Obras

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras
Series Title:
Biblioteca de clásicos cubanos ;
Physical Description:
5 v. : ; 23 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Luz y Caballero, José de la, 1800-1862
Conde Rodríguez, Alicia
Publisher:
Imagen Contemporanea
Place of Publication:
La Habana
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Philosophy, Cuban   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
José de la Luz y Caballero ; ensayo introductorio, compilación y notas, Alicia Conde Rodríguez.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 166635338
isbn - 9597078325 (v.1)
ocn166635338
Classification:
lcc - B1029 .L8 2001
System ID:
AA00008684:00002


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Untitled-36 14/08/01, 13:55 1

PAGE 2

BIBLIOTECA DE CLSICOS CUBANOS CASA DE ALTOS ESTUDIOS DON FERNANDO ORTIZUNIVERSIDAD DE LA HABANAEsta obra se publica con el coauspicio de la Fundacin Zulueta, Espaa. RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANAJuan Vela Valds DIRECTOREduardo Torres-Cuevas SUBDIRECTORLuis M. de las Traviesas Moreno EDITORA PRINCIPALGladys Alonso Gonzlez DIRECTORA ARTSTICADeguis Fernndez Tejeda ADMINISTRADORA EDITORIALEsther Lobaina Oliva Untitled-36 14/08/01, 13:55 2

PAGE 3

Untitled-36 14/08/01, 13:55 3

PAGE 4

Responsable de la edicin: Zaida Gonzlez Amador Realizacin y emplane: Pilar Sa LealTodos los derechos reservados Sobre la presente edicin: Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA, 2001; Coleccin Biblioteca de Clsicos Cubanos, No. 18 ISBN 959-7078-31-7 obra completa ISBN 959-7078-33-3 volumen II Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, L y 27, CP 10400, Vedado, Ciudad de La Habana, CubaDiseo grfico: Deguis Fernndez Tejeda Composicin de textos: Equipo de Ediciones IC Untitled-36 14/08/01, 13:55 4

PAGE 5

La obra de Jos de la Luz y Caballero alcanza su plenitud en la consagracin a la reforma de la enseanza en Cuba sugerida por el padre Agustn Caballero y que iniciara Flix Varela. Todo parece ser en l una preparacin continuada para definir su labor por la Isla en el campo de la educacin. Pero acaso no encierra ella misma todos los contenidos de las ciencias que estudian al hombre y el conocimiento obligado de la naturaleza y la sociedad? Al menos la educacin, como la concibe Luz, s. Era la formacin del hombre el ncleo de su reforma y la instruccin el medio para lograrlo. En estas palabras suyas est la esencia de su propsito: “Tengamos el magisterio y Cuba ser nuestra”1 y “Para que Cuba sea libre soy yo maestro de escuela”.2La escuela tradicional, marcada por la mentalidad escolstica, tena el primado en la Colonia. El pensamiento moderno colocaba la duda como punta de partida de toda reflexin, y con ello creaba las bases para un nuevo tipo de enseanza que no privilegiara el dogma, la inercia mental y la inmovilidad social. En Cuba ello significara subvertir todo lo hasta entonces establecido y aspirar a la sociedad como el deber ser de ella con el ejercicio fecundo de un pensamiento propio.PRESENTACI"N 1.Jos de la Luz y Caballero: Aforismos Edit. Universidad de la Habana, La Habana, 1952, p. 368. 2.Ibdem, p. 208.Todo es en m fue, y en mi patria ser. Que si el fue tornare a es, no: que el ser se vuelva es, s. Luz Untitled-34 14/08/01, 13:46 5

PAGE 6

ESCRITOS EDUCATIVOS VI \ VI \ VI \ VI \ VI \ No muchas fueron las opciones de Luz. La Ctedra de Filosofa del Seminario San Carlos, el Colegio de Carraguao, el Convento de San Francisco, la Sociedad Econmica de Amigos del Pas en su Seccin de Educacin, la polmica sostenida durante los aos 1838-1840 en los principales peridicos de la poca y que abarcara los problemas ms lgidos de la sociedad de su tiempo, y por ltimo, el Colegio El Salvador, donde se refugi hasta los ltimos das de su vida. Lo cierto es que todas estas instituciones sintieron la fuerza de la nueva concepcin que se abra paso —no con pocas dificultades— y con ella las avenidas para la emancipacin del hombre y la sociedad. Luz resume —en el artculo “Rectificacin” de la Gaceta de Puerto Prncipe el 2 de mayo de 1840— lo que haba significado la reforma de Varela en la enseanza con la frase: el que nos ense primero en pensar. Y a pensar un mtodo de conocimiento dedic el maestro del Salvador gran parte de su esfuerzo intelectual. En el ltimo discurso que de l se conoce, del 16 de diciembre de 1861, ledo en el Colegio de El Salvador una vez concluidos los exmenes generales del Instituto, declarara: “... yo no quiero esa ciega obediencia, que ser muy oportuna en otros casos, pero que de nada puede servirme a m que trato de encender, no de apagar, de crear hombres, no mquinas”.3En 1832 expone Luz el mtodo explicativo del cual se haba nutrido con el director de la escuela de Edimburgo, Wood durante su viaje a Escocia. Considera las relaciones que este tiene con el mtodo intuitivo de Pestalozzi, el cual comparte. Es en el Colegio de Carraguao donde lo introduce por primera vez como instrumento seguro para crear en los alumnos la necesidad de investigacin y el rechazo a la superficialidad, nico modo, por dems, de hacer verdaderos pensadores para las ciencias y para las conciencias que Cuba necesitaba. Este era el principal mvil de sus aspiraciones. Previ como una gran limitacin de la poca, el primado de las carreras literarias y de la jurisprudencia, sobre todo, en un pas cuya autonoma dependa bsicamente tambin de un dominio tecnolgico que contribuyera a su progreso. Este factor no escap nunca de la visin y concepcin social de Luz. De ah la importancia que adjudicara al estudio de las ciencias naturales. Por esa razn y porque adems proporcionaba desde las ms tempranas edades la disposicin mental para enfrentar los anlisis sociales que eran, en fin de cuentas, los que podan provocar un cambio en la sociedad. Manifiesta, sin dudas, un realismo que desmiente las ausencias de no pocas valoraciones sobre su obra. La creacin de una conciencia, se ha dicho ms de una vez, para dar continuidad a la tradicin filosfica 3.Jos de la Luz y Caballero: Elencos y discursos acadmicos Edit. Universidad de la Habana, La Habana,1950, p. 567. Untitled-34 14/08/01, 13:46 6

PAGE 7

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / VII / VII / VII / VII / VII revolucionaria requiere de la creacin de una ciencia, pero esa ciencia, y esto rara vez se menciona, tiene sus bases formativas ms elementales, duraderas y posibles en la educacin, la cual tiene en la escuela, al igual que en el hogar, su ncleo medular. En ello radica precisamente lo extraordinario de toda su obra. Los grandes problemas de la sociedad se estacionan cuando existe una escuela que los perpeta. Era una clara evidencia para Luz. Por ello la construccin de un pensamiento de liberacin del hombre para la sociedad resultaba el punto de partida de su teora emancipatoria. Porque implicaba liberarla de las trabas mentales que supona una enseanza memorstica y retrica, del servilismo intelectual, de la incapacidad de conocerse a s mismo, a la naturaleza fsica y social que lo rodea, de la indiferencia por el avance o atraso del pas en que vive, de la indolencia frente al coloniaje con sus lastres: la trata, la esclavitud y el culto al vasallaje; de la falta de una espiritualidad integradora de lo cubano y de la ausencia de un pensamiento crtico, edificador de un patriotismo coherente y consecuente. La filosofa y la pedagoga, situadas en un anlisis sin fronteras, sin marcar diferencias de disciplinas encadenadas a s mismas, permitieron la comprensin de la complejidad del proceso de enseanza que es reflejo y forma parte de la totalidad social de aquella poca, en realidad de toda poca. La sacudida que en el pensamiento cubano signific la polmica a raz del mtodo de enseanza se debi esencialmente a que coloc el pensamiento terico sobre bases reales, desmitific la creacin de una ontologa metafsica que tuviera en la psicologa el instrumento para dilucidar los mecanismos del origen de las ideas, sin tener en cuenta su relacin con la realidad externa. No se trataba para Luz de la construccin de una ciencia de la conciencia, sino de la ciencia del hombre. Recurdese la fuerte influencia de la ideologa francesa en Cuba (Destutt de Tracy, Cabanis), cuyo objeto consista en el estudio del origen de las ideas. Nuestro educardor la llamara la teora de la teora, e incluso llega a afirmar que si se hubiera sustituido la psicologa por la ideologa para definir la filosofa se hubiese evitado toda la bifurcacin en relacin con la produccin de las ideas. Todo ello teniendo en cuenta el papel incipiente todava de la psicologa en los estudios del hombre, pero que junto a la Lgica y a la tica se centra en sus facultades intelectuales. A propsito de la crtica filosfica a Victor Cousin, se impone destacar que ello no opac su anlisis a los aportes pedaggicos sobresalientes del pensador francs. En el ao 1840 Luz haba traducido todos sus escritos sobre Escuelas Normales. Es cuando aparece en las Memorias de la Sociedad Econmica el Extracto del Informe de Cousin sobre instruccin pblica en Prusia, en la parte relativa a Escuelas Normales, de 1831 Se explican aqu los conceptos de pedagoga, didctica y metodologa y se dan a conocer todas las publicaciones que en ese momento eran textos Untitled-34 14/08/01, 13:46 7

PAGE 8

ESCRITOS EDUCATIVOS VIII \ VIII \ VIII \ VIII \ VIII \ aplicados a las diferentes ramas de la instruccin primaria y pertenecientes a autores como Harnish, Pestalozzi, Kaurrau, Mucke, Schellenberg, Fischer, Rennschmedt, Shelz Rothweil, Naterp, Wilmsen, Geisser, Handel, Haavel y Kchlrausch, entre otros. Se le concede importancia de primer orden a los peridicos sobre instruccin primaria para la utilizacin del maestro, que se editaban en Alemania. La experiencia recogida tambin de Holanda, Escocia y Estados Unidos en materia de instruccin primaria, la traduce Luz del informe de Cousin el cual valora como una importante contribucin al problema de la educacin. La Francia de los aos 30 se dispona a formar parte de lo ms avanzado del pensamiento pedaggico de la poca, y de ello se persuade Luz, quien se nutre tambin de ste para la reformulacin de la enseanza en Cuba. El 11 de junio de 1835 Jos de la Luz presenta el Informe a la Clase de Educacin de la Real Sociedad Econmica sobre el establecimiento de educacin fundado por don Ramn Carpegna en San Juan de Puerto Rico en el que descubre, a la par de las ideas del educador, las suyas propias que expresan un cuadro muy similar sobre el tema: “cmo podramos nosotros, tan aficionados a estas materias, a la educacin, base nica de nuestra reforma social, cmo podramos menos de haber simpatizado con un hombre de aquellos que son raros no slo en Puerto Rico o en Cuba, sino en Londres o Pars, mxime cuando sus ideas sobre el asunto cuadran de tal manera con las nuestras, que sin mediar especie alguna de previa comunicacin, muy a menudo las hemos expresado con las mismas voces?”.4 Es decir, ms all del espacio geogrfico se impone el creador que por su propio espritu nunca es limitado, sino que trasciende una nacin al defender ese fragmento de humanidad que aporta al resto un ideal que es y lo hace universal. Y entre esas ideas se destacan esencialmente el ya mencionado sistema explicativo sobre el que sintetiza toda la propuesta que encierra: a) hacer ms fcil y agradable la adquisicin de la lectura que es un arte mecnico hasta cierto punto; b) sacar partido de la doctrina que contenga cada pasaje que se lea; c) dar al discpulo un caudal de voces y facilidad de explicarse por medio de un anlisis minucioso de cada pasaje, y d) sobre todo acostumbrarlo a ejercitar el raciocinio sobre cuantos objetos se le presenten.5 Adems esclarece el valor de la enseanza de la Historia y 4.Jos de la Luz y Caballero: “Informe presentado a la Clase de Educacin de la Real Sociedad Econmica sobre el establecimiento de educacin fundado por don Ramn Carpegna en San Juan de Puerto Rico (11 de julio de 1835)”, en Escritos Educativos Edit. Universidad de la Habana, 1952, t. II, p. 142. 5.Ibdem, pp. 193-194. Untitled-34 14/08/01, 13:46 8

PAGE 9

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / IX / IX / IX / IX / IX la Geografa y el momento adecuado y los mtodos para su estudio; la educacin desde el interior del ser humano “para no sacar de su pupilo un ttere simulador del bien (...) trtase de formar hombres cultos y linados; pero al cabo hombres, y hombres sinceros, ms bien que histriones y solapados”.6 Las horas de estudio tambin forman parte de los presupuestos de la enseanza, los textos especficos a utilizar en las diversas asignaturas, el anlisis del castigo disciplinario en el reglamento escolar: lo preventivo y lo prohibitivo, el carcter del maestro que debiera llevar “la justicia por base de todas sus operaciones”, la estructura material de la escuela, y en general el alcance irrecusable de la instruccin pblica. Es este un documento de obligada referencia para conocer a fondo el pensamiento de Luz y Caballero. Bajo el ttulo de Escritos Educativos aparece el segundo tomo de las Obras Completas de Jos de la Luz y Caballero en esta edicin corregida, reestructurada y aumentada de la Biblioteca de Clsicos Cubanos de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz de la Universidad de La Habana, bajo la direccin del doctor Eduardo Torres-Cuevas. Se le confiere a ellas una formal distribucin de sus textos sin que ello atente contra la organicidad de la obra lucista como totalidad. La reestructuracin en este caso, como en otros, obedece a reafirmar ese sentido en aras de una mayor comprensin. Recgense aqu, adems de los trabajos ya mencionados, los artculos acerca de la educacin secundaria del ao 1832 y sobre los ltimos exmenes del Colegio de San Cristbal de la Habana, en Carraguao, el texto de Lectura Graduada para ejercitar el mtodo explicativo (1833), las instrucciones a los maestros para practicarlo (1833), el Nuevo Manual de escuelas primarias, medias y normales, el Juego Tipogrfico por el abate Gautier, el mtodo de enseanza de las escuelas lancasterianas de Regla (1834), del cual discrepa Luz por la resistencia a cualquier reforma y el afn por mantener inclume ese mtodo. Se presentan conjuntamente los informes sobre el Jardn Botnico, el proyectado Ateneo y la Escuela Natica, del ao 1833. El siglo XX cubano, en especial en materia de educacin, mucho le debe a ese siglo que le antecedi y en el que se consagr lo mejor de su intelectualidad a pensar y solucionar los problemas urgentes de Cuba. La colonia feneci, pero el destino terico de la Isla ya estaba marcado desde los inicios de la segunda mitad del XIX. Cmo, si no, fuera explicable entonces la heredad de asuntos e interrogaciones que si bien revelan una cierta continuidad histrica, constituyen tambin una ruptura en lo continuo. Porque se trata de captar la complejidad de un proceso, de penetrar en lo 6.Ibdem, p. 156. Untitled-34 14/08/01, 13:46 9

PAGE 10

ESCRITOS EDUCATIVOS X \ X \ X \ X \ X \ posible su ntima verdad, medir las pulsaciones que hicieron que un da el rbol de la pedagoga cubana creciera y prometiera madurar. Si convenimos en la importancia de la relacin tradicin-innovacin nos persuadiramos de que la declaracin medular de nuestro filsofo mayor, Jos de la Luz y Caballero, de crear “Escuelas de virtudes, de pensamientos y acciones, no de expectantes ni eruditos, sino de activos y pensadores”, invadi la conciencia histrica de los que en rigor formaron la escuela cubana de aquellos aos —Enrique Jos Varona, Diego Gonzlez, Ramiro Guerra, Arturo Montori, Carlos de la Torre y Huerta, Ana Echegoyen, Mara Luisa Dolz, Carolina Poncet, Ral Ferrer, Herminio Almendros, Medardo Vitier, Alfredo M. Aguayo, Elas Entralgo, entre otros— y sin embargo, no trascendieron el espritu totalizador del siglo XIX. Aun cuando contaran con mltiples ideas educacionales que del movimiento pedaggico mundial brotaban incesantemente,no alcanzaron la sntesis que supone la comprensin profunda de la sociedad, de la cual se derivara la unidad de la teora educacional que brota de esta —e implica lo pedaggico, lo cultural, lo filosfico, lo social— con el destino poltico del pas. Sin embargo, la prctica educacional fue ms all de la teora pedaggica en la preparacin de una conciencia nacional para el cambio. La escuela pblica e importantes colegios privados laicos recuperaban as lo ms vital de la actitud educacional de Jos de la Luz. No se trataba entonces de juzgar una concepcin inveterada sin ms perspectiva que una memoria que la guarda y la redime. Era la convoctoria a lo ms slido de nuestros precedentes pedaggicos cuando la fragmentacin de la nacin era ms que un vaticinio. Interroguemos, pues, a esa poca que fund la expresin intelectual de una cubanidad naciente. Todava tiene mucho que decir, que congregar, que dirimir. Nuestra vida nacional actual se encuentra abocada a hacer por un sueo que es, y debiera ser esa cercana que levanta la esperanza. ALICIA CONDE RODRGUEZ Untitled-34 14/08/01, 13:46 10

PAGE 11

Jos de la Luz y Caballero (1800-1862) Untitled-35 14/08/01, 13:47 97

PAGE 12

ESCRITOS EDUCATIVOS XII \ XII \ XII \ XII \ XII \el pensador de ideas ms profundas y originales con que se honra el Nuevo Mundo. Enrique Jos Varona Untitled-34 14/08/01, 13:46 12

PAGE 13

1De Jos de la Luz, segn lo ha anotado al pie de su ejemplar, existente en la Biblioteca del Casino Espaol, por don Domingo del Monte.( Revista Bimestre Cubana tomo II, ao 1831, no. 4, pginas 108 y siguientes)REVIST REVIST REVIST REVIST REVIST A DE LOS EXMENES GENERALES A DE LOS EXMENES GENERALES A DE LOS EXMENES GENERALES A DE LOS EXMENES GENERALES A DE LOS EXMENES GENERALES DE LAS ESCUELAS Y COLEGIOS DE LAS ESCUELAS Y COLEGIOS DE LAS ESCUELAS Y COLEGIOS DE LAS ESCUELAS Y COLEGIOS DE LAS ESCUELAS Y COLEGIOS DE EST DE EST DE EST DE EST DE EST A CIUD A CIUD A CIUD A CIUD A CIUD AD AD AD AD AD1 1 1 1 1I I I I I Quisiramos siempre tomar la pluma ms para celebrar que para reprender. Este placer nos lo proporciona ampliamente el resultado de los exmenes acabados de verificarse en los grandes establecimientos de educacin de que ya disfruta la culta Habana. No podemos menos de congratularnos con todos nuestros compatriotas, y ms particularmente con los celosos padres de familia, al notar la completa revolucin que han sufrido entre nosotros cuantos ramos componen la enseanza primaria y aun muchos referentes a la secundaria. No hay ms que cotejar el estado en que se hallaban las escuelas cuatro aos ha con el que ofrecen al presente; debiendo advertir, para hacer resaltar ms la actual superioridad, que por ese tiempo ya contaban infinitas mejoras respecto a las pocas anteriores. En lo adelante no se vern los padres que suspiren por una educacin escogida para sus hijos, compelidos, como hasta aqu, a desprenderse de ellos en la estacin ms crtica para formar el corazn, y enviarlos a pases extraos y distantes. Lejos de nosotros condenar el sistema de hacer viajar a los jvenes para completar su educacin; mas no es lo mismo recorrer el mundo el mozo ya formado para acrecentar el caudal adquirido, que salir de la tierra natal en la edad tierna, para sustituir una lengua extraa a la nativa, y lo que es peor todava, para contraer hbitos distintos y quiz contrarios a los de su futura sociedad. A tal extremo estbamos Untitled-28 14/08/01, 13:34 1

PAGE 14

ESCRITOS EDUCATIVOS 2 \ 2 \ 2 \ 2 \ 2 \ aqu reducidos, por carecer de establecimientos que llegasen a la altura que reclamaba la civilizacin; y hacamos gustosos el sacrificio de arrancar de nuestro lado las caras prendas del corazn en obsequio del grado de cultura que esperbamos alcanzasen en pases ms aventajados. ¡Loor eterno y eterna gratitud a nuestra benemrita Seccin de Educacin, y muy especialmente a su digno Presidente, quien desde el momento que se incorpor en la Sociedad, no ha cesado de propender a tan santo fin, ya removiendo con tesn incansable gravsimos obstculos, ya alentando a los maestros con sus oportunas advertencias, ya estimulando a los discpulos con sus suaves consejos y ya, en fin, excitando a cuantos pudiesen suministrar luces para la mejora de tan importante material! En esta manifestacin no hacemos ms que tributar un testimonio de rigurosa justicia a los esfuerzos constantes y notoria asiduidad de nuestro compatriota el seor don Nicols de Crdenas Manzano.2 La otra parte de nuestro encomio pertenece de derecho a los seores preceptores, esta digna clase de la sociedad a la que nunca pagamos suficientemente los afanes y sinsabores que trae consigo la penosa carrera de la enseanza. Ellos han competido en celo y en esmero por corresponder al delicado encargo que se confiara a su cuidado; y a nosotros ningn medio nos ha parecido ms adecuado para hacer la debida justicia a su mrito, que el ofrecer a nuestros lectores unas cortas observaciones acerca de los varios ramos en que han sido examinados los alumnos. Abundante es por cierto la materia, y sentimos sobremanera, a causa de la premura del tiempo, no poder examinarla por ahora con toda la extensin que se merece; pero ya nos desquitaremos con usura en alguno de los nmeros subsecuentes. Conviene advertir, antes de pasar adelante, para honra de los preceptores y satisfaccin de los padres, que los exmenes celebrados no se han reducido, como se acostumbraba en cierto tiempo, a unos actos de mera frmula y lucimiento, para deslumbrar a los incautos. Por el contrario, han sido unos anlisis rigurossimos y detenidos, no como quiera, de cada materia, sino aun de cada clase o subdivisin de materias de las que se presentaron al pblico. Basta decir que ha habido establecimiento en que los exmenes han durado trece das, al respecto, de tres a cuatro horas de sesin. Desde luego, principiaremos manifestando la agradable sorpresa que nos acus el notable adelantamiento y uniformidad en las varias clases de lectura. Llegaron nuestras escuelas primarias a un extremo de abandono en ese ramo fundamental, que slo alguno que otro nio que tuviese buen 2 Vid. Escritos Literarios tomo 4. (N. de la E.) Untitled-28 14/08/01, 13:34 2

PAGE 15

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 3 / 3 / 3 / 3 / 3 odo o naturales disposiciones, lograba leer con propiedad; la mayor parte lo hacan con tonillos desapacibles y otros resabios harto conocidos. Ahora es un placer or hasta centenares de nios, que todos leen a cual mejor en cualquier gnero de composicin, todos perfectamente uniformados, y modulando oportunamente la voz segn el asunto o la ocasin se lo demandan. Ha llegado a tal punto la perfeccin en algunos establecimientos, que no hay ms diferencia entre el modo de leer de un nio y el de otro, sino el mayor o menor agrado producido por la diversidad de rgano de que a cada cual ha dotado naturaleza. Hacer a todos los alumnos, sean cuales fueren sus disposiciones, susceptibles de llegar al mismo resultado, he aqu el triunfo ms completo de la disciplina y del mtodo. Tampoco nos queda casi nada que apetecer en el importante ramo de la escritura. En todos los establecimientos estn los nios familiarizados no tan slo con las varias formas de nuestra gallarda letra espaola, sino tambin con la suelta y osada de los ingleses, con la delicada de los italianos y hasta con la suntuosa y esmerada de los germanos. Como ltima tiene, por decirlo as, que pedir auxilio al arte del diseo, y es tan susceptible de ornato, sera conveniente se estableciesen clases de dibujo lineal para contribuir a su adelantamiento y perfeccin, proyecto en que creemos se ocupa ya la infatigable Seccin de Educacin. Por eso dimos a entender al principio que, aunque poco, todava nos quedaba qu apetecer en el particular. En suma, lo principal est conseguido, no pudiendo menos de observar con suma satisfaccin que la forma inglesa, que por ms fcil y cursiva est ganando terreno por todo el mundo culto, se vaya tambin llevando la primaca en nuestro suelo. Como el dibujo tiene ms relacin con la escritura que con los dems ramos de la enseanza, parece el lugar oportuno de decir algo sobre el estado en que se halla. Se ensean generalmente los principios del arte en los principales establecimientos, habiendo todos presentado muy buenas copias de los modelos ms notables de la antigua Grecia y de la moderna Italia. No cabe gnero de duda a cuantos han dirigido la juventud habanera, que si para toda especie de ramo demuestra las mejores disposiciones, distingue muy en particular las que se necesitan principalmente para el cultivo de las bellas artes, mas suele faltarles la constancia a lo mejor del tiempo, y sin ese requisito no se puede llevar a cabo ninguna obra importante. Sin embargo, no podemos pasar en silencio, sobre todo por su ntimo enlace con la caligrafa, un cuadro que representa una mesa de escribir revuelta. La escasez de tiempo es culpa de que no nos detengamos gustosos a hacer la descripcin de tan acabada obra, en donde compiten el gusto y variedad de la coleccin con la maestra y verdad de la ejecucin. Viniendo ahora de los placeres de la vista a las arideces de la gramtica, debemos asegurar desde luego que la de nuestra lengua se ensea, no slo practicando completamente el rgimen de la oracin, sino an hacienUntitled-28 14/08/01, 13:34 3

PAGE 16

ESCRITOS EDUCATIVOS 4 \ 4 \ 4 \ 4 \ 4 \ do entrar a los nios en consideraciones filosficas, que no se hallan tan lejos de su alcance como pareca a primera vista. “Nadie se atreva a desdear por minuciosos los rudimentos gramaticales”, deca nuestro doctsimo Quintiliano; y al que todava creyera superfluos ciertos principios, no sera menester ms que instarle a que palpara las ventajas de conocer minuciosamente las reglas gramaticales de la propia. A esto debemos atribuir en gran parte la facilidad que han manifestado los alumnos en la adquisicin de los idiomas extranjeros, como veremos ms adelante. Tampoco debemos echar en olvido la complacencia que hemos experimentado al ver que tambin se atiende en alguno de estos institutos al estudio de la Gramtica general y de la Ideologa. Consideramos tanto ms importante el cultivo de estos dos ramos, de suyo fecundsimos, cuanto que ejercern al mismo tiempo una influencia saludable, as en la eleccin de materias como en la de los mtodos, que son el alma de la enseanza. Por lo dems, los alumnos han dado muestras de un aprovechamiento que honra sobremanera a su director. Pasemos ya a las lenguas extraas. Ninguna con ms ttulo para llamarnos principalmente la atencin que el venerable idioma de los romanos. Declaramos nuestro indecible gozo al ver revivida entre nosotros la no ya muerta sino hasta sepultada lengua del Lacio No queremos decir con esto que faltaran en La Habana personas capaces de saborear las dulzuras del habla divina de los Tulios y de los Mantuanos; pero es forzoso confesar que su nmero iba cada da reducindose a tan estrechos lmites, que presto hubieran desaparecido completamente. No es de este lugar examinar las causas que nos llegaron a poner en tan lamentable abandono respecto de un idioma, en el cual deberamos beber perennemente como en un manantial inagotable, para fertilizar y enriquecer el nuestro propio, que es uno de sus hijos ms legtimos. Sin embargo, podemos insinuar, aunque de paso, que el detestable mtodo que se segua en su enseanza fue, sin duda, uno de los obstculos que ms contribuyeron a desalentar la juventud en sus primeros esfuerzos. En esta parte tambin hemos mejorado infinito; y as ya no es extrao, a virtud de un sistema sencillo y natural como el adoptado en las lenguas vivas, ver nios, cual los hemos visto, que en muy pocos meses son capaces no slo de traducir las fbulas de Fedro y las vidas de Cornelio Nepote, sino tambin hacer el rgimen gramatical del modo ms completo y satisfactorio. No hablemos de las clases superiores de latinidad: se han presentado alumnos en algunas de nuestras academias que haran honor al primer establecimiento del mundo en este gnero. Todo est dicho con hacer presente que habindose escogido de intento, por los examinadores, pasajes de los ms dificultosos de Virgilio, de aquellos en cuya inteligencia an no estn de acuerdo los comentadores, como v.g. muchos del canto 6 de la Eneida se quedaron aquellos tan atnitos como complacidos al observar Untitled-28 14/08/01, 13:34 4

PAGE 17

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 5 / 5 / 5 / 5 / 5 la facilidad y maestra con que fueron interpretados por nuestros jvenes compatriotas. Y cuando contemplamos que por este medio le quedan ya francas las puertas a la juventud habanera para gustar de los modelos de la antigedad en su lengua original Qu frutos tan sazonados no se prometer la literatura de ese trato continuo con los legisladores del buen gusto? Nocturna versate manu versate diurna. No hay que dejarlos de mano ni la noche ni el da. Las lenguas vivas se han llevado en nuestro establecimiento la justa preferencia que les reclama una gran capital mercantil. En su enseanza se ha seguido el mtodo ms acertado, el cual consiste en hacer escribir a los nios lo que se les dicta en la lengua extranjera. De este modo logran simultneamente acostumbrar el odo a los nuevos sonidos y aprender la ortografa del idioma. A esta causa, junto con el conocimiento analtico que llevan de antemano de su idioma nativo, debemos atribuir la prodigiosa velocidad con que corren los nios ms tiernos por el campo espinoso de las lenguas. Una vez que estn ms adelantados en la traduccin se aplica el mismo sistema a escribir de repente en el idioma extrao cuanto se les dicta en el propio, y viceversa, interrumpiendo a veces alternativamente en el mismo discurso perodos de la una lengua con los de la otra. As se familiarizan insensiblemente con la correspondencia, no slo los vocablos, sino tambin de la fraseologa peculiar de cada idioma respectivo. Entre las lenguas vivas, como es muy natural, ningunas cuentan mayor nmero de estudiantes en nuestros establecimientos que la francesa e inglesa. La bien conocida, aunque algo diversa aplicacin de estos dos idiomas les tiene ya asegurado un lugar prominente entre nosotros. No sucede as respecto del italiano y alemn. El primero, como no ofrece uso alguno en el comercio, tampoco es cultivado ms que por amor de su belleza encantadora; de forma que aunque es numerosa la lista de sus apasionados, es bien reducida la de sus cultivadores. Mas como los hijos de este suelo sean por otro lado muy sensibles a las delicias de la meloda, en cuyo arte campea aquella nacin, ha resultado de aqu que por lo menos el habla toscana sale mucho mejor librada entre nosotros que la lengua madre teutnica. Sin embargo de todo, ambas son enseadas con buen xito; y nunca podremos olvidar que a fines de 1831 presenciamos por primera vez en la Habana un examen acerca de los principios del idioma alemn, en que se presentaron varios nios, perfectamente instruidos en las declinaciones y conjugaciones con ms que regular pronunciacin y aun capaces ya de traducir bastante bien en obras no muy difciles, con alguna preparacin. Nos es slo la novedad de este ramo la que nos ha inducido a llamar sobre l ms particularmente la atencin: tambin las dificultades inseparables de la inteligencia de ese idioma reclamaban de nuestra parte un testimonio de justicia en obsequio de los alumnos. Por lo dems, existen motivos muy poderosos para excitarnos al estudio de la lengua alemana. Con pocas naUntitled-28 14/08/01, 13:34 5

PAGE 18

ESCRITOS EDUCATIVOS 6 \ 6 \ 6 \ 6 \ 6 \ ciones europeas contamos ms relaciones mercantiles que con las ciudades anseticas, en trminos que casi podra afirmarse sin temor de error que, bajo el aspecto comercial, su adquisicin sera ms provechosa que la de la lengua francesa. Por otra parte, con la revolucin que este nuevo fermento literario ha operado ya en nuestro siglo en toda clase de composicin, no ofrecer interesantsimos y fecundos puntos de comparacin la literatura de un pueblo entusiasta y pensador en alto grado? No abrir a nuestros ojos un mundo nuevo de creaciones originales? Pero aun cuando no fuera ms que por un sentimiento de gratitud, deberamos los espaoles dedicarnos al idioma de una nacin que hace sus delicias de conocer y familiarizarse con los escritores insignes de nuestro ureo siglo XVI. Efectivamente, al paso que las letras castellanas no han recibido por lo regular ms que vilipendio en lugar de examen de parte de los literatos de las dems naciones, los alemanes con su acrisolada imparcialidad, han sido los nicos que han vindicado nuestras glorias, justipreciando nuestro mrito. Tiempo es ya de entrar en el dilatado dominio de las Matemticas: y sea nuestra primera observacin general que al presente no slo hemos mejorado el sistema de su enseanza, por la discreta distribucin de clases y dems circunstancias, sino tambin se ha aumentado el nmero de materias. Nuestros jvenes son instruidos en la Aritmtica, lgebra, Trigonometra rectilnea, aplicacin del lgebra a la Geometra y a la Geodesia. Por supuesto, se ensea tambin con sumo esmero la Geografa y Cosmografa, hacindoles determinar el punto que se pida en planos emblemticos, es decir, sin ms letrero ni indicacin que los grados de longitud y latitud que ponen los alumnos a las cartas que ellos mismos trazan. Materialmente nos aflige la escasez de tiempo, privndonos de hacer las muchas observaciones y elogios que nos sugiere el brillante resultado de la parte matemtica de los exmenes. Diremos pues tan slo, que nunca podremos admirar bastantemente la destreza y soltura con que los alumnos manejaban todo gnero de clculos, y resolvan como por encanto toda especie de problema que se les propusiera. Por su lado algunos celosos profesores, no contentos todava con que sus discpulos conociesen a fondo la parte terica de la ciencia, los han adoctrinado en el uso de los instrumento y hcholes levantar planos de varios puntos de nuestras inmediaciones. Tanto en el ramo de Aritmtica como en el de Gramtica castellana y otros primarios no podemos menos de celebrar la numerosa divisin de clases. En los ramos fundamentales, como son stos, se debe aspirar a que semejantes operaciones lleguen a ser habituales a los nios, para que las practiquen sin el menor trabajo. Tan importantes resultados slo se consiguen con la repeticin de los mismos actos; y la repeticin de los mismos se promover tanto ms, cuanto ms se divida el trabajo. El despejo, diligencia y aun gusto que hemos notado en un sinnmero de Untitled-28 14/08/01, 13:34 6

PAGE 19

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 7 / 7 / 7 / 7 / 7 nios al practicar tales operaciones, serviran de garante a esta doctrina, si tan sencilla doctrina lo necesitara. El nico motivo que nos ha guiado en advertirlo, es manifestar que sin embargo de ser estas verdades harto patentes, hasta ahora no las habamos visto tan generalizadas por ac, y con tan feliz resultado. Consultando la aficin y felices disposiciones de nuestra juventud para la msica, tampoco han querido los Directores que sus establecimientos careciesen de esta parte de ornato de la educacin. En los conciertos que se han dado a la conclusin de los exmenes se han regalado a nuestros odos con algunas muestras de los progresos en este gnero. Tal vez se habr echado de menos que no hayamos dado cuenta del primer punto que debamos tocar. Queremos tratar del importante ramo de la religin. Pero de intento le hemos guardado el ltimo lugar, a causa de que la objecin que intentamos poner al mtodo que se sigue en su enseanza puede aplicarse hasta cierto punto a muchos de los ramos ya examinados. Nos prometemos que nuestros reparos sern odos sin encono por parte de los seores preceptores. Con slo observar que en todo el discurso de este artculo no hemos hecho ms que tributarles elogios, por cierto merecidos, no podrn dudar un instante de la pureza de nuestras intenciones. Tratamos de reprobar abiertamente el sistema de ensear de memoria la doctrina cristiana, y aun de desterrar para siempre el estudio puramente de memoria de todos los ramos de la instruccin pblica. Tanto sabe un nio lo que debe creer despus que se aprende de coro todo el Catecismo de Ripalda, como si jams lo hubiera saludado. En los mismos exmenes se notaba a cada paso que los nios, ms atentos a las palabras que a las ideas, en las preguntas que por el libro se les hacan, contestaban una cosa por otra, totalmente inconexas, resultando de aqu hasta escenas bastante ridculas. Nos acordamos, entre otras, de un nio, a quien preguntndosele ms de una vez para llamarle la atencin por crersele distrado la primera que contest absurdamente “ quin es Dios ?”, respondi en ambas ocasiones: en todo lugar por esencia presencia y potencia Atribuiremos el adefesio a la incapacidad del nio? De ninguna manera. La equivocacin fue producida por ser la pregunta “dnde est Dios?”, terminada por la misma palabra, y no atender la memoria ordinariamente ms que a la colocacin mecnica o al sonido de las palabras. La falta de tiempo no nos permite examinar debidamente tan grave e importante materia. Sin embargo, no podemos menos de observar con un idelogo habanero, nuestro antiguo y digno maestro el seor Varela, que los que toman las palabras de un libro de memoria es probable que no lo haya entendido, y es cierto que trabajaron intilmente. Nosotros sabemos por experiencia qu sucede con la memoria respecto de la reflexin, lo que sucede a un sentido respecto de otro, a saber, que nunca gana el uno sino a expensas de su vecino. El que usa Untitled-28 14/08/01, 13:34 7

PAGE 20

ESCRITOS EDUCATIVOS 8 \ 8 \ 8 \ 8 \ 8 \ ms de la reflexin que de la memoria relatar sin duda menos historias, pero se habr penetrado mejor del espritu de ellas, a la manera que el que pierde los ojos tiene los odos ms delicados. Esta es una ley tan invariable en el mundo fsico como en el mundo intelectual. A todo esto suelen contestar algunos que en los nios se desarrolla antes la memoria que la reflexin, y que por eso se apela a usar la primera con preferencia a la segunda. Aun dado caso que as sea, juzgamos que ese es nuevo motivo para ayudarles a desenvolver las facultades que estn menos desarrolladas. No se crea empero que nosotros tratemos de proscribir enteramente el cultivo de la memoria. Lo que queremos evitar es que se efecte con menoscabo de las dems facultades intelectuales. Bien podra compararse la memoria, respecto de la reflexin, a un general con un numeroso ejrcito, pero sin pericia, respecto de otro con sobra de inteligencia y falta de tropa. Gente y saber se necesitan inconcusamente para la guerra; pero el saber har con una corta divisin prodigios que jams alcanzar la impericia con el nmero. El memorista se ver surtido de muchos hechos sin poderlos coordinar en su mente, aqu est la tropa sin cabeza, pero el reflexionador establecer con un par de ellos hasta una doctrina muy completa; aqu est ganada la batalla. Es forzoso pues ensearlo todo, todo sin excepcin bajo un plan razonado, aun haciendo uso de la memoria. En resolucin, la memoria es el gran recurso de la ignorancia, pero slo el auxilio de la sabidura. Tampoco queremos poner punto a nuestras observaciones sin llamar la atencin a otro abuso comn en la enseanza, hijo en gran parte del mismo adelantamiento que hemos alcanzado. Trtase de la multitud de ramos que se suelen ensear a un tiempo a los nios. Convengamos en que este abuso es tambin fomentado por el celo de los padres, por tal de que sus hijos aprendan mucho en poco espacio. Aunque opinamos con Quintiliano que conviene sobremanera la variedad de materias, as para despertar la atencin como para no fatigar la imaginativa, con todo, en esto debe la razn dictar un justo medio. Habr nios capaces de aprender media docena de cosas simultneamente, y hasta con perfeccin, si se quiere; pero la mayora, estamos seguros que no podr pasar de tres a cuatro sin correr riesgo de no abarcar ninguna. Circunscribiendo as el nmero de ramos y no pasando a uno sin estar debidamente enterado del otro, lograremos tambin que vaya desapareciendo por grados la tacha que se acostumbra poner a los planes modernos de educacin, de no formar sabios sino enciclopedistas. Para no quedarse en el camino es necesario andar con menos carga y con ms lentitud. Norabuena que en un mismo establecimiento sobren clases de todo gnero; pero que sean para los nios a la manera de un jardn bien provisto de frutales de todas las especies, cuyas frutas las irn gustando no verdes ni a un tiempo, que eso les indigestara sino una tras otra, segn la estacin las fuere madurando. Untitled-28 14/08/01, 13:34 8

PAGE 21

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 9 / 9 / 9 / 9 / 9 Terminaremos este artculo manifestando nuestro alborozo al reparar que un gran nmero de padres y allegados concurrieron tambin a los exmenes. La presencia de los padres en semejantes actos es mucho ms importante de lo que parece a primera vista. As no slo son testigos de los progresos de sus hijos, sino, lo que es ms esencial todava, les inspiran una idea muy elevada del objeto de sus tareas, al ver que atienden a su adelantamiento, no como a una cosa accesoria, o por salir del paso, sino consagrndole toda atencin que se merece su importancia. Desengamonos: nterin no hagamos creer al joven que la carrera que ha adoptado es lo primero que hay en el mundo, no esperemos que salga nunca de la mediocridad. El entusiasmo: he ah la llama que ha inflamado siempre a los grandes hombres: dmosle pbulo y ms pbulo para que no se extinga jams.3 3Y tambin en generosidad. Nos consta, por autoridad irrecusable, que ni una sola vez se ha presentado un nio pobre a cualquiera de los preceptores, que no se haya apresurado voluntario a admitirle gratuitamente. Baste decir que en cada establecimiento hay 15 20 de esta clase, y en uno recordamos que llegan hasta 38.SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA EN EL SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA EN EL SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA EN EL SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA EN EL SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA EN EL COLEGIO DE CARRAGUAO COLEGIO DE CARRAGUAO COLEGIO DE CARRAGUAO COLEGIO DE CARRAGUAO COLEGIO DE CARRAGUAO II II II II II SOBRE LOS L SOBRE LOS L SOBRE LOS L SOBRE LOS L SOBRE LOS L TIMOS EXMENES DEL COLEGIO TIMOS EXMENES DEL COLEGIO TIMOS EXMENES DEL COLEGIO TIMOS EXMENES DEL COLEGIO TIMOS EXMENES DEL COLEGIO DE SAN CRIST"BAL DE LA HABANA, SITO EN DE SAN CRIST"BAL DE LA HABANA, SITO EN DE SAN CRIST"BAL DE LA HABANA, SITO EN DE SAN CRIST"BAL DE LA HABANA, SITO EN DE SAN CRIST"BAL DE LA HABANA, SITO EN CARRAGUAO CARRAGUAO CARRAGUAO CARRAGUAO CARRAGUAO AN"NIMO( Noticioso y Lucero, septiembre 18 de 1832.)DILOGODon Carlos .— Y bien, amigo mo, qu tal ha parecido a usted el examen del colegio de San Cristbal? Ha quedado usted satisfecho del estado de instruccin en que se encuentran los seis jvenes que se han presentado a l? Untitled-28 14/08/01, 13:34 9

PAGE 22

ESCRITOS EDUCATIVOS 10 \ 10 \ 10 \ 10 \ 10 \ Don Juan .— Infinitamente, seor don Carlos. He visto ms de lo que esperaba; he quedado sorprendido muy agradablemente al or que los seores Jorrn, Fernndez, Izquierdo y Aguilera saben bien lo que les han enseado; que poseen mayor cantidad de conocimientos que poda aguardarse en su edad y en fin, que prometen mucho, pues acostumbrados al estudio y con felices disposiciones naturales podrn distinguirse o sobresalir un da en las carreras a que desde ahora van a destinarlos sus padres. Don Carlos .—Conque segn eso los muchachos se portaron bien e hicieron honor a su respetable director, el seor Casas, y a los excelentes profesores que tiene el colegio. Don Juan .— En lo que yo alcanzo, los examinados no pueden haber dado pruebas ms convincentes de su aplicacin y saber que sufriendo, en tres o cuatro das y en actos de varias horas, la celosa e ilustrada investigacin del digno presidente y benemrita Seccin de Educacin, a ms de las preguntas que tan buenos peritos como el excelentsimo seor Comandante General de Marina y varias otras personas les dirigieron. A todas contestaron con seguridad, con desembarazo y hasta con profundidad y perfeccin en muchas ocasiones. Don Carlos .— Mucho me huelgo, amigo mo, de orle a usted cantar por ese tono; pues segn eso empiezo a creer no nos veremos ya en la dura precisin de desprendernos de nuestros hijos, para mandarlos a educar al extranjero. Don Juan .— Nada ms intil, seor don Carlos, despus del desarrollo que ha tomado la educacin pblica en la Isla de Cuba en estos ltimos aos. Refirindome al colegio de Carraguao, que es el que he podido observar con ms detencin, ora sea en estos exmenes, ora en los anteriores, y especialmente en razn de las idas y venidas que me cuesta el ahijadito que all tengo, aseguro a usted como hombre de bien que en mi sentir creo preferible este establecimiento a la mayor parte de los de Europa que conozco. Don Carlos .— De veras lo cree usted as? Don Juan .— S seor, no me arrepiento de lo dicho. El colegio del seor Casas tiene igualdad y hasta superioridad notable con mucho de los colegios extranjeros de ms nombre. En ellos se ensean generalmente con demasiada superficialidad las cosas. Ya se ve, el objeto principal es conservar por muchos aos a los educandos, y a los padres —sobre todo si estn lejos— en la dulce ilusin que sus hijos son unas pequeas enciclopedias ambulantes. Unas muestrecitas de dibujo, algunas cartitas, otros trabajillos cuya perfeccin se debe casi exclusivamente al maestro o maestros, embaucan a las crdulas madres y halagan demasiado a sus maridos, para resistirles. Pero pasa el tiempo, corren las mesadas, el padre racional Untitled-28 14/08/01, 13:34 10

PAGE 23

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 11 / 11 / 11 / 11 / 11 tiene algn amigo sincero que ha visto al nio y le hace conocer su engao. Y si aqul, seor don Carlos, tiene bastante juicio y fuerza de alma para calcular el mal y ponerle el remedio oportuno, a cuntos y cuntos padres no sucede lo contrario? Cuntos y cuntos, al hacer regresar a su hijo, se hallan con un fatuo que, con muy poco cario real a los que le dieron el ser, trae a su casa todos los ridculos, y ninguno o muy pocos de los bienes de la educacin extica? Don Carlos .— No es sino demasiado cierto, seor don Juan, lo que usted dice, ni a m que lo odo, a quien menos le venga de molde esa caperuza. Pero si esto es verdad por una parte, generalmente hablando, no lo es tambin que la extraordinaria lenidad de nuestras seoras, los malos ejemplos caseros son tambin muy perjudiciales a la educacin de nuestros hijos? Don Juan .— En efecto, amigo mo, no son nada buenos, ni yo trato de hacer su apologa en ninguna manera; pero permtame usted que le diga que estos males se reduciran extraordinariamente si hiciramos nosotros lo que debiramos con nuestros hijos; pues, a la verdad, que no encuentro razn alguna para que cada domingo, cada da de una y dos cruces, cada funcin grande o chica de las que se celebran tan frecuentemente en la Habana, hayan de dar motivo a su venida a casa hasta por das enteros y consecutivos. Colegio, colegio, esto es lo que les conviene; all los podemos ver siempre que se nos antoje, y sin los riesgos que en esa edad deben procurar disminuirse, y a que los exponemos incautamente, hacindoles ver y entender ms temprano de lo necesario las lindezas de ese bello mundo, que asaz primores les guarda para despus. Don Carlos .— Vaya, seor don Juan, no se meta usted en honduras; deje usted que poco a poco se hagan esas convenciones de padres, porque Zamora no se gan en una hora, y harto hacemos muchos, que es dar a nuestros hijos la instruccin de que no pudimos gozar. Volvamos, pues, de nuevo a la cuestin, y dgame usted qu es lo que ms le ha sorprendido en los seis jvenes examinados. Don Juan .— El que con todos los defectos y cortapisas que un malentendido cario pone en general a la accin severa, pero ilustrada y conservadora de la instruccin, es admirable que sepan tanto, tan bien y que lo hayan aprendido comparativamente en tan corto tiempo, esos amables jvenes. Por el elenco que se ha publicado conocer usted los diversos ramos y la altura de instruccin en que se encuentran en humanidades, matemticas, lenguas, etctera, a ms de que la Seccin de Educacin publicar en breve la relacin del acto a que nos referimos; y un instrumento tan slido y fehaciente dir y probar ms a usted que todas mis apologas. Sin embargo, si a ms de esto quiere usted que le diga mi sentir sobre estos muchachos y la generalidad de sus compaeros no tendr Untitled-28 14/08/01, 13:34 11

PAGE 24

ESCRITOS EDUCATIVOS 12 \ 12 \ 12 \ 12 \ 12 \ embarazo en hacerlo con toda la franqueza y buena fe que usted reconoce en m. Don Carlos .— S, seor; quiero y oir con mucho gusto su opinin de usted. Don Juan .— Pues sea en buena hora y valga lo que valiere, ya que usted tiene la bondad de querer orme. Por el estudio que he hecho de nuestros nios los encuentro dotados de una inteligencia precoz y de una dulzura de fibra tanto ms apreciable y digna de atencin, que inclinados generalmente al bien, el desarrollo de sus buenas disposiciones se hace muy fcil, y mucho ms quiz que en los nios de Europa, el sacar de ellos un partido ventajoso, poniendo ante sus ojos constantemente ejemplos del bien. Es obvio, pues, que metodizando la enseanza, la digerir fcilmente el educando, y se desenvolvern favorablemente sus facultades generales. El Director del colegio de Carraguao marcha a ojos vistos por esta senda y por eso marcha firme y bien. Se ha convenido que su ardua empresa era mucho ms sencilla respecto al fondo que a la forma de los trabajos; y por eso le ve usted triunfar siempre con los nios, cuando alguno que otro padre o madre pondrn quiz su espritu en tortura por alguna verdadera nimiedad. Sobre todo el seor Casas (que, entre parntesis, posee nombre de buen agero para la isla de Cuba) tiene cierto secreto para que aprendan mucho y bien sus muchachos, que a nadie dir, pero que a m me parece que a fuerza de analizar le llevo ya descubierto. Don Carlos .— Secreto, secreto; para ensear mucho y pronto a los muchachos... Don Juan .— S, seor, secreto; y a fe ma que no es aquel que rega en nuestros tiempos, de “la letra con sangre entra”, y a que debemos los Islas, los Masdeus, los Montegones, pues en punto a castigos es inferior el de San Cristbal a todos los colegios que conozco. Y respecto a comida no digo nada, porque la diaria de Carraguao la tomaran por la de sus corresponsales los discpulos del de Carlomagno, del de Enrique IV y otros afamados de Pars y otras partes, que hallndose aqu no me dejarn mentir si se toman la pena de asistir a sus comidas en cualquier da. Don Carlos .— Pero seor Don Juan, en qu consiste, pues, el secreto? Porque a m me parece que, si el Director no es bobo, debera obtener por l, sin gran formalidad de expediente, una patente de invencin por 15 aos. ¡Ah, es un grano de ans lo del tal descubrimiento! Don Juan .— Para toda la vida la tendr el seor Casas si sigue como hasta ahora el luminoso principio de tomar por base de la educacin de los nios las matemticas. De ah, mi querido amigo, que marchan con tanta seguridad, prontitud y firmeza los muchachos en los dems ramos. Acostumbrados desde que entran a conocer, a convencerse de esa secuela de verdades que ensea la ciencia de las ciencias, los ve usted volar despus Untitled-28 14/08/01, 13:34 12

PAGE 25

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 13 / 13 / 13 / 13 / 13 en todos sus estudios. A esto atribuyo yo en mis alcances los prodigios que presentaban muchos alumnos en aquel establecimiento, desde la ms tierna infancia; y a esto deberemos tambin muchos padres, con el tiempo, el tener hijos hbiles y buenos; porque la religin y la moralidad van en San Cristbal al par de la ciencia, y hasta embellecidas por aquella urbanidad sencilla que las realza y transmite insensiblemente a sus estudiantes el trato ameno y el ejemplo de una reunin de profesores caballeros en la verdadera acepcin de esta palabra. Don Carlos .— ¡Quiralo el cielo, amigo mo, y que bendiga por siempre la ilustrada proteccin que merece a nuestro gobierno la educacin pblica en la isla de Cuba!III III III III III SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA [POR JOS DE LA LUZ]4( Septiembre 24 de 1832.) Seores redactores del Diario: Tambin yo, amigos mos, a ttulo de padre y de patriota, quiero tomar cartas en la cuestin que, acerca del mtodo que se sigue en el colegio del seor Casas, se ha suscitado entre los autores de dos remitidos al Noticioso y Lucero de esta ciudad, el primero con fecha 18, y el segundo de 28 del corriente. Tratar de consultar la brevedad, aunque con harto dolor mo,Utor via. 4.Publicado por Francisco Gonzlez del Valle en Jos de la Luz Caballero como Educador Cultural, Habana, pginas 1 y siguientes. *Luz se refiere a cinco artculos Sobre enseanza secundaria escritos a fines de 1832 “Un sabihondo suscriptor del Lucero a fines de 1832 —dice— que trat de motejarme de vulgar las frases Sacar a plazas ; ...ya el 4 5 artculo que haba yo escrito sobre el importante asunto de Educacin Secundaria ”. (Artculo: El seor P.P. medido por su mismo pitipi D. d. l. Habana, 19 de abril de 1840 .) Untitled-28 14/08/01, 13:34 13

PAGE 26

ESCRITOS EDUCATIVOS 14 \ 14 \ 14 \ 14 \ 14 \ pues por estar enlazados los puntos que se han tocado en ambos remitidos con lo ms importante que pueda haber en un sistema de educacin, sera preciso formar un dilatado escrito. Desde luego ambos escritores estuvieron penetrados de las ms sanas intenciones al tomar la pluma, como se echa de ver desde el principio hasta el fin de cada uno de los artculos; pero yo creo que ninguno de los dos ha mirado la cuestin desde su verdadero punto de vista. Examinmoslo. En el primer comunicado, en forma de dilogo, tratando el autor de elogiar, como lo merece, el establecimiento de Carraguao, atribuye el estado brillante en que se halla a la preferencia que en l se da al estudio de las matemticas. Esta opinin sin duda, proviene de la idea ventajosa que se tiene de la ciencia de la cantidad, creyendo, al parecer con sobrada razn, que pues la exactitud es el carcter que la distingue, ningn ejercicio ms a propsito que el de las matemticas para comunicar a nuestro entendimiento buenos hbitos de discutir. Pero aun suponiendo que as sea, en lo que no entrar por ahora, quin no ve que siempre queda en pie la cuestin principal? Se podr decir, por ventura, tratndose del mtodo que se sigue en un establecimiento, que su excelencia se deba a tal o cual ramo de los muchos que en l se ensean? No sera ms racional decir que su bondad se ha de estimar por la distribucin de las clases, por la eleccin de textos, por el orden adoptado en aquellas, por el mayor o menor esmero y aptitud de los profesores, por la buena condicin moral de los alumnos, y sobre todo viendo si est siempre alerta el ojo del director, difundiendo con su presencia la vida y el movimiento por todos los ramos de su establecimiento, a la manera que el corazn derrama la sangre por todas las venas y arterias del cuerpo? He aqu el verdadero secreto del seor Casas; he aqu el nico medio, la condicin sine qua non para que marche un instituto de esta clase. As, pues, tampoco ha tenido razn el que suscribe el remitido en contestacin al dilogo, queriendo atribuir toda la importancia en la educacin al estudio de las lenguas y literatura antigua, casi con exclusin de las matemticas. Repito que no es esa la cuestin: un colegio puede ser bueno con matemticas o sin matemticas, con latn y griego, como sin estos idiomas. Norabuena que se cultiven semejantes ramos; norabuena que tengamos clases de cuanto pueda aprenderse en este mundo; pero no se grade jams la bondad o maldad de un establecimiento, sino con arreglo a lo que su director ha ofrecido en el prospecto, y observando escrupulosamente el mtodo que se guarda en la enseanza. Ahora bien, aclarando brevemente el punto principal, vengamos al estado en que han puesto la cuestin los dos seores articulistas. Yo por mi parte, siguiendo el espritu de entrambos, la reducir a las dos preguntas Untitled-28 14/08/01, 13:34 14

PAGE 27

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 15 / 15 / 15 / 15 / 15 siguientes: a qu ramo se deber dar la preferencia en la enseanza, a las matemticas, o a las humanidades? Cul de estos dos ramos ejercita mejor las potencias intelectuales? Si yo fuera a responder a estas cuestiones con la extensin que se merecen, sera necesario escribir una disertacin ideolgica; nos limitaremos, pues, a contestar con la posible brevedad, que as el un ramo como el otro son tan importantes que se deben ensear en todos los colegios; advirtiendo de paso que siempre se habrn de consultar las necesidades del pas, en la preferencia que se d a unas materias sobre otras, con el bien entendido que algunas, por no ser an aplicables a las circunstancias en que nos hallamos, debern omitirse del todo. Desengamonos: el medio ms seguro de que se malogren los mejores planes, es querer acometerlo todo de una vez; demos al tiempo lo que le pertenece y entonces nuestros frutos sern sazonados. No desmayemos un instante, apliquemos a nuestro pas cuantas mejoras puedan aplicrsele de las que han introducido naciones ms aventajadas: corramos, corramos y no cesemos de correr con los nuevos mtodos y descubrimientos; pero corramos con lentitud, festina lente Pasemos a la segunda cuestin. Generalmente se cree que no hay mejor lgica que las matemticas; y de ah la preferencia que quiere drseles para acostumbrar nuestro espritu a raciocinar con acierto. Yo, sin embargo, teniendo en tal alto grado como el que ms la ciencia de los Laplace y de los Legendre, no pienso que sea la ms a propsito para comunicar buenos hbitos al entendimiento, a fin de que pueda discurrir con tino en otras materias. Las razones en que funda este dictamen el clebre Tracy, y aun ms que todo mi propia experiencia, me han hecho ratificar ms y ms en este juicio. Como las matemticas no tratan ms que de las relaciones de cantidad, quiero decir, de un encadenamiento continuado de abstracciones, alcanzan un grado de exactitud a que no pueden llegar las otras ciencias por no permitrselo los objetos en que se ocupan. Y quin creyera que esta misma exactitud en que se cifra la excelencia de las matemticas sea precisamente el motivo porque no las juzgamos adecuadas para comunicar buenos hbitos al entendimiento? Con efecto, estando todo reducido a abstracciones, no hay motivo ni ocasin de equivocarse: todo clculo sale bien indefectiblemente en sabiendo la regla, aun cuando nos olvidemos de lo que estamos practicando; y muy a menudo suponemos que existe en la naturaleza lo que no es ms que el resultado de nuestros clculos; porque stos no pueden fallar si se tienen los datos necesarios. Como consecuencia de lo dicho, y haciendo aplicacin a nuestro caso, creo que ni las matemticas ni las bellas letras pueden infundir tan buenos hbitos al entendimiento como las ciencias naturales; porque ellas son las que, inspirando ms que toda clase de conocimientos un espritu investigaUntitled-28 14/08/01, 13:34 15

PAGE 28

ESCRITOS EDUCATIVOS 16 \ 16 \ 16 \ 16 \ 16 \ dor, hacen que nos acostumbremos a no omitir ni la ms mnima circunstancia por indiferente que parezca en el examen de las cosas. Sin embargo, queremos que se nos entienda. A pesar de nuestra predileccin por las ciencias naturales, consideramos que es de mayor importancia para la generalidad aprender la aritmtica y la geometra que no la fsica o la qumica; y tambin creemos que aquellos ramos necesarios en todas las carreras, en todas las profesiones, y aun en los oficios ms mecnicos, como sucede en la parte matemtica citada, deben anteponerse, no digo al latn y al griego, pero aun a la misma gramtica espaola. En fin, ser lo ms esencial de todo manejar con cuanta perfeccin se pueda la lengua nativa, que es el gran instrumento de que nos hemos de valer para cuantos fines nos propongamos en todo el decurso de nuestra vida, siempre que para el xito contemos, como debe suceder casi invariablemente, con los esfuerzos o cooperacin de nuestros hermanos: que el hombre nada puede si no influye en sus semejantes. En conclusin dir que no habiendo sido mi nimo contestar ninguno de los artculos, sino simplemente presentar la cuestin principal segn la conceba, me he abstenido de hacer las muchas observaciones a que da margen el segundo remitido. Mas no puedo omitir una, que se me dispensar en obsequio de la justicia: cualquiera que sin ms antecedentes lea el papel que acabo de citar, podr inferir por todo su contexto que el colegio de Carraguao ha celebrado alianza ofensiva y defensiva con las matemticas para acabar con la lengua de los romanos, no dejndole ni un miserable escondrijo donde albergarse dentro de sus muros. ¡Pero cun al contrario es lo que pasa! Hay por lo menos cinco diferentes clases de latinidad en el colegio, cuyo notable aprovechamiento ha sido calificado repetidamente por la Seccin de Educacin a presencia del pblico habanero; resultando as que este ramo est tan atendido, o si aun cabe ms, que el de las matemticas: ni, cmo podra ser de otra suerte cuando el conocimiento profundo de los clsicos antiguos es como si dijramos la parte principal de don Antonio Casas? En el colegio de Carraguao son atendidos todos aquellos ramos que ms reclaman las necesidades del pas, con arreglo a su prospecto; y se trata constantemente as de perfeccionar los ya establecidos, como de fundar a su tiempo las nuevas clases que exijan nuestros ulteriores progresos. Pero que en lo ya establecido, como en lo por establecer, jams pierdan de vista ni los profesores ni los padres la edad e inclinacin de los alumnos para los diversos ramos que emprendan; que con esto y con un buen sistema los ms llegarn a ser hombres instruidos, y no pocos el apoyo y ornato de su patria. Untitled-28 14/08/01, 13:34 16

PAGE 29

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 17 / 17 / 17 / 17 / 17REAL SOCIEDAD PATRI"TICA SECCI"N DE EDUCACI"NIV IV IV IV IV EX EX EX EX EX AMEN P AMEN P AMEN P AMEN P AMEN P AR AR AR AR AR TICULAR CELEBRADO EN LOS TICULAR CELEBRADO EN LOS TICULAR CELEBRADO EN LOS TICULAR CELEBRADO EN LOS TICULAR CELEBRADO EN LOS DAS 6,11 Y 12 DEL PRESENTE, EN EL COLEGIO DAS 6,11 Y 12 DEL PRESENTE, EN EL COLEGIO DAS 6,11 Y 12 DEL PRESENTE, EN EL COLEGIO DAS 6,11 Y 12 DEL PRESENTE, EN EL COLEGIO DAS 6,11 Y 12 DEL PRESENTE, EN EL COLEGIO DE SAN CRIST"BAL, SITO EN CARRAGUAO DE SAN CRIST"BAL, SITO EN CARRAGUAO DE SAN CRIST"BAL, SITO EN CARRAGUAO DE SAN CRIST"BAL, SITO EN CARRAGUAO DE SAN CRIST"BAL, SITO EN CARRAGUAO POR DOMINGO DEL MONTE( Diario de la Habana septiembre 27 de 1832.) Habiendo acordado anteriormente esta Seccin no autorizar ms que un acto de exmenes anuales en cada escuela, y por supuesto no dar al pblico en los Diarios sino el resultado de un solo examen, ya se presentase con este nombre o con el de visita acord que en el Colegio de San Cristbal, sito en Carraguao, se tuviese por el anual de estatuto, para el efecto de la publicacin de su acta, el que por ahora ofreca su director y en que slo presentaba seis de sus discpulos ms aventajados, que salen del establecimiento, ya concluida su educacin, para seguir estudios mayores, y que no podan diferir su salida hasta noviembre, en que debern examinarse todos los dems alumnos del Colegio. El presente acto fue autorizado por el seor don Nicols de Crdenas y Manzano, presidente de la Seccin, y el seor don Blas Oses, inspector del Colegio, y adems asistieron el excelentsimo seor. Comandante general de este apostadero, don ngel Laborde, una comisin compuesta del seor coronel de caballera don Juan Snchez Lima, y teniente coronel don Jos Mara Delgado, en nombre del excelentsimo. seor Gobernador y Capitn general, el seor Cnsul de Holanda, los individuos de la Seccin, don Jos de la Luz, doctor don Manuel Gonzlez del Valle y don Jos Antonio Saco, y muchos padres de familia y personas de distincin. Los alumnos examinados fueron don Jos y don Gonzalo Jorrn, don Jos Izquierdo, don Antonio Aguilera, don Jos y don Manuel Fernndez, y los ramos en que se examinaron los siguientes: Untitled-28 14/08/01, 13:34 17

PAGE 30

ESCRITOS EDUCATIVOS 18 \ 18 \ 18 \ 18 \ 18 \ Matemtica Geometra analtica. El alumno don Jos Jorrn indic en un breve discurso los adelantos que deban las ciencias a la aplicacin del anlisis a la geometra, y manifest los sistemas de construccin adoptados para determinar un punto en el plano, concluyendo con expresar la satisfaccin que le caba en presentarse a explicar una materia que por primera vez se ofreca a los espectadores por la estudiosa juventud cubana. Satisfizo a las preguntas y observaciones que se le hicieron sobre la deduccin de las ecuaciones a los ejes. Seguidamente se propuso la discusin de ecuaciones indeterminadas de segundo grado con dos variables, recomendndose particularmente don Gonzalo Jorrn y don Jos Fernndez por la facilidad y prontitud con que decidieron todas las consideraciones que ofreci el lugar geomtrico de las dos ecuaciones que le propusieron, como tambin por la exactitud de las contestaciones que dieron a las preguntas que les hizo el profesor sobre las curvas que resultan de la seccin del cono, sus accidentes y propiedades. Don Jos Fernndez demostr las inducciones sintticas que fundan las construcciones que se emplean en la determinacin del lugar geomtrico de una ecuacin indeterminada de primer grado con dos variables. Procedise luego a la solucin grfica de curiosos y difciles problemas de la geometra generalizada. O sea, mtodo de las proyecciones. En este particular respondieron satisfactoriamente a las cuestiones que se dign proponerle el excelentsimo seor General Laborde. Geometra elemental Despus de un discurso que pronunci don Antonio Aguilera acerca de la importancia de algunos mtodos de la ciencia, don Jos Izquierdo continu el acto con la exposicin del clebre razonamiento de Bertrand sobre la teora de las paralelas, ejecut adems otras proposiciones y concluy su ejercicio por determinar la relacin del dimetro a la circunferencia, dando a conocer, en la seguridad de sus operaciones y en el reposo de sus raciocinios, su sazonada instruccin. Seguidamente don Antonio Aguilera demostr la teora de las razones inconmensurables en las lneas proporcionales, expuso el teorema de Arnauld que le sirve de fundamento y, para desenvolver esta doctrina de un modo correspondiente a la importancia de la materia y a la facilidad y exactitud con que la manejaba este alumno, se le hizo descender al teorema general de los lmites comprendidos en la parte de lgebra en que se haba examinado el ao prximo pasado, y continu estos clculos con la misma destreza que los anteriores. *Es la tarde del da 4, sealado por esta Seccin para que comenzasen los exmenes, aunque no se efectuaron por la lluvia que sobrevino, sin embargo concurri el excelentsimo seor don ngel Laborde, consecuente siempre en su amor a las ciencias y al celo con que mira su propagacin en esta ciudad, y se dign interrogar a los alumnos de la clase de matemticas sobre la parte analtica aplicada a las curvas de segundo orden, y sobre las propiedades algebraicas de las mismas expresiones. Con Untitled-28 14/08/01, 13:34 18

PAGE 31

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 19 / 19 / 19 / 19 / 19 Idioma ingls Don Jos y don Gonzalo Jorrn, y don Antonio Aguilera, contestaron todos los puntos que abraza la analoga, satisfacieron algunas preguntas sobre la pronunciacin, analizaron y tradujeron. Idioma francs Los mismos tres alumnos escribieron en la pizarra en francs lo que se les dict en castellano por uno de los seores de la Seccin, leyeron y tradujeron algunos versos de las tragedias de Racine, y en todos estos ejercicios dieron muestras inequvocas de su adelanto y aplicacin. Idioma latino Don Manuel Fernndez y don Antonio Aguilera tradujeron a libro abierto en las glogas primera y tercera de Virgilio. Del mismo modo don Jos Izquierdo tradujo en el primer libro de la Eneida un largo trozo, principiando en el verso, “At Pius Enas per noctem plurima volvens”, y don Jos Fernndez, don Gonzalo y don Jos Jorrn, parte de la oda 2, lib. 3, de Horacio, “Augustam, amici, pauperiem pati”, de la 3 del mismo libro, “Justum et tenacem”, y de la 23 del mismo, “Thirrhena regum progenies tibi”. Todos los pasajes fueron escogidos indistintamente por los seores de la Seccin, que quedaron completamente satisfechos del despejo, propiedad y precisin que manifestaron todos, no slo en el trabajo material de la traduccin, sino en las cuestiones particulares que se les hicieron por distintos seores. En seguida midieron toda clase de metro, con clasificacin de cada especie en las mismas odas de Horacio, aplicando adems las medidas de los sficos latinos a la oda de Villegas, “Dulce vecino &”. Retrica Expusieron de memorial el cuadro sinptico de la Retrica de Faillefer, en que se comprenden todos los principios tericos de la oratoria, ilustrados con la doctrina de los dems clebres preceptistas de este ramo. Esta clase slo cuenta cuatro meses de establecida, por lo cual se redujo nicamente a la parte terica del arte. Potica La “Epistola ad Pisones”, de Horacio, estaba dividida en 45 reglas, cuyo encabezamiento se encontraba escrito en otras tantas papeletas que entreg el profesor al seor Presidente, a que las repartiese a la suerte entre los tres alumnos, don Jos Jorrn, don Gonzalo y don Jos Fernndez. Estos, despus de recitar de memoria el texto y manifestar su objeto, la traduccin con el libro en la mano, contestaron con acierto a cuanto se tuvo por conveniente preguntarles. Taquigrafa Estas clases compuestas de los alumnos don Jos y don Gonzalo Jorrn, don Jos Fernndez y don Pascual Moreno de Mora, conbeneplcito de S.E. se extendi el profesor de la clase a hacerles resolver algunos problemas de geometra descriptiva, cuyo asunto desempearon los alumnos con igual satisfaccin de S.E. que los anteriores, satisfaccin que se dign manifestar a profesores y discpulos, expresando lo grato que le era ver tan slidamente instruidos a stos en el fecundo manantial de las ciencias exactas. Untitled-28 14/08/01, 13:34 19

PAGE 32

ESCRITOS EDUCATIVOS 20 \ 20 \ 20 \ 20 \ 20 \ tres meses de prctica, abri el examen explicando y demostrando en la pizarra, don Jos Jorrn el sistema taquigrfico, con aquella destreza y seguridad que infunde al que est bien penetrado de los principios del arte que se estudia. Inmediatamente despus dispuso el seor Presidente que se pasase a los ejercicios prcticos. En su consecuencia tom uno de los libros que haba sobre la mesa y se lo entreg al excelentsimo seor don ngel Laborde, el cual indic al profesor el pasaje que haba de dictar. Teniendo el reloj delante los seores de la Seccin, escribieron los cuatro alumnos en un minuto 108 palabras en signos taquigrficos, que leyeron despus a completa satisfaccin de los concurrentes. Msica Esta clase que se compuso de don Jos y don Gonzalo Jorrn, y don Antonio Aguilera desempe cumplidamente su parte, tocando en el piano varias obras de Rossini; lo cual admira tanto ms cuanto que los dos Jorrn slo cuentan cinco meses de aprendizaje, y Aguilera poco ms. Dibujo Presentaron los estudios siguientes: don Jos Jorrn un nio Jess original de Rafael, cuadro de la sacra Familia y un paisaje de colores; don Gonzalo Jorrn, San Jos original de Rafael; don Antonio Aguilera El Fauno del cabrito En todos estos cuadros se conoca la disposicin feliz de los alumnos, y la inteligencia y maestra del hbil profesor que los ha enseado. Concluido el acto, el alumno don Jos Jorrn pronunci una epstola en verso, compuesta por don Blas San Milln, en la que, a nombre del director y profesores del colegio, se manifestaban los ms vivos sentimientos de amor e inters por los alumnos salientes. El seor Presidente, a peticin del excelentsimo seor General Laborde, dispuso que se imprimiese junto con el acta de los exmenes. En seguida el mismo seor Presidente dirigi a los examinados un corto y expresivo discurso, que conmovi vivamente a todos los circunstantes y en el que los present como modelo de aplicacin a sus dems condiscpulos, que agradecieron como deban los esfuerzos paternales del digno Presidente. No fue menos interesante la alocucin que se dign hacer el expresado excelentsimo seor Laborde, excitndolos a continuar por el camino que con tan bellos auspicios haban empezado. El seor Cnsul de Holanda dispens igualmente a tan apreciables jvenes los elogios que merecan por la laboriosidad y aplicacin y por las lisonjeras esperanzas que daban a su patria. Con lo que se concluy el acto.— Domingo del Monte Secretario. Untitled-28 14/08/01, 13:34 20

PAGE 33

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 21 / 21 / 21 / 21 / 21V V V V V SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA POR UN SUSCRIPTOR( Noticioso y Lucero septiembre 28 de 1832.) Seores redactores del Noticioso y Lucero de la Habana Muy seores mos: Soy padre de familia y tengo hijos en edad de entrar en el presente ao en un colegio. Por eso quise en el pasado recurrir a los exmenes pblicos de los de la Habana, pues mis ocupaciones no me permiten asistir a los particulares que se ejecutan en todo l. No pude en aqul satisfacer mi deseo por el considerable gento que concurre a esos actos, y no s si podr lograrlo en los que ahora se celebran. As es que me atrajo vivamente la atencin, en el artculo “Educacin” inserto en su peridico de 18 del corriente, la noticia que en forma de dilogo se da en l del Colegio San Cristbal, de quien se dice que tiene igualdad y aun superioridad con (sera mejor sobre, porque una preposicin no es aplicable a dos nombres que la rigen distintas) muchos de los colegios extranjeros de ms nombre. Ya ven ustedes si el artculo excitara vivamente mi curiosidad, y cun viva sera cuando llegu al parrafito que nos dice que el seor Casas tiene cierto secreto para que aprendan mucho y bien sus muchachos, y que a nadie dir, pero que a m me parece (al autor del dilogo, se entiende) que a fuerza de analizar, le llevo ya descubierto. Ledo esto alargu el cuello y suspendise mi respiracin, hasta que el autor me descubri el secreto, del cual imaginaba yo que penda la felicidad de mis hijos y futuras generaciones. Grande fue mi sorpresa cuando el autor me lo hubo comunicado. Mejor le hubiera llamado paradoja, pues por tal estimo la proposicin que nos presenta las matemticas como la base de la educacin de los nios. En un sentido general es falsa, porque el estudio de las lenguas clsicas precedi en las naciones antiguas, y es anterior en las modernas, al de la filosofa, del cual son parte las matemticas en los institutos de educacin de Francia e Inglaterra. Si la asercin se limita al conocimiento de las ciencias fsicas y naturales, la permito, aunque es sabido que en los pueblos ms adelantados en civilizacin sufren un examen de latn, antes que el de matemticas, los alumnos que solicitan entrar en las escuelas militares, y sin hacer correctamente versiones y temas en aquel idioma no se califica de esmerada la educacin de ningn joven. Untitled-28 14/08/01, 13:34 21

PAGE 34

ESCRITOS EDUCATIVOS 22 \ 22 \ 22 \ 22 \ 22 \ No la ha habido, ni puede haberla clsica sin entender perfectamente a los autores latinos, as como estos no hubieran llegado a ser nuestros eternos modelos de la elocuencia si no hubiesen aprendido el griego. Ambas lenguas las estudiaron profundamente nuestros autores del siglo XVI, los del de Luis XV, y los ilustres Pitt y Canning. A quin sino a los grandes oradores y escritores romanos debieron los Granadas, Marianas, Cervantes y Jovellanos la pompa y gala del estilo y la encantadora armona de la diccin? Ha existido acaso un solo nombre de primer orden en la magistratura, en las ciencias y literatura, que no haya sido un excelente humanista? Todos los sabios han convenido en que los autores antiguos son la mejor base de los estudios de la juventud. Oigamos al grande Aristarco de la literatura moderna, a La Harpe, impugnar a los que al principio de la revolucin francesa queran relegar de los colegios los cursos de la lengua latina: “Olvidis, les deca, que proponiendo yo este estudio para la edad en que la inteligencia empieza a manifestarse, pongo en manos de los jvenes los historiadores, los oradores, los poetas dramticos, picos, satricos y fabulistas, los filsofos y eruditos de la antigua Roma? ¡Cunta instruccin, y qu gran nmero de toda clase de ideas, se adquieren con el latn! Diris que las mismas se lograran sabiendo el francs? ¡Qu error! No veis que entre los conocimientos prestados por ambos idiomas habr la prodigiosa diferencia de una simple lectura, a un estudio reflexivo? No penetris que las grandes dificultades slo del lenguaje, atraen forzosamente a las cosas un grado de atencin de que la niez no es capaz, si se le deja usar nicamente de la memoria? Examinad en historia griega y romana a un joven que slo haya ledo en Rollin, y a otro que la haya explicado en Tito Livio y Plutarco, y veris si en ambos es igual el resultado de las ideas y conocimientos. “Dejo aparte otras mil ventajas: la cantidad de ideas que dimana de la comparacin de hombres y escritores, la cual produce un efecto maravilloso, para ejercitar la inteligencia del joven; el movimiento que da a una imaginacin adolescente el entusiasmo de admiracin que slo puede inspirar la lectura de los originales: las fuentes perennes de imitacin abiertas exclusivamente a los que conocen esos mismos originales...; finalmente, los inagotables gozos preparados para el resto de la vida, deseados siempre por los que no los tienen”. La voz de La-Harpe se oy en Francia, donde en todos los colegios se estudian las lenguas clsicas casi exclusivamente hasta la edad de catorce aos, que se siguen los estudios de matemticas y de filosofa sin abandonar aquellas. En los de Inglaterra jams se interrumpi: dganlo si no el colegio de Eton y las universidades de Oxford y Cambridge. Y no es este plan el que form esa multitud de escritores que han difundido tantas luces en Europa? Por qu hay entre nosotros tantos hombres instruidos Untitled-28 14/08/01, 13:34 22

PAGE 35

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 23 / 23 / 23 / 23 / 23 que no son autores, teniendo ingenio e ideas muy tiles que comunicar, sino por no haberse fundado su educacin slidamente en aquella base? Esta es la nica de los estudios clsicos, y la asercin del autor del dilogo slo puede admitirse respecto de una educacin limitada al escritorio o a las ciencias fsicas; y aun entendida as, no podr estimarse completa. UN SUSCRIPTORVI VI VI VI VI SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA POR UN SUSCRIPTOR( Noticioso y Lucero octubre 6 de 1832.) Seores Redactores: Rara vez leo el Diario de la Habana, y slo por casualidad he visto el artculo inserto en el nmero del martes, sobre los comunicados al Noticioso y Lucero el 18 y 28 de septiembre, con relacin al colegio del seor Casas. Aprecio mucho las ideas generales que respecto de la educacin manifiesta su autor, aunque no estoy conforme con algunas de ellas, ni debo dejar de impugnar el supuesto falso en que se ha fundado para refutarme. Continese ste en el principio de uno de sus prrafos, que dice as: “As pues tampoco ha tenido razn el que suscribe el remitido en contestacin al dilogo, queriendo atribuir toda la importancia en la educacin al estudio de las lenguas y literatura antigua, casi con exclusin de las matemticas”. Dios me libre de semejante hereja. Cul es la frase de mi artculo que ni aun remotamente indique que quiero excluir, en todo o parte, aquellos conocimientos de un buen plan de estudios? Ruego al autor del artculo que la cite. La cuestin que trat rpidamente fue la de saber si las Matemticas son o no la base de un plan completo de estudios. Comprendindose en ste los clsicos, dije que las Humanidades deban ser su base, y por consiguiente empezarse la educacin del joven destinado a las altas funciones del Estado o a la profesin de literato por las lenguas antiguas, en las cuales se hallan las fuentes perennes de la literatura moderna y los grandes modelos que hasta ahora no han podido igualarse. Apyase mi opinin en la historia y en la experiencia de los siglos. No fueron los griegos refugiados en Italia despus de la cada del Imperio de Oriente, los que restauraron las letras en Europa? Se citar desde el Untitled-28 14/08/01, 13:35 23

PAGE 36

ESCRITOS EDUCATIVOS 24 \ 24 \ 24 \ 24 \ 24 \ siglo XIV algn escritor o clebre orador que no hubiese principiado su educacin por las lenguas griega y latina o dejado de estudiar sus inmortales producciones? Leemos con vivo placer los discursos que sirven de comentarios a un clebre cdigo que la Europa admira, y nos dan nuseas cuando recorremos las glosas de casi todos los dems intrpretes de la Jurisprudencia. Y dnde sino en el estudio de las Humanidades, por el cual empezaba la educacin de sus colegios, hallaron el mtodo y los colores con que embellecieron aquella obra inmortal los jurisconsultos que la formaron? Ninguno de ellos era matemtico ni naturalista, aunque tenan de estas ciencias el conocimiento elemental que, como he dicho, debe ser parte de un buen plan de estudios. Nos deleitar siempre la lectura del informe en el expediente de la ley agraria; y ciertamente no nos movera tanto la nobleza y elevacin de sentimientos que lo dict, si no se hubiera expresado con la armoniosa y elocuente diccin de Cicern, que ningn da de su vida dej de leer el ilustre magistrado que fue su autor. Ciertamente el plan dejara de ser completo si no fuese parte suya el estudio elemental de las Matemticas. As es que dije que lo era del curso de Filosofa en los ms clebres institutos consagrados en Europa a la educacin. Pero este curso es en aqullos el ltimo de los del colegio, y as acaban por donde el autor del artculo del 18 aprueba altamente que se empiece. No se crea que en los primeros se estudia exclusivamente el latn o griego, pues en la divisin de sus clases entran los elementos de Historia sagrada, antigua y nacional, Geografa y Dibujo. Algunos colegios en los Estados Unidos han adoptado para la educacin clsica una combinacin prudente de sus elementos. Hase dividido en siete clases y aos. En el 1 se estudian los primeros rudimentos del latn y los correspondientes del ingls y francs, nociones generales de geografa, y se ejercitan en la escritura. En los dems se contina el primero como fundamental y los segundos como accesorios; en el 5 se aade la lengua castellana, as como en el 4 se empieza el griego, continuando siempre el ejercicio de la escritura. Pero en el 2 ao se aprende tambin la aritmtica prctica, y en el 3 comienza el estudio de matemticas por la aritmtica de Lecroix, siguindose en el 4 el lgebra del mismo autor, y en el 5 la geometra de Legendre. A esto se reduce el estudio de matemticas puras, que no acierto por qu no empiece el 4 ao, puesto que en el 6 no se continan; y terminndolo en ste, precedera inmediatamente a los elementos de Fsica y Qumica, que se estudian en el 7, como parte de la Filosofa, segn se practica en Francia, donde en vez de un ao son dos los consagrados a la Filosofa, porque como he dicho, en ellos se estudian tambin los elementos de Matemticas, que acabamos de ver distribuidos en tres aos en los Estados Unidos. Untitled-28 14/08/01, 13:35 24

PAGE 37

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 25 / 25 / 25 / 25 / 25 El mejor plan de educacin elemental es aquel que la concluye a los 16 17 aos, y dispone al joven para que elija la profesin a que su gusto le inclinare. En esta consideracin capital se fundan los adoptados en los pueblos ms cultos. Vese, pues, que habindome propuesto stos por modelo, estaba muy distante de excluir el estudio de las Matemticas. Pero s he negado y niego que sean base de la educacin clsica; y si se me dijese que el autor del artculo del 18 de septiembre no entendi hablar de aqulla, responder que no debi usar de la palabra base sino decir simplemente que en el colegio del seor Casas se aprenden muy bien los rudimentos de las Matemticas. Bien s que no es as, y que en aquel instituto se estudian los autores clsicos, de los cuales el seor Casas es un distinguido profesor. En cuanto al mtodo de su enseanza, nada puedo decir, como ni tampoco del orden y distribucin que se sigue en los estudios porque no he tenido tiempo de instruirme en ellos. No dejar de verificarlo cuando pueda, pues es materia que interesa vivamente a un padre. Slo dir que en algunas casas de educacin de esta ciudad se sigue el antiguo mtodo para ensear en latn, estudiando en ellas gramtica, en cuya composicin se olvid la mxima de ensear las lenguas muertas, escribiendo ms que aprendiendo de memoria, as como las vivas han de adquirirse mejor hablndolas que de otra manera. Desde que los nios conciertan adjetivos y sustantivos, puede seguirse aquel mtodo, como lo hemos visto practicar con gran suceso, no habiendo inconveniente en que desde luego se den las reglas de sintaxis correspondientes a las partes de la oracin, cuyos accidentes y propiedades se van conociendo en la analoga. El autor del artculo a que respondo, dice que ni las matemticas ni las bellas letras pueden infundir tan buenos hbitos al entendimiento como las ciencias naturales. No comprendo la aplicacin que esta mxima pueda tener a la presente cuestin. Quiere decirse que la educacin de los nios debe empezar por las ciencias naturales? La opinin sera peregrina, y no merece refutarse. Y si no ha de entenderse eso, cul es su conexin con la materia de que tratamos? Fuera de ella dir solamente que no concibo cmo pueda estudiarse profundamente la Fsica sin que le preceda el estudio de las Matemticas. Para saber bien la Esttica, Dinmica e Hidrulica, es necesario hacer uso del Algebra y Geometra. Convengo con el autor del artculo en que para la generalidad o bien sea en la hiptesis de un sistema de educacin popular, es de la mayor importancia la aritmtica y geometra. Yo dira que absolutamente debe limitarse a aquellos conocimientos y al dibujo. Pero a qu propsito hablar de sta, cuando tratamos de la educacin clsica? Ha de ser o no su base al estudio de las humanidades? Es o no en el Colegio del seor Casas? He aqu las cuestiones que debi resolver el autor con ideas positivas, Untitled-28 14/08/01, 13:35 25

PAGE 38

ESCRITOS EDUCATIVOS 26 \ 26 \ 26 \ 26 \ 26 \ y no generales. Tal es la siguiente: “En fin, ser lo ms esencial de todo manejar con cuanta perfeccin se pueda la lengua nativa”. No puedo concebir el sentido que ha querido darle en la discusin promovida, el manejar con cuanta perfeccin sea posible una lengua, se entiende escribirla y hablarla con la mayor elegancia posible; pero sta no se adquirir en la castellana sin la latina, que es su madre, como lo prueban todos nuestros autores clsicos. Si ste es el sentido del autor, estamos de acuerdo; pero si ha querido decir que slo con la gramtica castellana podr poseerse con perfeccin la lengua nativa, de ningn modo convenimos. Sin duda que la gramtica ensea a escribir y hablar clara y correctamente; pero hay mucha diferencia de un escritor correcto a otro elegante y lleno de los sublimes modelos de la antigedad. Este slo mover los nimos e influir en sus semejantes como pretende el autor del artculo.—B.L.M. de Vds., UN SUSCRIPTORVII VII VII VII VII SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA [POR JOS DE LA LUZ]5( Diario de la Habana octubre 12 de 1832.) Insapiens factus sum... sed tu me coegisti Seor Suscriptor del Noticioso y Lucero : Si a mi papel del 28 del pasado, publicado en el Diario de la Habana a consecuencia de los dos artculos sobre educacin que vieron la luz en el Noticioso y Lucero hubiera salido alguno contestando la exactitud de mis ideas en cuanto al modo de considerar las matemticas, nada me hubiera sorprendido menos. Yo s que la opinin generalmente recibida, aun por algunos sabios de gran nota, es que esta ciencia, prescindiendo de sus innumerables aplicaciones, constituye la mejor de todas las lgicas. As es que al cabo de slo cinco das ya me pareca que tardaban demasiado los matemticos en alzar su voz contra m, vindicando los derechos de su ciencia, al parecer agraviada. Pero que despus de mi utor via en la portada, 5. Publicado por F.G. del Valle, p.8. Untitled-28 14/08/01, 13:35 26

PAGE 39

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 27 / 27 / 27 / 27 / 27 que despus de dar a entender desde el principio que no trat de contestar sino slo lo que me pareci equivocado, as en uno como en otro remitido, dejando intactas las dems ideas (que slo un delirante poda negar); que despus de haber suplicado repetidamente que deseaba ser comprendido, y por ltimo, que despus de haber andado con distinciones y cortapisas, que entonces parecan superfluas, se presente usted ahora de nuevo en la palestra con un artculo lleno precisamente de doctrinas, que usted no ignora son sabidas y resabidas de todos y que nadie puede negar; confieso francamente que esta especie de ataque, por ms que me devanase los sesos en figurarme todas las respuestas posibles a mi papel, no poda ni pasarme por el pensamiento. Son, en efecto, tan verdaderas las mximas que componen al artculo de usted, seor Suscriptor, que leyndole me estaba interrumpiendo yo mismo a cada paso con el totum verum de los escolsticos; y ya que va de confesin, tambin he de agregar, que buscando en l con ansia alguna cosa contra mis ideas, no poda menos, visto que nada hallaba, de ir acompaando el totum verum con el nihil ad rem En lo que me parece que hay, no dir una tctica de parte de usted en proceder de hecho pensado; pero s a lo menos una costumbre de suponer que el adversario ha negado lo que todos conceden. Digo una costumbre porque tanto en su primer papel como en el ltimo, aunque no tuvo tal o cual opinin, ya que eso sera falso testimonio, lo da a entender, sin embargo, a cada instante en todo el discurso de su obra. Con sobrada razn, pues, repito ahora respecto a la literatura lo que antes dije respecto de las matemticas. Quin que no tenga otro antecedente que el papel de usted, no creer que yo ignoro que sin el estudio de las humanidades no puede ser completo un plan de educacin? Qu el estudio de los antiguos ha formado nuestros grandes escritores; que sin el auxilio de las matemticas no se puede profundizar en la fsica, y otras especies a este tenor de que est sembrado su artculo de usted? Sin embargo, seor Suscriptor, usted est de muy buena fe, y en todo ha guardado el tono que reclama una discusin de esta naturaleza. En este supuesto, vamos ante el tribunal del pblico, para que ste decida en su imparcialidad, si mis asertos son verdaderos o fingidos. Como nuestras cuentas, empero, pueden resultar algo dilatadas, por ser indispensable seguir a usted paso a paso para que todo salga esclarecido, habra que molestar demasiado la atencin, si no reducimos el asunto a un estilo casi de cuentas. 1.Djose en el Dilogo remitido del 18, que la excelencia de la marcha del colegio de Carraguao se deba a la suma importancia que en l se daba al estudio de las matemticas, como si stas fueran el alma de la enseanza. Sale despus usted, seor Suscriptor, a los diez das, con que las lenguas y literatura antigua se merecan la preferencia. Entonces entr yo: esa no es la cuestin; se trata del mtodo y no de las materias seores Untitled-28 14/08/01, 13:35 27

PAGE 40

ESCRITOS EDUCATIVOS 28 \ 28 \ 28 \ 28 \ 28 \ mos; y en un colegio es de tanta necesidad ensear las bellas artes como las matemticas; pero la buena o mala marcha de un establecimiento no pender jams de los ramos que en l se enseen, sino del orden en que sean enseados. 2.Quin podr negar, o mejor dicho, quien podr dudar “que el estudio de las humanidades debe formar la base de un plan completo de estudios”? As que concedido y adelante. 3.Esto lo funda usted “en la historia y en la experiencia de los siglos, principiando por los griegos y concluyendo con nuestros propios escritores, que se formaron por los modelos de la antigedad”. Todo esto est muy bien en el orden. Quin puede pretender lo contrario? Y para qu sacar a plaza lo que todo el mundo concede y que ni directa ni indirectamente fue negado por m?Como que, en mi sentir, esa no era la cuestin. 4.Pasa usted despus a exponer, seor Suscriptor, el plan de estudios adoptado en los colegios de los Estados Unidos. Nadie ms amigo que yo de que se sepa lo que se practica en otras partes, sobre todo si en esas partes han hecho ms progresos que nosotros. Pero en este particular es de advertir que ni siempre todo lo mejor de un pas puede aplicarse a otro, ni todo lo que se hace fuera es siempre lo mejor. No trato de decir que usted haya pretendido tal cosa, sino de hacer presente que en cuanto a aplicaciones, es menester que jams perdamos de vista el “ multo magnorum virorum judicio credo, aliquid et meo vindico ”, que dijo el profano. 5.Quin ha dicho jams, “que el estudio de las matemticas sea base de la educacin clsica ”? Que sea base de la educacin general, ya cae de su peso; pero, cmo ha de serlo de la clsica? ¡Vamos!, sera esto tan ridculo como pretender que para adelantar en la ciencia de Euclides, era menester aprender la oratoria de Cicern. A otra cosa, pues. 6.Digo y repito que, en mi humilde opinin, si se tratase de saber qu ramo de los conocimientos humanos infunde mejores hbitos a nuestro entendimiento, es decir, qu ramo hace ejercer mejor estas facultades, poniendo tambin en movimiento mayor nmero de ellas, dara mi voto por las ciencias naturales. Y ahora le har ver a usted, seor mo, la aplicacin que esta mxima puede tener a la presente cuestin. Como siempre juzgu que sta versaba del mtodo y que las matemticas, adems de su importancia y aplicaciones infinitas, se han tenido, y aun se tienen por muchos en s mismas, como el mejor de cuantos mtodos son imaginables, trat de manifestar brevemente que yo me atreva a pensar de otra manera, guiado por las observaciones de un sabio idelogo y enseado por mi propia experiencia. Por las razones que entonces alegu, y por considerar que las ciencias naturales comunicaban al entendimiento mejores hbitos, no slo que las matemticas, sino aun que todos los dems ramos del saber humano, incluso las humanidades, dije en este sentido que les daba la preferencia sobre todos. Quiere decir esto por ventura que la Untitled-28 14/08/01, 13:35 28

PAGE 41

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 29 / 29 / 29 / 29 / 29 educacin de los nios debe empezar por las ciencias naturales? En tal caso, dice usted que la opinin sera peregrina y no deba refutarse. Pues mire usted, seor mo: aqu hay ms de lo que usted se figura. La opinin puede ser peregrina; y aunque yo ni siquiera he dado a entender en mi anterior papel que principie la educacin por la fsica o la qumica, sin embargo, ahora me han venido ganas de defenderla, y probar a usted que no es muy fcil refutarla. Entendmonos. Esta es otra cuestin que suscito yo mismo ahora por primera vez, y del todo independiente de las anteriores. Desde luego, no opino yo que un muchacho, as que sepa leer, comience a aprender fsica o historia natural bajo un plan cientfico y ordenado; jams es mi nimo sostener paradojas ni delirios. Pero ¡cun conveniente sera despertar muy desde el principio la curiosidad del nio, hacindole leer y explicndole algunas descripciones de objetos naturales, como rboles, animales, etctera, despus pasar a algunos prodigios de los que ofrece la naturaleza abundantemente, y luego a algunos procedimientos de las artes, no menos portentosos para l! De esta manera, ejercitndose sus facultades en ms variedad de objetos, y de objetos que requieren comprensin, se desarrollara tambin su inteligencia, y no casi exclusivamente su memoria, como sucede en los cuentos y rasgos histricos, que constituyen ordinariamente su primera lectura. As tambin irn formando un caudal de ideas tiles sobre un gran nmero de materias, y corrigiendo el sinfn de preocupaciones que suelen tener los nios aun sobre los objetos ms comunes que les rodean. No se crea que este plan es superior a sus alcances: cada cual puede hacer la prueba por s mismo, y desde luego se convencer hasta qu grado prodigioso llega el conocimiento de estas tiernas criaturas, cuando su entendimiento es dirigido por manos expertas. Convengamos de buena fe en que este sistema no lo han dictado las matemticas ni las buenas letras. Es hijo legtimo de aquel espritu que reina en las ciencias naturales, que vivifica cuanto se le acerca, y a quien se debe la reforma fundamental que ansiaba y propuso para todos los ramos del saber el profundo Bacon de Verulamio. Mire usted, pues, cmo del modo de entretener los nios, que es el secreto de instruirlos, hemos venido a parar sin violencia alguna en la gran reforma del canciller de Inglaterra. Pero continuemos con nuestras cuentas. 7.“Fuera de ella (la materia de que se trata), as contina usted, dir solamente que no concibo cmo puede estudiarse profundamente la fsica, sin que le preceda el estudio de las matemticas. Para saber bien la esttica, dinmica e hidrulica, es necesario hacer uso del lgebra y de la geometra”. Qu quiere que le diga a esto, seor Suscriptor? Pretender lo contrario sera lo mismo que tratar de subir a una torre sin pasar por los escalones. Quin ignora que las matemticas son como una llave maestra con la que se abren muchas puertas? Quin ignora que los fsicos ms Untitled-28 14/08/01, 13:35 29

PAGE 42

ESCRITOS EDUCATIVOS 30 \ 30 \ 30 \ 30 \ 30 \ distinguidos han sido no como quiera los matemticos ms esclarecidos, sino que han ilustrado ms la ciencia de la naturaleza, precisamente por su admirable manejo del clculo? Y en calidad de medio de adquirir otros conocimientos deben aprenderse cabalmente las matemticas, aun cuando haya otras ciencias que comuniquen mejores hbitos al entendimiento, as como se aprende un idioma extrao, no precisamente porque sea bello y agradable, sino por sacar fruto de las obras en l escritas. 8.Quin ha dicho a usted que se trataba tan slo de la educacin clsica ? La cuestin siempre ha sido de la educacin en general, y sobre ello apelo al pblico, que no me dejar mentir. Ni cmo haba de ser de otra suerte, cuando en estos establecimientos nuestros an no est separada la educacin primaria de la secundaria ? Pero aun cuando lo estuviera, siempre en la secundaria encontraran las matemticas y la parte clsica Y esto nadie dir que sea afirmar que las matemticas forman parte de la educacin clsica 9.Despus sigue usted: “Ha de ser su base (de la educacin) el estudio de las humanidades? Es o no en el colegio de Casas? He aqu las cuestiones que debi resolver el autor con ideas positivas y no generales”. Quin le ha dicho a usted que esas eran las cuestiones que deba yo resolver? Mi propsito es evidente desde las primeras lneas del artculo; es imposible equivocarlo: se reduce a esta sencillsima proposicin: “la bondad de un establecimiento no depende precisamente de los ramos que en l se ensean, sino del modo con que son enseados”. Despus de determinado este punto principal, pas a otra cuestin enlazada con l, a saber: la preferencia que poda darse a tal o cual ramo de enseanza; y por ah ver el seor Suscriptor por qu despus de haber hablado de la importancia de otros ramos, dije “que sera lo ms esencial de todo, manejar con cuanta perfeccin se pudiera la lengua nativa”. Qu duda poda quedarle a usted sobre mi pensamiento, en cuanto a poseer la lengua, cuando digo manejar con toda la perfeccin posible ... para poder influir en nuestros semejantes ? Esta ltima frase debi desengaar a usted (si an le quedaba alguna dificultad) de que se hablaba de poseer la lengua no slo rectamente y con propiedad, sino pudiendo usar de todos sus recursos para convencer y persuadir; porque a nadie se le oculta que hay mucha diferencia de un escritor correcto a otro elegante y lleno de los sublimes modelos de la antigedad Ojal, seor mo, que haya muchos jvenes entre nosotros que aspiren a influir en sus hermanos. Ojal que ni da ni noche dejen de la mano esas obras inmortales que tanto recomienda usted, donde no slo aprendan a conocer los resortes para conseguirlo, sino a imitar los hechos de tan claros varones, para que la patria vea con placer algn da que, as en sus acciones como en sus palabras, bebieron sus hijos la sana doctrina de los Demstenes y de los Tulio.-Habana, 6 de octubre de 1832.— Un suscriptor del Diario de la Habana. Untitled-28 14/08/01, 13:35 30

PAGE 43

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 31 / 31 / 31 / 31 / 31VIII SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA POR UN SUSCRIPTOR( Noticioso y Lucero septiembre 22 de 1832.) Seor Suscriptor del Diario de la Habana : Ya dije en mi comunicado de 28 de septiembre ltimo, que rara vez leo aquel peridico, y por la misma casualidad que le su comunicado de 1 del presente mes, he tenido el gusto de leer en casa de un distinguido abogado, amigo mo, la rplica que en el del 12 me ha dirigido usted, siendo de notar en ella un tono de irritacin no muy conveniente para persuadir los nimos, los cuales han de atraerse para convencerlos. Esta mxima fundamental de la oratoria debe observarse an con ms rigor en los escritos polmicos, porque la contradiccin en ellos excita ms vivamente el amor propio, a quien slo pueden contener los hbitos de una exquisita urbanidad. Usted ciertamente la tiene, y por lo mismo me parece ajena de ella la expresin de sacar a la plaza demasiado familiar aun en el estilo de cartas consagradas al pblico. No es slo sta la que indica poca benevolencia, sino tambin el imputarme una costumbre de suponer que el adversario ha negado lo que todos conceden. Jams tuvo aplicacin ms importuna la palabra costumbre, porque sta es la primera disputa literaria que he sostenido ante el pblico. No por eso dejo de agradecerle que me crea con buena fe en cuanto he dicho, y con ella le dir que no me ha satisfecho en el nico punto en que directamente le impugn en mi artculo de 6 de octubre. Fue esta la asercin suya en el del 1 del mismo mes, en la cual me deca que no tena razn de atribuir toda la importancia en la educacin al estudio de las lenguas y literatura antigua, casi con exclusin de las matemticas. Repliqu a usted que no haba dicho tal cosa, y le rogu que me indicase la frase que expresaba aquella opinin. Esto no lo ha hecho usted, ni podr hacerlo, porque entonces repet que en la educacin clsica, a la cual me limit absolutamente, era prctica en los pueblos ms cultos y donde ms se han discutido las materias, empezar por las humanidades y acabar por las matemticas. Dijo usted entonces y dice ahora, que no era la cuestin sobre educacin clsica. Sin duda, para con usted no lo era, pues yo slo la suscit al autor del dilogo. Vino usted a mezclar en ella otra diversa, aunque no lo es tanto como supone; y por este acto absoluto de su voluntad pretende que la Untitled-28 14/08/01, 13:35 31

PAGE 44

ESCRITOS EDUCATIVOS 32 \ 32 \ 32 \ 32 \ 32 \ suya, y no la que yo haba promovido anteriormente, es la que haba forzosamente de tratar. ¡Es cosa bien singular! Querr usted decir que ni aun las palabras del autor del Dilogo podan ser material de disputa sobre educacin clsica? Veamos cules fueron las que yo tom por texto de mi crtica, y de ellas deducir el lector imparcial si tuve o no fundamento para hacerla. Don Juan, uno de los interlocutores del Dilogo dice: “Para toda la vida la tendr el seor Casas si sigue como hasta ahora el luminoso principio de tomar por base de la educacin de los nios las matemticas”. Y no son parte de estos nios los destinados por sus padres a recibir una educacin clsica? Luego no fue en m fuera de propsito impugnar el principio luminoso que quera aplicarse a todas las partes de la educacin pblica. Continu hablando de mi tesis en el artculo de 12 de octubre, no para impugnar una opinin que no haba usted manifestado en el suyo del 1, sino para inducirle a que me la hiciese conocer, ya que quiso ilustrar la cuestin promovida. Celebro mucho que estemos de acuerdo en su resolucin, aunque me haya dicho que son cosas sabidas y resabidas, pues no ignoro que gran parte de stas no se ejecutan, y que la verdad de otras es ofuscada por el sofisma y el exagerado escepticismo que han invadido hasta los principios fundamentales de la sociedad civil. Pues que ha tenido usted la atencin de responder a mis preguntas, le corresponder no ocultndole lo que pienso sobre una de las proposiciones generales que sienta, a saber: la bondad de un establecimiento no depende precisamente de los ramos que en l se ensean, sino del modo que en l se ensea A m me parece que los institutos de educacin no pueden ser buenos si no satisfacen completamente los objetos de su ereccin. As no dara aquella calificacin a las escuelas de primeras letras donde no se ensease la aritmtica prctica, aunque fuese excelente el mtodo para ensear a leer y escribir. Tampoco la merecera la institucin especialmente consagrada a difundir los conocimientos tiles, en la cual no se estudiasen los elementos de matemticas. Finalmente, no podra llamarse bueno el establecimiento que formado con el intento de tener en l un plantel de magistrados superiores, estadistas y literatos, no tuviese por alma los estudios clsicos. Yo considero el mtodo como el instrumento que combina el orden con que han de estudiarse las materias que necesariamente ha de abrazar un instituto de enseanza, en el cual ha de suponerse un objeto dado. As que me parece que la proposicin general de usted, por lo menos no es exacta, y si para limitarla he dicho lo sabido y resabido, no es culpa ma. Y con lo dicho concluyo esta disputa, y replqueme usted cuanto quiera. No soy de los que por hablar los ltimos creen que tienen razn, y por eso no volver a escribir una letra sobre aqulla. Al fin, despus de haber Untitled-28 14/08/01, 13:35 32

PAGE 45

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 33 / 33 / 33 / 33 / 33 hablado mucho de mtodo, me quedo sin saber cul es el general que se sigue en el colegio del seor Casas, y el particular adoptado para la enseanza de la lengua latina, sobre lo cual indiqu algo en mi anterior remitido. Pero me queda siempre la satisfaccin, seor Suscriptor, de haber ledo sus interesantes artculos, y de que estemos conformes en los puntos capitales de la educacin. En m no hallar usted tono magistral, sino la sencilla benevolencia con que se le ofrece, El Suscriptor del Noticioso y LuceroIX IX IX IX IX SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA [POR JOS DE LA LUZ]6( Diario de la Habana octubre 25 de 1832.) Committere caveas quod mox mutare labores HORACIO Seor Suscriptor del Noticioso y Lucero : Ya que han sido vanos, a lo menos en parte, mis esfuerzos por reducir a usted los precisos trminos de las varias cuestiones que hemos ventilado, me ha ocurrido la idea de reproducir ntegramente su ltimo artculo, agregando en forma de notas los reparos que se me ofrezcan. De esta manera podr el pblico, a un golpe de vista, como cuenta de cargo y data, decidir en resumen quin debe, cunto debe y cmo se debe. Vemoslo. ARTCULO DEL SEOR SUSCRIPTOR DEL NOTICIOSO YLUCERO DE 22 DEL CORRIENTESeor Suscriptor del Diario de la Habana : Ya dije en mi comunicado del 28 de septiembre ltimo, que rara vez leo aquel peridico, y por la misma casualidad que le su comunicado de 1 del presente mes, he tenido el gusto de ver en casa de un distinguido 6.Publicado por F.G. del Valle, pgina l7 y siguientes. Untitled-28 14/08/01, 13:35 33

PAGE 46

ESCRITOS EDUCATIVOS 34 \ 34 \ 34 \ 34 \ 34 \ abogado, amigo mo, la rplica que en el del 12 me ha dirigido usted.7Siento notar en ella un tono de irritacin no muy conveniente para persuadir los nimos, los cuales han de atraerse para convencerlos. Esta mxima fundamental de la oratoria debe observarse an con ms rigor en los escritos polmicos, porque la contradiccin en ellos excita ms vivamente el amor propio, a quien slo pueden contener los hbitos de una exquisita urbanidad .8 Usted ciertamente la tiene, y por lo mismo 7. Como la mies era tan abundante, seor Suscriptor, no quise decir a usted ni palabra de la manifestacin que hizo desde su anterior papel, de que slo por casualidad lea el Diario de la Habana Mas ya que usted se empea en repetirlo y en todas cosas, como si fuera el par signum crucis de su buena obra, justo y muy merecido es que se atenga usted a las resultas: vea usted, pues, ahora todo lo que pude haber dicho desde entonces y que call por un exceso de miramientos: 1 A qu viene al caso, para ninguna de las cuestiones que tratamos, el que usted tenga o no costumbre de leer el Diario ? Y luego no querr usted que le diga que no puede entrar en materia sin empezar por salirse de la materia 2 Esta conducta es tanto ms singular respecto de un escritor que como usted invoca a rengln seguido los principios de la oratoria: no nos ensea este arte, y aun la sana razn que el exordio debe tomarse del asunto mismo? Yo no se escribir ni cosa que se le parezca, seor mo; pero procuro darme a entender lisa y llanamente, y desde el principio entro diciendo: “Se trata de tal o cual materia, sin andarme por las ramas, ni mencionar lo que leo ni lo que no leo”. 3 Tal vez tratara usted de hacer creer que son tantas y tan interesantes sus atenciones que no le queda tiempo para leer el Diario o que jams lo lee, por la incontestable razn de ser as su voluntad. Esto sin duda alguna puede tener lugar en circunstancias ordinarias; pero o usted no es hombre de carne y hueso como nosotros los desterrados hijos de Eva, o a m no hay frailes descalzos que me hagan creer que despus de haber publicado dos artculos contestando otros dos de usted, artculos en que adems se interesaba la causa sagrada de la educacin, se estuviera usted esperando sin informarse de nada como si no fuera con usted, hasta que por casualidad se presentara un amigo a participarle la publicacin. Por mi parte s decir que apenas rayaba la aurora, cuando ya el portero de casa, en lugar de los buenos das oa de mi boca: “Han trado ya el Noticioso y Lucero ?” Porque: a pesar de tener tambin mis ocupacioncillas, como cada hijo de vecino, no me falta un rato para desperdiciar en alguna nota, o cosa que se le parezca: omina tempus habent que deca el hijo de Sirac. 4 Pero si no he acertado en lo que me figur por ventura, ser el motivo despreciar el Diario de la Habana ? ¡Oh, no! Apague Prevenciones o insultos de esta naturaleza son muy ajenos de un literato tan templado como usted, y que hace profesin de serlo. Qu ser, pues? Decdalo el pblico. Mas en resumidas cuentas, yo aconsejo a usted que por rebajado que sea el concepto que le merezca el Diario de la Habana no deje de pasarlo por la vista, o siquiera recorrerlo de cuando en cuando; aunque no sea ms sino porque “donde menos se piensa salta la liebre”, y a usted, seor Suscriptor de mi nima, que quiera que no, le salt en el mismo Diario de la Habana 8. Contradiccin palpable: cmo es eso que al principiar el perodo anterior se dice que se nota en mi rplica un tono de irritacin no muy conveniente para persuadir y al principiar el siguiente, ya se me atribuye nada menos que una exquisita urbanidad ? Harto se descubre en todos mis artculos el esmero particular en separar las personas Untitled-28 14/08/01, 13:35 34

PAGE 47

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 35 / 35 / 35 / 35 / 35 me parece ajena de ella la expresin de sacar a la plaza demasiado familiar, aun en el estilo de cartas consagradas al pblico.9 No es slo sta la que indica poca benevolencia, sino tambin el imputarme una costumbre de suponer que el adversario ha negado lo que todos conceden. Jams tuvo aplicacin ms importuna la palabra costumbre porque sta es la primera disputa literaria que he sostenido ante el pblico.10 No por eso dejo de agradecerle que me crea con buena fe en cuanto he dicho, 9. Ante todo, debo advertir que yo no he dicho sacar a la plaza sino sacar a plaza, que no es lo mismo, seor mo. La insercin del artculo, sobre no permitirla nuestra lengua, hara muy desgraciada la frase, y casi dira harto material. Por lo dems, la expresin, amn de ser usada por nuestros escritores de mejor nota, es muy propia de una polmica, que por su misma naturaleza admite toda clase de modismos, y principalmente aquellos que contribuyen a pintar las cosas con alguna mayor viveza, siempre que no degeneren en indecentes o chocarreras. Pocos campos son ms vastos que el de la polmica para usar de los recursos de una lengua; con el bien entendido de no exceder los lmites de la moderacin y el decoro. Hechas estas aclaraciones, pasemos a lo sustancial del negocio. Qu mejor prueba de lo poco que tiene usted que decir contra mi artculo, cuando se ve reducido a andar pescando frases como con pinzas (si ser este modismo propio de la polmica?), no ya para tacharlas de impropias ni poco castizas, sino de demasiado familiares? Pues mire usted, a pesar de haber tropezado yo en sus papeles con alguno que otro modo de hablar que no me pareca muy castellano, como v.gr., aquello de estar lleno de los modelos de la antigedad sin embargo, deca para m: al grano, al grano, “no hay que detenerse en pequeeces cuando cosas mayores llaman la atencin”: non ego paucis offendar maculis. 10.Dije costumbre y procur fundarlo, apoyndome en que en los dos nicos papeles que haba visto de usted le descubra esa propensin a suponer que el adversario ha negado lo que todos conceden As lo hizo usted respecto del autor del Dilogo y respecto de m. Tan cierto es esto, que cuantos leyeron el primer artculo de usted sin ver antes el Dilogo creyeron que el autor de este se opona a que se estudiasen las humanidades, cuando nada estuvo ms distante de su mente. Respecto a m, ya han visto todos lo que ha pasado y lo que pasa: volvi usted a decirme que se deban estudiar las bellas artes, que nuestros insignes escritores se haban formado por los modelos de la antigedad, y otras especies por este estilo, que sostuve a usted eran sabidas y resabidas de todos y que yo jams trat de negar. Vea usted, pues, si fue oportuna, oportunsima la aplicacin de la palabra costumbre ; y tan lejos de faltar a la benevolencia en este caso, cualquiera dira que por un exceso de benevolencia me expliqu en los trminos siguientes: En lo que me parece que hay, no dir una tctica de parte de usted, en proceder de hecho pensando, pero s a lo menos una costumbre, etctera… Y no contento todava con esto, paso en dicho papel a dar razn del aserto que acababa de sentar. Ha tenido usted tino, seor Suscriptor, para tachar de falta de benevolencia la parte ms benvola de mi artculo de las cosas Tampoco se me podr tachar jams de interpretar mal las intenciones de nadie, pues tanto de usted como del autor del Dilogo dije desde un principio que los crea animados de las ms rectas intenciones Untitled-28 14/08/01, 13:35 35

PAGE 48

ESCRITOS EDUCATIVOS 36 \ 36 \ 36 \ 36 \ 36 \ y con ella le dir que no me ha satisfecho en el nico punto en que directamente le impugn en mi artculo de 6 de octubre. Fue esta la asercin suya en el del 1 del mismo mes, en la cual me deca que no tena razn de atribuir toda la importancia en la educacin al estudio de las lenguas y literatura antigua, casi con exclusin de las matemticas .11 Repliqu a usted que no haba dicho tal cosa, y le rogu que me indicase la frase que expresaba aquella opinin. Esto no lo ha hecho usted, ni podr hacerlo, porque entonces repet que en la educacin clsica, a la cual me limit absolutamente, era prctica en los pueblos ms cultos, y donde ms se han discutido las materias, empezar por las humanidades y acabar por las matemticas.12 Dijo usted entonces, y dice ahora, que no era la cuestin sobre educacin clsica. Sin duda para con usted no lo era, pues yo slo la suscit al autor del Dilogo Vino usted a mezclar en ella otra diversa,13 aunque no lo es tanto como supone; y por este acto absoluto de su voluntad, pretende 11. Voy a satisfacer a usted, y para hacerlo ms completamente es indispensable insertar, ante todas las cosas, las mismas expresiones del Dilogo remitido de 18 de septiembre, que dieron margen a la discusin; helas aqu: (Don Juan habla). “Para toda la vida la tendr (se refiere a una patente de invencin de que trata el otro interlocutor) el seor Casas si sigue como hasta ahora el luminoso principio de tomar por base de la educacin de los nios las matemticas. De ah, mi querido amigo, que marchen con tanta seguridad, prontitud y firmeza los muchachos en los dems ramos. Acostumbrados desde que entran a conocer o convencerse de esa escuela de verdades que ensea la ciencia de las ciencias, los ve usted volar despus en todos sus estudios”. Ahora pregunto yo, quin de los dos entendi la cuestin, usted o yo? Puede caber la menor duda de que el dialoguista habla de la educacin en general sin haber usado el adjetivo clsica ? Puede caber la menor duda que aqu trata de las matemticas, no slo por sus aplicaciones, sino porque sirviendo de base quiere decir de alma los buenos hbitos de discurrir que en su ejercicio adquieren los nios los hacen volar en los dems ramos ? La cuestin, pues, era tratar de si el milagro del buen xito del seor Casas en todos los ramos, deba atribuirse o no a la ciencia de la cantidad; y he aqu precisamente lo que yo hice; con tanta ms razn cuando que usted se divag desde un principio haciendo una apologa superflua de las buenas letras. Y como entendiese lo que deba entender, esto es, que usted trataba de deshacer la equivocacin en que el otro haba incurrido, siguiendo la opinin general, cre que su intencin de usted era atribuir toda la importancia en la cuestin del mtodo al estudio de las lenguas y literatura antigua casi con exclusin de las matemticas En suma, me refiero a todo el tenor del primer artculo de usted de 28 de septiembre. 12. Por consiguiente, usted se limit a la educacin clsica porque le dio gana de hacerlo; que esa nunca, nunca fue la cuestin, sino averiguar si era verdadera la causa a que se atribua la buena marcha del colegio de Carraguao. 13. Perdone usted, que por lo dicho ya ver que yo no vine a mezclar una cuestin diversa sino que apunt al blanco desde que tom la pluma. Lo nico que hice, examinada ya la Untitled-28 14/08/01, 13:35 36

PAGE 49

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 37 / 37 / 37 / 37 / 37 que la suya, y no la que yo haba promovido anteriormente, es la que haba forzosamente que tratar. ¡Es cosa bien singular! Quiere usted decir que ni aun las palabras del autor del Dilogo podan ser materia de disputa sobre educacin clsica? Veamos cules fueron las que yo tom por texto en mi crtica, y de ellas deducir el lector imparcial si tuve o no fundamento para hacerla. Don Juan, uno de los interlocutores del Dilogo dice: Para toda la vida la tendr el seor Casas, si sigue como hasta ahora el luminoso principio de tomar por base de la educacin de los nios las matemticas Y no son parte de esos nios los destinados por sus padres a recibir una educacin clsica? Luego no fue en m fuera de propsito impugnar el principio luminoso que quera aplicarse a todas las partes de la educacin pblica.14 Continu hablando de mi tesis en el artculo del 12 de octubre, no para impugnar una opinin que haba usted manifestado en el suyo del 1, sino para inducirle a que me la hiciese conocer, ya que quiso ilustrar la cuestin promovida.15 Celebro mucho que estemos de acuerdo en su resolucin, aunque me haya dicho que son cosas sabidas y resabidas, pues no ignora que gran parte de stas no se ejecutan, y que la verdad de otras es ofuscada por el sofisma y el exagerado es-cuestin principal, fue tocar otras tan importantes como enlazadas con ella. Cosa que puede y aun debe hacer todo el que escribe para el pblico. Yo no promov la principal; la promovi el autor del Dilogo 14.Dos observaciones me sugiere este prrafo. Ambas recaen sobre lo ya dicho: 1 Quin no ve aqu que usted crey o quiso hacer creer que por ensear matemticas en Carraguao, se desatenda el estudio de las humanidades? Puede haber prueba ms convincente de que yo mire el papel de usted desde su verdadero punto de vista? 2 Si me dice usted ahora que nunca crey, en virtud de las palabras del dialoguista (pues esta es la cuestin), que en el colegio del seor Casas se cultivasen las matemticas con menoscabo de las buenas letras, por qu no sigui usted otro rumbo para combatir sus asertos? Luego, aunque no fuese en usted fuera de propsito impugnar el principio luminoso que quiere aplicar a todos los ramos de la educacin pblica lo fue y muy mucho el modo con que usted lo verific. Usted debi haber demostrado para su objeto que no slo el estudio de las matemticas no era el ms propio para infundir buenos hbitos al entendimiento, sino que el de las letras humanas era el mejor de todos para el caso. Pues manifestar que se deben estudiar, sobre no haber nadie pretendido negarlo, es sabido y resabido de todo el mundo. 15. ¡Hola! Escribi usted por hacerme escribir. Pues ya lo logr usted. Untitled-28 14/08/01, 13:35 37

PAGE 50

ESCRITOS EDUCATIVOS 38 \ 38 \ 38 \ 38 \ 38 \ cepticismo que han invadido hasta los principios fundamentales de la sociedad civil.16 Pues ha tenido usted la atencin de responder a mis preguntas, le correspondo no ocultndole lo que pienso sobre una de las proposiciones generales que sienta, a saber: la bondad de un establecimiento no depende precisamente de los ramos que en l se ensean, sino del modo que en l se ensea. A m me parece que los institutos de educacin no pueden ser buenos si no satisfacen completamente los objetos de su ereccin. As no dara aquella calificacin a las escuelas de primeras letras donde no se ensease la aritmtica prctica, aunque fuese excelente el mtodo para leer y escribir. Tampoco la merecera la institucin especialmente consagrada a difundir los conocimientos tiles, en la cual no se estudiasen los elementos de matemticas. Finalmente, no podra llamarse bueno el establecimiento que formado con el intento de tener en l un plantel de magistrados superiores, estadistas y literatos, no tuviese por alma los estudios clsicos. Yo considero el mtodo como el instrumento que combina el orden con que han de estudiarse las materias que necesariamente ha de abrazar un instituto de enseanza, en el cual ha de suponerse un objeto dado. As que me parece que la proposicin general de usted, por lo menos no es exacta, y si para limitarla he dicho lo sabido y resabido no ser culpa ma.17 16. No s a qu viene todo ese tropel de cosas que no se ejecutan, y la verdad que es ofuscada por el sofisma y el exagerado escepticismo que han invadido hasta los cimientos de la sociedad civil No se trataba de ejecutar nada, amigo mo; sino tan slo de opiniones, para que pensadas las razones de una y otra parte, ejecutasen los directores de los establecimientos. No tema usted, por otra parte, que el sofisma y el escepticismo socaven en lo adelante los fundamentos de las ciencias y de las letras (esta es la cuestin), que ya todo el mundo mira las paradojas del elocuente Juan Santiago con los ojos que siempre las miraron los sensatos de todos los pases: un verdadero tour de force para lucir su habilidad. Jams se debe declamar contra los vicios que no existen. 17. Esta nota es sobre el prrafo; y as ruego al lector que lo lea con atencin antes de pasar a ella. 1 Digo, dir y no me cansar de repetir hasta que se me manifieste lo contrario, “que la bondad de un establecimiento no depende precisamente de los ramos que en l se ensean, sino del modo que en l se ensea”. El adverbio precisamente hace de tal modo preciso el lenguaje, que no s cmo ha podido el seor Suscriptor escribir el prrafo ms largo de su artculo, sin advertir que es enteramente intil. Efectivamente, quien dice no depende precisamente da a entender que no niega alguna parte en el hecho a la otra causa de que se trata. Ejemplo: cuando decimos: “la victoria se debi no precisamente al nmero, sino a la disciplina de nuestra tropas”. Quin es capaz de afirmar que nuestra mente concibe se debi exclusivamente a la disciplina? As es que la frase que nos ocupa, as como cualquiera otra de esta especie, vale lo mismo que no tanto se debi al nmero (esto quiere decir se debi algo) cuanto a la disciplina ; pues Untitled-28 14/08/01, 13:35 38

PAGE 51

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 39 / 39 / 39 / 39 / 39era menester estar ms rematado que el hroe de la Mancha para pretender que se podan ganar batallas con sobra de pericia, aunque con falta de gente. Hagamos aplicacin a nuestro caso. Quin duda que hay ciertas materias que siempre se deben en ciertos institutos? En todas las comparaciones de esta clase debe tenerse presente el caeteris paribus : as diremos que de dos establecimientos en que se enseen las mismas materias, se llevar la preferencia aquel que observase mejor mtodo; de dos que tengan igual mtodo, aquel que exceda en algn ramo (se entiende siempre ramo conducente a su propsito), y finalmente, si de un lado est el exceso de nmero, y del otro la excelencia del mtodo, me atengo al segundo sin titubear. Lo quiere usted ms claro, amigo mo? No puede ser ms. Pues bien: por ah vendr usted en conocimiento que yo tambin considero el mtodo como el instrumento que combina el orden con que han de estudiarse las matemticas ... En fin, de la anterior explicacin resulta que mi proposicin es tan exacta como antes y que no es slo culpa de usted sino de la cosa misma que se resiste a ello, el no haber logrado reducirla a los lmites que usted se propuso. Y con lo dicho concluyo esta disputa, replqueme usted cuanto quiera.18 No soy de los que por hablar los ltimos creen que tienen razn 19 y por eso no volver a escribir una letra sobre aqulla. Al fin, despus de haber hablado mucho de mtodo, me quedo sin saber cul es el general que se sigue en el colegio del seor Casas y el particular adoptado para la enseanza de la lengua latina, sobre lo cual indiqu algo en mi anterior remitido.20 Pero me queda siempre la satisfaccin, seor Suscriptor, de haber ledo sus interesantes artculos, y de que estemos conformes en los 18.Tampoco soy yo de esos: a los que pertenezco es a aquellos a quienes en manifestndoles que no tienen razn, se callan o confiesan su pecado. 19. Hace usted muy mal en condenarse a no escribir, si cree de buena fe que an le asiste el derecho. Yo pecador, de m, sigo enteramente la contraria. Mientras no me convenza lo que afirma el adversario, me mantengo en lo dicho, y estoy arre que arre hasta nuevas razones. Ni cmo puede ser de otra suerte cuando el objeto principal de una discusin es ilustrar ms y ms la materia hasta que luzca la verdad? 20.No me haba dicho usted a m por cierto, que deseaba saber cul fuera el mtodo general seguido en el colegio del seor Casas, y el particular en la enseanza de la latinidad. Lo nico que manifiesta usted respecto a esta cuestin en su comunicado anterior de 6 de octubre es que nada puede decir, como ni tampoco del orden y distribucin que se sigue en los estudios, porque no ha tenido tiempo de instruirse de ello; y que no dejar de verificarlo cuando pueda Y pues que este es tambin en mi concepto el mejor medio de informarse, pase usted desde luego a inspeccionar con sus propios ojos el colegio de Carraguao, que a todas horas est abierto para cuantos deseen examinarlo. Por lo dems, si usted quiere una idea por escrito del mtodo seguido en el establecimiento del seor Casas, estoy dispuesto a drsela a usted tan pronto como se sirva pedrmela, no hacindolo aqu, porque exceder con mucho los lmites de su nota. Untitled-28 14/08/01, 13:35 39

PAGE 52

ESCRITOS EDUCATIVOS 40 \ 40 \ 40 \ 40 \ 40 \ puntos capitales de la educacin. En m no hallar usted tono magistral,21sino la sencilla benevolencia con que se le ofrece. El Suscriptor del Noticioso y Lucero El artculo correspondiente al nmero 9 de la serie de “Un Suscriptor”, no ha podido copiarse porque el Noticioso y Lucero que lo public (del 28 de octubre de 1832) no se conserva en las bibliotecas hasta ahora consultadas: de la Universidad, Nacional y de Amigos del Pas. Se harn nuevas gestiones. 21. Qu es eso, amigo mo? Conque no quiso usted dejarme saborear siquiera un minuto la satisfaccin que usted mismo me proporciona con haber caracterizado mis artculos de interesantes y con que estamos conformes en los puntos capitales ? As lo debo suponer cuando a rengln seguido aade: En mi no hallar usted tono magistral Ni en m tampoco, jams, jams. No es esto tirar la piedra y esconder la mano? Hablemos claro. Usted, seor Suscriptor, olvidndose del tono que tan justamente celebr en sus anteriores comunicados, pretende afectar ahora modestia y benevolencia, para granjearse la aceptacin pblica mientras que de cuando en cuando irrtame punzndome magistralmente No hay una sola expresin en mis notas (y eso que no son suaves) que pueda equipararse con algunas cadas que suele usted tener en el discurso de su papel. Pero vengamos a lo principal. Nada ms distante de m que el tono magistral, y si no repare usted en cuanto propongo, que siempre lo hago en estos trminos u otros equivalentes; me parece, sera conveniente, en mi humilde opinin etctera; y si es cosa que necesita prueba, desde luego lleva su prueba al canto para que no se venga abajo. No hay mejor ejemplo de ello que lo dicho en su lugar sobre la aplicacin de la palabra costumbre Mas sin embargo, quiero ofrecer a usted otra muestra; y por ella ver la doctrina que predicaba yo a la juventud habanera en el ao 1824. “La duda, amigos mos, produce una desconfianza en nosotros mismos, que nos despoja de toda presuncin; que no hay amigo ms acrrimo del saber que ese espritu de certidumbre que trae en suya las ideas de embrutecimiento y de ignorancia: entre nosotros, pues, reinar una entera franqueza en este punto; pues todos estarn facultados a exponer sus pensamientos con plena libertad acerca de cualquier materia que tratemos, con la compostura y buen orden que es consecuente en una juventud deseosa de saber, y que est persuadida que estos establecimientos son los lugares destinados al ensayo de los papeles importantes que han de hacer en la sociedad los que se dedican a las letras”. He ah la profesin de fe filosfica de quien ha hecho de aprender, s, de aprender aun enseando, las mayores delicias de su vida; y es el Suscriptor del Diario de la Habana .–Octubre 23 de 1832. Untitled-28 14/08/01, 13:35 40

PAGE 53

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 41 / 41 / 41 / 41 / 41 Seor Suscriptor del Noticioso y Lucero : Cuanto antes procurar satisfacer su deseo, y el de otros padres de familia, publicando una noticia sucinta, pero cabal, acerca del mtodo adoptado para la enseanza en el colegio de Carraguao. Mas no parecindome oportuno mezclar con aquella memoria cosa alguna de las que no le pertenecen, tratar de contestar ahora por separado a su remitido de hoy. Yo tach de no muy castellana la frase lleno de los sublimes modelos de la antigedad por la sencillsima razn de no verla usada por ninguno de los buenos escritores de Castilla. Y usted para defenderla, pretende demostrar, acumulando pasajes de los clsicos latinos que no como quiera es correcta sino tambin elegante Consecuencia: luego para manifestar que un modismo es propio del habla castellana, no hay sino probar de hay ms que pertenece a la lengua latina. He ah una lgica que hasta hoy no estaba en mis libros. Yo crea que para resolver la cuestin bastaba y aun sobraba citar la autoridad de los Mariana, los Len, los Cervantes y los Jovellanos. No se me oculta que puede imitarse un autor antiguo y hasta un extranjero en las ideas que exponga, y aun en las figuras de que se valga; pero nunca se extender esta licencia hasta usar de las mismas expresiones y en el mismo sentido; pues mientras estas no obtengan el pase de la lengua en que se emplean, jams pueden adoptarse con propiedad. En vano, pues, amontonara usted pasajes sobre pasajes de cuantas plumas puede hacer alarde la varonil lengua de los romanos, mientras no me presente la sancin del uso, supremo legislador de todas las lenguas: usus quem penes arbitrum est et just et norma loquendi Pero tampoco los escritores citados favorecen a usted en lo ms mnimo; porque al pasoX SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA [POR JOS DE LA LUZ]22( Diario de la Habana octubre 30 de 1832.) Quousque tandem? 22.Publicado por F.G. del Valle, pgina 29 y siguientes. El artculo correspondiente al no. 9 de esta serie de “Un Suscriptor”, no ha podido copiarse porque el Noticioso y Lucero del 28 de octubre de 1832 que lo public no se conserva en las bibliotecas. (Roberto Agramonte.) Untitled-28 14/08/01, 13:35 41

PAGE 54

ESCRITOS EDUCATIVOS 42 \ 42 \ 42 \ 42 \ 42 \ que ni en el idioma latino ni en el nuestro puede usarse el adjetivo lleno del modo que usted lo hizo, no hay inconveniente alguno en emplear el verbo llenar en las frases alegadas y otras anlogas. As que en castellano no es lcito decir con Lucrecio, Cicern y Livio: “Alimentar y llenar el nimo con cosas buenas, llenar los odos, llenar el orbe con la gloria de su nombre, llenarlo todo de terror y espanto, etctera”, pero jams estaremos autorizados a decir de uno que se halle instruido o empapado en los modelos de la antigedad, que est lleno de ellos. Y por qu, exclamar usted; no es esta una frase clara e inteligible? S, seor; pero no es esa la cuestin; cuasit voluit meus ; y contra sus fallos no hay apelacin. Finalmente, ni habra yo despegado mis labios sobre propiedad del lenguaje, si usted mismo no hubiera sacado a plaza algn modismo de los empleados por m, que aunque muy castizo, le pareci nada menos que indigno del pblico. Prueba de ello es, que apenas hube criticado rpidamente la frase de usted, cuando aad que no era hombre de pararme en esas bagatelas: nin ego paucis offendar maculis As es que siempre me ha parecido, como a usted, puerilidad buscar lunares de esta especie sobre todo en artculos de peridicos en que por la prontitud con que deben ser redactados no hay tiempo para emplear la lima. En escritos de este gnero, lo nico que puede exigirse es hablar claro, herir la dificultad y emplear buena lgica. En este supuesto, cmo presume usted que yo pretenda ser ms puro que nuestros clsicos cuando hasta las pginas de estos, escritas muy despacio, suelen afearlas ciertas manchas? Pero ya ese es prurito de presumir: por ventura no digo yo en los trminos ms explcitos del mundo, no comparndome con los maestros del idioma, sino con usted mismo, “que no s escribir ni cosa que se le parezca, sino que expongo mis ideas lisa y llanamente” para que todos me las entiendan. En conclusin, quisiera aconsejar a usted, para evitarle algunos malos ratos, que huyera a esa costumbre de presentarse siempre tan encubierto. Si usted, sin que nadie se lo echara en rostro, trat sin embargo de disculparse de la tardanza en contestar mis artculos; no era ms natural alegar que tena otras ocupaciones que le impedan realizarlo pronto? A qu vino a decir y repetir que jams lea el Diario ? Al cabo, pase por la primera vez, pero y la segunda, amigo mo? Qu disculpa plausible podr usted ofrecer al cargo de que con semejante conducta se lleve de encuentro al Diario a sus artculos, a la cuestin y hasta al pblico mismo? Yo no trat, pues, de concitar enemigos a quien no conozco, y contra quien no tengo motivo alguno de mala voluntad; sino slo de presentarle a usted a los ojos del pblico con los colores que se pint usted mismo, y con que le haba visto.— El Suscriptor del Diario de la Habana (Octubre 28 de 1832.) Untitled-28 14/08/01, 13:35 42

PAGE 55

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 43 / 43 / 43 / 43 / 43... quod si non contingat, altius tamen ibunt quiad summa nitentur, quam qui prsumpta desperatione quo velint evadendi, protinus circa ima substiterint. QUINTILIANOXI SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA23 23 23 23 23 [POR JOS DE LA LUZ]( Diario de la Habana noviembre 6 de 1832.) Seor Suscriptor del Noticioso y Lucero : Cumplo mi palabra empeada al pblico en el Diario del martes, a consecuencia de la peticin de usted, dndole la noticia sucinta, pero completa, sobre el mtodo adoptado para la enseanza en el colegio de San Cristbal. Esta resea no debe extenderse a ms de una especie de ndice de materias; pues si fuera a escribirse todo lo que demanda el asunto, cada ramo se llevara por s solo un artculo tan dilatado como tiene de ser la obra entera. Aun el presente trabajo parecer excusado, si se recuerda que anualmente imprime el establecimiento un elenco circunstanciado para los exmenes de estatuto; por los cuales se puede juzgar, hasta cierto punto, de los mtodos observados. 24 Pero, pues he prometido publicar lo que se me alcanza en la materia, quiero sin ms prembulo proceder a ello, alegrndome sobremanera que la suerte me haya proporcionado unos documentos tan preciosos como los elencos de estos tres ltimos aos, 25 que servirn de comprobante a casi todo cuanto asiente. De todos modos, los padres de familia, con el ndice que se les da en la mano, podrn convencerse despus por sus ojos si el contenido de la obra corresponde a los ttulos con que se anuncia. 23.Publicado por F.G. del Valle, pgina 33 y siguientes. 24.Digo hasta cierto punto, porque al fin y al cabo un elenco no es ms que un pliego de papel. La inspeccin, la inspeccin; he ah el medio seguro de formar juicio en el asunto. 25.Exmenes de 1830, 1831 y 1832. Untitled-28 14/08/01, 13:35 43

PAGE 56

ESCRITOS EDUCATIVOS 44 \ 44 \ 44 \ 44 \ 44 \ LECTURA Principiemos, como es natural, por la lectura Todo el mundo sabe que sus primeros rudimentos pueden ensearse de dos modos, esto es, deletreando o silabeando Y aunque se da la merecida preferencia a este ltimo sistema por ser ms fcil y expeditivo para la generalidad de los alumnos, hay nios, sin embargo, a quienes ofrece menos dificultades el deletreo que el silabeo De intento he hecho mrito de esta particularidad, tratndose de asunto, al parecer, tan averiguado como los primeros pasos de la lectura; pues nos conduce a una observacin importante y aplicable a otros muchos ramos de mayor entidad. Efectivamente, sucede en educacin, lo mismo que acontece en medicina: hay ciertos remedios que si bien generalmente surten los mismos efectos, aplicado a algunos enfermos producen resultados contrarios. As no es extrao que se alegue a veces la experiencia contra la experiencia para sostener un sistema con menoscabo de otro. Atienda, pues, el maestro observador, a imitacin del hbil facultativo, a esa especie de idiosincrasias o singularidades intelectuales, que forzosamente se habrn de ofrecer en un crecido nmero de alumnos. Apenas pueden los nios decorar, se entabla desde luego el sistema de explicarles todo cuanto leen, y preguntarles sobre cuanto saben. Grandes y numerosas son las ventajas que redundan de este excelente mtodo. Por l corrigen los nios la multitud de ideas equivocadas que tienen an sobre los objetos ms comunes; por l van haciendo insensiblemente un caudal de conocimientos en infinidad de materias; porque sin el aparato de una leccin formal, se les va explicando como por incidente, tan slo aquello que necesitan para la inteligencia de la palabra o de la frase de que se trata; por l ejercitan, no ya la memoria nicamente, sino a la vez todas las dems potencias mentales; por l se acostumbran a darse razn a s mismos de cuanto ven u oyen; por l se vuelven en extremo investigadores; por l, en fin, se les infunde aquella insaciable curiosidad, compaera de la vida y actividad intelectual, y madre legtima de todo saber. A quin habrn de atribuirse semejantes milagros? La causa es tan sencilla como perceptible: todo el secreto consiste en procurar entretener los nios; si se logra entretenerlos ya se les tiene instruidos y he ah cabalmente lo que se alcanza de un modo admirable con el sistema explanatorio No puede haber espectculo ms interesante que ver una clase de lectura adoctrinada por este mtodo. ¡Qu animacin en el semblante de los nios, desde que va a principiar la explicacin! ¡Cmo se ponen todos en movimiento, y se alzan involuntariamente casi arrojndose sobre su preceptor, para beberle, si es posible, hasta los alientos que salen de sus labios! Forzoso es verlo con los propios ojos, para formarse alguna idea. Y qu contraste, por otra parte, con una clase de lectura arreglada por el sistema antiguo. All es todo Untitled-28 14/08/01, 13:35 44

PAGE 57

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 45 / 45 / 45 / 45 / 45 trabajo, todo penalidad, todo fastidio para los infelices alumnos. Como nada entienden, de nada pueden saborear; y como mientras lee uno, estn los dems sin ocupacin, es muy difcil, por no decir imposible, mantenerlos en el orden debido. Al contrario en el sistema especulativo : aqu se logra que lo que se hace para uno, se haga al mismo tiempo para todos: y ese medio precisamente es el espritu que vivifica y fomenta una clase, cualquiera que sea. Desde luego, lo mismo es tomar el libro en la mano el que ha de leer lo que se va a explicar, que es ni ms ni menos como si un regimiento oyera la voz de atencin Y apenas se lee el primer perodo comienza el fuego graneado de las preguntas y observaciones por parte del preceptor a todos los de la clase: cuya tctica les hace adquirir un despejo, prontitud y propiedad en contestar, que pasma verdaderamente al que lo ve por primera vez. Concluida la lectura de cada perodo, y contestadas las preguntas a que haya dado margen, se les hace cerrar el libro, y se les pregunta lo que han comprendido de la frase leda; y as sucesivamente, hasta que al fin se les pide la sustancia de todo el prrafo o asunto. Pero yo quiero hacer palpar otras ventajas del sistema explicativo y el pblico me habr de dispensar que entre en algunos pormenores, en gracia de su novedad en este pas, y de lo que contribuir el sistema a desarrollar las facultades de los nios, e infundirles amor por la instruccin. Efectivamente, ventajas de un orden ms elevado reporta la niez con este mtodo admirable. A su benigno influjo debern el ser esencialmente pensadores, acostumbrndose desde la tierna edad a no contentarse con la superficie de las cosas, y a levantar su espritu a la contemplacin de los objetos ms sublimes. Un ejemplo lo manifestar patentemente. Supongamos que se ley ayer en la clase la historia del alce habitador de las heladas regiones rticas, donde careciendo el hombre de los animales tiles que hay en nuestros climas, los reemplaza todos con el alce En este caso, adems de la variedad de conocimientos que atesora el alumno con slo la inteligencia de la historia propuesta, se aprovecha la oportunsima ocasin de hacerle tributar un homenaje a la divina Providencia, por haber atendido a llenar las necesidades al hombre aun en esos ingratos pases. De aqu deduce tambin la diversidad de medios de que se vale la naturaleza para alcanzar el mismo fin. Pero en esta parte no hay un ejemplo ms demostrativo que la historia del camello Este precioso cuadrpedo, al contrario del alce, es natural de las abrazadas regiones del frica; y as como en ningn animal parece que puso la naturaleza ms empeo en atemperar la ndole y organizacin a las urgencias de los pases a que le destin, as tampoco hay uno ms a propsito para hacer percibir al nio la admirable sabidura del Criador, en proporcionar los medios a los fines. Ahora bien, leda ya la instruccin del camello, finjamos que se le instruya tambin en la de la cebra. Este cuadrpedo, por sus elegantes forUntitled-28 14/08/01, 13:35 45

PAGE 58

ESCRITOS EDUCATIVOS 46 \ 46 \ 46 \ 46 \ 46 \ mas, y ms principalmente por los hermosos colores que en rayas simtricas lo adornan, es uno de los ms bellos que ofrece la naturaleza. Sin embargo, tanta hermosura no trae ms utilidad al hombre, sino alegrar su vista con tan lindos colores, al paso que en el disforme camello encuentra alimento, vestido, y sobre todo un verdadero bajel 26 para transportar sus mercancas por aquel mar inmenso de arenas. Aqu, pues, se le hace ver al nio que la naturaleza ha repartido sabiamente sus dones dispensando belleza a unos seres, fuerza a otros y habilidad a algunos, as se convencer tambin que todo lo tenemos en aquella madre fecunda, bien sea lo til, bien lo agradable. Pero aun puede manifestrsele, sin salir de la comparacin de estos propios objetos, que esa misma piel de la cebra, no porque sea bella deja de ser de alguna utilidad, puesto que el hombre puede aprovecharla para su vestido, o para el jaez de otros animales, o para infinidad de aplicaciones. Asimismo se le puede hacer considerar al nio, sin violentar su entendimiento, que acaso hay en la cebra o en alguna parte de su cuerpo alguna sustancia o propiedad oculta, que quizs ser aplicable a los usos de la vida; que as acontece efectivamente a cada paso en infinitos objetos de la naturaleza. Con este motivo se le har leer la historia del imn u otra equivalente que haya en la coleccin que sirva de texto. 27 En ella ver que esa piedra bruta, que al parecer nada tiene de particular, y que por muchos siglos se crey efectivamente que nada tena, es sin embargo la gua y el eje del atrevido navegante. As se le inculcarn de una vez otras tres mximas importantes, a saber: que la naturaleza nada hace en vano, que ella nos paga con usura, siempre que queramos estudiarla, y acaso la ms importante, que debemos humillar nuestro orgullo, si creemos saberlo todo, porque ella nos desengaa a cada paso que aun nos resta infinito por saber. Veamos, pues, que por el mtodo explicativo de las sencillas historias del alce del camello y de la cebra en que a primera vista slo apareca que se trataba de divertir al nio, le hemos ido elevando la mente sin esfuerzo alguno a las verdades ms importantes de la moral y a las miras ms profundas sobre los fines de la naturaleza. Millares de ejemplos luminosos me ofrecera la descripcin de los procedimientos de las artes y fbricas, pero no quiero abusar de la paciencia del lector. No sin harta razn, pues, podra decirse que de esta manera todo se ensea por un orden experimental eslabonado por la induccin : mtodo que siendo ms perceptible para el entendimiento, le deja ms plenamente convencido y asegurado. He aqu el espritu que infunden las ciencias naturales, aquel espritu del cual dije en uno de mis anteriores papeles que vivificaba todo cuanto se le acercaba. Preparada y robustecida la inteligencia de los nios con tal 26. Los rabes lo llaman con bastante propiedad navo del desierto 27. Luego hablaremos de los requisitos que deben adornar al libro que sirva de texto. Untitled-28 14/08/01, 13:35 46

PAGE 59

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 47 / 47 / 47 / 47 / 47 alimento y tal ejercicio desde la tierna infancia, hacen despus admirables progresos en cualquier ramo a que se apliquen. A este propsito no deben omitirse dos causas muy principales que influyen en el adelantamiento de los nios por este sistema. La primera es el manantial inagotable de novedad que ofrece para picar constantemente la curiosidad del nio; siendo cosa averiguada que no hay medio ms eficaz de instruir que el persuadir a los alumnos que son diversas las materias que se les ensean, no haciendo en realidad ms que presentarlas bajo diferentes puntos de vista; que nada se consigue, no digo con la niez, pero ni aun con la juventud, si no se trata de desterrar la monotona para ahuyentar el fastidio que le es consiguiente. As es que muchas veces, en el segundo examen que se hace de una frase cualquiera, ocurren preguntas, comparaciones y dudas que no se haban presentado la vez primera. Quin puede fijar lmites a la variedad que debe producir un sistema eminentemente intelectual? Hasta de lo ms insignificante es posible sacar partido, haciendo discurrir al nio y aun clasificar sus ideas. Quiero a este propsito valerme de un ejemplo sencillsimo, y que tiene el mrito de ser la historia exacta de lo ocurrido a mi presencia en la clase nfima de lectura del colegio de Carraguao. Como leyera uno de los nios la frase paseaban a caballo tuvo la ocurrencia el preceptor de preguntarle de cuntos modos se paseaba ; y habindole contestado el alumno agotando el catlogo de los medios usuales, como se le escapara el extraordinario del globo aerosttico apenas se pregunt a otro nio si haba estado alguna vez en la plaza de toros, sin otra indicacin, cuando responde presuroso: “En globo, en globo”. Pongamos otro caso tambin muy sencillo, en que slo comparando el nio objetos anlogos, unos conocidos y otros desconocidos, logra clasificarlos con toda claridad. La palabra ro me ofrece un ejemplo bien patente; pues cuando la encuentra el nio, y una vez que tenga idea de ella, se le puede explicar y hacer distinguir cuantos objetos presenten analogas o contrastes en la misma clase: as entender fcilmente lo que es arroyo, riachuelo, cascada, torrente, lago, laguna, fuente, aljibe y otros a este tenor. La otra causa principal del adelantamiento de los nios por este sistema es que las ideas adquiridas por incidente (como indiqu en otra parte) se les quedan mejor grabadas que las que adquieren por lecciones formales o largas cuando lo han menester. Se me parecen a unos caminantes que van acompaados de sus guas, y que stos los dejan andar por s solos, mientras no se presenta algn estorbo; mas si llega por casualidad, entonces no los toman en hombros para vencerlos, sino les alargan la mano para ayudarles a salir con bien. Ni se diga por un momento que los nios no son capaces de elevarse a aquellas sublimes consideraciones de que hablamos antes. Por supuesto que no hay que esperar los mismos resultados en todas las clases y en Untitled-28 14/08/01, 13:35 47

PAGE 60

ESCRITOS EDUCATIVOS 48 \ 48 \ 48 \ 48 \ 48 \ todas las edades: los progresos en todos gneros forzosamente han de ser graduados. Yo no s cmo hay quien dude todava de las fuerzas intelectuales de los nios; y es cosa muy digna de notarse que todos los hombres grandes y particularmente los grandes maestros, as antiguos como modernos, han combatido siempre la preocupacin de la ineptitud de los nios para la reflexin. No son, pues, tericos alucinados, sino prcticos y muy prcticos que pasaron la vida entera rodeados de nios, los que en todos tiempos vindicaron la inteligencia de sus alumnos del agravio que se les infera. Esto hicieron los Quintiliano, los Montaigne, los Fenelon, los Locke y los Condillac, varones no menos esclarecidos por su larga experiencia en la enseanza que por su espritu profundo y reformador. Pero no aleguemos el testimonio de los maestros, cuando est vivo el mejor de todos los ejemplos en el ilustre Wood, inventor del sistema explicativo Jams se borrar de mi memoria y hasta mi corazn se enternece al recordarlo; jams se borrar de mi memoria el espectculo que en 1830 present a mis ojos la escuela gratuita de Edimburgo con ms de 500 alumnos, dirigida por aquel patriota filantrpico. Eran todos nios del pueblo, pobres, es verdad, a punto de estar descalzos; pero tan ricos de conocimientos, que aquel contraste no poda menos que aumentar el inters que inspiraban. Se les abra un libro, cualquiera que fuese, en prosa o verso, y contestaban con tanta rapidez como exactitud a cuanta pregunta o duda se ofreciere. As es que en un instante se haca anlisis gramatical, se recorran noticias geogrficas, de historia natural, se explicaban alusiones, etctera, etctera, en una palabra: daban muestra de su aprovechamiento en varios ramos, y lo que era para m ms importante, del ejercicio en que haba tenido su entendimiento. Acurdome que me llam la atencin ms particularmente un nio ciego de once aos, pues atnito ya de lo que me contestaba, quise ver hasta dnde llegaba su inteligencia y le propuse una cuestin sobre las propiedades del aire, que con asombro mo y de todos los extranjeros circunstantes resolvi de un modo que habra hecho honor a un fsico ya muy versado. Yo no poda menos de exclamar alborozado con el sentimiento que inspira el ver practicadas nuestras idas ms favoritas: “He ah el nico medio de llegar a la perfeccin; he ah realizadas las meditaciones de toda mi vida. Yo te juro, oh Wood, ser el apstol ms ferviente de tu sistema en cualquier rincn de la tierra y sobre todo en mi patria idolatrada”. Como en este sistema no hay nada mecnico, cada alumno responde a su modo, segn concibe la cosa, y muchas veces se le pregunta aun antes de habrsela explicado, por esta razn se oyen respuestas ms o menos exactas; pero un gran nmero de ellas originales. Resulta, pues, que no hay mejor ni ms pronto medio de graduar el estado en que se halla una clase, y las fuerzas de cada alumno. ¡Cun fcil es al contrario alucinar por el antiguo sistema de la memoria de palabras En fin, el mtodo explicativo rescatar a las Untitled-28 14/08/01, 13:35 48

PAGE 61

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 49 / 49 / 49 / 49 / 49 dems facultades mentales de la opresin en que las ha tenido la memoria, poniendo luego a esta a la disposicin de las primeras. S, l har que en las tiernas criaturas no veamos ya unas maquinitas repetidoras sino unos seres alumbrados, aunque en menor grado, con la misma luz que sus mayores. Pero no es posible conseguir todas las ventajas referidas, no dir leyendo en cualquier especie de libro, pero ni aun en los que se emplean comnmente en estas clases primarias.28 Para que marche la clase como es debido, sacando todo el partido posible, se necesita un libro de propsito, en donde se hallen pasajes selectos sobre variedad de objetos, clasificados por cierto orden y escritos en un estilo muy sencillo y natural. As es que semejante coleccin deber contener, vgr.: 1 Rasgos sobre instruccin religiosa y moral, con pasajes sacados tambin de la Escritura. 2 Descripciones de ciertos animales y plantas que ms llamen la atencin de los nios. 3 Algunas fabulillas. 4 Descripcin de algunos prodigios naturales. 5 Descripcin de varios procedimientos de artes. 6 Algunos rasgos histricos, y sobre todo trozos de relaciones de viajes. Se pueden agregar tambin retazos miscelneos en prosa y verso. Tan persuadido est el director del colegio de San Cristbal de la necesidad de llenar este vaco que ofrece nuestra lengua, que ya se ocupa en disponer el texto deseado, sirvindole de gua, y traduciendo a veces los preciosos libros que para el propsito han visto la luz en Escocia, texto que se imprimir con la posible brevedad. Entre tanto, la clase est servida con los libros que hay, y con algunos retazos, que ya estn escritos, pertenecientes a la obra proyectada. Se hace tanto ms necesario acelerar su publicacin, cuanto que apenas comprenden los nios alguna parte del manuscrito, lo piden con ahnco para gustarla despus a sus anchas. 29 Acaso se dir que el principio en que estriba el sistema de mster Wood era harto patente, para que le atribuyamos los honores de la invencin. Convengo en que estaba al alcance de todos que es conveniente explicar cuanto se lea; pero a nadie se le haba ocurrido la aplicacin Esta es la historia de todos los descubrimientos e innovaciones; ellas son tanto ms fecundas en resultados cuanto ms sencillas fueron en su origen. 28. En todos los establecimientos de la Habana, lo mismo que en el del seor Casas, sirven de texto para la primera lectura El mtodo prctico de Naharro la obrita de Educacin de Blanchard el Catecismo de Fleuri y algn otro libro por este estilo. 29. Es tal la sed de lectura que se inspira a los nios con este mtodo, que mster Wood, en Edimburgo se vio precisado a formar una biblioteca a propsito para satisfacer a sus alumnos; y segn me inform l mismo, no haba mayor penitencia para los muchachos que vedarle el uso de los libros. Este solo dato aboga ms por el sistema explicativo que todas las disertaciones escritas y por escribir. Untitled-28 14/08/01, 13:35 49

PAGE 62

ESCRITOS EDUCATIVOS 50 \ 50 \ 50 \ 50 \ 50 \ Conviene advertir que el colegio de Carraguao no puede ofrecer todava ms que ensayos en este nuevo sistema explicativo porque apenas hace un mes que se entabl. Mas, sin embargo, aun esos primeros pasos no son del todo indignos de la atencin pblica. Tampoco ser fuera de propsito observar aqu que este sistema contina en las clases superiores de lectura, y hablando en rigor en todos los ramos del establecimiento; pues los que le dirigen tratan de todo, todo se ensea de un modo razonado, desterrando el uso inmoderado de la memoria de palabras. Por todo lo dicho se vendr en conocimiento que el alma de este sistema es el maestro Nunca se necesit ms que el hombre fuera para el caso. Muchas y aun raras son las cualidades que deben adornarle. Varias veces pensando sobre las causas que han perpetuado el mtodo de aprender de coro, me ha parecido una de las ms poderosas la flojedad e ineptitud de los mismos maestros. Es claro que el que no puede ni quiere explicar har estudiar todo de memoria a sus alumnos para salir del apuro. Mas en el sistema explicativo no se puede dar un paso sin un mediano entendimiento y ms que mediana voluntad. Es necesario, pues, que los directores de los establecimientos procuren, ante todas las cosas, formar ellos mismos sus maestros, ya que para el caso no los hallarn formados en gran nmero. La llama santa del entendimiento no puede encenderla el que no la siente arder en su pecho. Pero estas cuestiones, que no hago ms que indicar ahora, me llevaran demasiado lejos en su examen. Harto dilatada ha sido ya esta digresin, y confieso que mucho ms de lo que pensaba cuando tom la pluma de principiarla. Confo, sin embargo, que el pblico me perdonar tanta prolijidad en obsequio de la causa sagrada de la educacin. Mi nimo era que todo el mundo tocara materialmente las ventajas del nuevo sistema, y para lograrlo no pude menos que descender a tan minuciosos pormenores. A fin de que alcancen los discpulos la posible perfeccin en la lectura, modulando la voz, segn lo requiere el asunto, se hace leer a los mas aventajados en la Biblioteca Selecta en prosa y verso de autores espaoles, publicada por Mendivil y Silvela, donde no les queda gnero de composicin en que no se ejerciten a leer. Y como la lectura es un arte de imitacin, lee primero en alta voz el profesor, dando el tono debido al asunto, para que despus procuren imitarlo. Tambin se cuida mucho de la pronunciacin, que es tan lnguida y defectuosa en el pas ofreciendo premios de cuando en cuando a los nios novicios que mejor pronuncien, por ser su entrada en el establecimiento la poca ms favorable, as para que abandonen los resabios de pronunciacin que traigan como para que venzan las dificultades naturales de lengua de que adolezcan. Untitled-28 14/08/01, 13:35 50

PAGE 63

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 51 / 51 / 51 / 51 / 51ESCRITURA Tiempo es ya de pasar a la escritura Se ensean principalmente las formas espaola e inglesa, y adems la italiana, francesa, gtica y de imprenta, hermoseadas con variedad de rasgos y dibujos. Y en esta parte es menester confesar que reina un lujo caligrfico as en el instituto de Carraguao como en los dems establecimientos y escuelas de la Habana, que no deja de perjudicar a lo esencial del negocio. No hay duda que si nos presentan una plana bien acabada en que se adviertan diez o doce clases de letra, perfectamente combinadas y enlazadas con hermosos rasgos para formar un todo agradable, no podemos menos de celebrarla, como lo merece cualquier obra de arte bien desempeada. Pero y el tiempo que se roba a otras clases ms importantes para preparar estos trabajos, no es ms precioso que todos ellos juntos? Mas no es eso lo peor, sino que por este medio, lejos de conseguir el fin deseado, se apartan de l mucho ms de lo que pudiera creerse. Efectivamente, se advierte que los que ms sobresalen en pintar letras son por lo regular los que menos logran escribir de corrido Por otro lado, los preceptores no deben perder de vista que a la educacin se le ha de dar cada vez ms una tendencia prctica y aplicable a nuestras necesidades, en trminos que sea lo ms corto posible el paso de lo que se aprende en el colegio a lo que se practica en el mundo Cundo le ocurrir por ventura a un hombre la necesidad en todo el resto de su vida, despus que sale de la escuela, de volver a engalanar papel con bien contorneadas letras gticas y con sus estupendos dibujos? Norabuena que se ensee con toda esa extensin el arte caligrfico; pero que se limite a alguno que otro alumno que descubra aficin y habilidad en este ramo, y que se ocupe en l a ratos perdidos. Tampoco me opongo a que se ensee en estos trminos, por otra razn an ms poderosa; y es, que para algunos puede ser con el tiempo un medio de subsistencia. Yo quisiera, en fin, que los establecimientos de educacin me presentaran carteras de pendolistas de letra cursiva espaola o inglesa (y ojal que fuera de esta sola), aunque no hubiera ni un solo cuadro de letra pintada. Pero pntese cuanto se quiera, con tal que no se perjudique ni a los otros ramos, ni al fin principal que se propone el hombre con la escritura. Es cosa lamentable, parece que el espritu de pedantismo y charlatanera, que afortunadamente se ha desterrado de otros ramos, ha ido a refugiarse en la enseanza de este arte tan necesario como consolador. No se me oculta que en esta parte los maestros han cedido hasta cierto punto a las instancias de los padres; pero esos mismos padres que ms anhelan por ver una plana magnfica de manos de sus hijos, son los primeros en quejarse de que ya crecidos ni saben hacer un rengln derecho ni formar una letra igual a otra. Untitled-28 14/08/01, 13:35 51

PAGE 64

ESCRITOS EDUCATIVOS 52 \ 52 \ 52 \ 52 \ 52 \ Tambin quisiera yo ver desterrado el sistema de pasarse los nios aos y ms aos escribiendo de grueso El modo de formar pendolistas es hacerles cursar mucho la letra que han de usar el resto de su vida, y no tenerlos eternamente entre las cadenas de la medida y del cado Desengamonos; lo que no se ejercita no se practica fcilmente. Por el sistema de escribir de fino ms que de grueso se disminuye ms de la mitad el tiempo que se invierte en aprender por el sistema actual. Yo que he hecho todas estas reflexiones a los profesores del colegio del seor Casas, puedo asegurar que no slo estn penetrados de ellas como yo mismo, sino que aun les haban ocurrido antes que a m; y as han decidido que en adelante se ensear a escribir conforme en todo al mtodo indicado.TAQUIGRAFA Cuenta tambin el establecimiento un profesor muy hbil en este ramo, que en slo tres meses logr de los alumnos presentados al pblico en septiembre ltimo, que escribiesen 108 palabras por minuto. El mtodo es el mismo que se sigue en la Real Escuela de Madrid, bajo la proteccin de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas. En esta clase se ejercitarn aquellos pocos nios que tengan lugar sobrado para dedicarse a este ramo de mera curiosidad entre nosotros.DICTADO Con el objeto de que escriban con ortografa y de que rectifiquen la pronunciacin del idioma patrio, se ha establecido una clase de dictado teniendo a la vista las siguientes consideraciones, que aseguran mejor el xito. No se les dictan aquellas palabras que han de encontrar en cualquier libro, sino mas bien las que slo ocurren en la conversacin familiar, pues no es tan fcil que den con el modo de escribir estas como las conocen ms bien de odo que de vista. Se les dicta asmismo aquellas voces pertenecientes a objetos de agricultura para corregir las faltas que en ellas pueden cometer, por obtenerlas directamente de nuestra gente del campo. Por identidad de razn, se comprenden en el dictado las palabras y frases de las artes mecnicas, que por ser ejercidas en este pas por los africanos, las reciben los nios de tan impura fuente. En fin, se procura contrastar aquellas voces que difiriendo poco en su ortografa, distan sin embargo mucho en la significacin. De camino tambin se les va iniciando en el estilo epistolar, y se les inculcan mximas morales, dictndoles sobre lo que a ellos mismos les pasa, as en la vida de colegio como en la exterior. Untitled-28 14/08/01, 13:35 52

PAGE 65

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 53 / 53 / 53 / 53 / 53DOCTRINA CRISTIANA Hasta ahora se ha enseado por los catecismos de Fleuri y de Ripalda tomando las lecciones de memoria como se practican en todas partes pero ya se ha substituido tambin el sistema de explicar a ese mtodo absurdo de aprender de coro. Tambin quedar excluido el Ripalda porque sobre contener alguno que otro modo poco exacto de explicarse el dogma, trae especies ms propias de un curso de teologa que de una clase de doctrina cristiana. Ni s yo cmo se pens en el padre Ripalda teniendo el Fleuri bien explicada no slo la parte doctrinal, sino tambin la historia de la religin. Es mucho ms metdico y ventajoso y hasta ms ameno principar a estudiar nuestra creencia por su misma historia: de esta manera, partiendo desde el pecado del primer hombre, entrevemos ya la necesidad de la redencin, y as sucesivamente cotejando los pasajes de la ley antigua que no son ms que sombra de los de la ley de gracia levantaremos gradual y ordenadamente el edificio de nuestra fe, y permanecer como todo lo que lleva cimientos. En consecuencia, para la doctrina cristiana servir de texto solamente el catecismo de Fleuri; pero sin hacer uso de las preguntas que en l se hallan. Estas sern de momento, y girarn sobre lo ledo y explicado. El orden de preguntas y respuestas que se cree tan fcil para los nios, y que lo es efectivamente para la memoria, es el ms mecnico y anti-intelectual que pueda imaginarse. Hable por m la voz de la experiencia; y pasemos ya a las matemticas.MATEMTICAS Desde luego, la aritmtica pide clases y aun clases separadas: hay, pues, tres principales: 1 Puramente prctica o preparatoria con slo los conocimientos tericos indispensables para soltarse en las operaciones. 2 Otra bajo el mismo orden, pero ms adelantada. En ambas sirve de texto un cuadernito bien claro, cuyo nico defecto es estar en forma de dilogo. 3 Aritmtica terica y mercantil Para la terica sirve de texto la obra de Lista, y para la mercantil la de Bezont, aplicada a las operaciones de Banco y Comercio, por monsieur Juvigni. Despus se ensea lgebra, geometra, trigonometra y geodesia: todo por el texto de Lista con aclaraciones donde se necesita. En cuanto a los dems ramos superiores de las matemticas, como son geometra descriptiva, teora de las curvas, etctera, se instruye a aquellos alumnos que deseen profundizar en la ciencia de la cantidad, segn se va practicando ya en este colegio, y de lo que tuvo el pblico una muestra brillante en el examen de septiembre prximo pasado. Bien se ha echado de ver que semejantes ramos no pueden ser objeto de la enseanza, no digo entre nosoUntitled-28 14/08/01, 13:35 53

PAGE 66

ESCRITOS EDUCATIVOS 54 \ 54 \ 54 \ 54 \ 54 \ tros, pero ni aun en la capital de las matemticas. Baste decir que a slo tres estudiantes estaba reducido en Pars en el ao 30 la clase de mecnica celeste que se da en el Observatorio.GEOGRAFA Est dividida en tres clases principales: primera, la parte puramente de nombres y situaciones, o en que slo se ejerce la memoria. Aqu se ejercitan tambin, determinando las posiciones de los lugares con el mapa cubierto. Texto: la obrita de Gauttier. Nociones de geografa antigua comparada, para la inteligencia de la historia y de la mitologa. Texto: Langlois. Geografa matemtica o sea cosmografa, con el manejo de globos y esfera armilar. Se les hace tambin formar por s mismos cartas emblemticas de los pases que ms necesitan conocer. Texto: un cuadernito con estilo muy claro, dispuesto por uno de los profesores del establecimiento. Este mismo profesor se ocupa de un texto conciso, pero completo de geografa matemtica, fsica y poltica.GRAMTICA Se distribuye en tres clases. Primera: preparatoria para conocer las partes de la oracin, declinar y conjugar. Segunda: anlisis lgico, con las doctrinas gramaticales. Tercera: nociones de gramtica general. Sirve de texto para la primera clase uno de don Antonio Casas. Para la segunda sirven de gua las ms modernas, inclusa la de Salv, y para la tercera: Desttut, Tracy y Boaree. LENGUAS VIVAS.–FRANCS E INGLS Como es crecido el nmero de alumnos que estudian el francs, y comienzan en distinta poca, ha sido necesario dividir su estudio en varias clases. Primera: preparatoria, slo de lectura, pronunciacin y uso de los verbos. Segunda: traduccin de textos fciles, como historias, cuentos, etctera, con anlisis gramatical y ejercicios del espaol al francs. Tercera: traduccin de obras ms difciles en prosa y hasta en verso. Conocimientos y prctica de los modismos, as por escrito como hacindoles conversar en francs. Tanto en la segunda clase como en la tercera, se les dicta en el idioma extrao, o en el suyo, para que escriban en el otro. Untitled-28 14/08/01, 13:35 54

PAGE 67

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 55 / 55 / 55 / 55 / 55 El ingls se ensea bajo el mismo orden, leyndoles mucho en alta voz, para que acostumbren el odo y aprendan a conocer las palabras y penetrar el sentido en una lengua cuya ortografa dista tanto de pintar su prosodia. No se ha distribuido en varias clases como el francs, por ser an muy reducido el nmero de nios que se dedican a aquel utilsimo idioma. En el francs sirve de texto la gramtica de Chantrean y en el ingls la de Shitton. Pero es de advertir que no se trata de recargar la memoria de los nios con demasiadas reglas, sino que se entresaca lo ms necesario de esos autores. En general, el norte que nos gua en esto de lenguas es aquella mxima de Marsais: “Mucho uso y pocas reglas”. Hay en el establecimiento quien ensea alemn e italiano para cuando se presenten alumnos.LATINIDAD El estudio de la latinidad est dividido en tres clases principales. Primera: nociones preliminares, declinaciones y conjugaciones. Hasta que no estn versados en el conocimiento de tiempos, no principian a traducir. Consultando siempre el fin de facilitar el camino para no fastidiar a los nios, se les hace comenzar la traduccin por algunos pasajes selectos y de un latn tan claro como puro de la Historia Sagrada de Sulpicio Severo y de la Romana de Utropio y no como se hace comnmente por las selectas del Viejo y Nuevo Testamento, que tienen muy mal latn, o por las fbulas de Fedro que, estando en verso, ofrecen siempre algunas espinas para el principiante. Se trata de proceder por grados, para que el entendimiento, ms que la memoria, sea quien venza las dificultades. En esta primera clase sirve de texto la Gramtica Latina de Araujo ; pero se toma de ella lo que parece indispensable para el fin, omitiendo todo lo dems: “ quidquid praecipies esto brevis ”. La segunda clase se ocupa de traducir los mejores escritores del siglo de oro, principalmente los prosistas, en el orden que los trae la conocidsima coleccin para el uso de las Escuelas Pas. Por supuesto, que desde aqu se dedican ya al estudio de la sintaxis. Pero an mucho ms en la tercera clase, para cuyo uso se ha traducido al castellano por un profesor del colegio la preciosa coleccin de preceptos que public en francs M. Llomond. Excusado parece advertir, despus de lo dicho, que siendo excesivo el nmero de reglas de Llomond, slo se hace trabajar a los alumnos en aquellas que versan sobre modismos latinos que ms difieren de los de nuestra lengua. Y a fin de que retengan mejor los medios de hablar que emplearon los romanos, se les hace seguir un curso de temas, segn el plan del citado preceptista. Untitled-28 14/08/01, 13:35 55

PAGE 68

ESCRITOS EDUCATIVOS 56 \ 56 \ 56 \ 56 \ 56 \ Los alumnos de esta clase se ocupan ms principalmente en vencer las dificultades que ofrecen los poetas, y en la medida de los versos, sin olvidarse empero de traducir los prosistas ms difciles, con inclusin de Tcito, que no se halla en la coleccin de los Escolapios. Con los ms aventajados de esta clase se tiene todava otra especie de ensayos: se les hace trasladar al espaol un trozo de Cicern o de Csar vgr., para que al cabo de 10 15 das, sin tener a la vista el original, y hasta borradas las especies en cierto modo, lo vuelvan otra vez al latn, y corrijan as su lenguaje por el de los escritores propuestos por modelo. Asmismo para facilitar la inteligencia de los poetas clsicos, se les dan unas nociones de Mitologa Con este motivo observaremos que, en general, as en este como en otros ramos, quedan mas arraigados ciertos conocimientos auxiliares, siempre que se suministren cuando cabalmente se hayan menester. Finalmente: hay una clase destinada a dar nociones de retrica y potica ejercitndolos en el conocimiento de los tropos y dems artificios de todo gnero de composicin. Araujo, Taillefer y Snchez sirven de gua para la Retrica En cuanto a la Potica se les expone la carta de Horacio a los Pisones y aun se les hace tomarla de memoria.DIBUJO El mtodo es el que siguen las principales academias de Espaa, que adquirido por los pensionistas en Roma, y modelado por la Real Academia de San Fernando, asegura los progresos y buenos resultados. As, pues, los alumnos comienzan por dibujar unos cortos ensayos de lneas, continuando hasta medias caras, y al mismo tiempo hacer uso del esfumino: trabajan despus algunas cabezas de proporcin y simetra, y siguen en el estudio de cabezas, extremidades, medias figuras, academia y antiguo. Cuando llegan a este punto, o bien desde que dibujan figuras, se les permite que hagan alguno que otro estudio del pas flores o frutas Para todo tiene el establecimiento muchos y buenos diseos, y ms particularmente para el dibujo natural, pues las carteras de esta clase estn abundantemente surtidas de originales de Rafael, Ticiano, Poussin, Guido Reni, Gercino, y otros artistas clebres; as como para el antiguo tiene en yeso el Apolo de Belvedere, la Venus de Mdicis, el Antonio Capitolino, el Hrcules Farnecio, la Flora Farneciana y, adems, varias cabezas, pies y manos. Esta clase ha correspondido a su objeto, y ha presentado alumnos de un mrito muy sobresaliente. Untitled-28 14/08/01, 13:35 56

PAGE 69

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 57 / 57 / 57 / 57 / 57MSICA Empieza la enseanza de esta clase dando a los alumnos los primeros rudimentos de la teora de la msica, por un compendio hecho a propsito en este establecimiento con la sencillez y claridad que exige la edad de los nios. Cuando ya tienen los conocimientos necesarios para leer y entender la msica escrita, se les ensea la prctica del instrumento a que quieren dedicarse, con aquella atencin y orden progresivo que imponen los mtodos de que se sirve la clase, que son los admitidos entre todos los maestros, procurando que su estudio obre el entendimiento y el convencimiento de lo que quiere decir el autor ms que el odo. Al mismo tiempo continan con la parte terica, explicndosela con ms extensin que en el principio, con el objeto de que puedan, dentro de poco, recibir algunas ideas de armona. Tambin se les hace solfear, segn lo permiten las facultades de cada uno, para que de este modo puedan hacer ms progresos en la prctica del instrumento y se perfeccionen en la parte terica. Como los alumnos estn recargados con otras clases ms interesantes, no pueden verse grandes progresos en sta, sino que van muy lentamente, a causa del poco tiempo de estudio que tienen. En cuanto a estas artes imitativas, aconsejaramos a los padres que no se empeasen en enserselas a sus hijos, si no cuando estos tengan una aficin irresistible. No sucede en esta parte como en los dems ramos que son de absoluta necesidad, y en que no se trata de agradar o desagradar. Pero en las artes mal puede progresar el que no sea capaz de sentir y de causar placer. Con talento y aplicacin mucho puede hacerse en las ciencias; pero si a aquellas prendas no se aade el genio, no es posible dar un paso en las bellas artes. No hay que alucinarse. “Que a un artista mediano no le sufren los dioses, ni los hombres, ni aun las piedras”. He ah en resumen los ramos que se ensean en el colegio del seor Casas, y el mtodo con que son enseados. Resta tan slo para completar este bosquejo rapidsimo, hacer presentar las clases que se piensa establecer, y agregar despus algunas observaciones generales, as en la parte literaria como en la de disciplina interior, que ms influencia tenga en los progresos de la enseanza. Desde luego se van a entablar cuanto antes para aquellos alumnos ms aventajados en la retrica una clase prctica de composicin, teniendo siempre a la mira ejercitarlos en aquel gnero que ms pueden necesitar en los negocios de la vida, sin olvidar lo que ms exige el pas, y consultando siempre la inclinacin de cada uno. Untitled-28 14/08/01, 13:35 57

PAGE 70

ESCRITOS EDUCATIVOS 58 \ 58 \ 58 \ 58 \ 58 \ Tambin hay en el establecimiento quien pueda desempear una clase de fsica, y aun todo el curso de filosofa, si ms adelante se juzga oportuno agregar estos ramos. Podr tambin pensarse en una clase de historia. Yo por mi parte considero este estudio propio tan slo para los jvenes ya formados, y aun respecto de esos mismos, creo que ms bien debera drseles clase sobre el modo de leer la historia, o sea la parte crtica del asunto, que no sobre los hechos, que habrn de ser objeto de la lectura y la meditacin. A los nios no se les debe instruir, en mi concepto, sino en algunos rasgos morales sacados de la historia, o ms propiamente de las biografas: ni ms ni menos que como se extractara un bello pasaje moral de una novela, para inculcarles ejemplos de virtud; lo dems es voces et pretaerea nihil En cuanto a los textos adoptados, diremos que no siempre son los mejores, sino los menos malos para el caso. Nadie ignora que en esta parte hay un gran vaco en nuestra lengua, el cual procurar el director llenar poco a poco y a la posible brevedad. En general, condenamos el abuso que se hace de la memoria exigiendo de los nios todas las doctrinas al pie de la letra. Aqu se aprende de memoria lo absolutamente indispensable, como declinaciones y conjugaciones de la gramtica, nombres de pases en la geografa, etctera, tomndose casi todas las lecciones entendidas. Las tareas principian desde las siete de la maana, siendo interrumpidas a las nueve por el desayuno; pasado el cual continan hasta la hora de comer, que es a las cuatro de la tarde. No se crea empero que estn los nios sin intermisin ocupados en las clases todo ese espacio, pues parte de l se hallan estudiando. En general, se ha procurado proporcionar las horas de estudio a las de clase, para que los alumnos tengan tiempo de cumplir con las tareas que se les imponen. Por lo dicho en el discurso de este informe se vendr en conocimiento que el colegio del seor Casas no es un establecimiento del todo igual a los de su clase que se ven en otras naciones. Mas habindose tenido presente en lo mejor que en la materia se ha hecho en otras partes, lo que parece ms aplicable al estado actual del pas, y aun agregndose algo de caudal propio, podra decirse con ms exactitud que es un instituto propiamente eclctico Se hace tanto ms necesario advertirlo as, cuanto que hallndose en este colegio reunida la educacin primaria con la secundaria no se puede exigir en ciertos ramos aquel orden y uniformidad de cursos generales que se notan en establecimientos de otra clase en los pases extranjeros y en nuestros colegios seminarios. Esta reunin es una consecuencia de las necesidades del pas. Cuanto ms se propague el gusto por las letras y las ciencias, cuanto ms experimente el pueblo la necesidad de cultivar Untitled-28 14/08/01, 13:35 58

PAGE 71

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 59 / 59 / 59 / 59 / 59 su entendimiento, tanto ms se irn separando unos ramos de otros. Da vendr y no est muy lejano de nosotros, visto el anhelo con que todos toman la causa de la educacin; s, presto vendr ese da venturoso en que veamos en nuestro suelo, no como quiera dividida la instruccin primaria de la secundaria sino aun establecimientos destinados exclusivamente a cierta y determinada clase de materias. Pero no anticipemos la obra del tiempo: vendr, llegar el da forzosamente si no cesamos de correr. Derramemos por todas partes la semilla, que en todas partes crecer el rbol suspirado. Resultado de esta misma impaciencia es el empeo que tienen los padres por concluir prestos la educacin de sus hijos. Entre los infinitos males que esto origina, no es el menor exigir que se les ensee demasiado nmero de ramos a la vez. Estamos de acuerdo con todos los inteligentes en que es til y hasta necesario, para aprender mejor, ensear varios ramos a un tiempo. Pero en este particular dicta la prudencia un justo medio, sobre el cual no puede darse una regla general, pues depende precisamente de la capacidad del alumno y de la naturaleza de las materias. Habr nio que a duras penas podr cumplir con slo dos ramos, al paso que otro hasta volar con doble carga a cuestas: “ non omnis fert omnio tellus ”. Desengense, pues, los padres de familia; y si no tratan de sacar de sus hijos unos enciclopedistas que para nada sirven, sino hombres que sepan ser tiles, atiendan algo ms a las indicaciones que les hagan los maestros sobre sus facultades y disposiciones. Disimulad, oh padres, este exceso de celo; porque os hablo para que abris los ojos sobre lo ms caro que tenis en este mundo, y mi voz no puede seros sospechosa. Contribuyamos, contribuyamos todos, y vosotros sois los primeros cooperadores natos, padres, profesores y patriotas, cada uno por su parte, para alcanzar el punto de perfeccin a que aspiramos. Ya est dado el impulso. Continuemos. Para que el director est al cabo aun de lo ms mnimo que pasa en el establecimiento, se le da parte diario de lo que ocurre en cada clase, haya o no haya novedad; y mensualmente se le pasan notas circunstanciadas acerca de las condiciones de cada alumno; esto es, sobre sus facultades, aplicacin, ndole y dems conducente. Asimismo, con el fin de instruirse ms a fondo del estado de las clases y para ir ensayando a los nios en tan tiles como necesarios ejercicios, se renen todos los sbados los principales profesores del establecimiento a examinar detenidamente todas las clases por su orden; y como se practica el examen con la mayor escrupulosidad, no alcanza el tiempo, aun invirtiendo la maana entera; por lo que a cada clase le viene a tocar su turno cada dos sbados. No creo que haya medio ms eficaz que el de estas sabatinas para llevar adelante las reformas. Untitled-28 14/08/01, 13:35 59

PAGE 72

ESCRITOS EDUCATIVOS 60 \ 60 \ 60 \ 60 \ 60 \ En fin, aqu est la divisa que ha adoptado el colegio de San Cristbal: “Si no es dado a los hombres arribar a la perfeccin en ningn ramo, sin embargo se acercarn ms al pinculo aquellos que se empean en subir, que no los que, desesperados de llegar, no se alzan ni un palmo de la tierra”. Pero en vano sera afanarse en excogitar los mejores mtodos y en perfeccionarlos despus; en vano sera amontonar reglas sobre reglas para llevarlas a efecto, si no reina un orden y disciplina inalterables; si no se hace el primer das del ao lo que se ejecut en el ltimo; en una palabra, si el terreno no est bien preparado para la semilla que ha de recibir. Efectivamente, la parte moral de un instituto de educacin es no slo la ms importante que en s puede ofrecer, sino que lo es tambin para el logro del objeto literario. En tal concepto daremos una noticia sucinta del rgimen interior; ms slo cuanto sea necesario para el fin principal de este escrito. Veintids personas, inclusos el seor capelln, el director, un vicedirector y el director de la parte literaria, tienen a su cargo la educacin de los alumnos. Y como nada contribuye ms al fin deseado que la vigilancia, se ha procurado que casi todos vivan en el establecimiento, pues slo tres duermen fuera de l. Muy largo sera escribir este captulo importante, que es mejor para visto que para descrito. Baste decir que en el establecimiento hay individuos encargados exclusivamente de vigilar, que no tienen otra ocupacin durante el da, y que los nios jams pueden estar solos, ni aun para satisfacer sus necesidades corporales. Todo lo han de hacer por escuadras, y a la vista de los profesores y ayudantes. Y he aqu el verdadero secreto del seor Casas. Con la vigilancia se mantienen las buenas costumbres; con las buenas costumbres se establece la docilidad; con la docilidad se les hace aprender ms y se les mortifica menos; y ved ah cuan inseparable es la educacin moral de la literaria: ambas son partes integrantes del mismo todo. Mas no sera posible, por ms que yo me empease, dar una verdadera idea por escrito de tan interesante materia. Es de aquellas que si hay verdad, ms pierden que ganan con la descripcin y que as quieren ser vistas con los propios ojos. Vayan, pues, los padres de familia a cerciorarse de si se les cumple lo prometido. Cuidado que en esta materia tambin reina el charlatanerismo, as como en cuantas ms interesan a los mortales. Mirad, ¡oh padres!, y despus decidid. Jams hubo ocasin de aplicar mejor aquellos versos del poeta latino: “ Segnius irritant animos demissa per aureur,/Quam quae sunt oculis sujecta fidelibus ”. El Suscriptor del Diario de la Habana Untitled-28 14/08/01, 13:35 60

PAGE 73

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 61 / 61 / 61 / 61 / 61XII SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA30 30 30 30 30( Diario de la Habana noviembre 9 de 1832.) Seor Redactor del Diario : En el expresivo y elocuente comunicado inserto en el Diario de 6 del corriente, sobre el mtodo de enseanza establecido en el colegio de San Cristbal de Carraguao (que he ledo con placer), he visto que en el artculo que trata de la escritura se ha padecido una equivocacin, la cual, haciendole justicia al mrito, es preciso desvanecer. Se dice que en la parte caligrfica reina el lujo, as en el instituto de Carraguao como en los dems establecimientos de la Habana, que no deja de perjudicar a lo esencial del negocio. He sabido, y le consta a muchas personas, que uno de los establecimientos ms bien arreglados de esta capital es la escuela de Santa Teresa de Jess, que dirige con acierto don Francisco Gonzlez Santos. En ella no existe la clase de caligrafa que en otras, ni su preceptor piensa ponerla, como lo ha manifestado a diferentes padres de alumnos que estn a su cargo. Subsiste, s, pero sencillamente, sin nada de floreos, escribindose lisa y llanamente bajo el mtodo que ha dado a luz el seor de Iturzaeta, que es el que estrictamente se observa. Desde que el director Santos se hizo cargo del establecimiento, que fue en principios de enero del presenta ao, conoci que los nios, muy lejos de adelantar en la escritura con los rasgos caligrficos, se atrasaban, y nada se consegua con que supiesen florear una plana si no escriban al corriente con perfeccin. Y as fue que le ocurri, ensay y puso en prctica una clase de escritura al dictado —desconocida hasta esa fecha en las escuelas— que ha tenido tan buenos resultados, como se ha visto en los exmenes generales celebrados el mes prximo pasado, que aunque no se hayan manifestado al pblico, es constante a la Ilustre Seccin de Educacin y dems individuos que concurrieron a ellos, donde prcticamente se vieron los adelantos de los nios que ya podan ejercitarse en dicha clase, as en la parte material de la escritura como en la de ortografa y buen lenguaje. 30. De un nuevo dialogante que tambin se firma Un Suscriptor Untitled-28 14/08/01, 13:35 61

PAGE 74

ESCRITOS EDUCATIVOS 62 \ 62 \ 62 \ 62 \ 62 \ Ya en el Diario de 14 de abril del presente ao se dijo algo en un remitido sobre lo til de la creacin de esta clase, y aunque entonces, por el corto tiempo de su establecimiento, no se habl extensamente sobre ella, pues solo pudieron preverse los resultados por los trabajos que se hacan, hoy hemos tenido el gusto de ver realizadas las esperanzas que con fundamento se esperaban. Cuanto ms pudiera decirse en la materia lo ha explicado con ms claridad y precisin el expresado preceptor, don Francisco Gonzlez Santos, en el discurso que pronunci a la Ilustre Seccin de Educacin antes de principiarse los exmenes, y que se insert por un padre de familia en el Diario de 12 del pasado. Confrontando los prrafos del comunicado con el que cito del preceptor Gonzlez, se ver que las ideas han sido las mismas, aunque explicadas con diferentes palabras. De suerte que a vista de las slidas y poderosos reflexiones que el autor del comunicado y el director Santos han manifestado, no creo que haya uno, por estpido que sea, que deje de conocer las ventajas que ha de producir en los nios la clase de escritura al dictado. Toda la Habana sabe, pblica y privadamente, el acierto con que don Antonio de Casas ha desempeado los dos establecimientos que han estado a su cargo intra y extramuros, los aventajados discpulos que ha sacado y el inters que diariamente le anima en favor de los nios, cuya educacin est a su cuidado; y deben esperarse cada da mayores adelantos asociado en clase de director don Jos de la Luz Caballero, cuyos talentos bien conocidos envanecen a sus compatriotas. Pero el mrito sobresaliente de dichos seores no debe oscurecer los que tiene contrados el preceptor Santos, a quien le cabe la gloria de haber sido el primero que plantific en esta ciudad la clase de escritura al dictado, que parece se ha adoptado ya en el colegio de San Cristbal, estando cierto y seguro que si el autor del comunicado hubiese manifestado a los seores Casas y Caballero su remitido, estos, de buena fe y con la ingenuidad que les es caracterstica, le habran informado de la verdad de cuanto dejo relacionado, o al menos el segundo, que me consta se halla instruido perfectamente como que ha asistido a las visitas y exmenes celebrados en la escuela de Santa Teresa, a que siempre he concurrido como padre de tres nios que se educan en ella. Habana y noviembre 7 de 1832. Un Suscriptor Untitled-28 14/08/01, 13:35 62

PAGE 75

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 63 / 63 / 63 / 63 / 63XIII XIII XIII XIII XIII SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA SOBRE EDUCACI"N SECUNDARIA31 31 31 31 31 [POR JOS DE LA LUZ]( Diario de la Habana noviembre 10 de 1832.) Seor Consuscriptor: Acabo de leer su artculo de hoy; en el cual trata de vindicar el establecimiento del seor Santos en dos puntos en que le juzga agraviado por otros tantos pasajes de mi papel de antes de ayer, destinado a dar cuenta del de Carraguao. Y confieso francamente que su lectura, lejos de haberme causado pena, me ha proporcionado una nueva satisfaccin, al ver pblicamente que hay quien abunde en el espritu que dict cuanto sobre educacin he publicado en estos das. No mediando, pues, motivo alguno que contienda entre nosotros, procurar satisfacerle brevemente, y convencerle de que mi primera diosa es la justicia. 1.Cuando dije: “que en el ramo de Caligrafa reinaba cierto lujo que no dejaba de perjudicar al negocio principal, as en el instituto de San Cristbal como en los dems establecimientos y escuelas de la Habana”, no fue mi nimo sino hablar en general contra los que incurran en semejante falta. Claro est, pues, que no comprenda la crtica los institutos que, como el del seor Gonzlez Santos, se hallaban exentos de ese cargo. 2.Es cierto que en el prrafo del dictado nada se dijo de la clase de ese ramo establecida primero que nadie por el seor Gonzlez, aunque no precisamente bajo los mismos principios que se indican en mi papel. Si esta razn hubiera lugar asistira a casi todos los establecimientos sin motivo plausible de quejarse de pretericin en otros ramos. Como quiera que sea, yo no he agraviado al seor Santos con no hacer mencin de su clase. Mi propsito era describir el mtodo adoptado por el seor Casas, y no el seguido en todos los establecimientos de la Habana Si por ventura convienen los mtodos de todos los profesores en algunos puntos, no es cuenta ma. Haga cada cual sus comparaciones, y vea modo de tomar lo bueno y desechar lo malo, sea de lo suyo, sea de lo ajeno. Harto sabe el pblico, como usted mismo reconoce, que ni don Antonio Casas ni don Jos de la Luz son hombres que pretenden oscurecer los 31. Publicado por F. G. del Valle, pginas 67-68. Untitled-28 14/08/01, 13:35 63

PAGE 76

ESCRITOS EDUCATIVOS 64 \ 64 \ 64 \ 64 \ 64 \ talentos de vidente alguno; mucho menos tratndose del benemrito don Francisco Gonzlez Santos, director del establecimiento Santa Teresa de Jess, sujeto que he odo elogiar en los trminos ms expresivos por parte de don Jos de la Luz, quien adems se honra de contarle en el nmero de sus amigos, y tanto ms amigo, segn dice l mismo, cuanto que Santos combate las preocupaciones a brazo partido. 4.En fin, seor Consuscriptor, tenga usted entendido que, lejos de haber querido recomendar sin ms ni ms, y de hospite insalutato el establecimiento del seor Casas, con detrimento ajeno, no hice ms que ceder en dar su descripcin a las instancias reiteradas del seor Suscriptor del Noticioso y Lucero En resolucin, a m se me podr en todo caso pedir cuenta de lo que dije, pero jams de lo que dej en el tintero; porque eso es propiedad del Suscriptor al Diario de la Habana Dos son las partidas que me propongo tachar en las cuentas de usted, seor Curioso. La una relativa a los ataques dirigidos contra el Editor de la Revista Cubana ; y la otra reducida a censurar parte de mi informe dado por una comisin de inspectores de escuelas. Por ahora entraremos en la primera, dejando la segunda para artculo separado. Lejos de m salir a la palestra bajo la impresin de los sentimientos que hasta en los extraos y malquerientes han producido esos tiros asestados contra la reputacin de un hombre ausente. Slo clamar con el poeta: “ Absentem qui rodit..., hume, tu, Romane Caveto !” Yo renuncio gustoso a las ventajas que naturalmente ofrecera un lenguaje dictado por la vehemencia de los afectos, para no usar ms arma que la de una lgica rigurosa y, por lo mismo, apasionada. As aparejados, vamos a cuentas. De que los primeros poderes del Estado como dice usted, seor Aritmtico, sostengan la misma opinin de los luceristas sobre el no contagioXIV XIV XIV XIV XIV CU CU CU CU CU A A A A A TRO P TRO P TRO P TRO P TRO P ALABRAS AL ARITMTICO CURIOSO ALABRAS AL ARITMTICO CURIOSO ALABRAS AL ARITMTICO CURIOSO ALABRAS AL ARITMTICO CURIOSO ALABRAS AL ARITMTICO CURIOSO( Diario de la Habana noviembre 26 de 1832.) Audi alteram partem. Untitled-28 14/08/01, 13:35 64

PAGE 77

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 65 / 65 / 65 / 65 / 65 del clera no se infiere, que dicha opinin sea o no fundada. Y al decir esto en nada falto al respeto debido a las luces y el elevado carcter de los individuos que constituyen aquellos poderes. Me explicar: Una cuestin puramente fsica como es la del contagio o no contagio slo puede decidirse por la va de la experiencia y de la observacin De modo que aun cuando todos los facultativos de la tierra opinaren unnimemente por uno de los extremos de cualquiera cuestin fsica semejante acuerdo en nada alterara las leyes inmutables de la naturaleza, pudiendo estar reservada la averiguacin del enigma a un mero caso que el tiempo o un observador ms afortunado viniese a descubrir. ¡Cuntas veces se apareci un solo hecho, no digo a destruir las ms plausibles conjeturas, sino a aniquilar las doctrinas unnimemente profesadas, y que ya ostentaban haber triunfado hasta del influjo asolador del tiempo. Sin duda por esta razn deca un voto respetable en la materia que nuestros temas no eran ms que aproximaciones al conocimiento real de las cosas. Esta es la historia de todas las ciencias naturales; y yo creera hacer una injuria a la erudicin de usted, no menos que abusar de la paciencia del pblico, si me detuviera a entresacar algunos comprobantes del inmenso nmero que presenta la ciencia desde su origen hasta el da de hoy. Por consiguiente, no debe atenderse ninguna cuestin como la presente al nmero, no hasta cierto punto al carcter de las personas, sino de los hechos y razones que se aleguen. El Editor de la Revista se fuerza en apoyar su opinin en un ejrcito de ellos. Los Luceristas le combatieron con especies muy vagas y tomadas a crdito, que casi siempre descansaban en as opinan algunos mdicos de nota, as ha llegado a creerse en algunas naciones que han experimentado la epidemia; pero nunca entraron en un anlisis circunstanciado de las pruebas alegadas por el Revisor Es menester acostumbrarse a or razones y no personas, para lograr un seguro criterio. Pero suponemos que los seores Luceristas hubiesen aducido datos y razones capaces de contrapesar las alegaciones de su contendiente: en tal estado, dicta la prudencia que en los casos dudosos se proceda como en los ciertos, sobre todo cuando median los intereses de la humanidad? No lo creen as esos mismos seores secretarios del despacho, cuyos testimonios trata usted de alegar en su abono. Ellos, sin entrar en la cuestin cientfica, dicen terminantemente que aun caso de que estuvieran contra las medidas sanitarias (modestia y tolerancia bien dignas de imitacin), y de que la idea del contagio fuese una preocupacin, era necesario capitular con las preocupaciones de los pueblos El Editor de la Revista sin embargo, no trat de capitular con las preocupaciones del pueblo cosa muy santa en s cuando se piensa en hacerle bien, porque tantos partidarios Untitled-28 14/08/01, 13:35 65

PAGE 78

ESCRITOS EDUCATIVOS 66 \ 66 \ 66 \ 66 \ 66 \ tena aqu el contagio como el no contagio ; sino que procur manifestar los fundamentos de su dictamen con el ahnco y fervor que le dictaba su convencimiento, alentado por el amor de la humanidad. Y no se descubre tambin en esa carta para siempre clebre, la mejor muestra del respeto del autor por la opinin de los sensatos, y del distintivo que caracteriza su entendimiento? Es hombre, el Editor de la Revista que no abandona la materia hasta no haber penetrado el fondo. Pero sea lo que fuere del mrito del escritor, sea lo que fuere de la naturaleza del clera sea lo que fuere de las cuarentenas con qu objeto ha resucitado usted, seor Aritmtico, esta cuestin muerta y sepultada entre nosotros? Acaso con el laudable fin de enriquecerla e ilustrarla con nuevas cosas reales y efectivas, o con el reprensible de buscar un pretexto para atacar a las personas? Es usted el mismo hombre, mi seor Aritmtico (y esto s que es curioso), es usted el mismo hombre que apenas ha dos meses ( Noticioso y Lucero de 8 de septiembre de 1832) que estamp en ese mismo papel, ante este mismo pblico, las mismsimas palabras que siguen? “El lector ha visto los repetidos elogios que se han hecho en el Diario con razn o sin ella, que esto no es del caso, de don Jos Antonio Saco y de sus obras, y adems es pblica voz y fama que en los ltimos aos ha escrito con frecuencia en el Diario ”. Yo s que ni con frecuencia ni sin ella, y me comprometo a patentizarlo; pero esto tampoco es del caso; pues bien, eche una ojeada sobre el primer comunicado del da 24 y ver ofendida la reputacin del propio individuo con un ataque tan personal tan odioso y tan gratuito que ha llenado de hasto y horror aun a los mismos que menos motivos tienen para quererle bien Quin al or esta filpica que va derramando gotas de hiel, no hubiera tenido al Aritmtico, cuando menos, por el ms noble y generoso de los enemigos? Sin embargo, el pblico ha visto ya los trminos en que se explica despus ese mismo hombre respecto al Editor de la Revista y el pblico sabr colocarle en la categora que merezca. Pero, preguntarn muchos, atnitos, de dnde nace tanta contradiccin de principios? La respuesta es sencilla; en el primer caso se trataba de atacar al Diario a todo trance, y as se aprovech la ocasin de increparle por lo que en rigor no era ms que un acto de imparcialidad (puesto que fue la admisin de un comunicado ) como si hubiera sido por un artculo editorial Es ms que probable que si la redaccin del Diario hubiese desechado el remitido, y hubiese esto llegado a odos del seor Aritmtico, poco habra este tardado en reconvenirla de parcial por el amigo Saco, tratando as de menoscabar a los ojos del pblico el carcter de imparcialidad que debe distinguir a un periodista. En el segundo caso ha sido el objeto lastimar la reputacin del Editor de la Revista Luego sacamos en claro que en ambos casos se ha tratado de lastimar Qued, pues, disipada aquella aparente contradiccin que tanto ha podido escandalizar. Untitled-28 14/08/01, 13:35 66

PAGE 79

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 67 / 67 / 67 / 67 / 67 Ni creo que pretender usted por un momento, seor Aritmtico, disculparse con que su ataque no es personal ni odioso ; pues todo esto, con el agregado de insultante lo incluyen aquellas palabras de que el Editor de la Revista pretendi durante algn tiempo ser el gallito de la aldea en materia cientfica y literaria. ¡ Pretender el Editor de la Revista !... No, jams, jams, pues aunque enrgico por temperamento y conviccin, su energa lleva siempre consigo a la modestia, compaera inseparable del verdadero mrito. El Editor de la Bimestre siempre fue llamado, excitado, rogado. Cuando el seor Varela, juez harto competente en la materia, tuvo que dejar en 1821, a consecuencia de haber sido nombrado diputado a las Cortes, quien lo sucediera en la Ctedra de Filosofa del Colegio Seminario, puso los ojos en J. A. Saco. Cuando aquel varn de eterna memoria para nosotros, el Excelentsimo e Ilustrsimo seor Espada, quiso ensanchar el estudio de las ciencias naturales en dicho seminario, tambin excit a J. A. Saco a escribir su explicacin sobre algunos tratados de fsica debindose la publicacin de tan til obrita didctica a la generosidad de aquel prelado, conocedor del mrito. Cuando J. A. Saco remiti desde los Estados Unidos en dos aos consecutivos sus memorias sobre caminos y vagancia a la Real Sociedad Patritica, otras tantas veces fue declarado socio de mrito; y cuando apenas vuelve de aquel pas a pisar nuestras playas, se le ofrece, casi se le obliga por la Comisin de Literatura a ponerse al frente de la Revista 32 He aqu al hombre que se quiere representar como inmodesto. Yo de buena gana le comparara a una navecilla que sin ms remo ni vela que su propio mrito, se abre camino por s sola hasta el puerto de su destino. ***EXPOSICI"N DE LAS TAREAS DE LA COMISI"N PERMANENTE DE LITERATURA DEL AO 1832, EXTENDIDA POR SU SECRETARIO DON DOMINGO DEL MONTE, Y LEDA EN JUNTA EXTRAORDINARIA DE LA SECCI"N DE EDUCACI"N DE 19 DE DICIEMBRE Y JUNTA GENERAL DE LA REAL SOCIEDAD PATRI"TICA DE 21 DEL MISMO.“Don Manuel Jos Quintana, socio corresponsal de esta Real Sociedad Patritica, digno representante en Espaa de la poesa enrgica y popular del siglo XIX, y el historiador ms desapasionado y profundo que 32.Cotjese el juicio del Aritmtico y Lucerista sobre la Revista Cubana con la opinin de los que tienen opinin. Untitled-28 14/08/01, 13:35 67

PAGE 80

ESCRITOS EDUCATIVOS 68 \ 68 \ 68 \ 68 \ 68 \ ha producido la nacin, honrado por el aprecio de Su Majestad, no ha tenido embarazo, sin estar ligado con nosotros en particular con otros vnculos que el literario, ni ser movido por otra instigacin que la de sus pensamientos, en afirmar que la Revista Bimestre Cubana en su opinin y en la de todos los que en Espaa conservan amor a la verdadera filosofa y a las letras, es el mejor peridico espaol que se ha publicado de muchos tiempos a esta parte, y aade... no slo por sus sanos principios, sino por la justa elevacin, noble entereza y laudables miras que le animan. Don Francisco Martnez de la Rosa, tan justamente clebre entre nosotros por ms de un ttulo, tambin nos ha manifestado con expresiones del ms sentido agradecimiento el aprecio con que mira nuestras tareas. En los peridicos de la corte se extractan todos los das fragmentos de la Revista y se elogian con igual imparcialidad y desinters; todos los hombres, en fin, buenos y sensatos de la nacin, aplauden nuestro propsito y celebran nuestra conducta”. Pero vengamos al cargo ms grave que puede hacerse a un hombre de bien y, sobre todo, a un escritor pblico, cargo que quiero reproducir con las mismas expresiones del articulista: “Los editores del Noticioso y Lucero han arrastrado una infinidad de sinsabores y han cumplido en toda su extensin con este deber sagrado, mientras el Editor de la Revista tanto en su afamada carta como en la Memoria sobre vagancia sacrific quizs su propia conviccin en aras de una vana y efmera popularidad”. As que, segn usted, el Editor de la Revista ha profanado la ms sagrada de las misiones, ha cometido el atroz crimen de escribir contra su conciencia, por granjearse una vana popularidad; extendindose esta censura aun a la Memoria de vagancia memoria que, por el estilo, por las ideas, por los nobles sentimientos de patriotismo que respira no se desdeara de haberla escrito el mismo Jovellanos. S, seor, el virtuoso, el respetable Jovellanos: cteme usted por Dios un solo pasaje que desmienta mi juicio acerca de esta obra; un solo pasaje que justifique la ponzoosa crtica de usted. Crame usted por su vida, seor Aritmtico, para escribir la Memoria de vagancia no basta saber forjar frases sobre el papel; es necesario sentir hondamente los males de la patria; es necesario poseer un alma heroicamente templada. No, no por cierto. El hombre que extendi la Memoria de vagancia no abriga un corazn vulgar. Prescindo ahora de las cualidades del entendimiento, para contraerme a las del corazn. No, no sacrific jams en las aras de una efmera popularidad, el que se atrevi en esa misma Memoria a atacar con el mismo denuedo los vicios que postraban su patria por dondequiera que los encontraba, en los nfimos, en los medios, en los supremos, como que era su nimo mejorar las clases y no atacar las personas. Untitled-28 14/08/01, 13:35 68

PAGE 81

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 69 / 69 / 69 / 69 / 69 Casi no puedo volver de mi sorpresa cuando contemplo del modo con que se atreve usted a atacar la Memoria de vagancia faltando de todo punto a la verdad. Lo ha hecho usted ni ms ni menos como quien est atrincherado en la seguridad de no ser contradicho. Slo de esta manera puede entenderse que se hable contra un escrito que, lejos de halagar las pasiones de la muchedumbre, respira por todas partes los principios de la ms austera moral. ¡Leedla y releedla, rumiadla noche y da, patriotas y padres de familia, y decidme luego si se pueden inculcar mximas ms santas y puras a vuestros hermanos y a vuestros hijos! Juzgad por vuestros propios ojos, y no os dejis alucinar por las sugestiones de plumas mojadas en la tinta de la enemistad y de la envidia. Y pues uno de los principales mritos que usted atribuye a los escritores pblicos es el de facilitar la accin benfica y protectora del gobierno por este ttulo, a ninguno le responde el lauro con ms justicia que al autor de la Memoria de vagancia Apenas hay medida de polica de las tomadas hasta el presente por el Excelentsimo seor Capitn General, como son la de persecucin de vagos, extincin de casas de juego y otras a este tenor, que no estuviesen elocuentemente recomendadas en aquel hbil cuanto patritico escrito. Se puede decir hasta cierto punto que el Excelentsimo seor don Miguel Tacn ha venido a completar la obra, dando a las ideas de la Memoria la nica confirmacin de que podan carecer, es decir, la irrecusable de la experiencia con las ventajas que ya se palpan de su aplicacin. Declamar contra el vicio donde quiera que levante la cabeza y de cualquier modo que se le adornase, tal fue el blanco que se propuso el autor de la Memoria de vagancia Al pblico imparcial toca juzgar si esos son los medios de granjearse una efmera popularidad o de conquistar una gloria eterna.Habana, 11 de noviembre de 1834.— El Pro-ausente, Jos de la Luz y Caballero Seor Aritmtico curioso: “Alguna que otra vez me dejo llevar de la tentacin de creerme hombre de provecho, y de aquellos cuyo voto ejerce algn influjo en la repblica de las letras... y cediendo a las sugestiones del amor propio, el ms prfido y artificioso de todos los lisonjeros... olvido mi insuficiencia”. Nunca ha sido disculpable satirizar a persona alguna, pues as como es digna de elogios una sana crtica, as es reprensible rebatir con acrimonia particularmente en negocios opinables; pero sobre todo cuando nuestro adversario no est presente, debemos callar, y esperarlo para que con armas iguales podamos salir al campo, pues llevar ventajas es de cobardes, y acuchillar al enemigo que est en tierra y no puede volver por s mismo es asesinarlo impunemente, con infame alevosa. A moro muerto, gran calzada dice un refrn, y Esopo, condenando esa mxima en sentido igual al del proverbio espaol, pona al len viejo y Untitled-28 14/08/01, 13:35 69

PAGE 82

ESCRITOS EDUCATIVOS 70 \ 70 \ 70 \ 70 \ 70 \ abatido y al borrico... al borrico, seor Aritmtico, al ms ruin de todos los brutos, tirndole de coces... “¡Ay! Slo en el estado en que estoy podras insultarme t”, deca el len; pero el borrico lo vea viejo, abatido, indefenso... ¡Ya se ve, borrico al fin!, que otro animal hubiera tenido ms nobleza. Ahora vamos a la aplicacin de la fabulilla. Hablando usted de los artculos editoriales del Diario en el suyo del 9 del corriente recuerda importunamente porque no era cosa del mes que terminaba, cuyo nico objeto lleva usted (segn tiene dicho), recuerda, repito, el que se insert en el Noticioso y Lucero de 1 de agosto de 1833 sobre el clera, en el que insinuaba con reserva su opinin de que no era enfermedad contagiosa, sino epidmica deduciendo de aqu la inutilidad de los cordones sanitarios. Dice usted que este artculo fue sangrantemente criticado por el Editor de la Revista Bimestre en el Diario de 8 del mismo mes y ha sido despus asunto de repetidas bajas de parte de ciertos escritores atrabillados por el susodicho Editor de la Revista que durante algn tiempo pretendi ser el gallito de la aldea en materias cientficas y literarias ... y para comprobar usted su justicia, trae las palabras del excelentsimo seor Ministro del Interior, y luego otras del excelentsimo seor que lo es de Estado. Y qu concluye usted de eso...? ¡ Magister dixit ¡Bravsimo, seor Aritmtico...! Si en los negocios literarios y cientficos la categora del individuo que habla decide la materia, convenido, tiene usted razn; pero si esos individuos bien pueden equivocarse, bien se refiere al dicho de facultativos (como sucede), usted no ha entendido lo que trae entre manos. El excelentsimo seor Ministro dice: Nuestros facultativos al principio admitieron bastante generalmente la opinin que el clera era contagioso. Lleg a prevalecer, sin embargo... adelante, la opinin de que la enfermedad es epidmica Ya ve usted que no era tan disparatada la del Editor de la Revista cuando tena en su favor todos los facultativos espaoles... y algo ms, porque en Francia, en Rusia, en los Estados Unidos se han dictado cuarentenas y medidas rigurosas sanitarias, porque es an muy disputable si el clera es o no contagioso. Mal que le pese a usted, hemos visto casos rarsimos de ello; sin recurrir ms bajo, vea usted la Memoria que public mi apreciable compatriota don Jos de la Luz, traducido del alemn, en que estn dos, el primero de una seora que bes y abraz el cadver de su esposo para morir con l, sin conseguirlo, y el segundo de un ministro que, dando la eucarista a un enfermo colrico, fue atacado y muri incontinenti: he aqu dos casos que nos dejan en las mismas dudas; al cabo esto es muy controvertible, y mi objeto hoy no es ese, porque ambos tienen razn, y usted mismo dice que los editores del Lucero emitieron su opinin con reserva lo que prueba que no estaban muy seguros. Untitled-28 14/08/01, 13:35 70

PAGE 83

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 71 / 71 / 71 / 71 / 71 En lo que s lleva la ventaja el redactor de la Revista es en ser ms noble con su pluma que otros escritores que le imputan defectos en que no incurre, pues ni sangrientamente habl (porque no lo tiene de costumbre), ni atrabilla escritores, cuando l solo se basta y se sobra para confundir necios, y es suficiente para alternar con hombres de pro y con los editores del Lucero sin que haya pretendido ser gallito porque quien tiene como l reputacin literaria adquirida con trabajos juiciosos y acreditados con hechos, en vano puede pretender un ttulo que estar bien ambicionado por un plagiario, o por un tonto... El Editor presenta sus obras, y no tiene cimentada su gloria literaria en volmenes inditos y fragmentos de edificios que no existieron, como otros que yo conozco. Concluye usted con que los editores del Lucero han arrastrado una infinidad de sinsabores, y han cumplido en toda su extensin con este deber sagrado, mientras el Editor de la Revista, tanto en su afamada carta como en la Memoria sobre vagancia, sacrific quizs su propia conviccin en las aras de una vana y efmera popularidad. Con razn sufrieron sinsabores los editores del Lucero siempre que publiquen artculos tan venenosos y sean el rgano del resentimiento y venganzas particulares; pero el Editor de la Revista tiene acreditado (con slo conocer su vida) que sacrifica el dinero a sus ideas (como dijo en una traduccin utilsima que public) y no sus ideas al dinero, como usted sabe que hacen tantos otros; y respecto a la Memoria de la vagancia usted convendr conmigo, en que, sin embargo de los esfuerzos que la envidian, si no es una obra acabada, es mejor que otras que se presentaron, y usted hace un insulto a la Real Sociedad Patritica que le otorg la primaca. Su autor entonces estaba ausente; el secreto de tales actos usted lo sabe, seor Aritmtico; por consiguiente, la justicia y la imparcialidad fallaron all, sin que ahora pueda desvirtuar el mrito de su sentencia la impotente rabia de los que desearon imitarle. Al fin, si el Editor de la Revista no sufre el pesar de orle a usted no faltan aqu imparciales que a fuerza de confundirle toleren ese mal rato. Queda de usted affmo. El Estudiante Untitled-28 14/08/01, 13:35 71

PAGE 84

ESCRITOS EDUCATIVOS 72 \ 72 \ 72 \ 72 \ 72 \XV XV XV XV XV COMUNICADO COMUNICADO COMUNICADO COMUNICADO COMUNICADO AL SEOR ARITMTICO CURIOSO AL SEOR ARITMTICO CURIOSO AL SEOR ARITMTICO CURIOSO AL SEOR ARITMTICO CURIOSO AL SEOR ARITMTICO CURIOSO33 33 33 33 33( Diario de la Habana diciembre 3 de 1832.) Heme aqu otra vez, seor Aritmtico, a fuerza de cumplidor de mis promesas, aprestndome para tachar los cargos que hizo usted al informe de unos inspectores de escuela en aquel mismo artculo inserto en el Noticioso y Lucero de 9 del corriente. Pero siendo estas cuentas muy largas de ajustar, me ha parecido lo ms acertado, antes de entrar en un prolijo examen, rogar a usted se sirva responder al siguiente interrogatorio. Evacuado ese trmite, marcharemos sobre terreno ms seguro, y lograremos dar a la cuestin la claridad de que sea susceptible. Todo esto y mucho ms exige su importancia; porque se trata nada menos que de fallar acerca del principio vital que debe presidir a la educacin primaria que es la piedra angular del edificio. 1. Es imposible impedir, dice usted, que los nios tomen de memoria los Catecismos y otros libros que manejan diariamente. Norabuena. Pero se infiere de ah la necesidad de que no aprendan ms que de memoria ? 2. Cul es la facultad mental que se ejerce antes que todas? 3. Se ejercen o no varias simultneas desde el principio? 4. No se ejerce con viveza ms facultad que la de la memoria en los primeros aos de la vida? 5. Acaso porque se ejercita la reflexin deja de ejercitarse o se desvirta la memoria? 6. Quin puede dudar que sin memoria no pueden adquirirse conocimientos? Pero es esta la memoria de que usted habla? De ninguna ... And it shall so hard and lonn but. I will better the intruction.SHAKESPEARE 33. Padre Flix Varela. Untitled-28 14/08/01, 13:35 72

PAGE 85

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 73 / 73 / 73 / 73 / 73 manera. Usted se contrae a las ventajas de la memoria de palabras Podr usted demostrarme (por supuesto sin salir de la primera edad) que las ventajas estn de parte de sta sobre la de cosas? 7. Puede la prctica de aprender de memoria infundir mejores hbitos para discurrir que la prctica del raciocinio ? As lo ha expresado asertivamente, dando a entender que tambin inspira ms amor al trabajo. Pero como no alcanzo el fundamento de semejante aserto, por ms que me he esforzado en conseguirlo, tendr usted la bondad de darme la razn de su dicho. 8. Segn usted “la memoria es casi la nica facultad que pueden cultivar con fruto los maestros de primeras letras”. Luego para maldita la cosa necesita un maestro de primeras letras hacer uso de su discurso Bastarale tan slo tener una dosis superabundante de paciencia para estarse clavado en una silla durante horas enteras con los ojos ms que clavados en el mismo librejo. ¡Qu canonja les ha tocado en suerte! Hasta ahora no me he contrado a la enseanza de la parte moral que tanto exige de los directores de la primera infancia. ¡Pero qu tecla hemos tocado, seor Curioso! Se penetrarn los nios de sus deberes hacia el Criador, sus padres y dems hombres por slo el ministerio de la memoria ? Por supuesto que aqu prescindimos de la cuestin del ejemplo primero y ms eficaz maestro de la costumbre. Mejor dicho: aun suponiendo la enrgica cooperacin del ejemplo, cmo se inculcar ms eficazmente la moral, haciendo palpar las ventajas de sus preceptos, o tomndolas slo de memoria? 9. Para tomar las palabras de una materia, se requiere entender esta? 10. Y para tomar las ideas? 11. Perjudicar a la retentiva la comprensin de las ideas? 12. Qu facultad del alma es la que ms necesitamos en la conducta de la vida? 13. Cmo se lograr facilitar la enseanza de la lectura a los nios en cualquiera de los sistemas inventados? 14. Cmo podrn perfeccionarse en el mismo arte, de modo que sea lo que debe ser? 15. Es o no la curiosidad una seal evidente, un sntoma de la necesidad de instruirnos en que nos ha constituido la naturaleza? 16. Existe o no esta curiosidad insaciable en la primera edad? 17. Puede satisfacerse por ventura con slo el ejercicio de la memoria? 18. Conviene o no conviene promover la actividad mental desde la tierna edad? 19. Se puede con slo la memoria inspirar gustos y entusiasmos a los nios por las cosas que aprenden? 20. Se les debe atormentar con aquello mismo con que se les puede divertir? Untitled-28 14/08/01, 13:35 73

PAGE 86

ESCRITOS EDUCATIVOS 74 \ 74 \ 74 \ 74 \ 74 \ 21. De que se recomiende que no repitan los nios palabras ni expresiones que no entiendan perfectamente se deduce que sea indispensable explicar todo lo que se habla? 22. Es posible que usted no haya odo tachar hasta el presente la prctica de aprender de coro en las ciencias? No ha sido este el eterno cantar de los Quintiliano, los Bacon, los Descartes, los Locke, los Stewart, los Feijoo, y muy singularmente de nuestro compatricio y nuestro reformador de estudio,34 de todos los hombres, en suma, que piensen por s mismos en todos tiempos y naciones? 23. Puede haber medio ms eficaz que el sistema explicativo para adelantar a un tiempo as en las ideas como en su expresin ? 24. Es o no la educacin un ramo experimental de los conocimientos, as como la fsica o la qumica? 25. Caso de resistir usted las pruebas de raciocinio, se negar a la experiencia presentada en una escala inmensa? Y basta por ahora, seor Aritmtico, pues aunque no me ocurren tantas preguntas como observaciones se le atropellaban a usted entre los gavilanes de la pluma, todava se me quedan algunas en el tintero, y no me parece conveniente proceder ad ulteriora hasta que todas ellas queden absueltas en debida forma. Y advierto que no exijo de usted una contestacin circunstanciada, que eso sera pedir un volumen y no un artculo, sino la ms breve que le sea posible a cada nmero, en la inteligencia de que no tergiversar ni fingir dejar de entender el sentido de usted prevalindome del laconismo que empleare. Ni crea tampoco que con esta tctica interrogatoria ha sido mi nimo tenderle redes, para atacarle luego con ventaja. Muy al contrario; mis preguntas no slo descubren todo mi plan de operaciones, sino que vienen a ser como un acopio de pertrechos y armas de toda clase que ofrezco a la disposicin de usted para que emplee las que guste. Por mi parte jams empuar otras que las muy permitidas, ni ms estrategia que la de tantear el vado a la cuestin: tctica muy propia de quien ni se quiere ahogar ni ha tomado nunca ms que la defensiva, y eso con pulso y apremiado. Ello guerra ser, pero guerra galana que es la nica que sabe hacer, El Mismo 34.Padre Flix Varela. Untitled-28 14/08/01, 13:35 74

PAGE 87

TEXTO DE LECTURA GRADUADA PARA EJERCITAR EL MTODO EXPLICATIVO LIBRO 1REIMPRESI"N LIBRO 1REIMPRESI"N LIBRO 1REIMPRESI"N LIBRO 1REIMPRESI"N LIBRO 1REIMPRESI"N HABANAIMP. DE LA BOTICA DE SANTO DOMINGO OBISPO 27, ALTOS1876 Untitled-29 14/08/01, 13:36 75

PAGE 88

ESCRITOS EDUCATIVOS 76 \ 76 \ 76 \ 76 \ 76 \ PRIMER LIBRO ABCChDEFGH A b cch d ef g h C f AgD hE b g eFdBaHc IJKLLlMNOPQ Ijklllmnopq LpOkJmQnIchf AlgbHcMoNiD jPeKQ RSTUVXYZ rstuvxyz UzYvTxSch BgRnIup FdOkVrCy JmQchtXaE hLsXll. ABCChDEFGHI Abcchdefghi JKLLlMNOPQ jklllmnopq RSTUVXYZ rstuvxyz ZLhEaXtQ mJyCrUkOd FpnRmIchBg SeTjLoPiG lAqYvDoN zHxMcKfV buch. Untitled-29 14/08/01, 13:36 76

PAGE 89

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 77 / 77 / 77 / 77 / 77 TU.Ola.m.si.Por.No.hoy.vos. Hoy.S.vos.tu.Hoy.O-la.por.tu. Por.Vos.por.o-la.No.Vos.m.no. M.No.hoy.no.M.Tu.s.o-la. Hoy t no. Ola, Ola, vos s: por m. De.La.ay. res .Bien. Jr .en. ya Ay. Res .en. ya .En. La .ay. ir Ya. Ir .la. bien .Ya. De .la. res En. Bien .de. ir .Res. Ay .de. bien ¡Ay! Ir la res hoy; ya no; bien, s. CON. Fe .guay. que .za-gal. Juan fe. Un. He .yo. fe .con. Fe .con. Za-gal. Yo .zagal. juan.guay. Un .yo. Que. Juan con kiel .yo. He .un. Guay. Kiel .un. he .que. Kiel .he. He. Que .he. con .fe. Yo .que. Yo no he de ir con Juan, sino con un zagal. A fe que no he de ir a Kiel. ¡Guay, guay! a m no. Chi-cha. Dios .be-be. ca lor .Ma. Be-be. M-a .rey. hay .El. El. A-gua vi-da. chi cha .Be-be. Vi-da. Chi-cha .fue. a-gua .Rey. Su. Rey .trae. al-ma .Vi-da. Trae. Fue .su. ma .Su. Ca-lor. Hay .el. dios .Trae. Dios. Vi-da .ca-lor. rey .A-gua. Fue. Su .a-gua. be-be .M-a. Rey. El .al-ma. el .Fue. A-gua. Ca lor .ma. fue .Dios. M-a. Be-be .dios. su .Hay. l no be-be chi-cha, trae agua; porque hay ca-lor. Dios de mi vida y de mi al-ma. En su vi-da be-be. El rey fue, y l no fue. Dios te d vi-da. Si t vas, no be-bas vi-no. An-da con Dios. Untitled-29 14/08/01, 13:36 77

PAGE 90

ESCRITOS EDUCATIVOS 78 \ 78 \ 78 \ 78 \ 78 \ Va-ca. Ju-go .Es-te. tie-ne .be-llo. Ba-la. Sa-ca .Fe-o. zumo .sa-la. Ni-o. Me-dio .Lin-do. ju-go -ca-ra. De-do. Cor-re .O-jo. pan .dedo. Ta-cha. Ja-co .Tie-ne. me-dio .ga-llo. Ca-ra. Llo-ra .Chu-pa. cam-po .va-le. Ga-llo. Re .Co-me. es-te .ja-co. Pi-a. Va-le .Ba-la. buey .na-da. Per-ro. Ma-a .On-za. lin-do .ni-o. Hu-ye. Cam-po .Hu-ye. re .on-za. Que-ma. Sa-la .Que-ma. sa-ca .pan. On-za. A-tad .Llo-ra. ta-cha .ma-a. Zu-mo. Buey .Pi-a. ga-llo .ta-cha. El ni-o si llo-ra es feo, pero si re es be-llo. Mi-ra co-mo co-rre el perro tras la va-ca, y s-ta hu-ye por el campo. El gallo canta. Trae me-dio de pi-as: chu-pa el ju-go. Su ca-ra no tie-ne ta-cha. El buey no co-rre. Este co-me ms pan que t. Huye, que te que-mas el de-do. Juan tie-ne una on-za. ¡Qu lin-do ja-co!, pe-ro ms va-le mi pe-rro que to-dos los ja-cos. Huye que ti-ra u-na ba-la. A-qu no hay campo; pe-ro all s. Tu on-za no va-le. Can-dil. To-nel .zurcir. o-re-ja Jar-dn. Jil-gue-ro .jar-dn. lu-cir En-trar. Zur-cir .en-trar. lla-mad Fal-ta. I-no-cen-te .vo-la-dor. a-pa-ga Ham-bre. Vo-la-dor .me-di-as. u-fa-no A-pa-ga. Per-diz .ham-bre. jil-gue-ro. Mer-ced. a-me .fal-ta. i-no-cen-te Sal-mn. Lu-cir .sal-mn. per-diz Yu-ca. U-fa-no .can-dil. a-me Lla-mad. Quie-re .mer-ced. quie-re Me-di-as. O-re-ja .yu-ca. vo-la-dor A-pa-ga el can-dil pa-ra po-der dor-mir. El qui-so en-trar en mi ca-sa, por que te-na mu-cha ham-bre, y le die-ron un pe-da-zo de sal-mn, con cuya co-mi-da que-d muy u-fa-no. Yo v el jil-gue-ro en el jar-dn. Hay un pez Untitled-29 14/08/01, 13:36 78

PAGE 91

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 79 / 79 / 79 / 79 / 79 que tie-ne a-las y vuela, y por e-so le lla-man vo-la-dor. Ves aque-lla perdiz tan i-no-cen-te? Si, ya la veo; pues bien, ¡i-no-cen-te!, no sa-be que el caza-dor la va a ma-tar. A es-te ca-ba-llo le fal-ta u-na o-re-ja. Lla-mad, llamad a la puer-ta. Mi her-ma-na sa-be zur-cir la ro-pa. En-tra e-se to-nel que es-t en la ca-lle. Te gus-ta la yu-ca? Pl-ta-no .ver-gen-za. Pi-ca-das .e-xas-pe-rar. Que-brar .e-nig-ma. Ju-gue-te a-ve-ri-guis. Ma-z .za-na-ho-ria. E-xis-tir .sig-no. In-dus-trio-so .fe-li-ci-dad. Des-ci-frad .e-xan-ge. Ins-trui-do .gui-san-te. De-ge-llo .e-xi-jo. Abs-te-ner .c-le-ra. Ln-gui-do .gui-ta-rra. Hom-bro .a-be-jas. Chi-qui-to .co-piis. En-jam-bre .vai-vn. Instruido. guisantes Abstener. felicidad Enjambre. zanahoria Lnguido. guitarra Quebrar. clera Degello. enigma Juguete. signo Chiquito. exijo Maz. exasperar Pltano. vaivn Hombro. averiguis Existir. copiis Untitled-29 14/08/01, 13:36 79

PAGE 92

ESCRITOS EDUCATIVOS 80 \ 80 \ 80 \ 80 \ 80 \ Picadas. abejas Industrioso. vergenza Descifrad. exange Abs-te-ne-os de a-cer-ca-ros a los enjambres de las in-dus-triosas a-bejas; pues por cu-rio-so que sea verlas tra-ba-jar sus picadas son muy fuertes. ¡Qu ln-gui-do est aquel hombre despus de la herida que le dieron en el hombro!; pero, como haba de ser, casi se qued exange Yo no exijo de vosotros que copiis esa leccin tan larga; to-da-va sois muy chi-quitos para tanto trabajo. Nosotros e-xis-ti-mos por Dios y por nuestros padres. Los nios ins-trudos son muy estimados de todos en la sociedad. El pltano maduro es para m la mejor de las frutas. Debe dar mucha vergen-za no saberse la leccin. No quiebres esos ju-gue-tes que me trajo mi madre. ¡Qu bien toca la guitarra mi prima hermana! —Des-ci-frad-me este enigma. “Cul es el animal que por la maana anda en cuatro pies, a medio da en dos, y a la tarde en tres?” —¡Qu gusto es saber leer, y qu felicidad el dar gusto a nuestros padres!; ellos no nos exigen nada imposible: todo lo quieren por nuestro bien. La guerra es cosa muy cruel: si tocan a degello matan a todo el mundo, hasta a las mujeres y chiquillos. — Detestad la guerra. —La cruz es el signo de nuestra re-den-cin. Re–lm–pa–go .a–z–car. I–rre–pa–ra–ble .i–nep–to. Al–miz–cle .trans–cri–bir. Lec–tu–ra .Se–xo. Ap–ti–tud .pr–fi–do. Pe–rri–to .ho–lln. Ye–gua .en–re–dar. Llo–viz–na .op–tar. San–ti–guis .ca–cha–za. Ac–cin. bo–li–che Tras–la–dar .cha–pa–po–te. Trans–for–ma–cin .juz–gar. Es–t–ma–go .le–chu–za. Que–bra–do .graz–ni–do. Be–ju–co .re–fle–xio–nes. Lectura. enredar Aptitud. cachaza Irreparable. chapapote Perrito. boliche Yegua. juzgar Untitled-29 14/08/01, 13:36 80

PAGE 93

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 81 / 81 / 81 / 81 / 81 Llovizna. graznido Almizcle. lechuza Santiguis. azcar Relmpago. reflexiones Estmago. prfidos Accin. optar Transformacin. inepto Bejuco. holln Trasladar. sexo Quebrado. transcribir Se muri mi perrito tan bonito; sta es una prdida ir–re–pa – ra–ble La lectura es un gran recurso para a–hu–yen–tar la o–cio–si–dad que es madre de todos los vicios; hu–id–la siempre, huidla hijos mos. ¡Qu fea es la lechuza, y qu des–a–pa–ci–ble su graznido!–No veis aquel bejuco, cmo se enreda por aquella cerca de piedra y la viste de verde con matices blancos, que son las flores? S, seor, ya lo veo; y s tambin cmo se llama: su nombre es a–gui–nal–do El cha–pa–po–te es una piedra negra que se saca de abajo de la tierra, se enciende, y da una llama que alumbra mu– ch–si–mo Juzgo que vosotros querris ahora jugar al boliche; pero no salgis fuera: no veis los re–lm–pa–gos y que est llo–viz–nan–do ? Qu me huele aqu a almizcle? ¡Qu olor tan malo para el estmago! El que tiene aptitud para hacer una cosa, la hace con gusto. Inepto se llama aquel que no es para el caso.—Del humo que arrojan los carbones en la cocina se forma el holln en el techo.—La cachaza es aquella espuma negra, sucia y ms pesada que se le quita primero al azcar. A un hombre muy pesado en sus movimientos y en todas sus cosas le llaman cachazudo Yo espero que vosotros jamis seris pe–re–zo–sos, sino vivos, alegres y aplicados siempre: de esta manera optaris al favor de vuestros padres y maestros. Prfidos son aquellos que faltan a la fe prometida; es lo contrario de fieles. Vosotros seris siempre fieles a vuestra palabra y a vuestros amigos.—Dar limosna a quien lo ha menester que es una accin muy recomendable.— Trans–cri–bid ese papel que os di.–Maana nos tras–la–da– re–mos a la otra casa. Las trans–for–ma–cio–nes de los insectos son muy curiosas. Habis visto las san–gui–jue–las ? S, seor, chupan la sangre, y se estiran y encojen muchsimo. ¡Qu de reflexiones nos ofrecen las obras de Dios!DIOS No hay ms que un Dios, que es seor de todo lo criado. l es sabio, omnipotente, justo, bueno y misericordioso. l hizo el sol, la luna y todas Untitled-29 14/08/01, 13:36 81

PAGE 94

ESCRITOS EDUCATIVOS 82 \ 82 \ 82 \ 82 \ 82 \ las estrellas. Suyo es el mar, y l lo hizo; la tierra es suya tambin. l hizo el oriente y el occidente; la alta montaa y el abatido valle. l form todos los rboles y las yerbas; la elevada ceiba y el humilde matorral son ambos obra suya. Dios manda salir el sol y le manda ponerse. l es quien hace caer la lluvia y el roco para mojar el suelo; y a su arbitrio se pone. De l vienen el calor y el fro. l enva la nieve, el hielo y el granizo; y a su voz se derriten enteramente. Ora manda al rbol que se vista de hojas, y dentro de poco tiempo mandar a las hojas que se marchiten, que caigan y que el rbol se quede desnudo. l manda soplar al viento; y l es quien lo manda calmar. l pone como quien dice una muralla al mar, dicindole: hasta aqu no ms llegars. Todos los vivientes deben la vida a Dios. l hizo al pobre lo mismo que al rico; al pequeo lo mismo que al grande; al necio lo mismo que al sabio. Todos los que se mueven sobre la tierra son suyos; como todos los que vuelan por el aire y los que nadan en el mar. As el len como el gusanillo son ambos obra de sus manos. En l viven y se mueven. l es el que los alimenta a todos ellos, y a su voz todos ellos mueren y se convierten en polvo. No olvidis nunca que Dios fue quien os cri y quien os dio todo lo que tenis y todo lo que esperis. l os dio vida, y alimento y casa donde vivir. Todos los que cuidan de vosotros y os sirven, os fueron mandados por l. l os envi su nico hijo para manifestaros su voluntad y morir por amor vuestro. l os dio su palabra, para haceros saber lo que ha hecho por vosotros, y lo os manda hacer. Estad seguros que l siempre os ve, lo mismo a oscuras que de da. l sabe muy bien todo lo que hacis, todo lo que decs. ¡Ah! buscad y hasta lo que tenis en el pensamiento siempre a este Dios. Hacedle vuestras oraciones cuando os levantis y cuando os acostis. Santificad el domingo que es su da; od y leed su santa palabra, y haced su voluntad; y as os amar, y ser vuestro Dios para siempre.ADN Y EVA Cri Dios a Adn, y despus a Eva, su mujer; poniendo a entrambos en el paraso terrenal, o jardn de Edn, para cuidar de l y cultivarlo. Y el Seor Dios les permiti comer de todo lo que haba all, menos de un rbol, dicindoles que si lo coman, sin falta moriran. Pero el espritu maligno dijo a Eva: vosotros no moriris porque bien sabe Dios que el da que comis de ese rbol, seris lo mismo que dioses, y aprenderis a distinguir el bien del mal. Y luego que la mujer vio que la fruta del rbol era buena de comer y hermosa a la vista, y que era una fruta que los iba a hacer sabios, comi de ella y le dio a Adn, el que tambin comi. Y as que el Seor Dios vio lo que ellos haban hecho, los mand echar fuera del paraso, dicindoles que en lo adelante slo podran ganar el sustento a fuerza de trabajo, hasta Untitled-29 14/08/01, 13:36 82

PAGE 95

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 83 / 83 / 83 / 83 / 83 que al fin habran de morir y volverse tierra. Pero al mismo tiempo, Dios, que siempre es bueno y misericordioso, les prometi que habra de venir a su tiempo un hombre de la raza de Eva, para acabar con el demonio. “Y cuando lleg ese tiempo, envi Dios a su hijo (que naci de Mara, que era mujer, y as fue de la estirpe de Eva) para salvar a los hijos de los hombres, ensearles la voluntad de Dios, y morir por ellos para darle la vida eterna, siempre que siguieran el camino que se les presentaba, quiere decir, adorando a Dios y practicando buenas obras con el prjimo”.CAN Y ABEL Can y Abel fueron hijos de Adn y Eva. Can era mal hombre; pero Abel muy bueno. Y as el Seor am a Abel. Y cuando Can vio esto, le tuvo envidia y odi a su hermano, hasta que al fin un da le cay encima y le mat. “¡Cuidado, cuidado, amiguitos mos, con tener envidia ni odio a nadie en este mundo!”.NO Eran tantos y tan grandes lo pecados de los hombres, que el Seor al fin determin hacerlos desaparecer a todos de la faz de la tierra, quiere decir, acabar con todos ellos. Pero No no era malo como los dems hombres, sino que era un hombre justo. Y as el Seor no quiso que l tambin muriera; y para conservarle la vida a l y a sus hijos, porque sus hijos eran tambin buenos, y a todas las especies de animales, le mand hacer un arca de madera. Y cuando estuvo ya hecha el arca, mand Dios a No que entrara en ella con su mujer y sus hijos, y que cada hijo llevara su esposa consigo. Tambin orden Dios a No que pusiera en el arca un par de cada especie de todos los vivientes que se mueven en la tierra, y de todos los que vuelan en el aire. Y No lo hizo as. Y luego mand el Seor tal abundancia de lluvia, que se ahogaron cuantos tenan vida y no estaban dentro del arca. Y luego que pas el diluvio y seren el tiempo, No y todos los que estaban con l salieron del arca. Y as que No hizo sus oraciones al Seor. El Seor dijo que no volvera a mandar otro diluvio para inundar la tierra.OBLIGACI"N CON LOS QUE CUIDAN DE NOSOTROS, COMO NUESTROS PADRES, MAESTROS, ETCTERA. Si hay algunos que se tomen el trabajo de cuidaros y ensearos, y haceros todo el bien que pueden, debis dar las gracias as a ellos como a Untitled-29 14/08/01, 13:36 83

PAGE 96

ESCRITOS EDUCATIVOS 84 \ 84 \ 84 \ 84 \ 84 \ Dios. Debis hacer caso de cuanto os digan, y hacer lo que os manden. Deberis hacerlo cuando no estis a la vista de ellos lo mismo que cuando os estn viendo. No debis poner mala cara cuando os manden hacer lo que no os gusta, y no debis llorar ni enfadaros cuando no os den todo lo que queris. Sois demasiado tiernos todava para saber, como saben ellos, lo que os conviene tener o hacer. No molestis a los que son tan buenos con vosotros. Procurad darles gusto y tenerlos contentos. Y as como ellos os cuidaron cuando erais chicos, as vosotros debis cuidarlos y ayudarlos cuando se pongan viejos.FBULA LA GALLINA VIEJA Y EL GALLITO Cierta gallina vieja se encontr un da con un gallito, que desde luego conoci que haba sido de sus polluelos. Hijo mo, le dijo, t puedes ya creerte, porque ests un poquito ms grande, que no necesitas los consejos de una madre; sin embargo, djame decirte una cosilla: evita ese pozo, no te pongas a mirar adentro; porque si lo haces, puede serte fatal. El gallito ofreci seguir el consejo; pero crea que era una impertinencia de la madre y que no corra peligro de atisbar el pozo. Alentado por su valor, como era joven y atrevido, se resuelve por fin a probar, y acercndose al pozo, estira el pescuezo con mucho cuidado; y mirando al fondo, se le aparece la figura de un gallo que lo amenazaba desde abajo. Entonces se le despierta la clera, abre las alas, encrespa las plumas; y el otro le contesta con la misma rabia. Al fin su furia le precipita a encontrarse con su enemigo, vuela para abajo, y se sumerge en el agua: entonces, cuando no tena remedio su yerro, exclam ya ahogndose: -–“¡Pobre de m! Por qu me figur que haba de saber ms que mi madre?”.MALAS PALABRAS Nunca digas malas palabras, por ningn motivo, y sobre todo, nunca maldigas ni jures, ni tomes el nombre de Dios en vano. Da vergenza pensar en el modo con que tanto los mozos como los viejos suelen tratar este santo nombre. A veces se usa de l en los momentos de la clera, para echar una terrible maldicin a alguno que nos ha causado un dao, o que creemos que nos lo ha causado. Otras veces se usa para hacer creer a alguno que hablamos de veras sobre una cosa, que poco nos importa que sea verdad, o que no lo sea. Y muy frecuentemente lo usamos sin ningn motivo absolutamente. Acordmonos en todos estos casos, que hacindolo as, nos atraemos sobre nuestra misma cabeza una maldicin de parte de Untitled-29 14/08/01, 13:36 84

PAGE 97

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 85 / 85 / 85 / 85 / 85 aquel que ha dicho: “No juris nunca”; y que nos tomar en cuenta todas las palabras ociosas que hayamos hablado; y que no pasar por el delito del que tome su santo nombre en vano.SOBRE LA MENTIRA El mentir es siempre seal evidente de un alma dbil y baja: Yo no necesito hablaros de la mancha que siempre trae consigo el nombre de mentiroso : que sea el que sea el mentiroso, muchacho o muchacha, hombre o mujer, rico o pobre, de todos modos es lo mismo. Todos cuanto le conocen le miran con escarnio, y no confan en nada de lo que dice, aunque sea cierto. Si alguna vez necesita de socorro, lo pedir en vano, porque todos creern que su necesidad es falsa o, por lo menos, dudarn de la verdad de ella. Todas las mentiras de cualquier clase que sean, son siempre malas. No hay ninguna mentira pura e inocente, todas son negras y reprensibles. Si perjudicas a alguien con tus mentiras, entonces es mucho peor; porque ya eso sera crueldad y bajeza. Pero aunque tus mentiras no hagan mal, todava son muy perjudiciales. Si t te vanaglorias de haber hecho una cosa buena que no has hecho, esto es engaar y darte un mrito que no te pertenece. Si, adems, mientes para encubrir alguna falta que hayas cometido, esto es aadir otra falta a la primera que cometiste. Pero puedes creer que no es malo decir una mentira para ocultar una falta cometida por otro cualquiera. Si lo crees as, te equivocas muchsimo. La mentira siempre es mentira, sea cual fuere el fin con que la hayas dicho; y la sagrada Escritura te ensea que “jams hagas un mal, aunque de l resulte un bien”. Yo no digo que debas alegrarte de declarar las faltas que otro haya cometido; muy lejos de ello. Esa sera una accin muy vil; pero cuando cualquiera te pregunte sobre lo que otro ha hecho, o di la verdad pura o qudate callado; pero jams mientas. Tambin ser bueno que sepas que puedes mentir con gestos o seales lo mismo que con palabras. Y tambin puedes mentir, aun cuando tus palabras sean verdaderas, si las dices de modo que el que las oye las toma en un sentido diferente, o al revs. Por ejemplo: si yo te pregunto si t has hecho una cosa que te mand hacer y que t entonces me contestes: “¡Oh!, hace ya una hora que se hizo”, y as me hagas creer que t fuiste quien la hizo, cuando la verdad es que la hizo otro: esta clase de mentira que parece inocente es tan mala como cualquiera otra. As tambin te iras acostumbrando a mentir insensiblemente; pues por creer que una mentira no es grave, se dice hoy una, y maana otra y otra, hasta que ya el nio no puede contar nada sin que salga alguna mentira. Untitled-29 14/08/01, 13:36 85

PAGE 98

ESCRITOS EDUCATIVOS 86 \ 86 \ 86 \ 86 \ 86 \ Cuidad, pues, hijos mos, de no manchar vuestra boca ni vuestro corazn con la mentira, que es uno de los vicios que ms afean al hombre; y no olvidis que todo lo que Dios ha dicho repetidas veces contra los mentirosos, y en favor de los que siempre hablan la verdad; he aqu sus palabras: “-–Seor, quin descansar en tu monte santo? –-Aquellos y slo aquellos que hablan la verdad en su corazn. Los labios mentirosos los aborrece el Seor, pero ama a los que dicen la verdad. El que ama la mentira no tendr derecho al rbol de la vida, ni entrar por las puertas de la santa ciudad. No mintis, pues, sino que todo hombre hable la verdad a todo hombre”.ABRAHN Abrahn y Sara su mujer habitaban con su padre Tera en la tierra de Ur. Y el Seor dijo a Abrahn: “Sal de este lugar, y deja tu familia y la casa de tu padre, para ir a un pas que yo te ensear. Y yo formar de ti una gran nacin, y te bendecir, y har su nombre grande. Y yo bendecir a los que te bendigan y maldecir a los que te maldigan; y en ti quedarn benditas todas las familias de la tierra”. Y Tera y Abrahn, y Sara y Lot, sobrino de Abrahn, salieron de Ur, y llegaron a un paraje llamado Harn en donde se estuvieron hasta la muerte de Tera; llev Abrahn a Sara y a Lot y todo cuanto tenan a la tierra de Canan. Y el Seor dijo a Abrahn: “A tu descendencia quiero dar esta tierra”; y all levant Abrahn un altar al Seor. Esta accin de Abrahn de abandonar el lugar de su nacimiento, a la orden de Dios, debe ensearnos, de la misma manera, a hacer todo lo que Dios nos manda. La tierra de Canan fue dada despus a sus descendientes, como le haba prometido el Seor. Y en l han quedado benditas todas las familias de la tierra, por medio de Jesucristo, que fue de la estirpe de Abrahn.SEPRANSE ABRAHN Y LOT Abrahn era muy rico en ganados, en plata y en oro. Y Lot tambin, el que fue con Abrahn, tena manadas y rebaos y tiendas; y no era la tierra capaz para mantenerlos a todos, y que pudiesen vivir juntos los dueos. Y los que guardaban el ganado de Abrahn tuvieron una ria con los que guardaban el de Lot. Y Abrahn dijo a Lot: “No riamos y que los que cuidan nuestros ganados no rian unos con otros. No tienes ms all cuanta tierra quieras a tu disposicin? Seprate de m, yo te lo ruego: si t tomas a mano izquierda, yo tomar a la derecha, o si vas por la derecha, yo marchar por la izquierda”. Y entonces Lot levant sus ojos, y vio toda la llanura del Jordn, que tena mucho agua por todas partes. Y escogi toda la llanura del Jordn; y entonces Lot se encamin al Oriente. Y se separaUntitled-29 14/08/01, 13:36 86

PAGE 99

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 87 / 87 / 87 / 87 / 87 ron uno del otro. Abrahn se qued viviendo en la tierra de Canan, y Lot habit en las ciudades de la llanura.SOBRE LAS RIAS En vuestra ltima leccin habais visto qu pronto estuvo Abrahn en evitar toda ria con Lot, y qu bueno fue con l, as en sus palabras como en sus acciones. Haba muchos motivos por los cuales muy bien hubiera podido Abrahn elegir el lugar de su residencia; pues era hombre mayor, y era su to, y tena ms familia y ms ganado. Pero l no quiso alegar nada de esto en su favor, sino que le dijo sencillamente a su sobrino: “Que no haya ria entre nosotros. No tienes toda la tierra a tu disposicin? Si tomas a mano izquierda, entonces tomar a la derecha, o si vas a la derecha, entonces ir yo por la izquierda”. ¡Qu bueno sera para el mundo si todos los hombres vivieran as unos con otros! Pero, ¡ay de m!, no es eso lo que pasa hoy da. Mirad aun a los que son de la misma familia. ¡Cuntas escenas de orgullo, de envidia, de odio y de ria no se ven a cada instante! No quieren ceder el uno al otro como lo hizo Abrahn con Lot, sino que cada uno trata siempre de quedar por encima. Si hay que repartir alguna cosa entre ellos, cada uno quiere que le den la mayor parte, y murmuran, y hasta llegan a las manos. Lo mismo sucede cuando van a jugar; no pueden convenir entre s, y ninguno quiere ceder. Si le dan algo a uno de ellos, los dems refunfuan y le tienen envidia. Si reprenden a alguno, los dems se alegran y se le echan encima. Ninguno se contiene para no decir cosas que mortifiquen a los otros y todos se creen que la han ido a tomar con ellos, aunque no se les haya hecho, ni tratado de hacerles una injuria. Una familia como sta nunca puede ser felz. Unos muchachos tan mal criados molestan a los que estn encargados de ellos. Nadie los quiere; nadie los puede ver. Pero ninguno de vosotros es as, amiguitos mos; y yo espero que ninguno me causar el pesar de ser as jams. Yo no tengo ms afn que el de haceros virtuosos e instruidos. Vosotros seriis muy unidos, as en vuestros hermanos como entre vuestros compaeros. Acordaos de las palabras del mismo Dios que nos dice a todos, a los grandes lo mismo que a los pequeos: “Sed pued benvolos unos con otros; amaos mutuamente; vivid en paz; y el Dios de amor y de paz estar siempre con vosotros”.SOBRE LA UNI"N ENTRE HERMANOS Todos los hombres deben amarse mutuamente; pero mucho ms los hermanos; porque de su amor nacen la concordia y unin que contribuyen Untitled-29 14/08/01, 13:36 87

PAGE 100

ESCRITOS EDUCATIVOS 88 \ 88 \ 88 \ 88 \ 88 \ a la fuerza. Los hermanos unidos se defienden unos a otros de todo el que los quiera oprimir; se ayudan en sus necesidades; se socorren en sus desgracias, y as aseguran la existencia de todos. Al contrario, los hermanos desunidos, abandonando cada uno de por s a slo sus fuerzas personales, caen todos en los inconvenientes de no tener quien los ampare, y de sentirse dbiles por estar solos. Esto es lo que quiso decir tan ingeniosamente aquel rey Escita que a la hora de morir llam a todos sus hijos, y entregndoles un haz de flechas, les mand romperlo; mas no habiendo podido conseguirlo los muchachos, aunque eran forzudos, lo cogi entonces el padre y desatndolo fue quebrando las flechas una a una con las yemas de los dedos, con la mayor facilidad. “Aqu tenis, les dijo, los efectos de la unin: unidos vosotros como el haz, nadie podr venceros; mas si os cogen uno a uno seris quebrantados como dbiles caas”.LOT Despus que Lot se separ de Abrahn, fue a habitar en Sodoma. Y aconteci que el rey de Sodoma estaba en guerra con algunos otros reyes. Y los otros reyes vencieron al rey de Sodoma en batalla, y huy; y fueron a Sodoma, y cargaron con todas la riquezas que all encontraron; y tambin se llevaron a Lot, que viva all. Y uno que huy fue a contrselo a Abrahn, que estaba entonces en la llanura de Mambre. Y luego que Abrahn supo que a Lot lo haban preso, arm a todos los de su casa y sali en pos de los reyes. Y volvi con todas las riquezas, y trajo tambin a Lot con las que le haban quitado; y las mujeres tambin y la dems gente. Y el rey de Sodoma sali a recibir a Abrahn despus de su vuelta. Y el rey de Salem ofreci pan y vino; y ste era sacerdote del Dios altsimo. Y bendijo a Abrahn, diciendo: “Bendito sea Abrahn por el Altsimo, Seor de cielos y tierra. Y bendito sea el Altsimo que ha puesto a tus enemigos en tus manos”. Y Abrahn dio al rey de Salem la dcima parte de todo el botn. Y el rey de Sodoma dijo a Abrahn: “Dame los hombres, y guarda para ti los bienes”. Y Abrahn respondi al rey de Sodoma: “Yo he levantado mis manos al Seor, al Altsimo, Seor de Cielos y tierra, y yo nada tomar que sea tuyo, para que no vayas a decir: Yo he hecho rico a Abrahn; slo s te digo que hay que descontar lo que los mozos han comido y las partes que tocan a los hombres que fueron conmigo; s, justo es que se le d su parte a cada uno”. Pero las gentes de Sodoma eran perversas; y era grande su pecado delante del Seor, y as dijo que los acabara. Y el Seor dijo: “Le ocultar a Abrahn lo que voy a hacer?; porque yo lo conozco, y s que l mandar su casa y su familia huyendo de esta gente mala, y que l y todos los suyos seguirn siempre en el camino del Seor”. As lo dijo el Seor a Abrahn, Untitled-29 14/08/01, 13:36 88

PAGE 101

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 89 / 89 / 89 / 89 / 89 y Abrahn habl mucho al Seor, para que salvara la ciudad. Y al fin, el Seor dijo: Si encuentro siquiera diez hombres justos dentro de la ciudad, yo no la destruir; pero no pudieron encontrarse los diez. Y vinieron dos ngeles a Lot por la noche, y Lot estaba sentado en la puerta de Sodoma; y vindolos, se alz para recibirlos, y se postr con el rostro en la tierra. Y les dijo: “Ea, pues, seores mos, os ruego que entris en mi casa, y que pasis toda la noche, y os lavis los pies; y os levantaris temprano, y proseguiris vuestro camino”. Y ellos dijeron: “No; porque nos quedaremos en la calle toda la noche”. Y l les inst mucho, y al fin les hizo entrar en su casa; y los festej, y les tost pan, y lo comieron. Y los ngeles dijeron a Lot: “Tienes aqu algunos otros de tu familia? Pues scalos todos de este sitio; porque vamos a acabar con l, pues el pecado de ellos es muy grande delante de la cara del Seor, y el Seor nos ha enviado para que los exterminemos”. Y Lot fue a hablar a sus yernos (los maridos de sus hijas) y les dijo: “Arriba, pronto, salid de aqu, porque el Seor va a poner fin a esta ciudad”. Mas a sus yernos les pareca que se burlaba, y no queran creerle. Y cuando amaneci llamaron los ngeles a Lot y dndole prisa y dicindole: “Levntate, y llvate a tu mujer y tu familia que estn aqu, no sea que perezcan en el castigo de la ciudad”. Y dicindo esto los ngeles, les asieron de la mano a l, a su mujer y a sus dos hijas, porque el Seor le tuvo misericordia; y ellos le sacaron de la casa y le llevaron fuera de la ciudad. Entonces hizo el Seor que lloviera fuego del cielo sobre Sodoma y las otras ciudades del llano. Y sucedi, cuando Dios puso fin a las ciudades del llano, que Dios se acord de Abrahn; y sac a Lot de en medio de la ruina, cuando Dios destruy las ciudades, donde Lot habitaba. ABRAHN OFRECE A ISAAC Aconteci despus de estas cosas que Dios quiso probar a Abrahn, y as le llam: “¡Abrahn!” Y l contest: “Mira, aqu estoy”. Y el Seor dijo: “Toma tu hijo, a tu nico hijo Isaac, a quien amas tanto, y marcha a la tierra de Moriah, y ofrcele all en sacrificio, en uno de los montes que yo te ensear”. Y Abrahn se levant temprano, y ensill su asno, y llev consigo dos criados suyos, y a Isaac su hijo, y rajaron la lea para el fuego del altar, y al paraje que le haba dicho Dios. Luego al tercer da, levant los ojos Abrahn, y vio el lugar a lo lejos. Y Abrahn dijo a sus criados: “Quedaos aqu con el asno, que yo y el muchacho iremos all a servir al Seor, y volveremos aqu”. Y Abrahn cogi la lea, y se la puso a cuestas a su hijo Isaac; y tom el fuego en su mano y un cuchillo; y se marcharon de all los dos. Y habl Isaac a Abrahn su padre dicindole: “Padre mo”, y l contest: “Aqu estoy yo, hijo mo”. Y dijo Isaac: “Pero, dnde est el cordero vctima?” ; y Abrahn dijo: “Hijo mo, Dios dar el cordero para vctima. Y Untitled-29 14/08/01, 13:36 89

PAGE 102

ESCRITOS EDUCATIVOS 90 \ 90 \ 90 \ 90 \ 90 \ siguieron ambos su camino. Y llegaron al lugar que Dios le haba dicho; Abrahn construy all un altar, y acomod la lea, y at a su hijo... Y entonces el ngel del Seor clam desde el cielo, diciendo: “¡Abrahn! ¡Abrahn!” Y l respondi: “Aqu estoy yo”. Y el ngel dijo: “No le pongas la mano al muchacho, ni le hagas nada, porque ya he conocido que temes a Dios, viendo que por m no reservabas ni a tu hijo, tu nico hijo”. Y Abrahn levant los ojos y mir, y vio detrs de l a un carnero enredado en la maleza por los cuernos; y Abrahn fue y cogi el carnero y lo mat y quem en el altar, ofrecindolo en sacrificio en lugar de su hijo. Y el ngel del Seor llam a Abrahn desde el cielo por segunda vez, y dijo: “Yo he jurado, dice el Seor, por haber hecho t lo que has hecho, y por no haber reservado ni a tu hijo, tu nico hijo, que te bendecir, y har tu descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo y como la arena que est en la ribera del mar; y en tu semilla quedarn benditas todas las naciones de la tierra, porque t obedeciste mi voz”.EL CATECISMO As que podis leer el catecismo, debis hacerlo, y hacerlo muy a menudo. No basta leer una cosa una sola vez; sino que es necesario volver a leer varias veces. Ni basta leer si no tratis tambin de comprender lo que leis y de conservarlo en la memoria. Ni todava es bastante que leis y comprendis si no hacis lo que en el libro se os ensea. Qu ventaja sacaris de saber que Dios es todopoderoso si no le temis y confiis en su poder? De qu os servir conocer que Dios es bueno si no le amis, ni os esmeris por alcanzar su favor? De que os aprovechar que os digan que Dios es santo si permanecis siempre pecando; o saber que l lo ve y lo sabe todo si esto no os hace mirar vuestra propia conducta? Para qu es leer que Cristo vino a redimirnos, si no aceptis las condiciones que l os pide? Para qu leis las verdades qu l ense, si no las tomis por norma de vuestras acciones? Para qu leis su vida si no la imitis? Para qu queris leer su muerte, si muri en vano por nosotros? Aquellos, y slo aquellos que leen y oyen debidamente la palabra de Dios, que habindolo hecho con un corazn bueno y honrado le guardan y produce su fruto .FBULAS FBULAS FBULAS FBULAS FBULASLA GOLONDRINA Y OTRAS AVES Viendo una golondrina a un labrador que estaba sembrando camo, llam a varios pajaritos, para decirles en lo que se ocupaba aquel hombre, y que el camo era el material con que se hacan las redes, tan fatales a la Untitled-29 14/08/01, 13:36 90

PAGE 103

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 91 / 91 / 91 / 91 / 91 tribu emplumada. As, pues, les aconsej que se juntaran con ella para comerse la semilla del camo, a fin de evitar que creciera. Los pjaros, o no queriendo creer lo que se les deca o despreciando el consejo, no hicieron caso ninguno a la golondrina. En poco tiempo se vio el camo ya crecido. Y volviendo la buena de la golondrina a hablarles a todos otra vez, les manifest que todava no era muy tarde, si inmediatamente se ponan a trabajar, antes que las semillas hubiesen echado mucha raz. Pero no queriendo ellos tampoco seguir el consejo esta vez, la golondrina los dej y se volvi, buscando seguridad, a los pueblos y ciudades, donde construy su habitacin y continu viviendo. Un da que estaba volando por la calle, alcanz a ver un gran nmero de aquellos mismos pjaros que no haban escuchado su consejo, presos en una jaula, donde los llevaba de venta un pajarero. ¡Pobres infelices, dijo la golondrina, ahora llevis la pena de vuestro primer descuido! Pero aquellos que no pueden prever las cosas por s mismos, y desprecian las amonestaciones saludables de sus amigos, bien merecen el dao que su misma obstinacin o negligencia les ha trado.LA ZORRA Y EL BUSTO Dijo la zorra al busto, Despus de olerlo: Tu cabeza es hermosa, Pero sin seso. Como ste hay muchos, Que aunque parecen hombres, Slo son bustos.EL LABRADOR, LAS GRULLAS Y LA CIGEADIME CON QUIEN ANDAS, TE DIR QUIEN ERES Una pobre cigea tuvo la desgracia de juntarse con unas grullas, que iban a dar un paseo, segn decan ellas; pero en realidad a lo que iban era a robarse todos los peces del estanque de un labrador vecino. La mentecata cigea convino en ser de la partida; y as la cogieron robando con todas las dems. Las grullas, como que eran ladronas viejas, poca disculpa podan tener, y desde luego se les torci el pescuezo; mas la cigea se defenda de veras, alegando que aquella era la primera vez que cometa una falta; que ella no era naturalmente inclinada a robar pescado; que adems siempre se haba distinguido por el respeto que profesaba a sus padres y, en fin, por muchas otras virtudes. Muy enhorabuena –-dijo el labrador-–; yo bien s que tus respetos y tus virtudes son muy ejemplares; pero el haberte enUntitled-29 14/08/01, 13:36 91

PAGE 104

ESCRITOS EDUCATIVOS 92 \ 92 \ 92 \ 92 \ 92 \ contrado en compaa de ladrones, es una cirscuntancia muy sospechosa de por s; y a la manera de todos aquellos que se juntan con malas compaas, es necesario que aguantes y te atengas a las resultas .LAS MOSCAS A un panal de rica miel Dos mil moscas acudieron, Que por golosas murieron Presas de patas en l. A otras dentro de un pastel Enterr su golosina. As, si bien se examina, Los humanos corazones Perecen en las prisiones Del vicio que los domina.LOS MUCHACHOS Y LAS RANAS“SIEMPRE ES UNA CRUELDAD RERNOS A COSTA DE OTROS” Una partida de muchachos que estaban jugando a orillas de un gran lago, arrojaban descargas de piedras al agua, con suma incomodidad y peligro de unas pobres ranas asustadizas que all habitaban. Al fin, uno de los ms resueltos de aquellos animalitos, alzando la cabeza sobre la superficie del agua, les dijo: “¡Ah, queriditos mos!, por qu aprendis desde tan temprano a ser crueles con quien no os hace dao alguno? Reparad, hijos mos, que, aunque sea un juguete para vosotros, el tirar piedras es para nosotras la muerte segura”.LA SERPIENTE Y LA LIMA En casa de un cerrajero Entr la serpiente un da, Y la insensata morda En una lima de acero. Djole la lima: El mal, Necia, ser para ti. Cmo has de hacer mella en ma, que hago polvos el metal? Untitled-29 14/08/01, 13:36 92

PAGE 105

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 93 / 93 / 93 / 93 / 93 Quien pretenda sin razn Al ms fuerte derribar, No consigue sino dar Coces contra el aguijn.LA RANA Y EL BUEY A una rana le llam tanto el tamao y majestad de un buey que vio paciendo en cierto prado, que trat de ensancharse para llegar a ser tan grande como l. Despus de pujar y de inflarse por algn rato, dijo a su compaera: –-Qu te parece, hermana, estar bueno as? –-Todava no-– le contest la otra-–. Y de este modo? –-Tampoco. –-Pues ahora s que va de veras. –-Ni por esas, no te canses. Al cabo, despus de muchos esfuerzos ridculos por lograr el mismo fin, la insensata rana revent, y expir en el momento; dejndonos as un ejemplo de la locura que es el tratar de remedar a nuestros superiores en cosas que nos son imposibles.LA CIERVA Y EL LE"N Ms ligera que el viento Precipitada hua Una inocente cierva De un cazador seguida. En una oscura gruta, Entre espesas encinas, Atropelladamente Entr la fugitiva. Ms ¡ay! que un len saudo, Que all mismo tena Su albergue, y era susto De la selva vecina, Cogiendo entre sus garras A la res fugutiva, Dio con cruel fiereza Fin sangriento a su vida. Si al evitar los riesgos La razn no nos gua, Por huir de un tropiezo Damos mortal cada.. Untitled-29 14/08/01, 13:36 93

PAGE 106

ESCRITOS EDUCATIVOS 94 \ 94 \ 94 \ 94 \ 94 \LA ABEJA Y LA AVISPA “Por qu, dijo una avispa a cierta abeja, por qu a ti te quieren tanto las gentes, y conmigo son todos tan crueles? Las dos nos parecemos mucho, y hasta yo soy ms bonita que t por las rayas amarillas que tengo alrededor de mi cuerpo; ambas tenemos alas; ambas picamos cuando nos enfadamos, y a las dos nos gusta la miel; sin embargo, los hombres siempre me aborrecen, y se empean en matarme, aunque yo est ms familiarizada con ellos que no t”. “Yo los voy a visitar a sus casas a la hora de merendar y a las tres comidas, al paso que t eres muy vergonzosa, y apenas te les acercas; sin embargo, ellos te hacen casitas muy curiosas de madera, de paja, o de yagua, y te cuidan muchsimo. Yo no s por qu a m no me han de tratar lo mismo, siendo tan parecida a ti”. “S, en todo, menos en una cosa, interrumpi la abeja. Sabes por qu? Porque t jams les haces ningn bien, sino al contrario eres muy traviesa y maldita; por eso es por lo que no te pueden ver. Pero ellos saben que yo estoy ocupada todo el da en hacerles miel y cera. Mejor fuera que les hicieras menos visitas, y trataras de servirles de algo”.LA MONA Subi una mona a un nogal, Y cogiendo una nuez verde, En la cscara la muerde; Conque la supo muy mal, Arrojla el animal, Y se qued sin comer. As suele suceder A quien su empresa abandona, Porque halla, como la mona, Al principio que vencer.EL OSO Y LAS ABEJAS Habiendo sido un oso picado por una abeja, corre enfurecido al jardn, a vengarse derribando la colmena. Alborotse con esta maldad todo el enjambre, y le atacaron todas las abejas con tal furia, que peligr mucho la vida del oso, y con dificultad pudo escapar herido de pies a cabeza. En tan triste condicin y lamentando su desgracia, mientras se lama las picadas, no cesaba de reflexionar: “Cunto ms acertado habra sido el haber llevaUntitled-29 14/08/01, 13:36 94

PAGE 107

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 95 / 95 / 95 / 95 / 95 do en paciencia una injuria, que no el haber provocado un millar de ellas por un intil resentimiento”.EL PASTORSalicio usaba taer La zampoa todo el ao, Y por orle el rebao Se olvida de pacer. Mejor sera romper La zampoa al tal Salicio: Porque si causa perjuicio En lugar de utilidad, La mayor habilidad En vez de virtud, es vicio.EL LADR"N Por catar una colmena Cierto goloso ladrn, Del venenoso aguijn Tuvo que sufrir la pena. La miel, dice, est muy buena; Es un bocado exquisito: Por el aguijn maldito No volver a colmenar. ¡Lo que tiene el encontrar La pena tras el delito!EL PERRITO“Qu har yo –dijo un da un perrito muy chiquitico a su querida madre– qu har yo para manifestar mi agradecimiento a nuestro buen amo? Yo no puedo tirarle carruaje, ni cargarle nada, como el caballo; ni darle leche como la vaca; ni prestarle mi cubierta para vestido, como la oveja; ni ponerle huevos como la gallina, ni cazar ratones como el gato”. “Tampoco puedo divertirle cantndole como los canarios y sinsontes; ni puedo defenderle de los ladrones, como Hrcules el perro grande. Yo no sirvo ni aun para comido, despus de muerto, como le sirven los cochinos. Soy un pobre animalillo insignificante, que ni soy digno de que me tengan. Untitled-29 14/08/01, 13:36 95

PAGE 108

ESCRITOS EDUCATIVOS 96 \ 96 \ 96 \ 96 \ 96 \ Yo no s, madre ma, que no hara yo, aunque fuera una una sola friolera, por merecer la estimacin de mi amo”. Y diciendo esto, bajaba la cabeza afligido el pobrecito perro. “Mi querido hijo –-le contest su madre-– aunque por tu corta edad no puedas servir de mucho, tu buena voluntad te ganar el aprecio de todos. Ama a tu seor con extremo, y dale a conocer que le amas, y entonces estate seguro que le agradars”. Qued consolado el perrito, y la primera vez que vio a su amo, corri hacia l, le lami los pies, brincaba, saltaba y de cuando en cuando se paraba, meneando el rabito y fijndole los ojos del modo ms carioso. Su amo no haca ms que mirarlo. “¡Ah Fidelito mo –-le deca-– eres una criaturita muy buena y muy querendona!” –-y se bajaba hasta el suelo para pasarle la mano por la cabeza. El pobre Fidelito casi se volva loco de contento. Desde entonces era Fidelito compaero inseparable de su amo en todos sus paseos, triscando y retozando a su lado, y divirtindole con sus juegos y gracias. Tena buen cuidado de no molestar saltndole encima con las patitas sucias, y nunca segua detrs de l hasta la sala, si no le convidaba a entrar. Tambin procuraba ser til hacindole una porcin de pequeos servicios. Espantaba los totes cuando se estaban robando el maz y arroz para las gallinas, y corra y ladraba con mayor furia, en cuanto vea cochinos y otros animales de fuera que se empeaban por entrar en el patio. Cuidaba de que no se extraviasen las gallinas y puercos y, sobre todo, de que hicieran dao en el jardn. Si su amo se quitaba la chupa en el campo, para trabajar con su gente, no permita que nadie se le arrimase; as es que con este fiel esmero por las cosas de su seor, logr ganarse toda su estimacin. Bien pronto se le ofreci ocasin de poderle hacer un servicio ms importante. Un da muy caluroso a la hora de la siesta, estaba su amo durmiendo en un cuartito alto, con Fidelito al pie de la cama; era ya muy vieja la casa, y el vigilante animalito repar que las paredes se estremecan, y que caan del techo pedazos de torta Conoci el peligro, y comenz a ladrar para despertar a su amo; mas no despertando todava, salt a la cama y le mordi en un dedo. A esto se levant el amo, saliendo precipitado, y apenas estuvo fuera, cuando se vino abajo todo el edificio. Fidelito, que se qued algo atrs, sali lastimado de una piedra que le cay; pero su amo lo hizo curar con el mayor cario. Y desde entonces ha mirado siempre al animalito como a quien le salv la vida. As qued premiado por su amor y su fidelidad. Untitled-29 14/08/01, 13:36 96

PAGE 109

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 97 / 97 / 97 / 97 / 97TERNURA QUE LE DEBEMOS A LAS MADRES Quin noche y da Entre sus brazos En tiernos lazos Me entretena? La madre ma. Quin me ofreca Pecho abundoso Dulce y sabroso Do me nutra? La madre ma. Cuando me hua Ingrato el sueo, Quin ms empeo Por m tena? La madre ma. Quin me meca Si yo lloraba, Y me cantaba Si no dorma? La madre ma. Quin velara La noche entera Si ya no fuera La madre ma? Quin de alegra En mi cunita La manecita Me humedeca? La madre ma. Cuando senta Pena y dolor, Quin ms amor Me mostrara? La madre ma. Untitled-29 14/08/01, 13:36 97

PAGE 110

ESCRITOS EDUCATIVOS 98 \ 98 \ 98 \ 98 \ 98 \ ¡Ay! ya crea Que su hijo amado En tal estado Se morira. ¡Ah madre ma! Y si caa, Quin presurosa, Quin ms ansiosa Por levantarme A m corra? La madre ma. Quin me deca Cuentos bonitos Y con besitos Sanar me haca? La madre ma. Aun todava No bien yo hablaba, Y a Dios ya oraba, Con madre ma Y me deca Que a Dios quisiera, Que bueno fuera, ¡Ah madre ma! Jams podra Dejar de amarte, Cmo pagarte Tu amor habra? ¡No, madre ma! Tal pensamiento Fuera un tormento Que con mi vida acabara. Y si algn da a otra edad llego, Pagar luego A madre ma. Untitled-29 14/08/01, 13:36 98

PAGE 111

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 99 / 99 / 99 / 99 / 99 ¡Cunto dara Yo por salvarte, Si he de mirarte En la agona! ¡No, madre ma! Yo calmara Tu aguda pena, Ni mano ajena Te tocara. Me clavara Junto a tu lecho, Contra mi pecho Te estrechara. ¡S, madre ma! Derramara Llanto a raudales… ¡Horas fatales Al alma ma! ¡Ah, yo querra Antes morir Que ver sufrir A madre ma! Dios me oira, Mi amor premiando, La vida dando A madre ma.(Imitacin de un annimo ingls)AMOR Y OBEDIENCIA A LOS PADRES Cuando se dice a vuestros padres, amiguitos mos, se quiere hablar tanto de vuestra madre como de vuestro padre; de manera que el mismo amor y obediencia estis obligados a tener al uno que al otro; ambos os dieron el ser, ambos os criaron, aunque de distinto modo cada uno por su parte, y ambos continan querindoos con toda su alma. Mas como en los versos anteriores os record brevemente todo lo que deban a vuestras madres en particular desde el instante en que nacisteis, ahora me falta hablaros tambin en particular de lo que debis a vuestros padres. Se puede decir que sta es una cuenta muy larga; y os lo voy a probar fcilUntitled-29 14/08/01, 13:36 99

PAGE 112

ESCRITOS EDUCATIVOS 100 \ 100 \ 100 \ 100 \ 100 \ mente. Ante todas las cosas pensad que vuestro padre es el mismo que sostiene con su trabajo a esa mam tan querida de vosotros: l es quien le da de vestir; l es quien le da de comer; l es quien busca criados para que le sirvan; l es quien paga la casa, y l es en fin quien compra todos los muebles que hay en ella. Reparad que todo esto lo hace por lo mucho que la aprecia, y por lo mismo se uni con vuestra madre; pues si fuera solo, gastara menos en comer, menos en vestir, menos en casa, menos en criados, menos en muebles: sin embargo, prefiere gastar doble ms, por lo mucho que la estima. Conque aqu tenis un nuevo motivo de querer a vuestro pap, pues l ama ms que nadie a vuestra mam, que es la persona que ms amis vosotros en este mundo. Reparad, por otro lado, lo que ha gastado vuestro padre, desde que nacis hasta que podis servir de algo: quiere decir, que estis quince o diecisis aos seguidos, pues hasta esa edad no podis servir para nada, costando un dineral a vuestro padre. Vamos a hacer la cuenta, y veris qu larga es, como os dije al principio. A bien que me podris entender perfectamente; porque raro es en este colegio el nio, aun de los ms tiernos, que no sepa las cuatro reglas. Vemoslo. Supongamos que lo que gasta en comer diariamente un muchacho no pasa de una peseta al da, que siempre es mucho ms, 16 aos son cerca de $1 600; pongamos para el vestido y calzado lo menos otros $1 000 en el mismo tiempo; agreguemos ahora 9 aos de colegio a $30 al mes y darn $3 200, que aadidos a $2 600 suman $5 840. Ya veis que sta es una cantidad respetable. Y si vuestro padre tiene 4 5 hijos, poco ms o menos de la misma edad, que se estn educando al mismo tiempo, como hay algunos en este colegio, no asciende entonces el gasto a una suma enorme? Multiplicad $5 840 por 5, y sube ya a ms de $27 000, con los cuales se puede fabricar una casa grande. Les parece a ustedes mucho lo que le deben a su padre? Pues todava no se ha acabado la cuenta. Y los gastos extraordinarios de las enfermedades, y los juguetes y animalitos que os compran? Y si aprendis otros ramos que se pagan pos separado, como la msica o el dibujo? ¡Ah, amiguitos mos, no sabis cunto, cunto debis a vuestros padres! Pero an todo esto es nada en comparacin del cario, del amor desinteresado que os profesan. No veis la tierna solicitud con que os preguntan por vuestra salud y bienestar? Apenas sents la ms ligera indisposicin, y se demuda el semblante de vuestros padres: se acercan prontos, os preguntan afables, os abrazan enternecidos. Si estis tristes, se entristecen con vosotros; y si alegres, se regocijan. Pero no reparis particularmente en el placer tan inefable que experimentan cuando saben de boca de los preceptores vuestros adelantamientos? Y por el contrario el sinsabor inexplicable que les causa vuestro abandono e indocilidad? Untitled-29 14/08/01, 13:36 100

PAGE 113

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 101 / 101 / 101 / 101 / 101 Otras gentes podrn quizs estimaros por algn inters en particular; pero vuestros padres jams, sino por vuestro bien. Queris una prueba convincente de ello? Pues bien: por ventura vuestro padre y vuestra madre os exigen que paguis con dinero cuando seis grandes tantos gastos y sacrificios? De ninguna manera. Qu es lo nico que os piden en pago de tanto empeo? Nada ms que amor y obediencia nada ms que aplicacin y docilidad El que os pide slo esto, no mira ms que a vuestro bien. Ellos quieren no slo ser amados y obedecidos, sino que amis y obedezcis a vuestros preceptores ; y esto os lo piden por vuestro propio bien; por vuestro aprovechamiento; para que seis mejores en lo que sois, aprendiendo mucho. Y seris vosotros tan ingratos y tan desnaturalizados que no deis gusto a vuestros padres en lo nico que exigen de vosotros, y para vuestro bien? No, no, hijos mos, que tambin vosotros son mis hijos en el cario: yo espero y confo en que vosotros oiris siempre aquella voz dulce y expresiva, a la cual uno yo la ma, aquella voz que slo os pide amor docilidad y aplicacin As nos lo manda el mismo Dios en su ley toda de amor: “Honra a tu padre y a tu madre, y vivirs largo tiempo sobre la tierra”. No les faltis jams, para que no vivis con el dolor del remordimiento, que es mil veces peor que la muerte misma.AMOR Y OBEDIENCIA A LOS PRECEPTORES A qu vens vosotros al colegio? Vens por ventura a un lugar de penitencia o a un lugar de instruccin? Sin duda que vens a ser instruidos, y no a ser mortificados. Porque primeramente, quin os manda aqu? Vuestros padres, los que ms os aman son los que os envan, y eso aun haciendo un sacrificio en separarse de vosotros. Luego si los padres entregan a los maestros los tiernos pedazos de su corazn, es porque estn convencidos de que los aman como ellos mismos, y de que quieren que en todos les hagan veces de padres. Conque si vuestros maestros os aman, debis en pago amar y obedecer a vuestros maestros. Y quin puede amaros ms que vuestros preceptores, que estn siempre con vosotros y mirando por cuanto se os ofrece? Ellos son vuestros segundos padres; pues slo tratan de ensearos con sus lecciones y su ejemplo todo lo que debis aprender para saber mucho y ser buenos hijos, buenos hermanos y buenos amigos. Tambin debis respetarlos mucho, como os ensea la doctrina cristiana, por ser vuestros mayores en edad, saber y gobierno. Estad seguros que vuestros maestros no pueden dejar de amaros bastante; porque cuando las gentes viven juntos bajo el mismo techo, y se estn tratando todos los das, se van aficionando unos a otros poco a poco, y aunque se conozcan sus defectos, se los perdonan y se aman mutuamente. Cuando vosotros encontris por la calle a cualquiera de vuestro colegio, Untitled-29 14/08/01, 13:36 101

PAGE 114

ESCRITOS EDUCATIVOS 102 \ 102 \ 102 \ 102 \ 102 \ ya sea un profesor, ya un discpulo, y hasta un criado, no sents un regocijo en vuestro corazn? Pues esa alegra es efecto del trato y de la costumbre de vivir juntos. As que, bien podis creerme, amiguitos mos, que supuesto que los maestros estn siempre con vosotros, estudiando vuestras inclinaciones, nadie, fuera de los padres, os puede tener ms inclinacin que los mismos maestros. Y cmo, exclamaris, si nos quieren tanto, nos imponen a cada paso tantas penitencias ? En esto prueban que os aprecian ms; que no tratan de alagaros para vuestro mal, sino de corregiros para vuestro bien. Dios me libre de que los que dicen que me quieren, me miren con indiferencia y me dejen hacer cuanto me agrade. La indiferencia es la seal ms segura de que no hay cario. “Mejores son las correcciones del que te ama, que los besos del que te aborrece”, ha dicho el mismo Dios por boca del ms sabio de los hombres. Y si no, decidme, si vosotros cometirais una falta en casa, no os castigaran tambin vuestros padres, que son los que ms os quieren, y acaso con ms rigor que en el colegio? Sin duda os persuadiris que si se os impone una pena, no ha de ser por el gusto de mortificaros. Si fuera as, por cualquier falta grande o pequea se os impondra un castigo cualquiera; pero vosotros veis que como no se trata de molestaros, se guarda la mayor justicia y proporcin en las penas que se os aplican; pues segn es la culpa, as es la penitencia; y no se corrige lo mismo al que cae rara vez, como al que cae muy a menudo. Por ventura un juez que condena a muerte a un hombre que ha matado a otro, lo hace por su gusto? No por cierto; antes por el contrario, quizs derramar lgrimas de compasin cuando est firmando la sentencia: de la misma manera, cuando un preceptor os manda hincar de rodillas, por un acto de soberbia, se ve obligado a hacerlo as, y lo hace con dolor y contra su voluntad; porque l quisiera que todos sus discpulos dieran ejemplo de humildad y moderacin. ¡Qu placer mayor para un maestro que el decir: “¡Ni uno siquiera tengo que corregir en mi clase!” As pues, amados mos, las penas no son para mortificaros, sino para impedir que volvis a hacer una cosa mala. La penitencia, y la vergenza que os causa, os recuerdan por algn tiempo la falta que cometisteis; y as cada vez que pensis en la pena, hacis un propsito de no volver a caer en la culpa. Pero no es ste slo el fin que nos proponemos en las penas Son asimismo para que sirvan de escarmiento a los dems y tener que castigar menos. Si vosotros veis un compaero penitenciado por una falta, y estis seguros de que harn lo mismo con vosotros, si cais en igual yerro, entonces ponis mucho cuidado para no veros en un lance tan desagradable. Observad, adems, que si no hubiera penas en un establecimiento para los que faltan, y se le dejara a cada cual hacer su voluntad, entrara el Untitled-29 14/08/01, 13:36 102

PAGE 115

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 103 / 103 / 103 / 103 / 103 desorden y la confusin: no habra silencio, no habra arreglo en las clases; cada muchacho andara por su cuenta y cada cosa por su lado; y entonces sera imposible ensear ni aprender ninguna. Y para qu vinisteis al colegio? Fue para aprender lo que habis menester o para aprender a ser unos animalitos? Entonces s que engaaramos a vuestros padres, y seramos hombres malos y mentirosos en lugar de ser hombres de bien y de verdad; entonces seramos vuestros verdaderos enemigos, porque daramos rienda suelta a vuestros gustos y pasiones: seran los besos del que os aborrece en vez de las palmadas o correcciones del que os ama. Pero no, hijos mos, la prueba de lo mucho que ocupis en mi corazn y de que os aprecio como criaturas racionales, es que os explico todas las razones de lo que se hace con vosotros. Los brutos que no tienen entendimiento, como vosotros le tenis, son los nicos que algunas veces es menester gobernar a golpes; pero las criaturas humanas, que saben pensar y discurrir, pueden ser gobernadas y gobernarse a s mismas, considerando lo que es bueno y lo que las puede hacer felices. Yo no os trato como a brutos, sino como a criaturas racionales. Veis que la pena de azotes est desterrada de nuestra casa: los muchachos de algunos aos atrs eran menos felices que vosotros, porque se crea preciso azotarlos para manejarlos; pero ahora no se os trata como animales, sino que siempre se procura, aunque seis muy tiernos, explicaros lo que es bueno y lo que es malo, lo que es justo e injusto. Nosotros no os pedimos en recompensa ms que humildad y mansedumbre para cumplir con nuestras rdenes. Un joven soberbio es mal mirado de los maestros, de los condiscpulos, de los criados, de todo el mundo: el soberbio a cada momento est penitenciado; es la piedra de escndalo para todos los dems, y la ira no le deja tranquilo ni consigo mismo: todava es peor su propia soberbia para mortificarlo que la misma pena que se le impone; al paso que un nio comedido y humilde es amado de sus preceptores y de cuantos le traten de cerca; jams se ve penitenciado, sirve de ejemplo a sus compaeros, y su humildad le hace estar contento de s mismo. Finalmente, cuanto ms soberbio es un hombre tanto ms se empean los otros en humillarlo; y esto es sin duda el cumplimiento de aquella sentencia del Altsimo: “Abati a los soberbios de su silla y levant del suelo a los humildes”.PREMIOS – Premio pap –dijo un da Panchito a su querido padre–. Esa palabra me hace acordar siempre de la historia de los animales que usted me regal: ¡qu libro tan bonito, y cuantas estampas tiene! Me acuerdo de que usted me dio un premio de haberme curado de una mala maa. Esa fue la Untitled-29 14/08/01, 13:36 103

PAGE 116

ESCRITOS EDUCATIVOS 104 \ 104 \ 104 \ 104 \ 104 \ primer vez que yo comprend lo que quera decir la voz premio –-Y qu entiendes t por la voz premio ?–le pregunt su padre. –-¡De veras, pap…! Yo lo s muy bien; porque mam me dijo entonces que premio es algo que se da por haberlo hecho bien; no siempre es una cosa el premio; y aunque el primero que a m me dieron era una cosa con todo, yo he tenido premios de otra especie. Cuando usted o mam me alaban, se es un premio. Premio es toda clase de gusto que se nos da por habernos portado bien o por haber hecho bien una cosa. –-Y para qu sirven los premios, a tu parecer, hijo mo?–le pregunt el padre. –-Para hacer que yo y que toda la gente se porte bien. –-Y cmo entiendes t que los premios hacen que t y la dems gente se manejen bien? –-Pap, usted sabe que a m y a la otra gente, a todos, nos gustan los premios, porque son unos verdaderos placeres; y as cuando yo s que voy a tener un premio, o siquiera espero tenerlo, deseo y me empeo en hacer la cosa por la que se ofrece el premio. Si una vez me han premiado, entonces espero que me volvern a recompensar, o con slo haber visto otra persona recompensada, me parece que me premiarn si hago la misma buena accin. Cuando mi madre celebra a mi hermano Eduardo, y le dio una mesita, para que arreglara mejor su cuarto, desde entonces empec yo a tener el mo ms arreglado, y hasta ahora he seguido tenindolo as. Cuando los nios se portan bien en el colegio toda la semana, los padres, en premio se los llevan a pasar el domingo a sus casas, y as todos tratan de no dar motivo de quedarse encerrados el da de fiesta. Eso es todo lo que yo s, pap mo, sobre la utilidad de los premios. –-Lo has explicado perfectamente, Panchito. Conque as vete a jugar ahora.SOBRE EL ROCE CON LOS CRIADOS Siempre debis juntaros, amiguitos mos, con aquellas personas en cuya compaa podis ganar virtudes y conocimientos. As es que siempre deberis preferir, cuando os hallis en vuestra casa, el estar con vuestros padres al estar con los criados. Con vuestros padres ganaris mucho en todo; con los criados todo lo bueno lo perderis. Vuestros padres y maestros, como que os quieren de veras y slo desean vuestro bien, no os permiten hacer sino lo que os conviene; por el contrario, los criados, como que tratan de adularos para estar bien con sus amos, os dejan hacer cuanto queris, aunque os haga mal. As, por ejemplo, si estis enfermos del estmago, vuestra madre no os consentir comer una fruta, porque os pondrais peor; pero un criado, por tal de daros un gusto o ganarse medio real Untitled-29 14/08/01, 13:36 104

PAGE 117

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 105 / 105 / 105 / 105 / 105 –-como que a l no puede interesarle tanto vuestra salud como a vuestros padres-–, os deja comer la fruta, os causa una enfermedad y hasta muchas veces la muerte. ¡Cuntos nios he visto yo morir de alguna dolencia muy leve y que se hubieran curado fcilmente, slo por la indiscrecin de algn criado, que les dio de comer algo pesado, cuando el mdico lo haba prohibido! ¡Cuntos otros, amiguitos mos, que tambin se han desgraciado en algn juego de peligro, porque los criados les han dejado hacer su voluntad! Siempre me acordar –-y hace ya ms de veinte aos que mis ojos lo vieron-–, siempre me acordar de una infeliz y vivsima criatura que habiendo salido sus padres de casa un domingo, confindolo a la vigilancia de los criados, stos, sin embargo, le dejaron subir a la azotea a empinar su papalote; y cuando estaba ms divertido, corre de espaldas tirando de l, tropiezan sus piernas con el pretil, que era muy bajo, le falta el equilibrio y cae precipitado al suelo, arrojando a caos la sangre por las narices, boca, ojos y odos, y expirando en medio de los ms agudos dolores. Tambin se os siguen otros males del trato con los criados. Como ellos son cmplices de las faltas que ustedes cometen, se ven precisados a decir mentiras y a hacer que ustedes las digan, para quedar a cubierto con vuestros padres; y as poco a poco os van enseando a ser mentirosos y disimulados, que es la peor maa que puede tener un nio. Un nio debe decir siempre la verdad, aunque sea en contra suya; pues de esta manera todo el mundo tendr suma confianza en su palabra y todos lo creern al momento. Y qu satisfaccin mayor de la que tenemos ac en nuestra conciencia, por hablar la verdad pura en todas ocasiones? Nada se puede comparar al gusto de asegurar que “jams se han manchado nuestros labios con la mentira”. Finalmente, los criados no saben hablar con propiedad, y as estando vosotros siempre con ellos, no solamente adquirs mil resabios en la pronunciacin, sino hasta en el uso de las palabras. Vergenza da en nuestra tierra el or hablar, no digo a algunos nios tiernos, sino hasta a muchos jvenes ya formados. No suceder as estando siempre con los padres y maestros, y no como sucede tan a menudo en compaa de los criados. Con ellos aprendis tambin modales demasiado groseros y de gente ordinaria. Para que el nio sea bien hablado y comedido, es necesario que frecuente el trato de la gente fina y bien criada. No hay arbitrio: “Dime con quin andas, te dir quin eres”. Cmo pueden dar los criados lo que no tienen ellos mismos? No vayis, sin embargo, a despreciar y odiar a los criados: nada de eso; antes al contrario, si cometen alguna falta, tened indulgencia con ellos, porque ellos os sirven con esmero, y hasta interceded en su favor con vuestros padres, para que no sean injustamente castigados. Tened pues, Untitled-29 14/08/01, 13:36 105

PAGE 118

ESCRITOS EDUCATIVOS 106 \ 106 \ 106 \ 106 \ 106 \ esto bien presente: “no despreciis ni odiis a los criados, antes bien empeaos por ellos ; pero evitad evitad su sociedad, hijitos mos”. CASAS Mucho trabajo se necesita para construir una casa. Han de trabajar muchos hombres, han de usarse muchas cosas y han de ocuparse muchos oficios. El albail abre los cimientos, echa los suelos y levanta las paredes; stas se hacen de piedra o de ladrillo; y si se quiere formar una casa muy bella, entonces son de mrmol las paredes. Los ladrillos y las piedras se aseguran por medio de la mezcla Esta se compone de tierra, cal y arena revueltas con agua: la cal se saca quemando unas piedras en un horno hasta que se conviertan en ese polvo blanco que ustedes ven. Se vende en sacos o en barriles. La casa se divide en pisos y en cuartos. Los pisos se hacen con tablas y maderos ms gruesos que llaman vigas sobre las cuales se echa un suelo de tierra, o se deja la misma madera las paredes se blanquean y se pintan, o bien se visten con papeles de colores; el techo es de madera con vigas, y a veces se cubre con un cielo raso tambin blanqueado; en las ventanas van cristales, para tener luz sin sufrir viento; las puertas se hacen algunas veces de caoba, que es una madera preciosa y cara, pero ms comnmente se hacen de madera ordinaria, y se pintan con un color. Las hojas de las puertas y postigos cuelgan en goznes de hierro, y se aseguran y cierran con pestillos, cerrojos, cerraduras y llaves. El techo por fuera –o tejado — se cubre con tejas, con tejaman o con pizarras de piedra. Las piedras se sacan de la misma tierra, de los parajes donde hay muchas a alguna distancia de la casa, y a estos parajes llaman canteras —desde las canteras vienen en carretas a donde se han menester. Los ladrillos y las tejas se hacen de una tierra suave y pegajosa que llaman barro : se forma como una pasta, dndole la figura en una tablita, y luego se ponen al horno, y quedan cocidos Las vigas o viguetas de la casa eran en un tiempo rboles corpulentos que estaban en el bosque: el rbol se corta con un hacha desde la raz; se le quitan todas las ramas y la corteza; y el tronco, que es redondo, lo ponen cuadrado: as se hacen las tozas que ustedes ven. Algunas tozas se asierran y de ah salen las tablas que se aseguran con clavos. El vidrio se hace de arena, de cenizas y de alguna otra cosa revuelta, y se pone luego a derretir todo en un horno de mucho fuego: cuando est caliente es como una melcocha encendida y as se le da la figura que se quiere; el de las ventanas le llaman vidrieras y se cortan con una punta de diamante, como lo habrn ustedes visto hacer a los hojalateros, porque el cuchillo no puede cortar el vidrio. Untitled-29 14/08/01, 13:36 106

PAGE 119

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 107 / 107 / 107 / 107 / 107 Conque tenemos que en una fbrica trabajan cavadores, albailes, alfareros (que son los que hacen las tejas y ladrillos), carpinteros, cerrajeros, herreros y pintores, sin contar con los jornaleros y los carretoneros. El que dirige la fbrica se llama arquitecto y el arte de construir casas, iglesias, etctera, se llama arquitectura .DILOGO 1ENTRE UN PADRE Y SU HIJO CARLOS El Padre Ven ac, hijo mo, qu es lo que ves ah en el campo? Carlos Un caballo. P .Y de quin es? C.Yo no s, padre; es la primera vez que lo veo. P .Y cmo sabes que es un caballo si es la primera vez que lo has visto? C.Porque se parece a otros caballos. P .Conque entonces todos los caballos se parecen? C.S, seor. P .Pues si todos se parecen, cmo puedes distinguir un caballo del otro? C.Porque no en todo se parecen. P .Pero son tan parecidos, que t podrs fcilmente distinguir un caballo de una vaca no es verdad? C.S, por cierto. P .O de una col? C.¡Oh, padre! ¡Un caballo de una col! Quin no ha de saber distinguir esas dos cosas? P .Muy bien, hijo mo; pues veamos si puedes decirme en qu se diferencia un caballo de una col. C.Facilsimamente: un caballo es una cosa viva. P .Cierto; y cmo se llaman todas las cosas vivas? C.Yo creo que se llaman animales P .Perfectamente: pero podras decirme en qu se parecen un caballo y una col? C.Yo creo que en nada, padre mo. P .S, hijo, hay una cosa en la que hasta la ltima hoja de yerba se parece al hombre ms grande. C.Eso ser porque Dios lo hizo todo, sean piedras, yerbas, caballos u hombres. P .As es: y cmo llamas a todo lo que ha sido hecho ? C.Lo llamo criatura P .Luego un caballo es una criatura; pero una criatura viviente, es decir, un animal Untitled-29 14/08/01, 13:36 107

PAGE 120

ESCRITOS EDUCATIVOS 108 \ 108 \ 108 \ 108 \ 108 \ C.Y una col ser una criatura muerta. P .No, hijo mo, eso tampoco; porque lo que no ha estado vivo, no puede decirse que est muerto. C.Y cmo la he de llamar si no est viva ni muerta? P Criatura inanimada Todas las cosas que hizo Dios se llaman criaturas Y as las criaturas se dividen en cosas animadas y cosas inanimadas. Los rboles y las piedras son inanimados. Los hombres y los caballos son animados. Ahora, t ves tambin que los rboles se parecen a los animales en que, teniendo rganos como son los ojos, los brazos, las ramas, las hojas nacen, crecen y se acaban; lo que no sucede con las piedras, que siempre se estn en lo mismo. As los rboles y los animales se llaman criaturas organizadas C.Conque entonces un caballo es una criatura organizada y tambin lo es una palma; mas el caballo es animal y la palma no. P.As es, pero un pez es animal, y nada en el agua; una paloma es animal, y vuela por el aire. Cmo distinguirs un caballo de estos animales? C.Un pez no tiene patas y una paloma tiene dos. P .Y cuntas tiene un caballo? C.Cuatro. P .Y un buey? C.Cuatro. P .Y un perro? C.Cuatro tambin. P .Conoces t algunos animales de los que viven en la tierra, que no tengan cuatro patas? C.S, seor; los hombres, los pjaros, los gusanos, las lombrices e insectos no tienen cuatro patas. P .Pues bien: todo animal que tiene cuatro patas o pies, se llama cuadrpedo ; y en esto se diferencia de los hombres, de los pjaros, de los insectos y de los peces. Y en qu se diferencia un hombre de un pjaro? C.En nada se parece un hombre a un pjaro. P.Cmo no? pues un sabio antiguo, o por otro nombre, un filsofo, llamaba al hombre un animal de dos pies sin plumas C.Pues ese filsofo era un tonto; porque un hombre y un pjaro no se parecen aunque ambos sean de dos pies. P .Otro filsofo antiguo llamado Digenes deca lo mismo que t. Y sabes lo que hizo este Digenes? Cogi un pollo, lo pel bien, y luego lo solt en la clase, donde Platn (que ste era el nombre del otro sabio) estaba enseando a sus discpulos, diciendo: “Aqu tienen ustedes el hombre de Platn, cjanselo”. C.Yo me hubiera alegrado de estar all, porque me habra redo con ganas. Untitled-29 14/08/01, 13:36 108

PAGE 121

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 109 / 109 / 109 / 109 / 109 P .Pero antes de rernos de los dems, veamos lo que nosotros mismos podemos hacer. T no me has dicho en qu se diferencia un caballo de otros cuadrpedos: supongamos de un elefante o de un ratn. C.En que un elefante es muy grande, y un ratn es muy pequeo. P .Qu es lo que te anda por ah en la camisa? C.Es una mariposa. ¡Ay, qu grande! P .Es ms grande que un ratn, no es as? C.No seor, no es as. P .Entonces por qu llamas a la mariposa grande, y al ratn pequeo? C.Es muy grande para mariposa P .S, hijo: grande y pequeo son trminos relativos. C.¡ Trminos relativos Yo no entiendo eso, pap. P Trminos quiere decir palabras. Hay palabras que significan algo, aunque estn solas. La palabra perro por s sola significa alguna cosa; pero las palabras grande y pequeo slo quieren decir algo cuando se juntan a otras palabras. Un perro pequeo o un perro grande quiere decir un perro ms pequeo o ms grande de lo que son comnmente los perros. Pequeo y grande son trminos relativos. Esta mariposa es grande comparada con otras mariposas. T no puedes distinguir un animal de otra especie, llamndolo grande o pequeo. T no puedes distinguir un caballo por su color; porque los hay blancos, negros y alazanes. Repara en los pies de los cuadrpedos: se parecen o no? C.No, algunos tienen garras, otros tienen unos pies como de cuerno. P .Esos pies son las pezuas. Otros tienen los pies divididos formando como dedos: tales son el perro y el gato. As es que los cuadrpedos se dividen en cuadrpedos con dedos y cuadrpedos de pezua: a cul de estas divisiones pertenece el caballo? C.A la de pezua. P .Hay muchas especies de caballo; y algunos que no son mucho mayores que un perro grande; has visto alguna vez un caballo sin pezua? C.Nunca. P .Y si un extranjero te dijese: seorito, en esta tierra tienen pezua los caballos; pero en la ma, donde se alimentan y se tratan de otra manera, tienen garras, lo creeras? C.Yo no, porque entonces el animal descrito por el extranjero sera otra cosa, no sera caballo P El buey tiene pezua y el cochino tambin. Cmo es la pezua del caballo? C.Es redonda y de una sola pieza. P .Es as tambin la del cochino? C.No, que est partida en dos. P .As pues, el caballo no slo es animal de pezua, sino de pezua enteriza. Cuntos cuadrpedos crees t que hay en el mundo que tengan la pezua enteriza? Untitled-29 14/08/01, 13:36 109

PAGE 122

ESCRITOS EDUCATIVOS 110 \ 110 \ 110 \ 110 \ 110 \ C.Yo no s. P .No se conocen ms de cuatro: el caballo, el burro, la mula y la cebra. C.Cmo distingue usted, pap, el caballo del burro? P .Por las orejas, la crin y la cola. El burro o asno tiene unas orejas muy pesadas y grandotas; el caballo las tiene pequeas y siempre enderezadas; el asno apenas tiene crin, la del caballo es abundante y le cuelga; el burro tiene unos pelitos sueltos en la cola, y el caballo tiene una cola muy larga y muy espesa. Ahora, con todo lo que ya sabes del caballo, dime, qu cosa es caballo? C. Caballo es un animal de la especie de los cuadrpedos de pezua enteriza, de orejas chicas y derechas, de crin pendiente y de cola cubierta con pelos largos. P .Ningn otro animal se parece a l en estas particularidades Me has dado una definicin del caballo. C.Qu quiere decir definicin ? P .Una definicin nos dice brevemente lo que corresponde a una sola cosa, y que no le puede corresponder a otra ninguna. Cuando dices todo lo perteneciente a una cosa, puedes decir algo en que esta cosa se parezca a otras. Es decir todo lo que se puede de las propiedades de una cosa es dar descripcin de ella. Dame, pues, una descripcin del caballo. C.El caballo es un animal grande, vivo y hermoso, de piernas delgadas, pescuezo arqueado, piel suave y lustrosa y una cola que le arrastra; resuella y relincha muy recio, y corre veloz como el viento.DILOGO 2 El Padre .Qu cosa es bruto? Carlos .Llamamos bruto a un animal que no tiene uso de razn. P .Y los animales brutos o irracionales se asemejan al hombre? C.Yo veo que los monos se parecen a los hombres. En qu se diferencia un hombre de un mono? P .El hombre tiene uso de razn, y el mono no la tiene. No sabes t la diferencia entre el alma y el cuerpo? C.Yo s; el alma piensa; y qu, los brutos no tienen alma? P .Qu te parece a ti? C.Yo veo que el perro conoce a su amo, y cuando le echa de menos, se acuerda de l y empieza a buscarlo. Conque as tiene alma. P.Toda criatura viviente se puede decir que tiene alguna comprensin o inteligencia : la inteligencia de los irracionales la llaman instinto o sagacidad Quin tendr, pues, ms sagacidad : la almeja que no se mueve de su concha o el carioso y entendido perro? Untitled-29 14/08/01, 13:36 110

PAGE 123

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 111 / 111 / 111 / 111 / 111 C.Por supuesto que el perro. Yo he odo decir que el hombre es un animal racional. P .Eso quiere decir que tiene ms inteligencia que los brutos. C.Y los brutos tienen alguna lengua para darse a entender? P.No, ellos no hablan lengua ninguna, pero tienen diferentes gritos para expresar el susto y el dolor: ellos son capaces de compasin o simpata C.Y qu es compasin o simpata ? P Es un sentimiento causado por el sentimiento de otro, o sentir nosostros lo que otro siente. C.Todava no le entiendo a usted, pap. P .Si t ves a alguna persona triste, por una pesadumbre o un dolor, te sentirs alegre? C.No, seor; me pondr triste. P .Y si ves a otros chicos muy alegres y contentos, cmo te pondrs t? C.Entonces me pondr yo tambin muy alegre. P .Conque t te sientes triste cuando otro est triste, y alegre, cuando otro est alegre. Pues ah est como sientes simpata o tienes compasin por lo dems. C.Y los brutos dan seales de este sentimiento? P .S, hijo mo. Los caballos que se han criado juntos, o han trabajado juntos, se alegran de reunirse cuando han estado separados. Apenas se ven el uno al otro, cuando hacen un ruido que expresa el placer que sienten. El relincho es el lenguaje de ellos. Hay otros muchos animales que manifiestan simpata. Ellos se quieren unos a otros: esto se llama afecto o cario C. Pues si los animales tienen inteligencia y afecto, cmo me dice usted que el hombre se diferencia enteramente de ellos? P.Porque el hombre tiene, adems de eso, curiosidad o deseo de saber; puede entender lo que es bueno y lo que es malo; puede decir lo que es bueno y lo que es malo; puede decir lo que piensa; se vale de herramientas o de instrumentos; usa el fuego; se re; llora; creee en Dios y espera que ha de vivir en otro mundo. Los brutos no hacen, ni pueden hacer nada de esto. Algunos animales suelen vivir juntos en mucho nmero, y se llaman gregales Los hombres viven tambin juntos en mucho nmero: esto se llama vivir en sociedad Cuando un individuo vive solo, se dice que est solitario Un pjaro en su jaula est solitario Una bandada de palomas vive en sociedad Las abejas, que se juntan en grandsimo nmero que llaman enjambres viven tambin en sociedad Cuando a un animal de estos gregales se le separa de los dems de su especie, se entristece y se inutiliza. Untitled-29 14/08/01, 13:36 111

PAGE 124

ESCRITOS EDUCATIVOS 112 \ 112 \ 112 \ 112 \ 112 \ Una abeja, si se la tuviera sola, no sera la industriosa y trabajadora abeja ; no construira su panal de cera con tanta habilidad ni sacara tan exquisita miel : pronto se entristecera, y la tristeza la tendra ociosa; bien poco tardara en morirse. Cuando un hombre vive muy lejos de los otros hombres; cuando est en la crcel, o cuando, habindose perdido el barco en que iba, se queda abandonado en alguna isla desierta esto es, donde no hay gente ni casas, entonces no puede estar contento. No puede hacer bien, no puede sentir simpata no puede comunicarse ni hablar con nadie, no puede aprender ms ni mejorarse ms. Si le dejan solo, cuando est chiquitico, aunque pueda buscar la comida suficiente para vivir, como no tiene a nadie que lo ensee, crece y se cra como un animal. Algunos niitos que han sido abandonados de esta manera, los ha encontrado luego la gente ya crecidos, y no saban hablar, ni aun poda enserseles a hacerlo, y se quedaron como brutos para toda su vida. C.De modo que los nios deben estar muy agradecidos por tener padres y maestros que los instruyan. P .As es, porque los chiquillos en la primera edad son ms desvalidos que los animalitos de cualquier otra especie. C.Como que necesitan pasar mucho tiempo antes que puedan andar o hablar, o comer y vestir por s mismos. Es menester que su madre, o quien los cuida les haga todo. Por el contrario, los animales saben andar desde que nacen; pronto aprenden a buscar su alimento, y no necesitan de vestido. Dios les ha dado la cubierta que han menester. Conque as el hombre, ms que ningn otro animal, naci para la sociedad .EL NIO SILVESTRE Refiere el padre Feijo que en el ao de 1661 unos cazadores, en los bosques de Lituania, descubrieron entre una tropa de osos a dos nios, cuyo color y figura en nada desdecan de humanos. Ahuyentados los osos, pudieron alcanzar solamente a uno de los dos nios despus de bastante resistencia que ste hizo, valindose de uas y dientes. Presentronle al rey de Polonia. Era en todo perfectamente proporcionado, el cutis extremamente blanco, tambin el cabello, el rostro hermoso, as no hubo dificultad en la resolucin de bautizarle, en cuya sagrada ceremonia fue madrina suya la reina y padrino el embajador de Francia. Pusironle el nombre de Jos, y por apellido Ursino u Osino en alusin a la crianza de osos que haba tenido; pero jams dio muestras de tener uso de razn. Por ms cuidado que se puso en su educacin, nunca pudieron domesticarle enteramente ni ensearle a hablar, bien que no haba defecto alguno en la Untitled-29 14/08/01, 13:36 112

PAGE 125

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 113 / 113 / 113 / 113 / 113 organizacin de la lengua. Nunca pudo sufrir vestido alguno ni zapatos. Coma igualmente la carne cruda que cocida. Algunas veces se escapaba a las selvas, donde se complaca en despedazar con las uas la corteza de los rboles y chupar su jugo. Finalmente, todas sus inclinaciones eran montaraces, y aunque se hizo especial estudio de instruirle en las materias de religin, no dio seal alguna de haberse logrado la instruccin, salvo que cuando se nombraba a Dios, levantaba ojos y manos al cielo, lo que en ningn modo poda tomarse como prueba de inteligencia, pues tambin los brutos se habitan a imitar algunos movimientos en que los imponen al or tales o cuales voces. Representaba ser de nueve aos cuando lo cogieron. ¡Qu nio tan desgraciado! ¡Haber nacido racional, y por falta de educacin haberse vuelto una bestia! Querrais vosotros pareceros a esta criatura? ¡No, no!, gritaris todos a la vez. Pues yo os digo que si no estudiis lo bastante, aunque no caigis tan abajo, no le sacaris mucha ventaja al nio silvestre de Lituania .EL PERRITO INOCENTE O SEA EL MUCHACHO MENTIROSO Y EL VERAZ Los muchachitos muy pequeos no saben lo que quiere decir hombre mentiroso y hombre de verdad. Cuando se hace a los chiquillos una pregunta, responden s o no, sin saber lo que se dicen; pero vosotros que ya podis hablar claro y expresar con palabras lo que queris y lo que necesitis, y lo que habis visto y lo que habis hecho, vosotros que entendis lo que quieren decir las palabras yo lo he hecho o yo no lo he hecho podris comprender lo que significa muchacho mentiroso y muchacho veraz. Francisco y Roberto eran dos muchachitos de ocho aos de edad. Siempre que Francisco haca algo malo, iba derecho y se lo contaba a su padre y a su madre, y cuando alguien le preguntaba sobre alguna cosa que l hubiera dicho o hecho, siempre deca la verdad, de manera que todo el que lo conoca, lo crea; pero nadie que conociera a su hermano Roberto, crea una palabra de lo que deca porque acostumbraba decir mentiras. Mas si Roberto haca alguna travesura, nunca iba a contrsela a su padre o a su madre, y si le preguntaban, lo negaba y deca que no haba hecho las cosas que haba hecho. El motivo por que Roberto deca mentiras era el temor de ser castigado por sus faltas, si las confesaba. Era muy cobarde, y as no poda sufrir la menor penitencia; pero Francisco era un muchacho sin miedo, y por eso poda sufrir que le corrigiesen por sus pequeas faltas: su madre nunca lo castig tanto por estas faltitas como a Roberto por las mentiras que deca y que ella despus averiguaba. Untitled-29 14/08/01, 13:36 113

PAGE 126

ESCRITOS EDUCATIVOS 114 \ 114 \ 114 \ 114 \ 114 \ Una tardecita estaban los dos nios jugando solos en un cuarto, a la sazn que la madre se hallaba cosiendo en la pieza inmediata y el padre fuera, en sus asuntos; de manera que no haba nadie en el cuarto con Roberto y Francisco ms que un perrito llamado Inocente que estaba tendido en el suelo. Inocente era un perrito muy juguetn, y as lo queran infinito los muchachos. –-Mira, ven ac,-– dijo Roberto a Francisco, –-ah tienes a Inocente que se ha quedado dormido; vamos a despertarlo para que juegue con nosotros. –-S, s, vamos,-– respondi Francisco, y diciendo y haciendo corrieron ambos a despertar al animalito. Estaba ste echado junto a una mesita, sobre la cual haba un jarro de leche, y sin reparar en l los muchachitos, hubieron de tropezar con la mesa cuando estaban jugando con el perro, y vino a bajo el jarro, se hizo mil pedazos, y se derram toda la leche por el suelo. Lo mismo fue ver los nios el estrago que haban hecho, cuando se pusieron muy tristes y asustados; pero no saban qu hacerse, y se quedaron por un rato suspensos mirando los tiestos y la leche, sin hablar palabra. Roberto habl primero. –-Conque no tendremos leche para cenar esta noche?–deca suspirando. –-Qu no habr leche que cenar? Y por qu no?-– deca Francisco–-. ¡Qu! No hay ms leche en toda la casa? -–S, hermano; pero no la cataremos nosotros: no te acuerdas el lunes pasado, cuando derramamos la leche, que mam nos dijo que ramos muy descuidados y que la primer vez que lo volviramos a hacer, no nos daran ninguna? Pues sta de ahora es la primera vez: conque as no hay modo de probar leche esta noche. –-Corriente –-dijo Francisco–-, la pasaremos sin ella; qu le hemos de hacer?; se acab: para otra ocasin tendremos ms cuidado; a bien que no es gran cosa lo que se ha perdido; ea, vamos presto a contrselo a mam, pues ya t sabes que ella nos tiene mandado que en cuanto quebremos algo se lo digamos al momento; conque as vamos–le deca, asiendo de la mano a Roberto. –-Luego ir –-responda ste-–, no ests tan precisado Francisco: ¡qu! no podrs detenerte un momento? Se detena Francisco, mas luego cuando volva a instarle, dicindole: “vamos ahora, Roberto”, ste siempre le contestaba: “agurdate un poquito ms, porque no me atrevo a ir todava: estoy sobrecogido”. Nios mos, yo os aconsejo que jams tengis miedo de decir la verdad; nunca se dice: agurdate un momento esprate un poquito ms sino que se corre pronto a decir el mal que hayis causado. Cuanto ms os demoris, tanto ms os asustaris, hasta que acaso al fin no os atrevis a decir la verdad absolutamente. Leed ahora lo que sucedi a Roberto. Cuanto ms tardaba tanto ms duro le era ir a contar a su madre que haba derramado la leche, hasta que al fin desprendiendo su mano de la del hermano, exclaUntitled-29 14/08/01, 13:36 114

PAGE 127

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 115 / 115 / 115 / 115 / 115 m: –Yo no quiero ir por ningn motivo, Francisco; y qu, no podrs ir t solo? —Seguro—dijo Francisco—y as lo har; yo no tengo miedo de ir solo; si aguardaba por ti, era nicamente porque crea que a ti tambin te gustara confesar la verdad: no pens ms que en hacerte un favor.–-Bueno, s, lo har, trato de decir la verdad cuando se me pregunta; pero no de ir ahora, que no quiero; y por qu has de ir t tampoco? No puedes aguardar aqu?–-Ciertamente, mam ver la leche cuando entre. Francisco no dijo ms palabra; pero como su madre no acababa de llegar, se fue solo en busca de ella. Abri la puerta del cuarto inmediato donde l crea que estaba ella cosiendo; pero apenas entra cuando ech a ver que haba ido a otra parte a buscar alguna ropa ms para coser. l saba que la ropa estaba colgada en unos arbolitos del jardn, y as juzg que su madre habra ido all, y corri a decirle lo que haba pasado. Mientras estaba fuera Francisco, se haba quedado Roberto solo en el cuarto, pensando todo este tiempo en buscar disculpas que dar a su madre, y sintiendo que Francisco hubiese ido a contarle la verdad. “Si Francisco y yo dijramos as echaba l sus cuentas consigo mismo, que nosotros no tumbamos el jarro, ella nos creera, y entonces no nos faltara leche que cenar. Siento mucho que haya ido este Francisco a contrselo todo”. Cabalmente cuando se estaba diciendo esto a sus solas, oy los pasos de la madre que vena bajando las escaleras. “¡Vaya! ¡vaya! ¡no tan mal! ¡Conque mi madre no estaba en el jardn! ¡Conque Francisco no ha llegado a verla, ni ha podido contarle nada! Ahora s puedo decirle cuanto me d gana. As pues, este muchacho cobarde y picarn resolvi decir una mentira a su madre. Efectivamente entr sta en el cuarto, y apenas vio el jarro quebrado y la leche derramada, cuando se detuvo diciendo:–-¡Hola, hola! ¡Qu travesura se ha hecho aqu! Quin hizo esto, Roberto?-–Yo no s, seora–-dijo Roberto con voz muy apagada. –-¡T no sabes, Roberto! Dime la verdad, que yo no me enfadar contigo, hijo mo: lo nico que puede resultar es que te quedes sin leche esta noche; y si lo haces por el jarro, mejor quisiera que rompieras cuantos jarros tengo, que decirme una sola mentira: con que as no me engaes: vamos, Roberto, has quebrado t el jarro? -– No … se … o … ra …, yo no–-dijo Roberto tartamudeando, y ponindose como una grana.–-Pues bien, y dnde est Francisco?; acaso fue l?–-No, mam, l tampoco–-contest Roberto; y esto lo dijo no por encubrir a Francisco, sino porque todava tena esperanzas de que en viniendo lo persuadira a decir que l no haba sido.–-Y cmo sabes t que no ha sido Francisco?–-, pregunt la madre. –Porque... porque... porque mam–contest Roberto titubeando, como acostumbran los mentirosos para buscar disculpa–-porque yo estaba enUntitled-29 14/08/01, 13:36 115

PAGE 128

ESCRITOS EDUCATIVOS 116 \ 116 \ 116 \ 116 \ 116 \ tonces en el cuarto, y no le vi hacer tal cosa-–Entonces cmo cay el jarro? Si t estuviste todo ese tiempo en el cuarto bien lo debes saber. –Roberto entonces precipitndose de mentira en mentira, respondi: –-Me parece que el perro debe haber sido. –-T lo viste?-– pregunt la madre. -–S, seora, yo lo vi-– dijo este perverso muchacho. ¡ Inocente ¡ Inocente !, gritaba la madre, y empez a buscar al perro por todas partes. Inocente, que estaba a la sazn en la cocina secndose las patitas que las tena mojadas de la leche, apenas conoci la voz de su ama, cuando vino a ella saltando. Entonces dijo ella: “Anda, ya me la pagars, ¡picarn!”, y le sealaba la leche. “Treme una vara del jardn, Roberto, que bien merece una tanda el seorito Inocente”. Roberto sali corriendo a buscar la vara al jardn, en donde se encontr con el hermano; detvole all para contarle a la carrera cunto haba dicho a su madre, y le suplic que no dijera la verdad, sino lo que l haba referido. “No, no, yo no dir por nada una mentira”, contest Francisco. “¡Qu!, y al pobre Inocente le han de pegar, sin haber derramado la leche! Djame ir donde est mam”. Corrieron ambos hacia la casa; pero Roberto lleg primero, y cerr la puerta para que Francisco no pudiera entrar, y desde luego entr la vara a su madre. ¡Pobre de Inocente !; miraba la vara que ya estaba levantada sobre su cabeza; ¡pero l no poda hablar para decir la verdad!, y ya tena el golpe casi encima, cuando se oy la voz de Francisco por la ventana: “¡Deteneos, deteneos, querida mam, deteneos!”, gritando todo la ms recio que poda. “ Inocente no fue; branme la puerta: Roberto y yo fuimos; pero no le pegue usted a Roberto”. “Abran, abran” exclam otra voz, que Roberto conoci era la de su padre; “acabo de llegar de mis diligencias, y me encuentro la puerta cerrada”. Roberto se puso plido como la cera cuando oy la voz de su padre; porque su padre nunca le dejaba pasar por una mentira. Luego la madre abri la puerta; y entrando el padre, pregunt qu era todo aquello: entonces la madre le refiri cunto haba sucedido; cmo se haba derramado la leche; cmo le haba preguntado a Roberto si l haba sido quien la derram; cmo respondi que no, y que tampoco haba sido Francisco, sino el perrito Inocente ; y cmo iba ya a castigarlo cuando se lleg Francisco a la ventana y dijo la verdad. —Ven ac Roberto–dijo el padre—: bien merecas que te castigaran a ti con la misma vara con que por tu culpa iban a pegar a Inocente ¡Cobarde a ms de mentiroso! ¡Conque as queras sacrificar una criatura inocente a tus mentiras y a tu miedo… Pero no, yo no quiero golpearte; ms s te impondr el debido castigo! Entonces Roberto, que vio a su padre justamente indignado, se puso de rodillas, pidiendo misericordia: –-Perdneme usted por esta vez, que yo no volver a decir una mentira en mi vida. -–De Untitled-29 14/08/01, 13:36 116

PAGE 129

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 117 / 117 / 117 / 117 / 117 muy buena gana te perdonara, si no fuera ya de muchas–replic el padre en tono serio–-. Roberto, es menester que trates de enmendarte de veras; y, para que te acuerdes de mis advertencias, estars dos das encerrado en el cuarto a oscuras y no bebers leche en una semana ¡Ea, pues, mira lo que ganan los mentirosos! Y luego volvindose a Francisco: –-Acrcate, hijo mo, toca la mano con tu padre; te quedars sin leche en la cena; pero eso no importa nada; t has dicho la verdad; t has sido penitenciado, y todo el mundo te quiere mucho. Ahora pues, mira lo que voy a hacer contigo. Yo te dar el perrito Inocente para que sea tuyo. T le dars de comer y lo cuidars: t lo has librado del castigo, y as respondes de que sers buen amo para l. Inocente Inocente ven aqu ven aqu Vino Inocente y quitndole el padre el collarn, dijo a Francisco: –-Maana iremos a casa del hojalatero para que haga un collar nuevo para tu perrito, en el cual se leer que en lo sucesivo Inocente ser el perrito de Francisco.SOBRE LA PSIMA COSTUMBRE DE DELATARSE UNOS A OTROS Hay en los nios ms tiernos, amiguitos mos, una propensin a acusar -–como ustedes dicen–a sus compaeros, cuando les ven cometer una falta. Yo quisiera que os curaseis de una maa tan fea y detestable como la de delatar a vuestros condiscpulos delante de los maestros. Es cierto que se os encarga muy expresamente que digis siempre la verdad; pero esto debe entenderse, cuando seis preguntados y no ms o cuando os causen un verdadero mal a vosotros mismos o a todos en general. Ya entonces debe descubrirse al que trata de perjudicar. Quin no delatara a un muchacho que quisiera poner o pusiese manos violentas en todos los dems o siquiera en uno solo de sus condiscpulos? Quin no delatara, con sobrada razn, al malintencionado que colocase una tabla resbaladiza por donde tuviesen que pasar todos sus compaeros? Mas el que delata, lo hace regularmente no tanto por amor a la verdad y a la justicia, como por vengarse de algn compaerito. Y si la venganza es ruin y baja, aunque sea contra un enemigo, qu diremos del que por una friolera vende a su condiscpulo, que es un verdadero hermano suyo? No os arrepentiris amargamente de vuestra delacin, si veis que por ella castigan con severidad a un compaero vuestro? Siempre que os venga el mal pensamiento de desear el dao ajeno, acordaos de lo que quisierais que se hiciese con vosotros estando en igual caso. Hasta las leyes de todos los pueblos llaman vil delator al que acusa a otro hombre: de manera que cuando uno quiere averiguar una cosa contra otro, siempre desprecia en su corazn a aquel que la declara. El que delata tiene un alma por lo menos dbil, y las ms veces vengativa. Slo procede Untitled-29 14/08/01, 13:36 117

PAGE 130

ESCRITOS EDUCATIVOS 118 \ 118 \ 118 \ 118 \ 118 \ por miedo o por venganza o por adulacin el que se atreve a vender a su prjimo. S, amiguitos: ¡cuntas veces un muchacho acusa a otro, slo por acreditarse de formal con su maestro o por adularle hacindole ver que respeta sus rdenes ms que otros! Sin embargo, vivid seguros de que nada ganaris as; los maestros siempre os conocen la intencin, y no os darn crdito alguno. Pero a qu me detengo en hablaros ms sobre la fealdad de la delacin y la venganza, cuando el mismo Dios nos manda pagar el mal con bien ? Jess, que era todo mansedumbre, sufrimiento y dulzura, en momentos de expirar en la cruz, rogaba a su Padre por aquellos mismos que lo haban crucificado, diciendo: “Padre, perdnalos; porque no saben lo que hacen”. As pues, con mucha ms razn debis vosotros perdonar y disimular las faltas de aquellos que lejos de ser vuestros enemigos, son vuestros compaeros inseparables, vuestros hermanos, miembros de una misma familia, pues que vivs bajo el mismo techo, comis en la misma mesa, jugis los mismos unos con otros y recibs la misma instruccin y bajo los mismos preceptores. Queden pues escondidas entre vosotros vuestras pequeas faltas, y el que se atreva a declararlas, sea marcado por sus compaeros con las manchas indelebles de bajo vil y vengativo No, hijos mos, ninguno de vosotros querr echarse sobre s tan espantosas notas. As lo espero de vuestro amor a Dios, a vuestros condiscpulos y a quien no cesa de ocuparse en vuestro bien, hablndoos siempre la verdad pura.EL MUCHACHO HOLGAZN “¡Qu bueno sera dar un paseo a caballo!”, dijo Paquito, despus de almorzar. “Pues bien, que me traigan las botas y espuelas, y pnganme la jaquita a la puerta”. Ya estaba ensillada la jaquita, como l mismo haba mandado; pero se le antoj al seorito ir en volanta Se apront la volanta, y tambin la despach, y se puso a jugar a las damas. Jug la mitad de un juego; pero no saba hacer una jugada que le gustase. Entonces crey su ayo que era buena oportunidad para leer un poco. “Pues seor, lo trato de... quiero... estoy aburrido de no hacer nada. Dgame usted, qu haremos?” As hablaba Paquito a su maestro. Acurdate que la ltima vez estabas traduciendo a Telmaco. Vamos a concluir el pasaje que qued pendiente: “No, seor: mejor quisiera yo seguir leyendo las Fbulas o bien... mire usted lo que me ha ocurrido: repasemos algo de geografa, que es ms divertido; ah estn los globos sobre la mesa”. Efectivamente se acercaron a ella; y descansando el chico sobre los codos se puso a mirar el globo, le dio tres o cuatro vueltas, y despus se sent a escuchar muy atentamente Untitled-29 14/08/01, 13:36 118

PAGE 131

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 119 / 119 / 119 / 119 / 119 cuanto el maestro le explicaba sobre sus partes y aplicaciones. Pero a lo mejor de la explicacin sali Paquito con la patochada de si lo dejaba montar como se haba propuesto al principio “Corriente”, le contest el ayo, “quiero darte gusto ahora, a ver si en lo adelante me pagas, aplicndote ms. Venga el caballo”. Mont, pues, el seor Paquito, anduvo correteando como media legua por las lomas y caadas de las inmediaciones de La Habana, y volviendo a su casa ya tarde, pas aqu, por Carraguao a tiempo que los colegiales salan al recreo. La puerta estaba abierta de par en par, y por ella se apresuraban hacia afuera como 200 muchachos, gritando cada cual lo ms recio que poda, y empezando desde luego una infinidad de juegos. Unos se pusieron a jugar a los mates otros al boliche otros a empinar papalotes ; en suma, no haba uno que no estuviera ansiosamente ocupado en algo. Todo era bullicio, algazara, carreras y contento. Se acerc Paquito, porque era conocido de uno de los muchachos llamado Perico, y le dijo: –-¡Hombre, Perico! qu tal te gusta el colegio? –-¡Oh! ¡a m me gusta mucho! –-Conque entonces tendrs sobrado tiempo para jugar? –-Nada de eso, slo nos queda una hora u hora y media de recreo, porque todo el da estamos ocupados en diferentes clases, y entre ellas las horas de almorzar y comer. –-Eso es muy poco, no es verdad? –-S, te parecer poco, pero cuando jugamos lo tomamos con gana as como cuando se trata de trabajar trabajamos de veras Por eso tambin nos divertimos tanto el domingo; pues como no es ms que un slo da a la semana, lo cogemos a deseo. Si todos los das pudiramos jugar tanto como en los das de fiesta, de seguro que nos aburriramos. As me suceda a m antes cuando estaba en mi casa. El que siempre est comiendo y bebiendo, no puede saborearse tanto con los manjares y el agua como el que deja pasar tiempo para tener mucha hambre y sed. Ms vale una hora de juego aqu, en compaa de tantos condiscpulos, que media docena de ellas solo en casa. Adems las horas de estudio se puede decir que tambin son de recreo, por la variedad de clases que pasamos en el discurso del da... Pero adis, compadrito, que ahora me toca a m jugar. Y diciendo esto, ech a correr Perico por sus mates “Tiene razn Perico”, se qued Paco diciendo para s: “¡qu contentos estn aqu todos, y yo siempre tan triste y cabizbajo! ¡Ya quisiera yo ser colegial! Voy a decirle a mi pap que cuanto antes me ponga en el colegio. Aprender mucho, le dar mucho gusto, estar muy alegre, y ser buen muchacho”. ¡Felices, s hijos mos, felices aquellos nios y aquellos hombres que se ven obligados a trabajar para instruirse y complacer a los dems! Todos Untitled-29 14/08/01, 13:36 119

PAGE 132

ESCRITOS EDUCATIVOS 120 \ 120 \ 120 \ 120 \ 120 \ ellos estn contentos, porque cada da van sabiendo ms, y porque son queridos de cuantos los conocen. Los ociosos son los infelices: viven fastidiados de todos, y todos viven fastidiados de ellos.EL MES DE MAYO Todos vosotros sabis que el ao tiene cuatro estaciones, que son primavera esto o verano otoo e invierno La primavera indica el tiempo en que los rboles retoan y los campos se visten de verdor y de flores: es la nueva vida de la naturaleza. La segunda es la estacin del mayor calor. La tercera es la de las frutas, y en ella empieza a refrescar; y la cuarta es la del fro y la esterilidad: en ella todo queda seco y pelado: es el verdadero tiempo muerto de la naturaleza. Tambin sabis que el ao est dividido en 12 meses, y que se os dice que cada mes ofrece distintas cosas a vuestra vista; y as como entre las estaciones se lleva la preferencia la primavera as entre los meses pasa por el ms bello el mes de mayo, porque ni es muy fro ni demasiado caliente. Mas todo esto debe entenderse de los pases fros y templados; porque en el nuestro todas las estaciones son primavera y todo el ao es mes de mayo Y si no, decidme cundo experimentis aqu fros excesivos? Ac ni tenemos idea de tal. Ac se visten las gentes ms por pura decencia que por absoluta necesidad. All, si no se vistieran, no podran soportar el fro; ms dir: si no hallan con qu formar lumbre, perecen infaliblemente. As es que los pobres, que no tienen para comprar lea, pasan mil apuros, los infelices. Ac nadie puede morir de fro, aunque carezca no digo de lea con qu calentarse, pero hasta de ropa con qu cubrirse. Siempre en nuestra tierra se levanta el sol desde temprano; y no como quiera en el mes de mayo pero hasta en medio de diciembre, cuando en esos pases no hay ms que nieve por riego y sequedad por fruto, ac se encanta nuestro olfato con la fragancia de los blanqusimos azahares y nuestro gusto se deleita con las riqusimas naranjas de oro, particularmente el mes de mayo las lindas y matizadas mariposas revolotean sobre las flores. Vamos, vamos a pasearnos por el jardn. Todo est florido y oloroso. Cojamos rosas, claveles y jazmines; agreguemos unas ramitas de albahaca, de romero y organo, y formaremos una pucha tan bonita como olorosa. ¡Qu olor tan suave y agradable! Pero reparad en los rboles, ¡qu bien vestidos se presentan, cubiertos hasta arriba de hojas verdes y tiernas! Mirad a los lejos un chicuelo que trepa por aquel tamarindo, qu ir a ser el vivaracho? Sin duda a buscar nidos de tomeguines No tendran ustedes mucho miedo si se hallaran donde l est? ¡Vaya, pues! Me parece Untitled-29 14/08/01, 13:36 120

PAGE 133

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 121 / 121 / 121 / 121 / 121 que dio con el nido. Ya viene bajando. Pedidle que os lo ensee. ¡Pobres tomeguincitos Todava no estn emplumados. ¡Qu tristes se quedarn su padre y su madre de no volverlos a ver ms! -–Muchachito, y qu, t dejars morir a esos pajaritos? –-¡Oh!, que les dar de comer todos los das miguitas de pan y leche, o harina de maz, y les pondr la comida en el pico con una varetica de coco ; mire usted y cuando sean grandes, que los tenga en su jaulita, les echar alpiste y arroz. Pero volvamos ya a casa por el prado, no sea que nos coja la noche. ¡Qu verde est! Ustedes saben que la yerba sirve para mantener los caballos, los bueyes, las ovejas y los corderillos. Estos animales no necesitan cocinero. No tienen ms que bajar la cabeza y hallan su comida lista a los pies. La yerba sirve tambin de cama a estos pobres animales: en ella duermen muy a gusto. No cambiaran ellos su cama por la vuestra. Efectivamente, es muy suave y muy sabrosa. Sintense ustedes sobre el csped ; hagan ustedes mismos la prueba: ¡qu colchn tan agradable! Pero ya es de noche; y acerqumonos ms a casa; sin embargo, no entremos todava, porque quiero que gocis de una vista muy bella y propia de nuestra tierra en el mes de mayo. –-Cmo es eso de ver seor mo— salt uno de los nios— cuando ya no hay luz? Pues dime, amiguito, y con qu luz ves t las estrellas del cielo? –-¡Ah!, eso es porque ellas mismas dan luz. –-Pues bien, lo que vis a ver compite con las estrellas en su luz. — Ya, ya sabemos –-exclamaron todos-– de lo que quiere usted hablarnos, ¡del cucuyo del cocuyo –S, amiguitos, del cucuyo o cocuyo que antiguamente llamaban tambin acudia No los habis visto muchas veces a millares encerrados en preciosas jaulas y alumbrando con una luz suavsima a los ojos? No los habis visto relucir adornando las cabezas de nuestras jvenes cubanas? Pero acaso nunca habris tenido tantos juntos como vis a tener ahora. En este mes, que es cuando principia a llover fuerte es tambin cuando se ven en abundancia. Se hallan muchos en los caaverales, por ser el jugo de la caa lo que ms les gusta. Dadme ac un tizn bien encendido, y veris como acuden, por creer ellos que el tizn es algn compaero cucuyo ¡Ah! ¡cuntos, cuntos! Dos docenas, tres docenas... ¡eh! ya no se pueden contar. Pero bien, cojed alguno para examinarlo despacio, y los otros a la jaula con ellos. –-¡Ah, mire usted, tiene las alas duras como un carapacho, y cuando las cierra parece de una sola pieza! Es como una cucarachita. ¡Mira, mira, ya no alumbra tanto como cuando volaba! –Eso es —contest otro— porque al abrir las alas, tambin abra la barriga, que es donde ms luz despide; ahora slo la da de sus ojos tan redonditos. Pero ponlo bocarriba, y vers como ensea la luz del vientre, en su empeo por levantarse. Echmoslos todos en agua: mirad cunto les gusta baarse! –-Pero basta, ya vis, amiguitos mos, que en nuestra tierra hay cosas lindas de ver, hasta a oscuras, en una noche del mes de mayo Untitled-29 14/08/01, 13:36 121

PAGE 134

ESCRITOS EDUCATIVOS 122 \ 122 \ 122 \ 122 \ 122 \OTRA ADVERTENCIA SOBRE EL TRATO CON LOS CRIADOS Es de tal importancia este punto, amiguitos mos, para vuestra felicidad, que de intento quise de un principio reservar para artculo separado otros inconvenientes muy graves que se os siguen del trato con los criados Hablo de los asuntos que sirven de materia a sus conversaciones. Como ellos observan el gusto e inclinacin que sents todos vosotros en la tierna edad por los cuentos y particularmente por los cuentos maravillosos se aprovechan de esta inclinacin para entreteneros con el relato de mil patraas y especies increbles. As os hacen creer —como que an no tenis experiencia -– que hay hombres que se tragan culebras, que hay otros que desde lejos pueden con yerbas y otros arbitrios sobrenaturales hacer dao a sus semejantes, que hay algunos que no les quema el fuego, que hay otros que no se estrellan, si se echan de una torre abajo, y otras mil mentiras a este tenor. Asimismo os imbuyen en que andan cosas malas por los campos y edificios solitarios, y en que las almas de los muertos vuelven a la vida Todas estas cosas se os imprimen tanto ms fuertemente, cuanto que vuestro entendimiento est blando como la cera en tan corta edad; y por eso se suelen perpetuar hasta en los aos ms avanzados. En todos los tiempos es difcil empresa extirpar la mala semilla. Con tal conducta os causan dos daos muy principales: el primero criaros sumamente medrosos al punto de no atreverse a entrar muchos nios ya mayores en un cuarto a oscuras, por todo lo que hay en este mundo –-en lo cual tienen asimismo los criados un gran recurso para sacar cuanto quieren de vosotros–-, y el segundo es que, como os pervierten la cabeza con aquellas patraas, no sabis despus qu es lo que habis de creer y lo que no habis de creer. Yo, por mi parte, os digo que slo Dios es infalible; y as cuando l habla, siempre le debemos or; mas todo lo prodigioso que os cuenten los hombres es menester graduarlo y examinarlo mucho antes de pasar a creerlo. As cuando os digan que el fuego no quema debis contestar: “veamos, qu se hace para que no queme; pues algo ha de haber, aunque yo lo ignore”. Que los difuntos andan cobrando lo que se les debe No, que ellos no se levantarn de sus tumbas hasta no or la trompeta final. Esto es lo que me dice Dios; lo dems, mentiras de los hombres. La credulidad y las dudas que de ah nacen, os perjudicarn mucho en el discurso de vuestros estudios. As pues, huid, huid, tiernos vstagos de la especie humana, huid de un trato que os acarrea tantos inconvenientes; y venid al seno de vuestros padres y maestros a recibir un alimento digno de vuestra curiosidad, para que fortalecidos con el jugo de la sana doctrina, os alcis corpulentos y robustos como el cedro de nuestros campos, y no degeneris, fruncidos y dbiles, como las plantas mal regadas. Yo quiero Untitled-29 14/08/01, 13:36 122

PAGE 135

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 123 / 123 / 123 / 123 / 123 que seis animosos en vez de pusilnimes, sensatos en vez de preocupados, felices en lugar de desgraciados. Vosotros no podis saber todava hasta qu punto influirn en vuestra dicha o desdicha las ideas que mamis con la leche. Pero creedme, que ni mi amor ni la experiencia me dejan engaaros. Ellas son las que deciden para siempre de las inclinaciones de nuestra vida.DESCRIPCI"N DE UN BUEN MUCHACHO Un buen muchacho es respetuoso con sus padres, obediente a sus maestros, amable con sus compaeros, y atento y bien criado con todo el mundo. Es diligente en aprender su leccin, y se complace en hacer todo lo que es digno de alabanza. Se levanta temprano, se asea y pone decente, y hace sus oraciones. Si comete alguna falta, la confiesa y la siente; pero desprecia la mentira, aunque con ella pudiera encubrir su pecado. Gusta de or buenos consejos, los agradece a quienes se los da, y siempre est pronto a seguirlos. Jams jura, no pone nombres, ni usa de malas palabras con sus discpulos; nunca est impertinente ni enfadado, sino siempre contento y de buen humor. Tiene a menos robar o coger algo a sus compaeros, y ms bien sufrira l mismo un agravio, que causrselo a ninguno de ellos. Siempre est pronto a hacer lo que se le manda y a acordarse de lo que le han dicho. No es quimerista o pendenciero y huye de enredar y de hacer aquellas travesuras que acostumbran otros muchachos malcriados. De esta manera, llegar a ser el muchacho, cuando crezca, un hombre juicioso y respetado de todos cuanto le conozcan; vivir en el mundo con crdito y reputacin, y el da que muera, ser lamentado por todos sus amigos y conocidos.SALMO XIVQuin, oh Seor del cielo, Habitar contigo en tu morada? Quin desde el bajo suelo Subir a tu elevada Cumbre a descanso eterno reservada? El hombre sin mancilla, El varn justo, el que con franco pecho, De su fiel y sencilla Lealtad satisfecho, Manifiesta sin dolo lo que ha hecho. Untitled-29 14/08/01, 13:36 123

PAGE 136

ESCRITOS EDUCATIVOS 124 \ 124 \ 124 \ 124 \ 124 \ Que nunca a su vecino Da, ni cuando de l se murmuraba Con nimo mezquino Lo celebr: que honraba Al bueno, y al vicioso despreciaba. Que no engaa si jura, Ni vende por codicia al inocente, Ni conoce la usura, El que as obra y siente, Gozar de tu vista eternamente. ( Traduccin de Carvajal )FIN DEL PRIMER LIBRO Untitled-29 14/08/01, 13:36 124

PAGE 137

INSTRUCCIONES A LOS MAESTROS INSTRUCCIONES A LOS MAESTROS INSTRUCCIONES A LOS MAESTROS INSTRUCCIONES A LOS MAESTROS INSTRUCCIONES A LOS MAESTROS P P P P P ARA PRACTIC ARA PRACTIC ARA PRACTIC ARA PRACTIC ARA PRACTIC AR EL MTODO EXPLIC AR EL MTODO EXPLIC AR EL MTODO EXPLIC AR EL MTODO EXPLIC AR EL MTODO EXPLIC A A A A A TIV TIV TIV TIV TIV O O O O O(Manuscrito publicado en Cuba y Amrica junio 20 de 1900.)MTODO EXPLICATIVOCirca: 1833PGINAS INDITAS DE DON JOS DE LA LUZ Y CABALLERO1. Se preguntar a los alumnos la significacin de las palabras menos vulgares y a veces aun de las ms comunes. 2. Se les exigir tambin una definicin, la mejor posible, de las que ya conocen, pues suele ser muy difcil definir aquellas mismas palabras con que estamos bastante familiarizados. 3. Se les pedir la sustitucin de una palabra por otra, y con este motivo se les har ver que las palabras que parecen ms idnticas slo se acercan pero no se identifican ; en suma, as tocan que no hay ni puede haber verdaderos sinnimos. 4. Preguntar todas aquellas palabras que pertenecen a las mismas clases o especies subordinadas a un gnero. Por ejemplo: agua, mar, lago, laguna, ro, riachuelo, rada, torrente, arroyo, arroyuelo, fuente, manantial, pila, pozo, estanque, aljibe, cisterna, receptculo. 5. Exigirles la procedencia, derivaciones y composicin de las palabras. 6. Pedirles los calificativos o eptetos que ms suelen acompaar o caracterizar a los sustantivos. Ejemplo: el hombre, siendo racional, debe ser… juicioso dcil aplicado paciente moderado en una palabra, cuanto lo distingue y encumbre respecto del animal y le acerque ms a su divino origen. Otro ejemplo: la mesa, siendo destinada para varios usos tan frecuentes, debe ser cmoda, duradera, estar firme y asentada, limpia, desembarazada, ancha, larga o angosta segn el uso a que se le destine. 7. Ahora vienen, naturalmente, los contrastes. Exigirles muy particularmente todos aquellos eptetos que se contraponen o de alguna manera modifiquen la idea principal. Hacerles distinguir lo principal de lo accesorio lo absoluto de lo relativo dependiente o subordinado en los conceptos. Untitled-30 14/08/01, 13:37 125

PAGE 138

ESCRITOS EDUCATIVOS 126 \ 126 \ 126 \ 126 \ 126 \ 9. Luego que estn algo duchos en este anlisis de las palabras con el fuego graneado de las preguntas, se les pide el sentido de una oracin simple, despus de un perodo complicado y luego el de un prrafo, hasta llegar gradualmente a exigirles la sustancia de todo un captulo que lean u oigan, pues deben tambin ejercitar solos, indistintamente, en estos dos medios de adquisicin. 10. De lo dicho se infiere que no puede siempre prescribirse un orden invariable y mecnico, por decirlo as, a este gnero de ejercicios, pues el uso de un resorte o medio ms que de otro, depende del estado de la clase y de las relaciones eclcticas que se suscitan instantneamente entre el maestro y el discpulo, pudiendo afirmar que nunca se siente ms profundamente la verdad de aquella mxima “Las escuelas han el maestro”. 11. Infirese, asimismo, que no es indiferencia en la eleccin de texto para practicar el mtodo explicativo pues si bien es verdad que, gracias al mtodo, de cualquier libro puede sacarse partido, media una inmensa distancia, sobre todo respecto de los principiantes, entre ese libro cualquiera y un curso de lectura graduada dispuesto expresamente para el caso. La confusin en el espritu del alumno depende muy a menudo, ms bien de la falta de escalones para subir que del defecto de sus potencias para comprender. Esto se nota muy especialmente en la enseanza de las matemticas, por ser una ciencia cuya alma se cifra en la rigurosa y escalonada deduccin fuera de que tratndose en el mtodo explicativo muy eficazmente de sacudir la natural pereza de los alumnos, inspirndoles gusto por los conocimientos, se ha de alcanzar mejor el fin propuesto proporcionndoles un pbulo arreglado de su capacidad, que estimula y fomenta sus facultades, poniendo en movimiento todo el teclado y aprovechndose de la ocasin –-que es el alma del mtodo explicativo –para comunicarles insensiblemente y sin aparato un sinnmero de nociones tiles. Por eso se obtiene gran provecho de las historias bblicas y de los trozos extractados de las ciencias naturales 12. De donde resulta igualmente que de lo ms perceptible se eleva el espritu del alumno a la contemplacin de las ms altas y recnditas consideraciones en el orden moral y religioso, volvindose, con tan saludable disciplina, prolijo observador y pensador profundo. 13. Dotes que alcanzar en mayor grado una vez que se dedique a la composicin Pero este ramo es tan importante que requiere sus instrucciones por cuaderno por separado, que no tardaremos en extender. La composicin es la corona de la explicacin, y ambas de consuno nos aseguran el dominio de la lengua nativa. As que por medio del mtodo explicativo llegamos a poseer materiales instrumentos y ejercicios para pensar. Y qu mejor preparacin para las ciencias y para la vida? Pero las ventajas de la explicacin tampoco pueden tocarse por incidencia ahora si Untitled-30 14/08/01, 13:37 126

PAGE 139

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 127 / 127 / 127 / 127 / 127 tratamos de dar instrucciones para su ejercicio, y as hemos puesto el mayor cuidado en la sencillez al redactarlos; mas cuando el preceptor se haya empapado de las ventajas, entonces habr completado sus instrucciones 14. ltimamente, se infiere de todo que el profesor debe haber estudiado y estudiar mucho para el gran desempeo de una clase de esta naturaleza. Yo aconsejara, pues, que diariamente se preparase de antemano a lo menos un prrafo sobre el que hubiese de recaer principalmente el ejercicio de la clase, sin perjuicio de lo que se haga ocasionalmente y ms a la ligera; pero ese prrafo desentraarlo, atravesarlo, descomponerlo y recomponerlo, en una palabra, dominarlo. Y he aqu el carcter del principio vital. Obliga al tronco a nutrirse de las races para poder alimentar las ramas y asegurar el fruto, y si el maestro hace a los discpulos, aqu los discpulos hacen al maestro. Mientras, para practicar, los diversos ejercicios especificados en las anteriores instrucciones sobre el mtodo explicativo Para proceder gradualmente comencemos por el prrafo del artculo que principia: “Dios manda salir el Sol y le manda ponerse”. Sobre este pasaje le harn al nio algunas preguntas por el tenor siguiente: Quin manda salir el Sol? Qu significa salir el Sol? Por dnde sale? Cundo sale? Qu ocasiona su salida? Quin le manda ponerse? Cundo y dnde se pone? Qu produce su puesta? Qu se entiende por roco? Qu significa suelo? Cundo se viste de hojas el rbol? Qu quiere decir marchitare las hojas? Qu queda al rbol desnudo? Cundo sucede esto? Qu son la nieve, el hielo y el granizo? Cul es su causa? Quin hace venir el fro? Qu es lo que hace derretir la nieve, el hielo y el granizo? Quin enva el calor? Qu se entiende por la voz calma ? Y qu se da a entender cuando decimos “El pone una muralla al mar”? Aqu podemos observar de paso la facilidad con que los nios llegan a entender y saborear las expresiones figuradas, mucho antes que lo que naturalmente imaginaramos. Una vez terminado el pasaje, puede preguntarse al discpulo: Quin hace todas las cosas que acabas de leer? Y qu piensas de un ser que puede formar todas esas cosas y que es tan sabio y tan bueno que las hace? Debe advertirse, sin embargo, que las preguntas no han de hacerse precisamente bajo una misma forma determinada, sino que han de variarse segn las respuestas obtenidas. En nada puede brillar tanto la pericia del maestro como en el tino de adaptar las preguntas a las respuestas. 2 Sobre la historia de Can y Abel pueden hacerse algunas preguntas enlazadas con el artculo que le precede sobre Adn y Eva, por el estilo siguiente: Quin fue el primer hombre? Quin la primera mujer? A quin tuvo Adn por esposa? Quin fue marido de Eva? Cuntos hijos tuvo Adn? Y aqu puede hacerse mencin de Seth, aunque no se hable de Untitled-30 14/08/01, 13:37 127

PAGE 140

ESCRITOS EDUCATIVOS 128 \ 128 \ 128 \ 128 \ 128 \ l en el libreto de lectura, sirviendo esto de ejemplo de otro rasgo caracterstico del sistema explicativo, conviene saber aquella instruccin colateral que por incidente se da a los alumnos. Quin fue su madre? Cules fueron los hermanos de Can? Y cules los de Abel? Y los de Seth? Qu clase de hombre ese Can? Y cmo era Abel? Qu hizo Can? Por qu lo hizo? Por qu el Seor am a Abel? Qu significan las expresiones envidia odio ?, con la observacin final qu nos ensea esto? 3 Sobre la historia de Abraham Dnde naci Abraham? Quin era su padre? Y quin su mujer? Permaneci constantemente en Ur? Por qu se fue de all? Le prometi Dios algo cuando se march? Cul fue la promesa? Quin sali de Ur junto con l? Adnde fue primero Abraham al salir de Ur? Cunto tiempo estuvo all? Y dnde fue despus? Quin fue con l a Canaan? Y no fue Sara tambin? Por qu no? Fue Lot a Canaan con su pariente? Sigui viviendo con Abraham en lo sucesivo? Por qu no? Qu quiere decir rina ? Qu dijo l? Qu lugar escogi Lot? Qu significa llanura ? Por qu se llama llanura del Jordn ? Por qu prefiri Lot ese punto? Y vivi en el campo o en la ciudad? En qu ciudad o pueblo? Cul fue la primer cosa notable que le sucedi all? Quin le hizo prisionero? Quin vino a socorrerle? Cmo supo Abraham que Lot estaba en peligro? Qu hizo al saberlo? Qu trajo Abraham de retorno? Quin se encontr con l cuando volva? Era el rey de Salom algo ms que rey? Qu le di Abraham? Tom Abraham alguna cosa para s? Se la ofreci alguien? Quin? Y l qu contest? Qu otra cosa notable sucede despus en Sodoma? Quin supo primero que esto haba de acontecer? Por qu fue Abraham tan favorecido? Qu hizo al saberlo? Qu respondi el Seor? Y se encontraron los diez juntos? Qu result de all? Quin se salv? De aqu pasaremos a dar muestras en cuyas preguntas se exija al discpulo el sentido de cada sentencia. Para mejor comprender o penetrar la ndole y tendencia del mtodo explicativo convendra sobremanera llamar la atencin sobre los puntos siguientes: Cuatro son los objetos que se propone alcanzar este mtodo: 1, hacer ms fcil y agradable la adquisicin del arte mecnico de la lectura; 2, aprovechar, de paso, la doctrina contenida en cada pasaje especial que se lea; 3, comunicar al discpulo, por medio de un anlisis minucioso del pasaje en cuestin, gran soltura y propiedad en el manejo de su idioma; 4, por ltimo fin, impartir a su entendimiento, por esta especie de gimnstica, hbitos preciosos de atencin y examen que le harn apto para todo gnero de estudio que en lo sucesivo emprendiere. Hagamos palpar estas ventajas con algunas breves consideraciones y oportunos ejemplos. As como en el anlisis gramatical ningn buen maestro se dara por satisfecho con examinar a su alumno sobre construccin del perodo proUntitled-30 14/08/01, 13:37 128

PAGE 141

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 129 / 129 / 129 / 129 / 129 puesto tal como est y hacerle repetir las reglas correspondientes, sino tambin le exigira indicar las variaciones que habra de sufrir en ciertas circunstancias dadas; de la misma manera en el ramo que estamos tratando no considerar bastante que el nio, por el contexto o por cualquier otro medio, tenga una idea general de la significacin de todo el pasaje, sino que al mismo tiempo, con la mira siempre en lo futuro, llamar su atencin sobre la energa y propiedad de los trminos particulares empleados, e igualmente algunos casos, por lo menos, acerca de sus races, de sus derivados y compuestos. Supongamos que leyendo haya tropezado el nio con la expresin recurso improcedente ; bastara, sin duda, para hacrsela entender, el que se le dijera que el medio propuesto no vena arreglado, pero ¡cunto distara esto del objeto que tenemos de la mira! De esa manera no recibira el nio una idea clara ni de la palabra recurso ni menos del epteto improcedente siendo ms que probable que la primera vez que volviese a ocurrir dicha expresin u otros vocablos de la misma raz, se vera perplejo como al principio. Empero llmese a las tres partes de que se compone la palabra improcedente a saber, im-pro-cedente; pregntesele la significacin de la slaba in en composicin y que indique (o en caso necesario indicarle) otras voces en que tenga este valor de negativa (como impropio inculto indecoroso ), y si alcanza el tiempo, cualesquiera otras que produzcan el mismo efecto, como son todas las modificaciones de in esto es, ig il im ir y tambin de des ex con sus ejemplos, como ignorante, ignominia, ilcito, ileso, imbcil, imberbe, irritar, irrupcin, discantar, disonancia, desbarrar, despropsito, decapitar, deponer, exhumar, exheredar, etctera. Investguese en seguida el valor de la slaba pro y pre en composicin, e ilstrese con ejemplos, tales como promover, prematura, procrear, previo. Examnese del mismo modo la palabra ceder y habindose manifestado qu composicin generalmente significa ir, pregntese el significado de sus varios compuestos, preceder, retroceder etctera De esta manera adquirir el alumno una impresin mucho ms distinta y duradera del valor de la palabra de que se trata, sino tambin de la clase para una gran variedad de vocablos, estando dispuesto a practicar este ejercicio mucho ms grato y satisfactoriamente del modo que recomendamos, que no exigindole un vocabulario en forma de tarea. Y sabemos por experiencia que doquiera se ha introducido semejante prctica, es mirada por los nios como una carga fastidiosa. Siendo la propuesta, todo lo contrario, una verdadera diversin. Esta hace una impresin fuerte y permanente en el nimo de los nios bajo la disciplina de aqulla, la instruccin se desea comunicar suele adquirirse meramente como tarea del da y borrarse con la del subsecuente. Verdad es que no ser posible el detenerse en cada palabra con la misma prolijidad que hemos manifestado en los ejemplos Untitled-30 14/08/01, 13:37 129

PAGE 142

ESCRITOS EDUCATIVOS 130 \ 130 \ 130 \ 130 \ 130 \ propuestos. Por eso advertimos en uno de los artculos de la presente instruccin que deba destinarse un prrafo especialmente para el caso, y una parte del tiempo para examinarlo, por lo cual, dadas aquellas explicaciones indispensables para la recta inteligencia del pasaje, slo se practicarn ejercicios ms minuciosos si lo permitiere el tiempo destinado. As, cuando se hace el anlisis o el rgimen gramatical, no siempre es necesario examinar palabra por palabra, tampoco lo ha de ser que en el sistema explicativo no perdonemos ninguna; una sola sentencia bien desempeada podr ser el mejor auxilio al estudiante en sus ulteriores tareas, fuera de que la palabra o concepto que no cae en un da, ya le tocar otro. Ejercicio sobre el prrafo siguiente: La historia de Abraham, de la cual habis ledo parte en nuestro librito, es de aquellas que habis de leer con gran esmero. “Este santo varn”, en quien haban de ser bendecidas todas las naciones de la tierra, “recibe a cada paso en la sagrada Biblia el ms elevado de todos los ttulos: amigo de Dios”, y se nos ofrece como un modelo digno de imitacin para todo el pueblo de Dios. “As que debis estudiar bien su vida y empearos en seguir su ejemplo, si queris tambin tener a Dios por amigo”. Sobre este pasaje se le preguntar como sigue: Qu quiere decir historia? Y qu significa leer con esmero? Qu es un santo varn? De quin se habla aqu cuando decimos este santo hombre? Cmo habrn de ser benditas en Abraham todas las naciones de la tierra? Jesucristo era hijo de Abraham del mismo modo que Toas e Ismael? Qu quiere decir descendiente? Qu es la Biblia? Qu significa repetidamente? Qu quiere decir ttulo? Cul era el ttulo que se daba a Abraham? Qu significa modelo? Quin es el pueblo de Dios? Qu quiere decir estudiar bien la vida de Abraham? Y qu seguir su ejemplo? Cmo podremos tener a Dios como amigo? Seguir para ltima muestra la siguiente descripcin de la Suiza extractada de una obra de Mrs. Welpefield, escrita expresamente para los nios.SUIZA Cmo podr yo describiros, amiguitos mos, la gran variedad de las portentosas y romnticas perspectivas que hemos gozado desde que pusimos el pie en Suiza? Esas vistas encantadoras estn interrumpidas por montaas, cuyas nevadas cabezas parecen remontarse hasta los cielos, rocas escarpadas y tremendos precipicios, con espumosos torrentes que se despean de las grietas abiertas en sus laderas, deliciosamente contrastadas con bellsimos valles adornados de abetales y castaales y lagos cristalinos, corrientes aguas, rpidas cataratas y atrevidos puentes que en un solo arco abrazan roca con roca en sorprendente anchura. Las partes cultivadas de las montaas estn cubiertas de pueblecitos y salpicadas de chozas cuyo interior es tan cmodo, tan limpio, tan Untitled-30 14/08/01, 13:37 130

PAGE 143

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 131 / 131 / 131 / 131 / 131 anegloso que yo me quedara vivir en una de ellas si no fuera por el temor de ser arrebatado por esas enormes masas de nieve (los abalambes o palutes) que suelen precipitarse de las cumbres de las montaas y arrastrar con cuanto se les pone delante. Si trepis a las cimas de estas elevadas cordilleras experimentaris todas las estaciones del ao en el mismo da. Ledo el trozo propuesto, se les exigir, desde luego, recapitular a su modo y en el lenguaje suyo, la sustancia de lo que han ledo y presentar los rasgos caractersticos del paisaje de Suiza. El interior de la morada de los aldeanos, los peligros especiales a los que estn expuestos, las variedades del clima y sus causas, mencionando cualquier otra escena, lo que les toque ms de cerca, como v.g., la descripcin de la Sierra Maestra, de Cuba, cuyo clima es comparable al de las zonas templadas ...cuando hasta chimeneas sus moradores. Mas como el objeto de leer el prrafo en la clase no es meramente el de comunicarles la instruccin que directamente arroja, por interesante que de suyo sea, sino como en todo cuanto leen, muy principalmente el de familiarizarles con su idioma nativo, hacindole servir de vehculo para impartirles conocimientos generales, y como de campo para exa. las sobre lo que se les ha enseado anteriormente; por todas estas razones sera del caso requerirlos a que contesten algunas preguntas por el estilo de la siguiente, o al menos de aquellas que no estn al cabo todava, a las que permite el tiempo destinado para este examen. Cules son los confines de la Suiza? Cuntos sus cantones? (su existencia, etctera). Cul es la significacin literal de la palabra describir? Qu significa la primera parte de dicha palabra? Podris darme algunos ejemplos ms de esa slaba con la misma significacin? (tales como descender desvirtuar deprimir degradar etctera). Qu significa el trmino scribir ? Podris decirme algunos de sus compuestos y su significacin? (aqu mencionar y explicar el alumno las voces inscribir conscribir adscribir etctera). Qu quiere decir variedad? De qu verbo sale? Qu otras voces se derivan del mismo verbo? Qu quiere decir romntico? De dnde se deriva? Qu cosa es una perspectiva? Qu diferencia hay entre perspectiva y prospecto? Qu indica la slaba per ? Algn otro ejemplo de ella ( perspicaz percepcin perdurable pernoctar etctera) Y qu significa pro ? Vengan ejemplos: progreso, proyecto, proscenio, propenso. Qu denota la terminacin specto ? Veamos algunas otras de la misma raz (aspecto, retrospecto, circunspecto, etctera). Qu palabra equivale a la expresin “lo que puede verse”? Y su compuesto? Qu diferencia entre una montaa y un collado? Cmo llamis al habitante de las montaas? Qu adjetivo sale de montaa? Seale usted algunas principales de Suiza. Qu otro nombre se da a las cimas de las montaas? Qu son rocas escarpadas? Y qu preUntitled-30 14/08/01, 13:37 131

PAGE 144

ESCRITOS EDUCATIVOS 132 \ 132 \ 132 \ 132 \ 132 \ cipicios? Conocis otras voces derivadas de la propia raz? Qu son los torrentes y grutas? Qu significa entrelazado? Y qu interrumpido? Qu significa la primera parte de esta palabra? Ejemplos en composiciones como intervalo interregno interponer interceder Ejemplos entre entrepuente entrecortar entreacto entrerrengln Qu quiere decir valles? A qu se contrasta? Vengan palabras derivadas del adjetivo bello. Qu son lagos? Sealad algunos lagos principales en la Suiza y en el resto de la Europa, describiendo su situacin respectiva. Indiquen igualmente algunos de los ros principales. Qu son cataratas? Cul es la significacin literal de la palabra estenderse? (antes se escriba ex). Otros ejemplos en composiciones extractar, extraer, expeler? Y qu significa la ltima parte? Otros compuestos de estender como distender, pretender, contender. Con qu palabra se designa el arte de cultivar los campos? Y el de cultivar los jardines? Qu son aldeas? Cmo se llaman sus habitantes? Cmo se llama... reunin de casas menor que una aldea? Qu quiere decir chozas esparcidas? Hay alguna diferencia entre choza y cabaa? Podis expresar el interior de las chozas de alguna otra manera? Y basta de muestras de ejercicios.FUNDAMENTACI"N DEL MTODO EXPLICATIVO1 1.Ttulo de Roberto Agramonte. Anotaciones de Luz Extracto de varios autores: no se trta de ser original, sino til del mejor modo posible.Este librito, impreso desde principios de 1833, sale por fin a la luz, y es el primero de una serie de lecturas graduadas que se propuso publicar el autor con el fin de facilitar la plantificacin del Mtodo explicativo en las escuelas primarias, sacando todo el partido posible de tan precioso instrumento que a la sazn acaba de introducirse en el Colegio de Carraguao. Era la mente del autor llevar a tal punto las consecuencias de este mtodo que con sus libritos no necesitasen los alumnos ms texto de lectura hasta su salida del instituto por grados para formarles el gusto y servirles para la composicin .Podr estar ms claro: adrede. En cualquier libro se puede entablar el sistema; pero ms particularmente en los compuestos al mtodo con narraciones bblicas y rasgos tomados de las ciencias naturales. Los nios quieren ms por una especie de instinto, atinaba yo...2. Untitled-30 14/08/01, 13:37 132

PAGE 145

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 133 / 133 / 133 / 133 / 133 La moral amenizada y salteada para predicarla mejor. 3.Evitar la ligereza de otras obras. Para este gnero, lo interior ms que lo exterior: la escuela inglesa y francesa.Muchas veces utilizar las mximas y principios que resultan del examen de un objeto natural de los pasajes bblicos. Esto los acostumbra a horadar, a profundizar, a ver en cada cosa algo ms que la superficie. Hacerles conocer nuestras cosas y nuestros hombres, y sobre todo aquellos a quienes ms deben y debe el pas. Conocimientos tiles, despertarles el gusto por ellos. No quera publicar slo el 1, as por la urgencia con que ya los nios pedan el 2 apenas ledo el 1, por su misma facilidad en ser entendido, como por mi deseo de que el pblico en obsequio no mo, sino del mismo plan, se penetrara de hasta qu punto tiraba mi reforma. Mejorar las costumbres del pas —y as en mis manos la educacin se hace un medio, no un fin. En suma, no era mi nimo instruir a los nios por que supiesen ms, sino que supiesen ms para ser mejores. Casi todo el 2o. tomo, que debe ser el doble del primero y en todo ms pequeo, est escrito tambin desde 1833 y aun impreso el primer pliego. En circunstancias que invadi el clera morbo, que todo vino a paralizarlo, no slo enfermando materialmente a los operarios, sino llamando la atencin del mismo autor a otros trabajos sobre la influencia misma de la epidemia. Despus se llen el autor de nuevas ocupaciones, as en el mismo colegio y 4. 7. 9. 5. 8. 6. 10. 11. 12. Untitled-30 14/08/01, 13:37 133

PAGE 146

ESCRITOS EDUCATIVOS 134 \ 134 \ 134 \ 134 \ 134 \ como en otros negocios pblicos que apenas le dejaban el necesario tiempo de descanso, y as incesantemente, sin desistir de su empresa, fue postergando su realizacin, que contribuy tambin eficazmente al hallarse llena la ms urgente necesidad, que era la de un libro propio para los nios ms tiernos con su primer tomito, que desde luego comenz a usarse en las clases, y aun el 2, as manuscrito como estaba, se emple tambin en ellas con bastante fruto. As estos libritos salen a la luz despus de pasar por el mejor crisol. Porque es de advertir que en mi concepto y en el de los inteligentes, lo que ms falta haca era este primer librito; pudiendo suplirse las clases ms adelantadascon otras obras harto conocidasque, aunque no llenasen completamente el objeto, se acercaban a l mucho ms que no los de la 1. clase. Los libritos destinados a la infancia o compuestos meramente de mximas morales, y por consiguiente ridos, fastidiosos y hasta ininteligibles para los nios, y otros harto ligeros. Yo me propuse amenizar para alcanzar mejor el fin de la moral y por medio de narrar y exhortar, revivir el resorte harto laxo de la religin entre nosotros. Despus, mis males de tres aos y nuevos ejercicios. Al fin he vivido para ver adoptado con generalidad el mtodo explicativo y aunque esto me exime de detenerme a demostrar su utilidad, mayormente cuando desde su introduccin procur ponerle bien en concepto del pblico, como puede verse en varios papeles mos de aquella poca, no debe eximirse de indicar, como me propuseRegalando ms de 300 ejemplares a algunos establecimientos y amigos.14. 15. 16. 13.Una especie de apostolado. Untitled-30 14/08/01, 13:37 134

PAGE 147

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 135 / 135 / 135 / 135 / 135 desde un principio, como paso indispensable, el modo de sacar todo el partido posible de semejante mtodo. Mucho ms entre nosotros, donde si bien se ha entendido por alguno el mtodo, ha habido quien ha hecho aprender de coro las preguntas y respuestas a los alumnos, para presentarlos a examen; prueba evidente de lo mucho que vale el sistema—as como se ha dicho que la “hipocresa es un homenaje rendido a la virtud”. No se me tache de minucioso por la prolijidad en que voy a entrar; es tan indispensable cuanto que me parece lo menos que debe decirse para lograr el objeto que me propongo. Represe en las dilatadsimas y repetidas instrucciones por este gnero de Mr. Wood, el introductor del mtodo a los maestros de su pas, y eso que escribe en Escocia, pas clsico para todas las materias, y singularmente para educacin. Represe que el mismo sistema de indicar el modo de preguntar se ha reproducido en los Anales de Educacin de los EE.UU., pas clebre en puntos de enseanza primaria. En fin, baste decir que mucho queda sin decir, y que aun lo que dir no es ms que lo comunicado a un hombre muy inteligente en la materia, el doctor Carpegna, en un informe que dio el autor a la Sociedad Patritica sobre varios papeles en 1835. (Copia del segundo pliego.) Al cabo de cinco aos de impreso, sale por fin a la luz pblica este librito, y es el primero de una serie de lecturas graduadas que se propuso publicar el autor con el fin de sacar todo el partido posible del mtodo de la explicacin que acababa de introducirse por entonces en el Colegio de Carraguao. Verdad es que cualquier texto puede servir de terreno para entablar el sistema explicativo; pero nunca podr ste hacer progresos Untitled-30 14/08/01, 13:37 135

PAGE 148

ESCRITOS EDUCATIVOS 136 \ 136 \ 136 \ 136 \ 136 \ tan fciles y prodigiosos como cuando se ejercita en libros compuestos de intento, en que se apela a aquellos resortes que ms seguramente afianzan la atencin de la primera edad: para lo cual es necesario atender tanto a la forma cuanto al fondo. Era la mente del autor formar una coleccin de 4 a 5 volmenes que sirviese al alumno de texto de lectura, partiendo desde el mismo abecedario y que le fuese acompaando como por escalones hasta llegar a la clase superior de Composicin; obra que le inspirase a un tiempo el gusto por lo bueno y por lo bello; y en la que hallndose variados pasajes tomados de las ciencias naturales y de los procedimientos de las artes, se presentasen frecuentes ocasiones de picar la curiosidad, infundir el espritu de la observacin, ejercitar la memoria, aguzar el ingenio y formar el juicio; y todo ello encaminado a formar su corazn por medio de los ms puros principios de la moral evanglica; pues a mis ojos y en mis manos la instruccin no es el fin sino el medio de la educacin, cuyo santo objeto es hacer a los hombres ms sabios, para hacerlos ms hombres. Dos escollos quise evitar en la composicin de mi libro: propsome que fuera grato sin ligereza y grave sin fastidio: trat siempre de dar ms importancia a lo interior que a lo de fuera; al corazn ms que a los modales, no queriendo formar de mis alumnos unos entes ceremoniosos sin sustancia, que es el resultado a que precisamente llega ese espritu que se advierte en muchos de los libros destinados a la primera edad. Norabuena que se haga palpar a los alumnos las ventajas de las dotes exteriores para el trato social; porque ellas realzan las internas, de que son el ms propio barniz; pero llvese el primer lugar lo que realmente lo merece —es lo primero: el brillo es tanto mayor y duradero cuanto ms slido es el diamante. No me cansar de repetir que aspiramos a formar hombres y no farsantes El otro inconveniente conque suele tropezarse... 2(Copia de la hoja suelta.) Este librito, impreso desde principios de 1833, es el primero de una serie de lecturas graduadas que se propuso publicar el autor con el fin de sacar todo el partido posible del sistema explicativo que a la sazn acababa de introducirse en el Colegio de Carraguao. El fundado temor de que por esta primera piedra no pudiese juzgar plenamente el pblico sensato del plan y desarrollo de todo el edificio, unido a la experiencia de que los nios, comprendiendo con facilidad estas primeras lecciones, a rengln seguido pedan ms y ms alimento as condimentado, fueron motivos harto poderosos para hacerme aguardar por lo menos la impresin del 2. 2. Interrumpido el Manuscrito. (Roberto Agramonte.) Untitled-30 14/08/01, 13:37 136

PAGE 149

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 137 / 137 / 137 / 137 / 137 tomito antes de salir a la luz pblica con mi texto para el mtodo explicativo. En tales circunstancias vino el azote del clera morbo a paralizar toda empresa, invadiendo con tal furor entre los operarios de esta imprenta, que apenas quedaron en pie los cajistas suficientes, bastantes para llenar la atencin preferente del Diario de Gobierno, y este clera tan espantable como misterioso, arrebatando las mentes a su contemplacin y estudio, vino a ser nueva rmora para esta obra, por haber empeado a su autor en otros trabajos e investigaciones que quitaban el tiempo para desempear su primer propsito. Vueltas despus las cosas a su andar ordinario, aumentaron sobre sus hombros las atenciones... 3 3. Interrumpido el Manuscrito. (Roberto Agramonte.) 4. Mayo 13 de 1835 (n. de Luz)CONTIENENUEVO MANUAL DE ESCUELAS PRIMARIAS, NUEVO MANUAL DE ESCUELAS PRIMARIAS, NUEVO MANUAL DE ESCUELAS PRIMARIAS, NUEVO MANUAL DE ESCUELAS PRIMARIAS, NUEVO MANUAL DE ESCUELAS PRIMARIAS, MEDIAS Y NORMALES, O SEA, GUA COMPLET MEDIAS Y NORMALES, O SEA, GUA COMPLET MEDIAS Y NORMALES, O SEA, GUA COMPLET MEDIAS Y NORMALES, O SEA, GUA COMPLET MEDIAS Y NORMALES, O SEA, GUA COMPLET A A A A A P P P P P ARA LOS MAESTROS DE AMB ARA LOS MAESTROS DE AMB ARA LOS MAESTROS DE AMB ARA LOS MAESTROS DE AMB ARA LOS MAESTROS DE AMB OS SEX OS SEX OS SEX OS SEX OS SEX OS OS OS OS OS 1 Exposicin de los principios y mtodos de instruccin en todos sus grados. 2 Noticias de catlogos para la formacin de bibliotecas populares. 3 Las leyes, circulares y reglamentos de la autoridad acerca de la enseanza. 4 Idea de planos para la construccin de casas para escuelas y distribucin de piezas para las clases. Por un miembro de la Universidad y revisado por M. Matter Inspector General de Estudios. Con dos lminas. Pars 1834. 4INTRODUCCI"N Por fin la instruccin y la educacin popular, pues son cosas inseparables, van a recibir en Francia la extensin que ya ha alcanzado en otros pases y que aguardaban entre nosotros ha ms de cuarenta aos. La opinin y la autoridad de consuno quieren que los estudios tengan todo el ensanche de que son susceptibles, y est visto que ya no nos quedamos en proyectos; nos hemos fijado en lo que se ha de hacer, y la ejecucin podr muy bien ser rpida, las circunstancias favorecen esta idea universal, y los Untitled-30 14/08/01, 13:37 137

PAGE 150

ESCRITOS EDUCATIVOS 138 \ 138 \ 138 \ 138 \ 138 \ nicos estorbos que an pueden oponrsele son todos de un carcter material. Semejantes dificultades son de gran tamao sin duda, pues en muchas partes se carece de los recursos necesarios; entre los 38 149 concejos ( communes ) del reino hay un crecido nmero privados de escuelas; en muchas comarcas prevalece todava la enseanza individual; las escuelas mutuas estn muy poco difundidas; las de primer grado se hallan en corto nmero en varias academias; y las normales ya en ejercicio no bastan todava para cubrir todo lo que se necesita, siendo preciso que pase algn tiempo para lograr resultados ms satisfactorios. Pero cuando se contempla lo que se ha hecho de 15 aos a esta parte, lo que se ha hecho particularmente en los ltimos aos y hasta en los ltimos meses que acaban de transcurrir, estamos autorizados para creer que no andan muy lejos los beneficios resultantes de un rpido progreso. La opinin pblica los reclama con ardor; y si no hay cosa que honre tanto a los pueblos como la pasin por el bien, tampoco no hay nada ms poderoso que ella misma para llevarle a cabo. En la actualidad se levantan nuevos planteles por todas partes: las escuelas medias, industriales y especiales se multiplican velozmente, merced al valimiento de que gozan para con la opinin, y a la utilidad que proporciona a la generacin que se va formando a nuestra vista. Acaso se debilitar la enseanza literaria, la de los colegios y universidades; pero si ste es un mal efectivo, tambin habr de ser pasajero: con la libertad que tiene cada cual, todos se darn su lugar sin menoscabo ninguno. Otro es el gran inconveniente que hay que temer, y consiste en los ensayos malogrados. Las escuelas medias que acaban de intercalarse entre la instruccin clsica y la enseanza primaria, son instituciones enteramente nuevas para la mayor parte de los lugares donde se han establecido. As es que se concebirn de un modo muy diverso en cada punto; se establecern imperfectamente; y todo dificultar o imposibilitar el buen resultado; faltarn maestros donde tal vez sobren instituciones; y en otras partes carecern de ellas hasta los buenos maestros. Si estos temores son fundados, y no pueden dejar de serlo, es de suma importancia que en unas instrucciones claras y terminantes se ofrezca el fruto de la experiencia a los preceptores y pueblos que acometan la empresa. Tenemos ya excelentes obras acerca de la instruccin primaria, sobre los mtodos de enseanza y los principios de educacin; unas ms propias para guiar a los maestros, otras ms bien dirigidas a los padres de familia y a los celadores de escuela; y algunas tambin destinadas especialmente a enterarnos de los reglamentos y ordenanzas que dicen relacin con la materia. Si estos documentos y prontuarios dejan todava algo que desear, dbese atribuir a su anterioridad a las novsimas y mejor logradas innovaciones. He aqu el vaco que acaba de llenar el autor del presente volumen, comprendiendo en sus lecciones cuanto puede interesar a la instruccin Untitled-30 14/08/01, 13:37 138

PAGE 151

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 139 / 139 / 139 / 139 / 139 popular y a toda clase de establecimiento de este gnero, desde la sala de asilo hasta la escuela de artes, combinando siempre con los mejores principios de educacin los mtodos ms experimentados. En efecto, la enseanza primaria, tal cual se entenda poco ha, sera hoy una cosa vaca de sentido, incapaz de llenar los deseos de persona alguna. Leer, escribir y contar, que era el pice de instruccin a que llegaban los ramos de las escuelas elementales, seran el da de hoy conocimientos sin objeto ni utilidad real y verdadera porque distaran mucho todava de satisfacer las ms vulgares exigencias. El labrador pide de juro algunas nociones de cultivo, el artesano las reclama de industria y todo el mundo est de acuerdo en la necesidad de agregar ciertas noticias de higiene, de geografa, de agricultura y de diseo. Pero por ms que se ensanchase la esfera de los conocimientos populares, se habra hecho muy poco en obsequio de la actual juventud, si se descuidase su educacin propiamente dicha, o sea, la educacin moral y religiosa. Cuando las opiniones estuvieran todas acordes, cuando fuesen inalterables, entonces sera fcil dirigir este ramo de la educacin popular por medio de cnones fijos y eficaces. La moralidad pblica se halla hoy privada en parte de tan firmes apoyos; y por lo mismo debemos infundir a la juventud aquellos hbitos de cordura y de orden que vienen a ser a un tiempo virtudes morales y virtudes cvicas. Estas consideraciones han movido al autor a extender cuanto es posible la idea de educacin popular, y nosotros no podemos menos que aprobarle el que haya dado una importancia especial a la educacin propiamente dicha, dndosela a los estudios religiosos y morales. Nuestra civilizacin, a lo que parece, ha llegado a aquel punto de madurez que reclama para el pueblo una instruccin completa y una educacin bien cimentada: venturosas las naciones para quienes las luces, despus de haber sido un objeto de lujo en algunas clases elevadas, se convierten al cabo en un alimento de primera necesidad para todos sus moradores. En una obra que debe contribuir a los progresos de la educacin pblica, a la ms extensa propagacin de los estudios populares, era de suma entidad definir bien la instruccin y la educacin; sealar de un modo preciso los conocimientos y prendas que se exigen para dirigirse como es debido; deslindar lo que reclama el siglo segn las diferentes clases de la sociedad y las diversas carreras que le estn abiertas e indicar por ltimo todos los gneros de establecimientos, cuya fundacin es necesaria para satisfacer las urgencias de todas y de cada una. Esto era menester, y esto ha hecho el autor del presente opsculo. Sin embargo de todo, ni la mejor organizacin posible de las escuelas, ni le eleccin de los mtodos ms ventajosos bastan por s solos para hacer medrar la instruccin popular: es necesario atender muy especialmente Untitled-30 14/08/01, 13:37 139

PAGE 152

ESCRITOS EDUCATIVOS 140 \ 140 \ 140 \ 140 \ 140 \ cuanto sea relativo a la direccin progresiva y buena vigilancia de la enseanza; y as lo ha inculcado el autor, esforzndose en excitar al mismo tiempo y del mismo modo el celo de los maestros y el de las autoridades, dando a unos y a otros los consejos ms adecuados para asegurar el xito de una educacin verdaderamente nacional. Primeramente establecer ciertos principios generales de educacin e instruccin; en seguida tratar de las materias de enseanza, luego de los mtodos, de la disciplina, despus de las diversas clases de escuelas, de su organizacin, de los medios de lograr una buena direccin, la mejor vigilancia y progresos no interrumpidos. Mas como no es dable alcanzar este objeto sin los requisitos necesarios, ha tenido a bien el autor agregar algunos datos para la formacin de bibliotecas populares de varias especies, y que conviene clasificar en bibliotecas para preceptores, bibliotecas para alumnos ms adelantados y bibliotecas para adultos. Finalmente, con la mira de acompaar siempre la teora y los principios con los medios de aplicacin, se han aadido en sus lugares respectivos, los planos, programas y reglamentos necesarios para planificar con suceso. He aqu un testimonio que nos complacemos en tributar al autor de este libro; y si nuestro voto no es capaz de realzar su mrito, tampoco podamos rehusrselo a la confianza con que se ha dignado pedirlo. MatterNUEVO MANUAL PARA LAS ESCUELAS PRIMARIAS, MEDIAS Y NORMALESCAPTULO I. DEL SENTIDO DE LAS VOCESEDUCACI"N E INSTRUCCI"N Estas palabras suelen confundirse; pero tienen distinto sentido. La educacin abraza ms que la instruccin: ella se propone desarrollar todas las potencias del hombre y cultivarlas en un todo conforme al fin para que fueron creadas, al paso que la instruccin nicamente es un medio que empleamos para dar educacin, y no se dirige ms que a un solo gnero de facultades, las del entendimiento. Distinguiendo las facultades del hombre en facultades fsicas, intelectuales y morales, claro es que pueda dividirse la educacin en tres ramas: educacin fsica intelectual y moral Pero el hombre es un todo individual, un ser nico; y as deben cultivarse todas sus facultades en proporcin y armona las unas con las otras. Se cometera una grave falta cuyas consecuencias seran de una fuerte trascendencia, si nos empesemos en desenUntitled-30 14/08/01, 13:37 140

PAGE 153

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 141 / 141 / 141 / 141 / 141 volver sin mtodo ni medida un orden de facultades con detrimento de otro: tal sera, por ejemplo, el propsito de cultivar el entendimiento, desatendiendo el corazn, o abandonar el alma y el corazn, para atender al cuerpo exclusivamente. En semejantes casos procederamos a la vez contra los verdaderos designios de la naturaleza y contra los sagrados intereses de la humanidad. Es verdad que la vida humana presenta carreras diversas, entre las cuales unas propenden a emplear el cuerpo ms bien que el alma, y otras a ejercitar antes los afectos del corazn que las potencias intelectuales; pero sea cual fuere la carrera, siempre es de necesidad que todas las facultades del hombre hayan recibido por lo menos un cierto grado de cultura. Ahora bien, toca a las personas ilustradas que presiden la educacin de las diferentes clases de la sociedad, el determinar este grado y prescribir a cada una en particular los estudios y ejercicios que ms cuadren con su respectivo destino. No hay ciencia que ofrezca ms espinas, no hay una cuyos preceptos admitan ms variedad, atendidas las diversas inclinaciones, costumbres y civilizacin ms o menos general de cada pueblo. El conocimiento de los mejores principios, de las reglas ms eficaces y de los mtodos ms adecuados para asegurar el ms oportuno y correspondiente desarrollo de las facultades del hombre, es lo que se llama ciencia de la educacin. Pero la ciencia slo es un conjunto de teoras; y para dar una buena educacin se requiere aplicar otras teoras: aquella aptitud, aquel tino para aplicarlas bien es lo que constituye el arte de la educacin De nada valdran las teoras por s solas; mas sin embargo se necesitan, y en vano sera empearse por prescindir de ellas, siendo preciso saber lo que se debe practicar y cmo se ha de proceder para educar a los hombres. Se requiere adems una grande inclinacin de hacerlo bien y un ardor sin lmites para conseguirlo. Est por ver que haya existido un hombre capaz de dar una buena educacin, faltndole estos requisitos, faltndole ese celo, ese amor, esos conocimientos: he aqu los puntos sobre los cuales debera recaer el examen escrupuloso que se habrn de hacer a s mismos cuantos se dediquen a esta carrera antes de abrazarla, carrera que es por lo menos tan escabrosa como bella. Acabamos de distinguir en la educacin el arte de la ciencia Esta distincin es importante, pues en todas las materias se hace preciso formarnos ideas claras y terminantes. Verdad es que en el idioma vulgar se confunden el arte y la ciencia de la educacin, pero esta confusin es efecto de una ignorancia o una negligencia muy ajena de los maestros y de toda persona instruida. La claridad y precisin en el lenguaje indican exactitud y perspicuidad en las ideas, y estas dotes que resultan precisamente de una buena educacin son indispensables al que se proponga darla as. Untitled-30 14/08/01, 13:37 141

PAGE 154

ESCRITOS EDUCATIVOS 142 \ 142 \ 142 \ 142 \ 142 \ Los diversos ramos de la educacin llevan nombres especiales. La ciencia que nos ensea a conservar en buena disposicin unas facultades corporales, o sea la salud, recibe el nombre de higiene Llmase gimnstica el arte de dar a estas facultades, por medio de ejercicios bien dirigidos, el grado ms conveniente de fuerza, robustez y agilidad. Bajo la palabra instruccin comprendemos los principales medios de enriquecer unas facultades mentales, aplicndose ms particularmente la voz educacin al desarrollo de las morales. La ltima de estas denominaciones es la nica que suele tomarse en un sentido ms lato, para designar, como ya hemos dicho, todo el esmero, todos los estudios y tareas que tienen por objeto formar al nio, al joven y hasta al hombre mismo, con arreglo a sus respectivos destinos.CAPTULO II. EDUCACI"N DEL HOMBREEN TODAS LAS EDADES Siempre que se trata de educacin o instruccin, de la necesidad de dirigir bien una y otra y de los medios de asegurar su influencia, naturalmente se fija nuestra imaginacin en la juventud, figurndonos que ella sola est en el caso de ejercer sus facultades, de adquirir conocimientos tiles y de cobrarse buenos hbitos; en una palabra, que ella sola es susceptible de hacer progresos cotidianos y de aplicarse al estudio con todas veras. Pero ste es un gran error, por ms generalizado que est. Efectivamente, sea cual fuere la edad a que llegue el hombre, siempre est en disposicin y obligacin de ejercitar perennemente sus potencias, de instruirse y perfeccionarse. No debe pasar un da hasta el ltimo de su existencia sin que d un paso ms en esta carrera de perfeccin intelectual y moral. Aun sus mismas facultades fsicas debe tenerlas en continuo ejercicio para preservarlas de un entorpecimiento prematuro que privara al alma de la libre accin de los rganos del cuerpo. As es que en la existencia del hombre, en su organizacin fsica, intelectual y moral, en sus relaciones sociales y en su destino inmortal, todo est dispuesto por la Providencia para que cada da y a cada hora sea capaz de aadir nuevos conocimientos y nuevas virtudes a las que haya podido adquirir. ¡Cuntos y cun fecundos manantiales de estudios y deberes no ha abierto al hombre la naturaleza! En el recinto domstico es miembro de una familia con quien le ligan un sinnmero de afectos y obligaciones, de gustos y penas; familia de la cual recibe innumerables beneficios, y a la que es deudor de mil servicios. En el Estado es miembro de una familia ms numerosa, a la que sin duda le atan unos vnculos menos eficaces, pero igualmente generosos, y para con la cual tiene todava graves obligaciones que cumplir. Como miembro de la familia humana son de un orden ms Untitled-30 14/08/01, 13:37 142

PAGE 155

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 143 / 143 / 143 / 143 / 143 elevado y aun ms instructivas sus relaciones. Empero donde halla su ms noble destino y la fuente de las ms sublimes lecciones es en sus relaciones con el Creador, y es como parte integrante de la familia celestial de seres inmortales. Bajo todos estos respectos se presenta al hombre a cada instante de su vida una leccin que tomar y un deber que llenar. Por todas partes le brotan fuentes de donde beber instruccin. El magnfico espectculo de la naturaleza est hablando de continuo a su vista y dems sentidos, y ofreciendo a su inteligencia mil asuntos de meditacin. Los sucesos tan varios de la vida humana, los goces y sinsabores tan multiplicados que ocurren a cada momento, todos contribuyen a formar y madurar su espritu, y a purificar y fortalecer su corazn. Toda nuestra existencia, y as lo proclaman la fe y la razn, es un mejoramiento continuo, un orden progresivo que nada es capaz de suspender, que ni aun la muerte misma puede atajar, sino que antes lo favorece, quebrantando las cadenas con que los groseros rganos del cuerpo aprisionaban las ms nobles funciones del espritu. La eternidad nos asegura estas funciones, y para concedernos sus beneficios en una condicin ms venturosa, en una existencia ms moral y ms pura es para lo que Dios ha hecho inmortal nuestra alma. La razn es quien muestra al hombre tan hermoso destino; la religin le confirma, y a una con la moral que naci de ella, nos ensea a hacernos dignos de alcanzarle si no por virtudes perfectas, al menos por esfuerzos constantes. Las leyes civiles, aunque indirectamente, concurren por su parte al mismo fin. Ellas estn destinadas a regular las relaciones de los hombres entre s en la vida comn; y ellas tambin prestan un grande apoyo a las leyes de la religin y a las de la razn. En los estados bien constituidos, las leyes civiles marchan siempre de acuerdo con las morales. Por lo dems, las leyes polticas aseguran la paz y el orden pblico, y protegiendo los bienes y derechos de la comunidad, permiten al individuo consagrarse a aquellos trabajos y estudios que demandan los intereses del ciudadano. Siguiendo estas leyes y documentos conforme la luz natural que Dios nos ha dado y con la libertad necesaria que nos ha dejado, perfecciona el hombre, cuando lo permite este mundo, las inmortales facultades que le estn confiadas y termina su educacin para otra vida. Luego es evidente que en todas edades necesita el hombre aprender, adquirir nuevos conocimientos y mejorar hbitos, y ya se ve que tenemos oportunidad y obligacin de instruirnos sin cesar, cualquiera que sea la clase de la sociedad en que hayamos nacido. Tan inmortal es el labriego como el prncipe, y por mucho que difiera su respectivo destino social, otro tanto se asemejan en su destino moral. Sea cual fuere la diversidad de las carreras terrenales que recorremos segn designios de la Providencia, todas ellas nos proporcionan medios de prepararnos para nuestra carrera Untitled-30 14/08/01, 13:37 143

PAGE 156

ESCRITOS EDUCATIVOS 144 \ 144 \ 144 \ 144 \ 144 \ celestial. Verdad es que todos los hombres no han recibido en el mismo grado los dones del ingenio y que los favores de la fortuna estn distribudos con sobrada desigualdad; es tambin constante que no todos tienen motivo de estudiar con la misma profundidad las leyes de la religin y del Estado, las de la moral o de la razn, pero cada cual ha obtenido de la naturaleza, que nos form para observar estas leyes, bastante juicio y capacidad para poder comprender su sabidura y su utilidad. La razn y la conciencia pertenecen a todas las condiciones, y las virtudes jams fueron patrimonio exclusivo de ninguna clase ni persona. Si la diversidad en los destinos de los hombres favoreciera ms bien a unos que a otros, la ventaja moral estara de parte de las clases inferiores. La constancia en sus hbitos y la frugalidad de sus vidas las preservan de un sinnmero de descarros a que suelen arrastrar el lujo y la opulencia. Las clases inferiores tienen menos recursos para instruirse; pero esta circunstancia debe ser un nuevo motivo para que traten de aprovechar ms de aquellos con que puedan contar. La observacin de la naturaleza, cuyos fenmenos son tan admirables, la observacin atenta sobre nosotros mismos, sobre nuestros afectos, pensamientos y acciones, son los pursimos y ricos manantiales de la ms preciosa sabidura. El hombre que desee perfeccionar su entendimiento y mejorar su corazn, solicitar de preferencia el trato y comercio con los hombres experimentados y sensatos; y procurar aprovechar con la leccin de los buenos libros. Estos medios empleados con inteligencia y con celo, aseguran la instruccin ms slida y provechosa; pudiendo proporcionarse cada cual una educacin verdaderamente progresiva y la preparacin debida en conciencia para alcanzar su destino inmortal. 5 El medio ms directo de dar una ltima mano a una educacin es trabajar en la de otros. Nos conocemos poco porque nos conocemos mal; los dems hombres y sealadamente los nios ofrecen a nuestra virtud intelectual una especie de espejo donde hallamos reflejada nuestra imagen. Nada es ms a propsito para ensearnos el estudio de nosotros mismos que instruirnos y corregirnos de nuestros malos hbitos, que la observacin de los otros, y el esmero que pongamos en su educacin. De esta verdad se deduce un saber, y es que cada uno de nosotros, tanto el magistrado y el simple ciudadano como el padre de familia se dedique a la educacin de los nios. As trabaja el hombre por la suya y cumple la ms santa de sus obligaciones para consigo mismo, ejerciendo hacia la juventud el ms augusto de los sacerdocios. Aquel que mejor llena estos deberes da 5. Recomendamos en el particular a los que acostumbran a leer obras de peso, el tratado de M. Degerando sobre la Perfeccin Moral 2 nolg. en 4. y el de Mme. Necker de San Jouvre sobre la Educacin Progresiva 2 tomos, en 4. Sera de desear que se hiciera un compendio de una y otra obra en estilo muy popular. Untitled-30 14/08/01, 13:37 144

PAGE 157

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 145 / 145 / 145 / 145 / 145 una nueva prueba de que conoce mejor sus intereses; y este orden impuesto al mundo moral es una de las ms patentes demostraciones de la Providencia. Pero en vano sera que afectsemos prodigar nuestros desvelos a la educacin de la juventud si permaneciramos indiferentes de la nuestra: a nadie podra engaar semejante hipocresa, ni nunca sera capaz de producir buenos frutos. An ms ocioso sera dar una instruccin slida a la puericia, si las nociones que se le imparten no hubiesen de tener ms adelante todo el desarrollo de que son susceptibles, segn la carrera que se siga. Por el contrario, es menester que la educacin de un pueblo, como queda dicho, corresponda siempre a la educacin de su juventud. 6 La educacin se bosqueja tan slo en las escuelas y no termina ms que en la vida, si es que termina en este mundo.CAPTULO III. DE LA EDUCACI"N DE LA JUVENTUD O DE LA PEDAGOGA Para que sea eficaz la educacin del hombre, debe principiar con la vida. Esta es una verdad de que ya nadie duda, y aun se deja comprender que para la educacin fsica y moral son de la mayor importancia los primeros aos de la vida. Generalmente se divide la educacin popular de la juventud en tres perodos principales. El primero se ocupa con el nio hasta los cinco aos; el segundo lo toma de los cinco hasta los trece; el tercero de trece a quince, y alguna vez hasta los 18. En el primero de estos perodos no se aplica el nio a estudio alguno por s mismo; empero despierta su inteligencia, pregunta, se informa, recoge algunas noticias y adquiere sus primeros hbitos. En el segundo, ya el muchacho es propiamente alumno, se dedica a los elementos de las ciencias y los encomienda a su memoria. En el tercero, el escolar llega a ser un adolescente, se forma su juicio y comienza a usar su razn. Desde los 18 aos ya tiene el mancebo la suficiente madurez para poderle confiar a s mismo, pero con el bien entendido de dirigirle con buenos consejos. Es sano que antes de este tiempo adquieran las facultades mentales y morales bastante consistencia, para que ese joven se maneje por s mismo, y ya se ve que toda educacin interrumpida antes de esa edad es forzosamente incompleta e imperfecta. Cuanto ms adelanta la civilizacin, ms patente se hace esta verdad. Entre los pueblos brbaros no hay educacin, y he aqu cabalmente por lo que se perpeta la barbarie en que yacen. Varias naciones antiguas dieron importancia a la educacin y de ellas nos 6. Vase la obra de M. Matter sobre “La influencia de las costumbres en las leyes”, el captulo acerca de la Educacin Nacional Untitled-30 14/08/01, 13:37 145

PAGE 158

ESCRITOS EDUCATIVOS 146 \ 146 \ 146 \ 146 \ 146 \ viene esta palabra pedagoga que se ha renovado en unos das; esas naciones sin embargo no consideraron los esfuerzos sagrados a la juventud sino en sus relaciones con la poltica. El cristianismo fue quien hizo apreciar ms la educacin moral y religiosa... (Fin del cuadernillo no. 8, ltimo del legajo.) Divdase el juego en 5 6 ejercicios de otras tantas semanas ms o menos; y si es muy tierno el nio, podr extenderse cada ejercicio a mayor tiempo. Primer Ejercicio Dense al nio 3 4 fichas por va de dote pngasele delante de la cajita de modo que pueda ver de una ojeada el alfabeto de Maysculas Tmese de la primera divisin de la caja el corto nmero de Maysculas (3 cuando ms, para empezar) que se quieren ensear al nio en una leccin. Hgasele conocer y repetir sucesivamente cada una de estas letras, y segn vaya nombrando una, que la coloque en su respectiva casilla, a saber: A con A, B con B, etctera. Hgasele sacar de estas casillas cada letra que se nombre indistintamente. Si el nio acierta dsele 3 fichas de premio, pero si yerra, hgasele pagar una ficha de multa por cada falta. Segundo Vulvase la cajita. En esta nueva posicin ver el nio al mismo tiempo las minsculas que no conoce an, y las maysculas que ya sabe y se le presentarn en un orden nuevo, hallndose la letra A como ltima del alfabeto y la Z la primera. (Esta inversin de la caja tiene por objeto hacer evitar la rutina a los nios y darles a conocer el nombre y forma de las letras, sin reparar en el lugar que ocupan en el abecedario.) Vuelta as la caja, tmese de la segunda divisin las minsculas b, c, etctera, ni ms ni menos que como se les ensearon jugando las Maysculas en el anterior ejercicio. Tercero Squense a la suerte y salteadas las diversas minsculas que se hallan en la 3 divisin de la caja, hgaselas nombrar nuevamente al nio y que las coloque en sus casillas correspondientes, a saber, todas las a con las a las b con las b etctera. Por cada letra que el nio nombre y ponga bien, gana una ficha, y por cada yerro pierde otra.JUEGO TIPOGRFICO POR EL ABA JUEGO TIPOGRFICO POR EL ABA JUEGO TIPOGRFICO POR EL ABA JUEGO TIPOGRFICO POR EL ABA JUEGO TIPOGRFICO POR EL ABA TE TE TE TE TE GA GA GA GA GA UL UL UL UL UL TIER TIER TIER TIER TIER INSTRUCCI"N PARA ENSEAR A LEER A LOS NIOS CON ESTE JUEGO Untitled-30 14/08/01, 13:37 146

PAGE 159

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 147 / 147 / 147 / 147 / 147 Cuarto Hganse componer al nio primero con maysculas solamente, despus con minsculas y al fin con unas y otras, dicciones monoslabas o dislabas que sean nombres de objetos muy familiares para l; el nombre de su madre o de su padre si son nombres cortos y fciles, puede ser el primer ejercicio de esta especie; ejemplos: t con maysculas, luego con minsculas, y en fin con ambas clases; pan dame mam pe – lo da mu – la etctera. Al terminar cada ejercicio se exigir al nio volver a colocar en sus correspondientes casillas las letras que haya sacado. Quinto Hganse componer al nio frases pequeas como v. g.: juega con mam dame pan lee con mam o pap etctera. Por cada frase que salga bien compuesta, recibir a juicio del maestro o una ficha azul que vale 5 blancas o una roja que vale 10. Por cada letra que ponga mal en la composicin de las palabras, pagar una ficha sencilla. Notas : Es tanto lo que se interesa a los nios con este mecanismo, que ni aun es menester tener fichas para el caso. Yo soy por otra parte tan enemigo de nada que huela a juego o cosa que se le parezca, que nunca las he usado ni usara. Conozco, sin embargo, que no puede haber nada ms inocente que como lo propone Gaultier 2 Nunca les enseen las letras sino de 3 en 3 4 cuando ms, procurando empero variarle oportunamente para no fastidiarlos. 3 Por esta razn no leer sino cuando ellos estn muy dispuestos y aun esperar a que lo exijan, como lo hacen sin falta. 4 Por lo mismo, se ruega ahincadamente a los padres y maestros no permitan al nio tener la cajita por su cuenta, ni usarla sino bajo la direccin de ellos, a fin de tomar este juego por un simple juguete, como otro cualquiera, pues entonces muy pronto perdera el encanto y no le servira de medio de instruccin. La seorita doa Enriqueta Purror, natural de Venezuela y de una familia recomendable que residi largamente aqu, acaba de llegar de los Estados Unidos donde residi y se educ en aos anteriores con nimo de establecer en esta capital una Academia para la enseanza del bello sexo. Los elementos con que cuenta para acometer tan ardua empresa se cifran en la eficaz recomendacin que de la Directora como de su familia hacen personas de lo ms respetable y competente de la ciudad de Nueva York, as comoCOLEGIO DE MARA P COLEGIO DE MARA P COLEGIO DE MARA P COLEGIO DE MARA P COLEGIO DE MARA P ARA NIAS ARA NIAS ARA NIAS ARA NIAS ARA NIAS Untitled-30 14/08/01, 13:37 147

PAGE 160

ESCRITOS EDUCATIVOS 148 \ 148 \ 148 \ 148 \ 148 \ de sus 5 hermanos y estimable madre, entre quienes se repartirn los diversos ramos y atencin del establecimiento; en tan corta experiencia, pero con hbito de trabajo y decidida aficin por tan suave como agradable ministerio, y ms que todo, en la acogida que se dignen dispensarle las benvolas matronas habaneras, cuyas luces, a fin de suplir con tan poderosos auxilios, cuanto le falte para comenzar y terminar la obra.RAMOS Religin : Moral, dogma e historia sagrada, por el mtodo explicativo. Escritura –inglesa y algo de adornos con aplicacin al bordado. Aritmtica : ms prctica que terica. Gramtica Castellana : con estudios prcticos de lengua, en especial de composicin ms adecuado al bello sexo. Idiomas: Francs e Ingls con ms uso que Dibujo lineal : Elementos y aplicaciones padorno. Geografa : 1 de la Isla de Cuba, y luego General con nociones de la Esfera. Historia : Adems de las nociones de Historia Sagrada, puede drseles una de Historia Profana. Como ramos tan importantes en la educacin de la mujer, establecer una clase especial de Urbanidad y se les har ejercitar por turnos la parte domstica. Por ltimo, todo gnero de labores, costura. Ejercicios gimnsticos adaptados a su sexo. Dibujo natural. Msica instrumental con solfeo. He aqu cuanto se ha credo necesario para la educacin fundamental de una mujer. Tanta delicada y preciosa la que tratamos de aclimatar: quisiramos acometer menos y cumplir ms de lo que va estampado —y absolutamente ofrecemos, si... 7 7.Interrumpido el Manuscrito. (Roberto Agramonte.) Untitled-30 14/08/01, 13:37 148

PAGE 161

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 149 / 149 / 149 / 149 / 149INFORME SOBRE EL J INFORME SOBRE EL J INFORME SOBRE EL J INFORME SOBRE EL J INFORME SOBRE EL J ARDN B ARDN B ARDN B ARDN B ARDN B OTNICO OTNICO OTNICO OTNICO OTNICO(Enero 25 de 1833.) “Seor Director de la Real Sociedad Patritica: Habiendo llegado a comprender que se trata actualmente en la Sociedad de tomar algunas medidas relativas al Jardn Botnico, que pueden afectar su existencia, o por lo menos su estado presente, a consecuencia de una exposicin del seor profesor don Ramn de la Sagra; y tratando yo, por otro lado, de plantificar un establecimiento de instruccin secundaria que es recomendado por el Gobierno en los trminos ms lisonjeros, hasta el punto de juzgarlo acreedor a una particular predileccin, segn se instruir Vuestra Excelencia ms largamente por la copia del oficio que acompao; en tales circunstancias, como la Real Sociedad, en general, cooperar en cuanto est a su alcance para favorecer un proyecto, de cuya realizacin pueden redundar grandes bienes a la patria, y sealadamente a la instruccin pblica, objeto primordial del Cuerpo Patritico, ocurro a Vuestra Excelencia como a su digno rgano, para que se sirva presentar a la Sociedad la siguiente peticin tan fundada como asequible bajo todos los aspectos. Como el asunto es de por s harto sencillo, quedar reducido a pocas palabras. Caso de que deje de existir el Jardn Botnico, por trasladarse las plantas y enseres que le corresponden a la Escuela Agronmica establecida en los Molinos de la extinguida factora de tabacos, claro est que queda sin uso alguno el actual edificio del jardn. Y a qu objeto ms digno ni mas propio de su instituto podra consagrar la Sociedad ese local vaco, que al Ateneo proyectado? Para ello hay tanta ms razn cuanto que adems de tener que pagarse por parte del promotor un crecido alquiler para lograr una localidad medianamente capaz, hay que incurrir en gastos considerables de libros –-porque ha de haber una biblioteca numerosa y varia—, peridicos cientficos y literarios, instrumentos fsicos y qumicos, colecciones de minerales, etctera, entretenimiento de laboratorio y dems requisitos que demandan desde luego y continuamente desembolsos de mayor cuanta. Finalmente, y por omitir razones no menos slidas, siendo la empresa enteramente nueva en el pas, por muy favorables que sean los auspicios bajo los cuales se presente, no puede dejar de ser un ensayo, y un ensayo siempre arriesgado, en razn a que no bastarn los esfuerzos del promotor para su continuacin, si no se apoyan en la constancia de los alumnos, y dems contribuyentes. Mas logrando un buen local gratuitamente, recoger el Untitled-31 14/08/01, 13:42 149

PAGE 162

ESCRITOS EDUCATIVOS 150 \ 150 \ 150 \ 150 \ 150 \ pblico esta ventaja; porque entonces bajar tambin la cuota de la suscripcin, y se har alcanzar el beneficio a mayor nmero de individuos. Y he aqu cabalmente como se llenan las miras ms santas y patriticas de la Sociedad de Amigos del Pas, a saber, la difusin de luces y conocimientos tiles. Mas pongamos que contine la Sociedad con intervencin en el Jardn, y que trate en consecuencia de conservar las plantas que all estn. Enhorabuena que as sea, pero esto tampoco se opone a que se me conceda el uso de la casa para el instituto proyectado; supuesto que el mismo seor profesor de botnica, establecido ms de un ao ha en los Molinos, manifiesta en su exposicin que caso de permanecer all el jardn, sera tan slo para semilleros y viveros, los cuales podrn ser atendidos por l mismo, o por quien la Sociedad tenga a bien. Yo no pretendo ni remotamente intervencin alguna en el jardn; y as quiero hacerme entender en el particular: pido tan solamente un edifico de la Sociedad, caso de no tener destino, para consagrarlo a un establecimiento pblico, nuevo en el pas, y de que, en concepto de los inteligentes, tiene ste no poca necesidad. As, pues, bien sea que se extinga el jardn o ya que permanezca en aquel pie, siempre resulta que el edificio quedar cerrado y sin aplicacin. Por lo cual me animo a esperar que en cualquiera de los dos extremos, se dignar el Cuerpo Patritico de acceder a una solicitud, en que lejos de haber perjuicio de terceros, ni de corporacin alguna, se cooperar eficazmente a la ilustracin de nuestro suelo patrio, fin sagrado y primario del constante anhelo de la Sociedad y de sus hijos. Dios guarde a Vuestra Excelencia muchos aos. Habana, 25 de enero de 1833. *Excelentsimo seor Jos de la Luz”.INFORME SOBRE EL PROYECT INFORME SOBRE EL PROYECT INFORME SOBRE EL PROYECT INFORME SOBRE EL PROYECT INFORME SOBRE EL PROYECT ADO A ADO A ADO A ADO A ADO A TENEO TENEO TENEO TENEO TENEO [POR DON JOS DE LA LUZ](Febrero 6 de 1832.) A la inteligente laboriosidad de nuestro amigo y colaborador seor Villanova, debemos el interesante documento histrico que ofrecemos a nuestros lectores. Es un oficio del seor La Luz en que solicita al Presidente de la Sociedad Econmica local proporcionado para su proyectado colegio “El Ateneo”, y que nos muestra al celossimo mentor de la juventud cubana totalmente preocupado por sus ideas de difundir y elevar la enseanza en su pas natal, desde antes de ponerlas en prcticas en el Untitled-31 14/08/01, 13:42 150

PAGE 163

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 151 / 151 / 151 / 151 / 151 clebre colegio de Carraguao. Recuerdo, adems, digno de estimacin por el nombre venerado que lo autoriza y por la poca en que se escribi, una de las ms gloriosas en los fastos de nuestra breve historia literaria. Fue publicado este documento en el Diario de la Habana de 3 de febrero de 1833. Dice as: Terminamos hoy la reproduccin de los documentos referentes al proyectado Ateneo, los cuales consisten en un oficio del general Ricafort, publicado en el Diario de la Habana de 3 de febrero de 1833, y un comunicado del seor La Luz, que se estamp en el mismo peridico el 6 de febrero del propio ao. “Para resolver con acierto la solicitud de usted, pretendiendo plantificar un establecimiento de educacin secundaria, ped informe al seor Director del colegio seminario y al Rector de la Universidad. Correspondiendo estos seores a la confianza que deposit, me informaron que lejos de tener algo de censurable su proyecto, es til, necesario y aun indispensable, que debe mirarse con predileccin por las ventajas que ofrece, y porque es equivalente al Ateneo de Pars, Liceo de Nueva York, Academia de Madrid, etctera, en que se difunden los ramos del saber, siendo hoy ms urgente esta especie de estmulo para poner el pas al nivel del siglo. Ambos seores conocen a usted y le juzgan bastante capaz para desempearlo, y muy digno de que se le confiera el permiso para realizarlo. Los seores asesores generales de este Gobierno a quienes quise or en el particular, conociendo la importancia del proyecto y la persona que lo ejecuta, se han adherido a aquellos seores. En consecuencia, y de conformidad con los seores Director, Rector y Asesores, he venido en conceder a usted el permiso que solicita para fundar un establecimiento de instruccin puramente secundaria, segn los trminos y espritu de su misma instancia, facultndole, como es consiguiente, para que pueda nombrar colaboradores, profesores y ayudantes que merezcan su confianza a fin de elevar al mayor grado de perfeccin un establecimiento de que me prometo los ms lisonjeros resultados. Dios guarde a usted muchos aos. Habana, 22 de enero de 1833. Mariano Ricafort. Seor don Jos de la Luz y Caballero.AL PBLICO Como muchas personas hayan inferido que una vez planificado el Ateneo que se est proyectando, trate yo de separarme de la direccin de la parte literaria del colegio de San Cristbal, en razn a que juzgan incompatible el que ejerza simultneamente las funciones de uno y otro ministerio, debo declarar ante el pblico que, muy lejos de pensar en salir del colegio del seor Casas, considero, como mi deber primario, la ocupacin que tengo Untitled-31 14/08/01, 13:42 151

PAGE 164

ESCRITOS EDUCATIVOS 152 \ 152 \ 152 \ 152 \ 152 \ en dicho establecimiento, sin que nada obste el secundario proyectado al desempeo de mis cotidianas funciones. Por ahora baste hacer presente, mientras ve la luz el proyecto –-que ser tan luego como la Sociedad decida la cuestin del local— que en el Ateneo no habr ms que clases sueltas a diferentes horas, en diversos das y por distintos profesores, no para formar la niez, sino para instruir la juventud; de modo que no exigir mi presencia sino pocas horas y una que otra vez a la semana. En fin, si bien es til e interesante al pas lo que se intenta en el Ateneo, harto ms til, ms necesario y an ms importante es lo que ya tiene asegurado en Carraguao. Atendamos de preferencia a este semillero de plantas tiernas y delicadas que ms reclama nuestro cultivo, si queremos ver algn da rboles robustos y frondosos, bajo cuya sombra pueda tranquila rendirse la patria. Que tanto de un instituto como del otro juzgue el pblico por los resultados, es lo que ms anhela, J. de la Luz Habiendo la comisin destinado su Informe para la discusin de la Junta, o de los individuos que sta se dignase nombrar al efecto, no se apresur a publicarlo, a pesar de la letra del acuerdo que as lo dispone, esperanza siempre de que su trabajo pasara por aquel crisol antes de ver la luz. Mas instando la misma Junta repetidamente por la impresin como paso previo, tiene la Comisin por fin que vencer su justa repugnancia, dndole publicidad sin un requisito tan anhelado.INFORME SOBRE LA ESCUELA NUTICA INFORME SOBRE LA ESCUELA NUTICA INFORME SOBRE LA ESCUELA NUTICA INFORME SOBRE LA ESCUELA NUTICA INFORME SOBRE LA ESCUELA NUTICAPresentado a la real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de esta Isla, en sesin de 11 de diciembre de 1833, en el expediente sobre traslacin, reforma y ampliacin de la Escuela Nutica establecida en el pueblo de Regla refundindola en un instituto cientfico con arreglo a las necesidades del pas, por la Diputacin inspectora de dicho establecimiento. (Diciembre 11 de 1833.)ADVERTENCIA“... Semina potius quam flores ”. BACON Untitled-31 14/08/01, 13:42 152

PAGE 165

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 153 / 153 / 153 / 153 / 153ACUERDOEn sesin de la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio del 11 de diciembre de 1832, presidida por el excelentsimo seor consejero de Estado Intendente de Ejrcito Conde de Villanueva, la Comisin inspectora de la Escuela Nutica present el Informe que le estaba encargado en el expediente sobre traslacin de dicha Escuela a esta ciudad, y creacin de un instituto semejante al asturiano, en donde a la vez que se difundan con ms extensin los conocimientos del arte de navegacin y sus ramos anexos, pueda instruirse a la juventud en otras ciencias. La Junta oy con la mayor satisfaccin leer el citado Informe, acaso el ms luminoso y detallado que pudiera presentarse en un particular de tanto inters para la juventud, en donde se le presentan y facilitan los medios de adquirir una slida instruccin en las ciencias exactas y naturales, y en que estn de tal manera designadas las razones y conveniencia de la proyectada innovacin, que no hay un asunto, un perodo en donde no est demostrada la utilidad y casi necesidad de llevarlo a efecto. Penetrada la Junta y convencida de todo, queriendo corresponder a la confianza que Su Majestad se dign depositar en ella, cuando puso bajo su cuidado y direccin el establecimiento, y viendo la ocasin en que puede lograrse el fin porque tanto ha anhelado, acord: aprobar el Informe en todas sus partes, y dispuso su impresin, que acometi a los seores inspectores. Asimismo que uno de los cuatro profesores que propone como necesarios para los diversos ramos de la enseanza, sea director del Instituto, los cuales sern nombrados por una comisin que se sealar en la sesin inmediata, quien tomar todas las noticias relativas a la instruccin, capacidad y buena moral de los que merezcan la eleccin: que siendo necesario para la plantificacin del establecimiento, sus mquinas y toda clase de instrumentos, como tambin para su entretenimiento anual, sueldo de los profesores y dems hacer un gasto, que en el acto de calcul de veinte mil pesos, la Junta contribuir de sus fondos con una mitad y la Real Hacienda con la otra, segn manifest el excelentsimo seor Intendente de Ejrcito Presidente, en cuyos trminos sern siempre costeadas las atenciones del referido Instituto, sin que excedan por ahora de esa suma. Por ltimo, queriendo la Junta dar a los seores de la Comisin una prueba de lo estimable que le han sido sus tareas, y de lo satisfecha que se halla de sus desvelos por el adelanto de este importante asunto, en beneficio de este pas y de la juventud en general, acord que oficialmente se le den las ms expresivas gracias de esta Corporacin por tan sealado servicio. Villanueva. —Jos Victorino Carcass, secretario interino. —Es copia. —Wenceslao de Villa Urrutia. Untitled-31 14/08/01, 13:42 153

PAGE 166

ESCRITOS EDUCATIVOS 154 \ 154 \ 154 \ 154 \ 154 \ Aqu conviene alguna aclaracin. Es evidente que los gastos del primer ao excedern con mucho a los de los aos posteriores, supuesto que se ha de proveer al establecimiento de los libros, mquinas, instrumentos y utensilios indispensables para su marcha. Pues bien: aun incluyendo estos costos extraordinarios, todava resulta el presupuesto de la Comisin muy inferior al de la Junta, como se ver en su lugar. Esta diferencia proviene de que no habiendo comprendido la Comisin en su informe primitivo ms que el avalo de gastos de fundacin, sin entrar en el de asignaciones a los profesores, as por carecer de los datos necesarios como por juzgarlo fuera de su providencia, hizo la Junta por el momento un tanteo de los sueldos, del cual diman el total acordado. Mas considerando la misma Junta que la Comisin deba tambin ofrecer el presupuesto de sueldos, mayormente cuando ya se le indicaba la cantidad con que poda contarse, orden que extendisemos nuestro dictamen sobre el particular, como un apndice al informe. As lo hicimos desde luego, dignndose esta Corporacin orle en la inmediata sesin de 18 del mismo. All se ver cunto dista nuestro cmputo de la cantidad consabida, y cunto ms se puede emprender por consiguiente para los aos venideros, sin exceder ni aun entonces de la cantidad asignada.OTRO En sesin de la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de 18 de diciembre de 1833, presidida por el excelentsimo seor Consejero de Estado, Intendente de Ejrcito, Conde de Villanueva: se concluy la lectura de la ltima parte del Informe sobre establecimiento del Instituto cubano, que ha de subrogar a la Escuela Nutica de Regla, relativa a los sueldos de los profesores; y habiendo merecido igualmente la aprobacin de la Junta, se procedi a nombrar la comisin acordada en la anterior sesin, que result ser compuesta de los excelentsimos seores don Francisco de Arango y Parreo, don ngel Laborde, don Francisco Lamaur y los seores don Jos Mara Pealver, Sndico, e individuos de la diputacin inspectora de la Escuela Nutica; para que con vista del Informe, cuyas bases en general estn aprobadas, proponga las medidas convenientes para ponerlas en ejecucin, como tambin las personas que han de ocupar los destinos de director y profesores. —Villanueva. —Wenceslao de Villa Urrutia. —Es copia. —Wenceslao de Villa Urrutia. Excelentsimo seor Presidente y seores vocales: La Comisin inspectora de la Escuela Nutica encargada de proponer cuantas reformas juzgue oportunas para la mejora de tan importante establecimiento, no menos que las bases sobre que ha de fundarse Untitled-31 14/08/01, 13:42 154

PAGE 167

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 155 / 155 / 155 / 155 / 155 un nuevo instituto cientfico con aplicacin a nuestras actuales necesidades, pasa a evacuar su informe en los trminos siguientes: Desde luego debe advertir que en circunstancias de hallarse entendiendo en el proyecto de reforma que se le haba pedido, se le comunic por parte de la Junta, a consecuencia del oficio del excelentsimo seor Presidente de 18 de mayo del actual, una soberana disposicin fecha 12 de febrero de 1832, en la que manda Su Majestad establecer en las capitales de la monarqua las enseanzas de la aritmtica mecnica qumica y delineacin aplicadas a las artes y a la agricultura. Esta Real Orden abraza en toda su extensin el plan de enseanza del Conservatorio de Artes de Madrid aprobado por Su Majestad, el cual se propone como norma para las escuelas de esta clase que se plantifiquen en las provincias, con aquellas modificaciones que demanden las respectivas necesidades locales. Y como sea la voluntad del Rey el encargar muy especialmente a las Juntas de Fomento y Comercio el cumplimiento de tan sabias disposiciones, V.E. y V.SS. no pudieron menos de prevenir a la comisin tuviese por norte en sus trabajos el plan sancionado por el supremo gobierno; e hicironlo con tanta ms satisfaccin, cuanto desde el ao 1825, en que conmenz a agitarse el expediente de reformas de la Escuela Nutica, se present un proyecto anlogo por el seor Sndico, que entonces era don Jos Pizarro y Gardn: proyecto al que cupo la dicha de ser aprobado casi en todas sus partes, nada menos que por el respetable voto del excelentsimo seor don ngel Laborde en reiterados informes que sobre la materia se le pidieron. Mejor dicho: proyecto que fue simultneamente, si no con anterioridad concebido por este ilustre jefe, apareciendo del mismo expediente haber manifestado antes de esa poca sus ideas acerca de transformar el establecimiento en una especie de instituto a imitacin del que existe en Gijn bajo el nombre de Asturiano, fundado y sostenido largo tiempo por el genio y perseverancia de nuestro inmortal Jovellanos. Desde la hora y punto en que se pens en la reforma, ha sido tan continuo como general el clamor de trasladar el establecimiento del pueblo de Regla a la capital, As opin el excelentsimo seor Laborde en 1825; as opin en 1826 y 1827; y as opina en 1833; as opin el seor Sndico en aquella poca: as opin la Seccin de Educacin en el informe que le fue pedido: as han opinado todas las comisiones sucesivas, y finalmente, as tambin cuantos conocedores han visitado la Escuela Nutica de Regla. Prueba inconcusa de que todos a una han considerado la traslacin como el paso previo, como la condicin indispensable antes de acometer cualquiera otra especie de reforma. Excusado parece advertir que para motivar esta medida se han aducido razones tan perentorias, que la Junta, bien penetrada de ellas, se ha visto en el caso de ordenar por fin a la Comisin proponga cuanto crea conveniente para llevar a cabo tan laudable empresa. La ComiUntitled-31 14/08/01, 13:42 155

PAGE 168

ESCRITOS EDUCATIVOS 156 \ 156 \ 156 \ 156 \ 156 \ sin, en su oportunidad, abundando en las ideas de la Junta, recopilar todos los fundamentos que hasta ahora se han alegado para la traslacin, y despus de corroborarlos, agregar algunos otros que en su concepto hacen no comoquiera til y conveniente este paso, sino necesario e indispensable para la consecucin de tan suspirado fin. Removidos, pues, los obstculos por parte de la Junta, y muy especialmente por el celo ilustrado de su digno Presidente, que ha manifestado repetidas veces el ms decidido empeo por llevar adelante tan grandiosa obra, ora aumentando los fondos, ora facilitando el local necesario en el vasto edificio de la extinguida Factora de Tabacos; y siendo sta en fin la voluntad soberana, no resta ms sino que la Comisin exponga sus ideas as sobre la planta del establecimiento como sobre los medios de realizarlo en lo posible, cerrando su trabajo con un reglamento circunstanciado que determine el mtodo de la enseanza y rgimen interior del nuevo instituto. Cualquiera que sin estar en antecedentes juzgase que la Comisin traspasaba sus facultades, incluyendo en el plan esta ltima parte, deber tener presente que as la letra como el espritu de las infinitas comunicaciones, ya escritas, ya verbales, que se le han hecho en el discurso de este negocio, han propendido nicamente a excitarle a manifestar con entera franqueza todas cuantas ideas le ocurriesen sobre la proyectada reforma de la Escuela Nutica. Y siendo en nuestro concepto la parte ms esencial para lograr las mejoras y reformas deseadas el cumplimiento de una ordenanza como la mencionada u otra equivalente, nos pareci lo ms acertado redactar un gran nmero de nuestros pensamientos bajo la forma reglamentaria. Esta advertencia valdr tambin, por si se notasen algunos vacos en la primera parte del proyecto, los cuales quedarn llenos en la segunda. Divisin del informe .— As, pues, el asunto se divide por s mismo en dos secciones principales. En la primera se propondrn las enseanzas que deben establecerse, con los medios de conseguirlo; y la segunda abrazar todo el reglamento y dems observaciones prcticas que se nos hayan escapado en la anterior. Mas como a todo ello debe preceder la exposicin de los motivos de la traslacin de la Escuela Nutica y los de la combinacin de sta con el instituto proyectado, principiaremos desde luego por esta especie de introduccin. Grave por cierto es la materia que pesa sobre los hombros de la Comisin; y por esta vez sin duda no se creer que trata de ponderar la arduidad de la empresa para dar mayor realce al plan concebido. Motivos de una justa desconfianza en sus propias fuerzas, son los que en este momento ponen trmula la pluma de la Comisin: qu mortal tendr la presuncin de contar con el xito en asunto en que los ms esclarecidos talentos dejaron siempre que desear? Y tanto ms, cuanto que muchos de ellos, guiados Untitled-31 14/08/01, 13:42 156

PAGE 169

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 157 / 157 / 157 / 157 / 157 a veces de las mejores intenciones, trataron de poner en prctica algunas ideas favoritas, al parecer las ms aplicables y sencillas. “Tan cierto es que en la educacin como en las ciencias fsicas la primera voz que debemos or es la infalible de la experiencia”. No se crea, empero, que esos temores harto fundados arredren hasta tal punto a la Comisin que le estorben a patentizar sus ideas con la noble franqueza que se le exige, y que debe a su propio carcter. No alcanzar lo mejor en una materia es falta de entendimiento, y por de contado disculpable; mas no atreverse a proponer lo que se tiene por mejor, seralo de la voluntad, y por eso mismo inexcusable a los ojos de la justicia. Las corporaciones, el gobierno, la patria, tienen un derecho a que se le hable siempre la verdad, sobre todo en la causa de la ilustracin. “Plugiera a Dios que jams empuara la pluma el hombre que no tuviera valor para decirla”. El acierto, he aqu de lo que se trata: si el pensamiento es propio, si es ajeno; si pertenece al gran Newton, o al hijo menos aventajado de la naturaleza, nada importa: todo eso y lo dems es subalterno. La Comisin, en consecuencia, pondr un esmero especial en que todo cuanto se atreva a someter a la meditacin de V.E. y V.SS. sea fruto de su propia experiencia, ya que la suerte y sus mismas inclinaciones han proporcionado a los que la componen la ocasin de cosechar algunas mieses en el espinoso al par que vasto campo de la enseanza primaria y secundaria. No ser extrao, por lo tanto, que una u otra vez difiera nuestro dictamen de la sentencia de autores acreditados y de personas inteligentes. Pero en tal caso, rogamos encarecidamente que sean examinadas nuestras opiniones a la luz de la experiencia. Que sea la experiencia la divisa y el cimiento de un instituto esencialmente prctico y experimental, no menos en sus aplicaciones que en sus principios. La Comisin, lejos de hurtar el cuerpo a la discusin (s a la disputa), a nadie cede en las veras de promoverla; pues como el mvil principal que la anima es el deseo del acierto, al cual todo lo sacrifica, juzga que no habr plan que pase por tan riguroso crisol sin que salga ms puro y acendrado. Por eso mismo ha procurado ofrecer considerable copia de datos: estn ellos para servir de pbulo a la investigacin. “Fuera de presuncin y de otras vanas pasioncillas en los que, a fuer de la confianza que en ellos se deposita, no deben estar movidos por otra pasin que la santa del patriotismo”. Y entrando ya en materia, advertiremos que instndose a la Comisin vivamente por el despacho, a fin de proceder a la instalacin del establecimiento, si es posible a principios del ao entrante, no presentar por ahora ms que la primera parte de su trabajo, nica indispensable para determinar en lo principal; sin que por eso desmaye en la preparacin de la segunda, que se halla toda bosquejada, y que pasar a manos de V. E. y V. SS. antes de finalizar el mes corriente. Esta misma premura nos servir de excusa en cuanto a la redaccin del presente informe; que quisiramos Untitled-31 14/08/01, 13:42 157

PAGE 170

ESCRITOS EDUCATIVOS 158 \ 158 \ 158 \ 158 \ 158 \ ofrecer en un estilo el ms correcto y digno de V. E. y V. SS., as como el asunto sobre que ha de versar. Pero sean las cosas el fruto de la meditacin, aunque las palabras por desgracia se resientan de la precipitacin con que se mandan al papel. La Comisin, por ltimo, vive persuadida de la deferencia con que la Junta oye sus pensamientos. No siendo una de las menores pruebas de su confianza el honroso al par que delicado encargo que se ha servido poner a su cuidado, as como el modo con que le ha recomendado su desempeo. He aqu lo que la estima muy especialmente a corresponder a tan propicios sentimientos por cuantos medios le sugieran sus cortas nociones, alumbradas por el amor de las ciencias y de la patria, procediendo desde luego a laPRIMERA PARTE No se cansar la Comisin en recorrer todo el expediente sobre el plan de mejoras de la Escuela Nutica. Se contentar tan slo con aprovecharse de las luces que ofrecen los informes del excelentsimo seor Laborde y el plan propuesto por el seor Sndico del Consulado, ora haciendo las citas convenientes, ora detenindose una que otra vez en los particulares que lo merezcan. Ya dijimos al principio que desde que comenz a ventilarse la cuestin de las reformas fue unnime la voz de trasladar en cuantos tuvieron alguna intervencin en el negocio. Recapitulemos ahora brevemente las razones que de la traslacin hubieron de alegarse por todos, juntamente con las que han ocurrido a la Comisin. 1 Segn los estados anualmente presentados por los profesores al tiempo de los exmenes, consta que del total de alumnos de la escuela, unos aos las dos terceras partes, otros hasta las dos cuartas, y algunos una inmensa mayora, eran pertenecientes a la Habana o a diversos puntos quedando slo aquel insignificante residuo de jvenes avecindados en el pueblo de Regla. La justicia, pues, parece exigir que los establecimientos se siten donde ms cumpla a la comodidad del mayor nmero. 2 El inconveniente es tanto mayor respecto de un pueblo como Regla sito al otro lado de la baha, ofrecindose a cada momento alguna novedad de viento o lluvia en esta atmsfera que impide la asistencia del mayor nmero de los alumnos: fuera del gasto de un real de plata diario, por lo menos, en que tiene que incurrir cada uno por cruzar en el bote. Decimos por lo menos, porque debiendo algunos de los jvenes concurrir maana y tarde, segn las clases en que se hallen, es forzoso que gasten otro tanto, que permanezcan en Regla todo el da costeando su mantenimiento, o que pierdan la segunda clase, si regresan a la ciudad. Y podrn todos los alumnos hacer semejantes erogaciones? Y ser ms puntual la asistencia de los que hayan de pasar maana y tarde, por muy aplicaUntitled-31 14/08/01, 13:42 158

PAGE 171

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 159 / 159 / 159 / 159 / 159 dos que se les suponga? Son tan de bulto estos inconvenientes que basta slo el insinuarlos para traslucir todas sus consecuencias. 3 De aqu dimana tambin cuan poco extensiva se ha hecho esta instruccin; siendo as que el mximo de discpulos en el mayor auge de la Escuela no ha pasado de veinte en todos sus ramos, habiendo a veces menguado hasta la cortedad de media docena. Ya otra cosa sera si se hallara situada en paraje ms accesible; mucho ms segn el nuevo plan, por el cual se trata de que cuantos jvenes gusten no slo para la carrera de nutica, sino para la de agrimensor, la de negociante, y hasta por puro recreo, puedan aprovechar de los cursos de matemticas puras que han de seguirse en la institucin. 4 Pero todava es de ms trascendencia de lo que parece el inconveniente de mediar el mar. En efecto, como para ir a Regla es necesario que nos llame algn asunto particular, por hallarse este pueblo separado del trnsito comn, se dificulta en extremo la vigilancia para los inspectores, siendo excusado repetir que tambin la estorban a cada paso las vicisitudes atmosfricas en un pas tropical tan expuesto a ellas. ¡Cun diferente sera el caso, si el establecimiento estuviera en un punto fcil de visitar! Con este motivo la Comisin no teme atribuir a la dificultad de la frecuente vigilancia una parte de los abusos introducidos en la Escuela Nutica, y paladinamente censurados por el excelentsimo seor Laborde, cual era, entre otros, el de ensear uno de los profesores proposiciones sueltas de matemticas y pilotaje por cuadernos manuscritos, informes, abandonando el texto prescrito para el mejor desempeo de la clase. Semejantes abusos, as como otros muchos de este gnero, son indefectiblemente producidos por la falta de vigilancia de los inspectores, no menos que por la de concurrencia de alumnos. Cuando un establecimiento es visitado de tarde en tarde, o cuando es corto el nmero de concurrentes, insensiblemente va perdiendo aquel carcter de formalidad y decoro tan necesario para su puntual y acertada marcha; y una vez perdida la puntualidad, se entabla cierta familiaridad en el cumplimiento de las obligaciones que perjudica sobremanera a la causa de la enseanza. Ni los discursos y explicaciones del profesor poseern jams ante un escaso auditorio aquel calor y energa que slo puede infundir en el que habla la presencia de un concurso lucido y numeroso. Bien, as como el actor ms inflamado por Melpomene, siente carsele el coturno al presentarse sobre una escena helada por la ausencia de los espectadores. De aqu la falta de puntualidad en los profesores: de aqu la disminucin de las horas de clases: de aqu el consiguiente cuanto vano deseo de querer resarcir en pocos das las prdidas graduales de muchos meses; de aqu, en fin, el desorden y abandono, no ya de parte de los discpulos solamente, sino tambin de los mismos maestros, no siendo entonces de extraar que stos se queden estacionarias, sin correr parejas por los progresos Untitled-31 14/08/01, 13:42 159

PAGE 172

ESCRITOS EDUCATIVOS 160 \ 160 \ 160 \ 160 \ 160 \ de la ciencia que profesan. ¡Ojal que no fuera ms de uno el instituto que en nuestro suelo ofrece pruebas lamentables de la exactitud de estas observaciones!...Pero semejantes abusos reconocen tambin por causa principal la carencia o escasez de asignaciones, como tocaremos en su lugar. 5 No contribuye poco a impedir esa anhelada publicidad y decoro en el desempeo la estrechez del edificio en que se halla situado el establecimiento. En todas las cosas humanas, cual si fuera a similitud de su promotor, que es un compuesto de dos principios tan distintos, pero tan hbilmente combinados, hay que fijar la consideracin en lo exterior o cuerpo de la empresa, no menos que en lo interior o alma que la dirige. Esta es una ley de la naturaleza. Si queremos ver poblado de concurrentes el local de nuestro instituto, ofrezcamos la enseanza no slo desempeada por profesores acreditados, sino en un edificio amplio, cmodo y hasta grandioso, si se puede. Siempre fue un medio seguro de conquistar los hombres hablar enrgicamente a sus sentidos. De esta manera viendo la juventud que se consagra a las ciencias un augusto santuario, forma de ellas ideas muy aventajadas, y se persuade ms y ms de la importancia que se merecen y del homenaje que les tributan los gobernantes. Objeto doblemente indispensable en un suelo donde an no se cultivan con aquel esmero y generalidad que demandan imperiosamente nuestras necesidades sociales. A V.E. y a V.SS. que saben cul es la miserable localidad de la Escuela Nutica presente y cual ser la amplsima del instituto futuro, sobran datos para hacer aplicacin de las observaciones asentadas. 6 Por Real orden de 20 de febrero de 1826 se dign Su Majestad poner el establecimiento bajo la absoluta dependencia del Consulado, en la cual ha subsistido y subsiste hasta el da de hoy; por manera que la Real Junta de Fomento, que es la misma corporacin bajo una nueva forma, est plenamente facultada para removerlo donde juzgue ms provechoso, mxime cuando tratndose de ampliar la institucin, se tocara entre otros inconvenientes con la absoluta imposibilidad de colocar todas las clases y alojar profesores en las tres pequeas piezas del edificio de Regla destinadas a la presente Escuela Nutica. Son de tal consecuencia las ventajas de albergar en el instituto si no todos al menos los encargados de ciertos ramos, que hemos querido dar a este punto un lugar ms visible en otra parte de nuestro informe. 7 Con tanta ms razn se halla en las facultades de la Junta la remocin, cuanto Su Majestad no contento con recomendar y hasta mandar a los Consulados y Juntas de Comercio por repetidas reales rdenes y singularmente por la ltima citada de febrero de 1832 la fundacin en las capitales de las enseanzas de aritmtica, geometra, mecnica, qumica y delineacin, aplicadas a las artes y a la agricultura, acompaando al efecto como tipo el plan del Conservatorio de Artes de Madrid; no contento, repetimos, con todas estas demosUntitled-31 14/08/01, 13:42 160

PAGE 173

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 161 / 161 / 161 / 161 / 161 traciones de sus paternales miras por la ilustracin y felicidad de sus vasallos, todava quiere estimularlos ms y ms, aplaudiendo el ilustrado celo de la Real Junta de Comercio de Barcelona por haberse anticipado a establecer (son palabras de la misma soberana disposicin) varias otras escuelas anlogas. Y si de esta manera se explica el rey de las Espaas respecto de una capital de la pennsula, en donde existen varias otras escuelas anlogas ¡cun acreedora no se hara en sus encomios la Junta de Fomento de La Habana con la ereccin del nuevo instituto, en un pas donde no existe ninguno de esta clase, donde se experimenta una absoluta necesidad de poseerlo, as para abrir nuevas carreras a la juventud que en tan estrecho crculo se mueve, como para explotar y perfeccionar las producciones de nuestro suelo virginal! Por otro lado, podr haber un lugar ms importante en esta regin trasatlntica que el emporio de las Antillas para erigir semejante establecimiento, y ms a propsito para la concurrencia de todos los puntos de la Isla? Estos grandes establecimientos en todos los pases se hallan siempre situados en las grandes capitales, que por el enorme concurso de personas y oportunidades que para todo ofrecen, son unos verdaderos focos, donde vienen a reunir cuantas luces se encuentran esparcidas por el mbito del orbe civilizado. 8 Asimismo en la traslacin de la Escuela Nutica se vern cumplidos los votos de la Real Sociedad Patritica, que por ms de seis lustros ha suspirado en vano por ver domiciliada en el terreno cubano la ciencia de los Lavoisier y de los Davy. Y en verdad que para no faltar al proyecto ningn requisito que lo recomendara, se van a obtener realizadas las miras patriticas que animaban as a los vocales del Consulado como al excelentsimo seor don Francisco de Arango y Parreo tocante a la fundacin de una ctedra de qumica general y aplicada a nuestra agricultura. Un plan muy semejante al que se agita fue el propuesto por estos seores. En vista de la preferente importancia del estudio de dicha ciencia para nosotros, y respecto a quedar anualmente un sobrante considerable del impuesto sobre mieles, se trat de aplicar estos fondos a la ereccin de la clase de qumica, hasta eliminando del todo, si era necesaria, la Escuela Nutica; para lo cual se ampliara el Colegio Seminario de San Carlos, a fin de consultar la mayor economa; siendo ms fcil, as discurran aquellos seores, hacer adiciones a un establecimiento ya formado, que erigir otro enteramente nuevo. Aqu se echa de ver que en substancia es el mismo aquel plan que el actual, con la diferencia de estar la ventaja de parte de este ltimo; pues entonces se tropez con la insuperable dificultad del local, que ya queda sobrado vencida con la casa de la Factora. Pero esta ventaja no menos preciosa distingue al proyecto del da. Entonces se trat hasta de suprimir totalmente el estudio de la nutica, si por el estado de los Untitled-31 14/08/01, 13:42 161

PAGE 174

ESCRITOS EDUCATIVOS 162 \ 162 \ 162 \ 162 \ 162 \ dineros no era compatible su existencia con la de la clase de qumica; mas ahora se trata no slo de dejarlo vigente, sino de ampliarlo y reformarlo, adems de establecerse las ctedras de fsica, qumica, dibujo lineal y otros ramos, sin hacer uso ms que de los mismos fondos, y bajo un sistema total de aumento progresivo, en acopio de libros, mquinas y aun fundacin de nuevas enseanzas, cuyos benficos efectos no tardarn mucho en experimentarse. La circunstancia que entre otras mil relevantes adorna al excelentsimo seor don Francisco de Arango de ser comisionado regio para la reforma general de los estudios, hace su voto doblemente respetable en la materia; y tanto ms cuanto que el mismo seor manifest en la mencionada sesin de 18 de julio de 1828: “que comprendiendo como deba comprender en su informe al Rey sobre estudios a la memorada Escuela Nutica trataba de proponer que sus fondos fuesen aplicados a agregar al Colegio de San Carlos nuevas ctedras en que se enseasen las ciencias de ms directa aplicacin”. De forma que ahora se advertirn as ventajosamente cumplidos los deseos del excelentsimo seor Comisionado general de estudios. Estuvo, pues, autorizada la Comisin para sentar que no faltaba ni el ms mnimo requisito para recomendar el proyecto. Dicho sea para honra de nosotros; muy rara vez se nota esta unanimidad de miras y sentimientos en cuantas autoridades y en cuantos sujetos han tenido intervencin en un mismo negocio, cual se advierte en el expediente de reforma de la Escuela Nutica; y ved aqu sin duda, seores, una de las razones que ms recomiendan el plan a los ojos de la Comisin. ¡Que levante ahora la voz un puado de vecinos de Regla, oponindose a la traslacin a fuer de fundadores de la Escuela, como ya lo intentaron reiterada y tenazmente en pocas anteriores! Sus clamores se estrellarn en las incontrastables razones que acabamos de enumerar. Pero aun dado caso que no estuviera de por medio la utilidad del procomunal, ni la promocin de los conocimientos tiles en nuestro suelo, sobre todo en estos momentos en que se trata de caminos de hierro, mejoras en la elaboracin del azcar y otras empresas prcticas de beneficio pblico, ni el mejor desempeo de los deberes de la enseanza y en la vigilancia de la inspeccin, ni la feliz combinacin de poder agregar la fsica, qumica y dems ramos a los que se cultivan en la Escuela Nutica, por permitirlo la riqueza del fondo, ni la singular unanimidad de cuantas autoridades y particulares han tomado parte en el negocio, ni lo que es ms que todo, la autoridad soberana que estimula, recomienda, encarga y finalmente aplaude la fundacin de estos prcticos establecimientos sometida especialmente por Su Majestad a las Juntas de Comercio y Fomento: todava y aun en circunstancias ordinarias, y segn principios de la ms estricta justicia, no quedara ni sombra de derecho a los fundadores reglanos para alzar el grito contra la traslacin. Vemoslo. Untitled-31 14/08/01, 13:42 162

PAGE 175

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 163 / 163 / 163 / 163 / 163 Dignos de eterna alabanza sern siempre los esfuerzos de aquellos honrados vecinos que sin ms estmulos que sus buenos deseos, ni ms apoyo que sus escasos recursos, llevan a cabo y venciendo obstculos cualquier empresa en beneficio de sus conciudadanos, y sobre todo en obsequio de la ilustracin. Y he aqu el galardn que se merecen de justicia aquellos pocos moradores del pueblo de Regla que fundaron el instituto nutico, o mejor dicho, que promovieron su fundacin; pues apenas comenz el establecimiento a cobrar algunas creces, cuando el gobierno lo tom inmediatamente bajo su direccin, asignndole los fondos necesarios y ponindoles primeramente bajo la dependencia de la Real Marina, y enseguida bajo la del Real Consulado. Infirese, pues, que mientras los fundadores costeaban y dirigan la Escuela que ellos mismos haban planteado, les asista inconcusamente el derecho de intervenir por lo menos, en cualquiera mutacin que se tratase de introducir. Mas tan luego como el establecimiento fue prohijado, sostenido y administrado por la Junta Consular, no slo con el conocimiento sino por voluntad expresa de Su Majestad, ces de todo punto el ms leve pretexto de reclamar contra medida alguna por parte de los fundadores. No tendran para ello mejor razn (y acaso la tendran peor) que los que moran en los puertos de Nuevitas o de Sagua. Sin embargo de todo, no faltar quien diga: “De la contribucin impuesta sobre el trfico de los botes, y del derecho sobre la exportacin de mieles, cuyas dos cargas gravitan sobre los vecinos de Regla, salen los fondos destinados al sostenimiento de la Escuela Nutica; luego si Regla sola sufre el gravamen, sea tambin sola la que reporte la utilidad”. Pero este argumento es tan ftil, que ni siquiera alcanza el mrito de especioso. Hablaremos desde luego sobre el derecho sobre la exportacin de mieles, por ser la verdadera y casi nica fuente de que se surte el fondo. Quin no ve que los que pagan los derechos de la miel son los angloamericanos, exportadores y consumidores exclusivos de este rengln? Quin no sabe que Regla no es ms que el muelle donde se embarcan nuestros caldos? En qu se grava en esto a sus vecinos? Antes salen harto beneficiados con semejante trfico, que es el principal y casi el nico que fecundiza toda la industria reglana. En todo caso ms bien seran perjudicados los hacendados productores de las mieles; pero nunca, nunca los mieleros ni por consiguiente la poblacin de Regla en general. As que ni en un tomo contribuye Regla al sostenimiento de la Escuela Nutica establecida dentro de su seno. Y la contribucin del medio real diario sobre los botes del trfico, exclamar alguno, sale o no de los mismos boteros, avecindados todos en este pueblo? Sin duda alguna que de ah deriva; pero es tan mezquino su producido que no llega anualmente ms que a unos 240 pesos, cantidad de tal suerte insignificante, que apenas Untitled-31 14/08/01, 13:42 163

PAGE 176

ESCRITOS EDUCATIVOS 164 \ 164 \ 164 \ 164 \ 164 \ basta para sufragar la dcima parte8 de los gastos que se impenden todos los aos, no ya comoquiera en la Escuela Nutica, sino meramente en las dos lancasterianas gratuitas de hembras y varones, fundadas y costeadas esplndidamente por el Consulado de La Habana a beneficio del pueblo de Regla. Y pues se trata de ajustar cuentas, quiere la Comisin hacer tambin la suya a los seores fundadores. Pongamos por data a los reglanos el producto de los botes, nica partida que de justicia se les puede abonar; pues bien: cargumosle ahora con el sostenimiento, no del todo de las escuelas, sino tan slo con el de las dos primeras enseanzas ms necesarias sin comparacin en todas partes, y mayormente en un pueblo pequeo, y quedarn abrumadas con el cargo en la absoluta imposibilidad de levantarse. 9 Lejos, pues, de tener el vecindario de Regla motivos fundados de queja contra la Junta de Fomento por intentar la traslacin de la Escuela Nutica, le asisten y le asistirn las causas ms poderosas de gratitud hacia esta Corporacin, no ya comoquiera por el largo beneficio recibido, sino tambin por su continuacin y perpetuidad. Con efecto, siempre permanecern en Regla las dos escuelas primarias lancasterianas, bajo el mismo pie que han subsistido hasta el presente, costeadas y dirigidas en un todo por la misma Junta de Fomento. A qu frutos ms ptimos ni a qu recompensa ms abundante podran haber aspirado los fundadores de la Nutica, consideradas las necesidades del pueblo que los vio nacer? Cundo pudieron augurar, por ms lisonjeras que fuesen las esperanzas del deseo, que llegaran a tener en su seno dos escuelas primarias superiormente constituidas, sin expender un maraved? Jams esfuerzos cvicos mejor coronados que los suyos. Ya quisieran infinitos pueblos del interior de nuestra patria, que en la aridez y tinieblas de la ignorancia y de su compaera la inmoralidad yacen clamando por el roco salutfero de la instruccin, ya quisieran estos desgraciados encontrar quien les proporcionara, no ya dos establecimientos tan en forma como los de Regla, sino a lo menos un maestro que adoctrinara sus tiernos hijos en la ciencia de la salvacin y en los rudimentos de la lectura y de la pluma... Tal vez se juzgar, oyendo este lenguaje, que la Comisin favorece hasta cierto punto el dictamen de aquellos, por cierto muy bien intencio8. Efectivamente, no bajando el costo anual de las dos escuelas primarias, inclusas las gratificaciones a los preceptores, alquiler de una de las casas, gastos de examen, etctera, de 4 380 pesos por trmino medio, segn la cuenta de un quinquenio, claro est que la contribucin de los botes deja todava un dficit de 52 pesos para llenar la decimoquinta parte de aquella suma, que es de 292 pesos. 9. Vista la insignificancia del producto de este derecho, bien podra aliviarse a los boteros de semejante gravamen, y as trata de hacerlo la autoridad, segn entiende la Comisin. Untitled-31 14/08/01, 13:42 164

PAGE 177

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 165 / 165 / 165 / 165 / 165 nados que opinan contra la ereccin de establecimientos secundarios en pases donde an se carece del competente nmero de primarios, como sucede cabalmente entre nosotros. Si la Comisin no temiera hacer una larga digresin, aprovechara de buen grado la presente oportunidad para tratar ex profeso tan interesante materia. Mas ya que esto no le es dado sin exceder los debidos lmites, se permitir sin embargo apuntar algunas rpidas consideraciones. En efecto, no faltar quien piense que los fondos sobrantes de la Escuela Nutica estaran mejor aplicados en planteles de primera enseanza que en un instituto de ciencias tiles. Pero los que as discurren, llevados sin duda de su celo (y en celo a nadie cede la Comisin), no han reflexionado que, lejos de coartar la educacin secundaria los progresos de la primaria, es por el contrario el mvil principal que ms la auxilia, la fertiliza y la fomenta. Donde no hay hombres que se dediquen a las ciencias, tampoco hay muchos que sientan las ventajas de la educacin primaria, ni por consiguiente quien se ocupe en formar planes de enseanza. Obsrvese si no la historia de lo que ha pasado en todas partes: mientras no se difunden y aprecian las nociones cientficas en un pas, no hay quien promueva la causa de la educacin primaria. Echemos no ms de una mirada sobre nuestros vecinos norteamericanos. Ellos nos suministraran el mejor de cuantos ejemplos son imaginables; puesto que en ningn pas del mundo civilizado han sido ms extensivos los beneficios de la educacin primaria, y sin embargo, en ninguno han ido ms a la par las medras de este ramo capital y la aplicacin de los conocimientos tiles. Ms diremos: el cultivo de las ciencias y de las artes liberales vuelve al hombre ms humano y benvolo con sus semejantes desgraciados. !Cuntos establecimientos de beneficencia no vemos plantificados en este suelo afortunado, debidos, es verdad, en la mayor parte, a los sentimientos religiosos que animan a su pueblo! Pero cuntos y cuntos no sern los individuos a quienes slo el haber adquirido nociones exactas de diseo y arquitectura no les haya sugerido planes de reformas para crceles, hospitales y lazaretos, casas de dementes y otras instituciones, que en su urgencia e importancia en nada ceden a las instituciones de educacin primaria? Y qu copia de conocimientos matemticos y experimentales no se necesita poner en contribucin para llevar a cabo tales proyectos? En vano los Bentham y los Howard, en vano los filantrpiocs varones y los varones pblicos concibiran grandiosos planes en alivio de la humanidad y en beneficio de los gobernados, si no contaran con hombres prcticos capaces de llevarlos a cabo. Y quines, sin salir de nuestra propia tierra, quines dieron el primer impulso a las escuelas de La Habana? Fue por ventura la reunin de algunos honrados pero ignorantes labradores, o la flor y nata de la ilustracin habanera? No fue la Sociedad Patritica? Y quin fund la Sociedad Untitled-31 14/08/01, 13:42 165

PAGE 178

ESCRITOS EDUCATIVOS 166 \ 166 \ 166 \ 166 \ 166 \ Patritica? Un hombre que estaba animado por las vastas de las miras que slo las ciencias saben inspirar. Quines son hoy y han sido siempre los miembros ms activos de esa misma Corporacin? Los que cultivan las letras y las ciencias, los que bebieron sus doctrinas en las fuentes pursimas de la naturaleza. En la actualidad ms que nunca, si recordamos las ventajas del sistema explicativo en la educacin primaria, nos convenceremos de que slo valindonos de las ciencias naturales es dable sacar todo el partido posible de tan admirable mtodo, y digmoslo todo de una vez: slo el genio de las ciencias naturales y el mtodo adoptado por ellas pudieron haber sugerido semejante sistema. 10 Por otra parte, no es en rigor el instituto cual le hemos concebido una especie de escuela normal para formar los alumnos que hayan de ser maestros en los establecimientos primarios y mixtos de nuestra tierra? Y qu restar que apetecer a los ms sedientos por la difusin y mejora de la enseanza primaria, si agregamos que la Comisin, entre las amplias propuestas por lo sucesivo, ha sealado un lugar preferente a una clase especial de mtodo destinada para instruir terica y prcticamente a los aspirantes en el arte no menos espinoso que poco cultivado de dirigir los primeros pasos de la niez y de la juventud? La Comisin siente en lo ms vivo no poder aqu ms que insinuar estas ideas, que sin duda requerirn un amplio desarrollo. Pero no le es lcito abusar por ms tiempo de la paciencia de V.E. y V.SS., mayormente cuando lo expuesto es suficiente para patentizar que los institutos cientficos, prescindiendo de las incalculables ventajas materiales que reportan a la industria de las naciones, son los templos donde se mantiene perenne la lumbre sagrada de Minerva, para encender las luces que han de difundirse por horizontes ms tenebrosos. En fin, Seor Excelentsimo y seores vocales, la Comisin ms bien por no molestar mayormente vuestra atencin, que por haberse agotado 10. Este mtodo se reduce a hacer discurrir a los alumnos sobre cuanto leen, explicndoles palabra por palabra segn va siendo necesario para la inteligencia del discurso. A poco que se reflexione, se echar de ver que no es indiferente la eleccin del texto: demostrando as la razn como la experiencia, que de ninguna clase de libros se saca ms partido para comunicar buenos hbitos al entendimiento como de los que describen fenmenos de la naturaleza o procedimientos del arte. As se acostumbra a los discpulos a seguir desde la infancia un mtodo esencialmente baconiano esto es, marchar de los hechos a las consecuencias por la cadena de la induccin Slo por tales escalones se elevan sin violencia a las nociones ms abstractas; por el rumbo opuesto, ni es posible llegar a tanta altura, ni saber por dnde se ha pasado. Muchos y preciosos datos podra ofrecer la Comisin en el particular; pero baste lo dicho para hacer entrever que la eficaz influencia de las ciencias naturales alcanza hasta los primeros rudimentos; y no era otro nuestro propsito. Untitled-31 14/08/01, 13:42 166

PAGE 179

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 167 / 167 / 167 / 167 / 167 las causas que motivan la traslacin, quiere dar aqu punto a la materia. Ciertamente que era de suyo dilatada; y por lo mismo se propuso tan slo indicar algunas de las razones que militaban en su pro, renunciado a la notoria ventaja de desenvolverlas y apurarlas hasta sus pices. Otros puntos tampoco ha querido tocar, por resultar suficientemente esclarecidos en el expediente, y con especialidad del circunstanciado informe del excelentsimo seor don ngel Laborde, de 29 de noviembre de 1827, que contiene una victoriosa confutacin a los escrpulos del seor don Ignacio Gonzlez Larrinaga, manifestados en su papel de 27 de junio del propio ao, acerca de la inversin del sobrante de los fondos destinados a la Escuela Nutica. Quedando, pues, enarradas las razones ms poderosas para fundar la traslacin ha resultado insensiblemente recomendado el proyecto del instituto. Y si la Comisin no estuviera impulsada por la Junta misma en la promocin del actual plan, sera este sin duda el lugar oportuno de demostrar las inapreciables ventajas que refluyen precisamente a todos los pases donde se cultivan las ciencias fsicas y matemticas. Tarea tanto ms agradable a la Comisin, cuanto le proporcionara la coyuntura de explayarse a sus anchas sobre la benigna influencia de esta clase de estudios en todos los dems ramos del saber, a los cuales comunican su espritu esencialmente positivo, analtico e investigador. Pero semejante trabajo, til por otra parte, en concepto de la Comisin sera en el caso presente, permtasenos la expresin, como predicar a los convertidos ; supuesto que los que escriben han sido comisionados por una reunin de individuos, y presididos por un jefe, que no comoquiera estn penetrados en lo ms ntimo de la abundosa cosecha que recoger el pas sembrando tales conocimientos, sino que instan ahincadamente porque se les propongan los medios ms eficaces y adecuados de llevar a trmino la ereccin del Instituto cubano As que, superados todos los obstculos, contando por un lado con un local digno del proyecto, con otro con sobrados fondos para el caso, y lo que vale ms que todos los fondos del orbe, con un caudal inagotable de celo y decisin en favor de la obra, sin necesidad de ms prembulo procedamos a ofrecer la planta del nuevo Instituto. Y pues ha de llevar una denominacin anloga a un objetivo y a su esprtu, ninguna ms adecuadas, en sentir de la Comisin, que la que acaba de atribuirle: a la manera que el establecimiento de Gijn, destinado para beneficio de todos los astures, como lo ser el de la Habana para todos los hijos de Cuba, fue llamado Asturiano y no Gijons por su celebrrimo fundador. ¡Que la portada del edificio pregone desde lejos que se lleve por norte la felicidad del mayor nmero! Untitled-31 14/08/01, 13:42 167

PAGE 180

ESCRITOS EDUCATIVOS 168 \ 168 \ 168 \ 168 \ 168 \PLANTA DEL INSTITUTO Abrir nuevas carreras a la juventud de nuestra patria, condenada a consagrarse exclusivamente al foro, a la medicina o a la holganza; difundir los conocimientos qumicos para perfeccionar la elaboracin de nuestros frutos y aprovechar nuestras ventajas naturales; facilitar la adquisicin de luces para toda empresa que descanse en las nociones de las ciencias fsicas y matemticas; abrigar en nuestro propio seno, sin necesidad de mendigar al extranjero, hombres capaces no slo de concebir, sino de ejecutar grandes planes aun en sus ltimos pormenores; mejorar algunas profesiones de las existentes, proporcionndoles otros datos de que han menester para progresar; fertilizar el vasto campo de la educacin, ofrecindole ms idneos cultivadores; contribuir al adelantamiento de las artes liberales y mecnicas entre nosotros; llenar hasta donde sea posible las benficas intenciones de Su Majestad en la fundacin de estas escuelas prcticas: tales son, en resumen, las ms urgentes necesidades fsicas de la patria: tales los ms eficaces remedios para curar algunas dolencias morales que la aquejan; y tales, en fin, las vastas cuanto sabias miras que se propone la Junta de Fomento de la Habana con su ilustrado presidente a la cabeza en la plantificacin de un alczar de ciencia y de salud para los hijos de este suelo. Teniendo, pues, a la vista todos estos antecedentes, sin olvidarse de la economa, atendiendo muy principalmente al fin de combinar el Instituto Nutico con el de otras ciencias fsicas y matemticas y de dar a la institucin un sesgo enteramente prctico y aplicable a nuestras preferentes necesidades, y finalmente atemperndose hasta donde lo permitan las circunstancias del pas a la letra de la soberana disposicin de 12 de febrero de 1832, por ser su sabio espritu nuestro principal norte; la Comisin, despus del ms detenido examen se siente alentada a ofrecer a la meditacin de V.E. y V.SS. el siguiente plan, en el que ha procurado que reine de un extremo a otro la mayor armona y unidad. As se lograr que todos los alumnos, si gustan, queden instruidos metdicamente en todos los ramos, sin invertir demasiado tiempo, ni carecer de los conocimientos previos indispensables. 1 Se establecer un Instituto con el nombre de Cubano en aquella parte del edificio de la Extinguida Factora de Tabacos que serva de habitacin a los seores superintendentes del ramo. 2 El establecimiento estar abierto para cuantos deseen frecuentarle, ora en calidad de alumnos matriculados, ora en la de simples oyentes, con slo los requisitos de ser personas blancas y mayores de 13 aos. En el Reglamento se tratar de todo lo dems relativo a estas dos clases de concurrentes. Untitled-31 14/08/01, 13:42 168

PAGE 181

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 169 / 169 / 169 / 169 / 169 3 El Instituto ser puramente externo, a semejanza de los ms de su especie. Ni el estado de los fondos, ni la sencillez a que debe aspirarse en la administracin de estos establecimientos permiten llevar a efecto las filantrpicas miras que manifest la Seccin de Educacin en su Informe de 1827 sobre admisin de pupilos. Afortunadamente, sus deseos se ven cumplidos en gran parte en los colegios de empresa particular, que honran ya a la Habana, donde se educa y aloja a un gran nmero de nios enteramente gratis. La Casa de Beneficencia tiene en el da un nuevo departamento titulado de varones, donde tambin se instruye gratuitamente en las primeras letras a 40 nios desvalidos, los cuales por la naturaleza del establecimiento son todos internos. 114 Se fundarn por ahora las enseanzas siguientes, que son las principales, subdivididas y desempeadas como luego veremos; a saber: 1 Matemticas. 2 Dibujo lineal. 3 Nutica. 4 Fsica. 5 Qumica. 6 Lenguas vivas. He aqu, en nuestro concepto, a lo que debe limitarse el proyecto en las actuales circunstancias si la Comisin se dejara arrastrar por los vuelos de su deseo, pocas instituciones seran parte a satisfacerla. Pero no estriba la dificultad en concebir vastos y circunstanciados planes que figuren sobre el papel. Corriendo a veces en pos de lo mejor, pasamos por alto lo hacedero y fracasamos en lo imposible. El facultativo que indiscreto no sujetase la dosis de las ms eficaces prescripciones al estado peculiar de su paciente, le dara la muerte en lugar de la vida; y el que menos ignorante, pero no menos avisado, se burlase de la fortuna bajo la cual se las suministrara, podra infundirle un hasto invencible por aquel mismo remedio que, bien administrado, seguramente le hubiera conservado la existencia e inspirdole el gusto de recurrir a l. Ni en la substancia ni en el modo debe concebirse un plan cientfico para la Habana como se concebira para Londres o para Berln. Trtase de presentar el proyecto ms aplicable al pas, con arreglo a lo que se pide y con los elementos con que se cuenta. No aspira la Comisin a la originalidad; y si algn mrito alcanzase este humilde trabajo, antes se cifrara en lo practicable que en lo grandio11. Si despus satisfactoriamente el Instituto, segn la planta que se propone, alcanzase los fondos para sostener algunos pupilos, bien podrn admitirse en calidad de tales aquellos jvenes pobres que se consideren acreedores a este goce por su talento y aplicacin, a juicio de los profesores y el director. Por lo dems, bien se echa de ver que esta novedad no altera en lo ms leve el tenor de nuestro plan de estudios. Untitled-31 14/08/01, 13:42 169

PAGE 182

ESCRITOS EDUCATIVOS 170 \ 170 \ 170 \ 170 \ 170 \ so de la empresa. En una palabra, trtase de concentrar para robustecer, no de repartir para debilitar. Enseanzas preferentes para lo sucesivo Mas como en lo sucesivo se ha de pensar forzosamente en dar mayor ensanche al actual plan, cree la Comisin de su deber y consiguiente a los principios expuestos, apuntar desde ahora las enseanzas que para entonces hayan de merecer la preferencia. Ninguna a sus ojos ms digna de obtener el primer lugar que el establecimiento de una clase prctica de composicin en lengua espaola. Mucho se habla y no poco se explica sobre gramtica y literatura; se hacinan reglas y ms reglas para alcanzar el bien decir; admranse las bellezas y censranse los defectos de los ms insignes escritores; todo se dice, pero poco o nada se hace. Por ventura se ensea a escribir en proporcin? Acaso se intenta dar siquiera los primeros pasos en la carrera? No, por cierto: antes tenindose por un don especial del cielo la facilidad de trasladar las ideas al papel, ni se cuida de adiestrar a los jvenes en el ms importante de todos los ejercicios, ni menos se piensa en hacer perder a muchos de ellos aquel horror por la composicin que les hiela la mano al empuar la pluma. Verdad es que el arte de escribir con perfeccin debe contarse entre los privilegios del genio. Pero si advertimos que el verdadero embarazo que experimenta un nio para producir depende del poco o ningn conocimiento que tiene del objeto que se le propone, nos persuadiremos de la posibilidad de generalizar el uso del ms precioso de los instrumentos. Efectivamente, si en vez de proponer, segn se ha hecho hasta aqu, asuntos abstractos a la consideracin de los jvenes, como vgr., la utilidad de la educacin, sus relaciones en la sociedad y otros puntos morales, se les ofrecen para principiar materias con las cuales estn perfectamente familiarizados o que a muy corto apremio se pongan a su alcance, como las descripciones de objetos materiales o aun de los morales dentro de su esfera, veremos con nuestros propios ojos, si escribir es otra cosa que hablar con la pluma en lugar de hablar con la lengua. Entonces nos convenceremos que para exponer un hombre con cierto orden sus pensamientos no es necesario estar dotado de peregrino ingenio. Y de otra parte, por qu un comerciante no ha de extender con propiedad sus noticias y datos mercantiles? Por qu un militar o un marino no han de redactar circunstancialmente las ocurrencias de sus campaas o expediciones? Por qu un fsico no habr de describir como es debido un aparato complicado, o los trmites de una experiencia? Por qu hasta el nio ms tierno no ha de contar con orden lo que ve y lo que siente? Por qu no ha de reproducir con fuerza lo mismo que le caus una fuerte impresin? Pues ved aqu, ni ms ni menos, lo que ha enseado la experiencia a uno de los individuos de la Comisin. En efecto, si aun careciendo el nio de la ms leve tintura de humaUntitled-31 14/08/01, 13:42 170

PAGE 183

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 171 / 171 / 171 / 171 / 171 nidades, se le exigiere describir un objeto de su recreo, o cualquier espectculo que le haya impresionado, desde luego se obtendr una descripcin tan viva como ordenada del asunto. Y si se trata de asegurar el xito, no hay ms que hacer atar a los mismos alumnos el hilo del discurso, proponindoles de antemano una serie de preguntas bien conducidas, cuyas respuestas llenarn los vacos en las nociones que hubiesen formado del objeto: as se les va ayudando por grados, hasta que en breve se habitan a dirigirse por s mismos las preguntas cada vez que quieren examinar una materia. De este modo se les infunde el saludable espritu de investigacin, siendo de notar el conato que naturalmente pone el hombre desde la tierna edad en buscar la exactitud para encomendar sus pensamientos al papel. Nunca mejor ocasin de conocer cun fundado iba el amigo de los Pisones al recomendar el saber como manantial y origen nico del bien escribir. Consecuente a tales principios, se entablar desde ahora en todos los ramos de enseanza el sistema de hacer escribir a los alumnos sobre las materias respectivas, ya meros extractos, ya pequeas disertaciones, por el orden que detallaremos en el Reglamento, aunque no sea ms que en obsequio de la exactitud de las ideas. A veces hasta los desaciertos en esta parte son ocasin de que se rectifiquen para siempre las nociones ms esenciales. No sin harto motivo deca el gran Descartes “que muchas cosas que le haban parecido verdaderas al momento de concebirlas, solan parecerle falsas cuando trataba de extenderlas”. Respecto a las matemticas en particular, no se contentar el profesor con slo hacer escribir, sino que una vez explicados los teoremas fundamentales de una materia, propondr a los alumnos problemas capaces de ejercitar su ingenio y penetracin. As se practica en la pensadora Alemania con el xito ms brillante. No espera por cierto la Comisin que nuestros bisoos alumnos se afanen en la liza hasta el punto de los aguerridos germanos. Pero imitemos de algn modo esta tctica acreditada, y si no logramos ser veteranos de primera fila, tampoco nos quedaremos rezagados. En la parte reglamentaria de nuestro Informe detallaremos las medidas que juzguemos ms eficaces para asegurar los frutos del sistema en todos los ramos. Estas medidas se reducirn a variar y hacer turnar los ejercicios; pues ni conviene practicar siempre del mismo modo, ni es posible que todos practiquen a la vez, sin grave detrimento del mtodo. Pero volviendo a nuestra clase especial de composicin, son tan portentosos los resultados, que dejan absortos con sus progresos aun a los mismos que se tenan por ms ineptos para el caso. Esta es la historia, seores, de dos clases semejantes establecidas en un colegio de la Habana por Untitled-31 14/08/01, 13:42 171

PAGE 184

ESCRITOS EDUCATIVOS 172 \ 172 \ 172 \ 172 \ 172 \ uno de los miembros de la Comisin12 cabiendo a sta el placer en la presente coyuntura de ofrecer a V.E. y SS. no ya una plausible teora, sino un nuevo fruto de experiencia. En fin, la Comisin cree ocioso inculcar que la clase de que se trata no es una clase de retrica, sino una institucin, en la que no se seguir ms norte para corregir las composiciones de los alumnos que los dictados de la razn, no siendo otros felizmente los fundamentos del buen gusto. Ni hay que mencionarles una palabra de reglas, tropos ni figuras; no porque sea nuestro nimo despreciar estos socorridos documentos, sino porque ms se trata de generalizar el arte de escribir simple y sencillamente que el de formar escritores de primer orden. Pero cuando a tanto se aspirase, quiz se atrevera la Comisin a proponer este sistema como el solo correctivo eficaz para reformar la prctica del arte de escribir. Dos son los vicios capitales de que generalmente adolecen las composiciones de los jvenes en las clases superiores de humanidades: un empeo decidido por cometer figuras, y el ahnco no menos obstinado de buscar exordios lejanos y especies extraas que injertar en el asunto, a fin de obtener una extensin decente para el discurso. Estos defectos y otros anlogos se atribuyen proverbialmente a los pocos aos; y si bien es cierto que en alguna parte deben imputarse a semejante causa, en ltimo anlisis se palpar que derivan principalmente del mtodo empleado. Cmo no han de caer los jvenes en el extremo de prodigar tropos y figuras si les dan primero los preceptos que los ejemplos? En tal caso tomando la pluma con el nimo deliberado de practicar las reglas, marchan en el sentido inverso del artificio a la naturaleza; se ocupan en la forma ms que en el asunto, en las palabras ms que en las ideas, en el andamio ms que en el edificio: en una 12. Una de ellas se compone de nios de 9 a 11 aos, y pasma realmente el ver cmo coordinan sus ideas en tan tierna edad. Es digno de advertirse que muchas de esas criaturas, lejos de sentir el menor hasto por esta especie de ejercicios, como acontece en las clases superiores de composicin segn el sistema corriente, los abrazan con sumo ardor. Esta es otra de las innumerables e inmediatas ventajas del mtodo explicativo : entendidas las cosas bien a fondo, y acrecido el caudal de signos, es una consecuencia forzosa exponerlas con facilidad; y si se exponen con facilidad, ya se hizo con gusto. Tambin contribuye a tanto fervor aquella sencillez y poca presuncin caracterstica de la primera edad. Nuevo motivo de aprovechar tan preciosa poca en impresiones fundamentales por ms imperfectas que parezcan; y pues ninguna adquisicin les podr traer ms utilidad en el decurso de la vida, ni ninguna reclama ms irremisiblemente el ejercicio de la aptitud de exponer bien sus sentimientos, principiemos la obra con anticipacin pero sin olvidar cmo y por dnde. Por lo dems, no deja de ser oportuno el observar cmo los nios mismos, a quienes ni se ha mentado la palabra composicin por temor de asustarlos de importancia, han dado a la clase, no sin alguna propiedad, el ttulo de clase de descripcin Untitled-31 14/08/01, 13:42 172

PAGE 185

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 173 / 173 / 173 / 173 / 173 palabra, corren por una va esencialmente tortuosa y antianaltica. No hay medio ms seguro para que la afectacin ocupe el lugar de la sencillez, y la frialdad usurpe el de la inspiracin. Por el contrario, en nuestro mtodo, obligados a pensar por s mismos, y con la materia a su eleccin, el asunto y slo el asunto decidir del tono y de la magnitud de la composicin; aprendern entonces prcticamente a graduar un discurso, no slo por la escala de sus dimensiones, sino por la de su congruencia con el objeto, que es el nico criterio infalible de su mrito. Entonces en lugar de verse marchito el rbol con las plantas parsitas con que acostumbran sofocarle, levantar tanto ms erguido su cabeza, cuanto ms profundas sean las races que lo sostienen. Pensar, pensar tenazmente sobre el objeto: volverlo y revolverlo bajo todas sus fases; dejar el salvado y recoger el grano; aprovecharse si se quiere de las ajenas observaciones, pero atenerse principalmente a las propias: la observacin, se ve aqu el germen de todos los talentos y de todas las superioridades; aqu y nada ms que aqu se esconde el arte sublime de los Demstenes y de los Bossuet. Pero no nos dejemos llevar tan lejos por el torrente de nuestras ideas; y contrayndonos al plan del Instituto, confesemos en conclusin que por modestas que sean las pretensiones de la clase de composicin, exige a su cabeza un espritu ejercitado en el razonamiento y nutrido de varia y slida instruccin. Pero qu resortes no deber tocar la Junta de Fomento para difundir el mayor de los beneficios, proporcionando a cualquier hombre y en cualquiera carrera la facilidad de manejar el medio que ms necesita para influir en sus semejantes? Y no es verdad seores, que la aptitud para decir infunde en nuestros pechos un firme sentimiento de independencia de los dems mortales, y de confianza racional en nuestras propias fuerzas? Responsables seramos ante la humanidad y la patria, si no prodigsemos los medios de alcanzar esta dote a cuantos pisaren los umbrales del Instituto Cubano. Jams merecern las reformas el epteto de fundamentales, mientras no lleguen al trmino de generalizacin de que son susceptibles. Pero otra fundacin digna tal vez de disputar el hueco a la composicin sera una clase especial de mtodo destinada para formar maestros. Son tantas y tan poderosas las razones que abogan en su pro, que no podemos menos de exponerlas sucintamente. Ellas formarn al mismo tiempo la mejor apologa de nuestras miras a los ojos de los patriotas celosos por las medras de la primera educacin. Alemania es el teatro donde nos traslada la fantasa tan luego como se habla de mtodos. Alemania ha sido la primera que aplicando separadamente las leyes de la crtica filosfica al arte de exponer las doctrinas, lo ha elevado al rango de la ciencia. No en vano las naciones ms cultas de Europa ceden sin murmurar la palma a la ms aventajada en la carrera; y Francia, la ilustrada Francia, acaba de ofrecernos el testimonio ms irrefutable de la superioridad de los alemaUntitled-31 14/08/01, 13:42 173

PAGE 186

ESCRITOS EDUCATIVOS 174 \ 174 \ 174 \ 174 \ 174 \ nes en este ramo, enviando a Berln expresamente a uno de sus hijos ms distinguidos13 con el fin de reunir datos en el suelo nativo de la enseanza, para dictar con ms pulso la importante ley sobre instruccin primaria que, merced a la mies recogida, ha resultado tan eficaz y propia de su objeto como la muestra que tuvo por modelo. Conducta admirablemente despreocupada, digna de ser admirada por cuantos aspiran al acierto y homenaje que no sabramos decir si honra ms a quien lo tributa o a quien lo recibe. Ved aqu el triunfo de la civilizacin europea. Este testimonio de la excelencia didctica de Prusia nos exime de toda otra especie de prueba; mas si todava no quedis satisfechos, ah est la altiva cuanto sesuda Albin, tiempo hace revelando al mundo por los raudales de su prensa peridica las victorias alcanzadas por la raza de sus ilustres progenitores en este honroso gnero de conquistas. Sin detenernos, pues, en inculcar la supremaca de Alemania en este punto, mucho ms cuando la bondad de sus mtodos se guardar en nuestro Reglamento y se palpar con la prctica, apuntaremos brevemente las razones especiales que reclaman esta til fundacin en nuestro suelo. Primeramente, no existe ninguna de su clase; y en circunstancias de estarse activando a porfa entre los patriotas y el gobierno la difusin de escuelas primarias por todos los ngulos de la Isla, sube de pronto la importancia de establecer una escuela normal Ya la Seccin de Educacin hubo de sentirse tan penetrada de la necesidad imperiosa de formar maestros idneos, a fin de perfeccionar la enseanza primaria, que nombr tiempos ha una comisin de su seno para que le presentase sus ideas en el particular. Desgraciadamente, las multiplicadas atenciones de los comisionados, entre los cuales tena el honor de contarse uno de los actuales informantes, estorbaron evacuar este negociado. Mas ahora se presenta la favorable coyuntura de llevar a cabo tan benficas miras; y ved aqu tambin en este caso, as como en la fundacin de la ctedra de Qumica, a la Junta de Fomento en el loable empeo de realizar las filantrpicas intenciones de los amantes de la razn y la moral. 2 Si hasta en las naciones ms cultas y morigeradas se ha juzgado indispensable para el mejoramiento de la educacin primaria erigir, no solamente clases, sino colegios especiales 14 para adoctrinar a los maestros en la teora y prctica de la enseanza, qu no ser en nuestro naciente pas, donde se hace tan necesario reformar desde la infancia las costumbres del pueblo, peculiarmente contaminadas por la atmsfera de esclavitud en que nacemos, vivimos y morimos. Causales 13. Vctor Cousin. 14. A fines de 1831 haba en Prusia 33 de estos seminarios; es decir, ms de uno por departamento. Untitled-31 14/08/01, 13:42 174

PAGE 187

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 175 / 175 / 175 / 175 / 175 tanto ms perentorias para que los maestros sean unos dechados dignos de imitacin y capaces de poner en planta los mtodos ms aprobados. Porque, desengamonos: ni hay otro medio eficaz de predicar costumbres que el ejemplo, ni los mejores planes de enseanza pasan de meros pliegos de papel sin honrados y hbiles preceptores. Esperar lo uno sin lo otro sera pretender un efecto sin causa; sera aguardar la cosecha sin haber labrado ni echado la semilla. En fin, valiera ms no establecer escuelas absolutamente, que poner a la niez a cargo de entes inmorales o inexpertos. Acaso se dir que semejantes hombres poco dao podrn hacer, porque caern por su propio peso. Pero la experiencia nos ensea que transcurre sobrado tiempo antes que sean denunciados a la opinin pblica, habiendo causado en el nterin males tal vez irreparables. Y si esto acontece frecuentemente en medio de una capital populosa, donde hay cien argos que les tengan clavados los ojos, quin podr medir la gravedad de los perjuicios que se irroguen a la malhadada juventud de los campos, donde sus preceptores no sienten el freno saludable de una ilustrada vigilancia? Para impedir, pues, que un osado especulador, excusado con la aparente facilidad de dirigir una escuela primaria, sin ms vocacin que el hambre del oro, sin ms aprendizaje que el hombre ms vulgar o charlatn, y sin otras costumbres que las de un simulador momentneo usurpe el ms sagrado de los ministerios, fuerza es que se obligue a todos los aspirantes a presentar un certificado de haber concluido sus cursos en la clase normal del Instituto. Que no sea de hoy ms la enseanza primaria el recurso de la ignorancia y de la nulidad. Da de ventura para la educacin y por lo mismo para la moral, aquel en que hasta los rudimentos de la lectura sean enseados por hombres, si no inventores, al menos capaces de penetrarse del espritu de una teora. Hombres puramente mecnicos y rutinarios (habla la voz de la experiencia) para nada, para nada: estn en peor predicamento aun para mover las mquinas materiales que una fuerza fsica bien aplicada: esta es capaz de continuar el impulso; aquellos sin duda lo detendrn o extraviarn. Y al tocarse el punto de los requisitos que deben adornar a los maestros de escuela, permtase a la Comisin transcribir enseguida la magistral pintura que de ellos hace el clebre Guizot ministro francs de instruccin pblica, en gracia de su exactitud y oportunidad. Hela aqu: “Pero todas las medidas descritas hasta ahora (se contrae a las disposiciones para mejorar las escuelas primarias y medias ) seran de ningn valor, si no nos esforzsemos en proporcionar para la escuela pblica as constituida un maestro hbil y digno de la alta vocacin de instruir al pueblo. Jams nos cansaremos de repetir que la escuela la hace el maestro (Y a la verdad, qu raro conjunto de prendas no se requiere para constituir un buen maestro.) Un buen maestro debe ser un hombre que sepa ms de lo que se Untitled-31 14/08/01, 13:42 175

PAGE 188

ESCRITOS EDUCATIVOS 176 \ 176 \ 176 \ 176 \ 176 \ le exige ensear, a fin de que lo haga con inteligencia y con gusto; que tiene de vivir en una esfera humilde, y sin embargo estar dotado de un alma noble y elevada, para poder sostener aquella dignidad de carcter y porte sin la cual jams lograr el respeto y confianza de los padres; que ha de poseer una singular combinacin de suavidad y firmeza; pues aunque se halle en situacin inferior a algunos individuos del vecindario, no debe ser el atento criado de ninguno: hombre que no ha de ignorar sus derechos, pero que le est mejor acordarse de sus deberes; dando a todos buen ejemplo, y a todos sirviendo de consejero; no inclinado a variar de condicin, antes satisfecho con la suya, porque le da medios de hacer bien; y que est resuelto a vivir y morir en servicio de la instruccin primaria, lo cual respecto a s es el servicio de Dios y de sus semejantes. Formar maestros que se acerquen a este modelo es difcil empresa; y ello hemos de lograrlo, o no se ha dado un paso por la instruccin elemental. Un mal maestro, as como un mal cura es una calamidad para los feligreses; y aunque nos veamos obligados a contentarnos con medianos, debemos esforzarnos hasta el extremo por lograrlos mejores”. Dicho sea, empero, en loor de nuestra Seccin de Educacin: ella ha procurado constantemente llenar el vaco de una escuela normal por medio del ms severo arreglo, entablando exquisitas pesquisas sobre la conducta de los candidatos antes de admitirlos al examen que les hace sufrir. Pero este sistema no puede evitar los abusos ms que hasta cierto punto; y nadie lo ha tocado mejor que la misma Seccin, puesto que ella fue la primera en mover el proyecto de clase normal, como dejamos indicado. Bien conocera que por ms que se multipliquen las precauciones y cortapisas, jams sera comparable un candidato de los actuales con el que haya pasado aos enteros tratando y practicando el arte de ensear; y lo que es ms, dando muestras continuas de su aprovechamiento y su conducta. En el primer caso no puede procederse las ms veces sino por conjeturas favorables, siempre a oscuras o a media luz; mientras que en el segundo se conoce completamente al hombre moral e intelectual. Pero interrumpamos algunos momentos la enumeracin de las razones que claman por esta institucin, y tracemos su plan en breves palabras, para que resalten las causales que nos restan por alegar. No es por cierto el objetivo de nuestra clase ensayar a los maestros nicamente en una serie de evoluciones y reglas mecnicas: trtase de instruirlos en los principios y prctica de su profesin, para ponerlos a cabo de desempear sus deberes con no menos celo que inteligencia; y trtase muy especialmente de inculcarles por el precepto y el ejemplo la dignidad y conciencia con que habrn de ejercer este sagrado ministerio. No es dable encontrar medio ms eficaz que semejante disciplina para realzar la profesin, as en el concepto de los mismos iniciados como a los Untitled-31 14/08/01, 13:42 176

PAGE 189

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 177 / 177 / 177 / 177 / 177 ojos del mundo en general: beneficio incomparable, que refluir necesariamente en obsequio de la misma enseanza. Hganse respetables, y sern respetados los maestros. Para alcanzar estos fines primordiales se hace indispensable dar a los alumnos de maestro nociones exactas de la filosofa de la enseanza, del modo de dirigir la mente de los nios, del de transmitir los conocimientos, del arreglo material de todo lo relativo a la escuela, de los avos y utensilios (que de tales disposiciones materiales suele pender a veces un gran resultado moral), de los medios y hasta de los ardides a que es necesario recurrir para fijar la atencin y aprovechar el tiempo; en una palabra, es forzoso amaestrarlos en cuanto pertenece a la teora y prctica de la educacin moral a la direccin del entendimiento y la enseanza del mtodo ; o como se dice tcnicamente en Alemania: adoctrinarlos en la Pedagoga la Didctica y el Mtodo En esta clase, pues, se explicarn no solamente los mtodos conocidos y ms aprobados, sino que se formar una critica circunstanciada de cuantos planes e ideas nuevas salgan a la luz en la materia. De este modo, al paso que se proporciona suma variedad a los cursos, se promueve eficazmente la actividad del pensamiento, as en los discpulos como en los maestros. Germen de tan precioso fruto no podemos menos de injertar en los dems ramos del establecimiento, exigiendo a todos los profesores, antes de comenzar los cursos, una especie de programa o ndice razonado de las materias que deben constituirlos y de la forma en que se proponen tratarlas. As se tocarn al mismo tiempo las adiciones o rectificaciones que se traduzcan en el intervalo de un curso a otro. As no slo correremos parejas con los progresos de la ciencia, sino hasta tendremos esperanzas de llevarla ms adelante, a virtud de nuestros propios esfuerzos. El profesor que parte del principio de no considerar lleno su deber con slo presentar para el nuevo ao exactamente la misma materia, fuerza es que se afane en introducir mejoras en la sustancia o en el modo. Por el contrario, tan luego como los hombres se persuaden haber llegado al non plus ultra permanecen sin trmino en el statu quo Entonces cesa el estmulo de la accin, enrvase la actividad, sientan sus reales la pereza y el desaliento, y estos enemigos acrrimos del alma, alindose con su hermana la presuncin e invocando el venerado nombre de la prudencia, levantan de consuno un valladar impenetrable a la corriente natural y divina del espritu humano. Ya se deja ver, sin embargo, que respecto a ciertas materias no puede exigirse siempre esa variedad tan apetecida, ora por resistirlo el asunto mismo, ora porque no todos los das se enriquecen todos los ramos con descubrimientos importantes. Pero la circunstancia de habernos contrado no slo a las mejoras en el fondo, sino a las del modo en presentar las cosas, obvia completamente este reparo. Tal vez no se graduar de tan sencillo algn otro en que tropieUntitled-31 14/08/01, 13:42 177

PAGE 190

ESCRITOS EDUCATIVOS 178 \ 178 \ 178 \ 178 \ 178 \ za, a saber: que por semejante sistema se ensear a los alumnos de un curso no solamente de diverso modo, pero hasta diferentes materias de las que se han expuesto a los de otro. Ms aun, este recelo se desvanecer con igual facilidad, advirtiendo que una parte que a los primeros como a los postreros se han de impartir siempre las nociones fundamentales, y reflexionando por otra que esas aparentes diferencias vienen a resolver en diversas aplicaciones particulares del mismo mtodo general. Expliqumonos algo ms. En un curso de qumica, vgr., por completo que se suponga, ni sera fcil ni conducente hacer el anlisis individual de todas las sustancias conocidas. La naturaleza en sus tres reinos ofrece al profesor un vasto campo para variar sus ejemplos en cada curso, y donde ejercitar asmismo su eleccin, recogiendo los casos ms propios para aplicar sus procedimientos a todas las necesidades de la ciencia. Verdad es que esto mismo indica que no todos los ejemplos estn en igual predicamento; y de aqu el pulso y tino de nuestro profesor. Pero nosotros llamaramos siempre ms cumplido el curso en que se ensease a analizar toda clase de cuerpos, aunque pocos, de aquel en que, no omitiendo uno siquiera en la descripcin se perdiese un tiempo precioso para la solucin de ciertos problemas fundamentales, que son como la piedra de toque de la facultad. En suma, queremos maestros hbiles y tericos profundos, antes que eruditos indigestos y prcticos superficiales. No sabe ms el que repite ms de lo ajeno, sino el que dice o hace ms de lo suyo. Acaso por tener un individuo noticias ms circunstanciales que Cuvier de algn animal o especie nuevamente observada, le daramos la palma en competencia de ese gnero escudriador? La ciencia, seores, no tanto se cifra en el cuanto como en el porqu de las cosas. Las noticias no son ms que las bases sobre las cuales se levanta el edificio con el instrumento de la generalizacin que descubriendo las relaciones de los hechos es el que constituye rigurosamente la ciencia. Por lo dems, no se concurre a los establecimientos para aprender todo lo aprendible sino muy singularmente para aprender a estudiar y para aprender a ensear Los institutos de educacin son teatro donde la juventud debe tantear y robustecer sus fuerzas para marchar despus sin ajeno apoyo. As se grabar tan profundamente en el alma de los preceptores como en la de los discpulos aquel ureo principio, proclamado por la razn y sancionado por la experiencia: “que todo alumno debe ser maestro de s mismo, o de lo contrario nada ser”. He aqu el antdoto contra esos falaces sistemas de enseanza que aspiran a prescindir del trabajo de los educandos. Bueno, til, laudable es todo plan que se proponga mejorar, simplificar, facilitar la adquisicin de los conocimientos; pero pretender que no sean necesarios los esfuerzos del que aprende para conseguir el fin deseado, pudiendo descansar en la excelencia del mtodo y en el celo del instituto, es la seal segura de la Untitled-31 14/08/01, 13:42 178

PAGE 191

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 179 / 179 / 179 / 179 / 179 charlatanera, o cuanto menos de la inexperiencia y superficialidad. En vano buscaramos el aprovechamiento por otros medios y caminos. En las ciencias no ha lugar a progresos, si se quiere marchar con pies ajenos. Para inculcar este principio escribi su libro el autor de Emilio : libro peligroso en manos de la juventud inexperta, y aun de la madurez superficial; pero mina fecunda que por entre un poco de escoria ofrece oro sobrado para compensar las fatigas del prctico que se ingenie a beneficiarla. En resolucin, el verdadero criterio de la bondad de los mtodos debe cifrarse en la universalidad de su aplicacin, y en amaestrarnos a sacar partido de nuestros esfuerzos peculiares. No es posible graduar hasta qu punto llegaran los alumnos, cuando a cada paso estn tocando que sus progresos son la obra de sus manos; desaparecen los estorbos como por encanto, cuando el dedo de la experien cia les seala a cada instante las conquistas que alcanzan por s mismos. Finalmente, siendo la ciencia de la educacin un ramo tan experimental como la fsica o la medicina, quedara harto defectuoso nuestro plan de escuela normal si no destinase una parte del curso a la prctica de las doctrinas explicadas. Ocurre asmismo a cada paso probar un nuevo plan, o por lo menos una nueva modificacin, y entonces tambin es forzoso apelar a la luz de la experiencia, sin cuya sancin todo se aventura en el rgimen de la enseanza. Con este fin se cursar formalmente la prctica del ramo, ni ms ni menos cual se verifica respecto de la jurisprudencia o de cualquier otra facultad, para lo cual servir de teatro el mismo Instituto en la parte que le toque, las escuelas primarias fundadas por la Sociedad Patritica, y aun los establecimientos de empresa particular que quieran prestarse a ensayar los planes que se sometan a su observacin. As lograremos acopiar datos en la ciencia didctica que tanto les ha menester, de la misma manera que se han amontonado en las fsicas, multiplicando el nmero de colaboradores simultneos: as se encargarn experimentos y observaciones a los varios maestros al modo que a diversos sabios de una misma academia, para que contribuya cada cual con los hechos de su respectivo ramo a la solucin de los problemas deseados. Bosquejadas ya las bases sobre que deber descansar la clase normal, permtase a la Comisin continuar la enumeracin de las ventajas que de su establecimiento reportar nuestra adorada patria. Pero no ha quedado suficientemente recomendada la institucin a los ojos perspicaces de esta respetable Junta aun con ese imperfecto rasguo que de ella acabamos de trazar? Sin embargo, la Comisin apelar a vuestra indulgencia y a vuestro patriotismo no menos que a la gravedad y trascendencia del asunto para describir rpidamente el porvenir venturoso que va cifrando en la institucin de un plantel que ha de derramar por todas partes la buena semilla y los buenos cultivadores. Untitled-31 14/08/01, 13:42 179

PAGE 192

ESCRITOS EDUCATIVOS 180 \ 180 \ 180 \ 180 \ 180 \ 1 Establecida la enseanza bajo este pie de prctica, se tocar la ventaja inapreciable que se saca principalmente con el sistema explicativo conviene a saber: que no se explica sino cuando se ha menester y lo que se ha menester siendo notoria la superioridad de este mtodo al de largas lecciones formales. La instruccin que se toma segn se va necesitando, y cuando se presenta la dificultad, queda ms profundamente grabada en nuestro entendimiento: cosa que no puede menos de resultar visto lo que facilita el ejercicio de la memoria la conexin de las ideas. Estando en la escuela los alumnos que han de ser maestros, se hallan en su verdadero teatro, ni ms ni menos que el fsico en su gabinete, para resolver cualquier duda apelando a la luz de la experiencia. 2 Aqu se presenta la ocasin de promover conferencias y consultas con otros maestros, y comunicarse recprocamente los resultados de sus observaciones particulares. 3 Como parte de prctica se ir acostumbrando a los alumnos al mando y rgimen de algunos ramos de la escuela. 4 De aqu pueden salir jvenes encargados de inspeccionar las escuelas de los campos y establecer los buenos mtodos; es decir, que se podrn reformar dentro de poco las escuelas actuales con los mismos elementos de que constan, ya que no se haban de remplazar los maestros existentes con los nuevos que produjese el Instituto. Estos quedarn reservados para optar a las vacantes por concurso, siendo preferidos a sus coopositores en igualdad de circunstancias. 5 De la clase normal del Instituto podr salir presto un peridico dedicado exclusivamente a educacin y sobre todo a mtodo ; peridico que es una de las ms urgentes necesidades del pas. Es necesario formar la opinin en estas materias y muy particularmente la opinin de los padres: muy despejado quedar el terreno para los maestros cuando se alcance este importante fin. Con las mejores intenciones se levantan obstculos insuperables a la marcha de la educacin. Mucho, mucho, muchsimo hay que decir y hacer en un ramo sobre el cual pocos hay competentes para juzgar, y donde todos se creen aptos para decidir. Cuando se rectifique la opinin, se har justicia de todo, se dar a cada uno lo que es suyo: se sealar a los padres, a los maestros y al gobierno el lugar que corresponde a cada cual en la obra de la educacin. 6 As se promover igualmente el espritu de asociacin entre los maestros, como se verifica con xito admirable entre los alemanes. 15 7 Entonces, difundidas las buenas ideas, se podrn quizs generalizar los rudimentos de la geometra y del diseo tan necesarios al hombre social 15. Pasan de veinte los peridicos que se publican en Alemania, no ya sobre educacin, que estos son en nmero infinito, sino exclusivamente sobre didctica, o sea mtodo de enseanza; y las obras nuevas que sobre la materia aparecieron en la feria de Leipzig en 1832 ascienden a 526. Crecer la admiracin del lector, al saber que el ao anterior se haban publicado 452, y el de 1830 ms de 500. Untitled-31 14/08/01, 13:42 180

PAGE 193

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 181 / 181 / 181 / 181 / 181 en todas ocasiones, a la par de la lectura y la aritmtica. Da vendr tambin en que se vea sin escndalo principiar la educacin explicando algunos fenmenos naturales, y postergando para poca ms adelantada el estudio abstracto de la gramtica, aunque no el de la lengua. 8 La escuela normal verdadero foco de donde saldrn las luces que han de repartirse, verdaderos centros de unin para todos los institutores, ser el medio ms eficaz de alcanzar una educacin realmente nacional ; es decir, de uniformar a los gobernados en los sentimientos de amor al pas y de respeto a las instituciones. Habituados de la misma manera a considerar la educacin como un requisito primordial de la existencia civil, tomarn cada da un inters ms profundo por su adelantamiento. Por ltimo, seores, la escuela normal se propondr como su principal y ms santo fin levantar el carcter de los maestros con los sublimes sentimientos de la religin y la moral, para que as preparados y santificados los dignos sacerdotes de la patria no presenten tan slo en sus aras la ofrenda de unos hijos mejores en el entendimiento, sino mejores en el corazn. Y necesitar ahora la Comisin manifestar que la clase normal entra tambin en las miras que animan a V.E. y V.SS. de abrir nuevas carreras a la juventud de nuestro suelo, que en tan estrecho crculo se mueve? Sera un agravio a la penetracin de la Junta el detenerse a patentizarlo. Ni habr quien pretenda, mayormente despus de lo expuesto, que por no pertenecer la clase normal a un instituto de ciencias fsicas y matemticas, est fuera de vuestra incumbencia. Se trata ante todas las cosas de remediar las primeras necesidades del pas, y a buen seguro que la institucin de que se habla compite, si no excede, en gravedad, atendidas las circunstancias, a cuantas hemos tenido la honra de proponer como las ms urgentes y perentorias. An resta mucho que exponer en la materia acerca de la distribucin de cursos que deben constituir la clase normal, tiempo que deben durar, edad y estudios preparatorios de los alumnos, entre los cuales tendr un lugar prominente el curso especial de religin con un sinnmero de otros requisitos indispensables para asegurar el resultado. Pero todas estas particularidades ocuparn un dilatado espacio en las pginas del Reglamento, que es el lugar que les corresponde por su propia naturaleza. Apuntaremos por ahora, nicamente como base, que en caso de resolverse admitir algunos internos en el Instituto, sean estos de preferencia los que se consagren a la carrera del magisterio. Tambin ofreceremos en su oportunidad a la consideracin de la Junta un sistema de promocin para que sirva de aliciente a la ms til y espinosa de las profesiones. Despus de poseer una escuela normal pensara la Comisin en una clase separada de geometra y mecnica aplicadas a las artes. A primera vista no parecen tan necesarias estas enseanzas en un pas esencialmente Untitled-31 14/08/01, 13:42 181

PAGE 194

ESCRITOS EDUCATIVOS 182 \ 182 \ 182 \ 182 \ 182 \ agricultor y sin un tomo de fabril como es Cuba; y esta razn unida a la mayor urgencia respectiva de otras fundaciones y al costo que exigen los modelos indispensables para su desempeo, son los motivos que nos impiden proponer desde ahora este ramo importante. Mas si se reflexiona que ciertos oficios existen en todos los pases, y tambin en todos es necesario mejorarlos, que muchas operaciones de nuestra misma agricultura dependen de la maquinaria ms complicada, que las aplicaciones de las ciencias a las artes y usos de la vida son los alicientes ms poderosos para atraer a la juventud a los estudios slidos, y como los milagros con que se convierte hasta sus incrdulos y detractores; que los laboriosos artesanos sentiran un eficaz y saludable estmulo al contemplar sus profesiones como ennoblecidas por la importancia y lustre que sobre ellas han de reflejar el parentesco y proximidad de la ciencia; que el hbito de estar aplicando los conocimientos adquiridos nos volver hombres eminentemente prcticos, como ha sucedido a los ingleses; y finalmente, que la geometra y la mecnica extienden sus aplicaciones a las bellas artes, que tambin se empiezan a cultivar y van ya necesitndose entre nosotros; no podremos menos de penetrarnos ntimamente de la preferencia que deben merecer en nuestro prctico Instituto la geometra y la mecnica de las artes. Es tal la utilidad que la Comisin espera refluir al pas de la difusin de semejantes conocimientos, que propone la enseanza de estos ramos como parte integrante del curso de geometra y de fsica experimental, hasta tanto sea posible entrar en los costos que exige una clase por separado. As distribuida la tarea entre el profesor de matemtica y el de fsica se hace ms llevadera y practicable, nterin se funda la clase especial que recomendamos. Establecido este ramo, opinara la Comisin por clases de mineraloga, historia natural, y as sucesivamente: en suma, por todos los ramos de los conocimientos fsicos y matemticos con sus varias aplicaciones, antes de soar en la economa poltica y dems ciencias llamadas morales No es a la ventura haber mencionado la Comisin el ramo de economa poltica ; pues ya que se trata de discutir mtodos cientficos aplicables a las varias urgencias de los pueblos, no quiere perder la oportunidad de manifestar por medio de unas sencillsimas observaciones que las ctedras de esta ciencia, si bien tiles en s mismas, no son de tanta necesidad como generalmente se cree. Lejos de la Comisin rebajar en lo ms leve el mrito de esta clase de conocimientos. Tan slo ha sido su nimo indicar que para adquirirlos suelen bastar los libros de la materia, y por lo mismo no haber ms requisito indispensable que el estudio privado. Verdad es que con el establecimiento de una ctedra especial se logra la ventaja de la mayor difusin de las doctrinas que contienen los libros. Mas esta medida calculada esencialmente para promover, til sobremanera, y loable cuanto se quiera, sera siempre de mero lujo en comparacin del establecimiento de Untitled-31 14/08/01, 13:42 182

PAGE 195

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 183 / 183 / 183 / 183 / 183 ctedras para el cultivo de las ciencias fsicas y matemticas, as como para los idiomas y todos aquellos ramos que o bien han de entrar por la inspeccin, o por el odo, o que ofrecen dudas y dificultades que el estudiante por s solo no puede resolver. Sin manipular en un laboratorio no se aprende qumica, sin un buen profesor que ilustre las materias no se aclaran ciertos puntos matemticos; que los Pascal y Leibitz no nacen a cada momento; sin la voz viva del maestro no se pronuncia bien una lengua extraa, ni todos llegan a hablarla propiamente. Pero sin asistir a clase ninguna se puede llegar a ser profundo en la historia y aventajado en la economa. Adam Smith y Eduardo Gibbon no necesitaron ms que libros y talento para escribir la Riqueza de las naciones y la Cada del Imperio Romano ; mas a buen seguro que el privilegiado ingenio de Hunfredo Davy no hubiese dado con la lmpara de seguridad, a no haber consumido su existencia entre las detonaciones de la pila y los fuegos del laboratorio. La Comisin cree haberse explicado suficientemente. 16I. MATEMTICASComo el Instituto ha de propender esencialmente a fines prcticos, y entre ellos los ms aplicables a la mayora, se compondr la enseanza de matemticas de los ramos expresados a continuacin: A.— Aritmtica con los ejercicios mercantiles, como tenedura de libros, cambios, etctera. B.— lgebra hasta ecuaciones de 2 grado inclusive. C.— Geometra especulativa. D.— Trigonometra rectilnea y esfrica, con un apndice de secciones cnicas. E.— Geometra prctica y geodesia con ejercicios sobre el terreno, levantamiento de planos y dems operaciones topogrficas: sobre todo lo cual se dictarn en el Reglamento medidas eficaces para lograr verdaderos prcticos. N.B.— Como no es dable por el momento, sin menoscabo de otras enseanzas ms urgentes, segn dejamos dicho, fundar una clase especial de geometra y mecnica aplicadas a las artes, para obviar en lo posible 16. No quiera Dios que se interprete mal la mente de la Comisin. Repetimos que aqu se habla slo comparativamente y contrados a la naturaleza del Instituto, con tanta mayor razn cuanto en las universidades y seminarios hay ctedra ex profeso para la enseanza de las otras ciencias morales. Respecto a las de historia, permtase insinuar a la Comisin que en su concepto deberan ser ms bien para el mtodo de leerla o sea, la parte crtica que no para la mera narracin de los hechos. Estos constituyen los materiales, slo aquella la ciencia. Untitled-31 14/08/01, 13:42 183

PAGE 196

ESCRITOS EDUCATIVOS 184 \ 184 \ 184 \ 184 \ 184 \ este inconveniente se adoptar el medio que llevamos propuesto, el cual se reduce a dividir la materia de esta enseanza, poniendo a cargo del profesor de matemticas la parte de geometra aplicada y consignando la de mecnica al de fsica experimental. As uno como otro debern tener a la vista la obra del Barn Duppin cada uno en su ramo respectivo, tanto por ser clsica en la materia como por recomendarla Su Majestad en el citado plan del Conservatorio de Artes. Las aplicaciones sern expuestas por los profesores a continuacin de los principios de donde dimanan, como otros tantos ejemplos para ilustrar la doctrina. F.— Geometra descriptiva Esta clase no puede ser ms importante. Su objeto es extender y completar todas las teoras relativas a los planos y a la esfera. Y se vern sus interesantes aplicaciones en el estudio delII.DIBUJO LINEAL Esta clase constar de seis secciones, segn el mtodo de Francœur, que con justo ttulo se ha llevado en todas partes la primaca. En estas secciones se incluyen los principios de dibujo natural, los elementos de perspectiva, estudio de adornos y ltimamente las aplicaciones a la arquitectura. De contado que todos estos ramos no se aprenden simultneamente, sino que constituyen juntos el desarrollo progresivo de la importantsima enseanza de la delineacin Bien se trasluce desde ahora lo que encierra este modesto ttulo; pero al tiempo slo pertenece revelar sus numerosas cuanto inapreciables aplicaciones.III.NUTICA Como introduccin indispensable a su estudio habr un curso de geografa matemtica, fsica y poltica, el cual, desde luego, comprender muy especialmente la cosmografa y astronoma prctica o de observacin As podremos ir formando insensiblemente un ncleo precioso para levantar sobre l un observatorio y contribuir algn da con nuestra humilde cuota al tesoro de una ciencia a que debemos tan singulares beneficios, y a cuyo cultivo nos convidan el mar, el cielo y el suelo. Los alumnos de esta clase se suponen ya instruidos en la formacin de planos y dems operaciones anlogas, que deben haber ejercitado en la de dibujo lineal. As pueden ejecutarlo mientras siguen el curso de matemticas puras, y estar ya competentemente instruidos cuando en la cosmografa o nutica se vean precisados a trabajar sus mapas y cartas marinas. He aqu un ejemplo de la feliz combinacin que proporciona aquella unidad y armona de que hicimos mrito al principio de este programa que vamos bosquejando. Untitled-31 14/08/01, 13:42 184

PAGE 197

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 185 / 185 / 185 / 185 / 185IV.FSICA Consistir su estudio en todos aquellos tratados de que se componen hoy en todas partes los cursos de la ciencia; y los detallaremos en el orden que, a nuestro parecer, deben ensearse, incluyendo unas nociones de cristalografa al tratar de la forma: propiedades generales de los cuerpos, leyes y consecuencias de la pesantez, leyes del movimiento y mecnica, en seguida la acstica, por ser como un apndice de la misma seccin, terminando la fsica general en los tratados de hidrosttica, hidrulica y neumtica. En estos ramos, as como en todos los dems fsico-matemticos, cuales son la ptica y la astronoma, debe advertirse que slo se ensean los principios fundamentales en un curso de fsica. As se practica en todas partes, y ni los textos se hallan dispuestos para otro fin, ni la rapidez con que se marcha permite realizarlo de otra manera. Los inteligentes saben que los ramos mencionados, cuyos progresos penden singularmente del clculo, slo se profundizan o en una clase especial, donde se marcha con ms lentitud que en un curso general, o en el sosegado retiro del gabinete. Tampoco perdamos de vista, y valga esta observacin para todos los ramos del plan, que si la enseanza se estableciera, desde luego, con todo el rigor cientfico que ya permiten darle los actuales conocimientos, sera este el medio ms seguro de ahuyentar a los alumnos del Instituto. Es menester hablar en un idioma ms al alcance de la mayora si queremos aclimatar en nuestro suelo cierta clase de conocimientos: fuerza es que despojemos la planta de sus espinas, si no queremos que los inexpertos cultivadores se intimiden al acercrsele. Pero, a qu nos detenemos a desenvolver estas ideas, cuando hasta en el centro de las luces, en las metrpolis de las ciencias, estn montados bajo este pie todos los cursos que se destinan a la generalidad? Baste decir que el ao de 1830 no pasaban de tres los alumnos que en el observatorio de Pars cursaban la mecnica celeste Ni se infiera que estamos en contradiccin con nosotros mismos al proponer ahora este sistema despus de aparecer en todo el presente papel enemigos declarados del barniz y de la superficialidad. Los inteligentes en la ciencia y los expertos del lugar, harn plena justicia a las miras de la Comisin. Tampoco se crea que por haber recomendado ms particularmente la astronoma prctica, tratemos de desterrar la teora, o de formar empricos. Nada ms repugnante a nuestra profesin de fe cientfica; por el contrario, desde el principio es necesario difundir el espritu de clasificacin, as por el beneficio que siempre dispensa al entendimiento la disciplina del mtodo, como del mayor partido que de ello sacan las mismas artes y aplicaciones prcticas. Sin la luz refulgente de la teora, jams se hubieran elevado a tanta altura en la Untitled-31 14/08/01, 13:42 185

PAGE 198

ESCRITOS EDUCATIVOS 186 \ 186 \ 186 \ 186 \ 186 \ construccin y mejora de los instrumentos pticos y astronmicos un Adams, un Ramsden, un Dollond, un Breguet, un Fraunhofer, un Gambey, un Amici y otros eminentes artfices. Consiguiente nuestro proyecto con la ley de armona que ha adoptado, al llegar en el curso de fsica a la astronoma no habr de detenerse ms que en la explicacin de las apariencias celestes, por ensearse la parte matemtica y la parte prctica de esta ciencia en las clases de cosmografa y navegacin. No se infiere de aqu, sin embargo, que la Comisin juzgue que con estas nociones salgan del Instituto Cubano alumnos sobresalientes en la ciencia sublime de los Newton y los Laplace. Para llegar a ese pinculo, adems de ser necesario familiarizarse con los mtodos de tan insignes maestros, es menester estar dotado de un singular para el caso. Pero estamos lejos de aspirar a tanto: no porque no lo ansiemos ardientemente, sino porque no se debe principiar un edificio por el remate antes que por los cimientos; o mejor dicho, primero es tener una humilde choza donde guarecerse, que un palacio magnfico que ostente los primores de la arquitectura. Afortunadamente no es indispensable esa matemtica trascendental para ponerse a cabo de las principales teoras y mtodos astronmicos, pues si se excepta la doctrina de las perturbaciones bastar para llenar el fin de un mediano aprovechamiento en trigonometra y las ms sencillas nociones de lgebra: cuyos ramos presuponen el conocimiento de la aritmtica y geometra, que en sentir de Platn vienen a ser las dos alas de la astronoma. La divisa de nuestro establecimiento, a fuer de prctico y aplicable, es acudir siempre a la ms urgente necesidad. El tiempo nos ir trayendo las adiciones y mejoras. Qu mayor comprobante de lo que decimos que la misma fundacin proyectada? No han ido las circunstancias desarrollando las necesidades sociales que hoy lo demandan imperiosamente? Pues bien: establezcmosle cual se piensa ahora, y una vez logrado, ya vendr da en que le tocar la gloria de ver floridas dentro de sus muros todas las ramas del saber humano. Excusado parece advertir que la segunda parte del curso de Fsica quedar sobradamente llena con los tratados de ptica, calrico, electricidad, galvanismo, magnetismo, electromagnetismo y meteorologa.V.QUMICA Muy de desear sera como preliminar a este ramo una clase de mineraloga mas ya que por ahora no se puede aspirar a tanto, se cuidar por parte del profesor de dar unas nociones de cristalografa con las obras del clebre Hay a la vista, antes de entrar en el estudio de las sales. Estas nociones tambin deben preceder a los cursos de mineraloga cuando se establezcan. Untitled-31 14/08/01, 13:42 186

PAGE 199

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 187 / 187 / 187 / 187 / 187 En todo evento, y aun no considerando la qumica sino con relacin a la mineraloga caso de no poder establecerse ambos estudios a la vez, siempre se llevar la primaca el de la primera de estas dos ciencias, pues el qumico, con la antorcha del anlisis en la mano, puede revelar al mineralogista secretos que en vano pedira este a sus ms pomposas clasificaciones. Sin embargo, en un pas minero (que no lo es el nuestro) est por dems decir cuanto debera llamar la atencin el estudio prolijo de los minerales, aun por sus caracteres anteriores. Asimismo parece superfluo advertir cun esencial ser que el curso de qumica del Instituto de la agrcola Cuba ofrezca continuas aplicaciones a su agricultura, detenindose no tan slo en la prctica y examen de los procedimientos que se emplean en nuestro suelo y por el extranjero en la elaboracin del jugo de caa, sino tambin en cuanto diga relacin con todos los ramos de cultivo, entrando en el anlisis de los terrenos y en la teora y prctica de los abonos. En suma, el profesor deber promover cuantas investigaciones y ensayos propendan a resolver todos aquellos problemas de cuya solucin depende directamente la prosperidad, o al menos el alivio del laborioso cultivador. Pero de estos puntos, es decir, de la pauta que deban seguir los profesores en el desempeo de sus tareas, se tratar detalladamente en la segunda parte del informe, destinada a la formacin del Reglamento.VI.LENGUAS VIVAS Siendo uno de los objetos de la institucin formar comerciantes instruidos, nada contribuye ms eficazmente a la educacin mercantil, ni nada llena ms cumplidamente las necesidades diarias de un negociante que la posesin de los idiomas ms usuales en el trfico y correspondencia. Bajo estos principios, la Comisin juzga que para los negociantes de nuestro pas no hay lenguas ms tiles que la inglesa y la alemana, por ser vastsimas nuestras relaciones con los angloamericanos, bien considerables con la Gran Bretaa, y no de poca monta con las ciudades anseticas. Y si bien el francs no puede interesarnos en tanto grado bajo el aspecto comercial, ocupando este idioma en todo el orbe civilizado un lugar que ninguna otra lengua le puede disputar, es de absoluta necesidad para toda clase de personas aplicarse a su estudio con ahnco. Por otro lado, estas tres lenguas son en concepto de la Comisin, no ya en extremo tiles a todo el mundo, sino imprescindibles entre nosotros, para los que se dedican a cualquier ramo de los conocimientos matemticos experimentales. Efectivamente, prescindiendo de que la adquisicin de dichas lenguas es como la llave que nos abre a los inmensos tesoros que Untitled-31 14/08/01, 13:42 187

PAGE 200

ESCRITOS EDUCATIVOS 188 \ 188 \ 188 \ 188 \ 188 \ ellos encierran, la escasez en que laboramos de libros as elementales como magistrales, sobre ciertas materias cientficas, escritos en nuestro idioma, nos constituye en la absoluta necesidad de consagrarnos a su estudio. En esta parte sera difcil determinar cul es el ms til de los tres idiomas propuestos, porque los infatigables, aunque menos conocidos germanos, poseen en la Tecnologa y en la Didctica (para no hablar de otros ramos) tantas y tales riquezas que harto tienen que envidiarles hasta las naciones ms industriosas y adelantadas. As que, en cuanto a idiomas, concluir la Comisin observando que el frecuente uso de los libros escritos en las lenguas de la Europa septentrional acostumbra nuestro espritu a una especie de alimento tan slido y nutritivo, que no halla luego sabor a las ingeniosas frusleras, por ms brillante que sea el colorido que las realce. En entendimientos as robustecidos, no puede tener cabida el escritor que se quede por la superficie. El Reglamento dar a conocer muy largamente el mtodo que deba observarse en la enseanza de tan indispensable ramo; mtodo admirablemente acreditado por la experiencia en nuestro mismo suelo, y fundado en la recta razn, mtodo que estimula sobre manera a los discpulos, porque desde el primer da comienzan a recoger el fruto, mtodo, en fin, tan sencillo en sus principios como sorprendente en sus resultados. Pero qu mtodo podr ser bueno cuya base no se cifre en la sencillez? Hallar el camino ms fcil suele ser a veces lo ms difcil. No parece sino que el marchar por rodeos es natural al entendimiento del hombre antes de atinar con la lnea ms corta.NMERO DE PROFESORES Determinados ya los ramos que han de ser objeto de las faenas del Instituto, pide el orden sealemos ahora el nmero de profesores por quienes han de ser desempeadas. Ni el estado de los fondos, ni la misma utilidad del pblico nos permitiran proponer un profesor para cada materia de las mencionadas; porque vale ms para la enseanza dotar bien a un mismo individuo que desempee dos o tres clases anlogas, que asignar escasos sueldos a diferentes sujetos para cada una de las clases. En el primer caso, as el inters propio como la continua ocupacin obligan al hombre a consagrarse casi exclusivamente al ramo que profesa; mas en el segundo, como se ve precisado a buscar la subsistencia en otra parte y quizs tambin por otro rumbo, divide indispensablemente su atencin y no trata ms que de cumplir como suele decirse; frase que la Comisin traducira sin reparo alguno en la no menos vulgar de salir del paso. De semejante hombre no hay que esperar que jams se engolfe profundamente en la materia; teniendo por superfluo decir que una mediana aplicacin nunca produjo ms que frutos mediocres. Si no arde en nuestros pechos la Untitled-31 14/08/01, 13:42 188

PAGE 201

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 189 / 189 / 189 / 189 / 189 llama inextinguible del entusiasmo, jams nos elevaremos a la altura de la ciencia; slo el entusiasmo produjo adeptos eminentes en los arcanos de la naturaleza. Tambin milita en la materia otra consideracin importante. Es mucho ms fcil y sencillo comunicar un impulso constante y uniforme a la marcha del Instituto con un nmero comparativamente reducido de profesores, que no con un nmero considerable. Esta observacin que tanta fuerza tiene en general, se adapta ms especialmente a nuestro proyecto; pues estando muchos de los ramos que se han de ensear en el establecimiento singularmente enlazados unos con otros, puede el mismo profesor que sirva dos clases distintas dependientes entre s, como la de geometra especulativa y la de descriptiva, la de fsica y la de qumica, la de cosmografa y la de nutica, distribuir y arreglar mejor los trabajos que cuando hay un instructor para cada ramo. As se alcanza mejor en igualdad de circunstancias aquella unidad y armona de nosotros tan apetecida, y que hacen de los diferentes ramos del Instituto otros tantos resortes que conspiran sin confundirse ni tocarse al movimiento general de la gran mquina. Ni se tema por un momento que los profesores se vean abrumados de trabajo con semejantes atenciones, siendo as que por sus relaciones y dependencias son ramos que se ilustran mutuamente, o mejor dicho, que han menester prestarse sus luces entre s. Qu sera de una qumica sin fsica, o de una fsica sin qumica? Cmo es posible estudiar nutica sin que preceda la cosmografa? Qu pasos se han de dar en la delineacin sin las indispensables nociones geomtricas? Quin que ha cursado tres o cuatro idiomas, no sabe los auxilios recprocos que se suministran, o ms bien, que es slo uno el vario estudio de las lenguas, siendo sus diferencias ms aparentes que verdaderas? Pero ya llegan a los odos de la Comisin los acentos que se levantan contra este arreglo, clamando por la divisin del trabajo, mvil principal de los adelantamientos industriales y cientficos de este siglo esencialmente mejorador. Sin duda que ha obrado prodigios la subdivisin del trabajo particularmente en la soberbia Albin, y acaso entre las inmensas ventajas que ha acarreado, ninguna ms provechosa a la causa de las ciencias como la de haber atacado de frente y servido de correctivo al enciclopedismo que ha invadido la educacin moderna. As, pues, la Comisin sera la primera en regocijarse, si fuera llegado ya el caso de aplicar a nuestro Instituto el principio de la divisin del trabajo hasta el punto que en que se halla en la Gran Bretaa. Pero no anticipemos la obra del tiempo: ella es ms lenta a la verdad; pero en recompensa ms segura que la del deseo. El estado de las respectivas sociedades no menos que los recursos con que se cuenta, son las ciertas seales que nos han de indicar hasta qu grado puede hacerse la aplicacin sin detrimento de la idea maestra o principal. Untitled-31 14/08/01, 13:42 189

PAGE 202

ESCRITOS EDUCATIVOS 190 \ 190 \ 190 \ 190 \ 190 \ Pero quin no ve en el ltimo anlisis que el sistema de pocos profesores es prenda ms segura de la divisin del trabajo, porque slo as y estando bien dotados se dedicarn exclusivamente a su ministerio? Por lo dems ni aun en las mismas naciones ms adelantadas podra llevarse al extremo semejante principio en un plan cientfico, sea pblico o privado, sin notorio menoscabo de las ciencias. Y para citar un ejemplo entre otros mil, se ofrece ahora a los ojos de la Comisin uno tan reciente como notable en la qumica orgnica del esclarecido Berzelius. Ni a este genio profundo hubiera sido posible elevarse a las consideraciones a que ha llegado en este ramo sin el auxilio de la fisiologa, ni los fisilogos haran bien de prescindir en sus investigaciones de los trabajos de este qumico universal. Y si bien es constante que aqul que se consagra al estudio exclusivo de un captulo de la ciencia, sin duda le har dar algn paso importante; no es menos inconcuso que para ver ese mismo captulo en todas sus relaciones, necesita el investigador implorar el socorro de todas las ciencias auxiliares. No sin harta razn observaba el orador de Roma que los conocimientos humanos tienen un vnculo comn que a todos enlaza y encadena. En fin, habiendo de ser las vacaciones proporcionadas a las tareas, y algunas clases slo tres veces a la semana, as para asegurar el mejor desempeo por parte de los profesores, como el aprovechamiento por parte de los escolares, segn se demostrar satisfactoriamente en la exposicin de ciertos artculos del Reglamento, cuyas razones no sean demasiado obvias: por todas estas consideraciones grada la Comisin suficiente para todas las clases del actual Instituto el nmero de cuatro profesores acomodados en el orden siguiente: Uno para la enseanza de matemticas puras, geometra descriptiva, dibujo lineal y dems ramos dependientes. Otro para la geografa, cosmografa y nutica. El tercero para la fsica y qumica. Y el cuarto, finalmente, para las tres lenguas propuestas. Respecto a la enseanza de las lenguas, aun dado caso de haber conseguido un profesor para todas tres, todava no es muy factible que este las pronuncie todas igualmente bien. Este inconveniente quedar zanjado, y aun con ventaja de la instruccin, estableciendo la plaza que podramos llamar de pronunciadores a costa del mismo profesor, puesto que este goza de una cuantiosa dotacin: los cuales sern individuos naturales del pas, cuya respectiva lengua se ensea, destinados meramente a los ejercicios de pronunciacin bajo la voz y responsabilidad del profesor, y aprobados por la Comisin inspectora. Dijimos que este inconveniente viene a convertirse en una ventaja, y la razn es obvia; porque la asistencia a la clase de otra persona instruida en el idioma, como es precisamente el pronunciador, ofrece la oportunidad de hablarle ms a menudo desde el Untitled-31 14/08/01, 13:42 190

PAGE 203

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 191 / 191 / 191 / 191 / 191 principio delante de los alumnos, y por lo mismo la de hacer ms rpidos progresos en la inteligencia de odas. Asimismo puede acontecer que se presente un insigne matemtico sin que sea hbil dibujante, o en general que se presenten profesores que sobresalgan en uno de los ramos que se exigen a cada cual, sin ser aventajados en el otro. En tal caso, no titubeamos en pedir que se sacrifique nuestro proyecto en esta parte: que se aumente norabuena el nmero dividiendo por supuesto la misma asignacin segn se dividan las materias, si de otra suerte no se pueden alcanzar los maestros ms distinguidos. Que en ningn evento se diga que la esencia de las cosas fue vctima de las formas y de los reglamentos. No dejamos nunca escapar la coyuntura de proveernos de los hombres ms experimentados, dondequiera que se presente, mayormente en un pas naciente donde no se encuentran ni pueden encontrarse en tanto nmero como en la adelantada Europa. No hay que alucinarse, seores: en vano se levantara la estupenda fbrica del Instituto, en vano se le daran normas y leyes adaptadas a sus fines, en vano se derramaran riquezas a raudales para subvenir a sus necesidades; si no se ponen al frente de la institucin hombres de acreditada pericia y honradez. De lo contrario quedar desierto su recinto, y se ofrecer a nuestra fantasa el desamparado edificio, como uno de aquellos palacios ricamente fabricados y esplndidamente amueblados, que ms bien se alzan para ser vistos que habitados. No insistimos por ahora sobre este punto importantsimo, porque le volveremos a tratar en lugar no menos oportuno. Las clases de fsica y qumica necesitan un preparador de experiencias y un conservador del laboratorio y gabinete. Ambas plazas pueden ser desempeadas, y aun es as ms conveniente, por la misma persona. Un portero y un mandadero a cuyo cargo se pondrn tambin el aseo y limpieza del establecimiento, que son tambin empleos de absoluta necesidad. La plaza de bibliotecario puede ser cmodamente desempeada por uno de los profesores que viva en el establecimiento, con un pequeo aumento de sueldo. Rstanos ahora el empleo ms importante que de propsito hemos reservado para este lugar: no es menester decir que aludimos a la direccin del Instituto. Consiguiente a los principios expuestos y a las razones especiales que militan en la cuestin actual, no vacila la Comisin en proponer que sea desempeada la direccin por uno de los profesores. Mas no slo los motivos alegados de economa y dems circunstancias son los que mueven a ello a la Comisin. Se ofrece en esta materia una consideracin tan importante; mejor diramos, una experiencia tan decisiva, que ella de por s hubiera bastado a hacernos pedir encarecidamente a la Junta se sirviese encargar al director de algn ramo de la enseanza, en obsequio de la misma causa de la instruccin. Efectivamente, ningn miembro de Untitled-31 14/08/01, 13:42 191

PAGE 204

ESCRITOS EDUCATIVOS 192 \ 192 \ 192 \ 192 \ 192 \ los que componen la familia del Instituto necesita ms de una influencia directa sobre los alumnos que el que constituye su cabeza. Esta influencia podr ganarse por diferentes medios, pero ningunos ms eficaces que el crdito y la reputacin cientfica entre los mismos escolares; siendo el mejor camino de llegar al blanco el comercio grato y frecuente con ellos que solamente lo proporciona el ministerio de la enseanza. La reputacin cientfica y moral son dos palancas, y las nicas palancas con que un director llevar a sus alumnos por donde quiera y hasta donde quiera en la carrera de las ciencias y las costumbres. Tan penetrados se hallan de la verdad de esta observacin los sujetos dedicados al ministerio, que la misma Comisin tiene el honor de conocer en la profesin a ms de un individuo distinguido, que sin ser de su incumbencia adoctrinar en ramo alguno a los discpulos, se han constituido voluntarios a darles cursos formales sobre alguna materia. No hay declaratorias ni certificados por ms autorizados que parezcan, que puedan sustituir al crdito ganado con la enseanza o las obras sobre enseanza, a los ojos de la juventud estudiosa. No es extrao, pues, que aqu discurran los prcticos de todas partes, cuyos testimonios parece ocioso referir toda vez que abundan las razones ms concluyentes. Adems de las alegadas, he aqu otra peculiarsima que es imposible desatender en nuestra situacin: escaseando ms bien entre nosotros el nmero de personas idneas para profesores, debemos aprovechar para ciertas plazas al individuo a quien se encargue la direccin, el cual forzosamente ha de ser capaz de profesar bien alguno o algunos de los ramos que se enseen en el Instituto. En el nuestro se facilitar tanto ms el desempeo de la direccin, cuanto ser meramente cientfica, como veremos en su lugar, por quedar la parte econmica del todo sometida a la misma Junta. Ni se tema que por regentar una clase el director, tenga por ella una predileccin nociva a los dems ramos del Instituto. Su honor est an ms comprometido en que aquellas materias de las cuales es director, queden, si cabe, mejor enseadas que las encomendadas a su propio cuidado. El director responde de toda la marcha de la institucin, y nadie mejor que l debe estar penetrado que los diferentes ramos no son ms que partes de un mismo todo. Si el director ensea nutica, por ejemplo, cmo no ha de desear, para que sus alumnos sobresalgan, que estn profundamente versados en la geometra aunque esta ciencia sea enseada por diferentes profesores? Por otro lado, el director es un verdadero padre general a quien alcanzan todos los lauros que se ganaren sus hijos los alumnos en la carrera de las ciencias. En fin, si se establece plaza separada de director, ser una verdadera sinecura en un establecimiento como el proyectado, pues no estando gravada ni aun con los cuidados econmicos, resultan harto cmodas sus atenciones, a pesar de toda su importancia. Untitled-31 14/08/01, 13:42 192

PAGE 205

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 193 / 193 / 193 / 193 / 193TEXTOSPide ya el orden que nos ocupemos en los textos que han de adaptarse para las varias enseanzas. Amplia consideracin requiere esta parte de nuestro asunto; pero desgraciadamente la premura del tiempo, y los lmites de un informe no permiten tratar la materia con la extensin que se merece. En general, as en la presente como en diversas partes de este papel, se ve forzada la Comisin a ceirse a unas meras indicaciones, por el fundado temor de no llegar a hacerlo interminable. Empero, si algunos puntos juzgan V.E. y V.SS. (aun despus de presentada la segunda parte) que necesitan todava nuevos datos y aclaraciones, la Comisin est pronta a ofrecer gustosa cuantos se hallen a sus alcances, tan luego como la Junta se sirva disponerlo. Mas contraigmonos a los textos. 1 En algunas de las materias carecemos absolutamente de textos en lengua espaola. As es necesario formarlos por los mismos profesores, haciendo unos sumarios de las obras ms acreditadas que poseen los ingleses, franceses y alemanes: medida dictada por la razn y conforme en un todo con el espritu y la letra del Reglamento del Conservatorio aprobado por Su Majestad. 2 De acuerdo con nuestro principio de promover la actividad mental as entre maestros como entre discpulos, propondremos que en los textos que han de formarse, slo se expliquen con detencin los fundamentos de cada materia, en gracia del enlace de las ideas que tanto promueve la adquisicin de las doctrinas; sin hacer empero ms que un ndice de los pormenores, ejemplos o ideas accesorias que de ellas dependan. As se logra que el maestro estudie ms para llenar la explicacin, y que el discpulo se vea obligado a tomar notas y a empear toda su atencin durante la clase. Este es tambin un mtodo esencialmente ms cientfico, por cuanto acostumbra al entendimiento a considerar muchos puntos que parecen dilatados y diversos, como ejemplos y consecuencias de un mismo principio. Saber no es ms que generalizar: mientras vagan los hechos esparcidos no se puede levantar el edificio de la ciencia: la multitud de pormenores confunde y arredra nuestro espritu, nterin no encuentra la llave de la clasificacin. Por ltimo es otra ventaja mayor de lo que se grada el ahorro de precio que habr precisamente en los textos, con tan notable reduccin de volumen como ha de resultar por este plan de escribirlos. 3 Aun en aquellas materias para las cuales tenemos libros en nuestro idioma que pueden adoptarse por textos, y cuando sean propuestos por la Comisin; pide el sistema de progresiva mejora de que es susceptible toda institucin humana, se d a los profesores la libertad de redactar e imprimir nuevos textos formados por ellos, siempre que en concepto del director y dems compaeros con el visto bueno de la Comisin inspectora permanente (de que hablaremos en su oportunidad) se juzguen preferibles a los adoptados, Untitled-31 14/08/01, 13:42 193

PAGE 206

ESCRITOS EDUCATIVOS 194 \ 194 \ 194 \ 194 \ 194 \ bajo cualquier respecto. Una sucinta historia de los progresos y estado actual de superioridad de las universidades alemanas sobre las dems academias de Europa, sera el mejor garante de nuestro dictamen. Si no marchamos con el tiempo, el tiempo nos deja rezagados. 4 Como no es dable prepararlo todo de nuevo, ni traducirlo todo de una vez, tngase entendido que no todos los textos que propone la Comisin sern siempre los mejores, aunque s ha procurado que sean los menos malos. Trtase de ocurrir a la mayor necesidad, que despus se tratar de satisfacerla ms cumplidamente. Principiemos por las matemticas: en este ramos unos opinan por la obra de Vallejo y otros por la de Lista : la Comisin, en rigor, no est enteramente por una ni por otra. Cree esta que la primera es demasiado extensa, y ms clara aunque menos metdica que la segunda, la cual peca por demasiado compendiosa, si bien ofrece sin duda una marcha ms analtica; por consiguiente los alumnos que estudian por este ltimo texto, necesitan ms los auxilios del maestro; pero una vez vencidos los primeros estorbos suelen proceder con paso ms firme y desembarazado. La vista de este resultado de la experiencia nos trae a la memoria aquel consejo de un maestro entre los maestros: “Emplead constantemente los mtodos generales, deca el ilustre Laplace, y veris como resultan siempre los ms fciles”. Opinamos, pues, que podra adoptarse la obra del seor Lista, teniendo el profesor sumo esmero en despejar el camino de ciertas escabrosidades, y llenar algunos vacos de su libro: requisitos indispensables para que puedan progresar los discpulos apenas iniciados. Mas como esta obra no incluye un tratado de aritmtica mercantil, cuya enseanza es uno de los objetos principales del Instituto, ser necesario que el profesor tenga a la vista la Tenedura de libros por Degrange y el Cambista universal de Kelly Pero de estas, as como de otras obras propias de consultar para cada una de las clases, pronto hablaremos por separado. Tan slo diremos aqu respecto a la aritmtica comercial, y en comparacin de lo que ya sentamos por punto general, que todava carecemos de aquellas obritas preciosas de este gnero que bajo el nombre de aritmtica mercantil y mental como la de Smith y otras a este tenor, abundan entre los ingleses y nuestros vecinos los norteamericanos, para simplificar y acelerar los clculos de un modo verdaderamente estupendo. ¡Jams podr olvidar uno de los individuos de la Comisin los cmputos de enormes guarismos, que como evolucin militar ejecutaban a una y en un momento indivisible los alumnos de la escuela parroquial de Edimburgo! Nada ms adecuado a un instituto tan puramente prctico como ha de ser el nuestro. ¡Qu ahorro de tiempo y de trabajo tan preciosos para todo el mundo, y especialmente para el atareado negociante! En cuanto a Geometra descriptiva hasta ahora nada hay mejor en concepto de los peritos (porque la Comisin ha recogido luces en todas Untitled-31 14/08/01, 13:42 194

PAGE 207

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 195 / 195 / 195 / 195 / 195 partes) que el libro del ilustre Monje (5 edicin): dictamen que tambin concuerda con lo dispuesto por el Conservatorio de Artes de Madrid. Ser, pues, necesario traducirla, porque la Comisin no sabe que se haya hecho hasta el da. Para el Dibujo lineal ah est el metdico libro de Francoeur y los elementos de Hanhart recomendados por el citado plan del Conservatorio. Acaso ser tambin necesario traducir estas obras, bien que la Comisin tiene motivos de sospechar que algunas de ellas se han publicado ya en Madrid vertidas en nuestro idioma. Para la Arquitectura puede responder perfectamente el Vignola compendiado. Es el mismo que sirve de texto en la academia de bellas artes de Cdiz y casi en toda Italia. Despus se hablar de las dems obras que se tendrn a la vista, estampas y modelos indispensables en este estudio, en las que se incluir la excelente de Cloquet para la Perspectiva El curso de Nutica por la obra de Ciscar teniendo sin embargo a la vista la de Mendoza para darle un carcter ms cientfico. En la parte de maniobras es muy recomendable la obra que escribi en francs mster de Bonneboeuff Pero este libro an no est traducido. Entre tanto se hace, y aun en todas circunstancias siempre tendr su lugar en esta parte nuestra Cartilla martima La Geografa astronmica reclama de derecho el buen libro del seor Antilln sobre todo por la mucha importancia que ha sabido dar el autor a la parte prctica de la astronoma, objeto tan primordial de nuestro Instituto, as por lo que tiene de nutico, por lo que ha de caracterizarle de prctico. Mas respecto de la geografa descriptiva no halla la Comisin a pesar de los muchos compendios publicados en nuestro idioma, un texto que llene sus miras sobre el mtodo en que debe ensearse este ramo. Manifestmoslas brevemente, porque la materia demanda alguna explicacin. En efecto, hasta ahora no se haba tratado de sistematizar la geografa fundndose sin duda en el supuesto de ser ramo que se adquiere slo por la memoria. Semejante consideracin ha influido en que no se haya pensado en aliviar el trabajo en esta facultad: lo cual puede considerarse infaliblemente por medio de la comparacin y clasificacin es decir, elevando la geografa descriptiva al rango de las ciencias. As se sujeta este ramo a la ley del orden de materias, que es la ms fecunda en resultados, demostrndose palpablemente, que aun cuando slo se trata de retener ideas, siempre ser el raciocinio el mejor aliado de la memoria. Este principio luminoso combinado con el de la eficacia de la inspeccin, ha producido los efectos ms admirables. Nadie ignora que la geografa ms debe estudiarse en los mapas y estados que en los libros; pero slo aplicando aun a los mismos mapas y estados el principio de clasificacin ha podido sacarse todo el partido posible de tan precioso mtodo. Presntese toda la Untitled-31 14/08/01, 13:42 195

PAGE 208

ESCRITOS EDUCATIVOS 196 \ 196 \ 196 \ 196 \ 196 \ geografa a los ojos y se habr conseguido mucho, pero presntese clasificada, y se llegar a la perfeccin. Un ejemplo lo pondr ms de manifiesto. Supongamos que en un mapa o estado se hallen clasificadas las ciudades por colores, segn sus magnitudes, y supongamos que cada cual lleva el nmero de su poblacin: claro est que, aun caso de que olvide el alumno algn nmero, nunca confundir por este arreglo una ciudad de primer orden por otra de segundo. Por lo dems, con semejante plan se evitar el fatal mtodo de perderse en pormenores innecesarios que slo deben estudiarse segn las urgencias del investigador. El alumno slo necesita bases para quedar firme y seguro. Lo dems es confundir y desvanecer su cerebro. Bajo estos principios est desempeada la obra reciente del angloamericano mster Woodbridge editor de los Anales de Educacin ; obra que ha llenado completamente este gran vaco de la enseanza, y obra que tiene en su abono la experiencia de todas las instituciones de los Estados Unidos, y que por lo mismo no podemos menos de recomendar vivamente su traduccin, para servir de texto en el Instituto cubano. La fsica puede ensearse con ventajas por los tomos 2 y 3 de las Lecciones de Filosofa del seor Varela, con slo agregarle un tratado de astronoma fsica cuyo trabajo podr exigirse al profesor que se encargue de la clase. Son varias las dotes que recomiendan la obra del seor Varela para la enseanza. Es breve, est al nivel de los ltimos descubrimientos, redactada bajo un excelente plan; y en cuanto a su estilo, baste decir que en concepto de la Comisin ningn escritor ha dado entre nosotros mejores muestras de lo que debe ser un lenguaje verdaderamente didctico ¡As pudiramos salir tambin librados para la importante enseanza de la qumica Nada menos extrao que la carencia en que estamos de un buen compendio de este ramo, cuando ha sido apenas cultivado entre nosotros. As pues, se hace indispensable formar uno bajo los principios generales que recomendamos en la introduccin de este captulo de los textos La Comisin no puede ofrecer una gua ms adecuada para el desempeo de esta tarea que el ltimo tratado del insigne Berzelius, publicado el presente ao en francs, bajo la inspeccin del autor. Es la obra ms moderna, ms completa, ms metdica y mejor escrita en su lnea: ni poda menos que resultar as, como produccin del qumico ms prctico, ms terico, ms maestro y ms escritor de toda Europa. Se formar, pues, un compendio de tan precioso libro, dando a conocer la nomenclatura especial del autor, comparada con la generalmente seguida, y extendindose ms particularmente en los captulos de qumica agrcola e industrial que tengan ms inmediatas relaciones con el estado del pas; para lo cual se tendr a la vista la obra del ilustre Davy y la Qumica aplicada de Dumas libro tan nuevo como interesante, y escrito por un profesor que es, en concepto del mismo Berzelius, una de las joyas ms brillantes que Untitled-31 14/08/01, 13:42 196

PAGE 209

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 197 / 197 / 197 / 197 / 197 adornan hoy la ciencia, aun en esa Francia fecunda, patria de los Lavoisier, de los Berthollet, de los Gay-Lussac, de los Dulong, y de los Thenard. Para las lenguas el mejor texto sera practicar la conocida mxima de Dumarsais: “Mucho uso y pocas reglas”. Sin embargo, siempre es necesario apelar a la gramtica, aunque no sea ms que para la adquisicin de las declinaciones y conjugaciones, y para auxiliar en el estudio de los modismos. As que, es necesario abreviar mucho aun las mejores, o ms bien, las menos malas de las existentes, con tanto mayor razn cuanto segn el plan de aprender los idiomas que expondremos en el Reglamento, se puede prescindir an ms del uso de la gramtica, por exigirse a los alumnos que lleven un cuaderno de observaciones hechas por ellos mismos, y clasificados bajo los tres membretes de dificultades de pronunciacin verbos y modismos De esta manera son ellos mismos hasta cierto punto los autores de su gramtica, y lo son por un mtodo ms seguro, a fuer tambin de ms analtico. Esto en cuanto a la gramtica ; pero tambin se han menester libros para los ejercicios, y su eleccin est lejos de ser indiferente. En general conviene principiar por los ms fciles; y como el que empieza una lengua extraa, bajo cierto aspecto est en circunstancias anlogas a las de un nio respecto de la suya, parece lo ms conveniente poner en manos de los principiantes aquellos librillos que sirven de texto para la lectura en aquellas naciones cuyo idioma trata de adquirirse. Son muchas las dotes ventajosas para la enseanza que renen estas obritas: a ellas atribuye la Comisin en gran parte los resultados satisfactorios de que ha sido testigo en uno de los colegios de la Habana. 1 Se trata en ellos de todos los objetos ms comunes de la naturaleza y de todas las cosas ms usuales, as rsticas como urbanas, y todas ellas dichas del modo ms familiar en el pas. Qu mejor escuela para aprender a hablar una lengua? Porque es de advertir que hasta ahora casi no se ha pensado entre nosotros de ensearlas a traducir 2 Se repite a ocasiones la misma palabra en la misma llana cinco o seis veces, y en distintas combinaciones: ventaja para la inteligencia, y ventaja para la pronunciacin, que slo se adquiere a fuerza de repeticin, sobre todo en la lengua inglesa, por su poco o ningn sistema de prosodia. 3 En fin, y para no dilatarnos demasiado, por abusar en ejemplos preciosos para la precisin del lenguaje, y esto con la mayor simplicidad, encubriendo perfectamente el plan. En seguida se dedicarn a la traduccin de gacetas y en general a ejercicios de la lengua extraa a la nativa y viceversa, en la correspondencia mercantil, y en trozos de autores escogidos en prosa y en verso, de los cuales hay colecciones que pasamos a proponer para cada idioma respectivo. Finalmente, como las aplicaciones son el blanco y divisa de nuestro Instituto, se ejercitarn sobradamente los alumnos en escribir toda especie de cartas y en la lectura de piezas dramticas y de algunas novelas, as por lo mucho que contribuyen los ejercicios en tales obras a la soltura Untitled-31 14/08/01, 13:42 197

PAGE 210

ESCRITOS EDUCATIVOS 198 \ 198 \ 198 \ 198 \ 198 \ de la conversacin, porque el inters que inspiran sirve de poderoso estmulo a la aplicacin. Especifiquemos pues. Para el francs Gramtica de Llomond ; texto de lectura, adems de los libritos ya citados, la abeja francesa ; Diccionario, el de Nuez Taboada El profesor tendr tambin a la vista los sinnimos del abate Girard el Diccionario de Boiste la gramtica de Noel y Chapsal y an mejor la de Le Tellier. Para el ingls la gramtica de Urcullu la coleccin titulada el Lector ingls de Murray y el diccionario de Newman corregido y aumentado por el doctor Seoane Londres 1831. Para consultar, deber el maestro recurrir a la gramtica anglo-francesa de Cobbett que trata con bastante filosofa ciertos puntos, la inglesa de Lindley Murray el Diccionario de Sinnimos de Grabbe y el gran diccionario del americano Webster que incluye todo lo bueno del doctor Johnson Y finalmente para el alemn no ha visto la Comisin una gramtica ms analtica que la hispanogermana, que publicada en Berln por Frncesoni ; texto de lectura, El rebusco alemn ; y diccionario, el mejor de todos los diccionarios de dos lenguas modernas comparadas, que es el de Seckendorff ; este libro es una buena muestra del estudio profundo que hacen los alemanes de nuestra hermosa lengua. Pero qu ramo no estudian esos hombres con profundidad y conciencia? Para consultar la famosa Gramtica y el Diccionario de Adelung ambos slo en alemn. Y con esto quedan detallados los textos para todas las clases de que por ahora ha de constar el Instituto. Sin embargo, como a stas no tardarn en seguir entre las dems propuestas para lo futuro, la de composicin y la normal as por su preferente importancia, como por permitirlo la riqueza del fondo, diremos dos palabras acerca de los libros que deban servirles de textos. Despus de haber expuesto en su lugar nuestras ideas acerca de las clase de composicin ser superfluo advertir que no se trata de un libro de preceptos al hablar del texto que le corresponde.17 Mas siendo la composicin una verdadera arte imitativa, no se puede prescindir en el desempeo de la clase de una coleccin que ofrezca modelos en varios ramos, dignos de la imitacin de los alumnos. Pero, llenarn las miras que se propone la clase, algunas de esas colecciones conocidas de autores escogidos? La clase aspira a poner la expresin de ideas al alcance de todas las carreras y profesiones, y sobre todos los negocios ms urgentes y usuales de la vida. Luego se hace necesario que la coleccin que le sirva de gua no incluya tan slo trozos admirables de oratoria, sino que abrace muy espe17. En todo caso adoptaramos el precioso Curso de humanidades castellanas de Jovellanos, as por su laconismo inimitable, como por estar concebido en el espritu prctico que recomendamos. Untitled-31 14/08/01, 13:42 198

PAGE 211

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 199 / 199 / 199 / 199 / 199 cialmente claras y ordenadas descripciones de mquinas, circunstanciadas relaciones de los fenmenos de la naturaleza y de los procedimientos de las artes, buenas y sencillas muestras de estilo epistolar; en una palabra, que ofrezca dechados de todas aquellas materias en que ms interesa a los hombres todos el explicarse con suma claridad. Al mismo tiempo debe tratarse muy principalmente de formar el corazn por medio de otros rasgos escogidos, procurando inspirar en ellos nobles sentimientos de honradez y de patriotismo al par que las santas virtudes domsticas, base indestructible de la religin y de la sociedad. Ved aqu los principios bajo cuyo espritu deber formarse la compilacin para nuestro Instituto. Pudiera tacharse a la educacin moderna de haber atendido al entendimiento con menoscabo del corazn, y a la antigua de haber atendido a la memoria y a la especulativa con mengua del entendimiento y de la prctica. Hombres ms bien que acadmicos es lo que trata de formar el Instituto; ved aqu, seores, lo que reclama el siglo de todos los planes de instruccin. Por ltimo, para la clase normal se escoger el texto de entre el sinnmero de libros didcticos que al intento nos ofrece Alemania. La Comisin por los motivos que expuso, se inclina a dar la preferencia al que se emplea en el Seminario de maestros de Berln, el cual deber hacerse traducir en su oportunidad, con las modificaciones que reclaman las diversas circunstancias del pas y de las instituciones. Pero no basta haber determinado el nmero de profesores y sealado los autores que han de servir de texto para la debida marcha del Instituto. Presupuestos. La enseanza sera informe, incompleta, y en muchos casos imposible, si no se cuenta con otros auxilios. Estos pueden comprenderse bajo los ttulos siguientes: 1 Libros de consultar, o sea obras clsicas elementales y magistrales. 2 Instrumentos. 3 Modelos de mquinas, edificios, etctera, en madera y corcho, mapas (con montaas y ros), mapas de relieve, cartas y colecciones de grabados, o mejor de litografas por la baratura del precio. 4 Utensilios varios. 5 Consumo anual de tinta, yeso, pastillas de color, tinta de china y agua, junto con los reactivos y combustible para el laboratorio qumico. Captulos que sern el asunto de otro tanto doble nmero de presupuestos Decimos doble nmero ; porque deseosa la Comisin de patentizar lo realizable de la empresa, no contenta con demostrarlo en un solo tanteo, ha procurado otro ms reducido para cada ramo, contrado a lo absolutamente indispensable para la buena marcha de las clases. Al fin y al cabo, siempre haba de hacerse este cuadro ms en grande de todo lo necesario, as en libros como en instrumentos, para irlo llenando despus gradualmente; supuesto que ha de destinarse todos los aos una parte del fondo para enriquecer la biblioteca laboratorio, gabinete y dems clases. Untitled-31 14/08/01, 13:42 199

PAGE 212

ESCRITOS EDUCATIVOS 200 \ 200 \ 200 \ 200 \ 200 \ Para cuando llegue el caso respecto a la biblioteca posee la Comisin notas circunstanciadas de las obras ms clebres en todas las lenguas (que no inserta ahora, por no ser llegada la oportunidad); y no ya notas copiadas meramente de los catlogos sin conocimiento de causa, como suele practicarse; sino obtenidas de los inteligentes de diversas naciones en los varios ramos de que tratan. En suma, obras todas verdaderamente experimentadas. La Comisin no ha perdonado medio ni fatiga de desempear su encargo del modo ms eficaz que ha estado a su alcance, como lo mereca la gravedad del asunto, y cual reclama la confianza con que V.E. y V.SS. se dignaron honrarla. Y por lo que respecta el presupuesto de instrumentos y aparatos, la Junta no ignora que uno de los informantes fue comisionado, hallndose en Europa en 1831, para la compra de las mquinas destinadas al estudio de la Fsica en el Colegio seminario de esta ciudad: con este motivo hubo de entregarse a una prolija investigacin en la materia, consignando el fruto de sus observaciones junto con el catlogo de las mquinas en una carta que dirigi el seor don Justo Vlez, director de aquel establecimiento, y que a una peticin de este se insert en el nmero 6 de la Revista Cubana La Comisin no puede menos que extractar algunos pasajes del mencionado informe, para que la Junta se sirva tenerlos en consideracin como parte integrante de este papel. Ellos contribuirn a demostrar ms y ms que no es tan costosa como generalmente se supone la fundacin de las ctedras de Qumica y Fsica. As que, estos pormenores deberan insertarse, aun cuando no fuera ms que por la luz que esparcen sobre la cuestin vital de facilitar la ereccin del establecimiento. La Comisin, pues, se cita a s misma, porque caso de no contar con este trabajo ya formado, tendra que hacerlo de nuevo para el actual propsito. Excusado parece aadir que el citado individuo de la Comisin conserva relaciones con los ms clebres instrumentarios de Europa; relaciones que se pueden aprovechar para obtener las mquinas a precios inferiores o los del catlogo. Tampoco se puede ocultar que en los libros podr suprimirse mucho ms sin comparacin que en los instrumentos; porque si se destinan principalmente para el uso del profesor, qu profesor hay que no cuente algunos de su propiedad? Con tales advertencias demos ya principio a nuestro extracto, para proceder luego a los presupuestos “Desde luego, para desempear una Comisin como la presente, que por su naturaleza exige tanta variedad de instrumentos, atento a que eran pocos los que quedaban al Colegio, se hace necesario, si se quiere acertar, acudir a las fbricas de diferentes naciones, y sealadamente a las de Francia e Inglaterra. De esta manera se consultar no slo la ventaja de escoger (porque no en todas partes se obtienen los mismos artculos igualmente bien acondicionados), sino tambin la de ahorrar considerablemente. AdeUntitled-31 14/08/01, 13:42 200

PAGE 213

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 201 / 201 / 201 / 201 / 201 ms de esto, hay ramos que por circunstancias particulares, han sido ms cultivados en una nacin que en otra, resultando de aqu que los aparatos que se requieren para la demostracin se hallan ms generalizados en este pas que en aquel. Quin creyera que en todo Pars no se encuentra en los talleres de los instrumentarios, ni siquiera un modelo, ni bueno, ni malo, de la mquina de vapor? Por el contrario en Inglaterra, apenas se da un paso por las suntuosas tiendas del Strand, sin que sus vidrieras deslumbren y provoquen al ms indiferente a examinar la variedad de modelos de mquina condensante, mquina de alta presin, mquina para buques, mquina para carros, en suma, de cuantas aplicaciones se han hecho de tan portentoso agente. Voy a presentar otra prueba en uno de los ramos de Fsica que ms se estudia en el da: quiero hablar del electromagnetismo Ni en Francia, ni en Inglaterra, ni en Alemania se poda haber dado con un surtido tan completo de aparatos electromagnticos como el que adquir en Italia del caballero Nobili de Mdena; as por la circunstancia especial de haberse dedicado este fsico casi exclusivamente a este captulo de la ciencia, desde el descubrimiento de Ersted, como por la otra no menos singular de ser l mismo el que fabrica los instrumentos. Efectivamente, yo siempre me dar el parabin de que me llegara la comisin estando an en Italia, por haberme ofrecido la ocasin de procurar al colegio en el estuche electromagntico de Nobili el mejor instrumento para repetir cuantos experimentos conoce la ciencia en el particular, ahorrando al mismo tiempo el costoso aparato en punto mayor de Ampere que como me lo ha enseado la experiencia est muy lejos de ponerse en accin con la misma facilidad que el en escala menor de Nobili. Demostrada, pues, la necesidad de acudir a diferentes naciones cuando se trata de formar un gabinete de fsica parece necesario preguntar: en qu parte deberemos buscar el mayor nmero de instrumentos, y en qu parte los correspondientes a tal o cual ramo en particular? Con cuyas cuestiones viene tambin envuelta la importantsima del precio; porque no est el mrito en construir un famoso gabinete a fuerza de dinero, sino en idearlo, por decir as, para que llegue a ser grande y completo, aunque los medios sean escasos. Si no hubiera de repararse en costos, yo desde luego no vacilara en aconsejar que casi todo se trajera de Inglaterra; porque es decidida la superioridad de su mano de obra, as en elegancia como en duracin y exactitud. De ello estamos tan penetrados todos en el Colegio, cuanto que al cabo de diecisis aos de continuo uso, y en manos de estudiantes an subsisten servibles y en muy buen estado porcin de aparatos que se hicieron venir de Londres desde esa poca a instancias del seor don Flix Varela, que fue el primero en este suelo que puso la clase de filosofa del colegio San Carlos, as en lo espiritual como en lo corporal permtaseme la expresin, Untitled-31 14/08/01, 13:42 201

PAGE 214

ESCRITOS EDUCATIVOS 202 \ 202 \ 202 \ 202 \ 202 \ bajo el pie en que an se conserva, y que ya desde entonces reclamaban los adelantamientos de las ciencias experimentales. As es que, aun en el caso presente, en que ha sido la economa una de las principales consideraciones, no he titubeado en comprar la mayor parte del instrumental en la Gran Bretaa, ratificado ms y ms, despus de haber recorrido otros pases, de la excelencia de la manufactura inglesa. No se crea, empero, por lo que llevo dicho, que todo indistintamente sea ms caro en la Gran Bretaa que en Francia, muy al contrario, y no causar poca extraeza por la fama de caro que tiene aquel pas el saber que hay varios artculos que se expenden a precios mucho ms equitativos en la primera nacin que en la segunda, y yo voy a explicar este fenmeno de un modo que me parece convincente. Como los ingleses son tan aficionados a estudiar privadamente, y as por su carcter paciente y reflexivo como por los hbitos de su primera educacin, apetecen tener todo lo que es de uso cmodo ( confortable ), sencillo y manejable, ha resultado de aqu que han dado con un sinnmero de invenciones y modificaciones ( contrivances ) que al paso que facilitan en extremo la manipulacin, contribuyen a la equidad del precio. Por no acumular los ejemplos que se me agolpan, citar tan slo el del soplete de oxi-hidrgeno que en Francia aunque es excelente, no se halla sino del mismo modo que se ide en un principio, es decir, que siempre se le ve con una bomba de condensacin y un gran cilindro o receptculo de latn muy reforzado para poder resistir la presin de los gases; mientras que en Inglaterra se ha modificado de varias ingeniosas maneras y entre otras se ha reducido a la ms simple expresin de sencillez; pues todo ello viene a ser un surtidorcito capilar, al que se adapta una vejiga con su llave. No se vaya a juzgar, sin embargo, que yo trate de rebajar en lo ms leve el mrito de las invenciones francesas. Nada ms distante del objeto de este informe, en que se trata, no ya de criticarlo todo, sino de indicar qu es lo que se debe tomar de cada parte. Afortunadamente el unicuique suum es una mxima tan til a aquellos a quienes se aplica como a los que la adoptan por divisa. Contraigmonos, pues, a lo que distingue las mquinas francesas. Al contrario de sus vecinos y rivales, los franceses viven ms para lo exterior, en consecuencia se han dedicado ms que ninguna otra nacin a dar publicidad a los conocimientos adquiridos. As es que no existe una capital donde haya ms cursos pblicos sobre toda clase de materias, ni donde ms abunden las buenas y claras obras elementales (pues por ms defectos que pueda tener un libro francs, no ser por cierto la oscuridad el que habr de afearle), ni donde por consiguiente se haya pensado ms en construir aparatos adecuados a facilitar la demostracin. Mas por esta misma razn, y por ser las mquinas destinadas a establecimientos ricamente dotados que pueden entrar en gastos sin inconveniente alguno, no se han ocupado en aquellas significaciones que slo ocurren al investigador aislado Untitled-31 14/08/01, 13:42 202

PAGE 215

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 203 / 203 / 203 / 203 / 203 como sucede en Inglaterra; viniendo por fin a sacar en consecuencia que para formar el instrumental de una clase de fsica se ha de atender, as a las invenciones y modificaciones que adoptan los franceses en sus cursos pblicos, como a las ideas y simplificaciones que ocurren a los ingleses en sus indagaciones privadas. Pasando ahora de las naciones en general a los artfices en especial, ya sea por la excelencia de la manufactura, ya por el ramo en que se hayan dedicado a construir ms particularmente; diremos que entre el gran nmero a un mismo nivel que ofrece la metrpoli inglesa, me parece deben preferirse para instrumentos de fsica en general a Cary Strand no. 181 (cuyos instrumentos matemticos son superiores); Neuman 124 Regent St. que trabaja por la Institucin Real y sobre todo a mster Watkins (6 Charing Cross) as por estar este joven ms al cabo de las doctrinas y descubrimientos de la ciencia, como por la atencin y prolijidad con que construye cuanto se le pida. Este sujeto ha publicado tambin un tratado sobre electromagnetismo que le hace un poco honor. En fin, no es un mero instrumentario, sino un legtimo investigador. As pues, todo lo que ha venido de Inglaterra me lo ha suministrado mster Watkins. En Pars el que tiene un surtido ms completo de mquinas, como que trabaja para la Universidad, el Colegio de Francia, etctera, es M. Pixii sucesor del clebre Dumotiez Por este motivo se debe acudir a Pixii aunque sus instrumentos no puedan rivalizar ni en elegancia ni en exactitud con los de Gambay, Chevalier (Vicente y Carlos), y Cauchois y Lerebours. Fuera de que todos estos se dedican a construir ms bien en ramos particulares de la ciencia; los instrumentos de Pixii se adaptan perfectamente a la enseanza (como invenciones que son de los principales profesores, de cuyas rdenes es mero ejecutor) y sus mquinas neumticas aparato el ms importante, pertenecen a las mejores que se fabrican en Europa. El Colegio tiene la suya con la mejora de Babinet Excusado parece decir que la parte de mquinas de fsica venida de Francia, siempre que no expresemos las excepciones que se vern, pertenecen a la fbrica de monsieur Pixii Antes de pasar adelante, para terminar a qu artfice debemos acudir para ciertos ramos particulares, parece ste el lugar oportuno de hacer una observacin muy importante para nuestro propsito, y es que, debiendo arreglarse la calidad de los instrumentos a los fines que nos proponemos, ha de versar una enorme diferencia entre instrumentos de investigacin ; e instrumentos de pura demostracin o destinados a la enseanza Teniendo presente esta diferencia se podr contestar a los que acaso me hiciesen el cargo de no haber comprado lo ms superior que hay en Europa; y he aqu la oportunidad de decir que no siempre lo mejor es lo mejor para el caso Efectivamente, en una clase se trata, no ya de investigar Untitled-31 14/08/01, 13:42 203

PAGE 216

ESCRITOS EDUCATIVOS 204 \ 204 \ 204 \ 204 \ 204 \ como el filsofo en su gabinete, sino de ofrecer el fruto de las investigaciones, y ensear el modo de conducirlas; y al paso que para el investigador es de suma importancia poseer un instrumento nimiamente exacto, a fin de apurar un resultado hasta sus pices, al profesor de un curso le basta un aparato que slo demuestre claramente el principio que trata de inculcar a sus alumnos. Sera por lo tanto en extremo ridculo invertir doscientos pesos, vgr., en una balanza exactsima de Forbin para demostrar el uso de esta mquina, y a qu especie de palanca pertenece, cuando con un par de duros se logra el mismo fin, y cuando con los 198 restantes se pueden comprar cien aparatos o cien apndices para patentizar otros cien principios. Por lo dems, el que aprende a manejar una balanza mediana, sabr sin duda hacer uso de la ms delicada del mundo. ¡Pero cun distinto es el caso respecto del qumico analista! La balanza es el alma del anlisis cuantitativo y en todos sus aparatos deber ahorrar este investigador antes que soar siquiera en que sin una balanza en extremo sensible y exquisita, pueda hacer nada de provecho, si trata de veras de contribuir con su pequeo contingente para acrecentar el caudal de la ciencia. Pero esta regla, que a primera vista aparece tan general y aplicable para formar el gabinete de una clase, sufre sin embargo sus excepciones. En efecto, hay casos en que no se produce absolutamente el fenmeno si el instrumento no es perfecto, o que se requiere representar el hecho principal con intensidad para formar mejor idea, y que se descubran otros, que se pueden llamar subalternos. De lo primero nada nos suministrar mejor ejemplo que el famoso experimento de Leslie en la mquina neumtica. En vano nos esforzaramos en obtener la congelacin del agua en el vaco con mquina mediana. Se hace indispensable que las vlvulas ajusten perfectamente para lograr tan importante como pasmoso resultado. Por el contrario, con una mquina cualquiera se podrn practicar fcilmente aquellos ensayos ms groseros, digamos as, como son, reventar vejigas por la presin del aire, la fuente en el vaco y otros a este tenor. As por este motivo como por consultar la duracin de este aparato, el ms necesario en la clase y uno de los ms delicados de todo el instrumental a causa de la facilidad con que se descomponen las vlvulas, se han comprado dos mquinas neumticas, una pequea y ordinaria, cuyo precio no excede de 13 pesos, para los experimentos triviales, y otra en punto mayor y excelente para aquellos casos en que se hace indispensable, o en que se requiere proceder con ms exactitud. Por lo que respecta a esta grande construida por monsieur Pixii, puedo asegurar que no la he visto mejor en ningn gabinete de Europa, inclusos los de las universidades de Pars, Berln y el Instituto Real de Londres: baste decir que la diferencia de nivel en el mercurio de la probeta no llega ni a una lnea en esta mquina. Aproximacin al perfecto vaco que no se haba obtenido hasta la mejora introducida por Babinet ; siendo de Untitled-31 14/08/01, 13:42 204

PAGE 217

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 205 / 205 / 205 / 205 / 205 advertir, adems, que una campana purgada de aire, se mantiene vaca por tres o ms das, plazo extraordinario para estos aparatos, aun sin transferirla a otra platina, sino dejndola sobre la misma de la mquina. Qu pruebas ms concluyentes que las dos enunciadas pueden alegarse sobre la superioridad de las vlvulas, parte la ms fcil e importante del aparato ms precioso de un gabinete? Pasando ahora a la segunda excepcin, sobre que a veces se requiere representar los fenmenos principales con intensidad, as para formar ideas exactas como porque se descubren otros efectos que les estn propiamente subordinados; dir que esta observacin me ha guiado en los casos que la he conceptuado aplicable, y singularmente en la adquisicin del microscopio solar Y en efecto, cmo sin ser este microscopio ms que mediano, se podra presentar a los alumnos una muestra del aumento prodigioso a que ha llegado la ciencia de la representacin de los objetos?, de qu otro modo por ventura, ofrecer a su vista no ya la circulacin de la sangre de algunos animales, cosa que alcanza cualquier instrumento ordinario, sino aun la de las plantas que no era conocida, hasta que el italiano Amici nos ense a mejorar el ya tan perfeccionado instrumento?, cmo, en fin, mostrar a los ojos de los discpulos el nuevo mundo de seres imperceptibles descubiertos por el microscopio, sin contar con un instrumento poderoso? Creo pues, que en concepto de los inteligentes es excusado alegar ms razones para disculparme de haber hecho construir el microscopio solar del Colegio a los seores Vicente y Carlos Chevalier de Pars, que son sin duda los mejores pticos de aquella culta capital; sin que se juzgue por eso que el costo haya sido excesivo. Su precio no pasa de 60 pesos, y me cabe el placer de asegurar, que segn pruebas directas practicadas por m mismo con el micrmetro en consorcio de este hbil artfice, el aumento que produce en la magnitud de los objetos es de ms de tres millones en superficie. Por lo dems, no es posible construir de un modo ms bello, elegante y acabado que el en que lo hacen estos seores, verdaderamente celosos de su reputacin; y digmoslo todo de una vez, recordando que hasta infinitos sabios de la nacin rival les han tributado muy merecidos elogios por sus excelentes microscpicos. Consiguiente al principio de economa, que he llevado por delante hasta donde es posible sin detrimento de la enseanza, he procurado modificar varios aparatos, mandando construir muchos de ellos, no conforme estn descritos en los tratados, sino con algunas alteraciones, que propenden todas a simplificar y aun a aprovechar los aparatos para armar otros anlogos en ellos mismos, y alguna que otra vez a facilitar la demostracin. De lo primero ofrecera abundantes ejemplos todo el instrumental de mecnica, hidrosttica, etctera, que omito por evitar prolijidad; y de lo segundo presentar una pequea muestra la adicin de un vidrio opaco al aparato de Untitled-31 14/08/01, 13:42 205

PAGE 218

ESCRITOS EDUCATIVOS 206 \ 206 \ 206 \ 206 \ 206 \ polarizacin de la luz de Biot, a fin de que no se vea cada estudiante obligado, como sucede en el instrumento ordinario, a aplicar uno a uno la vista, sino que todos a un tiempo puedan observar, como en una cmara oscura, los fenmenos de doble refraccin y todos los dems. Muchas son las ventajas que redundan a la enseanza de la simplificacin y sustitucin de los aparatos, no siendo de las menores lo que se gana bajo un punto de vista terico con patentizar que muchas invenciones que parecen a primera vista novedades, no son en realidad ms que aplicaciones de un mismo principio ya bien conocido. Fuera de que de esta manera, acostumbrando al alumno a ahorrar dinero y aparatos, se le habita a que se ingenie a hacer mucho con pocos recursos; y seguramente ningn hbito le puede ser ms til para cultivar la vastsima ciencia de la naturaleza. A este propsito, har presente que jams podr olvidar que el laboratorio qumico que ms llen mis miras en Europa, fue precisamente el que ms se distingue por su extremada sencillez, con la circunstancia notable de que perteneca nada menos que al primer discpulo del ilustre Berzelius Efectivamente en el laboratorio del profesor Mitscherlich, de Berln, que, segn me asegur l mismo, era una segunda edicin del de su esclarecido maestro, todo era pequeo y en corto nmero, pero todo era exquisito y poderoso: all no se vean ms que facilidades en vez de complicaciones, advirtindose al reparar la correspondencia de los medios con los fines, la mano superior y ejercitada que todo lo haba ejecutado con cuanta sencillez poda el genio de la ciencia inspirar. Entonces me convenc con mis propios ojos con el inmortal Hunfredo Davy de que “la complicacin es el distintivo de los primeros pasos de la ciencia”. No parecer inoportuno (ya que el principal objeto de este informe es suministrar algunas luces para el desempeo de comisiones semejantes que puedan ocurrir) no parecer inoportuno, repito, hacer notar aqu cuan fcil sera contra la comn opinin entre nosotros, formar un laboratorio de qumica muy completo con fondos por cierto ms reducidos de lo que se puede esperar. Omos con harta frecuencia lamentarse a los aficionados a la ciencia de la imposibilidad de realizarlo, por estar las gentes credas que se necesitan cuantiosos capitales para llevarlos a efecto. Qu se nos dira si asegursemos que, as por la simplificacin a que se ha llegado, como por la equidad con que se encuentra en Europa todo lo que es cristalera y dems aparatos qumicos, se podra establecer un laboratorio en que no dejase de demostrarse principio alguno, con la mdica suma de un millar, y hasta menos, de pesos? Toda la parte puramente qumica que he trado para el Colegio no cuesta ms de unos tristes 40 duros. Ya quisiramos decir otro tanto de un gabinete de fsica; pero los aparatos que exige esta ciencia son por su naturaleza ms complicados y dispendiosos. Por sentado que tampoco se incluyen en aquel escaso presupuesto los gastos para inUntitled-31 14/08/01, 13:42 206

PAGE 219

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 207 / 207 / 207 / 207 / 207 gredientes y dems de consumo de un laboratorio. En fin, no olvidemos jams que cuando se quiera principiar por donde quizs nunca se acaba, es decir, cuando se trata de comenzar demasiado en grande, al fin nada se hace; porque las gentes se arredran de acometer empresas gigantescas; y no olvidemos tampoco, por ms que se haya repetido, pues que nosotros lo hemos menester ms que nadie, “que la necesidad es la madre legtima de la invencin”. Pero volvamos a nuestro informe. Aunque es muy cierto que el objeto que se debe proponer el profesor en una clase es el mostrar los principios de la ciencia por aquellos aparatos hechos al intento, y, en cuanto a las aplicaciones, ceirse tan slo a indicarlas; hay casos, sin embargo, en que conviene patentizarlas para hacer palpar mejor el partido que saca el hombre del estudio de la naturaleza. Esto deber practicarse sobre todo cuando en la explicacin de la mquina se resuelvan, por decirlo as, todos los tratados principales de la ciencia; y heme aqu descargado por haber invertido cerca de cien duros en un modelo operatorio en bronce (¡pero qu modelo!) de la mquina de vapor condensante de Watt En qu aparato se puede demostrar de un modo ms convincente el poder inmenso que deriva el hombre de la aplicacin de un solo agente de la naturaleza? En qu otro aparato salen ms a plaza la neumtica, la mecnica, la hidrosttica, la termologa, los gases, todos los ramos ms importantes de la ciencia que en esta mquina de las mquinas ? Sin duda que la invencin y perfeccin del aparato del vapor, como sali de manos del escocs Watt es un descubrimiento que merece colocarse al lado del de Coln y del de Gutenberg. Y cuando reflexionamos que nada influye ms en la propagacin de los conocimientos tiles que el hacer sentir sus aplicaciones, experimentamos un placer indecible al reparar que hay aplicaciones, cual sta, que son como los “ milagros con que la ciencia convence a sus incrdulos y detractores”. Esto supuesto, demos principio con la nota de los instrumentos, libros y efectos que se estiman necesarios para las clases de MATEMTICAS Aritmtica Esta y todas las dems clases que se expresan, necesitan de un tablero pintado de negro, bancos para los alumnos, mesa con cajn y silla para el profesor. Pizarras pequeas de mano; puntas en barra para los clculos, y tener a la vista la aritmtica de Bezout con notas de Reynaud, 13 edicin, y la coleccin de problemas de Gremilliet. Como este ramo se ensea tambin con aplicacin al comercio, convendr que el profesor cuente con las obras siguientes: Aplication de larithmtique au commerce et la banque daprs les principes de Bzout, por Juvigny; Smiths menUntitled-31 14/08/01, 13:42 207

PAGE 220

ESCRITOS EDUCATIVOS 208 \ 208 \ 208 \ 208 \ 208 \ tal arithmetic. Tenedura de libros simplificada por Degrange, Burdeos, 1826. Le cambiste universel par Kelly, traduit de langlais, Pars 1823. lgebra Tablas de logaritmos de Callet, y facilidad de poder consultar el lgebra de Bzout con notas por Reynaud y la de Francoeur. Geometra Regla divividida en pies y pulgadas. Comps de madera de 12 pulgadas de longitud. Transportador de talco o mejor de cartn. Escuadra de madera. Estudio completo de planos y slidos segn el sistema de Legendre, y facilidad de consultar la Geometra de Legendre, la Geometra de posicin, de Carnot, la Bezout con notas por Reynaud, la de Francoeur, la de Lacroix, etctera. Prcticas de Geometra Una cadenilla de alambre de 25 varas de longitud con dos punzones de hierro; 6 piquetes de una vara de longitud con las puntas y cabezas herradas; 6 jalones de 4 varas de longitud, con regatones de hierro y banderines de lanilla; 2 miras de 4 varas de longitud, prefiriendo las de drizas o las de tornillos. Un rodete con divisin castellana e inglesa. Un cartabn de agrimensor, una albalastrilla. Un recipingulo o salta-regla. Estuche comn. Cuerda. Aplicaciones de la Trigonometra o sea Geodesia Un tipo de vara legal. Un rengln de madera consistente de 5 varas de longitud con cantoneras de metal. Todos los instrumentos y objetos ya dichos para las prcticas de geometra, y adems una brjula, anteojo y trpode. Un reflectante de Douglas. Crculo repetidor de Laborda, instrumentos de reflexin que se consideren oportunos, y ser conveniente aadir un pantgrafo y una regla logartmica de Lenoir. Esta clase debe tener a su disposicin un excelente estuche; un tablero de una vara de ancho y dos de largo, con dos banquillos; un surtido de tinta de china, platillos, pinceles y pastillas de colores a la aguada para las construcciones y delineaciones de los trabajos geodsicos en que se ejercite; y adems facilidad de poder consultar el excelente tratado de aplicaciones de la trigonometra plana y esfrica de Odriozola; la Geodesia de Puissant, y lo expuesto sobre la base del sistema mtrico por Delambre y separadamente por los seores Biot y Arago. Geometra Descriptiva Esta clase cuyo importantsimo objeto es extender y completar todas las teoras relativas a los planos y a la esfera, necesita un juego completo de planos y cuerpos redondos, con sujecin al Complemento de Geometra de Lacroix, o mejor a la Geometra descriptiva del ilustre Monge.DIBUJO LINEAL 1 Seccin Esta y todas las secciones pertinentes al dibujo lineal, necesitan un tablero con atril para las lminas, y poder consultar el tratado de dibujo lineal de Francoeur. Untitled-31 14/08/01, 13:42 208

PAGE 221

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 209 / 209 / 209 / 209 / 209 2 Seccin Esta seccin necesita una regla dividida en pies y pulgadas, una escuadra de madera, compases de 12 y 5 pulgadas de longitud, transportador de cartn de 5 pulgadas de radio. 3 Seccin Esta seccin necesita cadenilla, cuerda, piquetes, jalones, etctera; nivel de aire, de albail, de agua, grafmetro, etctera; instrumentos de que ya se ha hablado para la clase de Geodesia. 4 Seccin Esta seccin debe tener para sus progresos un estudio completo y escogido de dibujo natural. 5 Seccin Esta seccin debe estar preparada segn los principios de Vignola, Palladio u otros que faciliten mtodos para los trozos de arquitectura como Juan de Arce y Villafae; pero es de preferirse el Vignola compendiado, segn se usa en la clase de arquitectura de la academia de Bellas Artes de Cdiz, a donde deber recurrirse para adquirirlo en caso necesario. 6 Seccin Los ejercicios de esta seccin tienen por objeto estudiar la perspectiva, y necesita por consiguiente consultar los principios de Monge en la 5 edicin de la Geometra descriptiva y las excelentes obras de monsieur Cloquet y monsieur Choquet.PRESUPUESTO DEL COSTO QUE PUEDEN TENER LOS INSTRUMENTOS Y EFECTOS PARA LAS CLASES DEMATEMTICAS NOTA. Que los precios de estos instrumentos as como los dems de fsica, qumica, etctera, se han fijado con arreglo a los catlogos impresos de los mejores instrumentarios de Londres y Pars.1Tablero pintado de negro$ 4 1Regla dividida en pies y pulgadas4 1Comps de madera14 1Transportador. Debe hacerse en la clase 1Escuadra de madera2 1Juego de planos y slidos, en Francia40 1Cadenilla de alambre y dos punzones16 6Piquetes, cada uno 1 peso6 6Jalones, a 2 pesos 12 2Miras, a 4 pesos8 1Rodete6 1Cartabn de agrimensor4 1Albalastrilla10 1Recipingulo 6 1Cuerda de 20 varas4 1Tipo de vara legal: debe facilitarse sin costo Untitled-31 14/08/01, 13:42 209

PAGE 222

ESCRITOS EDUCATIVOS 210 \ 210 \ 210 \ 210 \ 210 \ 1Rengln de madera$ 4 1Nivel de albail 2 1„ agua50 1„ de aire 20 1Plancheta20 1Grafmetro50 1Teodolito100 1Reflectante de Douglas21 1Crculo repetidor de Laborda125 1Pantgrafo20 1Regla logartmica de Lenoir 1 1Brjula de agrimensor12 1Estuche de buena calidad20 1Tablero y dos banquillos 6 1„ y un atril 8 Suma$ 5754PRESUPUESTO DE LIBROSNota. Que los precios son los de Europa as en estos libros como en todos los dems inclusa la encuadernacin.1Aritmtica, lgebra y geometra, de Bzout, con notas$ 4 1Coleccin de problemas de Gremilliet3 1Smiths, aritmtica mental1 1El Cambista, de Kelly 4 1Tenedura de libros, por Degrange2 1Geometra, de Legendre2 1„ „ posicin, de Carnot3 1Curso de matemticas de Francoeur4 1Su Uranografa 2 1Curso completo de Lacroix con su ensayo sobre la enseanza y su introduccin a la Geografa12 1Curso completo de matemticas, por Odriozola7 1Geodesia, de Puissant6 1Base del sistema mtrico, por Delambre4 1Base del sistema mtrico, por los seores Biot y Arago 14 1Instruction thorique et aplications de la rgle logarithmique aux calculs, par J.F.Arthur. Pars 1827. Chez Lenoir. En casa del mismo, reglas graduadas por metros y decmetros, para el dibujo lineal 1 4 Untitled-31 14/08/01, 13:42 210

PAGE 223

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 211 / 211 / 211 / 211 / 211 metros y decmetros, para el dibujo lineal 1Geometra descriptiva, por Monge24 1Dibujo lineal, de Francoeur (3 ed.) 2 1Estudios de dibujo lineal (una coleccin de 50 estampas en litografa)50 1Tratado de Juan de Arce y Villafae; precioso tambin por la nomenclatura artstica13 1 Compendio de Vignola 1 1 Perspectiva, de Cloquet 5 1 Perspectiva, de Choquet 4 1 Tabla de logaritmos 3 1Con $ 25 se puede hacer venir de Italia una coleccin de litografas que abrace las antigedades de Herculano, Arabesco de Rafael y alguna otra curiosidad: todo en litografa para la arquitectura y dibujo lineal25 Suma 162 4 NOTA. Tambin se pueden pedir ms adelante (aunque es rengln muy barato) algunos modelos en corcho de edificios clebres, griegos, romanos o modernos. OTRA. No se incluyen en el presupuesto otros objetos mencionados en la lista, que son de cuenta de los alumnos, como pizarritas de mano, pinceles, etctera.RESUMEN Instrumentos y efectos$ 575 4 Libros 162 1 $ 737 5PRESUPUESTO REDUCIDO Bastante se puede reducir en los instrumentos, y sobre todo en algunos de los ms caros, porque en muchos casos unos subsisten a otros; as, vgr.: donde hay teodolito bien se puede dispensar la plancheta y el grafmetro. Con estas consideraciones a la vista, bien podra rebajarse una mitad, y quedar reducido el precio de los instrumentos ms necesarios por lo pronto, y aun para despus, a NOTA. La Comisin ha hecho la reduccin artculo por artculo, pero cree importuno$ 260 Untitled-31 14/08/01, 13:42 211

PAGE 224

ESCRITOS EDUCATIVOS 212 \ 212 \ 212 \ 212 \ 212 \trasladar aqu tan fastidiosos pormenores. Los libros y dibujos pueden reducirse a $100, advirtiendo que los libros por la razn que dimos, pueden por ahora suprimirse enteramente 6 marcos con cristal que dejaron de ponerse en los efectos Presupuesto anterior Se ahorran En el presupuesto de Matemticas que acabamos de insertar, tiene la Junta una muestra del modo con que la Comisin ha desempeado esta parte de su trabajo. As que, por evitar una prolijidad interminable, como porque en los catlogos impresos (que acompaa a V.E. y V.SS.), se hallan los comprobantes del avalo, nos ser permitido presentar en resumen el importe de los artculos correspondientes a los dems ramos, los cuales artculos, sin embargo, deben detallarse para saber lo que ms precisa adquirir. NOTA DE LOS INSTRUMENTOS, LIBROS Y EFECTOS PARA LA CLASE DE NUTICA Como esta clase existe y aun posee varios instrumentos y apndices, razn ser principiar especificando lo que tiene, para saber lo que le falta. En instrumentos cuenta con los siguientes, algunos de los cuales exigen composicin para quedar servibles. Un quintante de bronce con su caja, horizonte artificial y trpodes. Un octante con anteojo. Una aguja azimutal. Una aguja de marcar. Una aguja de bitcora. Tres ampolletas de media hora, medio minuto y un cuarto de minuto. Dos rosetas sueltas. Un carretel con pedazos de corredera. Una escala de Gunter. Un termmetro. Dos compases de latn para describir crculos. Un estuche de matemticas. Dos reglas de madera. Un par de globos. Un nivel de albail. Una regla de madera con pnulas. $ 100 21 $ 381 $ 732 5 356 5 Untitled-31 14/08/01, 13:42 212

PAGE 225

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 213 / 213 / 213 / 213 / 213 Un comps de madera. Una regla de madera.EN LIBROS TIENE Un portulano de Amrica. Installation de vaisseaux(1 tomo). Mquinas y maniobras, de Ciscar. Tablas nuticas, de Mendoza. Tablas logartmicas, de Callet. Derrotero de las Antillas. La obra de navegacin de Mendoza(2 tomos). Navegacin, de Csar, en un tomo. La misma en dos (en mal estado). Examen martimo, de don Jorge Juan. Diccionario, de Villaumer, marina. La aritmtica y geometra de Fernndez. Geografa, de Brichman. El marinero instruido. Fernndez, Aritmtica, geometra y trigonometra. Matemticas, de Vallejo, 1 y 2 tomo. Matemticas, de Rebollo, 2 tomo. Tablas de logaritmo, por Nathaniel. Matemticas para militares, 1 tomo. Examen martimo terico-prctico. Tctica naval. Uso del termmetro, un cuaderno. Memorias sobre la longitud en el mar, otro cuaderno. Dos cuadernos de memorias de la Sociedad Patritica de la Habana. Un derrotero de las cartas de Espaa. Un cuaderno sobre observaciones de longitud y latitud. Tres almanaques nuticos antiguos. EN CARTAS, MAPAS Y PLANOS, TIENE Diecinueve cartas esfricas. Dos cartas esfricas del seno mejicano. Una cata esfrica del Atlntico meridional. Cinco planos de puertos. Un mapa del reino de Sevilla. Una estampa de Santiago de Chile. Una estampa de Buenos Aires.UTENSILIOS Untitled-31 14/08/01, 13:42 213

PAGE 226

ESCRITOS EDUCATIVOS 214 \ 214 \ 214 \ 214 \ 214 \ Dos encerados con sus marcos. Dos tarimas de pino. Ocho mesas de madera. Dos carpetas de pao. Once barcos de diferentes tamaos. Cuatro sillas. Tres tablas con inscripciones de la escuela y clases. Ahora veamos lo que se necesita.INSTRUMENTOS Un buen sextante de Throughton. Un barmetro de marina completo. Un comps de reflexin, de Cater. Azimutal del mismo. Horizonte artificial perfeccionado por Neuman, de Londres. Comps de amplitud. Un par de buenas bitcoras. Crculo reflectante. Una esfera armilar. Cuadrante solar. Anillo astronmico. Aguja de inclinacin y declinacin. Todos estos instrumentos se pueden obtener de la mejor calidad por 200 pesos a lo sumo. Pero no todos son indispensables por ahora, como bien lo indica la lista anterior. Como se trata de ir formando un observatorio astronmico, ser necesario para lo sucesivo comprar poco a poco un par de cronmetros, un telescopio de reflexin, un instrumento de trnsito, un ecuatorial y algunos aparatos costosos. 18CARTAS, MAPAS, ETCTERA. 18.Tambin podra situarse en el Instituto si lo tiene a bien la Real Marina, el observatorio magntico que se pensaba establecer bajo la direccin del malogrado excelentsimo seor Laborde, en cumplimiento del plan del famoso Barn de Humboldt, de que se dio cuenta en el nmero 4 de la Revista Cubana ; por lo cual se hicieron venir de Pars los ms exquisitos instrumentos fabricados por el clebre Gambey, a costa del cuerpo de Marina. Untitled-31 14/08/01, 13:42 214

PAGE 227

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 215 / 215 / 215 / 215 / 215 Desde luego se ha de proporcionar para la clase de Geografa, que se dar por el mismo profesor de Nutica: Un juego completo de mapas de las cuatro partes del mundo. Mapas de montaas y ros. Mapas de relieve. Un buen atlas geogrfico-estadstico. Todo esto es muy barato en los Estados Unidos: baste decir que un juego de mapas de a dos varas en cuadro, de excelente barniz, de los ms modernos, no pasa su costo de 40 duros. Se necesita mayor nmero de cartas marinas: para lo cual se deber tambin recurrir al Depsito hidrogrfico de Madrid, a reserva de solicitar muchas de las que ms nos importan, de manos de los ingleses y americanos. Nuestro Depsito de marina de este apostadero posee trabajos preciosos practicados recientemente de su orden en las costas y cercanas de la Isla. Planos de los puertos ms principales del orbe, y sobre todo de aquellos con quienes estamos en ms frecuente comunicacin. Otros 200 pesos destinados a este objeto bastaran y aun sobraran por el momento; pues hay renglones que se deben ir adquiriendo gradualmente, para conseguirlos mejores. LIBROS Tablas de la luna. Suscribirse al Almanaque nutico de Londres y al Conocimiento del tiempo de la Junta de Longitudes de Pars. Cartilla martima, por Roldn. Tablas de Mendoza, en ingls, con la explicacin espaola, por Martnez. Cartilla de construccin, de Ozcalan. Tratado de prctica de velamen. Elementos de astronoma nutica, por Canellas. Diccionario martimo. Derrotero de las costas de Espaa en el Ocano. dem de dem, en el Mediterrneo. La obra inglesa de Pearson sobre astronoma prctica, en dos volmenes, con otro slo de lminas. El navegador prctico, de Morris (en ingls). Navegacin, de Nories (dem). Elementos de navegacin, por Robertson. Kerrigar, Gua del joven navegante para las partes astronmicas de la navegacin (dem). Untitled-31 14/08/01, 13:42 215

PAGE 228

ESCRITOS EDUCATIVOS 216 \ 216 \ 216 \ 216 \ 216 \ El navegante, de Bowditich, publicado por Kerby. Riddle, Navegacin y astronoma nutica. El manual que usan a bordo los pilotos franceses. El de los americanos. dem de los holandeses y alemanes. Todos estos son libros donde suelen encontrarse mtodos muy sencillos y tiles en la prctica, expuestos con suma claridad. Bueno es en todo caso saber cmo hacen los dems las mismas cosas que nosotros, por bien que creamos hacerlas. La obra grande de geografa, de Malte-Brun (francs). Gacetero de Edimburgo (excelente diccionario geogrfico). Sistema del mundo, por Laplace. Teora de los cielos, por Mrs. Sommerville (ingls). Ochenta pesos bastan para esta compra. Con el tiempo tambin ser necesario adquirir las obras de los ms clebres viajeros as martimos como terrestres: servirn mucho estos libros al profesor para la clase de nutica y para la de geografa. Pero esto entra en el ramo de biblioteca, al que, como hemos dicho, se asignar anualmente una parte del fondo. Estando la clase de nutica surtida de lo ms necesario, como se ha visto, claro es que, por el momento, se pueden suprimir las adiciones en el presupuesto general si faltara numerario para abastecer las otras clases. Pero afortunadamente estamos lejos de este caso, segn se demostrar en su lugar.NOTICIA DE LAS MQUINAS Y APARATOS NECESARIOS PARA LA CLASE DE FSICA NOTA. Segn el estado actual de la ciencia, hay ciertos aparatos que tanto pertenecen a la fsica como a la qumica; as, los que no se hallaren bajo un ttulo se encontrarn bajo el otro.MECNICOS Juego de fuerzas mecnicas, o sea juego de mquinas fundamentales; comprende seis partes: 1 Propiedades y combinaciones de las palancas, balanza y romana. 2 dem de toda clase de poleas. 3 Plano inclinado de abre y cierra con arco para medir el ngulo de inclinacin, cilindro para el descenso, etctera. 4 Aparato para las propiedades de la cua. 5 Torno y tornillo. 6 Fundamentos de la composicin de mquinas y ruedas dentadas. Aparato para demostrar las fuerzas centrales, y ms especialmente Untitled-31 14/08/01, 13:42 216

PAGE 229

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 217 / 217 / 217 / 217 / 217 que los cuerpos tienen una propensin a girar sobre su eje ms corto, siempre que no encuentren obstculo. Aparato para demostrar el paralelogramo de las fuerzas, o movimiento compuesto. Aparato para demostrar la composicin y descomposicin de las fuerzas. Aparato para manifestar la composicin del movimiento. La mquina de Atwood, para demostrar la doctrina del descenso de los graves. Aparato para ilustrar el principio de Baquistocronio, o lnea del ms veloz descenso. Aparato para el choque de los cuerpos. Aparato para demostrar el centro de gravedad en cuerpos cuyos permetros son formados por planos paralelos; y as mismo la estabilidad de un cuerpo, segn es determinado por su base y lnea de direccin del centro de gravedad. Modelos de aquellas mquinas ms usuales, como de gato, pescante, martinete, etctera. Aparato para el descenso parablico de un cuerpo, con arco graduado. Aparato para demostrar la fuerza centrfuga, y al mismo se adapta otro para probar que el achatamiento de la tierra es una consecuencia de su movimiento de rotacin. Aparato para demostrar las propiedades del pndulo cicloidal. Aparato para ilustrar la composicin de las velocidades. Aparato para el movimiento reflejo. Molinillo para la resistencia de los medios. Balanza de torsin de Coulomb. Juegos de bolas de marfil y madera para el choque de los cuerpos. Juegos de slidos geomtricos, con modelos de los decrecimientos de los cristales, para explicar la teora de Hay sobre cristalizacin .ACSTICOS Campana de vidrio colgada para demostrar las vibraciones. Sonmetro con reglas divididas y pesos. Barras metlicas. Lminas de vidrio de diversas figuras regulares para manifestar las varias formas simtricas que producen las vibraciones. La sirena de Cagniard Latour, para medir el tiempo de un cierto nmero de vibraciones y comunicarlas por los lquidos. Aparato de M. Savart, para la teora de los instrumentos. Trompetillas acsticas.NEUMTICOS Untitled-31 14/08/01, 13:42 217

PAGE 230

ESCRITOS EDUCATIVOS 218 \ 218 \ 218 \ 218 \ 218 \ Una excelente mquina neumtica de dos cuerpos de bomba y platillo bien capaz, con la mejora de Babinet para cerrar las vlvulas. Otra mquina neumtica pequea para experimentos ordinarios. Un surtido de recipientes (una docena) de diversas figuras y tamaos. Aparato del salto de agua en el vaco. Platina, o transferidor para conservar los cuerpos en el vaco. Fuente de compresin con su bomba y dems. Nuevo aparato de Ersted para patentizar la compresibilidad del agua. Aunque este aparato no pertenece a la clase de los neumticos, no deja de tener relacin con ellos: as por este motivo como por ser suelto le hemos colocado aqu. Aermetro de bomba, para hacer ver que los lquidos se elevan en tubos purgados de aire en razn inversa de su densidad. Hemisferios de Magdeburgo, de 8 a 10 pulgadas de dimetro. La fuente de Heron. La fuente intermitente. Un juego de sifones simples y compuestos. Aparato para demostrar que los graves descienden todos con la misma velocidad en el vaco. Aparato para demostrar la resistencia del aire en el movimiento. Aparato para hacer sensible la teora del barmetro. Aparato para manifestar el juego de los pulmones. La taza de filtro para demostrar la presin del aire y la porosidad de la madera. Vejiga en una cajita de madera con pesos por fuera para probar la fuerza expansiva del aire. Aparato para la inflamacin de la plvora en el vaco. Aparato en que estn combinados los modelos de bombas de diversas clases. Aparato para la ley de Mariotte Barmetro simple. Barmetro de cuadrante. Barmetro de Gay-Lussac ; es el ms exacto y ms a propsito para viajes. Mquina de condensacin. Aparato de Leslie para congelar el agua en el vaco. Martillo de agua.HIDROSTTICOS Aparato para demostrar que la presin de los fluidos est en razn directa de su altura perpendicular, sin referencia alguna a su cantidad. Untitled-31 14/08/01, 13:42 218

PAGE 231

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 219 / 219 / 219 / 219 / 219 Aparato para manifestar que los fluidos oprimen igualmente en todas direcciones. Aparato que muestra la ley de los fluidos a buscar y mantener su nivel. Aparato para la presin de abajo arriba. Aparato para la presin lateral. Balones para demostrar el principio del globo aerosttico. Paradoja hidrosttica. Prensa hidrosttica. Aparato para demostrar el principio de Arqumides. Balanza hidrosttica. Aremetro o gravmetro de Nicholson. Hidrmetro o pesa-licores de Cooper ; aparato universalmente adoptado en Inglaterra por su gran delicadeza. La exactitud del instrumento para pruebas comparativas consiste en gran parte en tener unos pesitos de mercurio encerrado en cristal, por lo que no se alteran con el uso, como los comunes de otros metales. Hidrmetro para espritus muy completo. Juego de tubos para demostrar la atraccin capilar HIDRULICOS Las bombas mencionadas entre los instrumentos neumticos, en razn del principio en que se fundan, son por sus efectos verdaderos aparatos hidrulicos. La copa de Tntalo: artificio que es hidrosttico e hidrulico. Modelo de bomba sin mbolo. Jarro por donde se hacen salir diferentes lquidos. Aparato para demostrar que sale ms agua por un tubo corto que por una simple abertura. Modelo de molino centrfugo de Barker. Hay otros varios aparatos descritos entre los neumticos e hidrostticos, que participan tambin de hidrulicos.CAL"RICO Cubo de latn montado en madera con cuatro caras de diferentes metales y pulimentos para demostrar la distinta radiacin del calrico, segn su superficie. El calormetro de Lavoisier. Aparato de Dulong, para determinar tambin el calrico especfico. Un pirmetro sencillo de cuadrante. Aparato para sealar el mximum de densidad del agua. Untitled-31 14/08/01, 13:42 219

PAGE 232

ESCRITOS EDUCATIVOS 220 \ 220 \ 220 \ 220 \ 220 \ Eolipila puesta sobre un carrito para demostrar el reculamiento de las armas de fuego. Lmpara de seguridad de Davy, con un surtido de gasa de alambre de hierro y cobre de diferentes aberturas, para repetir todos los experimentos sobre la llama y materias explosivas, que condujeron a Davy a su importante descubrimiento. Termmetro de tres escalas. Dos termmetros comunes de diferentes escalas. Termmetro diferencial modificado por el profesor De Butts de Baltimore. Un par de termmetros muy pequeos, de cuatro pulgadas, para ciertos experimentos que exigen tan cortas dimensiones. Dos termmetros qumicos, esto es, de graduacin muy elevada, y a propsito para sumergirlos.N.B. Muchos aparatos relativos al calrico se hallarn bajo la nota de los qumicos por cuya razn se omiten aqu. Modelo operatorio de una mquina de vapor condensante: aparato que no deje que desear, as por su modo de operar, como por su solidez y elegancia. Aparato muy sencillo de Wollaston para manifestar el principio por el cual obra la mquina de vapor. Como invencin del doctor Wollaston es tan simple como ingenioso. Aparato de Marcet, con su esfera de bronce, termmetro, escala graduada, lmpara y dems para demostrar la proporcin que sigue la fuerza expansiva del vapor, y otros ensayos fundamentales como las presiones, etctera. Es aparato muy luminoso y elegante para un curso. Aparato para patentizar la fuerza desigual de los vapores a temperaturas iguales, estando los vapores al mismo tiempo en contacto con los fluidos que los producen. Aparato que demuestra la conductibilidad de varios slidos. Aparato para demostrar la dilatacin de los cuerpos por el calrico. Barra doble de hierro y latn para manifestar la desigual dilatacin al mismo grado de temperatura. El criforo del doctor Wollaston. Esferas metlicas muy reforzadas para hacerlas reventar por la fuerza expansiva del agua que encierran al congelarse sta. Aparato de Henry para la congelacin del azogue. Dos espejos metlicos cncavos de 18 a 20 pulgadas de dimetro para demostrar la reflexin del calrico. El fotmetro.ELCTRICOS Untitled-31 14/08/01, 13:42 220

PAGE 233

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 221 / 221 / 221 / 221 / 221 Una mquina elctrica de disco de 30 pulgadas de dimetro con sus conservadores Un par de banquillos con pies de cristal para aislar personas. Cuatro botellas de Leiden, sueltas, de diversos tamaos. La botella mdica. Cuadro mgico. Excitador doble. Un par de excitadores sencillos. Electrmetro de cuadrante. dem de Cavallo. dem de repulsin y descarga. El descargador universal. El almacn de plvora. La casa de incendio. Ambos aparatos para demostrar la teora de los pararrayos Termmetros elctricos de Kinnersley. Pistoletas de Volta, una de bronce y una de cristal. El campanario elctrico. Danza elctrica. Tubos y cuadros de iluminacin combinados. Batera elctrica de doce botellas grandes colocadas en su caja estaada. Podr presentar este sistema una superficie exterior de 25 pies cuadrados. Recipiente de cristal con lo necesario para demostrar la electricidad en el vaco. Globo de cristal con plancha metlica y dems para manifestar la luz elctrica en el vaco, ya sea producida por la mquina ordinaria o por la galvnica. Tubo llamado fosfrico para ver los fenmenos elctricos observados por Davy en el vaco. El plano inclinado elctrico: bella demostracin de la repulsin de las puntas. Bandeja de cuero para hacer pasar por el agua la electricidad de una batera. Aparato para inflamar la plvora. Aparato para fundir el hilo de hierro en el agua. Prensa para la fusin de la hoja de oro. La esfera hueca de Coulomb, para hacer ver que la electricidad se derrama por las superficies. Electrforo de 18 a 20 pulgadas de dimetro con su flotador de piel de gato. Fuelle y polvos de minio y azufre, para producir las figuras de Untitled-31 14/08/01, 13:42 221

PAGE 234

ESCRITOS EDUCATIVOS 222 \ 222 \ 222 \ 222 \ 222 \ Lichtemberg en la torta de resina, las cuales caracterizan las dos electricidades. Grande electroscopio de hojas de oro con su condensador. Aparato interesantsimo para las pruebas sobre electricidad por contacto. Es en extremo delicado y reemplaza con ventaja al condensador de Volta. Aparato para el anlisis de la botella de Leiden: excelente para manifestar la teora. Lmpara elctrica de gas hidrgeno, a la que se agregar un sosteniente para contener la esponja de platino, que se inflama a la temperatura ordinaria al contacto del gas, y tener as dos aparatos en uno. El presente pertenece a un tiempo al calrico, a la electricidad y a los gases.GALVNICOS Una batera galvnica de 300 pares de planchas dobles de a 4 pulgadas cuadradas, montadas a la Wollaston distribuidas de 10 en 10 en sus cajas de porcelana. Una batera galvnica cilndrica para experimentos que requieren poca fuerza: aparato muy cmodo. Un par de docenas de discos sueltos de cinc y cobre soldados, para varios ensayos, y de repuesto. Una docena de alambres de cinc y plata soldados a propsito para formar el aparato que su inventor Volta llam corona de tazas Esta es la batera galvnica ms sencilla, porttil y econmica: la ms sencilla, porque con esos alambres y unos vasos ordinarios ya est montada; la ms porttil, porque los alambres se llevan envueltos en una tira de papel y la ms econmica, porque su precio no excede de 10 reales. Calorimotor del doctor Hare, de Filadelfia; aparato poderossimo para desarrollar luz y calor por medio del galvanismo. Columnas secas de Deluc y de Zamboni Aparato perfeccionado para descomponer el agua por medio de la pila; en el cual los dos gases son recogidos en tubos diferentes y graduados. Aparato para la descomposicin de los lcalis por la accin galvnica. Es el mismo inventado por Davy. Aparato de cristal para descomponer las sales neutras por la electricidad voltaica. Estos tres ltimos aparatos, como se ve, pertenecen tambin a la Qumica: por lo cual se omitirn en la relacin del laboratorio.MAGNTICOS Untitled-31 14/08/01, 13:42 222

PAGE 235

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 223 / 223 / 223 / 223 / 223 Imn artificial en forma de herradura que cargue una arroba. La fuerza de estos imanes est en razn directa coeteris paribus del nmero de planchas de acero que los componen; de suerte que es muy fcil construirlos poderossimos. La Comisin los ha visto que sustentan 8 a 10 arrobas. Dos o tres barras magnticas para imantar. Una dem imantada con su botn magntico, encerrada en su estuchito, por ser sumamente sensible, y servir para los experimentos ms delicados. Una aguja de inclinacin Seis agujas magnticas comunes con sus pedestales, para demostrar el magnetismo por induccin Un pedazo de imn natural. Algunos juegos magnticos. Aparato para demostrar que la accin magntica se comunica atravesando el fuego. Aparato para patentizar el fenmeno nuevamente descubierto por M. Arago y conocido por el nombre de magnetismo de rotacin .ELECTROMAGNTICOS Y TERMOELCTRICOS Estuche electromagntico del caballero Nobili surtido completo para demostrar cunto se sabe hasta el da en este ramo tan nuevo como cultivado de la ciencia. Es grande el primor y delicadeza con que estn construidos estos aparatos en punto menor. Consta de 20 partes. Quizs hoy no se podr lograr este estuche, por hallarse Nobili fuera de su pas desde 1831 a consecuencia de los movimientos polticos de aquella poca. Ignoramos si haya o no regresado. En tal caso, no se puede prescindir del Aparato electrodinmico de Ampere Termomultiplicador completo de Nobili se compone de tres partes principales: 1 Galvanmetro para las corrientes termoelctricas. 2 Escala termoelctrica para la temperatura de contacto. 3 Pila termoelctrica, surtida de sus espejos cncavos, hilos de comunicacin, etctera. Este aparato debe al mismo tiempo considerarse como el termmetro ms exquisito que posee la ciencia. Baste decir que mide con la mayor delicadeza la diferencia entre el calrico radiado de diversos cuerpos a la temperatura ordinaria, como vgr., entre el radiado por la pared y una tabla en una misma pieza, aun a distancia de muchos pies. Escala cromtica de Nobili compuesta de 44 lminas coloreadas como en iris por el galvanismo y una solucin de acetato de plomo, segn el descubrimiento de dicho fsico en este nuevo orden de fenmenos. Anillos de Newton para demostrar las analogas de los hechos observaUntitled-31 14/08/01, 13:42 223

PAGE 236

ESCRITOS EDUCATIVOS 224 \ 224 \ 224 \ 224 \ 224 \ dos por Newton con ese novsimo descubrimiento, de que tambin sacarn partido las artes. Surtido de lminas para el nuevo gnero de polarizacin. Halos de luna. Aparato que consta de un sosteniente y un pedazo de hierro dulce en forma de herradura, para demostrar la fuerza magntica prodigiosa comunicada por la corriente galvnica. Imn artificial rodeado de dos alambres espirales, para demostrar la rotacin contraria de los conductores electrizados alrededor de los polos opuestos al imn. Estos dos ltimos aparatos han sido ideados por el hbil instrumentario Watkins. Aparato con aguja esttica para manifestar la desviacin de la brjula por la termoelectricidad. He aqu el experimento fundamental del profesor Seebeck de Berln. Aparato para patentizar la accin de dos alambres electrizados uno sobre otro, cuando la corriente va en la misma y en opuestas direcciones por cada cual. Rueda doble de Barlow. Aparato de Œrsted perfeccionado por Sturgeon, el cual manifiesta que la aguja magntica tiende a ponerse en ngulos rectos con la direccin de la corriente elctrica: experimento fundamental. Aparato de rotacin por el polo norte y sur, de Faraday.METEOROL"GICOS Los barmetros ya mencionados entre los aparatos neumticos. Idem los termmetros descritos. Termmetro horizontal comparativo, que indica la temperatura en ausencia del observador. Compnese de dos termmetros, y es el mismo que los franceses llaman thermomtre a minima Pluvimetro de Watkins, con muestra e ndice que seala hasta centsimas. Es instrumentos de los ms cmodos y exactos, e idntico al que usan en el Observatorio de Greenwich. Higrmetro de cabello, Saussure, en su caja y con termmetro. Anemmetro o cata-viento Atmmetro de Anderson con su termmetro. Este aparato es un higrmetro muy delicado, fundado, como otros muchos que se han inventado en Inglaterra, en el principio de la evaporacin. Sirve pues mucho para ensayos comparativos, sin que por consiguiente pueda remplazar en todo al de Saussure. Aparato para demostrar la teora del granizo, segn las ideas de Volta. Electrmetro de Cavallo para la electricidad atmosfrica. Untitled-31 14/08/01, 13:42 224

PAGE 237

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 225 / 225 / 225 / 225 / 225 Cometa elctrico. Termmetro de Wolleston para medir alturas: ingenioso y bello aparato. Excusado para advertir que un gran nmero de aparatos elctricos pertenecen tambin a los meteorolgicos."PTICOS Tres lentes de aumento montados y unidos en un estuche. Microscopio para reconocer lienzos. Microscopio compuesto, de Gould. Una cmara oscura sencilla; su objeto no es ms que explicar en principio en que descansa. Microscopio solar de los seores Chevalier. Una cmara lcida con la mejora de Amici. Este aparato saca grandes ventajas a la cmara oscura en su aplicacin al dibujo; as en lo porttil como en lo principal. Cuatro vidrios de Claudio Lorena Dos espejos cncavos y dos convexos plateados y montados en su marco con un mango. Un prisma de cristal montado en su pedestal de bronce con movimiento giratorio. Un par de prismas sueltos. Un prisma de ngulo variable, graduado para medir la diversa refrangibilidad de los cidos. Un poliprisma o prisma compuesto de pedacitos de varias sustancias cristalinas para demostrar el acromatismo Una fantasmagora con su portaobjetos fijo y de movimiento. Un juego de portaobjetos astronmico para la misma fantasmagora. Esta coleccin ofrece una excelente aplicacin de la ptica a la astronoma y llena admirablemente los fines de unas lecciones pblicas. Con efecto, por ella se hace como si dijramos un curso de astronoma visual pues presenta perfectamente todos los principales fenmenos de eclipses, conjunciones, oposiciones y dems apariencias celestes. Una coleccin de todos los aparatos necesarios para los experimentos sobre la polarizacin de la luz, as por reflexin como por refraccin. Comprende por sentado el conocido aparato de Biot con una modificacin. Es tan completa esta coleccin (siendo al mismo tiempo de muy poco costo) que se pueden repetir todos los experimentos fundamentales por un orden histrico desde el descubrimiento de Mal ... [aqu aparece el papel comido por la polilla] hasta la fecha. Juego de modelos formados con cordones de seda para representar el camino que siguen los rayos de luz en los telescopios de reflexin y de Untitled-31 14/08/01, 13:42 225

PAGE 238

ESCRITOS EDUCATIVOS 226 \ 226 \ 226 \ 226 \ 226 \ refraccin, y en tres clases de microscopios compuestos. As se hace visible la teora de unos instrumentos costosos sin necesidad de poseerlos. Un juego de lentes (media docena) de diferentes curvaturas. Aparato para ilustrar los efectos de la visin, conocidos por el nombre de ojo artificial Plano circular rotatorio con los colores prismticos para demostrar que todos ellos se confunden en el blanco. Aparato que ofrece los colores reflejados y transmitidos por planchas delgadas transparentes, para ilustrar la teora de Newton acerca de los arcos de fcil reflexin y transmisin: serie de experimentos de los ms interesantes que ofrece la ptica. Aparato para demostrar las leyes de la reflexin y refraccin de la luz. Aparato para demostrar la intensidad de la luz, y la ley que guarda en razn inversa del cuadrado de la distancia en la hiptesis de un medio perfectamente difano. Un calidoscopio. Discos circulares simtricamente perforados y con figuras pintadas para manifestar las ilusiones pticas recientemente observadas por Faraday y por M. Plateau, fsico belga.ASTRON"MICOS Planetario, telurio y lunario combinados: todo de latn muy elegante, incluido en su caja de caoba. No puede haber aparato ms adecuado a una clase. Demuestra los fenmenos del sistema planetario en general; es decir, de los planetas respecto al sol; luego los de la tierra con relacin a ste, y finalmente los de la luna respecto a su planeta primario. Con motivo de los aparatos astronmicos recurdese: 1 Que para la clase de geografa ya pusimos globos y esfera armilar que tambin tienen aqu cabida: 2 Algunos de los aparatos mecnicos, vgr., del achatamiento de la tierra y otros sobre teoras de fuerzas centrales, o pertenecen a la astronoma, o estn ntimamente enlazados con ella. 3 La misma observacin debe aplicarse a varios aparatos pticos. Qu mejor curso de astronoma (para una clase de fsica, se entiende) que ofrecer a los ojos de los discpulos todos los fenmenos en aquella coleccin ya descrita de bastidores para fantasmagora? 4 Finalmente, no se incluye aqu nota de telescopios, ecuatoriales, etctera, porque semejantes instrumentos pertenecen a la astronoma prctico-matemtica ms bien que a un curso de fsica en el cual entra la astronoma como un captulo, aunque captulo importante. Por esta razn se indicaron para ms adelante como aumento a la clase de nutica Ahora bien: todos los instrumentos que acabamos de enumerar para la Untitled-31 14/08/01, 13:42 226

PAGE 239

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 227 / 227 / 227 / 227 / 227 clase de fsica, se pueden adquirir con la cantidad de 2 600 duros, a condicin de comprar unos en Francia y otros en Inglaterra, como se practic respecto al gabinete del Colegio Seminario. Se notar sin embargo que este presupuesto excede de 600 pesos al costo de los instrumentos del dicho establecimiento. Pero advirtase: 1 que el Colegio contaba ya varias mquinas, algunas de ellas costosas que no se compraron entonces, y que para nuestro Instituto hay que surtirse de todo; 2 que esta nota va aumentada en ms de 20 artculos Para la explicacin de ciertas mquinas y aparatos de juego complicado y difcil de comprender, vgr.: la mquina de vapor sera muy del caso para lo sucesivo adoptar el excelente sistema de modelos seccionales de madera y pintados de diversos modos, introducido por el doctor Lardner sabio infatigable en sensibilizar la enseanza, en la Universidad de Londres. La experiencia ha demostrado que las tales secciones son medios eficacsimos de lograr la instruccin. Todo el mecanismo interior de la mquina se pone al descubierto, cada una de sus partes se presenta en el lugar correspondiente, y recibe y comunica los debidos movimientos. Cada vlvula abre y cierra, cada mbolo sube y baja, cada rueda gira exactamente y bajo las mismas circunstancias que en la mquina misma. No se poda haber ideado nada ms a propsito para vulgarizar la ciencia y, por lo mismo, nada mejor para dar a los artesanos ideas exactas de la construccin. ¡Cun aplicable es esta idea para el curso de la Geometra y Mecnica de las artes que habr de establecerse ms adelante! El citado Watkins de Londres, construye estos aparatos con singular maestra. Presupuesto reducido, segn los principios indicados $ 2000 Los libros para la clase de fsica parece ms conveniente proponerlos juntos bajo el mismo membrete que los de la clase de qumica, de cuyo presupuesto pasamos ya a ocuparnos. Pero antes de llegar a l, debe hacer presente la Comisin, que deseosa de proponer a la Junta cuantas economas fuesen imaginables y no dudando que la Sociedad patritica, as en razn de su instituto como por el objeto que llevbamos, se prestara gustosa a ceder para el nuevo establecimiento los aparatos qumicos que tiene depositados en el convento de San Isidro, mxime cuando le eran totalmente intiles cuando dicha corporacin tuvo en pocas anteriores el mayor empeo en ver planificada esta enseanza en nuestro suelo, nos dirigimos en consorcio del seor don Jos Estvez al reconocimiento de los mencionados aparatos: pero por desgracia nos desengaamos despus del ms riguroso escrutinio, de que all no haba ms que rezagos de sustancias y cacharros cuyo valor muy Untitled-31 14/08/01, 13:42 227

PAGE 240

ESCRITOS EDUCATIVOS 228 \ 228 \ 228 \ 228 \ 228 \ poco o nada podr disminuir el monto del presupuesto de aparatos e ingredientes necesarios. Mas no habiendo cosa alguna que no pueda aprovecharse en un laboratorio de qumica, y hallndose en buen estado algunos estantes, mesas y bancos que no vendrn mal al nuevo Instituto, es de dictamen la Comisin se sirvan V.E. y V.SS. oficiar a la Real Sociedad pidiendo la cesin de unos efectos, que son all perdidos, con el plausible objeto de llenar el fin a que fueron destinados. La Comisin no vacila en afirmar que la Sociedad se apresurar gustosa en acceder a nuestros deseos.NOTA DE LOS APARATOS Y UTENSILIOS MS NECESARIOS PARA UN CURSO DE QUMICA GENERAL Un horno universal con su bao de arena, mufla y crisoles de varias clases, con tenazas para el fuego. Hornos de barro porttiles de varias formas. Uno o dos hornos de lmpara de sobremesa. Una lmpara qumica chata, y otra de espritu de vino. Un soplete de oxi-hidrgeno, y otro comn, con lmpara, surtidores de platino, cuchara, tenacillas y hojas de platino. Termmetros qumicos de varias suertes y tamaos. (Quedan marcados en la nota de aparatos fsicos.) Una o dos cubas neumticas con un surtido de campanas de cristal, recipientes cilndricos y botellas o pomos grandes, para combustiones; sencillos y graduados. Un par de tubos de detonacin. Campanas de cristal montadas con llaves, vejigas, etctera. Campanas graduadas, y tubos dem de varios calibres; as por la divisin comn como por la decimal. Un surtido de retortas de vidrio de cuello largo para extraer gases. Un par de cudimetros y tubitos graduados. Una serie de probetas sencillas y graduadas en pulgadas cbicas y decimales. Botellas o frascos para gases, de varios tamaos, sencillos y tubulados. Retortas de hierro colado con sus tubos conductores. Vejigas grandes montadas con llave. Depsitos para gas (vulgarmente gasmetro ) ( air-holder de los ingleses). Un gasmetro propiamente tal, con graduacin. Un aparato para impregnar los fluidos de gas. Una cubeta de mercurio, y la suficiente cantidad de este metal. Untitled-31 14/08/01, 13:42 228

PAGE 241

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 229 / 229 / 229 / 229 / 229 Un par de juegos de vasijas cilndricas adaptadas a la cuba de mercurio sencillas y graduadas. Un surtido de retortas de vidrio y de barro, sencillas y tubuladas, con sus correspondientes recipientes, tambin tubulados, sencillos y con canilla. Uno o dos balones. Un pequeo alambique de cobre y refrigerante. Un alambique grande y otro pequeo de vidrio. Otro alambique de plata pura con cabezote de cristal. Un surtido de crisoles de loza, barro (de Cormwall y de Hesse), redondos, triangulares, con sus sostenientes y cubiertas. Botellas para el peso especfico. Botellas graduadas en pulgadas cbicas. Un bao de vapor para secar precipitados. Una balanza muy delicada con sus pesos. Dos balanzas comunes de mano y montones de pesos. Una batera galvnica con aparatos para la descomposicin del agua, de las sales, etctera. (Ya estos aparatos quedan tambin apuntados para la fsica.) Un surtido de embudos de cristal, porcelana, barro y piedra, sencillos y graduados. Embudos de vidrio con cuellos largos, para llenar retortas. Vasijas de vidrio de varios tamaos, sencillas y con borde, a propsito de decantar y precipitar. Un deflagrador del doctor Hare. Un calorimotor del mismo. (Se apunt en la fsica.) Aparato del mismo para la extraccin del hidrgeno. Eudimetro del mismo. Eudimetro de Volta, perfeccionado por Gay-Lussac y Thenard. Sostenientes de hierro con aros corredizos para poner retortas, frascos y otros vasos. Un sosteniente para filtrar. Una serie de tubos de prueba y sostenientes. Un surtido de frascos, vasos de ensayo, matraces y recipientes. Platos de loza y fuentes. Aljofainas de loza con desages, de varios tamaos. Dos o tres morteros de porcelana recocida. Dos o tres morteros de vidrio recocido: muy fuertes y a propsito para ciertos casos. Uno o dos morteros de hierro. Una serie de medidas de cristal graduadas desde 2 onzas hasta una pinta. Frascos de Florencia y sostenientes. Untitled-31 14/08/01, 13:42 229

PAGE 242

ESCRITOS EDUCATIVOS 230 \ 230 \ 230 \ 230 \ 230 \ Calderos y sartenes de hierro de varios tamaos. Cafeteras y pailas. Ollas y sartenes estaadas. Pucheritos de loza de piedra, de varios tamaos. Alargantes o alargaderas (francs, allonges ; ingls, adapters ), de cristal y loza. Coleccin de vasos evaporatorios de porcelana y cpsulas, etctera. Esptulas de acero de varios tamaos. Pequeas esptulas de plata y platino. Alambre de plata y platino aplastado. Varillas de cristal y de esmalte para revolver cidos y sustancias corrosivas. Tubos capilares y varillas de cristal de varios tamaos. Sifones de metal y de vidrio, de varios tamaos. Un tornillo de presin, fijado en una piedra o trozo pesado. Un yunque de acero y otro pequeo de mesa. Martillos de varios tamaos. Limas y escofinas redondas, chatas, triangulares, de cola de rata, etctera. Trieles y conos para la fusin. Pinzas, tijeras, tijeritas, alicates, etctera. Cucharones de hierro. Arena fina de Penzacola, para los baos de arena. Cucharas de plata, cristal y loza. Junturas y tubos de latn para embonar llaves, etctera. Tubos de seguridad. Tubos de todos calibres y tamaos. Tubos de goma elstica. Embudos hidrostticos para echar lquidos en vasijas impermeables al aire. Piezas circulares de metal y vidrios planos para cubrir las vasijas de combustin o probetas, etctera. Cucharones de cobre deflagradores. Un diamante para rallar vidrio. Una mscara para resguardar la vista en algunas operaciones. Botellas y cios de cristal con bordes, como los que se usan en la mesa. Copas y vasos de varias formas y tamaos. Aljofainas de loza, tazas y platillos. Frascos o pomos de boca ancha y estrecha, y botellas de todos tamaos, sencillos y con tapas a esmeril. Potes de loza y de cristal, con tapas de estao. Garrafones de distintos tamaos. Untitled-31 14/08/01, 13:42 230

PAGE 243

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 231 / 231 / 231 / 231 / 231 Cedazos de pelo, lino, seda y alambre. Coladores de franela, lienzo y algodn. Corchos en abundancia, muy sanos y de todos tamaos. Tejas planas y de canal, pizarras y lozas de mrmol y de piedra. Tubos de loza y porcelana. Caones de escopeta y tubos de hierro a martillo. Caones de oro, plata, platino, hierro y cobre. Juegos de tinas y jarros de pico. Pasta de carbn vegetal, para cubrir crisoles. Tabla de equivalentes qumicos de Wollaston. Papel de filtro comn y de Suecia Hilo acarreto, camo, cordel, etctera. Fuelles de mano. Palas. Urgones. Para practicar investigaciones ms extensas y especiales, deben tenerse los siguientes renglones Un barmetro. (Ya se pidi para la clase de fsica.) Mquina elctrica con botella de Leiden. (Ya se pidi para la clase de fsica.) Mquina neumtica de dos cuerpos de bomba. (Ya se pide para la clase de fsica.) Balanza hidrosttica o un hidrmetro de Nicholson. (Ya se pide para la clase de fsica.) Una lente ustoria. Un gasmetro de mercurio. Una fragua porttil. Mesa de soplete o lmpara de esmaltador con un par de fuelles. Aparato de congelar. (Ya se pide en fsica.) Gonimetro reflectante de Wollaston. Electrmetro mineralgico. Aguja magntica y gran vidrio de aumento. (Ya se pide en fsica.) Globos y frascos para pesar gases. Calormetro de Lavoisier. (Ya se pide.) Termmetro diferencial de Leslie. (Tambin apuntado en fsica.) Espejos metlicos reflectantes. (Tambin apuntado en fsica.) Un mortero de gata y acero. Aparato para la descomposicin de los lcalis. Alcalmetro. Pipetas. Untitled-31 14/08/01, 13:42 231

PAGE 244

ESCRITOS EDUCATIVOS 232 \ 232 \ 232 \ 232 \ 232 \ Clormetro de Collardeau. Aparato de Davy para el anlisis de los terrenos. Aparato para el anlisis de la materia orgnica, de Cooper. Aparato de destilar compuesto, o de Woulf. Una balanza en extremo sensible. (Instrumento el ms costoso del laboratorio.) Soplete que se sopla a s mismo. Atmmetro de Leslie. Criforo. (Est apuntado.) Higrmetro de Daniell. Aparato de Nooth, para impregnar el agua de cido carbnico. Aparato de Nooth, para el cido fosfrico. Aparato de Nooth, para el flirico. Aparato neumtico destilatorio del doctor De Butts. Aparato para el potasio (es el de descomponer los lcalis). Pirmetro (est apuntado). Azucarmetro. Pesa-cidos de Beaume. Pesa-licores de Beaume (est apuntado). Aparato para la descomposicin del agua (est apuntado). Aparato de Cavendish para la formacin de agua. El de Lavoisier para la formacin de agua. Otro descrito por un qumico ingls annimo, muy cmodo. Microscopio (est). Transferidor de gases, por Cavendish. Collares. Carbn purificado. (Coque.) Sifones de algodn. Sifones muy ingeniosos de Collardeau para usos qumicos. Algunos aparatos de electromagnetismo (estn). Un electrfero (est). Botellitas de probar cidos. Medidas con sus fracciones en cristal y en estao. Un par de crisoles pequeos de platino. Importe de estos aparatos, deducidos los comunes a fsica y qumica$ 1 000 LISTA DE LOS REACTIVOS MS NECESARIOS PARA UN LABORATORIO DE QUMICA Tintura de violetas. Untitled-31 14/08/01, 13:42 232

PAGE 245

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 233 / 233 / 233 / 233 / 233 Tintura de tornasol. Tintura de crcuma. Tintura de palo de Campeche. Tintura de agallas. Papel pintado con dichas pinturas. Alcohol. cido arsenioso. Acetato de barita. Sulfato de plata. Agua de barita. Hidro-sulfureto de cal. Agua de cal. Acetato de plomo. Muriato de bismuto. cido oxlico. Oxalato de amonaco. Potasio. Prusiato de potasa. Prusiato de cal. Prusiato de mercurio. Solucin de jabn en alcohol. Sulfato de plata. Succinato de soda. Succinato de amonaco. Planchas pulidas de cobre. Planchas pulidas de barita. Planchas pulidas de oro. Acetato de plata. Benzoato de amonaco. Amonaco lquido. Solucin de almidn. Carbonato de amonaco. Sulfato de sosa. Super-acetato de plomo. Muriato de cal. Muriato de platino. Nitrato de plomo. Nitrato de barita. Nitrato de plata. Hierro y cinc. Sulfato de hierro. Agua de estronciana. cido tartrico. Untitled-31 14/08/01, 13:42 233

PAGE 246

ESCRITOS EDUCATIVOS 234 \ 234 \ 234 \ 234 \ 234 \ Nitrato de mercurio. Fosfato de sosa. Tanino. Nitrato de cobalto. Yodo. Sulfato de cobre. Sub-borato de sosa. Fundentes para el soplete Brax vitrificado. cido fosfrico vitrificado. Fosfato de sosa desecado. Carbonato de sosa desecado. Fundente blanco. Fundente negro o reductivo. Fundente crudo. Vidrio verde molido. Sales, compuestos salinos, etctera. Carbonato de amonaco. Carbonato de barita, nativo. Carbonato de potasa. Carbonato de sosa. Carbonato de estronciana, nativo. Muriato de amonaco. Muriato de cal. Muriato de estronciana. Muriato de barita. Nitrato de amonaco. Nitrato de cobre. Prusiato de amonaco. Nitrato de barita. Nitrato de plomo. Nitrato de potasa. Nitrato de mercurio. Nitrato de estronciana. Oximuriato de potasa. Sulfato de hierro. Sulfato de potasa. Sufato de magnesia. Sub-carbonato de magnesia. Sulfato de almina. Untitled-31 14/08/01, 13:42 234

PAGE 247

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 235 / 235 / 235 / 235 / 235 Sub-nitrato de mercurio. Sulfato de plata. "xidos "xido de manganeso. "xido rojo de plomo. "xido de mercurio. Oximuriato de mercurio (sublimado corrosivo). Fluorato de amonaco. Negro y rojo de hierro. Pardo de cobre. Blanco de estao. Sulfuretos Sulfureto de hierro. Sulfureto de cal. Sulfureto de amonaco. Sulfureto de potasa. cidos cido sulfrico. cido ntrico. cido borcico. cido actico. cido glico. cido oximuratico. Mezclas de dichos cidos y agua en dos o tres porciones diferentes y conocidas. cido nitroso. cido muratico (hidroclrico). Tambin se preparan en el mismo laboratorio otros reactivos cuando se necesitan, por lo que no van expresados; vgr.: agua impregnada de hidrgeno sulfurado, de cido carbnico, etctera. Tierras Slice. Almina. Magnesia. Barita. Untitled-31 14/08/01, 13:42 235

PAGE 248

ESCRITOS EDUCATIVOS 236 \ 236 \ 236 \ 236 \ 236 \ Estronciana. Cal. lcalis Potasa, sosa y soluciones de estos lcalis en agua en varias proporciones conocidas. Potasa custica. Metales Limaduras, raspaduras y alambre de hierro. Cobre y recortes de cobre. Cinc granulado. Ojuelas de plomo. Cinc en plancha. Hojas de plata. Hojas de oro. Hojas de estao y limaduras. Azogue. Bismuto. Antimonio. Miscelnea Mrmol blanco. Fsforo. ter sulfrico y ntrico. Azufre. Nafta. Aceite de trementina. Aceite de linaza. Mezcla para tapar las rajaduras de las vasijas de hierro que han de sufrir el calor rojo. Lodos para juntar las tapas de los crisoles, de modo que queden impermeables al aire, a un grado subido de calor. Arcilla. Greda. Lodo comn (para lquidos no corrosivos). Lodo para cidos y vapores corrosivos. Lodo para cubrir retortas de cristal y de barro. Barniz para ajustar bien las vejigas y sacos a las llaves, y para que las junturas de los aparatos de cristal sean impermeables al aire. Untitled-31 14/08/01, 13:42 236

PAGE 249

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 237 / 237 / 237 / 237 / 237 Mezcla resinosa para fijar tubos en vasos de cristal, a fin de que sean impermeables al aire y al agua. Naipes para coger polvos, etctera. Vidrios de reloj. Trozos de madera, etctera. NOTA. -Que en todo laboratorio bien provisto ha de haber a mano muestras de los metales, xidos, sales y otras sustancias ms importantes, que no van enumerados en la presente lista. Estos artculos pueden servir para el estudio privado, o para el pblico, segn ocurra; y siempre ser conveniente poseerlos, aunque no sea sino como materia de curiosidad. El que est surtido de las sustancias dichas con los instrumentos, utensilios y dems que se especifican en la otra lista, bien puede ejecutar cualquier experimento qumico. Verdad es que alguna que otra vez necesitar artculos que no estn incluidos; pero stos podr proporcionrselos fcilmente. Tambin conviene tener una cajita por separado de reactivos muy sensibles y muy raros. OTRA. -De los reactivos que debern tenerse muy rectificados y en menor cantidad para ensayos, y que formarn la cajita de que se hace mencin, en frascos con letreros en el mismo cristal. Agua de cal. cido ntrico muy rectificado. Hidro-clrico, muy rectificado. Sulfrico. Actico. Fluorido. Oxlico. Borcico. Hidroclorato de cal. Hidrodato de potasa. Carbonato de potasa neutro. Sulfato de sosa. Potasa de alcohol. Hidroclorato de barita. Alcohol de 40 grados. ter ntrico. Hidroclorato de estao. Nitrato de plata. Acetato de plomo. Fosfato de sosa. Solucin de yodo. Hidroclorato de amonaco. Perclorato de mercurio. Agua de barita. Arseniato de potasa. Untitled-31 14/08/01, 13:42 237

PAGE 250

ESCRITOS EDUCATIVOS 238 \ 238 \ 238 \ 238 \ 238 \ Sub-carbonato de sosa. Hidrocianato de potasa y de hierro. Oxalato de amonaco. Protosulfato de hierro. Amonaco lquido. Tintura de tornasol. Tintura de nuez de agallas. Tintura de Campeche o Brasil. Hidroclorato de platino. Hidrosulfato de amonaco. Sulfato de cobre amoniacal. Muriato de amonaco. Un poco de bromo, selenio y alguna otra curiosidad qumica, como la morfina cafena etctera. NOTA.-La naturaleza del curso, si es especial, determinar qu otras substancias se necesitan y a cules se deber dar ms importancia. Tambin ser muy conveniente una cajita con muestras escogidas de metales y otra con cristalizaciones naturales y artificiales. El monto de estos reactivos, comprobando algunos en Francia (pues tenemos catlogos de precios a la vista) y otros aun aqu, no pasa de $ 200 00 en las porciones que sobradamente pueden necesitarse para un curso, segn avalos muy prolijos que hemos hecho en consorcio de varios inteligentes y que sera fastidioso reproducir. Presupuesto reducido en los aparatos: $700 00LIBROS MS NECESARIOS PARA EL USO DE LAS CLASES DE FSICA Y QUMICA Beaudant Essai d un cours gneral de sciences physiques. Adams Lectures on natural philosophy. Adams Lectures on mathematical instruments. Adams Lectures on astronomy. Adams Lectures on electricity. (Todas estas obras de Adams son preciosas por las advertencias prcticas que contienen sobre el manejo, la construccin y reparacin de los aparatos.) Noticia de los nuevos aparatos fsicos por Brewster. (Preciosa bajo el mismo aspecto.) Sus Letters on natural Magie Economy of manufacture, por Babbage ; obra que encierra cosas admirables bajo tan modesto ttulo. Volta, obras completas en italiano y latn. Untitled-31 14/08/01, 13:42 238

PAGE 251

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 239 / 239 / 239 / 239 / 239 Pouillet Trait de physique. Despretz Trait de physique. Leslies natural philosophy. Millingtons epitome. Doctor Youngs Lectures Biot Trait de physique (en alemn). Fischer Trait de physique (en alemn). Poppe, Trait de physique (en alemn). Kries Trait de physique (en alemn). Estas tres obritas se recomiendan como muestras de libros elementales. Chistallographie, de Hay Su tratado de fsica. Barlow On electro-magnetism. Nobili sobre lo mismo, en italiano. Cours de physique, de Gay-Lussac. Gehlen Diccionario de fsica (en alemn, es el mejor y ms moderno). Algunas obras elementales de Lardner, en ingls. Teora de los colores, de Goethe, en alemn. T oda la coleccin de los cuadernos ingleses Useful Knowledge. Mcanique, de Poisson. Astronoma fsica de Biot Wodd Sobre caminos de hierro (en ingls). Prony Architecture hydraulique Tratado de mquinas, por Betancourt Memorias de Brunel director del camino subfluvial de Londres. Descripcin de los puentes colgantes (ingls). N.B.-Pero de esta clase de obras tenemos notas muy circunstanciadas, para cuando se trate de enriquecer la biblioteca. Newtons optics Newtons discoveries by Maclaurin. Qumica de Lavoisier, traducida al castellano. Mcanique applique de Dupin. Davys Chemical philosophy Davys Chemical, aplicada a la agricultura, traducida por el seor Varela. Researches on flame: modelo de investigacin, por el seor Varela Otra obra sobre respirabilidad de los gases. Thenard, son Trait. Gay-Lussac, son Cours. Researches de Thnard et Gay-Lussac, muestra tambin de mtodo Statique chimique, de Berthollet. Berzelius, su Tratado, edicin francesa de 1833 Untitled-31 14/08/01, 13:42 239

PAGE 252

ESCRITOS EDUCATIVOS 240 \ 240 \ 240 \ 240 \ 240 \ Berzelius, edicin alemana: debe tenerse para ver las correspondencias en la nomenclatura. Berzelius, Sur lemploi de chalumeau traducida al francs. Faraday On chemical manipulation. (Obra que nunca se recomendar bastante para un laboratorio.) Grays Operative chemist. Du Brunfaut sur le sucre de betteraves. Dumas, Chimie appliqus aux arts Pclet, Sur la chaleur Doctor Lardner, Lectures on the Steam-engine Dict, tchnologique de Francœur. Mitscherlich, Manual de Qumica en alemn: libro tan moderno como excelente. Pfaff, Qumica analtica (en alemn). Lampadius, Qumica con relacin a minas (alemn). Doebereiner, su tratado (alemn). Accum. On chemical test Ures chemical Dictionary Para comprar todas estas obras alcanzarn $170 00. Reducindose a las ms necesarias, $100 00.RESUMEN DE LOS PRESUPUESTOS Matemticas y Dibujo lineal Instrumentos$ 575 4 Libros y utensilios 162 1 Nutica Instrumentos 200 0 Libros, mapas, etctera. 280 0 Fsica Mquinas 2.600 0 Qumica Instrumentos y aparatos1 000 0 Ingredientes 200 0 Libros de fsica y qumica 170 0 Total $5.187 5 Resumen de los segundos presupuestos, o sea reducidos $3.281 0 A que debe agregarse el presupuesto de utensilios generales, a saber: Por una docena de bancos con tintero fijo y tapa general, a $4 rs. $ 48 Untitled-31 14/08/01, 13:42 240

PAGE 253

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 241 / 241 / 241 / 241 / 241 uno. Este mecanismo es para entablar el sistema de recoger observaciones en la clase. De ello se tratar ms por extenso en el Reglamento Varias mesas en diferentes tamaos70 Seis encerados con marco a $424 Armatoste para el laboratorio con sus gaveticas y dems50 Gasto anual de tinta, yeso, esponja, algn libro blanco y otro gasto menor contingente, a lo ms100 Gasto anual de laboratorio, incluso el combustible, puede ponerse a lo sumo en300 Para todos estos avalos se ha consultado a los peritos. Para la suscripcin de varios peridicos cientficos60 Que podrn ser Bibliothque universelle de Genve, Edinburg Review, Edinburg Scientific Journal, Annales de chimie et de physique, Annalen der Chemie de Poggendorff, en alemn. Anales del Instituto Politcnico de Viena. Annals of education de los Estados Unidos Journal of science and arts, por Silliman, tambin americano. Un peridico alemn didctico de los ms acreditados. Journal des voyage. Useful Knowledge Las memorias de la Sociedad horticultural de Londres. NOTA.-Tambin convendra disponer el local de algunas clases en forma de anfiteatro, pero esto podra emprenderse ms adelante. OTRA.-Que los gastos para reparacin de utensilios, instrumentos, etctera, saldrn de la parte del fondo destinado anualmente al aumento del laboratorio, instrumental y biblioteca. SUELDOS Desembarazado ya el campo de la prolijidad de los avalos, parece puesto en el orden tocar el captulo de los sueldos. Mas ste es punto que la Comisin se abstiene de examinar: quede enteramente a juicio de la Junta, mxime cuando la Junta posee para ello ms datos que la Comisin misma. As, pues, reproduciremos tan slo una advertencia que ya hicimos al determinar el nmero de los profesores: advertencia que por ms obvia que parezca, nunca nos cansaremos de repetir. Si se quiere de veras que las ctedras estn servidas con honor y como corresponde, es necesario que los profesores consagren el todo o la mayor parte de su tiempo al desempeo y preparacin consiguiente; y un hombre no puede dedicar su vida a un solo objeto, si no se le indemniza de lo que deja de ganar por otro lado. No hay que alucinarse; as es como esas naciones que Untitled-31 14/08/01, 13:42 241

PAGE 254

ESCRITOS EDUCATIVOS 242 \ 242 \ 242 \ 242 \ 242 \ admiramos, han logrado matemticos, astrnomos, qumicos, fsicos, mecnicos. El individuo que est pensando en otro gnero de industria para asegurar su susistencia y la de su familia, roba precisamente su atencin a la materia que es objeto de su enseanza: observacin tanto ms exacta respecto de un pas sumamente caro como el nuestro. En vano ser que la llama de la ciencia inflame su imaginacin y sus deseos: la necesidad de vivir la extingue, o la modera. Si queremos, pues, darle continuo pbulo, si queremos que jams se apague la divina lumbre, es menester decirle con el acento de la seguridad: matemtico, piensa en tus clculos, que yo pensar en tu sustento.ADITAMENTO AL ARTCULO “SUELDO” DEL INFORME La Comisin inspectora de Escuela nutica se content con recomendar a la Junta en el artculo sueldos de su anterior dictamen la necesidad de que los profesores estuvieran sobradamente dotados, abstenindose de sealar las cantidades, as por creerse incompetente, como por carecer de los datos necesarios para el caso. Mas ahora que la Junta le encarga expresamente que ofrezca tambin el presupuesto de las asignaciones, manifestndole al efecto, como lo hizo en la ltima sesin, la suma con la cual se puede contar, la Comisin no puede menos de exponer su dictamen sobre el particular, aunque con la justa desconfianza en el acierto que tan delicado asunto debe inspirar. En el concepto, pues, de que la Junta se halla penetrada de la importancia de pagar bien a los profesores, la cuestin del momento no debe recaer ms que sobre el modo de distribuir las debidas asignaciones. La Comisin partir para ello del menos falible de todos los principios, a saber, la justicia Cada profesor, pues, ser dotado segn el trabajo que de l se exige. La Comisin desconoce el principio de graduacin que puede obrar en otra clase de instituciones. Se sabe que existen entre nosotros ciertas ctedras o puestos literarios, que si bien de menos faena para el que los ocupa, tienen sin embargo un sueldo ms considerable que las de mayores atenciones y responsabilidad, sin que por ello se cometa la menor injusticia; pues que semejantes fundaciones estn calculadas como un premio de jubilacin y descanso al mrito y a la antigedad. Pero no es menester ms de una ojeada sobre la planta del Instituto Cubano para convencerse que en l no pueden tener lugar estos grados o escalones. Por consiguiente tampoco se puede dar cabida a aquella divisin adoptada por nuestras universidades de facultades mayores y menores En el Instituto ser slo mayor aquel que mejor llene su deber. En ningn establecimiento ser ms acatada Untitled-31 14/08/01, 13:42 242

PAGE 255

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 243 / 243 / 243 / 243 / 243 la igualdad de las profesiones. No queremos decir con esto que haya igualdad de las profesiones. No queremos decir con esto que haya igualdad en las ciencias mismas: ellas son realmente ms o menos encumbradas a proporcin de los mayores o menores esfuerzos de ingenio que exigen de sus cultivadores. Mas segn los principios que deben regir en un instituto como el cubano, la medida de su importancia nos la darn tan slo sus aplicaciones a los objetos a que aspiramos. Bajo este punto de vista, tan importante es a los ojos de la Comisin y acaso ms, la destreza del hbil qumico, o la del lingista inteligente que la pericia del sublime astrnomo, y la sagacidad del profundo calculador. As que, no hay profesor primero ni segundo: cada cual lo es de su ramo. 1 Como se trata de que el mismo profesor de matemticas puras lo sea tambin de dibujo lineal y geometra descriptiva segn el plan propuesto, y que, adems de sus clases, tendr en cierta estacin del ao que dedicar un par de horas a salir por el campo a la prctica, no puede asignrsele menos de 3 000 pesos. 2 El profesor de nutica, aun cuando se ponga a su cuidado la enseanza de la trigonometra esfrica, secciones cnicas y algn otro ramo de matemticas puras, por estar muy recargado el otro profesor, estar dotado con 2 500. Si despus, como es de esperar, se aumentan sus tareas, por tener que ensear las maniobras, etctera, cuando haya los modelos correspondientes, entonces bien se podr aumentar 500. 3 El profesor de fsica y qumica es el que, sin disputa, tiene ms trabajo que todos los dems, aun cuando sus clases no sean diarias, por oponerse a ello la misma naturaleza del asunto, para el mejor desempeo. Y no como quiera tiene ms trabajo material en la preparacin y ejecucin de las experiencias, como ya salta a los ojos, sino tambin ms trabajo mental por serle indispensable estar al corriente del diluvio de hechos nuevos con que los innumerables cultivadores de todas regiones que cuentan las ciencias experimentales inundan diariamente su vasto campo: Hechos de tal importancia que muchas veces contribuyen a cambiar, o por lo menos a modificar las teoras recibidas; fuera de las importantsimas aplicaciones que a cada paso ofrecen. Noticias todas ellas que no se alcanzan sino por medio de una inmensa lectura. Los progresos en los otros ramos no son tan rpidos, ni los hechos se agolpan as en torrentes. Y viniendo ahora las tareas de la manipulacin, acaso se dir que estn aliviadas con el auxilio del preparador Pero quin que ha saludado siquiera un laboratorio o un gabinete, puede ignorar que muy a menudo no bastan tres preparadores y que hay que echar mano de algunos alumnos escogidos? Cuntas veces sucede que se pasan das enteros en la preparacin de un solo experimento, o lo que Untitled-31 14/08/01, 13:43 243

PAGE 256

ESCRITOS EDUCATIVOS 244 \ 244 \ 244 \ 244 \ 244 \ es peor, en el tanteo de una serie de ensayos infructuosos. Adems de esto, el profesor siempre tiene que dirigir los trabajos, sin descansar en el preparador, mucho ms entre nosotros, donde no encontrndose hombre de esta profesin, es menester que sean adoctrinados algunos cursos por el mismo profesor, antes que le puedan ofrecer verdaderos auxilios. Asimismo en la plaza de preparador va incluida la de conservador del gabinete de Fsica y de todos los instrumentos del establecimiento. Este hueco en fin, tngase muy presente, es el ms difcil de llenar entre nosotros, visto el corto nmero de personas que se han dedicado a profundizar en el ramo: as, pues, el catedrtico de Fsica y Qumica tendr lo menos 4 000 pesos. La Junta no ignora que slo por ensear qumica ms de un profesor europeo ha desdeado esta asignacin, porque aunque crecida en Europa, no lo es aqu por las circunstancias del pas. 4 Al preparador 600. 5 El profesor de lenguas quedar bien pagado, aun caso de ensear los tres idiomas, y bajo las condiciones especificadas en el proyecto con 2 500. 6 Qu menos se ha de sealar al profesor a quin se le encomiende la direccin, por el aumento de responsabilidad y de tareas, que la suma de 1 000 pesos? 7 Como el empleo de bibliotecario ha de recaer tambin en un profesor, bastar consignarle 500. No podr ser menos; porque de ah sacar para pagar un empleado bajo su responsabilidad, que ser una especie de conservador. Este empleado es tanto ms necesario, cuanto no siempre que deba estar abierta la biblioteca, podr el profesor encargado hallarse en ella. 8 Un mandadero 360. 9 Un portero 240. Rogamos por ltimo a la Junta para la mayor ilustracin de tan importante materia, se sirva cotejar nuestro presupuesto, as como todo el proyecto (por ser puntos estrechamente enlazados) con los que present a V.E. y V.SS., la Comisin de su seno el ao 1827, y corren en el expediente. As lo reclama la gravedad del asunto; quedando desde luego concluido nuestro nuevo encargo. V.E. y V.SS., sin embargo, dispondrn con sus superiores luces lo que fuere ms acertado. Habana 18 de diciembre de 1833. Untitled-31 14/08/01, 13:43 244

PAGE 257

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 245 / 245 / 245 / 245 / 245 Excelentsimo seor Nicols de Crdenas. Jos de la Luz As, pues, formemos ya elRESUMEN GENERAL Sueldos$ 12 450 0 Total de Instrumentos y todo lo dems5 187 5 Suma $17 637 5 Total de los presupuestos de clases reducidos$3 281 0 Gastos miscelneos (vase pgina 19 )652 0 Pero aun sin apelar a la reduccin, todava la suma total dista en ms de 2 000 duros de los 20 000 anuales, que por ahora se han asignado al Instituto. Esta consideracin junto con la menos importante de que en los aos venideros no hay que hacer los cuantiosos desembolsos extraordinarios que en la actualidad exige la creacin, pues todo se reducir a ir aumentando gradualmente las colecciones de mquinas y libros, ponen de manifiesto que tambin se puede proceder desde luego a la fundacin de las clases normal y de composicin por resultar sobrados fondos para dotar otro profesor, que deber desempearlas ambas. Este resultado nos ofrece asimismo la lisonjera esperanza de ver dentro de poco coronados tambin nuestros deseos, plantificando la enseanza de la geometra y de la mecnica aplicadas. Tambin podra destinarse para lo futuro una parte de los fondos sobrantes en enviar alguno o algunos hijos de los ms aventajados del Instituto a los pases extranjeros ms cultos para traernos las mejoras y adelantamientos que no cesan de hacerse en todas esas tierras clsicas de las ciencias y de las artes. Esta sera una de las inversiones ms productivas de las rentas del Instituto, siempre que recayera en jvenes de notorio saber e irreprensible conducta. La Comisin no ha hecho mrito de los gastos de preparacin en el edificio designado para el desempeo de ciertas enseanzas, como la de qumica, vgr., que requiere alguna obra de albailera; as por ser de suyo negocio de muy poca monta, como porque a la Junta sobran medios de realizarlo con la mayor economa. MEDIDAS GENERALES 19. Se refiere a la pgina 123 del original, que corresponde a la pgina 191 del presente tomo. (Roberto Agramonte.) Untitled-31 14/08/01, 13:43 245

PAGE 258

ESCRITOS EDUCATIVOS 246 \ 246 \ 246 \ 246 \ 246 \ Por fin la Comisin juzgara incompleta esta primera parte de su informe, si tratndose de asegurar la estabilidad y aun el esplendor del Instituto, no aprovechase la ocasin de indicar, aunque con suma rapidez, algunas medidas generales que contribuirn muy eficazmente a tan suspirado fin. Helas aqu: La primera y principal ser la cumplida observacin del Reglamento, en donde se especificarn largamente los mtodos, que son el alma de un Instituto. Ms que reglamento ser este trabajo una descripcin clara y ordenada de los mtodos; pues sobre no adolecer la Comisin de la mana de reglamentar, hay puntos que de suyo se resisten en materias de educacin. Pocos excesos hay, contra los cuales debamos estar ms alerta, que el de encadenar a los maestros con demasiadas prevenciones y cortapisas. Despus de haber invertido el mayor empeo y escrupulosidad en colocar las personas ms idneas en unos puestos de tanta trascendencia y responsabilidad; despus de haberles trazado los lineamientos, por decirlo as, del sistema que deban adoptar y penetrdoles de su espritu, a ellos toca llenar los vacos y completar el cuadro. Por muy numerosos y prolijos que sean los pormenores a que descienda un reglamento, jams podr comprender todos los casos posibles, y mucho menos en materias de educacin, en las cuales es necesario modificar al infinito las reglas dadas, segn las circunstancias especiales del pas, del asunto, del mtodo y hasta las peculiarsimas del educando. Siempre ser forzoso dejar un campo abierto por donde puedan moverse los profesores; lo que traducido al castellano quiere decir que no pueden ser hombres puramente mecnicos o de reglamento los que se encarguen de las clases; sera cansarse en balde el esperar que gentes de tal linaje puedan hacer progresar ni aun los ramos inferiores de la primera educacin. Qu ms? Hasta la misma Comisin inspectora permanente deber poner un esmero particular y una nimia delicadeza en el ejercicio de sus facultades, si no quiere malograr los preciosos frutos que con la vigilancia se propone recoger. No es posible graduar la nociva influencia de toda intervencin, no diremos solamente indiscreta, pero siquiera importuna o innecesaria. Cuntos abusos y hasta cuntas reconvenciones no evita slo la frecuencia de la inspeccin. Pero el examen de esta importante materia nos llevara ahora demasiado lejos: valga lo dicho como indicacin de que en la Ordenanza se le dar un lugar preferente, partiendo en todas las prevenciones que se establezcan del principio de considerar a los encargados de la vigilancia como los colaboradores natos de los maestros. As se lograr que, estableciendo la buena armona entre vigilantes y vigilados, todos a uno conspiren a la ms acertada marcha del Instituto, removiendo con paso firme, y acordado los obstculos que la impidan, en lugar de oponrselos mutuamente para mengua de la instruccin y desdoro del establecimiento. Untitled-31 14/08/01, 13:43 246

PAGE 259

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 247 / 247 / 247 / 247 / 247 La segunda, que viene a incluirse en la primera, como se ver en su lugar, consiste en dar amplias facultades al director, para conducir la marcha del Instituto. Son incalculables los males que se siguen del ms leve estorbo que pueda encontrar el director en su camino. Su autoridad, pues, deber ser nica e indivisible. Pero esta importante materia se examinar en su oportunidad: all veremos las lecciones que nos ha dado la experiencia. Tercera, tambin trataremos en el Reglamento de asegurar la escrupulosidad en los exmenes para pasar de unas clases a otras: remedio esencialsimo a fin de impedir que se desquicien los estudios y que vengan a parar a aquellas pruebas, como acontece lastimosamente, en unas vanas y ridculas formalidades que, inspirando el desaliento a la aplicacin misma, vienen a ser una gida bajo la cual se escuda la ignorancia. Se tratar, pues, de que los exmenes, tanto pblicos como privados, sean el galardn de los aplicados, el estmulo de los adormecidos, el reclamo de los perezosos, y el desengao y desahucio de los empedernidos e incurables. Cuarta. As para hacer ms independiente al director, como para darle tan slo el carcter literario que tan eminentemente debe distinguirle, habr una raya divisoria entre la parte cientfica y la econmica del establecimiento, continuando esta ltima como se ha hecho hasta aqu con la Escuela Nutica, a cargo de la misma Junta de Fomento. Advirtiendo que ni aun en aquellos renglones de consumo anual del laboratorio y otros gastos menores del establecimiento tendr ms intervencin que la de presentar a la Junta anticipadamente una nota o presupuesto de lo que se haya menester, segn los pedidos de los respectivos profesores. Este arreglo es mejor para el director que ningn otro, y tambin el mejor de todos para el Instituto. As jams se suscitarn murmuraciones ni dentro ni fuera de la casa, sobre si hay o deja de haber lucro con los fondos pblicos destinados a la enseanza. En la institucin, pues, no habr ni siquiera un libro de cuentas, sino una especie de registro o inventario de los efectos que se reciban: que todos sern suministrados por la Junta misma, o por quien ella se sirva comisionar. Quinta. En atencin al excesivo valor a que se expenden los libros en el pas, y animando a la Junta el ms vehemente deseo de facilitar la adquisicin de conocimientos, pocas medidas conspirarn mejor al fin deseado que la de hacer venir de Espaa y del extranjero textos, atlas etctera, por su cuenta y cederlos al costo, o con una ligera ganancia, a los alumnos. Aun con esta mdica ganancia, se daran ellos por muy bien servidos, visto el exorbitante precio a que se expenden los libros en general, y sobre todo, los libros elementales. Persudanse V.E. y V.SS., de que con semejante providencia remueven uno de los mayores estorbos que encuentra la educacin en nuestro suelo. Es considerable el nmero de libros que necesita un alumno para recorrer todas sus clases. Sexto. No hay quien no toque la utilidad de vivir los profesores en el Untitled-31 14/08/01, 13:43 247

PAGE 260

ESCRITOS EDUCATIVOS 248 \ 248 \ 248 \ 248 \ 248 \ establecimiento para asegurar la puntualidad en el desempeo. Pero son muchas y de grande consideracin las ventajas menos obvias que de ello derivan, sobre todo, respecto a los profesores de aquellas clases en que se manejan mquinas e instrumentos, como acontece en las de ciencias fsicas y matemticas. A cada momento ocurren dudas y observaciones a los alumnos, que no pueden satisfacerse durante la clase pblica; teniendo a su profesor en el establecimiento, acuden desde luego a pedir la explicacin sobre el uso de algn aparato, sobre el principio en que descansa, y all prcticamente y a sus anchas quedan expuestos y satisfechos los reparos de una manera que la cortedad por parte de los discpulos y la falta de tiempo por parte de los maestros no permitira jams hacerlo en un curso pblico. De este modo se van convirtiendo las habitaciones de cada profesor en otros tantos pequeos institutos, cuyos esfuerzos particulares constituyen el nervio del principal, a la manera que de los planteles de distintos viveros escoge y saca el hbil jardinero las plantas ms bellas y lozanas que han de engalanar sus canteros. No hay escolar sobresaliente que no concurra a estas sesiones familiares, donde la ciencia se presenta sin pompa ni atavos, acaso ms dulce y encantadora en su modesta desnudez. Aqu se alcanza el completo de lo que se adquiere en la clase; siendo incomparablemente mayor el beneficio; pues no slo se aprovecha en los estudios, sino que se adquieren datos en el arte importantsimo para los jvenes de aprender a estudiar. Y no ganan en ello las costumbres? ¡Ah, s! Casi todos los que cultivan las ciencias, cultivan tambin la virtud. Slo los semisabios son inmorales. El trato con los doctos y la aficin consiguiente a las ciencias son los preservativos ms poderosos del vicio y de la corrupcin en la resbaladiza edad de las pasiones: casi diramos, que la religin y el amor de las ciencias son sus nicos contrapesos en la primavera de la vida. Tampoco debemos omitir otra ventaja no despreciable que se sigue de morar los profesores en el Instituto, y es que as se fomenta ms aquel espritu de cuerpo, o mejor dicho, aquel espritu de honor, padre de todo lo que es grande, y nico mvil que habr de dirigir a los profesores de un instituto como el nuestro, esencialmente pblico y cientfico. Sptima. As es que la Junta si quiere contar de veras con operarios distinguidos para la grandiosa obra que se propone, es necesario que se esmere en distinguirlos por todos los medios a su alcance, dispensndoles toda clase de consideraciones. Desengamonos: no es slo el inters, no, al menos, el inters pecuniario, el nico mvil de las acciones de los hombres: las consideraciones sociales, la fama, el honor tambin dirigen a los pobres mortales. As es que mientras en un pas no son honradas ciertas carreras, tampoco son muy concurridas, aun cuando ofrezcan los escalones para subir, o ms bien, bajar a las riquezas. Esta observacin se aplica ms especialmente a una sociedad como la nuestra, en donde la vanidad es el dolo a que todo se sacrifica. La Comisin propondra de buen grado Untitled-31 14/08/01, 13:43 248

PAGE 261

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 249 / 249 / 249 / 249 / 249 medios de conseguir estos fines; pero sera nunca acabar; fuera de que a la penetracin de la Junta no se pueden esconder las consecuencias: bstanle, pues, estas meras indicaciones. Octavo. Consecuencia de la medida anterior ser la de discernir premios anualmente a los alumnos ms distinguidos; mas no se practicar simplemente la adjudicacin segn el mtodo ordinario, sino solemnizando el acto con un discurso por parte del Director, y otro, si es posible, por parte del Presidente de la Junta, elogiando los esfuerzos de la aplicacin y ensalzando las ventajas que nos proporcionan las ciencias. El elogio discretamente manejado, dispensado con parsimonia y oportunidad es la mejor de todas las armas para conquistar la juventud. Ms vale una palabra de aplauso para los alumnos que todo el oro del Per. Esta sera la oportunidad de manifestar nuestras ideas acerca del resorte de la emulacin, por ser algo diversas de las que reinan en la materia. Pero el Reglamento nos ofrecer un campo ms a propsito para el caso. En esta parte llevaremos por norte, las respetables insinuaciones del ilustre Jovellanos, que tan de acuerdo marchan con las lecciones de la experiencia, “procurando distinguir muy cuidadosamente la baja envidia de la noble emulacin, reprimiendo el livor de aqulla como feo y detestable, y tolerando en sta aquella natural impaciencia con que el hombre aplicado desea cobrar en opinin y aplausos cuanto ha expendido en afn y vigilias”. Novena. Por ltimo, otra medida no menos conducente, y sobre la cual tratamos de llamar la atencin de V.E. y V.SS., ser la de establecer una Comisin inspectora permanente compuesta de individuos de fuera de la Junta, en consorcio de la amovible de su seno. Fcilmente se percibir el objeto de esta novedad. Se trata de que haya cierto nmero de personas en quienes se conserve, por decirlo as, un registro constante del estado de la institucin, a fin de que sta sea mejor inspeccionada y atendida, de lo que puede ser con una diputacin que se renueva totalmente cada dos aos y que unas veces puede componerse de individuos que tengan aficin por estas materias y otras veces no. Las circunstancias que debe adornar a aquellos miembros, sern no tan slo sus notorios conocimientos cientficos, sino muy particularmente, su acreditada independencia de carcter: hombres que digan la verdad, sin miramiento alguno ms que a la verdad misma y a la justicia. Esto es lo que habemos menester, excelentsimo seor y seores vocales. Bajo estos datos, la Comisin se atreve a proponer a V.E. y V.SS., para tan grave ministerio a los excelentmos Seores don ngel Laborde y don Francisco Lemaur, al seor don Jos Estvez. En el Reglamento se detallarn las facultades de la nueva Comisin inspectora. He aqu, excelentsimo seor y seores, cuanto la Comisin ha juzgado oportuno someter por ahora a la Consideracin de V.E. y V.SS., en medio de Untitled-31 14/08/01, 13:43 249

PAGE 262

ESCRITOS EDUCATIVOS 250 \ 250 \ 250 \ 250 \ 250 \ la premura con que se ha visto compelida a presentar sus pensamientos. ¡Plegue al cielo que la Comisin se haya acercado a llenar una mnima parte de las vastas miras que animan a V.E. y V.SS. en tan noble proyecto; y entonces vivir gozosa con la satisfaccin de haber cooperado con su pequeo contingente a una de las obras que ms han de honrar a nuestro suelo! Pero vanos e ilusorios seran los esfuerzos ms ardientes del celo, vanas e ilusorias todas las medidas y los planes todos, si no se cuenta con hombres capaces de dar impulso a la gran mquina y de continuarle el movimiento. Hombres no menos distinguidos por sus luces que por su carcter, y muy singularmente apasionados por la difusin de los conocimientos. Ni los talentos ms sobresalientes, ni la ms vasta erudicin pueden jams llegar por s solos a suplir la falta de prctica y la de entusiasmo: este poder mgico es el que abre los ojos al entendimiento para sugerirle medios de comunicacin: sobre l descubre sendas y aun caminos, donde los dems no alcanzan sino maleza y confusin. Y cuando arde en nuestros pechos la llama sacrosanta del entusiasmo, no puede menos de mantenerse viva la del honor, que ha de ser el mvil principal del Instituto. Hombres que primero sepan sacrificar su salud y entregar su existencia ante las aras del deber, que excitar siquiera la sospecha de haberse desviado un pice de sus obligaciones: aqu est la condicin sine qua non para que el Instituto Cubano sea una cosa real y verdadera y no un nombre sonoro y vaco. Esta cuestin es la ms grave de cuantas se han presentado en el discurso del presente informe. Excusado es recordar a una corporacin que no est animada por otros deseos que los del acierto, ni por otras miras que las del bien pblico, la circunspeccin y tacto que debe emplear en el nombramiento de profesores. De ellos depende la vida o la muerte de un establecimiento, y en especial de un establecimiento en que est todo por crear. La Junta, desde luego procurar reunir luces de todas partes antes de decidir en tan importante materia. Crece su importancia respecto a algunos ramos, para los cuales andan escasos los maestros en el pas; pues aunque existen sujetos muy dignos, capaces de ensear hasta los tratados ms sublimes de las ciencias, stos son personas que, por sus empleos o por otras circunstancias, se hallan fuera del gremio de institutores. En tal estado, no ser necesario hacerlos venir de la Pennsula? Pero este expediente que parece tan sencillo y hacedero, est sujeto a muy graves inconvenientes, atendida la naturaleza del negocio. No hay la menor duda que por una cuantiosa asignacin como la que se ofrece, desde luego se presentaran personas muy hbiles y circunstanciadas a llenar las sillas del Instituto. Pero no se trata slo de saber sino de saber ensear que es un arte ms raro y difcil de lo que comnmente se cree. Y si despus de haber hecho venir a un individuo, se halla al experimentarlo en el crisol de la enseanza que ni su carcter ni sus inclinaciones le hacen idneo para el caso? No es ste un compromiso cruel para la Junta? No se ver Untitled-31 14/08/01, 13:43 250

PAGE 263

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 251 / 251 / 251 / 251 / 251 entonces combatida por la crtica alternativa de abandonar al mismo hombre que ha tratado de favorecer y a quien quizs hizo perder otra conveniencia, o de colocar en el establecimiento un individuo indigno de ocupar el puesto? Norabuena que vengan cuantos quieran, y de dondequiera, sean nacionales o extranjeros, a optar a las plazas del Instituto; pero no se comprometa la Junta a hacer venir este o el otro individuo determinado: entonces se priva ella misma miserablemente de la ventaja de escoger, que es la nica proporcin de mejorar. En tales circunstancias, no sera lo ms acertado abrir un concurso general, dando un plazo correspondiente para que pudiesen ocurrir aspirantes de todos puntos? Desde luego, la Comisin opina se participe al pblico la necesidad en que se halla el Instituto de profesores, especificando minuciosamente as las circunstancias que deben adornarlo, como las condiciones bajo las cuales podrn nicamente asegurar su permanencia en el establecimiento. Hasta aqu nada parece ms racional ni ms consecuente con el espritu de este informe. Pero si se trata de celebrar un concurso en la forma en que se practica entre nosotros, desde ahora ha de pedir permiso la Comisin para disentir de cuantos opinaren de esta manera. Por ms justo y fundado que parezca el expediente de una oposicin o de un examen para graduar la aptitud de un hombre para la enseanza, la experiencia nos ensea a cada paso cun fallidas salen luego en la clase las esperanzas que un hbil estudiante nos haba hecho concebir en un lucidsimo acto pblico. No siempre el ms digno en la presencia de los jueces es el ms digno delante de los discpulos. La idoneidad para ensear, no es la idoneidad para lucir o deslumbrar: he aqu lo que ardientemente buscamos. Desengamonos: si bien es verdad que no todo el que sabe, sabe ensear, tampoco es menos cierto que para ensear se necesita saber bien. Cuntas veces acontece verse el profesor obligado a improvisar por decirlo as, ciertas explicaciones que no haban entrado en su clculo, a consecuencia de las dudas u observaciones de un alumno? Y es posible presentar el asunto bajo todas sus fases sin haberlo visto bajo todas ellas? Si el alumno descubre debilidad en el profesor (y en esto tienen, no diremos los jvenes pero aun los tiernos nios, un instinto delicadsimo), adis prestigio para la enseanza: mejor le estara no haberla emprendido, y en mala hora habra pisado los umbrales de la institucin. La clase, la clase, he aqu el nico criterio para probar a un profesor. Por los frutos que en tal campo recoja, vendremos en conocimiento de si est dotado de la paciencia imprescindible, si se ha penetrado de la ciencia del mtodo, si posee facilidad para expresarse, si abunda en la prctica competente, si sabe endulzar los bordes de la copa, si est animado, en fin, por el santo fuego hacia los ramos que cultiva. Por nuestra parte cada vez nos persuadimos ms y ms que la aptitud Untitled-31 14/08/01, 13:43 251

PAGE 264

ESCRITOS EDUCATIVOS 252 \ 252 \ 252 \ 252 \ 252 \ para ensear es una habilidad particular, que no siempre se adquiere con una larga prctica; y si hemos de expresar todo lo que sentimos, hay una verdadera inspiracin en el arte de escogitar los medios de ponerse al nivel de las inteligencias ms medianas o nfimas. As es que la excelencia de un maestro no tanto debe vincularse en lograr un corto nmero de alumnos sobresalientes, cuanto en sacar todo el partido posible de la generalidad de sus discpulos; fin que tampoco puede conseguirse sin la cualidad de hacerse respetable el maestro a los ojos de la juventud. Sin respeto no hay atencin, sin atencin no hay orden y sin orden no hay enseanza para un gran nmero. El carcter del profesor es problema tan difcil como esencial: trtase de conciliar nada menos que la habilidad de infundir amor a las ciencias con la de sostener el orden debido, sin apelar a medios coercitivos y violentos. Hay personas que nacieron para cautivar los nimos; hay personas cuya sola presencia en la clase es la prenda ms segura del orden: mientras que otras tienen que pasar por la amargura de no establecer esta condicin indispensable, por ms que se afanen para conseguirlo. La dulzura unida con la constancia y la justicia, es siempre medio ms seguro de alcanzar este objeto que no el rigor excesivo, o acompaado de la inconstancia y la desigualdad en el manejo de los alumnos. No habr juez ni legislador en lo humano a quien con ms propiedad que al profesor, pueda inculcarse el principio de que ms vale evitar que corregir El maestro que apela a cada instante al recurso de las penas, por ms suaves que puedan ser, nos ofrece sin advertirlo, los comprobantes menos equvocos de su ineptitud para el ministerio. l mismo se cava poco a poco el abismo en que ha de hundirse irremisiblemente. En una palabra, estamos tan penetrados de la fuerza de todas estas consideraciones, que si se nos pusiera en la alternativa de optar entre la superioridad de instruccin, pero sin aptitud para ensear por un lado, y la aptitud de ensear, aunque con medianas nociones por el otro (mas siempre con talento se entiende, que sin tal ingrediente nada bueno se confecciona en este mundo), no titubearamos en decidirnos por el segundo miembro del dilema. Aptitud, entendimiento, entusiasmo y honor: espuelas con que harn milagros en la carrera de la enseanza; y ved ah los caracteres que forman el eplogo de la verdadera vocacin. Repitamos una y mil veces, y no nos cansemos de repetirlo: hombres que ms bien entren en el alma que en la armadura de las cosas, esto es lo que habemos menester para empezar la obra, para acrecentarla, y para asegurarle una existencia perdurable. Mas dado el caso indispensable de tener que apelar al extranjero en pos de uno que otro profesor para el Instituto, sera lo ms acertado en nuestro concepto comisionar un sujeto inteligente de los nuestros que podr despacharse de aqu, o ser residente en esos pases, para que, a consulta de alguno o algunos sabios europeos de los ms clebres en el ramo, escoUntitled-31 14/08/01, 13:43 252

PAGE 265

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 253 / 253 / 253 / 253 / 253 giese un individuo capaz de llenar el puesto de honor y provecho, y teniendo por norte muy sealadamente todas las dotes y virtudes que deben constituir un buen maestro. Si llegare este evento, que quizs no est muy distante, la Comisin sin derogar en lo ms leve el buen concepto que le merecen otras naciones (de lo cual tiene dadas hartas pruebas en el discurso de este papel), se inclinara desde luego por la Alemania; y esto por varias razones a cual ms poderosas: “1—Por ser los alemanes muy pacientes y perseverantes en cuanto acometen o se les encarga. 2— Por estar habituados a profundizar en todos sus estudios desde la tierna edad; en trminos que se necesitan sin comparacin muchos ms conocimientos para pasar por sabio en Alemania, que en cualquiera otra parte de Europa. 3— Porque estando dotados de una gravedad, y movidos por una conciencia tan delicada en el orden literario como en el moral, jams se propasan a ensear lo que no poseen a fundamentis Podrn existir cualidades ms opuestas al espritu de superficialidad y charlatanera? 4—Porque estando acostumbrados a instruirse de todo lo que se adelanta en otras naciones, y a estudiarlo todo en las lenguas originales, fruto de su extrema laboriosidad, han llegado a contraer un carcter de imparcialidad y tolerancia que as los mueve a juzgar debidamente las producciones de otras naciones, como a amoldarse ms que ninguna a los usos y costumbres de las dems. Dgalo si no la conducta de sus escritores respecto de nuestra literatura, contrastada con la que han observado los de otras partes; pues mientras la generalidad de los literatos europeos se ocupaba en criticar y aun zaherir a la ventura con una parcialidad ms propia de la ignorancia que de la sabidura; los alemanes se ponan a traducir nuestros clsicos y a juzgarlos con conocimiento de causa. No es decir esto que falten en los dems pueblos cultos talentos distinguidos inaccesibles al influjo de la atmsfera que les rodea: pero esos mismos hombres a ley de apreciadores del mrito reconocern esta diferencia: que ese espritu que suele encontrarse por otras partes como rareza en algn individuo, se halla difundido como caracterstica en la masa de los alemanes. 5—Finalmente, y para no prolongar tales pormenores: estas gentes por naturaleza graves y entusiastas, cultivan las ciencias y las artes, no ya precisamente por sus aplicaciones generales y las ventajas que puedan acarrearles, sino por amor a ellas mismas, desplegando un fervor digno de su objeto: es un verdadero culto que les rinden con lo ms ntimo del alma; una especie de religin universal que encadena con los vnculos de la fraternidad a los investigadores de todos los pueblos y creencias, reunindolos en el sculo de paz en la grande obra de la investigacin de la verdad; y he aqu el espritu del grandioso espectculo que ofrece la Alemania en esos anuales congresos cientficos, cuyos miembros natos son todos los sabios que acudan de cualquier ngulo del orbe civilizado. Columna muy slida para un establecimiento y fianza de su perpetuidad ser la adquisicin de uno o dos hombres, en quienes concurran las circunstancias especiUntitled-31 14/08/01, 13:43 253

PAGE 266

ESCRITOS EDUCATIVOS 254 \ 254 \ 254 \ 254 \ 254 \ ficadas: y ved aqu el motivo que hace esperar a la Comisin que la Junta no tachar de inoportunas las observaciones que acabamos de consignar en este lugar. Estos escollos con que tropezamos no son peculiares al proyecto, sino al estado que en s ofrecen las cosas; pues la Comisin vive en la inteligencia que si sus tareas alcanzan algn pequeo mrito, ste ms bien constituir en lo realizable que en lo grandioso de la empresa. Era cuanto menos poda proponer a la consideracin de una Junta animada de las ms vastas miras por la ilustracin y mejora de nuestro suelo, contando con fondos suficientes, y despus de haberse sometido a su meditacin planes mucho ms amplios y trascendentales en la cuestin del Instituto. Para prueba de ello no tiene V.E. y V.SS. ms que arrojar una mirada sobre el plan presentado por el seor Pizarro, en 1827, y sobre los repetidos informes del excelentsimo seor Jefe de la Real Marina. En resolucin, qu es lo que aconseja la Comisin? Ella cree que el nico medio de obviar todos estos inconvenientes ser el de ir tomando a prueba para profesores en el mismo Instituto a aquellos individuos que parezcan ms a propsito a los ojos de la Junta, con consulta del Director y de la Comisin inspectora permanente. Pero ni aun esta reserva satisface a la Comisin; cuanto ms se interna en el objeto, tanto ms tiembla de proponer. Ese medio que en su concepto concilia todos los extremos, requiere en los individuos que lo emplean un carcter a toda prueba; porque en resumidas cuentas viene a ser cuestin de inters, de amor propio y vanidad, respecto de los que se someten al ensayo. Qu haremos pues en tal conflicto? Dejemos tan slo a la Junta o a sus rganos echar el fallo en la materia. La Comisin se limitar a repetir una y mil veces: que se solicite, que se aproveche a los hombres idneos dondequiera que se descubran, en el seguro concepto de que ms necesita el Instituto de ellos, que ellos del Instituto.20 Demos principio, pues, echando los cimientos: no lo queramos levantar de golpe: imitemos en esto a los arquitectos; pongamos una piedra despus de otra, para que todas vayan quedando con firmeza. Procdase desde luego a la redaccin de los textos de que carecemos bajo la intervencin de la Comisin inspectora y del director que se nombrare, empleando para ello a alguno de los profesores. Principiemos por establecer desde el da aquellas clases que podamos: se arriesga malograr la empresa si se quiere acometer toda de una vez; tengamos un ncleo, que despus se sobrepondrn sin dificultad los incrementos: hagamos an menos de lo propuesto, 20. En el Reglamento se prescribir el orden de proveer las plazas para lo sucesivo, as como el modo de nombrar profesores auxiliares para cuando el Instituto mismo les pueda producir. Untitled-31 14/08/01, 13:43 254

PAGE 267

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 255 / 255 / 255 / 255 / 255 pero hagamos algo; ensayemos siquiera algunos pasos: veamos primero marchar el Instituto como est concebido, o como se tenga a bien, que luego sobra tiempo para ampliar, mejorar y aun reformar: al cabo siempre es una tentativa y una tentativa difcil y escabrosa la fundacin de cualquier establecimiento de esta especie, y de un establecimiento sobre todo, que se trata de poner a la expectacin de la patria como la luz sobre la montaa, para valernos del smil de las sagradas letras.21 Vuele, pues, el tiempo a la par de nuestros deseos: ¡as viramos ya levantada la obra hasta el pinculo! Entonces, difundindose en un espritu universal de investigacin sobre los ramos experimentales, se derramarn tambin las ventajas materiales que traen ellos en pos de s, y se descubrirn otras nuevas tal vez ms importantes, entonces ilustrndose la clase propietaria acerca de los procedimientos de la naturaleza y de las artes, forzosamente esparcir su luz sobre las labranzas y los talleres; entonces llegar a ser la antorcha de las ciencias como la del sol, que a todos alumbrar simultneamente, difundiendo sobre todos el calor y la vida. Pero la cosecha de tantos y tan ptimos frutos no puede ser sino la obra progresiva del tiempo: que no siempre se arrancan secretos a la naturaleza, aun valindonos de todas las claves y recursos con que nos brinda la ciencia y la perseverancia. Primero es difundir el gusto por las ciencias, luego el acorrer los cultivadores, y despus recoger la mies abundante. No hay que alucinarse: no vayamos a lisonjearnos de conseguir ahorros y economas en el cultivo y elaboracin de nuestros frutos, tan luego como poseamos una escuela de qumica bien cimentada. Consolmonos empero al meditar que tampoco se concedi otra senda a los dbiles mortales para llegar a las mejoras que el estudio y la observacin. No hay arbitrio: del concurso de investigadores simultneos han de resultar por fuerza los descubrimientos. He aqu la historia de lo que ha pasado en Europa de 60 aos a esta parte, a cuyo perodo son ms deudoras las ciencias naturales que a todos los siglos que le precedieron. Cuntas veces un hecho al parecer arrinconado en la crnica de las ciencias, ha venido a ser con el tiempo un germen fecundo de aplicaciones en manos ms hbiles o ms afortunadas? Qu distancia no media entre la colpila y la mquina de vapor ? Tambin el Instituto nos traer el da en que contemos sobrados gemetras para medir nuestros campos y ciudades, gegrafos para situar nuestras posiciones, qumicos para hacer ms productivo el suelo e ilustrar el arte de curar, arquitectos 21. Con el tiempo podr ofrecer el Instituto una especie de museo de todas las producciones minerales y dems curiosidades peculiares al pas. Asimismo, una vez que est ms enriquecida la biblioteca, se abrirn sus puertas al pblico. Tengamos una escena, un punto de apoyo y de reunin y entonces se congregarn nuestros hijos a estudiar nuestras producciones.— Da punctum Untitled-31 14/08/01, 13:43 255

PAGE 268

ESCRITOS EDUCATIVOS 256 \ 256 \ 256 \ 256 \ 256 \ para levantar nuestras habitaciones con ornato y comodidad, hidrulicos para abrirnos acueductos y canales, nuticos para dirigir nuestras proas, intrpretes que nos pongan en comunicacin directa con todas las naciones: maestros, en fin, dignos de guiar a nuestra juventud, y sobre todo, mayor nmero de cabezas capaces de guiarse por s mismas. Entonces llegar el caso de realizar una empresa, cuyo desempeo es de tanta urgencia para los gobernantes como para los gobernados; conviene a saber, la descripcin geogrfica estadstica y cientfica de nuestra Isla: obra que podr encomendarse, distribuida por orden de materias a una comisin compuesta de los hijos del Instituto; no siendo dable arribar a la exactitud de este gnero de trabajos sin reunir los esfuerzos combinados de un gran nmero de inteligentes. Pero no se limitarn a las profesiones cientficas: ni a las artes mecnicas los beneficios del Instituto: a l acudir tambin una muchedumbre de jvenes, que o por no estar ya en edad de morar en un colegio, o por pertenecer a la clase del comercio o de los hacendados, no se dedican a adquirir cierta especie de conocimientos o a perfeccionar los adquiridos, cual haran sin duda ofrecindoseles un teatro correspondiente, una como escuela media entre el colegio y el mundo. Entonces ms que nunca nuestro entendimiento amaestrado con la disciplina de las ciencias demostrativas, y adquiriendo con ellas nuevo lastre y asiento, aplicar este espritu de exactitud a toda otra clase de conocimientos: entonces no ser fcil arrebatarle por todo viento de doctrina : entonces concebir ideas ms sublimes de los grandes fenmenos de la naturaleza, y admirando ms y ms la alteza de su divino autor, se volver ms religioso a fuer de ms observador: entonces desaparecer el nublado de preocupaciones que todava empaan nuestro horizonte: entonces no nos lamentaremos con un fsico ilustre de nuestros das del “brillante barniz superficial” con que los estudios puramente literarios de nuestros colegios (y habla en Francia y a mediados de 1832) cubren casi uniformemente a todas clases de la sociedad, dejando siempre traslucir una supina ignorancia de las grandes leyes del universo, que son la mejor salvaguardia contra las preocupaciones... entonces... ¡Oh, das venturosos de prosperidad, de luz y de gloria! Ya vemos acercarse una nueva era para nuestra patria, nueva para sus luces, y lo que vale todava ms, nueva para sus costumbres. Emplead todos vuestros conatos por acelerarla. ¡Oh respetables miembros de la Junta de Fomento de la Habana! y prestando V.E. su poderoso influjo, levntese por fin en el suelo cubano ese santuario a la ciencia y a la virtud, digno monumento del siglo en que vivimos. Y en todos los tiempos la ms segura prenda de ilustracin, humanidad y patriotismo. Habana 11 de diciembre de 1833. Excelentsimo seor Nicols de Crdenas.—Jos de la Luz Untitled-31 14/08/01, 13:43 256

PAGE 269

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 257 / 257 / 257 / 257 / 257SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA I I I I I[POR WENCESLAO DE VILLA URRUTIA] SECRETARIO DE LA REAL JUNTA DE FOMENTO( Noticioso y Lucero diciembre 22 de 1834.) Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio. Exmenes pblicos En los das 9 y 10 del presente mes se han celebrado, segn se haba anunciado en los peridicos de esta capital, los exmenes pblicos y generales de las dos escuelas gratuitas de enseanza mutua que para la educacin primaria de ambos sexos costea la Corporacin en el pueblo de Regla. El acto fue presidido en ambos das por el seor don Jos Prez Alderete, gentilhombre de cmara de Su Majestad y teniente conciliario de esta Real Corporacin, en delegacin de la misma, con asistencia de los seores don Nicols de Crdenas y Manzano, comendador de la Real Orden Americana de Isabel la Catlica y presidente de la Clase de Educacin de la Real Sociedad Patritica, y don Jos de la Luz y Caballero, inspectores de aquellos establecimientos; de los seores licenciado don Domingo Andr y licenciado don Jorge Jos Coln, delegados de la Clase de Educacin de la misma Real Sociedad; de los seores capitn don Juan Jos Burgos y teniente de fragata don Juan Gmez Sande, el primero, Comandante de armas, y el segundo, Ayudante de Matrculas de aquel distrito; y de otras muchas personas decentes que concurrieron a honrarle y favorecerle. A las diez de la maana del enunciado da 9 el director de ambas escuelas, previa la venia del seor presidente, abri el acto con la siguiente alocucin: “Seores: Al presentar a este acto pblico y solemne los dos establecimientos de instruccin primaria que la Real Junta de Fomento ha encomendado a mi direccin en este pueblo, same permitido que a un mismo tiempo manifieste a esta sabia y respetable Corporacin los sentimientos de mi profunda gratitud por la confianza que deposita en mi celo y escasos talentos, y la Untitled-32 14/08/01, 13:43 257

PAGE 270

ESCRITOS EDUCATIVOS 258 \ 258 \ 258 \ 258 \ 258 \ felicite por la brillante confirmacin que acaban de obtener los principios que la guiaron en la eleccin del sistema de enseanza que en ellos se sigue. Hubo un tiempo en que el Gobierno, si no persegua abiertamente el sistema de enseanza mutua tan sencillo, tan econmico y tan propio para comunicar con facilidad y rapidez los preciosos conocimientos de la lectura, escritura y principios de nuestra santa religin, a una gran porcin de alumnos, contribuyendo as del modo ms eficaz al bien de las clases menesterosas, a lo menos le miraba con indiferencia o le apoyaba con dejadez. Pero desde el instante en que la excelsa Cristina, de conformidad con el testamento de su augusto esposo y la voluntad de la nacin, empu las riendas del Estado y dio principio a esta esplndida cadena de beneficios que har inmortal su regencia, la instruccin en general, y la primaria en particular, adquiri de repente aquel alto grado de importancia que merece; y la proteccin, fomento y generalizacin de la enseanza mutua mereci, entre las graves atenciones que rodean a Su Majestad, una de aquellas miradas creadoras que bastan a darle vida y movimiento y a ponerle en plena actividad, a pesar de los numerosos obstculos que nacen de la penuria de los tiempos en que vivimos, de la indolencia de algunas corporaciones municipales y del poco inters que muchas personas influyentes toman por los progresos de la instruccin popular. “Entretanto a la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de la Habana (entonces Junta de Gobierno del Real Consulado) cabe la gloria de haber establecido este sistema de enseanza en la escuela de varones de este pueblo, desde el ao de 1827, y de haber fundado bajo el mismo plan la de nias. Una y otra han producido los ms saludables efectos, como he tenido la dicha de manifestar repetidas veces en ocasiones semejantes a la presente, y en otras varias en que por razn de mi situacin he sido consultado por distintas autoridades. Lo que me resta que decir es una nueva prueba en confirmacin de esta verdad”. “El ao pasado, tan fatal para la Habana y su territorio, lo fue con especialidad para este establecimiento y sus dependencias, que tuvieron la desgracia de perder tres de sus ms laboriosos colaboradores. Tales fueron el respetable director de la escuela nutica don Ambrosio Soriano, el ms antiguo de nuestros profesores y que tanto haba contribuido a la difusin de los conocimientos tiles en este pueblo; doa Luisa Francisca Flix, directora de la escuela de nias, cuya prdida deplorarn por mucho tiempo los padres de familia que conocan y apreciaban sus vastos talentos y las virtudes que la adornaban, bien que me cabe la satisfaccin de anunciar que el vaco que dej ha sido llenado ventajosamente por el celo de nuestros sabios y benemritos inspectores, los cuales colocaron en su lugar a doa Luisa Gmez que, en unin de sus hijas, se dedica a la enseanza con un esmero y constancia dignos del mayor elogio; en fin, Untitled-32 14/08/01, 13:43 258

PAGE 271

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 259 / 259 / 259 / 259 / 259 cierra esta melanclica lista don Gregorio Martnez, uno de los ayudantes de la escuela de varones, persona que mereca toda mi confianza, contribuyendo eficazmente a los progresos de las clases que se le encomendaban, el cual falleci desde el mes de abril, y todava no ha sido reemplazado. Estas tristes circunstancias, justamente con la dispersin de los alumnos ocasionada por el mal estado de la salud pblica por espacio de muchos meses, debieron producir, y produjeron en efecto, atrasos que la prudencia de VV.SS. tendr en consideracin en el acto que va a seguir, y no permitieron la acostumbrada celebracin de los exmenes pblicos en el ao anterior. Durante este largo plazo de dos aos las escuelas se han renovado casi en su totalidad, de manera que, especialmente en las listas de la escuela de varones, hay muy pocos alumnos de los que figuraron en el ltimo examen; y stos que entonces ocupaban las clases inferiores, se hallan ahora en las ms altas. De los dems, muchos siguen con lucimiento su carrera de los estudios en los colegios de la capital o en las clases de Nutica; otros se han aplicado a varias profesiones tiles y honrosas; algunos han mudado de domicilio y slo un cortsimo nmero fue arrastrado al sepulcro en aquellos das de luto y consternacin”. “Del estado que est sobre la mesa resulta que durante los dos aos de 1833 y 1834 se han separado de la escuela de varones 134 alumnos, de los cuales 70 pertenecen a las clases 7 y 8; y de las nias 41, correspondiendo 18 a dichas clases que comprenden en una y otra escuela los alumnos que estn en el ms alto grado de instruccin. Estos nmeros, mayores de los que hasta ahora haba presentado ningn otro perodo de igual extensin, y obtenidos bajo desventajas especiales, confirman plenamente lo que llevo dicho acerca de la excelencia del sistema lancasteriano y de su indisputable utilidad para comunicar los primeros conocimientos a los nios de uno y otro sexo, de escasos haberes; lo cual me conduce a otra observacin que juzgo digna de consignar en este lugar, y es la necesidad de adherir estrictamente a l en escuelas que, como las de este pueblo, estn principalmente destinadas a la instruccin de la expresada clase, sin permitir que se altere a pretexto de reformas y mejoras que, aunque tiles y provechosas en otros establecimientos, tienen el gravsimo inconveniente de acarrear gastos que pocas familias pueden sufragar. El mejor sistema de instruccin popular es el que alcanza a mayor nmero de individuos, o lo que es lo mismo, el ms barato. Este principio, tan luminoso como humano y benfico, es el que adopt la Junta en la creacin de estas escuelas; y mi principal cuidado mientras conserve su direccin ser mantener en toda su pureza y sencillez primitiva un sistema de enseanza que tan tiles resultados produce. En consecuencia, concluyo manifestando que la instruccin ha continuado hasta el da en los mismos trminos que en los aos anteriores, y que Untitled-32 14/08/01, 13:43 259

PAGE 272

ESCRITOS EDUCATIVOS 260 \ 260 \ 260 \ 260 \ 260 \ espero de VV. SS. la indulgencia y bondad con que siempre nos han favorecido.” Procediose enseguida al examen de las diversas clases de la escuela de varones, segn el orden designado con antelacin en el programa, que es el siguiente: Doctrina cristiana. Este ramo est divido en tres clases, de las cuales slo se present la primera, compuesta de 31 alumnos, que respondieron siguiendo el catecismo de Ripalda. Obtuvo el premio don Jos Marante, y el accsit, don Jos Cmara. Lectura. Los 26 alumnos de la primera clase leyeron en las fbulas de Samaniego y en el catecismo de Fleuri. Los 22 de la segunda lo ejecutaron en esta ltima obra, obteniendo el premio don Manuel Ayala, y el accsit, don Nicols Capaz. Escritura. Adems de las planas presentadas por los alumnos, escribieron estos en el acto, imitando la forma de Uturzaeta. El premio se adjudic a don Pedro Muros, y el accsit, a don Federico Botefur. Gramtica espaola. Slo se present la primera clase, compuesta de 26 alumnos, que contestaron a las cuestiones comprendidas en las tarjetas que eligi el seor Presidente, y analizaron el perodo que se les dict en el encerado. Diose el premio a don Victoriano Cdiz, y el accsit, a don Eduardo Romay. Lengua francesa. Los ocho alumnos que componen esta clase leyeron en el Telmaco, y se ejercitaron en la doble traduccin de uno a otro idioma. Fue agraciado con el premio don Fernando Vzquez, y con el accsit, don Diego Quintero. Tenedura de libros. Esta clase consta de dos alumnos, que expusieron la teora del arte de la partida doble, y practicaron en el encerado las operaciones necesarias hasta dejar sentada en el Diario una partida de varios deudores y acreedores. El premio se dio a don Manuel Sarmiento, y el accsit, a don Jos Muros. Astronoma y Geografa. Principiose el examen de esta clase, compuesta de 17 alumnos, que contestaron a las tarjetas que elega el seor Presidente, relativas a la astronoma, haciendo en el encerado las figuras correspondientes para su perfecta inteligencia. Mas lo adelantado de la hora oblig a impedir el acto hasta el da siguiente. Da 10 Continuando el examen de la clase de la escuela de varones, los 12 alumnos de la primera de aritmtica practicaron en el encerado diversas operaciones de quebrados y complejos, regla de tres simple y compuesta y de compaas, adjudicndose el premio de este ramo a don Mateo Quintero, y el accsit, a don Diego del Pino. Untitled-32 14/08/01, 13:43 260

PAGE 273

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 261 / 261 / 261 / 261 / 261 Geografa. Los 17 alumnos de esta clase, adems de satisfacer a las cuestiones insertas en las tarjetas que designaba el seor Presidente, expusieron la divisin y limitacin de los mares y las partes de ambos continentes, terminado con la descripcin fsica y poltica de la Pennsula Ibrica. El premio de este ramo se debi a don Francisco Mir, y el accsit, a don Gregorio Caballero. Todos los premios y accsits consistan en libros relativos al ramo a que correspondan, perfectamente empastados y certificados en debida forma por el seor Presidente y seores inspectores. Acto continuo se procedi al examen de las clases de la escuela de nias, principiando por el ejercicio de escribir en pizarras, que lo practicaron todas las alumnas con mucha precisin y buena forma. Pasose luego a la primera clase de doctrina cristiana, compuesta de 15 alumnas, que respondieron por el catecismo de Ripalda. Siguieron despus 30 nias de las clases 1 y 2 de lectura, que leyeron con buen tono y pronunciacin en las lecciones instructivas de don Toms de Iriarte y en las cartas sobre la educacin del bello sexo. A esta clase sigui la de gramtica espaola, de 18 alumnas, que respondieron por la obrita de Herranz y Quirs, analizando al mismo tiempo un perodo escrito por ellas mismas en el encerado. La clase de aritmtica, que consta de 19 alumnas, ejecut finalmente varias operaciones de enteros y complejos, con lo cual se pas a la inspeccin de costuras y bordados de las nias y a la distribucin de los premios, que consistan, como en los aos anteriores, en piezas de ropa de su uso, cocidas y bordadas por ellas con mucho aseo y curiosidad, resultando agraciadas las que a continuacin se expresan: Doctrina cristiana: Doa Felicia de Torres, doa Joaquina Gonzlez. Lectura: doa Emilia Armario, doa Manuela Castell. Escritura: doa Irene Prez, doa Rosa Castao. Gramtica: doa Lorenza Puyol, doa Serafina Romay. Aritmtica: doa Emilia Romay, doa Leonor Luma. Costura llana: doa Mara Garrucho, doa Micaela Lpez. Marcas y randas: doa Angela Astengo. Bordados: doa Beln Lpez. Concluy el acto el seor Presidente, manifestando el vivo inters con que lo haba presenciado en ambos das, y del cual participaba igualmente el numeroso concurso; lo que en su concepto haca a los maestros de uno y otro establecimiento acreedores a las gracias que les daba en nombre de la Corporacin por el celo y esmero que haban desplegado en el cumplimiento de sus deberes; y exhortando a los alumnos que se hallaban presentes a continuar sus estudios en el siguiente ao con la misma constancia y aplicacin de que haban dado tan amplios testimonios durante el curso de los exmenes. Habana, 15 de diciembre de 1834.— Wenceslao de Villa Urrutia secretario. Untitled-32 14/08/01, 13:43 261

PAGE 274

ESCRITOS EDUCATIVOS 262 \ 262 \ 262 \ 262 \ 262 \ Seor Redactor del Diario : Una pregunta al seor Director de las Escuelas Lancasterianas de Regla. “Exore tuo te judico”. Cmo es que recomendando usted tan especialmente en su alocucin de apertura de exmenes, inserta en el Noticioso y Lucero del 22 del corriente, la necesidad de adherir estrictamente al sistema lancasteriano... sin permitir que se altere a pretexto de reformas y mejoras... conservndole en toda su pureza y sencillez primitiva ; cmo es, repito, que, haciendo usted alarde de reducir las cosas a su ms simple expresin, se tropieza despus en el acta de los exmenes nada menos que con una clase de Astronoma? Hay aqu o no una contradiccin palmaria? No es esto por ventura predicar una cosa y practicar otra? Tradzcaseme en trminos claros en lo que consiste esa decantada sencillez: si ha de ser en los ramos o en el mtodo; y dgaseme tambin si todas las mejoras, si las ms esenciales para la educacin primaria requieren esos gastos de parte de la familia, de que usted hace mrito. De balde y muy de balde pueden establecerse las ms importantes en toda especie de establecimientos, sin ms fondo que el celo e inteligencia del director. Excusado es advertir que no se trata de ampliar el nmero de ramos en la instruccin primaria, cuando se habla de mejoras aplicables a la clase menesterosa. Estas deben recaer sobre la simplificacin de los mtodos para asegurar ms y ms el xito de la enseanza. Y que el mismo sistema de Lancaster no puede ser simplificado y perfeccionado por el tiempo y la experiencia, que todo lo reforman y mejoran? Mas volviendo a lo principal: cmo es eso de instruir en la ciencia de los astros a los alumnos de unas escuelas, que como las de este pueblo (el deSOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA II II II II II POR HILA DELGADO [JOS DE LA LUZ]( Diario de la Habana diciembre 31 de 1834.) Untitled-32 14/08/01, 13:43 262

PAGE 275

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 263 / 263 / 263 / 263 / 263 Regla) estn principalmente destinadas a la instruccin de la expresada clase ? (Son tambin palabras del propio discurso.) Quin no creera que es su nimo de usted recomendar la reduccin del nmero de ramos en la enseanza primaria? Y cmo el mismo que introduce en la prctica el estudio de la Astronoma es capaz de resistirse a las mejoras de que son susceptibles la lectura y doctrina cristiana, mejoras tanto ms aplicables, cuanto contribuyen precisamente a facilitar la adquisicin de unos ramos tan indispensables? La divisa de todo buen plan de educacin debera reducirse a esta mxima: ms vale una cabeza muy bien formada que una cabeza muy henchida. He aqu, pues, cmo soy yo tambin partidario de la sencillez, y cmo entiendo la sencillez. Por fin concluyo advirtiendo que prescindo de la cuestin sobre la utilidad o preferencia de este o del otro ramo de enseanza, segn las circunstancias; mi nimo ha sido nicamente notar una inconsecuencia demasiado palpable, y que por lo mismo le agradecera a usted sobremanera la hiciese desaparecer en obsequio de un curioso que, maguer no aritmtico de profesin, se las pela por ajustar cuentas; y es su atento servidor y consecuente amigo Hila Delgado .SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA III III III III III [POR J. J. R., DIRECTOR DE LAS ESCUELAS]( Noticioso y Lucero, enero 1 de 1835.) Seores editores del Noticioso y Lucero : He visto en el Diario de hoy un artculo firmado Hila Delgado en el cual se me pregunta, cmo es que recomendando tanto el sistema lancasteriano y la necesidad de adherir estrictamente a l en escuelas semejantes a las de mi cargo, he establecido en una de ellas una clase de astronoma, infiriendo de aqu que hay contradiccin entre mis palabras y mis obras; y creyendo que todo el que sirve un destino pblico debe Untitled-32 14/08/01, 13:43 263

PAGE 276

ESCRITOS EDUCATIVOS 264 \ 264 \ 264 \ 264 \ 264 \ estar dispuesto a dar cuenta de sus opiniones y conducta, siempre que sea interpelado pblicamente acerca de cosas que tocan y ataen a su oficio, he de deber a la bondad de ustedes se sirvan estampar en su apreciable peridico, que soy un simple empleado de la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio, la cual ha determinado el mtodo que debe observarse en las escuelas que costea en el pueblo de Regla y los ramos que en ella han de ensearse, y que as a mi slo me toca obedecer puntualmente sus rdenes; que mi modo de ver relativo a este asunto de instruccin pblica y organizacin de escuelas se halla latamente expuesto en la memoria titulada: “Consideraciones sobre la educacin domstica y la instruccin pblica”, que obtuvo el premio ofrecido por la Real Sociedad Econmica de Amigos de este pas en el concurso anual de 1831, a la cual me remito; y en fin, que me es muy extrao y doloroso, que tanto en este como en otros artculos recin publicados en aquel peridico, se me est mortificando con alusiones personales, a las que mi conciencia me dice que no he dado justo motivo. B.L.M. de ustedes su ms atento S.S.-J.J.R. Regla, 31 de diciembre de 1834.SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA IV IV IV IV IV POR HILA DELGADO[ JOS DE LA LUZ]( Diario de la Habana, enero 10 de 1835.) Seor Director de las Escuelas Lancasterianas de Regla: Contra, sic argumentor mi dueo y muy Seor Mo: porque usted ha respondido, pero no ha contestado. Yo crea que era usted hombre de entrar paladina y francamente en la cuestin, dndonos razn de su dicho, mxime cuando usted habl en la consabida alocucin, no slo con el carcter de un mero empleado u rgano de la Real Junta de Fomento, sino muy principalmente como un perito que da su voto en la materia y a veces hasta sus consejos a la misma Corporacin. No pierda usted tiemUntitled-32 14/08/01, 13:43 264

PAGE 277

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 265 / 265 / 265 / 265 / 265 po en negrmelo; porque si tal hace, me obligar a reimprimirle ntegramente el ltimo prrafo de su discurso, salpicado de notas y aclaraciones. Pero ya que usted ha querido quitar el cuerpo a la dificultad, refugindose en el sagrado de la Junta, muy satisfecho de mejorar su causa, echando sobre ella toda la responsabilidad voy a demostrarle, tan breve como evidentemente, que la ha empeorado sobremanera. Porque una de dos: o usted cree conveniente variar el sistema de enseanza, o no lo cree. Si lo segundo, para qu descargarse con las instrucciones de la Junta? Pues en ese caso, juzga usted que nada debe alterarse, y por consiguiente que es bueno el actual sistema tal como est. Es as que si es bueno tal como est, admite usted la conveniencia de ensear astronoma en la escuela lancasteriana de su cargo, pero la enseanza de este ramo excluye aquella decantada sencillez de que usted hizo tanto mrito en su alocucin; luego sacamos en claro que usted no ha resuelto el problema; esto es, “hacer desaparecer la contradiccin palmaria que reina entre sus palabras y sus obras. No fue mi nimo, como advert desde un principio, ventilar la cuestin sobre la conveniencia o preferencia de ensear este o el otro ramo particular en una escuela lancasteriana: yo slo me contraje a hacer notar la inconsecuencia con que tropec. Por consiguiente, aun cuando la Junta de Fomento hubiese mandado a instruir a los alumnos en la Astronoma, de nada aprovechara a usted semejante prevencin para su descargo, puesto que fue usted quien extendi aquel discurso, y no la Junta ni algn rgano de ella. En una palabra, las ideas son de usted y muy de usted; luego a usted y slo a usted tocaba responder de su contenido. Mis reparos, Seor de mi nima, no se han dirigido ni al mtodo ni a los ramos, ni a Lancaster, ni a la astronoma, ni a la Junta. Ellos fueron en derechura a ciertos y determinados lugares del precitado escrito. ¡Decoroso papel, por cierto, le hace usted representar a la Real Junta de Fomento! Porque usted nos ha declarado de plano que su modo de ver difiere del de la Junta. Es posible que en siete aos, si no me equivoco, que cuenta usted al frente del establecimiento, no se le haya proporcionado coyuntura favorable de exponer sus doctrinas sobre enseanza a una corporacin, que no como quiera acoge benigna, sino que promueve activa y eficazmente proyectos fundamentales de reforma y mejora de instruccin? Por otro lado, es por ventura el encargo de director de un establecimiento oficio tan mecnico y estricto como el de portero de la Junta? No es, por el contrario, un empleo esencialmente intelectual, y tan lejos del carcter pasivo con que usted nos le quiere pintar, cuanto que el director es quien siempre toma y debe tomar la iniciativa en nuestro caso? Pues siendo la Junta el cuerpo moral, recargado adems de otras atenciones, tiene que ver precisamente en primera instancia con los ojos del director Untitled-32 14/08/01, 13:43 265

PAGE 278

ESCRITOS EDUCATIVOS 266 \ 266 \ 266 \ 266 \ 266 \ y de los inspectores comisionados. Fuera de esto, yo apelo a cuantos tengan experiencia en la materia, y a usted debe sobrarle sin duda, y estoy seguro de que convendrn en que es de todo punto impracticable atenerse as tan mecnica y literalmente a las instrucciones comunicadas, no ya para el manejo de un vasto establecimiento, sino hasta para el de una clase y aun para las secciones de una misma clase. Si se trata, pues, de desempear el ministerio como es debido, habr que dejar siempre un campo ms o menos extenso donde pueda moverse hasta el preceptor ms subalterno. Si se le exige lo contrario, y es hombre de conciencia y que conoce su deber, tiene forzosamente que abandonar el puesto. Convnzase usted, pues, seor mo, que por cualquier lado que se mire el negocio se ha estrellado usted en Scila por huir de Caribdis. Pero si bien lo advierto, todas mis reflexiones eran excusadas, porque, quin no ve que usted habla por s, ante s, y hasta en un tono congratulatorio, con toda su alma, vida y corazn, de un extremo al otro de su discurso, y muy particularmente en el postrero de sus prrafos? Vanlo nuestros lectores por sus propios ojos en el Noticioso y Lucero del 22 del pasado, y fallen luego en consecuencia. Terminado el punto principal, pasemos a los otros si es que con l van tan enlazados. Nada me ha dicho usted contra mi observacin contraria a que de balde y muy de balde podran realizarse las reformas ms importantes sin ms fondo que celo e inteligencia de parte del director; y esto contra lo que usted haba sentado, afirmando que ningunas mejoras ni reformas eran aplicables a establecimientos como el de Regla, por los gastos que ocasionaran a las familias menesterosas, incapaces de sufragarlos. De forma que segn usted tenemos en resumidas cuentas: 1.Que las reformas y mejoras no pueden establecerse por no ofender la sencillez del sistema lancasteriano; 2. Por no acarrear gastos insoportables, y ahora tambin por no contravenir a las instrucciones de la Real Junta de Fomento. A qu carta habremos de quedarnos? Pareciome que si vuelve usted a escribir, me ha de agregar usted una nueva causa de imposibilidad; pero si tal sucede, cuide, por Dios siquiera, de que no se excluyan o repelan entre s. Tambin ruego a usted, en obsequio de la educacin, que no ponga como encontrados el sistema de Lancaster y el espritu reformador. Por el contrario, a ese espritu, precisamente, es al que debe su origen un mtodo tan adecuado al fin que se propuso su inventor. !Ay de la educacin y de todos los progresos humanos cuando se diga non plus ultra Pues ved aqu ni ms ni menos el escollo adonde nos llevan irremisiblemente los principios que usted proclama. Finalmente quiero hacer a usted una splica y cerrar con una advertencia. Vaya la primera. Tenga usted la bondad de exponerme en comUntitled-32 14/08/01, 13:43 266

PAGE 279

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 267 / 267 / 267 / 267 / 267 pendio las ideas de su memoria sobre educacin, si lo juzga conveniente para su defensa, o para ilustrar la cuestin, sin remitirme a ella, como lo hace en su anterior artculo. A usted no le cuesta esto trabajo alguno, y a m me ahorra el de releer una obra tan lata, y acaso el de refrescar la memoria de ciertos tropiezos que hube de encontrar en su lectura, hace ms de dos aos. Y vaya la advertencia. Se queja usted de que en el Diario le dirigen artculos con alusiones personales. Por mi parte slo me toca responder, que yo no ataco personas sino opiniones; y que el Diario no es para m ms que el campo de batalla. Lo que quiero es que triunfe la verdad. Tanto se me da de obtener la victoria en Regla como en Guanabacoa. Si usted quiere, estoy pronto a remitir mis comunicados al Noticioso y Lucero y as tendr la satisfaccin de complacerle a usted el disgusto de menos o el placer de ms de combatir sobre el mismo terreno. Y con esto, y recordndole que no se olvide de sustituir valores a las letras, como dicen y hacen nuestros amigos los algebristas, se despide por ahora su siempre el mismo Hila Delgado. Habana, 2 de enero de 1835.SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA V V V V V [POR J. J. R., DIRECTOR DE LAS ESCUELAS]( Noticioso y Lucero, enero 17 de 1835.) Seores editores del Noticioso y Lucero Muy seores mos: La consideracin que debo al pblico, ante cuyo tribunal se me cita por segunda vez, y a la respetable Corporacin que, atendiendo ms a mi celo y buena voluntad que a mis escasos talentos, me ha encargado de las escuelas que costean en el pueblo de Regla, me obliga con harta repugnancia a molestar de nuevo la atencin de ustedes, suplicndoles tengan la bondad de insertar en sus columnas las siguientes lneas, en que procuro desvanecer los cargos que en el Diario de ayer me hace el annimo que se oculta bajo el disfraz de Hila Delgado Untitled-32 14/08/01, 13:43 267

PAGE 280

ESCRITOS EDUCATIVOS 268 \ 268 \ 268 \ 268 \ 268 \ Dije en mi artculo anterior que el mtodo que se observa en la escuela de varones de Regla y la distribucin de los ramos que en ella se ensean no son cosas de mi invencin, sino resultados de varias determinaciones de la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio, creyendo que infera el seor Hila Delgado no que aquel mtodo y aquella distribucin se opusiesen a mis ideas, sino que cuando una corporacin tan sabia y circunspecta los haba adoptado, sus razones tendra, que no estaban al alcance del enunciado seor Hila Delgado ; y le remit a mis “Consideraciones sobre la educacin domstica y la instruccin pblica”, tanto porque en esta memoria, que ha obtenido la aprobacin de otra Corporacin no menos respetable, se exponen con mucha extensin mis principios acerca de la materia, cuanto porque estos principios se han realizado, hasta donde de m han dependido, en aquellas escuelas. Mas dice ahora el seor Hila Delgado : Cmo concilia usted los grandes elogios que hace del mtodo lancasteriano y de su decantada sencillez, con la enseanza de la astronoma en el mismo establecimiento?” Muy fcilmente, porque en esto no hay la menor incompatibilidad. En la escuela de varones de Regla se ensea la lectura, escritura, doctrina cristiana y principios de aritmtica por el principio lancasteriano, y esto es lo que he elogiado como muy favorable para la instruccin de las clases pobres. Concluidos estos estudios preliminares, aun subsisten uno o dos aos varios alumnos en el establecimiento, ya porque sus padres desean que se afirmen bien en los principios adquiridos, ya por su poca edad o por falta de colocacin; y a estos ha dispuesto la Junta que en clases separadas se les ensee la geografa por los elementos de la misma ciencia que publiqu en 1832, los cuales comprenden tambin un breve compendio de astronoma; la tenedura de libros, por otros elementos que compuse igualmente y aparecieron en 1831; y por ltimo, la lengua francesa; dotando el establecimiento con los profesores necesarios y dejando al arbitrio de los padres el que sus hijos se dediquen o no al estudio de estos ramos superiores. La Junta, pues, ha dado en su conducta, respecto de aquellos establecimientos, una alta muestra de sabidura y patriotismo; y por lo que a m toca, humilde instrumento de sus generosas intenciones, creo que no puede tachrseme de contradiccin ni inconsecuencia en mis palabras ni en mis obras, y que los caritativos consejos que acerca de esto me da el seor Hila Delgado, son, cuando menos, inoportunos. La explicacin que acabo de dar era innecesaria, porque el pblico ha sido instruido a su debido tiempo de todas estas transacciones, por la va de los peridicos, y el seor Hila Delgado debe saberlo muy bien. Si, no obstante, afecta ignorarlo, sus razones tendr para ello. Untitled-32 14/08/01, 13:43 268

PAGE 281

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 269 / 269 / 269 / 269 / 269 Me parece tambin que sera tiempo y papel perdido el que gastase en rebatir las injuriosas imputaciones de su artculo. En los nueve aos que he estado al frente de las escuelas de Regla, he dado altas pruebas de aplicacin y laboriosidad y de que soy celoso promotor de las reformas tiles; y creo que el pblico dar ms crdito a mis obras que a las palabras vanas del primer enmascarado a quien se le antoje molestarme. Algunos de mis amigos piensan que este individuo codicia mi destino, y que no le pesara de reemplazarme. Si es as, debe ser bien desdichado; y esto me trae a la memoria una dcima de Caldern que viene como de molde al caso en que ambos nos encontramos, salvo empero la calificacin de sabio a la cual de ningn modo aspiro: Cuentan de un sabio que un da Tan pobre y msero estaba Que slo se alimentaba De las hierbas que coga. Habr en el mundo, deca, hombre ms pobre que yo? Y la respuesta encontr En el mismo instante, viendo Que otro sabio iba cogiendo Las hierbas que l arroj. Mas esto no pasa quiz de una vana sospecha; y no debo pasar por alto la especie de amenaza que me hace de reimprimir la conclusin de mi discurso con notas y aclaraciones, ni lo que dice de los tropiezos que ha encontrado en mi memoria sobre instruccin pblica. Y bien, quin le quita que escriba sobre el uno y contra la otra lo mejor que le parezca? No sabe que desde que se imprime una pieza entra en el dominio pblico y que cada uno es dueo de dar su dictamen sobre ella? Si el seor Hila Delgado puede hablar en estas materias con ms acierto y decir cosas ms nuevas y tiles, yo ser el primero que le aplauda y me aproveche de su doctrina, pues ni estoy aferrado a mis opiniones, ni aspiro a ms que hacerme cada da ms capaz de cumplir fielmente con las obligaciones de mi profesin. Concluye preguntndome si quiero que mande sus artculos al Noticioso y Lucero a fin de que combatamos en el mismo campo. ¡Graciosa demanda! Si por mi gusto fuera, como no soy amigo de que el pblico se ocupe de mis cosas ni de mi persona, no los mandara a ninguna parte. Dispensen ustedes, seores editores, estos fastidiosos detalles en que ha entrado muy a su pesar su ms atento S.S.Q.S.M.B.— J.R.R. Enero 11 de 1835. Untitled-32 14/08/01, 13:43 269

PAGE 282

ESCRITOS EDUCATIVOS 270 \ 270 \ 270 \ 270 \ 270 \ Parir tarde, y parir hija, mi seor Curioso. Porque, Quin nos haba de decir que al cabo de ms de un mes que se le hicieron a usted aquellas 25 preguntas, se descolgase ahora con que son superiores, no slo a su capacidad, sino hasta la ciencia misma de su estado actual? ¡Miserable recurso para sacar el cuerpo a la dificultad! Algunas de ellas son delicadas en verdad, pero no imposibles de contestar, y otras, en extremo sencillas; estas son precisamente a las que ms pavor ha tenido usted. Como que envolvan la ruina de su equivocada doctrina. Yo puse las cosas tan claras, que no era dable responder sin destruir usted mismo completamente su sistema. As, no pretenda disculparse con lo abstracto y sutil de los puntos que abrac; porque la cuestin principal estaba tan de bulto, que huy usted de ella espantado como de un basilisco. Y aqu encuentro yo el motivo naturalsimo de que haya demorado ms de un mes su constestacin. Usted, a la ley de buen calculador, ech sus cuentas all entre s, diciendo: “Cmo voy a responder a ese maldito interrogatorio, donde estn tomadas todas las avenidas, y cuyo contenido est ahora tan fresco en la memoria del pblico? Pues dejemos pasar algn tiempo para que se le borren las especies, y entonces podr tomar de aqu y all lo que me venga a cuento, y al cabo decir algo, aunque sea modificado un poco, atribuyndole al preguntn lo que jams le pas por las mientes, y hasta hacindole cargos una vez que otra, so capa de no entender su sistema. Quin duda que con semejan-SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS ESCUELAS LANCASTERIANAS ESCUELAS LANCASTERIANAS ESCUELAS LANCASTERIANAS ESCUELAS LANCASTERIANAS1 1 1 1 1 DE REGLA DE REGLA DE REGLA DE REGLA DE REGLA VI VI VI VI VIPOR MISMO [JOS DE LA LUZ] Al Aritmtico curioso ( Diario de la Habana enero 21 de 1835.) Vers de manos a boAun no dar una en el claSi bien se comen las maPor mostrar que son curio1. Publicado por F. G. del Valle, pgina 89 y siguientes. Untitled-32 14/08/01, 13:43 270

PAGE 283

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 271 / 271 / 271 / 271 / 271 tes estratagemas he de quedar menos deslucido?” ¡Ah tiempo, tiempo, y con cuanta razn te han llamado el consolador y componedor universal! De manera es que no me vali advertir a usted que no exiga disertaciones ni obras en forma, sino que me respondiera con laconismo, sin temor de ser mal interpretado por ende. Qu remedio me queda, pues, contra quien se ha declarado incompetente? Contra quien no quiere responder por ningn motivo en lo humano ni una sola de las 25 preguntas? Resignarme... Y entrar en el nico campo que se me ha dejado. Pero ante todas cosas, seor Curioso, exijo de usted del modo ms solemne y explcito los fundamentos de una proposicin de su ltimo papel, porque el cargo que envuelve es gravsimo y alcanza a personas y establecimientos muy respetables, cuyos principios y conducta nunca, nunca podr usted atacar impunemente. Cundo pudo usted figurarse que haba de tirar as una bala roja a una fortaleza bien guarnecida, sin que le apagaran los fuegos y le clavaran toda la artillera? Dice usted que, so color de mejorar la instruccin pblica, se trata de desquiciarla Prubelo usted. Qu costumbre infernal esta de derramar as el veneno sin acompaar los fundamentos de lo que se afirma? Prubelo usted, repito: yo le cito a usted y emplazo ante el tribunal de la opinin pblica. Quines son en este pas, quines, los que tratan de desquiciar la educacin a pretexto de reformas? Yo recoger la ponzoa que destilan las bien intencionadas palabras de usted... Los directores de algunos establecimientos de educacin, que se desviven por llenar su sagrado deber, no alucinando ni embaucando con imposturas, sino haciendo esfuerzos para que se exija ms de ellos mismos, esos son los que introducen reformas: luego, sobre ellos recae el tremendo cargo de usted. La Seccin de Educacin, la infatigable Seccin, compuesta en gran parte de los hombres ms celosos e inteligentes del pas, esos son los que claman por reformas y progresos; luego, sobre ellos recae el anatema de usted. Mas sean quienes fueren los que defienden las reformas; llvese usted de encuentro el mundo entero, que yo le acompao en su marcha como le asista la razn. Pero pruebe usted lo que dice; y si no lo hace, el pblico echar sobre usted su fallo irrevocable. Razones, razones, vengan por Dios razones; pdesela a usted en nombre de la santa causa de la educacin y pdesele a usted por uno, en cuya balanza nada influye el argumento de la autoridad. Abrmese usted con el peso de la razn y de la experiencia o tenga la hidalgua de confesar que esas lneas funestas no fueron dictadas por el gnero del bien. Ahora, pues, manos a la obra, y opus agredior opimum casibus ; que es como si dijramos que, aun de esta hecha no se acaba la cosecha: porque siendo necesario para la completa elucidacin del asunto, seguirle a usted paso a paso y hasta hacerle volver atrs alguna vez, tengo de ser ms largo de lo que quisiera, y todava qudame mucho en el tintero. Untitled-32 14/08/01, 13:43 271

PAGE 284

ESCRITOS EDUCATIVOS 272 \ 272 \ 272 \ 272 \ 272 \ Empezar notando que las ideas que expone usted en su artculo de ayer 9 de enero, estn en abierta contradiccin con las que manifest en igual da del mes de noviembre. Entonces tom usted el tono por la clave de sol y ahora (esto es, despus del alza prima de las preguntas ) desafina usted por la de fa Entonces estuvo usted muy tajante y absoluto, y ahora se nos presenta muy recortado con una cfila de limitaciones: antes todo era bros y estrenos, ahora todo moderacin y trminos medios. Entonces apunt usted a pares las razones sin contar con las que se le agolpaban entre los gavilanes de la pluma y ahora es poco el papel para volver y culebrearse sobre disculpas y distingos. En una palabra, dos hombres tenemos en las tablas: el hombre de 9 de noviembre de 1834 y el hombre de 9 de enero de 1835. No es este el primer renuncio que le habemos pescado, mi seor Aritmtico; y a fe que yo no s cmo, dnde y en qu familia clasificarn los herbolarios una planta que da palabras huecas por flores y perenne contradiccin por fruto. Pero no hay ms arbitrio, y el mismo Dios lo dijo: a fructibus eorum cognoscetis eos. Para convencer a usted de sempiterno inconsciente, me obligan mis principios a entrar en un cotejo fastidioso; pero yo no conozco otro camino, porque jams he pretendido que se me crea sobre mi palabra. He aqu el prrafo del dictamen de la Comisin de inspectores de la clase de Educacin, que dio margen a la crtica de usted, y en consecuencia a estas discusiones. “Sin embargo, sale lcito a la Comisin lamentar de paso que, as en esta bien planteada academia como en las dems escuelas de esta ciudad, todava se sigue la mala costumbre de hacer aprender de coro el catecismo y otros ramos de la enseanza, con cuya prctica absurda se fatiga en vano la memoria tierna de los nios, para no venir a ganar al fin ms que un recuerdo de palabras, y el hbito fatal de contentarse con ellas: hbito que opone en verdad grandes obstculos al ulterior desenvolvimiento de sus facultades intelectuales. Importara sobremanera que los inspectores de las escuelas redoblasen su celo y esfuerzos hasta conseguir ver desterrado semejante mtodo deslumbrador, y que sea sustituido por el slido explicativo, de tal manera aplicado, que jams repitan los nios palabras ni expresiones que no entiendan perfectamente como tanto loha recomendado la Seccin de Educacin. Bien conoce la Comisin que este mtodo es mucho ms difcil y pide gran trabajo y saber de parte de los maestros; pero, en cambio, es el nico que acarrea slidos y duraderos conocimientos y el que obliga, adems, a acomodar precisamente la enseanza a la edad y disposicin de cada uno de los discpulos”. Todo esto dijo usted que pareca admirable a primera vista; y, sin embargo, cuando se contempla de cerca, se advierte que no tiene el menor fundamento (Acurdese usted bien, ni el menor fundamento esto es, Untitled-32 14/08/01, 13:43 272

PAGE 285

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 273 / 273 / 273 / 273 / 273 en romance paladino que para nada sirve este dictamen: veremos si despus se mantiene usted en lo dicho). Primero, porque es imposible impedir que los nios tomen de memoria los catecismos y otros libros, que manejan diariamente, tal es la viveza y tenacidad de esta potencia en los primeros aos de la vida (Pero se infiere de ah la necesidad de que no aprendan ms que de memoria ? Y tal fue la primera de aquellas sutilsimas preguntas, irrespondibles en concepto de usted, y era lo que deba demostrarse. Lo dems es divagar y perder tiempo.) Segundo, porque esta prctica, lejos de fatigarlos, les hace adquirir hbitos de estudio y de recogimiento, de que en lo sucesivo sacarn grandes provechos. (De suerte que, en resumidas cuentas, el sistema explicativo es sistema para formar holgazanes. Apunte usted, que luego tendremos que ver con esta partida.) Tercero, porque la memoria se desarrolla mucho antes que las dems facultades intelectuales... (Y siendo usted aqu tan explcito, por qu no respondi a mis preguntas 2,3 y 4 en que le pregunt “cul es la facultad intelectual que se ejerce antes de todas, si se ejercen o no varias simultneamente desde el principio, y si no se ejerce con viveza ms facultad que la memoria en los primeros aos de la vida?”. Por qu no contest usted, pues, seor mo? Sin duda porque mis preguntas por s solas, como que iban encadenadas, le hicieron palpar la precipitacin con que haba dicho que la memoria se desarrollaba mucho antes que las dems facultades intelectuales. Las preguntas no aspiraron jams al alto honor que usted les dispensa. Ellas no son difciles ni abstractas, sino ms bien alumbradoras y concluyentes. Yo, que de nada valgo, me atrevo a contestarlas todas fundndome en los hechos ms notorios y perceptibles), y as es casi la nica ... (Quin le haba de decir a este casi le estaba reservado el timbre de subir a letra mayscula, y de ser la ltima tabla de un naufrago?) que pueden cultivar con fruto los maestros de primeras letras (Conque los maestros de primeras no deben ensear porque esto es imposible lograrlo sin explicar No basta, no, clamar la sana razn, tomar las lecciones de memoria. Pero, por otro lado, es cosa tan extraordinaria lo que se exige a los maestros de escuela. Conque ellos no pueden explicar las mismas palabras de que se valen para explicarse ? Acuda a usted, como y cuando guste, al colegio de Carraguao y ver por sus propios ojos no uno ni dos, sino una docena de preceptores explicando y haciendo explicar simultneamente la lectura en sus clases respectivas. Nihil difficile valenti mi seor Aritmtico. La necesidad de instruir a los alumnos ha trado, para los maestros, la de recurrir al estudio, como lo dicta la razn y me lo ha enseado la experiencia. Y ved aqu otra ventaja incomparable, cual es la de regenerar a los maestros, consecuencia precisa de este mtodo vivificador, que as reparte el jugo nutricio de las ramas al tronco, como del tronco a las ramas y races. Esta reciprocidad de accin es lo que caracteriza las Untitled-32 14/08/01, 13:43 273

PAGE 286

ESCRITOS EDUCATIVOS 274 \ 274 \ 274 \ 274 \ 274 \ grandes conquistas de la raza humana. El hombre es como los planetas: si quiere alumbrar a otros, es forzoso que l se alumbre primero. Y acaso se requiere tampoco que todo se explique? Lo que se trata es de que todo se entienda y no todo lo que se entiende se explica; porque hay cosas tan sencillas de por s, que ms bien se sienten que se explican y que por lo mismo se oscurecera con la explicacin : el tiempo lo conocen todos, pero no lo define nadie. Adems, a los nios no se le exige una definicin exacta de los objetos: basta que den a entender que los comprenden, aunque sea con un simple gesto. El gran fin que se propone el sistema explicado es facilitarles el camino para aficionarlos al estudio). Cuarto, porque los jvenes que aprenden idiomas, matemtica, filosofa, jurisprudencia, medicina, etctera, no dejan de fatigarse, estudiando de memoria sendos trozos de sus libros elementales, y nadie tacha de mala esta costumbre (No s a quien puede hacerle fuerza esta razn cuarta, que se le puede llamar razn del mal nombre. Porque, en primer lugar, Qu tiene que ver con la bondad de un mtodo el hecho de que haya quien estudie de este o del otro modo? La cuestin no es de hecho sino de derecho : no si se estudia, sino si debe estudiarse de tal manera Pero, prescindiendo de esto: diga usted a los que se dedican a las ciencias que se contenten con ejercitar la memoria, et puis vous men direz de nouvelles Repito a usted aqu lo que advert en mi pregunta 6: Quin puede dudar que sin memoria no es posible adquirir conocimiento? Pero la memoria no hace ms que ofrecer los materiales, y es necesario tratar de coordinarlos. En esto todo el mundo conviene, ni es dable dejar de convenir. La diferencia est en que aquellos que dan demasiada importancia a la memoria de palabras conspiran a formar entendimientos que no pueden vivir ms que de limosna para valerme de la enrgica expresin del gran Locke, al paso que los que se atienen ms a la cuenta y razn en todo y por todo que no almacenar indistintamente, mendigarn menos y tendrn hasta para dar. En una palabra, trtase de digerir y asimilar, ms bien que de indigestarse o de retener los materiales insolubles. He aqu el nico medio de reformar los estudios: he aqu el nico medio de tener sabios verdaderos y no superficiales Pedros in cunctis nihil in totum Por ltimo que ya va largo para parntesis, niego rotundamente que nadie haya tachado de mala la costumbre de aprender de coro Muy antiguas y repetidas han sido las reclamaciones de los pensadores de todos tiempos y naciones contra esta prctica exclusiva sin hablar de Quintiliano, Bacon, Montaigne, Descartes, Locke, Kant, Stewart, Watts y cuantos han tratado de reformar el estudio de las ciencias, en nuestra propia nacin tenemos a los Feijo y Jovellanos, y aun sin atravesar los mares aqu hemos tenido a nuestro ilustre compatriota Varela, que ha combatido ese mtodo de estudiar en varios lugares de sus escritos ideolgicos. Estas autoridades no se citan en apoyo de mis Untitled-32 14/08/01, 13:43 274

PAGE 287

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 275 / 275 / 275 / 275 / 275 razones sobre la cuestin principal, porque los autores nada valen por s, sino tan slo para desmentir el aserto de usted: porque si quisiramos condenar a los nios a no repetir ms palabras ni expresiones que las que entendiesen perfectamente sera preciso ponerles una mordaza. Pues para eso son los esfuerzos de los maestros; para que no repitan los nios sin comprender las palabras relativas a las materias que con ellos aprenden, y no hay cosa ms hacedera, ni es otra la mente de la Comisin: a buen seguro que los nios usan de palabras que no entienden en las materias familiares que adquieren fuera de la escuela, sin embargo de que no siempre pueden explicarlas.) Y por ltimo..., porque estas censuras inconsideradas ... (Arriba tiene el lector el dictamen de la Comisin al cual adjudica nuestro Aritmtico el epteto de inconsideradas ; lase y relase, y se encontrar precisamente todo lo contrario: un modelo de ciencia, sensatez y mesura) lejos de contribuir a los progresos de la instruccin pblica propende al fin contrario. .. (Slo siendo el juicio de los comisionados una crtica agria, injusta e inconsiderada, podra producir tan amargo fruto. Mas siendo indicaciones harto juiciosas, como en la realidad lo son, dictadas por el mejor deseo del acierto y con la mejor fe del mundo, por el patriotismo ms acendrado, y lo que es ms todava, con pleno conocimiento de causa, entonces producen efectos muy razonados. Prueba convincente de ello es que los maestros lejos de darse por ofendidos con semejantes advertencias, las agradecen en el alma, y las van plantificando con entusiasmo. Al fin y al cabo, nada ni nadie resiste a la fuerza de la verdad, venga de donde viniere, y sobre todo si viene acompaada de la moderacin) desconceptuando a los maestros.. (Muy al contrario: las crticas juiciosas ofrecen a los maestros la mejor oportunidad de acreditarse ms, dando prueba de su docilidad. Desde las primeras palabras del presentado informe se descubre la sana intencin de los comisionados. Ellos aplauden lo bueno que hay, y se lamentan de lo que no hay, sin contraerse precisamente a la academia de nios, que es objeto del informe, sino que hablan en general de lo que quisieran ver establecido en todas las escuelas. Qu ms prueba de buena fe? Quin puede agraviarse de esta conducta tanto ms imparcial cuanto es observada por individuos que no pertenecen a la profesin? Mas por si por acaso los malos maestros se asustan con semejantes pareceres, que abandonen el campo desde luego: tanto mejor para la causa de la educacin: ese sera un da aventurado purgaurbem ) Y halagando la desidia y las pretensiones exageradas de muchos padres... (Desde luego no entienden cmo pueden las crticas, no digo las buenas e imparciales, pero ni aun las psimas e injustas, halagar la desidia de los padres : que los hagan ms exigentes, ya lo alcanzo; pero halagar su desidia cmo, en qu sentido, hasta qu punto? Vamos... sobre que esto me huele a voces et preterea nihil En cuanto a pretensiones exageradas de muUntitled-32 14/08/01, 13:43 275

PAGE 288

ESCRITOS EDUCATIVOS 276 \ 276 \ 276 \ 276 \ 276 \ chos padres, por vida ma que las hay, y no sin grave detrimento de la educacin. Materia es esta tan importante que quisiera tener tiempo y espacio para tratarla por separado, y no como incidente de una polmica. Pero, cindonos a la cuestin del da, no sern unos dictmenes como el de la Comisin los que produzcan o fomenten esas exageradas pretensiones, antes bien, las irn reduciendo a sus verdaderos lmites, pues, como aquellas suelen tener como principal causa la ignorancia o la semi-ciencia en materias de enseanza, las luces que esparcen las buenas doctrinas contribuirn a abrirles los ojos. Este fin se alcanzar mucho mejor volviendo a incorporar a los preceptores en la Seccin de Educacin, de la que nunca debieron haberse separado. Desengamonos: la educacin es un ramo tan experimental como la fsica o la qumica, y as es necesario que, como en esta ciencia, se toquen las teoras en la piedra infalible de la experiencia), al paso que son ajenas del objeto de aquella patritica institucin, que debe ceirse a proteger y fomentar la enseanza... (Y qu, no se protege y fomenta predicando los buenos principios? Pero ya veo por las palabras siguientes, que me replicar usted, a fuer de economista, abogado del sistema de libre enseanza, que no es ese el modo de proteger y fomentar) sino dejando al cuidado de distinguir y escoger los mejores mtodos al inters, la ciencia y la moralidad de los maestros. (Aqu est lo que dije a usted antes, que hay cosas que no son cosas, sino voces et preterea nihil Aqu est lo que se llama copiar bellas palabras de bellos autores, y dar ciento en la herradura y ni una sola en el clavo. Me explicar, amigo mo, sin entrar por supuesto en la cuestin de libertad de enseanza que, como la de los padres tampoco es para episodio. Veamos cmo. La Seccin de Educacin tiene derecho de vigilar y examinar las escuelas de primeras letras: luego tambin lo tiene para dar voto acerca de su estado: luego tambin lo tiene para proponer (no mandar) lo que le parezca ms conveniente, sometindolo a la sancin de la experiencia. Pero en recomendar el sistema explicativo no ha hecho ms la Seccin que proponer a los maestros un mtodo sancionado por la experiencia en una escala inmensa, as en algunos pases extranjeros eminentemente prcticos como en nuestro propio suelo. Luego la Seccin por esta vez no ha traspasado la esfera de sus atribuciones. Sigamos con los dems particulares. Cuando usted dice que se deje al inters, la ciencia y la moralidad de los maestros el cuidado de distinguir y escoger los mejores mtodos, permtame que le diga que no sabe lo que se dice. Entonces quita usted toda vigilancia a los padres tan directamente interesados y aun al pblico en general le despoja usted del derecho de proponer. Entonces si un individuo cualquiera de la sociedad, sea o no maestro, descubre un mtodo o una mejora, no deber proponerla, sino dejar al inters, a la ciencia y a la moralidad de los maestros que distingan y escojan los mejores mtodos. Pero el distinguir y escoger son Untitled-32 14/08/01, 13:43 276

PAGE 289

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 277 / 277 / 277 / 277 / 277 operaciones que vienen despus de conocer y as mal se puede distinguir lo que no se conoce de antemano: he aqu precisamente lo que ha ocurrido con el sistema explicativo : es nuevo en el pas, y por eso lo recomiendan los que han visto sus resultados admirables a los que no los han visto. ¡ Dejar a la ciencia, al inters y a la moralidad de los maestros... Es posible que un hombre como el Aritmtico, que se precia de prctico en estas materias, proponga semejante cosa? No sabe l que aunque hay muchos maestros buenos, activos y dciles que se prestan a las reformas, tampoco faltan otros ignorantes, obstinados e indolentes que las resisten abiertamente, o les oponen una inercia tan lastimosa como la ms terca resistencia? Por lo mismo que hay maestros ignorantes se hace ms necesario divulgar los principios de un buen mtodo nuevamente introducido; porque esos mismos hombres pueden hacerse unos preceptores muy medianos, si son dciles a la voz que los instruye. Por otro lado, todos los maestros no pueden ser hombres extraordinarios, ni todos pueden dedicarse a examinar todos los progresos que se hacen en el ramo, y as es muy conveniente y digno de agradecerse que haya personas que se consagren a manifestarlo, si lo merecen, mxime en un pas naciente como el nuestro, donde queda tanto por aprender, para ponernos al cabo de las mejoras introducidas en las naciones ms civilizadas. Es necesario, por lo mismo, ilustrar la opinin entre nosotros; y de esta manera proporcionaremos un seguro criterio a los padres para que sepan a punto fijo lo que deben y lo que no deben exigir de los maestros. De este modo se lograr tambin desterrar del campo de la enseanza a los preceptores charlatanes, verdaderos znganos de tan sagrada profesin, quedando tanto ms satisfechos y justipreciados sus dignos y respetables ministros cuanto mas se aprenda a distinguir el oro falso del verdadero. Pero no paran aqu las tristes consecuencias a que nos conducira el sistema de abandonar la eleccin de mtodos a la ciencia, al inters y a la moralidad de los maestros. Los mismos que as lo predican en la teora, manifiestan no creerlo cuando se trata de la prctica. Y ya que usted, seor Aritmtico, se nos muestra en repetidos lugares tan partidario de los argumentos de autoridad, tenga usted la bondad de decirme, con qu fin ese empeo tan decidido en la actualidad de parte de las naciones ms cultas por el establecimiento de escuelas normales para formar maestros de primeras letras? Por qu, sino porque contemplan que aun en medio de las luces europeas todava no se pueden abandonar los sagrados intereses de la educacin a slo el inters, la ciencia y la moralidad de los maestros, sin otros varios requisitos que conspiran a acrecentar y asegurarnos esas dos ltimas y preciosas dotes? Efectivamente, es bien sabido que en Alemania y Francia tienen que presentar un certificado de teora y prctica de enseanza los aspirantes al magisterio de primeras letras. Pues, a pesar de tantas precauciones, todava estn sujetos los maestros a un freno legal Untitled-32 14/08/01, 13:43 277

PAGE 290

ESCRITOS EDUCATIVOS 278 \ 278 \ 278 \ 278 \ 278 \ y severo de vigilancia. Qu sera de nosotros, que no tenemos ni las luces europeas, ni escuelas normales, ni ley de instruccin pblica? Qu sera de nosotros, si faltara el freno saludable de la vigilancia, si todos los que saben algo no trataran de auxiliar a los maestros? De cundo a ac ha tomado ms impulso la educacin entre nosotros? Despus que la Seccin ha ejercido su intervencin y vigilancia; despus que se examinan estas materias a la luz de la crtica. No huyamos, no, no huyamos nunca el cuerpo a la discusin, que tambin al choque de las opiniones suelen saltar las preciosas chispas de la verdad. Volvamos la vista por nuestros campos... No he menester ms que proferir esta palabra, para que el lector cubano contemple por s mismo las consecuencias de la aplicacin de la doctrina que refuto. Pero no hay por qu figurarse cuadros aflictivos. La patria llora todava la cruel realidad, la catstrofe para la instruccin y la moral que arrastr consigo la ruina del Colegio de Cub y Soler... Y despus de esto, padres, patriotas, gobiernos, abandonad la eleccin de mtodos al inters a la ciencia y a la moralidad de los maestros... Tiempo es ya de pasar a la contestacin directa del ltimo artculo de usted. Principiemos por las contradicciones que ofrece con su anterior papel, y que promet sealar. Dijo usted en el primero que el dictamen de la Comisin no tena el menor fundamento y ahora se nos viene muy suavemente con que no reprobaba el cultivo de las dems potencias intelectuales de los nios, con tal que se hiciese con la prudencia y madurez que exige su delicada organizacin. Valor y algo ms que valor es menester para salir con esta, despus de haber escrito un papel cuya letra y espritu es una apologa continuada de la memoria de palabras y un ataque directo contra el sistema explicativo. Pero acaso se asienta en el parecer de los comisionedos especie alguna de la que pueda inferirse que el cultivo de las potencias no se haga con la prudencia y madurez que reclama la tierna organizacin de los nios? Ni quin era capaz de pretender semejante desatino? Quin no sabe que el ne quid nimis es la condicin indispensable de todo plan, de todo sistema fsico, mental o moral, si no se quiere que acabe con nosotros, o que nosotros acabemos con l? Este principio generalsimo condena, pues de la propia manera los excesos en el ejercicio de la memoria que en el de las dems facultades. Por consiguiente, no se contrae usted, mi seor Aritmtico: sed de hoc bueno est por ahora que presto volveremos al yunque, y vamos ya con el segundo renuncio. Dice usted ahora que dio a entender que si es viciosa la prctica de aprender de memoria, la reforma debe empezar por los establecimientos del orden ms elevado No hay tal: ni palabra usted habl de prctica viciosa, ni distingui entre establecimientos altos y bajos, ni mal poda hablar de semejante cosa quien no hallaba censurable esta prctica ni aun Untitled-32 14/08/01, 13:43 278

PAGE 291

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 279 / 279 / 279 / 279 / 279 en el estudio de las ciencias. Y sobre todo ah est vivito y apuntalado de parntesis su papelito de usted, que no me dejar mentir. Pero quiero dar de barato que usted se hubiera producido en estos trminos. Pues aun cuando la reforma pueda (no deba, como dice usted) comenzar por los establecimientos de un orden ms elevado todava es ms segura y ms general yendo de abajo para arriba o sea, de las clases primarias a las secundarias. Ms segura : porque embebiendo los alumnos el espritu de investigacin desde la edad temprana, cuando lleguen a las clases superiores han de ser por fuerza ms exigentes con los maestros. No hay medio: o satisfacer las dudas de los discpulos o ridiculizarse a sus ojos, que vale tanto como no ser maestro. Cuanto a ms general no necesita demostracin, puesto que comprende los establecimientos ms numerosos, que son los primarios. Reforma admirable que rene la mejora de los maestros con el aprovechamiento de los discpulos; reforma preciosa que se extiende a todas las clases de la sociedad, y de que tanto necesita el menestral como el literato, porque en todas condiciones es menester discurrir con exactitud, sobre todo para mejorar las costumbres; reforma, en fin, que merece el nombre de filantrpica por excelencia, porque lleva por norte la felicidad del mayor nmero. Pasemos al tercer renuncio. Recuerde el lector que en el papel de 9 de noviembre trata de preconizar el sistema de la memoria como el ms a propsito para infundir hbitos de estudio y recogimiento : que es lo mismo que decir, en el caso de que se trataba, que el sistema contrario (el explicativo) es sistema para formar holgazanes, como ya apunt en uno de mis parntesis. Estamos o no firmes, mi seor Curioso? Pues bien: cmo trata usted ahora de poner miedo con que el sistema explicativo acarrea la ruina del cerebro de los nios, por el excesivo trabajo a que obliga? ¡Hola! ¡Hola! ¡espadita de dos filos tenemos! Pues mire usted como la tomo por el puo y ha de cortarse a diestra y siniestra. Y pues por la misericordia de Dios he podido rebasar por tanta maleza el Aquiles del seor Aritmtico, conviene a saber: a la observacin del Lowell Journal vamos a ver si me restan fuerzas para demostrarle, que por haber querido cargar demasiado la escopeta, se ha salido el tiro por la culata. La aplicacin del pasaje del Lowell Journal a la cuestin presente se me parece ni ms ni menos, como que son parientes muy cercanos, al cuento de los aerolitos que figur en cierto peridico de esta capital por los aos del Seor de 1833. En efecto: ocurri un meteoro gneo en nuestra atmsfera, y sin ms ni ms, hgote desde luego aerolito, para vaciar en el papel todas las conjeturas de los fsicos sobre tan prodigioso fenmeno. Ventlase ahora el punto de las ventajas o desventajas del sistema explicativo porque ahora ver como hecho mano para confundirte de las fatales consecuencias que trae para la triste humanidad el excesivo y prematuro ejercicio de las facultades intelectuales : pero advierta, Untitled-32 14/08/01, 13:43 279

PAGE 292

ESCRITOS EDUCATIVOS 280 \ 280 \ 280 \ 280 \ 280 \ mi amigo, antes de aturullarme, que el sistema explicativo no slo est inocente de semejante culpa, sino que es el medio ms eficaz que puede evitar tan funesto mal en todo plan de educacin. Y ah ver usted como va a salir el tiro por la culata. Pero vmonos muy despacito, porque antes de llegar a esta demostracin quiero hacerle algunas observaciones, que le ensearn que para citar es menester andarse con mas crtica, es menester hilar ms delgado ; y que, as como as, nada en el mundo nos debe eximir de pensar con nuestra propia cabeza. 1—El Lowell Journal habla de todo plan que peque en los extremos: es el consejo antiguo del ne quid nimis apoyado en datos patolgicos. ¡Qu me place el campo de las ciencias experimentales! No ser yo el que recuse su testimonio; y agradezco a usted en el alma que me haya transportado a tan saludable regin. Muy luego se me presentar oportunidad de demostrarle mi gratitud. 2—Las expresiones capitales del Lowell Journal abogan terminantemente por el sistema explicativo Copimoslas, y basta. “Las facultades intelectuales de un nio no deben ejercitarse demasiado (esto incluye memoria y todo lo dems) ni tampoco quedar en inaccin ”; luego si ninguna debe quedar en inaccin, no basta ejercitar slo la memoria. Qu tal vamos, mi seor Aritmtico? ¡Al primer toquecito sale contraproducente el amado de su corazn! No hay que asustarse todava: para eso sobrar ocasin luego. Sigamos con Lowell “Conviene ejercitarlas (todas) lo suficiente para que se fortifiquen (ya escampa y llueven guijarros) sin debilitarse”. De suerte que no contento el Lowell Journal con indicar la necesidad del cultivo da tambin la razn del consejo, para que se fortifiquen sin debilitarse Pero apresuremos el paso, sin detenernos en todo lo que ofrece el camino, porque resta mucho que andar. 3—Es muy peliagudo asignar la causa de la frecuencia de un fenmeno patolgico como el hidrocfalo; y as es como los mismos editores de este peridico provocan a los sabios facultativos a que investiguen las causas de este alarmante incremento si bien ellos se inclinan a creer que el principal orgen de la frecuencia de esta peligrosa enfermedad es el presente plan de instruccin o el desarrollo prematuro de las facultades de los nios. Pero aqu hay mil cosas que desmenuzar. En primer lugar, debe tenerse presente el aumento de poblacin de Londres en los ltimos cincuenta aos, cuyo aumento no baja de la friolera de medio milln, y entonces no es ya tan espantosa la desproporcin de 19 muertos de hidrocfalo en 1783 con 888 en 1832. En la nacin britnica ms que en ninguna otra, as por las instituciones como por sus costumbres parlamentarias y carcter emprendedor, se dedica un extraordinario nmero de personas a destinos y ocupaciones que Untitled-32 14/08/01, 13:43 280

PAGE 293

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 281 / 281 / 281 / 281 / 281 piden una excesiva actividad mental, particularmente en estos ltimos cincuenta aos, que habiendo sido poca de excitacin universal, lo ha sido muy especialmente para Inglaterra, por haberse ventilado en el entretanto todas las cuestiones ms vitales de la poltica, empezando por la revolucin angloamericana y acabando con el bill de reforma. ¡Cuntas vctimas ilustres no han devorado slo la tribuna y la silla ministerial! ¡No hagamos ms que abrir los ojos, para despus cerrarlos sobre el asombroso aumento de escritores y especuladores en todo este mismo perodo de tiempo! Estas consideraciones son tanto ms aplicables cuanto el nmero de muertes de hidrocfalo no es un total de nios de escuela ni de jvenes recin salidos de ellas; sino un total general de los casos funestos en el emporio inmenso de Londres. 4—Advirtase asmismo que no es el sistema explicativo el dominante en Londres, teatro de esas muertes de hidrocfalo, pues a mediados de 1831 todava se lamentaban all muchos hombres de mrito de que apenas haba escuelas como las parroquiales de Edimburgo, establecidas bajo el excelente plan explicativo de mster Wood. Mire usted, seor Aritmtico, que por ac no pasa sin pagar a la aduana. Adelante. 5—La observacin de Lowell Journal podra tener lugar con ms visos de razn respecto a las escuelas para nios demasiado tiernos (infant schools), de las que se encuentran muchas en Inglaterra, y ninguna en este pas. Pero hasta en eso hay sus ms y sus menos. Porque esta cuestin envuelve la importantsima de la edad en que debe comenzar la instruccin, de la influencia del clima en el desarrollo de las facultades y de las disposiciones peculiares de cada individuo. Basta apuntar estos tres captulos para percibir a un golpe de vista, no slo cun difcil, sino cun imposible debe ser dictar reglas generales en la materia. As puede decirse que un nio de seis aos ya pierde tiempo entre nosotros, en un clima bajo el cual apenas hay infancia para valerme de la grfica expresin de una tan bella como ingeniosa compatriota. A este propsito, recuerdo aquella pregunta de Quintiliano: “ Cur autem non pertineat ad litteras actas, quae ad mores jam pernet ?”. Y por qu no ha de ser capaz de instruccin una edad que lo es para irse formando en las costumbres? Y aqu de la fisiologa, mi seor Aritmtico. Esta ciencia nos ensea que en la corta edad, el cerebro, como los dems rganos, se halla ms tierno y susceptible de impresiones, y es necesario no dejar endurecerlo al tiempo, porque de lo contrario se llega tarde. Se entiende un ejercicio moderado y adecuado, no como quiera a la edad, sino hasta a las circunstancias individuales del educando. Pero volviendo a lo anterior: es observacin constante que los nios que comienzan a instruirse ya formados, se quedan siempre rezagados. As lo observ el gran prctico Quintiliano, que tom la pluma para escribir sobre educacin despus de veinte aos de magisterio; as lo observaba nuestro infatiUntitled-32 14/08/01, 13:43 281

PAGE 294

ESCRITOS EDUCATIVOS 282 \ 282 \ 282 \ 282 \ 282 \ gable Varela, despus de doce aos de ctedra, expresndolo tan donosa como familiarmente en unas palabras que nunca olvidar: “Amigo mo, la gente de canasta es la que me hace toda la campaa”; y as lo tocarn cuantos manejen nios en todas partes, y muy particularmente en esta tierra, madre fecunda de la precocidad y del despejo. Pero aqu no estamos en el caso de los infant schools porque la mayor parte de los nios no empiezan a ser instruidos hasta la edad de 7 a 8 aos, y la mayora de las escuelas primarias la componen alumnos de 10 a 12. As que las breves observaciones que acabo de apuntar no llevan ms objeto que hacer palpar cuanto se exponen a caer los que no andan con tiento por este escabroso terreno. 6—La observacin de Lowell Journal como insinu en otro lugar, es una especie de tirte-afuera una excelente amonestacin contra todo gnero de exceso en toda especie de sistema. Porque el exceso puede consistir o en estudiar demasiado nmero de materias a un tiempo o en estudiar materias demasiado abstractas, o en no proporcionarlas al entendimiento del alumno, o en exigirle demasiado de memoria En esto ltimo precisamente es en lo que se ha pecado con ms frecuencia, afligiendo a los nios con esfuerzos extraordinarios: de modo que la observacin de Lowell Journal debe ms bien aplicarse al ingrato sistema de aprender de coro que no al agradable de la explicacin Se ha notado constantemente por cuantos han visitado las escuelas montadas segn el mtodo explicativo, que los discpulos no presentan absolutamente el aspecto ordinario de unos muchachos de escuela, apremiados a una tarea desapacible, sino por el contrario las caritas alegres y animadas de unos nios que estn jugando. Ni puede ser de otra manera, como es bien fcil convencerse; pues en vez de hostigar al muchacho con una repeticin puramente mecnica de sonidos y trminos tcnicos, se despierta su atencin, se satisface su curiosidad y se divierte su fantasa. Y aqu entra la demostracin ofrecida, a saber: que lejos de estar sujeto el sistema explicativo a los inconvenientes que tan gratuitamente quieren impugnarle, es, por el contrario, el nico medio de atajar el torrente de males con que los dems mtodos y sus excesos inundan el terreno de la educacin. Efectivamente, cuatro son los objetos capitales que propone el sistema explanatorio: 1 hacer ms fcil y agradable la adquisicin del arte de la lectura mecnica hasta cierto punto; 2 sacar partido de la doctrina particular contenida en cada pasaje que se lee; 3 ir aumentando insensiblemente, por medio de un anlisis ms o menos extenso, el caudal de voces del discpulo; y, finalmente, y sobre todo, habituarle a discurrir poco a poco acerca de cualquier objeto que se le presente. Y ved aqu realizado aquel vivo deseo de aquel gran practicn de aquel gran pensador y conocedor del mundo, del gran Miguel Montaigne: “Que se infunda al nio una honesta curiosidad de informarse de todas las Untitled-32 14/08/01, 13:43 282

PAGE 295

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 283 / 283 / 283 / 283 / 283 cosas; cuanto haya de particular en torno suyo, lo ver; un edificio, un papel, una fuente, un hombre, el lugar de una batalla, el trnsito de Csar o de Carlomagno..., todo sirve de libro en este aprendizaje”. Fcil es deducir de estas premisas que el mtodo explicativo es el mejor barmetro que puede tener el maestro para conocer la capacidad de sus alumnos, como que le obliga, segn dijo muy atinadamente la Comisin, a acomodar precisamente la enseanza a la edad y disposicin de cada uno de los discpulos ; objeto que se alcanza tanto mejor cuanto se les hace pasar por una serie de lecciones graduadas como se practica en los establecimientos donde se usan libros apropiados al caso. Luego si este sistema ofrece el ms seguro criterio para tantear las fuerzas de cada alumno, y en consecuencia va por grados, interesndolos en trminos de mirar la instruccin hasta como un recreo, resulta ms claro que la luz meridiana que ese mtodo admirable es el ms natural, el ms adecuado, el ms conservador de la salud corporal y mental de los interesantsimos renuevos de la humanidad. Rehuya, pues, despavorida al aspecto brillante de la verdad la daosa intencin con que se ha querido retraer a los padres de familia en enviar a sus hijos a establecimientos donde reina el saludable mtodo explicativo, arredrndoles con el temor de que pudiera en ellos peligrar la salud de las prendas de su corazn. ¡Hombre deslumbrado! ¡En un terreno que est clamando por el recio de los estmulos, sembrar as la semilla del desaliento! ¡As se tratar de clavar el pual en el tierno pecho de nuestra naciente educacin! ¡Pero, no, padres!, pensad, meditad en el ms sagrado de todos los negocios, y no os dejis arrastrar por las sugestiones apasionadas de los que se empean en torcer las aguas del curso que por fin han tomado, que han debido tomar y que continuarn tomando si la providencia no abandona a los buenos. Pero prosigamos con nuestro anlisis. Como en una de mis preguntas requiriese yo a usted si admitira las pruebas de experiencia presentadas en una escala inmensa se contenta usted con decirme que: “Cuando los sabios enciclopedistas de diez y doce aos, a que alude sin duda, hayan llegado a los veinte veinticinco, podremos juzgar del buen resultado de su enseanza. Hasta entonces, debitat augustinus ”. Una de dos: o usted no ha entendido, o afecta no entender la tendencia del sistema explicativo; porque l es cabalmente el reverso de la medalla. No hay mtodo que ataque ms de raz el sistema de formar omniscios y maquinitas repetidoras. No ve usted que fortificando el juicio de los nios desde la tierna edad con la continua explicacin, se les acostumbra a que usen naturalmente de su propia cabeza, a que prefieran el saber bien al saber mucho y a que no se metan en lo que no entienden? As se les hace palpar que el hombre vale ms por sus propias observaciones que por las ajenas aprendidas. No es menester aguardar hasta que estos muchachos lleguen a la Untitled-32 14/08/01, 13:43 283

PAGE 296

ESCRITOS EDUCATIVOS 284 \ 284 \ 284 \ 284 \ 284 \ mayor edad para juzgar del buen resultado de su enseanza. Pero si Dios nos da vida, y para entonces llegan esos mozalbetes a escribir alguna cosilla as de memorias o que se le parezca, se echar de ver que piensan con su propio cerebro, y que de todo toman cuenta y razn, nada parecidos en esto a ciertos escritores de hogao, que en quitndoles los libros... Dios guarde a usted muchos aos, vienen de bruces o no pueden caminar, que es una lstima, ni ms ni menos, como sucede en los cojitos cuando les quitan las muletas. Et imprimitur libris farandula talis “Ms, en suma, sigue usted y le sigo yo, a quin corresponde decidir esta cuestin y aplicacin de los mtodos de enseanza? Yo creo que los maestros, se responde usted mismo, en razn de su estudio y experiencia, son los nicos que pueden resolverla con acierto”. En su consecuencia, reprueba usted que la Seccin de Educacin haya tomado la iniciativa en un asunto de tanta trascendencia. Ambas cuestiones quedan ventiladas en otro lugar, y as sobre ellas no molestar ms a mis lectores. Me limitar tan slo a llamar la atencin sobre la ltima parte del prrafo de usted en que trata de censurar la prctica nuevamente introducida de explicar los maestros la doctrina cristiana, fundndose en que esta es una funcin peculiar y privativa del clero que exige estudios especiales y profundos, y que aun los seglares que se entrometan a ejercer este ministerio se hacan reos de profanacin Son tantas las reflexiones que se me agolpan sobre este pasaje, que hara interminable el presente escrito, si tratara de apuntarlas. Me ceir a dos o tres de las ms obvias y concluyentes. Si slo al clero se entregara exclusivamente la explicacin de la doctrina cristiana, entonces con qu fin se examina por la misma autoridad eclesistica sobre tan importante materia a todos los que aspiran a ser maestros de primeras letras, como conditio sine qua non ? No sern examinados, por cierto (y lo son muy prolijamente, que me consta), slo para tomar lecciones de memoria pues para eso basta tender la vista sobre el catecismo y escuchar la retahla del papagayo. Para qu ser, pues, el severo examen, mi seor Aritmtico? ¡En qu estrechos me le pone a usted su mala causa! Pero vamos por otro rumbo. Si repugna usted que los maestros expliquen la doctrina, a pretexto de que slo al clero compete este ramo, tambin repugnar usted que los padres lo hagan con sus hijos. No, seores padres, de hoy ms os est vedado inculcar a vuestros hijos los principios y mximas de la religin, porque para eso se necesita alguna explicacin. Qu tal, mi seor Curioso? ¡Que siempre hayamos de venir a parar en una reductio ad absurdum ? ¡Qu fatalidad! No, seor, los padres, as como los preceptores son cooperadores natos del clero en el desempeo de tan sagrado ministerio. Cada escuela es un legtimo plpito para exponer las verdades de la religin; plpito tanto ms necesario, cuando debiendo haber en la ntima clase padres incapaces de desempear aquel encargo se Untitled-32 14/08/01, 13:43 284

PAGE 297

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 285 / 285 / 285 / 285 / 285 interesa altamente la religin y la sociedad en que los maestros suplan una falta de tanta trascendencia. Por supuesto que a un maestro de primeras letras no puede exigrsele las explicaciones profundas de un telogo o de un expositor, ni tampoco se necesita tanto. Me explicar con toda claridad. Repito a usted, seor Aritmtico, que usted no ha entendido o afecta no entender la esencia y tendencia del sistema explicativo. Quin ha tratado de hacer de los preceptores Jernimos, Agustinos, Tomases ni Bossuets? El objeto principal del sistema explicativo es hacer comprender a los nios las mismas palabras que recitan sin meterse en honduras teologales, a fin de que entiendan lo que les prescribe el mismo Dios, y que no suceda lo que aconteci en cierta escuela que usted sabe muy bien, habr cosa de un ao. La cuestin no pudo ser ms simple. Fue el caso que habiendo preguntado uno de los concurrentes a dos o tres nios, digo, nios ya de 12 a 13 aos, qu significaba dar posada al peregrino no saban, los pobrecitos, ni qu era posada ni qu peregrino Este hecho vale ms que cien volmenes a favor de la explicacin. Reos de profanacin llama usted a los seglares que se meten a explicar la doctrina cristiana... Reos de lesa razn y de lesa religin apellidara yo a los que, despus de hacerles palpar las ventajas de la explicacin, persistieran todava en negar a sus alumnos este pacto de vida y salud. Hay pasajes en la doctrina sobre los cuales no conviene atraer la atencin de los mismos, aade usted, y as es la verdad; pero lo mismo sucede en todos los dems ramos del mundo. Este argumento prueba demasiado, y por consiguiente ad nihilum valet Y si no, dgame usted: no ocurre a cada paso que los padres y maestros se vean asaltados de preguntas sobre objetos naturales que llaman la atencin a los nios, las cuales no deben contestar? Pues hay algunos pocos puntos (en la doctrina son poqusimos, particularmente en la parte moral, que es la que ms pronto precisa inculcar) a que no se debe contestar, no contestar a ninguno. He ah pintiparado el mismo argumento de usted. 2 Finalmente, me recomienda usted en conclusin, que si usted y otras muchas personas que piensan del mismo modo, estn equivocadas es de 2.Oigamos a este propsito la voz del ilustre Jovellanos. Sus palabras probarn entre otras, tres cosas, 1 Que la educacin religiosa est encomendada no slo a los prrocos sino a los padres y maestros 2 Que aun esto le parece poco, y propone mejorar el mtodo de enseanza, para conseguir el fin apetecido. 3 Que es partidario decidido del sistema explicativo Copimoslas, pues. “La enseanza de la moral cristiana presupone el conocimiento de los misterios de la religin que estableci su divino autor. Pero cul es el plan de educacin que haya reunido en un mismo sistema estos dos sublimes estudios? Cul es el que haya consagrado a ellos todo el tiempo y todo el cuidado que requieren? Cul es el que los haya tratado en el orden, por el mtodo y con la extensin que convienen a su dignidad e importancia? Untitled-32 14/08/01, 13:43 285

PAGE 298

ESCRITOS EDUCATIVOS 286 \ 286 \ 286 \ 286 \ 286 \ esperar que se procurar desengaarles sin injurias ni vituperios: las razones sern suficientes. Esto es dar a entender que en mis preguntas se le ha injuriado a usted y se le ha vituperado. Que respondan ellas por m; el pblico las ha visto. Y cmo se atreve usted a insinuar semejante especie? ¡Tctica antigua de derramar as el veneno, como quien no quiere la cosa, contando con la impresin que pueden haber hecho en el pblico las polmicas que ha tenido usted con otros campeones, y contando tambin con el tiempo que ha dejado usted transcurrir, para que se olviden o confundan las especies, como dije a usted en la portada! ¡Ya quisiera yo ver tan claro en todos los libros, como leo el de las intenciones de mi seor Curioso! Para evitar, uno y otro aquellos escollos, he de menester de usted (y la cuestin lo merece) me conteste por separado, y sin aguardar el da del mes en que le toca salir a ajustar cuentas por esos mundos de Dios, para que despus se las ajusten. Cuanto a razones, no se me quejar usted de escasez de ellas; y en cuanto a suficientes, el pblico, el pblico imparcial echar su fallo irrevocable. Tal vez juzgarn los sensatos que he malgastado mi tiempo y mi calor en combatir especies que estaban destruidas por s mismas. Pero recuerden para mi descargo que no existe como quiera una sola especie de vulgo en la sociedad, sino que esta se halla plagada de muchos vulgos, de cuyas mentes pueden desarraigarse los buenos principios con los egugios de la sofistera. As que yo creo con San Agustn que es practicar una obra S que esta enseanza se halla confiada as al cuidado de los padres de familias, como al celo de los prrocos y ministros de la iglesia, y no debo dudar que sea el principal objeto de la vigilancia de unos y otros. Mas, a pesar de esto, quin no conoce la imperfeccin con que se hace? Porque es constante que muchos padres de familia la descuidan, o por ignorancia, o por desidia, o porque estn persuadidos a que es toda de cargo de los prrocos; y por otra parte lo es de los prrocos, no teniendo otro medio de comunicarla que plticas y exhortaciones dominicales, ni pueden suplir enteramente el descuido de los padres, ni hacerla descender individualmente a todos los feligreses. Resta en verdad el cuidado de los maestros de primeras letras, pero ya se ve que este medio no alcanza a todos ni a la mayor parte de los nios, y que al cabo se reduce a hacerles decorar una parte del Catecismo, que se aprende y no se comprende... Qu hay por qu adivinar que en materia de religin sea la instruccin tan imperfecta y limitada, aun en personas que se dicen bien educadas? Ni qu tampoco que la juventud salga al mundo tan indefensa y poco prevenida contra los sofismas y artificios de una impiedad que la asesta por todas partes?”. Y en otro lugar: “A estos (los nios) se sealar igualmente una lectura cada domingo, y se cuidar de que la digan, o ms bien la expliquen todos o la mayor parte de ellos que cupiere. Y digo la expliquen, porque estas lecciones no se llevarn de memoria, sino que se har que cada uno la haya estudiado de manera que pueda dar razn de su contenido cuando fuere preguntado. En esto no irn precisamente atenidos a la letra, y la doctrina se gravar ms bien en su corazn que en su memoria”. Y en otro, finalmente: “Tampoco quisiera yo que se obligase a llevar estas lecciones de coro, sino as estudiadas y entendidas, que pudiesen dar razn de su contenido...” ( Memoria sobre educacin pblica .) Untitled-32 14/08/01, 13:43 286

PAGE 299

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 287 / 287 / 287 / 287 / 287 de misericordia el ridiculizar semejantes extravos, para que no cunda la mala semilla: “Haec tu misericorditer irride, ut eis ridenda ac fugienda comendes” Si he abusado, pues, de la paciencia de los lectores, perdneseme, no en gracia de mi propia defensa sino de la causa santsima de la educacin. A pesar de la extensin de este papel, si bien se repasa, se advertir que todo l no pasa de unas meras insinuaciones que pediran un amplio desarrollo. En fin, yo he querido tambin dar un testimonio autntico del respeto que me inspira la opinin de mis conciudadanos. Y cmo? Procurando fundar mis asertos, porque jams ha intentado se le crea sobre su palabra el que siempre ha llevado por divisa aquella sentencia del maestro Sneca: “Non eni me cuiquam mancipari: nullius nomen tor: multo magnorum virorum juidicio credo aliquid et meo vindico” He ah la profesin de fe moral y literaria, tan inseparables de por s como incongnitas Mismo Habana, enero 10 de 1835.SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA VII VII VII VII VII POR HILA DELGADO[ JOS DE LA LUZ]( Diario de la Habana, enero 24 de 1835.) Nil agit exemplum, litem quod lite resolit. Horacio Mala la hubisteis, franceses, en sta de Roncesvalle. (Traduccin libre) Al seor Director de las Escuelas Lancasterianas de Regla. Sencillsima es la cuestin entre nosotros. El Director de las Escuelas Lancasterianas de Regla ley un discurso de apertura en los ltimos exmenes, en que recomienda a la Real Junta de Fomento la utilidad y aun necesidad de atenerse al principio lancasteriano en toda su sencillez, sin permitir que se ofenda sta so pretexto de mejoras y reformas, que si bien son aplicables a otros establecimientos, no podan tener lugar en el de su Untitled-32 14/08/01, 13:43 287

PAGE 300

ESCRITOS EDUCATIVOS 288 \ 288 \ 288 \ 288 \ 288 \ cargo, por los gastos que acarreara a los alumnos de la clase menesterosa. Y como notare Hila Delgado en la relacin de los exmenes una clase nada menos que de Astronoma, sali pidiendo al seor Director la razn de semejante anomala, despus de haber puesto por las nubes su amartelada sencillez. Tambin advirti Hila Delgado que las mejoras, lejos de oponerse a la sencillez, contribuan a mayor simplificacin y que las ms importantes y aplicables a toda especie de establecimientos y muy especialmente a los primarios, lejos de pedir esos ponderados gravsimos gastos, no exigan ms fondo que celo e inteligencia de parte del Director. A lo primero respondi este seor que l no era ms que un mero ejecutor de las instrucciones de la Junta, y que as no era con l la cuestin, mxime cuando sus ideas sobre educacin las haba explayado en una Memoria, escrita ex profeso. Replicsele, demostrando que por evitar a Scila se haba estrellado en Caribdis, puesto que l se hallaba en su discurso no como rgano de la Junta, sino por s y ante s, como se evidencia de su contexto. He aqu el ltimo prrafo que ofrec aclarar con algunas notas en confirmacin de mi aserto. Despus de recomendar cun ventajoso es el sistema lancasteriano para difundir la instruccin de las primeras letras en la clase pobre, contina en estos trminos: “...lo cual me conduce a otra observacin que juzgo digna de consignar en este lugar, y es la necesidad de adherir estrictamente a l 3 en escuelas que, como las de este pueblo (el de Regla), estn principalmente destinadas a la instruccin de la expresada clase (la menesterosa), sin permitir que se altere a pretexto de mejoras y reformas, 4 que aunque tiles y provechosas en otros establecimientos, tienen el 3.De suerte que si el sistema lancasteriano se mejora, y hasta se simplifica ms (porque simplificar, no como quiera es mejora, sino mejora de mejora), no se debe hacer alteracin sino adherir estrictamente a l tal como est. Pues en Inglaterra, seor mo, cuna de este sistema, no ha cesado de estarse perfeccionando desde su nacimiento hasta el da de hoy. Ni cmo puede ser de otra manera? Hay invento humano que no lo perfeccionen el tiempo, la experiencia y la observacin? ¡Ay de los mtodos y progresos desde que se dice non plus ultra La doctrina contraria es la que puede y debe predicarse: puede, porque es la verdadera, debe, porque es la provechosa. 4.Por qu esta resistencia a las mejoras y reformas, de parte de usted, seor Director? Y querr usted hacer creer todava que no habla por s mismo sino como humilde instrumento de la Junta? Usted que le hace observaciones y hasta le da consejos? Entendmonos: no lo digo por vituperarle a usted en esta parte de dar su voto (nada ms repugnante a mis principios), sino para probarle que habla usted en su discurso por s y ante s, y no como rgano de la Junta. Por consiguiente a usted y slo a usted toca dar cuenta de sus opiniones peculiares. Pero volviendo a la pregunta: Por qu tanta resistencia a las mejoras y reformas? Qu reformas tan temibles son esas, que previene usted a la Junta que est alerta para no dejarse sorprender por ningn Untitled-32 14/08/01, 13:43 288

PAGE 301

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 289 / 289 / 289 / 289 / 289 gravsimo inconveniente de acarrear gastos, que pocas familias pueden sufragar. 5 El mejor sistema de instruccin popular es el que alcanza a mayor nmero de individuos, o lo que es lo mismo, el ms barato. 6 Este principio tan luminoso como humano y benfico, es el que adopta la Junta 5.Quin que lea esto sin estar en antecedentes, no creer que usted se contrae a reformas y mejoras que piden un dineral, cuales son el establecimiento de nuevas clases, compra de instrumentos, libros, etctera, etctera, como acontece en los institutos secundarios? Contrado a una escuela gratuita, costeada por la Junta de Fomento, mucha menos aplicacin puede tener el tal consejo, porque nunca sern los particulares los que costearan las mejoras. Pero ni aun respecto a ninguna escuela primaria pagada por los padres halla cabida semejante institucin. Porque no se trata de mejoras que necesiten dinero, sino de aquella que no exige ms fondo que celo e inteligencia de parte de los maestros. En una palabra, para hacer entender a los muchachos lo que leen y la parte moral del Catecismo, para hacerles calar el sentido de las cosas en lugar de atenerse meramente a las palabras, como unos papagayos, no es menester gastar ni un ochavo ms. Se sonroja la razn de haber de tenerse a demostrar verdades que se palpan como unos axiomas. 6.Siempre que con l se alcanza el objeto, se entiende. De forma que si hay un medio de hacerlo an ms barato, debe adoptarse. Confiese usted que es forzoso admitir el principio de las mejoras, porque lograr el objeto an ms barato es una verdadera mejora. Por otro lado, introducir una novedad que no aumente el gasto, y con la cual se consigue mejor el fin y ms pronto, es tambin una mejora que debe admitirse en las escuelas populares. Luego aun en el sistema lancasteriano aplicado a la instruccin de las clases menesterosas ha lugar a reformas, y nada menos, que a reformas de dos clases: las unas para abaratar ms lo barato; las otras para alcanzar mejor el objeto, sin incurrir en nuevos gastos. No hay arbitrio: usted a cerrar a cal y canto la puerta a las reformas, y yo –-o mejor dicho la sana razn— a abrirla a todo trance y con cualquier llave. pretexto? Sin duda que debe usted aludir a aquellas en que se ocupan tiempo ha algunos establecimientos, y que son tan recomendadas en el da por la Seccin de Educacin; porque de otra suerte no vendra al caso la indicacin tan formal de usted. Teme usted, pues, que cunda hasta la Junta ese mismo deseo de mejorar o que llegue por lo menos a los inspectores de las Escuelas Lancasterianas comisionados por ellas y que se atrevan a proponerlas y recomendarlas. Pero en resolucin: a qu se reducen esas mejoras. A recomendar el sistema explicativo? Se opone esto al sistema lancasteriano? Ataca por ventura su sencillez? Muy al contrario, la explicacin contribuye muy principalmente a disminuir el fastidio de la lectura (cuya difusin es uno de los grandes fines de enseanza mutua), y por consecuencia forzosa, a facilitar su adquisicin. Luego a qu declamar contra una mejora que aumenta esa sencillez que tanto ha encarecido usted. Ni viene al caso que el seor Director se las escuelas de Regla haga mrito de haber abogado por las mejoras tiles en otros escritos suyos. Lo ha hecho as en el discurso de que se trata? Esta es la cuestin. Ah estn sus palabras. Untitled-32 14/08/01, 13:43 289

PAGE 302

ESCRITOS EDUCATIVOS 290 \ 290 \ 290 \ 290 \ 290 \ en la creacin de estas escuelas; 7 y mi principal cuidado, mientras conserve su direccin, ser mantener en toda su pureza y sencillez primitiva un sistema que tan tiles resultados produce. 8 Al segundo punto, esto es, a que las mejoras de que se trata ni complican el sistema lancasteriano, ni cuestan medio real de aumento de gastos, siempre ha huido usted contestar. El porqu lo ver el lector en las notas; y as es ocioso detenernos aqu en el particular. Vamos pues, a otra cosa. Supuesto que usted dice que ser el primero en aplaudir al que diga cosas ms tiles en estas materias, pues ni est aferrado a sus opiniones, ni aspira a ms que hacerse cada da ms capaz de cumplir fielmente con las obligaciones de su profesin, me parece que, tomando a usted la palabra, podr aconsejarle establezca, o recomiende a la Junta de Fomento para que se establezca en las escuelas de su cargo, el sistema de la explicacin en los ramos que en ellas se ensean. Pues habiendo clases separadas para la geografa y principios de astronoma, y esto para nios que permanecen en el instituto uno y dos aos despus de concluidos sus ramos primarios y para ms afirmarse en ellos —disposiciones que nunca sern suficientemente alabadas— parece muy natural que a lo menos en esos dos aos se les fortifique ms en la inteligencia de lo que leen y en la de la doctrina cristiana, o bien antes en las mismas clases lancasterianas. Porque en puridad, no parece una inconsecuencia que haya dos aos para dedicar a la tenedura, geografa y astronoma –-ramos excelentes en s y muy buenos para desenvolver las facultades de los nios, y ramos a los que tengo una inclinacin decidida— no es una inconsecuencia, repito, que sobre tiempo para esto y no se consagre una pequea fraccin al fin ms principal y urgente de la instruccin, que es hacer entender lo que se lee y lo que se 7.Hizo muy bien la Junta en adoptarlo. Y acaso se opone el principio de la explicacin al principio lancasteriano? Ya queda demostrado que, lejos de oponerse, le favorece eficazmente. Cunto quiere usted apostar a que si se propone a la Junta esta mejora la recibir con aplausos? Como que no podr menos de convencerse de su utilidad una Corporacin tan dcil y circunspecta y que siempre invoca el dictamen de los inteligentes en las materias que lo exigen. Yo conozco sobradamente a los Inspectores de las Escuelas de Regla, y estoy persuadido (y quin no lo est?) de que abundan en estas ideas y de que no tardarn mucho en proponerlas a la Corporacin, as le han expuesto otras reformas que han tenido por conveniente, y que se han dignado aprobar, no porque vinieran de los inspectores, sino porque venan apoyadas en la razn y en la experiencia. 8.Que vale tanto como decir que se cierra usted a la banda a no admitir reformas ni mejoras, y lo repito en conclusin para que nadie alegue ignorancia. Cuando las cosas se rectifican, lejos de alterarse, aumentan los quilates de su pureza; y en cuanto a la sencillez, ya hemos manifestado cmo se promueve y alcanza ms y ms por el camino de las mejoras. Untitled-32 14/08/01, 13:43 290

PAGE 303

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 291 / 291 / 291 / 291 / 291 nos manda, fin ante el cual todos los dems son secundarios y de lujo? Ni qu provecho se saca, ni aun para saciar la curiosidad de los nios, con unas nociones de astronoma aprendidas exclusivamente de coro y sin la ms leve tintura de explicacin? As que lo primero es lo primero, y sobre todo en escuelas lancasterianas, dejando para ms adelante esos ramos ya secundarios. Se ve, pues, que lejos de oponerse estas reformas al principio benfico y humano adoptado por la Junta, contribuyen por el contrario a facilitar los beneficios que se intentan dispensar y a asegurar los ya recibidos. Y he aqu la ms bella coyuntura de dar un nuevo testimonio de ese celo acreditado por las reformas tiles de que hace usted mrito en su papel. As lo esperamos tambin de su ingenuidad y buena fe. Obras, obras son amores, que no buenas razones. Aqu debera terminar este artculo, porque ya se ha dicho lo que hace al alma del negocio. Mas no quiero levantar la pluma sin contestar a los dos particulares con que usted finaliza su papel. Dice usted que sera tiempo y papel perdido el que gastase en rebatir las injuriosas imputaciones del mo. Muy fcil es hablar; pero probar, hoc opus hic labor Yo le desafo a usted que seale un solo pasaje de mi artculo que contenga semejantes imputaciones. Yo no hice ms que ponerle a usted en un dilema, en un estrecho; y es bien sabido, segn la naturaleza misma de esta especie de argumentacin, que las consecuencias no recaen sobre el sujeto sino condicionalmente, esto es, si escoge cualquiera de los dos extremos. De modo que en siguiendo otro rumbo se escapa de los escollos que le cercan. Sgalo usted y estamos del otro lado. ¡Peregrina ha estado la inferencia de algunos amigos del seor Director en creer que Hila Delgado codicia su destino! Otro que no conociera el terreno tomara pie de aqu para crismar desde luego a los tales amigos de gente de vista muy corta y muy gorda. Yo empero le hago a usted el honor de creer que usted no cree ni jota de semejante cosa, y que esto no es ms que un ardid o estudiantina (que la gente de guerra llamara diversin, y para m lo es). Si no hubieran varios motivos que me lo hicieran juzgar as, bastaran las mismas expresiones que usted aade al canto. Mas esto no pasa quiz de una vana sospecha. Tan poco firme est usted en su creencia que, no contando con decir que no pasa de una sospecha, le agrega el epteto de vana, como para remachar el clavo? Pero vamos al grano. Demasiado saba usted quin era Hila Delgado desde el primer interrogatorio del primer artculo, cuanto ms despus de haber entrado en tan largos pormenores en el subsecuente. Yo veo clarsimamente los fines que usted se ha propuesto con la estudiantina: 1. Tirar la piedra al hombre que se encubre bajo el disfraz de Hila Delgado y esconder la mano, para que l creyera que usted se la tiraba a otro, y esto porque usted se ha figurado que tiene por qu temerle; 2. hacer creer al Untitled-32 14/08/01, 13:43 291

PAGE 304

ESCRITOS EDUCATIVOS 292 \ 292 \ 292 \ 292 \ 292 \ pblico que no se le combata a usted con razones, sino por miras de inters. Hacer una diversin para distraer del asunto principal, y as hasta tener ocasin de forzar al caso la decimita del pobre Caldern, que se le resista sino como gato boca arriba. Vamos, seor Director, diga la verdad, por su nima: qu usted crea darnos mamola? Estas tretas las pueden usar los pajarracos cuando dan con cazadores bisoos, que no tienen ejercitado ni el olfato ni la vista, ni nada. Y qudese esto aqu y peor es menearlo, y no se queje usted de que me le presente enmascarado, que si la mscara suelto ms le ha de doler a usted que a m y que a nadie; que si yo la llevo alguna vez es porque quiero que mis razones, y no mi nombre (porque no me faltan tampoco mis amiguitos y paniaguados por la misericordia de Dios), se abran camino en el nimo de mis lectores, porque si se tratase de lance de honor, en que fuera cobarda el llevarla, se entiende cobarda literaria, que no soy espadachn, sera el primero a echarla a tierra su siempre el mismo — Hila Delgado .SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS SOBRE EL MTODO DE ENSEANZA DE LAS ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA ESCUELAS LANCASTERIANAS DE REGLA VIII VIII VIII VIII VIII POR HILA DELGADO[ JOS DE LA LUZ]( Diario de la Habana, enero 29 de 1835.) Encore un coup, mon ami. Poquito, pero bueno. Dije en mi ltimo artculo que el sistema lancasteriano no haba cesado de estarse perfeccionando en Inglaterra, su cuna; y dije tambin que lejos de oponerse el sistema de la explicacin al principio lancasteriano, por el contrario lo fomentaba eficazmente, facilitando la adquisicin de la lectura, cuya difusin es uno de los fines primordiales de la enseanza mutua. Ahora bien, seor Director: lea usted, para sus delicias, el Diario de hoy, y en l encontrar las instrucciones dadas por el Ministerio del Interior a don ngel Villalobos y don Diego Leonardo Gallardo, comisionados por Su Majestad para estudiar en Londres el sistema de enseanza mutua, cual se practica en el da –-prueba evidentsima de Apndice al artculo del 24 de Hila Delgado dirigido al mismo seor Director de las Escuelas Lancasterianas de Regla Untitled-32 14/08/01, 13:43 292

PAGE 305

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 293 / 293 / 293 / 293 / 293 que se ha mejorado despus de su introduccin— en la escuela establecida por la sociedad denominada de Escuelas Britnicas y Extranjeras. Todo el tenor de tan circunstanciadas instrucciones es una prueba continuada de las mejoras que ha ido recibiendo con el tiempo, la observacin y la experiencia, como he manifestado a usted, que no puede menos de suceder con todo invento humano, ese mismo sistema lancasteriano que usted gratuitamente ha querido dejar insusceptible de mejoras y reformas. Pero no es eso lo peor, que ahora sigue lo ms porfiado. No como quiera puede recibir y ha recibido reformas el principio lancasteriano, sino que esas reformas y mejoras se hacen consistir principalmente en la introduccin del sistema explicativo. Por lo cual encarga muy especialmente el Ministro a los seores Comisionados observen con el mayor cuidado el uso que se hace all de lo que llaman principio interrogativo, o prctica de preguntar el significado de las palabras –-es decir, el mismsimo principio explicativo o explanatorio con otro nombre— extendindole hasta las clases inferiores. Y basta y aun sobra, porque creo haber probado lo que me propuse: 1 Que en Inglaterra se ha perfeccionado el sistema lancasteriano. 2 Que uno de los medios principales de conseguirlo ha sido la introduccin del explicativo. Quid ad hoc ? Committere caveas quod mox mutare labores Siempre el mismo Hila Delgado Habana, 25 de enero de 1835. Untitled-32 14/08/01, 13:43 293

PAGE 306

ESCRITOS EDUCATIVOS 294 \ 294 \ 294 \ 294 \ 294 \ (11 de junio de 1835.) En 30 de enero prximo se sirvi el amigo don Manuel Arizmendi dirigir un oficio a esta Real Sociedad Econmica, acompaando varios impresos relativos al establecimiento de educacin fundado por el teniente coronel don Ramn Carpegna, en San Juan de Puerto Rico, patria de uno y otro, a efecto de que la Sociedad lo auxiliase con sus luces para el mejor desempeo de tan importante como espinoso ministerio, sometiendo a ella con modesta sinceridad y franqueza cuantas ideas y doctrinas encierran aquellos interesantes papeles. La Sociedad, como era regular, pidi informe a su clase de educacin y la clase de educacin nos honra sobremanera, pidindolo a nuestros cortos alcances, primero que pasar el suyo a la matriz. Para corresponder dignamente a tal confianza sera necesario escribir un volumen entero, siendo muchas y vitales las cuestiones que se tocan en los escritos del ilustrado seor Carpegna. Afortunadamente, la circunstancia de enderezarse el presente informe a una persona en quien se anan tantas y tan singulares prendas para la enseanza, como encontramos en el digno Director del establecimiento de Puerto Rico, nos exime de tan grave tarea. Con efecto, seores, profunda instruccin en la materia, vastas miras de mejoramiento a favor de su suelo nativo, encendidas por el ms ardiente patriotismo, entusiasmo por la profesin, ideas exactas y elevadas de la dignidad y dificultades del ministerio, ntimo conocimiento del terreno para mejor remover los estorbos locales (de los cuales algunos asoman y se traslucen por entre su misma modestia y miramiento) y lo que vale ms que todo, una mano maestra y ejercitada que se descubre de luego, aun cuando no nos sealara despus, para ms autorizar su palabra, la clebre escuela donde se haba formado; tales son los caracteres que distinguen no solamente todos estos escritos, sino hasta cierto punto a su autor mismo, desde la primera pgina hasta la ltima. Y cmo podramos nosotros, tan aficionados a estas materias, a la educacin, base nica de nuestra reforma social, cmo podramos menos de haber simpatizado con un hombre deINFORME PRESENT INFORME PRESENT INFORME PRESENT INFORME PRESENT INFORME PRESENT ADO ADO ADO ADO ADO A LA CLASE DE EDUCACI"N DE LA REAL A LA CLASE DE EDUCACI"N DE LA REAL A LA CLASE DE EDUCACI"N DE LA REAL A LA CLASE DE EDUCACI"N DE LA REAL A LA CLASE DE EDUCACI"N DE LA REAL SOCIEDAD ECON"MICA SOCIEDAD ECON"MICA SOCIEDAD ECON"MICA SOCIEDAD ECON"MICA SOCIEDAD ECON"MICA SOBRE EL EST SOBRE EL EST SOBRE EL EST SOBRE EL EST SOBRE EL EST ABLECIMIENTO ABLECIMIENTO ABLECIMIENTO ABLECIMIENTO ABLECIMIENTO DE EDUCACI"N FUNDADO DE EDUCACI"N FUNDADO DE EDUCACI"N FUNDADO DE EDUCACI"N FUNDADO DE EDUCACI"N FUNDADO POR DON RAM"N CARPEGNA EN SAN JUAN POR DON RAM"N CARPEGNA EN SAN JUAN POR DON RAM"N CARPEGNA EN SAN JUAN POR DON RAM"N CARPEGNA EN SAN JUAN POR DON RAM"N CARPEGNA EN SAN JUAN DE P DE P DE P DE P DE P UER UER UER UER UER TO RICO TO RICO TO RICO TO RICO TO RICO1 1 1 1 1 1.Publicado en la Revista de Cuba t. V, marzo de 1879. Untitled-33 14/08/01, 13:45 294

PAGE 307

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 295 / 295 / 295 / 295 / 295 aquellos que son raros no slo en Puerto Rico o en Cuba, sino en Londres o Pars, mxime cuando sus ideas sobre el asunto cuadran de tal manera con las nuestras, que sin mediar especia alguna de previa comunicacin, muy a menudo las hemos expresado con las mismas voces? Estos sentimientos especiales de simpata, as como lo que abrigamos en obsequio de los hombres en general para propagar la semilla de la educacin por todos los ngulos del mundo, nos estimulan a proponer al seor don Ramn Carpegna, a nombre de la seccin y nuestro, una correspondencia epistolar sobre estas materias, contrada sucesiva y separadamente a aquellos puntos que l se sirva expresar. De esta manera correspondemos mejor a sus deseos sin hacer interminable el presente escrito. Muvenos a ello muy particularmente la ntima conviccin en que estamos de que el seor Carpegna no pertenece al nmero de aquellos remedadores de modestia, que buscan en el dictamen de las corporaciones ms que un examen un encomio de sus ideas. Las del seor Carpegna, tan lejos de perder ganaran sobradamente con la discusin; nosotros, sin embargo, no entraremos de lleno en el asunto, como ya antes manifestamos; pero s diremos lo bastante para justificar nuestro aserto, siguiendo el propio orden de los cuadernos, y ofreciendo una que otra observacin que si pareciere alguna vez diferir de las ideas del autor, se penetrar sin embargo que son consecuencias forzosas de sus mismos sanos principios. Arrisgase tanto menos en proponer, cuanto que nos dirigimos a un hombre experimentado en la materia, y en el lugar, que a fuer de tal sabr siempre mejor que los que nos hallamos distantes el cmo y cundo deban plantearse los mtodos, y aun de qu modo adoptarse las indicaciones. As pues, el carcter del presente escrito no es dictar la ley, ni enmendar la plana; en ninguna circunstancia nos atreveremos a tanto sobre materia tan susceptible de modificaciones, que slo se prueba en el crisol de la experiencia, y aun esto por hbiles ensayadores; mucho menos cuando nos dirigimos a una persona de quien podramos recibir lecciones en vez de darlas. En una palabra, trtase de promover un comercio de ideas en el que cada parte ofrecer en cambio su contingente; y he aqu el mejor medio de favorecer la causa de la educacin en ambos pases, y acaso el motivo de que vaya desapareciendo ese aislamiento en que ms que el ocano nos constituy a Puerto Rico y a Cuba la incomunicacin casi absoluta en que hemos vivido los hijos de una madre comn, derramados por el mismo archipilago. Y pues nos dirigimos a la Seccin, y la Seccin a Carpegna, seremos lo ms breve posible, que tanto basta a los inteligentes. Seis son entre cuadernos y papeles los escritos del seor Carpegna, que han sido presentados a la Real Sociedad por conducto del amigo Arizmendi, los mismos que ha pasado a nuestras manos la clase de educacin. El primero es el prospecto del establecimiento con el bosquejo de su Untitled-33 14/08/01, 13:45 295

PAGE 308

ESCRITOS EDUCATIVOS 296 \ 296 \ 296 \ 296 \ 296 \ plan de estudios publicado a fines de 1832; el segundo contiene su reglamento provisional; el tercero, bajo el modesto ttulo de “apertura”, ofrece, como los anteriores, datos preciosos sobre las principales cuestiones de educacin y mtodo, impreso en abril de 1833; el cuarto es un oficio circunstanciado que merece el nombre de informe acerca del establecimiento y su marcha, dirigido por el seor Carpegna a aquella Real Sociedad Econmica, con el objeto de implorar as las luces de dicha corporacin, como la de todas las personas que gustasen honrarla con sus consejos en la grande obra de educacin pblica. Contiene tambin este papel la contestacin de la Sociedad (fecha 15 de enero de 1834); quinto, circular impresa para servir de introduccin a los cuadernos anteriores excitando al pblico a favor de la ms santa de las causas; sexto, finalmente, otra circular proponiendo el sistema de notas de aplicacin y comportamiento a que acompaa una minuta de ellas, y aprovechando la coyuntura, como de costumbre en el Director, para volver a llamar la atencin pblica sobre su interesante plantel (1834). El Plan de nuestro discurso ser trazado por el mismo orden de estos impresos. Desde las primeras lneas de la introduccin del prospecto se descubre al hombre de ciencia y de conciencia. Extractaremos algunas de sus propias palabras, porque ellas, mejor que las nuestras, darn una idea inequvoca de los conocimientos del autor, realzados con su modesto ropaje. “Ser breve –-dice contrayndose a los principios que ha de tener por norte en su empresa-– porque, dirigindome a un pblico ilustrado, no me propongo desenvolver conceptos para instruir, sino nicamente insinuar aquellos que sobre materia tan abstracta han podido sugerirme mis meditaciones, con el objeto de que me juzgue y para que en su consecuencia me dispense aquel grado de confianza a que puedo ser acreedor en su buen juicio, y que si se midiera por mi voluntad de merecerla, sera sin lmites”. Aqu est el hombre pensador que, sin desdear las ajenas observaciones, descansa principalmente en las propias; y aqu tambin el hombre de conciencia literaria y moral que tanto aprecia la discusin como solicita la confianza. Este solo rasgo bastara para clasificar a Carpegna entre las personas nada vulgares. Bien se puede traslucir cun voluntarios nos detendramos sobre cada particular de estos impresos; pero quedando un vastsimo campo por recorrer, lo haremos tan slo en ciertos puntos, tocando apenas los dems y dejando algunos enteramente intactos. A la pgina 99 ofrece el autor nociones muy exactas sobre la capacidad de los nios, teniendo esta edad preciosa “por mucho ms perspicaz, observadora y apta de lo que se imaginan los que superficialmente la miran”. Empero, con la sensatez que le caracteriza y nunca le permite exagerar sus opiniones, no pretende por eso confundir los atributos de la pueriUntitled-33 14/08/01, 13:45 296

PAGE 309

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 297 / 297 / 297 / 297 / 297 cia con los que sucesivamente son propios del entendimiento ms nutrido y fortificado de la juventud. Su sistema, pues, cimentndose en esas bases, resulta ser esencialmente intelectual y antimecnico, de forma que el mtodo explicativo es una consecuencia forzosa de l. Esta sera, sin duda, ocasin oportuna de satisfacer los deseos de conocerlo, que manifiesta en otra parte el seor Carpegna; pero como no hay una sola de sus doctrinas que no sea una alegacin en abono de tan precioso mtodo, dejaremos el punto para tratarlo de una vez cuando llegue esa oportunidad. Traza el autor brevemente, al fin de la pgina 10, los requisitos que deben medir el estudio de la Historia para que no se reduzca a la mera y ostentosa rememoracin de acontecimientos aislados, sin ser atados por la deduccin ni aprovechados por la doctrina. La importancia de la materia disculpar algunas sencillas indicaciones que nos proponemos hacer sobre la enseanza de la Historia. Para mejor fundarlas, nos servirn de base las mismas expresiones del seor Carpegna. “Ambos estudios”, dice (se contrae al de la Geografa y al de la Historia) “son enfadosos y pesados cuando se reducen nicamente a recargar la memoria con noticias puramente cronolgicas o aisladas, en que el entendimiento no toma parte alguna; mas desde que el profesor sabe hacer participar a aqul de los preciosos documentos de que semejante estudio es susceptible, principalmente el de la Historia, la memoria no trabaja aislada, sirve de auxilio a la reflexin, que contribuye por su parte a grabar en aqulla los hechos y acontecimientos importantes sobre que se complace meditar, y de estas recprocas comunicaciones y de las deducciones y consecuencias que se eslabonan, resultan placeres puros, ideas exactas, virtudes y beneficios a que ha de mirar siempre el profesor en su enseanza, y al paso que logra el objeto de hacer instruida y estudiosa a la juventud, la aparta de la arrogante pedantera, seal cierta unas veces de ignorancia vergonzosa y otras de superficiales luces, incapaces de alumbrar los recnditos laberintos en que debe penetrar el entendimiento humano si quiere conocer las cosas y prever para lo futuro, uno de los objetos primordiales de la historia...”. Por consiguiente: Primero: Es un estudio que debe dejarse para lo ltimo. Segundo: Que su poca se acelerar tanto ms cuanto ms se promueva el sistema de la explicacin, cosa que ya toc tambin el autor con su propia experiencia, y que tanto por esta razn como porque sus palabras encierran la ms enrgica apologa a favor del mtodo explicativo, se nos agradecer dejarle hablar a l mismo. No hubiera dicho ni el propio mster Wood... a cuyas razones de retardo (alude a los motivos de no haber establecido las ctedras de Geografa e Historia que prometiera en el prospecto; as se explica en el papel nmero 4) pudiera aadir ahora otras muy slidas sobre la conveniencia de ste (el retardo), deducidas del poco desenvolvimiento que he encontrado en los jvenes que Untitled-33 14/08/01, 13:45 297

PAGE 310

ESCRITOS EDUCATIVOS 298 \ 298 \ 298 \ 298 \ 298 \ se han presentado en la escuela de primeras letras, con edad propia y suficiente, los unos para el estudio de las ciencias, y los otros, aunque ms tiernos, ya en la edad en que algo hubieran debido germinar en ellos ciertas semillas —a habrselas sembrado— siendo sobre todo muy notable su retraso (en la facultad de poder comprender aquello mismo que leen) por su poco ejercicio en darle sentido observando la puntuacin. A mi escaso juicio parece como imposible el que jvenes tan mal preparados puedan hacer progresos en ninguna clase de instruccin, pues que toda ha de beberse en los libros, y mal se puede comprender el sentido del autor cuando no se sabe leer lo que ha escrito)”. Puede haber otro medio de curar el mal que el mtodo de la explicacin? Pero sigamos con nuestras consecuencias. Tercero: No como quiera debe ser la Historia un estudio para entendimientos muy desarrollados, sino muy instruidos con la experiencia del mundo moral y del mundo fsico. Personas hay, por otra parte, de una erudicin respetable, y que sin embargo, no pueden juzgar la probabilidad de ciertos hechos, teniendo a veces por crebles a los imposibles, y por inciertos a los verdaderos, todo ello por carecer del legtimo criterio o piedra de toque en que deben probarse. No diremos los lectores, pero aun los historiadores antiguos y modernos nos ofrecen ejemplos a porfa en abono de esta observacin. Cuarto: La escena sobre que versa la Historia es principalmente la moral y poltica, y por lo mismo ms ajena de la primera edad, as por faltarle el criterio para juzgar, como porque los fenmenos que ms interesan al nio son los puramente naturales; ni puede ser de otra manera, porque en ese mundo es el primero en que vive. As es que, para inculcarles ciertas verdades morales y abstractas, no habr medio ms seguro que apelar a los efectos naturales, hacindole remontar gradualmente por la cadena de la induccin hasta llegar a resultados inesperados y de que jams se habr penetrado por otros caminos. Esto sera, a nuestro entender, empezar por el principio. Quinto: Si el estudio de la Historia ha de ir encaminado a lo que debe ser, esto es, a desmenuzar por una parte los hechos subiendo hasta sus causas, y por otra a inspirarnos ideas verdaderas de virtud y de gloria, vemos aumentarse las dificultades para la tierna edad, as en el espritu como en la forma con que estn redactados los libros que sirven de texto en la materia. Suelen presentarse a la juventud como ejemplos de heroicidad, acciones que son brbaras a los ojos de la razn y la filosofa, o por lo menos incompatibles con la moral de los pueblos modernos, y se ofrecen canonizados como dechados de virtud aquellos mismos rasgos condenados por los principios sublimes de nuestra religin. Y en qu pilago insondable no nos internaramos si tratramos de tocar siquiera los infinitos medios de pintar los hechos que estn a disposicin del historiador para cohonestar sus intenciones? Y la imparcialidad? Cuanto ms se acercan los homUntitled-33 14/08/01, 13:45 298

PAGE 311

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 299 / 299 / 299 / 299 / 299 bres a los hechos, ms los desfiguran, y cuanto ms se alejan de ellos, tanto ms se dificulta el aclararlos. ¡Triste condicin de la humanidad! Y el valor para decir siempre la verdad? Hasta ahora, para citar un ejemplo de nuestros das, entre tantos y tantos escritores de los hechos de Napolen Bonaparte no ha habido ms que uno que haya trazado su vida sin arrodillarse ante el pedestal de ese gran dolo. Esto en cuanto al espritu; vengamos ahora a la forma de los textos. No cabe duda que deben ser abreviados, pero cmo es posible abreviar ciertos acontecimientos que son por su naturaleza muy compresivos y complicados? As que en esta parte, por hbil que sea el escritor, nunca pasar de cierto punto. Ni, cmo han de poderse comprender las relaciones y las causas sin entrar en varios pormenores? Qu es el estudio de la Historia sin semejantes pormenores? Una rememoracin indigesta de noticias. Pues entonces que no se estudie hasta no llegar a la edad competente y tener los conocimientos previos: que la ciencia y la utilidad se cifran, no en el cunto sino en el porqu de las cosas. Omos celebrar mucho los compendios de Historia formados por Flix Bodin, y a nosotros, prescindiendo del estilo, no nos parecen propios ni para ndice de materias. En efecto, qu idea se puede formar del ministerio de Mr. Pitt, clebre por 23 aos de duracin y clebre por la abundancia e importancia de los acontecimientos, ni aun bajo la pluma ms rpida y enrgica, en una docena de renglones que le consagra el abreviador Bodin? Y esto se llama instruir? A nadie. Esto no sirve ni para nios ni para viejos. Y qu diremos de la historia de Francia —¡inclusa la revolucin!— encerrada por el mismo en un cuadernillo de papel? Cay, pues, en Scila por huir de Caribdis. En todas materias es empresa escribir un sumario; pero empresa ardua si se trata de Historia. Es menester llevar por delante como brjula, para no estrellarse en uno u otro escollo, el brevis esse labor obscuros fio Dirase que todos los textos han de ser cortos para ser buenos, pues el profesor deber llenar los vacos con su explicacin. Est muy bien en cuanto a no desenvolver las cosas latamente ni escribir las reflexiones que los hechos puedan sugerir; pero esto nunca eximir de que los textos sean un ndice bien formado, comprensivo de lo esencial. De otro modo la explicacin cae en vago, se pierde la semilla, y a veces hasta el hilo, que es mucho pero. Pero, qu tienen que ver los nios con el ministerio de Mr. Pitt, ni con los trastornos de la revolucin francesa? Y no son estos acaecimientos tal vez los ms importantes e instructivos que ofrecen los anales modernos? He aqu, pues, una confirmacin de lo que arriba dejamos asentado. La parte ms interesante de la historia est fuera del resorte de la puericia. La legtima provincia de esta edad se halla en aquel otro ramo de la misma que llaman biografa. Sexto: Los lances de la vida de los hombres grandes estn muy al alcance de los nios, y son muy a propsito para inspirarles sentimientos de honor, humanidad y patriotismo. Ni poda Untitled-33 14/08/01, 13:45 299

PAGE 312

ESCRITOS EDUCATIVOS 300 \ 300 \ 300 \ 300 \ 300 \ entrar en nuestro plan excluir absolutamente a la historia de la educacin de la niez, cuando la misma naturaleza, cuyas indicaciones nunca deben desatenderse, nos las est marcando como un medio eficacsimo de instruccin, visto el ahnco con que las ms tiernas criaturas beben toda especie de narraciones. Tambin es sumamente interesante para la patria infundir a sus hijos, con la leche, un amor entusiasta por ella, no habiendo modo ms propio de conseguir tan precioso fin como el de familiarizar a los nios con ciertos recuerdos de la historia peculiar de su pueblo nativo —porque estas impresiones se graban hasta la muerte— para que sirva como de ncleo a la de su nacin, y despus de las dems del mundo, segn su grado de importancia relativa. As deber ser igualmente en el estudio de la Geografa, colocndose el alumno en su aldea, digmoslo as, como en un centro a quien deber referir los puntos ms notables que se hallen en la periferia. Esto tambin sera el medio de dar desde el principio cierta realidad al estudio de la Historia y de su auxiliar la Geografa. Ved aqu lo que nosotros llamaramos situarse verdaderamente en un terreno firme para marchar seguro. Sptimo: Mas adoptando la biografa y la historia primitiva de nuestra nacin, como pasto propio de la inteligencia infantil, no se crea que tampoco permitiramos indistintamente poner todos los rasgos de la vida de los hombres en las manos tiernas de la niez. No se vaya a pensar, sin embargo, que excluiramos siempre las acciones viciosas o reprensibles. Al contrario, de algunas de stas suele sacarse un til escarmiento, y por lo mismo deben referirse aun a la vida de los hombres virtuosos, porque aprenden a ver el lado flaco de la humanidad aun en sus miembros ms privilegiados. Nos contraemos a especies que nunca deben contarse en los libros destinados a la edad primera, y en ellas inclumos hasta muchos pasajes de las sagradas letras, sin embargo, de ser nosotros de sentir, como lo es el seor Carpegna, que el estudio de la religin deba hacerse en un orden histrico, porque as se har ms slidamente y por un mtodo ms agradable a los nios, y por consiguiente ms seguro. De ms de esto, aquel estilo sencillo y sublime de las sagradas letras tiene un encanto especial para la primera edad, como que imita mejor que ningn otro la naturaleza del dilogo y la razn propios de la puericia y se adapta admirablemente a su bisoa inteligencia. Es muy grande el partido que se saca de estas historias bblicas, reproducidas con las mismas palabras originales o casi al pie de la letra copiadas, para inculcarles los principios de la moral que miran entonces con tanta mayor veneracin cuanto tienen ellos aquel modo solemne y sencillo de explicarse, como peculiar a la grandeza de la Divinidad. Decimos, pues, que si en general todo el alimento destinado a la niez y a la adolescencia ha de ser escogido y entresacado para que sea mejor digerirlo y asimilarlo, respecto de la Historia deber hilarse aun ms delgado, para que no lleve partculas que una vez digeridas Untitled-33 14/08/01, 13:45 300

PAGE 313

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 301 / 301 / 301 / 301 / 301 emponzoen, y as convirtamos lastimosamente la triaca en veneno. Bajo este punto de vista, y mirando la Historia nicamente por el lado que puede utilizar a la primera edad, es decir, la moral, podramos afirmar, sin escndalo, que la ficcin saca grandes ventajas a la realidad, y tanto ms cuanto que el novelista, convirtindose en pintor de las costumbres domsticas, recinto que nunca atraviesa el historiador, puede influir ms directamente en promover la virtud, curando los males peculiares que aquejan a cada nacin. ¡Cunto no debe el corazn de la puericia a los sencillos, al par que lindos, cuentos trazados para su capacidad por el pincel delicado y sensible de Miss. Edgworth! Tanto mejor si el fundamento de la ficcin descansa a veces en la realidad. Y aqu no podemos menos de aplaudir la profunda filantropa de un Gualterio Scott, que palpando la decisin del siglo, y principalmente del sexo bello por las novelas, supo aprovechar esta aficin en obsequio de las costumbres. A pocos moralistas les sern ellas ms deudoras que al inmortal pintor escocs. ¡Qu ms! Ningn apologista de la revelacin hace sentir de un modo ms vivo, ni ms frecuente, ni ms adecuado a la condicin actual de los espritus, la necesidad de la religin que ese pensador novelista Manzoni, cuyas palabras son todas de oro en sus Esposos prometidos Despus de los expuesto no se imputar nuestra postergacin del estudio de la Historia propiamente tal, a que abriguemos ideas desfavorables sobre la capacidad de los nios. Muy al contrario: la razn, de acuerdo con una larga experiencia, nos persuade que las tiernas criaturillas suben a una altura sorprendente cuando se les lleva por debidos escalones; pero es menester convenir en que para llegar a la Historia es forzoso pasar por el ltimo de los escalones. Ms harto nos hemos detenido sobre este importante captulo, a pesar de la extremada concisin con que le hemos tratado. El tiempo y las materias que restan nos obligan a marchar ms prestos todava. Despus de hablar del estudio de la Historia, concluye el autor de su prospecto, patentizando tan breve como slidamente, la necesidad de los buenos modales en un sistema de educacin. En esta parte, o hay mucho que decir, o todo est dicho con sentar que si in omnibus fere minus valent proecepta quam experimenta en ningn ramo en esto vale ms el ejemplo que las reglas. Aqu importa, sobre todo, el estudio del corazn y el de la sociedad, porque de ese modo nicamente se dar a la edad, al sexo, al saber, a la virtud, al superior, en una palabra, a cada clase y cada individuo, la parte de atencin que a cada cual le pertenece. He aqu en sustancia los principios del seor Carpegna, que estn identificados con los nuestros. Punto es este ms importante de lo que parece, no precisamente bajo el aspecto de las ventajas de la urbanidad, que saltan a la vista de todos, sino por evitar el sesgo torcido que puede y suele drsele, haciendo a lo Untitled-33 14/08/01, 13:45 301

PAGE 314

ESCRITOS EDUCATIVOS 302 \ 302 \ 302 \ 302 \ 302 \ accesorio ocupar el puesto de lo principal. El institutor de la niez debe tirar una raya divisoria entre la atenta cortesana y la servil complacencia, y establecer un vnculo de armona entre el hombre interior y el exterior para no sacar de su pupilo un ttere simulador del bien, como sucede con el educando de Chesterfield, por dar demasiada importancia a las ceremonias y exterioridades con mengua de la moralidad. As se ve tambin con dolor en algunas obras de educacin, por otra parte muy recomendables, aun ms motejados los malos modales que las malas acciones. Tal es la tendencia de la mayor parte de las historietas que contienen. Estemos siempre alertas. Lo primero es lo primero. Bueno es, por cierto, el pulimento para dar realce al diamante; pero primero es que ste sea de buena calidad para que deba drsele; entonces diremos con los italianos: “cuanta ms solidez, tanta ms lucidez”. Trtase de formar hombres cultos y linados; pero al cabo hombres, y hombres sinceros, ms bien que histriones y solapados. Estas indicaciones pueden tambin considerarse como precisos corolarios de los sanos principios del institutor portorriqueo; pero pasemos ya a dar cuenta de su plan de estudios, con que cierra el primer cuaderno. El establecimiento se compone de una escuela primaria y una ctedra de Matemticas, Geografa e Historia. En la primera se ensea a leer, escribir y contar, doctrina cristiana y gramtica castellana, inclusa la prctica de la ortografa. Hemos especificado estos ramos, as porque hay escuelas de primeras letras que abrazan ms o menos, como porque en ello se manifiesta que el seor Carpegna ha sabido elegir los ms necesarios a la condicin actual del pas, si hemos de juzgar segn los datos que nos han proporcionado personas muy bien informadas y forzosamente bien intencionadas. Pero donde ms reluce este tino del seor Carpegna, de escoger lo que reclama la instruccin y lo que reclama el estado del pas, es en la distribucin que hace de las horas de estudio. En vano seran los planes ms adecuados de enseanza, si se abandonasen a discrecin de los alumnos todava bisoos, como debe suceder principalmente a los de Puerto Rico, las horas destinadas al estudio privado. Enhorabuena que as se haga respecto de algunos ratos con jvenes ya veteranos en estas tareas; pero aun en pases donde los nios estn ms habituados a estudiar siempre, ser el medio ms eficaz de asegurarse sus progresos, el disponer las cosas de modo que lo hagan en ciertos momentos, en presencia de sus vigilantes maestros. En los mejores establecimientos de la Habana est tambin adoptado este saludable sistema con el xito ms lisonjero. Sabemos tambin por experiencia, y es otra ventaja inapreciable, que los nios sienten ms estmulo por instruirse hallando a mano quien pueda sacarlos de las dudas con que tropiecen, o aclararles las ideas que no tengan la luz suficiente para seguir adelante en sus trabajos. Bien que aun en esto debe guardar un justo medio el prudente director, a fin de Untitled-33 14/08/01, 13:45 302

PAGE 315

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 303 / 303 / 303 / 303 / 303 evitar que los alumnos caigan en el extremo opuesto de no poder dar un paso sin auxilio extrao. No podemos menos de aprobar cuanto sobre la lectura en alta voz dice nuestro autor, cuyo mtodo es el mismo adoptado por uno de los miembros de la Comisin en el establecimiento que dirige. Y respecto a la circunspeccin con que deben introducirse las reformas, nunca alabaremos bastante los principios que proclama en las palabras que siguen: “Ms adelante ser, sin duda, conveniente el adoptar otra organizacin, distribucin y mecanismo (alude a su instituto) del tiempo y mtodo que dejo prescrito; ms la prudencia dicta el obrar con cautela y pulso en las innovaciones que, siendo precipitadas, comprometen los resultados si aqullas no han sido paulatinas, sucesivas, confrontadas y discernidas, con presencia de los casos, circunstancias y particularidades que tanto influyen en el xito de las novedades”. Ved aqu bien claro, seores, por qu dijo la Comisin que con hombres de este temple nunca se arriesga en proponer; como que su prudencia y experiencia son un crisol en donde siempre queda separado el oro bueno de la escoria. Por lo que hace familiarizar a los alumnos con el estilo epistolar, como insina el seor Carpegna al principio de la pgina 15, excusar la Comisin recomendar aqu la importancia de este ramo, contentndose con reproducir lo que sobre las clases de composicin, como consecuencia del sistema explicativo, manifest uno de sus individuos desde la pgina 28 hasta la 35 del “Informe presentado a la Real Junta de Fomento sobre la traslacin y reforma de la escuela nutica”. Mas a fin de no trasuntar ahora, como por ventilarse en dicho papel varias cuestiones sobre educacin, acompaamos un ejemplar para el uso del seor Carpegna. Las tres forjas que all se consagran a la materia, bastan y aun sobran para una mente tan ejercitada y una maestra tan acreditada como la del seor Carpegna. Pasa despus a especificar los textos de los que se valdr en la enseanza, y aunque no todos sean conocidos a la Comisin, si ha de juzgar por los que conoce y sobre todo por la suma confianza que le inspiran las luces del Director, considera que todos han de ser los mejores o, cuando no, los menos malos. Porque es de advertir, que ni abundan en nuestro idioma los buenos libros de asignatura para ciertos ramos, y que los ms acreditados no siempre se adaptan a las circunstancias peculiares de los educandos, o a las miras especiales que pueda o deba llevar el institutor. Un buen tratado de geometra, por ejemplo, aunque formado con sumo orden y claridad, propio para la marcha de un curso general de matemticas en todas las clases de la sociedad, y particularmente entre los artesanos y labradores. La Comisin no puede menos de recomendar con viveza a los institutores la atenta lectura de la pgina 16, en donde se recopilan las ventajas de hacer estudiar a los alumnos en el establecimiento, as como las que dimaUntitled-33 14/08/01, 13:45 303

PAGE 316

ESCRITOS EDUCATIVOS 304 \ 304 \ 304 \ 304 \ 304 \ nan de la distribucin de tiempo adoptada por nuestro Director. Pero lo que no slo recomendar, sino que aplaudir la Comisin, es la determinacin manifestada por el seor Carpegna, al principio de la pgina subsecuente, de no usar especie alguna de castigo en el establecimiento, reservndose el Director la facultad, caso de resultar incorregible por cualquier estilo el educando, de devolverle a su padre sin estar comprometido a expresar las causales que para ello tenga. Este es un golpe verdaderamente maestro, justo en la esencia, y tanto ms, cuanto que va fundado en la recproca. Sin embargo de todo ¡cun poco se reconoce en la prctica la justicia de tal procedimiento! Puede un padre, con motivo o sin l, o como mejor cumpla a sus intereses, remover a su hijo del establecimiento de quien era quiz el ornato y sin que nadie le pregunte el por qu, ni tenga derecho para preguntrselo ni reclamarle; y no podr el honrado maestro que no advierte progresos en el discpulo, a pesar de sus esfuerzos, desengaar al padre? No deber en conciencia participrselo; y cuando vea amenazada la moralidad de sus dems alumnos, con el contagio del mal ejemplo, qu deber hacer con este miembro podrido que amaga de gangrena y corrupcin al tierno semillero del cuerpo social?; qu har, seores, qu deber hacer un hombre de bien? Empero, en tales casos se invocan los sagrados nombres, educacin y patria para atar las manos y callar la voz del acongojado maestro, que lucha y grita para deshacerse y cortar la cizaa que le aniquila su preciosa cosecha. Norabuena que el cultivador moral no se arredre a la primera aspereza o espina que le ofrezca la tierna planta encomendada a su cuidado, abandonando desesperadamente su cultivo, muy al contrario, ese es cabalmente el mejor campo donde dar prueba de su pericia, debiendo ser un eficaz cooperador del padre en remover obstculos y proporcionar el debido riesgo; pero cuando llega el extremo de lo incorregible, en lo perjudicial y contagioso —y los buenos maestros slo cuando lo tocan claman por un remedio extraordinario–por qu se ha de querer comprometer a unos hombres tan benemritos con la consideracin de que por su desaliento y dejacin van a contribuir a la ruina de aquel tierno vstago? Verdad es que quod medicamenta non sanan ferrum sanat pero tambin es inconcuso que una casa de educacin no debe ser una casa de correccin, ni mucho menos un presidio. No hay duda que es muy duro, particularmente para nuestras costumbres vanidosas, tan dispuestas a trocar los frenos; no hay duda que es violento para un padre tener que pasar por la amargura de ver echado del colegio al hijo de su corazn, mxime cuando semejante remedio se tiene en cierto modo, si no como infamante, al menos como vergonzoso. ¡Tal es el imperio de la opinin! En tal estado no queda ms recurso al honrado maestro que rogar e insistir del padre, guardando sobre ello el mayor sigilo a fin de que el alumno parezca removido por el padre y no echado por el institutor. ¡Qu Untitled-33 14/08/01, 13:45 304

PAGE 317

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 305 / 305 / 305 / 305 / 305 sacrificios no debern hacerse en esta carrera de sacrificios, por extirpar la mala semilla! Afortunadamente en el terreno que principia a labrar el seor Carpegna, a fuer de ms virginal aun en medio de las malezas y otros estorbos consiguientes que dificultarn el cultivo, como acaso no ofrece ciertas preocupaciones, o malas yerbas que combatir, deber ser ms a propsito para sembrar buenas costumbres y buenos reglamentos desde el principio, si una mano enrgica como la de nuestro Director, se mantiene firme al timn del arado para habituar al pueblo a cuanto bueno y til se establezca en su pro. As es dable verificarlo en un terreno, donde si bien puede tener algunos mulos, como los tienen cuantos se distinguen, de seguro, no cuentan verdaderos rivales en su profesin. Decimos esto porque, aunque a nadie cedemos en reconocer los saludables efectos de la competencia en cualquier ramo, sin embargo bien se echa de ver, y la experiencia lo confirma, que la rivalidad entre los establecimientos suele acarrear algunas funestas consecuencias, pues nunca faltan hombres dbiles que, por granjearse clientela y parcialidad, se abaten hasta temporizar a las preocupaciones ms repugnantes, a despecho de su propia conciencia y en menoscabo de la educacin general. As se evitar igualmente que el maestro que tenga que exigir la remocin de un indcil discpulo sea el blanco de la detractacin de un padre que se considera agraviado por aquella misma accin que es la ms segura garanta de la bondad y honradez del profesor. ¡Qu deuda tan inmensa contrae Puerto Rico con su institutor don Ramn Carpegna al introducir estas novedades! Deuda que, si bien es imposible pagar debidamente, no tardar la presente generacin en pregonar todo su tamao. No es menor prenda de la inteligencia del seor Carpegna en la materia de su mtodo de ensear las Matemticas –-que describe sumariamente al medio de la pgina 17-– generalizando las ideas y haciendo que las lecciones sean otros tantos ejercicios de lgica, a fin de que los alumnos puedan valerse por s mismos en sus ulteriores progresos. He aqu la verdadera piedra de toque de los mtodos: facilitar la adquisicin para lo presente y aumentar o recobrar el caudal para lo futuro, y sin ajeno apoyo; pero esto no puede alcanzarse sin entrarse en el por qu de las cosas, sin abandonar el empirismo y, en una palabra, sin que los mtodos sean esencialmente intelectuales, y esto, esto es precisamente lo que caracteriza cuantos salen de la pluma del seor Carpegna. Sus ideas sobre tan importante particular cuadran de tal modo con las expuestas en el tan citado Informe, desde la pgina 43 a la 45 inclusive, que juzgamos ocioso invertir en ello todo el tiempo que nos insta para otros pormenores. Entre ellos es de suma entidad el de la enseanza de la Geografa y Matemticas, para que se le escape al seor Carpegna la utilidad de todos aquellos adminculos que contribuyen a sensibilizar, por decirlo as, el esUntitled-33 14/08/01, 13:45 305

PAGE 318

ESCRITOS EDUCATIVOS 306 \ 306 \ 306 \ 306 \ 306 \ tudio de tales ramos. Respecto a la Geografa en especial, supuesto que el mtodo general de nuestro Director descansa siempre en el razonamiento, y que por otra parte, nadie ms persuadido que l de la imperiosidad del sistema de inspeccin para la enseanza de este ramo, la Comisin se atrevera a ofrecer a su consideracin el tratado de Geografa escrito en ingls por el americano M. Voodbridge, en cuya obra, combinando el principio de inspeccin con el de clasificacin, ha levantado la Geografa descriptiva a la esfera de las ciencias, llenando un verdadero vaco en nuestros mtodos y aun realizando el deseo sentido y manifestado por muchos hbiles institutores. Nosotros pudiramos esparcirnos disertando sobre las ventajas de este mtodo, especificando en comprobacin la de esos mapas, planos y estados clasificados de montaas, ros, elevaciones, producciones, etctera, de todo el Globo en general, y el particular de los varios pases, cuya sola inspeccin ensea ms la Geografa que las obras ms magistrales; pero esta vez tambin nos relevan de esa tarea las pginas del repetido Informe (vanse la 75 y la 76), en donde se ha expuesto concisa, pero claramente, el principio en que descansa el precioso libro de Voodbrodge. Y aqu termina el primer cuaderno de nuestro Director, pero antes de pasar al segundo nos ser lcito apuntar dos observaciones que nos sugiere el que tenemos a la vista. Sea la primera, que no se descubre en el institutor de Puerto Rico, ni remotamente, el nimo de lucrar con su empresa, aunque nada sea ms justo que el que se recompensen sobradamente las faenas del hombre laborioso, sobre todo en el ms difcil y escabroso de cuantos ministerios existen en la sociedad humana. As lo comprueban no slo las mdicas cuotas que exige, tanto por la enseanza primaria como por la clase de Matemticas, Geografa e Historia, sino el mismo arreglo que ha de gobernar estos cursos. No se ve en Carpegna el ahnco de abarcar para no cumplir, como cuando grita la voz del inters, sino antes el empeo de reducirse para quedar bien, como cuando oye el alma el apreciable acento de la moderacin y de la probidad. Carpegna no admite ms que 50 alumnos para las mencionadas clases, no obstante su pericia y aptitud para manejar un nmero mayor, por ser l solo quien ha de llevar la enseanza, y no admite uno ms siquiera despus de haber principiado el curso para no perjudicar a la mayora, teniendo entonces que dividir la clase en secciones, como suele practicarse con menoscabo de su marcha; si bien esta regla tiene sus excepciones favorables en algunos ramos y circunstancias peculiares, sealadamente en la instruccin primaria. No es otra cosa el mtodo lancasteriano que un excelente sistema de secciones. Enhorabuena que el Director portorriqueo pueda reportar con el tiempo algunas ventajas pecuniarias de resultas de su establecimiento; pero no fue sin duda la especulacin el mvil que presidi su hidalga empresa. ¡Ojal que llovieran los dones de la fortuna sobre cuantos acometen con verdadera Untitled-33 14/08/01, 13:45 306

PAGE 319

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 307 / 307 / 307 / 307 / 307 vocacin la ms patritica de las tareas! Y no tan slo por cuanto merecen ser compensadas sus fatigas, sino muy especialmente para servir de incentivo a otros operarios idneos, que contra su propia inclinacin tienen que seguir otro rumbo para subvenir a sus necesidades, y lo que es ms sagrado para el hombre de bien, a las de su cara familia. La segunda observacin es contrada a aquel espritu de examen que caracteriza a nuestro autor, a aquel amor por la discusin en el cual se cifre el verdadero amor a la profesin y que campea sobre todo en el papel que acabamos de recorrer. Mas como este espritu no es privativo de alguno de los consabidos impresos, sino que se trasluce en todos ellos como norte seguro, pasemos sin ms prembulo a dar razn del marcado con el nmero segundo, que comprende el reglamento provisional de la institucin donde no dejaremos de encontrarnos con l aun bajo el sencillo ropaje de la forma reglamentaria. Este sencillo papel es uno de los que ms honra a nuestro infatigable y atinado Carpegna. brevedad, claridad, riguroso deslinde de facultades y deberes mutuos y congruencia con el objeto; de aqu las dotes indispensables que deben distinguir a este linaje de ordenanzas. El reglamento en cuestin es breve porque en solos 21 artculos muy concisos abraza, no solo cuanto concierne a la escuela primaria, sino lo relativo a la ctedra de matemticas, geografa e historia; es claro, no hay un solo perodo ni expresin que pueda ofrecer la ms leve duda sobre la inteligencia que quiso darle su autor; es riguroso en demandar los derechos y deberes respectivos, as con los de dentro como con los de fuera; todo l nos ofrece una prueba continua de ello, y ms que todo la franqueza enrgica, pero respetuosa, con que se expresa el institutor siempre que se dirige a los padres de los alumnos; y, finalmente, para persuadirse de su conformidad con el fin propuesto, lase desde la primera lneas hasta la ltima, y se palpar el acierto y eficacia de sus medidas. Todas ellas tienen el carcter de provisionales, como desde la portada lo declara el autor con la circunspeccin que le caracteriza, dejando al tiempo y al ejercicio le “aleccionen sobre los inconvenientes o las ventajas (son sus propias palabras) que en la prctica puedan tener otras adiciones que aunque al presente reputa como importantes, juzga tambin que deben meditarse y confrontarse, pasando primero por el nico crisol capaz de probarla, que es el de la observacin y la experiencia”. Esto y otros principios luminosos proclamados por el autor, as en la introduccin como en la conclusin y aun en algunos artculos, forman en nuestro concepto el mejor ornato del presente escrito. Efectivamente, entre otros axiomas reconoce la casi imposibilidad y aun la inutilidad de reglamentarlo todo; cuyo empeo en algunos casos degenera en una afectiva mana, quedando al tino y prudencia de los padres y del Director el arreUntitled-33 14/08/01, 13:45 307

PAGE 320

ESCRITOS EDUCATIVOS 308 \ 308 \ 308 \ 308 \ 308 \ glar ciertas minuciosidades, imposibles de prever en ningn gnero de reglamento, y mxime en materias de educacin, siendo constante que cada muchacho debe manejarse de un modo distinto. Un cdigo harto minucioso pone al maestro en la alternativa o de cometer injusticias o de granjearse descontentos. Semejante ordenanza debe tener mas bien un carcter negativo que positivo, pues en lo prohibitivo pueden a veces y deben abrazarse todos los casos y todas las personas, ms en lo preventivo, no cabe esa uniformidad, a causa de la capacidad y dems circunstancias individuales de cada alumno. Fuera de que el reglamento ms debe existir en el corazn que en el papel con respecto a los Directores: cuando tal sucede, todo se compone y sigue su marcha acostumbrada, y cuando no, son vanas e ilusorias todas las medidas imaginables. Y dando cuenta de estas como advertencias preliminares al reglamento, no puede menos la Comisin de celebrar la sagacidad del seor Carpegna en advertir rpidamente al pblico que no atribuye el rigor de sus prevenciones a un fondo de desconfianza, de que la hace distar mucho el conocimiento que tiene de la ilustracin y suavidad de costumbres de la poblacin respetable a quien se dirige, sino al orden de la materia, que as lo reclama imperiosamente. Fcil es proponer, difcil elegir y arduo el asegurar. Carpegna sabe escoger, y sabe demostrar que lo escogido es lo ms adecuado para afianzar el xito: as el prbido labrador, no contento con sembrar exquisita semilla en un pinge terreno, se afana en resguardar su planta de los embates exteriores de la intemperie, para no malograr su costoso fruto. Todos los artculos hasta el 18 contienen utilsimas prevenciones para infundir en los nios hbitos de urbanidad y orden; prevenciones que a los ojos superficiales aparecern excusadas prolijidades, pero en las que los perspicaces y ejercitados vern no slo vinculados la urbanidad y el orden sino tambin los medios de evitar en gran parte acudir a las penas para sostener el resumen establecido. ¡Tan cierto es, que hasta del arreglo material se obtiene un prodigioso resultado moral y con tal seguridad como los movimientos causados por un mecanismo especial! Pero basta por ahora, que muy luego se ofrecer la ms oportuna ocasin de tocar toda la importancia de este punto. Mas antes de llegar a ella, que ser en el artculo 19, nos parece recomendar de paso la doctrina que se proclama en el 18 sobre no fijar edades para la admisin de discpulos, debiendo esto quedar a la discusin de los padres y del Director. Muy bien est que en un establecimiento secundario o normal se fije cierta edad para la admisin, como que se requieren del alumno conocimientos previos, al menos los primarios, los cuales no ha de poder percibir all, por cuya razona aun entonces podr infringirse semejante ley si le adornan estos requisitos esenciales; pero en una escuela Untitled-33 14/08/01, 13:45 308

PAGE 321

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 309 / 309 / 309 / 309 / 309 primaria, donde se han de comunicar al nio las primeras nociones, se aplica completamente el principio de que la edad “no es pauta infalible del estado de las facultades del alma”, como atinadamente dice el seor Carpegna. “Son demasiado preciosos los primeros das de la vida”, sobre todo en climas de tal precocidad como el de las Antillas, para dejarlos desperdiciar, debiendo antes bien aprovecharlos (se entiende con la correspondiente moderacin) en impresiones fundamentales por ms imperfectas que parezcan. Padres e institutores, si queris retener y cosechar en la adolescencia, grabad y sembrad en la infancia, so pena de no lograrlo despus, ni tan ventajosamente, ni en tanto grado. Los alumnos tardos son el descrdito de los maestros y el desconsuelo de los padres. As lo dicta la razn y lo acredita la experiencia. De buena gana nos detendramos acerca de un particular que tanto lo merece; pero siendo materia que tambin se ilustra en el ya citado informe, sera ridcula pretensin el llevar gotas de agua a un frtil manantial. Y con este vengamos, que ya nos llama, al artculo 19 del reglamento, el ms dilatado de todos, a fuer de ms importante, pues versa nada menos que sobre le captulo de las penas. Que el escolar juicioso y aplicado sea acreedor a una recompensa fsica o moral, mientras que el indcil y perezoso lo sea a un castigo de una u otra especie, nada parece ms conforme a los principios eternos de la justicia ni al orden que reclama indefectiblemente la existencia de toda comunidad, pero cmo se ha de corregir?, qu penas habrn de llevarse la preferencia? He aqu en lo que andan acordes los pareceres, y en lo que puede decirse sin hiprbole tot capita quot sentientiae Sin embargo, estas opiniones encontradas pueden reducirse a tres principales: primera, la de los que abogan por la total supresin de los medios fsicos coercitivos, atendindose tan slo a los resortes morales y a los medios preventivos; segunda, la de los que opinan por las privaciones y aun algunas penas fsicas, sin propagarse empero hasta las corporis aflictivas, por juzgar insuficientes los recursos morales; tercera, finalmente, la de aquellos que, aun mirando a los azotes como un mal efectivo, claman por ellos como un mal necesario o como un elemento indispensable para mantener el orden en las escuelas. Advirtase que cuando hablamos de los partidarios de esta opinin, no nos concretamos a aquellos que lo sean por rutina, por ignorancia o por rigidez, sino que nos referimos a hombres de suma instruccin, larga prctica, sentado juicio y profunda filantropa —que algunos apoyos de este jaez numera todava entre sus secuaces una bandera que cada da va quedando ms desierta. La materia es de suyo espinosa, y esta circunstancia no hace ms que aumentar las espinas y, por consiguiente, la desconfianza con que sin eso bamos ofreciendo a la Seccin y al seor Carpegna los frutos de nuestra propia observacin y experiencia acerca del punto ms delicado que preUntitled-33 14/08/01, 13:45 309

PAGE 322

ESCRITOS EDUCATIVOS 310 \ 310 \ 310 \ 310 \ 310 \ senta el anchuroso campo de la educacin en todo su mbito; pero supla la abundancia de celo a la falta de inteligencia, y rectifquese lo que hemos visto por otros ojos ms perspicaces que los nuestros: al cabo nosotros no hacemos ms que ofrecer el contingente de nuestra experiencia; pero tambin engaa esta gua que todos los que pueden mirar saben ver. Venturosos nosotros y recompensados con usura, si logramos siquiera que nuestras observaciones den motivo a exteriores consideraciones de parte de los especulativos y ocasin a tentativas por parte de los prcticos ms acreditados: ni nosotros aspiramos a ms siempre que tomamos la pluma en tales materias, ni en ello nos separamos un pice de uno de los objetos principales del presente escrito, que es promover el libre comercio de ideas entre los cultivadores del ramo. En primer lugar advertiremos que aquellas tres opiniones no son tan opuestas entre s como parece a primera vista, sin que al afirmar esto hay en nuestro aserto ni vislumbre de paradoja. En efecto, puede aplicarse no sin alguna propiedad, en el caso presente, aquel adagio vulgar de que cada uno habla de la feria segn le ha ido en ella. Los partidarios de cada una de dichas opiniones tienen razn a su modo segn la clase de establecimientos, segn el sistema adoptado en ellos y segn el estado del pas que haya sido teatro de sus experiencias. As es que en Inglaterra, a pesar de la filantropa caracterstica de sus moradores, hay muchos defensores de las penas corporales, incluso la de azotes, y esto en nuestro concepto a causa de haber nacido all y haberse difundido ms que en ninguna parte el sistema lancasteriano, invencin admirable, don precioso por otro lado para vulgarizar ciertos conocimientos aun en las clases inferiores y menesterosas; pero, quin no advierte que, as por esta causa como por tener y confiar la enseanza a los monitores que son otros muchachos como sus condiscpulos-alumnos, es necesario emplear ms rigor y firmeza por parte del maestro principal, para contener y hacer respetar la autoridad de sus pequeos subalternos? Tambin es obvia la otra causa, pues en la clase de los menestrales, careciendo los padres de tiempo y de aptitud para domesticar, permtasenos la expresin, y adoctrinar a sus hijos, se llegan a reunir en escuelas que cuentan los discpulos por centenares algunas criaturas tan traviesas e indomables que no es posible mantenerlas a raya sino con el temor de la pena. No es extrao, pues, que los ingleses, espectadores de estos ensayos tan en punto mayor, sean y con razn, partidarios de las penas corporis aflictivas. Pues qutese del medio un sistema que exige el castigo para su marcha, exclamarn los compasivos —y cuidado que nosotros blasonamos de serlo. Entonces privaremos al pueblo de la luz de la instruccin, y lo que es ms, cerraremos las puertas a su mejoramiento, fuera de que no es culpa slo del sistema, pues cualquiera que sea el mtodo adoptado, l solo no Untitled-33 14/08/01, 13:45 310

PAGE 323

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 311 / 311 / 311 / 311 / 311 podr impedir que en la clase nfima existan muchachos malcriados y malditos que puedan contagiar toda una escuela, y que sin duda se contienen y enmiendan con el saludable temor de la pena. Pero oigamos al clebre Wood, nombre grato a la humanidad, maestro por inclinacin y filantropa, varn animado de la verdadera y santa vocacin de ensear; oigmosle nada menos que refiriendo el ensayo hecho en la propia escuela de su inspeccin y direccin en la cuna de su sistema explicativo. “A la verdad —dice— tambin en nuestra escuela se tent por algn tiempo la abolicin de la pena corporal. Al entrar un maestro nuevo a ejercer su cargo manifest el envanecimiento en que estaba de que podra quitarse enteramente la pena de azotes (en Inglaterra se dan en la mano o en la espalda, y no en partes tan vergonzosas como se practicaba entre nosotros), advirtiendo que aunque l hasta entonces haba estado acostumbrado a otro arreglo, por haber sido ayudante de su padre, que era del antiguo cuo, estaba ahora muy resuelto a hacer la prueba. Figrese el lector con cuanto regocijo no oiramos esta revelacin todos nosotros, los individuos de la comisin inspectora, que estbamos ms deseoso que nadie de hacer el ensayo y persuadidos de que ninguna mejor ocasin poda ofrecerse para el caso de aquella en que el mismo promovedor de tan apetecida reforma se brindaba a plantificarla, y que tan natural como justamente se honrara con su ejecucin. En consecuencia, se hizo la prueba, y desde luego aparecieron sntomas de insubordinacin en la escuela. Empezaron los monitores a perder su imperio, y los muchachos que estaban propensos a ser flojos, no solamente lo fueron, sino que echaron a perder a otros. Vimos, pues, que no se tardara mucho en recurrir al antiguo sistema, pero hacamos cuanto estaba de nuestra parte por alejar la crisis y procurbamos evitar con sumo esmero cuanto pudiese perjudicar en lo ms leve el buen xito del experimento que traamos entre manos. Entre tanto tuvimos que salir al campo, y a nuestro regreso nos inform el maestro que los nios haban llegado a ponerse inaguantables. Entonces por la primera vez insinuamos la necesidad de mostrar por lo menos algn instrumento de correccin; pero nos contest que en nuestra ausencia, aunque mal de su agrado, se haba visto compelido, no solamente a mostrarlo, sino tambin a usarlo. Sabemos de seguro que el mismo resultado han tenido otras tentativas semejantes practicadas con las mejores veras”. Acaso se dir que el mal xito de tales ensayos debe atribuirse a los resabios del anterior sistema bajo del cual hayan estado los educandos, y que si los muchachos fueran debidamente preparados desde un principio, seria absolutamente innecesario todo castigo; pero los que as discurren ni reparan que las mismas palabras de su argumento llevan consigo la solucin. Demos de barato que en una escuela lancasteriana primaria reine desde un principio el ms adecuado de todos los sistemas posibles, no habr siempre resabios que extirpar desde la Untitled-33 14/08/01, 13:45 311

PAGE 324

ESCRITOS EDUCATIVOS 312 \ 312 \ 312 \ 312 \ 312 \ entrada de los muchacho, resabios que traern de fuera, provenientes de la mala o ninguna preparacin que dar a sus hijos la iliterata nfima clase? Y quines son los que componen las escuelas primarias gratuitas? Los hijos de aquella muchedumbre. Concluyamos, pues, por ms que lo repugne nuestra ndole y nuestro sentimiento, que respecto a las escuelas populares, no pueden abolirse totalmente las penas corporis aflictivas sin comprometer su marcha y desvirtuarlas en su raz. Ahora bien, en qu casos deber emplearse esta especie de penas? No habr de ser con suma economa y restricciones, no recurriendo a ella sino en los lances extremos y como un remedio de apelacin? As es cabalmente como opinan todos los hombres juiciosos que la reclaman para tales casos. Ese mismo Wood que tiene la humanidad tan pintada en el rostro como grabada en el corazn, ese mismo Wood que reclama para algunas faltas gravsimas el castigo corporal, es el primer partidario de las medidas preventivas y ofrece documentos admirables que, practicados por manos hbiles, no slo prevendrn aquel extremo, sino aun la aplicacin de otras penas, en establecimientos de otra especie. As que, esta cuestin de las medidas preventivas versa, no ya sobre el castigo corporal, sino sobre toda especie de penas, y por lo mismo la dejamos para la conclusin de este punto. Ni tememos que sea sospechosa la voz de la Comisin en el particular al declarar –-y harto lo sabe el pblico, la Seccin y la Sociedad— que aquel de los individuos que la componen, consagrado a la enseanza, jams, jams ha tenido que apelar a otros medios para conducir a sus alumnos que a los de la reflexin sobre la falta cometida y, cuando ms, al de las privaciones, de acuerdo con sus mismos padres o encargados; de suerte que si hablara la Comisin por su propia experiencia individual, proclamara ms bien con alguno la inutilidad del castigo corporal. Este dato, a ttulo de ser una prueba de hecho, hace excusado cualquier otro medio de sincerarse que pudiera ofrecer la Comisin. Permtasele, sin embargo, trasuntar las palabras que en ocasin anloga escribi el mencionado individuo y corren estampadas en el tan citado informe (a la pgina 143), porque ellas pueden considerarse como una profesin de fe penal. Sin respeto no hay atencin, sin atencin no hay orden y sin orden no hay enseanza para un gran nmero. El carcter del profesor es problema tan difcil como esencial; trtase de conciliar nada menos que la habilidad de infundir amor a las ciencias con las de sostener el orden debido sin apelar a medios coercitivos y violentos. Hay personas que nacieron para cautivar los nimos, hay personas cuya sola presencia en la clase es la prenda ms segura del orden, mientras otras tienen que pasar por la amargura de no establecer esta condicin indispensable por ms que se afanen para conseguirlo. La dulzura unida con la constancia y la justicia, es siempre el medio ms seguro de Untitled-33 14/08/01, 13:45 312

PAGE 325

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 313 / 313 / 313 / 313 / 313 alcanzar este objeto que no el rigor excesivo o acompaado de la inconstancia y la desigualdad en el manejo de los alumnos. No habr juez ni legislador en lo humano a quien con ms propiedad que al profesor pueda inculcarse el principio de que ms vale evitar que corregir. El maestro que apela a cada instante al recurso de las penas, por ms suaves que puedan ser, nos ofrece, sin advertirlo, los comprobantes menos equvocos de su ineptitud para el ministerio. ¡l mismo se cava poco a poco el abismo en que ha de hundirse irremisiblemente!”— ¡No quiera Dios que ni por un momento se concepten apologistas de la frula y del azote aquellos mismos hombres que precisamente ms han combatido en nuestro suelo por extirpar tan brbara como intil tirana con la palabra y el ejemplo! ¡No permita Dios que tan funesta doctrina se divulgara en un pas donde a merced de los constantes y filantrpicos esfuerzos de esta misma Clase de Educacin y a la general docilidad de los mismos maestros —honor que participan de justicia— casi puede decirse abolido el castigo corporal en nuestras escuelas primarias! Nada ms ajeno de la Comisin, ni ms repugnan a sus principios —principios que acaso profesara aun cuando no fueran los dominantes en el siglo dcimonono. Su nimo ha sido nicamente manifestar que, por lo menos en el estado actual de la sociedad y en las escuelas primarias populares, sealadamente en las muy concurridas por los motivos especificados, era conveniente y casi necesario no dar por abolida aquella pena, sino conservarla, aunque no existiera de hecho ms que en la opinin de los alumnos, recurriendo a ella slo en un lance extremo, y aun entonces usndola con mano muy avara bajo un milln de cortapisas y exigindose por descontado la responsabilidad a los maestros por la autoridad competente; as obrar esta pena como un freno saludable que evitar las faltas en vez de castigarlas; no de otra manera que influye el saludable terror inspirado por la muerte en los nimos de la muchedumbre, aun cuando rara vez se aplique, como sucede en los pases que gozan de una buena legislacin; pero que se hiciera la declaratoria explcita de la abolicin de la pena de muerte aun con el carcter de reemplazarla por las ms enrgicas y eficaces, y desde luego, a lo menos en la mayor parte de los pueblos, se amenazara por sus cimientos la fbrica de la sociedad. La Comisin ha conocido sobrado nmero de muchachos y en establecimientos muy bien constituidos, que slo son insolentes por la seguridad en que estn de que no se les puede imponer la pena corporal. Sucede en esta edad poco ms o menos como en todas las otras; la naturaleza siempre es naturaleza. Aquel mismo objeto en que cifra todo el gusto un nio, causa disgusto a otro y para alguno es indiferente; esto acontece con las penas. Criaturas hay que se sonrojan y entristecen slo de figurarse que han desagradado a su preceptor, inundndose en lgrimas si ste les alza la voz; otras hay para quienes obra eficazmente el resorte de las privaciones Untitled-33 14/08/01, 13:45 313

PAGE 326

ESCRITOS EDUCATIVOS 314 \ 314 \ 314 \ 314 \ 314 \ fsicas o morales, y algunas pocas desgraciadas para quienes son gastados y flojos todos esos muelles tan eficaces. ¡Tan palpable es la dificultad de legislar en materia de educacin, y sobre todo en materia de penas para la educacin! Lo que pasa en nuestro propio suelo es un comprobante muy precioso para ilustrar la necesidad de aquella pena en ciertos casos. Efectivamente, seores, en la escuela gratuita de Beln, donde, por ser mayor la concurrencia que en todas las otras de esta especie, necesariamente afluyen ms nios resabiados o incultos, se hace indispensable a las veces llamarlos al orden y al respeto por medios ms enrgicos que los que se emplean hoy en los dmas establecimientos de su clase. Y no lo dice la Comisin por menoscabar en lo ms leve el relevante mrito que con la prctica ha contrado el digno religioso que la regenta. Muy al contrario, aprovecha esta oportunidad para tribularle el lauro que se merece de justicia por haber logrado a fuerza de celo, eficacia, sacrificio de su tiempo y de su bolsa, humanidad, dulzura, lenidad, en una palabra, a influjo de una verdadera vocacin para este santo ministerio --circunstancias que corroboran singularmente la doctrina que recomendamos--, no slo restringir considerablemente las penas aflictivas, sino hacer amable la instruccin en esa clase menesterosa, verdadero nervio de las naciones, hacindose l mismo el ms dulce y ms amable de los padres con aquellos sus hijos espirituales. Bien podra repetir, con aquella humildad y sencillez que se derrama de su semblante, aquellas divinas palabras del maestro sublime del cristianismo: “Sinite parbulos ad me venire”. Por aqu vendremos en conocimientos de que el carcter del preceptor es uno de los medios que ms contribuyeron a evitar la necesidad de las penas; a cuya precisa consecucin coadyuvar muy principal y ventajosamente la adopcin del mtodo explicativo. Efectivamente, seores, el gran secreto para prevenir consiste en entretener, y nada entretiene, ni cautiva, ni entusiasma en mayor grado las tiernas almas de las criaturas que el sabroso pasto de la explicacin. Pero si por esta parte reprobamos una declaratoria explcita de la abolicin de la pena corporal, por otra no condenamos menos que se recomendara su utilidad en la prctica por una corporacin encargada de la vigilancia del ms precioso de los depsitos. Sabemos por experiencia con cunta facilidad se traspasa los lmites de la moderacin y cuantas veces sirve de pretexto para cosas mayores una misma condescendencia del superior, aun en obsequio de lo ms justo. As que sienta muy bien al carcter de la Seccin de Educacin predicar a los preceptores los principios de moderacin, ejercer la ms escrupulosa vigilancia y, sobre todo, ilustrar la opinin para que los maestros se persuadan ms y ms de la eficacia de las medidas preventivas; y he aqu el medio infalible de abolir de veras las ms aflictivas. De esta manera, vendr a hacer la Clase en el rgimen de las Untitled-33 14/08/01, 13:45 314

PAGE 327

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 315 / 315 / 315 / 315 / 315 escuelas, moderando las demasas de los institutores, el mismo interesante papel que desempea la oposicin de los gobiernos representativos, refrenando la tendencia del ministerio. As se guarda el justo medio. Mas si por desgracia se hace preciso acudir a remedios extraordinarios que nunca dependan de los maestros mismos, mucho menos de sus subalternos, ah estn para eso los padres o en su defecto y aun mejor las diputaciones inspectoras. De este modo se arreglan tales negocios como deben serlo por su naturaleza, econmica y extrajudicialmente, dando a cada uno lo que es suyo; en suma, ejerciendo la virtud de la prudencia, la cual no es ms que otro nombre para decir justicia. La vigilancia dentro y fuera es el mejor conjuro para evitar tropiezos y compromisos. Vigilen los maestros a sus subalternos y la Seccin a los maestros; pero viglese con el nimo de cooperar ms que con el de encender la desconfianza entre vigilantes y vigilados o de inocular la negra envidia en lugar de la noble emulacin entre unos y otros establecimientos. Calle el amor propio y triunfe la voz de la patria, y entonces y slo entonces podremos decir que habremos hecho todos, vigilantes y vigilados, verdaderos sacrificios por la causa de la educacin. Estas consideraciones nos llevan como por la mano al captulo de los medios preventivos; pero antes de llegar a l es necesario decir otras dos consecuencias de lo que dejamos sentado para de todo hacer aplicacin a lo prevenido en el artculo 19 del seor de Carpegna, que dio margen a esta especie de discusin: primera, en un colegio, como que regularmente consta de menor nmero y siempre de material mejor preparado que el de las escuelas primarias gratuitas, puede prescindirse de la pena corporis aflictiva; mas no es posible dispensar las privaciones impuestas por el director, supuesto que se hace necesario conservar rigurosamente la disciplina y suplir hasta cierto punto la autoridad de los padres que se hallan ausentes; segunda, pero en un establecimiento puramente secundario de jvenes ya ms formados en conocimientos, edad y moralidad, o bien en una escuela primaria de empresa particular, con tal que sea meramente de externos, puede dispensarse toda especie de penas, sin apelar a ms resortes que los del honor, y en ltimo trance a la despedida. Y ved aqu conciliados los tres opuestos dictmenes sobre la materia. Los prcticos que adquirieron su experiencia en las grandes escuelas populares estn todava por la necesidad de la pena corporal; los que la ganaron en los colegios mixtos no pueden prescindir de las privaciones para el sostenimiento de la disciplina, y los que la granjearon en las instituciones secundarias o en las puramente externas vern que la mquina puede moverse sin necesidad de medios coercitivos de ninguna especie. En esta ocasin hemos sentido experimentalmente la exactitud de aquella expresin del ilustre Cousin, que de muy buen grado llevaramos por lema los que profesamos examen y por lo mismo tolerancia: la Untitled-33 14/08/01, 13:45 315

PAGE 328

ESCRITOS EDUCATIVOS 316 \ 316 \ 316 \ 316 \ 316 \ Filosofa nada admite ni desecha rotundamente, sino que oye y explica todo. Con razn, pues, proclam el seor Carpegna en el artculo 19 que en su establecimiento no se usara ninguna clase de castigo: Primero, por ser una escuela de meros externos; segundo, por tener un reglamento conciso, claro y adecuado; tercero, por depender de pocas manos su administracin y estar confiada sobre todo a las suyas tan hbiles como enrgicas. Porque desengamonos, cateris paribus, y an con otras desventajas, la escuela la hace el maestro. Fuera de que el institutor de Puerto Rico con su acostumbrado pulso se reserva el derecho de exigir la separacin de los alumnos incurables, despus de agotados todos los recursos de reprensiones en la escuela y la cooperacin de los padres. Pero dejmosle hablar en la materia con sus mismas palabras que trasuntamos con ms gusto, cuando nos servirn de hilo y base para lo que hemos prometido exponer acerca de los recursos preventivos: “los castigos de la escuela adolecen comnmente de ineficaces los unos, de excesivamente severos los otros, y muchos sern propios nicamente a corromper los corazones y rebajar los resortes nobles y pundonorosos que importa templar meditada y justamente. Los padres con ms individual conocimiento, con ms continuo y consiguiente proyecto, con ms prestigio y recursos, pueden adoptar castigos convenientes, si fuesen necesarios”. “No es de esperarse, sin embargo —contina muy atinadamente— que en las clases sean todos irreprensibles; sern pues, reprendidos los discpulos que dieren lugar a ello, y con la energa que requiera. Servirn de base a la reprensin la rememoracin de los deberes de respeto, amor y gratitud hacia los padres, las leyes del pundonor, las de la particular conveniencia, las reflexiones adecuadas a las capacidades; presentndolo todo con la fuerza capaz de obrar activamente sobre el nimo y el corazn de los discpulos”. Ved aqu un cdigo abreviado de legislacin preventiva. As nosotros ni nos queda aadir sino los fundamentos de esos mismo datos, consignando brevemente en su exposicin el resultado de nuestra experiencia. En el supuesto de que siempre ha de quedar un campo abierto a la prudencia y tino del institutor con el arreglo a las circunstancias especiales de cada alumno, ofrecemos en general las reflexiones siguientes: 1 Muchos de los medios eficaces de evitar las faltas quedan ya especificadas en el discurso de la discusin. 2 Las penas, para ser eficaces, deben ser raras; ningn castigo repetido surte su efecto. Se habita el nio aun a los ms duros tratamientos, se familiariza al fin con lo que deba ser un saludable espantajo. Hay casos en que es necesario dejar de imponer la pena mejor indicada a trueque de no desvirtuar su influencia. 3 La sentencia ni debe pronunciarse en el momento del delito, ni imponerse por los subalternos. As se logra la imparcialidad y que haya Untitled-33 14/08/01, 13:45 316

PAGE 329

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 317 / 317 / 317 / 317 / 317 una especie de autoridad templada que modere los excesos propios y los ajenos. 4 Para las privaciones no hay mejor regla que la del hacer pagar al muchacho por donde mismo peca: al glotn privarlo de alguna parte de la comida; al mentiroso no creerle nunca hasta despus de comprobado el hecho. 5 Mas en esto puede haber un extremo, pues si al muy pundonoroso se le va a castigar con alguna pena infamante, todo se ha perdido. En ningn caso deben adoptarse semejantes penas. Reos de lesa humanidad se hacen los maestros que lejos de conservar y aumentar el patrimonio precioso de honor que les est confiado le vulneran y extinguen despiadadamente familiarizando a sus alumnos con la vergenza y con la infamia. Vale mucho ms en todo caso inspirarles un noble orgullo que no una rastrera humillacin. Hombres y no mquinas es lo que les piden la religin y la patria. 6 Ya hablamos en otra parte de este informe de la justicia de la pena de remocin y de su eficacia, que puede ser mucho mayor auxilindola con la publicidad de la escuela; pues entonces llena mejor que ninguna otra la condicin del escarmiento, produciendo en toda ella una impresin profunda y perdurable. Y hablndose de este particular, permtasenos tocar una especie que no puede menos de ceder en beneficio de la educacin: hela aqu. Los directores y maestros toleraran menos la indolencia y la nulidad si no mediara el inters: emplearan mucho ms el recurso de remover a los alumnos incurables, si no temieran perjudicarse; si fuera posible no debieran intervenir las relaciones de inters entre maestros y discpulos; lo que se lograra proviniendo del Estado alguna parte de los emolumentos del profesor como se ve en los mejores colegios de Alemania y se advierte en muchos de nuestros seminarios. El inters es un bice continuo a la independencia que debe animar al maestro para el mejor desempeo por el excesivo influjo que da a los padres sobre ellos. Donde no media el inters entre maestros y alumnos, se experimenta la dulzura de tan gratos vnculos. Lstima es que el asunto no nos permita tratar este particular sino con la rapidez de un mero incidente. 7 Nunca recomendaremos bastantemente el sistema de las notas de aplicacin y conducta dirigidas a los padres, adoptado por el seor Carpegna y que tambin usamos por ac. Esta medida rene a un tiempo la triple ventaja de ser un estmulo, un galardn y un preventivo. Su eficacia est harto acreditada por la experiencia. 8 Pero el medio que ms cumple para atajar las faltas y para reprimirlas, una vez cometidas, es el tratar a los alumnos como seres racionales e inteligentes. Los nios, si no se manejan por los mismos idnticos medios que los hombres, se conducen sin embargo por caminos muy anlogos. La diferencia es ms accidental que real. Siempre se gobierna a todos los Untitled-33 14/08/01, 13:45 317

PAGE 330

ESCRITOS EDUCATIVOS 318 \ 318 \ 318 \ 318 \ 318 \ alumnos por el ministerio de la palabra. Cada vez nos hace la experiencia estar ms contentos de este sistema. ¡Cuntas veces slo de afear una falta en presencia de los nios hemos logrado que nunca la cometan! Sobre todo no debe de perderse jams la coyuntura favorable que los mismos sucesos presentan para inculcarles la obediencia y los inconvenientes de cada infraccin especial. Un maestro debe ser un predicador perpetuo, y debe serlo en toda la extensin de la palabra, pues ninguno necesita estar dotado de ms ferviente caridad que la suya. Cuando se ha cometido la falta, nuestro modo de proceder es hacerles sentir con viveza toda la gravedad del caso, para que ellos mismos, por sus pasos contados, vengan a ser sus propios jueces. Entonces miran la pena como un remedio necesario, as respecto de ellos como de la vindicta de su pblico, y consideran al preceptor como un mero ejecutor de la justicia que se ve compelido a exigir. ¡Cuntas veces la imposicin de una pena ha contribudo a estrechar para siempre los lazos que unen al maestro con el discpulo! ¡Cuntas veces el mismo penitenciado con lgrimas de ternura y compuncin en los ojos --y las nuestras corren por las mejillas con tales recuerdos-no slo aprobaba nuestra conducta sino todava la hallaban suave en comparacin de la falta! Desengamonos, seores, el ministerio de la enseanza es un ministerio de amor. Y nosotros no podamos cerrar mejor este captulo, todava incompletsimo a pesar de su aparente prolijidad, que recordando a los maestros que la bondad y la dulzura les alcanzarn lo que nunca podrn ni la severidad ni el desdn, o, en el estilo matemtico del doctor Bell, que “el mximum de aprovechamiento est en razn inversa del mnimum de correccin”. Tambin les quisiramos encarecer que llevasen a la justicia por base de todas sus operaciones. No es propio de la humana naturaleza tener un mismo amor al aplicado que al desaplicado, al inocente que al culpable. As se violara la ley de la caridad bien ordenada y as se quebrantara esa misma justicia que recomendamos. Lo que hemos querido dar a entender es que en delinquiendo sean iguales ante la ley el aplicado y el indcil. Imparcialidad ms difcil de conseguir de lo que parece a primera vista. Cuanto hemos dicho sobre la materia puede concretarse en el siguiente aforismo: “Si quieres gobernar a los otros, aprende a gobernarte a ti mismo”. Tiempo es ya de volver los ojos sobre las pginas de la apertura. Quisiramos detenerles cual merecen tanto ste como los restantes cuadernos de nuestro autor, siempre interesante, siempre compensador. Pero si pronta ha sido antes nuestra vista, ahora tiene que ser rapidsima porque estrecha el tiempo en tales trminos cuanto que maana mismo ha de presentarse este informe —no hay lugar, pues, ni para ver nuestro manuscrito. As que la Clase y el seor Carpegna llenarn los vacos en las ideas y corregirn las lneas en el estilo de que forzosamente han de adolecer unos renglones trazados con extrema fastinacin. Untitled-33 14/08/01, 13:45 318

PAGE 331

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 319 / 319 / 319 / 319 / 319 Es verdaderamente sensible no poder seguir a nuestro Director paso a paso y mandar al papel las observaciones que nos sugiere la lectura de las suyas. En tal conflicto, no nos queda ms recurso que recomendar vivamente a la clase, no as como quiera la lectura, sino hasta la reimpresin en los peridicos de unos papeles tan interesantes para la causa de la educacin. A tres pueden reducirse los puntos que se tocan en la apertura: Primero: Importancia de la disposicin material de una escuela, as en cuanto al edificio como en la distribucin y pormenores. Entre los infinitos bienes que redundan de un buen arreglo material, ocupa un lugar muy distinguido el de prevenir el uso de las penas. Para evitar charlas y rias, importa mucho que cada discpulo tenga puesto, sus lpices, sus plumas, que nadie se las toque; para cada cosa su sitio, y en su sitio cada cosa. Personas hay que en la edad madura echan menos la falta de este hbito preciso, que fcilmente hubieran contrado en la puericia. Quin no ve cunto influye la disposicin del edificio para facilitar o dificultar la vigilancia? Hasta su situacin puede influir en que se trabaje ms o menos, sobre todo en un clima tropical, v. g., hay la misma diferencia que de gozar la temperatura deliciosa o estar ardiendo de calor con sumo detrimento de las tareas intelectuales. Baste decir, en conclusin, que las deliberaciones de un congreso dependen sobremanera de la disposicin acstica y arquitectnica del local; as es, que la arquitectura debe ser un arte completamente subordinado a los respectivos objetos a que se consagran los edificios. El segundo punto es demostrar la necesidad de los colegios para que florezca la educacin y si Quintiliano manifest victoriosamente la superioridad de los estudios pblicos sobre los privados, Carpegna, con menos maestra y madurez, convence de la necesidad de esos institutos permanentes y aislados para lograr una completa educacin, si bien lo considera como un recurso entre los menos malos. Pero qu arreglo o institucin existe en lo poltico o en lo moral que no sea un mnimo de malo? Con esta parte de su papel nos ofrece Carpegna, a cada paso, muy expresivas muestras de su aptitud para el ministerio en aquella inagotable sensibilidad y ternura que caracterizan su hidalgo corazn. ¡Que no ensee jams el profano que no se enternezca enseando! A pesar de la premura que nos acosa, permtasenos copiar casi a la ventura algunos rasgos que pintarn al natural el corazn del patriota portorriqueo y mucho mejor que nuestros plidos extractos. “Yo soy padre y desde que lo fu, me consagr lo ms que me fue posible a la educacin de mis hijos: he meditado incesantemente sobre esta materia y no he perdonado diligencia alguna de cuantas han estado a su alcance para instruirme” (es una sed en que siempre arde nuestro Carpegna) “y fijar mis ideas tocante a ella, pues que tanto se interesa Untitled-33 14/08/01, 13:45 319

PAGE 332

ESCRITOS EDUCATIVOS 320 \ 320 \ 320 \ 320 \ 320 \ en ello el cumplimiento de los deberes que me impone mi religin, mi propia felicidad, la humana sociedad y el impulso de mi amorossimo corazn”. Aqu no es menester comentario. Y en otro lugar: “llora un padre, (alude a los inconvenientes de los colegios que acaba de recapitular) con su hijo asido por la mano, la triste posicin que le rodea, y segn la cual no puede evitar las consecuencias de las fortsimas impresiones producidas por los ejemplos perniciosos que contaminan su corazn, desarreglan sus ideas y pervierten sus inclinaciones. Repito que no me son desconocidos los peligros que tambin rodean a la juventud reunida bajo un mismo techo; mas tal es la humana condicin, que en la mayor parte de sus situaciones no puede resolverse por una apreciacin absoluta de sus bienes, sino por la comparacin de una menor suma de males”. Estas consideraciones —que nos es harto doloroso no recapitular siquiera— sirven como prembulo al tercer punto que encierra la “Apertura”, que es la importante propuesta al pblico portorriqueo de un colegio de pupilos, pidiendo el autor tiempo y meditacin para fundarlo, y no alcanzndosenos ms que para desearle mejor xito, as en obsequio del noble fundador como de aquella preciosa juventud de compatriotas. En el oficio marcado nmero 4, el seor Carpegna en su fervoroso ahnco por ilustrarse, pide luces a la Sociedad Patritica de Puerto Rico, as como a todos los inteligentes y aficionados en materia de educacin; encarece la dificultad de dirigir la juventud, describiendo las dotes del maestro, y da, en fin, al pblico de aquella Isla, entre otras relevantes garantas, la inapreciable de ser padre y de ser l mismo el preceptor de sus hijos. En segunda, traza un cuadro fiel y circunstanciado del estado de su establecimiento, indicando la imposibilidad en que se ha hallado de planificar las enseanzas de Historia y Geografa, a causa de la poca o ninguna preparacin de los educandos para comprender lo que leen. Pero ya aludimos en su oportunidad al correctivo ms eficaz para este mal, que es el sistema explicativo, y ahora que el autor manifiesta el deseo de conocerlo, es llegada la de satisfacerlo brevemente. Punto es este que aun trazado en brevedad exigira por s solo una memoria para presentarlo con la debida perspicuidad; pero el artculo comunicado inserto en el Diario de esta ciudad de 6 de noviembre de 1832 —que acompaamos— escrito por un individuo de la Comisin, exime a sta de tan larga aunque grata faena. Por esta razn se hace forzoso leer el artculo antes de pasar a lo que sigue. Ser necesario nicamente para lograr la planificacin del sistema, dar un par de muestras que sirvan como una especie de pauta para hacer las preguntas a los alumnos de la primera clase, o sea a principiantes, y a los de otra ms adelantada. La primera se sacar del librillo primero, y la Untitled-33 14/08/01, 13:45 320

PAGE 333

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 321 / 321 / 321 / 321 / 321 segunda del segundo que sirven de texto. 2 Es claro que como no hay nada mecnico en el sistema explicativo, las preguntas pueden ser diferentes y hasta variar al infinito; as que si se ponen stas, tan slo es con el objeto de hacer ver cmo se practican. Cuatro son los objetos principales que se propone este mtodo racional: primero, hacer ms fcil y agradable la adquisicin de la lectura que es un arte mecnico hasta cierto punto; segundo, sacar partido de la doctrina que contenga cada pasaje que se lea; tercero, dar al discpulo un caudal de voces y facilidad de explicarse por medio de un anlisis minucioso de cada pasaje, y cuarto, sobre todo acostumbrarle a ejercitar el raciocinio sobre cuantos objetos se le presenten: bajo este punto de vista, el mtodo intuitivo de Pestalozzi es una ramificacin del mismo sistema explicativo, siendo as que se reduce a clasificar las ideas que nos vienen de los objetos directamente a los ojos, y no por el intermedio de los lbros. Con estos preliminares pasemos ya a dar las muestras del plan interrogatorio. Del artculo Dios, del primer libro, extractamos el pasaje siguiente para poner luego a continuacin las preguntas. “Dios manda al sol y le manda ponerse; l da la lluvia y el roco para mojar el suelo y a su arbitrio se pone seco; de l nos viene el calor y el fro; l enva la nieve y el hielo y el granizo, y a su voz se derriten y desaparecen. Ora manda a los rboles que se vistan de hojas, y luego manda a las hojas que se marchiten y que el rbol quede desnudo. l es quien manda soplar el viento y l es quien le manda callar. l es quien le pone lmites al mar, dicindole: hasta aqu no ms llegars”. Acerca de cuyo pasaje pueden dirigirse al educando las siguientes u otras anlogas preguntas: quin manda a salir al sol? 3 qu significa nacer el sol? dnde nace? qu quiere decir ponerse? cundo y dnde se pone? qu ocasiona el ponerse? qu quiere decir roco? y terreno? qu bien resulta de que se empape el suelo? cundo se viste el rbol de hojas? qu es marchitarse y quedar desnudo? cundo sucede esto? qu son la nieve, el hielo y el granizo? cul es su causa? quin manda el fro? qu los hace derretir? quin enva el calor? qu quiere decir callar el viento? Aqu debemos advertir de paso, que los nios llegan a entender y saborear el lenguaje figurado mucho ms temprano de lo que pudiera imaginarse; tan cierto es que el len2.Estos libros forman una serie de lecciones graduadas, creciendo la dificultad, variedad y magnitud de ellas progresivamente. Como los nios llegan a comprender con tanta facilidad en virtud del sistema, es necesario prepararles tres o cuatro volmenes para no fastidiarlos repitiendo demasiado la misma lectura. 3.Por supuesto, que no hay que entrar en discusiones astronmicas: para eso llegar su tiempo. El medio ms seguro de malograr el fruto es anticiparse demasiado. Adems, basta que el nio a veces d a entender que alcanza el sentido, aunque sea con un gesto. Untitled-33 14/08/01, 13:45 321

PAGE 334

ESCRITOS EDUCATIVOS 322 \ 322 \ 322 \ 322 \ 322 \ guaje figurado es el ms natural al hombre. Concluido el pasaje puede preguntarse al nio quin hace todas esas cosas sobre las cuales ha estado leyendo? y qu piensa de quien puede hacer todas esas cosas y que es tan sabio y bueno que las hace? Ninguna de las preguntas, empero, puede dirigirse en una forma dada, sino que han de variar conforme a la naturaleza de las respuestas recibidas. En nada brilla tanto la pericia del institutor como en saber adaptar las preguntas a las respuestas y a las varias capacidades. El mejor interrogador ser aquel que haga subir ms hbilmente a los alumnos por los escalones analticos: hay nios con quienes se pueden saltar muchos de ellos; pero otros que no marcharn como se dispone uno siquiera. Infirese tambin que cuanto ms pensador sea el maestro, tanto mayor ser el campo que har recorrer a sus discpulos. Abramos por cualquier parte el segundo librito para ofrecer la segunda muestra. Excusado parece advertir que cuanto ms adelantada est la clase, ms delicadas y variadas sern las preguntas como lo permitir tambin el texto que ha de emplearse. Advirtase as mismo que por muy claro y perceptible que sea el estilo de estos libritos, y por mucho que se alumbre a los nios, de intento quedan sin desenvolverse varias especies, a fin de hacerlos discurrir y dar ms pbulo a la explicacin, suministrndoles de esta manera porcin de noticias diversas con ocasin de las que se tocan: esto es lo que llaman los ingleses instruccin colateral o indirecta. He aqu el pasaje al terminar la historia de las abejas. “¡Cuntas lecciones tiles nos ofrece la historia de tan interesantes animalitos! No hay duda que Dios quiere que aprendamos nuestros deberes por el ejemplo que nos dan los mismos brutos. Sin salir de las costumbres de las abejas, con ella nos ensea a ser industriosos, activos y trabajadores, a vivir en la mayor estrechez y armona con nuestros semejantes, a ser obedientes y subordinados a nuestros padres y superiores, vindose hasta 30000 abejas sujetas al mando de una sola madre sin que ocurra el menor tropiezo ni diferencia, logrando as trabajar ms en menos tiempo. Esto tambin debe ensearnos que nos acostumbremos al orden y que evitemos la confusin para sacar el mejor partido de nuestros afanes: vergenza dara que 200 muchachos, que es un nmero miserable en comparacin de 30 000 abejas, no pudieran estarse quietos, ocupados en sus tareas por algunas horas. Pues bien, a veces en las escuelas mal arregladas, no digo a 200, pero ni a una clase de 12 se le puede hacer atender y aprovechar. Reparad por otro lado que las abejas no estn condenadas a trabajar de mala gana, sino que lo hacen con sumo placer, en trminos de entristecerse y morir si se las arranca de su colmena. As debis hacer vosotros en vuestra colmena que es el colegio. Debis trabajar como ellas con gusto y alegra, como que el trabajo no es una penitencia que se os impone, sino el regalo ms precioso que se os puede hacer. Algn da os Untitled-33 14/08/01, 13:45 322

PAGE 335

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 323 / 323 / 323 / 323 / 323 ser ms dulce su fruto que la sabrosa miel de estos animalitos. Y qu lecciones ms tiernas de compasin y humanidad que la que nos ofrece la abeja asistenta socorriendo a su compaerita que yace indispuesta o desvalida en su celdilla? No es esto decirnos a las claras: aprended a ser hermanos y compasivos con vuestros prjimos desamparados? ¡Hombres todos, trataos como hermanos, como hijos de un mismo padre! “Finalmente, amiguitos mos, en esa breve y corta noticia de las abejas de nuestra tierra, os quiero inculcar cun ridculo es el empeo de algunos en sostener que todo lo de su pas es lo mejor que hay en el Mundo. As lo hacen, persuadidos que de esta manera dan ms pruebas de amor a su suelo; pero no hay que confundir lo que debemos a nuestro pas con lo que debemos a la justicia. No sera una mentira y adems una ridiculez pretender que las abejas que aqu tenamos eran mejores que las que nos trajeron de afuera? ¡Nadie es ms amigo que yo de ensalzar las ventajas de mi pas natal, pero esto nunca lo hagamos con perjuicio de la justicia. Los que se enfrascan en que lo suyo es lo mejor, cierran los odos a cuanto bueno les proponen de fuera, y as privan a la misma patria de los mayores beneficios. Harto nos ha favorecido la Providencia con nuestro bello clima, ricos productos, fciles disposiciones, mas no por eso se poda olvidarse de otros pases. Aprovechemos, pues, lo bueno que nos ofrezca de cualquier parte que sea: tengamos siempre nuestros odos abiertos a la razn, y entonces seremos ms patriotas, siendo ms justos”. Olvidsenos que una vez ledo el pasaje, no slo en las clases adelantadas, sino aun en las muy principiantes se les pide a los nios recapitular la sentencia de lo que han ledo, a cada cual en su propio lenguaje, ejercicio que practican aun las ms tiernas criaturas con sumo placer y que se facilita sobremanera sirviendo de texto aquellas historias bblicas a que aludimos en otro lugar, por ir como llevada su memoria por el hilo de la narracin. El pblico no ha podido presenciar estos interesantes ejercicios de la infancia sin la ms viva emocin de un enternecimiento que lo transportaba a un porvenir muy lisonjero para su patria. Pero sigamos con nuestra descripcin del mtodo. Despus se les pide que describan el aspecto de una colmena, el modo de trabajar de las abejas, los peligros a que estn expuestas; que digan si hay otros animales que trabajen as congregados; que expongan los motivos del orden y concierto que reinan en esos admirables insectos, con otras mil preguntas por el estilo de las anteriores. Mas como el pasaje que se lee en la escuela no es meramente con el fin de comunicarles la doctrina que contiene por interesante que sea en s misma, sino tambin, como se har con todos los dems rasgos que lean, para familiarizarlos con su idioma nativo, a fin de que sea un vehculo para la difusin de los acontecimientos —y aqu est el gran fin del sistema— y un campo de examen acerca de lo anteriormente aprendido, ser Untitled-33 14/08/01, 13:45 323

PAGE 336

ESCRITOS EDUCATIVOS 324 \ 324 \ 324 \ 324 \ 324 \ conveniente hacerles contestar algunas preguntas por el orden de las siguientes o a lo menos aquellas en que no est ya enterado el discpulo, o las que permita el tiempo destinado a estos ejercicios: Qu quiere decir industrioso? Qu significa esa terminacin oso agregada a su raiz? Y qu significa la palabra radical industria ? Se derivan algunas otras voces de ella? Cuntos sentidos se le dan a esta palabra? Ejemplos: sealar la diferencia entre colmena, panal, enjambre, etctera; y con este motivo tocar prcticamente que no existen, en rigor, sinnimos, y adquieren mucha precisin de lenguaje. Otro medio de lograrlo mejor es cuando se presentan varios adjetivos cuya significacin al principio les parece idntica, como v. g., infeliz, desgraciado, desventurado, malhadado; aqu se les hace ver que hay casos en que podrn emplearse indistintamente y casos en que no se les har notar la distinta procedencia de cada una de estas palabras; el valor de las partculas de composicin, como ni, des, etctera; se les pedirn voces anlogas, como infame, ingrato, injusto, desafortunado, deshojado, etctera; se les har ver qu otro valor tiene la partcula in aqu mismo o cuando ocurra una palabra como inscribir, etctera, en suma, todas las partculas de composicin, como re, pro, pre, per, etctera, en sus lugares y con sus ejemplos. Ocioso parece repetir que a estos exmenes se les dar ms o menos ensanche segn el grado y estado de su clase. Ella misma ir avisando al preceptor acerca de la oportunidad. Sigamos el interrogatorio: Qu significa patriota? Y compatriota y patricio? Qu ser lo contrario de patriota? Es muy til este ejercicio y as conviene tambin; otras veces se les hace apurar el catlogo de palabras relativas a la misma idea o de las casi sinnimas. La analoga o el contraste les fijan con suma claridad la acepcin de las voces, pero de este particular trata el artculo del Diario de 6 de noviembre de 1832, ya citado. Cules son las diversas significaciones de la voz naturaleza? Ejemplos. En qu sentido se toma el caso presente? Por lo dicho ya se deja entender cuanto pueden ampliarse las preguntas a los que ya cursan la gramtica. Veamos ahora por otro lado. Dicen ustedes que las abejas nos vinieron aqu de la Florida; pues bien, donde est la Florida, muy cerca o muy lejos de Cuba? Y qu es, isla, pennsula, etctera? Y por este orden le van tocando cuantas teclas son imaginables, saliendo a la plaza alternativamente la Geografa, la Gramtica, la Historia, los usos domsticos, los campestres, el espectculo de la Naturaleza, los talleres de la industria y los ms preciosos documentos de moralidad. Acaso se dir que con semejantes interrogaciones, no se forman gegrafos, ni historiadores, ni gramticos, ni artesanos; y as es la verdad hasta cierto punto; pero no es de eso de lo que se trata. La gran ventaja es acostumbrar al entendimiento a que nada pase sin examen. Y no es sta la mejor preparacin para toda clase de estudios? Concluyamos, pues, que en la explicacin est el germen de la reforma general: todo con la explicacin y nada sin ella. Untitled-33 14/08/01, 13:45 324

PAGE 337

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 325 / 325 / 325 / 325 / 325 Mucho ms deberamos extendernos sobre el particular, si se tratara de dar instrucciones para la generalidad de los maestros; pero lo dicho basta para enterar al seor Carpegna, no slo de la marcha, sino tambin del espritu del sistema, esperando con entera confianza que, en tan expertas manos, no podr menos de perfeccionarse este preciossimo instrumento, de cuya entrega nos ha cabido la ventura de ser rganos aunque demasiado imperfectos. Nos atrevemos a felicitar de antemano, primero a la juventud portorriquea, y de resultas a la juventud habanera. Y terminadas aqu nuestras reflexiones, por la angustia del tiempo ms que por nuestra propia voluntad, 4 sanos lcito cerrar el discurso, rogando a la Seccin se digne hacerlo a la Sociedad, para que sta declare cun gratas y apreciables le han sido las faenas del seor don Ramn Carpegna, sirvindose incorporarlo en su seno en calidad de corresponsal, como un pequeo tributo a su distinguido celo, inteligencia y laboriosidad en la santa causa de la instruccin pblica; de aquel ramo cuya presidencia prefiri el ms venerable de los modernos espaoles 5 a la de constitucin que le sealaban sus compaeros por el ntimo sentimiento que siempre estuvo grabado en su espritu de que la buena instruccin pblica era el primer manantial de la felicidad de las naciones y que de l slo se derivan todas las dems fuentes de prosperidad, sobre cuya preferencia y primaca escriben y disputan tanto los modernos economistas. Que conozca el institutor de Puerto Rico que la Sociedad Econmica de la Habana le ha conocido y entendido: que acaso es ste uno de los galardones a que ms aspira el infatigable Carpegna, quedando a los comisionados la satisfaccin de haber sido el vehculo de tan provechosa comunicacin. S, seores Presidente y Vocales, los directores de la educacin son los hroes ms meritorios ante los ojos de la patria y de la humanidad, porque despus de haber hecho en vida mayores sacrificios que todos los otros patriotas en una empresa de ms trabajo y lucimiento, dejan a su muerte, no ya sucesores de gloria, humo y vanidades que consume la mano del tiempo, sino derramados por todas partes, herederos de virtud, de conocimientos, de realidades, nica herencia que triunfa de la huella del tiempo. Y quien podr llamarse inmortal con ms derecho que los dispensadores de tanto y tan rico tesoro...?. Habana, 11 de junio de 1835. JOS DE LA LUZ CABALLERO 4.Tan cierto es esto, que ni una palabra hemos dicho del sistema lancasteriano, a pesar de lo que el autor se ocupa de l; ni tampoco del resorte de la emulacin entre los medios preventivos, a pesar de diferir nuestras ideas en esta parte de las generalmente recibidas. Pero en la correspondencia que proponemos con el seor Carpegna se proporcionar oportunidad. 5.Jovellanos. Untitled-33 14/08/01, 13:45 325

PAGE 338

ESCRITOS EDUCATIVOS 326 \ 326 \ 326 \ 326 \ 326 \EXTRACTO DEL INFORME DE COUSIN SOBRE EXTRACTO DEL INFORME DE COUSIN SOBRE EXTRACTO DEL INFORME DE COUSIN SOBRE EXTRACTO DEL INFORME DE COUSIN SOBRE EXTRACTO DEL INFORME DE COUSIN SOBRE INSTRUCCI"N PBLICA EN PRUSIA, EN LA INSTRUCCI"N PBLICA EN PRUSIA, EN LA INSTRUCCI"N PBLICA EN PRUSIA, EN LA INSTRUCCI"N PBLICA EN PRUSIA, EN LA INSTRUCCI"N PBLICA EN PRUSIA, EN LA P P P P P AR AR AR AR AR TE RELA TE RELA TE RELA TE RELA TE RELA TIV TIV TIV TIV TIV A A ESCUELAS NORMALES A A ESCUELAS NORMALES A A ESCUELAS NORMALES A A ESCUELAS NORMALES A A ESCUELAS NORMALESFormado por el seor Director en el tiempo y con el fin a que alude el acta de 30 de enero ltimo,6 y se publica por acuerdo de la Real Sociedad Patritica. Al Ministro francs de Instruccin Pblica. Ya estis enterado del titulo de la ley de 1819 que establece las escuelas normales primarias; y los principios de su organizacin. Tambin sabis el nmero de ellas en 1826 y 1831, el de los alumnos, el de los maestros y lo que cuesta cada escuela a la provincia y al Estado. Ahora debemos proceder a revisar lo interior de estos establecimientos y observar su disciplina, su plan de estudios y su gobierno moral e intelectual. Sobre estos puntos pondr a vuestra vista una copia de noticias, que la importancia del asunto justificar sin duda en el concepto de los inteligentes. Y no titubear en multiplicar los documentos e informes oficiales, de que he reunido gran cantidad, principalmente manuscritos. Los dar las ms veces en toda latitud, para que los hechos hablen por s mismos y surtan el debido efecto; reservando para el fin las reflexiones que me ha sugerido el examen atento de dichos datos y la comprobacin que les he encontrado en mis visitas personales a las ms afamadas escuelas normales de la Prusia. (Empieza el autor con una noticia sobre las escuelas normales menores; pues es de advertir que las hay de dos clases en Alemania, contrayndose tan slo a instruccin primaria. Pero como semejantes establecimientos slo pueden tener cabida cuando se trata de un sistema general de escuelas normales; y no siendo ms de una, y como por va de ensayo la que se piensa plantear en esta ciudad, por virtud de la concesin hecha por el gobierno supremo a don Claudio Daz, parece conveniente suprimir esta parte del informe del seor Cousin, no obstante su importancia y las luces que derrama sobre el particular. As que la supresin se 6. El 3 de octubre de 1840 dice Luz que “haba traducido cuanto dice Cousin sobre Escuelas Normales”. Esto en las Memorias de la Sociedad Econmica t. 10, p. 54, 121, 193 y 245. En el Acta de la Junta de 30 de enero de 1840, publicada en las Memorias de la Sociedad Econmica t. 20, p. 313, se dice que el Director (Luz) tena terminada —pendiente slo de algn detalle— la traduccin de la parte relativa a Escuelas Normales, del precioso informe de Cousin sobre el estado de la instruccin pblica en Prusia y que se acord su publicacin en las Memorias para que sirviera de gua al Director de Colegio, don Juan Claudio Daz, autorizado por el Gobierno Supremo para establecer una Escuela Normal, destinada a formar maestros de primeras letras. Untitled-33 14/08/01, 13:45 326

PAGE 339

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 327 / 327 / 327 / 327 / 327 hace con el mayor sentimiento, y slo por dar entrada a lo que ms necesitamos.) Las grandes escuelas normales ofrecen un carcter algo diferente de las menores. En ellas se forman los maestros para los dos grados de la instruccin primaria, es decir, para las escuelas elementales y las escuelas medias.7 La ley de 1819, que las establece, defiri su organizacin a ulteriores reglamentos; y es imposible admirar bastantemente el celo y constancia con que el Ministerio de Instruccin Pblica ha trabajado en la perfeccin de tan nobles instituciones. En primer lugar a este Ministerio es a quien pertenecen. La parroquia es quien sostiene la escuela parroquial, y son las provincias y el Estado los que se juntan para sostener las escuelas normales. El gobierno organiza el sistema y nombra a los maestros; mientras que la autoridad provincial encargada especialmente de las escuelas, es decir, la comisin o junta de escuelas ( Schulcollegium ) tiene la superintendencia. As cada escuela normal es departamental en cuanto a su destino (el cual es proporcionar maestros al departamento o crculo en que est situada), pero es responsable tan slo a la provincia y al Estado; pudiendo con verdad asegurarse que es el Estado, el Ministerio de Instruccin Pblica y de Negocios Eclesisticos, el que tiene la principal parte en los progresos que han hecho estas instituciones en el corto perodo de 1825 a 1831. Lo primero que haba que hacer era asegurar los estudios de las escuelas normales de toda interrupcin, eximiendo a los estudiantes del servicio militar. (Las rdenes y arreglos sobre este punto se suprimen por no tener lugar entre nosotros: sigamos pues a otros particulares.) Aado otra Real Orden, contina el informante, que asegura a los candidatos, al dejar las escuelas normales, casi la exclusiva en la provisin de maestros. En fecha 1 de junio de 1826, tiempo en que haba establecidas escuelas normales en todas las partes del Reino, completamente organi7. Las escuelas elementales tienen por objeto el metdico desarrollo de las facultades del hombre por una instruccin ms o menos lata en los ramos indispensables a las clases inferiores, as en el campo como en poblado. Las escuelas medias (que en Alemania llaman escuelas de ciudadanos o de ciudad) llevan al nio hasta aquel punto en que pueda manifestarse su peculiar aptitud para los estudios clsicos propiamente dichos, o para alguna profesin particular, pueden hallar un equivalente en las que los ingleses nombran escuelas de gramtica. Los gimnasios llevan la educacin hasta el punto en que los alumnos, despus de haber recibido una instruccin clsica y liberal, entran en un curso de estudios prcticos de la vida civil, o en los estudios cientficos, superiores y especiales o de profesin en las universidades. He aqu los varios escalones que en Alemania componen el gran edificio de la educacin nacional. Untitled-33 14/08/01, 13:45 327

PAGE 340

ESCRITOS EDUCATIVOS 328 \ 328 \ 328 \ 328 \ 328 \ zadas y en pleno ejercicio. No poda haber sido anterior a dicha poca, pues esta hubiera sido exigir privilegios para las escuelas normales antes de estar seguros de que los mereciesen. Circular de 1 de junio de 1826 1.—En todos los nombramientos de maestros de escuela dependientes del gobierno de Su Majestad, se tendr especial consideracin a los alumnos de la gran escuela normal de la provincia que estn provistos de certificados de suficiencia; y mientras haya semejantes plazas por proveer, no se admitirn jvenes preparados para el magisterio en cualquiera otra manera. 2.—Las parroquias que tienen derecho de eleccin o patronatos a plazas de maestros de escuela, quedarn sujetas a la misma regla. 3.—Tambin se recomendar a los fundadores de escuelas particulares la preferencia de los alumnos de las escuelas normales: como quiera que sea, nunca pondrn nombrar sino a aquellos individuos que estn provistos del certificado de examen, comprobante de su aptitud para el encargo. 4.—El certificado de suficiencia para ponerse al frente de una escuela debe en todo caso ser dado por el director y maestros de una escuela normal de primera clase, con el visto bueno del consiliario escolar del distrito respectivo. 5.—Los exmenes en que descansan las certificaciones de suficiencias concedidas a candidatos que no se han educado en una grande escuela normal, se verificar en ciertos perodos anunciados en la Gaceta del distrito en que est situada la normal; en cumplimiento del artculo 10 de la circular dirigida con esta fecha y adjunto a las comisiones de escuelas de los consistorios provinciales. 6.-Los individuos que, sin haber cursado en una grande escuela normal, solicitasen examinarse de maestros, acudirn a las autoridades respectivas, transmitiendo los siguientes recados: (a) Un certificado de un mdico. (b) Una relacin de su vida escrita por ellos mismos. (c) Las pruebas y certificados necesarios para mostrar que han recibido una buena educacin en general, y que en particular se han preparado para el magisterio. (d) Certificacin de las autoridades locales y del cura, atestiguando haber llevado hasta el presente una vida irreprensible, y poseer las cualidades morales y religiosas que le habilitan para el ministerio. 7.—Se previene a los miembros de la Real Administracin, esto es, del gobierno, examinen dichos certificados, haciendo las ms escrupulosas indagaciones, sin exigir de la escuela normal el examen del pretendiente Untitled-33 14/08/01, 13:45 328

PAGE 341

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 329 / 329 / 329 / 329 / 329 hasta no haber sido obtenido el ms pleno convencimiento de no haber nada en contrario ni fsica ni moralmente. 8.—Los estudiantes as examinados y aprobados no deben, empero, sin excepcin, servir de maestros provisionales por uno, dos o tres aos, pudiendo acortarse este trmino respecto de los que se distingan particularmente. A la expiracin de dicho tiempo no pueden ser nombrados definitivamente hasta no haber dado nuevas pruebas de su capacidad. Queda empero a cargo de la Administracin el decidir si deber o no verificarse nuevo examen. 9.—Todo candidato que haya sido examinado y declarado apto, pero sin haber recibido inmediatamente su nombramiento, debe dar parte a la Administracin el lugar en que piensa residir. Entonces quedar bajo la vigilancia especial del inspector de escuelas, quien informar regularmente de sus estudios y conductas. 10.—El estudiante que haya sido expulsado de la escuela, o que la haya dejado voluntariamente y sin certificacin a su salida, en ningn caso ser admitido a examen, y mucho menos al empleo de maestro. El privilegio de reclutar los maestros para la instruccin primaria no con exclusin, sino con preferencia de todas las otras, afianz la prosperidad de las escuelas normales y les atrajo un gran nmero de concurrentes. Ganado este punto, y bien seguro de que jams faltaran alumnos, pudo ya el ministro sujetar estos establecimientos a muy rigurosas medidas internas, que fueron gradualmente levantando su carcter, y los hicieron ms y ms dignos de su alta misin, de la proteccin y generosidad del gobierno y de la confianza del pueblo. La primera providencia fue institur un severo sistema de exmenes a la salida, los cuales confieren la calidad de aspirantes al magisterio; conceder al principio tan slo un nombramiento provisional, haciendo volver de cuando en cuando a la escuela normal a los candidatos ya nombrados, a fin de perfeccionar su educacin. Bajo este punto de vista merece la mayor atencin la siguiente circular: su fecha es la misma de la anterior. En el propio da en que se confiri un privilegio, fue punto de estricta justicia, el tomar medidas conducentes para cerciorarse de que era merecido y que no degenerara en un estril monopolio. Segunda circular de 1 de junio de 1828 1.—Desde ahora en adelante (como en realidad se ha practicado hasta aqu en el mayor nmero de casos) todas las grandes escuelas normales primarias del Reino sujetarn a todos sus alumnos, al salir de la escuela, a rgidos exmenes en los tiempos prefijos. 2.—Sern los jvenes examinados por los maestros de la escuela en todos los ramos que se enseen en la casa, a presencia y bajo la direccin Untitled-33 14/08/01, 13:45 329

PAGE 342

ESCRITOS EDUCATIVOS 330 \ 330 \ 330 \ 330 \ 330 \ de uno o ms comisarios diputados por la junta o comisin de escuela. El superintendente, esto es, el director, el cura y en general todos los clrigos podrn estar presentes a estos exmenes sin embargo de no ser pblicos. 3.—Los exmenes tambin incluirn un ensayo sobre el modo de ensear al alumno, para juzgar por l de su peculiar aptitud para la profesin. 4.—Segn el resultado de estos exmenes, y especialmente despus de exigirse la opinin precisa y concienzuda del director y maestros de la escuela, todo estudiante que est para salir recibir un certificado de salida ( Abiturientenschein ), dado por el director y maestros y visado por los comisarios. 5.—Esta certificacin no slo debe especificar los diversos ramos adquiridos en la escuela, sino tambin la idoneidad para ensear, la aptitud moral para las funciones del magisterio, la conducta y el carcter. Debe asimismo indicar lo que razonablemente pueda esperarse del examinado en lo sucesivo. Todo lo cual deber expresarse con la mejor fe y escrupulosidad, recapitulando al fin con las notas de excelente, suficiente (o bueno), mediano, marcadas con los nmeros 1, 2 y 3. 6.—Este certificado slo da derecho al candidato de ser elegido para una asignatura por tres aos: a la expiracin de cuyo trmino habr de presentarse para segundo examen en la escuela normal. Sin embargo, cualquier estudiante que haya obtenido el certificado nmero 1 (sobresaliente) y que se coloque inmediatamente como maestro en una escuela pblica, quedar eximido del segundo examen; pero todos los dems podrn instalarse slo provisionalmente. 7.—El segundo examen no habr de verificarse al mismo tiempo que los de salida, sino a presencia, bajo la direccin y con la participacin de los consiliarios de escuelas en una poca fija para cada escuela primaria. 8.—Como el objeto especial de los exmenes de salida es averiguar si los alumnos poseen completamente el curso de instruccin seguido en la escuela, si lo entienden perfectamente, y estn aptos para comunicarlo a otros, los segundos exmenes no deben recaer inmediatamente sobre la instruccin recibida en la escuela, sino que han de dirigirse a la solidez de los conocimientos adquiridos, a la tendencia y originalidad de las ideas y particularmente a la pericia y capacidad prctica. 9.—Se dar igualmente una certificacin sobre el resultado de este examen, la cual se agregar a la anterior. Deber expresarse hasta qu punto han salido justificadas, superadas o fallidas las esperanzas que se concibieron, y esto de un modo preciso; especificando tambin qu ramo de instruccin pblica pueda confiarse con ms ventajas al candidato. 10.—Al mismo tiempo y conforme a los mismos principios se tendrn los exmenes de candidatos que no hayan seguido el curso en las grandes Untitled-33 14/08/01, 13:45 330

PAGE 343

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 331 / 331 / 331 / 331 / 331 escuelas normales, y a quienes el gobierno remitir con tal objeto a una escuela normal. Despus del examen ha de proveerse a dichos candidatos, as como a los otros, de certificados en que conste con la mayor exactitud posible el grado de sus conocimientos, de su tino prctico. 11.—Pero a fin de que la benfica influencia de las escuelas normales sea extensiva a maestros de escuelas en ejercicio que carecen de auxilios, y cuya inteligencia y conocimiento no progresan, o ms bien, atrasan, estos tales sern convocados a la escuela normal por ms o menos tiempo, segn el caso, o bien para seguir un curso completo del mtodo (metodologa), o ejercitarse en algn ramo especial, o bien sujetarse a la disciplina moral del establecimiento a la vez que sirvan de agregados. En cuanto al modo de llevar a efecto esta medida, se complacer el ministerio en recibir las indicaciones de la juntas de escuelas, despus de haber consultado esta corporacin con las autoridades provinciales. 12.—As para lograr el objetivo arriba indicado, como para obtener en general un conocimiento exacto de la naturaleza y necesidades de las escuelas en los respectivos distritos (regencia), debern los directores o maestros principales de las escuelas normales primarias visitar anualmente, en las vacaciones, una parte del distrito o de la provincia para la cual se estn preparando maestros en su establecimiento; en calidad de comisarios se informarn del estado de las escuelas del campo, darn parte de sus observaciones a las autoridades ministeriales, enviando asimismo copia de su informe a la junta o comisin de escuela, la que tomar las medidas que juzgue oportunas y singularmente la de volver a llamar a las escuelas normales a los maestros que se hallen comprendidos en algunos de los casos del artculo 11. El costo de estos viajes se abonar de los fondos de la provincia destinados a la mejora de la instruccin primaria. Estos mismos fondos servirn tambin para sufragar los gastos consiguientes al desalojo de los maestros en ejercicio que tienen que seguir el curso de mtodo. 13.—Conviene que las vacaciones de las escuelas normales primarias se fijen de tal suerte que los maestros puedan visitar otros establecimientos de la misma clase que los suyos cuando estn en toda su marcha. Pero debe quedar a las juntas provinciales de escuelas la facultad de hacer las comunicaciones necesarias sobre el particular. El ministerio espera recibir a su debido tiempo el informe circunstanciado de cuanto se haya hecho y acordado con arreglo a las prevenciones de esta circular por la junta de escuela, de conformidad con las autoridades Reales de la provincia. “Ya hemos dicho que los discpulos de las escuelas normales primarias que obtienen pensiones del gobierno o de las provincias (becas) estn obligados despus de sufrir el examen de salida y de ser matriculados como Untitled-33 14/08/01, 13:45 331

PAGE 344

ESCRITOS EDUCATIVOS 332 \ 332 \ 332 \ 332 \ 332 \ candidatos, a permanecer por tres aos a disposicin del Estado y aceptar cualquier plaza que se les d. Esta obligacin, justa recompensa de todo el esmero y costos invertidos en ellos, se contiene en el siguiente rescripto de 28 de febrero de 1825. “Consta por los informes —dice— de las autoridades departamentales que los candidatos recin salidos de las escuelas normales suelen rehusar las colocaciones que se les ofrecen so pretexto de no ser bastante lucrativas y de haber de ganar la subsistencia dando lecciones particulares o entrando de ayo en las familias. Esta conducta es sumamente perjudicial no slo a los intereses de las escuelas, sino tambin a los de los mismos jvenes que de esta manera contraen necesidades que no pueden satisfacerse con el sueldo de un maestro de escuela del lugar, a cuya plaza se ven al fin generalmente obligados a apelar. Y no incurriendo adems el Estado en tan graves erogaciones para el sostenimiento de escuelas normales con la mira de conformar ayos o maestros particulares se previene lo siguiente: 1.—Todo alumno de una escuela normal primaria estar a disposicin del distrito en que est situada dicha escuela, por tres aos contados desde su salida, y estar obligado a aceptar el magisterio que se le asigne, bien entendido que no ser admisible la excusa de haberse comprometido en otra parte. 2.—Todo el que resista el cumplimiento de esta obligacin, luego que se le requiera, estar obligado a reembolsar a la escuela normal los gastos que haya hecho por l, a saber: la suma de diez thalers (sobre 7 duros) por cada semestre que estuvo en la escuela, con ms el importe de manutencin y alojamiento. 3.—Todos los alumnos que estn hoy en las escuelas normales primarias declararn, previo el consentimiento de sus padres, que se constituyen a cumplir las condiciones del presente decreto, o de lo contrario abandonarn inmediatamente la escuela”. Tengo ahora a la vista un gran nmero de medidas generales, tomadas por el Ministerio de Instruccin Pblica para la mejora progresiva de las escuelas normales, as respecto de la disciplina moral como de la instruccin. Describir algunas de estas medidas para dar a conocer el espritu que preside el manejo de tan importantes establecimientos. Generalmente es muy severa la disciplina. As la msica, v. g., tan natural y tan grata a los alemanes, se cultiva sin duda con grande ahnco; pero el gobierno no permite a los estudiantes mirar esta adquisicin como ramos de mero recreo, ni les concede ostentarlo en los conciertos pblicos, que aunque son diversiones inocentes, llevan cierto carcter de ligereza. Permteles tan slo reunirse pblicamente para la msica de iglesia. Hallo esta restriccin en una circular del ministerio, fecha ocho de junio de 1814. Untitled-33 14/08/01, 13:45 332

PAGE 345

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 333 / 333 / 333 / 333 / 333 Veo tambin citada en un informe de la escuela normal de Soest una orden del Ministerio de Instruccin Pblica, declarando que cualquier externo de una escuela normal que se viese en alguna botillera, o casa pblica de bebidas, sea inmediatamente expulsado. En efecto, es claro que la conducta de aquellos alumnos que no viven en la escuela deba estar sujeta a una polica especial, y as sucede realmente en todas partes. Una de las cosas ms tiles en las escuelas primarias, y particularmente en la de los pueblos, es el establecimiento de ejercicios gimnsticos; se hace por consiguiente necesario introducirlo en las escuelas normales. Aunque los recuerdos de los ejercicios gimnsticos del clebre Jahn no eran lo ms a propsito para prevenir al gobierno prusiano en su favor, tuvo sin embargo la cordura de vencer esta natural repugnancia, e instituir ejercicios gimnsticos regulares en todas las escuelas primarias de la Monarqua, segn se ve en la siguiente circular del Ministerio Real de Instruccin Pblica y de Negocios Eclesisticos y Mdicos a todas las juntas de escuelas acerca de los ejercicios gimnsticos en las escuelas primarias de 26 de febrero de 1827: “No es en manera alguna la intencin del Ministerio el introducir en las escuelas normales primarias (y especialmente en las que no tienen escuela anexa) ejercicios gimnsticos clasificados entre los ramos establecidos de estudio, enseados sistemticamente con el auxilio de un aparato especial en salones o estancias aparte destinadas al objeto, y con traje particular o sea uniforme, todo lo cual inducira a creer que se trataba de restablecer los antiguos ejercicios gimnsticos (Turnen). Sera esto enteramente contrario a las miras del Ministerio, al objeto de las escuelas normales primarias, al destino de los estudiantes, a la situacin y carcter de los maestros y ayudantes y al sistema de aquellos establecimientos, as respecto al curso de estudio como al gnero de vida que es de desearse en los alumnos. Sin embargo, es conveniente tomar en consideracin y proveer acerca de la preparacin fsica de los educandos. 1.—En primer lugar por causa de la salud Ha probado la experiencia que el cambio en el modo de vivir a que deben habituarse los alumnos que entran en estas escuelas es incuestionablemente nocivo a la salud. Viniendo la mayor parte del campo, estn acostumbrados a vivir al aire libre, y no a un trabajo mental muy asiduo. En una edad en que no han llegado a todo su incremento, deben habituarse a una vida sedentaria, a un estudio largo y seguido a variacin en la dieta; es forzoso que renuncien a las comodidades de su casa. Vense adems expuestos a pruebas que son realmente severas y penosas: tienen que escatimarse el sueo; trabajar diez horas y ms al da en clases y piezas llenas de gente, dormir en cuartos calientes en el verano y fros en el invierno; ir al trabajo inmediatamente despus de las comidas, y emplear hasta sus horas de recreo en Untitled-33 14/08/01, 13:45 333

PAGE 346

ESCRITOS EDUCATIVOS 334 \ 334 \ 334 \ 334 \ 334 \ ocupaciones que tienen al espritu todava en tensin. Semejante vida, por necesidad ha de perjudicar a la salud; y por lo mismo es necesario excogitar ejercicios corporales que eviten el cansancio, promuevan la libre accin de la mente. Nada, por otra parte, puede ser peor para un maestro de escuela que el habituarse a una vida harto sedentaria. En primer lugar el gusto a semejante vida sera sumamente perjudicial a las escuelas, donde es de todo punto indispensable el ejemplo de una actividad varonil y sostenida, y en segundo, que contribuira a dar cierto aire de retiro y grandeza incompatible con la posicin de un maestro de escuela de campo, que generalmente est obligado a ganar el sustento de su familia con rigurosas faenas corporales. 2.— Por el porte y buen aire del cuerpo Los modales toscos y embarazados hacen justamente una impresin desfavorable, pues por lo regular prueban que el hombre es grosero e ignorante, o a lo menos mal seguro en el ejercicio de sus facultades y potencias. Y as como la presencia de espritu, el valor y la firmeza se muestran por la destreza y habilidad fsica, los sentimientos puros de moral por un aire decoroso, y una ndole amable y benigna por la urbanidad y buenos modos; de la misma manera un porte agradable y gracioso influye tambin sobre la parte moral y corrobora las buenas cualidades del alma. Adems, la destreza finca al hombre ventajas inapreciables en los accidentes inevitables de la vida, tanto para su propia defensa como para el socorro de otros en ocasiones peligrosas. Pero es sobre todo urgente que un maestro de escuela tenga un exterior halageo y decente, junto con la fuerza fsica, por cuyo medio pueda granjearse el aprecio y confianza de los padres, as como el afecto de los hijos. 3.— Tambin a causa de su profesin El futuro maestro debe familiarizarse con todo lo que contribuye al desarrollo del cuerpo y con todos los ejercicios saludables. Como maestro esta obligado a vigilar sobre las habilidades fsicas y la salud de sus alumnos. Debe, por tanto, conocer al menos cules son los medios a propsito para conservar la salud y de qu manera pueden combinarse los ejercicios corporales con los juegos y ocupaciones de los muchachos; siguindose de aqu que los ejercicios corporales deben formar parte de todo sistema de educacin para maestro. Pero cmo han de arreglarse estos ejercicios de modo que llenen su fin en consonancia con los tres objetivos arriba indicados? Cuestin es sta que no puede responderse de una manera precisa y general. Debe dejarse al discernimiento del maestro y colaboradores y a las circunstancias locales de cada escuela particular. Unos establecimientos como los de Bunzlau, Jenkau, y Neuzelle, que tienen agregadas pequeas escuelas de caridad para nios, se hallan en una posicin muy ventajosa. All pueden los nios adiestrarse con ms regularidad y ms estrictamente en los ejercicios corporales, y lograrse Untitled-33 14/08/01, 13:45 334

PAGE 347

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 335 / 335 / 335 / 335 / 335 que los estudiantes de las escuelas normales los vigilen y aun tomen una parte activa en ellos; pudiendo hacerse hasta que los ejercicios se practiquen conforme a reglas militares. Pero en las escuelas normales primarias que no tienen anexas semejantes instituciones deben combinarse los ejercicios corporales muy esmeradamente con todas las ocupaciones ordinarias de los alumnos, con sus tareas en el jardn y sus paseos o excursiones. A la tardecita, al volver de baarse y nadar, se ejercitarn a su antojo en la carrera y en el salto. Cuando salgan a herborizar, o estn ocupados en cosas caseras, aprovecharn todas las ocasiones de aumentar la agilidad, soltura y fortaleza de sus cuerpos. Pero todo depender del modo con que los maestros manejen este ramo. Si ellos se esfuerzan en que estos ejercicios, establecidos realmente para fines de utilidad, parezcan a los discpulos un entretenimiento grato y saludable; si evitan igualmente una formalidad pedantesca y una desdeosa indiferencia; si se dan traza de inspirar aficin por los ejercicios, al paso de mantenerlos siempre subordinados al objeto principal, esto es, la educacin moral e intelectual; ltimamente si pueden observar un justo medio en toda la direccin del negocio; entonces lejos de haber peligro que temer, habr muchas ventajas que esperar. Entre otras, que los alumnos conservados en cierto vigor y agilidad de constitucin, estn libres de caer en una pesada gravedad o en una melancola que desdice mucho de sus aos, y que debe temerse ms que todo en hombres destinados a pasar su vida entre nios. As que se tomarn cuantas medidas sean posibles en todas las escuelas normales para favorecer el desarrollo de la parte fsica. No es de presumir que pueda faltar tiempo para semejantes ejercicios; y caso de que faltara, segn la actual distribucin de las lecciones, sta sera razn suficiente para alterar el arreglo de modo que quedase tiempo. El ministro deja a cargo de las comisiones de escuelas el cuidado de notificar la resolucin contenida en esta circular a los directores de las escuelas normales primarias; ora comunicndosela ntegra, o abreviada, ora por medio de circulares especiales fundadas en la situacin peculiar de cada escuela; al mismo tiempo encomendando a los dichos directores participen en todos sus futuros informes anuales el modo con que se practican en su establecimiento los ejercicios corporales”. Uno de los documentos ms interesantes que he obtenido es la circular de 21 de marzo de 1827, por la cual se arregla el curso que han de seguir los maestros de escuela vueltos a llamar por cierto tiempo a las escuelas normales primarias con objeto de perfeccionarse en su arte. He aqu un resumen de dicho documento: “La circular de 1 de junio de 1826 dispone que los maestros en ejercicios puedan ser llamados a la escuela normal con la mira de perfeccionarUntitled-33 14/08/01, 13:45 335

PAGE 348

ESCRITOS EDUCATIVOS 336 \ 336 \ 336 \ 336 \ 336 \ se, cuando se juzgue necesario, y que han de seguir un curso de mtodo o ejercitarse en algunos ramos especiales de enseanza, o ltimamente adquirir el arte de dirigir una clase con buen orden, practicando en la escuela anexa para el intento a la escuela normal. Segn las observaciones suministradas por la experiencia y las varias indicaciones hechas sobre el particular por las autoridades competentes, el Ministro de Instruccin Pblica hace saber por la presente que estas medidas no son aplicables a todas las escuelas normales que aun no tienen cursos completos y metdicos sobre todos los ramos principales de la instruccin primaria. Con efecto, no puede exigirse a los maestros de las escuelas normales que repitan sus cursos anuales de asignatura a beneficio de los jvenes maestros llamados para perfeccionarse; ni resultara grande ventaja de compeler a los tales maestros a seguir los cursos ordinarios por el corto tiempo que tienen que invertir all. Ser, pues, ms conveniente formar pequeas sociedades o reuniones de maestros de escuelas por tres o cuatro semanas, a fin de que puedan cursar metdicamente y de concierto alguna parte especial de lo que tienen que ensear, como, por ejemplo, la aritmtica, canto, lengua nativa o religin. Este plan tendr la ventaja de reunir siempre a hombres de iguales conocimientos sobre un solo punto, el cual ser de esta manera estudiado ms fundamentalmente; y la de distraer la atencin a un solo maestro de la escuela normal, a saber, al que regularmente preside en aquel ramo, y que puede fcilmente someterse a este leve aumento de tarea por unas cuantas semanas. Despus de haber recorrido todos los diversos ramos de instruccin con los mismos individuos (que habrn sido llamados anualmente por algunos aos) puede arreglarse un curso general y ms extenso que hallar su natural cabida en las cuatro semanas antes de cerrarse los trabajos anuales de los estudiantes de la clase superior; poca que hacen un repaso general de los cursos de Didctica, Metodologa y Pedagoga. 8Los maestros de escuelas en ejercicio pueden estar presentes a estos repasos, y aun ser ventajosa su presencia a los alumnos de las escuelas normales. En caso necesario pueden destinarse al intento las vacaciones, una cada tres o cuatro aos. En tales casos pueden concederse gratificaciones 8. Pedagoga (del griego pas muchacho, y aguge gua direccin) se aplica as a la ciencia de la educacin, como el ms difcil ramo del arte de la educacin, es decir, el gobierno de los alumnos. La Didctica es un ramo de la Pedagoga, contrado al arte y teora de ensear; finalmente la palabra Metodologa, o Metdica, vale tanto como doctrina, o ciencia de los mtodos, esto es, gua para el descubrimiento de los mejores mtodos posibles en cualquier arte o ciencia. Untitled-33 14/08/01, 13:45 336

PAGE 349

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 337 / 337 / 337 / 337 / 337 entre los maestros ms celosos de las escuelas normales, como tambin a los ms necesitados de los que vuelven para estos estudios. Los superintendentes e inspectores, por su parte, cuidarn de proporcionar sustitutos temporales para estos maestros de escuelas. Empero si se cerrara una escuela por un mes (lo cual debe siempre evitarse en lo posible), los nios a su cargo aun resultaran gananciosos por el aumento de datos y pericia que adquirira el maestro durante su ausencia”. El principal fin de estas medidas es fomentar el celo y emulacin de los maestros y mantenerlos a todos en estado de difundir la educacin por todo el pas de una manera uniforme, y participar de los progresos que trae el tiempo gradualmente, de suerte que venga a ser la escuela normal el centro de toda instruccin primaria. Esta excelente medida me recuerda a otra de la misma especie, que, aunque no forma parte de los reglamentos internos de las escuelas normales, tiene igualmente por objeto la mejora de los maestros en ejercicio. Aludo a aquellas conferencias del maestro de escuela de un crculo o distrito, en las que cada uno comunica a sus compaeros sus mtodos y experiencias, y todos se ilustran con el cambio de miras y pensamientos. Estas conferencias son voluntarias, es verdad, pero el gobierno las alienta, las aconseja y, a veces, hasta las arregla l mismo por medio de los inspectores. Podemos juzgar de la importancia de estas congregaciones peridicas por el reglamento de una de ellas que traslado aqu. “1.—Desde primero de mayo hasta ltimo de agosto, se celebrarn las juntas una vez a la semana, el mircoles por la tarde 9 de 2 a 6; desde primero de septiembre hasta fines de octubre, una vez cada 15 das, de 2 a 5; desde principios de noviembre hasta fines de febrero, una vez al mes, de 2 a 5, despus del primer cuarto de luna; y desde primero de marzo hasta fines de abril, una vez cada 15 das. 10 ”El principal asunto de discusin en estas juntas es el mtodo. Verdad es que el mejor mtodo debe siempre consistir en la exactitud del juicio, el celo y actividad del maestro que slo pueden dar inters y vida a su escuela. Con todo, es de desear que la semejanza de mtodo, en cuanto sea posible, prevalezca por todo el distrito; as es forzoso se promueva el orden y regularidad en la enseanza. Los maestros tantearn, pues, cul es el mejor mtodo conocido para ensear a leer, contar y cantar, y cules los mejores libros elementales. Pasarn revista a todas las obras nuevas que se hayan publicado sobre cualquier ramo de instruccin: el mtodo de lectura del doctor Harnisch, los elementos de aritmtica de Pestalozzi, o los de Kaurrau, Mucke, Schellemberg, Fischer, Rennschmidt y otros, o la 9. El mircoles por la tarde es de asueto en Alemania, as como el jueves en Francia y ac. 10. Ningunas otras conferencias se tienen ms que una vez al mes. Untitled-33 14/08/01, 13:45 337

PAGE 350

ESCRITOS EDUCATIVOS 338 \ 338 \ 338 \ 338 \ 338 \ excelente obra de aritmtica de Schelz. Indagarn si los mtodos de Rothweil o de Naterp para ensear el canto son satisfactorios. Qu es preferible para cantar, la msica escrita con cifras o con notas? Cules son las mejores piezas para dar a los alumnos? Cul es el mejor libro de lectura para la segunda clase de las escuelas del campo? Y entre tantas buenas obras en la materia, es de preferirse el Amigo de los nios de Wilmsen al Segundo Libro de Lectura del doctor Harnisch? ”La instruccin religiosa, como cimiento de toda educacin popular, formar el primer objeto de las deliberaciones de la conferencia. Deber abandonarse el mtodo catequstico, segn se ha hecho en estos ltimos aos? Cules son las obras necesarias al maestro, fuera de la Biblia y el Catecismo de Lutero? Halla suficientes instrucciones en Hoffmann, Geisser, Handel Hanel y Kchlrausch? A consecuencia de la amplitud que se ha dado recientemente a la instruccin en nuestras escuelas lugareas, la conferencia discutir hasta qu punto puedan seguirse convenientemente los principios de geometra y diseos, dentro de qu lmites han de circunscribirse las lecciones de geografa, historia y ciencias naturales, y si estas adiciones es probable que sean realmente tiles o slo un estril trabajo de la memoria. La disciplina es una de las condiciones primordiales para el buen xito de una escuela, y aqu se presenta la cuestin del uso de los premios y penas. La experiencia ha probado que esta es la parte ms difcil de manejar en la educacin. Debe ponerse en ella un esmero particular, y todas las dificultades sern vencidas por aquellos que, penetrados del espritu del Evangelio, estn convencidos de que deben a sus alumnos cuanto ordena el amor religioso y un celo ilimitado por el santo oficio que desempean. ”No es menos objeto de estas conferencias el proporcionar a los maestros oportunidades de adquirir nuevas luces y de ensanchar sus conocimientos. Por tanto, siempre formarn parte de las tareas de la sesin cuestiones sobre gramtica, sobre lengua nativa, aritmtica, etctera., como tambin la lectura de obras de educacin y otros libros a propsito para ofrecer tiles materiales a los maestros de escuela, la prctica del canto y, sobre todo, la recproca comunicacin de la experiencia de cada uno. ”Entre las obras de educacin (obras pedaggicas) que se recomiendan particularmente, tendrn los peridicos sobre instruccin primaria que se publican en Prusia y por toda Alemania. ”Los curas encargados de la inspeccin de las conferencias pueden proponer cuestiones, que sern tratadas por escrito y despus discutidas en la sesin. ”Se dar informe de todas las juntas”. (Extractado del informe del seor Falk Landeshuth, superintendente (presidente) de las conferencias de maestros, dentro del distrito de su inspeccin.— Beckedreff’s Journal Volumen segundo, nmero 2.) Untitled-33 14/08/01, 13:45 338

PAGE 351

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 339 / 339 / 339 / 339 / 339 Pero en vano hubiera tomado el Ministerio de Instruccin Pblica todas estas medidas —cuyo relato podra haber yo multiplicado—, si no hubiese exigido un circunstanciado informe anual acerca del estado de las escuelas normales primarias. As aun desde el ao 1823 se previno por Real Orden de 4 de abril a las comisiones de escuelas de los consistorios provinciales enviasen al Ministro un informe anual de las diferentes escuelas normales de la provincia. Este informe debe ser completo, detallado y abrazar todos los particulares siguientes: 1.—Estado del edificio, reparaciones, aumento o disminucin del ajuar, biblioteca, colecciones, instrumentos, &. 2.—Nmero de escolares. 3.—Estado de su salud. 4.—Orden, disciplina, estado moral. 5.—Mtodo de enseanza y estado de la escuela para practicar anexa a la normal. 6.—Maestros, cambios de empleados, distribucin de materias enseadas. 7.—Resultado del examen a la salida. 8.—Nombramiento de los alumnos salientes. 9.—Relacin de los discpulos recin entrados. 10.—Distribucin de pensiones o becas entre los alumnos. 11.—Noticia histrica del ao, inspecciones, visitas recibidas, festividades, &. 12.—Necesidades de la escuela, peticiones, indicaciones. La comisin de escuelas pide este informe al director o cabeza de esta escuela normal, y lo remite al Ministro con el voto y observaciones de esta comisin. De un ao a otro va el ministerio reformando abusos, ya en los hombres o en las cosas, afanndose en la perfeccin del establecimiento. Muy a menudo en consonancia con el espritu de la ley de 1819, se publica este informe del director; y todos los dems de las escuelas normales del Reino son instructivos a cuantos tienen relacin con ella, y mantienen una benfica emulacin y un cambio provechoso de mtodos y procedimientos. Esta publicidad no slo es til, sino necesaria a las parroquias de cada distrito, las cuales de esta manera ponen ms empeo en sus pedidos de maestros a las escuelas normales, a proporcin de que los conocen mejor y velan sobre sus progresos ao en ao. Los informes son escrupulosamente exactos, como que la inspeccin de las comisiones de escuelas es real y efectiva, siendo el gobierno puntualmente obedecido. Tengo a la vista un nmero considerable de dichos informes desde 1825 hasta la fecha, as como los reglamentos de la mayor parte de las normales. Las repeticiones y semejanzas probaran la identidad del plan seguido por el Ministerio, al paso que las diferencias muestran las diversidades Untitled-33 14/08/01, 13:45 339

PAGE 352

ESCRITOS EDUCATIVOS 340 \ 340 \ 340 \ 340 \ 340 \ que existen entre las varias provincias de la monarqua prusiana. Estas diferencias tendran tambin la ventaja de presentar mayor nmero de hechos a la discreta imitacin de nuestras escuelas normales. Ha enseado la experiencia que los jvenes sacados de la nfima clase y aun no despojados de cierta grosera, no pueden encerrarse impunemente por dos o tres aos, a menos que un grande espritu religioso los penetre a todos y una disciplina rigurosa los tenga constantemente a raya. La regla de semejantes asociaciones est condenada a ser algo monstica y militar; y he aqu hasta cierto punto el carcter de la disciplina que distingue a las escuelas normales de Prusia. Los reglamentos o planes de estudios difieren menos en las escuelas de las dos iglesias; con todo, estn concebidos tambin con un espritu ms severo en las escuelas normales protestantes, pudiendo afirmarse en general que stas son superiores a las catlicas. El motivo principal es el ser ms antiguas, y que aqu como en todo tienen inmensas ventajas en el tiempo y la experiencia. Es natural asimismo que las escuelas normales de las provincias atrasadas, como, por ejemplo, las polacas, westflicas y renanas, participen hasta cierto punto del estado del distrito de donde se surten, mientras que las normales de las provincias cntricas deben a la mayor civilizacin de aqullas una prosperidad que crece anualmente por su propia virtud. Cuando entramos en una de las grandes escuelas normales de Sajonia o de Brandemburgo, no puede menos de impresionarnos el orden perfecto y austera disciplina que all reinan como en un cuartel prusiano, mientras que a una todo respira liberalidad de pensamiento y amor a la ciencia y a las letras. Como no me ser posible dar una idea exacta de las 2811 grandes escuelas normales de Prusia, prefiero elegir una o dos sobre las cuales puedo instruiros plenamente, a dar una noticia superficial de todas: escoger las ms desemejantes, as por su creencia religiosa como por el estado de las provincias en que se hallan situadas. T omar por muestra de escuela normal catlica perteneciente a las provincias recin anexas a la Monarqua, la Catlica de Bruhl, a orillas del Rhin. Este distrito slo pertenece a la Prusia desde 1815, y aun la escuela no se fund hasta 1823. Es, por tanto, una institucin nueva, como la que ahora estamos acometiendo en Francia. El director es un cura catlico, nombrado el seor Scheeitzer, y el informe se ministr en 1825, es decir, dos aos despus de su fundacin. El otro establecimiento que quiero presentaros por tipo de una escuela normal, y perteneciente a la antigua Prusia, es la de Potsdam. Esta se fund en una pequea escuela normal ya existente, y qued organizada con la actual planta desde 1817. Su principal director es el seor Strietz, y el informe fech en 1826. Debo agregar que estas dos grandes 11. Veinte y ocho eran entonces: hoy pasan. Untitled-33 14/08/01, 13:45 340

PAGE 353

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 341 / 341 / 341 / 341 / 341 escuelas tienen una entrada suficiente y acomodada, pero inferior a la de algunas otras, especialmente la escuela grande de Neuzelle; de suerte que no hay nada que pueda desalentar a nuestras escuelas normales, y s mucho para excitar su emulacin. Dar ahora una traduccin algo compendiada de los dos informes, cuyo tono y estilo difieren tan ampliamente como los dos institutos que describen. Hablar primeramente el seor Scheweitzaer. INFORME ANUAL ACERCA DE LA ESCUELA NORMAL PRIMARIA CAT"LICA DE BRUHL DE 1824 A 1825, POR EL SEOR CURA, DIRECTOR DEL ESTABLECIMIENTO No ser inoportuno, en mi concepto, el comenzar este informe con algunos pormenores relativos al pequeo pueblo de Bruhl, donde est situado el establecimiento de que se trata. (Aqu entra el informante en noticias topogrficas e histricas, que sin inconveniente podemos suprimir.) 1. Edificio La casa est edificada por un estilo noble, con tres pisos y en forma cuadrangular. La entrada est hacia el Norte, y conduce por un pequeo antepatio, por un lado al convento, por el otro a la iglesia, que es hermosa, ligera y elevada (advirtase que la escuela est situada en un antiguo monasterio). El altar mayor, de mrmol artificial, y el rgano son muy admirados. Al Sur hay dos alas que dan al edificio una hermosa apariencia, a estilo de palacio. Desde la misma entrada son anchurosos los claustros, con techos elevados de bveda, alegres y bien iluminados. En los bajos tenemos cuatro piezas o salones de estudio y un comedor muy grande y muy alegre que sirve tambin para nuestras reuniones pblicas, para el estudio y la oracin. Hay, adems, dos piezas de escuela, y dos cuartos para el mayordomo o despensero, con la cocina, sala de sirvientes y oficina en el piso, donde el portero tiene tambin su cocina y dos cuartos. Tiene el establecimiento una bomba abundantemente surtida de buen agua junto a la cocina, y un arroyo que pasa por bajo de las dos alas es de grande importancia para los fines de aseo. El Director ocupa la parte oriental del edificio en el primer piso; el inspector, el ala izquierda y una porcin del lado meridional; el mayordomo tiene el resto de aquel lado; el ala derecha y la parte occidental son habitadas por un antiguo fraile y un lego de la orden franciscana, mirados como el ltimo resto de una congregacin una vez floreciente, hoy extinguida, y por el maestro de la escuela de prctica. No hay vivienda hacia el Norte sino solamente claustros que van para la iglesia. Untitled-33 14/08/01, 13:45 341

PAGE 354

ESCRITOS EDUCATIVOS 342 \ 342 \ 342 \ 342 \ 342 \ Los ayudantes habitan en el piso superior, en el cual se hallan tambin, hacia el Sur, piezas destinadas a hospital, y dos grandes dormitorios para los alumnos al Este y Oeste del edificio principal. Un granero en buen estado corre por todo el edificio, proporcionando as al mayordomo como a los maestros sobrado acomodamiento para su provisin de granos de todas clases. Maestros y discpulos tienen harta razn para estar satisfechos con las piezas de estudio y habitacin. Los cuartos de los maestros no son hermosos en verdad, y aun otras escuelas los tienen mejores, pero con un poco de limpieza y ornato se podran poner bastante decentes. Los dormitorios de los alumnos son alegres y mejor amueblados que cuantos he visto en ninguna escuela normal; su aspecto es muy elegante y agradable, con sus limpias camas todas cubiertas uniformemente, lo que slo puede hacerse donde son suministradas por el establecimiento. Esta casa no tiene ms que una desventaja, las recias corrientes de aire que la azotan; pero esto, a mi parecer, podra remediarse. Lo exterior del edificio es tan agradable cuanto cmodo el interior: est situado en el punto ms bello del pueblo, y no tiene comunicacin con ningn otro edificio sino con el palacio, con el que est enlazado por un pasillo cubierto y por el antiguo naranjal. Tiene una vista magnfica sobre un pas delicioso, un gran huerto, un patio cmodo y dos jardines; el edificio es de piedra, y por consiguiente muy slido; su aspecto a la verdad es hoy algo vetusto, pero una nueva capa de yeso pronto le dara una vista alegre. El techo est en buen estado, y si el edificio llevara de una vez una total reparacin, podra conservarse a muy poca costa. Durante el ao pasado no se han hecho grandes composiciones. (Aqu siguen una lista de reparaciones y alteraciones y el inventario en la forma prescrita.) Este ao se han aadido las siguientes obras a la biblioteca de la escuela normal. “La escuela popular cristiana”, por Krummacher. “Qu es necesario saber de la ciencia fsica”, por Herr. Un herbario vivo, constante de 369 nmeros. 2. Nmero de estudiantes El nmero de estudiantes est fijado en 100; en la actualidad hay 99. El objeto del establecimiento es aleccionar maestros para las parroquias catlicas de los cuatro distritos de Coblentza, Colonia, Arquisgran y Dusseldorf. Su posicin con respecto al gobierno es por punto general recibir los alumnos de l directamente, y devolverlos completos para su profesin. En las otras escuelas normales es la regla que los candidatos de admisin sean examinados por los maestros de escuela, y por ellos declarados aptos o ineptos para entrar o ser admitidos inmediatamente; pero aqu se estila examinarlos en el departamento de donde vienen, sin intervencin alguna Untitled-33 14/08/01, 13:45 342

PAGE 355

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 343 / 343 / 343 / 343 / 343 de la escuela, y despus son admitidos por el director a propuesta del gobierno. Por otra parte, el examen de salida compete a la escuela, bajo la condicin de hallarse presente un comisionado especial. El alumno declarado idneo para el nombramiento, no queda sujeto a nuevo examen por las autoridades del gobierno. Segn su reglamento, la escuela no slo est autorizada sino obligada al cabo del primer ao a echar a los discpulos que se graden incapaces de llegar a la excelencia requerida. El tiempo del ltimo examen de salida, se ha visto obligada la escuela a ejercer esta facultad en el caso de 8 alumnos, quedando reducido su nmero a 92. 3. Estado de salud de los estudiantes La salud de los estudiantes no fue tan buena en 1824 como en el ao anterior, segn aparece suficientemente en los estados de asistencia mdica en esos dos aos. En 1823 ascendi esa cuenta a 66 thalers (sobre 48 duros, y en 1824 a 177 (132 duros). Pero no debemos olvidar que el nmero de alumnos en el ao ltimo comparado con el anterior, fue como 3 a 2. No ha habido a la verdad enfermedades contagiosas, y pocas de un carcter serio, pero s frecuentemente calenturas inflamatorias y catarrales, algunas intermitentes y una nerviosa. Las oftalmas inflamatorias, ataques al pecho y palpitaciones del corazn no han sido raros. El mdico ha asistido a los alumnos con la mayor atencin, casi dira con demasiado esmero, y he convenido con l que no les mandara medicinas sino en casos en que la dieta, el descanso, la transpiracin y los remedios caseros sean insuficientes; y a fin de estorbar a los jvenes que abusen de la facilidad de acudir al mdico, he dispuesto que ninguno le consultar en lo sucesivo sin mi permiso. Evtanse las enfermedades cutneas contagiosas haciendo que el mdico examine a los alumnos a su entrada y otra vez al cabo de una semana. Si de este examen resultan bien fundadas sospechas, se apela a la precaucin como medida precautoria y, si se realizan las apariencias del contagio, se enva al paciente a su casa hasta que quede perfectamente curado. Desde la fundacin del establecimiento tan slo dos alumnos han sido atacados de consuncin, los mismos que han muerto en casa de sus padres: el uno Juan Enrique Schmidts, del departamento de Colonia, el 23 de mayo ltimo; el otro Jos Walduchl, del de Dusseldorf, el 21 de enero. El doctor Scholl ha extendido una sucinta relacin de las enfermedades que han ocurrido y de sus causas, cuya pieza va adjunta. (Luego sigue el informe.) 4. Orden, disciplina, moralidad Sin una rgida atencin al orden, no podemos esperar el menor resultado. En un instituto compuesto de tan varios elementos como esta escuela normal, donde estn amontonados jvenes que difieren en dialecto, costumbres y educacin, debe reinar la ms estricta observancia de la regla Untitled-33 14/08/01, 13:45 343

PAGE 356

ESCRITOS EDUCATIVOS 344 \ 344 \ 344 \ 344 \ 344 \ establecida. En la vida domstica la cabeza de la familia es la norma; y en un establecimiento en grande los que gobiernan, incuestionablemente, estn sujetos con la mayor estrechez a servir de ejemplo a todos sus subordinados. Ellos son aquel resorte de la gran mquina que no puede detenerse sin parar todas las ruedas. Pero tambin es preciso que el establecimiento tenga sus reglas fijas, su cdigo de leyes escritas. Los directores, es verdad, llenan el vaco de la ley siempre que sta calla; pero todos sin distincin deben saber exactamente lo que han de hacer y lo que pueden hacer. Por este motivo, el infrascrito no puede ser de la opinin de algunos profesores muy estimables que no juzgan necesario ni conveniente el que haya leyes escritas para un establecimiento como la escuela normal primaria, y que aun su promulgacin puede influir nicamente como un incentivo a quebrantarlas. En mi concepto las leyes nacen de la misma naturaleza de la institucin. Renanse cierto nmero de jvenes sin fijar regla alguna para ellos; prontamente por s mismos sentirn la necesidad de establecer leyes para gobernarse en su trato y elegirn uno de los suyos para guardador de estas mismas leyes. Es, pues, natural, til y adecuado que los directores y maestros hagan leyes para la escuela que se les confa. Si es cierto que las leyes crean la tentacin de infringirlas, sa es una razn para abolir cuantas rigen a toda humana sociedad. Las leyes fijas dan a una institucin un cargo firme y sentado, protegen al dbil contra el capricho y evitan errores y precipitacin, y, lo que es ms importante para lo futuro, muestran de un modo claro y patente la necesidad de leyes para la repblica y preparan la juventud a una obediencia razonable. La opinin que aqu presento proviene de mi convencimiento de la utilidad de cualesquiera leyes positivas escritas —opinin que mi propia experiencia ha corroborado sobremanera. En todas aquellas infracciones de orden y disciplina que han solido acontecer, me he contentado con castigar la falta leyendo la ley infringida al culpable, en tono reposado pero severo, ya en privado, o ante todos los alumnos reunidos, y esta pena jams ha dejado de surtir efectos. Despus de esta digresin que he credo conveniente insertar aqu, vuelvo al orden de la casa. Es de nuestro deber hacer el mayor uso posible de la luz del da, como ms saludable, ms alegre y ms perfecta que la luz artificial, fuera de no costar nada. En nuestra situacin sera imperdonable convertir la noche en da. Para m es tambin punto muy esencial que los jvenes adquieran la costumbre de levantarse temprano, de modo que por la noche puedan echar a un lado toda ansiedad y faena y entregarse al goce de un sueo tranquilo y restaurador. As en el verano nos levantamos a las cuatro, y aun ms temprano cuando estn los das en su mximo; en invierno, a las seis, y en primavera y otoo, a las cinco. En verano nos acostamos mis alumnos y yo a las nueve o nueve y media, en primavera e invierno, a las diez. Los alumnos tocan la llamada por turno; un cuarto de hora despus, Untitled-33 14/08/01, 13:45 344

PAGE 357

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 345 / 345 / 345 / 345 / 345 vuelve a sonar la campana, y todos se renen en el comedor, donde se hace el rezo matutino siguiendo todos despus a la iglesia, donde celebro el santo sacrificio de la misa. Uno de los estudiantes la ayuda y los dems cantan los responsorios: este acto religioso, para el cual usamos el breviario y salterio del obispo Von Hommer, se interpola a veces, aunque raras, con el canto, pues el cantar muy de maana dice que es perjudicial a la voz y al pecho. Todo queda terminado en una hora; y los discpulos, despus de haber as santificado la primera hora de la maana, vuelven a la casa, hacen sus camas, almuerzan y luego se preparan para las clases, que principian a las siete u ocho, conforme a la estacin. Al establecer este arreglo, tuve mis temores al principio de que el levantarse tan temprano e ir en derechura a una iglesia fra en el corazn del invierno podra daar a su salud, pero yo siempre he estado all con ellos y jams he sufrido cosa alguna. Dirase que estoy ms abrigado que los jvenes, pero tambin ellos por su edad tienen la sangre ms caliente que la ma, y as queda todo compensado. Adems no puede menos de serles provechoso el irse endureciendo, al paso que los hbitos de molicie y delicadeza les seran sumamente desfavorables en su profesin. Los domingos y fiestas digo misa a los estudiantes a las ocho y media de la maana; cantan una misa en alemn a cuatro voces, o cnticos e himnos sencillos, y en las fiestas solemnes, misa en latn. Durante el ao ltimo han ejecutado varias veces los alumnos de la primera clase algunas misas fciles con mucha propiedad. Pero, generalmente hablando, no estoy del todo satisfecho con nuestra msica de iglesia; no porque nuestros maestros-alumnos dejen de hacer cuanto est de su parte, sino porque carecemos de un surtido correspondiente de msica de iglesia. El canto en las iglesias catlicas est sujeto a una condicin especial: ha de formar un todo distinto y sin embargo en armona con la misa, debiendo adems adaptarse a cada una de las pocas del ao eclesistico. Ahora pues, tenemos muy poca msica de iglesia a propsito para el pueblo: la que hay est en manos de unos pocos individuos que no quieren desprenderse de ella. Hay, sin duda, abundancia de msica sagrada, acomodada a todas las ocasiones, pero est en el ms alto estilo. Y para qu fin han de llevarse los estudios de los jvenes tan all de lo que pueden necesitar en su futura esfera de actividad? Esta msica de un orden tan elevado jams puede ni debe ser patrimonio del pueblo. La msica no ha de cultivarse como un mero recreo de los sentidos, sino que ha de ayudar a ennoblecer y refinar el corazn y a formar el gusto moral. No importa tanto el cmo, respecto de lo que cantan. En las escuelas primarias normales no debe ser la msica, como no lo es la lectura, el objeto principal; debe mirarse y tratarse como un medio para conseguir un fin ms alto, cual es la educacin y cultura moral. Con razn, pues, se exige a las escuelas normales el que difundan un gnero ms noble y digno Untitled-33 14/08/01, 13:45 345

PAGE 358

ESCRITOS EDUCATIVOS 346 \ 346 \ 346 \ 346 \ 346 \ de msica sagrada popular, y ste es su verdadero oficio en cuanto concierne a la msica. Un buen compositor que se dedicase a este ramo se granjeara un honor inmortal. Es de desear que las supremas autoridades, sealadamente las eclesisticas, alienten a llenar este vaco a aquellos compositores que dan muestras de ingenio para la msica sagrada. En estas indicaciones slo llevo a la mira, es muy cierto, la iglesia catlica. Sucede todo lo contrario con la protestante que posee gran copia de salmos, no habiendo ms que escoger los apropiados al sermn: esta circunstancia facilita mucho la tareas de las escuelas normales protestantes. En el culto catlico, al revs, el sermn es tan slo una parte subordinada de un todo ms amplio con el cual debe armonizar el canto, adaptndose a los varios momentos importantes, y he aqu la escasez de un sencillo contrapunto acomodado al caso. P ara alcanzar el fin propuesto deberamos tener no slo un buen organista, sino tambin un hbil compositor, lo que no es fcil de encontrar. Vuelvo a la distribucin del da. As como ste principi con la oracin, tambin termina con ella. Un cuarto o media hora antes de ir a la cama se juntan todos los alumnos a son de campana para las devociones nocturnas. Se lee un trozo de la sagrada escritura. Y despus de detenerme ms o menos sobre un texto y recomendarlo para la imitacin, concluyo con una plegaria. El ao pasado predicaba una homila sobre la leccin del da, todos los domingos por la maana antes de la misa; pero como me es penoso hablar en ayunas, lo reservo ahora hasta la noche. Tambin se ha decidido que los alumnos confiesen y comulguen una vez al mes, como medio de fomentar los sentimientos morales y religiosos, a menos que razones particulares aconsejen prolongar el intervalo seis semanas o, cuando ms, a dos meses. El resto del da se emplea segn el programa de lecciones y el orden dispuesto por el Ministerio. No se permite salir a los alumnos sino el da de asueto semanal por la tarde; y esto es suficiente para la salud, pues en todas las horas de recreo pueden hacer ejercicio en un jardn de dos acres 12 de extensin perteneciente al instituto. Sin embargo, en das buenos suelo darles licencia para hacer sus excursiones al campo, cuando juzgo que puede ser provechoso a la salud, con la expresa condicin de que no lleven pipas de fumar. Bueno es corregir las faltas; mejor, evitarlas. Infinitos argumentos se han aducido en apoyo del principio que debemos dejar hacer su gusto a los muchachos para que tengan una voluntad vigorosa y aguardar hasta el tiempo en que se desarrolle la razn para darle una direccin elevada. Pero esto es dejar a la cizaa sofocar el trigo antes que tratemos de extirparla. 12. La dcima sexta parte de una caballera de tierra. Untitled-33 14/08/01, 13:45 346

PAGE 359

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 347 / 347 / 347 / 347 / 347 La experiencia prueba que la buena semilla brota ms vigorosa y medra mejor cuando el terreno queda limpio de malas yerbas. Debe, pues, la disciplina preceder y acompaar a la instruccin de los jvenes, como la docilidad y la modestia a la de los nios. Sin duda la reverencia y reserva exterior no son ms que el principio de la sabidura; debe ensearse al hombre a pensar ms espontneamente y sin impulso externo acerca de los deberes a que est constituido; de manera que llegue a ser inclinacin el llenar cuanto ha reconocido claramente como una obligacin, el no consultar ms que su conciencia y hacerse superior a la alabanza y vituperio de los hombres. Esto es cierto e incontestable; empero la carne siempre es frgil aun cuando el espritu est dispuesto, y hay pocos entre los escogidos para quienes el elogio y la censura, las reconvenciones y excitaciones, el temor y la esperanza no sean recursos necesarios; razn por la que se emplean semejantes medios con los grandes y los pequeos, en las casas particulares como en las escuelas, en la iglesia como en el estado, medios que jams dejarn de surtir saludables efectos, si se manejan cuerdamente. Una sujecin y disciplina severa y asctica distan tanto de mi gusto como de mis principios, pero la experiencia clama por un orden riguroso en las grandes escuelas, y sealadamente a los principios. Una vez establecido el orden completamente, una vez que cada cual ha aprendido a doblegar su voluntad a la unidad del cuerpo colectivo, puede relajarse la primitiva severidad y dar lugar a la dulzura y la indulgencia. Hasta donde puedo acordarme, he observado que es mejor en la educacin de los nios que vayan hacindose voluntariosos y traviesos en la infancia, empezar por una dbil ternura e indulgencia para no tener luego que reprenderlos y castigarlos con aspereza, cuando estn ya formados sus hbitos. Por estas razones comenzamos siempre leyendo el reglamento y leyes disciplinarias de la casa, de suerte que los alumnos sepan distintamente lo que tienen que hacer; cuidando nosotros luego de que dichas leyes sean estrictamente cumplidas. Los maestros, por su parte, ponen grandes esmeros en mostrar la ms puntual obediencia a todos sus deberes. Despus leemos trozos sueltos del reglamento, segn las circunstancias y a peticin de algn punto especial; as se fortifica y facilita la disciplina. La mayor pena es la expulsin, y el ao pasado nos vimos obligados a recurrir a ella por dos ocasiones. En todos los casos tratamos de proporcionar la pena a la falta, a fin de lograr la enmienda del delincuente y el bien general. Por ejemplo, si algn alumno est echado en la cama por indolencia, se le priva de su racin de carne en la comida, y por cuatro das, una semana o dos, segn sea, est obligado a declarar su presencia cuando nos reunimos por la maana. El quedarse en casa los das de fiesta, tocar la campana, traer agua, &, son las nicas penas corporales por faltas de indolencia e infraccin del orden. Las faltas de impaciencia o descuido, de Untitled-33 14/08/01, 13:45 347

PAGE 360

ESCRITOS EDUCATIVOS 348 \ 348 \ 348 \ 348 \ 348 \ poca serenidad o maldad, de grosera o en cualquier gnero de descortesa, las faltas contra la decencia y las buenas costumbres, son castigadas con notas en el libro de inspeccin, que los mismos culpables estn obligados a firmar. Respecto a la conducta de los estudiantes cuando estn fuera de la casa, las autoridades y todo el vecindario ofrecen el unnime testimonio de que no se nota la presencia de estos jvenes. No es difcil hablar a sus corazones y, con argumentos acomodados a su edad y situacin, conmoverlos hasta las lgrimas. De ello podra citar varios ejemplos si no temiera dilatar este informe: citar uno empero. Habindose disgustados el ao ltimo los estudiantes de la clase superior con el mayordomo, presentaron una peticin firmada por gran nmero, en la que se especificaban los motivos de queja, concluyendo en que se le removiese. Yo pas la peticin al mayordomo para que contestase los cargos, y despus de haber hecho su defensa propuse a los acusadores y acusado ventilasen sus causas durante una de las lecciones religiosas. El mayordomo era irreprensible, y a la verdad que su falta era bien evidente; por otro lado la queja era exagerada, maligna, inexacta, e inconsiderada, pues varios haban firmado sin leerla pero lo haban hecho porque tal o cual punto les pareca justo; y algunos finalmente se haban mostrado harto eficaces en recoger firmas y en reconvenir a los que no haban querido firmar. Habindose examinado el caso clara y circunstanciadamente, llev el mayordomo su merecida reprimenda, que le impresion profundamente; otros se enternecieron hasta derramar lgrimas, y los denunciadores, cuando se les expuso distintamente los puntos indecorosos, desconsiderados y aun criminales de su conducta, reconocieron su injusticia y prometieron no......................................................................... As ........................................................................................................................... .. consideran y emplean como otros tantos........................................................ los generales y especiales de cultivar la moralidad de los alumnos; y el infrascrito, durante el corto perodo que corre a su cargo el instituto, ha tenido la satisfaccin de ver a muchos que entraron con malos y tristes hbitos, salir transformados y renovados. El asiento y la modestia se han substituido a la volubilidad y atolondramiento, el espritu de templanza, a la comezn de goces sensuales, y los que no vinieron a buscar ms que el pan cotidiano, han adquirido gusto por un alimento ms puro y delicado. Apenas cabe en lo posible que entre tantos no se introduzca una vez que otra alguno vicioso; y el ao pasado, entre los recin entrados, haba un ladrn astuto y consumado, cuyas depredaciones llenaron el establecimiento de desazn y alarma. Era difcil descubrirlo; pero la mentira y la perversidad siempre se venden a la postre: graves sospechas fueron acumulndose en el decurso del ao sobre la cabeza del criminal, y aunque no haba pruebas positivas, no pudo esquivar tanto nuestra vigilancia que no nos dejase en posesin de una certeza moral contra s. Fue expulsado en el Untitled-33 14/08/01, 13:45 348

PAGE 361

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 349 / 349 / 349 / 349 / 349 examen del ao ltimo. Con todo, como se careca de prueba legal, no se tild su nombre con la publicidad, excusndome desde luego las autoridades superiores de no mencionarle aqu; en la segura inteligencia de que no ha ocurrido despus otra desgracia de esta especie”. 5. Instruccin El objeto de la escuela normal primaria es formar maestros de escuelas. Debe pues suministrarse a sus alumnos aquella suma de conocimientos que la nacin ha declarado indispensablemente precisos a las necesidades intelectuales de la clase nfima del pueblo, de quien van a ser preceptores, y debe tambin habilitarlos para desempear su importante vocacin con celo y con una voluntad y anhelo verdaderamente religiosos. As como no pueden las espinas producir pmpanos, ni el olmo peras, tampoco puede esperarse nada bueno de unos maestros sordos a la voz de la religin y la moralidad. Por este motivo, colocamos la instruccin religiosa al frente de todos los dems ramos de la educacin: su objeto es infundir en las escuelas normales el mismos espritu moral y religioso que debe penetrar en las escuelas populares. El curso de la instruccin religiosa no ha sufrido alteracin del ao pasado ac, slo que las varias clases se han juntado para la parte bblica. En el ao corriente nos proponemos tratar la concordancia de los Evangelios, la historia de los apstoles y algunas Epstolas. El mtodo adoptado es el siguiente: el maestro seala y dicta la serie de la concordancia, se explican los pasajes y discursos y, si se juzga conveniente, se aprenden de memoria por los alumnos. Para el catequismo, o sea instruccin religiosa y moral propiamente dicha, estn separadas las clases; el texto es el gran catecismo de Overberg, y tratamos primero del dogma y despus de la moral; de suerte que pueda la ltima enlazarse ntimamente con el primero o, por mejor decir, que la moralidad emane de la fe como de su fuente. Yo miro la religin como una disposicin o afecto del alma que une al hombre en todas sus acciones con Dios, y aqul slo es verdaderamente religioso, si posee esta disposicin y se esfuerza por todos los medios posibles en fomentarla y mejorarla. Bajo este punto de vista toda moralidad es religiosa, porque levanta al hombre hacia Dios y le ensea a vivir en Dios. yo debo confesar que en la instruccin religiosa no me cio a mtodo alguno en particular: procuro por medio de la meditacin poner el asunto en claro a los ojos de mi entendimiento, y luego explanarlo de un modo inteligible, en lenguaje adecuado, con gravedad y compostura, con uncin y vehemencia, porque estoy convencido que una exposicin clara obliga a los alumnos a meditar, promoviendo el inters y la animacin. Cuanto a la parte histrica, he elegido una breve exposicin de la historia de la iglesia cristiana con un premio sobre la constitucin de la judaica. Tengo por imposible aprender nada de la historia universal que sea til es instructivo Untitled-33 14/08/01, 13:45 349

PAGE 362

ESCRITOS EDUCATIVOS 350 \ 350 \ 350 \ 350 \ 350 \ a los estudiantes, en menos de cien lecciones. Poco importa que un maestro de aldea sepa la historia de la India, de la China o de la Grecia: mas debe tener su tintura de la historia eclesistica, por estar en muchos puntos estrechamente enlazada con la religin. Debo confesar que en la porcin de tiempo que nos est concedida, no puedo hacer muy interesante o provechoso a los alumnos la historia universal, pero otra cosa es respecto a la eclesistica. Yo doy principio a la teora de la educacin y enseanza con la psicologa experimental. Este estudio es de grande uso para ensear la ciencia de la educacin (Pedaggica) y de la enseanza (Didctica) como tambin la moral y la religin; pero yo considero la escuela de prctica y el mtodo en ella seguido como el mejor curso de instruccin pedaggica. He llegado a convencerme de que, generalmente hablando, es necesario recomendar a los alumnos de las escuelas normales y a todos los jvenes maestros un plan firme y decidido, dejando a su eleccin el modificarlo segn dicten el tiempo y la experiencia. Encuntranse en el mismo caso de un viajero que va a un lugar donde nunca haba estado; lo mejor es ensearle el camino real para que no se pierda, y una vez que est familiarizado con l, puede tratar de ir por los transversales, si juzga que le han de acortar la romera. Los maestros de la escuela normal estn de acuerdo conmigo sobre este particular, y procuran obrar en consecuencia. Los siguientes son los cursos de instruccin en sus varios ramos, suministrados por ellos mismos. El seor Wagner, inspector y primer maestro.LENGUA 1.—Clase, o sea clase de primer ao.–En el primer semestre principiamos por los ms sencillos rudimentos, recorriendo gradualmente todas las partes de la oracin, pero sin entrar en subdivisiones. En el segundo semestre repasamos las subdivisiones del mismo modo, de suerte que en el primer ao se adquiere un pleno conocimiento as de los elementos simples y compuestos como de las divisiones y subdivisiones del idioma. El curso de instruccin es parte sinttico y parte analtico, es decir, lo que se ha aprendido del primer modo, se ilustra completamente en el segundo por el anlisis de algn pasaje de cualquier autor. 2.—Clase, o del segundo ao.–Esta clase, procediendo por el mismo orden, recorre los perodos ms complicados. En el segundo semestre quedan los alumnos familiarizados con los principios ms importantes de Lgica y Etimologa. 13 13. Se ve siempre el acertado sistema de preceder los hechos a las doctrinas, y a esta lgica prctica, que es parte integrante de la teora del lenguaje, darle el lugar que corresponde. Ya lo hicieron as Aristteles, Cicern y Quintiliano. Untitled-33 14/08/01, 13:45 350

PAGE 363

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 351 / 351 / 351 / 351 / 351ARITMTICA 2.—Clase. 14—En el primer semestre se estudia la regla de tres simple y compuesta, de inters y descuento; en el segundo, la extraccin de races cuadradas y cbicas hasta ecuaciones de segundo grado. El resultado de este curso es quedar corriente en todos los ramos de la aritmtica comn. La lengua y la aritmtica se ensean segn las ideas del inspector.GEOMETRA 2.—Clase.—En el primer semestre dan todo lo relativo a figuras rectilneas y al crculo, en el segundo se agrega la teora de transmutacin de figuras, y despus los principios ms importantes de geometra y la medida de los slidos. Los libros que sirven de texto son los tratados de F. Schmid y de Turck.DIBUJO 1.—Clase.—En el primer semestre se lleva el dibujo hasta el conocimiento de las leyes ms importantes de perspectiva, de modo que sepan colocar los bocetos no muy complejos conforme a dichas leyes. En el segundo semestre estudian la luz y la sombra. 2.—Clase.—En el primer semestre se dedican al relieve y sombreo de obras de arte, como casas, iglesias, vasos, &. En el segundo, copian buenos dibujos de paisajes, flores, &, con idea de familiarizarles con el estilo de los mejores maestros.–Mtodo: el de F. Schmid.LECTURA 1.—Clase.—Principia por la enunciacin de algunas proposiciones simples que se descomponen en palabras; las palabras se reducen a slabas, y stas, a su sonido sencillo. Se ha adoptado este curso para los alumnos, a fin de que ellos puedan aplicarlo a los nios menores y as familiarizarse con l. Se ensea segn las miras del inspector. 2.—Clase.—El principal objeto de la primera es leer con soltura; el de la segunda, con expresin. El mejor medio de instruirlos es leer el maestro con frecuencia en voz alta, por considerarse este plan como ms seguro y fcil que las reglas todas. 14.Otro maestro desempea la primera clase de aritmtica Untitled-33 14/08/01, 13:45 351

PAGE 364

ESCRITOS EDUCATIVOS 352 \ 352 \ 352 \ 352 \ 352 \ Mas como, por grande que sea la aplicacin de parte del maestro y del discpulo, es siempre difcil de adquirir el arte de la lectura, ocupa un ao entero este ramo.CANTO 1.—Clase.—En el primer semestre empiezan por ejercicios fciles de comps y melodas; el grado prximo es a piezas fciles para cuatro voces. El segundo semestre se destina a ejercicios ms difciles de la misma especie, de suerte que al cabo del ao han logrado los alumnos una mediana facilidad en leer la msica. El mtodo que se sigue es el de Nageli y Schmider.FSICA 2.–Clase.–Durante el primer semestre se dedican a las propiedades generales y particulares de los cuerpos; a las de los elementos, agua, aire y fuego; luego a la teora de los sonidos, velocidad de los vientos, equilibrio de los fluidos y meteoros acuosos. El segundo semestre est consagrado a la teora de la luz, la electricidad, la palanca, plano inclinado, meteoros luminosos, pticos, etctera. El principal objeto es hacer a los alumnos atentos a los ms notables fenmenos de la naturaleza y acostumbrarlos a reflexionar sobre sus leyes y secretos. El mtodo adoptado para este ramo es el del inspector. El seor Richter, maestro auxiliar (ayudante). En el primer semestre del ao pasado comprendieron mis lecciones los siguientes puntos.ARITMTICA MENTAL 1. Conocimiento de los nmeros con referencia a su valor y forma.—2. adicin.—3. sustraccin.—4. sustraccin y adicin combinadas.—5. multiplicacin.—6. multiplicacin combinada con la regla anterior.—7. divisin.—8. varias combinaciones de las cuatro reglas fundamentales. Cada regla iba acompaada de su aplicacin y de ejemplos sacados del trato diario. El fin principal que me propona era ejercitar a los discpulos en la aplicacin de las reglas a la prctica. Me he empeado asimismo en llamar su atencin a la teora y, en especial, al modo de usar diversas reglas en la solucin del mismo problema: con esta mira siempre he alternado los ejercicios orales con los escritos.ARITMTICA EN LA PIZARRA INDIVIDUAL El clculo en la pizarra est fundado en la aritmtica mental, tanto que esta ltima puede considerarse como preparacin para la primera. CuanUntitled-33 14/08/01, 13:45 352

PAGE 365

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 353 / 353 / 353 / 353 / 353 do se han recorrido los cuatro primeros ejercicios de aritmtica mental, principian los alumnos a manejar la pizarra. Yo he trabajado no slo en hacerlos expertos calculadores sino tambin en comunicarles slidos conocimientos, acostumbrndoles al efecto a probar diferentes medios de resolver las cuestiones.ELEMENTOS DE GEOMETRA He seguido la obra de Harmish y su teora del espacio, sacada de la teora de los cristales y empleada por l como base de las matemticas.HISTORIA NATURALBOTNICA Primero se indican y nombran las partes principales de una planta; despus se examina cada una de estas partes separadamente: 1. la raz, su forma y direccin.—2. el tallo, su constitucin interna, su figura y cubiertas.—3. los retoos y su colocacin.—4. las hojas, su variedad, segn su situacin, insercin, figura y lugar.—5. los tallos de la flor.—6. las flores segn su especie, el modo en que estn fijadas; su composicin, el cliz, corola, estambres, pistilos, frutos, semillas y sexo de las plantas. Todo esto se ha enseado a los alumnos en las plantas al natural o en dibujos que les he trazado en la pizarra. Interrump la botnica hasta que pudisemos seguir despus de pascua florida.LA MINERALOGA Aqu he adoptado el mismo plan. Primero se ha familiarizado a los discpulos con las propiedades que distinguen a los minerales entre s, como su color, el orden de sus partes, la forma exterior, regular e irregular, o cristalina; el pulido, contextura, transparencia, veta, dureza, alteracin de color y efervescencia con los cidos: todas estas propiedades han sido observadas por los alumnos en los minerales de nuestra coleccin. Luego seguimos con la clasificacin de los minerales, habiendo aprendido los alumnos sus nombres y usos ms importantes.CANTO Habiendo destinado el ao pasado al comps, tono y acstica, combin en el ltimo semestre los tres ramos del solfeo que antes haba enseado separadamente, y he ejercitado a los discpulos principalmente en msica Untitled-33 14/08/01, 13:45 353

PAGE 366

ESCRITOS EDUCATIVOS 354 \ 354 \ 354 \ 354 \ 354 \ vocal sagrada, como v. g., un salmo de Schuabel, un coro del Mesas, de J. Handel, una misa de Hesslinger y otra de Schiedermeyer, un coro de la Creacin, de Hayden, dos cantatas por Weber, etctera. El seor Rudisch, ayudante.BAJO FUNDAMENTAL Las lecciones dadas en este ramo se han sujetado a la introduccin prctica de Hering o a mis propias ideas. He aqu el plan adoptado: 1. teora de los intervalos.—2. teora de las tercias armnicas (a) si comprenden escala, (b) si pertenecen a todo el sistema.—3. teora de la cuerda de la sptima, (a) si pertenece a una escala, (b) si pertenece a todo el sistema de cuerdas.—4. modulacin, (a) en estilo suelto, (b) en estilo suelto con particular referencia al rgano.–5. ejercicios escritos en parte para cuatro voces.GEOGRAFA Hemos terminado la Alemania y empezamos la Europa. He aqu el plan: instruimos primeramente a los alumnos con la posible exactitud acerca de las provincias alemanas, nuestro pas peculiar; luego sobre la Prusia en general, y, finalmente, el resto de Alemania. Esto se efectu del modo siguiente: 1. lmites.–2. montaas.–3. ros.–4. divisiones naturales segn los ros.–5. ciudades.–Despus consideramos la Alemania segn sus divisiones polticas, atendiendo a la posicin y lmites naturales de los pases. Todos estos ejercicios se han practicado sobre mapas en esqueleto, o sea emblemticos. Si el tiempo lo permite (a pesar de que slo un ao con dos lecciones semanales es el asignado a este ramo), se seguir la Europa con una recorrida general del globo.ESCRITURA En la escritura he seguido exactamente el sistema de Henning, dando primero a copiar las letras ms fciles y sencillas de cursiva, cada letra separadamente, hasta que el alumno pueda formarlas con facilidad; segundo, palabras compuestas de aquellas letras que han practicado; tercero, a la apertura del curso, despus de Pascua de Resurreccin, entrarn por el mismo orden con las letras maysculas; cuarto, letra inglesa. Al ejercitarse en las letras sencillas les he indicado especialmente cmo se formaban unas de otras, y la letra que estaban practicando como parte de la que segua. Despus se les ponan muestras escritas, no grabadas, pues stas, en sentir de buenos pendolistas, desaniman a los alumnos. Untitled-33 14/08/01, 13:45 354

PAGE 367

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 355 / 355 / 355 / 355 / 355ORTOGRAFA Para este ramo se ha adoptado la gramtica de Heyse: 1. objeto y utilidad de la ortografa.—2. reglas generales de la ortografa alemana.—3. uso de las maysculas.— 15 4. uso reglado de letras sueltas.—5. divisin, composicin y abreviacin de las palabras. Practcanse estas reglas alternativamente en el dictado. El director, ayudado de los maestros, examina en cada ramo cada tres meses. El seor Ritcher y el seor Rudisch, con auxilio de dos alumnos, ensean msica instrumental en el violn, piano y rgano.ESCUELA DE PRCTICA Difcil es por medio de una descripcin dar idea exacta de una escuela o de cualquier establecimiento en grande destinado a la instruccin. Me esforzar, sin embargo, por trazar un breve bosquejo de este instituto y del modo con que en l se emplean los alumnos. El reglamento fija de una a tres de la tarde la hora para las lecciones prcticas. Los nios de la escuela prctica se dividen en ocho tandas, y uno de los discpulos de la escuela normal preside cada una de estas clases alternativamente; de suerte que veinte y cuatro estn ocupados de una a dos, y otros tantos, de dos a tres; y mientras los veinte y cuatro primeros estn enseando, escuchan los otros para estar prontos en cualquier momento a tomar y seguir la leccin. Esto puede hacerse nicamente donde se ha establecido un mtodo fijo y completo de instruccin. Los ramos enseados por los alumnos son: gramtica, lectura, composicin, escritura, diseo, aritmtica, ejercicios mentales, canto y religin. El idioma se ensea en parte segn Krause y en parte conforme al plan del inspector Wagner. La lectura est ntimamente enlazada con la escritura segn el mtodo del inspector. A los alumnos de las clases superiores se les dan temas para composiciones familiares, hacindoles aprender de memoria al mismo tiempo breves cartas, narraciones y descripciones, por juzgarse este mtodo el ms a propsito para familiarizar a los nios con el lenguaje y habilitarlos para expresarse con fluidez en lo estricto. 16 Una vez que han aprendido una pieza de coro, procuran escri15. Punto algo ms difcil en alemn que en nuestra lengua y otras modernas: en alemn se usa, como antiguamente entre nosotros, de las maysculas para todo sustantivo y aun para el verbo usado como tal. 16. Prctica en que nada se opone a la doctrina que da la preferencia a la memoria de cosas sobre la de palabras. Cada una tiene su lugar: cuando se trata de apropiarnos las ideas, Untitled-33 14/08/01, 13:45 355

PAGE 368

ESCRITOS EDUCATIVOS 356 \ 356 \ 356 \ 356 \ 356 \ birla sin cometer una falta y con la debida puntuacin; dejando a su arbitrio cotejarla con el original y corregirla a fin de que se les quede ms impresa. La aritmtica se ensea por el sistema de Schuhmacher y Jos Schmidt. En las clases inferiores se tiene gran cuidado de que los nmeros estn siempre exactos, para evitar la ineficaz y demasiado artificial aritmtica de Pestalozzi, y convertir la aritmtica misma en un ejercicio de lenguaje. El canto es enseado por los dos alumnos ms sobresalientes de la escuela, quienes dan dos lecciones por la maana, y el dibujo, por los dos estudiantes ms hbiles. Para los ejercicios de lenguaje y actividad mental se suele hacer uso de los “Ejercicios para el entendimiento”, de Krause, y del “Libro de la madre”, por Pestalozzi. En cuanto a la religin, slo dan los alumnos una leccin a la semana, bajo la conducta particular del director. La superintendencia especial de esta escuela est confiada al inspector Wagner, quien, adems de una visita diaria durante las lecciones, les somete a un ligero examen todas las semanas, a fin de mantener y fomentar la actividad y perseverancia en los jvenes y saber a punto fijo los progresos que hacen. La satisfaccin de los padres por el modo de ensear de los alumnos est probada con la asistencia puntual a la escuela. Por mi parte estoy muy satisfecho de la aptitud prctica que hasta aqu han mostrado los alumnos. 6. Maestros del establecimiento El ao pasado se agregaron al establecimiento dos maestros, adems del director, a saber: el inspector Wagner y el seor Richter. El ayudante Rudisch se agreg a principios de ao corriente. Estos maestros se consagran exclusivamente a la escuela, y con todo no bastan para este grande establecimiento; y as auxilian dos alumnos y el organista del pueblo en el ramo de msica instrumental. Estn a cargo del director los ramos de religin, historia, ciencia de la educacin, o del mtodo (Pedaggica), teora de la composicin: doce lecciones por semana; a que se agregan las horas de rezo, ascendiendo al total de las lecciones dadas por el director, a 19. El seor Wagner est encargado del idioma, aritmtica, canto, fsica, teora de la composicin y lectura: 23 lecciones por semana.como en el mayor nmero de casos, ah entra la de cosas; cuando slo nos proponemos familiarizarnos con las palabras, para formar nuestro gusto en el arte de la expresin de las ideas, entonces se hace forzoso acudir a la de palabra. De qu otro modo tampoco pueden aprenderse las declinaciones y conjugaciones de un idioma y otras especies de este tenor, que solamente consisten en las palabras, sino tomndolas de cero para poseerlas? As que, es menester combinar en la buena enseanza la una con la otra clase de memoria, segn el objeto y circunstancias lo requieran. Untitled-33 14/08/01, 13:45 356

PAGE 369

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 357 / 357 / 357 / 357 / 357 El seor Richter atiende la aritmtica, geometra, lectura, ortografa, teora de la composicin, historia natural, canto y violn: 21 lecciones semanales. El seor Rudisch, ayudante, ensea ortografa, geografa, escritura, piano y bajo fundamental; fuera de lo cual da lecciones en la escuela prctica: suma 20 lecciones. Simn, el organista, da dos lecciones diarias en el rgano y piano, y los alumnos Mohr y Schwiport dan otra de violn. Es evidente que todava no est completo el nmero de maestros y que adems de los agregados se necesita especialmente un organista, pues el del pueblo se emplea a falta de otro mejor. Aunque la vigilancia en general recae en el director, sin embargo, para aliviarla, se ha observado hasta aqu que uno de los maestros por turnos lleve la inspeccin particular por semana. Pero cada da veo ms claramente que toda la inspeccin debe estar a cargo de slo el director; pues en una casa bien arreglada no debe haber ms que una cabeza. Los dems maestros reconocen tambin este principio; y al fin el director tendr toda la superintendencia, y en caso de necesidad, la transmitir al inspector. Pero como estos encargados no pueden estar siempre con los alumnos, y que sea con todo necesario el que haya una persona fija a quien acudir cuando ocurran diferencias o quejas, se continuar la costumbre establecida de nombrar al estudiante ms apto de celador de sus condiscpulos, plan que adems puede influir muy eficazmente as en la educacin del joven celador como en la de sus subordinados. 7 Resultados del examen a la salida de la escuela El primer examen de salida se verific del 15 al 19 de septiembre bajo los auspicios del Consejero de consistorio Poll, de la ciudad de Colonia, habiendo salido de la escuela los alumnos siguientes: 6con certificado nmero. .1 11dem. . . 2 casi el nmero 1 8dem .. . . .2 13dem. . . 3 casi el nmero 2 6dem . . .3 44 Verdad es que se admitieron 50 alumnos a la apertura de la escuela; pero al cabo del primer ao se les permiti a 3, por la autoridad superior, principiar el curso de nuevo; otro, por decreto del Presidente de la provincia, con fecha de 24 de noviembre de 1823, fue expulsado; el 5, Enrique Jos Schmitz muri de tisis el 3 de mayo del ao anterior; y el 6, Jos Welldnehl, fue devuelto a sus padres por enfermedad, antes de los exmenes, habiendo muerto tambin de tisis, como queda dicho en 21 de enero. Untitled-33 14/08/01, 13:45 357

PAGE 370

ESCRITOS EDUCATIVOS 358 \ 358 \ 358 \ 358 \ 358 \ 17. El curso dura slo dos aos en esta escuela. 8 Esperanzas de nombramiento que pueden concebir los alumnos al dejar la escuela Como la escuela no est en correspondencia directa con el gobierno central, y las gacetas del distrito no expresan el nombre del sujeto, no s a punto fijo si todos los alumnos han hallado colocacin. Por carta particular del seor Husquen, consejero de consistorio en Aquisgran (Aix-La Chapelle), supe que los alumnos de este departamento han sido todos colocados y que las parroquias estn muy satisfechas de todos ellos. Tambin me ha informado el seor Schimitz, asesor consistorial de Colonia, que la mayor parte de los alumnos de aquel departamento, y acaso todos a la hora de sta estn ya nombrados. Despus de lo cual ha expresado el Diario de Colonia la satisfaccin de las parroquias respecto a los discpulos de la escuela normal primaria de Bruhl. No conozco al autor del artculo. Sin duda la noticia es halagea para los maestros y alentadora para los alumnos; pero nosotros no nos hemos engredo con ella, descansando en otro cimiento ms slido nuestra satisfaccin. 9 Alumnos ltimamente admitidos Previene la ley de la escuela (prrafo 44) que todo alumno que al cabo del primer ao no haya hecho suficientes progresos para concebir esperanzas de que al fin del curso sea capaz de desempear los deberes de maestro, ser despedido. Esta ley, pues, fija un ao por trmino de prueba, y parceme sabia disposicin. La experiencia me ha enseado que muchos que entran flojos, luego se vuelven fuertes, al paso que otros que daban muestras de muy adelantados al principio, despus se quedaban atrs. Algunas habilidades ms o menos no son tan importantes en los recin entrados como la buena disposicin natural y el amor al trabajo. Todava no hace 3 meses que estoy con los nuevos alumnos, por lo que no puedo dar mi opinin decidida acerca de ellos; pero los maestros convienen en afirmar que, aunque ninguno se ha distinguido an especialmente, hay varios de muy buena capacidad y muy pocos que parezcan omisos. Me complazco en poder asegurar que reina entre ellos el espritu ms pacfico y jovial que apetecerse pueda. 10 Distribucin de pensiones Estas se fijan por el presidente de la provincia al tiempo de la admisin de los alumnos, con arreglo a las contribuciones de cada departamento. El total de pensiones, o sea asignaciones para el presente bienio, 17 es de 2 645 thalers (1 980$), el del anterior ascendi a 2 978 thalers (2 230$), lo que da un exceso de 333 thalers (250$) a favor del Untitled-33 14/08/01, 13:45 358

PAGE 371

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 359 / 359 / 359 / 359 / 359 pasado. Aunque lamento esta disminucin, estoy inclinado a creer dependa de otros pedidos de vital importancia. La contribucin de cada departamento al citado fondo es como sigue: 1Coblenza .por23 alumnos637 thals. 2Dusseldorf .“20. .547 thals. 3Colonia .“ 24. .651 “ 4Aquisgran. .“27. .809 “ 942 644 Dos alumnos salieron este ao de la escuela, no teniendo una inclinacin decidida por la enseanza: en su consecuencia ha quedado vacante una beca, o pensin de 45 thalers (30$). 11 Noticia histrica del ao (Aqu la relacin de algunas visitas) El cumpleaos de Su Majestad se celebr con solemnidades religiosas y el festejo correspondiente. Al acusar el presidente el recibo de mi informe de 6 de agosto, se dign manifestar su grande satisfaccin por el modo con que la escuela haba celebrado esta festividad. Yo no he podido estorbar a los alumnos que honren el da de los maestros, porque semejantes regocijos se estilan en toda familia bien arreglada. Los jvenes llevaban una guirnalda de yedra y adornaron con ella la puerta de la capilla y el plpito, cantaron algunas coplas y presentaron sus plcemes por escrito. 12 Deseos e indicaciones (Este captulo no es para el pblico) Casi tengo que pedir a V. E. que me dispense por lo largo de este informe, el que sin embargo a veces se ha abreviado. Pero lleva tan evidentes seales de sinceridad, candor y juiciosa dulzura e indulgencia; patentiza tan plenamente el espritu bajo el cual se gobierna este grande establecimiento, que tuve por ms acertado dejar hablar por s a nuestro digno Cura, pidiendo alguna gracia por su difusin. Ahora paso a ofrecer a la consideracin de V. E. otro informe de otro establecimiento del mismo gnero, el cual, conservando la identidad de los principios fundamentales, ofrece un carcter del todo distinto, el del protestantismo, y el severo espritu metdico peculiar a la Alemania septentrional. Empero antes de dar ntegramente el informe del director de la escuela normal protestante de Potsdam, creo del caso traducir el reglamento original de dicha escuela, o ms bien, las instrucciones ministeriales, que por la perfecta confianza que depositaba el gobernador en el director, se le dieron en los trminos ms amplios y generales. He aqu la Untitled-33 14/08/01, 13:45 359

PAGE 372

ESCRITOS EDUCATIVOS 360 \ 360 \ 360 \ 360 \ 360 \ prctica constante del ministerio en Prusia: ser escrupuloso hasta el ltimo extremo en la eleccin del director, y despus dejarle grande latitud al principio, a reserva de juzgar el ministerio de la totalidad por los resultados, e interponer su autoridad despus de un pleno conocimiento de los hechos.18EXTRACTO DE LAS INSTRUCCIONES (DIENSTINSTRUCTION)COMUNICADAS AL DIRECTOR DE LA ESCUELA NORMAL PRIMARIA DE POTSDAM “Estas instrucciones que prescriben los deberes del director son ms a propsito para sugerir el punto de vista bajo el cual debe mirarse su empleo, que no para definir con exactitud sus funciones y dependencias. Pueden stas sufrir varias modificaciones por circunstancias imprevistas; y en tal caso el director de un instituto no debe adherirse estrictamente al literal contexto de reglas oficiales, sino guiarse por miras ms amplias y elevadas siempre que la ley calle, suplir este silencio con su propia cordura y discrecin. ”Cuanto es un padre de familia racional y piadoso para sus hijos, otro tanto ha de ser el director para con la totalidad del establecimiento y de cada uno de sus miembros; benvolo amigo y compaero de todos los discpulos y maestros que estn animados por un verdadero sentimiento de sus deberes; y, por otra parte, severo e inflexible juez y gobernador con los que se hagan sordos a la voz de la razn y de la religin. ”Debe poner atencin as en las cosas ms mnimas como en las de mayor entidad, para que nada perturbe aquella armona de toda la mquina encomendada a su vigilante direccin. ”Est obligado especialmente: ”1.—A manejar los negocios pecuniarios del establecimiento, a menos que se pongan en manos de alguna otra autoridad; ”2.—a celar sobre la economa domstica y sobre el mayordomo; tener la vista sobre la biblioteca y todos los instrumentos y dems utensilios de la escuela; ”3.—a conservar y aumentar stos y dar cuenta de los fondos destinados a la compra de libros, enseres, etctera; ”4.— a llevar la correspondencia, extender el informe para la comisin sobre la escuela normal y la adjunta, enviar la nmina de candidatos de admisin, atender a los archivos, etctera; 18. Esto es entenderlo. No rasgo reglamentario en que no se descubra toda la profundidad de la experiencia alemana en estas materias. All es menester ir de jure para aprender mtodos. Untitled-33 14/08/01, 13:45 360

PAGE 373

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 361 / 361 / 361 / 361 / 361 ”5.—convocar, examinar y escoger los candidatos de acuerdo con los maestros y arreglar y distribur las becas o pensiones, segn principios fijos; ”6.—formar y presentar planes de estudio, despus de haberlos sometido a la discusin de los maestros de escuelas, y distribuir y arreglar los ramos de instruccin conforme al plan aprobado por las autoridades competentes; ”7.—vigilar y dirigir a los maestros, as respecto de su conducta moral como en el desempeo de sus funciones; ”8.—organizar y dirigir las conferencias de los maestros y extender elencos para ellas; ”9.—fijar y dirigir los exmenes pblicos de la escuela normal y la adjunta; ”10.—mantener la alta disciplina de la escuela normal y la adjunta por cuantos medios estn a su alcance, inclusa la expulsin de los estudiantes por el fallo de los maestros reunidos en cuerpos; pero con la precisa obligacin de dar inmediatamente parte circunstanciado a las autoridades correspondientes”. Es imposible justificar ms completamente que el seor Striez la confianza del ministerio. De ao en ao ha hecho progresos extraordinarios la escuela normal encomendada a su cuidado; habiendo publicado en 1826 una noticia acerca de ella que excit el ms vivo inters. Esta noticia es la misma que ponemos a continuacin, esperando que os dar una idea exacta y completa de la condicin material y moral de toda la vida interna de una de las mejores escuelas normales primarias que cuenta la Prusia.I NOTICIA HIST"RICA Hasta mediados del siglo ltimo no se conocieron escuelas normales primarias en Brandemburgo. Los maestros de escuelas normales eran nombrados por las parroquias, ya con aprobacin de las autoridades, o ya sin su conocimiento, y eran todos sacados de la escuela primaria entonces establecida. Todo lo que se exiga a tales maestros, que eran principalmente artesanos, se concretaba a saber leer, recitar el catecismo, cantar medianamente algunos salmos por tonadas muy conocidas, algo de escribir y contar. Porcin de pastores, ocupados por el verano en atender a su rebao, tomaban el empleo de maestros de la juventud en el invierno. Por lo regular la nobleza —si estaba en sus facultades— sola conferir la plaza de preceptor a sus criados o caballerizos en recompensa de antiguos servicios. Algo mejor instruidos eran a las veces los maestros de las escuelas primarias de los pueblos; pero ni aun estos tenan buen gusto ni mtodo en su manera de ensear. Untitled-33 14/08/01, 13:45 361

PAGE 374

ESCRITOS EDUCATIVOS 362 \ 362 \ 362 \ 362 \ 362 \ Julin Julio Hecker, consiliario principal del consistorio de Berln y ministro de la iglesia de la Trinidad, fue el primero que emprendi amaestrar a los jvenes para el arte de la enseanza. Con esta mira fund una escuela para abastecer de maestros a su misma dicesis. Este instituto, formado en 1748, permaneci por algn tiempo en clase de particular; pero en 1753 fue elevado a la esfera de “Real escuela primaria normal para maestros de escuela y sirvientes parroquiales”. Se mand por una orden de gabinete,19 publicada el 1 de octubre de 1753, que las autoridades provinciales escogiesen en lo posible de entre los miembros de dicho establecimiento para proveer las plazas de ayudantes de parroquias y maestros de escuela de nombramiento real. Pero esta escuela normal primaria distaba todava de hacer frente a las necesidades cada vez en aumento de la provincia, mereciendo muy poco el nombre de Real escuela. Los alumnos diseminados en todos los barrios de la capital no eran propiamente vigilados ni dirigidos en sus estudios; y, siendo todos artesanos, trabajaban en sus oficios ms bien que en sus estudios, estando adems expuestos a la influencia del espritu de gremio 20 y a las seducciones de una populosa ciudad. Y en efecto el tiempo que consagraban a sus tareas en la escuela normal era regularmente demasiado corto para concebir esperanzas de lograr el fin deseado. En 1771 el Gran Federico destin cuatro mil coronas, rdito del capital de cien mil, para el mejoramiento de las escuelas campestres en la Marca electoral, valindose con esta ocasin de las siguientes notables expresiones: “La educacin primaria, sealadamente en el campo, ha estado muy abandonada hasta el presente; es de total necesidad remover a los malos maestros y reemplazarlos por hombres competentes”. Entendiendo que estaban en Sajonia las escuelas mejores organizadas, dispuso que de all se sacasen maestros y se pusiesen en lugar de aquellos a quienes se hubiera tenido por conveniente remover, no bastando que fuesen dependientes de la corona o de los nobles. A los nuevos maestros se les haba de asignar un aumento de sueldo del fondo especial ltimamente creado; y los ms distinguidos de entre ellos haban de ser presentados a la escuela normal primaria como modelos de maestros de mtodo. Pero no podan realizarse completamente las benvolas intenciones del Monarca; pues o bien eran negligentes las personas encargadas de su ejecucin, o les pareca dificultoso sacar maestros hbiles de la Sajonia. Para obviar este inconveniente se determina colocar en las escuelas susceptibles de reforma candidatos de teologa que llenasen la plaza de maes19. As llamaban en Prusia a aquellas rdenes puramente econmicas dadas inmediatamente por el rey sin firma del ministerio respectivo. 20. Hasta hace poco no se abolieron los gremios en Alemania. Untitled-33 14/08/01, 13:45 362

PAGE 375

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 363 / 363 / 363 / 363 / 363 tros. Empero el nico resultado de todo esto fue aumentar el sueldo a un cierto nmero de maestros de escuela y relevar a los vecinos de las parroquias de Brandemburgo de la obligacin de pagar por la educacin de sus hijos, quedando constituidos los maestros mejor pagados a dar instruccin gratuitamente. Tal es el origen de las llamadas escuelas de caridad. Verdad es que algunas escuelas normales menores brotaron insensiblemente en Berln, pero no duraron mucho, o quedaron en la insignificancia; o bien no tuvieron ms mira que formar maestros, para Berln y pueblos convecinos, de un orden inferior. Tal era el estado de las cosas cuando en 1809 la regencia —distrito— 21de Potsdam, las autoridades eclesisticas y la diputacin de escuelas principiaron a dar un nuevo sesgo al sistema hasta all seguido en la instruccin primaria. Nada se senta ms eficazmente que la falta de buenos maestros. Solicitose con el mayor ahnco noticia exacta sobre el estado de la escuela normal primaria de Berln, y ya en 1810 se haban efectuado grandes mejoras en dicho establecimiento. Del buen xito de ellas dependa en gran parte el que esta escuela continuase en Berln o se trasladase a otro lugar. Mas al hacer el ensayo, parecieron las medidas adoptadas inaplicables al instituto de Berln, y en consecuencia se concibi seriamente el plan de fundar otro. Como la casa capitular de Havelberg, que tenan a la mira, no estaba a la sazn disponible, se resolvi en 1815 establecer provisionalmente en Potsdam la escuela normal. Otorgose la licencia en 1816 y se llev a cabo el proyecto en 1817. Habiendo sido reemplazada la escuela normal primaria de Berln por la de Potsdam, los mejores alumnos del antiguo establecimiento sirvieron de ncleo al moderno. El edificio que el gobierno de Su Majestad haba comprado en 1817 fue concedido al censo de la escuela normal en fines de 1819. Desde principios de dicho ao comenz el profesor Schartlich a funcionar en la escuela normal. Luego entr el seor ordenado Runge, quien, bajo la direccin del seor de Turck, consiliario de instruccin primaria, trabaj en la primitiva organizacin del instituto. En el mismo ao entraron los seores Loffler y Kloden, el uno en calidad de segundo y el otro como maestro principal; encargndose a un mayordomo da le parte econmica. Poco despus fue hecho director el seor Kloden y los seores Zeisiger y Lichtwert, nombrados para ensear escritura y dibujo. 21. Se aplica tambin la palabra como se hace aqu a la corporacin que lo representa; cual si dijramos el ayuntamiento o municipalidades, o junta provincial ms propiamente. Untitled-33 14/08/01, 13:45 363

PAGE 376

ESCRITOS EDUCATIVOS 364 \ 364 \ 364 \ 364 \ 364 \ Segn el reglamento deberan los alumnos haberse alojado y comido en el establecimiento; pero el considerable gasto y el corto nmero de becas (8 enteras y 8 medias) obligaron gradualmente a eximir a algunos alumnos de conformarse al reglamento en esta parte. Fijose el curso normal en 3 aos; pero como los medios de instruccin eran insuficientes para 3 clases, se vieron en el caso de ceirse a 2, adoptando como trmino de estudio para cada uno el perodo de ao y medio. Haba el gobierno fundado una escuela de prctica dependiente de la escuela normal; pero su distancia de ella estorbaba tanto los progresos de los estudios, que tard mucho en llenar el objeto de su instituto. A fin de instruir a los alumnos en la jardinera, se arrend en 1821 un antiguo cementerio, sito delante de la Puerta–Nueva. La escuela de natacin, frente a la de Berln, establecida por el seor de Turck, segn los principios del general Pfuhl, pronto ofreci una excelente oportunidad para ensear a nadar. El nmero de alumnos, hasta la feria de San Miguel, 22 en 1824, ascenda a unos 60, e incluyendo los jvenes que entonces salieron de la escuela, ya haba surtido a la provincia con ms de 100 maestros. Llamado el seor Runge en la Pascua de Resurreccin a dirigir la escuela normal de Cosln, fue sucedido por el seor ordenado Sellin. En julio del mismo ao, habindose puesto al seor Kloden al frente de la nueva escuela de artes y oficios de Berln, le sucedi el informante en la plaza de director. Removido a otro puesto el seor Loffler fue reemplazado por el seor Schen, habiendo sido nombrado el seor Heinrich para maestro de escritura y diseo, y ayudante para diversos ramos de instruccin. Estas novedades fueron acompaadas de mejoras as en el manejo interno como en el externo del establecimiento. Se aument a tres el nmero de clases, y en lugar de ao y medio en todas, pasaron los alumnos un ao entero en cada una. Habindose cerrado la escuela normal menor de Grossbanitz, creci considerablemente el nmero de educandos en la de Potsdam. Notable rebaja se verific en el costo de la comida, y todo el sistema de economa de la casa hubo se sufrir alteracin. Aumentronse las becas o pensiones, y a todos los alumnos sin excepcin se les compeli a vivir, comer y permanecer en el establecimiento por espacio de 3 aos consecutivos. Por el nuevo arreglo se pudo alojar a los maestros en la escuela normal, y ltimamente se fund una escuela es22. En Alemania hacen pocas, como entre nosotros, el Carnaval, la feria de San Miguel y la de Pascua de Resurreccin, en que se celebran las afamadas ferias de Liepzig, donde aparecen sobre todo los libros nuevos a millares. Untitled-33 14/08/01, 13:45 364

PAGE 377

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 365 / 365 / 365 / 365 / 365 pecial dividida en 4 clases para servir de escuela prctica a los jvenes aspirantes.ACTUAL ORGANIZACI"N DE LA ESCUELA NORMAL1 Direccin e inspeccin La escuela normal y su anexa estn puestas bajo la vigilancia de un director o principal, subordinado a la Real Junta de Escuelas de la provincia de Brandemburgo, en Berln, y al Ministerio de Instruccin Pblica y de Negocios Eclesisticos y Mdicos. Esta ltima autoridad designa los principios que han de seguirse as en la presente como en todas las dems escuelas pblicas; exige una cuenta exacta de todos los puntos importantes, tales como el nombramiento de maestros, y cualquier novedad en el plan fundamental de estudios, y recibe anualmente por el rgano de la Real Junta de Escuelas un informe circunstanciado, extendido por el director de la escuela misma. La Junta de Escuelas est encargada de la particular inspeccin de la escuela normal: debe vigilar sus progresos y enviar de cuando en cuando comisiones a informarse en el lugar mismo. Tambin est a su cargo examinar y aprobar el plan de estudios que se presenta en cada semestre y el fallar en todas las cuestiones sometidas al consistorio. El director debe intervenir en toda la marcha del establecimiento, celar y dirigir a los maestros y sirvientes, informar a las autoridades superiores, llevar la correspondencia, etctera. 2 Edificios La escuela normal, situada junto al canal y puerta de Berln, es un edificio capaz, de dos pisos con un frente de 127 pies y considerable nmero de dependencias, que, unidas al cuerpo principal, forman un cuadro dentro del cual queda un patio bastante espacioso. Todo l comprende lo siguiente: 1.—Residencia o vivienda para el director y su familia, y otra para un maestro. 2.—Tres cuartos para otros tantos maestros solteros. 3.—Otro para el mayordomo y criados, y comodidad suficiente para las haciendas domsticas. 4.—Un comedor para los alumnos, que sirve igualmente de local para las clases de escritura y dibujo. 5.—Una pieza para el rgano, en donde se dan las lecciones de msica, se hacen los exmenes, y rezan las oraciones matutinas y vespertinas. 6.—Dos salas para la instruccin cientfica de los alumnos. 7.—Cuatro para las clases de la escuela adjunta. 8.—Cinco piezas de diferente tamao, y dos dormitorios para los alumnos. Untitled-33 14/08/01, 13:45 365

PAGE 378

ESCRITOS EDUCATIVOS 366 \ 366 \ 366 \ 366 \ 366 \ 9.—Dos enfermeras. 10.—Un lavadero. 11.—Dos gabinetes de historia natural. 12.—Graneros, stanos, depsitos de lea, etctera. 3 Rentas La escuela normal recibe anualmente 4 550 pesos de diferentes fondos del erario, a cuya suma debemos agregar unos 2 060 pesos pagados por los alumnos, y 160 por los nios de la escuela primaria adjunta; de forma que la entrada anual de todo el establecimiento asciende a 6 700 pesos. Esta cantidad se invierte en pagar: 1.—Los sueldos de los maestros. 2.—Gastos domsticos. 3.—Avos de instruccin para la escuela normal y la adjunta. 4.—El jardn. 5.—Para calentarse y alumbrarse. 6.—Reparaciones del edificio, ajuar y utensilios, seguros, impuestos y gastos de la casa, etctera. 7.—Manutencin de los alumnos, las 10 pensiones o becas y medias becas, y gasto miscelneo. 8.—Mdico y cirujano. 4 Inventario El establecimiento contiene los artculos siguientes: 1.—Menesteres para la economa de la casa, batera de cocina, mesas, moldes, etctera. 2.—El ajuar suficiente y proporcionado, a saber: cmodas, mesas, sillas y cajas para la clase de la escuela normal, la de prctica y los cuartos de los maestros, etctera. Hay tambin para los alumnos ms pobres un cierto nmero de armaduras de camas con los avos correspondientes. 3.—Una biblioteca considerable para los maestros y discpulos, como tambin una buena coleccin de mapas y globos para la enseanza de la geografa. 4.—Una coleccin ms que regular de instrumentos de fsica. 5.—Otra de minerales regalados al establecimiento por el consiliario de Turck. 6.—Otra de aves empajadas y otros objetos de historia natural. 7.—Los instrumentos ms necesarios para ensear las matemticas. 8.—Todo lo necesario para dibujar. 9.—Una coleccin de msica muy considerable. 10.—Un excelente rgano, un fortepiano, siete claves, y muchos instrumentos de viento y de cuerdas. Untitled-33 14/08/01, 13:45 366

PAGE 379

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 367 / 367 / 367 / 367 / 367 Todos estos ramos se enriquecen anualmente con los fondos destinados al efecto y por el esmero de las autoridades superiores; todo el inventario del establecimiento est asegurado por 5 625 pesos en la oficina de seguros de Aquisgram a un premio de solo 11 pesos. 5 Economa domstica y manutencin de los alumnos Para sostener sobre 80 alumnos y conservar el aseo y limpieza en la casa se ha nombrado a un mayordomo, cuyas obligaciones estn detalladas en un contrato anualmente renovable. El alimento de los alumnos es bueno y saludable, como se prueba por el estado de su salud. Algunos padres creen necesario enviar golosinas a sus hijos, o dinero para comprarlas. Se equivocan, pues los nios no tienen semejante necesidad; y lejos de ser ventajosos estos regalos, slo sirven para quitarles el apetito a sus horas y hacerlos golosos y aun glotones Los hurfanos y los hijos de padres muy pobres, a quienes nada envan, son cabalmente los ms fuertes y los mejor hallados. El director casi siempre se halla presente a las comidas, para asegurarse de la buena calidad del alimento y evitar cualquier irregularidad en el servicio. Los alumnos enfermos son remitidos a la enfermera, donde se les asiste por el mdico o cirujano del establecimiento. 6 Maestros 1.—El seor Schartlich, de Sajonia, discpulo de la escuela normal de Dresde, est encargado de la instruccin terica y prctica de canto y msica. 2.—El seor Sellin, de Pomerancia, alumno de la escuela normal primaria de Stettin y estudiante de teologa en Berln, da lecciones de religin, historia, lengua alemana, aritmtica, etctera. 3.—El seor Strietz, natural de la Marca media, maestro que fue de la casa de hurfanos de Potsdam, despus director de la escuela normal primaria y de la casa de hurfanos de Neuzelle y ministro del Evangelio, es actualmente director de la escuela normal de Potsdam. Instruye en religin, en los principios de educacin, en el arte de ensear y en los mtodos de estudio. (Vase la nota sobre la distribucin y nomenclatura de estos ramos en la pgina 64 del nmero anterior de estas Memorias, correspondiente al mes de mayo.) 4.—El seor Schon, de Silesia, discpulo de la escuela normal de Bunzlau, habiendo estudiado en Berln las matemticas, fsica, historia natural y geografa, ensea principalmente estas ciencias. 5.—El seor Heinrich, de la Nueva Marca, alumno de la escuela normal primaria de Neuzelle, y de la escuela de dibujo del seor Schmid, de Berln, ensea a escribir, dibujar y contar. Untitled-33 14/08/01, 13:45 367

PAGE 380

ESCRITOS EDUCATIVOS 368 \ 368 \ 368 \ 368 \ 368 \ Todos estos maestros pertenecen exclusivamente al instituto, donde tambin viven. Cada uno, excepto el principal (cuyo nmero vara de 12 a 16) da de 24 a 27 lecciones por semana, estando a cargo de los seores Sellin y Schen alternativamente la especial vigilancia de los alumnos. Siendo tan considerable el nmero de lecciones, se emplea en calidad de ayudante a uno de los discpulos ms sobresalientes enseado en la casa; de forma que el nmero de maestros en realidad asciende a 6. 7 Nmero de alumnos El reglamento lo fija en 75 a 80, y hoy llega a 78, de los cuales 72 viven en el establecimiento, y los otros 6 han obtenido licencia de permanecer con sus padres, a fin de minorar el gasto de su manutencin. Este nmero se halla limitado no slo por el edificio, sino tambin por las necesidades de la provincia. Brandemburgo contiene sobre 1 500 maestros de escuelas primarias, as en el campo como en poblado. Suponiendo que de 100 plazas queden 2 vacantes todos los aos, se necesitarn por lo bajo 30 maestros; pero estas plazas por lo regular se pagan tan mal, que se ven precisados a contentarse con maestros nada ms que medianos, que quizs no han sido educados en una escuela normal, y que a veces se ejercitan en algn arte u oficio. Si pues la escuela normal contiene 78 discpulos divididos en 3 clases, una de las cuales sale anualmente, suministrar en cada uno 26 candidatos, nmero que casi llena las necesidades del pas. 8 Requisitos de los entrantes Una vez en el ao, en la feria de San Miguel, se admiten 26 alumnos, a quienes se exige los siguiente: 1.—Buena salud, libre de todo achaque corporal. (Seran obstculos para la admisin la excesiva pequeez de estatura, cortedad de vista, pecho delicado, etctera.) 2.—Tener 17 aos cumplidos. 3.—Pertenecer a la religin evanglica.23 4.—Tener un espritu moral y religioso y haber tenido una conducta irreprensible hasta el presente. 5.—Buen carcter y disposiciones, entre las cuales se encuentran la buena voz y buen odo. 6.—Estar preparado parta los estudios de la escuela normal con la cultura del entendimiento y del corazn: haber recibido una buena educacin religiosa, que incluir el conocimiento de la Biblia y su historia; saber leer, conocer la gramtica de la lengua alemana, los principios de la composicin y aritmtica; los del canto, el fortepiano y violn. 23. Esta palabra significa aqu protestante. Untitled-33 14/08/01, 13:45 368

PAGE 381

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 369 / 369 / 369 / 369 / 369 Se presentar un memorial al director solicitando la admisin, por el mes de junio a ms tardar, acompaado de los recados siguientes: 1.—La fe de bautismo. 2.—Un certificado de la escuela y otro de buena vida y costumbres. 3.—Una certificacin de la polica, especificando la condicin del joven o de su padre, o bien una declaratoria escrita por el padre o tutor, fijando el tiempo dentro del cual podr pagar la pensin anual establecida por la ley, esto es, 48 thalers (cerca de 2 onzas de oro). El director forma una nmina de los aspirantes, convocndolos por carta en el mes de junio o julio, para que se presenten a examen, el cual se verificar en julio o agosto. El examen se hace en parte por escrito y en parte a la voz viva. Como medio de graduar las dotes de los candidatos, y juzgar de su memoria, su estilo y sus disposiciones mentales, se refiere una ancdota o parbola de un modo claro y circunstanciado, recapitulando y repitiendo los puntos principales; despus de lo cual la presentan por escrito acompaada de sus observaciones y reflexiones. El examen verbal generalmente abraza tan slo religin, lectura, gramtica, ejercicios lgicos (esto es, segn el mtodo explicativo) y aritmtica. Tambin se les examina en canto, piano y violn. Despus del examen se pesan y cotejan con escrupulosidad y conciencia los talentos y mritos de los respectivos candidatos en una conferencia de los maestros; y, una vez hecha la eleccin, se somete a la sancin de la Real Junta de Escuelas con un informe circunstanciado sobre el xito del examen. Al cabo de algunas semanas se informa del fallo de los aspirantes, aununcindoseles su admisin, o los motivos que la impiden y aconsejndoles renuncien enteramente a su proyecto, o sugirindoles medios para su ulterior preparacin. El candidato admitido est obligado a llevar, a ms de su ropa y libros, entre los cuales se incluye forzosamente la Biblia y el Ritual usado en el establecimiento, media docena de camisas, seis pares de medias, un cubierto, y generalmente una armadura de cama con todos sus menesteres. Tambin est obligado a firmar a su entrada el siguiente compromiso con el director, previo el consentimiento del padre o tutor. Modelo de la obligacin que ha de firmar el alumno entrante “Yo el infrascrito, N. de N., me obligo por la presente, conforme a la orden del Ministerio de Instruccin Pblica y de Negocios Eclesisticos y Mdicos, fecha 28 de febrero de 1825, con el consentimiento de mi padre o tutor, que firma sta conmigo a ponerme por espacio de 3 aos, despus de mi salida de la escuela normal, a disposicin del gobierno de Su Majestad y, por consiguiente, a no suscribir nada en contrario del presente compromiUntitled-33 14/08/01, 13:45 369

PAGE 382

ESCRITOS EDUCATIVOS 370 \ 370 \ 370 \ 370 \ 370 \ so, a menos de reembolsar a la escuela normal los gastos sufragados por el Erario para mi instruccin, a saber: ”1.—Diez thalers por cada semestre pasado en la escuela normal y por la instruccin recibida en el nterin. ”2.—El monto de los socorros y estipendios que haya recibido. Potsdam, a tantos de tal mes y ao”. Al aspirante desechado, pero no amonestado a seguir otra carrera, se le cita a nuevo examen para el ao subsecuente. Habiendo sido muy considerable el nmero de aspirantes de algn tiempo ac, cree de su deber advertir el informante a los padres, y en especial a los maestros de escuela, no dejen perder un tiempo precioso que podran emplear con ms xito en otra carrera a aquellos jvenes que no manifiesten disposiciones y un gusto decidido por la enseanza. Esta observacin se dirige principalmente a los jvenes pobres, que no son acreedores a las pensiones, a menos que no den pruebas de extraordinaria capacidad, de la que el Estado y la sociedad puedan sacar ventajas efectivas. La escuela normal en manera alguna se ha establecido para aquellos que siendo ineptos para cualquiera ejercicio, se creen que sabiendo leer y escribir, son capaces de hacerse maestros. Esta preocupacin est tan hondamente arraigada, que omos decir a algunos padres con la mejor buena fe del mundo: “mi hijo es harto delicado para aprender un oficio”, o bien, “no s qu hacerme con este muchacho; pero pienso ponerlo en la escuela normal”. A estos tales contestamos que los alumnos de la escuela normal deben estar por el contrario sanos de alma y cuerpo, y en disposicin de arrostrar los trabajos y penalidades de una carrera tan espinosa como honorfica. Hay tambin otra cosa que desgraciadamente se descuida, siendo de la mayor importancia: la preparacin metdica de estos jvenes para la profesin a que se desea encaminarlos. Por lo regular se da un falso sesgo a sus estudios preliminares. Se cree a un joven bien preparado para la escuela normal, si, habiendo excedido los lmites de la instruccin elemental, ha adquirido ms copia de conocimientos que otros alumnos. Acontece, sin embargo, muy frecuentemente que algunos aspirantes que vienen harto recomendados de la escuela, no salen muy bien en el examen, y hasta son reprobados. El objeto ms importante e inmediato de toda instruccin es educar y completar al hombre, ennoblecer su corazn y su carcter, despertar las fuerzas de su alma y hacerle no solamente aptos para los estudios, sino tambin capaz de llenar sus deberes. Con esta sola condicin pueden aprovechar al hombre los conocimientos y habilidades; de otra suerte la instruccin, obrando en una memoria estril y en talentos puramente mecnicos, mal puede ser de gran utilidad. Para que el instituto, y particuUntitled-33 14/08/01, 13:45 370

PAGE 383

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 371 / 371 / 371 / 371 / 371 larmente el maestro de escuela primaria, pueda sacar de sus alumnos hombres virtuosos e ilustrados, es necesario que l tambin lo sea. As, para que la educacin de la escuela normal, esencialmente prctica, surta todo su efecto, debe el joven candidato poseer aquella nobleza y puridad de carcter en el ms alto grado posible, el amor a lo verdadero y lo bello, un entendimiento activo y perspicaz, y la mayor precisin y claridad en la narrativa y el estilo. Ved ah las condiciones que pedimos ante todo a los jvenes aspirantes. Si ellos han llegado a este estado de instruccin moral e intelectual por el estudio de la historia, de la geografa, matemtica, etctera., y si adems han adquirido otros conocimientos sobre estos varios ramos, no podemos menos que aplaudirlos por el resultado; empero repetimos francamente que los dispensamos de todas adquisiciones, con tal que posean aquella instruccin formal, de que acabamos de hablar, por serles sumamente fcil el obtener en la escuela normal la otra materia en que estn deficientes. Es, sin embargo, indispensable tener algunas nociones preliminares, visto que los cursos de la escuela normal suelen ser una continuacin de estudios anteriores, y que ciertos ramos ni aun podran tratarse all en toda su latitud, si fuesen del todo nuevos para los jvenes entrantes. Hemos indicado arriba los ramos en que deben estar ms especialmente preparados; pero siendo este asunto de la mayor entidad, cerraremos el presente captulo con algunas indicaciones sobre el plan que debe seguirse. I. RELIGI"N Despertar y fortificar el espritu religioso y los sentimientos morales. Nada ms precioso al intento que las historias y parbolas de la Biblia, siendo tambin muy conducente la lectura frecuente y razonada explicacin de la misma. Habrn de aprender los alumnos a explicar los artculos de la fe y los deberes ms importantes, refirindose al catecismo. Debern asimismo saberse de coro muchas sentencias, captulos enteros y parbolas de la Sagrada Escritura, himnos y versos, y contestar sobre los puntos ms interesantes de la historia eclesistica y de la reforma. LIBROS DE CONSULTAR EN LA MATERIA 1.—Huner, Historias bblicas publicadas por Rausehembusch, y su Manual para el maestro de escuela 3 tomos impresos en Schewehn, 1824. 2.— La manifestacin de Dios en las historias del Viejo Testamento con la vida de Jesucristo segn los cuatro Evangelistas, y la Historia de los apstoles segn San Lucas 8 tomos, Halle, 1820. Untitled-33 14/08/01, 13:45 371

PAGE 384

ESCRITOS EDUCATIVOS 372 \ 372 \ 372 \ 372 \ 372 \ 3.—Krummacher, Catecismo bblico 4.—Hubner, Introduccin a todos los libros de la Sagrada Escritura Basilea, 1812. 5.—Hornung, Manual para la explicacin de la historia y geografa bblicas 1825. 6.— Catecismo de doctrinas cristianas para el uso de los nios Hirchberg, 1809. 7.—Hornung, Sumario de la fe cristiana Berln, 1823. 8.—Schmidt, Bosquejo de la historia de la religin e iglesia cristiana Berln, 1823. II. En cuanto a historia general, no hay necesidad que la sepan profundamente; pero se habr de poner en disposicin a los jvenes de referirse con exactitud a todos aquellos hechos histricos que puedan aprovecharse para formar el corazn, ejercitar y rectificar el juicio, e inspirar aficin a cuanto es grande, noble, bello y verdadero. 24 LIBROS PARA ESTE RAMO 1.—Ewald, Ejemplos de virtud coleccin de acciones nobles y rasgos caractersticos sacados de la historia universal, etctera., 3 tomos, Stuttgard, 1813. 2.— Escuela de virtud y sabidura dem, dem. 3.—Wagnitz, Ejemplos de virtud 2 tomos. 4.—Fischer, Biografas de los reformadores clebres 5.—Pflaum, Vidas de hombres clebres para el uso de la juventud. 6.—Kraft, El Plutarco moderno 7.—Niemayer, Plutarco alemn III. Geometra (estudio de las formas) combinada con el dibujo elemental: la una como base para la enseanza de la escritura y diseo, y como preliminar para las matemticas: el otro para ejercitar la mano, la vista y el buen gusto. OBRAS DE CONSULTAR EN LA MATERIA 1.—J. Schmidt, Elementos de la forma y magnitud Berna, 1809. 2.—De Turck, Doctrina de la forma y magnitud 3.—Hoffmann, Doctrina geomtrica de las formas Maguncia, 1818. 4.—Stein, Doctrina de las formas en sus relaciones con el dibujo elemental Zwickau, 1824. 24. Ideas que se aplican con ms fuerza a la primera edad: siempre que he pensado as sobre el estudio de la historia para los nios. Untitled-33 14/08/01, 13:45 372

PAGE 385

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 373 / 373 / 373 / 373 / 373 5.—J. Schmidt, Elementos de dibujo Berln, 1809. 6.—Sickel, Doctrina prctica de las formas Leipzig, 1824. IV. ESCRITURA Slo deben usarse las muestras de Heinrich y de Hening, las cuales, despus de un largo ejercicio, den y conserven una hermosa letra, aun escribiendo pronto y largo. V. EJERCICIOS L"GICOS Con estos se debe propender a comunicar a los jvenes claridad y exactitud en las ideas, fijeza en el juicio, y, por consiguiente, precisin y facilidad, as en los discursos hablados como en los escritos.LIBROS DE CONSULTAR 1.—Niemeyer, Principios de educacin e instruccin 2 volumen, 3 parte, seccin 2., captulo 1 2.—Graumann, Manual para ejercitarse a pensar y hablar 3.—Krause, Ejercicios para aprender a pensar de un modo metdico y natural 25 4.—Schaller, Almacn de ejercicios lgicos tomo 1.VI. LECTURA Una vez que el alumno sepa leer corrientemente, es necesario ensearle a dar el nfasis y hacerle sentir lo que lee. Se le debe acostumbrar a recitar, y aun a analizar gradualmente las frases y perodos que acaba de leer, a invertir su orden y expresar la misma idea con diferentes palabras; a poner, v. g., poesa en prosa, etctera. As, estos ejercicios sirven al mismo tiempo para ensearle a pensar y hablar. 26 Tambin aconsejamos se le hagan declamar trozos que haya aprendido de memoria.TEXTOS DE LECTURA 1.—Wilmsen, El amigo de los nios 2 y 3 partes. 2.– El libro de lectura publicado por los profesores del Gimnasio de Helmstadt. 25. Prctica y ms prctica: he ah el mejor mtodo para bien pensar. 26. Esta es una lgica ms eficaz que cuantas se ensean en las aulas. Untitled-33 14/08/01, 13:45 373

PAGE 386

ESCRITOS EDUCATIVOS 374 \ 374 \ 374 \ 374 \ 374 \ 3.—Seidenstrucker, Eutonia 4.— Las mejores colecciones de himnos VII. LENGUA ALEMANA Y COMPOSICI"N La lengua debe considerarse y tratarse por una parte como medio de instruccin formal, como lgica prctica, y por la otra, como objeto indispensable de instruccin material. Vase bajo el primer aspecto a Tillich, Enseanza de las lenguas como medio eficaz de educacin Leipzig, 1803, y su libro de lectura, 1 y 2 partes. Bajo el otro, consltese a Krause, Gramtica alemana y su Manual metdico del idioma alemn Vanse tambin las Gramticas de Heyse, Hahim, Rothe y Bernhardt. Se har escribir a los jvenes muchas composiciones y ejercicios epistolares. 27LIBROS PROPIOS PARA EL CASO 1.—Julkmenn, Sistema de ejercicios en el estilo alemn 2.—dem, Libro elemental sobre el estilo 3.—dem, Manual para ejercicios de estilo alemn 4.—Baumgarten, Planes y materiales para composiciones 5.— Pequeo epistolario de Baumgarten, Schlez y Dolz. VIII. ARITMTICA Esta no abraza ni mtodos de clculo elevados, ni aritmtica prctica. Nada ms se exige del discpulo que el uso de las cifras con soltura y calcular a la memoria. LIBROS DE CONSULTAR 1.—Pestalozzi, Tablas de nmeros enteros y quebrados 2.—Su Explicacin de las relaciones de los nmeros 3.—J. Schmidt, Elementos de los nmeros y los elementos de lgebra. 4.—Kaserau, Libro de contar 27. Este ramo de la composicin deba atenderse de toda preferencia en nuestras escuelas y colegios; vase sobre el particular el Informe del Instituto Cubano, pgina 28 hasta la 35. Untitled-33 14/08/01, 13:45 374

PAGE 387

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 375 / 375 / 375 / 375 / 375 IX. CANTO, PIANO Y VIOLN Formacin del odo y la voz. Habilidad y firmeza para producir los sonidos. Ejercicios de canto elemental. Salmodia o canto llano. Para el piano o violn, cuanta destreza sea posible, y buena pulsacin para el primer instrumento. Si estas indicaciones logran mover a un maestro de probidad a preparar como es debido, aunque sea un corto nmero de candidatos, habrn surtido el efecto deseado. La enumeracin de un gran nmero de obras auxiliares facilita al menos la eleccin. 9 Condicin exterior de los alumnos, y sus relaciones con la escuela normal Si los jvenes no tienen parientes en Potsdam que puedan responder de su comportamiento y aplicacin, estn todos sin excepcin obligados a vivir y comer en la escuela normal, pagando anticipadamente al director la cuota de 12 thalers (media onza de oro) por trimestre. Costando cada alumno al establecimiento 100 thalers anualmente, no paga ms que la mitad de gastos, aun exhibiendo la pensin legal de 48 thalers (poco ms de 2 onzas). Un pensionista por el gobierno tiene derecho al alojamiento, mesa, lumbre, luces e instruccin. El medio pensionista paga slo 24 thalers al ao (sobre una onza) no teniendo ms que comprar su ropa, pagar el lavado, libros, papel, plumas y lo necesario para la msica y dibujo. Los alumnos tienen que pagar las medicinas, sin embargo de que el establecimiento les da la mano, si ha sido muy notable el costo de resultas de alguna grave enfermedad. En cuanto a ropa (que, por supuesto, debe estar limpia y no andrajosa) y libros, ninguno est obligado a sufragar ms gastos de lo que permitan sus medios. Durante su mansin en la escuela normal nada pueden ganar los jvenes para s; puesto que no les queda tiempo para dar lecciones particulares, cosa que adems traera grandes inconvenientes. Respecto a alojamiento, se hallan distribuidos en cinco grandes piezas con sus estufas destinadas a los alumnos; y habitan y trabajan en nmero de 8, 12 16 en una de dichas piezas, provistas de mesas, sillas, cmodas, estantes, escritorios y pianos. Sus camas y bales estn acomodados en dos dormitorios. En cada sala y en cada alcoba hay un inspector, elegido de entre los alumnos, que responde del orden. Es de la obligacin de uno de los discpulos pertenecientes a la sala arreglar y sacudir los muebles diariamente. El descuido en el cumplimiento de este encargo se castiga con la continuacin de dicho servicio. Untitled-33 14/08/01, 13:45 375

PAGE 388

ESCRITOS EDUCATIVOS 376 \ 376 \ 376 \ 376 \ 376 \ Mientras que los alumnos permanecen en la escuela normal portndose bien, estn exentos del servicio militar. (“Son eximidos todos los aos del servicio militar”: as est concebido en el informe original.) Todos los alumnos estn obligados a seguir los cursos de la escuela normal por espacio de 3 aos; pues seran incompletos sus conocimientos e instruccin si no se conformasen a este reglamento. 10 Educacin de los alumnos por medio de la disciplina y de la enseanza Esta grave materia es demasiado lata para que intentemos agotarla por el momento. Nos reservamos pues otra oportunidad para entrar de lleno en la cuestin, y demostrar cmo son tratados en la escuela normal todos los ramos de instruccin; contentndonos por ahora con indicar los principios que rigen la instruccin y disciplina en general. En la educacin de los maestros de las escuelas primarias deben consultarse las necesidades del pueblo. Sobradas pruebas tenemos de que el bienestar de los individuos, as como el de la masa, de ninguna manera se asegura por un extraordinario desarrollo intelectual o por una civilizacin refinada.28 La verdadera felicidad del individuo, como la del pueblo, est fundada en una estricta moralidad, en el dominio sobre s mismo, en la humildad y moderacin; en una palabra, en el desempeo espontneo de todos los deberes para con Dios, para con nuestros mayores y para con nuestros prjimos.29 Es pues la educacin moral y religiosa la primera necesidad de los pueblos. Sin ella cualquier otro linaje de educacin no slo carece de utilidad real y efectiva, sino que es hasta cierto punto perjudicial. Por el contrario, si la educacin religiosa ha echado profundas races, surtir todo su efecto la educacin intelectual, la cual, en semejante caso, por ningn motivo debe negarse al pueblo; puesto que Dios le ha dotado de todas las facultades para adquirirla, y cuando el desarrollo de todas las disposicio28.Es decir, en todos los asociados; porque hasta es imposible. Pero cuidado con no confundir aqu en nuestra tierra las especies, pues en ninguna parte ms que en Alemania se toca prcticamente la necesidad de atender a la educacin secundaria, as para otros fines sociales como para fomentar muy especialmente la primaria: buen testigo la misma institucin de escuelas normales, que estamos tratando. Se hace tanto ms necesaria la advertencia en esta materia cuanto no faltan entre nosotros personas que, extraviadas por su propio celo, sustentan que no debemos tener ms que establecimientos primarios, sin graduar las consecuencias de lo que dicen: vean para su desengao las pginas 19 y siguientes del citado Informe del Instituto Cubano. 29.Esto es excelente: ante todo la educacin moral; la instruccin no es ms que un medio que asegura ese gran fin. Untitled-33 14/08/01, 13:45 376

PAGE 389

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 377 / 377 / 377 / 377 / 377 nes del hombre le afianza los medios de llegar a la perfeccin, va por ella a la suprema felicidad. La instruccin moral y religiosa, lejos de conducir a la presuncin y al espritu controversista, inspira, por el contrario, al hombre el ntimo convencimiento de su debilidad y, por consecuencia, le inspira humildad. As pues, debe tenerse a la mira dar luego al pueblo conocimientos slidos y prcticos, conforme a sus necesidades, los cuales naturalmente refinarn y suavizarn sus hbitos y costumbres. Si tal es la instruccin que debe el pueblo recibir, queda por el mero hecho determinada la de los maestros de las escuelas primarias; resultando igualmente claros los principios que han de adoptarse para la instruccin de nuestros alumnos. La instruccin moral y religiosa recibe una direccin ms especial con la creencia en la palabra de Dios revelada en las Sagradas Letras. Pero esta creencia no debe ser meramente histrica, como entre los eruditos; ni entretenerse en nociones msticas y oscuras; ni expresarse con afectacin en palabras, obras o gestos. Debe antes bien penetrar de tal suerte el corazn del hombre que le inspire un esfuerzo constante en poner sus pensamientos, afectos y acciones en la ms estrecha armona con la voluntad de su Dios. As que nosotros cimentamos el carcter moral y religioso de nuestros discpulos en el vivo convencimiento de las verdades y doctrinas del cristianismo. Enemigos de toda la innecesaria sujecin, otorgamos a los jvenes toda la franqueza compatible con nuestra responsabilidad, con nuestro deber de precaverlos de toda seduccin, y con el orden interno del establecimiento. Somos indulgentes con las faltas que no nacen de mala inclinacin, pero castigamos la maldad y la descortesa hasta en las miradas y gestos. Ser rastreros e hipcritas es mal medio de recomendarse con nosotros; pero alentamos con toda nuestra fuerza la piedad real y sencilla, la docilidad, el celo y la aplicacin. Varios son los mtodos que adoptamos para sustentar y corroborar el espritu religioso y moral de nuestros alumnos, ponemos un esmero especial en que asistan todos los domingos a la iglesia; no obligndoseles a concurrir exclusivamente a la iglesia del Espritu Santo, que es la parroquia de la normal, y a la que proporciona un coro de cantores, sino que el lunes estn obligados a indicar la iglesia donde han estado y a dar cuenta del sermn. Todos los domingos, a las 6 de la maana, lee uno de los alumnos ms antiguos, por turno, un sermn a presencia de todos los dems y de un maestro. Al principio y fin se canta un versculo de algn salmo acompaado del rgano. Al acostarse y levantarse recita alguno de los maestros una oracin o plegaria que dura de 10 a 15 minutos. Comienzan cantando uno o dos versos; sigue luego una alocucin religiosa o la lectura de algn captulo de la Biblia, terminando con otro versculo. Untitled-33 14/08/01, 13:45 377

PAGE 390

ESCRITOS EDUCATIVOS 378 \ 378 \ 378 \ 378 \ 378 \ 30. Vase el estado nmero I al final. 31. Estas palabras se explican luego en el discurso del informe. Para granjearnos influjo sobre la moral de nuestros discpulos atendemos a su posicin individual, sus necesidades y conducta. Mucho partido se saca para este objeto de las conferencias del informe o censura trimestre de los alumnos, o sea el juicio formado de la aplicacin, progresos y comportamiento de cada cual. Estas notas, apuntadas en un libro especial llamado el Libro de Censura, sirven de fundamento a las certificaciones dadas a los alumnos a la salida del establecimiento, como tambin para consejos privados que entonces deben impartrseles. Los medios de correccin empleados se reducen a advertencias, exhortaciones y reprimendas: primeramente en secreto, despus en la conferencia de los maestros, y en ltimas a presencia de todos los alumnos. Si no bastan estos resortes, se echa mano del encierro, de suspender las temporalidades o pensiones concedidas, y en ltimo recurso se apela a la expulsin. Empero nos esforzamos cuanto est a nuestro alcance en evitar semejantes penas, manteniendo un trato amistoso con los alumnos, distinguiendo a los que lo merecen, empendonos en despertar una noble emulacin y fomentar en sus corazones el deseo de granjearse estimacin y respeto por una conducta irreprensible. Del impulso dado a las lecciones depende especialmente la aplicacin al estudio fuera de la clase. Ciertas horas del da estn consagradas al estudio privado, encargndose cada maestro, por turnos, de velar en que no se altere la quietud en las salas de estudios y que todo el mundo est ocupado como corresponde. A fin del mes se reduce la ltima leccin, en cualquier ramo que sea, a un resumen en forma de examen sobre las materias tratadas en el decurso de aquel perodo. Respecto a los ramos de enseanza y marcha seguida en los estudios, vase el plan fundamental en el estado adjunto.30 En el primer ao predomina la instruccin formal; en el segundo, la material, y en el tercero, la prctica.31 Teniendo entonces los alumnos sobre 10 lecciones para las cuales han de estar bien preparados, tienen menos cursos que seguir en la normal. El objeto primordial en cada gnero de instruccin es inducir a los jvenes a pensar y juzgar por s mismos. Nosotros somos enemigos declarados de todo estudio mecnico y servil por cuadernos al pie de la letra. Los maestros de nuestras escuelas primarias han de tener inteligencia por s mismo para poderla despertar en sus alumnos; de otra suerte el estado preferira, sin duda, las escuelas menos costosas de Bell y Lancaster. Untitled-33 14/08/01, 13:45 378

PAGE 391

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 379 / 379 / 379 / 379 / 379 Partimos siempre de los elementos, porque, a lo menos por ahora, nos vemos obligados a admitir discpulos cuyos estudios se han desatendido e igualmente porque deseamos organizar la enseanza, en todo ramo, de modo que sirva a los alumnos de pauta y gua en las lecciones que con el tiempo habrn de dar por s mismos. Relativamente a instruccin material, ms nos atenemos a la solidez que a la extensin de los conocimientos. Este sistema no solamente cuadra en las instrucciones de las autoridades superiores, sino con la razn misma que declara a la solidez nicamente capaz de habilitar un maestro para ensear con eficacia y llevar adelante sus propios estudios con fruto. As es que a los jvenes delicados de constitucin se les suele eximir de ciertos ramos, como son las matemticas, fsica y trabajo fundamental. La jardinera se ensea en un solar situado frente a la Puerta de Nauen y la natacin, en la escuela especial establecida frente a la Puerta de Berln, en las estaciones propias, de 7 a 9 de la tarde. La instruccin prctica es mirada por nosotros como cosa de mayor entidad. Infructuosos seran todos los estudios y todo el saber de nuestros alumnos, y no llenara la escuela normal el objeto de su instituto, si al salir del establecimiento los jvenes maestros no hubiesen ya aplicado metdicamente lo que han aprendido, y si no supiesen por experiencia lo que tienen que hacer y como han de hacerlo. Para alcanzar este resultado no basta que los jvenes vean los cursos que se siguen bajo la direccin de hbiles profesores, ni que ellos se encarguen a veces de dar lecciones a sus condiscpulos; sino es menester que materialmente hayan enseado nios por largo tiempo en la escuela anexa, bajo las rdenes de los maestros de la normal. Solamente familiarizndose con el plan de enseanza en cada ramo especial, y ensendole algn tiempo por s mismos es como pueden adquirir el hbito de tratarlo con mtodo. 11 Escuela anexa. Esta se fund en 1825, admitiendo gratuitamente de 160 a 170 muchachos. Concediendo la autoridad superior fondos considerables para establecer dicha escuela, ha sido muy particularmente impulsada por el benvolo deseo de asegurar a la gran masa de nios pobres de esta ciudad los medios de instruirse, y aligerar a la ciudad misma la carga de su educacin. Las autoridades municipales se comprometieron por su parte a pagar al establecimiento 1 thaler y 5 greschen al ao por alumno (sobre 6 reales de plata). Con esta condicin proveemos gratuitamente a los nios de los libros, pizarras y dems avos que necesitan. La escuela adjunta es una Untitled-33 14/08/01, 13:45 379

PAGE 392

ESCRITOS EDUCATIVOS 380 \ 380 \ 380 \ 380 \ 380 \ escuela primaria dividida en cuatro clases, pero solamente con tres grados; pues las clases segunda y tercera slo estn separada entre s, tanto en beneficio de los mismos alumnos como por el fin de proporcionar ms prctica a los jvenes maestros. La primera clase con las dos siguientes constituyen una buena escuela elemental completa; mientras que la superior presenta una especie de escuela media, donde los discpulos ms adelantados de la normal, quienes probablemente sern empleados algn da en las escuelas del pueblo, ensean a los muchachos ms sobresalientes de la escuela anexa. He aqu un estado de lo que se ensea en esta escuela. RAMOS ENSEADOS 1.Religin 2.Lectura 3.Lengua alemana 4.Aritmtica 5.Geometra y Dibujo 6.Escritura 7.Canto 8.Matemticas 9.Geografa 10.Historia natural 11.Historia Clase inferior Lecciones Las dos clases medias Lecciones Clase superior Lecciones 4 6 6 3 2 3 2 4 6 4 4 2 3 3 3 2 4 4 2 4 3 2 2 2 2 Total2626 30 Aadiremos unas breves observaciones sobre este plan. 1.—En las dos clases medias se comunican junto con la lectura, segn el sistema de Hempel, (el Amigo de las escuelas primarias) los conocimientos ms usuales. 2.—Las lecciones de lengua en la clase inferior consisten en ejercicios lgicos y narraciones; y en las medias, en ejercicios sobre la lengua y gramtica (segn Krause). 3.—La escritura propiamente dicha no se ensea en la clase inferior sino a los alumnos ms adelantados; todos los dems aprenden el dibujo lineal y la geometra. La clase ms adelantada de los discpulos de la escuela normal, que es la que se ejercita en la escuela prctica, se divide en 5 coetus o tandas, cada una de las cuales consta de 5 6 alumnos. Cada tanda ensea slo 2 ramos por espacio de 2 meses y medio, pasando en seguida a otros 2; de suerte que cada cual hace su prctica sucesivamente en todas las materias de enseanza. Untitled-33 14/08/01, 13:45 380

PAGE 393

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 381 / 381 / 381 / 381 / 381 Se procura cuanto es posible en todas las clases de la escuela prctica, que atiendan al mismo objeto a la misma hora. El maestro de la escuela normal que ha preparado de antemano a los alumnos de maestro, se halla presente durante la leccin: los escucha y los observa, los gua durante la clase, y les comunica despus sus observaciones y su dictamen acerca del modo con que han dado la clase. Cada una de stas lleva un diario sobre cada ramo de instruccin, en donde se apunta despus de la leccin lo que se ha enseado. Finalmente, en lo posible se cuida de que el educando que va a dar la prxima leccin, asista a la de su predecesor. Por este medio, y particularmente por la direccin especial de toda la instruccin prctica confiada a un maestro de la escuela normal, se asegura completamente el enlace y gradacin de las lecciones. Es necesario que cada alumno de la escuela normal ensee sucesivamente todos los ramos de la clase inferior; pues el maestro de escuela primaria, por instruido que sea, ignora la parte ms indispensable de su profesin si no sabe ensear los elementos. 12 Salida de la Escuela Normal —Exmenes— Certificado y Colocacin Los alumnos salen de la escuela normal despus de haber seguido el curso por 3 aos, pues el prolongar su mansin sera obstculo para admitir nuevos alumnos. Pero previamente han de sufrir un examen por escrito y a viva voz, segn est decretado por orden del Ministerio de Instruccin Pblica y de Negocios Eclesiales y Mdicos, de la cual damos aqu un extracto. “1.–Todos los alumnos de las escuelas normales primarias del Reino sufrirn un examen a su salida. ”2.—Los exmenes sern dirigidos por todos los maestros de la escuela normal y sobre todas las materias enseadas en la casa, bajo la presidencia de uno o ms comisionados, delegados por la Junta de Escuelas de la provincia. ”3.—Todo alumno a su salida dar una leccin de prueba para certificar en qu grado posee el arte de ensear. ”4.—Concluido el examen, y previos los extractos informes que acerca de los alumnos salientes han de prestarse por el director y todos los maestros, se entregar a cada alumno una certificacin firmada por el director, los maestros y los comisionados, ”5.—En este certificado se especificarn los conocimientos y capacidad del alumno; se indicar si posee el arte de la enseanza, y si su carcter moral le habilita para la profesin de maestro de escuela primaria. Se incluir en l, adems, un juicio o concepto general sobre sus dotes y habilidades, expresndose por uno de los trminos: sobresaliente, bueno, regular, y correspondiente a los nmeros uno, dos y tres. Untitled-33 14/08/01, 13:45 381

PAGE 394

ESCRITOS EDUCATIVOS 382 \ 382 \ 382 \ 382 \ 382 \ ”6.—Este cerficado slo concede al alumno la facultad provisional de ser empleado por 3 aos, pasados los cuales debe sufrir nuevo examen en la escuela normal. Pero cualquier alumno que al salir del establecimiento obtuviese la nota de sobresaliente, y fuese maestro en una escuela pblica en el discurso de los 3 primeros aos, no estar obligado a presentarse a otro examen. Todos los dems no podrn emplearse sino provisionalmente. ”7.—Estos segundos exmenes no se verificarn simultneamente con los de los alumnos salientes; sino, como los primeros, siempre a presencia y bajo la direccin de los comisionados de la Junta de Escuelas. ”8.—El objeto principal de los primeros exmenes es averiguar el aprovechamiento de los alumnos en las lecciones de la escuela normal, y si han aprendido a explicarlas; en los segundos no se lleva ms mira que informarse de la pericia o tino prctico del candidato. ”9.—El resultado de este nuevo examen se expresar igualmente en otro certificado adjunto al primero y se cuidar de especificar la aptitud del candidato para la profesin de maestro de escuela”. Por esta razn los alumnos a su salida reciben una certificacin, en cuya primera pgina se describen sus talentos, carcter y moralidad, y las dos siguientes contienen una relacin exacta del resultado del examen en todos los ramos de estudio. Los que no han obtenido plazas en el intervalo de los 2 exmenes presentarn este certificado a los superintendentes o inspectores de escuelas de los lugares en que viven, y al salir del lugar pedirn un certificado de conducta que exhibirn al tiempo del segundo examen. Los que hayan estado empleados durante los 3 primeros aos producirn certificados de sus superiores inmediatos. Todos los alumnos no pueden ser nombrados inmediatamente al dejar la escuela; pero un gran nmero de ellos son propuestos por el director para los vacantes, y solicitados por el gobierno por los superintendentes, magistrados, etctera, de forma que al cabo del ao se puede calcular que todos estn colocados”. Strietz. Puedo responder de la cumplida fidelidad que reina en esta descripcin de la escuela normal de Potsdam; habiendo podido juzgar por m mismo, en la larga y circunstanciada visita que hice a este gran establecimiento, que el estado que acabo de presentaros extendido en 1826, era todava en 1831 inferior a la realidad. La escuela normal primaria de Potsdam contiene hoy 80 estudiantes, todos pensionistas y pagan 48 thalers al ao (sobre 36 pesos); la mitad de los alumnos paga esta suma por entero; los dems tienen bolsas, o gratificaciones por el estado y medias gratificaciones. As el director como los maestros en nmero de 5 habitan en la casa. El Director tiene 1 060 thalers Untitled-33 14/08/01, 13:45 382

PAGE 395

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 383 / 383 / 383 / 383 / 383 de sueldo al ao (795 pesos) y los cinco maestros tienen, 530, 480, 400, 220 y 200 thalers, sin incluir la gratificacin de combustible. 180 thalers se destinan anualmente para el sostenimiento de un jardn y jardinero que d lecciones en su ramo; 120 thalers se gastan en libros; conteniendo ya la biblioteca sobre 1 000 volmenes. Hay un pequeo gabinete de mineraloga e historia natural, una coleccin de semillas, un telurio para demostrar en las lecciones de geografa y astronoma. Hay tambin un bello rgano para que cualquier alumno capaz pueda hacerse organista. Cada sala de estudio tiene su piano y cada alumno, un violn. He dicho que hay 80 estudiantes; y todos los aos se presenta por los menos un centenar de aspirantes de entre los cuales se escogen 26 27, que es poco ms o menos el mismo nmero de los que salen anualmente. Nadie puede ser admitido antes de los 17 18 aos, pero s mucho ms tarde; habiendo yo visto estudiantes de hasta 24. Antes de la admisin sufren un examen, que es una verdadera prueba de concursos, as por la identidad de las materias que abraza, como por la magnitud de opositores. Durante los 3 aos de residencia en la escuela estn exentos del servicio militar.32 Al cabo de los 3 aos se verifica el examen de salida; y los que salen bien quedan apuntados como candidatos para el magisterio de una escuela elemental. En cuanto al castigo por las faltas cometidas, primeramente hay una amonestacin del director en privado y a la segunda vez en presencia de los maestros que se congregan en Junta semanalmente; si contina la mala conducta, se sujeta al culpable a una pesquisa, y al fin es expulsado. La enseanza es muy slida y al mismo tiempo muy extensa, segn ha podido verse en el plan fundamental que forma parte de la noticia precedente y por el estado adjunto que contiene el programa de las lecciones de la escuela para el semestre del verano de 1831. Yo vi ese programa en accin. Excelente es el espritu que ha presidido el arreglo y distribucin de la enseanza, el cual rige asimismo en todos los pormenores. El curso normal, que dura 3 aos, consta en el primero de aquellos estudios calculados para abrir el entendimiento, por decirlo as, a inculcar a los alumnos buenos mtodos en todos los ramos y el sentimiento de la verdadera vocacin de institutor primario. Esto es lo que llaman instruccin formal, en contraste de la material, o ms positiva del segundo ao, en que los discpulos hacen estudios especiales muchos ms slidos y bastante elevados aprendiendo en general mucho ms de los que se vern obligados a ensear. El tercer ao es todo prctica, y consagrado a aprender el arte de la enseanza. Esto es cabalmente el plan que me honro de 32. Advirtase que en Prusia todo habitante est obligado a llevar las armas por cierto nmero de aos de servicio activo y otros tantos de pasivo. Untitled-33 14/08/01, 13:45 383

PAGE 396

ESCRITOS EDUCATIVOS 384 \ 384 \ 384 \ 384 \ 384 \ haber seguido en la organizacin de los estudios de la gran normal central de Pars, para el ensayo de maestros destinados a los colegios Reales y comunales. En Potsdam igualmente el tercer ao resume los dos anteriores, siendo los alumnos mirados ya como maestros. Para ello hay una escuela primaria anexa a la normal, en la que los alumnos de tercer ao dan lecciones bajo la vigilancia de los maestros de la normal. Los nios que asisten a esta escuela primaria pagan, ms bien la ciudad paga por ellos, slo 4 thalers al ao (20 reales). Hay 170. Estn divididos segn su aprovechamiento, en 4 clases, las cuales son desempeadas por los 20 25 estudiantes o alumnos de maestro de tercer ao, con todo el fervor de la juventud y de la buena vocacin. Yo he asistido a muchas de estas lecciones, que eran muy bien dadas. Un maestro de la escuela normal suele concurrir a una de dichas clases, y, terminada la leccin, hace sus observaciones a los jvenes maestros, dndoles lecciones prcticas de que pueden aprovechar inmediatamente. Segn aparece en el programa se lleva a muy alto punto la enseanza de la msica. Muy pocos alumnos hay que no tengan su violn, saliendo de la escuela muy buenos organistas y pianistas. El canto es muy especialmente cultivado. El curso de instruccin comprende no solamente algo de botnica, mineraloga, fsica, historia natural y zoologa, sino tambin ejercicios en psicologa biolgica que contribuyen en cierto modo a dar a los jvenes la filosofa de aquella parte de la educacin popular confiada a sus cuidados. Yo he estado presente en varias lecciones; entre otras asist a una sobre historia y cronologa, en la cual, por atencin hacia m, se pregunt a los discpulos acerca de la historia de Francia, particularmente en los reinados de Carlos Nono, Enrique III y Enrique IV, poca en que hace el protestantismo un papel importante; y estos jvenes respondieron perfectamente y muy al cabo de las datas y todos los hechos principales. Nada digo de los ejercicios gimnsticos, pues que la Prusia es la tierra clsica en este gnero. Pero lo que ms me llam la atencin fueron los cursos nombrados en Alemania de Metdica y Didctica, no menos que los designados bajo el nombre de Pedaggica: los dos primeros con el objeto de adoctrinar en el arte de la enseanza y los segundos en el ms espinoso de la educacin moral. Estos cursos se destinan ms particularmente a los maestros en ejercicios que vuelven a perfeccionarse a la escuela normal; por cuya razn no se apuntan en la tabla o programa, que presenta tan slo las tareas ordinarias de la escuela. Estos cursos son casi siempre desempaados por el director, quien generalmente suministra la instruccin religiosa, a la cual se da aqu su debido lugar, esto es, el primero. Hay muchos ejemplares, sin embargo, en Alemania de seglares que ensean religin. Como todos los maestros de escuela, que necesariamente son por la mayor parte seculares, estn obligados a dar instruccin reliUntitled-33 14/08/01, 13:45 384

PAGE 397

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 385 / 385 / 385 / 385 / 385 giosa y moral en sus varias escuelas, es claro que la enseanza del arte de dar instruccin en el ramo no puede estar confiada a los eclesisticos. Empero nadie ms a propsito ni con ms autoridad que un eclesistico para proporcionar semejantes lecciones; as es que la mayor parte de los directores de escuelas normales son o Curas catlicos o Ministros protestantes, o sujetos que despus de haber cursado teologa, se consagran a la instruccin pblica. El seor Stiez es Ministro del Evangelio (protestante), predicador, hombre grave e instruido que me recordaba al seor Schweitzer, de la escuela normal primaria de Weimar. Tambin debo decir que todos los alumnos de esta escuela de Potsdam estaban alegres y contentos, y eran muy decorosos sus modales: si haban venido con alguna rusticidad a la escuela, la haban perdido enteramente. Yo sal del establecimiento en extremo satisfecho de los alumnos, lleno de aprecio hacia su director y de resp