l en sus desperezos. La vislumbre de seguridad personal respecto del gobernante que produca en los nimos de los sbditos esta rara circunstancia, era de un gran consuelo entre tan duras tribulaciones. Porque la confianza y la tranquilidad de espritu son prendas de tan incalculable vala que aun cuando la seguridad que entonces proporcionaban estas ventajas no era de legtimo y limpio origen, siempre, sin embargo, produca sus provechosos efectos. Tales fueron, entre otros, la franca hospitalidad que en-

PAGE 256

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 252\ 252\ 252\ 252\ 252\ contraron los emigrados liberales de Espaa en todo el mbito de la Isla, en la misma hora en que eran all con brbara fiereza perseguidos;— la lenidad con que, no slo en lo interior de las familias, sino en los parajes ms pblicos se dejaba hablar, sin meticulosas mordazas, de materias polticas y gubernativas cuando la metrpoli estaba hirviendo en espas y sayones—; la tolerancia que se manifestaba con la publicacin y circulacin de ideas y de principios, decididamente liberales, tanto en peridicos impresos en la Isla como eran la Aurora de Matanzas en la 1 y 2 poca y la Revista Bimestre Cubana como en otros impresos en pases extranjeros, tales como el Mensajero Semanal y el Mercurio de Nueva York, en la misma poca en que en Madrid no era lcito escribir sino logogrifo o disertaciones muy serias sobre las estocadas a volapi del toreador Montes, o las escalas cromticas de la Corri-paltoni. Y lo que vala ms que todo esto, se iba olvidando, a merced de esta tolerancia, la exasperacin que causaron en los naturales de Cuba las persecuciones polticas a que desmaadamente se dieron principio el ao de 1822, y que no produjeron entonces otro fruto que proporcionar ascensos a los forjadores de tan odiosos procesos, y sembrar el grano funesto de la discordia entre criollos y peninsulares. Ahora bien: esta vislumbre incierta de seguridad personal, que se goz entonces, sin duda por favor especial de la Providencia, para que no se disolviese del todo esta sociedad, ya por otra parte tan trabajada por los monstruosos casos referidos, es la que el procurador Montalvo echa de menos. Y la echa de menos, no slo el procurador, sino todo hombre que viva en la isla de Cuba, y piense racionalmente por s, y no de reata y con ofuscacin de partido. Por esa seguridad, as tan perecedera y transitoria, pero que al cabo era seguridad, dijo con muchos visos de razn el seor Montalvo, que su provincia haba sido libre en tiempo de esclavitud IV Examinemos ahora con la misma templada imparcialidad el reverso de la medalla; esto es, el carcter de la poca presente. Llevemos por delante la consideracin (que nadie ser osado a contradecir) de que en la isla de Cuba no se han variado en un pice despus de la muerte de Fernando VII, como se han variado en la pennsula las instituciones sociales; —las mismas rigen hoy, que regan en tiempos del seor Ricafort y del seor Vives. Es decir, que por ac, hoy, todava tenemos el mismo sistema absurdo que en Espaa se llama despotismo neto o absoluto que es por all tan justamente aborrecido, que no se consentira que lo ejerciese ni a la misma magnnima y celestial Cristina;—porque estriba slo tan brbaro sistema en el veleidoso albedro del imperante, sin sujecin a leyes ni principios racionales de buen gobierno. Clave ser

PAGE 257

JOS ANTONIO SACO /253 /253 /253 /253 /253 esta que nos explicar los fenmenos y aberraciones sociales que vayamos notando en la Isla. Seremos, al relatarlos, simples cronistas de lo que acontece, no apasionados pintores de fantsticas malandanzas. No todas las que aquejan, y han aquejado, de mucho tiempo atrs, a la isla de Cuba, las comprendi en el verdico alarde que de ellas hizo el autor de las Cuatro Palabras. Fuera de las que l registr, pertenecientes muchas al mero ramo de polica urbana en los distintos menesteres de su incumbencia, quedan otras infinitas de ms importancia, que derivan de causas ms elevadas, y cuya curacin atae privativamente, no al capitn general de la Isla, sino a los secretarios del Despacho. Algunas de las de mera polica, nadie ha negado que han sido en parte remediadas por el general Tacn. Mas, el general Tacn no ha sido poderoso, ni estaba en la naturaleza de las cosas que lo fuera, a corregir la corrupcin del foro, nacida del intrincado laberinto de nuestras aejas leyes y pragmticas; ni el desarreglo de la administracin civil, a que da ansa la acumulacin de tanto poder y tantas facultades en un solo hombre, ni los abusos del poder arbitrario, grave mal que pone a toda una poblacin a la merced de un soldado, y que el general Tacn ha aumentado con sus iracundos arrebatos y sus hbitos despticos; —ni la introduccin clandestina y escandalosa de negros de frica, que l ha protegido para oprobio de su nombre y perdicin de la Isla41—; ni puede ser, ni ha sido, en fin, el general Tacn la panacea de nuestros males, como lo pretende hacer creer, aunque l no lo crea, el despercudido autor de las Cuatro Palabras y lo pretende hacer creer, formndole coro la insana turba de publicistas empricos que viven de embaucamientos y de engaos, que nada odian tanto como la luz de la ciencia y la legalidad, a las que llaman por zumba teoras y que siempre ajustan sus ideas al comps de las ideas del que manda. Pero no divaguemos; vamos a los hechos. V Cita el autor de las Cuatro Palabras como expresin magnfica del capitn general D. Miguel Tacn, lo que dijo cuando se posesion de su empleo, a saber: “ Para m no conozco ms distincin entre los hombres, cuando se trata de justicia que la de buenos y malos”. Y aade el comentador, que nunca se ha olvidado en la prctica, por el que la dijo, esta notable sentencia, por lo cual le deberan levantar estatuas, etc. Pues en esta sentencia, que en boca de un juez de capa y espada, cede en mayor honra de su voluntad que de su entendimiento, se palpa uno de los inconvenientes ms tremendos de la arbitrariedad con que se halla revestido. De la voluntad de un juez lego dependen en Cuba las decisiones de la justicia y por sana, por recta que sea esta voluntad, ya se dejan perci-

PAGE 258

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 254\ 254\ 254\ 254\ 254\ bir los atentados, las injusticias a que ser arrastrada, sin la antorcha de la ciencia del Derecho, sin la ayuda de los trmites judiciales, sin el poderoso freno de la responsabilidad, que contiene y pone a raya las demasas del juez letrado. No se diga que S.E. consulta a sus asesores titulares y a su auditor, porque esto sucede en las causas civiles o criminales, insignificantes y oscuras, y que no le llaman la atencin; para encarcelar, para desterrar, para deportar a los que l, por instigaciones de sus amigos, califica de malos ni se les forma proceso, ni se oye a los pacientes, ni se consulta a los asesores;—cuando ms, se escucha al auditor de guerra, avieso letrado, que nunca opina sino lo que ya tiene de antemano decidido el consultante. Dcese que esto lo puede hacer hoy S.E., porque para tanto lo faculta una ley de Indias ; lo mismo valiera hoy en Espaa, para disculpar una atrocidad gubernativa, decir que se cometi en virtud de una ley del gtico Fuero Viejo de Castilla. Con qu medios, pues, positivos, de aquellos que ha consagrado la ley matemtica de las probabilidades, aplicada a la jurisprudencia, cuenta entonces el general Tacn, para poder distinguir por s como l quiere, cuando se trate de justicia al bueno del malo? Enemigo S.E., por hbito y educacin, como todo jefe militar, de las frmulas santas de sustanciacin forense, prescindiendo de ellas, no le queda ms recurso para averiguar la verdad, que apelar, como lo hace, a informes secretos, abriendo la puerta por precisin a camarillas, a espionajes; a dar odos a simpatas y antipatas privadas, que siempre responden al son de particulares intereses. Los que conocen la naturaleza del hombre, y han estudiado los efectos de la arbitrariedad por principios, y los han palpado en Espaa, sabrn deducir con exactitud las consecuencias de este manejo en Cuba.42De este manejo se origina la inseguridad, la alarma general en que viven hoy todos los habitantes ms honrados de La Habana, hasta los de ms ajustada y ejemplar conducta. Exceptanse de padecer esta congoja aquellos pocos que, unidos por intereses o por estrecha amistad o parentesco con S.E., o alguno de su camarilla, cuentan con tan poderosa fianza para vivir tranquilos. Los dems vecinos no temen ahora, por cierto, el pual del facineroso; pero s una orden de prisin fcilmente conseguida del gobierno o de cualquier corchete, por un enemigo astuto;—no el andar a oscuras por lbregas y escabrosas callejuelas, sino el ir por un suave pavimento, caminando en la alta noche, para un destierro, gracias a la ira de un magnate, dispuestsimo a ser impresionado contra un desconocido por el primero que lo previene;—no temen que un hijo, inexperto mancebo, pierda su patrimonio en una zahurda de jugadores, sino que lo arranquen del seno paterno, y lo deporten para siempre a tierras lejanas, por haber dado una simple noticia entre infa-

PAGE 259

JOS ANTONIO SACO /255 /255 /255 /255 /255 mes espas, o soltado algn dicho indiscreto, hijo tal vez de su generosa mocedad, no avezada todava a guardarle fueros a la injusticia. La arbitrariedad, por otra parte, no sirve para nada, y mucho menos sirve la del general Tacn, ni aun para escarmentar malvados. Como en la aplicacin de sus castigos no es guiado por ninguna luz de ley ni de razn, sino por mero antojo o antipata contra el indiciado, he aqu que, cuando sucede que condena a un verdadero delincuente, sin previa formacin de causa, no recibe esta pena, as arbitrariamente aplicada, la sancin general del pblico, ni menos servir de escarmiento a otros malvados. Y esto nace de que cada vecino de la poblacin, aunque sea un santo, reflexiona que el da menos pensado harn con l lo que hicieron con el otro, y como a aqul, lo privarn de defensa en juicio, y su suerte ser semejante a la del malo, y su reputacin quedar tan mancillada como la del perverso;—porque el despotismo, con su funesto nivel, a todos los empareja. Y quin nos asegura que, andando el tiempo, y viniendo una poca de legalidad y de orden, en que se levanten tantos destierros por haber sido torpemente decretados, no se aparezcan, revueltos entre los sentenciados inocentes, hombres malvolos, con aire de triunfantes mrtires y de vctimas de la tirana, que si hubieran sido juzgados y sentenciados legalmente, no nos ofreceran el escndalo de verlos otra vez entre nosotros? Volvamos la vista, empero, a las Cuatro Palabras y veamos lo que dice el autor de ellas en muy pomposas frases y en perodos muy rotundos, con respecto a la nueva crcel que se est edificando en La Habana. Despus de volver a confundir a sabiendas el reinado de Isabel II y de su augusta madre con el gobierno absoluto del general Tacn, se explica de bulto y sin conocimiento de causa, en estos ampulosos trminos: “un monumento grandioso, digno de un pueblo culto y cristiano, levanta la humanidad a la justicia; y Tacn [prosigue], ese tirano de allende los mares, a quien con empujes violentos y ridculos de locuacidad y sin sombra de verdad, se quiere pintar en Cuba, como con elocuencia y con verdad pintaba Cicern a Verres en Sicilia, es el Howard que acomete empresa tan filantrpica”.—Si en esos declamadores violentos y locuaces, a que se contrae el escritor, fue ridcula la idea de comparar al bueno de nuestro jefe con el ladrn del procnsul romano, no menos peregrina nos ha parecido estotra idea de parangonarlo con el suave, con el caritativo, con el filsofo Howard. Lo que ms nos admira es ver, ¡quin lo creyera! a todo el estoico autor de las Cuatro Palabras hacer semejantes paralelos no acosado del miedo, ni cegado por el amor, sino ex libidine servitii valindonos de la enrgica expresin de Tcito. Vase lo que ha hecho este Howard militar. En una de las cuadras o bvedas del fortsimo castillo de la Cabaa, que est frontero a esta ciudad, a la otra margen de la baha, ha mandado encerrar en montn a

PAGE 260

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 256\ 256\ 256\ 256\ 256\ ms de 800 presos. De ellos los hay sentenciados ya, de ellos con causas pendientes, otros meros indiciados, y muchos solamente detenidos: grandes criminales, sospechosos e inocentes, con grillos y esposas, todos considerados como presidiarios, y todos en confusa mezcla, como quera tenerlos Howard. Pero lo ms atroz es que se ignora por qu estn all ms de la cuarta parte de ellos, sin que haya escribanos, ni jueces, ni fiscales, ni nadie, que sepa el motivo de tales prisiones. stas no son groseras calumnias, ni vocingleras charlas en las visitas de crcel, que al cerrarse el punto de esta semana santa se celebraron, choc tanto al brigadier Velasco, presidente de aquel acto por comisin de S.E., el or tan repetidamente a los escribanos, al presentarse muchos presos, que se ignoraba su causa, que mand se fuesen apuntando, y, como hemos dicho, result que estaban en este caso ms de la cuarta parte del total de los presos, que pasaron visita. La causa de este inaudito desorden es el abuso, autorizado por S.E. (¡tanto le suponen a l los hombres!) de que cada comisario de barrio, cada capitn de partido, cada mequetrefe de palacio, se encuentra revestido por l de mero y mixto imperio; los cuales, por mnima nadera, y las ms veces por despuntar algn ruin pique u otra villana pasin, zampan en la Cabaa a troche moche al que se les antoja, sin dar despus parte a la autoridad judicial, ni formarles el correspondiente proceso. ¡sta es la seguridad que gozamos! All se estn despus estos infelices meses y aos, partiendo pedernales y sacando cantos de los arrecifes de la costa para el empedrado, al resistero del sol de los trpicos, ¡dursimo castigo! aguantando latigazos del cmitre, y sufriendo todos los malos tratos y las infamias de una galera, que no otra cosa es esta caverna en que los tiene encerrados despiadadamente el Howard de los reales ejrcitos. No menos digno de un Howard fue el rasgo siguiente, que de paso servir tambin para comprobar el contraste que forma el gobierno racional y legal de la dulce Cristina con el de hierro del general Tacn. Fue el caso que lleg a manos de los presos de la Cabaa un ejemplar del Diario Oficial de la Habana en que se haba insertado el Reglamento Provisional de Tribunales, en que la Reina Gobernadora previene, entre otras cosas, que ningn encarcelado permanezca en la crcel, sin tomarle su declaracin instructiva a las 24 horas; que se les trate con caridad y blandura; que a ninguno que no est sentenciado se le aplique pena de ninguna clase; en fin, leyeron todo lo contrario de lo que con ellos se haca. Los incautos creyeron que aquel papel era una realidad en esta tierra; y como haba muchos entre ellos labradores del campo y desvalidos y oscuros menestrales, que a los seis meses y al ao de prisin todava ignoraban por qu causa se les haba privado de su libertad, y otros que preferan el presidio de Ceuta, o la muerte misma, a la mazmorra en que estaban;—cuando los capataces fueron por la

PAGE 261

JOS ANTONIO SACO /257 /257 /257 /257 /257 maana a sacarlos para conducirlos a sus diarias faenas, se negaron a salir, apoyados en la real orden, e hicieron presente lo que S.M. en favor de ellos prevena. Apenas supo esta ocurrencia el enrgico general Tacn se encendi en la ms anti-filantrpica ira, y dispuso que al punto un jefe militar, bajo su responsabilidad, hiciese salir de sus antros a aquellas bestias, a cualquiera costa. Entr una compaa de soldados, y a cuchilladas y sablazos los sacaron a trabajar; a azotes mataron a algunos. Stinctus amabitur idem? sta es la esclavitud cubana, contempornea de la libertad peninsular, a que aludi el procurador Montalvo en su discurso, y esto es la verdad de lo que pasa. En vano se empearn en oscurecerla con sus argumentaciones sutiles, y sus alambicados floreos, todos los sofistas y todos los retricos del mundo. VI Nos dirigimos a la parte sana e imparcial de nuestra nacin; a los hombres juiciosos y sensatos, a los patriotas ilustrados, y no a la turbamulta de los que en tiranizar a Cuba encuentran su conveniencia, o creen con torcida poltica encontrar la conveniencia de la madre patria. Cuba tiene mil elementos naturales que espontneamente, y sin necesidad de la accin de instituciones gubernativas, antes a pesar de la accin de esos gobiernos desorganizadores, que tan bien ha pintado el autor de las Cuatro Palabras y a que ha estado hasta ahora sujeta la Isla, la hacen producir con abundancia riquezas envidiables. Su posicin geogrfica, su fertilsimo terreno, sus abrigados e innumerables puertos, su blando clima, todo esto ha contribuido a que, apenas se abri ella misma las puertas del comercio libre contra el torrente de los mercaderes gaditanos, contra la voluntad de la metrpoli, y hasta contra la opinin de los hombres ms ilustrados de Espaa,43 cuando empez naturalmente a crecer, a medrar y robustecerse. Pero creca entre tantas trabas y cadenas administrativas, como creci, a pesar de su calabozo y de la oscuridad en que lo sumergieron desde que naci, el clebre Gaspar Huser. Quin puede calcular lo que esta Isla sera, si ms adelantadas en la metrpoli las ideas econmicas y polticas, hubiera planteado aqu un sistema liberal, como el que hoy gobierna el Canad? Esto sera pedir demasiado; ni los tiempos en que se conquist esta Isla por nuestros padres, ni los posteriores al descubrimiento del Nuevo Mundo, fueron los ms favorables para la libertad de la patria. Esclavizada Espaa por el poder poltico y religioso ms pesado que ha visto el mundo, mal podra socorrer a una posesin lejana con dones que no alcanzaba para s. Pero de todo lo dicho se deduce que la isla de Cuba pudo y puede ser rica, sin ser libre, sin ser feliz. Y esto se comprueba tambin con el ejemplo de otros pueblos; entre ellos, la repblica de Venecia. Venecia, en el siglo XV, fue el Estado ms opulento de Europa, y aun del mundo, pues

PAGE 262

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 258\ 258\ 258\ 258\ 258\ representaba en aquella poca, por su podero y la extensin de sus relaciones diplomticas y de su floreciente comercio, el mismo papel que hoy hace Inglaterra. Pero el pueblo veneciano no poda ser feliz, porque no era libre, y no era libre, porque estaba sujeto a un gobierno oligrquico desptico, que transformaba en espas recprocos a los ciudadanos, los sujetaba a tribunales secretos, y sembraba la inmoralidad ms desvergonzada en todas las clases del vecindario. Qu han ganado, pues, los espaoles habitantes en Cuba, con que se haya aumentado la poblacin de la Isla, no por haberse ellos reproducido naturalmente, ni por la inmigracin de otros espaoles o extranjeros de Europa, sino por la introduccin clandestina de millares de negros de frica? Hoy se calcula que hay en el territorio de Cuba 1 milln de almas; pero de stas, 600 000 son hombres esclavos, enemigos justamente acrrimos de los 400 000 restantes.—Qu hacen tampoco los espaoles habitantes en Cuba, con que el movimiento mercantil o el importe anual de sus introducciones y exportaciones pase de 33 millones de pesos fuertes, si de sos tienen que desembolsar en contribuciones indirectas ms de la mitad de este total?44 Qu hacen ellos con que, a costa de su sangre, se edifiquen, como tiene obligacin de hacerlo todo gobierno que absorbe la sustancia popular, acueductos que cuestan 1 milln de pesos, pudindose haber hecho con la mitad menos; que se levanten crceles fornidas, no a lo Howard, sino como se le ha antojado a un hombre lego en tales materias, y con el precio de la libertad de los negros emancipados; que se compongan calles y se hagan paseos, convirtiendo en presidiarios a los presos detenidos, que se construyan nuevos mercados a fuerza de monopolios y contratas torpes y no del siglo; y hasta que se convierta la capital de la Isla, como convirti Mehemet-Al al Cairo en un jardn amensimo;—si todo esto se hace para un pueblo que, aunque es espaol, descendiente de espaoles, y espaol en costumbres, religin y naturaleza, no goza, como sus hermanos de la pennsula, de garantas individuales; no se le ha considerado capaz de ser representado en Madrid por sus legtimos procuradores, sino que por fuerza ha de serlo, de hecho, por su capitn general;—que aunque nunca ha habido en su seno el ms remoto amago de rebelin ni de infidelidad, pues sus ms encarnizados enemigos lo citan como modelo de cordura, como mansin perdurable de la paz y de la concordia, se le esquivan, con innoble cicatera, las instituciones mismas que en la pennsula se consideran como el talismn que ha de curar todos sus achaques morales y polticos; se le priva, por no alborotarlo, de ayuntamientos electivos, de diputaciones provinciales, de separacin de poderes, y, por ltimo, se amenaza a sus procuradores, se les hace callar, y que ahoguen sus reclamaciones, porque reclamaciones tales (dicen con inconcebible ceguedad) causaron la prdida de las Amricas; prdida nicamente

PAGE 263

JOS ANTONIO SACO /259 /259 /259 /259 /259 ocasionada por este sistema que se quiere seguir hoy con Cuba, y por cerrar los odos a reclamaciones no menos justas que las nuestras. He aqu la verdadera situacin de la isla de Cuba, tal cual se presenta al desapasionado observador, que sin espritu de partido, ni con prevenciones ni odios personales, la examine a la luz de los ms sanos principios de las ciencias polticas. Todo lo que en contrario digan los peridicos de La Habana tendr su verdadero valor, cuando se considere que aqu no hay libertad, ni tolerancia, ni disimulo de imprenta, ni libertad poltica, y, por lo tanto, no se deben considerar sino como ecos e instrumentos del gobierno, que nadie puede ni es osado, a impugnar, pues para conseguir algn respiro al pensamiento en tanta opresin, es preciso ir mendigando desde ac, como le sucede a este papel, el amparo de la prensa madrilea. Lo mismo decimos de esas huecas representaciones en favor del despotismo, suscritas por una multitud de firmas, pues las tales firmas se arrancan con pual al pecho de los vecinos que estn encerrados en sus casas, y que por no comprometerse y desagradar al Jefe omnmodo no se atreven a negarlas. Un partido es el que habla por las referidas representaciones, y el que prodiga a las autoridades, sean cuales fueren, como suceda en Espaa en tiempos ominosos, los ms villanos encomios. Ha habido hombre en estos das prximos a la salida del correo, que, a consecuencia del alboroto que se ha levantado aqu por el general Tacn en virtud de aquella representacin apcrifa contra l, publicada en la Abeja por sus imparciales, lleg a llamarlo su dolo adorado; y en otra plegaria de las que han salido en el Diario del 31 de marzo se lleg a aventurar la proposicin de que ms dao han hecho a la causa del trono los que han calumniado a S.E. que los mismos facciosos, soldados del Pretendiente; ¡a tanto llega el exagerado entusiasmo de estos aduladores! Al partir para la pennsula el general Vives cuya poca de gobierno coincide con la que ahora se pinta con tan feos colores, se form nada menos que un libro en folio por acuerdo de todas las dignas corporaciones de esta ciudad, en que poco falt para que lo canonizasen. Ni al general Ricafort, le falt su apoteosis, pues cuando se sonruga que iba a ser removido de esta gobernacin, pidi el Cabildo de La Habana a S.M. que lo dejase aqu de gobernador perpetuo... Tales son las bajezas que inspira el despotismo; tal es la servidumbre poltica. VII En conclusin:—concedamos desde luego que, merced a una polica urbana regular, no se roba en la capital ni de da ni de noche; que no se permiten casas de juegos prohibidos; que se ha compuesto la crcel, en lo cual hay mucho que decir; que las calles se han macademizado, aunque sea de mogolln, y sirviendo slo para la gente de carruaje, pues,

PAGE 264

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 260\ 260\ 260\ 260\ 260\ cuando llueve son tan malas como las antiguas; que se ha hecho un paseo magnfico a dos millas de la ciudad, echando a perder el que estaba a sus puertas; que el alumbrado se ha mejorado un poco... Son estas mejoras, estrictamente de polica urbana y de ornato, los nicos, los esenciales elementos de felicidad para un pueblo civilizado que siente otras necesidades?—O se nos querr hacer creer que por haber vivido por espacio de tiempo inmemorial entre tahures, rufianes, lobregueces, cieno y tirana, hemos perdido por prescripcin el derecho de aspirar a todos los bienes sociales a que nos llama el espritu del siglo? Quin no se hubiera indignado o redo, si acabado de morir el rey, los capitanes generales de todas las provincias de Espaa hubieran tratado de ahogar el ansia por reformas, que pedan a grito herido todas las capitales, dicindole: “qu ms queris? A qu esperis? Os faltan calles empedradas, paseos amensimos, edificios suntuosos, polica de primer orden? No os basta esto para vuestra completa felicidad?”—No, de ninguna manera. Ventajas son sas sin duda inapreciables, pero no las nicas que constituyen la dicha del hombre. Madrid y Barcelona y Cdiz y Sevilla y todas esas mismas ciudades, que gozaban en grado ms alto que la Rabana de aquellas materiales bendiciones, clamaron justamente por reformas en la constitucin del Estado, por reformas en su administracin civil y econmica, por reformas en el sistema judicial, por reformas en fin en todas y cada una de las partes que constituyen la grande y complicada mquina social.—La Habana tambin, la isla de Cuba, pide angustiada a su metrpoli esas mismas reformas, y con mayores motivos. Porque a tan inmensa distancia del trono y de las Cortes, fuentes de toda justicia, se relaja el respeto y la responsabilidad de los empleados superiores, y crecen en insolencia y arbitrariedad segn los grados de latitud que los separan de Espaa. Y si Espaa sufri tanto del despotismo, consideren cunto no habr sufrido y estar sufriendo esta malhadada colonia—malhadada, como lo son las beldades peregrinas, como lo es Italia, por lo mismo que es hermosa, que la galantea la fortuna, y que el mundo entero envidia su posesin. Domingo del Monte y Aponte Habana, marzo de 1836.

PAGE 265

JOS ANTONIO SACO /261 /261 /261 /261 /261XXVIExposicin que la Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de la isla de Cuba elev a S.M. la Reina Gobernadora, con motivo de una peticin leda en el estamento de procuradores acerca de la discusin del presupuesto de rentas, gastos y sobrantes de esta Isla45Seora: La Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de vuestra siempre fiel isla de Cuba, con el ms profundo respeto, a los R.P de V.M. expone: que por los papeles pblicos ha llegado a su noticia que en 16 de marzo ltimo se ley en el Estamento de Procuradores una peticin firmada por 54, en 5 del mismo mes, con el objeto de suplicar a V.M. se dignase mandar que se sometiesen al juicio y examen de las Cortes los presupuestos de rentas, gastos y sobrantes que produce la isla de Cuba, no slo con los comprobantes detallados y prolijos que manifiesten la naturaleza de cada impuesto, sus valores y forma de administracin particular, su inversin, sus cargas y sobrante lquido que produce, sino lo que de dicho sobrante se remite a la pennsula o se invierte en la Isla, en qu objetos, y por qu disposiciones del gobierno. Apoyan esta peticin en el principio consagrado por el Estatuto Real, de que los representantes de la nacin hayan de tener conocimiento e intervencin directa en que no se exijan al pueblo ms impuestos que los necesarios para los gastos del gobierno, y que stos no excedan de los precisos para llenar las necesidades y obligaciones del Estado; principio adoptado por todos los gobiernos representativos, que por inmediata consecuencia ataja los caminos al desorden y disipacin, corta los vuelos a la arbitrariedad, abre o facilita las vas a la industria y al comercio, quita las trabas a la agricultura, y es causa y origen del fomento, de la riqueza y prosperidad de una nacin; principio, en fin, que forma la base de la regeneracin espaola, debida a la magnanimidad y sabidura de Vuestra Majestad. De este principio, y de ser la isla de Cuba una parte integrante de la monarqua, deducen los peticionarios la obligacin en que est el gobierno de presentar los presupuestos particulares y detallados de esta provincia, y el derecho de las Cortes para proceder a su examen y juicio, con el objeto de calificar la necesidad de los gastos y de reducirlos en favor de los contribuyentes, si fuere posible, o bien de aumentar los sobrantes por medio de una justa e imparcial economa, y que se incorporen stos a los de la masa general del Estado, con alivio del enorme peso que gravita sobre los habitantes de la pennsula. Indcase en la misma peticin que la posicin de esta Isla, su distancia de la metrpoli, su diferente ndole, el diverso carcter de su rique-

PAGE 266

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 262\ 262\ 262\ 262\ 262\ za, exigen tambin un sistema especial de legislacin, otra administracin distinta, otro mtodo, otro plan de rentas y contribuciones que el que se observa en aquellas provincias, y se desea someter a la deliberacin de las Cortes el conocimiento especfico y detallado de todas esas diferencias y sus causas, para ponerlas en armona con las reglas de justicia y administracin universal del reino. Nada aparece a primera vista ms prudente, nada ms sabio, nada ms equitativo y justo; y si la Junta de Fomento considerase que los efectos de tales principios corresponderan en toda su extensin a la bella teora que anuncian, sellara sus labios, esperando de la sabidura de las Cortes, sin molestar la muy ocupada atencin de V.M., las saludables reformas que se prometen, y con ellas la proteccin debida a un pas naciente y menesteroso, como el nuestro, de toda la ayuda y favor de un gobierno ilustrado y previsor. Pero, con harto sentimiento, nos vemos en la necesidad de elevar a V.M. nuestra voz, disintiendo del voto de los procuradores peticionarios; y en la de hacerlo inmediatamente, antes de saber si la peticin ha sido acogida por el Estamento, para no incurrir en la nota de desacato con que acaso podra marcar a esta Junta, por el hecho de suplicar a V.M. en contrario sentido de todo l, que el examen y definitiva aprobacin de los presupuestos de gastos y contribuciones de la isla de Cuba, y su rgimen administrativo, sea nica y exclusivamente dependiente del gobierno de V.M. en la forma que se dir adelante. Quiz esta Corporacin, llena de celo, como es natural, por el fomento de la riqueza y prosperidad de la isla de Cuba, se exceda de sus atribuciones en el objeto de esta exposicin. Mas, autorizada, como lo ha estado, por el consentimiento de los seores reyes, vuestros predecesores, y de V.M. misma, para elevar su voz al trono en solicitud de su poderoso amparo en graves casos de emergencia o necesidad, no puede menos en el presente, que hacerlo con el ms profundo respeto, y llena de aquella esperanza que se ha hecho habitual en los habitantes de Cuba siempre que imploran la merced de sus soberanos. Muy lejos de las ideas de la Junta est el dudar de la sabidura ni de la justicia de las Cortes en la importante cuestin de calificar las cargas que deben pesar sobre esta Isla, y de establecer los impuestos con que deben sufragarse; pero, tratndose de derechos y de intereses positivos, es natural que en la alternativa insinuada en la misma peticin que nos ocupa, de disminuir las contribuciones de esta provincia, o de aumentar los sobrantes para aliviar a los contribuyentes peninsulares, es natural, decimos, que la mayora est por el segundo extremo; y bien as como la garanta que presta a las naciones el temple de los gobiernos monrquicos del da, morigerados por la ilustracin del siglo y por la fuerza de la opinin, no se ha estimado conveniente para poner a cubier-

PAGE 267

JOS ANTONIO SACO /263 /263 /263 /263 /263 to los derechos de los pueblos contra abusos posibles del poder ejecutivo, y se ha confiado exclusivamente a ellos mismos y a sus representantes esta parte de las funciones legislativas, as no es de extraarse que los habitantes de la isla de Cuba teman ver comprometidos sus derechos y sus fortunas, cuando los gastos y contribuciones que han de pesar sobre ellos van a ser determinados por el Estamento compuesto de procuradores de los mismos pueblos que han de aspirar, en lo que cabe, a ser aliviados de sus cargas a expensas de este pas. Ni vale decir que la Isla tiene sus representantes en el Estamento como parte integrante de la monarqua, y que ellos defendern y harn valer los derechos de sus conciudadanos. En materias de inters positivo, no es la razn la que triunfa por lo general en las asambleas, sino la mayor suma de intereses particulares, principalmente cuando las resoluciones pueden apoyarse en principios generales de aparente justicia, que aunque lleven en s envueltos el germen de la ruina de una provincia que por su peculiar posicin y carcter ha menester de leyes de excepcin, no es fcil demostrarlo en cuestiones de suyo algn tanto oscuras, y mucho menos convencer de ello a personas, cuyo celo debe convertirse en favor de sus propias provincias, y quitarles aquella imparcialidad necesaria para juzgar, aun suponiendo que en algunos pudiera encontrarse el conocimiento exacto de los hechos. Esta Corporacin, poco habituada por su instituto, a entender en cuestiones abstractas, y acostumbrada slo a negocios prcticos, quiz no comprender bastante la fuerza de la expresin, cuando se dice que la isla de Cuba es parte integrante de la monarqua espaola. Lo que alcanza es que debe ser partcipe de su buena y mala fortuna, gozar de sus instituciones, de sus leyes y de sus glorias, y contribuir como las dems provincias a las cargas generales del Estado. Pero si no deja de ser parte integrante de la monarqua, porque en ella se encuentra unido el poder militar a la autoridad poltica y judicial, contra lo dispuesto en la pennsula; por carecer de una milicia disciplinada, y la ahorrara quiz de una porcin de la fuerza veterana que sostiene, y por un gran nmero de diferencias que se observan en el orden y rgimen militar, poltico y administrativo, no se ve la razn que obligue a una igualdad absoluta con lo que en la pennsula se practique con respecto a contribuciones. Y si stas han de ser arregladas, como parece de justicia, y como la misma peticin lo indica, a las necesidades y exigencias de la Isla, sin desatender al tesoro general con sus sobrantes; si esas necesidades y exigencias, en gran manera, en casi su totalidad, emanan de disposiciones del gobierno, y no son de las atribuciones de las Cortes, cul ha de ser la intervencin de stas en los presupuestos que las determinan? Porque dos puntos comprende la cuestin de presupuestos, a saber: las

PAGE 268

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 264\ 264\ 264\ 264\ 264\ obligaciones del gobierno, y las necesidades particulares de la Isla. En cuanto al primero, podr ser atribucin de las Cortes fijar las fuerzas de tierra y de mar necesarias para la defensa del pas y para su seguridad interior? Son las Cortes quienes designan el lugar donde ha de formarse un acantonamiento de tropas, o en donde debe establecerse un depsito de oficiales, no empleados? Tales son los principales captulos del presupuesto que indudablemente pertenece al gobierno fijarlos. Las necesidades peculiares de la Isla exigen gastos que seguramente no pueden graduarse por el Congreso, cuyos individuos carecen de los conocimientos locales y de las de inters directo que son las que ligan a los hombres con el bienestar y con la prosperidad general del pas. Y si el origen y fundamento de que los representantes de la nacin sean quienes reconozcan y califiquen la necesidad de los gastos y la suficiencia y equidad de los impuestos se apoya en esos conocimientos y en esas relaciones que forman el verdadero y primitivo lazo social, claro es que no sera aplicable en nuestro caso, porque no puede decirse que son los representantes de la isla de Cuba quienes van a votar sus presupuestos. La posicin geogrfica de esta Isla, el vario origen e ndole de sus habitantes; su diferente posicin en la sociedad; la calidad de sus nicos productos; las necesidades de su comercio exterior; la nulidad de su industria y trfico interno, por una parte; por otra, el carcter, usos y costumbres de este pueblo, avezado a un rgimen colonial mixto, de incierta y varia legislacin; todas y cada una de sus circunstancias exigiran, sin duda, un cdigo especial en todos sus ramos, diferentes de los de la pennsula, con quien, salva su concesin poltica, y aquellas semejanzas que trae consigo la identidad de religin y de idioma, no tiene punto de comparacin. Se ha indicado ya que la denominacin de parte integrante de la monarqua, o de colonia, no es del caso cuando se trata de derechos e intereses polticos. Todo gobierno se ha establecido para el bien de los gobernados, cualquiera que sea su forma o denominacin, y hoy ms que nunca puede sostenerse esta doctrina, que V.M. ha convertido en una prctica. Ya en lo antiguo hubo pueblos que renunciaran al pomposo ttulo de municipios romanos por la modesta denominacin de colonias; y tal podra equipararse el caso de la isla de Cuba, si su suerte hubiese de ser de peor condicin por obtener la honra de denominarse parte integrante de la monarqua espaola. El verdadero inters de la nacin, a nuestro modo de ver, no estriba en aumentar sobrantes de numerario para engrosar las entradas del Real Tesoro. La experiencia ha demostrado que la utilidad grande que pueden tener las colonias (y llamaremos as, para evitar cuestiones de nombre, las provincias distantes de una nacin) a aquellas con quienes las une un mismo gobier-

PAGE 269

JOS ANTONIO SACO /265 /265 /265 /265 /265 no, consiste en el aumento y crece de sus relaciones mercantiles, apoyadas, no en monopolios vejatorios, sino en las conexiones de origen, de religin, de idioma, de usos y costumbres, y que lo que asegura para siempre estas relaciones y sus felices consecuencias, es el inters mutuo, la liberalidad de sus instituciones, y, sobre todo, que stas guarden proporcin debida a las necesidades y exigencias respectivas de cada pas, sin sujetar al uno a los intereses exclusivos del otro, porque toda ley que trae consigo este carcter de desigualdad, viola los principios de equidad, y es origen de desabrimientos que turban la paz y las relaciones francas y de buena fe, que son las fuentes de la riqueza y manantiales de prosperidad. La historia del comercio de la isla de Cuba demuestra prcticamente esta verdad, y demuestra igualmente que slo el celo constante de estas corporaciones, apoyado por jefes ilustrados que hemos tenido la fortuna de poseer; su conocimiento ntimo de los verdaderos intereses locales; el noble tesn con que los han sostenido contra las pretensiones e influjo del monopolio peninsular, y el dcil odo prestado por nuestros soberanos los augustos predecesores de V.M. a las repetidas e incesantes reclamaciones dirigidas al trono en apoyo de los derechos de la Isla, han sido el origen de su fomento, y por qu no lo diremos? de su feliz e inalterable unin con la madre patria. Al paso que el gobierno dictaba providencias prohibitivas que hubieran alejado de estos puertos todo comercio, y sumido a la Isla en la miseria, las autoridades locales se vean continuamente en la necesidad de desobedecer tales leyes, y los bondadosos monarcas en la de aprobar estas desobediencias, y de atender a la demostrada justicia de las representaciones en que se apoyaban. Tal era la incierta marcha de las leyes relativas a nuestro trfico, cuando la industria y comercio peninsulares no tenan otra voz que el rgano de los consulados, con quienes esta misma Junta tuvo que mantener una perpetua lucha hasta el ao de 1818, en que el seor D. Fernando VII (Q.D.G.), se dign autorizar y sancionar el libre comercio de esta Isla. Pero, a poco tiempo, aquel mismo espritu se manifest claramente en las Cortes de 1820, que decretaron un arancel general, por el cual de una plumada, puede decirse, privaban a esta provincia de ms de la mitad de sus importaciones, y disminuan los ingresos de este Erario en ms de 1 milln de pesos. Desde luego, como otras veces, las autoridades superiores de la provincia, suspendieron los efectos de una ley tan funesta, y sin alterar el sistema establecido, dieron lugar al gobierno que aprob su conducta, a expedir otra de excepcin contra los fatales aranceles, que, a drseles cumplimiento, hubieran, sin duda, arruinado completamente este pas.

PAGE 270

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 266\ 266\ 266\ 266\ 266\ Pero este ejemplar prueba que no son infundados los temores que se han indicado, pues que l convence prcticamente de que no siendo los propios y verdaderos representantes de la Isla quienes intervengan en la formacin de sus presupuestos, y en el establecimiento de sus contribuciones, ni es de esperar que procedan en la materia con el conocimiento exacto de los precisos datos, ni con el inters benvolo en favor de los contribuyentes, que presupone el benfico principio en que se apoya el Estatuto Real respecto de esta prerrogativa del Estamento de Procuradores. Cuando se trata de materias que interesan tan slo al bienestar de una provincia, no se ve la necesidad de que intervengan los procuradores de las dems, y sta ha sido doctrina asentada y admitida generalmente en el mismo Estamento, al tratarse de la desapropiacin forzosa en caso de obras de pblica utilidad, cuya calificacin se ha dejado por la ley al gobierno, nterin se establecen los consejos de provincia, de quienes ser atribucin, salvo que la obra pblica de que se trata pertenezca a dos o ms provincias, en cuyo caso nicamente la declaratoria corresponder a los Estamentos. Esta Junta est muy distante de entrar en la cuestin de derecho de si por el mero hecho de haberse V.M. dignado llamar a Cortes a los procuradores de la Isla, lo tenga el Estamento para exigir del gobierno la presentacin de los presupuestos de ella, ni para intervenir en el establecimiento de las contribuciones con que ha de sufragar los gastos generales de la monarqua. Ni tenemos datos para saber el modo con que la alta sabidura de V.M. intenta aplicar a sus provincias de Ultramar el principio adoptado en este particular por el Estatuto Real. En nuestra humilde opinin; en nuestros vivos deseos por el bienestar de esta joya de la corona, y en nuestros sinceros votos por la prosperidad general del Estado, no nos gua otro principio sino el que ya hemos sentado de que todo gobierno se ha establecido para el bien de los gobernados, ni de otro dato que el que la razn y la experiencia nos suministran de que los procuradores a Cortes por las provincias peninsulares no pueden tener ni los conocimientos locales necesarios, ni el inters conveniente, ni la disposicin de nimo suficientemente imparcial para intervenir en la formacin de presupuestos y establecimientos de contribuciones en esta Isla. Parecera natural, ms conforme a principios de equidad y ms consecuente al favor que V.M. se ha dignado otorgar a sus pueblos, que estas cuestiones se ventilasen en el Consejo provincial de ella, como negocio perteneciente exclusivamente a su bienestar; mas, como esta institucin no se halla establecida todava, la Junta se adelantar a rogar a V.M. que entretanto no se digne a extenderla a sus dominios de

PAGE 271

JOS ANTONIO SACO /267 /267 /267 /267 /267 Ultramar, el previo examen de los presupuestos de la Isla, e impuestos con que deben llenarse hayan de ser remitidos a la Junta de Aranceles, que ya existe aqu, y que hasta ahora slo se ha ocupado en ayudar a la formacin de stos. Esta Junta compuesta de dos regidores y el sndico de la de Fomento, dos propietarios y dos individuos del Comercio elegidos por las mismas corporaciones, y presidida por el jefe que V.M. tuviese a bien determinar, examinara los presupuestos de todos los ramos que por cada jefe, dependencia o Corporacin debieran ser presentados y su informe se acompaara al expediente, al dar cuenta a V.M. para su real aprobacin. Tambin convendra que asistiesen a la Junta un comisionado por cada una de las tres autoridades superiores, para tener todos los datos necesarios en los ramos respectivos. En el arreglo de los aranceles, como en el establecimiento, alteracin, reduccin o aumento de cualquiera otro impuesto territorial, directo o indirecto, habra igualmente de intervenir la misma Junta con su informe, y sin su acuerdo, las autoridades no podran proceder a ninguna especie de imposicin en los casos en que manifiesta la necesidad y urgencia de algn gasto extraordinario no hubiese tiempo de dar cuenta a V.M. para su soberana resolucin. En cuanto a los gastos y precisas cargas de la Isla, V.M. encontrara en el informe de la Junta el voto de sus habitantes, cuyo inters agrcola y mercantil se halla representado en ella, y una noticia imparcial de sus necesidades, porque nadie las conoce mejor que aquellos cuya fortuna depende de la seguridad, tranquilidad y bienestar general del pas, objetos primordiales que constituyen la base de los presupuestos, y en cuya consecucin estn identificadas las miras del gobierno con los votos de estos habitantes, que sin hacer una vana ostentacin de lealtad como virtud abstracta, pueden preciarse justamente del dictado de siempre fieles con que los apellid el augusto esposo de V.M. Pues, si ellos conocen tan bien sus intereses como lo acredita la experiencia, puesto que los principios bajo los cuales se halla establecido el rgimen administrativo de la Isla, no son otra cosa que el resultado de la opinin de sus corporaciones; si esos intereses estn ntimamente ligados con su adhesin al trono de V.M., con la seguridad y paz interior, que son el primer apoyo del comercio de que exclusivamente depende su subsistencia, qu otra garanta ms slida puede tener el gobierno, de que ya sea la Junta de Aranceles, ya el Consejo de Provincia compuesto de propietarios que representen todas las clases, contribuirn eficazmente a sus miras en la formacin de presupuestos, arreglados no slo a las necesidades peculiares de la provincia, sino tambin a las generales del Estado, siendo igualmente de su inters el proporcionar mayores sobrantes por medio de la ms justa y prudente economa?

PAGE 272

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 268\ 268\ 268\ 268\ 268\ Por lo que respecta a las contribuciones con que deben llenarse las cargas del presupuesto, no hay duda alguna en que ningn inters tienen los representantes de las provincias peninsulares en calificar cules sean las ms convenientes o menos onerosas al pas, y en la nica cuestin en que pudieran tener algn punto de contacto, que es en el ramo de aranceles de aduanas, los intereses de aquellas y de esta provincia, son tan diversos, por no decir contrarios, que se puede afirmar carecen absolutamente de la debida imparcialidad para resolverla. No es de este lugar entrar en pormenores sobre un particular tan rebatido en diferentes ocasiones; baste recordar de nuevo la funesta ley de aranceles de 1820, que habra arruinado a esta Isla si hubiese sido obedecida y puesta en ejecucin. La sabidura de V.M. y la ilustracin de sus ministros son harto notorias para que la Junta tenga que inculcar minuciosamente sobre las ventajas, que, sin detrimentos, y antes con beneficio de la nacin en general, resultarn de que los presupuestos de la isla de Cuba, sean examinados por Consejo provincial, y en su falta por la Junta de Aranceles legalmente autorizada por V.M., a cuya soberana resolucin han de ser sometidos; de que ellos se limiten a las cargas necesarias para mantener su seguridad, conservar su paz interior, sin desatender a los gastos generales del Estado, y proveer a la estabilidad de las fuentes de una riqueza, que ser efmera mientras no podamos equilibrar con el consumo los productos de primera necesidad, ni hacer preponderar la poblacin blanca, sin mengua de la suma total, al grado que lo exige el terrible aspecto de las colonias vecinas. Ni es necesario, a nuestro juicio, ampliar mayor fuerza de argumento que la sencilla enunciacin de las simples verdades expuestas para demostrar aquellas ventajas, ni para obtenerlas, apelar al recuerdo de la lealtad nunca desmentida de los habitantes y de sus constantes servicios. La Junta de Fomento cree hacer a V.M. uno con slo exponerle las necesidades de la Isla, pues que proporciona a V.M. otra nueva ocasin de desplegar su generosa magnanimidad y de satisfacer ese benfico anhelo por el bien de la humanidad que caracteriza sus heroicas virtudes, y que ha asegurado para siempre a V.M un glorioso nombre en la historia de nuestra Nacin. Dios guarde la real persona de V.M. muchos aos.—Habana, 2 de junio de 1835. A los Rs. Ps. de V.M.—Seora.— Jorge Javier de Urttegui .— Wenceslao de Villa-Urrutia (Redactado por W. de Villa-Urrutia)

PAGE 273

JOS ANTONIO SACO /269 /269 /269 /269 /269XXVIIInterrogatorio de 120 preguntas que, sobre el estado eclesistico de la isla de Cuba, me ha hecho Mr. Roberto Ricardo Madden, juez de la Comisin Mixta por Inglaterra, noviembre de 1838Por Domingo del MontePregunta 1: Cuntos obispados hay en la isla de Cuba? Respuesta. Uno en La Habana, y un arzobispado en Santiago de Cuba. 2. El de Santiago de Cuba es superior en rango al de La Habana? —S lo es, por ser el metropolitano; pero tiene menos rentas; en lo contencioso, son recprocas las apelaciones de uno a otro prelado. 3. Cmo se administra hoy el de Cuba? —En lo espiritual por un cura, y en lo contencioso por el clrigo particular, hasta que lleg el seor arcediano de Toledo, doctor D. Juan Pacheco, prebendado de Espaa como gobernador del arzobispado, con el goce de 5 000 pesetas. 4. Cmo el de La Habana? —Por el Arzobispo de Guatemala, residente en La Habana, expulsado de su iglesia por aquel gobierno, y que ha obtenido por bulas de S.S., facultades para gobernar la administracin de esta dicesis, como si fuera obispo propietario. 5. El nombramiento de stos est sujeto a la aprobacin del Papa? —La Corona de Espaa tiene derecho de nombrar obispos, los cuales los confirma despus el Papa. 6. Cul es la renta del arzobispo de Cuba? —30 000 pesetas en renta decimal y cuarta obvencional. 7. Cul la del obispo de La Habana? —Llegaba a 80 000 pesetas, pero hoy asciende slo a 50 000; ha bajado la renta porque se ha disminuido el diezmo, que es de donde se saca aqulla. 8. En sede vacante, quin cobra o se aprovecha de la renta? —La corona. 9. Qu parte toca al Estado de la renta del de La Habana? —La renta del obispado se compone: 1 de una parte de los diezmos, y 2 de la renta llamada obvencional la cual se saca de las obvenciones o derechos parroquiales de bautizos, casamientos, etc., —de nada de esto toma parte el Estado. 10. Cuntas parroquias hay en la Isla? —En el Obispado de La Habana 117, y en Arzobispado de Cuba 38. 11. Cul es el nmero del clero regular?

PAGE 274

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 270\ 270\ 270\ 270\ 270\ —En 11 de julio de 1837 haba 150 frailes sacerdotes, 19 coristas y 65 legos, por todos 234. 12. Qu sueldo les tiene sealado el Estado? —Ninguno, porque se mantienen de las rentas de sus conventos. 13. Los diezmos se consideran todava como impuesto legal? —S. 14. Han sido abolidos por las Cortes? —Se ha discutido con acaloramiento su abolicin por las Cortes de 1838; pero se determin que todava se cobrasen en la pennsula los del presente ao. 15. Cundo se han abolido? —Vase la anterior respuesta. 16. Se ha extendido la abolicin a esta Isla? —Sospechamos que, aunque definitivamente se supriman en la pennsula, por ahora no se extender a esta Isla su abolicin. 17. A cunto asciende la suma total de los diezmos? —A 416 000, segn La Sagra; su reparticin se hace as: la novena parte se consigna al sostenimiento de hospitales por la Real Hacienda, a la cual toca, adems, el diezmo de la mejor finca de cada parroquia, a que se da el nombre de casa excusada; el resto se divide en dos mitades, una parte para la Real Hacienda y otra para el obispo, cannigos y curas. 18. Se extiende el cobro del diezmo a toda clase de productos agrcolas? 19. El clero regular recibe algn estipendio del Estado? —Vase la respuesta de la 12. 20. Cuntas catedrales se sostienen en la Isla? —Dos, una en Santiago de Cuba y otra en La Habana. 21. El clero recibe derechos por bautizar, enterrar y casar? —S. 22. Cunto por un bautismo? —Seis reales de plata. 23. Cunto por un entierro? —Siete pesos 4 reales, con derechos de sepultura y la misa del alma. 24. Cunto por un matrimonio? —Desde 5 pesos hasta 40 o 50, segn sean las dispensas. 25. Qu parte toca al cura de estos derechos? —La cuarta parte. 26. Qu se hace con el resto? —El resto se reparte entre el obispo, el sacristn mayor que es un clrigo coadjutor del cura, y la fbrica. 27. Basta el clero regular para las necesidades religiosas de la poblacin?

PAGE 275

JOS ANTONIO SACO /271 /271 /271 /271 /271 —S, porque las necesidades son pocas. 28. Cmo se provee el clero regular inferior? —En las comunidades religiosas de los conventos se admite al que quiera entrar, si lo consideran de buena nota; pues, aunque sea bastardo o de oscuro nacimiento, queda regular y libre de las censuras eclesisticas Las monjas, al menos las de Santa Clara, exigen en las aspirantes al velo limpieza de sangre. 29. Cunta es, por trmino medio, la renta de un individuo del clero regular? —La renta de un fraile (que es lo que entendemos por individuo del clero regular pues los clrigos pertenecen al clero secular ) es de 250 a 400, y aun a 600 pesos al ao, segn las rentas generales de sus conventos; las de un clrigo, segn sea el capital de sus capellanas pues nadie puede ordenarse de sacerdote sin poseer un capital acensuado, de cuyos productos deba mantenerse, y este capital es lo que se llama capellana; a menos que no se ordene para ir de cura a alguna parroquia, o capelln a algn regimiento o castillo, y entonces se llama cura o capelln castrense Por trmino medio tiene de 25 a 30 pesos mensuales, los curas de 800 a 1 000 pesos al ao, los cannigos medio-racioneros 2 000, los racioneros 3 000, los cannigos 4 000, las dignidades 4 500 y el den 6 000. 30. Qu especie de influencia recomienda a un clrigo para obtener un curato? —Las relaciones e influjo de stos para con el obispo. 31. Estn los clrigos sujetos a la jurisdiccin civil ordinaria? —No; estn sujetos a la eclesistica mientras viven, pues cuando mueren, conocen de sus testamentos los tribunales ordinarios civiles. 32. Hay leyes recientes que ataquen bajo este respecto sus privilegios? —En Espaa, s, pues se les ha privado del derecho de ser electos diputados en el Congreso. 33. Hay delitos eclesisticos sujetos al conocimiento del tribunal civil? —No; los crmenes que un clrigo comete como hombre son los que estn sujetos a ese conocimiento. 34 y 35. Es compatible en algn caso la profesin de abogado con la de sacerdote? —S; mas, el clrigo-abogado no puede conocer en lo civil en causas criminales; mas, s puede defender y conocer en ellas en el tribunal eclesistico. 36. Cuntos frailes hay en esta Isla? —Vase la respuesta 11.

PAGE 276

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 272\ 272\ 272\ 272\ 272\ 37 y 38. Los monasterios tienen tierras entre sus propiedades? A cunto ascienden? —S; las propiedades territoriales, as urbanas como rsticas, de los conventos de frailes y monjas en la Isla, ascienden a 3 652 685 pesos en que los estimaron los mismos, en 11 de julio de 1837; y 3 500 000 pesos en que adems pueden muy bien estimarse los conventos mismos; suman 7 152 685. 39. Tienen esclavos? —Los frailes de Beln son los nicos que tienen un nmero considerable de esclavos en un ingenio de fabricar azcar. 40. Cul es el Orden ms rico entre los religiosos? —El de Beln. 41. Tienen algn mrito particular las bibliotecas de los conventos? —No; se componen de libros de teologa escolstica. 42. Se ha recibido alguna orden para su supresin? —S; pero el general Tacn se opuso a ella, considerndolos, errneamente, de gran influjo en el pas. 43. Se ha procedido a su cumplimiento? —No; pero de sus bienes se van a rematar hasta la cantidad de 2 millones de pesos, para llenar el subsidio de guerra para Espaa. 44. Se han secuestrado sus bienes? —S; todas sus propiedades se hallan entredichadas por Real Orden de 20 de diciembre de 1836, comunicada por estas autoridades a todos los escribanos en febrero de 1837. 45. Los franciscanos tienen bienes races? —No; los suyos se componen de capitales a censo, impuestos en favor de sus conventos por limosnas para misas, fiestas, etctera. 46. Al gobierno de qu iglesia estn sometidos los frailes? —A sus respectivos superiores conventuales. 47. Cuntos conventos de monjas hay en la Isla? —Cinco: cuatro en La Habana y otro en Puerto Prncipe. 48. Cuntas religiosas hay en ellos? —126 profesas y nueve novicias, en julio de 1837. 49. Pueden salir del convento, despus que entran? —Despus que profesan, no pueden salir del convento. 50. Tienen alguna suma sealada para entrar en ellos? —S; 3 000 pesos de dote cada una; mas, se admiten gratis algunas. 51. Pertenecen a la alta clase las que entran? —Antes eran las que ms entraban; mas, ya no sucede as. Vase la respuesta 28. 52. Hay escuelas de nias en los monasterios de monjas? —Se establecieron en todos, de monjas y frailes, para los dos sexos, por reales rdenes expedidas desde 1824 hasta 1826; pero hoy slo que-

PAGE 277

JOS ANTONIO SACO /273 /273 /273 /273 /273 dan para nias en las Ursulinas, y para varones en Beln, las cuales se sostienen por ser del instituto especial de estas rdenes. 53. Hay algn convento de Hermanas de la Caridad? —No. 54. Son muy ricos estos conventos? —S; porque las dotes de las religiosas van quedando para fondos. 55. Poseen esclavos? —Algunas monjas ricas tienen esclavas para su servicio. 56. Cul es el ms rico de los conventos de monjas? —El de Santa Clara. 57. Alguna parte de las rentas decimales se aplica a escuelas? —Ninguna. 58. Los pobres, los ancianos desvalidos y los ciegos tienen algn derecho a ellas? —Las rentas asignadas al obispo se le entregan para este y otros objetos piadosos. Segn sean sus ideas y sentimientos cumplen ms o menos bien con este deber. 59. Hay escuelas gratuitas costeadas por el clero? —Ninguna. 60. Cul es el nmero de las iglesias en esta Isla? 155parroquias............................. 5monasterios de monjas .......171 11frailes..................................... 61. Cul es el nmero de sacerdotes? —En la dicesis de La Habana: y en Cuba: Curas..................................11738 Clrigos y frailes ..............15050 Sacristanes m ayores ........5515 ———— 322103 —————— Total.......425 62. Cul es la poblacin de la Isla? —Segn las notas del coronel Valcour, en el mapa de Vives, era en 1830 de 775 195 almas. 63. Cul es la proporcin del clero con la poblacin? —Un sacerdote para cada 1 824 almas. 64. Incumbe a los curas del campo visitar a los esclavos en las fincas? —S; pero ellos slo los asisten cuando son llamados por los amos para bautizar o casar los esclavos. 65. Estn muy distantes las fincas de las iglesias parroquiales?

PAGE 278

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 274\ 274\ 274\ 274\ 274\ —S; porque hay curatos que tienen ocho leguas de jurisdiccin parroquial. 66. Acostumbran los esclavos asistir a los divinos oficios? —En los ingenios no; en muy pocos cafetales, en los sitios, cuando se hallan prximos a la iglesia se suele permitir a los esclavos que vayan a misa los domingos. 67. Se da alguna instruccin de la doctrina cristiana a los esclavos en las fincas? —No; en tiempo que no es de molienda se suele rezar el rosario en los ingenios, y sta es la nica prctica religiosa que tienen; en cuanto a instruccin en la moral y en los dogmas del cristianismo, ni los amos la tienen. 68. Tienen los curas libre entrada en las fincas? —Los curas tienen obligacin de reconvenir al amo por sus faltas en la enseanza de la doctrina y la observancia de los mandamientos de la Iglesia; pero ninguno se mete en esto. 69. Es muy comn que los clrigos tengan fincas de esclavos? —S; los ms las tienen, y tratan a sus esclavos lo mismo que los dems habitantes de la Isla. 70. Se sabe si fray Bartolom de las Casas obtuvo sancin eclesistica para la importacin de esclavos? —Vase la vida de este santo varn, escrita por Quintana, en su tercer tomo de Espaoles Clebres Lejos de pedir sancin eclesistica de su error, muy pronto lo conoci, y se arrepinti de l. 71. El trfico de esclavos obtuvo la sancin de alguna bula? 72. Qu Papa la expidi, y cundo? 73. El uso de la esclavitud, tiene semejante sancin? 74. Algn concilio la ha sancionado? 75. El de Trento la conden o aprob? —Siento no poder, por ahora, responder estas cinco preguntas. Sospecho que hay bula papal, que autoriz la trata so pretexto de convertir a nuestra fe a los esclavos. No creo, sin embargo, que ningn concilio, ni menos el de Trento, haya sancionado la esclavitud de los negros. Vase cul era la opinin de los doctos, en Espaa, sobre ella en el siglo XVI; Domingo de Soto, catedrtico de Derecho en Salamanca y confesor de Carlos V, que lo envi como telogo al Concilio de Trento, se expresa as en su obra de Justitia et Jure impresa en Salamanca en 1546: “Si es cierto lo que se cuenta de los portugueses, que con engao atraen a la costa a los infelices africanos, y despus los embarcan por fuerza, condenndolos a dura esclavitud; mi sentir es que ni los que los prenden con tan inicua violencia, ni los que los compran a stos, ni los que los poseen, pueden tener tranquilas sus conciencias, hasta que no los manumitan, aunque no pueda recobrar ese valor”.

PAGE 279

JOS ANTONIO SACO /275 /275 /275 /275 /275 76. El clero la defiende en general? —El clero sigue aqu ciegamente el impulso de las causas morales y polticas que arrastra al resto de la poblacin a defender la esclavitud. 77. Es satisfactorio el estado de la religin en esta Isla? —No, porque pocos creen, y los que creen son superticiosos e ignorantes y corrompidos. 78. Puede llegar a mayor extremo la indiferencia o la incredulidad general? —Me parece que no. 79. Cul de estos dos males prevalece, la indiferencia o la incredulidad? —La indiferencia es ms comn que la incredulidad, porque, por lo regular, la experimenta la generalidad del vecindario: entre los abogados, mdicos y toda clase de gente que aspira al ttulo de ilustrado es entre quienes ms prevalece la incredulidad. 80. En qu clase tiene la religin ms partidarios? —En la nfima, compuesta de negros y mulatos libres, como tambin en muchas familias de las antiguas, de las ciudades principales y de la mediana, principalmente en los barrios extramuros de La Habana. 81. Proviene aqu la infidelidad de lucubraciones metafsicas? —Nada de eso; en parte, proviene de la ignorancia ms crasa de toda teora metafsica, y, en parte, de la lectura de los libros de los filsofos franceses del siglo pasado. 82. O proviene de investigaciones sobre la religin natural o revelada? —Mucho menos; aqu no se investiga por ahora, ms que el mejor modo de hacer azcar. 83. O acaso proviene de alguna preferencia que se d sobre el catolicismo, a alguna otra forma de cultura o adoracin? 84. O nace de los abusos de la administracin de su religin? —Tampoco; sin embargo, en estos ltimos tiempos, no ha dejado de haber algunos hombres religiosos, que al ver que la corrupcin del clero era la causa principal del estado deplorable en que se halla la religin en Cuba, han deseado el establecimiento de la Iglesia protestante; pero esto no ha pasado de un simple deseo. 85. O es consecuencia general de la desmoralizacin? —Al contrario; la desmoralizacin que es un hecho complejo, cuyas causas son varias, proviene en parte de la irreligin, como tambin del despotismo poltico, de la esclavitud domstica y de la ignorancia. 86. Qu influencia tiene la esclavitud en la desmoralizacin? —La misma que ha tenido y tiene siempre en toda sociedad donde la hay; vase en el profundo Tratado de Legislacin de A. Comte el libro 5 sobre la esclavitud.

PAGE 280

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 276\ 276\ 276\ 276\ 276\ 87. Pide acaso reforma la disciplina o la doctrina de la Iglesia catlica? 88. Slo lo exige la disciplina? 89. O requiere ms que reducirla a su primitiva sencillez? —La Iglesia espaola ha producido sabios telogos que, respetando la doctrina evanglica, han tenido bastante independencia para desaprobar los abusos de una disciplina que muchas veces destruye el espritu del dogma y desacredita la doctrina. 90. De qu clase de individuos debe esperarse la restauracin de la fe? —En el estado de postracin en que se encuentran los jefes oficiales del catolicismo no veo ms remedio que predicar la fe en los peridicos. Nuestros sacerdotes son, por lo regular, hombres ignorantes, inmorales, sin entusiasmo por su santa misin, indignos de entrar en el templo, de donde debieran de ser arrojados, porque no van a l ms que a profanarlo. Hay algunas excepciones.XXVIIIInterrogatorio de Mr. R. R. Madden, absuelto por m en 17 de septiembre de 1839Por Domingo del MontePregunta 1: Cundo tuvo efecto en Cuba, por primera vez, la sugestin de Fr. B. de las Casas en favor de la introduccin de esclavos africanos? —En 1523 o 24 se introdujeron de Espaa 300 negros, y es probable que antes viniesen algunos de la isla Espaola, que ya los reciba desde 1500 para el laboreo de sus minas. 2. Cuntos negros bozales de frica esclavos se han introducido desde aquel tiempo hasta la poca presente en Cuba? De 1523 o 24 hasta 1763 ................................................ 60 000 De 1764 a 1789 ................................................................ 30 875 De 1790 a principios de 1821 por el puerto de La Habana ................................................................. 240 721 En la misma fecha por otros puertos, e introducidos por contrabando, y por omisin de las aduanas..60 180 ———— 391 776 Esto, segn los datos reunidos por D. Francisco de Arango y D. Jos Antonio Saco. Del ao de 1821 al presente puede prudentemente

PAGE 281

JOS ANTONIO SACO /277 /277 /277 /277 /277 calcularse que un ao con otro se han introducido 20 000 negros de frica, que en los 18 que van corridos ascienden a ............................ 360 000 ———— Por todos hasta la fecha ................................................ 751 776 3. Cuntos individuos vivos hay hoy en Cuba de raza negra? —Segn el censo de 1827: 393 436; pero puede asegurarse, segn Saco, que llegan a 500 000. 4. Cuntos de esta raza han perecido en Cuba? —481 776, porque llegando a 350 000 los esclavos existentes en la Isla, y rebajndose de stos, 80 000, que pueden calcularse criollos, quedan 270 000, que deducidos de los 751 776 que se suponen entrados, resultan muertos sin sucesin los mismos 481 776. 5. Cuntos esclavos hay en Cuba y por qu censo? —286 942, segn el censo de 1827; Saco opina que no bajaban en 1832, en que escribi su artculo sobre el Brasil en la Revista Bimestre Cubana de 350 000. 6. Cuntos libres de color hay en Cuba, segn el mismo censo? —106 494; segn Saco, 140 000. 7. Si parase el trfico de esclavos, en cunto tiempo se calcula que se acabaran los existentes hoy, suponiendo que no se cambiase el sistema actual con que se les maneja? —Dentro de 20 aos poco ms o menos; porque la mortandad ordinaria se calcula en un 5 %, pues aunque es cierto que en los ingenios mueren en mayor proporcin; en las ciudades, en los cafetales y otras fincas menores es mucho ms baja. 8. En qu proporcin estn los varones con las hembras en los ingenios? —En la de 3 a 1. 9. Y en los cafetales? —En la de 1 a 1. 10. Cul es la mortandad media en los ingenios? —Un 8 %. 11. En los cafetales? —Un 2. 12. Exceden los nacimientos a las muertes en los ingenios? —¡Oh, no! 13. Y en los cafetales? —En muchos. 14. Cul es el precio corriente de un negro adulto varn? —De 350 a 400 pesos.

PAGE 282

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 278\ 278\ 278\ 278\ 278\ 15. El de una hembra adulta? —Poco menos de 18 a 21 onzas de oro. 16. De un criollo adulto? —Si no tiene oficio, vale lo mismo y aun menos que el bozal, si se le destina al campo; pero si es criollo del campo, entonces vale ms. 17. De una criolla? —Vase la respuesta anterior. 18. De un negrito bozal de 10 aos de edad? —De 150 a 200 pesos. 19. De un nio criollo antes de nacer? —25 pesos, y 50 a los ocho das de nacido. 20. Los negros se pagan a plazo o de contado? —De ambos modos; pero principalmente del primero, con un aumento de un 1 % al mes. 21. Cunto vale hoy un negro en la Costa de Oro? —60 a 68 pesos. 22. Cunto pagan los factores y capitanes por los negros? —Los pagan, unos con otros, de 50 a 60 pesos; vara el precio segn el punto donde se compran y circunstancias del mercado. 23. Qu efectos se envan de Cuba al frica para cambiar por negros? —Onzas de oro, pesos fuertes, aguardiente de caa, plvora, fusiles, calderos y toda clase de lencera. 24. Son estos efectos de fbrica inglesa? —Casi todos, generalmente. 25. Cul es la procedencia de los grillos que se usan en la trata? —Los grillos, esposas y dems prisiones que usan a bordo los traficantes de frica para sujetar los negros, son de fbrica inglesa, como lo es casi todo artculo de ferretera de los que se introducen en la Isla. 26. Qu nmero de buques se emplean en el trfico de esclavos entre Cuba y frica? —De La Habana salen anualmente por trmino medio 36 buques; de Matanzas se despachan de 15 a 29 por varios catalanes y otros. 27. Bajo qu bandera navegan estos buques? —Bajo la portuguesa, casi todos; pues el que de aqu sale con espaola o americana, se abandera de nuevo con aqulla en la isla de Cabo Verde. 28. Dnde estn construidos? —La mayor parte de ellos en Estados Unidos, principalmente en Baltimore; tambin se construyen en Regla y Matanzas; sabemos de una goleta construida en este ltimo punto por cuenta de unos catalanes, que la bautiz el seor cura, como si fuera para el rescate de cautivos por frailes de la Merced. 29. Dnde se aseguran estos buques, y cunto se paga por cada cargamento?

PAGE 283

JOS ANTONIO SACO /279 /279 /279 /279 /279 —En La Habana antes, por compaas de seguros y segn las buenas o malas noticias que se tuviesen, desde el 25 al 30, 35 y 38 %. Ahora la Compaa de La Habana no asegura, y suelen hacerlo algunos particulares; pero carsimo. 30. Qu nmero de esclavos puede cargar un buque con otro? —La mayor parte de los buques que se despachan en Matanzas son goletas y pailebots, de 70 a 100 o ciento y pico de toneladas, y stos cargan desde 200 a 400 negros. Salen tambin fragatas y bergantines que van muy al sur; de las primeras cargan algunas ms de 800, y de los segundos, 500 o 550 negros. 31. Se sabe de algn ejemplar de que haya muerto en la travesa la mitad del cargamento? —S, y algo ms. 32. Cul es la prdida de negros, por trmino medio, que se sufre en un viaje de frica aqu? —Se puede calcular una quinta parte del cargamento. 33. Cul es la ganancia neta de un cargamento de 500 negros, desembarcados en la Isla? —Puede calcularse de 120 a 130 000 pesos. 34. Si un armador despacha cinco embarcaciones, ganar o perder, si logra escapar una? —Pierde, porque suponiendo, poco ms o menos, el valor de cinco expediciones para 500 negros a 35 o 40 000 pesos cada una, son 175 000 o 200 000 pesos, y el lquido de una llegada de las cuatro, se ha visto que no asciende sino a 130 000 pesos o algo ms; calculado todo aproximadamente. 35. Las riquezas adquiridas en la trata se quedan en Cuba y aumentan el comercio legal de la Isla? —S. 36. Qu castigo tiene por las leyes espaolas el que es cogido a bordo de un buque negrero? —El Gobierno espaol se reserv en el ltimo tratado celebrado con la Gran Bretaa, el expedir una ley penal, la cual an no se ha promulgado. 37. La pena de muerte contribuira a suprimir el trfico? —No sabemos; pero el remedio en ese caso sera igual a la enfermedad. 38. Tiene el Gobierno espaol poder suficiente para suprimirlo en esta Isla? —Sobradsimo. 39. Tiene deseos de suprimirlo? —Ninguno. 40. El Gobernador de La Habana y Capitn General de la Isla, tiene instrucciones de su gobierno para suprimirlo? —S, pblicas cuando el gabinete de Madrid se ve instigado por el de Londres.

PAGE 284

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 280\ 280\ 280\ 280\ 280\ 41. El general Tacn procur suprimirlo? —No; fue, al contrario, el que ms lo protegi. 42. Es cierto que los capitanes generales reciben 10 pesos por cada negro por el permiso para desembarcarlos? —S; la pensin es de 8 pesos, 4 reales; antes del general Tacn, tomaban esta gabela para s los allegados de los gobernadores, aunque se ignora si con acuerdo de ellos; pero Tacn la organiz de manera que su totalidad llegaba completa a sus manos. 43. Qu otra autoridad recibe dinero con el mismo objeto? —En la capital, ninguna otra; en los dems puntos de la Isla, todas las autoridades, incluso las de la real marina. 44. A cunto asciende lo que recibi el general Tacn por esta gabela, durante los cuatro aos de su gobierno? —A 450 000 pesos, por datos muy exactos. 45. De qu modo se empleaba ese dinero? —En letras sobre Pars y Londres. 46. Por qu servicio se concedi el tratamiento de excelencia al opulento traficante de frica D...? —Lo ignoramos. 47. Era este Excmo. seor, consejero privado del general Tacn? —Creemos que s, 48. Fue esta persona nombrada por Tacn para desempear el empleo de protector de emancipados? —Ignoramos que haya aqu tal empleo oficial de protector;—lo que s es cierto es, que fue encargado por Tacn para entender en el repartimiento de emancipados, y recaudacin de los fondos que produca. 49. Hubo aqu otra persona agregada a aqulla para el desempeo del mismo empleo? —Para el empleo de protector, no; para el de repartidores y recaudadores fueron tambin nombrados el Excmo. seor conde de la Reunin y el regidor D. Francisco Rodrguez Cabrera. 50. Es traficante de negros aquella persona? —S, como la mayor parte de los capitalistas de la isla de Cuba. 51. Cul era el precio de un emancipado en tiempo de Tacn? —De 6 a 9 onzas. 52. Ha adquirido su libertad alguno de estos emancipados? Es fcil que algunos la consigan, tratados como lo son? —No, absolutamente; el gobierno se niega a drsela, pues habindolo solicitado algunos, ofreciendo el precio que otro cualquiera dara por ellos para tenerlos a su servicio, se les ha contestado que se les admitira su proposicin, si se retirasen a frica; esto sucedi en tiempo de Tacn. 53. Fue costumbre en tiempo de Tacn venderlos por siete y diez aos?

PAGE 285

JOS ANTONIO SACO /281 /281 /281 /281 /281 —S, por siete aos. 54. A qu clase de personas se vendan ordinariamente, y bajo qu nombre se pagaba el precio? —A todo el que se presentaba; por el servicio del emancipado; se destinaba a obras pblicas este fondo. 55. Han sido vendidos dos veces estos emancipados? —S, y tres; cumplido el trmino, se devolva, y se devuelve, y se paga de nuevo por otros siete aos. 56. Son los emancipados de peor condicin que los esclavos? —Sin duda; porque al cabo stos tienen opcin a la libertad, y la servidumbre de aqullos es indefinida. 57. Reciben alguna instruccin moral y religiosa los emancipados? —Reciben la misma que se les da a los esclavos, que es ninguna. 58. Reciben alguna compensacin pecuniaria por su trabajo? —Ninguna. 59. Se cumplen las intenciones del Gobierno ingls respecto de ellos? —Por lo dicho, se ve que no. 60. Sera conveniente que el Gobierno ingls se propusiese trasladarlos de aqu a otro pas? —Mucho. 61. Si el Gobierno ingls se ofreciese a trasladarlos, libres de todo costo para las autoridades espaolas, consentiran stas en la traslacin? —Creemos que s. 62. Fue condicin en los primeros repartimientos que no se sacasen de La Habana los emancipados? —S. 63. Se hallan repartidos por la Isla? —S. 64. Fueron muchos de ellos vendidos por Tacn al agente ingls de la Compaa de Minas de Santiago de Cuba? —Lo ignoramos. 65. Se sabe si, cuando algn emancipado se encuentra en alguna finca, suelen sus amos, al morrseles sus esclavos, dar por muerto en su lugar al emancipado? —Ha habido muchos casos de eso. 66. Cuntos de ellos han sido esclavizados de esta manera? —Es inaveriguable. 67. Cuntos murieron durante el clera? —Lo ignoramos. 68. Cul fue la conducta del general Tacn respecto de los emancipados? —De las respuestas anteriores se deduce que no fue la mejor. 69. Son los emancipados en realidad libres o esclavos?

PAGE 286

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 282\ 282\ 282\ 282\ 282\ —Esclavos,—ms que esclavos. 70. Ha sido desaprobada en Espaa la conducta de Tacn, por haber vendido y revendido estos hombres libres, so pretexto de proporcionarse fondos para obras pblicas. —No sabemos que se haya aprobado oficialmente en Espaa esta ni ninguna otra determinacin poltica o gubernativa del general Tacn. 71. Cul era el agente que reciba para el general Tacn los 10 pesos por cabeza? —Un D. Fulano Luanco, mayordomo suyo. 72. Manifest el general Tacn sus opiniones sobre la trata, al llegar aqu? —No. 73. A qu distancia de la casa de recreo de Tacn estn situados los barracones de bozales? —A unas 100 o 150 varas.XXIXUn interrogatorio absuelto por el capitn general don Francisco Dionisio VivesLa Real Orden de 10 de septiembre de 1832, comunicada por el ministro Zambrana al teniente general D. Francisco Dionisio Vives, tiene por objeto satisfacer las preguntas que por S.M. se le hacen, por estar persuadido lo verificar con el acierto propio de los conocimientos que ha adquirido en el largo tiempo que ha mandado en la isla de Cuba, y estn reducidas a los particulares siguientes: 1 Qu poblacin blanca hay en la isla de Cuba? 2 Qu nmero de nobles hay en ella? 3 Qu influencia tiene la nobleza en la poblacin blanca, y de color? 4 El nmero, influencia, y riqueza de los comerciantes. En cuntas clases pueden dividirse y subdividirse. Si son naturales del pas, y su aficin al ejercicio a que se dedican. Cul es la concurrencia, influencia y establecimiento de los extranjeros? 5 Qu representacin tiene el labrador blanco? 6 Qu opiniones reinan ms decididamente en todas las clases blancas? 7 Si la administracin actual de justicia es la que conviene en la isla de Cuba. 8 Qu correcciones en caso de haberlas podran ser ms tiles?

PAGE 287

JOS ANTONIO SACO /283 /283 /283 /283 /283 9 Si conviene que los gobiernos polticos militares continen tal cual estn o si su divisin podra mejorarse. Si la subdivisin actual civil es la que conviene. 10 Qu fomento de agricultura y comercio puede y debe drsele a la Isla? 11 Cul podr darse a las artes mecnicas? 12 Cul es la educacin y qu fomento debe darse a la Isla? 13 Qu nmero de negros esclavos y libertos hay en la Isla? 14 Si conviene la existencia en ella, de los libertos, y qu reglas son las ms adaptables para su expulsin en caso negativo, o para la seguridad de la Isla en el afirmativo? 15 Si es conveniente el nuevo arreglo del ejrcito, y en caso de afirmativa, con qu modificaciones? Contestacin.—El referido seor Vives en su contestacin de 13 de octubre de 1832, en que protesta satisfacer del mejor modo posible los deseos de S.M., concluye diciendo que antes de hacer cualquiera reforma de las que indica, se oiga al Superintendente de esta Real Hacienda, a las corporaciones que cita, y al actual Capitn General llamando la superior atencin del gobierno, al benemrito ejrcito que forma la guarnicin de la Isla, cuyos ascensos hace tantos aos estn paralizados, y a los que son acreedores sus dignos jefes. Informe.—1 Pregunta: Qu poblacin blanca hay en La Habana ?—Se contrae ste a las noticias estadsticas que ofrecen los estados formados desde 1775 hasta 1829; y siendo el de este ao el que se considera ms exacto, en l se funda, para decir: que en el resumen de la poblacin blanca, segn sus pormenores, asciende la permanente, en las 31 468 millas cuadradas de superficie que tiene la Isla, a 311 051 personas blancas, no incluyendo las 26 075 que se calculan entre la guarnicin veterana y transentes, contrayndose adems todo lo que tiene relacin con este particular, con arreglo a la misma estadstica, que determina el nmero de negros y mulatos libres y esclavos, expresando los que se consideran aplicados a la agricultura, y los que existen dentro de las poblaciones. 2— Qu nmero de nobles hay en la Isla ?—En la Isla no hay padrones que demuestren el nmero de hijosdalgo; pero que remitindose a la Gua y a sus conocimientos del pas, es bastante numerosa esa clase, cual en ninguna provincia de Espaa—43 ttulos de Castilla—17 grandes cruces—77 caballeros de Isabel, la Catlica, y Carlos III—7 consejeros honorarios—11 oidores—6 secretarios del Rey—14 intendentes—... ministros de Real Hacienda—17 auditores, todos igualmente honorarios en sus respectivos cuerpos, maestrantes, cruzados en las rdenes militares, gentiles hombres, y otras varias distinciones de la jerarqua civil, que constituyen un cuerpo de nobleza decorada por la munificen-

PAGE 288

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 284\ 284\ 284\ 284\ 284\ cia de S.M. que con larga y generosa mano ha querido derramar sobre unos vasallos fieles llenos de adhesin al trono, y de amor al soberano que felizmente reina. 3— Qu influencia tiene la nobleza en la poblacin blanca y de color ?—La nobleza poco influjo tiene en un pas en donde la nica y principal divisin depende del color de los individuos. Los blancos necesitan conservar una preponderancia que disminuye la fuerza numrica de la gente de color, que tiene contra s, en un caso desgraciado. Los blancos viven libres e independientes, dedicados a sus diferentes ocupaciones, y bien que la preocupacin haya hecho esfuerzos para establecer distinciones personales, o que la maldad hubiese pretendido introducir grmenes de desunin, el temor, el inters, y hasta las mismas preocupaciones, han elevado a dogma el principio de igualdad, y se ven precisados a renunciar vanidades y prevenciones para conservar la vida, la fortuna, y otros bienes no menos apreciables. Un blanco slo se somete a otro para prestarle sus servicios en negocios de utilidad. 4— El nmero, riqueza e influencia de los comerciantes, etc. ?— Sobre los comerciantes no hay matrculas; pero su nmero puede verse en la Gua de la Isla de 1823. Muchos tienen hacienda de agricultura, y sus fortunas, o capitales son conjeturales. Comerciantes verdaderamente no los hay, pues pueden dividirse en consignatarios, mercaderes y revendedores. Los primeros son los que reciben los cargamentos y los venden en partidas; los segundos, los que los expenden a detalle en tiendas hermosamente servidas, donde el lujo, y el gusto renen cuanto puede apetecerse; y los terceros son los que sacan de varias tiendas para vender por las calles, plazas y campos. Pocos hijos del pas se aplican al comercio. Los ms son espaoles y extranjeros, y, como se ha dicho, no hay datos para conocer su riqueza. Son de ninguna influencia en el orden poltico y civil. 5— Qu representacin tiene el labrador blanco ?—Los labradores no tienen influjo ninguno. Las leyes los protegen y defienden. El gobierno respeta sus trabajos, dejando que los gocen con entera franqueza. No disminuye sus ganancias con contribuciones ni gabelas que no le son conocidas, y sera conveniente al complemento de esta sabia proteccin, que hallase en sus territorios respectivos la administracin de justicia que necesita buscar lejos de su domicilio. 6— Qu opiniones reinan ms decididamente en todas las clases blancas ?—Las opiniones de la mayora no pueden ser contrarias a los derechos de S.M., estando fundadas en principios de conveniencia y utilidad, que reconocen todos cuantos pertenecen a la poblacin blanca, no comprendindose entre ellos los proletarios. El feliz concurso de circunstancias que se advierten en la Isla, parece que no dejan duda de que permanecer unida al gobierno de la metrpoli; siguiendo sta la

PAGE 289

JOS ANTONIO SACO /285 /285 /285 /285 /285 marcha prudente que ha observado hasta aqu. Los naturales y vecinos pudientes, bien penetrados de las consecuencias funestas de una emancipacin, estn convencidos de las ventajas que les resultan de permanecer a la sombra de un gobierno protector disfrutando de la paz, de la seguridad, y otros bienes que el rey N.S. les proporciona; y esta mxima de sumisin es tan reconocida, cuanto acreditada por la conducta leal que generalmente han observado en las difciles circunstancias porque han pasado, desde 1808 hasta la restauracin de S.M. en la plenitud de sus derechos en 1823. 7— Si conviene la actual administracin de justicia .—Sobre administracin de justicia, se refiere el expediente instruido a consecuencia de la carta acordada del Consejo de Indias de 30 de mayo de 1826, y al informe que dio al gobierno con fecha de 19 de junio de 1830. 8— Qu correcciones en caso de haberlas podran ser ms tiles ?— La isla de Cuba tiene una fisonoma particular, que no es fcil conocerla desde la metrpoli; y querer arreglar su sistema de gobierno, por el de una provincia peninsular, es un error que debe evitarse, si se quiere conservar aquella opulenta colonia. En el antedicho expediente dijo lo que le pareci conducente, habiendo llegado a su noticia que el Fiscal del Consejo de Indias, propona varios corregimientos, o alcaldas mayores, cuya medida si se adoptara, producira la ruina de la Isla. Slo el Real Consulado propuso un sistema parecido al del referido Fiscal, y en su concepto aquella corporacin mercantil no fue feliz en su propuesta, y de ese modo de pensar fueren cuantos se instruyeron de su informe, estimndolo, por lo tanto, por muy desacertado. Sin espritu de proselitismo, y sin ms objeto que el de llenar sus deberes, como fiel vasallo, e interesado en la prosperidad de la isla de Cuba, repite, y repetir que las reformas que se emprendan para mejorar la administracin de justicia en la Isla deben hacerse paulatinamente y adoptando por principio que mientras ms dependencias tengan las autoridades subalternas de la Isla del capitn general, en quien S.M. ha depositado su confianza, y constituido responsable de la tranquilidad de la Isla, tanto ms se afianzan estos bienes. 9— Si conviene que los gobiernos polticos militares, continen cual estn, etc .—Esta pregunta est contestada en el informe sobre mejorar la administracin de justicia en la Isla. — Si la subdivisin actual civil es la que conviene .—Su subdivisin actual es defectuosa, y podra mejorarse, si se establecieran tenencias de gobierno poltico-militares en Jaruco, Santiago, Gines y Guanajay, dando ms amplitud, a sus respectivas jurisdicciones, y disminuyendo la de La Habana que es demasiado extensa. 10— Qu fomento de agricultura y comercio puede y debe drsele a la Isla ?—La situacin en que se halla, la bondad y excelencia de sus

PAGE 290

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 286\ 286\ 286\ 286\ 286\ tierras, unidas a otras circunstancias locales, que favorecen su agricultura, estn ofreciendo las mayores ventajas a los diferentes cultivos de que es susceptible. El gobierno de S.M. puede dirigir sus benficas intenciones al ail, al algodn, al cacao, que pueden formar nuevos fondos de riqueza. Al maz, al arroz y otros frutos que la hagan menos dependiente del extranjero, y en particular debe atender al tabaco, en cuyo comercio ser siempre exclusiva la isla de Cuba en todos los mercados, y, finalmente, a otras producciones agrcolas de que resultaran ventajas conocidas. Los extranjeros que el gobierno admite con el ms maduro examen, han fomentado estos artculos, y dado grande impulso al caf, en los puntos donde se han reunido, y donde sin causar ningn temor, influyen en la prosperidad de la Isla, aumentando la poblacin blanca que es tan necesaria. A la Real Sociedad Patritica de La Habana se han presentado ensayos felices de aquellas producciones que son ail, algodn, etc., y si ellos dan una idea lisonjera de la fertilidad de los terrenos, la esperanza de verlos abundantes, en varias clases de siembras, comprometen la paternal solicitud del rey N.S. a animar estas diferentes industrias, en vsperas de que la nulidad del azcar y del caf, la falta de brazos y otras consideraciones, anuncian la destruccin de las grandes fincas en que se benefician, traen consigo la necesidad de dirigir los capitales a otros objetos; y es evidente que corrern a emplearse all, donde el gobierno con una proteccin ilustrada los atraiga, y a fin de realizar esta idea con acierto y provecho general, sera conveniente, ante todo, tratar de fomentar la poblacin blanca, ya proporcionando a la Junta establecida con este intento, fondos suficientes para llevar adelante las piadosas miras de S.M., ya aprobando el impuesto de 4 % sobre costas procesales, que se acord en 11 de febrero de 1832 con igual destino, ya adoptando otras providencias econmicas que ofreceran en sus informes, el Seor Superintendente, el Real Consulado, la Sociedad de Amigos del Pas, el Ayuntamiento y Junta de Poblacin, en cuyas corporaciones hay luces, celo, conocimientos del pas, y amor al soberano, que pueden inspirarles pensamientos dignos de ocupar la atencin de S.M. El impulso que se dara a la agricultura, redundara en beneficio de las artes, y el comercio que las anima, tendra una actividad permanente y acelerada por la circulacin de los frutos. Siendo el cultivo del tabaco uno de los ramos de conocida utilidad, que no admite competencia extranjera en el comercio, el gobierno de S.M. no puede ser indiferente a la suerte de los vegueros, sobre lo que deba llamarse la atencin de las expresadas corporaciones, y del Seor Superintendente para que manifestaran los obstculos y perjuicios que experimenten aqullos, y los oportunos medios de fomentar el cultivo

PAGE 291

JOS ANTONIO SACO /287 /287 /287 /287 /287 de una planta tan preciosa, a lo que podra contribuir muy eficazmente la disminucin de los derechos de importacin que pagan en los puertos de la pennsula. 11— Qu proteccin podr darse a las artes mecnicas ?—La gente de color es la que se ocupa de este ramo de industria, y de su abandono a estas manos dimana el que se haya comunicado a aqullas el envilecimiento de las castas, de tal manera que ha dado lugar a que su profesin se mire como indecorosa entre los blancos del pas. Si no son algunos peninsulares y extranjeros, la mayor parte procedentes de Estados Unidos de Amrica, que acostumbrados a no mirar con desprecio cualquier gnero de trabajos, se dedican a diferentes oficios, los naturales, aun de las clases ms nfimas y miserables, se desdean de aplicarse a ninguno, prefiriendo la vagancia y la ociosidad. En manos de los negros no pueden las artes prosperar, porque sus limitadas luces, sus escasos conocimientos y la falta de estmulos y recursos necesariamente impiden sus progresos. Los extranjeros traen a la Isla cuanto puede necesitarse, a un precio a que no podran ofrecerse en el mismo territorio y con una perfeccin y calidad que tampoco es fcil lograr en su decadencia actual. Para remediar este dao, pudiera pensarse en recordar el cumplimiento de varias leyes del reino que prohben la introduccin de manufacturas que se trabajan en el pas, con alguna perfeccin, como sillas, zapatos, botas, vestidos, etc., o bien recargar a estos efectos de derechos. Estas medidas ofenden sin duda la libertad del comprador, debilitando los esfuerzos de los artesanos en sus respectivos oficios, y estableciendo un monopolio daoso al pueblo; y bien convencido de los escollos en que tropieza un sistema prohibitivo, no menos que de las dificultades de una absoluta libertad, se cree conveniente que las corporaciones a que antes se ha contrado y el referido Seor Superintendente de la Real Hacienda consulten hasta qu punto sera compatible la mxima de la competencia en los adelantos de las artes en la Isla, los medios a propsito de fomentarlas, y cuanto fuese conducente a la elucidacin de este importante punto, que servira de norte al gobierno de S.M. para tenderles una mano protectora que los saque del abatimiento en que yacen, disipando los obstculos que la opinin y las circunstancias opongan a sus progresos, pues no de otra manera se podrn conciliar los extremos que se advierten, si no se quiere arriesgar la resolucin. 12— Cul es la educacin y qu fomento debe drsele ?—La educacin se halla bien establecida y protegido por la Real Sociedad, pues hay 70 escuelas de primeras letras slo en La Habana y sus suburbios a que asisten 5 574 jvenes de ambos sexos. Hay en La Habana otros establecimientos cientficos y literarios. Faltan fondos para atenderlos,

PAGE 292

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 288\ 288\ 288\ 288\ 288\ por lo que la juventud hace pocos progresos y s muchos males, cuando por no poder aplicarse a otros estudios, se introducen en las aulas de Derecho con intencin de ejercer la abogaca, los cuales se evitaran si el Supremo Gobierno se prestase a proteger activamente las ciencias naturales aplicadas a las artes. El consejero D. Francisco de Arango se halla formando, en virtud de real orden, un plan general de estudios para la Isla, y en concepto del seor Vives, llenar su objeto, segn los deseos del gobierno, el que proponga ese ilustrado magistrado. 13— Qu nmero de negros esclavos y libertos hay en la Isla ?— Vase la estadstica. La mayor parte, as como la poblacin blanca, se encuentra reunida en el Departamento Occidental, en una circunferencia de 20 leguas. La esclavitud no ha hecho jams sino movimientos parciales, y de cortsima influencia, que han dado lugar a acreditar entre ella la fuerza de los blancos, sin necesidad de que se mezclase en ellos la tropa veterana. La distribucin del ejrcito por todo el territorio, la nueva planta que se les ha dado a las milicias rurales, la creacin de cuerpos urbanos en sus respectivos partidos, y la vigilancia del gobierno, contribuyen a mantenerlos sujetos, y a que no aflojen los resortes de la pblica seguridad. Sin embargo, es sumamente importante dar aumento a la poblacin blanca, as por la riqueza que de ella se sacara, como porque ninguna solicitud est de ms, cuando se trata de no exponer aquella importante posesin de los dominios de S.M. 14— Si conviene la existencia de los libertos, etc .—La existencia de negros y mulatos libres en medio de la esclavitud de sus compaeros, es un ejemplo que ser muy perjudicial algn da, si no se toman medidas eficaces, para impedir que venza la constante y natural tendencia de aqullos a su emancipacin, en el caso de que intenten por s, o con el auxilio exterior, preponderar a la poblacin blanca. No todos los libertos son peligrosos en igual grado. Hay unos que pueden considerarse nocivos directamente, y otros por incidencia en una sublevacin general de la gente de color, en la que parece imposible dejaran de tomar parte todas las clases, conviniendo a sus intereses mandar mejor que obedecer. Los comprendidos en la primera clase son los libertos nacidos en el pas que se llaman criollos, que si no son con verdadera intencin, al menos con su estlida perversidad se hacen sospechosos. Una gran parte de ellos viven sumergidos en los vicios; tienen malas costumbres, y se hallan con todas las disposiciones para lanzarse en la carrera del crimen. Es, pues, un mal de no poca consideracin y gravedad que existan en contacto con los buenos, emponzondolos con su ejemplo.

PAGE 293

JOS ANTONIO SACO /289 /289 /289 /289 /289 Las familias blancas de influjo ostentan la proteccin y patrocinio que les dispensan, ya porque sus madres lactaron a los hijos de aqullos, ya por miedo, o ya, en fin, por relaciones menos disculpables. Resulta de aqu que se empean en burlar la vigilancia del gobierno, que redimen a sus clientes del castigo, y alimentando la impunidad, aumentan la osada del delincuente. Otra parte de los libertos criollos se compone de honrados artesanos, buenos padres de familias, que tienen fincas urbanas, y esclavos. Esta clase, que es la segunda, no debe inspirar desconfianza, aun por el recomendable mrito que tienen adquirido con su fidelidad constante al rey N.S. y esto da lugar a que se cuente con su auxilio para mantener el orden pblico. Sin embargo, no debe exponerse la virtud de esos hombres a pruebas de herosmo, siendo lo regular y ms consiguiente que en una revolucin bien combinada de las gentes de color, sean aqullos arrastrados del torrente, por cuyo motivo se han considerado como indirectamente peligrosos, mientras la Isla no tenga una poblacin blanca que aleje todos los riesgos y consolide con su fuerza fsica y moral, la decisin de esta clase de libertos por la quietud y el gobierno establecido. Cualquiera proyecto para lanzarlos est lleno de mil dificultades, y sera tan inoportuno, como fecundo en calamidades. Cometido el error de no poner trabas a la libertad que la hicieran tarda y difcil, y reagravando el mal con la indiferencia que se ha mirado su propagacin, sera muy imprudente querer ahora corregir omisiones y defectos que slo pueden deplorarse, pues no es lcito dar un paso de reforma, sin tropezar con injusticias que despertaran el descontento, y produciran indefectiblemente la ruina del pas. Los libertos criollos, nacidos y educados en la Isla, testigos de la proteccin que el inters privado les dispensa, y ciertos de la impunidad de sus delitos, no encontrando ventajas en ninguna parte iguales a las que disfrutan, levantaran el grito de insurreccin, que sin duda levantara las esclavitudes de las fincas. Aun los mismos blancos se disgustaran de esta expulsin, y no dejaran de tentar medios para salvar a sus ahijados, y por todas partes se chocaran los diversos intereses de unos y otros con las providencias del gobierno. Por estas razones debe proscribirse enteramente el proyecto de lanzarlos del pas a la fuerza. Lo mismo puede decirse de los libertos del frica, que a fuerza de trabajo y buena conducta se redimieron de la servidumbre, que aunque tambin en general de buenas costumbres, laboriosos, pacficos y fieles al rey N.S., probablemente dejaran de serlo en un movimiento general que les ofreciese esperanzas de dominar.

PAGE 294

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 290\ 290\ 290\ 290\ 290\ Tampoco puede obligrseles a que abandonen el pas, pues ninguno quiere volverse al suyo. Lo nico que pudiera hacerse es que los negros y mulatos libres que se sentenciasen a presidio, sea a los de frica, por las dificultades que tendran de volverse. Que se extinguiese el juego de la lotera, por la facilidad que ofrece para la libertad, con el dinero que roban a los amos para comprar billetes. Que los negros emancipados se saquen de la Isla, agitando el expediente que obra en la Secretara de Estado, por lo mucho que importa remover estos libertos de la Isla, supuesto que en junio de 1832 haba cerca de 4 000. 15— Arreglo del Ejrcito .—No slo es conveniente, sino absolutamente necesario hacerlo a la mayor brevedad, ya que por consideraciones a la Real Hacienda de la Isla, y consultando su economa, dej de hacerse cuando se deba, y S.M. lo tena mandado; siendo esto tanto ms justo, cuanto que su disciplina, arreglo, instruccin, limpieza y conocimiento de sus jefes, hacan la admiracin de los nacionales y extranjeros que por curiosidad visitaban este emporio de la riqueza y cultura de las Amricas; hacindolos todava ms acreedores la buena conducta, circunspeccin y lealtad con que en todas ocasiones, y con todos motivos se haban pronunciado, jefes, oficiales y cadetes, y, por lo tanto, era muy justo que se les sacase de la incertidumbre en que estn, y que a ello se proceda en los trminos que haba manifestado en sus oficios nmeros 3 108, 4 756 y 4 768. Francisco Dionisio Vives. Madrid, 9 de octubre de 1832.XXXBreves apuntes para la historia de la Asociacin contra la TrataI La siguiente exposicin fue puesta en manos del Excmo. Seor Gobernador Superior Civil, pidiendo su autorizacin para constituir la Asociacin contra la Trata: Excmo. Seor Gobernador Superior Civil: Los que suscriben, con su acostumbrado respeto a V.E., exponen: 1 Que la necesidad de concluir el trfico de negros est reconocida tan universalmente que sera intil detenerse en demostrarla. 2 Este trfico existe, sin embargo, de cuantos esfuerzos se han empleado hasta el da para combatirlo, consiguiendo nicamente re-

PAGE 295

JOS ANTONIO SACO /291 /291 /291 /291 /291 ducirlo a muy estrechos lmites; y nada lo prueba tanto como la real orden del mes prximo pasado en que S.M. la Reina (Q.D.G.) al propio tiempo que manifiesta a V.E. su agrado por el celo con que ha reprimido la trata, le autoriza para proponer los medios ms eficaces de extirparla completamente. 3 Y aunque es indudable que V.E. se habr apresurado, si es que no se anticip, a dejar satisfecho aquel soberano precepto, indicando alguna reforma de la legislacin vigente que permita cumplir los tratados relativos a la extincin del trfico con toda la escrupulosa exactitud que demanda la honra nacional; y aunque es asimismo notorio que fuera de Espaa se intenta declarar piratas a los traficantes de negros, para castigarlos con mayor severidad, la experiencia ensea que el temor de las penas, por graves que stas sean, no basta para impedir, en lo absoluto, la perpetracin de los delitos. 4 Si esto es cierto por regla general, lo es ms todava cuando los hechos reprobados por la ley brindan el incentivo de ganancias tan cuantiosas como las que produce el llamado comercio de la costa de frica. 5 De aqu se infiere que la extincin de ese mal slo ha de obtenerse utilizando nuevos recursos, entre los cuales puede figurar muy principalmente el auxilio de la accin individual, si propende con energa y buena fe al objeto de las medidas represivas que se han dictado o en lo adelante se dicten para impedir la introduccin de africanos. 6 En esta persuasin se ha concebido el proyecto de una Asociacin contra la Trata, cuyas bases se presentan en la nota adjunta, confiando en que habrn de merecer la superior aprobacin de V.E. 7 Porque se limitan a procurar el modo de que la opinin pblica pueda manifestarse de acuerdo con la ley, y a la ilustracin de V.E. no se oculta que esta armona, conveniente en todas ocasiones, es quizs indispensable en la presente, por la ndole especial del delito que se quiere reprimir. 8 En efecto, Excmo. seor, fuerza es reconocer que el trfico de negros difiere de casi todos los dems hechos punibles, en que no lo ha sido constantemente, como stos, desde el establecimiento de las primeras sociedades, sin que en tiempo ni pas alguno se haya puesto en duda su carcter criminal; porque, muy lejos de eso, figur como objeto de lcito comercio en tratados internacionales del siglo XVIII, y su reprobacin pertenece a la historia contempornea. 9 No debe, por consiguiente, extraarse la diversidad de pareceres sobre la gravedad de aquel delito, ni que haya subsistido despus de verlo condenado por la ley, conocido, como lo es, el imperio de la tradicin que perpeta tantos errores de ms fcil demostracin, aun cuando no estn sostenidos por el inters del lucro, que sirve por s solo de mviles a crmenes de esos que no consienten dudas ni pretex-

PAGE 296

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 292\ 292\ 292\ 292\ 292\ tos de ningn linaje, porque su maldad excit siempre la animadversin universal. 10 V.E. comprender que estas observaciones no van dirigidas ni remotamente a disculpar, sino a explicar la continuacin del trfico, as como la dificultad de su extincin total por medio de nuevas leyes represivas, si con stas no concurren otras causas que hagan imposible la consecucin del lucro a que aspiran los comerciantes de frica. 11 Para eso convendr difundir en todo el pas la idea de rechazar los negros de aquella procedencia, y entonces de seguro no vendrn, porque los importadores no encontrando a quin venderlos, se veran reducidos a conservarlos, lo cual no slo defraudara, en gran parte, los clculos de su codicia, sino que los expondra a ser desde luego descubiertos y castigados judicial o gubernativamente, y esto aun cuando no lleguen a promulgarse leyes que faciliten la persecucin de la trata. 12 Y no se diga que la proyectada Asociacin puede influir en mengua del prestigio de los tribunales y del gobierno; porque la opinin pblica tiene una esfera de accin distinta y puede utilizar recursos diferentes de los que son dados emplear a las autoridades. Su objeto est reducido a procurar privadamente, sin ejercer coaccin, y sin ms fuerza que la de la opinin pblica, el propio fin consignado hace muchos aos en tratados solemnes, y en leyes vigentes de todo el mundo conocidas. 13 Y puesto que a V.E. ha cabido la honra sealada de que S.M. se digne reconocer de un modo especial los servicios que ha prestado a la nacin espaola en esta provincia, cuidando de cumplir los tratados y las leyes que condenan el trfico de negros, parece que ninguno est llamado con mejor derecho a unir su nombre tambin a la institucin de una Sociedad que tiene por exclusivo objeto dificultar ms todava la infraccin de deberes tan sagrados e imperiosos como son los que nos imponen de consuno los preceptos de la moral y de la ley, las exigencias de la opinin pblica en el mundo entero y hasta las inspiraciones de la conveniencia propia. En tal concepto, los exponentes ocurren a V.E. suplicando que se sirva aprobar la “Asociacin contra la Trata”, con la brevedad necesaria para que pueda inaugurarse el prximo 19 de noviembre, da de S.M. la Reina Nuestra Seora. Es gracia y justicia que esperan alcanzar de la notoria rectitud e ilustracin de V.E.—Habana y octubre 21 de 1865. Excmo. Seor. IIApuntes sobre un proyecto de Asociacin contra la TrataCaptulo 1 La Sociedad tiene por objeto coadyuvar a la extincin completa y definitiva del trfico ilcito conocido con el nombre de trata de frica.

PAGE 297

JOS ANTONIO SACO /293 /293 /293 /293 /293 Para conseguirlo, todos cuantos ingresen en ella contraen el compromiso de honor de abstenerse de todo acto que propenda a favorecerla, y de cumplir adems las obligaciones siguientes: 1 No adquirir por ningn ttulo directa ni indirectamente, desde el da de su adhesin, negros bozales que se introduzcan en la Isla despus del 19 de noviembre de 1865. 2 Contribuir al objeto de la Sociedad por todos los medios que sugieran a cada uno de los individuos asociados las inspiraciones de su conciencia. 3 Inculcar, dentro del crculo de sus facultades, el deber y la conveniencia de la supresin total y absoluta de aquel trfico, no slo difundiendo estas ideas, sino atrayendo el mayor nmero posible de personas al seno de la Sociedad. Captulo 2 Los nombres de los asociados se publicarn a medida que vayan ingresando en la Sociedad, anotndose en un registro general con la fecha de la adhesin. Los nombres de los que por haber infringido con actos positivos los deberes sociales fueren excluidos de la Asociacin, sern borrados de aquel registro sin expresin de causa. Esta exclusin se har por acuerdo de la Comisin Central de Vigilancia. Captulo 3 El nmero de socios ser indefinido y el mayor posible. En cada distrito municipal de la Isla habr una Comisin de Vigilancia elegida por los socios vecinos. La de La Habana tendr el carcter de Comisin Central, y estar en relacin con las locales en los trminos que fijar el Reglamento. Cada comisin se compondr de nueve individuos, excepto la Central que tendr 15, incluyendo en ese nmero el presidente y secretario. Estos cargos sern honorficos, gratuitos y amovibles. Los socios fundadores constituyen una Comisin provisional para organizar la Sociedad, formando al efecto el Reglamento y recibiendo las primeras adhesiones, y cuando el nmero de socios llegue a 100, convocar una junta para nombrar la Comisin Central. sta se ocupar enseguida de constituir en toda la Isla las comisiones locales que a su vez han de organizar la Sociedad en sus respectivos distritos. En cada uno de stos habr un registro especial de socios, cuyos nombres figurarn tambin en el registro general.

PAGE 298

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 294\ 294\ 294\ 294\ 294\ III Gobierno Superior Civil de la siempre fiel isla de Cuba.—Secretara.—Poltica .—El Excmo. Seor Gobernador Superior Civil, enterado de una instancia suscrita por V.S.S. en 21 del corriente, solicitando constituir una sociedad con la denominacin de “Asociacin contra la Trata”, se ha servido autorizarla interinamente, pero con el solo objeto de que V.S.S. vayan procurando las adhesiones para dicha Asociacin y consultar al gobierno de S.M. acerca de las bases y definitiva aprobacin de las mismas. Dios guarde a V.S.S. muchos aos.—Habana, 26 de octubre de 1865. De O de S.E., El secretario, Jos Valls y Puig. Seores firmantes de la instancia para constituir la “Asociacin contra la Trata”. ——— La “Asociacin contra la Trata” fue promovida por el doctor D. Antonio Gonzlez de Mendoza en el mes de octubre de 1865, obteniendo su aprobacin del general D. Domingo Dulce, quien la retir en noviembre siguiente, quedando en suspenso tan patritico proyecto. Era una especie de sociedad de templanza. Entre los fundadores contbanse D. Jos Silverio Jorrn, D. Jos Manuel Mestre, D. Jos Ignacio Rodrguez, D. Juan Poey, D. Jos Morales Lemus, el conde de Pozos Dulces, D. Jos Antonio Echeverra, D. Antonio Carrillo, D. Juan Bautista Ustriz, D. Francisco Montaos, D. Jos Mompou, D. Jos Ramn Leal y otros. IV No era posible que el pensamiento bello y humanitario de establecer una asociacin destinada a extirpar radicalmente la trata iniciada en La Habana, dejara de obtener un aplauso entusiasta entre los cubanos generosos y amigos del progreso de su patria. El artculo que con extraordinario placer reproducimos a continuacin (dice El Fanal de Puerto Prncipe de 10 de noviembre de 1865) ha sido escrito por el ilustrado y popular Homobono (Gaspar Betancourt Cisneros) rompiendo as, a impulso de un sentimiento digno de l, un retraimiento del periodismo que tena de duelo a sus admiradores46 y podemos decir que al pas en general.Sociedad contra la TrataHonor a quien honor se debeEl Excmo. Seor Capitn General, Gobernador Superior Civil, acaba de darle existencia legal a una sociedad, cuyo objeto es extirpar de

PAGE 299

JOS ANTONIO SACO /295 /295 /295 /295 /295 raz la trata; o sea, el comercio de negros importados de frica. La sociedad madre existe en La Habana y se propone extender su accin, ramificndose y ponindose en relacin con todas las ciudades de la Isla para mejor corresponder a las altas miras del gobierno y del ilustrado Jefe la extirpacin completa de la trata. Cuarenta y cinco aos ha que los amantes verdaderos del progreso moral, intelectual y material de la sociedad cubana, nuestros ms ilustrados patricios, los polticos y previsores, desde Arango hasta Saco, han venido luchando como Dios les ha ayudado, y Dios en verdad ha sido su sola ayuda, para ilustrar la conciencia pblica, para asegurar los verdaderos intereses del pas sobre bases slidas, por derribar en fin, el coloso que hasta la fecha se ha considerado como invulnerable e invencible. Cuarenta y cinco aos ha que el potente coloso ha hollado las leyes divinas y humanas, ha violado los tratados ms solemnes, suscritos por sus soberanos, ha fomentado el germen de inmoralidad y de perdicin del hermoso archipilago de las Antillas americanas: ese coloso se llama el Negrero Y el coloso negrero ha sido en realidad una potencia. l ha desafiado el poder de naciones poderosas. l ha provocado en los campos y poblados, en las plazas y las calles la vigilancia y celo de las autoridades. l ha concurrido a los festines y saraos de la ms alta aristocracia, sin encontrar un hombre de corazn que le echase a la calle como indigno de la sociedad de las gentes honradas. l ha infundido miedo y terror a hombres que con su palabra y sus escritos habran puesto a la vista el cuadro espantoso de iniquidades y crmenes que ofrece el trnsito de las costas de frica a las costas de Cuba. l ha hecho sospechosos, ha hecho vivir y morir en la expatriacin cubanos distinguidos por sus talentos, su instruccin y excelentes virtudes cvicas. Y qu ha respetado en Cuba el coloso negrero? Qu no ha osado con su cinismo, su influencia y su dinero? Pues no ha calumniado a los mismos capitanes generales y autoridades superiores que por honradez y nobleza de sentimientos no han prohijado su infame trfico, ni dejdose cohechar por su mal adquirido error? Al ilustrado general D. Domingo Dulce estaba reservado para bien y salvacin de Cuba, el honor de derribar el coloso negrero y la satisfaccin de darle existencia legal a una sociedad de patriotas cubanos para cooperar con la Autoridad Superior de la Isla a la extirpacin completa de la trata. “Honor a quien honor se debe”. La Europa y la Amrica y 250 millones de cristianos que constituyen la civilizacin europea, repetirn agradecidos la dbil voz que desde su humilde retiro pide: “Honor al ilustrado general D. Domingo Dulce y a la Sociedad cubana contra la trata”.

PAGE 300

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 296\ 296\ 296\ 296\ 296\ Un gran hecho se ha presentado por primera vez que sepamos, en nuestra sociedad cubana. El hecho de haberse ocurrido al Excmo. Seor Gobernador Superior Civil, solicitando la autorizacin legal para organizar una sociedad con el objeto de ayudar al gobierno y extirpar la trata, o sea el comercio de negros importados de frica, es un hecho que llamar la atencin de todas las naciones cristianas de Europa y Amrica; es un hecho que aplaudir la prensa de todo el mundo civilizado; es un hecho que por s solo revela un progreso inmenso en las ideas, un alto grado de moralidad y elevacin de sentimientos en los hacendados y propietarios de nuestra capital. Esperemos que a tan honroso hecho para la culta Habana, correspondern otros y otros no menos significativos de progreso intelectual y moral en todas las ciudades y poblaciones de la Isla. Los individuos que han concebido el proyecto de Sociedad contra la Trata, pertenecen a la clase ms distinguida de La Habana, no slo por su nacimiento, su rango y su riqueza, si que tambin por su crdito, por su saber y por sus virtudes cvicas. Pero si plcemes y parabienes podemos darnos a vista de un paso tan agigantado en civilizacin, y de tanta trascendencia para el mejoramiento y seguridad de nuestra tierra, de nuestros intereses y de todos los habitantes; parabienes y plcemes debemos enviarnos de pueblo a pueblo, desde el cabo San Antonio a la punta de Mais, por tener a la cabeza del gobierno de la Isla, jefe tan ilustrado y humanitario como el general D. Domingo Dulce; que a no ser por tan acertada eleccin del Gobierno Supremo; a no ser por la sabia poltica con que el general ha sabido inspirar confianza y seguridad a los hombres honrados, a los buenos patricios que a l se han acercado para abrirle el corazn y manifestarle las necesidades y las aspiraciones legtimas del pas y de sus habitantes, jams les habra ocurrido a nuestros compatriotas de La Habana entablar una solicitud para organizar en la Isla una sociedad con el objeto de ayudar al gobierno a extirpar el comercio maldecido y reprobado por todas las naciones cristianas y por la Iglesia catlica, el comercio de esclavos importados de frica. Jams se habra alzado en Cuba una voz contra el coloso negrero que con su poder y su influencia, su poltica y su oro todo lo avasallaba, a todos dictaba sus leyes, impona silencio y, por decirlo de una vez, corrompa con su cinismo y su codicia. S, que harto notorio es en Cuba y lo es en todo el mundo, que el coloso negrero y sus legiones han desafiado el poder de las naciones y gobiernos; que han burlado el celo y la vigilancia de las autoridades por mar y por tierra; que han tenido como encantadas, como magnetizadas, como aleladas a todas las clases de nuestra sociedad, hasta el punto de hacerlas cmplices de su tan infame como infamante trfico —por qu no decirlo todo?— hasta el punto de erigir en axioma negrero este absurdo moral: Cuando todos pecamos, ninguno es pecador Por estos

PAGE 301

JOS ANTONIO SACO /297 /297 /297 /297 /297 medios, y en este orden ha venido la trata, con su squito de iniquidades por ms de 45 aos, infiltrando en la sociedad cubana el veneno de mximas inmorales, de sentimientos inhumanos, de principios cnicos y contrarios a toda doctrina cristiana, filosfica, moral y econmica, y, por decirlo todo, a los principios ms vulgares y comunes de honradez y de hidalgua. Barrenada y ahuecada la conciencia del pueblo, descarriada de la va recta del deber y del honor, qu mucho que todo quepa en el saco de la codicia, que todo pase por el embudo del inters y de la utilidad; ni por qu escandalizarnos de ver al pueblo comprando su presa al negrero, cuando la conciencia de ambos se tranquiliza con este otro axioma negrero: “ladrn que roba a ladrn, tiene 100 aos de perdn”. He aqu cmo la insaciable codicia del negrero, estimul la codicia del pueblo; y dueo de su alma y de su cuerpo, le hizo cmplice de sus crmenes, partcipe de su mal adquirida fortuna; y he aqu cmo la liga del contrabandista con el comprador ha logrado dificultar, entorpecer y desconcertar toda medida, toda accin del gobierno para descubrir las importaciones clandestinas, o para castigar a los contrabandistas, sus cmplices, asociados y encubridores. Gracias a Dios y gracias a la ilustracin y honradez del general Dulce, un horizonte ms despejado se presenta en el porvenir de esta Isla y de su sociedad. Adelantada la idea moral hasta el punto a que ha llegado de colocar frente a frente y en la arena legal, al hombre honrado y patriota ante el negrero y sus cmplices; la idea no retroceder amedrentada ni por las armas de la poltica ni por el poder del oro. La Sociedad contra la Trata tendr una existencia legal, y podr ramificarse por toda la Isla, e inscribir en sus banderas a todas las personas honradas y amantes del pas y de sus verdaderos intereses morales, de justicia y de orden, que son la mejor garanta de estabilidad, de seguridad, de riqueza y bienestar de un pas y de una nacin. El que esto escribe cree que el mayor servicio que puede prestar a las elevadas miras del gobierno y de la Sociedad contra la Trata, es contribuir con sus pobres escritos a ilustrar la opinin pblica sobre los males que la trata ha trado al pas, y los que su continuacin ha de traerle, sin que poder humano pueda evitarlos, porque escrito est: Todo rbol que no lleva buen fruto, ser cortado y metido en el fuego (S. Mateo, cap. VII, vers. 19.) Procuraremos, pues, despertar en el pueblo el sentimiento adormecido del deber respecto de un comercio reprobado por todos los Estados y por la Iglesia, a fin de que los hombres sencillos y las personas honradas no se hagan cmplices de la codicia del inmoral negrero. Y cuando la Sociedad contra la Trata se extienda, como se nos tiene anunciado, a los pueblos hermanos de la Isla, no ser el Camagey el ltimo que se aliste en la bandera militante del progreso intelectual y moral de la sociedad cubana. HOMOBONO

PAGE 302

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 298\ 298\ 298\ 298\ 298\XXXI Real Sociedad Econmica de La HabanaConferencia pblica Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros dasPor don Jos Antonio SacoEnsayo crticoPor Jos Silverio JorrnDos objetos he tenido al organizar esta serie de conferencias. Ha sido el primero, abrir un pblico palenque donde tratar materias tiles e importantes cual corresponde a la ndole de esta Corporacin, y a los severos tiempos que atravesando venimos. Ha consistido y consiste mi segundo propsito, en que nuestra Sociedad vaya pagando algunas antiguas deudas consignadas en sus actas:—las de conmemorar en sesiones solemnes a aquellos de sus individuos, que por sus altos merecimientos han sido declarados dignos de tal honor. El amigo D. Alfredo Zayas ha cumplido ya este deber respecto del presbtero D. Agustn Caballero. Lo propio ha hecho el doctor D. Arstides Mestre con nuestro eminente naturalista D. Felipe Poey. Y esta noche, dentro de breves momentos, tendr la honra de ocuparme en el ilustre D. Jos Antonio Saco, leyendo un ensayo crtico sobre su obra monumental, la Historia de la Esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das Debo, sin embargo, advertir, que no podr en esta velada dar cuenta de todo mi trabajo por su mucha extensin. Me limitar con este motivo, a leer la parte que quepa en el espacio poco ms o menos de una hora, en el concepto de que muy pronto saldr ntegramente a la luz en la Revista Cubana Seores: Entre una importante obra literaria y el que la escribe, existe el estrecho vnculo que siempre liga todo efecto a su inmediata causa. Mal puede, por tanto, apreciarse cumplidamente un libro, sin antes conocer, a lo menos en sus rasgos esenciales, la vida del autor; y esta consideracin nos induce a iniciar al presente estudio con la silueta biogrfica de D. Jos Antonio Saco. Otras plumas narrarn quiz sus hechos con la amplitud que merecen.

PAGE 303

JOS ANTONIO SACO /299 /299 /299 /299 /299 I Naci en Bayamo nuestro futuro historiador el 7 de mayo de 1797, segn documentos fehacientes que hemos tenido a la vista.47 En su nativa ciudad recibi la primera enseanza, y en Santiago de Cuba, la segunda, con los profesores del Seminario de San Basilio, el Magno. Para adquirir las disciplinas superiores, se traslad en 1816 al Real Colegio de San Carlos, en La Habana. Con cunto aprovechamiento asisti a estas ltimas clases, hasta lo revela el haber sustituido durante un bienio a su maestro, el presbtero D. Flix Varela, en la Ctedra de Filosofa, al ser aqul electo en 1821 diputado a Cortes.48Entonces fue, cuando nuestro novel catedrtico despleg, por vez primera, sus brillantes dotes de consumado dialctico e irresistible polemista, al debatir con D. Antonio Mara de Escovedo, secretario ms adelante de la Real Junta de Fomento, la cuestin de si deban ser o no secretas, las sesiones de los cuerpos colegiados que bajo cualquier concepto tienen a su cargo los intereses pblicos. Ansioso Saco de ensanchar su horizonte intelectual, parti en 1824 para Estados Unidos de Amrica donde permaneci hasta 1826; retornando a ellos dos aos despus, en compaa de sus predilectos amigos D. Jos de la Luz Caballero y D. Jos Luis Alfonso, primer marqus de Montelo. Mltiples pruebas dio Saco en aquella poca de la vigorosa fecundidad de su talento. Habiendo fundado en Nueva York con la colaboracin de Varela El Mensajero Semanal peridico que pronto adquiri crdito y boga, sostuvo desde sus columnas una victoriosa y ardientsima polmica con D. Ramn de La Sagra, director de nuestro Jardn Botnico, por haber ste criticado con saa al inmortal poeta Heredia. En Nueva York escribi tambin de 1829 a 1830 dos Memorias, sobre “Los Caminos de Cuba” y acerca de los “Medios para Extirpar en ella la Vagancia”; las cuales alcanzaron primer premio en los pblicos certmenes abiertos por nuestra Corporacin Econmica, quien le discerni el diploma de socio de mrito. En Nueva York finalmente verti del latn al castellano los Elementos de Derecho Romano por Heineccio; obra de texto universitario que mereci tres reimpresiones en la pennsula. Llamronle en 1832 para regentear la clebre Revista Bimestre Cubana elogiada por D. Manuel Jos Quintana49 y D. Francisco Martnez de la Rosa, lo mismo que por la Revista francesa de Ambos Mundos El angloamericano Ticknor, conocido autor de la Historia de la Literatura Espaola en carta a D. Domingo del Monte que en el Centn Epistolar de este ltimo acabamos de leer,50 se expresa as. “Nada que pueda compararse con la antedicha Revista se ha presentado nunca que yo sepa, en ninguna de las colonias espaolas. Nada hay tampoco en Espaa que se la equipare; pues jams se ha proyectado en Madrid una Revista de tanto ingenio, fuerza y variedad”.51

PAGE 304

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 300\ 300\ 300\ 300\ 300\ Mas, de poco sirvieron estas prestigiosas alabanzas. Bast que Saco abogara en varios artculos por la inmigracion de colonos europeos, y que solicitase al propio tiempo la represin del trfico clandestino de esclavos africanos, para que ciertas clases sociales interesadas en esta criminal granjera, le acusaran de propagandista de ideas de independencia, y le obligaran a suspender aquella importante publicacin. Encargose entonces en La Habana de la direccin del colegio llamado de Buena-Vista, convencido de que un pueblo privado de cierto grado de instruccin, carece de aptitud para la libertad y el progreso. No pudo, sin embargo, cumplir por ms de ocho meses estos nuevos deberes, pues aun all le persiguieron sus poderosos adversarios. La virulenta polmica iniciada por Saco contra los que se oponan al establecimiento de una Academia de Literatura que el gobierno de la metrpoli haba autorizado, exacerb el odio de sus enemigos. Gobernaba a la sazn esta Antilla el capitn general don Miguel Tacn; y como los malquerientes de Saco lograron persuadirle de que era ste un hombre funesto para la tranquilidad del pas, fue desterrado a la ciudad de Trinidad, y se le mand poco despus salir de la Isla. Saco, en consecuencia, se embarc en La Habana para el puerto de Falmouth el 13 de septiembre de 1834, y no volvi a Cuba hasta 1861 por slo algunas semanas, mediante la amnista general otorgada en 1854 sin reservas ni condiciones de ningn gnero. Sufri, pues, 20 aos de ostracismo con graves privaciones fsicas, e intensos dolores morales; pero nada de esto debe causar extraeza, porque el apostolado de las ideas casi siempre ha recibido el martirio de la persecucin. El talento, saber e independiente carcter del ilustre bayams le atrajeron a tal extremo las simpatas y admiracin de sus conterrneos, que no obstante su residencia en extranjero pas, tres ocasiones consecutivas le nombraron representante suyo en las Cortes de la nacin. No lleg, empero, a sentarse en los escaos del Congreso: la primera vez, por el tardo recibo de las credenciales; la segunda, a causa de la revolucin de la Granja; y la tercera, porque las constituyentes de 1836 resolvieron privar a la Gran Antilla de voz y voto en el Parlamento espaol. Indignado Saco con tamaa injusticia, entreg a la estampa en febrero de 1837 su famosa “Protesta”, que hubo de suscribir con sus colegas D. Francisco de Armas y el conde de Casa Montalvo; e imprimi enseguida su “Examen analtico del Informe de la Comisin especial nombrada por las Cortes” y el “Paralelo entre la Isla de Cuba y algunas colonias inglesas”. Acto continuo y sin darse punto de reposo se alej de Madrid con pasaporte del gobierno, para visitar, adems de los reinos de Portugal e Italia, el Austria y la parte meridional de Alemania; poniendo trmino a sus peregrinaciones en Pars, donde public en 1845, la “Supresin del

PAGE 305

JOS ANTONIO SACO /301 /301 /301 /301 /301 trfico de esclavos en la Isla de Cuba”; opsculo que le acarre la balda calumnia de estar asalariado por el gabinete britnico. En 1847, dio asimismo a luz en la capital de Francia su “Impugnacin al Informe Fiscal del seor D. Vicente Vzquez Queipo sobre los diversos ramos de la Administracin pblica en Cuba”; papel en que el estadista cubano ostent con triunfal gallarda, conocimientos tan variados y profundos como los de su antagonista. II Hagamos alto aqu por breves instantes, para dar cuenta de un suceso singular. Al arribar Saco a la mitad del camino de su vida, fecha que recuerda el proemio de la Divina Triloga de Dante, sufri en su espritu una extraordinaria evolucin. El hombre del pasado, atleta fogoso e inquieto; esgrimidor cual nadie del sarcasmo y la irona, a la vez que en perenne atisbo de los problemas de su nativo suelo, sintiose de golpe posedo de benedictina paciencia, de olmpica serenidad. A qu atribuir este radical y repentino cambio? A causa muy sencilla: a la mera circunstancia de haber concebido un magnfico pensamiento, que, si arraigaba como todos los suyos en su lejana y queridsima patria, interesaba a todo el mundo culto bajo diversos y trascendentales aspectos. Existan en Cuba centenares de miles de esclavos; hallbase circuida por un continente y un archipilago donde tambin pululaban millones de africanos cautivos; y natural consecuencia fue de estas premisas, que asaltase a nuestro compatriota la idea de investigar los orgenes de la institucin servil y de referir su histrico desenvolvimiento, a despecho de la colosal tarea que iba a echar sobre sus hombros, y aunque ms de una ocasin desconfiara de sus fuerzas para llevarla a cabo. El caso no era para menos, supuesto que la imaginada obra deba moverse en etapas paralelas al desarrollo de la civilizacin de la humanidad. Los horizontes que se desplegaban ante semejante propsito, comprendan siglos tras siglos; y la silenciosa contemplacin de estas vastas perspectivas, produjo por inexplicable misterio el apaciguamiento de su combatividad ingnita, y el transfigurarle en un pontfice que desde la sagrada silla de la verdad se propuso referir, lo que deban refrendar con sello confirmatorio las generaciones venideras. Absorbida estuvo, en absoluto, la actividad intelectual de Saco por este proyecto histrico, durante el perodo de su laboriosa gestacin; esto es, desde 1837 en que sali de Espaa para recorrer diferentes naciones de Europa, hasta su definitivo establecimiento en Pars el ao de 1845. As lo convence su carta a D. Jos Luis Alfonso desde Montpellier en 1841, corroborada por otra que en 1843 le envi de Pisa.52 As lo evidencia, el que en este largo plazo de ocho aos nada escribi quin lo hubiera credo? sobre la poltica y gobernacin de Cuba, ni respecto

PAGE 306

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 302\ 302\ 302\ 302\ 302\ de ningn otro de los temas que antes le haban apasionado. Consagr todo aquel dilatado plazo a madurar el plan de su obra; a fijar sus lneas generales; a establecer las bases del inmenso acopio de materiales que haba menester; a penetrarse, en fin, de que se hallaba en situacin anloga a la de Gibbon53 cuando resolvi trazar la Historia de la Decadencia y Ruina del Imperio Romano ; pues si el escritor ingls invirti dos dcadas en terminar su trabajo, a causa de las difciles investigaciones que hubo de hacer en los archivos de Bizancio, la Historia de los Esclavos en el antiguo y en el Nuevo Mundo requera estudios y pesquisas todava ms arduas, por abarcar entre su comienzo y remate un nmero de siglos incomparablemente mayor. III Pero no bien asent en firme nuestro compatriota los granticos cimientos de su historial edificio; y apenas qued slo pendiente la lenta bsqueda y armnica ordenacin de los datos conducentes a exponer con plena claridad la trayectoria recorrida por la institucin servil desde los primitivos tiempos hasta la conclusin de la Edad Media, su espritu, en obediencia a la incontrastable ley del hbito; ley que en su persona estaba aletargada pero no muerta, volviose de nuevo hacia la fascinadora lucha de las ideas y sucesos contemporneos. Experiment Saco entonces una segunda evolucin mental: la de encontrarse atrado en movimiento alterno por lo pasado y lo presente; la de examinar lo antiguo con impasible calma e imparcialidad suprema, mientras discuta lo moderno con el impetuoso ardor de quien aspiraba a decisiva e inmediata victoria; la de verse, en suma, intelectualmente avasallado por un verdadero dualismo. Su labor militante en esta segunda mitad de la vida reclama ahora con preferencia nuestra atencin, sin perjuicio de ocuparnos muy pronto en su importante monumento literario. Corra el ao de 1848, cuando un gran nmero de cubanos descontentos, entre quienes figuraban no escasos amigos ntimos de Saco, le invit a que se trasladara a Nueva York con la mira de demostrar y defender en un peridico creado para ello, la conveniencia de la anexin de la Gran Antilla a la repblica norteamericana. Desde Pars rechaz el interpelado la proposicin, en su folleto Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos, y en el que denomin Rplica a los anexionistas Este ltimo papel en que aconsejaba la resignacin indign tanto a sus paisanos, que amn de lanzarle el epteto de apstata, le clavaron en la frente el inmerecido sambenito de haber vendido su pluma al Gobierno de Madrid. En 1851, despus de frustrada la segunda expedicin de Narciso Lpez, Saco, siempre en acecho de lo que en bien de su tierra poda

PAGE 307

JOS ANTONIO SACO /303 /303 /303 /303 /303 redundar, dio a luz “La situacin de Cuba y su remedio”; declarando que el remedio consista en que Espaa satisfaciera las aspiraciones de los antillanos. Impugnronle estas ideas en la corte el ao de 1852; e incontinenti envi a la prensa una rplica, encabezada con el arrogante epgrafe: “O Espaa concede a Cuba derechos polticos, o Cuba se pierde para Espaa”. Semejante el patriota bayams al hroe legendario cuyo dormir era un perpetuo velar, al punto que se instruy de las apreciaciones emitidas en 1865 por el ministro de Ultramar D. Manuel Seijas Lozano ante las dos Cmaras espaolas, tocante a la poltica que en Cuba deba regir, las combati en cuatro cartas, dignas por su valenta e irrefutables razones, de ser meditadas y tenidas en consideracin por los gobernantes metropolticos. El Ayuntamiento de Santiago de Cuba le eligi mandatario suyo para la Junta de Informacin sobre las reformas de Ultramar, promovida por el seor D. Antonio Cnovas del Castillo en 1866. Nuestro venerable publicista se puso acto continuo en camino para Madrid; y despus de haber concurrido a la sesin en que se dio lectura a su famoso voto particular en el que combati enrgicamente la representacin de las Antillas en el Parlamento de la nacin, regres a su domicilio parisiense.54De l torn a separarse a principios de enero de 1877, para establecerse definitivamente en Barcelona; y all recibi dos aos y medio ms tarde la credencial de diputado por la provincia de Santiago de Cuba, en la cual haba nacido.55 Tampoco lleg en esta ocasin a ocupar su asiento en el Congreso, porque el 26 de septiembre de 1879 entreg su alma a Dios, al cumplir la edad de 82 aos y cuatro meses. No podemos ni debemos silenciar, que el habanero D. Julin del Val y Ros fue el pao de lgrimas del insigne anciano en el postrer perodo de su vida; y quien aadi a este inolvidable rasgo de noble civismo, el pagar de su peculio el embalsamiento del cadver, el entierro en Barcelona, y su traslacin algo despus a La Habana, en el vapor correo Ciudad de Cdiz de la Compaa Trasatlntica. Celebrronse los funerales en la capital de Cuba con pompa idntica a los de su ilustre amigo D. Jos de la Luz Caballero;56 los peridicos de todos los matices polticos rindieron espontneo tributo de respeto y admiracin a la memoria del difunto; y merced al laudable desprendimiento de varios compatriotas, adquiriose en nuestro bello Cementerio de Coln el terreno y la bveda donde yacen guardados sus mortales despojos, y sobre ellos se levant una columna a la que sirve de corona el marmreo busto del egregio patricio.57

PAGE 308

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 304\ 304\ 304\ 304\ 304\ IV Caera en palmario error quien atribuyese de un modo exclusivo los altos mritos de D. Jos Antonio Saco a su privilegiado talento natural. No; esos mritos dbense tambin a otro factor poderoso e invisible; a una causa superior, a la cultura del medio ambiente donde germinaron, florecieron y fructificaron las brillantes facultades del austero bayams; y esta observacin, so pena de que parezca gratuita o arbitraria, nos compele a echar una rpida ojeada sobre la historia de Cuba. Desde que en 1511 vino Diego Velzquez con 300 soldados a someter y poblar la Gran Antilla, apenas hizo sta otra cosa que vegetar, hasta despus de corridos los dos primeros tercios del siglo XVIII. Dedicados sus habitantes en el perodo primordial a la explotacin de las minas; luego, a la crianza de ganado mayor o menor; y destinados los puertos de la colonia a proveer de agua y refrescar los vveres de los galeones que zarpaban de la pennsula para Costa Firme o Mjico, no sali del estado embrionario hasta que el 6 de junio de 1762 se present a la vista del castillo del Morro una numerosa escuadra enemiga, con 14 000 hombres de desembarco, a las rdenes del conde de Albemarle.58La toma de La Habana por el ejrcito ingls y su permanencia en ella por casi un ao, produjeron en el Gobierno de Espaa y en las actividades latentes de Cuba una maravillosa conmocin elctrica. Las patriarcales costumbres de la vida pastoral de antao trocronse de sbito en energa febril, as en la esfera material como en la especulativa. Abonan este aserto multitud de hechos, de los que researemos algunos en condensada sntesis. No bien abandonaron nuestras playas las tropas extranjeras,59procediose desde el mando del conde de Ricla (1768) al del marqus de la Torre, a reconstruir las derruidas murallas del Morro; a fortificar las alturas de la Cabaa; a reorganizar el Arsenal; a recoger la moneda de plata macuquina; a edificar los castillos de Atars y del Prncipe; y a formar en 1774 el primer censo de poblacin de la Isla, que arroj por resultado 96 000 habitantes blancos, 30 000 de color, libres, y 44 000 esclavos, ascendentes en conjunto a 170 000 almas. Pasando a otro orden de hechos, nuestra Universidad Pontificia, inaugurada en 1734 por los religiosos dominicos bajo el estril mtodo peripattico, sacudi un tanto su marasmo con el vuelo que comunic a todos los espritus la Revolucin Francesa, y con la tcita pero eficaz competencia que le suscit el Colegio de San Carlos, fundado en 1769 en uno de los edificios pertenecientes a los expulsados jesuitas. Por otra parte, la Escuela de Beln proporcionaba en 1781 educacin gratuita a 200 nios pobres; la Gaceta sali a luz; el Papel Peridico empez a repartirse; y D. Antonio Robredo, amigo del barn de Humboldt, desechando el calendario de Mjico que hasta entonces era

PAGE 309

JOS ANTONIO SACO /305 /305 /305 /305 /305 el nico en uso, imprimi otro arreglado a la verdadera situacin astronmica de La Habana. El inolvidable gobernador general D. Luis de las Casas fundaba en 1793, con la cooperacin de distinguidos cubanos, la Sociedad Patritica de Amigos del Pas y la Real Casa de Beneficencia, mientras en el ao subsecuente creaba el Gobierno Supremo el clebre Consulado, que fue por casi medio siglo el alma vivificante de nuestra agricultura y comercio, gracias al entusiasta e inteligente celo de sus vocales, y, en particular, al de su sabio primer secretario D. Antonio del Valle Hernndez.60Hubo ms. Para honra y prez de Cuba, as como para la aceleracin de sus incipientes progresos, surgi sobre el horizonte a fines de la centuria pasada una esplndida constelacin de preclaros varones, cuyos nombres, mientras haya corazones cubanos, jams caern en el olvido: D. Francisco de Arango y Parreo, que est clamando desde su sepulcro por un inteligente expositor crtico de su recin publicada coleccin de importantsimos informes; el doctor D. Toms Romay, que no satisfecho con haber introducido y aclimatado en esta Isla la benfica vacuna, promovi la traslacin de los enterramientos desde las iglesias a las afueras de los poblados; y propag los colmenares de tal suerte, que la cera empez a figurar desde entonces en nuestros artculos de exportacin; el presbtero doctor D. Jos Agustn Caballero, que sum las relevantes dotes de observador sagaz y de catedrtico superior a las ideas predominantes en su poca, con la sazonada erudicin histrica de que hizo brioso alarde en la oracin fnebre a los restos de Cristbal Coln; el presbtero D. Flix Varela, a quien cupo el honor de derribar en Cuba el dolo del escolasticismo, y de presentar al ansia devorante de la juventud, un nuevo mundo, por as decirlo, para la adquisicin de los conocimientos trascendentes; D. Nicols Escobedo, profundo jurisconsulto, y orador cuya voz de melodioso timbre regalaba los odos para rendir las voluntades, mientras la apiada falange de sus razones se enseoreaba de los entendimientos; D. Felipe Poey, que acert a ceirse los lauros de entomlogo e ictilogo eminente; y, en fin, D. Jos de la Luz Caballero, cuyas obras, a medida que van apareciendo en estos das impresas y ordenadas, le agigantan cada vez ms, bajo el doble aspecto de tipo evanglico y de filsofo sapientsimo.61Nacidos estos prohombres en las postrimeras del siglo XVIII, dicho se est, que al ponerse en inmediatas relaciones con D. Jos Antonio Saco cuando a La Habana lleg en 1816, fueron desde luego o sus condiscpulos o sus maestros; y a priori se adivina, cuan decisivo influjo debieron ejercer en su conducta, sentimientos e ideas, las excepcionales condiciones cientficas y literarias de aquella bienhadada agrupacin de amigos.

PAGE 310

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 306\ 306\ 306\ 306\ 306\ Desde que cerr la ltima centuria hasta el ostracismo fulminado contra Saco por el general Tacn, agolpronse, a travs de no pocas zozobras, mltiples sucesos favorables al desarrollo de la riqueza y cultura de Cuba. Su exigua poblacin, despus de recibir en 1799 el refuerzo de los fugitivos de la catstrofe de Santo Domingo, subi en 1817 a la cifra de 635 000 almas, y en 1828 a la de 800 000, con el xodo de los adictos a Espaa, de los ya independientes virreinatos as de Mjico como de la Amrica Central y Meridional. Incluyen tambin los precedentes guarismos, los negros importados de frica desde la regia autorizacin concedida a ese trfico en 1791; cumplindonos advertir, que por la obstinacin de fomentar nuestra agricultura con esta clase de brazos, su nmero ascenda en 1811, conforme a los clculos de D. Francisco Arango, a 326 000 individuos de ambos sexos, sin que despus sufriera su progresivo crecimiento solucin de continuidad.62Con el vuelo tomado por la poblacin, vino a coincidir uno de los episodios de mayor trascendencia en nuestra historia insular. Lo inaugur Carlos III, aconsejado por el ministro Universal de Indias D. Jos de Glvez, poco despus marqus de Sonora, al expedir la Real Cdula de 12 de octubre de 1778; pues por ella no slo agreg a Cdiz otros 11 puertos de la pennsula para comerciar con los de Santiago de Cuba, Habana, Bataban y Trinidad en la Gran Antilla, y con todos los de ambas Amricas; sino que adems eximi del pago de derechos a su entrada en Espaa a numerosos productos del Nuevo Mundo, figurando entre stos los azcares y el caf. Los resultados de estas innovaciones no se hicieron esperar, 20 000 arrobas de azcar export Cuba en 1767, y las embarcadas en 1790 ascendieron a 1 milln. Importa, no obstante, consignar, que nunca quiso pensar el Gobierno de Madrid, en que esta Isla tuviese contrataciones con el extranjero; pero circunstancias muy apremiantes impusieron este fundamental progreso, aunque en forma gradual e intermitente, y a travs de mltiples dificultades. Desde 1792 a 1814 slo disfrut Espaa ocho aos de paz.63 Este incesante batallar con poderosas naciones martimas como Francia e Inglaterra, colocaron muchas veces a Cuba en la imposibilidad de dar salida a sus productos; mxime, cuando por la insurreccin de los antiguos virreinatos, un enjambre de corsarios ahuyent la marina mercante espaola del Atlntico y del golfo de Mjico. Por esto, los comerciantes de Cdiz solicitaron y consiguieron la Real Orden de 18 de noviembre de 1797, que permiti el comercio con Amrica en barcos neutrales, desde puertos nacionales o extranjeros. Por esto se previno al Gobernador y al Intendente de La Habana en Real Orden reservada de 8 de enero de 1801, que se siguiera permitien-

PAGE 311

JOS ANTONIO SACO /307 /307 /307 /307 /307 do el trfico con las potencias neutrales para subvenir a las necesidades de los habitantes y del Real Erario, y a la extraccin de las cosechas; pero sin renunciar a poner en vigor las leyes de Indias, en cuanto lo consintiese el estado de paz de la nacin. Por esto, en fin, se concedi en 24 de diciembre de 1804, y se reiter en 9 de agosto de 1805 a las casas de comercio de los pases neutrales de Europa y Amrica que enviasen a esta Isla toda clase de frutos y mercancas desde los puertos de sus respectivas residencias, con tal que exhibiesen un permiso suscrito por el ministro del ramo. Lisonjeros resultados produjo esta serie de franquicias, aunque se otorgaron con calidad de provisionales ; pues el milln de arrobas de azcar exportado en 1790, se convirti en 3 millones y medio en 1805. En estas continuas alternativas de conceder y negar a Cuba el trato directo con los extranjeros, lleg el ao de 1809; fecha en que de tal suerte se interrumpieron las comunicaciones de esta Isla con el exterior, que el Consulado de La Habana manifest al Gobierno Supremo en 15 de octubre del precitado ao, “que no habiendo en Espaa buques que extrajeran las 250 000 cajas de azcar de la zafra subsecuente, Cuba perecera, a menos que se permitiera hacerlo a las potencias aliadas”. Forzoso fue deferir a este ruego por la Real Orden de 17 de mayo de 1810;64 pero se revoc pocas semanas despus respecto de la Amrica continental, tolerndose en Cuba su observancia, como lo patentiza el hecho de que antes de llegar a La Habana el intendente D. Alejandro Ramrez en julio de 1816, consentido estaba el comercio con los extranjeros y de modo tan provechoso, que la Isla de algunos aos atrs, haba podido prescindir de los situados de Nueva Espaa. En apoyo de estas verdades, la Real Orden de 10 de febrero de 1818 reconoci aquel estado de cosas, dictando reglas para evitar fraudes en el trfico con los extranjeros; y, por ltimo, Fernando VII, por Cdula de 7 de mayo de 1824, otorg para siempre a Cuba la libertad de comerciar con todas las naciones. A quin debemos en realidad esta fecunda victoria? Ella fue el resultado de una lucha tenaz, iniciada por el ilustre hacendista D. Jos Pablo Valiente,65 y con gran vigor mantenida por aquel hombre superior que con inextinguible ardor cvico defendi los ideales econmicos de su pas; el eminente cubano D. Francisco de Arango y Parreo, que por largo plazo libert de diezmos el cultivo del caf, del algodn y del ail (1792), lo mismo que los productos de los ingenios de nueva fundacin; que nos trajo de sus viajes ultramarinos la caa blanca de azcar; que en un informe inmortal destruy para siempre la Factora de Tabacos que tantas lgrimas y sangre haba costado a los infelices vegueros; y que el Consejo de Indias (1813 a 1816) fue con sus clebres “Axiomas”,66el infatigable campen de los lastimados intereses de Cuba y aun de la

PAGE 312

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 308\ 308\ 308\ 308\ 308\ misma metrpoli, en la pugna secular a que dio origen el sistema preconizado por las famosas leyes de Indias. La laboriosa evolucin que acabamos de resear entraaba tal alcance, que D. Jacobo de la Pezuela, escritor nada sospechoso en achaques de patriotismo, ha dicho en su Diccionario Histrico, Geogrfico, Estadstico de la Isla de Cuba ,67 “que la mejor defensa de Espaa para conservar su imperio colonial, hubiera sido permitir el comercio directo de todos los puertos de Indias, con las colonias extranjeras y con las naciones de Europa”. ——— Provista Cuba de trabajadores en sus campos, y de libertad en sus relaciones mercantiles; colmada por la naturaleza de prodigiosa fertilidad; y hallndose arruinadas por la guerra las que en este hemisferio fueron continentales posesiones espaolas, no debe sorprender que los 4 millones de arrobas de azcar exportadas en 1809, se elevaran en 1834 a 8 millones y medio, cuyo valor unido al de las mieles, aguardientes, caf, cera y tabaco, importaron un total de 14 millones de pesos.68La invasin de la pennsula por los ejrcitos de Napolen fue para nosotros nueva causa propulsora de adelantos futuros. La convocatoria para Cortes extraordinarias lanzada por el Consejo de Regencia con motivo de aquel acto de perfidia, tuvo por corolario ineludible el llamamiento de los diputados americanos, en cuyo nmero entraron los de Cuba. Este imprevisto suceso inaugur en ella la vida poltica; vida que a despecho de los desgarramientos y vicisitudes que ha venido atravesando, cuenta hoy 80 aos de duracin. No slo en el antedicho perodo, sino en el segundo de 1821 a 1823, tomaron asiento en el Congreso nacional los mandatarios de Cuba;69 y esto naturalmente provoc en ella, el meditado estudio del derecho pblico e internacional, con el de la economa poltica. Aconteci ms. Hubo entonces una verdadera explosin de talentos notabilsimos en jurisprudencia, en medicina, y en otras ramas del humano saber. Acaudill a los primeros, el eminente letrado D. Rafael Gonzlez; quien tuvo entre otros sucesores, a los Govantes, los Armas y los Cintras. Descollaron entre los segundos, los doctores D. Nicols Jos Gutirrez, presidente ms tarde de nuestra Academia de Medicina, y el renombrado cirujano D. Fernando Gonzlez del Valle, hoy ex rector de esta Universidad. Brillaron contemporneamente en otras esferas cientficas, el qumico Estvez, los expertos agrnomos D. Juan Poey y D. Francisco Diago, el original pensador D. Tranquilino Sandalio de Noda, y el insigne ingeniero D. Francisco de Albear y Lara. La prensa peridica despert del sopor que la embargaba, al verse libre de los grillos de la censura en los dos perodos constitucionales, y tambin por el alto nivel que haban ya cobrado las ideas. Por esto no

PAGE 313

JOS ANTONIO SACO /309 /309 /309 /309 /309 causa extraeza que revistiera formas muy variadas; mostrndose doctrinal en el Patriota Americano de D. Jos del Castillo, en el Observador Habanero de D. Jos Agustn Govantes, en el Amigo del Pueblo de D. Diego Tanco, y en El Habanero del presbtero Varela —noticiera, acre y punzante en El Regan —: de elevada y certera crtica en la Revista Bimestre Dividida la Isla en tres departamentos, Occidental, Oriental y Central, encontr el primero un entusiasta gua para los empeos de la literatura en D. Domingo del Monte; el segundo, en D. Juan Bautista Sagarra; y el tercero, en D. Gaspar Betancourt, ms conocido por el popular seudnimo del Lugareo. Estos tres radiantes focos de ilustracin contribuyeron poderosamente a nuestro progreso intelectual, y a difundir con el fecundo apoyo de las Sociedades Econmicas, la instruccin elemental y secundaria. Preponder por largo tiempo en el magisterio el cultivo de la memoria, con olvido del ejercicio gradual del entendimiento; pero desde 1827 apart los colegios del centro de las ciudades; escogi con escrpulo los profesores y textos; adopt mtodos racionales de enseanza; y unific el efecto de estos diversos coeficientes con tanto arte, que los peritos en pedagoga proclamaron intil en 1834 el enviar los jvenes a educarse en el extranjero. Sin salir del primer tercio del siglo actual, donde queremos encerrar este histrico bosquejo, no falt a las graves evoluciones sociolgicas que acabamos de indicar, un glorioso nimbo potico. Las liras de Zequeira y Rubalcava, de Ramn Palma e Iturrondo; las bellas composiciones de Milans que recuerdan por sus tendencias morales las del italiano Parini, y los soberbios cantos de Heredia, hicieron vibrar los corazones cubanos con tanta ms intensidad, cuanto que por no caber los ideales de algunos de estos poetas dentro de los frreos moldes del gobierno que en su poca imperaba, quiz perdi el uno la razn, y fue el otro a expiar en la nostalgia del destierro, los alados arrebatos de su fulgurante fantasa. Pues bien, seores. En medio de esta luminosa atmsfera, dentro de este complejo movimiento intelectual de un pueblo cuyas clases acomodadas eran cultsimas; y tratndose a diario con quienes pugnaban por conquistar libertades polticas y hondas reformas sociales; en la ebullicin, volvemos a repetir, de estos elementos de vigorosa vitalidad, el corazn y el cerebro de D. Jos Antonio Saco alcanzaron la plenitud de su madurez. Fue, por tanto, legtima encarnacin de las tristezas y alegras de su patria; de sus sentimientos y aspiraciones; fue, en una palabra, directo y genuino producto de Cuba, pues al despedirse de ella en 1834, haba ya cumplido la provecta edad de 37 aos. Si su desdichada estrella le condujo a Europa para concebir y labrar all la ms preciada joya de su peregrino ingenio, conste, que el antiguo continente no tuvo en ella otra participacin, que el haberle proporcio-

PAGE 314

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 310\ 310\ 310\ 310\ 310\ nado el tesoro de sus archivos e inagotables bibliotecas, que en Amrica no hubiera podido consultar.70V Escoger para asunto de una obra la Historia de la Esclavitud presupone, desde luego, un vigoroso talento y una profunda erudicin. Si Gibbon invirti dos dcadas en recoger y ordenar los materiales exigidos por su propsito de narrar la Decadencia y Ruina del Imperio Romano 30 aos necesit Saco para conseguir lo que haba menester, en los archivos y bibliotecas de todas las naciones cultas, y con particularidad en las de la pennsula ibrica. Su empeo arranca desde el Gnesis con Abraham, y desde Egipto con el primero de sus faraones; se desenvuelve en etapas paralelas a la marcha de la civilizacin en frica, Asia y Europa hasta fines del siglo XV; salva enseguida el Atlntico; y se contrae en su postrer desarrollo, a la doble servidumbre de los indios y los negros en las dilatadas regiones del Nuevo Mundo. Plan tan gigantesco requera para su ejecucin excepcionales cualidades; y Saco, por singular anttesis con sus nativas dotes de irresistible polemista, ha sabido ostentar las que ms enaltecen a los grandes historiadores. Exento de toda clase de prejuicios religiosos, filosficos y nacionales, expone los hechos con serenidad olmpica y severo encadenamiento lgico, en un estilo sobrio cual el de Tucdides, lmpido como las aguas del Rdano a su salida del lago Lemn, y de tal sencillez, que inspira plena confianza en la probidad literaria del autor. Saco, por otra parte, no emite una idea ni adelanta la ms leve noticia, sin apoyarlas en una autoridad fehaciente. Dirase que ha tomado en contra suya por lema, el Nullius in verba de la clebre Sociedad italiana del Cimento. Quien se engolfe reflexivamente en la lectura de la Historia de la Esclavitud recibe impresiones anlogas a la que produce la primer visita a la romana baslica de San Pedro. Nada en ella causa de momento asombro; pero al recorrer el viajero sus silenciosas naves; al ver marcado en su pavimento el tamao relativamente nfimo de las mayores catedrales del mundo; al cerciorarse de que en las solemnes festividades religiosas se aglomeran dentro de aquel recinto hasta 60 000 personas; al levantar, por ltimo, los ojos a la prodigiosa cpula que al nivel de las nubes construy el genio de Miguel ngel, entonces y slo entonces comprende el atnito peregrino, que si, a primera vista, todo le pareci de dimensiones nada extraordinarias, efecto fue, no de la realidad, sino de las armnicas proporciones de aquel colosal edificio. Pues bien. La Historia de la Esclavitud tampoco provoca elogios ni entusiasmo en sus iniciales captulos; pero a medida que se

PAGE 315

JOS ANTONIO SACO /311 /311 /311 /311 /311 progresa en su conocimiento y examen, va irguindose su mrito intrnseco, semi-velado al principio por la pulcritud tica del estilo, por la difcil facilidad de la narracin, por la casta riqueza de ideas accesorias con que exorna la tesis principal, la exquisita erudicin del autor; todo lo cual constituye en definitiva una obra, que coloca a D. Jos Antonio Saco a la cabeza de cuantos historiadores han escrito en la lengua de Cervantes, y al par de los ms renombrados en las naciones extranjeras. Caer en grave error, quien tome por panegrico pomposo este breve juicio de un trabajo verdaderamente monumental. Se fijar en lo cierto, quien recuerde al leerlo, que conforme a un aforismo de Renn, estn muy lejos de excluirse la crtica y el entusiasmo.**Este tomo es trasunto del de la primera edicin, publicada en La Habana el ao 1893. Habiendo muerto Jos Antonio Saco en 1879, fue impresa dicha edicin al cuidado del doctor Vidal Morales y Morales, quien recogi y orden los fragmentos y apuntes dejados por Saco, y comprob la exactitud de las citas.Notas1Antonino Po. 2Este Reglamento, obra de Arango, fue muy celebrado por el barn de Humboldt en su Ensayo sobre la Isla de Cuba (V. M. y M.) 3Extracto de una carta escrita por un individuo natural de la ciudad de Santo Domingo, a otro de La Habana, su fecha 25 de noviembre de 1798: “El agente Nedouville que vino encargado de la organizacin de la colonia vecina, se embarc para Francia el 27 del pasado, desengaado de no poder hacer carrera con los moriscos. Desde que lleg tuvo avisos secretos de que el General Negro Tousaint trataba de echarlo de la colonia como lo hizo con Sonthonax, que vieron ustedes en sa, y con este antecedente, el Agente procedi con el mayor pulso, dejando en sus empleos a todas las hechuras de Tousaint, y no haciendo ms novedades que las precisas, en cumplimiento de las rdenes que traa tanto del Cuerpo legislativo como del Directorio. Los negros le armaron varios lances, con el fin de empearlo en alguno y tener pretexto de echarle: Nedouville tir a cortarlos, a excepcin del ltimo acaecido en Bayai ahora Fuerte Libertad y dispuesto por el General de Brigada Moiss, sobrino de Tousaint, para pasar a cuchillo a todos los blancos. Nedouville le depuso del mando, despus de comprobado el hecho por otro negro llamado Manigar y en lugar de presentarse al Guarico para ser juzgado por un consejo de guerra, que deba presidir Tousaint, como General en Jefe de todas las tropas de la colonia, el tal Moiss hizo renuncia, mand disparar contra los blancos y vindose estrechado por stos, a pesar de no ser ms de un puado, se huy al campo, junt gente y al 3 o 4 da, se present en la Pelite anse inmediato al Guarico con 2 000 negros armados, cortando la comunicacin de la Plaza con el camino. A los dos das ms, hizo lo mismo su to Tousaint con otros 12 000, enviando al agente Nedouville un recado por medio de un ayudante suyo, desde la Casa Charri que vena a castigar, personalmente, el atentado hecho en Bayai por los blancos a su sobrino Moiss. Nedouville le pas un oficio reconvinindole sobre el atentado de

PAGE 316

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 312\ 312\ 312\ 312\ 312\presentrsele con tanta gente armada y manifestndole que el caso se deba examinar y juzgar en consejo de guerra, como se lo tena prevenido, y para el cual le haba llamado. No hubo modo de hacerle desistir de su empeo, ni de que soltase ninguna firma u oficio sobre ese particular. En vista de esto le declar por rebelde a la Repblica, y se embarc con todo el squito de subalternos de todos ramos que trajo de Francia, y los dems que le quisieron seguir, que ascendieron a 300 personas, sin contar la gente de la dotacin de las fragatas el citado da 27 del mes pasado. Justamente haba a la vista del puerto varios ingleses cruzando. Para libertarse de ellos, hizo salir por delante a la fragata ms velera, con orden de que sin empear combate, navegase hacia el oeste a distancia poco ms o menos de tiro de can hasta la tarde, y que cuando les considerase a las otras fragatas 15 o 20 leguas al barlovento, hiciese fuerza de vela para huir de los ingleses, y hacer rumbo al punto de reunin que le seal. As lo hicieron. Sali Nedouville como lo haba premeditado, y por un americano que encontr cerca de las Bermudas cargado de caballos y ganados para la Martinica, y apresado despus por un corsario francs, hemos sabido esta semana que caminaba felizmente a Francia con sus tres fragatas. Hago a ustedes esta corta relacin con citacin de algunos pasajes o puntos de las cercanas del Guarico, en que pasaron los principales hechos, por si usted lo comunica a alguno de los muchos oficiales de esa plaza que conocen aquel local. De todo esto tengo noticia por persona fidedigna que lo presenci y de cuya verdad no me queda la menor duda, porque aunque blanco de nacimiento, es ms que negro en los hechos y entusiasta panegirista del taimado Tousaint. ste hizo poner en consejo de guerra a todos los que tuvieron parte en el acontecimiento de Bayai sin distincin de colores: algunos fueron sentenciados a ser pasados por las armas; pero intercedieron por ellos dos clrigos, directores o mentores de sus acciones, que siempre estn a su lado, y la pena capital se conmut en la de destierro o deportacin perpetua de la colonia, que llaman ellos. ”Ahora, qu consecuencias sacaremos de este proceder de los negros? Procediendo de los datos que tenemos aqu del estado presente de la Francia, y del modo de pensar de los que tienen parte en su gobierno, nada de esto har all la menor sensacin, porque asuntos de mayor gravedad, bien sean polticos y bien particulares, que tanto influyen sobre aqullos, llaman la atencin al gobierno, y, por otra parte, han disputado y controvertido mucho el punto de si deban abandonar o no, a su suerte, las colonias de las Antillas, y la opinin de los que estaban por la afirmativa, o de su abandono, encontr muchos secuaces”. Extracto de otra carta dirigida por el mismo individuo, con fecha de 18 de diciembre de 1798: ”Inform a usted por la va de la Guaira que el general Nedouville, agente del Directorio de Francia en el Guarico, se haba embarcado en aquel puerto el 27 de octubre para Francia, declarando al negro Tousaint rebelde a la Repblica, y mandando a todos los jefes de la colonia se abstuviesen de toda comunicacin con l. Igual orden pas a este comisario Roume, pero ste exhibi un pliego por el cual se le manda reemplazar a Nedouville en caso de su muerte o de apresamiento al venir a esta Isla y en virtud de esto se va un da de estos al Guarico. El Negro recibe ya en los puertos de la colonia que estn bajo de su mando, barcos de todas naciones, inclusos los ingleses, y esto es prueba de que quiere obrar sin ninguna sumisin ni dependencia de la Francia. Lo malo es que mientras que sta permanezca en guerra, no podr remediar nada, y que el desorden de aqu cada vez ir en aumento”. 4En Junta ordinaria de la Real Sociedad Patritica, celebrada el da 14 de febrero de 1799. Se ley, segn prctica, el borrador del acta antecedente, mereciendo aprobacin. Y continuando despus nuestras conferencias acerca del expediente que deberan formarse para tratar con el debido conocimiento el punto de las escuelas gratuitas en que

PAGE 317

JOS ANTONIO SACO /313 /313 /313 /313 /313est entendiendo la Sociedad, propuso el amigo vicedirector D. Francisco de Arango, que el citado expediente se dividiese en dos ramos: que en el uno se tratase de las escuelas de esta ciudad, y en el otro, de las que en el campo se necesitan. Sobre el primero fue de opinin, que en clase de gratuitas para hombres, bastaba la de Beln, si se le daba la nueva planta que el seor Director haba solicitado, y se consegua que en las dems escuelas de la ciudad se estableciese el propio orden y la obligacin de ensear de balde a un cierto nmero de nios que lo necesitasen, nombrndose un curador para ellas. Y por lo que toca a nias, que al instante deba formarse una escuela a costa del Ayuntamiento segn estaba acordado, con la cual y la que acababa de organizar el seor Director en la Casa de Beneficencia, parece que estaba suficientemente atendido el bello sexo, y redondeado en lo respectivo a la ciudad, poniendo con separacin lo hecho sobre la Escuela de Beln, nueva organizacin en las dems establecidas, dotacin y organizacin de la escuela de nias que se propone, y lo ejecutado por el seor Director en orden a la de Beneficencia. Y que en cuanto al segundo ramo, habiendo verdadera urgencia en estas escuelas en los arrabales de esta ciudad, y en las poblaciones de sus campos, deba la Sociedad empearse en su establecimiento, a lo menos para hombres, sealando los lugares convenientes, buscando arbitrios para costearlas, dando reglas para su gobierno, y designando las calidades que deben tener sus maestros; para todo lo cual poda nombrarse una Diputacin a la que desde luego propona como un arbitrio sencillo, justo y suficiente el de separar en cada partido para dotacin de estas escuelas el producto decimal de uno de los ingenios que nuevamente se establecen, a quien se le diera el nombre de tercera casa, y se rematara como ahora se hace para el rey con la segunda, en lo cual no se perjudicaba a los partcipes, pues slo se trata de lo que todava no han gozado, y adems de ser conocida su piedad y su obligacin de contribuir a semejantes establecimientos es constante que en pocas partes hay una renta tan pinge. Esta mocin fue aplaudida uniformemente, y para que tenga efecto lo que comprende el segundo punto, e instruir el expediente de uno y otro, se nombr una Diputacin, resultando electos con generalidad de votos los amigos D. Andrs de Juregui y D. Jos de Arango, a quienes se les pasar el oficio correspondiente, practicndose siempre lo mismo por la Secretara con todas las Diputaciones. Es copia del acuerdo original de que certifico.— Alfonso de Viana secretario. 5Vase el expediente promovido el ao de 1792 por el benemrito D. Luis de las Casas ante el Consejo Supremo de Indias para que S.M. permitiera la emigracin anual a esta Isla de cierto nmero de familias canarias. 6Vase la pgina 71. 7Hemos hecho uso de los estados que se hallan en la Historia Econmica de la Isla de Cuba por D. Ramn de la Sagra, autor que no inspirara, por cierto, desconfianza, pues aunque hoy es filntropo de profesin, todava las cataratas del Nigara no le haban reblandecido el corazn. Vase su obra: Cinco meses en los Estados Unidos 8Estas y otras verdades atrajeron al virtuoso joven D. Jos Antonio Saco quien tuvo el valor patritico de decirlas en la isla de Cuba, la animadversin de los traficantes de negros y la persecucin ms infundada, ciega y parcial de parte del gobierno de la colonia: ste sin proceder a formacin de causa, lo ha desterrado, de motu propio y sin trmino, de la Isla. 9Es tal el terror y la indignacin con que se mira hoy en La Habana por la autoridad superior la libertad de imprenta, que nos consta que en su ciego encono contra ella ha librado una requisitoria al Capitn General de Castilla la Nueva para que averige quines son los autores de los infinitos artculos que aparecen en los peridicos de Madrid contra el modo de gobernar de S.E., por convenir as a la administracin de justicia

PAGE 318

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 314\ 314\ 314\ 314\ 314\y a altas miras de gobierno. De manera que este seor no quiere que ni aun en Madrid se escriba con libertad. 10La Sagra asegura, que segn los datos oficiales produce la venta anual de papel sellado ......................................................................................... 240 000 Avaluado cada pliego actuado a diez pesos, asciende ............................. 480 000 En regalos, cohechos y trampas forenses, puede calcularse .................1 000 000 ———— 6 040 000 11Este voto particular de Martnez Serrano fue ledo, como el de la mayora de la Comisin en la Junta ordinaria celebrada por la Sociedad Econmica el 26 de octubre de 1841, y con ciertas modificaciones, fue elevado, con fecha del 29, al presidente de la Corporacin. Esta copia se ha sacado de otra entre los papeles de J. A. Saco, que han pasado a poder del doctor Vidal Morales y Morales.— Nota de la redaccin de la Revista Cubana. 12Sesin de 16 de marzo de 1824. 13Burlomaqui, Droit des Gens part. 4a, cap. VIII. Vatell Droit des Gens, lib. III, cap. VII. 14Ley 2, tt. IV, lib. VII, Nov. R. y 3, tt. XVI, lib. II. Ordenamiento Real. 15Ley 5, tt. V, lib. IV. Fuero Real. 16Tt. I, art. 9. 17Sesin de 15 de mayo. 18Sesin de 16 de marzo. 19En 1792. 20Ocho millones de libras. Vase el Diccionario de Comercio de Mac-Culloch, artculo “Sierra Leona”. 21 Diccionario de Comercio de Mac-Culloch, artculo “Sierra Leona”. 22La gran sociedad abolicionista de Londres reclam contra el permiso dado por el gobierno; pero el lord John Russell no se dign contestarle. Hzolo su secretario en seis lneas evasivas y burlescas. Los peridicos anuncian la llegada a Jamaica de algunos centenares de negros. 23La opinin en Europa respecto de la emancipacin de los negros cambia con el resultado que ha tenido en las colonias inglesas. Escritores distinguidos estudian la cuestin, y desconfiando justamente de las teoras, vienen a consultar los hechos. Tocqueville de lo que ha observado en los Estados de la Unin Americana, deduce la imposibilidad absoluta de que las dos razas vivan nunca la una frente a la otra, sin ser opresora u oprimida; esclava o vctima la ms dbil de la ms fuerte, y Mr. Granier de Cassagnac de sus observaciones en las islas francesas, Santo Domingo, Jamaica y sta, que en el estado moral e intelectual de los negros, la emancipacin es un don tan funesto para ellos como para todo el mundo civilizado. (Vanse tres cartas firmadas en el Courrier des Estats Unis de 19 de junio de este ao.) 24Sesin de 16 de marzo de 1824. 25En este quinquenio se incluyen tres aos de una fertilidad extraordinaria. 26Mr. David Turnbull. 27Por D. Ramn de la Sagra. Nota del doctor D. Domingo del Monte, que ha copiado este documento. 28Mr. Turnbull. 29Es decir, que el negro macu ms estpido de un ingenio es ms racional que los franceses, ingleses, espaoles, anglo-americanos y dems pueblos cultos del mundo que aprecian y se sacrifican por la libertad.— D. del Monte.

PAGE 319

JOS ANTONIO SACO /315 /315 /315 /315 /31530Este acuerdo se suprimi al publicarse el acta correspondiente. Vase el tomo XIV de las Memorias ao 1842. Dbense las copias de estas actas al seor D. Manuel Villanova. 31Estos acuerdos tomados en la sesin citada no estn contenidos en el acta que se public en el tomo XIV de las Memorias de la Sociedad Patritica ao 1842. 32Acuerdo suprimido en el acta publicada en el tomo XV de las Memorias pp. 161-165, correspondiente al ao 1842. 33“Cuba with notices of Porto Rico, and the slave trade 1840”. Cita de D. Jos Ignacio Rodrguez, Vida de D. Jos, de la Luz p. 122. 34Artculo del seor D. Enrique Jos Varona en La Semana, Habana, 5 de marzo de 1888. 35Entre los papeles que desde La Habana remiti en 1844 el cnsul britnico al conde de Aberdeen, fueron la copia y la traduccin de un memorial escrito por D. Francisco Lamadriz firmado por 93 hacendados y propietarios de Matanzas, y hecho pedazos por el brigadier Garca Oa, en 1843 porque los 93 le pedan al general O’Donnell que dictase providencias conducentes al exterminio del trfico ilegal; y estos documentos los present lord Aberdeen al Parlamento con otros anlogos que concurran a probar lo que dejamos asentado. Por cierto que algunos de los firmantes del memorial de Lamadriz (D. Pedro Guiteras y D. Benigno Gener) expiaron su desacato en los calabozos del Morro de la Habana.—“Inglaterra y Cuba”, artculo inserto en el no. 6 de La Amrica de Nueva York, el 15 de julio de 1871, y reproducido en la carta de D. Carlos del Castillo al director de La Independencia de Nueva York, con motivo de su artculo “La tea y siempre la tea”, Londres,1875. 36Esta exposicin debi presentarse firmada por 50 o 60 de los principales hacendados de La Habana; mas, no se hizo as, porque stos tomaron miedo.—Convinose despus en que la firmaran solamente tres individuos de los ms respetables, como lo son los seores conde de Fernandina, general D. Juan Montalvo y coronel D. Rafael O’Farrill; el gobierno, sin embargo, les hizo saber que no llevaba gusto en ello, y, en consecuencia, tampoco la firmaron. 37El Gobierno Superior pidi informe sobre este importante asunto a las autoridades superiores, a las principales corporaciones, y a algunos individuos particulares, entre los cuales se contaba mi padre poltico D. Domingo de Aldama, a cuyo nombre redact el presente. Bien se echa de ver en el tenor de toda la comunicacin del Gobierno Supremo lo que deseaba que se le contestase, y tengo entendido que este y otro ms, fueron los nicos informes dados en sentido contrario.— Jos Luis Alfonso 38D. Manuel Martnez Serrano naci en La Habana el 22 de febrero de 1793. Fueron sus padres D. Antonio Martnez Serrano y D Josefa Mara Vlez, naturales de esta ciudad. Contrajo matrimonio con D Rosala de Quintana y Caballero. Como abogado, desempe siempre en esta ciudad su profesin, en la cual se distingui; y fue secretario de la Academia de Jurisprudencia. Desempe varias ocasiones el cargo de censor de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas, de cuya Corporacin fue primero socio de nmero, y ms tarde de mrito. Cuando se trat, a propuesta del amigo D. Ramn de Armas, de que se borrara de la lista de los socios corresponsales, a Mr. Turnbull, cnsul ingls en esta ciudad, a quien se calificaba de abolicionista y protector de los negros esclavos, Martnez Serrano fue uno de los que se opusieron a la adopcin de esa medida inconveniente; y si ms luego se resign la Corporacin, y con ella su censor el referido Martnez Serrano, a que tuviera lugar esa eliminacin, fue porque as lo exigi el gobernador y capitn general de la Isla, D. Leopoldo O’Donnell, que en plena Junta manifest haber visto con desagrado que al lado de su nombre, como socio de honor, figurase el del cnsul ingls.

PAGE 320

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 316\ 316\ 316\ 316\ 316\Ms tarde, a consecuencia de las reclamaciones de Inglaterra, basadas en la escandalosa trata de esclavos que vena hacindose y toleraban las autoridades de esta Isla, se hicieron ms enrgicas y aun amenazadoras las exigencias del Gobierno ingls, y el de Espaa se vio obligado a hacer algo, expidiendo la Real Orden de 2 de junio de 1843, por la cual se dispuso la promulgacin de una ley penal que impusiera un severo castigo a los traficantes de negros, oyndose previamente a las principales corporaciones de la Isla. La Sociedad Econmica de Amigos del Pas, dirigida a la sazn por el doctor D. Toms Romay, era una de las corporaciones llamadas a informar, y al efecto nombr, para que evacuase el informe, una Comisin de su seno, compuesta del marqus de San Felipe, de D. Joaqun Santos Surez, de D. Joaqun Pealver, del intendente honorario de provincia, seor Garca Mora, y del licenciado D. Manuel Martnez Serrano, que, como censor del Cuerpo Econmico, era preciso formase parte de esa Comisin. Martnez Serrano redact el informe: en l consider delito la infraccin de los tratados celebrados con Inglaterra, y delincuentes merecedores de pena, a los que hacan el comercio de negros y a los que lo permitan por un vil y mezquino inters. La noche del 26 de abril de 1844, en Junta de la Sociedad Econmica presidida por el gobernador superior civil, capitn general D. Leopoldo O’Donnell, ley Martnez Serrano el informe; el general no trat de ocultar su hondo disgusto. Poco despus, a los dos o tres das, en una de las causas formadas por la Comisin Militar, con motivo de la conspiracin atribuida a la raza de color, se haca declarar, bajo la presin impuesta por el tormento a que se sujetaba a esos desgraciados, a un negro cuyo nombre no se ha salvado del olvido, y se le obligaba a decir que en una casa de la villa de Guanabacoa, se reunan determinados individuos para conspirar, y entre ellos Martnez Serrano. La consecuencia de esta declaracin fue que se decretara la prisin de Martnez Serrano, que en esos momentos se hallaba en su finca con su familia; y esa prisin la llev a cabo el 1o de mayo de 1844, un comisario de polica de La Habana llamado Regajo, acompaado de la ronda del partido. Realizada la prisin, se condujo al preso al castillo del Morro, colocndolo incomunicado, en unas cuadras altas de la fortaleza. Esa incomunicacin dur mucho tiempo, y esto hace recordar que, pasado con exceso el trmino que legalmente debe durar la incomunicacin, la esposa de Martnez Serrano present al brigadier Falgueras, presidente de la Comisin Militar, una instancia pidiendo la comunicacin, y que al ir, uno o dos das despus de presentada esa instancia, uno de los hijos del preso, a saber el resultado de tal instancia, le contest el seor Falgueras: “Dgale usted a su seora madre que no puede accederse a su solicitud; que su esposo se lo ha buscado; que yo no se lo he buscado”. En el Morro estuvo mucho tiempo Martnez Serrano, sufriendo privaciones y vejmenes, hasta el extremo de que un da se le priv de sus libros, de los tiles destinados a su servicio, entre ellos hasta de la palangana y jarro para el agua, y de cubiertos, si bien es cierto que todo le fue devuelto a poco, excepto los cuchillos y tenedores de mesa, ya que no fuera por vejarlo, por temor, tal vez, a un suicidio. Por cierto que esta ocurrencia dio lugar a que uno de los das en que los dos hijos varones de Martnez Serrano, acompaados del licenciado D. Domingo de Acosta y Herrera, su pariente y fiel amigo de su padre, fueron a visitarlo al castillo, en unin del fiscal de la causa, D. Pedro Salazar, que siempre los acompaaba, al preguntar al preso cmo estaba, le contest ste haciendo alusin al secuestro de sus libros y tiles de servicio, asegurndole que, lejos de pensar en el suicidio, quera vivir para ajustar cuentas con sus enemigos; y, llamando a sus dos hijos a presencia de Salazar, les manifest que si por casualidad apareca muerto en el calabozo, no creyeran que se haba suicidado, sino que haba sido vctima de mano extraa.

PAGE 321

JOS ANTONIO SACO /317 /317 /317 /317 /317En ese castillo, donde permaneci Martnez Serrano muchos meses, sin que se le permitiera un criado que le sirviese, lo vean, cuando el fiscal tena a bien permitirlo, sus hijos varones, acompaados de algn pariente. Despus de una de esas visitas al preso, al retirarse el fiscal con los dos hijos de Martnez Serrano y el pariente que los acompaaba, les dijo Salazar bajando a la explanada del castillo y detenindose en ella, fija la vista en el lugar inmediato a la crcel, donde se acostumbraba en esa poca levantar el patbulo: “de los que estn aqu —se refera a la fortaleza—, pocos volvern a su casa; la mayor parte ir all”— y sealaba el lugar en que se ajusticiaba. Martnez Serrano contrajo, durante su prisin en el Morro, una enfermedad del estmago, y esto fue causa de que se le trasladara, en calidad de preso, al cuartel de Beln, donde estuvo ocupando, en los primeros meses, el cuarto de banderas, que es el que utiliza el oficial de guardia mientras hace sta; luego le proporcionaron un pabelln alto, y all estuvo hasta que, tomando incremento sus males, se le concedi la libertad bajo fianza, y regres al seno de su familia; pero, en tan fatales condiciones, que al fin muri el 19 de diciembre de 1846. En la causa de conspiracin de los negros en que fue comprendido, como lo fue tambin el sabio educador D. Jos de la Luz y Caballero, director de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas en la poca en que Martnez Serrano era censor de ese Cuerpo y evacu el informe de que ya se ha hablado, fue absuelto de culpa y pena Martnez Serrano, con reserva de su derecho contra el fiscal D. Pedro Salazar, que, comprometido en alguna de las causas en que interviniera, hubo, segn parece, de intentar romperla, y sujeto a un procedimiento, de que conoci la misma Comisin Militar, fue condenado a seis aos de presidio en Sevilla, los cuales, segn se asegura, no cumpli, no obstante haber salido de esta Isla al intento y estado en Sevilla. Martnez Serrano muri bajo disposicin testamentaria, otorgada en unin de su esposa Da Rosala de Quintana y Caballero, en esta ciudad de La Habana, en 11 de diciembre de 1846, ante el escribano D. Pedro Vidal Rodrguez; y en ese testamento aparece la clusula 21, que bueno es copiar aqu, y dice: “Declaro yo, Martnez Serrano, que a consecuencia de una atroz calumnia que se me forj, fui encausado, y este procedimiento es, sin duda, el origen de mis dilatados padecimientos y de que mi familia pueda verse reducida a la orfandad; mas, por la sentencia que se pronunci, no slo se me declar libre de culpa y pena, y que no me perjudicara dicho procedimiento, sino que a la vez se me reserv mi derecho contra el teniente D. Pedro Salavar, que fue el juez fiscal de la causa. Creo que me competen las acciones civil y criminal, para que, por la primera, me indemnice Salazar los gravsimos perjuicios que he experimentado y estoy sufriendo en mis intereses, y que por la segunda me corresponde el derecho de perseguirlo criminalmente, para que reciba el digno castigo de su atrocidad; pero como el Redentor del gnero humano nos ense el camino de perdonar las injurias, no he querido hacer uso de la accin criminal, y perdono a Salazar en esa parte, prohibiendo a mis albaceas y herederos deduzcan dicha accin; mas, con respecto a la civil, es mi voluntad que aqullos, con vista de antecedentes, y consultando la opinin de hombres sensatos y religiosos, establezcan la civil, en el modo y forma que tengan por conveniente y corresponda”. Los hijos de Martnez Serrano no han hecho uso de esa accin civil. 39En el mes de abril del ao 1882 publicamos en la Revista de Cuba del inolvidable doctor D. Jos Antonio Cortina una “Lista cronolgica de libros inditos e impresos que sobre la isla de Cuba se haban escrito”, formada en 1851 en Pars por el eximio humanista D. Domingo del Monte. En ella se deca que este opsculo haba sido impreso en New York o Madrid, por Whitaker y que era una respuesta a los folletos Cuatro Palabras, en contestacin al breve discurso del Excmo. Sr. Montalvo y Despertador Patritico da-

PAGE 322

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 318\ 318\ 318\ 318\ 318\dos a luz en Madrid, por D. Francisco Guerra Bethencourt, y que haba sido escrito por el autor de dicha Lista. (V. M. y M.) 40Cuando esto se escriba an no haba aparecido en los peridicos de La Habana la discusin referida; despus se public (el da 21) con mejor acuerdo, aunque llenas de notas y comentarios. Pero nunca se lleg a imprimir la sesin en que el procurador Mojarrieta interpel al Ministerio por las facultades extraordinarias con que revisti al general Tacn. 41Es de pblico y notorio, y apelamos a la veracidad del mismo general Tacn, que no desembarca en la Isla un buque negrero su cargamento de hombres-bestias, sin que cobre S.E. por cada cabeza de esclavo media onza de oro. En este ao pasado de 1835 calculan los que trafican en esta infernal granjera, que han entrado por los puertos de esta provincia 19 0OO negros; es decir, que S.E. ha percibido 9 500 onzas; o sea, 3 830 000 reales. 42No necesitamos amontonar aqu hechos y ejemplares que comprueben nuestro aserto. Basta que nadie, ni el Ministerio, niegue que el capitn general D. Miguel Tacn est revestido de facultades omnmodas; admitido una vez este solo hecho, por fuerza se han de admitir las consecuencias de l, pues en poltica y legislacin, es un teorema la arbitrariedad del cual no se deducen nunca otros corolarios, que los males que en globo vamos presentando. 43Vase en la Historia Econmica de esta isla por el seor Sagra, la historia del comercio libre, desde las pginas 130 y siguientes, hasta la 143. Vase tambin la apreciable historia de la Revolucin de Espaa por el seor conde de Toreno, tomo IV, pgina 399. En esta obra se ver la general animadversin con que era mirado en Cdiz el ao de 1811 el seor D. Pablo Valiente, por haber establecido, siendo intendente de La Habana, el comercio libre con extranjeros, a causa de las escaseces del Erario. 44Contribuciones indirectas de la isla de Cuba: A la Real Lotera ..........................$ 1 000 000 Renta decimal ............................... 416 000Vase la Historia Renta obvencional ........................ 250 000de La Sagra Propios y arbitrarios .................... 100 000 Correos ..........................................3 000 Aduanas martimas y terrestres9 000 000Vase la Balanza Mercantil, 1834 De papel sellado ............................ 240 000De La Sagra Calculando cada pliego actuado a 10 pesos, segn los tasadores de costas ........................................4 800 000Calculado por un En regalos, cohechos y trampas.comerciante forenses.. .......................................1 000 000cataln ————— $ 17 106 000 45 En sesin de la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de 20 de mayo de 1835, presidida por el Excmo. seor consejero de Estado e intendente de Ejrcito, D. Claudio Martnez de Pinillos, el seor consiliario D. Antonio Mara de Escovedo llam la atencin de la Junta acerca de un documento publicado en los diarios de esta capital, que tena relacin con los ms grandes intereses de la isla de Cuba, a saber: la peticin propuesta a las Cortes por varios seores procuradores, sobre que el gobierno presentase a los Estamentos los presupuestos de productos y gastos de esta Isla. Manifest el seor Escovedo los temores que le asistan, de que, faltos de instrucciones espe-

PAGE 323

JOS ANTONIO SACO /319 /319 /319 /319 /319ciales acerca de la materia, nuestros procuradores, sujetndose a la deliberacin de las Cortes para el arreglo futuro de nuestra administracin de Hacienda, se trastornara sta, con grave perjuicio de la naciente prosperidad de este pas, de cuya peculiar situacin no era probable que la mayora de los seores procuradores a Cortes tuvieran los necesarios conocimientos; por lo que haca formal mocin para que la Junta, tomando en consideracin los puntos comprendidos en la indicada peticin, se ocupara inmediatamente de proponer al gobierno lo que correspondiera, para evitar un compromiso como el ocurrido en 1821 con los aranceles, decretados por aquellas Cortes, que no pudieron tener su necesario cumplimiento. El Excmo. Seor Presidente hizo presente que, desde el mes de octubre anterior, haba remitido los presupuestos para gastos del ao 1836, cuyos fundamentos se hallaban consignados en expedientes o reales rdenes que deban existir en la Secretara del Despacho de Hacienda, y manifest que, por su parte, dirigira al gobierno todas las aclaraciones que se le haban pedido para los futuros presupuestos; pero en cuanto a la mocin del seor Escovedo, rog a la Junta se sirviera diferir su discusin para cuando no se hallase presente S.E., mediante a que, debiendo abstenerse de tomar parte en ella, deseaba, por motivos de justa delicadeza, que la Junta procediese en este particular con entera libertad, y no dar lugar a que pudiese presumirse que haba tenido alguna influencia en su deliberacin, con cuyo motivo se acord citar a sesin extraordinaria el sbado 23 del corriente.— Villanueva.— W. de Villaurrutia En Junta de ese da se ley la mencionada peticin, concretada a solicitar que por el gobierno se pasase al examen y juicio de las Cortes el presupuesto de rentas, gastos y sobrantes de la isla de Cuba, con el pormenor de cada uno de sus ramos, a fin de calificar las necesidades verdaderas y disminuir en lo posible las contribuciones o aumentar los sobrantes por medio de una justa y prudente economa, para agregarlos a la masa general de los que entran en el Real Tesoro, y aliviar as a los contribuyentes peninsulares. Se acord dirigir a S.M. la Reina Gobernadora una reverente exposicin, manifestando ser contra los mismos principios consagrados por el Estatuto Real, que se haran servir de fundamento a la peticin, el que se someta a las Cortes la cuestin del establecimiento de contribuciones en esta Isla y que la conveniencia de este pas estribaba en que fuera el gobierno quien decidiera sobre ellas, oyendo a estas autoridades, previo expediente instruido en la Junta de Aranceles, a la que se dara una formal institucin, y cuyo informe definitivo debera acompaar necesariamente al expediente de presupuestos, al elevarse al gobierno, como igualmente tendra una precisa intervencin en el establecimiento, alteracin, disminucin o aumento de cualquiera impuesto directo o indirecto, mercantil o territorial, todo nterin se estableciera aqu un Consejo provincial al cual haban de corresponder estas atribuciones. Que esta representacin se dirigiera en copia a los seores procuradores a Cortes por estas provincias, y que igualmente se pasase a los seores jefes, al Excmo. Ayuntamiento y a la Sociedad Patritica, por si queran unir sus votos a ella. Que el seor consiliario D. Antonio Mara Escovedo, con el secretario, quedasen encargados de su redaccin.– Javier de Urttegui.—Wenceslao de Villaurrutia secretario. En la comunicacin dirigida a los seores D. Andrs de Arango y D. Juan Montalvo y Castillo, procuradores a Cortes por esta provincia, deca la Junta que haba sentido separarse de su opinin; pero que temiendo ver comprometidos los intereses de la Isla en su xito, no haba podido menos que exponer reverentemente a S.M. los peligros que, en su concepto, nos amenazaban, si el sealamiento de nuestras contribuciones y su distribucin hubiera de someterse a un Congreso, en que esta provincia tena una mnima representacin, en lucha contra una inmensa mayora, interesada en acrecentarlas para disminuir las cargas de la pennsula. V .E. y V.S. [Excmo. seor D. J. Montalvo y seor D. A. de Arango] podrn seguramente, a esta fecha, haber formado opinin del

PAGE 324

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 320\ 320\ 320\ 320\ 320\modo de ver los negocios relativos a este pas por sus colegas los seores procuradores peninsulares, y acaso el haber presentado la peticin sobre presupuestos habr sido efecto de ese conocimiento de sus opiniones individuales en favor de la Isla; mas, como se trata de un principio en cuya aplicacin no deben entrar en cuenta las calidades personales de los actuales procuradores, porque ellos son amovibles, y, por el contrario, los intereses respectivos de este pas y de la pennsula han de ser siempre los mismos, diferentes, y aun contradictorios, la Junta ha debido ver la cuestin bajo este punto de vista. sta hubiera sido quiz la oportunidad de pedir la formacin de un cdigo municipal para la Isla, y el establecimiento de una diputacin o consejo provincial; pero como esta institucin est ya anunciada, la Junta se ha limitado a indicar que se la conceda la atribucin de intervenir eficazmente en la formacin de los presupuestos y en la imposicin de contribuciones, cometindose entretanto sus facultades en esta materia, a una junta que, aunque tendr el nombre de aranceles, como la que ya aqu se conoce, variara esencialmente con la nueva forma que se propona, y, sobre todo, con la presidencia que el gobierno designe, pues que hasta ahora la ha tenido el administrador de Rentas Reales, y los vocales han podido llamarse meros asistentes, por cuanto su voto ha sido nulo cuando no ha estado de acuerdo con el de los empleados fiscales, y ni siquiera se han extendido y agregado al expediente las opiniones contrarias a las resoluciones, para que el alto gobierno tuviese conocimiento de ellas. En adelante, si fuese adoptable el sistema propuesto por esta Corporacin, la Intendencia tendra en la Junta la misma representacin que el Ejrcito y Marina, a saber: un ministro delegado para dar las noticias e instrucciones de hecho necesarias, y no debe temerse la influencia que en tal materia es natural que tengan los intendentes, ni la tendencia a acrecentar los impuestos. La Junta en su posicin no ha podido hacer otra cosa que indicar un medio, a su modo de ver, ventajoso para las mejoras progresivas de nuestro sistema administrativo. V.E. y V.S., con un inmediato conocimiento del sentido en que se halle el gobierno y los estamentos, respecto de nuestro bienestar, podrn encaminar el negocio, obteniendo todas las ventajas asequibles sobre la base de nuestra propia intervencin en una materia que tanto interesa a la isla de Cuba. La Junta, entretanto, espera de su celo patritico, que aun en el caso de decidirse que sean las Cortes quienes deban aprobar nuestros presupuestos, y establecer nuestras contribuciones, se sirvan V.E. y V.S. esforzar la idea, de que aqullos ni stas se propongan desde aqu por slo los jefes, sin conocimiento de los contribuyentes, pues de esa manera es seguro que vendra a ser nula para la isla de Cuba la representacin nacional. La Real Sociedad Econmica (de la que entonces era su director D. Jos Mara Zamora, y secretario D. Antonio Zambrana) acord, en sesin de 23 de junio de 1835, que la exposicin pasase a una comisin de su seno, para que, ilustrando tan importante y grave materia, se discutiese y resolviese por la Sociedad. 46Segn las noticias que tenemos, ste fue el ltimo artculo que escribi El Lugareo ( N. de la R. ) 47Son tres captulos de la Autobiografa de Saco, dictados por l a un amanuense suyo. Comprenden desde su nacimiento en 1797 hasta 1816 en que se traslad a La Habana, “donde haba un clrigo muy joven llamado Varela, que enseaba verdadera filosofa en el Colegio de San Carlos”.—Hoy se encuentra este mismo indito, en poder del doctor D. Vidal Morales y Morales. 48Vase el Diccionario Biogrfico Cubano por D. Francisco Calcagno, New York, Habana, 1876-1886; y Vida de D. Jos Antonio Saco por D. Pedro de Agero, Londres.— Trbner & Ca.—Pater Noster Row, 1860. El seor Agero padeci una equivocacin, al decir que Saco haba nacido el 17 de junio de 1800.

PAGE 325

JOS ANTONIO SACO /321 /321 /321 /321 /32149Los elogios de Quintana constan en el oficio que el 15 de junio de 1832 dirigi a nuestra Sociedad Patritica, y que public el Diario de la Habana del 13 de agosto del mismo ao. 50Este interesante Epistolario se compone de seis gruesos volmenes, que hoy existen en poder del doctor D. Vidal Morales y Morales en calidad de prstamo. Todas las cartas estn dirigidas a Del Monte, y sus fechas se extienden desde el ao de 1823 al de 1845. 51El seor G. Ticknor escriba a D. Domingo del Monte desde Boston el 24 de abril de 1834 lo siguiente: “I have been struck ever since I first began to read the Revista Cubana with the amount of literary talent and acomplishment in your Island. Nothing to be compared with it, has, so far as I am informed, ever been exhibited in any of the Spanish Colonies, and even in some respocts, nothing like it is to be seen in Spain. A Review of such spirit, variety and power has never been even attempted at Madrid”. 52En Montpellier, a 15 de enero de 1841, escriba Saco: “Me estoy ocupando en la Historia de la Esclavitud”. Y en la carta de Pisa se expresaba con fecha 19 de marzo de 1843 en estos trminos: “Tengo el proyecto de trazar con extensin la historia del comercio de esclavos. El campo es vasto, exige grandes investigaciones, y, por consiguiente, no s cundo la concluir”. 53Una tarde, al ocultarse el sol bajo el horizonte, contemplaba Gibbon el Capitolio de Roma, cuando de repente, vio que de la iglesia de Ara Coeli construida casi en lo ms alto de aquella colina, bajaba una comunidad de encapuchados frailes con sendos hachones encendidos en las manos, y salmodiando varios rezos. Este espectculo, completa anttesis de las fastuosas fiestas triunfales que en aquel mismo sitio se haban celebrado en honor de los antiguos guerreros y emperadores romanos, le sumergi en honda cavilacin; le indujo a inquirir las causas de tan radical metamorfosis; y le inspir la gran historia que ha inmortalizado su nombre. 54“Pars, Diciembre 22 de 1868.—Sr. D. Miguel de Almagro.—Mi querido amigo: Me pregunta usted, si a la futura felicidad de nuestra patria conviene, que en la constitucin poltica que con intervencin de sus representantes se le ha de dar en las prximas Cortes constituyentes, se establezca la asimilacin entre Cuba y su metrpoli, enviando aqulla diputados a sta, como se hizo bajo la Constitucin de 1813, y del Estatuto Real otorgado por la corona en 1834.—La opinin que siempre he tenido es, que la diputacin a Cortes por Cuba, sea cual fuere el talento y patriotismo de los nombrados, es incapaz de satisfacer a las muchas e imperiosas necesidades polticas, econmicas, morales y sociales de aquella Isla... Una legislatura cubana, revestida de amplias atribuciones, a cuya sombra prosperen y se consoliden los mutuos intereses de la madre y de la hija, he aqu la nica institucin que puede asegurar el reposo y ventura de nuestra patria, y la nica y slo la nica que dndole completa libertad, har duradera la cordial unin entre Cuba y Espaa” (Vase la pgina 454 de la Coleccin Pstuma de Papeles sobre la Isla de Cuba por D. J. A. Saco, Habana, 1884. En la pgina 357 de la antedicha Coleccin Pstuma se encuentra el “Voto Particular ” de Saco en la Junta de Informacin. 55En la carta que Saco escribi a D. Jos Valds Fauli el 24 de marzo de 1873, dice: “La esclavitud de Cuba est condenada a morir dentro de un plazo ms o menos breve, sin que haya poder humano que pueda impedirlo. Pronto, pues, reinar en Cuba la libertad de los esclavos. A mis ojos, hay otra libertad mucho ms difcil de conseguir y de ms peligrosa trascendencia; sta es la libertad de los blancos; pues hay grandes obstculos, as de este lado, como del otro de los mares. Tratar de vencerlos, es el deber de todo buen cubano. Por este motivo no renuncio a la diputacin a Cortes, a pesar de mi avanzada edad, del mal estado de mi salud, y de otras graves consideraciones. Yo no s si

PAGE 326

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 322\ 322\ 322\ 322\ 322\podr o no sentarme en el Congreso; pero estoy resuelto de cualquier modo que sea, a escribir contra el fatal proyecto de que Cuba tenga diputados a Cortes y legislatura provincial. sta, y slo sta, es la que debe existir”. 56La Junta Central del Partido Autonomista reivindic el honor de hacerse cargo de los funerales de su esclarecido representante en el Congreso de la nacin; pero los albaceas del finado rechazaron este brindis, por haber resuelto que el entierro no tuviese carcter poltico. 57D. Jos Valds Fauli y el marqus de Montelo, albaceas del finado, en unin de los doctores. D. Antonio Daz Albertini, D. Antonio Gonzlez de Mendoza y D. Vidal Morales y Morales, iniciaron la suscripcin destinada a cubrir los gastos de los funerales. El ltimo de los antedichos regal el terreno donde Saco est sepultado. 58Sir G. Pocock en su Relacin Oficial al Almirantazgo ingls, dice que la escuadra se compona de 13 navos, dos fragatas, varias bombardas y 36 buques almacenes. (Vase Historia de la Isla de Cuba, con notas e ilustraciones por D. Pedro Jos Guiteras, Nueva York, 1866, 2 vol. Historia de la Conquista de La Habana por D. Pedro Jos Guiteras, Filadelfia, 1856. 59Por el tratado de Fontainebleau, Espaa cedi a Inglaterra las Floridas, en cambio de La Habana; pero adquiri de Francia la Luisiana, en cumplimiento de una clusula del Pacto de Familia. 60Vanse Apuntes para la Historia de las Letras y de la Instruccin Pblica en la Isla de Cuba por D. Antonio Bachiller y Morales, Habana, 1851. 61Nacieron los precitados cubanos en este orden: Arango, en 1765; el doctor Romay, en 1769; el presbtero Caballero, en 1771; Varela, en 1788; Escobedo, en 1795; Saco, en 1797; y Luz, en 1800. 62Las ideas que predominaron en la colonia cubana al fenecer el siglo XVIII, tuvieron en D. Francisco de Arango hbil y poderoso exponente. A nombre del Real Consulado de La Habana, de quien fue creador y verbo, abog porque se otorgaran amplias concesiones a la introduccin de esclavos en la Isla; y ms tarde, cuando el mejicano Guridi y el europeo Argelles pidieron en las Cortes de Cdiz la abolicin de tan infante trfico, redact la famosa Exposicin que la capital de Cuba hubo de dirigir al Congreso, para que el asunto de los negros ni secretamente se tocara, hasta que la Constitucin estableciera las bases en que haba de descansar la Representacin nacional, y el modo de hacer las leyes que deban estar reservadas al Gobierno Provincial Era, sin embargo, demasiado vigoroso y flexible el talento de Arango, para que al fin no se penetrase de los perjuicios que haba causado con su esforzada e ingeniosa dialctica a la suerte de su patria, coadyuvando al sostenimiento de una institucin injusta y disolvente. Luch por mantener el inicuo trfico, hasta que Espaa celebr con Inglaterra el 23 de septiembre de 1817 el tratado que deba ponerle trmino; y aun entonces recab una real orden que atenuara el amargo disgusto de los dueos de esclavos, con la promesa de que el soberano no tocara al sistema de ventajas mercantiles que a Cuba se le haban concedido. Dirase que, al alejarse de Madrid despus de concertado el memorable convenio con la Gran Bretaa, se sacudi el polvo de los antiguos prejuicios, y surgi en su espritu una evolucin que haba de culminar en la abjuracin absoluta de sus tristes errores. El 7 de marzo de 1825 escriba en efecto al Secretario de Estado y del Despacho de Hacienda, “que senta no tener autoridad para perseguir aquel abominable trfico... opuesto a la moral pblica, y aun a las verdaderas ventajas de nuestra agricultura ”. A semejanza del clebre Fariseo de Tarso que tan fieramente haba perseguido a los cristianos, y que al atravesar la reverberante llanura de Damasco cay herido por sbito y misterioso

PAGE 327

JOS ANTONIO SACO /323 /323 /323 /323 /323resplandor, para levantarse convertido en el gran Apstol de los gentiles, nuestro Arango, el mantenedor infatigable del trfico de negros, hubo de transformarse en el noble y convencido propugnador de los ms altos y permanentes intereses de su patria, al declarar en la hermosa Representacin que en 1832 elev al rey, “ la necesidad, justicia y utilidad de la abolicin de la trata, que nos mantena en la vergonzosa situacin de ser los nicos que continuaban haciendo tan asqueroso comercio ”. (Vanse los dos tomos de las Obras del Excmo. seor D. Francisco de Arango y Parreo Habana, 1888-1889.) El clebre poltico y filntropo William Wilberforce, amigo y corresponsal de Arango, tron en 1789 contra el comercio de negros en las colonias inglesas; y en 1823 pidi que se aboliese en ellas la esclavitud; pero no lleg a presenciar el triunfo de su humanitaria idea, porque muri cuando el Bill se hallaba en segunda lectura. 63El tratado de Fontainebleau en 1763 puso fin a la guerra entre Espaa e Inglaterra. Con la paz de Versalles en 3 de septiembre de 1783, concluy la guerra de cinco aos sostenida contra Inglaterra por Francia y Espaa. La paz de Basilea termin la contienda entre Espaa y la Repblica Francesa. La paz de Campo Formio en 17 de octubre de 1797 hizo cesar la guerra de Espaa y Francia contra la Gran Bretaa. Aliada Espaa con Napolen, renov las hostilidades contra los ingleses desde 1805 a 1807. La invasin de la pennsula por los franceses dur de 1808 a 1814. ( Historia General de Espaa por D. Modesto Lafuente, tom. 20, 21, 23 y 24.) 64El conde de Toreno, en la Historia del Levantamiento, Guerra y Revolucin de Espaa (Edicin de Alogra, Madrid, 1848 tom. III, p. 145), al hablar de la Real Orden de 17 de mayo de 1816, dice: “Que fue, una providencia fraguada para autorizar el comercio directo de todos los puertos de Indias con las colonias extranjeras y las naciones de Europa; que se form causa al uso de Espaa en tales materias, de la cual quedaron quitos todos los comprometidos; que el verdadero culpable fue D. Manuel Albuerne, oficial mayor de la Secretara de Hacienda, de acuerdo con el agente de La Habana D. Claudio Martnez de Pinillos, y que la Regencia revoc la orden, y mand recoger los ejemplares impresos”. D. Diego Barros Arana en su Historia General de Chile (tom. VIII, p. 267) dice: “Habindose publicado en Cdiz un decreto que sancionaba la libertad de comercio con las colonias el Consejo de Regencia, requerido por los comerciantes que haban disfrutado del antiguo monopolio, se vio obligado a declarar con fecha 27 de junio de 1810, la invalidacin de ese decreto. Esta declaracin demuestra de la manera ms evidente, que eran vanas palabras las promesas de igualacin de derechos entre espaoles y americanos”. En carta de 30 de junio de 1810 escriba Pinillos desde Cadiz al Real Consulado de La Habana: “Me present a los seores del Consejo de Regencia, recordndoles que en 13 de mayo me haban dicho verbalmente, que estaba despachada la Consulta respecto al comercio de esa Isla; y cuando esperaba que se comunicasen las rdenes que desde aquella fecha se haban detenido, me hallaba con la novedad [de la revocacin de la Real Orden de 17 de mayo de 1810], y en la incertidumbre de si sera envuelta en ella el acuerdo hecho para La Habana. Se me ha contestado que no ”. En otra carta de Pinillos a nuestro Consulado, de 1 de julio de 1810, dice: “que una equivocada inteligencia de la Secretara de Hacienda supuso extensiva a toda la Amrica, la franquicia concedida particularmente a esta Isla”. La Real Orden de 27 de junio de 1810 se public en la Gaceta de la Regencia de Espaa e Indias del 25 de junio del precitado ao. Los anteriores datos nos han sido facilitados por nuestro amigo el doctor D. Vidal Morales y Morales. 65El Iltmo. seor D. Jos Pablo Valiente evacu en 20 de julio de 1814 su memorable Dictamen acerca del Comercio de Indias, y lo remiti al ministro de Estado D. Cristbal de Gngora, para que sirviese de Instruccin al seor D. Pedro Labrador, plenipotenciario

PAGE 328

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 324\ 324\ 324\ 324\ 324\de Espaa en el Congreso de Viena. Imprimiose este Dictamen en 1852 en las Memorias de la Real Sociedad Econmica de la Habana y ms tarde fue reproducido en el tomo primero de la Revista de Cuba donde puede leerse ntegro. De esa extensa y magnfica consulta tomamos el siguiente prrafo: “Si nuestro sistema secular [el del monopolio mercantil] se ha sostenido hasta ahora sin quebranto, es un error poltico de nuestro gobierno seguir sostenindolo, con disgusto profundo de los moradores de Amrica. La metrpoli tiene comercio activo y pasivo con todos los extranjeros, y en las Indias est prohibido hasta con pena de muerte En el suelo de Espaa se permiten todas las siembras a eleccin del dueo del territorio o de sus arrendatarios, y all, en la mayor parte es un crimen darse al cultivo de ciertos artculos, por slo proporcionar el consumo de los de ac... Los americanos tienen talento; meditan sobre estas enormes diferencias; conocen tambin el error del clculo poltico; y por ms que se les predique igualdad, hermandad, consideracin, aprecio y cuanto por este orden quiera predicarse, todo es y ser en vano, y no producir otro resultado, que afirmarles en la razn de su queja”. Igualmente defendi la libertad comercial D. lvaro Florez Estrada, procurador general del Principado de Asturias, en su obra Examen Imparcial de las Disensiones de la Amrica con Espaa, de los Medios de su Reconciliacin, y de la Prosperidad de todas las Naciones Cdiz, Imprenta de Ximenes Carreo, 1812. “Es necesario, dice, que el gobierno est obcecado, para no dar a la libertad comercial toda la extensin posible, o para dejarse arrastrar... por dos o tres docenas de comerciantes que... habituados a un monopolio injusto y detestable, tienen aun descaro para oponerse a que los americanos disfruten de la facultad de todo pueblo libre, de comprar de primera mano las mercancas de su consumo, y la de poder vender igualmente a extranjeros que a nacionales, las producciones de su trabajo en su verdadera estimacin, que slo la pueden tener, cuando es libre la concurrencia de todos los que quieren ser compradores”. Interesante es tambin el Informe que al precitado ministro D. Cristbal de Gngora, dirigi D. Francisco Jos de Viaa en 22 de julio de 1814, impreso en el tomo XI, pgina 528 de la Revista Cubana en junio de 1890. En prueba del elevado criterio e independiente carcter del referido Viaa, entresacamos de su trabajo los siguientes conceptos: “Subsiste el sistema de la exclusin de los extranjeros, por respeto servil a unas leyes que por ser del tiempo de ignorancia, y dictadas por celos nacionales, y por un inters fiscal mal entendido, no deben observarse... El estado miserable de las colonias espaolas desde la conquista hasta Felipe V, por ms de dos siglos, prueba las funestas consecuencias del monopolio... Si el gobierno, al mismo tiempo que imponga con la justicia y energa de sus providencias, inspira la confianza con la equidad y suavidad de ellas..., no veo en qu pueda fundarse el recelo de la pretendida insubordinacin; pero en todo caso yo soy de opinin, que debe preferirse el riesgo de perder las colonias florecientes, a su conservacin en la miseria y en la opresin ”. 66En 1816 public Arango su memoria Ideas sobre los medios de establecer el libre comercio en Cuba precedida del papel titulado “Axiomas poltico-econmicos relativos al comercio colonial”. 67Tom. VI, p. 222. 68La exportacin de frutos y mercancas de Cuba en 1834, fue la siguiente: 8 408 232 arrobas de azcar; 104 214 bocoyes de miel; 3 648 pipas de aguardiente; 1 817 315 arrobas de caf; 35 258 arrobas de cera; 87 154 arrobas de tabaco en rama; 615 020 libras de tabaco torcido; y 479 086 pesos de otros productos. El valor total de estos diversos artculos, ascendi a $ 14 487 955. (D. Ramn de La Sagra, Historia fsica, poltica y natural de la Isla de Cuba; Arthus Bertrand, Pars, 1842.) 69Los diputados cubanos en 1812 fueron: D. Andrs de Juregui y D. Juan Bernardo O’Gavn; en 1813, D. Francisco de Arango, D. Pedro de Santa Cruz y D. Jos de Varona

PAGE 329

JOS ANTONIO SACO /325 /325 /325 /325 /325por La Habana; y por la Florida, D. Gonzalo de Herrera, primer conde de Fernandina; en 1820, el teniente general D. Jos de Zayas y el magistrado D. Jos Ramrez; de 1821 hasta 1823, el presbtero D. Flix Varela, D. Toms Gener y D. Leonardo Santos Surez. 70No habiendo concluido el seor Jorrn este extenso trabajo, nos abstenemos de reproducir lo dems del mismo que dio a luz en la Revista Cubana En cambio, nos parece oportuno insertar el conciso y brillante resumen en que formul su juicio sobre la Historia de la Esclavitud ; juicio que se halla indito por no haberlo publicado an la Real Academia Espaola, a cuyo Cuerpo lo remiti la Comisin de escritores encargada en La Habana de formar una antologa de los poetas y prosistas de Cuba, con motivo del cuarto centenario del descubrimiento de Amrica.

PAGE 330

—A— ABALL, FRANCISCO: 216. ABERDEEN, LORD: 83, 315. ABRAHAM: 310. ACOSTA, FLIX DE: 215. ACOSTA, JUAN DE: 215. ACOSTA Y HERRERA, DOMINGO DE: 316. ADDINGTON: 83. ADRIANO, PUBLIO ELIO: 88. AGUIAR, G. F. DE: 216. ALBEAR Y LARA, FRANCISCO DE: 308. ALBEMARLE, CONDE DE. VER KEPPEL, JORGE. ALCOCER. VER GURIDI Y ALCOCER, JOS MIGUEL. ALDAMA, DOMINGO DE: 215, 220, 226. ALFONSO, JOS LUIS: 205, 210, 215, 218, 299, 301.NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO

PAGE 331

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 328\ 328\ 328\ 328\ 328\ALMAGRO, MIGUEL DE: 321. ANDR, DOMINGO: 205, 210. ANDUX, MANUEL DE J.: 216. ANTILLON: 56, 57. ANTONINO PO: 311. ARANGO, ANDRS DE: 35, 319. ARANGO, JOS DE: 313. ARANGO Y PARREO, FRANCISCO DE: 6, 11, 13, 15, 29, 30, 36, 37, 48, 49, 52, 55, 56, 101, 108, 113, 277, 288, 295, 305, 306, 307, 313. ARCOS, MARQUS DE: 153, 175, 179. ARENCIBIA, SEBASTIN DE: 21. ARGELLES, AGUSTN: 37, 46, 47, 48, 52, 53, 54, 55, 56. ARGELLES, CANGA: 84. ARMAS, ANTONIO DE: 216. ARMAS, FRANCISCO DE: 300. ARMAS, MANUEL DE: 203. ARMAS, RAM"N DE: 184, 203, 204, 208, 209, 210, 212, 216, 308, 315. ARNER: 47, 51. ASTON, ARTHUR: 149. AUGUSTO, CSAR OCTAVIO: 88. AVENDAO: 32. AZCRATE: 113. —B— BACHILLER Y MORALES, ANTONIO: 203, 204, 208, 210, 212. BACKER, NEGRERO: 4. BALFOUR, C. D.: 215. BARDAY, MR.: 171. BARRETO, CONDE DE: 147. BASILIO: 88. BAYLEY, JUAN P.: 216.

PAGE 332

JOS ANTONIO SACO /329 /329 /329 /329 /329BENEDICTO XIV, PAPA: 34. BETANCOURT CISNEROS, GASPAR: 294, 297, 309. BETANCOURT, JOS V.: 215. BLANCHET, ANTONIO: 216. BLASCO, MANUEL: 205. BOLVAR, SIM"N: 123. BOLOIX, PABLO: 35. BONAPARTE, NAPOLE"N: 165, 308. BRAFAU, RAM"N: 215. BUIGAS, PASCUAL: 216. BULT, EDUARDO: 203, 204. BURNHAM, SANTIAGO C.: 215. BUXTON: 167. —C— CABALLERO, AGUSTN: 298, 305. CALOMARDE, FRANCISCO TADEO: 139, 248, 249, 250. CALVES, ANDRS: 216. CALVO, NICOLS: 35, 108. CAMACHO Y SALAS, IGNACIO: 216. CANNING, JORGE: 83, 161, 169, 173, 239. CNOVAS DEL CASTILLO, ANTONIO: 303. CANT"N, PLCIDO: 215. CAADA DE TIRRY, MARQUS DE: VER TIRRY, JUAN. CRDENAS, MARQUS DE: 109. CARDEA, JOS MA.: 203, 204, 210. CARLOS I DE ESPAA: 138. CARLOS II DE ESPAA: 36. CARLOS III DE ESPAA: 249, 250, 306. CARLOS IV DE ESPAA: 7. CARLOS V DE ESPAA: 33, 274.

PAGE 333

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 330\ 330\ 330\ 330\ 330\CARO DE TORQUEMADA, FRANCISCO JAVIER: 113. CARRILLO, ANTONIO: 294. CARRILLO, EVARISTO: 153, 175, 179. CARRILLO Y ARANGO, ANASTASIO: 13, 294. CASAL, JOS MARA: 215. CASA MONTALVO, CONDE DE. VER MONTALVO Y CASTILLO, JUAN. CASA PEALVER, MARQUS DE: 31, 101. CASAS, BARTOLOM DE LAS: 32, 274, 276. CASAS Y AGORI, LUIS DE LAS: 13, 14, 249, 305, 313. CASSAGNAC, GRANIER DE: 177, 314. CASTILLO, CARLOS DEL: 315. CASTILLO, JOS DEL: 82, 83, 309. CASTLEREAGH, LORD: 37, 57, 61, 62, 63, 64. CASTRO, RAFAEL DE: 205, 208, 210, 213. CASTRO, VICENTE ANTONIO DE: 205, 208, 209, 210, 213. CERVANTES Y SAAVEDRA, MIGUEL DE: 311. CICER"N, MARCO TULIO: 255. CLARENCE, JORGE (DUQUE DE): 44, 54. CLARKSON, TOMS: 32, 33, 34, 36, 37, 44. COFFIGNY, JUAN BAUTISTA: 215. COL"N, CRIST"BAL: 18, 305. COMTE, AGUSTO: 275. CORRI-PALTONI: 254. COSTA, JOAQUN: 215. COSTALES, MANUEL: 205, 210. COTILLA, RAFAEL: 203, 204. COURNAND, ANTONIO: 203. CRISTIN VII DE DINAMARCA: 45. CRISTINA. VER MARA CRISTINA DE BORB"N. CRUZAT, CARLOS: 147.

PAGE 334

JOS ANTONIO SACO /331 /331 /331 /331 /331CRUZ, JUAN: 215. CUN, JOS: 216. CUN, JUAN: 216. CUN, MIGUEL: 216. —CH— CHAC"N Y CALVO, FRANCISCO: 203, 204, 208, 210. CHANDOS, DUQUE DE: 40. CHANNING, MR.: 189. CHAPLE, RAM"N FRANCISCO: 205. CHATTAM, LORD. VER PITT, GUILLERMO (LORD CHATTAM). —D— DAU, ENRIQUE: 135. DANTE ALIGHIERI: 301. DAWSON, NEGRERO: 4. DEHOGUES, JOS: 216. DELGADO, FRANCISCO: 21. DELMONTE, RAM"N: 216. DEVILLE, FERNANDO: 216. DIAGO, FRANCISCO: 308. DAZ DE ESPADA, JUAN JOS. VER DAZ DE ESPADA Y FERNNDEZ DE LANDA, JUANJOS. DAZ DE ESPADA Y FERNNDEZ DE LANDA, JUAN JOS: 72, 83, DIOS: 34, 84, 87, 100, 106, 113, 117, 118, 120, 151, 174, 192, 198, 203, 220, 226, 246, 247, 248, 252, 268, 294, 295, 303, 317. DOLBEN, GUILLERMO: 37, 39, 42, 53. DOMNGUEZ, PABLO J.: 204, 210. DUBROIG, PO A.: 216. DULCE, DOMINGO: 294, 295, 296, 297. DUNDAS, MR.: 43, 44. —E— EGUILUZ, JUAN: 19, 20, 22, 23, 25.

PAGE 335

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 332\ 332\ 332\ 332\ 332\ENCINA, DIEGO DE: 36. ECHEVERRA, JOS ANTONIO: 294. ERICE, FRANCISCO DE P.: 205. ERICE, PEDRO JUAN DE: 31. ESCOBEDO, NICOLS: 305. ESCOBEDO, ANTONIO MARA: 147, 153, 245, 247, 299. ESTVEZ, QUMICO: 308. ESTVEZ, RAM"N MARA: 216. —F— FALGUERAS, BRIGADIER: 316. FELIPE II DE ESPAA: 36. FERNNDEZ VILLAVERDE, PEDRO MARA: 204, 210. FERNANDINA, CONDE DE: 315. FERNANDO VII DE ESPAA: 65, 66, 162, 252, 265, 307. FERRER, JOAQUN MARA DE: 149. FOJ, GABRIEL: 203, 204-205. FONDESVIELA Y ONDEANO, FELIPE: 304. FOX, CARLOS JAIME: 42, 53. FRAS JACOTT, FRANCISCO DE: 294. FUENTES, JOS DE LA: 216. FUNES DE VILLAPANDO, AMBROSIO: 304. —G— GALAINENA, CARLOS: 203. GALCERN, NICOLS: 192. GALLEGO: 47. GLVEZ, MA. JOS (MARQUS DE LA SONORA): 3, 215, 306. GARCA Y MORA, NARCISO: 153, 175, 179, 234, 316. GARCA DE PALACIOS, MANUEL: 20, 21. GARCA HERREROS: 47. GARCA, JOAQUN JOS: 203, 204, 210.

PAGE 336

JOS ANTONIO SACO /333 /333 /333 /333 /333GARCA OA, BRIGADIER: 315. GARZ"N, MANUEL: 21. GASCA, PEDRO DE LA: 33. GENER, BENIGNO: 83, 215, 315. GENER, JOS: 215. GIBETT, ANTONIO: 216. GIBBON, EDUARDO: 302, 310. G"MEZ, JOAQUN: 205. G"MEZ HAVELA, PEDRO: 37, 57, 58, 59, 60, 61. GONZLEZ DEL VALLE, FERNANDO: 210, 308. GONZLEZ DE MENDOZA, ANTONIO: 294. GONZLEZ DE MERCHANTI, MARIANO: 113. GONZLEZ, RAFAEL: 308. GOVANTES, JOS AGUSTN: 308, 309. GRGOIRE, OBISPO: 32. GREGORIO XVI, PAPA: 3, 34. GRENVILLE, LORD: 44. GURIDI Y ALCOCER, JOS MIGUEL: 37, 45, 47, 48, 56. GUERRERO, BERNARDO: 243. GUILLERMO DE BRUNSWICH: 249. GUITERAS, PEDRO J.: 215, 315. GUITERAS, RAM"N: 215. GUTIRREZ, NICOLS JOS: 308. —H— HUSER, GASPAR: 257. HAWKESBURY, LORD: 44, 54. HEINECCIO, JUAN: 299. HEREDIA, JOS MARA: 299, 309. HERNNDEZ, AGUSTN: 205. HERNNDEZ, ANASTASIO: 215.

PAGE 337

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 334\ 334\ 334\ 334\ 334\HERNNDEZ, ISIDRO: 215. HERNNDEZ MONTERREY, MANUEL: 203, 204, 210. HERNNDEZ MOREJ"N, PEDRO: 316. HERNNDEZ, SOLOM: 215. HERNNDEZ Y BENTEZ, FRANCISCO: 216. HOMOBONO. VER BETANCOURT CISNEROS, GASPAR. HOWARD: 255, 256, 258. HUMANES, PABLO: 205, 210. HUMBOLDT, ALEJANDRO DE (BAR"N): 304. HUMBOLDT: 61. —I— IBEZ LEYVA, FRANCISCO: 43. IBARRA, AGUSTN DE: 215. ISABEL I, LA CAT"LICA: 249. ISABEL II DE ESPAA: 75, 255. ITURRONDO: 309. IZQUIERDO, JOS RUFINO: 205, 210. —J— JANCIO: 32. JUREGUI, ANDRS: 47, 313. JUREGUI, MANUEL DE: 215. JENKIS, GUILLLERMO L.: 215. JIMNEZ DE CISNEROS, FRANCISCO: 32. JIMENO, RAM"N DE: 215-216. JORRN, JOS SILVERIO: 294, 298. JOVELLANOS, GASPAR MELCHOR DE: 154, 157. JUARA SOLER, TOMS DE: 153, 179, 195. JUNCO, ESTEBAN: 215. JUNCO, VICENTE DE: 216. JUNCO, VICENTE DE: 216.

PAGE 338

JOS ANTONIO SACO /335 /335 /335 /335 /335JUNCO, VIDAL: 215. JUSTINIANO: 88. —K— KEPPEL, GEORGE: 304. KINDELN, SEBASTIN: 36. KOBBE, G.: 215. —L— LABRADOR, MARQUS DE: VER G"MEZ HAVELA, PEDRO. LAMADRIZ, JOS FRANCISCO DE: 215, 315. LAMAR, JUSTO DE: 215. LAMAR, PEDRO DE: 216. LAMB, MR.: 83. LARRERA DE MORELL, FRANCISCO: 203. LASA, JOS M. DE: 215. LASA, SABASTIN JOS DE: 147. LAVN, MANUEL G.: 203, 204, 208, 210. LEAL, JOS RAM"N: 294. LEDESMA: 32. LEEDS, DUQUE DE: 43. LE"N X, PAPA: 34. LINIERS, CONDE DE: 3, 15, 16. LOBO: 61. LOEWENHIELM: 61. L"PEZ DE LA TORRE, NICOLS: 205. L"PEZ DE NAVIA, NICOLS: 21. L"PEZ, NARCISO: 302. LORD CANCILLER. VER THURLOW, LORD. LOUVERTURE, SANTOS. VER LOUVERTURE, TOUSSAINT. LOUVERTURE, TOUSSAINT: 116-117, 311, 312. LUANCO, FULANO: 282.

PAGE 339

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 336\ 336\ 336\ 336\ 336\LUZ Y CABALLERO, JOS DE LA LUZ: 205, 209, 210, 211, 212, 299, 303, 317. —LL— LLANOS, RAM"N DE: 216. LLORENS, JOS: 216. —M— MAC-CULLOCH: 171. MADDEN, ROBERTO RICARDO: 269. MAESTRI, MATAS: 204, 208, 210. MAHY Y ROMO, NICOLS: 249. MAITLAND, LORD: 42. MANCEBO, BERNARDO: 21. MANIGAR: 311. MARA CRISTINA DE BORB"N: 72, 138, 248, 249, 252, 256, 263, 319. MARILL, JOAQUN: 215. MARRERO, NGEL: 204, 210. MARTNEZ, ANTONIO MARA: 216. MARTNEZ DE LA ROSA, FRANCISCO: 299. MARTNEZ DE PINILLOS, CLAUDIO: 147, 151, 153, 318. MARTNEZ, IGNACIO: 215. MARTNEZ SERRANO, ANTONIO: 315. MARTNEZ SERRANO, MANUEL: 153, 203, 204, 208, 209, 210, 226, 234, 235, 315, 316, 317. MATAMOROS, RAFAEL: 204. MATIENZO. VER ORTIZ DE MATIENZO, JUAN: MENDIVE, PASCUAL: 147. MEHEMET-AL: 258. MESTRE, ARSTIDES: 298. MESTRE, JOS MANUEL: 294. METTERNICH, W. C. L. W.: 61. MEXIA, JOS: 47.

PAGE 340

JOS ANTONIO SACO /337 /337 /337 /337 /337MIGUEL NGEL: 310. MILANS, JOS JACINTO: 309. MIRNDA, BERNARDINO: 215. MIRANDA, LAUREANO JOS: 203, 205, 208, 210. MOISS, GENERAL DE BRIGADA: 311. MOJARRIETA: 318. MOLINA, ALONSO DE: 32. MOMPOU, JOS: 294. MONTALVO, RAFAEL: 35. MONTALVO Y CASTILLO, JUAN: 101, 247, 248, 249, 250, 252, 257, 300, 315, 319. MONTAOS, FRANCISCO: 294. MONTE, DOMINGO DEL: 205, 210, 213, 299, 309. MONTE-HERMOSO, MARQUS DE: 31. MONTES, FRANCISCO (TOREADOR): 252. MONTORO, JOS: 205, 210. MORA, JOS MARA: 215. MORALES, ALEJANDRO: 192. MORALES LEMUS, JOS: 294. MOREJ"N, ANTONIO: 30, 101. MOREJ"N, GONZALO: 215. MORILLAS, PEDRO JOS: 204, 210. MORIS, ESTEBAN: 204, 210. MORNINGTON, LORD: 44, 53. MURO Y SALAZAR, SALVADOR DE: 31, 37, 47, 48. —N— NARANJO, JUAN J.: 215. NAVEA, ESTEBAN: 203, 204, 208, 210. NAVIA, FLORENCIO: 216. NAVIA Y BOLAOS, JOS: 113. NAVARRO, BERNARDO M.: 193, 203.

PAGE 341

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 338\ 338\ 338\ 338\ 338\NEDOUVILLE: 311, 312. NESSELRODE, CARLOS ROBERTO (CONDE DE): 61. NEWHAM: 42. NODA, TRANQUILINO SANDALIO DE: 308. NEZ LOBO, FERNANDO: 19. —O— O’DONNELL Y JORRIS, LEOPOLDO: 245, 247, 315, 316. O’FARRILL, JOS RICARDO: 30, 31, 35, 107, 109. O’FARRILL, RAFAEL: 315. O GARCA, FRANCISCO DE LA: 215. O’GAVAN, JUAN BERNARDO: 37, 70. OLIDEN Y ARRIOLA, JUAN FRANCISCO DE: 35. OLIVA, PABLO: 216. OLIVA PEDRO: 216. ORTIZ DE MATIENZO, JUAN: 20 21, 22, 23. OVANDO, NICOLS DE: 202. —P— PACHECO, JUAN: 269. PADRINES, JOS: 215. PALACIOS. VER GARCA DE PALACIOS, MANUEL. PALMA Y ROMAY, RAM"N: 309. PALMELLA, CONDE DE: 37, 57, 61. PALMERSTON, HENRY TEMPLE (LORD): 83. PARINI, GIUSEPPE: 309. PATR"N: 113. PAULO III, PAPA: 34. PEDROSO, LUIS: 147. PENRYN, LORD: 42. PEALVER, JOAQUN DE: 147, 234, 316. PEALVER Y CRDENAS, LUIS: 35.

PAGE 342

JOS ANTONIO SACO /339 /339 /339 /339 /339PREZ DE CASTRO: 47, 148. PREZ DE ROZAS, FERNANDO: 83. PREZ DE URRA, JOAQUN: 31. PERS, ANTONIO: 216. PEZUELA Y LOBO, JACOBO DE LA: 308. PINERES, PADRE: 82. PO II, PAPA: 34. PO VII, PAPA: 34. PITT, GUILLERMO: 13, 37, 39, 40, 42, 43, 53. PITT, GUILLERMO (LORD CHATTAM): 13. POEY Y ALLOY, FELIPE: 159, 203, 204, 205, 208, 209, 210, 212, 213, 298, 305. POEY, JUAN: 294, 308. POLI"N, VEDIO: 88. PONS, JOS: 216. PORTILLO, BERBAN DEL: 215. PORTILLO, MANUEL DEL: 215. PORTILLO, MARIANO DEL: 215. PORTO, MIGUEL DE: 203. POZOS DULCES, CONDE DE: VER FRAS JACOTT, FRANCISCO DE. PRIM, JOS M.: 216. PROVIDENCIA. VER DIOS. PUENTE Y FRANCO, ANTONIO: 205, 208, 210. PUGA, VASCO DE: 36. —Q— QUEIPO DE LLANO, JOS MARA: 37, 318. QUINTANA, MANUEL JOS: 274, 299. QUINTANILLA Y CABALLERO, ROSALA DE: 315, 317. —R— RAMREZ, ALEJANDRO: 136, 307. RAMREZ, JOS: 204.

PAGE 343

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 340\ 340\ 340\ 340\ 340\RAMOS, FRANCISCO: 216. REAL PROCLAMACI"N, MARQUS DE LA: 147. REGUERA, VCTOR P. DE LA: 215. REDENTOR. VER DIOS. REGAJO, COMISARIO: 316. REINA GOBERNADORA. VER MARA CRISTINA DE BORB"N. RENN, ERNESTO: 311. REQUENA, FRANCISCO: 113. REUNI"N, CONDE DE LA: 280. RICAFORT Y PALACN DE LA BARCA, MARIANO: 252, 259. RICLA, CONDE DE: VER FUNES DE VILLAPANDO, AMBROSIO. RICHMOND, DUQUE DE: 40. RIERA, FRANCISCO: 147. ROBERTSON, GUILLERMO: 32. ROBREDO, ANTONIO DE: 35, 304. RODRGUEZ CABRERA, FRANCISCO: 281, 215. RODRGUEZ, JOS IGNACIO: 211, 212, 294. RODRGUEZ MENA, MANUEL: 205, 210. RODRGUEZ, MIGUEL: 203, 204. ROMAY Y CHAC"N, TOMS: 305, 316. ROSANZ, DOMINGO: 204, 210. ROUME: 312. RUBALCAVA, MANUEL JUSTO DE: 309. RUIZ, CNDIDO FRANCISCO: 215. RUIZ, NICOLS: 82, 83. RUS: 56. RUSSELL, JOHN (LORD): 314. RUZ, JOS DE JESS: 205, 210. —S— SAAVEDRA, FRANCISCO DE: 11, 100, 106.

PAGE 344

JOS ANTONIO SACO /341 /341 /341 /341 /341SACO, JOS ANTONIO: 135, 147, 211, 277, 295, 298, 299, 300, 301, 302, 304, 305, 306, 309, 310, 311, 313. SAGRA, RAM"N DE LA: 177, 188, 192, 270, 299, 313, 314, 318. SAGARRA, JUAN BAUTISTA: 309. SALAZAR, PEDRO: 316, 317. SALAZAR Y ACUA, FRANCISCO: 19, 20, 22, 23, 25. SALDANHA: 61. SAM, SALVADOR: 147. SNCHEZ, PEDRO NOLASCO: 204, 210. SNCHEZ, R. U.: 216. SAN FELIPE, MARQUS DE: 316. SAN PELAYO, RAM"N: 147. SANTOS SUREZ, LEONARDO: 234, 243, 316. SHOEL, FEDERICO: 81. SEIJAS LOZANO, MANUEL: 303. SEOR. VER DIOS. SERPA, JOS FELIPE: 215. SERRANO, FRANCISCO DE PAULA: 135, 203, 204. SIRGADO, PATRICIO JOS: 203, 204. SMITH, GUILLERMO: 37, 39, 42, 53. SOLER, MIGUEL CAYETANO: 113. SOMERUELOS, MARQUS DE. VER MURO Y SALAZAR, SALVADOR DE. SONTHONAX: 311. SORONDO, CALIXTO: 215. SOTO, DOMINGO DE: 274. STEWART: 61. SWIFT, DEN: 136. SYDNEY, LORD: 40. —T— TCITO, CORNELIO: 92, 255.

PAGE 345

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 342\ 342\ 342\ 342\ 342\TAC"N Y ROSIQUE, MIGUEL: 73, 74, 253, 254, 255, 259, 272, 280, 281, 282, 300, 306, 318. TALLEYRAND: 61. TANCO, DIEGO: 309. THURLOW, LORD: 40, 44, 54. TICKNOR, JORGE: 299, 321. TIRRY, JUAN: 147. TOCQUEVILLE, ALEXIS CLEREL DE: 178, 237, 314. TORELLS, JOS: 216. TORENO, MARQUS DE. VER QUEIPO DE LLANO, JOS MARA. TORRE, MARQUS DE LA. VER FONDESVIELA Y ONDEANO, FELIPE. TOUSSAINT. VER LOUVERTURE, TOUSSAINT. TOWNSHEND, MARQUS DE: 40. TRAMUJAS, JUAN: 216. TUCDIDES: 310. TURNBULL, DAVID: 03, 204, 205, 206, 207, 208, 209, 210, 211, 212, 213, 214, 215. —U— URBANO VIII, PAPA: 34. URRIZA, IGNACIO DE: 11, 100. URTTEGUI, JORGE DE: 192, 268. USTRIZ, JUAN BAUTISTA: 294. —V— VALCOUR, CORONEL: 273. VALDS, GER"NIMO: 149, 150, 151. VALDS, JOS ANTONIO: 204, 210. VALDS MACHUCA: 210. VALDS MIRANDA, MANUEL: 203, 204, 205, 208, 209, 210. VALDS, RAM"N FRANCISCO: 205, 210. VALIENTE, JOS PABLO: 307, 318.

PAGE 346

JOS ANTONIO SACO /343 /343 /343 /343 /343VAL Y ROS, JULIN DEL: 303. VALLARINO, BRUNO: 113. VALLE HERNNDEZ, ANTONIO DEL: 305. VALLE, MANUEL G. DEL: 205. VALLS Y PUIG, JOS: 294. VARELA Y MORALES FLIX (PRESBTERO): 37, 71, 82, 119, 299, 305, 309. VZQUEZ QUEIPO, VICENTE: 301. VELASCO, BRIGADIER: 256. VELAZCO, LUIS DE: 36. VELSQUEZ DE CUELLAR, DIEGO: 73, 304. VLEZ, JOSEFA MA.: 315. VENTESINOS, ANTONIO: 215. VENTURA DE TARANCO, ANTONIO: 100. VERRES, CAYO LICINIO: 255. VIANA, ALFONSO DE: 313. VIDAL, FRANCISCO: 216. VIDAL RODRGUEZ, PEDRO: 317. VILLALTA, MARQUS DE: 31. VILLANOVA, MIGUEL: 315. VILLANUEVA, CONDE DE. VER MARTNEZ DE PINILLOS, CLAUDIO. VILLA-URRUTIA, WENCESLADO DE: 184, 268. VIVANCO, IDELFONSO: 205, 210. VIVES, FRANCISCO DIONISIO: 252, 259, 273, 282, 283, 288, 290. —W— WALSH, R. (REVERENDO): 73. WELLESLEY, ARTURO: 61. WELLINGTON, DUQUE DE. VER WELLESLEY, ARTURO. WHITBREAD, MR.: 43. WILBERFORCE, WILLIAM: 13, 37, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 52, 53, 167, 211. WINTOREAD: 53.

PAGE 347

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 344\ 344\ 344\ 344\ 344\—Z— ZACAA, JOS A.: 216. ZAMBRANA: 282. ZAMBRANA, ANTONIO: 320. ZAMORA Y CORONADO, JOS MARA: 72, 320. ZAYAS, ALFREDO: 298. ZEA BERMDEZ, FRANCISCO: 83, 138, 139. ZEQUEIRA Y ARANGO, MANUEL DE: 309.

PAGE 348

NDICE NDICE NDICE NDICE NDICE L L L L LIBRO IBRO IBRO IBRO IBRO S S S S SPTIMO PTIMO PTIMO PTIMO PTIMOCAUSAS QUE ROMPEN EL MONOPOLIO AFRICANO.PRINCIPIO DEL COMERCIO LIBRE DE NEGROS. ORDENANZAS PARA LOS NEGROS ESCLAVOS DE LAS COLONIAS ESPAOLAS. C"DIGO NEGRO ESPAOL. AUMENTO DE PUERTOS PARA EL TRFICO. COMPAA ESPECIAL DE COMERCIO, EN LA HABANA, EN 1792. REAL CDULA DE 1792. PERMISO AL CONDE DE LINIERS. REALES "RDENES DE 24 DE ENERO DE 1793 Y DE 14 DE ENERO DE 1794. EXTRAA SOLICITUD DE BAYAMO EN LA ISLA DE CUBA. EXTINDESE AL PER, EN 1795, EL COMERCIO DE NEGROS. CAUSAS DE LA RPIDA PROSPERIDAD DE CUBA. INFORME SOBRE EL FOMENTO DE LA PARTE ORIENTAL DE CUBA. EMIGRACI"N A CUBA DE ESPAOLES Y FRANCESES. ESTADO DE LA PARTE ESPAOLA DE SANTO DOMINGO. MINAS DE COBRE EN CUBA Y ALZAMIENTO DE SUS ESCLAVOS MINEROS. REAL CDULA DE 7 DE ABRIL DE 1800. CONSPIRACI"N DE NEGROS ESCLAVOS EN CARTAGENA DE INDIAS. AMPLIACI"N DEL COMERCIO DE NEGROS EN 1804. REAL CDULA RESERVADA DE 1804 AL GOBIERNO DE CUBA. MOTIVOS DE ESTA REAL CDULA. SITUACI"N CRTICA DE CUBA. RECTIFICACI"N DE ALGUNOS ERRORES DE ESCRITORES EXTRANJEROS. BULA EXPEDIDA EL 3 DE DICIEMBRE DE 1839, POR EL PAPA GREGORIO XVI...............................................L L L L LIBRO IBRO IBRO IBRO IBRO O O O O OCT CT CT CT CT A A A A A V V V V V O O O O OABOLICI"N DEL TRFICO DE ESCLAVOS. PRIMEROS PASES QUE LO ABOLIERON. 3

PAGE 349

PENSILVANIA. SESIONES DEL PARLAMENTO INGLS CON OBJETO DE DECRETAR LA SUPRESI"N DE LA TRATA. WILBERFORCE. SMITH. DOLBEN. MR. PIT. MR. CLARKSON. DINAMARCA E INGLATERRA FUERON LAS NACIONES EUROPEAS QUE INICIARON ESTA OBRA HUMANITARIA. ESPAA. PROPOSICIONES DEL DIPUTADO AMERICANO D. JOS MIGUEL GURIDI YALCOCER, LEDAS EN LA SESI"N PBLICA DE LAS CORTES CONSTITUYENTES DE 26 DE MARZO DE 1811. IDEM DEL SEOR D. AGUSTN ARGELLES. REPRESENTACI"N QUE EN ESTA OCASI"N DIRIGI" A LAS CORTES EL CAPITN GENERAL DE LA ISLA DE CUBA, MARQUS DE SOMERUELOS. EXPOSICI"N QUE POR ENCARGO DEL AYUNTAMIENTO, REAL CONSULADO Y SOCIEDADPATRI"TICA DE LA HABANA HIZO CON ESTE MOTIVO EL ALFREZ MAYOR DE AQUELLA CIUDAD D. FRANCISCO DE ARANGO Y PARREO Y SE ELEV" A LAS CORTES POR LOS EXPRESADOS CUERPOS. NUEVA DISCUSI"N HABIDA SOBRE EL MISMO ASUNTO EN LAS CORTES ORDINARIAS DE 1813. CONGRESO DE VIENA. EL CONDE DE PALMELLA. D. PEDRO LABRADOR G"MEZ. DECLARACI"N SOLEMNE DEL CONGRESO DE VIENA CONTRA EL COMERCIO DE ESCLAVOS. GESTIONES DEL LORD CASTLEREAGH PARA INDUCIR A LAS POTENCIAS POSEEDORAS DE COLONIAS A DECRETAR LA INMEDIATA SUPRESI"N DEL TRFICO. OPOSICI"N DE LOS PLENIPOTENCIARIOS ESPAOL Y PORTUGUS. TERMINAN LAS CONFERENCIAS DE VIENA. EL CONSEJO DEINDIAS Y EL COMERCIO DE ESCLAVOS. TRATADO ENTRE ESPAA EINGLATERRA CELEBRADO EN 23 DE SEPTIEMBRE DE 1817. REAL CDULA DE 19 DE DICIEMBRE DEL MISMO AO. CONTINUACI"N DEL TRFICO, A PESAR DE LAS PROHIBICIONES Y TRATADOS. CUBA. GESTIONES DELCONSULADO PARA OBTENER LA PR"RROGA DEL TRMINO DE LA CESACI"N DEL TRFICO. RESTABLECIMIENTO DE LA CONSTITUCI"N EN 1820. REPRESENTANTES CUBANOS EN LAS CORTES ESPAOLAS. INSTRUCCIONES QUE LLEVARON. PROPOSICI"N DEL CONDE DE TORENO. FOLLETO DE D. JUAN BERNARDO O’GAVAN. CORTES DE 1822 Y 23. PROYECTO DEL PADREVARELA, DIPUTADO CUBANO. CONTINUACI"N DE LAS INFRACCIONES DEL TRATADO DE 1817. RECLAMACIONES DEL GOBIERNO INGLS. TRATADO DE 1835. NOTA DEL GOBIERNO INGLS EN 1837. LA REVISTA BIMESTRECUBANA. ARTCULO DEL AUTOR DE ESTA HISTORIA CONTRA LA TRATA. INDIGNACI"N DE LOS NEGREROS. INVASI"N DEL C"LERA EN 1833. SITUACI"N DE CUBA EN 1837. CONTINA EL TRFICO COMO INSTRUMENTO DE DOMINACI"N.................................................................................A A A A A P P P P P N N N N N D D D D D I I I I I C C C C C E E E E E S S S S SI. INFORME DEL CONSEJO DE INDIAS ACERCA DE LA OBSERVANCIA DE LA REALCDULA DE 31 DE MAYO DE 1789 SOBRE LA EDUCACI"N, TRATO Y OCUPACIONES DE LOS ESCLAVOS.......................................................... II. REPRESENTACI"N DIRIGIDA POR EL REAL CONSULADO DE LA HABANA ALMINISTRO DE HACIENDA EN 10 DE JULIO DE 1799 .............................. 37 85 101

PAGE 350

III. VOTO PARTICULAR DEL SEOR D. FRANCISCO DE ARANGO Y DE OTROS CONSEJEROS DE INDIAS EN EL ASUNTO DE LA ABOLICI"N DEL TRFICO DE NEGROS............................................................................................. IV. MEMORIA QUE DEMUESTRA LA NECESIDAD DE EXTINGUIR LA ESCLAVITUD DE LOS NEGROS EN LA ISLA DE CUBA, ATENDIENDO A LOS INTERESES DE SUS PROPIETARIOS, POR EL PRESBTERO D. FLIX VARELA, DIPUTADO ACORTES............................................................................................ V. PROYECTO DE DECRETO SOBRE LA ABOLICI"N DE LA ESCLAVITUD EN LA ISLA DECUBA Y SOBRE LOS MEDIOS DE EVITAR LOS DAOS QUE PUEDEN OCASIONARSE A LA POBLACI"N BLANCA Y A LA AGRICULTURA..................................... VI. ESTADO DE LA POBLACI"N BLANCA Y DE COLOR DE LA ISLA DE CUBA EN1839 ................................................................................................ VII. EXPOSICI"N DE LA JUNTA DE FOMENTO DE LA ISLA DE CUBA A LA REGENCIAPROVISIONAL DEL REINO, PIDIENDO, ENTRE OTRAS COSAS, LA CESACI"N DE LA TRATA Y LA COLONIZACI"N BLANCA................................................. VIII. DOCUMENTOS RELATIVOS AL PROYECTO DE CONVENIO QUE EL GOBIERNO INGLS PRESENT" AL ESPAOL EL AO 1840 PARA DECLARAR LIBRES A LOS NEGROS IMPORTADOS DE FRICA DESPUS DEL 30 DE OCTUBRE DE1820 ................................................................................................ IX. ACUERDO DE LA JUNTA DE FOMENTO SOBRE MANUMISI"N DE LOS NEGROS INTRODUCIDOS DESDE EL AO DE 1820 ............................................... X. INFORME DEL CENSOR DE LA REAL SOCIEDAD PATRI"TICA, D. MANUELMARTNEZ SERRANO, SOBRE EL CONVENIO PROPUESTO POR EL GOBIERNO DE S.M.B. PARA LA ABOLICI"N DEL TRFICO DE ESCLAVOS................... XI. ADICI"N AL INFORME DEL CENSOR DE LA REAL SOCIEDAD PATRI"TICA....... XII. INFORME DE LA JUNTA DE FOMENTO....................................................... XIII. INFORME RESERVADO DEL REAL CONSULADO, EMITIDO POR LA MISMACOMISI"N QUE REDACT" LA ANTERIOR EXPOSICI"N.............................. XIV. EXPOSICI"N DEL ILUSTRE AYUNTAMIENTO DE LA HABANA....................... XV. EL TRIBUNAL DE COMERCIO DE ESTA PLAZA DE LA HABANA, REPRESENTA A LA REGENCIA DEL REINO CONTRA LA EMANCIPACI"N DE LOS ESCLAVOS DE ESTA ISLA, FECHA 30 DE MARZO DE 1841, EXTENDIDA POR EL SEOR INTENDENTE D. WENCESLAO DE VILLAURRUTIA.................................. XVI. INFORME DEL LICENCIADO D. BERNARDO MARA NAVARRO, RESIDENTE ENMATANZAS, ACERCA DEL PROYECTO DE CONVENIO SOBRE EMANCIPACI"N PROPUESTO POR INGLATERRA.............................................................. XVII. ACTAS DE LAS SESIONES DE LA REAL SOCIEDAD ECON"MICA DE AMIGOS DEL PAS DE LA HABANA, REFERENTES A LA EXPULSI"N DE MR. DAVID113 119 126 133 141 147 151 153 159 160 176 179 184 193

PAGE 351

TURNBULL DE DICHA CORPORACI"N. PROTESTA DE D. JOS DE LA LUZ YCABALLERO....................................................................................... XVIII. EL CASO DE MR. TURNBULL POR ENRIQUE JOS VARONA.................... XIX. IMPORTANTE EXPOSICI"N DE LOS HACENDADOS DE MATANZAS ALGOBERNADOR CAPITN GENERAL, PIDIENDO LA SUPRESI"N DE LA TRATA............................................................................................... XX. EXPOSICI"N AL EXCMO. SEOR GOBERNADOR Y CAPITN GENERAL DE LA ISLA DE CUBA.................................................................................... XXI. INFORME SOBRE LA PROMULGACI"N DE UNA LEY PENAL CONTRA LOS TRAFICANTES DE ESCLAVOS AFRICANOS................................................ XXII. INFORME. EXCMO. SEOR GOBERNADOR POLTICO Y CAPITN GENERAL DE LA ISLA DE CUBA............................................................................... XXIII. INFORME LEDO EN LA JUNTA POR LA REAL SOCIEDAD PATRI"TICA EN 26DE ABRIL DE 1844, REDACTADO POR D. MANUEL MARTNEZ SERRANO,CENSOR DE LA MISMA, Y COMO UNO DE LOS INDIVIDUOS DE LA COMISI"N NOMBRADA PARA EL OBJETO A QUE SE REFIERE.................................... XXIV. INFORME DE LA JUNTA DE FOMENTO DE AGRICULTURA Y COMERCIO DE LAHABANA, ACERCA DE LA LEY PENAL PARA CASTIGO DE LOS TRAFICANTES DE NEGROS........................................................................................ XXV. LA ISLA DE CUBA TAL COMO EST, POR DOMINGO DEL MONTE............... XXVI. EXPOSICI"N QUE LA JUNTA DE FOMENTO DE AGRICULTURA Y COMERCIO DE LA ISLA DE CUBA ELEV" A S.M. LA REINA GOBERNADORA, CON MOTIVO DE UNA PETICI"N LEDA EN EL ESTAMENTO DE PROCURADORES ACERCA DE LA DISCUSI"N DEL PRESUPUESTO DE RENTAS, GASTOS Y SOBRANTES DE ESTA ISLA.......................................................................................... XXVII. INTERROGATORIO DE 120 PREGUNTAS QUE, SOBRE EL ESTADO ECLESISTICO DE LA ISLA DE CUBA, ME HA HECHO MR. ROBERTO RICARDO MADDEN,JUEZ DE LA COMISI"N MIXTA POR INGLATERRA, NOVIEMBRE DE 1838, PORDOMINGO DEL MONTE....................................................................... XXVIII. INTERROGATORIO DE MR. R. R. MADDEN, ABSUELTO POR M EN 17 DE SEPTIEMBRE DE 1839; POR DOMINGO DEL MONTE.............................. XXIX. UN INTERROGATORIO ABSUELTO POR EL CAPITN GENERAL D. FRANCISCODIONISIO VIVES................................................................................. XXX. BREVES APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA ASOCIACI"N CONTRA LATRATA.............................................................................................. XXXI. HISTORIA DE LA ESCLAVITUD DESDE LOS TIEMPOS MS REMOTOS HASTA NUESTROS DAS, POR D. JOS ANTONIO SACO. ENSAYO CRTICO, POR J. SILVERIO JORRN............................................................................... 203 211 213 216 218 220 226 235 247 261 269 276 282 290 298