Historia de la esclavitud

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Historia de la esclavitud
Series Title:
Biblioteca de clásicos cubanos ;
Uniform Title:
UCB José Martí National Library of Cuba Cooperative Project
Physical Description:
v. : ; 23 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Saco, José Antonio, 1797-1879
Torres-Cuevas, Eduardo, 1942-
Publisher:
Imagen Contemporánea :
Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz
Place of Publication:
La Habana
Publication Date:
Edition:
1. ed.

Subjects

Subjects / Keywords:
Slavery -- History   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Bibliography:
Includes bibliographical references and index.
Statement of Responsibility:
José Antonio Saco ; ensayo introductorio, compilación y notas, Eduardo Torres-Cuevas.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 51337150
isbn - 9597078511 (obra completa)
ocm51337150
Classification:
lcc - HT861 .S2 2002
System ID:
AA00008956:00002


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

BIBLIOTECADECLASICOSCUBANOS HISTORIA DELA ESCLAVITUD(VolumenII)ANTONIOSACOJOSE

PAGE 2

BIBLIOTECA DE CLSICOS CUBANOS CASA DE ALTOS ESTUDIOS DON FERNANDO ORTIZUNIVERSIDAD DE LA HABANARECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANAJuan Vela Valds DIRECTOREduardo Torres-Cuevas SUBDIRECTORLuis M. de las Traviesas Moreno EDITORA PRINCIPALGladys Alonso Gonzlez DIRECTOR ARTSTICOLuis Alfredo Gutierrez Eir ADMINISTRADORA EDITORIALEsther Lobaina Oliva

PAGE 3

Ensayointroductorio compilacinynotasEduardoTorres-Cuevas BIBLIOTECADECLASICOSCUBANOS HISTORIA DELA ESCLAVITUD(VolumenII)ANTONIOSACOJOSE LA HABANA, 2006

PAGE 4

Responsable de la edicin: Gladys Alonso Gonzlez Realizacin y emplane: Viviana Fernndez RubinosTodos los derechos reservados. Sobre la presente edicin: Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA, 2006; Coleccin Biblioteca de Clsicos Cubanos, No. 29 ISBN 959-7078-51-1 obra completa ISBN 959-7078-53-8 volumen II Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, L y 27, CP 10400, Vedado, Ciudad de La Habana, CubaDiseo grfico: Deguis Fernndez Tejeda Composicin de textos: Equipo de Ediciones IC

PAGE 5

Manumisin de esclavos en la antigua Roma

PAGE 6

Roma fue la nacin de la tierra que ms esclavos posey y que ms trafic en ellos. Buscar las diversas fuentes de donde salieron, siendo la guerra la ms abundante de todas. Nacin conquistadora, Roma tuvo a sus pies el mundo encadenado, pues a doquiera que volaban sus guilas, llevaban en pos de s la victoria y la esclavitud. [...] Amargo fruto de la crueldad de la repblica con sus esclavos fueron el odio de stos a sus amos, las infames delaciones contra ellos en los das de turbulencias, su funesta participacin en las guerras civiles, sus frecuentes conspiraciones, las rebeliones sangrientas de Sicilia, y el formidable alzamiento en Italia del gladiador Espartaco. [...] Narrar como el rigor de la esclavitud durante la repblica fue mitigado por la legislacin del imperio y por el cristianismo [...] como esta disminucin fue transformando gradualmente el trabajo esclavo en trabajo libre, y dando origen a los gremios forzados en las ciudades, y al duro colonato en los campos. Detendreme largamente en las irrupciones de los brbaros del norte que acabaron por destruir el Imperio de Occidente. [...] Investigar, en fin, todas las causas fsicas y religiosas, polticas y morales, ya continuas, ya transitorias, ora generales, ora parciales que fueron apareciendo sucesivamente antes y despus de la cada del Imperio de Occidente [...] Jos Antonio Saco

PAGE 7

Libro NovenoMANUMISIONES, PA MANUMISIONES, PA MANUMISIONES, PA MANUMISIONES, PA MANUMISIONES, PA TRONOS, LIBER TRONOS, LIBER TRONOS, LIBER TRONOS, LIBER TRONOS, LIBER TOS, Y C TOS, Y C TOS, Y C TOS, Y C TOS, Y C A A A A A USAS USAS USAS USAS USAS QUE LAS PRODU QUE LAS PRODU QUE LAS PRODU QUE LAS PRODU QUE LAS PRODU JERON JERON JERON JERON JERON EN ROMA DURANTE EN ROMA DURANTE EN ROMA DURANTE EN ROMA DURANTE EN ROMA DURANTE LA REPBLIC LA REPBLIC LA REPBLIC LA REPBLIC LA REPBLIC A Y PRINCIPIOS DEL IMPERIO A Y PRINCIPIOS DEL IMPERIO A Y PRINCIPIOS DEL IMPERIO A Y PRINCIPIOS DEL IMPERIO A Y PRINCIPIOS DEL IMPERIOAunque oprimido y degradado* el esclavo por su amo y por la ley, consolose con la esperanza de salir fcilmente de la esclavitud, porque si ninguna nacin de la Antigedad tuvo tantos esclavos como Roma, ninguna tampoco los libert con tan larga mano como ella. El acto de manumitir llamose manumissio (manumisin), palabra derivada de manu y mittere soltar o dejar de la mano, porque as lo haca el amo al libertar su esclavo, en signo de que renunciaba al dominio que sobre l tena.1 Llamose patrono al manumisor, porque sacando al esclavo de su msera condicin, era para l como un padre ( pater ) que le daba nueva vida. Al manumitido apellidsele liberto o libertino,2 refirindose el primer nombre al patrono y el segundo a los dems ciudadanos y al Estado. Pero esta diferencia no fue constante, porque a veces empleronse indistintamente ambos nombres. Ya desde los das del censor Apio Claudio sola llamarse libertino, no al mismo manumitido, sino a su hijo que haba nacido libre.3 Plauto llama libertina a una esclava manumitida.4 Cicern y Tcito denominan, ya libertino, ya liberto a quien haba salido de la esclavitud;5 y lo mismo hacen varias leyes de los cdigos romanos.6 Sneca contrapone el libertino al ingenuo,7 que era el hombre libre de nacimiento, bastndole para serlo que la madre fuese libre, aunque el padre fuese esclavo.8 No habiendo, pues, ninguna precisin en el uso de las palabras liberto y libertino, yo las emplear indistintamente, sin darles un sentido particular. Dijimos en otra parte que hubo en Roma esclavos pblicos y esclavos privados, y tambin marcamos la diferencia que entre unos y otros haba. Ahora debemos advertir que, as como fue permitido a los amos particulares libertar a sus esclavos, del mismo modo pudo hacerse con *Esta obra se tom de Imprenta Alfa, Habana, 1937.

PAGE 8

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 4\ 4\ 4\ 4\ 4\ los esclavos pblicos; siendo de notar, que la facultad de manumitir los esclavos privados fue mucho ms amplia que la de los pblicos; porque para los primeros bastaba la simple voluntad del amo, mientras que para los segundos, a lo menos si pertenecan a municipios, era menester que precediese un decreto de estas corporaciones o de sus representantes, aprobado por el gobernador de la provincia, y la sustitucin de otro esclavo para reemplazar al liberto.9Esclavos vicarios llamronse en Roma los que pertenecan a otros esclavos; siendo de advertir que aqullos podan tambin tener otros vicarios.10 Mas, quin poda manumitirlos? Como del amo era cuanto el esclavo adquira, evidente es que la manumisin, para ser vlida, debi efectuarse con el consentimiento de aqul. Varias leyes11 e inscripciones12 hablan de esclavos vicarios, de los cuales hubo algunos ricos; y en una inscripcin encontrada cerca de la puerta de San Sebastin en Roma, hblase de un esclavo empleado del fisco en las Galias, y que viajando con una comitiva de esclavos para su servicio muri en Roma. Eran en nmero 16, a saber: un mdico, tres secretarios, un mayordomo, otro encargado de los negocios mercantiles, dos para la vajilla de plata, uno para cuidar los vestidos, dos cubicularios, dos lacayos, dos cocineros, y una mujer llamada Secunda, cuyas funciones no menciona la inscripcin.13Aunque la manumisin rompi las cadenas de la esclavitud, las leyes siempre dejaron estrechos vnculos entre el patrono y el liberto, ligndolos con mutuos deberes y derechos, bien que casi todos stos se concedieron al primero, en tanto que aqullos casi siempre recayeron sobre el segundo. Como el liberto reciba del patrono vida y existencia legal, equiparole la ley en sus deberes a los que el hijo deba tributar al padre;14 y como pasaba de la esclavitud a la sociedad sin tener familia propia en el orden civil, agregose a la del patrono. Fue de aqu que tom el nombre de ste en los primeros tiempos de Roma;15 costumbre que fue cayendo en desuso con la muchedumbre de manumisiones, pues libertados a veces los esclavos por un amo, a docenas y aun a centenares, gran confusin hubiera sido que todos se apellidasen del mismo modo. Result, pues, que muchos conservaron sus nombres primitivos, y que otros tomaron los de algunos romanos clebres.16 Sin embargo, el antiguo uso no fue del todo abolido, pues bajo del imperio hubo todava libertos que, como sus amos, llamronse Claudio, Marco Aurelio, etctera.17Debi el liberto al patrono lo que el derecho romano llam obsequium y oper Consisti el primero en el profundo respeto y veneracin que haba de tributarle, como si fuera santa su persona.18 As fue, que no pudo compelrsele a ser testigo contra l.19 Obligado estaba, segn sus medios, a socorrerle en sus necesidades,20 lo mismo que a sus hijos y

PAGE 9

JOS ANTONIO SACO /5 /5 /5 /5 /5 padres pobres.21 Aceptar deba la tutela que de sus descendientes, en primero y segundo grado, le dejaba el patrono.22 Del dao grave, pero no leve, que ste le ocasionara en su persona o en sus bienes, fuele permitido quejarse,23 obteniendo antes el permiso del pretor, sin cuyo requisito incurra en pena;24 mas, ni contra el patrono, ni contra sus ascendientes o descendientes pudo jams intentar accin de injuria, dolo o infamia.25No qued impune la ingratitud del liberto. Haca ste a su patrono una ofensa leve? El ofendido poda desterrarle a las fronteras de la Campania, 20 millas de Roma,26 pero si el liberto le daba un golpe con la mano, lo calumniaba, sobornaba delatores contra l o le pona algn pleito, en todos estos casos era condenado a trabajar en las minas;27 y si le mataba, sufra la pena de parricida, segn la ley pompeya.28 A la ingratitud del liberto no fue indiferente el malvado Claudio, pues mand esclavizar al que buscaba delatores que suscitasen pleito acerca de su estado;29 es decir, si era libre o esclavo. Cuando el patrono quera acusar de ingrato al liberto, deba presentarse en Roma ante el pretor, y en las provincias, ante el gobernador; y si resultaba culpado, castigbasele segn su delito, ya azotndole, ya dando al patrono una parte de sus bienes, ya imponindole otra pena.30En tiempo de Nern trat el Senado de autorizar a los patronos para que esclavizasen indistintamente a todos los libertos ingratos; pero no atrevindose los cnsules a que sobre este asunto se deliberase sin conocimiento del prncipe, dironle cuenta de lo ocurrido, y reuniendo aqul un corto nmero de sus consejeros, dividironse las opiniones, prevaleciendo la de los que negaban ese derecho. Nern escribi entonces al Senado, dicindole que poda decidir individualmente contra los libertos cuando sus patronos se quejasen; pero que no se hiciera alteracin alguna en el derecho comn establecido.31Cmodo, siguiendo las huellas de Claudio, orden que los libertos que injuriasen a sus patronos, alzasen la mano contra ellos, o los abandonasen en su pobreza o enfermedades, volviesen a su servicio; y si esto no bastaba para su enmienda, fuesen vendidos y entregado su precio a los patronos.32 Esta ley, que slo se refera a casos particulares, convirtiose despus por Constantino en disposicin general, aplicable a todos los libertos aun por leve ingratitud; bien que sta deba siempre probarse en juicio o ante los jueces pedneos.33 La accin que tena el patrono contra el liberto ingrato, concediose despus por Honorio y Teodosio a los herederos de aqul;34 y estos mismos emperadores extendieron tambin, en 425, la pena de esclavitud a los hijos del liberto ingrato.35 Serva ste en la milicia, honor que le fue negado, en 426, por los emperadores Teodosio y Valentiniano? Pues, a pesar de eso, el liberto ingrato no se escapaba de la esclavitud.36

PAGE 10

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 6\ 6\ 6\ 6\ 6\ No obstante que la ley impuso al liberto tantos deberes hacia el patrono, no qued ste del todo exento de algunas obligaciones, pues deba alimentar al liberto necesitado, so pena de perder sus derechos;37ampararlo y defenderlo como su cliente en los tribunales y fuera de ellos contra todo el que lo maltratase,38 y aceptar, lo mismo que sus hijos y nietos, la tutela del liberto impber.39En cuanto a las obras o servicios ( oper ), era menester que el amo se las impusiese como condicin al esclavo al tiempo de manumitirle, porque, de lo contrario, careca de derecho para exigirlas.40 Consistieron esos servicios en todo linaje de trabajo, ya desempendolos el liberto en calidad de domstico, ya como artesano; y para ms ligarle, el patrono se los haca prometer por estipulacin o juramento, del cual no se exima ni aun el impber; pues a su corta edad bien poda servir de amanuense, nomenclator, histrin, y cosas semejantes.41 Ni se circunscribi la prestacin de tales servicios a slo el patrono y sus hijos,42 que bien pudo tambin aqul reclamarlos para sus amigos y aun extraos, como aconteca con los libertos mdicos, pantomimos y archimimos;43pues curando y divirtiendo a otros, era como podan en muchos casos dejar provecho a sus patronos. En la prestacin de esos servicios, el liberto deba mantenerse de su cuenta, si tena medios; pero si de ellos careca, esta obligacin pasaba al patrono,44 quien si no la cumpla o no le dejaba en los das de trabajo las horas necesarias para buscar el sustento, el pretor lo exima de todo servicio.45De prestar los estipulados qued exento el liberto, cuando recaan sobre cosas inmorales, o no podan ejecutarse sin riesgo de la vida. En el primer caso hallose la meretriz, si el patrono al manumitirla le impona la obligacin de continuar dndole el fruto de su inmoralidad; en el segundo, el gladiador a quien se le exiga que siguiese combatiendo en la arena.46 En cuanto a la liberta, cesaron tambin sus servicios, cuando llegaba a la edad de 50 aos,47 cuando suba a posicin tan elevada que era incompatible con las tareas que se le pedan,48 cuando se casaba con su patrono o era su concubina,49 o cuando con aprobacin suya se casaba con otro; bien que en este ltimo caso no perda los derechos de patronato.50En la propensin del hombre a abusar de su poder, patronos hubo tan duros que hicieron trabajar a los libertos como si fueran esclavos. En medio de su desesperacin, ellos acudieron a las armas, y graves males ocasionaron a Italia, durante la guerra social51 que estall a los 663 aos de la fundacin de Roma. Los rigores del patrono, ya insoportables desde la repblica,52 mitigronse por el edicto del pretor Rutilio;53pero no cesaron hasta bien entrado el imperio, en cuya poca se promulgaron muchas leyes mejorando la condicin del liberto. Justo es, sin

PAGE 11

JOS ANTONIO SACO /7 /7 /7 /7 /7 embargo, reconocer que hubo algunos patronos generosos, pues eximieron a sus libertos de cuantos servicios deban prestarles, llamndose por eso libertos inmunes.54 Y aun patronos hubo que, en los monumentos fnebres que levantaron, recogieron las cenizas de sus libertos.55Augusto sigui esta piadosa costumbre y recuerdos de ella trasmiti a la posteridad el columbario de Livia. Como al romperse las cadenas del esclavo, ste se encontraba sin familia legal, agregose a la del patrono; proviniendo de aqu, que una ley de las Doce Tablas mandase, que si aqul mora intestado y sin herederos suyos, que eran los descendientes naturales o adoptivos, sometidos a su potestad,56 lo heredasen el patrono o los hijos de ste.57 Si la liberta mora intestada, heredbala el patrono, aunque dejase hijos; y fundose la ley para tan dura disposicin, en que ellos no eran herederos suyos, por no estar bajo la potestad de la madre.58 Con el curso del tiempo alterronse estas disposiciones en favor de los libertos; y diose un gran paso cuando llevado el pretor de un sentimiento de equidad, estableci diferencia entre los hijos naturales y los adoptivos. Respecto de los primeros, vigente qued el antiguo derecho, pues slo en el caso de ser desheredados por su padre liberto, pudo el patrono participar de la herencia. Si los hijos eran adoptivos, entonces el patrono heredaba la mitad de los bienes, ya muriese testado el liberto, ya intestado.59 Cuando l no haca mencin del patrono en su testamento, o no le dejaba entera su mitad, el patrono poda reclamarla judicialmente,60 aun cuando el liberto muriese cautivo entre los enemigos.61 Igual accin se concedi al hijo del patrono muerto o deportado; pues a ste ya se le tena civilmente por tal.62 Pudo el patrono renunciar a estos y a otros derechos;63 y un senadoconsulto, publicado en tiempo de Claudio, siendo cnsules Veleyo Rufo y Osterio Scapula, permitiole trasmitirlos a uno solo de sus hijos, con exclusin de los dems.64 stos quedaban entonces privados de la herencia del liberto, y no podan gozar de ella, sino cuando el hijo nombrado patrono por el padre, mora sin sucesin.65La ley papia poppea, aboliendo la diferencia establecida por el pretor entre hijos naturales y adoptivos, ampli los derechos del patrono respecto de la herencia del liberto rico, bien muriese testado o intestado, pues si ste dejaba 100 000 sestercios, y menos de tres hijos, entonces el patrono heredaba una parte igual a la de cada uno de ellos; es decir, que cuando haba un solo hijo, el patrono tomaba la mitad, y cuando dos, la tercera parte. Si los hijos eran tres o ms, el patrono quedaba enteramente excluido de la herencia.66En medio de los favores que a ste dispens la antigua legislacin, casos hubo en que fue excluido de la herencia del liberto, y fueron: cuando le acusaba de un delito que mereca pena capital;67 cuando el liberto adquira sus bienes en la guerra;68 cuando el prncipe le daba libre fa-

PAGE 12

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 8\ 8\ 8\ 8\ 8\ cultad de testar,69 o cuando lo elevaba en su natalicio al estado de hombre ingenuo.70Como las corporaciones tuvieron esclavos, y respecto de sus libertos gozaron de los mismos derechos que los patronos particulares, heredronlos tambin en los mismos trminos que stos.71Las leyes concernientes al derecho de heredar los patronos, rigieron hasta que Justiniano las alter profundamente, mandando por una constitucin: 1 Que cuando el liberto mora con testamento, y sus bienes no llegaban a 100 escudos de oro, o 100 000 sestercios, segn el cmputo de Justiniano, el patrono no tuviese derecho alguno a la herencia del liberto o liberta; pero que si stos moran intestados y sin hijos, entonces los patronos conservasen todos los derechos que la ley de las Doce Tablas les haba concedido. 2 Cuando la herencia de los libertos pasaba de 100 escudos de oro, y quedaban uno o muchos descendientes por herederos, de cualquier sexo o grado que fuesen, heredasen a sus padres, sin que el patrono o su posteridad pudiesen reclamar nada; mas, si moran intestados y sin descendientes, los patronos o patronas eran llamados a la sucesin. 3 Si los libertos no dejaban hijos, o stos haban sido desheredados por su padre, o preteridos por la madre o por el abuelo materno, sin que el testamento pudiera ser atacado de inoficioso; los patronos que en estas circunstancias eran preteridos, alcanzaron de Justiniano el derecho de heredar al liberto, no en la mitad como antes, sino solamente en un tercio; y si el liberto les dejaba menos de ese tercio, tenan derecho a reclamarlo ntegramente, y a gozarlo exento de toda carga. 4 Al dictar Justiniano estas disposiciones, confirm una de sus anteriores, en la cual haba decretado que los patronos, sus hijos y sus colaterales hasta el quinto grado, heredasen a los libertos de ambos sexos, en los trminos establecidos en la constitucin que ahora promulgaba.72Si muchos libertos cayeron bajo el patronato del amo manumisor, otros quedaron fuera de l. Tales fueron aquellos a quienes el pretor conceda libertad por haber descubierto la muerte dada a sus amos,73 y los directamente manumitidos en testamento. Llamronse ambos orcini porque con la muerte haban sus amos bajado ad orca a las regiones inferiores.74 Igualmente vivieron sin patronos aquellos a quienes libertaba el Estado en recompensa de algn servicio pblico:75 recompensa que obtuvieron Vindicio,76 los 8 000 esclavos armados por la repblica contra Anbal,77 y la que antes haban alcanzado, por su heroica abnegacin, las esclavas que salvaron a sus amas de la infamia que Livio Postumio de Fidenes les preparaba durante la invasin de los galos.78Otras veces, aunque el patrono exista, era meramente nominal; lo que aconteca si el esclavo, segn antigua costumbre, estipulaba con su

PAGE 13

JOS ANTONIO SACO /9 /9 /9 /9 /9 amo comprar su libertad por un precio determinado.79 De estas manumisiones son notables ejemplos las de Nern con sus esclavos; y Plinio refiere que uno de ellos, empleado en el ejrcito de Armenia, la consigui tan cara que pag por ella 130 000 sestercios (27 300 frs.) cantidad que otros elevan a 13 000 000 de sestercios80 (2 730 000 francos). Cuando los esclavos buscaban un comprador, y de su dinero le entregaban el precio en que su amo los venda para que aqul los manumitiese despus, ese manumisor no era ms que un patrono nominal; pues los emperadores Severo y Antonino Caracalla mandaron, que ni pudiese exigir servicios al liberto, ni castigarlo como ingrato.81 Y as debi de ser, porque ninguno de los dos amos pudo reclamar los derechos de patrono; no el primero, porque no lo haba libertado sino vendido; no el segundo, porque tampoco era manumisor sino un comprador ficticio, y comprador, no con su dinero sino con el de un esclavo ajeno que se lo haba entregado para que lo pusiese en manos de su dueo primitivo, y adquirir de ese modo su libertad. Patrono sin derechos fue tambin aquel que consenta que su liberto se casase con esclava o colona del emperador, segn lo mandaron Valente y Valentiniano en 367.82 Por ltimo, fue patrono sin derechos aqul a cuyo liberto elevaba el prncipe, en el da de su natalicio, a la clase de hombre ingenuo,83 y por eso raras veces los emperadores romanos concedieron la ingenuidad de los libertos sin consentimiento de los patronos.84Si, de una parte, fue ventajoso al liberto carecer de patrono por estar exento de las cargas que ste le impona y gozar de independencia, de otra, fuele a veces perjudicial, porque estaba ms expuesto a ser atropellado; y lo mismo sola acontecer con los que por patrono tenan, no a un hombre, sino a una divinidad. As sucedi en Lilibea con una liberta del templo de Venus Ericina, llamada Agonis. Antes de la cuestura de Cecilio, esta mujer era muy rica, y viose arrebatar injustamente por un capitn de buque de la escuadra de Antonio unos esclavos msicos con el pretexto de emplearlos en ella. Fundndose en el privilegio que de ordinario tenan en Sicilia todos los esclavos de Venus y sus libertos, y creyendo que el nombre de esta divinidad y la religin de su culto le serviran de amparo, Agonis dijo que ella y todos sus bienes pertenecan a V enus. Cecilio hizo entonces ratificar judicialmente esta declaracin, y en virtud de ella mand adjudicar a Venus como esclava la liberta. “De esta manera, queriendo Agonis salvar algunos esclavos al abrigo del nombre de Venus y de la santidad de su culto, pierde su fortuna y su libertad por la iniquidad de Cecilio”.85El liberto, por lo comn, continu las mismas tareas y profesiones que mientras fue esclavo. De esto ofrecen numerosas pruebas las antiguas inscripciones sepulcrales recogidas por Muratori, Donati, Fabretti, Spon, Gruter y Gori, en las que aparecen libertos cocineros,86 jardineros,87 bai-

PAGE 14

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 10\ 10\ 10\ 10\ 10\ larines,88 baeros,89 amanuenses o secretarios,90 nomenclatores91 y empleados en otras muchas ocupaciones de diverso linaje. De los que a la agricultura se dedicaron, algunos sobresalieron, y Plinio, el Naturalista menciona a Etereio92 y a otro de Marcelo Esernino.93Ni fueron tampoco del todo extraos a las bellas artes y a las letras, pues algunos las profesaron. Las primeras estuvieron en Roma casi exclusivamente en sus manos y en las de esclavos y extranjeros. Cicern mienta al liberto Antoco Gabinio, discpulo de un clebre retratista de Atenas,94 y Vulpi95 y Muratori96 hablan tambin de otros libertos pintores. Dedicronse igualmente a la escultura;97 y las obras de algunos que fueron griegos, han llegado hasta nosotros; pues siendo yo joven vi en el Museo Britnico de Londres dos stiros de Marco Cossucio Cerdon, y en el del Capitolio de Roma un joven cazador, obra de Politimo.98Las necesidades sociales aumentaron en Roma los arquitectos. Cicern repite en sus cartas el nombre de Crisippo Vettio, liberto de Ciro, tambin arquitecto;99 y mencin igual hacen otros autores de otros libertos que abrazaron esa profesin en la poca del imperio.100En un opsculo curioso, intitulado Gramticos Ilustres menciona Suetonio los nombres de algunos libertos que, dedicados a letras y ciencias, no deben olvidarse en una historia de la esclavitud. Sevio Nicanor fue el primero que en Roma adquiri celebridad en ellas, escribiendo varios tratados que se perdieron, y enseando gramtica101 y retrica. Cuentan algunos autores que culpado de una accin infame, retirose a Sicilia y all se mat.102 Profesor de estos ramos y de filosofa y escritor sobre varias materias fue igualmente Aurelio Opilio.103El ltimo y no acabado libro de las Memorias que el dictador Sila escribi sobre su vida, fue concluido por su liberto Cornelio Epicado.104Ateyo Fillogo distinguiose por su instruccin en las letras griegas y latinas: reuni documentos de todas especies en 800 libros; y cuando sus amigos Cayo Salustio y Asinio Polin emprendieron escribir una historia, dio a uno de ellos un compendio que haba formado de la de Roma, y a otro los preceptos sobre el arte de escribir.105Otacilio Pilito debi su libertad a sus felices disposiciones y gusto por las letras. Ense retrica al gran Pompeyo, y escribi en muchos libros la historia de ste y de su padre. Cornelio Nepos, en obras que no han llegado a nosotros, dice que Otacilio fue el primer liberto que emprendi escribir la historia, cuyo gnero haba sido hasta entonces el privilegio de escritores de distinguido nacimiento.106Staberio Eros, esclavo vendido en el mercado pblico de Roma, debi tambin su libertad a sus conocimientos literarios; y entre sus discpulos cont a Bruto y Casio. Decase que era muy desinteresado, pues daba lecciones gratuitas a los hijos de los proscritos en tiempo de Sila.107Aventajados profesores de gramtica fueron, asimismo, Leneo y Cecilio

PAGE 15

JOS ANTONIO SACO /11 /11 /11 /11 /11 Epirota; el primero, liberto de Pompeyo, y el segundo de tico, amigo de Cicern.108 Las cartas que ste escribi, fueron recogidas y publicadas por su liberto Tirn. Antonio Gnifn, nacido en la Galia de padres libres, fue expuesto por su madre; esclavo, segn la ley, del hombre que lo recogi, ste diole libertad e hzole instruir en Alejandra. De talento, memoria prodigiosa y vastos conocimientos en la literatura griega y latina, ense al principio en la casa de Julio Csar, nio todava, y despus en la suya. Hombres clebres asistieron a sus lecciones, aun durante su pretura.109Maestro tan celebre fue Verrio Flacco, que Augusto le escogi para educar a sus nietos, sealndole 100 000 sestercios al ao. Muri muy anciano en tiempo de Tiberio, y levantsele una estatua en la ciudad de Preneste.110 Rivales suyos fueron L. Crassicio,111 y su distinguido contemporneo Escribonio Afrodisio, liberto de Escribonia, primera mujer de Augusto.112 Tan instruidos fueron Julio Higino y C. Melisso, que este prncipe puso al primero a la cabeza de la biblioteca Palatina, y al segundo le encarg el arreglo de la del prtico de Octavia.113 El liberto Timagene, cocinero al principio y empleado despus por Augusto en cargar su litera, captose por su instruccin la amistad de aquel prncipe; pero la soltura de su lengua contra l y su familia, privole de la entrada en palacio. Despechado entonces quem las historias que haba compuesto sobre Augusto.114A pesar de haber nacido esclavo en la ciudad de Vicensa y de sus depravadas costumbres, Remmio Palemn elevose en Roma al primer puesto entre los gramticos, bajo los reinados de Tiberio y Claudio.115Menospreciada en aquella capital la enseanza de la retrica, libertos fueron sus maestros por mucho tiempo, no obstante ser profesin muy lucrativa; pues Suetonio refiere que las lecciones del esclavo L. Apuleyo producan anualmente a su amo Eficio Calvino, caballero romano, 400 000 sestercios.116 Funesto imperio el de las preocupaciones, porque envilecida estuvo aquella enseanza hasta que el caballero romano Fabiano Blando empez con sus lecciones a sacarla, como dice Sneca, el Anciano, de la postracin en que se hallaba.117Apenas figur en la poesa alguno que otro liberto. Fedro se distingui en las fbulas. Livio Andrnico, natural de la Grecia Magna, fue el primero que arregl la comedia para representarse en Roma. Cecilio Estacio fue clebre por sus comedias,118 y Terencio nos dej obras bien conocidas de la Edad Moderna. Publio Siro compuso y represent escenas mmicas, siendo, segn Plinio, el creador de este ramo.119Epicteto, que naci esclavo,120 y de quien volveremos a hablar ms adelante, ense con brillo la filosofa estoica, y su maestro Epafrodita fue liberto de Nern.

PAGE 16

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 12\ 12\ 12\ 12\ 12\ Ms de seis centurias vivi Roma sin mdicos de profesin, pero no sin medicina;121 bien que en el ao 535 de su fundacin, presentose en ella un mdico griego del Peloponeso, de nombre Archagato. Bien acogido al principio, cay despus en tanto desprecio que llambasele verdugo. Fuertes preocupaciones contra los mdicos animaban a Catn, el Censor, y de ellas no estuvo exento Plinio, el Naturalista.122 As fue que la medicina practicose solamente por esclavos y libertos, no obstante ser muy lucrativa, pues los que estaban al servicio de los emperadores reciban anualmente un sueldo de 250 000 sestercios (62 500 frs.); y Estertinio recomendaba su moderacin contentndose de 500 000 sestercios (125 000 frs.) al ao, cuando poda ganar 600 000 (150 000 frs.) en diversas casas de Roma.123Las familias ricas y aun de mediana fortuna tuvieron esclavos mdicos, y Tiberio conserv siempre como tal a uno que era oculista.124 Los que del cautiverio salan continuaron ejerciendo su profesin, y a los de Roma, as como a los profesores de bellas artes, concedioles Julio Csar el derecho de ciudad; no tanto para realzar esas carreras, cuanto para aumentar la poblacin de la capital, llamando muchos hacia ella con la recompensa que les ofreca.125 Roma en su orgullosa ignorancia envileci la medicina,126 mientras en Grecia la haba honrado y ennoblecido el gran Hipcrates. De observar es que de todos los libertos mencionados hasta aqu, dos solamente nacieron esclavos, cuales fueron Remmio Palemn y Epicteto, pues todos los dems sufrieron la esclavitud por haber cado prisioneros, o por otros accidentes de la fortuna. Tiempo es ya que pasemos a examinar los modos de manumitir establecidos en Roma. Hubo dos especies de manumisin. Una pblica o legal ( iusta ); otra privada o extralegal ( minus iusta ). La primera se haca por censo, por vindicta y por testamento.127Fue por censo, cuando al tiempo de formarse ste, el amo se presentaba ante el censor con el esclavo que quera manumitir, para que aqul le inscribiese en el nmero de los ciudadanos romanos.128 Este modo de manumitir fue el ms antiguo de todos, porque empez con Servio Tulio, sexto rey de Roma y fundador del censo; pero como ste slo se haca cada cinco aos, pocos hubieron de ser los esclavos libertados en l; y mucho menos si se atiende a que la formacin del censo sufri muchas interrupciones,129 pues desde Servio Tulio al quinto consulado del emperador Vespasiano, espacio en que corrieron casi seis siglos y medio, hicironse solamente 75,130 y despus de Vespasiano pasaron 175 aos sin que se hubiese formado otro, ltimo de todos, hasta el emperador Decio que subi al trono en 249 de Jesucristo. Como la formacin del censo se empezaba cada cuatro aos,131 y no se conclua hasta el quinto, que era cuando se publicaba acompaado de

PAGE 17

JOS ANTONIO SACO /13 /13 /13 /13 /13 un sacrificio que se llam lustral ( sacrificium lustrale ),132 hase dudado por algunos si el esclavo era libre desde que se le inscriba en el censo, o desde el da en que ste se publicaba. La primera opinin es la ms probable, porque aquella publicacin no era el censo en s, sino la sancin de un acto ya consumado. En la manumisin por vindicta, el esclavo era presentado por el amo ante el cnsul, pretor u otro de los magistrados que ejercan jurisdiccin;133 rapbasele la cabeza,134 ponale el amo, la mano en ella o en otra parte del cuerpo, y pronunciando las palabras: “quiero que este hombre sea libre”, el magistrado, o en su lugar el lictor, le tocaba con una varita en la cabeza;135 dbale el amo, segn dicen algunos, un golpe en la mejilla o una bofetada,136 como ltimo acto de su poder, y cogindole despus por un brazo hacale girar sobre s mismo,137 en seal de que ya era libre y poda ir por do quisiese. Siendo esenciales a esta manumisin las palabras que el amo pronunciaba, el sordomudo hubo de servirse de su hijo si quera libertar a sus esclavos.138 Para que la manumisin adquiriese un carcter imponente, el magistrado que la presida deba ser de ms alta autoridad que el manumisor.139 Pero deseando la legislacin del imperio facilitar las manumisiones, suprimi todas esas frmulas y ceremonias. Llamose vindicta la vara con que el magistrado tocaba al esclavo, y algunos piensan que tal palabra se deriv de Vindicio, nombre del primer esclavo de este modo manumitido, y a quien, como ya he dicho, concedi el Senado los derechos de ciudadano romano, en premio de haber denunciado la conjuracin de los hijos de Bruto para restablecer a Tarquino en el trono.140De Vindicio se ha hecho derivar el nombre de la manumisin por vindicta; pero Ortolan, profesor distinguido de la Escuela de Derecho de Pars, ha emitido una opinin que no carece de fundamento. Dice, as: “...Una accin simblica, toda en el genio de los primeros romanos, dio este medio. Cuando un hombre libre se hallaba injustamente en servidumbre, cualquiera ciudadano interesado por l se diriga al cnsul que ejerca la jurisdiccin, y le vindicaba como libre ( in libertatem vindicabat ).141 Entonces tena lugar, segn las formas prescritas, el proceso llamado causa liberalis despus del cual deba declararse libre.142 Una representacin ficticia de este proceso condujo a la manumisin. El amo y el esclavo se presentaban al cnsul; all, con unas formalidades que no nos son bien conocidas, un amigo o el lictor que haca el papel de reclamante ( adsertor libertatis ), finga vindicar la libertad como perteneciente a este hombre; el amo no se opona, y el magistrado, pronunciando una especie de decisin, le declaraba libre segn el derecho de los romanos. As era como se llegaba al fin que se quera obtener. En estas formalidades figuraba una vara ( festuca, vindicta ),

PAGE 18

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 14\ 14\ 14\ 14\ 14\ especie de lanza que entre los romanos, pueblo guerrero y despojador, era un smbolo de propiedad y se empleaba en todos los procedimientos en que se trataba de vindicar. “ Festuca autem utebantur quasi hast loco, signo quodam justi dominii: maxime (enim) sua esse credebant quœ ex hoslibus cepissent ”.143 Esta lanza se pona sobre el esclavo cuando se le reclamaba como libre ( in libertatem vindicare ); y he aqu por qu la libertad concedida se llamaba vindicta manumissio ”.144Las leyes de las Doce Tablas autorizaron a los amos para que libertasen en testamento a sus esclavos;145 lo que se haca directa o indirectamente. Efectubase lo primero, o expresamente mandando el testador que su esclavo fuese libre, o tcitamente nombrndole su heredero o tutor de sus hijos,146 porque ni lo uno ni lo otro poda ser sino persona libre. Indirecta o por fideicomiso era la manumisin, cuando el testador rogaba a su heredero que libertase algn esclavo.147 Diferencias hubo entre estas dos manumisiones. La primera recaa nicamente en el esclavo que se hallaba bajo el dominio del testador, as al tiempo de otorgar ste su testamento como al de su muerte;148 la segunda poda verificarse, no slo con el esclavo del testador, sino con el ajeno,149 debiendo el heredero comprarlo y libertarlo; pero si su amo no quera venderlo, no por eso se extingua inmediatamente la libertad fideicomisaria, pues con el transcurso del tiempo poda presentarse ocasin favorable para manumitirle.150 En la manumisin directa, el liberto, como arriba hemos apuntado, quedaba sin patrono por la muerte de su manumisor; mas, en la manumisin por fideicomiso, el patrono era el fiduciario, quien por encargo del testador lo haba comprado y libertado.151 En la manumisin directa, el esclavo era libre desde que el heredero aceptaba la herencia;152 mas, en la de fideicomiso, aqul no consegua la libertad sino despus que el fiduciario se la daba. A veces dejaba el testador al esclavo la libertad para que empezase a gozarla desde da determinado, o sometindola a alguna condicin que no fuese contraria a las leyes ni a las buenas costumbres. Tal esclavo llamose statu liber ,153 y permaneca esclavo del heredero mientras no llegaba el plazo sealado o se cumpla la condicin.154 Si no se determinaba tiempo, y el testador deca: “sea libre mi esclavo despus de aos”, entendase que stos eran dos.155 Cuando al esclavo se le dejaba la libertad para que slo la gozase durante cierto tiempo y que despus volviese a la esclavitud, esta condicin no era vlida, y el esclavo quedaba libre;156 porque ni la libertad ni la ciudadana podan adquirirse por trmino limitado, ni tampoco perderse sin un acto posterior que envolviese su prdida. Solan los amos libertar a sus esclavos adoptndolos como hijos; mas, no por eso adquiran los derechos de tales.157 Hay quien cuenta esta manumisin entre los modos legales de hacerla; pero yo no me atrevo a

PAGE 19

JOS ANTONIO SACO /15 /15 /15 /15 /15 seguir semejante opinin, porque aunque el esclavo adoptivo adquira la libertad, no consta que pasase a la clase de ciudadano como los manumitidos legalmente. Por otra parte, sobre no haber ley particular ni autoridad que la mencione, Gayo,158 Ulpiano159 y Cicern,160 slo hablan de los tres modos ya referidos. Adems, esa adopcin del esclavo fue de la especie que se llam imperfecta o menos plena, y no de la que recayendo en hijos de familia mereca propiamente el nombre de adopcin,161 y que continu hacindose por tres mancipaciones y dos manumisiones hasta la innovacin de Justiniano.162Al manumitir los esclavos, cortbanles los cabellos163 y ofrecanse a Feronia su diosa protectora, en cuyo templo reciban de rodillas el pileus ,164 que era un gorro cnico de lana blanca,165 smbolo de libertad;166 smbolo que enarbol Roma a la muerte de Nern, y algunos aos antes los asesinos de Csar luego que le mataron.167 Rico liberto hubo, cual fue Hermeros, antiguo esclavo de Tiberio Claudio, que acaso no tanto por devocin cuanto por vanidad, erigi cinco altares a la diosa Feronia.168 No obstante ser sta la protectora de los libertos, hubo esclavos que al conseguir su libertad consagraron sus cadenas a Saturno.169A excepcin de los esclavos manumitidos por el Estado, los dems pagaban al tesoro pblico el 5 % de su valor al tiempo de conseguir su libertad; pero esta contribucin no se impuso hasta el ao 398 de la fundacin de Roma. Del origen impuro de la ley que la sancion, habla as Tito Livio:170 “El otro cnsul [Cn. Manlio] nada hizo de memorable sino lo que hasta entonces nunca se haba visto; pues habiendo reunido sus tropas por tribus en su campamento de Sutrio, hzolas votar una ley que impona un vigsimo sobre el valor de los esclavos que se libertasen. Como esta ley produca una renta considerable al tesoro que estaba embarazado, el Senado la aprob. Pero los tribunos del pueblo menos inquietos de la ley que de las consecuencias de este ejemplo, pronunciaron pena capital contra aquel que convocase en adelante al pueblo fuera de la ciudad; porque si se autorizaba semejante cosa, no habra nada, por funesto que fuera al pueblo, que no fuese posible obtener de los soldados, cuyo juramento los obligaba a obedecer al Cnsul”. A los 145 aos de establecida aquella contribucin, haba ya producido 4 000 libras de oro (4 496 200 frs.). Esta cantidad supone que calculando en 450 francos el valor medio de cada esclavo libertado, el nmero de ellos ascendera en los referidos 145 aos, a casi 200 000 o 1 378 por ao. Ignranse las vicisitudes de tal ley y la poca en que ces; mas, es de creer que no fue abolida, porque Antonino Caracalla, que rein en los primeros aos del tercer siglo de la era cristiana, elev, en sus terribles exacciones fiscales, el impuesto sobre el liberto del 5 al 10 %;171 y dato curioso sera saber lo que rindi desde su principio, porque con l po-

PAGE 20

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 16\ 16\ 16\ 16\ 16\ dramos calcular aproximadamente el nmero de libertos que hubo, en el espacio de muchos siglos. En la manumisin pblica o solemne ( iusta ), el derecho quiritario dio al manumitido no slo la libertad sino la ciudadana. Hay quien cree que en la manumisin el amo poda hacer pasar el esclavo de la familia a la ciudad, y darle no solamente la libertad, sino la ciudadana, disponiendo en su propio nombre, como miembro del Estado, de un privilegio que pareca reservado a la soberana pblica. As no pienso yo, porque si bien pudo el amo renunciar al dominio que sobre el esclavo tena, sus derechos jams alcanzaron a darle la calidad de ciudadano. Quin estableci los modos de pblica manumisin ( iusta manumissio )? La ley y slo la ley. Quin dispuso que esta manumisin elevase al liberto a la clase de ciudadano? La ley y slo la ley. La ley, pues, y no el amo, fue la que nicamente concedi al liberto la ciudadana. Decir que sta provino de los derechos del amo, es desconocer la ndole de la manumisin en Roma. Para que ella tuviese fuerza y convirtiese al liberto en ciudadano, era preciso que la autoridad pblica interviniese, la cual estaba representada por el censor en la manumisin por censo; por el cnsul que ejerca la jurisdiccin u otro magistrado, en la manumisin por vindicta; y en la que se haca por testamento, los comicios o asamblea del pueblo le daban su sancin lo mismo que a los proyectos de leyes, pues el testamento fue en Roma un acto de derecho pblico. Cuando la manumisin no se efectuaba por alguno de los tres modos expuestos, entonces entraba en la esfera de manumisin privada ( minus iusta ), la cual no era ms que un acto privado entre el amo y el esclavo, sin darle a ste ni la ciudadana ni aun la libertad, pues pendiendo de una simple promesa del amo al esclavo con el cual no poda obligarse, rbitro fue de revocarla a su antojo. De aqu provino, como se ver despus, que el manumitido de un modo privado o extralegal, aunque libre en la apariencia, fue verdadero esclavo. No obstante que la manumisin solemne o iusta elev el liberto a ciudadano, fue ste muy inferior al hombre ingenuo, porque en el orden poltico no pudo alcanzar ciertas dignidades, ni usar de la toga pretexta, ni de la bula; bien que a sus nietos fueles permitido por un senadoconsulto, publicado durante la segunda guerra pnica, el uso de aquella toga y de un collar de cuero.172 Sin especial licencia del prncipe, tampoco pudo usar del anillo de oro,173 pues el derecho de llevarlo, aun de hierro, estuvo reservado a los caballeros, senadores y patricios.174 Pero esta prerrogativa fue concedida despus a los ingenuos que no pertenecan a aquellas clases; y Justiniano, borrando al fin todas las diferencias que haba entre ingenuos y libertos, pues slo dej subsistentes los derechos de patronato, autoriz a los ltimos para que tambin usasen del

PAGE 21

JOS ANTONIO SACO /17 /17 /17 /17 /17 anillo de oro.175 Tampoco pudo entrar en la milicia, y si alguna vez se le permiti, fue tan slo en circunstancias extraordinarias; ni dar, sin expresa autorizacin, espectculos al pueblo o andar en litera dentro de la ciudad;176 y Sneca, el Filsofo da a entender que aun sus baos pblicos fueron distintos de los de la plebe.177Institucin de derecho civil fueron entre los romanos las nupcias o matrimonios; pero as como las Doce Tablas los prohibieron entre patricios y plebeyos,178 del mismo modo lo fueron por otras leyes entre ingenuos y libertos. Si la prohibicin entre aquellas dos primeras clases fue revocada por la ley canuleya,179 promulgada a los 309 aos de Roma, no sucedi lo mismo con la prohibicin establecida entre ingenuos y libertos, y Tito Livio menciona que el Senado autoriz a la liberta Fecenia Hispala para que se casase con hombre de raza libre, en recompensa de haber revelado al cnsul Postumio los horrores que se cometan en los nocturnos misterios de las Bacanales.180 Mas, lo que entonces fue particular concesin, generalizolo Augusto por las leyes julia y papia popea, permitiendo el matrimonio entre libertos e ingenuos y aun caballeros ( equites ).181 Pero esta concesin no se extendi al matrimonio del liberto con su patrona, a no ser que sta se hubiese degradado;182 y en cuanto al patrono, aunque segn la moralidad de aquellos tiempos, la ley le recomend como ms decoroso que en lugar de mujer la tomase por concubina,183 no faltaron algunos que se casasen con ellas;184 y ms adelante soli acontecer que lo mismo hicieron las patronas con sus libertos.185 Tampoco pudieron stos casarse con hija de senador,186 salvo si antes se hubiese prostituido, hchose cmica o sido condenada en juicio pblico, porque ya entonces no tena honor ni decoro que perder.187Prohibi tambin la ley julia que los senadores, sus hijos, nietos y biznietos se casasen con liberta, ni menos con aqulla cuyo padre o madre hubiesen sido histriones; y la misma prohibicin se extendi a los dems ingenuos, cuando la liberta lucraba con su cuerpo aun privadamente, o era prostituta, cmica, condenada por pblica acusacin, o sorprendida en adulterio.188 Constantino, en 336, ampli la ley julia, prohibiendo bajo pena de infamia que los senadores se casasen con liberta, cmica fondista y sus hijas; con pblica revendona, y con hija de lenn o de gladiador.189 Confirmadas fueron estas prohibiciones en 454 por los emperadores Valentiniano III y Marciano, pues todas esas personas fueron tenidas por viles y degradadas, en cuyo nmero no entraron las mujeres pobres y honradas, nacidas de padres ingenuos, y con las cuales pudieron casarse hasta los ciudadanos de clases ms distinguidas.190Pero todas estas disposiciones echolas abajo la estragada conducta de Justiniano, quien enamorado, antes de subir al trono, de la infame Teodora, histriona en el teatro y en el circo de Constantinopla, y que en

PAGE 22

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 18\ 18\ 18\ 18\ 18\ pblica disolucin haba vivido en el embolum famoso prtico de prostitucin en aquella ciudad, alcanz de su to Justino, que entonces reinaba, una constitucin concebida en trminos generales,191 y que, so color de religin, permiti que las cmicas que hubiesen abandonado la escena, pudieran casarse aun con las personas de ms alta dignidad. “Porque, dice el emperador, debemos en cuanto sea posible a nuestra naturaleza, imitar la bondad de Dios y su clemencia infinita hacia los hombres, el cual se digna cada da perdonar nuestros pecados, aceptar nuestro arrepentimiento y traernos a mejor vida”.192 Elevado al trono Justiniano y casado ya con Teodora, no slo confirm la anterior constitucin, sino que aboli la de Constantino, pues permiti que las mujeres consideradas en ella como viles, pudiesen casarse con los hombres elevados a las ms altas dignidades.193Estos actos merecieron la ms dura reprobacin del historiador Gibbon, que dice: “Ninguno de los senadores, ninguno de los magistrados pens en oponerse a tales disposiciones; y aquellos que poco antes haban sido espectadores de Teodora en el teatro del pueblo, ahora se prosternaban delante de ella, tendiendo las manos suplicatorias como sus esclavos”.194Hasta aqu slo he tratado de los tres modos de la manumisin pblica o iusta : expongamos ahora los de la privada o minus iusta No fue sta un acto pblico como la primera en que intervena el Estado, sino un acto particular celebrado sin ninguna frmula ni ceremonia entre el amo y el esclavo. Muchos fueron los modos de efectuarla: entre amigos ( inter amicos );195 por carta ( per epistolam ) escrita por el amo al esclavo o a una persona extraa ofrecindole la libertad;196 sentndole el amo a su mesa ( per convivium ); por codicilo ( per codicillum )197 otorgado ante cinco testigos;198 cuando el amo mandaba a su esclavo que firmase como testigo su testamento u otro acto pblico, o en ste se le daba el nombre de hijo; cuando vesta a su esclava con el traje de las matronas romanas,199o al esclavo varn se le pona en los funerales del amo difunto el gorro de la libertad;200 cuando delante de cinco testigos le entregaba o rompa la escritura en que constaba su esclavitud, o cuando el amo casaba su esclava con hombre libre, constituyndole una dote.201Manumitiose tambin en el teatro; y en tiempo de Tiberio acaeci, que entusiasmado el pueblo con la representacin de un esclavo cmico, pidi que all mismo se le diese la libertad; pero aquel astuto emperador, afectando respetar el derecho de propiedad que tanto despreciaba, quiso obtener el consentimiento del amo antes de otorgar la libertad.202Como este modo de manumitir sola repetirse violentando moralmente la voluntad de los amos, prohibiolo el Senado por consejo de Marco Aurelio.203

PAGE 23

JOS ANTONIO SACO /19 /19 /19 /19 /19 La manumisin privada o minus iusta lejos de convertir al manumitido en ciudadano, no le dio ni aun la libertad.204 Cicern dice: “Si no se hace libre ni por censo ni por vindicta ni por testamento, no es libre”.205 La libertad, pues, de que goz, fue slo de hecho y por tolerancia del amo, quien pudo legalmente reducirle a esclavitud; bien que el pretor interpona su autoridad para que no se le obligase a servir.206Pero si como libre viva, mora como esclavo y heredbale el amo por derecho de peculio.207Para bien fijar y mejorar la condicin de estos libertos, promulgose bajo el reinado de Tiberio a los 19 aos de Jesucristo la ley junia norbana; y desde entonces equiparseles en los derechos que se les concedieron, a los romanos enviados a fundar colonias latinas, viniendo de aqu que se les llamase latinos junianos; latinos por su estado y junianos por la ley que a tal condicin los haba elevado.208 En este nuevo estado carecieron de todos los derechos polticos y de la facultad de hacer testamento.209 Tampoco pudieron ser nombrados tutores testamentarios,210 ni recibir cosa alguna en testamento como herederos o legatarios, a menos que fuese por fideicomiso211 o en testamento militar.212 Mas, como eran libres213 gozaron de algunos derechos civiles como el de comprar y vender aun por mancipacin214 y el de contraer matrimonio con gente de su clase, pues para celebrarlo con ciudadanos necesitaban de licencia.215 Los bienes que a su muerte dejaba el liberto juniano, heredbalos el patrono cual si aqul fuera su esclavo, y por eso dijeron las leyes que el latino juniano al morir, perda a un tiempo la vida y la libertad.216Aunque los latinos junianos carecieron de todos los derechos polticos, pudieron alcanzarlos de varios modos. 1 Por concesin del prncipe,217 no slo ignorndolo el patrono, sino aun contra su voluntad; muriendo entonces, segn edicto de Trajano, como latinos junianos y no como esclavos.2182 Si de nuevo eran manumitidos con todos los requisitos que haban faltado a su primera manumisin.2193 Si haban construido a sus expensas algn edificio,220 o nave en la que hubiesen transportado trigo a Roma durante seis aos.2214 Si servan igual tiempo o aun slo tres aos entre los vigiles de Roma.2225 Cuando se casaban y teniendo un hijo se presentaban, en Roma, al pretor y en las provincias al presidente, para probar que tenan tal hijo, en cuyo caso tanto ste como ellos y sus mujeres, eran ciudadanos.223Pero pocos aos antes de haberse fijado la posicin legal de los latinos junianos, introdjose otra especie de libertos. Como entre los esclavos manumitidos por pblica manumisin hubo muchos indignos de gozar de los derechos de ciudadanos, la ley lia senta, de que luego

PAGE 24

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 20\ 20\ 20\ 20\ 20\ hablar con extensin, promulgada por Augusto, cuatro aos despus de Jesucristo, mand, entre otras cosas, que los esclavos que hubiesen sido presos o encadenados, sufrido tortura por algn delito probado, marcados en la frente o condenados a lidiar con los gladiadores o las fieras del circo, aunque llegasen a ser libres por manumisin pblica o solemne, quedasen reducidos a la nfima clase de dediticios ( dedititii ).224Deporable fue la condicin de los libertos dediticios, porque nunca pudieron aspirar a la ciudadana,225 ni testar ni adquirir, directa ni indirectamente, cosa alguna en testamento,226 y lo que de otro modo alcanzaban, pasaba a sus patronos por derecho de peculio.227 Tampoco pudieron habitar en Roma, ni en la circunferencia de 100 millas de ella; y si lo hacan, eran vendidos con todos sus bienes, sin poder servir dentro de esa distancia, ni ser manumitidos. Si el amo que lo compraba infringa esta prohibicin, el dediticio, lejos de conseguir su libertad, convertase en esclavo del pueblo romano.228Tres, por tanto, fueron las especies de libertos ya conocidos desde los primeros aos del imperio; mas, despus desaparecieron los dediticios; y en los das de Justiniano eran ya raros los libertos latinos. Deseando este emperador, como l mismo lo dice, completarlo y mejorarlo todo, promulg dos constituciones, por las cuales aboli las diferencias que haba entre dediticios y latinos junianos, reduciendo todos los libertos, de cualquiera especie que fuesen, a una sola clase, concedindoles los derechos de ciudadanos romanos229 y dejndolos solamente sujetos a los derechos de patronato.230 Corto presente en verdad fue esta concesin, porque ya la ciudadana haba perdido los nobles ttulos e importancia de los buenos tiempos de Roma. Sin embargo, grato debi de ser a los libertos dediticios y latinos, salir de la nfima condicin en que vivan, y hallarse equiparados a los dems ciudadanos. En los primitivos tiempos de Roma y durante la repblica, ninguna restriccin pusieron las leyes a la facultad de manumitir; pero abusose tanto de ella, que ya debi infundir temores el gran nmero de libertos; y dignas son aqu de insertarse las arrogantes palabras que en su clera arroj un da Escipin, el Africano a la insolente plebe que tumultuosamente le contradeca: “Muchas veces, prorrumpi l, muchas veces he odo sin temor los gritos de enemigos armados, cmo, pues, podrn acobardarme los vuestros, cuando Italia no es para vosotros ms que una madrastra?”231 Tales son las palabras que pone Veleyo Patrculo en boca de Escipin; pero las que le hacen pronunciar Valerio Mximo y Aurelio Vctor, son todava ms enrgicas. “Callen esos para quienes Italia no es ms que una madrastra: no conseguiris que sueltos tema yo a quienes traje encadenados”.232Creciendo ms y ms el nmero de libertos, aumentbanse los peligros. Preciso era conjurarlos, y Dionisio de Halicarnaso deca:233

PAGE 25

JOS ANTONIO SACO /21 /21 /21 /21 /21 “Muchos se escandalizan de ver a esos indignos libertos, y condenan el uso de conceder a tales hombres el derecho de una ciudad soberana, hecha para gobernar el mundo; yo no pienso por eso que se deba abolir esa costumbre, pues temo que resulte un mal ms grande al Estado. Yo quisiera ms bien que se la corrigiese en todo lo posible, a fin de impedir que tantos hombres infames y manchados invadan la repblica. Los censores, o a lo menos los cnsules (porque es menester una magistratura investida de gran autoridad), deberan examinar aquellos a quienes se liberta, su origen, las causas y el modo de su manumisin, as como se hace la inspeccin de senadores y caballeros. A los que se hallaren dignos de la ciudadana, inscrbaseles en tablas distribuidas en las tribus, con permiso de residir en la ciudad. Respecto de esa turba de malvados e impuros, se les alejar de ella bajo el decoroso pretexto de alguna colonia”. Los votos de Dionisio de Halicarnaso y de otros que clamaban contra el abuso y las fatales consecuencias de las manumisiones, fueron en parte escuchados. Conociendo Augusto cuan pernicioso era que la sangre romana siguiera mezclndose con la de tantos esclavos y extranjeros, mostrose muy circunspecto en dispensarles el ttulo de ciudadano.234Pidiselo Tiberio para un griego cliente suyo; pero l le respondi, que no lo concedera, si no le probaba la justicia de lo que peda.235 Peticin igual le hizo Livia para un galo tributario; pero tambin se la neg, ofreciendo eximir al galo del tributo, pues antes que prostituir la dignidad de ciudadano romano, prefera que el fisco perdiese su dinero.236Nada se habra adelantado con estas denegaciones parciales, si al mismo tiempo no se hubieran dictado algunas medidas generales, que de no cortar el mal de raz, a lo menos lo disminuyesen.237 Con este fin, a los cuatro aos despus de Cristo, promulg Augusto una ley, que por ser entonces cnsules S. lius Cato y C. Sentius Saturnius, llamose ley lia sentia. Varias fueron sus disposiciones; y una de ellas prohibi la manumisin hecha por el testador en fraude de los acreedores;238 pero como en Roma fue infamante para un difunto que aqullos tomasen posesin de los bienes de ste, la ley lia sentia239 por respeto a las antiguas costumbres, facult al testador para que a falta de heredero instituyese a uno solo de sus esclavos; y como ste deba aceptar necesariamente la herencia, llamsele heredero nico y necesario.240 Libre ya ste, y poseedor de la herencia, impeda que la memoria del que fue su amo quedase mancillada, porque los bienes se vendan para el pago de las deudas, no en nombre del difunto sino del heredero.241 Siendo tal el objeto de la ley, resultaba que si el testador, en lugar de uno, institua por herederos a dos o ms de sus esclavos, ralo tan slo el primer nombrado, quedando los dems en su anterior esclavitud.242

PAGE 26

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 22\ 22\ 22\ 22\ 22\ Priv tambin la ley lia sentia del derecho de ciudadano a los libertos que haba ella misma reducido a la clase de dediticios. Orden igualmente que el manumisor tuviese 20 aos de edad, y 30 el manumitido, a no ser que la manumisin se hiciese por vindicta y mediando justa causa, cual fue la de libertar el amo a la esclava para casarse con ella dentro de seis meses, o al esclavo para hacerlo su apoderado, o cuando se manumita a padre, madre, hijo, hija, hermano, hermana, ya natural, ya de leche, o a criandera o pedagogo.243 Adems, la causa alegada para esta manumisin deba aprobarse en un consejo,244 compuesto en Roma de cinco senadores y otros tantos caballeros; y en las provincias de 20 recuperadores.245 Aprobada la causa, aunque despus apareciese falsa, no se anulaba la manumisin.246Haba la ley lia sentia dejado un gran vaco, porque si bien exigi mayor edad que la antes establecida, as en los manumisores como en los manumitidos, concedi a los que a ella haban llegado ilimitada facultad de libertar en testamento a cuantos esclavos quisiesen. Fue, pues, forzoso atajar la gruesa avenida de tantos libertos, y el mismo Augusto, cuatro aos despus de publicada aquella ley, promulg otra que se llam furia o fusia caninia,247 porque cnsules eran en aquel ao, Fusio o Furio Camilo y Caninio Galo. Mandose por ella que el testador que tena tres esclavos, slo pudiese manumitir dos; el que diez, la mitad; el que 30, diez; el que 100, la cuarta parte; y el que 500, la quinta, o 100, de cuyo nmero nunca se poda pasar;248 pues de lo contrario, slo eran libres los 100 primeros nombrados. Para impedir que se supiese quienes haban sido stos y que todos quedasen libres, algunos testadores escribieron maliciosamente en crculo los nombres de los esclavos, pues de este modo no se poda averiguar por donde se haba comenzado. Para reprimir este fraude, orden aquella ley que cuando tal ocurriese, ninguno fuese libre.249Aqu presenta Roma un fenmeno singular en los anales de la esclavitud, no porque la ley y los amos de esclavos aparecen en completo antagonismo, sino porque en este antagonismo estn invertidos los intereses. El de los amos ha sido en todos tiempos y pases mantener los esclavos en su poder, pues el hombre, por lo comn, est ms apegado a los sentimientos materiales que a los morales, y dirige su conducta, antes por los inmediatos provechos que saca de su propiedad, que por el temor de peligros lejanos con que ella pueda amenazarle. As es que siempre que la ley ha intervenido en romper las cadenas del esclavo, siempre tambin ha encontrado en el amo una oposicin ms o menos fuerte y una tendencia, abierta o embozada, a frustrar o entorpecer sus proyectos libertadores, no ya dictados por la insensatez y fantico filantropismo, que pudieran ocasionar inmensos males, sino por la cordura y armona conciliadora de todos los intereses. Esto

PAGE 27

JOS ANTONIO SACO /23 /23 /23 /23 /23 es lo que siempre se ha visto; pero que la ley se oponga a manumitir, y los amos luchen contra ella por libertar, como se hizo en la antigua Roma, fenmeno tan raro es, que slo pudo provenir de causas peculiares a la sociedad romana. Grande fue siempre en Roma la facilidad de manumitir; pero mientras fue corto en ella el nmero de esclavos, pocos fueron tambin los libertos. Luego que afluyeron a Italia los prisioneros cogidos por los romanos en sus lejanas guerras, aumentose extraordinariamente la muchedumbre de esclavos, y abaratando su precio, abriose la puerta a frecuentes manumisiones, porque era fcil comprar otro esclavo que repusiese al liberto. La soltura en que muchos esclavos vivieron, proporcionoles recursos para manumitirse, pues los buenos, segn Cicern, podan libertarse a los seis aos de servicio.250 Cuando esto suceda y hallbase el esclavo ya educado, el amo comnmente le otorgaba la libertad por un precio tanto o ms alto que el que le haba costado; y como a Roma se llevaban los esclavos del mundo, fuele muy fcil al amo reponer con poco coste el esclavo manumitido: de manera que a un tiempo gozaba de los servicios de su nuevo esclavo y de los esquilmos de su liberto, segn las condiciones con que lo haba manumitido. Juntose a esto el derecho que a veces tena de heredarle y tambin de recibir, por medio de l, una parte de los pblicos socorros que a la hambrienta plebe daba el Estado.251 Pedale adems su voto en las elecciones, y dcil instrumento en sus manos, el ambicioso patrono busc con frecuencia en sus libertos uno de los apoyos de su engrandecimiento. Estmulos de otro linaje excitaron tambin a los romanos a libertar a sus esclavos, pues muchos lo hicieron por culpable ligereza, por un sentimiento generoso, por no mantener a los invlidos o viejos, o por la vanagloria de que a sus funerales asistiese muchedumbre de libertos.252La idea de prxima muerte apaga o debilita el sentimiento del inters, y como al abandonar el hombre al mundo deja cuanto posee, mustrase entonces ms generoso que nunca. A esta general propensin de los mortales agregose en Roma el estmulo de la vanidad, pues la fama pregonaba que a los funerales de un rico haban asistido centenares de libertos. Ni a tanta prodigalidad pudo servir de freno el futuro bienestar de la familia. En medio de la espantosa disolucin de las costumbres, las mujeres contaban los maridos por aos; todos huan del matrimonio, y viviendo clibes entregados al libertinaje, en vez de trasmitir sus esclavos a su legtima posteridad, dejbanlos libres, al morir, inundando as a Roma de bastardos ciudadanos. Las guerras civiles y turbulencias que Roma sufri desde la primera sedicin de los Gracos al triunvirato de Marco Antonio, Lpido y Octavio,

PAGE 28

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 24\ 24\ 24\ 24\ 24\ abrazan el perodo de ms de una centuria. En este espacio perecieron innumerables familias y, trastornadas las fortunas, arruinados quedaron muchos ciudadanos. Destituidos entonces de los grandes recursos con que contaban para sostener un lujo desenfrenado, aquellos que antes tenan a su servicio legiones de esclavos, ya no pudieron mantenerlos y sindoles una carga insoportable, hubieron de librarse de ella dndoles la libertad. Con tantos estmulos de inters, de ambicin y de vanidad, con tantos vicios y pasiones, cmo no haba de llenarse Roma de libertos, a pesar de las leyes que trataron de disminuir la manumisin de los esclavos? As fue, que ms poderosas que ellos las costumbres y la corrupcin, impotentes fueron todos los esfuerzos de Augusto. Tales fueron las causas de tantas manumisiones durante la repblica y principios del imperio, sin que hubiesen en ellas tenido parte alguna las luces que haba la Grecia empezado a derramar en Italia un siglo antes de Jesucristo. Estas luces, sobre no llevar en s un principio libertador del esclavo, an no haban penetrado bastante en las costumbres del pueblo romano, ni menos en su legislacin. Ya hemos visto en su lugar que hubo en Grecia eminentes filsofos y diversas escuelas filosficas; pero en medio de tanto movimiento intelectual, ni la esclavitud fue abolida ni fueron muchos los esclavos que alcanzaron libertad. En este punto, Roma sin tanta filosofa y slo por las causas ya mencionadas, sac a Grecia inmensa ventaja. Y aqu se presenta un contraste entre aquellas dos naciones: Grecia, blanda en su trato con el esclavo, pero muy retenida en libertarlo; Roma, al contrario, prdiga en manumitirlo, pero cruel en su tratamiento. A su tiempo dijimos no haber faltado romanos ilustres que reprobasen la crueldad de los amos. Mas, a esto slo se redujo toda la doctrina que ensearon en el ltimo siglo de la repblica y comienzo del imperio, sin que hubiese ninguno de aqullos pedido la libertad de los esclavos, ni atacado francamente el fundamento de la esclavitud. Lucrecio, en su clebre poema sobre la Naturaleza de las Cosas habla de ella, pero en su concepto, ni la esclavitud ni la libertad alteran la naturaleza del hombre, porque ellas son meros accidentes como la guerra, la paz, la riqueza, la pobreza y otras cosas semejantes.253 Esta doctrina conduce a la indiferencia, pues ni defiende ni combate la esclavitud. Tampoco considera a sta ni a la libertad como inherentes a la naturaleza humana, sino accidentes de la vida. Que tal se diga de la esclavitud, cosa muy cierta es; pero pretender lo mismo respecto de la libertad, es detestable filosofa, porque es negar, o a lo menos poner en duda, que el hombre nace libre. Errnea es tambin la aseveracin de que la libertad y la esclavitud no alteran la naturaleza humana. No la alteran, es verdad, en sus elementos fsicos, pero en sus elementos morales altranla profundamente. La libertad realza y ennoblece al hom-

PAGE 29

JOS ANTONIO SACO /25 /25 /25 /25 /25 bre; mas, la esclavitud le degrada y envilece privndole de todo sentimiento de dignidad personal. El sabio Varrn, contemporneo de Cicern, tuvo tan triste idea del esclavo, que ni aun como hombre le consider, pues a sus ojos no fue ms sino instrumento de agricultura con el uso de la palabra.254Cicern reconoce como injusta la esclavitud en ciertos casos; pero en otros tinela por justa. “Es injusta, dice, la esclavitud cuando pertenecen a otro aquellos que pueden ser de s mismos; mas, cuando estn en servidumbre aquellos que no pueden gobernarse por s, entonces no hay injusticia”.255 Cicern, en este pasaje, sin expresar que hay esclavos por naturaleza, identifcase en el fondo con la doctrina de Aristteles. Sin profesar aquel orador los principios estoicos, inclinose a ellos cuando slo tiene por libre al hombre exento de vicios y pasiones, y por esclavo al que est dominado por ellos;256 pero aun entonces tiene muy buen cuidado en manifestar que slo se refiere a la libertad o esclavitud moral o de conciencia; mas, no a la social. “Todos los malos, dice, son esclavos. Y lo que hay aqu de extrao y paradjico es, no tanto la cosa cuanto la palabra; porque no se pretende que ellos sean esclavos como los que un amo compra o posee por otro ttulo cualquiera”.257 Cicern, pues, lejos de haber realzado la condicin del esclavo, abati a veces la del hombre libre, casi hasta el nivel de aqul. “En general, son sus palabras, todos los artesanos ejercen profesiones viles, y el puesto de un hombre libre no est en un taller”.258As pens el inmortal romano, que sin pertenecer exclusivamente a secta alguna, se puede considerar como el ms ilustre representante de la Academia. Estril en Grecia el estoicismo para los esclavos, no lo fue tanto en Roma, ya porque algunos de sus principios penetraron en la legislacin,259 ya porque saliendo algunos de sus sectarios de la regin de las abstracciones morales, bajaron a contemplar la condicin del esclavo en la realidad de la vida. Ya hemos en otra parte de esta obra expuesto largamente las buenas ideas de Sneca, el Filsofo acerca del tratamiento que deba darse a los esclavos. Pero, extendiose a pedir su libertad y a condenar la institucin de la esclavitud? Abrazando Sneca el estoicismo, sigui la doctrina de su escuela en punto a libertad y esclavitud. Sobreponerse a los males de la vida, buscar en s mismo la fuente de todo goce, no temer a nada, no desear las cosas deshonestas o superfluas y tener dominio absoluto sobre sus pasiones, he aqu lo que l llamaba un hombre libre;260 carecer de tales cualidades, era lo que en su concepto constitua un esclavo.261 Y cuando en otra parte de sus obras contempla todas las penas y miserias de la vida, confiesa que toda es una esclavitud.262 Fiel a los principios de su

PAGE 30

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 26\ 26\ 26\ 26\ 26\ secta y sin admitir ms libertad ni esclavitud que la del alma, exclama: “Qu es un caballero romano, un liberto o un esclavo? Nombres inventados por la ambicin o la violencia”.263 Si los esclavos de la Antigedad y de los tiempos modernos pudieran responder a Sneca, ellos le diran si el ser caballero romano o esclavo fue un nombre vano o una amarga realidad. Pero hagamos justicia a Sneca y apresurmonos a decir que l no abraz ciegamente la insensible teora de los estoicos, y que modificando su rigor, si bien considera libre el alma del esclavo, no piensa lo mismo respecto de su cuerpo. “Sera un error, dice, creer que la esclavitud cae sobre el hombre entero: su parte ms noble est exenta de ella. El cuerpo slo es esclavo y propiedad del amo; el alma se pertenece a s misma; ella es tan libre e independiente, que aun en la crcel en que est encerrada no se le puede impedir de tomar todo su vuelo para elevarse a las cosas ms grandes, y lanzarse al infinito en pos de las inteligencias celestes. El cuerpo, pues, es lo que la fortuna le ha dejado al amo, lo que l compra y vende. Al alma no se la puede arrastrar al mercado, pues todo lo que proviene de ella es libre”.264Aqu no se aparta todava Sneca enteramente de la doctrina estoica; pero como hace diferencia entre el alma y el cuerpo del esclavo, y considera a ese cuerpo sometido a las miserias de la esclavitud, ya no mira a sta con la fra impasibilidad que el estoicismo griego. Proclama tambin la comunidad de origen en estas palabras: “La naturaleza nos ha creado parientes, puesto que nos ha formado de unos mismos elementos y para unos mismos destinos”.265 Y en otra parte dice: “Todos tenemos un mismo principio: nuestro origen es el mismo. Ninguno es ms noble que otro, sino el que tiene el alma ms recta y ms dispuesta a buenas acciones. Todos tenemos un padre comn: el cielo. Sea por grados brillantes, sea por grados oscuros, el origen de cada uno sube hasta l”.266¡Justas y benficas ideas! Pero en ellas ni se pide la libertad del esclavo ni se condena la esclavitud, si bien puede inferirse indirectamente de los principios que sienta, que ella no es cosa buena. Mas, sea cual fuere el mrito de la doctrina de Sneca, forzoso es convenir en que ninguna parte tuvo en las innumerables manumisiones de la repblica y principios del imperio; pues nacido en Crdoba tres aos despus de Cristo, claro es que no pudo escribir sino en tiempos posteriores. Din Crisstomo, aunque griego de origen, ense con brillantez en Roma la filosofa estoica. Segn las ideas de su secta, slo tuvo por libre al que saba distinguir el bien del mal, y por esclavo al que no era capaz de hacer tal distincin.267Pasando, empero, de las rgidas teoras del Prtico al materialismo de los hechos, pronuncia estas palabras: “Es menester mandar con cle-

PAGE 31

JOS ANTONIO SACO /27 /27 /27 /27 /27 mencia, y conceder algn reposo a los justos deseos de los esclavos, pues el descanso prepara a los trabajos”.268Pero aqu, si bien se recomienda el buen tratamiento de los esclavos, es tan slo por utilidad del amo. Desenvolviendo ms sus ideas, declrase abiertamente contra la costumbre de servirse de esclavos, pues este servicio haca que los amos pendiesen de ellos.269 Pasando adelante, y sin conformarse con la doctrina de la esclavitud por naturaleza, sostenida por Aristteles, l no acepta los medios que se empleaban como legtimos para perpetuar la esclavitud. “Si la naturaleza, dice, no ha formado una esclavitud hereditaria, ni el nacimiento, ni la guerra, ni la venta establecern una raza de esclavos, sin usurpar los derechos de familia que la naturaleza ha producido para la libertad”.270En confirmacin de estas ideas, sigue preguntando: “En qu distingues t el esclavo del hombre libre —Esclavo es aquel que es hijo de una esclava. —Pero sabes t quin es su padre? Y cuanto a su madre, en qu reconoces que es esclava? —Porque pertenece a un amo. —Pero si este amo la posee injustamente, no es ella libre de derecho? —S; pero si l la ha comprado? —Comprada de quin? —Pero si ella ha nacido en casa de l? —Nacida de quin? As subimos hasta, el primer esclavo, es decir probablemente a un prisionero de guerra o a un hombre robado por salteadores, esto es, a un hecho violento, inicuo, sin ningn valor a los ojos de la justicia. Y de esta iniquidad ha podido salir el derecho?”271Pero estas ideas, tan vigorosamente expresadas contra la esclavitud, nada pudieron influir en las numerosas manumisiones de la repblica, ni de los primeros aos del imperio, porque Din Crisstomo no ense su filosofa sino desde Nern a Trajano. Aunque Plinio, el Joven mostr blandos sentimientos hacia los esclavos, nunca pidi que se les otorgase libertad por principios de justicia, ni menos impugn como inicua la institucin de la esclavitud. Epicteto, natural de Hierpolis en Frigia, fue esclavo del liberto Epafrodita, y habiendo abrazado el estoicismo, enseolo en Roma. Cuntase que su amo se diverta brutalmente con l en torcerle una pierna, hasta que un da se la rompi, segn se lo haba pronosticado el mismo Epicteto. De esperar era que este hombre, que haba probado los dolores de la esclavitud, abogase por la libertad de los esclavos cuando ya era libre; pero diose por satisfecho con aconsejar a los amos que no los maltratasen; y aun en esto mismo, no tanto atendi al bien del esclavo, cuanto a la dignidad del amo; pues no quera que ste se hiciera esclavo de su clera.272 Por lo dems, su doctrina fue tan insensible a la suerte del esclavo, que atribua esta condicin a la voluntad del hombre, pues en su sentir el esclavo que quera ser libre no tena necesidad de mudar de estado sino tan slo de sentimientos.273

PAGE 32

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 28\ 28\ 28\ 28\ 28\ Segn l, la distincin entre libre y esclavo no pende del cuerpo sino nicamente del alma,274 porque nadie es esclavo si conserva su libre albedro y voluntad, as como nadie es libre si no tiene imperio sobre s mismo.275Error grave en que incurrieron los estoicos, pues su doctrina, si bien cuadra a las almas enrgicas y de grande esfuerzo, no es aplicable a la turba de esclavos que, por el abatimiento en que yacan, eran incapaces de elevarse a la altura de los severos principios del estoicismo. De cuanto hemos expuesto hasta aqu, aparece que el inmenso nmero de manumisiones durante la repblica y primeros aos del imperio, no provino de ningn principio filosfico ni religioso, sino tan slo de la industria de los esclavos, de la generosidad de los amos, de su lucro personal, ambicin, vanidad y guerras civiles.Notas1 Digesto lib I, tt. I, l. 4. 2dem, ibdem. 3Suetonio, Claud ., 24. 4Plaut., Mil. glor IV, I, 953 y 954. 5Cicern, II Ver., I, 47; Orat., dial: seu liber prim., 9. Tcito, Anal ., XIII, 27. 6 Dig ., lib. XL, tt. X, l. 1 y 6, y tt. XI, l. 2, 4 y 5, y otras muchas. 7Sneca, epst. 31; De Vit. Beat ., 24. Ingenuo procede de gignendo palabra derivada del verbo gignere que significa engendrar, porque la libertad se consideraba en l como engendrada; o como dice Isidoro ( Origen ., IX, 4), parece que tiene la libertad en el linaje y no en los hechos. 8 Instit. Just ., lib. I, tt. IV, pr. 9 Cd. Just ., lib. VII, tt. IX, l. 1 y 2. 10 Dig ., lib. XXXIII, tt. VIII, l. 25. 11 Dig ., lib. X, tt. III, l. 25, y lib. XXXII, tt. III, l. 73, § 5. 12Orelli, no 1 465, 2 218, 2 807, 2 823-2 826, 2 828 y 2 860. Henzen, 5 362, 5 408, 5 961, 6 277, 6 279 y 6 655. 13Henzen, 6 651. 14 Dig ., lib. XXXVII, tt. XV. 15Muratori, inscr., p. 890, n 1, 2, 4, etc., pp. 900, 901 y 919, no 6: pp. 924, en varios nmeros; p. 927, no 4 y 5, y p. 928, no 4-7. 16Morcelli, De Stilo inscr. latin ., tom. I, p. 33. 17Muratori, en los pasajes citados. 18 Dig ., lib. XXXVII, tt. XV, l. 9. 19 Dig ., lib. XXII, tt. V, l. 4. Cd. Just ., lib. IV, tt. XX, l. 12.

PAGE 33

JOS ANTONIO SACO /29 /29 /29 /29 /2920 Dig ., lib. XXV, tt. III, l. 5, § 18 y 19. Paul., Sent ., lib. II, tt. XXXII. 21 Dig ., lib. XXV, tt. III, l. 5, § 20 y 26. 22 Dig ., lib. XXVI, tt. V, l. 14, y lib. XXVII, tt. I, l. 14. 23 Dig ., lib. XLVII, tt. X, l. 7, § 2. 24 Dig ., lib. II, tt. IV, l. 13 y 25. 25 Dig ., lib. XXXVII, tt. XV, l. 2 y 5. Cd. Just ., lib. VI, tt. VI, l. 1. 26Tcit., Anal ., XIII, 26. 27 Dig ., lib. XXXVII, tt. XIV, l. 1. 28Paul., Sent ., lib. V, tt. XXIV, § 1. Dig ., lib. XLVIII, tt. IX, l. 1. Cd. Teod ., lib. IX, tt. XV, l. n. 29 Dig ., lib. XXXVII, tt. XIV, l. 5. Din Casio LX, 28. Suet., Claud ., 25. 30 Dig ., lib. XXXVII, tt XIV, l. 7, § 1. 31Tcit., Anal ., XIII, 26 y 27. 32 Dig ., lib. XXV, tt. III, l. 6, § 1. 33 Cd. Just ., lib. VI, tt. VII, l. 2. 34 Cd. Just ., lib. VI, tt. VII, l. 3. 35 Cd. Just ., lib. VI, tt. VII, 1. 4. 36 Cd. Teod ., lib. IV, tt. X, l. 3. Cd. Just ., lib. VI, tt. VII, 1. 4. 37 Dig lib. XXV, tt. III, l. 6, pr., y lib. XXXVII, tt. XIV, l. 5, § 1. 38Plauto, Menchem ., IV, II, 475, etc. 39 Dig ., lib. XXVI, tt. IV, l. 3, pr. Gaii Instit. Coment ., I, § 165. Instit. Just ., lib. I, tt. XVII. 40 Cd. Just ., lib. VI, tt. VI, l. 6. 41 Dig ., lib. XXXVIII, tt. I, l. 7. 42 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 5. 43 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 25 y 27. 44 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 18. 45 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 19 y 20. 46 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 38, pr. 47Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 35. 48 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 34. 49 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 46. 50 Cd. Just ., lib. VI, tt. III, l. 11, § 1. 51Dionisio de Halicarnaso, I, 10, p. 64; XX, p. 618. 52 Dig., lib. XXXVIII, tt. I, l. 2, pr., y tt. II, l. 1, pr. 53 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 1. 54Orelli, n 2975 y 2976. 55Gruter en muchas partes de su obra. Muratori, p. 1516, n 3; p. 1518, no 4; p. 1523, no 10; p. 1528, no 4 y 6, y otros pasajes. 56Ulpiano, tt. XXII, § 14. Paul., Sent ., lib. IV, tt. VIII, § 4. 57Ulpian., tt. XXVII, § 1, y tt. XXIX, § 1. Instit. Just ., lib. III, tt. VII, pr. Gaii Instit. Coment ., III, § 40.

PAGE 34

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 30\ 30\ 30\ 30\ 30\58Ulpian., tt. XXIX, § 2. 59Gaii Instit. Coment III, § 41. 60 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 2, pr., l. 3, pr. 61 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 4, § 1. 62 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 4, § 2, y l. 2. pr. 63 Cd. Just ., lib. VI, tt. IV, l. 4, § 2. 64 Dig., lib. XXXVIII, tt. IV, l. 1 y 7. Instit. Just ., lib. III, tt. VIII. 65 Instit. Just ., lib. III, tt. VIII, pr. 66Gaii Instit. Coment ., III, § 42. Instit. Just ., lib. III, tt. VII, § 2. 67 Dig., lib. XXXVII, tt. XIV, l. 10. La legislacin romana entenda por pena capital, no slo la de muerte, sino la prdida de la ciudadana, o la esclavitud. ( Dig., lib. XLVIII, tt. XIX, l, 2.) 68 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 3, § 6. 69 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 3, § 2. 70 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 3, § 1, y lib. XL, tt. XI, l. 2. 71 Dig., lib. XXXVIII, tt. III, l. 1. 72 Cd. Just ., lib. VI, tt. IV, l. 4, § 11. 73 Dig., lib. XXXVIII, tt. II, l. 4, y lib. XL, tt., VIII, l. 5. 74 Dig., lib. XL, tt. VIII, l. 2. 75Cicer., Balb ., 9. 76Tito Livio, II, 5. 77dem, XXIV, 16. 78Macrobio, Saturn ., I, 11. 79Plaut., Pœnul III, I, 517. Gruter, p. 400, no 7. Orelli, no 2983. 80Plinio, VII, 40. 81 Cd. Just ., lib. VI, tt. III, 1. 7, y tt. IV, 1. 1. 82 Cd. Just ., lib. VI, tt. IV, l. 2. 83 Dig., lib. XL, tt. XI, 1. 2 y 5. Cd. Just ., lib. VI, tt. IV, l. 3. 84 Dig., lib. XL, tt. XI, l. 2. 85Cicer., Cecilio 17. 86Muratori, inscr., p. 973, n 4, y p. 982, no 4. 87Muratori, p. 963, no 9; p. 971, no 11. 88Muratori, p. 975, no 4. 89Muratori, pp. 900 y 901, no 1. 90Spon, Miscell ., p. 222. Gruter, p. 602. 91Muratori, p. 975, no 5. 92Plin., lib. XVII, cap. XXVI. 93dem, lib. XII, tt. V. 94Cicer., ad. Attic., IV, 16. 95Vulpi, Tab. ant. illust ., p. 17. 96Muratori, inscr., p. 985, n 5.

PAGE 35

JOS ANTONIO SACO /31 /31 /31 /31 /3197Gori, no 157. Orelli, no 4185. Spon, Miscell ant., p. 232. 98Mus. Capit., tom. III, tab. 60, pp. 122 y 123. 99Cicer., Epist. ad Trebat., VII, 14; Epist. ad Attic., XIII, 29, y XIV, 9. 100Marini, Att. degli Arval ., tom. I, p. 258. Fabretti, p. 721, n 431. 101Vase el tomo I de esta Historia lib. VII, p. 278. 102Sueton., De illustr. gram ., 5. 103dem, ibd., 6. 104dem, ibd., 12. 105dem, ibd., 10. 106Sueton., De clar. rethor ., 3. 107Sueton., De illustr. gram ., 13. 108dem., ibd., 15 y 16. 109dem, ibd., 7. Macrob., Saturn ., III, 12. 110Sueton., De illustr. gram ., 17. 111dem, ibd., 18. 112dem, ibd., 19. 113dem, ibd., 20 y 21. 114Sneca, el Anciano, Controv ., V, 34, p. 459. Sneca, el Filsofo, De Ira III, 23. 115Sueton., De illustr. gram ., 23. 116Sueton., De illustr. gram ., 3. 117Sneci., Controv ., II, pref. 118Aulo Gelio, IV, 20. 119Plin., XXXV, 58. 120Macrob., Saturn ., I, 11. 121Plin., XXXIX, V, 3. 122dem., XXIX, VI y VII. 123dem., XXIX, V, 2. 124Muratori, p. 997, n 5. 125Sueton, Csar 42. 126Plin., XXIX, V. 127Ulpian., Fragm ., tt. I, § 6. Gaii Instit. Coment ., I, § 17. Cicer., Tpic ., 2. 128Ulpian., Fragm ., tt. I, § 8. Cicer., Orat., Dial. I, 40; Tpic., 2. 129Cicer., pro Archia, 5. 130Censorin., De die natur ., 18. 131Tit. Liv., III, 24. 132Tit. Liv., I, 44. Dionis., XXIV, 22. 133 Dig., lib. XL, tt. II, l. 9 Ulpian., Fragm ., tt. I, § 7. 134Tit. Liv., XLV, 44. Juvenal, St ., V, 171. 135 Dig., lib. XL, tt. I, 1. 14, § 1. Pers., St ., V, 88 y 125. Horacio, St ., II, VII, 82. 136Fedr., II, V. Sidonio Apolonio, Ad Anthem ., II, 456.

PAGE 36

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 32\ 32\ 32\ 32\ 32\137Pers., V, 75 y 76. Apian., Bel. civ ., IV. 138 Dig., lib. XL, tt. II, l. 10. 139 Dig., lib. XL, tt. I, l. 14, pr. 140Tit. Liv., II, 5. 141La persona que reclamaba llambase adsertor libertatis 142 Dig., lib. XL, tt. XII ( De liberali causa ). 143Gaius, IV, § 16, in fine. 144Ortolan, Instit Just ., tom. I. 145Ulpian., Fragm ., tt. I, § 9. Dig., lib. L, tt. XVI, l. 120. 146 Instit. Just ., lib. XXXI, tt. VI, § 2. Cd. Just ., lib. VI, tt. XXVII, 1. 5. Dig., lib. XXVI, tt. II, l. 32, § 2. Instit. Just ., lib. I, tt. XVI, § 1. 147Ulpian., Fragm ., tt. II §. 7. 148 Dig., lib. XL, tt. IV, 1. 35. Instit. Just ., lib. II, tt., XXIV, § 2. 149 Dig., lib. XL, tt. XV, l. 31. Ulpian., Fragm ., tt. II, § 10. Instit. Just ., lib. II, tt. XXIV, § 2. 150 Instit. Just ., lib. II, tt. XXIV, § 2. 151Ulpian., Fragm ., tt. II, § 8. 152 Dig., lib. XL, tt. IV, l. 11, § 2, y l. 25. Ulpian., Fragm ., tt. I, § 22. 153Ulpian., Fragm ., tt. II, § 1. Dig., lib. XL, tt. VII, l. 1 y 3, y otras del mismo ttulo. 154Ulpian., Fragm ., tt. II, § 2. 155 Dig., lib. XL, tt. IV, l. 17, § 3. 156 Dig., lib. XL, tt. IV, l. 33 y 34. 157 Instit. Just ., lib. I, tt. XI, § 12. Apud Catonen bene scriptum refert antiquitas servos, si a domino adoptati sint, ex hoc ipso posse liberari. 158Gaii Instit. Coment ., I, § 17. 159Ulpian., Fragm ., tt. I, § 6. 160Cicer., Tpic ., 2. 161 Dig., lib. I, tt. VII, l. 1, § 1 y l. 2, pr. Instit. Just ., lib. I, tt. XI, § 1. 162 Cd. Just ., lib, VIII, tt. XLVIII, l. 11. 163Tit. Liv., XLV, 44. Juven, St ., V, 171. 164Blair, The Slavery amongst the Romans not. 125. Servius, ad neid., VIII, 564. 165Tit. Liv., XXIV, 16. 166dem, ibd., y XLV, 44. 167Din Cas., lib. XLII, 25, y XLIII, 29. 168Gruter, inscr., p. 25, n 12. 169Marc., Epigr., III, 29. 170Tit. Liv., VII, 16. 171Din Cas., lib. LXXVII, § 9. 172Juven., St ., V, 165. Macrob., I, 6. 173 Dig., lib. XL, tt. X, l. 5 y 6. 174Tit. Liv., XXIII, 11. Plin., XXXIII, I. Este autor en los captulos IV, V, VI, VII y VIII del mismo libro trae curiosas noticias sobre el uso del anillo de oro entre los romanos.

PAGE 37

JOS ANTONIO SACO /33 /33 /33 /33 /33175Just., Novel ., LXXVIII, cap. I y II. 176Sueton., Claud ., 28. 177Snec., Epst., 86. 178 Ne connubium patribus cunt plebe esset, Decemviri tulerunt (Tabl. XI.) 179Tit. Liv., IV, 6. 180dem, XXXIX, 19. 181Din Cas., IV, 16, y LVI, 7. Dig., lib. XXIII, tt. II, l. 23. 182 Dig., lib. XXIII, tt. II, l. 13. 183 Dig., lib, XXV, tt. VII, l. 1, pr. 184Muratori, inscr., p. 1520, n 5; p. 1528, n 12; p. 1530, no 7, etc. 185Muratori, p. 1558, no 9. Orelli, Inscrip., no 3024, 3029 y 4633. 186 Dig ., lib. XXIII, tt. II, l. 44, § 1. 187 Dig., lib. XXIII, tt. II, l. 47. 188Ulpian., tt. XIII. Dig., lib. XXIII, tt. II, l. 41, 42 y 44. 189 Cd. Just ., lib. V, tt. XXVII, l. 1. 190 Cd. Just ., lib. V, tt. V, l. 7. 191Procop., Ancd 192 Cd. Just ., lib. V, tt. IV, l. 23. 193Just., Novel 117, cap. VI. 194Gibbon, The history of the decline and fall of the Roman empire cap. XL. 195 Instit. Just ., lib. I, tt. V, § 1. Plin., VII, epst. 16. Snec., De Vit. Beata 24. 196 Dig., lib. XLI, tt. II, l. 38, pr. Instit. Just ., lib. I, tt. V, § 1. 197 Instit. Just ., lib. I, tt. V, § 1. 198 Cd. Just ., lib. VI, tt. XXXVI, l. 8, § 3. 199Quintiliano, Declam ., 340-342. 200 Cd. Just ., lib. VII, tt. VI, l. 1, § 5. 201Justiniano menciona muchos de estos modos de manumitir en una de sus Constituciones. ( Cd. Just ., lib. VII, tt. VI, l. 1, § 1-12.) 202Dion Cas., LVII, 11. 203 Dig., lib. XL, tt. IX, l. 17, pr. Cd. Just ., lib. VII, tt. XI, l. 3. 204Gaii Instit. Coment ., I, § 22, y Coment ., III, § 56. Dig., lib. XLI, tt. II, l. 38, pr. 205 Si neque censu, neque vindicta, neque testamento, liber factus est, non est liber, neque est ulla earaum rerum, non igitur et liber (Cicer., Tpic ., 2.) 206Gaii Instit. Coment ., III, § 56. 207 Veteris iuris consulti Fragm. de manum., § 6 y 7. 208Gaii Instit. Coment ., III, § 56. 209Gaii Instit. Coment ., I, § 23. Ulpian., tt. XX, 14. 210Gaii Instit. Coment ., I, § 23. Ulpian., tt. XX, § 14. 211Gaii Instit. Coment ., I, § 24, y II, prr. 275. Ulpian., tt. XXII, § 3. 212Gaii Instit. Coment ., II, § 109 y 110. 213Ulpian., tt. I, § 10. Gaii Instit. Coment ., 1, § 22, y Coment ., III, § 56.

PAGE 38

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 34\ 34\ 34\ 34\ 34\214Ulpian., tt. XIX, § 4 y 5. 215Ulpian., tt. V, § 4. 216Gaii Instit. Coment ., III, § 56 y ss. Inst. Just ., lib. III, tt. VII, § 4. 217Ulpian., tt. III, § 1 y 2. 218Gaii Instit. Coment ., III, § 72. Inst. Just ., lib. III, tt. VII, § 4. 219Ulpian., tt. III, § 1 y 4. 220Gaii Instit. Coment ., I, § 33. 221Ulpian., tt. III, § 6. Gaii Instit. Coment ., I, § 34. 222Ulpian., tt. III, § 5. 223Ulpian., tt. III, § 3. Gaii Instit. Coment ., I, § 29, 30 y 32. 224Ulpian., Fragm ., tt. I, § 11. Gaii Instit. Coment ., 1, § 13 y 15. Vase el tomo 1 de esta Historia lib. VII, p. 252. 225Gaii Instit. Coment ., I, § 26. 226Gaii Instit. Coment ., I, § 25. 227Gaii Instit. Coment ., III, § 74. 228Gaii Instit. Coment ., I, § 27. 229 Inst. Just ., lib. I, tt. V, § 3. Cd. Just ., lib. VII, tt. V y VI. 230Just., Novel ., LXXVIII, cap. I y II. 231Veleyo Patrculo., II, 4. 232Valerio Mximo, VI, II, 3. Aurelio Victor, De Vir. illustr ., 58. 233Dionis. Halicar., IV, 24. 234Sueton., Aug ., 40. 235dem, ibd. 236dem, ibd. 237dem, ibd. 238 Dig., lib. XL, tt. IX, l. 5, pr.; l. 11. pr., y l. 26. 239Cicer., Pro P Quint., 15. Instit. Just ., lib. I, tt. 6, § 1. Teo. Com. 240Gaii Instit. Coment ., II. § 153. Instit. Just ., lib. I, tt. VI, § 1, y lib. II, tt. XIX, § 1. 241Gaii Instit. Coment ., II, § 154. 242Ulpian., tt. I, § 14. 243Gaii Instit. Coment ., I, § 18, 20, 38 y 39. Ulpian., tt. 1, § 13. Instit. Just ., lib. I, tt VI, § 4 y 5. 244 Instit. Just ., lib. I, tt. VI, § 4. 245Gaii Instit. Coment ., 1, § 20. Theoph., Paraphras., o Com. Recuperadores eran unos jueces nombrados por el pretor, y as llamados, porque se recobraba por medio de ellos la propiedad que alguno reclamaba. Ignrase la poca en que se establecieron; pero con el tiempo extendiose su autoridad a otros negocios. (Gaii Instit. Coment ., IV, § 185. Cicer., Pro Tullio, 2.) 246 Dig., lib. XL, tt. II, l. 9, § 1. Instit. Just ., lib. I, tt. VI, § 6. 247Gayo (Gaii) y Ulpiano la llamaron furia; mas, Justiniano en sus Instituciones diole el nombre de fusia.

PAGE 39

JOS ANTONIO SACO /35 /35 /35 /35 /35248Ulpian., tt. I, § 24 y 25. Paul., Sent ., lib. IV, tt. XIV, § 4. Gaii Instit. Coment ., I, § 42 y 43. 249Gaii Instit. Coment ., I, § 46. 250Cicer., Filip ., VIII, 11. 251Dionis. Halicar., IV, 24. Din Cas., XXXIX, 24. Sueton., Aug ., 42. 252Dionis. Halicar., IV, 24. 253Lucrecio, De Rerum Natura I, V. 456-459. 254Varrn, De Agricultura I, XVII. 255 Est enim genus injust servitutis, quum hi sunt alterius, qui sui possunt esse, quum autem hi famulantur, qui sibi moderari nequeunt, nulla injuria est (Cicer, De Republ ., III, 25.) 256Cicer., De Fimb .,III, 22. 257dem, Parad ., V, 1. 258dem., De Offic ., I, 42. 259 Dig., lib. I, tt. II, l. 2, § 47. 260Snec., De Const. Sap ., 19. dem, De Vit. Beat ., 4. dem, Epst., 75. 261dem, De Vit. Beat ., 5, 7, 8, y en otros pasajes. 262dem, De tranquil. anim ., 10. 263dem, Epst., 31. 264Snec., De Benef ., III, 20. 265dem, Epst., 95. 266dem, De Benef ., III, 28. 267Din Crisst., Ora ., XIV. 268Stob F1orileg., lib. LXVII, 46. 269Din Crisst., Ora X. 270dem, Ora XV, De servitute. 271dem, ibd. 272Disertaciones sobre la vida y la filosofa de Epicteto, Dis. I, XIII, 2, escritas por el historiador Arriano, su discpulo. Vase tambin el Manual de su doctrina XXXIII, 7, y el Comentario de Simplicio. 273Epict., Fragm ., 44. 274dem, ibd., 9. 274dem, ibd., 8 y 114. Man., XIV, 2.

PAGE 40

Libro DcimoMALES DE LA ESCLA MALES DE LA ESCLA MALES DE LA ESCLA MALES DE LA ESCLA MALES DE LA ESCLA VITUD EN ROMA VITUD EN ROMA VITUD EN ROMA VITUD EN ROMA VITUD EN ROMAFsica y moralmente oprimido el esclavo por el amo y por la ley, cay en los defectos y vicios que engendra la esclavitud; pues envileciendo sta al hombre doquiera que exista, hcele perder su dignidad. Ya hemos visto en su lugar lo que fue el esclavo en Grecia. Veamos ahora lo que fue en Roma. Pntale Plauto en sus comedias tan destituido de sentimientos, que slo pensaba en comer y beber;1 muy embustero, porque la mentira es un recurso del oprimido contra el opresor. Maoso en defraudar al amo,2maldiciente,3 perjuro,4 astuto en halagar a su seor, bien que esto era el distintivo de los esclavos griegos llevados a Roma,5 y ladrn; sobre todo el cocinero,6 a quien Plauto representa con seis manos y sin que pudiese vigilarlo bastantemente ni aun el mismo Argos.7 Dnde hallar uno, dice aqul, que no tenga uas de guila o de milano?”8Fue el latrocinio tacha comn del esclavo. Ladrn y esclavo fueron sinnimos en concepto de Virgilio,9 y San Pablo consider el hurto como uno de sus defectos principales, por lo que se empe en corregirlos.10Lamentando Plinio, el Naturalista la diferencia de sus tiempos con los de sus antepasados, dice: “¡Cul no era la felicidad de nuestros mayores y la inocencia de un tiempo en que nada se sellaba! Hoy es preciso cerrar con el anillo la comida y la bebida para impedir los robos. He aqu el servicio que nos han hecho esas legiones de esclavos, esa turba extranjera que habita en nuestras casas”.11Caractersticas son las palabras que en la comedia de Pseudolo12pone Plauto en boca de Ballin; cuando ste habla a sus esclavos, apelldalos ociosos, sin ms pensamiento que comer y beber, robar y fugarse; siendo preferible dejar la casa entregada a lobos que a tales esclavos. Con los mismos colores aparecen en la Asinaria13 y en otras comedias del mismo autor que se pudieran citar.

PAGE 41

JOS ANTONIO SACO /37 /37 /37 /37 /37 Los servicios que el esclavo prestaba no eran por el cumplimiento de un deber, pues de tal sentimiento careca, sino tan slo para evitar el castigo. A propsito, Messenion, esclavo de Menecme Sosicles, deca: “Si el esclavo tiene el corazn en su lugar, pensar ms en sus espaldas que en su boca, y en sus piernas ms que en su vientre. Tendr a la vista las recompensas que los pcaros, perezosos y bribones reciben de sus amos; los ltigos, grillos, trabajos del molino, fatigas extremas, hambre y rigores del fro: he aqu el salario de la mala conducta. Yo temo mucho estos males, y este temor me hace preferir el bien al mal. No vale ms recibir rdenes que golpes?... Prefiero comer el pan amasado por otros que sudar hacindolo yo en el molino. Por eso sigo exactamente la voluntad de mi amo, y srvole sin murmurar. As me hallo bien. Que otros hagan lo que les parezca mejor... En cuanto a m, yo sirvo de manera que pruebe cun caras me son mis espaldas”.14No fueron siempre los castigos freno suficiente para domar al esclavo, porque acostumbrndose a sufrirlos, hubo algunos que, ora los miraban sin temor, ora los arrostraban con descaro. Esta insolente energa es uno de los rasgos que ms resaltan en algunas comedias de Plauto. ¡Con cunto desdn habla de los castigos el esclavo Tranin!15 ¡Con cunto desprecio se burla de ellos el esclavo Sceledro!16 ¡Y con qu desfachatez los arrostran Lbano y Leonida en uno de los dilogos que tienen en la Asinaria!17Ni se diga que Plauto se refiere aqu y en otros pasajes de sus comedias al esclavo griego, porque l pint en la escena mucho ms los usos y costumbres de Grecia que los de Roma. Pero de qu tachas y vicios no adoleci el esclavo griego que tambin no aquejasen al romano? Comunes fueron a entrambos, porque sometidos en ambas naciones a las mismas perniciosas influencias, semejantes debieron de ser sus resultados. Adems, Roma abund de esclavos griegos, y no era posible que cuando Plauto sacaba a la escena los vicios con que stos se hallaban manchados en la misma Roma, pudiese prescindir de los ejemplos que le ofreca la inmensa muchedumbre de los dems esclavos de distinto origen que en ella moraban. Curiosa pregunta es, cul esclavo sera ms corrompido, si el griego o el romano. Yo creo que en los primeros siglos de Roma y mientras ella conserv sus virtudes, el esclavo romano no fue tan corrompido como el griego, pues ste viva en una atmsfera ya muy contagiada; pero luego que el lujo oriental invadi a Roma y legiones de esclavos entraron en ella, difcil es decidir en cul de las dos naciones fueron ms corrompidos. Parceme, s, que el esclavo romano sera ms duro en sus costumbres que el griego, no slo porque Roma era una nacin mucho ms belicosa que Grecia, sino porque aqulla ofreca continuamente el san-

PAGE 42

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 38\ 38\ 38\ 38\ 38\ griento espectculo de gladiadores: escuela la ms terrible para hacer feroz al hombre. En medio de la corrupcin de los esclavos romanos, no todos participaron de ella en el mismo grado. Los rsticos, por lo comn, fueron menos disolutos que los urbanos, porque viviendo en los campos hallbanse exentos de las continuas tentaciones y peligros de las ciudades. Entre los que en ellas moraban diferencia hubo tambin, pues los destinados al lujo y vergonzosos placeres de sus amos, manchados estaban con vicios que no envilecan el alma de los que estaban exclusivamente destinados a ciertos servicios que nada tenan de impuros. Grave enfermedad moral padeca Roma, llevando en su seno tan inmensa muchedumbre de corrompidos esclavos; y acrecase su dolencia con el pernicioso influjo que ellos ejercan en las familias. La esclavitud alteraba por lo comn el carcter del amo, hacindole imperioso, dspota, impaciente, colrico y aun duro. Juntos amos y esclavos en el mismo hogar, contraanse entre unos y otros inmorales relaciones, con detrimento de la virtud del marido, de la mujer y de los hijos. Encontraban stos con frecuencia en sus esclavos, maestros y cmplices de sus vicios, y tales aparecen en el Pnulo18 y en las Bacchides19 de Plauto. Estos esclavos corruptores de sus amos jvenes solan adquirir sobre ellos ascendiente tan pernicioso, que a veces el amo se converta en esclavo y el esclavo, en amo. “Tu chchara, deca Acantio a su amo Carino, tu chchara me fastidia y atormenta”.20 Y ms grosera familiaridad permitironse todava con Argiripo sus esclavos Leonida y Lbano,21 y con Agorastocles su esclavo Milfin.22Huyendo de caer en repeticiones no seguir trazando el cuadro de los males morales que causaba la esclavitud romana en el seno de las familias, pues todo lo que dije sobre este punto cuando trat de la Grecia, aplcase exactamente a Roma.23Fatal costumbre fue en sta que los padres confiasen a esclavos la educacin de sus hijos, y tan funesto mal deploraron algunos ilustres romanos. Si el griego Crisipo quera que aun la nodriza fuese instruida, y ms que instruida, de buenas costumbres, del mismo sentir fue Quintiliano,24 quien adems recomend que los padres escogiesen por preceptor de sus hijos a un hombre de bien.25 Pero fue sta la conducta que se sigui? Plutarco observ que cuando los amos tenan esclavos buenos los empleaban en sus casas de comercio, en el gobierno de sus naves, y en otras ocupaciones lucrativas; pero que si tenan algn glotn, borracho e incapaz de prestar tiles servicios, se era cabalmente a quien se confiaba el cuidado de los nios.26 Y tan triste verdad confrmala el testimonio de Tcito. “Ahora, dice, el nio desde que nace entrgase a alguna esclava griega, a la que se asocian uno o dos esclavos, comnmente los ms viles de toda la turba de ellos, e incapaces de ninguna

PAGE 43

JOS ANTONIO SACO /39 /39 /39 /39 /39 funcin seria. Sus necios cuentos y sus errores son la primera cosa que germina en esas tiernas cabezas, y nadie cuida en la casa de lo que el esclavo dice o hace delante del nio su amo”.27Con tales maestros, qu discpulos no saldran? Casos hubo en que el honor de las hijas fue vendido por los esclavos pedagogos, y Poncio Aufidiano conden a muerte al de su hija, por haberla entregado a Fannio Saturnino, dndola tambin a ella por la deshonra en que haba cado.28Tan grave consider Constantino este delito, que mand, en 320, se derramase plomo derretido en la boca y en las fauces del aya que facilitaba el rapto de la muchacha que cuidaba, o la induca a dejarse robar.29 ¡Pena cruel, indigna de un prncipe cristiano! La costumbre de emplear crianderas esclavas, lamentola San Jernimo, pues la influencia que ejercan en el corazn de las nias, conservbanla de ordinario aun despus que stas llegaban a mayor edad.30Si entre tales maestros se encontraba por casualidad algn esclavo formal, sobre ser poca o ninguna la autoridad que en su discpulo ejerca, vease expuesto a la colera de ste y a las amenazas del padre. El esclavo Lidus, preceptor de Pistoclere, uno de los personajes que figuran en la comedia Bacchides se expresaba as. “Hoy, antes que el muchacho tenga 7 aos, si se le toca siquiera con la yema del dedo, rompe la cabeza a su preceptor con sus tablillas; y si ste se queja al padre: ‘¡Ah, viejo pedante, si t tocas a ese muchacho que se comporta tan bien!’ Y el preceptor se retira bien enjabonado”.31Tal fue la influencia moral que ejerci la esclavitud en el esclavo y el esclavo en el amo y en su familia. Pero grave error sera pensar que toda la inmoralidad de stos y de aqul provino tan slo de la esclavitud. Cuando un bien o un mal es el resultado de causas diversas que concurren todas simultneamente a producir ese bien o ese mal, es muy difcil sealar a cada una con exactitud la parte que tiene, y esto acaece con los males morales que se atribuyen a la esclavitud romana. No obstante ella, Roma conserv por algunos siglos la pureza de sus costumbres; y las primeras semillas de corrupcin, muy fecundas por cierto, recibiolas de algunos pueblos de la misma Italia a quienes haba subyugado. Entre stos hubo algunos que le opusieron la ms vigorosa resistencia: tales fueron los latinos, sabinos, hrnicos, volscos, equos y samnitas, pueblos valientes y belicosos. Otros, empero, no participaron de estas cualidades. Los etruscos estaban enervados por las riquezas y el lujo, y nada ofrece ejemplo tan triste de esta verdad como lo que aconteci en Volsinio, ciudad principal de la Etruria, en el ao 428 de Roma. Opulenta y clebre por sus leyes y costumbres, pero entregada al lujo y a la disolucin, cay en un abismo de males hasta el extremo de someterse a la insolente dominacin de sus esclavos. stos osaron al principio introducirse en corto nmero en el orden de los senadores, y

PAGE 44

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 40\ 40\ 40\ 40\ 40\ bien pronto invadieron toda la repblica. “Dictaron a su antojo los testamentos, prohibieron los festines y reuniones de hombres libres; casronse con las hijas de sus amos, y al fin establecieron por una ley que gozaran impunemente de las viudas y casadas, y que ninguna muchacha pudiera casarse con hombre libre, antes de haber perdido su virginidad en los brazos de alguno de ellos”.32Capua y casi todas las ciudades de la Campania, Tarento y toda la Grecia Magna, yacan en la molicie, corrompidas por el lujo y los placeres. El primer triunfo magnfico que vio Roma, fue aquel en que se presentaron las riquezas cogidas en Tarento. “Hasta entonces, dice Floro, no se haba visto sino el ganado de los volscos, los rebaos de los sabinos, los carros de los galos, las armas rotas de los samnitas. Pero en ese triunfo veanse como cautivos molossos, tsalos, macedonios, guerreros del Brucio, Apulia y Lucania; y como ornamento de esta pompa, el oro, la prpura, estatuas, cuadros, y lo dems que ocasionaba las delicias de Tarento”.33Traspasando Roma los lindes de la pennsula itlica, llev sus conquistas a pases orientales que aumentaron ms y ms su corrupcin; sobre todo, con la guerra que hicieron los romanos al rey Antoco. Desde entonces ya no hubo freno moral que los contuviese en sus vicios y desrdenes, hasta que por fin llegaron a la ltima disolucin bajo Tiberio y otros monstruos que se cieron la corona en el primer siglo del imperio. Brot tambin a fines de la repblica otra fuente copiosa de corrupcin, introducindose en ella la secta de Epicuro. Inclinado el hombre en general a correr en pos de los placeres materiales ms que de las virtudes, muchedumbre inmensa de romanos abraz el epicuresmo, cuyo veneno mortfero se derram por todas partes corrompiendo cuanto encontraba. Pero hubo todava otra causa mucho ms antigua, ms general y ms funesta que la doctrina de Epicuro. El paganismo, nica religin que profes Roma desde sus orgenes hasta los primeros siglos del imperio, era esencialmente corruptor de las costumbres, pues santificaba ciertos vicios, levantaba estatuas y templos a los dioses que los protegan, y celebraba sus ritos y fiestas con la mayor indecencia y obscenidad. Cuando un pueblo adopta tales religiones y acoge en su seno otros elementos de corrupcin, como sucedi en Roma, forzoso es reconocer que si la esclavitud contribuy a la disolucin de las costumbres, ni fue ella la nica responsable de tan graves males, ni tampoco se puede asegurar que hubiera Roma sin ella dejado de llegar al estado de depravacin moral en que se hundi. Con razn deca el ilustre San Agustn:34 “Cmo tales dioses podran dar preceptos y leyes para impedir o curar tantas miserias mora-

PAGE 45

JOS ANTONIO SACO /41 /41 /41 /41 /41 les, ellos que se empean en promover el vicio y aumentar la corrupcin, cuando ordenan publicar en los teatros delante de todo el mundo su torpsima liviandad; y cuando dan completa soltura a las pasiones humanas autorizndolas con su ejemplo?” Alude aqu San Agustn a las fiestas de Flora, que Roma celebraba anualmente en abril, y en las que era costumbre que prostitutas y cmicas se presentasen desnudas en el teatro.35Envileci Roma las artes y el comercio en pequeo, juzgndolos slo propios de esclavos, libertos e nfima plebe;36 mas, ennobleci la agricultura y mirola como madre de los mejores ciudadanos y ms valientes guerreros.37 As fue que a ella se consagraron en los buenos tiempos de Roma aun los hombres ms ilustres, y tal carcter conserv por largos siglos no obstante la esclavitud, pues nada, deca Ciceron, es mejor, ms provechoso, ms dulce ni ms digno del hombre libre que la agricultura.38 En un principio no fueron, a mi juicio, perjudiciales los esclavos, porque siendo en corto nmero no podan ocupar el suelo itlico, y porque trabajando al par de sus amos, todos fecundaban los campos con el sudor de su frente. Mas, otra cosa fue cuando subiendo a un excesivo nmero, los rsticos trabajos cayeron en manos serviles. Por ms que Catn hubiese proclamado el principio ya por otros reconocido: “que ms vala el trabajador comprado que el alquilado”, la experiencia demostr que tal cambio fue contrario en sus ltimos resultados a la prosperidad agrcola de Italia. Apiano dice, que de las tierras conquistadas por Roma en los primeros tiempos, hacanse dos partes: una que se dejaba a sus antiguos dueos y otra que se adjudicaba al Estado. Si esta ltima estaba cultivada, repartase entre colonos o se venda o arrendaba; y si inculta, llambase por pregones a los que quisieran cultivar suertes ms o menos grandes, pagando anualmente la quinta parte del producto de los rboles, la dcima de los frutos, y un tributo por los ganados que crasen.39 Si se hubiera conservado la saludable tendencia de estas disposiciones, habra siempre vivido en los campos una poblacin muy numerosa, compuesta de arrendatarios, libres jornaleros y pequeos propietarios. Pero las cosas sucedieron de otra manera, porque los romanos que haban ocupado la mayor parte de los terrenos incultos, furonlos prescribiendo con el transcurso de una larga posesin, y agregndoles ya por compra, ya por fuerza y preponderancia, las propiedades de sus vecinos pobres, apoderronse con el tiempo de vastos territorios. Los triunfos de Roma fuera de Italia siguieron engrandeciendo, segn Salustio, a los poderosos, y consumaron la ruina de los pobres.40Las guerras civiles abrieron la puerta a las proscripciones y a la confiscacin de las tierras de los vencidos. Vendanse stas por lo comn a

PAGE 46

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 42\ 42\ 42\ 42\ 42\ bajo precio; comprbanlas los ricos partidarios del vencedor, y pagbanlas a veces a precio tan bajo, que el opulento Crisgono, liberto de Sila, compr en 2 000 sestercios (450 frs.) todas las propiedades territoriales de S. Roscio Amerino, tasadas en 6 000 000 de sestercios (1 350 000 frs.).41 Valgio, suegro del tribuno Sexto Rulo, logr que Sila proscribiese a todos sus vecinos, de cuyas pequeas propiedades hizo una sola tan grande, que comprenda el vasto territorio de los Hirpini.42De este modo se fueron formando aquellas vastas heredades llamadas latifundio, que, en sentir de Plinio, no slo perdieron la Italia, sino que ya empezaban a perder las provincias.43Habase acumulado extraordinariamente en pocas manos la propiedad territorial, no slo en Italia sino aun en algunas provincias, pues la mitad de la de frica, segn el testimonio de Plinio, el Viejo, perteneca, bajo el reinado de Nern, a slo seis ciudadanos.44De tan dolorosa transformacin result que la gran cultura se sustituy a la pequea, y que casi todas las tareas agrcolas pasaron a esclavos. Por eso, Columela se lamentaba de que stos tratasen a la tierra como verdaderos verdugos.45Ms sentidos son todava los lamentos de Plinio, el Naturalista, quien refirindose a los tiempos anteriores, exclama: “Con semejantes costumbres, los granos no solamente bastaban sin que ninguna provincia alimentase la Italia, sino que los comestibles eran de baratura increble... Cul, pues, era la causa de tan grande fecundidad? Era que entonces los campos se cultivaban por las manos de los generales, y puede creerse que la tierra se abra con gusto bajo una reja cargada de laureles, bajo un labrador triunfal; sea que estos grandes hombres diesen a la siembra el mismo cuidado que a la guerra, y tanto esmero al rgimen de sus campos como al de sus campamentos, o sea que todo fructifique mejor bajo de manos honradas, porque todo se hace ms escrupulosamente... Pero hoy esos mismos campos se han entregado a esclavos encadenados, a manos de malhechores, a hombres con el rostro marcado... Nos asombraremos, pues, de que la tierra no recompense a esclavos como recompensaba a generales?”46No se entienda por esto que ya en los campos de Italia solamente quedaron esclavos, pues siempre permanecieron en ellos algunos hombres libres en calidad de jornaleros o de arrendatarios, segn se ha dicho en el tomo I de esta Historia libro VII, pgina 281. No produciendo ya los frtiles campos de Italia los granos y vinos suficientes para alimentar su poblacin, preciso fue que recibiese los primeros de frica, Cerdea y Sicilia; y los segundos de Cos, Chos, la Btica y la Galia.47Estado tan doloroso no pudo ocultarse a los ojos de Tiberio, quien escribi algunos aos despus una carta al Senado, dicindole que la vida de Roma penda de las olas y de los vientos.48

PAGE 47

JOS ANTONIO SACO /43 /43 /43 /43 /43 En los das de Claudio viose aquella ciudad amenazada de hambre, pues no tena trigo ms que para 15 das, y slo pudo salvarla de tal calamidad la clemencia de los dioses, segn la expresin de Tcito, y la suavidad del invierno.49Ni se atribuyan tantos males a esterilidad o cansancio de las tierras de Italia, porque Varrn, que vio morir la repblica, pregunta con entusiasmo: “En Italia, qu cosa necesaria a la vida no nace y prospera perfectamente? Qu candeal es comparable al candeal de Campania? Qu trigo, al trigo de Apulia? Qu vino, al vino de Falerno? Qu aceite, al aceite de Venafro?... En qu pas del mundo una huebra de tierra produce 10 y aun 15 cullei [medida de la capacidad de 20 nforas] de vino?”50 El mismo autor dice que en Fabentia (Faenza) las vias daban por huebra 300 nforas, y que por eso se las llam trescennarias .51De la suerte comn que corrieron los pases de Italia, librose tan slo la importante ciudad de Capua, asentada en la Campania, y debiose cabalmente a las desgracias polticas que sufri. Durante la segunda guerra pnica rompi su alianza con Roma y sigui las banderas de Anbal; mas, Roma al fin victoriosa descarg sobre ella su venganza, pues mxima invariable suya fue perdonar a los sumisos y abatir a los soberbios: Parcere subiectis, debellare superbos Conden a muerte unos 70 senadores; 300 nobles campanenses fueron encadenados; otros enviados a prisiones de diferentes ciudades de Italia, en donde murieron, y los dems de sus habitantes vendidos como esclavos.52 Deliberose detenidamente si aquella ciudad sera destruida como lo fueron Cartago y Corinto; pero siendo su territorio el ms frtil de Italia, determinose conservarlo para que sirviese de mansin a los labradores, libertos, tenderos y artesanos. Ya no hubo en Capua Senado ni corporacin alguna, ni magistrados, y todo su territorio, lo mismo que los edificios pblicos, convirtironse en propiedad del pueblo romano.53 Cada aquella ciudad de su antigua grandeza, careci de capitalistas y corporaciones que comprasen esclavos, y su territorio fue cultivado por plebeyos libres. En semejante estado permanecieron las cosas por largos aos, y Roma empeose en conservarlo. Por eso fue que cuando el tribuno Servilio Rulo present su perniciosa ley agraria pidiendo, entre otras cosas, que el territorio de la Campania se repartiese entre colonos, Cicern, que era cnsul entonces, combati vigorosamente tal proyecto como funesto a Roma, pues miraba como peligroso quitar aquel terreno a los pacficos y honrados labradores que lo cultivaban, para entregarlo a colonos que en breve seran instrumentos de conspiraciones contra Roma.54Agravronse los males de la agricultura, cuando para muchos propietarios fue ms provechosa la crianza de ganados que el cultivo de las tierras, pues entonces gran parte de ellas convirtiose en prados.55

PAGE 48

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 44\ 44\ 44\ 44\ 44\ Preguntado Catn, el Anciano lo que deba ser el padre de familia para aumentar su fortuna, respondi: “Buen criador de ganado. —Y en segundo lugar? —Criador mediocre. —En tercer lugar? —Mal criador”. Y despus de esta progresin, no dio a la agricultura sino el cuarto lugar.56 Efectivamente, sta necesita de ms capitales que la crianza de ganados, mayor nmero de hombres, est ms sujeta a prdidas por la inconstancia de las estaciones, y es ms fcil robar y esconder los frutos que produce que los ganados. No atribuir yo exclusivamente a la esclavitud la decadencia de la agricultura italiana. No producan trigo en gran cantidad la provincia de frica y la Sicilia, no slo para su abastecimiento, sino para surtir a la Italia de granos? Y, acaso, los campos de aquellos dos pases fueron cultivados por brazos libres? No, por cierto; que tan esclavos fueron en ellos como en Italia. Si de la antigua Roma venimos a la Edad Moderna, veremos que a esclavos estuvo entregado exclusivamente en Estados Unidos de Norteamrica el cultivo del algodn, y, sin embargo, cosechbanse anualmente algunos millones de pacas de este producto. A esclavos estuvo nicamente confiado en las Antillas inglesas y francesas el cultivo de la caa y de otras plantas principales, y no por eso dejaron de producir enormes cantidades de azcar y de caf. A brazos esclavos confiose igualmente en Cuba el cultivo de las mismas plantas, y no obstante, ella derrama en los mercados del mundo muchos millones de arrobas de azcar, tabaco y caf. El imperio del Brasil que rinde todava mayores cantidades que Cuba, nunca se ha servido para ello sino de esclavos. La esclavitud, pues, no ha sido ni en lo antiguo ni en lo moderno tan funesta a la produccin agrcola como se pretende. Si los campos de Italia ya no produjeron desde los tiempos de la repblica los granos suficientes para alimentar la poblacin de aquella pennsula, tal escasez debe buscarse no slo en la esclavitud, sino tambin en otras causas. Tres fueron stas en mi concepto. La primera, que entregada Roma al lujo ms desenfrenado, cubriose el suelo de Italia de quintas destinadas a los placeres de los opulentos romanos. stos arrancaron de la agricultura muchos esclavos para dedicarlos a la caza, pesca, formacin de parques, vivares, viveros, magnficos jardines y otras obras de mero recreo. Deplorando Varrn el lujo de tales quintas, llamolas: “inmensa desgracia de la repblica”.57 Mayor nmero de esclavos emplearon todava en el lujo y esplendor con que vivieron en Roma, pues hubo muchos ciudadanos que a centenares los tenan en sus moradas, y por eso se vio que cuando por uno de ellos fue asesinado, en tiempo de Nern, Pedanio Secundo, prefecto de Roma, fueron ajusticiados 400 que se hallaban dentro de los muros de su casa. Si tantos esclavos se hubieran empleado en labrar las tierras, su culti-

PAGE 49

JOS ANTONIO SACO /45 /45 /45 /45 /45 vo, aunque imperfecto, hubiera impedido que llegase la agricultura a tan grande postracin. La segunda causa fue la preferencia que dieron los romanos a la ganadera, la cual absorbi muchedumbre de esclavos que hubieran podido emplearse en la agricultura. La tercera y ms poderosa que las anteriores fue la indolencia de los mismos romanos, que abandonando enteramente los campos por los placeres de Roma, dejronlos entregados a esclavos o a jornaleros libres y arrendatarios poco diligentes. “Como en nuestros das, dice Varrn, casi no hay padres de familia que, dejando la hoz y el arado, no hayan emigrado al recinto de Roma, y no consagren a aplaudir en el circo y en el teatro las manos en otro tiempo ocupadas en los campos y viedos, resulta que hoy pagamos para que se nos traiga de frica y de Cerdea el trigo que nos alimenta”.58Columela, que vivi despus de Varrn, deplora los mismos males y observa que haba escuelas de retricos, gemetras, msicos y aun de las profesiones ms viles, mientras que en materia de agricultura jams haba conocido ni maestro ni discpulo. Recuerda los clebres romanos que en los buenos tiempos se consagraron a la agricultura, y prosigue: “Cuando considero que tantos ciudadanos romanos, ilustres por sus victorias, se distinguieron ya defendiendo, ya cultivando las tierras que haban o conquistado o heredado, no puedo atribuir sino a la molicie y al lujo de nuestro siglo el disgusto que hoy se tiene por las antiguas costumbres, y por los nicos trabajos dignos del hombre. Hemos abandonado la hoz y el arado para ir a establecernos en el recinto de las ciudades, y lo que Varrn reprochaba ya a nuestros abuelos, las manos que aplauden en los teatros y en los circos dejan reposar los barbechos y viedos. Admiramos los gestos de aquellos seres afeminados que en la escena remedan todos los movimientos de la mujer, y que para engaar los ojos de los espectadores imitan un sexo que no es el suyo”. Y despus de pintar la corrupcin de los actuales romanos, compralos con los antiguos, quienes, dice, “cogan en medio del fuego y del hierro, y a pesar de las devastaciones continuas de los enemigos, cosechas ms ricas que las que recogemos en nuestros das, bien que gozando de una larga paz hubiramos podido perfeccionar la agricultura... Pero esto no debe asombrarnos, porque en nuestros das es opinin generalmente acreditada, que una profesin tan vil como la agricultura no necesita aprendizaje”.59 Y bajando a los das de Tcito, este clebre historiador dice: “En otro tiempo Italia enviaba vveres a las provincias lejanas, y su suelo no es hoy ms estril que antes; pero preferimos cultivar el frica y el Egipto, y abandonamos a los azares del mar la vida del pueblo romano”.60

PAGE 50

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 46\ 46\ 46\ 46\ 46\ Sin las causas que acabo de exponer, de seguro que aunque la agricultura de Italia hubiese estado exclusivamente entregada a esclavos, nunca hubiera llegado al abatimiento en que cay. A este mal juntose otro muy grave, y fue la acumulacin de la propiedad territorial en pocas manos, pues no slo le quitaba al Estado inmenso nmero de pequeos propietarios rsticos, sino que lanzados stos de los campos por los esclavos refugironse a las poblaciones, siendo Roma el punto principal adonde acuda la mayor parte atrada por los socorros pblicos que all se daban;61 pero encontrando tambin en las ciudades la concurrencia de los esclavos y el menosprecio con que a las artes y al comercio en pequeo, se miraba, formose una plebe ociosa, hambrienta y corrompida, que ora vendiendo sus votos en la plaza pblica, ora dando brazos a las sediciones,62 fue una de las causas que aceleraron la ruina de la repblica. Para remediar estos males que venan de muy atrs, acudiose a la colonizacin y al repartimiento de las tierras que Roma conquistaba. La colonizacin empleose desde el principio no tanto para purgar aquella ciudad de los peligrosos ciudadanos que la habitaban, cuanto para asegurar Roma los nuevos pases que adquira: sistema seguido mientras dur la conquista de Italia, en la cual se esparcieron casi 70 colonias desde Rhegio hasta Aquileya; mas, cuando Roma extendi sus conquistas a pases ms lejanos, ya la colonizacin, aunque practicada muchas veces, no pudo producir los efectos saludables que se esperaban, porque ni los hombres establecidos en Italia queran dejar su suelo para trasladarse a tierras distantes, ni Roma poda mantener sus nuevas conquistas con tales medios.63 Valiose para conseguirlo de tropas veteranas, estableci gobiernos militares y abrum de contribuciones a las provincias; nuevo obstculo que impeda la colonizacin, porque los individuos que la formaban haban de oponerse a los tributos, robos y vejaciones de los procnsules que las gobernaban. Forzoso fue, por tanto, acudir a otro remedio, y ste fue el repartimiento de las tierras del Estado, presentndose al efecto leyes agrarias en diversos tiempos. Muchedumbre de autores antiguos y modernos han hablado de ellas con ms o menos extensin y con ms o menos imparcialidad. No caer yo en tales escollos, ni tampoco contar la larga y turbulenta historia de aquellas leyes, pues me limitar a lo que dice relacin con el asunto en que me ocupo. La primera ley agraria que se present fue en el ao 267 de Roma, por el cnsul Esp. Casio. Vencidos los hrnicos, hzose con ellos un tratado que les quitaba los dos tercios de su territorio, y Casio se propona dar la mitad de esa parte a los latinos y la otra al pueblo romano. Quera

PAGE 51

JOS ANTONIO SACO /47 /47 /47 /47 /47 aadir a ese presente una porcin de las tierras que posean algunos particulares, a quienes l acusaba de haberlas usurpado al Estado. Si las tierras que por primera vez se dividen no encuentran dificultad en su reparticin, porque a nadie se priva de lo que antes posea, no acontece lo mismo con las que ya han pasado de mano en mano, y cuando muchos individuos se sienten perjudicados. Las leyes romanas establecieron la prescripcin de las propiedades particulares, en obsequio de la paz pblica, evitando continuos litigios; y fundronse en la justa presuncin de que no reclamndolas sus dueos dentro de un tiempo ms o menos largo, suponase que renunciaban a su dominio y las cedan a sus poseedores. Pero esas mismas leyes no admitieron la prescripcin en los bienes del Estado, de manera que ste pudo en cualquier tiempo reivindicar lo que otros posean. Injusta debe mirarse semejante pretensin, porque si la propiedad de los particulares pudo prescribirse en gracia de la pblica tranquilidad, no existe tambin la misma razn cuando se trata de las propiedades del Estado? No debe ser ste el ms empeado en protegerla y conservarla, en vez de convertirse en pblico perturbador de ella? Si la negligencia de un propietario particular le hace perder su propiedad por no reclamarla en tiempo oportuno, por qu esa misma negligencia de parte de los empleados del Estado no ha de producir los mismos efectos? Si los encargados de velar por los intereses del Estado han faltado a su deber, hgaseles responsables y castgueseles su culpa. Esto es lo que dictan la razn y aun la estricta justicia. Pero presentarse siempre el Estado con el privilegio de un derecho imprescriptible, alarmar todos los intereses adquiridos a la sombra de una larga posesin, investigar cules han sido los ttulos por los cuales muchedumbre de poseedores han adquirido las tierras que poseen, es suscitar un cmulo de cuestiones peligrosas que agitan profundamente el orden social. Tal fue el resultado que siempre produjeron en Roma las leyes agrarias que se presentaron. La de Casio no agrad a una parte del pueblo, porque ni despojaba a los hrnicos, enemigos de Roma, de todo su territorio, ni propona repartir toda la parte que les quitaba entre los ciudadanos romanos, sino que admita tambin como partcipes a los latinos. Mayores peligros presentaba la segunda parte de la ley, porque los ricos y nobles poseedores de tierras del Estado alarmronse profundamente, y el Senado entero temblaba por la repblica al ver que un cnsul con sus liberalidades quera adquirir una popularidad peligrosa para la libertad. De esta opinin era igualmente Virginio, el otro cnsul, quien repeta que los favores de Casio estaban envenenados; que aquellas tierras seran para los nuevos poseedores instrumento de esclavitud, y que se abra camino para la monarqua. As fue que luego que Casio concluy su consulado, acussele de traidor y condensele a muerte.64

PAGE 52

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 48\ 48\ 48\ 48\ 48\ Propuso la segunda ley agraria, en el ao 377 de Roma, el tribuno Licinio Estoln para que la extensin de las propiedades territoriales se limitase a 500 huebras, el nmero de cabezas de ganado vacuno a 100, y a 500 el de cabras y ovejas. Adoptada fue esta ley por el pueblo; mas, el mismo autor la quebrant despus comprando 1 000 huebras y poniendo la mitad en cabeza de su hijo. Descubierto el fraude, fue acusado por M. Popilio Lenas y condenado a muerte;65 bien que Tito Livio dice que solamente lo fue a una multa de 10 000 ases.66Autor moderno hay que atribuye tambin a esta ley el proyecto de dividir el exceso de las tierras entre los ciudadanos pobres, probablemente a razn de siete huebras para cada uno; pero esto es un error, porque todos los autores antiguos que han hablado de ella limtanla solamente a los trminos ya mencionados. Quien propuso, segn dice explcitamente Varrn,67 que la reparticin de siete huebras se hiciese y cuya ley se adopt, fue otro Licinio, tribuno tambin, en 609 de Roma, o 144 aos antes de Jesucristo. No obstante que el primer Licinio fue castigado por la infraccin de la misma ley que present, ni ella ni la del otro Licinio se observaron. Apareci despus en la escena Tiberio Graco. Plebeyo de origen por su padre, aunque ennoblecido ste por los honores que recibi de la repblica, descenda por su madre del gran Escipin Africano. Sigui desde muy joven la carrera militar; distinguiose en el sitio de Cartago bajo su cuado, el segundo Escipin; y fue cuestor en Espaa siendo cnsul Mancinio que rega las tropas que all operaban contra los numantinos. stos por el crdito que ya Tiberio les mereca y por los buenos recuerdos que su padre haba dejado en Espaa, eligironle, como nica persona de su confianza, para que hiciese el tratado que Mancinio les propona. Hzolo en efecto; pero el Senado mostrndose severo con l desaprob su tratado, mientras que la plebe de opinin contraria aplaudi la conducta de Tiberio. Dotado de talento, ambicin y grande elocuencia, aspir a ser tribuno; y habindolo conseguido, propsose presentar al pueblo una ley agraria. Discurriendo acerca de los motivos que a ello le impulsaron, la mayor parte de los historiadores dicen que fue a instigacin del retrico Difanes y del filsofo Blosio, en lo que tambin tuvo alguna parte Cornelia, su madre. Otros pretenden que Espurio Postumio fue la causa indirecta, pues viendo Tiberio que le era muy superior en gloria y en poder y que por su elocuencia atraa la admiracin pblica, quiso excederle ejecutando un arriesgado proyecto que llamaba la ms seria atencin de Roma, y que al fin le cost la vida a l y a su hermano Cayo. ste, en una memoria que dej, cuenta que atravesando Tiberio la Toscana para ir de Roma a Numancia, vio desierto tan magnfico pas sin tener por labradores y pastores sino brbaros esclavos, y que tan

PAGE 53

JOS ANTONIO SACO /49 /49 /49 /49 /49 doloroso espectculo inspirole desde entonces la primera idea de un proyecto de ley agraria.68Plutarco cree que el pueblo mismo fue quien le empuj a tal empresa, pues cubri de carteles las murallas, prticos y sepulcros, excitndole a que hiciese dar a los pobres las tierras pblicas.69 Hubo tambin resentimientos personales, porque ofendido de la severidad del Senado, cuando ste desaprob su tratado con los numantinos, no es extrao que hubiese querido vengarse. Todos estos motivos, aunque de tan diverso linaje, hubieron de influir en el nimo de aquel tribuno, ya para satisfacer sus propios resentimientos, ya para halagar los deseos y pasiones de la plebe. Antes de presentar su ley consultose con los ciudadanos de Roma ms distinguidos por su reputacin, y entre otros con el gran pontfice Craso, con el clebre jurisconsulto Mucio Scevola, cnsul entonces, y con Apio Claudio, su suegro. Su ley, en parte semejante a la de Licinio, tena algunas modificaciones. Pidi, como aqul, que de las tierras del Estado posedas por los ricos, se les dejasen 500 huebras, pero agreg que cada padre de familia pudiese retener adems 250 por cada hijo no emancipado, y que las restantes se les comprasen por un precio convenido para dividirlas entre el pueblo; que las porciones de las tierras pblicas que se dejasen a los ricos, perteneceranles en plena propiedad pudiendo disponer de ellas del modo que quisiesen, pero que las partes sealadas a los pobres fuesen inalienables por ser propiedad del Estado.70En las diferentes asambleas del pueblo convocado para deliberar sobre esta materia, Tiberio, con su poderosa elocuencia, realz el carcter de los hombres libres contraponindolo al de los esclavos. Observ cun gran disminucin haban sufrido aqullos por la ocupacin de stos en los campos de los ricos; y tron contra la prctica de emplear esclavos, que ocasionaban continuos peligros a la sociedad, pues siempre estaban dispuestos a insurrecciones. Declamando con pattica elocuencia sobre los trabajos y padecimientos de los ciudadanos pobres, se expres as: “Las bestias monteses que andan esparcidas en Italia, tienen sus cavernas y guaridas adonde pueden retirarse; mas, los que combaten y derraman su sangre por la defensa de Italia, no tienen en ella otra propiedad sino la luz y el aire que respiran. Sin mansin fija, vagan por todas partes con sus mujeres y sus hijos. Los generales los engaan cuando los exhortan a pelear por sus sepulcros y sus templos. Pero en tan gran nmero de romanos, hay uno solo que tenga un altar domstico y un sepulcro donde reposen sus mayores? Ellos no combaten ni mueren sino para mantener el lujo y la opulencia de otros; y llmaseles amos del universo, cuando no tienen en propiedad ni un terrn”.71

PAGE 54

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 50\ 50\ 50\ 50\ 50\ Esta ley considerada en abstracto no poda tacharse de injusta, porque en vez de quitarse a los poseedores de las tierras pblicas todo lo que haban adquirido, dejbaseles gratuitamente gran parte de ellas, y las que de su poder se sacaban era por medio de una indemnizacin. Pero todo lo que es justo no es siempre aplicable, porque de la aplicacin de la justicia resultan a veces daos mayores que de la misma injusticia. La ley agraria de Licinio Estoln no ofreca los graves inconvenientes que la de Tiberio, pues no trataba de reparticin de tierras, sino solamente de restringir la extensin de las propiedades territoriales. Aquella ley pas en el ao 377 de Roma, 14 aos despus de haber sido esta ciudad restablecida de su destruccin por los galos; y si entonces, cuando la repblica tena poca extensin, y los abusos no estaban tan arraigados ni haban tomado tan grandes proporciones, la ley de Licinio no pudo ejecutarse, cmo era posible que ahora se plantease la de Tiberio sin la ms fuerte oposicin, y sin conmover profundamente el Estado? Los antiguos poseedores de las tierras pblicas, someteranse tranquilos al despojo de ellas? En su defensa alegaban la prescripcin, pues haban en algunos casos posedo las tierras desde tiempo inmemorial, y que stas haban adquirido valor por la industria y trabajo empleados en mejorarlas, y por las construcciones que en ellas haban levantado; que en otros casos las haban comprado; que la fe pblica bajo la cual se les permiti esa compra, ahora deba proteger y asegurar su posesin; que confiando en esa fe, ellos haban erigido en estas tierras los sepulcros de sus padres; que habanlas comprometido para las dotes de sus mujeres y patrimonio de sus hijos, e hipotecndolas como garanta de las deudas que haban contrado; que una ley que arregla o limita el ulterior aumento o acumulacin de la propiedad, puede sufrirse; pero una ley que tiene efecto retroactivo, violando los derechos y causando la ruina de tantas familias, era enteramente injusta e impracticable. Los pobres, por su parte, fundbanse en su indigencia y en los servicios que haban prestado; decan que no podan criar sus hijos ni establecer sus familias; que ya no estaban en aptitud de llenar el puesto de ciudadanos romanos o de hombres libres, ni de responder a las futuras esperanzas de la repblica; que ningn individuo privado poda invocar la posesin inmemorial de tierras que se haban adquirido para el pblico. Enumeraban las guerras en que ellos o sus antepasados haban servido para conquistar dichas tierras; que por lo mismo cada ciudadano tena derecho a participar de las conquistas pblicas; y concluan en que los argumentos empleados para sostener las posesiones de los nobles, solamente se encaminaban a manifestar cun presuntuosas y arrogantes seran tales usurpaciones si se las dejaba continuar.

PAGE 55

JOS ANTONIO SACO /51 /51 /51 /51 /51 Acerca de las razones alegadas por los pobres, dice un sensato historiador escocs: “Muy plausible parece este modo de razonar, pero es peligroso adoptar a ciegas aun la misma razn. Si era racional que cada ciudadano romano tuviese una parte igual de las tierras conquistadas, ms racional era todava que se restituyesen a los propietarios originarios a quienes se las haban injustamente quitado. Si en esto las mximas de la razn y de la justicia se hubieran observado, Roma habra sido todava una sociedad pequea, y hubiera podido aplicar con seguridad los principios de igualdad que convienen a una repblica pequea. Pero los romanos, hacindose soberanos de un grande y extenso territorio, debieron adoptar las desigualdades y someterse a las inferioridades que el gnero humano ha universalmente mirado como natural, y aun necesario a su gobierno en tales situaciones”.72Aconteci con la ley de Tiberio lo que naturalmente era de esperar. Todos los interesados en conservar ntegras aquellas tierras, conjurronse contra ella. Octavio, otro de los tribunos, opsose a los proyectos de Tiberio, y poniendo el veto a esa ley, segn sus atribuciones, forzoso fue retirarla. Irritado entonces Tiberio y no pudiendo atraer a su partido a Octavio, hizo que la mayora de las tribus lo depusiese. Acto funesto a Tiberio, porque no slo quebrant las leyes que declaraban sagrados e inviolables a los tribunos, sino que l mismo mengu su propia autoridad, rebajando al tribunado. Libre ya de la oposicin de su colega, present otra ley despojada del carcter de conciliacin que acompaaba la primera, pidiendo que todos aquellos que posean ms de 500 huebras restituyesen al instante todo lo dems sin indemnizacin.73Esta nueva ley fue adoptada por el pueblo; el Senado no opuso resistencia alguna, y nombrronse para su cumplimiento tres comisarios, siendo Tiberio uno de ellos, quien sigui proponiendo otras leyes, que Plutarco, no obstante los elogios que le tributa, dice que en ellas menos buscaba los verdaderos intereses del pueblo que satisfacer su resentimiento y obstinacin.74Sin freno que lo contuviese, acudi Tiberio a medios que acabaron de perderle, pereciendo en un tumulto popular con algunos de sus partidarios.75Para juzgar imparcialmente la conducta de Tiberio durante su tribunado, deben distinguirse dos perodos. En el primero, propuso una ley que en cierta manera puede justificarse; mas, en el segundo convirtiose en demagogo, perturbando la pblica tranquilidad. Ni se aleguen en su defensa ciertas palabras de Cicern, pronunciadas ante el pueblo romano cuando refutaba la ley agraria que present el tribuno Servilio Rulo. Apellidolos, es verdad, a l y a su hermano Cayo “varones clarsimos, de mucho ingenio y amantsimos de la plebe romana”;76 pero aqu dirigiose ms bien a su capacidad y elocuencia que a su verdadero pa-

PAGE 56

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 52\ 52\ 52\ 52\ 52\ triotismo. No se olvide que l combata ante el mismo pueblo una ley agraria que le era muy grata, y cual eminente orador y gran abogado, sin rechazar en s toda la ley, quera que el pueblo le escuchase para que la repeliese. Que tal era la idea de Cicern, prubase con otro pasaje de sus mismas obras en que refirindose a Tiberio, dice: “¡Ojal que Tiberio Graco y Carbn hubiesen tenido en poltica la voluntad de hacer bien como tuvieron el talento de bien hablar! Seguramente nadie hubiera adquirido ms gloria; pero el uno [Tiberio], a quien el escndalo del tratado de Numancia haba apartado de los hombres de bien y que haba llevado a su tribunado toda la violencia de su colera, fue muerto por la mano misma de la repblica...”.77Y en otro pasaje, refirindose a los dos hermanos Gracos, se expresa as: “Si yo quisiera sacar ejemplos de nuestros anales y de los de otros pueblos, fcil me sera probar que el talento de los grandes oradores ha sido ms funesto que til a su patria. Contentareme con citar a los dos Gracos, los dos hombres ms elocuentes con Antonio y vos, Craso, que yo he odo jams. Su padre, hombre prudente y virtuoso, pero de ningn modo elocuente, prest ms de una vez grandsimos servicios al Estado, principalmente durante su censura. Hizo incorporar los libertos en las tribus sin emplear para esto discursos estudiados, pues bastronle una sola palabra, un solo gesto. Sin esta medida, la repblica que hoy tenemos tanta pena en conservar, hubiera dejado de existir mucho tiempo ha. Sus hijos reunan todos los talentos que el arte, unido a la naturaleza, puede dar a un orador; y con aquella elocuencia que decoris con el ttulo de reguladora de los imperios, derramaron el desorden y la anarqua en esta misma repblica que la prudencia de su padre y las proezas de su abuelo haban elevado a tan alto grado de esplendor”.78Cayo Graco, nombrado que fue tribuno, trat de continuar la obra de su hermano Tiberio. Pidi que se enviasen colonias a diversas partes de Italia, y que a los ciudadanos pobres se repartiesen tierras del Estado. Para ganarse el favor del pueblo propuso varias leyes de mala trascendencia, y distribuyendo trigo con prodigalidad a los pobres, no slo fomentaba la ociosidad de la plebe, sino que agotaba el tesoro pblico.79Lanzado en funesta va y sin ser ya tribuno, termin tambin sus das expirando bajo el pual de un esclavo suyo, a quien mand le matara, o de diferente manera segn cuentan otros.80No faltaron ambiciosos y turbulentos que de cuando en cuando presentasen otras leyes agrarias, y uno de ellos fue el tribuno Filipo, quien defendiendo la que propuso, asegur, como antes se ha dicho, que ya en Roma no haba 2 000 personas que tuviesen patrimonio. Cicern indignado juzga severamente tal lenguaje, y se expresa as: “El principal deber de un poltico prudente ser velar que cada uno conserve lo que le

PAGE 57

JOS ANTONIO SACO /53 /53 /53 /53 /53 pertenece, y que a nombre del inters pblico no se ataque en manera alguna la propiedad privada. El tribuno Filipo concit muy malas pasiones proponiendo su ley agraria: verdad es que la dej fcilmente rechazar, en lo que se mostr muy moderado; pero sostenindola en un sentido muy popular, cometi mucho dao en decir que no haba en Roma 2 000 ciudadanos que tuviesen patrimonio. ste era un discurso incendiario y que se encaminaba nada menos que a la igualdad de bienes; es decir, a la mayor calamidad del mundo”.81Cuando Csar obtuvo el consulado present una ley exenta de los peligros que acompaaban a las anteriores. Con tino y fiabilidad propuso que se respetasen todas las tierras pblicas ocupadas antes y despus de los Gracos, y que slo se repartiesen las vacantes, salvo las del territorio de Capua. Desconfiando el Senado de Csar rechaz su ley, mas, el pueblo la adopt; y como l compraba con los dineros del tesoro pblico todas las tierras que sus poseedores queran vender, por el precio que fijaban los censores, pudo colocar en ellas 20 000 familias que sac del populacho de Roma.82Pero las tierras vacantes estaban ya agotadas en Italia, y Csar no pudo continuar la obra saludable que haba comenzado. Alcanzado que hubo ms adelante la dictadura, ya no propuso ninguna ley agraria; limitose a enviar a las colonias de ultramar 80 000 ciudadanos. Mas, temiendo al mismo tiempo que la poblacin de Roma menguase, prohibi por una ley que ningn ciudadano de ms de 20 aos y menos de 40 de edad, que no estuviese ligado por algn deber pblico, se ausentase de Italia por ms de tres aos continuos; que ningn hijo de senador emprendiese viajes lejanos, a menos que fuese de la comitiva de un magistrado, y que los criadores de ganados tuviesen entre sus pastores menos de la tercera parte de hombres libres en edad de pubertad.83Augusto, sin haber hecho ninguna ley agraria, trat de disminuir la inmunda plebe que infestaba a Roma, y con tal objeto envi 28 colonias a diversas partes de Italia.84 Pero ni estas ni otras providencias eran ya bastantes a curar las graves dolencias que aquejaban al Estado. Al decir esto, no imputar yo exclusivamente a la esclavitud la carencia de gente libre en los campos de Italia, pues las sangrientas guerras civiles y otras calamidades que desolaron aquella sociedad, coadyuvaron poderosamente a las deplorables consecuencias que se lamentaron. Parte tambin tuvieron los socorros pblicos que Roma dio a los ciudadanos pobres, porque si bien muchos de stos fueron lanzados de los campos por los esclavos, otros espontneamente los abandonaron sabiendo que en Roma encontraban pan sin necesidad de trabajar, pues tales socorros, si, por una parte, alivian la miseria del pobre, por otra, estn muy expuestos a fomentar la ociosidad.85

PAGE 58

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 54\ 54\ 54\ 54\ 54\ Parceme que los escritores que han ocupado sus plumas en esta materia han tomado el efecto por la causa, y que sta se debe buscar, no en la misma esclavitud sino en el principio que la produjo. Roma para engrandecerse cifr desde el principio toda su poltica en la guerra y en la conquista. Para lograr estos fines, forzoso era que levantase ejrcitos, y stos los formaba arrancando del arado a los labradores y hacindolos empuar las armas. Esto por s era ya un grave mal, porque los campos carecan de los brazos libres que deban cultivarlos. Las continuas exigencias de la guerra prosiguieron sacando nuevos hombres de los campos, y de este modo empeoraba cada da la situacin. Pero la guerra no slo le ocasionaba tan grave mal, sino que cogiendo prisioneros a millares los esclavizaba; y como las tierras carecan ya de los labradores libres que se haban empleado en los ejrcitos, llenose el vaco que dejaban con los esclavos que les daba la guerra. Adems de este dao, ella ocasion, por otra parte, la mengua de brazos libres destinados a la agricultura, porque los propietarios, vindose continuamente expuestos a perder por las exigencias de la guerra los hombres libres que labraban sus campos, vironse forzados a preferir los esclavos, que, a pesar de todos sus inconvenientes, tenan la ventaja de no poder ser distrados de sus rsticas tareas para marchar a la conquista del mundo. Sin la guerra, no hubiera habido necesidad de ejrcito, y por lo mismo los labradores libres no hubieran sido arrancados de la agricultura. Sin la guerra, no hubiera habido la inmensa muchedumbre de prisioneros esclavizados, y sin estos esclavos, los campos de Italia ni hubieran sido ocupados por ellos, ni lanzados de sus tierras los labradores libres que la cultivaban. La guerra, pues, y slo la guerra fue la causa primordial de haberse despoblado de gente libre los campos de Italia y de haberse inundado de esclavos. Oprimidos los esclavos fueron enemigos peligrosos de los amos, pues unos y otros vivan en un mismo hogar. “Nada es ms conforme, dice Luciano, al vil carcter de un esclavo, que nutrir su colera en secreto, aumentar su odio encerrndolo en su pecho, encubrir un sentimiento en su corazn y manifestar otro, representar bajo las apariencias de la alegra de la comedia, una tragedia llena de tristeza y de dolor”.86Del sentir de Luciano fue tambin Plinio, el Joven. Conociendo las acechanzas de los esclavos, consider en peligro la vida, no slo de los malos amos sino hasta la de los buenos.87 Estos temores siempre existieron en Roma, y de ellos nacieron las sanguinarias disposiciones del senadoconsulto silaniano. Quinto Curcio pensaba con razn que entre el esclavo y el amo no poda haber sociedad fiel, y que slo entre iguales se puede esperar paz duradera.

PAGE 59

JOS ANTONIO SACO /55 /55 /55 /55 /55 En los primeros tiempos del cristianismo, muchos esclavos paganos, para vengarse de sus amos y conseguir su libertad, los acusaban si eran cristianos de delitos de que eran inocentes:88 pero al mismo tiempo debe recordarse que otros se mantuvieron fieles, y que, ya cristianos, sufrieron con sus amos el martirio por la nueva religin:89 tales fueron Nerea, Victorino, Aquiles y otros. Si peligrosos fueron los esclavos a la seguridad de las familias, furonlo mucho ms a la tranquilidad del Estado, porque sirvieron de instrumento a los ambiciosos que aspiraban a dominarlo. Las facciones que ensangrentaron a Roma durante la repblica y el imperio, alistaron esclavos bajo sus banderas. El tribuno Saturnino, para oprimir la repblica, intent sublevar los esclavos, agitando a su vista, como estandarte, el gorro de la libertad.90 Mario la ofreci tambin a los esclavos que se le juntasen para echar a Sila de Roma.91 ste los llam igualmente, y a 10 000 que libert, inscribiolos despus de su triunfo en las tribus romanas.92Mejor ciudadano que ellos, Cicern, condenado por sus enemigos a salir de Roma, pudo haber con la fuerza permanecido en ella; pero temiendo que, si los buenos romanos que lo defendan fueran vencidos, la repblica cayese en poder de los esclavos, inclinose ante la injusticia y persecucin, y parti para su destierro.93Con los esclavos de Roma y de otros puntos de Italia cont Catilina para arruinar a su patria,94 y tantos le acudieron que rehus admitirlos por temor de que se creyese que su causa no era la de los ciudadanos, sino la de esclavos prfugos.95En la guerra civil entre Csar y Pompeyo, los partidos que se combatan a veces emplearon esclavos. As se vio en Italia,96 en Espaa97 y en frica.98 En ciertas ocasiones diseles libertad al tiempo de armarlos, como lo hizo Catn en tica con beneplcito de los amos,99 y como igualmente lo hicieron los habitantes de Salona cuando fueron sitiados por M. Octavio, partidario de Pompeyo.100Al grito de libertad y sostenidos por una banda de esclavos gladiadores, ocuparon el Capitolio los asesinos de Csar.101 En las guerras del segundo triunvirato hubo esclavos en la marina y el ejrcito. Para la primera deban darlos quienes los tenan, o comprarlos los que de ellos carecan.102 Esto hizo Augusto con 20 000 que libert.103 Despus de su derrota, sacolos Antonio para el ejrcito hasta de los presidios.104 Cuando Sexto Pompeyo se apoder de la Cerdea y la Sicilia, aument sus tropas con esclavos.105 El galo Sacrovir, tomando las armas contra el imperio, no slo se vali de sus compatricios libres sino de esclavos gladiadores.106 De stos tambin se sirvi el emperador Otn para combatir a Vitelio que le disputaba el trono,107 y Vitelio los emple igualmente contra el mismo Otn y contra Vespasiano.108 Tcito lamentaba que aun los generales ms severos llamasen en su auxilio a tan infames apoyos.

PAGE 60

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 56\ 56\ 56\ 56\ 56\ Durante la guerra civil entre Vespasiano y Vitelio, un esclavo o liberto del Ponto, llamado Aniceto, se declar por Vitelio y perpetr graves males por mar y tierra; pero muri a manos de Verdio Gemino, buen capitn, partidario de Vespasiano. Por graves que fueron los daos ocasionados por los esclavos en las guerras civiles de Roma, no deben exagerarse, pues debe siempre tenerse presente, que su nmero comparado con el de los ciudadanos que en ellas se mezclaron fue muy pequeo, y que en la deplorable situacin a que la sociedad romana se vea condenada, esas guerras civiles siempre hubieran estallado con furor, aunque no hubiese en Roma habido un solo esclavo. Tan innato es en el hombre el deseo de libertad, que hasta los ms abatidos y humillados lzanse con frecuencia contra la mano que los oprime. As aconteci, como hemos dicho en su lugar, con los esclavos de Fenicia, Chos, Esparta y de otros pases. Tomando ahora por gua a Tito Livio, Diodoro de Sicilia y otros autores de la Antigedad, veremos cun numerosas fueron y cun terribles algunas de las insurrecciones de los esclavos de la nacin romana. Roma, en sus primeros aos, no vio conjuracin alguna de ellos; pero aumentando su nmero y contando con el descontento de la plebe oprimida por los patricios, empezaron a turbar el reposo del Estado. Descubriose la primera conspiracin el ao 499 antes de la era cristiana, y los delincuentes sufrieron en una cruz el suplicio de los esclavos. De acuerdo con la plebe, otros tramaron al siguiente ao nueva conjuracin; pero tambin descubierta, los jefes murieron en un patbulo.109 Romper el yugo de la esclavitud, incendiar a Roma y apoderarse del Capitolio fue el objeto de las anteriores y futuras conspiraciones. En una de las muchas guerras de Roma con los volscos, el sabino Apio Herdonio a la cabeza de 4 500 desterrados y esclavos que haba reunido al grito de libertad, se apoder una noche de la ciudadela y del Capitolio, degollando a los que no queran tomar las armas para juntrsele. Grande fue la consternacin de Roma, y uno de sus temores era contemplar que habiendo en ella muchos esclavos, cada familia tena enemigos en su seno. Roma hizo un esfuerzo, y marchando contra los conjurados, venciolos, sin que ninguno escapase con vida.110En el ao 416, antes de Cristo, descubriose dentro y fuera de Roma una vasta conspiracin para incendiar la ciudad, tomar el Capitolio, matar a todos los amos y apoderarse de sus bienes y mujeres. Dos esclavos denunciaron la conjuracin; los cmplices fueron condenados a muerte, y aqullos premiados con la libertad y 10 000 libras de cobre, cantidad muy considerable para aquel tiempo.111A una rebelin de esclavos atribuye Diodoro de Sicilia el origen de la Confederacin de los Bruzos en el sur de Italia. Dice que en 356 antes

PAGE 61

JOS ANTONIO SACO /57 /57 /57 /57 /57 de la era cristiana, se juntaron en Lucania muchos hombres de varias clases, esclavos prfugos la mayor parte; y que habiendo empezado a saltear, pronto se hicieron buenos soldados, tomaron las ciudades de Terina, Hipponio, Thurio y otras muchas; y sintindose ya fuertes, organizronse en nacin. Llamseles bruzos, porque la mayor parte haban sido esclavos, y en el dialecto del pas se daba aquel nombre a los prfugos.112Con el relato de Diodoro no concuerda enteramente Strabn, quien atribuye el origen de los bruzos a unos esclavos pastores del Abruzo que se hicieron libres, aprovechndose de la debilidad de sus amos y de las turbulencias ocasionadas por las guerras de Din contra Dionisio, el Joven, en el ao 356 antes de Cristo. Por eso fue, dice Strabn, que los lucanos los llamaron bruzos ( bretii ); esto es, desertores.113Diodoro, en el libro XXIX de sus Fragmentos recogidos por el abate Mai, hace tambin mencin de la ciudad de Cemelete o Cemeletes, sita en la Galia Cisalpina a las mrgenes del Var, y cuyos habitantes fueron ladrones y esclavos prfugos, tan osados, que declararon la guerra a los romanos. Durante la primera guerra pnica y antes del glorioso combate naval del cnsul Duilio, tramose una peligrosa conspiracin. Hallbase Roma entonces destituida de defensores, y sin la denuncia de uno de los conjurados, ella no se hubiera librado del golpe que le preparaban 4 000 de sus aliados y 3 000 esclavos destinados al servicio de la escuadra.114Otra conspiracin de poca importancia se descubri despus de la batalla de Trasimeno, y los 25 esclavos que entraron en ella fueron crucificados en el campo de Marte, habindose dado la libertad y 20 000 ases al compaero que los entreg.115De ms grave trascendencia fueron los movimientos que estallaron en las inmediaciones de Roma el ao 198 antes de Jesucristo. Acabada la segunda guerra pnica, Cartago dio a Roma en rehenes a los hijos de sus ms nobles familias. Confinseles a la ciudad de Setia; mas, como ellos tenan a su servicio muchos esclavos y su nmero se aumentaba con los prisioneros cartagineses que los habitantes de aquella ciudad haban comprado, unos y otros fraguaron una conspiracin, enviaron esclavos a sublevar los de los campos de Setia y de las cercanas de Norba y de Cirseies, y escogieron la prxima celebracin de los juegos de Setia para degollar al pueblo y apoderarse de aquellas ciudades. En la madrugada del da convenido, dos esclavos denunciaron la conjuracin a Cornelio Merula, pretor de Roma. ste convoc al Senado, el cual lo envi con cinco legados a sofocar la rebelin, y armando en su camino casi 2 000 hombres, sorprendi en Setia a los conjurados, cogi a sus jefes y persigui a los restantes que en su fuga intentaron tomar a Preneste, golpe que frustr el pretor, matando casi 500 esclavos. Tan

PAGE 62

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 58\ 58\ 58\ 58\ 58\ alarmada estuvo Roma, que, segn refiere Tito Livio, “ella apost tropas en varios puntos de la ciudad, mand a los magistrados interiores que las visitasen, y a los triunviros de la crcel que redoblasen la vigilancia. Hizo que el pretor escribiese a las ciudades del Lacio, que mantuviese a los rehenes en estrecha reclusin, y que a los prisioneros les pusiese grillos del peso de 10 libras a lo menos, y los encerrasen en la crcel pblica”. Salvose la repblica de esta conjuracin, por haberla denunciado dos esclavos y un ciudadano. Al ltimo recompens el Senado con 100 000 ases, y a los dos primeros con 20 000 y la libertad, despus de haber indemnizado a sus amos.116 La fuerza que Roma adquiri con su engrandecimiento no fue bastante para impedir que otros esclavos se sublevasen; pues si aqulla creca, stos tambin se aumentaban. Apenas comprimida la insurreccin de Setia estall otra en Etruria. Aterrado el pas, el pretor M. Acilio parti con una legin, bati a los esclavos, mat muchos e hizo gran nmero de prisioneros, los cuales fueron entregados a sus amos, menos los corifeos que, despus de ser azotados, murieron en una cruz.117 El ao 185, antes de la era cristiana, los esclavos pastores de la Apulia asaltaron los caminos y los prados pblicos. El pretor L. Postumio, que gobernaba la provincia de Tarento, conden casi 7 000 de ellos, y si bien muchos se libraron de la muerte, otros perecieron en los patbulos.118 Pero estos movimientos fueron de poca importancia en comparacin de los de Sicilia. Desde tiempos muy remotos, las guerras civiles y las revoluciones de aquella isla, esclavizaron mutuamente a sculos y sicilianos. Sculo fue el nombre particular que se dio a un pueblo de Sicilia, y sicilianos llamronse generalmente todos los habitantes de ella.119Contemporneamente a la invasin de Jerjes en Grecia, la repblica de Cartago, que ya se engrandeca, trat de conquistar la Sicilia, y desembarc en ella un ejrcito al mando de Amilcar; pero destruyendo Geln, su defensor, las tropas y la escuadra de Cartago, reparti como esclavos, entre sus soldados y las ciudades, los prisioneros que hizo a millares, y en Agrigento hubo muchos a quienes tocaron hasta 500.120Libre Sicilia de esta invasin, no por eso goz de paz. Nuevas guerras civiles la destrozaron, y durante ellas, siguieron sus hijos esclavizndose unos a otros. Los siracusanos destruyeron a Trinacia, 440 aos antes de la era cristiana, y a esclavitud redujeron a todos sus habitantes.121Cuando el tirano Dionisio se apoder de la ciudad de Reggio, 379 aos antes de Jesucristo, las personas que en nmero de ms de 6 000 salvaron su vida, fueron enviadas a Siracusa para que all fuesen vendidas en subasta o rescatadas en 1 mina de plata por cabeza122 (casi 92 frs.). Aquel mismo tirano, no slo vendi a los que cayeron prisioneros en

PAGE 63

JOS ANTONIO SACO /59 /59 /59 /59 /59 Catania y en Naxos, sino a los habitantes de la ciudad de Motya.123 A veces fueron vendidos los sicilianos en pases extranjeros. As lo hizo Agatocles, otro tirano de Sicilia, transportando a Italia a los nios y a las muchachas de la desventurada ciudad de Egeste;124 y as tambin Geln con los megarenses que vendi en Siracusa, pero bajo la condicin que fuesen sacados de Sicilia.125Para los esclavos oprimidos hubo un asilo en aquella isla. El siciliano Ductius fund, en el ao 453 antes de la era cristiana, una ciudad importante, que por estar cerca de un bosque consagrado a los dioses Plicos, tom el nombre de Plica. Erigiose all un templo que, con su recinto exterior, sirvi de asilo a los esclavos que a l se acogan. Para extraerlos preciso era que entre el amo y el esclavo mediasen ciertas condiciones sancionadas con juramento, juramento que, por el gran terror religioso que aquel templo infunda, jams lo quebrant ningn amo.126Conquistada Sicilia por los romanos, goz de larga paz, y a su sombra se multiplicaron sus riquezas. Los traficantes tuvieron en la isla depsitos de esclavos, y los compradores herrbanlos como bestias, destinndolos con preferencia a la crianza de ganados y a la agricultura, pues Sicilia era uno de los graneros de Italia. De aqu el aumento extraordinario de esclavos que, abrumados de trabajo, mal alimentados y vestidos, se esparcan a bandadas por los campos, robando y matando en los caminos y heredades que asaltaban. Como muchos de ellos eran esclavos de los caballeros romanos y de los jueces que conocan de las causas que se formaban a los gobernadores de la isla, stos, temerosos de ofender a tan prepotentes seores, no se atrevan a castigar a los esclavos delincuentes.127Discurriendo Diodoro de Sicilia acerca del origen de esta insurreccin, que estall casi diez aos despus de la destruccin de Cartago y cuatro antes de la de Numancia, dice: “De esta manera, habindose armado la audacia de los esclavos, por decirlo as, de la proteccin de los amos, todo el pas fue inundado de estos malhechores que se dividan en cuerpos de invasin. Los gobernadores de las provincias bien queran reprimir la audacia de los esclavos; pero no se atrevan a castigarlos, retenidos por la influencia y crdito de que gozaban los amos. Vironse, pues, forzados a abandonar el pas a este salteo organizado, porque siendo la mayor parte de los propietarios de Sicilia caballeros romanos, jueces en las causas que frecuentemente se formaban a los gobernadores de las provincias, stos teman una autoridad que poda condenarlos”.128La violenta situacin que describe Diodoro acarre a la Sicilia las mayores calamidades. Haba en la ciudad de Enna un hombre llamado Damfilo, que, tan rico y esplndido como insolente y orgulloso, trataba a sus esclavos con la misma crueldad que Megalis, su mujer. A los que haban nacido libres en su patria, pero que la guerra haba escla-

PAGE 64

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 60\ 60\ 60\ 60\ 60\ vizado, marcbalos con un hierro candente. A stos y a los dems tenalos hambrientos y desnudos. Presentronsele un da algunos de ellos pidindole ropa: “Cmo, les dice, recorris los caminos y no podis proporcionaros vestidos?” Y mandndolos atar a postes, hzolos castigar ferozmente.129La desesperacin de los esclavos de Damfilo haba llegado a su colmo: maquinaron sublevarse y matar a su amo, pero antes consultaron a Euno, esclavo sirio de Antgene, vecino de la ciudad de Enna. Este esclavo pasaba entre sus compaeros por gran adivino, que inspirado de los dioses, anunciaba el porvenir. Cuando pronunciaba sus orculos, introducase en la boca la cscara de una nuez agujereada y llena de una sustancia combustible, para arrojar chispas y llamas. Aseguraba, adems, que la Diosa de Siria le haba revelado que l sera rey. Con esta prediccin divertanse Antgene y sus convidados, y cuando le preguntaban cmo tratara l a los amos luego que subiese al trono, respondales seriamente: con dulzura. Rean entonces los circunstantes, y algunos le daban de los platos de la mesa, suplicndole con irona que se acordase de ellos cuando fuese rey;130 pero ¡cosa rara! Euno lleg a serlo por un capricho de la fortuna. A la consulta de los esclavos de Damfilo, l respondi que los dioses aprobaban sus proyectos y que los ejercitasen al instante. Los con jurados entonces, en nmero de 400, rmanse precipitadamente; ponen a Euno a su cabeza, echando fuego por la boca; entran en la ciudad de Enna; jntanseles otros esclavos; invaden las casas; ultrajan a las mujeres en presencia de sus maridos y matan a sus amos, sin perdonar ni aun a los nios que arrancaban del pecho de sus madres. En medio de tan horrible carnicera, Damfilo y su mujer escpanse a una casa de campo; Euno los manda perseguir; cgenlos, llevndolos atados a la ciudad sufriendo todo gnero de ultrajes, presentndolos en el teatro donde estaban reunidos muchos conjurados. Damfilo, para salvarse, empieza a hablarles; conmuvense algunos en su favor; pero Hermias y Zeuxis lnzanse sobre l, y sin esperar el juicio del pueblo, el primero le da una estocada, y el segundo le corta la cabeza con un hacha. Consumado este asesinato, Euno es proclamado rey, toma el nombre de Antoco, mata a su amo Antgene, entrega a Megalis, mujer de Damfilo, a discrecin de las esclavas, quienes, despus de horribles tormentos, la precipitan de una torre; convoca por ltimo una asamblea y hace morir a los prisioneros de Enna, exceptuando tan slo a los armeros que haban sido encerrados en los talleres para fabricar armas. En medio de estos horrores, la hija de Damfilo, que siempre haba sido buena con sus esclavos, fue respetada por ellos y conducida a Catania al seno de sus parientes. “Esta circunstancia prueba, dice Diodoro, que los excesos cometidos por los esclavos no provenan de

PAGE 65

JOS ANTONIO SACO /61 /61 /61 /61 /61 un instinto feroz, sino de venganza por los crueles tratamientos que haban sufrido”.131Euno, incapaz de dirigir las operaciones de la guerra, nombra varios consejeros, y entre ellos al esclavo Aqueo, hombre de valor y habilidad. ste organiza y arma en tres das ms de 6 000 esclavos, sin contar la turba numerosa que le segua con hachas, hoces, azadones, hondas y palos con puntas tostadas; recorre los campos, bate en varios encuentros a Manilio, Lntulo, Pisn e Hipseo, pretores romanos;132 y a la noticia de estas victorias, Cleon, originario de Cilicia, subleva 5 000 esclavos en las inmediaciones de Agrigento. Al principio creyeron los romanos que la rivalidad entre Cleon y Euno producira tan graves conflictos, que los conjurados mutuamente se destruiran; pero sus esperanzas quedaron frustradas, pues Cleon reconoci a Euno por jefe principal.133Luego que llegaron a Roma tan tristes nuevas, el Senado envi a Lucio Hipseo para que sofocase la insurreccin; mas, como ste slo tena 8 000 sicilianos cuando los sublevados contaban con 20 000 hombres, fue completamente batido por ellos. Los esclavos rebeldes fueron aumentndose, y aunque Floro solamente los eleva a 60 000,134 Diodoro de Sicilia los hace subir a 200 000.135 Con estas fuerzas, ya eran casi amos de la isla, pues se apoderaron de Tauromenio y de otras ciudades, en las cuales, en vez de esclavizar o matar a los prisioneros, les cortaban las manos y aun los brazos;136 y para burlarse de sus amos hacan representaciones teatrales en las que stos figuraban ridculamente.137Los mismos sicilianos contribuyeron a aumentar las calamidades de su patria. Envidiosa la plebe de la riqueza de los grandes, miraba su ruina con placer; y, por un doloroso contraste, viose que, mientras los rebeldes respetaban los campos y los hombres que los cultivaban, pues de ellos se abastecan, el populacho de las ciudades, so pretexto de marchar contra los esclavos, talaba y quemaba las heredades.138Ya era tiempo que Roma vengase su majestad ultrajada, y que sus abatidas guilas recobrasen su antiguo vuelo. El general Rupilio llega al teatro de la guerra; asedia estrechamente a Tauromenio; los rebeldes, en tan fuerte posicin, defindense valerosamente; hostigados del hambre empiezan por comerse a sus hijos, despus a sus mujeres, y, por ltimo, unos a otros.139 Comano, hermano de Cleon, cae prisionero al huir de la ciudad sitiada; pero dase la muerte reteniendo la respiracin.140 El sirio Sarapion entrega la ciudadela; Rupilio coge a todos sus defensores, y despus de atormentarlos, preciptalos de una torre. De Tauromenio marcha el general romano contra Enna; stiala, estrecha a los rebeldes, Cleon hace una salida; pero sucumbe como valiente, cubierto de heridas. La traicin consum lo que no pudo la fuerza. Rupilio entra en la ciudad; encadena y crucifica a cuantos rebeldes

PAGE 66

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 62\ 62\ 62\ 62\ 62\ coge; Euno se escapa con 1 000 hombres y refgiase a lugares inaccesibles; mas, perseguidos sus compaeros y sin esperanza de salvarse, mtanse entre s. Euno al fin es cogido, acompaado solamente de un cocinero, un panadero, un baero y un bufn que le diverta; y hundido en un calabozo de Morgantina, muere all de miseria.141 Desalojados los esclavos de las dos fuertes posiciones que les servan de apoyo, fcil fue a Rupilio pacificar la isla, y volviendo a Roma, contentose con la ovacin para no envilecer la dignidad del triunfo alcanzado en una guerra de esclavos.142Seis aos dur la insurreccin, y a poco de haber estallado, sus chispas volaron a Italia y a pases ms lejanos. Sublevronse entonces en Roma 150 esclavos; mayor nmero en Preneste; y 4 000 en Sinuesa. En tica, en Delos y en otras partes de Grecia, alzronse bandas de esclavos, y algunas hasta de 1 000, que si no hubieran sido prontamente exterminadas, habran producido funestas consecuencias.143 Por ese mismo tiempo tambin se rebelaron en Asia muchos esclavos contra el rigor de sus amos; y Aristnico, hijo de Eumenes, rey de Prgamo, que haba legado a Roma su corona, valiose de ellos para sostener sus pretensiones al trono de su padre.144 Comprimida la gran insurreccin de Sicilia, sintironse en Italia algunas explosiones que, aunque poco fuertes, eran el anuncio del nuevo volcn que deba reventar. Entretanto, dos tentativas, una de 30 esclavos en Nuceria y otra de 200 en Capua, fueron enrgicamente reprimidas y castigadas. Siguiose otra de ms trascendencia y de origen muy raro. Tito Menucio Vettio, hijo de un rico caballero romano, enamorose con delirio de una joven esclava muy hermosa. Comprola al fiado en la extraordinaria cantidad de 7 talentos ticos (38 500 frs.). Vencido el plazo, no pag; disele otro de 30 das y tampoco pag. La violenta pasin en que arda tenale encadenado a la esclava, y para eximirse de toda responsabilidad, acudi a una revolucin. Marchose a una de las haciendas de su padre, sublev y arm 400 de sus esclavos, y ceido de corona, vestido de prpura y rodeado de lictores, proclamose rey. Su primer acto fue apoderarse de sus acreedores, azotarlos y cortarles la cabeza. Atac despus las heredades vecinas, mat 100 hombres que se le opusieron, y pronto lleg a juntar hasta 3 500 esclavos. El general Lucio Lculo sali de Roma con 600 soldados, y reuniendo en Capua 4 000 de infantera y 400 de caballera, atac a Menucio que se haba retirado a una fuerte posicin. Batido el general romano acudi a la traicin para vencer a su enemigo. De inteligencia con Lculo, Apolonio, teniente de Menucio, entreg a sus compaeros, quienes perecieron lo mismo que su improvisado rey, el cual se mat para no caer en manos de Lculo.145

PAGE 67

JOS ANTONIO SACO /63 /63 /63 /63 /63 Apenas tranquilizada la Italia, nuevos y ms formidables peligros que los anteriores amenazaron a Roma. Lleg a ella la terrible noticia de otra insurreccin de esclavos en Sicilia: noticia tanto ms triste, cuanto la repblica careca de tropas disponibles, pues empeada en la guerra contra los cimbros y teutones que haban invadido la Galia, acababa de perder casi 60 000 soldados escogidos.146En tal conflicto, el Senado autoriz a Mario para sacar tropas auxiliares hasta de las provincias ms remotas. Pidiolas en efecto, como ya dije en otra parte de esta obra,147 a Nicomedes, rey de Bitinia; mas, ste no pudo darlas, porque la mayor parte de sus sbditos haban sido arrebatados por los publicanos, y vendidos como esclavos. Conmovido el Senado de tan lamentable situacin, decret que en los pueblos aliados de Roma ningn hombre nacido libre pudiera ser esclavizado, y que los gobernadores de las provincias se encargasen de la ejecucin de este decreto. Promulgado que fue en Sicilia, el pretor de ella Licinio Nerva, dio libertad en dos das a ms de 800 esclavos que tenan derecho a reclamarla. En igual caso hallbanse otros muchos, y difundida la noticia por toda la isla, concibieron la esperanza de ser libres. Alarmados los propietarios influyentes, acudieron a Nerva para que no otorgase ms libertades; y l, ya por complacencia, ya por corrupcin, ya por temor de los peligros que amenazaban, en vez de or a los nuevos esclavos que se le presentaron, los reprendi y envi a sus amos. Ellos entonces salieron de Siracusa y se refugiaron al bosque sagrado de los dioses Plicos para urdir una conspiracin.148Din Casio la atribuye a un decreto del pretor Licinio Nerva, publicado con el fin de contener los excesos de los amos contra los esclavos en Sicilia. Dice que a stos se les prometi or sus quejas; pero que el pretor las desatendi por consideracin a sus dueos, y que los esclavos, temiendo nuevos castigos, se lanzaron a una rebelin.149Al mando de un hombre llamado Vario, 30 esclavos de la tierra de Ancila dieron el primer grito. En las sombras de la noche degollaron a sus amos, reunironse a los esclavos de las heredades vecinas que asaltaron, y en nmero de ms de 200 atrincherronse en una fuerte posicin. Licinio Nerva los atac; pero reconociendo la dificultad de desalojarlos, apel a la traicin. Dos aos antes haba sido condenado a muerte Cayo Ticiano o Titinio. Escapado de las manos de la justicia hzose salteador, y aunque mataba a los hombres libres no haca dao a los esclavos. Licinio se lo gan con la promesa del perdn, y fingiendo abrazar la causa de ellos, presentose a Vario con otros esclavos a sus rdenes. Recibiole ste en su campamento con alegra, y como era valiente diole el mando en jefe; pero el traidor respondi a tanta confianza entregndolos a Licinio. De los conjurados, unos perecieron combatiendo y otros se mataron, precipitndose de la cumbre de la fortaleza.150

PAGE 68

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 64\ 64\ 64\ 64\ 64\ Con este golpe creyose concluida la rebelin, y las tropas fueron licenciadas; mas, pronto se tuvo un cruel desengao, pues Publio Conio, caballero romano, fue asesinado por 80 esclavos rebeldes, y ocupando stos el monte Capriano, reunironseles en pocos das 2 000 combatientes. Destrozaron a Marco Ticinio que los atac imprudentemente con 600 hombres, y adquiriendo prestigio con esta victoria, en breve llegaron a 6 000 los esclavos armados. Entonces nombraron ellos de jefe o rey un flautista agorero llamado Salvio, que tom el nombre de Trifn. “Este rey, dice Diodoro de Sicilia, evit la mansin en las ciudades que consideraba como propias a dar hbitos de pereza y de lujo. Dividi su ejrcito en tres cuerpos, diole un jefe a cada uno, mandoles recorrer los campos y reunirse todos en un solo punto y a un tiempo dado. Con sus excursiones procurronse muchos caballos y ganados, y en poco tiempo hubo ms de 2 000 jinetes y 20 000 peones a lo menos, acostumbrados a las armas. Atacaron de improviso la ciudad fuerte de Morgantina y la sitiaron vigorosamente. Para socorrerla, sali de noche el general romano, llevando consigo casi 10 000 soldados italianos o sicilianos; sorprendi a los rebeldes ocupados en este sitio, atac su campamento, y no hallndolo guarnecido sino de un corto nmero de soldados, apoderose fcilmente de l a viva fuerza, encontrando muchas mujeres prisioneras y un botn inmenso. Despus de haber saqueado el campamento dirigiose sobre Morgantina. Los rebeldes hicieron rostro repentinamente contra el enemigo y, favorecidos por su posicin, embistironle con violencia, y alcanzando bien pronto ventaja, pusieron en fuga al general romano. El rey de los rebeldes prohibi en una proclama que se matase a los soldados que arrojasen sus armas; as fue que huyeron la mayor parte desembarazndose de ellas. Habiendo Salvio desarmado de este modo a los enemigos, reocup el campamento, y despus de esta sealada victoria adquiri muchas armas. En este combate, gracias a la humana proclama del rey, no murieron ms de 600 italianos y sicilianos; pero hubo casi 4 000 prisioneros. Despus de esta victoria, Salvio vio aumentar sus tropas, duplic su ejrcito, fue amo de los campos e intent de nuevo el sitio de Morgantina, despus de haber proclamado la libertad de los esclavos que en ella haba. Pero los amos hicieron las mismas promesas a los esclavos, si queran combatir a los rebeldes; los esclavos prefirieron este ltimo partido, y peleando valerosamente hicieron levantar el sitio. Habiendo el general romano rehusado darles la libertad, pasose la mayor parte de ellos al campo de los rebeldes”.151La insurreccin iba ganando terreno. Atenin, natural de Cilicia y astrlogo famoso, se puso a la cabeza de los esclavos del territorio de Egesto y Lilibea, y en cinco das reuni ms de 1 000. Sigui conducta muy diferente a la de los otros jefes de la sublevacin. En vez de admitir indistintamente en sus filas a todos los que se le presentaban, slo alist

PAGE 69

JOS ANTONIO SACO /65 /65 /65 /65 /65 a los valientes como l, obligando a los dems a que continuasen sus tareas habituales. Habiendo consultado los astros, esparci la noticia de que los dioses le haban predicho que l llegara a ser rey de toda la Sicilia, y que por lo mismo deba de conservar los animales y frutos de ella. De este modo, sus soldados vivieron en la abundancia. Hecho rey y contando ya con 10 000 hombres, embisti la plaza de Lilibea; mas, conociendo que era inexpugnable, levant el sitio bajo el pretexto de que los dioses le haban revelado que si lo continuaba, expondra sus tropas a grandes desastres. Mientras se preparaba para ejecutar su retirada, entraron en Lilibea, para socorrerla, algunos buques con tropas de la Mauritania, y desembarcando inmediatamente atacaron por la noche una parte de los rebeldes que ya estaban en marcha, y los forzaron a entrar en su campamento con prdida considerable. Este descalabro hizo profunda impresin en los sublevados, quienes lo miraron como el cumplimiento de los vaticinios de Atenin.152El libre populacho que viva en la miseria, renov contra la Sicilia las mismas calamidades de la guerra anterior. Derramose por los campos, asalt los caminos y heredades, y rob y mat a libres y a esclavos.153Roma esperaba que la anarqua alzase su bandera entre los rebeldes, pues Salvio y Atenin, jefes principales de la insurreccin, se haban proclamado reyes. Para entrambos la victoria haba sancionado este ttulo; pero Salvio lo hizo confirmar por un sacrificio a los dioses Plicos, bajo cuyos auspicios haba empezado la revolucin. Todas las esperanzas que se haban concebido de divisiones y conflictos entre los esclavos, en breve se desvanecieron. Salvio, teniendo ya 30 000 hombres, form el proyecto de apoderarse de la plaza de Triocala; llam en su auxilio a Atenin, y ste, obedecindole, acudi a su llamamiento con 3 000 soldados. Triocala cay en poder de Salvio; hzola fortificar, levant un palacio y un vasto foro, rodeose de todo el aparato de un monarca, y cuando iba al tribunal llevaba la toga pretexta, y la laticlava de los romanos. Desconfiando de Atenin, prendiole, y preso le tuvo hasta que el temor de las tropas enemigas que se acercaban, le hizo reconciliar con l. Para extirpar la rebelin, el Senado de Roma envi un ejrcito de 17 000 hombres al mando de Lucio Licinio Lculo. Salvio quera defenderse dentro de Triocala; mas, Atenin aconsej no dejarse sitiar. De los muros, pues, de aquella ciudad salieron a combatir 40 000 soldados; acamparon cerca de Scirtea a 12 estadios del ejrcito romano; trabose la lucha; permaneci incierta por algn tiempo; mas, Atenin recibi tres heridas, y para salvarse hubo de fingirse muerto; los rebeldes al fin perdieron 20 000 hombres, y Salvio se refugi a Triocala con los dems. Tan consternados estaban los vencidos, que muchos trataron de someterse a sus amos; pero triunf la opinin de que se deba morir con las armas en la mano. Si Lucio Licinio los hubiera perseguido inmediata-

PAGE 70

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 66\ 66\ 66\ 66\ 66\ mente, la rebelin se habra terminado; pero no lo hizo sino al cabo de nueve das, y sitiando entonces a Triocala, los esclavos se defendieron con tanto valor, que Lucio fue rechazado completamente.154Esta derrota costole el mando y el honor, y desde que supo que Cayo Servilio, su sucesor, se acercaba a la Sicilia, licenci sus tropas y quem las palizadas y otros trabajos de fortificacin para privarle de los medios de continuar la guerra. Pero Servilio se mostr tan inepto como Licinio, y Atenin que haba reemplazado a Salvio despus de su muerte, no teniendo al frente un enemigo que combatir, desol los campos, siti las ciudades, hizo un botn inmenso, y persigui como trnsfugas a los libres y esclavos que no se le reunan. Roma quit el mando a Servilio, y Mario, nombrado cnsul por quinta vez, envi a Sicilia a Cayo Aquilio, su compaero. ste empe la lucha con los esclavos; en uno de los combates pele cuerpo a cuerpo con Atenin, y aunque herido en la cabeza, matole y obtuvo una brillante victoria. Apenas restablecido, march contra los 10 000 rebeldes que an quedaban; persiguiolos sin descanso, y menguando su nmero de da en da, los 1 000 restantes, al mando de Satyro, se rindieron a discrecin. Perdonoles Aquilio la vida y enviolos a Roma; pero all fueron condenados a lidiar con fieras. Su muerte, sin embargo, fue muy ruidosa, porque rehusando bajar al circo, matronse unos a otros en los altares pblicos, y Satyro, que fue el ltimo que se dio la muerte, cay como un hroe sobre los cadveres de sus compaeros. Tal fue el trgico desenlace de una guerra que durante cuatro aos ensangrent la Sicilia.155Para impedir nuevos levantamientos de esclavos, apelose, no a la justicia, sino al rigor, y todos los decretos y edictos de los pretores, despus que M. Aquilio sali de aquella isla, prohibieron a los esclavos, bajo pena de muerte, el uso de las armas, prohibiciones que a veces se cumplieron con horrible crueldad. Siendo Domicio pretor de Sicilia, llevsele un enorme jabal, y sorprendido de su tamao pregunt quin lo haba matado. Respondisele que un pastor esclavo de un siciliano, y entonces mand que se lo presentasen. El pastor acudi con diligencia, esperando elogios y recompensas. Domicio le pregunt cmo haba matado tan formidable animal, y habindole respondido que con un venablo, el pretor al instante le mand crucificar.156 Al referir Cicern este hecho en uno de sus discursos contra Verres, no es muy explcito en su condenacin, bien que se inclina a mirarlo como cruel, segn las siguientes palabras: “Esto quiz os parecer duro. Yo no pretendo censurarlo ni justificarlo; pues todo lo que veo es que Domicio prefiri parecer cruel a mostrarse dbil en el cumplimiento de la ley”.157A pesar de tan brbaros castigos, convertanse los prfugos en salteadores, trambanse conspiraciones, sentanse de vez en cuando

PAGE 71

JOS ANTONIO SACO /67 /67 /67 /67 /67 sacudimientos parciales, y uno de los cargos que Cicern hizo a Verres, fue no haber crucificado a los esclavos de Lenidas que en Triocala se conjuraron.158Mientras la precaria situacin de Sicilia mantena en Roma una sorda inquietud, llenola repentinamente de terror la espantosa rebelin de los gladiadores que estall en Italia, 27 aos despus de la ltima guerra servil en aquella isla. En estrecha reclusin tena en Capua, Lntulo Baciato, muchos gladiadores que haba comprado, galos y tracios la mayor parte. Doscientos trataron de fugarse; pero descubierto a tiempo el plan, slo pudieron escaparse 78, rompiendo las puertas de la prisin. No contentos con verse libres, aspiraron a vengarse de sus amos; llamaron los esclavos a su bandera; armronse de cuchillos y asadores en un almacn de la ciudad, y luego que salieron de ella apoderronse de unos carros cargados de armas de gladiadores que encontraron en el camino. Por caudillos escogieron a Espartaco, Crixo y Enomao; pero dieron el mando en jefe al primero.159 Era ste nmida de raza, tracio de nacimiento, muy prudente y advertido, de grandes fuerzas, valor extraordinario y acostumbrado, como buen gladiador, a la sangre y a la muerte. Cuntase que la primera vez que se le llev a Roma para venderlo y mientras dorma una noche, enroscsele en el rostro una serpiente sin que l despertase: prodigio que su mujer, tracia tambin y que se preciaba de adivina, interpret como anuncio del gran poder y fin venturoso que Espartaco alcanzara.160Sin perder tiempo salieron tropas de Capua en persecucin de los esclavos rebeldes; pero batidos completamente, ellos trocaron ufanos las viles armas de gladiadores por las nobles que quitaron a los soldados de Roma. El Vesubio fue el primer asilo que buscaron, y all se les reunieron muchos esclavos. Clodio Glaber, a la cabeza de 3 000 hombres, pens cogerlos, ocupando el nico sendero por donde podan escaparse; mas, ellos hicieron escaleras con sarmientos, y descolgndose por lo escarpado de la montaa, cayeron de improviso sobre los romanos, y en fuga los pusieron. Esta victoria dio a Espartaco nuevos y tiles compaeros, pues le acudieron muchos esclavos boyeros y pastores, acostumbrados a la fatiga.161 Tomando entonces la ofensiva, recorre la Campania; devasta los campos, aldeas y ciudades de Nola y Nuceria,162 y bate a Furio, teniente de Publio Varino, segundo general que march contra l. Varino mismo es vencido en varios encuentros, y pasa por el dolor de ver cogidos por el enemigo sus lictores y hasta su caballo de batalla. Mayor desgracia sufre Cossinio, colega de Varino, pues es muerto y sus tropas destrozadas.163Estas proezas que hicieron a Espartaco tan grande como formidable, segn la expresin de Plutarco, no le alucinaron hasta el punto de

PAGE 72

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 68\ 68\ 68\ 68\ 68\ imaginarse que l podra triunfar del inmenso poder de Roma. Sus miras, pues, se dirigieron a ganar los Alpes con sus compaeros, para de all encaminarse, unos a las Galias y otros a la Tracia; pero confiando muchos de ellos en su nmero y en sus victorias, se resistieron a salir de Italia; derramronse por ella para saquearla, y Espartaco se vio forzado a abandonar el juicioso plan que haba concebido.164Puso a Roma esta insurreccin en el ms terrible conflicto. Contra un gladiador marcharon a la cabeza de las legiones, los cnsules Gelio y Lntulo. El primero sorprendi y derrot un cuerpo de germanos que, al mando de Crixo, se haba separado imprudentemente de Espartaco; pero ste a su vez destroz en los Apeninos las tropas del segundo, y furonlo tambin cerca de Mdena, en un sangriento combate, los 10 000 hombres con que Cayo Casio, comandante de la margen izquierda del Po, sali a disputar el paso a Espartaco.165 “ste, dice Floro, celebr los funerales de sus tenientes que haban muerto en los combates, con la pompa consagrada a las exequias de los generales, y forz los prisioneros a combatir armados en torno de su hoguera, como si hubiera querido borrar enteramente su pasada infamia, dando juegos de gladiadores, despus de haber dejado de serlo... Orgulloso con estas victorias psose a deliberar, para gran vergenza nuestra, si marchara o no contra Roma. En fin, muvense contra un vil gladiador todas las fuerzas de la nacin”.166Efectivamente, Roma siente su afrenta, y en su indignacin manda el Senado a los cnsules que entreguen el mando de las tropas a Licinio Craso. ste acamp en el Piceno con seis legiones para aguardar all a Espartaco que, perdida la esperanza de ocupar a Roma, marchaba como Anbal hacia el sur de Italia. Craso confa dos legiones a su teniente Mummio para que persiguiese a Espartaco, evitando siempre todo combate; pero l lo acepta, contra las rdenes de su jefe, pierde mucha gente, y el resto huye cobardemente, abandonando sus armas. Craso repara esta derrota. Reprende a Mummio severamente, reparte a los prfugos nuevas armas, recomendndoles que las conserven con honor, y a los 500 soldados que por hallarse a la cabeza de los batallones dieron el ejemplo de la fuga, mndalos diezmar, renovando as un castigo que ya no usaban los romanos.167Espartaco, perseguido por Craso, concibi el proyecto de invadir la Sicilia, en cuya isla contaba con innumerables partidarios. Atraviesa la Lucania, llega al estrecho de Mesina, all encuentra los piratas sicilianos que infestaban el Mediterrneo, ajusta con ellos el pasaje, y reciben su importe; pero, engandole, dan la vela y djanle en la playa con sus soldados. “Dos mil hombres, dice Plutarco, hubieran bastado en aquella isla para encender la guerra de los esclavos, que apagada poco ha, slo necesitaba de la chispa ms leve para producir gran incendio”.168 Toda-

PAGE 73

JOS ANTONIO SACO /69 /69 /69 /69 /69 va hizo Espartaco, aunque en vano, la tentativa de atravesar en radas el estrecho;169 y sin alejarse del mar, pues parece que an conservaba la esperanza de pasar a Sicilia, acamp en el istmo de Reggio. Craso march sobre sus pasos; empeose en cortarle los vveres y cogerlo, cerrndole toda salida. Al efecto, abri en poco tiempo de mar a mar un foso de 15 leguas de largo, 15 pies de anchura y profundidad, y defendido por un alto y espeso muro. Espartaco vio levantar esta obra serenamente, y para manifestar la indiferencia con que la miraba, crucific un cautivo romano a vista del campo enemigo.170 En tan estrecha situacin, ya empezaban a faltarle los recursos para sostenerse; mas, aprovechndose de una noche de mucho viento y nieve, ceg un pequeo espacio del foso con tierra y otros materiales, y lo pas con la tercera parte de su ejrcito.171Grande fue el sentimiento de Craso al ver escapar una presa que ya crea segura, y ms grande todava cuando contemplaba que otros generales pudieran compartir con l su triunfo. Desconfiando un da de su capacidad para terminar la guerra, escribi al Senado dicindole que llamase a Pompeyo de Espaa, y a Lculo de Asia para que le ayudasen. Arrepentido de lo que haba escrito, atormentbale la idea de que, si la lucha se prolongaba, podra llegar alguno de los dos generales y privarle de la gloria de ser el nico vencedor de Espartaco. Tema tambin que ste hubiera marchado sobre Roma; pero pronto se disiparon estos ltimos temores, pues supo que los enemigos se haban dividido, y que parte de ellos se hallaba en las orillas del lago de Lucania. Atac, pues, a stos, y su ruina hubiera sido completa, si la presencia de Espartaco no hubiera detenido su fuga.172Impaciente Craso por terminar la guerra, dio una sangrienta batalla en que perecieron 12 300 esclavos, despus de haber peleado con tanto valor, que slo dos fueron heridos por la espalda. Retirose Espartaco hacia los montes de Petilia, perseguido vivamente por Quinto, teniente de Craso, y por Scrofa su cuestor; pero volviendo repentinamente sobre sus pasos, atcalos, hiere a Scrofa y a todos los pone en fuga. Ensoberbecidos los esclavos con este triunfo, resstense a continuar su retirada, y compelen a sus jefes a que los lleven al combate. No deseaba Craso otra cosa, pues acababa de saber que Pompeyo se aproximaba. Espartaco desenvaina entonces su espada, y mata su caballo, diciendo: “Si venzo, la victoria me dar muchos; si soy vencido, de ninguno necesito”. Y lanzndose sobre los enemigos, rompe por entre ellos, busca a Craso sin poderle alcanzar, mata con su brazo dos centuriones, y vindose al fin abandonado de los suyos, muere como valiente. Pompeyo que ya estaba en marcha, encontr 5 000 esclavos que huan de la batalla, y cayendo sobre ellos, destrozolos completamente. Entonces escribi al Senado, que aunque Craso haba destruido a Espartaco en una batalla campal,

PAGE 74

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 70\ 70\ 70\ 70\ 70\ l era quien haba cortado las races de esta guerra.173 Ella dur los aos corridos de 680 a 682 de la fundacin de Roma.174 La victoria coron los esfuerzos de Craso, recibi los honores de la ovacin y levant entre Capua y Roma 10 000 cruces en seal de su triunfo contra los gladiadores,175 pero la suerte quiso que Pompeyo le arrebatase parte de su gloria. Los vestigios de esta espantosa rebelin no desaparecieron completamente, pues algunos restos del ejrcito de Espartaco ocuparon el territorio de Turio, y all permanecieron basta que Octavio, el padre de Augusto, los destruy por comisin del Senado, cuando fue a tomar el mando de Macedonia.176De todas las insurrecciones hasta aqu mencionadas, tres fueron las ms formidables: las dos de Sicilia y la de Espartaco. Aqullas contaron mayor nmero de esclavos armados que sta; pero aun cuando hubiesen los esclavos de Sicilia triunfado completamente, Roma no por eso hubiera perecido. Al contrario con la insurreccin de Espartaco, porque habiendo estallado en el corazn de Italia, si hubiera Roma cado en su poder, sus consecuencias para ella habran sido ms fatales que todas las victorias de Anbal. Tan contraria es la esclavitud a los sentimientos naturales del hombre, que ni los malogrados esfuerzos de tantas rebeliones, ni la severidad de los castigos, pudieron apagar el espritu de sedicin en los esclavos. Bajo el reinado de Augusto alzronse varias veces, y reunindose a bandadas, salteaban hasta en las inmediaciones de Roma; pero la mano vigorosa de aquel prncipe reprimi con prontitud esos levantamientos.177Fraguose en tiempo de Tiberio una conjuracin muy peligrosa en el medioda de Italia. Turio Curtisio, antiguo soldado pretoriano, tuvo varios concilibulos en Brindis y en otras ciudades vecinas, y fijando carteles pblicos ofreci la libertad a los esclavos de los bosques que, por sus costumbres salvajes, eran ms vigorosos y arrojados que los dems. La fortuita arribada a aquellas costas de una divisin de la escuadra romana, sofoc la conspiracin que ya empezaba a estallar, y la pronta remisin a Roma de los principales conjurados, disip la alarma que se haba difundido en ella, porque era grande el nmero de esclavos que encerraba dentro de sus muros.178Y tanto se teman esas conmociones en Italia, que para perder en aos posteriores a Domicia Lpida, acussela, entre otras cosas, de turbar la paz de Italia, manteniendo en la Calabria muchedumbre de esclavos insubordinados.179Reinando Nern, los esclavos gladiadores que haba en Preneste, intentaron sublevarse, y aunque este movimiento fue al instante comprimido, Roma aterrorizada, ya se imaginaba ver a otro Espartaco con todos sus horrores.180

PAGE 75

JOS ANTONIO SACO /71 /71 /71 /71 /71 Bajo el imperio de Galba, un esclavo del Ponto segn unos, o liberto italiano segn otros, fingiendo ser Nern, pues en la Grecia y en el Asia an se dudaba de la muerte de este emperador, parecindose a l, y cantando y tocando muy bien la lira, apoderose de la isla Citnos; arm en ella a los esclavos ms robustos, y ocasion escndalos y males hasta que cay bajo los golpes de Calpurnio Asprenas, gobernador de la Galacia y la Panfilia.181Bajo las banderas de Aniceto militaron muchos que no eran esclavos; esto, sin embargo, no impidi que Tcito calificase esta guerra de guerra de esclavos.182Zsimo nos dice que esclavos prfugos, reunidos con soldados desertores, saqueaban la Tracia. Estos levantamientos temironse siempre en Roma, porque la generalidad de los amos trataba con dureza a los esclavos, y mirndoseles como enemigos, vivase en continua alarma. Al hundirse el Imperio de Occidente, los emperadores Len y Antemio prohibieron, en 468, que ni en las ciudades ni en los campos pudiesen tener armas;183 y a tanto llegaba el terror que el pueblo supersticioso crea, que un trueno en ciertos das del ao era presagio de revolucin de esclavos.184El pernicioso influjo de la esclavitud extendiose hasta a la hermosa lengua del Lacio, alterando su pureza con la muchedumbre de esclavos extranjeros introducidos en Roma. Llevaron stos a ella sus idiomas y dialectos particulares, y puestos en contacto con el latn, quitaron a la lengua de Cicern su pureza y elegancia. Mas, no debe tal alteracin atribuirse a la exclusiva influencia de la esclavitud, porque tambin hubo en Roma muchos extranjeros libres que influyeron en viciar la lengua. Cometerase gran error en atribuir nicamente a los extranjeros libres y esclavos, y a la decadencia de las letras en Roma, la pronta corrupcin de la lengua que se hablaba y escriba pocos siglos despus de la muerte de Cicern. En esto influy una causa mucho ms antigua y general; pues es de creerse que hubo en Roma dos lenguajes: el vulgar y propio del pueblo latino, y el culto o clsico de los distinguidos romanos. Cuando stos murieron, y sobre Roma cargaron las calamidades del imperio, puede decirse que el latn clsico casi desapareci, y predominando el latn vulgar, muchas palabras y frases de ste empleronse aun por los autores de ms nota: ejemplo son las obras de Arnobio, en el siglo tercero del cristianismo, y de otros escritores de aquella poca. Digno es de observar que, desde Demstenes a San Juan Crisstomo, corrieron ocho siglos; y, sin embargo, si se comparan los escritos de aquel inmortal orador con los del eminente doctor de la Iglesia de Oriente, muy poca diferencia se encuentra en el griego de los dos. Pero si los escritos de Cicern y Csar se cotejan con los de Arnobio y otros autores de aquel tiempo, verase la

PAGE 76

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 72\ 72\ 72\ 72\ 72\ inmensa diferencia que existe en la lengua de los primeros y la de los ltimos, a pesar de slo haber corrido tres siglos. De dnde, pues, provino tan enorme diferencia, cuando extranjeros libres y esclavos hubo tambin en Grecia, que con sus idiomas y dialectos pudieron haber viciado la lengua griega? Yo creo que de dos causas: una, que el nmero de esclavos y extranjeros libres que hubo en Grecia no fue tan grande como en Roma; otra, que en aqulla, o para hablar con ms exactitud, en tica, solamente se us de un lenguaje, mientras en Roma parece que hubo un latn propio del vulgo, y otro, llamado clsico, que fue en el que se expresaron Cicern y otros distinguidos escritores de aquella poca y del siglo posterior. Si funesta fue la esclavitud a Roma, fuelo tambin la manumisin de los esclavos, porque hijos de aqulla fueron los libertos, y habindose ya demostrado que la inmensa clase de los esclavos fue en general muy corrompida, forzoso es reconocer que la admisin de tales hombres en el nmero de ciudadanos era por s sola gravsimo dao para Roma; y aqu cuadran perfectamente las palabras de San Ambrosio, cuando dijo: “No es la manumisin, sino la educacin la que transforma el esclavo en hombre libre”.185Cuando Augusto quiso poner remedio a los peligros que amenazaban al Estado, ya era tarde; pues no slo exista inmenso nmero de libertos, sino que haban stos, desde muy atrs, empezado a adquirir una posicin social que deba ser fatal a Roma. Durante los reyes y la repblica, ciudadanos fueron los libertos, aunque no gozaron de todos los derechos concedidos a los ingenuos. Fueles prohibido entrar en la milicia, pues tan slo se les admiti en extraordinarias circunstancias. La vez primera que tomaron las armas, fue 296 aos antes de la era cristiana, cuando los samnitas desolaron la Campania;186 y lo mismo aconteci en la segunda guerra pnica, despus de la batalla de Trasimeno con los que tenan hijos y la edad conveniente.187Todas las consideraciones que hasta entonces se haban guardado en el alistamiento militar, desatendidas fueron por Mario,188 y el tribuno Sulpicio, su perverso compaero, vendi en la plaza pblica el derecho de ciudadano a cuantos libertos y extranjeros quisieron comprarlo.189“Mario, dice Salustio, alist los soldados, no por el orden de clases, segn la antigua costumbre, sino del modo que se presentaban, siendo la mayor parte de la ms baja ralea. Unos atribuyen esto a la escasez de ciudadanos dignos de llevar las armas, y otros, a la ambicin del cnsul, quien deba su crdito y elevacin a tal especie de gente; porque para un hombre que aspira al poder, los ms indigentes son los auxiliadores ms tiles; pues los que nada poseen, nada tienen que cuidar, y todo les parece legtimo por dinero”.190

PAGE 77

JOS ANTONIO SACO /73 /73 /73 /73 /73 Mas, lo que entonces fue novedad, vino a ser prctica general. Siguiendo Augusto en su triunvirato los ejemplos anteriores,191 tripul con 20 000 libertos las escuadras que contra Sexto Pompeyo envi a Sicilia.192 Triunfado que hubo de sus rivales y asentada su dominacin, alistolos dos veces; una para defender las colonias inmediatas a la Iliria, y otra para guardar las mrgenes del Rhin; bien que siempre los mantuvo separados de las dems tropas;193 pero confundidos despus con ellas, viose, desde el principio del imperio, que muchos libertos entraron a servir hasta en las cohortes de la ciudad,194 y que despus se mezclaron en las guerras civiles, como se vio en las de Otn y de Vitelio.195Y cuando ya era tan numerosa esa clase, y muchos tenan las armas en la mano, careceran de influencia para eludir las leyes que a menguar su nmero se encaminaban? Para disminuirlo en Roma, envibaseles a colonizar las provincias; pero a este remedio no pudo acudirse cuando cabalmente era ms necesario, porque ya lo impedan las turbulencias de la repblica. Hablando de esas colonias, dijo Montesquieu: “Esto era una circulacin de hombres de todo el mundo. Roma los reciba esclavos, y los devolva romanos”.196 Los devolva romanos, repito yo; pero romanos corrompidos y funestos a la libertad. Otras causas tambin propendieron al mismo fin y a engrandecerlos. Inscritos desde los primeros tiempos de Roma en las tres tribus en que Rmulo dividi la primera poblacin, derecho tuvieron de votar en los comicios al par de los nobles y plebeyos. Aumentadas las tribus por Servio Tulio, multiplicadas despus as las urbanas como las rurales197hasta el nmero de 35, y repartidas indistintamente en todas ellas las clases que componan el pueblo romano, pronto empez a sentirse la preponderancia que plebeyos y libertos haban adquirido en las pblicas asambleas. Para impedir que en sus manos cayese el gobierno del Estado, Fabio, el Censor, usando de la prerrogativa que tan alta magistratura le daba, separ a los libertos y plebeyos de todas las tribus en que andaban desparramados, y encerrndolos en las cuatro urbanas, quitoles su preponderancia; pues siendo todas las tribus 35, y teniendo cada una un solo voto, la plebe entera qued reducida en las votaciones a 4 contra 31. Fabio, como dice Tito Livio, adquiri el sobrenombre de Mximo, no por sus gloriosas batallas, sino por haber asegurado la libertad de Roma encerrando a los libertos en las cuatro tribus urbanas, y quitndoles de este modo la influencia que haban adquirido en las pblicas asambleas.198 Andando el tiempo, derramronse de nuevo por todas las tribus, as urbanas como rurales; mas, los censores C. Flaminio y L. Emilio, deseando remediar este mal, confinronlos otra vez en las cuatro tribus urbanas, salvo aquellos que tenan un hijo mayor de 5 aos.199 Por ltimo, en 167 antes de la era cristiana, el censor Sempronio

PAGE 78

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 74\ 74\ 74\ 74\ 74\ Graco, arrastrando a su colega C. Claudio, encerr todos los libertos en la antigua tribu Esquilina.200Coartada qued entonces su influencia en los comicios; pero como stos desaparecieron, derrocada que fue la repblica, los libertos ganaron en otra parte el terreno que en la plaza pblica haban perdido. El mismo Augusto, que tanto se empe en limitar las manumisiones y en disminuir la preponderancia de la clase liberta, propendi sin pensarlo, y arrastrado por las circunstancias, a realzar su posicin. Por un resultado fatal de la esclavitud y de otras causas lamentables, la clase ingenua iba rpidamente menguando. Para fomentarla, multiplicando los matrimonios, aquel prncipe promulg en los ltimos aos de su vida la ley julia y pappia, por la cual levant la antigua prohibicin que los ingenuos y aun los caballeros ( equites ) se casasen con libertas. Con semejante medida, cmo no se haba de alterar la pureza de la sangre romana que limpia de toda mancha servil quera Augusto conservar? Cmo a la influencia que ya les daba su nmero no haban de agregar los libertos la que ahora les daban sus enlaces con la clase ingenua y con la orden de los caballeros? Pero ms que esto contribuy a engrandecerlos el llamamiento que les hizo el mismo Augusto al servicio domstico de su casa o palacio. No fue sta, por cierto, una novedad por l introducida, pues desde los primeros tiempos de Roma, los libertos se agregaron a las familias de sus manumisores, desempeando en ellas algunas ocupaciones al lado de los esclavos. Augusto no se apart de tan antigua costumbre y sirviose de ellos en diversos ramos. Tvolos como mayordomos en su palacio; empleolos en la cocina o en la panadera;201 en servir a la mesa el vino y el agua caliente;202 y en cuidar de la comida de los centuriones de guardia.203 Fueron jefes de baos y simples baistas;204 decuriones de porteros o de camareros;205 simples porteros y simples camareros;206 decuriones de cargadores y simples cargadores de lectic ;207 jefes de pajes y tambin lacayos;208 declamadores en los festines;209 mdicos del prncipe o de sus camaristas;210 oculistas, parteras;211 secretarios latinos y griegos con sus ayudantes;212 bibliotecarios para las dos lenguas;213 y desempearon otras ocupaciones dentro del mismo palacio.214Ni slo ocup Augusto a los libertos en su domstico servicio, sino tambin en el del Estado; cosa que tampoco fue novedad introducida por l contra las leyes vigentes; leyes que por primera vez fueron quebrantadas desde la perniciosa censura del ciego Apio Claudio, pues fue nombrado edil el hijo de un libertino llamado Flavio; siendo ms escandaloso que los hijos de libertinos entrasen en el Senado.215 Tan vergonzoso ejemplo no se repiti en algunos siglos; pero la degradacin romana elev de nuevo a los libertos a las funciones pblicas y dignidades. De ellos form Augusto, sin confundir a los buenos con los malos,216 el

PAGE 79

JOS ANTONIO SACO /75 /75 /75 /75 /75 cuerpo de vigilantes nocturnos ( vigiles nocturni ),217 a quienes confi adems la administracin interior de los barrios de Roma, y el culto de las imgenes de los dioses Lares, colocadas en las encrucijadas de los caminos.218Confirioles tambin otras funciones y empleos de que larga mencin hacen las inscripciones recogidas por Muratori y otros autores ya citados. Mayor engrandecimiento adquirieron los libertos con la divisin que hizo Augusto de las provincias del imperio. Repartiolas entre el pueblo y el prncipe; llamronse las primeras provinci populi y siguieron gobernndose, como antes, por los cnsules y pretores que acababan de desempear en Roma estas funciones. Las provincias del prncipe dijronse provinci Csaris y fueron administradas por personas nombradas por l ( Legati Csaris ); bien que diseles a unos y a otros la denominacin general de presidentes de las provincias ( prses provinci ).219 El impuesto que se recaudaba en las primeras llamose estipendium y tributum el de las segundas.220 El tesoro de aqullas era pblico, y apellidose rarium ; el de stas que pertenecan al prncipe llamose fiscus Para la recaudacin del impuesto y de otros intereses, nombr Augusto apoderados o intendentes, que por estar destituidos del carcter de magistrados, furonlo al principio sus libertos; pero en un gobierno desptico como el que ya exista en Roma, tales hombres adquirieron en breve grande importancia, extendindose sus atribuciones, en tiempo de Claudio, a juzgar de todos los negocios pertenecientes al fisco, y aun a reemplazar algunas veces a los presidentes de las provincias.221Imposible era que libertos empleados en aquellas funciones y en otras que tan fcil acceso les dieron a la fuente del poder, y de un poder tan corrompido, no hubiesen realzado su casta y aumentado su nmero, sobre todo, cuando la rpida disminucin de la clase ingenua dejaba diariamente en la sociedad romana un vaco que ellos, por la fuerza de las circunstancias, estaban llamados a ocupar. Bien quiso dar Augusto nueva vida a la expirante clase de los ingenuos, combatiendo el celibato y el libertinaje, y recompensando los matrimonios y la moralidad de las familias; pero la ley julia y pappia, al intento promulgada, fue tan ineficaz para conseguirlo como la lia sentia y la fusia caninia para contener las manumisiones. En balde aconsej Augusto en su testamento que no se llenase a Roma de tanta gente bastarda, prodigando la libertad a los esclavos.222El inmenso nmero de stos, la inveterada costumbre de manumitirlos, la ruina de las antiguas instituciones, el egosmo sustituido al patriotismo, la corrupcin general de todas las clases y la influencia que ya muchos libertos haban adquirido, todo, todo opuso obstculos insuperables a la reforma que aquel prncipe se haba propuesto hacer.

PAGE 80

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 76\ 76\ 76\ 76\ 76\ En tan lamentable situacin, qu importaba la ley visellia publicada 24 aos despus de Cristo, en tiempo de Tiberio, imponiendo castigo a los libertos que sin permiso del prncipe usasen el anillo de oro?223 De qu serva negarles la entrada en la orden ecuestre, a la que slo podan aspirar los hijos y nietos de hombres ingenuos que poseyesen 400 000 sestercios, y que segn la ley julia pudieron sentarse en el teatro en las 14 primeras filas?224 El mismo Tiberio favoreci las aspiraciones de los libertos, porque temiendo confiar a romanos poderosos el gobierno del Egipto, que era la ms importante de todas las provincias imperiales, diolo a un liberto,225 bajo el ttulo de prfectus augustalis Claudio aument la preponderancia de los libertos, permitindoles, si no eran extranjeros, que entrasen en la orden ecuestre.226 Al principio de su reinado prometi formalmente no elevar a senador a quien no fuese biznieto de ciudadano romano; pero poco despus dio la laticlava al hijo de un liberto, bajo la condicin de que antes fuese adoptado por un caballero;227 y de este modo fueron senadores otros libertos indignos. Miserable instrumento de los suyos, escandalosamente sigui favoreciendo a infames libertos.228 Arporas alcanz de l la facultad de pasearse en litera por la ciudad, y de ofrecer espectculos al pueblo.229A su lector Polibio visele pasear con frecuencia entre los dos cnsules.230 Narciso, su secretario, fue colmado de favores,231 y el eunuco Posides goz tambin de gran privanza con aquel emperador.232 Confi el gobierno de la Judea a caballeros romanos o a libertos, y uno de stos, Antonio Flix, marido de tres mujeres de sangre real,233 nombrado que fue gobernador de aquella provincia, entregose a todo linaje de crueldad y de disolucin; y ejerciendo, segn la frase de Tcito, su tirnico poder con el alma de un esclavo,234 consinti que otros empleados robasen y saqueasen para participar de sus depredaciones.235Entregado Claudio a sus libertos, elev de una manera extraordinaria a los encargados del manejo de su palacio,236 sealndose entre todos Pallas,237 su predilecto, y de ndole tan soberbia que no se dignaba dirigir la palabra a los mismos de su clase, pues dbales sus rdenes por un gesto, por un signo de la mano, o por escrito si de explicacin necesitaban.238 Postrado a sus pies tuvo al Senado tan insolente liberto, y aquel cuerpo, honra y gloria en otro tiempo de Roma, llegado haba a tal degradacin, que decret se le diesen a Pallas los honores de la pretura y 15 millones de sestercios del pblico tesoro; pero rehusando l los segundos, slo acept los primeros, a pesar de las bajas splicas del envilecido Senado. Apurando ste sus bajezas, mand que “el discurso pronunciado en el Senado por el Emperador y el decreto del Senado acerca de este asunto, fuesen grabados en una tabla de bronce y que sta se colocase al lado de la estatua de Julio Csar”.239Claudio ensalz el desinters de Pallas por haber renunciado los 15

PAGE 81

JOS ANTONIO SACO /77 /77 /77 /77 /77 millones de sestercios y preferido continuar en su pobreza; pero este pobre, segn Tcito, posea 300 millones.240Encumbrados en tan alta esfera los libertos, profundas y dolorosas mudanzas acaecieron. Si en otro tiempo el pretor Rutilio public un edicto para protegerlos contra las demasas de sus patronos, ahora fue menester amparar a stos contra la insolencia de aqullos. A tal extremo haba llegado el mal en tiempo de Nern, que habiendo el Senado querido autorizar a los patronos para que esclavizasen a los ingratos e insolentes libertos que tanto abundaban, viose forzado a no concederles tal derecho, fundndose, entre otras razones, en que si bien eran de castigarse individualmente las faltas de los libertos, “no deban atacarse los derechos de un cuerpo tan numeroso, del que se reclutaban las tribus, decurias y aun cohortes de la ciudad, y del que salan los sirvientes de los magistrados y sacerdotes; que muchos caballeros y senadores no tenan otro origen, y que si de los libertos se formara una clase aparte, se manifestara la escasez de ciudadanos libres de nacimiento”.241 Estas ltimas palabras de Tcito revelan el deplorable estado en que Roma haba cado; la nacin que haba soberbiamente esclavizado a tantos millones de hombres, viose al fin postrada y envilecida por los descendientes de esos mismos esclavos. Si stos entonces, as como antes y despus, bajo la tirana de los prncipes, fueron los viles delatores de sus amos, lo mismo hicieron tambin en iguales pocas los libertos contra sus patronos.242Bajo el reinado de Galba, anciano, dbil, enfermo y prximo a morir, sus prepotentes libertos pusironlo todo en venta, y a su ejemplo los esclavos echronse tambin vidamente sobre todo.243 Luego que Vitelio subi al trono reparti entre los caballeros romanos las funciones del palacio, desempeadas hasta entonces por libertos;244 pero quiz no fue tanto por ultrajarlos, cuanto por satisfacer su propia vanidad. Domiciano hizo comunes a libertos y caballeros romanos algunos de los ms altos empleos del Estado.245 En tiempo de Cmodo, una palabra del liberto Cleandro, transformaba a los de su clase en senadores y patricios, y vironse entonces por vez primera tres prefectos del pretorio, y uno de ellos que era liberto, llamose “secretario del pual”.246Heliogbalo envileci los empleos y dignidades del Estado, dndolos a libertos y a otras gentes de la clase ms abyecta.247 De tan funestos ejemplos apartose Alejandro Severo; pues considerando la clase de los caballeros como el semillero del Senado, jams dio entrada en ella a ninguno de sus libertos.248 Pero qu vala la aislada conducta de ese buen monarca contra los profundos vicios de un trono que se desplomaba? El inexperto joven Gordiano III cay en las redes de los eunucos de su madre; pero salvose de ellas por los prudentes consejos de su ministro Misiteo.249

PAGE 82

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 78\ 78\ 78\ 78\ 78\ Constancio entregose enteramente a sus libertos eunucos, quienes vendan indignamente la justicia y los ms altos honores, acumulando grandes riquezas. Perturbaron la corte de Honorio; gobernaron la de Arcadio;250 y el mal tena ya tan hondas races, que era imposible arrancarlas. Ms de dos siglos antes haba Roma escuchado los tristes acentos de Plinio, el Naturalista: “Hemos visto, exclamaba,251 a esos hombres, tan poderosos, que hasta las insignias de la pretura les concedi el Senado, y poco falt para que se les enviase con las haces adornadas de laureles a los mismos lugares de donde vinieron con los pies blancos de greda”.252 Y Plinio, el Joven not con irona, que todos los emperadores que haban precedido a Trajano, fueron amos de los ciudadanos y esclavos de los libertos.253 Pero suerte igual corrieron, como acabo de exponer, otros que despus vinieron; y sin disculparlos la historia, pues que disculpa no cabe, ella muchas veces representa a los libertos como cmplices o autores de los crmenes que mancharon los anales del imperio. Al contemplar todo el dao que los libertos hicieron a la clase ingenua, a las costumbres y a la estabilidad de Roma, sintome tentado a maldecir de las manumisiones; pero preciso es reconocer que males tan profundos, forzosa consecuencia fueron de la esclavitud, y que sin esta fatal institucin nunca hubieran aqullos existido. Aumentados al exceso los esclavos, cmo poda Roma escaparse de los peligros que por todas partes la amenazaban? Retendra a los esclavos en perpetua esclavitud, negndose a toda manumisin? Pero si aun concedindolas con larga mano, hubo sangrientas guerras serviles, qu no habra acontecido si se las hubiera impedido? Y habrales permitido manumitirse sin concederles la ciudadana? Frecuentes y terribles levantamientos por conseguirla hubieran ensangrentado a Roma. Dispensarales el derecho de ciudadana? Esto hizo, y ya acabamos de ver los graves daos que resultaron. En medio de tantos males ocasionados por la esclavitud, en vano se buscarn las ventajas que ella produjo. Dirase, que entregados los esclavos a las tareas rsticas y urbanas dejaron a la clase libre todo el tiempo necesario para que se dedicasen al cultivo de las letras y de otras nobles profesiones. Pero stas acaso hubieran sido abandonadas o menos cultivadas, si los pueblos de la Antigedad no hubiesen tenido esclavos? A esta pregunta ya respond satisfactoriamente cuando trat de la esclavitud en Grecia.254 Citaranse en defensa de la esclavitud los nombres de algunos esclavos que en Roma se distinguieron por sus conocimientos? Es verdad que la historia celebra al fabulista Fedro y al africano Terencio, cuyas comedias merecieron justos elogios. Pero las obras que ellos produjeron, pueden nunca formar la apologa de la esclavitud? Escribironlas por ser esclavos? No puede decirse, por el contrario, que las escribieron a pesar de serlo? Lo que tales ejem-

PAGE 83

JOS ANTONIO SACO /79 /79 /79 /79 /79 plos prueban es que la esclavitud no pudo destruir en aquellos hombres privilegiados el vigor de su entendimiento, y que si hubieran siempre vivido libres, sus facultades intelectuales habran tomado ms remontado vuelo. Ni se olvide tampoco que aquellos esclavos no fueron tratados como tales por sus amos, y que saliendo por lo mismo de la regla comn, no deben confundirse con la inmensa turba de sus desgraciados compaeros. Dirase, en fin, que aunque la esclavitud fue un mal para el hombre civilizado que caa en ella, no sucedi lo mismo con los esclavos que se sacaban de pueblos brbaros. Si Roma se hubiera racionalmente servido de ellos, tratndolos como hombres; si hubiera procurado educarlos e infundirles buenas ideas y sentimientos, entonces la esclavitud les habra proporcionado algn bien. Pero la experiencia demostr, que a los tormentos del cuerpo se juntaron las dolencias del alma, pues ellos no participaron de las ventajas de la civilizacin romana, sino de los vicios que a sta acompaaban. Testimonio irrefutable de esta dolorosa verdad nos ofrece una ley romana, pues ella consider al novitius que era el esclavo brbaro recin introducido en Italia, como menos corrompido, ms dcil y ms apto para toda clase de servicio que al esclavo veterator que haba pasado ya un ao o ms en Roma.255 Esta confesin, arrancada por la fuerza de los hechos, es la condenacin ms completa de la esclavitud romana; pues el esclavo, lejos de ganar al contacto de aquella civilizacin, se desmoralizaba en poco tiempo, cayendo en la ms asquerosa corrupcin. Pero importa aqu observar, segn la confesin misma de la ley, que el esclavo novicio, en vez de ser el corruptor de la sociedad romana, sta lo fue de l: observacin de mucho valor, y que nunca se debe omitir al graduar la influencia que ejerci la esclavitud en el pueblo romano. Aunque perniciosa a Roma esta institucin, no se la debe mirar como causa nica ni principal de la destruccin de tan poderoso imperio, porque hubo otras de ms grave trascendencia que produjeron catstrofe tan espantosa.Notas1Plaut., Pœnul ., I, II, 309, y III, VI, 801-803. dem, Bacchir ., IV, I, 638. 2dem, Asinar ., II, I, 242. 3Juven., Stir ., IX, 118-123. 4Plaut., Bacchir ., IV, VIII. 5dem, Mostel ., I, III; III, III y V, II. dem, Bacchir ., IV, IX.

PAGE 84

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 80\ 80\ 80\ 80\ 80\6dem, Aulul ., II, VI. 7dem, ibd., III, VI, 550-554. dem, Pseud ., III, II, 804 y ss. 8dem, Pseud ., III, II, 865 y 866. A los cocineros de otros pases modernos, no obstante ser libres, puede aplicrseles el dicho de Plauto con tanta o ms razn que a los esclavos de la antigua Grecia y Roma. 9Virgil., Bucl ., III, 16. 10San Pablo, Epist. ad Titum, II, 9 y 10. 11 Plin., Hist. Natur ., XXXIII, VI, 9 y 10. 12Plaut., Pseud ., I, II. 13dem, Asinar ., III, II. 14dem, Menœchm ., V, VI. 15Plaut., Mostel ., V, al fin de la esc. II. 16dem, Mil. Glor ., II, IV, 373-375. 17dem, Asinar ., II, II, y III, II al principio. 18dem, Pœnul ., I, I. 19dem, Bacchid ., IV, IX al principio. Vase tambin la esc. I, act. I de la Mostellaria 20Plaut., Mercat ., I, II, 147, 149 y 180. dem, Bacchid ., II, II, 160, 167 y en otros pasajes de la misma comedia. 21dem, Asinar ., III, III. 22dem, Pœnul ., I, I. 23Vase el tomo I de esta Historia libro VI, pginas 221-222. 24Quintil., Inst. Ora ., I, 1. 25dem, ibd., I, 2. 26Plutarco, Sobre la educacin de los nios 27Tcit., Dilog. de Ora ., 29. 28Valer. Mxim., VI, II, De pudicitia etc., 3. 29 Cd. Teod ., lib. IX, tt. XXI, l. 1. 30Jernimo, Epst. 47, ad Furiam. 31Plaut., Bacchid ., III, III, 494-500. 32Valer. Mxim., IX, I, De luxuria et libidine in externis 2. 33Floro, I, 18. 34San Agustn, De Civit. Dei II, 14. 35Valer. Mxim., II, IV, 8. Snec., epst. XCVII. Marc., Epigr., epist. ad lector, y epigr. I. 36Cicer., De Offic ., I, 42. 37Catn, De Re Rust ., pref. Dionis. Halicar., II, 28. Columela, De Agricult ., I, pref. 38Cicer., De Offic ., I, 42. 39Apiano, Bel. civ ., I. 40Salustio, Jugurtha 41. 41Cicer., Pro S. Rosc. Amer ., 2. 42dem, Sobre la ley agraria de S Rulo III, 2 y 4. 43Plin., Hist. Natur ., lib. XVIII, VII (6), 3.

PAGE 85

JOS ANTONIO SACO /81 /81 /81 /81 /8144dem, ibd. 45Columel., I, pref. 46Plin., XVIII, IV. 47Varr., II, pref. Columel., I, pref. 48Tcit., Anal ., III, 54, y XII, 43. 49dem, ibd., XII, 43. 50Varr., I, 2. 51dem, ibd. 52Tit. Liv., XXVI, 16. 53Cicer., II, C. Serv. Rul (Sobre la ley agraria), 32. 54dem, II, C. Serv. Rul ., 31. 55Varr., I, 7, y II, pref. Columel., I, 3. Sneca habla tambin de los grandes rebaos que pastaban en prados inmensos. (Snec., De benef ., VII, 10.) 56Cicer., De Offic ., II, 25. Columel., VI, pref. 57Varr., I, 13. 58dem, II, pref. 59Columel., I, pref. Ver tambin a Salustio, Catilina 37. 60Tcit., Anal ., XII, 43. 61Apian., Bell civ ., II. Salust., Catil ., § 50. 62Cicer., De Offic ., II. 63Vase el Apndice I. 64Tit. Liv., II, 41. 65Varr., I, 2. Tit. Liv., VI, 35. Valer. Mxim., VIII, VI, 3. Plin., XVIII, IV, 3. Columel., I, 3. 66Tit. Liv., VII, 16. Apian., Bel. civ ., I. 67Varr., I, 2. 68Plutarc., Tib. Grac ., 9. 69dem, ibd., 9. 70Apian., Bel. civ., I, 10 y 11. 71Plutarc., Tib. Grac ., 10. 72Adam Fergusson, History of the progress and termination of the Roman republic II, 2. 73Plutarc., Tib. Grac ., 11. 74dem, ibd., 19. 75dem, ibd., 24. Apian., Bel. civ ., 1. 76Cicer., II, C. Serv. Rul ., 5. 77dem, De Clar. Ora ., 27. 78dem, Dilog. Ora ., I, 9. 79Cicer., De Offic ., II, 21. dem, Pro Q. Sext ., 48. 80Plutarc., C. Grac ., 48. 81Cicer., De Offic ., II, 21. 82Din Cas., XXXVIII, 1-7. 83Sueton., Csar 42. Din Cas., XLIII, 21.

PAGE 86

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 82\ 82\ 82\ 82\ 82\84Sueton., August ., 46. Din Cas., loc. cit. 85Vase el Apndice II. 86Luciano., Calomn ., 25. Traduc. de Belin de Ballu. 87Plinio, el Joven, III, epst. 14. 88Eusebio, Hist. Ecles ., V, 1, p. 127, h. Basil., Hom in Gord. martyr ., § 2, tom. II, p. 144, a. 89dem, ibd., e dem, ibd. 90Valer. Mxim., VIII, VI, 2. 91Plutarc., Sil ., 14. Valer. Mxim., VIII, VI, 2. 92Apian., Bel civ ., I. 93Cicer., Pro P Sextms ., 21. 94Salust., Catil ., 24, 30, 44, 46 y 50. 95dem, ibd., 56. 96Csar, Bel. civ ., I, 14, y III, 21 y 22. 97Comentario de Csar sobre la Guerra de Espaa, 20. 98dem, C. sobre la Guerra de frica 19 y 85. 99Plutarc., Cat ., Min. Hirtin., Bel. Afric ., 88. 100Csar, Bel. civ ., III, 9. 101Vel. Patrc., II, 58. 102Din Cas., XLVII, 17; XLVIII, 49 y XLIX, 1. 103Sueton., August ., 16. 104Cicer., Ad divers ., XL, 10. 105Vel. Patrc. II, 73. Flor., IV, 8. 106Tcit., Anal ., III, 43. 107dem, Hist ., II, 11 y 35. 108Sueton., Vitel ., 15. Tcit., Hist ., III, 57, 76 y 77. 109Dionis. Halicar., V, 51 y 53. 110Tit. Liv., III, 15-18. Flor., III, 20. 111Tit. Liv., IV, 45. 112Diodoro de Sicilia, XVI, 15. 113Strabn, VI, I, 2. 114Orosio, IV, 7. 115Tit. Liv., XXII, 33. 116Tit. Liv., XXXII, 26. 117dem, XXXIII, 36. 118dem, XXXIX, 29. 119Tucdides, VI, 2. 120Dio. Sic., XI, 25. 121dem, XII, 29. 122dem, XIV, 111. 123dem, XIV, 15 y 52.

PAGE 87

JOS ANTONIO SACO /83 /83 /83 /83 /83124dem, XX, 71. 125Herodoto, VII, 156. 126Dio. Sic., XI, 88 y 89. 127dem, Fragm ., XXXIV, II, 27-32. (Traduccin de Miot, tom. VII.) 128dem, XXXIV, II, 29-32. 129Dio. Sic., XXXIV. 130dem, XXXIV, II, 5-9 y 43. 131Dio. Sic., XXXIV, II, 10-15, 24, 39 y 40. 132Flor., III, 20. 133Dio. Sic., XXXIV, II, 16-19 y 43. 134Flor., III, 20. 135Dio. Sic., XXXIV. 136dem, XXXIV, VIII, 1. 137dem, XXXIV. 138Dio. Sic., XXXIV, II, 48. 139dem, ibd., II, 20. 140Valer. Mxim., IX, XII ( De mortibus non vulgaribus externorum ), 1. 141Dio. Sic., XXXIV, II, 21-24. Flor., III, 20. 142Flor., III, 20. 143Dio. Sic., XXXIV, II, 19. 144dem, XXXIV. 145dem, XXXVI, III, 36. 146Dio. Sic., XXXVI. 147Vase el tomo I, libro VII, pginas 248-249. 148Dio. Sic., XXXVI. 149Din Cas., Fr ., CI, p. 42. 150Dio. Sic., XXXVI, III, 4-6. 151Dio. Sic., XXXVI. 152Dio. Sic., XXXVI, V, 1-4. 153dem, XXXVI. 154Dio. Sic., XXXVI. Flor., III, 20. 155Dio. Sic., XXXVI. 156Valer. Mxim., VI, III, 5. 157Cicer., II, in Ver ., V, 3. 158dem, ibd., V, 4 y 5. 159Flor., III, 21. Plutarc., Cras ., 9. 160dem, ibd. 161Plutarc., Cras ., 10. Flor., III, 21. 162Flor., III, 21. 163Plutarc., 8 y 9. Apian., Bel. civ., I, 116.

PAGE 88

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 84\ 84\ 84\ 84\ 84\164Plutarc., Cras ., 11. Sal., Fragm ., tom. I, p. 477. (Edicin de Mai.) 165Plutarc., Cras ., 12. Flor., III, 21. 166Flor., III, 21. 167Plutarc., Cras ., 12. 168dem, ibd., 13. 169Flor., III, 21. 170Apian., Bel. civ ., I, 119. 171Plutarc., Cras ., 13. 172dem, ibd., 13 y 14. 173Plutarc., Cras ., 14 y 15. dem, Pomp ., 19. 174Flor., III, 21. 175Apian., Bel. civ ., I, 120. 176Sueton., August ., 3.Con los restos de Espartaco estuvieron tambin mezclados los del ejrcito de Catilina. 177Apian., Bel. civ ., V, 132. 178Tcit., Anal ., IV, 27. 179dem, ibd., XII, 65. 180dem, ibd., XV 46. 181dem, Hist ., II, 8 y 9. 182dem, ibd., III, 47 y 48. 183 Cd. Just ., lib. IX, tt. XII, l. 10. 184Johannes Lydus, De Ostentis (De los prodigios). 185S. Ambrosio, Epst. XXXVII. 186Tit. Liv., X, 21. 187Macrob., Saturn ., I, 11. Tit. Liv., XXII, 11. 188Plutarc., Mar ., 9, 36 y 44. Flor., 7 III, 2. Aul. Gel., XVI, 10. 189Plutarc., Sila 11. 190Salust., Jugurta 86. 191Tit. Liv., XL, 18, y XLII, 27. 192Sueton., August ., 16. 193dem ibd., 25. Vel. Patrc., II, CXI, 1. Din Cas., LVI, 23. Macrob., Saturn ., I, 11. 194Tcit., Anal ., XIII, 27. 195dem, Hist ., III, 58. 196Montesquieu, Grandeur et dcadence des Romains 13. 197Cuatro fueron las tribus urbanas: Palatina, Collina, Esquilina y Suburana. Las rurales ascendieron a 31; pero no en tiempo de Servio Tulio, sino mucho despus. (Dionis. Halicar., IV, 10. Tit. Liv., VI, 5; VII, 15; VIII, 17; IX, 20, y X, 9.) Todos aquellos que carecan de alguna propiedad rural, inscribironse en las tribus urbanas, como los artesanos, libertos y propietarios; y en las rurales, todos los agricultores y propietarios que posean bienes en el campo. 198Tit. Liv., IX, 46. 199dem XLV, 14 y 15.

PAGE 89

JOS ANTONIO SACO /85 /85 /85 /85 /85200dem, ibd., 15. 201Muratori, p. 897, no 1 y 3, y p. 2042, no 2 y 4. 202dem, p. 928, no 4 y 16. 203dem, p. 895, no 1. 204dem, pp. 900 y 901, no 1. 205dem, p. 899, no 4, y p. 1901, no 4 y ss. Spon, Miscell ., p. 214. 206Muratori, p. 894, no 9; p. 924, no 2 y 3; p. 925, no 6, y p. 928, no 14. Spon, p. 222. 207Spon., p. 223. 208Muratori, p. 895, no 2; p. 901, no 7; p. 913, no 4; p. 928, no 5 y 6. Spon, p. 227. 209Muratori, p. 894, no 6. 210dem, p. 893, no 7, y p. 890, no 3. 211dem, p. 927, no 5; y p. 929, no 8 y 9. 212dem, p. 923, no 2, y p. 926, no 21. Gruter, p. 587, no 1. Fabretti, p. 345, no 1. 213Muratori, p. 910, no 6; p. 927, no 4, y p. 929, no 2. 214Wallon ha tenido la loable paciencia de formar una lista de los servicios que desempeaban los libertos en el palacio de Augusto. (Wallon, Histoire de l’esclavage dans l’antiquit tom. II, p. 483, nota 48.) 215Tit. Liv., IX, 46. 216Sueton., August ., 67. 217Din Cas., LV, 26. 218Schol. Hora., II, St III, 281. 219 Dig ., lib. I, tt. XVI y XVIII. 220Gaii Instit. Comment ., II, § 21. 221 Dig ., lib., I, tt. XIX. Tcit., Anal ., XII, 60. 222Din Cas., LVI, 34. 223 Cd. Just ., lib. IX, tt. XXI, l. un. 224Plin., Hist., Natur ., XXXIII, VIII, 1. 225Din Cas., LVIII, 19. 226Sueton., Claud ., 25. Plin., XXXIII, VIII, 2. 227Sueton., Claud ., 24. 228dem, ibd., 25 y 29. 229dem, ibd., 28. 230dem, ibd. 231dem, ibd. 232dem, ibd., y Juven., St ., XIV, 92. 233Sueton., Claud ., 28. 234Tcit., Hist ., V, 9. 235dem, Anal ., XII, 54. 236dem, ibd., XII, 60. 237Sueton., Claud ., 28. 238Tcit., Anal ., XIII, 23.

PAGE 90

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 86\ 86\ 86\ 86\ 86\239Plin., VII, 29, y VIII, 6. Sueton., Claud ., 28. 240Tcit., Anal ., XII, 53. 241Tcit., Anal ., XIII, 27. 242dem, bd., XV, 55, y XVI, 10. dem Hist ., I, 2. 243dem, ibd., I, 7. 244dem, ibd., I, 58. 245Sueton., Domi ., 7. 246Lamprid., Cmod .., 6. 247Lamprid., Heliogb ., 11. 248dem, Alejandr Sever ., 18. 249Jul. Capit., Gordiani III 23 (Gord. tert.). 250Claudiano, Eutrop ., I, 110-125, 229-270, y 422. Crisst., tom. III, p. 384. (Edicin de Montfaucon.) 251Plin., Hist. Natur ., XXXV, LVIII, 3. 252Los esclavos procedentes de ultramar se vendan en el mercado de Roma con los pies blanqueados con greda. (Plin., XXXV, VIII.) 253Plin., Pane ., 88. 254Vase el tomo I de esta Historia libro VI, pgina 221. 255 Dig ., lib. XXI, tt. I, l. 37.

PAGE 91

Libro DecimoprimeroEL CRISTIANISMO Y LA ESCLA EL CRISTIANISMO Y LA ESCLA EL CRISTIANISMO Y LA ESCLA EL CRISTIANISMO Y LA ESCLA EL CRISTIANISMO Y LA ESCLA VITUD EN VITUD EN VITUD EN VITUD EN VITUD EN LOS CINCO LOS CINCO LOS CINCO LOS CINCO LOS CINCO PRIMEROS SIGLOS DEL IMPERIO ROMANO PRIMEROS SIGLOS DEL IMPERIO ROMANO PRIMEROS SIGLOS DEL IMPERIO ROMANO PRIMEROS SIGLOS DEL IMPERIO ROMANO PRIMEROS SIGLOS DEL IMPERIO ROMANODestruida la repblica y alzado el imperio sobre sus ruinas, entr en nuevo estado el mundo romano, y la esclavitud empez paulatinamente a sentir la benfica influencia de una nueva religin, de nuevas leyes y de otras causas, ya internas, ya externas a la sociedad romana. Acerca del influjo del cristianismo en la abolicin de la esclavitud, hay dos opiniones contrarias; una, la atribuye exclusivamente a l en las naciones cristianas del occidente y medioda de la Europa; otra, sostiene que la abolicin slo eman del progreso de la razn, sin advertir los que tal aseveran, que este progreso es el resultado de todos los elementos civilizadores, y que el cristianismo es el principal de ellos. Si la primera opinin es un error, la segunda es un absurdo. Hay tambin otra tercera, que fluctuando entre las dos anteriores, es la nica acertada, porque al lado del cristianismo admite otras causas que coadyuvaron a la abolicin de la esclavitud; bien que entre los mismos que abrazan esta opinin hay divergencia en los grados, pues unos exageran la accin del cristianismo y otros la disminuyen. En medio del conflicto de tan diferentes pareceres, procurar evitar los escollos en que otros han cado, y exponiendo imparcialmente los textos, las doctrinas y los hechos, ni torcer su sentido con violentas interpretaciones, ni de ellos, sacar forzadas consecuencias. Slo ciegos enemigos del cristianismo pueden negar los inmensos servicios que l ha prestado a la humanidad. De fines del cuarto siglo a principios del quinto, sali el cristianismo de la esfera de simple creencia religiosa. Erigiose entonces en sociedad bien organizada y en Iglesia slidamente constituida, que llevando en su seno vida propia y accin independiente del poder civil, salv la civilizacin europea, amenazada de muerte por los brbaros que conquistaron el Imperio de Occidente. La Iglesia cristiana fue la que amansando a tan feroces enemigos, templ su furor, convirtiolos al cristianismo y subyugolos moralmente, in-

PAGE 92

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 88\ 88\ 88\ 88\ 88\ fundindoles la gran idea que sobre la fuerza material y sobre las humanas leyes hay otro principio sublime y otra ley superior que al hombre debe regir. Pero los eminentes servicios hechos al orden social en tan calamitosa poca y en otras que sobrevinieron, no son ttulos bastantes para que se exagere la influencia del cristianismo en la abolicin de la esclavitud; y si de l furamos a juzgar slo por los hechos ocurridos en los 19 siglos que cuenta de existencia, llegaramos en sentido inverso a una conclusin tambin exagerada, negndole la gran parte que justamente merece. Si echamos una rpida ojeada sobre las pasadas centurias y rigorosamente nos circunscribimos a los hechos, observaremos que muchos cristianos conservaron sus esclavos en los primeros siglos del cristianismo, no obstante el fervor religioso que los animaba; y aun el mismo clero los tuvo, pues Constantino lo eximi, en 343, de pagar por ellos nuevos tributos.1Pereci el Imperio de Occidente; mas, los brbaros que de l se apoderaron, aunque convertidos despus al cristianismo, conservaron sus esclavos y en ellos traficaron. Lo mismo hicieron los cristianos que bajo su dominacin vivieron, sin que de tal pecado estuviesen del todo exentos, ni clero, iglesias ni monasterios. Siglos y siglos de cristianismo corrieron en Europa; mas, no slo continu en ella la esclavitud, sino que pueblos cristianos entregronse con ardor al comercio de esclavos. Uno de los motivos ms poderosos que indujeron al infante don Enrique de Portugal a emprender, en el siglo XV, los descubrimientos de la costa occidental de frica, fue el deseo de propagar la religin cristiana en aquellas regiones. Pero a poco de haber acometido esta empresa naci el trfico de esclavos ms inhumano que han conocido los hombres; pues al mismo tiempo que los portugueses predicaban en frica el Evangelio, fomentaban tambin la esclavitud, exportando al principio negros para Europa y despus para el Nuevo Mundo. Debiose su descubrimiento al genio y osada del inmortal Coln; mas, predicando sus conquistadores la religin de Jess, esclavizaron a los indios y establecieron en aquellas tierras el trfico de esclavos negros. Y esto cabalmente cuando los espaoles acababan de lanzar a los moros de Espaa, y vibraba todava en sus pechos el sentimiento de la religin que haban hecho triunfar. Puritanos fueron los primeros pobladores que a la Nueva Inglaterra pasaron, huyendo de la persecucin religiosa de los protestantes ingleses. En sus almas arda el entusiasmo cristiano, y, sin embargo, esclavos tuvieron y en ellos comerciaron. Aun las sectas religiosas que ms predican igualdad y fraternidad, hanlas quebrantado en punto a esclavos. Poseyronlos los cuqueros de Pensilvania y de Barbadas, y cuan-

PAGE 93

JOS ANTONIO SACO /89 /89 /89 /89 /89 do a esta isla arrib Jorge Fox, fundador de aquella secta, en vez de mostrarse hostil a la esclavitud que all exista, conformose con ella, contentndose con recomendar a sus hermanos que tratasen bien a sus esclavo. Desde el septentrin hasta el medioda, inundado fue el Nuevo Mundo de esclavos africanos. Mas, quines fueron sus introductores, vendedores y compradores en aquella inmensa regin? Cabalmente cristianos, y nadie ms que cristianos. Y por ms de tres centurias, qu hicieron muchos gobiernos cristianos de Europa? Autorizar, promover y aun mancharse ellos mismos con las ganancias de trfico tan infame. Al principio de su gran revolucin, en 1789, todava respetaba la nacin francesa las creencias religiosas. Esto no obstante, sus representantes congregados en gran asamblea, opusironse entonces a la supresin del comercio de esclavos que con sus colonias y otros pases se haca; mas, luego que se desencaden el huracn revolucionario y que el gobierno nacido de las entraas de aquella nacin, abjurando del cristianismo mand cerrar los templos, no le vimos abolir, no slo el trfico de esclavos, sino hasta la misma esclavitud en todo el suelo francs? Y cuando serenada la tormenta volvi aquel pueblo extraviado a Dios y a los altares, no volvi tambin al trfico y a la esclavitud de los mismos seres que antes haba libertado? Tales son los ejemplos que nos ofrece la historia. Mas, sacarase de ellos la dolorosa consecuencia que la religin de Jess fue contraria a la libertad y favorable a la esclavitud? No, por cierto. No confundamos jams al cristiano con el cristianismo, ni al hombre con la institucin. Los hechos que acabo de exponer no pueden atenuar en lo ms leve la benfica influencia del cristianismo, porque ellos, as en esta como en otras materias, ni son siempre criterio seguro para juzgar acertadamente de la esencia de una institucin o doctrina, ni stas se deben confundir e identificar con las acciones que a su sombra se cometen. Es, pues, preciso subir al origen del cristianismo, para investigar si l fue en su esencia favorable o contrario a la esclavitud; y examinado este punto, exponer tambin la doctrina de los Santos Padres de la Iglesia, la conducta del clero, las decisiones de algunos concilios y los actos de los cristianos individualmente considerados en los cinco primeros siglos del imperio. Nunca mand Jesucristo en trminos explcitos e imperativos que los amos libertasen a sus esclavos, ni tampoco conden directa y expresamente la esclavitud. Algunos comentadores han pretendido probar que si Jesucristo no habl de ella, fue porque ya haba desaparecido de Judea, y que la palabra servidor que l emple refiriose a domstico y no a esclavo. Explicacin inadmisible, no slo porque todava la esclavitud exista en Judea, sino porque las palabras de Jesucristo, en vez de quedar encerra-

PAGE 94

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 90\ 90\ 90\ 90\ 90\ das dentro de los estrechos lmites de aquella nacin, deban resonar hasta los confines de la tierra. Confesemos, pues, la verdad, y sin menoscabar la sublime doctrina de Jess, reconozcamos francamente que en el Nuevo Testamento hay textos que admiten la esclavitud. brase el evangelio de San Lucas y en l se leern estas palabras: “El esclavo que habiendo conocido la voluntad de su amo no se ajust a ella, ser castigado con muchos azotes; pero si obr mal sin haberla conocido, ser castigado con pocos”.2Aqu el evangelista no slo admite la esclavitud, sino que impone al esclavo la ms profunda obediencia a la voluntad del amo. "rganos principales de la doctrina cristiana fueron los apstoles Pedro y Pablo. El primero dice: “Esclavos, someteos a vuestros amos con todo respeto, no slo a los que son buenos y equitativos, sino a los rudos e importunos, porque es agradable a Dios que por su amor soportis la injusticia”.3San Pablo acepta todas las condiciones en el orden social, sin confundir al libre con el esclavo. Oigmosle: “Permanezca cada uno en el estado en que estaba cuando Dios le llam”. “Eres llamado a la fe siendo esclavo? No lleves este estado con pena; y si se te presenta la ocasin de ser libre, aprovchate de ella a la mayor brevedad”.4“Porque aquel que siendo esclavo es llamado al servicio del Seor, es liberto del Seor, y del mismo modo aquel que es llamado, siendo libre, es esclavo de Jesucristo”.5En estos textos, despus de dejar el apstol a cada uno en la condicin que ocupa en el orden social, invierte las situaciones en el orden espiritual, pues al libre le considera como esclavo, y al esclavo, como libre en el Seor. Y no slo respeta las condiciones sociales, sino que recomienda a los esclavos, en varias de sus epstolas, la obediencia a sus amos. En la de los efesios, dice: “Esclavos, obedeced a los que son vuestros amos segn la carne, con temor y con respeto, en la sencillez de vuestro corazn, como al mismo Jesucristo”. “No los sirvis solamente cuando ellos tienen el ojo sobre vos, como si pensaseis agradar a los hombres; sino haced de buen corazn la voluntad de Dios, siendo, como sois, esclavos de Jesucristo”. “Y servidlos con buena voluntad mirando en ellos al Seor, y no a los hombres”. “Sabiendo que cada uno recibir del Seor la recompensa del bien que hubiere hecho, ya sea esclavo, ya libre”.6

PAGE 95

JOS ANTONIO SACO /91 /91 /91 /91 /91 Y como algunos esclavos, prevalindose de los principios de fraternidad enseados por el cristianismo, rehusaban la obediencia a sus amos, San Pablo encarga en su primera epstola a Timoteo, “que todos los que estn bajo el yugo de la esclavitud honren con todo respeto a sus amos, para que no se d motivo a blasfemar contra el nombre y doctrina de Dios”. “Que aquellos que tienen amos fieles [cristianos] no los desprecien, porque son sus hermanos; y que los sirvan aun mejor, porque son fieles y ms dignos de ser amados, pues son partcipes de la misma gracia”.7En la epstola a Tito recomienda tambin al esclavo la obediencia al amo y la necesidad de complacerle en todo, como cosa que embellece la doctrina del Salvador. “Exhortad los esclavos a que sean bien sumisos a sus amos, a complacerlos en todo, a no contradecirlos y a no coger nada de sus bienes, sino a mostrarles en todo entera fidelidad, para que su conducta haga reverenciar a todo el mundo la doctrina de Dios, nuestro Salvador”.8A vista de textos tan claros, forzoso es reconocer que la primitiva y ms pura doctrina del cristianismo acept francamente la esclavitud tal cual exista, y que no impuso ni aun a los malos amos la obligacin de libertar a sus esclavos. Mas, dirase por eso que el cristianismo los dej abandonados en su triste condicin? Dirase que no les ofreci consuelos procurando aliviar su suerte? Dirase que tampoco trat de romper sus cadenas para darles libertad? Nada ms injusto ni anticristiano que semejantes acusaciones. De la solicitud del cristianismo por el buen tratamiento de los esclavos, prueba irrefragable son las epstolas del mismo San Pablo. Si l recomend al esclavo la obediencia a su amo, tambin impuso a ste la obligacin de bien tratarle, queriendo de este modo establecer entre ellos reciprocidad de deberes. “Y vosotros, amos, sed afectuosos con vuestros esclavos, no tratndolos con dureza ni amenaza; sabiendo que unos y otros tenis en el cielo un amo comn, delante del cual no hay acepcin de personas”.9 Y en otra epstola a los colosenses, hace igual recomendacin: “Amos, dad a los esclavos lo que es justo y equitativo, sabiendo que tambin tenis un amo en el cielo”.10Aqu el apstol no slo enfrena el poder del amo, sino que realza al esclavo equiparndole a l ante Dios, amo de entrambos. Este inters y compasin del apstol por el esclavo, resalta ms todava en la carta que escribi a Filemn, rico habitante de la ciudad de Colosas, a quien l haba antes convertido junto con Apia, su mujer, generosa protectora de los cristianos de aquel pas. Fue el objeto de dicha carta interceder por Onsimo, uno de sus esclavos, que habindole hecho un robo fugose a Roma para que lo amparase San Pablo que all estaba preso. Recibiole con dulzura, convirtiole al cristianismo y

PAGE 96

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 92\ 92\ 92\ 92\ 92\ entregole una carta para que l mismo la llevase a su amo Filemn. Lase y relase esta magnfica carta, y dgaseme despus si alguno de los abolicionistas modernos es capaz de escribirla con ms uncin y caridad. En ella da San Pablo a Onsimo el nombre de hijo, y de hijo engendrado en sus cadenas, pues las arrastraba cuando a l se acogi. “Recbelo, le dice, no como a esclavo, sino como superior a un esclavo, como a un hermano muy amado principalmente de m... Recbelo como a mis propias entraas... Si me tienes por tu compaero, recbelo como a m mismo. Si te hubiere hecho algn mal o si te debiere alguna cosa, yo quedo responsable. Te escribo esto en la confianza que me da tu sumisin, sabiendo que hars an ms de lo que digo”.11 En estas ltimas palabras se trasluce que San Pablo deseaba la libertad de Onsimo. Efectivamente, Filemn comprendi a San Pablo, y Onsimo no slo fue libre, sino que abrazando despus la carrera eclesistica, muri de obispo de Efeso. Obra admirable de persuasin y de paz, el cristianismo no pudo inscribir en su lbaro glorioso la palabra abolicin, imponindola como precepto imperioso de inmediata ejecucin. Era la esclavitud una institucin autorizada por las leyes, sancionada por los siglos, profundamente arraigada en las costumbres, e ntimamente ligada con los ms vitales intereses de la sociedad. Inmenso era el nmero de esclavos en el mundo romano. Para romper su yugo habanse muchas veces sublevado, y presentes estaban todava a la memoria de todos las sangrientas insurrecciones de Sicilia y la del gladiador Espartaco en Italia. Si se hubiera, desde el principio, proclamado abiertamente su extincin como precepto religioso, el cristianismo habra renunciado al carcter dulce y pacfico que le distingue, y apareciendo bajo de una forma revolucionaria en el orden social, hubiera concitado inmensos y formidables enemigos contra su propagacin y existencia. Y a esto, sin dada, alude el apstol en su epstola a Timoteo, en el captulo y versculo arriba citados. La misma idea repite en su epstola a Tito, captulo II, versculo 10, cuando dice que respeten en todo a sus amos, “para que su conducta haga reverenciar a todo el mundo la doctrina de Dios, nuestro Salvador”. Cuando se establece un principio o doctrina que lleva en s el germen que tarde o temprano ha de producir necesariamente ciertas consecuencias, es temerario negar que stas no existieron, tan slo porque no se hayan expresamente enunciado. Verdad es que en todo el Nuevo Testamento no hay texto alguno que explcita y directamente mande abolir la esclavitud; pero ni de esos textos ni de ese silencio se puede, en buena lgica, concluir, que el cristianismo no ha influido poderosamente en la abolicin de la esclavitud. Para juzgar del mrito intrnseco de una doctrina, no se deben entresacar algunas frases o pasajes de ella, y considerarlos aisladamente; es preciso ponerlos en relacin unos con otros,

PAGE 97

JOS ANTONIO SACO /93 /93 /93 /93 /93 compararlos con el conjunto de la doctrina y penetrarse del espritu y tendencia de ella. Cuando este examen se hace, no con odio al cristianismo sino con la imparcialidad y buena fe que exigen la historia y la justicia, entonces es forzoso admitir, que en la cuna del cristianismo depuso su fundador la preciosa semilla que ms adelante haba de brotar y ser una de las causas ms poderosas de la futura abolicin de la esclavitud. Ensea muchas veces la experiencia, que al lado de instituciones que abiertamente no se combaten y que aun se cubren con cierto respeto, se esparcen ideas que lentamente y por medios indirectos las minan, las debilitan y preparan su cada. Tal fue la obra del cristianismo. l predic la humildad;12 pero es compatible esta virtud con los altivos sentimientos que engendra en el amo el despotismo que ejerce sobre su esclavo? l recomend la caridad, y que se mejorase la condicin del pobre, socorriendo sus miserias;13 pero quin ms pobre y miserable que el esclavo, que no tena ni bienes, ni familia, ni aun la propiedad de su cuerpo? l honr el trabajo con su ejemplo y con el de sus discpulos,14 imponindolo al hombre, no en castigo de su primer pecado como se lee en el Gnesis15 ni como lo hicieron algunos polticos y filsofos de la Antigedad, degradando al hombre, sino como un precepto moral y una virtud, madre fecunda de otras virtudes. Este precepto era un ataque indirecto a la esclavitud, pues cuanto ms trabaja el hombre por s, tanta menos necesidad tiene de que otros trabajen por l; y la orgullosa pereza que tanto haba fomentado la esclavitud, hubo de encontrar un enemigo en esa enseanza y en esos ejemplos. Al empezar Jesucristo su predicacin, despus de haber recibido el bautismo, dijo: “El espritu del Seor... me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres... para anunciar a los cautivos su libertad...16 para publicar el ao favorable del Seor...”.17Pero si Jess fue enviado para anunciar a los cautivos su libertad, quines ms cautivos que los esclavos? Si vino a publicar el ao favorable del Seor, que en sentir de todos los intrpretes era el ao del Jubileo, en el cual quedaban libres los esclavos de los hebreos, cmo se podr sostener que la doctrina de Jesucristo no propendi a la libertad del esclavo? Y propendi tanto ms, cuanto l proclam hermanos a todos los hombres:18 mxima, por cierto, incompatible con la esclavitud “Haced, dice en otra parte, haced a los hombres lo que deseis que ellos os hagan; porque esto es la ley y los profetas”.19“Tratad a los hombres del mismo modo que quisierais que ellos os tratasen”.20Pero podr justamente esclavizar a otro, aquel que no quiere ni desea que a l se le esclavice?

PAGE 98

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 94\ 94\ 94\ 94\ 94\ El gran mrito del cristianismo consiste en no haberse circunscrito a clases determinadas ni a pueblos particulares, sino que se dirigi a toda la tierra. Esta generosa e ilimitada expansin es su ms precioso distintivo; pues realzando as la dignidad del hombre, levant del polvo a la clase ms abatida. Tan sublime doctrina brilla en todo su esplendor en aquellas magnficas palabras del gran apstol: “No hay judo ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay varn ni hembra, porque todos sois una misma cosa en Jesucristo”.21Si pues todos son una misma cosa en Jesucristo, todos tambin son iguales ante l; y sindolo, la esclavitud que es la ms monstruosa desigualdad, es inconciliable con los principios fundamentales del cristianismo. Pero estos principios no podan quedar reducidos a una estrill teora, porque el cristianismo fue un cambio, una revolucin profundamente prctica que nunca se debe confundir con las miras y resultados de la filosofa grecorromana. Aspir sta ms al conocimiento de la verdad y a ilustrar el entendimiento, que a ejercer sobre el hombre una influencia moral; y aun los estoicos y neoplatnicos que descendieron a la prctica ms que las otras sectas, poco fruto alcanzaron, pues su enseanza limitose al cortsimo nmero de discpulos que los escuchaban y seguan. La voz del cristianismo, al contrario, dilatose a todo el universo; encaminose a reformar las costumbres de los pueblos, a mejorar las ideas y los sentimientos de la humanidad, y a apoderarse moralmente del hombre para dirigirle en todas sus acciones. No fue, por tanto, extrao que desde el principio del cristianismo, las almas piadosas por l inspiradas, compadeciesen a los esclavos y a muchos diesen libertad. Si el fervor y entusiasmo que entonces animaban a los que profesaban esta religin no se hubieran entibiado despus, y si obstculos poderosos no se hubieran opuesto a la accin benfica del cristianismo, muchos siglos ha que la esclavitud habra enteramente desaparecido de todas las naciones cristianas de Europa. Mas, antes de examinar las causas que retardaron tan saludable movimiento en favor de la libertad del esclavo, veamos cul fue la parte que en l tomaron los Santos Padres de la Iglesia, ora templando el rigor de la esclavitud, ora coadyuvando a su extincin. An vivan algunos apstoles y ya haba el cristianismo empezado a cundir. La excelencia de su doctrina, la persecucin de sus enemigos y otras causas que no es del caso exponer, aumentaron rpidamente el nmero de sus proslitos. Del II al IV siglo del imperio salieron de su seno algunos hombres que, abrazando fervorosamente la nueva religin, consolidaron su triunfo con sus virtudes, esclarecido talento y docta predicacin. Fama inmortal alcanzaron aquellos insignes varones, y con razn merecieron el nombre de Padres de la Iglesia. En la exposicin de la doctrina de los Santos Padres deben distinguirse dos cosas: una, las ideas que ellos recibieron del cristianismo;

PAGE 99

JOS ANTONIO SACO /95 /95 /95 /95 /95 otra, las que tomaron del platonismo y mucho ms de la secta estoica, sin que se pueda decir que a ella pertenecieron. Prescindir enteramente de stas, no es siempre dable, porque estn a veces tan ntimamente enlazadas con las primeras, que es imposible su completa separacin. A primera vista parece contradictoria la conducta de los Santos Padres, porque si, de una parte, admitieron explcitamente la esclavitud tal cual exista; de otra, sentaron principios incompatibles con ella. Remontndose a la primera edad del mundo, ellos reconocieron la unidad del gnero humano, consignada en el Gnesis: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”.22 Estas palabras, de las que emanan la igualdad y la fraternidad entre los hombres, vanas fueron en toda la Antigedad, porque la esclavitud cubri la tierra y fue defendida como justa institucin. Esta unidad, igualdad y fraternidad tan olvidadas del mundo, enseolas Jesucristo, proclamronla sus Apstoles y sostuvironla los Santos Padres y otros eminentes varones aun en medio de la persecucin, cual de ello ofrece noble ejemplo el ilustre mrtir San Justino.23 Refutando Tertuliano con admirable valor, al finalizar el segundo siglo, las calumnias de los gentiles contra los cristianos, dceles: “Nosotros no conocemos sino una repblica: sta es el mundo... Tambin somos vuestros hermanos por derecho de la naturaleza, madre de todos, aunque vosotros tenis poco de hombres, porque sois malos hermanos”.24El elocuente Marco Minucio Flix, celoso defensor del cristianismo, reconoce en su dilogo Octavius “que todos nacemos iguales y que slo nos distinguimos por la virtud”.25 Y antes que l, San Clemente Alejandrino, no slo borr la diferencia entre amos y esclavos, sino que dio a stos una superioridad fsica sobre aqullos. “Quitad a las mujeres sus adornos y a los amos, sus esclavos, en qu se diferenciarn de los esclavos comprados, pues tienen el aire y lenguaje de ellos? Sin embargo, diferncianse en que son ms dbiles que sus esclavos, y en que la educacin ha enervado su constitucin”.26Entre los Doctores de la Iglesia que florecieron despus de la muerte de Constantino, San Gregorio Nacianceno manifest en uno de sus poemas teolgicos, que “la tirana y no la naturaleza fue la que pretendi establecer dos razas entre los hombres, pues todos haban sido formados de la misma materia y por un mismo Creador”.27 Igual sentimiento animaba a San Basilio, el Magno,28 y a San Ambrosio, quien dice: “Una misma naturaleza es la madre de todos los hombres; y todos, por consiguiente, somos hermanos engendrados por una misma madre, y estamos ligados por el mismo derecho de parentesco”.29 En el propio sentido habl San Jernimo: “Todos, dice, nacemos igualmente, ya emperadores, ya pobres, y todos morimos igualmente, porque somos de igual condicin”.30

PAGE 100

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 96\ 96\ 96\ 96\ 96\ San Juan Crisstomo, primera columna de la Iglesia de Oriente y el ms elocuente intrprete de la doctrina evanglica, predic tambin la comunidad de origen y la fraternidad del hombre. “T ves, dice, la nobleza de la Iglesia. Cmo no sealar su nobleza, cuando bien lejos de rechazar a ningn discpulo por su condicin, ella derram igualmente la plenitud de su doctrina, y llama a la misma mesa al pobre y al rico? Despus que ella ha sentado el principio de su unin, a saber: que todos son formados de la tierra, hijos de los hombres y del mismo origen, rechaza hasta la distincin que poda resultar de las particularidades de la vida, llamndolos a todos individualmente al ttulo de su comn naturaleza. Yo llamo a todos igualmente, porque todos tienen a la tierra por patria comn”.31 Y en otra parte de sus obras reconoce la igualdad entre los hombres, sin admitir otra diferencia sino la que nace de la pureza del alma y rectitud del corazn.32Pero esta igualdad y unidad de origen ninguno de los Santos Padres las expuso bajo de forma tan nueva y tan ingeniosa como el profundo San Agustn, gran lumbrera de la Iglesia de Occidente. Ved aqu sus palabras: “Por ventura hizo Dios de un ave las dems aves...? Por ventura no produjo la tierra muchas cosas a un tiempo, y llen muchas de fetos multiplicados? Cuando se form al hombre, slo se form uno y de este uno sali el gnero humano. Ni quiso hacer separadamente dos, varn y hembra, sino uno, y de uno una. Por qu fue as? Porque empezando por uno el gnero humano, de este modo se distingue ms la unidad del gnero humano”.33 De esta unidad habla tambin en otros pasajes de sus obras,34 y de ella deriva la libertad de que goz el hombre en su origen, pues al formar Dios el mundo, slo le dio imperio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales de la tierra; mas, no sobre el hombre su semejante.35Sin ser Doctores de la Iglesia expusieron la misma verdad otros varones ilustres que abrazaron el cristianismo. No obstante haber los Doctores de la Iglesia reconocido la unidad de origen del gnero humano, aceptaron la esclavitud que entonces exista. San Ignacio Mrtir, obispo de Antioqua y discpulo de San Pedro, amonest los esclavos a la humildad y al buen servicio, para que de este modo se hiciesen dignos de alcanzar la celeste libertad.36 San Clemente Alejandrino, siguiendo a San Pedro, quera que obedeciesen no slo a los amos suaves y buenos, sino aun a los duros y malos.37 San Ambrosio y San Gregorio Nacianceno, lejos de irritarlos pintndoles la violencia de su condicin, los consolaba, ofrecindoles el ejemplo de Joseph, inicuamente vendido por sus hermanos,38 y el de Jesucristo que, siendo nuestro amo, se hizo esclavo por nosotros para libertarnos con su sangre.39“Te llaman esclavo, prorrumpa San Gregorio de Nisa con el acento de un estoico cristiano, por qu afligirse de la esclavitud del cuerpo?

PAGE 101

JOS ANTONIO SACO /97 /97 /97 /97 /97 Por qu no apreciar en ms la facultad de mandar que has recibido de Dios y la razn que puede subyugar tus pasiones? Cuando ves a tu amo esclavo del placer del que t te sabes preservar, no comprendes que no eres esclavo sino de nombre, y que l solamente es amo de nombre, pues en realidad se halla en la esclavitud ms miserable?”40 El mismo pensamiento expresaron San Paulino, obispo de Nola,41 San Gregorio Nacianceno,42 San Agustn,43 San Juan Crisstomo44 y San Ambrosio,45quien afirma adems, con lenguaje estoico en su epstola a Simpliciano, que slo es libre el que sabe proceder rectamente, y que no alterando la venta del hombre la esencia de su ser, ella no constituye esclavitud.46San Hilario confiesa que sta es dura condicin; pero tambin dice que es menester sobreponerse a ella, y despreciarla, pues slo recae sobre la parte material del hombre.47San Juan Crisstomo recomendoles la sumisin;48 dioles consuelos en su desgracia,49 y aun crey que si ellos se ajustaban a sus consejos, su conducta servira de ejemplo a los paganos; pues reconociendo la excelencia del cristianismo se convertiran a l. “Si se ve al esclavo, deca, filosofar en Jesucristo y mostrar sobre s un dominio mucho ms grande que el de los filsofos; si se le ve servir con sencillez y benevolencia, el gentil sentir la fuerza de esta predicacin, porque no son las palabras sino los hechos los que revelan a los gentiles el valor de nuestros dogmas”.50Llevando adelante sus ideas, y aun exponindose a dar armas a los partidarios de la esclavitud, pregunta: “Por qu dej el Apstol subsistir la esclavitud? Para ensearos la excelencia de la libertad, as como es mucho ms grande y ms digno de admiracin el conservar ileso el cuerpo de los tres nios echados en el horno, del mismo modo hay mucha ms grandeza y maravilla, no en suprimir la esclavitud, sino en mostrar la libertad en medio de ella”.51Cualquiera impresin desfavorable que contra San Juan Crisstomo pudiera formarse por el pasaje anterior, destryese con otro en que borrando toda diferencia entre amo y esclavo, se expresa as: “La palabra Iglesia no debe causar pena a los amos, si se ven as confundidos con sus domsticos. La Iglesia no conoce diferencia entre amos y esclavos: slo por las buenas o por las malas acciones es como ella hace alguna distincin... porque en Jesucristo no hay diferencia entre amo y esclavo”.52A San Basilio, mirsele como partidario de la esclavitud por la interpretacin que se dio a un pasaje de sus obras,53 en que parece conformarse con la opinin de Aristteles, bien que l ms adelante se aparta de ella, pues dice “que ninguno es esclavo por naturaleza”.54San Agustn aconsej a los cristianos que, en vez de suicidarse, sufriesen con resignacin la esclavitud y todas las calamidades de la vida.55

PAGE 102

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 98\ 98\ 98\ 98\ 98\ Para ms confortar a los esclavos, no slo les present el ejemplo del justo Daniel que atribua a sus pecados la causa de su cautiverio,56 sino que los exhort a la obediencia por amor de Jesucristo, dicindoles que no servan a sus amos sino a Dios, y que servir a Dios, es servir como libres y gozar de la verdadera libertad.57 Y cuando sube al origen de la esclavitud, justifcala como derivada del pecado y establecida por Dios. Dignas son de transcribirse sus palabras: “He aqu por qu los primeros justos fueron pastores ms bien que reyes, queriendo Dios ensearnos de esta manera el orden de la naturaleza que fue trastornado por el pecado; el cual ocasion que con derecho se impusiese la esclavitud al pecador. Por eso vemos que la Sagrada Escritura no habla de esclavos antes que el justo No hubiese empleado este nombre para castigar el pecado de su hijo... La primera causa, pues, de la esclavitud es el pecado, el cual somete un hombre a otro, y esto no acontece sino por juicio de Dios, que es incapaz de injusticia, y sabe imponer penas diferentes, segn la diferencia de los culpables. Nuestro Seor dice: ‘Cualquiera que peca es esclavo del pecado’; y as hay muchos esclavos justos que son ms libres que los amos malos a quienes sirven”.58De este pasaje hanse aprovechado los enemigos del cristianismo para acusar a San Agustn de defensor de la esclavitud; pero nada por cierto ms distante de las intenciones de tan insigne Doctor. l la mira como contraria a la naturaleza; pues no sta, sino slo el pecado fue el que mereci tal nombre. “Segn el orden natural en que haba Dios creado al hombre, ninguno era esclavo del hombre o del pecado”.59 Si l admite la esclavitud es tan slo como una desgracia, como un castigo impuesto al pecador, pues a sus ojos la dominacin del hombre sobre el hombre, su igual por naturaleza, es una soberbia intolerable.60 Si l conviene en que los amos manden a sus esclavos, exhrtalos a que sea, no por espritu de dominacin, sino por el caritativo deseo de hacerles bien.61 Si l recomienda como el Apstol que los esclavos obedezcan y sirvan a sus amos, no por temor del castigo, sino por un deber afectuoso, consulalos con la esperanza de que eso ser “mientras no pase la iniquidad, desaparezca toda dominacin humana, y Dios sea todo en todos”.62 Si l aconseja esa obediencia hasta el extremo de tributarla a los malos amos,63es porque Dios ha dado poder a los perversos sobre los buenos, para probar a stos y juzgar a aqullos.64 Si l deriva del pecado la esclavitud, su lgica rigurosa le fuerza a reconocer que las consecuencias de ese pecado fueron borradas por el cristianismo, y que todos los hombres haban vuelto a la igualdad primitiva, pues “Dios se hizo hombre para que el hombre se hiciese Dios; y a fin de que el esclavo se convirtiese en seor, el Seor tom la forma de esclavo”.65 Si l, por ltimo, menciona como los dems Santos Padres la maldicin de No contra la posteridad de Cam, observa tambin que, aunque ste fue el pecador, no

PAGE 103

JOS ANTONIO SACO /99 /99 /99 /99 /99 fue, sin embargo, el condenado a esclavitud, sino su descendencia; y de aqu infiere con razn en otro pasaje de sus obras,66 que aquella maldicin no fue sentencia de verdadera esclavitud, sino tan slo profeca en que se anunciaba la inferioridad de la raza de Cam respecto de la de sus hermanos, y su futura denominacin por los hijos de Israel, descendientes de Sem, cuando stos conquistasen la tierra de Canan, habitada por los cananeos.67Aun cuando las consideraciones que acabo de exponer no justificasen completamente a San Agustn de la acusacin que se le hace, bastara para absolverle y declararle enemigo de la esclavitud el siguiente pasaje en que as habla: “As lo prescribe el orden natural, as cre Dios al hombre: djole que dominara a los peces del mar, a las aves del cielo y a los reptiles que se arrastran sobre la tierra. Quiso que la criatura racional, hecha a su semejanza, no dominase sino a los irracionales, no el hombre al hombre, sino el hombre al bruto”.68Pero si los Santos Padres aceptaron la esclavitud por el estado de la sociedad en que vivan, no fue sin condicin, ni mucho menos se convirtieron en defensores o protectores de ella. Al admitirla, exigieron que los amos tratasen bien a sus esclavos, pues hermanos son unos y otros. El buen trato de los esclavos, objeto fue de la solicitud de San Clemente Alejandrino, quien dice: “No se les debe tratar como bestias de carga, pues mandado les est obedecer con temor a sus amos, no slo a los buenos y clementes, sino aun a los duros y malos, como dice San Pedro: la equidad, la indulgencia y la bondad son un deber de los amos. En una palabra, sed todos de un mismo espritu misericordioso, amando a vuestros hermanos...”.69 Y en otra parte aade que, “siendo hijos de Dios como nosotros, son tambin hombres como nosotros, debiendo, por tanto, guardarles las mismas consideraciones que a nosotros”.70San Cipriano Mrtir,71 San Gregorio Nacianceno,72 San Basilio73 y San Ambrosio,74 igual recomendacin hicieron a los amos. San Gregorio Nacianceno deca: “Ya es demasiado que hombres sean esclavos, y que, entre seres formados de la misma naturaleza, haya diferencias tan grandes que se ve a unos mandar y a otros obedecer; a unos imponer tributos y a otros sufrirlos; a unos permitir impunemente la injuria y el ultraje, y a otros no tener contra los agravios sino splicas; y todos estos contrastes en la misma imagen, en la misma dignidad, entre los herederos de una misma vida y entre seres por los cuales Jesucristo muri igualmente. Esto es ya demasiado para hombres libres por naturaleza; no agravemos el yugo por temor de aumentar la pena de nuestro primer pecado”.75 En este pasaje hay ms que recomendacin de buen trato, hay implcita reprobacin de la esclavitud. San Agustn desea que el amo no trate al esclavo como al caballo y al dinero, sino que le ame como a un hombre, como el padre a sus hijos y el

PAGE 104

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 100\ 100\ 100\ 100\ 100\ marido a su mujer;76 y aunque l permite que se le corrija, es tan slo por su bien, sin dejarse arrastrar el amo de espritu de venganza, sino de amor.77 San Juan Crisstomo alza su elocuente voz para decir a los amos: “No creis que lo que se hace contra esclavos ser perdonado como hecho contra esclavos. Las leyes del mundo conocen la diferencia de las dos razas, pero la ley comn de Dios la ignora; porque Dios hace el bien a todos y abre el cielo a todos sin distincin”.78Esforzando ms sus ideas tan eminente Doctor, habla en otra parte de sus obras del modo siguiente: “Que haya mutuo cambio de servidumbre y de sumisin, y no habr ms esclavitud; que uno no tome lugar entre los libres, ni otro, entre los esclavos: vale ms que amos y esclavos se sirvan mutuamente, y esta servidumbre ser bien preferible a otra libertad. He aqu la prueba: que un hombre tenga 100 esclavos y que ninguno de ellos le sirva; que, por otra parte, tenga 100 amigos sirvindose mutuamente, dnde se hallar el bienestar? Dnde habr ms gozo y satisfaccin? Aqu no habr indignacin, furor ni cosa semejante: all, la inquietud; de un lado, el servicio se hace por fuerza, del otro, por reconocimiento. Esto es lo que quiere el Seor, y por eso lav los pies a sus discpulos”.79Si los amos hubieran seguido estos consejos, el estado de la esclavitud habra cambiado enteramente; pues en lugar de opresores y oprimidos, habranse formado mutuas relaciones provechosas a los amos y a los esclavos. Pero no fue esa la esclavitud que existi, ni aun en la poca en que brillaron los ilustres Doctores de la Iglesia, porque con corta diferencia, a pesar de tan caritativas predicaciones y de las leyes del imperio, tratados eran los esclavos con el mismo rigor que antes del cristianismo; y este rigor lo ejercitaban hasta las mismas mujeres. “Hay algunas, deca San Juan Crisstomo, tan crueles y brbaras que castigan con ltigos a sus esclavos, sin que la noche ponga trmino al suplicio. Desnudan a las jvenes, encadnanlas a las literas, y poniendo all a sus estpidos maridos, srvense de ellos como de lictores. Conviene ver semejantes escenas en las casas de los cristianos? Pero t dices que es raza insolente y desfachatada. —Yo lo s; y, sin embargo, se la puede reformar y corregir de otro modo, sirvindose del temor, amenazas y palabras; medios que tendrn el mrito de ser ms eficaces para ellos y menos vergonzosos para ti... Y despus, si vas al bao, veranse en las espaldas de tu esclavo las seales del castigo. —Pero t dices, sta es raza indomable si se la perdona. —Yo lo s tambin; mas, ensaya tratarla de otra manera, no por golpes ni temor, sino por caricias y beneficios. Ella es tu hermana, si es cristiana... Vergenza es para un hombre castigar a una mujer, y ms todava para una mujer que es del mismo sexo. —¡Pero qu! si ella se pervierte? —Csala; qutale las ocasiones de caer. —Y si roba? —Obsrvala, viglala. —¡Oh exageracin! En-

PAGE 105

JOS ANTONIO SACO /101 /101 /101 /101 /101 tonces ser su guardiana? —¡Oh locura! Y por qu no lo seras? No tiene la misma alma que t, no ha recibido de Dios los mismos dones, no tiene tambin lugar en la misma mesa y la misma nobleza de origen? —Pero si es maldiciente, dscola, habladora y borracha? — ¡Ah! ¡Cuntas mujeres libres no lo son tambin!”80Mortal veneno derramaba la esclavitud en las costumbres de amos y esclavos; y San Jernimo, en su Epstola 98 a Gaudencio, lamentbase de la vergonzosa conducta de las nobles matronas con sus esclavos y con otros hombres de la ms vil condicin; pues con la capa de continencia y de religin dejaban a unos para seguir a otros.81 El mismo eremita en varias de sus epstolas, San Clemente Alejandrino y San Juan Crisstomo, censuraron amargamente aquellas viudas y jvenes que, bajo el manto de la virtud, tenan culpables relaciones con sus hermosos muchachos esclavos, presentndose en pblico con ellos ricamente vestidos.82 Cuando iban al bao, acompabanlas sus eunucos, de quienes reciban sus impdicos servicios,83 pudiendo repetirse con Claudiano: Pectebat domin crines, et sœpe lavauti : Nudus in argento lympham gestabat alumn.84San Juan Crisstomo,85 otros Santos Padres, y Salviano deploraban los defectos y vicios de la inmensa mayora de los esclavos; pero todos los imputaban a la conducta de los amos; pues emplendolos solamente en su servicio, no les daban ninguna instruccin religiosa, y ora los degradaban con su rigor, ora los corrompan con la soltura y holganza en que los dejaban, ora, en fin, con la inmoralidad de sus ejemplos. Salviano deca: “Es demasiado cierto que los esclavos son malos y detestables; pero esto es ms execrable en los libres de nacimiento y nobles, pues hallndose en mejor estado, son peores”.86San Juan Crisstomo se expresaba as: “Es cosa generalmente reconocida que la raza de los esclavos es indolente, rebelde, poco manejable y poco propia a recibir la enseanza de la virtud; y no permita Dios, diga yo, que esto sea por vicio de naturaleza, sino por la negligencia y conducta de los amos con sus esclavos... Como los amos no les piden sino servicios, y bajo de esta condicin, toleran todos sus desrdenes, resulta que caen en el abismo del vicio. Si a pesar de la activa vigilancia de un padre, de una madre, de un pedagogo, o de aquel que ha educado nuestra infancia y dirigido nuestros primeros pasos; si a pesar de la influencia de nuestros iguales y del sentimiento mismo de la ingenuidad, evitamos tan difcilmente la sociedad de los malos, que ser de aquellos que privados de todos estos socorros se mezclan con malvados y se asocian con quien les place, sin que nadie cuide de sus amistades? Por eso es tan difcil que los esclavos sean buenos; pues efectivamente no reciben enseanza ni dentro ni fuera de las casas; ni conversan con los hombres libres de cultura que dan gran va-

PAGE 106

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 102\ 102\ 102\ 102\ 102\ lor a la consideracin pblica. ¡Cmo, pues, no ser extraordinario y prodigioso encontrar un esclavo hombre de bien!”87No obstante este lenguaje, el gran Doctor de la Iglesia de Oriente, reconoce que haba algunos esclavos virtuosos, y ms que sus amos.88Ejemplo heroico de esta verdad ofrece Dula, esclava de un pagano de Nicomedia que, deseando someterla a sus impuros halagos, ella resisti enrgicamente, dicindole que era cristiana, y que como tal no poda prestarse a sus voluptuosos caprichos. Enfurecido entonces el amo, hzola morir; mas, la Iglesia contola, despus entre las vrgenes que alcanzaron la palma del martirio.89Ejemplo todava ms admirable encontramos a fines del siglo III en la bella joven Potamienna, esclava de un amo disoluto, que no pudiendo vencerla con amenazas ni promesas, la acus ante el prefecto de Alejandra para que la condenase a muerte, o la obligase a prestarse a sus placeres. El malvado juez le dijo: “anda, obedece la voluntad de tu amo”; pero ella le responde: “No permita Dios que haya un juez tan inicuo que me mande obedecer a la lujuria y a la intemperancia...”. La esclava escogi morir, y sumergida lentamente en pez hirviendo, sufri un glorioso martirio que la Iglesia recuerda con orgullo.90Muchos textos de San Juan Crisstomo y de otros Santos Padres, manifiestan que ellos consideraron los vicios del esclavo ms bien como resultado de la conducta del amo que de la ndole de la esclavitud; pero la experiencia de los siglos demuestra que el origen principal del mal est en la misma institucin, pues su naturaleza es tal, que se opone a la buena enseanza del esclavo, y que para impedir los graves daos que produce a la sociedad, es preciso arrancar de raz planta tan ponzoosa. Si males tan dolorosos ocasionaba la esclavitud, cmo es que los Santos Padres que tanto los conocieron y tan amargamente los lamentaron, no pidieron explcitamente su pronta abolicin? Cmo es, repito, que no la pidieron cuando proclamaron, adems, la unidad de origen del gnero humano, su fraternidad e igualdad? A esto pudiera responderse, que ni el Gnesis ni los Apstoles tampoco los llamaron a la libertad, no obstante haber reconocido la unidad de origen y la igualdad del gnero humano. Pero esta respuesta no es satisfactoria, porque de nuevo se pudiera preguntar, y por qu el Gnesis y los Apstoles no declararon libres a los esclavos? Ya expusimos en su lugar los motivos que lo impidieron; y contrayndonos ahora a los Santos Padres, observaremos que en medio de la santidad de sus ttulos, ellos no dejaron de ser hombres, y que como tales, sometidos estaban a la ley comn de naturaleza. El entendimiento humano es una mezcla de oscuridad y de luz, de error y de verdad, de ideas discordantes y de ideas en armona. Establece una mxima, sienta un principio, y l mismo a veces, o no percibe

PAGE 107

JOS ANTONIO SACO /103 /103 /103 /103 /103 todas sus consecuencias, o si las percibe, o no puede, o no quiere, o no se atreve a aplicarla. Si de lo sagrado pasamos a lo profano, y de la Antigedad a la Edad Moderna, veremos una gran nacin que, jactndose de marchar a la vanguardia de los pueblos libres, proclam en la declaracin de su independencia “que todos los hombres son creados iguales, que estn dotados por su Creador de ciertos derechos inenajenables; y que entre stos se cuentan: la vida, la libertad...”. Mas, Estados Unidos de Norteamrica, no obstante reconocer estas verdades, mantuvieron entonces 500 000 hombres en dura esclavitud, y algunos millones de ellos en tiempos posteriores. Tales anomalas no son raras en la historia de la humanidad. No dir yo, como algunos, que los Santos Padres no pudieron proclamar la abolicin de la esclavitud, porque el Viejo Testamento la sancion. Al tratar de los hebreos, he dicho ya, que aquella institucin no fue de derecho divino; y no sindolo, los discpulos del cristianismo, reformador de la antigua ley, bien pudieron pedir la abolicin de la esclavitud sin ningn inconveniente religioso. Tampoco dir, como otros, que no debieron hacerlo, porque no habiendo el fundador del cristianismo ni sus Apstoles abolido expresamente la esclavitud, los Santos Padres se habran puesto en abierta oposicin con ellos. Si esta razn valiera, bastante poderosa habra sido para que tampoco se hubiese pedido en tiempos posteriores; pero si se atiende a la benfica tendencia de las ideas del cristianismo y al espritu de libertad que encierra, forzoso es convenir en que, siendo la esclavitud inconciliable con su doctrina, los Santos Padres, fundndose en ella, pudieron haber proclamado su inmediata abolicin. Otras, pues, debieron de ser las razones que lo impidieron. Si todos los Santos Padres mostraron la mayor solicitud en mejorar la condicin del esclavo, parceme que todos, a pesar de su ardiente caridad, no miraron con igual ceo la esclavitud. San Basilio, que haba hecho voto de pobreza, viva del trabajo de esclavos, pues a un hermano de leche que le sustentaba, habale dado muchos su madre con tal objeto.91 San Gregorio Nacianceno tvolos tambin, y en su testamento libert a muchos y leg otros.92 San Cesario dej a los pobres todos sus bienes; pero fueron dilapidados por sus esclavos.93Aun cuando todos los Santos Padres hubiesen deseado abolir inmediatamente la esclavitud, la empresa era muy difcil, porque si las almas entusiasmadas por el cristianismo hubieran libertado a sus esclavos, la inmensa mayora de los cristianos, muy apegada a los mundanos intereses, habra despreciado aquellas predicaciones y defendido tenazmente la esclavitud. No debe juzgarse a los Santos Padres con las ideas del siglo XIX, siglo esencialmente abolicionista, sino con las de los tiempos en que vivieron. Aquella sociedad, aunque cristiana en el nombre, era todava

PAGE 108

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 104\ 104\ 104\ 104\ 104\ pagana en el fondo, pues del paganismo haba recibido sus instituciones, leyes, costumbres, tradiciones, literatura y hasta los pblicos espectculos a que no renunciaba, a pesar de ser tan contrarios al cristianismo. Cristianos y paganos posean muchos esclavos, mirbanlos unos y otros como su legtima propiedad, y tenanlos tambin hasta piadosas mujeres que merecieron la beatificacin, como Santa Martina94 y Santa Tecla, 50 de los cuales acudieron a salvarla del suplicio que la amenazaba, cuando la acusaron de cristiana.95 Su llamamiento, pues, a la libertad, no slo los hubiera sublevado ocasionando sangrientos trastornos, sino comprometido la causa misma del cristianismo por la resistencia que se habra encontrado en tantos amos interesados. Aun sin haber los Santos Padres predicado la abolicin, San Jernimo observ que muchos esclavos, al verse llamados a la libertad cristiana, creyeron que tambin se les daba la libertad social. Los sectarios de Eustato de Armenia sustraan los esclavos del poder de sus amos; y para impedir las consecuencias que de aqu resultaban, el Concilio de Gangres, ciudad de la Paflagonia, celebrado entre los aos 325 y 341, pues no estn sobre este punto acordes las opiniones, excomulg a los que enseaban que los esclavos deban abandonar a sus amos y eximirse de su servicio.96Templos y monasterios abran sus puertas para acoger a los esclavos prfugos.97 Cuando la religin de stos no corra ningn peligro,98 deber de los obispos y del clero era restituirlos a sus amos, dando a entrambos consejos saludables. Pero los ministros de la Iglesia abusaron de su poder, y rehusando entregarlos, fue preciso que el Estado interviniese para templar los excesos que se cometan. No se debe olvidar que los Santos Padres tenan el doble carcter de sbditos del Imperio romano y de misioneros apostlicos. Bajo del primero estaban sometidos a las leyes de su pas y deban respetar sus instituciones; bajo del segundo, aunque podan prescindir de los intereses mundanos y elevarse a una regin puramente espiritual, no estaban moralmente obligados a predicar la abolicin inmediata de la esclavitud, porque ni Jesucristo ni sus Apstoles lo haban hecho, ni menos se les impuso como precepto divino. No es, pues, de extraar que el fin principal de sus predicaciones se cifrase casi todo en la salvacin de las almas; y que con los ojos clavados siempre en el cielo, tratasen menos de abolir la esclavitud terrestre que de asegurar a los amos y a los esclavos la celeste libertad. Mas, no por eso se quedaron encumbrados en tan elevada esfera, pues bajando de ella a la tierra, abogaron tambin de un modo ms o menos directo por la libertad de los esclavos. Era la usura una de las fuentes de donde emanaba la esclavitud. Cuando el formidable usurero se presentaba a las puertas del pobre ofrecindole dinero a un espantoso inters, l se vea forzado a tomarlo

PAGE 109

JOS ANTONIO SACO /105 /105 /105 /105 /105 por su miseria; mas, no pudiendo pagarlo despus, el cruel acreedor arrancaba los hijos de los paternos brazos para reducirlos a esclavitud. Los Santos Padres clamaron enrgicamente contra tamaa iniquidad,99y San Ambrosio prorrumpe asombrado: “Yo he visto un espectculo lamentable; he visto nios llevados a vender por deudas de su padre, herederos de su desgracia sin serlo de sus bienes; y tan infame atentado no deshonra al acreedor. ste puja, hostiga y cierra la venta. Ellos han sido alimentados con mi dinero, dice el acreedor; que sirvan, pues, por sus alimentos y sufran la adjudicacin”.100Cuando alzaron su voz contra el lujo escandaloso de las opulentas familias, propendieron tambin, aunque indirectamente, a la abolicin de la esclavitud. San Clemente de Alejandra lamentbase de que muchas mujeres gastasen su fortuna en comprar esclavos,101 y de la muchedumbre que, a veces, tena un solo amo para el servicio domstico. “Huyendo, deca, de la obligacin de trabajar para s o de servirse ellos mismos, acuden a los esclavos y compran muchedumbre de hombres destinados a preparar los platos, adornar la mesa y trinchar con arte. Reprtese su servicio entre muchas secciones: unos trabajan en lo que puede saciar el vientre de sus amos; otros hacen golosinas; otros, pasteles de miel y todo lo concerniente a los postres; algunos cuidan de los vestidos; otros velan el tesoro como grifos; quienes guardan la vajilla de plata, enjuagan los vasos y preparan los banquetes; quienes almohazan las acmilas. Cmprase tambin una banda entera de coperos y tropas de muchachos hermosos. Hombres y mujeres apresranse en torno del tocador de su ama; stos le presentan el espejo; aqullos, las cintillas, y esotros, los peines. Tienen muchos eunucos, maestros en la prostitucin, y cargadores, galos la mayor parte, para pasear en litera a la matrona... En vano se buscar a stas ocupadas, como en otro tiempo, en el trabajo de la lana y en el arte de tejer. A su lado se encontrarn hermosos recitadores de fbulas; y si ellas alquilan cargadores, no es por la modestia de no ser vistas, sino por molicie y deseo de presentarse. Hcense transportar de un templo a otro, sacrificando y consultando a los adivinos... Prodigan su fortuna en comprar esclavos...”.102La simple lectura de este pasaje basta para conocer que la intencin directa de San Clemente Alejandrino no fue abolir la esclavitud, sino combatir el ocio y el lujo corruptor. Contra ellos tron todava con ms vehemencia, dos siglos despus, en la disoluta Antioqua, San Juan Crisstomo: “Por qu tantos esclavos? En este punto, lo mismo que en cuanto a vestidos y mesa, debemos limitarnos a lo necesario. Y dnde est aqu lo necesario? Yo no lo veo. Un amo debera contentarse con un esclavo; y aun debera bastar un solo esclavo para dos o tres amos. Si esto te parece duro, piensa en aquellos que no tienen ninguno, y que, sin embargo, estn

PAGE 110

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 106\ 106\ 106\ 106\ 106\ mejor y ms pronto servidos; porque Dios nos ha creado capaces de servirnos a nosotros mismos, y aun de servir a otros... Si dudas de esto, escucha a San Pablo: ‘Mis manos bastan para servirme y a los que conmigo estn’. As, este Doctor del mundo, digno del cielo, no se avergonzaba de servir a tantos millares de hombres; y t, t te creeras deshonrado, si no arrastrases en pos de ti rebaos de esclavos, ignorando que esto es lo que te deshonra. Porque Dios nos ha dado pies y manos para que no tengamos necesidad de servidores. No es la necesidad la que ha criado la raza de los esclavos. Si esto hubiera sido as, habrase formado con Adn un esclavo para que le sirviese... Cristo con su venida nos ha tambin libertado: en Jesucristo no hay esclavo ni libre. As no es necesario tener esclavos; y si lo es, uno basta, o a lo ms dos. Qu significan tantos enjambres de servidores? A los ricos que los tienen, vseles como pastores de ovejas o vendedores de hombres, pasearse en los baos y en las plazas; pero yo no quiero atenerme al estricto derecho: ten dos servidores y si renes ms, entonces no lo haces por amor de ellos, sino por lujo. Si lo hicieras por caridad, no los emplearas tanto en tu servicio, sino que despus de haberlos adquirido les ensearas los oficios necesarios al sostenimiento de la vida y los despediras libres. Pero como los castigas y encadenas, eso no es obra de filantropa. Yo bien s que soy molesto a mis oyentes; pero qu hacer? Tal es mi deber, y no cesar de hablar, sea que acierte o no a persuadir”.103En este magnfico pasaje, el ilustre Santo Padre no slo aboga por la disminucin de los esclavos, sino que desea su libertad; pero es forzoso reconocer que esto lo hace por incidencia y como punto secundario, pues el fin principal que se propone es combatir el lujo de aquella sociedad, y por eso dice en otra parte: “T cuentas tantas y tantas hectreas de tierra, 10, 20 casas y ms, tantos baos, 1 000 y 2 000 esclavos; y yo te digo, que si pierdes el reino de Dios, no vales para m 3 bolos”.104Ms directamente se endereza la elocuente palabra de Crisstomo contra la institucin de la esclavitud, cuando pregunta: “De dnde ha venido la esclavitud; cmo se ha establecido entre nosotros?” Y responde: “Conozco a muchos que esto preguntan y quisieran saberlo: os dir que la avaricia, la envidia y la codicia insaciable han engendrado la esclavitud”.105 Si el esclarecido Doctor deriva de fuentes tan impuras la esclavitud, bien claro es que la condena. En casi todos los actos y predicaciones de los Santos Padres que aun indirecta y remotamente se rozan con la esclavitud, pretenden algunos ver una intencin decidida de abolirla, cuando en verdad ellos no se propusieron semejante fin, sino otro muy distinto, pero tambin muy laudable. Cuando los Santos Padres recomendaron el trabajo, fue acaso su principal intencin el abolir la esclavitud? Cierto es que el trabajo hace menos necesarios los esclavos, y que en este sentido se puede decir que

PAGE 111

JOS ANTONIO SACO /107 /107 /107 /107 /107 ellos propendieron a disminuir su nmero; pero el objeto principal que se propusieron fue extirpar la funesta ociosidad, madre fecunda de tantos vicios y delitos. Cuando los Santos Padres exhortaron a los fieles para que diesen limosnas a los pobres, y que de hambre no muriesen tantos necesitados, pensaron abolir la esclavitud? Es innegable que socorrida la miseria, permanecieran libres algunos que como esclavos se hubieran vendido, ya por s, ya por sus padres; pero la idea principal que los animaba era ejercer la caridad con los cristianos infelices, y alejar las maldades a que obliga la miseria. Cuando los Santos Padres clamaron contra las danzas voluptuosas de los histriones, contra la representacin impdica de la comedia, contra los crmenes de la tragedia, y los combates sangrientos de los hombres y las fieras en el circo, pensaron en abolir la esclavitud? Corregir las disolutas y sanguinarias costumbres de una corrompida sociedad, fueron las nobles ideas que inspiraron a los Santos Padres. En mejorar la suerte del esclavo y en romper las cadenas de muchos, lauro inmortal alcanzaron aquellos insignes varones; mas, para realzar su mrito, no hay necesidad de suponer que en todos los actos de su apostolado llevaron siempre la intencin directa de abolir la esclavitud. Tales exageraciones desnaturalizan los hechos, y presentando a sus autores bajo de un falso colorido, alteran la verdad de la historia. Las ideas del cristianismo y la predicacin de los primeros Santos Padres empezaron desde muy temprano a producir frutos bien sazonados. Roma pagana no cerr enteramente al esclavo las puertas de sus templos; pero envilecido por la opinin y por la ley, fuele vedado asistir a ciertas ceremonias religiosas.106 Claudio, en calidad de edil, dio juegos en honra de Cibeles, madre de los dioses; pero Cicern acriminole por haberlos profanado introduciendo en ellos turbas de esclavos y gladiadores.107 Sin persona y sin familia legal, se puede decir, que el esclavo no tuvo religin, pues todo lo que de ella se le permiti, fue alguno que otro rito de orden muy inferior. ¡Qu contraste tan admirable entre el paganismo y el cristianismo! Grandes y pequeos, ricos y pobres, libres y esclavos, los cristianos desde el primer siglo bajaban a las catacumbas, y todos all confundidos, sin distincin de clases ni condiciones, arrodillbanse humildemente para elevar sus plegarias al Seor. Lo mismo hicieron despus que triunfante el cristianismo, levantaron templos en donde pblicamente se congregaban. A nadie excluy la Iglesia del ejercicio de las funciones religiosas. Nobles y plebeyos, libres y esclavos, todos pudieron aspirar al sacerdocio; y la historia conserva los nombres del liberto Onsimo, que muri de obispo en Efeso, y del liberto Calixto que subi al pontificado. Si entre los cristianos borrronse en vida todas las diferencias en el orden religioso, con mayor motivo desaparecieron en la mansin de la

PAGE 112

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 108\ 108\ 108\ 108\ 108\ muerte. Recogieron los opulentos romanos en cementerios llamados columbarios las cenizas de sus libertos y esclavos. En cada urna que las encerraba, ponase una inscripcin indicando el nombre, condicin y ocupaciones que haban desempeado; pero jams se encuentra en tales cementerios el nombre de ningn libre, ni menos el de sus amos, porque ignominioso hubiera sido para stos depositar sus cenizas en la mansin destinada para esclavos y libertos. Lo contrario aconteci desde los primeros das de cristianismo. Sabido es que millares de esclavos y mayor nmero de libres fueron enterrados en las catacumbas. Diversos arquelogos han empleado largos aos en estudiar las losas sepulcrales que ellas contienen; y de este examen minucioso aparece que no haba signo ni vestigio alguno que los distinguiese, pues ora grandes o pequeos, ora libres o esclavos, todos fueron confundidos. El clebre arquelogo italiano De Rossi, hablando de las catacumbas de Roma, dice: “En la nueva sociedad cristiana, los hombres libres y los esclavos eran hermanos, y juntos servan al mismo Dios. Entre los fieles de la Iglesia romana el espritu de fraternidad triunf del orgullo que infestaba las instituciones sociales de la repblica y del imperio. Prueba elocuente de ello encuntrase en el silencio que tantos millares de epitafios descubiertos en las catacumbas, guardan sobre la condicin de los difuntos. Eran esclavos? Eran libertos? Ellos no lo dicen. Jams he encontrado la mencin absolutamente cierta de un servus y muy raras veces y por excepcin, la de un liberto; mas, no podemos leer diez epitafios paganos del mismo tiempo sin hallar designados en ellos esclavos y libertos”.108La misma verdad comprueban los trabajos de Marangoni, arquelogo distinguido del pasado siglo: “Treinta aos ha que estudio sus cementerios [alude a las catacumbas], y todava no he encontrado ni una sola inscripcin en que se lea la calidad de liberto”.109Todos estos hechos demuestran hasta la evidencia la rigorosa exactitud de las palabras de Lactancio, que yo repito aqu: “Entre nosotros, entre los ricos y los pobres, los esclavos y los libres, no hay diferencia alguna”.110Pero el cristianismo no se limit en sus primeros siglos a slo establecer la igualdad religiosa entre el amo y el esclavo, pues tambin dirigi sus esfuerzos a romper las cadenas que ste arrastraba. En la Roma pagana nunca aconteci que los amos, durante su vida, manumitiesen de un golpe a todos sus esclavos, pues esto hicironlo tan slo al tiempo de morir, y movidos de un sentimiento de ostentacin y vanidad. Conducta contraria siguieron los cristianos desde los primeros siglos del imperio, y los Actos de los Mrtires ofrecen por doquiera ejemplos de esta verdad. Muerto el senador Pudente, sus hijos cedieron al papa Po I, que vivi al promedio del segundo siglo, las termas contiguas a su casa, en la

PAGE 113

JOS ANTONIO SACO /109 /109 /109 /109 /109 que construyeron un bautisterio “para la regeneracin de sus esclavos paganos”. El da de su consagracin, los hijos de Pudente que haban llamado a Roma a todos sus esclavos empleados en la ciudad y en los campos, libertaron inmediatamente a los que haban abrazado ya el cristianismo, reservando a los dems hasta que fueran instruidos en los principios de la nueva religin.111En los das de Trajano, un prefecto de Roma llamado Hermes, convertido con su familia por el sexto papa San Alejandro, hizo bautizar en un da de Pascua 1 250 esclavos, y dioles la libertad acompandola de algunos bienes para que pudiesen subsistir.112 Cromancio, otro prefecto de aquella ciudad, en tiempo de Diocleciano, convertido por San Sebastin con sus 1 400 esclavos, hzolos bautizar, libertolos a todos y colmolos de presentes, pronunciando estas palabras: “Aquellos que empiezan a ser hijos de Dios, no deben ser ya esclavos de los hombres”.113 Una noble matrona de Perge, ciudad de la Panfilia, libert a sus 250 esclavos, dejndoles sus peculios.114 Ovinio, mrtir ilustre de las Galias, bajo Julin, el Apstata, dio libertad a sus 5 000 esclavos, y repartioles casas y tierras.115Eudoxia, cortesana al principio y beatificada despus, libert a todas sus esclavas, distribuyendo entre ellas los ricos muebles de su casa, y dando adems 2 000 ureos ( aurei ) a cada una.116 La noble joven Melania, que vivi a principios del siglo V, dio tambin libertad a sus 8 000 esclavos;117nmero que me parece muy exagerado. Lo mismo hicieron San Cancio y su familia con los 73 que tenan, San Canciano, y otros hombres y mujeres que omito mencionar en gracia de la brevedad.118Como limosna muy meritoria considerose la manumisin de los esclavos. Cuenta San Agustn, que un dicono pobre de la iglesia de Hipona, no pudiendo dar nada a los pobres, libert, como ofrenda que les haca, tres esclavos que haba comprado antes de entrar en el clericato.119 El mismo ilustre Doctor refiere que en su tiempo era costumbre en la Iglesia de frica, que los que abrazaban la carrera eclesistica libertasen a sus esclavos antes de recibir rdenes.120Estos hechos prueban que el cristianismo se encamin desde sus primeros tiempos a la manumisin de los esclavos, y no por orgullo ni malas pasiones, como en la Roma pagana, sino por los ms puros y caritativos sentimientos. Siguiendo el espritu de humildad evanglica, personas hubo que hicieron actos tanto o ms meritorios que el de libertar esclavos. El mrtir Ovinio, ya mencionado, despus de haber manumitido a los 5 000 que posea, hzose esclavo de los pobres.121 Paula y Fabiola, descendientes de dos de las casas ms ilustres de Roma, quisieron confundirse con los pobres y los esclavos;122 y Santa Lea tambin ofreci el admirable ejemplo de convertirse en sirviente de sus propios servidores.123 Ni fueron raros estos casos, pues el papa San Clemente que ocup la silla

PAGE 114

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 110\ 110\ 110\ 110\ 110\ pontifical en el primer siglo de la era cristiana, escribi a los corintios: “Hemos conocido a muchos de los nuestros que voluntariamente se han esclavizado para redimir a otros. Muchos se han sometido a la esclavitud y alimentado a los pobres con el precio de su venta”.124Prctica constante fue que en las manumisiones se prefiriese a los esclavos cristianos, cuyos amos eran judos o paganos.125Ni a libertar sus propios esclavos limitronse los primeros cristianos, pues tambin extendieron su caridad a los ajenos, a los prisioneros de guerra y a otros cautivos. San Clemente Romano encarg a los sacerdotes que exhortasen al pueblo a dar limosnas para libertar esclavos.126 San Clemente Alejandrino y San Cipriano recomendaron que se libertase a los cautivos,127 y este ltimo, siendo obispo de Cartago, reuni de los fieles de su congregacin 100 000 sestercios (unos 22 000 francos.) para redimir a los cristianos de Numidia que los brbaros del desierto se haban llevado como cautivos.128Reciba la Iglesia en sus primeros tiempos ofrendas de los fieles que semanal o mensualmente se congregaban. En la manutencin del obispo, que era su administrador, y en la del clero, emplebase una parte de ellas; otra en los gastos del culto, y la ms considerable en socorrer viudas, hurfanos, lisiados, enfermos y ancianos de la congregacin, nufragos, cristianos condenados a minas, y en rescatar a los prisioneros y cautivos, principalmente cuando su desgracia provena de su firme adhesin al cristianismo.129 Hablando San Juan Crisstomo de la Iglesia de Antioqua, cuya renta total representaba la de un rico y la de un hombre de mediana fortuna reunidas, pregunta a sus fieles: “Sabis cuntas viudas y vrgenes hace vivir diariamente? Tres mil. Agregad a este nmero los presos que ella alimenta en la prisin, los enfermos que mantiene en el hospital, los pobres validos, los extranjeros, los mutilados, que reciben de ella vveres y vestidos sin agotar sus recursos. Si diez hombres solamente quisieran hacer lo que ella hace, no habra ni un solo pobre”.130Empleronse tambin dichas limosnas en libertar a muchos nios que, segn la inhumana costumbre de aquellos tiempos, eran abandonados por sus padres y esclavizados por quien los recoga. A estos nios, adems de drseles libertad, se les bautizaba, educaba y mantena a expensas de los fieles. Acosados de la miseria, otros padres vendan con frecuencia a sus hijos; y San Basilio describe la desesperacin, de uno de aquellos que, para no morir de hambre, viose forzado a vender uno de stos.131 Deplorando tales ventas, alzaba su elocuente voz, ya para mover la compasin del rico, ya para consolar al pobre. San Ambrosio, al paso que recomendaba el rescate de los prisioneros hechos por los brbaros, indignbase con los hombres que queran es-

PAGE 115

JOS ANTONIO SACO /111 /111 /111 /111 /111 clavizar a los que ya la Iglesia haba libertado. “Estas desgracias, deca, son harto conocidas por la devastacin de la Iliria y de la Tracia. ¡Qu de cautivos de venta por toda la tierra! Si se juntaran, casi se podra llenar con ellos una provincia, y, sin embargo, hay hombres que han querido esclavizar a los que la Iglesia haba redimido, mostrndose ms crueles que el cautiverio, pues envidiaban la misericordia de los otros. Por tanto, el rescate de los cautivos es un acto especial de liberalidad, sobre todo cuando se les redime de un enemigo brbaro, insensible a la misericordia, y que slo se mueve a devolverlos por la avaricia del dinero”.132En el rescate de las personas cogidas por los brbaros que invadieron el imperio, sealronse los obispos,133 y el cristianismo nunca olvidar el rasgo heroico de San Paulino de Nola, cuando se entreg a los vndalos, como esclavo, para redimir del cautiverio, con su persona, al hijo de una viuda.134En extremo laudable fue la conducta de los cristianos de oriente en la guerra que el Imperio romano tuvo con los persas en 422. Siete mil de stos haban sido hechos prisioneros y esclavizados; pero aun antes de haberse ajustado la paz, Acacio, obispo de Amida, vendi las alhajas de su iglesia para rescatarlos, vestirlos y enviarlos a su pas natal,135queriendo dar as al monarca persa una idea del verdadero espritu de la religin que persegua. Gibbon, que no es amigo del cristianismo ni siempre justo con los cristianos, no puede menos de reconocer el mrito de esta accin.136La influencia del cristianismo no se limit, en sus primeros tiempos, a practicar sus benficas doctrinas en el seno de la congregacin cristiana, pues tambin las extendi a la legislacin del imperio, asunto que ocupar el libro siguiente.Notas1 Cd. Just., lib. I, tt. III, l. 1. 2Evang. de San Lucas, cap. XII, v. 47 y 48. 3I Epst. de San Pedro, II, 18 y 19. 4Muchos comentadores de San Pablo han traducido el mencionado pasaje, como sigue: “Si puedes llegar a ser libre, aprovchate ms bien de tu esclavitud”. El texto griego y la versin latina autorizan ambas traducciones. 5San Pablo, Epst. I a los Corintios, cap. VII, v. 20, 21 y 22. 6San Pablo, Epst. a los Efesios, cap. VI, v. 5, 6, 7 y 8. dem, Epst. a los Colosenses, cap. III, v. 22, 23 y 24. 7I Epst. a Timoteo., cap. VI, v. 1 y 2.

PAGE 116

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 112\ 112\ 112\ 112\ 112\8Epst. a Tito, II, v. 9 y 10. 9San Pablo, Epst. a los Efesios, cap. VI, v. 9. 10dem, a los Colosenses, cap. IV, v. 1. 11Epst. a Filemn. 12San Mateo, cap. XVIII, v. 4, y cap. XX, v. 26 y 27. San Marcos, cap. IX, v. 35, y cap. X, v. 43, 44 y 45. San Lucas, cap. XIV, v. 11. I Epst. a los Corintios, cap. I, v. 28 y 29. 13San Mateo, cap. X, v. 42, y cap. XIX, v. 21. San Marcos, cap. XII, v. 31. San Lucas, cap. XI, v. 41. San Pablo, II Epst. a los Corintios, cap. IX, v. 6 a 12. 14San Marcos, cap. VI, v. 3, y cap. X, v. 45. San Mateo, cap. X, v. 10, y cap. XX, v. 27 y 28. Act. Apostolorum, cap. XX, v. 34. I Epst., a los Corintios, cap. IV, v. 12. I Epst. a los Tesalonicenses, cap. II, v. 9. II Epst. a los Tesalonicenses, cap. III, v. 8. 15Gnes., cap. III, v. 17, 18 y 19. 16 La Vulgata traduciendo el texto hebreo, dice: “ Captivis libertatem ”. 17Evang. de San Lucas, cap. IV, v. 18 y 19. 18Evang. de San Mateo, cap. XXIII, v. 8. 19San Mateo, cap. VII, v. 12. 20San Lucas, VI, v. 31. 21Epst. a los Glat., cap. III, v. 28. Esas palabras se repiten con algunas variantes, pero siempre en el mismo sentido, en otras epstolas de San Pablo. Vase la I a los corintios, captulo XII, v. 13, y a los colosenses, captulo III, v. 11. 22Gnes., cap. I, v. 26. 23San Justino, Apolog II, Padres Apostolici, tom. I, p. 88, edicin de los benedictinos, Pars, 1742. 24Tertuliano, Apologet. advers. Gent., § 38 y 39. 25 Omnes tamen pari sorte nascimur, sola virtute distinguimur. (Minut. Flix, Octavius tom. I, p. 343, en la coleccin de los benedictinos ya citada.) 26San Clemens Alexandr., Pdagog ., III, 6, tom. I, p. 274. La mejor edicin de las obras de este Doctor es la grecolatina que se hizo en Oxford, por J. Potter, en 1715, dos tomos en folio. 27San Gregorio Teol., Poem. Teol ., II, XXVI, 29, tom. II. 28San Basilio, Comentario al salmo XLVIII v. 8, tom. I, y tambin a las palabras del Evang. de San Mateo, cap. XXIII, v. 9. 29San Ambrosio, De Noe et Arca XXVI, § 94, tom. I. 30San Hieronimo, Comment. in Psalm ., LXXXI, § 4, tom. II. 31San Crisstomo, Exposit. in Psalm. XL, § 1, tom. V, p. 204. Edicin de Benedict. 32San Crisstomo, In Matth ., Homil. III, 2, tom. VII, p. 36. 33San Agustn, Serm. CCLXIII, § 3, tom. V p. 1596. Edicin de los hermanos Gaume. 34dem, De Civit. Dei lib. XIX, cap. XV, tom. VII. 35San Agustn, Serm. XC, § 7, tom. V, pp. 704 y 705. dem, Serm. CCCLIX, § 9, tom. V, p. 2080. dem, In Psalm. XIV, § 3, tom. IV, pp. 99 y 100. dem, In Psalm. CXVIII, § 2, tom. IV, p. 1846. dem, Contra Mendac., § 15, tom. VI, p. 760. dem, De bono conjugali, § 1, tom. VI, pp. 542 y 543. 36San Ignacio, ad Polycarp., epst. IV, en Padres apostolici tom. I, p. 42.

PAGE 117

JOS ANTONIO SACO /113 /113 /113 /113 /11337San Clemente Alejandrino, Paedag., III, 11, tom. I, p. 296, edicin de Oxford. 38San Ambrosio, De Spiritu Sancto III, XVII, 124, tom. II, p. 691. dem, In Psalm. CXVIII, 31, tom. I, p. 1023. San Gregor. Nazian., Orat. XXXIII, 10, tom. I, p. 610. 39San Ambrosio, In Psalm. XLIV 13, y Psalm. CXVIII, 42, tom. I, pp. 949 y 1233. dem, De Joseph., IV, 19, tom. I, p. 490. dem, epst. I, XLVI, 1 y 4, tom. II, pp. 984 y 985. San Gregorio Nacianceno, Orat. XXIV, 2, tom. I, p. 438, y Orat. XXXII, 18, tom. I, p. 592. dem, Pœm Hist ., 1, XXXIII, 137, y XLV, 29, tom. II, pp. 592 y 604. 40Gregorio de Nisa, in verb. “ faciamus hominem ” Orat. I, tom. I, p. 144. 41San Paulino de Nola, epst. VIII, p. 41, v. 41. 42San Gregorio. Teol., Epst. CLIV, tom. II, p. 129. 43San Agustn, De Cvit Dei lib. IV, cap. III, tom. VII, p. 142; in Psalm. CXXIV, § VII, tom. IV, p. 2018. 44San J. Chrys., De Lazaro, serm. VI, 8, tom. I, p. 784; in Joann., Homil. LXXX, III, tom. VIII, p. 476, y en otros muchos pasajes de sus obras. 45San Ambrosio, De Jacob, et vita beata II, III, § 12, tt. I, pp. 462 y 463. 46San Ambrosio, Epst. I, XXXVII. 47San Hilario, Tractat. Psalm., 125, p. 408. 48S. J. Chrys., in Epst. II, ad Tit. II, Homil. IV, tom. XI, p. 7514. 49S. J. Chrys., in Issai., Homil., § 6, tom. VI, p. 154. 50S. J. Chrys., in Epst. ad Tit. II, Homil. IV, 3, tom. XI, p. 753. 51S. J. Chrys., Gnes., serm. V, I, tom. IV, p. 666; in Epist. I ad Cor., Homil. XIX, IV, tom. X, p. 164. 52Sermn I sobre la Epst. a Filemn, I. 53San Basilio, de Spiritu Sanct., XX, tom. III, pp. 42 y 43. 54dem, ibd., XX. 55San Agustn, De Civit. Dei lib. I, cap. XIV y XXIV, tom. VII. 56San Agustn, De Civit. Dei lib. XIX, cap. XV, tom. VII, p. 900. 57San Agustn., De fide spe et charit ., § 9, tom. VI, p. 361; De mor eccles ., § 21, tom. I, p. 1127; De msica VI, 14, tom. I, p. 855. 58San Agustn, De Civit. Dei XIX, XV, tom. VII. 59San Agustn, De Civit Dei lib. XIX, cap. XV, tom. VIL 60dem, De Doctrina Christ ., I, XXIII, tom. III, pp. 29 y 30. 61dem, De Civit. Dei lib. XIX, cap. XIV, tom. VII. 62dem, De Civit. Dei XIX, XV, tom. VII. 63dem, In Psalm. LXI, § 8, tom. IV, p. 849, y Psalm. CXXIV, § 7, tom. IV, pp. 2018 y 2019. 64dem, Psalm. XXXII, § 11, tom. IV, p. 285. 65dem, Serm. CCCLXXI, § 1, tom. V, p. 2170, y Serm. LVIII, § 2, tom. V, p. 483. 66dem, Quœst in Genes ., XVII, tom. III, p. 608. 67De la misma opinin fue San Justino Mrtir, predecesor de San Agustn. (Dial. cum Tryphone, 139, p. 230.) 68San Agustn, De Civit Dei XIX, XIV, XV y XVI. 69San Clemente Alejandrino, Pdag ., III, 11, tom. I, p. 296.

PAGE 118

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 114\ 114\ 114\ 114\ 114\70San Clemente Alejandrino, Pdag ., III, 12, p. 307. 71San Cipriano, Testim III, 72 y 73, pp. 324 y 325. 72San Gregorio Teolog., Orat. XIX, tom. I, p. 372, c. 73San Basilio, tom. II, pp. 310 y 311. 74San Ambrosio Epst. I, II, 31, tom. II, p. 762. 75San Gregorio. Nacian., Orat. XIX, 13, tom. I, p. 372. c. 76San Agustn, De Serm. Dom. in Monte I, tom. III, p. 1531. dem, De Civit. Dei XIX, 14 y 16, tom. VII. 77dem, In Psalm. CII, § 14, tom. IV, p. 1607. 78San J. Chrys., In Epist. ad Ephes., VI, 5-8, Homil. XXII, 2, tom. XI, p. 167. 79San J. Chrys., In Ep. ad Ephes., V, Homil. XIX, 5, tom. XI, pp. 141 y 142. 80San J. Chrys., In Epist. ad Ephes., IV, Homil. XV, 3, tom. XI, pp. 113 y 114. 81San Jernimo, ad Gaud. de infant. educat. 82San Clemente Alejandrino, Pdag ., III, 11, tom. I, p. 296; San Gregorio Teolg., Orat. XVI, 19, tom. I, p. 314; San J. Chrys., In Joann., Homil. XXVII, 3, tom. VIII, p. 157; Hieron. Ep. 47, ad Furiam, y 85 ad Salvin. 83San Jernimo, Epst. 57, ad Lœtan, y Epst. 47, ad Furiam, tom. IV, part. 2a, pp. 559 y 595. San J. Chrys., tom. III, p. 176. Arnobio, Disput adversus Gentes V, p. 163. San Ambrosio, Hexaem ., V, III, 9, tom. I, p. 83. San Basilio, Csar ., Epst. II, 115, t. III, p. 208. 84Claudiano, In Eutrop., I, 105. 85San J. Chrys., In Ep. ad Ephes., VI, Homil. XXII, 2, tom. XI, pp. 167 y 168. 86Salviano, De Gub. Dei., IV, 3-5, pp. 67-70, y VII, 4, p. 155. 87San J. Chrys., Epist. ad Tit., II, Homil. IV, 3, tom. XI, p. 753. 88dem, Epist. II, ad Thes., Homil. V, 5, tom. XI, p. 544, a. 89 Acta S. Dul en Acta SS ., Martii, tom. III, p. 552. 90En Hist. Pallad ., ad Laus Acta Martyr ., p. 101. 91San Basilio, Epst. I, XXXVI y XXXVII, tom. III, pp. 114 y 115, a. 92San Gregorio Nacian., Exempl. Testam., tom. II, p. 202. 93San Basilio, Epst. I, XXXII, 1, tom. III, p. 111. 94Bollandus, Acta Sanctorum tom. I, p. 11. 95dem, ibd., tom. I, p. 601. 96Labb, Collect Conciliorum tom. II, p. 414. 97San Basilio, Cs., Epst. I, LXXIII, tom. III, pp. 166 y 167; San Agustn, In Psalm. CIL, § 15, tom. IV, p. 2410. 98San Basilio, Reg. fus. tract. interr., XI, tom. II, p. 353. 99San Ambrosio, De Tobia, VIII, § 29, tom. I, p. 600; Const. apost., IV, 6, tom. I, p. 294. San Agustn, Serm. CCXXXIX, 5, tom. V, p. 1456; In Psalm. CXXVIII, tom. IV, 2067. San Basilio, Cs., Serm. V, De Divitiis et paupertate, tom. III, p. 495. San Gregorio de Nisa, Ora. contra usurarios, t. II, pp. 225-235. 100San Ambrosio, De Tobia, III, § 10 y 11; V, § 16-20, tom. I. 101San Clemente Alejandrino, Pdag ., III, 4, tom. I, pp. 268-270.

PAGE 119

JOS ANTONIO SACO /115 /115 /115 /115 /115102San Clemente Alejandrino, Pdag ., III, 4, tom. I, pp. 268-270. 103San J. Chrys., I Epist. ad Cor., Homil. XL, 5, tom. X, pp. 384 y 385. 104dem, Matth., Homil. LVIII, tom. VII, p. 663, c. 105dem, Epist. ad Eph., Homil. XXII, 2. 106Minucius Felix en Oct., 24. 107Cicer., De harusp. resp ., 11 y 12. 108De Rossi, Bullettino di archeologia cristiana 1866, p. 24. 109Marangoni, Acta Sanct. Victorini p. 130. Resultados semejantes ofrecen las inscripciones cristianas de la Galia, examinadas por Edmond le Blant, en su obra: Inscriptions chrtiennes de la Gaule 110Lactancio, Div Inst ., V, 17. 111 Acta SS. Pudentian et Praxedis en Acta SS ., Maii, tom. IV, p. 298. 112 Acta S. Alexandri en Acta SS., Maii, tom. I, p. 371. 113 Acta S. Sebastiani en Acta SS ., Januarii, tom. II, p. 275. 114 Acta S. Calliopii en Acta SS ., Aprilis, tom. I, p. 658. 115 Terentianus in Acta SS Joannis et Pauli en Acta SS ., Junnii, tom. VII, p. 34. 116 Vita S. Eudoxi en Acta SS ., Martii, tom. I, p. 16. 117Palladius, Hist. Lausiaca 119. 118 Acta SS. Cantii Cantianii et Cantianill en Acta SS., Maii, t. VII, p. 451. Vase tambin a Mœhler, L’abolition de l’esclavage par le christianisme dans les quinze premiers sicles traduccin francesa del abate S. de Latreiche. 119San Agustn, Serm. LIII. 120dem, Serm. CCCLVI, 6 y 7, tom. V, pp. 2054-2056. 121 Terentianus in Acta SS Joannis et Pauli en Acta SS., Junii, tom. VII, p. 34. 122San Jernimo, Epst. LXXXVI ad Eutoch., virg. Epist. ad Paul., y ad Ocean. de Morte Fabiol. 123San Jernimo, Epist. XX ad Marcellam, De exitu Le. 124San Clemente, I ad Cor., 55. 125San J. Diac., Vita S. Greg ., IV, 43. 126Constit. Apost. Clem, Romani, IV, 8. 127San Clemente Alejandrino, Stromates II, 18, tom. I, p. 475. San Cipriano, Epst. LX, pp. 99, 100, etc. 128San Cipriano, Epst. LXVII. 129Tertul., Apolog 39. S. Just. Mart., Apolog. Major, 89. 130San J. Criss., in Math., Homil. XLIX, 4.131San Basilio, Oper., tom. II, p. 46. 132San Ambrosio, De of. minist ., II, xv, 70 y 72, tom. II, pp. 37 y 88. 133San J. Diac., Vita S. Greg ., IV, 43. 134San Gregorio, Magn., Dial. III, I (De Paul. Nol.), tom. II, p. 127, y tom. V, p. 139. 135Socr., Hist. Ecles ., VII, 21. 136Gibbon, chap. XXII.

PAGE 120

Libro DecimosegundoLA LEGISLACI"N DEL IMPERIO LA LEGISLACI"N DEL IMPERIO LA LEGISLACI"N DEL IMPERIO LA LEGISLACI"N DEL IMPERIO LA LEGISLACI"N DEL IMPERIO INSPIRAD INSPIRAD INSPIRAD INSPIRAD INSPIRAD A A A A A POR LA FILOSOFA Y EL CRISTIANISMO POR LA FILOSOFA Y EL CRISTIANISMO POR LA FILOSOFA Y EL CRISTIANISMO POR LA FILOSOFA Y EL CRISTIANISMO POR LA FILOSOFA Y EL CRISTIANISMO MEJORA MEJORA MEJORA MEJORA MEJORA LA CONDICI"N DEL ESCLA LA CONDICI"N DEL ESCLA LA CONDICI"N DEL ESCLA LA CONDICI"N DEL ESCLA LA CONDICI"N DEL ESCLA V V V V V O Y MENGU O Y MENGU O Y MENGU O Y MENGU O Y MENGU A A A A A LA ESCLA LA ESCLA LA ESCLA LA ESCLA LA ESCLA VITUD VITUD VITUD VITUD VITUDEl primitivo derecho establecido desde los orgenes de Roma e inscrito despus en las Doce Tablas, fue brbaro y a veces cruel. As permaneci por ms de seis centurias, hasta que cambiando paulatinamente con la civilizacin su ndole primitiva, sustituyronse a su antiguo rigor, principios fundados en la justicia y equidad. Aunque prohibida en Roma la filosofa griega como peligrosa novedad, penetr al fin en ella, y ya estaba muy difundida en el siglo de Cicern, siglo de gran movimiento intelectual. Desde entonces empezaron a romperse las barreras que encerraban el antiguo derecho, siendo aquel orador el primero que acometi tan ardua empresa. En su clebre defensa de Murena, ridiculiz con aquella gracia que le caracterizaba, la ciencia formulista de los jurisconsultos; las ficciones arbitrarias de su derecho; los ritos minuciosos de sus acciones en justicia; su respeto supersticioso a la coordinacin de las palabras y de las slabas, y su necia sumisin a las frmulas sacramentales.1 Ni se limit a esta stira punzante. Pretor, complacase en invocar la equidad a la cabeza de sus edictos.2 Pensaba que no se deba buscar en las Doce Tablas la fuente y regla del derecho, sino en la razn, porque la ley es la equidad, la razn suprema grabada en nuestra naturaleza.3 De estas ideas participaron los pretores de los primeros tiempos del imperio, y por eso siempre contrapusieron la equidad al rigorismo del antiguo derecho, no combatindolo abiertamente, sino so color de interpretarlo. Los jurisconsultos que brillaron despus de Cicern, recibieron en general sus ideas del estoicismo, pudiendo asegurarse que desde Labeon a Gayo y Ulpiano, que vivi en los das de Alejandro Severo, toda la parte moral y filosfica del derecho romano fue tomada de aquella escuela. “La alianza, dice Sumner Maine, de los legistas con los filsofos

PAGE 121

JOS ANTONIO SACO /117 /117 /117 /117 /117 estoicos dur muchos siglos. Algunos de los primeros nombres que figuran en la serie de clebres jurisconsultos, estn asociados con el estoicismo, y por ltimo tenemos la edad de oro de la jurisprudencia romana, fijada por consentimiento general en la era de los Antoninos, discpulos los ms famosos a quienes aquella filosofa dio reglas de vida. La vasta difusin de estas doctrinas entre los miembros de una profesin particular, debi seguramente influir en el arte que profesaron. Varias aseveraciones que encontramos en los restos de la jurisprudencia romana, apenas son inteligibles, si no nos servimos como clave de los dogmas estoicos”.4Modificronse, pues, y restringironse gradualmente las inmensas y terribles facultades que tenan los padres sobre sus hijos, los maridos sobre sus mujeres, y los amos sobre sus esclavos; y si bien se conservaron todava algunas de las primitivas leyes contra stos fulminadas, dictronse a la sombra del imperio otras nuevas que mejoraron esencialmente su msera condicin. Consolatorio es leer en los cdigos de Roma las magnficas palabras de los jurisconsultos Florentino y Ulpiano. “La esclavitud, dice el primero, es una institucin de derecho de gentes, por la cual uno est sujeto, contra la naturaleza, al dominio de otro”;5 el segundo se expresa as: “En cuanto al derecho natural todos los hombres nacen libres”.6Desgraciadamente viose entonces un lastimoso contraste. Por muchos siglos haban los ciudadanos gozado de libertad, y los esclavos vivido bajo la ms dura opresin; pero durante el imperio, aqullos perdieron su libertad y stos mejoraron notablemente su condicin ante la ley. Y tan sealada reforma no se debe atribuir exclusivamente a la filosofa, porque a su lado existi otro principio ms fecundo y trascendental que ella, cual fue el cristianismo. Mucho antes que lo hubiese abrazado Constantino, habase ya sentido su influjo indirecto en la legislacin del imperio. Aparecieron en Roma los primeros cristianos bajo el reinado de Tiberio. Afirma Tertuliano, que habiendo este emperador recibido de Palestina pruebas de la divinidad de Jesucristo, propuso al Senado que se le admitiese en el nmero de los dioses; pero que aquel cuerpo no asinti a su propuesta.7 Gibbon no cree en ella, por parecerle improbable que el Senado resistiese a la voluntad de Tiberio.8 Poca fuerza tiene esta razn, porque Suetonio, a quien l califica de autor diligente y exacto, dice que el Senado dio algunos decretos contra la opinin de Tiberio, y que ste ni aun se quej.9Crecieron en Roma las races del cristianismo con la predicacin y martirio de San Pablo, en tiempo de Nern. En el ao dcimo de su reinado acaeci el gran incendio de Roma, y atribuyolo la calumnia a los cristianos que existan en ella. Su injusto y brbaro castigo por un crimen que no haban cometido y que la opinin general imputaba a Nern,

PAGE 122

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 118\ 118\ 118\ 118\ 118\ la admirable fortaleza con que sufrieron la muerte y la compasin que en muchos excitaron, todo esto hubo de influir en la propagacin del cristianismo. Al hablar Tcito del rumor que atribua aquel incendio a Nern, calumni a los cristianos porque no conoca el cristianismo, y dijo as: “Para destruir Nern aquel rumor, busc culpables e hizo sufrir los ms crueles tormentos a los desgraciados, aborrecidos por sus infamias, que vulgarmente se llamaban cristianos. Cristo, que les dio su nombre, haba sido condenado al suplicio, en tiempo de Tiberio, por el procurador Poncio Pilato: esto reprimi por el momento aquella execrable supersticin; pero bien pronto el torrente desbord de nuevo, no slo en la Judea, en donde haba nacido, sino hasta en la misma Roma, adonde confluye de todas partes y crece todo lo ms atroz o vergonzoso. Empezose por coger a los que confesaban ser cristianos, y despus por sus declaraciones a una inmensa muchedumbre que fue menos convencida de haber incendiado a Roma que de aborrecer al gnero humano. Aadase la burla a su suplicio; envolvaseles en pieles de bestias para hacerlos devorar por perros; clavbaseles en cruces o untbaseles el cuerpo de resina, y servase de ellos por la noche como de antorchas para alumbrarse. Para este espectculo haba Nern cedido sus propios jardines, y daba al mismo tiempo juegos en el circo mezclndose con el pueblo, vestido de cochero o guiando carros. As, aunque culpados y dignos del ltimo suplicio, compadeciose a estas vctimas que parecan inmoladas, menos al bien pblico que a la ferocidad de un brbaro”.10Prueba este pasaje la rapidez con que empez a difundirse el cristianismo desde el primer siglo de su existencia. Pero en ninguna parte se extendi con tanta prontitud como en las provincias que se dilatan desde el Eufrates hasta el mar Jnico, teatro principal de las predicaciones de San Pablo. Las semillas que all reg, cultivadas por sus discpulos, fueron tan fructuosas que, en los dos primeros siglos, el cristianismo ya se haba difundido en aquella vasta regin. Plinio, el Joven, gobernador de la Bitinia, consult en el ao 111 o 11211 a Trajano, que rein del 98 al 116, sobre las dudas que le asaltaban para castigar a los partidarios del cristianismo. “El negocio, dice, me ha parecido digno de vuestras reflexiones por la muchedumbre de los que estn envueltos en este peligro pues nmero muy grande de personas de todas edades, de todos sexos y de todas clases, son y estarn diariamente implicadas en esta acusacin. Este mal contagioso, no slo ha infestado las ciudades, sino que ha invadido las aldeas y los campos”.12 Y el mismo Plinio que, sin tener crueles sentimientos, haba ya torturado a dos esclavos y condenado a muerte a algunos cristianos constantes en su fe, reconoca que el delito ms grave que haba descubierto contra ellos, era la exageracin de un culto falso, pues los cristianos que haban abjurado, le declararon que “todo su crimen se reduca a reunirse, en das fijos, antes

PAGE 123

JOS ANTONIO SACO /119 /119 /119 /119 /119 de la aurora, para cantar himnos a Dios, prometindose con juramento no tramar crmenes, ni saltear, robar, adulterar, faltar a su palabra, ni negar los depsitos; y que despus de esta ceremonia, se dispersaban y reunan otra vez para tomar en comn una comida inocente”.13Adriano, que rein de 117 a 138, acogi benvolamente las apologas del cristianismo que le presentaron el elocuente Arstides, filsofo de Atenas, y Quadrato, obispo de aquella ciudad.14 El mismo emperador, sin profesar el cristianismo, pens levantar un templo a Jesucristo y divinizarlo. Las mismas ideas tuvo Alejandro Severo, de las que le apartaron los sacerdotes del paganismo, por temor de que todo el imperio se volviese cristiano.15Antes que Severo subi al trono, en 138, Antonino Po, y este buen emperador, no slo toler el cristianismo, sino que recibi las apologas que de l se hacan, permitiendo que pblicamente se predicase la excelencia de su doctrina. Tertuliano, que con riesgo de su vida escribi, en 198, su Apologa del Cristianismo durante la persecucin de Septimio Severo, se expresa as: “Nosotros no somos sino de ayer, y ya todo lo llenamos, vuestras ciudades, vuestras islas, vuestras fortalezas, vuestros municipios, vuestras asambleas, vuestros campamentos, vuestras tribus, vuestras decurias, el palacio, el Senado, el foro, y no os dejamos sino vuestros templos”.16A vista del emperador Diocleciano, profesaban el cristianismo Adauco, empleado en el palacio imperial,17 lo mismo que muchos eunucos que lo administraban18; pero esto fue antes de la persecucin que a instigacin de Galerio estall contra los cristianos, y que habiendo durado diez aos, fue la ms larga de las diez que sufrieron.19Antes de Constantino y aun de Diocleciano, habase ya predicado el cristianismo en todas las provincias y en todas las grandes ciudades del imperio. La Iglesia de Roma, que era la principal al promedio del siglo III, contaba un obispo, 46 presbteros, siete diconos, otros tantos subdiconos, 42 aclitos y 50 lectores, exorcistas y porteros. Ya en aquel tiempo, las ofrendas de los fieles bastaban para mantener al clero y socorrer viudas, enfermos y menesterosos que en aquella iglesia ascendan entonces a 1 500,20 y el total de cristianos, segn clculo de Gibbon, a 50 000; bien que no apoya su dicho en texto alguno que merezca fe.21Si Roma, nico asiento todava de la silla imperial, contena ya muchos millares de cristianos; si la nueva religin estaba ms o menos difundida en las provincias del imperio; y si entre tantos que la profesaban, haba no slo gente oscura y desvalida, sino muchas personas ricas, de noble estirpe, adornadas de varios conocimientos y con buenas relaciones sociales, cmo es posible que la legislacin imperial no hubiese sentido, a lo menos indirectamente, la poderosa influencia que ya ejer-

PAGE 124

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 120\ 120\ 120\ 120\ 120\ ca el cristianismo? Pero esta influencia, indirecta hasta entonces, ya fue directa desde que abrazando Constantino el cristianismo public el famoso edicto de Miln, en marzo de 313. Acordes no estn sobre dicha influencia todas las opiniones. Dsela grande Montesquieu, pues dice: “El cristianismo dio su carcter a la jurisprudencia, porque el imperio tiene siempre relaciones con el sacerdocio. Puede verse el Cdigo Teodosiano que no es sino una compilacin de las ordenanzas de los emperadores cristianos”.22 Al contemplar Arturo Duck la sabidura de las leyes romanas, mirolas como emanacin divina,23 exageracin en que yo no incurrir. El alemn Hugo, al contrario, pens en su Historia del Derecho Romano que el cristianismo no ejerci en l una influencia tan considerable como se hubiera podido esperar.24 Aprtase de su sentir el distinguido jurisconsulto francs Troplong, quien para probar la accin del cristianismo en el derecho civil del imperio, public, en 1843, una memoria intitulada: Influencia del cristianismo sobre el derecho civil de los romanos. Sentadas estas ideas, pasemos a examinar detenidamente las modificaciones que experiment la esclavitud bajo la legislacin del imperio; y al emprender esta tarea importa advertir aqu, que ya en el libro VIII del tomo I de esta Historia trac el cuadro de la condicin del esclavo en Roma antes que las leyes del imperio la hubiesen tan profundamente alterado. Destituido el esclavo de persona legal, nada pudo adquirir para s, sino slo para el amo; y si de peculio gozaba, era por generosidad de ste. Tan duras disposiciones no fueron revocadas por la legislacin imperial; pero ella, de consuno con las costumbres, templ muchas veces el rigor del antiguo derecho, tolerando que el esclavo usase en ciertos casos de su peculio, y que aun lo adquiriese si alcanzaba su libertad. Cuando el amo lo libertaba por acto entre vivos sin quitarle el peculio, entendase que se lo regalaba; pero si lo manumita en testamento, entonces, para que adquiriese el peculio, era menester que el amo se lo legase expresamente. As lo decidieron los emperadores Antonino, Severo y Diocleciano.25 Aun respecto de la manumisin testamentaria, casos hubo, segn Ulpiano, en que si el amo no se reservaba en trminos claros el peculio, deba suponerse que lo legaba al esclavo.26Cuando ste perteneca a dos o ms amos, y reciba la libertad de uno de ellos bajo la condicin de que diese diez ( si decem dederit), bien poda sacar esta cantidad del peculio, en cualesquiera manos que se hallase.27Estos peculios que adquira el esclavo por generosidad del amo o por disposicin de la ley, mejoraron su posicin social, porque le facilitaban los medios de entrar en algunas corporaciones de orden inferior; pero los curadores de ellos jams deban admitirlos sin el previo con-

PAGE 125

JOS ANTONIO SACO /121 /121 /121 /121 /121 sentimiento del amo, y si a este requisito faltaban, incurran en la pena de 100 slidos.28 Mas, cules fueron esas corporaciones o colegios? Fueron los de Esculapio, dios de la medicina, y de Higia, su hija o su mujer, diosa de la salud; el de Lanuvio, ciudad del Lacio, y de otros que existan por causa de funerales. Para ser miembro de ellos, el esclavo no slo pagaba cierta cantidad a su entrada, sino una contribucin al mes, por la que adquira derecho de asistir a los banquetes mensuales y extraordinarios que se daban; participar de los repartimientos que se hacan en vveres o en dinero, y recibir los honores fnebres despus de su muerte; bien que estos gastos deban salir de su peculio, ya se hiciesen los funerales por la persona que l nombraba, ya en defecto de ella, por la misma corporacin.29En cuanto a los esclavos del pueblo romano fue todava ms generosa la ley, porque permitioles testar de la mitad de su peculio.30A objeto ms importante que los bienes volvieron su atencin los emperadores romanos. Ya era tiempo de contener el brazo del amo que cruelmente trataba al esclavo. Al emperador Adriano atribyesele generalmente el honor de haber sido el primero que sobre este punto comenz la reforma del antiguo derecho; pero, en verdad, su iniciador fue el tirano Claudio al principio de su reinado. Para eximirse de gastos y cuidados, acostumbraron algunos amos echar de casa a sus esclavos gravemente enfermos. Claudio mand por un edicto que los amos que tal hiciesen nunca ms pudieran reclamarlos si sanaban, pues adquiran su completa libertad;31 y ley posterior orden que aqullos perdiesen tambin hasta los derechos de patronato.32 Al hablar Suetonio del edicto de Claudio, aade, que si el amo en vez de arrojar de casa al esclavo gravemente enfermo lo mataba, fuese reo de homicidio;33 pero el edicto no hace mencin de este caso. Segn una vaga indicacin de Sneca, haba en Roma un magistrado para escuchar las quejas de los esclavos contra sus amos;34 mas, no dice si fue nombrado por Nern o por otro prncipe anterior. Si Adriano, como acabo de exponer, no fue el punto inicial de la reforma del antiguo derecho, cbele la gloria de haber dictado las primeras medidas generales en favor de los esclavos, sin distincin de enfermos o sanos, ancianos o jvenes, varones o hembras. l desterr por cinco aos a Umbricia, matrona romana en castigo de la crueldad con que trataba a los suyos, aun por levsimas faltas;35 suprimi los calabozos en que hundan los amos a esclavos y libertos, y arranc tambin a los primeros el brbaro derecho que tenan de matar a los segundos, pues mand que si stos merecan la muerte, slo fuesen condenados por los jueces.36Durante la repblica no hubo en Roma asilo para el esclavo; pero establecido el imperio, ya pudo acogerse a las estatuas de los empera-

PAGE 126

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 122\ 122\ 122\ 122\ 122\ dores, sin que de ellas pudiese el amo arrancarle por la fuerza. Siguiendo Antonino Po las huellas de Adriano, enfren el poder absoluto del amo. Haba uno en la Btica, llamado Julio Sabino, que maltrataba a muchos de sus esclavos, quienes huyendo del castigo se acogan a la estatua de aquel emperador, e imploraban la proteccin de Elio Marciano, procnsul de la provincia; mas, como no haba entonces ley alguna que sirviera de regla, l acudi a Antonino Po para que le indicase la providencia que deba tomar. El emperador le respondi: “Conviene que la potestad de los amos sobre sus esclavos se conserve ntegra, y que nadie defraude sus derechos; pero es del inters de los amos, no se niegue a los esclavos que reverentemente se quejan, la proteccin que justamente imploran contra la crueldad, hambre o injurias intolerables. Conoce, pues, de las quejas de los esclavos de Julio Sabino que se han acogido a la estatua; y si encontrares que son tratados con ms dureza de lo que permite la humanidad o que se les mancha con injuria infame, manda venderlos para que no vuelvan ms al poder de su amo. El que, buscando subterfugios, tratare de eludir mi Constitucin, sepa que yo la ejecutar ms severamente”.37Concdese en este edicto al esclavo, no slo el derecho de asilo acogindose a las estatuas, sino el de salir del poder de un amo que cruelmente le trata: novedad antes desconocida e introducida en la legislacin del imperio. Continuaron los esclavos refugindose a las estatuas de los emperadores; y que no se les negase este consuelo, recomendronlo, en 386, Valentiniano, Teodosio y Arcadio.38Cimentado el cristianismo en el mundo romano, las iglesias abrieron sus puertas para acoger a libres y esclavos perseguidos. Ampliose este asilo a los atrios, prticos, baos, huertos y otros lugares comprendidos dentro de su recinto y que les pertenecan. Cualquiera que intentase, so pretexto alguno, arrancar de tan santos lugares a los que imploraban asilo, era considerado como reo de lesa majestad. Sin embargo, los que entraban con armas deban deponerlas, y si no las entregaban, entonces podan ser extrados por fuerza.39Prosiguiendo Antonino Po en proteger al esclavo, mand que si el amo le mataba sin justa causa, sufriese la misma pena que si hubiese dado muerte a esclavo ajeno. Abundando en estas ideas, dijo el famoso jurisconsulto Gayo: “A ninguno de los hombres que estn bajo el Imperio romano es lcito castigar excesivamente, ni ser cruel con sus esclavos, sin motivo reconocido por las leyes. Segn la Constitucin del emperador Antonino, el amo que sin causa matare a su esclavo, debe ser castigado lo mismo que el que matare a siervo ajeno”.40 Pero cul fue la pena que se le impuso? La de homicidio, como expresamente lo mand la ley cornelia:41 castigo que no solamente se aplic al matador de esclavo ajeno, sino tambin al amo que mataba a su propio esclavo.42

PAGE 127

JOS ANTONIO SACO /123 /123 /123 /123 /123 Para dar a ste ms proteccin, Alejandro Severo le permiti que cuando el amo le maltrataba, se quejase respetuosamente al prefecto de Roma para que le amparase: ley que tambin autoriz a ste para retener en su poder a los esclavos a quienes los amos intentaran prostituir.43No siendo posible extirpar de un golpe los inveterados abusos, las leyes conservaban todava gran parte de su antiguo rigor. De aqu provino, que si no teniendo el amo intencin de matar al esclavo, ste mora de resultas del castigo, aqul no reciba ninguna pena.44 Constantino renov la prohibicin de Antonino Po, declarando homicida al amo que mataba voluntariamente a su esclavo; pero si ste era azotado moderadamente con ltigos o varas sin intencin de matarle, entonces, aunque muriese, aqul no incurra en pena alguna;45 porque segn la expresin de la misma ley, “el amo no le correga en este caso sino para hacerle mejor.46 Mas, cmo descubrir la verdadera intencin del amo? Constantino da la clave, diciendo “Que todo amo use de su derecho con moderacin, y que sea considerado como homicida si mata voluntariamente a su esclavo a palos o con piedras; si le hiere mortalmente con dardo, lo cuelga por el pescuezo, lo precipita de una altura, lo envenena, desgarra el cuerpo con uas de bestias feroces, o quema sus miembros con fuego, etctera...”.47Justiniano mantuvo las Constituciones de Antonino Po y de Constantino, segn aparece de sus Institutas Dice as: “Hoy no es permitido a ninguno de nuestros sbditos ser sobremanera severo con sus esclavos sin motivo legal: porque segn una Constitucin del emperador Antonino, aquel que mata sin causa a su esclavo, debe ser castigado como el que mata a esclavo de otro. Y aun por la Constitucin del mismo prncipe se reprime el excesivo rigor de los amos; pues consultado por algunos presidentes de las provincias sobre los es clavos que se acogen a los edificios sagrados o a la estatua de los emperadores, Antonino orden, que si el tratamiento del amo se juzgaba insoportable, se le obligase a vender sus esclavos bajo de buenas condiciones y que su precio le fuese entregado; disposicin muy justa, porque al Estado le interesa que nadie use mal de su cosa”.48Hblase en la ley anterior de causas justas, por las cuales poda el amo matar a su esclavo; y tales eran, si asaltado por ste le mataba en su defensa,49 o le sorprenda adulterando con su mujer o deshonrando a su hija.50 Tambin habl Justiniano de buenas condiciones, y esto fue porque no era raro vender esclavos, ponindoselas muy duras: por ejemplo, que permaneciesen siempre encadenados, se les emplease en los ms recios trabajos, se les llevase a pas lejano y otras semejantes.51Tales condiciones prohibironse desde el emperador Antonino, cuando el amo era compelido a vender su esclavo por mal trato que le daba.52

PAGE 128

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 124\ 124\ 124\ 124\ 124\ Si el antiguo derecho prohibi que se hiciese dao a esclavo ajeno no fue por consideracin a l, sino tan slo por inters del amo:53 de manera que cuando ste no reclamaba el perjuicio que se le hubiera ocasionado, nadie poda mezclarse en el asunto. Pero la legislacin del imperio, renovando la prohibicin de que se maltratase a esclavo ajeno,54 mand que si alguno lo haca, sobre todo con azotes, y el amo no usaba de su derecho, el pretor no permitiese que la ofensa quedase impune.55Los combates de los hombres con las fieras y de los gladiadores entre s, fueron los espectculos ms gratos al pueblo romano. En el inmenso poder de los amos sobre sus esclavos, fueles permitido condenarlos por su propia autoridad a que lidiasen en el circo con bestias feroces. Pero la ley petronia, publicada segn unos en el ao 764 de Roma, reinando todava Augusto, y segn otros en 813 u 814, en tiempo de Nern, priv a los amos por primera vez de tan brbaro derecho, mandando que no lo hiciesen sin justa causa aprobada por el juez. Esta ley no ha llegado hasta nosotros; mas, mencinala el Digesto que dice as: “Despus de la ley petronia y de los senadoconsultos pertenecientes a ella, qutase a los amos la facultad de echar a su arbitrio los esclavos a lidiar con fieras. Pero esto se podr hacer, si presentado el esclavo al juez ste encuentra justa la queja del amo”.56Las feroces costumbres de Roma quebrantaron aquella ley, y prohibiose de nuevo que el amo por s o por procurador vendiese su esclavo criminal para lidiar con fieras.57 A fin de dar ms fuerza a esta prohibicin, ordenose que en tales ventas interviniese el juez, y que si a este requisito se faltaba, fuesen castigados as el vendedor como el comprador.58 Mas, se cumplieron estas prohibiciones? Difcil es de creerlo en pueblo tan sanguinario. En el ao 310, casi al subir el cristianismo al trono de Constantino, celebr Eumenio a este emperador por haber echado a pelear con fieras a unos prisioneros, que ni podan ser esclavos por su mucha soberbia, ni tampoco soldados por su poca lealtad.59 Iguales elogios le tributaron otros panegiristas, cuyos nombres ha callado la historia.60Por el antiguo derecho, cuando un amo era asesinado en su casa y no se poda descubrir al matador, todos los esclavos que habitaban en ella eran condenados a muerte. Caso semejante al de Pedanio Secundo, prefecto de Roma en tiempo de Nern,61 ocurri en los das de Plinio, el Joven con el cnsul Afranio Dexter; y aunque algunos senadores opinaron por la muerte de todos los esclavos y libertos pertenecientes a la vctima, prevaleci la opinin de los que limitaron la pena a destierro.62Este triunfo contra el texto expreso del senadoconsulto silaniano, manifiesta que las ideas haban ya tomado nuevo giro en favor del esclavo, y mitigando Adriano el antiguo rigor, mand que para descubrir aquel delito no se diese tortura a todos los esclavos, sino tan slo a los que hubiesen podido or o saber alguna cosa del crimen cometido.63

PAGE 129

JOS ANTONIO SACO /125 /125 /125 /125 /125 A la cruz, que era el cruel suplicio de los esclavos, sustituy la horca Constantino, para que no se profanase el smbolo de la humana redencin; y no contento con esto, dispuso que cuando se les marcase, fuese en las piernas y en las manos, pero no en el rostro; pues siendo ste una semejanza de la divina belleza, no se le deba afear con afrentosa marca.64La barbarie de castrar hombres y venderlos, rein tambin en el mundo romano, pues los eunucos se emplearon como custodios de la hipcrita honestidad de las mujeres, y como instrumento de la liviandad de los amos. Todava en tiempo de Augusto se miraba a los eunucos con cierto horror; pero poco a poco fueron entrando en el uso de las familias y en el palacio de algunos emperadores. Hubo, pues, muchos durante el imperio; mas, ste, no slo trat de disminuir su nmero, sino que al fin dict penas severas contra los que tal crueldad perpetraban. Restringi Domiciano el precio de ellos, siendo tambin el primero que prohibi la mutilacin humana.65 Este rasgo celebr Marcial;66 mas, Suetonio no lo atribuye a los buenos sentimientos de aquel prncipe, sino al deseo que tena de manchar la memoria de Tito, su antecesor. Un senadoconsulto, publicado en tiempo de los cnsules Neracio Prisco y Annio Vero, confisc la mitad de los bienes de la persona que entregaba esclavo a la mutilacin;67 pena que la ley cornelia de Sicariis y otras, extendieron a la totalidad de ellos y a deportacin a una isla, si el culpado era de alta condicin; pero si de baja, solase condenarle a pena capital o a morir combatiendo en el circo con las fieras.68Un edicto de Adriano renov y agrav los castigos, pues adems de la confiscacin de bienes impuso pena de muerte al castrador de libre o esclavo. Ni dej tampoco impune Adriano a quien este crimen cometa, aun contra persona que voluntariamente se prestase, pues tanto ella como el castrador eran condenados a pena capital.69No obstante la prohibicin de castrar dentro del imperio, libre dejose la importacin de los eunucos de Oriente; y si bien se les ech un tributo, no fue para disminuir su introduccin, sino tan slo para aumentar las rentas del Estado, porque contribuciones semejantes se impusieron tambin a otras muchas mercancas procedentes de aquella regin.70Aureliano seal a cada senador, segn sus rentas, el nmero de eunucos que deba tener, pues haba su precio aumentado excesivamente.71Al confirmar Constantino la pena capital ya establecida contra los castradores, aadi la de confiscacin, as del esclavo castrado como de la casa o lugar donde se ejecutaba la operacin.72 Pero todas estas prohibiciones y penas eran eludidas por el inters; y los eunucos, en vez de disminuir, habanse a tal punto aumentado que, segn la frase de Libanio, eran ms numerosos que las moscas en primavera.73Len I orden que nadie pudiese adquirir de modo alguno sbdito del Imperio romano castrado dentro de sus lmites; fulmin penas

PAGE 130

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 126\ 126\ 126\ 126\ 126\ gravsimas contra todos los infractores, contra el escribano que otorgase la escritura de enajenacin, y contra el empleado pblico que cobrase la alcabala; pero si la castracin se haca fuera del imperio y los castrados no eran sbditos suyos, entonces fue permitido el libre comercio de ellos.74Estos esclavos, que antes haban gobernado con escndalo el palacio del infame Heliogbalo,75 hicieron despus lo mismo en el del tmido Constancio Segundo,76 sobre quien tuvo poder tan absoluto el eunuco Eusebio, que Ammiano Marcelino dijo con mordaz irona, que Constancio gozaba de algn crdito con su altivo favorito.77 Y esta influencia lamentable no slo existi en la corte de aquellos dos emperadores, sino en la de Valente y aun Teodosio.78Indignado Justiniano de la frecuente infraccin de las leyes y de la muchedumbre de mutilados que moran, pues hubo vez en que de 90 apenas escaparon tres;79 declar libres a todos los eunucos del imperio, aunque la mutilacin o amputacin se hubiese hecho por verdadera enfermedad,80 pues as quitaba todo pretexto. Impuso adems a cuantos tomaban parte en la operacin la pena de destierro perpetuo, de confiscacin de bienes y del talin si los reos eran varones.81 Con este ltimo castigo, Justiniano ocasionaba el mismo mal que quera evitar. Esto fue lo que comprendi perfectamente el emperador Len, el Sabio, pues si, de una parte, confirm las disposiciones anteriores, de otra, sustituy al talin duros azotes.82Asegurados hasta cierto punto la vida y cuerpo del esclavo contra los rigores del amo, las leyes del imperio encaminronse tambin a mejorar su condicin moral, disminuyendo la profunda degradacin en que lo haba sumido el antiguo derecho. Vergonzosa costumbre fue que los hombres degradados, llamados en Roma lenones, anduviesen de pueblo en pueblo seduciendo o comprando muchachas para especular con ellas, entregndolas a prostitucin. Largos siglos dur esta infamia, y no empez a reprimirse hasta que Adriano prohibi vender esclavas a los lenones sin que antes constase el motivo de la venta.83 Alejandro Severo arranc a los amos el inmoral derecho de obligar a sus esclavas a que fuesen cortesanas, autorizndolas a quejarse al prefecto de la ciudad, y mandando a ste las protegiese. Dignas son de transcribirse las palabras de Ulpiano: “Expongan los esclavos reverentemente sus quejas al prefecto de la ciudad, cuando fueren oprimidos por sevicia, dureza, hambre, o cuando hayan sido compelidos o se les quiera compeler a la obscenidad, pues el emperador Severo recomend al prefecto de la ciudad que vigilase no fuesen prostituidas las esclavas”.84Modificose igualmente la condicin del esclavo ante los tribunales, ora como testigo, ora como reo, ora como actor o acusador. Slo en los

PAGE 131

JOS ANTONIO SACO /127 /127 /127 /127 /127 casos de adulterio y en los que se profanaba la religin pagana, permitiole el antiguo derecho comparecer en juicio contra su amo; pero la legislacin del imperio lo autoriz para que tambin declarase contra l, cuando era monedero falso o retiraba los vveres de la circulacin para venderlos caros al pueblo so pretexto de escasez,85 y aun casos hubo, como ms adelante se ver, en que pudo presentarse judicialmente contra el mismo amo. Por el antiguo derecho nunca fue interrogado en juicio el esclavo sin que se le diese tortura, pues creyose que slo as poda decir verdad. Esta opinin, no menos falible que cruel, si funesta al esclavo, fue al amo muy peligrosa, como lo acredit la experiencia en tiempo de los malos emperadores. Movido de estas consideraciones, Adriano dispuso que no se aplicase el tormento sino cuando hubiera tan grandes sospechas e indicios de culpabilidad que, para llegar al pleno convencimiento del delito, nicamente faltaba la confesin del esclavo.86 Los jurisconsultos Ulpiano y Paulo desearon que siempre se comenzase por otras pruebas y no por la tortura de aqul.87 Por la misma senda march Diocleciano.88 Para disminuir la frecuencia del tormento, Graciano dispuso en el ao 383, que si el acusador de esclavo ajeno peda que a ste se le atormentase, aqul quedase sujeto a grave responsabilidad, si el esclavo resultaba inocente.89 Tanto cambi la condicin del esclavo bajo las leyes de Justiniano, que aun cuando fuese culpable, hubo delitos en que se le suaviz la pena establecida por el antiguo derecho. Haba Constantino mandado, que si eran cogidos los esclavos que se ocultaban entre los brbaros, se les cortasen los pies o sufriesen otra pena;90 mas, templando Justiniano tanto rigor dispuso que las amputaciones de miembros se disminuyesen en lo posible; que en los hurtos, ni tales penas ni la de muerte se aplicasen en ningn caso; y que si la naturaleza del delito era tal que exiga amputacin, nunca se cortasen ni las dos manos ni los dos pies, sino tan slo uno de esos miembros.91El benfico influjo de la legislacin imperial empez a sentirse tambin en los vnculos de familia que tan menospreciados haban sido en el esclavo. Al establecer la ley romana la accin redhibitoria, slo atendi al provecho de los amos; pero despus, ya respet los afectos de los esclavos entre s. Por eso fue que el comprador no pudo devolver a los hijos reteniendo a los padres, ni devolver a los padres reteniendo a los hijos, ni al hermano sin el hermano, ni al hombre sin la mujer, ni a sta sin aqul, cuando ambos estaban ligados por contubernio.92 Lo mismo se mand para el repartimiento de herencias y legados, “porque, como dice el jurisconsulto Ulpiano, no debe creerse que el testador quiso establecer una dura separacin entre ellos, sus hijos y sus mujeres (uxores) ” .93De sentir es, que el respeto que la nueva legislacin comenz a tributar a los vnculos de familia no fuese absoluto, pues limitose a los casos

PAGE 132

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 128\ 128\ 128\ 128\ 128\ mencionados; pero Constantino dio un gran paso cuando dispuso que las familias de los esclavos se mantuviesen unidas en toda clase de repartimiento. “Quin podr sufrir, exclam, que se separe a los hijos de los padres, a las hermanas de los hermanos y a las mujeres de los maridos?”94El contubernio fue el nico enlace que la antigua ley romana permiti a los esclavos entre s; pero el cristianismo, confiriendo a stos los sacramentos lo mismo que a los libres y contando en aquel nmero al matrimonio, no queda duda en que los esclavos pudieron contraerlo vlidamente en el seno de la Iglesia. Las Constituciones Apostlicas impusieron al esclavo la obligacin de casarse legtimamente, y a los amos la de proteger sus matrimonios.95 El mismo deber recomendoles San Juan Crisstomo a fines del siglo IV;96 y recomendacin semejante hicieron otros Santos Padres. Existi, pues, gran divergencia entre las ideas del cristianismo y la legislacin romana, porque aqullas tuvieron por legtimo matrimonio el enlace de los esclavos contrado ante algn sacerdote; mas, sta continu mirando tal enlace como contubernio. Pero andando el tiempo, pusironse al fin de acuerdo la Iglesia y el imperio, no el de Occidente que ya se haba destruido, sino el de Oriente, pues algunos de sus emperadores como Basilio y Alejo Comneno, les permitieron casarse y recibir la bendicin nupcial, lo mismo que los libres.97Al contemplar el segundo perodo de la esclavitud en el mundo romano no se debe confundir la legislacin del imperio con la conducta de los amos. Si aqulla mitig el rigor del antiguo derecho, sta todava fue dura en general, porque muchos amos se dejaban arrastrar de los hbitos envejecidos y perniciosos ejemplos de sus antepasados. No me detendr en las crueldades de Largio Macedo con los suyos,98 as porque de un hecho aislado no se puede sacar consecuencia general, como porque viviendo aquel romano en los das de Plinio, el Joven, el antiguo derecho an no haba sufrido en este punto ninguna alteracin esencial. Mejorada legalmente la condicin de los esclavos, hubo muchos amos que no ajustaron su conducta a las nuevas disposiciones; y ejemplos de crueldad presentaron con los suyos hasta algunos emperadores, como Aureliano99 y Macrino, de quien deca Julio Capitolino100 que sus esclavos le llamaban, no Macrino sino Macelino,101 porque su casa estaba alboreada como carnicera con la sangre de los esclavos. Del rigor de los particulares, irrefragable testimonio ofrece la ya citada ley de Constantino, publicada en el ao 312, y en la que se enumeran las diferentes especies de castigos que sufran los esclavos. Bien reprob aquel emperador tales crueldades, y aun impuso penas severas a los amos que las cometan;102 pero las antiguas ideas, profundamente arraigadas en la sociedad romana, y las invasiones de los brbaros, opusieron obstculos poderosos a la templanza con que deban ser tratados aquellos infelices.

PAGE 133

JOS ANTONIO SACO /129 /129 /129 /129 /129 Temerosos muchos amos de que sus esclavos encontrasen en los invasores hombres de su propia raza, dictronse duras medidas para impedir que se fugasen al campo enemigo en pos de su libertad. Y este temor no era infundado, porque a los godos se pasaron muchos esclavos de su raza,103 y cuando Roma fue sitiada por Alarico, 40 000 de ellos salieron de sus muros para acogerse a las banderas enemigas.104Del rigor de los amos en el siglo IV, evidentsima prueba suministran tambin Aminiano Marcelino105 y muchos Santos Padres, entre los cuales San Juan Crisstomo menciona, como en oportuno lugar se ha dicho, las crueldades que en su tiempo cometan hasta las mujeres.106 Estos males continuaron en el siglo V, y algunos cristianos y paganos amargamente los deploraron. “Cuando matan, exclama Salviano, cuando matan a sus pobres esclavos, juzgan que es un derecho y no un crimen. Los esclavos vense forzados a la fuga, no slo por la miseria, sino por los castigos”.107 El pagano Macrobio, escritor del siglo V, lamenta tambin el mal trato que se daba al esclavo, reconoce la comunidad de origen entre ste y el hombre libre, e imitando, sin ser estoico, el lenguaje de Sneca, rivaliza con el de los Santos Padres en la humanidad de sus sentimientos.108Ni a slo mejorar la condicin del esclavo limitose la legislacin del imperio, pues tambin ceg algunas fuentes de esclavitud, y abri otras a la libertad. Ya hemos visto en el libro IX de esta Historia que desde fines de la repblica y principios del imperio se trab una lucha singular entre los amos de esclavos y la ley: aqullos por libertar, sta levantando diques al torrente de manumisiones que inundaban el Estado. Ces esta lucha, cesado que hubieron las causas que la motivaron; y la legislacin que antes haba procurado restringir las manumisiones, convirtiose despus en su protectora. Si entre los emperadores paganos fue Diocleciano el que ms favoreci la libertad de los esclavos, cmo no haba de interesarse en que el hombre libre no cayese bajo el yugo de la esclavitud? Mand, pues, que los acreedores no esclavizasen a los deudores insolventes;109 y que el hombre libre no pudiese ser empeado por deudas,110 ni que perdiese su libertad por ningn acto o convenio que se celebrase,111 aunque l mismo se reconociese por esclavo.112Animado de estos sentimientos, y conformndose con lo que haba Gordiano dispuesto en 212,113 orden tambin que el ciudadano cogido por los enemigos y rescatado despus por otra persona, sta no le retuviese en calidad de esclavo, sino tan slo como prenda que deba salir de su poder luego que recibiese el importe de su rescate.114 Si la mujer cogida por enemigos era despus redimida, los hijos que pudiera tener, mientras permaneca en manos del rescatador, no deban ser retenidos

PAGE 134

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 130\ 130\ 130\ 130\ 130\ por ste, ni aun como prenda.115 Mand tambin Diocleciano que cuando los esclavos capturados por los enemigos caan despus en poder de soldados romanos, stos los restituyesen a sus antiguos amos, pues deban ser, como dice la ley, sus libertadores y no sus dueos.116 Pero aqu, por cierto, no haba libertad, sino cambio de amo, porque el esclavo siempre quedaba esclavo, pudiendo resultar que, si ste ganaba en algunos casos saliendo del poder de los enemigos, en otros poda perder. El derecho de los padres acerca de la venta de sus hijos, empez a restringirlo Antonino Po, declarando ilcitas y vergonzosas tales ventas.117 Ni aun en los casos en que el padre se hallase reducido a la ms extrema indigencia se le permiti vender, empear, o de otro modo enajenar a su hijo, y lo nico que pudo hacer fue alquilar sus servicios.118Diocleciano confirm todas estas prohibiciones;119 pero ellas encontraron tenaz resistencia en la miseria de los pueblos, que forzaba los padres a exponer o matar a los hijos que les nacan. Para impedir estas maldades dispuso Constantino que el padre indigente pudiese presentar su hijo recin nacido a un magistrado para que ste le hiciese alimentar y vestir a expensas del tesoro pblico; mas, la pobreza ocasionada por las terribles convulsiones del imperio frustr tan piadosa medida, y levantando aquel emperador las prohibiciones anteriores, permiti de nuevo la venta, no de todos los hijos, sino tan slo de los sanguinolenti o recin nacidos. stos, empero, llegados a mayor edad, pudieron rescatarse a s mismos; rescate que tambin se permiti al padre vendedor, o a otra persona, dando el precio al comprador o un esclavo en su lugar. Mostrndose Teodosio ms liberal que sus antecesores, decret, 62 aos despus, que el hijo vendido recobrase su libertad, aun sin pagarse nada al comprador;120 y ya desde entonces debi considerarse la venta como puramente nominal. Algunas alteraciones hicironse con el tiempo sobre este punto. El hambre que sufri el imperio al promedio del siglo V, forz a muchos padres a vender sus hijos adultos; y como sus compradores los haban salvado de la muerte que los amenazaba, Valentiniano III mand, en 451, que sus padres pudieran rescatarlos, pagando el precio de la venta y una quinta parte ms.121 Pero esta medida, dictada para las circunstancias de aquella poca, no debe mirarse como general, ni menos revocatoria de la ley de Diocleciano que prohibi la venta de los hijos. En cuanto a los expsitos, mand Trajano que fuesen libres, y que sus padres pudiesen reclamarlos de quien los haba recogido, sin pagarles nada por sus alimentos y cuidado.122 Esta ley, digna de aplauso, convirtiose en un mal, cuando las invasiones de los brbaros desolaron el imperio, porque generalizada la miseria, aumentose, de una parte, el nmero de nios expsitos, y disminuyendo, de otra, el de las personas

PAGE 135

JOS ANTONIO SACO /131 /131 /131 /131 /131 acomodadas que pudieran recogerlos, muchos perecan abandonados, o eran vendidos o matados. Los trastornos y anarqua que sufri el mundo romano antes que Constantino hubiese sido nico emperador, ocasionaron tantas calamidades, sobre todo en frica y en Italia, que l public, en 331, otra ley, que si bien contraria a la libertad del expsito, era favorable a su vida, porque dirigindose al inters individual, priv a los padres del derecho de reclamar a sus hijos, concediendo a quien los recoga la facultad de adoptarlos o esclavizarlos.123 La misma prdida de aquel derecho sancion Valentiniano;124 y como de aqu nacan controversias, Honorio dispuso, para evitarlas, que el expsito slo permaneciese en poder de quien lo recoga, cuando esto se efectuaba con intervencin de los clrigos o del obispo del lugar.125Mucho ms benfico que Constantino y Honorio fue Justiniano con los expsitos; y aunque neg a los padres la facultad de reclamarlos, fundndose en que con el hecho de abandonarlos renunciaban a la paternidad, tambin prohibi repetidas veces que los esclavizase quien los recoga; pues no debiendo moverles el inters, sino un sentimiento de compasin, todos los expsitos quedasen libres e ingenuos, a pesar de que algunos hubiesen nacido esclavos.126 De esta manera qued cegada una de las fuentes de esclavitud. En las omnmodas facultades que dio al amo el antiguo derecho, pudieron ser compelidos los esclavos a ejercer hasta profesiones que la ley tena por infames, como las de cmicos, bailarines y otras semejantes.127En muchas partes del mundo romano, sobre todo en las principales ciudades de Oriente, en frica y en Roma, hubo compaas de histriones, compuestas de libres y de esclavos de ambos sexos; y tanto ellos como sus hijos deban permanecer en tan envilecida carrera.128Pero el cristianismo, luchando con las duras exigencias de aquella sociedad, empez a modificar desde el primer tercio del cuarto siglo el rigor de la antigua ley. Los emperadores Valentiniano, Valente y Graciano mandaron, en el ao 371, que si un cmico o cmica gravemente enfermo reciba los sacramentos con aprobacin del obispo, y constaba por informacin judicial que realmente haba estado a la muerte, no se les poda obligar a volver a la escena.129 Respecto de las cmicas e hijas de cmicas, los mismos emperadores decretaron, en 380 y 381, que si abrazaban el cristianismo y tenan buena conducta, no podan ser compelidas a salir de nuevo a la escena;130 pero si tornaban a su licenciosa vida, entonces deban continuar en su antigua profesin hasta que, como deca la ley, sirviendo de escarnio con la fealdad de su vejez sta las forzase a ser castas, ya que otra cosa no poda ser.131En 385 promulg Teodosio la siguiente ley: “Nadie puede comprar, ensear ni vender tocadoras de lira (fidicin) ni presentarlas en banquetes o espectculos, ni poseer, aun para su recreo, esclavas msicas”.132

PAGE 136

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 132\ 132\ 132\ 132\ 132\ Esta ley corrigi algn tanto, a lo menos en Roma, la licencia de los festines, pues a lo que dice Macrobio en sus Saturnales,133 se deben aadir las alabanzas que tribut Claudiano a Stilicn, por no haber admitido en sus banquetes cantores ni mujeres citaristas.134 No pasaron as las cosas en otras partes del imperio, porque los mimos, bailarinas y cortesanas, siguieron formando parte de los convites.135Huyendo de las invasiones de los brbaros, refugironse al frica muchos sbditos del imperio. Estos hombres, en vez de corregirse, como deca San Agustn, entregronse con furor a los espectculos del teatro. En tan dolorosas circunstancias, los emperadores Honorio y Teodosio tuvieron la flaqueza de enviar, en 414, un rescripto a Cartago, revocando las exenciones concedidas a las cmicas cristianas, y disponiendo que todas volviesen inmediatamente a la escena, para no privar a aquella ciudad de sus acostumbrados placeres.136 Afortunadamente, esta disposicin no fue general, pues que slo a Cartago se circunscribi. Orden Len, el Grande, en 468, que ninguna mujer, libre o esclava, fuese compelida a subir a la escena o a tocar en las orquestas.137 Justiniano confirm esta ley, en 534, encargando su cumplimiento a los obispos y magistrados;138 y en aos posteriores public una novela con iguales recomendaciones, mandando que todas las cmicas pudiesen romper los compromisos contrados para representar en los teatros, pues, segn sus palabras: “Ms vale faltar a un compromiso impo que arrastrar una vida impura”.139Todas estas disposiciones disminuyeron notablemente el nmero de esclavos que figuraban en los teatros; y si bien stos continuaron en el Imperio de Oriente, cerrronse casi todos en Occidente desde el siglo IV, porque cargando los brbaros sobre l, redujeron los pueblos a la pobreza y privronlos de medios para frecuentarlos. Y esta calamidad, acompaada de todas las leyes hasta aqu mencionadas, cegaron una fuente copiosa de esclavitud. Imposible es hoy calcular el inmenso nmero de esclavos de ambos sexos empleados en los teatros del imperio. Sin embargo, nos ha quedado un dato curioso. Por temor de escasez, Roma ech de sus muros, en el siglo IV, a todos los extranjeros, incluso los pocos que ejercan profesiones cientficas y liberales; pero esta severidad no alcanz a las 3 000 bailarinas que haba entonces en aquella capital, ni a otros tantos coristas, figurantes o directores.140 Y si nmero tan considerable exista solamente en Roma, a cunto no ascendera el de los que se hallaban empleados en la muchedumbre de teatros esparcidos por toda la superficie del imperio? Bien podemos asegurar que fueron muchos millares y quizs centenas de millares. Adriano mand que no se vendiesen esclavos gladiadores a los lanist sus traficantes, sin justificar el motivo de la venta.141

PAGE 137

JOS ANTONIO SACO /133 /133 /133 /133 /133 Despus que Constantino abraz el cristianismo, no debi mirar con indiferencia el feroz combate de los gladiadores. Prohibiolo, pues, en 325, hallndose en Beryte (hoy Bairut), ciudad de Fenicia, clebre por su escuela de derecho. “En medio, dice, de la tranquilidad civil y de la paz domstica, no nos place que haya espectculos sangrientos. Por eso prohibimos absolutamente que haya gladiadores; y los que, a causa de sus crmenes, sean condenados a combatir como tales, debern emplearse en los trabajos de minas, para que en ellas purguen sus crmenes sin efusin de sangre”.142A pesar de esta prohibicin, los combates gladiatorios continuaron por algn tiempo. As aparece del testimonio de Libanio, que los vio en Antioqua en 328;143 as de una ley publicada en 357, prohibiendo que en Roma los palatinos y militares tomasen parte en tales lides, so pena de una multa de 6 libras de oro;144 as de otra de Valentiniano, en 365, para que a juegos de la arena no fuese condenado cristiano alguno, por criminal que fuese;145 as de otra de Arcadio y Honorio, dada en Roma en 397;146 y as, por ltimo, de las obras de Smaco, prefecto de Roma,147 de un pasaje de las de San Ambrosio,148 y de otro de las Confesiones de San Agustn.149Piensan algunos que los combates gladiatorios cesaron en el Imperio de Oriente desde el reinado de Teodosio, el Grande, que muri en 394, y fundndose en el silencio de San Juan Crisstomo, porque nada dice acerca de ellos cuando tronaba con tanta elocuencia contra otros espectculos no sanguinarios. A m no me convence esta razn, porque sanguinarios eran tambin los combates entre hombres y fieras, y, sin embargo, yo no he ledo pasaje alguno de sus obras en que los condenase, no obstante que en tiempo de Justiniano existieron todava; pues este prncipe prohibi, en 534, que los diconos, presbteros y obispos asistiesen a ellos;150 prohibicin que da, por cierto, psima idea del clero de aquella poca. En cuanto al Imperio de Occidente tenemos noticias ms seguras. Cuando Honorio, despus de haber triunfado del godo Alarico, visit a Roma, aconsejole el espaol Aurelio Prudencio, poeta cristiano, que prohibiese los combates gladiatorios;151 pero ms que sus consejos influy en el nimo de aquel emperador la heroica conducta del monje asitico Telmaco, que lanzndose un da a la arena para separar a los gladiadores que combatan, el pueblo enfurecido por haber osado interrumpir sus placeres sanguinarios, matole all mismo a pedradas. Para inmortalizar la memoria de Telmaco, Honorio, no slo lo declar mrtir, sino que prohibi, en el ao 404, espectculo tan horrible.152 Ojal que tambin hubiese condenado los combates de los hombres con las fieras; pero juegos tan feroces duraban todava al desplomarse el Imperio de Occidente.153

PAGE 138

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 134\ 134\ 134\ 134\ 134\ Con la cesacin de los combates gladiatorios cegose una fuente copiosa de esclavitud, porque como existan, no slo en Roma y Constantinopla, sino en las capitales, ciudades considerables y aun de segundo orden de todas las provincias del imperio, ya dejaron de reclutarse como esclavos muchos millares de hombres destinados a derramar su sangre en la arena para divertir a tantos pueblos. Como los enlaces entre libres y esclavos redujeron a veces personas libres a esclavitud, importa recorrer rpidamente las vicisitudes que tuvo sobre este punto la legislacin imperial. La mujer libre que se enlazaba con esclavo ajeno, hacase esclava del amo de aqul, segn el senadoconsulto claudiano.154 Confirmolo Constantino en 314;155 pero alterolo disponiendo, en enero de 326, que cuando la mujer libre se enlazaba a sabiendas o por ignorancia con esclavo enfiteutecario, o del patrimonio privado del prncipe, conservase su libertad; y que sus hijos, si bien no nacan esclavos como antes, tampoco eran enteramente libres, porque se les consideraba como latinos y sujetos al patronato del amo del esclavo.156 Llevando el castigo hasta la crueldad, mand aquel emperador, en mayo del mismo ao, que la mujer libre que tena relaciones ocultas con su propio esclavo, fuese condenada a muerte y l a las llamas; y tanto empeo puso Constantino en el descubrimiento de este delito, que convirti en espas a los esclavos para que denunciasen a sus amas, recompensndolos con la libertad si era cierta la denuncia; pero si falsa, se les castigase.157 No obstante el rigor de estas medidas, el resultado fue que Constantino, ora por privilegio de las esclavas del fisco, ora por la misma severidad de las penas que impona, disminuy, sin pensarlo, el nmero de esclavos procedentes de estos enlaces. Al restablecer Juliano, en 262, el senadoconsulto claudiano, extendiolo a la mujer libre que se enlazaba con procurador o cualquiera otro hombre de condicin servil; bien que ellas no incurran en la pena del senadoconsulto sino cuando, despus de tres avisos para que se apartasen del contubernio, persistan en l. Conservaron, sin embargo, su libertad las mujeres que se ligaban con esclavos del fisco o de las ciudades.158A la mujer que se enlazaba con esclavo condenola Valentiniano a esclavitud, lo mismo que a los hijos que despus tuviera, fundndose en que deseaba ser esclava la que se arrepenta de ser libre;159 pero Arcadio y Honorio confirmaron, en 398, la ya citada ley de Juliano.160 Vino despus Justiniano, y a su voz desapareci aquel senadoconsulto. Dijo as: “No queremos que una mujer de estado libre, engaada o seducida por una fatal pasin o por cualquiera otra causa, vaya contra la ingenuidad de su nacimiento, a arrastrar sus das en la esclavitud”.161 Desde entonces permaneci en su antiguo estado la mujer libre o liberta que se ligaba con esclavo ajeno o con adscriptitius ; mas, a stos pudo el amo

PAGE 139

JOS ANTONIO SACO /135 /135 /135 /135 /135 o el seor, por s o por el gobernador de la provincia, castigarlos y separarlos del contubernio.162Acerca del enlace de hombre libre con esclava, silencio guard el senadoconsulto claudiano; y para remover cualquiera duda que pudiera sobre este punto suscitarse, mand expresamente Alejandro Severo que aqul no fuese esclavizado por el amo de la esclava, aunque se le hubiese intimado que se apartase del contubernio en que viva.163 Constantino tampoco decret pena alguna contra el hombre libre que se enlazaba con esclava ajena, a no ser que lo hiciera clandestinamente, y fuese adems decurin, pues rebajando ste su jerarqua, dejaba de ser miembro de la curia, de cuya conservacin era el gobierno muy celoso por el provecho que sacaba. En este caso, la esclava era condenada a trabajar en las minas, y el decurin a ser deportado: y si ste haba salido ya de la patria potestad y no tena padres, hijos ni parientes con derecho a heredarle, entonces todos sus bienes eran adjudicados a la ciudad de la que era curial. Tanto cuid la ley de impedir los enlaces de los decuriones con esclavas, que si llegando a noticia de las autoridades del lugar donde se haban contrado, y ellas no castigaban el delito, tambin sufran la pena de minas. En cuanto al amo de la esclava que haba permitido el contubernio o que lo ocultaba despus de saberlo, mandose, que si se haba contrado en algn fundo rstico de su propiedad, ste fuese confiscado con los esclavos, ganados y dems objetos necesarios para su cultivo; pero si se haba hecho en la ciudad, entonces se le confiscase la mitad de todos sus bienes.164Justiniano, siguiendo otro rumbo, orden que, si un hombre libre se enlazaba con su esclava, la libertaba y despus se casaba con ella, fuesen tambin libres los hijos que tuviera.165Los matrimonios contrados entre libres y esclavos, declarolos vlidos e indisolubles el emperador Len, si el cnyuge libre libertaba al esclavo o se someta a serlo tambin para que fuesen iguales las condiciones. Cuando esto ltimo aconteca, libres quedaban a la muerte del amo, as los cnyuges como sus hijos. Si el cnyuge libre no quera constituirse esclavo, ni tampoco tena recursos para libertar a su compaero, entonces poda entrar al servicio del amo de ste por cierto tiempo, y vencido el plazo convenido, el cnyuge esclavo adquira su libertad.166Cuando se comparan estas disposiciones y las que dict Justiniano con las penas de esclavitud que impona el senadoconsulto claudiano, entonces se conoce cun inmenso cambio haba experimentado la legislacin del imperio en favor de la libertad del esclavo. Las personas libres condenadas por delitos a trabajar perpetuamente para el Estado, llamronse servi pœn (esclavos de la pena); abolida fue sta por Justiniano, quien dijo: “Nosotros la suprimimos, y no permitimos que un hombre bien tratado por el nacimiento llegue a ser es-

PAGE 140

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 136\ 136\ 136\ 136\ 136\ clavo por castigo. Nosotros, que tanto deseamos elevar los esclavos a la libertad, no convertimos en servil el estado libre”.167Para facilitar las manumisiones justas o legales empezaron a suprimirse desde principios del imperio muchos de los requisitos que antes se exigan. Permitiose a los procnsules, pretores y otros magistrados que manumitiesen hasta en las calle, baos pblicos y otras partes de la ciudad o del campo.168 En desuso fueron cayendo algunas de las ceremonias que se empleaban, y cuando el emperador manumita, no necesitaba de tocar con la vindicta al esclavo para que fuese completamente libre.169 Omitironse tambin las palabras sacramentales, y para dar fuerza a la manumisin, no era necesaria ni aun la presencia de ninguno de aquellos magistrados, pues bastaba la del lictor.170Erigido el imperio, siguiose nombrando cnsules; y stos, al entrar en el ejercicio de sus funciones, acostumbraron libertar algunos esclavos,171 costumbre que nunca existi en tiempo de la repblica. Favorecedoras de la libertad las leyes imperiales la concedieron al esclavo, cuando ste entraba en la milicia a sabiendas del amo; habiendo sido tan grande el cambio en este punto, que en vez de castigrsele como antes, declarsele hombre ingenuo.172 Obtvola tambin cuando vengaba la muerte del amo;173 y cuando denunciaba al desertor de la milicia,174 al raptor de una virgen,175 y al monedero falso, cuyo denunciador, no slo consegua la libertad, sino los derechos de ciudadano romano.176Si un esclavo entregaba su dinero a alguna persona para que sta lo comprase con l a su amo, alcanzaba su libertad. As lo dispusieron los Antoninos. Pero se pudo decir que el esclavo tena dinero suyo? No, por cierto; pues en rigoroso derecho, del amo era todo cuanto aqul adquira. Sin embargo, la ley de aquellos emperadores, cerrando los ojos, como ella misma dice, consider en este caso que el esclavo se redima con su propio dinero.177Jurdicamente no poda haber ningn compromiso vlido entre el amo y el esclavo, porque ste careca de persona; mas, Diocleciano hizo obligatoria la promesa de aqul cuando reciba dinero de ste para libertarlo a l y a su hija.178En gracia de la libertad facult la ley al esclavo para que judicialmente se p resentase contra el amo, cuando ste ocultaba el testamento o no cumpla con el fideicomiso en que se le libertaba, o cuando le retena en esclavitud, despus de que aqul le haba entregado el precio de su libertad.179Con el mismo fin mand Diocleciano que el hombre en posesin de ella, acusado de esclavo, no fuese tenido por tal, mientras no se le probase.180 Si la acusacin era falsa, perseguase al acusador con la accin de calumnia o de injuria.181 Deseando aquel emperador dar a estos juicios ms importancia y garanta, reserv su conocimiento al gobierno

PAGE 141

JOS ANTONIO SACO /137 /137 /137 /137 /137 de la provincia en donde ocurran, sacndolos de los tribunales de segundo orden.182 Acusado un hombre de esclavo, deba buscar un assertor o defensor de su libertad;183 y si no lo encontraba, era entregado, conforme a una constitucin de Constantino, a la persona que lo reclamaba; bien que se le dejaba salvo su derecho para que se defendiese cuando hallase defensor.184 Pero Justiniano no slo aboli la necesidad del assertor en tales juicios, sino que permiti al acusado diese un fiador para gozar de libertad mientras el pleito no se decida; y que si no lo encontraba, se le admitiese la caucin juratoria.185Imprescriptible era el derecho del amo sobre el esclavo; mas, Diocleciano dispuso que aquel que de buena fe viva como libre por espacio de 20 aos, sin reclamacin alguna de parte de aqul, alcanzase su completa libertad.186 sta, al contrario, como orden Constantino en 314, no la perda el hombre libre, aunque viviese 60 como esclavo.187 Si Diocleciano exigi buena fe, para adquirir la libertad al cabo de 20 aos, ninguna mencin hizo de este requisito la novela de Valentiano III, publicada en 449: de manera que su silencio y el haber prorrogado a 30 aos el trmino de la prescripcin, inducen a creer que, pasado este tiempo, el esclavo era libre, quier con buena, quier con mala fe.188Hijos que vivan como libres, expuestos estaban a ser esclavizados si se probaba que sus padres haban sido esclavos. De condicin tan incierta librronlos las leyes del imperio, prohibiendo que cinco aos despus de la muerte de los padres se hiciese investigacin alguna sobre el estado de sus hijos.189Acerca de la libertad dejada a los esclavos en testamentos y codicilos, hizo grandes alteraciones la legislacin del imperio. Nulo era por el antiguo derecho el testamento otorgado con todos los requisitos legales, si el heredero instituido no aceptaba la herencia; mas, queriendo las nuevas leyes dar fuerza en este caso a los legados de libertad dejados en el testamento, permitieron al heredero ab intestato que tomase la herencia;190 y que si no lo haca, entrase entonces el fisco, sostenindose siempre aquellos legados.191 Queriendo Marco Aurelio,192 Gordiano193 y ms todava Justiniano194 que se realizasen dichas libertades, dispusieron que cuando nadie se presentaba a recoger la herencia, por temor de deudas del difunto, sus bienes se adjudicasen a un extrao o a alguno de los esclavos mandados manumitir, prestando uno y otro previamente fianza bastante de que pagara las deudas del testador y cumplira todos los legados de libertad. Las dudas y embarazos que en tiempos anteriores anulaban o dificultaban la libertad dejada en testamento a los esclavos, empezaron a resolverse en su favor bajo la legislacin del imperio. Nada importaba ya que se escribiese mal el nombre del esclavo, si se saba quien era.195Cuando un militar dejaba a su esclavo algn legado, dndole en su tes-

PAGE 142

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 138\ 138\ 138\ 138\ 138\ tamento el nombre de liberto, a pesar de saber que no lo era, entendase que quera libertarlo y que fuese su legatario.196 Lo mismo aconteca cuando el testador nombraba tutor de sus hijos a un esclavo sin libertarle; pues si era propio suponase que lo dejaba libre; y si ajeno, quera que se le libertase para que pudiese desempear la tutela.197Legado un esclavo en una parte del testamento, y manumitido en otra, libre quedaba; pero si despus de manumitido era legado y aparecan algunas dudas acerca de la voluntad del testador, sostenase siempre la libertad. Tal fue la opinin erigida en ley de los clebres jurisconsultos Paulo y Marciano.198Siguiendo Antonino Caracalla la constitucin de Adriano, orden que si un esclavo manumitido en codicilo haba alcanzado su libertad, quedase libre, aunque aqul fuese declarado nulo despus; y que para no perjudicar al heredero se le indemnizase con 20 slidos de oro.199Manumitido un esclavo en codicilo o de otro modo, aprobada que fuese por el juez la causa de la manumisin, y conseguida la libertad, el esclavo permaneca libre, no obstante se alegasen motivos de falsedad.200Los esclavos cogidos por los enemigos de Roma y mandados libertar por los amos, libres eran, aunque no se hallasen en su poder al tiempo de testar ni al de morir.201 Y no se diga que esta manumisin era intil, por hallarse los esclavos bajo extraa potestad, pues bien podan escaparse, como frecuentemente aconteca, y gozar entonces de la libertad que se les haba dejado. En punto a manumisiones por fideicomiso, empeose la legislacin imperial en remover cuantos obstculos y demoras pudieran venir de parte del heredero. Si ste no daba las libertades que haba el testador encargado, el esclavo era declarado libre.202 Lo mismo haca el pretor, cuando ausente el heredero no poda o no quera manumitir al esclavo,203 o cuando mora antes de haberlo ejecutado.204 Era mudo el heredero fiduciario nombrado, sordo, pupilo u otra persona incapaz de enajenar legalmente? La manumisin, sin embargo, se sostena como vlida.205Cuando el testador encargaba al heredero fiduciario que libertase, segn su juicio, a los esclavos que lo merecan, la ley asegur la libertad de ellos, interpretando de un modo tan lato y equitativo la voluntad del testador, que deba cumplirla como hombre justo y honrado.206 l, pues, estaba obligado a darla a cuantos fuesen dignos de ella. Haba la ley lia sentia prohibido la manumisin testamentaria del esclavo en fraude de algn acreedor; pero despus se mand que cuando ste era el fisco y no reclamaba dentro de diez aos, la manumisin fuese vlida.207Si en el tiempo que corra desde la concepcin al parto, la esclava encinta gozaba de libertad, aunque slo fuese un instante, y aunque volviese despus a la esclavitud, el hijo naca libre.208

PAGE 143

JOS ANTONIO SACO /139 /139 /139 /139 /139 Una de las primeras leyes de Constantino, despus de su conversin al cristianismo, dispuso que el domingo cesasen todos los pblicos negocios y que se guardase como da santo y de reposo; pero al mismo tiempo orden que los tribunales pudiesen abrirse en ese da tan slo para libertar esclavos.209A los antiguos modos legales de manumitir agregose otro nuevo por el cristianismo, estableciendo que los esclavos pudieran libertarse en las iglesias; lo que generalmente se haca en los das de Pascua con asistencia del obispo y del pueblo cristiano en ellas congregado.210 Como la presencia de aqul o de algn sacerdote era necesaria, la manumisin no poda verificarse en los monasterios sin permiso especial, cual fue el que concedi a uno de ellos el papa Gregorio Magno.211 Entregbase al liberto un documento en que constaba su libertad, firmado por el obispo y los presbteros, o por stos y los diconos en calidad de testigos;212adquiriendo aquel liberto desde entonces la ciudadana romana.213Cuando los manumitidos eran esclavos de clrigos, facultose a stos, desde el ao 321, para que pudiesen hacer la manumisin fuera de la iglesia, sin la presencia del obispo ni del pueblo, y sin determinada frmula de palabras.214Nicforo215 y la opinin general atribuyen a Constantino el origen de la manumisin en las iglesias. Algunos hay que lo dudan, y aunque las dos leyes de aquel emperador que existen sobre este particular no dirimen enteramente la cuestin, parece, como afirma Zosomeno,216 fueron tres, y que la primera se perdi. En medio de estas dudas, lo cierto es que, si Constantino no estableci este modo de manumitir, fue al menos el primero que lo autoriz en el ao 316”.217Aprobaron esta manumisin otros emperadores, y para que no quedase encerrada dentro de los lmites de la Iglesia latina y griega, los Padres de la africana pidieron licencia para hacerla tambin en sus iglesias;218 y efectivamente la alcanzaron, como aparece de las palabras en que San Agustn describe la ceremonia de aquella manumisin: “T, dice, conduces a la iglesia, tenindole por la mano, al esclavo que quieres libertar. Todos guardan silencio; dase lectura del acta extendida por ti, o bien se manifiesta tu intencin de viva voz. Declaras que libertas a tu esclavo porque en todo te ha sido fiel; t amas y honras esta fidelidad, y la recompensas con el don de la libertad. T dices que haces lo que puedes y que libertas a tu esclavo, no pudiendo hacerle inmortal”.219So color de ingratitud, algunos patronos pretendieron esclavizar a los que haban libertado en la iglesia; mas, considerndose sta como su protectora natural, defendiolos contra tales atentados: defensa que extendi tambin, segn recomendacin de un concilio celebrado en Arls, en el ao 452, a los manumitidos en testamento.220

PAGE 144

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 140\ 140\ 140\ 140\ 140\ Deseosos algunos emperadores de fomentar y proteger el cristianismo, libertaron a veces a los esclavos por motivos religiosos Ya desde los das del jurisconsulto Paulo, que floreci al principio del tercer siglo de nuestra era, impsose deportacin o pena capital al judo que compraba y circuncidaba esclavo de nacin extraa.221 Constantino mand que si alguno, judo o de otra secta, compraba y circuncidaba esclavo cristiano, ste fuese libre.222 Ms duro que su padre fue Constancio en este punto, pues orden, en 339, que si algn judo compraba esclavo de otra secta o nacin, ste fuese confiscado; y si lo circuncidaba, sufriese pena capital.223 Honorio y Teodosio, ms blandos que Constancio, permitieron que los judos tuviesen esclavos cristianos con tal que los dejasen en su propia religin; pero si lo contrario hicieran, fuesen castigados como sacrlegos.224 Manteniendo estos dos emperadores la prohibicin de que el judo comprase esclavo cristiano,225 facultronle dos aos despus, o sea en 417, para que los adquiriese a ttulo de herencia y fideicomiso; pero si ellos abrazaban el judasmo, ya por su propia voluntad, ya violentados por el amo, ste era entonces castigado con pena capital.226Esta ley, que es la 4a del libro XVI, ttulo IX del mencionado Cdigo Teodosiano no est del todo conforme con la primera que se insert en el libro I, ttulo X del Cdigo de Justiniano Ambas son de los mismos emperadores Honorio y Teodosio, y ambas tambin del mismo da, mes y ao. Sin embargo, esta ltima no permiti al judo que, por ttulo alguno, adquiriese esclavo cristiano. En lo dems, acordes estn las dos leyes.227Sobre este punto insistieron Honorio y Teodosio, pues con destierro perpetuo y confiscacin de bienes castigaron, en 439, al judo que circuncidaba o mandaba circuncidar al esclavo cristiano.228Las disposiciones anteriores contrense solamente a judos; mas, hblase de samaritanos en una novela del emperador Justino, que por error se halla entre las de Justiniano con el nmero CXLIV. sta mand que aqullos no tuviesen esclavos cristianos, y que de lo contrario fuesen libres. Si los que posean eran samaritanos como sus dueos, alcanzaban su libertad desde el momento en que se convertan al cristianismo.229Avanzando Justiniano ms que sus predecesores, extendi la prohibicin de poseer esclavos cristianos, so pena de que fuesen libres, no slo a los judos y samaritanos, sino tambin a los paganos y herejes, entendindose por tales a los que no eran ortodoxos.230 Orden, adems, que si alguno de aqullos tena esclavos no catlicos, stos fuesen libres desde que recibieran el bautismo, sin que los amos pudiesen pedir precio alguno por ellos. Encarg tambin a los jueces de las provincias, a los defensores de las iglesias y a los obispos que los amparasen, imponindose a los que intentaran esclavizarlos pena pecuniaria y capital.

PAGE 145

JOS ANTONIO SACO /141 /141 /141 /141 /141 Mand, por ltimo, que si los amos se hacan catlicos despus de sus esclavos, no tuviesen ningn derecho para reclamarlos y someterlos a nueva esclavitud.231No fueron dictadas estas medidas por el solo deseo de libertar al esclavo, pues hubo tambin mucha mezcla de odio a toda creencia no ortodoxa. Haba en el imperio, paganos, judos, samaritanos, y varias sectas disidentes del cristianismo. De la intolerancia religiosa a la persecucin no hay ms que un paso, y Justiniano cay en ambos errores, porque anhelaba establecer la unidad catlica. Triste suerte cupo a los samaritanos bajo su reinado. Oriundos eran de la provincia de Samaria, llamada hoy pas de Nabluz, y la ms pequea de las cuatro en que estaba dividida la Palestina desde los Macabeos hasta la destruccin de Jerusaln por el emperador Tito. Vnoles este nombre de la ciudad de Samaria, fundada por el rey Omri, que la hizo capital del reino de Israel. Fueron los samaritanos una secta mosaica rival de los judos, que naci en tiempo de Alejandro Magno; y con su permiso levantaron un templo en el monte Garirim, sito en la montaa de Efram.232 Aprovechndose de esta circunstancia el gran presbtero Manass, estableci las diferencias esenciales que separaban a los samaritanos de los judos. Consistan las principales en que aqullos no admitan entre los libros sagrados sino los cinco de Moiss; rechazaban la autoridad de los profetas, las tradiciones, y todas las leyes y costumbres que no estaban expresamente consignadas en el Pentateuco; bien que andando el tiempo y a fuerza de interpretaciones, modificaron sus creencias, admitiendo al fin el Mesas, la resurreccin de los muertos y otras cosas que antes no aceptaban.233Contra los samaritanos lanz Justiniano un edicto mandando que todos se bautizasen; pero apegados a su fe, acudieron a las armas. En la pelea perecieron 20 000; otros tantos fueron vendidos por los rabes, como esclavos, a los infieles de la Persia y de la India; y doblando los restantes la cerviz, recibieron el bautismo. Calclase que ascendi a 100 000 el nmero de samaritanos que en aquella guerra murieron.234Lcito fue al amo por el antiguo derecho traficar con el pudor de su esclava. Para enfrenar conducta tan culpable, prohibi Constancio, en 343, que los lenones vendiesen esclavas cristianas para lupanares y juegos indecentes; y a fin de salvarlas de este peligro mand que slo pudiesen comprarlas los eclesisticos u otros cristianos.235 Conforme con esta ley, hzoles San Ambrosio la misma recomendacin, pues obra meritoria era sacarlas de tan mala vida.236 Para librar Teodosio II a las hijas y a las esclavas de la obscenidad a que a veces sus padres y amos lenones las queran condenar, permitioles, en 428, que se sustrajesen de su perniciosa autoridad, invocando la proteccin de los jueces y obispos; y para dar ms fuerza a estas disposiciones, impsose en caso necesario pena de minas a los padres y amos culpados.237

PAGE 146

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 142\ 142\ 142\ 142\ 142\ Alzando tambin su voz Len, el Grande contra tamaa maldad, orden que cualquiera pudiese pedir, sin gasto alguno, al magistrado o al obispo del lugar la libertad de las esclavas forzadas a la prostitucin.238Considerando Justiniano a los lenones como peste destructora de la moral pblica, fulmin una ley contra ellos, lanzndolos de Constantinopla;239 y tanto se esforz en defender el pudor del sexo femenino, a pesar de que l nada tena de moral, que equiparando las clases sociales, impuso pena capital, no ya al raptor de mujer libre, sino aun al de esclava.240La carrera eclesistica ofreci a los esclavos, segn el nuevo derecho, vasto campo de libertad. Circunspecta la Iglesia, nunca admiti en los primeros tiempos a ningn esclavo en su seno, sin el previo consentimiento de su amo para que fuese libre.241 Conducta contraria no slo habra atacado el derecho de propiedad de stos, sino perturbado la tranquilidad que la Iglesia deseaba mantener, y llenndose el clero de hombres impelidos por el inters de la libertad y no por vocacin religiosa. El primer ejemplo que nos presenta la historia del cristianismo fue el de Onsimo, esclavo de Filemn, que muri de obispo de Efeso, como ya hemos dicho antes. Deseando la Iglesia que se guardase esta regla, los papas Len y Gelasio, en el siglo V, recomendaron su cumplimiento, y lo mismo mandaron algunos concilios de aquel siglo y del anterior. Tan estricta fue la disciplina en este punto, que aun para la entrada de los libertos en el clero exigieron algunos concilios el consentimiento de sus patronos.242Ya en el siglo IV abundaban los manumitidos empleados en la carrera eclesistica;243 y casos hubo en que entraron en ella sin la autorizacin de sus amos. A ruegos de una ciudad de Capadocia, San Basilio y San Gregorio Nacianceno consagraron de obispo, en el siglo IV, a un esclavo sin el consentimiento de su ama Simplicia. sta reclam enrgicamente la devolucin de aqul, y San Basilio pudo al fin sosegarla; pero muerto que fue, ella renov sus instancias hasta que San Gregorio le ofreci el precio del esclavo, recordndole que los sentimientos cristianos hubieran debido bastarle.244San Agustn quera que se admitiese indistintamente en las congregaciones religiosas, para vivir en comn, no slo a los pobres libres, sino tambin a los esclavos que a ellas se acogan.245Para impedir controversias, el clebre Concilio General de Calcedonia, celebrado en 451, decret por su Canon IV, que nadie admitiese esclavo ajeno en monasterio para meterse a monje, sin consentimiento de su amo. Los emperadores Len y Antemio prohibieron la entrada de los esclavos en el clericato, si sus amos no los declaraban libres previamente;246 mas, para entrar en los monasterios bastoles su simple licencia:247 y mientras en ellos permanecan, el amo no poda reclamar sus

PAGE 147

JOS ANTONIO SACO /143 /143 /143 /143 /143 servicios. Aconteca con frecuencia que abandonando estos esclavos la vida monstica, dbanse a otras ocupaciones; pero en este caso el amo tuvo derecho de someterlos a su antigua esclavitud. Extrao parecer que, para entrar en el clericato, el esclavo necesitase de la previa licencia del amo, acompaada de la libertad; cuando para ser monje sta no era necesaria, pues bastaba el consentimiento del amo. Pero esta diferencia consiste en la diversidad de situaciones, porque los monjes fueron al principio simples particulares que en nada se asemejaban al clero; y careciendo por lo mismo de la alta misin y funciones que ste haba de ejercer, el esclavo bien pudo ser miembro de un monasterio; mas, no de la respetable corporacin del clero. Si el esclavo, sabindolo el amo y no oponindose, era ordenado por algn obispo, adquira la ms completa libertad; pero si aqul lo ignoraba, tena derecho a reclamarlo dentro de un ao.248 Dispsose tambin que cualquier esclavo que habiendo alcanzado la libertad por medio de la carrera eclesistica, renunciaba a ella para entrar de nuevo en la vida mundana, volviese al yugo de la esclavitud.249 Para cerrar la puerta a los fraudes que se cometan, mand Justiniano que todo hombre que abrazase la vida monstica, sufriera un noviciado de tres aos, en cuyo tiempo, si el novicio era esclavo y no haba obtenido el consentimiento de su amo, ste pudiese reclamarlo.250Len, el Sabio, que subi al trono de Oriente a fines del siglo nono, revoc las leyes relativas a la ordenacin de los esclavos. Multiplicados al exceso los conventos, esparcidos por una vasta superficie, y algunos con crecido nmero de religiosos, haban llegado a ser el refugio de muchos esclavos, cuyo paradero no era fcil que los amos descubriesen, no obstante los tres aos que les haba Justiniano concedido para reclamarlos. Adems del inters de los dueos, el de la religin y las costumbres tambin clamaban por reforma, pues no era decente ni moral que indistintamente se admitiese en los conventos, o que de clrigos se ordenase a hombres manchados y degradados con los vicios de la esclavitud.251 Y el derecho de reclamar, no slo lo concedi al amo aquel emperador cuando el esclavo se haca monje o simple clrigo, sino aun cuando hubiese llegado a ser obispo, pues se le deba castigar como ladrn de la libertad y de la dignidad episcopal.252Entre todos los emperadores ninguno favoreci tanto la libertad de los esclavos como Justiniano; y de tener tan generosos sentimientos, alarde hizo en el cdigo inmortal que lleva su nombre. “Abolida, dice, la antigua diferencia de personas, lcito sea a los padres, a las madres, a sus hijos o hijas de orden sacro (in sacris constitutis) o emancipados de cualquier grado que sean, mandar que liberten a los esclavos, o ante el juez, o en las iglesias, o de cualquier otro modo legtimo que dispusieren, puesto que ni en las sucesiones ni en casi las

PAGE 148

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 144\ 144\ 144\ 144\ 144\ dems cosas hay diferencia alguna entre libres. Conviene que esto se observe en el presente caso, sobre todo cuando se trata de favorecer la libertad, pues las leyes romanas, y particularmente nuestro deseo, nos empean en fomentarla y sostenerla”.253No falt, por cierto, Justiniano a su palabra, y bien lo prueban las siguientes disposiciones: 1 Dudaron los antiguos romanos, si cuando el testador encargaba a su heredero que libertase a uno de los hijos de una esclava que nombraba, y el heredero o no quera o mora sin hacerlo, dudaron, repito, si deba libertarse a uno solo de los hijos, a todos o a ninguno, peligrando en esta duda la libertad del esclavo. Justiniano, sobreponindose a las ideas de sus predecesores, mand que en tal caso todos fuesen libres.254 Igualmente resolvi, que en cualquiera especie de ltima voluntad se pudiese dejar la libertad al feto de una esclava; y que aun cuando slo se hubiese hecho mencin de uno, si nacan dos o ms, varones o hembras, todos fuesen libres.255 Como el testamento no poda subsistir sin institucin de heredero, nulos eran los legados que se hacan antes de ella; mas, prescindiendo de frmulas aquel emperador, dioles fuerza a todos, principalmente a los que se referan a la libertad de los esclavos.2562a Por la antigua jurisprudencia romana, el esclavo que perteneciendo a dos o ms dueos era manumitido por uno, no adquira libertad, sino que el condueo o condueos acrecan a la parte de dominio que tena el manumisor. Justiniano, aboliendo las leyes anteriores, mand que tal esclavo fuese libre, y que los otros condueos fuesen obligados a recibir el precio de la parte de propiedad que en l tenan. Para ms favorecer la libertad del esclavo, fij una tarifa que sirviese de regla en semejantes casos, segn la edad, industria y estado de los esclavos.2573 Disputose entre los antiguos jurisconsultos si la institucin de heredero a favor de un esclavo era vlida cuando no se le dejaba la libertad, y Ulpiano expresamente decidi que no lo era;258 pero Justiniano declar vlida la manumisin, fundndose en que slo el hecho de ser el esclavo instituido por el amo envolva la intencin de libertarlo, pues de otra manera habra quedado sin sucesor.2594a Jams el antiguo derecho trat de mejorar la condicin de la esclava ni la de los hijos habidos de las relaciones carnales que el amo tena con ella; mas, Justiniano dispuso que, cuando aquellas relaciones se extendan hasta la muerte y el amo nada dispona acerca de la esclava en la ltima voluntad que otorgaba, entonces, tanto ella como su prole, si la haba, adquiriesen la libertad.2605a La ley lia sentia prohibi que el menor de 20 aos libertase al esclavo que no tuviese 30,261 a menos que fuese por vindicta, y aprobada la causa de la manumisin por un consejo compuesto de varias personas

PAGE 149

JOS ANTONIO SACO /145 /145 /145 /145 /145 en los trminos que aquella ley prescriba; pero Justiniano derog aquella prohibicin, permitiendo que cuando hubiese el amo cumplido 17 aos pudiera manumitir aun por testamento;262 permisin que dio despus al que tuviese slo 14.2636a Haba la ley fusia caninia restringido el nmero de esclavos que podan manumitirse en testamento. Conservose dicha ley, aunque sin observarse regularmente hasta los das de Justiniano; pero considerndola este emperador contraria a la humanidad, revocola completamente. Dice: “Haba la ley fusia caninia circunscrito dentro de lmites fijos la facultad de libertar por testamento. Nosotros hemos decidido que fuese abrogada como un obstculo, en cierta manera odioso, a las manumisiones; porque era contrario a la humanidad dejar a los vivos la libertad de manumitir a todos sus esclavos, si no exista otro impedimento, y de quitarla a los moribundos”.2647a Los modos privados o extralegales de manumitir nunca dieron al esclavo, aun despus de la ley junia norbana, sino una libertad muy imperfecta. Mas, deseando Justiniano que la consiguiese plenamente, lo mismo que en la manumisin pblica, dispuso que cuando se daba en presencia de amigos (inter amicos ), se extendiese una escritura en la que cinco testigos declarasen haber odo al amo dar la libertad a su esclavo:265 nmero que tambin exigi para la manumisin por carta (per epistolam ).266 Ni a esto slo se limit aquel emperador, porque aboliendo por una de sus constituciones todas las leyes que trataban de la condicin de los latinos junianos, elevolos a todos a la clase de ciudadanos romanos.267El cmulo de leyes favorables a la libertad del esclavo que llevo hasta aqu mencionadas, dictadas fueron por emperadores gentiles y cristianos; y si bien la filosofa pudo ms que el cristianismo inspirar a los primeros, sucedi lo contrario respecto de los segundos; pues muchas de las leyes que stos promulgaron, fueron a nombre y bajo los auspicios del cristianismo. Aun sin profesarlo, es acaso improbable que alguno de los mismos emperadores paganos estuviesen hasta cierto punto sometidos a su influencia? Cuando ideas grandes y benficas a la humanidad penetran y se difunden en los pueblos, muchos hombres, sin saberlo y aun contra su voluntad, no slo las adoptan sino que obran en virtud de ellas; y quizs el mismo Diocleciano, a pesar de su terrible persecucin al cristianismo, cedi a su influjo en alguna de las leyes en que favoreci la libertad de los esclavos. No es infundada esta conjetura, porque lejos de ser aquel emperador enemigo del cristianismo en los primeros tiempos de su reinado, llam algunos cristianos al servicio de su palacio.268 Prisca, su mujer, Valeria, su hija, y la mujer de Galerio, aunque no profesaban pblicamente el cristianismo, sospechbase que participaban de sus misterios.269

PAGE 150

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 146\ 146\ 146\ 146\ 146\ La legislacin imperial tan benfica para el esclavo, principalmente la de Justiniano, no pudo producir todo el fruto que era de desear, a lo menos en el Imperio de Occidente, porque destruido por los brbaros desde el siglo V, desapareci enteramente de l la dominacin romana. Sus conquistadores introdujeron nuevas lenguas, nuevas instituciones, nuevos usos y costumbres, y encontrndose en el mismo suelo dos sociedades tan diferentes entre s, viose el derecho romano comprimido y postergado. Cierto que su enseanza no ces absolutamente en toda la Europa occidental; pero tal enseanza no fue constante ni general, porque estuvo reducida a poqusimas ciudades.270 Aun en el mismo Imperio de Oriente, que sobrevivi muchos siglos al de Occidente, las leyes que se encaminaban a la extincin de la esclavitud, encontraron obstculos poderosos; y grave error es pensar que los hechos correspondieron all a los deseos del legislador, pues por causas que ms adelante expondr, la esclavitud que ya hoy no existe en el occidente de Europa, todava se conserva en alguna de las regiones que formaron parte de aquel dilatado imperio.Notas1Cicer., Pro Murena 12 y 13. 2dem, Ad Attic ., VI, 1. 3Cicer., De leg ., I, 5 y 6. 4Henry Sumner Maine, Ancient Law its connection with the early history of society etc., cap. III. 5 Dig ., lib. I, tt. V, 1, 4, § 1. 6dem, lib. I, tt. I, 1. 4, y lib. L, tt. XVII. 1. 32. Acerca de las modificaciones que experiment el derecho romano en los primeros tiempos del imperio, consltense, entre otras obras, la de Austin sobre la jurisprudencia o filosofa de la ley positiva, y la ya citada de S. Mine. 7Tertul., Apologet. adve. Gentes 5 y 21. 8Gibbon, History of the decline and fall of Roman Empire, cap. XVI. 9Sueton., Tib ., 31. 10Tcit., Anal ., XV, 44. Sobre este incendio vase tambin a Sueton., Nern 38; a Din Cas., lib. LXII, y a Orosio, VII, 7. 11Pagi, in Crtica Baron. 12Plin., X, Epst. 97. 13Plin., X, Epst. 97 14Euseb., Hist Ecles ., IV, 3. San Jernimo, Epst. LXXXIII. 15l. Lampr., Alex. Sev ., 42.

PAGE 151

JOS ANTONIO SACO /147 /147 /147 /147 /14716Tertul., Apolog. adv. Gentes 37. 17Euseb., Hist. Ecles ., VIII, 11. 18Tillemont, Mem. Ecles ., tom. V, part. 1. Lactancio, De Mort pers ., c. 10. 19Paulo Orosio, VII, 25. 20Euseb., I, VI, 43. 21Gibbon, History, etc ., cap. XV. 22Montesquieu, Esprit des lois XXIII, 21. 23Duck, De auct juris civilis c. 2, no 9, p. 16. 24Hugo, t. II, p. 213. 25 Cd. Just., lib. VII, tt. XXIII, l n. Dig ., lib. XV, tt. I, l. 53, y lib. XL, tt. III, l. 3. Instit Just ., lib. II, tt. XX, § 20. 26 Dig., lib. XXXIII, tt. VIII, l. 8, § 7. 27 Dig., lib. XL, tt. VII, l. 13, § 1. 28 Dig., lib. XLVII, tt. XXII, l. 3, § 2. 29Mommsen public, en 1843, una disertacin tan interesante como curiosa sobre la organizacin de las corporaciones funerarias. Su ttulo es: De Collegiis et sodalitiis Romanorum 30Ulpian., tt. XX, § 16. 31 Cd. Just., lib. VII, tt. VI, l. n., § 3. Dig., lib. XL, tt. VIII, l. 2. 32 Cd. Just., lib. VI, tt. IV, l. 4, § 5. 33Sueton., Claud ., 25. 34Snec., De Benef ., lib, III, cap. XXIII. 35 Dig., lib. I, tt. VI, l. 2, al fin. 36l. Spart., Adrian., 17. 37 Dig., lib. I, tt. VI, l. 2. 38 Cd. Teod., lib. IX, tt. XLVI, l. n. Cd. Just., lib. I, tt. XXV, l. n. 39 Cd. Teod., lib. IX, tt. XLV, l. 4. Cd. Just ., lib. I, tt. XII, l. 2. 40 Dig., lib. I, tt. VI, l. 1, § 2. 41 Dig., lib. IX, tt. II, l. 23, § 9. dem, lib. XLVIII, tt. VIII, l. 1, § 2. 42 Cd. Teod., lib. IX, tt. XII, l. 1. Cd. Just., lib. IX, tt. XIV, l. n. 43 Dig ., lib. I, tt. XII, l. 1, § 8. 44Paul., Sent ., lib. V, tt. XXIII, § 6. 45 Cd. Teod., lib. IX, tt. XII, l. 1, y Cd. Just., lib. IX, tt. XIV, l. n. 46 Cd. Teod., lib. IX, tt. XII, l. 2. 47dem, lib. IX, tt. XII, l. 1. Cd. Just., lib. IX, tt. XIV, l. n. 48 Instit. Just., lib. I, tt. VIII, § 2. 49Tefilo, Comentario Tefilo fue catedrtico de derecho en Constantinopla, en tiempo de Justiniano, y tom parte en la redaccin de los cuerpos legislativos que entonces se publicaron por orden de aquel emperador. Dej comentarios muy importantes sobre las Institutas de Justiniano; y aunque algunos han pretendido atribuirlos a otro, la opinin de todos los jurisconsultos versados en el derecho romano, es que pertenecen a Tefilo. (Ortolan, Histoire de la legislation Romaine troisime poque, § 3o.)

PAGE 152

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 148\ 148\ 148\ 148\ 148\50 Dig., lib. XLVIII, tt. V, l. 24. 51dem, lib. XVII, tt. VII. 52Teof., Comment 53 Dig., lib XLVII, tt. X, l. 1, § 3. Instit. Just ., lib. IV, tt. IV, § 3o. 54 Cd. Just., lib. IX, tt. XXXV, l. 1a.55 Dig., lib. XLVII, tt. X, l. 15, § 35. 56 Dig., lib. XLVIIII, tt. VIII, l. 11, § 2. 57dem, lib. XVIII, tt. I, l. 42. 58dem lib. XLVIII, tt. VIII, l. 11, § 1. 59Eumenio, Paneg. Constantin ., 12. 60 Inerti Paneg. Constantin. Aug ., 23. 61Vase el tomo I de esta Historia libro VIII, pginas 332-333. 62Plin., lib. VIII, Epst. XIV. 63lius Spart., Adrian., § 12. 64 Cd. Teod., lib. IX, tt. XL, l. 2. 65Sueton., Domi ., 7. 66Marc., Epigr., VI, 2, y IX, 7 y 9. 67 Dig., lib. XLVIII, tt. VIII, l. 6. 68dem, ibd., l. 3, § 5. Paul., Sent ., lib. V, tt. XXIII, § 13. 69 Dig., lib. XLVIII, tt. VIII, l. 4, § 2. 70 Dig., lib. XXXIX, tt. IV, l. 16, § 7. 71Flav. Vopisc., Aurelian ., § 48. 72 Cd. Just., lib. IV, tt, XLII, l. 1a. 73Libanio, Orat. X, t. II, p. 292. Ammiano Marcelino, lib. II, cap. XVI. 74 Cd. Just., lib. IV, tt. XLII, l. 2. 75E. Lamprid., Alej. Sev ., 22. 76Amm. Marcel., XXI, 16, y XXII, 4. 77dem, XVIII, 4. 78Zsimo, II, 55; IV, 22, 23 y 28. 79Just., Novel., CXLII, prl. 80dem, ibd., cap. II. 81dem, ibd., cap. I. 82Len, Novel., LX. 83l Spart., Adrian., 17. 84 Dig., lib. I, tt. XII, l. 1, § 8. 85dem, lib. V, tt. I, l. 53. 86dem, lib. XLVIII, tt. XVIII, l. 1, § 1 y 2. 87dem, ibd., l. 1 pr., y l. 20. 88 Cd. Just., lib. IX, tt. XLI, l. 9, § 1. 89 Cd. Teod., lib. IX, tt. I, l. 14.

PAGE 153

JOS ANTONIO SACO /149 /149 /149 /149 /14990 Cd. Just., lib. VI, tt. I, l. 3. 91Just., Novel., CXXXIV, cap. XIII. 92 Dig., lib. XXI, tt. I, l. 35 y 39. 93 Dig., lib. XXXIII, tt. VII, l. 12, § 7. 94 Cd. Teod., lib. II, tt. XXV, l. 1. Cd. Just., lib. III, tt. XXXVIII, l. 11. 95 Const. Apst ., VIII, 32. 96San Chrys., Ep. ad Ephes ., IV, Homil. XV, 3. 97 Jus. Greco-Romanum 98Plin., III, Epst. XIV. 99Flav. Vopisc., Aurel ., § 48. 100Jul. Capitol., Macrin ., § 13. 101Macelino de macelo (macellum) que significa matadero o carnicera. 102 Cd. Teod., lib. IX, tt. XII, l. 1. Cd. Just., tt. XIV, l. n. 103Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. VI. 104Zsim., V, 42. 105Amm. Marcel., lib. XXVIII, cap. IV. 106San J. Chrys., Ep. ad Ephes., IV, Homil. XV, 3, tom. XI, pp. 113, 114, etc. 107Salviano, De gubernat. Dei IV, 5 108Macrobio, Saturn ., I, 11. 109 Cd. Just., lib. IV, tt. l. 12. 110dem, lib. VIII, tt. XVII, l. 6. 111dem, lib. VII, tt. XIV, l. 6, y tt. XVI, l. 10. 112dem, ibd., tt. XVI, l. 6, 22, 24 y 29. 113dem, lib. VIII, tt. LI, l. 2. 114dem, ibd., l. 6, 11 y 15. 115dem, ibd., l. 8 y 16. 116 Cd. Teod., lib, VIII, tt. LI, l. 12. 117 Cd. Just., lib. VII, tt. 16, l. 1. 118Paul., Sent ., lib. V, tt. I, § 1. 119 Cd. Just., lib. II, tt. IV, l. 26; lib. IV, tt. XLIII l. 1, y lib. VII, tt. XVI, l. 37. 120 Cd. Teod., lib. III, tt. III, l. n. 121Valent., Novel III, tt. XXXII, en la Adicin al Cdigo Teodosiano hecha en Bonn, 1842. 122Plin., X, Epst. 71 y 72. 123 Cd. Teod., lib. V, tt. VII, l. 1. 124 Cd. Just ., VIII, tt. LII, l. 2. 125 Cd Teod ., lib. V, tt. VII, l. 2. 126Cd. Just., lib. I, tt. IV, l. 24, y lib. VIII, tt. LII, l. 3 y 4. Just., Novel ., CLIII, cap. I. 127 Cd. Teod., lib. XV, tt. VII, l. 4 y 12. 128dem, ibd., l. 2 y 4. 129 Cd. Teod ., lib. XV tt. VII, 1.

PAGE 154

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 150\ 150\ 150\ 150\ 150\130dem, ibd., l. 4 y 9. 131dem, ibd., l. 8. 132dem, ibd., l. 10. 133Macrob., Saturn ., II, 10. 134Claudian., Laud. Stil ., II, 142. 135San J. Chrys, Expos. in Psalm., XLI, 2; in Genes., Serm. VII, 4, y VIII, 2. Arcadio, obispo de Amasea, De divite et Lazaro Homil. I. 136 Cd. Teod., lib. XV, tt. VII, l. 13. 137 Cd. Just., lib. I, tt. IV, l. 14. 138dem, ibd., l. 33. 139Just., Novel ., LI. 140Amm. Marcel., XIV, 6. 141l. Spart., Adrian ., 17. 142 Cd. Teod., lib. XV, tt. XII, l. 1. Cd. Just ., lib. XI, tt. XLIII, l. n. 143Liban., De Vita Sua-Legat. ad Julian 144 Cd. Teod., lib. XV, tt. XII, l. 2. 145dem, lib. IX, tt. XL, l. 8. 146dem, lib. XV, tt. XII, l. 4. 147Smaco, Epst. V, 59; VII, 4; X, 61, y en otros pasajes. 148San Ambrosio, De Offic. II, 21. 149Sn Agustn, Confes ., VI, 8. 150 Cd. Just., lib. I, tt. IV, l. 34, § 1. 151La exhortacin de Prudencio se halla en Smaco, lib. II, 1121-1131. 152Theodoret., Hist. Ecles ., V, 26. 153Salvian., De Gubernat. Dei ., VI, 2. 154Paul., Sent ., II, tt. XXI (A), § 1-10. 155 Cd. Teod., lib IV, tt. XI, l. 1. 156dem, ibd., l. 3. 157dem, lib. IX, tt. IX, l. 1. 158 Cd. Teod., lib. IV, tt. XI, l. 6. 159dem, ibd., l. 7. 160dem, ibd., l. 8. 161 Cd. Just., lib. VII, tt. XXIV, l. n. Instit. Just., lib. III, tt. XII, § 1. 162 Cd. Just., lib. VII. tt. XXIV, l. fin. 163dem, tt. XVI, l. 3. 164 Cd. Just., lib. V, tt. V, l. 3. 165Just., Novel., LXXVIII, cap. IV. 166Len, Const ., C. 167Just., Novel., XXII. 168 Dig., lib. XL, tt. II, l. 7 y 8. Gaii Instit. Coment I, § 20. Instit. Just ., lib. I, tt. V, § 2. 169 Dig., lib. XL, tt. I, l. 14, § 1.

PAGE 155

JOS ANTONIO SACO /151 /151 /151 /151 /151170 Dig., lib. XL, tt. II, l. 23. 171Amm. Marcel., XXII, 7. 172 Cd. Just., lib. VI, tt, IV, l. 4, § 6. 173dem, lib. VII, tt, XIII, l. 1. 174dem, ibd., l. 4. 175dem, ibd., l. 13. 176dem, ibd., l. 2. 177dem lib. XL, tt. I, l. 4, § 1. 178 Cd. Just., lib. VII, tt. XVI, l. 8. 179 Dig., lib. V, tt. I, l. 53. 180 Cd. Just., lib. VII, tt. XVII, l. 14. 181dem, ibd., 31. 182dem, lib. III, l. 2, y tt. XXII, l. 5. 183Paul., Sent ., lib. V, tt. I, § 5. 184 Cd. Teod., lib. IV, tt. VIII, l. 5. 185 Cd. Just., lib. VII, tt. XVII, l. 1. 186dem, lib. VII, tt. XXII, l. 2. 187dem, ibd., l. 3. 188Valentin., Novel ., III, tt. XXVI, l. n. Edicin de los cdigos gregoriano, hermogeniano, teodosiano, etc., por Gustavo Haenel, hecha en Bonn en 1842. 189 Dig., lib. XL, tt XV, l. 1, 2 y 4. 190dem, lib. XL, tt. IV, l. 23 y 25. 191dem, bd., tt. V, l. 51, pr. 192dem, ibd., l. 2 y 4, § 8. Instit. Just., lib. III, tt. XI, § 1. 193 Cd. Just., lib. VII, tt. II, l. 6. 194dem, ibd., l. 15. 195 Dig., lib. XL, tt. IV, l. 54. 196 Cd. Just ., lib. VI, tt. XXI, l. 7. 197 Dig., lib. XXVI, tt. III, l. 32, 2. Cd. Just., lib. VII, tt. IV, l. 9. Instit. Just., lib. I, tt. XIV, § 1. 198 Dig., lib. XXXI, De legat., II, l. 14; lib. XL, tt. IV, l. 10, § 1, y lib. XL, tt. V, l. 50. 199 Cd. Just., lib. VII, tt. IV, l. 2. 200 Dig., lib. XL, tt. II, l. 9, § 1. Cd. Just., lib. VII, tt. I, l. 1. 201 Dig., lib. XL, tt. IV, l. 30. 202dem lib. XL, tt. V, l. 33. 203dem, bd., l. 28. 204dem, ibd., l. 30, § 9. 205dem, ibd., l. 30, § 1-8, y l. 31, §. 2. 206dem, ibd., l. 46, § 3. 207dem, tt. IX, l. 16, § 3. 208Paul., Sent ., lib. II, tt. XXIV.

PAGE 156

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 152\ 152\ 152\ 152\ 152\209 Cd. Teod., lib II, tt. VIII, l. 1. Vit Constantino IV, 18. Zsim., I, 8. 210 Cd. Just., lib. I, tt. XIII, l. 1, y lib. III, tt. XII, l. 2. Instit Just ., lib. I, tt. V, § 1. 211Lib. II, Epst. XXIV, Indict. X. 212 Cd. Just. l. I, tt. XIII, l. 1. 213dem, ibd., l. 2. 214dem, bd. 215 Histor. Ecles ., lib. I, cap. IX. 216dem, ibd. 217 Cd. Just., lib. I, tt. XIII, l. 1. 218 Codex Canonum Ecelesi African Canon LXIV. 219San Agust., Serm. V. 220Concilium Arelatense, Canones XXXIII y XXXIV 221Paul., Sent ., lib. V, tt. XXII, § 4. 222 Cd. Teod., lib. XVI, tt. IX, l. 1. 223dem, ibd., 2. 224dem, ibd., l. 3. 225dem, ibd., l. 4 y 5. 226dem, ibd., l. 4. 227Las leyes del Cdigo Teodosiano que cito aqu y en otras partes de esta Historia helas tomado de la edicin hecha en la ciudad de Bonn, en 1842, por el alemn Gustavo Haenel, y que me parece la ms completa y exacta que hasta ahora se ha publicado. Debo hacer esta advertencia, porque los textos de dicha edicin, ni siempre concuerdan enteramente con los de otras ediciones, ni todas las leyes tienen el mismo nmero. 228 Cd. Just., lib. I, tt. IX, l. 16. 229Just., Novel ., no CXLIV, cap. II. 230 Cd. Just., lib. I, tt. X, l. 2. 231dem, ibd., tt. III, l. 56, § 3. 232Joseph, Antiquit ., X, VIII, 4; XIII, III, 4; IX, 1. Eusebio, Chron Sylvestre de Sacy, Chrestomathie arabe t. I, pp. 338 y 339. 233Eveng. de San Juan, IV, 25. S. de Sacy, Notices et extraits des manuscrits de la Biblioth du roi t. XII, pp. 25-30. 234Procop., Anecdot ., XI. Theophan., Chron ., p. 122. J. Malala, Chron ., t. II, p. 62. 235 Cd. Teod., lib. XV, tt. VIII, l. 1. 236San Ambrosio, De Offic. II, 15. 237 Cd. Teod., lib. XV, tt. VIII, l. 2. Cd. Just., lib. I, tt. IV, l. 12, y lib. XI, tt. XL, l. 6. 238 Cd. Just., l. I, tt. IV, l. 14. 239Just., Novel., 14. 240 Cd. Just., lib. IX, tt. XIII, l. n. 241Const. Apost., VIII, 73. Canon Apost., 81. 242Concilium Eliberitanum, Canon LXXX. Conc. Toletan (400), Canon X. Conc. Aurelianense, 549, Can. VI. 243San Jernimo, Epst. 82, ad Theoph.

PAGE 157

JOS ANTONIO SACO /153 /153 /153 /153 /153244San Gregorio Teol., Epst. 79. 245San Agustn, De Oper. monach ., 25, t. VI, p. 822. 246 Cd. Just., lib. I, tt. III, l. 37, § 1. 247dem, ibd., 1. 38. 248 Cd. Just., lib. I, tt. III, l. 37. 249dem, ibd., Just., Novel., 123, cap. XVII. 250dem, 5, cap. II, § 1. 251Constituciones 9 y 10 del emperador Len. 252dem, 11. 253 Cd. Just., lib, VII, tt. XV, l. 1, § 1. 254dem, ibd., tt. IV, l. 16. 255dem, ibd., l. 14. 256 Instit. Just ., lib. II, tt. XX, § 34. 257 Cd. Just., lib. VII, tt. VII, l. 1. 258Ulpian., tt. XXII, § 12. 259 Instit. Just., lib. I, tt. VI, § 2. Cd. Just., lib. VI, tt. XXVII, l. 5. 260 Cd. Just., lib. VII, tt. XV, l. 3. 261dem, ibd., 1. 2. 262 Instit. Just., lib. I, tt. VI, § 7. 263Just., Novel ., 119, cap. II. 264 Instit. Just., lib. I, tt. VII. 265 Cd, Just ., lib. VII, tt. VI, l. 1, § 2. 266dem, ibd., § 1. 267dem, ibd., l. 1. 268Tillemont, Mem. Ecles ., t. V, part. 1. Lactan., De Mort pers ., c. 10. 269Eusebio, Hist. Ecles ., V, III, 1. 270Savigny, Historia del derecho romano en la Edad Media t. I, cap. VI.

PAGE 158

Libro DecimoterceroTRANSFORMACI"N P TRANSFORMACI"N P TRANSFORMACI"N P TRANSFORMACI"N P TRANSFORMACI"N P ARCIAL DEL TRABAJO ARCIAL DEL TRABAJO ARCIAL DEL TRABAJO ARCIAL DEL TRABAJO ARCIAL DEL TRABAJO ESCLA ESCLA ESCLA ESCLA ESCLA V V V V V O EN TRABAJO LIBRE EN LAS CIUD O EN TRABAJO LIBRE EN LAS CIUD O EN TRABAJO LIBRE EN LAS CIUD O EN TRABAJO LIBRE EN LAS CIUD O EN TRABAJO LIBRE EN LAS CIUD ADES ADES ADES ADES ADES Y EN LOS C Y EN LOS C Y EN LOS C Y EN LOS C Y EN LOS C AMPOS DEL IMPERIO ROMANO AMPOS DEL IMPERIO ROMANO AMPOS DEL IMPERIO ROMANO AMPOS DEL IMPERIO ROMANO AMPOS DEL IMPERIO ROMANO CA CA CA CA CA USAS DE EST USAS DE EST USAS DE EST USAS DE EST USAS DE EST A TRANSFORMACI"N A TRANSFORMACI"N A TRANSFORMACI"N A TRANSFORMACI"N A TRANSFORMACI"NEl trabajo libre, que en los primeros tiempos de Roma haba prevalecido, hubo de ceder el puesto al trabajo esclavo. Aqul, sin embargo, nunca ces enteramente; ni posible era que cesase, porque aun en las sociedades antiguas ms plagadas de esclavos, siempre hubo personas libres que por su pobreza no podan mantenerse sino con su trabajo. Y esto que aconteci en el viejo continente, hase visto tambin y vese todava en varios pases del nuevo, porque al lado del esclavo hubo y hay hombres libres que ganan el pan con el sudor de su frente. Desde el primer siglo del Imperio romano marcose ya la tendencia de pasar a manos libres y a fijarse en ellas algunos de los servicios y funciones desempeados por esclavos. Causas de diverso linaje comenzaron desde entonces a producir la transformacin del trabajo esclavo en trabajo libre. Expongamos primero los hechos, o sea la transformacin en s, tanto en el servicio pblico como en el privado, y busquemos despus las causas que la ocasionaron. Ya hemos visto que bajo los reyes, durante la repblica y aun establecido el imperio, hubo en Roma esclavos pblicos y esclavos privados; y tambin hemos visto que los primeros se emplearon en algunas funciones religiosas y en el servicio del Estado y de los municipios.1Para llevar de un punto a otro sus despachos y mensajes tuvieron los magistrados esclavos pblicos a sus rdenes; pero tales servicios recayeron despus en personas libres. Los ediles curules, en tiempo de Varrn, rodeados estaban de esclavos para el desempeo de su ministerio;2 pero despus ya tuvieron apparitores libres, en cuyo nmero se cont el clebre Cn. Flavio, hijo de un liberto, y que a su vez lleg a ser edil curial.3 Tampoco fueron ya esclavos los stratores ; y a los procnsules de las provincias prohibiseles

PAGE 159

JOS ANTONIO SACO /155 /155 /155 /155 /155 expresamente que nombrasen para este servicio a ninguno de sus esclavos.4 Las funciones de accensus, de scriba (escribano cartulario) y de heraldo o pregonero, que hasta entonces haban sido generalmente serviles, pasaron a personas libres;5 y las de secretarios y relatores (ab epistolis et a libellis), desempeadas por libertos y plebeyos, confiolas Adriano aun a caballeros.6 Los tabularii o encargados de la contabilidad al servicio de los gobernadores de las provincias, formaron, a lo menos desde el primer siglo de la era cristiana, colegios compuestos de hombres libres y libertos.7 Y tan inherente parece que fue a los esclavos en otro tiempo la profesin de tabulario, que Diocleciano mand que, si algn liberto la abrazaba, no por eso perdiera la libertad ni perjudicase a la de los hijos ingenuos que tuviese.8 A fin de reprimir la codicia de algunos amos, que para lucrar hacan tabularios a sus esclavos y colonos, los emperadores Arcadio y Honorio fijaron de una vez ese empleo en la clase enteramente libre, prohibiendo, en 401, que lo desempease quien a ella no perteneciese.9Obra de Augusto fue la institucin de los vigiles o matafuegos;10 y aunque esclavos en su origen, confironse sus funciones, antes de la muerte de su fundador, a soldados y libertos11 divididos en diez bandas.12 stos, segn la ley visillia, hacanse ciudadanos cuando gozaban del derecho de latinos, y servan seis aos,13 que se restringieron a tres por un senadoconsulto posterior.14Bajo el reinado de Nern, haban ya disminuido tanto los ciudadanos y aumentado tanto las manumisiones contra los consejos que dio Augusto en su testamento al pueblo romano,15 que las tribus, decurias, cohortes de la ciudad y empleados subalternos para el servicio de los magistrados y pontfices,16 fueron ya libertos y no esclavos pblicos como antes. Que el soberbio pueblo romano hubiese llegado a componerse de tan corrompidos elementos, cosa fue muy lamentable; pero esto mismo prueba que la transformacin del servicio esclavo en servicio libre, ya se estaba realizando desde el primer siglo del imperio. Acerca de los esclavos pblicos empleados durante la repblica en la construccin y conservacin de caminos y acueductos, administracin de agua,17 minas y canteras, casas de moneda y otros servicios, hubo tambin notable alteracin en la poca del imperio; pues juntos trabajaron esclavos y libres,18 y stos, a veces, en mayor nmero que aqullos, como sucedi en las fbricas de moneda.19Si muchos de los servicios que prestaron los esclavos pblicos haban ya pasado a manos libres, verificose lo mismo con los que desempeaban los esclavos privados; y como el nmero de stos era inmenso y sus ocupaciones rsticas y urbanas mucho ms variadas que las de aqullos, la transformacin fue, por consiguiente, ms trascendental a la sociedad.

PAGE 160

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 156\ 156\ 156\ 156\ 156\ Los msicos, bailarines, cmicos, pantomimos, gladiadores y otros que figuraban en los festines, teatros y dems espectculos, no fueron todos esclavos ni aun en tiempo de la repblica. Libre fue el gran cmico Roscio, inmortalizado por Cicern;20 y liberto de Mecenas el famoso pantomimo Batilo, rival de Pilade. La celebridad que stos adquirieron, los bienes que alcanzaron y el estmulo que ofreca la corrupcin del imperio,21 hubieron de aumentar considerablemente el nmero de msicos e histriones libres, y de menguar el de esclavos; pues aunque pocos suban a la riqueza, muchos encontraban en estas ocupaciones medios fciles de subsistencia. As es que todava se leen en varias inscripciones sepulcrales los nombres de bailarines libres,22 de flautistas, citaristas23 y otros msicos,24 juglares,25mimos,26 pantomimos27 y dems histriones.28No siempre merecieron stos la proteccin del gobierno. Tiberio y Nern los expulsaron de Italia por las turbulencias que en Roma ocasionaban;29 pero habiendo este ltimo subido a las tablas, diose un impulso funesto a las representaciones teatrales. Desde entonces, no slo ciudadanos y militares de mar y tierra aparecieron en la escena como aficionados, sino que muchos plebeyos se hicieron actores de profesin, atrados del provecho que sacaban, pues la disolucin romana se mostraba con ellos harto generosa; y para restringir Marco Aurelio tamaos abusos, mand que los regalos que se hiciesen a los histriones, nunca pasasen de 10 ureos;30 suma que entonces equivala a 250 francos, o unos 50 pesos fuertes. Los aurigas y atletas que durante la repblica corran y luchaban en el circo de Roma, no se pueden contar entre los esclavos; as es que no citar como novedad las inscripciones de las losas funerarias en que se mencionan atletas libres en la poca del imperio.31Tampoco fueron ya esclavos todos los que combatan con hombres y fieras;32 y desde que Cmodo se confundi en la arena con los gladiadores,33 a ella tambin bajaron hasta senadores.34 Estos vergonzosos ejemplos, en vez de realzar tan brutales profesiones, mancharon la prpura; pero al mismo tiempo contribuyeron a aumentar el nmero de hombres libres asalariados y a disminuir el de esclavos que en tales espectculos figuraban. Las artes liberales y algunas profesiones literarias, slo ejercidas por hombres de baja condicin o por esclavos, empezaron tambin a levantarse de la postracin en que yacan. Para buscar el origen de este saludable movimiento, no subir a los tiempos de Csar, aunque l concedi el derecho de ciudad a los que profesaban las artes liberales y la medicina; pues esta concesin ni fue general, porque slo comprendi a Roma, ni tuvo otra mira que la de fomentar la decadente poblacin de aquella ciudad, llamando a muchos hacia ella.35 Dispensoles tambin

PAGE 161

JOS ANTONIO SACO /157 /157 /157 /157 /157 Augusto algunos favores.36 La enseanza de la gramtica y retrica introdjose tarde en Roma, y la de la ltima fue dos veces prohibida.37Esto no obstante, algunos retricos alcanzaron desde los primeros tiempos del imperio la dignidad senatorial y otros grandes honores,38 y Vespasiano y Adriano eximieron a los filsofos, mdicos, gramticos y otros profesores de dar alojamientos militares y bagajes.39Protector Vespasiano del talento, hizo magnficos regalos a los poetas clebres y a los artistas famosos, contndose, entre stos, segn Suetonio, el que trabaj la Venus de Cos y el que repar el Coloso,40 estatua dedicada a Nern, cuya imagen ofreca.41 Aquel emperador fue tambin el primero que seal un sueldo anual de 100 000 sestercios (unos 20 000 frs.) a los retricos griegos y latinos que enseaban en Roma;42 favor que Antonino Po les confirm y extendi a los de todas las provincias del imperio:43 cosa que antes no se les haba concedido, porque en concepto de los jurisconsultos Ulpiano44 y Papiniano,45 la noble profesin de la filosofa deba ensear a los hombres a despreciar el dinero y a ejercerla sin sueldo alguno: de cuyo sentir fue tambin el emperador Diocleciano,46 sin que por eso hubiese revocado el sueldo que sus antecesores les haban dispensado. Ms liberal todava fue Alejandro Severo, pues lo asign a los gramticos, retricos, arspices, mdicos, arquitectos, matemticos y artesanos, franquendoles adems local donde enseasen a los hijos de ingenuos pobres.47 Como a esta enseanza no podan asistir esclavos ni libertos, parece que aquel monarca quiso fijar en la clase libre el ejercicio de todas esas profesiones. Constantino, al paso que confirm y ampli los privilegios de que gozaban las personas y bienes de los profesores y mdicos, concediolos igualmente a sus mujeres e hijas;48 prerrogativas que extendi Constancio a las mujeres e hijos de los profesores de gramtica, elocuencia y filosofa.49 En el empeo de realzar las carreras literarias; honrselas a veces con ttulos de nobleza,50 sin excluir ni aun a las ejercidas antes por esclavos, pues se hacan condes de primera clase51 a los mdicos en jefe del palacio imperial, y a los profesores sobresalientes de jurisprudencia, gramtica y filosofa, que enseaban en Constantinopla durante 20 aos.52Pero tantos honores e inmunidades concedidas a los profesores y mdicos empleados en el servicio de las ciudades o en el palacio de los emperadores, prueban que fueron libres, pues los sueldos que perciban y la posicin social que ocupaban, eran incompatibles con la esclavitud. De mdicos libres, empleados en el pblico servicio, hacen tambin mencin Ammiano Marcelino53 y varias inscripciones;54 y si bien algunos fueron todava esclavos de familias particulares, su inmensa mayora ya perteneci a la clase libre.55Las inmunidades que dispens Constantino a los arquitectos, escultores y pintores, manifiestan que muchos de ellos eran libres.56 Igualmente

PAGE 162

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 158\ 158\ 158\ 158\ 158\ alarg su proteccin aquel emperador a las artes mecnicas, eximiendo a los artesanos libres de todas las funciones pblicas, para que tuviesen tiempo de perfeccionarse y de ensear a sus hijos.57 Acertada medida, pues bien se necesitaba de obreros para las construcciones de la nueva capital del imperio, de Antioqua,58 Cesarea59 y otras ciudades.60Honorio y Teodosio fueron todava ms liberales que Constantino, pues en el ao 413 mandaron que los artesanos pudieran ser hasta condes de primera clase,61 y casos hubo en que lo fueron.62 Ms eficaz estmulo hubiera sido para ellos la supresin de las pesadas cargas que los agobiaban, pues con los trastornos y miserias de aquellos tiempos el infeliz artesano tena que luchar con la concurrencia de las fbricas del gobierno y con la de los esclavos particulares. De stos haba muchos todava a fines del siglo IV; pues San Juan Crisstomo calculaba de 1 000 a 2 000, por trmino medio, los que posea en Antioqua cada persona rica.63La transformacin en que me ocupo produjo efectos muy saludables en las artes mecnicas y en otras granjeras. Era costumbre que los esclavos particulares ejercitasen en las casas de sus amos todo linaje de industrias, no slo para el uso de las familias a que pertenecan, sino para el pblico consumo; y el mismo Augusto, en su estudiada sencillez, casi nunca us otros vestidos que los hechos por su hermana, mujer, hija y nietas.64 Pero estas industrias, que en general se ejecutaban por esclavos en las casas particulares, ya del segundo al cuarto siglo haban pasado en gran parte a manos libres. Mas, cmo se efectu cambio tan importante? Efectuose por medio de las curias, rgano que el despotismo imperial escogi para lograr los fines a que aspiraba. Dividironse en dos clases los vecinos de las ciudades del imperio: honestiores, que posean bienes races de cierto valor, y humiliores o plebe, que no formaban parte de la curia. Era sta un cuerpo municipal, que tambin se llam Senado, compuesto de los vecinos ms notables de las ciudades. Vino de aqu apellidarse a sus miembros curiales,65 senadores,66 magistrados, poseedores, con relacin a sus propiedades, decuriones,67 porque cuando de Roma se enviaba alguna colonia, tombase la dcima parte de sus habitantes para el consejo pblico. Dijronse tambin patres,68y a veces muncipes, nombre que en los ltimos tiempos fue el ms comn y general.69Pertenecase a una ciudad por nacimiento, por adopcin y por domicilio; de tal manera que si una persona tena su habitacin en dos ciudades, era vecino de las dos para las contribuciones municipales que pagaban sus bienes races. Sobre los vecinos del municipio pesaban tres especies de obligaciones, bautizadas con el nombre de funciones: personales, patrimoniales, mixtas. Consistan las primeras en ciertos empleos que slo

PAGE 163

JOS ANTONIO SACO /159 /159 /159 /159 /159 reclamaban cuidados y trabajo; las segundas en obras o provisiones para el uso pblico, y como garanta de ellas hallbanse comprometidos los bienes races de los vecinos; las terceras exigan, no slo trabajo, sino gastos. Miniatura los municipios de la administracin de Roma, la curia, representaba al Senado, los dumviros,70 a los cnsules, los quinquennales,71 a los censores, teniendo adems sus cuestores, ediles y otros funcionarios. La lista jerrquica de stos encontrose en una tabla de bronce descubierta en las inmediaciones de Canusa en el ao 1675.72Una de las atribuciones de la curia era la reparticin de los impuestos; y con frecuencia, los curiales echaban sobre los pobres los que a ellos les tocaban.73Todos los actos de la curia, todos los gastos que hiciera de cualquiera naturaleza que fuesen, sujetos estaban a la vigilancia y revisin del gobernador de la provincia. Estas curias fueron colmadas de privilegios y exenciones en sus primeros tiempos; pero con las calamidades que fueron cayendo sobre el imperio, convirtironse en esclavas del gobierno central y en opresoras del municipio. Anhelando aqul por asegurar los medios con que cubrir las grandes necesidades que le abrumaban, formronse al intento colegios o gremios que ejecutasen todos los servicios profesionales, todas las industrias y trabajos indispensables a la conservacin del Estado. En consecuencia, reglamentronse aquellos colegios o gremios, y sus miembros fueron encadenados a ellos de un modo perpetuo, lo mismo que los curiales a la curia. La formacin de gremios no fue novedad introducida por el imperio, pues gremios existieron desde los tiempos de Numa,74 y aunque comprimidos durante la repblica por el espritu marcial de Roma, por las convulsiones que la agitaron, y ms que todo, por la formidable concurrencia del trabajo esclavo, damos todava con ellos al nacimiento del imperio. Temindose que dichos gremios encerrasen semillas republicanas, o que pudiesen servir de instrumento a las facciones populares, fueron mal vistos por algunos emperadores75 y, por lo mismo, disueltos todos los que se haban formado sin legal aprobacin.76 Pero disipados los temores con la consolidacin del imperio, y considerndose sus servicios necesarios al Estado, el gobierno empez a fomentarlos.77 Restableciolos Adriano;78 y Alejandro Severo aument su nmero,79 bien que echndoles un tributo para la conservacin de las termas por l construidas.80 Multiplicronse tanto, que gran parte de la poblacin urbana estaba dividida en gremios; y poco conocimiento tienen del estado de aquella edad los autores modernos que han atribuido su origen a la Edad Media.

PAGE 164

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 160\ 160\ 160\ 160\ 160\ Es inconcuso que la generalidad de los gremios existi por ministerio de la ley,81 siendo probable que ninguno careca de su consentimiento tcito o expreso, por exigirlo as, no slo el despotismo imperial que en todo se mezclaba, sino por el inters que ste tena en la conservacin de dichas corporaciones, aunque algunas no estuviesen especialmente destinadas a satisfacer las necesidades del Estado o de los municipios. Vinculadas muchas a este pblico servicio, ellas son la escala ms segura para medir el progreso que el trabajo libre haba hecho ya en la poca que me ocupa; mas, este conocimiento no se puede adquirir sin recorrer, aunque sea rpidamente, la numerosa variedad de gremios que existieron en el imperio, las prerrogativas de que gozaron y las cargas que se les impusieron. Constituir en gremios o colegios todas las profesiones, artes y oficios de todo gnero y especie, fue el gran empeo del gobierno imperial: pues crey que slo as poda asegurar el indispensable servicio del Estado. Hubo, pues, gremios de mdicos;82 de tabularii o encargados de la contabilidad, cuyo colegio se compuso, a lo menos desde el primer siglo de la era cristiana, de libres y libertos;83 y de enteramente libres desde los tiempos de Honorio y Arcadio.84Al colegio de los suarii encargados de abastecer a Roma y a Constantinopla de carne de puerco, eximiseles de todas las ocupaciones tenidas por bajas.85 Este gremio y el de los pecuarii que se ocupaba en la granjera de carne de vaca y de otros animales, gozaron de grande importancia, pues en medio de la miseria general que al imperio afliga, asegurbase con ellos la subsistencia de la poblacin. As fue que, cuando en 419 se refundieron estos dos gremios en uno solo, mandose que sus jefes o principales fuesen condes de tercer orden, no en virtud de nombramiento especial, sino por ministerio de la ley.86 Concediose igual distincin, en 417, a los patrones de los botes del Tber que servan cinco aos,87 y a los que se dio el nombre de caudicarii por la forma chata de sus barca.88A los navicularii que eran los encargados de transportar por agua89de las provincias de ultramar los frutos con que los propietarios de las tierras pagaban sus contribuciones, eximiseles igualmente de todas cargas y tributos.90 Sacbanse sus miembros de los principales propietarios, y a veces hasta de los senadores, ya de grado, ya por fuerza.91Tanto empeo mostr la ley en que se respetasen las inmunidades de este gremio, que impuso pena capital a los que atentaban contra ellas.92Si los navicularii transportaban por agua ciertos productos de las provincias de ultramar, los bastagarii93 los llevaban por tierra a los almacenes pblicos. Este ltimo gremio no se debe confundir con el de los catabolenses o arrieros, a quienes se confiaban los convoyes del fisco, y que eran libres, pues ni aun los libertos se admitan en su nmero, si no gozaban de una fortuna que excediese de 30 libras de plata.94

PAGE 165

JOS ANTONIO SACO /161 /161 /161 /161 /161 Gremios hubo tambin de palafreneros y muleteros,95 de panaderos (pistores),96 de traficantes en pieles,97 forraje,98 salazn99 y animales;100de boteros101 y marineros para la navegacin, no slo de los ros de Italia102 sino de varias provincias.103 En el puerto de Ostia existi un cuerpo de costaleros o ganapanes (sacarii), empleados en cargar y descargar el trigo y otras mercancas,104 cuyas tareas, propias de esclavos, ya fueron todas desempeadas por hombres libres.105 Una inscripcin de Orelli106 indica que esta corporacin existi, a lo menos, desde el tiempo de Augusto. En aquel mismo puerto estableciose tambin el gremio de medidores (mensores).107Gremios formaron igualmente los pescadores, buzos,108 cazadores,109zapateros,110 sastres,111 remendones (centonarii),112 cardadores,113 tejedores, bataneros, tintoreros, monederos,114 herreros y otros artesanos que trabajaban por su cuenta, o en las fbricas del gobierno.115Muchas tuvo ste en Italia, Espaa y otras provincias del imperio. Fabricbanse en ellas armas, monedas de diversos metales, tejidos y tinturas para las telas con que se vesta el ejrcito. Beneficiaba adems salinas, canteras, minas y las pesqueras para extraer la prpura del molusco murex. Empleronse en estas tareas no slo libres, sino tambin esclavos pblicos, los cuales an no haban totalmente desaparecido del imperio, pues sin acudir a las inscripciones sepulcrales que de ellos hablan,116 ni a las leyes que tratan de su manumisin,117 ni a las que imponan en ciertos delitos pena de esclavitud,118 hay otras que los representan empleados en el servicio de las postas,119 en el del Estado y en otros que acabo de mencionar.120 “Si algunos esclavos pblicos, dijeron en 389 los emperadores Valentiniano, Teodosio y Arcadio, si algunos esclavos pblicos destinados a las fbricas o a otras obras pblicas, olvidndose de su propia condicin, se casaren con esclavas particulares de casas ajenas, tanto ellos como sus mujeres e hijos vuelvan inmediatamente a su primera condicin y trabajo”.121Los caleros y trajineros de Roma y de Constantinopla gozaron asimismo de algunas inmunidades.122Pero en medio de tantos favores, alzose a veces contra algunas profesiones tiles el antiguo orgullo de Roma, y viose que el mismo Constantino y otros emperadores que le sucedieron, declararon viles a los taberneros,123 bodegoneros, cocineros, panaderos,124 harineros y otros semejantes.125 A pesar de esto, el trabajo libre sigui cobrando nuevas fuerzas. Congregronse igualmente en gremios los plateros,126 batihojas (bractearii),127 cobristas,128 marmolistas,129 espejeros,130 perfumadores,131pastilleros o hacedores de pastilla,132 constructores de buques,133 carpinteros134 y otros artesanos.135 Finalmente, reunironse en gremios hasta los hombres empleados en divertir al pblico, como los flautistas (tibici-

PAGE 166

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 162\ 162\ 162\ 162\ 162\ ni);136 scabillarii, as llamados, porque acompaaban la flauta tocando a intervalos un escabel sonoro (scabellum o scabillum);137 los tibicini cornicini o trompeteros,138 gladiadores,139 aurigas o cocheros del circo,140mimos, cmicos;141 y por un extrao contraste reunironse tambin en colegio los sepultureros (copiat),142 corporacin fundada, segn parece, por Constantino en favor de los cristianos.143Grande, pues, fue el nmero de gremios; pero sin pertenecer a ellos, hubo personas que ejercitaron varias artes y profesiones por su cuenta particular. Muy precaria fue la condicin de estas personas, porque no estando incorporadas en los gremios, el gobierno las tena por vacantes y ociosas, pudiendo arrancarlas a su antojo de sus ocupaciones o de su ocio, para llenar con ellas el vaco que se formaba en los colegios destinados al servicio del Estado y de los municipios.144Aunque hubo muchos gremios cuyos miembros fueron todos libres, existieron otros con esclavos, ya incorporados, ya agregados a su servicio sin formar parte de ellos.145 Diseles a todos una organizacin regular.146 Adems del jefe, llamado generalmente quinquennal, y de otros empleados, nombrose tambin de protector o patrono147 a uno o ms individuos148 de su seno o fuera de l, pudiendo serlo hasta mujeres149 y muchachos150 de familias influyentes. Y en verdad que necesitaban de su proteccin, porque si bien se les concedieron inmunidades y privilegios, impusironseles tambin pesadas cargas y dursimas restricciones. Pero cmo conciliar tantos favores, de una parte, con tanta opresin, de otra? El imperio caminaba a su ruina, los esclavos disminuan, los brazos libres escaseaban, y temiendo el gobierno que stos faltasen para llenar las pblicas necesidades, aument la severidad de sus medidas contra ellos, pues ste era, en su concepto, el nico medio de forzarlos al trabajo. De aqu naci una legislacin que, sin reducir al hombre libre al estado de completa esclavitud, mengu los preciosos derechos que constituyen la verdadera libertad. El hombre que caa en la inmensa red de los gremios, jams poda romperla ni salir de ella, pues entrado que haba en alguno, miembro suyo era perpetuamente,151 y slo dejaba de serlo cuando el gobierno juzgaba conveniente trasladarlo a otro,152 pero aun en este caso, siempre quedaba tan ligado y tan obligado a servir como antes. Acaso puede citarse como excepcin el servicio de las postas, que slo duraba cinco aos;153 mas, los empleados en l, a pesar de haber cumplido su trmino, an no recobraban su completa libertad, porque se les destinaba a otras ocupaciones. No mayor plazo sirvieron los navicularii;154 pero despus se les someti a la ley general de la perpetuidad.155 Para mantenerla en toda su fuerza, mandose que los que ocultaban o tenan individuos pertenecien-

PAGE 167

JOS ANTONIO SACO /163 /163 /163 /163 /163 tes a gremios, pagasen multa o sufriesen castigo;156 y que los miembros que se ausentaban de sus corporaciones respectivas para sustraerse a sus deberes, fuesen a ellas restituidos157 con todos sus bienes e hijos habidos de mujer ingenua, pues seguan la condicin del padre, y nacan por lo mismo ligados a su gremio.158 Como todos estos no tuvieron la misma importancia, fue la ley ms vigilante y severa con unos que con otros. Temindose las fatales consecuencias que al Estado poda ocasionar la disminucin de los navicularii, suarii y panaderos (pistores) mandose que, aunque algunos hubiesen obtenido su franquicia por rescripto del prncipe, fuesen reincorporados en sus gremios respectivos;159y esto que entonces se orden respecto de aquellos gremios, aplicose despus a todos por la ley que Honorio y Teodosio promulgaron en el ao 412.160Para mantener los miembros encadenados a sus gremios, cayose muchas veces en la tirana. Hallndose la corporacin de los suarii en estado muy decadente, Constantino no slo aument el nmero de sus miembros, sino que amenaz hasta con pena de muerte a los que con subterfugios intentaran sustraerse de ella.161 Con los operarios de las fbricas del Estado dictose la rigorosa medida de marcarlos en un brazo con hierro candente para reconocerlos en caso de fuga.162 Al panadero prohibisele vender su panadera,163 y el hecho solo de suplicar al prncipe que lo eximiese de su profesin, fue castigado con una multa de 20 libras de oro.164 Mora un panadero dejando hijos de poca edad? A stos se les nombraba entonces unos sustitutos que los reemplazasen en sus tareas hasta que tuviesen 20 aos; pero tan poderosa era la fuerza absorbente de esta corporacin, que tanto los sustituidos como los sustitutos quedaban siempre panaderos.165 Casbase alguna hija con hombre que no perteneca a ese gremio? El marido era forzosamente incorporado en l.166 Goz de tan fuerte atraccin el gremio de los murileguli o extraedores de prpura, que arrastraba a su seno, no slo a los hijos varones y a sus descendientes, sino los de las hijas, aunque stas se hubiesen casado con hombres de distinta profesin.167Dar a todos los gremios una duracin perenne renovndolos continuamente con la progenie de sus propios miembros,168 tal fue el objeto de la legislacin imperial de aquellos tiempos. Extendindose de padres a hijos los eslabones de esta inmensa cadena, formronse, como en el antiguo Egipto y la India, castas sometidas a un servicio forzado y duradero, servicio que constituye la diferencia fundamental entre el trabajo que se deca libre en aquella edad y el del siglo en que vivimos. No siempre sufrieron con paciencia los miembros de los gremios el yugo que los oprima. Bajo el reinado de Aureliano, en el siglo III, estall una insurreccin de monederos (monetarii) de las fbricas del gobier-

PAGE 168

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 164\ 164\ 164\ 164\ 164\ no. En carta que este emperador escribi a Ulpio Crinito, su padre adoptivo, le dice: “Por una especie de fatalidad, turbulencias continuas hacen ms difcil todo lo que emprendo. As es que una sedicin, nacida en el seno mismo de Roma, ha degenerado en guerra muy grave. Los monederos arrastrados por Felicsimo, no ha mucho el ltimo de mis esclavos y a quien yo haba confiado la custodia del Tesoro, han alzado contra m el estandarte de la rebelin. Verdad es que la he reprimido; pero me ha costado 7 000 hombres... Los Dioses inmortales no me conceden, como veis, victorias fciles”.169Amenazado de persecucin San Basilio por un mal juez de Cesarea, en el siglo IV, hubo en favor de aqul una sedicin popular, que San Gregorio Nacianceno describe en los trminos siguientes: “Todos se levantan y agitan como un enjambre de abejas a las que el humo hace salir de la colmena; los fabricantes de armas y los tejedores de las manufacturas imperiales pnense a la cabeza de todos los otros, porque en circunstancias semejantes ellos son los que ms pronto se excitan y se muestran ms audaces a causa de la libertad y de la licencia de que gozan”.170Estas ltimas palabras indican que el tratamiento de los obreros empleados en las fbricas del gobierno no fue tan duro como dan a entender las leyes de aquella poca; pero algunas de stas ofrecen pruebas irrefragables de la triste condicin en que vivan, pues a veces se les herraba como bestias y esclavos, segn hemos dicho ya. Adems, San Gregorio Nacianceno limtase en el pasaje anterior a la sola ciudad de Cesarea y no a las otras del imperio en donde haba inmenso nmero de gremios. Esta opresora institucin existi en el Imperio de Oriente y Occidente; pero no habiendo pesado sobre el primero las inmensas desgracias que sobre el segundo, mejorose su condicin con el transcurso del tiempo. Rotas algunas de las trabas que impedan su libre movimiento, empezaron los gremios a tomar nueva forma; y aunque los reglamentos que para ellos dict Len, el Sabio en el siglo noveno no han llegado hasta nosotros, qudanos, sin embargo, un extracto171 por el cual podemos conocer el impulso que recibi en oriente el trabajo libre. Del Imperio de Occidente desaparecieron aquellas corporaciones con la conquista de los brbaros; pero ya en el siglo XIII encontrmoslos florecientes en algunas partes de Italia,172 y tambin en Francia. En la biblioteca principal de Pars consrvase manuscrito un importante documento legislativo del tiempo de San Luis, intitulado Etablissement des corps et mtiers de la ville de Paris Fue obra principal de Esteban Boileau, y no slo contiene la enumeracin de todas las corporaciones industriales que haba entonces en esta capital, sino los reglamentos para su gobierno.

PAGE 169

JOS ANTONIO SACO /165 /165 /165 /165 /165 En Espaa hubo tambin gremios hasta tiempos recientes, y su organizacin fue una de las causas que encadenaron la industria y prosperidad de aquella nacin. Hemos visto hasta aqu, cmo del primero al cuarto siglo, las ocupaciones serviles en las ciudades fueron gradualmente pasando a manos libres, y disminuyendo, por consiguiente, la necesidad de esclavos para ejercerlas. Transformacin semejante efectuose tambin en los campos; y este asunto, en que vamos a ocuparnos, constituye el colonato. Por causas ya expuestas en libros anteriores de esta Historia haba menguado mucho la poblacin rstica del imperio y retrocedido la agricultura. Este mal continu, y en los das de Aureliano, que rein en el siglo III, hallbanse ya desiertas y sin dueo muchas tierra,173 vagando sus esclavos, y siendo presa de ladrones que se los apropiaban. Para impedir estas usurpaciones, mandose, que la persona que deseara poseerlos, los pidiese al prncipe174 o bien acudiese a un juez, el cual se los poda adjudicar.175 Los latifundios, tan funestos a la agricultura, aumentronse en los siglos II, III y IV. Provincias enteras, segn Arnobio, llegaron a ser propiedad de un solo individuo,176 y San Ambrosio representa a los ricos, sus contemporneos, “ensanchando continuamente los lmites de los campos hereditarios, reuniendo dominio a dominio y casa a casa; echando al pobre de su pequea heredad, al miserable fuera de los lmites de la tierra paternal; arrojando de su vecindad a sus semejantes; formando parques para bestias feroces; levantando edificios para animales y destruyendo las habitaciones de los hombres. Al paso que stos emigran aterrorizados, el pobre se aleja, arrastrando en pos de s o llevando a sus hijos, y su mujer llorosa le sigue como si asistiera a los funerales de su marido”.177Esta triste pintura, la que hacen otros autores, y las diversas leyes del imperio que de este asunto hablan, manifiestan la decadencia de la agricultura y el deplorable estado de la poblacin rural. Mucho antes que las cosas hubiesen llegado a tan lamentable situacin, tratose de dar brazos a la agricultura para que ni los campos quedasen abandonados ni el gobierno privado de las contribuciones que tanto necesitaba. Ofrecironse, pues, ventajas a los que quisieran dedicarse a la agricultura178 y buscronse labradores tanto dentro del imperio como fuera de l, llevndose a su seno, en varias ocasiones, muchedumbre de brbaros vencidos por las armas de Roma. Ya de esto, sin ser iguales las circunstancias, Augusto dio un ejemplo cuando reparti tierras en las mrgenes del Rhin a 40 000 germanos cogidos por Tiberio.179 Marco Aurelio introdujo en el suelo romano inmenso nmero de marcomanos y de otros brbaros vencidos.180 Entre los muchos que Probo transport a la Tracia, contronse 100 000 bastarnos.181 En aquella provincia y en otras del imperio derramronlos tambin Aureliano,182

PAGE 170

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 166\ 166\ 166\ 166\ 166\ Diocleciano,183 Constancio Cloro184 y Constantino; quien, si damos crdito a Gibbon, reparti tierras a 300 000 srmatas en la Panonia, Tracia, Macedonia e Italia.185 Constantino public una ley prohibiendo con pena capital que ningn acreedor, prefecto de paz o decurin, sacase, por va de prenda, del fundo del deudor, principalmente si ste lo era del fisco, los esclavos y bueyes empleados en arar. Pero esta prohibicin menos se encamin a proteger la agricultura que a asegurar al fisco el pago de las contribuciones del labrador.186A pesar de las medidas dictadas en favor de la agricultura y de tantos brazos introducidos del extranjero, no pudo impedirse su decadencia, pues a levantarla se opusieron causas lamentables e irresistibles. De stas naci una clase de labradores nunca conocida en Roma, y que por su ndole particular constituy el colonato. Casi desde los orgenes de Roma hasta el segundo siglo del imperio, compsose toda su poblacin de tres grandes clases: libres, esclavos y libertos. Estos ltimos fueron la nica clase intermedia que existi en aquel largo perodo, porque bajo de ciertas consideraciones participaron, ya de la condicin de libres, ya de la de esclavos. Pero desde el segundo siglo empez a formarse otra clase nueva de colonos. La palabra colono, durante la repblica y principio del imperio, tomose en muy lato sentido, pues derivada del verbo colere (cultivar), aplicose a todo el que cultivaba la tierra. As fue, que llamose en Roma colonos: 1o A los habitantes de las colonias.187 2o A los pequeos propietarios libres que labraban por s sus tierras.188 3o A los labradores libres que trabajaban por un salario en tierras ajenas.189 4o A los que arrendaban un campo ajeno para cultivarlo.190 Estos arrendamientos se hacan de ordinario por cinco aos,191 y a veces por ms tiempo, porque, segn pensaba Columela, el cambio frecuente de arrendatario era perjudicial a la propiedad. El precio del arrendamiento pagbase en dinero o con parte de los frutos de la tierra, reservndose la otra parte para s el arrendatario, el cual se llamaba entonces colonus partiarius.192Tales fueron las diferentes acepciones en que por muchos siglos se tom en Roma la palabra colono, pero una nueva especie de ellos comenz a existir desde el segundo siglo del imperio. Este nuevo colono, esencialmente distinto de todos los anteriores, tuvo tambin diferentes nombres. Llamsele adscriptus o adscriptitius porque estaba adscrito o vinculado a la tierra que cultivaba;193 tributarius porque pagaba al Estado un tributo o capitacin;194 censitus por estar inscrito en el censo del predio que cultivaba;195 rusticus agrarius por sus ocupaciones agrcolas y permanencia en los campos;196originarius,197 si haba nacido en el colonato; condicional, por la condicin particular en que se hallaba respecto de la tierra y del propietario de ella;198 inquilinus, y, por ltimo, siervo de la tierra (servus gleb), por estar siempre ligado a ella.199

PAGE 171

JOS ANTONIO SACO /167 /167 /167 /167 /167 Algunos autores y jurisconsultos pensaron que semejantes nombres representaron especies diferentes de colonos; pero despus de bien examinada la materia, se conoce que todos se aplicaron, con una sola acepcin, a hombres pertenecientes a una misma condicin, siendo probable, como piensa Savigny en su Memoria sobre el Colonato,200 que tan varia nomenclatura, aplicada a una misma cosa, proviniese de los diversos tiempos y pases. A controversias ha dado tambin lugar la palabra inquilinus. Antes de establecido el colonato, el inquilino se contrapuso al colono, pues el primer nombre se dio al que alquilaba una casa y el segundo al que arrendaba un fundo.201 Inquilino tambin se dijo al hombre libre domiciliado en un paraje que no era el de su nacimiento. En este sentido, Catilina llam inquilino a Cicern,202 y ste emple en el mismo sentido aquel nombre contra Antonio.203 En diferente acepcin aplicolo Sneca, el Filsofo a los hombres que, aunque siempre metidos en las escuelas filosficas, ningn provecho sacaban. “A stos, deca l, yo no los llamo discpulos de los filsofos, sino inquilinos”.204 Pero las palabras muchas veces cambian de sentido con el tiempo, y esto aconteci con el nombre inquilinus, el cual ya se tom como sinnimo de colono adherido a la tierra que cultivaba.205 De esta opinin apartose Gotofredo en su clebre comentario al Cdigo Teodosiano pues crey equivocadamente que inquilino fue el colono romano, y colono, el colono brbaro.206Mixta fue la condicin del colono, porque particip de la de esclavo y de libre. Si se fugaba, poda el amo perseguirle como al esclavo doquiera que se hallase;207 echar prisiones al que intentaba huirse;208 imponerle castigos moderados209 y azotarle, como se hizo con los que haban cado en la hereja de los donatistas, secta que se quera extirpar en frica. Dijo la ley: “En cuanto a los esclavos o a los colonos, la amonestacin de sus amos y los azotes repetidos los apartarn de esa perversa fe”.210El colono, como el esclavo, no poda quejarse ni intentar accin civil contra el propietario de la tierra, excepto en dos casos que ms adelante mencionar.211El colono poda pasar directamente de una familia a otra, por prescripcin, lo mismo que el esclavo.212Pero lo que ms apart al colono del hombre libre fue su perpetua vinculacin a la tierra en que trabajaba,213 pues se la consideraba como su suelo natal, y la ley tena por inhumano que sta fuese mutilada con la privacin de sus miembros.214Dura, por cierto, fue tal condicin, porque segn la frase del jurisconsulto Venuleyo, no se diferencia mucho del esclavo aquel a quien no le es permitido ausentarse cuando quiere;215 y con fundamento pudo decir Justiniano: “Qu diferencia se puede hacer entre el esclavo y el colono adscripticio puesto que el uno y el otro estn bajo la potestad de su amo?”216

PAGE 172

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 168\ 168\ 168\ 168\ 168\ Sin embargo, el colono se diferenciaba del esclavo en otras cosas. Haca suyo cuanto adquira,217 no slo en bienes muebles, sino en tierras.218Si abrazando la secta de los donatistas se mostraba contumaz, pudo confiscrsele la tercera parte del peculio que posea.219El colono contraa matrimonio legal, ora con colona, ora con mujer libre;220 mas, el esclavo solamente se enlazaba por contubernio. Pudo testar,221 y sus hijos tenan derecho a heredarle, bien que si mora sin ellos e intestado, entonces era su heredero el dueo de la tierra a que estaba adicto, aunque se hubiese hecho clrigo o monje, o monja siendo mujer.222stos fueron los puntos de contacto que tuvo el colono con el esclavo y con el hombre libre. Establecido qu fue el colonato, entrose en l de varios modos. 1o Por contrato que un hombre libre haca de palabra o por escrito con algn propietario que le daba tierras para cultivarlas, sometindose a los deberes de su nueva condicin. A la sombra de este contrato cometanse muchos fraudes y violencias, pues el astuto engaaba al simple y el fuerte abusaba del dbil. Para reprimir estos abusos, orden Justiniano, en 531, que el pacto verbal o escrito no fuese obligatorio sin que lo acompaase la inscripcin del colono en el censo pblico, o su declaracin ante un juez de que l entraba voluntariamente en el colonato.223 Pero esta ley vino tarde, a lo menos para el I mperio de Occidente, porque cuando se public, ya ste haba cado en poder de los brbaros. 2o Por prescripcin. Segn una ley de Anastasio, el hecho solo de permanecer un hombre 30 aos consecutivos cultivando un terreno ajeno, era bastante para que quedase perpetuamente vinculado a l, con todos sus hijos de ambos sexos, aunque stos no hubiesen residido 30 aos en el fundo.224 Ninguna contradiccin hay entre esta ley y la de Constantino, que prohibi que el hombre libre perdiese su libertad por prescripcin;225 porque esta ley se refiere a la prdida de todos los derechos de libertad, pasando el hombre verdaderamente libre al estado de verdadero esclavo, y el colono no lo era por cierto. La ley de Anastasio que no ha llegado hasta nosotros, pero de la que hace mencin otra del Cdigo de Justiniano,226 dice claramente, que aunque el colono por prescripcin y los hijos de ste deban estar siempre ligados a la tierra que los haba prescrito, sus personas, sin embargo, eran libres. 3o Por origen pues los hijos varones y hembras nacidos en el fundo en que sus padres eran colonos, ellos tambin lo eran, sin poder jams separarse de l.2274o En castigo de la ociosidad, porque cuando un hombre que poda trabajar se daba a pedir limosna, era condenado a ser colono en las tierras de aquel que lo denunciaba.228

PAGE 173

JOS ANTONIO SACO /169 /169 /169 /169 /169 5o Por la guerra, pues muchos brbaros prisioneros fueron reducidos a la clase de colonos; y adems de los casos que ya hemos citado, aadiremos ahora que as lo hizo Valentiniano con los alemanes, a quienes reparti tierras en las mrgenes del P;229 ofreciendo todava prueba ms evidente una ley de Honorio y Arcadio en 409, descubierta en este siglo por Peyron,230 y en la que se mand que todos los prisioneros de la nacin brbara de los sciros se repartiesen como colonos y no como esclavos entre varios propietarios del Asia, a quienes se les prohibi que los enajenasen, esclavizasen o empleasen en servicios urbanos.231Pero tan grande era el desorden de aquella poca, que muchos de esos prisioneros fueron vendidos como esclavos en Constantinopla, y los que no hallaron compradores fueron empleados en labrar algunos valles y colinas de la Bitinia.232De la vinculacin del colono a la tierra que cultivaba, result que, si la dejaba, el amo poda perseguirle sin distincin de sexo, funcin ni condicin, debiendo los gobernadores de las provincias buscarlo para entregarlo a su seor con los hijos y bienes que tuviese.233 El que ocultaba o incitaba a la fuga un colono del fisco, era multado en 1 libra de oro, y si de un particular en 6 onzas del mismo metal.234 Para quitar al colono todo refugio en casa ajena, Arcadio y Honorio mandaron que quien lo acogiese pagase al fisco una multa de 12 libras de plata, y a su amo lo devolviese con otra de la misma estimacin.235 Si el colono era de la Tracia, la multa para el fisco era de 2 libras de oro,236 y an mayor para el de Iliria.237Tan fuerte era el derecho del colonato, que si el hijo de un colono se ausentaba del fundo que cultivaba su padre y ste mora o se inutilizaba para el trabajo, aqul poda ser reclamado para que volviese al fundo, sin que pudiera alegar la prescripcin de 30, 40 o ms aos; no poda considerrsele ausente de l, mientras estaba representado por su padre, hermano o parientes. Esto, segn la frase de Justiniano, equivala a tener el hijo una parte de su cuerpo en aquel fundo.238Tan arraigado estaba el colono a la tierra, que slo en dos casos pudo arrancrsele de ella, pero no para adquirir su libertad. Fue el primero, cuando el colono se acoga a la curia o a otras corporaciones, y resida 30 aos dentro de la provincia o 40 fuera de ella sin que el amo lo reclamase, pues entonces dejaba de ser colono para quedar perpetuamente ligado con todas sus cargas a la corporacin en que haba entrado.239 El segundo caso fue cuando el colono permaneca 30 aos, o la colona 20 en tierras ajenas sin que su amo los reclamase, pues ste perda entonces todos sus derechos, adquirindolos el poseedor de las tierras en que aqullos habitaban, si tena buena fe.240 Si el colono resida 30 aos o la colona 20 en poder de dos o ms propietarios, era de aquel que le haba tenido ms tiempo; y si ste era igual para todos, adjudicbase al ltimo poseedor.241

PAGE 174

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 170\ 170\ 170\ 170\ 170\ Para sustraerse el colono de su condicin, de nada le vala su entrada en la milicia,242 ni tampoco las gracias o privilegios que pudiera alcanzar para dejar de serlo, si era colono por origen.243 Tan msero fue el estado del colono, que pudiendo perder su libertad por prescripcin, jams pudo invocar este ttulo para conseguirla.244 Equiparado en este punto al curial, el colono fue, en cierta manera, de peor condicin que el esclavo, no slo porque ste pudo ser libre por prescripcin, sino porque tambin pudo obtener la libertad de otros modos, a que no pudo aspirar el colono. Dirase que esta diferencia desapareci para los esclavos rsticos desde la segunda mitad del siglo IV, en que habiendo Valentiniano I prohibido que el amo los vendiese sin la tierra que cultivaban, los asemej al colono.245 Pero esta ley, al fijarlos a la tierra, no priv a los amos de la facultad de libertarlos, puesto que el esclavo haba de permanecer vinculado al fundo en calidad de liberto, cuya condicin no estaba abolida por la legislacin romana. La vinculacin del esclavo a la tierra fue un gran golpe que se descarg sobre el poder del amo, pues le quit el derecho de disponer libremente de l; pero tan grave alteracin no naci del deseo que tuviese el legislador de mejorar la condicin del esclavo, sino del mismo motivo que reglament el colonato, cual fue el de suplir la falta de brazos para la agricultura, a fin de que sta no quedase abandonada, ni el Estado careciese de las contribuciones que de ella sacaba. La inmovilidad, la perpetua vinculacin a la tierra que se dio desde el principio al colono, si, de una parte, le fue muy gravosa, de otra, sirviole de garanta para que el amo no dispusiera de l a su antojo, pues, aunque pudo transportarlo de uno de sus dominios a otro que careca de brazos,246 jams le fue permitido enajenarlo sin la tierra, ni la tierra sin l.247 Esta garanta era muy preciosa para el colono, porque sin ella su suerte habra sido semejante a la del esclavo, a quien el amo poda enajenar libremente. Vendase muchas veces una corta porcin del dominio, quedndose el vendedor con todos los colonos en la parte que se reservaba. Para evitar estos fraudes, mandose, que vendida una parte del fundo, deban tambin comprenderse en la venta todos los colonos que en dicha parte habitaban. En caso contrario, el comprador perda el precio que entregaba, y si el vendedor mora sin reclamar contra la venta, sus herederos podan hacerlo dirigiendo su accin, no slo contra el comprador sino contra sus herederos, sin que stos pudieran valerse de la prescripcin en ningn tiempo.248En favor del colono mand la ley que, en caso de dividirse las tierras, se procediese de manera que cada familia de colono perteneciese a un mismo poseedor. “Quin, dijo Constantino, quin podra soportar que

PAGE 175

JOS ANTONIO SACO /171 /171 /171 /171 /171 los hijos fuesen separados de sus padres, las hermanas de sus hermanos y las mujeres de sus maridos?”249No sin recompensa como el esclavo, labr el colono la tierra a que estaba atado. De sus productos pagaba al seor de ella una pensin anual que se llamaba reditus anu functiones, sin que l pudiese exigirla en dinero, a menos que tal fuese la costumbre del fundo.250 La cuota de esta pensin no dependa del arbitrio del amo, ni ste poda aumentarla, pues era fija y constante, debiendo arreglarse por la antigua costumbre del fundo.251 Esta fijeza en la renta fue otra garanta para el colono, pues si el amo se la aumentaba, aqul tena derecho para que ste le restituyese el exceso que le haba cobrado.252 Slo en este caso y en el de maquinar el propietario algn delito contra el colono o su familia, pudo ste presentarse judicialmente contra l.253Pagada la pensin, los colonos quedaban exentos de toda obligacin hacia los amos; pero el hombre abusa del poder, y aqullos fueron oprimidos por stos y por los extraos. Los acreedores cobrbanles las deudas de sus seores, y para reprimir esta maldad, prohibiola Diocleciano.254En favor de los colonos amenazados de pagar un canon doble, escribi San Agustn;255 y San Juan Crisstomo tambin alz su elocuente voz en defensa del infeliz labrador.256Adems del canon que pagaba el colono al amo de la tierra, deba una capitacin al Estado; y para mejor asegurarlo, mand Honorio a los receptores pblicos que la cobrasen directamente al dueo de las tierras, reservndole el derecho de que el colono lo indemnizase.257Si el colono pudo disponer libremente de sus bienes por testamento, no as entre vivos, pues necesitaba del consentimiento del amo.258 Esta prohibicin, establecida por varios emperadores, fue modificada despus por un decreto de Anastasio, del cual aparece que, aunque ella se mantuvo respecto del colono adcripticio no se aplic al colono por prescripcin, a quien dicho emperador declar libre con sus bienes.259 Atendida esta diferencia, muy fundado es pensar que la ley establece aqu dos especies de colonos, nacidas del modo diverso con que stos haban llegado a serlo. Confrmalo as una disposicin posterior de Justiniano, el cual orden que, aunque el hijo nacido de colono y de mujer libre era tambin colono en cierta manera, pudiese disponer de sus bienes sin intervencin del amo de la tierra.260En el colonato, lo mismo que en la esclavitud, el hijo sigui la condicin de la madre. As fue que madre colona y padre libre produjeron hijo colono;261 pero madre libre y padre colono produjeron hijo libre.262Padre esclavo y madre colona dieron hijo colono; pero padre colono y madre esclava dieron hijo esclavo”.263Como las disposiciones anteriores propendan a disminuir el nmero de colonos que tanto necesitaba la agricultura, Justiniano prohibi, en

PAGE 176

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 172\ 172\ 172\ 172\ 172\ 531, los matrimonios entre aqullos y mujeres libres.264 Ms adelante, no slo los anul, aunque el amo del colono prestase su consentimiento,265 sino que, cediendo a las reclamaciones de los propietarios, declar que el hijo de colono y de madre libre, si bien era libre por serlo su madre, era tambin colono en cierta manera, porque deba cultivar la tierra en que haba nacido, sin poder ausentarse de ella.266 Lo mismo mandaron despus, y especialmente para la provincia de frica, los emperadores Justino y Tiberio Constantino.267Cuando el padre y la madre eran colonos de un mismo amo, entonces no caba duda sobre la pertenencia de los hijos. Otra cosa fue cuando aqullos eran de distintos amos. Si colona prfuga se refugiaba a otro fundo, y all la encontraba su amo dentro de 20 aos, pero ya casada con un colono de dicho fundo, mand Honorio, en 419, que al amo de ella se le adjudicase la tercera parte de los hijos; y que para mantener unidos a stos y a sus padres, se diese una compensacin al amo de la colonia.268Justiniano revoc esta ley;269 pero restablecindola despus, dispuso que si slo haba un hijo, ste perteneciese al amo de la madre; si dos, se repartiesen por suerte entre ambos amos, y si nmero impar como tres, se adjudicasen dos al amo de la madre y uno al del padre; si cinco, tres al de aqulla y dos al de ste, y as sucesivamente.270Prevalidos los amos de este derecho, separaban a los maridos de sus mujeres y a los hijos de sus padres. Para enfrenar tales demasas, Justiniano mand que los miembros que constituan las familias de colonos no se arrancasen de los fundos en que moraban, y a quien tal intentase, impsosele la pena de 3 libras de oro.271Al colono no se le cerr la carrera eclesistica. Al principio slo pudo ser clrigo de la iglesia de la tierra a que estaba adicto, pues as no se alejaba de ella, y poda llenar todos los deberes que sobre l pesaban.272En este caso no era necesario el consentimiento del amo; mas, la experiencia demostr que el colono clrigo no cumpla con sus obligaciones agrcolas, y para evitar abusos, mandose que ninguno entrase en el clericato, o se metiese a monje o eremita, o recibiese el sacerdocio, sin el consentimiento de su seor.273 Pero creciendo la preponderancia del clero, levantose esta prohibicin, volviendo a la legislacin primitiva;274 y si el colono llegaba a ser obispo, entonces quedaba exento de todas las obligaciones de colono y adquira completa libertad.275 Esta franquicia dispensada en honor de la Iglesia, debe marcarse como gran novedad en la historia del colonato ; pues hasta en el siglo VI no se vio que el colono, rompiendo por un acto propio las cadenas que le ataban a la tierra de su seor, pasase a confundirse con el hombre enteramente libre. Acerca del origen del colonato hanse emitido diversas opiniones. Dervanlo algunos de la templada esclavitud o servidumbre que existi en las tribus germnicas, y de la que hace Tcito mencin. Pero el colo-

PAGE 177

JOS ANTONIO SACO /173 /173 /173 /173 /173 nato no pudo venir de aqu, porque su establecimiento en el imperio fue muy anterior a su conquista por los germanos, y stos no hicieron ms que aprovecharse de una institucin que encontraron en los mismos pases que dominaron. La historia nos ensea que hubo colonos en las provincias romanas ocupadas por los germanos, y que stos no los tuvieron en las regiones que no pertenecan al imperio. Ni los frisios, turingios ni otros de aquellos brbaros, jams hablaron de colonos ni colonatos en los pases que poseyeron. Otros autores le niegan un origen romano y atribyenlo a los galos, fundndose en el siguiente pasaje de Julio Csar: “En toda la Galia no hay sino dos clases de hombres que se tengan en algo y se les honre; porque la plebe apenas ocupa el lugar de los esclavos, no atrevindose a hacer nada por s y no admitindosela en ningn consejo. Abrumados la mayor parte de deudas de impuestos enormes y de las vejaciones de los poderosos, entrganse en servidumbre a los nobles que ejercen sobre ellos todos los derechos de los amos sobre los esclavos”.276 Csar no dice en este pasaje que tales hombres y toda su posteridad estuviesen vinculados perpetuamente a la tierra que cultivaban. Lo que dice es, que los nobles tenan en ellos los mismos derechos que los amos en los esclavos; pero esta identidad de derechos no es aplicable a las relaciones que existieron entre los propietarios y colonos. Acaso lo que stos adquiran era para aqullos, como aconteca con los esclavos respecto de sus amos? Pudieron los propietarios vender a los colonos sin las tierras, como los amos a sus esclavos? El pasaje de Csar no es decisivo; y an suponiendo que lo fuese, lo nico que de l pudiera inferirse es que el colonato en la Galia romana fue una continuacin del que en ella existi antes de haberla Roma dominado. Pero entonces, cmo se explica que tambin existi en las dems provincias del imperio donde antes no hubo siervos o colonos ni cosa semejante al colonato romano? ste no fue un hecho aislado ni parcial, sino general y simultneo en las provincias del Imperio de Oriente y Occidente, y por lo mismo deba nacer de una causa general que ejerciese a un tiempo su influjo poderoso en aquellas inmensas regiones. Cree Savigny que la primera fuente del colonato se puede probablemente encontrar en la manumisin de ciertos esclavos, a quienes sus amos, al libertarlos, impondranles la obligacin de siempre permanecer en las tierras que como esclavos haban cultivado. Llevole a pensar as, el nombre de patrono que se dio a veces al amo del colono. Pero cmo es que la muchedumbre de leyes romanas que de la manumisin tratan con tanta prolijidad, especificando los diferentes servicios que a los libertos se exigan, cmo es que nunca aluden a la dura condicin a que se les someta; sobre todo, cuando en ella deban permanecer perpetuamente con toda su posteridad? El nombre de patrono en que se

PAGE 178

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 174\ 174\ 174\ 174\ 174\ apoya Savigny, diose rara vez al amo del colono, y aun en esos casos no fue sino la palabra generalmente empleada para designar a todo el que dispensaba a otro alguna proteccin. Verdad es que en aquellos tiempos calamitosos hubo un patronato; pero este patronato no fue el que ejerci el amo manumisor sobre el esclavo manumitido, ni tampoco se puede confundir con las relaciones que existan entre el amo de las tierras y el colono. Dicho patronato provino de que huyendo los miserables y pequeos propietarios de la opresin de los fuertes, ponanse bajo el amparo de alguno de ellos, para que como su patrono los defendiese. Mas, esto no era sino una renovacin de la clientela desde muy antiguo conocida en Roma; si bien con la diferencia de que ese patronato no tuvo entonces los graves inconvenientes que en la poca del imperio, porque ni despojaba al hombre de su libertad y de los pocos bienes que poseyera, ni tampoco era funesto al Estado. El nuevo patronato que ahora se alzaba, no slo pona bajo la mano de algunos poderosos una masa considerable de hombres capaces de infundir temores al dbil gobierno de aquellos tiempos, sino que privaba a ste de las contribuciones de que tanto necesitaba, pues los clientes las pagaban a sus patronos o protectores.277 A estos daos y peligros no fueron indiferentes los emperadores, y para remediarlos, Constancio en 360 y Valente en 368, anularon los contratos en que los hombres se ponan bajo de tal patronato, multando al que apareca como protector, y obligndole a pagar las deudas del cliente.278 No bastando estas leyes para extirpar el mal, Arcadio y Honorio las renovaron en 399, agregando la confiscacin de bienes, no slo del que tomaba el carcter de protector, sino el de protegido si los tena.279Al colonato no puede fijrsele la poca o ao en que comenz; pero se puede asegurar que no naci bajo la repblica, porque de hombres adscritos a la tierra no hacen mencin ni los autores latinos, ni menos las leyes de aquellos tiempos, no obstante que hablan detenidamente de todas las especies de colonos entonces conocidas. El colonato obra fue del imperio, pero no de su legislacin, pues sta no lo cre, y lo nico que hizo fue sancionarlo y regularizarlo como un hecho ya existente en el mundo romano. Muy impuro e inmoral fue su origen, porque naci de la fuerza y la violencia, pero fuerza y violencia, que, aunque hijas de las calamitosas circunstancias en que el imperio se hallaba, merecen la ms justa reprobacin. La primera mencin de colonos adictos a la gleba no se encuentra hasta la ltima mitad del segundo siglo de la era cristiana. El principio de la ley 112, ttulo I, libro XXX del Digesto dice: “Si alguno legare los inquilinos sin los predios a que estn adheridos, el legado es intil. Pero deberase su precio? Los emperadores Marco y Cmodo mandaron que esto se resolviese atendiendo a la voluntad del difunto”.280

PAGE 179

JOS ANTONIO SACO /175 /175 /175 /175 /175 Hay quien piensa que los inquilinos de que aqu se habla, eran probablemente esclavos verdaderos; y para creerlo as, algase que el colono, aun de tiempos posteriores, no pudo legarse personalmente por ser de condicin libre, ni menos ser estimado en dinero. Vanas razones. La palabra inquilino, a pesar de las diferentes acepciones que tuvo, jams se tom en sentido esclavo. Si el colono por s solo no pudo ser legado sin el fundo, esto no fue, por ser aqul de condicin libre, pues muchos puntos de contacto tuvo con el esclavo, sino porque estando ntimamente adherido al suelo en que trabajaba, era inseparable de l; y como en el caso de la ley citada, el testador legaba el colono sin la tierra; he aqu nulo el legado. Pero esto prueba cabalmente que el inquilino de que aqu se trata fue colono verdadero, pues a no haberlo sido, se le hubiera arrancado de la tierra en que habitaba y tenido fuerza el legado. Tampoco es exacto afirmar que el colono no pudo someterse a estimacin. Pues que, cundo un propietario venda su tierra con sus colonos, solamente se atenda a la calidad de aqulla, sin tomar en cuenta el nmero, sexo, edad y aptitud de stos? Ni es simple conjetura lo que digo; que tambin una ley de Arcadio y Honorio habl expresamente de la estimacin del colono. Equiparndolo al esclavo, ella dispone que si se encontrase fugitivo en poder de alguno, el detentor pagase al fisco una multa de 12 libras de plata, y al amo le restituyese el esclavo o colono, junto con otro de la misma estimacin.281Largas y hondas races haba el colono echado en el siglo III, y desde el primer tercio del cuarto, ya aparece en las leyes de Constantino con su carcter opresor. Estas y otras del mismo siglo, compiladas en el Cdigo Teodosiano y en el de Justiniano, no slo completaron su organizacin, sino que ya lo presentan difundido por Italia, Galia, Iliria y dems provincias del Imperio de Oriente y Occidente.282Cuando los colonos de Palestina pretendieron escaparse del colonato, fundndose en ciertos privilegios, sometidos fueron a la condicin general por una constitucin de los emperadores Valente, Teodosio y Arcadio, que dice as: “Como en las otras provincias sometidas al imperio de Nuestra Serenidad, la ley establecida por nuestros antepasados encadena a los colonos por cierto derecho de eternidad, de tal manera que no les es lcito alejarse de los lugares cuyos frutos recogen, ni abandonar los que recibieron para cultivarlos; y no favoreciendo esto a los poseedores de la provincia de la Palestina, mandamos que aun en Palestina, ningn colono absolutamente se considere como vago ni libre, sino que a ejemplo de otras provincias, dependa de tal modo del amo del fundo, que no pueda ausentarse sin castigo del que lo recibe, teniendo su amo pleno derecho de reivindicarlo”.283

PAGE 180

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 176\ 176\ 176\ 176\ 176\ Siendo el colonato un hecho general, supone causas tambin generales, pues slo as, pases tan vastos y tan diversos pudieron doblar la cerviz al yugo que los oprima. La miseria y tirana que pesaban sobre los pueblos, cargaron con ms fuerza sobre los campos. Insoportables contribuciones, fraudes en su repartimiento, arbitrios284 inventados por los agentes del fisco para sacar dinero,285 confabulacin de stos con los poderosos para echar todos los impuestos sobre la clase inferior,286 prestacin de servicios extraordinarios,287 exacciones ruinosas de bagajes,288 rapacidad de los jueces y de otros empleados del gobierno,289 la usura chupando la sustancia del labrador,290 los horrores de las guerras civiles, las irrupciones continuas de los brbaros, la angustia de lo presente y la incertidumbre del porvenir, todos, todos estos males reunidos cayeron cual plaga asoladora sobre la poblacin del imperio. En tan lamentable situacin el labrador, sin tierras propias que cultivar, sin recursos con que subsistir, y privado de todo amparo, vctima fue de la tirana de los fuertes. Ni aun el negro pan que coma, ni la msera vida que arrastraba, fueron ya un derecho para l, sino un favor que se les dispensaba. Disminuidos los esclavos rsticos, la tierra careca de brazos, y el vido propietario acudi entonces a la violencia para conseguirlos. Forzado el pobre a trabajar en campo ajeno, el amo de ste y el Estado emperonse de concierto en mantenerle ligado a l: el primero, porque en cada hombre vea un labrador; el segundo, un contribuyente; y as como la legislacin, en su ahnco de inmovilizar todas las carreras y ocupaciones haba, para asegurar los impuestos, fijado el curial a la curia y el artesano a su gremio, del mismo modo tambin at al colono y a su posteridad a la tierra que cultivaba. As naci y creci el colonato, de cuyo origen y progreso nos dej fiel, pero triste pintura, la pluma elocuente de Salviano. “Despojados los infelices de su corto patrimonio o reducidos a abandonarlo, buscaron un retiro en las tierras de los grandes o de los campesinos libres, y convirtironse en colonos de los ricos. Habiendo perdido los derechos de ciudadanos, sometironse al yugo de una esclavitud voluntaria; forzados a renunciar as, no slo a su fortuna, sino a su estado; desterrados de sus campos, degradados de su condicin, perdindose ellos mismos con la prdida de lo que posean, ya no tenan ni ms propiedad ni ms libertad... y aun hubieran podido sufrir esta triste suerte, pues que era la ley de la necesidad por dura que fuese, si no se hubiera puesto el colmo a su miseria; pero lo que hayde ms amargo y cruel es que a todos sus males se aadi el mal de la servidumbre, pues se les reciba como habitantes voluntarios, y por un cruel abuso, la habitacin los haca indgenas o siervos de la tierra. As como los hombres se convertan en animales por aquella mgica famosa, del mismo modo todos aquellos a quienes los ricos dan asilo en sus tierras son transformados

PAGE 181

JOS ANTONIO SACO /177 /177 /177 /177 /177 como si tomaran el brebaje de Circea. Se les recibe como a extranjeros sobre los cuales no se tiene derecho alguno, y bien pronto se les posee como esclavos. Hombres que se sabe haber nacido libres, son reducidos a servidumbre. ¡Y nos asombramos de que los brbaros nos lleven en cautiverio, cuando nosotros tenemos cautivos a nuestros hermanos, y nos aprovechamos de las desgracias de los tiempos para sorprender la libertad de nuestros conciudadanos!”291A pesar de todas sus miserias y de haberse difundido por todo el imperio, el colonato nunca absorbi enteramente toda la pequea propiedad rstica.292 En aquellos tiempos de violencia y confusin, acogido el colono a la sombra de un poderoso, vez hubo en que se transform en opresor. Libanio, escritor del siglo IV, y cuya pluma se inclina casi siempre al propietario, pinta al colono de sus das resistindose a pagar el canon, talando los rboles y cometiendo otros excesos.293 Pero esto fue la excepcin y no la regla; pues establecido el colonato en favor del propietario y del gobierno, dura fue en general la condicin del colono. Las tristes causas que produjeron el colonato, influyeron en el rigor con que se trat a los colonos. Para librarse de la opresin que los abrumaba, muchos buscaron un refugio entre los godos y otros brbaros, pues, como dice Salviano, “ellos prefirieron vivir libres bajo la apariencia de cautiverio, que ser esclavos bajo la apariencia de libertad. Por esto es que hoy se repele voluntariamente el nombre de ciudadano romano, tan estimado en otro tiempo. Tal es la condicin de gran parte de Espaa y de otra no menor de las Galias, y en fin, de todos aquellos a quienes la iniquidad romana ha forzado a renunciar a la calidad de romanos”.294Otros colonos se ocultaban en los bosques y montaas, y saliendo de sus guaridas, robaban a los viajeros en los caminos y asaltaban las habitaciones rsticas.295 Las Galias, en el siglo III, hallbanse infestadas de salteadores.296 Haba esta provincia sufrido grandes calamidades desde el reinado de Galieno al de Diocleciano, y la suerte de los colonos fue en ella ms infeliz que en otras partes del imperio. Desesperados por la ms cruel opresin de los seores, de los militares y de los empleados fiscales del gobierno,297 acudieron a las armas, a fines de aquel siglo, juntndoseles muchos esclavos y gente perversa. Convirtironse en peones los labradores, y en jinetes los pastores.298Pusironse a su cabeza Amando y Eliano,299 quienes, en su necio orgullo, vistieron la prpura imperial y aun grabaron medallas.300 Intimidados los seores, acogironse a las plazas fuertes o a otros lugares seguros. Los sublevados asolaron los campos y aun ciudades, que caan en su poder, ocasionando las mayores calamidades. Razn tenan en repeler la tirana que los devoraba, pero hicironlo de un modo feroz y salvaje. Este alzamiento es el que se llam de los bagaudes.

PAGE 182

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 178\ 178\ 178\ 178\ 178\ Subiendo a la etimologa de esta palabra, dervanla unos de la bretona bagat, que significa muchedumbre, rebao; y otros de una voz griega que equivale a vagar, errar.301 No falta quien la saque del nombre de una fortaleza construida por Julio Csar en la confluencia del Sena y del Marne a la que l llam Bagaudas porque as se denomin el presidio que la guarneca.302 Yo creo que este nombre es de poca posterior, y que provino de que los bagaudes o colonos alzados se apoderaron de aquella fortaleza y la ocuparon algn tiempo. Alarmado Diocleciano de los progresos de esta insurreccin envi contra los bagaudes a su colega Maximiano, quien habindolos batido fcilmente, pues no eran ms que turbas mal armadas e indisciplinadas, dio muerte a muchos, y aterrados los dems volvieron sumisos a los mismos campos que haban abandonado.303Para prevenir nuevos levantamientos, mand Diocleciano que a los colonos solamente se les exigiese la renta o canon que deban pagar a sus seores y la capitacin al gobierno.304 As qued conjurada por entonces la tempestad de las Galias.305 Pero nunca qued claro el horizonte, y densas nubes volvieron a oscurecerlo, ya vacilante el trono de occidente, estall, en la segunda mitad del siglo V, una insurreccin tan terrible, que no slo arrastr casi a toda la poblacin agrcola, libre y esclava de las Galias,306 sino que se dilat hasta la Espaa Tarraconense.307 La sublevacin fue comprimida, y sus jefes murieron en un patbulo; pero los bagaudes siempre turbaron el reposo de las Galias hasta que se hundi el trono de occidente. No se acuse a estos colonos de ndole turbulenta, que para desmentir tal suposicin, ah estn en su favor las leyes y la historia contempornea. El hombre que describi con ms vehemencia y verdad la situacin de aquella poca dolorosa, exclamaba: “Despojados por jueces malos y crueles, atormentados, condenados a muerte, despus de haber perdido la libertad garantizada por su calidad de romanos, renuncian al honor de este nombre; y despus de esto osamos imputarles como crimen su infortunio; les imponemos un nombre que los hemos forzado a tomar; llammoslos rebeldes y salteadores cuando los hemos empujado a la sublevacin. Quin, pues, los hace bagaudes ? No son nuestras injusticias, las sentencias inicuas de los jueces, sus proscripciones, sus rapias, ellos que convierten en su provecho el producto de los impuestos; que semejantes a bestias feroces han devorado a aqullos cuyos intereses les estaban confiados en vez de protegerlos; ellos que, menos humanos que los ladrones, no se limitan a despojar sus vctimas, sino que las despedazan y se hartan, por decirlo as, de su sangre? Cmo hombres as tratados no llegaran a ser brbaros cuando no se les permita permanecer romanos? Ellos han llegado a ser lo que son, porque no se les

PAGE 183

JOS ANTONIO SACO /179 /179 /179 /179 /179 permita ser lo que eran; ellos han sido forzados a defender su vida cuando ya haban completamente perdido su libertad. Y aun hoy mismo, no se empuja a ser bagaudes a los que no lo son? Ellos soportan hartas injurias y violencias para ser arrastrados a esta extremidad, y slo la falta de valor es la que los puede retener”.308En medio de tantos rigores como sufra el colono de manos de su seor y del gobierno, siempre existi entre l y el esclavo una diferencia fundamental bien marcada por la legislacin romana. Ni se diga que esta diferencia desapareci desde que la ley de Valentiniano I, ya mencionada, prohibi al amo que vendiese su esclavo rstico sin la tierra que cultivaba.309 Esta prohibicin no quit al esclavo la naturaleza de tal, pues salvo ella, el amo conserv todos sus antiguos derechos. No incurramos en el error de pensar que el colonato, durante el imperio, fue una transformacin de la esclavitud, y que los colonos, antes de haber llegado a este estado, fueron esclavos: al contrario, los colonos de aquella poca, salieron del seno de la clase libre, perdiendo por su entrada en el colonato gran parte de su libertad. Si el colonato del imperio hubiera sido una transformacin de la esclavitud rstica, no se habra visto que simultneamente existiesen tantos colonos y tantos esclavos. El colonato fue solamente un suplemento de la esclavitud y un modo de llenar el vaco que iba dejando la disminucin de los esclavos rsticos. l, pues, lejos de haber producido aquella disminucin, fue ms bien consecuencia de ella, y por lo mismo no puede considerrsele en rigor como una de las causas primordiales de la abolicin de la esclavitud en la poca del imperio. Ms adelante, cuando los brbaros se apoderaron de una parte de l, y que la legislacin romana sufri profundas alteraciones, mezclndose con el elemento germnico, entonces el colonato, no bien comprendido por aquellos brbaros, extendiose a la esclavitud rstica que haba existido en el Imperio de Occidente; y en este sentido se puede afirmar que el colonato influy notablemente en la abolicin de la esclavitud rstica en la poca germnica de que ms adelante tratar. Expuesta ya detenidamente la transformacin que experiment el trabajo esclavo en las ciudades y en los campos en los primeros siglos del imperio, pasemos a manifestar las causas que produjeron cambio tan saludable. Extrao parecer que, en medio de la pereza y corrupcin del Imperio romano, en medio del desmedro de la libre poblacin, en medio de los pblicos socorros que desde la ley clodia, en el ao 695 de Roma, se dieron al pueblo, y que si, de una parte, aliviaban su miseria, de otra, fomentaban su ociosidad; extrao, repito, parecer que tantos hombres libres hubiesen abrazado ocupaciones que antes eran propias de esclavos. Fue, pues, preciso que para tan grande cambio en las ciudades y en

PAGE 184

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 180\ 180\ 180\ 180\ 180\ los campos hubiesen existido causas muy poderosas y de muy diverso linaje. Desde que hubo libertos en Roma, algunos continuaron ejerciendo en las casas de sus patronos, o por su cuenta, las mismas ocupaciones que mientras fueron esclavos. Aumentronse estos ejemplos con la multiplicacin de manumisiones; y aunque los libertos no se confundieron con los hombres ingenuos, en cuyo nmero se contaron los plebeyos, no fue grande la diferencia entre stos y los libertos. Viose, por tanto, que algunas funciones serviles fueron ya desempeadas por personas libres; sobre todo, desde el primer siglo del imperio. Coadyuvaron en cierto modo a este resultado la influencia que adquirieron algunos libertos desde los primeros emperadores, y los ministerios que en palacio empezaron a ejercer; pues tales ejemplos hubieron de servir, aunque no tanto como algunos pretenden, para que personas libres abrazasen profesiones que antes haban estado exclusivamente reservadas a los esclavos. En los primitivos tiempos de Roma, las artes mecnicas estuvieron en manos libres, y la agricultura fue ennoblecida aun por los ms distinguidos romanos. Plagada de esclavos la repblica, los talleres y los campos fueron invadidos por ellos, y trabajo servil fue ya el que antes haba sido libre. Pero en medio de tan lamentable revolucin siempre hubo personas libres que cultivaron los campos y ejercieron algunas artes. Este ejemplo, por insignificante que parezca, fue de grande importancia para la transformacin del trabajo, pues muchos libres pudieron abrazarlo luego que, cambiadas las circunstancias, vieron que otros de su clase lo haban practicado, no obstante la muchedumbre de esclavos que antes les haban hecho formidable concurrencia. Debieron tambin de influir en esta transformacin las inmunidades, privilegios y honores concedidos a varias profesiones literarias, como la medicina y otras, que antes serviles, no slo haban ya pasado a manos libres, sino que haban sido ennoblecidas. Lo mismo debi acontecer con los favores y ttulos de nobleza dispensados por varios emperadores a las artes mecnicas y a otras ocupaciones. Pero no exageremos la trascendencia de esta causa, dndole una importancia que en mi concepto no tuvo, porque, no obstante todo el aliciente que se quiera suponer en semejantes distinciones e inmunidades, la dura legislacin a que estaban sujetos los gremios, y las pesadas cargas que sobre sus miembros gravitaban, neutralizaron gran parte de aquellas ventajas. Adems: “Para inducir la gente libre al ejercicio de las artes mecnicas, no me parece que el ttulo de nobleza sea el medio ms eficaz. Las artes no necesitan para florecer de tan alta distincin; bstales no ser envilecidas, pues dejndolas en completa libertad, buscarn el puesto que las necesidades sociales les prescriban. Las artes son muy modestas; los

PAGE 185

JOS ANTONIO SACO /181 /181 /181 /181 /181 artesanos no ambicionan ttulos de nobleza; buscan tan slo un pan con que alimentarse; pero pan que no est envenenado con el insulto del rico, ni con el desprecio del grande”. Esto dije yo en una Memoria que escrib en 1832 sobre las causas de la vagancia en la isla de Cuba, y esto mismo repito ahora.310La organizacin de la servidumbre del palacio de los emperadores hase mirado por algunos como causa poderosa de la transformacin que nos ocupa. Confieso que alguna parte tendra; pero no le doy la gran importancia que se pretende. Establecido el imperio, natural fue que el prncipe se rodease de hombres que sirviesen su casa y su persona; y si bien se encomendaron a caballeros algunas funciones de palacio, otras, en mayor nmero, fueron desempeadas por libertos, quienes, segn la ndole de los emperadores, ora tuvieron grande influencia, ora ninguna.311 El servicio de palacio fue reorganizado por Adriano312 en la primera mitad del segundo siglo. Los empleos que en tiempo de Augusto y de sus sucesores haban sido puramente domsticos, convirtironse en funciones pblicas por Adriano, quien, creando otras nuevas y realzndolas todas, transform desde entonces el palacio de los emperadores en una verdadera corte al estilo de oriente. Pero esta organizacin en vez de ser la ltima que recibi la corte imperial, fue la base de la que le dio despus Constantino en 330, alterando los antiguos empleos de palacio, y creando nuevas funciones civiles y militares.313Ya desde los primeros tiempos del imperio, los ciudadanos ms ilustres ambicionaron las funciones de palacio; y servicios desempeados hasta entonces por esclavos en las casas particulares, fueron ennoblecidos y considerados como altos honores y dignidades en la morada de los prncipes. Ejemplo fueron de esto los esclavos que imponan silencio en las casas particulares, y los mayordomos, pues “clarsimos silenciarios” se llam en el palacio imperial a los primeros,314 y “muy gloriosos y muy magnficos mayordomos” a los segundos.315 El esclavo cabiculario ejerca en la casa privada del amo, un ministerio equivalente al del gran gentilhombre de cmara en palacio (prœfectus sacri cubiculi) ; pero con la diferencia de que ste fue en la corte un alto personaje y de gran privanza con el monarca.316 Otros gentileshombre de primera y segunda clase sirvieron de pajes (padagii), de introductores (admissionales),317 de cancelarii o abridores del cancel, de velarii o corredores del velo,318 y de custodios de la plata labrada, de guardarropa, bodega, cuartos, jardines y lares.319Estas funciones de palacio ejercidas por hombres libres, parceme que no tuvieron la gran influencia que se supone en la transformacin del trabajo esclavo en trabajo libre. No negar que, deseando algunos ricos imitar lo que se haca en la corte de los emperadores, daran a libertos y

PAGE 186

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 182\ 182\ 182\ 182\ 182\ plebeyos los principales ministerios de sus casas; pero estos servicios, que se conservaron honrosos y nobles en palacio, fueron bajos y humillantes en la morada de los particulares, porque ni la opinin pblica los realzaba, ni tenan el prestigio que el esplendor del trono les daba. Hoy mismo, no obstante el vuelo que han tomado en Europa las ideas de libertad y de igualdad, vese aun en los pases donde estn ms difundidas, que algunas de las funciones desempeadas en la corte de los soberanos por altos personajes, las equivalentes a ellas estn confiadas en las casas, hasta de las personas ms ricas, a gente comn y plebeya. Ni tampoco fueron siempre de ilustre estirpe muchos de los que alcanzaron elevados puestos en el palacio de los emperadores romanos. Corrompidos eunucos, salidos en gran parte de la esclavitud, apoderronse a veces, no slo de casi todos los empleos domsticos, sino basta de la voluntad del monarca, ocasionando con su perniciosa conducta graves daos al Estado.320Adems, ni todos los servidores del palacio imperial fueron libres, ni todos los emperadores guardaron una regla uniforme en el personal de su servidumbre. Augusto y sus sucesores tuvieron esclavos,321y uno de stos, que cuidaba del altar de los dioses Lares en el palacio de Domiciano, presenci el asesinato de aquel emperador.322 Adriano, al subir al trono, hizo vender los histriones pertenecientes a la corte.323 Alejandro Severo regal al pueblo los pantomimos, bailarines, cantores, enanos y bufones que divertan a Heliogbalo, su antecesor.324 Sus corredores en el circo fueron esclavos, pues l deca, que el hombre libre slo deba correr en los juegos establecidos en honor de alguna divinidad. Por ltimo, esclavos fueron tambin sus pescadores, cocineros, baadores y bataneros, y cuando alguno de ellos faltaba, reponalo con otro esclavo.325Si, pues, tantos de stos sirvieron en el palacio de los emperadores, fundamento hay para creer que la organizacin de su servidumbre no pudo ejercer la grande influencia que se supone en la transformacin del trabajo. Lo que s la tuvo, fue la necesidad de muchos brazos en que se hallaba el Estado para asegurar el abastecimiento del ejrcito, de la marina y el desempeo de otros servicios pblicos. Fuele mucho ms fcil al gobierno lograr su objeto sirvindose de libres que de esclavos, porque adems de que stos ya no abundaban tanto como antes, habrale sido menester comprarlos, gastando inmensas cantidades de que careca. Los hombres libres, al contrario, nada le costaban; y como el imperio tenda su brazo frreo sobre todos, pudo cogerlos donde quiera que los hallase para incorporarlos en los gremios y hacerlos trabajar en su provecho. La violencia, pues, impelida por la necesidad, hizo pasar a manos libres muchas de las ocupaciones ejercidas por esclavos.

PAGE 187

JOS ANTONIO SACO /183 /183 /183 /183 /183 Haban las costumbres militares del pueblo romano sufrido profundas alteraciones. En tiempo de los reyes y de la repblica, todos los ciudadanos deban tomar las armas e inscribirse en las legiones que conquistaron el mundo. Vironse, por tanto, privadas la agricultura y las artes de los brazos libres que en ellas se hubieran empleado, siendo necesario acudir a los esclavos para llenar aquel inmenso vaco. Este estado dur mientras se conservaron las virtudes marciales; pero degenerados los romanos, huyeron del servicio militar, y caballero hubo que, para imposibilitar enteramente a sus hijos, cortoles los dedos pulgares.326 Augusto eximi a Italia de la obligacin de tomar las armas;327las legiones ya slo fueron romanas en el nombre, y confiada la defensa del imperio a mercenarios y brbaros extranjeros, ellos, en vez de defenderlo, contribuyeron a destruirlo. Cierto es que la poblacin libre haba menguado; pero como ya estaba exenta del servicio militar, quedaron disponibles muchos hombres, que para no morir de hambre, abrazaron las ocupaciones que antes menospreciaban. Para no morir de hambre, digo, porque grande era la miseria de la nacin. Ya el emperador Adriano tuvo que perdonar a Italia y a las provincias algunos aos de impuestos atrasados, y Antonino Po cedi 40 aos de deudas fiscales.328 Igual ejemplo sigui Juliano, perdonando al frica todo lo que adeudaba, excepto el oro y la plata.329 Creciendo la miseria, los emperadores Arcadio y Honorio mandaron, en 395, borrar del catastro 328 042 iugera (huebras de tierra), que estaban yermas y abandonadas en la provincia que se llam Campania Flix.330A pesar de sus grandes necesidades, viose forzado el gobierno, a principios del siglo V, no slo a disminuir ciertas contribuciones en gran parte de Italia, sino a suprimir otras en toda ella. En los aos 410 y 414, Honorio y Teodosio perdonaron tambin a la provincia de frica y a las de oriente todas las contribuciones atrasadas que deban, por hallarse en la absoluta imposibilidad de pagarlas.331Esta miseria, causa ms poderosa que las anteriores para la transformacin del trabajo, arranc de la ociosidad numerosos brazos libres para entregarlos a tiles tareas. El judo Filemn, dice: “¡Cuntos hombres libres no van cavando, labrando la tierra, ejerciendo todo trabajo necesario para ganar el pan, y aun atravesando muchas veces la plaza pblica con cargas a cuestas, a vista de los hombres de su edad y de aquellos con quienes se han criado y educado!”332Impotente el gobierno para corregir los males que devoraban al imperio, aumentolos con sus violentas exacciones, siendo entre ellas la ms terrible el chrysargyro o contribucin de oro y plata, llamada tambin lustralis collatio porque se pagaba al principio de cada cinco aos.333Del azote de esta contribucin slo estuvieron exentos, en ciertos casos, algunos militares,334 los eclesisticos que ejercitaban comercio en pe-

PAGE 188

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 184\ 184\ 184\ 184\ 184\ queo e indispensable para su subsistencia, y los copiatœ o corporacin de sepultureros.335 Todas las dems clases e individuos del Estado, sujetos estaban a esta contribucin, sin escaparse de ella ni aun los mendigos.336 A mi objeto poco importa que Constantino hubiese sido el inventor del chrysargyro como dice Zsimo,337 u otro emperador como sostienen Tillemont y Gotofredo en sus comentarios al Cdigo Teodosiano ;338lo que importa saber es el cmulo de males que ocasion a los pueblos tributo tan ruinoso. “Hablemos ahora, dice Libanio, de una vejacin que excede a todas las dems: ella es el impuesto de oro y plata, impuesto insoportable que hace estremecer a todo el mundo cuando se acerca el quinto ao. Decrasele con un nombre especioso que da la idea de una contribucin comercial. Pero al paso que los negociantes pueden indemnizarse por grandes especulaciones, aquellos a quienes el trabajo de sus manos apenas les da con que vivir, son abrumados con su peso. El ltimo de los artesanos no puede evitarlo. Yo los he visto que levantando las manos al cielo y teniendo en ellas sus herramientas, juraban que no posean ninguna otra cosa en el mundo; pero sus protestaciones no disminuan la avidez de los crueles que los perseguan con gritos amenazadores, y que parecan dispuestos a devorarlos. ste es el tiempo en que se multiplica la esclavitud, en que los padres enajenan la libertad de sus hijos, no para enriquecerse con el precio de su venta, sino para entregarlo a sus perseguidores”.339No es menos doloroso el lenguaje de Zsimo, quien se expresa as: “Constantino impuso un tributo de oro y plata a todos los comerciantes, y aun a los ms pequeos mercaderes de las ciudades sin que estuviesen exentas de l las miserables cortesanas. Al llegar el cuarto ao, que era el trmino fatal, veanse todas las ciudades llorosas y sumidas en el dolor. Cuando el plazo se cumpla, emplebase el ltigo y la tortura contra aqullos cuya extrema pobreza les impeda pagar tan injusta contribucin. Las madres vendan sus hijos, los padres prostituan a sus hijas, forzados a procurarse por este trfico deplorable el dinero que venan a arrancarles los exactores del chrysargyro ” .340 De los dos fragmentos que acabo de citar, aparece que, si la deplorable situacin del imperio contribuy, de una parte, a poner en manos libres el trabajo de los esclavos, hizo, de otra, pasar algunas personas libres a la esclavitud, porque los padres y las madres vendan sus hijos para satisfacer la rapacidad del fisco. Toda causa que disminua los esclavos, era un paso que se daba hacia la transformacin del trabajo. Grande fue la influencia que ejerci el cristianismo, ya libertando muchedumbre de aqullos, ya combatiendo el lujo de los poderosos, ya exhortndolos a que menguasen su nmero. Pero esta influencia fue an ms poderosa, rehabilitando el trabajo, ya

PAGE 189

JOS ANTONIO SACO /185 /185 /185 /185 /185 con la predicacin, ya con el ejemplo. San Pablo mostraba sus manos para decir, que l haba ganado el pan con ellas, trabajando da y noche para no ser pesado a nadie.341 Y el mismo apstol escriba a los cristianos de Tesalnica las siguientes palabras: “Aquel que no quiere trabajar no es digno de comer”.342Los Padres de la Iglesia recomendaron igualmente el trabajo. San Clemente Alejandrino, que floreci en el segundo siglo de la era cristiana, dirigindose a las nobles matronas de aquella ciudad, exhortbalas a que no desdeasen el trabajo corporal, ocupndose en las tareas domsticas;343 y no faltaron hombres, como Crispino y Crispiniano, vstagos de una noble familia de Roma, que renunciando a su patria y a sus bienes, pasaron a las Galias a predicar el Evangelio, y en una de sus ciudades abrazaron voluntariamente el oficio de zapateros.344“Cuando viereis, exclamaba San Juan Crisstomo, un hombre rajando lea, u otro que envuelto en humo bate el hierro con un martillo, no lo despreciis. Pedro, con la cintura ceida, tiraba la red y pescaba aun despus de la resurreccin del Seor. Pablo, despus de haber recorrido tantas tierras... se mantena sentado en su taller, cosiendo pieles...”.345 Y en otra parte dice: “Vivir de su trabajo, es una especie de filosofa: los que viven as, tienen el alma ms pura y el espritu ms fuerte”;346 e insistiendo en esta idea, indignbase de los ociosos que rehuan el trabajo: “De qu, les preguntaba, se debe uno avergonzar? Slo del pecado, de lo que ofende a Dios, de lo que est prohibido; pero del trabajo y de las artes mecnicas, es menester gloriarse. Trabajando, arrojamos de nuestros corazones los malos pensamientos, podemos socorrer a los indigentes, cesamos de tocar con importunidad a las puertas de otro, y cumplimos estas palabras de Cristo: ‘Vale ms dar que recibir...’. Los que estn ociosos, no slo hacen mal, porque descuidan el deber de contribuir a su vida con su propio trabajo y se hacen importunos a las puertas de otro, sino tambin que se corrompen y llegan a ser los peores de los hombres”.347La institucin del monacato en los siglos IV y V de la era cristiana, fue el plantel ms fecundo del trabajo libre. Los fundadores de los primeros monasterios impusieron a los monjes el trabajo como un deber, y San Antonio les deca: “Cuando estuviereis sentados en vuestras celdillas, que tres cosas os ocupen continuamente: el trabajo manual, la meditacin de los Salmos y la oracin”.348 Al dar San Basilio, hacia el promedio del siglo IV, reglas fijas y uniformes a todos los monasterios, el trabajo manual fue la primera de las obligaciones que impuso a los monjes; y, efectivamente, cada uno de aqullos contena talleres de zapatera, sastrera, carpintera y de otras artes y profesiones.349 Adems de estos ejercicios, en que se empleaban millares de brazos, los monjes cultivaban tambin con sus propias manos los campos que los alimentaban, y

PAGE 190

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 186\ 186\ 186\ 186\ 186\ el producto de su trabajo sirvi en parte para socorrer a los pobres y desgraciados. Ni fueron hombres los nicos que trabajaron manualmente en aquellos monasterios, pues hubo tambin ricas y nobles matronas que, despus de haber libertado a sus esclavos y repartido sus bienes entre los menesterosos, sirvieron de criadas en algunos monasterios, cocinando, barriendo y desempeando otros servicios domsticos. As lo hicieron Eufrasia, en la Tebaida,350 y Paula y Eustaquia, en el monasterio que fundaron en Bethlehem.351 Con ejemplos tan ilustres, cmo no se haba de realzar el trabajo mecnico tan envilecido en la poca floreciente de la orgullosa Roma? El largo perodo de la Repblica romana fue una serie de triunfos y conquistas, y los pueblos vencidos vieron a sus guerreros, y a veces a sus familias, convertidos en esclavos. Estas victorias fueron por siete siglos la fuente ms abundante de esclavitud; pero empezada a cegarse desde los primeros aos del imperio, porque las naciones vencidas haban sido incorporadas en la potencia romana, el nmero de personas esclavizadas empez tambin a disminuir. Conociendo Augusto los peligros que amenazaban a Roma, aconsej en su testamento, que no se dilatasen ms los lmites del imperio,352 pues ste ya confinaba por el oriente con el Eufrates, por el occidente con el ocano, por el norte con el Danubio y el Rhin, y por el sur con el monte Atlas, los desiertos de frica y Arabia y las cataratas del Nilo.353 Retiradas, pues, las fronteras a tan enorme distancia, preciso fue ir a buscar los esclavos fuera de ellas, llevndolos de la Escitia y de otros pases remotos; pero como las relaciones mercantiles del imperio entorpecanse ms y ms cada da, aumentose la dificultad de abastecer de esclavos el mercado romano, quedando un inmenso vaco imposible de llenar. Bien tuvo guerras el imperio, y quiso tambin hacer conquistas; pero cambiados los tiempos, ni emprendi muchas ni furonle favorables en general, ni fue posible que ellas llenasen los inmensos claros que quedaban. En todo el primer siglo del imperio, hzose tan slo una. Csar invadi dos veces la Gran Bretaa; pero sus proyectos ambiciosos contra la Repblica romana, su muerte y las guerras civiles que la siguieron, paralizaron las armas de Roma contra aquella isla. Claudio intent subyugarla;354 defendironse los indgenas; continu la lucha bajo el reinado de Nern, y la conquista de la Bretaa y de casi toda la Caledonia, debiose a los esfuerzos de Agrcola, general de Domiciano. En los 50 aos que corrieron para aquellas conquistas355 dironse sangrientos combates, y muchos de los que escaparon con vida, fueron vendidos como esclavos.356Haban los dacios atravesado la frontera del Danubio e invadido el imperio en tiempo de Domiciano.357 Sube Trajano al trono, medita el castigo de aquellos valientes brbaros, y en cinco aos de guerra casi

PAGE 191

JOS ANTONIO SACO /187 /187 /187 /187 /187 continua, subyuga toda la Dacia desde el principio del segundo siglo de nuestra era.358 Apoderose tambin en el otro lado del Rhin de muchas ciudades de la Germania;359 y revolviendo despus sus armas contra el oriente, arrebat la Armenia a los partos, y agreg al imperio la Mesopotamia y la Asiria.360 Estas conquistas dieron colonos ms bien que esclavos; pero las tres ltimas fueron de tan corta duracin, que a la muerte de Trajano, abandonolas Adriano su sucesor, fijando de nuevo en el Eufrates la frontera oriental del imperio. Eutropio361y Sexto Rufo362 creen que Adriano tom esta medida por envidia a su antecesor; mas, aun as no dej de ser acertada, porque la dominacin de Armenia, Mesopotamia y Asiria, era para Roma un principio de debilidad y no de fuerza. Por la misma razn, Aureliano, a pesar de que fue un prncipe guerrero, abandon la Dacia en la segunda mitad del siglo tercero, trasladando sus habitantes a la Mesia en calidad de pobladores.363Las armas de Vero Antonino humillaron a los partos en el ao 165 de la era cristiana,364 y penetrando hasta Seleucia, antigua capital del Imperio macedonio en la alta Asia, cogieron 40 000 personas en aquella ciudad.365 La historia no dice que fueron esclavizados; mas, a tan larga distancia y en medio de tantas dificultades como entonces se agolpaban, pudieron llevarse esos esclavos al corazn del imperio? Y caso de haberse llevado, pudo semejante nmero llenar, no ya las inmensas necesidades de todas las provincias, pero ni aun las de una sola? Septimio Severo empu el cetro el ao 193 de Jesucristo, y dotado de ambicin y talentos militares, subyug la Arabia Interior convirtindola en provincia romana;366 hizo tributaria la Adiabene367 y venci a los partos, llegando hasta Ctesifn, en cuya ciudad cautiv 100 000 personas.368Una gran revolucin acaeci en el Asia en la segunda mitad del tercer siglo cristiano. La Persia haba perdido su independencia nacional bajo la espada de Alejandro Magno, y el nuevo imperio que entonces se alz fue derrocado por los partos. stos fueron destrozados por Artajerjes en tres grandes batallas,369 quien, restableciendo la monarqua persa a los 226 aos de nuestra era y ensoberbecido con sus triunfos, se propuso lanzar a los romanos de toda el Asia. Declaroles, pues, la guerra, y Alejandro Severo, que a la sazn imperaba en Roma, march al oriente con sus legiones, alcanz ventajas sobre su adversario,370 y torn al occidente cargado de prisioneros. sta fue la vez primera que los romanos tuvieron esclavos persas; pero el orgullo de sus reyes no pudo soportar que sus sbditos fuesen esclavos de los extranjeros. Suplicose, pues, a Alejandro Severo que permitiese rescatarlos, y accediendo l a este ruego, todos recobraron su libertad.371Hicironse las paces; mas, Caro rompi las hostilidades en 283; y aunque la victoria coron sus armas, llevndolas ms all del Tigris, la muerte le sorprendi en 284.372

PAGE 192

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 188\ 188\ 188\ 188\ 188\ Las legiones romanas, a las rdenes de Galerio en tiempo de Diocleciano, marcharon de nuevo, en 296, a la conquista de Persia. Galerio fue batido completamente;373 pero habiendo ganado despus una gran batalla, Roma obtuvo una paz ventajosa.374Nuevas y largas guerras fatigaron a las dos naciones; pero como Roma haba perdido su antigua fuerza, la esclavitud pes mucho ms sobre sus hijos que sobre los persas.375Roma hallbase ya en sus ltimas agonas. Al impulso de los germanos, fueron cayendo una en pos de otra las provincias del Imperio de Occidente; y la nacin que haba dominado la tierra no slo dej de ser conquistadora, sino que ella misma fue conquistada por pueblos brbaros. Desde la muerte de Augusto a la ocupacin del trono de Italia por Odoacre, en 476 de la era cristiana, corrieron 462 aos. Mas, qu conquistas hizo Roma en este largo perodo? De ver acabamos que sobre ser muy pocas, apenas pudo conservarlas por corto tiempo, y que si bien le dieron algunos esclavos, jams fue para reponer el inmenso nmero que faltaba. En cierta manera, esas mismas conquistas influyeron en privar a muchos propietarios de sus esclavos, porque destacando Roma sus legiones para combatir en oriente a los partos y a los persas, quedaron indefensas las fronteras del norte, y abiertas a las irrupciones de los brbaros, que, como fcil botn, se llevaban a cuantos esclavos podan. Si la Antigedad nos hubiera dejado datos para saber el nmero de prisioneros que Roma esclaviz con sus conquistas en los mencionados 462 aos del imperio, y lo comparsemos con un perodo igual de la repblica, entonces se conocera la asombrosa diferencia que media entre los dos. Pero si de las personas esclavizadas en ambas pocas no podemos presentar cifras, bien puede inferirse la inmensa desigualdad de sus nmeros, atendiendo a la enorme diferencia de las conquistas hechas en los dos perodos mencionados. Ya he indicado las poqusimas que hizo en los referidos 462 aos del imperio y los escasos resultados que dieron; mas, qu nos ofrece un perodo igual de la repblica? Al caer del trono Tarquino, el Soberbio, la potencia romana, por la parte que ms se extenda, slo llegaba hasta el puerto de Ostia, 18 millas de Roma, pues estaba comprimida y encerrada en corto espacio por los pueblos vecinos que la rodeaban;376 pero instlase la repblica, y a los 467 aos de su existencia, ya la vemos dominando desde el Atlntico hasta el Tigris, y desde el Rhin y el Danubio hasta el Egipto y los desiertos africanos.377 Este solo hecho revela la asombrosa muchedumbre de esclavos que Roma hizo en un perodo de la repblica igual a otro del imperio. Causas puramente fsicas hubo tambin que durante el imperio disminuyeron el nmero de esclavos.

PAGE 193

JOS ANTONIO SACO /189 /189 /189 /189 /189 La primera vez que los godos sitiaron a Roma, en 408, fue tan terrible la miseria, que hasta las personas ricas se alimentaban de las sustancias ms nocivas e inmundas; y aun se cree que algunos hombres mataron secretamente a otros para satisfacer con sus fragmentos los estmulos del hambre; siendo todava ms horrible, que algunas madres se comiesen los miembros de sus tiernos hijos a quienes daban la muerte.378 Las casas y calles de Roma henchidas estaban de millares de cadveres, y muchos debieron ser de esclavos. Pero si esas hambres disminuyeron, por una parte, los esclavos, influyeron, por otra, en alimentar la esclavitud, pasando a ella muchas personas libres que se vendan a s mismas y a sus hijos. Bajo el reinado de Majencio, muchos perdieron su libertad por la miseria que ocasionaron las disposiciones de aquel tirano; pero Constantino los libert.379 Durante el hambre que afligi el imperio al promedio del siglo quinto de la era cristiana, muchos padres vendieron a sus hijos; y fundndose Valentiniano III en que la esclavitud era un estado muy cruel, mand, en 451, que aqullos pudiesen rescatarlos, pagando a sus compradores el precio que les haban costado con el aumento de una quinta parte.380 Pero si en estos casos recobraron su libertad las personas esclavizadas, en otros quedaron en perpetua esclavitud. En ella tambin entraron los hijos abandonados por la pobreza de sus padres; y aunque algunos eran adoptados por quien los recoga, otros fueron esclavizados.381Fenmenos frecuentes en la naturaleza son los terremotos, y aunque poco influyeron en la disminucin de los esclavos, no por eso deben omitirse; sobre todo, cuando se refieren a una poca en que escaseaban y era algo difcil reponerlos. Reinando Galieno en la segunda mitad del tercer siglo de la era cristiana, acaeci en Italia un terremoto tan violento, que muchas casas se hundieron con sus habitantes, y varias ciudades fueron inundadas por el mar. Mayores estragos ocasion en los pueblos del Asia, en la Libia y otras partes,382 pudiendo asegurarse que entre las vctimas hubo esclavos. Otro espantoso terremoto, acaecido el 21 de julio del ao 365 de nuestra era, ocasion tambin inmensos desastres.383 Retirronse las aguas del Mediterrneo a larga distancia de las playas, y volviendo despus con furia irresistible, inundaron repentinamente las costas de Egipto, Sicilia, Grecia y Dalmacia, y desapareciendo pueblos enteros, contronse en la sola ciudad de Alejandra 50 000 ahogados. ¡Cuntos, pues, no seran los esclavos que perecieron en esa catstrofe memorable! Terrible azote de los esclavos fueron las pestes que desolaron el mundo romano. Desde Rmulo al nacimiento de Cristo, cont Roma38426 epidemias; la sptima, acaecida a los 301 aos de su fundacin y acompaada del hambre, mat en la capital mucha gente libre y casi todos los

PAGE 194

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 190\ 190\ 190\ 190\ 190\ esclavos.385 Mas, prescindiendo de todas ellas, porque son anteriores al perodo en que me ocupo, contraereme nicamente a las del Imperio de Occidente. Aos de la era cristiana 69 Reinado de Tito 141 169 189 250 La primera de esas pestes mat en Roma, en un solo otoo, 30 000 personas,386 y aunque a la segunda no le seala Suetonio nmero de muertos, califcala de una de las ms terribles.387 La tercera llev sus estragos hasta Espaa.388 La cuarta fue introducida de Siria por el emperador Vero, difundindola en las provincias por donde pas hasta su entrada en Roma.389 De aqu se extendi a las Galias, llegando hasta el Rhin. Dur algunos aos; y si damos crdito a Paulo Orosio, no slo fue terrible en Roma, sino en otras ciudades. Algunas quedaron desoladas; los campos sin labradores, y partes hubo donde nacieron yerbas y bosques por falta de habitantes.390 Estall la quinta en Roma; propagose basta los pases ultramontanos y murieron diariamente 2 000 personas.391 La sexta provino de las inmensas desgracias del imperio. Precediola un hambre general de tanta duracin, que al fin estall, en 250, la peste formidable que dur hasta 255, recorriendo no slo cada provincia, sino cada ciudad. Hubo da en que murieron en Roma y en la Aquea 5 000 personas, y muchas ciudades del imperio quedaron despobladas.392En los 476 aos que precedieron al nacimiento de Cristo, Espaa sufri 12 pestes. Otras hubo en los primeros siglos de la era cristiana, y en el quinto estallaron dos: una, cuando los brbaros del norte la invadieron al principio de aquel siglo; y otra en 443. De la primera, dice Mariana, que despus de un hambre formidable, “se sigui una peste gravsima, con que muri gente innumerable en toda la provincia... Pas el mal tan adelante, que la provincia qued en gran parte yerma de moradores”.393 Cmo, pues, no haba de perecer inmenso nmero de esclavos en tan grande calamidad? Todas las causas hasta aqu mencionadas no fueron bastante poderosas para abolir enteramente la esclavitud en los cinco primeros siglos del imperio; pero menguronla notablemente, y produjeron la transformacin general del trabajo esclavo en trabajo libre.

PAGE 195

JOS ANTONIO SACO /191 /191 /191 /191 /191Notas1Vase el tomo I de esta Historia libro VII. 2Aul. Gel., N. Atic ., XIII, 13. 3Tit. Liv., IX, 46. 4 Dig ., lib. I, tt. XVI, l. 4, § 1. 5Gruter, Insc., p. 627, no 1; p. 1093, no 8. Doni, V 164; VI, 31; VIII, 34, 35 y 37. Gudi, p. 216, 9. Fabretti, X, 384, p. 717. Muratori, p. 955, 10, y 956, 1. Morcelli, De Stilo inscr. lat ., tom. II, p. 285. l. Spart., Adrian., 21. 6l. Spart., Adrian., 21. 7Muratori, p. 530, no 1. 8 Cd. Just., lib. VII, tt. IX, l. 3. 9dem, lib. X, tt. LXIX, l, 3. Cd. Teod., lib. VIII, tt. II, l. 5. 10Sueton., August., 30. 11Strab., V, 7, § 5. Sueton., August ., 25. 12Din, Cas., lib. LV, cap. XXVI. 13Ulpian., Fragm., tt. III, § 5. 14dem, ibd. 15 Din ., Cas., LVI, 34. 16Tcit., Anal., XIII, 27. 17Frontin., De aqueduct ., 100. 18Gruter, p. 601, no 7, y p. 179, no 6. Orelli, no 5018. Spon, p. 233. 19Gruter, p. 74, no 1. 20Cicer., Pro Q. Roscio 21Snec., Nat. quœst VII, 32. 22Gori, Columb. Liv. Aug ., no 60. 23Muratori, p. 957, 3, y en otros pasajes. Doni, VIII, 2. 24Muratori, p. 938, 8, etc. Gudi, pp. 208-225. 25Fabretti, IV, no 2, p. 250. 26Fabretti, X, 285. 27Muratori, p. 655, 1. Orelli, no 2626 y 2627. 28Gori, Columb. Liv. Aug ., Tab. XIV. Orelli, no 2629 y 4726. 29Tcit., Anal., IV, 14, y XIII, 25. 30Jul. Capitol., Marc. Aurel., 11. 31Muratori, p. 948, no 2, y en otras partes. 32 Dig., lib. III, tt. I, l. 1, § 6. Orelli, no 2570. 33Lampr., Cmod., 11, 12 y 13. 34Sueton., Ces ., 39. Tcit., Anal., XV, 22. Din Cas., XLIII, 23; XLVIII, 43, y LXI, 25. 35Sueton., August., 42. 36Din Cas ., LIII, 32. 37Sueton., De Clar. Rethor ., 1. Aul. Gel., XV, 11.

PAGE 196

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 192\ 192\ 192\ 192\ 192\38Sueton., De Clar. Rethort ., 1. 39 Dig., lib. L, tt. IV, l. 18, § 30, y tt. V, l. 10, § 2. 40Sueton., Vespas ., 18. 41Lamprid., Adrian., 18. 42Sueton., Vespas ., 18. 43Jul. Capitol., Anton. P ., 11. 44 Dig., lib. L, tt. XIII, l. 1, § 4. 45dem, ibd. tt. V, 1. 8, § 4. 46 Cd. Just., lib. X, tt. XLI, l. 6. 47Lamprid., Alejand. Sev., 43 48 Cd. Teod., lib. XIII, tt. III, l. 1 (321), l. 2 (326), y l. 3 (333). 49dem, ibd ., l. 16 (414). 50Vase el Apndice III. 51 Cd. Teod., lib. VI, tt. XVI, l. 1, (413), y lib. XIII, tt. III, l. 16, 17, 18 y 19. 52dem, lib. VI, tt. XXI, l. 1 (425). Como no puedo entrar, sin apartarme de mi objeto, en todos los puntos que dicen relacin a los mdicos y profesores, el que desee informarse del modo de nombrarlos y removerlos, del nmero que se designaba para el servicio pblico y de otras particularidades, puede consultar el Digesto lib., XXVII, tt. I, l. 6, § 2 y 6; el lib. L, tt. IX, l. 1; el Cd. Just., lib. X, tt. LII, y el Cd. Teod., lib. VI, tt. XXI; lib. XIII, tt. III, y el lib. XIV, tt. IV. Vase tambin a Libano, Orat. II De professoribus t. II, y a Naudet, De l’instruction publique chez les Romains Mmoire de l’Acadmie des Inscriptions Nouvelle srie, t. IX. p. 395, etc. 53Amm. Marcel., XVI, 6. 54Muratori, p. 939, no 3, y p. 960, no 2. Orelli, no 3507, 3508, 3640 y 4996. Doni, VII, I, 153, etc. Gruter, p. 632, no 4 y 5, y p. 634, 6. Inscri. Peheni, no 169, 379 y otras. 55Muratori, p. 945, no 2; 956, no 3; 961, no 7; 962, no 7; 964, no 4; 966, no 7; 967, no 1. Gruter, 619, 3; 635, 3. Orelli, no 1190, 1191, 1192, 1200, 4227, etc. Gudi, pp. 209-224. Spon, p. 131, 141 y en otros pasajes. 56 Cd. Teod., lib. XIII, tt. IV, l. 1, 2 y 4. 57 Cd. Just., lib. X, tt. LXIV, l. 1. Dig., lib. L, tt. VII, l. 5, § 12 y 1. 6. 58Theoplian., Chronogr ., ao 384. 59San Basilio, In hexaem ., Homil., III, 1, t. I, p. 22. 60San J. Chrys., In Joan Homil. LVIII, t. VIII, p. 343, y De baptismo Christi § 1, t. II, p. 368. Cd. Teod., lib. XIII, tt. IV, l. 2, y lib. XIV, tt. XXVII, l. 1. Paulo Dicono, Hist. misc ., XXIII, p. 104. 61 Cd. Teod., lib. VI, tt. XX, l. n. 62Simm., Epst. V, 76, y X, 34 y 39 63San. J. Chrisost., Math ., Homil., LXIII, 4. 64Sueton., August., 73. 65Plin., Epst. X, 83 y 84. 66dem, d. 67dem, Epst. I, 19. 68Muratori, p. 875, no 27.

PAGE 197

JOS ANTONIO SACO /193 /193 /193 /193 /19369La materia de curia y curiales amplifcase en el Apndice IV. 70. Spart., Adrian., 18. 71dem, ibd. 72Orelli, no 3721. Spon, p. 280. En la tabla mencionada dase a los dumviros del municipio el ttulo de cnsules. (Orelli, no 3778.) 73Salvian., De Guvernat Dei V, 5. 74Plutarc., Numa 22. 75Din Cas ., LX, 6. Plin., Epst. X, l. 42 y 43. 76 Dig., lib. XLVIII, tt. XXII, l. 1 y 3. 77dem, lib. L, tt. VI, l. 5, § 12. 78Aurelio Vctor. 79Lamprid, Alej. Sever ., 22. 80dem, ibd ., 23. 81 Dig., lib. III, tt. IV, l. 1. 82Donati, p. 234, no 1. 83Muratori, p. 530, no 1. 84 Cd. Teod., lib. VIII, tt. II, l. 5. 85dem, lib. XIV, tt. IV, l. 6. 86dem, ibd ., l. 10. 87dem, ibd ., l. 9. 88Snec., De Vita brev ., 13. 89 Cd. Teod., lib. XIII, tt. V. 90dem, lib. XIII, tt. V, l. 5, 7, 9 y 11. 91dem, ibd ., l. 14, y lib. XV, tt. XIV, l. 4. 92 Cd. Teod., lib. XIII, tt. V, l. 5 y 17. 93dem, lib. X, tt. XX. 94dem, lib. XIV, tt. III, 1. 9. 95Orelli, no 4093. Muratori, p. 525, no 2. 96 Cd. Teod., lib. XIV, tt. X, l. 5 y 12. 97Donati, p. 235, no 2. Reynesius, X, 8. 98Donati, p. 234, no 3 y 4. Muratori, p. 527, no 4. Doni, IX, 3. Gruter, p. 175, no 9. 99Orelli, no 4074. 100Doni, IX, 23. 101 Cd. Teod., lib. XIV, tt. III, l. 2. 102Muratori, p. 526, no 1 y 5, y p. 526, no 1. Donati, p. 234, no 2. 103Spon, p. 178. Gudi, p. 223, no 2. Muratori, p. 531, no 4 y 5, p. 977, no 4; p. 1066, no 5. Donati, p. 237, no 3 y 4. Orelli, no 4110. Inscri. Rheni no 42, 93 y 165. 104 Cd. Teod., lib. XIV, tt. XXII, l. n. 105Orelli, no 874, 976 y 4196. 106Orelli, Inscr., no 575. 107 Cd. Teod., lib. XIV, tt. IV, l. 9. Muratori, p. 525, no 3.

PAGE 198

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 194\ 194\ 194\ 194\ 194\108Orelli, no 4115. 109Muratori, p. 531, no 2. 110dem, p. 529, no 7. Orelli, no 4085. 111Muratori, p. 1099, no 1. Donati, p. 235, no 3 y 4. Reynesius, X, 9. 112 Cd. Teod., lib. XIV, tt. VIII, l. 1 y 2. 113Fabretti, X, 22, p. 701. Doni, VIII, 56. 114 Cd. Teod., lib. X, tt. XX, l. 16. Doni, VIII, 67. Muratori, p, 523, no 3. Orelli, no 4272. 115 Cd. Teod., lib. X, tt. XXII. Cd. Just., lib. XI, tt. IX, l. 6. 116Gruter, p. 1112, no 4. Orelli, no 2850, 2854 y 2855. 117 Cd. Just., lib. VII, tt. IX. 118 Cd. Teod., lib. IX, tt. XXXX; lib. XV, tt. VIII, l. 2. 119dem, lib. VIII, tt. V, l. 58 (ao 398). 120 Cd. Just., lib. VI, tt. I, l. 5 y 7. Cd. Teod., lib. X, tt. II, l. 9. 121 Cd. Just., lib. VI, tt. I, 8. 122 Cd. Teod., lib. XIV, tt. VI, l. 2. 123 Cd. Just., lib. V, tt. XXVII, l. 1. 124Cd. Teod., lib. VII, tt. VII, l. 8. 125dem, lib. XI, tt. XXVI, l. 15 y 18. 126Donati, p. 225, no 2. Reinesius, X, 10. 127Doni, IX, 1. 128Morcelli, De stilo t. I, p. 140. Reinesius, X, 6. Donati, L, p. 225, no 5. 129Orelli, no 4106. 130Muratori, p. 529, no 6. 131Orelli, no 4064. 132Muratori, p. 527, no 5. Esta inscripcin es del ao 435 de la era cristiana. 133Muratori, p. 520, no 2, y p. 526, no 2. Reinesius, X, 7. 134Doni, IX, 5. 135Lamprid., Alej. Sever ., 32. 136Doni, IX, 23. Muratori, p. 531, no 1. Gruter, p. 269, no 2. Cd. Teod., lib. XIV, tt. III, l. 9 y 10. 137Doni, VIII, 39 y 42. Muratori, 529, no 2. 138Donati, p. 232, no 6. Spon, p. 69. 139La inscripcin de Orelli, no 2566, se refiere al ao 177 de la era cristiana. La mayor parte de los gladiadores que componan ese colegio, eran esclavos. 140Reinesius, X, 12. Muratori en varias partes de las pginas 622 y 623. Gruter, pp. 337-342. 141Orelli, no 4196. Gori, Columb. Liv. Aug ., no 60. Falconeri, Nota ad inscriptiones athleticas 142 Cd. Teod., lib. XIII, tt. I, l. 5. 143Bald ., De Leg. Constant ., p. 14. 144 Cd. Teod., lib. XI, tt. X, l. 1; lib. XII, tt. XVI, l. n.; lib, XIII, tt. IX, l. 3, y lib. XIV, tt. VIII, l. 1.

PAGE 199

JOS ANTONIO SACO /195 /195 /195 /195 /195145 Dig., lib. II, tt. IV, l. 10, § 4. Cd. Teod., lib. X, tt. XX, l. 2; lib. XIV, tt. III, l. 7, y tt. XXII, l. n. 146Acerca de estos gremios, vase la obra de Mommsen intitulada: De collegiis et sodalitiis 147Entre las muchas citas que pudieran acumularse, bastan las siguientes: Doni, IX, 10. Donati, p. 226, no 4, y 232, no 3. Fabretti, X, 436, p. 722. Muratori, p. 511, no 5, pp. 512-513, etc. Gruter, p. 69, no 3; 345, 9; no 350, no 6; 387, 2; 409, no 8; 469, no 4. 148Orelli, no 4104 y 4054. Gruter, pp. 126-127. Reinesius, X, no 1, pp. 589-595. Muratori, p. 522, no 1. 149Muratori, p. 517, no 3, y p. 518, no 2. Gruter, p. 443, no 7. 150Orelli, no 3768 y 3773. 151 Cd. Teod., lib. X, tt. XX, l. 1, 11 y 14; lib. XIV, tt. II, l. 4, y tt. VIII, l. 2, etc. 152dem, lib. XI, tt. X, l. 1; lib. XII, tt. XVI, l. n., y lib. XIII, tt. IX, 3. Simm., X, 58. 153 Cd. Teod., lib. VII, tt. V, l. 36. 154 Dig., lib. L, tt. IV, l. 5. 155 Cd. Teod., lib. XIII, tt. V, l. 19 y 36. 156dem, lib. X, tt. XX, l. 2, 6, 7, 8 y 9. 157dem, lib. XIV, tt. VII, l. 1 y 3, y tt. II, l. 4. 158dem, ibd ., l. 1. 159 Cd. Teod., lib. XIII, tt. V. l. 19; lib. XIV, tt. IV, l. 8, y tt. III, l. 6. 160dem, lib. XIV, tt. VII, l. 3. 161dem, ibd ., tt. IV, l. 1. 162dem, lib. X, tt. XXII, l. 4. Cd. Just., lib. XII, tt. XXII, l. 3. 163 Cd. Teod., lib. XIV, tt. III, l. 8. 164 Cd. Just., lib. XI, tt. XV, l. n. 165 Cd. Teod., lib. XIV, tt. III, l. 5. 166dem, ibd ., l. 2. 167dem, lib. X, tt. XX, 1. 15 y 17. 168 Cd. Just., lib. XI, tt. IX, l. 5. 169Flav. Vopisc., Aurel., 38. 170San Gregorio Nacianceno, Orat. XLIII, In laudem Bazilii Magni, 57. 171Montreuil, Droit Byzantin, t. III, pp. 49 y 50. 172Vase el Apndice V. 173 Cdi. Just., lib. XI, tt. LVIII, l. 1 y 3. 174 Cd. Teod., lib. XI, tt. I, l. 12. 175Comentario de Gotofredo a las dos leyes del ttulo XII, libro X del Cdigo Teodosiano 176Arnobio, Adv. Gentes II, 40. 177San Ambrosio, Hexam ., V, 9. dem, De Nabuthe Jezraelita 1 y 12. 178Lamprid., Alej Sever ., 20. Herodiano, II, 4, § 12. 179Sueton., Tiber ., 9. Eutropio, VII, 9. 180Jul. Capitol., Marc Aurel ., 22 y 24. 181Flav. Vopisc., Prob ., 18.

PAGE 200

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 196\ 196\ 196\ 196\ 196\182dem, Aurel., 48. 183Eutrop., LV, 25. Euseb., Hist Ecles ., VII, 17. 184Eumen., Paneg., Const. Cs ., 1, 9 y 21. 185Gibbon, chap. XVIII. 186 Cd. Teod., lib. XI, tt. XXX, l. 1. 187Cicer., Phi., II. 40. 188Varrn, De Agricultura I. 17. 189 Dig., lib. XXXIII. tt. VIII, l. 20, § 1; l. 18, § 4. 190dem, lib. XIX, tt. II, l. 25, § 1, y 1. 24. § 2. Cicer., Cecin ., 32. Columel., I, 7. 191dem, ibd. Plin., Epst. IX, 37. 192 Dig., lib. XIX, tt. II, l. Vis major, y 24. 193 Cd. Teod., lib. XI, tt. I, l. 26. Cd. Just., lib. VII, 9 tt. XXIV, l. n.; lib. XI, tt. XLVII, l. 6, 21, etc., y lib XI, tt. LXIII, l. 3. Novel., 123, § 17. 194 Cd. Teod., lib. X, tt. XII, 1. 2. Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII l. 12. 195 Cd. Teod., lib. V, tt. III, l. n. Cd. Just., lib. XI, tt. XLVI, y tt. L, LI y LII. 196 Cd. Teod., lib. V, tt. X. Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 7, 11 y 16. 197dem, ibd ., l. 11 y 16. 198dem, ibd ., Glosa a la ley cum satis 199 Cd. Just., lib. XI, tt. LI, l. n., de Teodosio y Valente. 200Esta Memoria se imprimi en las Memorias de la Academia de Berln. 1823 a 1823. 201 Dig., lib. XIX, tt. II, l. 24, § 2, y l. 25 § 1. 202Salust., Catil ., 31. 203Cicer., Fil II. 41. Apian., Bello civili II, 2. Vel. Paterc, II, CI, 3. 204Snec., Epst. CVIII, 5. 205 Miseros tum quosdam agellis suis nudatos, vel his develictis, fundos majorum vel vicanorum expetisse, et colonos diritum factes; et perdito ingenuœ incolumitatis statu, jugo se inquilin addixisse. Salvian., De Gubern. Dei ., lib. V. 206Gotofredo ., Coment. al Cdigo Teodosiano lib. V, tt. X. 207 Cd. Just ., lib. XI, tt. XLVII, l. 6, 15 y 23. 208 Cd. Teod., lib. V, tt. IX, l. 1. 209 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 4. 210 Cd. Teod., lib. XVI, tt. V, l. 52, § 4, y l. 54, § 8. 211 Cd. Just., lib. XI, tt. XLIX, l. 1 y 2. 212Just., Novel., III, tt. XXX (451). 213 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVIIi, l. 15 y 23, y tt. LI, l. n. Cd. Teod., lib. V, tit. IX, l. 1. 214 Cd. Just ., lib. XI, tt. XLVII, l. 23. 215 Dig., lib. XLIII, tt. XXIX, l. 2. 216 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 21. 217 Cd. Teod., lib. XIII, tt. I, l. 10. Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 8, y tt. XLIX, l. 1. 218 Cd. Teod., lib. XI, tt. I, l. 14. Just., Novel CXXVIII, § 14. 219 Cd. Teod., lib. XVI, tt. V, l. 54, § 8.

PAGE 201

JOS ANTONIO SACO /197 /197 /197 /197 /197220 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 24. 221 Cd. Teod., lib. V, tt. XI, l. 1. Cd. Just., lib. XI, tt. XLIX, l. 2. 222dem, ibd ., tt. III, l. n. 223dem, ibd ., tt. XLVII, l. 22. 224 Cd. Just., lib. V, tt. X, l. n., y lib. XI, tt. XLVII, 1. 18 y 23, § 1. 225dem, lib. VII, tt. XXII, l. 3. 226dem, lib. XI. tt. XLVII, ley cum satis 227dem ., ibd ., 1. 24, § 1. 228 Cd. Teod., lib. XIV, tt. XVIII, l. n. 229Amm. Marcel., XXVIII, 5. 230Memorias de la Academia de Turn, t. XXVIII. 231He aqu las palabras de la ley: “ Scyras barbaram nationem... imperio nostro subegimus. Ideoque damus omnibus, et prdicta gente hominum, agros proprios frecuentandi; ita ut omnes sciant susceptos non alio jure, quam colonatus, apud se futuros, nullique licere ex hoc genere colonorum ab eo, cui semel adtributi fuerint, vel fraude aliqua abducere, vel fugientem suscipere; pœna proposita qu recipientes alienis censibus adscriptos vel non proprios colonos insequitur. –Opera autem eorum terrarum domini libera esse sciant, ac nuilus subacta perquatione vel censui subjaceat: nullique liceat velut donatos eos a jure census in servitutem trahere, urbanisbe obsequiis addicere ”. 232Zosemeno, XVIII, 5. 233 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 6, 12, 15 y 23. 234 Cd. Teod., lib. V, tt. IX, l. 2. 235 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 12. 236dem, ibd ., tt. LI, l. n. 237dem, ibd ., tt. LII, l. n, 238dem, ibd ., tt XLVII, l. 22, § 1. 239 Cd. Teod., lib. XII, tt. XIX, l. 2. 240 Cd. Teod., lib. V, tt. X, l. n. 241Valent., Novel. III, tt. XXX (451). 242 Cd. Just ., lib. XI, tt. XLVII, l. 19. 243dem, ibd ., l. 11. 244dem, ibd ., l. 23. 245“ Quemadmodum originarios absque terra ita rusticos censitosque servos vendi omnifariam non lcebit ” (Cd. Just ., lib. XI, tt. XLVII, l. 7.) 246dem, ibd., l. 13, § 1. 247 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 2 y 7. 248dem, ibd., l. 7. 249dem, lib. III, tt. XXXVIII, l. 11. 250dem, lib. XI, tt. XLVII, l. 5. 251dem, ibd ., tt. XLIX, l. 1. 252dem, ibd.

PAGE 202

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 198\ 198\ 198\ 198\ 198\253dem, ibd ., l. 1 y 2. 254 Cd. Just., lib. IX, tt. X, l. 3. 255San Agustn, Epst. 247, tom. II, p. 1327. 256San J. Chrys., Math., Homil. LXI, 3, tom. VII, p. 614. 257 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 15. 258 Cd. Teod., lib. V, tt. XI, l. 1. Cd. Just., lib. XI, tt. XLIX, l. 2. 259“ Alii vero tempore annorum triginta coloni fiunt, liberati manentes cum rebus suis: et ii etiam cogumtur terram colere, et prtare ”. ( Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 18.) 260Just., Novel ., CLXII, cap. II. 261 Cd. Just., lib. XI, tt, XLVII, l. 16 262dem, ibd ., l. 21 y 24. Just., Novel., LIV, pref., y cap. I. 263 Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 21. 264 Cd. Just., lib. VII, tt. XXIV, l. n., y lib. XI, tt. XLII, l. 24. 265Just., Novel., XXII, cap. XVII. 266Just., Novel., CLXII, cap. II. 267 Justini Constit. de filiis liberarum Tib. Aug. de filiis liberarum et colonorum 268 Cd. Teod., lib. V, tt. X, l. 1. 269 Cd. Just., lib. XI, tt. LIII, l. 3. 270Just., Novel., CLVI, cap. I, y CLXII, cap. III. 271dem, CLVII. 272 Cd. Teod., lib. XVI, tt. II, l. 33. 273 Cd. Just., lib. I, tt. III, l. 37. 274Just., Novel., CXXIII, 17. 275dem, ibd ., cap. IV. 276Csar, De Bello Call ., VI, 13. 277Vase a Libanio, Orat. 47. De patroe. vicorum p. 501 a 516. Edicin de Rieske. 278 Cd. Teod., lib. XI, tt. XXIV, l. 1. 279dem, ibd ., l. 5. 280“ Si (quis) inquilinos sine prdiis, quib us adhrent legaverit: inutile est legatum: sed an stimatio debeatur, ex voluntate defuncti statuendum esse, divi Marcus et Commodus rescripserunt ”. ( Dig ., lib. XXX, tt. I, l. 112.) 281“ Ipsi autem cujus fuerit, prter eumdem figitivum, alterum etiam ejusdem stimationis inferre decernimus ”. ( Cd. Just., lib. XI, tt. XLVII, l. 12.) 282 Cd. Teod., lib. V, tt. IX, X y XI. Cd. Just ., lib. XI, tt. XLVII, XLIX, L, LI, LII, LXIII y LXVII. Just., Novel., 54, 156, 157, 162, y otros pasajes ya por m citados. 283 Cd. Just., lib. XI, tt. L, l. n. 284 Cd. Teod., lib. VIII, tt. I, l. 8 y 15. Amm. Marcel., lib. XV, § 3. 285dem, ibd ., tt. XI. Amm. Marcel., XVI, 12. 286 Cd. Teod., lib XIII, tt. X, l. 1. Salvian., De Guber Dei lib. IV, 6; V, 4, 7 y 8. 287 Cd. Just., lib. X, tt. X, l. n. 288dem, lib. XI, tt. LIV, l. 1. Amm. Marcel., lib. XIX, § 11. San Basilio, Epst. 312 y 313, tom. III, pp. 443 y 444. Liban., Orat., 49, De Anganis, t. II.

PAGE 203

JOS ANTONIO SACO /199 /199 /199 /199 /199289 Cd. Teod., lib. I, tt. VII, l. 1 y 6; lib. VII, tt. X, l. 1-4, y lib. XII, tt. X, l. n. Cd. Just., lib. IX, tt. XLVII, l. 21. Liban., Orat., 57, De assessor, judic y or., 53. De ingrefs-in dom., t. II, p. 588, y tom. III, p. 72. Edicin de Reiske. 290Just., Novel., XXXIII. 291Salvian., De Guber Dei V, 292 Cd. Teod., lib. XI, tt. XXIV, l. 5. Just., Novel., XXXIII. 293Liban., Orat. 47. De patroc. vicorum, tom. II, pp. 501, 502, 508 y 509. Edicin de Reiske. 294Salvian., De Guber Dei V, p. 102. 295dem, ibd. 296Amm. Marcel., XXVIII. 297Eumen., Paneg ., VI, 8. 298Cl. Mamert., Paneg Max Aug ., IV. 299Eutrop., IX, 20. Aur. Viet. De Csar. 300Golzius, In Thes. R. A ., pp. 117, 121. 301Ducange, Glos ., tom. I, p. 432, palabra Bagauda. 302Fragm. De Rebus Pie gestis Clodavei II, Reg. Franc., en Chesmurm, tom. I, pp. 652-662. 303Eutrop., IX, 20. 304 Cd. Just ., lib. XI, tt. LIV, l. 1. 305Aurel. Vict., De Csar 306 Proper Aquitani Chron. apud. Scriptores Francor tom. I, p. 199. 307 Idatii episcop. Chron. apud. Script. Franc ., tom. I, p. 189. 308Salvian., De Guber Dei V. 309 Cd. Just., lib. XI, tt, XLVII, l. 7. 310Esta Memoria se public en La Habana, por primera vez, en 1832, y hllase reimpresa en el tomo I de mi obra intitulada: Coleccin de mis papeles cientficos, histricos polticos y de otros ramos etc Edicin de Pars del ao 1858. 311Dio., LII. Tcit., Anal ., XVI, 8. Jul. Capitol., Antonin Pius 11. dem, Pertinax § 14. dem, Marc Aurel., 15. Verus, 18. 312Aurel. Vict., Adrian 313Para adquirir pleno conocimiento de la organizacin del palacio imperial, de los nuevos empleos que se crearon, de las atribuciones que se les concedieron, y del cambio que experimentaron todos los ramos de la administracin del imperio, consltense como principales las obras siguientes: 1a El Cdigo Teodosiano y los importantes comentarios de Jacobo Gotofredo o Godefroi, jurisconsulto francs que muri en el siglo XVII. 2aNotitia imperii romani con el comentario de Panciroli, jurisconsulto italiano del sigloXVI. 3a Gutherius, Tratado sobre la Casa Imperial ( De Officiis dom Aug .) 4a Naudet, Des changements oprs dans toutes les parties de l’administration de l’empire romain Pars 1817 314 Cd. Just., lib. XII, tt. XVI, l. 5. 315Tiber., De divinis domibus Const ., § 2. 316Gutherius, De Off. dom. Aug ., III, 29. Lampr., In Commod 317Sueton., Vespas 14. Lamprid., Alej. Sever

PAGE 204

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 200\ 200\ 200\ 200\ 200\318Delante de las salas donde reciban los emperadores, haba un enrejado (cancellus) cubierto con un velo: de aqu los nombres cancellarii, vellarii El corrompido Carino nombr de prefecto de Roma a uno de sus cancellarii. (Flav. Vopisc., Carin ., § 16.) 319Gutherius, De Off. dom. Aug ., III, 30. 320Lamprid., Alej. Sever ., 22 y 23. Jul. Capitol., Gordian ., Luciano contra Eutropio I, 187-191, y II. 321Las citas de Suetonio y de otros autores que confirman esta verdad, se pueden acumular al infinito. 322Sueton., Domi ., 17. 323. Spartian., Adrian 324Lamprid., Alej Sever ., 34. 325dem, ibd ., 33, 40 y 41. 326Sueton., August., 24. 327Herodiano, II. 328. Spart., Adrian., 7. Spanh., Numism ., tom. II, p. 556. 329 Cd. Teod., lib. XI, tt. XXVIII, l. 1. 330dem, ibd ., l, 2. 331Vase todo el ttulo XXVIII del libro XI del Cdigo Teodosiano 332Fhilemon, Que tout homme vertueux est libre, p. 870 333Zonar., Annal ., XIV, p. 54. Pagitis, Dissert. Hisp ., part. II, IV, 6. 334 Cd. Teod., lib XIII. Paratil., tom. I, p. 2. 335 Cd. Teod., lib. XIII, tt. I, l. 1, y lib. XVI, tt. II, l. 15. 336Cedrenus, Chron ., pp. 357 y 363. Evagre, Hist Eccles ., III, 39. Zonar., Annal ., XIV, p. 54. Bulang., De Tribut ., cap. XXVI. 337Zsim., II, p. 446. 338Tillemont, Hist Emp ., tom. IV, p. 276. Goth ad Cod Theod., lib. XIII, tt. I, l. 1. 339Liban., Contra Floren ., p. 427. Edicin de Morelli. 340Zsim., II, p. 446. 341 Act Apostol ., XX, 34. S. Pablo, I, ad Corinth., IV, 12. dem, I, ad Thessal., II, 9, y II, III. 8. 342dem, ibd ., 10-12. 343San Clemente Alejandrino, Pdag ., III, 4. 344 Martyrium SS. Crispini et Crispiniani en Acta SS., Octobris, t. XI, p. 535. 345San J. Chrys., In I Cor., Homil. V, 6. 346dem, ibd. 347San J. Chrys., In illud : Salutate Priscillam ., Homil. I 5. 348 Regula S. Antonii 40. 349Prefacio de S. Jernimo a la Regla de S. Pacomo 350Vita S. Euphrani, en Acta SS ., Martii, tom. II, p. 264. 351San Jernimo, Ep. 26 ad Pammachium. 352Tcit., Anal ., I, 11. Din Cas ., LV, 34. 353Paul. Oros., VI, 2l. Joseph, Bell Jud ., II, 16, § 4. Just. Lipr., De Magnitud rom., I, 3. 354Tcit., Agrcol ., 13.

PAGE 205

JOS ANTONIO SACO /201 /201 /201 /201 /201355dem, ibd., 34. 356Tcit., Annal ., XIV, 31, y en Agrcol ., 15 y 31. 357Din Cas., lib. LXVII. 358Din. Cas., lib. LXVIII. Eutrop., lib. VIII, § 2. Aurel. Vict., in Epitom 359Eutrop., VIII, 2. 360Din Cas ., LXVII. Aurel. Vict., in Trajan ., Eutrop., lib. VIII § 3. 361Eutrop., VIII, 6 (3). 362Sexto Rufo, Breviar ., 20. 363Flav. Vopisc., Aurel. 39 364Jul. Capitol. Marc Aurel., 8 y 9. Din. Cas., LXXI. 365Eutrop., VIII, 10. 366dem, ibd ., 18 (10). l. Spart., Sept. Sever ., 18. Sexto Rufo, Breviar ., 21. 367l. Spart., ibd. 368Din Cas ., lib. LXXV. Herodian., lib. III. l. Spart., Sept. Sever ., 15 y 16. Sext. Rufo, Breviar ., 21. 369Din Cas ., lib. LXXX. Herodian., lib. VI. Malcol., History of Persia, I, 71. 370Sext. Rufo, Breviar ., 22. 371Lamprid., Alej Sever ., 49, 54 y 55. 372Eutrop., IX, 18 (12). Sexto Rufo, Breviar., 24. Flav. Vopisc., Car ., 8. 373Eutrop., IX, 24 y 25. Festus, Aurel Vic 374Sexto Rufo, Breviar ., 25. 375dem, ibd ., 23-29. Eutrop., X, 10, 16 y 17. Amm. Marcel., XVIII, XIX, XX, XXIV y XXV. Procop., Histor Arcana Zsim., XIII. Liban., Orat ., Parent., 143. 376Sexto Rufo, Breviar ., § 3. 377dem, ibd. 378San Jernimo, Epst. ad Princiam. 379 Cd Teod., lib. V, tt. VI, l. n. 380Valent., Novel ., III, tt. XXXII. Adicin al Cdigo Teodosiano de la edicin hecha en Bonn (Alemania) en 1842. 381 Cd. Teod., lib. V, tt. VII, l. 1. 382Trebel. Pol., Vita Galien ., § 5. 383Amm. Marcel., lib. XXVI, cap. X. 384Tit. Liv., III, 32. 385Din Cas., X, 53. 386Sueton., Ner ., 39. 387Sueton., Titus, 8. 388Galeno en muchos pasajes. 389Jul. Capitol., Verus 8, y Marc Aurel., 13. 390Paul. Oros., Hist ., V, 2 y 15. Amm. Marcel., XXIII, 6. 391Din, LXXII, XIV. Herodian., I. 392Trebel. Pol., Vita Gallien ., § 5. Oros., lib. VII, cap. XXI. Zsim., lib. Y. Euseb., Chronic Zonaras, lib. XII. 393Mariana, Historia de Espaa lib. V, cap. I.

PAGE 206

Libro DecimocuartoINV INV INV INV INV ASIONES DE LOS BRBAROS DEL NOR ASIONES DE LOS BRBAROS DEL NOR ASIONES DE LOS BRBAROS DEL NOR ASIONES DE LOS BRBAROS DEL NOR ASIONES DE LOS BRBAROS DEL NOR TE TE TE TE TE EN EL IMPERIO ROMANO EN EL IMPERIO ROMANO EN EL IMPERIO ROMANO EN EL IMPERIO ROMANO EN EL IMPERIO ROMANO CONSIDERAD CONSIDERAD CONSIDERAD CONSIDERAD CONSIDERAD AS AS AS AS AS CON RELACI"N A LA ESCLA CON RELACI"N A LA ESCLA CON RELACI"N A LA ESCLA CON RELACI"N A LA ESCLA CON RELACI"N A LA ESCLA VITUD, VITUD, VITUD, VITUD, VITUD, ANTES Y DESP ANTES Y DESP ANTES Y DESP ANTES Y DESP ANTES Y DESP US US US US US DE LA DESTRUCCI"N DE LA DESTRUCCI"N DE LA DESTRUCCI"N DE LA DESTRUCCI"N DE LA DESTRUCCI"N DEL IMPERIO DE OCCIDENTE DEL IMPERIO DE OCCIDENTE DEL IMPERIO DE OCCIDENTE DEL IMPERIO DE OCCIDENTE DEL IMPERIO DE OCCIDENTELa grandeza del Imperio romano empez a declinar sensiblemente desde la muerte de los Antoninos, y los mayores peligros le venan de la frontera del norte; pues de ella lo amenazaban muchos pueblos tan brbaros como belicosos. Dos grandes tribus de raza germnica ocupaban la mayor parte de la Europa. Extendase una ms all del Bltico hasta las regiones septentrionales; y otra andaba esparcida por la Germania propiamente dicha. Pens Strabn que la palabra germanos significa verdaderos galos, nombre que les dieron los romanos por su gran semejanza con ellos.1Refut Watcher2 este error, pues la palabra german se compone de las dos teutnicas ger-mano; o sea, hombre de guerra, hombre belicoso. Apellidaron as los galos a algunos pueblos de la Germania que habiendo pasado el Rhin, invadieron una parte de la Galia, expulsaron a sus habitantes y apoderronse de sus tierras. Este nombre, dado al principio a los invasores, extendiose con el tiempo a toda la nacin.3 La voz germano es comparativamente nueva, pues la antigua, la misma que llevan hoy, es theutscher o deutscher. La tribu que se mova en la Germania propiamente dicha, componase, segn Tcito, de tres grandes familias: ingevones, hermiones, istevones.4A estas tres aade Plinio dos ms: la de los vindilos,5 de donde nacieron despus los vndalos, hrculos, rugianos y lombardos; y la de los peucinios o bastarnos, limtrofes de la Dacia.6 Aunque Tcito menciona tambin a los peucinios, venedos y feunos, duda si pertenecieron a la raza germnica o a la srmata.7A la poca en que empiezan las noticias histricas sobre los germanos, ocupaban los ingevones las tierras que se dilatan desde el Oder

PAGE 207

JOS ANTONIO SACO /203 /203 /203 /203 /203 hasta las costas del Bltico y del mar del Norte; los hermiones habitaban el centro de la Germania, y los istevones, el espacio comprendido entre el Vstula y el Elba. Cada una de estas tres grandes familias se compona de muchos pueblos. Los principales que entraron en la de los ingevones fueron los frisones que moraban las orillas del Rhin hasta el ocano, y alrededor de grandes lagos;8 los cimbros que vivan en la pennsula llamada Cmbrica desde entonces, y que despus form parte de Dinamarca; los jutas, teutones, anglos y chaucos, que comprendan en s muchas tribus. El nombre de hermiones comprenda a los quados, marcomanos, cattos que habitaban en la Hesse y en las mrgenes del Mein; a los hermunduros, en las del Saal; a los cheruscos, en las del Weser, a los btavos que, extendindose un poco sobre las del Rhin, ocupaban parte del pas9llamado despus Holanda; y, por ltimo, los suevos. stos poblaban la mayor parte de la Germania, y se componan de diferentes tribus con nombres particulares,10 siendo la de los semnones la ms antigua y noble de todas.11 Los suevos dieron su denominacin a la Suevia, y tambin a la Suecia, adonde pas una de sus tribus, tres siglos antes de la era cristiana. Los istevones comprendan los gpidos, borguiones, guttonos o godos, varinos y otros, que Plinio numera equivocadamente entre los vindilos.12Algunos siglos antes de haberse apoderado estos brbaros del Imperio de Occidente, ya conocieron la verdadera esclavitud; pues en las muchas guerras que tuvieron entre s y con los eslavos, esclavizaron a los prisioneros, sin que de tal suerte se escapasen ni aun las mujeres.13Casos hubo en que los esclavos fueron vendidos hasta en las fronteras del Imperio romano.14Los germanos, en sus guerras, no siempre esclavizaron, segn costumbre, a toda la nacin vencida, sino que dejaban a ciertas familias sus tierras y su libertad. Los individuos que a stas pertenecan podan considerarse como colonos o siervos; y tales fueron los liti o leuti en la confederacin de los francos, y los lassi entre los sajones. Esclavos dioles tambin la ardiente pasin del juego que los arrastraba. “Lo que asombra, dice Tcito, es verlos entregarse en ayunas a los juegos de azar como si fuesen serios negocios, con un ardor tan temerario en la ganancia y en la prdida, que despus de haber perdido cuanto tienen, juegan como ltimo resto su propia libertad y su cuerpo. El vencido sufre esta esclavitud voluntaria, y aunque ms joven y ms robusto que el vencedor, se deja atar y vender sin resistencia. A semejante resignacin en cosa tan mala llaman ellos buena fe. Los esclavos que se adquieren en el juego, son vendidos inmediatamente por el ganador, para eximirse de la vergenza que le causa su victoria”.15

PAGE 208

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 204\ 204\ 204\ 204\ 204\ No fue dura en general la esclavitud entre los germanos. No haba diferencia en la educacin del amo y del esclavo, pues ambos vivan juntos en las mismas tierras y entre los mismos ganados, hasta que la edad y el valor separaban al hombre de raza libre del esclavo.16 Rara vez se le castigaba, encadenaba o cargaba de trabajo; y si el amo sola matarlo, quedaba impune, bien que esto no lo haca por castigo, ni crueldad, sino arrebatado de clera.17Emplearon los germanos a sus mujeres e hijos en el servicio domstico; y a sus esclavos en la agricultura, quienes pagaban al amo de las tierras cierta cantidad de granos, ganados o vestidos;18 en lo que se asemejaban a los siervos que hubo despus en Europa. No fue siempre la agricultura la ocupacin de los enemigos esclavizados, pues sola exigrseles un tributo o que sacasen hierro de las minas.19La aplicacin de los esclavos a la agricultura prueba que algunos pueblos germnicos haban ya abandonado la vida errante, fijndose en ciertas tierras; y como Tcito, a quien tomo aqu por gua, escribi su obra a fines del primer siglo de la era cristiana, aparece que cambio tan importante se efectu algunas centurias antes de la destruccin del Imperio de Occidente. Desde entonces, las tierras adquiridas por los germanos, o pertenecieron a la tribu o comunidad, o fueron propiedad exclusiva de los guerreros a quienes se repartan segn su mrito.20 Las primeras llamronse allmend; las segundas, allodes. stas heredbanlas exclusivamente los hijos primognitos, quienes nunca podan enajenarlas, y estaban obligados a mantener a todos los miembros de la familia hasta que se casasen y adquiriesen por el matrimonio su completa emancipacin. Como los brazos empleados en el cultivo de estas tierras pagaban un canon en ganado, vino de aqu que se las llamase feod, de fe vich (ganado) y od (hacienda). Tal fue el origen de los feudos que aparecieron en siglos posteriores. De libertos, pero muy inferiores a los esclavos, habla Tcito igualmente. Su influencia era poca en la casa, y nula en el poblado, excepto en las naciones que tenan reyes, porque stos, usando de su autoridad, los elevaban sobre la clase libre y aun sobre la noble.21Tenan los esclavos cortado el cabello; y los suevos, para distinguirse de ellos y de los dems pueblos germnicos, recoganse y ataban la cabellera, fijndola a veces en la coronilla de la cabeza.22Los reudignos, aviones, anglos, varinos y otras tribus suevas adoraban como divinidad a Hertha, la tierra madre, la cual bajaba algunas veces, segn su creencia, a tomar parte en las cosas humanas. En una isla del ocano exista un bosque sagrado, en donde se conservaba un carro dedicado a la diosa y cubierto con un lienzo que slo poda tocar el sacerdote. Cuando ste crea que ella haba entrado en el carro, tirado

PAGE 209

JOS ANTONIO SACO /205 /205 /205 /205 /205 era por novillas, y el sacerdote lo segua con el ms profundo recogimiento. En los lugares que la diosa se dignaba visitar, hacanse grandes fiestas, y por trmino de ellas, el carro, el lienzo que lo cubra y aun la diosa misma lavbanse en un lago retirado: operacin que ejecutaban esclavos, los cuales eran sorbidos por el lago, concluido el lavatorio.23Poseyronlos igualmente los suiones, pueblo de raza sueva, que habitaba en las islas de Zelanda y en otras ms al norte. Como vivan bajo de un gobierno desptico, y el mar y sus buques los defendan de la sbita invasin de enemigos, no todos estaban armados. Era, pues, inters del jefe absoluto tener las armas a su disposicin; pero no bajo la custodia de un noble, de un libre o de un liberto, sino bajo la de un esclavo; pues ste le inspiraba menos temor que todos aquellos.24Todas las naciones germnicas fueron desconocidas a Roma hasta el ao 640 de su fundacin, en que resonaron por primera vez en el territorio de aquella repblica las armas de los germanos.25 Emigrando los cimbros y los teutones sus vecinos, que habitaban en la pennsula llamada Quersoneso mbrico, atravesaron sin obstculos toda la Germania. Los teutones dirigironse hacia las Galias, y los cimbros llegaron al Danubio, tomaron las aguas del Drave, batieron las legiones romanas en las fronteras de Iliria, devastaron esta provincia y tornaron despus al Danubio, en donde permanecieron cuatro aos, y desde all pidieron a Roma tierras en Italia para establecerse en ellas y servir a la repblica como soldados. Negada esta peticin, pusironse de acuerdo con los teutones, alironse con las naciones principales de la Helvecia,26 cargaron sobre las Galias, y todos reunidos, destrozaron las legiones de Carbn, de Silano y de otros generales, llenando a Roma de terror. En tan inminente peligro, patricios y plebeyos olvidaron sus antiguas discordias, y confiando a Mario la suerte de la patria, ste, cual otro Camilo, la salv entonces, matando en las grandes batallas de las inmediaciones de Aix y de las llanuras de Verceil ms de 300 000 brbaros, y esclavizando 140 000,27 nmero que Plutarco y Orosio elevan a 150 000.28No se habl ms de brbaros en Roma hasta el ao 696 de su fundacin, en que las guerras civiles de los galos llamaron los suevos a su territorio; pero encontrndose all con las armas de Csar, que ya conquistaba las Galias, fueron completamente batidos por aquel gran capitn, y arrojados a las tierras de donde haban salido de la Germania. Bajo el reinado de Augusto, muchas hordas germnicas asaltaron el imperio; pero la firme diestra de aquel prncipe rechazolas todas de sus fronteras.29A manos de diversos pueblos germnicos pereci Quintilio Varo con tres de sus legiones, cerca del Lippe, en el ao nono de la era cristiana.30 Desde tan memorable derrota al reinado de Decio, corrieron ms

PAGE 210

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 206\ 206\ 206\ 206\ 206\ de dos centurias y media; y aunque durante ellas hubo algunas irrupciones, y a esclavitud fueron indistintamente condenados, ya brbaros, ya romanos, slo una vez en tan largo perodo, viose gravemente comprometida la existencia del imperio. Esto acaeci bajo el reinado de Marco Aurelio, el ao 165, cuando muchas naciones germnicas se coligaron con otras de la Sarmacia. “Todos los pueblos, dice Julio Capitolino, desde las fronteras de la Escitia hasta la Galia, se haban sublevado simultneamente. Marcomanos, nariscos, hermunduros, quados, suevos, srmatas, latringes y buros. stos, y aun otros, como los sosibos, sicobotas, rhoxolanos, bastarnos, alanos, peucinos y costoboces, se haban juntado con los victovales”.31Tan espantosa muchedumbre de brbaros pas el Danubio, y Roma en su conflicto, viose obligada a formar legiones, no slo de gladiadores y de esclavos, sino aun de bandidos de la Dalmacia y la Dardania.32Tan envilecido estaba ya el pueblo romano, que reprobaba las medidas defensivas de Marco Aurelio, no porque alistase en la milicia gente tan degradada, sino porque llevndose a los gladiadores, lo privaba del placer de sus combates, y deca que de este modo el emperador quera obligarlos al estudio de la filosofa.33 Para contener el torrente que amenazaba al imperio, Marco Aurelio march hacia los puntos ms importantes del Danubio, y despus de larga y sangrienta lucha, logr vencer a los invasores, forzndolos a restituirle ms de 160 000 sbditos romanos que haban esclavizado.34 Diose a sta el nombre de Guerra de los Marcomanos, no por ser ellos los nicos que la hicieron, como acabamos de ver, sino porque eran los ms vecinos a las fronteras del imperio. Siguironse otras irrupciones en que siempre se impuso la esclavitud a los vencidos; pero como ellas fueron de poca importancia, el imperio triunf fcilmente de los brbaros: triunfo debido a la superioridad de sus armas; a los restos del espritu marcial que an conservaban sus legiones y a las frecuentes guerras que desde tiempos remotos tenan los brbaros entre s, y que haca ms de un siglo miraba Roma con placer. Aludiendo Tcito a ellas, exclam: “Ojal que, a falta del amor por Roma, esos odios recprocos permanezcan y duren entre estas naciones; porque al ver cmo se precipitan los destinos del imperio, la fortuna no puede ofrecernos favor ms grande que las discordias de nuestros enemigos”.35Este pasaje revela el terror que haban los brbaros infundido a Roma; y cuando los vnculos de la disciplina militar se rompieron de una vez; cuando el amor de la patria se apag enteramente en el pecho de los ciudadanos, y cuando la corrupcin general y las guerras civiles destrozaron el imperio, entonces aquellas hordas, a fuerza de golpes repetidos, abatieron para siempre el remontado vuelo de las guilas romanas.

PAGE 211

JOS ANTONIO SACO /207 /207 /207 /207 /207 En 233, algunas tribus germnicas asaltaron las tropas romanas que guarnecan las fronteras del imperio, y penetraron simultneamente en la Galia y en la Iliria, saqueando y desolando las aldeas y ciudades. Expulsolas Macrino de esta ltima provincia, y el emperador Alejandro Severo las rechaz de la Galia, en donde desgraciadamente fue asesinado por una sedicin militar. Como los generales de aquel emperador haban hecho con xito la guerra en Persia, en Armenia y en la Mauritania Tingitana, reparti entre ellos y sus soldados las tierras fronterizas al enemigo, y para que no quedasen incultas, dioles tambin por esclavos a muchos prisioneros que haba cogido.36La Galia de aquellos tiempos, aun sin incluir la llamada Cisalpina, era mucho ms grande que la Francia de 1870. Servanle de lmites el ocano, el Mediterrneo, los Pirineos, los Alpes y el Rhin, desde su salida del lago de Constanza hasta su embocadero en el mar. La Galia, pues, comprenda la Francia de hoy, toda la Blgica, un corto espacio de Holanda y Alemania, casi toda la Suiza, los Alpes Griegos, la Saboya y los Alpes Martimos. Diose el nombre de francos a una confederacin de varias tribus germnicas. Cuando sta invadi las provincias del Imperio romano, parta trminos con las asociaciones rivales de los sajones y alemanes, extendindose hasta las costas del mar del Norte sobre una gran parte del territorio comprendido entre las bocas del Elba y del Rhin, y sobre la margen derecha de ste, casi hasta el punto en que el Mein entra en l. La historia no habla de francos hasta el imperio de Gordiano hacia el promedio del siglo III en que invadieron la Galia por primera vez en el ao 240. Parece que esta confederacin se form en el segundo siglo de la era cristiana, ya para defender su libertad contra la opresin de Roma, ya con otro motivo. Inclnanse a lo primero algunos autores modernos, y creen que vino de aqu el nombre de francos, que en su concepto quiere decir hombres libres; pero hay quien opina que esa etimologa no se funda en ningn testimonio antiguo, ni en ninguna prueba sacada de las races de la lengua germnica, pues en glosarios muy antiguos se lee: Franci a feritate dicti; y franco o franko significa intrpido, feroz. Las naciones que formaron la confederacin germnica, fueron los cattos, bructeros, chancos, que eran, segn Tcito,37 los ms honrados de toda ella, los sicambros, cheruscos, slicos y otros pueblos. La denominacin de francos ripuarios y francos slicos, provino de la situacin que ocuparon las dos grandes fracciones o tribus principales de esta confederacin. A principios del siglo IV, y antes de haberse establecido en la Galia, los ripuarios habitaron las dos mrgenes del Rhin, y los romanos por eso los llamaron ripuarios, de la palabra latina ripa (ribera). El nombre de slicos se dio probablemente a la otra tribu por haberse fijado al principio de aquel siglo en los Pases Bajos, a orillas del Issel, Isala o Sala.

PAGE 212

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 208\ 208\ 208\ 208\ 208\ Pero ni los francos ni otros brbaros, tuvieron tanta parte en la destruccin del imperio romano como los godos. Jornandes, Procopio y Paulo Dicono piensan que los godos fueron indgenas de la Escandinavia. Otros creen que, aunque la habitaron, no eran originarios de ella: y no falta quien los haga oriundos del Asia. Pero en medio de tan divergentes opiniones, todos estn acordes en admitir que los godos residieron en la Escandinavia. Rama de la gran familia de los istevones, ocuparon en los das de Tcito y aun mucho antes, el noroeste de la Polonia, de la Prusia Meridional, de la Pomerania y del Mecklemburgo. De estos puntos emprendieron nueva emigracin, va de oriente, y coligndose despus con varios pueblos, empezaron a hacerse formidables a las naciones de la Sarmacia. Vencidas algunas de ellas, la confederacin goda acab de engrandecerse cuando entraron en ella los marcomanos y los quados, de origen germnico, y tambin los peucinos, bajo cuyo nombre se comprendan los bastarnos, pœnios, getos, triballios y dacios, pueblos todos de raza eslava. Desde entonces aplicose el nombre de godos, no slo a la nacin llamada as al principio, sino a la confederacin de que ella fue parte principal. Segn el historiador Abblavius, a quien se refiere Jornandes en su obra, dividiose la nacin goda en dos grandes fracciones,38 dndose el nombre de ostrogodos o greuthunges a los que habitaban en la Sarmacia o Escitia al oriente del Vstula y del Dniester, y el de visigodos a los que moraban al occidente de dichos ros. La primera tentativa que hicieron contra el Imperio romano fue en 193; pero no la realizaron, porque habiendo cado un rayo mientras estaban reunidos en su asamblea, mat a su jefe, y ellos consideraron este acaecimiento como pronstico fatal a su empresa. Renovronla, sin embargo, en 240, ao en que, acompaados de los srmatas, hicieron una irrupcin en la Mesia; pero el joven Gordiano los forz a retroceder y a retirarse del imperio. Antes del ao 245, 30 000 godos y bastarnos acompaados de 3 000 carpos volvieron a invadir la Mesia, y no salieron de ella sino despus de haber recibido un rescate:39 seal evidente de la decadencia del imperio. Bajo el reinado de Decio, en 250, asaltaron los godos por tercera vez la Mesia, llegando hasta la Tracia y Macedonia. En una sangrienta batalla pereci Decio, y muchedumbre de personas fueron esclavizadas, hallndose entre ellas algunas de distincin.40En 252, esos mismos godos, los borgoones, burienos o burii como los llama Tcito, y aun los escitas, inundaron de nuevo todas las provincias romanas del Danubio, robando ciudades y campos; y aunque rechazados hasta ms all de las fronteras, los godos repitieron sus asaltos, dirigindose hacia el Asia en 258. Unidos con las hordas de las costas

PAGE 213

JOS ANTONIO SACO /209 /209 /209 /209 /209 del Bsforo Cimmeriano, lanzronse al Ponto Euxino; y aunque no siempre victoriosos en sus correras por aquellas regiones, retirronse con muchos esclavos europeos y asiticos que hicieron en las costas de aquel mar y en otros pases.41Habitaron los hrulos en las costas del Bltico cerca de los vndalos y rugienos. De all bajaron, sin que sepamos cuando, a los pases meridionales; y en la poca a que aludo, ya estaban establecidos en las mrgenes del Ponto Euxino, entre el Dniester y la Palus Meotis (mar de Azof). Como antes de haberse fijado en ellas ya se llamaron hrulos, no tiene razn Jornandes,42 en decir que se les dio este nombre porque habitaban cerca de las tierras pantanosas del mar de Azof. En el invierno de 259, salieron de la costa occidental del Ponto Euxino, atravesaron el Danubio, que estaba helado, llegaron hasta las inmediaciones de Bizancio y, apoderndose de las barcas de los pescadores, cruzaron el Bsforo de Tracia, desembarcando en Calcedonia, sobre la costa del Asia Menor. Esta ciudad, Pruse, Nicomedia y Nicea fueron saqueadas, y las dos ltimas entregadas a las llamas. ¡Cuntos infelices no arrastraran entonces las cadenas de la esclavitud! Mientras estas cosas pasaban en oriente, ya haban las provincias de occidente sufrido el azote de nuevas invasiones. Haban ya por este tiempo adquirido los romanos algunas posesiones entre el Danubio y el Rhin, al sudoeste de la Germania. Parece que para resistir a las fuerzas del imperio, o por otra causa, formose en aquellas inmediaciones una confederacin llamada de los alemanes, y que se compuso de los pueblos pequeos de origen suevo. El nombre alemanes provino de que todos los hombres (alle-maenner) allemani como decan los romanos, eran soldados para defender su independencia; y es de creer que bajo de esta denominacin quedaron comprendidas todas las tribus que haban entrado en aquella liga, sin que por eso hubiese perdido ninguna su asamblea nacional, sus leyes, su gobierno particular ni sus jefe. En 256 penetraron en el imperio, y dividindose en dos cuerpos, extendironse unos hasta el sur de la Galia, y otros hasta Italia, y hecho que hubieron un gran botn, tornaron a sus tierras.43Despus de los reinados de Valeriano y Galieno, el imperio tuvo un corto respiro. Desde Claudio II a Diocleciano, los brbaros fueron vencidos, las fronteras del imperio no se traspasaron impunemente, y por 30 aos consecutivos, Roma ech sobre sus invasores el yugo de la esclavitud. Humillando Claudio en Tracia, Mesia y Macedonia a los godos y a otros brbaros que los acompaaban, esclaviz muchedumbre de ellos.44“Hemos cogido, escriba l a Broccho, tantas mujeres que se ha podido dar dos y hasta tres a nuestros soldados victoriosos”.45 Y Trebelio

PAGE 214

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 210\ 210\ 210\ 210\ 210\ Polin, celebrando los triunfos de aquel emperador contra 320 000 brbaros, deca que las provincias romanas fueron cultivadas por muchedumbres de esclavos brbaros y de labradores viejos.46Las victorias de Aureliano dieron tambin esclavos al imperio,47 y como tales marcharon, con las manos atadas, delante de su carro triunfal, godos, vndalos, francos, srmatas, alanos y otros brbaros.48 Caro venci a los srmatas, y esclaviz 20 000 de ambos sexos.49 Los ejrcitos victoriosos de Diocleciano, ora mandados por l en persona, ora por Maximiano y Constancio, transportaron a las fronteras del imperio multitud de brbaros cautivos.50En los dos primeros tercios del siglo IV, las invasiones fueron mucho ms frecuentes por la frontera del Rhin que por la del Danubio; pero las legiones romanas pudieron todava defenderse vigorosamente, y aun tomar la ofensiva en muchos casos, batiendo y esclavizando a los invasores. Muerto Constantino, los francos y los alemanes redoblaron sus irrupciones en la Galia. En el ao 356 saquearon 40 ciudades florecientes, situadas en las mrgenes del Rhin, sin contar otras menos importantes que desolaron en el interior.51 Los esclavos que de ellas sacaron entonces, corrieron la suerte de los de las invasiones anteriores y posteriores; pues los brbaros reservaban unos para su servicio, y vendan otros a los italianos y a los griegos. Juliano purg de brbaros las Galias, y haciendo varias entradas en la Germania, no slo esclaviz algunos de sus habitantes,52 sino que recuper todos los sbditos romanos que haban sido cautivados.53 Gibbon dice, que los esclavos restituidos entonces ascendieron a 20 000; pero Zsimo y Ammiano Marcelino, que son los textos en que l se funda, no fijan nmero alguno. En el mismo error de Gibbon incurri el historiador Sismondi.54Los sajones que al promedio del segundo siglo de nuestra era ocuparon el litoral comprendido entre el Elba y el Eider al sur del Quersoneso Cmbrico, y algunos islotes del mar del Norte, hicieron frecuentes irrupciones en las costas de la Galia en el siglo IV.55Varias son las opiniones acerca de la etimologa de aquel nombre; pero la ms probable es la que se deriva de s aher o sachs, arma corta y tajante; o sea, cuchillo grande de que se servan los sajones. Este nombre que se dio al principio a una sola nacin, aplicose despus a la confederacin que ellos formaron con otros pueblos en el siglo II o III de la era cristiana. Su valor, su ferocidad y las vctimas humanas que inmolaban a sus dioses, infundieron gran terror a los pueblos que invadan.56 Por eso, Sidonio Apolinario, obispo de Clermont, los consider como el azote ms formidable de las Galias. “No tenemos, dice, enemigos ms crueles ni ms peligrosos que los sajones. Vencen a todos los que se atreven a oponrseles, y sorprenden

PAGE 215

JOS ANTONIO SACO /211 /211 /211 /211 /211 a los imprudentes que no se preparan para su ataque. Cuando persiguen, infaliblemente alcanzan, y cuando son perseguidos, es cierto que se escapan. Desprecian el peligro, estn acostumbrados a los naufragios, y anhelan conseguir el botn con riesgo de su vida. Las tempestades, tan terribles para otros, a ellos les sirven de placer. La tormenta es su proteccin, cuando son perseguidos por el enemigo y vlense de ella para ocultar sus operaciones, cuando meditan algn asalto. Antes de dejar sus playas, inmolan en los altares de sus dioses la dcima parte de los cautivos principales”.57Dados a la piratera, lanzbanse al mar en botes chatos de madera ligera, forrados de pieles, y con cubiertas de cuero.58 Con tales bajeles podan introducirse fcilmente por los ros en el interior de los pases que asaltaban, salvando todos los obstculos que se les presentaban. Inglaterra, llamada entonces Bretaa, no por estar separada del continente librose de los males que afligieron a las dems naciones de occidente. Invadironla los sajones por primera vez en 449; y auxiliados de los anglos, sus vecinos, y de los pictos que habitaban el norte del Eider, fundaron, de 455 a 480, ocho reinos, despus de haber reducido a servidumbre a muchos de los bretones que no haban podido huir al pas de Gales, al de Cornuailles y a la Armrica en el vecino continente. A pesar de la decadencia del imperio, la barrera que separaba a los brbaros del mundo civilizado, no se rompi de una vez sino el ao 376, cuando los hunos vencieron a los alanos en las orillas del Tanais. Los hunos, derramados ms all de la Palus Meotis, eran de raza trtara y de espantosa ferocidad. Al nacer los nios varones hacanles largas heridas en la cara, para destruir todo germen de barba y que nunca les saliese. De color amarillo, cabeza voluminosa, cuello corto, ojos pequeos y hundidos, labios gruesos, miembros robustos y anchas espaldas, su conformidad tena, segn la expresin de Ammiano Marcelino, alguna cosa de sobrenatural, y parecan ms bien animales bpedos que seres humanos. Sin cabaas, habitaban en los bosques y montes; de pies a cabeza vestanse de pieles; alimentbanse de races o carne cruda, sin ms preparacin que ablandarla bajo la silla de sus caballos; resistan el hambre, la sed y el rigor del clima. No combatan sino a caballo; manejaban el arco con admirable destreza, y las flechas, su arma principal, terminaban en puntas de hueso. En el ataque eran irresistibles, y en la fuga tan veloces que era imposible alcanzarlos. Parecan clavados en el caballo, y sin apearse de l ni de da ni de noche, coman, beban, trataban de sus negocios y aun dorman reclinando la cabeza sobre el pescuezo del animal.59Los alanos, al decir de Ammiano Marcelino, fueron los antiguos masagetas. Habitaron en la Escitia, al oriente del Tanais, y vencieron a los nevros, agathyrsos, gelones y a otros pueblos de aquella regin, los

PAGE 216

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 212\ 212\ 212\ 212\ 212\ cuales acabaron todos por confundirse bajo el nombre genrico de alanos. Alimentados ms de leche que de carne, sin casas ni agricultura, vagaban continuamente por las inmensas llanuras de la Escitia, sirvindoles de habitacin sus carros cubiertos de cortezas de rboles. El mismo Marcelino hace de ellos la siguiente pintura: “Son generalmente hermosos, de buena talla, de cabellos algo rubios. Su mirada es ms bien marcial que feroz. En cuanto a la rapidez del ataque y disposicin belicosa, en nada ceden a los hunos, aunque son ms civilizados que ellos en el modo de alimentarse y vestirse. Las mrgenes del Bsforo Cimeriano y de la Palus Meotis son el teatro ordinario de sus robos y correras, las que a veces extienden hasta la Armenia y la Media. El placer que las almas suaves y tranquilas hallan en el reposo, ellos lo encuentran en los peligros y en la guerra. A sus ojos, la suprema felicidad consiste en dejar la vida en el campo de batalla, y morir de vejez o por accidente, es el oprobio ms grande en que se puede caer. Matar un hombre es un herosmo que no hay elogios con que celebrarlo, y el ms glorioso de los trofeos es la cabellera de un enemigo sirviendo de caparazn al caballo... La esclavitud es desconocida entre ellos: todos nacen de sangre libre, y aun hoy escogen por jefes a los guerreros ms hbiles y valientes”.60Vencidos los alanos por los hunos, juntronse stos con otras tribus, y precipitronse como un torrente sobre los godos, que a la sazn habitaban en las vecinas fronteras del Imperio romano. Sin poder resistir al choque violento que los empujaba, huyeron despavoridos, y una parte de ellos suplic a Valente que los dejase pasar el Danubio y los acogiese en su territorio. Al cabo de un largo debate en el consejo de aquel emperador, accediose a su admisin, creyendo formar con ellos buenos soldados y poblar los desiertos de Tracia.61Mas, estos clculos fueron tan errneos como fatales al imperio. Los godos, en prodigiosa muchedumbre, y acompaados de sus mujeres, hijos y esclavos, pasaron el Danubio.62 Contra las rdenes del gobierno, ni a todos se les desarm, ni tampoco se reunieron los vveres necesarios para tanta multitud. Pronto se empez a sentir el hambre, y aprovechndose de esta calamidad el general Lupicio y Mximo, gobernador de Tracia, exigieron a los godos por un mal alimento, no ya el ms alto precio, sino aun a sus hijos por esclavos. “Lupicio y Mximo, dice Jornandes, arrastrados por la codicia, no slo les vendieron carne de ovejas y de bueyes, sino tambin de perros y de animales inmundos muertos de enfermedad, y tan caro, que pedan un esclavo por un pan, o 10 libras por un pedazo de carne; pero faltando ya los esclavos y los muebles, esos avaros traficantes llegaron a pedirles hasta sus hijos, y los padres se resignaron a vendrselos, prefiriendo que perdiesen ms bien la libertad que la vida”.63

PAGE 217

JOS ANTONIO SACO /213 /213 /213 /213 /213 Desesperados los godos acudieron a las armas, y en medio de la confusin general, los alanos, los hunos y otros brbaros, cruzaron tambin el Danubio, conjurronse todos contra el imperio, y arrollando las legiones romanas, llevaron el incendio, la muerte y la esclavitud por la Tracia y otras provincias hasta las puertas de Constantinopla.64 Los templos fueron profanados, violadas las vrgenes, insultadas las nobles matronas, y los ciudadanos, los sacerdotes y hasta los obispos conducidos como esclavos.65La muerte de Teodosio, el Grande, acaecida en 395, aceler el desmembramiento y la ruina del imperio. De las provincias del oriente cargaron los visigodos sobre las de occidente. Alarico, su caudillo, invadi dos veces la Italia en los primeros aos del siglo v. Vencido en la primera por los talentos militares de Stilicn,66 fue ms feliz en la segunda, pues logr entrar en Roma, matando y esclavizando a muchos de sus moradores.67 De all revolvi sus armas contra el sur de Italia, y la misma suerte cupo a los infelices habitantes de aquella regin.68En el intermedio de estas dos invasiones, los suevos, alanos, vndalos, borguiones y otros pueblos, asaltaron tambin la Italia. Capitaneados por el feroz Radagasio, marcharon hasta los muros de Roma; pero Stilicn venci de nuevo a los brbaros en las colinas de Fiesole, en donde hizo tantos prisioneros,69 que fueron vendidos a 1 ureo por cabeza, en vez de 25 que era su precio ordinario. Tanto terror haban infundido estas invasiones a los italianos, que todos los que podan emigrar, se refugiaban a Sicilia, Crcega, Cerdea, y aun a las costas del Egipto y del Asia. En estas terribles circunstancias alterose un punto importante de la legislacin de Roma. Segn ella, ningn romano poda ser esclavizado, y el que a s mismo se venda o era vendido por otro, tena derecho a reclamar su libertad, a menos que, siendo mayor de 20 aos, consintiese en su venta para participar del precio.70 Aun en este caso parece, segn las disposiciones de Diocleciano, que no quedaba esclavizado.71Los brbaros en sus irrupciones, despus de reservarse algunos prisioneros para su servicio, vendan los restantes; pues de dinero ms que de esclavos necesitaban. Pero, qu romano se atrevera a comprar un prisionero romano, cuando a ste lo declaraba libre la ley? Y no habiendo compradores, no quedaban expuestos muchos prisioneros a ser sacrificados por el vencedor? Para salvarles, pues, la vida mand Honorio, por un edicto publicado en Ravena el ao 408, que las personas as vendidas fuesen libres si ellas mismas se rescataban, o si haban servido cinco aos al comprador.72 Consternada Italia con las invasiones, llam a las tropas que guarnecan la Galia. Vindola entonces sin defensa, asaltronla los brbaros en 407, y recorrindola en varias direcciones, esclavizaron inmenso n-

PAGE 218

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 214\ 214\ 214\ 214\ 214\ mero de infelices. Tristsima es la pintura que de esta irrupcin nos dej la pluma de San Jernimo. “Feroces e innumerables naciones, as dice, han ocupado todas las Galias; el pas entre los Alpes y los Pirineos, entre el ocano y el Rhin, est enteramente devastado por el quado, vndalo, srmata, alano, gpido, hrulo, sajn, borguin, alemn y ¡oh, desgraciada repblica! aun por el pann. Maguncia, ciudad un tiempo ilustre, fue tomada y destruida... las poderosas ciudades de Reims, Amiens, Arras, Feruana, situadas en la extremidad de las Galias; Tournay, Spira y Estrasburgo, vieron transportar sus habitantes a la Germania”.73Los borgoones o burgundos, como ellos mismos se denominaron, eran de la gran familia de los istevones. Aquellos nombres tienen dos etimologas, una, que es la ms probable, se compone de las palabras gund, guerrero, y bor o bur, bosque, por los muchos que haba en el pas de donde sali aquel pueblo. La otra viene de burg, torre fuerte o castillo, porque stos abundaban en la patria primitiva de los borgoones. De las mrgenes del Oder, y no lejos del Bltico fueron bajando poco a poco hasta la Panonia, de donde los llam Valentiniano para hacer la guerra a los alemanes. Desde entonces permanecieron en los Alpes entre los orgenes del Danubio y del Rhin, y cuando Honorio guerreaba contra el visigodo Ataulfo en el sur de la Galia, ellos pidieron a aquel emperador que los dejase establecerse en los pases situados entre el Rhin y los Vosgos; lo cual les fue concedido en 414, bajo la condicin de defender las fronteras contra los alemanes. Worms fue la primera capital del reino que all formaron en tiempo de su rey Ganthacar. Muerto ste, abandonaron el Rhin e invadiendo otros territorios al oriente de las Galias, fundaron una vasta monarqua que abrazaba la Sequania, los Alpes Peninos y Graienos, la parte septentrional de la Narbonesa, la Vienesa y la primera Lyonesa. Un pueblo germano empez a tomar alguna importancia hacia el promedio del quinto siglo. Tal fue el de los boii o boienos que ocupando la hoya del Isar, comenzaron a constituirse en nacin, y a dar a ese pas los nombres de Boierland, Boibara, Boijaria, Bajuvaria, Bavaria y, en fin, Baiern, que es Baviera en espaol. Situada Espaa en los confines meridionales de la Europa y cubierta al norte por las Galias, habase salvado hasta entonces de las irrupciones de los brbaros. Slo una vez, segn Eutropio, fue invadida transitoriamente en la segunda mitad del siglo III hasta la ciudad de Tarragona, de que se apoderaron.74 Los primeros germanos que adquirieron en ella establecimientos de alguna duracin, fueron los suevos, alanos y vndalos; pues la insurreccin de Geroncio, gobernador de Espaa, a nombre del imperio, abrioles las puertas de los Pirineos. Precipitronse aquellos brbaros sobre la pennsula ibrica; y despus

PAGE 219

JOS ANTONIO SACO /215 /215 /215 /215 /215 de haberla devastado durante dos aos, hicieron, en 409, sus asientos en diversos puntos de ella. Una parte de los vndalos tom la Btica, por lo que llamose desde entonces Vandalocia, y despus, Andaluca. Los alanos fijronse en la Lusitania, y en la provincia Cartaginesa. A los suevos y a la otra parte de los vndalos, cupo la Galicia, entonces ms ancha de trminos que hoy, pues comprenda toda Castilla la Vieja. Pocos aos despus, huyendo los visigodos de la derrota que sufrieron en el medioda de la Italia en 413, entraron por primera vez en la pennsula, pero apenas se internaron en ella. En 416 hizo Honorio la paz con los visigodos, y sirviose de ellos para reconquistar las hermosas provincias que estaban en poder de otros germanos. Desde 417 empezaron a librarse muchos sangrientos combates en la Btica y en la Lusitania; y la guerra ardi por largos aos, no slo entre visigodos, vndalos, alanos y suevos, sino entre estas tres ltimas naciones, pues unas queran apoderarse del territorio de otras; y en esa lucha continua, muchedumbre de personas fueron condenadas a esclavitud.75Cuando Valentiniano III subi al trono, la potencia de los vndalos haba crecido tanto, que en 425 saquearon las islas Baleares y se apoderaron de Cartagena y de Hispalis, hoy Sevilla, capital de la antigua Btica. Movido el conde Bonifacio, gobernador de la provincia de frica, de un sentimiento de venganza y de ambicin contra aquel emperador, abri tratos con Geiserico para que pasase al frica con su gente, ofrecindole dividir con l el mando de la provincia y hacer un tratado de alianza ofensiva y defensiva. Asinti el brbaro a las propuestas que se le hacan y ajustose el tratado en 428. Preparose la expedicin, y juntndose a los vndalos algunos suevos, godos, alanos y otros brbaros, acompaados de sus mujeres, hijos y esclavos,76 pasaron el estrecho Gaditano e invadieron el frica septentrional con un ejrcito de 50 000 guerreros. En breve fueron taladas las provincias que se dilataban desde la Mauritania Tingitana hasta la Cirenaica. Hipona y Cartago se rindieron, y a la esclavitud dobl el cuello nmero incalculable de sbditos romanos.77Libre de vndalos la pennsula ibrica, los visigodos y los suevos trataron de apoderarse de toda ella. Habanse stos engrandecido, y el imperio, que an no haba renunciado a la dominacin de Espaa, excit, en 456, a los visigodos, que ocupaban la Aquitania, a que marchasen contra los suevos. Hicironlo as. En Braga esclavizaron la mayor parte de los habitantes y del clero; penetraron hasta Mrida, y volvieron a las Galias cargados de esclavos. Pocos das de vida quedaban ya al Imperio de Occidente y en el ao 470, Eurico, rey de los visigodos, dio el ltimo golpe al poder de Roma, pues conquist la Espaa Tarraconense, apoderose de Pamplona y Zaragoza, dispers por todas partes a los romanos, y no quedndoles ms que tal

PAGE 220

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 216\ 216\ 216\ 216\ 216\ cual punto aislado, ya la pennsula ibrica perteneci a los suevos y a los visigodos, ocupando stos la Btica y toda la provincia Tarraconense, y aqullos la Galicia y la Lusitania. Atila, el ms feroz de todos los invasores, desol el imperio a la cabeza de los hunos, en los 11 aos que corrieron de 441 a 452. Una parte de las Galias y de Italia lloraron con lgrimas de sangre las atrocidades de aquel monstruo; pero muchas ms derramaron los pases situados entre el Adritico y el Ponto Euxino. Procopio dice que de las provincias romanas se llev Atila, como esclavos, 120 000 cristianos;78 y, segn la expresin de Gibbon, los hunos despoblaron el imperio con el inmenso nmero de personas que esclavizaron.79En sus feroces correras, Atila, cual rey poderoso, se reservaba cuantos prisioneros quera; y hecho esto, los jefes principales separaban los cautivos ms ricos para repartrselos despus; pero no fue sta la suerte que siempre les toc, porque a veces eran condenados a morir en una cruz, a que se les reventase la cabeza apretndosela entre dos tablas, o a sufrir ambos suplicios. El emperador Teodosio envi al feroz Atila una embajada en los aos 448 y 449, y el retrico Priscos, uno de sus miembros, escribi una relacin interesante de ella. En el campamento de aquel brbaro vieron a su mujer que se presentaba en las pblicas recepciones rodeada de muchedumbre de esclavas; y tambin a los hunos principales de ambos sexos, servidos por esclavos. De stos habanse huido algunos a los romanos; pero tanto humill Atila a Teodosio, que le oblig a restituirle todos los que se haban escapado o a pagarle, por cada uno de los que faltasen, 12 piezas de oro,80 que equivalan a 48 pesos fuertes. La muerte de Atila libr al mundo romano de su ms formidable enemigo; pero nuevas tempestades se formaron en las regiones meridionales. Geiserico, rey de los vndalos, apoderado desde el promedio del siglo quinto del norte de frica, de las islas Baleares, de Crcega y de Cerdea, empez sus asaltos contra Italia. En 455 saque a Roma durante 14 das. Capua, Nola y otras ciudades fueron destruidas, y de todas ellas arrastr al frica, como esclavos, millares de cristianos.81Por algunos aos consecutivos repiti sus depredaciones en las costas de Espaa, Francia, Italia, Sicilia, Dalmacia y Grecia,82 y a esclavitud era condenada la gente que coga. En el transcurso del siglo V, ya el Imperio de Occidente haba cado en poder de los brbaros. La provincia de frica perteneca a los vndalos; Espaa, a los suevos y visigodos; las Galias, a stos y a los francos y borgoones, y la Inglaterra, a los anglos y sajones. En medio de tantas ruinas, an se vea sobre el trono de Italia la sombra del Imperio de Occidente; pero esta sombra al fin desapareci, cuando los hrulos, los rugianos y otros soldados brbaros se alzaron contra ella, y destronan-

PAGE 221

JOS ANTONIO SACO /217 /217 /217 /217 /217 do a Rmulo Augstulo, proclamaron rey de Italia, en Pava, el 23 de agosto de 476, a su comandante Odoachar.83 Desde entonces, la barbarie triunf completamente de la civilizacin, y la gran lucha entre las dos banderas ces en el occidente de la Europa. La influencia que estas invasiones ejercieron en mantener la esclavitud, no slo fue directa, imponiendo su yugo a incalculable nmero de personas libres, sino tambin indirecta, porque saqueados los pueblos, talados los campos, y prfugos o cautivos los labradores, la miseria vena en pos de tan grandes calamidades, y acosados por ella, familias enteras vendan su libertad. No se crea, empero, que estas invasiones influyeron nicamente en fomentar la esclavitud, pues tambin se encaminaron, aunque por vas indirectas, a producir en cierta manera un resultado contrario. Si hoy fuera dable computar el nmero de esclavos que haba en el imperio cuando empezaron los brbaros a conmoverlo en el siglo III, con el que hubo despus de las irrupciones, entonces se podra demostrar la considerable disminucin que sufrieron. Eran los esclavos una de las cosas que ms estimaba la rapacidad de los brbaros, porque sobre serles tiles para su servicio, podan llevrselos fcilmente de los pases invadidos y venderlos con provecho, ms ac o ms all del Rhin y del Danubio. Verdad es que de esta manera no menguaba el nmero absoluto de esclavos en Europa; pero s el relativo a las provincias del Imperio de Occidente, porque de ellas eran transportados al norte y al oriente. Otras veces, los esclavos mismos, ya por la crueldad de sus amos, ya por relaciones de paisanaje con los invasores, escapbanse de la casa de aqullos y corran a buscar amparo en el campamento de stos.84Menguaron tambin los esclavos con las invasiones, porque en los grandes conflictos armolos el gobierno, para repelerlas, dndoles la libertad; y como ellas eran cada vez ms formidables, publicose, en el ao 406, un edicto ofreciendo la libertad a los esclavos aptos a tomar las armas contra los brbaros invasores.85 Desde entonces se convirti en regla general lo que antes se haba slo permitido en casos excepcionales; y he aqu un nuevo motivo para que disminuyesen los esclavos dentro del Imperio romano. Por otra parte, las frecuentes irrupciones asolaron los pases de occidente, y arruinados sus habitantes, ni ya tenan con que reponer sus esclavos, ni aun cuando hubiesen tenido, habran osado comprarlos, pues nadie consideraba segura ni aun su propia libertad. Con la destruccin del Imperio de Occidente no cesaron las invasiones, pues continuaron en el de Oriente; y en aqul, con muy raras excepciones, siguieron por algunas centurias lidiando continuamente brbaros contra brbaros, conquistadores contra conquistadores, y esclavizndose mutuamente vencedores y vencidos.

PAGE 222

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 218\ 218\ 218\ 218\ 218\ Dueo ya Odoachar de Italia, march, pocos aos despus, contra los rugianos que habitaban entonces enfrente de la Nrica mrgenes del Danubio; mas, no corri mucho tiempo sin que l se viese asaltado por un formidable enemigo. Haban los ostrogodos ocupado la Panonia desde la muerte de Atila; de all pasaron a la Iliria y Macedonia; en 489 invadieron la Italia bajo el mando de Teodorico; despus de algunos combates triunfaron de Odoachar en 493; y al fin se apoderaron de las conquistas que ste haba hecho en Italia. Durante esta guerra, los borgoones, ya establecidos en el oriente de las Galias, atacaron la Liguria, y de ella sacaron, como esclavos, millares de cristianos;86 pero Teodorico, penetrado de nobles sentimientos, pues, aunque brbaro de origen, haba recibido una educacin romana, nombr a Epifanio, obispo de Pava, para que fuese a Lyon, corte entonces de la Borgoa, y rescatase a los italianos esclavizados. Epifanio llev consigo a Vctor, obispo de Turn; y Gundebaldo, rey de los borgoones, slo exigi rescate por aquellos que haban hecho armas contra sus tropas. Mas, como no hubiese dinero para redimirlos a todos, Alcimo, obispo de Viena, y Siagria, mujer rica y virtuosa, proporcionaron los medios necesarios para que volviesen a la libertad ms de 6 000 italianos.87A pesar de esto, Teodorico no fue enemigo de la esclavitud. Semejante idea no poda entrar en aquellos tiempos en la cabeza de un hombre, que aunque ya cristiano y sin duda gran rey, fue guerrero y conquistador. Considerado y temido de todos los monarcas vecinos, reciba con gusto los esclavos que ellos a veces le regalaban; y tan lejos estuvo de abolir o debilitar la esclavitud, que siempre la respet escrupulosamente. Por eso mand que se restituyesen a sus amos todos los esclavos acogidos a sus banderas, durante las conquistas que hizo en el oriente y sur de las Galias;88 y por eso tambin cuando las naves de Anastasio, emperador de Constantinopla, asaltaron las costas de la Calabria y Apulia, Teodorico, empeado en repelerlas, form una escuadra tripulada en parte hasta con esclavos que compr a sus amos.89 Sin embargo, es forzoso reconocer que en su largo reinado de 32 aos, no hubo trastornos polticos que fomentasen la esclavitud en Italia, porque empu con mano tan firme las riendas del gobierno, que supo conservar la paz interior de su vasta monarqua: monarqua que abrazaba la Italia desde los Alpes hasta la Calabria, la Sicilia y la Provenza, siendo adems seor o soberano de las dos Recias, de Dalmacia, de la Nrica y de la Panonia Sirmiense. En 527 subi Justiniano al trono de Oriente, cuyo imperio se compona entonces de la Tracia, Grecia, lliria, Siria, Asia Menor y Egipto. Deseoso aquel monarca de recobrar las provincias de occidente que

PAGE 223

JOS ANTONIO SACO /219 /219 /219 /219 /219 haban cado en poder de los brbaros, movi sus tropas contra ellas. Larga y sangrienta fue en frica la guerra contra los vndalos y moros: la esclavitud fue la suerte de los vencidos, y tantos a veces la sufrieron, que en una expedicin del general Salomn, un hombre o una mujer se vendan por una oveja.90Justiniano, antes de atacar a los ostrogodos en Italia, solicit la alianza de los francos. Solicitronla tambin los ostrogodos; y vindose Teodoberto, rey de Austrasia, llamado por ambos beligerantes, pas los Alpes, en 539, con un ejrcito de 200 000 hombres, segn Jornandes, o de 100 000, segn Procopio; pero traidor a los ostrogodos y a Justiniano, declarose enemigo de entrambos, rob, asesin e incendi la Liguria, y volvi a Francia cargado de esclavos.91Los ltimos 19 aos de los 64 que dur la monarqua ostrogoda, empleronse en pelear contra Belisario y Narss, quienes al fin sometieron, por entonces, la Italia a los emperadores de Oriente, dejndole un gobierno separado con asiento en Ravena. Tan prolongada lucha aliment la esclavitud, y aunque sta pes principalmente sobre los ostrogodos, a veces arrastraron tambin sus cadenas los griegos y los italianos. As sucedi en Miln, en donde los ostrogodos dieron muerte a los hombres, y entregaron a los borgoones las mujeres como esclavas.92El empeo de Justiniano en reconquistar el frica y la Italia, debilit su imperio, y quedando descubiertas las fronteras del alto Danubio, nuevos brbaros se lanzaron a las provincias de Oriente. An viva aquel emperador, y ya los alanos y algunos pueblos eslavos, como los esclavones y los antes, haban desolado repetidas veces la Tracia, la Grecia y los dems pases que se dilatan desde las inmediaciones de Constantinopla hasta el mar Jnico; y cada una de las 33 invasiones que hicieron en igual nmero de aos, cost al imperio, entre muertos y esclavos, segn el testimonio de Procopio, como 200 000 personas;93 o sea, 6 600 000. Contemporneamente a estos sucesos, los visigodos y los suevos, que desde el siglo V se haban repartido la Espaa, empezaron de nuevo a disputarse el poder; y despus de largos combates en que muchos prisioneros fueron esclavizados, pereci la monarqua sueva en 586, a los 174 aos de su fundacin. Nada estable haba entonces en el occidente de Europa: todo era trastorno y confusin, y los pueblos brbaros, empujndose unos a otros como las olas del mar embravecido, se combatan sin cesar. Si algunos, ms fuertes que otros, lograban afirmarse en algn punto, desde l asaltaban a los dems, ya para someterlos, ya para arrojarlos del territorio que ocupaban. De todos los de la Galia, Clovis, Clodoveo o Chlodwig, hijo del rey Chilperico y nieto de Moroveo, fue el ms afortunado y el ms ambicioso; pues acab con los ltimos restos del poder romano en las Galias. Despus de haber vencido, en 486, a

PAGE 224

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 220\ 220\ 220\ 220\ 220\ Syagrius, su ms inmediato vecino que gobernaba en Soissons a nombre de Roma, conquist, en 491, el pas de Lieja, llamado entonces de Tongres. Avanzando hacia el Rhin, en 496, destruy a los alemanes en Tolbiac, y abraz el cristianismo con muchos millares de los suyos. En el mismo ao subyuga la mayor parte de las tribus que obedecan a jefes francos vecinos suyos. En 497 marcha al oeste contra los armoricanos. En 500 invade a los borgoones y gnales una batalla. En 507 asalta la Aquitania, sometida a los visigodos, llega con sus hordas victoriosas casi hasta el Pirineo, saquea pueblos y campos, y se lleva atados como perros, de dos en dos, infinidad de habitantes que vendi como esclavos en diferentes lugares.94Estas violencias alcanzaron en algunas partes a los bienes de las iglesias, mas, cesaron luego que Clodoveo abraz el cristianismo; y tan respetuoso quiso mostrarse hacia ellas, que al volver de la guerra contra los visigodos, a principios del siglo VI, escribi a los obispos del reino una carta, manifestndoles haber recomendado que durante las hostilidades nadie tocase a los esclavos, ni a ninguna otra propiedad perteneciente a las iglesias.95En 509 revuelve de nuevo sus armas contra el Rhin, destrona a Siegebert, rey de Colonia, y subyuga a los francos ripuarios. Cuando Clovis muri, en 511, ya haba conquistado la Francia, a excepcin de los reinos de los borgoones y de los visigodos. Pero tales conquistas no se deben tomar en el rigoroso sentido que hoy se da a esta palabra; pues siendo apenas 5 o 6 000 los guerreros que seguan a Clovis, y no pudindose hacer con ellos ningn establecimiento civil, ni ocupar militarmente de un modo estable tan extenso pas, la dominacin era muy imperfecta. Reducase sta, a veces, a pagar un tributo o a una simple promesa de sumisin que casi nunca se cumpla, pudiendo asegurarse que el mvil principal de tales expediciones era saquear y coger esclavos. De la muerte de Clodoveo, en 511, a la de Clotario I, ltimo de sus cuatro hijos, entre quienes se haban repartido los Estados de aquel monarca, corrieron 50 aos. Durante ellos, renovaron los francos sus hostilidades contra los borgoones y los visigodos, saquearon la Avernia, la Septimania, la Italia, el pas de los sajones y el de los turingios; y como al mismo tiempo los hijos de Clodoveo se hacan mutuamente guerra, result que francos y no francos fueron esclavizados.96 Para mantener bajo de sus banderas a los guerreros francos que queran abandonarle, Teodorico, uno de los hijos de aquel monarca, les deca en 532: “Seguidme hasta la Avernia, y os har entrar en un pas en que cogeris tanto oro y plata cuanto podis desear; de donde sacaris en abundancia ganados, esclavos y vestidos...”.97 Efectivamente, la Avernia fue invadida, y maniatados los jvenes de ambos sexos, fueron vendidos como esclavos fuera de su pas natal.98

PAGE 225

JOS ANTONIO SACO /221 /221 /221 /221 /221 Dividida la Francia casi por media centuria entre los hijos de Clodoveo, reuniose bajo el cetro de Clotario; pero muerto ste, volvi a dividirse, en 561, entre sus cuatro hijos,99 cuya ambicin dio origen a nuevas guerras. Cariberto, que fue el primognito, muri en 567, sin sucesin masculina: sus tres hermanos se repartieron las provincias que l haba dejado; y hacindose ms inciertos y confusos los lmites de estos reinos, aumentronse los motivos de discordia. Desde aquel ao, Francia fue de nuevo destrozada por sus propios hijos, y unos a otros se vendan como esclavos en su misma patria o en tierras extranjeras.100En medio de tantos trastornos no exista ninguna barrera capaz de contener el mpetu de las hordas germnicas que todava se precipitaban por el norte y oriente de la Galia. Invadanla los frisones, alemanes, turingios, bvaros y sajones; y muchedumbre de esclavos eran el fruto de estas incursiones.101 Una hicieron los alemanes por los aos de 610, y salvando las fronteras de Avanche, vencieron a los habitantes del otro lado del Jura, que intentaron resistirles bajo el mando de Cambelenus y de Erpinus. Persiguironlos con gran prdida hasta los desfiladeros de las montaas, y desde all recorrieron impunemente el monte Jura, incendiaron los lugares por donde pasaban, mataron muchas personas, y volvieron cargados de esclavos a su pas.102Pero todo no era victoria para los alemanes, pues ellos fueron a su vez invadidos por los francos. Walafrid-Strabo, refirindose al ao 745, nos dice lo siguiente en la vida de San Gall: “Ms tarde, Pepino, el maire de palacio, envi un ejrcito numeroso a devastar el pas de los alemanes, y a someterle de nuevo a la dominacin de los francos. Hallndose todo este pas entregado a los males de la invasin, vidos salteadores que recorran el Pagus de Arbon, llegaron a la casa del hombre de Dios, y todos los que en ella se encontraban (muchos se haban refugiado a ella esperando en la misericordia de Dios, y contando con la proteccin del Santo) fueron llevados como cautivos. Por otra parte, habiendo entrado cinco soldados de Pepino en el oratorio, encontraron algunas mujeres, esclavas del lugar, que estaban rodeadas de sus hijos, y preguntndoles a quienes pertenecan, respondieron que eran de la familia del Santo. Ellas oyeron entonces estas palabras: ‘Salid, salid, nosotros no conocemos al Santo que nombris’: y estas mujeres fueron llevadas cautivas al pas de los francos”.103Los lombardos o longobardos apellidronse as por su barba larga (lange bart) en alemn. Derivan algunos el nombre longobardo de una arma larga que usaban y que se llamaba bard. Otros piensan que aquel nombre provino de que hubo un tiempo en que los longobardos ocuparon el pas situado entre el Harz y el Spree, principalmente la parte frtil de la Sajonia, prusiana hoy, que en alemn se denomina die goldene Boerde o die lange Boerde, que quiere decir el borde, la costa de oro o

PAGE 226

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 222\ 222\ 222\ 222\ 222\ larga. Cul de estas tres sea la etimologa de la palabra longobardo, nadie lo ha decidido hasta ahora. Ellos fueron, en sentir de Paulo Dicono104 y de Grotius, oriundos de la Escandinavia; pero Cluverius les niega esta descendencia.105 Sealronse entre todos los pueblos germanos como muy valientes y feroces.106Siempre armados y prontos al combate, llamose con orgullo cada uno de ellos arimann ; esto es, heermann, hombre de guerra. Del norte fueron bajando hasta la Nrica. En 527, Justiniano les permiti residir en la Panonia, y de all marcharon a la conquista de Italia,107 la que invadieron, en 568, con su rey Alboin a la cabeza, acompaados de sus esclavos y de algunos sajones que tornaron a su pas.108 Encarnizada lucha sostuvieron all, y al finalizar del siglo VI, todava el lombardo esclavizaba al ostrogodo lo mismo que al italiano. La ciudad de Crotone en la Calabria Superior, la Campania, y hasta la misma Roma, vieron a muchos de sus hijos esclavizados en su propia patria, mientras otros salieron de ella con una soga al cuello, para ser vendidos en el gran mercado de esclavos que en Francia se preparaba.109Enseoreados de las frtiles llanuras del Po y de otras partes de Italia, hicieron, de 570 a 576, varias entradas en Borgoa, de la que sacaron esclavos,110 lo mismo que de la Istria, que invadieron a fines del siglo VI y principio del VII.111Los eslavos, que tan inmensos males ocasionaron en el Imperio de Oriente desde los das de Justiniano, renovaron sus irrupciones en el siglo VII, y en la del ao 619, llegaron hasta los muros de Constantinopla, arrastrando como esclavos 27 000 cristianos de ambos sexos.112Los blgaros fueron uno de los pueblos eslavos de la Sarmacia Asitica que habitaban en las inmediaciones del Volga, y desde el siglo Vcorrieron hacia el oeste hasta la Mesia Inferior, en donde se fijaron despus, dndole el nombre de Bulgaria que an conserva hoy. Acompaados de los valacos, servios, croatas y otras tribus, repitieron sus incursiones desde la segunda mitad del siglo VII, y derramndose por las provincias situadas entre el Adritico y el mar Negro, redujeron a esclavitud crecido nmero de sus habitantes. Bajo el cetro de los primeros reyes de la segunda raza aumentose considerablemente el territorio de la monarqua franca. Dilatados los lmites de la frontera del norte, Francia tom la ofensiva, y los pases situados ms all del Rhin fueron la arena de los combates en que muchos de los vencidos cayeron esclavizados. Pepino en persona hizo una expedicin contra los sajones en 753, y llevose cautivos a muchos hombres y mujeres.113 El mismo rey invadi la Aquitania en 763, y volvi a Francia cargado de rico botn e inmenso nmero de esclavos.114Carlomagno empu las armas para defender su imperio amenazado al sur por los rabes, y al norte y al oriente por otros pueblos. De los

PAGE 227

JOS ANTONIO SACO /223 /223 /223 /223 /223 aos 769 a 813 hizo 53 grandes expediciones, y si en algunas dej libres a los prisioneros, en otras los redujo a servidumbre. Para expulsar de Italia a los lombardos, celebraron alianza los emperadores de Oriente con los francos de la Galia. De aqu result que stos hiciesen algunas invasiones en aquella pennsula, y que esclavizasen indistintamente a italianos y lombardos. Contra conducta tan prfida reclamaron los emperadores, y de la correspondencia que con los francos tuvieron durante aquella guerra, aparecen dos cartas escritas a Childeberto: una del emperador Mauricio, quien le pide, entre otras cosas, que en cumplimiento del tratado de alianza, ponga en libertad a los italianos llevados a Francia como esclavos; otra es de Romano Patricio, exarca de Ravena, en la que le suplica que los francos no esclavicen a los italianos y que liberten a los ya esclavizados, pues la guerra era para favorecer a stos; mas, no para perjudicarlos.115 Si as obraban los invasores con sus aliados, qu no haran con sus enemigos? Jams llegaron los lombardos a dominar toda la Italia, pues, aunque se esforzaron por extender su monarqua, nunca conquistaron la repblica de Venecia, el ducado de Roma, la pentpolis de la Romana, el exarcado de Ravena ni las ciudades martimas de la Italia Meridional, pertenecientes a los griegos. Como stos se hallaban en inmediato contacto con los lombardos, no hubo paz slida entre los dos pueblos. Las treguas que los primeros obtenan de los segundos con dinero, frecuentemente se quebrantaban, y rompindose las hostilidades, dbase con ellas nuevo impulso a la esclavitud. As continuaron las cosas hasta que los papas, sin fuerza para resistir a los lombardos, llamaron en su auxilio a Pepino y a Carlomagno. ste derrib el trono lombardo en 774, y en los 206 aos de su existencia, los hijos de Italia sufrieron el yugo de la esclavitud, ora en su propio suelo, ora arrastrados a pases extranjeros. Con la muerte de Carlomagno alterose el orden y estabilidad que empezaron a gozar las naciones reunidas bajo su cetro poderoso. Compuestas de origen, lengua y costumbres diferentes, lucharon por separarse, y los largos conflictos que se siguieron, terminaron por el desmembramiento de aquel vasto imperio. Pero mientras se consumaban estos sucesos, nuevas irrupciones de brbaros amenazaron la civilizacin que haba comenzado a despuntar en el occidente de Europa. Los magiares o ougrer, de cuya palabra parece que naci la de hngaro, eran una rama del gran tronco del Asia Septentrional: y antes de fijarse, en las frtiles llanuras a que ellos dieron el nombre de Hungra, derramronse hasta la Europa occidental devastando varios pases. Tan crueles como veloces, desolaron el ao de 900 la Suabia, la Baviera y la Franconia.116 El imperio germnico, para salvar de la muerte o de la esclavitud a las mujeres y a los nios que caan en su poder, viose forzado a pagarles un tributo casi por 30 aos. En la primera mitad del siglo X

PAGE 228

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 224\ 224\ 224\ 224\ 224\ tambin devastaron la Alsacia, la Lorena, la Borgoa, el Languedoc y otras provincias de Francia;117 y al retirarse por la Suiza, saquearon y esclavizaron a los habitantes de los parajes por donde pasaron.118De 900 a 950, Italia fue vctima de estos brbaros desde los Alpes hasta la Calabria; y tanto terror infundieron en aquella nacin, que los italianos pedan a Dios en sus oraciones que los librase de las saetas de los hngaros: ab Hungarorum nos defendas iaculis. En sus correras por el Imperio de Oriente, sin ser tan felices como en las regiones occidentales, llegaron una vez hasta las puertas de Constantinopla; pero sus irrupciones cesaron con la gran batalla que les gan, en 955, Otn, el Grande, prncipe sajn.119Sucediole en el trono su hijo Otn II, quien no slo luch con los rivales que le disputaban la corona, sino que atac a los eslavos,120 subyug la Italia sublevada121 y devast la Francia.122Desde que los sajones fueron subyugados por la raza carlovingiana, comenzaron las guerras entre ellos y los eslavos, y a unos y a otros dio esclavos la vicisitud de las armas. No falta autor polaco que, fundndose en Procopio, Mauricio y Len, escritores bizantinos, pinta a los eslavos tan amantes de la libertad, que no podan sufrir la esclavitud; y que no la imponan a sus vencidos, o en caso de retenerlos como cautivos los trataban con blandura. “Los eslavos, dice Miciejowski, miraban a sus adversarios como enemigos mientras los combatan en el campo de batalla. Trataban con dulzura a los cautivos, y lejos de esclavizarlos, o les permitan tornar a su pas despus de haber pagado un rescate, o les dejaban vivir entre ellos gozando de libertad”.123 Yo creo que en este pasaje hay mucha parcialidad, pues la historia demuestra que los eslavos no fueron en sus correras hombres de la dulzura que en l se representa. En cuanto a la esclavitud que ellos sufrieron por los enemigos que los cautivaron, no cabe duda en que fue dura. Un historiador alemn, contemporneo de las luchas sangrientas que existieron entre sajones y eslavos, o mejor dicho polacos, pues es a quienes l se refiere, asegura que se les deba apacentar como bueyes y castigar como asnos, y que si coman carne despus de la septuagsima, se les arrancaba los dientes.124Turbulento y belicoso fue el reinado de Otn III, pues sostuvo muchas guerras, sobre todo con los eslavos,125 que an vivan en las tinieblas del paganismo, y de los que esclaviz gran nmero, as como lo haban hecho algunos de sus antecesores.126 Invadanse mutuamente sus respectivos territorios; y si aqullos se llevaban como esclavos hasta los sacerdotes cristianos,127 los emperadores los castigaron severamente, pues hubo vez que tan gran nmero fue esclavizado, que los cautivos se repartieron entre los soldados del ejrcito.128Continu la lucha entre los sajones y los emperadores germnicos durante los siglos XI y XII. Conrado III, que muri en 1152, hizo marchar

PAGE 229

JOS ANTONIO SACO /225 /225 /225 /225 /225 contra los eslavos, obotritas, luticios y otros, dos ejrcitos, uno al mando de Enrique Len, duque de Sajonia, y otro al del obispo de Magdeburgo,129cuyo resultado fue subyugar una parte de aquellos brbaros. Ese mismo Enrique invadi de nuevo, en 1163, la Eslavia Occidental, a saber: el ducado de Mecklemburgo y la Pomerania, y ocupando aquellas regiones, reparti sus tierras entre sus soldados.130 Al mismo tiempo invadi Alberto Marchio de Brandeburgo, conocido con el sobrenombre de Ursus, la Eslavia Oriental, o sea la Marcha Brandeburgense y Lusacia, en la que esclaviz a los refractarios, trat de difundir el cristianismo,131 lo mismo que otros de sus predecesores, y oblig a muchos esclavos a que se bautizasen y devolviesen su libertad a los cautivos dinamarqueses; pero muchos de aqullos, ni se convirtieron de buena fe, ni libertaron sino a los dinamarqueses ancianos o intiles.132 Esas expediciones, que en gran parte se hacan para cristianizar aquel pas, redujeron a esclavitud a muchos germanos y eslavos, pues por la diferencia de religin, unos y otros se juzgaban con derecho de esclavizarse. Ms dbiles los eslavos que sus invasores, desolados fueron sus campos, y huyendo del hambre muchos de ellos, refugironse unos a la Eslavia Inferior y otros a los dinamarqueses y pomeranos, quienes tuvieron la crueldad de venderlos como esclavos a los polacos, bohemios y sorabos.133La lucha ces enteramente a fines del siglo XIII; y tan grande haba sido el nmero de eslavos condenados a esclavitud y esparcidos por la Germania, que aquel nombre lleg a ser la calificacin propia del hombre reducido a esa condicin en las naciones de la Europa moderna. De aqu vino la palabra sclavus que es esclavo en espaol; esclave en francs; schiavo en italiano; slave en ingls, y sklavu en valaco.134Los autores rabes dan tambin a todos los esclavos germanos y eslavos un origen eslavo, y por eso los llaman saclavi, de cuya palabra se deriva probablemente el nombre esclave o esclavo.135 Las crnicas rabes hablan muchas veces de los saclavis los cuales desempeaban en varios casos las funciones ms importantes, porque la esclavitud no imprime entre los musulmanes la mancha y deshonra que en los otros pueblos. Otros brbaros, cuales fueron los dinamarqueses, suecos y noruegos, conocidos bajo el nombre de escandinavos o normandos, es decir, hombres del norte, cayeron con fuerza desde el siglo VIII sobre el sur y el occidente de Europa. Ellos atribuyeron a la esclavitud un origen divino, pues conforme a un mito expuesto en el “Rigsmal”, uno de los poemas contenidos en el Edda el dios Eric cre tres razas: noble, labrador libre, esclavo.136 Piratas de profesin, acostumbraron saltear las costas del Bltico, y los esclavos que hacan, emplebanlos en su servicio, o los vendan, y a veces a pueblos brbaros que los sacrificaban en las aras de sus dioses sanguinarios.137

PAGE 230

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 226\ 226\ 226\ 226\ 226\ El deseo de riquezas y la facilidad de adquirir esclavos, atrajronlos a los pases meridionales. Su primera aparicin en Francia fue a principios del siglo VI;138 pero estas y otras correras pasajeras no tomaron un carcter alarmante en ella y en otros pases, sino despus de la muerte de Carlomagno. Flandes y la Frisia fueron desoladas; el Rhin y otros ros abranles fcil comunicacin; y con su sistema de guerra espiaban desde sus guaridas las ocasiones favorables, cayendo de preferencia sobre los nios que vendan en el norte. Era tan nuevo su gnero de guerra, que hubieran frustrado las medidas mejor combinadas para impedir sus frecuentes invasiones. Componanse sus escuadrillas de botes de vela y remo, entraban por la boca de los ros, y solan navegarlos hasta sus orgenes, desembarcando en ambas mrgenes bandas aguerridas y disciplinadas para robar y matar. Si algn obstculo detena su navegacin, echaban en tierra sus ligeras naves, desarmbanlas, llevbanlas a cuestas hasta que, vencido el obstculo, volvan a echarlas al agua. De los grandes ros pasaban a sus afluentes, apoderbanse de todas las islas considerables, fortificbanlas, convertanlas en cuarteles de invierno, levantaban cabaas en hileras, y en ellas se acogan con su botn y sus cautivos. Estos intrpidos piratas llegaron hasta las costas de Espaa; y en 843, segn unos, o al siguiente ao, segn otros, intentaron desembarcar en Gijn, puerto de Asturias; pero al aspecto imponente de sus fortalezas y a la varonil actitud de sus habitantes, desistieron de su empresa, y singlando hacia el oeste, doblaron el cabo de Finisterre e invadieron a Brigantino (la Corua). All robaron y mataron; pero acometidos vigorosamente por don Ramiro rey de Asturias, fueron rechazados con prdida de mucha gente y de 70 naves. Al ver que no retrocedieron, puede conjeturarse que se exager el descalabro que sufrieron, pues continuaron su navegacin por las costas de Lusitania, ocasionando estragos en algunos de sus puntos. Siguieron hasta Andaluca, penetraron por el Guadalquivir, y cayendo de improviso sobre Sevilla, que estaba desprevenida, robaron y volvironse a sus naves con muchos cautivos, que quiz nunca ms vieron el brillante sol de su patria.139Renovaron sus asaltos en Galicia con 60 naves en 860. Rechazados de all por el conde Pedro, volvieron a recorrer las costas de Lusitania y de Andaluca; saquearon en Algeciras la mezquita de las Banderas; desde Gibraltar hasta Mlaga arrasaron atalayas, caseros y pueblos; perseguidos por los soldados de Mohamed asaltaron las playas de la Mauritania, las islas Baleares, los mares de Sicilia y Grecia, las costas meridionales de la Galia, y cargados de un rico botn ganaron las aguas del Atlntico. Francia continu siendo el teatro de sus sangrientas invasiones, y en el siglo IX hubo ms de 56 solamente en los aos de 841 a 897. Para

PAGE 231

JOS ANTONIO SACO /227 /227 /227 /227 /227 aliviar Carlos, el Calvo la suerte de los infelices esclavizados, que vendidos en sus dominios no tenan con qu rescatarse, revivi la ley de Moiss, mandando que solamente sirviesen seis aos, y que al sptimo fuesen libres, lo mismo que los antiguos hebreos.140 No pudiendo resistir aquel monarca las invasiones de los normandos, viose forzado a hacer con ellos, en 866, un tratado en que se oblig a darles 4 000 libras de plata, a devolverles todo francs cautivo que se les hubiese escapado, y si no poda restituirlos, a pagarles por cada uno el precio que ellos pidiesen.141 ¡Tratado humillante para Carlos, pero arrancado por las dolorosas circunstancias de aquella poca! Tambin causaron muchos estragos en el alto y en el bajo Rhin a fines del siglo IX; pero en la batalla que Arnoul les gan, en 891, en las mrgenes del Dyle, purg de una vez la Alemania de los piratas que la infestaban. Francia no alcanz todava tanta ventura; mas, aunque en ella siguieron las invasiones, puede decirse que cesaron desde la primera mitad del siglo X, pues habiendo sido la ltima en 1024, la penltima acaeci en 931. Debiose esto principalmente a que apoderados los normandos de la Neustria, fijronse en ella; y de aqu fue que esta parte de la Francia se llam desde entonces Normanda. Los normandos no establecidos en Francia, continuaron sus pirateras en el Bltico, hasta que las fuerzas navales de la Liga Ansetica, mandadas por los senadores de Lubeck, purgaron de ladrones los mares del norte. En virtud del tratado de Stralsund, hecho en 1370, entregronse a la Liga, por 15 aos, todas las fortalezas de la Scania con los distritos que dependan de ella; y slo entonces fue cuando empez a respetarse el derecho de gentes en aquellos mares. Que los anglos y los sajones dominaron en parte la Inglaterra desde el siglo V, djelo ms arriba. En ella fundaron ocho reinos diferentes, que fueron: Kent, Sussex, Wessex, Essex, East-Anglia, Mercia, Bernicia y Deira; pero como estos dos ltimos estuvieron reunidos muchas veces bajo el nombre de Northumbria, contronse generalmente slo siete, viniendo de aqu que se les llamase heptarqua. Empeados en agrandarlos algunos de sus reyes, asaltaron el territorio que an posean los indgenas; y estas guerras y las que despus promovi la mutua ambicin de los mismos conquistadores, esclavizaron a muchas personas libres.142Ya he hablado de los normandos, cuyas primeras invasiones dirigironse ms bien contra las islas Britnicas que contra Francia. Empezronlas en la segunda mitad del siglo VIII; las islas Horcadas convirtironse en guaridas de piratas noruegos y dinamarqueses; y entre los esclavos que hicieron a fines de aquella centuria, cuntanse S. Findan y su hermana. Aumentronse las irrupciones desde el pri-

PAGE 232

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 228\ 228\ 228\ 228\ 228\ mer tercio del siglo IX. Lograron los dinamarqueses internarse en la Gran Bretaa, y aunque los sajones se defendieron con valor, no pudieron salvar a muchos de sus compatricios de la esclavitud, ni impedir que desde 871, fuese conquistada una parte de su isla. Asaltronla nuevos piratas escandinavos, y si en los combates que se libraron, la esclavitud pes casi siempre sobre los sajones, casos hubo en que stos la impusieron tambin a los invasores. Edgardo, que subi al trono de Inglaterra en 959, arm una escuadra que, cruzando sobre las costas de sus dominios, pudo alejar por algn tiempo a los escandinavos. Pero la muerte de aquel monarca y los trastornos que ella ocasion, abrieron las puertas a ulteriores invasiones, hasta que, en 1016, Canuto de Dinamarca ci la corona de Inglaterra. Irlanda, llamada Hibernia por Csar, Ierne por Strabn, Inverna por Mela, Ibernia por Tolomeo, e Iris por Diodoro de Sicilia, nombre que tiene mucha semejanza con el de Irlanda (tierra de iris) que lleva hoy; Irlanda sinti tambin por ms de dos centurias el terrible azote de los normandos, quienes atacndola frecuentemente en todas direcciones, no slo esclavizaron muchedumbre de irlandeses, sino que acabaron por establecerse en la costa oriental de ella. La vspera misma de la invasin de Guillermo de Normanda, todava se hacan esclavos por violencia en Inglaterra. En 1065 se insurreccionaron los habitantes de la Northumbria, y en sus correras llevronse algunos centenares de personas condenadas a futura esclavitud, si sus amigos no las rescataban.143Lleg por fin para Inglaterra el ao l066, en que Guillermo, duque de Normanda y sus normandos, atravesaron el canal de la Mancha y la invadieron. Apoderados de ella, repartironse entre s los bienes y las personas de la raza conquistada; pero ellas no pasaron a la condicin de esclavos sino de siervos, ni tampoco todas perdieron su libertad, pues hubo algunas que conservaron sus propiedades territoriales, y pudieron, segn una ley del rey Ina, comparecer en juicio y pasar a la clase ms distinguida de aquella sociedad. Los males mismos de la conquista contribuyeron a aumentar la esclavitud, pues arruinados aun los ms nobles sajones, sacrificaban su libertad, entregndose con sus familias en manos de los conquistadores para no morir de hambre. Otra causa influy tambin en dar esclavos a la Gran Bretaa. Corra ya el siglo XII, y todava los escoceses esclavizaban a los ingleses que cogan en sus invasiones. Tres entradas hicieron en Inglaterra en 1138, y su conducta fue semejante a la de los salvajes ms feroces. En la ltima penetraron hasta la provincia de York; incendiaron pueblos y monasterios; dieron muerte aun a los nios y ancianos; y si perdonaron la vida a las mujeres hermosas o de alta cuna, fue para ultrajarlas bru-

PAGE 233

JOS ANTONIO SACO /229 /229 /229 /229 /229 talmente, arrastrarlas despus a Escocia atadas y desnudas, y retenerlas all como esclavas o cambiarlas por ganado a los vecinos jefes.144Si ya por aquellos tiempos el medioda de la Europa descansaba de las irrupciones de los brbaros del norte, no fueron tan afortunados los pueblos que habitaron hacia el oriente de ella. Los trtaros mogoles, saliendo del centro de Asia en el siglo XIII, asaltaron la Rusia, cayeron sobre la Polonia, devastaron la Hungra, traspasaron las fronteras de Alemania, y extendieron la desolacin hasta las mrgenes del Rhin.145La muerte y la esclavitud pasebanse triunfantes por los pueblos invadidos, y las naciones de Europa, en medio de la consternacin general, comparaban los trtaros al Dragn del Apocalipsis. El cannigo Roger deca: “Aquel que tuviese la desgracia de caer en las manos de estos brbaros, conocer que no se halla detenido por los trtaros, sino en el Trtaro. Yo refiero lo que he experimentado: me he visto largo tiempo en ese caso y la muerte hubiera sido para m un consuelo, as como la vida me fue entonces un suplicio”.146 Las mujeres peleaban lo mismo que los hombres, y eran tan feroces como ellos. Esclavizaban a los hijos de los prisioneros y les cortaban la nariz. Lo mismo hacan con las hngaras hermosas, pues de este modo las afeaban para que no excitasen la pasin de los hombres, aunque viviesen entre ellos como esclavas.147Este castigo del cielo fue de corta duracin, porque Alemania, que ya en el siglo X haba salvado la Europa de los magiares, ahora tambin la libert de los mogoles; pues en 1241, Conrado, rey de romanos, y Enrique, hijo de Federico II, los destrozaron en las orillas del Danubio.148Aqu ces de una vez el torrente formidable que desde el promedio del siglo III empez a despearse sobre el occidente y el medioda de la Europa. Desahogado ya el septentrin de las hordas numerosas que lo habitaban, y asentados slidamente en el centro de ella los pueblos que por algunas centurias estuvieron cayendo unos sobre otros, presentaron una barrera insuperable a los brbaros del norte y del oriente que intentaran nuevas irrupciones. En medio de la confusin, sangre y esclavitud que envolvan la mayor parte de la Europa, el corazn se consuela en ver salir del seno del cristianismo algunas chispas que, por momentos, aclaraban la profunda noche en que yacan los pueblos de aquella poca lamentable. Hombres amigos de la humanidad trataron, no slo de redimir del cautiverio a las personas libres esclavizadas, y aun a los mismos que haban nacido esclavos, sino de cortar de raz tan grave mal, convirtiendo al cristianismo y civilizando a los brbaros que con sus invasiones mantenan y fomentaban la esclavitud. Ya he dicho en su lugar que desde el siglo III haba el cristianismo empezado a ejercer su benfica influencia en favor de los cautivos. Dionisio, obispo de Roma, que gobern la Iglesia del ao 259 al 270,

PAGE 234

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 230\ 230\ 230\ 230\ 230\ consol entonces a los afligidos pueblos de Capadocia y Cesarea, rescatando a los cristianos esclavizados, en cuyo nmero se hallaban aun algunos sacerdotes.149En los primeros siglos del cristianismo habanse vendido a veces hasta los vasos sagrados para redimir los prisioneros esclavizados; y lo que entonces se haca casualmente, estableciolo San Ambrosio como regla general: “¡Y qu! dice, no venderais los vasos de oro y dejarais vender los vasos vivos del Seor? El verdadero ornamento de los Sacramentos, es la redencin de los cautivos... Que el cliz rescate del enemigo a quien la sangre ha redimido del pecado... Esta sangre no ha enrojecido solamente el metal, sino que por una impresin de la operacin divina, ella le ha trasmitido en cierta manera una virtud redentora”.150Irlanda fue uno de los primeros pases convertidos, y su gran apstol fue el clebre San Patricio, nacido en una aldea que despus se llam Kilpatrick, entre Dunbarton y Glasgow. Empez a ejercer su misin en el ao 432. Pronto floreci all el cristianismo, y tan grande fue el celo de algunos clrigos en la manumisin de los esclavos, que favorecan su fuga con perjuicio de los amos. Esto prohibi el concilio llamado de San Patricio, congregado en aquella isla en 465.151Cuando Geiserico, rey de los vndalos en frica, saque a Roma en 455, y as de ella como de Capua, Nola y otras ciudades de Italia, llev como esclavos a sus dominios millares de cristianos, Deogracias, obispo de Cartago, mostr su ardiente caridad, vendiendo para libertar a tantos infelices, hasta los vasos sagrados de las iglesias.152Convertidos los francos al cristianismo por el clero galo-romano de fines del quinto siglo a principios del sexto, ya vemos aparecer a San Germn, obispo de Pars, uno de los hombres que en la segunda mitad de aquel siglo trabajaron con la ms ardiente caridad en redimir cautivos, y a cuya piadosa obra consagr toda su vida. Leamos en ella un rasgo de lo que haca: “Nadie puede enumerar en cuntos lugares ni en qu cantidad l redimi cautivos. Las naciones vecinas, los espaoles, escoceses, bretones, gascones, sajones, borgoones pueden atestiguar de qu manera se acuda de todas partes al nombre del bienaventurado para librarse del yugo de la esclavitud. Cuando ya no le quedaba nada, permaneca sentado, triste e inquieto, con el rostro ms grave y una conversacin severa. Si alguno, por casualidad, le invitaba entonces a comer, l excitaba a sus compaeros de mesa o a sus propios servidores a concertarse de modo que libertasen un cautivo, y el alma del obispo sala un poco de su abatimiento. Si el Seor enviaba de cualquiera manera en las manos del Santo alguna cosa que gastar, al instante, revolviendo en su mente, acostumbraba decir: ‘Demos gracia a la clemencia divina porque nos llega con qu efectuar rescates’. Y al instante, sin vacilar, el efecto se-

PAGE 235

JOS ANTONIO SACO /231 /231 /231 /231 /231 gua a las palabras. Luego, pues, que reciba alguna cosa, disipbanse las arrugas de su frente, serenbase su rostro, marchaba con paso ms ligero, y sus discursos eran ms abundantes y ms alegres; hasta el punto que rescatando a los otros se hubiera credo que este hombre se libertaba a s mismo del yugo de la esclavitud”.153Antes y despus de haber subido a la silla pontifical, redimi Gregorio Magno a muchos esclavizados; y magnficas son las palabras de su carta a Montano y a Thomas al sacarlos del cautiverio: “Como nuestro Redentor, autor de toda criatura, quiso tomar la forma humana para romper, por la gracia de su divinidad, los lazos que nos tenan cautivos y restituirnos a la antigua libertad, es conveniente y saludable que aquellos a quienes la naturaleza ha hecho libres, y que el derecho de gentes ha sometido al yugo de la servidumbre, sean vueltos por el beneficio de la manumisin a la libertad en que han nacido”.154A fines del siglo VI hallbanse en la ciudad de Fano muchas personas esclavizadas por los lombardos. Aquel pontfice envi un agente con dinero para rescatarlos; pero no habiendo podido atravesar el ducado de Spoleto, por ocuparlo los enemigos, Fortunato, obispo de Fano, cumpli los deseos de Gregorio, vendiendo por su mandato los vasos sagrados de las iglesias, y pagando con su producto las deudas que haba contrado en la ejecucin de obra tan meritoria.155Ya haban los antiguos cnones permitido que para este fin se vendiesen hasta los ornamentos y vasos sagrados de las iglesias; y nuevas pruebas ofrecen de este espritu de caridad el Canon V del Concilio de Macn, en 585; el Concilio de Reims en 625, y el Canon XII del Concilio de Verneuil en 844. A los cautivos as redimidos protegalos la Iglesia, y aun sola darles cartas de recomendacin para que fuesen bien acogidos.156Y no slo redimir cautivos, sino extirpar el mal en su raz, propsose la Iglesia en cuanto el estado de las naciones lo permita. En 577, 13 aos antes de haber ocupado Gregorio Magno el solio de San Pedro, pasebase un da por uno de los mercados de Roma, y viendo all de venta unos muchachos hermosos, blancos y rubios, pregunt de qu tierra eran, y djosele que de la isla Britnica. Preguntando despus qu religin profesaban, respondisele que eran paganos: “¡Qu dolor, exclam suspirando, ver que el prncipe de las tinieblas domine sobre hombres de color tan luminoso, y que una frente tan graciosa cubra un alma enteramente privada de la gracia! —Cul es el nombre de su nacin, volvi a preguntar. —Son ingleses, angli. — Bien dicho, porque se parecen a los ngeles, angeli: yo quisiera que los ngeles tuviesen en el cielo tales cristianos. Cul es el nombre de su provincia? — Deiri. — Esto significa de ir, eruti, arrancados a la clera celeste y llamados a la misericordia de Cristo. Cmo se llama su rey? — Aella.

PAGE 236

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 232\ 232\ 232\ 232\ 232\ —Allelua; es menester que las alabanzas de Dios sean cantadas en esas regiones”.157Animado de este deseo, Gregorio fue a suplicar al Papa que le enviase de misionero para convertir a los anglos. Obtuvo el permiso del Pontfice; pero los habitantes de Roma no le permitieron emprender viaje tan lejano. Subido que hubo al pontificado, propsose efectuar su proyecto;158 y cuando el presbtero Cndido pas a la Galia, recomendole que del dinero de aquella iglesia comprase muchos anglos de 17 o 18 aos de edad para libertarlos y dedicarlos en los monasterios al servicio de Dios.159Constante en su propsito, acudi al medio de comprar en varios mercados de la Gran Bretaa, jvenes anglosajones, libertarlos, meterlos monjes, instruirlos en la religin y servirse de ellos, para que con su predicacin en lengua nativa, convirtiesen a sus compatricios; pero el poco celo que mostraron en esta propaganda, hizo desistir a Gregorio del plan que haba concebido.160 Envi pues, en 396, 40 misioneros, unos galos, otros italianos, llevando a su cabeza al monje Agustn; y efectuada desde muy temprano la conversin de una parte de la Inglaterra, aqul fue el primer arzobispo de Canterbury. Agnello, obispo de Trento, logr libertar con dinero de Agilolfo, duque de Turn, algunos de los italianos esclavizados en aquel territorio, cuando fue invadido por los francos en 590.161 En el mismo siglo VI ejercit tambin su caridad, rescatando cautivos, la reina Brunequilda, madre de Childeberto, rey de Austrasia.162Batilde, nacida en Inglaterra de raza sajona, pas a la Galia siendo esclava. En ella cas con Clodoveo II, y ya por su fervor cristiano, ya en recuerdo de su primer estado, rescat prisioneros cristianos y prohibi que en el reino de los francos se esclavizase a ninguno que profesara la religin de Jess.163San Eligio, obispo naviomense (Noyon), rescat en el siglo VII muchos cautivos hechos en las guerras entre francos y sajones.164 A veces libertaba de un golpe 20, 30, 50 y hasta 100, de ambos sexos, varias edades y diferentes naciones; pues, aunque los que ms abundaban eran sajones, habalos tambin romanos, galos, bretones y hasta moros.165Casos hubo en que faltndole dinero para obra tan piadosa, venda sus vestidos, el cngulo, el calzado y aun se privaba del sustento.166San Berchario libert igualmente con frecuencia algunos prisioneros de guerra.167A fines del siglo VII, Gisolfo, duque de Benevento, invadi la Campania Romana, tom a Sora, Arce y Arpino, y esclaviz muchas personas; pero fueron rescatadas, segn unos, por el papa Juan V y, segn otros, por Juan VI.168

PAGE 237

JOS ANTONIO SACO /233 /233 /233 /233 /233 En la primera mitad del siglo VIII, el papa Gregorio III tambin redimi cautivos.169 Ni a esto se limit el abate Smaragdo, pues trat, en el ao 790, de que no se esclavizase a los prisioneros de guerra, y aun exhort a Carlomagno a que diese libertad a sus esclavos.170Antes de salir del siglo VIII, preciso es mencionar al ms ilustre misionero de aquella poca. Anglosajn de nacimiento y Winfried de nombre, vio la luz primera, por los aos 680, en Kirton, condado de Devon. Abrazando el monacato, consagr su vida a la conversin de los germanos, siguiendo quiz en esto el ejemplo de sus compatricios, pues de Inglaterra haban salido otros misioneros para el continente. Desde 715 empez su predicacin entre los frisones. En 718 recibi en Roma del papa Gregorio II una misin formal para convertir a los germanos, y con heroica constancia acometi la admirable empresa de reducir al cristianismo a los turingios, frisones, cattos, bvaros y sajones. En 732, Gregorio III le dio los ttulos de vicario apostlico, nombrndole arzobispo, y ya en 738 desapareci el nombre de Winfried, llamndose Bonifacio. En los pases que haba convertido fund nueve obispados y muchos monasterios. Arzobispo de Maguncia, renunci a tan alta distincin a los 73 aos de edad, y pidiendo y alcanzando del Papa la facultad de continuar su misin apostlica entre los frisones, que an eran gentiles, penetr hasta el centro de los bosques en que aquellos brbaros moraban, y all fue asesinado, en 755, con muchos de sus compaeros; pero al morir tuvo el consuelo de dejar gran parte de la Germania convertida al cristianismo. As contribuy tan insigne misionero a disminuir las invasiones y a conservar la libertad de inmenso nmero de personas que los brbaros esclavizaban. El papa Pascual, que gobern la Iglesia desde 817 a 823, rescat muchos esclavos cristianos de manos de los infieles.171No a libertar esclavos, sino a extinguir la esclavitud, encaminronse los deseos de San Teodoro Estudita, abate del convento de Estuda en Constantinopla, pues en el testamento que hizo a principios del siglo IX, consign estas bellas palabras: “T no poseers esclavos, ni para el servicio domstico, ni para el trabajo de los campos; porque el hombre es hecho a imagen de Dios”. Anschario, primer arzobispo de Hamburgo en el siglo IX, trabaj en persuadir a los habitantes del norte del Elba que no vendiesen cristianos.172 El mismo arzobispo compr a los dinamarqueses y eslavos gran nmero de muchachos, y rescat a otros, destinando a los ms capaces al servicio de la Iglesia.173 Tambin fue a Suecia a predicar el Evangelio, en donde encontr muchos esclavos cristianos, y en su dicesis de Hamburgo vio que esos esclavos, huyendo del poder de los brbaros, se refugiaban a los habitantes del norte del Elba, quienes, por ms respetables que fuesen, o se los apropiaban para su servicio, o los vendan.174

PAGE 238

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 234\ 234\ 234\ 234\ 234\ En aos posteriores, Remberto, su sucesor encontr en Slegwig, en 870, algunos esclavos cristianos y entre ellos una religiosa que libert, dando por ella su caballo.175Grandes fueron los resultados que produjeron los esfuerzos de tan esclarecidos varones: pero lo que ms influy en acabar con las invasiones fue la constante predicacin del Evangelio entre las naciones gentiles, pues del siglo IX al XI se convirtieron la Sajonia, Bohemia, Moravia, Hungra, Bulgaria, Suecia, Noruega, Dinamarca, Rusia y Polonia. Tan importante transformacin debiose al celo ardiente de los monjes de la Grecia y la Germania, quienes arriesgando sus vidas penetraron en aquellos pases, predicaron el Evangelio, y coronaron su triunfo en toda Europa con la conversin de la Lituania en el siglo decimocuarto. Miembros ya de la gran sociedad cristiana tantos pueblos, antes gentiles, adquirieron nuevas ideas y sentimientos, y pasando poco a poco de la barbarie a la civilizacin, desapareci de Europa el horrible espectculo de las brutales invasiones que por muchos siglos la haban desolado.Notas1Strab., lib. VII, cap. II, § 1. 2Watcher, Glossar Germanic p. 565. 3Tcit., De Morib. Germn., § 2. 4Tcit., De Morib. Germn., § 2. 5Plin., Hist. Natur ., lib. IV, cap. XXVIII. 6dem, ibd, 7Tcit., § 46. 8dem, ibd., § 34. 9dem, ibd., § 29. 10dem, ibd., § 38. Strab., lib. VII, cap. II, § 3. 11Tcit., De Morib. German., § 39. 12Plin., Hist. Natur ., lib. IV, cap. XXVII. 13Tcit., De Morib. German., § 8, y Anal ., lib. XII, § 57. 14Tcit., Vida de Agrcola § 28. 15Tcit., De Morib. German., § 24. 16dem, ibd., § 20. 17dem, ibd., § 25. 18Tcit., De Morib. German., § 25. 19dem, ibd., 43. 20dem, ibd., 26.

PAGE 239

JOS ANTONIO SACO /235 /235 /235 /235 /23521dem, ibd., 25. 22dem, ibd., 38. 23Tcit., De Morib. German., § 40. 24dem, ibd., 44. 25dem, ibd., 37. 26Strab., lib. VII, cap. II, § 6. 27Eutrop., lib. V, cap. I y II. Vel. Patrc., lib. II, cap. VIII, XII, y CX a CXV. Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. V. 28Plutarc., Mario § 22 y 28. Oros., lib. V, cap. XVI. 29Vel. Patrc., lib. II, cap. CX a CXV. Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. V. 30Vel. Patrc., lib. II, § 117 a 119. Tcit., Anal ., lib. I. dem, De Morib. German., § 37. Strabn, lib. VII, cap. II, § 4. Din Cas., Hist. Rom. lib. LVI. 31Jul. Capitol., M. Antonin ., § 22. 32Jul. Capitol., M. Antonin ., cap. XXI. Din Cas., Hist Rom La Dardania fue el pas que habitaron los dardanos al sur de la Servia. 33Jul. Capitol., Marc Aurel ., § 23. 34dem, ibd., cap. XXII. Eutrop., lib. VIII, cap. XII y XIII. Amm. Marcel., lib. XI, cap. V. Din Cas., Hist. Rom. 35Tcit., De Morib. German., § 33. 36Lamprid., Alejand Sev ., p. 57. 37Tcit., De Morib. German ., § 35. 38Jornandes, De Rebus Geticis, cap. XIV. 39Jornan., De Rebus Geticis, cap. XVI. 40dem, ibd., cap. XVIII. Zonaras, lib. XII, p. 628. Zsim., lib. I, cap. XXXI y XXIV. Jorge Sincello, Cronografa Tillemont, Histoire des Empereurs, tom. III, p. 598. 41Eutrop., lib. IX, cap. IX, VIII. Jornan., De Rebus Geticis cap. XX. Zsim., lib. I, cap. XXXI. Jorge Sincello, Cronogr Hist. Miscel ., lib. X. 42Jornan., De Rebus. Geticis ., cap. XXIII. 43Eutrop., lib. IX, cap. VIII. Zsim., lib. I, cap. XXXVII. Oros., lib. VII, cap. XXII. 44Eutrop., lib. IX, cap. XI. Trebel. Pol., en Claudio § 6 a 9. 45dem, ibd., 8. 46dem, ibd., 9. 47Flav. Vopisc., in Aureliano cap. VII. 48dem, ibd., cap. XXXIII. 49dem, in Caro cap. IX. 50Eutrop., lib. IX, cap. xxv. Eumenius Panegiric pro restaurandis Scholis Panegiric. IV, cap. VIII. 51Zsim., lib. III, cap. I. 52Amm. Marcel., lib, XVI, cap. II, y lib. XVII, cap. VIII. 53Amm. Marcel., lib. XVII, cap. X, y lib. XVIII, cap. II. Zsim., lib. III, cap. IV y V. 54 Histoire des Franais tom. I, cap. I. 55Sidonio Apolinario, lib. VIII, epst. 6.

PAGE 240

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 236\ 236\ 236\ 236\ 236\56Symmac., lib. II, epst. 46. 57Sidon. Apolinar., lib. VIII, epst. 6. 58dem, In paneg. Avit. 369. 59Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. II, y otros autores. 60Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. II. 61Jornan., De Rebus Geticis ., cap. XXIV y XXV. Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. III y IV. 62dem, ibd., cap. IV. 63Jornan., De Rebus Geticis ., cap. XXVI. Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. IV, confirma el testimonio de Jornandes. 64Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. IV, V, VI, VII, VIII y XVI. 65Gregorio Nacianceno, Oracin XIV. San Jernimo, en el libro segundo de sus epstolas, epst. XXII, deca: “ Viginti, et eo amplius anni sunt, quod inter Constantino, olim et Alpes Iulias quotidie Romanus sanguis eflunditur. Scythiam, Thraciam, Macedoniam, Dardaniam, Daciam, Thessalonicam, Achaiam, Epiros, Dalmaticam, cunctasque Pannonas, Gothus, Sarmata, Quadus, Alanus, Hunni, Vandali, Marcomanni vastant, trahunt, trahunt, rapiunt. ¡Quot matron, quot virgines Dei, et ingenua nobiliaque corpora his bellius fuere ludibro!: capti Episcopi, interfecti Presbyteri sunt. Subvers Ecelesi, ad altaria Christi stabulati egrii, martyrum effosse reliqui: ubique luctus, ubique gemitus, et plurima mortis imago. Romanus orbis ruit, et tamen cervix nostra erecta non flectitur”. No es menos doloroso el cuadro que traza en la misma carta de la situacin de algunas provincias del Asia. 66Jornan., De Rebus Geticis., cap. XXIX y XXX. 67Jornan., De Rebus Geticis., cap. XXIX y XXX. Procopio, De Bello Vandalico lib. I, cap. II. 68Jornan., De Rebus Geticis. cap. XXX. 69Oros., lib. VII, cap. XXXIII. San Agustn, De Civitate Dei lib. V, cap. XXIII. 70 Dig ., lib. XL, tt. XII, l. 7, § 1. 71 Cd. Just. lib. VII, tt. XIV, l. 6, y tt. XVI, l. 10 y 39. 72 Constituciones Sismondi ley 16, en el Apndice al Cdigo Teodosiano edicin de Gustavo Haenel. 73San Jernimo, epst. XCI, ad Ageruchiam (de Monogamia). Orosio, lib. VII, cap. XL. Zsim., lib. VI, cap. III. 74Eutrop., lib. IX, cap. VIII. 75Jornan., De Rebus Geticis, cap. XXXI. Idatius Chronics. Isidorus Hispal. Hist. Gothor. 76Jornan., De Rebus Geticis. cap. XXXIII. Idatius in Chronic ad annum primum Valentiani III. 77Procop., De Bello Vandal ., lib. I, cap. V. Idatius. Victor Vitensis, De persecutione Vandal., lib. I, cap. V. Idatius. Victor Vitensis, De persecutione Vandal ., lib. I, cap. I. Possidio in Vita Sanct. Augustini, cap. XXVIII. 78Procop., De Bello Persico lib. II 79 History of the decline and fall, etc., cap. XXXIV. 80Prisci., Rethor. Excerpta de Legationibus, tom. I de la Coleccin de Historiadores Bizantinos. 81Idatius Chronic. Histor. Miscell ., lib. XIV y XV. 82Procop., De Bello Vandal ., lib. I.

PAGE 241

JOS ANTONIO SACO /237 /237 /237 /237 /23783Jornan., De Rebus Geticis, cap. XLVI. Procop., De Bello Gothic ., lib. I, cap. I. 84Amm. Marcel., lib. XXXI, cap. VI. Zsim., V, 42. 85 Cd. Teod ., lib. VII, tt. XIII, l. 16. 86 Ennodius in Natali Laurentii Episcopi Mediolamensis. 87 Ennodius in Vita Sancti Epiphanii Ficinensis. 88Cassiodoro, Var., lib. III, epst. LXIII 89Cassiodoro, lib. V, epst. XVI. 90 Histor Miscell ., lib. XVI. Procop., De Bello Vandal ., lib. II, cap. X, XI, XII, XIII, XIX y XX. 91Procop., De Bello Gothic ., lib. II, cap. xxv. Gregorio de Tours, lib. III, cap. XXXII. 92Procop., De Bello Gothic ., lib. II, cap. XXI. 93Procop., Hist. Arcana 94 More canum binos et binos insimul copulatos (Vita S. Eusecii. en Scrip. rer. Fran., tom. III.) Captivorum inumerabilis multitudo (Vita S. Eptadii, ibd., tom. III.) Vase tambin la Crnica de Moissac, y a Fredegario, quien dice: “ Sicque Franci triumphantes de hostibus predam magnam et spolia capiun, capta multitudine captivorum, cum Duce victore regionem Gotthicam depopulantur ”. (Fredegar., Continua ., part. 3a.) 95Epistola Clodovechi, ap. Labei. Conc. Gener., tom. IV, p. 1402. 96Gregor. Tour., lib. III, cap. VI, VII y x; lib. IV, cap. X, XVI, XVII y XX. Fredegarii Epitome, cap. LII y LIII. 97Gregor. Tour., lib. III, cap. XI. 98Vita Sti. Fidoli. ap. Scrip. rer. Francor., tom. III, p. 407, pr. Dom. Bouquet. 99Durante la primera raza, el Imperio de los francos se compuso de cuatro grandes provincias en Germania, y de otras cuatro en las Galias. Las primeras fueron la Francia Germnica, la Alemania, la Turingia y la Baviera. Las segundas, la Austrasia, la Neustria, la Borgoa y la Aquitania, cuyo territorio comprenda la Galia Romana. Las provincias germnicas eran ms bien aliadas que sbditas, pues estaban gobernadas por duques hereditarios casi independientes, y su religin, leyes y costumbres salvajes, diferan mucho de las de la Galia Romana. 100Gregor. Tour., lib. IV, cap. L, y lib. VI, cap. XXXI. 101dem, ibd., cap. XLII, XLIII y XLV. 102Aimoni., lib. III, p. 96, en Scrip. rer. Galic. et Francic., tom. III, p. 114. Fredegar., cap. XXXVII. 103Sancti Galli, lib. II, en Script. rer. Galic et Francic., III, p. 663. 104 De Gesties Longob. 105 German. Antiq ., lib. III, cap. XXVI. 106Tcit., De Morib. German ., § 40. Vel. Patrc., lib. II, cap. CVI. 107Paulo Dicono, De Gesties Longob ., lib. II, cap. VII, y lib. X, cap. II. 108dem, ibd., lib. II, cap. VI, VII y XXVII. 109Gregorio Magno, lib. VI, epst. 35, y Homil. VI, lib. II. 110Gregor. Tour., lib. IV, cap. XLII, XLV y otros. 111Paul. Diac., lib. IV, cap. XXV y XXVI. 112Nicephorus Constantinop. in Breviarium.

PAGE 242

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 238\ 238\ 238\ 238\ 238\113Continuat. Fredegar., en Scrip. rer. Galic. et Francic., tom. V, p. 1. 114 Anal es de Metz ao 763. 115Duchesne, Scrip. rer. Franc ., I, p. 871. 116Luitprand., in Legation., lib. I, cap. V; lib. II, cap. I a VII, y en otros pasajes. 117Vaissete, Histoire du Languedoc tom. II. 118Dom. Bouquet, Recueil etc ., tom. IX, pp. 6, 23, 34, 44, etc. 119Katona, Hist. Ducum Hungari Luitprand., in Legat., lib. II, cap. VIII y IX. 120Aventinus, lib. V, cap. II. Dithmar, Episc Merseburg lib. III. 121Dithmar, ibd. 122dem, ibd., 123W. A. Miciejowski, Hist. de la Legis Eslav ., tom. I, p. 71 y 72. Edic. de Varsovia en 1832. 124Dithmar, p. 419. 125dem, lib. IV. 126Helmold, Chron. Slav ., lib. I, cap. XII, XIV, XV y XXVI. Goldastus, Regno Bohem ., lib. I, cap. XVI. Witichind, Annal ., lib. III 127Helmold, lib. I, cap. XVI. 128Adelbol, Episc. Traiœctensis, Vita Henricii II imp. en Leibrit, tom. I. Script. Brunsuic., p. 436. Dithmar, lib. III. 129Helmold, lib. I, cap. LXIV. 130Helmold, Chron. Slav ., lib. I, cap. LXXXVIII. 131D. pinus Schediasm., De Convers. Mecklemburgo a gentilismo § 33. 132Helmold, Chron. Slav ., lib. I, cap. LXVI. 133 “ Slavi propter annan penuriam et agrorum desolationes, tanta inedia confecti sunt, ut congregatim ad Pomeranos sive ad Danos confugere cogerentur, quos illi nihil miserantes, Polonis, Sorabis, atque Bohemis vendiderunt ” (Helmold, Chron. Slav ., lib. II, cap. V.) 134Du Cange, Glos. med. et inf. voc. sclavus. 135Charmoy, Memoire sur la relation de Massoudi dans le tom. II des Mm. de l’Acadmie de Saint Petersbourg 1835, p. 370 et suiv. 136Depping, Histoire des expditions maritimes des Normands, lib. I, cap. I. sta es una de las obras ms instructivas que se pueden consultar sobre las expediciones de los normandos. 137Adamus Bremensis, De situ Dan ., cap. XVII. 138Gregor. Tour., lib. III, cap. III. 139Monachi Silens. Chronic. Salmantic. Chronic. Roderici Toletani, Hist. Arabum, cap. XXVI, en el tomo II de la Hispan. illustrata Annales Bertiniani Conde, Historia de los rabes en Espaa cap. XLIV. 140Edicto Pistensense del ao 864, art. 34. 141 Annales Bertiniani anno 866. 142Bedœ, Hist. Ecles ., lib. III, cap. XXVII, y lib. IV, cap. XXII y XXVI. Chron. Sax ., p. 45. Edd. XLII. 143 Chron. Sax 171. Chron. Lomb ad annum 1065.

PAGE 243

JOS ANTONIO SACO /239 /239 /239 /239 /239144Chron. Norman. en Scrip. rer. Normanic., p. 977. Joannes Flagulstand. en Scrip. rer. Francic., tom. XIII, p. 81. 145Chonicon Cornelii Zanfliet. en el tomo V de Veterum scrip et monument. historicorum etc Amplissima collectio, Edmundi Martene et Ursini-Durand. Matthei, Paris monachi, Historia maior, pars 1a. Eneas Silvio, obispo de Siena, en su discurso “Oratio n de Constantinopolitana clade”. Joannis Dubravi Olmuzencis episcopi historia Bohemica ., en el tomo III de la colecc. Rerum Bohemicarum Scriptores por Marquard Freher. Anal es de Silesia, por Henelius, en la colec. Silesiacorum rer Scrip., pr. Guillelmo Sommersb. 146 Rogerii Hungari, miserabile carmen, seu hist. super destructionem regni Hungari tom. I, de la colec. Rer. Hungar. Scrip., pr. Matas Belio. 147 Historia de Salona o Spalatro por Thoms, arcediano de aquella ciudad. Se halla en latn en la coleccin de Juan Lucius, De regno Dalmati et Croati Amstoledami, 1668. 148Mathei, Paris, Historia maior anno 1241. 149Basilius Magnus, tom. III, epst. 220. 150San Ambrosio, De Offic ., lib. II, cap. XXVIII. 151Labbei, Collect. Concil ., tom. III, p. 1478. 152Victor Vitens, De persecutione Vandal ., lib. I. 153Vida de San Germn, obispo de Pars, § 74, en los Acta Sanct. Ord. S. Ben., tom. I, p. 224. 154Gregorio Magno, lib. VI, epst. XII. 155dem, lib. II, epst. CXVI, y lib. VII, epst. XIII. 156Concilio de Lyon en 583, Canon II. 157Beda, Hist. eccles gent Anglor ., lib. II, cap. I. 158Brompton, Chronic. en Historie Anglicane Scriptores, etc., t. X. Beda, Histor. Eccles ., lib. II, cap. I. 159Dom. Bouquet, Scrip. Rer. Francor ., tom. IV, epst. VII, ad Candid., anno 595. 160Gregorio Magno, Epist. ad Candid apud Script. Rer. Franc ., tom. IV. 161Paul. Dic., lib. IV, cap. I. 162dem, ibd. 163 Vida de Santa Batilde. 164Audoenus, obispo rotomagense, en la Vida de San Eligio lib. I, cap. IX. 165“ San ubicumque venundandum intellexisset mancipium, magna cum misericordia et festinatione, occurrens, mox dato pretio liberabat captivum. Interdm etiam usque ad viginti et triginta, sea et quinquaginta numero simul captivitate redimebat. Nonnunquam vero agmen integrum, et usque ad centum animas, cum navi egrederentur, utriusque sexus, ex diversis gentibus venientes pariter liberabat. Romanorum scilicet, Gallorum, atque Britannorum, necnon et Maurorum, sed preicpu ex genere Saxonorum, qui abund eo tempore veluti greges sedibus propriis evulsi, in diversa distrahebantur”. ( Vita Sancti Eligii Novomensis Episcopi apud Acherium tom. V. Spicilegii, p. 156. Scriptores Rer. Francor ., Dom. Bouquet, tom. III, cap. X, p. 553.) 166Audoenus, Vida de S. Eligio lib. I, cap. X. 167 Vida de San Berchario y Coleccin de Martenne y Durand.

PAGE 244

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 240\ 240\ 240\ 240\ 240\168Paul. Dic., lib. V cap. XXVII. Anastasius bibliot. in Iohann., § 6. Camillus Peregrinic., De Annal. Ducati Beneventi, en Muratori, tom. II, Rer. Italic. 169Anastas. bibliotec., in Gregor, III. 170Via Regia ad Ludovicum Pium, cap. XXX, en Dacherium, tom. V, Spiceleg., p. 51. 171Anastas. bibliothec., in Vita Paschales. 172Adamus Bremensis, Histor. Ecclesiast ., lib. I, cap. XXIV. 173Vita Sti Auscharii, cap. XIV. 174Rembert, Vita, S. Auscharii, cap. XXXII. 175Vita Sti Remberti, cap. XVIII y XIX.

PAGE 245

Libro DecimoquintoBREVE NOTICIA HIST"RIC BREVE NOTICIA HIST"RIC BREVE NOTICIA HIST"RIC BREVE NOTICIA HIST"RIC BREVE NOTICIA HIST"RIC A DE LA LEGISLACI"N A DE LA LEGISLACI"N A DE LA LEGISLACI"N A DE LA LEGISLACI"N A DE LA LEGISLACI"N DE LOS P DE LOS P DE LOS P DE LOS P DE LOS P UEBLOS GERMNICOS UEBLOS GERMNICOS UEBLOS GERMNICOS UEBLOS GERMNICOS UEBLOS GERMNICOS QUE CONQUIST QUE CONQUIST QUE CONQUIST QUE CONQUIST QUE CONQUIST ARON EL IMPERIO DE OCCIDENTE ARON EL IMPERIO DE OCCIDENTE ARON EL IMPERIO DE OCCIDENTE ARON EL IMPERIO DE OCCIDENTE ARON EL IMPERIO DE OCCIDENTEMuchas de las naciones germnicas que conquistaron el Imperio de Occidente rigironse por diferentes legislaciones, pues cada una tuvo la suya particular. De aqu vienen los nombres de ley slica, ripuaria, borgoona, bvara o bayuvaria, alemana, turingia, frisona, sajona, anglosajona, Edicto de Teodorico, ley lombarda, y leyes visigodas, conocidas con el nombre de Libro de Jueces (Liber Judicum) o Fuero Juzgo. No es propio de esta obra entrar en el examen profundo de dichas legislaciones; pero es preciso que demos alguna idea de ellas, para bien apreciar las relaciones que tuvieron con la esclavitud en muchas naciones de Europa. De la poca y lugar en que fue redactada la ley slica, hay dos opiniones muy diversas. Una, que lo fue en la Germania, del otro lado del Rhin, en la lengua de los franco-slicos, y mucho antes que stos hubiesen conquistado la Galia. Los partidarios de esta opinin creen, que la ley slica que hoy conocemos, perdi gran parte de su ndole primitiva con las revisiones que sufri despus de la conquista. La otra opinin sostiene que la ley slica fue escrita en Blgica o en Galia despus de la conquista, no en lengua germnica, sino en latn, y quizs en el siglo VIIde la era cristiana. Largos han sido los debates entre estas dos opiniones, y a la hora en que escribo, an estn divididos los autores. A esta divergencia juntose otro elemento que acalor las discusiones. De la ley slica existen dos textos: uno puramente en latn, y otro tambin en latn, pero con muchas palabras germnicas, explicaciones y glosas en la antigua lengua franca, intercaladas en los artculos. Acerca de la prioridad de estos dos textos, hanse suscitado largas controversias, sobre todo en Alemania, pensando unos que el texto glosado es

PAGE 246

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 242\ 242\ 242\ 242\ 242\ anterior al puramente latino, y otros al contrario. Sin discutir yo, porque no cumple a mi propsito el mrito de las razones que alegan los contendientes, limitareme a decir, que despus de bien pesados los argumentos de una y otra parte, parece que el texto puramente latino es el ms antiguo. Esta opinin, sostenida con talento y mucha crtica por Wiarda, es la que tambin sigue el clebre Guizot, quien al dar cuenta de la obra de aquel autor,1 y fijar la poca de la redaccin de la ley slica, se expresa as: “Tales son los resultados generales del trabajo cientfico de M. Wiarda: en general yo los creo legtimos, y en mi concepto se ha servido muy poco de un gnero de pruebas ms fuertes que la mayor parte de las que ha debatido tan ingeniosamente; es decir, del contenido mismo de la ley slica y de los hechos que claramente se revelan en ella. Me parece evidente por las disposiciones, las ideas y el tono de esta ley, que ella pertenece a una poca en que los francos estaban desde largo tiempo en medio de una poblacin romana; ella hace continuamente mencin de los romanos, no como habitantes esparcidos ac y all en el territorio, sino como una poblacin numerosa, laboriosa, agrcola, ya reducida, a lo menos en gran parte, al estado de colonos. Vese tambin en ella, que el cristianismo no es de fecha de ayer entre los francos, sino que tiene ya en la sociedad y en los nimos un gran puesto; trtase con frecuencia en ella de iglesias, obispos, diconos, clrigos; en ms de un artculo se reconoce la influencia de la religin en las nociones morales y el cambio que ha hecho ya en las costumbres brbaras. En una palabra, las pruebas intrnsecas sacadas de la ley misma, me parecen concluyentes en favor del sistema que M. Wiarda ha sostenido... ”No se debe concluir de aqu, que la ley slica, tal cual la tenemos, sea de una fecha muy remota, ni que haya sido redactada como se cuenta, ni que aun jams haya sido escrita en lengua germnica, sino que se liga a costumbres recogidas y trasmitidas de generacin en generacin, cuando los francos habitaban an el embocadero del Rhin, y modificadas, extendidas, explicadas, redactadas como ley en diversas ocasiones, desde esta poca hasta el fin del siglo VIII”.2De los textos mencionados sacronse muchas copias o manuscritos, y cuando Guizot public sus interesantes lecciones sobre la Historia de la Civilizacin en Francia slo hizo mencin de 20;3 pero desde entonces a 1845, ya se conocan ms de 45,4 de los cuales, encontrronse unos en Alemania otros en Francia; bien que de todos ellos, slo tres contienen la glosa germnica. Debe notarse que de esta multitud de manuscritos, ms de 40 estn casi conformes, pues las variaciones que ofrecen son de muy poca importancia. En cuanto a los restantes, hay tres con la glosa germnica, y uno puramente en latn, que difieren mucho entre s, no slo en la distribucin de materias y su contenido, sino en el

PAGE 247

JOS ANTONIO SACO /243 /243 /243 /243 /243 nmero de ttulos y artculos, y en el estilo en que estn redactados, pues en dos de ellos es muy brbaro el latn. De estos cuatro manuscritos, el primero que se public fue el de la abada de Fulde, conocido tambin con el nombre de Herold, por haber sido este jurisconsulto quien lo dio a luz en Basilea en 1557. Este manuscrito contiene la glosa germnica, y es ms extenso que el de Pars, el cual se imprimi la primera vez en esta capital, sin fecha ni nombre de editor; y la segunda tambin en Pars en 1573, por Juan Dutillet. Este manuscrito lleva igualmente el nombre de Schilter. El tercero es el de Munich o de Feuerbach; carece de la glosa germnica; y poco menos extenso que el de Pars, es tan breve en ciertos pasajes, que parece un extracto. El cuarto manuscrito es el de Eccard o de Wolfenbttel, y aunque ms antiguo que los anteriores, su latn es tan corrompido, que a veces no se entiende, teniendo al lado de cada artculo o disposicin la glosa germnica. La ley slica es un montn de diferentes materias; pero en medio de esta confusin, su ndole predominante es la de un cdigo criminal; pues de 408 artculos que contiene el texto puramente latino ms extenso, 343 son criminales, y los 65 restantes se refieren a materias diversas. Esto revela el gran atraso en que se encontraba la raza franco-slica; y despus del examen de las leyes de los principales pueblos que ocuparon el territorio romano, puede asegurarse que la ley slica es la que ms se aleja del elemento romano, y en la que por lo mismo ms prevalece el elemento germnico; o sea, el de la barbarie. Si la esencia de la ley slica fue criminal, preciso es reconocer que sus castigos, lejos de estar marcados con el sello del rigor, distnguese por su blandura. Impnese en tan pocos casos la pena de muerte, que no pasan de cuatro o cinco; y aun en ellos se permite al delincuente el rescate de su vida con dinero. Sola tambin imponerse como castigo el destierro o la esclavitud; pero los hurtos,5 heridas y aun homicidios, no se castigaban con pena corporal, pues todo se arreglaba pagando el ofensor al ofendido o a su familia cierta cantidad pecuniaria llamada wergeld (composicin). Esto indica que la suavidad de los castigos no provena de la civilizacin, ni de los blandos sentimientos de los franco-slicos, que bien brbaros y crueles fueron, sino de la falta de un poder pblico capaz de enfrenar las violentas pasiones de los hombres, y de imponer a los delitos la pena que merecan. La observacin que acabo de hacer, es solamente aplicable a las personas libres, porque respecto de los esclavos, crueles fueron las penas de la ley slica, y terribles las facultades que dieron a los amos. La vida de la ley slica no fue de muy larga duracin, pues parece que slo rigi en Francia hasta el siglo X, y que desde entonces fue sus-

PAGE 248

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 244\ 244\ 244\ 244\ 244\ tituida por muchas costumbres locales, que, aunque derivadas de ella en gran parte, tambin procedan de las leyes cannicas y romanas, y de otras fuentes. Siguiendo la tradicin comn, la ley ripuaria o de los franco-ripuarios fue obra de Teodorico, quien, muerto su padre Clodoveo, rein en la Austrasia, del ao 511 al de 534, estableciendo su capital en la ciudad de Metz. En prueba de la exactitud de esta tradicin debe aadirse que, segn el profesor Feuerbach, el prlogo tercero de la ley slica, que empieza Theodoricus, no pertenece a ella, sino a la ley ripuaria.6 sta, pues, no aspira como aqulla a un origen germnico, porque todos convienen en que fue redactada en la Galia despus de su conquista. Sin embargo, la ley ripuaria no recibi la forma definitiva que hoy tiene hasta los aos de 628 a 638, bajo el reinado de Dagoberto I, quien parece que confi a Chadoindus el encargo de modificarla y alterarla. Aunque penal en su esencia, la ley ripuaria, no lo es tanto como la slica, pues de los 277 artculos que contienen, aun los ejemplares ms extensos, slo 164 son penales, perteneciendo los 113 restantes a otras materias. Su ndole no fue tan germnica ni tan brbara como la ley slica; y si bien apenas entr en ambas el derecho romano, la ley ripuaria est menos distante de l que la ley slica. La ley borgoona (Lex Burgundionum) llamose tambin en latn Lex Gundebalda, porque la mayor parte de sus disposiciones fueron de Gundebaldo, que empez a reinar sobre los borgoones en 467 o 468 segn unos, o en 470 segn otros. Esta ley, conocida tambin en la Edad Media bajo el nombre de ley gombeta, fue redactada entre los aos referidos y el de 534. La ley borgoona se compone de varias partes, que corresponden a pocas diferentes. La primera contiene 41 ttulos publicados antes del ao 501; y no falta quien fije su publicacin en 471. A esos ttulos precede la segunda parte de un prefacio, desde las palabras in Dei nomine, y tanto l, como los 41 ttulos, son obra de Gundebaldo. La segunda parte se compone de otros muchos ttulos dados a luz en diferentes aos, en los cuales se nota que la legislacin cambia de ndole, pues las nuevas leyes en general no son sino reformas y explicaciones que modifican las anteriores. Las pocas en que aparecieron los ttulos de esta segunda parte, son los siguientes: En 501 el ttulo 42, siendo cnsul Avieno, el Mayor. En 502 los ttulos 43 a 45, bajo el consulado de Avieno, el Menor. En 508 o 512 publicronse los ttulos 46 a 52 bajo el consulado de Agapito. Ignrase el ao en que se promulgaron los ttulos 53 a 62. Finalmente, los ttulos 63 a 89, y la primera parte del citado prefacio se hicieron en los ltimos aos de Gundebaldo, y fueron acompaados

PAGE 249

JOS ANTONIO SACO /245 /245 /245 /245 /245 de una nueva edicin de todos los ttulos anteriores. Conviene advertir que algunos manuscritos, y parece que con razn, atribuyeron aquella parte del prefacio, no a Gundebaldo, sino a Segismundo su sucesor. La tercera y ltima parte de la ley borgoona comprende dos suplementos, que llevan el nombre de Additamento y que se deben a los dos inmediatos sucesores de Gundebaldo; siendo la opinin ms probable que Segismundo fuese el autor del primero, no obstante que contienen leyes de dos pocas, pues el ttulo 20 modifica el texto del ttulo 2o. El otro Additamento es obra de Godemar, quien rein hasta 534, ao en que perdi la Borgoa su independencia nacional por haber cado en poder de los francos. De este breve relato aparece, que el cdigo o ley de los borgoones se form entre los aos 467, 468 o 471 y 534. Esta opinin la contradicen autores respetables, y sin entrar yo en ese debate, slo dir que Savigny atribuye a Segismundo la coleccin de las leyes que hicieron sus predecesores.7 Gaupp refut esta opinin8 y Turk piensa que el origen de la ley escrita de los borgoones sube a una poca anterior a la batalla que dio Gundebaldo en Chlons,9 en el ao 451 de nuestra era. La ley borgoona es mucho ms adelantada que la slica y ripuaria. Su ndole revela un grado mucho ms alto de civilizacin, as en la parte penal como en la civil. Aunque en ese cdigo se establece la composicin de los delitos, existen tambin otras penas, y no slo corporales, sino aun morales, como los castigos infamantes. La enumeracin de los delitos, y, sobre todo, las acciones y procedimientos civiles son mucho ms extensos y variados que en las dos leyes anteriores, pues casi la mitad de la legislacin se refiere a ellos, tratndose largamente de los contratos, donaciones, herencias, matrimonios y otros asuntos. El derecho romano penetr en el cdigo borgon muchsimo ms que en las leyes slica y ripuaria, y a veces se tomaron o imitaron de l algunas disposiciones. Si las dos leyes anteriores establecieron notables y aun degradantes diferencias entre los conquistadores y los conquistados, la ley borgoona las borr, sancionando la igualdad legal entre los borgoones y los romanos vencidos.10Aunque los borgoones cayeron bajo la dominacin de los francos en 534, siguieron, sin embargo, gobernndose por su ley particular; mas, a fines del siglo IX, ya sta casi nunca se aplicaba, pues la situacin de la Borgoa y las relaciones de sus habitantes con las del territorio francs haban cambiado mucho. Antes de salir de la Francia debo mencionar, porque las citar algunas veces, ciertas leyes que no solamente la rigieron, sino a otros pases sometidos a ella. Estas leyes son las que hicieron los reyes francos de la primera y segunda raza, aunque las de aqulla son de poca importancia. Llamronse Capitulares, porque se componan de nmero mayor o me-

PAGE 250

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 246\ 246\ 246\ 246\ 246\ nor de pequeos captulos o artculos, habiendo sido muchas las que publicaron los reyes de la segunda raza. Hallam cree11 que las Capitulares de Carlomn, en 882, fueron las ltimas de Francia; pero engase, porque otras fueron promulgadas despus por algunos de sus sucesores. El nmero de ellas desde el ao 752 en que Pepino, el Breve subi al trono de Francia al 929 en que muri Carlos, el Simple, fue de 157, repartidas en el orden siguiente: De Pepino, el Breve ...............................5 De Carlom agno ......................................65 De Luis, le Dbonnaire .........................26 De Carlos, el Calvo ................................51 De Luis, el Tartamudo ..........................3 De Carlomn ...........................................3 De E udes .................................................1 De Carlos, el Simple ..............................3 —— 157 Estas Capitulares, que slo se refieren a Francia y no a las que sus reyes dieron a Italia y a otros pases que dominaron, comprendieron todo gnero de asuntos; pues en ellas se trat de materias polticas, civiles, criminales, religiosas, cannicas, etctera. Su primera coleccin se hizo en la primera mitad del siglo IX por uno de los consejeros de Carlomagno, llamado Ansegise, abad de Fontenelle; pero como la obra slo contena las Capitulares de aquel monarca y algunas de las de Luis, le Dbonnaire, fue incompleta. Hicironse despus otras ediciones, aadiendo las Capitulares de otros reyes; y la coleccin ms estimada es la de Baluze, publicada en Pars en dos tomos en folio, el ao de 1677. Mas, a pesar de los elogios que algunos le han tributado, est muy lejos de merecerlos, como exactamente lo ha dicho un ilustre francs, cuyas palabras quiero insertar aqu: “Baluze haba reunido gran nmero de manuscritos; public fragmentos y Capitulares enteras inditas hasta l; su trabajo se puede considerar como una grande y buena coleccin de textos; pero, a decir verdad, en esto consiste todo su mrito. Esos textos no han sido objeto de ningn examen, ni de ninguna revisin crtica. Baluze los ha dado tales cuales son, sin inquietarse de saber si los copistas los haban embrollado y cargado de faltas... En los manuscritos hay una confusin, una incorreccin que evidentemente provienen de slo los copistas: multitud de palabras estn desnaturalizadas; multitud de artculos fuera de su lugar; variantes de manuscritos se han tomado como Capitulares diferentes. Yo no pretendo tratar aqu de todas las equivocaciones de este gnero, ni de discu-

PAGE 251

JOS ANTONIO SACO /247 /247 /247 /247 /247 tir su rectificacin; pero importa saber que ellas abundan; que los dos tomos de Baluze contienen, no una edicin, sino solamente los materiales para una verdadera edicin de las Capitulares, y que para sacarlos de ella, sera menester un largo y difcil trabajo crtico”.12Pero, desgraciadamente, el mundo literario est esperando todava ese trabajo; y es doloroso contemplar que cuando en Francia cruje la prensa con tantas obras intiles y aun perjudiciales, ningn francs se haya dedicado a levantar un monumento histrico que honrara su memoria y la de su patria. Teodorico, rey de Austrasia, rein tambin sobre los bayuvarios o bvaros, y fue el primero que hizo escribir las costumbres o leyes primitivas de aquel pueblo, pero modificndolas en lo posible a las ideas del cristianismo. Equivcanse, por tanto, los que fijan su primera redaccin en la primera mitad del siglo VII, bajo el reinado de Dagoberto, pues lo que entonces se hizo fue modificarlas y corregirlas conforme a la nueva situacin. As se comprueba la conjetura de Savigny, quien sospech que a la redaccin de estas leyes haban servido otras.13 De aqu aparece que, la Lex Baivarionum o Pactum Bawarorum, pues que lleva estos dos nombres, fue obra trabajada en distintas pocas. El cdigo que se ha trasmitido hasta nosotros, se compone de dos prlogos y de cuatro partes. De stas, la primera es la principal, porque contiene las leyes primitivas o costumbres de los bayuvarios, bien que modificadas por la influencia que el cristianismo haba ejercido ya en ellas. Las otras tres no son propiamente sino adiciones, hechas las dos primeras por el duque Tasiln en el ao 770; y por eso se las denomin generalmente, Decreta Tassilonis Ducis. (Decretos del duque Tasiln.) A la primera de estas dos adiciones, disele tambin el nombre particular de Decreto de Tasiln o Snodo de Dingelfingen, por ser ste el lugar donde se reuni aquella asamblea legislativa; y a la segunda, el de Collandatio episcoporum et abbatum, en la cual los obispos y abades que lo celebraron, pactaron entre s decirse despus de su muerte, cierto nmero de misas y oraciones. La Constitucin de Tasiln, llamada tambin De Popularibus legibus, y hecha en 772 en el Snodo de Nivihhingen, es la ltima de las cuatro partes de la ley bayuvaria. No fue la voluntad de un soberano la nica fuente de donde se deriv esta legislacin, pues adems la aprobaron los magnates y todo el pueblo, segn consta de las palabras que se hallan a la cabeza de aquel cdigo, y en la misma Constitucin de Tasiln.14En la edicin que de la ley bayuvaria hizo Lindenbrogio, insertronse varias Capitulares pertenecientes a aquel pueblo, y como Baluze las refiere al ao de 806, deben ser de Carlomagno y no de Carlomn. stas son diferentes de las ocho anteriores que para los bvaros hizo aquel emperador en 788. El cdigo bayuvario estableci tambin la composi-

PAGE 252

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 248\ 248\ 248\ 248\ 248\ cin pecuniaria, pues casi a ningn delito se le impona pena corporal; no obstante esto, encuntranse en l rasgos de civilizacin, y algunos principios de moral y de justicia dignos de nuestra poca.15Los alemanes, de quienes he hablado en el libro anterior, vivieron independientes por algn tiempo en el pas que despus se llam Suabia. Habiendo invadido en la Galia el territorio de los ripuarios, Sigeberto, rey de stos, fue auxiliado por Clodoveo, rey de los franco-slicos. Vencidos los alemanes en la terrible batalla de Tolbiac en 496, muchos de ellos fueron subyugados desde entonces, y los dems en 534 por Teodoberto, rey de Austrasia. Pero este pueblo que desde tan temprano perdi su independencia, tuvo tambin una legislacin propia? Sin duda que la tuvo; aunque no consta que estuviese escrita. Esto hizo por vez primera, a lo menos en latn, Teodorico, rey de Austrasia, a quien estaban sometidos los alemanes, bien que eran gobernados por un duque, descendiente de la antigua dinasta de sus reyes. Al extender por escrito estas leyes o costumbres, hicironse supresiones, adiciones y alteraciones, sobre todo, en los puntos relativos al cristianismo, que ya profesaban muchas de las naciones germnicas. No fue entonces completa la reforma; mas, sta se verific bajo del rey Dagoberto, no slo respecto de la ley de los alemanes, sino de la de los franco-slicos, franco-ripuarios y bayuvarios, sobre quienes tambin reinaba aquel monarca. Para este trabajo se nombraron cuatro hombres distinguidos, de los cuales cada uno representaba a uno de los pueblos mencionados, y Magnus se llam el de los alemanes. Las leyes primitivas de stos fueron hechas con el consentimiento del pueblo; y a juzgar por las palabras que se hallan al fin del ttulo 107, todas las innovaciones que despus se introdujeron en aquel cdigo, hicironse tambin con intervencin del rey, de los magnates y de todo el pueblo que ya era cristiano. Savigny cree que la ley alemana, si no anterior, fue a lo menos contempornea a la bayuvaria;16 pero esta opinin no descansa en ningn fundamento. A la redaccin de la ley alemana que ha llegado hasta nosotros, no es fcil sealarle poca fija; mas, si nos atenemos a las copias manuscritas de Munich y San Gall,17 bien puede afirmarse que data del primer tercio del siglo VIII, porque en ellas se dice, que por orden del duque Lantfried se hizo la redaccin de una nueva ley; y sabido es que aqul muri en el ao 730. De menos importancia son las leyes turinga y frisona. La primera fue escrita en 740, y lleva el nombre de Lex Angliorum et Verinorum, hoc est Thuringorum. Este ttulo indica que bajo el nombre de turingos se comprendan dos naciones diferentes: los anglos y los verinos. stos desaparecieron completamente, sin dejar ms rastro de s que algunos nombres de pases y ciudades. Aqullos deben ser de la misma nacin

PAGE 253

JOS ANTONIO SACO /249 /249 /249 /249 /249 que conquist la Inglaterra. La ley de los turingos fue adicionada en el ao 802 por Wlemar, jurisconsulto de Carlomagno; y por eso tales adiciones se llamaron Judicia Wlemari. La ley de los frisiones o frisones que hoy conocemos, fue redactada en 790, y la acompaan las adiciones hechas por Wlemar Saxmund en 802. Las tres ramas que llevaban el nombre de frisones, habitaron no slo la Holanda, incluso el espacio que an se llama Frisia, sino una parte de lo que despus ha sido ducado de Oldemburgo y reino de Hannover; es decir, que ocuparon el espacio comprendido entre el Waal, el Weser y las costas del mar del Norte. Extendiose aquella legislacin a todos los frisones, debiendo notarse que Carlomagno, a pesar del empeo que tuvo en difundir el cristianismo, se mostr tolerante con el paganismo, que an exista a principios del siglo VIII en una parte de los frisones; tolerancia que se encamin a impedir que stos se aliasen con los sajones para combatir las tropas de aquel monarca y el cristianismo que defenda. Lo poco que hay que decir sobre los sajones de que ahora trato, no se refiere a los brbaros que con el mismo nombre invadieron la Inglaterra en el siglo V de la era cristiana, sino a los sajones a quienes combati y subyug Carlomagno, dndoles despus una legislacin particular. sta se compone de tres partes diferentes. 1 Un edicto llamado Capitulare Paderbrunnense, y en otro tiempo Capitulatio de Partibus, que hizo aquel monarca en Paderbonn en 785, asociado de los dignatarios y presbteros sajones. Dictronse en l leyes muy duras contra el paganismo, establecironse varias formas judiciales y administrativas, y arreglronse muchos puntos pertenecientes a la Iglesia. 2 El Capitulare Saxonium promulgado en el ao 797. 3 La Lex Saxonica, que si bien anterior a las dos partes ya mencionadas, es de presumir que no recibi hasta 802 el estado en que hoy la poseemos. La legislacin de los anglosajones fue una serie de leyes promulgadas en pocas diferentes. Establecidos en Inglaterra, fundaron ocho reinos, que convertidos en siete, como ya he dicho, por la reunin de dos de ellos, constituyeron lo que se llam la heptarqua. sta dur casi cuatro siglos, y los reyes de algunos de aquellos reinos hicieron varias leyes para el gobierno de sus pueblos. Etelberto, cuarto rey de Kent, que empez a reinar segn la cronologa sajona en 561, ao que corresponde al 613 de la era cristiana, public 89 leyes con objeto de arreglar la administracin de justicia. Estas leyes fueron criminales; y aunque escritas cuando ya aquel monarca y muchos de su pueblo haban abrazado el cristianismo, ajustronse, sin embargo, a las ideas y costumbres nacionales.18

PAGE 254

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 250\ 250\ 250\ 250\ 250\ Al trono de Kent subieron tambin en el siglo VII los dos hermanos Hlodhhaer y Eadrices. Parece que reinaron juntos y dictaron algunas leyes, pero de poca importancia. De 690 a 725 ocup Wichtraed el trono de Kent; y en una asamblea nacional celebrada en 696, en un lugar cerca de Canterbury19 promulg algunas leyes, que aument con los usos judiciales de aquel reino. Ina o Ine rein en Wessex, y cinco aos despus de su advenimiento al trono, que fue en 688, public 77 leyes, superiores a las que haba, y algunas de un carcter poltico. Offa, rey de Mercia entre los aos 756 y 796 hizo tambin algunas leyes; mas, no han llegado hasta nosotros. stas fueron las legislaciones que nos dej la heptarqua. Veamos ahora cules son las que, despus de reunidos en uno todos sus reinos, se formaron durante la monarqua anglosajona. Como simultneamente haba en ella anglosajones y dinamarqueses, Alfredo, el Grande, que rein del ao 871 a 901, public un cdigo muy extenso, restableciendo la antigua legislacin de los anglosajones, que no estaba en uso por la dominacin de los dinamarqueses. Este cdigo fue penal y estaba ms en armona con las necesidades de los anglosajones que las leyes anteriores. Eduardo I rein de 901 a 924, y atribyesele una coleccin de leyes, que no son ms que varios usos nacionales establecidos en los diferentes reinos que componan la heptarqua. Aedhelstan promulg varias leyes en la primera mitad del siglo dcimo. Toda su legislacin se compuso de cinco concilios celebrados en diversos aos y lugares. El ltimo fue el que se llam Judicia civitatis Lundoniae (Juicios de la ciudad de Londres); y a l asistieron eclesisticos y seglares, confirmndose y amplindose entonces como leyes los otros cuatro concilios anteriores. Edmundo, que empu el cetro de 940 a 946, hizo tambin algunas leyes, as eclesisticas como civiles. De 959 a 975 rein Edgardo, y public algunas leyes, las cuales, lo mismo que las de sus antecesores Athelstan y Edmundo, son interesantes por la ampliacin que dieron a muchas de las instituciones anteriores. De Etelredo II, que rein de 978 a 1016, consrvanse diez documentos legislativos, concernientes a diversas materias. Esta legislacin manifiesta que en tiempo de aquel monarca an se gobernaban por sus leyes particulares los diferentes pases sometidos a su imperio. Cnut de Dinamarca, llamado despus Canuto, ocup el trono de Inglaterra de 1017 a 1035, en cuyo perodo public cuatro piezas legislativas sobre varios asuntos. A Eduardo II, denominado el Confesor, que rein desde 1042 a 1066, atribyese un cdigo de leyes escritas en latn; pero stas, o al menos

PAGE 255

JOS ANTONIO SACO /251 /251 /251 /251 /251 las que se conocen con su nombre, no son obra suya, porque en ellas se hace mencin del rey Guillermo II que fue muy posterior a l. Guillermo, el Conquistador gan el trono de Inglaterra en el mencionado ao de 1066, y ocupolo hasta 1087, habiendo dejado redactadas en francs-normando, y acompaadas de una traduccin latina, las leyes y costumbres de que antes gozaban los pueblos que haba subyugado. As aparece del prefacio de las leyes que se atribuyen a Eduardo, el Confesor. Pero dejemos a Inglaterra y volvamos al continente. Conquistada la Italia por los ostrogodos, Teodorico, que rein de 493 a 526, public el ao de 500 el edicto que lleva su nombre, para que por l se resolviesen las cuestiones que ocurran, y acallasen las muchas quejas de las provincias de su imperio. Teodorico, aunque brbaro de origen, fue educado en Constantinopla, y cuando conquist la Italia, nombr para la redaccin de su edicto algunos jurisconsultos italianos, que se aprovecharon para su trabajo de las Sentencias de Paulo, de los cdigos gregoriano y hermogeniano, y particularmente del cdigo y las novelas de Teodosio; aunque alterndolas completamente y acomodndolas al objeto que Teodorico se propona. Compnese el Edicto de Teodosio de 154 artculos; y como aquel monarca quera asimilar los ostrogodos y los italianos para que formasen nacin homognea, mand que aqul rigiese a las dos razas; y que en los casos en que no alcanzase, pues era muy incompleto, los romanos se gobernasen por la legislacin romana, y los ostrogodos, por sus leyes o costumbres particulares. Slo medio siglo dur este edicto, porque reconquistada Italia por las armas de Justiniano, ste orden por la Pragmtica-Sancin del ao 554, que se observasen en Italia los cdigos que acababa de publicar; mas, segn la opinin de Savigny, parece que los ostrogodos continuaron rigindose por el Edicto de Teodorico.20Si los lombardos, antes de haber ocupado la Italia, tuvieron leyes escritas, punto es imposible de resolver. Apoderados de aquel pas, sus primeros reyes escribieron en latn teutnico algunos de sus usos y costumbres; y aunque esas leyes no han llegado hasta nosotros en la forma que tenan, es inconcuso que existieron, porque as lo dice expresamente el rey Rotharis en el prlogo de su edicto. “Nosotros [son sus palabras], nosotros hemos credo necesario componer y corregir la presente ley, la cual desecha y enmienda todas las leyes precedentes, aade lo que les falta, y les quita lo que les sobra”.21 Estas palabras prueban, que los lombardos establecidos en Italia tuvieron leyes antes de Rotharis. Obra de ste y de sus sucesores Grimoaldo, Luitprando, Rachis y Astolfo, fue el cdigo o ley de los lombardos (Lex Longobardorum), la cual abraza el perodo de los 125 ltimos aos en que aquel pueblo conserv su independencia.

PAGE 256

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 252\ 252\ 252\ 252\ 252\ Las leyes de Rotharis forman el edicto que lleva su nombre: contiene 390 leyes y fue publicado el ao 643; o sea, a los 76 de la entrada de los lombardos en Italia. Esta fecha, as como las dems en que los otros cuatro reyes mencionados legislaron para su pueblo, estn tomadas de los prlogos de dichas leyes. Grimoaldo promulg las suyas, que fueron nueve, en 668. Las de Luitprando son 11 adiciones hechas sucesivamente, conteniendo cada una un prlogo y muchas leyes. Compsose la primera de estas adiciones en 712, primer ao del reinado de Luitprando. La segunda se hizo en 717. La tercera en 720. La cuarta en 721. La quinta en 723. La sexta en 724. La sptima en 725. La octava en 726. La novena en 727. La dcima en 728. La undcima en 735. Diez aos despus, o en 745, Rachis dio a luz nueve leyes; y Astolfo, 14, en el ao 749, primero de su reinado. Como hubo muchos ejemplares de la ley de los lombardos, copiados inexactamente en la mayor parte, mandose que fuesen confrontados y corregidos por los notarios o protonotarios de los monarcas lombardos, ordenndose al mismo tiempo que, cuando dos ejemplares no concordaban, se siguiese aquel que estaba autorizado por alguno de ellos.22Acerca de la participacin que el pueblo lombardo tuvo en la formacin de sus leyes, pueden formarse varias opiniones, pues consultando los mismos textos de las leyes, parece que hubo casos en que el rey pudo legislar por s solo; otros en que era necesaria la intervencin de la jerarqua militar; y otros, el consentimiento de todo el pueblo. La primera opinin puede fundarse en el prlogo del primer libro de Luitprando, en que se dice: “El corazn del rey est en las manos de Dios; y no es por su propia prudencia, sino por la voluntad e inspiracin de Dios que el rey ha concebido las leyes en su alma”. Este pasaje abre campo a discusiones, porque sus palabras no son bastantes para concluir, que aunque Dios inspirase las leyes al rey, ste pudiese establecerlas por s solo, toda vez que su accin bien pudiera limitarse a proponerlas a los magnates o al pueblo para que stos las aceptasen. De la intervencin de los principales y de todos los militares que se reunan en el Campo de Marte el 1o de marzo de cada ao, no cabe duda alguna al leer el prlogo de las leyes de Rotharis; el ttulo 6o, 1. 85 de Luitprando; el prlogo de Rachis, y el de Astolfo. Es tambin innegable que adems de las dos clases referidas, las leyes mencionan la parte que tuvo el pueblo en la aprobacin de ellas. As aparece del prlogo de Grimoaldo, de los prlogos de los libros 1o, 2o, 3o, 4o, 5o y 6 o de Luitprando, y del fin del prlogo de Rachis. La legislacin lombarda no fue territorial, esto es, que obligaba a todos los sbditos de la tierra de cualquier raza que fuesen, sino tan slo personal. As fue que nicamente rega a los lombardos, pues los

PAGE 257

JOS ANTONIO SACO /253 /253 /253 /253 /253 romanos estaban sometidos a las leyes romanas. Los extranjeros no domiciliados en Lombarda eran juzgados por sus propias leyes; pero si en ella se establecan, ya quedaban sujetos a la legislacin lombarda, a no ser que el rey les permitiese, por favor especial, vivir a la sombra de las leyes de su pas natal.23Cayeron los lombardos bajo la dominacin de los reyes francos de la segunda raza. Pepino, Carlomagno, Luis, le Dbonnaire, Lotario I y Luis II promulgaron varias capitulares para Italia; mas, como en tiempo de Carlomagno se domiciliaron en ella francos y hombres de las otras razas que formaban su dilatado imperio, mand aquel monarca, que cada una de ellas se gobernase por sus leyes particulares.24 Todas estas legislaciones estuvieron en vigor hasta el siglo XII en que empezaron a caer en desuso por el desarrollo de las costumbres particulares de las ciudades de Lombarda; pero aun rigieron en algunas hasta el siglo XIVy mitad del XV.25Establecidos los visigodos en el medioda de la Galia, su rey Eurico, que subi al trono en 466, y que tena su corte en Tolosa de Francia, fue el primero que hizo escribir en latn las costumbres y leyes de los godos,26para que los sbditos de su raza se gobernasen por ella. No falt en aquella poca quien llamase a esta coleccin Leges Theodorician, no porque la hubiese hecho su antecesor Teodorico, sino porque este nombre diose tambin a Eurico. Que las antiguas costumbres de los visigodos fueron escritas en forma de leyes despus de haberse fijado en el ur de Europa, aparece de los fragmentos de ellas, descubiertos ms de un siglo ha por los benedictinos de la congregacin de San Mauro en el palimpsesto de un convento de Francia. Mirose este descubrimiento con tanta indiferencia, que dichos fragmentos no fueron publicados hasta el ao de 1847 por el alemn Blume. Ora ellos formasen parte de la compilacin de Eurico, ora de otra diferente, siempre quedar probado que los visigodos redactaron sus usos y costumbres en forma de leyes, luego que se fijaron en la Galia, y que su redaccin se hizo del ao 466 al 484. El historiador espaol Masdu,27 confundiendo la coleccin de Eurico con el Libro de Jueces o Fuero Juzgo, supone equivocadamente que ste fue hecho por aquel rey, el cual prohibi desde entonces que se usase en Espaa de otro cuerpo legislativo. A Eurico sucediole su hijo Alarico, que rein de 484 a 507; y equivcase Mariana28 atribuyendo al segundo la referida coleccin, que fue obra del primero. Si Eurico legisl para los visigodos, Alarico lo hizo, en 506, para los romanos que habitaban en pases sometidos a su dominacin. Mand, pues, redactar un cdigo que abrazaba dos partes: una, compuesta de textos o extractos sacados de las leyes romanas insertas en

PAGE 258

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 254\ 254\ 254\ 254\ 254\ los cdigos teodosiano, gregoriano y hermogeniano; de las Sentencias de Paulo; de los Institutas de Gayo; de las constituciones y novelas de los emperadores Teodosio, Valentiniano, Marciano, Mayoriano y Severo; y, por ltimo, del Liber Responsorum de Papiniano. La otra parte contena la interpretacin de esas mismas leyes romanas, porque con la variacin de los tiempos y el nuevo estado de la sociedad, ya no era posible aplicarlas en su sentido estricto y literal. Existieron, pues, a un tiempo dos legislaciones diferentes; una, por la que se regan los visigodos, y otra, las personas de origen romano. La coleccin de Alarico llamose Lex Romana y Breviarium Alaricianum; pero este ltimo nombre no se conoci antes del siglo XVI. El verdadero compilador de aquel cdigo fue el conde Goiarico; pero muchos creen errneamente que fue Aniano; y por eso se le denomin tambin Breviarium Aniani. Este error provino, segn lo ha probado el padre Sirmond, de que siendo Aniano canciller o refrendario de Alarico, lo firm y public por orden suya en el ao 22 de su reinado, enviando a las provincias copias autnticas de l.29Expulsados los visigodos en el primer tercio del siglo sexto, de casi todo el territorio que ocupaban en la Galia, por los francos, borgoones y ostrogodos, refugironse a Espaa, en donde ya se haba establecido, desde el siglo anterior, gran nmero de su raza. De 570 a 586 extendi y consolid Leovigildo el Imperio visigodo en Espaa, y durante su reinado corrigi y aadi el cdigo de Eurico. Otros monarcas visigodos publicaron nuevas leyes, que reunidas a muchas de las antiguas, formaron el clebre cdigo denominado Forum Judicum (Fuero Juzgo), que apareci en el siglo VII. A este cdigo no se le llam as en aquellos tiempos. Liber judicum, Liber legum, Codex legum, Liber Gothorum, son los nombres que se le dan en los cdices ms antiguos, en las cortes y concilios de aquella poca, en las mismas leyes de entonces, y aun en los documentos pblicos de la Edad Media. El ttulo de Forum Judicum (Fuero Juzgo) que Martnez Marina califica de brbaro, fue desconocido de los visigodos, y slo a principios del siglo XIII es cuando ya se encuentra con alguna frecuencia.30Creyose por largo tiempo que el autor principal de este cdigo fue San Isidoro, y que su promulgacin se hizo en el cuarto Concilio de Toledo, celebrado en 633 y presidido por l, bajo el reinado de Sisenando, a quien tambin se atribuy alguna parte en su formacin. Mariana, lo mismo que Burriel, sin decidirse por esta opinin, tampoco la combatieron; mas, Tuy, Aso, Manuel y otros, la aceptaron como cierta. Que en el Fuero Juzgo hay leyes que emanaron de San Isidoro, bien puede asegurarse con algn fundamento, porque en la primera del ttulo en que se trata de la eleccin de los reyes, hllanse pasajes literalmente tomados del captulo 48, libro III de sus Sentencias, y del captu-

PAGE 259

JOS ANTONIO SACO /255 /255 /255 /255 /255 lo 3o, libro IX de su Etimologa; de cuya obra, libro V, captulos 20 y 21 se sacaron las leyes 4a y 5a del ttulo II, libro I del cdigo visigodo. Que ste fue promulgado en el cuarto Concilio de Toledo, es opinin insostenible; y tal error provino, como observa juiciosamente Martnez Marina, cuyas palabras transcribo: “de creer ciegamente y dar demasiada extensin a lo que se dice en el epgrafe o rbrica del prlogo del Fuero Juzgo, en que se trata de la eleccin de los prncipes, de sus oficios y obligaciones: dice as en la edicin de la Academia Espaola: ‘Esti libro fo fecho de LXVI obispos enno quarto concello de Toledo ante la presencia del rey Sisnando enno tercero anno que regn; era de DC et LXXXI anno’. La fecha est errada, y debi enmendarse; era de LXXI. Los que romancearon el Fuero Juzgo y los copiantes de los cdices tomaron aquella nota o rbrica del prlogo del Libro de las Fazaas coleccin que anda incorporada con los antiguos fueros de Castilla ordenados en las cortes de Njera, y dice as: ‘En tiempo que los godos sennoreaban a Espaa el rey don Sisnando fizo en Toledo el fuero que llaman el Libro Juzgo; ordenose en todo su sennorio fasta que la tierra se perdi en tiempo del rey don Rodrigo’. Esta noticia, adoptada sin examen, se propag generalmente, se mir con respeto por nuestros historiadores, y aun los diligentes editores del Ordenamiento de Alcal la publicaron31 como monumento precioso en que apoyar sus opiniones, como quiera que no sea ms que un cdigo de anacronismo y fbulas”.32Para convencerse de que el Fuero Juzgo no fue promulgado en el cuarto Concilio de Toledo, basta considerar que muchas de sus leyes son de fecha muy posterior a l. Lo que s sali de aquel concilio fue la grande extensin que se dio a los privilegios eclesisticos y a otros puntos que no es del caso mencionar. Chindasvinto, que rein del 642 al 652, aboli enteramente el Breviarium Aniani; es decir, el uso del derecho romano en sus estados. “Non queremos que daqui adelante sean usadas las leyes romanas ni las estrannas”.33 Mand, adems, que el sptimo Concilio de Toledo revisase las anteriores leyes visigodas, y que corrigindolas y proponiendo otras nuevas, formase una compilacin que rigiese a todas las razas sometidas a su imperio. sta fue la primera vez que las leyes visigodas fueron en Espaa promulgadas en forma de cdigo; pero esta compilacin no es la misma que ha llegado a nuestros das, porque bajo el reinado de otros monarcas sufri nuevas alteraciones. Recesvinto, hijo de Chindasvinto, que ocup el trono de 652 a 672, encarg al octavo Concilio de Toledo, reunido en diciembre de 653, que hiciese nueva revisin del Fuero Juzgo. Hzose en efecto, y renovndose la prohibicin del uso del derecho romano en toda la monarqua,34 permitironse por primera vez los matrimonios entre visigodos e hispano-romanos. “E por esto tollemos nos la ley antigua, ponemos

PAGE 260

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 256\ 256\ 256\ 256\ 256\ otra meior: hy establescemos por esta ley, que ha de valer por siempre, que la mugier romana puede casar con omne godo, la mugier goda puede casar con omne romano”.35De este modo tratose de asimilar las dos razas que habitaban la Espaa, para formar un solo pueblo; pero yo creo, contra la opinin general, que esta fusin no se efectu ni entonces ni mientras dur la monarqua goda, como ms adelante dir. De Recesvinto a Ervigio nada notable se hizo en la legislacin visigoda; mas, en tiempo de este prncipe, que subi al trono en 680, corrigiose y aumentose el Fuero Juzgo con nuevas leyes. A este propsito dijo Ervigio: “Queremos que estas leyes, igualmente que las constituciones y establecimientos que ahora ordenamos y publicamos, segn se hallan en este libro y serie de sus ttulos, tengan valor y queden obligados a ellas todos nuestros sbditos, desde el ao segundo de nuestro reinado y da 12 de las calendas de noviembre”.36Ciose Egica la corona en 687, y segn historiadores aun de alta reputacin, reformose de nuevo en su reinado el Fuero Juzgo. Fndanse para esto en un pasaje del prlogo del decimosexto Concilio de Toledo, celebrado en el ao 693, en que se dice: “Reducid, pues, a la claridad de la luz del medioda todas aquellas cosas que se encuentran esparcidas en los cnones o en los edictos de las leyes, o que fueron puestas superflua o indebidamente, arreglndolas a lo que Nuestra Serenidad desea, y conservando aquellas leyes que se sabe proceden de la razn para la sincera justicia y resolucin de los negocios, desde el tiempo de nuestro predecesor de santa memoria, el rey Chindasvinto, hasta el tiempo del seor prncipe Wamba”. A pesar de esto, no consta que se hubiese hecho semejante reforma; mas, de aqu no puede concluirse que la compilacin del cdigo que hoy conocemos, sea ntegramente la misma que se hizo en tiempo de Ervigio; porque despus se agregaron al Fuero Juzgo algunas leyes del mismo, de Egica y de Witiza, su sucesor, restablecindose algunas de las que se haban suprimido en la compilacin de Ervigio. Varias son las fuentes de donde emanaron las leyes del Fuero Juzgo, y todas se pueden reducir a las siguientes: 1a Las llamadas Antiguas Nuevamente Enmendadas (Antiqu noviter enmendat), de las que unas fueron sacadas de las antiguas leyes godas, y otras, en mayor parte, de las leyes romanas. 2a Las que hacan los reyes por su propia autoridad, como las de Sisebuto, que subi al trono en 613. 3a Las que se hacan por el mismo rey con intervencin de su Officium palatinum que era una especie de consejo privado compuesto de los prceres o grandes de su corte, y por los funcionarios principales del gobierno.

PAGE 261

JOS ANTONIO SACO /257 /257 /257 /257 /257 4 Las leyes hechas en los concilios nacionales de Toledo, al principio por slo los obispos, y despus por ellos juntos con los presbteros, diconos, abades y magnates del reino, sin que el pueblo tuviese entonces ninguna parte directa en su formacin, pues su consentimiento no era expreso sino tcito. Los miembros de los concilios no tenan iniciativa; sta slo perteneca al rey, quien al tiempo de abrirlos someta a su examen en un registro o cuaderno llamado tomus regius la revisin de las leyes antiguas o la formacin de otras nuevas; y lo que el concilio determinaba, sancionbalo el rey y publicbalo como ley. Martnez Marina atribuye a los reyes visigodos el mrito de las leyes del Fuero Juzgo; pero equivcase, porque aquel cdigo fue obra casi exclusiva del clero hispano-romano. Cierto es que la nacin goda fue desde el siglo IV la menos brbara entre todas las germnicas que invadieron el Imperio romano, y esto provino de varias causas. Las victorias que Constantino alcanz sobre los godos bajo el estandarte de la cruz,37 hicironles tan profunda impresin, que creyendo que la divinidad combata por l, muchos abrazaron desde entonces el cristianismo. Esta religin, la ms civilizadora de todas y de la que quiz les dieron la primera idea los prisioneros que haban cogido en sus correras por las costas del Asia Menor, difundiose entre ellos con tanta rapidez, que ya uno de sus prelados, llamado Tefilo, asisti al gran Concilio de Nicea celebrado en 325.38 Habitando cerca y aun en contacto con las colonias griegas de las mrgenes del Ponto Euxino, aqullas les comunicaron algunos de sus conocimientos, mientras que la muchedumbre de prisioneros que cogan en el Imperio romano y otros que no lo eran, pero que voluntariamente haban pasado de la Dacia a vivir entre ellos, los iniciaron en las artes de Roma. Y cuando sta admiti a los godos en sus legiones, muchos que despus de haber servido volvieron a su pas, llevronle, no slo ideas civilizadoras, sino las armas, disciplina, orden y tctica de las tropas romanas. Pero todos estos conocimientos y otros que pudieron adquirir en su marcha hasta Espaa, no bastaron para que hubiesen sido capaces de formar un cdigo como el Fuero Juzgo. De este, o para hablar con ms exactitud, del octavo Concilio de Toledo, naci la teora del derecho divino de los reyes, pues en aquel concilio se leen las siguientes palabras del rey Recesvinto: “El Criador me haba elevado al trono asocindome a la dignidad de mi padre, y por su muerte, el Todopoderoso me ha trasmitido la autoridad que he heredado”.39En lenguaje semejante habl Luitprando, rey de los lombardos, en el prlogo del primer libro de leyes que dio a sus sbditos; pero como este monarca fue muy posterior a la poca en que se reuni el mencio-

PAGE 262

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 258\ 258\ 258\ 258\ 258\ nado octavo Concilio de Toledo en tiempo de Recesvinto, a ste y no a aqul es a quien se debe atribuir el origen de la teora del derecho divino que han invocado los reyes para gobernar. El portugus Mello, en su Historia del Derecho de Portugal piensa que el Fuero Juzgo no fue escrito en latn sino en la lengua gtica espaola. Villadiego supone que su redaccin latina y su versin castellana se hicieron a un mismo tiempo; pero estas opiniones son infundadas, porque la redaccin de aquel cdigo se hizo en latn y su traduccin al espaol no se efectu hasta la primera mitad del siglo XIII en tiempo del rey San Fernando. Entre todas las leyes brbaras, el Fuero Juzgo y la ley bayuvaria son las que tienen ms semejanza entre s, no slo por su espritu, sino porque algunas de las disposiciones de un cdigo se encuentran en el otro. Esto ha dado origen a la cuestin de si los bayuvarios tomaron esas leyes de los visigodos o si stos de aqullos. Philipps40 y Aschbach41estn por la primera opinin; mas, Savigny se inclina a la segunda.42 Yo me aparto de este ltimo autor, no slo porque los visigodos fueron entre todos los germanos el pueblo ms adelantado, sino porque examinando las leyes que se hallan en el Fuero Juzgo y en el cdigo bayuvario, las de aqul son ms extensas y completas que las de ste, y exponen adems el motivo que les dio origen y las razones en que se fundan. Las guilas de Roma que volaron a la conquista del mundo, llevaban en pos de s una fuerza terrible de atraccin a que nada resista. Las leyes y las instituciones, las costumbres, la religin y hasta la lengua de los pueblos conquistados, todo desapareca al contacto de la civilizacin romana, pues absorbiendo y asimilndose todos esos elementos, no quedaba en su lugar sino la imagen de Roma. Lo contrario sucedi con la invasin de los brbaros germanos, quienes dejaron a los pueblos vencidos sus propias leyes, formando ellos para s otras ms conformes a su ndole y primitivas costumbres. De aqu provino que los franco-slicos se rigieron por la ley slica; los ripuarios, por la ripuaria; los borgoones, por la borgoona, y as los dems germanos. Hubo, pues, en cada nacin por ellos conquistada, dos legislaciones especiales: una para los vencedores y otra para los vencidos. Estas legislaciones son las que se llamaron personales, porque slo se aplicaban a cierta clase de personas o razas, a diferencia de la legislacin territorial, que era la nica a que deban obedecer todos los que habitaban un mismo territorio. Tal fue la regla general que siguieron los germanos en sus conquistas. Observronla tambin los visigodos mientras reinaron en el medioda de la Francia; mas, apartronse de ella luego que pasaron a Espaa, pues Chindasvinto, Recesvinto y Ervigio que reinaron en ella desde la segunda mitad del siglo VII, mandaron que el Libro de los Jueces o Fuero Juzgo fuese la ley nica y universal que rigiese a la raza conquistado-

PAGE 263

JOS ANTONIO SACO /259 /259 /259 /259 /259 ra y a la conquistada. Esta excepcin era contraria a todo lo establecido en los dems pases conquistados por los germanos; mas, no se debe creer que tal anomala naci de los visigodos. En Espaa, el elemento romano haba echado races ms profundas que en las Galias y en otras naciones, pues stas haban sido conquistadas despus que aqulla. Por esta razn, cuando los visigodos se enseorearon de Espaa, ya encontraron en su territorio una poblacin infinitamente ms civilizada que ellos; y esta superioridad la hizo aspirar a la dominacin moral de sus mismos dominadores. Entraron, pues, en lucha el elemento germnico y el elemento hispano-romano; y como en los concilios de Toledo, que eran las cortes de aquella poca, el elemento romano predominaba en nmero, en luces y en influencia, procurose desterrar el germanismo de las leyes que se formaban, introduciendo en el Fuero Juzgo el gran principio de la unidad legislativa. Crese generalmente que cuando se desplom la monarqua visigoda ya se haba hecho la fusin entre las dos razas, y que triunfando el elemento romano del elemento germnico, ste haba desaparecido de la legislacin y de las costumbres. Mas, no soy yo de los que asienten a esta opinin, porque no basta escribir una ley en los cdigos sobre asimilacin de razas para que sta se verifique, y mucho menos cuando se componen de elementos tan heterogneos como fueron los godos y los hispano-romanos. Esta fusin es obra slo del tiempo, y a la verdad que no transcurri el suficiente para que al hundirse el Imperio visigodo en las mrgenes del Guadalete, ya hubiesen desaparecido del suelo espaol todas las instituciones, usos y costumbres que a l llevaron los germanos. Esta catstrofe acaeci en el ao 714; y como de ella a 646 en que por primera vez se sancion, bajo del rey Chindasvinto la unidad legislativa para ambas razas, apenas corrieron 68 aos, no es dable que en tan corto tiempo se hubiese podido verificar la asimilacin que se pretende, y mucho menos si se reflexiona que su hijo Recesvinto renov algunos aos despus la prohibicin del uso del derecho romano entre sus sbditos, lo que prueba que la ley de su padre Chindasvinto no se cumpla. Ervigio, que subi al trono en 680, repiti que desde el siguiente ao de su reinado no hubiese para todas las razas de su imperio ms ley que el Fuero Juzgo. Todo esto demuestra evidentemente que hasta entonces no se haba hecho la fusin entre vencedores y vencidos. Y podr creerse que del ao 681 en que fue pronunciada la ley de Ervigio al de 714 en que pereci la monarqua visigoda, se asimilaron dos pueblos tan opuestos entre s, y de los que uno era conquistador y otro, conquistado? De que tal asimilacin no se hizo, clara prueba ofrece un pasaje del historiador Mariana en el que no se ha fijado la atencin, y que se refiere al ao 711, vspera cabalmente de la catstrofe del Guadalete. Dice as:

PAGE 264

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 260\ 260\ 260\ 260\ 260\ “La muerte de Witiza fue conforme a la vida, si bien los autores en la manera della se diferencian. El arzobispo don Rodrigo dice que fue muerto por conjuracin de don Rodrigo, que se ayud para esto, as de los de su vala como de los romanos a los cuales se recogi cuando cegaron a su padre”.43Si la fusin entre las dos razas ya estaba hecha, por qu distinguir en el pasaje que acabo de citar a los romanos de los hombres de la vala de don Rodrigo, que no eran otros sino los godos? Por qu conservar estas denominaciones diferentes, cuando ya no haba sino un solo pueblo sin distincin de razas? La facilidad con que los rabes se apoderaron de casi toda Espaa en tan cortsimo tiempo, pues que todo fue obra de una batalla, si bien no es una prueba del todo concluyente, es a lo menos un fuerte indicio y una conjetura racional de que no haba tal asimilacin entre la raza goda y la hispano-romana. Sometida sta material y polticamente a los visigodos, muy probable es que hubiese mirado casi con indiferencia la lucha entre sus antiguos dominadores y los musulmanes, pues llamados stos al territorio espaol en calidad de auxiliadores, por el partido visigodo que disputaba la corona al rey don Rodrigo, la masa general del pueblo hispano-romano, o no crey en el triunfo definitivo de los rabes, o si lo crey importole poco tener un nuevo amo que fuese rbitro de sus destinos. El gnero de vida de los visigodos fue otro obstculo poderoso para que se efectuase en tan corto tiempo la asimilacin de las dos razas; porque en las ciudades, si no era exclusivo, a lo menos predominaba el elemento romano; mas, en los campos, que era en donde generalmente vivan en sus vastos dominios los seores godos y en donde estaban libres del elemento antagonista, all pudieron conservar, en cierta manera, algunos de sus antiguos usos y costumbres. Si stos desaparecieron, cmo es que el Fuero Juzgo admiti en algunos casos como prueba judicial la aplicacin de agua hirviendo, cosa del todo extraa a la legislacin romana?44 Cmo es que sin autorizar ni aun mencionar la ley visigoda los combates judiciales usados entre los germanos como prueba de inocencia o culpabilidad, cmo es que se conservaron aun despus de destruida la monarqua goda por la conquista de los rabes? Un godo llamado Sanila acus, en 820, al godo Bera, conde de Barcelona, ante Ludovico Po, de que intentaba hacerse independiente, pues aquella parte de Espaa haba cado ya bajo la dominacin francesa. Negado el delito por Bera, trat de probar su inocencia apelando al combate judicial, que era a caballo entre los godos y a pie entre los francos. Vencido el conde por su adversario, declarsele culpable; y de este suceso da cuenta Nigelo, escritor de aquellos tiempos.45

PAGE 265

JOS ANTONIO SACO /261 /261 /261 /261 /261 En su empeo de combatir al germanismo, el clero hispano-romano tampoco dio entrada en el Fuero Juzgo al Mals o Placitum pues en ninguna de sus leyes se habla ni alude a l. Sabido es que los germanos tuvieron dos especies de asambleas: unas generales en que se trataba entre todos los hombres libres de los asuntos que interesaban a la nacin, y otras particulares presididas por el conde, y a las que slo asistan los hombres libres establecidos en el distrito o circunscripcin territorial. Estas asambleas llamronse Mals, palabra derivada de la antigua alemana Masel que significa asamblea, reunin, y a las que en latn se dio el nombre de Placita pues los germanos introdujeron esta institucin en las provincias del Imperio romano que conquistaron.46La atribucin principal del Placitum fue la administracin de justicia, pues los hombres libres y notables conocan de todos los pleitos que se suscitaban; pero al mismo tiempo se trataba de otros muchos asuntos que interesaban al bien de los hombres del distrito. Las circunstancias particulares en que los germanos se encontraron despus de sus conquistas, fueron modificando y alterando aquella institucin; mas, a pesar de todas sus vicisitudes y del silencio que acerca de ella guarda el Fuero Juzgo no puede concluirse que hubiese desaparecido enteramente del suelo espaol, porque los monumentos histricos la mencionan despus de la ruina de la monarqua visigoda. En el reino de Len existi hasta los das de don Alonso, el VII, que fue cuando empez a desaparecer la antigua organizacin de los godos. Tambin existi en el reino de Castilla y en Catalua, en la cual se le dio el nombre de Mallo Y hubirase conservado el Placitum en aquella provincia y en otras partes de la pennsula, si el elemento hispano-romano hubiese triunfado del germnico y absorbdolo completamente? En las bandas guerreras de las tribus de la Germania, los compaeros de armas pudieron separarse de su jefe para seguir a otro. Esta misma facultad se encuentra consignada, no slo en el Fuero Juzgo,47sino en los nuevos reinos de Espaa que se formaron durante la guerra con los sarracenos, pues los barones y otros magnates pudieron separarse del servicio y fidelidad de los reyes, as como los vasallos del homenaje que deban a sus seores. Si la fusin de las dos razas se hizo bajo del Imperio godo, por qu en los primeros siglos despus de su destruccin, los documentos de aquella poca hablan todava de godos y romanos, marcando con estos nombres la diferencia que haba entre las dos razas? Por qu en el reino de Len se llamaron populi romanorum (pueblos de romanos) a los pueblos sujetos a toda especie de contribuciones? Y no se deber inferir de esa denominacin que la raza goda, en aquel tiempo, se consideraba todava distinta de la hispano-romana, y que por lo mismo an no se haba hecho completa fusin entre las dos?

PAGE 266

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 262\ 262\ 262\ 262\ 262\ Al graduar el mrito del Fuero Juzgo, Montesquieu48 habla de l con una injusticia y ligereza indignas de autor tan grave, y esto me induce a creer, o que l no ley aquel cdigo, o que si lo ley fue con muy poca atencin. Ninguna de las legislaciones de los germanos es comparable al Fuero Juzgo. El orden y los principios polticos que en l se establecen, la clasificacin de los delitos, la aplicacin proporcional de sus penas, la desaparicin total de la composicin pecuniaria en los homicidios de personas libres, la muchedumbre y variedad de disposiciones relativas a los contratos, testamentos, herencias y dems actos civiles; el modo judicial de proceder as en estas materias como en las criminales; las razones filosficas y morales que se exponen para motivar las leyes, y otras disposiciones importantes que aquel cdigo encierra, todo prueba que l fue obra no de un pueblo que empezaba a civilizarse, sino del clero hispano-romano, depositario de las tradiciones, de la jurisprudencia y de las luces que le haba trasmitido la antigua Roma. Uno de los puntos esenciales en que la legislacin visigoda se distingui de las dems germnicas, fue que, mientras aqulla impuso pena de muerte al homicida voluntario aboliendo la composicin pecuniaria que ste deba pagar a los parientes del muerto, las otras legislaciones la conservaron. De este nmero, sin embargo, debe exceptuarse la ley borgoona, pues, aunque hubo un tiempo en que tambin admiti la composicin por dinero, apartose despus de ella, mandando que todo homicida voluntario fuese castigado de muerte; y he aqu como en este punto fundamental se acercaron la ley borgoona y la visigoda, no obstante la inmensa superioridad de sta sobre aqulla. Es muy curioso observar que abolida por el Fuero Juzgo la composicin por dinero en los homicidios, esta composicin existiese todava en el siglo XIV en alguna parte de Espaa. Los habitantes del valle de Arn, en los Pirineos, provincia de Lrida, suplicaron al rey don Jaime de Aragn, en 1313, que confirmase sus costumbres, privilegios y libertades. Presentronse al intento 22 captulos que, parte con restricciones, parte sin ellas, fueron aprobados por don Jaime en la ciudad de Lrida a 23 de agosto de aquel ao, y en las ordenanzas que les otorg sancionose la antigua costumbre de componerse por dinero en los homicidios y heridas.49De todas las legislaciones de los pueblos germanos que dominaron el Imperio de Occidente, el Fuero Juzgo es el que ms larga vida ha tenido. Desmembrado y destruido que fue del noveno al dcimo siglo el vasto imperio de Carlomagno, todas las legislaciones de los pueblos que estaban bajo su cetro, desaparecieron y fueron sustituidas por los privilegios y costumbres locales de los pequeos Estados o feudos que se formaron; mas, el Fuero Juzgo sobrevivi a la ruina de la monarqua

PAGE 267

JOS ANTONIO SACO /263 /263 /263 /263 /263 visigoda, pues muchos pueblos de la pennsula ibrica lo adoptaron como fuero particular. Destruido el Imperio visigodo, natural era que el pueblo vencido que se haba refugiado a las montaas de Asturias, conservase las leyes que lo haban regido; y los documentos histricos nos ensean que en los siglos IX, X, XI, XII y XIII, se acudi para la resolucin de muchos negocios en los reinos de Len y de Castilla a las leyes del Fuero Juzgo, ya como antiguo cdigo nacional, ya como fuero municipal de algunas ciudades que lo adoptaron. Fernando III de Castilla (el Santo) dijo: “Establezco y mando, que el Libro de los Jueces que he enviado a Crdoba se traslade a la lengua vulgar; y se llame Fuero de Crdoba... y nadie sea osado a nombrarle de otro modo, y mando y ordeno que todo morador y poblador en los heredamientos que yo diere en el trmino de Crdoba a los arzobispos y obispos, y a las rdenes y a los ricos-hombres y a los soldados, y a los clrigos, venga al juicio y al Fuero de Crdoba”. Hay fundamento para creer que el Fuero Juzgo todava se observaba al promedio del siglo XV en el reino de Len, y particularmente en la ciudad de Toro. El erudito D. Rafael Floranes, para probar que as fue, inserta en las Memorias Histricas que de aquella ciudad escribi, el siguiente pasaje: “De esto me hallo con una especial comprobacin en el testamento de nuestro insigne ciudadano el doctor Yez de Ulloa, que fue del Consejo del rey don Juan II, y oidor de su Audiencia y Canciller de su madre la seora reina doa Catalina, otorgado en Santa Mara de Nieva a dos de noviembre del ao 1442 por ante el doctor Fernando Daz de Toledo, relator y refrendatario, secretario y notario pblico de dicho rey y de sus reinos. El cual como tan grande jurista no podemos supiese muy bien lo que pasaba en el caso. Tal ministro, pues, asegura que a la sazn an rega en Toro en lo general el Fuero Juzgo o de Len”. Verdad es que en muchos de los siglos mencionados, vivieron los pueblos de Espaa sin enlace ni unidad poltica, careciendo de un cdigo general, pues casi no haba otra legislacin que la de los fueros particulares otorgados a las ciudades. Pero cuando se sali de tal estado y empez a formarse una legislacin general, el Fuero Juzgo ni fue expresamente abolido, ni desechada enteramente su autoridad. As es, que, a pesar de tantas vicisitudes como ha experimentado la Espaa, el Fuero Juzgo bien puede considerarse como un monumento legislativo, honroso para ella. Todas las legislaciones germnicas hasta aqu mencionadas, no slo sancionaron la esclavitud, sino que la fomentaron, estableciendo diversos modos de esclavizar: punto importante que ser el asunto de que vamos a tratar.

PAGE 268

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 264\ 264\ 264\ 264\ 264\Notas1Wiarda, Historia y explicaciones de la Ley Slica Esta obra fue publicada en Bremen en 1808. 2Guizot, Histoire de la civilisation en France t. I. Neuvime leon. 3dem, ibd. 4Davoud-Oghlou, Histoire de la legislation des anciens germains 5El captulo VII del Decreto de Childeberto II, y el captulo I del Pacto del mismo monarca, impusieron al ladrn la pena de muerte. 6Feuerbach, Lex Salica und ihre verschiedenen Recensionen Erlangen 1831. 7 Histoire du droit Romain dans le moyen ge lib. II, p. 2. 8E. Th. Gaupp, Thuring ., lib. 1, p. 10 y ss. 9Turk, Forschungen auf dem Gebiete der Geschichte cap. II, p. 26 y ss. 10 Lex Burgundiorum tt. X, § 1; tt. XII § 5; tt. XV, § 1, y tt. XXXVIII, § 6. 11 Wiew of the state of Europe, during the middle ages, tom I, part. 2a, cap. II. 12Guizot, Histoire de la civilisation en France Leon 21 (en el tom. II, p. 150). 13Savigny, Histoire du droit romain etc ., chap. IX, § 28. 14 Corpus juris Germanici, Ed. Walter, tom. I, part. 1a, p. 293, n. 1. 15 Lex Baibar ., tt. II, cap. II. (Vase la Revista Histrica del Derecho Francs y Extranjero en los nmeros de julio, agosto, septiembre y octubre de 1856, por Petigny, que public varios artculos sobre la ley bvara.) 16Savigny, Histoire du droit romain du moyen age chap. II, § 33. 17Davoud-Oghlou, Histoire etc ., tom. I, Alamans, sect. A. 18 Leges Saxon 19Thorpe, Leyes de los Anglosajones, Edicin de Londres, 1840. 20Savigny, Histoire du droit romain, etc., chap. XII, § 64. 21“ Prsentem corrigere et componere legem qu priores ommes et removed et amendet et quod deest adjiciat, et quod es superfluum abscindat ” 22Fin de las leyes de Rotharis. 23Rotharis, l. 390. 24Capitular de Carlomagno del ao 793, cap. IV. 25Savigny, Hist. du droit romain, etc., chap. XIV, § 75. 26Iste primus Gothis leges dedit, S. Isidoro, Cronic. Wisog. Cron. Albeldense, no 22. 27Masdu, Hist. Crt ., t. XI, p. 76. 28Mariana, Hist. General de Espaa lib. V cap. VI. 29Martnez Marina, Ensayo histrico-crtico sobre la legislacin y principales cuerpos legales de los reinos de Len y Castilla lib. I, cap. XXIX. 30dem., lib. I. 31 Ordenamiento de Alcal por los seores Aso y Manuel, ley 1a, tt. XXVIII, en la nota. 32Martnez Marina, Ensayo Histrico etc ., lib. I, cap. XXX. 33Fuero Juzgo, lib. II, tt. I, l. 8.

PAGE 269

JOS ANTONIO SACO /265 /265 /265 /265 /26534 “Nengun omne de todo nuestro regno defendemos que non presente al iuez pora iudgar en neugun pleyto otro libro de leyes si non este nuestro, otro translatado seguud este: si lo fiziere alguno, peche XXX libras doro al rey. E si iuez, pues que tomare el otro libro defendudo, si lo non rompiere, lo non despedazare reciba aquella misma pena”. (Fuero Juzgo, lib. II, tt. I, ley 9.) 35Fuero Juzgo, lib. III, tt. I, l. 1. 36Fuero Juzgo, lib. II, tt. I, l. 1. 37Scrate, lib. I, cap. XIV. 38Labbeus, Collect. Concil 39“ Etsi summus auctor rerum me div memori domini et genitoris mei temporibus in regni sedem, subvexit, atque ipsius glori participem fecit, nunc tamen quum ipse requiem ternarum adeptus est mansionum, ea que in me totius regiminis transfusa jura reliquit ex toto divina mihi potentia subjugavit ”. (Prlogo del Concilio VIII de Toledo.) 40 Deutsche Geschichte I, p. 578. 41 Hist. des Wisig ., p. 274. 42 Hist. du droit romain dans le moyen ge tom. II, § 89. 43Mariana, Historia general de Espaa lib. VI, cap. XIX. 44“Si alguna demanda es que vala 300 sueldos, establecemos assi que maguer que la demanda es pequenna, aquel que es acusado que sea trahido antel iuez, sea constrinnido cuemo manda la ley caldaria [aplicacin del agua hirviendo]. E si el fecho feere manifiesto, el iuez lo mande atormentar; si lo confesar, faga emienda cuemo manda la ley de suso; si purgar segund manda la ley caldaria, el que lo acus non deve aver nenguna pena pena. E otrosi mandamos guardar de las personas que son aduchas en testimonio, que son suspechosas”. (Fuero Juzgo, lib. VI, tt. I, l. 3.) 45 Espaa Sagrada tom. XXIX, p. 151. 46 Ley Slica tt. I, § 1o y 16. Ley Ripuaria tt. L, § 1o, y tt. LXVI, § 1o y otros. Ley Alemana tt. XXXVI, § 1o, 2o y 4o; y Ley Bayuvaria tt. XV, cap. I. 47Fuero Juzgo, lib. V, tt. III. 48 Esprit des lois lib. XXVIII, cap. I. 49El captulo en que de esto se trata, lo copia Gracia en sus Ordenaciones y Pragmticas del Valle de Arn, p. 7.

PAGE 270

Libro DecimosextoLOS GERMANOS DESP LOS GERMANOS DESP LOS GERMANOS DESP LOS GERMANOS DESP LOS GERMANOS DESP US QUE CONQUIST US QUE CONQUIST US QUE CONQUIST US QUE CONQUIST US QUE CONQUIST ARON ARON ARON ARON ARON EL IMPERIO DE OCCIDENTE, TUVIERON V EL IMPERIO DE OCCIDENTE, TUVIERON V EL IMPERIO DE OCCIDENTE, TUVIERON V EL IMPERIO DE OCCIDENTE, TUVIERON V EL IMPERIO DE OCCIDENTE, TUVIERON V ARIOS ARIOS ARIOS ARIOS ARIOS MODOS DE ESCLA MODOS DE ESCLA MODOS DE ESCLA MODOS DE ESCLA MODOS DE ESCLA VIZAR, Y COMERCIARON VIZAR, Y COMERCIARON VIZAR, Y COMERCIARON VIZAR, Y COMERCIARON VIZAR, Y COMERCIARON EN ESCLA EN ESCLA EN ESCLA EN ESCLA EN ESCLA V V V V V OS OS OS OS OSAl hundirse el trono de Occidente por la conquista de los brbaros, la sociedad romana an estaba plagada de esclavos; pero cul fue la suerte que stos corrieron despus de la catstrofe que trastorn los fundamentos de aquel imperio? Los visigodos de Espaa quitaron al pueblo hispano-romano dos tercios de sus tierras;1 y para cultivarlas hubieron tambin de apropiarse muchos esclavos. Cuando los vndalos salieron de Espaa para invadir el frica, apoderronse tambin de las mejores tierras de aquella regin.2Como los borgoones entraron en el oriente de las Galias acompaados de sus esclavos, slo quitaron a los galo-romanos la tercera parte de ellos. En cuanto a tierras, despojronlos de los dos tercios;3 y respecto de los bosques,4 curtes y huertas5 (pomares), repartironse por mitad entre conquistadores y conquistados. Hecho que fue el primer repartimiento, los borgoones, que despus se presentaron reclamando tierras, slo recibieron la mitad de ellas y sin esclavos.6Los hrulos, al mando de Odoachar, privaron a los italianos de la tercera parte de sus tierras.7 A los hrulos sucedieron los ostrogodos, quienes a su vez despojaron a los brbaros vencidos del mismo tercio que stos haban quitado a los romanos. Habiendo los francos dejado sus familias en su pas primitivo y emigrado como aventureros, vivieron en la Galia, no como colonia, sino como ejrcito en campamento. Por esta razn tuvieron al principio menos necesidad de tierras y de esclavos que los visigodos y borgoones, los cuales haban hecho sus conquistas acompaados de sus mujeres e hijos; pero el estado de los francos pronto cambi, porque a los militares que se retiraban del servicio, repartanseles suertes de tierras con esclavos, ya de las muchas que haban quedado vacantes por muerte de

PAGE 271

JOS ANTONIO SACO /267 /267 /267 /267 /267 sus propietarios, ya de las que a stos se quitaban. Los anglosajones, durante la conquista de Inglaterra, y algn tiempo despus, repartieron entre s las tierras de la raza vencida, y esclavizaron a los prisioneros para que las cultivasen.8Pero los conquistadores del Imperio de Occidente no se contentaron con despojar a los pueblos subyugados de una parte de sus esclavos, sino que establecieron en sus leyes diversos modos de esclavizar. Entre stos no mencionar la guerra, porque ya he hablado extensamente de ella al tratar de las que tuvieron los germanos entre s y con otros brbaros en el largo perodo de sus invasiones y conquistas. Empezar, pues, por el nacimiento. Costumbre fue, as entre los brbaros como en las naciones civilizadas, que los hijos de esclavos naciesen tambin esclavos, porque siendo sus padres propiedad del amo, perteneciole a ste todo lo que de ella emanaba. Mas, para que el hijo fuese esclavo, era menester que sus padres lo fuesen, o bastaba uno solo? Las leyes romanas mandaron que el hijo siguiese la condicin de la madre y no la del padre; mas, la legislacin de los pueblos germnicos fue muy varia sobre este punto. En alguno de ellos, como los lombardos9y otros, segn las frmulas de Marculfo,10 el hijo slo sigui el estado de la madre. Entre los alemanes hubo casos en que el hijo sigui la condicin del padre esclavo, y no de la madre libre.11 Entre los anglosajones guardose la regla contraria, a lo menos despus de la conquista de los normandos, porque Enrique I dispuso que slo se atendiese al estado del padre.12Los ripuarios y bayuvarios13 empeoraron la condicin del hijo, pues ordenaron que ste fuese esclavo, cuando tambin lo era su padre o su madre.14Respecto de los visigodos deben distinguirse los hijos nacidos de matrimonios entre libre y esclavo, y entre cnyuges ambos esclavos. En el primer caso, el hijo segua la condicin del cnyuge esclavo, ora ste fuese el padre, ora la madre.15 En el segundo, hubo un tiempo en que los hijos siguieron, como en Roma, la condicin de la madre, y por eso pertenecieron exclusivamente al amo de ella; pero esto se alter despus, porque en concepto de los visigodos, el hijo es fruto, no slo de la madre, sino del padre, y no pudiendo existir sin el concurso de entrambos, creyose justo que los hijos de esclavo y esclava pertenecientes a distintos dueos, se repartiesen entre stos. Si no haba ms de un hijo, ste deba estar con su madre hasta la edad de 12 aos, en que ya empezaba a ser til; pero como no era posible que sirviese a dos amos que vivan separados, el de la madre pagaba al del padre la mitad del valor del hijo, segn la tasacin que hombres buenos hicieran.16Los germanos pudieron venderse a s mismos y tambin a sus hijos. En el estado de barbarie, el hombre goza de la ms absoluta indepen-

PAGE 272

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 268\ 268\ 268\ 268\ 268\ dencia individual, sin reconocer otros lmites que los que le impone la fuerza. rbitro exclusivo de su persona, puede a su antojo disponer de ella y de su libertad; mas, luego que entra en el estado de civilizacin, su libertad ya no tanto le pertenece a l cuanto a la sociedad, y sta debe desde entonces defenderla y protegerla, aun contra los eXtravos del inters individual y de las pasiones personales. No eran stas las ideas de los pueblos que conquistaron el Imperio de Occidente; y por eso, aun los menos brbaros de entre aqullos, como los visigodos y ostrogodos, vendieron su libertad. Hicironlo as los primeros; y una de las Frmulas Visigodas publicadas en 1854 por Mr. De Rozire, dice que, como nadie empeora su condicin por su propia voluntad, sino instigado de la miseria, el hombre puede mejorar o empeorar su condicin vendiendo su libertad; y as concluye aquella frmula con las siguientes palabras: “que entrega su propio estado para que el nuevo dueo lo vindique y conserve en su dominio y derecho, concedindole amplia libertad para hacer de su persona lo que quisiere”.17De la venta que el hombre libre haca de su propia libertad habla tambin una ley del Fuero Juzgo; y a imitacin de la romana18 declarose vlida dicha venta; bien que permitisele al vendedor o a sus padres rescatar su libertad, pagando al comprador el precio que haba dado.19Pero si la ley visigoda concedi al hombre libre la facultad de enajenar su libertad, no as la de vender, donar o empear sus hijos. “Los padres non pueden vender los fiios, ni dar, ni empennar; ni aquel que los recibiere non deve haver ningun poder sobrellos. Mas, el que comprar los fiios del padre pierda el precio; si fueren empennados, pierda lo que dio sobrellos”.20La facultad de vender el padre a su hijo, negola tambin la legislacin ostrogoda; y de la razn en que se fund, puede inferirse que aquella prohibicin fue extensiva a toda persona libre, puesto que el Edicto de Teodorico dice: “El hombre libre no tiene precio”.21Pudo entre los anglosajones vender el hombre su libertad;22 y el acto de enajenarla se ejecutaba ante testigos, arrojando al suelo su espada y lanza, smbolos de libertad, cogiendo el aguijn y otros utensilios, signos de esclavitud, arrodillndose y poniendo su cabeza como muestra de sumisin bajo las manos de su amo.23 Pudo tambin el padre libre vender a sus hijos; pero andando el tiempo, psose alguna restriccin a la venta de stos por aqul, pues no poda hacerlo sino slo por siete aos, y prestando los hijos su consentimiento. A este propsito dijo Teodoro, arzobispo de Canterbury: “El padre, acosado de la necesidad, puede entregar a su hijo como esclavo por espacio de siete aos; mas, pasado este plazo, ya no tiene facultad de hacerlo sin consentimiento de su hijo”.24

PAGE 273

JOS ANTONIO SACO /269 /269 /269 /269 /269 De los hombres que se vendan a s mismos o empeaban por dinero, mand un concilio celebrado en Francia, en lugar incierto, poco despus del que se reuni en Pars en 615, que en cualquier tiempo en que dichas personas pudiesen restituir el precio de la venta o del empeo, recobrasen inmediatamente su primera libertad, junto con los hijos que hubiesen tenido, si el padre o la madre eran ingenuos.25Tan generalizada estaba la costumbre de enajenar el hombre su libertad, que todava se permiti entre los francos de la segunda raza y entre los lombardos.26 En las leyes que dio Pepino a aqullos y a stos,27habla de los hombres y mujeres libres que vendan su libertad. Lo mismo menciona Ludovico Po en una capitular del ao 819,28 y en una ley que, como rey tambin de la Lombarda, hizo para ella, mandando que se rompiesen todas las escrituras relativas a los hombres que haban vendido su libertad, la de sus mujeres e hijos, y que todas estas personas quedasen enteramente libres.29Sin abolir la facultad que el hombre libre tena de venderse, algunos concilios y capitulares posteriores siguieron favoreciendo la libertad individual. La Dieta de Pistes, as llamada, porque en 864 la reuni Carlos, el Calvo en el palacio de Pistes, orillas del Sena, fue una de las ms importantes asambleas legislativas de la segunda raza. Congregose con el objeto de reformar todos los ramos de la legislacin; y entre otras cosas mand, que los hombres que enajenaban su libertad, y los hijos a quienes sus padres pobres vendan como esclavos, pudiesen libertarse en cualquier tiempo, restituyendo al comprador el precio de la venta y una quinta parte ms.30Otro rey posterior, cual fue Lotario I, deseando enfrenar las injustas pretensiones de los compradores, orden que, aunque el hombre casado vendiese su libertad, no se considerasen como esclavos ni su mujer ni sus hijos.31Cuando estas ventas se hacan, otorgbase una escritura, y entre las frmulas recogidas por Sirmond, hllase una acerca del modo con que un hombre libre se haca esclavo por dinero. “Desde hoy [palabras son de la escritura], desde hoy, ten en todo sobre m la ms libre y firme potestad, para que de m, tu esclavo, puedas hacer lo que quieras como de los dems esclavos”.32Otra escritura del ao 1018 encuentro en Muratori, otorgada ante un juez y siete testigos, por la cual un hombre llamado Len se entrega al subdicono Jorge Ferrarenci, cannigo de la iglesia de San Jorge Mrtir, que dio por l 30 slidos al conde Eriberto, quien parece no era su amo, sino acreedor. De su libre y espontnea voluntad y sin violencia de ningn gnero, Len se compromete a servir fielmente al referido subdicono, durante su vida, en todo lo que le mande, pues al intento le

PAGE 274

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 270\ 270\ 270\ 270\ 270\ entrega corporalmente su persona, pudiendo, si se huye, reclamarle, perseguirle y aun azotarle. Estas y otras condiciones a que Len se somete voluntariamente, indican que se daba como esclavo; y yo afirmara que lo es completamente, si no leyese en aquel documento, que el subdicono Jorge deba pagar a Len, al fin de cada ao, la cantidad de 12 dineros: condicin que, por cierto, no se ajusta muy bien con la naturaleza de la verdadera esclavitud.33La enajenacin de la libertad por el hombre libre, fue cosa muy comn en aquellos tiempos de desorden y confusin; y hacase no slo por dinero, sino gratuitamente; sobre todo, a las iglesias, que era en donde se encontraba ms proteccin. Empero, no todos los que a ella se daban, caan en completa esclavitud, pues hubo tres grados en el modo de hacerlo. Era el primero una especie de clientela o vasallaje para desempear ciertos ministerios en las iglesias o en el palacio de los prncipes. El segundo modo, sin hacer al hombre enteramente esclavo, obligbalo a prestar ms servicios que en el primero. El tercero reducalo a verdadera esclavitud. Estas tres especies de enajenacin estn consignadas en muchos documentos de la edad brbara, alcanzando fuera de ella hasta los siglos XIII, XIV y aun XVI.34stas nacieron de emprstitos y otros contratos que hacan los germanos; pero como sus necesidades sociales eran pocas por la barbarie en que vivan, pocas tambin hubieron de ser las deudas que contrajesen. Aunque las leyes slica, ripuaria y borgoona no hablan de esclavitud por deuda civil, impusironla con el transcurso del tiempo los reyes de la segunda raza.35 Entre los anglosajones, pudo el acreedor esclavizar a su deudor insolvente, pues Enrique I numera las deudas como una de las causas de esclavitud en aquel pueblo.36 La ley visigoda mand que, cuando el deudor no tena con qu pagar, fuese adjudicado como esclavo al acreedor o acreedores, en proporcin de su crdito.37Muchas veces aconteca, que reconociendo el deudor su imposibilidad de pagar, entregbase como esclavo en manos del acreedor; y entonces se otorgaba una escritura para constancia de la esclavitud. “Spase, as se deca, que afligido de graves necesidades y no teniendo absolutamente de qu vivir ni vestirme, accediste a mi peticin, dndome cierta cantidad de dinero; y no teniendo con qu pagarla, renuncio a mi libertad en tu favor, para que todo lo que haces del esclavo nacido en tu poder, ora vendindolo, ora permutndolo o castigndolo, puedas tambin hacerlo conmigo y mucho ms, usando para ello de la ms libre y amplia facultad”.38Hasta aqu slo he hablado de la esclavitud por deudas de origen puramente civil. Ahora cumple tratar de la que se impona por deudas procedentes de ciertos delitos; o sea, la multa o composicin pecuniaria

PAGE 275

JOS ANTONIO SACO /271 /271 /271 /271 /271 a que estaba sujeto el delincuente, y si no tena con qu pagarla, era esclavizado. Mas, antes de proseguir, conviene que se tenga idea clara del origen de la esclavitud por deudas procedentes de delitos. En la poca brbara de las sociedades, no hubo leyes, ni tribunales, ni poder pblico que hiciese respetar la vida del hombre. Cada uno era su propio defensor, y cuando un miembro de alguna familia mataba al de otra, entonces todos los de sta se consideraban tambin ofendidos y con derecho de matar a los de aqulla. Esta guerra de venganza de familia contra familia, o de tribu contra tribu, fue la que se llam faida. Progresando la sociedad, conociose cun funesta era semejante guerra; y para atajar la efusin de tanta sangre, se estableci, que el matador u ofensor de alguna persona pagase cierta cantidad al ofendido o a sus parientes. Esto fue lo que se llam composion o wergeld en las legislaciones de los pueblos germnicos; y curioso es leer en ellas la minuciosidad de las tarifas establecidas sobre la vida del hombre, y sobre cada una de las partes de su cuerpo. Error sera pensar que la composicin fue obligatoria desde el principio, pues durante largo tiempo, el ofendido o su familia tuvieron la facultad de no aceptarla, y de ejercer por s mismos su venganza contra el ofensor. Sin medios entonces la sociedad para reprimir el brutal derecho de la fuerza fsica, hubo de tolerar estas venganzas personales; pero deseando hacerlas menos terribles, procur someterlas a ciertas reglas y condiciones. De aqu naci el combate judicial, admitido en las leyes de casi todos los pueblos germnicos. Establecida que fue la composicin, nacieron muchas deudas procedentes de delitos, y no pudiendo pagarlas los delincuentes, stos eran con frecuencia condenados a esclavitud; pena que tambin se aplic directamente en muchos casos como castigo corporal, y sin relacin alguna a deudas procedentes de delitos. Entre los franco-slicos, el que mataba a otro y no tena con qu pagar toda la composicin, estaba sujeto a una ceremonia simblica muy eXtraa, llamada Chrenechruda,39 y que la ley slica explica en los trminos siguientes: “El que no puede pagar toda la composicin del hombre a quien hubiere matado, empezar por dar lo que tiene, y jurar, con 12 personas ms, que no posee ninguna otra cosa, ni sobre la tierra ni bajo de la tierra. Despus entrar en su casa y coger en cuatro esquinas de ella un puado de tierra, se colocar en el quicio de la puerta, con la cara vuelta hacia dentro, y con la mano izquierda arrojar esa tierra sobre su ms prximo pariente. Estos parientes son tres del lado paterno, y tres del lado materno, todos los cuales estarn obligados a pagar lo restante de la deuda por partes iguales. Hecho esto, el culpado en camisa,

PAGE 276

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 272\ 272\ 272\ 272\ 272\ sin cintura, sin calzado, y con un bastn en la mano, deber saltar por encima de la cerca, y pasar como prenda al poder de la parte ofendida hasta que sus parientes paguen el saldo. Si alguno de ellos es muy pobre para pagar toda la parte que le toca, har tambin la Chrenechruda sobre aquel de entre ellos que tiene con qu pagar todo lo que resta. Si ste tampoco puede pagar lo que falta de la suma, el culpado ser presentado, por aquel que lo tiene en prenda, en cuatro sesiones de justicia; y si ninguno de ellos viene a pagar la deuda, morir”.40En la Chrenechruda aparece el deudor en dos estados diferentes: el primero, de esclavitud temporal; el segundo, en que deja de ser esclavo para sufrir la muerte. Tan terrible pena fue suavizada por el Edicto de Childeberto II; pues fundndose en que la Chrenechruda era de origen pagano y que haba ya destruido muchas familias, limitola a slo el matador.41 Pero aun a ste dej de aplicrsele en adelante, porque en el ttulo LXI del texto de la ley slica que contiene la glosa germnica, se dice: “En la actualidad ya esto no se aplica”. Y aqu observaremos de paso, que estas palabras prueban que el texto de la ley slica con la glosa germnica es posterior al texto puramente latino, pues en el ttulo LXI de ste se habla de la Chrenechruda como de una institucin vigente, mientras en el de aqulla se reconoce que ya no exista. Con el progreso del tiempo permitiose que una persona extraa pagase la composicin por el reo, en cuyo caso, ste quedaba esclavo del pagador. As aparece de la siguiente frmula que inserto por nota.42Aunque la esclavitud por deudas procedentes de delitos, no se encuentra en la ley ripuaria, no por eso me atrever a concluir que no se aplicase, pues Carlomagno, que domin sobre ripuarios y otros pueblos, dispuso que cuando alguno daba un golpe a un clrigo sin efusin de sangre y no poda pagar la multa a la Iglesia, fuese entregado a sta como esclavo hasta que la satisficiese con sus servicios.43Segn la ley borgoona, si el raptor y violador de muchacha no tena con qu pagar seis veces el valor de ella, ni la multa que se le impona, era entregado a los padres de la muchacha para que de l hicieran lo que quisiesen, y venderlo, por consiguiente, si les placa.44Dispuso la ley bayuvaria que si, en virtud de acusacin injusta, se daba tortura a esclavo ajeno inocente, el acusador diese al amo otro esclavo semejante, y dos si aqul mora en la tortura. Cuando el injusto acusador no poda hacer esta reparacin, era esclavizado.45Entre los visigodos, el que sin razn haca atormentar esclavo ajeno, si ste mora en el tormento y aqul no tena con qu pagarlo al amo, deba ser esclavo en lugar del muerto.46El libre que quitaba las prisiones al esclavo que haba sido prfugo, pagaba al amo una multa; en caso contrario, sufra 100 azotes y entregaba al amo el esclavo. Si no lo poda encontrar, deba dar otro esclavo

PAGE 277

JOS ANTONIO SACO /273 /273 /273 /273 /273 equivalente; y si esto tampoco poda hacer, era entregado al amo como esclavo.47El matador de un obispo deba dar en oro el peso de una tnica de plomo del tamao del muerto. Si careca de oro, pagaba en tierras, esclavos ( mancipia ) o en otros bienes; y si nada de esto poda hacer el delincuente, entonces l, su mujer y sus hijos, eran entregados a la iglesia como esclavos, para que sirviesen hasta que se rescatasen. As lo mand la ley bayuvaria.48Segn la ley lombarda, el asesino que no poda pagar la composicin de su crimen, era esclavo de los herederos de la vctima.49 Conforme a la misma ley, el hombre libre que insultaba a mujer casada, tocndole, contra su voluntad, los pechos u otras partes de su cuerpo, deba pagar una multa al marido; y si no tena con qu hacerlo, el juez lo entregaba a ste para que se vengase, no matndolo, ni mutilndolo, sino azotndolo o vendindolo como esclavo.50Entre los anglosajones, el ladrn que no tena con qu pagar, ni tampoco sus parientes, la multa que se le impona, era esclavizarlo.51 A esclavitud temporal o perpetua era tambin reducido entre los lombardos, el ladrn libre que no poda pagar la composicin.52Segn la ley visigoda, el ladrn que no poda pagar las penas pecuniarias que se le imponan, era entregado como esclavo al dueo de la cosa hurtada.53El hombre libre que acusaba falsamente a otro de ladrn, y no tena con qu pagar la multa que la ley le impona, era esclavo del calumniado.54El que daba sustancias venenosas, sin que por este delito mereciese pena de muerte, y no poda pagar el dao que haba inferido, era entregado como esclavo a la parte ofendida.55Entre los anglosajones, el delincuente que mereca pena capital, y buscando asilo lo encontraba, salva tena la vida; pero deba, o pagar la composicin, o ser esclavo perpetuamente.56La ley lombarda orden, que si un hombre libre no poda pagar la composicin a que se le condenaba por heridas o adulterio, fuese reducido a esclavitud temporal o perpetua, segn la cantidad que deba pagar.57El lombardo que serva de testigo falso, o que firmaba escritura cuya falsedad conoca, pagaba una multa, mitad para el rey y mitad para aquel a quien intentaba perjudicar; pero si no poda pagarla, era esclavo de la parte ofendida. En la misma pena incurra el que incitaba a otro a cometer estos delitos.58Entre los visigodos, el testigo falso de clase inferior que no tena con qu pagar el dao que haba ocasionado con su declaracin, era entregado como esclavo a la persona ofendida. Lo mismo aconteca con el que incitaba a otro a que diese falsa declaracin.59

PAGE 278

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 274\ 274\ 274\ 274\ 274\ Adems de los casos ya mencionados en el Fuero Juzgo, hubo otros en que se impuso esclavitud por no pagar la composicin. El hombre de alta clase que falsificaba, destrozaba o mutilaba algn documento o escritura, o era cmplice de alguno de estos actos, si sus bienes no alcanzaban a cubrir el dao que haba intentado ocasionar, tanto ellos como l, eran adjudicados a la persona ofendida, sufriendo adems 100 azotes.60El que incendiaba alguna casa fuera de la ciudad, y aqulla comunicaba el fuego a otra u otras vecinas, deba pagar todo el dao ocasionado; y si no poda hacerlo, era entregado como esclavo a las personas perjudicadas.61El hombre libre que aconsejaba algn homicidio y ste se consumaba, el homicida mora, y el aconsejador, adems de sufrir 200 azotes y de ser marcado en el rostro, pagaba 50 sueldos a los parientes del muerto. Si no poda hacerlo, era esclavo de ellos.62El libre homicida de otro libre, que acogido a la iglesia era extrado de ella por la autoridad eclesistica, ya no incurra en pena de muerte, sino que deba ser entregado a los parientes ms cercanos de la vctima para que, sin matarle, dispusiesen de l a su antojo; es decir, que podan esclavizarle.63Cuando personas de la clase popular, acusadas de ciertos delitos, eran sometidas al tormento, y el juez, no obstante su inocencia, las haca morir en l por dinero que reciba o por otro motivo culpable, deba pagar una composicin a los parientes del muerto; y si no poda hacerlo, rales entregado como esclavo, y el acusador condenado a muerte.64Cuando se recoga un hijo expsito, que despus era reconocido por su padre, ste deba redimirlo, dando un esclavo o su precio a quien lo recogi. Si el padre no quera redimirle, teniendo con qu hacerlo, el juez deba obligarlo; pero si careca de medios, entonces era entregado como esclavo al que recogi su hijo para que ste quedase libre.65El que daba a criar un hijo deba pagar, a quien lo reciba, una pensin anual hasta que el nio llegase a la edad de 10 aos; y si no quera satisfacerla, ste quedaba esclavo de quien lo haba criado.66 Ley injusta en verdad, pues lo que debi hacerse fue compeler al padre a que pagase o castigarle, pero no esclavizar a un hijo desgraciado. Como pena directa de los delitos no fue impuesta la esclavitud por todas las legislaciones germnicas, pues mientras hubo algunas que la prodigaron, otras apenas, o nunca, la impusieron. Entre estas ltimas contronse las de los frisones y turingos, no obstante que ambos pueblos tuvieron esclavos.67Aunque la ley slica fue esencialmente criminal, pocas veces aplic directamente la pena de esclavitud, aun por los delitos ms graves, pues casi todos se componan por dinero. La historia, sin embargo, nos re-

PAGE 279

JOS ANTONIO SACO /275 /275 /275 /275 /275 cuerda que cuando Childeberto, rey de Austrasia, descubri, en 589, la conspiracin que contra la reina Faileube, su mujer, y contra la reina Brunequilda, se haba fraguado en la corte, algunos de los empleados en ella fueron desterrados; mas, Septimia, autora de la conspiracin, y su cmplice Droctulf, fueron esclavizados. A la primera azotsela cruelmente, quemsele el rostro con hierros encendidos y quitsele cuanto tena, condenndola como esclava a que moliese diariamente trigo en la hacienda de Marlhein; al segundo cortronsele el cabello y las orejas, y destinsele a cultivar vias, tambin como esclavo.68Segn la ley borgoona, el ladrn de caballo o vaca era condenado a muerte; y si su mujer y sus hijos varones de 12 aos, teniendo conocimiento del hurto, no lo denunciaban inmediatamente, eran esclavos de la persona robada.69Entre los bayuvarios o bvaros, la esclava que daba un abortivo, sufra 200 azotes; y si mujer libre, era condenada a ser esclava de la persona a quien el duque la entregaba.70Segn la ley visigoda, la esclava que tomaba yerbas para abortar, reciba 200 azotes; y si libre, era esclava de quien el rey mandaba.71El que envenenaba a otro, y ste no mora del veneno, rale entregado el envenenador para que dispusiese de l a su arbitrio, pudiendo, por tanto, esclavizarle.72El bayuvario que aconsejaba la muerte del duque, era entregado a ste por toda su vida, sin duda como esclavo, y adems se le confiscaban sus bienes.73Conocida fue tambin entre los anglosajones la pena de esclavitud por delito; y al ladrn castigbasele cruelmente. El concilio celebrado en Dhunresfeld, y sancionado por el rey Aedhelstan, mand que todo ladrn fuese condenado a muerte, sin distincin de libre o esclavo, conde o villano; pena que se extendio a quien en su casa lo acoga, a menos que probase que ignoraba fuese ladrn.74 ¡Tan plagada estaba entonces de ladrones la sociedad anglosajona! Y del severo castigo de la ley no se libraban ni aun los muchachos de 12 aos, cuando el hurto exceda de 12 pennings Estas leyes rigorosas fueron modificadas despus en ciertos casos; pues mandose, que si los padres no queran entregar al hijo ladrn ni ser sus fiadores, el obispo lo declarase esclavo, hacindole adems prestar juramento de que no volvera a hurtar.75El ladrn que cometa este delito con consentimiento de la familia que estaba bajo su potestad, todos eran esclavizados.76 Quizs imponasele este castigo, porque ella no denunciaba el hurto de que tendra conocimiento; y si sta no era la causa, la pena fue tan injusta como brbara. Guillermo, el Conquistador orden despus que el juez, que, por odio o codicia, pronunciaba alguna sentencia injusta, perdiese su libertad.77

PAGE 280

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 276\ 276\ 276\ 276\ 276\ El ripuario que haca tabulario78 al esclavo ajeno sin conocimiento de su amo, deba ocupar el lugar del esclavo. Si quien tal haca era tabulario, hombre del rey o romano, pasaba durante siete noches por una venta de mano en mano; y si era franco, durante 14 noches, hasta que encontrase alguno que le restituyese su libertad.79Cuando alguna provincia de la Espaa Visigoda era amenazada o devastada por invasin extranjera, todos los individuos que se hallaban en un radio de 100 millas del punto invadido, deban acudir a su defensa; pero si se excusaban, ocultaban o separaban de la hueste, ora fuesen seglares de alta clase (honestior ), ora de inferior (humilior) adems de perder la dignidad o empleo que tenan, eran condenados a ser perpetuamente esclavos del rey.80En otros muchos delitos o actos tenidos por tales, impuso el Fuero Juzgo la pena de esclavitud; pero no a los de alta clase sino a los de condicin inferior. Al monedero falso de baja esfera (humilior), entregbalo el rey como esclavo a quien quera.81 El hombre de clase humilde que mutilaba, desterraba o falsificaba alguna escritura o documento, o era cmplice de este delito, sufra 100 azotes y era entregado inmediatamente como esclavo, con todos sus bienes, a la persona ofendida.82Si un hombre era falsamente acusado de ciertos delitos por los cuales deba ser decapitado, el acusador caa bajo la esclavitud del acusado.83El que acusaba a persona empleada en la corte de algn delito contra el rey, contra la tierra o contra el pueblo, o de homicidio o adulterio, y lo haca someter a la tortura, si el acusado resultaba inocente, el acusador pasaba al poder de ste como esclavo.84El mdico que con una sangra invalidaba a un hombre libre, deba pagar una multa. Si mora de resultas de la sangra, el mdico era entregado a los parientes del muerto para que hiciesen de l lo que quisiesen;85 es decir, que estaban facultados para esclavizarle. La mujer libre franco-slica que se entregaba a un esclavo, era esclavizada.86 Lo mismo aconteca con el franco-slico libre que se casaba con esclava ajena;87 aunque no falta quien piense que la esclavitud del marido era solamente mientras viva la mujer esclava.88 Estas disposiciones fueron renovadas por Carlomagno en las enmiendas que hizo a la ley slica,89 y despus por Ludovico Po, en el ao de 819, en la capitular tercera de las que dict acerca de la interpretacin de aquella ley, agregando a la pena de esclavitud impuesta al cnyuge libre, la confiscacin de todos sus bienes. La ley ripuaria mand que todo ripuario libre que se casaba con tabularia, romana, o denarial, bajase a confundirse con la clase de la persona con quien se enlazaba.90 De aqu naci: 1 Que si ripuario libre se casaba con esclava de otro ripuario libre, aqul fuese esclavo.91

PAGE 281

JOS ANTONIO SACO /277 /277 /277 /277 /277 2 Que lo mismo aconteca, si ripuaria libre se casaba con esclavo de ripuario.923 Que si los parientes se oponan formalmente al matrimonio de la ripuaria, el rey o el conde presentasen a sta una espada y un huso; y si ella escoga la espada, deba matar con la misma al esclavo; mas, si el huso, entonces se casaba con el esclavo y era tambin esclava.934 Que si ripuario libre se casaba con esclava de la iglesia, del rey o de tabulario, aqul quedaba libre, pero sus hijos esclavos.945 Que si tabulario se casaba con esclava de la iglesia, del rey o de otro tabulario, tanto l como sus hijos eran esclavos. Lo mismo se mand respecto de la mujer que tal haca.956 Cuando el tabulario se casaba con la esclava de ripuario libre, l quedaba tabulario de la iglesia y sus hijos esclavos.96Entre los borgoones, si una hija libre se casaba con esclavo, era esclava del rey, cuando sus padres consentan en ello; de lo contrario, ambos cnyuges deban morir.97 El incestuoso pagaba a los parientes de la mujer el precio de ella y una multa; mas, la culpada hacase esclava del rey.98Bayuvaria libre que se casaba con esclavo y despus alegaba haber ignorado que lo era, deba abandonarlo, pues de lo contrario perda su libertad.99 Si no alegaba tal ignorancia, poda tambin conservar su libertad, si rehusaba hacer trabajo de esclava y se separaba del marido en el espacio de tres aos; pero el hijo o hijos que hubiese tenido no se escapaban de la esclavitud.100Los menores que contraan matrimonios incestuosos, pasaban a ser esclavos del fisco, y por matrimonio incestuoso entenda la ley bayuvaria el del hombre con su suegra, nuera, hijastra, sobrina, cuada o prima hermana.101A la mujer libre que se casaba con esclavo de la iglesia, concediole la ley alemana tres aos para que conservase su libertad, siempre que se abstuviese de ejecutar trabajos serviles. Aun pasado aquel trmino, mantenase libre cuando se haca reconocer como tal, ya delante del duque, ya del conde, ya, en fin, de un tribunal; pero si dejaba pasar dichos tres aos sin verificar aquel reconocimiento, entonces era esclava por siempre.102 Igualmente dispuso la ley alemana, que si los menores de edad contraan matrimonio incestuoso, fuesen declarados esclavos del fisco.103Como Alfredo, rey de los anglosajones, prohibi que persona alguna fuese vendida por el pecado de incontinencia,104 debe creerse que antes se esclavizaba por ella. Segn la ley lombarda, cuando mujer libre consenta en casarse con esclavo, sus padres tenan el derecho de matarla o venderla fuera de la provincia, y de disponer de sus bienes como quisiesen. Si los padres no

PAGE 282

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 278\ 278\ 278\ 278\ 278\ tomaban dentro de un ao ninguna determinacin, entonces la mujer era esclavizada para el rey.105 Sobre este punto, Luitprando y Rachis dictaron nuevas disposiciones. El primero decret que si en el espacio de un ao los padres no castigaban a la hija ni el amo al esclavo, ste y aqulla fuesen adjudicados al rey, lo mismo que los hijos que hubiesen tenido.106 El segundo mand lo que paso a transcribir: “Se estableci por un edicto anterior, que la mujer libre que se casaba con esclavo fuese esclava de palacio, sin que pudiese aprovecharle la prescripcin de 30 aos, fijada por el rey Grinwald, para conservar su libertad, pues slo podr servirle la prescripcin del tiempo de 60 aos establecida por Luitprando para las posesiones reales”. Y aade despus: “Si tal mujer no se encuentra despus de 60 aos, quedar libre lo mismo que sus descendientes; y si en adelante el esclavo de alguno tiene la audacia de casarse con su ama libre, ser juzgado conforme al edicto anterior”.107Cuando una aldia (que era la liberta de baja esfera) o una mujer libre iba a la casa de otro para casarse con un esclavo, ella caa bajo la esclavitud del amo de ste; pero si el amo no usaba de su derecho y el marido esclavo mora, la mujer quedaba libre con sus hijos.108Aun sin cpula ilcita, casos hubo en que la ley lombarda impuso la pena de esclavitud. La mujer libre casada que permita a un hombre tambin libre le tocase los pechos u otras partes de su cuerpo, poda ser corregida severamente por su marido, sin tener el derecho de matarla o mutilarla, pero s el de venderla como esclava.109La costumbre de reducir a servidumbre, entre los germanos, al consorte libre, no slo existi en la Germania durante la edad brbara, sino que encontramos vestigios de ella en el siglo undcimo y aun en los posteriores. El emperador Enrique II, en el real consistorio de Goslaria, celebrado el ao de 1025, someti la mujer libre y su descendencia a la condicin servil del hombre con quien se casaba.110 Lo mismo suceda en el siglo duodcimo, fuese varn o hembra el consorte, segn aparece de un documento otorgado en 1143 por el arzobispo Adalberon de Hamburgo;111 y costumbre semejante se encuentra en el ao 1414112 y hasta en el siglo decimosexto.113Como las leyes de los ostrogodos despus de su dominacin en Italia no fueron muy numerosas, imposible es comprobar con ellas sus diferentes modos de esclavizar. Sin embargo, el rey Atalarico mand, por el edicto que lleva su nombre, que la concubina de hombre libre casado perdiese su libertad y fuese entregada, como esclava, a la mujer ofendida.114Acerca de los matrimonios entre clases diferentes, de los adulterios, raptos y otros enlaces reprobados por la moral, dictronse muchas disposiciones por el cdigo visigodo; y como ellas manifiestan su superioridad sobre todas las que rigieron a los dems pueblos germnicos, expongamos brevemente lo que en esta materia ordenaron.

PAGE 283

JOS ANTONIO SACO /279 /279 /279 /279 /279 La mujer libre, soltera o viuda, que se casaba, o la casada que adulteraba con su esclavo o con su liberto, tanto ellas como stos eran azotados y quemados; pero si la viuda o soltera se acoga a la iglesia, era esclava de quien el rey mandaba.115Mujer libre que adulteraba o se casaba con esclavo ajeno, aunque fuese del rey, eran separados por el juez y castigado cada uno con 100 azotes; si volvan a unirse, dbaseles otros 100. Si de nuevo se juntaban, sufran entonces 200 azotes cada uno, y entregbase la mujer a sus parientes; mas, si stos la dejaban reunir con el esclavo, entonces ella lo era tambin del amo de aqul. Todos los hijos habidos de semejante enlace, eran esclavos como su padre, y los bienes de la mujer pasaban a sus parientes ms cercanos. Pero si estos hijos vivan como libres por espacio de 30 aos, adquiran completa libertad.116 Todo lo que se acaba de decir es aplicable a los hombres libres que se casaban con esclavas del rey o de otro amo cualquiera. Las leyes contra los matrimonios entre libres y esclavos o gente servil, no siempre se ejecutaron, porque la negligencia de los prncipes, por una parte, y la tolerancia de los amos, por otra, dejaron vivir en paz a los cnyuges, conservando cada uno su propio estado. El hombre casado que adulteraba por fuerza con mujer casada, deba ser sometido al poder de sta; pero si el adulterio era voluntario, entonces ambos adlteros deban ser entregados al marido de la mujer para que dispusiese de ellos, esclavizndolos, o del modo que quisiese.117La mujer que desposada, mediante arras, tena relaciones carnales con hombre casado, o se desposaba o casaba con otro, en estos casos, ella, el adltero, el esposo o marido, todos deban ser entregados como esclavos al novio burlado;118 si ella era violentada por hombre que careca de bienes, ste era vendido y su precio entregado por partes iguales al esposo y a la esposa.119El padre que en su casa sorprenda a su hija adulterando, poda matarla impunemente; pero si no lo haca, ella y el adltero deban serle entregados para que dispusiese de entrambos a su antojo. Muerto el padre, concediose el mismo derecho a los hermanos y a los tos.120 Esto prueba que esos reos pudieron ser esclavizados por las referidas personas, si as lo queran. La mujer libre que adulteraba con algn marido, deba ser entregada a la mujer de ste para que se vengase del modo que quisiese.121 Pudo, por consiguiente, reducirla a esclavitud. El hombre libre que copulaba o adulteraba por fuerza con mujer libre, era, en castigo, esclavo de ella. Si el delincuente era esclavo, mora quemado. Cuando la mujer libre as violentada se casaba despus con el hombre ya sometido a su poder como esclavo, ella entonces era tambin esclavizada, y ambos entregados a sus parientes ms inmediatos.122

PAGE 284

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 280\ 280\ 280\ 280\ 280\ Si los hermanos casaban por fuerza a su hermana, el hombre que la tomaba por mujer, deba ser esclavo de ella.123Mujer que, a sabiendas, se enlazaba con marido que haba abandonado la suya, era adjudicada a sta para que ella hiciese lo que quisiera. Lo mismo aconteca con el hombre que se enlazaba con mujer casada que haba abandonado a su marido: bien que en este caso, aqul era esclavo de la persona a quien el rey lo daba.124El marido que en vida de su mujer se casaba con otra, adems de sufrir 200 azotes, era marcado ignominiosamente, y echado del reino, a no ser que el prncipe quisiese entregarlo a alguno como esclavo. Si la mujer con quien cas saba que no era soltero, pasaba al dominio de la primera mujer para que, sin matarla, dispusiese de ella a su antojo. Igual derecho concediose a los hijos, muerta la madre.125La mujer casada que contraa nuevo matrimonio sin haberse cerciorado antes de la muerte de su marido, era esclava, lo mismo que el nuevo cnyuge, del primer marido, si ste se presentaba.126A esclavitud era tambin condenado el alcahuete que seduca por s, o por otro, a mujer soltera, casada o viuda.127Con el fin de aumentar sus esclavos, permitieron algunos amos visigodos que aqullos se fingiesen libres para casarse con mujeres que lo eran. Cometase este fraude con el objeto de que los hijos habidos de semejante matrimonio fuesen esclavos del amo del marido esclavo. Deseando la ley reprimir estas demasas, mand que tales amos fuesen infamados, que los hijos de aquellos matrimonios no cayesen en esclavitud, y que su padre quedase tambin libre. Todo esto tena lugar si la mujer probaba que fue engaada, pues de lo contrario, tanto ella como sus hijos quedaban esclavos. Lo mismo se orden de las esclavas que, dndose por libres, se casaban con hombres libres, y tambin de los libertos o libertas que igualmente se casaban con esclavas o esclavos.128El raptor libre de viuda que haba tenido coito con ella, sufra 200 azotes y era entregado como esclavo a la mujer robada o al padre de ella. Si el hombre que tena hijos legtimos robaba alguna mujer libre, deba ser esclavo de ella.129Si los padres sacaban la mujer del poder del raptor, ste era entregado a ella o a sus padres, y si sta se casaba con l, ambos eran condenados a muerte. Pero si se fugaban y acogan a la iglesia o al obispo del lugar, entonces eran entregados como esclavos a los padres de la robada.130Cuando sta haba sido prometida a otro para casarse, si los padres se arreglaban con el raptor, pagaban al futuro esposo el ctuplo de cuanto haban prometido, y el raptor era esclavo de aqul.131Si no haba mediado ningn arreglo con los padres, el raptor perda todos sus bienes, tomando la mitad el esposo y la otra mitad la esposa;

PAGE 285

JOS ANTONIO SACO /281 /281 /281 /281 /281 mas, si el raptor no tena nada o muy poco, entonces era entregado como esclavo a los esposos, quienes podan venderlo y repartirse su precio.132Si liberta robada por esclavo se entregaba despus a l voluntariamente, los hijos habidos eran esclavos del amo del esclavo, con quien ella se enlaz.133Trescientos azotes dados pblicamente era la pena de la prostitucin, y en caso de reincidencia, imponanse otros 300 acompaados de esclavitud.134En ninguna legislacin de los pueblos germnicos se aplic con tanta frecuencia la pena de esclavitud como en el Fuero Juzgo; y desde este punto de vista, preciso es reconocer que aquel cdigo, no obstante ser muy superior a los de todas las naciones germnicas, foment la esclavitud mucho ms que las leyes slica, ripuaria y otras. Efecto nacido de que cuanto menos civilizado es el hombre, tanto ms se acerca al estado de naturaleza y de salvaje independencia individual. Si en la Edad Moderna la intolerancia religiosa y la supersticin han ocasionado grandes males a la sociedad, no es extrao que en los tiempos de barbarie hubiesen las leyes esclavizado por motivos religiosos. Trabajar en domingo, tvose por culpa tan grave, que se castig con varias penas, siendo la esclavitud una de ellas. Entre los ripuarios amonestbase dos veces al culpado; a la tercera dbansele 50 azotes; a la cuarta quitbasele la tercera parte de sus bienes; y a la quinta confiscbansele todos, y esclavizbasele por no haber querido ser libre en el Da Santo.135Segn la ley alemana, el esclavo que trabajaba en domingo era castigado; y si libre, reprendasele hasta tres veces.136 A la cuarta, quitbasele la tercera parte de sus bienes;137 y a la quinta, llevbasele a la presencia del conde y se le declaraba esclavo perpetuamente.138El hombre libre que entre los anglosajones trabajaba voluntariamente en domingo, deba pagar una multa o perder su libertad.139 Lo mismo se mand por el artculo 7 del tratado de alianza celebrado entre Eduardo, rey de los anglos, y Guthruno, rey de los dinamarqueses.140Los sajones que habitaban la Germania aplicaron poco la esclavitud como pena, pues de ella slo se encuentran dos casos en toda su legislacin. El primero fue contra los adivinos y encantadores, los cuales eran adjudicados a la iglesia y a los presbteros.141 El segundo fue contra quien, a manera de los gentiles, adoraba fuente, rbol, bosque, o daba un festn en honor de los demonios. Si el que tal haca era noble, o simplemente libre, late o lite, y no tena con qu pagar la multa que se le impona, entonces era siervo de la iglesia hasta que pudiese rescatarse.142A los dos casos anteriores de esclavitud aadiose otro por Carlomagno, pues mand que si los sajones convertidos al cristianismo volvan a sus prcticas supersticiosas, pagasen una multa, y si no tenan con qu satisfacerla, sirviesen a la iglesia por cierto tiempo.143

PAGE 286

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 282\ 282\ 282\ 282\ 282\ Por el cdigo visigodo, los judos que comerciaban en cristianos, as dentro como fuera de Espaa, eran esclavos del rey con cuantos bienes posean. Mandose lo mismo respecto de los judos, que convertidos al cristianismo, renegaban y traficaban en cristianos;144 pena igual se les impuso en otros muchos casos, cuando despus de condenados a muerte, el rey les perdonaba la vida.145Muy severa contra los judos fue la legislacin visigoda, y algunas veces se impuso la pena de ser apedreado o quemado al que profesaba el judasmo; pero si el rey le perdonaba la vida, entonces, adems de la confiscacin de sus bienes, era esclavo perpetuo de la persona a quien l lo adjudicaba.146 Esta pena se aplic tambin, en ciertos casos, al cristiano que coadyuvaba con los judos a eludir estas y otras leyes.147El visigodo libre que consultaba a los adivinos o encantadores acerca de la vida, muerte o salud del rey, o de otra persona, adems de confiscrsele sus bienes, era esclavo de aqul o de quien l mandaba,148y aqu es de advertir, que, aunque hubo otros pueblos germnicos que creyeron en adivinos y encantadores, en ninguno de ellos se impuso la pena de esclavitud por tal error. La existencia de la esclavitud tienta a robar, no slo esclavos, sino tambin personas libres para esclavizarlas. Este delito comn en la Antigedad y conocido en Roma con el nombre de plagio, aumentose despus que los germanos se apoderaron del Imperio de Occidente. Verdad es que sus leyes lo prohibieron y castigaron; pero radicado en sus costumbres desde tiempos anteriores, ya porque no respetaban la libertad de sus semejantes, ya porque con sus repetidas invasiones estaban habituados a robar cosas y personas, cometieron el plagio con tanta frecuencia, que bien debe contarse entre las causas que coadyuvaron a mantener la esclavitud en aquella poca. La ley slica mand, que el ladrn de esclavo o esclava pagase por el primero 1 400 dineros, que eran 35 sueldos,149 y 30 por la segunda.150Igual cantidad deba satisfacer cuando los venda fuera del pas.151 Estos precios no eran fijos para todos los esclavos, pues se aumentaban segn su profesin y calidad.152 Cuando el esclavo robado era vendido fuera del pas o en ultramar, y el amo lo encontraba, la ley slica dice que se deba proceder del modo siguiente: “El amo conducir el esclavo al tribunal del pas con tres testigos, y despus de haberle hecho confesar el nombre de la persona que lo rob, la traer a su pas, donde repetir el esclavo el nombre del ladrn delante del tribunal y de tres testigos; despus, con otros tres nuevos se repetir el mismo procedimiento por tercera vez, a fin de que haya en todo nueve testigos, y que en virtud de la declaracin constante del esclavo, el ladrn sea condenado a pagar los gastos, el capital o valor del esclavo, y adems 1 400 dineros o 35 sueldos”.153

PAGE 287

JOS ANTONIO SACO /283 /283 /283 /283 /283 Segn esta ley, dbase entero crdito al dicho del esclavo, aun sin someterle a la tortura, como generalmente se haca. Los nueve testigos de que ella habla, no podan afirmar que tal o cual persona hubiese cometido el plagio, porque el nico acusador o denunciador del delincuente era el esclavo. Pero no podra ste, ya por odio o venganza, ya por dinero o por otro motivo, acusar como autor del plagio a un hombre inocente? Cuando alguno se llevaba un esclavo para robarlo o quera seducirlo para que se dejase robar, pero el robo no se consumaba, entonces deba pagar 15 sueldos.154El prrafo sptimo del tratado de paz, concluido en 593 entre Childeberto y Clotario II, consider tambin como ladrn de esclavo al que retenindolo injustamente no lo devolva a su dueo dentro de 40 das.155Cuando el robado y vendido era romano y el plagiario franco, ste deba pagar 2 500 dineros o 62 sueldos y medio.156Si franco libre era robado y vendido en pas extranjero y el plagiario no lo restitua al suelo natal, pagaba una composicin de 200 sueldos;157pero si lo restitua, slo pagaba la mitad.158 Tambin era multado en 200 sueldos el que asaltaba heredad ajena y en ella robaba hombres, aunque no los vendiese fuera del pas.159Por ltimo, mand la ley slica que el amo que encontraba en casa ajena su esclavo o siervo, tuviese derecho de cogerlo; pero si el dueo de ella deca que era suyo por ttulo legtimo, aqul era depositado en manos de un tercero hasta que se averiguase la verdad.160En igualdad de circunstancias, las multas eran mucho mayores por la ley ripuaria, pues al ingenuo que venda ripuario ingenuo fuera del territorio en que habitaba y despus de descubierto el delito lo restitua a l, imponasele en vez de 100 sueldos la multa de 200, y la de 600, si no lo tornaba a su pas.161 La diferencia de multas contra el plagio provendra de que la ley ripuaria consider este delito como ms grave que la ley slica, o de que siendo ms frecuente entre los ripuarios, se trat de reprimirlo con ms severidad. Mucho ms severa que las leyes slica y ripuaria fue la borgoona, porque el plagio, aun de esclavo, fue castigado con pena capital; pena que no slo se impuso para reprimir el plagio de esclavos, sino el hurto de otros animales, como vacas, bueyes y caballos.162El cdigo bayuvario no pudo dejar impune aquel delito, y as dispuso que el hombre que venda esclavo, varn o hembra, sin consentimiento de su amo, deba restituirlo con otro o con el duplo de su valor.163 Aqu es de notar la injusticia de la ley bayuvaria, porque castigando con pena de muerte a todo el que hurtaba un animal u otro objeto cualquiera que llegaba al valor de 10 sueldos, al ladrn de esclavo solamente le impona

PAGE 288

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 284\ 284\ 284\ 284\ 284\ una multa pecuniaria. Esto prueba que los bayuvarios estimaban en ms los animales y otros objetos de cierto valor, que a los mismos esclavos. Cuando el hombre libre robaba y venda a otro hombre libre dentro de la provincia, deba restituirlo a la libertad, pagar 40 sueldos de composicin y dar al comprador el duplo del precio que haba recibido.164 Si la venta se haca fuera de la provincia, el plagiario deba tornarlo a ella y pagar 80 sueldos con 40 ms al fisco;165 pero si no poda devolverlo, entonces pagaba una fuerte composicin a los parientes, y si no lo haca se converta en esclavo de ellos.166 En todos los casos anteriores, cuando la mujer era la robada, se pagaba doble composicin;167 lo que indica que, entre los bayuvarios, la mujer era ms estimada que el hombre. Si el que venda hombre libre era esclavo, su amo deba presentarlo atado al juez, para que segn la voluntad del duque, o se le cortasen las manos o se le sacasen los ojos, de cuya pena nunca poda escaparse, por ms delicioso (delitiosus) que fuese a su amo.168 Esta palabra delitiosus que emplea la ley, revela el nefando vicio con que parece estaban manchados los germanos, a manera de los antiguos griegos y de otras naciones orientales. Cuando el esclavo cometa el plagio por mandato de su amo o aun slo por su consentimiento, ste, adems de perder el esclavo, quedaba sujeto a la pena anterior.169La ley alemana dispuso que si el ladrn de esclavo de alguna iglesia lo venda fuera de la provincia, pagase 45 sueldos.170 Cuando el libre venda por fuerza a otro libre dentro de la provincia, el ladrn deba pagar 12 sueldos, si el hurtado era hombre, y 24 si mujer, debiendo adems restituirlos a la libertad.171 Si la persona libre vendida en tierra extranjera era hombre y el ladrn lo tornaba a ella, entonces deba pagarle 40 sueldos;172 pero si no lo restitua, los herederos del vendido tenan derecho a exigir del plagiario 160 sueldos; y a falta de herederos, la composicin era de 200 sueldos para el fisco,173 cuya ltima pena revela el inters que ste tena en aprovecharse de los delitos de los hombres. Mujer libre vendida en tierra extranjera, deba ser devuelta a su patria y pagarse 80 sueldos; pero si el ladrn no la restitua, la composicin era de 400 sueldos.174La ley alemana, lo mismo que la bayuvaria, aparece aqu ms justa y ms filosfica respecto de las mujeres que la slica, ripuaria y otras, pues considerando a las mujeres ms desvalidas que a los hombres, sali a su amparo, imponiendo al que las robaba y venda multa mucho mayor. Entre los sajones, el noble que robaba y venda hombre o mujer noble fuera del pas y no poda restituirlo a l, pagaba la composicin de homicida. Si lo restitua, indemnizaba a la misma persona vendida, segn convenio hecho con ella ante el juez.175

PAGE 289

JOS ANTONIO SACO /285 /285 /285 /285 /285 Los turingos impusieron al que venda hombre o mujer libre dentro del pas la composicin de homicidio, que era de 200 sueldos, y 12 ms de multa al fisco por haber turbado la paz pblica, los cuales suban a 60, cuando la venta se haca fuera del pas.176Segn la ley frisona, el que incitaba a otro a robar esclavo varn o hembra, pagaba la tercera parte de la composicin, si el plagiario se hua; pero si permaneca en el pas, entonces no pagaba nada, quedando expuesto a la enemistad de los parientes.177 Estas ltimas palabras prueban que el brbaro derecho de la venganza personal an no se haba extinguido entre los frisones, pues la ley lo autorizaba. Si un frisn noble o simplemente libre venda como esclavo fuera de la patria a otro noble o libre, deba restituirlo a ella o pagar una composicin como si lo hubiese matado; pero si el vendido volva espontneamente, el vendedor slo pagaba el doble del precio que haba recibido por l, y 12 sueldos de multa al rey.178Los ostrogodos, apartndose de otros pueblos germnicos, fueron muy rigorosos en punto de plagio, pues castigaron con pena de muerte al ladrn de hombre libre, ora lo emplease en su servicio, ora lo vendiese o regalase.179En tiempo de Luitprando, los lombardos impusieron al que venda a sabiendas esclavo ajeno una multa equivalente al cudruplo de su valor,180 y otra ley de Rotharis la elev al ctuplo.181 El que robaba y venda hombre ingenuo, y no poda restituirlo a su anterior libertad, ni tampoco pagar a sus parientes la composicin pecuniaria, era esclavizado.182El Fuero Juzgo dispuso, que cuando algn libre usurpaba y retena en su poder esclavo ajeno, pagase al amo otro semejante. Si el usurpador era esclavo, deba devolverlo al amo, sufriendo adems 100 azotes; y si no lo poda restituir, el amo del esclavo ladrn deba dar al del robado otro esclavo equivalente.183El libre que venda a otro libre, deba ser preso por el juez y pagar 100 sueldos de oro; y en caso de no hacerlo, sufrir 100 azotes y ser esclavo del vendido.184 ralo en tierra extranjera el hijo o hija de persona libre, o se le sacaba con engao de su casa llevndolo a otro pas? Entonces, el plagiario era esclavo de los padres o hermanos del robado, quienes podan venderlo, matarlo o hacerse pagar por l la composicin de homicidio que importaba 300 sueldos; cantidad que se reduca a la mitad cuando los padres recobraban su hijo; pero si el plagiario no poda pagarla, era esclavizado por los padres.185Cuando el libre venda esclavo ajeno, era entregado como tal al amo del esclavo, y el comprador perda el precio.186Cuando un libre venda esclavo en tierra extranjera, sufra 100 azotes, y deba pagar al amo cuatro esclavos; mas, si no poda hacerlo, era esclavizado.187 Si el vendedor de persona libre era esclavo, ste sufra

PAGE 290

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 286\ 286\ 286\ 286\ 286\ 200 azotes, una marca en la frente, y entregado a la persona vendida para que fuese su esclavo.188Esclavo que sin conocimiento de su amo venda otro esclavo en tierra extranjera, sufra 150 azotes ante el juez, debiendo entregar adems el esclavo vendido, en cuyo caso el amo de ste no poda exigir nada al de aqul; pero si no poda recobrarlo, el amo del ladrn deba entregarle otro esclavo equivalente, que conservaba en su poder mientras no se le restitua el suyo.189Como el esclavo deba obedecer a su amo, con razn orden la ley visigoda, que cuando aqul venda por mandato de ste alguna persona libre, quedase exento de toda pena, recayendo en el amo todo el castigo.190 Pero si tal venta se verificaba por el esclavo sin conocimiento del amo, aqul era entregado a los padres del libre vendido para que hiciesen de l lo que se les antojase.191Comn era todava el plagio en tiempo de Carlomagno, y por eso l prohibi la venta de los esclavos robados y su exportacin a pases extranjeros.192 Continu despus perpetrndose aquel delito; y la Iglesia, en tal estado, alz su voz para condenarlo. El Canon III del Concilio de Lyn excomulg al que retena injustamente en esclavitud a persona libre. Igual pena impuso a quien la persegua, para esclavizarla, el Canon XVII del Concilio de Reims, congregado en 623. Por ltimo, el Canon VII del Concilio de Coblentz, reunido en 922, declar reo de homicidio al que seduca cristiano para venderle. Cuando los normandos, en sus largas y osadas correras, se apoderaron de la Sicilia, defendieron en ella la libertad de los libres contra la violencia de los ladrones que los esclavizaban y vendan. Una ley de los reyes normandos que gobernaban en aquella isla, mand que todo el que venda, a sabiendas, hombre libre, lo restituyese a la libertad, quedando l por castigo esclavo de la curia; y que si no poda volverlo a su antiguo estado, fuese entregado como esclavo a la familia del vendido.193Estas violencias contra la libertad del hombre, no slo se cometan por tierra, sino por mar; y algunas partes del Mediterrneo tan infestadas estuvieron de aquellos ladrones, que la repblica de Venecia arm una escuadra, en 839, para reprimir las pirticas correras de los esclavones que ocupaban la Dalmacia, cuyo jefe celebr, al fin, un tratado de paz con el gobierno de aquella repblica.194Tendiendo la vista hacia la extremidad occidental de la Europa, nos damos en la Gran Bretaa con los anglosajones y otros brbaros, que tambin se entregaron al robo de hombres. En cuanto a plagio, las leyes anglosajonas presentaron la anomala de ser ms duras con el que robaba esclavo que persona libre, porque parece que se ocuparon ms en defender la propiedad del amo que la

PAGE 291

JOS ANTONIO SACO /287 /287 /287 /287 /287 libertad del individuo. Castigose, pues, al ladrn con la multa de 60 sueldos, o con su venta fuera de la Bretaa, o con otra pena al arbitrio del rey.195 A tales extremos jams se lleg, aun cuando un noble vendiese a otro noble, varn o hembra, para que se le llevase a pas extranjero; pues el mayor castigo que en este caso se le impuso, fue considerarle como homicida, cuya composicin importaba 1 440 sueldos;196 pero jams se toc a su persona, como se haca cuando robaba algn esclavo. Por un estatuto de Alfredo, el Grande,197 prohibiose la venta de caballo, buey u hombre, sin que el vendedor diese fianza. Esto prueba que en aquel tiempo era muy comn en Inglaterra el robo de gente libre; y de la ley 68 de Enrique I, hijo de Guillermo, el Conquistador, aparece que todava en el siglo XII, no slo se robaban siervos, sino personas libres.198No fue raro entre los germanos esclavizar los rehenes cuando se violaban los pactos para cuyo cumplimiento se daban; y de ello ofrecen los francos un ejemplo en el siglo VI, bajo los reyes Teodorico y Childeberto.199 Otros pueblos eran ms crueles, pues solan matarlos;200 y todava en el siglo XIII, Teodorico, marqus de Misnia, otorg a Otn IV, emperador de Alemania, el derecho de matar o esclavizar sus rehenes, si l faltaba a los convenios ajustados.201Los combates judiciales establecidos por la legislacin de los germanos, dieron margen a esclavizar al hombre libre, aunque en casos muy raros. Cuando haba alguna querella, sola pactarse un duelo para dirimirla, bajo la condicin de que el vencido fuese esclavo del vencedor; y un duelo de esta especie encontramos todava en la Edad Media, pues del Edicto de Luis de Baviera, en 1336, aparece que este emperador permiti el combate a los dos caballeros Hctor de Trautmansdorff y Seyfridus. Batironse estos campeones, y Hctor, que fue el vencedor, dej la libertad a Seyfridus, aunque bajo de cierta condicin.202Otro modo de esclavizar adoptado por todos los pueblos germnicos revela la barbarie y crueldad de aquellos siglos. A los que tenan la desgracia de naufragar en las costas de Germania, no slo se les despojaba de cuanto llevaban, sino que sus personas eran esclavizadas. Esta brbara costumbre fue severamente reprobada, bajo pena de excomunin, por el papa Gregorio VII en el siglo XI,203 por Pascual II y otros pontfices en el siglo XII,204 y, finalmente, por varios soberanos temporales;205 pero uso tan inhumano no desapareci completamente de Europa hasta los tiempos modernos. Fuente de esclavitud entre los germanos fue tambin el comercio. A primera vista podr creerse que las calamitosas circunstancias de aquellos tiempos obstruyeron completamente las relaciones mercantiles de pueblo a pueblo; pero la historia y la legislacin demuestran que ellas siempre existieron, aunque en muy reducida esfera, y que no slo ven-

PAGE 292

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 288\ 288\ 288\ 288\ 288\ dieron esclavos dentro de cada nacin, sino que tambin se llevaron y trajeron de unas a otras. Del trfico de pas a pas habla la ley borgoona, pues como quiso que los esclavos no se sacasen del territorio en donde ella rega, mand que si alguno era vendido en pas eXtranjero, y despus volva a la Borgoa, consiguiese la libertad.206Prohibi la ley alemana que sus sbditos a nadie cautivasen fuera de los lmites de su territorio.207 Pero tal prohibicin se hubiera hecho, si en aquel pas no se hubiesen importado cautivos extranjeros? Igual comercio hicieron los ostrogodos, y aun algunos de ellos compraron los mismos esclavos que haban sus enemigos quitado a otros ostrogodos.208 Hbolos de ambos sexos empleados en las ciudades y en la agricultura, y unos y otros eran libremente vendidos por sus seores.209 Los eXclusivamente dedicados al cultivo de los campos, enajenbanse de dos modos, o juntos con las tierras o sin ellas; y esto, no solamente se practic entre los ostrogodos, sino en otros pueblos de Europa. De los vndalos que se apoderaron en el siglo V de parte del norte de frica, dcenos Cassiodoro que exportaron esclavos negros para Europa:210 lo que no fue novedad, porque desde los siglos anteriores fueron introducidos en ella por griegos y romanos. El Concilio de Chlons, reunido en 644, prohibi que se vendiesen esclavos fuera del territorio que estaba bajo la dominacin de Clodoveo II; y esto prueba que se sacaban de aquel pas para importarlos en otro. Del trfico de Espaa con otras naciones, prueba evidente dan las leyes visigodas. stas permitieron a los comerciantes de ultramar que la visitaron, alquilasen esclavos en ella para cargar sus mercaderas;211pero al mismo tiempo les prohibieron sacarlos del reino, so pena de 100 azotes y de pagar al rey 1 libra de oro.212 Quebrantada fue esta ley, pues algunos amos vendan sus esclavos fuera de Espaa; y como stos a veces tornaban a ella, sus antiguos amos vendanlos de nuevo en el eXtranjero. Para reprimir este abuso, mandose que el amo vendedor diese al comprador otro esclavo equivalente, y que el vendido fuese libre y, volviese a Espaa, sin que su primer amo lo molestase.213Importronse tambin en ella de otros pases; y de aqu provino, en gran parte, que hubiese muchos esclavos dados a la idolatra. Con el fin de apartarlos de ella, el Canon XI del duodcimo Concilio de Toledo, celebrado en la era 719, que corresponde al ao 681 de Jesucristo, mand que se les azotase y encadenase, y que los amos que les permitiesen seguir un culto falso, fuesen excomulgados y desterrados. Las penas impuestas a los esclavos que consultaban adivinos o encantadores acerca de la salud, vida o muerte del rey, o de otra persona, demuestran tambin que de Espaa se exportaron esclavos para otros

PAGE 293

JOS ANTONIO SACO /289 /289 /289 /289 /289 pases, pues adems del tormento que se les daba, deban ser vendidos para ultramar.214Tan generalizado estaba el comercio de esclavos en la raza germnica, que cuando Carlomagno dividi su imperio entre sus tres hijos, permiti que, tanto el rey como los sbditos de cada reino, pudiesen comprar y vender mutuamente los esclavos que quisiesen. Lo mismo se dispuso en 837, cuando Ludovico Po dividi tambin su imperio entre sus hijos.215Dueos los lombardos de parte de Italia, negociaron en esclavos,216como lo haban hecho todos sus predecesores en aquella tierra. A sus costas acudan comerciantes griegos y sarracenos, y de ellas sacaban cargamentos de carne humana. A causa de las donaciones que haba Carlomagno hecho a la Iglesia de Roma, estaba el papa Adriano en continuas disputas con los duques lombardos. Ante aquel emperador, pintaba Adriano a los duques con negros colores, y los duques a su vez acusaban a Adriano de autorizar el comercio de esclavos que los sarracenos hacan en las costas de Italia, y de permitir que los clrigos vendiesen los esclavos cristianos de las tierras que haba Carlomagno cedido a la Iglesia. Acalorado este emperador, escribi al Papa sobre el asunto en 778, y Adriano le contest en los trminos siguientes: “Hallamos tambin en vuestras cartas lo que decs sobre la venta de los esclavos, como si fueran nuestros romanos quienes los hubiesen vendido a la raza infame de los sarracenos; pero jams, y Dios no lo permita, hemos bajado a semejante crimen; ni tampoco hemos dado, para cometerlo, nuestro consentimiento, pues en la ribera de los lombardos es en donde los execrables griegos navegan, compran su familia y se procuran esclavos. Nosotros aun hemos intimado al duque Allo, que rena sus buques, recoja a sus griegos y queme sus naves; pero l jams ha querido conformarse a nuestras rdenes, y nosotros, que no tenemos ni buques ni marineros, no hemos podido cogerlo. Sin embargo, para impedir este crimen en lo posible, hemos hecho quemar las naves de los griegos que se hallaban en nuestro puerto de Centum-Cell [Civitavecchia], y hemos retenido largo tiempo en prisin a esos griegos. Cierto es que los lombardos han vendido nmero muy grande de esclavos, porque la miseria y el hambre los forzaban a ello; aun muchos de los mismos lombardos se metan en los buques de los griegos para entregarse a ellos, porque no les quedaba ningn otro medio de conservar su vida. En cuanto a nuestros presbteros, lo que falsamente se les ha imputado, con perjuicio de Dios y de sus almas, es una mentira inicua, y vuestra sublimidad no debe creer que nuestros presbteros hayan incurrido en tal maldad”.217Con el fin de aplacar la encarnizada controversia entre el Papa y los lombardos, tom Carlomagno el prudente partido de enviar cerca del

PAGE 294

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 290\ 290\ 290\ 290\ 290\ Exarca de Ravena al duque Garamanno para que corrigiese los muchos abusos que haba en Italia, y acabase con el trfico que de esclavos cristianos se haca.218 Pero no era fcil empresa el suprimirlo, cuando tantas causas conspiraban a mantenerlo y fomentarlo en aquella edad. Inglaterra cay desde temprano en poder de los anglosajones, que fueron uno de los pueblos de aquella poca ms traficantes en esclavos. Hzose este comercio durante la heptarqua, y continu, no slo mientras los anglosajones dominaron la Inglaterra, sino mucho despus. Exportbanse hombres, mujeres y nios, sin que a veces se escapasen de la esclavitud ni aun los nobles de ambos sexos. Alimentose este comercio de las guerras que los sajones tenan, ya entre s, ya con los bretones y dinamarqueses;219 de las personas esclavizadas por ciertos delitos;220 de otros esclavos que por varios ttulos existan en Inglaterra, y de las ventas que los libres hacan de su libertad, y los padres de sus hijos.221 De tanta inmoralidad iba acompaado este trfico, que a veces las mujeres eran vendidas para extraos pases, llevando en sus entraas el fruto de la concupiscencia de sus mismos vendedores. De los anglosajones introducidos en la Galia, muchos fueron libertados en el siglo VII por la piedad de San Eloy y de Santa Batilde, y llevronse tambin hasta Roma para ser vendidos en aquel mercado.222Bristol, situado en la Northumbria, fue el puerto principal por donde se exportaron muchos esclavos para el extranjero; y conservando su funesta celebridad, ha sido tambin, en los tiempos modernos, la ciudad de Inglaterra que ms ha traficado en negros con frica y las colonias americanas. Muy antigua fue la esclavitud en Irlanda, y los concilios de la Iglesia irlandesa dictaron reglas acerca de los esclavos de ambos sexos. Los piratas que arribaban a sus costas, vendan all esclavos; y el clebre San Patricio, cogido por ellos en su juventud en un viaje que hizo a la Galia, fue vendido en Irlanda. Esta isla era el gran mercado de los esclavos que se exportaban de Inglaterra; y hablando de este comercio Guillermo Malmisbury, historiador ingls del siglo XII, dice: “En frente de la costa de Irlanda hay una ciudad inglesa llamada Bristol. Su puerto ofrece frecuentemente un singular y triste espectculo. Despus de haber recogido en Inglaterra un cargamento de esclavos, los habitantes se embarcan con sus mercancas, y dan la vela para Irlanda. Venden sus propios hijos; ¡infamia execrable!... Atados entre s con cuerdas y cadenas, nios y mujeres, en toda la frescura de la juventud y belleza, esperan llorando al comprador. Esta barbarie, de que se gozara un pagano, la cometen los cristianos”.223Lupo, en un sermn a los anglosajones en el ao 1014, deplora las maldades del comercio de esclavos;224 pero sordos los traficantes a su evanglica voz, tenan agentes esparcidos por toda Inglaterra para que

PAGE 295

JOS ANTONIO SACO /291 /291 /291 /291 /291 les buscasen esclavos de ambos sexos,225 prefiriendo comprar entre las mujeres a las que estaban encinta, porque las vendan a mejor precio.226Estas y otras ventas se hacan, segn Giraldo Cambrense, aun sin tener los anglosajones el pretexto de hallarse acosados del hambre o de otra gran necesidad.227Segua el comercio de Bristol con Irlanda, y su disminucin no se debi al temor o respeto de las leyes, sino a los esfuerzos de Wulfstan, obispo de Worcester, que vivi en el siglo XI. Visitaba anualmente este prelado aquella ciudad, y detenindose a veces hasta dos meses en ella, predicaba todos los domingos contra las maldades de los traficantes de esclavos. Al fin logr, que reunidos los habitantes en su gild se comprometiesen solemnemente a desistir de aquel trfico, y uno de ellos, que falt a su promesa, fue castigado con la prdida de los ojos.228Diose despus un gran paso. En el ao 1102, reinando Enrique I, celebrose en Londres, en la iglesia de San Pedro (Westmonastery), un concilio, al que asistieron el rey, los arzobispos, obispos, abades del reino, y tambin los condes y barones; y una de las cosas que en l se acordaron, fue prohibir absolutamente el trfico de esclavos.229Pero esta prohibicin no bast para que aqul cesase; y el que con Irlanda se haca, no fue abolido hasta el ao de 1171, en que asombrados los hijos de aquella isla del progreso de los ingleses en su conquista, y considerando a stos como instrumento de la clera celeste, por los esclavos que de la raza anglosajona compraban, se reunieron los obispos irlandeses, y acordaron en el Concilio de Armagh, que se diese inmediatamente libertad a todos los esclavos ingleses que existieran en Irlanda.230 Esta decisin, aunque honrosa a los prelados de aquel concilio, fue inspirada por motivos polticos y no por odio a la esclavitud, pues no slo quedaron esclavizados todos los que no eran de raza inglesa, sino que en ellos se continu traficando. Si en Irlanda se prohibi el trfico de esclavos ingleses, ste se continu en Inglaterra aun por eclesisticos muy caracterizados, pues, en 1195, el arzobispo de Canterbury dio diez en parte del precio de las tierras de Lambeth, al prior de Rochester.231Alejndonos del occidente, y avanzando hacia el oriente de Europa, nos damos con los varos, blgaros y hngaros, pueblos descendientes de raza escita, situados, en la poca a que aludo, entre el Imperio griego y los alemanes. Empezando a salir de la barbarie, aprovechronse de las aguas del Danubio para ensanchar su comercio, y apoderarse, del sexto al duodcimo siglo, del que se haca entre Constantinopla y los pases al noroeste de ella. De aquellos tres pueblos, los varos, que habitaban en las mrgenes del Danubio, estuvieron en posesin del comercio occidental, desde el siglo sexto al noveno. Ignrase si los comerciantes griegos salan de

PAGE 296

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 292\ 292\ 292\ 292\ 292\ Constantinopla para traficar con los varos, o si stos iban a buscar las mercancas a aquella capital; pero, de un modo o de otro, ellos tomaban los productos griegos y orientales eXportados de Constantinopla, envibanlos a Alemania y hasta a la Scandia,232 y, cambindolos por mercancas alemanas, expedan stas a Constantinopla. No cabe duda en que los francos tuvieron relaciones mercantiles con los varos y otros pueblos de aquella regin, pues entre las adiciones a la ley lombarda, hay una capitular de Carlomagno, intitulada: “De los negociantes que van a las tierras de los eslavos y varos [ahora hngaros], etctera”.233Debilitados los varos fueron invadidos en el siglo IX por los blgaros, quienes apoderados desde entonces de aquel comercio, extendironlo hasta Constantinopla. Con la prdida de su libertad en el primer tercio del siglo undcimo, los blgaros perdieron tambin su comercio. Sucedironles sus vecinos los hngaros, hasta la mitad del siglo XII, quienes tuvieron ms relaciones con Constantinopla que aqullos.234Entre los artculos del comercio que se haca por el Danubio, hblase de esclavos hasta el siglo X. La mayor parte de ellos eran vendes o eslavos que de Bohemia y Moravia se llevaban al Austria, en donde se vendan,235y transportaban despus al Imperio griego; sobre todo, a Constantinopla, en cuya ciudad se destinaban a mover los fuelles de los rganos y a otros recios trabajos.236A fines del siglo X establecironse ferias y mercados pblicos en algunas ciudades de Alemania y naciones del norte. Estos mercados y ferias existieron antes en Italia; como privilegio se concedieron anualmente a varios pueblos y monasterios.237 En el ao 852, Ludovico II confirm, entre otras cosas, a la iglesia de San Lorenzo, en el condado de Cremona, el privilegio de tener mercado segn la antigua costumbre. Privilegio semejante dispens el emperador Guido, en 892, al monasterio de San Salvador del monte Amiate para que, anualmente o todos los sbados, tuviese mercado. Otros monarcas concedieron despus a diversos monasterios gracias iguales, y para que no hubiese fraude en los mercados, la autoridad pblica los vigilaba.238En los mercados y ferias de Alemania y de otras naciones del norte, la principal mercanca eran esclavos procedentes de las guerras que muchas veces se hacan con el solo fin de cogerlos. Varones y hembras vendanse ordinariamente en 1 marco de plata (8 onzas); pero una esclava hermosa o adornada de otras cualidades vala hasta 3 marcos.239Los alemanes traficaron tambin directamente con Rusia. Los comerciantes de aquella nacin que iban a Constantinopla, reunanse en Kiev, ciudad que adquiri grande importancia desde que los alemanes

PAGE 297

JOS ANTONIO SACO /293 /293 /293 /293 /293 acudieron a ella para tratar con los rusos.240 Dilataron stos su comercio, en el siglo IX, desde el Bltico hasta el mar Negro;241 y estimulada su codicia por las riquezas de Constantinopla, piratearon en aquellas aguas desde fines del mencionado siglo a los del undcimo. Cuatro veces intentaron tomar aquella capital, y en las costas que invadieron esclavizaron a los que cogan. De Novgorod, otros rusos enviaron anualmente eXpediciones mercantiles, y aprovechando las aguas de los afluentes del Boristenes, bajaban en canoas formadas de un solo rbol hasta Kiev, emporio en donde desembarcaban sus pieles y esclavos de ambos sexos. De all proseguan en botes ms fuertes hasta Constantinopla, en donde trocaban sus mercancas por aceite, vino, granos, especias de la India y manufacturas griegas. Este comercio era protegido por tratados242 y dur hasta el siglo XII en que de l se apoderaron algunos pueblos italianos. Sobre la venta de los prisioneros esclavizados impuso contribucin el gobierno de Constantinopla; pero una ley de Juan Tzimiscs, a fines del siglo X, eximi de pagarla cuando un soldado venda o regalaba su esclavo a otro soldado, compaero de la misma expedicin. No gozaron de este privilegio los marineros que compraban esclavos a los blgaros o traficantes, ni tampoco si los sacaban por fraude de los pases con quienes se estaba en paz, pues en este caso se proceda judicialmente contra ellos.243El comercio de esclavos fue desde el principio acompaado en todas partes de grandes abusos. Por eso fue que, convertidos al cristianismo y empezando a civilizarse los brbaros que destruyeron el Imperio romano, dictronse medidas relativas no slo a los pases para donde se exportaban esclavos y a la personas que los compraban y vendan, sino al modo de efectuar sus ventas. Tales medidas, sin embargo, no fueron idnticas en todas las legislaciones, porque unas se mostraron ms solcitas que otras, no dir en regularizar aquel comercio, cosa imposible en tan desordenada sociedad, sino en reprimir algunos de los muchos fraudes que se cometan. La ley borgoona impuso restricciones a la venta de esclavos para tierra extranjera.244 Lo mismo hizo la ley alemana, prohibiendo que a cristianos ni a paganos se vendiesen esclavos para sacarlos fuera del pas sin licencia del duque.245 Pero estas leyes fueron muchas veces quebrantadas, porque hombres y mujeres libres eran robados y vendidos en el extranjero.246A los bayuvarios privseles tambin de la facultad de vender sus esclavos fuera de la provincia, y a los infractores de la ley castigseles con multas.247Entre los frisones prohibiose la venta de esclavos cristianos a los gentiles, debiendo pagar el vendedor una multa al rey.248

PAGE 298

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 294\ 294\ 294\ 294\ 294\ Entre los visigodos prohibiose tambin a todo judo el comprar, poseer o circuncidar esclavo cristiano, so pena que ste fuese libre;249 y en caso de circuncisin, confiscbanse adems todos sus bienes al judo infractor.250En apoyo de las leyes, o para suplir su silencio, vinieron a veces algunos concilios de la Galia. As fue que entre los francos, el Canon IX del Concilio de Chlons (Cabilonense), celebrado en 644 bajo Clodoveo II, prohibi que los francos vendiesen esclavos fuera de los lmites del territorio de aquel reino.251 Pero quebrantadas estas prohibiciones, renovolas Carlomagno en el captulo 20 de la “Capitular de los Comicios Generales”, hecha en 778, imponiendo al infractor penas severas, y si no tena con qu pagar el bannum (multa), perda su libertad hasta que lo satisfaciese. Tres parece que fueron los motivos de aquellas prohibiciones. El primero, impedir que disminuyese con la exportacin el nmero de trabajadores. El segundo tuvo fin ms humano, porque como muchos vendan su libertad en tiempos de miseria, caan en esclavitud temporal; y si estos esclavos eran vendidos en tierras extraas, entonces no les era posible libertarse, aunque adquiriesen medios de hacerlo. En esto se fund el captulo 34 del Edicto Pistense, promulgado por Carlos, el Calvo, para prohibir que se vendiesen esclavos fuera de los lmites de su reino.252El tercer motivo era an ms poderoso que los dos anteriores, porque aquellos esclavos cristianos vendidos a los pueblos todava gentiles, eran a veces inmolados por stos a sus dioses sanguinarios; y tan brbara costumbre practicaron los turingos, aun en el siglo VIII, como aparece de las palabras del papa Gregorio II a San Bonifacio.253 Igual atrocidad cometieron tambin los normandos y dinamarqueses hasta los tiempos de Enrique, el Cazador (Aucupis) que los compeli a renunciar a tan brbaro rito.254 De estos sacrificios hizo expresa mencin el Concilio Liptinense,255 mandado reunir por Carlomn en 743, el cual dispuso que los cristianos que vendiesen sus esclavos para que los paganos los sacrificasen, sufrieran la misma pena.256El Canon II del Concilio Remense decret que los esclavos cristianos slo pudieran venderse a cristianos, y que en caso contrario fuese nula la venta y excomulgado y multado el vendedor. Todas estas disposiciones manifiestan el espritu benfico del cristianismo, porque prescindiendo de las diferentes razas a que pertenecan los esclavos, slo atendi para protegerlos al vnculo religioso que los ligaba. El cristianismo, que tantos consuelos daba a los esclavos, ofrcenos el rasgo interesante, por su humildad y arrepentimiento del eremita San Bav o Bavon, muerto al promedio del siglo VII, y patrono de la ciudad de Gante.

PAGE 299

JOS ANTONIO SACO /295 /295 /295 /295 /295 Mientras arrastraba la vida mundana vendi un esclavo, y encontrndole un da, pas entre los dos una escena, que, aunque se suponga exagerada en alguna de sus circunstancias, la realidad del hecho revela los sentimientos de aquel piadoso varn, y la influencia del cristianismo en la transformacin moral del hombre. “Encontr un da un hombre a quien haba en otro tiempo vendido. A su vista cay en violenta desesperacin por haber cometido contra l un crimen tan grande, y volvindose hacia l arrjose a sus pies dicindole: ‘Yo soy quien te ha vendido atado con cuerdas; te suplico que no te acuerdes del mal que te he hecho, y concdeme una splica. Castiga mi cuerpo con ltigos, rpame la cabeza como se hace a los ladrones, y ponme en prisin con los pies y manos atados, segn lo merezco; si haces esto quiz la clemencia divina me perdonar’. El hombre... dice que no se atrever a hacer tal cosa a su amo; pero el hombre de Dios, que hablaba elocuentemente, se esforz en obligarle a hacer lo que le peda. Compelido en fin y a pesar suyo, el otro, vencido por sus ruegos, hizo lo que le mandaba; at las manos al hombre de Dios, rapole la cabeza, lig sus pies a un palo, condjole a la crcel pblica, y el hombre de Dios permaneci all muchos das, deplorando da y noche actos de la vida mundana que tena siempre delante de los ojos de su alma como una carga pesada”.257Para la venta de los esclavos tomronse algunas precauciones que afianzasen su validez. Fueron los bayuvarios uno de los pueblos germnicos que ms requisitos exigieron. Deba el vendedor indicar con juramento el origen de su propiedad, y curiosa es la frmula que de modelo nos ha dejado la misma ley: “He adquirido este esclavo estando con el duque en pas extranjero; o lo tengo del duque que lo ha condenado a esclavitud por deudas; o lo tengo de mi padre; naci en mi casa; o bien, los objetos que vendo han sido fabricados por mis esclavos”. Cuando la venta se haca con esta frmula, no poda anularse ni reclamar el vendedor la cosa vendida.258La venta deba hacerse o por escrito o ante testigos. “Si alguno, dice la ley bayuvaria, vende o compra una propiedad como tierra, cultivada o no, prado, bosque, casa o esclavo, el acto, despus de pagado el precio, deber ser confirmado por una escritura, o a lo menos por dos testigos tirados por la oreja”.259Ninguna venta poda rescindirse, segn la ley bayuvaria, a causa del bajo precio en que se hubiera vendido el esclavo.260 Pero si el vendedor ocultaba algn vicio o defecto, entonces el comprador poda anular la venta hasta tres noches despus de hecha; plazo que se prolongaba cuando, buscando el comprador al vendedor, no poda encontrarlo.261

PAGE 300

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 296\ 296\ 296\ 296\ 296\ No slo la ley bayuvaria sino la de otros pueblos germnicos, exigieron para la validez de las ventas que el vendedor manifestase, al tiempo de hacerlas, todos los vicios y defectos corporales y morales del esclavo; y si los ocultaba, el comprador poda devolverlo dentro de un ao y un da, segn aparece de las escrituras de venta, cuyas frmulas recogi Marculfo, y de las que inserto una por nota.262Una capitular de los reyes francos dispuso que cuando esclavo comprado de buena fe se hua por vicio que tena de hacerlo, y que haba el vendedor ocultado al comprador, ste pudiese reclamar de aqul, no slo el precio del esclavo, sino las cosas que le hubiese hurtado al tiempo de la fuga.263Hase dicho que cuando los bayuvarios hacan una venta ante testigos, tirbanles a stos las orejas. Para comprender el significado de tan extraa ceremonia, transcribir una ley ripuaria, en la cual se prescribe, para la validez de la venta ante testigos, esta misma ceremonia, y otra an ms extraordinaria que se practicaba, no ya con hombres, como entre los bayuvarios, sino tambin con muchachos. “Cuando, dice la ley, se quiere vender una quinta, un viedo u otra posesin cualquiera, habr tres, seis o 12 testigos mayores de edad, segn la importancia de la venta. Al mismo tiempo presenciarn el contrato muchachos pequeos, en nmero igual al de los testigos; pagarase el precio de la cosa vendida, de la que se tomar posesin, e inmediatamente se darn fuertes bofetadas a cada uno de los muchachos y se les torcern las orejas, a fin de que ms tarde, acordndose de esto, sirvan, en caso necesario, de testigos de la venta”.264Entre los sajones, las ventas no podan hacerse en perjuicio de herederos legtimos, a no ser que fuesen en favor de la Iglesia o del rey. En cuanto a los esclavos, bien podan venderse en tiempo de escasez, aun con detrimento de los herederos.265Como los lombardos crean en adivinos y encantadores, mandaron que si alguno compraba esclavo que despus resultaba leproso o estar posedo del demonio, poda anular la venta, a menos que el vendedor jurase que ignoraba tal defecto al tiempo de hacerla.266En el trfico de esclavos que hicieron los lombardos, casos hubo en que aqullos deban ser vendidos, no dentro, sino fuera de la provincia. As aconteca con el esclavo o esclava que consultaba encantadores sin conocimiento de su amo; pues si lo haca por su mandato, entonces el esclavo no reciba pena alguna, y todo el castigo recaa sobre el amo.267Las leyes que se dictaron contra los adivinos y los que iban a consultarlos, prueban que el paganismo an tena profundas races en tiempo de los ltimos reyes lombardos. En las capitulares que a stos dio Carlomagno, dispuso que las ventas de esclavos se verificasen en presencia del obispo o del conde, o del

PAGE 301

JOS ANTONIO SACO /297 /297 /297 /297 /297 archidicono, o de otros ministros pblicos, o de testigos bien conocidos, con prohibicin absoluta de exportarlos fuera del territorio.268Mandose esto, ya para que no se vendiese esclavo ajeno, ya para que no se enajenase al delincuente y el amo se escapase con la venta de la multa que deba pagar por el delito de aqul, pues estaba obligado a responder por su esclavo.269Con razn, dice Muratori que antes de haber Carlomagno exigido aquellos requisitos para la venta de los esclavos, ya se usaban en Italia. El documento en latn que inserto por nota, es una escritura otorgada ante un eclesistico y dos testigos, por la cual Johannaces vendi su esclava Escolstica a los hermanos Sigherada y Archisso, en el ao 736. El original consrvase autgrafo, o a lo menos se conservaba en tiempo de Muratori, en el archivo del monasterio de San Ambrosio de Miln.270Como algunos se valan de las sombras de la noche para engaar a los compradores, Carlomagno orden, por el captulo II de la capitular que hizo en 803, que los caballos y otros animales, vasos de oro y plata y esclavos, slo se vendiesen de da. Deseando los visigodos que no se vendiesen cosas hurtadas, prohibieron se comprase esclavos u otros objetos a persona desconocida, sin que sta diese un fiador de buena fe.271Si el esclavo vendido no perteneca al vendedor, ste pagaba al dueo el duplo de su valor y al comprador, el precio que haba dado, indemnizndolo adems de cuantos perjuicios le hubiese ocasionado.272En los ltimos tiempos de la monarqua visigoda, cometanse tantos fraudes en el comercio de esclavos y eran tantos los que se vendan por los que no eran sus dueos, que una ley hecha en Crdoba estableci las reglas que deban seguirse en tales ventas. Mandose, pues, que cuando el comprador no conoca al vendedor, la venta no se efectuase hasta que el esclavo fuese presentado ante el juez y hombres buenos de la tierra, jurando adems el vendedor que el esclavo le perteneca. Si ste resultaba ajeno, deba ser entregado a su verdadero seor, reteniendo el juez al vendedor en su poder hasta que se presentase el amo del esclavo para reclamar de aqul todo el dao que le hubiese ocasionado con la sustraccin de su esclavo.273Toda venta hecha por escrito tena plena fuerza, y lo mismo aconteca cuando el precio se entregaba ante testigos.274Alegar que el esclavo se haba vendido por un precio bajo, no era motivo suficiente para rescindir la venta.275Cuando el esclavo se acoga a alguna iglesia, costumbre general era que fuese vendido a otro amo por la intervencin del presbtero de aqulla. Mas, esto produjo algunos inconvenientes, porque los esclavos prfugos muchas veces se acogan a las iglesias por gestin de otros, y bien poda resultar que, vendidos, cayesen en manos de algn enemigo del

PAGE 302

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 298\ 298\ 298\ 298\ 298\ amo. Por este motivo prohibiose a la Iglesia que hiciese vender el esclavo contra la voluntad de su amo, mandndose que aqul fuese entregado a ste sin excusa alguna. Si el clrigo u otra persona compraba el esclavo, no para s, sino para enemigo del amo, la venta era nula, el esclavo devuelto sin que se pudiese reclamar el precio dado por l, y el ficticio comprador deba pagar adems una multa equivalente al valor del esclavo.276Entre los anglosajones, todas las compras y ventas deban hacerse delante del gerefa y de dos o tres testigos, los cuales, segn la ley anglosajona, tenan un carcter pblico, pues eran elegidos y juramentados para servir de testigos en toda compra.277Con el fin de reprimir los fraudes que se cometan en la venta de esclavos, el Canon XLVIII Hibernense permiti, que si el vicio del esclavo o esclava se descubra dentro de un ao, el comprador pudiese devolverlo. Siguiendo Alfredo, el Grande lo establecido en el captulo 21 del Xodo, prohibi que los padres vendiesen sus hijos a los extranjeros, y mand que la esclavitud del cristiano comprado durase slo seis aos.278Ya haba el rey Ina prohibido que se vendiesen esclavos fuera de la isla, aunque fuesen culpados.279 Edgar, en el siglo X, ved que los esclavos cristianos se sacasen de la tierra en que habitaban para ser vendidos a infieles.280En el ao 1008 renov Etelredo esta prohibicin, fundndose en sentimientos religiosos, pues deseaba se preservasen las almas que Jesucristo haba redimido con su propia sangre;281 y que lo mismo se observase recomendolo el Concilio Enhamense, celebrado en Inglaterra en 1009, para reformar las costumbres y la disciplina eclesistica.282Canuto de Dinamarca repiti aquella prohibicin, y en lenguaje digno de transcribirse, dijo: “Prohibimos que se lleven esclavos cristianos a pases extranjeros, y principalmente a los paganos, a fin de que no mueran las almas que nuestro Seor Jesucristo: salv con su propia vida. Debemos hacer todos los esfuerzos posibles para impedir que nuestra patria se deshonre con estas acciones impas”.283Ni fue menos explcito en la reprobacin de aquel trfico Guillermo, el Conquistador; pues tambin anatematiz la venta de esclavos cristianos a gentiles.284Pero tantas prohibiciones fueron quebrantadas por el vil inters de los traficantes, y siguieron vendindose esclavos a cristianos y a paganos. Para que las iglesias conservasen los bienes con que los reyes y otros cristianos las haban enriquecido, ordenose que los clrigos, obispos y abades, no pudiesen enajenar los esclavos ni otras cosas pertenecientes a ellas, sin guardar los requisitos establecidos. Mand la ley alemana que ningn presbtero ni obispo pudiese vender o permutar las tierras

PAGE 303

JOS ANTONIO SACO /299 /299 /299 /299 /299 de las iglesias, sino por otras tierras, ni los esclavos, sino por otros esclavos.285 Y con razn, porque abusando aquellos eclesisticos de su poder, despojaban de sus bienes a las iglesias. Gaudencio, obispo de Sevilla, regal a sus parientes algunos esclavos de la suya; pero el Canon II del primer concilio de aquella ciudad, reunido en 590, mand que si el obispo no pagaba su importe, la donacin fuese nula, y los esclavos tornasen a su iglesia. Del poder de ellas salieron tambin en Italia, pues los prsules y abades traspasaban a sus parientes familias enteras de esclavos. Campone, abad corrompido del monasterio Farfense, dio un ejemplo vergonzoso de estas dilapidaciones.286 Otras veces no los regalaban, los daban en enfiteusis a los seglares.287El Canon IV del tercer Concilio de Macn, reunido en 627, en tiempo de Clotario, el Joven, mand eXpresamente que las permutas de las cosas o esclavos de las iglesias, slo pudieran hacerse con permiso del rey.288 Prohibicin confirmada, en 653, por Clodoveo II, hijo de Dagoberto,289 y renovada en 868 por Carlos, el Calvo en el captulo ltimo de su Capitular Compendiense.290En medio de tantas prohibiciones, caso hubo en que diose a los obispos plena facultad de vender ciertos esclavos. El Canon XLVI del Concilio de Agde, en 506, dice: “Los obispos si quisieren, o si los esclavos lo merecieren, puedan vender a los fugitivos que desamparan sus casas o familias y que no pueden ser conservados si volvieren”. Para que las iglesias no perdiesen sus esclavos, encargose a los obispos que vigilasen si los presbteros los vendan o permutaban;291 y a esto se agreg, segn lo dispuesto por Carlos, el Calvo en la ya mencionada Capitular Compendiense, que los esclavos permutados por otros sin real permiso, fuesen libres, debiendo permanecer esclavos los que en cambio reciba la iglesia.292 Esta disposicin fue tomada del Canon XII del Concilio de Soissons, celebrado en 744. Tales permutas se hacan a veces, no slo de esclavos por caballos, sino de esclavos por caballos u otros objetos.293 En punto a ventas, permitiose a los obispos que pudieran hacer, sin permiso del rey, las de los esclavos que tenan la costumbre de huirse, o que padecan otras tachas.294Cuando un lombardo permutaba casas, tierras o esclavos con los obispos, abades, presbteros, jefes de iglesias, o prepositi de xenodochia, era menester que interviniese un missus295 del rey, del pontfice o del juez; o bien tres testigos idneos, debiendo adems ser la permuta til a la iglesia.296Entre los visigodos, toda donacin hecha a la iglesia por el prncipe o por otro de los fieles era irrevocable;297 y ni el obispo ni el presbtero podan dar ni vender los esclavos u otros bienes de ella, sin consejo de los clrigos. “Si algn obispo [dice la ley] o algn clrigo vendiere o

PAGE 304

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 300\ 300\ 300\ 300\ 300\ diere sin conseillo de los otros clrigos alguna cosa de la iglesia, mandamos que non vala, si non fuere fecho cuemo mandan los decretos de los padres santos”.298 Esta ley revela que los obispos no haban adquirido en la Espaa Visigoda el alto poder a que subieron despus, porque en tales ventas se les obligaba a consultar la opinin de su clero. Sin embargo, el cuarto Concilio de Toledo, reunido en 633, permiti a los obispos que, para impedir el escndalo que daban algunos clrigos, vendiesen las esclavas que stos tenan por concubinas.299Tiempo es ya que pasemos a tratar del precio de los esclavos; mas, es preciso dar antes alguna breve idea del valor de las monedas entre los germanos de aquella poca, y de las diferentes ocupaciones rsticas y urbanas a que ellos los dedicaron. Los germanos, antes de emprender sus formidables emigraciones hacia el Imperio romano, no tuvieron moneda propia, y sus mutuas necesidades eran satisfechas trocando una cosa por otra. De sus relaciones con los romanos vnoles el conocimiento de la moneda, y adoptando como suya la de aquel pueblo, hicieron pagar en ella las multas y composiciones que sus leyes impusieron a los delincuentes. Pero todas las naciones germnicas no adoptaron en una misma poca esa moneda como legal. Su valor y el sistema monetario romano sufrieron sensibles alteraciones, principalmente en la decadencia del imperio y en los tiempos posteriores. Entre los mismos germanos, unos adoptaron un sistema; otros, otro; y aun hubo pueblo que sigui sistemas diferentes. De aqu nace la dificultad de fijar con exactitud el verdadero valor de las composiciones que se establecieron en cdigos tan diversos y de fechas tan distintas. Cuando se redactaron los cdigos germnicos que hoy conocemos, la libra y la onza romanas que se consideraban de plata, eran monedas ficticias, pues no representaban ms que un peso; bien que a la libra dbansele 12 onzas. Por aquella misma poca, el dinero romano era de plata pura, y parece que 240 de ellos formaban una libra de aquel metal. Que la libra contuviese 240 dineros, sera aventurado afirmarlo, porque no consta que las libras y los dineros fuesen unos mismos entre todos los germanos, particularmente cuando en la ley de los frisones leemos, que este pueblo tuvo tres especies de dinero; el viejo carlovingiano, el nuevo carlovingiano que se compona de 1 y 1/16 del viejo, y el dinero frisn que equivala a 4 dineros carlovingianos. El dinero fue de plata durante muchos siglos; pero a fines del decimo octavo ya fue de cobre, y de tan mnimo valor en el comercio, que al fin desapareci. De sueldos o slidos hablan las leyes de los germanos con ms frecuencia que de dineros. El sueldo o slido, llamado aureus bajo del Imperio romano, por ser de oro, fuelo tambin del mismo metal bajo la

PAGE 305

JOS ANTONIO SACO /301 /301 /301 /301 /301 raza merovingia; pero bajo la carlovingia ya fue de plata; y de cobre en el siglo XVIII. Veinte sueldos de oro componan 1 libra, y cada sueldo equivala, segn la ley slica, a 40 dineros, llamndose triens la tercera parte de 1 sueldo;300 o sea, 13 dineros y un tercio. Este mismo sueldo fue el que adoptaron los borgoones, alemanes, bayuvarios, lombardos y visigodos. Cuando el sueldo pas a ser de plata bajo la raza carlovingia, ya no equivali a 40 dineros, sino a 12. Este sueldo de plata fue el que adoptaron los ripuarios, sajones, normandos, probablemente los turingos, y al que se refieren las capitulares de los reyes francos. Este mismo sueldo fue la moneda en circulacin en tiempo de Carlomagno, pero con un valor bien diferente del antiguo sueldo de oro que equivala a 40 dineros, y que adopt la ley slica. De esta diferencia provino que aquel emperador mandase, que todo lo que se deba al monarca se pagase, en general, con el sueldo de plata que slo vala 12 dineros, excepto la freda o multa de la ley slica, que se deba pagar con los sueldos que aquel cdigo exiga para las otras composiciones.301 Segn esto, si la composicin establecida en la ley slica era, por ejemplo, de 200 dineros, que equivalan a 5 sueldos de oro, era preciso para satisfacerla con los nuevos sueldos de plata de 12 dineros, que se entregasen 16 sueldos y 8 dineros. Sobre este punto, Ludovico Po hizo una alteracin muy notable, pues permiti a los francos que pagasen entre s la composicin con sueldos de 12 dineros; manteniendo solamente el sueldo de 40 dineros para el pago de la composicin que los extranjeros deban hacer a los slicos.302A fin de conocer la variedad de ocupaciones en que los germanos emplearon sus esclavos, he formado la siguiente lista, despus de haber recorrido las leyes y otros documentos de aquella poca: Arator ........................ Arador. Vinitor ....................... Vinatero. Venator...................... Cazador. Piscator......... ............ Pescador. Retiarius ................... Tejedor de redes para cazar. Caprarius .................. Cabrero. Porcarius .................. Porquero. Pastor ovium ............ Ovejero. Vaccari us.................. Vaquero? Forestiarius .............. Florestero? Bubulcus ................... Boyero. Molinarius............... Molinero. Pistor ......................... Panadero. Cervisum ................... Hacedor de cerveza.

PAGE 306

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 302\ 302\ 302\ 302\ 302\ Pomaticum............... dem de cidra. Piraticum ................. dem de poir Accipitaris o ancellator ............... Saponarius ............... Jabonero. Sicerator .................... Carpentarius ............ Carruajero. Torn ator .................... Tornero. Sutor.......................... Zapatero. Scutator......... ............ Hacedor de escudos. Fer rarius .................. Herrero. Argentarius .............. Platero. AurifeX....................... Orfice. Berbicarius ............... Spartharius .............. Espadero. Major o majordom us.......... El que mandaba los otros esclavos. Majorissa .................. La que mandaba las esclavas. Coquus ....................... Cocinero. Infestor ...................... El que llevaba los platos a la mesa. Scantio o buticularius ........... Copero. (La palabra buticularius no se us en los primeros tiempos.) Seneschalus .............. Inspector de la comitiva del prncipe o del conde. Strator ....................... Escudero. Mariscalus ................ El encargado de cuidar los caballos de lujo. EXpedition alis.......... Se cree que era el esclavo que acompaaba al amo a las expediciones. Esta lista revela el estado social de aquellos tiempos, pues las rudas costumbres que entonces reinaban, no exigan ni la muchedumbre de esclavos, ni la gran variedad de ocupaciones, rsticas y urbanas de la repblica y del Imperio romano. Otra enseanza nos da esta lista, y es, que si se compara con el cortsimo nmero de sirvientes y de servicios que tuvieron los germanos antes de la destruccin del Imperio de Occidente, se conocer que, iniciados ya en la civilizacin, no slo adquirieron nuevas necesidades, sino que las satisfacieron valindose de esclavos. El precio de stos hubo de ser muy variable en razn de los siglos que duraron la edad brbara y los principios de la media, de los diferentes pases, de las buenas o malas cualidades de los esclavos, de su abun-

PAGE 307

JOS ANTONIO SACO /303 /303 /303 /303 /303 dancia o escasez, y de las ocupaciones en que se ejercitaron. Pero ni la historia, ni las leyes de aquellos tiempos nos han dejado nada cierto acerca de este particular. Para aproximarnos un poco a la verdad, pudiramos ocurrir al wergel o composicin que se pagaba por el esclavo matado o robado; pero esta composicin casi nunca nos saca de incertidumbres, porque, en general, comprndense indistintamente en ella, y bajo de una sola cantidad, el precio del esclavo, la multa por el delito cometido y los gastos que se hacan para descubrirlo. As es, que cuando un esclavo ajeno matado o hurtado, cuyo valor, por ejemplo, era solamente de 25 sueldos, la ley mandaba pagar por l 35, es decir, que al precio real del esclavo se aadan 10 sueldos por va de composicin, la cual era mayor o menor, segn el oficio y calidad del esclavo. Gregorio de Tours, historiador que escribi en la segunda mitad del siglo sexto, habla de esclavos que valan entre los francos, 10, 12 y 20 ureos, sueldos o slidos.303 Pero estos esclavos hubieron de ser ordinarios, y no de los que ejercan algn arte o profesin que aumentaba su valor. La ley slica contiene una tarifa de lo que se deba pagar por el esclavo ajeno hurtado o matado; pero en algunos de los principales manuscritos de aquella ley es tanta la variedad de precios, aun respecto de los esclavos que ejercan una misma profesin, que es casi imposible concordarlos; debiendo atribuirse tanta divergencia a los errores cometidos por los copistas que escribieron los diversos manuscritos de aquella ley, y de los que hice mencin en otra parte de este libro. El precio ms bajo que se encuentra en la ley slica, es de 15 sueldos, y el ms alto de 85; fluctuando entre los dos extremos, los trminos intermedios de 20, 25, 30, 35, 45, 60, 70 y 75. Todo lo que la ley ripuaria dice acerca del precio de los esclavos, es que su matador deba pagar 36 sueldos a los amos.304 Pero esta cantidad, sealada en trminos tan generales, no da clara luz acerca del valor de los esclavos de diferentes condiciones, pues no es posible que todos tuviesen un mismo precio. Por otra parte, los 36 sueldos de que habla la ley citada, representan, no slo el verdadero valor del esclavo matado, sino la multa o composicin que deba pagar el matador. Tngase tambin presente, que el sueldo a que se refiere la ley ripuaria, no contena 40 dineros como el de la ley slica y otras, sino 12 dineros; de manera, que los 36 sueldos que deban pagarse por el esclavo entre los ripuarios, equivalan a 10 sueldos 32 dineros de la ley slica. Los borgoones establecieron tambin una tarifa a la que deba someterse el borgon o sbdito romano que mataba esclavo ajeno: Por un esclavo buen orfice .......................150sueldos Por un administrador de los dominios del rey (actor regis). .............. 140305”

PAGE 308

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 304\ 304\ 304\ 304\ 304\ Por un platero .............................................100” Por un ministerial o eXpedicional .............................................55” Por un her rero ............................................50” Por un carr uajero .......................................40” Por un esclavo romano o brbaro, arador o porquerizo ................ 30306” Estos 30 sueldos fueron, por lo comn, el precio de un esclavo;307bien que, segn el ttulo IV, § 1, en que se habla de esclavos y de algunos animales, el precio de aqullos se fija solamente en 25 sueldos.308De otra ley parece inferirse, que hubo esclavos de ms bajo precio, pues se permiti que el amo pudiese rescatar por 10 sueldos a su esclavo condenado a muerte.309 Sin embargo, yo creo que esos 10 sueldos no deben tomarse como el precio corriente ni aun de los esclavos ordinarios, sino como medio de que se vala el fisco para sacar algn provecho de los esclavos delincuentes, que ya tenan muy poco valor en razn de su criminalidad. En cuanto al precio de los esclavos entre los alemanes, ofrcenos un dato precioso una de sus leyes, que dice as: “La mujer puede reclamar su morgangeba,310 declarando lo que vala en oro o en esclavos, o en caballos, a razn de 12 sueldos por esclavo o por caballo...”.311Como en esta ley no se trata de esclavo matado ni robado, los 12 sueldos representan eXactamente el verdadero valor de esos esclavos, los cuales, desgraciadamente, vemos confundidos y equiparados en su precio con los caballos. En cuanto al esclavo ajeno matado, la ley alemana establece cantidades diferentes, segn las ocupaciones que ejercan. Por un pastor de 80 ovejas; por el de 40 puercos; por el de yeguas; por el de 12 caballos; por un cocinero que tiene un pinche; por un panadero; por un herrero o fabricante de armas; y por un orfice, 40 sueldos cada uno.312El precio del orfice fue despus elevado a 50 sueldos.313Cuando se robaba y venda un esclavo, de la Iglesia o del rey, entonces se pagaban 45 sueldos, que era el triple del valor de un esclavo ordinario.314 Segn esto, el precio de aquel esclavo sera 15 sueldos; pero atendiendo a otros manuscritos de la ley alemana, publicados en la edicin Walter, y a lo que he dicho sobre la morgangeba, es forzoso hacer alguna modificacin, pues en ellos se dice, eXpresamente, que el matador de un esclavo pagase por capital 12 sueldos, o diese otro esclavo de la altura de cuatro pies y medio; y que en ambos casos pagase adems 3 sueldos, formando as un total de 15 sueldos, cuya cantidad triplicada

PAGE 309

JOS ANTONIO SACO /305 /305 /305 /305 /305 ascenda a los 45 que se deban pagar como composicin por el homicidio de esclavo de rey o de la Iglesia. Si el esclavo no era ordinario, sino que ejerca algn arte o profesin de las ya mencionadas, entonces la cantidad que se debera pagar al rey o la Iglesia por un orfice, sera de 150 sueldos, el triple de los 50 a que tena derecho un amo particular. Entre los sajones, el homicidio de esclavo ajeno se pagaba con 30 sueldos;315 pero como aqu entraban la composicin y el precio del esclavo, ignrase cul fuese ste. En cuanto a sueldos, los sajones los tuvieron de dos especies: el gran sueldo, que vala 3 tremises o 12 dineros;316 y el pequeo sueldo que se divida en 2 tremises u 8 dineros.317Con el gran sueldo se pagaba todo gnero de composicin, menos la del homicidio del hombre noble y del hombre libre.318 De aqu se puede inferir que el homicidio del esclavo se pagaba con sueldos grandes. Entre los bayuvarios, para graduar la cantidad que deba pagarse por el homicidio de un esclavo, no slo se atenda a las calidades de ste, sino a la condicin de las personas a quienes perteneca. As fue, que la composicin del esclavo de un particular fue, comnmente, de .................................. 20319 sueldos La del de la Iglesia de............................... 40320” La del de las 5 familias nobles, tambin de..................................40” La del de la principal de stas, llam ada Agilulfiena ......................80” Y la composicin del esclavo del duque o prncipe ............................... 120321” Pero en medio de estas diferentes cantidades, y que cada una representaba, no slo el valor del esclavo, sino la multa que se pagaba, cul era el precio de aqul, y cul la suma a que sta ascenda? Veamos si en alguno de estos puntos podemos acercarnos a la verdad. Dice una ley: “Si alguno incita a esclavo de la Iglesia, varn o hembra, a que huya y lo lleva fuera de las fronteras, deber restituirlo prontamente, y pagar 15 sueldos en oro de peso; y mientras no vuelva el fugitivo, dar una prenda o un fiador; pero si el prfugo no pudiese ser restituido, entonces dar otro esclavo de igual valor y 15 sueldos de composicin”.322Segn la ley bayuvaria, ttulo I, captulo V, que ya he citado, la cantidad total que deba pagarse por la muerte de un esclavo de la Iglesia, era de 40 sueldos. Confrontando aquella ley con la que acabo de transcribir, aparece que, cuando el incitador a la fuga de un esclavo de la

PAGE 310

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 306\ 306\ 306\ 306\ 306\ Iglesia no poda restituirlo, deba entregar otro semejante, y pagar adems 15 sueldos de multa. Pero como en el caso de muerte en que no haba restitucin de esclavo, la suma que deba pagarse ascenda a 40 sueldos, y en el caso de fuga haba restitucin o entrega de un esclavo semejante al prfugo, acompaada de una multa de 15 sueldos, resulta que el precio del esclavo sera de 25 sueldos, pues que reunidos stos a los 15 de la multa, forman exactamente los 40. Atendiendo a otra ley, la Iglesia tuvo tambin esclavos que slo valan 20 sueldos, porque cuando se mataba injustamente a alguno de ella, deban pagarse 40 sueldos, los cuales eran, segn dice esa ley, el duplo del valor del esclavo.323Valor igual dio otra ley a los esclavos particulares, pues mand que el matador de esclavo ajeno pagase nueve veces su valor; o sea, 180 sueldos.324 Pero como la novena parte de 180 son 20, es evidente que esta ltima suma representaba el valor del esclavo. Tenemos, pues, que entre los bayuvarios hubo esclavos, ya de la Iglesia ya de particulares, que valieron 20 y 25 sueldos. En el eplogo de la ley de los frisones, fjase en 50 sueldos la multa o indemnizacin que deba pagarse cuando se mataba a un hombre libre; pero es natural que el esclavo no valiese tanto, pues no poda equipararse al hombre libre. As es que no tenemos un dato seguro de donde partir para calcular el precio de los esclavos entre los frisones; y tanto menos, cuanto el matador de un esclavo ajeno deba componerse con su amo, segn los trminos en que ambos conviniesen,325 pues el esclavo en aquel pueblo perda enteramente el carcter de hombre,326 a lo menos entre los frisones que habitaban desde el Waal hasta el Zuider Zee, y desde ste hasta Ems. Para los que residan fuera de aquellas regiones, la composicin del esclavo era de 1 libra y 4 onzas y media.327Una ley de los turingos mand pagar 30 sueldos por el esclavo ajeno matado.328 Pero aqu se incurre en la misma confusin que en los casos anteriores, porque no se determinan las cantidades que representaban el valor del esclavo ni la multa que deba pagarse. El sueldo turingo dividiose en tremises; y autor hay329 que piensa que aqul era de plata y no de oro, conteniendo, por consiguiente, a lo ms 12 dineros. En cuanto a los lombardos, aparece de una escritura de venta, otorgada en 736 y que ya he insertado por nota en este libro, que dos esclavos, marido y mujer, fueron vendidos en 2 sueldos de oro y 1 trems. Pero estos precios fueron muy variables, pues una ley lombarda dispuso que el matador de esclavo ajeno pagase, segn la calidad de ste, desde 100 hasta 300 sueldos.330Las leyes de Rotharis fijaron el valor del esclavo ajeno en 50 sueldos, si era ministerial; en 20, si bubulcus de sala, y en 16, si rstico.331

PAGE 311

JOS ANTONIO SACO /307 /307 /307 /307 /307 De esta gradacin de multas se infiere que el esclavo menos estimado era el rstico, puesto que cabalmente tena la composicin ms nfima. Aquel mismo rey decret, que cuando el esclavo mataba alguna persona libre, el amo pagase la composicin como si l mismo hubiese cometido el delito, y cediese adems el esclavo para que sufriese la muerte.332 Pero esta disposicin fue alterada por un edicto de Grimoaldo que dice as: “Cuando un esclavo haba cometido un crimen cuya composicin era de 90 sueldos, el amo deba, segn el Edicto anterior [el de Rotharis], pagar aquella suma por composicin; pero nosotros establecemos que, en lo sucesivo, el amo ceda el esclavo para que sea ejecutado, y no pague sino 60 sueldos por todo crimen de este gnero. Si el esclavo se huye despus de haber cometido el crimen y el amo no puede encontrarlo, ste dar 20 sueldos en lugar del esclavo, y prestar juramento de que no ha podido encontrarlo; pero si ms tarde lo halla, lo entregar para que sufra la pena de muerte, y se le restituirn sus 20 sueldos, aunque siempre tendr que pagar los 60 de composicin”. En este edicto se fija claramente en 20 sueldos el precio del esclavo entre los lombardos. En cuanto a los sueldos de aquel pueblo, no se puede asegurar si eran de oro o de plata, ni tampoco cuntos tremises o dineros haba en cada uno. Muy poco sabemos del precio de los esclavos entre los visigodos de Espaa, pues aun acudiendo a la composicin que por ellos se pagaba en caso de matarlos, nunca se obtiene resultado satisfactorio. Sin embargo, una ley del Fuero Juzgo dispuso que, cuando se mataba por casualidad a esclavo ajeno, se pagase la mitad de la composicin que cuando se daba muerte involuntariamente a persona libre.333 Y otra ley del mismo cdigo estableci que, en caso de matarse casualmente a hombre libre, se pagase 1 libra de oro;334 resultando de aqu que era media libra la que deba pagarse por la muerte involuntaria de esclavo ajeno; pero como esa media libra representaba el valor del esclavo y adems la composicin, ignrase cul sera aqul.335Los historiadores de la poca anglosajona hablan de una moneda viviente (living money) o pecunia viva, que consista en pagar con ganado y esclavos todas las mercancas que estaban en circulacin; pero slo fue permitido usar de ella en las ventas que se hacan en las ciudades y delante de tres testigos idneos. As lo mand en sus decretos y en su ley 60 Guillermo, el Conquistador.336 Aun despus de haber reaparecido la moneda metlica, las multas que impona el Estado o la Iglesia, pagronse en escudos o en seres vivientes. Pero la Iglesia al fin, para reprimir el trfico de esclavos, resolvi no recibir ninguno de stos en pago de lo que se le deba. Henry, en su

PAGE 312

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 308\ 308\ 308\ 308\ 308\ Historia de Inglaterra indica la relacin en que algunas veces se hallaba el precio de la moneda viviente con la metlica de su tiempo; y segn su clculo, el precio de un esclavo, en el ao 997, equivala a casi 70 francos; el de una vaca, a 8 francos; el de un caballo, a 45, y el de un carnero, a 1 franco 50 cntimos.337Gada vendi su esclava Gunilda en media libra de plata, y el comprador la cedi a la iglesia de San Pedro.338 En igual precio obtuvo Wulfric a Elfgitha,339 y Egilsig compr a Wynric en 1 yre de oro.340 Aluric, cannigo de EXeter, compr, de un tal Herberdi, en 2 chelines, a Reinold con sus descendientes, y a todos ellos dio la libertad por amor de Dios.341De libras y chelines hblase en los precios anteriores. El cheln no tena valor fijo en todos los pases que habitaron los anglosajones. En la Mercia vala 4 peniques, y 240 de stos formaban una libra. En Northumbria, la libra contena 80 chelines, y cada uno de stos equivala a 3 peniques. El cheln sajn equivala a 5 peniques, y la libra tena 48 de aqullos. No pudiendo entrar de lleno en materia tan incierta y confusa, limtome a mencionar algunos trabajos para los que deseen ms amplias explicaciones.342Del Doomsday Book343 aparece, que todo lo que se compraba y venda en el borough de Lewis en SusseX, estaba sujeto, segn su valor, a un tributo pagadero, mitad por el vendedor, mitad por el comprador; y como el que se pagaba por un esclavo era de 4 peniques y de 1 por un buey, llano es que el precio de un esclavo era cudruple del de aquel animal. Al contemplar el comercio de esclavos entre los pueblos que se alzaron sobre las ruinas del Imperio romano, aparece que aquel trfico fue autorizado por las leyes de todos ellos; y que no obstante su autorizacin, todos tambin prohibieron que se vendiesen esclavos cristianos a personas y en pases que no lo fuesen. Mas, como estas prohibiciones slo recayeron sobre aquellos dos puntos, no se puede decir que se encaminaron a destruir directamente la esclavitud. Lo nico que entonces se hizo fue restringir el trfico a nombre de un principio religioso, impidiendo que ciertos esclavos se vendiesen a personas o en tierras que no eran cristianas, pues se temi que, cayendo en poder de los infieles, se apartasen de la religin que profesaban.Notas1Fuero Juzgo, lib. X, tt. I, l. 8 y 9. 2Procop., De Bello Vandal ., lib. I, cap. V.

PAGE 313

JOS ANTONIO SACO /309 /309 /309 /309 /3093 Lex Burgund ., tt. LIV, § 1. 4dem, ibd., § 2 5dem, ibd., § 3. 6 Lex Burgund ., Addit. II, cap. XI. 7Procop., De Bello Gothic ., lib. I, cap. I. 8Beda, lib. IV, cap. XIII y XVI. 9Rotharis, leyes 156 y 220. 10Marculfo, lib. II, Frmul. 19 y 29. Addit., Frmul. 18 y 20. Appendix. Parece que el monje Marculfo public su coleccin de frmulas a fines del siglo VII. Estas frmulas son los modelos o plantillas que sirvieron para redactar, del siglo sexto al dcimo, las ventas, donaciones, testamentos, manumisiones y dems actos principales de la vida civil. Muchas de estas frmulas son semejantes a las que en iguales casos se emplearon bajo la dominacin romana. Bignon, Sirmond, Mabillon y Lindenbrogio publicaron despus de Marculfo otras frmulas que encontraron en antiguos manuscritos; pero la coleccin de Marculfo es la ms importante de todas. 11 Lex Alaman tt. XVIII, § 3. 12 Wilkin’s Leges Anglo-Saxonic ., ley 77. 13 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 9 y 11. 14Constitucin de Tasiln, cap. XII. 15Fuero Juzgo, lib. III, tt. II, l. 3 y 4, y lib. IX, tt. I, l. 15 y 16. 16dem, lib. X, tt. I, l. 17. 17Frmulas Visigodas, no 32, p. 23. La coleccin de estas frmulas, publicada por De Rozire, ilustra algunos puntos oscuros del Fuero Juzgo, y fue copiada por el cordobs Ambrosio de Morales de un cdice de la iglesia de Oviedo. 18 Dig ., lib. LX, tt. XII, l. 7, y tt. XIII, ley 1 y 3. 19Fuero Juzgo, lib. V, tt. IV, l. 11. 20dem, ibd., l. 13. 21Edicto Theodoric., art. 94, dice as: “ Parentes qui cogente necessitate filios suos alimentorum gratia vendiderint, ingenuitati eorum non preindicant. Homo enim liber prœtio nullo estimatur ”. 22 Leges Anglo-Saxon ., l. 76. 23dem, 271. 24 Liber penitentialis Theodoric. Cantuarensis Archiepiscopi (tt. de Servis et Ancillis), cap. XII. 25“ De ingenius, qui se pro pecunia, aut alia revendiderint, vel oppignoraverint, placuit, ut quandoquidem pretium, quod pro ipsis datum est, invenire potuerint, absque dilatione ad statum su conditionis reddito pretio reformentur, nec amplius quam pro eis datum est requiratur, et interim si vir ex ipsis ingenuam uxorem babuerit, aut mulier ingenuum maritum, filii qui ipsis nati fuerint, in ingenuitate permaneant ”. (Coleccin de Concilios, tom. XIV.) 26Sobre la enajenacin que los lombardos hacan de su libertad, vase la carta del papa Adriano, escrita a Carlomagno en el ao 778, y que est en Dom. Bouquet, Scriptores Rerum Francorum tom. V, 557. 27Tt. XXIX, § 6.

PAGE 314

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 310\ 310\ 310\ 310\ 310\28Capitula, De interpretatione Legis Salic cap. XXVI, § 6. 29La ley quinta lombarda de Ludovico Po, dice as: “ Primum omnium placuit nobis ut Chartul obligationis de singulis omnibus fact, qui se, aut uxores eorum, aut filios vel filias in servitio tradiderint, ubi invent fuerint, frangantur, et sint liberi, sicut primitus fuerint ”. 30Capitular. Caroli Calv., tt. XXXVI. Edict. Pistens., cap. XXXIV. He aqu las palabras del Edicto: “ In lege etiam quam prdecessores nostri et nominatissimi Imperatores constituerint, de his, qui filios suos fame, aut alia necessitate cogente vendunt, plura habentur capitula, qu omnia hic non necesse duximus ponere. Tamen illud Capitulum, quod cum sanctis Ecclesi Regulis ex magna parte concordare invenimus, hic ponere necessarium duximus, in quo dicit: ‘ Quicunque ingenui filios suos (quod et de ipsis liberis hominibus qui se vendunt observari volumus) qualibet necessitate seu famis tempore vendiderint, ipsa necessitate compulsi, emptor, si quinque solidis emit, sex recipiat: Si decem, duodecim solidos similiter recipiat; aut si amplius, secundum supra scriptam rationem augmentum pretii consequatur ’ ”. 31Leyes 1 y 17 de Lotario I. 32“ Placuit mihi ut statum ingenuitatis, me in vestrum deberem obnoxiare servitium; quod ita et feci. Unde accepi te pretium in quod mihi bene complacuit, solidos tantos, ita ut ab hodierna, die quicquid de me servo tuo, sicut et de reliqua mancipia tua, facere volueris, die prsente liberam et firmissan in omnibus habeas potestatem. Et quod fieri non credo, si fuerit quislibet persona qui contra hanc venditionem, quam ego mea spontanea voluntate fieri et adfirmare rogavi, qui contra eam aliquid agere vel columniam generare conaverit, illud quod repetit non vindicet, et insuper contra cui litem intulerit auri libram unam, argenti pondo quinque coactus exsolvat, et hc venditio firma permaneat ”. (Formul Sirmondic, Frmul, 10, p. 474, tom. II, Capitular Reg. Francor, etc.) 33“ Leo de Villa Gurcaur se tradit in servum, Georgio Subdiacono Ferrarienzi, anno 1018 ” In Dei nomine die tercio, mensis Junii, Indictione prima, Ferrari, profitens profiteor me ego quidem in Dei nomine Leo quondan bone memorie de Villa Gurcaur, ab hoc die per hujus pagine mee vocis, professionis, sponsionis, promissionis et alligacionis Servicii, appresenti die et hora, nullo me penitus cogente neque compellente nec suadente, vel vim inferente, sed meo proprio deliberativo arbitrio, et spontanea bona voluntate me ipsum... prsentia testium, qui in fine leguntur, presencialiter atque corporaliter meam personam trado tibi presenti Georgio Subdiacono, Canonice Ecclesie Sancti Georgii Martiris Christi; ad serviendum tibi omnibus diebus vite mee, tantum proprecio denariorum solidos treginta, quos tu dederas pro me Eriberto Comiti in presentia testium [aqu el nombre de los testigos]. ” Propterea placet mihi a presenti die et hora, bona et sincera mea voluntate deservire et obsequiare sive supplicare tibi jam dicto Georgio Subdiacono omnibus diebus vite mee, cum vera fide et humilitate, sine fraude, vel absque malo ingenio, intus et foris, ad qualemcumque laborem vel obsequium nocturnum rei licite, vel diurnum mihi imperaveritis facere, ilud sine contradictione libenter atque diligenter adimplere, et facere et custodire promitto tantum pro suprascripto beneficio sicut supra legitur: et pro altero beneficio mihi facere debeas omnibus diebus vite mee vestire et calciare, nutrire et pascere et gubernare, et per singulos annos finitos duodecim Denarios debeas mihi et debeas tantum in mea humilitate reconditos. Et insuper nec fugam me arripere presumo per ullam occasionem velingenium: quod si fortasse latenter et furtive cum vestris rebus furatis de vestro servitio exire nisus fuero, aut fugam in qualibet Terra... partes arripcre presumpsero, liceat tibi Georgio Subdiacono, Domino, benefactor meo,

PAGE 315

JOS ANTONIO SACO /311 /311 /311 /311 /311vel per tuum Missum me inquirere, et persecuitare, et me ubicumque inveneritis fugitivum latronem apprehendere et disciplinare, et me investrum servicium revocare ad serviendum tibi omnibus diebus vite mee, sicut supra legitur... Et si fortasse ego quidem suprascriptus Leo promissor atque sponsor omnia, sicut supra legitur, conservare et adimplere noluero, et de vestro servitio exire voluero, vel aliquam controversiam sive contrarietatis calumnian contra hanc sponsionis, atque promissionis, et alligacionis servicii paginam dicere voluero, promitto componere et dare tibi Georgio Subdiacono ante omne litis initium, vel inter... pene nomine, Denariorum libras sexaginta. Et post penam solutam, permaneat ista promissionis, sponsionis et alligacionis servicii mei pagina, sicut supra legitur, in suo robore firmitatis, etc. ” (Muratori Antiquit. Italic., tom. 1, Dissert. 14.) Esta escritura est signada con ocho cruces, a saber: la de Len, que se dio por esclavo, y las de siete testigos que asistieron al acto. Ninguno de ellos, por consiguiente, saba escribir. Escribi la escritura el escribano que era tambin el juez. 34Potgiesser, De Statu Servorum lib. I, cap. I, § 6 a 8. 35Capitular, Regum Francorum, en Baluzeo, tom. II. 36 Leges Anglo-Saxonic ., ley 76 de Enrique I. 37Fuero Juzgo, lib. V, tt. VI, l. 5. 38“ Omnibus non habetur incognitum qualiter me gravis necessitas et anatas pessima oppresserunt, ut minime habeam unde vivere vel me vestire possim. Propterea ad petitionem mean mihi non deregastis, nisi ut in summa necessitate mea argentum vel amictum valentem solidos tantos in manu mea mihi dedisti, et ego minime habeo unde ipsos solidos tuos tibi reddere queam. Propterea obnoxiationem de capite ingenuitatis me in te fieri et adfirmare rogavi, ut quicquid de mancipio tuo originali facis, tam vendendo, commutando, dissiplinam, imponendo, ita et de me ab hodierno die liberam et firmissimam in omnibus potestatem faciendi habeas etc .” (Formul Lindebrogii, etc., p. 546 del vol. II de las Capitularia Reg. Franc., &.) 39Dos etimologas algo diferentes se dan a esa palabra. Una proviene de dos palabras antiguas alemanas que corresponden a las modernas gr verde, y krant, planta, yerba: de suerte, que Chrenechruda quiere decir yerba verde. La otra etimologa se deriva de rein, puro, y krant, yerba; esto es, yerba pura. 40Al hablar de la historia de la ley slica, dije que haba cuatro manuscritos que diferan mucho entre s, en las materias que contienen y en el orden de exponerlas. Esto acontece cabalmente en cuanto a la institucin de la Chrenechruda, pues el Cdigo de Munich se refiere a ella en el captulo LVIII, § 1 y 2; el de Pars, en el captulo IC; el de Fulda, en el captulo LXI, § 1 y 2, y el de Wolfenbulle, en el captulo LX. 41Decreto de Childeberto II, cap. V § 15. Vase tambin el captulo LXI, § 3 del manuscrito de la ley slica de Fulda. 42“ Domino mihi proprio illo ille. Dum et instigante adversario, fragilitate mea prvalente, in casus graves cecidi, unde mortis periculum incurrere potueram, sed dum vestra pietas me jam morti adjudicatum de pecunia vestra redemistis, vel pro mea scelera res vestras quanplures dedistis, et ego de rebus meis unde vestra beneficia rependere debuissem non habeo, ideo pro hoc statum ingenuitatis me vobis visus sum obnoxiasse, ita ut ab hac die de vestro servitio penitus non discedam, sed quicquid reliqui servi vestri faciunt pro vestro aut agentium vestrorum, imperio facere spondeo. Quod si non fecero, aut me per quodlibet ingenuum de servitio vestro abstrahere voluero, vel dominium alterius expetere, aut res suscipere voluero, licentiam habeatis mihi qualemcunque volueritis disciplinam imponere vel venundare, aut quod vobis placuerit de me facere ”. (Formule Marculfi, lib. II, Frmul. 28, pp. 421 y 422, vol. II.)

PAGE 316

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 312\ 312\ 312\ 312\ 312\43Capitular, lib. I, cap. XIV. 44 Lex Burgund ., tt. XII, § 1 y 2. 45 Lex Baiuvar tt. VIII, cap. XVIII, § 1, 2 y 3. 46Fuero Juzgo, lib. VI, tt. I, l. 5. 47Fuero Juzgo, lib. IX, tt. I, l. 2. 48 Lex Baiuvar tt. I, cap. XI, § 1. 49Luitprand., 4, 2. 50dem, 6, 68. 51Ley 9 de Eduardo I, y l. 62 de Ina. 52Luitprand., 6, 99. 53Fuero Juzgo, lib. VII, tt. I, l. 1 y l, 5, y tt. II, l. 13 y 14. 54Fiero Juzgo, lib. VII, tt. I, l. 1. 55dem, ibd., l. 5. 56Aedhlstan, 16 y 17. 57Luitprand, 6. 99. 58dem, 6, 10. 59Fuero Juzgo, lib. I, tt. IV, l. 6 y 9. 60dem, lib, VII, tt. V, l. 2. 61dem, lib. VIII, tt. II, l. 1. 62Fuero Juzgo, lib. VI, tt. V, l. 12. 63dem, lib. VI, tt. V, l. 16. 64dem, lib. VI, tt. I, l. 2. 65dem, lib. IV, tt. IV, l. 1. 66dem, ibd., l. 3. 67 Lex Frisson ., tt. I, § 11, 12, 13, 14, 15 y 21; tt. IX, § 3 a 7 y en otros muchos pasajes. Lex Thuring ., tt. I, § 4, y tt. VI, § 1 a 7. 68Gregor. Tour., IX, cap. XXXVIII. 69 Lex Burgund ., tt. XLVII, § 1, 2 y 3. 70 Lex Baiuvar ., tt. VII, cap. XVIII. 71Fuero Juzgo, lib. VI, tt. III, l. 1. 72dem, lib. VI, tt. II, l. 2. 73 Lex Baiuvar ., tt. XI, cap. I, § 1. 74Aedhel., Dhunr., 6. 75 Iudicia civitatis lundun ., no 12. 76Ina, l. 7. 77Wilking’s, Leg. Ang. SaXon 1. 41 (de Guillermo, el Conquistador). 78Diose el nombre de tabulario al esclavo que se libertaba por tabula en la iglesia y segn la ley romana. Llamose tabula el pergamino blanco que al tiempo de libertar al esclavo se entregaba al obispo, el cual mandaba al archidicono que escribiese en l el acto de la manumisin. ( Lex Ripuar tt. LVIII, § 1.) Al tabulario llamsele tambin homo ecclesiasticus (hombre eclesistico o de la Iglesia). El tabulario, considerado segn la ley ripuaria, no debe confundirse con el tabellio o tabellion, pues ste, sin ser en Roma un

PAGE 317

JOS ANTONIO SACO /313 /313 /313 /313 /313empleado pblico, redactaba los contratos y otros actos civiles. Entre los principales empleados que tuvieron los prefectos del pretorio y los gobernadores de las provincias, hubo unos que se llamaron numerari, y que estaban encargados de la contabilidad. Aqullos tuvieron cuatro, y stos, dos, y tanto a unos como a otros denominseles tabulari (tabularios). A principios del siglo sexto ya se les llam amanuenses. (Ducange, Glosar. sobre los tabularios.) 79 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 8. 80Fuero Juzgo, lib. IX, tt. II, l. 9. 81Fuero Juzgo, lib. VII, tt. VI, l. 2. 82dem, lib. VII, tt. V, l. 2. 83dem, lib. VI, tt. I, l. 6. 84dem, ibd., l. 2. 85dem, lib, XI, tt. I, l. 6. 86 Lex Salic ., tt. XIV, § 7. 87dem, tt. XXVII, § 3. 88Feuerbach, p. 27. 89Capitul. Caroli Magni, cap. XXII, de pace Servanda, anno 805. 90 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 11. 91dem, ibd., § 15. 92 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 16. 93dem, ibd., § 18. 94dem, ibd., § 14. 95dem, ibd., § 9. 96dem ibd., § 10. 97 Lex Burgund ., tt. XXXV, § 2 y 3. 98dem, tt. XXXVI. 99Decreto de Tas., cap. X. 100Constit. de Tas., cap. XII. 101 Lex Baiuvar ., tt. VI, cap. I, § 1, 2 y 3. 102 Lex Alaman ., tt. XVIII, § 2, 4 y 5. 103dem, tt. XXXIX, § 2. 104Wilking’s, Leg. Ang. SaXon ., § 10 y 18. 105Rotharis, l. 222. 106Luitpran., 4, 6 y 11. 107Rachis, l. 2. 108dem, l. 218. 109Luitprand., 6, 68. 110Maderi, Append. ad Antiquit. Brunsvic., no 9. 111Lindembrogii, Volum. Scriptor. Septentrion. 112Suplem. ad s. 8 dissert. de Phalburg. Wenckeri. 113Vadianus, Ep. de Coning. Servor, en Antiquit. Alaman., tom. III.

PAGE 318

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 314\ 314\ 314\ 314\ 314\114Edict. Athalaric. regis, § 7, en Canciani Leges Barbarorum, tt. 1. Cassiodorus, Variar., LX, Epist. XVIII. 115Fuero Juzgo, lib. III, tt. II, l. 2. 116Fuero Juzgo, lib. III, tt. II, l. 3. 117dem, lib. III, tt. IV, l. 1, 3 y 12. 118dem, ibd., l. 2. 119dem, lib. III, tt. III, l. 5. 120dem, lib. III, tt. IV, l. 5. 121dem, ibd., 1. 9. 122Fuero Juzgo, lib. III, tt. IV, l. 14. 123dem, lib. III, tt. III, l. 4. 124dem, lib. III, tt. VI, l. 2. 125dem, ibd. 126dem, lib. III, tt. II, l. 6. 127dem, lib. III, tt. III, l. 11. 128Fuero Juzgo, lib. III, tt. II, l. 7. 129dem, lib. III, tt. III, l. 1. 130dem, ibd., l. 2. 131dem, ibd., l. 3. 132dem, ibd., l. 5. 133dem, ibd., l. 9. 134dem, lib. III, tt. IV, l. 17. 135 Lex Baiuvar ., tt. VI, cap. II, § 1 y 2. 136 Lex Alaman ., tt. XXXVIII, § 1 y 2. 137dem, ibd., § 3. 138dem, ibd., § 4. 139Wilkin’s., L. Ang. Saxon l. 3 de Ina. Eduardo y Guth, l, 7. 140Wilkin’s, L. Ang. Saxon 141Capitulare Paderbrunense, § 23. 142dem, ibd., § 21. 143Capitulare, Caroli Magni, cap. XX. 144Fuero Juzgo, lib. XII, tt. II, l. 18 145dem, ibd., l. 11. 146dem, ibd., 147dem, ibd., l. 14. 148dem, lib. VI, tt. II, l. 1. 149 Lex Salic ., tt. II, § 1. 150dem, ibd., § 2. 151dem, tt. LVI, § 2. 152 Lex Salic ., enmendada por Carlomagno, tt. XI, § 5.

PAGE 319

JOS ANTONIO SACO /315 /315 /315 /315 /315153dem, tt. XLI. § 2. sta es la cita de la ley slica enmendada, porque en otros cdigos se habla de esta disposicin en ttulos diferentes. 154 Lex Salic ., tt. XI, § 4. 155Pactus pro tenore pacis dominorum Childeberti et Clotharii Regum Francorum, cap. VII. Dice as: “ Si quis mancipia aliena injust tenuerit, et inter dies quadraginta non reddiderit, ut latro mancipiorum teneatur obnoxius ”. 156La ley slica, segn el manuscrito de Wue, es la nica que habla de esa pena en el ttulo XXXVIII, § 6. 157 Lex Salic ., tt. XLI, § 4. 158dem, ibd., § 3. 159dem, tt. XVI, § 2. 160dem, tt. XLIX. 161 Lex Ripuar ., cap. XVI. 162 Lex Burgund ., tt. IV, § 1. 163 Lex Baiuvar ., tt. XIII, cap. I, § 1 y 2. 164 Lex Baiuvar ., tt. XV, cap. v, 1. 165dem, tt. VIII, cap. IV, § 1. 166dem, ibd., § 2, y tt. XV, cap. V, § 3. 167dem, tt. XV, cap. V, § 2. 168dem, tt. III, cap. XV, § 1. 169dem, ibd., § 2. 170 Lex Alaman ., cap. VIII. 171dem, cap. XLVIII. 172dem, tt. XLVI, 1; y Addit., cap. XXXIV. 173 Lex Alaman ., tt. XLVI, § 2, y Addit., cap. XXXIV. 174 Lex Alaman ., cap. XLVII, 1 y 2. 175 Lex Sax ., tt. II, § 7. 176 Lex Thurin ., tt. VII, § 5. 177Adicin de Wlemar, al fin del ttulo II del cdigo frisn. 178 Lex Frison tt. XXI. 179Edict. Teodoric., art. 78. 180Luitpran., lib. V, ley 20. 181Rhotaris, l. 232. 182 Leges Longobard ., lib. I, tt. IX, § 4. 183Fuero Juzgo, lib. VII, tt. III, l. 1. 184dem, lib V, tt. IV, l. 12. 185dem, lib. VII, tt. III, l. 3. 186dem, lib. V, tt. IV, l. 14. 187dem, lib. VII, tt. III, l. 2. 188dem, lib. V, tt. IV, 12. 189dem, lib. VII, tt. III, l. 4.

PAGE 320

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 316\ 316\ 316\ 316\ 316\190dem, ibd., l. 5. 191dem, ibd., l. 6. 192Capitula EXcerpta ex Lege Longobardorum, § 16. 193“ Qui sciens liberum hominem vendiderit, hac pœna legitima teneatur, ut ex bonis suis, si possibile est, venditus redimatur; ipse vero maleficus curi servus fiat, bonorum suorum residuo publicato. Quod si non poterit redimi, pro servo tradatur parentibus venditi, bonis suis curi addictis. Quocumque autem casu venditus redeat ...”. 194Crnica de Dandolo, en Muratori, Autiquitates Rerum Italic ., tom. XII. 195Ley 28 de Wihtredo, en Wilkin’s, Leges Anglo Saxonic ecelesiastic et civiles, Edicin de Londres en 1721. 196Wilkin’s, Leges Anglo-Saxonic. Canciani Leges Saxonum tom. IV, tt. II, l. 1. 197Wilkin’s, Leges Anglo-Saxonic. 198dem, ibd. 199Gregor. Tour., lib. III, cap. XV. 200Grotius, De bell. et pac ., lib. III, cap. IV, § 14. 201Mader., Antiquit Brunsvic ., p. 127. 202Schilter, Exercit ., III § 1. 203Lib. V, Epst. XIV, y Concil. Rom., cap. V. 204Concil. incert., cap. IX. Concil. Lateranens., celebrado en 1179. 205Martn Rango, Not. ad Originin. Pomeran ., p. 331. 206 Lex Burgund ., tt. LVI, § 1, y Additament II, cap. II. 207 Lex Alaman ., cap. XXXVII, § 3 y 4. 208Edict. Teodoric., art. 145. 209dem, art. 142. 210Cassi., Variar ., V, I. 211Fuero Juzgo, lib. XI, tt. III, l. 4. 212dem, ibd., l. 3. 213dem, lib. IX, tt. I, l. 10. 214dem, lib. VI, tt. II, l. 1. 215Charta Divisiones imperii, § 7, en Baluze, tom. I. 216Luitpran., VI, 30. 217 Codex Carolinus epst. LXV en el tom. V, pp. 609 y 610 de la obra: Recueil des historiens de France par Dom. Bouquet. Hadriani, epst. XII, p. 557. 218 Codex Carolinus epst. LXXVII. 219Beda, Histor eccles ., IV, 22. 220Wilkin’s, Leg. Anglo Saxonic p. 50. 221dem, ibd., ley 76 de Etelberto, y ley 31 de Ina. “Vida de Wulfstan, obispo de Worcester, al tiempo de la conquista normanda”, en Anglia Sacra tom. II, p, 258. William of Malmsbury, lib. I, cap. III. 222Beda, Histor. Eccles ., lib. V, cap. I. 223Vase tambin la Anglia Sacra tom. II, p. 252.

PAGE 321

JOS ANTONIO SACO /317 /317 /317 /317 /317224Sermo Lupiad Anglos, inserto en Langebek, Striptores Rerum Danicarum tom. II, p. 464 o 469. Sus palabras son las siguientes: “ Pauperes autem et egeni gravissime quidem seducuntur, et circumventi sunt crudeliter per insidias, et e terra venales missis sunt longe in exilium, deditique in ditionem alienam et infantes ecunabulis, minimo furti pretio plerumque per hanc gentem de servissime contra leges sunt mancipati... Prterea illud certo cognovimus, ubi ea tanta calamitas invaserit, ut pater filium, filius ejus matrem, et frater fratrem hostibus mercedem quadam accepta venderit ”. 225Sharon Turner’s, History of the Anglo-Saxons, tom III p. 107. 226 Anglia Sacra tom. II, p. 258. 227Wilkin’s, Collect. Concil ., tom. I, p. 471. 228 Anglia Sacra tom. II, p. 258. 229Wilkin’s, Concilia Magn Britanni et Hiberni tom. I, p. 383. He aqu las palabras de aquel Concilio: “ Ne quis illud nefarium negotium, quo hactenus homines in Anglia solebant, velut bruta animalia venundari, deinceps ullatenus facere presumat ”. 230Concilium Ardmachiense (Armagh) in Hibernia celebratum anno Domini 1171. Henrici II, XVII. Dice as: “ His itaque completis, convocato apud Ardmachiam totius Hiberni clero, et super advenarum in insulam advertu tractato diutius et deliberato, tandem communis omnium in hoc sentenia resedit: propter pecata scilicet populi sui, eoque prcipue, quod Anglos olim tam a mercatoribus, quam prdonibus atque piratis, emere passim, et in servitutem redigere consueverant, dicin censura vindict, hoc eis incomimodum accidisse, ut et ipsi quoque ab eadem gente in servitutem vice reciproca jam redigantur. Anglorum namque populus adhuc integro corum regno, communi gentis vitio liberos suos venales exponere, et priusquam inopiam ullam aut inediam sustinerent, filios proprios et cognatos in Hiberniam vendere consueverant; unde et probabiliter credi potest, sicut venditores olim, ita et emptores tam enormi delicto juga servitutis jam meruisse. Decretum est itaque in prdicto concilio, et cum universitatis consensu publice statutum, ut Angli ubique per insulam, servitutis vinculo mancipati, in pristinam revocentur libertatem ”. (Wilkin’s, Concilia Magn Britani et Hiberni tom. I, p. 471.) 231Fœdera, V, 1, p. 89. 232Scandia llamaron los antiguos a la parte meridional de Suecia; pero otros piensan que era la isla Fionia. 233He aqu el ttulo de la capitular en latn: De Negotiatoribus qui partibus Sclavorum et Avarorum (nunc Hungarorum) pergunt, quosque procedere cum suis negotiis debeant. (Muratori Scriptores Rer. Italic., ages, tom. I, part. 2a, p. 114.) 234Lo que he dicho en los prrafos anteriores acerca del comercio de los varos, blgaros y hngaros, lo he tomado de la obra alemana, intitulada: Historia del comercio bizantino hasta el fin de las Cruzadas por Carlos Hullmann. 235Ludovici IV, Regis Germa. leges portori, ann. 904; en Goldast. Const. imp., tom. I, 210. 236Contantin. Porphypog., de Ceremoniale aul Byzant., tom. I, cap. LXXII. 237Antes del siglo IX, bajo la palabra mercatus (mercado), entendanse tambin las nundin (ferias). 238Muratori, Antiquitates Italic tom. II. Dissertatio 30. 239Thorkelin’s, Essay on the Slave trade pp. 4-9. 240Hartrici cujusd. traditio, sec. XII, in cod. tradd. S. Emmeran, c. 188, ap. Pez.

PAGE 322

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 318\ 318\ 318\ 318\ 318\241Sobre el comercio del Bltico y de la Liga Hansetica, vase Adam Bremensis, Hist Eccles .; a Anderson, Historical Deduction of Commerce y, sobre todo, a la Geschichte des Hanseatischen Bundes por Jorge Sartorius, Gottingen, 1803 242Nstor, en Leveque, Histoire de Russie tom. I. 243Novell., etc., IV, en Heimbach, Anecd., tom. II, p. 277. 244 Lex Burgund ., tt. LVI, § 1, y Additament., cap. II, 245 Lex Alaman ., cap. XXXVII, § 1. 246dem, Add. tt. XXXIV; tt. XLVI, § 1 y 2, y tt. XLVII, § 1 y 2. 247Constit. de Tas., no 1. 248 Lex Frison ., tt. XVII, § 5. 249Fuero Juzgo, lib. XII, tt. II, l. 12, 13 y 14. 250dem, ibd., l. 12. 251“ Pietatis est maxime et religionis intuitus, ut captivitatis vinculum omnino a Christianis redimatur, unde Sancta Synodus noscitur censuisse, ut nullum mancipium extra fines vel terminos, qui ad regnum Domini Clodovei Regis pertinent, penitus deberet venundari, ne (quod absit) per tale commercium, aut cativitatis vinculo, vel (quod peius est) Judaic servituti mancipia Christiana teneantur implicita ” 252“ Et quia hominum ingenia, Diabolo suadente, multa mala excogitant, potest fieri, ut qui tales homines liberos, necessitate ut diximus cogente in servos accipiunt, in alteras partes illos dispendant et vendant: Propterea una cum consensu et fidelium nostrorum Consilio Statuimus, quod in antiquis legibus decretum invenimus; ut si huiusmodi personas aliquis aut extraneas gentes aut ad transmarina loca transferre aut venundare prsumpserit, ipse, qui hoc contra statuta prsumpserit. Constitutionem, Regii Banni componat ”. 253“ Nam ex hoc inter alia agi crimen in partibus illis dixisti, quod quidam ex fidelibus ad immolandum paganis sua venundent mancipia. Hoc ut magnopere corrigere debeas frater, commendamus nec sinas fieri ultra: Scelus enim est et impietas. Eis ergo, qui hoc perpetraverunt, simi em homicid indices pœnitentiam ”. 254Ditmarus, Episcopus Merseburg lib. I. 255Liptinense, viene de Liptma o Liptina, que segn dice Aimoino (lib. V, cap. XXV) era un palacio de la aldea Camavacense. (Vase el tomo VI de los Concilios, pgina 1537.) 256“ Mancipia sua fideles paganis ad immolandum qui vendiderint, simili homicidis pœnitentia multandi ”. (Concil. Liptinen., cap. III.) 257Vida de S. Bavon, § 10. Acta Sanct. Ord. S. Ben., tom. II, p. 400. 258 Lex Baiuvar ., tt. XV, cap. XI, § 1 y 4. 259dem, ibd., cap. II, § 1. 260dem, ibd., cap. IX, § 1. 261dem, ibd., § 4, 5, 6, 7 y 11. 262He aqu la frmula de la escritura de venta de un esclavo en aquellos tiempos: “ Domino magnifico fratri illi emptori, ego in Dei nomine ille venditor. Constant me, non imaginario jure, nec nullo cogentis imperio, sed proprio voluntatis mee arbitrio tibi vendere, quod ita et vendidi, a die presente, vernaculum juris mei nomine illum, non furem, non figitivum nec cadivum (a), nec ullum vitium in se habentem, sed in omni corpore scimus eum sanum usque ad annum et diem. Et accepi a te in pretio pro hoc, juxta quod mihi bene complacuit vel convenit, solidos tantos, ita ut ab hac die memoratian vernaculum superius denominatum, quem dato pretio de me legibus

PAGE 323

JOS ANTONIO SACO /319 /319 /319 /319 /319comparasti, habeas, teneas, atque possideas, et quidquid exinde facere volueris, libere et firmissime in tua permaneat potestate ad faciendum. Si quis vero, quod fieri non credo, si fuerit, aut ego ipse, aut ullus de heredibus meis, qui contra venditionem istam venire, aut eam infringere tentaverit, fisco discutiente solidos triginta mult componat, et quod repetit nihil evindicet, sed prsens. etc. (b) ” (a) Nee cadivum quiere decir ni epilptico. (b) Frmula 2 entre las Formul qudam vari et ncerti auctoris, etc ., publicadas desde la pgina 495 del volumen II de las Capitularia Regum Francorum etc Vase tambin en dicho volumen II, pgina 419, la Frmula 22, lib. II de Marculfo. 263Capitular, lib. VII, cap. CCCIX. 264 Lex Ripuar ., tt. LX, § 1. 265 Lex Saxon ., tt. Xv, § 2. 266Rotharis, tt. XXIII, § 3. 267Luitprand., VI, 30. 268Capitulares 16, 17 y 72. Capitula EXcerpta ex Lege Longobardorum, § 16, y el cap. XIXde la capitular hecha en 779, dice as: “ De mancipiis, qu venduntur, ut in prsentia Episcopi vel comitis sint vendita, aut Archidiaconi, et Centenarii, aut Vicedomini, aut Vicejudicis, vel Vicecomitis, aut ante bene nota testimonia ut foras Marcas nemo mancipium vendat. Qui fecerit, tantas vices bannum solvat, quanta mancipia vendidit. Et si non habet pretium, in vadio pro servo semetipsum, donet Comiti, usque dum ipsum bannum solvat ” 269Ley 26 de Carlomagno 270Muratori Antiquitates ltalicœ, t. I, Dissert 14 He aqu la escritura : “ In Christi nomine, Regnante Domno nostro Luitprand Viro eXcellentissimo Rege, Anno Regni eius pietatis Vigisimus Quarto, Kalendas Febroaria, Indictione Quarta, feliciter Scripsi ego Lazarus Clericus Basilice Sancti Johannis Piasce hanc cartola de accepto Mundio (a) rogatus et petidus ad Johannace a. d. filios quondam Laurentio, commanenti in Vico Cadelo. Certa sit accepisse se odie in presentia eorum... et accepet ad te Sigherade, et ad Arcchisso germanis accepit auri solidos numere duos et uno semise, fenidum pretio Mundius pro Mancipio nomine Scholastica filia S... et ipso Mancipio Ursio sibi Conjoge. Et repromitto me tibi, qui supra Johannaci, ipsa suprascripta Scholastica... ab omni homine defensare, et de puplico, et omni homine. Et si minime de defensare poduerimus aut ego, aut meis heredibus qui supra, ipsa suprascripta Scholastica: tunc viso, compono ego Johannaci, aut meis heredibus pro Mundium vel Mancipio, aut estimationem ejus; et cartola de accepto Mundio in sua maneat firmitate... ” Facta Cartola in fundo Campiliano, die et mense et indictione suprascripta feliciter. ” Signum manus Johannaci, qui hanc cartola de accepto Mundio fieri rogavit, et ei relecta est ” Signum manus Petronis de Brixani a. d... ” Signum manus Dominici de Cadelo a. d. testis. ” Ego Lazarus Clericus rogadus ad Johannace scripsi et subscripsi, postradida complevi et dedi ”. (a) Recibir Mundio, quera decir recibir derecho y potestad en alguna cosa. 271Fuero Juzgo, lib. VII, tt. II, l. 8. 272dem, lib. V, tt. IV, l. 9. 273dem, lib. IX, tt. I, l. 21. 274dem, lib. V, tt. IV, l. 3.

PAGE 324

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 320\ 320\ 320\ 320\ 320\275dem, ibd., l. 7. 276Fuero Juzgo, lib. V, tt. IV l. 18. 277Eduard., sup., 6 a 11. 278Leyes de Alfredo, arts. 11 y 12 (hllase en Canciani, tom. IV, p. 244). 279Ina, l. 11. 280Wilkin’s, Leges Anglo-Saxon ., l. 45 de Edgar. 281La Constitucin de Etelredo en Wilkin’s, Leges Anglo-Sax ., dice... “ Christiani et innocentes non vendatur de terra neque saltem ad paganismum quam Christus propria sua redemit ”. (Leges Ethelredi, 5, en Hist Angl Script ., Chron. Joh. Brompton, t. I, col. 902; edic. Selden.) 282Wilkin’s, Concil ., tom. I, p. 287. Este concilio reproduce la Constitucin de Etelredo. 283Canuto en la ley 3 del Seculare Concilium. Leg. Canuti, 26, Chron. Joh. Brompton, Hist Angl. Script., tom. I, col. 922: edic. Selden. 284Wilkin’s, leyes 41 y 65 de Guillermo. 285“ Un nullus presbyter, nec alius pastor Ecclesi potestatem habeat vendedi ecclesiasticam terram, nisi contra aliam terram, nec mancipium nisi contra aliud mancipium, receperit. Et si comcambium fecerit, aut de mancipio, aut de terra semper epistolam firmitatis faciat, ut contentio non fiat, nec Ecclesia perdat, quod legitime possedere debebat ”. ( Lex Alaman ., cap. XX.) 286Muratori, Scriptor Rer Ital ., tom. II, part. 2, en la Crnica Tarfense. 287dem, ibd., tom. I, part. 2, Crnica Vulturnense. 288“ A Sancta Synodo decretum est, et Imporialis autoritas denuntiat, ne commutationis rerum vel mancipiorum ecclesiasticorum, quaelibet persona sine licentia et consensu regio praesumat facere ” 289Mabillon, De Re Diploma lib. VI, no 7. 290“ Ut Missi nostri per illorum Missaticum denuntient; ne commutationes rerum vel mancipiorum quilibet praelatus earundem, rerum ecclesiasticarum sine licentia vel consensu nostro facere praesumat ”. (In Appendice actor. Veter. Baluzii ad Lupi, Ferrariensis Abbatis, opera. Regino, lib. I, cap. CCCLXVIII.) 291Regino, lib. I, cap. LXVIII. Baluzius in Appendice actor. Veter. ad Reginon, p. 109. 292“ Neque mancipia eclesiastica quispiam nisi ad libertatem commutet: videlicet, ut mancipia, qu pro ecclesiastico dabuntut, in Ecclesi servitute permaneat, et ecclesiasticus homo, qui commutatus fuerit, perpetua libertate fruatur ” (Capitulare Compendiense del ao 868 Regino, lib. I, cap CCCLIX.) 293Epstola inter Bonifacianas centesima. Vid. Baluz, in not. ad Regin. de Disciplin. Eccles., p. 573. 294Regino, lib. I, cap. CCCLII. 295Los Missi Dominici, establecidos por Carlomagno, le sirvieron de rgano principal de administracin y de orden, a lo menos en las provincias del imperio; pues fueron unos magistrados o beneficiados, superiores a los agentes locales, y que se les enviaba temporalmente a examinar, a nombre del emperador, el estado de las provincias, investidos del derecho de corregir ciertos abusos, de investigar lo que pasaba, as dentro de los dominios concedidos, como en las tierras libres, debiendo dar cuenta de todo al emperador. 296Aistulfo, ley 7.

PAGE 325

JOS ANTONIO SACO /321 /321 /321 /321 /321297Fuero Juzgo, lib. V, tt. I, l. 1. 298dem, ibd., l. 3. 299Cuarto Concilio de Toledo, Canon XLIII. 300 Lex Salic ., tt. XL, § 13. 301Capitular del ao 809, cap. IX. Capitulaire d’Ansegise, lib. IV, cap. LXXV. 302Capitular de Ludovico Po, cap. II. 303Gregor. Turon., Historia Francorum lib. III, cap. XV, y lib. VI, cap. XXXVI. 304 Lex Ripuar ., tt. XXVIII § 8. 305 Lex Burgund ., tt. L, § 1. 306dem, tt. X, l. 1 a 6. 307dem, tt. II, § 5. 308dem, tt. IV, § 1. 309dem, Addit., I, tt. V, § 5. 310 Morgangeba o morgengabe era el regalo matinal que el marido haca a la mujer el da despus del matrimonio. 311 Lex Alaman ., cap. LVI, § 2. 312dem, cap. LXXIX, § 1 a 7. 313dem, Addit., cap. XLIV. 314 Lex Alaman ., cap. VIII, § 1. 315 Lex Saxon ., tt. II, § 4. 316 Lex Saxon ., tt. XIX, § 2. 317dem, ibd., § 1. 318dem, ibd., § 3. 319 Lex Baiuvar ., tt. V, cap. XVIII. 320dem, tt. I, cap. V. 321Decreto de Tasiln, cap. VII. 322 Lex Baiuvar ., tt. I, cap. IV, § 1. 323 Lex Baiuvar ., tt. I, cap. V. 324dem, tt. XVIII, cap. II, § 3. 325 Lex Frisson ., tt. IV. 326dem, tt. I, § 11, y tt. IV, § 9. 327La libra contena 12 onzas; cada onza, 20 sueldos; cada sueldo, 30 dineros frisones de la moneda antigua, pues la nueva dara un resultado diferente. 328 Lex Thuring ., tt. I, § 4. 329E. T. Gaupp. 330 Lex Longobard ., lib. I, tt. IX, § 21. 331Rotharis, desde la ley 130 hasta la 134. 332dem, l. 142. 333Fuero Juzgo, lib. VI, tt. V, l. 9. 334dem, ibd., 1. 3 y 5.

PAGE 326

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 322\ 322\ 322\ 322\ 322\335Si la libra de oro entre los visigodos contena 50 sueldos, o 72 del mismo metal, cosa es que no me atrevo a decir, porque el Fuero Juzgo no ofrece datos luminosos y convincentes sobre este punto. 336Wilkin’s, Leges Anglo-Saxonic. 337Sobre estos precios, vase Turner, History of the Anglo Saxons t. III, p. 106. 338Lye, app. V 339dem. 340dem. 341Apndice al Diccionario Sajn Sharon Turner, History of the Anglo Saxons t. III, p. 110. 342Vase un artculo de Mr. Kemble en The British and Foreign Review no 23, Londres, 1841, y la Histoire de la legislation des anciens Germains por Davoud-Oghlou, tom. II, Anglo-Saxon. Sect. B. Monnaies. 343Consumada la conquista de Inglaterra por Guillermo, duque de Normanda, y despojados de sus bienes los anglosajones, viose aqul forzado, en 1083, a imponer una contribucin sobre los mismos normandos poseedores de las tierras conquistadas. Para asentar aqulla sobre una base fija, mand hacer una gran informacin territorial y formar un registro universal de todos los cambios de propiedad efectuados en Inglaterra por la conquista: quiso saber a qu manos haban pasado, en toda la extensin del pas, y cuntos de entre ellos conservaban todava sus herencias, a consecuencia de tratados particulares concluidos con el mismo o con sus barones; cuntas fanegas (arpents) de tierra haba en cada dominio rural; qu nmero de fanegas poda bastar para la manutencin de un hombre de armas, y cul era el nmero de ellos en cada provincia o condado de Inglaterra; a qu suma ascenda en bruto el producto de las ciudades, villas, burgos y aldeas; cul era exactamente la propiedad de cada conde, barn, caballero, sargento de armas (sergent d’armes); cunta tierra posea cada uno, cuntos tenan feudos en sus tierras, cuntos sajones, cunto ganado y arados. La obra que entonces se form consrvase todava; y llamronla los normandos grand role (registro mayor), role royal (registro real) o role de Winchester (registro de Winchester), porque se conservaba en el tesoro de la catedral de Winchester; pero los sajones le dieron el triste nombre de Doomsday-Book, o libro del juicio final, porque en l se contena la sentencia que para siempre los despojaba de sus propiedades. ( Anglia Sacra tom. I, p. 257.)

PAGE 327

Libro DecimosptimoMANUMISIONES DE LOS ESCLA MANUMISIONES DE LOS ESCLA MANUMISIONES DE LOS ESCLA MANUMISIONES DE LOS ESCLA MANUMISIONES DE LOS ESCLA V V V V V OS Y DIFERENTES OS Y DIFERENTES OS Y DIFERENTES OS Y DIFERENTES OS Y DIFERENTES MODOS DE HACERLAS BAJO LA DOMINACI"N MODOS DE HACERLAS BAJO LA DOMINACI"N MODOS DE HACERLAS BAJO LA DOMINACI"N MODOS DE HACERLAS BAJO LA DOMINACI"N MODOS DE HACERLAS BAJO LA DOMINACI"N GERMNIC GERMNIC GERMNIC GERMNIC GERMNIC A. EST A. EST A. EST A. EST A. EST ADO O CONDICI"N ADO O CONDICI"N ADO O CONDICI"N ADO O CONDICI"N ADO O CONDICI"N DE LOS LIBER DE LOS LIBER DE LOS LIBER DE LOS LIBER DE LOS LIBER TOS. CA TOS. CA TOS. CA TOS. CA TOS. CA USAS DE MANUMISI"N USAS DE MANUMISI"N USAS DE MANUMISI"N USAS DE MANUMISI"N USAS DE MANUMISI"NTodo no fue esclavitud en las costumbres y legislacin de los germanos, pues no les fueron desconocidas las manumisiones, aun mucho antes de haber conquistado el Imperio de Occidente; y de sus libertos hace Tcito expresa mencin en las siguientes palabras: “La condicin de los libertos es poco superior a la de los esclavos. Su influencia es muy poca en la casa, y nula en la tribu, excepto en aquellas naciones que tienen reyes, en las cuales son superiores a los hombres de raza libre y a los nobles. En otras partes, la inferioridad de los libertos es signo de libertad”.1Este pasaje demuestra que los antiguos germanos tuvieron dos especies de libertos: unos de condicin muy abatida; otros muy elevada. Apoderados del Imperio de Occidente, y teniendo ya muchos esclavos, empezaron a libertarlos en mayor nmero que antes; pero ni la razn, ni las leyes, concedieron a todos indistintamente esta facultad, sino tan slo a los que adems de ser amos podan disponer libremente de sus bienes. De aqu fue, que los menores, dementes y otros que se hallaban en semejante caso, no pudieron libertar a sus esclavos. Tampoco era vlida la manumisin en perjuicio de tercero, porque debiendo el amo responder de los delitos del esclavo, no poda libertarlo para eximirse de pagar alguna multa o composicin.2Lo mismo dispuso la ley visigoda, cuando una persona que haba cometido adulterio, libertaba despus a su esclavo, para que no fuese sometido a la tortura y descubriese la verdad.3La ley slica orden que el manumisor de esclavo ajeno pagase el precio de ste, los gastos que hubiese ocasionado y una multa de 35 sueldos.4Esta disposicin fue confirmada por Carlomagno en las enmiendas que hizo a aquella ley.5 La ripuaria agrav la pena pecuniaria impuesta al

PAGE 328

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 324\ 324\ 324\ 324\ 324\ manumisor de esclavo ajeno, pues deba entregar al amo 45 sueldos por el esclavo y 200 al rey.6 Las dos leyes anteriores no fueron muy explcitas en este punto, porque si bien impusieron penas pecuniarias al manumisor, no dicen claramente si la manumisin era vlida o nula. El hombre que entre lombardos libertaba esclavo o siervo ajeno sin consentimiento de su amo, se consideraba como ladrn y la manumisin era nula.7Cuando alguno, segn el Fuero Juzgo, libertaba esclavo ajeno, adems de no ser vlida la manumisin, deba restituir al amo el esclavo junto con otro. Si aqul consenta en la manumisin, sta era vlida; pero el manumisor deba darle dos esclavos por el manumitido.8 Exigiendo esta ley dos esclavos por uno, oponase en cierta manera a la facilidad de sacar de esclavitud a los que en ella vivan. Para que la manumisin de esclavo perteneciente a dos o ms amos, hecha por uno de ellos, fuese vlida, era necesario el consentimiento de los otros, y que se verificase ante un sacerdote o dicono. En caso contrario, el condueo manumisor perda la parte que tena en el esclavo, y la manumisin era nula.9A fin de impedir los fraudes con que los esclavos de la corte visigoda solan adquirir su libertad, mandose que sta no se hiciese sin autorizacin escrita por el rey.10La ley ripuaria orden, que ninguno manumitiese esclavo de iglesia sino delante del conde o del vicario que haca sus veces.11Como los presbteros, abades y obispos no eran amos, sino simples poseedores o administradores de los bienes de las iglesias y monasterios, no pudieron manumitir los esclavos de ellos, sin llenar ciertos requisitos. El Concilio de Agde, en 506, prohibi que los abades manumitiesen los esclavos donados a los monjes, “pues era injusto que estando stos trabajando diariamente en los campos, sus esclavos disfrutasen del ocio de la libertad”.12Aquel mismo concilio decret,13 que si el obispo libertaba algunos esclavos benemritos de la iglesia, la manumisin fuese ratificada por sus sucesores, junto con lo que el manumisor les hubiera dado al libertarlos: regalo que no deba exceder del valor de 20 sueldos y consistir en una tierrecilla, en un corto viedo, o en una casilla; y lo que excediese de esto, deba volver a la iglesia despus de la muerte del obispo manumisor. El Concilio de Epaona o Albon en Francia, congregado el ao 517, repiti la prohibicin de que los abades manumitiesen los esclavos pertenecientes a los monasterios, fundndose en la misma razn que el ya citado Concilio de Agde.14 Prohibicin igual sancion tambin el decimosptimo Concilio de Toledo, celebrado en 694.15

PAGE 329

JOS ANTONIO SACO /325 /325 /325 /325 /325 Otros concilios decidieron que los esclavos de las iglesias y monasterios no se libertasen sin el cumplimiento de los requisitos necesarios. Y que as se realizase, mandolo en Francia16 el cuarto Concilio de Orleans, congregado en 541. El primero de Sevilla, reunido en 590, anul17 las manumisiones que de los esclavos de su iglesia hizo el obispo Gaudencio, bien que las declar vlidas, si l la indemnizaba de sus propios bienes. El cuarto de Toledo, celebrado en 633,18 dispuso que los clrigos que al ordenarse nada suyo hubiesen llevado a las iglesias, no pudieran libertar a los esclavos de ellas; y que si los manumitan, tales libertos, fuesen reclamados por el obispo sucesor y restituidos a ellas sin oposicin, “pues es cosa impa que aquellos que no aportaron nada de lo suyo a las iglesias de Cristo, las causen dao, enajenando sus derechos...; porque no fue la equidad quien los manumiti, sino la igualdad”. Sin embargo, el mismo concilio19 permiti a los obispos la manumisin de los esclavos de las iglesias, siempre que a stas se reservasen el derecho de patronato sobre los libertos, o tambin, cuando sin esta reserva, ellos daban a las iglesias, en lugar del manumitido, dos esclavos de la misma condicin y peculio; bien que esos libertos no podan acusar ni testificar contra la iglesia, so pena de volver a la esclavitud de ella. El Canon LXVIII de aquel concilio, los de otros ya citados, y el de Mrida en 666,20 descubren una tendencia a conservar los esclavos, poniendo algunas trabas a la libertad. Entre los germanos libertbase el esclavo, o mediante una indemnizacin que ste u otro por l daba al amo, o gratuitamente. En el primer caso se reciba el precio en dinero, como aparece de la ley bayuvaria,21de la ley frisona22 y de las Frmulas de Marculfo.23 La ley bayuvaria, ms severa que la romana, mand, que si el esclavo se libertaba con su peculio, sin saberlo su seor, no fuese libre, porque ste no reciba el precio de su esclavo, sino la misma cosa suya,24 pues el esclavo nada adquira para s, sino todo para el amo. A veces, en lugar de dinero entregbase otro esclavo, segn consta de una escritura alemana otorgada en tiempo de Carlomn, en el ao 770, y de otros documentos de aquella poca. Finalmente, el amo aceptaba ciertas obras y servicios que el esclavo se obligaba a prestarle, no como homenaje de la manumisin que reciba, sino como equivalente del precio en que compraba su libertad. Pero esta manumisin fue rara, porque la ms comn era por dinero. La manumisin gratuita naci de un sentimiento de generosidad del amo, o en consideracin de algn hecho notable del esclavo, o inducido aqul de motivos no siempre plausibles. Grato es recordar, que los reyes francos acostumbraron, al nacerles algn hijo y para que Dios le preservase la vida, libertar tres esclavos varones y tres hembras en cada distrito sometido a la jurisdiccin de un conde.25 Pero la causa ms

PAGE 330

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 326\ 326\ 326\ 326\ 326\ general y poderosa de manumisin, durante algunos siglos, fue el deseo de ganar el cielo, pues el amo crea que sacando a su esclavo del cautiverio, contraa gran mrito para con Dios, y por eso se encuentra con tanta frecuencia en las cartas de libertad la frase: pro salute anim me (por la salvacin de mi alma). Consiguieron tambin los esclavos su libertad por ministerio de la ley, aun sin consentimiento de los amos. Mandaron los lombardos que si algn amo adulteraba con la mujer de su esclavo, los perdiese, adquiriendo ambos la libertad.26 Lo mismo orden para los anglosajones y dinamarqueses el rey Canuto, cuando el amo casado copulaba con su propia esclava, aunque fuese soltera.27Rasgos de moralidad que no se encuentran en las legislaciones modernas respecto de los esclavos. Entre los anglosajones, el esclavo a quien su amo haca trabajar en domingo, consegua igualmente su libertad.28Segn la ley visigoda, si esclavo vendido en tierra extranjera se escapaba, y cogido por su antiguo amo ste le venda segunda vez fuera del pas, deba indemnizar a los dos compradores, quedando libre el esclavo.29 Entre los borgoones, el esclavo que vendido en tierra extranjera volva al pas natal, era declarado libre.30Humana fue la ley visigoda cuando dispuso, que si el esclavo inocente sometido a la tortura perda en ella algn miembro, fuese libre y quedase bajo el patronato de su seor. Pero como la ley atendi al mismo tiempo al inters de ste, el injusto acusador le indemnizaba de todo el dao que le haba causado.31Como el proselitismo es inherente a todo creyente verdadero, la legislacin visigoda, inspirada por el cristianismo, trat deconvertir a los judos. As mand que fuese libre el esclavo de esta religin que abrazase el cristianismo: libertad que tambin se concedi al esclavo cristiano circuncidado por amo judo32. Esta disposicin es conforme a lo que se acord en el Canon LXVI del cuarto Concilio de Toledo. Cediendo igualmente a un principio religioso, los reyes francos de la segunda raza decretaron, que fuese libre el esclavo cristiano comprado y circuncidado por algn judo.33No la ley slica, sino una capitular de la segunda raza orden que fuese libre el esclavo que perda un ojo o un diente por mal trato del amo.34 Lo mismo mand en Inglaterra Alfredo, el Grande por su ley promulgada en el ao de 887.35De los romanos tomaron los germanos varios modos de manumitir; pero algunas de sus legislaciones establecieron otros modos particulares. Antes de haberse puesto aquellos brbaros en contacto con los romanos, no conocieron los testamentos; y, por tanto,sus manumisiones no pudieron hacerse en ellos. Andando el tiempo los adoptaron; mas, parece

PAGE 331

JOS ANTONIO SACO /327 /327 /327 /327 /327 que su uso no fue general, porque las leyes bayuvaria, alemana, sajona y frisona, ni hablan de tales manumisiones, ni tampoco de testamentos. No se puede decir lo mismo de los francos establecidos en la Galia, pues los otorgaron libertando en ellos a sus esclavos, como hicieron, entre otros, el abate San Aredio36 y San Remigio.37 Mencionan tambin las manumisiones en testamento el tercer Concilio de Orleans, reunido bajo el rey Childeberto en el ao 531,38 y el de Macn, congregado en 585.39 En la poca carlovingiana encuntranse asimismo algunos testamentos, como los de Abon Patricio, de la ilustre matrona Ermentrudis, de Gislae, hija del emperador Ludovico Po, otorgado en el ao 867, y otros posteriores.40 Igualmente, los lombardos manumitieron esclavos en testamento; bien que cuando era considerable el nmero de manumitidos, no se daba libertad sino a los dos tercios de ellos.41 Sin embargo, las manumisiones por testamento no fueron tan comunes entre los germanos, como las que se otorgaron por cartas o escrituras y en las iglesias: modos ya establecidos por las leyes romanas. De la manumisin por simple carta o escritura, ofrecen numerosos ejemplos la ley ripuaria,42 la borgoa,43 la alemana,44 una capitular de Carlomagno, hecha en Ratisbona y aadida a la ley bayuvaria,45 y las Frmulas de Marculfo.46 Tambin hablan de esta manumisin Gregorio de Tours,47 y otros autores y documentos. A los manumitidos por carta o escritura diseles el nombre de chartularii, chartulati o cartellati por los ripuarios,48 por algunas capitulares de los reyes francos, lombardos y otros. Entre los bayuvarios, el liberto por autoridad del amo, sin intervencin del poder civil o eclesistico, llamose frilaz si era varn, de las palabras alemanas frei lassen (dejar libre); y frilazin si era hembra.49Para evitar fraudes y dar fuerza a estas criaturas, algunas legislaciones exigieron ciertos requisitos. La ley borgoa mand que la manumisin por escritura sin la presencia de cinco o siete testigos, fuese nula;50y lo mismo orden el Fuero Juzgo; bien que redujo a cinco o a tres el nmero de aqullos.51Como muchas veces aconteca que los manumisores o sus herederos, u otras personas, pretendan anular la libertad concedida por escritura, fue costumbre insertar en ella una clusula, por la cual se ordenaba que todo el que atacase aquella manumisin pagase al fisco una multa pecuniaria.52 La ley ripuaria decret que en tales casos se pagasen 100 sueldos a la iglesia, 45 al archidicono, y 15 a cada uno de los testigos.53Adems de estas multas, insertbanse en las escrituras terribles imprecaciones contra el que intentaba anular la manumisin; y esta costumbre extendiose a los siglos posteriores, pues en una carta de libertad, otorgada en tiempo de Carlos, el Calvo, a favor de una esclava llamada Constancia, se leen estas palabras: “Y si yo o alguno de

PAGE 332

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 328\ 328\ 328\ 328\ 328\ mis herederos o parientes, o cualquiera otra persona intentare promover alguna accin contra esta manumisin, incurramos en la ira de Dios Todopoderoso y de todos los Santos, y al mismo tiempo sufran en el infierno con Datn y Abirn”.54Convertidos los germanos al cristianismo, todos cayeron bajo la influencia de la Iglesia, y desde entonces empezaron a manumitir en ella. De esta manumisin hablan la ley ripuaria,55 bayuvaria,56 lombarda,57anglosajona58 y otras. El texto de la ley slica guarda silencio acerca de esta manumisin; pero de aqu no debe inferirse que fuese desconocida entre los francos, porque las antiguas frmulas tomadas de las disposiciones Andegavenses, anteriores a Childeberto III, hacen mencin de ella; y lo mismo se nota bajo la raza carlovingia, y aun en tiempos posteriores. Estos manumitidos en la iglesia fueron los que la ley ripuaria llam tabularios, en razn de la tabula (tabla) en que se escriba su libertad;59 y diseles tambin el nombre de homo o servus ecclesiasticus. El emperador Ludovico Po mand, que el esclavo manumitido en la iglesia fuese presentado ante cornu altaris.60 Que lo fuese ante el altar, ordenronlo tambin los anglosajones,61 lombardos,62 bayuvarios63 y otros pueblos de la Germania, que sometidos al imperio de Ludovico Po siguieron lo que l haba establecido en la capitular ya citada.64Pero esta manumisin no siempre se hizo presentando al esclavo ante el altar, o ante cornu altaris, porque a veces se le colocaba encima de l; a veces, los clrigos le ponan las manos en la cabeza,65 y a veces, la manumisin se realizaba, como sucedi en siglos posteriores, poniendo al esclavo delante del cuerpo de algn santo o de algn pariente difunto. “Siempre fue costumbre, dice el Concilio de Limoges, celebrado en el ao 1031, siempre fue costumbre que todos los que quisiesen, libertasen a sus esclavos, encima o ante el altar del Redentor o delante del cuerpo de San Marcial... o delante del cuerpo de algn pariente difunto, lo que vemos se practica en muchas ciudades”.66 Esto quiz sera, aunque el concilio no lo dice, por creerse que el alma del difunto recibira algn consuelo espiritual con la presencia del esclavo a quien se haca el favor de manumitir. Por ltimo, hubo manumisiones que se hicieron en el prtico de las iglesias, conforme a una escritura otorgada en el ao 819 en Magontia (Maguncia) en la iglesia de San Martn.67Una antigua constitucin eclesistica orden que se hiciesen en la iglesia, no slo las manumisiones de los que deban seguir la carrera sacerdotal, sino las que tenan por objeto el bien del alma de los manumitentes;68 y esto mismo se repiti en disposiciones posteriores, as eclesisticas como civiles. La iglesia sacaba provecho de tales manumisiones, porque considerndose los manumitidos como libertos de ella, caan bajo su patronato con toda su descendencia. De aqu fue que, si no

PAGE 333

JOS ANTONIO SACO /329 /329 /329 /329 /329 tenan prole, ella los heredaba; si los mataban, ella era tambin la que reciba el precio de la composicin, y si cometan algn delito, por el cual deban tornar a la esclavitud, no pasaban al dominio de su antiguo seor, sino al de la iglesia. A pesar de esto, los manumitidos ganaban, porque vala ms ser liberto de la iglesia que su esclavo, o de algn particular, pues aun la ms suave esclavitud es un estado que el hombre detesta; y porque tambin vala ms que el liberto pagase un corto tributo o prestase algn servicio a la iglesia su protectora, que no llamarse libre y estar expuesto continuamente a la violencia y brutalidad de aquellos tiempos. Entre los modos particulares de manumitir establecidos por algunos pueblos germnicos, cuntase la manumisin ante el rey, per denarium. Atribyese su origen a los francos, pues de ella habla la ley slica; y en todas las escrituras de esta manumisin dcese que se haca secundum Legem Salicam (segn la ley slica).69 Mencinala tambin la ley ripuaria;70 y consista en que el amo presentaba su esclavo ante el rey, quien reciba de manos de aqul un denarius (dinero) u otra moneda cualquiera de oro, plata o cobre, en signo de que pagaba el precio de su libertad.71 Por la moneda o dinero que se pona al esclavo en la palma de la mano, y que el rey haca caer de ella, llamsele despus de manumitido homo (hombre) denarialis o denariatus; y tambin homo regius por efectuarse la manumisin ante el rey. No falta quien piense, que el dinero o denarius no se pona en la mano del esclavo, sino en la cabeza; pero esta opinin es contraria a todas las escrituras de aquella especie, las cuales hablan siempre del denarius puesto en la mano del esclavo. Este modo de manumitir dur algn tiempo en la monarqua de los francos, y existen documentos de haberse hecho todava en tiempos de Carlos, el Calvo en el ao 863,72 de Carlos, el Grueso en 881,73 y de otros monarcas en los aos 888,74 906,75 99276 y 1013.77Aunque la manumisin per denarium se haca siempre ante el rey, hubo pueblos germnicos que en presencia de l libertaron a sus esclavos, sin usar de denarius u otra moneda. Los bayuvarios manumitieron ante el rey,78 o mejor dicho ante el duque,79 porque como aqul no exista en Baviera, y ste era su representante en ella, todo esclavo manumitido ante el duque gozaba de la misma condicin que el manumitido ante el rey. De la manumisin ante l usaron tambin los lombardos;80 y cuando queran libertar a sus esclavos, se los entregaban para que los llevase al altar, y all los declarase libres por el intermedio de un sacerdote.81A la manumisin ante el rey llamronla los lombardos perimpans o in voto regis, porque se haca por el voto o intercesin del rey. Acerca del significado de la palabra impans no hay opinin fija, pues ya se la deriva del latn pannum, que quiere decir hombre impannatus, esto

PAGE 334

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 330\ 330\ 330\ 330\ 330\ es, hombre nuevamente vestido; ya de pan, ban, seor, amo o prncipe, viniendo a ser impans una abreviacin de in pans hand, o sea, hombre manumitido en las manos del rey; ya, en fin, impans designaba, segn el Glosario de Canciani, una prenda que el amo daba al liberto en signo de su libertad. De estas tres opiniones, parceme que la segunda es la que ms se acerca a la verdad. Apellidose entre los lombardos manumisin por cuarta mano, aquella en que el esclavo era entregado sucesivamente a cuatro personas hasta que, al fin, quedaba libre. El modo de efectuarla, descrito est en la ley de Rotharis, que dice as: “Si alguno quisiere libertar a su esclavo o esclava, pudelo hacer del modo que le agradare Quiere hacerlo fulfreal e independiente de l; es decir, amund? Entonces debe proceder del modo siguiente: Entrguelo primero en las manos de otro hombre libre, y confirme esta manumisin por cuarta mano o garathinx:82 este segundo individuo entrguelo del mismo modo en las manos de un tercero; y este tercero, en las de un cuarto, el cual lo llevar a la encrucijada del camino (quadrivium), y all completar el acto; y estando presentes los testigos (giseles), dirn al esclavo: ‘ de estos cuatro caminos, tienes libre facultad para ir por el que quieras ’ Hecho esto, l ser amund, quedar en plena libertad, y el patrono no podr reclamar nada de l ni de sus hijos”.83Para la completa inteligencia de esta manumisin, es preciso explicar el sentido de las palabras fulfreal y amund, de que se habla en la ley anterior. Fulfreal viene de ful, voll, lleno, y de freal, frei, libre. Amund significaba un liberto exento del mundium (tutela) de su amo. Todo manumitido como fulfreal no era enteramente amund, porque para serlo era menester tambin que el amo renunciase expresamente al mundium, que tena sobre su liberto: de lo contrario, ste era solamente fulfreal y no amund; es decir, un libre bajo el mundium de su patrono, entrando en la categora, o de su hijo o de su hermano; y de aqu fue, que cuando ese fulfreal no amund, mora sin hijo, el patrono lo heredaba como tal, o como hermano.84Pero qu significaba entre los lombardos semejante manumisin, haciendo pasar al esclavo por cuatro manos? En las manumisiones ordinarias, el simple liberto no gozaba de plena libertad, y de ella slo participaban sus descendientes, pasando paulatinamente a igualarse y confundirse con los hombres completamente libres. Inventose, por tanto, entre los lombardos un modo simblico de elevar rpidamente el liberto a la condicin de verdadero libre, hacindole pasar por cuatro manos; pues como se supona que cada una de ellas representaba una generacin, llegbase as a la cuarta, simbolizada en la cuarta mano o persona. De este modo tenase ya al manumitido por tan libre como a su descendiente en cuarto grado.

PAGE 335

JOS ANTONIO SACO /331 /331 /331 /331 /331 La accin del cristianismo dejose sentir entre los anglosajones, e inspirados por l, libertaron tambin a sus esclavos. El clero recomendaba a las almas caritativas la manumisin de ellos; y no faltaron sacerdotes que diesen el buen ejemplo. Cuando Edelwalch, rey de Sussex, regal al obispo Wilfrid la isla de Selsey con 250 esclavos de ambos sexos, este venerable eclesistico los instruy en la religin, bautizolos y dioles la libertad.85Elfgiva, mujer de Egmund, rey de Inglaterra, asesinado en 945, mostr su caridad comprando muchos esclavos con su dinero y libertndolos despus.86 El Concilio de Celchyt, celebrado en Inglaterra en 816, mand que los esclavos de iglesias pertenecientes a la jurisdiccin en donde se haba de observar el concilio, fuesen libertados a la muerte del obispo; y que siempre que esto acaeciese, cada uno de los otros obispos y abades libertaran tres esclavo, dndoles 3 sueldos por cabeza.87 Pero los esclavos que ms excitaron la pblica compasin fueron los witetheow, o condenados a servidumbre por sentencia judicial, pues habiendo gozado de libertad en otro tiempo, su nueva condicin debi de serles ms dura que a los que haban nacido en cautiverio. As fue que el rey Athelstan, hijo de Etelredo, y muerto en 941, libertaba todos los aos con su dinero particular cierto nmero de ellos.88 Para que fuesen vlidas las manumisiones, establecieron las leyes anglosajonas varios modos de efectuarlas. Hacanse en la iglesia delante de testigos, en el mercado pblico, en el Comitatus, que era la asamblea o tribunal del condado, y en el Hundred o Asamblea de la Centena. En estos casos, el amo tomaba por la mano al esclavo, presentndolo al bailiff, sheriff o clrigo, dbale una espada y una lanza, decale que tena abiertos los caminos y que poda ir libremente por donde quisiese.89Al liberto llamsele desde entonces folc-fry. Pudo tambin el rey libertar esclavos, pues una ley dice: “El rey tiene otro medio de ejercer su misericordia con los esclavos: cuando l encuentra un esclavo en la ciudad y aun en algn camino, puede con una sola palabra libertarlo”.90Vese de lo dicho hasta aqu, que la posicin legal de los libertos no fue en todos igual, porque unos alcanzaron plena y absoluta libertad, y otros ms o menos restricta. Esta diferencia provino de la ndole de las diversas legislaciones germnicas, de la voluntad del manumisor, imponiendo o no ciertas condiciones al manumitido, y del modo de hacer las manumisiones. Aunque la ley slica habla de libertus (liberto), hcelo tan ligeramente, que no se puede determinar con exactitud cul era su condicin. El captulo VII del Edicto de Clotario II en el quinto Concilio Parisiense, celebrado en 615, dice que los manumitidos por hombre ingenuo, cualquiera que fuese, deban ser defendidos por los sacerdotes conforme a lo que el texto de su carta de libertad les conceda, y que no fuesen

PAGE 336

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 332\ 332\ 332\ 332\ 332\ juzgados sin la presencia del obispo o del Prepsito de la iglesia.91 Parece, pues, que el manumitido no poda siempre considerarse como enteramente libre, porque su ms o menos amplia libertad penda de los trminos en que se le otorgaba; pero su condicin mejorose tres siglos despus por Carlos, el Grueso, mandando que el liberto pudiese ir a donde quisiese,92 pues era libre como si fuese de raza noble. Entre los borgoones, el liberto que no pagaba a su amo los 12 sueldos de costumbre para tener la facultad de ir a donde quisiese, ni reciba la porcin de tierra que deba drsele, conforme a lo establecido desde la conquista, ni tal liberto se consideraba todava como miembro de la familia de su amo o patrono.93Cuando los lombardos no manumitan a sus esclavos, ni por cuarta mano, ni en la iglesia, sino de palabra o por simple escritura que contena las condiciones que el amo se reservaba, entonces el manumitido se llam aldins si era varn, o aldia, si hembra,94 que quiere decir hombre que an se retiene, pues segn el Glosario de Hugo Grotius, aquella palabra viene del verbo alemn halten (tener, retener). Otros la derivan de alode, nombre que se aplicaba a las personas que deban vivir en los aldios, o inpropriis villis.95La condicin del aldio era tan baja, que poco difera de la del esclavo.96 Si se hua y refugiaba a la casa de otro, ste deba entregarlo a su amo o patrono.97 No poda vender tierra, ni libertar esclavo, si lo tena, sin el consentimiento de su patrono.98 ste reciba por l la composicin del dao que se le ocasionaba, puesto que tambin era responsable del que el aldio haca. Acusado en justicia deba defenderle por juramento o por combate;99 y convencido de hurto pagaba por l la cosa hurtada con ocho veces ms su valor y 40 sueldos de multa.100 Si el aldio haba servido a su patrono por espacio de 30 aos, ste ya no poda imponerle nuevas condiciones, y aunque aqul siempre quedaba bajo su tutela, conservaba perpetuamente para s los bienes que haba adquirido durante los 30 aos. Cuando la aldia no era casada y tena hijos naturales con su patrono, ellos participaban de una pequea parte de la herencia de su padre, aun en concurrencia de hijos legtimos.101 Si de la cpula del hombre libre con la mujer de su aldio resultaban hijos, stos, segn Luitprando, no tenan derecho a la libertad ni a ningn legado que aqul les hiciese en su testamento, pues como vivan a un tiempo el aldio y su patrono, no poda saberse si los hijos eran de ste o de aqul.102 El mismo Luitprando advirti despus que era inmoral permitir al patrono que cohabitase impunemente con la mujer de su aldio ; y as mand que tanto ste como ella saliesen enteramente de su poder y adquiriesen completa libertad.103La ley lombarda reconoci otra especie de manumitido de muy inferior condicin, y llamado especialmente libertus “Si alguno, dice la ley,

PAGE 337

JOS ANTONIO SACO /333 /333 /333 /333 /333 liberta esclavo o esclava, como aldio o como liberto... ” .104 En estas palabras se marca claramente la diferencia entre aldio y liberto, a pesar de que ambos son manumitidos. Y mrcase tambin en la ley siguiente: “si alguno detiene en camino a un esclavo o esclava, a un aldio o aldia, a un liberto o liberta, pagar 20 sueldos”.105A juzgar por esta multa de 20 sueldos, parece borrada toda diferencia, no slo entre el aldio y el liberto, sino aun entre stos y el esclavo. Pero otras leyes manifiestan que el esclavo lombardo nunca se confundi con ninguna otra clase servil. En cuanto a la distincin que separa al liberto del aldio jams he podido encontrar ley alguna que trace claramente la diversa condicin entre uno y otro. La ley visigoda menciona dos especies de libertos.106 A los de la primera no poda drseles tortura, sino cuando por falta que haban cometido, deban pagar 250 sueldos; mas, a los de la segunda, bastaba que la multa llegase a 100 sueldos. Si el liberto de una u otra especie mora bajo el tormento que con crueldad se le daba, deba pagarse por el de la primera 250 sueldos y la mitad por el de la segunda.107 A pesar de tan marcadas diferencias entre las dos especies referidas, no puede asegurarse que los de la primera alcanzaron completa libertad y quedaron exentos de todo patronato y servicios. Al manumitir los visigodos a sus esclavos, prohibironles a veces disponer de su peculio, y si quebrantaban esta prohibicin, nulo era cuanto hacan. Pero si el manumisor guardaba silencio sobre este particular, entonces el liberto poda disponer de sus bienes. Si mora sin hacerlo y no tena descendientes, todo pasaba al patrono, o a sus hijos.108 Por el esclavo que cometa hurto y su amo lo libertaba despus, ste nada pagaba, porque el nico responsable era el liberto. Si ya manumitido hurtaba, imponasele una pena como si todava fuese esclavo.109El liberto que reciba alguna cosa de su patrono, y se marchaba a otra parte sin su consentimiento, todo lo que tena tornaba al patrono si mora sin hijos legtimos. Cuando no lo abandonaba, y adquira algunos bienes con su trabajo, deban partirse por mitad entre los dos; pero si otra persona lucraba con el liberto, todo lo adquirido deba tambin dividirse por mitad entre el patrono y los hijos del liberto, o con quien ste quisiese.110Hubo un tiempo en que los libertos pudieron obtener empleos palatinos; pero esto se limit despus a los del fisco. El decimotercio Concilio de Toledo, reunido en 683 por orden del rey Ervigio, dice: “Muchas veces empaa el linaje de los nobles la deshonra insoportable de la esclavitud, la que llegando a ponerse al nivel de los ingenuos, los infama, y con frecuencia acarrea nota de traicin a los seores. Sabemos, pues, que muchos que han sido esclavos o libertos, han ascendido por mandato real al oficio palatino, los cuales, deseando afectar la sublimi-

PAGE 338

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 334\ 334\ 334\ 334\ 334\ dad del honor de que estaban privados por la oscuridad de su linaje e igualados a sus seores por haberles conferido el oficio palatino, han ocasionado la muerte de stos; y lo que slo mentarlo es una maldad, aquellos que han recibido la libertad de parte de sus seores, han sido causa de atormentar despus a stos por mandato real. Y a qu hemos de detenernos en la narracin histrica de los precedentes y de los antiguos, en la cual la obscena condicin de esclavitud, ocultando muchas veces la desgracia de sus dueos, hizo desmembrar el reino y tambin arruinar a los seores? Por lo tanto, y por exhortacin de nuestro gloriossimo Prncipe, nuestro Concilio establece, que a excepcin de los esclavos o libertos del fisco, a ningn otro esclavo se permita en adelante ascender al oficio palatino; ni tampoco ser administrador del fisco o mayordomo de los reyes; sino que reflexionando para lo sucesivo los esclavos o libertos acerca de su antigua condicin, no pretendan el orden palatino; a fin de que ni puedan, perjudicar a sus seores o a su posteridad, ni tampoco igualarse con ellos. Y si en adelante algn liberto o esclavo, o su descendencia, despus de esta nuestra determinacin, admitiese los oficios referidos, ser entregado, por algn tiempo, a que sirva a quien le dio la libertad, o a que de todas maneras preste obsequios a su patrono”.111Para que el liberto fuese completamente libre, era menester que no estuviese obligado a prestar a nadie, obras, servicios ni obsequio de ningn gnero; que hiciese enteramente suyo cuanto adquira, y que pudiera marcharse libremente a donde quisiese, como lo dispone la ley ripuaria,112 borgoona113 y otras, de las que se tomaron las frases que se acostumbr insertar en las escrituras de manumisin: “que al liberto se le abriesen todos los caminos y franqueasen las puertas para que anduviese por donde se le antojase”. La siguiente es una escritura de manumisin otorgada por dos cnyuges a uno de sus esclavos, concedindole la ms completa libertad: “En el nombre de Dios, por el remedio de nuestra alma, y para conseguir el eterno galardn, yo y mi consorte te eximimos desde el presente da, a ti, miembro de nuestra familia, de todo vnculo de esclavitud, para que en adelante pases una vida ingenua, como si hubieses nacido de padres ingenuos; y que a ninguno de nuestros herederos o proherederos ni a ninguna otra persona prestes servicios ni rindas homenaje de libertad, excepto a slo Dios, a quien todo est sujeto; y que te pertenezca en propiedad lo que tienes o puedas adquirir. Si te vieres obligado a defender tu ingenuidad, tienes licencia de buscar la proteccin de la iglesia o de cualquiera que te agradare, sin que esto perjudique en nada a tu ingenuidad, y a que siempre goces bien y completamente de una vida ingenua. Si alguno, lo que no queremos que acontezca, o nosotros mismos, lo que nunca sea, o alguno de nuestros herederos o cualquiera otra persona, se

PAGE 339

JOS ANTONIO SACO /335 /335 /335 /335 /335 opusiere a tu ingenuidad, o tratare de anularla para reducirte a servidumbre, se experimente la venganza divina, sea echado de las iglesias y excomulgado, y adems pague 1 libra de oro, quedando siempre vigente la presente ingenuidad”.114 Cuando el manumisor no daba al manumitido completa libertad, imponale a l o a su posteridad la obligacin de cumplir con ciertas condiciones, o de prestarles algn homenaje o servicio temporal o perpetuo. Tales fueron entre otros: trabajar en la ciudad o en el campo, en el hogar domstico o en alguna iglesia; no gozar de libertad sino despus de la muerte del manumisor;115 ser libre durante la vida de ste para tornar despus de su muerte a la esclavitud con todos sus descendientes;116 pagar anualmente 2, 4, 5 o ms dineros;117 dar 6 al casarse y 12 al morir;118 poner cierto nmero de luces sobre la tumba del patrono;119 o, en fin, ofrecer a ste el mejor vestido que la liberta, o el mejor mueble que el liberto tuviese al tiempo de morir.120Nunca gozaron de completa libertad los manumitidos per denarium, porque estaban sujetos al patronato del rey, quien los heredaba a falta de hijos;121 y tambin reciba la multa o composicin cuando se les mataba.122Dispuso Carlomagno en el ao 803, que si bien los hijos podan heredar a su padre denariatus, ni ellos ni sus descendientes hasta el tercer grado entrasen en la herencia de sus agnados.123Amos hubo que intentaron revocar la manumisin per denarium concedida a sus esclavos. A reprimir este abuso encaminose la ley ripuaria, prohibiendo que tales libertos fuesen sometidos por sus patronos a nueva esclavitud, pues deban gozar de libertad como los dems ripuarios.124 Esta disposicin, sin elevar al liberto denariatus a la clase de ciudadano, hzolo de mejor condicin que a otros, porque era mayor el Wergeld o composicin que por l se pagaba en caso de muerte.125Entre los bayuvarios, los manumidos ante el duque, que era all el representante del rey, estaban equiparados a los que lo haban sido ante ste, y sujetos a los mismos tribunales que los hombres ingenuos.126De los esclavos manumitidos en la iglesia, ora fuesen de ella, ora de otros amos, unos lo fueron para el sacerdocio, y otros no. Los primeros gozaron de completa libertad, porque su carrera sacerdotal era incompatible con las obras y servicios que se deban a un patrono. As lo mandaron el papa Len Magno;127 el quinto Concilio de Orleans;128 el cuarto de Toledo, en el ao 633;129 otros de diversos aos y pases, y tambin una capitular de Carlomagno, que dice: “Aquel que quiere agregarse a la milicia celeste, debe ser independiente de toda autoridad humana”.130Ved aqu una frmula de Marculfo, en que se dio completa libertad a un manumitido en la iglesia: “Declaro ante el cornu del altar sagrado, en presencia de los sacerdotes, del clero y del pueblo, que t quedars libre desde hoy y en adelante, de todo yugo de esclavitud humana, y que

PAGE 340

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 336\ 336\ 336\ 336\ 336\ sers ciudadano romano; de suerte que ni a m, ni a mis sucesores, ni a ningn hombre debas pagar tributo, ni prestar ningn servicio ni homenaje, para que puedas dedicarte a slo el servicio de Dios”.131Los manumitidos en la iglesia que no seguan la carrera sacerdotal, a veces fueron completamente libres, y a veces no. De los primeros ofrece una prueba la frmula 13 del Apndice a Marculfo, y la frmula 12 de Sirmond, cuyas palabras finales inserto: “Eximo a mi esclavo de todo vnculo de servidumbre, para que en adelante, como si hubiese nacido de padres ingenuos, vaya al paraje que quisiere, y pase una vida ingenua como los dems ciudadanos romanos”.132 Estas ltimas palabras manifiestan que el liberto no quedaba sometido a ningn patrono, ni menos obligado a prestar ningn servicio. Pero sta no fue la condicin general de los manumitidos en la iglesia, porque la mayor parte, aunque las manumisiones fueran seglares, caan bajo el patronato de ella,133 debiendo prestarle ciertas obras y servicios, y a veces con toda su descendencia, como suceda entre los ripuarios.134Muchos amos visigodos al manumitir a sus esclavos, recomendbanlos a la benefactora o tutela de las iglesias o monasterios, segn la costumbre general, para que les sirvieran de escudo contra los que pudieran arrebatarles su libertad.135 Y para que las iglesias no abusasen de la confianza que se les haca, solan los manumisores mandar en sus testamentos o cartas de libertad, que si aqullas opriman a los libertos encomendados a su patrocinio, stos pudiesen apartarse de la tutela de ellas,136 y quejarse al rey, al obispo o a la autoridad que gobernasen en la tierra.137Respecto de los esclavos de la iglesia, mand el Canon XX del Concilio de Mrida, que aunque fuesen legtimamente manumitidos, quedasen lo mismo que sus descendientes, siempre sujetos al patronato de ellas, no obstante que en lo dems se les tuviese por libres. Sin embargo, el Fuero Juzgo reconoce dos especies de esos libertos: una, en que quedaban exentos de todo servicio; otra, en que se les impona la obligacin de prestarlos. “E por ende [dice la ley] que non se faga tal cosa daqui adelantre, mandamos que todo siervo de la Eglesia que fuere franqueado, en la qual Eglesia deve facer servicio, que non se pueda casar con muier libre. Mas aquellos que fueren franqueados quitos de todo servicio de la Eglesia, pueden casar con muieres libres sus fiios sean libres”.138 Esta misma ley orden que cuando el liberto obligado a prestar servicios a la iglesia se casaba con mujer libre, fuese azotado tres veces, separado de ella por el juez, y esclavizados los hijos. Como la iglesia pretenda que stos eran suyos, mandose que perteneciesen al rey, excepto aquellos que hubiesen nacido 30 aos antes de la publicacin de la ley en que esto se ordenaba, la cual los declar completamente libres.139

PAGE 341

JOS ANTONIO SACO /337 /337 /337 /337 /337 La citada ley del Fuero Juzgo no concuerda enteramente con el cuarto Concilio de Toledo, porque ste decret, que cuando el esclavo manumitido en la iglesia haba sido propiedad de ella, entonces, tanto l como sus descendientes quedasen siempre bajo su tutela. Dice as: “Los libertos de la Iglesia, como que nunca muere su patrona, jams se librarn de su patrocinio, ni tampoco su posteridad, segn decretaron los cnones antiguos; y si acaso hubiere dudas acerca de la libertad de sus descendientes y a fin de que stos, apoyndose en la ingenuidad natural, no se sustraigan del patrocinio de la Iglesia, es necesario que tanto los mismos libertos como su posteridad, manifiesten ante su obispo que se hicieron libres cuando correspondan a la familia de la Iglesia; no debiendo dejar su patrocinio, sino tributarle en proporcin a sus facultades, obsequio y obediencia”.140Pudo, sin embargo, adquirir el liberto su completa libertad en el caso que prescribe el referido cuarto Concilio de Toledo, el cual dice: “El obispo que desea manumitir a esclavo de la Iglesia sin reservar el patrocinio eclesistico, deber ofrecer a los sacerdotes que suscriban, por va de permuta, dos esclavos del mismo mrito y peculio, ante el concilio de la iglesia; y de este modo se tendr por vlida y justa la determinacin del permutante. Y podr conceder libre manumisin sin el patrocinio de la Iglesia al que adquiri ya por derecho propio la libertad que trata de darle”.141El visigodo que manumita esclavo, y lo daba a iglesia, monasterio o santo, nunca ms poda reclamarlo, ni exigir de l ningn servicio.142Completamente libres quedaron tambin entre los visigodos los esclavos manumitidos ante un sacerdote, si los amos no se reservaban ningn derecho; pero si el manumisor pretenda haber puesto alguna condicin que no se haba expresado claramente al tiempo de la manumisin, entonces slo se atenda a lo que los testigos declaraban. Esto mismo se observ cuando la manumisin se haca, no en la iglesia, sino ante dos o tres testigos.143Entre los alemanes, si el liberto en la iglesia rehusaba el tributo que deba cuando su juez se lo reclamaba, pagaba 6 sueldos de multa;144 y en la misma incurra, si no desempeaba el trabajo que estaba obligado a prestar.145Como la iglesia sacaba gran provecho de este patronato, defendiolo con tanto empeo, que viniendo en su apoyo la ley ripuaria, mand que si alguno mandaba sacar al liberto de la tutela de la iglesia, pagase una multa de 60 sueldos.146En virtud de la proteccin que la iglesia ejerca sobre estos libertos, ella era quien los heredaba a falta de hijos:147 bien que entre los anglosajones se prescindi completamente de ellos, y diose la herencia al manumisor.148 La ley ripuaria que llam tabulario al manumitido en la

PAGE 342

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 338\ 338\ 338\ 338\ 338\ iglesia, dispuso que si ste se haca denariatus ante el rey, pagase una multa de 200 sueldos, quedando l y sus descendientes siempre sujetos a la iglesia.149 Tal prohibicin fue para no privarla de sus servicios, porque pasando el denariatus al patronato del rey, a ste y no a ella era a quien deba prestarlos. El liberto en la iglesia no poda dirigirse a otro tribunal que al de ella; as fue, a lo menos, entre los ripuarios150 y otros pueblos germnicos. Tanto favorecieron los lombardos la manumisin en la iglesia, que si alguno mora sbitamente, y slo tena tiempo para declarar que un presbtero llevase su esclavo al altar para libertarlo, aqul deba hacerlo, y la manumisin era vlida.151El manumitido en la iglesia goz en aquel pueblo de diferente posicin social, segn la variedad de los tiempos. Al principio no alcanz completa libertad, pues fue inferior al liberto por cuarta mano; pero una ley de Luitprando concediole despus la misma libertad que a ste.152A pesar de toda la que se dio al fulfreal, sus antiguos amos pretendieron con frecuencia que les prestasen muchos servicios que l rehusaba. De aqu result la importante ley de Aistulfo que dice: “Habase mandado que los esclavos manumitidos por cuarta mano y hechos amund, o dados al presbtero para ser conducidos al altar, quedasen exentos de toda condicin de servidumbre. Sin embargo, como el uso de la manumisin se va perdiendo, porque hombres perversos, despus de haber recibido esa libertad, han menospreciado a sus libertadores y no han querido mostrarles deferencia ni sumisin, establecemos que si un lombardo quiere libertar su esclavo por cuarta mano y se reserva sus servicios durante su vida para no hacerlo libre sino despus de su muerte, esta condicin tendr toda fuerza, porque nos ha parecido injusto que un hombre abandone a su bienhechor estando vivo. Pero si el esclavo ha sido manumitido en la iglesia por la mano del presbtero, quedar libre como se haba decretado en el edicto anterior”.153Esta ley hace diferencia entre el liberto por cuarta mano y el manumitido en la iglesia; porque en el primer caso permite al manumisor que se reserve los servicios del manumitido durante su vida; mas, en el segundo, lejos de aparecer semejante reserva, mndase terminantemente que el manumitido en la iglesia goce de la misma libertad de que disfrutaba el fulfreal, segn el edicto de Luitprando. Vino de aqu que, en los ltimos tiempos, el manumitido en la iglesia fue ya, entre los lombardos, aun de mejor condicin que el liberto por cuarta mano. Antes de Aistulfo y para evitar querellas entre el fulfreal y su manumisor, Luitprando haba ya decretado que, si aqul serva voluntariamente a ste, hara bien en manifestar con frecuencia a sus vecinos que era libre, para que le sirviesen de testigos en caso que el patrono o su heredero le disputasen la libertad.154

PAGE 343

JOS ANTONIO SACO /339 /339 /339 /339 /339 Los lombardos, as como otros germanos, hacan donaciones a las iglesias de tierras con esclavos. Estas donaciones eran muchas veces atacadas por sus herederos, anulando, por consiguiente, la libertad concedida a los esclavos que las cultivaban. Por este motivo, Aistulfo public la ley siguiente: “Habiendo sabido que muchas veces los herederos atacan las donaciones hechas a la Iglesia por sus predecesores, y anulan principalmente la libertad concedida a los esclavos que cultivaban las tierras donadas, mandamos que si un lombardo, en estado de salud o enfermo, ha dispuesto de sus bienes por carta o escritura en favor de santos lugares, y ha querido que los esclavos empleados en ellos fuesen libres y pagasen una renta a dichos santos lugares, nadie pueda oponerse, pues la escritura ser vlida en todas sus disposiciones, y aquellos libertos, lo mismo que sus descendientes, continuarn pagando la renta a los santos lugares, quienes los defendern en caso necesario. Estos libertos tienen facultad de dejar aquellas tierras cuando quieran”.155Ya se ha tratado en otra parte de esta obra de los diferentes modos con que las personas completamente libres eran esclavizadas; mas, ahora expondr los casos en que el esclavo manumitido perdiendo la imperfecta libertad que haba alcanzado, tornaba al poder de su antiguo amo o de otro que no la haba sido. Segn la ley ripuaria, el liberto tabulario que se casaba con su esclava o con la del rey o de la iglesia, perda su libertad. Lo mismo aconteca respecto de la tabularia.156La ley borgoona dispuso que si el liberto ingrato era condenado judicialmente por haber obrado en dao y deshonra de su patrono, volviese a ser esclavo de ste; bien que su heredero nunca poda usar de tal derecho.157Entre los bayuvarios, los libertos en la iglesia y sus descendientes perdan su libertad si cometan algn delito, cuya composicin no podan pagar.158En ese mismo pueblo, la liberta en la iglesia o por escritura que se casaba con esclavo o siervo de la iglesia, era esclavizada.159La ley alemana tambin redujo a esclavitud a la liberta por carta o en la iglesia, cuando se casaba con esclavo de ella.160Volva igualmente a la esclavitud el liberto que promovido al estado eclesistico abandonaba su ministerio y se entregaba a la vida mundana. Esta disposicin aparece claramente del captulo II de una capitular publicada por Ludovico II, en el ao 867,161 y que fue tomada del captulo XVII de la Novela 123 de Justiniano. Entre los visigodos, el liberto que abandonaba a su patrono durante su vida, deba restituirle todo lo que le haba dado y tornar a la esclavitud.162 Esta disposicin fue confirmada por otra ley, en la cual se agreg

PAGE 344

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 340\ 340\ 340\ 340\ 340\ que incurriesen en la misma pena los hijos del liberto que abandonasen al patrono de ste o a los de su linaje.163El liberto que deshonraba, ocasionaba dao, hera con el puo o de otra manera, o acusaba falsamente a su patrono de delito que mereca pena capital, era de nuevo esclavizado.164Ni los libertos, ni sus hijos, ni sus nietos podan pesquisar a los hijos del patrono ni a su linaje, y si lo hacan, no se les daba crdito y eran esclavizados; mas, en otras cosas bien podan establecer su derecho contra los hijos y nietos del patrono.165Ya se ha dicho que el esclavo de la iglesia poda libertarse de dos maneras: o quedando sujeto a prestar ciertos servicios, o no quedndolo. El primero no poda casarse con mujer libre, y si lo haca, los hijos, con todo lo que adquiran, eran esclavos de la iglesia lo mismo que su padre.166El liberto o liberta que cohabitaba o se casaba con esclava o esclavo ajeno, si despus de haber sido requerido por el amo tres veces y ante tres testigos, no se separaba del otro cnyuge, el liberto o liberta era esclavo del amo del consorte esclavo. Si al nacimiento de los hijos no haban precedido los tres requerimientos, aqullos eran esclavos del amo del cnyuge esclavo, pero el liberto conservaba su estado.167Los libertos y algunos de su familia aspiraban a veces a casarse con hijas o parientas del manumisor; mas, como las leyes visigodas deseaban conservar la pureza del linaje, mandaron que el liberto o persona de su familia que osara casarse con mujer noble de la estirpe de su patrono, fuese de nuevo esclavizado.168Muchos libertos de los visigodos pretendan ser iguales a sus antiguos seores. Para impedir estas demasas, ordenose que ni ellos ni sus hijos abandonasen a sus patronos ni a los de su linaje; y que si lo hacan, tornasen a la esclavitud.169Los libertos del rey o de la corte y todos sus descendientes, estaban obligados en tiempo de guerra a presentarse al monarca para tomar las armas; y si no lo hacan, eran de nuevo esclavizados por sus antiguos seores.170En aquellos siglos de fuerza y confusin ocurri, con frecuencia, que los manumisores pretendan esclavizar sin motivo a sus libertos; maldad que otros muchos tambin cometan y que aun se haba perpetrado bajo la poca romana, por lo que el Concilio de Orange, celebrado en 441, dispuso que la Iglesia castigara a todo el que intentase reducir a esclavitud, obsequio o condicin de colono, a los manumitidos en ella o recomendados a su proteccin.171Bajo la dominacin germnica mostraron tambin su celo algunos concilios en favor de los libertos. El de Agde, en 506, mand que la Iglesia defendiese a los amenazados de perder su libertad, y que si alguno

PAGE 345

JOS ANTONIO SACO /341 /341 /341 /341 /341 se apoderaba violentamente de ellos, fuese echado de la iglesia.172 A su amparo vinieron tambin el quinto Concilio de Orleans, en 549;173 el de Clermont, en 549 o 550;174 y el tercero de Toledo, en 589.175 El de Reims, congregado en 625, prohibi que se esclavizase a libertos y a ingenuos como injustamente se haca. Y esta repetida prohibicin por tantos concilios prueba el peligro a que estaba expuesta en aquellos siglos la libertad del hombre. Aunque algunas escrituras y documentos de la poca germnica hablan de la libertad completa que ciertos libertos alcanzaron, error sera pensar que ellos fueron en todo iguales a los hombres ingenuos; pues la mancha de la esclavitud siempre los acompaaba. De aqu fue que muchas cosas permitidas al ingenuo, fueron al liberto vedadas, no pudiendo contraer matrimonio, con personas de ciertas clases, ni ser testigo en algunos asuntos judiciales. El Fuero Juzgo dio al liberto el derecho de declarar contra otros libertos o esclavos; pero no contra ingenuos, excepto el caso en que no hubiera persona libre que contra ellos atestiguase, pues, como dice la ley visigoda, “no parece justo que un libre deba ser condenado por el testimonio de un liberto”. Esta prohibicin no se extendi a los hijos de ste, los cuales pudieron ser testigos contra los ingenuos en toda clase de negocios.176No fue tan liberal la legislacin de los francos, pues aunque una de las capitulares de los reyes de la segunda raza permiti a los libertos que fuesen testigos unos contra otros, prohibiolo a sus descendientes hasta el tercer grado en los pleitos contra ingenuos.177La diferencia entre el liberto y el ingenuo prubala tambin la del Wergeld o composicin que se pagaba por la vida del uno y del otro. Aunque la ley slica habla de libertos, detinese tan poco en ellos, que nada dice de su composicin; mas, de aqu no puede inferirse que fueron iguales al franco-slico ingenuo, porque la ndole de aquella ley lo repugna. La ripuaria mand, que por la muerte de un ripuario libre de primera clase, la composicin fuese de 600 sueldos;178 y por la de liberto del rey o tabulario, promovidos a la dignidad de condes, se pagasen 300 sueldos.179 Aqu se ve, que el liberto elevado a la ms alta clase era inferior al ripuario noble. La misma diferencia se advierte cuando el ripuario simplemente libre se compara con otros libertos, pues por aqul se pagaban. .................................................................200180sueldos Y por el tabulario y denariatus ....................100181” Por bayuvario libre de primera clase ...........640182” Por el de segunda clase ..................................320183” Por el de tercera clase ....................................160184” Por el liberto ante el rey ................................80185”

PAGE 346

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 342\ 342\ 342\ 342\ 342\ Por el liberto en la iglesia ..............................80186” Por el manumitido por simple esc ritura ......40187” Por el alemn libre de primera clase ............240188” Por el de segunda clase ..................................200189” Por el de tercera clase ....................................160190” Por el liberto en la iglesia ..............................80191” Por el manumitido por carta ..........................80192” Entre los turingos: por un adalingus, que era el hombre de primera clase ..........600193” Por hombre simpl emente libre ......................200194” Por liberto ........................................................80195” Determinar con exactitud el Wergeld que se pagaba por la muerte de un lombardo ingenuo, no es punto muy claro en aquella legislacin; pero en medio de la oscuridad que la envuelve, siempre aparece diferencia entre el liberto y el ingenuo. Matar voluntariamente a un lombardo de las clases privilegiadas, castigose por Luitprando con la prdida de todos los bienes.196 Otras leyes de Rotharis fijaron para igual caso, o para cuando se mataba a un lombardo simplemente libre, ciertas cantidades que no es fcil determinar; sin embargo, ellas son siempre mayores que las que se pagaban cuando se daba muerte a un aldio, cuyo precio era de 60 sueldos.197 Del Wergeld del liberto por cuarta mano, guardan silencio las leyes lombardas; y quiz podr inferirse de aqu, que el modo particular con que se le manumita, lo elevaba completamente a la condicin de hombre libre. Hubo un tiempo en que la ley borgoona exigi un Wergeld o composicin por la vida del hombre ingenuo; pero apartndose de casi todas las legislaciones germnicas, impuso despus pena de muerte a todo matador.198 Esto no obstante, siempre qued un resto de la primitiva composicin, porque cuando el muerto era agresor, aquel que le mataba slo deba pagar 150 sueldos, o 100, segn la posicin social de la vctima, cuyas cantidades eran la mitad de la composicin exigida en tiempos anteriores.199En cuanto al liberto, no se encuentra ley que establezca lo que se deba pagar cuando se le mataba; pero que haba notable diferencia entre l y el ingenuo, mustranlo claramente otras disposiciones de aquel cdigo. Dbase un golpe a hombre libre con el puo, pie, palo o ltigo? Pagbasele 1 sueldo por cada golpe, y 6 de multa al fisco. Mas, si esto mismo se haca contra liberto, entonces slo se le pagaba medio sueldo por cada golpe y era de 4 la multa.200

PAGE 347

JOS ANTONIO SACO /343 /343 /343 /343 /343 El que rompa un diente a hombre ingenuo, incurra en la pena de 15, 10 o 5 sueldos, segn la clase a que perteneca el agraviado.201 Pero igual ofensa contra liberto, castigbase slo con 3 sueldos.202El hombre libre que a una mujer tambin libre la despeinaba o rasgaba los vestidos en su casa o en un camino, deba pagarle 12 sueldos y otros tantos de multa al fisco; pero si la mujer era liberta, entonces slo se pagaba la mitad de dichas cantidades.203Coger a un libre por los cabellos con una sola mano, castigbase con 2 sueldos, y si con las dos, con 4 sueldos, aadindose en ambos casos 6 de multa; mas, por la misma accin contra un liberto solamente se pagaban 1 o 2 sueldos, y 4 de multa.204Como el cdigo visigodo aboli todo gnero de composicin en los homicidios voluntarios que los ingenuos cometan entre s, no hay punto de comparacin para graduar la diferencia del Wergeld entre ellos y los libertos. Pero no imponindose en los homicidios casuales la pena de muerte, sino una multa, sta indica la diferencia entre las dos clases, porque cuando mora el libre, pagbase 1 libra de oro;205 y cuando liberto, la mitad. Las manumisiones que los germanos otorgaron despus de haber conquistado el Imperio de Occidente, no nacieron de ideas y principios exclusivamente germnicos. Mezclose con stos, no slo el elemento romano, cuya influencia recibieron aquellos brbaros, sino el elemento cristiano, porque ya convertidos, el clero los excitaba, y aun moralmente los compela, en muchos casos, a libertar a sus esclavos. Esta consideracin es indispensable para apreciar la parte que tuvo el germanismo en las manumisiones, y no atribuirle exclusivamente lo que fue tambin obra de otros principios. Si prescindiendo de stos, nicamente se atiende al germen de manumisin que llevaba en s el elemento germnico, puede asegurarse que no habra sido tan grande el nmero de esclavos manumitidos en la poca brbara. En general, ni las leyes ni la tendencia de los germanos a manumitir favorecieron tanto la libertad del esclavo como el elemento romano, ora se considere durante el imperio, ora en los fines de la repblica. En el primer perodo, encaminronse muchas leyes a menguar notablemente la esclavitud; y en el segundo, ni la ley lia sentia, ni la fusia caninia, pudieron atajar el torrente de manumisiones que se despeaba sobre el mundo romano. Y esto cabalmente cuando no haba bajado an a la tierra el cristianismo. Hubieran acaso los germanos, entregados a sus solas inspiraciones, presentado espectculo semejante al de Roma? No, por cierto. Si de la tendencia a manumitir pasamos a contemplar la posicin que ocup el liberto, veremos que la del romano fue ms ventajosa que la del germano, porque el primero alcanz la ciudadana con ms frecuencia

PAGE 348

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 344\ 344\ 344\ 344\ 344\ que el segundo; llen las tribus, form las cohortes; obtuvo empleos de alta importancia, y aun subi a la dignidad senatorial. Pero fue sta en general la condicin del liberto germano? Es verdad que el de Roma no se elev a tanta altura hasta la poca corrompida del imperio. Pero fuelo menos la nueva sociedad que sigui a la ruina de aqul? No adoleci tambin de la misma corrupcin y de los mismos vicios, acompaados de la barbarie de los germanos y de las turbulencias y crmenes que por algunos siglos desolaron las antiguas provincias del occidente de Europa? La disolucin social que haba empezado desde el segundo siglo del imperio, aumentose con las invasiones y conquistas germnicas, y continu hasta el fin del siglo octavo y principio del noveno en que Carlomagno empu el cetro de gran parte de Europa, sin que pueda decirse que sta hubiese descansado bajo su imperio, ni el de sus inmediatos sucesores, sobre las bases en que despus se asent. Las diferencias que haba entre los libertos romanos, fueron borradas del quinto al sexto siglo, pues la memorable Novela de Justiniano los igual, declarndolos ciudadanos. Yo convengo en que stos ya haban perdido los derechos y prerrogativas de que haban gozado en los das gloriosos de la repblica; pero cualquiera que fuese su condicin, era muy consolatorio para los libertos verse enteramente equiparados a los que antes haban sido sus amos. No fue sta la poltica de los germanos, ni la ndole de sus legislaciones, pues ni aun los libertos que a veces alcanzaron la ms completa libertad, fueron iguales a sus antiguos seores; y en cuanto a la generalidad de los manumitidos, ya hemos visto que quedaron sujetos a tales condiciones, que si por una puerta salan de la esclavitud, entraban por otra en la inmensa clase de colonos y semi-esclavos de que en la edad brbara y media se compuso la mayor parte de la poblacin del occidente de Europa. En oportuno lugar manifest la influencia de la carrera eclesistica en las manumisiones de la poca imperial. Cmpleme ahora exponer que la promocin de los esclavos al sacerdocio bajo la dominacin germnica aument extraordinariamente sus manumisiones, y fue una de las causas ms eficaces que menguaron la esclavitud en muchos pases de Europa. El consentimiento del amo exigironlo, no slo varias leyes civiles,206sino algunos concilios. Carlomagno prohibi que nadie incitase esclavo ajeno a ser clrigo o monje sin la voluntad de su amo.207 Los lombardos y los francos dispusieron que si alguno haca ordenar esclavo ajeno, sin consentimiento de su seor, pagase a ste una multa de 20 sueldos, y el esclavo quedase esclavo.208Como eran con frecuencia promovidos los esclavos a la carrera eclesistica, Ludovico Po, para contener tales abusos mand, de acuerdo con lo ya establecido por los cnones, que ningn obispo los orde-

PAGE 349

JOS ANTONIO SACO /345 /345 /345 /345 /345 nase, si antes no haban sido libertados por sus verdaderos seores; y que si alguno, huyndose, ocultndose, corrompiendo testigos o por otros fraudes, reciba rdenes, fuese degradado y restituido al amo como esclavo.209Tan excesiva era la multitud de los que se hacan presbteros en los siglos octavo y noveno, que temiendo Carlomagno quedasen desiertos los campos, mand, en el ao 805, que fuese corto el nmero de los que entrasen en los monasterios.210 Que tantos hombres impuros salidos de la esclavitud invadiesen la noble carrera del sacerdocio, lamentolo aquel monarca, pues slo deban aspirar a tan alta dignidad los que justamente la mereciesen.211 Lamentolo tambin el Concilio de Aquisgran, celebrado el ao de 816; pues reprob la costumbre de que para el sagrado ministerio se escogiese solamente a los esclavos con exclusin de los ingenuos.212No ya los esclavos y colonos de ambos sexos abandonaban los campos y se acogan a los monasterios, sino los hombres libres que frecuentemente se hacan clrigos para eximirse del servicio militar y de pagar al rey sus tributos.213 Dilatose este contagio hasta las partes ms occidentales de Europa, pues en el principado de Gales, los esclavos abandonaban a sus seores, corran en grupos a establecerse en las tierras de las iglesias, tombanlos entonces los obispos, instruanlos, y despus los ordenaban de sacerdotes.214 A fin de contener estas demasas, as en aquel pas como en otras partes del continente, la Iglesia renov la ley romana, por la cual se exiga que ninguno fuese monje sino tres aos despus de noviciado, durante los cuales deba ser restituido a su amo, si lo reclamaba; pero si este tiempo pasaba, el amo perda sus derechos sobre el esclavo; mas, no sobre los bienes que haba llevado al monasterio.215De ms importancia fue otra medida que tomaron Carlomagno y Ludovico Po: dispusieron que se comprasen esclavos nios, y se les ensease latn, teologa, salmos, cantos y otros conocimientos en seminarios o escuelas que deban fundarse en los monasterios y ciudades catedrales,216 pudiendo admitirse tambin en ellos hombres libres. Almas piadosas regalaban muchachos esclavos para que fuesen libres y se preparasen al sacerdocio; mas, a pesar de tantas medidas para realzarlo, no fue posible extirpar los abusos de aquella poca. La prepotencia de algunos amos, el fanatismo general, y la debilidad o el inters de muchos obispos, siguieron abriendo las puertas de la iglesia a libertos indignos de entrar en ella; y no fue raro que algunos se elevasen hasta el obispado. De tales obispos sufri bastante Ludovico Po, pues unidos a otros de origen libre, trataron de encerrarle en un monasterio por toda su vida.217Preciso fue levantar nuevos diques contra el torrente de las manumisiones que con infraccin de las leyes continuaban. Retirose, pues, a

PAGE 350

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 346\ 346\ 346\ 346\ 346\ ciertos monasterios de hombres y mujeres el derecho de escoger sus miembros en la clase servil, y obligseles a impetrar antes la autorizacin del rey.218 Por falta de ella volvironse a esclavizar los que haba libertado el abad del monasterio Beneventano en Italia.219Subiendo a las causas que tan favorables fueron a la disminucin de la esclavitud en la edad brbara, pero tan contrarias a la dignidad del clericato, vemos que si algunas fueron laudables, otras deben reprobarse. El fervor religioso de aquellos tiempos influy poderosamente en la manumisin de los esclavos, pues as los particulares como los miembros del clero, crean hacer una obra meritoria ante Dios, sacando del cautiverio a los que arrastraban sus cadenas. Establecidos los monasterios, propagronse en el occidente de Europa desde la primera mitad del siglo V, y aumentronse en los posteriores. Introducido el cristianismo en la Germania desde el siglo VIII por los admirables esfuerzos de San Bonifacio, hubo necesidad de ministros que predicasen el Evangelio para difundir sus verdades entre los pueblos que an vivan en las tinieblas del paganismo; y este santo deseo, acompaado de las nuevas iglesias y monasterios que se construyeron, foment la ordenacin de muchos hombres libres y libertos en aquellos siglos de barbarie. La multitud de iglesias, y sobre todo de monasterios, que desde el siglo VII se fundaron en Francia y en otras naciones, contribuyeron al incremento de los libertos que abrazaron el sacerdocio. Los monarcas, las personas ricas, y aun otras que no lo eran, esforzronse en levantar aquellos edificios sagrados, dndoles todo o parte de sus bienes. Habase el fanatismo apoderado en Francia del pueblo, cuya pasin dominante era hablar de santos, milagros, monjes y cosas semejantes. Pero en las fundaciones hechas por los seglares, mezclose a veces el inters, porque el fundador se reservaba parte de las rentas de los bienes con que dotaba su iglesia, y casos hubo en que estipulaba participar de cuanto ella pudiese adquirir. Contra tan vergonzosas especulaciones dictaron los concilios algunas medidas represivas. No el inters, sino un espritu religioso ms o menos ilustrado, indujo a Sigisberto III, que muri antes de los 24 aos de edad, a fundar y dotar competentemente en varias partes de Francia, 12 monasterios.220La gloria de sus fundadores consista en que tuviesen el mayor nmero posible de monjes. Muchas personas gastaron su fortuna en libertar esclavos y hacerlos monjes o clrigos. Ya he dicho en otra parte que San Eligio redimi muchos esclavos cristianos.221 Lo mismo hizo Santa Batilde, poblando con ellos los conventos que haba fundado.222 El monasterio de Fontanelle tuvo 300 o 400 monjes; el Luxoviense, 600,223 y en el de Jumieges, construido por San Filiberto, hubo hasta 800.224

PAGE 351

JOS ANTONIO SACO /347 /347 /347 /347 /347 Fundronse tambin en Italia institutos de igual naturaleza; y la nacin lombarda despus de haber abjurado del arrianismo y convertdose al catolicismo, diose a erigir monasterios, imitando a Francia, Espaa, Irlanda e Inglaterra, en donde ya florecan los institutos monsticos. Sin contar otros muchos, clebres fueron en Italia el del Monte Cassino, el Tarfense, el de Vulturno y el de Nonntola, que lleg a ser en el siglo X el principal de ella. San Bernardo fund en Europa 160 casas de su orden, y la abada de Cluny tena en Francia 15 014 sucursales. Para poblar tantos establecimientos, ¡cun grande no debi de ser el nmero de clrigos y monjes! Y cuando entre unos y otros hubo tantos libertos, cmo no haba de menguar notablemente la esclavitud en aquellos tiempos? Y menguara mucho ms, si se advierte que gran nmero de particulares construyeron oratorios en sus casas, y que todos eran servidos por sacerdotes. A dar impulso a las manumisiones eclesisticas, influy en los obispos la consideracin de que un clero compuesto de hombres salidos de la esclavitud era un cuerpo impuro y degradado, que podan manejar a su antojo, sin encontrar la resistencia que a su despotismo haba opuesto, durante algn tiempo, el clero de origen libre e independiente. Por otra parte, los prsules y los abades tambin tenan inters en promover los esclavos al estado eclesistico, porque todo lo que adquiran, despus perteneca a las iglesias que los haban manumitido, sin serles lcito dejar nada a los extraos.225Otras de las causas que llamaron tantos esclavos al sacerdocio, fue que a muchos amos, ora obispos o abades, ora seglares, corresponda proveer de prrocos a muchas iglesias y capillas, ya por derecho propio, ya por derecho de patronato; y en tales casos preferan ordenar un liberto suyo de alguna aptitud, a dar el beneficio a un sacerdote extrao. Mayor habra sido el nmero de manumisiones, si el clero secular y regular hubiera conservado la pureza evanglica; pero ya desde el sigloVII habase olvidado tanto de sus deberes, que a la manera del mundo poltico hallbase envuelto en la corrupcin general. El enlace que tiene esta materia con la esclavitud, oblgame a trazar el cuadro lastimoso de la degradacin en que haba el clero cado. Tan lamentable era su estado en Francia a principios del siglo VIII, que hablando San Bonifacio de los clrigos de ella, dice que algunos mantenan tres, cuatro y an ms concubinas.226 Hubo otros que andaban armados e iban a la guerra, y no faltaron obispos tambin guerreros, y hasta salteadores que saqueaban a la cabeza de una banda de ladrones. Por las cartas del mismo Bonifacio al papa Zacaras, y particularmente por las respuestas de ste, sbese que en tiempo de Pepino, muchedumbre de vagamundos, de perseguidos por homicidio y adul-

PAGE 352

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 348\ 348\ 348\ 348\ 348\ terio, y de esclavos prfugos, tomaban el nombre de obispos y presbteros sin haber sido ordenados. Tales hombres, por ganar dinero, prestbanse a todo linaje de desorden contra la verdadera religin, siendo el nmero de estos impostores mayor que el de los legtimos sacerdotes.227No fue menos lamentable la situacin del clero hispano-godo en aquella poca calamitosa. En el reinado de Recaredo, que muri en 601, fue cuando el clero espaol asent las bases de su organizacin, adquiri alta influencia, y los concilios nacionales de Toledo tomaron su importancia. Recaredo fue el primer rey que, abjurando de la secta arriana, abraz el catolicismo. De esta manera se estableci al fin en Espaa la unidad religiosa, y de oprimida, la Iglesia catlica transformose en dominadora; bien que sus miembros haban sido mucho ms numerosos que los arrianos. Apagndose en los godos el espritu marcial que los haba animado, deseando participar de la influencia y riquezas que el estado eclesistico ofreca, y ya menos brbaros que antes, hubieron de inclinarse a la carrera de la Iglesia. sta fue la poca, en que se relajaron, de una vez, la disciplina y buenas costumbres tan recomendadas al clero por San Isidoro en el cuarto Concilio de Toledo. De enfrenar la licencia de los clrigos y obispos, trataron desde el siglo VI el Concilio de Tarragona,228 el de Gerona,229 y los segundo, tercero, cuarto, sexto, noveno, undcimo y decimosexto de Toledo. El empeo de tantos concilios en reprimir la liviandad y demasas del clero hispano-godo, demuestra la extensin y gravedad a que haban llegado los males; pero el remedio enrgico que necesitaban, no pudo desgraciadamente aplicarse, porque la invasin y conquista de los sarracenos hundieron la Espaa en la mayor confusin. sta continu hasta el siglo undcimo, que fue cuando ya los nuevos Estados cristianos del norte de la Espaa pudieron volver su atencin a corregir los abusos del clero, y a reformar la disciplina eclesistica sumamente estragada. La Historia Compostelana dice “que los cannigos de la iglesia de Santiago vivan como animales, y se presentaban en coro sin cortarse jams las barbas, con capas rotas y cada una de su color, habiendo tal desorden, que mientras unos cannigos coman con la mayor suntuosidad, otros se moran de hambre”. A sacar al clero de tan lastimoso estado encaminronse algunos concilios de aquel siglo: como el de Coyanza, reunido en la dicesis de Oviedo en el ao 1050; el de Jaca, en 1063; el de Gerona, en 1068, y otros. Ms afortunada la Iglesia galo-franca pudo ocuparse desde el siglo octavo en reformar los abusos de su clero. Facilitaron esta empresa las misiones de San Bonifacio en la Germania, cuyos clrigos y monjes an conservaban el fervor del verdadero cristianismo, y tuvieron por auxiliares poderosos a los papas y a los primeros reyes de la segunda raza.

PAGE 353

JOS ANTONIO SACO /349 /349 /349 /349 /349 Carlomn, rey de Austrasia, public un edicto reformando la disciplina eclesistica y las costumbres del clero y del pueblo.230 San Bonifacio, autorizado por el papa Zacaras y por Carlomn, convoc, en 743, el Concilio de Leptines, y en l tambin se dictaron medidas para el mejoramiento del clero en una parte de la Francia oriental.231 Juntose al ao siguiente en Soissons otro concilio por orden de Pepino, presidido por el mismo San Bonifacio, y en l se trat tambin del restablecimiento de la disciplina eclesistica. A peticin de Pepino, el papa Zacaras enviole, en 747, una coleccin de cnones; y el papa Adriano I dirigi a Carlomagno, en 774, otra mucho ms completa. Solcito este emperador de la reforma del clero y del Estado, hizo dos capitulares ms, una en 779 y otra diez aos despus, cuyas disposiciones ocuparon tambin a su hijo Ludovico Po, pues en el perodo que medi entre este monarca y Pepino, el Breve, se efectu la reforma del clero secular y regular galo-franco. En el ao 813 reunironse los concilios de Arles, Maguncio, Reims, Tours y Chlons. Todos fueron congregados por orden de Carlomagno para oponerse a la grosera ignorancia y violencia del clero. Prohibiose a los presbteros y obispos la avaricia y otros vicios, al paso que se les recomendaba la bondad, el estudio, la abstencin de los negocios del siglo y la gravedad de costumbres. Completose la deseada reforma por los esfuerzos de dos individuos; uno que tom el nombre de Benito de Aniane, y otro llamado Chrodegand, obispo de Metz. El primero, a imitacin del clebre San Benito de Nursia, restableci la disciplina de ste, que tan relajada se hallaba entre los monjes. El segundo acometi la empresa de reducir el clero secular de su obispado a una regla uniforme, y tomando por modelo el orden monstico, reuni en un vasto edificio a los clrigos, que andaban dispersos y aislados, formando una asociacin semejante a la de los monasterios. Tal fue la institucin de los cannigos: institucin que produjo resultados tan rpidos y tan buenos, que se extendi al clero de las iglesias episcopales; y Ludovico Po, en 826, hizo redactar en un concilio celebrado en Aquisgran, una regla para los cannigos, reproduciendo y ampliando la del obispo de Metz. Los pontfices procuraron reprimir la licencia del corrompido clero de Italia. Pedro Damiano, hablando de los prelados, exclama: “Tienen hambre de oro”;232 y Andrs, abad de Vallombrosa, deca con dolor: “El ministerio eclesistico estaba seducido por tantos errores, que apenas se hallaba un sacerdote en su iglesia: corriendo los eclesisticos por aquellas comarcas con gavilanes y perros, perdan su tiempo en la caza; unos tenan tabernas, otros eran usureros; todos pasaban escandalosamente su vida con meretrices; todos estaban gangrenados de simona a tal extremo, que ninguna categora, ningn puesto, desde el ms nfimo hasta el ms elevado, poda obtenerse si no se compraba del mismo modo

PAGE 354

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 350\ 350\ 350\ 350\ 350\ que se compra el ganado. Los pastores, a quienes corresponda poner remedio a esta corrupcin, eran lobos hambrientos”.233 Contra espectculo tan escandaloso juntronse en Roma varios concilios; y adems uno en Ravena, en 874, y otro en Pava, en 1020. Quejose en ste el pontfice Benito VIII de la vida licenciosa del clero, de la deshonra que ocasionaba a la Iglesia, y de que consuma la gran fortuna que ella haba recibido de la liberalidad de los prncipes, en mantener mujeres y enriquecer sus hijos. En consecuencia expidi un decreto para la reforma del clero, y confirmado por el emperador de Alemania, aadironse penas temporales contra los infractores. El contagio de la corrupcin difundiose tambin en Inglaterra, y para contenerlo, juntose en 747 un concilio en la ciudad de Cloveshou, al que asistieron Etelbaldo, rey de la Mercia, y grandes de su reino. Pero en el que ms se reprob la vida escandalosa del clero anglosajn, fue en el Concilio de Canterbury, llamado tambin de Inglaterra, reunido en 969 por San Dunstan, arzobispo de aquella ciudad, y compuesto de los obispos de toda la nacin. El arzobispo, segn unos, o el rey Edgardo, segn otros, pronunci en aquel concilio las palabras siguientes: “No siento tanto que los clrigos no tengan la tonsura bastante grande, como que lleven un exterior tan indecente, y que revela que el corazn no est arreglado. ¡Con cunta negligencia no asisten a los oficios divinos! Parece que van a ellos ms para divertirse que para cantar las alabanzas de Dios. Yo no puedo callar, que esto hace verter lgrimas a los hombres de bien, y es objeto de la burla de los libertinos. El clero se entrega a los excesos de la mesa y a los desrdenes ms vergonzosos; y emplea en el juego y en la disolucin las rentas que no se le han dado sino para socorrer a los pobres”. Tal era, por desgracia, el estado lamentable en que se hallaba el clero en muchas naciones de Europa. Las turbulencias de aquellos tiempos, la ignorancia general de los pueblos, la entrada en el clericato de muchos brbaros de la raza dominadora, y principalmente de infinitos esclavos que haban alcanzado su libertad, fueron la causa dolorosa de la postracin en que cayeron la Iglesia y sus ministros. Pero hubo todava otro motivo que influy en la desmoralizacin del clero, y, por consiguiente, en retardar la extincin de la esclavitud en aquellos siglos. Ya hemos visto que los monarcas y otros cristianos colmaron de dones a las iglesias y monasterios; e interminable sera el catlogo de las tierras que adquirieron con esclavos y colonos para cultivarlas. Desde aquellas primeras adquisiciones, los clrigos, abades y obispos, mostrronse apegados a conservar sus propiedades, y con ellas los esclavos que las trabajan. En tal estado, los ministros de la Iglesia no pudieron, en razn de su mismo inters, practicar con plena libertad el sentimiento caritativo que las ideas del cristianismo les inspiraban; y si bien es verdad que la Iglesia rompi las

PAGE 355

JOS ANTONIO SACO /351 /351 /351 /351 /351 cadenas de muchos de sus esclavos; tambin lo es que cuando sus libertos no suban al sacerdocio, quedaban siempre sujetos a cierta especie de esclavitud por las obras y servicios que deban prestarle. Ni tampoco fueron algunos concilios siempre favorables a la manumisin de los esclavos, pues propendieron en algunos casos a mantenerlos en su estado. Bajo el Imperio romano, los sectarios de Eustato en el siglo cuarto, como ya apuntamos en otro lugar de esta Historia sustraan los esclavos del poder de sus amos. Para impedir los inconvenientes que de esto resultaban, el concilio de la ciudad de Gangres, celebrado entre los aos 325 y 341,234 public el Canon siguiente: “Si alguno ensea que un esclavo ajeno, bajo pretexto de piedad, debe despreciar a su amo y abandonar su servicio, en vez de inculcarle que le sirva fielmente y le honre, sea anatematizado”.235Este canon, menos la excomunin, es enteramente conforme a la doctrina del apstol San Pablo, y convirtiose en ley general de la Iglesia, pues los otros 19 de que se compone aquel concilio, fueron adoptados en oriente y occidente. Lo que entonces se quiso evitar en aquel concilio, renovose un siglo despus en la extremidad occidental de la Europa. Tan empeados estaban en Irlanda algunos clrigos en libertar a los esclavos, que protegan su fuga sin consideracin a sus amos; y como de esta conducta se originaban graves daos, el concilio llamado de San Patricio, y reunido en aquella isla en 365, prohibioles que se mezclasen en tales actos.236Hacanse estas manumisiones por fraude o por violencia; y como alteraban la paz pblica por los conflictos que ocasionaban entre clrigos y amos, razn tuvieron aquellos dos concilios en lo que acordaron. El de Agde, congregado en 506, dice en uno de sus cnones: “Los obispos, si quisieren o si los esclavos lo merecieren, puedan vender a los fugitivos que desamparan sus casas o familias, que no pueden ser conservados si volvieren”.237 Este canon no es favorable a la libertad, porque si el esclavo era vendido, continuaba su esclavitud en poder de otro amo; y si no lo era, permaneca esclavo bajo la dominacin de la Iglesia. El primer Concilio de Orleans, reunido en 511 por orden de Clodoveo, decret que si el raptor de una mujer despus de haber satisfecho sus deseos, se acoga con ella a la iglesia, pudiese ser esclavizado, bien que se le conceda la facultad de rescatarse;238 facultad que modifica la pena de esclavitud, pues en su arbitrio estaba sufrirla, excepto el caso en que careciese absolutamente de medios para redimirse. El cuarto Concilio de Toledo, celebrado en 633, orden lo siguiente: “Algunos clrigos, no teniendo consorte legtima, apetecen los consorcios prohibidos de mujeres extraas o de sus esclavas, y, por tanto, cualquiera de ellas que se encuentra as unida a los clrigos, sea separada

PAGE 356

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 352\ 352\ 352\ 352\ 352\ por el obispo y vendida, reduciendo a los clrigos por algn tiempo a penitencia, porque se mancharon con su liviandad”.239 Lo mismo orden el concilio octavo de aquella ciudad en 653.240 En estos dos concilios, no slo se mantiene en esclavitud a la esclava, sino que se esclaviza a la libre. El noveno Concilio de Toledo, que fue provincial y no nacional, congregado en 655, dice: “Es necesario que los que son ordenados de clrigos, pertenecientes a las familias de la iglesia, reciban del obispo la libertad; y si fueren de vida honesta, entonces sern elevados a oficios mayores; pero aquellos a quienes sus incorregibles pecados hubiesen hecho srdidos, sern perpetuamente esclavos”.241El decimosptimo Concilio de Toledo, celebrado en 694, mand esclavizar con sus mujeres, hijos y toda su descendencia, a los judos que despus de bautizados apostataban del cristianismo, pena que deban sufrir mientras permanecieren en su apostasa. Confiscronseles tambin todos sus bienes, porque se les consider como conspiradores que estaban de acuerdo con los judos de frica para entregar la Espaa a los sarracenos.242Los cnones de la Iglesia de Irlanda declararon esclavo al nio que en ella se expona y no era rescatado.243Por las leyes eclesisticas fue prohibido a los libertos de la Iglesia declarar contra los clrigos o acusarlos de algn delito; y si quebrantaban esta disposicin volvan a la esclavitud.244El Concilio Altheimense, reunido en el ao 916 en la aldea de Althemi, perteneciente a la Rethia, bajo el emperador Conrado I de la Germania, mand que si los libertos ordenados de presbteros por bondad de sus amos, no queran desempear las funciones espirituales que se les haban impuesto al manumitirlos, fuesen corregidos, y si persistan en la misma falta, fuesen degradados y reesclavizados por sus antiguos amos.245Como las iglesias tuvieron esclavos, stos se hacan clrigos, casbanse con mujeres libres, y los hijos eran tambin libres. De esa manera, las tierras de las iglesias se iban quedando sin labradores. Para atajar este mal, el quinto Concilio de Pava, y congregado en 1020, y confirmado por Enrique II, emperador de la Germania, decret que los hijos de esclavos de las iglesias, clrigos y seglares, fuesen esclavos, aunque habidos en mujeres libres.246Otros concilios se pueden citar con disposiciones semejantes. Mas, dirase por eso, con razn, que la Iglesia catlica no tuvo en aquellos tiempos la parte ms principal en proteger y libertar al esclavo? A los concilios que acabo de mencionar, pudiera yo contraponer una lista de ellos casi interminable. Si decado el clero en los siglos de barbarie, la Iglesia dormit a veces, nunca durmi, pues de su mismo seno se alza-

PAGE 357

JOS ANTONIO SACO /353 /353 /353 /353 /353 ron para sacarla de su soolencia las voces enrgicas de pontfices, obispos y otros cristianos fervorosos. San Bonifacio, informando a Curbet, arzobispo de Canterbury, de lo que se haba hecho en el primer Concilio Germnico, presidido por l y congregado en 742 por orden de Carlomn para reformar la disciplina eclesistica, quejose de los obstculos que encontraban los buenos pastores, y escribi estas nobles palabras: “Combatamos por el Seor, porque estamos en tiempos tristes y difciles; muramos, si es preciso, por las santas leyes de nuestros Padres, a fin de poseer con ellos la herencia de la vida eterna. No seamos perros mudos, ni centinelas dormidas o mercenarios, que huyen cuando ven al lobo: seamos pastores celosos y vigilantes, y anunciemos la verdad a los grandes y a los pequeos”.247La multitud de concilios congregados para reformar la disciplina y corregir los abusos, demuestran sobradamente que lejos de haberse apagado en todos el sentimiento religioso, arda en muchos con llama viva; y que en los siglos que hemos hasta aqu recorrido desde el segundo del Imperio romano, el cristianismo ha sido siempre el mayor consuelo de los esclavos y la causa ms poderosa de su libertad.Notas1Tcit., De Morib. Germ ., § 25. 2Capitular., lib. III, cap. XLIV. 3Fuero Juzgo, lib. III, tt. IV, ley 11. 4 Lex Salic ., tt. XI, § 2. 5 Lex Salic emmendata tt. XXVIII, § 2. 6 Lex Ripuar ., tt. LVII, § 2. 7Luitpran., 5, 22, 23. 8Fuero Juzgo, lib. V, tt. VII, 1. 2. 9dem, ibd. 10dem, ibd., l. 15. 11 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 3. 12Concil. Agathense, Canon 56. 13dem, Canon 7. 14Concil. Epaonense, Canon 4. 15Concil. Toletan., Canon 9. (Aunque para los concilios de Espaa me he servido de las colecciones de Labb y de Aguirre, he dado la preferencia a la que recientemente se ha hecho en Madrid por D. Juan Tejada y Ramiro, bajo el ttulo de Coleccin de Cnones y de todos los Concilios de la Iglesia de Espaa y de Amrica. )

PAGE 358

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 354\ 354\ 354\ 354\ 354\16Concil. IV Aurelianense, Canon 9. 17Concil. I Hispalense, Canon 1. 18Concil. IV Toletan., Canon 67. 19Concil. IV Toletan., Canon 68. 20Concil. Emeritense, Canon 20. 21 Lex Baiuvar ., tt. XV, cap. VII. 22 Lex Frisson ., tt. II. 23Apndice a las Frmulas de Marculfo, Frmul. 58. 24 Lex Baiuvar ., tt. XV, cap. VII. 25Marculfo, Frmul ., lib. II, Frmul. 39 y 52. 26 Lex Longobard ., lib. I, tt. XXXIII, § 4. 27Ley 51 de Canuto. 28Ina, ley 3, y 14 de Canuto. Lo mismo dispusieron algunos concilios britnicos. 29Fuero Juzgo, lib. IX, tt. I, l. 10. 30 Lex Burgund ., Addit. II, cap. II. 31Fuero Juzgo, lib. VI, tt. I, l. 5. 32Fuero Juzgo, lib. XII, tt. II, l. 12, y lib. XII, tt. III, l. 18. 33Capitular., lib. VII, cap. CCLXXXVI. 34dem, lib. VI, cap. XIV. 35Ley 20 de Alfredo. 36Ruinardus in Append. oper. Gregor. Tourn., p. 1309. 37Chifle ium, in disquisit. de Ampulla Remensi, cap. III. 38Concil. III Aurelianense, Canon 20. 39Concil. Maticonense, Canon 7. 40Potgiesser, de Statu Servorum lib. IV, cap. V. 41 Ley Lombarda lib. XI, tt. XX. 42 Lex Ripuar ., tt. LXI, § 1. 43 Lex Burgund ., tt. LXXXVIII, § 2. 44 Lex Alaman ., cap. XVII. 45Capitular de Carlomagno, cap. VI, en el ao 787. 46Marculfo, Frmul ., lib. I, Frmul. 39, y lib. II, Frmul. 17 y 33. 47Gregorio de Tours, Histor ., lib. IX, cap. XXVI. 48 Lex Ripuar ., tt. LXI. 49 Lex Baiuvar ., Inscrip. del tt. IV, edicin de Walter, y tt. VII, cap. X. 50 Lex Burgund ., tt. LXXXVIII, § 2. 51Fuero Juzgo, lib. V, tt. VII, l. 1. 52Marculfo, Frmul ., ap. Frmul. 12. 53 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 5. 54Baluze insert esta escritura en sus notas a la obra de Reginon, intitulada De Disciplin eccles ., p. 628. 55 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 1.

PAGE 359

JOS ANTONIO SACO /355 /355 /355 /355 /35556Constit. de Tasiln, cap. X y XI, y la capitular a la ley bayuvaria del ao 798, cap. VI. 57 Lex Longobard ., lib. II, tt. XVIII, § 3. 58Wilkin’s, Leges Anglo-Saxonic 59 Lex Ripuar ., LVIII, § 1. 60Capitular del ao 816, cap. VI. 61Wilkin’s, Leges Anglo-Saxon ., ley de Witheredo, y el Canon 9 del Concilio Berghamstedense, celebrado en 697. 62 Lex Longobard ., lib. II, tt. XVIII, § 3. 63Capitular a la ley bayuvaria, cap. VI, hecha en el ao 798. 64Algunas frmulas de esta manumisin hecha en Germania, pueden verse en Goldastos, Antiquit Aleman ., tom. II, part. 1, no 7, y en Burchardo, lib. II, cap. XXVI. 65Baluze en el tomo II, pgina 964, inserta la escritura de una manumisin hecha de este modo. 66Concil. II Lemovicense, Sesin 2. 67Schannat., Tradit. Fuldens ., no 305. 68Hllase esta Constitucin en Reginon, De Disciplina Ecclesiastica lib. I, cap. CDIV. 69 Lex Salic ., tt. XXX, § 1 y 3. 70 Lex Ripuar ., tt. LVII, § 1. 71Vetus Glossar. Apud Bignon. in not. ad Formul. Sirmond. In Pithoei Glossario Verbor. obscur., que contiene la ley slica. 72Dacherius, Spicileg ., tom. XII, pp. 127-128. 73Eccard., inter Formul. Alsat. Legi Ripuar. subnex., no 4. 74Mabillon, De Re diplomat ., lib. VI, no 118. 75Guilliman., Rer. Helvetic ., lib. II, cap. XI. 76Martene Anecdot., tom. I, col. 104. 77Meichelbeck, Histor. Frising ., tom. I, p. 209. 78Constitut. de Tasil., cap. X, al fin, y XI. 79dem, cap. IX. 80 Leg. Longobard ., lib. II, tt. XXXIV, de Manumissionibus, § 1. 81Ley 225 de Rotharis, y lib. II, ley 3 de Luitprando. 82 Garathinx era el acto legal de la manumisin que se haca ante el juez. 83Rotharis, ley 225. 84Rotharis, l. 226. 85Beda, Histor Ecles ., lib. IV, cap. XIII. 86Smith’s Beda, App. 772. Eshelw. 482. 87Concil. Celchytense, Canon 10. 88Lingard, History of England tom. I, cap. IV. 89Luitpran., tt. VI, l. 12. 90dem, tt. VI, 1. 87. 91dem, 1. 2. 92Rotharis, 1. 28.

PAGE 360

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 356\ 356\ 356\ 356\ 356\93Fuero Juzgo, lib. VI, tt. I, 1. 5. 94dem, ibd. 95dem, ibd. 96 Leges Anglo-Saxon ., l. 229 y 270. 97Leyes de Eduardo, confirmadas por Guillermo, el Conquistador, en Wilkin’s, p. 201. 98Edictum Chlotarii II regis, in Concilio Parisiensi V datum 91 ann DCXV,§ VII. “ Libertos cujuscunque ingenuorum a Sacerdotibus juxta textus chartarum ingenuitatis su defensandos nec absque prsentia Episcopi aut Prœpositi Ecclesi esse judicandos, vel ad publicum revocandos ”. 99Baluze, t. II, p. 905. 100 Lex Burgund ., tt. LVII. 101Rotharis, l. 227, y Luitpran., tt. IV, ley 5. 102Wendelinus, in Gilossarium ad Legem Salicam 103Rotharis, 76-81, 83-87, 89-94, 96-102, 126 y 127 104Luitpran., tt. VI, l. 13. 105Rotharis, 239. 106Luitpran., tt. VI, l. 14. 107Rotharis, l. 263. 108dem, l. 154. 109Fuero Juzgo, lib. VII, tt. II, l. 2. 110dem, lib. V, tt. VII, l. 13. 111Concil. XIII Toletan., Canon 6. 112 Lex Ripuar ., tt. LXI, § 1. 113 Lex Burgund ., tt. LVII. 114Frmul. Marculf. Baluze Capitular. Regum francorum, tom. II, p. 423. Vanse tambin las frmulas de dicho volumen, pp. 424, 439, 444, 466 y 475. 115Marculf., Frmul., lib. II, Frmul. 23. Leges Longobard ., lib. II, tt. XXXIV, § 9. 116 Traditiones Fuldenses no 456, publicadas por Schanat. 117dem. Goldast., Antiquit Aleman ., tom. II, part. 1, no 5. Codex S. Emmerammi, cap. XLIV, CXXXIII, CXXXV y CXXXVIII. 118Apud Miraeum, Diplom. Belg., lib. I, cap. XXIX, y lib. II, cap. LXXXVIII 119Marculf., Frmul. lib. II, Frmul. 17. Mabillon, De Re Diplom ., Suplem. Append., part. 2. 120Vase la escritura que inserta Potgiesser en su obra De Statu Servorum etc., lib. IV, cap. VIII. 121 Lex Ripuar ., tt. LVII, § 4. 122Cap. V de la Capitular de Carlomagno del ao 805, aadida a la Ley Bayuvar ., tt. I, cap. IV. 123Capitular. Caroli Magni de Leg. Ripuar ., cap. VIII. 124 Lex Ripuar. tt. LVII, § 1. 125dem, LXII, § 2 y 9. 126Constitut. de Tasil., cap. IX.

PAGE 361

JOS ANTONIO SACO /357 /357 /357 /357 /357127Epstola I del papa Len Magno. 128Concil. V Aurelianense, Canon 6. 129Concil. IV Toletan., Canon 73. 130Capit. de Carlomagno, lib. VII, en Baluze, tom. I, p. 1038. 131Marculfo, Frmul. Apndic. en Baluze, tom. II, p. 440. 132Sirmond., Frmul., Frmul. 12. 133 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 1. Lex Alaman ., tt. XXIII, § 1. 134 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 1. 135Concil. IV Toletan., Canon 72. 136En 867, Rudesindo, obispo de Mondoedo, don al monasterio de Almerezo la Baslica sita en Armentia, territorio de Braga. Esta donacin se halla en la pgina 141, nota 43 de la Coleccin de Fueros Municipales y Cartas Pueblas de los reinos de Castilla Len etc ., por D. Toms Muoz y Romero. Madrid, 1847. De esta obra importante solamente se public el primer tomo, pues su autor careci de recursos para continuarla; y de desear es que algn buen espaol la prosiga, pues el laborioso y entendido autor que la comenz, termin sus das en temprana edad: prdida verdaderamente sensible para la historia de Espaa, pues era uno de los hombres que mejor conocan los orgenes de ella. 137Donacin de varias heredades, hecha al monasterio de Santa Eugenia de Gandiose en el ao de 1019, por Gutierre. ( Tumbo Viejo de Sobrado tom. I, fol. 43 vuelto.) 138Fuero Juzgo, lib. V, tt. I, l. 6. 139Fuero Juzgo, lib. V, tt. I, l. 6. 140Concil. IV Toletan., Canon 70. 141dem, Canon 68. 142Fuero Juzgo, lib. V, tt. VII, l. 18. 143Fuero Juzgo, lib. V, tt. VII, l. 9. 144 Lex Alaman ., tt. XXIII, § 22. 145dem, ibd., § 3. 146 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 13. 147dem, ibd., § 4. Lex Alaman ., tt. XVII, al fin. 148Wihtraed, ley 8. 149 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 1. 150dem, ibd. 151Aistulfo, 3. 152Luitprand., IV, § 5. 153Aistulfo, l. 2. 154Luitprand., tt. VI, l. 2. 155Aistulfo, ley 3. 156 Lex Ripuar ., tt. LVIII, § 9. 157 Lex Burgund ., tt. X, § 1 y 2. 158Constitu. de Tasis., cap. X. 159dem, cap. XII.

PAGE 362

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 358\ 358\ 358\ 358\ 358\160 Lex Alaman ., tt XVIII, § 1. 161“ Si autem servus sciente vel ignorante domino, secundum ea qu diximus, ex apso honore clericatus libertatem meritus postea eccelesiasticum ministerium reliquerit, et ad laicorum vitam transierit, domino suo in servitio tradatur ” 162Fuero Juzgo, lib. V, tt. VII, l. 13. 163dem, ibd., l. 20. 164dem, ibd., l. 9 y 10. 165dem, bd., l. 11. 166dem, ibd., tt, I, l. 6. 167dem, lib. III, tt. II, l. 4. 168dem, lib. VII, tt. VII, l. 17. 169dem, ibd., l. 20. 170Fuero Juzgo, lib. V, tt. VII, l. 9. 171Concil. I Arausicanum, Canon 7. 172Concil. Agathense, Canon 29. 173Concil. V Aurelian., Canon 7. 174Concil. Arvernense, Canon 7. 175Concil. III Toletan., Canon 6. 176Fuero Juzgo, lib. V, tt. VII, l. 12. 177Capitulare inserti anni Datum in Synodo cui interfuit Bonifacius, Apostolic Sedis Legatus, DCCXLIV 178 Lex Ripuar ., tt. I, § 1 y 2, y tt. LIII, § 1. 179dem, tt. LIII, § 2. 180dem, tt. VII. 181dem, tt. X, § 1, y tt. LXII, § 9. 182 Lex Baiuvar ., tt. II, cap. XX, § 2. 183Idem, ibd., § 1. 184Idem, tt. III, cap. XIII, § 1. 185Constitut. de Tass., cap. X y XI. 186dem, ibd. 187 Lex Baiuvar ., tt. IV, cap. XI. 188 Lex Alaman Addit., cap. XXII. 189 Lex Alaman ., tt. LXVIII, § 4, y Addit., cap. XXII. 190 Lex Alaman ., tt. I, § 68. 191 Lex Alaman ., tt. XVII. 192dem, ibd. 193 Lex Thuring ., tt. I, § 1 y 2. 194dem, ibd., § 2 y 3. 195dem, ibd., tt. IX. 196Luitpran., tt. IV, l. 2. 197Rotharis, l. 129.

PAGE 363

JOS ANTONIO SACO /359 /359 /359 /359 /359198 Lex Burgund ., tt. II, § 1. 199dem, ibd., § 2. 200 Lex Burgund ., tt. V, § 1 y 2. 201dem, tt. XXVI, § 1, 2 y 3. 202dem, ibd., § 5. 203dem, tt. XXXIII, § 1. 204dem, tt. V, § 4. 205Fuero Juzgo, lib. VI, tt. V, l. 3 y 5. 206Capitular de Carlomagno del ao 794, cap. XXI. 207Capitular del ao 789, en Baluze, tom. 1, p. 222. 208Luitpran., lib. V, l. 24. Ley 30 de Ludovico II, entre las lombardas. Capitular 136 de Carlomagno. 209Capitular de Aquisgran del ao 816, en Baluze, tom. I, p. 563. 210 Lex Salic emmendata tt. XI, y Capitular, lib. VI, cap. CCLXI. 211Capitular 22 de Aquisgran en el ao 789. 212Concil. III Aquisgranense, Canon 119. 213Capitular de Carlomagno, en Ansegisus, lib. I, cap. CXIV. 214Triades Forenses, Leges Wallice lib. IV, p. 307. 215Capitular de Carlomagno, lib. V, en Baluze, tom. I, p. 906. 216Capitular, lib. II, cap. LXXII. 217Theganus, Chor Episcopus Treverensis libro de Gestis Ludovici. 218Diploma de Carlos, el Calvo, en Dom. Bouquet, tom. VII, p. 449. 219Muratori, in Chronico Monasteri Benevent ., tom. VIII, Antiquit Rer. Italic 220Vita Sancti Sigisberti Austrasi regis, cap. V, § 14. 221Vida de San Eligio, en Dom. Bouquet, Script. Rer. Franc ., tom. III. 222Vida de Sta. Bathilde, en Dom. Bouquet, Script Rer Franc ., t. III. 223Vita Sancti Bercharii, en Dom. Bouquet, Script Rer Franc ., t. III. 224Hadr. Valesii, lib. XX, p. 219. Vita Sancti Philiberti. Gemeticensis abbatis. 225En las Decretales, c. De famulis Tit. de Servis non ordinandis, se lee: “ quidquid talibus extiterit debitum, aut quomodolibet collatum, eis in personas extraneas transmittere non licebit; sed omnia ad jus Ecclesi, qua manumissi sunt, post eorum obitum debeant pertinere ” 226Epist. Bonifacii ad Zachariam Papam en Script. Rer. Franc. tom. IV, p. 90. 227Vanse las Epstolas del papa Zacaras, y particularmente la dcima en la pgina 1519 del tomo VI de la Coleccin General de Concilios en Labb. Pepino en su Capitular publicada en el Concilio Vernense, reunido en 755, trat de reformar el clero. ( Script Rer Franc ., tom. V.) 228Concil. VI Tarraconense, Canon 1. 229Concil. Gerundense, Cnones 6 y 7. 230El ttulo del edicto es el siguiente: “ Karlomanni Principis Francorum Edictum de reformatione collaps Religionis Christians et Disciplin Ecclesiastic et morum cleri ac populi ” (En Baluze, Capitularia Regum Francorum tom. I, p. 150.)

PAGE 364

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 360\ 360\ 360\ 360\ 360\231Epist. Bonifac. ad Zachar. papam, sec. 3 Bened., tom. II, p. 54. Hadr. Valesii., lib. XXV, p. 550. 232Op. XXXI, c. 69. 233Andrs, en Puricelli de San Arialdo, II 234Ignrase el ao en que se reuni este concilio, y algunos creen que fue despus del 360. 235Concil. Gangrense, Canon 3, en Labb, Collect Conciliorum t. II, p. 414, y en Tejada, tom. I, p. 50. 236Labb, Collect Concil ., t. III, p. 1478. 237Concil. Agathense, Canon 46. 238Concil. I Aurelianense, Canon 2, en Labb, tom. IV, p. 1114. 239Concil. IV Toletan., Canon 43. 240Concil. VIII Toletan., Canon 5. 241Concil. IX Toletan., Canon 11. 242Concil. XVII Toletan., Canon 8. 243Tom. IX, Spicileg. Dacher p. 34. 244 Collectio antiq Canon ., lib. II, cap. XC, tom. XI, Spicileg Dacher Burchard Dcret., lib. III, cap. CLXXVI. Reginon, de Disciplin. Eccles., lib. I, cap. CCCLVII. 245Concil. Altheimense, Canon 38. 246Concil. V Paviense o Ticiense. 247 Dictionaire des Conciles Nouvelle dition, Pars, 1764.

PAGE 365

APNDICES APNDICES APNDICES APNDICES APNDICESI Colonias militares(Pgina 46.) Muchos siglos pasaron sin que Roma conociese las colonias militares. Debiose su origen a las guerras civiles, pues las tierras de los proscritos adjudicbalas a sus soldados el vencedor. Sila fue quien primero dio tan fatal ejemplo, repartiendo por su propia autoridad, entre 23 legiones, los opulentsimos municipios de Spoleto, Interamnium en la Umbria, Florencia en la Etruria, y Preneste en el Lacio. (Flor., lib. III, cap. XXII. Apian., Bel. civ ., I, 96 y 100.) Virgilio nos ha dejado en sus versos inmortales los lamentos de los infelices arrojados de los paternos campos por los soldados de Sila. (Virgil., Buclic ., I, V. 64 a 75.) Acostumbrados tales hombres al robo y al libertinaje aborrecan el trabajo, y disipando lo que les haba cabido en suerte, suspiraban por nuevas guerras civiles. Esto comprendi Catilina, y con sus espadas contaba para sus proyectos. (Salust., Catil ., 16 y 21.) Tierras reparti tambin Csar a sus soldados en Italia; y para dar fuerza a estos repartimientos, confirm los que hizo Sila (Cicer., Ad. Familiar ., lib. XIII, epst. 8); pero superior en talento a ste, procedi con ms circunspeccin, y sin despojar a los propietarios, coloc a sus veteranos en las tierras pertenecientes al Estado o a su propio dominio. (Apian., Bel. civ ., II, 94. Din Cas., XL, 54.) Establecer legiones enteras en un solo punto, era presentar un ejrcito formado a los ambiciosos que quisieran turbar el reposo pblico. Csar, por eso, separ a sus veteranos, dndoles tierras en distintos parajes (Sueton., Csar § 38); pues aunque esto presentaba el inconveniente de que los soldados se fastidiasen con el aislamiento en que se les pona, y enajenasen las suertes que se les haban dado, impedase a lo menos el peligro de rebeliones y alzamiento. A la muerte de Csar, preparadas estaban algunas colonias militares, y de ellas habla Apiano.

PAGE 366

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 362\ 362\ 362\ 362\ 362\ A propuesta de Antonio, habanse confirmado por senadoconsulto otras nuevas, y Cicern tema que se aumentasen si creca el poder de hombre tan peligroso. (Cicer., Philip ., IV, 3.) El triunvirato proscribi a muchos ciudadanos; y a los soldados que lo apoyasen, ofrecioles 18 de las ms ricas ciudades de Italia, como Capua, Benevento y otras. (Apian., Bel civ ., IV, 3.) El cumplimiento de estas promesas encontr gravsimas dificultades, pues de todas partes surgan quejas y reclamaciones. Los soldados exigan el cumplimiento de las promesas, y las ciudades prometidas decan con razn que la carga deba repartirse con igualdad entre todas las de Italia. (Apian., Bel. civ ., V, 12.) De este conflicto supo aprovecharse Antonio, pues atrajo a su partido a los soldados, ofrecindoles mejor botn, y a los italianos, la esperanza de mejor justicia. (Apian., V, 14, 19, 22 y 24.) Octavio con su astucia venci estas dificultades, pero a expensas de Italia, porque conociendo que los soldados se inclinaban a Antonio por su valor y proezas militares, viose obligado a comprar con liberalidades el afecto que aqullos no le tenan; y en vez de las 18 ciudades, entregoles casi toda la Italia, repartiendo las recompensas ofrecidas, no entre 28 legiones, sino 34 (Apian., V, 15, 22 y 53). Libre Octavio de rivales y amo ya del imperio, cambi de conducta; pues ni quiso emprender nuevas conquistas para dar tierras a los veteranos, ni menos turbar la tranquilidad de los propietarios. Public entonces un decreto mandando que los soldados recibiesen, al concluir sus servicios, una suma de plata de 5 000 dracmas para los pretorianos, y de 3 000 para los legionarios. (Din Cas., LV, 23.) Sin embargo, el mismo Octavio, que ya no se conoca sino bajo el nombre de Augusto, entreg a sus soldados los pases que haba quitado a los cntabros en Espaa y a los salasios cerca de los Alpes. (Din Cas., LIII, 2.) A la muerte de Augusto sublevronse las legiones de la Panonia al mando de Junio Bleso; y Percennio, autor de esta sedicin, dijo a los soldados que las tierras que se les repartan no eran sino speras montaas o pantanos insalubres. (Tcit., Annal ., lib. I, § 16 y 17.) Aun suponiendo que esta aseveracin fuese cierta, no era aplicable a las tierras que algunos emperadores dieron despus a los soldados acantonados en las fronteras del imperio. Alejandro Severo, Aureliano y Probo repartironles de los pases arrancados a los enemigos, casas, heredades y campos para cultivarlos, ora en las mrgenes de los ros, ora entre las montaas que de lmites servan (Lamprid., Alejandr Sev Flav. Vopisc., Aurelian dem, Prob .); y a veces acompaaron estos presentes de los animales y esclavos necesarios para las labores. Concedironseles estas tierras a perpetuidad, trasmitindose a sus herederos, sin que pudiesen en ningn caso enajenarlas, y bajo la condicin de que tanto ellos como sus descendientes se ejercitasen en las armas desde la edad de 18 aos. El repartimiento de estas tierras entre soldados era ventajosa al impe-

PAGE 367

JOS ANTONIO SACO /363 /363 /363 /363 /363 rio, porque los fijados en ellas tenan un inters en defender las propiedades que posean en los aledaos del imperio.II Socorros pblicos(Pgina 53.1) Por causas lamentables que ya hemos expuesto, acumulose en Roma inmensa turba de proletarios. Para impedir los excesos a que se hubieran entregado, o que no muriesen de hambre, preciso fue alimentarlos; y si esto, de una parte, socorri la miseria; de otra, foment la ociosidad. “Una muchedumbre, dijo Salustio hablando de la conspiracin de Catilina, una muchedumbre de jvenes del campo que no podan vivir sino pobremente del trabajo de sus manos, atrados por las liberalidades pblicas y particulares, preferan la ociosidad de Roma a un trabajo ingrato”. (Salust., Catil ., § 37.) De esas liberalidades diose el primer ejemplo bajo la repblica. Para socorrer la miseria del pueblo propuso el tribuno Cayo Graco, en el ao 628 de Roma, que a los pobres se vendiese el modius de trigo (8 litros, 67) al bajo precio de 5/6 de as; o sea, de 6 a 7 cntimos. De aqu naci la ley sempronia. Vino despus en 680 la ley cassia terencia fijando para cada menesteroso la cantidad de 5 modii al mes. As continuaron las cosas hasta el ao 695 de Roma, en que convirtindose en ley la propuesta que hizo el perverso tribuno Publio Clodio, se mand que el trigo que al pueblo se venda en la cantidad ya mencionada, se le diese gratuitamente. Tal fue la ley clodia; ley que con otras calific de pestes Cicern, y que menguaba casi en un quinto las rentas del Estado. (Cicer., Pro Sextio § 25.) Desde entonces comenz la costumbre de estos repartimientos gratuitos, llamados congiaria que duraron algunos siglos, pues en el cuarto y quinto de la era cristiana, los proletarios de Roma, Constantinopla y aun Alejandra, vivan unos a expensas del Estado y otros de las ventas a bajo precio de ciertos artculos alimenticios. ( Cd Teod ., lib. XIV, tt. XV, XVI, XVII, XIX, XXIV y XXVI.) Estas distribuciones gratuitas continuaron mensualmente, no obstante que Augusto intent reducirlas a tres por ao. Aureliano, despus que torn de la guerra de oriente, en vez de los 5 modii mensuales que se daban, reparti a cada pobre de Roma una corona de 2 libras de pan de excelente harina, aumentando despus en 1 onza cada artculo de la racin del pueblo. (Flav. Vopisc., Aureliano § 35 y 46.)

PAGE 368

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 364\ 364\ 364\ 364\ 364\ Tan considerable era el nmero de pobres alimentados gratuitamente, que en tiempo de Pompeyo ascendieron a 320 000. Csar los redujo a 150 000, tomando precauciones acerca de las personas que deban ocupar las plazas vacantes. (Sueton., Csar § 41.) La columna de Ancyre, compendiando los actos del reinado de Augusto, dice que aquel prncipe dio en su undcimo consulado 12 frumentationes de las que participaron ms de 200 000 personas. ( Columna de Ancyre III, 10 y 20.) A nombre del joven Marcelo incluy Augusto en uno de esos repartimientos a los nios menores de 11 aos, y desde entonces siempre lo hizo. (Din Cas., LI, 21. Sueton., August ., § 41. Fabretti, Inscript ., p. 235, no 619.) De Trajano a Marco Aurelio, conjetrase que subieron a 300 000; bien que ya no eran sino 155 000 en tiempo de Septimio Severo, emperador que tan solcito se mostr del abastecimiento del pueblo que, a su muerte, haba en los almacenes de Roma trigo para siete aos, a razn, de 75 000 fanegas por da. (l. Spart., Sever .) Pero de dnde sali tanto grano? Hase dicho con razn que el mundo entero trabajaba para Roma, y efectivamente Cerdea, Sicilia, Egipto y la provincia de frica, eran los graneros que surtan a Roma de trigo para alimentar a su hambrienta poblacin. Ni a trigo se limitaron las gratuitas distribuciones,2 pues con frecuencia se agregaron otros artculos. Csar, para ganarse al pueblo, aadi a la racin diaria 10 fanegas de trigo por cabeza, otras tantas libras de aceite, y 400 sestercios (72 frs. y cntimos.) Pag adems los alquileres de un ao en Roma, cuyo valor no exceda de 2 000 sestercios (387 frs. 50), y en el resto de Italia de 500 (96 frs. 85). Dio tambin un banquete pblico y una distribucin de carnes; liberalidad que repiti con extraordinaria suntuosidad en otro que dur cinco das por haberle parecido el primero poco digno de su magnificencia. (Din Cas., XL, 21. Sueton., Csar § 38.) Imitando Augusto a su predecesor, hizo igualmente al pueblo grandes donativos, dio baos gratuitos por un ao a hombres y mujeres, barberos en los das de fiesta y cantidades de dinero, pero sin pasar nunca de 400 sestercios ni bajar de 50. (Din Cas., XL, 43. Sueton., August ., § 41.) Pretendi el pueblo un da que se le diese vino; mas, Augusto public un edicto dicindole, que desde que su yerno Agripa surti a Roma de abundantes y buenas aguas, nadie poda quejarse de sed. (Sueton., August ., § 42.) De contrario sentir fue Aureliano, pues quiso comprar tierras incultas en la Etruria, plantarlas de vias, y dar al pueblo su producto; pero apartole de esta idea el prefecto del pretorio, dicindole: “Si damos tambin vino al pueblo, ya slo resta que le demos pollos y gansos”. (Flav. Vopisc., Aurelian ., § 47.) Para reprimir Tiberio las demasas del pueblo manifest al Senado que por su diligencia se haba introducido en Roma ms trigo que en tiempo de Augusto. (Tcit., Anal ., lib. VI, § 13.) No liberales, sino prdi-

PAGE 369

JOS ANTONIO SACO /365 /365 /365 /365 /365 gos, fueron Calgula (Sueton., Calg ., § 18), Nern y Domiciano. (Din Cas., LXI, 18.) De las prodigalidades del segundo dice Suetonio: “Cada da se distribuyeron al pueblo provisiones y regalos de toda especie: aves a millares, platos con profusin, billetes pagaderos en trigo, vestidos, oro, plata, piedras preciosas, perlas, cuadros, esclavos, acmilas, bestias salvajes, domesticadas, y en fin, hasta buques, islas y tierras”. (Sueton., Ner ., § ll.) No lleg a tanto Aureliano; mas, ya que no pudo dar gratuitamente vino al pueblo, como haba pensado, vendiselo barato en los prticos del templo del Sol, construido por l en Roma. Regalole adems, en varias ocasiones, tres congiaria tnicas blancas con mangas, fabricadas en diferentes provincias, tnicas de lino puro de frica y Egipto, y fue el primero que le reparti pauelos para aplaudir en los juegos. (Flav. Vopics., Aurelian ., 47.) Parece que los pauelos eran entonces muy estimados, porque en el exquisito regalo que Galieno hizo al emperador Claudio, inmediato antecesor de Aureliano, figuraron cuatro pauelos de Seraptis, ciudad de la Fenicia. (Trebel. Pol., Claud ., 17.) Esto no era ya socorrer la miseria, sino fomentar la holganza de un pueblo corrompido y envilecerlo ms de lo que estaba. Arrastrados por un torrente irresistible otros emperadores, de los que larga lista podra formarse, derramaron en la plebe gruesas cantidades de dinero, cuyo fatal ejemplo imitaron aun los buenos prncipes. Dones hizo Tito, repartiendo al pueblo billetes de lotera, con los cuales se ganaban caballos, otros animales, esclavos, vestidos y vasos de oro o de plata (Din Cas., LXVI, 25), y Trajano, sin ser tan largo, mostrose tambin generoso. (l. Spart., Adrian ., § 7.3) Desde la cada de la repblica, bien trataron Csar y Augusto de mejorar la msera condicin en que Roma y la Italia se hallaban. Acertadas medidas tomaron; conocieron los inmensos daos que al Estado ocasionaban los socorros pblicos que lo iban devorando; pero conociendo que no llevaran a cabo sus proyectos reformadores, hubieron de doblar la cerviz ante las leyes frumentarias; porque los males venan de muy atrs, haban echado hondas races, y tan diversas y mortales eran las causas que los producan, que ningn poder humano era ya capaz de salvar a Roma de su ruina inevitable.III Sobre las curias(Pgina 158.) No es del caso escribir un tratado completo sobre las curias: mi objeto slo es ampliar algn tanto lo que dije acerca de ellas.

PAGE 370

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 366\ 366\ 366\ 366\ 366\ Tan pesadas eran las funciones del curial, que para mantenerle en las redes de la curia, dironsele prerrogativas y honores. No pudo ser juzgado el curial fuera de su provincia sin mandato especial del prncipe: privilegio conservado en el Imperio de Occidente y que Justiniano confirm por la Novela CLI. Tampoco pudieron sus hijos ser echados a las bestias segn expresamente lo ordenaron los emperadores Diocleciano y Maximiano, no obstante la vocinglera del pueblo. ( Cod Just ., lib. IX, tt. XLVII, l, 12.) Como muchos decuriones se arruinaban con los gastos enormes que hacan en el servicio del Estado, ya desde los das de Marco Aurelio sealronse alimentos a los que en tal caso se hallaban. ( Dig ., lib. L, tt. II, l. 8, y tt. IV, l. 6.) Treinta aos en general fue la edad que fij Trajano para ser curial, bastando la de 22, si ya se haba desempeado alguna magistratura. (Plin., Epst ., lib. X, epst. 83 y 84.) Mandose despus que ni los menores de 25 aos ni los mayores de 55, fuesen compelidos a entrar en la curia ( Dig ., lib. L, tt. II, l. 11); mas, bajo el reinado de Severo y Antonino lcito fue a los padres presentar a ella a sus hijos en la infancia; bien que esta presentacin slo era un simple compromiso para cuando ellos llegasen a mayor edad, sin que recayese sobre los padres obligacin alguna ni diese a los hijos ningn derecho. ( Dig ., lib. L, tt. I, l. 21, § 6.) Tan gravosa era la curia que ya desde los das de Trajano mirbase con aversin (Plin., Epst lib. X, epst. 114 de Trajano a Plinio), y Adriano para llenar las vacantes que ocurran, viose obligado a mandar se llamase de nuevo, aunque compelindolos, a los que haban ya sido curiales. ( Dig ., lib. L, tt. IV, l. 14. § 5 y 6.) Esta escasez de hombres aptos para la curia abri las puertas de ella a muchos que antes se consideraban como indignos de ejercer sus funciones; y tales fueron los mercaderes y traficantes de utensilios ( Dig ., lib. L, tt. II, l. 12), los bastardos, si eran de buenas costumbres ( Dig ., lib. L, tt. II, l. 3, § 2), adquiriendo por este medio su legitimacin (Just., Novel. 89, cap. II), y hasta los hijos de mujer libre habidos con esclavo. ( Dig ., lib. L, tt. II, l. 9., Cod. Teod ., lib. XII, tt. I.) Estos hombres no eran en lenguaje de la ley una mancha para la curia, “puesto que a ella le es til tener su orden completo”. ( Dig., lib. L, tt. II, l. 3, § 2.) As fue que andando el tiempo, reclutronse curiales sin tener los bienes que antes se exigan ( Cod. Teod ., lib. VIII, tt. IV, l. 8), sacndolos de los gremios por bajos que fuesen, y llegndose al extremo de ser muchos condenados a la curia, lo mismo que se condenaba a diversas penas por delitos. Horrible fue la situacin del curial. Cada uno era responsable al fisco del impuesto que todos los miembros de la curia deban pagar, alcanzando su responsabilidad, no slo a sus bienes sino a su persona, pues de no pagar, sufra crueles azotes con correas emplomadas: penas de

PAGE 371

JOS ANTONIO SACO /367 /367 /367 /367 /367 que los emperadores Valente y Valentiniano eximieron a los diez primeros curiales, recomendando la moderacin y suavidad con que se deba aplicar a los dems. ( Cod Teod ., lib. IX, tt. XXXV, l. 2.) Suprimieron estos castigos en el ao 380 los emperadores Graciano, Valentiniano y Teodosio, y en 381, impusieron fuerte multa pecuniaria e infamia perpetua al juez que los aplicase ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 80 y 85); mas, restablecironlos para todos indistintamente en 385 y 387 ( Cod Teod ., lib. IX, tt, I, l. 15, y lib. XII, tt. I, l. 117.) Responsable el curial con todos sus bienes de las formidables exigencias del fisco ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 161), nada pudo enajenar sin motivos que le ahogasen, dice la ley: quibus strangulatur ( Cd Teod ., lib. XII, tt. III, l. 1 y 2. Cd Just ., lib. X, tt. XXXIII.) Si mora sin herederos legtimos, todos sus bienes pertenecan a la curia ( Cod Teod ., lib. V, tt. II, l. 1), pero si dejaba hijas no casadas ni desposadas con curiales, o los herederos eran extraos, entonces la curia tomaba una parte de la herencia, que si al principio fue la cuarta, extendiose despus hasta las tres cuartas. ( Cod Just ., lib. X, tt. XXXIV, l. 1 y 2. Just., Novel ., 101.) Si el colono estuvo vinculado a la tierra sin poder separarse de ella, lo mismo aconteci con el curial respecto de la curia, pues sta era su patria, su suelo natal ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 122 y 161), al que perteneca desde su nacimiento ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 122), atado por lazos y fuertes cadenas segn la frase de la ley. ( Cd Teod ., lib. XII, tt. I, l. 28, 44, 45, 58, 82, 84, 181, 184.) Eran, por tanto, su persona, su familia y su propiedad nombres puramente vanos, asemejndose en este sentido el curial al esclavo. Perteneciendo a la curia, el curial no pudo aspirar a otras funciones para eximirse de ella. Cerrsele, pues, la entrada en todo gnero de milicia ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 10, 11, 38, 88 y 120), y en el sacerdocio ( Cd Teod ., lib. XVI, tt. II, l. 3): disposicin severa de Constantino que fue despus templada por otros emperadores. Si para obtener la dignidad de senador o la de gobernador de provincia ocultaba su origen, el emperador Arcadio mand que se le arrestase, restituyese a la curia, y se le confiscase la mitad de sus bienes, con la obligacin de empezar de nuevo todos sus servicios. ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 159.) Adems, los curiales sus compaeros eran castigados con una multa por no haberlo denunciado. ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 110.) Contra estos rigores hubo, sin embargo, algunas excepciones. Ni suplente, aunque fuese su hijo, porque ste tambin era curial, ni vejez, ni dignidades elevadas, nada le exima de sus funciones curiales ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 118), pues en la curia deba siempre permanecer revestido de las insignias que tuviese para cumplir con sus deberes y no profanarse a s mismo. ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 122.) Prohibisele tambin permanecer en el campo, porque su ausencia po-

PAGE 372

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 368\ 368\ 368\ 368\ 368\ da daar a los intereses de la curia ( Cod Teod ., lib. XII, tt. XVIII, l. 1); y alejarse de ella por ningn motivo sin licencia formal ( Cod Just ., lib. X, tt. XXXI, l. 16), para que no le robase el tiempo que le deba ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 144.) Si mudaba de domicilio, pasando de una ciudad a otra, empeoraba su condicin, porque era curial de las dos, perteneciendo a la una por derecho de nacimiento, y a la otra por derecho de domicilio ( Cod Teod., lib. XII, tt. I, l. 12.) Contra el curial prfugo organizose un sistema de persecucin cual antes no haba existido, ni aun contra los mismos esclavos. Buscbasele en todos los gremios, en el colonato, en las minas y canteras, sin que de asilo le valiesen ni los palacios de los grandes ni los templos sacrosantos, llegando el rigor a tal punto, que los acogidos a stos no se consideraban por la ley como cristianos. ( Cod Teod ., lib. XIV, tt. III, l. 11.) Del refugio en que se hallaban pudo sacrseles por astucia o por violencia ( Cod Teod ., lib. IX, tt. XLV, l. 3), y sus ocultadores sujetos estaban a gravsimas penas; porque si clientes, condenados eran a la deportacin, y si esclavos, a la muerte. ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 50.) Si se casaba con esclava o colona, castigbasele con penas muy graves, porque como los hijos que nacan deban seguir la condicin de la madre, robaba a la curia los miembros que le pertenecan, si hubiese casado con otra mujer. ( Cod Teod ., lib. XII, tt. I, l. 6, y Cod Just ., lib. V, tt. V, l. 3.) Pero ms adelante se orden que los hijos de colona fuesen de la curia; y si de esclava se repartiesen en ciertos gremios. ( Novel ., I, del emperador Mayoriano.) Al contemplar cuadro tan lastimoso, bien puede decirse que si el curial no fue esclavo de algn individuo, fuelo ciertamente de la curia a que perteneca.IV Sobre los gremios(Pgina 164.) Despus de lo que hemos dicho acerca de los colegios o gremios en el Imperio romano, incurren en grave error los que desconociendo su origen, atribyenlos a invencin de la Edad Media en algunas naciones de Europa. No es, pues, extrao que hubiesen aparecido en Francia, si no antes, a lo menos desde Luis VII, quien vendi en 1160 el privilegio de cinco oficios ( Rglements des mtiers de Paris prface de Depping), y que al promedio del siglo XIII ya se hubiesen completamente constituido bajo el reinado de San Luis.

PAGE 373

JOS ANTONIO SACO /369 /369 /369 /369 /369 Hbolos tambin en Inglaterra, pero fueron ms bien de ndole mercantil que industrial, siendo entre ellos el ms notable y antiguo el de los tejedores de Londres. (Madox., Firma Burgi ., p. 180.) Italia fue el pas en donde tuvieron ms desarrollo y extensin, pero desgraciadamente se mezclaron en las turbulencias civiles que, por largo tiempo, desgarraron las ciudades de aquella nacin. (Muratori, Antiqui. Ital ., Dissert, LII.) As aconteci en Miln con las formidables corporaciones llamadas la Motta y la Credenza. Por los aos de 1266, las profesiones ms importantes de la repblica de Florencia ya haban formado 12 gremios. Los siete principales llamronse de artes mayores y fueron: 1 El de abogados y notarios. 2 De comerciantes de paos extranjeros. 3 De banqueros o cambistas de monedas. 4 De fabricantes de lana. 5 De mdicos y droguistas. 6 De fabricantes y tenderos. 7 De peleteros. A estos siete gremios permitiseles tener cnsules, capitanes y una bandera bajo la cual deban todos marchar en caso de insurreccin para mantener el orden de la ciudad, aunque a veces fueron instrumento de guerras civiles y anarqua en la misma Florencia. Las artes llamadas menores, aunque no obtuvieron al principio el privilegio de formar gremios, alcanzronlo despus. Tales fueron los paeros al menudeo, carniceros, zapateros, albailes, carpinteros, herreros y cerrajeros. Cinco fueron estos gremios en su origen; pero despus se aument su nmero, habiendo existido los primeros, a lo menos desde principios del siglo XIII. (Villani., cap. XIII. Ammirator ad annum 1204 y 1235.) Los reglamentos opresivos que rigieron todos los gremios, ocasionaron graves males a las artes y a los consumidores; y no obstante los clamores por su extincin, duraron en Toscana hasta la publicacin de los edictos de 1o y 3 de febrero de 1770, los cuales fueron confirmados por otro de 25 de noviembre de 1775. Librose, pues, aquel pas del azote de los gremios. Espaa, sobre todo Barcelona, tuvo tambin gremios de artesanos, y aunque no es posible fijar con precisin cuando empezaron en esta ciudad, es probable que su institucin se debe al reinado de Jaime I. En sus Memorias histricas sobre la marina comercio y artes de Barcelona mustrase Capmany muy partidario y apologista de los gremios; pero si viviera todava y reflexionara que las fbricas de Catalua estn hoy mucho ms adelantadas que nunca, sin que tales adelantamientos provengan de reglamentos ni gremios, sino tan slo del espritu de libertad industrial que las anima, entonces quiz modificara sus opiniones. No faltaron entendidos espaoles que desde el pasado siglo deplorasen los enormes daos que los gremios causaban al progreso de la in-

PAGE 374

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 370\ 370\ 370\ 370\ 370\ dustria, pues el conde de Campomanes observa en el tercero de sus Apndices a la Educacin Popular que la decadencia de las artes en Toledo, Sevilla y otras ciudades opulentas e industriosas fue coetnea a las exclusivas, a los preceptos tcnicos, y a otras muchas trabas que fueron autorizando las ordenanzas gremiales. Otro varn esclarecido, el seor Jovellanos, demostr con slidas razones los gravsimos perjuicios que a las artes espaolas haban ocasionado los gremios establecidos; siendo muy digno de atencin su informe dado a la Junta General de Comercio y Moneda, sobre el libre ejercicio de las artes en Madrid a 9 de noviembre de 1785 y publicado en el cuarto tomo de las obras de dicho autor, impresas en aquella capital en 1846. En la segunda edicin de los Cdigos Espaoles Concordados y Anotados hecha en Madrid de 1872 a 1873, hllase en el tomo IX, libro VIII, ttulo XXIII, relativo a los oficios, sus maestros y oficiales, la nota siguiente: “Nada de lo que en este ttulo se dispone, se halla en observancia. Ya por Real Orden de 1 de marzo de 1798 se dispuso que todas y cualesquiera personas pudieran trabajar en sus oficios y profesiones, sin otro requisito que el de hacer constar su pericia. En 8 de junio de 1813 decretaron las Cortes, que todos los espaoles y los extranjeros avecindados en la monarqua pudieran establecer las fbricas o artefactos que les acomodase, siempre que se sujetaran a las reglas de polica, y ejercer cualquiera industria u oficio, sin necesidad de examen, ttulo o incorporacin a los gremios respectivos. Este decreto de las Cortes qued anulado por Real Orden de 15 de junio de 1815, mandndose al mismo tiempo que se revisaran las ordenanzas gremiales para suprimir en ellas todo lo que pudiera causar monopolio y fuese perjudicial a las artes. En Real Orden de 20 de abril de 1818 se dispuso que el conocimiento de todo lo gubernativo y econmico de artes y gremios, y lo relativo a su fomento y prosperidad, dependiese de la junta particular de comercio de cada pueblo, y que de los asuntos contenciosos que pudieran producir sus medidas gubernativas, conociesen los tribunales consulares y no los juzgados reales ordinarios. Por Real Decreto de 20 de enero de 1834 se dictaron varias reglas a que deban sujetarse todas las ordenanzas, estatutos o reglamentos peculiares a cada ramo de industria fabril que regan a la sazn o en lo sucesivo se formasen; pero habiendo seguido, a pesar de ello, muchos pueblos observando las ordenanzas gremiales en el estado en que se hallaban, dispsose por Real Orden de 30 de julio de 1836 que no se observase ninguna de dichas ordenanzas, sin que fuese revisada en los trminos prevenidos. Por ltimo, en 6 de diciembre de 1836 se restableci el decreto de Cortes de 8 de junio de 1813, el cual se halla vigente. Las asociaciones que formen los artesanos para auxiliarse en sus desgracias o enfermedades u otro objeto de la misma naturaleza,

PAGE 375

JOS ANTONIO SACO /371 /371 /371 /371 /371 han de establecerse guardando lo prevenido en las reales rdenes de 19 de diciembre de 1835, 30 de julio de 1836 y 28 de febrero de 1839”.V Sobre los ttulos de nobleza en Roma(Pgina 157.) No fue la nobleza en Roma creacin del imperio, pues ella existi desde la repblica. Reconcentrose en el Senado, cuerpo fuertemente constituido y muy poderoso; pero fuera de l, los senadores no tuvieron potestad ni privilegios personales, bien que en particular gozaron de algunas distinciones puramente honorficas. (Tit. Liv., lib. XXXIV, § 44 y 54. Valer. Mxim., II, 4, 3.) Tampoco tuvieron preeminencia hereditaria a los honores por derecho de nacimiento, pues algunas familias que se perpetuaban en el Senado, debanlo a las magistraturas curiales y al escrutinio que de aquel cuerpo hacan los censores cada cinco aos. (Tit. Liv., lib. XXIII, § 23.) Establecido el imperio perdi el Senado sus grandes facultades y prerrogativas, y dejando de ser cuerpo poltico como antes, convirtiolo Augusto en cuerpo de nobleza, viniendo a ser este nombre y el de Senado enteramente sinnimos. (Tcit., Anal ., lib. I, § 88. Aurel. Vict., Helog ., Decio y Gord nept .) Todas las funciones pblicas transformronse desde entonces en ttulos y grados de nobleza, dndose oficialmente a los senadores, magistrados de primer orden, cnsules, pretores y gobernadores de provincia el tratamiento de viri clarissimi (varones clarsimos). As llam Plinio, el Joven a los cnsules desde los das de Trajano ( Epst ., lib. VII, 330); y denominacin semejante dieron otros autores a cnsules, gobernadores de provincia, jueces y a otros empleados. Adems del ttulo de clarissimus, inventronse dos ms: el de perfectissimus y el de egregius, siendo ste inferior a aqul. (Renier, Insc Alig ., 109 y 117.) Al paso que el imperio declinaba, multiplicronse los ttulos de perfectissimus y egregius, dispensndose ste a los gobernadores de provincia, procuradores del Csar, prefectos de legin y a otros personajes, segn lo demuestran algunas inscripciones de Renier y Orelli. De los tres ttulos mencionados no slo gozaron los titulares sino sus mujeres, hijos (Gruter., Inscr ., 417; Henzen, 5315, 6909; Orelli 3764) y sus descendientes ms remotos, con tal que el heredero no cometiese falta que le hiciera perder tal dignidad. ( Dig ., lib. I, tt. IX, l. 8, y Cd Just ., lib. XII, tt. I, l. 1.) Si Marco Aurelio no fue el autor de esta novedad, fue al menos el primero que le dio fuerza de ley. ( Cd Just ., lib. IX,

PAGE 376

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 372\ 372\ 372\ 372\ 372\ tt. XLI, l. 11) Decir con precisin y pleno conocimiento cules eran los privilegios de estas diferentes clases de nobleza, cosa difcil es. (Naudet, De la Noblesse etc ., chez les Romains .) Hasta los tiempos de Constantino no se conocieron ms ttulos de nobleza que los tres arriba mencionados; pero bajo de sus sucesores establecironse en el mundo oficial dos nuevas especies de nobleza, cuales fueron la de ilustre y respetable (spectabilis). El ttulo de ilustre aparece por primera vez en una ley de Constancio del ao 354. ( Cd Teod ., lib. XI, tt. I, l. 6.) Por ese tiempo o poco despus apareci tambin el ttulo de spectabilis que se coloc entre el clarsimo y el ilustre, diferencindose del primero en que ste se adquira por nacimiento, y el de spectabilis por eleccin, segn indican algunos escritos de Sidonio Apolinario. El grado de spectabilis diose a los condes, que eran los jefes de la fuerza armada en toda una provincia, y tambin a los duques. Los condes no existieron antes de Constantino, bien que encuntranse las semillas del condado (comitatus) desde la repblica. Cuando los pretores o procnsules iban a las provincias, acostumbraban llevar en su comitiva, no slo a los empleados del pretorio, sino a cierto nmero de amigos o personas que les servan de consejeros, o a veces a una especie de delegados, que vivan y medraban a expensas de los provinciales. Estos amigos decanse compaeros (comites) del pretor. Igual costumbre siguieron los emperadores en sus expediciones guerreras o en sus viajes; pero desde que Diocleciano se hizo adorar como Dios, alterose el ceremonial de la corte, y casi sacrilegio hubiera sido que algn mortal osara decirse compaero de los emperadores. Desaparecieron, pues, los ttulos de amigo: y de compaero, comes (conde), convirtindose ste en dignidad. (Amm. Marcel., lib. XIX, tt. XIII, y lib. XXI, tt. III.) Debiose esta transformacin al emperador Constantino, quien form condes de primer orden, de segundo y de tercero. (Euseb., Vita Constant ., IV, 1.) Los de primer orden equivalieron al principio a los clarsimos (Symm. V, epst. 76, Gothofr. ad Cod Teod ., lib. VI, tt. XX) y despus a los spectabilis pues que se les igual a los consulares. ( Cd Teod ., lib. VI, tt. XIII, XIV y XX.) Los condes de segundo orden equiparronse a los perfectsimos; y los de tercer orden, a los egregios, que eran los que formaban la nobleza inferior. Fueron condes de primer orden los consejeros de Estado (Orelli, no 3184), los gobernadores de las grandes provincias que concluan su gobierno ( Cd Teod ., lib. VI, tt. XIX, l. nica), los jefes de divisin de la cancillera imperial ( Cd Teod ., lib. IV, tt. XIII, l. nica), los profesores pblicos que enseaban en Constantinopla despus de 20 aos de ejercicio ( Cd Teod ., lib. VI, tt. XXI, l. nica), los mdicos del palacio imperial ( Cd Teod ., lib. VI, tt. XVI, l. nica), y los artistas y directores de trabajos pblicos. ( Cd Teod ., lib. VI, tt. XX, l. nica.) El ttulo de con-

PAGE 377

JOS ANTONIO SACO /373 /373 /373 /373 /373 de de segundo orden era la recompensa de servicios militares y palatinos ( Cd Teod ., lib. VI, tt. XIV, l. 2, y tt. XXVI, l. 17 y 18. Orelli, no 3172); y el de tercer orden se dispensaba a ciertos decuriones y miembros de algunos colegios o gremios. De advertir es, que los duques en aquellos tiempos se hallaban a la cabeza de alguna guarnicin, ya en las fronteras, ya en plazas fuertes, siendo todava inferiores a los condes. Hasta el reinado de Constancio tuvieron los duques el ttulo de perfectsimos; pero bajo de este mismo reinado ya fueron clarsimos, segn refiere Ammiano Marcelino. (Lib. XXI, tt. XVI.) En tiempos posteriores elevronse a grados ms altos, y en la Edad Media ya fueron superiores a los condes. Todas las especies de nobleza mencionadas hasta aqu gozaron de diversas ventajas y privilegios; pero siendo este Apndice una breve ampliacin de lo que he dicho en el texto de esta obra, no me detendr a enumerarlos, pudiendo los que ms noticias deseen sobre este punto, acudir al Cdigo Teodosiano a los de Justiniano y entre los autores que de esta materia han escrito al opsculo o memoria de Naudet, intitulada: Noblesse et Recompenses d’ honneur chez les Romains impresa en Pars en 1863.Notas1Este Apndice no corresponde a la pgina 63, sino a la 53, que es donde se habla de socorros pblicos. 2Sobre los socorros pblicos en Roma es recomendable el trabajo de Naudet, intitulado: Des secours publics chez les Romains Mm. de l’Acad. des Inscript., nouvelle srie, tom. XIII, p. 15. 3Brottier, en el tomo IV de su edicin de Tcito, public un manuscrito de la Biblioteca de Viena sobre las liberalidades de los emperadores romanos.

PAGE 379

NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO —A— Abblavius: 208. Abirn: 328. Abon Patricio: 327. Acacio, obispo: 111. Acantio: 38. Acilio Glabrio, Mario: 58. Adalberon: 278. Adn: 106. Adauco, san: 119. Adriano I, papa: 289, 309, 349. Adriano, Publio Elio: 119, 121, 122, 124, 125, 126, 127, 132, 155, 157, 159, 181, 182, 183, 187, 366. Aedhelstan: 250, 275. lius Cato: 21.

PAGE 380

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 376\ 376\ 376\ 376\ 376\Afranio Dexter: 124. Agapito: 244. Agatocles: 59. Agilolfo, Pablo (duque): 232. Agilulfiena, familia: 305. Agnello, obispo: 232. Agonis: 9. Agorastocles: 38. Agrcola, Cneo Julio: 186. Agripa, Marco Vipsanio: 364. Aguirre: 353. Agustn, monje: 232. Agustn, san: 40, 41, 96, 97, 98, 99, 102, 109, 132, 133, 139, 142, 171. Aimoino: 318. Aistulfo: 338, 339, 357. Alarico: 129, 133, 213, 253, 254. Alberto Marchio: 225. Alboin: 222. Alcimo, obispo: 218. Alejandro Magno: 141, 187. Alejandro, san: 109. Alejandro Severo: 77, 116, 119, 120, 123, 126, 135, 157, 159, 182, 187, 207, 362. Alejo Commeno: 128. Alfredo, el Grande: 250, 277, 287, 298, 326, 354. Alfonso, el VII: 261. Aluric, cannigo: 308. Allo, duque: 289. Amando, Gneo Salvio: 177. Ambrosio, san: 72, 95, 96, 97, 99, 105, 110, 133, 141, 165, 230.

PAGE 381

JOS ANTONIO SACO /377 /377 /377 /377 /377Amilcar Barca: 58. Ammiano Marcelino: 126, 129, 157, 210, 211, 212, 373. Anastasio I: 168, 171, 218. Ancyre: 364. Andrs, san: 349. Andrnico, Livio: 11. Aniano: 254. Aniceto: 56, 71. Annio Vero: 125. Anschario, arzobispo: 233. Ansegise, abad: 246. Antenio, Flavio Procopio: 71, 142. Antgene: 60. Antoco Gabino: 10. Antoco III: 40. Antoco. Ver Euno. Antonino Caracalla: 9, 15. Antoninos (los): 117, 136, 202. Antonino Po: 119, 120, 122, 123, 130, 157, 183, 366. Antonino, Vero: 187, 190. Antonio: 9, 52, 167, 362. Antonio Flix: 76. Antonio, san: 185. Apia: 91. Apiano: 41, 361. Apio Herdonio: 56. Apolonio: 62. Apuleyo, Lucio: 11. Aqueo: 61. Aquiles: 55.

PAGE 382

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 378\ 378\ 378\ 378\ 378\Aquilio, Cayo: 66. Arcadio: 78, 122, 133, 134, 155, 160, 161, 169, 174, 175, 183, 367. Archagato: 12. Archisso: 297. Aredio, san: 327. Argiripo: 38. Argos: 36. Arstides: 119. Aristnico: 62. Aristteles: 25, 27, 97. Arnobio: 71, 165. Arnoul: 227. Arporas: 76. Arriano, Flavio: 35. Artajerjes: 187. Aschbach: 258. Aso: 254. Astolfo: 251, 252. Atalarico: 278. Ataulfo: 214. Atenin: 64, 65, 66. Ateyo Fillogo: 10. Athelstan: 250, 331. tico, Tito Pomponio: 11. Atila: 216, 218. Augusto, Csar Octavio: 7, 11, 17, 20, 21, 22, 23, 24, 53, 55, 70, 72, 73, 74, 75, 124, 125, 155, 157, 158, 161, 165, 181, 182, 183, 186, 188, 205, 362, 363, 364, 365, 371. Aurelio Vctor, Sexto: 20. Austin: 146. Avieno, el Mayor: 244.

PAGE 383

JOS ANTONIO SACO /379 /379 /379 /379 /379Avieno, el Menor: 244. —B— Bacanales: 17. Baluze: 246, 247, 354, 355. Ballin: 36. Basilio: 128. Basilio, el Magno (san): 95, 97, 99, 103, 110, 142, 164, 185. Batilde, santa: 232, 290, 346. Batilo: 156. Bav, san. Ver Bavon, san. Bavon, san: 294. Belisario: 219. Benito de Aniane, san: 349. Benito de Nursia, san: 349. Benito VIII, papa: 350. Bera, conde: 260. Berchario, san: 232. Bernardo, san: 347. Bignon, Jernimo: 309. Blesio, Julio: 362. Blosio: 48. Blume, Federico: 253. Boileau, Esteban: 164. Bonifacio, conde: 215. Bonifacio, san: 233, 294, 346, 347, 348, 349, 353. Broccho: 209. Brottier: 373. Brunequilda: 232, 275. Bruto, Marco Junio: 10, 13. Burriel, Andrs Marco: 254.

PAGE 384

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 380\ 380\ 380\ 380\ 380\—C— Calgula: 365. Calixto: 107. Calpurnio Asprenas: 71. Cam: 98, 99. Cambelenus: 221. Cambrense, Geraldo: 291. Camilo: 205. Camilio Furio: 22, 67. Campone, abad: 299. Canciani: 330. Canciano, san: 109. Cancio, san. Ver Canciano, san. Cndido, presbtero: 232. Canino Galo: 22. Canuto de Dinamarca: 228, 250, 298, 320, 326, 354. Capitolino, Julio: 128, 206. Capmany, Antonio de: 369. Campomanes, conde. Ver Rodrguez, Pedro. Carbn, Onio Papirio: 52, 205. Cariberto: 221. Carino: 38. Carino, Marco Aurelio: 200. Carlomagno: 222, 223, 226, 233, 246, 247, 249, 253, 262, 272, 276, 281, 286, 289, 292, 294, 296, 297, 309, 320, 323, 327, 335, 344, 345, 349, 354, 356, 359. Carlomn: 246, 247, 294, 325, 349, 353. Carlos II, el Calvo: 227, 246, 269, 294, 299, 327, 329, 359. Carlos II, el Grueso: 329, 332. Carlos, el Simple: 246. Caro, Marco Aurelio: 187, 210.

PAGE 385

JOS ANTONIO SACO /381 /381 /381 /381 /381Casio Longino, Cayo: 10, 68. Cassidoro: 288. Catalina: 263. Catilina, Lucio Sergio: 55, 84, 167, 361, 363. Catn de tica: 55. Catn, el Censor: 12, 41, 44. Catn, el Anciano. Ver Catn, el Censor. Cecilio: 9. Cecilio Epirota: 10-11. Csar, Cayo Julio: 11, 12, 15, 53, 55, 71, 76, 82, 156, 173, 178, 186, 205, 228, 361, 364, 365, 371. Cesario, san: 103. Cibeles: 107. Cicern, Marco Tulio: 3, 10, 11, 15, 19, 23, 25, 41, 43, 51, 52, 55, 66, 67, 71, 72, 107, 116, 156, 167, 362, 363. Cipriano Mrtir, san: 99, 110. Circea: 117. Ciro: 10. Claudiano: 101, 132. Claudio, Apio Pulcro: 3, 49, 74. Claudio, Cayo Apio: 74. Claudio I, Tiberio Druso: 5, 7, 11, 15, 43, 75, 76, 107, 121, 186, 365. Claudio II: 209. Cleandro: 77. Clemente Alejandrino, san: 95, 96, 99, 101, 105, 110, 185. Clemente de Alejandra. Ver Clemente Alejandrino, san. Clemente Romano, san: 110. Clemente, san: 109. Clen: 61. Clodio Glaber: 67. Clodio, Publio Apio: 363.

PAGE 386

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 382\ 382\ 382\ 382\ 382\Clodoveo I: 219, 220, 221, 244, 248, 351. Clodoveo II: 232, 288, 299. Clotario I: 220, 221, 294. Clotario II, el Joven: 283, 299, 331. Clovis. Ver Clodoveo I. Cluverius, Felipe: 222. Cnut. Ver Canuto de Dinamarca. Coln, Cristbal: 88. Columela, Lucio: 42, 45, 166. Comano: 61. Cmodo, Lucio: 5, 77, 156, 174. Conrado I de Germania: 352. Conrado III de Germania: 224. Conrado IV de Germania: 229. Constancia: 327. Constancio I Cloro: 78, 166, 174, 210, 372, 373. Constancio II: 126, 157. Constancio III: 140, 141. Constantino I, el Grande: 5, 17, 18, 39, 88, 95, 117, 119, 120, 123, 124, 125, 127, 128, 130, 131, 133, 134, 135, 137, 139, 140, 157, 158, 161, 162, 163, 166, 168, 170, 175, 181, 184, 189, 210, 257, 367, 372. Cornelia: 48. Cornelio Epicado: 10. Cornelio Nepos, Cayo: 10. Cossinio: 67. Crassicio, L.: 11. Craso, Marco Licinio: 49, 52, 68, 69, 70. Creador, Ver Dios. Crisipo: 38. Crisippo Vettio: 10. Crispiniano, san: 185.

PAGE 387

JOS ANTONIO SACO /383 /383 /383 /383 /383Crispino: 185. Crisgeno: 42. Cristo. Ver Jesucristo. Crixo: 67, 68. Cromancio, san: 109. Cronos: 15. Cubert, arzobispo: 353. —CH— Chadoindus: 244. Childeberto II: 223, 232, 272, 275, 283, 287, 327. Childeberto III: 328. Chilperico: 219. Chindasvinto: 255, 256, 258, 259. Chlodwig. Ver Clodoveo I. Chrodegand, obispo: 349. —D— Dagoberto I: 244, 247, 248, 299. Damiano, Pedro: 349. Damfilo: 59, 60. Daniel: 98. Datn: 328. Decio: 12, 205, 208. Demstenes: 71. Deogracias, obispo: 230. Dicano, Paulo: 208, 222. Daz, Fernando: 263. Diocleciano: 109, 119, 120, 127, 129, 130, 136, 137, 145, 155, 157, 166, 171, 177, 178, 188, 209, 210, 213, 366, 372. Diodoro de Sicilia: 56, 57, 60, 61, 64, 228. Difanes: 48.

PAGE 388

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 384\ 384\ 384\ 384\ 384\Din Casio: 63. Din Crisstomo: 26, 27. Din de Siracusa: 57. Dionisio de Halicarnaso: 20, 21. Dionisio, el Joven: 57. Dionisio, el Viejo: 58. Dionisio, obispo: 229. Dios: 18, 89, 90, 91, 92, 93, 95, 96, 97, 98, 99, 100, 101, 102, 103, 106, 107, 108, 109, 119, 185, 221, 224, 230, 232, 233, 252, 257, 289, 295, 308, 325, 326, 328, 334, 336, 346, 350, 353, 372. Doctor. Ver Agustn, san. Domicia Lpida: 70. Domiciano, Tito Flavio: 77, 182, 186. Domicio, Enobardo: 66, 125, 365. Donati: 9. Dorctulf: 275. Duck, Arturo: 120. Ductius: 59. Duilo, Cayo Nepote: 57. Dula, santa: 102. Dunstan, san: 350. Dutillet, Juan: 243. —E— Eadrices: 250. Edelwalch: 331. Edgar: 298. Edgardo, el Pacfico: 228, 250, 350. Edmundo: 250. Eduardo I, el Viejo: 250, 281, 356. Eduardo II, el Confesor: 250, 251.

PAGE 389

JOS ANTONIO SACO /385 /385 /385 /385 /385Eficio Calvino: 11. Egica: 256. Egilsig: 308. Egmund: 331. Elfgitha: 308. Elfiva: 331. Eliano: 177. Eligio, obispo: 232, 346. Elio Marciano: 122. Eloy, san: 290. Emilio, L.: 73. Enomao: 67. Enrique I de Inglaterra: 229, 267, 270, 287, 291. Enrique II de Inglaterra: 278, 352. Enrique de Portugal: 88. Enrique, el Cazador: 294. Enrique, el Len: 225. Epafrodita: 11, 27. Epicteto: 11, 12, 27, 35. Epicuro: 40. Epifanio, san: 218. Eriberto: 269. Eric: 225. Ermentrudis: 327. Erpinus: 221. Ervigio: 256, 258, 259, 333. Escipin, el Africano: 20, 48. Escipin, Emiliano: 48. Escolstica: 297. Escribonia: 11.

PAGE 390

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 386\ 386\ 386\ 386\ 386\Escribonio Afrodisio: 11. Esculapio: 121. Espartaco: 67, 68, 69, 70, 84, 92. Esp. Casio: 46, 47. Espurio Postumio: 48. Estacio, Cecilio: 11. Estertinio, Lucio: 12. Etelbaldo: 350. Etelberto: 249. Etelredo I: 331. Etelredo II: 250, 298, 320. Eterio: 10. Eudes: 246. Eudoxia: 109. Eufrasia, santa: 186. Eumenes: 62. Eumenio, san: 124. Euno: 60, 61, 62. Eurico: 215, 253, 254. Eusebio: 126. Eustaquia: 186. Eustato de Armenia: 104, 351. Eutropio: 187, 214. —F— Fabiano Blando: 11. Fabio, el Censor: 73. Fabiola: 109. Fabretti, Rafael: 9. Faileube: 273. Fannio Saturnino: 39.

PAGE 391

JOS ANTONIO SACO /387 /387 /387 /387 /387Fecenia Hispala: 17. Federico II: 229. Fedro: 11, 78. Felicsimo, san: 164. Fernando III, el Santo: 258, 263. Fernando, san. Ver Fernando III, el Santo. Feronia: 15. Ferrarenci, Jorge: 269, 270. Feuerbach, profesor: 244. Filemn: 91, 92, 142, 183. Filiberto, san: 346. Filipo: 52, 53. Findan, S.: 227. Flaminio, Cayo: 73. Flavio: 74, 154. Flora: 41. Floranes, Rafael: 263. Florentino: 117. Floro, Lucio Anneo: 40, 61, 68. Fortunato, obispo: 231. Fox, Jorge: 89. Fredegario: 237. Fusio. Ver Furio, Camilo. —G— Gada: 308. Galba, Servio Sulpicio: 71, 77. Galeno: 201. Galerio, Valerio Maximiano: 119, 145, 188. Galieno: 177, 189, 209, 365. Gall, san: 221, 248.

PAGE 392

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 388\ 388\ 388\ 388\ 388\Ganthacar: 214. Garamanno, duque: 290. Gaudencio, obispo: 101, 299, 325. Gaupp, Ernesto Teodoro: 245. Gayo: 15, 34, 116, 122, 254. Geiserico: 215, 216, 230. Gelasio I, obispo: 142. Gelio: 68. Geln: 58, 59. Germn, obispo: 230. Gerencio: 214. Gibbon, Eduardo: 18, 111, 117, 119, 166, 210, 216. Gislae: 327. Gisolfo, duque: 232. Gnifn, Marco Antonio: 11. Godemar: 245. Godofroi. Ver Gotofredo, Jacobo. Goiarico, conde: 254. Gordiano III: 77, 129, 137, 207, 208. Gori, Antonio Francisco: 9. Gotofredo, Jacobo: 167, 184, 195, 199. Gracia: 265. Graciano: 127, 131, 367. Graco, Cayo: 48, 51, 52, 363. Gracos (los): 23, 52, 53. Graco, Tiberio: 48, 49, 50, 51, 52. Gregorio de Niza, san: 96. Gregorio de Toura, san: 303, 327. Gregorio Magno, san: 139, 231, 232. Gregorio Nacianceno, san: 95, 96, 97, 99, 103, 142, 164.

PAGE 393

JOS ANTONIO SACO /389 /389 /389 /389 /389Gregorio II, papa: 233, 294. Gregorio III, papa: 233. Gregorio VII, papa: 287. Grimoaldo I, duque de Baviera: 252, 307. Grinwald: 278. Grotius, Hugo de: 222, 332. Gruter: 9, 29. Guido: 292. Guillermo I, el Conquistador, de Normanda: 228, 251, 275, 287, 298, 307, 312, 322, 356. Guillermo II de Inglaterra: 251. Gundebaldo de Borgoa: 218, 244, 245. Gunilda: 308. Guthruno: 281. Guizot, Franois: 242. —H— Haenel, Gustavo: 151, 152. Hallam: 246. Hctor de Trautmansdorff: 287. Heliogbalo: 77, 126, 182. Henry: 307. Herberdi: 308. Hermeros: 15. Hermes: 109. Hermias: 60. Herold: 243. Hertha: 204. Higinio, Cayo Julio: 11. Hilario, san: 97. Hipcrates: 12.

PAGE 394

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 390\ 390\ 390\ 390\ 390\Hipseo, Lucio: 61. Hirpini (los): 42. Hlodhaer: 250. Honorio: 5, 78, 131, 132, 133, 140, 155, 158, 160, 163, 169, 171, 172, 174, 175, 183, 213, 214, 215. Hugo: 120. —I— Ignacio Mrtir, san: 96. Ina, rey de Wessex: 228, 250, 298. Ine. Ver Ina, rey de Wessex. Isidoro, san: 28, 254, 348. —J— Jaime I de Aragn: 262, 369. Jerjes: 58. Jernimo, san: 39, 95, 101, 104, 214, 236. Jesucristo: 12, 19, 20, 21, 24, 26, 33, 48, 56, 57, 58, 76, 88, 89, 90, 91, 93, 94, 95, 96, 97, 98, 99, 104, 106, 117, 118, 185, 187, 189, 190, 231, 232, 288, 298, 325. Jess. Ver Jesucristo. Johannaces: 297. Jornandes: 208, 209, 219, 236. Joseph: 96. Jovellanos, Gaspar Melchor de: 370. Juan Crisstomo, san: 71, 96, 97, 100, 101, 102, 105, 106, 110, 128, 129, 133, 158, 171, 185. Juan II: 263. Juan V, papa: 232. Juan VII, papa: 232. Jualiano, el Apostata: 109, 134, 183, 210. Justiniano: 8, 15, 16, 17, 18, 20, 34, 123, 126, 127, 131, 132, 133, 135, 137, 140, 141, 142, 143, 144, 145, 146, 147, 167, 168, 169, 171, 172, 175, 218, 219, 222, 251, 339, 344, 366, 372.

PAGE 395

JOS ANTONIO SACO /391 /391 /391 /391 /391—L— Labb: 353. Labeon, Marco Antstico: 116. Lactancio, Firmiano: 108. Larea: 75, 182. Lantfried, duque: 248. Largio Macido: 128. Lea, santa: 109. Le Blant, Edmond: 115. Leneo: 10. Lntulo Baciato: 61, 67, 68. Len: 142, 224. Len, esclavo: 269, 270, 311. Len I, el Grande: 71, 125, 135, 153, 335, 357. Len, el Sabio: 126, 143, 164. Len Magno. Ver Len I, el Grande. Leonida: 37, 38. Lenidas: 67. Leovigildo: 254. Lpido, Marco Emilio: 23. Lewis: 308. Libanio: 125, 133, 177, 184. Lbano: 37, 38. Licinio Esteln, Cayo: 48, 49, 50. Licinio Nerva: 63. Lidus: 39. Lindenbrogio: 247, 309. Livia: 7, 21. Lotario I: 253, 269. Lucas, san: 90.

PAGE 396

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 392\ 392\ 392\ 392\ 392\Luciano de Samosata, san: 54. Lucrecio, Tito Caro: 24. Lculo, Lucio Licinio: 62, 65, 66, 69. Ludovico Po. Ver Luis I de Francia. Ludovico II: 292, 339. Luis II, el Joven, de Alemania: 253. Luis, el Tartamudo: 246. Luis, le Dbonnaire. Ver Luis I de Francia. Luis I de Francia: 246, 253, 260, 269, 276, 289, 301, 310, 327, 328, 344, 345, 349, 359. Luis IV de Baviera: 287. Luis VII, el Joven, de Francia: 368. Luis IX de Francia: 164, 368. Luis, san. Ver Luis IX de Francia. Luitprando: 251, 252, 257, 278, 285, 332, 338, 342. Lupicio: 212. Lupo: 290. —M— Mabillon, Juan: 309. Macabeos (los): 141. Macelino. Ver Macrino, Marco Opilio. Maerino, Marco Opilio: 128, 207. Macrobio: 129, 132. Magnus: 248. Mai, abad: 57. Maine, Sumner: 116. Majencio, Marco Aurelio Valerio: 189. Malmisbury, Guillermo: 290. Manass, presbtero: 141. Mancinio, Cayo Hostilio: 48.

PAGE 397

JOS ANTONIO SACO /393 /393 /393 /393 /393Manilio, Cayo: 61. Manlio Capitolino, Marco: 15. Manuel, Miguel de: 254. Marangori: 108. Marcelo, Cayo Claudio: 364. Marcelo Esernino: 10. Marcial, san: 328. Marciano, Flavio: 17, 138, 254. Marco Antonio: 23. Marco Aurelio: 18, 137, 156, 165, 174, 206, 364, 366, 371. Marco Cossucio Cerdon: 10. Marco Ticinio: 64. Marculfo: 267, 296, 309, 319, 325, 327, 335, 336. Mariana, Juan de: 190, 253, 254, 259. Mario, Cayo: 55, 63, 66, 72, 205. Marlhein: 275. Martina, santa: 104. Martnez Marina, Francisco: 254, 255, 257. Masdu; 253. Mauricio: 223, 224. Maximiano, Aurelio Valerio M.: 178, 210, 366. Mximo, Claudio: 212. Mayoriano: 254, 368. Mecenas, Cayo Clinio: 156. Megalis: 59. Mela, Pomponio: 228. Melania, santa: 109. Melisso, C.: 11. Mello: 258. Menecme Sosicles: 37.

PAGE 398

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 394\ 394\ 394\ 394\ 394\Menucio Vettio, Tito: 62. Merula, Cornelio: 57. Mesas. Ver Moiss. Messenion: 37. Miciejowski, W. A.: 224. Milfin: 38. Mine, S.: 146. Minucio Flix, Marco: 95. Misiteo: 77. Mohamed: 226. Moses: 141, 227. Moissac: 237. Mommsen, Teodoro: 147, 195. Montano: 230. Montesquieu, Carlos de Secondant (conde de): 73, 120, 262. Morales, Ambrosio de: 309. Moroveo: 219. Mummnio, Lucio: 68. Murena: 116. Muratori, Ludovico Antonio: 9, 10, 28, 75, 194, 269, 297. —N— Narciso: 76. Narss: 219. Naudet: 373. Neren: 55. Nern: 5, 9, 11, 15, 27, 42, 44, 70, 71, 77, 117, 118, 121, 124, 155, 156, 157, 186, 365. Nicforo: 139. Nicomedes: 63. Nigelo, Ernaldo de: 260.

PAGE 399

JOS ANTONIO SACO /395 /395 /395 /395 /395No: 98. Numa Pompilio: 159. —O— Octavia: 11. Octavio, M.: 51, 55, 70. Octavio. Ver Augusto, Csar Octavio. Odoachar: 217, 218, 266. Odoacre: 188. Offa, rey de Mercia: 250. Omri: 141. Onsimo: 91, 92, 107, 142. Opilio, Aurelio: 10. Orelli, Juan Gaspar de: 161, 194, 371. Orosio, Paulo: 190, 205. Ortolan, Jos Luis: 13. Osterio Scapula: 7. Otacilio Pilito: 10. Otn, Marco Salvio: 55, 73. Otn I, el Grande: 224. Otn II: 224. Otn III: 224. Otn IV: 287. Ovinio, mrtir: 109. —P— Pablo, san: 36, 90, 91, 92, 106, 111, 112, 117, 118, 185, 351. Plicos: 59, 63, 65. Pallas: 76. Pancirolli, Guido: 199. Papiniano: 157, 254. Pascual I, papa: 233.

PAGE 400

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 396\ 396\ 396\ 396\ 396\Pascual II, papa: 287. Pterculo, Cayo Veleyo: 20. Patricio, san: 230, 290. Paula: 109, 186. Paulino de Nola, san: 97, 111. Paulo, Julio: 127, 138, 140, 251, 254. Pedanio Secundo: 44, 124. Pedro, conde: 226. Pedro, san: 90, 96, 99, 185. Pepino, el Viejo: 221, 222, 223. Pepino, el Breve: 246, 253, 269, 347, 349, 359. Percennio: 362. Petigny, Francisco Julio de: 264. Peyron, Vctor Amadeo: 169. Philipps, Jorge: 258. Pilade: 156. Pilatos, Poncio: 118. Po I, san: 108. Pisn: 61. Pistoclere: 39. Plauto, Tito Marcio: 3, 36, 37, 38, 80. Plinio, el Joven: 27, 54, 78, 118, 124, 128, 366, 371. Plinio, el Naturalista: 10, 11, 12, 36, 42, 78, 202, 203. Plinio, el Viejo. Ver Plinio, el Naturalista. Plutarco: 28, 49, 51, 67, 68, 205. Polibio: 76. Polin, Cayo Asinio: 10. Polin, Trebelio: 209-210. Politimo: 10. Pompeyo, Cneo Pompeyo Magno: 10, 11, 55, 69, 70, 364.

PAGE 401

JOS ANTONIO SACO /397 /397 /397 /397 /397Pompeyo Sexto: 55, 73. Poncio Aufideano: 39. Popelio Lenas, M.: 48. Posides: 76. Postumio, Livio: 8, 17, 58. Potamienna: 102. Potgiesser: 356. Potter, J.: 112. Prisca: 145. Prisco, Neracio: 125. Priscos: 216. Probo: 165, 362. Procopio: 208, 216, 219, 224. Prudencio: 150. Prudencio, Aurelio Clemente: 133. Publio Conio: 64. Pudente, san: 108, 109. —Q— Quadrato, obispo: 119. Quintiliano, Marco Fabio: 38. Quintilio Varo: 205. Quinto: 69. Quinto Curcio, Rufo: 54. —R— Rachis: 251, 252, 278. Radagasio: 213. Ramiro, rey de Asturias: 226. Recaredo I: 348. Recesvinto: 255, 256, 257, 258, 259. Redentor. Ver Jesucristo.

PAGE 402

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 398\ 398\ 398\ 398\ 398\Reginon: 354. Reinold: 308. Remberto: 234. Remigio, san: 327. Remmio Palemn: 11, 12. Renier: 371. Rodrigo, arzobispo: 260. Rodrigo, don: 255, 260. Rodrguez, Pedro: 370. Roger, cannigo: 329. Romano Patricio: 222. Rmulo: 73, 189. Rmulo Augstulo: 217. Roscio Amerino, S.: 42, 156. Rossi, Juan Bautista de: 108. Rotharis: 251, 252, 264, 285, 306, 307, 330, 342, 356. Rozire, de: 268, 309. Rudesindro, obispo: 357. Rupilio, general: 61, 62. Rutilio: 6, 77. —S— Sabino, Julio: 122. Sacrovir: 55. Salomn, general: 219. Salustio, Cayo Crispo: 10, 41, 72, 363. Salvador. Ver Jesucristo. Salviano, san: 101, 129, 176, 177. Salvio: 64, 65, 66. Sanila: 260. Sarapion: 61.

PAGE 403

JOS ANTONIO SACO /399 /399 /399 /399 /399Saturnino: 55. Saturno. Ver Cronos. Satyro: 66. Savigny: 167, 173, 174, 245, 247, 248, 251. Sceledre: 37. Scevola, Mucio: 49. Schilter: 243. Scrofa: 69. Sebastin, san: 109. Secunda: 4. Segismundo: 245. Sem: 99. Sempronio Graco: 73-74. Sneca: 3, 4, 11, 12, 17, 25, 26, 81, 121, 129, 167. Sentius Saturnius, C.: 21. Seor. Ver Dios. Septimia: 275. Servilio, Cayo: 66. Servilio Rulo: 43, 51, 84. Servio Tulio: 12, 73. Severo, Lucio Septimio: 9, 119, 187, 254, 364, 366. Sevio Nicanor: 10. Sexto Rufo: 187. Sexto Rulo: 42. Seyfridus: 287. Siagria: 218. Sicariis: 125. Sidonio Apolinario, obispo: 210, 372. Siegebert, rey de Colonia: 220. Sigeberto: 248.

PAGE 404

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 400\ 400\ 400\ 400\ 400\Sigherada: 297. Sigisberto III: 346. Sila, Lucio Cornelio: 10, 42, 55, 361. Silano, Marco Junio: 205. Smaco, Quinto Aurelio: 133. Simplicia: 142. Simpliciano, arzobispo: 97. Simplicio, san: 32. Sirmond, Jaime: 254, 269, 309, 336. Siro, Publio: 11. Sisebuto: 256. Sisenando: 255. Sismondi, Leonard: 210. Sisnando. Ver Sisenando. Smaragdo, abad: 233. Spon, Jacobo: 9. Staberio Eros: 9, 10. Stilicn: 132, 213. Strabn, Cayo Fannio: 57, 202, 228. Suetonio Tranquilino, Cayo: 10, 11, 117, 121, 125, 157, 190, 200, 365. Sulpicio Severo: 72. Syagrius: 220. —T— Tcito, Cornelio: 3, 38, 43, 45, 55, 76, 77, 118, 172, 202, 203, 204, 206, 207, 208, 363. Tarquino: 13, 188. Tasiln, duque: 247. Telmaco, monje: 133. Tecla, santa: 104. Tejeda y Ramiro, Juan: 253.

PAGE 405

JOS ANTONIO SACO /401 /401 /401 /401 /401Teodoberto, rey de Austrasia: 219, 248. Teodora: 17, 180. Teodorico: 218, 220, 241, 244, 247, 248, 251, 253, 268, 287. Teodorico, marqus de Misnia: 287. Teodoro, arzobispo: 268. Teodoro Estudita, abad: 233. Teodosio I, el Grande: 5, 122, 126, 130, 131, 132, 133, 140, 158, 161, 163, 175, 183, 213, 251, 254, 367. Teodosio II: 141, 216. Tefilo: 148. Tefilo, prelado: 257. Terencio: 11, 78. Tertuliano: 95, 117, 119. Thomas: 231. Tiberio: 11, 12, 18, 19, 21, 40, 42, 48, 70, 76, 117, 118, 156, 165, 172, 364. Ticiano, Cayo: 63. Tillemont: 184. Timagene: 11. Timoteo, san: 91, 92. Tirn: 11. Titinio, Cayo. Ver Ticiano, Cayo. Tito Livio: 15, 17, 48, 56, 58, 73, 91, 92, 125, 141, 190, 365. Todopoderoso. Ver Dios. Tolomeo: 228. Trajano, Marco Ulpio: 19, 27, 78, 109, 118, 130, 186, 187, 364, 365, 366, 371. Tranin: 37. Trifn. Ver Salvio. Troplong, Raimundo Teodoro: 120. Turio Curtisio: 70.

PAGE 406

HISTORIA DE LA ESCLAVITUD 402\ 402\ 402\ 402\ 402\Turk: 245. Tzimiscs, Juan: 293. —U— Ulpiano: 15, 34, 116, 117, 120, 126, 127, 144, 157. Ulpio Crinito: 164. Umbricia: 121. Ursus. Ver Alberto Marchio. —V— Valente: 9, 126, 131, 174, 175, 212, 367. Valentiano I: 5, 9, 122, 131, 133, 134, 161, 169, 170, 179, 214, 254, 367. Valentiano III: 17, 130, 137, 189, 215. Valeria: 146. Valeriano: 209. Valerio Mximo: 20. Valgio: 42. Varino Publio: 67. Vario: 63. Varrn, Marcos Terencio: 25, 43, 44, 45, 48, 154. Veleyo Rufo: 7. Venuleyo: 167. Venus: 9, 157. Verdio Gemino: 56. Verres, Cayo Licinio: 66, 67. Verrio Flacco: 11. Vespasiano, Tito Flavio: 12, 55, 56, 157. Vctor, obispo: 218. Victorino: 55. Villadiego: 258. Vindicio: 8, 13. Virgilio Marn, Publio: 36, 361.

PAGE 407

JOS ANTONIO SACO /403 /403 /403 /403 /403Virginio: 47. Vitelio: 55, 56, 73, 77. Vulpi: 10. —W— Walafrid-Strabo: 221. Wallon, Enrique: 85. Walter: 304. Wamba: 256. Watcher: 202. Wiarda, M.: 242. Wichtraed, rey de Kent: 250. Wilfrid, obispo: 331. Wilfrid. Ver Bonifacio, san. Witiza: 256, 260. Wlemar Saxmund: 249, 315. Wue: 315. Wilfric: 308. Wulfstan, obispo: 291. Wynric: 308. —Y— Ynez de