Obras

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras
Series Title:
Biblioteca de clásicos cubanos ;
Physical Description:
5 v. : ; 23 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Luz y Caballero, José de la, 1800-1862
Conde Rodríguez, Alicia
Publisher:
Imagen Contemporanea
Place of Publication:
La Habana
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Philosophy, Cuban   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
José de la Luz y Caballero ; ensayo introductorio, compilación y notas, Alicia Conde Rodríguez.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 166635338
isbn - 9597078325 (v.1)
ocn166635338
Classification:
lcc - B1029 .L8 2001
System ID:
AA00008684:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Legales-LUZ I.p65 01/11/01, 10:57 1

PAGE 2

BIBLIOTECA DE CLSICOS CUBANOS CASA DE ALTOS ESTUDIOS DON FERNANDO ORTIZUNIVERSIDAD DE LA HABANAEsta obra se publica con el coauspicio de la Fundacin Zulueta, Espaa. RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANAJuan Vela Valds DIRECTOREduardo Torres-Cuevas SUBDIRECTORLuis M. de las Traviesas Moreno EDITORA PRINCIPALGladys Alonso Gonzlez DIRECTORA ARTSTICADeguis Fernndez Tejeda ADMINISTRADORA EDITORIALEsther Lobaina Oliva Legales-LUZ I.p65 01/11/01, 10:57 2

PAGE 3

Legales-LUZ I.p65 01/11/01, 10:57 3

PAGE 4

Responsable de la edicin: Zaida Gonzlez Amador Realizacin y emplane: Pilar Sa LealTodos los derechos reservados Sobre la presente edicin: Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA, 2001; Coleccin Biblioteca de Clsicos Cubanos, No. 17 ISBN 959-7078-31-7 obra completa ISBN 959-7078-32-5 volumen I Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, L y 27, CP 10400, Vedado, Ciudad de La Habana, CubaDiseo grfico: Deguis Fernndez Tejeda Composicin de textos: Equipo de Ediciones IC Legales-LUZ I.p65 01/11/01, 10:57 4

PAGE 5

Recuperar el universo cultural cubano del siglo XIX en sus expresiones intelectuales —pensamiento filosfico, pedaggico, poltico, econmico, social y cientfico— obedece no slo a razones historiogrficas, aprehensin y conservacin de una tradicin terica y prctica que amenazaba deshacerse en el olvido, sino a la actualidad de sus anticipaciones fecundas, sin las cuales se nos promete no ya un presente, sino un futuro poco edificante, ausente de la comprensin de sus races, falto de rigor. El encuentro, pues, con nuestra historia, deja abierto un camino que pudiera ser siempre profundizado en el empeo de consolidar una cubanidad que se realiza y supera a s misma en el complejo proceso de la evolucin de nuestra nacionalidad. La obra de Jos de la Luz y Caballero se impone —en este asalto de nuestro tiempo— avasalladora y decisiva en su palabra y su gesto que es decir en su propuesta terica raigal y en su actitud ante el destino de Cuba.Ensayo IntroductorioJOS DE LA LUZ Y CABALLERO. LAS RACES DE UNA CUBANIDAD PENSADAALICIA CONDE RODRGUEZI La historia, el mito, el silencio Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 1

PAGE 6

AFORISMOS 2 \ 2 \ 2 \ 2 \ 2 \ De esa manera la comprendieron tambin quienes lo conocieron de cerca y trabajaron por reunir sus textos y estudiar sus contenidos desde su muerte en 1862. Luz dejara el cuidado de sus papeles manuscritos e impresos a Jos Mara Zayas y a Antonio Bachiller y Morales —testamento redactado el 3 de junio de 1862— con el objetivo de que los reordenasen para, con posterioridad, publicasen aquellos que consideraran de mayor utilidad. Por razones tan elementales como los lmites de la vida humana no les fue permitido a estas dos personalidades salvar, en aquellos momentos, el ncleo de ideas bsicas del maestro de El Salvador. No pudo escapar, sin embargo, el nombre de Luz a la elaboracin del mito que posibilit su permanencia y perdurabilidad en la conciencia de los cubanos pero que tambin aherroj su obra, por desconocimiento de lo ms vital de su pensamiento, a la idea evanglica, a la pura inspiracin divina, consecuencia de la santidad del hombre y de su “moderacin y caridad”, incapaz, a fin de cuentas, de fundar ideas que contribuyeran al golpe definitivo contra una tradicin de pensamiento que se empeaba por sobrevivir y hacer sucumbir el propsito patritico de la creacin de un pensar propio para y por una Cuba nueva. Mucho se le debe a su primer bigrafo, Jos Ignacio Rodrguez, los extravos por los que transita la compresin de la obra de Luz y el surgimiento de una imagen proclive a interpretaciones mstico-mticas. En plena Revolucin por la independencia, iniciada en 1868, declaraba con franca adulteracin —en el texto Vida de D. Jos de la Luz y Caballero dedicado a Francisco Fras,1 conde de Pozos Dulces, en 1874— lo que presuma fuera una amenaza para la “estabilidad” social de los cubanos. Segn Jos Ignacio, los independentistas: “afirmaban que ste educaba a sus alumnos en el odio Espaa, y que a l se debe la revolucin actual de la isla de Cuba(...) creyeron de buena fe hacer con ello un grande elogio del venerable anciano, que no respir nunca sino amor y caridad para todo el mundo, porque les fue cmodo apoyarse para justificar sus actos, si justificacin necesitaban, en la 1.Francisco Fras y Jacott, conde de Pozos Dulces, fue agrnomo, economista y una de las figuras ms relevantes del movimiento reformista que se desarroll entre 1862 y 1867. Con anterioridad haba tenido una destacada participacin en el movimiento anexionista. Naci el 24 de septiembre de 1809 en el seno de una de las ms prominentes familias cafetaleras y cuyo capital inicial haba surgido del comercio de negros. Durante la crisis de la produccin cafetalera de la dcada de los 40, su fortuna devino a menos. En 1842 se instal en Francia (Pars) y se dedic a estudios de Fsica y de Qumica. Su regreso a Cuba se juzg perjudicial por las autoridades espaolas. En 1859 public, en Pars, La cuestin de Cuba Cre el peridico reformista El Siglo Se le atribuye un folleto sobre actualidades de Cuba, que annimo, circul profusamente en sta. Fue opuesto al movimiento independentista. Falleci en Pars, el 24 de octubre de 1877. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 2

PAGE 7

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 3 / 3 / 3 / 3 / 3 ponderosa autoridad del grande hombre que personifica en Cuba el progreso moral intelectual”. “El amor a la memoria del Seor Luz y el inters de la verdad histrica nos obliga contradecir estos asertos ( sic )”.2La polmica desatada alrededor del libro de Jos Ignacio Rodrguez descans en la exposicin crtica de Manuel Sanguily —quien haba estudiado, al igual que el autor de la biografa, en el Colegio El Salvador— publicada en los meses de julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre de 1885. Haban transcurrido once aos de la publicacin de la primera edicin de la obra de Rodrguez y seis de la segunda. No eran escasos los favorables juicios de que haba gozado en la poca, sobre todo por el ambiente creado tras el fracaso de la Guerra de los Diez Aos, el Pacto del Zanjn y la creacin del Partido Autonomista, al que se suscribi gran parte de la intelectualidad cubana, que fundamentaba sus actividades en la idea de “lograr por la evolucin lo que no se poda lograr por la revolucin”. Si para los independentistas Luz era la fuente terica por excelencia, el libro de Jos Ignacio constitua un buen fundamento para mostrarlo acorde con las intenciones “de reformas por medios pacficos” expresadas por los autonomistas. Esta obra haba creado cierta atmsfera de desconcierto en el terreno especfico de la interpretacin. Sobre ella escriba Sanguily: “Dems de esto, la obra de usted fue una revelacin para la mayora de sus lectores cubanos; porque crease generalmente que Jos de la Luz y Caballero, era, a ms de hombre sabio y bueno, un revolucionario. Semejante creencia careca, desde luego, de base, cierta y averiguada; pero en Cuba no se comprenda, ni se comprende, el patriotismo sincero divorciado de la revolucin, y en tal concepto se amaba y veneraba la memoria del ilustre educador, y era su nombre el smbolo de las virtudes y las aspiraciones ms enrgicas del pueblo cubano, por lo que se le conceba como un ”.3En carta fechada el 1 de julio de 1885 Sanguily expresa su desacuerdo con los criterios expuestos por Jos I. Rodrguez 4 en su libro 2. Jos I. Rodrguez: Vida de D. Jos de la Luz y Caballero Imprenta y Librera de N. Ponce de Len, New York, 1879, pp. 194-195. 3.Manuel Sanguily: Jos de la Luz y Caballero Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1962, pp. 251-252. 4. Jos Ignacio Rodrguez naci en La Habana, abogado y escritor. Se gradu con la tesis “Utilidad del estudio de la Historia”. En 1856 trabaj en la reforma del plan de estudios y public un Curso elemental de Qumica. Colabor en la Revista de jurisprudencia Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 3

PAGE 8

AFORISMOS 4 \ 4 \ 4 \ 4 \ 4 \ y lo incita a ejercer la crtica del artculo que l haba publicado sobre Jos de la Luz y Caballero en la Revista Cubana como antesala de lo que despus sera su propia biografa sobre el maestro cubano. La respuesta del primer bigrafo, entonces, obligara a Sanguily —ateo por conviccin— a detallar y reconsiderar las adulteraciones que del pensamiento de Luz se evidenciaban en el citado texto. No niega, sin embargo, el “espritu cristiano” del biografiado, lo que no contradice su animadversin y rechazo al dogma en el plano del pensamiento crtico ni anula la aspiracin de crear una conciencia y una ciencia cubanas. El por qu y el para qu de los propsitos del maestro de El Salvador los supo percibir aquel que se confesara nio al ocurrir su muerte y haber partido bsicamente de lo que de l haba ledo y odo de quienes fueron sus contemporneos. La diferencia de concepciones sobre Luz no estriba en el grado de conocimientos que pudieron haber tenido sobre su vida y su obra, sino en la perspectiva y en el mtodo con que se busca la verdad, y sobre todo, la intencin que en ambos bigrafos se define con claridad. La posicin anexionista de Jos Ignacio Rodrguez y la independentista de Manuel Sanguily marcan la argumentacin de un ideario que, aun cuando no era posible ser conocido del todo —la mayora de los escritos de Luz no se haban publicado— s era dable captar ciertas claves a partir de las cuales no resultaba difcil lograr una interpretacin del camino elegido por Luz en defensa de la patria cubana. Coincido con Medardo Vitier cuando afirma —como muchos lo hicieron desde las publicaciones de las biografas de 1874 y 1890— que Rodrguez fue, sin dudas, exhaustivo en la descripcin de la vida del maestro, y Sanguily el crtico agudo. Sin embargo, es necesario anotar y subrayar que la valoracin debe centrarse en el peligro que corri la obra toda de Luz y Caballero, y que Sanguily supo advertir a tiempo —a su tiempo y a la posteridad— para salvarla de lo que nunca fue y cuya consecuencia sera un irremisible olvido por su falta de vitalidad y utilidad en el proceso histrico cubano. En su ltima carta a Rodrguez, Sanguily aclarara:en Brisas de Cuba, lbum de Gines Ofrenda al Bazar. Tradujo con Mestre La Cabaa del to Tom de Stove, cuyo manuscrito se extravi. En 1868, al estallar la revolucin independentista, viaj a Estados Unidos y vivi en Washington, donde colabor en el Monitor Republicano de Mxico. En Nueva York public sus obras Vida de D. Jos de la Luz y Caballero y Vida del Pbro. D. Flix Varela con la abierta intencin de restarles el componente revolucionario a la obra de ambos pensadores para contraponerse al movimiento independentista. Con posterioridad hizo explcitas sus ideas anexionistas expresndose despectivamente de Jos Mart. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 4

PAGE 9

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 5 / 5 / 5 / 5 / 5 “El mismo Jos de la Luz Caballero no condenaba accin; muy por el contrario de lo que usted hace, la ensalzaba y recomendaba. Por eso, en 1846, pensaba que ‘es necesario combatir, destruir aun tratando de construir’. Por eso tambin admiraba a Mazzini, a quien pona por encima de Lutero; por su bandera, cuyo lema era: ‘predicar, luchar, obrar’; y por sus cualidades. ‘Es el Lutero de la nueva poca; porque es cabeza, corazn y brazo’. Nada ms exacto, ms profundo, ni ms viril, que este pensamiento suyo: ‘Lucha ha sido, y ser menester. ¡Salve a la lucha, el nico medio de conseguir los grandes fines!’”.5Obsrvese que el objetivo central de la biografa escrita por Sanguily consista en esclarecer la esencia e influencia del ideario de Luz que Rodrguez cohonestaba al presentar al maestro de El Salvador sometido, dogmticamente, al seoro de la fe catlica, incapaz de inspirar si no la paz del evangelio, la conformidad y santidad ante el hecho poltico y social de una sociedad en franca dependencia del sistema colonial. Ya anunciara su segundo bigrafo la sacudida mental que significaban sus enseanzas y como una insinuacin —fundada en el ejemplo de aquella personalidad—, la idea fundamental de que las revoluciones no slo se hacen con las armas. Ello contribuye a destruir el mito de un Jos de la Luz y Caballero en extremo pacfico, con la nica disposicin de trasmitir conocimientos. Pero esta consideracin omite, sin dudas, la cuestin esencial de toda su obra, el sentido de su enseanza: formar hombres cuyos ideales se centraran en el mejoramiento de la patria. No predic el odio a Espaa, sino el amor a Cuba; no combati pueblos sino sistemas de explotacin y denigracin polticos, sociales e individuales; quiso hombres libres, libres en su mente. Quien lo estudia en sus intensas polmicas sobre los ms diversos temas en defensa de la idea medular de una Cuba diferente, no puede menos que imaginarse al hombre cuyo rigor y vigor tericos hacan retroceder al mejor contrincante, y descubre la raz poltica de sus advertencias ante el peligro de una educacin dirigida a las elites, al sostenimiento del poder colonial y al rebajamiento del resto de la poblacin a la situacin deplorable de una ignorancia sin remedio que garantizara el statu quo de una sociedad esclavista y esclavizada. Habra que preguntarse, adems, cules eran los lmites de la accin en la circunstancia histrica que le toc vivir y as reivindicar la idea —no pocas veces obviada de antemano— de la enorme importancia de la contextualizacin en el anlisis de la vida y la obra de cualquier pensador. 5.Manuel Sanguily: op. cit ., p. 274. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 5

PAGE 10

AFORISMOS 6 \ 6 \ 6 \ 6 \ 6 \ Todo indica que la suerte que corri la interpretacin de la obra de Luz despus de su muerte, no result la ms feliz aun cuando contara con un esfuerzo tan meritorio como el de Sanguily. La crtica a su biografa sobre Luz y Caballero as lo demuestra. El 26 de julio de 1890, Jos Silverio Jorrn hara saber a Vidal Morales y Morales el desencanto causado por la ausencia —en la biografa de Sanguily— de un anlisis profundo de los criterios que en la Historia de los heterodoxos espaoles publicada en 1880, Marcelino Menndez Pelayo dejara a la posteridad: la preferencia de Luz por la filosofa alemana “de una manera emprica y rudimentaria”; su creacin en el Colegio El Salvador de “un plantel de futuros laborantes y de campeones de la manigua”; su desinters por las “cuestiones ontolgicas”; su “racionalismo vago”; la insuficiencia de elementos en sus escritos “para juzgar si fue pantesta o filsofo ortodoxo”; su afiliacin al krausismo y Sanz del Ro y la sustitucin del eclecticismo de Cousin “con otro eclecticismo a su modo”.6 A Jorrn le preocupaba sobre todo, que se ubicara a Luz como un propagandista poltico, no entregado a la “serena templanza de la ciencia”. As apunta lo que provocara la polmica con Manuel Sanguily: “... Ni Luz discurri jams sobre materias polticas en el Colegio del Salvador; ni los jvenes que en 1869 abandonaron aquellas aulas para lanzarse a la guerra, fueron sus iniciadores, ni figuraron entre los combatientes sino en exiguo nmero. Y finalmente, la insurreccin de Cuba provino de mltiples causas, harto conocidas”.7Concuerda casi con exactitud con Rodrguez en torno a la influencia ejercida por el filsofo cubano en las generaciones que educ, a lo cual responde Sanguily el 30 de agosto de 1890: “... pues que iniciadores fueron varios de sus discpulos y aunque desde luego no pudo ser excesivo el nmero de ellos que corri a los campos de la lucha —no ya en 1869, sino desde 1868, fue, sin embargo, relativamente grande”.8Y de paso invita a Jorrn a esclarecer con mayor rigor —si es que pudiere— las doctrinas filosficas del educador en aras de desvirtuar las afirmaciones de Menndez y Pelayo —es interesante conocer que este autor nunca conoci las obras de Luz y que las fuentes de su texto las constituyeron el discurso de Jos Manuel Mestre De la filosofa en la Habana y el libro de Jos I. Rodrguez Vida de D. Jos de la Luz y Caballero — y convenir en que hubo enseanzas cardinales de aquel 6.Ibdem: p. 280. 7.Ibdem, p. 281. 8.Ibdem, p. 291. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 6

PAGE 11

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 7 / 7 / 7 / 7 / 7 maestro que contribuyeron a crear un estado de conciencia de una radicalidad que l, Jorrn como discpulo, no pudo sospechar. Por todo ello, es explicable la sugerencia previsora de Antonio Mestre a la Academia de Ciencias el 26 de octubre de 1879, para que se publicasen las obras ms significativas de Jos de la Luz y Caballero, y el intento de Jos Mara Zayas, el 22 de octubre de 1880, de llevar a hecho la propuesta, la cual no se realiz hasta pasados diez aos, en 1890, gracias a la coyuntura favorable y al esfuerzo de Alfredo Zayas, heredero de la documentacin que de Luz haba atesorado su padre. De cualquier manera, slo un tomo de las Obras lograba publicarse y su contenido se limitaba a parte de los Aforismos. Ser esta la parte de la obra de Luz ms conocida y divulgada a finales de la colonia y durante la Repblica. Su nombre segua teniendo, durante el siglo XIX, y despus, la fuerza viva de un ejemplo extraordinario de patriotismo, un smbolo para los cubanos consagrados a la independencia del pas. Jos Mart comentara como parte de sus vivencias, durante los preparativos de la guerra de independencia de 1895: “No vi casa en el Cayo sin el retrato de Jos de la Luz”.9 Esta frase que nos rescata nuestro historiador de las ideas, Medardo Vitier, para una comprensin justa del alcance del maestro cubano, la ampla con otra reflexin suya: “La devocin evidenciada entre los emigrados, segn el referido testimonio de Mart, prueba que el maestro de El Salvador alcanz resonancia moral en gran nmero de personas del pueblo. La verdad y el bien pueden tanto que sus ondas se dilatan de manera sorprendente. Podra pensarse que quiz ninguno de aquellos emigrados era capaz de dar razn del pensamiento filosfico ni de los criterios educacionales de Luz. Sin embargo, estaban seguros de que el austero guiador haba trazado caminos de salvacin. Por eso la imagen amada era en el destierro, no slo dulce evocacin sino compendio de las glorias y las penas de la patria”.10Con el inicio del siglo XX —nacimiento de la Repblica— otro mensaje de Luz nos llegara en la forma biogrfica de un estilista que se preciaba discpulo y partidario de las ideas del maestro. Enrique Pieyro en su hermoso texto adolece, sin embargo, de ese tono crtico que caracteriz la interpretacin de Sanguily. Ya en el ao 1915 se levanta la monumental Bibliografa de Luz y Caballero de Domingo Figarola-Caneda 11 que contiene —ordenada 9.Medardo Vitier: Jos de la Luz como educador Universidad Central de las Villas, Santa Clara, p. 10. 10.Ibdem, p. 10. 11.Es necesario aclarar aqu que en el Ensayo introductorio de La polmica filosfica cubana (1838-1840) no se incluy la obra de Domingo Figarola-Caneda: Bibliografa de Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 7

PAGE 12

AFORISMOS 8 \ 8 \ 8 \ 8 \ 8 \ cronolgica y alfabticamente— los escritos de Luz, incluidos aforismos todava sin clasificar. Adems, un estudio iconogrfico —retratos, medallas, mascarilla, sepulcro, estatua, entre otros— que permite indagar ms a fondo su historia individual y una recopilacin de todos los escritos12 —artculos, libros, folletos, elogios, ancdotas, poesas, conferencias, discursos— que hacen referencia a la vida y a la obra del patriota cubano. Con el rigor documental que caracteriza este trabajo, nuestro bibligrafo sita al lector en la importancia y urgencia de este: “... Y todo esto justifica sobradamente que, a la par de las diferentes y muy recomendables obras biogrficas y crticas que existen consagradas a dar a conocer la personalidad y la obra de Luz y Caballero, deba tambin hallarse clasificada y en manos del pblico, la relacin, tan completa como sea posible, de sus trabajos dados a la estampa y la de los escritos de todo gnero que a l hacen referencia. Sabido es que Don Pepe dej testamentariamente dispuesto que se publicaran en cuerpo de obra aquellas de sus producciones, inditas o no, que se consideraran tiles, (...) mas, por desgracia, el Dr. Zayas nicamente lleg a publicar el tomo primero y una parte del segundo de estas obras, y ello obliga a no poder estudiar la produccin escrita de Luz y Caballero sino fragmentariamente y slo bajo ciertos de sus aspectos. Y es as que ha pasado medio siglo desde la muerte del sabio cubano, sin que todava se posean publicadas sus obras completas, ni aun se cuente con la bibliografa de las mismas, trabajo ste cuya necesidad especial y doble importancia bien pueden apreciarse considerando que, as como ha de servir para presentar reunida y clasificada la suma de labor cientfica y literaria de Don Pepe, y adems, de cuanto en sentido cualquiera sobreLuz y Caballero en el anlisis del rescate de los textos del maestro cubano, lo cual result una omisin imperdonable. De este modo se hace justicia al ilustre bibligrafo cubano, quien fuera Director de la Biblioteca Nacional de la Repblica de Cuba; delegado oficial de nuestro pas a los Congresos Internacionales de Bibliografa y de Bibliotecarios de Pars, ocupando el puesto de vicepresidente en el de 1900; miembro de la Library Association of the United Kingdom, de Londres; Miembro Honorario de la Association des Bibliothcaires Francais, de Pars. Despus de los encomiables esfuerzos de Alfredo Zayas fue Figarola-Caneda quien logr rescatar la mayora de los ttulos de los textos de Luz, lo cual facilit el trabajo posterior de quienes estructuraron sus escritos. 12.Figarola-Caneda efecta el estudio bibliogrfico sobre Luz desde 1875 hasta 1915. En el volumen V de la presente coleccin de la Biblioteca de Clsicos Cubanos aparece la bibliografa de Luz y sobre Luz actualizada y ampliada, realizada por la investigadora de la Biblioteca Nacional de Cuba, Margarita Len. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 8

PAGE 13

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 9 / 9 / 9 / 9 / 9 l se ha dicho (...) De esta suerte, si por doloroso decreto del destino, stas no han de salvarse un da publicas en coleccin completa, no desaparecer con ellas la noticia exacta y precisa de sus ttulos y de dnde fueron publicas”.13A pesar de estos vaticinios —bien fundados por cierto— sobrevivira el ideario lucista, aunque fragmentado, hacindose nfasis en la mayora de los casos en su aspecto educacional. Ello responda a las necesidades del momento histrico que viva el pas. La educacin se convirti en la Repblica neocolonial —sin adoptar en su generalidad la perspectiva del jacobinismo pedaggico—, no slo en la tabla de salvacin de los valores por los cuales se haba consagrado la Revolucin por una Cuba nueva sino en la formadora, preservando el espritu de la independencia de nuevas generaciones que intentaron llevar a feliz trmino la obra independentista inconclusa. Es decir, result ser un ejercicio patritico continuado —recurdese que toda la primera mitad del siglo XX se caracteriza, adems, por el movimiento que intentaba lograr la transformacin de la enseanza con la participacin activa y decisiva de lo ms valioso de la intelectualidad de la poca— la lucha por la creacin de las bases fundacionales de una pedagoga cubana de liberacin. Pero en la labor de modificacin de la escuela cubana resultaba esencial la formacin del maestro. Luz enfatizaba que la escuela la hace el maestro y esta tradicin no fue ajena para aquellos que, en la Repblica, se plantearon los fines de una educacin nacional. Entre ellos, por su significacin en la historia del pensamiento pedaggico cubano, se encuentran los propuestos por Medardo Vitier y Ramiro Guerra. Ms de medio siglo despus el autor de Mudos testigos y Azcar y poblacin en las Antillas entre otros textos, establecera la relacin, no por incidencia, de la creacin de la Escuela Normal para Maestros de la Habana —el 10 de diciembre de 1915 y que no por casualidad comenzara a funcionar al da siguiente— con la propuesta de una institucin semejante hecha por Luz en el Informe presentado en la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio, el 11 de diciembre de 1833. En el discurso ledo el 1 de octubre de 1916, en el acto de apertura del curso 1916-1917 de la Escuela Normal de Maestros de la Habana, nuestro historiador confesaba que “ ... reconocer que muchas de las que se consideran peregrinas invenciones y estupendas verdades ideadas y sacadas a la luz por nuestro siglo, fueron conocidas por nuestros mayores y puestas en prctica por ellos, con la sencillez y la naturalidad propias de quienes tienen el hbito de observar con mirada profunda y serena la 13.Domingo Figarola-Caneda: Bibliografa de Luz y Caballero Imprenta “El Siglo XX”, La Habana, 1915, pp. 7-8. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 9

PAGE 14

AFORISMOS 10 \ 10 \ 10 \ 10 \ 10 \ realidad social que vean en torno suyo, y de cumplir ntegramente, sin vacilaciones ni desmayos, el arduo deber de cada da (...) nos dar una clara conciencia de la responsabilidad que sobre nosotros pesa y del alto deber que nos incumbe en relacin con la magna obra de la educacin nacional, que si fue iniciada con un superado entusiasmo por nuestros abuelos, debe ser continuada por nosotros...”.14Las publicaciones peridicas de esta etapa histrica —fundamentalmente las referidas a la educacin—15 nos informan tambin de la presencia del pensamiento de Luz, desde los primeros aos. Por su importancia mencionamos aqu algunos de los que aparecen en la Revista de Educacin dirigida por el pedagogo cubano Alfredo Miguel Aguayo, como el discurso pronunciado en 1913 en la Universidad de la Habana, por Manuel V. Rodrguez al ser colocado en el saln de profesores el retrato de Luz y un artculo del propio Aguayo. Tambin es publicado en esta revista, en 1924, El Plan de Estudios de Carraguao por la historiadora Hortensia Pichardo y, en 1925, Ideas pedaggicas de Luz y Caballero por Piedad de la Maza y Santos. Es interesante destacar que en el ao 1938 en la Revista de Educacin ahora dirigida por Jos Manuel Prez Cabrera, aparece el editorial Don Pepe en el cual se consagra el segundo lunes del mes de mayo de cada ao, en todas las escuelas primarias de la Repblica, elementales y superiores, pblicas y privadas, a honrar y a enaltecer la memoria de Luz. A este da se le llam “Da de Don Pepe”, “Da del Maestro”. Como ya se ha sealado en el ensayo introductorio de La polmica filosfica cubana (1838-1839), es precisamente a finales de la dcada de los 30 del siglo XX cuando comienzan a revitalizarse los estudios sobre Jos de la Luz. Si bien se concentran en el aspecto educativo, ahora adquieren mayor hondura debido a que se puede disponer de materiales que antes eran una ausencia. La filosofa subyaca en el fondo de una teora educativa que era asumida desde las urgencias de la escuela cubana, las exigencias del maestro en bsqueda de una slida expresin. Tambin la fragmentacin en el conocimiento que caracteriz el perodo no permiti una visin totalizadora que hubiese favorecido la comprensin de la complejidad de la crtica y de la propuesta terica de Luz y Caballero. 14.Ramiro Guerra: “Luz Caballero y la formacin de los maestros”, en La defensa nacional y la escuela Imprenta La Moderna Poesa, La Habana, 1923, p. 76. 15.Entre las ms importantes publicaciones peridicas sobre pedagoga en la Repblica neocolonial se pueden mencionar adems de la Revista de Educacin la revista Educacin La Educacin y La Nueva Educacin las revistas Educar Educacin patria y amor Educacin Primaria Educacin rural El Educador Mercantil La Moderna La voz del maestro Pedagoga Pedagogo Cuba Pedaggica Proyecciones entre otras. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 10

PAGE 15

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 11 / 11 / 11 / 11 / 11 Lo que antes fue el impulso de conservar una memoria arraigada en la mente de los cubanos por su fuerza propia, casi mtica, y por la labor ingente de quienes fueron sus discpulos directos o no, tornbase en estudios ms fundamentados y por tanto ms cercanos a la realidad histrica. El rescate paulatino de sus aforismos, poco despus de su muerte; la elaboracin de un himno 16 dedicado a su figura, los diferentes discursos pronunciados en su homenaje y la estatua 17 levantada frente al Seminario San Carlos durante los primeros aos de la Repblica alimentaron un mito, de diversas y contradictorias visiones, que fue cobrando cada vez ms la fortaleza de su verdad histrica.18De acuerdo con la periodizacin que de la obra de Luz he establecido en el estudio introductorio sobre la Polmica Filosfica Cubana de esta coleccin —finales del siglo XIX; inicios del XX; en el transcurso de las dcadas de los 30 y 40 (reestructuracin republicana), y despus del triunfo de la Revolucin en 1959— es en la tercera etapa cuando finalmente se logra publicar por la Biblioteca de Autores Cubanos, dirigida por el socilogo Roberto Agramonte las obras del filsofo cubano.19 Los Aforismos 16.El Himno a Luz y Caballero tiene la letra de Oscar Ugarte y la msica de G. M. Toms. Se hizo una reduccin fcil de Canto y Piano para las Escuelas Pblicas. 17.La inauguracin de la estatua de Luz y Caballero se realiz el 24 de febrero de 1913. Se ejecut el Himno Luz Caballero por siete bandas de msica y el discurso inaugural fue ledo por Alfredo Zayas. El autor de la estatua fue el escultor francs Julian Lovieus, y Charles Cousin, arquitecto francs, construy el pedestal de granito. 18.Ver “Ensayo Introductorio” de La polmica filosfica cubana (1838-1839) Biblioteca de Clsicos Cubanos no. 10, Imagen Contempornea, La Habana, 2000, vol. I. En l se hace referencia a un conjunto de autores que resultan de obligado estudio para la comprensin de la toma de conciencia, en la poca, de la necesidad de profundizar en la obra de Luz y Caballero. Entre ellos se encuentran Francisco Gonzlez del Valle con su Filosofa y Pedagoga de 1935; la conferencia leda el 24 de marzo de 1937 en el Palacio Municipal, y publicada en la serie Habaneros Ilustres de los Cuadernos de Historia Habanera por Carlos Rafael Rodrguez; los significativos textos de Medardo Vitier, Las ideas en Cuba de 1938 y La filosofa en Cuba de 1948 junto a Notas para una formacin humana de este ltimo ao. No puede obviarse en este sentido el importante documento histrico La enseanza de la filosofa en Cuba parte de una encuesta internacional organizada por la UNESCO en 1951, el cual fue presentado por Humberto Piera Llera. El ideario educacional de la Repblica, heredera de la concepcin pedaggica de Luz tiene en su expresin ms slida los nombres de Diego Gonzlez, Carlos de la Torre, Ramiro Guerra, Arturo Montori, Mara Luisa Dolz, Ana Echegoyen, Medardo Vitier, Fernando Ortz entre tantos educadores, pedagogos e historiadores que fundaron sus estudios y su quehacer prctico a partir del proceso histrico cubano, si bien en algunos casos no lograban escapar a los esquemas forneos. 19.Esta Biblioteca de Autores Cubanos patrocinada por el Rector de la Universidad Clemente Incln y Costa y por el Consejo Universitario contaba con la secretara del doctor Elas Entralgo, como vocal a Raimundo Lazo y como administrador a Salvador Vilaseca. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 11

PAGE 16

AFORISMOS 12 \ 12 \ 12 \ 12 \ 12 \ vieron la luz en el ao 1945; los Escritos literarios, en 1946; los dos tomos de De la vida ntima en 1949; los volmenes correspondientes a la Polmica filosfica (18381840) entre los aos 1945, 1946, 1947 y 1948; los Elencos y discursos acadmicos en 1950; los Escritos educativos en dos tomos, en 1952, y los Escritos sociales y cientficos en 1955. Como puede observarse, en el transcurso de diez aos la extraordinaria labor de rescate de los textos de Luz era un hecho. Sin embargo, la publicacin paulatina de ellos no permiti una coherencia en el anlisis de la obra toda de Luz. Rafael Garca Brcena, Raimundo Lazo, Elas Entralgo y Roberto Agramonte se enfrentaban al reordenamiento, transcripcin y en algunos casos, traduccin de escritos que exigan la urgencia de una interpretacin. Fue as que cada uno de estos destacados intelectuales asumieron el reto —desde sus diferentes especialidades— de brindar una visin que al cabo responda obviamente a las perspectivas y mtodos individuales, lo cual cercenaba de alguna manera el logro de una comprensin integradora sobre el pensamiento de Luz. Como ya he afirmado, estas interpretaciones de los diferentes prologuistas “deja abierto un amplio campo especulativo, ms de la poca de los estudiosos que de la del estudiado, por lo que apenas penetra en las condicionantes humanas, sociales e intelectuales de Luz” y constituyen “un precioso legado por lo que nos ofrecen de un tiempo histrico que sin dudas, polemizaba consigo mismo y con su pasado en busca de un futuro que tena que ser pensado”.20 No se cumplira, entonces, la advertencia —y triste irona— de Menndez Pelayo en su Historia de la poesa hispano-americana de que “Cuba independiente no ha pagado todava las deudas de gratitud que tiene con sus grandes hombres”.21Las bases para la reconstruccin histrica del pensamiento de Jos de la Luz y Caballero se reunan, por primera vez, en una recopilacin lo ms completa posible. El acercamiento a su obra, a veces por la curiosidad o la fascinacin de saber o poder encontrar un espritu tan singular y grande —y a la vez cubano— result realmente notoria. Acaso lo suficientemente elocuente en aquellos aos en que crear era, en primera instancia, una bsqueda, un reencuentro con las races perdidas, un necesario punto de partida en medio del caos. Y ms all de toda la magia avasalladora con que la figura de Luz invadi a los cubanos de entonces, se impuso la historia con las nuevas orientaciones en la investigacin —todava adventiciamente— en la bsqueda de ese ncleo esen20.Ver Ensayo Introductorio de La polmica filosfica c ubana (1838-1840), ed. cit ., pp. 11-15. 21.Marcelino Menndez y Pelayo: Historia de la poesa hispano—americana Madrid, 1911, t. I, pp. 252-252. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 12

PAGE 17

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 13 / 13 / 13 / 13 / 13 cial, de ese fondo radical de su pensamiento, que lo hace creble en su estatura, genuino, que tambin justifica —por qu no— su mito perdurable que hasta hoy nos llega, que no lo reduce a l, sino que lo descubre distinto, transgresor de los lmites, en el reclamo y la conquista de la palabra —el verbo— que rompa los descuidos del tiempo y lo salve del silencio.IIEl nacimiento de un espritu crtico. Su profesin de fe filosficaEl 2 de septiembre de 1799, Don Luis de las Casas, gobernador y capitn de la Isla de Cuba, presida los primeros exmenes pblicos que se impartieran en la Escuela de Beln —nica existente en la Habana, situada en el Convento de los Reverendos Padres del mismo nombre, los cuales posean adems una iglesia y un hospital— “bajo el patronato de Mara Santsima”. Estos ejercicios consistan en “Pronunciacin de las letras, colocacin de las maysculas y acentos, puntuacin, doctrina cristiana, aritmtica y planas escritura”.22 Sin bibliotecas, escuelas de formacin ni peridico especializado alguno el estado de la educacin pblica en Cuba se presentaba, en los finales del siglo XVIII e inicios del XIX, en franca desolacin. Esta situacin la resume Francisco de Arango y Parreo en el ao 1813: “Casi toda la poblacin rstica de nuestra isla, esto es, los principales instrumentos de nuestra fortuna, y una gran parte de la urbana, no sabe leer ni escribir”.23Las tres grandes tendencias de la escuela en el siglo XVIII —la franciscana, la dominica y la jesuita— marcaran, de alguna manera, la formacin y futuro desarrollo de la enseanza y la sociedad cubanas. Sin embargo, a finales de ese siglo el movimiento intelectual y educacional que lo caracteriz, la Ilustracin, bajo el impulso de las necesidades que impona la nueva cultura productiva del azcar, marcaran las crticas a los viejos mtodos escolsticos y a las viejas ideas. Brillara en esta actitud, el to de Jos de la Luz y Caballero, Jos Agustn Caballero. 22. Jos I. Rodrguez: op. cit ., p. 7. 23.Ibdem, p. 7. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 13

PAGE 18

AFORISMOS 14 \ 14 \ 14 \ 14 \ 14 \ No obstante, la accin crtica no lograba subvertir la situacin imperante por falta, entre otras cuestiones, de una accin decidida, coordinada e inteligente que abriera nuevas perspectivas con mtodos modernos y, a la vez, propios, pues propias eran las dificultades surgidas de las tradiciones criollo—espaolas que, ahora, se vertebraban con el proceso de estructuracin de la sociedad esclavista. El lema de la Ilustracin: “Denmen la educacin y cambiar el mundo” penetr la conciencia de aquellos pocos que en Cuba se empeaban en la transformacin y creacin de un nuevo universo social, poltico y cultural. La racionalidad de Descartes, el Emilio de Rousseau y el espritu de renovacin hispano de Feijo, junto a las obras de John Locke y de Adam Smith, por slo citar algunos ejemplos, contribuyeron decisivamente a esta nueva construccin. El movimiento intelectual gestado en los finales de este siglo, la Ilustracin Reformista Cubana, constitua la elite econmica, social y cultural cuyas bases tericas se encontraban en el Despotismo Ilustrado en lo poltico, y la concepcin fisicrata en lo econmico. Como elite, al fin, no pretenda —ni le interesaba— el destino de la enseanza de las mayoras.24Bajo el signo de una pobreza cultural general y el empuje de un proyecto renovador de la sociedad esclavista cubana nace el 11 de julio de 1800, Jos Cipriano y Po de la Luz y Caballero, en la casa de Oficios n. 22, despus 35 y, posteriormente, 409.25 La casa donde naci “se levantaba imponente en las orillas de la baha, como mansin feudal o solariega. El muelle fortificado que haba junto a la casa, la extensa plaza que se extenda hacia un lado, y la calle que arrancaba desde all hasta ir a dar en la muralla Oeste de la ciudad, se llamaban y todava se llaman de Luz”.26Su madre, Doa Manuela Teresa Caballero y Gonzlez de la Torre —hermana del filsofo que preconizara la reforma del pensamiento y de la enseanza en Cuba, Jos Agustn Caballero, en el Real y Conciliar Colegio Seminario de San Ambrosio y San Carlos de la Habana, el cual 24.En fecha tan temprana como el 20 de enero de 1764, se expeda una Real Cdula que negaba la peticin de los vecinos de La Habana y del Gobernador Conde de Ricla, de que se establecieran imprentas en la ciudad. En ella se declaraba que “ni ahora, ni ms adelante hubiese ms imprenta que la de la Capitana General”. Es este un ejemplo de las condiciones internas en que se form la generacin de la Ilustracin Reformista Cubana. 25.Consta en los documentos que la casa donde Luz naci se derrumb en los aos sesenta del siglo XX. En su lugar fue construido un parque que lleva el nombre del mrtir portuario Aracelio Iglesias. 26.La descripcin se encuentra en Jos I. Rodrguez: op. cit ., p. 6. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 14

PAGE 19

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 15 / 15 / 15 / 15 / 15 dirigi durante aos y en el que trabaj hasta su muerte— era una ferviente catlica, devota de la Iglesia, proveniente de una distinguida familia en los medios sociales habaneros y de apreciable fortuna. Su padre, don Antonio de la Luz y Poveda, era un destacado Teniente Coronel de las Milicias criollas —las heroicas tropas habaneras que se haban destacado en la guerra de independencia de los Estados Unidos y a las cuales tambin haban pertenecido el abuelo y el padre de Flix Varela— y, adems, Regidor Perpetuo del Ayuntamiento de la Habana. Muri cuando contaba Luz apenas ocho aos. Es muy escasa la informacin que de l se posee. Se conoce que no viva de sus propiedades —en su mayora endeudadas— sino de sus actividades administrativas y militares. Los bigrafos de Jos de la Luz parecen no haber contado ni siquiera con las referencias familiares que les permitieran ofrecer una imagen ms o menos cercana de l. Por nuestra parte, en este sentido, no hemos logrado mayores progresos. 27 De la madre, sin embargo, es posible tener una semblanza de su carcter: “... nunca dejaba, por ejemplo, de reunir sus esclavos y sus hijos, cuando las campanas de las iglesias tocaban la ‘oracin’ y recitar con ellos, en familia, la salutacin anglica y la hermosa preces con que las familias catlicas santifican la entrada de la noche en todo el mbito del mundo ...”. “Nunca se la vio con ese celo agresivo y hostil, que causa tantos males, y desva tantos espritus del camino por donde naturalmente hubieran ido, ser tratados con ms moderacin. Adems de eso, pronta siempre hacer limosna, cuidar de los enfermos, consolar al afligido, propender al bien de otro, sin ms mvil que el innato deseo de hacer el bien an con sacrifico de s misma, pudo Da. Manuela Caballero influir poderosamente con su ejemplo, en la formacin del carcter de su hijo, infundindole sus virtudes, y hacindole que siempre, hasta el ltimo momento de su vida, la escuchase como orculo, y la buscase como consuelo”( sic ).28Despus de la muerte de Luz se lograron archivar alrededor de cuarenta cartas que l enviara a su madre durante sus viajes a New York, Londres, Liverpool, Pars, Roma, Npoles, Hamburgo, Dresde, Viena y algunas desde Cuba. A lo largo de su vida mantuvo una ntima y constante comunicacin con su madre, informndole, desde los primeros aos 27.En la Biblioteca Nacional Jos Mart se conserva un retrato de Jos de la Luz cuando nio de aproximadamente seis aos —no dice la fecha— con su padre. No aparece, sin embargo, ningn retrato de la madre. Los padres de Luz contrajeron matrimonio el 19 de octubre de 1789 (Parroquia del Espritu Santo. Libro 6to de matrimonio de espaoles, f. 121, No 807). 28.Jos I. Rodrguez: op. cit .; pp. 2-3. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 15

PAGE 20

AFORISMOS 16 \ 16 \ 16 \ 16 \ 16 \ de su formacin, de sus descubrimientos y de la evolucin de sus ideas. La severidad y dulzura de doa Manuela penetraron, sin duda, la existencia de aquel hombre que perpetuara su nombre gracias a las virtudes que ella sembr y cultiv en l. No podra sospechar la madre el alcance de su austeridad. Su fruto ms preciado, el alma de su hijo, esa rara mezcla en equilibrio que se expresa en la fuerza de una personalidad irrepetible, la hacen permanente en el espritu y la letra del maestro cubano. Bien podramos tejer nosotros —desde nuestra contemporaneidad— aquel “espectculo conmovedor” que fueron las relaciones de Jos de la Luz y su madre, como dijera alguna vez uno de sus bigrafos, Jos Ignacio Rodrguez. La familia fundada con cinco hembras y tres varones —Merced, Brbara, Rosa, Gertrudis, Mara del Monserrate, Francisco, Antonio y nuestro biografiado— habra de permanecer unida en la casa donde nacieron junto a doa Manuela y a las nuevas familias que formaran los hijos ya alcanzada la adultez. De este modo, se le adjudicara el nombre de Colonia 29 a aquel lugar que ya hoy no nos es dable apreciar. Desde los trece aos de edad, su to, el presbtero Jos Agustn Caballero asume su educacin. Tngase en cuenta que ste era la ms alta expresin del pensamiento de transicin hacia una modernidad que implicara, ms all de la formulacin de sus postulados, los primeros pasos en el camino de una reformulacin cultural, social, filosfica, pedaggica y poltica que colocara al pas a la altura del pensamiento y las ciencias renovadoras del siglo XIX. Durante toda su vida Luz dedic el mayor de sus esfuerzos a profundizar la reforma que el Padre Caballero haba originado —realizada con posterioridad por Flix Varela—, sin dejar de beber en sus enseanzas, que en el plano tico se manifestaba en una prctica social y cientfica que no abandonara nunca. Por su parte, Jos Agustn Caballero tuvo la conviccin, hasta los ltimos das de su vida, de que la obra de su sobrino alcanzara la profundidad que necesitaba el empeo de cambio que l y Varela haban impulsado. Por ello, alentaba a Luz en el estudio continuado, sin descanso. Era esta la mejor manera de perpetuar una unidad no slo familiar, sino, sobre todo, de pensamiento y de actitud tica. No debe perderse de vista que estos aos resultaron determinantes en la historia econmica e ideolgica cubana. La ruptura con la sociedad tradicional del criollo se produce en todos los campos del pensamiento y de las mentalidades. Toda la economa y las relaciones sociales se reestructuran en torno al auge de la esclavitud. Ruptura que 29.Los bigrafos de Luz afirman que en su casa convivan, despus de casados sus hermanos, ms de cien personas. De ah el nombre de Colonia. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 16

PAGE 21

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 17 / 17 / 17 / 17 / 17 contiene los elementos de una continuidad que permanece velada bajo nuevas formas de expresin en la formacin del pueblo cubano. Ingresa el adolescente Luz en el Convento de San Francisco, en 1812, donde estudia latn hasta 1814. Recibe en el curso que imparte fray Luis Gonzaga Valds,30 lector de artes o filosofa, las asignaturas de Smula (1 de julio de 1814-6 de febrero de 1815); Fsica general (7 de febrero 14 de agosto de 1815); Fsica particular (16 de agosto de 1815 6 de febrero de 1816); y tica (8 de febrero de 1816 14 de septiembre de 1816). En la Real y Pontificia Universidad de San Jernimo de la Habana cursa con don Bernardo Jos del Riesgo, catedrtico interino, el Texto aristotlico (14 de septiembre de 1815 14 de marzo de 1816; 14 de marzo de 1816 septiembre de 1816). El 4 de marzo de 1817 defiende su cuolibeto y el da 11 del mismo mes se le otorga el grado de Bachiller en filosofa.31Pero no haba recibido todava ese grado cuando ya realizaba estudios de Derecho Civil —14 de septiembre de 1816 al 14 de marzo de 1817— en el Real y Conciliar Colegio Seminario de San Carlos,32 con Justo Vlez, catedrtico del Seminario, el cual, al uso en la poca, le impartira todas las asignaturas. Cursa, tambin en el Seminario, Derecho Patrio (14 de septiembre de 1817-14 de marzo de 1818; 14 de septiembre de 1818-14 de marzo de 1819; 14 de septiembre de 1819 14 de marzo de 1820). Justo Vlez firmaba, el 18 de marzo de 1820, el certificado del Real y Conciliar Colegio Seminario San Carlos por las asignaturas cursadas, y a partir del cual era considerado apto para recibir el grado de Bachiller en Derecho civil a Claustro Pleno. Por esa razn Luz solicita el 28 de abril de 1820 a la Real y Pontificia Universidad —debe tenerse en cuenta que era la Universidad, regentada por los dominicos, la nica institucin que otorgaba los grados acadmicos de Bachiller, 30.Se hizo cura de la Parroquia del Santo ngel en la Habana despus de desaparecidos los conventos en 1838. 31.He aqu una de las proposiciones que defendi: “Auctoritas in naturalibus ad nihilum valet” y sobre la espiritualidad e inmortalidad del alma. Hizo, adems, la defensa del sistema de Coprnico y la gravedad del aire. En un Elenco de 1817, en el Convento, aparece el nombre de Luz: Hispaniarum Patrona auspiciis, hac theoremata ex universa Philosophia excerpta propugnabunt D.D.B.B.D. Franciscus Valdes, D. Josephus de la Luz et Caballero, et D. Cecilius Silveira. auxilium eis prastabit P Fr. Aloysius Gonzaga Valdes, artium Cathedra moderator. Disputationis locus erit Ecclesia hujus Conventus S.P .N.S. Francisci civitatis habanensis, diebus 20, 21, 22 mensis labentis anni Domini M.DCCC. Superioris permissu. Habana: in typographia D. Stephani Joseph Boloa tipographus honorarius Regia Curia”. 32.Segn Calcagno, Jos de la Luz entra en el Seminario en el ao 1817, pero aqu se rectifica el error, esto ocurre en el ao 1816. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 17

PAGE 22

AFORISMOS 18 \ 18 \ 18 \ 18 \ 18 \ Licenciado y Doctor— que se le concediera el ttulo correspondiente previo examen de “Abrir Puntos”. Es as que el 29 de abril de 1820 obtiene el grado de Bachiller en Leyes 33 con la defensa de una proposicin sobre materia de testamentos. Ya haba solicitado —en el transcurso de sus estudios de derecho— su ingreso en la carrera sacerdotal en el Seminario San Carlos. Es importante aclarar, por el significado que pudo tener en su vida, que prcticamente un ao antes de graduarse de bachiller en Derecho —mayo de 1819— Jos de la Luz sera admitido a las rdenes menores del sacerdocio: ostiario, lector, exorcista y aclito, y recibira la primera tonsura. Ello, unido a los estudios filosficos y a los de derecho, clsicos latinos, bblicos, teolgicos; del latn y lenguas vivas como el ingls, el francs, el alemn y el italiano —las cuales domin a la perfeccin—, de ciencias naturales, de los clsicos de la literatura espaola y universal —en sus idiomas originales— y de los escritores msticos, contribuyeron a conformar el universo cultural y mental de Luz y Caballero en un mundo en que la milicia, el foro, el comercio y el sacerdocio representaban las opciones de vala desde el punto de vista econmico y de prestigio social. Sin embargo —y finalmente—, una vez tomados los hbitos clericales y realizados los estudios de rigor, Luz no llega a ser ni fraile ni sacerdote secular. Su decisin por el magisterio hace hablar a sus bigrafos de una “extraa vocacin sbita” que descansa ms en sus aptitudes y carcter personales que en la concurrencia de influencias diferentes. La primera cuestin que puede destacarse en este sentido es una comprensin por parte de Luz de la ausencia en l de una vocacin sacerdotal dentro de los cnones y exigencias de la Iglesia catlica. Una segunda cuestin es la incidencia que en su formacin pudieron tener las lecturas de una Ilustracin crtica no tanto hacia la religiosidad —enfocada desde diversas perspectivas— como hacia el funcionamiento, la dogmtica y la prctica social de la Iglesia. No fueron pocos los jvenes ilustrados que terminaron en el agnosticismo, el desmo, el pantesmo e, incluso, como Felipe Poey, en el atesmo. Lo mismo sucede con algunos de los alumnos de Luz como Manuel Sanguily. Un amigo tan ntimo como Saco es, en sus textos, misteriosamente silencioso en estas temticas, hasta el punto que es muy raro encontrar en l invocaciones a la divinidad. Sin embargo, Luz es tan complejo en este sentido que llega, pese a su constante pensar en los problemas teolgicos, a ser acusado de materialista, ateo y anarquista. La afir33.Fuente: Archivo Histrico de la Universidad de La Habana: Expediente Antiguo Docente 7640. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 18

PAGE 23

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 19 / 19 / 19 / 19 / 19 macin resultaba falsa, pero la motivaba la esencia de su pensamiento filosfico que era rigurosamente cientfico. An est ausente el estudio serio, imparcial y profundo que se adentre en este aspecto de la mentalidad, el pensamiento y la proyeccin de Luz. Y, por supuesto, no se trata de buscar soluciones acomodadas, sino desentraar uno de las facetas ms complejos de su personalidad. Una ltima cuestin en la que coinciden dos de sus alumnos ms cercanos, Sanguily y Pieyro, es la necesidad de su espritu crtico de desprenderse de un pensamiento que supona permanente traba a toda renovacin y liberarse, al fin, de lo que pudiera haberlo convertido —como lo expresa Enrique Pieyro— en “instrumento activo” de una Iglesia que adquira, en la poca, marcada tnica colonialista y anticubana por la proyeccin de sus obispos, a excepcin de Espada, y por la presencia, cada vez ms masiva, del clero peninsular que barra de sus bases al clero criollo. Otro de los estudiosos de su obra, su sobrino Francisco de la Luz Duarte, afirmaba que Jos de la Luz no sinti los hbitos para hacerse religioso y que su madre pens que Antonio, otro de sus hijos, los vestira. No fue as. Este ltimo se dedic a los negocios y al patrimonio de la familia. De cualquier manera me inclino por la convivencia de una mentalidad religiosa, nacida de una visin introspectiva, y, a su vez, de un espritu profundamente crtico por su propio desarrollo intelectual. La racionalidad moderna se abra paso y, con ella, el nacimiento de un pensamiento cuyo signo constitua el conocimiento y la bsqueda de una verdad que no era slo de fe. Tal vez el impacto de la pauprrima realidad en su espritu y las condiciones de una sociedad esclavista y esclavizada sostenida con el dolor de miles de seres humanos y la ignorancia generalizada —perpetuada por la ausencia de un sistema moderno de educacin— constituyeron fuertes motivaciones para elegir el camino del magisterio que, en realidad, es tambin un sacerdocio. Tampoco puede pasarse por alto cuando se valora esta decisin de Luz, el hecho que las figuras intelectuales ms cercanas a l haban colocado a la reforma de la educacin como su primer objetivo. Este era el caso de su to Agustn y de los profesores Vlez y Varela. Este ltimo, en 1817, haba pronunciado un discurso histrico sobre el modo de ensear a los nios cubanos. Paralelamente, el mentor de todos ellos, el obispo Espada, haba introducido estmulos a los maestros y nios de las escuelas humildes y haba enviado a su cercano colaborador Juan Bernardo O’Gavan a estudiar el mtodo pestalosiano para analizar su introduccin en Cuba; no era menor el inters de los hombres del Obispo por estudiar el mtodo lancasteriano, mucho ms prctico. De igual forma se esforzaban por la creacin de una escuela normal para la formacin de maestros. Todo ello marcara la evolucin posterior del pensamiento lucista en el terreno educacional y filosfico, que slo podra florecer sobre la base de una profunda reestructuracin social y poltica. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 19

PAGE 24

AFORISMOS 20 \ 20 \ 20 \ 20 \ 20 \ Como consecuencia de la implantacin, en 1820, de la Constitucin de 1812, se crea la Ctedra de Derecho Constitucional, la cual es colocada en manos de Flix Varela. El programa, es decir, el libro que contiene las Observaciones sobre la constitucin espaola escrito por Varela, como antes haba ocurrido con sus tesis filosficas expuestas en su obra Lecciones de Filosofa, provoc un profundo cambio en toda la juventud estudiosa de la poca. Uno de los hermanos de Jos de la Luz haba estudiado filosofa con Varela y matricul en la Ctedra de Derecho Constitucional, pues mantena relaciones estrechas con su profesor. Consta documentalmente que Luz asista a esta clase en 1823. En ese ao, los estudiantes de la Ctedra —ante el avance de las tropas francesas que la Santa Alianza haba enviado a Espaa para apoyar al rey Fernando VII en sus pretensiones absolutistas y anticonstitucionales— envan una carta de apoyo a las Cortes (Parlamento) de encendido fervor constitucionalista, antiabsolutista; contra la tirana y por el respeto a las libertades prescritas por la Carta Magna. La firma de Luz est en el documento; ms an, se le ha atribuido ser el redactor de esta. Quien conozca el estilo de Luz puede creer que es cierta esta afirmacin. Ello deja definida con claridad la proyeccin poltica del joven estudiante. Es abiertamente constitucionalista, antiabsolutista, liberal —en el sentido en que en la poca se utilizaba el concepto, “partidario de las libertades”—, reformista y adscrito al pensamiento de la modernidad con su consecuente accin de renovacin poltica. La situacin en el Seminario en esos momentos era especialmente compleja, pero de una efervescencia constitucionalista, liberal y modernizadora. Varela, al marcharse, ocupaba las ctedras de Filosofa y de Constitucin. Dej a dos de sus ms destacados discpulos al frente de cada una de ellas. A Jos Antonio Saco en Filosofa y a Nicols Escovedo en Constitucin. Lo ms interesante de este proceso es que ambos continuaron la lnea de Varela que complementaba los cambios introducidos por l en las concepciones filosficas con los cambios en las proyecciones polticas. Por otra parte, muchos profesores no se diferenciaban generacionalmente de los alumnos, por lo que se form un grupo muy afn social, poltica y culturalmente, ms por el rechazo al pasado feudalizante y oscurantista y por las inquietudes culturales y sociales, que por las respuestas que realmente podan dar a la problemtica cubana. En comn tenan la visin de la necesidad de profundizar en los estudios sociales y polticos. Las Lecciones de Filosofa de Varela y sus Observaciones a la Constitucin Espaola modificaron las concepciones tericas y polticas de aquellos jvenes. Entre ellos se encontraban los dos profesores, Saco y Escovedo, y los alumnos Cayetano Sanfeli, Francisco Semanat, Domingo Delmonte, Anacleto Bermdez y el propio Jos Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 20

PAGE 25

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 21 / 21 / 21 / 21 / 21 de la Luz. Este contacto entre condiscpulos y maestros debi influir de manera decisiva en la conformacin del pensamiento lucista. Sobre todo, a partir de las lecturas de las obras de Varela. Ello se confirma, adems, por ciertos detalles, en particular la amistad no exenta de una slida base comn vareliana, entre Saco, Escovedo y Luz. Este ltimo pudo ver la utilidad de su vida, ms que en el ejercicio del sacerdocio, en la contribucin por mejorar la sociedad utilizando como slidos pilares la ciencia y la pedagoga. No hay dudas de que el ncleo central del pensamiento vareliano, el patriotismo, es asumido ya decididamente por Luz. Al caer el rgimen constitucional en Espaa, Varela tiene que exiliarse en los Estados Unidos, hecho que sirve de pretexto a O’Gavan y Justo Vlez para censurar la Ctedra de Constitucin y declarar vacante la de Filosofa, esta ltima ocupada interinamente por Saco. En su lugar nombraron a Manuel Gonzlez del Valle. Aunque ste tambin haba sido alumno de Varela, no formaba parte de los discpulos en tanto se alejaba cada vez ms de los criterios del maestro. Pero, como la Ctedra slo poda ser ocupada en propiedad mediante oposicin, se oblig a O’Gavan y a Vlez a que la convocaran pblicamente. Es en esta coyuntura cuando Luz y Caballero se presenta en oposicin a Gonzlez del Valle y obtiene la Ctedra de Filosofa.34 En su primera clase se declara discpulo y continuador de Varela a quien designa “director perpetuo” de la Ctedra. Por su parte, Saco, si bien no haba sido expulsado del pas, se sinti obligado a abandonarlo. Varela inicia la edicin del peridico independentista El Habanero en Filadelfia, Estados Unidos, y se establece una estrecha colaboracin, en el plano de las ideas, entre este, Saco y Luz. El 14 de septiembre de 1824 en la inauguracin del curso de filosofa en el Seminario de San Carlos, Luz pronuncia el discurso que l mismo llamara “mi profesin de fe filosfica” y en el que declara: “Considerad, caros amigos, qu sentimientos se habrn apoderado de mi espritu, desde el momento en que me impuse el deber de venir a ocupar el mismo puesto que llev mi ilustre y siempre apreciable maestro y predecesor, hombre que sin duda alguna lo destin la naturaleza para ser el rgano por donde haba de comunicar a la juventud sus leyes inmutables y sus profundos arcanos, dirigindolo por el sendero de las ciencias, y ensendole las mximas de filosofa, no como quiera por lecciones orales, sino siendo el primero en practicarlas. S, varn virtuoso, recibe benigno este justo desahogo de mi admiracin y agradecimiento, mientras que despus te tribute otro que te ser ms aceptable; 34.El ejercicio de la enseanza en la Ctedra, establecido por las leyes de la poca, se iniciaba a los 25 aos, considerada la mayora de edad. Luz contaba entonces con 24 aos. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 21

PAGE 26

AFORISMOS 22 \ 22 \ 22 \ 22 \ 22 \ penetrado ntimamente de mi insuficiencia, yo seguir el camino que me has trazado, yo har cuanto est de mi parte para mostrarme tu digno discpulo, y con este objeto no te separar un instante de mi memoria, ora tras faenas, ora estudiando tus obras, ora inspirando a mis discpulos aquel amor por la ciencia y la virtud que t sabas infundir slo con tu presencia; y he aqu el homenaje ms aceptable a tu modestia, que mi amor y mi gratitud y mi admiracin pudieran rendirte”.35Esta “profesin de fe” que en su esencia no es otra cosa que una abierta declaracin de principios mediante la cual Luz expresa la continuidad del camino iniciado por Flix Varela, el de la ciencia y la conciencia cubanas, requera, entonces, de una valenta a toda prueba. A quien declaraba “director perpetuo” de la ctedra era un prfugo condenado a muerte por el mismo rey que haba decretado las Facultades Omnmodas en Cuba y haba declarado a la Isla “plaza sitiada”. Las concepciones varelianas y su espritu patritico estarn presentes, da a da, a todo lo largo de la vida del filsofo y maestro Luz. Al acercarse a los momentos finales de su vida hizo pblico a sus alumnos sus ms caros sentimientos: “... por que ya yo, seores, me voy acercando al trmino que Dios concede a la vida en estos climas, como deca ese ilustre Padre Varela, cuya memoria vive conmigo y me acompaa por do quiera (...) como l tambin, llegar yo al borde del sepulcro haciendo, en el ltimo suspiro, un boto fervoroso por la prosperidad de mi patria”.36En sus comienzos, a la corta edad de veinticuatro aos, Luz trata de definir el objeto de la filosofa —vista por l como ciencia de las ciencias—, que de todo se ocupa pero cuya primaca y urgencia no es otra que la elaboracin de un mtodo, “alma de la enseanza”. Es la ciencia del conocimiento obligado del hombre, de sus “facultades intelectuales”, del origen de las ideas —materia que pertenece a la Ideologa— y de todo lo concerniente a las pasiones y afectos —con el apoyo de la Fisiologa—; es el conocimiento que ayuda a esclarecer la relacin estrecha entre lo fsico, lo social y lo moral; es el estudio de las profundidades del universo natural en aras de captar sus leyes “que en sus variados cursos parecen burlarse de toda ley y sujecin ...”.37 En este empeo de su magisterio solicita a Varela un oportuno esclarecimiento sobre la definicin de las ideas.38 En particular, no es de extraar la 35.Jos de la Luz y Caballero: Elencos y discursos acadmicos Editorial de la Universidad de la Habana, 1950, pp. 1-2. 36.Jos de la Luz y Caballero: op. cit ., pp. 571-572. 37.Ibdem, p. 5. 38.Ver “Carta a Flix Varela”, Jos de la Luz y Caballero: De la Vida ntima Editorial Universidad de la Habana, 1949, t. I, p. 5. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 22

PAGE 27

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 23 / 23 / 23 / 23 / 23 traduccin que realizara de la Biografa de Schiller —extrada del peridico alemn Zeitgenossen ( Los Contemporneos ) impreso en Leipzig en 1819— en enero de 1824, de la cual se evidencia su inters creciente por el libre pensamiento, el valor de la razn y la verdad. De las Cartas filosficas de Julio y Rafael son estas declaraciones del filsofo alemn: “Cuanto ms nos atormenta la duda tanto mayor es el estmulo que nos mueve a procurarnos el convencimiento y la certidumbre. Aquella nos sirve de gua para llegar a sta, y es dulcsimo el placer que se experimenta, desde un primer instante de asombro mudo y pueril, hasta el de las creencias vacilantes, y desde stas hasta la conviccin. A nadie creas sino a tu propia razn; la verdad sola es sacrosanta”.39Estas ideas, nacidas en los orgenes de su itinerario filosfico,40 las madurar Luz durante su vida y constituirn el objeto de profundas polmicas tericas en los finales de la dcada del treinta. En sus Apuntes para la Historia de las Letras en Cuba Antonio Bachiller y Morales nombra esta etapa, de 1823 a 1826, “perodo de organizacin de la instruccin primaria” durante el cual se edificaron 140 escuelas en todo el pas, “con una asistencia de cuatro seis mil alumnos, habiendo entre ellas 19 gratuitas nicamente”.41 En 1824 se elabora un Reglamento para los curadores de las escuelas en la Sociedad Patritica, al mismo tiempo que esta institucin creaba Juntas rurales para la enseanza en el campo y un Instituto Lancasteriano. Lo cierto es que la gran mayora de las personas en Cuba no saban leer ni escribir y las carreras de medicina, abogaca y sacerdotal —nicas por dems que existan en la Isla, amn de la de teologa— tampoco alcanzaban la altura de los conocimientos necesarios debido a que la Universidad segua sometida por sus Reglamentos y su Constitucin al sistema de enseanza escolstico. Muy al contrario suceda con el Seminario de San Carlos, del cual nacieron las propuestas de reformas para la enseanza y la sociedad ms radicales de la historia de aquel siglo cubano. Conocida es la labor extraordinaria de aquel Obispo de Espada que hizo reclamar a Jos Mart por los tiempos en que, en su pleno ejercicio de modernizacin y creacin de condiciones que propiciaran el pensamiento de la modernidad en Cuba, convirti al Seminario de San Carlos y San Ambrosio en la institucin educacional y cultural ms importante de la poca. 39.Jos de la Luz y Caballero: Escritos l iterarios Editorial de la Universidad de la Habana, 1946, p. 27. 40.Expone Luz en su discurso inaugural algunos elementos referidos a los mtodos de Descartes y de Bacon. 41.Jos I. Rodrguez: op. cit ., p. 18. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 23

PAGE 28

AFORISMOS 24 \ 24 \ 24 \ 24 \ 24 \ En la Habana, Luz no slo mantena correspondencia con Saco y Varela, sino que, adems, segua impartiendo las clases de filosofa dentro de la perspectiva de Varela. Este ltimo editaba sus Lecciones de Filosofa en Estados Unidos y se las enviaba a Luz quien las utilizaba como texto en sus clases. En el ao 1826, aunque ya el perodo de las conspiraciones separatistas haba disminuido, la agresiva poltica colonial —desde 1824 el Consejo de Indias haba solicitado el envo del obispo Espada a Espaa para efectuarle juicio por sus posiciones liberales y constitucionalistas, a lo que se aada el inicio de un expediente de excomunin en el Vaticano— creaba una difcil situacin para las posiciones que Luz mantena en la Ctedra de Filosofa. En ese ao retorn Saco a Cuba, quien traa consigo la edicin del Manual de prctica parlamentaria de Thomas Jefferson, efectuada por Varela, una nueva edicin de Lecciones de Filosofa —pedido de Luz—, la traduccin de los Elementos de Derecho Romano de Heinecio, hecha por el propio Saco, y la traduccin de los Elementos de qumica aplicada a la agricultura de Davy realizada por Varela. El conjunto de obras que Saco y Varela haban preparado, abarcaba diferentes ramas del conocimiento, desde el poltico y filosfico, pasando por las nuevas concepciones del derecho, hasta uno de los tratados de qumica aplicada a la agricultura ms modernos; se ofreca as un excelente plan para subvertir todo el campo de ideas en Cuba. No obstante, el intento cientfico —que era tambin intento poltico de cambiar desde las ciencias y las ideas la sociedad colonial y esclavista— fracasa ante la hostilidad no slo de las autoridades coloniales, sino de los crculos dominantes de la Isla. O’Gavan y Vlez deciden cancelar la utilizacin de las obras tradas por Saco. La hostilidad era de tal naturaleza, que Luz no puede hacer otra cosa que separarse de la Ctedra. A fines de 1827 considera, junto a Saco, salir del pas. Tambin su madre y amigos lo creen oportuno. Ya desde el ao 1826 se comienza a manifestar en Luz, segn sus bigrafos, una enfermedad que se hara crnica. Se trata de la psicastenia.42 El 13 de septiembre se le hace imposible continuar las clases —consta en el recibo de cobro de sus haberes— y se retira por certificado de los doctores Andrs Terriles y Toms Romay, quienes le aconsejan un cambio de clima. Este ltimo, mdico del Hospital Militar de San Ambrosio dictamina dos aos despus: “... un espasmo de todo el sistema nervioso, causndole violentas convulsiones y dolores 42.Psicastenia (del griego psyche, mente y asthenos, sin fuerza). Trmino de Janet para reconocer una neurosis caracterizada por estados de temor o ansiedad, obsesiones, ideas fijas, sentimiento de inferioridad, indecisin del espritu y tendencia a la duda. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 24

PAGE 29

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 25 / 25 / 25 / 25 / 25 muy agudos (...) juzga que para precaverse de una enfermedad a que est expuesto por constitucin y vida literaria, debe trasladar antes que aumente el calor a algunos de los pases de la zona templada y pasar en ese clima el prximo invierno. Y para que as conste doy la presente en la Habana a veinte y siete de Abril de mil ochocientos veinte y ocho”.43Durante el desempeo de Luz en la Ctedra de Filosofa no dej de mantener correspondencia con Varela, Saco, Jos Cecilio Silvera y Juan Bautista Sagarra; con los dos primeros, que se encuentran en New York o Filadelfia, establece un intercambio permanente de impresiones, ideas y libros que les solicita constantemente entre los que se encuentran desde las obras en italiano de Dante y de Petrarca hasta el Diccionario de Newman, el texto de Stuart sobre mquinas de vapor, la obra de Heineccio o las de Bryon, entre otros. Qued trunca por razones econmicas (de Saco) un proyecto de clases de Qumica en la Habana, para el cual gestionaba algunas mquinas. El 29 de diciembre de 1825 le enva Varela la misiva: “Qu le escribir a U. amigo mo? A esta pregunta me obliga mi situacin: intelligenti pauca (A buen entendedor, pocas palabras).” “Si ha habido exmenes, venga el Elenco. Nuestro amigo Saco, enfrascado en su Qumica; yo ocupado en mi ministerio (aunque no tengo ninguna colocacin, como han corrido por all) y ocupado algunos ratos en proporcionar material para las tertulias de La Habana”.44Y Saco desde Filadelfia le responde a Luz sobre los Elencos recibidos, el 30 de marzo de 1826: “Los Elencos estn buenos y muy buenos, y participo con U. del placer de que sus discpulos hubieran quedado con tanto lucimiento. ¡Qu contraste no formaran estos actos con las clebres oposiciones! La Habana ha quedado en la orfandad y su suerte hoy sera distinta, si estuviramos acostumbrados a pagar nuestros maestros. No habra entonces quienes se pusieran a ensear fsica experimental? Donde no hay una mano que proteja y costee lo que debe proteger y costear, quie43.Resulta interesante mencionar la descripcin que sobre el fsico de Luz en sus primeros 25 aos de edad, hiciera Antonio Bachiller y Morales: “... de mediana estatura, de blanco y rosado rostro, de desarrollada musculatura, de rasgados ojos rabes, de rizada, negra y cuidadosa cabellera, de ancha frente, en que brillaba la inteligencia, gran jinete y hbil en la natacin”. (Manuel I. Mesa Rodrguez: “Consideraciones en el Centenario de su muerte (1862-1962)”, Revista de la Biblioteca Nacional Jos Mart ao 1960, No 1-4.) 44.Jos de la Luz y Caballero: De la Vida ntima Editorial de la Universidad de la Habana, 1949, t. II, p. 34. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 25

PAGE 30

AFORISMOS 26 \ 26 \ 26 \ 26 \ 26 \ ro decir, las ciencias, no hay otro medio que pagar cada uno su maestro; de lo contrario, apelo a la experiencia.45Sin embargo, la salud quebrantada de Luz, ms la situacin creada en el Seminario —ahora regentado por Vlez bajo la influencia de O’Gavan quien administraba el obispado por la enfermedad de Espada— lo obligan a cumplir con las recomendaciones mdicas. En mayo de 1828 viaja a Estados Unidos, acompaado de Saco, que despus de una breve visita a Cuba regresaba a ese pas, de Jos Luis Alfonso, quien fuera con posterioridad el Marqus de Montelo, y de su hermano Antonio de la Luz. All se renen con Varela. Habra que aadir otras razones para esa decisin lo que le confiere a este viaje una importancia singular. Su desempeo al frente de la Ctedra de Filosofa del Seminario —en una personalidad vida de conocimientos como la de l— lo motiv, segn consta en sus cartas, a lanzarse a esta “aventura literaria” en la bsqueda de una mayor informacin sobre ese otro mundo que slo conoca por referencias y que le servira, adems, en su afn de perfeccionar la enseanza en su patria y aumentar las bases tericas del movimiento intelectual cubano. Se iniciaba as un amplio recorrido por los pases ms desarrollados de la poca. Las huellas de aquellos viajes quedaron recogidas, si no todas ni las suficientes, por lo menos algunas que permiten reconstruir sus inquietudes intelectuales, ciertas orientaciones de su pensamiento que anuncian ante todo una mentalidad enciclopdica que no se complaca con el dato erudito, sino que impona el anlisis de todas las cosas. En su Diario de Viaje (1830-1831) y en las dismiles cartas que enviara a su madre y amigos se encuentra gran parte de su experiencia personal.46Cuando se piensa en todas las personalidades con las cuales Luz se relacion, todava recin iniciado en la vida intelectual, no caben dudas del arsenal de saberes que pudo y supo apropiarse. Entre ideas novedosas y otras que comparta, result este un perodo de su vida decisivo para desarrollar los conocimientos que alimentaran las races adquiridas en su medio cubano y que le daran vuelo inusitado a su obra. En Estados Unidos conoce al poeta Prescott y al historiador de la literatura espaola Tieknor. En Francia se entrevista con el afamado 45.Ibdem, p. 37. 46.Se lograron rescatar un gran nmero de apuntes de Jos de la Luz sobre sus viajes. No caben dudas de que parte de los materiales no han sido recuperados, pero al menos se cuenta con aquellos que dan una idea de sus recorridos y reflexiones acerca de lo que hasta ese momento le era desconocido. En el volumen titulado De la Vida ntima trabajado por la Biblioteca de Autores Cubanos, dirigida por Roberto Agramonte, se encuentran recogidos estos escritos. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 26

PAGE 31

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 27 / 27 / 27 / 27 / 27 qumico y fsico Gay-Lussac y el escritor Alejandro Dumas. En Escocia conversa con el director de la escuela de Edimburgo, Wood, quien ejerca la enseanza con el auxilio del mtodo explicativo. Tiene audiencia, adems, con el novelista Walter Scott, a quien admira por la sencillez de su palabra y de sus gestos, los cuales concuerdan con la mentalidad de Luz que comentaba durante sus viajes “... pues a mi me gusta tratar, no slo con literatos, sino con toda clase de gente”.47Su recorrido por Alemania le permiti entablar relaciones con Alejandro de Humboldt, 48 de las cuales se perfil un proyecto para la creacin de un Observatorio magntico en la Habana. En julio de 1831 le escribira el sabio prusiano: “Me tomo la libertad de recordar Usted mi deseo de ver establecido en la Habana un curso regular de observaciones magnticas horarias... No dudo que en una isla donde la Sociedad Patritica ha dado tantas pruebas de su noble deseo por el adelantamiento de cuanto es til y honroso, sean mis notas acogidas con indulgencia... Usted hallar, amigo mo, en Usted mismo, en el gran nmero de oficiales, notablemente instruidos que en todos tiempos han ilustrado la marina espaola, y en los profesores de los colegios todos los datos y la inteligencia necesarias para situar bien el instrumento y poder seguir su marcha en lugares en que no influyan circunstancias exteriores causas accidentales de desviacin... ¡Qu laudable seria que bien la Real Marina, bien la Sociedad Patritica, cualquiera otra corporacin, se dignase proporcionar la teora del magnetismo terrestre tan poderosos apoyos! Mas si no se pueden adquirir por ahora todos los instrumentos indicados, trabaje Usted, amigo mo, por tener siquiera desde luego el aparato de las variaciones horarias”( sic ).49El proyecto, como otros que dise Luz, nunca lleg a realizarse, aun cuando lleg a recibir el auxilio del Jefe del Apostadero, ngel de Laborde. En Italia se relaciona con Rosmini, Manzoni, 50 Mezzofanti y el Prncipe de Anglona. Tambin con sus ciudades histricas: Roma, Florencia, Miln, Bolonia, Npoles, Turn, Pisa, Gnova y Venecia. Estando en esta ltima recibe la peticin del Director del Colegio Seminario de San Car47.Jos de la Luz y Caballero: op. cit ., t. I, p. 52. 48.Alejandro de Humboldt. Cientfico alemn que visit Cuba en 1800 y 1804. Recorri la Isla en estudio cientfico y escribi su Ensayo poltico sobre la isla de Cuba. 49.Jos I. Rodrguez: op. cit .,p. 31. 50.Comenta Jos I. Rodrguez en su biografa “que estaba en Florencia el seor Luz cuando acaeci el fallecimiento del Papa Pio VIII. Este suceso lo hizo marchar a Roma, y se hall all cuando la exaltacin de Gregorio XVI, y la iluminacin de la cpula de San Pedro”. Cfr. op. cit ., p. 34. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 27

PAGE 32

AFORISMOS 28 \ 28 \ 28 \ 28 \ 28 \ los, Justo Vlez, de comprar mquinas y aparatos para el estudio de la Fsica en esa institucin. Luz le comentara: “Ni en Francia, ni en Inglaterra, ni en Alemania, se poda haber dado con un surtido tan completo de aparatos electro-magnticos, como el que adquir en Italia del caballero Nobili, de Mdena”.51 De esta manera dotaba al Seminario de todo un equipamiento que Justo Vlez agradeci pblicamente a travs de la Revista Bimestre Cubana : “... La Habana le ser eternamente deudora de un agradecimiento que yo no puedo mas que indicar”.52Comenta, desde Miln, la obra en 23 volmenes de Ferrario: Il costume artico e moderne: “Viene a ser una historia razonada y comparativa, demostrada por los monumentos, de los usos, trajes, ciencias, artes, religin, etc. de antiguos y modernos”.53 Reconoce un modo de hacer historia que aos ms tarde se interrogar, en plena madurez de su pensamiento, y abogar por la necesidad de “una teora social ms comprensiva”. Entre bibliotecas, museos, ciudades, costumbres y hbitos diversos, concepciones del mundo, caracteres nacionales dismiles, individualidades descollantes, Luz se siente atrapado por Europa, lo mismo que por los progresos de la sociedad norteamericana, y se dispone a hacer la obra patritica en Cuba que jams abandonara. Definitivamente ser la educacin el puntal de su accionar, que generar el anlisis y la crtica social —dentro de los lmites posibles de la poca— con la certeza de un acervo cultural y un rigor terico en plena formacin.IIIY en la isla de Cuba para que sea gente, no todo ha de ser azcar y cafDe profesin de fe de la Comisin de Literatura de la Real Sociedad Patritica fueron catalogados por Domingo del Monte los objetivos de 51.Jos I. Rodrguez: op. cit ., pp. 33-34. 52.Ibdem, p. 34. 53.Jos de la Luz y Caballero: op. cit ., p. 48. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 28

PAGE 33

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 29 / 29 / 29 / 29 / 29 la Revista Bimestre Cubana 54 en el ao 1832. El “bien de nuestra tierra”, tal era el punto nodal, el propsito, que estos jvenes cubanos, autotitulados “liberales e ilustrados”, se trazaban. El contexto, aunque complejo, estaba signado por una tendencia, por parte de la Corona, de pasar del absolutismo ms intransigente a las posiciones de un liberalismo moderado. En ese ao, y como consecuencia de la muerte del rey Fernando VII, su viuda, Mara Cristina de Borbn, ante las pretensiones al trono de don Carlos, el hermano del monarca, tiende a aliarse con el sector moderado de los liberales. Los Estatutos Reales constituyen un primer paso. Ello abre un espacio, aunque limitado, que es aprovechado por estos jvenes para iniciar un movimiento reformista que cubra todos los aspectos de la sociedad y que se base en el conocimiento de lo ms actual de las ciencias de la poca. Esto explica que puedan llevar a cabo el proyecto de una revista que marcar poca en la historia de Cuba. Para su direccin es nombrado el indiscutido lder del movimiento, Jos Antonio Saco, quien regresa de Estados Unidos. A su lado estar Luz en funciones, de hecho, de codirector y Domingo del Monte, cuya estilstica mano est presente en los ms variados detalles. Aunque Flix Varela permanece ausente de Cuba, no hay dudas que acta como consejero del grupo. Sin embargo, ya no pueden contar con la sombra protectora del obispo de Espada, cuyo cadver es arrebatado, el 17 de agosto de 1832, por esa fogosa juventud que lo conduce al cementerio que l cre y que lleva su nombre. El espectculo arranca lgrimas de dolor y frases inolvidables a Luz, que un ao antes haba regresado de sus viajes por Europa. Ahora, el poder real est en manos de un triunvirato implacablemente esclavista y celoso de que no se perturbara el orden. Son ellos el intendente de Hacienda Claudio Martnez de Pinillos, conde de Villanueva, Juan Bernardo O’Gavan, que ahora administra el obispado, y el cientfico predilecto del Intendente, el espaol Ramn de la Sagra. Por las posiciones de los “jvenes liberales” –trmino acuado por Luz— desde el inicio se entabl una verdadera batalla ideolgica entre estos y los representantes del poder esclavista. En la Revista Bimestre Cubana saldr el primer ncleo coherente de trabajos lucistas que son resultado del conocimiento acumulado en sus estudios y profundizados, ampliados y modernizados en sus viajes. Mucho tienen estos artculos de propuestas tentativas para iniciar estudios y experimentos. Entre esos trabajos se encuentran: “Informe sobre observaciones meteorolgicas” (1833); “Sobre el uso del carbn de piedra” (1834); 54.La Revista Bimestre Cubana fue fundada en el ao 1831 y el 7 de abril de 1832 asume su direccin Jos Antonio Saco, quien en 1834 es expulsado de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas y comienza su expatriacin. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 29

PAGE 34

AFORISMOS 30 \ 30 \ 30 \ 30 \ 30 \ “Magnetismo Terrestre” (1831); y un trabajo para la conformacin de un Gabinete de Fsica, entre otros.55Frente a los ataques que la Revista reciba por parte de los representantes e idelogos del ncleo de poder de la burguesa esclavista y del poder colonial, Varela les advertira a sus redactores, en carta a Luz de 28 de febrero de 1832: “Atcanse en ella varios dolos de una tribu envanecida, que arrogndose la ciencia y la virtud, no cree encontrarlas fuera de s misma, y grada de insulto y desacato cualquiera oposicin sus principios. Deseo que los editores de la Revista no tiren chinitas esa fiera (...) En vano alegarn ustedes sus puras intenciones: en vano reclamarn contra la maliciosa interpretacin de sus palabras: todo, todo ser intil ... ”No permita el cielo que yo vea en tanta desgracia los esfuerzos generosos de una apreciable juventud, que en el letargo de la Patria, levanta la voz en el alczar de las ciencias, convocando los genios que dispersados por vanos temores yacen unos en los brazos de la indolencia, mientras otros dirigen miradas inciertas, deseosos de encontrar una mansin de refugio para el saber y de consuelo para la virtud. Cautela, mis amigos; s cautela. Es preciso contar con la miseria humana, que dandose s misma, todo lo trastorna, y viene ser la inocencia el juguete de la perversidad, como la instruccin lo es de la autorizada ignorancia, y falta de razones suple la calumnia. No hay que echarlas de fuertes contra la adversidad, antes debemos echarlas de prudentes para precaverla; y en nada se necesita mas juicio que en aspirar al herosmo. ” ... Pdolo en nombre de las ciencias y de la amistad. No se conteste. Si alguna pluma guiada por el amor de la verdad notase con moderacin y franqueza los defectos de la Revista, contstese con signos de gratitud y aprecio; mas cuando el enemigo est emboscado, pasemos lo lejos dejndolo en el bosque donde rabie sus solas, en pena de su artificio”.56 55.En realidad, es durante los aos 30 cuando Luz y Caballero dedicar estudios sobre las ciencias naturales en diversos peridicos de la poca como Aurora de Matanzas el Diario de la Habana y el Noticioso y Lucero Entre ellos pueden mencionarse “Cometas” en 1830, “Polmica con D. Pedro Alejandro Auber sobre un problema de Matemticas”, en 1832, “Peticin del Edificio del Jardn Botnico para el local del proyectado Colegio El Ateneo” en 1833, “La ciencia, una Ciencia”, que aparece sin fecha, pero sin dudas de una gran importancia para comprender el pensamiento de Luz. Todos ellos aparecen en el cuarto volumen de las Obras de esta nueva edicin de la Biblioteca de Clsicos Cubanos de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz. 56.Flix Varela: Obras Editorial Imagen Contempornea, La Habana, 1997, t. II, pp. 316-317. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 30

PAGE 35

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 31 / 31 / 31 / 31 / 31 Lo cierto es que ante la represin constante del Gobierno y los ataques de lo ms influyente de la burguesa esclavista, la Revista finalmente sucumbi. Se conservan para la historia cientfica, poltica e intelectual cubana diez nmeros —de los cuales el ltimo no se dio a la luz pblica— de aquel empeo de altura intelectual que pocas veces se volvi a alcanzar. Jorge Ticknor, uno de los ms destacados crticos norteamericanos, en carta del 24 de abril de 1834, le escribe a Domingo del Monte, estas impresiones: “Desde el momento que comenc leer la Revista Cubana me llam fuertemente la atencin la magnitud de talento y habilidad literaria que existe en esa isla. Nada que pueda compararse con ella se ha presentado nunca, que yo sepa, en ninguna de las colonias espaolas; y aun en algunos respectos, nada que le sea igual se ve tampoco en Espaa. Una Revista, de ese espritu, de esa variedad, y de esa fuerza, nunca se ha intentado aun en Madrid”.57Una vez llegado Luz de sus viajes por Europa y Estados Unidos presenta en esta publicacin peridica su estudio Revista de los exmenes generales de las escuelas y colegios de esta ciudad realizada en 1831, la cual recoge todo lo relativo a la situacin de la enseanza en el pas. Su avidez por contribuir a la reforma de la educacin en Cuba es palpable, desde sus escritos sobre la educacin secundaria durante el ao 1832 hasta la propuesta de introduccin del mtodo explicativo 58 y los diferentes informes sobre sus proyectos de instituciones de ense57.Jos I. Rodrguez: op. cit ., p. 43. 58.Manuel Sanguily anotara cierta incoherencia del maestro que defenda, sobre todo, el estudio de las ciencias naturales, y por otra parte, comienza su Texto de Lectura graduada con frases como “Dios manda salir el sol, y le manda ponerse”. “l es quien hace caer la lluvia y el roco para mojar el suelo, y a su arbitrio se pone seco” “Ora manda al rbol que se vista de hojas, y dentro de poco mandar a las hojas que se marchiten, que caigan, y que el rbol se quede desnudo”, y otras del mismo estilo que hacen partir al nio, en el conocimiento de las cosas, de un conjunto de ideas que entre el tesmo y el pantesmo le sera difcil toda explicacin. Al mismo tiempo, observa Sanguily, que al exponer el mtodo a los nios que en esencia significaba “hacer discurrir sobre cuanto lea” conservaba la legitimidad de la memoria. Pero en este sentido parece ser que el bigrafo de Luz no entendi que jams ste desterr la memoria de la enseanza, salvo su plena exclusividad e imperio. La memoria es necesaria, pero sin la reflexin y la interrogacin basadas en la experimentacin y la observacin de las cosas no es posible conocimiento alguno. Tal vez, tambin, pueda pensarse que al exponer por primera vez el Texto de Lectura graduada Luz no poda transgredir de golpe los lmites del espritu de la enseanza en el pas. Pero esto es slo una conjetura. Contaba, adems, con 32 aos de edad y quizs este sea un elemento a tener en cuenta si pensamos en su formacin primaria profundamente religiosa. Acaso el Convento de San Francisco segua dentro de l y seguira por muchos aos. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 31

PAGE 36

AFORISMOS 32 \ 32 \ 32 \ 32 \ 32 \ anza. A ello aade la divulgacin de otros trabajos que no eran de su cosecha, como los de Ramn Carpegna en San Juan de Puerto Rico —sobre el Establecimiento de Educacin fundado por l— y el de Vctor Cousin —sobre Instruccin Pblica en Prusia en la Parte Relativa a Escuelas Normales—. Estos trabajos le permitan establecer analogas con sus ideas y asumir crticamente las proposiciones de estos autores. Las Memorias de la Sociedad Patritica y el Diario de la Habana peridico de reconocido prestigio en la poca, posibilitaron la salida pblica de sus inquietudes sociales. Pero si un documento es cardinal en la historia de la educacin en Cuba es aquel Informe del Instituto Cubano presentado el 11 de diciembre de 1833, en la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio de la Isla de Cuba. El origen de esta propuesta consista en reformar la Escuela Natica de Regla, fundada por la Real Sociedad Patritica en 1818, y que se encontraba bajo el cuidado, primero, del Real Consulado, y, despus, de la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio. Resida en el edificio de la Real Factora que, al fundarse, le destin el entonces intendente Alejandro Ramrez. En este Informe Luz hara nfasis en el nuevo establecimiento de enseanza que cuidadosamente haba pensado: “Abrir nuevas carreras a la juventud de nuestra patria, condenada a consagrarse exclusivamente al foro, a la medicina o a la holganza; difundir los conocimientos qumicos para perfeccionar la elaboracin de nuestros frutos y aprovechar nuestras ventajas naturales, facilitar la adquisicin de luces para toda empresa que descanse en las nociones de las ciencias fsicas y matemticas; abrigar en nuestro propio seno, sin necesidad de mendigar al extranjero, hombres capaces no slo de concebir, sino de ejecutar grandes planes aun en sus ltimos pormenores; mejorar algunas profesiones de las existentes, proporcionndoles otros datos de que han menester para progresar; fertilizar el vasto campo de la educacin, ofrecindole ms idneos cultivadores; contribuir al adelantamiento de las artes liberales y mecnicas entre nosotros; llevar hasta donde sea posible las benficas intenciones de S.M. en la fundacin de estas escuelas prcticas: tales son, en resumen, las ms urgentes necesidades fsicas de la patria: tales los ms eficaces remedios para curar algunas dolencias morales que la aquejan; y tales, en fin, las vastas cuanto sabias miras que se propone la Junta de Fomento de la Habana con su ilustrado presidente a la cabeza en la plantificacin de un alczar de ciencia y de salud para los hijos de este suelo”.59 59.Jos de la Luz y Caballero: Escritos educativos Edit. de la Universidad de la Habana, 1952, t. I, p. 238. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 32

PAGE 37

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 33 / 33 / 33 / 33 / 33 Y presenta el educador cubano el siguiente Plan: “1 Se establecer un Instituto con el nombre de Cubano. ”2 El establecimiento estar abierto para cuantos deseen frecuentarle, en calidad de alumnos matriculados o como simples oyentes, con slo los requisitos de ser personas blancas y mayores de 13 aos. ”3 El Instituto ser externo. Ni el estado de los fondos, ni la sencillez a que debe aspirarse en la administracin de estos establecimientos permiten llevar a efecto las filantrpicas miras que manifest la Seccin de Educacin en su Informe de 1827 sobre admisin de pupilos. Afortunadamente, sus deseos se ven cumplidos en gran parte en los colegios de empresa particular, que honra ya a la Habana, donde se educa y aloja un gran nmero de nios enteramente gratis. La casa de Beneficencia tiene en el da un nuevo departamento titulado de varones, donde tambin se instruye gratuitamente en las primeras letras a 40 nios desvalidos, los cuales por la naturaleza del establecimiento son todos internos. ”4 Se fundarn por ahora las enseanzas siguientes, que son las principales, subdivididas y desempeadas como luego veremos, a saber: 1 Matemticas 2 Dibujo Lineal 3 Nutica 4 Fsica 5 Qumica 6 Lenguas vivas”.60No se conforma Luz con estas asignaturas y propone una “clase prctica de composicin en lengua espaola”. Las carreras tcnicas necesitaban adems del saber de la expresin escrita, del poder de interrogacin sobre las distintas materias con el objeto de infundirles el espritu de investigacin. La prctica generalizada de escritura informaba que los estudiantes “se ocupan en la forma ms que en el asunto, en las palabras ms que en las ideas, en el andamio ms que en el edificio: en una palabra, corren por una va esencialmente tortuosa y antianaltica. No hay medio ms seguro para que la afectacin ocupe el lugar de la sencillez, y la frialdad usurpe el de la inspiracin”.61Se tendr que renunciar a formar “hombres puramente mecnicos y rutinarios”, a cambio de fundar una legin de pensadores, es decir, cualquiera que fuere la profesin a ejercer, se deba poseer la capacidad de 60.Ibdem, pp. 239-240. 61.Ibdem, p. 246. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 33

PAGE 38

AFORISMOS 34 \ 34 \ 34 \ 34 \ 34 \ reflexin necesaria sobre las diferentes cuestiones que conciernen a su existencia, incluidos los problemas sociales. Sin embargo, para nadie resulta inadvertido el segundo punto del plan: ser persona blanca como requisito para la matrcula en el Instituto. En una sociedad en la que el negro constituye parte del tejido social y componente decisivo del nervio ideolgico que sostendr las luchas de independencia, esta clusula requiere de su contextualizacin. Muy conocida es la frase de Antonio Maceo de que Luz era “el educador del privilegio”,62 que otros, despus, utilizaron para desacreditar la obra del educador. No poco deba esa visin sobre Luz al impacto producido, en aquellas circunstancias, por la obra de Jos Ignacio Rodrguez. Asumido as prometa perderse, junto con la creacin lucista, el ncleo histrico fundacional del pensamiento cubano que cercenara las bases tericas para una sociedad futura. Tocaba, pues, a quienes reconocan estas consecuencias, una vez concluida la guerra de los Diez Aos con el Pacto del Zanjn y la Protesta de Baragu, poner a salvo las claves del ideario lucista. La presencia de ese ideario en aquella intelectualidad independentista que se haba formado al calor de sus enseanzas, que impartidas en el Colegio El Salvador, irradiaron a todo el magisterio cubano, era la semilla de la cual surga el pensamiento revolucionario cubano. Jos Mart, discpulo de un discpulo de Luz, Jos Mara Mendive, no es fruto del azar. No renunciara, el Apstol cubano, a su raz lucista, reconociendo en el Maestro de maestros, al “padre fundador”, a “el silencioso fundador”.63 Toda su comprensin del patriota cubano, lo sella con esas frases. Pero se impone, de cualquier manera, ubicar al hombre en sus circunstancias, sujeto a las condiciones y a las mentalidades de una poca, de las cuales no es posible escapar. Desde antiguo, para estudiar en 62.Ver Carlos Rafael Rodrguez: Letra con filo Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1983, t. III, p. 215. En el texto sobre Jos de la Luz y Caballero, el destacado intelectual cubano afirma: “No podra decirse con justicia que Luz defendi los privilegios ms nefastos de su poca: colonia y esclavitud. En sus ideas y prdicas est patente la condenacin de ambas instituciones. Por eso, al formar hombres, no inculc en ellos las ideas reaccionarias del esclavismo prevaleciente. Por el contrario, las normas morales y sociales que predica servirn para nutrir una juventud progresista, de mentalidad amplia, que abomina de los negreros y rechaza el sistema de la esclavitud. En ese sentido no fue, como parece haber entendido Maceo, ‘el educador del privilegio’”. 63.Resulta muy sugerente la frase de Jos Mart refirindose al maestro de El Salvador: “Por dos hombres llor un da sin haberlos conocido, sin saber un pice de sus vidas: por Jos de la Luz y Caballero y por Abraham Lincoln”. (Tomado de Medardo Vitier: Valoraciones Edit. Universidad Central de Las Villas, Dpto de Relaciones culturales, 1960, p. 236.) Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 34

PAGE 39

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 35 / 35 / 35 / 35 / 35 cualquiera de los establecimientos educacionales, como la Universidad y el Seminario, era requisito indispensable presentar los documentos de “limpieza de sangre y buenas costumbres”, de lo cual dependa el prestigio de la institucin. El Instituto Cubano, la Escuela Nutica y la Escuela Normal, pensadas por Luz, no eran empresas personales sino estatales o de la Sociedad Econmica. No poda Luz proyectarlas sino era dentro de las normas sociales establecidas. Si bien Luz poda haber retado el poder gubernamental, le resultaba imposible desafiar a la sociedad colonial. El profesor Torres-Cuevas ha expresado que mucho ms efectiva que la censura poltica era la “censura social”.64 Saco fue ms vctima de esta ltima que de la primera. En silencio y cuidadosamente labor Luz. Por otra parte, la sociedad cubana de estos aos distaba mucho de la que produjo el estallido independentista-abolicionista de 1868, no tanto en el tiempo como en su configuracin interna. Para la dcada de 1830, la sociedad esclavista haba alcanzado sus ms altos niveles. La poblacin negra superaba el 50 % del total y la esclava el 36 %, con lo cual haban sido alteradas las tendencias histricas de la sociedad criolla precedente. Lo sintomtico era que ese proceso presentaba una curva ascendente. El sostenimiento y desarrollo del sistema esclavista descansaba en el comercio ocenico de esclavos. Unos simples datos permiten comprender la magnitud del acontecimiento. Entre 1763 y 1845 se introdujeron en la Isla 636 465 africanos; en los dos siglos y medio anteriores, slo 60 000. Esto se efectu sobre una poblacin base que, en 1757, era de 149 170 habitantes.65Aunque todos los pedidos para la introduccin de esclavos se justificaban por la necesidad de mano de obra para las plantaciones azucarero-cafetaleras, en realidad la esclavitud se present en todas las manifestaciones de la vida econmica y social del pas. Desde el interior del hogar hasta el trabajo en los muelles y en las fincas de los pequeos productores, la esclavitud era el componente activo de la sociedad y la cultura de la Isla. El esclavo de barracn, encerrado en su perpetuo celibato y cerco azucarero influy como imagen, mientras que la esclavitud domstico-patriarcal incida en lo ms profundo de la sociedad. Slo el 22 % de los esclavos estaban en las plantaciones azucareras, mientras que el resto recorra todas las dems formas sociales.66Las consecuencias de las tendencias de la sociedad esclavista fueron mltiples y, no pocas veces, escaparon a la percepcin de sus actores. 64.Eduardo Torres-Cuevas: “La sociedad esclavista y sus contradicciones”. Instituto de Historia de Cuba: La Colonia Editora Poltica, la Habana, 1994, p.290. 65.Ibdem., pp.267-281. 66.Ibidem., p. 284. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 35

PAGE 40

AFORISMOS 36 \ 36 \ 36 \ 36 \ 36 \ La vagancia, fenmeno observado en el sector blanco de la poblacin, en tanto muchos de los trabajos, como el de la construccin, eran catalogados como de “negros”; la presencia de una masa esclava no criolla sino africana, an sin races en la nueva tierra adonde haban sido obligados a venir; y la estructura de estamentos-estancos que divida a la sociedad ms por las razas y culturas que por clases, por slo citar algunas cuestiones, generaban no slo una inseguridad social sino, tambin y ms a fondo, una falta de perspectiva para su futuro. Dos procesos, sin embargo, caracterizan a esta etapa: el de formacin y el de integracin nacionales. En el primero, concientes o no, reconocidos o no, participan todos los integrantes de la sociedad; las culturas africanas si bien retrasan este, por otro lado lo enriquecen.67 Los prejuicios, las mentalidades y los mecanismos sociales y jurdicos tratan de hacer inamovible la estructura social, por lo cual la integracin nacional slo ser fruto del avance comn a una cultura comn y de la accin violenta que haga estallar la estructura de dominacin existente. Sern las dcadas de los aos 40, 50 y 60 en las que la esclavitud comience su proceso de disolucin. Hasta entonces, casi toda la poblacin de la Isla est, de un modo u otro, comprometida con la nefasta institucin. Hacia 1868 los esclavos ya se concentraban en las plantaciones azucareras, mientras gran parte de la sociedad se ha desvinculado de ellos. En su tiempo, Luz haba criticado todas las formas y normas de esa sociedad. Haba dicho: “la sociedad, suciedad”. Haba tratado de formar hombres libres, ciudadanos, no vasallos capaces de ser incompatibles con la servidumbre humana. Haba sido un precursor de la abolicin. Conviene apuntar aqu estas, sus propias palabras: “En la cuestin de los negros la menos negra es el negro (...) ¡Cmo contamina la esclavitud a esclavos y amos! ¡En qu atmsfera vivimos sumergidos! (...) No puede existir un hombre ms en desarmona con esta sociedad (desde la cumbre al cimiento) y sin embargo vivo amndolos a todos y aun por eso los amo ms, porque no hay otro remedio en lo humano que el amor”.68Nada importante se le escap al maestro del Carraguao en aquel Proyecto del Instituto, que en diversos perodos histricos fuera retomado para la reconsideracin de una pedagoga cubana. El plan cientfico se ajustaba a las condiciones sociohistricas del pas. Los modelos educativos de Alemania, Francia, Estados Unidos, Inglaterra y otros 67.Ibidem., pp. 290-291. 68.Jos Russinyol: “Luz Caballero como forjador de la conciencia nacional”, Cuadernos de divulgacin cultural, La Habana, 1952, p. 185. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 36

PAGE 41

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 37 / 37 / 37 / 37 / 37 slo ofrecan claves que el pensador cubano supo modificar en su afn de una enseanza distinta para la Isla. La razn, la observacin, el orden, la disciplina —sobre bases formativas, no coactivas—, afirmaban la solidez de una concepcin educativa que graduaba, ms que todo, la libertad del hombre. Libertad, que bien entendida, no se contradeca con la libertad general —de la comunidad— sino que la nutra y la haca posible. Propone, adems del Instituto Cubano, la creacin de una Escuela Normal 69 para la formacin de maestros. Este ltimo empeo tiene en cuenta la supremaca de estas instituciones en Prusia. Las escuelas normales constituan los pilares para una nueva educacin y, por tanto, llamadas a acometer la transformacin de la enseanza. Luz aspiraba a que la cubana tuviese el propsito de “reformar desde la infancia las costumbres del pueblo” 70 que, en la sociedad esclavista, slo prometa —y de hecho era— vicio y corrupcin. Luz establece un compendio de las cualidades que deben prevalecer en el maestro como la habilidad de la expresin; el hacer atractivos los temas a exponer; el conocimiento del mtodo y la adaptacin y creacin de otros ms sugerentes al tipo de alumnado; el irradiar entusiasmo por las cuestiones que ensea, que es el germen de la ciencia, la paciencia y el carcter firme en el establecimiento de la disciplina, entre otras. Concede al ejemplo del maestro un lugar privilegiado en la transmisin de un modo de ser y hacer que no defraude los valores supremos del ser humano en general, y del cubano en particular. De los peligros de esa carencia de actitud y aptitud alertaba en el informe: “Porque, desengamonos: ni hay otro medio eficaz de predicar costumbres que el ejemplo, ni los mejores planes de enseanza pasan de meros pliegos de papel sin honrados y hbiles preceptores. Esperar lo uno sin lo otro sera pretender un efecto sin causa; sera aguardar la cosecha sin haber labrado ni echada la semilla. En fin, valiera ms no establecer escuelas absolutamente, que poner a la niez a cargo de entes inmorales e inexpertos. Acaso se dir que semejantes hombres poco dao podrn hacer, porque caern por su propio peso. Pero la experiencia nos ensea que transcurre sobrado tiempo antes que sean denunciados a la opinin pblica, habiendo causado en el intern males tal vez irrepara69.En una nota del Informe de Vctor Cousin que Luz traduce se nos informa que a mediados del siglo XVIII comenzaron a surgir las escuelas normales –al menos no se conocan antes de ese perodo— en Bramdemburgo, y que las parroquias eran las encargadas de nombrar a los maestros de las escuelas normales, quienes enseaban canto de salmos, a recitar el catecismo, a escribir, leer y contar. 70.Jos de la Luz y Caballero: op. cit ., p. 250. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 37

PAGE 42

AFORISMOS 38 \ 38 \ 38 \ 38 \ 38 \ bles. Y si esto acontece frecuentemente en medio de una capital populosa, donde hay cien argos que les tengan clavados los ojos, quin podr medir la gravedad de los perjuicios que se irroguen a la malhadada juventud de los campos, donde sus preceptores no sienten el freno saludable de una ilustrada vigilancia? Para impedir, pues, que un osado especulador, excusado con la aparente facilidad de dirigir una escuela primaria, sin ms vocacin que el hambre del oro, sin ms aprendizaje que el hombre ms vulgar o charlatn, y sin otras costumbres que las de un simulador momentneo usurpe el ms sagrado de los ministerios, fuerza es que se obligue a todos los aspirantes a presentar un certificado de haber concluido sus cursos en la clase normal del Instituto. Que no sea de hoy ms la enseanza primaria el recurso de la ignorancia y de la nulidad”.71Nos encontramos, pues, ante una exigencia que a los treinta y tres aos de edad ya Luz es capaz de reclamar. Lo que fuera su profesin de fe filosfica en el Seminario, es ahora teora y prctica educativa que enriquecer durante su vida, aunque puede afirmarse —sin temor a exagerar— que todo lo fundamental sobre educacin lo escribi antes de los cuarenta aos. Introducira los trminos —novedosos para la poca— utilizados en Alemania para la preparacin ptima del maestro en la Escuela Normal:72 la Didctica, la Pedagoga y el mtodo. Al mismo tiempo, induca a la constante preparacin de la clase con el auxilio de nuevas investigaciones, so pena de correr el riesgo de un conocimiento estacionario, que renuncia a la esencia misma, infinita, del aprendizaje. En esta actitud est la clave para conservar el prestigio del magisterio. “Hganse respetables, —advierte en su Informe— y sern respetados los maestros. Para alcanzar estos fines primordiales se hace indispensable dar a los alumnos de maestro nociones exactas de la filosofa de la enseanza, del modo de dirigir la mente de los nios, del de transmitir los conocimientos, del arreglo material de todo lo relativo a la escuela de los avos y utensilios (que de tales disposiciones materiales suele pender a veces un gran resultado moral), de los medios y hasta de los ardides a que es necesario recurrir para fijar la atencin y aprovechar del tiempo; en una palabra, es forzoso amaestrarlos en cuanto pertenece a la teora y prctica de la educacin moral, a la direccin del entendimiento y la enseanza del mtodo ...”.73 71.Ibdem, p. 251. 72.Luz sugiere, a travs de la comisin, el texto empleado en el Seminario de maestros de Berln, el cual afirma “deber hacerse traducir en su oportunidad, con las modificaciones que reclaman las diversas circunstancias del pas y de las instituciones. (Ver Jos de la Luz: op. cit ., p. 295.) 73.Ibdem, p. 385. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 38

PAGE 43

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 39 / 39 / 39 / 39 / 39 Sin dudas que es a la ciencia de la educacin a la que alude Luz para evitar la espontaneidad en el proceso educativo, y en el peor de los casos, la arbitrariedad. Todo deba ser pensado en esta materia y renovado constantemente, pues como todas las ciencias, se encontraba sometida al imperio de la observacin y de la experimentacin. Y ello no significaba reducirla a la empiria, sino que constitua esto un apoyo necesario a la razn, cuyo dominio absoluto ha causado graves extravos no slo en el plano del conocimiento, sino en el de la prctica poltica y social del hombre. Para el logro de los saberes en el terreno educacional se haca indispensable que el maestro contara con un peridico que le informara de las nuevas teoras que surgan en el mundo. De este modo, los padres ganaran tambin en la educacin de sus hijos, compartieran o no los criterios expuestos. Los textos para la enseanza de las diferentes asignaturas conformaran otro de los ncleos fundamentales para el ejercicio de una buena clase. No menos importante para ello eran los medios para su imparticin. Trtase de los reactivos ms necesarios para un laboratorio de qumica; de los aparatos y los utensilios para un curso de Qumica General; de los instrumentos —mecnicos, neumticos, hidrostticos, calrico, elctricos, galvnicos, magnticos, electromagnticos y termoelctricos, meteorolgicos, pticos, astronmicos— para la clase de fsica; adems de las cartas y mapas en el estudio de la geografa y de los libros e instrumental para la clase de nutica y para el resto de las asignaturas planteadas. Por otra parte, el estudio de los diferentes idiomas descansara en la bibliografa ms avanzada de la poca. Desde la Gramtica de Llomand, el Diccionario de Nez Taboada, el texto del abate Girard, la gramtica de Noel y Chapsal y del Diccionario de Baiste, para el francs, hasta la coleccin Lector ingls de Murray, la gramtica de Urculla, el Diccionario del americano Webster y el de Newman, entre otros ttulos, contribuiran a la realizacin de tal empresa. No debe soslayarse la importancia particular que le concede Luz al idioma alemn para el conocimiento de lo mejor de su pensamiento pedaggico, su literatura, sus adelantos cientficos y su filosofa. Sobre esta ltima —la conoca con profundidad— consideraba la fortaleza de su racionalidad y la ingenuidad de su idealismo, pero estimaba que su concepcin metafsica no reportaba utilidad en el universo cubano donde se debatan problemas de la sociedad que slo un estudio de la naturaleza fsica, social y humana, en su realidad especfica, poda resolver. En distintos momentos de su vida se percibe el aprecio que profesaba por los frutos intelectuales de aquella nacin: “... estas gentes por naturaleza graves y entusiastas, cultivan las ciencias y las artes, no ya precisamente por sus aplicaciones generales y las ventajas que puedan acarrearles, sino por Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 39

PAGE 44

AFORISMOS 40 \ 40 \ 40 \ 40 \ 40 \ amor a ellas mismas, desplegando un fervor digno de su objeto: es un verdadero culto que les rinden con lo ms ntimo del alma; una especie de religin universal que encadena con los vnculos de la fraternidad a los investigadores de todos los pueblos y creencias, reunindolos en el sculo de paz en la grande obra de la investigacin de la verdad; y he aqu el espritu del grandioso espectculo que ofrece la Alemania en esos anuales congresos cientficos, cuyos miembros natos son todos los sabios que acuden de cualquier ngulo del orbe civilizado”.74Por lo pronto, puede afirmarse que Luz se nutri durante toda su vida —sola decir que su biblioteca estaba poblada mayoritariamente de aquellos autores con los cuales no comparta lo esencial de sus concepciones pero que, por ello, le era ms urgente su estudio— de todo lo que en su tiempo se produjo.75 Este modo de actuar lo coloca dentro de una lnea de pensamiento que no slo es heredera de la tradicin terica del siglo XVIII, sino que se apropi de las propuestas que el siglo XIXhiciera. A partir de ellas conformar un universo propio cuya creacin intelectual y prctica poltica apenas se iniciaban en Cuba. Tal vez pueda tambin aseverarse —con el riesgo que supone el desconocimiento de la totalidad del pensamiento cubano— que fuera Luz, si no el nico en la primera mitad del siglo XIX, al menos el que con mayor fuerza ponderaba la filosofa alemana y al mismo tiempo la criticaba. A pesar de los recursos que concibe en su Proyecto para el buen desempeo de un magisterio, Luz aclara el poder del entusiasmo si se esperan frutos superiores: “Pero vanos e ilusorios seran los esfuerzos ms ardientes del celo, vanas e ilusorias todas las medidas y los planes todos, si no se cuenta con hombres capaces de dar el impulso a la gran mquina y de continuarle el movimiento. Hombres no menos distinguidos por sus luces que por su carcter, y muy singularmente apasionados por la difusin de los conocimientos. Ni los talentos ms sobresalientes, ni la ms vasta erudicin pueden jams llegar por s solas a suplir la falta de prctica y la de entusiasmo: este poder mgico es el que abre los ojos al entendimiento para sugerirle medios de comunicacin: sobre l descubre sendas y aun caminos, donde los dems no alcanzan sino maleza y confusin. Y cuando arde en nuestros pechos la llama sacrosanta del entusiasmo, no puede menos de mantenerse viva la del honor, que ha de ser el mvil principal del Instituto. Hombres que primero sepan sacrificar su salud y entregar su existencia ante las aras 74.Jos de la Luz y Caballero: Escritos educativos Edit. Universidad de la Habana, 1952, t. 1, p. 305. 75.Jos de la Luz y Caballero: Polmica Filosfica Edit. Universidad de la Habana, 1948, t. V, p. 88. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 40

PAGE 45

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 41 / 41 / 41 / 41 / 41 del deber, que excitar siquiera la sospecha de haberse desviado un pice de sus obligaciones: aqu est la condicin sine qua non para que el Instituto Cubano sea una cosa real y verdadera y no un nombre sonoro y vaco”.76Como es de notar, las tesis sostenidas por Jos de la Luz sobre educacin se hallaban en franca contradiccin con los proyectos educativos que enarbolaba la metrpoli para Cuba. El sentimiento de hispanidad sin los componentes primarios de amor y respeto a la patria en que se nace; la veneracin a instituciones sacralizadas por una tradicin envejecida; la preeminencia de una educacin literaria que apuntara slo a la erudicin —sin el menor asomo de estmulo a la conciencia crtica— y la ponderacin de la enseanza memorstica; unido todo ello en una elite minoritaria de espaldas al analfabetismo de la mayor parte de la poblacin del pas se diriga a inmovilizar todo pensamiento innovador y a perpetuar el orden establecido en la sociedad colonial. La obra educacional de Luz entraaba, desde este punto de vista, seria conminacin. La orientacin de su plan, en 1833, y la de la reforma de la enseanza propuesta en 1834 —la cual originara la polmica de finales de la dcada del treinta—, se centraba en fortalecer las inteligencias de los educandos y, en consecuencia, espiritualizarlos, acercarlos a Dios y a la patria. Por esa razn el estudio de las ciencias naturales, las cuales tambin son espirituales en la concepcin lucista —recurdese su proposicin: la ciencia es una— resultaba de vital importancia en su objetivo de fortalecer gradualmente el entendimiento, paso previo al anlisis de las ciencias y al desarrollo de la espiritualidad. De esta forma, a la vez que se desarrolla el mtodo de enseanza, toma cuerpo el mtodo cientfico-filosfico del conocimiento, nico medio de crear las bases de una cultura del pensar para hacer, para transformar. Tan necesarios resultaban al pas estos ltimos fines como su progreso econmico los cuales se complementaban para lograr una totalidad que definiera y proyectara la sociedad pensada por aquel escaso y brillante grupo de cubanos, de los cuales Luz era uno de sus exponentes mayores. Sus aspiraciones las resume cuando declara: “... Tambin el Instituto nos traer el da en que contemos sobrados geometras para medir nuestros campos y ciudades, gegrafos para situar nuestras posiciones, qumicos para hacer ms productivo el suelo e ilustrar el arte de curar, arquitectos para levantar nuestras habitaciones con ornato y comodidad, hidrulicos para abrirnos acueductos y canales, nuticos para dirigir nuestros proas, intrpretes que nos pongan en comunicacin directa con todas las naciones: maes76Jos de la Luz y Caballero: Escritos educativos loc. cit., t. I, pp. 378-379. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 41

PAGE 46

AFORISMOS 42 \ 42 \ 42 \ 42 \ 42 \ tros, en fin, dignos de guiar a nuestra juventud, y sobre todo, mayor nmero de cabezas capaces de guiarse por s mismas. Entonces llegar el caso de realizar una empresa, cuyo desempeo es de tanta urgencia para los gobernantes como para los gobernados(...) Entonces ms que nunca, nuestro entendimiento amaestrado con la disciplina de las ciencias demostrativas, y adquiriendo con ellas nuevo lastre y asiento, aplicar este espritu de exactitud a toda otra clase de conocimientos ...”.77Cierto es que los proyectos ideados por Luz fracasaron,78 esencialmente por la resistencia que la elite dominante ofreca a la apertura de un pensamiento nuevo, que, como se ha visto, privilegiaba sobre todo, el anlisis crtico y cientfico, la capacidad de pensar. A ello haba contribuido decisivamente el Elenco de 1816 de Flix Varela, en el cual se desarrollaba una nueva actitud hacia el conocimiento y una revaloracin del concepto de pueblo que despus, en 1834, en su Espritu Pblico79 retomar para radicalizar su pensamiento orientado a crear una conciencia patritica. Justamente en 1835, el ao en que Luz escribe uno de sus elencos ms significativos, Varela publica Cartas a Elpidio Sobre la impiedad, la supersticin y el fanatismo en sus relaciones con la sociedad Como su nombre lo indica (Elpidio significa esperanza) son cartas dirigidas a la juventud cubana, su esperanza, que deba prepararse con una tica slida para enfrentar los gravsimos problemas del pas. Jos de la Luz, receptor y continuador del conjunto de ideas de alcance emancipatorio y liberador de Flix Varela, escribe el Elenco de 1835, en el Colegio del Carraguao, considerado uno de los ms importantes. En 1839 publica el Elenco de ese ao, considerado el apndice crtico del anterior y, un ao despus, el de 1840, estos dos ltimos elaborados en el Convento de San Francisco 77.Ibdem, pp. 389-390. 78.Es interesante apuntar aqu el criterio de la intelectual cubana, Ofelia Morales y del Campo, acerca de esta cuestin en la primera mitad del siglo XX, expuesto en su texto La evolucin de las ideas pedaggicas en Cuba desde los orgenes hasta 1842. En l declara: “Ni el Instituto ni la Escuela Normal se dieron por el exagerado sistema centralizador establecido por Espaa en sus colonias americanas; la desconfianza que al gobierno de la Metrpoli inspiraba el adelanto del pueblo oprimido que deseaba mantener inconsciente de su esclavitud y sumergido en el fango del vicio y de la ignorancia; y la indiferencia y falta de cultura de los Capitanes Generales, eterna vergenza de la Madre Patria, que vino a darse cuenta tan tarde de su inmenso error”. 79.Constituye este texto un documento de extraordinario valor en el estudio de las ideas en Cuba. Aparece en Flix Varela: Obras Edit. Imagen Contempornea, La Habana, 1997, t. II, p. 374. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 42

PAGE 47

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 43 / 43 / 43 / 43 / 43 De aquel Elenco de 1835 —tildado de cousinista por los partidarios del eclecticismo espiritualista de Vctor Cousin— advertira Luz su propsito principal: “... inculcar prcticamente a los alumnos el verdadero espritu filosfico, que es el de la crtica universal ...”80 En l formulara las ideas esenciales —que defender en el debate terico de finales de los aos 30— en cuanto a las operaciones mentales, al origen de las ideas, a la importancia de la Fisiologa para el estudio del hombre, el valor del mtodo y la observacin, del lenguaje, las relaciones entre la ciencia y el arte, los obstculos que se presentan al conocimiento, los niveles de ste, los antecedentes de la moral, las inclinaciones del hombre, la influencia de los objetos y las ideas en las pasiones, la justicia como “madre de todas las virtudes sociales”, las relaciones del hombre con la sociedad, la distincin entre “los verdaderos patriotas y los traficantes de patriotismo”81, la necesidad de una educacin religiosa desde la infancia, pues la concibe como “la primera civilizadora, y como la nodriza del linaje humano”.82 Es en la proposicin 157 de este Elenco que Luz define —y se define a s mismo— la orientacin esencial que en Cuba debe tener el ejercicio de la filosofa: “El filsofo, como que es tolerante, ser cosmopolita; pero ante todo debe ser patriota”.83Luz renueva, desde Cuba, una actitud y reforma un mtodo. Batalla, junto a un escaso nmero de amigos, en las aulas del Colegio del Carraguao, en la Sociedad Econmica de Amigos del Pas84 de la cual sera vicedirector (1835-1838) y director (1839-1842), y en el Convento de San Francisco (1838-1843) donde imparte sus clases de filosofa, siempre cuestionadoras de los temas ms lgidos de la realidad. Alienta 80.Jos de la Luz y Caballero: Elencos y discursos acadmicos Edit. de la Universidad de la habana, 1950, p. 89. 81.Ibdem, p. 110. 82.Ibdem, p. 111. 83.Ibdem, p. 110. 84.Entre los aos 1836 y 1846 hubo una cierta mejora en la enseanza en Cuba con relacin a las escuelas gratuitas. Jos de la Luz desde la Sociedad Econmica de Amigos del Pas contribuy de modo decisivo en esta direccin. Se estableci la primera escuela de sordomudos; propuso la creacin de una Escuela Normal; se difundi la enseanza a los pueblos del interior de la Habana. De miembro de la Comisin Permanente de Literatura y de la Seccin de Educacin de la Sociedad se le eligi con posterioridad como Vicedirector y Director. Nutri a la Biblioteca de la Sociedad de los mejores libros publicados en Europa hasta entonces. Desde esta institucin realiza la defensa del reconocido abolicionista ingls David Turnbull a travs de una Protesta presentada al capitn general Jernimo Valds. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 43

PAGE 48

AFORISMOS 44 \ 44 \ 44 \ 44 \ 44 \ a Saco para que escriba en Espaa sobre Cuba, mientras que l realiza gestiones para que su amigo sea electo diputado a las Cortes espaolas por Santiago de Cuba. Es el ao de 1836, y el movimiento constitucionalista en Espaa brinda la oportunidad de que los cubanos presenten sus demandas de reformas. El propio Saco, por lo general poco dado a las ilusiones polticas, le escribe a Luz desde Pars: “Y ya que tendremos Constitucin, [ah en la] Habana ser nuestro baj tan osado que se atreva a impedir la libertad de imprenta? No me sorprendera si lo hiciese, aunque no es probable que a tanto llegue su audacia, pues l y su gavilla deben estar desconcertados con el cambio de gobierno. Es, pues, necesario que nuestra gente salga de su retiro, que escriba, que procure ocupar los puestos pblicos; en una palabra, que haga todo lo que debe hacer. Yo deseara que Luz, Del Monte, etc. redactasen una gaceta para ilustrar y dirigir la opinin e impedir que se apoderen de la imprenta hombres ignorantes y soeces. Quisiera tambin verlos sentados, junto con otros sujetos benemritos, en los bancos capitulares y en los de la Diputacin provincial pues estos son los puestos en que se pueden hacer servicios reales a la patria, servicios ms reales y ms prontos que los que se pueden esperar en una diputacin a Cortes, en donde se propone y no se ejecuta, y en donde las voces americanas casi siempre se pierden en los aires madrileos”.85Despus de dos intentos tronchados por las crisis espaolas, al fin Saco resulta electo diputado a la asamblea constituyente en 1837. Pero cuando mayores eran las esperanzas de los reformistas cubanos, en las reuniones previas al inicio de las sesiones se acordaba que no tomaran asiento en ellas los delegados de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Por primera vez, en la corta historia constitucional espaola se les segrega abiertamente. En las hasta entonces provincias de Ultramar no regiran la constitucin ni los derechos que ella estableciera. Saco definira el proceso como de “desasimilacin” por parte de Espaa y afirmara que “Cuba haba pasado a ser de una provincia de Ultramar a una colonia esclavizada”. El desconcierto fue an mayor ante el acuerdo de que la Isla sera regida por Leyes Especiales que se promulgaran con posterioridad. Mientras esto no ocurriera seguiran vigentes las Facultades Omnmodas de los capitanes generales. Las Leyes Especiales nunca se decretaron. El movimiento reformista liderado por Saco y Luz se vea, de esta forma, anulado desde el punto de vista poltico y se delinean con claridad, en medio del resquebrajamiento, las tendencias fundamentales de pensamiento que debatiran el destino de la sociedad 85.Jos de la Luz y Caballero: De la Vida Intima Editorial Univ. De la Habana, 1949, t. II, p. 207. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 44

PAGE 49

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 45 / 45 / 45 / 45 / 45 cubana. El proceso de desasimilacin poltica, econmica y cultural de la Isla comenzaba sus primeras manifestaciones.86A la crisis poltica se una la de la esclavitud. Inglaterra conclua, en 1838, el proceso de abolicin de la esclavitud en sus colonias antillanas. De inmediato, incrementa las presiones sobre Espaa para la eliminacin de la trata de africanos. Se acord y firm un nuevo tratado de prohibicin del comercio de negros y un conjunto de medidas contra quienes violaban ese acuerdo.87 Se incentivaba la rebelda de los esclavos por parte de agentes ingleses en La Habana. La inseguridad social acompaa a la decepcin poltica. No menos agudos se tornaran los conflictos econmicos. Una verdadera crisis sistmica cubrir el panorama de las dcadas inmediatas. La inestabilidad de los precios del azcar —como consecuencia de la entrada del azcar de remolacha en algunos mercados tradicionales de Cuba—; el alto costo de los esclavos y la inseguridad de su abastecimiento como resultado de la persecucin britnica; el precio de las nuevas maquinarias y tecnologas que slo la hacen accesibles a los grandes propietarios —en quienes se concentra cada vez ms la produccin y la propiedad— obligan a un profundo reajuste estructural de la economa cubana. La crisis es profunda y abarca a todas las esferas de la sociedad. Repercute incluso entre muchos que haban militado entre los Jvenes Ilustrados. Una mezcla de temor e ira los embarga. La inseguridad y el destino incierto los lleva a negar sus propias ideas. Algunos se hacen decididamente partidarios de la anexin de Cuba a los Estados Unidos; la mayora tiende, negando las ideas de la Ilustracin dieciochesca, a retornar al pensamiento anterior. Al patriotismo de Varela, Saco y Luz lo catalogan de “casabe y pltano frito”. Llegaron, en ayuda de los que asuman este partido, las teoras del francs Vctor Cousin. Este propona una actitud filosfica —que se estudia en el Ensayo introductorio de La polmica filosfica cubana de la presente coleccin— que retomaba el pensamiento anterior al Siglo de las Luces para sentar un modelo polticosocial de elite y cercenar toda creacin filosfica. Como hegeliano al fin, afirmaba que todo estaba dicho, slo haba que ordenarlo e interpretarlo. Esta corriente dejaba sentado que la sociedad esclavista y colonial constitua la estabilidad y el orden. A este eclecticismo—espiritualista cousinista, se le opuso Luz, librando contra l la ms formida86.Un panorama ms amplio de este perodo puede consultarse en Alicia Conde Rodrguez: Ensayo Introductorio de La polmica filosfica cubana, Edit. Imagen Contempornea, La Habana, 2000, t. I, 87.Ibdem Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 45

PAGE 50

AFORISMOS 46 \ 46 \ 46 \ 46 \ 46 \ ble batalla intelectual y de reafirmacin de la esperanza de que un da Cuba poda ser una sociedad justa, libre y mejor. A este enfrentamiento se la conoce en la historia intelectual de la Isla como la Polmica Filosfica. El comienzo de los ataques tuvo como justificacin la publicacin, en 1838, del Elenco que Luz haba elaborado en 1834. No era casual; en l estaban las claves del pensamiento crtico, moderno y patritico del Maestro de los maestros cubanos. La Polmica se extendi por espacio de tres aos (1838-1840) en los cuales Luz trabaj hasta el agotamiento fsico y mental. Sus consecuencias seran un serio quebranto de su salud. Desde el ao 1834 Luz se trazara —como ya se ha sealado— un plan de reforma de la enseanza de la filosofa. El mtodo para esa enseanza implicaba tambin el embrin de un mtodo para explicarse la realidad fsica y social. En este Elenco se planteaba comenzar los estudios de la filosofa por la ciencia fsica. Ello implicaba, como primer paso, ejercitar la observacin —esta no es posible sin la razn— que en los niveles primarios del entendimiento posibilitaba la aprehensin de una lgica a partir del hecho o del proceso observado. De este modo, se imprimira en los educandos la necesidad constante, en la medida que se avanza en el conocimiento de las causas, de las esencias, de constatar con la realidad las ideas a las que se van arribando. Era un mtodo empirio-racionalista basado en la experimentacin, que implica el anlisis y la abstraccin como paso previo de la sntesis. Su ejercicio se converta, paulatinamente, en prctica generalizada en todos los estudios, facilitando el camino del conocimiento y posibilitando la disposicin mental a la indagacin, a la investigacin continua. Dicho de otra forma, del problema particular de la enseanza de la filosofa Luz derivara la cuestin de pensar un mtodo para el conocimiento de la realidad natural y social. As, lograra elevar la enseanza de la filosofa ms all del plano de la instruccin, al de la educacin, y situara su fin en formar al hombre para lo cual era necesario conocerlo, esclarecer todo lo relacionado con el espritu humano. En este empeo de formacin del conocimiento era necesario el auxilio del resto de las ciencias. Esta es la razn por la que defina a la filosofa como teora de las teoras. En su enfrentamiento con la concepcin metafsica de los cousinistas en Cuba —el conocimiento del hombre para ellos se reduca al conocimiento de su conciencia individual a travs de la psicologa, ciencia muy incipiente en la poca, y ncleo de su filosofa— Luz propone la creacin de una Antropologa Filosfica sostenida bsicamente por todas las ciencias que estudian al hombre. Desde la Ideologa (origen de las ideas) hasta la fisiologa y la frenologa (estudio de las operaciones del Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 46

PAGE 51

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 47 / 47 / 47 / 47 / 47 cerebro), entre otras, ninguna queda excluida en la finalidad ltima de entender del ser humano. En este conjunto, la psicologa la concibe Luz como “fundamento y raz de todas las ciencias morales”.88 A diferencia de los espiritualistas, no se encierra en el hecho de conciencia del cual no pueden salir sin traicionar sus propias premisas, construidas a priori Para l esta ciencia posibilita —una vez aceptada la existencia de los mecanismos internos de la conciencia, del entendimiento humano— servir de auxiliar al resto de las ciencias que tratan al hombre. Con John Locke, rechaza la existencia de las ideas innatas, no de las facultades humanas, y prev la imposibilidad de conocer los mecanismos del entendimiento. Slo era posible el estudio de la formacin de las ideas y en este sentido apunta, bajo la influencia de la escuela escocesa, la importancia de los instintos en ellas.89La defensa de la ciencia la realiza Luz —como es explicable— a travs de la creacin de un mtodo para la enseanza de la filosofa y, como consecuencia, del desarrollo de un mtodo del conocimiento para formar la ciencia nica. Esta, con sus diferentes objetos de estudio, dar vida a mtodos especficos; pero la ciencia del hombre, que las integra a todas es una sola. La distincin y el fondo comn de los enfoques de mtodo —mtodo de los mtodos—, no deben pasar inadvertidos para una comprensin de la obra pedaggico-filosfica del maestro cubano. En la Impugnacin a Cousin referira: “Se oponen, pues, no slo al progreso de las ciencias sino a la mejora de las costumbres, los que intentan restringir los puntos de comparacin (...) Todo comparado; todo comparativo: anatoma comparada, fisiologa comparada, historia comparada: en el cotejo, en las relaciones de semejanza y desemejanza, ah est toda la ciencia humana. Cuanto ms chocantes son los contrastes, ms estmulos para el pensamiento; cuanto ms delicadas las diferencias, ms ocasin para aguzarlo y fortificarlo. Se trata o no se trata de pensar?” 90Es esta direccin la que defiende lo que se convertira en una perspectiva esencial en la tradicin del pensamiento cubano: el electivismo. En los recientes trabajos del profesor Torres-Cuevas se insiste en el valor que encierra esta actitud ante el conocimiento que nace en los orgenes mismos de nuestro pensamiento emancipador y al cual Luz dedica una parte importante de sus reflexiones en 88.Jos de la Luz y Caballero: La Polmica filosfica Editorial Universidad de la Habana, 1946, t. I, p. 316. 89.Para ampliar este aspecto ver Jos de la Luz y Caballero: La Polmica filosfica “Impugnacin a Cousin”, Editorial Universidad de la Habana, t. V, 1948. 90.Ibdem, p. 67. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 47

PAGE 52

AFORISMOS 48 \ 48 \ 48 \ 48 \ 48 \ el desmontaje de la propuesta eclctica de Vctor Cousin para la filosofa, la sociedad y el arte. El pensador cubano se percata del grave peligro que entraa para una sociedad en formacin y sometida como la cubana. La confusin creada descansaba en el doble contenido con que indistintamente se manejaba el concepto de eclctico. En su acepcin espiritualista significaba la reivindicacin de los viejos dogmas del escolasticismo; el rechazo a la Ilustracin; el estacionamiento de la filosofa, de retorno al siglo XVII y la anulacin del pensamiento crtico. De nuevo se enarbolaban las antiguas autoridades, se subordinaba la tica a la esttica, colocando a la recreacin literaria con un peso mayor que el anlisis social. Cercenada la posibilidad de investigacin y privilegiada la erudicin —resultara innecesario indicar que esta ltima slo era privativa de las clases altas—, el desamparo terico ante sistemas y doctrinas mezclados en absurda conciliacin quedaba garantizado, y con l, cercenado cualquier espritu de cambio. Esta doctrina excluyente y exclusiva que defendan los seudoeclcticos de La Habana —como los llamara Luz— ofreca a la masa, que es decir, la mayora inmensa de la poblacin de la Isla, el consuelo de la religin, la resignacin, y peor an la indiferencia, ante su propia incapacidad. Por el contrario, la concepcin electiva, que se confunda y que incluso, muchas veces se defina como eclctica, pasaba por los aportes de la Ilustracin, crticamente estudiada, y de la Ideologa; las ciencias modernas, experimentales y racionales, eran su hbitat creativo y del cual emanaban las ideas e implicaban el ejercicio de la crtica. Su finalidad ltima era crear una cultura popular que descansara en la certeza de la existencia de un “espritu pblico”, vivo en las masas, y que solo tiene que ser cultivado. La base misma de este pensamiento era la libertad de elegir. Pero la eleccin no era arbitraria, porque tendra siempre por norte la bsqueda de la verdad. A la defensa de estas ideas estn encaminados los trabajos de Luz en la Polmica Filosfica. Convencido de la existencia del “espritu pblico”, como su maestro Varela, durante la polmica con los cousinistas no slo contrapone tericamente esa tesis a la creacin de una cultura de elite, sino que trabaja por fomentar ese espritu. El 13 de abril de 1839 escriba a su amigo Jos Luis Alfonso en busca de ayuda para reformar la nica biblioteca pblica con que se contaba, la de la Sociedad Patritica, de la cual era Director: “Quiero que la biblioteca llene las necesidades de todas las clases y profesiones de modo que desde el telogo y el jurisconsulto hasta el carpintero y el albail encuentren en ella lo que busquen para ilustrarse en su ciencia o en su arte. No se diga que como la biblioEnsayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 48

PAGE 53

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 49 / 49 / 49 / 49 / 49 teca la formaron los literatos se olvidaron de los artesanos, que es la clase que ms necesita de formarse as en lo material de su oficio como en la moral para la conducta”.91Los Elencos de 1839 y 1840 compendiaban sus ideas acerca de la doctrina eclctico-espiritualista en la filosofa y todo lo que implicaba sta: la moral, la ciencia, la religin, la esttica, la tica, la educacin, el mtodo. Se trataba, no de discernir lo puramente lgico y analtico en interminables y estriles discusiones, sino de hacer conciencia a la juventud cubana de las realidades y necesidades del pas. Una gran parte de esta se encontraba persuadida de la inutilidad de la investigacin, en su afn por brillar con la simple repeticin de frmulas establecidas. En la proposicin 43 del Elenco de 1840 adverta que “para que la filosofa llene cumplidamente sus altos fines entre nosotros, fuerza es que ante todo la apliquemos como un remedio a nuestras presentes necesidades, o sea, achaques intelectuales y morales”.92 La Impugnacin a Cousin 93 en 1840 y todo el esfuerzo terico que despleg Luz en la nombrada Polmica, tenan el objetivo de salvar la opcin de crear una ciencia y una conciencia cubanas. Pero esta concepcin resultaba muy poco provechosa para quienes slo pensaban en trminos econmicos, materiales en ltima instancia, sin comprender el alcance de la propuesta integradora del conocimiento hecha por Luz en favor del progreso integral del pas. En breve nota a cierto artculo traducido en 1840 sobre la composicin de la caa de azcar de Martinica, se incitaba al maestro cubano: “... Nuestros maestros, nuestros filsofos, nuestros sabios, que deberan ensearnos, han olvidado que en esta isla vive el hombre por el azcar, que antes era, y es ms fcil, analizar el guarapo que el hombre mismo; y que las cuestiones sobre la descomposicin de las meladuras no daran ms provecho que las del sensualismo y espiritualismo; que el hombre es como Dios lo ha hecho, y el azcar ser como la podamos hacer nosotros. ¡Dios los traiga al verdadero camino de nuestros conocimientos tiles y progresivos! Dennos hechos trascendentales y de ms inmediata utilidad a nuestro pas (...) y descansen en paz los huesos de Locke y el alma de Cousin”.94 91.Jos de la Luz y Caballero: De la Vida ntima op. cit t. I, p. 235. 92.Jos de la Luz y Caballero: Elencos y discursos acadmicos op. cit p. 157. 93.Este texto contiene lo que he llamado pieza magistral del pensamiento terico cubano: “La Ontologa embozada y desembozada”. 94.Jos de la Luz y Caballero: Escritos cientficos y sociales op. cit ., pp. 162-163. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 49

PAGE 54

AFORISMOS 50 \ 50 \ 50 \ 50 \ 50 \ La respuesta de nuestro Filolezes95 resume una idea medular despus de aclarar las orientaciones de todo su quehacer filosfico y educacional: “Yo hago la cuenta con la huspeda: pensando en la caa, piensa en la juventud; fuera de que en el mundo ha de haber de todo para que sea mundo, y en la isla de Cuba para que sea gente, no todo ha de ser azcar y caf”.96IVEl Salvador: el magisterio de la ciencia para la concienciaLa dcada de los aos 1840 comenz bajo los signos de los cambio que la metrpoli efectuaba en su intento por remodelar el sistema colonial. Cuba no slo quedaba sin representacin a Cortes sino que, adems, el rgimen espaol efectuaba en ella profundos reajustes en todos los rdenes. Este proceso estaba signado por las concepciones liberales que sustituan los envejecidos criterios del antiguo imperio por las nuevas ideas coloniales del pensamiento moderno europeo. Contribuan a la agudizacin de la crisis las fluctuaciones de los grupos de poder en la Pennsula. Para la Isla, no slo las polticas contradictorias espaolas eran un grave problema. A ellas se aadan la situacin de la trata y de la esclavitud, los problemas econmicos —de mercado, de tecnologa y de produccin—, la inestabilidad social y la profunda crisis ideolgica del hasta entonces movimiento de los Jvenes Ilustrados. Uno de los asuntos que ms espaciosas consecuencias tuvo de las reformas iniciadas por la metrpoli fue el referido a la educacin. Deseada y promovida desde los tiempos del padre Agustn, esta tuvo el signo contrario al que deseaban sus promotores criollos. Desde 1838 la reforma educacional se haba estado preparando, aunque se materializ en 1842. Lo ms notable de ella fue la secularizacin de la Universidad de la Habana, que pas de la condicin de Real y Pontificia a la de Real y Literaria. Los dominicos —tan criticados por los padres Caballero y 95.Seudnimo utilizado por Luz durante la polmica filosfica. Significa: “amante de la verdad” 96.Jos de la Luz y Caballero: Escritos cientficos y sociales op. cit ., p. 165. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 50

PAGE 55

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 51 / 51 / 51 / 51 / 51 Varela y por la plyade de intelectuales cubanos—, que hasta entonces la regentaban, perdieron su monopolio sobre la institucin. Pero, en lugar de pasar a ser ms libre, cientfica y moderna, esta qued bajo de direccin del Capitn General como su Vice Real Patrono y se nombr como rector al peninsular Jos Mara Sierra, oidor de la Real Audiencia. El hecho no pas inadvertido. Por primera vez en su historia, la universidad tena un rector no nacido en la Isla. Ms an, para su claustro se nombr a un buen nmero de peninsulares o de criollos de tendencias conservadoras.97No obstante, un selecto nmero de estudiosos de la Isla no pudieron ser excluidos. Son estos quienes, desde el interior de la institucin, intentan su rescate. Pero el asunto era ms grave. De una universidad cientfica a la que aspiraban los reformistas criollos se pasaba a una puramente literaria. El centro de la reforma era la concepcin terica de la que se parta para la formacin de una elite literaria en lugar de crear una intelectualidad cientfica. Manuel Gonzlez del Valle, decano de la Facultad de Filosofa, consumaba entonces en el “Programa Oficial de las materias concernientes las distintas asignaturas de filosofa en esta Real Universidad”,98 la concepcin que tiene por base terica las ideas filosficas de Vctor Cousin. Los tratados de bellas letras, de lengua griega entre otros y el imperio de la memoria desplazaban la reflexin filosfica que, fundada en la realidad, marcaba el camino de una crtica responsable y comprometida con un ideal de emancipacin del pensamiento, de la sociedad y del hombre. Flix Varela, iniciador de la corriente crtico-racionalista y patritica, se percata del asalto a la concepcin liberadora implcito en el nuevo programa oficial: “Advierto que han conseguido entrada y su antigua posesin las reglas silogsticas y las seoras categoras que yo haba desterrado. Entren en hora buena, pues que yo estoy fuera de casa. Vuelve la cuestin sobre el criterio de la verdad, y se insina que hay riesgo en advertir alguno con exclusin de los dems”.99 Ms an, quien conociera el pensamiento cousinista, como era el caso de Luz, saba las implicaciones sociales de sometimiento y discriminacin que implicaba el sistema eclctico-espiritualista de este filosofo menor. Lo peligroso era la fuerza que tomaban sus ideas no slo en Cuba, sino en 97.De Armas, Ramn, Eduardo Torres-Cuevas y Ana Cairo Ballester: Historia de la Universidad de La Habana Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1984, vol. I, pp. 85-90. 98.Ibdem, pp. 133-141. 99.Flix Varela: “Reflexiones sobre la enseanza de la filosofa en Cuba”, Obras Editorial Imagen Contempornea, La Habana, 1997, pp. 272-279. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 51

PAGE 56

AFORISMOS 52 \ 52 \ 52 \ 52 \ 52 \ toda Amrica Latina. La exportacin europea ni siquiera era la de mejor calidad. Pocos comprendieron entonces, y pocos despus, el alcance de la batalla de ideas que sostuvo Luz y Caballero entre 1838 y 1840. Estaba en discusin no slo el destino de Cuba sino que, ms a fondo, se trataba en su mdula, de la formacin misma de los hombres que construiran o una sociedad nueva o perpetuaran las antiguas mentalidades y actitudes con viejos conceptos revestidos, ahora, como “la filosofa del sigloXIX” o como “el pensamiento de la poca”. Poco tiempo se sostendra, en su tierra natal, Francia, el ostentoso andamiaje terico. Su copia americana, sin embargo, resultara ms permanente porque se albergaba en una mentalidad simple, temerosa y vanidosa: la conservadora; sin mucho que conservar en la memoria y mucho que imaginar, artificialmente, en sus sueos de grandeza. A enfrentar esa falsa vanidad, ese sustento sin ideas de un nacionalismo mal entendido —de caudillos, ejrcitos e iglesias—, y en defensa de un patriotismo humanista, dirige Luz el objetivo mismo de su Polmica Filosfica. No result casual que sus principales contrincantes fueran Manuel Gonzlez del Valle y su hermano, Jos Zacaras, aunque, en honor a la verdad, este ltimo, era ms un entusiasta de la propuesta cousinista, como muchos jvenes de entonces, sin que comprendiera el fondo de las ideas defendidas por su hermano. El enfrentamiento, desigual desde el comienzo, dej para la historia del pensamiento cubano uno de los conjuntos tericos ms trascendentes y la huella de uno sus ms brillantes momentos creativos. El 2 de mayo de 1840, Luz publica en el Diario de la Habana un artculo que titula “Rectificacin” y en el cual responde a las infundadas argumentaciones de “un trinitario” —autotitulado “Ciudadano del mundo”— sobre la no identificacin de sus ideas con la de aquel sacerdote que consideraba maestro suyo, el padre Flix Varela. La extraordinaria significacin de este documento histrico reside en que ofrece una visin de conjunto de lo ms avanzado y radical del pensamiento cubano del siglo XIX. Es en este texto en el que Jos de la Luz declara la sustitucin hecha por Varela del principio de autoridad por la libertad filosfica de pensar, la cual define como el verdadero eclecticismo (electivismo). Calibra y comparte con “nuestro legtimo Cartesio” la importancia de las ciencias fsicas por tres razones esenciales: el desarrollo social del pas, la mejor direccin y fortalecimiento del entendimiento que facilite los caminos de la investigacin y, por ltimo, el fomento de una Filosofa racional discriminatoria de toda ontologa y cuya base fuera —lo mismo que para la educacin, la moral y la legislacin— la ciencia de la fisiologa introducida por Varela. Pero, adems, se declara la renuncia que hiciera ste a la lengua del Lacio en aras de liberar al entendimiento de las trabas que representaban sus signos en la aprehensin de la naturaEnsayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 52

PAGE 57

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 53 / 53 / 53 / 53 / 53 leza fsica y social. Y Luz no satisfecho todava, resume el mtodo compartido por ambos en la enseanza de la Filosofa. Ello, a pesar de las diferencias en cuanto a la precedencia de la fsica y de la lgica —no as en la preferencia— que en circunstancias histricas bien distintas sostuvieran Varela y l en Cuba.100El esfuerzo sostenido durante los tres aos que dur, la que ha pasado a nuestra historia con el nombre de Polmica Filosfica, quebrant la salud de Luz. La discusin terica se cierra en 1840 con su obra inconclusa Impugnacin a Cousin De este ao es tambin el Elogio fnebre que pronuncia por la muerte de su amigo Nicols Manuel de Escobedo, en el cementerio de La Habana. Los estudios intensos y los debates que sobre asuntos tan diversos enfrent en aquellos aos exigieron de l un esfuerzo intelectual inusitado. Los trastornos digestivos, del hgado, se recrudecieron por la inestabilidad nerviosa que era favorecida, adems, por el clima caluroso de la Isla. Es as que decide viajar, el 6 de mayo de 1841, con su familia —esposa e hija— a New York. En esta ciudad se rene con Varela y en ella permanece cerca de seis meses. El 4 de noviembre del mismo ao, regresa a Cuba an sin recuperar su salud. Apenas era este el inicio de otra batalla que desde el terreno tico tendra que librar nuestro Filolezes, esta vez, de nuevo, provocada en el interior de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas. En la sesin ordinaria de esta institucin del 28 de mayo de 1842 se propone la expulsin del abolicionista ingls David Turnbull “por haberse hecho indigno de pertenecer a la Corporacin por las perversas doctrinas que defiende en una obra en que dijo se apoyaba algunas veces en las doctrinas de la Real Sociedad”,101 segn afirma uno de los pertenecientes al pequeo grupo, Ramn de Armas, que comparta las expectativas del gobierno de la Isla. Ya haba sido extraado del pas el hasta entonces Cnsul ingls en La Habana y Superintendente de africanos libertos. Se esperaba el apoyo de las instituciones pblicas como la Sociedad Econmica que lo tena entre sus socios corresponsales desde 1838. La obra a que hacan referencia los partidarios del gobierno, Travels in the West. Cuba; wich e notices of Porto-Rico and the Slave Trade publicada en Londres en 1840, aseguraba el anhelo de los propietarios cubanos de “la inmediata, total e inmutable abolicin del trfico de esclavos”.102 Esto, ms las actividades subversivas en pro de la abolicin de la esclavitud, le valieron el ttulo de indeseable y hasta la frase 100.Jos de la Luz y Caballero: “Rectificacin”, La Polmica filosfica Edit. De la Universidad de La Habana, La Habana, 1946, v. III, pp. 385-387. 101.Manuel Sanguily: Jos de la Luz y Caballero. Estudio crtico op. cit ., p. 143. 102.Ibdem, p. 145. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 53

PAGE 58

AFORISMOS 54 \ 54 \ 54 \ 54 \ 54 \ de total desprecio del capitn general, Jernimo Valds, en el propio ao 1842: “¡Quien me quitara de encima a este hombre¡”.103Las presiones ejercidas por las autoridades coloniales no desanimaron a quienes mantenan su desacuerdo con la separacin de Turnbull de la Sociedad. Fueron ellos: Martnez Serrano, Felipe Poey, Valds Miranda, Crdea y el secretario de la Institucin Antonio Bachiller y Morales. Sin embargo, ninguna razn aludida pudo detener la disposicin de expulsin del “amigo del pas”. La mayora de los votos estuvo en contra de Turnbull. Ni siquiera la reclamacin de la necesidad de una Junta Preparatoria —conformada por el Director, el Censor, el Tesorero, el Contador, y el Secretario General—, sin la cual no tendra validez legal cualquier acuerdo, impidi que se llevase a cabo la decisin. Estos hechos acontecan a espaldas del Director de la Sociedad Econmica. Desde 1839 ocupaba tan alto cargo nuestro Jos de la Luz y Caballero, quien no tena la menor sospecha de la intriga que se consumaba. Sin embargo, no tard en enterarse a travs de Domingo del Monte y otros amigos, quienes vieron en l la nica opcin para detener aquella accin. La protesta del cubano no se hizo esperar. Su Memoria dirigida a la Junta Preparatoria y leda en la sesin de la Real Sociedad el 22 de junio de 1842, reclamaba la anulacin de todo lo efectuado hasta ese momento. En este alegato sobresale una vez ms el filsofo y educador, el maestro, el hombre todo que era Luz y Caballero, la actitud tica que lo distingui y defini para la historia cubana: “Alejado de la ciudad en fuerza de mis males, ha venido a sorprenderme en mi retiro la noticia de un hecho que ha sacudido mi espritu en trminos de hacerme quebrantar el propsito que haba formado de aislarme completamente de todo bullicio, y esquivar toda emocin, porque slo as conservo alguna esperanza de fortificar los restos de mi quebrantada salud (...) y an cuando tuviese que agotar la poca fortaleza que me queda, creera yo faltar a un deber sagrado, si no procurase atajar el mal, dirigindome a la Sociedad (...) desde que se fund la Real Sociedad Econmica hasta el da, han sido varias las oscilaciones polticas, en que necesariamente han tomado parte algunos de sus miembros (...) Confo por lo menos en que mis razones sern bastantes para hacer ver a los que no hayan meditado con la debida detencin, que lo que se ha pretendido es injusto, ilegal y atentatorio del Cuerpo Patritico (...) pero si contra mis esperanzas se llevase a cabo, srvase V. S. hacer constar a la Corporacin que protesta solemnemente contra tamaa injusticia, pues cuando aun todos sin excepcin quisiesen mancharse con ella, y para salvarme yo slo fuera menester extraarme de su seno, lo hara 103.Ibdem, p. 142. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 54

PAGE 59

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 55 / 55 / 55 / 55 / 55 sin titubear, aunque mucho padeciese mi corazn, por no contribuir ni en lo ms remoto a lo que tanto reprueba mi conciencia”. 104La Protesta se someti a discusin junto con el acuerdo del 28 de mayo. Despus de largas deliberaciones la votacin se inclin, 26 contra 12, a favor de la propuesta de la Junta Preparatoria y qued anulada la salida de Turnbull de la Sociedad. El 3 de julio de 1842, el ex Superintendente de africanos libertos, a bordo del barco de S. M. Rommy, escribira a Luz su profunda gratitud por la defensa sostenida a su persona. Y en cuanto a los resortes de sus adversarios afirmara: “El objeto que esos seores se han propuesto es sin duda contradecir y condenar los principios y doctrinas con que, relativamente a la esclavitud y el trfico de esclavos, y tal vez tambin a la libertad constitucional en general, estoy en cierto grado identificado, y que segn U. observa con justicia, estn los unos y los otros sostenidos a la faz del mundo por la gran nacin que yo he tenido el honor de representar en La Habana. Esos seores, sin embargo han fracasado en su tentativa, gracias al verdadero patriotismo que esa Sociedad que ensalza y aclama a U., aun en su ausencia, el ms ilustre de sus miembros.”105Cuatro meses despus, el 13 de diciembre de 1842, Jos de la Luz y Caballero pronunciaba su discurso de Despedida de la Sociedad Patritica No anunci una retirada definitiva pero acaso s saba que vendran tiempos terribles para Cuba. En su recuento histrico de la Sociedad de Amigos del Pas reconoca todos los enormes esfuerzos de aquella institucin por la educacin y el mejoramiento de la nacin. Convoc a la perseverancia de estos fines. En algn lugar de este texto adverta el peligro —que siempre acecha— de sucumbir en la miseria y degradacin, dejando escapar una de las escasas opciones que para fundar una conciencia nacional patritica quedaban al pas.106No le falt razn. En breve tiempo el general Valds se retir de Cuba. Las insurrecciones de esclavos y las conspiraciones abolicionistas iban creciendo. El nuevo capitn general, Leopoldo ODonnell, lleg con la misin de acabar a sangre y fuego con esta situacin. La represin se increment y, aprovechando la crisis, se trat de eliminar todo trazo de libre pensamiento. Despus de los sucesos de la Sociedad Patritica, Luz fue convencido por sus amigos y familiares de la utilidad de viajar para mantenerse aislado de todo y restablecer su salud. Pero el hecho reafirmaba, segn las ideas de sus enemigos, que el maestro 104.Jos de la Luz y Caballero: Escritos sociales y cientficos op. cit ., pp. 168-172. 105.Ibdem, p. 302. 106.Ibdem, pp. 173-177. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 55

PAGE 60

AFORISMOS 56 \ 56 \ 56 \ 56 \ 56 \ cubano era un firme abolicionista como sospechaban desde haca varios aos. Se encontraba Luz en Francia desde 1843 cuando el nuevo Capitn General presion de forma conminatoria a la Sociedad Econmica para la definitiva expulsin de Turnbull. Esto ocurra a muy pocos das de haber asumido el poder en Cuba. Todos en la Sociedad Econmica se sometieron al imperativo de la primera autoridad del pas. Entre el silencio culpable de unos, la mala fe de otros y, sobre todo, el temor ante los acontecimientos que comenzaban a desarrollarse, se consum, en 1843, lo acordado aquel 28 de mayo de 1842. Ya haba sucedido alguna vez con Jos Antonio Saco, cuyo nombre se haba borrado de la lista de miembros de la Institucin. Fueron acusados de abolicionistas y perturbadores del orden quienes haban apoyado la permanencia de Turnbull en la Sociedad. Entre ellos Luz y del Monte. Hubo prisin para algunos y la muerte sbita de Martnez Serrano en medio de aquel proceso. Bachiller y Morales ya no formaba parte de la Junta directiva y a l se debe parte del conocimiento de lo acaecido en aquel momento de la historia de Cuba. Nunca se sabr todo sobre este hecho histrico pero s lo suficiente para establecer su alcance y dimensin, su significacin dentro del complejo proceso de la sociedad cubana. Sin dudas, aquel proceso histrico reflejaba un aspecto de un conflicto que, ms a fondo, se estaba desarrollando. Desde el ao anterior se venan produciendo un conjunto de acontecimientos sin precedentes en la historia de la Isla. Sistemticas, y a veces coordinadas, sublevaciones de esclavos ponan en peligro no solo los ingenios y cafetales sino, por la magnitud que alcanzaban, el propio sistema esclavista. A ello se aada la certidumbre de que muchos negros y mulatos libres conspiraban en contra del rgimen. De las informaciones obtenidas, y como deduccin, se trataba de implicar a todos los blancos a quienes se consideraban abolicionistas. Las indicaciones de los agentes secretos e informantes del gobierno espaol sealaban a David Turnbull como el gestor de todo este movimiento, y a sus subordinados como activos promotores de una conspiracin nica. La represin alcanz niveles desconocidos hasta entonces, si bien fue ms severa con los esclavos y muy dirigida contra una incipiente clase media negra y mulata de las ciudades. El proceso represivo ha sido denominado La Conspiracin de la Escalera.107 107.Para una ampliacin sobre el tema de La Conspiracin de la Escalera ver Rodolfo Sarracino: Inglaterra: sus dos caras en la lucha cubana por la abolicin La Habana, 1989; y Robert L. Paquete: Sugar is made with blood Connecticut, 1988. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 56

PAGE 61

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 57 / 57 / 57 / 57 / 57 Conocida la actitud de Luz, del Monte y otros tantos ante la expulsin de Turnbull, y sus ideas contra la trata de esclavos, no se vacil en involucrarlos en la conspiracin. Ordenes de detencin fueron libradas contra ellos. Muchos fueron a prisin; no pocos fueron torturados; algunos murieron y otros quedaron marcados para el resto de sus vidas. Estos acontecimientos sorprenden a Luz en Pars, donde comparta con Jos Antonio Saco las inquietudes de ambos sobre el destino de Cuba. Al conocer de la orden de detencin librada contra l, decide, contra el criterio de amigos y familiares, regresar a Cuba y enfrentar a sus acusadores. As lo hace. Por su estado de salud, se le ordena prisin domiciliaria que cumplira durante dos aos. Al final, y probada su inocencia, es absuelto. Terminaba as lo que l calificara como una “barahnda de sugestiones, imposturas y contradicciones”.108El predominio de la mentalidad colonial y esclavista y el declive —acaso transitorio desde el punto de vista prctico— de la concepcin liberadora y de emancipacin, eran un hecho. La atmsfera social se presentaba desoladora. Se sepultaba lo que haba constituido la conquista ms profunda de la intelectualidad cubana de la primera mitad del siglo XIX. Los esfuerzos de Jos de la Luz, prcticamente solo en una batalla por hacer comprender lo importante de ser, quedaron truncos. La Sociedad Econmica de Amigos del Pas, en la cual haba presentado todos sus proyectos, se silenciaba en este perodo crtico de su historia. Slo una opcin tendra el filsofo cubano: la creacin de un colegio que fuera, a la vez que refugio espiritual de aquella sociedad, la nica va de salvacin y preparacin de una conciencia y una ciencia cubanas. El 27 de marzo de 1848 funda Luz y Caballero el Colegio El Salvador. All fund tambin una actitud.109 Cuatro aos despus esta institucin cerraba sus puertas debido a la epidemia de clera que azotaba a la ciudad, la cual haba provocado el fallecimiento de uno de sus alumnos. Dos aos antes la misma enfermedad haba causado la muerte de su nica hija, Mara Luisa. El duelo y las vicisitudes del Colegio —tambin en peligro de desparecer— iban unidos. Se decidi su traslado a la calle Teniente Rey nmero 39. En el ao 1858, volvera a ser trasladado al Cerro, donde permanecera hasta los ltimos das de su fundador.110 108.Manuel Sanguily: op. cit ., p. 166. 109.Dos razones se han argumentado para explicar la decisin de Luz para denominar con este nombre el colegio. La primera es que con l quiso simbolizar “las intenciones del instituto”; la segunda, por el nombre del barrio que era “El Salvador del Cerro”. 110.Para ampliar esta informacin ver Jos Ignacio Rodrguez: op. cit ., pp. 162-164. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 57

PAGE 62

AFORISMOS 58 \ 58 \ 58 \ 58 \ 58 \ La altura terica y el fondo filosfico de Luz estuvieron, desde ese momento, a disposicin del Colegio. Aunque no imparti clases en todos los cursos, lo llamaron “el maestro de todas las ciencias” porque siempre que era necesario imparta cualquiera de las asignaturas. Durante los aos que permaneci en aquella institucin la educacin cubana alcanz una de sus ms altas expresiones, pese a las restricciones a que fue sometida por el plan de estudios oficial que atrapaba por igual a la universidad, a la segunda enseanza y a las primeras letras. Por esta razn, hubo asignaturas que no tuvieron el contenido y el rigor cientfico con que Luz las conceba. La extrema vigilancia que sobre el Colegio se ejerca, y el espritu, en esencia contaminado, que dominaba al pas, le sugirieron prudencia y cautela. Al cabo, un hombre y una institucin no pueden ms que provocar cierto desorden en las mentes, anticipacin de un cambio a largo plazo. Toda la eficacia de su influencia, y la razn de su existencia, se resuman en imprimir el amor a las ciencias, la prctica moral y el sentido de la justicia. A pesar de la sujecin de los estudios del Colegio al plan oficial trazado por el gobierno, lo cual implicaba, por una parte, la utilizacin de textos obsoletos en algunos casos y, por otra, el poco rigor cientfico de algunos profesores, Luz cre un espritu crtico y reflexivo, basado en una tica practicada con el ejemplo que formar en los educandos un slido sentido de justicia. Con estos objetivos, implant el Mtodo Explicativo111 en todas las clases de primaria, secundaria y universitaria del Colegio. Los textos de religin fueron los de Ripalda y Fleury. Se explicaban la doctrina cristiana y la historia bblica. Se comenzaron a estudiar los idiomas francs, ingls, latn y, a partir de 1852, el alemn, impartido por Jos de la Luz y luego por su amigo el profesor Podbielski. En este mismo ao el maestro cubano se puso al frente de los cursos de religin. Ya desde 1850 haba iniciado las clases de filosofa en el nivel universitario del Colegio. En 1856 se incorpora el estudio de la lengua italiana, y ms tarde el griego. Por lo dems, las asignaturas de lectura, gramtica castellana, escritura, msica, dibujo, geografa (por el texto de Felipe Poey), matemticas, fsica, qumica, botnica, zoologa, anatoma, metafsica, historia, literatura, ideologa pura, psicologa, tica, lgica, teodicea y hasta geologa, entre otras, formaban parte del currculum de asignaturas de El Salvador. Entre sus profesores se destacan 111.Luz define el Mtodo Explicativo a travs de los siguientes propsitos: a) hacer ms fcil y agradable la adquisicin de la lectura que es un arte mecnico hasta cierto punto; b) sacar partido de la doctrina que contenga cada pasaje que se lea; c) dar al discpulo un caudal de voces y facilidad de explicarse por medio de un anlisis minucioso de cada pasage; d) sobre todo acostumbrarlo a ejercitar el raciocinio sobre cuantos objetos se le presenten. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 58

PAGE 63

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 59 / 59 / 59 / 59 / 59 los nombres de Jos Manuel Mestre, Jos Ignacio Rodrguez, Enrique Pieyro, Ramn Zambrana, Jos Podbielski, Jos Mara Romay, Ramn Ramos, Domingo de Len y Mora y Jess B. Glvez. Con muy diversos contenidos, calidades y profesores, lo cierto es que se respiraba ciencia y humanismo en aquel lugar donde, el padre espiritual de todos, tambin encontr consuelo, en 1850, despus de la muerte de su nica hija. Manuel Sanguily, en 1890, nos ofrece la imagen del maestro de El Salvador: “Durante algn tiempo los sbados de cada semana fueron das consagrados a las plticas. Todos los bancos de las clases y cuantos asientos podan haberse, se colocaban con orden y simetra alrededor de una silla de madera pintada de negro, que quedaba en el centro. A la una de la tarde, alumnos y profesores, y a menudo personas extraas al establecimiento, ocupaban aquel lugar con ansiedad y contento. Poco despus, y en medio del ms completo silencio, el maestro se acercaba despacio, recogido en grave meditacin y trayendo en la mano algn volumen: comnmente, uno en cuarta mayor, de pasta holandesa oscura, muy sobrecargado de marcas: eran las epstolas de su amigo, el grande y admirable San Pablo. Sentbase apenas al borde de la silla, as lea un trozo del libro y comenzaba su pltica, que era siempre un comentario lleno de uncin de las palabras del texto (...) Muy pequeo era yo cuando, confundido entre mis compaeros, asista tambin a aquellas conferencias que seguramente no poda entender; pero de las que he conservado la impresin general, la imagen palpitante, el cuadro vivo y animado: un hermoso grupo apostlico, multitud de nios y de hombres, de pie unos, sentados muchos, fija la mirada, absortos, silenciosos, y en medio de todos, el anciano como un padre entre sus hijos, como el patriarca entre la tribu, con ademn inspirado, brillantsimos los ojos negros, y su palabra robusta extendindose vibrante por las desiertas galeras”.112No slo limitaban los alcances de El Salvador el plan de estudios y la diversa calidad de los profesores; las corrientes hegemnicas dentro del pensamiento hacan que la tendencia de muchos fuese ms literaria que cientfica. Un cierto espiritualismo cousinista, acompaado, como contraparte, de un positivismo simpln, redujo el alcance cientfico de las enseanzas. Una actitud, el Mtodo Explicativo, los discursos de los exmenes generales y sus conferencias sabatinas, que escapaban todos al esquema oficial, fueron las armas de Luz para formar hombres de ciencia y conciencia. Atrapado ms por su poca que por su clase, Luz trabaj por formar al hombre. Ese fue el centro de su magisterio y de su filosofa. No aban112.Manuel Sanguily: Jos de la Luz y Caballero Estudio crtico op. cit ., pp. 171-172. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 59

PAGE 64

AFORISMOS 60 \ 60 \ 60 \ 60 \ 60 \ don, sino que ofreci en aquel perodo de crisis de la sociedad cubana un ideal que comprometa la vida de sus alumnos con el destino del pas. La crtica limitada suele explicarse las orientaciones de la actividad del maestro por su origen de clase. No tiene en cuenta que los creadores, los grandes y autnticos pensadores, rompen el esquema simplista y, por ello, no pocas veces, la correspondencia del pensamiento con la clase social de la cual provienen. No puede negarse la influencia, pero s la determinacin. En el caso de Luz y Caballero lo decisivo est constituido por la pertenencia a un reducido grupo intelectual cuyas ideas tenan como ncleo la formacin de la nacin patritica cubana. Las condiciones econmicas y sociales –sobre todo la fragmentacin de la sociedad y la an naciente conciencia colectiva— hacan que, para hombres como Luz, la va reformista fuese un trnsito forzoso de formacin nacional previo a la constitucin de la nacin independiente. No eran esas las aspiraciones ideolgicas de la burguesa esclavista cubana. Es precisamente en la polmica con los partidarios de las doctrinas de Cousin en Cuba —quienes s defendan no slo los intereses de una clase, la oligarqua esclavista, sino, tambin, una cultura de elite que afianzara su poder—, que Luz proyecta y define el sentido de sus propuestas: “En nuestro gnero de vida debemos tirar a ser pueblo, an nadando en las comodidades. De otro suerte, nos labramos nuestra desgracia, y aun la de aquellos que nos rodean, o que de nosotros dependen”. “Pueblo en restringir las necesidades, pueblo en el trabajo fsico y parquedad del moral, pueblo en comer, andar y dormir, pero siempre tratando de descollar”.113En una noche del ao 1861, despus de ledos por dos de sus alumnos los discursos correspondientes a los exmenes finales de ese curso, apareci Luz por reclamo de todos los presentes. El anciano, que apenas ya poda hablar, era sostenido por algunos amigos. Quienes lo vieron no lo olvidaron jams. Slo una frase defina la rebelda de su espritu y de su pensamiento: “Antes quisiera, no digo yo que se desplomaran las instituciones de los hombres —reyes y emperadores—, los astros mismos del firmamento, que ver caer del pecho humano el sentimiento de la justicia, ese sol del mundo moral”.114Al morir Luz, el 22 de junio de 1862, an su espritu se mantena con esa insaciable sed de saber que lo caracteriz. Tres das antes comenta113.Jos de la Luz y Caballero : Aforismos ed, cit. pp. 331-332. 114.Ibdem, p. 161. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 60

PAGE 65

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 61 / 61 / 61 / 61 / 61 ba, con algunos amigos, su lectura del primer tomo de la monumental novela del siglo XIX Los miserables, de Vctor Hugo, que haba sido recientemente publicada en Francia. Poco despus de la muerte de su hija se haba trasladado ha vivir de modo definitivo al Colegio. En su biblioteca, si apenas tena un incmodo catre para dormir, por lo menos no le faltaba el aliento espiritual de aquel local lleno de libros. En esos aos finales le quedaba la recompensa de la obra formadora que da a da efectuaba con sus alumnos. Si bien la sociedad esclavista pareca haberlo vencido en todas sus batallas, en realidad l haba contribuido a socavarle sus bases. Seis aos despus habra de iniciarse el movimiento independentista y no faltaron quienes le atribuyeran sus causas al influjo de las enseanzas lucistas. Una caracterstica del Colegio El Salvador fue la admisin de nios pobres que reciban instruccin gratuita. Esta fue una de las preocupaciones constantes de Jos de la Luz. Su idea de formar pueblo y pueblo ilustrado slo poda alcanzar toda su dimensin penetrando y educando a los sectores ms desfavorecidos de la sociedad. Por ello cuando la Real Academia de Ciencias le solicita, el 20 de abril de 1880, a Mariana Romay de la Luz —viuda del maestro cubano a la cual am hasta el final de sus das— la entrega de los manuscritos del filsofo para su publicacin, esta le responde de inmediato: “Altamente reconocida la demostracin de esa Real Academia a favor de la memoria de mi difunto consorte, que consagr todos los das de su existencia en pr de la ilustracin y prosperidad del pas; ya desde mucho antes de ahora conceb la misma idea de por medio de una suscricin popular reunir y publicar todos sus trabajos cientficos y literarios y destinar el producto a la fundacin y sostenimiento de un colegio de instruccin gratis para los nios pobres que con su nombre fuera su perpetuo recuerdo”.115En su conjunto, la obra de Jos de la Luz y Caballero form parte de uno de los esfuerzos intelectuales y educacionales que nacido junto con el siglo XIX, devino tambin de profunda renovacin de una sociedad que haba asentado una mentalidad colectiva esclavista y dependiente, de autorrebajamiento. Mientras sus amigos Varela, Saco y Poey, entre otros se dedicaban a promover transformaciones polticas y sociales, Luz, consciente del papel de la educacin en la formacin de hombres libres y cultos —capaces de pensar y actuar para cambiar ese viejo orden—, logr dejar la huella del trabajo silencioso, como lo catalogara Jos Mart, que permitiera crear la Cuba nueva de ciudadanos y no vasallos, de 115.Domingo Figarola—Caneda: Bibliografa de Luz y Caballero Imprenta El Siglo XX, Habana, 1915, p. 222. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 61

PAGE 66

AFORISMOS 62 \ 62 \ 62 \ 62 \ 62 \ republicanos y no monrquicos, de emprendedores y creadores y no de copistas e imitadores. Si la obra educacional tena esa magnitud era porque estaba pensada desde una propuesta terica, la ms actual y universal por sus bases, y la ms cubana por su elaboracin y objetivos. El estudio del conjunto de la obra lucista deja la herencia de un pensamiento base para la intelectualidad posterior sobre el que necesariamente esta tuvo que reflexionar con respeto y admiracin. Los fundamentos de una cubanidad pensada se pueden encontrar en este conjunto filosfico—pedaggico que ech races de las cuales se nutrieron confesamente hombres como Jos Mart. La actualidad de las obras de Luz y Caballero reside en que constituyen pieza angular en cualquier anlisis de la evolucin de las ideas en Cuba y de la perspectiva de cualquier proyecto que quiera pensar a Cuba desde su propia autoctona y autenticidad Una pgina necesariaA doscientos aos del natalicio de Jos de la Luz y Caballero, la Biblioteca de Clsicos Cubanos de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz de la Universidad de La Habana publica las obras del filsofo y educador cubano. El propsito y la eficacia de su labor lo sitan en un lugar preeminente en la historia de las ideas. Sirva la presente compilacin para graduar sus contribuciones al nacimiento de un pensamiento nacional, moderno y liberador. Desconocerlas es transitar, sin races, un camino que en su final solo nos persuadira de la prdida irreparable de aquello que nos hubiera pertenecido para siempre y la incertidumbre de si hemos andado con espritu ajeno. La obra de Jos de la Luz contiene tres niveles de anlisis: los aforismos que por su naturaleza sinttica y abarcadora, y en muchos casos con la sencillez que caracteriza la profundidad del pensamiento, llegan a la mayora; el ideario pedaggico que aunque tiene por base a la teora filosfica es tambin eminentemente prctico, y por ello guarda un vnculo ms directo con el que debe ensear, el maestro; y la filosofa que al pensar en trminos generales, el hombre situado en su mundo, en su naturaleza fsica y social, genera interrogantes que slo quienes asumen estudios totalizadores pueden enfrentar. De este modo, la estructura de esta compilacin —diferente de la anterior como conviene a una edicin renovada— obedece a estos criterios de especificidad receptiva por las caractersticas particulares de cada produccin, aunque todas integradas en un ncleo terico. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 62

PAGE 67

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 63 / 63 / 63 / 63 / 63 Los cinco volmenes conformados se presentan as: volumen I, Aforismos ; volumen II, Escritos educativos ; volumen III, Elencos y discursos acadmicos ; volumen IV, Escritos sociales, cientficos y literarios y volumen V, Diarios y epistolario Cada uno de ellos est presidido por una introduccin; en calidad de ensayo se presenta la del volumen I y las del resto en calidad de presentaciones. Las modificaciones realizadas dentro de cada volumen respondieron a las posibilidades que ofrecan los textos. En el caso de los Aforismos que despus de la muerte de Luz se publicaron indistintamente por varias personalidades —incluso una vez editado el tomo I, en 1890, por Alfredo Zayas— fueron reordenados por materias, gracias al esfuerzo de Roberto Agramonte como director de la Biblioteca de Autores Cubanos. Esta clasificacin se resista a una reestructuracin cronolgica, pues casi todas estas sentencias se escribieron por su autor en la edad madura, como resultado de las largas meditaciones que sobre diferentes problemas realizara durante su vida. Por otra parte, muchas ni siquiera se encuentran fechadas. Solo se suprimieron los subtitulillos escritos en el margen izquierdo de cada aforismo para indicar, segn Agramonte, el tema al cual se referan. Ello, es nuestro criterio, ms que facilitar predispone al lector con un juicio previo. Se pierde la relacin directa con el autor. Los Escritos educativos conforman el volumen II, que es el resultado de la unificacin de los volmenes I y II de la edicin de 1952. Se ordenaron cronolgicamente, lo cual permite percibir la evolucin de las ideas educacionales de Jos de la Luz y Caballero. Por su parte, el volumen III, Elencos y discursos acadmicos, no sufri modificacin alguna al constatarse que era la estructura ms adecuada. Al lado de esto, se consider la integracin de dos volmenes que en la antigua edicin conformaban los Escritos sociales y cientficos y los Escritos literarios para quedar, en la actual edicin como Escritos sociales, cientficos y literarios. Slo este ltimo aspecto de la obra se someti a un ordenamiento cronolgico. El volumen V, Diarios y epistolario se limit slo a las cartas de Luz remitidas a sus familiares y amigos y a sus diarios ntimos, recopilando aquello que se pudo comprobar que le perteneca. Las cartas que le fueron enviadas y que en la edicin de 1949 fueron recogidas en un volumen aparte, se suprimieron de los volmenes correspondientes de las obras de Luz. La razn de esta decisin se debi a que estas aparecen en las obras de los autores de esas epstolas y, por tanto, ya estn incluidas en la Biblioteca de Clsicos Cubanos. A ellas debe remitirse el lector. Acompaa, adems, a este ltimo volumen, una bibliografa especializada y actualizada que comprende todos los escritos de Luz y Caballero conocidos y clasificados Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 63

PAGE 68

AFORISMOS 64 \ 64 \ 64 \ 64 \ 64 \ hasta ahora, y la bibliografa sobre Luz hasta nuestros das. Este trabajo fue realizado por la especialista de la Biblioteca Nacional Jos Mart, Margarita Len, quien revis todos los fondos existentes complementando, rectificando y ampliando la nica bibliografa que hasta ahora exista sobre Luz que es la realizada por Domingo Figarola-Caneda en 1915. Cierra el volumen V una cronologa paralela de la vida y obra del maestro con el panorama nacional e internacional de la poca. Se sita como cierre de este volumen un sumario de toda la obra. Todos los volmenes van acompaados de un ndice onomstico. No por ltimo menos importante es dejar constancia que se han respetado las traducciones y anotaciones de las ediciones bases. Slo en los casos que se indican se han efectuado ligeras modificaciones. Se respet la ortografa y los giros de los originales, rectificndose slo aquellos que eran faltas de la edicin y no del original. Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 64

PAGE 69

Jos de la Luz y Caballero (1800-1862) Frontispicio.p65 01/11/01, 11:00 97

PAGE 70

Lo ms del hombre, y lo mejor, suele ser, como en Jos de la Luz, lo que en l solo ven a derechas quienes como l padezcan y anhelen, porque hoy, como en Grecia se necesita ser fuego para comprender el fuego (…) consagr la vida entera, escondindose de los mismos en que pona su corazn, a crear hombres rebeldes y cordiales que sacaran a tiempo la patria interrumpida de la nacin que la ahoga y corrompe, y le bebe el alma y le clava los vuelos Jos Mart Ensayo introductorio.p65 31/10/01, 11:13 66

PAGE 71

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 67 / 67 / 67 / 67 / 67I I I I I ATM"SFERA ATM"SFERA ATM"SFERA ATM"SFERA ATM"SFERA1Feb. 25-40 Qu quiere V. que le diga que ya no le haya dicho, mi estimado seor?1 ¡Tanto ha sido el roce y comunicacin que entre nosotros ha mediado durante su corta morada en esta capital de las Antillas! Y as como un solo signo conforme ensea mi predilecta filosofa,2por simple y sencillo que sea, es poderoso a despertar millares de re1. Alexandre Vattemare visit La Habana en enero de 1840. El Diario de la Habana en su edicin de 14 de enero de ese ao, habla de su arribo a esta ciudad en el vapor Cristbal Coln, procedente de Nueva York. Y aade que era natural de Francia, diputado por los departamentos del Sena y del Oise. Le llama hombre de saber profundo y de raras habilidades; amigo de Dupin, Cuvier, Vctor Hugo, Walter Scott y Humboldt. Autor del lbum Cosmopolita El articulista le llama tambin “sabio de Saint Cloud”. Se dedicaba a la bsqueda de duplicados de manuscritos, documentos antiguos, colecciones, etc., proponiendo su canje entre los diversos pases con el fin de aumentar el acervo cultural de stos. Durante su estancia en La Habana, envi una comunicacin a la Sociedad Econmica, ofreciendo sus servicios en cuanto al trueque de objetos duplicados de museos y bibliotecas pblicas o privadas. Y propone a dicha entidad que enve sus duplicados de obras, herbarios, colecciones, etc., a Francia, Inglaterra, Alemania y Rusia (comun. de 11 de feb. de 1840). La Soc. Econ. le contest acogiendo con calor su iniciativa, que fue aceptada en sesin extraordinaria de 17 de feb. del 40, segn consta en comunicacin de dicha sociedad de 23 de feb. del 40, firmada por su secretario, Bachiller y Morales. ( Memorias de la Soc. Econ .) 2.Parece referirse a la filosofa lockeana y sus derivaciones. Sobre la doctrina de los signos ver en F. Varela —uno de los guas filosficos de Luz, segn anota atinadamente Varona— su Miscelnea filosfica Ed. de la Univer. de la Hab. p. 20 et passim Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 67

PAGE 72

AFORISMOS 68 \ 68 \ 68 \ 68 \ 68 \ cuerdos y asociaciones segn el estado de ideas y sentimientos de las almas a quienes se dirige, de la misma manera me bastar decir para memoria a M. Alexandre Vattemare : Jos de la Luz hijo de Cuba.21846 “Sempre agli uomini savi e buoni fu men grave udire i mali della patria loro, che vederli; e cosa pi gloriosa reputano essere un onorevole ribelle, che uno schiavo cittadino”. — Machiavelli .3En esto hay su ms y su menos; sin duda que es ms desagradable ver que or los males, aun cuando los abulte la distancia, y mxime si no pueden remediarse; pero no es tan heroico como el verlos, y empearse en remediarlos, aunque luchando, y hasta donde alcancen las fuerzas. As puede llegar el caso de ser ms meritorio, y provechoso a la patria, la permanencia en ella. Aqu hablamos fuera de toda consideracin personal, pues hay circunstancias en que es forzoso (y debe hacerse de motu proprio ) el vivir fuera de la patria para serle ms til, sin que jams pueda contraponerse su ventaja a nuestro honor, que se cifra, para el sacrificio, en ella. [Orig. 35]3May. 27-46 Qu se necesita ms para el pas, para la humanidad? A veces no se llenar mejor el inters de sta empezando por llenar el de la patria, sin que en ello reine egosmo, antes amor universal? 3.“Siempre para los hombres sabios y buenos fue menos grave el or los males de su patria que el verlos; y estiman cosa ms gloriosa ser un rebelde honorable que un ciudadano esclavo”. -Maquiavelo. Pasaje de la Historia de Florencia IV, in fine. Palabras de maese Rinaldo, al irse al destierro [Roberto Agramonte.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 68

PAGE 73

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 69 / 69 / 69 / 69 / 694Ab. 3-47 Todo es en m fue y en mi patria ser .5Ab. 2-47 Que si el fue tornare a es no : que el ser se vuelva es s .6Madruga. May. 12-47 Sempre a molinare, a molinare ,4 pero de todo grano y simultneamente, que es la ms porfiada; con la red alcanzadora de la analoga, que no dej reposo al espritu. Buscar la distraccin para que cobre fuerza, es decir, para que dure ms. Amor a todos los hombres, pero primero a mis compatriotas.7Ag. 18-50EPITAFIO AJuan Francisco Funes Espritu slido y sereno, Dialctico consumado, Jurisconsulto profundo, Alma digna al par que modesta, Filsofo en el pensamiento, palabra y obra, Tan amante del hogar domstico como de la patria 4. “Siempre moliendo, moliendo”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 69

PAGE 74

AFORISMOS 70 \ 70 \ 70 \ 70 \ 70 \ Y la humanidad. Naci en Valladolid de Michoacn a...5 vivi hasta su muerte en esta Habana que le llora malogrado a la edad de 39 aos.8Ab. 23-45 Providencia divina que nos ofrece una especie de compensacin, haciendo nacer en medio de los pases ms degradados plantas de una pureza y lozana que rara vez se nota en los terrenos fertilizados con el roco de la libertad. Gran[des]6 testigo[s]: Italia y Cuba: Manzoni, Pellico, Guerrazzi; Varela, Saco, Escobedo.9Mzo. 2-47 Cmo est nuestra juventud? Francia. Vestirse a la moda.10May. 21-45 En nuestra tierra ha sido todo, es y ser importado, hasta lo ms importante. 5.Segn Calcagno, Funes naci en Ciudad Real en Chiapa (Guatemala) el 27 de diciembre de 1810. Diccionario Biogrfico Cubano p. 291. Ver Luz: elogio de Funes. 6.Los parntesis cuadrados en el texto de los aforismos indican suplementaciones hechas por el editor, generalmente por deficiencia del copista. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 70

PAGE 75

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 71 / 71 / 71 / 71 / 7111s. f. Es negar y renegar la descendencia del siglo XVIII y la del XVI, el atacar con virulencia el origen a que debemos el mismo hecho de estar atacando. ¡Ah! Si no se hubiera pasado por ciertos antecedentes, por ciertas pruebas ( ordeals ), dnde estaramos an? En el siglo XV. Es menester ser consecuentes— cosa dificilsima, por no decir imposible. Los hijos se olvidan de sus padres. ¡Cmo estamos gozando de los bienes que ellos conquistaron, respirando esta atmsfera como nuestro aire natural, como se goza de la salud; sin sentirla, y sin saber cmo se ganaron aquellos bienes, y sin conocer lo que sta vale mientras no se pierde! Cese, pues, la cantinela.12Ab. 30 Al fundar una nueva familia, para animarla y fomentarla, es preciso concentrar en ella todo nuestro calor vital. Por qu las madres-patrias han sido una excepcin a esta ley? Decir que porque han sido madrastras, ms que madres, es una peticin de principio, como diran los escolsticos. La razn verdadera es que las colonias no tuvieron su origen en el amor, sino en el inters. Las metrpolis, seoras y no madres.13s. f. Reino de descontentos, bambolea como torre fundada sobre azogue.14Jun. 6-42 La sociedad hoy... suciedad Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 71

PAGE 76

AFORISMOS 72 \ 72 \ 72 \ 72 \ 72 \15s. f. Miserable siglo en el que no se atreven a salir del pellejo los corazones.16Ag. 13-47 ¡Qu guajacones he pescado en el ro de San Antonio! ¡Qu pluma a la espaola que no anda y ensucia!17Ab. 1-47 (Jueves Santo) Literalismo ( ultraliteralismo ) con que entendieron confiteros y bodegueros la orden superior. ¡Qu gobierno! ¡ni agua! ¡qu sntomas! Est juzgado. Terror. Foro. Ex ungue leonem 718Set. 7-46 Preguntaba un carruajero a un calesero: cmo va la Isla de Pinos,8la Siberia de la isla de Cuba? Respuesta: “los que no matan aqu, acaban de matarlos all”.19Feb. 7-47 Pace pace pace (Dante) FRA NOI.9 ( Saco ) 7. ”Al len por las uas (se le conoce)”. 8. Donde se enviaba a los vagos y mal entretenidos pero a menudo fue arma poltica contra los desafectos al rgimen colonial. (A.Z.) 9. Io vogridando: pace, pace, pace! del peregrino al entrar en el monasterio de Corvo ( Div Comm .) Segn Pieyro, Luz, “mi maestro y segundo padre”, admiraba a Dante y le transmiti el afn de estudiar el sentido culto de sus versos. El entre nosotros tiene proyeccin a Cuba. Vid. af. 228 (Roberto Agramonte). Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 72

PAGE 77

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 73 / 73 / 73 / 73 / 7320May. 8-45 La trata —ha dicho perfectamente Saco— es un proceso que tiene abierto Inglaterra a Cuba; y si hasta ahora no ha hecho ms que el oficio de fiscal, no tardar en hacer el de juez y hasta el de verdugo aadir yo, si contina en el trfico negrero. Inglaterra, la gran contadora, no hace ms que prepararnos su cuenta de cargo y data .21May. 45 Al ver la obcecacin que todava persiste en la materia, dirase que el destino quiere prohijar la causa de los africanos, para vengarlos con usura. Y yo clamo a los blancos: Nolite obdurare corda vestra, Nolite fieri sicut equus et mulus, quibus non est intellectus .10La vida que fomenta la sociedad moderna es el veneno que la corroe: el inters. Respecto de la trata hasta el inters est en contra, es decir, el inters bien entendido. ¡Siempre haban de ser los hombres superficiales ¡Tal es la suerte de los que llaman positivos Son los verdaderos visionarios los visionarios por excelencia. La introduccin de negros en Cuba es nuestro verdadero pecado original y tanto ms cuanto pagaban justos por pecadores. Pero justo es tambin que la sociedad sea solidaria o mancomunada en una deuda en que ningn miembro de ella est exento de complicidad.11Para conocer la impureza del aire, es necesario mudar de atmsfera. 10. “No os endurezcis el corazn, hacindoos como el caballo y el mulo, que no tienen inteligencia”. 11. Variante de Alfredo Zayas (A.Z.) en Obras t.I, aforismos CXV: “La introduccin de negros en Cuba es nuestro verdadero pecado original, tanto ms cuanto que pagarn justos por pecadores”. “Pero justo es tambin que los miembros de la sociedad sean solidarios y mancomunados en esa deuda, cuando, ninguno de ellos est exento de complicidad”. {Los nmeros romanos indican variantes de Alfredo Zayas, en Obras de Luz.} Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 73

PAGE 78

AFORISMOS 74 \ 74 \ 74 \ 74 \ 74 \ Hay personas, sin embargo, que no pueden respirar sino el muy bueno, y as por instinto juzgan el malo. El hbito nos encubre la magnitud y gravedad del mal. Compensacin providencial o narctico destructor, cul de los dos? Nosotros contestaramos de un modo, ellos de otro.22Ab. 5-47 ¡En qu atmsfera vivimos sumergidos! Culpa de nosotros y de nuestros padres —verdadero pecado original. ¡Cmo contamina la esclavitud a esclavos y amos! Facti sumus omnium peripsema usque ad huc .12No comprenden ni mi energa, ni mi dulzura. Tal es el imperio de la costumbre que prefieren el mal trato habitual al bueno peregrino. No puede existir un hombre ms en desarmona con esta sociedad —desde la cumbre hasta el cimiento, y hasta el polvo— y sin embargo, vivo siempre amndolos a todos, y aun por eso los amo ms; porque no hay ms remedio en lo humano que el amor. Dios me lo aumente para ejercitarlo, que a ocasiones es harto difcil.23s. f. En la cuestin de los negros lo menos negro es el negro .24Madruga, Jun. 2-47 Mujeres, y negras! Dos rmoras13 para el arranque. Hasta para el viaje del otro mundo han de llevar los emplastos, pomitos, botellas, re12. “¡Hasta este extremo nos hemos convertido en baldn para todos!”. 13. Vid. aforismo 370, prrafo segundo. “Tena yo la fortuna ¡oh, Dios mo! que aunque criada mi hija como sus padres en medio de la esclavitud, ni era exigente, ni tena hbitos mandones, como era natural. T me la preservaste ¡oh Dios! en medio del veneno. ( Lgrimas ag. 24-1850.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 74

PAGE 79

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 75 / 75 / 75 / 75 / 75 verbero, y cuanto cachivache y cacharro hay en ste –credas sin duda de que all no lo han de encontrar.25San Antonio, Ag. 15-47 1. El Evangelio ltimo de la domnica de hoy. La parbola divina de Jess, (¡qu nombre tan dulce!) Sobre la inteligencia del precepto de “amar al prjimo como a s mismo”. El sacerdote y levita y el samaritano. ¡Qu pequeos todos los libros al lado del Evangelio! 2. ¡Y qu escandalosa disonancia con ese precepto fue el cumplido que con aire festivo y aduln le hizo un san antoniero14 a Joaquinito, sobre darle un bocabajo (mancha el estamparlo!) al negro con quien iba cuando cay del caballo! —fuera de que no hubo culpa en el negro. Y a la cuenta, era hombre de aspecto dulce y amable; pero me hizo dao, y se necesita todo el amor cristiano para compadecer a estas alimaas que producen los suelos esclavos. 3. La nica inoculacin para nuestra lepra —para todos— para ministros— y todo. 14. Orig.: San Antoniero ; pero Luz escribe los gentilicios con mayscula. {Roberto Agramonte.} Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 75

PAGE 80

AFORISMOS 76 \ 76 \ 76 \ 76 \ 76 \II II II II II EL HOMBRE-L EL HOMBRE-L EL HOMBRE-L EL HOMBRE-L EL HOMBRE-L UZ UZ UZ UZ UZ26Cerro Ag. 15-48 Dnde hallar mi hombre? ¡Necio! para qu lo buscas, si lo llevas!27Jun. 9-42 Yo1 tengo mi linterna mgica, que me reemplaza la sociedad y los libros! sino que suele detenerse la plancha en algn tornillo ms de la cuenta, y aqu est el mal para Maese Pedro, pero no para la linterna.28Set. 3-46 A veces observo mis observaciones; como si dijera, el procedimiento mental que he empleado en las observaciones —y de aqu sale el conoci1. Luz suprime con frecuencia el signo inicial de admiracin. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 76

PAGE 81

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 77 / 77 / 77 / 77 / 77 miento de las leyes del espritu, y a veces hay hasta un tercer orden de observaciones que se sobrepone a los otros dos: y es el punto culminante de las cuestiones.29Ab. 2-46 No porque una cosa haya de suceder forzosamente, se debe dejar de escribir, pues aun, caso que no contribuya esto a su aceleracin, infunde conformidad; y as aumento de dicha para la pobre humanidad. ¡A qu propsito iba yo esta maana por junto a la muralla, rumiando, rumiando por hacer digerir a los dems!30Set. 18-51 ¡Esta fuerza centrpeta tiene que luchar con tantas centrfugas Imagen de mi vida, que paso tirando a los que se escapan por la tangente.31Sep.6-46 ¡Oh fecundador de mi pecho y de mi mente! Hoy se rebosan ambos.32s. f. Ciertos caracteres duros son oportunamente blandos. Soy voto, porque no me creo duro sino contra la tirana y la injusticia.33s. f. Somos unos nios tan mimados que, no satisfechos con tener endulzados los bordes de la copa, queremos todava tropezar con el azucarillo Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 77

PAGE 82

AFORISMOS 78 \ 78 \ 78 \ 78 \ 78 \ en el fondo; olvidndonos de que los amargos son los nicos restauradores del estragado estmago tropical. ¡Dios nos asista! [B.N.]34Oct. 11-50 ¡Cmo no he de volverme lenguas de gratitud en loor de la Divinidad, que envindome la mayor de las tribulaciones, me la acompaa con el mayor de los consuelos! La rehabilitacin, al cabo de diez aos, en el trabajo mental, nico instrumento (pues sera blasfemia llamarle nico refugio que no se halla sino en el sancta sanctrum2 de la religin, mi alma, mi vida y mi todo!) que cautivando inocentemente el espritu lo adormece en el nterin para el pesar – adversis perfugium et solatium praebent -;3 y yo ms que nadie podra aadir: pernoctant nobiscum ,4 por hacerlo todo en el alto silencio de la noche, cuando todo duerme. Otra providencia : cuando me es tan molesto leer a esa hora por la luz artificial, escribo con la mayor facilidad, sin ver, ni esfuerzo alguno de la vista. Otra providencia : sta, al cabo de cuatro aos, ha mejorado considerablemente en aguante, si no en fuerza, y tantum valet ,5 o a lo menos vale algo. Y otra y otras ( Benedic anima mea, Dominum !)6 El aprovechamiento de estos ratos tan perdidos.35Ab. 51 Laboravi in gemitu meo, lavabo per singulas noctes lectum meum, lacrymis meis stratum meum rigabo .7 2. “Sagrario”. 3. “Ofrecen refugio y consuelo en las adversidades”. 4. “Pasan la noche con nosotros”. 5. “Lo mismo da”. 6. “Bendice, alma ma, al Seor”. 7. “Estoy consumido de tanto gemir; inundo todas las noches mi lecho, riego mi cama con mis lgrimas”. ( Salmos VI, 6.) Vid. Luz, Lgrimas de un padre vol. V. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 78

PAGE 83

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 79 / 79 / 79 / 79 / 7936Feb. 24-47 He sido ab incurabilimus ,8 y me ha convenido ser un mdico espiritual, pues a fuerza de derramar consuelo, principalmente con la palabra, se ha acostumbrado mi corazn harto excitable; ha quemado algn tanto su pbulo en las aras de la humanidad. As he aliviado y he salido mejorado Y podr decrseme: “ medice cura te ipsum ”?9Los judos decan a Jess: alios salvos fecit, se ipsum nequit salvum facere .1037s. f. Siempre he querido ms de lo que me han querido, y eso que he contado con algunos, y aun con muchos que me hayan querido y que me quieran.11[Cuad. II, 52.]38Ab. 2-46 Respecto de m, siempre la cuenta de restar. Cuando se me vea practicar la suma o multiplicacin, media de seguro la utilidad de un tercero. No es justo que cargue yo con los dolores de todos, cuando gozo de los amores?39May. 30-51 Despus que experimento el golpe, bendigo a Dios por el efecto que en mi alma produce. Entonces saboreo la tribulacin, o el efecto purificante que produce, si hay que purificar en un alma inocente (que siempre hay), y al cabo quedo como ms consolado y restaurado de ha8. “...de los incurables”. 9. “Mdico, crate a ti mismo”. 10. “Salv a los dems y no puede salvarse a s mismo”. ( San Mateo XXVII, 42). 11. “No es aforismo sino observacin”. ( Nota del propio Luz .) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 79

PAGE 84

AFORISMOS 80 \ 80 \ 80 \ 80 \ 80 \ ber hallado mi consuelo, aislado y segregado de todo lo humano, sin tener donde reposar, slo en Dios —y exclamo: Bonum mihi quia humiliasti me ut discam justificationes tuas —12 para no dormirme sobre mis laureles, o por mejor decir, sobre mis espinas.40Madruga May. 26-47 Gracias a Dios que me hizo pobre, para ponerme en lugar del pobre: porque los ricos ni pueden.41Pars En. 5-44 Me abstengo de hablar todava de aquello mismo en que me han dado ms caudal el sentimiento y la observacin —porque en el estado endeble de mi salud, causa exclusiva por la que me separ de los dos pedazos de mi corazn, me excitara sobremanera—: a saber, amor, matrimonio, amistad y enfermedad.13¡Y la mina del desengao! (aunque para eso tengo dos inagotables —religin y filosofa—) si bien creo (a puo cerrado y a razn abierta) en la virtud y amistad ms que nadie. [B.N.]42May. 12-45 Bienaventurados los males, y ms bienaventurada religin sacrosanta que nos arrancis de este lodo terrenal, y nos elevis hasta el cielo. As he llegado al punto de bendecir ms los males que los bienes, y de saborear mejor stos cuando se presentan al vuelo. 12. “Me has hecho un bien humillndome porque as conozco tu justicia”. Es de San Jernimo esta sentencia. La haba escrito Luz antes, en ag. 16-47, en San Antonio de los Baos. {Roberto Agramonte.} 13. Ver la nota del aforismo 50. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 80

PAGE 85

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 81 / 81 / 81 / 81 / 81 ¡Bendita sea su fugacidad! Si no fuera por los dos pedazos de mi corazn, hasta me alegrara de no sanar; pero la suerte de ellas est en manos de la Providencia, que no les faltar. Sin embargo, ellas, y siempre ellas, esposa e hija, en mi mente y en mi corazn, para consolarlas y contristarlas. Por aqu estoy unido a la humanidad, y por el amor al prjimo; mas nunca por el amor a m mismo, que es nulo. Ama para vivir, para morir, y para sufrir. No es esto gozar, hombre gozador?43Jul. 30-46 Hace das que se cruzan los pensamientos y no se echan sobre el papel. La fecha explica el porqu. Es tan profunda la ley de la compensacin que hasta despus de una larga y penosa enfermedad no sentimos una renovacin respecto de nuestras impresiones, parecidas a las primeras de la vida. ¡Cmo falta14 la memoria con la edad! Pero en recompensa (otro caso notable de compensacin) crece la reflexin; y es cuando no se necesita tanto la memoria. Queda, empero, la ms grata, la de lo antiguo.44Oct. 11-50 ¡Mi hija, mi hija, mi hija, no te olvido, no!; pero es menester fortalecerme para tratar de ti.15 14. Variante: “como falla la memoria” (A.Z.) 15. Ver el diario Lgrimas de Luz, donde llora atribulado la muerte de su hija Mara Luisa. Manuscrito en la Biblioteca Nacional. Publicado por el seor Manuel I. Mesa Rodrguez en “Accin” (1935.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 81

PAGE 86

AFORISMOS 82 \ 82 \ 82 \ 82 \ 82 \45Havre Jun. 30-44 Mi equipaje es una imagen de mi enfermedad: sobra de lo superfluo y carencia de lo necesario. Pero cundo no es lo mismo la vida del hombre?46s.f. El trnsito de la noche de la enfermedad a los albores de la salud hace el ocio ms insoportable.47May. 3-45 Qu prncipe puele estar como yo para curarse? Y esto, cmo, por qu, de dnde? La amistad, la bondad, o, por mejor decir: C la Providenza, caro Renzo .16[B.N.]48Oct. 15-46 Despus del Temporal Actividad excesiva –ocio forzado. Cada cual su pleito. El mundo cada vez me echa de s. Para entrar en l es necesario ser actor, no espectador; para conocerlo, espectador despus de haber sido actor. ¡Qu grato ahora poder enjugar algunas lgrimas, ya que no todas! En fin, Dios sabe lo que hace cuando algunos que quieren no pueden. ¡No es poca gimnstica para un alma sensible! Ser ms fuerte. 16.“Existe la providencia, querido Renzo”. Renzo es abreviatura de “Lorenzo, empleada por Manzoni en I promessi sposi. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 82

PAGE 87

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 83 / 83 / 83 / 83 / 83 ¡spera situacin! Pero las asperezas se hicieron para los fuertes. Cada cual cree entre los lastimados que su situacin es la ms lastimosa. Sin embargo, yo me lastimo, no en razn de la prdida, sino de la pequeez de alma del perdedor. Quin merece ms lstima que el que vive aterrorizado? El valiente es el menos digno de lstima; y le toca ocuparse en repartir limosna de nimo a los pobres de espritu.49Ag. 14-47 No necesito apuntar esta fecha grabada eternamente en la memoria, donde non requiescit in pace17 “y al lado de sus tiernos hijos... mulierem fortem quis inveniet ?”18 17.“No descansa en paz”. 18.“Quin encontrar una mujer fuerte (al lado de sus tiernos hijos?”). Se refiere a su madre, doa Manuela Teresa Caballero, a quien Luz calific de “mujer de vida sublime”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 83

PAGE 88

AFORISMOS 84 \ 84 \ 84 \ 84 \ 84 \III III III III III AFORISMOS AFORISMOS AFORISMOS AFORISMOS AFORISMOS50Pars En. 2-1844 En La Habana1 empec a recoger unos aforismos por este estilo, que llegaban a unos 50 60. Era en junio de 1842, en el Cerro, al lado de mi dolo, de mi Mariana y de mi Luisa: “Cuando Dios quera”. Cundo querr?51Feb. 15-51 Es menester no olvidar el elenco proyectado. ¡Si pudiera tambin mi credo filosfico!... 1. “Las dos primeras notas que siguen constan en un pequeo cuaderno donde aparecen slo 15 pensamientos o proposiciones de fecha anterior a dichas notas. En otro cuaderno de nueve hojas de papel comn, en el que comenz {Luz} a copiar sus aforismos, en 1847, est la tercera nota, y se copian las dos que la anteceden, expresndose pueden servir de prlogo o advertencia a aqullos, y sin otra variante que agregar despus de “Junio de 1842”, un parntesis que dice: “(y al reproducirlo ahora mi viene il ribrezzo ”.* (A.Z.) Se refiere a los aforismos 41, 50 y 52. *. “me da asco”. {Orig. 28.} Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 84

PAGE 89

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 85 / 85 / 85 / 85 / 85 En lo que ms pienso es aquello de que nada escribo – mi h .2 me destroza el alma y... el cuerpo.52s. f. Hay algunos aforismos que slo son motivos para pensar. [En Obras de A.Z., p.25.]53Ab. 7-45 Escribir es escoger, y hablar es dejar correr. [B.N.]54Dic. 30-43 Los aforismos no son para las inteligencias vulgares.55Ab. 17-46 Si por cada poro me brotara de golpe una pluma, no bastaran tantos canales para dar curso al torrente de ideas y de afectos que se agolpan en mi cabeza y en mi pecho. Pero es menester concentrar, condensar los rayos por el vidrio ustorio de la inteligencia, para hacer algo uno y de provecho. Sin el simplex dumtaxat et unum3 no hay sistema, pero un uno fecundo qu, para muchos. 2.Las palabras mi h. estn subrayadas doblemente en uno de los cuadernos de Luz. Deben referirse a su hija fallecida. {Roberto Agramonte.} 3.“(Que sea) por lo menos simple y uno”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 85

PAGE 90

AFORISMOS 86 \ 86 \ 86 \ 86 \ 86 \ La sntesis es la gran necesidad –el desideratum .4Estar yo preparado para poderla dar? Completa slo Dios (se confunde con el absoluto). Todo lo del hombre ha de ser un fragmento de [Dios].556Ab. 4-47 Pensamientos que al entrar son como races maestras que se quieren llevar todo el terreno. Cuando caen varios de esta magnitud, y se quiere profundizar, no pueden... perch il falso come il vero non si trova schietto a questo mondo ( Giob .)657Jul. 20-50 Las tribulaciones, eslabn que hace saltar la chispa del pedernal de nuestros corazones, para inflamarnos e inflamar. Algunos pensamientos que me ha excitado la tribulacin, creo me sobrevivirn.58Ab. 29-46 1.De publicar por cuadernos, resulta un libro descuadernado De otro modo Publicado por entregas suele entregarse la carta. 2.Bueno para la vida mariposera efmera, de los peridicos; malo, malsimo para obras de aliento. 4. “El ideal”. 5. Suplido por Roberto Agramonte. 6. “porque lo falso como lo verdadero no se halla claro en este mundo”. (Gioberti.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 86

PAGE 91

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 87 / 87 / 87 / 87 / 87 3.No hay monumentos sin unidad. 4.Impaciencia para persistir; paciencia para — y no por — acabar 5.En las ciencias sucede lo mismo: sin tiempo no hay sntesis.59Ab. 27-46 Culpa de prodigar demasiado las mximas, y aunque no soy avaro de ellas, puesto que en materias filosficas debe aspirarse a veces al estilo aforstico, sin embargo, no se deben amontonar sino sembrar.760May. 12-45 La necesidad continua de estar explicando el pensamiento, para que no se extraven los que no estn acostumbrados al laconismo aforstico. [B.N.]61Feb. 24-47 ¡Qu repugnante es copiar! ¡Cuando ni mis aforismos copio! Y eso que hay tan gran necesidad de hacerlo.8 7.He agregado este fragmento del aforismo no. 163 que se refiere a Balmes, por completar sus ideas sobre el estilo aforstico. {Roberto Agramonte.} 8.“Por estar con tanto papelito suelto”. As aparece en una papeleta original de Luz, pero hemos omitido esto ltimo del texto, por considerarlo mero apunte. (Aforismo 92, Cuad. II). De estos “papelitos sueltos” conservamos 170 originales de Luz escritos por l a mano. {Roberto Agramonte.} Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 87

PAGE 92

AFORISMOS 88 \ 88 \ 88 \ 88 \ 88 \IV IV IV IV IV LA FILOSOFA LA FILOSOFA LA FILOSOFA LA FILOSOFA LA FILOSOFA62s.f. Nos proponemos fundar una escuela filosfica en nuestro pas, un plantel de ideas y sentimientos, y de mtodos. Escuela de virtudes de pensamientos y de acciones; no de expectantes ni eruditos, sino de activos y pensadores. [B.N.]63s.f. Enfermedad natural, humana: buscar causa a todo.64May. 9-46 Los que profesando otras ciencias, o ejerciendo la industria, niegan la influencia de la filosofa en ellas, son como los ateos, que viviendo, gozando y pensando niegan la existencia de Dios. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 88

PAGE 93

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 89 / 89 / 89 / 89 / 89 Qu es la filosofa? La ltima (y la primera) expresin de la razn humana. El porqu de lo pasado, el cmo de lo presente y el cundo de lo futuro, porque sin el advenit regnum tuum1 no hay filosofa. Ideal, tipo, alma y blanco es menester en todo. De dnde? Quin? A dnde? En el verbo est la expresin compleja del pensamiento, y por consiguiente el embrin de la filosofa.65May. 8-46 La filosofa debe ser el reflejo exacto de Dios. (Se entiende hasta donde pueda llegar el hombre.) Desenvolver aquella proposicin es el legtimo prolegmeno de la filosofa. Despus sigue el medio Finalmente el fin. Conque tres partes. El medio es la idea el eje sobre el que debe girar el sistema. Sntesis por supuesto. Y acaso soy a propsito para bosquejar una por haberse hallado en diversas pocas de mi vida, y hasta simultneamente en circunstancias las ms opuestas, y aun contradictorias, que imaginarse no pueden. Espritu de examen –despus el comercio con Dios Religin desde los primeros aos. La desgracia y la religin. Esta hace mirar a aquella hasta con entusiasmo, porque adems de lo que en s vale para mejorarnos, es el primero de los inspiradores Se llega a sentir que no cruja el azote de la desdicha.266Mzo. 31-56 La filosofa es el misticismo de las almas fuertes. 1.“Venga a nosotros tu reino”. 2. Este aforismo termina con estas palabras: “Polglota y Cosmopolitismo-orgnico y adquirido (2) variedad de estudios”. Por considerarlas como meras apuntaciones para un desarrollo ulterior, las suprimimos del texto. {Roberto Agramonte.} Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 89

PAGE 94

AFORISMOS 90 \ 90 \ 90 \ 90 \ 90 \67En. 23-49 La filosofa es el bautismo de la razn. Renegar de la filosofa porque no siempre nos alumbra, es renegar del sol porque suele eclipsarse. [B.N.][ Flor Cub .]68May. 28-46 La filosofa es una esponja, que limpia, pero que tambin puede secar el corazn; es menester mantener a ste la fertilidad con el roco de la religin. Cuidado que quien ms adora la filosofa, para quien es una religin, no puede tratar de deprimirla: antes, lo dicho es para atajar un inconveniente a que puede llevar, aunque lentamente.69s.f. La Filosofa en el corazn ms que en los labios.70Ag. 18-55 La Filosofa: lucero y brjula para orientarnos entre las obras de Dios y del hombre. La sociedad debe amoldarse a la Filosofa, y no la Filosofa a la sociedad.3 3.El pasaje que integra el aforismo no. 275 del Cuaderno Copiador de A.Z., lo he distribuido en diversos lugares, por considerar que no se trata de un aforismo sino de una heterogeneidad de sentencias, sin dudas escritas en un mismo lapso, como ocurre en otros lugares. [Roberto Agramonte.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 90

PAGE 95

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 91 / 91 / 91 / 91 / 9171Mzo. 4-47 La Filosofa es rigurosamente un Prozess ,4 en el sentido alemn. Lo que ha pasado por m con las ciencias fsicas.5 4.Cambio o llegar-a-ser en sentido dialctico hegeliano, como autorrealizacin del logos, a virtud de la contradiccin completadora. (Roberto Agramonte.) 5.Vid. sobre el desarrollo ntegro de este punto, la Cuestin de mtodo (“Si el estudio de la Fsica debe o no preceder al de la Lgica”) en el vol. 10 de La polmica filosfica cubana Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 91

PAGE 96

AFORISMOS 92 \ 92 \ 92 \ 92 \ 92 \V V V V V EL FIL"SOFO Y SUS PALABRAS EL FIL"SOFO Y SUS PALABRAS EL FIL"SOFO Y SUS PALABRAS EL FIL"SOFO Y SUS PALABRAS EL FIL"SOFO Y SUS PALABRAS72s. f. Como abeja el filsofo que recoja, escoja y asimile dulce miel y alumbradora cera.73May. 42 El filsofo es (y debe ser) como la vela: arde y se consume para alumbrar a los dems.74Mzo. 6-47 El genio filosfico presupone el germen artstico. Y el arte lanza a destellos la ms honda filosofa, a veces sin conciencia de su obra.75May. 28-48 El filsofo debe impacientarse, no desesperarse en la causa de la humanidad. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 92

PAGE 97

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 93 / 93 / 93 / 93 / 9376May. 42 Ms debe la filosofa a los intolerantes que a los conciliadores.77En. 31-56 El pensador est siempre conjugando el verbo presente, pasado y futuro.178Dic. 30-43 El hombre es tanto ms sabio, cuanto ms motivos de induccin se le presenten. Por sabio entiendo ms comprensivo y ms prctico.79s. f. Llega el espritu a ser hermafrodita en la produccin de las ideas; pero no ha menester ms que pensar sobre lo que ya tiene concebido, para engendrar, dar a luz nuevos hijos. El mundo slo le sirve de ocasin, de motivo, pero no es ya fecundador ni empollador.80Ab. 12-45 Qu grande pensador dej de escribir? El genio, padre natural del pensamiento; la escritura, su educador. Madre tambin la escritura de los pensamientos intermedios, o eslabones que atan las grandes concepciones. 1. “presente, presente y presente” [B.N.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 93

PAGE 98

AFORISMOS 94 \ 94 \ 94 \ 94 \ 94 \81s. f. Los escritos son sepulcros que conservan el nombre y memoria de cada uno.82Ab. 14-45 Libros : llega una poca en que ms se apetece hacerlos que leerlos. Otra se anticipa en que se hacen sin querer hacerlos; desahogo tanto necesario al corazn como el suspiro al pecho. Cuando el pensamiento es muy activo, aun no hacindolos, y sin querer hacerlos, no distraen los hechos, ni propios ni ajenos.83Gines Jun. 4-47 Propensin del pueblo a generalizar2 —sobre todo moralizando— y si no le ocurre la mxima, ah est el tesoro universal de los refranes. Qu ms prueba del destino moral de la humanidad? Que todo no ha de ser pan y plata .84Mzo. 26-46 Feijo escribi un discurso sobre la falibilidad de los refranes (de algunos): yo escribira un volumen sobre la profunda infalibilidad del mayor nmero. Sin embargo, hizo bien Feijo, sobre todo para aquel meridiano. “Ms sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena”. ste vale todo lo que pesa. Decipimur specie recti .3 2. Variante: “El pueblo propende a generalizar” (CXXXIII). 3. “Nos engaa la apariencia de verdad”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 94

PAGE 99

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 95 / 95 / 95 / 95 / 9585Mzo. 8-46 Hay palabras que han muerto fsicamente, y viven moral o metafsicamente. Explicar que significa desplegar slo se aplica al desarrollo de las ideas. En italiano, por el contrario, conserva su vida fsica habiendo perdido la moral y as spiegare equivale al espaol explicar En la mezcla de las familias, unos sacan las facciones y otros el carcter de sus progenitores. De aqu que lo mismo que arrebata en el original, desmaya en la copia .86Jun. 23-48 Cada uno en su cuerda: sentir ( oler en francs; or en italiano; tocar en espaol). Filosofa de sentir —en espaol— da a entender que no ha percibido el que dorma a diferencia de or el que est despierto.87Oct. 15-46 Nuevo ejemplo de coincidencia en el pensamiento. Yo he llamado al magnetismo animal sueo-vigilia y as lo llaman los alemanes. Otro ejemplo. Townshend hablando de la naturaleza, dice: “all is wonderful or nothing is wonderful”4 (1841). Yo en 1840 haba dicho: “En la naturaleza todo es milagro, o nada es milagro”. 4. “Todo es maravilloso o nada es maravilloso”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 95

PAGE 100

AFORISMOS 96 \ 96 \ 96 \ 96 \ 96 \VI VI VI VI VI LOS CONCEPTOS FILOS"FICOS LOS CONCEPTOS FILOS"FICOS LOS CONCEPTOS FILOS"FICOS LOS CONCEPTOS FILOS"FICOS LOS CONCEPTOS FILOS"FICOS88s.f. Una vez conseguido que la razn se convierta en sentimiento, y sentimiento predominante, como regla de conducta, en trminos de gozarnos en las tribulaciones —para valerme de la expresin del Apstol— todava y todo, siempre tiene la razn fra que juzgar a la razn caliente. Pero son tantos los papeles que desempea la razn, no obstante su fragilidad, que ha de ser juez, testigo, fiscal y foro, todo en una pieza. Que as no sea, y veremos lo que somos; “digo, a aquellos en quienes la razn manda, y el sentido obedece, que es propiamente ser hombres”. [B.N.]89Set. 18-55 El hombre es un compuesto de dos quintos de animalidad, otros tantos, o ms, de pasin, y apenas el resto de racionalidad (una millonsima a veces).90Jun. 47 Ms nos desengaa el tiempo de nosotros mismos que el de los dems. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 96

PAGE 101

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 97 / 97 / 97 / 97 / 97 Llegamos a creer en la madurez de nuestra razn, al ver cmo han desaparecido las anteriores opiniones, y se ensancha la esfera de las nuevas. Y1 quin me fiar de estar en la realidad? Cundo? Cmo? Aguarda al tiempo, y te lo dir: por qu la vida es breve, as forzosamente un siglo ha de hacer la crtica del otro, tal cual se la dicte —o pide— la razn?91Feb. 11-47 La razn fra no es la fra razn La razn fra no es razn que el distintivo de la razn es ver y la frialdad acorta la vista y el horizonte. La fra razn es la necesaria tranquilidad en el espritu para que sea apto ad exsequendum munus suum .292Feb. 22-47 La conciencia es el campo en que se encuentra el yo con el no-yo: aqu la diferencia y la identificacin.93Feb. 22-47 El nihil volitum quin precognitum3 de Platn, como puede entenderse es saltem precognittum ab alio, a causa prima, a Creatore mundi ;4porque realmente las necesidades primeras, instintivas que tratan de 1. En la copia de Angulo dice: “Y quin me fa de estar en la verdad? Aguarda, el tiempo te lo dir...”. (A.Z.) 2. “...para realizar sus fines”. 3. “...nada puede ser deseado sin que sea conocido previamente”. 4. “...conocido previamente por otro por lo menos: por la causa primera, por el Creador del mundo”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 97

PAGE 102

AFORISMOS 98 \ 98 \ 98 \ 98 \ 98 \ satisfacerse sin conocer su objeto, y cuya conformidad con l se advierten despus, muestran a las claras lo profundo del plan.594s.f. Terrible sera el yo sin el no-yo.95Feb. Lo absoluto es el colmo de lo relativo.961846 No siempre lo que parece ms natural es lo primero que ocurre al entendimiento. Y en la historia de los descubrimientos se comprueba tambin la existencia del orden cronolgico y el orden lgico La sencillez suele ser la seal del progreso o de la perfeccin. O as: primero es la complicacin que la sencillez. Aunque otras: primero la sencillez que la complicacin. Tambin he observado, ms de veinticinco aos ha, que el espritu humano marcha por la curva : as que no siempre es la recta el camino ms corto Necesita el entendimiento tropezar en algn fenmeno, que como un torrente de luz le alumbre las analogas en que no haba pensado, con otros hechos que le eran familiares: y as es como se descubren las leyes Cuando tocamos los resultados sin ascender al origen, entonces caemos en el error que impugno: es una ilusin completa, que nos cierra la va de la verdadera induccin. 5.Variante LXXV: “(Febrero 22.) Segn Platn, nada se desea sin previo conocimiento; pero esto debe entenderse as: “Por lo menos sin conocimiento de otro, de la Causa inicial, del Creador del mundo”, porque realmente las necesidades primeras, instintivas, que tratamos de satisfacer sin conocer su objeto, y cuya conformidad con ste advertimos despus, muestran a las claras lo profundo del plan ”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 98

PAGE 103

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 99 / 99 / 99 / 99 / 9997s.f. ¡La incertidumbre! ¡La incertidumbre! Todos se quejan de la incertidumbre. ¡Que te la quiten, hombre desalumbrado, y te mueres!98Set. 8-46 Alternativa del entendimiento: o no ve cosa, o ve demasiado, esto es, lo que no hay. No la califico ni de dura ni de blanda, sino que, como imprescindible, no le pongo nombre. As sucede que a los ojos del filsofo, que ve lo indispensable, ya es buena la ley, si es necesaria. Pero la masa no puede ver as, ni debe presentrsele siempre toda la realidad. El arte, pues, debe juntar el parecer con el ser ; la ciencia, el ser Sin embargo, en medio de lo necesario, esto es, lo bueno, siempre asalta al hombre el sentimiento de lo mejor.99Feb. 26-46 Hay un modo de descubrir verdades, que no es la intuicin ni la induccin ni la deduccin y que yo llamara aparicin por el efecto, y elaboracin virtual e inconscia por la causa y procedimiento. Sucede despus de haber estado meditando largamente sobre una materia, cuando el entendimiento ha estado fuertemente excitado, o como si dijramos, en ereccin, que despus de haber descansado las potencias, sin ocuparnos ya del asunto, se aparece como un relmpago un pensamiento grande, y que en realidad se deduce de los antecedentes; pero no lo hemos deducido. Ignoramos nuestra propia virtualidad. Cmo no se han aprovechado de este hecho los partidarios de las ideas innatas que es ms fuerte que cuanto sobre ellas se ha amontonado? Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 99

PAGE 104

AFORISMOS 100 \ 100 \ 100 \ 100 \ 100 \ Sin embargo, bien examinado, no es en pro ni en contra, sino lo que prueba es la virtualidad del entendimiento, su naturaleza de producir pensamientos. Ms bien podra sacar partido la opinin contraria, porque el fenmeno susodicho es siempre hijo de los antecedentes, como le sucede hasta ahora a la misma espontaneidad o intuicin Prolem cum patre et matre creatam .6100Set. 22-46 ¡Los prodigios que pasan en el mundo de la inteligencia! ¡Los motivos, o series de ideas por donde llegamos a las que parecen menos conexas! No es este fenmeno el de la aparicin (de que hago mrito en otro aforismo de ahora cuatro meses).7Y si tal pasa en un espritu mediano, ¡qu no ser en las almas inspiradas por el genio, o por la gracia! En cada genio, en cada santo. Slo podemos, por lo que nos pasa, barruntar, inducir lo que en otros puede ser Aqu del Yo de Fichte (de que tambin hice mencin por abril del ao pasado en estos aforismos).8101s.f. La idea antevive y sobrevive a la realidad. 6. “Hijos nacidos de padre y madre”. 7.Vase aforismo 99. 8. “Siempre resulta una leccin de tolerancia y de dnde no?” As termina el aforismo [194], pero lo hemos omitido del texto por considerar que pertenece a otro lugar, quizs al [275]. La mencin de Fichte se refiere al aforismo [150]. [Roberto Agramonte.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 100

PAGE 105

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 101 / 101 / 101 / 101 / 101102Ab. 17-45 La realidad excede a la imaginacin, pero cede a la idea que se pierde en la mente del Altsimo, donde nos perdemos nosotros, pobres riachuelos del inmenso pilago.103Ab. 46 Argumento sobre la inneidad sacado de la admiracin seal segura de la novedad Virtualiter ,9 est todo en el entendimiento; es decir, todas las nociones. ¡Cmo se ha procurado, y no procurado, oscurecer cosa tan clara!104Mzo. 26-46 Yo no hallo extrao que muchos grandes pensadores hayan credo en las ideas innatas : 1, por la fuerza productiva que en s sentan; 2, por la facilidad o espontaneidad con que conceban y daban a luz; 3, por el esplendor de las deducciones como suceda a Cartesio en las Matemticas, que siendo las ciencias aprendidas por excelencia, como profundamente lo dice su nombre de bautismo, le parecan adivinadas. Todas estas causas les encubran la causa en los efectos la virtualidad en los fenmenos. Mi frmula: Innatas las facultades pero no las ideas .105s. f. [1]. El mtodo es el constante apoyo de la razn, pero el talento de la observacin es el germen de la superioridad. [2]. La experiencia es el punto de partida de toda especie de conocimientos. 9. “Virtualmente”, “potencialmente”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 101

PAGE 106

AFORISMOS 102 \ 102 \ 102 \ 102 \ 102 \ [3]. Nada robustece tanto el entendimiento como la costumbre de no admitir ms que lo demostrado.106Feb. 26 La experimentacin proporciona a los sentidos un auxilio con que antes no contaban; asla y detiene los hechos, por decirlo as, para dejarse observar. La naturaleza pronuncia a la vez juicios muy complicados, juicios de muchos sujetos y muchos predicados: he aqu por qu no podemos determinar con fijeza cul es el predicado y a qu sujeto pertenece. Forzoso es, pues, que le separemos los casos, que le proporcionemos mayormente ocasin de explicarse en juicios de un sujeto y un predicado. Al punto que as lo hace, la comprendemos desde luego; entonces conoceremos la esencia de una fuerza determinada, y la sabremos distinguir despus, aun cuando desaparezca junto con otras. Se hace tanto ms necesaria esta separacin cuanto es ste el medio de evitar el error a nuestra comprensin, y que slo as podemos asentar juicios y observaciones. Y he aqu explicados los grandes resultados del mtodo fundado en la experimentacin. Los ensayos sirven meramente para alejar las dificultades, y presentar los fenmenos a la inteligencia en tan sencillo cotejo, que pueda sta juzgar rectamente, con todo conocimiento y sin ilusiones. Haciendo los ensayos un oficio algo parecido al que prestan las matemticas, tambin se les contraponen en cierto modo... 10107s.f. El mtodo de la experimentacin es eminentemente racional, pues no hace ms que ceder a las instancias de la razn en practicar pruebas para conocerla. 10. Interrumpido el original. (Sobre la exaltacin del mtodo experimental vid. Cuestin de mtodo (vol. 10 de La polmica filosfica cubana .) [Roberto Agramonte] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 102

PAGE 107

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 103 / 103 / 103 / 103 / 103108May. 15-47 Tiempo, espacio: no los quiero mirar aqu metafsicamente; hablar tan slo de la impresin de espacio, de largura, que el tiempo me produce despus de mi ltima enfermedad crnica, de que an no he salido ni saldr; mientras que el espacio me causa siempre la misma sensacin. Creo que he dado con la razn de lo primero y la razn de la diferencia. Pasan tantas sensaciones internas en el reloj de la fantasa y por el campo obscuro de la ociosidad, que el tiempo intermedio debe sentirse multiplicado. Del espacio no tengo que ocuparme: as cuando viajo se repiten las mismas circunstancias.109s.f. Tiempo es el espacio de las ideas No hay duda que existe grande relacin y correlacin entre el tiempo y el espacio ; que corren parejos; pero no esa casi identidad en la idea que le encuentran algunos filsofos. Digo casi porque idnticos nadie pretende, ni puede pretender, que lo sean. As, concediendo a Kant que el “ tiempo o la idea de l, es una forma de la intuicin”, no se lo concedo respecto del espacio que materialmente existe fuera de nosotros en los mismos cuerpos, y tambin como abstraccin 11Porque tngase presente que el tiempo no es el movimiento sino que el movimiento contribuye a la idea [de tiempo].12110s.f. 1.El tiempo acusa a la extensin, y sta al tiempo: as puede entenderse la casi identificacin de Kant. 11. Aparece una ? en el (11)(A.Z.) Sin duda es abstraccin [Vid. orig. 141.] 12. Suplido por Roberto Agramonte. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 103

PAGE 108

AFORISMOS 104 \ 104 \ 104 \ 104 \ 104 \ 2.En cuanto a la medida del espacio, daccord ; pero sta no es la idea del espacio 3.Tiempo sin espacio, no: espacio sin tiempo?111Feb. 10-53 El espacio est para el sentido; el tiempo para la memoria. No ponemos esto por el entendimiento, sino que estn en la naturaleza para el entendimiento: de lo contrario, todo sera subjetivo.112En. 31-46 1. Tcanos la coincidencia de los grandes pensadores, atravesando los tiempos y el espacio -–prueba de la identidad del espritu humano. (Y esto en las ciencias fsicas como en las morales). 2. Ntase, adems, que si est apurado, y como de parto el espritu humano, a veces un talento subalterno o no tan superior, suele parir un hijo que parece produccin del genio. 3. Esta coincidencia prueba para m dos cosas ms. 1 Nuevo argumento de plan en el Universo: Dios por doquiera, por donde menos lo esperamos, y 2 Su providencia que acude oportunamente a las urgencias de la humanidad, aun valindose de nfimos instrumentos, o convirtiendo en instrumentos a los que se tienen y son tenidos por causas Aqu es donde embona aquel: Potens est Deus de lapidibus istis suscitare filios Abrahae 13 (San Mateo)... y el otro al 2 miembro... ut non invenit homo opus quod operatus est Deus ab initio usque in finem .14 Nadie sabe para quin ni para qu trabaja. [Orig. 118] 13. “Y no pensis decir dentro de vosotros: A Abraham tenemos por padre: porque yo os digo que puede Dios despertar hijos a Abraham aun de estas piedras ”. ( San Mateo 3,9.) 14. “...para que no encuentre el hombre la obra de Dios desde el principio al fin”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 104

PAGE 109

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 105 / 105 / 105 / 105 / 105VII VII VII VII VII LOS SISTEMAS FILOS"FICOS LOS SISTEMAS FILOS"FICOS LOS SISTEMAS FILOS"FICOS LOS SISTEMAS FILOS"FICOS LOS SISTEMAS FILOS"FICOS113Dic. 19-45 Todos los sistemas filosficos “desnudan a un santo para vestir a otro”. La gracia estara en vestir a todos sin desnudar a nadie. Quien ms se acerc a este tipo, entre los antiguos, fue Aristteles. Entre los modernos ninguno tal vez pudo hacerlo mejor que Leibnitz. Pero en el ideal esto es, las aspiraciones se llev la palma Platn.114Ab. 25-47 Cuatro causas para explicar un sistema filosfico. 1 El siglo. 2 La nacin. 3 Los antecedentes individuales (educacin). 4 La individualidad (la forma mental). Esta ltima suele preferirse. Si no, cmo se explica el diferente sesgo de dos contemporneos: Platn, Aristteles –casi contemporneos ? As est en la naturaleza del hombre: unos poticos, otros matemticos; stos analticos, aqullos sintticos, etctera. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 105

PAGE 110

AFORISMOS 106 \ 106 \ 106 \ 106 \ 106 \115May. 27-46 Formular el sistema filosfico sin polmica ni citaciones, sino exposicin sinttica. En qu debe consistir un sistema? Puede formularse sin contraerse a la poca? Qu ha menester la humanidad? Toda la humanidad? O la civilizada? Otra polmica: su ventaja, que saltan chispas para la sntesis.116En. 21-47 Esos diversos sistemas que se contradicen, o no se contradicen tanto como parece, son conditio sine qua non para el desarrollo intelectual, y para la gran sntesis. As es como se logra que cada cual haga lo que pueda, y lo que debe. Paralelismo de la sntesis en filosofa con la tendencia armonizadora de la civilizacin.117May. 21-45 Hllome pendiente como el zancarrn entre el imn del estoicismo y del cristianismo. Para m el estoicismo, para el prjimo el cristianismo, bien que todo lo bueno del estoicismo se transfundi en el cristianismo.118Ag. 18-55 El racionalismo es un desarrollo ocioso, pero necesario de la Filosofa. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 106

PAGE 111

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 107 / 107 / 107 / 107 / 1071191846 Lo scetticismo il suicidio dellintelletto .1 (Giob. t. 2, pg. 92.) Corriente, seor Gioberti, pero concrtese y encrneme “il dolce impero della mente creatrice ”,2 y veamos si es en los reyes o en los pueblos.120s.f. La doctrina espiritualista no prueba sino supone la existencia de Dios. Veremos cul de los dos sistemas3 es ms ateo.121s.f. La historia de los sordomudos y la del joven sin infancia, Gaspar Hauser,4 son libros cerrados para los espiritualistas y pseudoeclcticos. 1. “El escepticismo es el suicidio del intelecto”. 2. “El dulce imperio de la mente creadora”. 3. Se refiere a la alternativa entre el sensualismo presidido por el espritu de tipo CondillacVarela, que defiende, y el espiritualismo tipo Cousin-del Monte-Gonzlez del Valle, que califica de pseudoeclecticismo. Ver La polmica filosfica cubana en Biblioteca de Clsicos Cubanos [Roberto Agramonte.] 4. Gaspar Hauser —smbolo del hombre aislado— hasta los 17 aos estuvo enterrado en un subterrneo o calabozo, sin ms contacto con ser vivo alguno que el guardin que le echaba el alimento. El habitculo donde viva no tena un metro de altura, por lo que tena que mantenerse con las piernas tendidas hacia delante. Por eso le era molesto mantenerse en pie, y aprender a andar, lo cual comenz a hacer por medio de pequeos saltos. Su lenguaje era balbuciente, a base de gruidos y meramente imitativo. Este smbolo del hombre asocial, sin desarrollar los sentidos, sirvi de argumento a los materialistas y sensualistas, por ejemplo La Mettrie con su teora del hombre-estatua. A menos sentidos, menos ideas. Va en contra del innatismo. [Roberto Agramonte.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 107

PAGE 112

AFORISMOS 108 \ 108 \ 108 \ 108 \ 108 \122s.f. La escuela eclctica ha ido a buscar la filosofa en Grecia, Escocia y Alemania, dejndola en su propia casa. Bueno es saber cmo piensan otros, pero mejor es pensar uno mismo. Los filsofos han temido que su ciencia se redujese a un captulo, aunque importante, de la fisiologa, y por eso se han refugiado en el campo de la erudicin. Incentivo para la juventud.123Nov. 4-50 En el Cerro. (Contra M. Crousse en su obra Des Principes .) Pantesmo y desmo son incompatibles, y si no, vase que sin embargo de los esfuerzos extraordinarios de este escritor por defender el pantesmo, luego que entra en materia sobre el desmo o sobre cualquier otro punto en roce con este asunto, apenas hace una reflexin que no descanse o gire en la idea de causa tan enclavada en el entendimiento humano como las de tiempo y espacio y la del mismo Dios, si se quiere. Para otra especie de inteligencias sobrehumanas, o bajohumanas tal vez tengan fuerza las razones de Mr. Crousse; mas para entendimientos constituidos como los nuestros, dudo puedan ser convincentes. Dir ms: ni puede formularse sin caer en la idea de causa ni concebirse por el espritu humano: ni por activa ni por pasiva. De buena fe, y mejor, en buena lgica, pantesmo = atesmo: no hay escapatoria. ¡Y luego quiere que exista una religin respetada por los hombres! ¡Qu filsofos destructores en son de arquitectos! ¡Respetar la humanidad contra el testimonio de su razn, s, de su razn, un Dios que es el mismo mundo! Aethiopem accipis dealbandum .5Novedad para aqu –y aun para Francia hoy. 5. “Pedir un imposible” [“convertir lo negro en blanco”]. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 108

PAGE 113

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 109 / 109 / 109 / 109 / 109 Desde luego, no lo hallo fuerte en ciencias naturales –y el caso lo requiere grandemente, ms de lo que parece. Su erudicin tampoco es de lo ms pujante. Yo desafo a Crousse y a cualquiera a que entre en materia, a que trate de edificar algo en moral o religin o teora de las ciencias, o filosofa primera, sin que a cada paso est derrocando el pantesmo; siendo de advertir que aun l mismo, despus de haberse esforzado en defenderlo, al tratar de establecer una religin, como por instinto le ocurre al desmo esquiva totalmente la palabra pantesmo La lgica es inexorable, amigo Crousse. [B.N.][Origs. 9,95 y 138.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 109

PAGE 114

AFORISMOS 110 \ 110 \ 110 \ 110 \ 110 \VIII VIII VIII VIII VIII LOS FIL"SOFOS LOS FIL"SOFOS LOS FIL"SOFOS LOS FIL"SOFOS LOS FIL"SOFOS124Feb. 20-47 Junto a griegos y alemanes es menester colocar los Puranas ndicos.125May. 23-46 Muy honda es la doctrina de Pitgoras, maestro de Platn. Los nmeros la armona ; siendo la base el 1 y el 3. Ahrens no ha penetrado a Pitgoras. Pitgoras, gran constructor y por consiguiente animista;1 eminentemente sinttico, sans quoi pas de science .2 La semilla de un grande hombre de tal modo nos fecunda que adivinamos todo su sistema; que nos compenetramos con l. Nos basta decir ex ungue leonem .3 Que esto slo indica el sentimiento de su fuer1. Variante: “gran armonista” (A.Z.) 2. “sin lo cual no hay ciencia”. 3. “[se conoce] al len por sus garras”. (Vid. af. 17.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 110

PAGE 115

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 111 / 111 / 111 / 111 / 111za como en nube o por instinto. Sera menester decir ex semine arbor ,4porque hay tierra, riego y vida: por eso mejor: P [ etrus ] plantativ, Apollo rigavit Deus aute incrementum dedit .5126Mzo. 5-47 Aristteles fue la forma sustancial de la filosofa. De otro modo. Quin ms creador y sobre todo organizador ? Quin dio ms forma a la materia? Fuera de que cre y aglomer mucho. A veces dar forma es crear. As cre de dos maneras. Platn inici, cre mucho. Pero mucho debi a Pitgoras. Cosa que como por instinto he sentido yo desde que salud a Platn. ¡Quin tuviera ms de Pitgoras! “Dios es un acto puro” (Aristteles). “Dios es el pensamiento del pensamiento” (Aristteles).127Sep. 24-26En el Faro de 24 stbre. [de] 1846. Sobre filosofa griega. Seccin de San Milln. Cita un paralelo entre Platn y Aristteles por Cousin, en el que est bien desgraciado este ltimo en atribuir al Estagirita ms bien el carcter de naturalista que de matemtico No opinar as de seguro su traductor Barthelemy St. Hilaire ; pues no puede haber nada ms matemtico en la sustancia y en el modo que sus dilatados trabajos sobre la Lgica —uno de sus ramos favoritos—, siendo el tono general de sus obras el estilo eminentemente matemtico —que Aristteles y frmulas son sinnimos. Ahora bien, que no sea exclusivo —como han solido serlo algunos matemticos, abstraedores de la realidad, sino ms bien fsico o por mejor decir, comprensivo, completo, filsofo por excelencia, sil en fut jamais ,6 que no mero naturalista como Vd. trata de caracterizarle —ya se es otro cantar, amigo Cousin! 4. “El rbol nace de su semilla.” [“De tal palo tal astilla”.] 5. “P[edro] lo plant, lo reg Apolo; pero Dios lo hizo crecer”. 6. “Si alguna vez lo hubo”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 111

PAGE 116

AFORISMOS 112 \ 112 \ 112 \ 112 \ 112 \¡Esa anttesis provocativa y resbaladiza os pierde, escritores de la moderna Francia! As, es de una inexactitud criante7 aquello de “Platn fue el hombre de la abstraccin, Aristteles el de la clasificacin”. Pues la primera es el obligado instrumento de la segunda. Ni aun se puede decir —lo que tiene ms visos de realidad— que el uno represente la sntesis y el otro el anlisis pues Aristteles es bien sinttico Diremos, pues: el primero el genio del idealismo, el segundo el de la realidad Por ms que se haya esto dicho, es lo nico exacto.128Nov. 1-50El filsofo de la verdad llam Platn a su discpulo Aristteles, y tan verdad dijo, que el mundo lo proclam el filsofo por antonomasia. Aristteles, creador y organizador por excelencia, y tan superior que desentierra hasta las opiniones anteriores ms ignoradas sobre cualquier materia que examina, citando minuciosamente los nombres de sus autores y escuelas. As que nunca se ha hecho un cargo ms injusto que el de Bacon a Aristteles, sobre asesinar a sus colegas y contemporneos, para entronizarse l. Lo que lo encumbra es su misma superioridad, y dejara de ser excelso su mrito, si no lo siguiera la calumnia y el tolle tolle ,8como la sombra al cuerpo.129May. 27-48Aristteles, la primera estrella que ha aparecido en el horizonte de la ciencia. 7. “manifiesta”. 8. “¡Quita! ¡quita! Trmino para la crtica insensata. [Roberto Agramonte.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 112

PAGE 117

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 113 / 113 / 113 / 113 / 113130Feb. 25-46Faro del 25 de Stbre. 46. San Milln, sobre Aristteles, dice: “Que en Francia no se han traducido sus obras hasta que Vctor Cousin no lo ha emprendido”. Cundo? Cmo? Lo que hizo Cousin fue proponer la traduccin y ejecutar slo la del libro 12 (un cuadernito) de la Metafsica con motivo de su informe sobre el concurso de 1835. Dice que en Espaa es donde haba ntegra la traduccin en manuscrito. Y en Alemania, Italia, Inglaterra, Blgica? Cuidado, amigo, con absolutas y nacionalismo.131¡Qu cuadro tan acabado es la descripcin del Filsofo por Platn, cual se halla en el TheTheœtetus Que tambin lo describe en otros lugares. ¡Grandes eran las aspiraciones de Platn por la pobre humanidad! Por eso es por excelencia su filosofa la filosofa del ideal : por eso sirvi de alimento al alma ardiente y elevada del grande Augustino9132Ag. 12-46En las composiciones poticas para el certamen del Liceo del da 1 sobre “el enlace de las ciencias con las letras”, a todos se les ha ido por alto, el altsimo luminar de Platn. Ni mandada a hacer poda ostentar una mejor prueba.10 Falta de erudicin y de gusto. 9. Termina el texto del aforismo 131 [26] del Cuaderno Copiador, con esta nota: (“Comparacin frecuentsima, as en Platn como en Aristteles, de la esclavitud ”.) La hemos suprimido. [Roberto Agramonte.] 10.“...de su falta” (A.Z.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 113

PAGE 118

AFORISMOS 114 \ 114 \ 114 \ 114 \ 114 \133Ag. 24-461.Cunta superficialidad en el artculo sobre la preeminencia de las letras etctera, inserto en El Faro de anteayer. Ni se mienta a Platn e Hipcrates, ni se habla de Vitruvio, y una vez que se cita a Aristteles y Plinio se hace malprecindolos y desconocindolos. Y Arqumedes era pigmeo en las ciencias? Ha llegado o no a nuestros das? 2.¡Qu injusto, por ignorante, con sus mismos coetneos y compatriotas! 3.¡Qu trocar los frenos en la apreciacin general! Tractent fabrilia fabri .11Por supuesto que no le juzgo sino segn el estado de los conocimientos, o por mejor decir, segn los datos vulgarizados en aquella poca (1803); pues aun entonces se saba mucho ms que el articulista, aunque infinitamente menos que hoy en estas materias. Cul, pues, no ser mi dolor al ver que hoy en mi patria se grada por trabajo notable, o cuando menos curioso, semejante mezquindad? ¡Sabemos poco, por ms que digan! Hace juego esta publicacin con el motivo que la ocasion —las composiciones y calificacin (lo peor del caso) sobre el tema propuesto por el Liceo para certamen literario. Tal para cual. Exempli gratia Cree el articulista que Lagrange es hombre de segundo orden. ¡Lagrange, que a los 21 aos formul y demostr aquellos tres teoremas fundamentales en astronoma!134May. 23-46El primer filsofo de la cristiandad, San Pablo. Los P .P ., los primeros moralistas del orbe —y los ltimos. 11. “Que trabajen el hierro los herreros”. (“Zapatero, a tus zapatos”.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 114

PAGE 119

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 115 / 115 / 115 / 115 / 115135Oct. 23-46No hay una lnea de San Agustn que no respire penitencia y alabanza. (Aun en las materias ms ajenas de ello al parecer). Alma grande, grandsima: aun ms grande en su humillacin que en su grandeza mundanal. Nada engrandece ms que la humillacin ante Dios. Como que nos hace ms fuertes, contra el mundo exterior e interior (las pasiones el leo rugiens de San Pablo). Es necesario considerar a San Agustn no ya como un escritor de primer orden, sino como a uno de los hombres ms grandes que han existido. Como escritor le distingue la concisin, y es sin igual en la felicidad de la expresin. Escribe con el corazn, como San Pablo, por eso impresiona tan fuertemente. Uno de los mayores milagros12 del Cristianismo es la conversin de semejantes atletas.136Sep. 6-46He llegado a comprender al pobre Orgenes: faltle una filosofa superior —una religin ms sinttica— tanto ms necesaria a su volcnica imaginacin.137Jun. 21-42 Nadie peor comprendido (por uno y otro partido) ni ms fcil de comprender, al menos en su idea madre, que el gran Verulamio. 12. “Portentos” (variante) (A.Z.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 115

PAGE 120

AFORISMOS 116 \ 116 \ 116 \ 116 \ 116 \138May. 28-47Cuando habla Bossuet, siempre se oye un hombre.139Jun. 29-46¡Cunto me he acordado de Montesquieu a quien aunque puede tacharse de injusto por su absoluta es menester concederle que tuvo razn en sustancia. Adivin, como hace el genio .140s.f.En medio de la superficialidad tan acusada, a veces con harta razn, a Voltaire por Demaistre, este mismo, sin querer, hace resaltar muy a menudo sus profundas observaciones sobre los fenmenos histricos .13 No hay duda que haba filosofa en Voltaire... ¡Cmo ha cambiado el mundo!... Llega hoy a un esfuerzo el ser imparcial con Voltaire. Pero es preciso serlo hasta con el Diablo, so pena de condenarnos; y aun cuando no se siguiera pena por aquello de (al estilo de Santa Teresa): “No me mueve, verdad para quererte, el cielo que me tienes prometido”, por honradez, por pursimo placer de conciencia, por deber imprescindible de todo el que aspire a llamarse hombre 13.Este pasaje se encuentra formando parte del aforismo [463] del Cuaderno Copiador de A.Z. bajo el rubro de Penses de Demaistre. Du Pape Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 116

PAGE 121

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 117 / 117 / 117 / 117 / 117141MadrugaMay. 28-46Aunque Rosseau no hubiera dicho ms que “el inventor sera ms famoso que el hroe”, respecto a la historia y moral del Evangelio, merecera ms fueros como pensador que los que hoy se le guardan. Moda hasta en eso, y en otros frenes, mana. ¡Justicia! El texto de San Pablo: “arguye, insta, observa opportune importune in omni patientia et doctrina ”14 — pare fatto posta .15142Ag. 18-55El atesmo de Feuerbach no es el de los enciclopedistas del sigloXVIII.143s.f.Notas de Schelling sobre Kant Ahora, que la razn por sus leyes conozca las del mundo o, por mejor decir, conozca que el mundo est sujeto a leyes, y que as se liga el hombre con la naturaleza, o pertenece a todo el plan: norabuena. Tambin del mundo refleja sobre s mismo el hombre, y deriva as mediatamente de las leyes del universo el conocimiento de las suyas. Tan cierto es esto, que el mismo Sch[elling] confiesa que para haber imaginado siquiera tal sistema, era indispensable haber sido primero veterano en todas las ciencias (como lo fueron K[ant] y Leibnitz), para sentir as sus necesidades —y la marcha del espritu humano—, agrego yo. 14.“Arguye, insta, observa, haya o no oportunidad siempre con paciencia y con conocimiento ”. 15.“...parece hecho adrede”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 117

PAGE 122

AFORISMOS 118 \ 118 \ 118 \ 118 \ 118 \Tampoco han cado en la cuenta estos formadores del mundo, sacndole del yo que con slo decir idealismo se envuelve ya realidad exterior y viceversa. He aqu mi modo de ver: la realidad del mundo, materia y ocasin y demarcacin de las ideas formadas por el entendimiento, quien despus, elevndose, concibe que la realidad descansa en la idea anterior y contina —en el plan— en la mente [ ]16 el idealismo trascendental —y racional en todos sentidos.144Feb. 7-47 Siguen notas a Schelling sobre Kant (pg. 218, t.I). K[ant] negaba que “las representaciones” [ Vortellungen ] fuesen en s copias de las cosas –-sin embargo de atribuir realidad a aqullas. Consecuencia que saca de aqu Schelling: “luego no puede haber cosas en s, y para nuestra representacin ningn original fuera de ella : de lo contrario no podra compaginarse aqulla con ste”. 1 Consecuentsimo era Kant en negar que las representaciones fuesen copias toda vez que demostraba en el entendimiento operaciones y leyes (funciones) para producirlas. 2 Ahora, que esto sea excluir al mundo exterior para la formacin de las ideas no tal; porque la misma elaboracin o generacin del entendimiento recae sobre el material por el mundo exterior ofrecido (dentro, en el hombre mismo; fuera, en el mundo). 3 Ofrecen adems los objetos ocasin para el ejercicio de las facultades, y demarcacin para confeccionar la representacin; bajo cuyo ltimo aspecto son copias las representaciones, o por mejor decir, aproximaciones a la realidad objetiva (que siempre existe la subjetiva). Y finalmente nadie ms que K[ant] ha insistido sobre la necesidad de considerar “el tiempo y el espacio como condiciones de la intuicin”, y por lo mismo tiene tambin f...17 16. En blanco en el Cuaderno Copiador y en el papel original aparece mutilada una lnea entera. 17. Posiblemente “funciones”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 118

PAGE 123

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 119 / 119 / 119 / 119 / 119145Feb. 2-47Es notabilsima la coincidencia de los dos puntos de vista que abraza toda la pgina 214 de Schelling (t. I, en alemn): uno sobre la interpretacin de Kant y otro sobre lo poco sinttico que suelen ser ciertos filsofos negativos con todo lo que he manifestado reiteradamente sobre ambos particulares, desde 1839. Hoy veo por primera vez esta Disertacin del ilustre alemn. [p.] 215. Magnfica perspectiva la que ofrece a los continuadores de Kant, y a la verdad nica digna y debida. Pero no convengo en la traduccin que da Schelling a lo de K[ant] que “las leyes del universo son formas originarias de la razn humana”, diciendo, “o lo que es lo mismo: modos de obrar de nuestro espritu”, sacando por consiguiente el mundo de nuestro espritu. Ahora, si dijera: la concepcin del mundo pase. Si no me equivoco, la idea de Kant es que el espritu forma indefectiblemente ciertas y determinadas inducciones que son sus leyes, o resultado de ellas, y que stas no pueden ser apodcticas. Buena o mala, sta es la idea de Kant.146Feb. 25-47Siguen Notas a Sche[elling] sobre K[ant]: pg. 224, in fine No puede concederse as absolutamente que “el objeto, primitivamente, sea, en calidad de tal, por precisin, finito ”. Propiamente objeto es lo que se ofrece a la contemplacin –y as puede ser finito o infinito primitivamente. Bien veo que me dir Sch[elling] que para ser percibido por nuestro entendimiento...147Feb. 6-47(A la pg. 216 y 217, in fine ) [Cont.] Muy bien pueden ser “las leyes de la naturaleza modos de obrar de nuestro espritu, (o por mejor decir, los modos de obrar de nuestro esLuz1-1.p65 31/10/01, 11:22 119

PAGE 124

AFORISMOS 120 \ 120 \ 120 \ 120 \ 120 \pritu, leyes de la naturaleza) condiciones bajo las cuales se hace posible nuestra intuicin o contemplacin [ Anschauung ]18 sin que de ah se infiera la procedencia del mundo, del entendimiento humano, y no obstante que “la naturaleza no sea ms que una accin perenne del Espritu infinito”, entendindose por ste a Dios El espritu humano...19 en armona con la naturaleza; as que, se le dieron sus leyes, para conocer las leyes de la naturaleza; siendo una de aquellas leyes la sujecin de las condiciones de tiempo y espacio para poder ejercer las dems por medio de las cuales viene en conocimiento del mundo y de s mismo. Se nota en Schelling el empeo de torcerlo todo a su abarcadora idea de identificacin Pero si concedemos que el espritu humano, por ser parte del todo, es el todo del Espritu lgicamente vendremos a parar en que cualquier parte del mundo es el mundo.148En. 21-47Schelling es la personificacin de su sistema. En l se halla identidad en la ciencia. Tiene de Platn y de Aristteles. Influencia forzosa de su sistema sobre todas las ciencias y singularmente sobre las naturales l y Kant han sido las estrellas de primera magnitud en el cielo de la ciencia moderna. Lugar de Hegel, sealadamente en la historia, cual es el de Krause. Debe mucho su fortuna a la idea del progreso. El de Schelling es esencialmente fecundador. Volver de las regiones elevadas de la filosofa alemana, a las alturas francesas, o escocesas, es como violentar a un matemtico leibniziano a descender a la aritmtica o el lgebra, buenas y necesarias en s, pero que no alcanzan a satisfacer sus imperiosas necesidades. He ah la ley del progreso. 18. En escritura gtica en el Orig. 27. 19. Mutiladas dos palabras en el original manuscrito. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 120

PAGE 125

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 121 / 121 / 121 / 121 / 121149En. 28-47A mil leguas estaban en la Habana (en 1840) de comprender lo que era el absoluto de Schelling figurndose que ste enseaba que haba que empezar la ciencia por Dios Ahora que leo su Idealismo trascendental me confirmo en el concepto que entonces form; siendo su procedimiento tan eminentemente relativo, cuanto parte del YO tanquam a radice ;20 y as es, en resumidas cuentas, tan sensualista o por mejor decir, tan fundado en la sensacin como Locke Advirtase que Gioberti tiene a los pantestas por esencialmente sensualistas; y esto apoya mi modo de ver.150Ab. 16-45Slo Dios es ms profundo que el yo de Fichte Arranque, escaln, instrumento y base del conocimiento humano, cuyo trmino es lo interminable. Dios, principio y fin de toda investigacin. N.B. No se ha entendido as generalmente el memorable yo de Fichte Caracterzale adems el ser eminentemente lgico y hasta cronolgicamente tal. Esto no quiere decir, sin embargo, que en l se encierre el conjunto o toda la sntesis que constituye un sistema filosfico .151MadrugaMay. 19-461 En qu consiste verdaderamente el sistema de Krause? 2 Es realmente un sistema? 3 Basta que las ideas sean exactas y originales para constituir un sistema? 20. “...parte del YO como raz ”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 121

PAGE 126

AFORISMOS 122 \ 122 \ 122 \ 122 \ 122 \4 Cul es el sesgo que ms naturalmente han tomado las ciencias por virtud de las ideas de Krause? Sus puntos de vista matemticos. Sobre el idioma. Su anlisis del yo Moral. Coincidencia de la suya con la de San Pablo, San Agustn y otros P .P .,21 as como en teologa dogmtica. Es fcil, no ya exceder, siquiera alcanzar a los P .P en estas materias? Sin embargo, Krause da un vigor cientfico a las demostraciones a lo Kant .152Jun. 2-46Admiro a Krause por Ahrens ; pero Schelling es de la raza de los fecundadores; “gracias al que nos trajo las gallinas”. Los completadores y redondeadores vienen despus; y de esto todos tenemos un poco.153Feb. 6-46Diario Tengo lstima a Ahrens a Sn. Milln y a la juventud habanera. En ayunas se quedan los alumnos de lo que es Malebranche y Spinoza despus de la idea de Ahrens ; advirtiendo que es adems falsa. No se puede describir un sistema en corto espacio, pero los pensadores siempre saben caracterizarlo con un rasgo. No ataca a Locke por su parte vulnerable: mejor lo ha hecho Gruppe y hasta Demaistre no obstante su exageracin. La cita de Berkeley es de lo ms vaco de este filsofo, por otra parte tan pensador. La exposicin sobre la impugnacin de Leibnitz es una perogrullada. El ojo, aunque no haya visto todava, nadie le negar la facultad de ver, etctera. 21. Padres de la Iglesia. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 122

PAGE 127

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 123 / 123 / 123 / 123 / 123 El cuerdo de Damiron se estuvo hablando dos das en la Sorbona acerca de Spinoza dicindonos hasta de qu modo se sentaba y se acostaba, sans en dire jamais le mot ,22 sin caracterizarlo. (Esto era por mayo de 1844.) La mejor introduccin (para nosotros) para conocer a Spinoza es el artculo de J. Reynaud en LEnciclopdie nouvelle .154MadrugaMay. 29-46Esta madrugada. Leccin 6. de Ahrens Es un tantico amplificador y trastorna un poco el orden de la exposicin, pues se pone a resear los inconvenientes de aplicacin del materialismo antes de aducir las pruebas del espiritualismo.155s.f. Demaistre: sus rarezas. “Jamais lorgueil na dit: “jai tort”...23“Le miroir de lintelligence, cest le nombre ”.24“Lintelligence no se prouve lintelligence que par le nombre .25“La Gologie, cest le paradis de lorgueil.26“Lordre est aussi visible que le desordre.27 22. “Sin decir lo que tena que decir”. Damiron, Essai sur lhistoire de la philosophie en France au XIXe sicle. Pars, 1834 [Roberto Agramonte.] 23. “El orgullo no dice nunca: me he equivocado”. 24. “El nmero es el espejo de la inteligencia”. 25. “La inteligencia no queda probada para la inteligencia ms que por el nmero”. 26. “La Geologa es el paraso del orgullo”. 27. “El orden es tan visible como el desorden”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 123

PAGE 128

AFORISMOS 124 \ 124 \ 124 \ 124 \ 124 \156s.f.Esta mxima de Demaistre es terrible: Tout chatiment qui nexige pas la prsence du patient est tolrable.28 Si se hace aplicacin al destierro es insostenible. l se contrae a la destruccin de Port-Royal y la dispersin de sus miembros en tiempo de Luis XIV; aun as es dura de tragar. Y volviendo al destierro : sin la religin o la filosofa, el destierro es el infierno de la vida. Creo que algo lo sabore Demaistre Pero cuando le tocan a su sancta-sanctorum desbarra. Es el Dios que le inspira —y el diablo que le seduce— origen de sus aciertos, que son muchos, y de sus extravos, que no son pocos. Sin embargo, le venero como pensador, y le admiro como escritor.157Ab. 11-46 A la nota sobre Rosmini (pg. 404, t. 1) No, seor Gioberti:29 yo he entendido perfectamente al Rosmini (ventaja de haber V. aducido sus largos pasajes). El Ser es objetivo respecto de la mente, aunque carezca de realidad exterior ; como que no es una modificacin de ella, no puede llamarse subjetivo No es ms que la expresin de una ley de la mente humana. Trasciende la filosofa trascendental –-el kantismo—. Las respuestas de Gioberti ratifican ms y ms mi punto de vista.158s.f.Talento analtico el de Balmes como hay pocos, y sin embargo lo desgraciado que suele ser al aplicar un ejemplo a un principio o vice versa 28. “Todo castigo es soportable cuando no se exige la presencia del que lo ha de sufrir”. [Orig. 118.] 29. Alude a la obra de Gioberti Introduzione allo studio della Filosofia Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 124

PAGE 129

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 125 / 125 / 125 / 125 / 125Parece una contradiccin que incurra cabalmente en esa falta un talento por esencia discriminador. Tales son las peculiaridades del espritu humano: y se escandaliza y hasta se escandece el mismo Balmes al or de los labios de Schelling que existen preocupaciones, hijas naturales del entendimiento: verdad que pasa a ser trivial por obvia, y que acaso ni le hubiera chocado en boca de otro. Balmes, con toda la superioridad de su cabeza, no puede ser imparcial con la filosofa protestante: para ello se necesita del corazn, y el suyo siempre estuvo de proa para todo germano. Me duele en el alma ser justo porque amo y venero a Jaime Balmes, pero l no poda ser independiente. Lo mismo le acontece a Gioberti, y por idntica razn a Descartes. Balmes, para ser consecuente, debera hacer la guerra tanto a ste como a Lutero. Pues Descartes es el Lutero de la Filosofa y Lutero el Descartes de la religin.159Feb. 25-51Es forzoso ser justos e imparciales — but fair —: sin esto no hay filosofa posible; no hay aquel juicio superior y tranquilo nimo que se cierne y mira sobre el conjunto de las cosas –-no hay sntesis. Por la descripcin que hace Balmes (en su Filosofa elemental ) de la filosofa alemana, no es posible que se forme la juventud una idea exacta, pero ni aun remota: en parte, se la forma contraria a la realidad, que es peor. En habiendo protestantes por medio, no hay que contar con Balmes: nos duele decirlo, pero es forzoso ser justos; a l mismo le arranca la verdad ciertas confesiones –-vase lo que dice sobre el discurso de Schelling de 1841.160Jun. 8-48Sin querer, hace la verdadera historia de la reforma Pg. 44, t. I. Su punto de vista es verdad que no rebaja el Protestantismo; pero tal vez, y sin tal vez, lo justifica Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 125

PAGE 130

AFORISMOS 126 \ 126 \ 126 \ 126 \ 126 \Los poticos alemanes son los padres del Protestantismo. Su cuna es la nacin de ms filsofos sintticos, y los ms sintticos.30161Ab. 27-46Sobre Balmes. “Bienes del clero”. A la pg. 5a. in fine La verdad suele estar en pugna con los hechos en el orden moral: como que a menudo es el derecho o el deber .31 Sin quitar, empero, a los hechos (buenos o malos) su carcter de existencias en cuyo sentido son verdades Quisiera ms rigor cientfico en la exposicin, y aqu adolece Balmes del mismo achaque que achaca l a la pseudofilosofa Ntese cierto francesismo en las generalizaciones, ora inexactas, ora sobradas. Locucion[es] a veces bellsimas, a veces acatalanadamente defectuosa[s]. No es feliz en los ejemplos, como ya le not en su obra El Criterio .162Ab. 30-46El P[adre] [Balmes] no es lo que me haban dicho, pero al cabo, habla europeo cosa rara en Espaa. Se le conoce que es discpulo de los franceses. Y quin no en Espaa? Slo32 la redundancia es espaola, aunque a los franceses les sobra. Sin embargo, ha mejorado mucho, como se advierte en su Filosofa fundamental y elemental Yo he sentido en el alma su muerte. Es muy superior a la gente francesa de hoy. 30. nase al aforismo 446. 31. En el Cuaderno Copiador: “deber”. “Saber” en el Mn. De la Biblioteca Nacional. En Orig. 122: “deber”. 32. Suprimido, en otros cuadernos, el prrafo que empieza en “Solo” y termina en “solera”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 126

PAGE 131

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 127 / 127 / 127 / 127 / 127163Ab. 27-46Siguen “ Notas a Balmes sobre propiedades del clero”. (Pg. 5.) Lo ms singular es que se le escapen tales proposiciones, cabalmente para propsito de la defensa del derecho contra el hecho Culpa de prodigar demasiado las mximas –y aunque yo no soy avaro de ellas, puesto que en materias filosficas debe aspirarse a veces al estilo aforstico sin embargo, no se deben amontonar sino sembrar. Si son anlogas, sobra; si diferentes, confunden. Ingenuo y de temple, s me parece.164s.f.Hay un autor33 que cierto bulto ha tenido la avilantez de apellidar infame y es el mismo que merece ser caracterizado de eminentemente religioso.165s.f.Nota al Poeta de Emerson. En qu se distingue ste del filsofo? ste descubre cosas —el otro expresin 33. Michelet [nota de Jos Ma. Zayas] (A.Z.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 127

PAGE 132

AFORISMOS 128 \ 128 \ 128 \ 128 \ 128 \IX IX IX IX IX UNIVERSO UNIVERSO UNIVERSO UNIVERSO UNIVERSO MUNDO MUNDO MUNDO MUNDO MUNDO166En. 1-49 Job deca: “ quid est homo, quia magnificas ?” 1 Gran verdad; pero no menor: “quid est mundus quia magnificas eum ?”. 2167Jess del Monte Ab. 8-46 ¡Oh, armona del Universo! ¡Oh profundidad, mejor dicho, del supremo armonizador! Y no se crea que voy ahora a buscar la correspondencia en el mundo material que sa salta a los ojos. Hablo de la armona y diversidad entre las facultades de los hombres. Como los primeros objetos inspiran diferentes pensamientos y afectos a los diversos individuos, al mismo individuo, segn la edad, el sexo, la salud, la fortuna, la ventura, la desventura, la educacin, la sociedad, la soledad –-y hasta la hora del da, ¡qu digo la hora! ¡hasta un instante indivisible! 1. Qu tiene el hombre para ensalzarle tanto?”. 2. Qu tiene el mundo para que lo ensalces tanto?”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 128

PAGE 133

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 129 / 129 / 129 / 129 / 129 Hombre que en cada objeto columbra un proyecto -–hombre a quien no le inspira sino el bien general—quin no ve ms que el lucro— quin la poesa.168Ab. 26 Todos los fenmenos del universo, en lo fsico y en lo moral, reproducen constantemente la imagen de la necesidad de la cooperacin de principios distintos para su produccin; todo es matrimonio y nada aislamiento.169Oct. 15-50 Sobre el orden providencial en los descubrimientos del mundo fsico y adquisiciones en el moral e intelectual —su armona y paralelismo. Profunda filosofa para penetrar el alcance de los hechos.170s.f. Orden. El tiempo –-prdida siempre irreparable.171May. 25-52 Una fuerza no obra all donde est, sino donde obra. [B.N.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 129

PAGE 134

AFORISMOS 130 \ 130 \ 130 \ 130 \ 130 \172Dic. 1-47 La necesidad, madre del placer y del dolor. Madre universal del hombre y del bruto. La razn, su Dios —que se enseorea de lo mismo que cre la naturaleza.173Set. 16-46 El relojero. El mejor de los cumplidos para m, que ando ms tras la virtud, que tras la ciencia No hay duda: gran ley de compensacin. Lo que baja por un lado, sube por otro. Lo que quitan unos, otros lo dan con usura. ( Sed non opportet gloriari nisi in cruce divina .)3El boticario idem Y todos idem Como si se tratara de apuntalar con simpatas -¡y en qu circunstancias! Ah! mi Dios, mi Dios, cmo te encuentro, hasta donde menos te esperaba! ¡Qu bien se ve que ests en todas partes! Hasta en la obra del malo (¡y no es blasfemia!) te veo por reflejo en contraste –-porque entonces siento ms vivamente lo bueno. Lecciones en todo, para los que ansan instruirse con sed inextinguible –-como el ciervo en las fuentes de las aguas.174Jun. 2-46 ¡Qu leccin y en boca del venerable octogenario! “Cada vez me persuado ms, deca, que las faltas se castigan a la larga en este mundo, y a veces con harta severidad... No vale a menudo ni previsin ni precaucin... As es menester resignarse y conformarse con la voluntad de Dios” —y perdonar, agrego yo. 3. “Pero no es conveniente gloriarse sino en la divina Cruz”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 130

PAGE 135

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 131 / 131 / 131 / 131 / 131 Y cuando el virtuoso es el blanco de los golpes de la fortuna? Este hecho, aunque no tan frecuente como se cree, del mundo moral, desespera y desmoraliza a las almas dbiles (que suelen tenerse por fortsimas) cuando es para m la prueba ms irrefragable de la intervencin de la Providencia en este mundo. Ya en otras ocasiones he dicho que el justo en la desgracia es el espectculo ms bello del mundo. La desventura, nica corona digna de la virtud. Quia manus Domini tetigit me4 (Job).175Jun. 22-46 El sistema de las compensaciones es eminentemente consolador; pero ms consolador es el cristianismo. En el orden poltico puede tener funestas consecuencias, inspirando una conformidad que no est bien con el progreso de los pueblos. Es menester confesar que fue filosofa que sali de la escuela de la desgracia, y a fuer de tal hija de buena madre. Tambin puede inspirar los buenos sentimientos, mostrando los dolores con que estn compensados los placeres, y las penas que acibaran la pasin o el delito. Pero stas, cuando ms, buenas ayudas o auxiliares del Cristianismo, que se encumbra hasta la cima, negndose a transigir con el placer y exigiendo una pureza angelical. Dispuesto a todo, prevenido contra nada. El espritu del Cristianismo es el de la familia universal.176Nov. 4-50 (Sigue contra Crousse.) Un Dios que debe premiar o castigar al hombre, y nada menos, segn dice l mismo, que por cumplir con su justicia, y que, sin embargo, 4. “Porque me toc la mano del Seor”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 131

PAGE 136

AFORISMOS 132 \ 132 \ 132 \ 132 \ 132 \ no le ha creado —porque, segn Crousse, no hay ni puede haber creacin Pero no es eso lo peor; porque hyala o no, tenemos al mundo, repartiendo premios y castigos, por cumplir con la ley de su justicia, y con la del libre albedro dado al hombre, al tomo como l lo llama: ¡no importa, que de la semilla sale la ceiba! [B.N.] [Orig. 86] (Vid. afor. 438)177May. 7-45 ¡Buenos! No envidiis jams a los malos, que siempre les va peor que a vosotros. Es inevitable el anatema: “En el pecado llevan la penitencia”. Siempre y por siempre existe la compensacin.178Feb. 4-51 Omnia in pondere, numero et mensura Ergo est Deus in nobis et extra nos .5Si tal no fuera, qu sera del afligido en las horas de la tribulacin? Al lado del fuego que abrasa un corazn, el agua para apagar el incendio. Slo que cuando se le descubren las orejas; pero entonces ya somos capaces de esta reflexin —y vyase lo uno por lo otro— y descubrimos plan en la compensacin.6 5. “Todo est sujeto a peso, nmero y medida. Luego Dios est en nosotros y fuera de nosotros”. El mstico flamenco Jan van Ruisbroek, en el siglo XIII, rima en cuatro versos la concepcin del mundo del medioevo: “En orden, armona y nmero fueron creadas por Dios las cosas. Vivamos, pues, segn un plan de pureza, y se nos abrir la vida intuitiva por encima de la razn”. [Roberto Agramonte.] 6. “Parece haber escrito lo anterior con motivo de Silvio Pllico”. (Nota de Jos Mara Zayas.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 132

PAGE 137

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 133 / 133 / 133 / 133 / 133179May. 9-45 La oscuridad que envuelve la cuestin del destino humano, germen de toda filosofa, y aun de muchsima religin. Otro tanto sucede con la profunda noche del origen del mundo. ¡Bienaventurada oscuridad, que alumbra nuestro entendimiento y templa nuestro corazn! Hay datos, empero, en ambas cuestiones, que establecen ciertas verdades de un modo tan incontrastable que el hombre no puede esquivar su ascenso, ni huir a su responsabilidad. Estos datos son: el plan providencial del universo, y la ciencia y conciencia de la razn humana, como leyes universales grabadas en todos los entendimientos y en todos los corazones.180s.f. La buena y mala fortuna,7 los dos escultores de la naturaleza, para el pulimento de la materia humana.181May. 42 La lgica8 es la reina del mundo, y sin embargo el mundo ni puede ni debe gobernarse por la lgica. 7. Es frecuente en Luz, y en la forma aforstica general, la elisin del verbo sustantivo. [Roberto Agramonte.] 8. En el Cuaderno Copiador aparece “Lgica”. Preferimos “lgica”. [Roberto Agramonte.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 133

PAGE 138

AFORISMOS 134 \ 134 \ 134 \ 134 \ 134 \182May. 3-45 El mundo, verdadera mar que no saben atravesar ms que los navegantes de profesin. Quin edific sobre el agua? Sobre sta no se hace ms que trajinar.183Ab. 24-45 La humanidad tiene que pasar por ciertos escalones (de abrojos y espinas) para llegar a ciertas alturas. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 134

PAGE 139

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 135 / 135 / 135 / 135 / 135X X X X X LA VID LA VID LA VID LA VID LA VID A A A A A184En. 21-47 Venga vida, de donde viniere, que sin vida no hay filosofa.185Cerro Nov. 10-47 Cuando todo es esfuerzo no hay vida pero s virtud. No hay vida sin espontaneidad y sin espontaneidad no hay empresa. Cuando los esfuerzos nacen de aqulla, entonces son multiplicados y coronados.186Oct. 14-45 La oscuridad de lo futuro, el mayor presente de la Providencia para el alma humana. Y sin embargo, la incertidumbre es el peor de los males. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 135

PAGE 140

AFORISMOS 136 \ 136 \ 136 \ 136 \ 136 \ Siempre se tira al desenlace en este drama de la vida. Semper ad eventum festinat .1Si no hay drama, no hay vida. Y sin embargo, mientras dura el drama, no hay vivir. Pero en los dramas hay tragedias y comedias.187May. 13-45 Por qu se queja el hombre de la vida? Engaos, desengaos; dolores, consuelos, que son placeres ms dulces que los de primera mano. No es sta la ley de naturaleza? Rosas y espinas, claro y oscuro. De qu se queja, pues? Si se cierra una puerta suelen abrirse dos. Pero se quiere el placer, el placer y el placer, siempre y do quiera, sin interrupcin; y el placer fsico. Para qu? Para tocar la saciedad, y la enfermedad, y la flojedad fsica o moral. Sin ejercicio no hay fuerzas. Es por ventura todo el campo organo? Si no fuera menester la lucha, ya pudiera aconsejarse la quietud y molicie. El hombre no necesita variedad en la obligacin, sino en la devocin. En otros trminos, el placer cansa, el trabajo contenta.188Mzo. 2-47 Para vivir en el mundo es necesario no slo estar en l sino con l y hasta por l No son los que viven con l los que ms viven para l Vivir para el mundo –-vivir para la humanidad— bien diferente. Sres !...P2 Mire que no se puede ni aun a dos Cmo quiere V.A.3200,000! 1. “Se adelanta siempre al desenlace”. 2. “Padre”. 3. “Vuestra Alteza”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 136

PAGE 141

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 137 / 137 / 137 / 137 / 137189Jun. 5-42 La vida, bogar, bogar, y en la orilla ahogar.4190May. 21-45 Cmo, por qu sorprende tanto al hombre la imagen de la muerte? Porque aunque comn nunca es vulgar Arrebatados los hombres por el torbellino de la vida, jams piensan en la muerte; ¡tal es el imperio de los sentidos! Nada infunde ms al corazn que el familiarizarse con la idea de la muerte. Aun sera buena regla para los mismos gozadores. Acurdome a este propsito de un lema de escudo de armas que deca: “Osar morir, da la vida”. 4. Variante: “La vida, bogar, bogar, y a la orilla ahogar”. [Orig. 28.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 137

PAGE 142

AFORISMOS 138 \ 138 \ 138 \ 138 \ 138 \XI XI XI XI XI TIC TIC TIC TIC TIC A: A: A: A: A: 1. VALORES POSITIVOS191Mzo. 8-46 Hay cosas que no deben hablarse, ni escribirse ni pensarse (aun con un buen fin). La lmpara de la moralidad se corre riesgo de apagarla si se sopla fuerte; o de corromperla si se alimenta con gases mefticos. Jams perdonar a J.J. Rousseau algunos pasajes de sus Confesiones ¡Ah! Si los hombres influyentes estuvieran permanentemente con la imagen de la moralidad por delante, y por dentro, que los persiguiera como a m, ¡cunto ganara la humanidad!192En. 31-46 De qu depender la repugnancia material, orgnica, que me causa, como si me aguijaran, el ver materializar la parte moral del hombre, aunque sea en la ms leve expresin? Quiero examinar, y primero fijar esta cuestin. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 138

PAGE 143

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 139 / 139 / 139 / 139 / 139193s.f. We must endeavour by all means to become better.1 [Cuad. II, 88.]194s.f. El movimiento del mundo moral, como el de los graves, es uniformemente acelerado. Cobra fuerzas caminando. [B.N.]195s.f. Yo quiero tambin espiritualizar al hombre, mas para eso no se ha de engaarle, ni engaarnos. Se le convence al hombre de las grandes ventajas de espiritualizarlo. [B.N.]196Pars Dic. 28-43 El mundo no se gobierna con lgica sino con inconsecuencia. Por eso llama exagerados a todos los hombres consecuentes. 1.Tachado este aforismo en el Cuaderno de Luz, quiz por el propio Luz, y quiz por parecerle trivial. Debemos salvarlo, por su sentido tico. “Debemos esforzarnos por todos los medios en hacernos mejores”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 139

PAGE 144

AFORISMOS 140 \ 140 \ 140 \ 140 \ 140 \197s.f. Hay idealidad? Luego tenemos horizontes, aproximacin, perfectibilidad, trasmutacin de la forma en fondo y del fondo en forma, cielo infinito... ¡Bendigamos al Creador de tantas maravillas! [B.N.]198Dic. 15-45 La tierra de promisin: el ideal : mientras se esfuerza el hombre por llegar, recoge un sinnmero de conocimientos por el camino, y de camino se ha ejercitado; no puede perfeccionarse de otra suerte.199Ab. 10-45 El ideal ,2 la atmsfera que respiran las almas. Tan forzosas son las necesidades morales como las corporales. El moralista legislador no se debe contentar con satisfacerlas, es menester crearlas. Este es el bautismo de los pueblos recin nacidos, y la confirmacin o penitencia de los adultos .200s.f. Aun cuando los hombres operen muy a menudo siguiendo la voz de su inters, bien o mal entendido, ste no es el nico motivo de sus acciones, ni la norma de su moralidad. 2. “El ideal es el aire...” (variante CXXIX). Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 140

PAGE 145

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 141 / 141 / 141 / 141 / 141 Los hombres jams gradan el mrito o demrito de las acciones por la utilidad que produzcan. Entonces habra una moral para cada caso, y los medios, cualesquiera que fuesen, quedaran justificados como se consiguiera el fin. Esta es la moral de la tirana.201Set. 6-46 El corazn humano es una mina que todos los das descubre nuevas vetas ¡Ojal que el mineral fuera siempre de buena ley! Sin embargo, cuando Dios permite que as se descubra, alguna ventaja ha de traer. Natura nihil frustra molitur3 —hablo tan slo de utilidad moral.202Feb. 26-46 No ser indicio de la verdadera excelencia del saber y de la virtud la necesidad de desvivirse por ellos para conseguirlos?203Oct. 29-48 Slo el talento conoce el talento. Motivo de esta reflexin —digno de risa. Es chistossima la idea que se forman las inteligencias vulgares de las superiores. Crisman de mentecatos y guanajos al que no les da un grito o un garrotazo. 3. “La naturaleza no hace nada en balde”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 141

PAGE 146

AFORISMOS 142 \ 142 \ 142 \ 142 \ 142 \204Jun. 22-53 ¡Qu cosa tan grande este testimonio de la conciencia que en medio de la tormenta alza la voz, diciendo: hiciste bien Ecce, ecce Deus .4205s.f. Para todo se necesita ciencia y conciencia.206En. 2-44 Sera siempre ms exacto que el hombre dijera “hay en m”, que no tengo yo tal o cual facultad.207s.f. Donde est tu tesoro, all estar tu corazn.208Mzo. 27-46 Hay criaturas que ofrecen en s mismas problemas morales imposibles de resolver. Para ellas quisiera yo ver a los Leibnitzes y Newtones morales, que con toda la infinidad de sus clculos infinitesimales vienen a parar en 0 en el (infinito). 4.“se, se es Dios”. Conscientia testimonium quam magnum! in hiemis vi vox sua clamat: “Bene agisti”. Ecce, ecce Deus. (Texto del propio Luz.) [Orig. 52.]8 Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 142

PAGE 147

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 143 / 143 / 143 / 143 / 143209En. 6-44 Conocimiento del bien y del mal: luego5 responsabilidad. Segunda razn: Lucha: luego responsabilidad. Tercera: Experiencia del mal: luego responsabilidad. Cuarta: Ensanche de conocimientos: luego responsabilidad. As6 dijo muy bien Jesucristo: “a cada cual se le juzgar segn lo que le fuere dado”. Quinta: As7 tambin ms o menos mrito en la misma accin, segn las circunstancias de las personas8 y de las cosas.210May. 28-42 La meditacin mata: el alma se ensangrienta tropezando con los puales de la realidad. (Los puntos de comparacin.)211Jun. 9-42 Cmo se levanta ms el pensamiento: aguijado por los negocios, o dejndolo correr por donde guste? (Tengo resuelto el problema, y no como parecer a primera vista.)212Ag. 29-46 La costumbre de pensar nos hace elevar hasta el cielo desde lo ms ruin y humilde del suelo. Nada hay frvolo para el pensador. 5. “Luego aumento de la”. 6. “Por eso dijo”. 7. “As ms”. 8.“la persona”. (Variantes de A.Z.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 143

PAGE 148

AFORISMOS 144 \ 144 \ 144 \ 144 \ 144 \213May. 18-45 Piensa para obrar, y para no obrar piensa.9214Jun. 8-42 No siempre es la recta el camino ms corto de un punto a otro. (Se supone, fuera de [la] geometra.215May. 15-48 El ejercicio del pensamiento, el culto ms aceptable a la Divinidad.216Set. 6-46 El sentimiento, principio muy voluble —veleta—: la razn, nica brjula. Buena o mala, no hay otra.217Ab. 24-45 Sin sentimiento no hay motivo para el pensamiento ni para la accin. Esclavo fue quien dijo: “homo sum, humani nihil a me alienum puto .10 9.“Nosotros procuraremos hablar como pensamos. Hablar como se siente y obrar como se debe. Nuestra filosofa propende a demostrar...” (Tachada toda esta reflexin en el Orig 131.) 10. “Soy hombre y no considero que me sea extrao nada humano” (Terencio). Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 144

PAGE 149

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 145 / 145 / 145 / 145 / 145218s.f. A veces no puede el talento ni la discrecin bastar para conducirse bien: se necesita caridad, buen corazn, guiados por el buen juicio.11219Jess del Monte Mzo. 26-46 Hay cierto valor adquirido tan animoso como el natural: el de la experiencia. Ms tenaz que el de la juventud, como ms arraigado.220Ab. 19-45 El hombre se madura como la fruta, a fuerza de tiempo, de soles y de... golpes.221s.f. Evitar ms que curar.222s.f. Urbanidad de la poca. Regla nica. Hacer. 11.Variante CCVIII: “A veces no son suficientes el talento y la discrecin para conducirse bien: necesitamos caridad y buen corazn, guiados por el buen juicio”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 145

PAGE 150

AFORISMOS 146 \ 146 \ 146 \ 146 \ 146 \223Nov. 15-47 El que hace cuanto quiere es esclavo, no dueo, de su voluntad. El que hace cuanto quiere, hace lo que no querr [B.N.]224Set. 7-46 El tono da el tono (en bien y en mal).225Ab. 2-47 Slo los entonados dan el tono. ¡As anda el mundo!226Jess del Monte Mzo. 26-46 Debemos siempre intentar y emprender hasta donde nos permita la naturaleza. Y de qu modo sabemos ese lmite? Estudiando y luchando.12227s.f. Es menester combatir, destruir, aun tratando de construir 12. “Estudiando y luchando conoceremos ese lmite”. (CCLXXII.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 146

PAGE 151

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 147 / 147 / 147 / 147 / 147228Feb. 25-46 Abrasar para abrazar. Si vis pacem ,13 etctera. Hay quien podra decir: Faciunt bellum quia volunt pacem ;14 o: Si vis pacem, fac BELLUM.15 Para PACEM, si vis 16 etctera.229s.f. Slo el que persevera se salva.230s. f. A Jos Mara Zayas. En el mar estamos; fe y adelante!...231s.f. Quien no aspira no respira.17[B.N.] 13. “Si quieres la paz...” 14. “Hacen la guerra porque quieren la paz”. 15. “Si quieres la paz, haz la guerra”. 16. “Prepara la paz, si quieres, etctera”. 17. “La humanidad si no aspira no respira. Ved ah la necesidad del ideal”. ( Floresta Cubana 1856)Ab. 5-47 Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 147

PAGE 152

AFORISMOS 148 \ 148 \ 148 \ 148 \ 148 \232Ab. 5-47 Cuando se espera con justicia, se siente con fuerza. ¡Cul no ser la situacin de un alma sensible, pero vulgar, que merece y espera sin conseguir ms que ingratitud! Toda la filosofa ha menester para luchar y tragar. Pero despus queda el hombre ms restaurado y fortificado. San Pablo fue gran maestro en la materia, como discpulo de Cristo —el primero.233Set. 19-46 Quien espera, desespera... o escribe, para no desesperar.234Set. 19-46 ¡Cuntas circunstancias cortan al hombre las alas de su entusiasmo, de su caridad! Esto aun en los que no pueden dar, pero que pueden hacer que se d.235Mzo. 2-47 Porque todos tienen razn, nadie tiene razn. Es como aquello de Every bodys business is no bodys business .18 18. “El negocio de todos no es negocio de nadie”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 148

PAGE 153

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 149 / 149 / 149 / 149 / 149236Mzo. 2-47 El pro se equilibra tanto con el contra en todas las cuestiones graves, que no es posible ser muy dogmtico. Sin embargo, o por lo mismo, cuidado con debilitar el principio de accin.237Dic. 15-45 La exageracin nos impide ver a los lados, pero nos hace descubrir ms profundamente. Por desgracia, no todos los escollos estn en el fondo.238s.f. Con el mero hecho de aceptar una discusin, ya est reconocida la supremaca del tribunal de la razn.239s.f. Que la razn de conveniencia est siempre subordinada a la razn del deber: sta acrisola y santifica el alma: aqulla suele adulterarla y amenguarla.240s.f. No sabe ms el que repite ms de lo ajeno, sino el que dice o hace ms de lo suyo. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 149

PAGE 154

AFORISMOS 150 \ 150 \ 150 \ 150 \ 150 \241s.f. Slo los semisabios son inmorales.242Set. 30-47 Cest bien fort que detre fort.19243Set. 3-46 Ser completo sin prolijidad, enrgico sin afectacin. Nada peor que la trivialidad, aunque sea clara y limpia como el cristal.244s.f. La naturaleza aborrece el reposo: tan natural es el movimiento a las almas como a los cuerpos.245s.f. Tan luego como los hombres se persuaden de haber llegado al non plus ultra permanecen sin trmino en el statu quo Entonces cesa el 19.“Es harto fuerte ser fuerte”. “Es admirable tener la fuerza de un gigante; pero es atroz usar de ella como un gigante”. (Shakesp. Measure for measure Act. II, esc. II.) [Roberto Agramonte.] Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 150

PAGE 155

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 151 / 151 / 151 / 151 / 151 estmulo de la accin, enrvase la actividad, sientan sus reales la pereza y el desaliento; y estos enemigos acrrimos del alma, alindose con su hermana la presuncin, e invocando el venerado nombre de la prudencia, levantan de consuno un valladar impenetrable a la corriente natural y divina del espritu humano.246Mzo. 26-46 Si hasta los filsofos se dejan llevar por las apariencias, cmo hemos de tachar a la muchedumbre por juzgar segn ellas? El juzgar es tan rpido como el ver; y le sigue tan necesaria e inmediatamente al ver, como ste al abrir los ojos. Hinc mali labes :20 re juzgar reflejar; ah est el busilis .21247Mzo. 26-46 No slo es ms fcil criticar que edificar, sino que edificarse El empeo de rebajar siempre a los dems, es para quedar nosotros arriba. Nadadores fuera del agua, que siempre resultan flotantes.248May. 18-45 Combatir preocupaciones es tirar coces contra el aguijn por la mayor parte, pero deben tirarse hasta romper el aguijn. De otra suerte cmo anduviera el mundo? 20. “He aqu el remedio del mal”. 21. “ busilis ”, vulgarismo de ( indie ) bus illis “Aqu est el quid Aqu est la dificultad”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 151

PAGE 156

AFORISMOS 152 \ 152 \ 152 \ 152 \ 152 \249Jul. 1 Sobre la objetividad de uno mismo como causa de imparcialidad. El mundo aparte dentro de nosotros. (Extender estos pensamientos.)250May. 27-46 Para ser imparcial es menester de todo, probar y dejar. Al canto. Retrospective view on my studies and passions .22251May. 30-48 Nada ms contrario a la imparcialidad que la indiferencia. Por eso el amor y el odio hacen formar algunos juicios exactos.252Ab. 22-45 Qu es lo ms difcil del mundo? Ser imparcial.23253Set. 7-46 Confesar la propia falta, la mayor de las grandezas. 22. “Visin retrospectiva sobre mis estudios y pasiones”. 23. Variante CCLIII: “Lo ms difcil del mundo es ser imparcial”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 152

PAGE 157

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 153 / 153 / 153 / 153 / 153254Dic. 19-45 Cul es el espectculo ms bello del Universo? El justo en la desgracia. Cuanto mayor es sta, tanto ms se hace necesario al hombre refugiarse en una regin ms elevada. Le ahoga la atmsfera terrenal, si no vuela y se encumbra hasta la celestial. Pero como aqulla tampoco es su elemento, vuelve a descender a cada paso, o se queda suspenso entre las dos regiones. Decreto de la Providencia que as diviniza al hombre sin dejar por ello su humanidad –-los vnculos que a sus hermanos, a sus consufridores con l le anudan De lo contrario, llegara a la felicidad en este mundo, si felicidad puede llamarse a la impasibilidad Cesara la lucha, y por consiguiente la vida del justo. Ni aun el veterano ms aguerrido debe reposar sobre sus laureles.255s.f. No puede decirse a la justicia non plus ultra Ella es absoluta en su esencia e ilimitada en su aplicacin.256Dic. 1861 Antes quisiera yo ver desplomadas, no digo las instituciones de los hombres, sino las estrellas todas del firmamento, que ver caer del pecho humano el sentimiento de la justicia, ese sol del mundo moral.257Havre Jun. 30-44 El que no sufre, qu sabe? (Salomn). Respuesta: slo el que sufre lo sabe. (Y cuenta que digo lo sabe y no sabe .) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 153

PAGE 158

AFORISMOS 154 \ 154 \ 154 \ 154 \ 154 \258Set. 6-46 Hay criaturas que estn fuera de la humanidad; que aunque hayan sufrido, no simpatizan con los dems sufridores. Estas se le escaparon a la sibila de Virgilio, cuando dijo: “ non ignara mali ”,24 etctera.259Mzo. 8-46 Tanto puede uno ponerse en el lugar de los dems, que nunca est en el suyo. He aqu la mejor prueba del ne quid nimis ,25 que aun a la virtud ms eminentemente cristiana y la que ms adoro, es menester ponerle su correctivo. Triste es ver derramar lgrimas sin poder enjugarlas. Ms duro todava que verterlas. Beati qui lugent quoniam ipsi consolabuntur .26 Y los que no lloran! “tantum religio potest .”27Maledicimur et benedicimus .28 No slo bendigo a Dios por ser maldecido, sino a los que me maldicen. Y lejos de ser humillacin, nos proporciona coyuntura de levantar ms el espritu. Por eso bendecimos al que nos maldice. Pero Dios da siempre la fuerza. Tampoco es mala la humillacin: lo que es infame es el orgullo y la vileza.260 ¡Almas generosas que quieren las alas no tanto para volar ellas, como para cubrir a los dems!29 24. “no desconociendo el mal...” (Vid. afor. 314, nota 4.) 25. “Nada con demasa”. 26. “Bienaventurados los que lloran, porque ellos sern consolados”. (Evangelio de San Mateo, 5,IV.) 27. “¡tanto puede la religin!”. 28. “Nos maldicen y bendecimos”. 29. Variante CCC: “Existen almas generosas que quieren”. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 154

PAGE 159

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 155 / 155 / 155 / 155 / 155261Feb. 17-47 Todos damos y recibimos: tomamos de, y damos a la atmsfera moral en que respiramos. Mas dir: todo da y todo recibe; hasta una piedra nos despierta en s, y fuera de la asociacin ideas y sentimientos. Es ley del mundo fsico y moral.262En. 24-45 Por qu hay tan pocas almas buenas? Para que las que lo son, sean mejores; y las dems menos malas.263Ag. 16-47 Amigo de todos, amigo de nadie. Sin embargo, la caridad —cmo?264s.f. El hombre debe ser esclavo del reloj.265s.f. Slo la verdad nos pondr la toga viril.30 30. Ha sido formulado en latn: Veritate sola nobis imponetur virilis toga Se cree no es original de Luz. Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 155

PAGE 160

AFORISMOS 156 \ 156 \ 156 \ 156 \ 156 \266Feb. 17-47 Amor –y amor a la verdad. Es la verdad fuego tan tenaz, que por ms que se empeen en ahogarla tanto ms se enciende y ms terreno gana. [ Revista Habanera 1862]267May. 16-45 Cul es la mayor de las alegras? La primera la produce la vista del objeto amado. La segunda, el retorno de la salud (hablo en el orden moral y fsico). La tercera, el acabamiento de la obra. La cuarta, el regreso a la patria. El amor paternal o maternal va incluso en la vista del objeto amado. El ganar una accin por un general lo va [en la tercera].31268Cerro May. 25-42 La salud, sentir32 afuera; la enfermedad,33 para dentro.269Feb. 26-46 Sucede con la salud lo que con el sueo: si se busca demasiado, se aleja. As acontece con alguna o algunas otras cosas. 31. En el original dice: “en el No. 3”. Es abreviacin de Luz. 32. “lo de afuera”. 33.“lo de adentro” (A.Z.) Variante: “La salud es sentir lo de afuera: la enfermedad lo de adentro (Af. 25, Cuaderno II.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 156

PAGE 161

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 157 / 157 / 157 / 157 / 1572702934Los hombres sin mrito deben elogiarse a s mismos: quin, si no, los elogiara? La fama no se mendiga, sino se entra por la puerta, y suele salir... por la ventana Vanitas vanitatum et omnia vanitas.35271May. 42 Fruta rara el ingenio, mucho ms escasa la honradez.272Cerro Nov. 10-47 ¡Cun fcil es ganarse el aprecio de los hombres! Apenas se pasa por la escena como un cometa por el cielo, y queda ms memoria de lo que pudiera creerse, a despecho de una larga desaparicin!273May. 27-46 Dado que debamos concentrar las fuerzas para lo ms preciso y precioso, no deber hacer cada uno aquello para que tiene ms aptitud? Y as generalmente sucede. Siempre ser necesario escoger, aunque cueste ms; porque sin trabajo, aun con genio, no hay movimientos. Mejor: no existe genio sin amor al trabajo, necesario para la obra; sin tesn y constancia. (Mximas para mi hija —quiero escribirlas.) 34.Quiz 29 de mayo de 1845. 35.“Vanidad de vanidades y todo vanidad” (Eclesiasts 1,2.) Luz1-1.p65 31/10/01, 11:22 157

PAGE 162

AFORISMOS 158 \ 158 \ 158 \ 158 \ 158 \XII XII XII XII XII TIC TIC TIC TIC TIC A: A: A: A: A: 2. VALORES NEGATIVOS274Set. 27-46 Cuando nuestra razn se pone ella misma freno y cabezn para domar la mquina, la bestia, otra razn, se le monta, cabalga en ella y la lleva a donde quiere. Sin embargo, no se puede negar que muchos, y sobre todo muchas, nacieron para ser conducidos por otros, y esto para su propio bien y el del prjimo. Sin que deje de ser exacta la proposicin de Michelet contraida al caso de direccin confesional.275Ab. 13-45 Por qu la candidez suele ser compaera de la perspicacia, cuando al parecer deberan excluirse? Porque la una es hija del corazn y la otra del entendimiento. Para que haya tambin cierta compensacin y ms distribucin de dones: para apagar as mismo con el velo de la candidez los humos (la vanidad) de la perspicacia. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 158

PAGE 163

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 159 / 159 / 159 / 159 / 159 Por el contrario, o por lo mismo, la malicia suele ser el talento de la mediana; o de la nulidad, o de la flaqueza. Es una especie de arma prohibida que llevan los que no tienen fuerza propia. La investigacin de las causas, as en el orden fsico como en el moral, y sobre todo en este ltimo, nos hace tolerantes y compasivos; en otros trminos, nos hace justos y equitativos. Es el primero de todos los calmantes.276Ab. 7-45 Causa de lo que somos, y de lo que dejamos de ser (hasta de algunos males, para que sea ms exacta la sentencia: ¡Quiera Dios que no sea de muerte!) [B.N.]277s.f. La conciliacin, medio entre trapiches. [B.N.] Sep. 7-46 No hay peor cua que la de otro palo. [Orig. 21]278Set. 7-46 Hay almas que no tienen alma.279Mzo. 2-47 ¡Qu alma de cntaro la de algunos que van a buscar la risa, mientras sus allegados lloran! Tolerancia mutua. ¡Qu enrgica expresin castellana de cntaro de barro! Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 159

PAGE 164

AFORISMOS 160 \ 160 \ 160 \ 160 \ 160 \280Jun. 9-41 No ya la torpeza, sino la maldad y malicia de los hombres, se oponen al divino laconismo.281En. 21-47 En el justo con los egostas: lucha del yo (puede decirse) con el noyo en otro sentido.282Dic. 31-43 Por prctico no entiendo lo que suele llamarse positivo sino el que sabe mejor aprovechar, para bien conducirse, de su caudal de experiencia. Porque no hay nada ms repugnante a mis ojos que el esqueleto del egosmo.283May. 3-45 El mal es la atmsfera del mundo moral: por eso no escapan de su influjo ni aun las ms robustas constituciones. ¡Facilidad con que los hombres todo lo repiten,1 y sobre todo la calumnia! A menudo sin mala intencin y slo por vulgaridad. 1. “Los hombres todo lo repiten con facilidad” (variante de A.Z.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 160

PAGE 165

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 161 / 161 / 161 / 161 / 161284En. 2-47 Pone, Domine, custodiam ori meo et ostium, circumstantias in labiis meis, ut non declinet cor meum ...2 y 3 Ms dao ha hecho la lengua que la espada. (No es paradoja.) Garcisobaco (Pg. 166, tomo I de la Biblioteca de Mendivil.) Luis Meja –“Veo que el que tiene puede; y el que puede manda. Veo ms: que las leyes son contra los flacos, como las telaraas contra las moscas” (Ibdem).4(Anselmo) Quae sursum sunt sapite, fratres, si consurrexistis cum Christo .5285En. 23-49 Amarga, amargusima es la calumnia, pero peor es la verdad (para algunos).286Jul. 7-46 Una prueba del alma humana es que ms se sienten (aun por lo ms abyectos y materiales) las injurias de palabras que las de obra. 2.“Pon, Seor, freno y clausura a mi boca, guardianes en mis labios, para que mi corazn no se desve...”. 3.En una copia est suprimida desde ut hasta meum inclusive (A.Z.) 4.En la misma est suprimido desde ibdem (La copia de Angulo). (A.Z.) 5.“Disfrutad, hermanos, de las cosas de arriba, puesto que habis resucitado juntamente con Cristo”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 161

PAGE 166

AFORISMOS 162 \ 162 \ 162 \ 162 \ 162 \287San Antonio Ag. 13-47 Hay rebuznadores que en metindoles el resuello se ahogan y otros que rebuznan ms y mejor.288s.f. Ni es lcito ni es menester deprimir a uno para ensalzar a otro.289Mzo. 26-46 Ms disfraces tiene el orgullo que la hipocresa. Volcn que hace ms estragos en la calma que con la erupcin.290May. 42 La envidia no se pone en zancos (eso queda para su pariente la vanidad) para alcanzar o exceder al rbol del mrito, sino que lo rebaja o lo corta. Todo es en ella negativo.291Jun. 9-42 Desde que se hacen comparaciones, jams se ha hecho una como sta: “los hipcritas son sepulturas blanqueadas”. Es nada menos que de Jesucristo. Las de Alejandro Manzoni son por el estilo. Ah est la pintura de la actual sociedad. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 162

PAGE 167

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 163 / 163 / 163 / 163 / 163292May. 42 La frialdad, materia prima de la maldad.293Set. 8-47 El que de todo lo injusto se sorprende, mejor para l.294Mzo. 10-51 Mucho reina el artificio en este mundo, aun de parte de aquellos que ms veras ostentan: y lo peor (o lo mejor) es que forzosamente ha de ser as. ¡Qu armonas las del mundo moral! ¡Ms asombrosas, y aun ms demostrativas que las fsicas del plan de la providencia!295s.f. Contra las armas del arte no hay cosa como pelear desarmado. Tal es la fuerza de la verdad; desnuda es ms fuerte.296Set. 18-46 La burla siempre es descreda. Las caras siempre risueas no pertenecen a hombres meditadores. Sin embargo, stos tienen una sonrisa suave y oportuna. [B. N.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 163

PAGE 168

AFORISMOS 164 \ 164 \ 164 \ 164 \ 164 \297s.f. Cuando ciertos hombres descienden a familiarizarse sobre ciertos puntos, expansiones, familiaridad sobre mujeres, ordinariez e inmoralidad, todo en una pieza, no los aguanto: me sacudo y los sacudo.298Set. 7-46 Ayer toqu sobre los estragos morales de la carne; los fsicos, aunque tan obvios, no se conocen bastantemente. Eccoli qui .6Serpiente no slo en lo sutil, sino en lo tortuoso y taimado.299Set. 6-46 Llega uno al punto de menospreciar y de odiar tanto al mayor enemigo del alma —la carne— que tiene que ponerse a buscar razones para justificar su influencia en las miras del grande Hacedor. 6. “Helos aqu.” Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 164

PAGE 169

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 165 / 165 / 165 / 165 / 165XIII XIII XIII XIII XIII PSICOLOGA PSICOLOGA PSICOLOGA PSICOLOGA PSICOLOGA300s.f. Son una mismsima ciencia la Sicologa1 y la Fisiologa Cmo debe entenderse el espiritualismo y el materialismo.301s.f. Esta gente que prescinde de la fisiologa, siempre yerra. Porque todava no llega donde debe: porque sta ha sido ciencia presumida y no elevada. ¡Ms estudio de la naturaleza, M. Girardin! [Cuad. II, at. III]302Ag. 22-47 Los chinos comparan los nervios con los metales. La respiracin al fuego, los huesos a la madera. ¡Cunta verdad en estas analogas tan antiguas para ellos, confirmadas por la ciencia moderna europea! 1.As en el Cuaderno Copiador Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 165

PAGE 170

AFORISMOS 166 \ 166 \ 166 \ 166 \ 166 \303Jess del Monte Ab. 6-46 Imposibilidad de penetrar el hombre al hombre. Todo lo barrunta: todo lo claro-oscuro, in barlume2 –vislumbre. Movilidad del pensamiento. Versatilidad. Variabilidad.304Feb. 26-46 Rigurosamente hablando, no existe espontaneidad en el ejercicio de nuestras facultades intelectuales: siempre precede algn motivo que determine al pensamiento. Lo cual no se opone a que haya nociones que el entendimiento alcanza desde luego, y otras que slo obtiene por la reflexin. [B.N.]305Feb. 26-46 El yo no es ms que un fenmeno de la inteligencia, y tiene lugar en las sensaciones, lo mismo que en las voliciones: no es ni ms ni menos que aquello por lo que generalmente se le tiene, la expresin de la personalidad ; sin que esto impida considerarlo como sujeto y como causa. [B.N.]306s.f. La razn es el hombre, lo dems es el animal. La razn es el distintivo del hombre; la sensibilidad la condicin para el ejercicio de sus facultades. [B.N.][ Flor Cub .] 2.“Penumbras”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 166

PAGE 171

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 167 / 167 / 167 / 167 / 167307s.f. Cuando slo se trata de retener ideas, siempre ser el raciocinio el mejor aliado de la memoria.308Nov. 17 En medio del reino de los seres est un Sol que todo lo lleva y contiene, todo lo mueve y vivifica; y existe un ojo de naturaleza solar, formado por ese Sol. El Sol es Dios: el ojo, el alma. ( Historia del alma por Schubert, Introduccin.) Recibiendo alimento y esmero reconoce el infante a la amorosa madre, y as crece y se fortalece. Del mismo modo el alma, recibiendo vida del origen de la vida, aprende quin es Dios, y queda fortalecida para la vida perdurable. (Schubert —alemn; no es menester decirlo.) [Orig. 88]309s.f. La fuerza de la voluntad. Como inconscios nos seala medios de accin. Sentir en lo ntimo. As se explica que “ el saber no es ms que acordarse” de Platn, como el inconscio embrin en la conscia madre. Stahl [dice] que “el alma es lo que propiamente forma y desenvuelve el organismo”. [Orig. 16]310s.f. Hay una fuerza motriz ms poderosa que el vapor y la electricidad: la voluntad; pero ni sta ni otra alguna, puede hacer milagros sin la concentracin y el aislamiento. [ Revista Habanera 1862] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 167

PAGE 172

AFORISMOS 168 \ 168 \ 168 \ 168 \ 168 \311Mzo. 4-47 El estar ms o menos fecundos, ms o menos inclinados al pensamiento, depende muy principalmente del estado de los rganos: por consiguiente, de las causas fsicas o morales que los alteran. La voluntad y sus fenmenos. Deslindar los de la voluntad del instinto. Cuando queremos realmente —en la resistencia al instinto— cuando no somos impelidos —porque hay una voluntad aparente, superficial.312s.f. Por qu nos desazona el mal humor ajeno, aun cuando se considere como una verdadera enfermedad fsica o como un ramo de locura? Porque el veneno no deja de matar, venga de manos del loco o del cuerdo. Porque oyendo discurrir bien al paciente, no podemos hacernos la violencia de tenerle por trastornado, y por ms que as lo consideremos con la mente, siempre se resiste a ello el sentimiento. La reflexin es verdad que alivia pero no evita el dao fsico causado por el mal humor. Sin embargo, el gran recurso, el nico, es el ejercicio de la reflexin Pensar sobre todas materias y especialmente sobre la materia nica receta eficaz. Si falta en algunos, son incurables. Cuando digo reflexionar incluyo en primera lnea el verdadero pao de lgrimas, la Religin, y sobre todo la cristiana. Un alma cristiana nunca es inconsolable. El que no se echa fuera del mundo con la contemplacin, no se consuela. Es menester sin salir del mundo con el cuerpo, vivir en el santuario de las almas.313Mzo. 26-46 Por ms que el hombre se proponga no dejarse excitar como consta de tantos y tan varios elementos, al cabo suele mortificarle alguno que encuentra su contrario. El potasio prende bajo del agua. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 168

PAGE 173

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 169 / 169 / 169 / 169 / 169314Jun. 5-42 Primero se entender un habitante de la tierra con un morador de las estrellas que el hombre robusto3 con el nervioso. ¡Ah, profundo Virgilio, con tu non ignara mali miseris succurrere disco .4Y menos el religioso o entusiasta con el incrdulo o calculista.315Madruga May. 23-47 Los fluidos son ms expansibles que los slidos. (Ley de la fsica y de la moral, que no falla.)316Ag. 24-46 Hasta la imagen del dolor suele ser atractiva: la del fastidio nunca. Pero el fastidio es acaso el primero de los dolores. Es, sin embargo, tan repulsivo, que aun el ms empapado en esa idea, lo aleja y espanta. Es un verdadero acto de virtud emprender el consuelo del fastidiado, sobre todo cuando no hay amor ni temor.317May. 19-46 El aletargamiento mental depende casi siempre del estado fsico (puede quitarse el casi), pues aunque tenga otra causa remota de otro gnero, siempre para en un estado fsico. 3.“Primero se entender un morador de la tierra con un habitante de las estrellas que un hombre sano con otro nervioso”. (variante, Cuad. II.) 4. “Por tener experiencia del mal, acostumbra socorrer a los desgraciados”.(Ver aforismo 258) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 169

PAGE 174

AFORISMOS 170 \ 170 \ 170 \ 170 \ 170 \318Set. 4-46 1.(La conclusin de Jouffroy sobre el sueo.) No prueba lo que l pretende, sino que durmiendo estamos vivos. 2. Ahrens (Leccin 8) ha hecho una enredadera de los fenmenos del sueo: sin duda es completo; pero no ata, ni desata: no explica.319s.f. El sueo es un estado especial que no se explica nicamente por las circunstancias exteriores. [Cuad. II, 107]320Feb. 11-47 El sueo: funcionar la vida de relaciones a guisa de vida orgnica. La dependencia de los sentidos y el espritu es estrechsima y no como la fingen (tan separada, tan tarda) los psiclogos.5Exponen, a veces, como causas lo que son efectos. El cerebro suele dormirse primero que los sentidos externos.321s.f. La meditacin participa de sueo y de vigilia. Es eminentemente la vigilia del alma. El sueo para las funciones orgnicas, y reponer las de relacin. Es la cuerda del reloj. Es por lo mismo, eminentemente, vida del cuerpo. Por eso no hay gobierno ni para el espritu —por eso hasta ste opera entonces orgnica o mecnicamente. 5. “La dependencia de los sentidos y el espritu es estrechsima, y no separada y tarda, como la fingen los psiclogos”.(Variante CXII.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 170

PAGE 175

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 171 / 171 / 171 / 171 / 171 Slo as pueden entenderse y exponerse los fenmenos. “Consultarmoslo con la almohada”. Quiere decir no slo el recogimiento de la reflexin, sino tambin la elaboracin de las ideas, que suele acaecer durante el sueo. Pues suele acontecer que se desenvuelva una idea en el sueo, que estaba en embrin antes de l, y aun sin conocimiento de ello a veces, hallndonos con ella al despertar, sin saber cmo. Leyes, leyes del...6322May. 9-45 El sueo, imagen de la muerte en la apariencia, fuente de la vida en la realidad. El sueo es una verdadera funcin, un estado de actividad para el organismo, y no un estado negativo y de mera reparacin, como generalmente se cree. Inclnome a creer que hasta tiene su rgano especialmente asignado. Ni los psiclogos ni los fisiologistas han visto todo lo que hay en el sueo. No queremos decir con la proposicin anterior, que dejen de dormirse los rganos todos gradualmente, sino que hay uno especialmente destinado para determinar todos los fenmenos del sueo. Morir es dormir “sobre todo en el venir”; perchance to dream ”!7El sueo, signo de la vida, e imagen de la muerte.323Jul. 3-46 Ahrens ha revuelto algunos libros de ciencias naturales –-no las ha estudiado— para escribir su psicologa Achaque comn de los psiclogos. 6.Texto interrumpido 7.“¡quiz soar!” –-frase del monologo de Hamlet en el acto II escena I. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 171

PAGE 176

AFORISMOS 172 \ 172 \ 172 \ 172 \ 172 \ ¡Decir que es ms elevado el punto de vista de Lavater que el de Gall Apage !8324Jul. 7-46 ¡Qu enredado y enredante est Ahrens en casi toda la leccin 7, sobre fisonoma y frenologa As, no es extrao que la juventud, y aun los hombres faltos de criterios y de hondos conocimientos, no sepan a qu carta quedarse.325s.f. Pero con ms facilidad, si cabe, todava, sacude la induccin de Gall el encargo de materialista, pues la unidad del principio cogitante no ha de estar ms atacada con la multiplicacin de rganos cerebrales que la estara con la existencia de los sensitivos externos.326Oct. 27-46 En el magnetismo animal se ve cmo ciertos filsofos “arriman la braza a su sardina”. Aludo a que por ah ya quieren inferir cul ser el estado del alma despus de la muerte. 8.“¡Qu disparate!”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 172

PAGE 177

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 173 / 173 / 173 / 173 / 173XIV XIV XIV XIV XIV LA NA LA NA LA NA LA NA LA NA TURALEZA HUMANA TURALEZA HUMANA TURALEZA HUMANA TURALEZA HUMANA TURALEZA HUMANA327En. 5-44 Se debe por ventura el hombre a s mismo su pequeez o grandeza? No es quiz una pieza del gran todo, destinada a desempear un movimiento especial y parcial, pero sin embargo, o por lo mismo, armonizador? No se trata empero de desvirtuar el mrito o demrito de las humanas acciones. Nada lo asegura mejor que la existencia del conocimiento del mal, que se revela en el hombre a cada instante, desde que raya la luz de la razn.328Jun. 3-42 As como nacen especies contra especies, en el mundo fsico, v.g., gatos contra ratones, as nacen especies sociales contra sociales, v.g., veraces1 contra hipcritas y hasta individuos contra individuos. Quin carece de su antagonista natural? 1.“verdicos” (variante de A. Z.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 173

PAGE 178

AFORISMOS 174 \ 174 \ 174 \ 174 \ 174 \329Jul. 28-52¡Que tengan que operar los hombres bajo la influencia del cdigo penal !330MadrugaMay. 12-47 El pobre teme a la polica, el rico al foro, todos al gobierno. De otro modo: los polluelos temen al gaviln, la gallina al maj, y todos al len.331Feb. 11-51 S, se pierden formas primitivas, y se ganan otras y multa renascentur quae jam cecidere .2 Qu! Quieren estos telogos espetarnos una naturaleza que no es humana ni naturaleza! Apage !3332May. 25-52 La vegetacin es un proceso desoxidante y la animalizacin, oxidante (Schelling). En el animal est reunido lo que en el vegetal est separado. En el animal (digo yo) la sntesis general en miniatura. [B.N.] 2.“renacern muchas cosas ya fenecidas”. 3.El “absurdo” se refiere a Wiseman. {Vid. af. 614, nota 1.} Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 174

PAGE 179

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 175 / 175 / 175 / 175 / 175333MadrugaMay. 28-46 Los que no estudian la mquina humana se admiran cuando no deben, y no admiran cuando deben ciertos hechos en el orden higinico; semejantes en esto al pueblo contemplando a los jugadores de mano, que cree ser una suerte estupenda la que en realidad es una pamplina; y viceversa la que ms trivial le parece, suele ser la ms portentosa.334Ag. 19-48 Ni somos tan iguales que nos confundamos, ni tan diversos que nos contrastemos.335Ab. 27-45 Cada hombre quiere ser un centro y tirar radios a la periferia.336Jun. 6-42 El hombre no puede ser el trmino medio entre Dios y la creacin.337Los hombres muy hombres son tambin nios cosas quas humana parum cavit natura ,4 esto es, que siempre enseamos la hilaza. 4.“que apenas prev la naturaleza”. (Del grupo de Penses de De Maistre .) Es mera anotacin de Luz. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 175

PAGE 180

AFORISMOS 176 \ 176 \ 176 \ 176 \ 176 \338En. 2-44La criatura ms vana, y la que menos debiera envanecerse en este mundo: !el hombre! Siempre que hace algo grande se revela una fuerza extraordinaria que hay en l, y a las primeras de cambio, el convencimiento (o por mejor decir, el experimento) de su nada y su fragilidad. Y en medio de todo el torbellino de las pasiones, de la grandeza o de la flaqueza, se levanta la voz de la razn a hacrselo sentir y conocer.339May. 20-46No me gustan los hombres libros ; aunque tengan su aplicacin. Que no la tiene? Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 176

PAGE 181

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 177 / 177 / 177 / 177 / 177XV XV XV XV XV LAS PASIONES LAS PASIONES LAS PASIONES LAS PASIONES LAS PASIONES340Madruga Feb. 17-47 Chasco que in illo tempore1 me causaron la obra de Alibert sobre las Pasiones y la de Reveill-Parise, Fisiologa e higiene de los literatos sin embargo de la recomendacin de un Doctor acreditado.2En compensacin, Burdach [no] tiene ms que lo que esperaba, sin embargo de lo mucho que me lo celebraron. A veces quiere vestir su idea comn y prosaica con un ropaje de grandeza y sublimidad, como para eclipsar lo ms noble y verdaderamente elevado. Vanitas vanitatum et omnia vanitas .341Feb. 10-51 No hay quien no domine a quien se apasiona demasiado. No hay quien est menos a gusto que quien siempre se ha salido con su gusto. 1.“en otro tiempo”. 2.Antonio Bachiller y Morales, que la tradujo en 1844, se la dedic a Luz “como una dbil muestra de la amistad que le profesa”. La obra de Le Baron J.L. Alibert es la Physiologie des passions, ou Nouvelle doctrine de sentiments moraux (1837). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 177

PAGE 182

AFORISMOS 178 \ 178 \ 178 \ 178 \ 178 \ Tan cierto es que para dominar y dominarse es menester gobierne la razn. Nunca dijo el orgullo: “yo err” (De Maistre). Por mucho que suba el orgullo, nunca ser tan alto como la humildad cristiana .342s.f. La pasin siempre pasa la meta. Aun la razn suele quedarse ms ac o ms all de la realidad. ¡Qu difcil es juzgar! Caridad es sinnimo de piti .3343Ab. 17-55 Al or la queja, algo se cree en el agravio. Es menester conocer ms el amor propio.344s.f. Gran cosa si el enojo y pasin dejan libre el entendimiento.345Set. 18-46 El ceo es un veneno que inocula el disgusto hasta a la misma tolerancia. Tempus ridendi, tempus lugendi .4 La irona es patrimonio de las almas apasionadas: por eso es tan elocuente. Iba a decir de las almas 3.“piedad”. 4. “Para todas las cosas hay sazn, y para todo lo que se quiere debajo del cielo, tiene su tiempo: Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 178

PAGE 183

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 179 / 179 / 179 / 179 / 179 fuertes pero la fuerza est mejor caracterizada en el vencimiento de las pasiones. De todo, sin embargo, se ha menester –-y aqu de los tempus de Salomn. Porque hay una stira patritica, moral, humana, que es distintivo de las almas nobles, redentoras de la humanidad. Hay casos en que es la ltima expresin del sentimiento del dolor, no del egosmo. [B.N.]346Ag. 29-46 Cuando ms ardor tenemos, son o nos parecen ms fros los que nos rodean? Hay un poco de cada cosa: porque yo tengo para m que donde se desplaza mucho una fuerza, forzosamente5 se desarrolla la contraria, y aun ms en el mundo moral que en el material.347Jun. 16-46 Una pasin fuerte se devora a s misma o se ahoga en otra. Acciones deberan llamarse las pasiones. Pero est bien el nombre (que es difcil enmendarle la plana al espritu humano universal), que alternativamente son efectos y causas. Nosotros, en el medio, blanco o juguete. Para combatir las propias, siempre irles de frente; para las ajenas, a veces de frente, otras de soslayo, y las ms por rodeos.1 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado; 2 Tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; 3 Tiempo de llorar, y tiempo de rer ; tiempo de endechar, y tiempo de bailar. ( Eclesiasts cap. 3.)(Roberto Agramonte.} 5.Variante: “necesariamente” (En B.N.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 179

PAGE 184

AFORISMOS 180 \ 180 \ 180 \ 180 \ 180 \ Con la juventud rara vez resulta eficaz el primer medio; para el sexo femenino mejor el ltimo, como si se curaran con aquello en que son ms maestras.348May. 28-42 El ejercicio del pensamiento,6 el mejor contrapeso de las pasiones. Prubese fisiolgicamente.349s.f. La Religin y el amor a las ciencias son los nicos contrapesos de las pasiones en la primavera de la vida. 6.“Es” se elide en la forma aforstica lucista. {Roberto Agramonte.} “Aunque no verse sobre cosas tiles”.(A.Z.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 180

PAGE 185

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 181 / 181 / 181 / 181 / 181XVI XVI XVI XVI XVI EL AMOR EL AMOR EL AMOR EL AMOR EL AMOR350Feb. 15-57 El amor es la elevacin de todas nuestras potencias a la ltima potencia. Donde no hay amor, todo es dolor.351Jun. 9-42 El amor es un dspota esencialmente injusto, y as debe ser, que es lo ms porfiado.352May. 23-45 El amor, primera fianza de pureza, a fuer de ltimo grado de la fe.353s.f. Para el amor todo es superable y todo insuperable. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 181

PAGE 186

AFORISMOS 182 \ 182 \ 182 \ 182 \ 182 \354s.f. Quien no teme, no ama.355Jun. 15-47 Las dos antpodas: el amor y el desamor (i.e., la carencia completa de amor femenil), mviles de las ms enrgicas resoluciones (aunque yo ms que enrgicas llamara arrastradas a las primeras). Suele quedar el hombre con el amor como el loco de Cervantes, con cuantos perros topaba: “Este es podenco”.356Nov. 27-44 El desamor, la resignacin, no pueden producir ; nada negativo puede sustituir a lo positivo. Permanecer es quedar parado –-producir es progresar. Cada virtud tiene su aplicacin. Yo soy adorador de la resignacin, pero el alma que no tiene algo ms, muri para el prjimo y hasta para Dios. Es menester un mvil de accin. Es menester amar —amar y resignarse—: ved ah la vida de los santos; la historia de los hroes —siempre querer, no siempre resignarse. Faut ne mest rien, rien ne mest plus .1 En llegando a este estado de Francisco I requiescat in pace Pero el desamor no slo estorba producir sino que apaga gradualmente hasta lo que exista; de modo que no es ni el statu quo, sino el vade retro2 —es eminentemente retrgrado y desvirtuador. 1.“Nada necesito, nada tengo ya”. 2.“no es ni el estancamiento sino el retroceso ”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 182

PAGE 187

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 183 / 183 / 183 / 183 / 1833571856 El hombre no muere cuando cesa de existir, sino cuando deja de amar.3 3.Cf. versos de Voltaire: On meurt deux fois, je le vois bien./ Cesser daimer en dtre aimable,/ Cest une mort insupportable / Cesser de vivre, ce nest rien. [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 183

PAGE 188

AFORISMOS 184 \ 184 \ 184 \ 184 \ 184 \ XVII XVII XVII XVII XVII EL HOMBRE Y LA MU EL HOMBRE Y LA MU EL HOMBRE Y LA MU EL HOMBRE Y LA MU EL HOMBRE Y LA MU JER JER JER JER JER358s.f. Mujer, s sol de tu casa y luna del mundo. Abridme el pecho y veris cun pocos quieren ms. [Orig. 69]359Jul. 13-50 La mujer, aun la ms virtuosa y racional, nunca est propiamente en la razn No es ese el camino por donde buscrsela para hacerle el bien. En el sentimiento, ah estn sus reales : en l se apalanca para defenderse y ofender. Si se la quiere atacar, es forzoso penetrar ese campo. De donde se infiere,1 por la ms vigorosa demostracin, que la mujer sin creencia no es ni mujer : es una entidad media entre hombre y mujer; porque de hombre no tiene la razn (esencia hasta del ms incrdulo) y de mujer carece de fe (ella que es la fe por esencia); queda, pues, entregada a slo el sentimiento sin lo mejor del sentimiento. 1.Variante (CLIX): “De donde se infiere que la mujer sin creencias no es ni mujer: es una entidad media entre hombre y mujer, porque de aqul no tiene la razn (esencia del ms incrdulo) y carece de la fe tan esencial en la mujer”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 184

PAGE 189

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 185 / 185 / 185 / 185 / 185360En. 5-60 (En el lbum de Beln Arango.) ¡Mujer... Eres la flor de la creacin; pero a la ley de tal, efmera; trata, pues, de merecer ms que de exigir y sers flor eternamente.361Set. 21-50 La mujer es ciega en la confianza como lo es en el amor. Siempre sentimiento –-no razn—, o sa es su razn.362Jess del Monte Jul. 7-56 (Puesto en el lbum de una seorita.) Es la mujer una barquilla que navega entre los escollos de la frivolidad y la exageracin, siendo slo la verdadera idea de su ser, la estrella que puede llevarla a salvamento.363s.f. ¡Difcil problema el que debe empear a la mujer! Siendo el alma de la vida domstica, no aparecer ms que su instrumento.364s.f. Roco del cielo sobre un alma atribulada –-una mujer discreta. Piedra filosofal que convierte en oro todas las escorias de la vida –-una mujer amante. [B.N.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 185

PAGE 190

AFORISMOS 186 \ 186 \ 186 \ 186 \ 186 \365May. 23-45 El trato con las mujeres no slo es elemento de cultura, sino de costumbres.366s.f. (En otro lbum.) El cielo quisiera yo por ambiente para nuestras bellas; mas ya que es tan deletreo el aire que respiran, ensemoslas por lo menos a sanearlo y purificarlo. El mundo es un libro que se lee a pedazos, pero es menester encuadernarlo, quemndole antes algunas hojas, y ponindole otras en limpio.367s.f. (En al lbum de una seorita.) Guarda en lo ms profundo de tu pecho, como en preciosa redoma, el talismn con que has de conjurar las tempestades de la vida: tu inocencia.368Jun. 9-42 El hombre quisiera ser un Argos, y la mujer la estatua de Polifemo.369Set. 6-46 La mujer gana para s con ser gobernada. Tambin el hombre ha menester ser gobernado, pero en otro sentido. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 186

PAGE 191

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 187 / 187 / 187 / 187 / 187 En una palabra: la mujer por el amor, el hombre por la razn (que es ms fuerte que el garrote). La mujer, si no siente, no padece; si no siente, no es nada, no es mujer; y si siente, suele ser ms que mujer. Pero ¡ay de ellas si no va bien encaminado el sentimiento! Slo la religin —que es la razn bajo la forma del sentimiento— puede hacerla entrar en razn, porque su razn es el sentimiento.370Ab. 25-45 La mujer, el sentimiento; el hombre, el anlisis. La mujer, la pasin; el hombre, la accin. Cul es el superior? Ninguno: son diversos, para llenar su fin. El sentimiento, origen de todo lo grande, y de todo lo pequeo en la mujer. En un sentido es la mujer vas infirmius ,2 vaso ms frgil; porque requiere ms contemplacin para no quebrarse. La mujer necesita ser y parecer. A ella el ministerio de lo interior, pero con intervencin (siempre provechosa y proficua) en el de relaciones exteriores, que de derecho pertenece al varn. Es la sociedad harto rigurosa en exigir ms de la mujer que del marido en orden a moralidad? No tal, y as est en el orden de naturaleza y en el inters de la mujer, y en el espritu del cristianismo, a quien debe el rango que ocupa en la moderna civilizacin. ¡Benditas cadenas, nicas benditas, que tanto evitan y tanto alcanzan! Pero si la sociedad no pide tanto al hombre, le exige la religin y la conciencia el mismo grado de virtud: la ms rigurosa justicia. La mujer, con3 el calor de su sentimiento, es, sin embargo, ms positiva que el hombre relativamente a los negocios; por eso le doy la intervencin hasta en los intereses. La identificacin verdadera no existe ms que en la sociedad conyugal. 2.“vaso ms quebradizo”. 3.“con todo el” (A.Z.) Variante CXLVII: “La mujer, con todo el calor de su sentimiento, es sin embargo ms positiva que el hombre relativamente a los negocios; por eso le doy la intervencin en los mismos”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 187

PAGE 192

AFORISMOS 188 \ 188 \ 188 \ 188 \ 188 \ La mujer, que todo es desprendimiento y falta de clculo, si una vez llega a querer, es eminentemente calculadora en un solo negocio, que por desgracia suele salirle fallido, aun coronado por el xito. Ms susceptible es el hombre que la mujer de amar dos veces. El hombre suele perder los estribos en amor, hasta en edad bien avanzada; jams hubo hombre cuerdo a caballo. La mujer, al contrario, suele ser insensata a fuerza de clculo. Todas (en uno y otro sexo) consecuencias forzosas, fisiolgicas por decirlo as, de la fundamental diferencia de su constitucin: el hombre representa la accin, la mujer la pasin. Si Dios no las hubiera hecho ngeles, debera el hombre divinizarlas. ¡Qu inmensa es la deuda de la mujer con el cristianismo!437129 La mujer no busca fama sino consideracin. Conoce, siente, a fuer de dbil, que no puede estar sin un apoyo. El hombre desea querer, y la mujer, ser querida. En las relaciones de hombre a mujer, suele olvidarse alguna vez el sexo; en las de mujer a hombre jams.372May. 31-42 El hombre quisiera tener cien ojos para ver las cosas; la mujer, taparse hasta los dos que Dios le dio. Lo mismo metafsicamente. La mujer es unilateral el hombre omnilateral 4. La femme est plus que lhomme redevable au christianisme (De Maistre) “Yo he expresado as la misma idea... en mis Aforismos ”. Luz:[Orig.7]. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 188

PAGE 193

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 189 / 189 / 189 / 189 / 189373Feb. 17-47 Es ente tan dbil la mujer, que aun la ms enrgica de temple, no siempre manifiesta en derechura su intencin, sino dando a entender que lleva otro motivo diverso al fin a que se encamina; sobre todo si sirve de capa a su vanidad (y he aqu en la causa otra debilidad), y esto aun para con su amante; aun en el abandono proverbial del amor, no se abandona en esta parte. Camina por curvas, o como la luz, por rectas, que sufren su reflexin, refraccin, difraccin y hasta polarizacin. Los cambiantes del pavo real. Y lo peor, o por mejor decir, lo mejor del caso es esto, porque as debe ser, y conviene que sea. Hay muchos hombres que son as, pero son hombres dbiles –mas ni a ese punto, ni por los mismos mviles. Pero un hombre que es franco llegar a serlo hasta contra s mismo. Media otra diferencia: el hombre dbil es forzado a disimular por causas exteriores; la mujer por su misma naturaleza. La mujer no prescinde jams del parecer –el hombre suele contentarse con el ser.374s.f. Y, sin embargo, la caballera fue un progreso —y progreso cristiano... La mujer gan e hizo ganar: hallando al corazn tan frreo como la armadura. [B.N.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 189

PAGE 194

AFORISMOS 190 \ 190 \ 190 \ 190 \ 190 \ XVIII XVIII XVIII XVIII XVIII FAMILIA Y MA FAMILIA Y MA FAMILIA Y MA FAMILIA Y MA FAMILIA Y MA TRIMONIO TRIMONIO TRIMONIO TRIMONIO TRIMONIO375Ab. 30-45 1.El verdadero amor desea ms perfecciones para el objeto que para el amante; as quiero yo a mi mujer, y as suele quererse a los hijos. 2.De aqu nace la parcialidad hacia cuanto en ellos notamos. 3.Que el amor legtimo (as como el espritu de partido) es esencialmente injusto. 4.Pero as debe ser, como sabiamente lo dispone Naturaleza. 5.Al fundar una nueva familia, para animarla y fomentarla, es menester concentrar en ella todo nuestro calor vital. 6.As es cmo el amor entibia nuestras relaciones anteriores, y hasta las hace desaparecer. 7.As es como se han moralizado muchos hombres; ovejas que hubieran seguido descarriadas, a no haber hallado este santo redil. 8.¡Con que la aparente injusticia se convirti en justicia verdadera! 9.Esto acontece siempre en las disposiciones de la Providencia. Hombre ligero y liviano! piensa y reprmete antes de fallar y obrar. 11.En este sentido exclama1 David: “ensear tus caminos a la iniquidad, y se convertirn a ti los impos”.2 1.Variante: “exclamaba” (A.Z.) 2.Salmo LI,13. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 190

PAGE 195

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 191 / 191 / 191 / 191 / 191376May. 2-45 Sin varios y varias no est bien constituida la familia. El matrimonio sin hijos no [es] slo rbol sin fruto, sino terreno donde no pueden nacer ciertas plantas, ni medrar cosa las que en l vienen. Pero nunca hay yermos ni esterilidades para las almas religiosas, en quienes el mal es germen de bienes inefables y sin cuento.377Madruga May. 12-47 Los muchachos, la salsa de la familia, y las muchachas, las flores hasta en las espinas.378Dic. 21-48 Coge lo que puede,3 para hacer despus lo que quiere:4 ah est el matrimonio para muchas mujeres. La sociedad tiene la culpa en gran parte.379Mzo. 27-46 ¡Qu terico era cierto old Bachelor5 que hablaba del matrimonio en el Diario de anteayer (25 de marzo de 46) prescindiendo absolutamente de la religin! ¡Ah! es ingrediente sine qua non .6 3.“puedas”. 4.“quieras” (Roberto Agramonte.) 5.“bachiller a la antigua”. 6.“necesario”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 191

PAGE 196

AFORISMOS 192 \ 192 \ 192 \ 192 \ 192 \380Ab. 3-47 Sobre la indisolubilidad del matrimonio. Ms ventajosa a la mujer que al hombre, y bien visto, en la mayor ventaja, y menor desventaja de entrambos. Y de los hijos? Inmensa. As lo es la deuda de la mujer a la iglesia. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 192

PAGE 197

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 193 / 193 / 193 / 193 / 193 XIX XIX XIX XIX XIX EL HOMBRE A SOLAS CONSIGO EL HOMBRE A SOLAS CONSIGO EL HOMBRE A SOLAS CONSIGO EL HOMBRE A SOLAS CONSIGO EL HOMBRE A SOLAS CONSIGO381Ab. 24-45 El cautivo es el que aprecia la libertad.382s.f. Un alma sensible es fuente de goces y de penas. Estarn compensados? S, mil veces, s; por ms que el hombre que no estudia el destino del hombre diga que no. Que hay dulces placeres hasta en la melancola, y muy apacibles en la memoria, y muy vivos en la imaginacin. No hay remedio: por ms positivos que queramos ser, vivimos en lo pasado y en lo futuro aun ms que en lo presente; sobre todo en cierta edad, y ms que todo cuando tocan a la puerta ciertos huspedes que se llaman desvalidez y desventura. Entran llorando para salir mandando.383Jun. 9-42 Quieres penetrar la sociedad? Vete a la soledad. La soledad es el foco que permite mejor la visin. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 193

PAGE 198

AFORISMOS 194 \ 194 \ 194 \ 194 \ 194 \384Dic. 21-48 Ms se piensa en un da de soledad que en ciento de sociedad.385May. 15-48 Para estimarse es menester separarse. El corazn, as como el espritu, ha menester el aislamiento para sentir y juzgar. ¡Qu lgrimas tan dulces las que hacen derramar el amor y la amistad en la soledad! Bien dijo el sabio —y cundo no?—: tempus ludendi, et tempus lugendi .1386Oct. 15-46 Es mucho lo que se habla, que traducido fielmente significa: es mucho lo que se echa a perder en este mundo. Quisiera escribir no un libro —que es mucho hablar— un cuaderno, sobre la utilidad del silencio no para el uso de los diplomticos, sino para el de las familias.387May. 3-47 Ya otra vez he aforisticado sobre la utilidad del silencio En el estado actual de la sociedad debe ensearse y aprender a callar ms que a parlar. Todo lo queremos explicar, exponer, explayar, sin dejar nada al pensamiento ajeno, ni a la concentracin del propio. 1.Ver antes, nota del aforismo 345. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 194

PAGE 199

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 195 / 195 / 195 / 195 / 195 Es menester imitar a la naturaleza que se toma su tiempo quedndose callada y tranquila, al parecer al menos, para cuajar y madurar sus producciones. Apagamos la chispa de la originalidad. Respecto a la educacin domstica es otra fuente de bienes el oportuno silencio, interpolado, alternado con la discusin. Si sta se usa demasiado, ya se abusa, etctera. En las disputas. Secretos.388Mzo. 6-47 El suicidio (dije en 1835, y mucho antes en 1825) no prueba ni valenta ni cobarda; es una verdadera enfermedad como la fiebre. Como las enfermedades (como una misma enfermedad) proviene de mil causas. Las fuertes ideas religiosas o filosficas es lo que ms puede oponerse a esta tendencia, que por lo dicho puede tambin desaparecer en muchos casos removiendo o combatiendo las causas fsicas. Siempre venimos a parar en que es una verdadera enfermedad. Unos pueblos ms propensos que otros. Los ingleses por ttricos. Los lucumes por valientes y amantes de su libertad. Modos de suicidarse –cmo pintan tambin el carcter, que se marca hasta en los extravos. Por supuesto, que la cuestin de derecho es ya obsoleta: qu derecho de mis culpas ha de tener el hombre a quitarse lo que no le pertenece? y lo que puede servir muy luego a otros fines? Nonsense !2 Y de dnde se deriva el derecho? Es posible que en pleno siglo XIX se defienda con descaro el suicidio? Compadzcase norabuena; pero sepan sus apologistas que la vida, cualquiera que sea su condicin, es forzoso aceptarla como un deber; es un tesoro que ni siquiera se nos ha dado en prstamo sino en precario. N.B. En el estado de la cuestin es exordio obligado el explicar la sorpresa general que causan las penas cannicas ¡Ms filosofa, seores filsofos!!! [ Flor. Cub .] 2.“¡Insensatez!”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 195

PAGE 200

AFORISMOS 196 \ 196 \ 196 \ 196 \ 196 \389s. f. Las causas morales sin duda desenvuelven el suicidio, pero esta es una enfermedad producida por causas orgnicas igualmente. [B. N.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 196

PAGE 201

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 197 / 197 / 197 / 197 / 197 XX XX XX XX XX TIC TIC TIC TIC TIC A RELIGIOSA A RELIGIOSA A RELIGIOSA A RELIGIOSA A RELIGIOSA390Ab. 2-47 Cuando me siento fro y flojo, falto de inspiracin, no hago ms que leer un versculo1 del Evangelio, para que corran a torrentes los sentimientos y pensamientos; acalorando el corazn e iluminando la cabeza, se me comunica el Espritu-Santo (en toda la fuerza del trmino) —el don de lenguas y de lengua. ¡Ved aqu la divinidad del cristianismo! Divinidad humanizadora; y humanidad divinizadora... O altitudo !2391May. 12-45 Y por agradecerlo a la Providencia, dejo de agradecerlo a sus dignos instrumentos? Al contrario, agradezco doble, y que la gratitud que quiere la Providencia es la humildad de corazn y el amor al prjimo. [B.N.] 1.En el original “verso”. Unamuno: “versillo”. 2.“Oh, altura!” (“Oh sublimidad!”) (Ver af. 409.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 197

PAGE 202

AFORISMOS 198 \ 198 \ 198 \ 198 \ 198 \392May. 8-46 Hasta el desamor de quien debemos esperar amor, consuela la religin o la filosofa, para m reunidas o confundidas en una. Es necedad creer los hombres que han de encontrar otra panacea en este valle de lgrimas. Pero mientras estn en el placer, o tienen esperanza de volver a las ollas de Egipto, no quieren entrar por vereda. Los positivistas (y las positivistas ms) se ren de todos estos remedios espirituales; y sin embargo, indirectamente experimentan su benigno influjo, en el modo con que los tratan y curan los que en ellos creen amplectis ulnis .3As es el mundo: tocan a algunos atesorar virtudes para distribuir consuelos. Aqu est el galardn del justo, si es que necesita otro que el testimonio de su conciencia, de Dios,4 su padre y confortador.393May. 1-45 No hay inspiradores como la religin y la desdicha.394Ag. 30-46 Este empeo de la Providencia por darnos a conocer nuestros deberes, as por la luz de la inteligencia como por los avisos del corazn, dice mucho, o dice todo en favor de la excelencia de nuestro ser —o por lo menos en abono de la responsabilidad humana Ante estos hechos calla todo lo dems. 3.“a pie juntillas”. 4.Suprimido lo que sigue a “Dios” (A.Z.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 198

PAGE 203

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 199 / 199 / 199 / 199 / 199395s.f. Al hombre justo, la santa religin sus cenizas cubre. Alma religio tutamentum justo viro .5Recto (o justo) viro! alma religio tutamen cineribus ejus.6Alma religio legit afflatu cineres justi .7396Jun. 26-50 No hay respeto, porque no hay religin. He ah la sociedad moderna.397Jun. 18-48 1.Los males me han inhumado y deshumanado Slo faltaba que me hubieran inhumanizado 2.Ellos me han constituido en una interinatura perpetua Pero qu es la vida sino interinatura, y bien precaria? 3.Ven, pues, ¡oh, reina de las consolaciones, religin divina, y recbeme en tus brazos!398Set. 16-46 ¡Ah, mi Dios, mi Dios, cmo te encuentro hasta donde menos te esperaba! ¡Qu bien se ve que ests en todas partes! Hasta en la obra del malo (y no es blasfemia) te veo por reflejo, en contraste; porque entonces siento ms vivamente lo bueno. 5.“La santa religin es la defensa del hombre justo”. 6.“Para el hombre justo, la santa religin es la defensa de sus cenizas”. 7.“La santa religin recoge en un soplo las cenizas del justo”. ( Almas : noble, fecundo.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 199

PAGE 204

AFORISMOS 200 \ 200 \ 200 \ 200 \ 200 \ Lecciones en todo, para los que ansan instruirse con sed inextinguible, como el ciervo en las fuentes de las aguas.399En. 15-44 ¡Admirable providencia! ¡No mandar Dios grandes trabajos a las almas pequeas!400Set. 5-46 ¡Gran Dios! ¡Cuntos milagros haces en no hacer! Himnos sin fin al Todopoderoso por todo lo bueno, y lo que parece malo. Segn el orden regular y hasta irregular, no deba yo... pero no se crea que voy a hablar de la muerte —de otra prdida (se entiende) respecto de la cual la muerte sera a consumation devoutly to be wished8—y sin embargo, vivo— y pienso que es lo esencial. Siempre fui profundamente aplaudidor de las obras de Dios, as en el mundo fsico como en el moral; y amantsimo de la humanidad. Puedo decir ms enrgicamente que soy profundamente religioso? S —que lo que llaman desventura, ha subido y purificado los quilates de la religiosidad. Digo lo que llaman porque no puede haber desventura para el alma religiosa. Sin embargo, hay dolores y grandes dolores, porque son golpes trascendentales a los que nos tocan ms de cerca. Por lo dems, si Deus est nobiscum, QUIS contra nos ?9¡Qu verdad tan verdad! 8.Frase del monlogo de Hamlet, acto III, escena I: —tis a consommation— Devoutly to be wishd. To die, —to sleep... “Ese es un trmino (la muerte) que debemos anhelar devotamente...” (Vid. af. 322, nota 7.) [Roberto Agramonte.] 9.“Si Dios est con nosotros, quin se atrever contra nosotros?”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 200

PAGE 205

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 201 / 201 / 201 / 201 / 201401Jun. 9-42 Todo es de los hombres y... nada es de los hombres. Omne donum optimum ,10 etctera. De servo arbitrio .11 — Lutero De qu se ensoberbece, pues, el hombre? Quid est homo, quia megnificas eum ?12Dominus dedit. Dominus abstulit13 de Job .402Madruga Ab. 7-45 ¡Cunto mejor andara el mundo si cada uno saliera de su sitio! ( fuera de s ). Entonces estaran las cosas en su lugar Cundo vio el mundo escena ms tierna, ms pattica, ms edificante, que Jess lavando los pies a sus discpulos? N.B. Y qu tiene que ver esta proposicin con la anterior? Es la misma bajo otra forma ms expresiva.403Ag. 16-50 Humilde y fuerte: he ah el escudo y espada del cristianismo. Dios y siempre Dios. [B.N.] 10.“Todo regalo muy bueno”, etctera. 11. Tratado de la servidumbre de la voluntad en que Lutero muestra, en forma ms grandiosa que en sus dems escritos, su saber teolgico, su fuerza potica y humana y el genio de la lengua. [Roberto Agramonte.] 12.Qu tiene el hombre que tanto lo ensalzas? (Af. 166.) 13.“Jehov dio y Jehov quit” (Job, 1,21.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 201

PAGE 206

AFORISMOS 202 \ 202 \ 202 \ 202 \ 202 \404Feb. 17-47 Cursum consumavi —en todo— totalitate totali14 —menos en el pensamiento ¡Como quien no dice nada! –exclamar alguno. Creo que tambin puedo decir: fidem servavi.15 Dios d fuerzas para perseverar.405s.f. ¡Ah, el cristianismo! el cristianismo! el cristianismo! Tantum religio potuit suadere BONORUM !16 (en lugar de malorum como cant Lucrecio). Aunque son pocos los buenos buenos no son tantos los malos como vulgarmente se cree. Esta creencia honra y deshonra a la humanidad. Hnrala, porque se funda en el amor y aprecio del bien grabado en nuestros corazones; deshnrala, porque vende a la legua la flaqueza de su razn o el predominio de las pasiones.406Mzo. 27-46 nica cosa que ha dado en el mundo el valor activo y pasivo: el cristianismo La libertad ha dado slo el activo, y tambin la esclavitud madre de la libertad. La expresin de Mignet sobre el No de Lutero en la dieta de Worms. 14.“Acab mi carrera totalmente” 15.“He guardado la fe”. 16.“¡A tanto bueno pudo impulsar la Religin!” (en lugar de a todo malo como cant Lucrecio). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 202

PAGE 207

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 203 / 203 / 203 / 203 / 203407Jun. 8-52 Cul es el animal que se deleita en el ocio, la lentitud, la porquera y el gruido? R. El marrano –-responder cualquiera—. Pues cristianos hay idnticos en todo al marrano, menos en la utilidad de su carne.408May. 27-48 Rete, pero examina. El burln siempre tiene su fondo de incrdulo; cuanto ms se sincere, menos fate de l. Empero todo firme creyente tiene tambin su fondo de stira. No hay que confundir la burla con la stira. La primera es propia de los fros; la segunda de los calientes. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 203

PAGE 208

AFORISMOS 204 \ 204 \ 204 \ 204 \ 204 \ XXI XXI XXI XXI XXI MET MET MET MET MET AFSIC AFSIC AFSIC AFSIC AFSIC A RELIGIOSA A RELIGIOSA A RELIGIOSA A RELIGIOSA A RELIGIOSA409Feb. 11-47 ¡Qu coincidencia que hoy 11 de febrero, est yo trasuntando (en otro papel) mis aforismos sobre Religin cuando est de cuerpo presente el hombre ms capaz de calarlos y sentirlos entre nosotros! Pepe Paalver. O Altitudo !410En. 24-45 1.La religin es el alma del alma. (Tambin lo tuve en Pars en 1843.)12.Gran necesidad de la poca: ¡Religin! 3.El fenmeno ms admirable de la historia: La Iglesia 4.Es menester una religin a todo trance. 5.La religin —verdadera piedra filosofal que hasta la escoria la convierte en oro; la desventura en alborozo. 6.Sin ella no hay amor, y sin amor es la tierra un yermo espantoso, no ya un valle de lgrimas que es mil veces preferible; pues las lgrimas se enjugan, y es bueno que se viertan. 1.Quiere decir que escribi este pensamiento antes y lo reitera. [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 204

PAGE 209

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 205 / 205 / 205 / 205 / 205 7.Los males, as fsicos como morales, verdaderos bienes que nos dispensa la Providencia: sin ellos no desplegara el hombre toda su fuerza latente, y por lo mismo sera menos virtuoso: as los males son favores especiales, privilegios apetecibles; pero que no deben apetecerse, porque ya el apetito degenera en vanidad. 8.Los males, verdadero germen de ciencia, y de la ms profunda: la que nos ensea a ignorar. 9.Son una misma cosa la religin y la filosofa? Para algunos y segn algunos. 10. La religin, hija y madre del sentimiento; la filosofa, senda segura de la religin. 11. La religin, trmino de la filosofa. 12. sta la doctrina, aquella el amor. La una el conocimiento, la confesin del Hacedor; la otra el trato y comercio con l. La filosofa, el pensamiento; la religin, un himno continuado. Madruga Ab. 7-45 13. Causa de lo que somos, y de lo que dejamos de ser (hasta de algunos bienes en medio de tantos males, para que sea2 ms exacta la sentencia). ¡Quiera Dios que no sea de muerte!411May. 28-55 ¡Oh, religin divina! ¡Oh, aspiracin natural del alma, que como su incienso se eleva del suelo hasta el cielo! ¡Oh, Filosofa, hija madura de la divinidad, que cual otro raudal se junta al de la religin, y se confunde en el mismo torrente, y nos lleva hasta el seno de Dios! Religin y Filosofa: los dos ojos con que lo miramos, y los brazos en3 que lo estrechamos. Aun cuando la Religin no produjera ms fruto que el consuelo del hombre en las adversidades, deberamos saludarla como el mayor de los bienes para la humanidad. Las almas verdaderamente bien templadas experimentan no ya slo el consuelo, sino el goce de las tribulaciones. 2.Variante: “para que salga”. (A.Z.) 3.En el Cuaderno Copiador est tachado con y superpuesto en Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 205

PAGE 210

AFORISMOS 206 \ 206 \ 206 \ 206 \ 206 \ Almas hay, empero a quienes los golpes del destino las vuelven ms reacias y rebeldes. Pero qu, no existe una chispa de poesa y de amor en estos pechos? Cmo a fuer de humanos puede faltar en ellos esta sangre del espritu divino? Bien s que este idioma es ajeno e ininteligible para los que [se] precian de positivos4 e ilustrados; pero sepan tambin que no por eso deja de haber almas que lo entiendan y lo hablen, a ley de sentirlo y pensarlo. Es una realidad tan efectiva como la del sol que nos alumbra; es el mismo sol del alma humana.412s.f. La religin es una potencia armonizadora; consuelo de los desgraciados, y freno de los favorecidos por la fortuna. Sperate miseri, cavete felices .5413May. 18-45 Cul es el asilo universal contra la tirana, contra el mundo, contra la desventura; o para todas las causas? La Religin. La mujer sin religin puede decirse que es ms desgraciada y el hombre sin religin menos feliz .414Set. 29-46 A uno con quien top temprano, y que me dijo: “Ya llevo mi misa en el cuerpo”, estuve a punto de contestarle: “Y yo en el alma”, si no hubiera sido una amarga stira por la circunstancia del caso. ¡Cmo entien4.Tachado en el original la terminacin tas de positivistas y superpuesto “positivos”. 5.“Tened esperanza, los desgraciados, guardaos, los felices”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 206

PAGE 211

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 207 / 207 / 207 / 207 / 207 den la religin algunos hombres! Si no influye en nuestras acciones, la hay? S, en cuanto a creencia (que tal es la humana inconsecuencia); pero no en cuanto a amor; por consiguiente, no la hay en el riguroso sentido de la palabra, que la religin es el consorcio divino de la razn y el amor. Qui autem fuerit et docuerit, hic magnus vocabitur in regno caelorum ,6 que estamos hastiados de hipocresa. Es menester recalentar, fundir y acrisolar los corazones. Y esto, con qu? Con la verdad ; pero no seca, sino fecundada y sazonada con el amor [B.N.]415s.f. Todo se corresponde en tres maneras: lo fsico con lo fsico; lo fsico con lo moral; y lo moral con lo fsico. Esta trinidad que por doquier se aparece como la unidad de Dios.7[B.N.]416May. 27-46 ¡Oh, Dios! que cuanto ms independiente me haces sentir, tanto ms dependencia me das a conocer.417San Antonio Ag. 22-47 Est muerto entre nosotros el principio religioso, y hasta los pocos petimetres que lo proclaman, no lo practican. Algunos ni lo suean, ni columbran siquiera su influencia. Y las mujeres? 6.“Porque el que sea y ensee, ste ser grande en el reino de los cielos”. 7.Pasaje que he segregado del aforismo 581 por ser esencial en la metafsica religiosa de Luz. [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 207

PAGE 212

AFORISMOS 208 \ 208 \ 208 \ 208 \ 208 \ Ni siquiera tocar este registro. Si se les hiciera sentir lo que ganaran quin sabe? Ni aun as: es deletrea nuestra atmsfera. Es forzoso el elemento reorganizador –el soplo de vida.418Ab. 2-46 Ayer: “¡Mire Ud., seora que se desnuca esa cabra!”. “No es ma”, me contest la mujer. Yo poda haberle replicado: “Ni ma tampoco, y sin embargo, he avisado a usted”; pero hubiera sido echarle en cara que yo tena alguna religin, y ella ninguna. Entretanto el animalito se desenred, y yo quedme pensando sobre mi tema —la falta de religin de nuestra poca hasta en la clase ms nfima, y en el gnero femenino, ¡que es lo ms lamentable! A cada paso se tropieza con la falta de amor entre los hombres: reunidos, no asociados; hombres, no hermanos! ¡Hasta cundo, Seor! Adveniat regnum tuum 8 No hay pensador que no reconozca el podero de la religin y su necesidad.419Ag. 22-47 ¡Nuestros plpitos siempre desiertos! ¡Nuestros teatros, llenos! Cmo ha de haber vida sin palabra?420En. 5-52 El misticismo es el refugio de las almas puras contra esta podre9 que llamamos mundo. 8.“Venga a nos el tu reino”. 9.“Podredumbre” se lee en otros cuadernos, podre se lee en la pieza de papel original. [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 208

PAGE 213

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 209 / 209 / 209 / 209 / 209421Gines. Jun. 4-47 Aquella simplicidad inarrivabile ,10 que es el patrimonio de los santos, es enemiga de los extremos –-tan distante de la modestia afectada, como prxima a la consecuencia franca de su objetivo –-sin jactarse de nada, hacindolo todo con la naturaleza. Sin esfuerzo, aun en medio de los mayores conatos y luchas.422May. 28-55 Sentir, pensar, orar —alas y brjula que nos llevan hasta el puerto de Dios.423s. f. “Pero perdname, Dios mo, perdona las efusiones que t mismo inspiraste a mi corazn, Dios de bondad”: y a esta sola palabra la inconsolable madre se entrega resignada como la ms humilde oveja de la grey en el seno apacible del Pastor celestial.424Feb. 17-46 Deca Job: Taedet anima mea vitae meae .11 Digo yo: Taedet corpus meum animae meae12 —y Taedet anima mea corporis mei .13 10. A la que no se puede llegar: in-arribable 11.“Mi alma est cansada de mi vida”. 12.“Mi cuerpo est cansado de mi alma”. 13.“Est cansada mi alma de mi cuerpo”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 209

PAGE 214

AFORISMOS 210 \ 210 \ 210 \ 210 \ 210 \ Cada una tiene su vez, y a veces las tres a la vez. Ca dpend .14Pero el tedio no puede con el alma, con este Dios que hay dentro de nosotros.425Jul. 28-52 La fe en Dios y en nosotros nos hace ganar; la fe en los dems nos pierde; y sin embargo, no puede vivirse sin fe; pero es necesario saber ou la placer .15May. 15-45 Qu es la vida sin fe? No es vida: el infierno en vida. Para vivir es menester creer sin ver.4261856 La idea de causa, inevitable para el entendimiento humano, es la muerte del pantesmo. La induccin de las inducciones: ah est Dios. Dios es el sol que ilumina nuestras almas: slo l las alumbra y enciende eficazmente. La existencia de Dios es el cimiento del mundo moral. As como la existencia de Dios es el mundo moral, la inmortalidad del alma es como la atmsfera de este mundo. Entre los manantiales de la actual civilizacin brilla en primera el Cristianismo. La religin es el alma del alma;16 as que incluye y sobrepasa a todos los principios internos y externos de moralidad; pero todos ellos juntos no la pueden incluir ni reemplazar. Ella es la nica potencia que puede levantar la voz para armonizar la humanidad, diciendo a las dos categoras en que est necesariamente dividida: sperate miseri, cavete felices .17 14.“Segn”. 15.“donde ponerla”. 16.Vid. afor. 410. 17.Vid. afor. 412, nota 5. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 210

PAGE 215

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 211 / 211 / 211 / 211 / 211 No hay sntesis social que pueda sustituirse al dogma cristiano. [ Floresta Cubana ]427Feb. 22-47 El credo quia absurdum18 de San Agustn, viene de molde a cierta gentecita, que yo me s para m, pian pianino .19 Pare fatto a posta per loro .20Respecto a lo que aludo, debe entenderse como sigue, y entonces es mxima racionalsima: “Creer que suceder lo ms disparatado que de ella se diga, porque son rancho aparte”. San Agustn lo entenda de otro modo. Hay cosas que chocan demasiado con el escaso conocimiento que el hombre tiene de la naturaleza.428Feb. 22-47 Cmo debe entenderse el “ rationabile obsequium vestrum21 que llama San Pablo a la fe .429Feb. 24-51 No hay dogma religioso que no se funde en una filosofa ms o menos profunda. Hasta las ceremonias. La liturgia catlica, sobre todo en los ritos de la Semana Santa, revela infinitas doctrinas de la ms remota antigedad. 18.“Lo creo porque es absurdo”. Es lema tcito de los escotistas esta sentencia de Tertuliano, al paso que la de San Agustn y San Anselmo, es credo ut intelligam [Roberto Agramonte.] 19.“Callado, calladito”. 20.“Parece hecho adrede para ellos”. 21.“Vuestro obsequio racional”. Al dorso del original 126 se lee a continuacin en la misma letra: “Recorrer el Espritu de las leyes”. “La Luisiada”. Obsequium es aceptacin sin ver. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 211

PAGE 216

AFORISMOS 212 \ 212 \ 212 \ 212 \ 212 \430Jun. 7-42 La cruz, escala entre el cielo y la tierra.431Feb. 7-47 Ni el culto, ni la religin pueden ser demasiado sencillos o, por mejor decir, deben ser bien compuestos, y formar un verdadero sistema —a lo menos para ciertos pueblos y ciertos individuos (por cierto, bien numerosos), porque como la religin se dirige a todas las facultades cmo las ha de alimentar?432s.f. Hay pueblos, por el contrario, que tienen una tendencia marcada a la sencillez o simplificacin de dogmas y de culto, que les basta, por decirlo as, la concentracin en s mismos —que pasan la vida, por decirlo as, en un perenne examen de conciencia, sin necesidad de estmulo exterior (v. g. the friends).22 Por eso estas cuestiones jams pueden resolverse de un modo absoluto : tiene unas mismas y diversas necesidades el alma humana, y modos diversos de satisfacer las mismas necesidades morales.433Jess del Monte Ab. 6-46 1.Quisiera escribir un comentario sobre el “Padre Nuestro”. 2.Cada palabra, cada concepto, cada sentimiento, y el conjunto ¡ah, divino! Y calculadsimo para los humanos como miembros separados y como miembros de un mismo cuerpo. 22.La secta de los cuqueros. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 212

PAGE 217

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 213 / 213 / 213 / 213 / 213 3.¡Cmo no han de tener por materialmente proferidas por el mismo Dios todas las palabras esenciales del cristianismo, las almas eminentemente entusiastas y religiosas, cuando hasta las ms yertas y descredas se calientan e inflaman a la lumbre y la dulcedumbre de tanto sol y de tanto amor! Qu preceptos, qu lecciones, qu himnos, qu jaculatorias, en el mundo, encierran lo que el Padre Nuestro en su profunda sencillez? ¡Cavad, cavad, filsofos; mineros, digo yo, y no minadores, del corazn, y cada vez hallaris ms rica la veta!434Feb. 20-47 De lo que no puedo acordarme es algo del encadenamiento de lo fsico y lo moral. ¡Ya! El dogma de la resurreccin de la carne, profundo bajo tres aspectos. 1 Calculadsimo para satisfacer las esperanzas, las ansias de la humanidad, como ella es, quiere decir, tambin corporal, y con una semejanza de goces perdurables. 2 Como representacin de las transformaciones en el mundo fsico — metempsicosis 3 Mundo humano, poltico, moral —y en ella va incluida la resurreccin del espritu con la de la tierra.435s.f. Art, poetry and philosophy: the three great vices of humanity 23 Creo haber expresado la misma idea, de un modo idntico o anlogo, en uno de mis aforismos. Y la Religin? Esa es la unidad que abraza (y abraz) aquella trinidad.24[B.N.] 23.“Arte, poesa y filosofa: los tres grandes vicios de la humanidad”. 24.En la parte superior de este aforismo dice: “A la pg. 139”. Se trata de una anotacin a un libro. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 213

PAGE 218

AFORISMOS 214 \ 214 \ 214 \ 214 \ 214 \436s.f. El siglo XVIII. Quin creyera que por medio de la incredulidad hemos vuelto a la cristiandad? Potens est Deus de lapidibus istis suscitare, etctera .25Podra decirse: “Potens est Deus de fulminibus istis suscitare filios Abrahae.26Quin puede dudar que el filantropismo de la poca es hijo legtimo del siglo XVIII? Porque es menester ser imparciales, fuera de que as queda Dios ms glorificado.437Mzo. 4-47 Cmo estamos constituidos. Hay en nosotros el germen del ideal –-del maravilloso (no es una misma cosa)–del misterio. Qu grmenes conviene desarrollar. Si por medio de la filosofa solamente puede aspirarse a ello. Si no hay otros medios, segn las pocas. Si el rbol se ha de conocer por sus frutos –-los que ha producido el Cristianismo— y por qu? Si a la circunstancia de darse como revelacin los debe en gran parte. El cristianismo como catolicismo y protestantismo.438Nov. 4-50 (Sigue contra Crosse). Elogio el mayor que puede hacerse del cristianismo en una nota en que se propone rebajarlo. 25.Vid. Af. 112, nota 13. 26.“Dios tiene poder para hacer surgir hijos de Abraham de estos infortunios ”. Termina en el original con la palabra: (Jesu ?) Es un texto de S. Mateo. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 214

PAGE 219

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 215 / 215 / 215 / 215 / 215 El cristianismo hered, como toda sntesis poderosa, de todas las doctrinas que le precedieron; pero han sido nuevos e inmensos muchos de los beneficios que a la humanidad ha prestado. Nueva, y tan nueva, la doctrina moral (prescindo de los dogmas), que excit la persecucin ms desaforada en unos y el entusiasmo ms ardiente en otros. Es menester ser muy somero en la historia para desconocer todo esto, y no hacerse cargo de lo que cost al linaje humano apropiarse la idea de la unidad de Dios; gran testigo, el pueblo judaico, de dura cerviz, que siempre tornaba a la idolatra. Pero aun se necesita ser ms somero en el estudio del corazn humano, para desconocer que aun en medio de los mayores dislates, cuando en una doctrina hay un gran principio vital, se vivifica y mejora, y hasta resucita a la pobre humanidad. Hay hombres que no viendo las causas tan despejadas y tan razonaditas como en los negocios que actualmente palpan, o como en cuestin algebraica, no la descubren ni desentraan, y crisman de brbaros a todos los siglos anteriores, cuando han sido los fecundadores de los posteriores. ¡Que! Siempre hemos de estar con el prolem sine matre creatam ?27[B.N.] 27.“nacido por generacin espontnea”. [Origs. 85 y 86.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 215

PAGE 220

AFORISMOS 216 \ 216 \ 216 \ 216 \ 216 \ XXII XXII XXII XXII XXII LA RELIGI"N EN LA HISTORIA LA RELIGI"N EN LA HISTORIA LA RELIGI"N EN LA HISTORIA LA RELIGI"N EN LA HISTORIA LA RELIGI"N EN LA HISTORIA439Feb. 25-51 Las mismas doctrinas no producen el mismo resultado en diversos pueblos. Este fenmeno no se ha escapado a los buenos observadores. Ya Madame de Stal lo advierte respecto de Alemania, Tocqueville respecto a los Estados Unidos; y ltimamente, Lamartine (y tambin antes la de Stal) contrado a Inglaterra. Yo, sin tenerlos presentes, he tenido ocasin de hacer [la observacin] con motivo del pantesmo que se echa en cara a la filosofa moderna de Alemania. La raza septentrional nunca se despoja completamente de su carcter religioso, reverente, metafsico y esencialmente grave y contemplativo. Desde este punto de vista, y en medio del indiferentismo moderno, de la muerte religiosa, para decirlo de una vez, que acab moralmente con la sociedad heredera del XVIII, la filosofa alemana, aunque protestante en su esencia y emancipadora en sus tendencias, ha sido la redentora, la restauradora de las ideas religiosas —la que les ha devuelto su importancia y rehabilitado, de rechazo, hasta en las naciones ms ligeras y livianas, la cristiandad.440Ag. 12-46 Al ver la visita del Sultn por sus provincias: 1.Triunfos de Occidente sobre Oriente. Vino de Oriente, y Occidente se lo devuelve con usura. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 216

PAGE 221

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 217 / 217 / 217 / 217 / 217 Al leer las alocuciones 2.Triunfo de la Cruz sobre la Media Luna. Y tambin (porque es menester ser justos) de la filosofa del siglo XIX —y aun XVIII. Resumiendo: 3.Triunfos todos del Cristianismo. Ninguna doctrina ha podido apropiarse con ms derecho el magnus ab integro saeclorum nascitur ordo .1441Oct. 15-50 ¡Cmo se le escap a Tcito nada menos el Cristianismo —y nada menos que el Cristianismo! No suceder esto a Balmes con la Reforma de Lutero? Sobre ste, vase a Neander 2 De Vicelio .442s.f. Cmo se le conoce a Elliot desde el principio, que Wycliffe es el asunto de su inspiracin. ¡Qu numen! ¡Qu fuego de estilo! La musa del protestantismo lo inspira. Que cada cual llene su destino. [B.N.]443s.f. La comparacin marcada por la cita del poeta latino y todo pertenece a P. Leroux, pero me acomoda el punto de vista del protestantismo.3[B.N.] 1. “surge una edad totalmente nueva”. Se contrae a la famosa y discutida frase de la Egloga IV de Virgilio en que se ha querido ver una reminiscencia de la profeca del advenimiento del Mesas. 2.Se refiere a La vie de Jess en 2 vols. Traducido por P. Goy, y a la Historia genrale de la religion chrtienne et de l‘Eglise trad. por M. Monet. 3.Son anotaciones (dice: p. 40 y 50). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 217

PAGE 222

AFORISMOS 218 \ 218 \ 218 \ 218 \ 218 \444Mzo 5-47 ¡Qu fuente de civilizacin, slo el haber vulgarizado la Biblia, como lo hizo Lutero, levantando asimismo uno de los primeros monumentos a la honra de la lengua alemana! Vulgarizacin por las sociedades bblicas. Ms que compensados los males con los bienes. Esfuerzos que con este motivo ha hecho tambin el catolicismo. Este, ora conservador, ora opositor, no siempre progresista —segn el terreno y tiempo.445s.f. El protestantismo — my view of the subject 4 — ha sido la salvacin del catolicismo— salutem ex inimicis ostris ... 5Ms: le sigue suministrando 6un principio de vida. Tengo a la Reforma por un verdadero retrempment 7para el catolicismo, que estaba bien enfermo.446Ab. 30-46 Protestantismo por el P. Balmes. T. 1 pg. 45. Tampoco hay que rebajar tanto las figuras de la Reforma —como lo hace Balmes—. Lutero en la Dieta de Worms no es pequeo, y menos en el discurso de su vida. Elocuente el captulo tercero. Cun de acuerdo con mi idea de la Iglesia: “el fenmeno ms estupendo de la historia” (palabras de mis aforismos del ao pasado). 4. “Mi punto de vista sobre la materia”. 5. “La salvacin de parte de nuestros enemigos”. 6. Variante: “Y aun le sigue suministrando” (CXXXIX). 7. “Refortalecimiento”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 218

PAGE 223

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 219 / 219 / 219 / 219 / 219 La filosofa alemana (protestante) ha tenido una gran parte 8 en reproducir la importancia de las cuestiones religiosas. ¡Qu ms! Sin la Reforma, ni se hubiera reformado el catolicismo; y hasta la Revolucin francesa, la ms cruenta de las protestas, ha sido un germen de vida para la religin. No queramos circunscribir las miras de la Providencia a nuestras mezquinas miradas. Potens est Deus de fulminibus istis 9 etctera. —ms gloria para la religin.447s.f. —Pg. 319, t. I— Du Pape .[De Demaistre]. “Cest toujours lerreur protestante qui sobstine a commencer par la science, tandis quil faut commencer par la prdication imprative acompagne de la musique, de la peinture, des rits solennels et de toutes les dmostrations de la foi sans discussion: mais faites comprendre cela a lorgueil!”. (Cest a propos dun morceau de Sir William Jones sur la maniere doprer la conversion des Indous.)10448Feb. 4-47 Es mucha parcialidad negar la influencia de la Reforma en la civilizacin. ¡Vlgame Dios, Seor Balbo,11 con tanta parcialidad, en su captulo 12, que parece V. otro hombre! Hasta respecto del Mahometanismo es V. ms justo que respecto de la Reforma 8. “ha contribuido mucho” (variante CXCVII) 9. “Dios tiene poder [para hacer surgir] de esas piedras...” (Vid. afor. No.436.) 10. “El error protestante consiste siempre en que se obstina en comenzar por la ciencia cuando lo que hace falta es hacerlo por la predicacin imperativa acompaada de la msica, de la pintura, del culto solemne y de todas las demostraciones de la fe sin discusin. ¡Pero cualquiera le hace comprender esto al orgullo!” “(Esto viene a propsito de un fragmento de Sir William Jones sobre la forma de llevar a cabo la conversin de los hinds)”. Se refiere al proselitismo protestante nulo en la India. (vid. Du Pape p. 287, 8 ed. y a W. Jones, Works of Greece, Italy and India t. I, p. 278-9.) [Roberto Agramonte.] 11. Ver pg. 169, aforismo 489, nota 18, sobre Cesare Balbo. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 219

PAGE 224

AFORISMOS 220 \ 220 \ 220 \ 220 \ 220 \ Con este motivo, y en la cuestin de la civilizacin del Cristianismo, quiero llamar a los pensadores al estudio sincero, schietto ,12 de la influencia de las varias causas que han contribuido al progreso social de la Europa Cristiana. En todos los grandes fenmenos, sean fsicos o morales, hay concausas que modifican de tal manera la causa principal, que en realidad la vuelven otra Slo a la raza quiero poner por testigo. Por qu la misma doctrina es ms eficaz en el europeo que en el judo? Quidquid recipitur ad modum recipientis recipitur ,13 es forzoso decir as en moral como en medicina.14449Set. 26-46 El quidquid recipitur ad modum recipientis recipitur15 se verifica en lo moral lo mismo que en lo fsico. Testigo el protestantismo, que aunque nacido en Alemania, se muestra ms rgido y seco y consecuente en Inglaterra. En Francia brilla. El catolicismo en Espaa produce la Santa Inquisicin, y en Roma misma admite a los judos ¡aunque sea en el Ghetto! [B.N.]450Feb. 4-47 (Notas a Balbo.) “Aprite le valvole dellOriente alle popolazioni europee” ( C Balbo pg. 159).16 O por mejor decir: Abrid las vlvulas a Occidente para que se derrame sobre Oriente. “Il posto suo presente (quello dellInglaterra), cio di duce della Cristianit”17 (ibd, 175)... “quel vero amor patrio, che come tutti gli amori vive di sacrifici”18 (ibid, 217, in fine ). 12. “sincero”. 13. “Todo lo que se recibe es recibido a la manera del que lo recibe”. 14. “as en medicina como en moral” (CXXV). 15. Ver nota (13) af. 448. 16. “Abrid las vlvulas del Oriente a la poblacin europea”. 17. “Su actual oficio (el de Inglaterra), o sea, conducidora de la Cristiandad”. 18. ... “Aquel verdadero amor patrio que, como todos los amores, vive de sacrificios”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 220

PAGE 225

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 221 / 221 / 221 / 221 / 221 Lo que va desde la 218 en adelante, hasta la 225, y ms, es desarrollo de lo que dije yo en cierta ocasin: “que para ser consecuentes, deban cortarnos las cabezas”.451Nov. 15-47 No todas las guerras que parecen por inters, so pretexto de religin, han dejado de ser esencialmente religiosas y muy secundariamente interesadas. (Contra algunos historiadores.) Vase a Prescott, en la del Per. Nuestro siglo, eminentemente interesado e incrdulo, no sabe graduar la fuerza del resorte religioso.452Ab. 10-45 Neander.19La doctrina del probabilismo, introducida en la moral por los Jesuitas, ha causado grandes estragos en la historia general. “Ne quid falsi dicere audeat, ne quid veri non audeat” ( Cicero ).20[Orig. l07]453En. 46 Los Obispos franceses defendiendo la libertad de la prensa: milagros de la libertad. Otro milagro de la santa: ser blsamo para las heridas que infiere. Estados Unidos. El clero francs se ha visto conducido a mirar la cuestin como de to be or no to be .20 19. Telogo protestante de Heidelberg. 20. “Nadie se atreva a decir algo falso; ni tema decir algo verdadero” (Cicern). 21. “Ser o no ser”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 221

PAGE 226

AFORISMOS 222 \ 222 \ 222 \ 222 \ 222 \ XXIII XXIII XXIII XXIII XXIII HISTORIA HISTORIA HISTORIA HISTORIA HISTORIA454Feb. 27-47 Aunque se escriban muy buenas historias nuevas, deben siempre leerse las viejas. [B.N.]455s.f. Ver las reglas en las excepciones, y las excepciones (mejor, aplicaciones, modificaciones) en la regla: ¡ah est la ciencia! Cuando se quiere pronosticar por las sociedades antiguas la suerte de las modernas, es forzoso acordarse de este principio. Se necesita una teora social ms comprensiva.456Ab. 22-45 La historia: hay muchas bellas, pocas buenas.1 1. “Hay muchas historias bellas, pocas buenas” (CXCIII). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 222

PAGE 227

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 223 / 223 / 223 / 223 / 223 Fuera de la imparcialidad, que es su base, se requiere en el historiador las ms variadas y aun contrapuestas dotes: ha de ser ste profundo estadista, mejor moralista, plensimo sabio, seversimo lgico y perspicaz discriminador, conocedor no ya del corazn sino de todos los corazones —ciencia y conciencia—;2 en ms de un sentido, tan ardiente en el sentimiento como dramtico en la exposicin; pero templados sus ardores y contenidos sus arranques por el hielo y freno de la suprema emperatriz: la razn. Ms poeta3 que el mismo poeta pico, y por fin un estilo en donde tiene que intercalar o refundir la filosofa y la crtica y la poesa en la narracin, sin degenerar en abstracto,4 ni en pedante, ni en fantstico; elevndose, por ltimo, sobre toda la humanidad a una altura a donde ni le lleguen, ni llegue. Es la 5 ltima y ms trascendental expresin de la literatura de un pueblo.457Mzo. 4-47 Cuidado con recursar la historia. El mundo tiene su infancia y su virilidad como los individuos. As aunque multa renascentur quae jam cecidere ,6 hay cosas que por ms que se quieran, no se pueden y otras que ni aun ocurren en ciertos siglos. Nunca pasa en balde la historia, a menos que se perdieran todas las tradiciones y aun as...458s.f. (Notas a Balbo.) Hay muchsimo que advertir acerca de este capitulo. ¡Negar el progreso de la civilizacin griega! y digo progreso en el sentido que se da a 2. “Necesita ciencia y conciencia en ms de un sentido” (id.) 3. “ha de ser” (id.) 4. “abstruso” [B.N.] 5. “la historia” id.) 6. “renacern muchas cosas ya fenecidas”. Vid. afor. 331.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 223

PAGE 228

AFORISMOS 224 \ 224 \ 224 \ 224 \ 224 \ esa palabra, en lo moral, lo religioso, no ya en lo artstico: testigos Scrates, Platn, etctera.459Ab. 56 Para un busto de Coln, las siguientes inscripciones: Grande a merced de las olas, ms grande en medio de las cadenas. La ciencia en alas de la religin y la poesa. Germen digno del fruto. Y luego no creeremos en la Providencia?460Set. 5-46 En las Memorias de la Sociedad [Patritica] de la Habana del mes de agosto, hay un artculo traducido del ingls de Samuel Morton sobre los Aborgenes de Amrica. No me gusta el original, ni la traduccin. Al autor le falta cacumen y al traductor ms espaol Da lstima ver cuestiones y datos tan interesantes en manos inexpertas. Pero siempre me alegro de que los datos vean la luz, y de que se muevan tales cuestiones. Por lo dems, el traductor es ms sagaz que el autor. Con todo, no se puede llenar la falta del uno con la sobra del otro, para que de los dos saliera uno.7461Mzo. 2-47 Es el hombre tan a posteriori que necesita pasarse mucho tiempo para dar en los sucesos el lugar que les corresponde a hombres y a cosas. Ahora se empieza a saber lo que fue Napolen como causa Justicia con los inferiores y superiores. 7.Luz traduca parte de una obra de arqueologa americana de Ephraim G. Equier (Figarola-Caneda.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 224

PAGE 229

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 225 / 225 / 225 / 225 / 225462May. 2-45 Eran diversos los mviles que agitaban a los franceses de las Cruzadas que a los franceses de la Convencin ? Fe firme en uno y otro caso, pero cambiada su divinidad. Concentrse luego en el concentrador (Napolen) que an es la religin de los franceses.463Ab. 15-45 Washington —uno de los pocos santos de mi Calendario. Quin fue ms grande Washington o Napolen? Fueron diversos, y correspondieron relativa y admirablemente a su fin, y —pudiramos aadir— instrumentalmente Nunca mejor ocasin para exclamar con Massilln : “Slo Dios es grande”.464s.f. Grande, y muy grande, superior a s mismo fue Napolen, cediendo a las razones de Dessoles para adoptar el plan de Moreau en la Campaa del Rin, postergando sus propias sublimes ideas, y mediando la rivalidad que entre ellos reinaba. ¡El genio que es naturalmente tenaz en sus concepciones, renunciar a ellas!465Feb. 24-51 Resultado-forma-frmula-instrumento y causa.8Cosechador de lo que tantos tan penosamente sembraron: pero no 8. “Desenvolver este aforismo en otro: otro da”. (Nota de Luz.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 225

PAGE 230

AFORISMOS 226 \ 226 \ 226 \ 226 \ 226 \ solamente cosechador para s, como juzgan muchos apasionados o someros,9 sino muy particularmente para la sociedad. Y, sin embargo, lejos de ser napoleonista quien esto escribe, lamenta siempre su falta — fuente — su divorcio con la libertad: sed non omnis fert omnia tellus .10 Necesito tambin penetrar ms la fuerza del elemento mercantil; palanca, verdaderamente, vapor de la moderna sociedad.466Feb. 20-47 Hay manifestaciones que deben hacerse por los gobernantes, aunque no se prometan resultados positivos, en obsequio de la opinin pblica. (Protesta de Cracovia.) Estos hechos morales para la poltica, tienen tanta realidad como los fsicos. Nadie lo conoci mejor que Napolen, como prueba su correspondencia con Sieyes.11467Dic. 27-47 Bajo la estatua de Lafayette pondra yo: Sans gnie .12468Oct. 29-50 Sin embargo de mi aficin por Lamartine, francamente hablando como acostumbro, yo, siendo l, no hubiera escrito La Revolucin del 48 y menos en los trminos que l lo ha hecho. Slo habiendo sido muy 9. “superficiales” [variante CLXIV.] 10. “pero no toda tierra produce de todo”. 11. En el Cuaderno Copiador de A.Z. aparece Tieve Consultados los 20 volmenes de la Correspondencia de Napolen puede ser: Sieys, de grafa ms anloga; o Fouch, Berthier, Lacus, LArme, Petir, Tinet, Truget, Reynier, Cretet, Thiard, Esteve, Lefebvre. 12. “Sin talento”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 226

PAGE 231

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 227 / 227 / 227 / 227 / 227 atacado, como efectivamente lo fue l, hubiera escrito lo indispensable en son de apologa, dejando a otras plumas y a otros tiempos la grandsima tarea de referir la historia de lo actual. Con todo, el historiador pstumo siempre celebrara la pasin y lozana de unas memorias de testigo tan importante para documento de su historia. Difcilmente podr responder Lamartine el cargo.469Feb. 19-47 ¡Qu de madamas malas y malignas ha habido en todos tiempos! ¡Hasta la de Sevign con el descarado del Cardenal Retz!470Dic. 21-48 Penses de M. Demaistre — Du Pape 13— Quand un roi veut le crime, il est trop obei (Vers cit par lui.)14“ La raza audaz de Jafet 15 (la Europa) no ha cesado de gravitar hacia la libertad”. “La inmensa posteridad de Sem y de Cam (Asia y Africa)16 siguiendo un rumbo contrario, ha dicho siempre a un hombre: “Haz todo lo que quieras, y as que nos aburras te degollaremos”. “El gnero humano se haba vuelto loco en el siglo X”. “Jams la violencia fue contenida por la moderacin” (aludiendo a Hildebrando). “El hombre, en calidad de tal, a la vez moral y corrompido, justo en 13. Estos son pensamientos que selecciona Luz por su rareza. Considera interesantes los que tratan “de la libertad civil de los hombres” (cap. II, lib. III). (Orig. 7.) (8 ed. Lyon, 1849.) [Roberto Agramonte.] 14. “Cuando un rey quiere el crimen, es demasiado obedecido”. (Verso citado por l.) 15. Con la Audax Iapeti genus a que alude el verso de Horacio en Od 111, 27, el gobernante es escasamente gobernante y el gobernado escasamente gobernado, en tanto como posible. (Vid. Du Pape p. 158.) [Roberto Agramonte.] 16. Las palabras que estn entre parntesis son aadidas por Luz. Se refiere De Maistre a las razas que no han querido comprender lo que es una repblica. (Vid. Du Pape p.159.) [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 227

PAGE 232

AFORISMOS 228 \ 228 \ 228 \ 228 \ 228 \ su inteligencia y perverso en su voluntad, debe necesariamente ser gobernado; de lo contrario, sera a un tiempo sociable e insociable, y la sociedad necesaria e imposible”.17 17. Esta reflexin, tenida por original (CLXXXI) de Luz, es trad. de Du Pape p.156. Est entre “las rarezas” de De Maistre, pues va contra la soberana del pueblo que no es, segn l, resultado ni gracia de su voluntad. En contra vid. af. 512 y 515. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 228

PAGE 233

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 229 / 229 / 229 / 229 / 229 XXIV XXIV XXIV XXIV XXIV CARCTER DE LAS NACIONES CARCTER DE LAS NACIONES CARCTER DE LAS NACIONES CARCTER DE LAS NACIONES CARCTER DE LAS NACIONES471Jun. 7-42 Constantemente se olvida la diferencia de razas1 en la explicacin de los fenmenos polticos: por eso hemos penetrado tan poco los resortes de la fsica humana .472Oct. 26-48 Lo que se hizo por lujo, vanidad o idea religiosa, vino a ser el nico medio de rastrear la estirpe de un pueblo antiguo —las momias egipcias .473Ag. 22-47 Qu son los chinos? Hombres: es decir, buenos y malos. 1. Vid. afor. 448, in fine Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 229

PAGE 234

AFORISMOS 230 \ 230 \ 230 \ 230 \ 230 \474Nov. 4-50 Poco tenemos que envidiar a la invariable India; pues habiendo empezado all la luz, se ha quedado en eterna noche: al paso que el griego, y en general el hombre caucsico es el verdadero representante del poder: invariable en variar de la Naturaleza. [B.N.]475s.f. No admite la comparacin entre la Grecia y la Francia: los franceses, en el arte, cuando ms, llegan a aprender esto es, siempre copiar : los griegos es verdad que tambin aprendieron algo, pero inventaron mucho. Ms exacta parece la comparacin entre ingleses y romanos.476Oct. 27 Siempre dije que la Europa no saba el fundamento del gobierno. Lo natural es lo que dura y marcha.2[Orig. 17]477Set. 26-46 Alemania piensa, Inglaterra hace, Francia lleva, Italia repasa,3 Espaa apaga. [B.N.] 2. Aparece en la parte superior de esta reflexin: “To lecture ist” (“A la 1 disertacin”.) 3. “reposa?” Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 230

PAGE 235

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 231 / 231 / 231 / 231 / 231478En. 46 Francia se ocupa de la Europa; los Estados Unidos, de las Amricas;4 la Rusia, de la Europa y del Asia; la Inglaterra, del mundo. Podr decirse con la misma propiedad: “tienen que ocuparse?” Si lo primero, efecto; lo segundo, causa. Los dems espectadores, o a lo sumo, actores de comparsa.479Jul. 17-55 Mejor nos estara inglesarnos algo, que no afrancesarnos ms de lo que estamos; ya que por la misericordia de Dios no estamos todava en grado de germanizarnos.480May. 46 M. Guizot (en la cuestin de Tejas —su discurso). M.:Vd. no est a 2 000 leguas de Amrica, sino a diez mil Diferencia entre ingleses y franceses en materia de poltica exterior. Ni el ltimo de los Tories .481May. 15-47 Ni aun titiriteros se me figuran los figurantes Thiers y Guizot en la comedia sobre los enlaces ; no son ms que tteres del gran escamoteador D. Luis Felipe. 4. “Hoy del mercantilmente”...(Nota de Luz en Cuad. II) Nota puesta posteriormente (A.Z.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 231

PAGE 236

AFORISMOS 232 \ 232 \ 232 \ 232 \ 232 \482Feb. 19-47 En los franceses se ve la susceptibilidad y farolera hasta en los rigores del claustro. Esta observacin me la sugiere la lectura de la vida de Ranc.483En. 1-44 Hay mejoras a las que viene de perlas el “ incidit in Scyllam cupiens vitare Charibdim ”.5 ¡De cuntas, sobre todo en Francia, puede decirse otro tanto! Aqu siempre se ha tratado ms de parecer que de ser N ota de hoy6 (Mayo 14 de 47.) Pero tambin, as se han conquistado muchos seres y muchas realidades Lejos de ser yo injusto para con la hospitalaria y civilizadora nacin (y quin sino un brbaro desnaturalizado podra serlo?), ya se ver en el discurso de estos aforismos bajo qu ventajosos aspectos la presento, unos nuevos, y otros confirmatorios de los ofrecidos por los pensadores, entre ellos mi Manzoni La imitacin (que es limitacin —nota de hoy) en todo y por todo. Imitation dor, imitation de diamant, etctera, imitation, au propre et au figur : 7 La originalidad Dios la d —y Dios la da.484Madruga May. 26-47 Con motivo de las partidas de gastos personales que pasan en cuenta los ministros de Francia, y se las pasan los diputados voir le “Courrier des Etats-Unis du 24 avril”.8Ces deputs sont les cocus du budget –mais en fin chez eux.9 5.“al intentar sortear el Caribdis, cae en la Escila”. 6.Suprimida esta nota en otra coleccin (A.Z.) 7. “Imitacin de oro, imitacin de diamante, etc. Imitacin en el sentido propio y en el figurado”. 8.(Ver “Correo de los Estados Unidos de 24 de abril”.) 9.“Estos diputados son los cornudos del presupuesto; pero, al fin y al cabo, lo son en su casa”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 232

PAGE 237

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 233 / 233 / 233 / 233 / 233485Oct. 8-50 Sobre los franceses Ora por batallosos, ora por presumidos; siempre inocentones y superficiales, les persuaden que hay otros medios de salir de apuros que la familia y la propiedad, y los muy pparos se lo tragan enterito, y echan a probar, es decir, a cambiar: como realmente se ven [aba]tidos por la necesidad y cercados de la realidad de los males, creen los pobrecitos ( la dupe )10 que pueden salir avante con el cambio. As se explica la sin par facilidad de este pueblo para el cambio, y los que no apelen a esta causa orgnica, fisiolgica, nunca comprendern cmo los ingleses y americanos, aunque los suelten y traten de alucinarlos, nunca abandonarn en masa (sino excepcionalmente y en poco nmero) el terreno firme y el ncora de la familia y la propiedad.486Jun. 26-50 Inocentadas que hay en el fondo del carcter francs, en el corazn del pueblo. No es la emigracin el nico aunque s uno de los remedios de las enfermedades europeas. [B.N.]487Nov. 3-50 Los franceses suean despiertos y en pleno da, formulando sus ensueos con una lucidez que compite con la meridiana. Es tan de da, que del golpe desaparecen los fantasmas. Los alemanes, por el contrario, para soar, tienen que esperar a la noche, o por lo menos magnetizarse, entregarse en alas de la fantasa —o echarse a brazo partido a buscar 10. (“la inocencia”). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 233

PAGE 238

AFORISMOS 234 \ 234 \ 234 \ 234 \ 234 \ una sntesis a levantar una fbrica, as que predominan las tinieblas; pero al fulgor de los relmpagos se descubre nueva tierra y firme, en el empeo de buscar aire y cielo. En una palabra, los primeros slo nos ensean a refutarlos, los ltimos a respetarlos, slo porque algo nos recompensan los vrtigos y pesadillas que nos hacen pasar. [B.N.] [Orig. 29]488Nov. 2-50 Nota sugerida por la p. 85 de Des Principes de M. Crousse. Estos franceses tan liberales (¡cosa singular!) si son consecuentes se vuelven siempre trabajadores y reglamentarios. Es menester tambin dejar un espacio, una esfera, para que se mueva la humanidad. ¡Hombres superficiales!, si no hay demrito, no habr mrito (fair play.)11[B.N.]489Feb. 7-47 “Le seccature, i disturbi, le cattive ragioni, le minacee, non sono pericoli; sono parole, e nulla pi ” (Balbo). In politica; ma in... sono... Dio sa che.12 “Costoro (la posterit, i nipoti) sobliono essere inesorabili poi; e tanto pi nel giudizio di ci, che fu alterato o taciutu dai contemporanci ”13 ( ibid .). (A la pg. 408.) Contradiccin con lo que antes dice sobre primaca de las naciones, y esto ltimo de acuerdo con las observaciones que sobre lo primero hice yo. “Son passate, o presso a passare le et dei primati comprendenti quasi tutte le operosit dei primati onnipotenti e onnioperanti”.14 11.“juego limpio”. [Orig. 29.] 12.“Las molestias, los fastidios, las malas razones, las amenazas, no son peligros: son palabras, y nada ms” (Balbo). “En poltica; pero en... son... Dios sabe qu”. 13.“Estos (la posteridad, los nietos) suelen ser inexorables pues, y tanto ms en el juicio de lo que fue alterado o callado por los contemporneos”. 14.“Han pasado, o estn al pasar, los tiempos de las primacas que comprenden casi todas las actividades, de las primacas omnipotentes y omni-operantes ”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 234

PAGE 239

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 235 / 235 / 235 / 235 / 235 (299) “Un solo scopo, lindependenza; un solo mezzo, la virtu.”15 (Pg. ibid .) Admrase (en nota) de que Lavergne y Durieu (en la Revue des Deux Mondes ) sean tan inexactos respecto de Italia, siendo tan al pelo respecto de Espaa. Dos razones para explicarlo. 1 Ms sabe el loco en su casa, etctera, es decir, que un extranjero no puede juzgar de esa exactitud ms que hasta cierto punto. 2 Que se los hacen los artculos. Me consta. “La stupenda protesta Lombarda”.16 (260): “ Linnamorarsi esclusivamente del propio mestiere, vizio di tutti gli uomini di mente miope.”17Sin embargo, el poder de las letras es ms eficaz de lo que el autor cree, y lo ha sido. Quin hizo, quin formul la revolucin de Francia? Los filsofos del siglo XVIII. Balbo,18 en general, habla europeo —sensato—, despreocupado, pero a veces se pasa.490s.f. Inglaterra es el pas de cada cosa, o ms bien, de cada mejor cosa para su cosa.491s.f. Ese porqu, ese conocimiento de todo, y el consiguiente espritu de imparcialidad del siglo, han venido ms de Alemania e Inglaterra. 15. “Un solo fin, la independencia, un solo medio, la virtud”. 16. “La maravillosa protesta lombarda”. 17. “El enamorarse exclusivamente del propio oficio, es vicio de todos los hombres de mente miope”. 18. Cesare Balbo. Autor y estadista italiano. N. 1789 en Turn. Despus de haber desempeado dos cargos durante el patronazgo de Napolen, se dedic a la historia y public una Historia de Italia anterior a Carlomagno, un Compendio de historia italiana, etc. Su Speranze dItalia (1843), un anlisis de la condicin poltica de Italia, y de los ideales practicables y que segn su opinin deban ser tenidos en cuenta, le dieron una amplia reputacin. M. En 1853. [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 235

PAGE 240

AFORISMOS 236 \ 236 \ 236 \ 236 \ 236 \492Oct. 11-50 Es menester ser alemn hasta para concebir, y ms para ejecutar cierta especie de obras; y cuenta que no me contraigo ni a las de pura especulacin, ni a las de inagotable erudicin, que parecen los dos fuertes de ellos. Aludo a aquellos libros en que es necesario someter una inmensidad de materiales a una idea filosfica —o llmese sistematizar— y yo dira cientificar los conocimientos y ensancharlos —hacer pensar, que es el fortsimo de los germanos. Ejemplos de esta clase de obras: la Geografa de Ritter, el Cosmos de Humboldt (que ha motivado esta observacin), la Historia del Alma de Schubert, la Fisiologa de Burdach, sin otros muchos, y last not least19 la Historia Romana de Niebuhr.49329 No hay cosa ms parecida a los hombres que... los hombres, mxime los de la especie yankee : all si puede decirse: ab uno disce omnes .20Ni hay, ni puede haber, repblica ms perfecta; quiero decir ms igual Hasta igualdad de inteligencias y muy pocos que sobresalgan (“peu de somites”).21Es esto bueno o malo? No se trata de juzgar ahora, sino de sentar un hecho.494May. 42 Los Estados Unidos: una colmena que rinde mucha cera, pero ninguna miel. 19. “la ltima, pero no menos buena”. 20. “todos son iguales” o “por uno se conoce a todos”. 21. “escasas notabilidades”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 236

PAGE 241

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 237 / 237 / 237 / 237 / 237495Ab. 10-45 Los angloamericanos, gran colmena; pero de ms cera que miel.496s.f. Nadie est bien servido sino por s mismo. No pueden negar la esclavitud los pueblos que para todo esperan la iniciativa del Gobierno. Traslado a la Europa. Pero ya poco a poco va soltando los andadores. Manent vestigia ruris .22Ac en Amrica todo se lo hallan hecho, porque todo lo hacen: esto es, en Amrica por excelencia —que puntos hay peores que en el Asia y Africa. Tan es la libertad el alma universal, que hasta del esclavo es alma el libre,23 [y es la libertad el alma universal].24¡Cmo ha cambiado la poltica de las naciones! Inglaterra ¡con qu distintos ojos mira hoy el engrandecimiento de los Estados Unidos! Lo que no se puede estorbar —y ms an la conviccin de no poderse estorbar— y la idea de libertad mercantil, y nuevos mundos consumidores —¡he ah lo que ha obrado ese milagro! As el comercio estrecha al hombre, y ensancha a los hombres. Recordemos que los americanos hasta la limosna la hacen colectivamente .497Mzo. 4-47 Ni se concibe el sesgo (hablo del bueno) que ha tomado el desarrollo social, sin la Reforma. Los Estados Unidos. 22.“Quedan trazas del campo”. 23.Variante de la B.N.: “El libre es alma del esclavo”. 24.B.N. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 237

PAGE 242

AFORISMOS 238 \ 238 \ 238 \ 238 \ 238 \498Feb. 5-47 (Notas a Balbo). En la poca presente no puede haber una primaca absoluta, y he aqu su caracterstica negativa Cul ser la positiva? Tendencia a la uniformidad y al positivismo tomado en buena y mala parte. Suum unicuique .25 Todo se examina —todos quieren saber a qu carta quedarse: como ms experimentado el mundo— ms escarmentado. Esto lo natural —en el orden de las cosas— resultado asimismo de la fundacin de nuevas naciones civilizadas; v.g. los Estados Unidos. Todos ms cautos ms calculadores. Empresarios —en el siglo XVI, emprendedores. ¡Qu diverso carcter ofrecen los emprendedores de hoy, los conquistadores!499Set. 3-46 Ser completo sin prolijidad. Enrgico sin afectacin. Los yankees son prolijos : los ingleses enrgicos. Pero lo peor es la trivialidad, aunque sea clara y limpia como el cristal. Y qu diremos de la hojarasca del da? Del hacinamiento de comparaciones, expresiones y palabrotas, y prolijidades e hinchazones a lo Vctor Hugo ? ¡Qu difcil es ser griego! La afectacin es insoportable. Esto en cuanto a la forma En cuanto a la sustancia todava es ms difcil escribir bien: porque para escribir un poco es forzoso saber muchsimo, y aun as, ¡Dios mo! se yerra a lo mejor del tiempo. 25. “A cada cual lo suyo”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 238

PAGE 243

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 239 / 239 / 239 / 239 / 239500Madruga May. 14-47 Una rosa encendida cobijada por un techo verde de otro rosal, que asomaba su cabeza: el rostro de la joven —la Amrica incendiadora26 [y] envidiada. ¡Qu emblema! [Cuad.. II, 50]501Feb. 18-47 El ver una prenda exquisita en manos de hombres a quienes se cae de las manos, excita la codicia hasta de los ms impotentes. He ah a Espaa respecto de Mjico. [Orig. 145]502s.f. La Rusia es la Amrica de Europa.503Oct. 7-46 La Turqua se europeiza y nosotros nos aturquizamos (Sobre el impuesto de la o. Modo de administrar justicia del Cad.) 26. Dice Luz que no es aforismo. Est tachada la palabra “incendiadora”, escrita antes, y aplicada a la Amrica. Quiz por reserva ante la posible censura. En un papel escrito por Luz se suprimen las ltimas dos lneas y termina: “¡Qu emblema!”. [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:19 239

PAGE 244

AFORISMOS 240 \ 240 \ 240 \ 240 \ 240 \ XXV XXV XXV XXV XXV TEORA POLTIC TEORA POLTIC TEORA POLTIC TEORA POLTIC TEORA POLTIC A Y SOCIAL A Y SOCIAL A Y SOCIAL A Y SOCIAL A Y SOCIAL504Ab. 28-45 Es menester proceder no slo por razones de conveniencia y por el espritu del siglo, sino principalmente por la razn y la conciencia, aun contra el espritu del siglo y de la conveniencia. nterin no procedan as las naciones y los gobiernos, no habrn cogido el futuro de la verdadera civilizacin. En otros trminos, quede para siempre desterrada la distincin entre el principio moral y el poltico .505s.f. Lo que ms lo facilita todo, es lo ms difcil: el orden.506s.f. “Jams se ha formado ninguna constitucin, jams ha podido efectuarse ninguna amalgama poltica, sino por la mezcla de diversos eleLuz1-2.p65 31/10/01, 11:20 240

PAGE 245

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 241 / 241 / 241 / 241 / 241 mentos, que, habiendo chocado al principio, han acabado por penetrarse y sosegarse”.1“Dio Dios a la franqueza, a la fidelidad y a la rectitud un acento que no puede remedarse ni desconocerse”. N.B. Tngase presente la pg. 255 del tomo I, [de] Du Pape para penetrar el espritu de la Edad Media A la pg. 217 id. La aplicacin hipottica no puede pasar de hipottica o no puede llegar a aplicacin (hoy). Pg. 323, in fine Es lo que ha pasado con Prichard y la reina Pomar Vide nota (2) a la pg. 324.2507s.f. Sean todos obreros de nuestra civilizacin y progreso. [ El Siglo 15-Jun-1863]508Oct. 7-46 La monarqua es el casern de la crislida, as como el feudalismo fue la piel de la oruga: metamorfosis necesaria del insectazo que llaman mundo, humanidad. Y la mariposa? Omnia tempus habent3 y Non omnis fert omnia tellus .4[B.N.]509s.f. La tirana es una atmsfera que no deja respirar al corazn. Bajo su influencia el corazn tiene que atajar y matar sus impulsos. 1.De Maistre. Du Pape 2.Se refiere la nota a que entre los chinos, los santos, sabios y libertadores de pueblos nacen de una Vrgen ( Memoire de Missionaries ). Prichard: etnlogo monogenista. Escribi una Historia natural de la humanidad [Roberto Agramonte.] 3.“Todo tiene su tiempo”. 4.“No toda tierra lo produce todo”. (Vid. afor. 465.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 241

PAGE 246

AFORISMOS 242 \ 242 \ 242 \ 242 \ 242 \510s.f. Le livre du Prince enseigne la doctrine de liniquit, mais ce nest pas “une mthode” qui a produit le livre du Prince ; il faut harmoniser lexprience avec la raison.551148 Mazzini : cabeza italiana, corazn vesubiano, figura europea, carcter histrico, ms republicano de Catn, demcrata cristiano, se presenta en la escena como el tribuno digno de conducir su patria y como apstol de la sociedad actual. “Predicar, luchar, obrar” —he ah su bandera. ¡Es el Lutero de la nueva poca! Eslo en su corazn y en su lengua de fuego. En su fe y esperanza infinita como el porvenir. “Que la democracia, dice, sea como el Nilo que se desborda sobre los mismos territorios que est destinado a fecundar”. Pero no slo es el Lutero; porque es cabeza, corazn y brazo. La introduccin de Rpublique et Royaut en Italie es excelente, templada y sesuda. Sera muy propio Mazzini para escribir la historia —y este libro lo es. Mucha perspectiva, verdad y dignidad, filosofa, y frmulas felices que la representan. Documentos importantes diplomticos sobre la revolucin ltima italiana, que acompaan este escrito: todo ello muy interesante; menos el Prlogo de la traductora (Jorge Sand) que tanto me haban recomendado, pues aunque bien escrito, como todo lo suyo, est demasiado quejumbroso; lo que no sienta bien al lado de la voz varonil del gran italiano.512May. 5-45 El hombre en sociedad tiende y debe tender a armonizar En nuestro gnero de vida debemos tirar a ser pueblo aun nadando en las comodidades. 5.“El libro El Prncipe ensea la doctrina de la iniquidad, pero no es un mtodo lo que ha producido el libro del Prncipe, es preciso armonizar la experiencia con la razn”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 242

PAGE 247

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 243 / 243 / 243 / 243 / 243 De otra suerte, nos labramos nuestra desgracia, y aun la de aquellos que nos rodean, o que de nosotros dependen. Pueblo en restringir las necesidades, pueblo en el trabajo fsico y parquedad del moral, pueblo en comer, andar y dormir, pero siempre tratando de descollar. Hasta cierto punto slo est el hombre obligado a armonizar pues con el deber no hay transaccin. El deber es la ley suprema de la humanidad. Cuando no podemos o debemos armonizar con una sociedad, es forzoso retirarnos de ella. Pero aunque no armonicemos completamente, debemos promover la causa de la verdad por todos los medios; y si es menester sacrificarnos. La doctrina del sacrificio es la madre de lo poco que somos. Dgalo el Glgota.513Jun. 26-50 Importancia para los pueblos de formarse ideas exactas de los hombres y de las cosas. Quid ferre recusent quod valeant humeri ?6Paralelo entre ingleses y franceses. [B.N.]514s.f. Los pueblos nios necesitan padrinos.515Madruga May. 28-46 Callen personas cuando hablan pueblos. 6.“Por qu negarse a soportar aquello de que sean capaces los hombres?” Esto completa lo dicho en el af. 486. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 243

PAGE 248

AFORISMOS 244 \ 244 \ 244 \ 244 \ 244 \516s.f. Bienes comunes, males comunes.517Ab. 22-45 No vivimos asociados sino amontonados Hombres, ciudadanos, si se quiere; pero no hermanos Nuestro siglo no es el de oro, sino el del oro Yo no vivo ms que en lo pretrito y lo futuro: podr decirse con ms energa que “mi reino no es de este mundo”? Y deber por ende, desesperarse de la humanidad? No: que magnus ab integro saeclorum nascitur ordo7 —y ya empieza a rayar esa aurora. Es menester, impacientarse y no impacientarse: lo primero para madurar la pera; lo segundo, porque ha de madurar; y por lo mismo esperar y ayudar cada abeja segn sus fuerzas (que a ello nos obliga el deber, que es Dios) a la madurez y la confeccin del panal. En la historia, y como de la historia, es forzoso mirar ciertas cuestiones. Otro consuelo : el padre arde por ver ya hombre, o a lo menos mancebo, a su recin nacido; pero ¡cuntos escalones de goces por donde han de subir uno y otro hasta llegar al blanco! La naturaleza, decan los avisados viejos, nada hace por saltos. Hay momentos, empero, en que es conveniente acelerar la madurez.518(Viernes Santo) Ab. 2-47 Sobre la cuestin poltica del mundo —el apetecer y el ser— por el parecer, ser. 7. Vid. aforismo no. 440. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 244

PAGE 249

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 245 / 245 / 245 / 245 / 245519May. 18-45 Nunca, nunca, miro yo las cuestiones con los ojos de los positivistas: ser una desgracia y lo siento en el alma; pero la gran cuestin sera saber de parte de quin est el derecho. Esperar que las aguas del inters dejen de seguir su natural cauce, suele ser la ilusin de los buenos y de los patriotas. Mas para mejorar el mundo se necesitan esas ilusiones.520Jun. 47 Indiferentarse : arte que a unos falta y a otros sobra: su adquisicin cuesta mucho a los pechos hidalgos.521s.f. Bienaventurados los que conocen las seales de los tiempos y las siguen.522s.f. Si no marchamos con el tiempo, el tiempo nos deja rezagados.523s.f. Pg. 33. (a la introd. sobre Wycliffe). “Un hombre grande, dice, habla y obra en armona con su tiempo”. Y (aado yo) armoniza o tiende a su poca con el ideal de su corazn. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 245

PAGE 250

AFORISMOS 246 \ 246 \ 246 \ 246 \ 246 \524s.f. No anticipemos la obra del tiempo. Ella es ms lenta, a la verdad, pero en recompensa ms segura que la del deseo. El estado de las respectivas sociedades, no menos que los recursos con que se cuenta, son las seales ciertas que nos han de indicar hasta qu grado puede hacerse la aplicacin sin detrimento de la idea maestra o principal.525s.f. As en el progreso, y en ltimo anlisis, hemos de venir a parar en la libertad para que medre todo buen germen y se aplique y ensanche hasta donde debe: Unica tellus quae fert omnia8 —pero empezar ya es otro cantar.526s.f. El progreso es el sol en torno del cual gravita inevitablemente la estirpe de Jafet, arrastrando a todas las dems en su rbita, y cumpliendo as con la ley de su polaridad.527s.f. Ser el progreso de hoy retroceso de maana? 8. “nica tierra que lo produce todo”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 246

PAGE 251

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 247 / 247 / 247 / 247 / 247528s.f. Ser el progreso tan slo un hecho universal, o acaso una legtima teora? Uno y otra; porque el espritu humano no tarda en elevar a esa esfera un hecho de tales dimensiones.529Mzo. 27-46 El siglo grita: “¡que me duele!” Pues curarlo, o aliviarlo, no agravarlo, seores mdicos — thats the question.530Feb. 7-46 Hay remedios que han curado ; pero que no curaron : lo mismo sucede en poltica que en medicina. El tiempo es el crisol en que se distinguen los paliativos de los radicales. ¡Cuntas veces se vendr a morir de resultas de una cura muy aplaudida! ¡Cuntas otras del mismo, u otro mal que se crey curado! Porque es menester ser justos. Quin me dir las reliquias que dejan los remedios en el organismo?53146 Por qu la poltica y la medicina son —o pasan por— las ms atrasadas de las ciencias? Respuesta : Porque se quejan y las otras no pueden hacerlo. (Esto requiere explicacin)9532Madruga May. 29-46 Antes proveer que prohibir. 9. “desarrollo” (A.Z.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 247

PAGE 252

AFORISMOS 248 \ 248 \ 248 \ 248 \ 248 \533s.f. Que en ningn evento se diga que la esencia de las cosas fue vctima de las formas y de los reglamentos. No dejemos nunca escapar la coyuntura de proveernos de los hombres ms experimentados donde quiera que se presenten, mayormente en un pas naciente donde no se encuentran ni pueden encontrarse en tanto nmero como en Europa.534Jun. 7-42 Es un Proteo la humanidad, que para penetrarla es menester (¡vaya obra!)10 estarla mirando a la vez por todas sus fases.535May. 23-47 Creo en la resurreccin del espritu y la vida perdurable de la sociedad, una vez que empiece a vivir. (Aludo al negocio de la humanidad.) Para muchos adhuc sub judice lis est ;11 para m decidido irrevocablemente. Veo el provenir ms claro que la luz del sol. Magnus ab integro saeclorum nascitur ordo.12Ya alumbra, y calienta —aunque sea mis cenizas.536Dic. 15-45 Ser posible que el hombre pueda ganar por una parte sin perder por otra? 10.“¡Vaya obra difcil!”. (A.Z.) 11.“la cuestin est todava en litigio”. 12.Vid. aforismos nos. 440 y 517. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 248

PAGE 253

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 249 / 249 / 249 / 249 / 249 Cules son las verdaderas prdidas, y cules las verdaderas ganancias? Para contestar debidamente es necesario que todos los dogmas comparezcan ante el tribunal de la razn con audiencia de la humanidad. Deber sta ser exclusivamente representada por los filsofos? En masa, utique ,13 mas no nacionalmente, que es individualmente respecto al linaje humano. Convendra a la humanidad, o ser necesario para su progreso, esto es, para su mejoramiento, el que se prediquen dos doctrinas, una para la masa y otra para la nata ? Una y slo una para todos, respondo despus del ms maduro examen. Pero una que comprenda las necesidades morales de toda la comunidad: en suma, una religin Los moralistas cristianos son los que ms han confiado en y desconfiado de la humana naturaleza –-verdaderos conciliadores.537Jun. 21-42 As como la naturaleza necesit14 de tiempo y cataclismos para desarrollarse y perfeccionarse, as la humanidad (¡duro es apuntarlo!) ha de pasar por los mismos trmites para su elaboracin y mejoramiento.538s.f. La actual sociedad, a guisa de fuego subterrneo, abriga en sus entraas fuerzas latentes, cuya manifestacin ha de dejar pasmado al siglo del vapor, de la electricidad, y del sufragio universal. “Res vestra, autego fallor, res nostra agitur .”15539May. 1-45 De ah tambin la necesidad de la oportunidad, y la imposibilidad de hacer revoluciones, si no existen hechos fsicos o morales que el genio no puede crear. Ni Napolen revolucionara la Isla de Cuba en circuns13. “s” (“efectivamente”). Trmino escolstico de afirmacin. 14.“necesita” (A.Z.) 15. “Se trata si no me equivoco, de asunto que os interesa; que nos interesa”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 249

PAGE 254

AFORISMOS 250 \ 250 \ 250 \ 250 \ 250 \ tancias ordinarias ni aun extraordinarias; pero que le ataquen sus propiedades, y entonces la ovejita diventa leone .16Los hombres ingeniosos, arrastrados por su deseo, ven como cosas existentes las opiniones de su partido, al paso que el genio comienza por observar lo que existe fuera de s, y aun eso mismo suele inspirarle la accin y el modo de accin. O golpes de cuerda o ningunos; mas que el gutta cavat lapidem .17En nada ms que en poltica suelen tomarse los efectos por causas.540Set. 7-46 Cuando todo va bien, todo sobra: cuando mal todo falta. En bonanza, no hay para qu pilotos; en tormenta se ha menester un hombre.541Ab. 28-45 Hombres ms que instituciones suelen necesitar los pueblos para tener instituciones. Y cuando se necesitan, los echa al mundo la Providencia.542s.f. Aunque explicaran los fisilogos los vuelos del genio por leyes mecnicas, seran menos portentosos. ¡Qu bien deca Bacon con su plumbum apondera !18 Que otro remedio necesit Descartes. [Orig. 63] 16.“se convierte en len”. 17.“la gota horada la piedra”. 18.“plomo que sirve de lastre”. Se refiere a la sentencia de Verulamio: “no conviene dar al entendimiento plumas para que vuele sino plomo para que le sirva de lastre”. [Vid. Varela, Miscelnea filosfica p. 47.] [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 250

PAGE 255

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 251 / 251 / 251 / 251 / 251543Ab. 27-45 Los genios son las lmparas de la humanidad en ms de un sentido: para alumbrar necesitan gastarse.544May. 1-45 El genio padre, y las circunstancias madre de los acontecimientos. Por eso ni aun los hombres ms extraordinarios despliegan ciertos talentos sino en determinadas circunstancias.545May. 3-45 La palabra es ms poderosa que el can.546Madruga May. 26-47 La presse press .19547May. 29-48 La imprenta, el papa del siglo XIX.548May. 21-47 La libertad —el alma del cuerpo social. La libertad, el fiat del mundo moral. 19. “La prensa presiona”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 251

PAGE 256

AFORISMOS 252 \ 252 \ 252 \ 252 \ 252 \ Quien aboga por una libertad, aboga por la libertad. La libertad, nica panacea para restaar y cicatrizar las heridas que ella misma (su abuso, la licencia), u otras causas, infieren al cuerpo social. Absoluta, pues, es menester que sea, y sta es la tendencia de la humanidad. No quiero ms freno que la religin y la razn: aqu va incluido el de la autoridad; porque un freno es para unos y otro para otros: la religin para todos. No quiero decir por esto que la religin sea slo freno, que ya en mil lugares le he sealado su excelso lugar.549s.f. ¡ Fraternidad Sinnimo20 de amor, igualdad y justicia entre los hombres. ¡Qu trinidad!550s.f. Los ricos suelen ser como los metales: difciles de derretir. Ms partido suele sacarse para el prjimo y para el pblico de los gaseosos que de los metlicos. Digo suele, porque por la misericordia de Dios hay muchas honrosas excepciones. ¡Qu duro es no poder socorrer al infeliz, que cree haber hallado en nosotros el puerto de salvamento! Y si es por una mezquindad, doble martirio. Creo que se me conoce el dolor en el rostro. Entonces y slo entonces, es cuando suelo mirrselo a la fortuna; esto es, acordarme de sus favores y favorecidos. Dios permite estas pruebas para purificarnos, y entonces hasta se bendicen: Sustinemur et benedicimus .21Nadie ms agradecido que quien cree merecer menos. Por eso agradezco yo tanto, porque de mi inutilidad nada esperan los hombres. 20. “Smbolo” [B.N.] 21. “Nos alientan y las bendecimos”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 252

PAGE 257

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 253 / 253 / 253 / 253 / 253551Nov. 2-50 Si el contraste y dificultad es lo que da valor a las cosas per se cmo quieres desquiciar la propiedad?22 Implicas in terminis .23[B.N.] 1856 El trabajo es la roca en que se asienta la propiedad. Los que se rebelan contra ella, van contra la ley del progreso; y los que se resisten al estado de familia caminan derecho a la barbarie, se degradan a la condicin de bestias gregales. Buscar el remedio de los males que afligen al cuerpo social fuera de la familia y de la propiedad, es matar al enfermo para curarle.24[ Floresta Cubana ]552Feb. 24-51 Cmo no se ha ocurrido a ninguno de los impugnadores de Proudhom retrucarle su frmula tremenda? l dice: “la propiet, cest le vol”; moi, je dirais: “ le vol cest la necssit et la justification de la proprite”.25 Hay robo porque hay propiedad; como hay vicio, porque hay virtud —como calor porque hay fro Hay robo en todos los pueblos de la tierra y palabra que lo represente en todas las lenguas conocidas.553Mzo. 7-51 Las “Armonas econmicas” del malogrado Bastiat (a lo que creo, con slo haber ledo cuatro pginas) van a ser demble26 la mejor impugnacin de los comunistas. Digo demble porque alcanza otros fines. 22. Dice el original: “Nota a la p. 103” (es anotacin a la obra de Crousse, Des principes ). [Vid. Orig. 29.] 23.“Est implcita en los trminos” (escolstica). 24.Ver Prlogo p. XLIX. 25.“La propiedad es el robo”; yo dira “el robo es la necesidad y la justificacin de la propiedad”. 26. “de entrada”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 253

PAGE 258

AFORISMOS 254 \ 254 \ 254 \ 254 \ 254 \554Oct. 8-50 [Sigo con los franceses.] Siempre estn a pleito con la “organizacin del trabajo”, cuando su ley es no tener ninguna. Una gente tan guapa que se bate hasta por el olor de la plvora (y sea dicho de paso, por las cualidades descritas, tan propia para la guerra, pues mientras se averigua si hay o no motivo para pelear, ya se batieron, y luego... se corregir... nunca... au prochain numro27 —en la 2da. edicin) se espanta cuando la dejan as sola y sin andadores, ses propres allures28 —como los nios de la doctrina. Es gente tan goubernamentale que no digo ya el pan y el agua, pero hasta el aire quieren darlo a racin. Esos mismos que han asustado al mundo con su “perezcan las colonias, y slvense los principios”, esos son los que no pueden ni or la franca enunciacin de un gran principio, de una gran ley econmica de las sociedades. The broad enunciation of a broad principle .29 Por eso ha sido menester que su paisano Bastiat les d clase largo y tendido de comercio libre, que es la atmsfera en que por ac hemos nacido en medio de tanta esclavitud! ¡Y vaya una buena tecla para el captulo de las contradicciones, o... de las armonas Con la historia en la mano se puede demostrar que hasta los hombres ms grandes, los estadistas franceses, nunca han tenido valor o conviccin bastante para dejar obrar libremente una ley en un plan: siempre la han ahogado y embarado con reglamentos, trabas y pormenores. El genio de la administracin no est en ser corto, ni largo, ni completo, sino oportuno. Quisieron hacer penitenciaras, y tanto parecer tomaron y tanto se informaron, que al cabo de cuatro aos de traslados no haban empezado una –-nada entre dos platos. Y con los caminos de hierro? Aunque aqu meti el rabo Luis Felipe; pero siempre el gobierno por fas o por nefas Amiguitos de divertirse —la rive gauche et la rive droite30 –la salle dattente31 —y el aguante de los franceses para sufrir faltas de puntualidad. (Traslado a las contradicciones.) 27. “en el prximo nmero”. 28. “a sus propias fuerzas”. 29. “La clara enunciacin de un claro principio”. 30. “la orilla izquierda y la orilla derecha”. 31. “la sala de espera”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 254

PAGE 259

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 255 / 255 / 255 / 255 / 255 XXVI XXVI XXVI XXVI XXVI EDUC EDUC EDUC EDUC EDUC ACI"N ACI"N ACI"N ACI"N ACI"N555Oct. 19-53 A los profesores. En el alma me duele reconvenirlos; pero me llena de amargura que no me ayuden a llenar mi deber, que es mi vida. ¡Qu no dara yo porque retumbara esa palabra en el corazn de los Cubanos!1556Jun. 23-52 Sagrado es este ministerio de la enseanza, y tremendo por los deberes que impone, todava ms al que ensea que al enseado; pero de cualquier modo, nada puede el uno sin el otro: estn estrechamente ligados ante Dios y los hombres. Yo no quisiera forzaros a la asistencia dominical, sino que vinierais espontneamente como fruto de la conviccin del deber, nico norte de vuestro director y padre. 1.Variante CCCXXVII: “(Octubre 19 de 1853). Duleme en el alma reconvenir, pero me llena de amargura que los que deben hacerlo no me ayuden a llenar mi deber, que es mi vida. ¡Qu no dara yo porque retumbaran esas palabras en el corazn de los cubanos!” En el original la palabra Cubanos est escrita as con mayscula. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 255

PAGE 260

AFORISMOS 256 \ 256 \ 256 \ 256 \ 256 \557s.f. Quien no sea maestro de s mismo, no ser maestro de nada.558s.f. No pasa un da sin que ganemos algn conocimiento til, aun de los ms ignorantes. “Todo hombre es un libro: la dificultad consiste en saber leerlo” —haba dicho yo en 1835. Es menester aprovechar al paso cuantos conocimientos se puedan, aun los que parezcan ms indiferentes o inconexos con nuestras investigaciones favoritas. As se junta insensiblemente un caudal preciossimo, cuando menos se piensa, al prjimo, a cada instante, a la patria, a la humanidad. Sobre todo esa curiosidad habitual (y aqu otro gran mrito) nos vuelve esencialmente observadores reflexivos.559Set. 27-48 Casi todas las profesiones pueden pasarlo sin entusiasmo: la de maestro es la que no puede absolutamente: lo ha menester para inculcar la doctrina y para vencer los obstculos. Ha de ser todo inspiracin, sacerdocio, mansedumbre, carcter, templanza, flexibilidad.560s.f. Ni hay otro medio eficaz de predicar costumbres que el ejemplo, ni los mejores planes de enseanza pasan de meros pliegos de papel sin honrados y hbiles preceptores. Esperar lo uno sin lo otro, sera aguardar la cosecha sin haber labrado ni echado la semilla. Valiera ms no establecer escuelas absolutamente que poner la niez a cargo de entes inmorales o inexpertos. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 256

PAGE 261

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 257 / 257 / 257 / 257 / 257561s.f. No estemos en cmo se ensea, sino en el espritu con que se ensea. “Buscad primero el reino de Dios, y todo lo dems se os dar por aadidura”. [B.N.]562Ag. 22 La enseanza es un contrato con Dios, no con los hombres. Arte por excelencia, como que es todo de inspiracin, aunque descanse en la experiencia.563s.f. No est la dificultad en engendrar y concebir sino en criar y educar.564s.f. Espinoso apostolado es la enseanza: que no hay apstol sin sentir la fuerza de la verdad, y el impulso de propagarla.565May. 16-45 La educacin empieza en la cuna y acaba en la tumba. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 257

PAGE 262

AFORISMOS 258 \ 258 \ 258 \ 258 \ 258 \566s.f. Instruir puede cualquiera, educar slo quien sea un evangelio vivo.567s.f. Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para la vida.568No se concurre a los establecimientos para aprender todo lo aprendible sino muy singularmente para aprender a estudiar y para aprender a ensear. Los institutos de educacin son los teatros donde la juventud debe tantear y robustecer sus fuerzas para marchar despus sin ajeno apoyo.569s.f. Pudiera tacharse a la educacin moderna de haber atendido al entendimiento con menoscabo del corazn; y a la antigua de haber atendido a la memoria y a la especulacin, con mengua del entendimiento y de la prctica.570s.f. La escuela debe levantar el carcter de los maestros con los sublimes sentimientos de la Religin y la moral, para que as preparados, no Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 258

PAGE 263

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 259 / 259 / 259 / 259 / 259 presenten tan slo, en aras de la patria, la ofrenda de unos hijos mejores en el entendimiento sino mejores en el corazn.571May. 21-45 Por dondequiera que profundicemos, vamos a parar en la necesidad de una fuerte educacin religiosa para formar hombres que sean hombres.572s.f. ¡Ay de la juventud si no siente el estudio como una religin!573s.f. Una mediana aplicacin nunca produjo ms que frutos mediocres.574s.f. El elogio discretamente manejado, dispensado con parsimonia y oportunidad, es la mejor de todas las armas para conquistar la juventud.575s.f. El espritu de nuestra enseanza es hacer sentir la ignorancia. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 259

PAGE 264

AFORISMOS 260 \ 260 \ 260 \ 260 \ 260 \576Dic. 58 Estamos en punto a educacin como las vrgenes fatuas del Evangelio: con lmparas, pero sin aceite. [B.N.]577Dic. 15-45 El hombre es un nio a quien es menester ensear sin que lo perciba, al menos sin que perciba dnde se le lleva.578En. 31-46 Soy tan escrupuloso con la moral, sobre todo para los nios y el bello sexo, que donde otros no temen, ni ven peligro, veo yo muerte o enfermedad incurable. Esto no es desconfianza, pues ni soy malicioso ni celoso: no es ni aun experiencia: es sentimiento, sensibilidad, casi un instinto para conmigo.2 Pero creo que la experiencia ms dilatada y la ciencia ms profunda justificarn y corroborarn ese hondsimo instinto. Dios sabe lo que hace: todo de l y nada sin l. Sin sentirlo me he explicado con las palabras del metafsico de los Evangelistas: Et sine ipso factum est nihil .3579Set. 7-46 A los nios no se debe ofrecer horizonte (para el placer se entiende.) 2. “Este es un sentimiento, casi un instinto” (B.N.) 3. “Y sin l nada se ha hecho”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 260

PAGE 265

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 261 / 261 / 261 / 261 / 261580Jun. 2-42 Ms respeto se debe a los nios que a los ancianos. Qu padre no es al fin gobernado por su nio? (De intento no se ha dicho su4 hijo.)581Madruga May. 23-46 La infancia gusta de or la historia, la juventud de hacerla y la vejez de contarla. He aqu enlazadas las tres edades y armonizadas entre s y con el mundo. Todo se corresponde: en tres maneras: lo fsico con lo fsico, lo fsico con lo moral y lo moral con lo fsico. Esta trinidad que por do quiera se aparece5 como la unidad de Dios.582Feb. 13-51 Bisogna scrivere .6En la juventud corre el pensamiento a torrentes: no es posible ser tan lacnico; o al menos, no nos sentimos tan inclinados a condensar, como en la meditacin. Ah est en la naturaleza de las cosas: en la juventud corre el ro; en la madurez lo detenemos para ver lo que lleva.583Dic. 19-45 A los cuarenta, no ha lugar a entonar el re en ninguna clave. 4. “se ha dicho hijo” (A.Z.) 5. “Se esparce”... (A.Z.) 6. “Hace falta escribir.” Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 261

PAGE 266

AFORISMOS 262 \ 262 \ 262 \ 262 \ 262 \58429 Yo me admiro de que los dems se admiren, sobre todo los ancianos. ¡Dichosos los que se han quedado jvenes! Pero esta gracia gratis data, et nunquam acquisita .7585s.f. Siendo la ciencia de la educacin un ramo tan experimental, como la Fsica o la Medicina, quedara harto defectuoso todo plan de escuela normal si no se destinase una parte del curso a la prctica de las doctrinas explicadas.586s.f. Enemigo del enciclopedismo, pero todo tiene su trmino. Pues va siendo, cada vez ms, casi tan necesario a cualquier hombre, tener nociones de mecnica, v.g., como tenerlas de aritmtica. [B.N.]587May. 7-45 Viajar, comparar impresiones nuevas con las antiguas. Viajar, desmohecer las armas. 7. “gracia otorgada sin el esfuerzo, y nunca adquirida”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 262

PAGE 267

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 263 / 263 / 263 / 263 / 263 Sal de tu patria para apreciar tu patria (verdadera en bien y en mal). Ni en la niez ni en la vejez debe salirse de la patria: la juventud es la edad de los viajes. En una y otra poca se necesita el calor de la madre. No debe el nio educarse fuera del pas donde ha de vivir el hombre. ¡Cuntas prdidas irreparables trae la educacin en suelo extrao! Pirdese el idioma nativo, entbiase el amor filial, reljase todo vnculo de familia, y hasta el santo amor de la patria sufre gravsimo detrimento en el continuo cotejo de los hbitos adquiridos con los que es forzoso adquirir. En otros trminos se choca de frente con la gran ley de armonizar. Fardo para s y para los dems.588s.f. La instruccin primaria no significa nada respecto a la moralidad de un pueblo, cuando no se aplica directamente a la disciplina de los sentimientos y afecciones del alma, no menos que al cultivo de las facultades mentales.589s.f. Hganse respetables los maestros y sern respetados.590s.f. Tengamos el magisterio y Cuba ser nuestra. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 263

PAGE 268

AFORISMOS 264 \ 264 \ 264 \ 264 \ 264 \ XXVII XXVII XXVII XXVII XXVII LA CIENCIA LA CIENCIA LA CIENCIA LA CIENCIA LA CIENCIA591s.f. Si no arde en nuestros pechos la llama inextinguible del entusiasmo, jams nos elevaremos a la altura de la ciencia: slo el entusiasmo produjo adeptos eminentes en los arcanos de la naturaleza. Primero es difundir el gusto por las ciencias, luego el acorrer los cultivadores, y despus recoger la mies abundante. s.f. Si me dan la ciencia a trueque de no ensearla, la desprecio.592s.f. Saber no es ms que generalizar : mientras vagan los hechos esparcidos, no se puede levantar el edificio de la ciencia. La multitud de pormenores confunde y arredra nuestro espritu, nterin no se encuentra la llave de la clasificacin. Las noticias no son ms que las bases sobre las cuales se levanta el edificio, con el instrumento de la generalizacin que descubriendo las relaciones de los hechos, es lo que constituye rigurosamente la ciencia. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 264

PAGE 269

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 265 / 265 / 265 / 265 / 265593s.f. La ciencia no tanto se cifra en el cunto como en el por qu de las cosas.594Set. 27-48 Las ciencias –-ros caudalosos que conducen al Ocano1 de la Divinidad. Tambin conducen a divinizarnos en otro sentido, pues ensendonos nuestra pequeez nos acostumbran a la humildad, y as nos acercamos a Dios.595Dic. 15-45 ¡Bienaventurada oscuridad, espuela de la inteligencia, y madre de la ciencia!596s.f. Entretenimiento en cuanto se ve —averiguar las causas— qu ideas tan distintas del universo y de Dios —hbitos de exactitud e investigacin que comunica... 2[Cuad. II, 135] 1.As en Orig. 124; “al mar insondable” (CCCXV). 2.Pensamiento fragmentario. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 265

PAGE 270

AFORISMOS 266 \ 266 \ 266 \ 266 \ 266 \ Dic. 15-45 La ciencia debe prometer, aunque no cumpla. En el estado actual de la ciencia, como en un pas en guerra, aunque se quiera, no se puede permanecer neutral Es menester combatir, destruir, aun tratando de construir [Orig. 143] Funesto divorcio entre las ciencias. Aqu donde debe cifrarse la gran conciliacin.597Ag. 18-55 La ciencia nunca puede formarse con lo negativo. Usos de lo negativo como en la eliminacin algebraica y en la exclusin baconiana.598Set. 16-48 (Aadido a la conversacin de ayer con el joven Galn sobre la declamacin del insigne Chateaubriand contra las matemticas: magni nominis umbra !3) Tan lejos estoy de creer que las matemticas materializan, que por el contrario suelen inducir a suposiciones en lugar de las realidades, por querer aplicar al mundo real las abstracciones4 del orden ideal habituados como lo estn a moverse en ese crculo y respirar esa atmsfera –-fuera de que el perenne acertar quita las ocasiones de caer, y por lo mismo de desconfiar. Por eso se necesitan las ciencias fsicas para rematar la obra de la exactitud, dando al entendimiento ms lastre y profundidad. Un matemtico sabe siempre lo que debe ser un fsico, lo que es inclusa su misma ignorancia. 3.“La sombra de un gran nombre”. (“El trado y llevado ¡fantasma! de las matemticas”.) 4.Tachado: “hiptesis” (Orig. 147). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 266

PAGE 271

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 267 / 267 / 267 / 267 / 267 De toda especie de conocimientos ha menester el filsofo, como datos y como disciplina, para conocer el arcano y mejorar el instrumento del alma humana. Antes de hablar es menester sentir palpar, amar .599Feb. 19-47 Mr. Cauchy tambin gran simplificador, habiendo reducido a una frmula algebraica el clculo de la rbita de los planetas. Es infatigable: no tiene ambo —y pronto. Inglaterra ha dado a Leverrier el premio del descubrimiento cientfico ms importante del ao.600Nov. 4-50 Sobre la antigedad de los Zodacos de Denderah y Emeh. Nunca hubo efectivamente error que ms llevara su forma de hidra: cada cabeza era cortada tan luego como pareca, pero otra nueva se alzaba instantneamente a su lado, igualmente atrevida, e igualmente “hablando grandes cosas”. Ms de veinte aos dur esta guerra encarnizada; pero segn que la preocupacin se agotaba gradualmente y la verdadera ciencia recobraba su vigor, decayeron las fuerzas vitales del monstruo, y fueron ms fatales las heridas que se le causaron. Bien que en el Continente se alborotaron todos los anticuarios alucinados con la supuesta antigedad de estos zodacos, no falt en Inglaterra quien desde el principio se levantara a protestar contra ella; y esa voz fue la autorizada de Bentley.5[B.N.]601Guanabacoa Ag. 16-47 Diario de ayer “Flujo y reflujo en la atmsfera” demostrado por observaciones del Cornl. Sabine en Santa Elena, en el mismo tiempo y 5.Es nota a un libro. Dice el original: “Nota a la pg. anterior”. El fillogo Richard Bentley (1662-1742). Disert sobre las Epstolas griegas de Flaris, monumento de su genio polmico. [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 267

PAGE 272

AFORISMOS 268 \ 268 \ 268 \ 268 \ 268 \ orden que en el mar. (Siempre lo haba yo sostenido as por analoga desde unas conclusiones en tiempo de Saco, llamando yo a la atmsfera ocano areo .)602s.f. Cree el articulista firmado Fontn ( Diario de la Habana feb. 3, 1846) sobre el origen del rgano, que sera ms natural empezar diciendo el instrumento neumticamente que hidrulicamente de cuyo medio habla Vitruvio. Y cmo empez la mquina neumtica?603s.f. De nada mejor que de las ciencias naturales podra decirse lo que Tulio de las letras: peregrinantur rusticantur .6604Set. 7-46 ¡Qu qumicos de mis culpas los que viendo diferencias, porque no las encuentran en las proporciones, concluyen por donde menos debieran! (Cartas sobre Qumica en las Memorias.)7605Dic. 15-45 La investigacin de la piedra filosofal fue origen de grandes descubrimientos qumicos. [B.N] 6.“nadan errantes, estn an rsticas”. 7. Qumica Su influencia en la industria, en la agricultura y comercio, en la fisiologa, medicina y otras ciencias. Cartas traducidas del ingls por don Angel Caldern de la Barca. Mem. Soc. Patritica 1846. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 268

PAGE 273

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 269 / 269 / 269 / 269 / 269606Feb. 19-47 ¡Cmo anda la quimiquera francesa, con el algodn plvora! ¡Que se queman!...607s.f. Todos declaman sobre la inexactitud de la medicina; pero no observan que res ipsa vetat ,8 y que aquella le es comn con todas las ciencias de induccin ; e.g. la meteorologa y geologa, y tantas gas!! Sin contar con las mas Hay dos razones morales9 para que esa inexactitud se eche de menos en la ciencia de curar que en las dems 1 Centra la pelle ,10 como dira D. Abundio.11 2 El objeto de ella se queja y discute; el de las dems es muerto o callado. Para la medicina tanto se necesita moralidad como profundidad de ingenio. El mdico a la cabecera debe ser cabalmente como el general en campaa: plan previo, pero cambiar12 con las circunstancias del terreno. Profundidad del aforismo de Hipcrates: Medicus enim philosophus ets Deo aequalis .13Debe ser el mdico flexible como la caa e inflexible como la encina alternativamente, en la lucha que ha de entablarse entre l y el paciente, y sobre todo entre l y los dolientes, que es la guerra ms obstinada y ms guerrillera y pitirreadora. Tiene tambin que ponerse a la defensiva contra la sorda y simulada bajo las apariencias de verdad. Hoc opus, hic labor .14 8.“el mismo asunto lo impide”. 9.No est clara esta palabra. 10.“Va por medio el pellejo”. 11. Don Abbondio cura sanchopancesco de la pequea aldea lombarda, en Los Novios de Manzoni. 12.“cambiando” (J.I.R.) 13.“El mdico filsofo es igual a Dios”. 14.“ste es su trabajo; sta su tarea”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 269

PAGE 274

AFORISMOS 270 \ 270 \ 270 \ 270 \ 270 \ Asimismo no dejarse llevar (porque el mdico, o a lo menos, la medicina, la hace el paciente) de los lazos que le tiende el enfermo, o de sus apasionados informes y reiterada queja y clamoreo. A todo esto debe aadir un vasto conocimiento de la naturaleza y del hombre moral, con un profundo sentimiento de conmiseracin y humanidad. Medicus enim philosophus —repitamos con el orculo de Cos — est Deo aequalis .15Quien no individualiza no cura. Quien no acude a la causa no cura. Quien no tiene su arsenal (o sea, su teraputica) ms que en la botica, y no en toda la naturaleza, en cualquier accin, procedimiento fsico o moral, que es forzoso percibir y aplicar al vuelo, en una palabra, quien carece de inspiracin, no cura: conque semper et ubique, semperque medicus enim philosophus est Deo aequalis .16 Todos los sistemas y ningn sistema: he ah el sistema. Ms fuerzas se necesitan para resistir a los dadores de remedios, que para combatir los mismos males. ¡Cuntas ideas equivocadas sobre lo caliente, lo fro, el aire, las aguas, los alimentos! A gritos clama todo ello por una obra fundamental de higiene bajo un nuevo plan. Es menester indicar el origen de las preocupaciones populares, para llevar la conviccin al nimo del pueblo.608Ab. 3-47 La medicina apenas comienza a sacar partido de los gases —como medio— y como remedio. La rabia por el Dr. Dubourg de Nueva Orleans —y en Lovaina para la hidropesa ( Diario de la Habana de esta fecha) sobre respirabilidad de gases. Empeo de Davy al principio de su carrera, bajo la direccin del Dr. Beddves. Vase Thomas, On medicine y la obra especial de Davy. 15.Vase nota 13 de este aforismo. 16.“siempre y en todo momento, y por eso siempre el mdico filsofo es igual a Dios”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 270

PAGE 275

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 271 / 271 / 271 / 271 / 271609May. 3-45 Sin inters suelen los hombres no examinar las cosas. Con inters suelen no saberlas examinar. ¡Dios me libre de aficionados, de semisabios y de profanos curanderos! Semper et ubique17 quiero haberlas con hombres especiales como se llaman modernamente los peritos. Digamos con los viejos: Tractent fabrilia fabri Ne sutor ultra, etctera18610Feb. 16-47 El escorrozo como dicen por ac, ¡el alboroto que han armado en Francia con motivo de la nueva borla de Doctores industriales que se introducen en la Universidad! Qu es eso? ¡Caballeros! Cuidado no se diga de ustedes: “quien la debe, la teme”. Jams teman ustedes la confronta: atienda cada cual a su juego y cada novicio a su oficio, y as andar la cosa a las mil maravillas. La cosa es el todo-armona, sntesis, camaradas! No hay ciencias materiales, ni groseras; todas espiritualsimas por su objeto y su instrumento, y todas delicadsimas por los problemas que presentan.611s.f. Un hombre de genio se hace clebre hasta en un informe. Jovellanos agrario —la obra quiz ms filosfica, etctera Herschell, etctera. Las ciencias ofrecen tambin ms campo a la literatura (oratoria y poesa). Modo con que se verifica en Herschell. Son ciencias todas las que se bautizan con el nombre de tales? 17.“Siempre y en todas partes”. 18.“Trabajen el hierro los herreros y no se meta el zapatero en otras tareas...”. (“Zapatero, a tus zapatos”.) [Vid. afor. 133.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 271

PAGE 276

AFORISMOS 272 \ 272 \ 272 \ 272 \ 272 \612s.f. La analoga es el alma de los descubrimientos. El investigador que no es capaz de hallar analogas, no es capaz de inducciones. Set. 24-46 As se marcha a los descubrimientos: la imaginacin para las artes, las inducciones para las ciencias. [B.N.] Lhomme ne pense a la loi que par lentre mise du phnomne.19[B.N.] 1856 La ciencia es hallar la regla en la excepcin, y la excepcin en la regla. [ Floresta Cubana ] 19.“El hombre no piensa en la ley ms que por medio del fenmeno”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 272

PAGE 277

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 273 / 273 / 273 / 273 / 273 XXVIII XXVIII XXVIII XXVIII XXVIII LENGU LENGU LENGU LENGU LENGU AJE, LITERA AJE, LITERA AJE, LITERA AJE, LITERA AJE, LITERA TURA, AR TURA, AR TURA, AR TURA, AR TURA, AR TE TE TE TE TE613Oct. 13-50 Sobre atribuir las lenguas a origen divino. Con slo plantear la cuestin, o con una simple pregunta, queda dirimida contra los divinizadores.614Feb. 10-51 (Wisemans.)1El final de la leccin 1 es muy bello y oportuno. Quiero citar algunas palabras caractersticas: “...and so at length cometh to be a joint, (an allusion to the building up of the work of science), as it were, in the general fitness of things, and a maxim in the universal truth, and a love or acord in the harmony of nature”.2Nota. A la pg. 75, t. 1 de Wiseman. 1.Cardenal Nicholas Wiseman, arzobispo de Westminster; autor de Lectures on the connection between science and revealed religion (1836) y editor asociado de la Revista de Dublin 2.“...y as, en suma, viene a ser una conexin (alusin relativa a la reconstruccin del trabajo de la ciencia), que existiese, en la correspondencia general de las cosas, y una mxima en la verdad universal, y un amor o acuerdo en la armona de la naturaleza”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 273

PAGE 278

AFORISMOS 274 \ 274 \ 274 \ 274 \ 274 \ Pero no se indican otras seales de desarrollo en todas, todas las lenguas, sin exceptuar una. Es de aquellas cosas que no se ven tanto, porque chocan menos. Tampoco olvidemos la influencia del hbito aunque sea un mal hbito, que a los que no le tenemos, nos parezca, y efectivamente sea, difcil. Y finalmente, como sucede en los chinos y sordomudos el valor entendido que llamo yo la elipsis natural a todos los idiomas ms o menos, como ley que es del entendimiento humano. Hay en las lenguas como en los pueblos, algo de orgnico y algo de adventicio peculiar, segn su diversa ndole. Feb. 18-51 Agudo, fino, perspicaz es Wiseman en sus pensamientos; delicado, fluido y elegante en la expresin; pocos habr con mejores dotes para profesar. Posee en alto grado lo que llaman los ingleses powers of ilustration ,3 y nosotros facundia para ilustrar las materias con la ms exquisita y sazonada erudicin, y, para decirlo de una vez, sabe hallar puntos de vista generales y trascendentes con la lgica ms atinada, sin que por remontarse se pierda en las regiones imaginarias. En resolucin, es hombre verdaderamente superior.615Feb. 12-51 Wiseman, pg. 79 y sigs. t.I. Lo que yo veo en este punto es que el espritu humano procede segn sus necesidades. Hubo menester explicar ms o menos objetos, y requirindose para ello ms claridad, y por consiguiente ms orden, tom las formas gramaticales de alguna lengua afn, o de aquella con que estuvo ms en contacto, o invent la forma, si le urga mucho, y no la encontraba pronto ya hecha: de la misma manera que cuando tuvo que remontarse en la ciencia de la cantidad a analizar ms complicadas relaciones —invent el clculo infinitesimal: as la analoga gramatical entre las lenguas muchas veces no es seal de parentesco, sino prueba de progreso y civilizacin. Asimismo, sin estar en contacto algunos pueblos, de la propia o de diferente raza, puede ocurrrsele un modo anlogo en la estructura gramatical, aun sin parecerse las lenguas en los vocablos, como sucede, 3. “facultades de ilustracin”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 274

PAGE 279

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 275 / 275 / 275 / 275 / 275 respecto de la conjugacin y otros rasgos, con el vascuence y las lenguas indo-americanas As como la necesidad pudo haber hecho inventar la geometra en diversas partes.616Ab. 26-45 Las lenguas —nica historia fiel y completa. La ms clara fuente de donde mana la teora del pensamiento (las ideas).4¡Cuntas huellas de vilipendio querran borrar de ellas los pueblos, si se les hicieran notar! Y cuenta que lo favorable y lo adverso se graba en ellas indeleblemente.617Set. 17-46 Las consonantes —el esqueleto de las lenguas. Por eso la mejor base de su anatoma comparada (su clasificacin). El Snscrito, madre de todas las lenguas jafticas : el meso gtico y antiguo islandio son de sus ms prximos parientes.618Jun. 8-42 Por qu no tenemos impeorable as como hay (y qu poco!) inmejorable ? R. —Es harto extenso el captulo de las lagunas de las lenguas. 4. “...de las ideas” (A.Z.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 275

PAGE 280

AFORISMOS 276 \ 276 \ 276 \ 276 \ 276 \619Feb. 12-51 Sea que prestemos ms atencin, sea que aparecen mejor expuestas las ideas en la lengua en que se expusieron originalmente, aunque no sea la nuestra, sea que en ciertas pocas est el entendimiento ms libre y despejado, sea por todas estas causas combinadas, lo cierto es que la lectura de las obras originales, me ha dado muchas veces ms claridad que la traduccin en mi propia lengua —y desde luego, muy a menudo diferentes impresiones, y por lo mismo diversas ideas.620Ab. 27 Joujou !5(Para divertir a los traductorcitos de a 2 por 1 real y medio.) ¡¡Es mucha la bizarra del bizarro traductor del “Naufragio delAstrolabe”!! Por lo que nada tiene de particular de extrao raro extravagante desusado estrambtico peregrino inaudito caprichoso estrafalario y hasta luntico y manatico que ni dando en bajos (no pasos falsos ) de corales y otras yerbas por el estilo, ni aun tropezando con diamantinos contrastes (diamantes a fe por lucientes y empedernidos) siga impertrrito, viento en popa, alas y arrastraderas, a todo trapo, sin encallar, ni zozobrar, ni naufragar ni dar en la herradura. ¡Esto s que es a un tiempo raro y bizarro (estupendo!) todo en una pieza, y en todo el rigor de ambos trminos! Pues ya est todo conciliado, y justificado el traducidor por medio de un enlace galo-espaol, productor de una prole que es un primor. ¡Viva la fusin! ¡Viva la afinidad! Viva la aficin! (Abrenuntio!) ¡Viva la alquimia! Capaces de refundir y ayuntar les choses les plus disparates ; lupibus agni .6 Dispense usted, Camarata que no es como suena ese badajazo; 5. “Juguete”. 6. “las cosas ms disparatadas; los corderos con los lobos”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 276

PAGE 281

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 277 / 277 / 277 / 277 / 277 y slo importa (y a usted qu le importa?) las ms inconexas o menos parientes o allegadas, como lo es de usted su fraterno prjimo.621s.f. Nada es comparable a la dignidad de la lengua latina. Ella fue hablada por el pueblo-rey, quien le imprimi aquel carcter de grandeza, nico en la historia del lenguaje humano, y que ni aun las lenguas ms perfectas han podido jams alcanzar... El trmino “majestad” ( majestas ) pertenece a la lengua latina... Nacida para mandar, esta lengua manda todava en los libros de los que la hablaron. Es la lengua de los conquistadores romanos, y de los misioneros (conquistadores) de la iglesia romana... Trajano, que fue el ltimo esfuerzo del poder romano, no pudo sin embargo llevar su lengua ms que hasta el Eufrates; el Romano Pontfice la ha hecho entender en las Indias, la China y el Japn. Esta es la lengua de la civilizacin. Mezclada con la de los Brbaros, nuestros padres, ella supo suavizar, refinar, y por decirlo as, espiritualizar esos idiomas groseros que se han convertido en lo que vemos... Tindase la vista sobre un mapamundi, y trese la lnea donde esta lengua universal call : all estn los lmites de la civilizacin y de la fraternidad europea: allende no encontraris ms que el parentesco humano, que afor... 7622Set. 8-47 El espaol es una lengua seora, y una seora lengua —pero y la dotacin ? Quel rapprochement, et quel souvenir !8 7.Este pasaje, tenido por original de Luz (CXXI), es una fiel traduccin de las pp.150-1 de Du Pape 8 ed. Lyon (1849) de Jos de Maistre, incluida en los Penses de M. Demaistre que comenta Luz. 8.“¡Qu acercamiento y qu recuerdo!” Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 277

PAGE 282

AFORISMOS 278 \ 278 \ 278 \ 278 \ 278 \623s.f. Mucho uso y pocas reglas.624Feb. 7-47 El poder de las letras es y ha sido ms eficaz de lo que suele creerse. Quin hizo, quin formul la Revolucin Francesa? Los filsofos del siglo XVIII.625Set. 15-46 La verit Mase la voce sua sar molesta Nel primo gusto, vital nutrimento Lascier poi quando sar digesta.9( Dante ) E se non digesta, caro Lei, cosa fare? Sio avessi a fare il ragguaglio dei casi di no, sarebbe un bel ch! Cattivo affare Per qualcheduno un cauterio invece di nutrimento. Ma il sommo poeta a sempre ragione, perch comunque sia digesta, lascia purtroppo nutrimento vitale. Il suo ciglio il sole che fa svanire le nuvole del mio cuore.10 9.“Pero aunque su voz fuere molesta al primer sabor, dejar luego un nutrimento vital, cuando sea digerida” (Dante). 10. “Y si no fuere digerida, querido, qu se hace? Si yo tuviera que pasar en resea los casos que no ¡bonito problema! ¡mal negocio! Para algunos es un cauterio en lugar de un nutrimento. Pero el sumo poeta tiene siempre razn, porque como quiera que sea digerida, deja, a pesar de todo, nutrimento vital”. “Su mirada es el sol que disipa las nubes de mi corazn”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 278

PAGE 283

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 279 / 279 / 279 / 279 / 279626Ab. 18-45 La desventura, alimento y aun germen del genio. Todos los poetas inmortales fueron ms clebres por sus desdichas aun que por sus obras: gran testigo el rey de ellos, Dante ; y Camoens, Milton, Cervantes, el ms original desde que hay hombres, Tasso, Shakespeare, Byron, etctera.627Jun. 8-48 Si la libertad, si la esclavitud; si el sosiego, si la agitacin, si el participio en los negocios pblicos, si el retiro del hogar domstico; si la miseria y la persecucin, si la opulencia y la seguridad; si el patrocinio, o el abandono. Cul de estas causas contribuye ms eficazmente al desarrollo de una literatura? En el modo de plantear la cuestin, est resuelta. Todas ellas contribuyen para sacar a luz todos los estados del alma humana. Pero lo ms grande siempre fue fecundado por la desventura.628Jun. 29-46 Quisiera que resucitase Cervantes para ajustar el coleto a sus expositores espaoles ; y digo espaoles porque el ingls Bowles y los alemanes han ilustrado propiamente algunos pasajes. Tampoco pretendo que todo lo hayan errado los Pelliceres y Clemencines ; pero en general [hay] mucha falta de filosofa y mucha sobra de sencillez que haran rer al ingenio de los ingenios. Tambin ignorancia: achaque comn, sobre todo a los presentes, en materias cientficas. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 279

PAGE 284

AFORISMOS 280 \ 280 \ 280 \ 280 \ 280 \629May. 3-47 ¡Cmo olvida R. de P. 11 el papel de la Poesa como el primer documento de la historia de los pueblos! (entre otros olvidos).630May. 2-45 De notar es en un siglo tan chacharero que los dos genios ms creyentes, han sido los ms creadores: ah estn los Mrtires e I promessi sposi Pero cundo no sucedi siempre lo mismo?631Jun. 29-46 La inspiracin no se va a buscar, sino que nace dentro de nosotros mismos: es un Dios que nos arrastra y nos inflama, y del cual no nos podemos libertar sino marchando o quemndonos, produciendo lo concebido. Cul es el escritor ms inspirado de los tiempos modernos? Alejandro Manzoni. La inspiracin se ayuda y acrecienta, pero no se hace: Chateaubriand.632Oct. 8-50 La oda de Manzoni A la muerte de Napolen fue dictada por Dios. As puede afirmarse sin blasfemia. Slo Dios y el Cristianismo pueden 11. Ramn de Palma? [Roberto Agramonte.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 280

PAGE 285

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 281 / 281 / 281 / 281 / 281 inspirar semejante composicin, en que quedaron vencidas y superadas todas las inspiraciones. As lo siento al cabo de veinticinco aos, y de haber repetido, no sin interrupcin y asombro, y deleite profundo, ms de veinticinco mil veces,12 ese prodigio de composicin. Esta es la seal segura del genio: lejos de inferirle el tiempo detrimento, cada vez que se recuerda la obra, produce nuevo placer, e inspira nuevas ideas —casi dir nuevas impresiones. A m me arde el pecho con el mismo entusiasmo hoy con mis cincuenta aos encima, que la primera vez que hace veinticinco profer: Ei fu ... 13633Oct. 8-50 Fue por ventura caso o Providencia, que ese triunfo tan sealado se obtuviera en italiano, y por un italiano, en concurso con los ms grandes vates de la poca, por el alma ms pura de cuantas han respirado el aire de las letras en el siglo XIX; por una de las almas ms eminentemente religiosas que en el mundo fueron?14 As convena que fuera un vaso de eleccin aquel por quien la Divinidad haba de comunicar sus orculos. Llenronse igualmente sus insondables miras, siendo este rgano un hombre en quien junto con el amor patrio se hermanase la gravedad de la historia y lo impasible de la posteridad; cuyo conjunto no poda realizarse sino por el lazo sublime de la Religin. As fue como con ese digno intrprete y representante del Padre Universal misericordioso, result ms edificante esa muerte que dej muda a la humanidad.634Oct. 8-50 Y la inspiracin continuada en tres volmenes de I promessi sposi ? ¡Ah, hijo predilecto de la Divinidad! 12.“infinitas veces” (CLXXXIII). 13.Ei fu. Siccome inmobile —dato il mortal sospiro —sttete la spoglia immemore-– orba di tanto spiro —cossi percossa, attonita-– la terra al nunzio sta. ( Il cinque Maggio escrita al recibir la noticia de la muerte de Napolen.) [Roberto Agramonte.] 14. “y ms llenas de amor patrio” (CLXXXIX). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 281

PAGE 286

AFORISMOS 282 \ 282 \ 282 \ 282 \ 282 \635Oct. 12-50 Participo nada menos que con Goethe mi admiracin por l. Se ha dicho que en l descuella la reflexin. S, es cierto; esa superioridad que lo hace encumbrarse sobre todo lo presente, y volar en alas de lo futuro. Es una lente ustoria que concentra luz y calor. Viveza de sus impresiones —imaginacin gigantesca as para representar como para inventar— hace cuadros a pinceladas. Singularidad que, siendo tan dulce y afable, se distinga cabalmente por la valenta del pincel —gracia mucha, sin embargo, en la exposicin— y felicidad y superioridad en la imitacin; pero, viniendo a su energa, no hallndole paralelo entre poetas antiguos ni modernos, ha sido forzoso ir a desenterrar un romano: Tcito.636Madruga May. 28-47 Ranc ,15 254 Chateaubriand, nico hombre del siglo, si no viviera Manzoni; por eso diremos: nico hombre en Francia, capaz de escribir sobre esos hombres y sobre esas cosas.637Feb. 16-47 Chateaubriand es de los pocos, tal vez el nico escritor, a quien se le pueda permitir, con la pluma en la mano, que la deje correr por donde quiera, seguro que siembra diamantes, por donde pasa, y esparce un perfume de uncin y de piedad encantadora. Que sean digresiones —que sea rapsodista— mejor para producir esos rasgos inimitables —fuerza— donaire todo a la vez: profeta ( Ranc ). 15.Armand Jean de Le Bouthillier, fundador de la Orden de La Trappe. Obra pstuma de Chateaubriand: La Vida de Ranc Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 282

PAGE 287

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 283 / 283 / 283 / 283 / 283 Sin embargo, este escritor mismo es eminentemente artista en la mayor parte de sus obras, guardando admirable unidad. Genio del Cristianismo Los Mrtires (aun en Ranc ). En el ms mnimo folleto ¡qu chispas! (Vase su folleto poltico 24 de marzo 1831 donde hay rasgos admirables de fuerza y gracia sin igual.) El pasaje que comienza: A la Trappe arrive Pierre ,16 es Bossuet mismo (pg. 164, edicin de Bruselas 1844). Se parece a los rasgos con que el Aguila de Meaux traza el carcter de Cromwell en la Oracin de la Reina de Inglaterra .638Oct. 25-50 Coincidencia de mis ideas sobre los franceses como las tena expuestas antes y ahora, con las manifestadas por Lamartine en el Conseilleur du peuple No. No es sta la vez primera que nos encontramos acordes sin ponernos de acuerdo. Entre otras, acerca de su opinin sobre los ingleses y sealadamente de Pitt y acerca de la msica, expresada con las mismas palabras. (Vase Los Girondinos episodios de la Marsellesa, y parte de mis aforismos extendidos en Madruga, hace cinco o seis aos.)639s.f. Scrittore veramente originale e un maestro consommato di stile, s in verso che in prosa .17640Oct. 10-50 Mucho hay que desenvolver. 1 No son temibles las prostitutas inglesas, sino las cortesanas francesas. Esta es la literatura asquerosa del siglo XVIII. 2 Hoy no se consiente lo que en tiempo de Shakespeare. 3 Empeo de los ingleses en difundir libros morales. 16.“A la Trapa llega Pedro.” 17.“Escritor verdaderamente original y maestro consumado del estilo, tanto en verso como en prosa”. [... e pensatore .] [Orig. 13.] Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 283

PAGE 288

AFORISMOS 284 \ 284 \ 284 \ 284 \ 284 \641s.f. Les confessions dun enfant du siecle por Alfred de Musset. Los franceses escriben para el goce, no para la reflexin.642Ag. 22-46 El artculo del Faro de hoy sobre preeminencia de las letras sobre las ciencias inserto en un Regan de Madrid de [1]803, traducido del Mercurio francs ¡Sntesis, sntesis! os falta, literatos y sabios de entonces, como he clamado aun respecto a muchos de ahora. Y digo literatos y sabios porque reina de unos a otros la falta de sntesis —y de sabios a sabios en diversos y aun en los mismos ramos.643May. 16-45 Slo la msica tiene el poder de que se desee prolongar las sensaciones melanclicas. ¡Cun tirnicamente nos gobierna!644Ag. 27-46 Criterio de lo malo: lo que todos hallan tal, y que ni el hbito ms inveterado y reiterado nos embota respecto de ello. Qu ser? Ver a otro de mal humor, y orlo, aun peor, porque el odo es el ms vibrador de los sentidos. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 284

PAGE 289

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 285 / 285 / 285 / 285 / 285645Madruga May. 28-47 Qu coincidencia entre Chateaubriand y yo en el modo de ver la msica, como elemental material sensible –-excitante— pero moralizador –-como espritu-materia y sentimiento .18646Ab. 20-45 La msica es una lengua que va derechamente al corazn, sin pagar la aduana del cerebro, como le sucede a la poesa. La msica dispone de nosotros a su arbitrio, como que se dirige esencialmente al sentimiento. Por eso es una excepcin el ser insensible a su influencia. Ella forma parte de nosotros mismos; entra la armona en juego de nuestros rganos y sus funciones. Por lo mismo es menos intelectual, pero ms religiosa que la poesa. Ambas, con todas las artes, deben hermanarse y armonizarse para mejorar de consuno al hombre, nico fin de la religin y la filosofa. Yo no puedo ver la filosofa sino en el conjunto y la armona: la gran sntesis del eterno da-capo19 del anlisis Por eso, para ser filsofo, es tan necesario ser poeta como matemtico, y religioso como analizador; tan amante de la naturaleza como de los libros, y sobre todo “amar a Dios sobre todas las cosas, y a tu prjimo ms que a ti mismo”: in hoc enim universa lex pendet .20647Jun. 8-42 El que no siente los encantos de la poesa y de la msica, podr ser, si se quiere, espritu puro, o animal puro; no aquel compuesto de alma, vida y corazn que llamamos hombre 18. Es una nota a “Ranc”, pg. 237. 19. “recomenzar”. 20. “porque de esto depende toda la ley”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 285

PAGE 290

AFORISMOS 286 \ 286 \ 286 \ 286 \ 286 \648Mzo. 8-46 A veces cantamos21 tan espontneamente, inconscios de lo que hacemos, que es como una necesidad fsica. Otras veces lo es moral, como cuando somos impelidos por la alegra.649Mzo. 8-46 Todo grande tiene (debe tener) su chispa de artista.650Mzo. 8-46 “Imitadores... servum pecus !” 22Lo grande para fecundarse, no para copiarse. Donde no hay generacin, no hay arte ni ciencia. Como la naturaleza.651Jun. 13-42 Lucir lengua —o dejarse de la lengua gobernar, y no gobernarla a ella— es propio de escritores adocenados.652Dic. 14-54 Ms fuerza se requiere para engendrar que para concebir. 21. “se canta” [161]. 22. “Imitadores... rebao de esclavos!”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 286

PAGE 291

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 287 / 287 / 287 / 287 / 287 XXIX XXIX XXIX XXIX XXIX LA NA LA NA LA NA LA NA LA NA TURALEZA TURALEZA TURALEZA TURALEZA TURALEZA653Ab. 17-45 ¡Ah, naturaleza! naturaleza! O por mejor decir: ¡ah, Dios, oh Dios! que hasta en los matices de los olores nos ofreces el infinito y la idea el plan preconcebido por excelencia. Sublime Platn, t fuiste uno de los primeros intrpretes de la Divinidad.654s.f. El contraste es el alma de la naturaleza.655Madruga May. 29-46 Cuando veo una planta que llamamos daina como el guao, ms creo en la armona de la creacin; persuadindome que semejantes seres estn plantados con un fin utilsimo. Vse que el hombre fue creado para la investigacin, la admiracin y la religin (que abraza humillacin y elevacin). Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 287

PAGE 292

AFORISMOS 288 \ 288 \ 288 \ 288 \ 288 \ Porque o estn las cosas ostensibles o lastimantes, y no descubren su aplicacin prima facie o estn ciertos principios tan escondidos y compenetrados, que toda su qumica no alcanza a descubrirlos y desprenderlos —fuera de que estoy convencido que un sinnmero de objetos estn en parte puestos para la admiracin y edificacin. Digo en parte porque todos llenan a un tiempo fines fsicos y morales. Como sucede tambin en las obras del hombre. ¡Qu fortuna!656May. 28-48 La naturaleza destruye para producir. As dice el hombre, pero ella no cesa de producir.657Mzo. 2-47 Que todo haya de imitar la naturaleza en el claustro mismo. Los hombres son como las plantas que absorben o absuerven ms del aire que de la tierra .658May. 10-45 Todo est animado en la naturaleza. Siempre el espritu en la materia, hasta en el ltimo guijarro. No est la atraccin en todos los cuerpos? Y las fuerzas hasta en los ms inertes? Dnde deja de estar la vida en la naturaleza? Y qu es la vida sino el resultado del alma, o del espritu, o fuerza, o causa, que viene a parar en sustancia? Este modo de ver es algo leibniciano. El historiador del espritu humano no slo debe referir todo cuanto hay en l, sino el orden en que se encuentra. As toda1 cuestin profundizada es cuestin de origen 1.“As todo es cuestin de origen”. (Variante.) Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 288

PAGE 293

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 289 / 289 / 289 / 289 / 289 Bien haca el siglo XVIII en buscar, aunque no pudiera encontrar, el origen de todas las cosas. No estuvo ah la pifia del siglo XVIII, sino en la superficialidad caracterstica de todo principiante. Sin embargo, Montesquieu y Juan Jacobo Rousseau dieron el tono al siglo XVIII.659May. 11-45 ¡Qu belleza hay en todo lo natural, no slo en los objetos, sino hasta en los movimientos: el vuelo del guila, el salto del tigre, el nadar del nade, el picar de los polluelos! ¡qu gracia! ¡qu expresin! La contemplacin habitual de la naturaleza nos tiene en un himno continuo al Criador. ¡Con cuntos placeres simultneos nos regala Naturaleza slo con levantarnos a la aurora! Apenas hay tiempo, no ya para contarlos, pero ni aun para disfrutarlos.660Ab. 27-45 El sol inspira alegra, la luna dulcedumbre y melancola, las estrellas meditacin y sublimidad. Hase llamado a la luna el astro de las ruinas : yo la llamo de la arquitectura Hace resaltar las formas en los macizos, y el claro-oscuro en los huecos. (¡Qu viva est Roma en mi fantasa! Podr yo olvidar el invierno de 30 a 31 que pas dentro de tus muros?)2661May. 16-47 ¡Al campo, fuera! Que es no slo el campo, sino el estmulo de la contemplacin. 2.Ver Diario de viaje en las Obras de Luz. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 289

PAGE 294

AFORISMOS 290 \ 290 \ 290 \ 290 \ 290 \ Se ensancha el horizonte de las ideas, segn se dilata el horizonte material. Se alza el espritu, se eleva el sentimiento, segn se eleva la bveda del cielo. ¡Fuera techumbres y estorbos! ¡para que pueda volar el alma! Contemplando el cristal de un arroyuelo experimentaba la impresin de belleza y novedad que siempre me causa el agua. ¡Cmo la idea de belleza es independiente de la de aplicacin y utilidad! No tena sed, ni apeteca bao, ni haba que regar, ni que abrevar, ni que mover, y sin embargo me haca prorrumpir en alabanzas al Criador. El arroyo, espejo, imagen de Dios. Por entre sus obras se le trasluce como por ese divino cristal, por el que penetramos hasta el fondo, el cual no puede la vista traspasar: ¡ah est el abismo! ¡se es l!662Mar. 8-46 Con estar las flores ms distantes del hombre que las aves y ser stas tan bellas, nos inspiran sensaciones dulces y deleitosas que jams nos causan las ltimas. ¡Qu leccin! ¡Cuntas lecciones! Para ms parecerse a negocios de amor, que solemos encontrarlos donde menos se espera, y en objetos de que solemos estar ms distantes. Pero las flores inspiran sentimientos de religin : yo las he llamado templos de la Divinidad —su relicario su santuario Por los dems objetos naturales nos elevamos a Dios por la reflexin filosficamente; en las flores, por el sentimiento religiosamente Todo esto, aun prescindiendo del olor que es ms sensual, aunque inefable, vago, y entonces et ideo ,3 tambin sentimental Las flores: las estrellas de la tierra.663May. 19-46 Vista de las lomas de Cayajabo, apacibilidad del aire y lindura de la maana al levantarse. Siempre alabanzas al Supremo Hacedor. Mi vida es un himno. [B.N.] 3.“y por ello”. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 290

PAGE 295

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 291 / 291 / 291 / 291 / 291664s.f. Siempre afecta profundamente a mi alma el espectculo grandioso de la salida del astro del da: siempre y a pesar de todo, me hechiza y me arroba ese cielo eternamente esplndido de mi patria. Luz1-2.p65 31/10/01, 11:20 291

PAGE 296

AFORISMOS 292 \ 292 \ 292 \ 292 \ 292 \-A-Ahrens : 122, 123, 170, 171, 172 Aristteles : 105, 111, 112, 113, 114, 120 Arqumedes : 114 Augustino: 113-B-Bacon : 112, 250 Balbo : 219, 220, 223, 234, 235, 238 Balmes : Ver Balmes, Jaime Balmes, Jaime : 124,125, 126 Bastiat : 253, 254 NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO ndice.p65 31/10/01, 11:17 292

PAGE 297

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 293 / 293 / 293 / 293 / 293Bentley : 267 Berkeley : 122 Bossuet : 116, 283 Bowles : 279 Burdach : 236 Byron : 279-C-Camoens : 279 Cartesio : 101 Cauchy : 267 Cervantes : 279 Cicern : 221 Cousin : 111 Cromwell : 283 Crosse : 214 Crousse : Ver Crousse, M. Crousse, M. : 108, 109,234-CH-Chateaubriand : 266, 280, 282, 285-D-Dante : 278, 279 Demaistre : 123, 124, 219 ndice.p65 31/10/01, 11:17 293

PAGE 298

AFORISMOS 294 \ 294 \ 294 \ 294 \ 294 \Descartes : 125, 250 Dessoles : 225 Dubourg : 270 Durieu : 235-E-Elliot : 217 Equier, Ephraim G. : 224-F-Feuerbach : 117 Fichte : 100, 121-G-Gall : 172 Gioberti : 107, 121, 124, 125 Girardin, M. : 165 Goethe : 282 Guizot, M. : 231-H-Hauser, Gaspar : 107 Hegel : 120 ndice.p65 31/10/01, 11:17 294

PAGE 299

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 295 / 295 / 295 / 295 / 295Herschell : 271 Hipcrates : 114, 269 Humboldt : 236-J-Jones, William : 219 Jouffroy : 170 Jovellanos : 271-K-Kant : 103, 117, 118, 119, 120, 122 Krause : 120, 121, 122-L-Lafayette : 226 Lagrange : 114 Lamartine : 216, 226, 227, 283 Lavater : 172 Lavergne : 235 Leibnitz [Leibniz]: 105, 117, 122 Leroux, P. : 217 Leverrier : 267 Luis Felipe : 231, 254 Lutero : 125, 201, 202, 217, 218, 242 ndice.p65 31/10/01, 11:17 295

PAGE 300

AFORISMOS 296 \ 296 \ 296 \ 296 \ 296 \-M-Malebranche : 122 Manzoni : Ver Manzoni, alejandro Manzoni, Alejandro : 162, 232, 269, 280, 282 Massilln : 225 Mazzini : 242 Michelet : 158 Mignet : 202 Milton : 279 Montesquieu : 116 Moreau : 225 Morton, Samuel : 224 Musset, Alfred de : 284-N-Napolen : 224, 225, 226, 235, 249 Neander : 221 Niebuhr : 236-P-Pitgoras : 110, 111 Pitt : 283 Platn : 105, 110, 111, 112, 114, 120, 167, 224, 287 Plinio : 114 ndice.p65 31/10/01, 11:17 296

PAGE 301

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 297 / 297 / 297 / 297 / 297Prescott : 221 Prichard : 241 Proudhom : 253-R-Ranc : 232, 282, 283, 285 Retz, Cardenal : 227 Reynaud, J. : 123 Ritter : 236 Rosmini : 124 Rosseau : Ver Rousseau, J. J. Rousseau, J. J. : 117, 138-S-Sand, Jorge : 242 Schelling : 117, 118, 119, 120, 121, 122, 125 Schubert : 167, 236 Shakespeare : 279, 283 Sieyes : 226 Scrates : 224 Spinoza : 122 St. Hilaire, Barthelemy : 111 Stal Madame de : 216 Stahl : 167 ndice.p65 31/10/01, 11:17 297

PAGE 302

AFORISMOS 298 \ 298 \ 298 \ 298 \ 298 \-S-Tcito : 145,217, 282 Tasso : 279 Thiers : 231 Tocqueville : 216 Trajano : 277 Tulio : 268-V-Vattemare, Alexandre : 68 Vctor Hugo : 238 Virgilio : 169 Vitruvio : 114, 268 Voltaire : 116-W-Washington : 225 Wiseman : 174, 273, 274 Worms : 202 Wycliffe : 217, 245 ndice.p65 31/10/01, 11:17 298

PAGE 303

JOS DE LA LUZ Y CABALLERO / 299 / 299 / 299 / 299 / 299NDICE NDICE NDICE NDICE NDICE I.ATM"SFERA …………………………………………… 67 II.EL HOMBRE-LUZ………………………………………76 III.AFORISMOS ……………………………………………84 IV.LA FILOSOFA……………………………………………88 V.EL FIL"SOFO Y SUS PALABRAS …………………………92 VI.LOS CONCEPTOS FILOS"FICOS …………………………96 VII.LOS SISTEMAS FILOS"FICOS ……………………………105 VIII.LOS FIL"SOFOS…………………………………………110 IX.UNIVERSO, MUNDO………………………………………128 X.LA VIDA…………………………………………………135 XI.TICA: 1. VALORES POSITIVOS…………………………138 XII.TICA: 2. VALORES NEGATIVOS…………………………158 Ensayo introductorio Ensayo introductorio Ensayo introductorio Ensayo introductorio Ensayo introductorio Jos de la Luz y Caballero. Las races de una cubanidad pensada …………………………… 1 ndice.p65 31/10/01, 11:17 299

PAGE 304

AFORISMOS 300 \ 300 \ 300 \ 300 \ 300 \ XIII.PSICOLOGA ……………………………………………165 XIV.LA NATURALEZA HUMANA………………………………173 XV.LAS PASIONES …………………………………………177 XVI.EL AMOR ………………………………………………181 XVII.EL HOMBRE Y LA MUJER ………………………………184 XVIII.FAMILIA Y MATRIMONIO …………………………………190 XIX.EL HOMBRE A SOLAS CONSIGO …………………………193 XX.TICA RELIGIOSA ………………………………………197 XXI.METAFSICA RELIGIOSA …………………………………204 XXII.LA RELIGI"N EN LA HISTORIA ……………………………216 XXIII.HISTORIA ………………………………………………222 XXIV.CARCTER DE LAS NACIONES……………………………229 XXV.TEORA POLTICA Y SOCIAL………………………………240 XXVI.EDUCACI"N ……………………………………………255 XXVII.LA CIENCIA ……………………………………………264 XXVIII.LENGUAJE, LITERATURA, ARTE…………………………273 XXIX.LA NATURALEZA…………………………………………287 NDICE ONOMSTICO………………………………………………292 ndice.p65 31/10/01, 11:17 300