Obras

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Obras
Series Title:
Biblioteca de clásicos cubanos ;
Physical Description:
v. : ill. ; 23 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Saco, José Antonio, 1797-1879
Torres-Cuevas, Eduardo, 1942-
Casa de Altos Estudios de Fernando Ortiz
Publisher:
Imagen Contemporánea :
Casa de Altos Estudios de Fernando Ortiz
Place of Publication:
La Habana
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Cuban question -- To 1895   ( lcsh )
Slavery -- History -- Cuba -- 19th century   ( lcsh )
History -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Bibliography:
Includes bibliographical references and indexes.
Statement of Responsibility:
José Antonio Saco ; ensayo introductorio, compilación y notas, Eduardo Torres-Cuevas.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 51337436
isbn - 9597078228 (obra completa)
ocm51337436
System ID:
AA00008627:00005


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Legales de Saco V.p65 29/10/01, 10:04 1

PAGE 2

BIBLIOTECA DE CLSICOS CUBANOS CASA DE ALTOS ESTUDIOS DON FERNANDO ORTIZUNIVERSIDAD DE LA HABANAEsta obra se publica con el coauspicio de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANAJuan Vela Valds DIRECTOREduardo Torres-Cuevas SUBDIRECTORLuis M. de las Traviesas Moreno EDITORA PRINCIPALGladys Alonso Gonzlez DIRECTORA ARTSTICADeguis Fernndez Tejeda ADMINISTRADORA EDITORIALEsther Lobaina Oliva Legales de Saco V.p65 29/10/01, 10:04 2

PAGE 3

Legales de Saco V.p65 29/10/01, 10:04 3

PAGE 4

Responsable de la edicin: Gladys Alonso Gonzlez Realizacin y emplane: Viviana Fernndez RubinosTodos los derechos reservados Sobre la presente edicin: Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA, 2001; Coleccin Biblioteca de Clsicos Cubanos, No. 16 ISBN 959-7078-22-8 obra completa ISBN 959-7078-27-9 volumen V Ediciones IMAGEN CONTEMPORNEA Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, L y 27, CP 10400, Vedado, Ciudad de La Habana, CubaDiseo grfico: Deguis Fernndez Tejeda Composicin de textos: Equipo de Ediciones IC Legales de Saco V.p65 29/10/01, 10:04 4

PAGE 9

INTRODUCCI"N 1Carta fecha: Caen, 12 de marzo de 1871.Las cartas inditas que van a leerse fueron escritas durante un perodo de 43 aos. No fue el nico el seor Jos Luis Alfonso, pero s uno de aquellos a quienes Saco escribi ms cartas, con ms frecuencia, ms ntimas y familiares, y precisamente por esto, ms espontneas y libres de toda esa discreta precaucin o necesaria prudencia que imponen las circunstancias a las cartas de los hombres pblicos, y con mayor motivo si esos hombres tienen, como tuvo Saco, una significacin tan singular y elevada en el desenvolvimiento general de su patria. Saco miraba en Alfonso a un hijo muy querido, le distingua por sus muchos mritos, y a quien una vez lleg a escribirle: “t has sido siempre conmigo el ms consecuente, el ms antiguo y el ms generoso de mis amigos”.1 Adems perteneca Alfonso a aquel numeroso grupo de cubanos que por su cultura, su patriotismo y su posicin social, fueron gala y orgullo de la centuria pasada, y habrn de ser toda la vida admirados cual hermoso ejemplo de la civilizacin cubana. Desde su primera juventud aprendi a ver en Saco una de las primeras figuras intelectuales de su tierra natal, y un luchador formidable e invencible por la conquista de la abolicin de la esclavitud y de la personalidad de Cuba, y a quien luego de haber admirado profundamente, lleg a profesarle durante toda su vida la ms grande de las veneraciones. Y no se tradujo este sentimiento en estos homenajes tan comunes, de elogios dichos o escritos, prodigados a los hombre de mrito, mientras se les deja morir de miseria y en la miseria. Conoca Alfonso, por el ejemplo de su familia los Alfonso y los Aldama, que es el dinero de sus buenos hijos lo que debe siempre ponerse al servicio de la causa de la patria y de aquellos que como Saco, no poseyendo bienes de fortuna, sufran en el extranjero el destierro inicuo a que los condenara el general Tacn, y all continua-

PAGE 10

OBRAS 2\ 2\ 2\ 2\ 2\ mente era el defensor de la causa de la esclava colonia de Cuba. ¡Y por cuntos aos fue Jos Antonio Saco la nica representacin de la dignidad cubana lejos de Cuba, el nico a quien se volvan los ojos y en quien se pona toda el alma, para que con su gran talento, su patriotismo ejemplar y su pluma siempre luminosa y nunca fatigada, dijera al gobierno, al pueblo de Espaa y al resto del mundo, cunto era el derecho de los cubanos a quejarse y reclamar, ya que a stos les estaba prohibido hacerlo desde Cuba! ¡Y de cuntos problemas y otros asuntos no nos dara hoy noticia ninguna la historia poltica de Cuba, si a tratarlos magistralmente no se hubiera consagrado Saco en artculos de diarios y revistas y en folletos!2 Recordemos cuanto dio a la estampa y bsquese luego en otros publicistas muchos de los asuntos por l tratados, y se ha de ver cmo ningn otro se ocupo de stos. A este hombre ilustre ayudaba, pues, Alfonso entre aquel grupo de otros cubanos que conocan todo lo mucho que importaba mantener en Espaa un defensor tan competente de las justas aspiraciones y de los intereses cubanos. A l diriganse todos los informes y todas las noticias e indicaciones relacionados con la situacin social, poltica y econmica de Cuba, con el fin de que se hallara siempre y de todo satisfactoriamente enterado, y no se viera por fuerza atenido a aceptar como verdad las amaadas comunicaciones y los dems escritos de los capitanes generales, de los partidarios acrrimos de la trata y de la esclavitud de los negros, y de los enemigos encarnizados de todo gnero de reformas para la Isla. De aqu el origen de la correspondencia que publicamos ahora, y de aqu, asimismo, todo el inters y toda la importancia de ella. Toda persona de un poco de cultura literaria, ha ledo lo suficiente para saber apreciar toda la trascendencia histrica que entraa la publicacin de aquellas cartas y dems escritos que, precisamente, no fueron hechos para ser publicados. En el libro, el folleto, la revista y el peridico diario, ¡cunta no es la preferencia con que se acoge la publicacin de esta clase de documentos, cuya lectura atrae, cautiva y hasta subyuga a la mayora de los lectores! Con mucho acierto ha observado M. Georges 2No deja de ser oportuno sealar aqu la nada comn coincidencia no slo de juicios, sino de hasta del empleo de idnticas palabras, que hemos observado, al escribir sobre el cubano insigne, crticos tan inminentes, y a la vez de principios polticos tan opuestos, como fueron Pieryro y Menndez y Pelayo. Dice el primero: “Jos Antonio Saco, el ms vigoroso y elocuente escritor en prosa del pas, y en cualquier parte sin duda alguna eminente publicista”. ( Vida y escritos de Juan Clemente Zenea Pars, 1901, pp. 40-41.) Y dice el segundo: “D. Jos Antonio Saco, uno de los hombres de ms talento y, sin duda, el ms vigoroso prosista que ha nacido en la Isla”. ( Historia de la poesa hispano-americana, Madrid, 1911, t. I, p. 251.)

PAGE 11

JOS ANTONIO SACO /3 /3 /3 /3 /3 Bertin, que “El documento escrito que nos permite estudiar mejor a un hombre, es seguramente su correspondencia”.3 Y no menos observador ni exacto fue aquel autor que, bajo la firma de F., dijo al publicar las Lettres M. Delaunay que “Las cartas ntimas, o no destinadas a la publicidad, son aquellas que reflejan mejor el pensamiento de sus autores”.4 Y sin hiprbole puede afirmarse que documento ninguno ser de ms valor para conocer a Saco, como esta correspondencia al marqus de Montelo, la que dirigi a Luz y Caballero y otras. Nunca un Saco ms ntimo, ni ms privado, ni ms franco, ni espontneo podr conocer la historia en sus investigaciones crticas, para llegar a poseer el juicio ms cierto y completo respecto de la psicologa de ste y del mrito de su obra. En aqulla se presenta Saco, cuya energa y verdad de lenguaje en sus publicaciones tanto le caracterizan, con toda la mayor libertad de pensamiento y de palabra que pudiera exigirse; como que, indiscutiblemente, no puede serlo ms all de lo que es dable en estas cartas ntimas. Escribiendo a Del Monte o a Jos Luis Alfonso, es el Saco ms completo que puede estudiarse. Sus sentimientos, sus juicios, sus prevenciones, sus vaticinios, sus temores y sus angustias, en parte ninguna de su produccin publicada pudieran hallarse ms detallados ni exactos, para apreciar justamente su carcter y otras cualidades del hombre, como en esta coleccin de cartas. Y si luego se recuerda que todas estas manifestaciones de aquel corazn y de aquel talento, no las mova ni las inspiraba nada en absoluto que no fuera la consecucin de las libertades y de la personalidad cubanas, ¡qu patriticamente grande surge y se eleva entonces la figura del estadista inolvidable! Presentrase esta coleccin de cartas en cualesquiera de los mercados de autgrafos, principalmente de Europa, y hubiera cado en manos de algn famoso y rico librero anticuario, o solamente experto en la compra y venta de autgrafos, y es indudable que no pocas de las grandes bibliotecas hubieran acudido a adquirir la coleccin, sin reparo ninguno en el precio. Y es porque all, en aquellos grandes centros donde los ideales nunca se extinguen y el progreso intelectual no abdica jams su predominio, conocen a conciencia el valor que representa para la historia de un pas, y tambin para la general, una correspondencia indita, privada, ntima, de una poca de las ms interesantes, y debida toda aquella a la pluma de un grande hombre, como hubo de serlo Jos Antonio Saco. Pero tngase muy en cuenta que para poder apreciar todo lo que tiene de verdad esto que acabamos de escribir, se hace indispensable 3 Joseph Bonaparte en Amrique Pars, 1893, p. 315. 4 Le Carnet Historique et Littraire Pars, 1901, p. 19.

PAGE 12

OBRAS 4\ 4\ 4\ 4\ 4\ que el lector se coloque en el campo, en el teatro histrico de la Cuba de aquellos tiempos en que Saco escriba las cartas que publicamos ahora. No es posible conocer con la debida exactitud la vala de Arango y Parreo, del padre Varela, de Jos de la Luz y Caballero, de Domingo del Monte, de El Lugareo, en fin, si no nos enteramos bastante, para poder juzgarlos, viviendo en sus pocas respectivas, conviviendo con ellos, analizando y combatiendo todos y cada uno de aquellos difciles o peligrosos problemas contra los cuales tuvieron todos ellos que luchar tenazmente y para el logro del bien de la patria. Asimismo, al leer cada carta de Saco, hganse enhorabuena los juicios de todo gnero que se quiera, pero nunca sin haberse cada uno colocado antes all, en aquel ao, en aquel da, ante aquel problema o en medio de aquel acontecimiento del que fue Saco espectador, si no es que fue parte, y parte muy principal por cierto. Contadas han de ser de dichas cartas las que, por ntimas, familiares, cortas y escritas a vuela pluma, no ofrezcan algo relacionado con cualquier asunto de Cuba o con algn aspecto del Saco hombre pblico o del Saco hombre privado. Difcil es hallar alguna carta suya en la cual no trate de un problema cubano, o haga referencia a un compatriota o extranjero ms o menos relacionado con nuestra patria. Y si se quisiese considerarlo como una obsesin, forzoso sera convenir en que Saco vivi toda su vida presa de la obsesin ms sublime: hacer una patria libre, prspera, digna. Este empeo lo mantuvo con una sinceridad tan profunda y una consecuencia de convicciones tan firme, que para no separarse de ella, no le detuvo en ciertas ocasiones llegar a verse manteniendo puntos de vista distintos de los de muchos de sus compatriotas. Por eso respondi a Jos Antonio Echeverra en carta en Toulouse el 4 de enero de 1863: “Nada en el mundo me es tan grato como marchar de acuerdo con los cubanos; pero cuando mi conciencia descubre una contradiccin entre los intereses de Cuba y la opinin de sus hijos, yo sigo el rumbo que aqulla me indica y no el que los cubanos me sealan”. Leer una carta de Saco, cundo no fue dentro o lejos de Cuba acontecimiento extraordinario? Aun recordamos aquella5 que de Barcelona con fecha 8 de septiembre de 1879, dirigi a La poca de Madrid, y la sensacin nada comn que hubo de producir en los centros oficiales y polticos y en la prensa de importancia de Espaa y de Cuba. A los 19 das de escrita, y tal vez la ltima que dictara y firmara, porque ya tiempo haca que por enfermedad de la vista no poda ni leer ni escribir, dejara de existir el insigne cubano, segn lo hubo de comunicar el cable: 5“La mal interpretada carta a La poca ”, como con todo acierto la consider nuestro ilustre Rafael Montoro en El Pas de La Habana del 27 de marzo de 1890.

PAGE 13

JOS ANTONIO SACO /5 /5 /5 /5 /5 “Septiembre 27.—Sr. Valds Fauli.—Habana.—Sentimiento participo falleci anoche venerable Saco.—Delvall”. Este telegrama expedido de Barcelona, lo public El Triunfo el peridico rgano oficial del Partido Liberal cubano, el 28 de septiembre de 1879, en un artculo con mucho acierto titulado “Una gran desgracia”, y de cuyo artculo tenemos ante los ojos la prueba de imprenta que, mandada al censor que ejerca entonces este cargo, D. Modesto Maas, la devolvi con estas lneas tachadas o suprimidas: “El ao 66 conminaba a los legisladores espaoles a no desconocer la eficacia de los procedimientos liberales, ‘porque de no seguirlos recogeran, y no en lejano da el fruto que semejante sistema haba de producir’. Vivi lo suficiente para ver realizada su prediccin. A las veces parece que una voluntad sobrenatural interviene en los sucesos humanos, para dejar a los grandes hombres gozar del premio de la reparacin. Tal ha sucedido con Saco”. Y por esta medida gubernativa, se ve demostrado que, aunque muerto Saco, todava el recuerdo de un episodio de su vida pblica, y los comentarios derivados de l, inspiraban temor y ocasionaban la intervencin de la censura espaola; como si episodio y comentarios no se encontraran de antiguo, y cual indiscutible verdad histrica, en la conciencia de todos. Esta correspondencia da principio en la plenitud de aquella poca tristsima de destierro que en la vida de Saco abri el 13 de septiembre de 1834 el general Tacn, aquel que “gobernaba con una soberbia insolente y con un despotismo sin lmites”,6 y por lo que aquel mismo va refiriendo, le hallamos en actitud siempre errante, intranquilo, enfermo, viajando ya por tierra, ya por mar, entre Espaa, Portugal, Francia e Italia, huyendo de las estaciones peligrosas para su salud, dominado por nostalgia profunda, la cual pinta exacta y tristemente en su carta del 24 de febrero de 1837, cuando dice a Alfonso: “yo no veo delante de m sino un largo destierro, y quizs una eterna expatriacin”. Y hubieron de ser profticas estas palabras, porque as como hubo de regresar a La Habana muchos aos ms tarde, fue, al igual del Gran Heredia, slo por corto tiempo, y volviendo luego y para siempre a emprender la jornada del destierro. En l continu incansable hasta contados das antes de fallecer, como ya hemos dicho, y abogando de cuantas maneras pudo, por la causa de la patria. Por eso acept el nombramiento de comisionado de la Junta de Informacin de 1866, y el de diputado a Cortes por Santiago de Cuba en 1879; aunque entonces, y como antes y toda su vida, estuvo convencido de que era: ”imposible defender los intereses materiales, polticos y morales de Cuba, sin con6 Coleccin pstuma ..., por don Jos Antonio Saco, Habana, 1881, p. 22. (Ver Ediciones Imagen Contempornea, Biblioteca de Clsicos Cubanos, La Habana, 2001, p. 13 [N. del E.] .)

PAGE 14

OBRAS 6\ 6\ 6\ 6\ 6\ citar el odio y la venganza de los gobernantes y del gran partido unido de ellos”.7 Cuando el contemporneo cubano, aquel que puede con todo legtimo orgullo y derecho llamarse cubano, porque ama y defiende su independencia y su nacin, all en las altas y silenciosas horas de la noche, separa los ojos del libro de Saco que est leyendo, y cerrndolos, apoya la frente sobre la siniestra, y evocando sus recuerdos de otras lecturas de historia colonial cubana, emprende una incursin por el dilatado y tenebroso camino recorrido en servicio de Cuba por aquel compatriota insigne desde que comenz su carrera pblica hasta que hubo de apagarse su vida, y va, como de etapa en etapa, deteniendo su marcha ante cada uno de los esfuerzos realizados, de los hechos consumados por el talento y por la pluma del patriota ejemplar; y cuando despus vaya leyendo estas cartas y encontrando en ellas explicados, si no ampliados, muchos pasajes de la historia de Saco, la cual no fue ms que una larga y dolorosa poca de la historia de Cuba, entonces ha de ser cuando pueda apreciar el inters de aqullas, y tambin entonces cuando ms que nunca habr de admirar la profunda sinceridad patritica del grande hombre que en 1848 exclamaba: “yo quisiera que, si Cuba se separase, por cualquier evento, del tronco a que pertenece, siempre quedase para los cubanos y no para una raza estranjera”.8Antes de concluir nos complacemos haciendo constar que el 14 de octubre de 1910, recibimos de nuestro condiscpulo y amigo, el celebrado literato doctor Jos Varela Zequeira, el regalo muy valioso de tres cartas de Saco dirigidas al seor Jos Luis Alfonso, quien a su vez las hubo regalado al doctor Varela Zequeira. Estas cartas estn respectivamente fechadas: Marsella, 3 de noviembre de 1836, Madrid; y 22 de abril de 1837, y Marsella y 23 de octubre de 1838. Y como Alfonso no dej la coleccin de cartas que Saco le escribi, ordenadas y cosidas, como hizo con las de Luz y con casi todas las de Del Monte, sino slo reunidas en un legajo, las tres que debemos a nuestro citado amigo y que a nuestra vez donamos a la Biblioteca Nacional, vienen sin dificultad ninguna a ocupar su puesto cronolgico en la coleccin ya mencionada, y por lo mismo, a hacer sta un tanto menos incompleta.IIHasta aqu llega la Introduccin que pusimos al frente de aquella parte de las cartas de Saco dirigidas a don Jos Luis Alfonso, el mar7Carta de Saco a El Lugareo, fechada en Pars el 19 de marzo de 1848: Iniciadores y primeros mrtires de la Revolucin Cubana por el doctor Vidal Morales y Morales, Habana, 1901, p. 221. 8 Coleccin de papeles ..., por don Jos Antonio Saco, Pars, 1859, t. III, p. 315.

PAGE 15

JOS ANTONIO SACO /7 /7 /7 /7 /7 qus de Montelo, que pudimos publicar en la Revista de la Biblioteca Nacional.9 Causa tan injustificada como contraria a todo nuestro buen propsito —y respondiendo sta slo a la voluntad del entonces secretario de Instruccin Pblica y Bellas Artes, doctor Ezequiel Garca Enseat— suprimi del presupuesto de la Biblioteca Nacional, la bien modesta suma destinada a la publicacin de esa revista, de la de los catlogos y de otros impresos no menos necesarios y tiles al mencionado centro de cultura. Y as, durante siete aos, ha permanecido indita la mayor parte de este precioso epistolario. Predestinado estuvo una vez a desaparecer, obedeciendo al tradicional destino que ha cabido a muchos de nuestros papeles no publicados, pues pudo haber tenido un fin en nada venturoso, si se compara con el de aquella serie de cartas de Mara Antonieta dirigidas a Mme. de Polignac, y halladas por M. Feuillet de Conches en casa de un especiero de Pars, y cuyas cartas haban sido arrojadas como papeles intiles a la calle, desde una ventana de las caballerizas del Rey, cuando la revolucin de 1848. Y este epistolario de Saco llevaba camino de la fbrica de papel de La Habana, si a menos distancia no se tropezaba con un muladar donde arrojarlo. Formaba, con uno de Luz y Caballero y otro de Domingo del Monte,10 tres series de cartas dirigidas a don Jos Luis Alfonso, halladas revueltas con otros manuscritos, y como papeles intiles, all en el fondo de lo que haba sido caja fuerte o de seguridad en los tiempos de opulencia de Alfonso, y con cuya caja, as, con los papeles dentro, se haba gratificado al conductor de un carro, a cambio de que desembarazara el local. Pero a tiempo, un individuo, de un todo ajeno al comercio de las letras de imprenta, pero no a las de cambio, pens que aquellos papeles podan ser adquiridos por la Biblioteca Nacional, y all fue a proponrnoslos en venta, y all quedaron como propiedad del Estado. Y es muy probable que estas cartas de Saco continuaran as, durmiendo sueo interminable, si una circunstancia, por dems inesperada, no nos hubiera colocado en situacin de darlas a la estampa hasta concluir, segn vamos a verlo. Con mucha frecuencia, desde la supresin oficial de la revista mencionada, y lo mismo de Cuba como del extranjero, nos instaban para que terminramos, aunque en otra forma, la publicacin de las cartas. Este laudable deseo, lejos de disminuir, con el transcurso del tiempo hubo de irse acentuando, hasta el grado de recibir ms de una proposicin, que siempre agradecimos, aunque no eran de realizarse si llevadas a la prctica. Pero con el nimo dispuesto siempre a encontrar un medio que nos llevara con toda la certeza a la realizacin del empeo, llegamos a coordinar el plan siguiente: 9Habana, 1912, t. VI, pp. 134-168. Fueron 22 cartas. 10Los publicamos en la Revista de la Biblioteca Nacional Habana, 1909-1911, ts. I-IV.

PAGE 16

OBRAS 8\ 8\ 8\ 8\ 8\ 1 Publicar en un volumen aquellas cartas de Saco que pudieran reunirse, y comenzando por la serie que qued interrumpida en la Revista de la Biblioteca Nacional 2 Asociar a este proyecto, y en concepto de contribuyentes a los gastos de la publicacin, un nmero de aquellos amantes de las glorias de Cuba, y por lo mismo, admiradores de Saco. 3 Fijar el mnimum de la cuota contributiva en 5 pesos moneda oficial. 4 Hacer una edicin de 1 000 ejemplares, con retratos y otros grabados, y dividida en dos series: la primera destinada a los contribuyentes, y la segunda a ser puesta a la venta, y emplear el producto lquido de sta en restaurar y embellecer el sepulcro de Saco, que se encuentra en el Cementerio de Coln, en La Habana. Acordadas estas bases despus de sometidas a la deliberacin del grupo de aquellos amigos que haban de tomar a su cargo la reunin de la suma necesaria para los gastos de imprenta, as como allegar las copias de las colecciones de cartas y otros papeles de Saco que pudieran adquirirse, procediose a llevar a buen trmino estos trabajos. Y he aqu el momento de manifestar lo muy reconocido que ha de estar siempre esta obra al distinguido hombre pblico doctor Vidal Morales y Flores de Apodaca, por haber puesto a la disposicin de los seores doctor Jos Antonio Fernndez de Castro y Oscar Salls —para que de l copiara todo lo pertinente— el rico archivo cubano que hered de su seor padre el doctor Vidal Morales y Morales; y cuyo caudal de copias y de otros antecedentes, as como la reunin de la mayor parte del numerario, debido todo esto a la admiracin y al entusiasmo de esos seores por el ilustre nombre de Saco, han enriquecido mucho este libro. Debemos tambin consignar aqu lo meritorio de la cooperacin prestada por los seores doctor Francisco Gonzlez del Valle, Jess de la Cruz y Joaqun Llaveras, en el desempeo ms satisfactorio de las no pocas ni fciles encomiendas que les han sido confiadas. Por ltimo, y venciendo la equidad y la justicia al natural escrpulo que en este momento detiene nuestra pluma, al tener que mencionar a una persona ntimanente unida a nosotros, declaramos que a la seora Emilia Boxhorn de Figarola-Caneda, es deudor este libro de toda su asidua y escrupulosa dedicacin, tanto para hacer a pluma la copia definitiva de todo el material que constituye aqul, como para la revisin y confronta de ese material antes de ser llevado a la mquina de escribir, y por haber contribuido adems a conducir a buen trmino otros trabajos en la preparacin de la obra. Acreedores son de igual modo al reconocimiento de todos, aquellos que han cooperado slo pecuniariamente a esta publicacin; y tanto para que sus nombres sean conocidos, como para que ello pueda representar un ejemplo y un estmulo en empeos patriticos ulteriores, damos a la estampa la relacin que sigue:

PAGE 17

JOS ANTONIO SACO /9 /9 /9 /9 /9 1-Adams (Sr. Jorge) ............................................................$ 5. 2-Alonso Castaeda (Sr. Gustavo) ....................................“ 10. 3-Alonso y Pujol (Sr Enrique) ..........................................“ 5. 4-Arce (Dr. ngel C.).......................................................... “ 5. 5-Armas (Sr. A urelio de) ....................................................“ 5. 6-Arstegui y Castillo (Dr Gonzalo) ................................“ 5. 7-Arteaga (Rev. padre) .......................................................“ 5. 8-Azcrate (Sr. Carlos) ....................................................... “10. 9-Bacard y Moreau (Sr Emilio) .......................................“ 5. 10-Balbiani (Conde de)..................................................... ....“ 20. 11-Barraqu (Dr. Jess Mara) ...........................................“ 25. 12-Betancourt Manduley (Dr. Alfredo) ..............................“ 5. 13-Boti (Dr. Regino E.) ........................................................“ 5. 14-Boxhorn de Figarola-Caneda (Sra. Emilia) .................“ 5. 15-Caballero (Dr. Baldomero) .............................................“ 5. 16-Cabrera (Lcdo. Raimundo) ............................................“ 5. 17-Carbonell (Dr. Jos Manuel) ..........................................“ 5. 18-Crdenas (Dr. Julio de) ...................................................“ 5. 19-Crdenas (Dr. Ral de) ...................................................“ 5. 20-Crdenas y Bentez (Coronel Nicols de) ....................“ 5. 21-Castaeda (Dr. F ederico) ................................................“ 5. 22-Castro (Dr. Jos de) ..................................................... ....“10. 23-Casuso (Dr. Gabriel) ........................................................“ 5. 24-Catal (Dr. Ramn A.) .....................................................“ 5. 25-Cspedes (Dr. Carlos Miguel de)................................... “ 25. 26-Cicero (Sr. Bernab) ........................................................“ 5. 27-Crdova (Dr. F ederico) ...................................................“ 5. 28-Coronado (Lcdo. F. de P .)................................................“ 5. 29-Cortina (Dr. Jos Manuel) ..............................................“ 25. 30-Creagh Leguen (Dr. Bernardino) ..................................“ 5. 31-Cruz (Dr. Carlos Ma nuel de la) ...................................... “10. 32-Cruz (Dr. Jess de la) ......................................................“ 10. 33-Curbelo Ramos (Sr. Jos) ...............................................“ 5. 34-Del Monte y del Monte (Sr Antonio) ............................“ 10. 35-Daz (Dr. Jos Carlos) .....................................................“ 5. 36-Daz Cruz (Dr Mario) .....................................................“ 5. 37-Daz y Martnez (Sr Miguel) ..........................................“ 5. 38-Dihigo (Dr. Er nesto) .......................................................“ 5. 39-Dihigo (Dr. Juan Miguel) ................................................“ 5. 40-Dollero (Sr. A dolfo) ..........................................................“ 5. 41-Espino (Dr. Jos Joaqun) ..............................................“ 5. 42-Fernndez de Castro (Dr Jos Antonio) ......................“ 10. 43-Figarola-Caneda (Sr. Domingo) .....................................“ 5.

PAGE 18

OBRAS 10\ 10\ 10\ 10\ 10\ 44-Figueredo Socarrs (Coronel Fernando) .....................“ 5. 45-Fonts Sterling (Dr. Carlos).... .........................................“ 5. 46-Garca Cartaya (Dr. Eduardo) .......................................“ 5. 47-Garca Menocal (Gener al Mario) ...................................“ 50. 48-Gonzlez de Mendoza (Dr. Claudio) ..............................“ 10. 49-Gonzlez Nokey (Dr. Vicente) ........................................“ 5. 50-Gonzlez del Valle (Dr Francisco) .................................“ 5. 51-Gorriarn (Dr. Francisco) ...............................................“ 5. 52-Guas (Sr. Rafael) ..............................................................“ 5. 53-Hernndez (Sr. Hermenegildo) .....................................“ 5. 54-Herrera Sotolongo (Dr. Pedro) ......................................“ 5. 55-Le Roy y Cass (Dr Jorge) ............................................“ 5. 56-Lpez Miranda (Dr. Rubn) ...........................................“ 5. 57-Llaveras (Capitn Joaqun) ...........................................“ 10. 58-Maas (Dr. Arturo) ..........................................................“ 10. 59-Maresma y Gispert (Dr. Manuel) ..................................“ 5. 60-Medina (Sr. Pedro G. de) .................................................“ 5. 61-Mejer, viuda de Salls (Sra. Dolores) ...........................“ 20. 62-Mndez (Comandante Joaqun) .....................................“ 5. 63-Mim (Dr. Claudio) ..........................................................“ 5. 64-Moeller (Sr. Theodor) ......................................................“ 5. 65-Ortiz (Rev. Enrique) ........................................................“ 5. 66-Prraga (Dr. ngel Justo) ..............................................“ 5. 67-Pasalodos (Dr. Dmaso) ..................................................“ 5. 68-Ponce de Len (Sr Julio C.) ...........................................“ 5. 69-Porro Camacho (Dr Cecilio) ..........................................“ 5. 70-Primelles (Comandante Arturo) ....................................“ 10. 71-Primelles (Sr. Len) ........................................................“ 10. 72-Primelles (Srita. Angelina)........ .....................................“ 5. 73-Ramos (Sr. Jos Antonio) ...............................................“ 5. 74-Ramos Almeyda (Dr. Jos).... .........................................“ 5. 75-Rodrguez Cceres (Dr. Ricardo) ..................................“ 5. 76-Roig de Leuchsenring (Dr Emilio) ...............................“ 5. 77-Rosales (Dr. Ar mando) ...................................................“ 5. 78-Salaya (Dr. Csar) ............................................................“ 5. 79-Salls (Sr. Oscar) ..............................................................“ 20. 80-Snchez de Bustamante (Dr. Antonio) .........................“ 25. 81-Santovenia (Dr. Emeterio S.) .........................................“ 5. 82-Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana....................................................................................“ 5. 83-Sorzano Jorrn (Dr Leonardo) ......................................“ 5. 84-Soto (Dr. L uis de) .............................................................“ 5. 85-Tejedor (Dr. Manuel) .......................................................“ 5.

PAGE 19

JOS ANTONIO SACO /11 /11 /11 /11 /11 86-Torre (Sr. Ricardo de la) .................................................“ 5. 87-Valverde (Dr. Antonio L.) ...............................................“ 5. 88-Velasco (Sr. Carlos de) .....................................................“ 5. 89-Veranes (Sr. Fe rnando G.) ..............................................“ 5. 90-Villageli y de la Guardia (Sr. Nstor) .........................“ 5. 91-Viondi (Dr. Miguel Francisco) ........................................“ 5. 92-Washington (Logia Masnica) .......................................“ 15. 93-Weber (Dr. Andrs) ..................................................... ....“ 5. 94-Zaldo (Dr. Carlos de) .......................................................“ 25. 95-Zayas (Lcdo. Alfredo) .....................................................“ 10. 96-Zubizarreta (Dr. Octavio) ...............................................“ 5. ———Total ...................................................................................$ 745. Cuanto queda expuesto en la primera parte de esta Introduccin, respecto de la correspondencia de Saco dirigida a Alfonso, puede considerarse que cuadra en un todo a las cartas contenidas en los epistolarios restantes que aparecen en este libro. Con tener en cuenta que todas esas cartas pertenecen a una misma larga y dolorosa poca de la vida pblica y privada del autor, ya puede deducirse que han de ser semejantes por su estilo y por su fondo, y, sobre todo, por el levantado propsito que las inspira. No son seguramente los que ahora ofrecemos reunidos, los nicos atestados de que disponemos relativos a la vida de Saco. Todava conservamos cierto nmero de ellos que podrn muy bien formar otro volumen de las proporciones del presente; y sin duda que an quedan por coleccionarse muchos ms, ya inditos, ya publicados, aguardando manos sin duda ms diestras, aunque no ms devotas que las nuestras, que se muevan y laboren dirigidas nica y exclusivamente por el sentimiento patrio, ese inspirador, ese constante norte y gua de la pluma admirable de aqul. De relevante inters para la historia de Cuba es la presente coleccin, as como lo es tambin el Centn epistolario de Domingo del Monte que viene dando a la publicidad nuestra Academia de la Historia. En el departamento de manuscritos de la Biblioteca Nacional de Pars, se conserva el donativo de 84 volmenes en folio, ricamente empastados, con este breve ttulo: Papiers A. Thiers y conteniendo 28 de ellos, ms de 8 000 cartas dirigidas al ilustre hombre de Estado e historiador francs. Y esto nos lleva a poder considerar cun inmenso es el tesoro que para la historia de Francia encierra esta coleccin, y, por ende, a apreciar debidamente lo que representan para la nuestra los epistolarios que van a leerse.

PAGE 20

OBRAS 12\ 12\ 12\ 12\ 12\ Una vez conocida la historia de nuestra labor, debemos aadir que publicamos los epistolarios reuniendo por orden cronolgico la serie de cartas dirigidas a cada persona, y, adems, anotadas stas segn hemos juzgado necesario como aclaracin de ciertos pasajes. El que desee, por ejemplo, saber de las relaciones de Saco con Luz y Caballero en cierta poca de la vida de estos patricios, claro est que ha de ir a leer las cartas escritas por aqul a ste, y es natural suponer que ha de juzgarse bien ayudado, si las halla agrupadas convenientemente y anotadas tanto cuanto ha sido dable. Y permtasenos terminar consagrando un merecido recuerdo a la memoria del historigrafo cubano doctor Vidal Morales y Morales, que, si bien ganado tiene el recuerdo de todos, por su reconocido celo y laboriosidad en salvar muchos papeles de provecho para nuestra historia, ya publicndolos en esta o en aquella forma, tambin, y de manera excepcional, hubo de conquistar, con respecto a Saco, todo reconocimiento y todo encomio. Al doctor Morales y Morales se habr de deber siempre el conocimiento con que contamos hoy, de una rica contribucin de publicaciones de Saco, y de otros muchos antecedentes bibliogrficos relativos a ste, y lo que es todava ms para hacer resaltar la devocin de esta obra patritica, todo el noble empeo que puso, atendiendo colectiva o individualmente a honrar la memoria de aqul, ya ofrendando el terreno donde yacen sus restos venerados, ya preparando en cuerpo de obra y para la imprenta, las materias que abarcan la Coleccin pstuma y los tomos V y VI de la monumental Historia de la esclavitud y, ya por ltimo, afianzando por otros medios tan generosos y levantados, la memoria del cubano insigne en el corazn de sus compatriotas. Domingo Figuerola-Caneda

PAGE 21

EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO DE JOS LUIS ALFONSO DE JOS LUIS ALFONSO DE JOS LUIS ALFONSO DE JOS LUIS ALFONSO DE JOS LUIS ALFONSO 1836-1879IMonsieur Mr. Joseph Alfonso Aux soins de Messrs. Chauviteau et Ce. rue Grange Batteliere no 22. Pars. Marsella 3 de Nove. 18361Mi querido Pep: el mal tiempo ha detenido los vapores. Maana salgo pa Port-Vendre, y el 7 me embarcar pa Barcelona y Valencia en el famoso vapor Phoceen qe. es el mejor de toda la carrera, ps. adems de ser nuevo fue construido pa hacer viajes a2 Constantinopla &a. Creo estar en Madrid del 15 al 20. Qu es de ntro. Dr. Gutirrez?3 Ya, ya le escribir desde la madre patria. Mil cosas a Lola,4 Florinda,5 Gonzalito6 y toda la colonia. Spre tuyo Saco. 1Primera de las cartas cedidas a esta coleccin por nosotros. 2Nos parece oportuno advertir que, por obedecer a la inquebrantable regla de respetar en absoluto los documentos que publicamos o reproducimos, aparecen en esta correspondencia de Saco las preposiciones sin acento. 3El sabio doctor Nicols Jos Gutirrez 4La seora Dolores de Aldama y Alfonso, prima hermana de Jos Luis Alfonso, con quien cas en La Habana en enero de 1835, y en cuya capital falleci el 18 de julio de 1884. 5Hija de los esposos Alfonso-Aldama, que acabamos de citar. 6Don Gonzalo Alfonso y Soler, to paterno de Jos Luis Alfonso, fallecido en La Habana en 1870. El joven Gonzalo Alfonso y Poey, hijo del anterior. Y con el propsito de evitar que el lector incurra en confusin, inducido por ser varios los Gonzalos a quienes numerosas

PAGE 22

OBRAS 14\ 14\ 14\ 14\ 14\ Remteme a Londres la adjunta. La cantidad a qe. me refiero en ella, puede llegar a 80 duretes, y quiza ms. Nada s del encargo de los libros qe. hice a Surez a N. York. Si l te hubiese dicho algo, notciamelo.IIValencia Nove. 25 de 1836. Mi queridsimo Pep: apenas tengo tpo pa escribirte estos cuatro renglones. El 12 llegu a sta, y en la prxima diligencia del 15 sal pa Madrid. El primer da no hubo novedad; po el 16 qe. debamos dormir en Albacete, tuvimos la agradable noticia de saber qe. en ese mismo punto deban tambin entrar los facciosos mandados pr. Palillos &&a. en la misma noche. Nos fue preciso detenernos, y desps. empezamos a contramarchar, hasta qe. volvimos a 9 leguas de Valencia. Pero no estando all seguros, ni sabiendo cundo continuar el viaje, me resolv a abandonar la diligencia y con mil trabajos llegu a Valencia el 18 en la noche. La diligencia qe. sali de Madrid pa sta el 15 fue cogida y quemada en Albacete, y los pasajeros retenidos hasta qe. paguen su rescaten (sic), ps. as lo hacen los Sres facciosos, a menos qe. los eximan de tal obligcn. por medio de cuatro balazos con qe. suelen indultar a alguno. Hemos estado sin noticias de Madrid hasta anoche a las diez qe. lleg una diligencia, y aunqe. tuvo su tropiezo faccioso en Quintanar de la Orden (a una jornada de Madrid) al fin pudo pasar, ps. los facciosos se retiraron de aql. punto, dejando por ahora el camino despejado. Voyme ps. hoy a las 11 de la maana. Anso pr. saber de la Haba. T enviars noticias de m a todos los amigos, ps. no les puedo escribir hasta qe. llegue a Madrid. Mil cosas a Lola, a Florinda, a ntro querido Dr. Gutirrez,7 a la familia de Pepe Ibarra, a los dos Gonzalos8 &&&&&. Spre tuyo Saco. veces alude Saco en su correspondencia, advertiremos que fueron cinco los Gonzalos de la familia de Alfonso. Fue el primero el canario fundador de sta, don Gonzalo Alfonso y Gonzlez, y de quien no tuvo Saco necesidad de hacer mencin alguna, pero s de los cuatro que siguen, a saber: don Gonzalo Alfonso y Soler, hijo del anterior; Gonzalo Alfonso y Poey, hijo de ste; Gonzalo de Aldama y Alfonso, y Gonzalo Alfonso de Aldama, primo hermano ste de los dos ltimos citados e hijo de don Jos Luis Alfonso. Aadiremos que, en cuanto nos ha sido posible, y segn lo ir viendo el lector, hemos identificado a los cuatro Gonzalos que cita Saco. 7El ilustre doctor Nicols Jos Gutirrez. 8“Los dos Gonzalos”, unas veces y otras “los Gonzalos”, llama Saco en sus cartas a los jvenes primos hermanos Gonzalo Alfonso y Poey y Gonzalo de Aldama y Alfonso, hermano este ltimo del patriota don Miguel.

PAGE 23

JOS ANTONIO SACO /15 /15 /15 /15 /15 P.D. Tenemos contraorden; y ya la diligenca. no saldr hasta el 23. La empresa teme, y quiere qe. antes, llegue diligenca de Madrid. Yo estoy desesperado. Si esto contina, soy capaz de irme a pie a Madrid. Espaa est peor qe. nunca. El diablo no sabe en qe. parar esto.III(Francia) Monsieur Mr. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg n0 31. Paris Madrid y Dice. 3 de 1836. He sabido qe. Luz est bueno. Mi querido Pep: en este pedazo de papel, y con la mala pluma qe. he encontrado en la fonda donde me he apeado, te participo qe. anoche ente.6 y 7 llegu a sta. En Pt Rico se jur la constitucn. antes de haberse recibido de oficio. Lo mismo hizo en Santiago de Cuba el Gral Lorenzo. No as la fiera marina9 qe. cada da est ms feroz. Hay fundadas sospechas pa creer qe.este gobno ha llevado con nosotros su tirana hta el extremo de mandar qe. no se jurase en la isla la Constitucn. Si es as, y Tacn no jura, tendremos en la isla dos gobnos., uno constitucional en la parte oriental, y otro dictatorial en la parte del centro y occidete. Veremos lo qe. sale. Yo no he tenido cartas directas de la Haba po las hay hta. el 15 de Octube. He recibido la tuya de Paris. Mil cosas a Lola, ntro Dr.10 &&& Tuyo Saco.IVMadrid y Dice. 20 de 1836. Mi querido Pep: con fha 3 del corrte. te anunci mi llegada a sta qe.se verific el 2 en la noche. Yo no he tenido cartas pr. el ulto correo de la Haba po las hay hasta el 5 de Nove. Tacn no haba jurado la Constitucn. porqe. tal fue la ordn. de 9El capitn general don Miguel Tacn. Gobern a Cuba de 1834 a 1838, y en aquel ao tuvo el triste privilegio de desterrar a Saco. 10El doctor Gutirrez acabado de citar.

PAGE 24

OBRAS 16\ 16\ 16\ 16\ 16\ este gobno. La he ledo, y en ella se manda qe. no se jure en Cuba, en Pt Rico, ni en Filipinas; po antes qe. llegara, ya se haba proclamado el Cdigo de Cdiz en Pt. Rico y en Santiago de Cuba. Mandar este gobierno qe. se jure o qe. se desjure? Y en este ulto caso ceder el Gral. Lorenzo? He aqu el terrible dilema en qe. nos ha puesto un gobno. tan bruto como tirnico. Tacn cada da ms atroz. Las prisions. y los destierros se aumentan a centenares. Todos claman porqe. lo quiten; po nos escucharn? El 30 de Octubre fui nombrado Diputado pr. tercera vez en Santiago de Cuba; y sali de suplente, Bory el qe. era antes mi compaero. S esta noticia pr. varias cartas qe. se han recibido; po yo no he tenido ninga, ni tampoco me han llegado los poderes. Tal vez me los habrn remitido a Franca; as te encargo qe. con esmero veas si en esa estafeta tengo cartas; recomendando adems qe. se lleven a tu casa todas las qe. vengan dirigidas a m. Esto urge, y nos interesa mucho, ps. ntra situacn. es muy crtica. Expresions. a Lola, los dos Gonzalos, a ntro querido Doctor (a qn.escribir) y a todos los qe. se acordaren de m. Mil carios a Florinda, y t recbelos de J. A. Saco.VMadrid11 28 de 1836. Querido Pep: acabo de recibir la tuya. Ayer te escrib, y se me olvid decirte qe. este gobierno infernal haba removido al Gral. Lorenzo pr.chismes e infamias de Tacn, mucho antes de haber recibido la noticia de qe. Lorenzo hubiese jurado la Constitucin. Me pides lea pa quemar a Tacn, pues ah te remito un legajo de papeles, qe. me he encontrado impresos contra ntro Baj. Nada s de la representacn. de Arango sobe. negros. Te dije ayer qe.estaba reelecto pa las actuales Cortes, po an no he recibido los poderes. Tengo mi cuidadito, porqe. como esta gente es mala, y yo he sido nombrado pr el Ayuntamto. constitucional de Cuba y no pr. el antiguo, tal vez pondrn este reparo. Mems. a Lola, Florinda, el Dr. Sirgado,12 Carrillo &&&. No te fes de Olivan.13 Es ntr enemigo. Saco. 11Alfonso le aadi: Dice. 12Don Pedro Pascual Sirgado, nacido en La Habana, capitn de ejrcito e individuo de la Seccin de Historia de la Real Sociedad Patritica de Amigos del Pas de esa ciudad. 13Don Alejandro Olivn, poltico espaol que residi algn tiempo en Cuba desempeando comisiones oficiales. Despus fue diputado y ministro de Marina.

PAGE 25

JOS ANTONIO SACO /17 /17 /17 /17 /17 Creo qe. en la de ayer, pr. estar muy de prisa se me olvid poner el Paris. Si as fuere te repito qe. con toda eficacia solicites en esa estafeta mis cartas, ps. creo qe. me envan los poderes por Francia. Encarga tambin qe. se lleven a tu casa cuantas cartas tenga.VIMonsieur Mr. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg no 31. Paris Madrid y Eno 21 de 1837.14Mi querido Pep: muy cuidadoso me tienes con tu largo silencos., psdesde fins. del pasado te escrib dos, y te envi vars. papeles y cuadernos, y no he tenido contestacn. Yo he estado enfermo de fro y constipado, poya estoy mejor. Las cosas de la isla siguen en el mismo estado. Constitucn. en la parte oriental; tirana en la occidental. Este gobno. cada da ms cruel y ms ostinado (sic). A Tacn le han aprobado cuanto ha hecho, y Lorenzo15 es considerado como un revoltoso. Han nombrado pa qe. le suceda (a Lorenzo) a un brigadier D. Toms Yarto, cuyo aspecto es feroz: basta decir qe. el gobno. le haba quitado el mando de la Mancha, y tambn. el de un regimto. de la Guardia de qe. era coronel, y esto nada ms qe. pr. ser enemigo de la Constitucn. Sin embargo, es muy bueno, segn. el gobno. pa mandar en Stgo de Cuba. Ha tenido mucha parte en este nombramto.D. Andrs Arango,16 pjaro entre los pjaros. Si la Constitucn. cae en Cuba, nos aguarda un triste porvenir. Se trata de declararnos colonia; po ¡qe. colonia, Pepe (sic) mo! No quieren que Cuba tenga diputados ni aun en estas Cortes. As es, qe. mis poderes que fueron presentados desde el 6 del corrte., y los de Armas desde el nueve, duermen en la comisn. sin quererles dar curso porqe. as lo han dispuesto el gobno. y las Cortes en una sesin secreta qe. al efecto tuvieron. He 14De la presente carta, as como de la que le sigue, se incluyeron en la Coleccin pstuma de Saco (pp. 361-377) ciertos extractos, pues la publicacin ntegra sin duda que no la hubiera autorizado la censura que funcionaba en la colonia. Adems se han alterado la ortografa y la puntuacin de esas cartas y se han sealado con letra bastardilla varios conceptos que Saco escribi con letra romana o redonda. 15El general don Manuel Lorenzo, quien gobern en Santiago de Cuba y all proclam la Constitucin de 1836. 16Don Andrs de Arango y Nez del Castillo.

PAGE 26

OBRAS 18\ 18\ 18\ 18\ 18\ instado, he representado; po nada, nada, nada. Desps. te remitir un papelito qe. voy a imprimir. Puerto Rico sigue con su constitucn.; y como aqu no hay un Tacn enemigo de ella, veremos como se la quitan. Mis deseos spre han sido qe. Cuba fuese slo pa los cubanos; po ya qe.tal vez no podr ser, porqe. este gobno. nos empuja a una revolucn., no nos queda ms recurso qe. arrojarnos en brazos de los Estads. Unidos. sta es la idea qe. conviene difundir e inculcar en el nimo de todos. Mil cosas a mi Doctor. Y a Lola qu le dir? Todo lo qe. t quieras. Un beso a Florinda; y cuenta spre con tu J. A. Saco. Las notics. de la Haba alcanzan ht el 24 de nove. La expedicn. contra Cuba no haba tenido efecto; y an se dice qe. la poca tropa qe. haba salido, haba vuelto a la Haba. Expresions. a la familia de Pepe Ibarra.VIIMadrid y Febo 5 de 1837. Mi estimado Pep: he recibido la tuya 20 de eno qe. aunqe. tal es la fha qe. tiene, no pr. eso la escribiste ese da. T me entiendes, y basta. Creo qe. habrs recibido los 6 ejemplares del papelito17 qe. he publicado sobre.mi diputacn. Ahora te remito 6 ms, pa qe. repartas con algs. cubanos, y aun enves dos o tres a la Haba, ps. los 350 qe. remit a Cdiz pa qe. fuesen en el correo, fueron interceptados en el camino por los facciosos, y quemados con toda la corresponda. Si Nicols Escovedo18 hubiese llegado ya a sa, dale en mi nombe. un tierno abrazo, y dile qe. tenga esta pr. suya, y qe. pr. ningn. motivo piense venir a Espaa, ps. adems de los trabajos y peligros qe. correra en los caminos, el viaje sera intil. He aqu los motivos. El Gobno. y las Cortes (qe. son de lo ms indecente qe. existe, as en punto a sabidura como a honradez) han determinado dejar a Cuba, Pto Rico y Filipinas en clase de colonias. Por consigte. no quieren qe. haya diputados. Esto no lo han dicho publicamte., po lo s por lo qe. se habl en una sesn. secreta de 16 del pasado. Si cabe en esto alga duda, basta decir 17El papelito as llamado por su autor, es una hoja suelta que, bajo el ttulo de Reclamaciones del diputado a Cortes por la provincia de Cuba sobre la aprobacin o desaprobacin de sus poderes, dio al pblico Saco en Madrid, con fecha 20 de enero de 1837. 18Don Nicols Manuel de Escovedo, clebre orador y abogado, nacido en La Habana en 1795. La ltima vez que fue a Pars, sali de La Habana en 1837, y falleci en aquella ciudad en 1840.

PAGE 27

JOS ANTONIO SACO /19 /19 /19 /19 /19 qe. mis poderes estn presentados desde el 6 de Eno, y los de Armas desde el 9, y a pesar de ntros reclamos, no slo no nos han respondido, po ni siquiera dado lectura a nada de lo qe. se pide. Montalvo19 hizo renuncia desde primo del corrte., acompaada de una representacn. algo fuerte; po como esta gente nos quiere matar con el silencio, todava no se han dignado de leer en las Cortes la tal renuncia, ni de hablar una sola palabra sobe. ella. T no puedes figurarte la injusta, y el odio, y el desprecio con qe. se trata a ntr pas. Si lo de Cuba20 se acaba, la tirana qe. all vamos a sufrir, ser espantosa. Adems de lo qe. se dijo en la sesn. secreta sobe. los diputados de Cuba, se nombr una comisn. qe. yo llamar inquisitorial pa qe. se informase de las opinions. qe. profesan los diputados de ntr isla; y no falt qn. dijese, apoyando las razons. pa su exclusn. qe. su entrada en el congreso solamte.servira pa aumentar la discordia en aqs. pases, ps. empezaran a hacer reclamacions. qe. no podran menos de tener funesta trascendenca. Ha venido tambn. en el ulto correo de la Haba un infe. de Tacn en qe. dice qe.a pesar de sus esfuerzos, el Ayuntamto. insurgente nombr unos diputados de la misma opinin, y qe. no deben mirarse sino como representantes de una faccin qe. gan las eleccions. a fuerza de intrigas y manejos. En el entretanto, las bases o puntos de la reforma de la constitucn. estn discutidos y aprobados desde el mes de Dice. En todo Febo quedar hecha la nueva constitucn., y nosotros excluidos de representacn. nacional, ps. seremos declarados colonos. En vista de estos hechos no sera locura qe. Escovedo pensase en venir a Espaa? Yo lo qe. siento, a parte del chasco qe. me he llevado, es qe. no s pr. dnde salir, ps. el nico agujero medio entreabierto qe. quedaba es la ruta de Valencia, y ya se est cerrando con la nube de facciosos y ladrones qe. lo cubren. En breve creo qe. no habr diligencs. ps en pocos das han quemado dos, y se llevan a los pasajeros descalzos y casi desnudos, y hacindolos pasar muchsimos tormentos, cuando no les quitan la vida. Se me olvidaba decirte qe. el Gral Lorenzo envi un oficial de su confianza con pliegos pa este gobno. Lo mismo hizo la Diputacn. provincial y el Ayuntamto de Cuba, po valindose de otro conducto, cual es Porfirio Valiente qe. fue colegial en la Habana, y uno de los qe. desde el principio tomaron una parte muy activa en mi eleccn. Al primero le mand salir el gobno. dentro de doce horas, y ya se habr embarcado pa Cuba. Al segdo., desps. de haberle trado algs. das de Herodes a Pilatos, al fin le dijeron qe. ya el Gobno. haba determinado lo qe. haba tenido pr. convente., y qe. as, 19Don Juan Montalvo y Castillo, conde de Casa Montalvo, natural de La Habana y autor del libro Un amor y una expiacin 20Se refiere a los sucesos de Santiago de Cuba con motivo de haber proclamado la Constitucin el general Lorenzo, gobernador entonces de aquella provincia.

PAGE 28

OBRAS 20\ 20\ 20\ 20\ 20\ su comisn. estaba concluida, y tratase de marcharse a su pas. El impreso qe. te envo es de l. Le cost 50 pesos. Y qe. se ha sacado? nada, nada, nada. Nuestra cuestin no es ya de papeles, sino de espadas y balas. Podemos emplearlas y salir vencedores? Entonces seremos felices. No podemos resistir? Pues no nos queda ms recurso qe. inclinar la cabeza, y tender el cuello a las cadenas. Esto te lo dice uno qe. est en Espaa, y qe. conoce a Espa. Mil cosas a Lola, los dos Gonzalos, Florinda, y la familia de Pepe Ibarra= ¡Con cuanto gusto acompaara a Italia a ntr Dr.! Es pas hermoso y barato. Con lo qe. me ha costado este triste viaje de Espaa, hubiera podido ver lo mejor de Italia. Si Moris estuviere en sa, qe. reciba un abrazo. Saco.VIIIMadrid y Febo 24 de 1837. Mi querido Pep: he recibido la ltima tuya. Te supongo ya bueno de la grippe. Creo qe. sabrs qe. todo lo de Cuba termin del modo qe. era de esperar. Entre los emigrados se cuenta Kindeln,21 qe. est en Jamayca. No entro en pormenores, porqe. mi corazn sufre mucho con la narracn.de estos sucesos. El Gral Lorenzo est ya en Cdiz. El Pade. Cirilo,22 Arzbpo. de Cuba se fug de aqa ciudad el 3 de Enoen la noche. Embarcose en la corbeta de gra inglesa Nemrod y al da sigte. dio la vela pa Jamayca. Atribyese la fuga a qe. supo qe. haba orden de este gbno. pa qe. viniese a Espaa. Bastante parte ha tenido en las desgracias de Cuba, ps. estaba en ntima correspondenca con Tacn. Este tigre contina cada vez ms cruel. Pepe Ibarra lleg en la Silphyde a fins. de Dice. Tenemos notics. de la Haba ht el 12 de Eno. De diputacn. nada se ha resuelto definitivamente, aunqe. la resolucn.definitiva es qe. no los haya. Entretanto se ha hecho pa cumplir con el deber la protesta qe. te remito, cuyo autor es el ltimo qe. la firma. Enviars un ejemplar a Leonardo Surez;23 y te encargo qe. cd le escribas le vuelvas a decir (y cuidado qe. se te olvide), qe. te cargue en cuenta el importe de las obras, ps. t te entenders luego conmigo. ¡Con cuanto, con cuanto gusto acompaara a Nicols en su viaje a Italia; po ya la semana santa est arriba, y esta gente no me acaba de 21Don Julin Kindeln y Mozo de la Torre, natural de Santiago de Cuba. 22Fray Cirilo de Alameda y Brea. 23Don Leonardo Santos Surez.

PAGE 29

JOS ANTONIO SACO /21 /21 /21 /21 /21 despedir. Suspiro pr. ver ese hermoso y desventurado pas. Simpatiza con mi situacn. ps. yo no veo delante de m sino un largo destierro, y quizs una eterna expatriacin. De todos modos saldr pronto de aqu, y la demora no consistir sino en el tp qe. necesite pa publicar unos papeluchos qe. tengo sobe. la isla. S qe. con ellos no remedio los males qe.la afligen; po s pueden ser tiles pa lo futuro, habr al fin hecho lo qe.creo debo hacer. Mil cosas a Lola. Algrome mucho de los progresos de Gonzalito, y ojal tuviramos el gusto de verle enteramte. bueno. Como a las personas qe. estn llorando, no se las puede dar besos, suspende pr. ahora los mos pa la seorita Florinda. Te considero muy contento, pues siendo t tan filarmnico, has tenido la fortuna de lograr una hija qe. va saliendo tan buena cantarina. Tuyo Saco. Si pr. acaso, ya Escovedo estuviere en Francia, dile qe. sta es suya, y qe. no piense venir—Montalvo se va pa Francia dentro de pocos das. He dado tus memorias a los Matanzeros (sic). Los Hernndez24 qe.son buenos muchachos creo qe. piensan ir pr. sa. Su hermano Panchito fue Taconista en un tp; po ya est desengaado. Aunqe. te digo qe. enves a Leonardo un ejemplar de la protesta, remtele dos pa qe. le d uno a Varela.25IXMr. Alfonso. Rue neuve (sic) de Luxembourg no 31 Paris. Madrid 29 de marzo de 1837. Mi querido Pep: no te haba contestado la ltima en que me envas la factura de los libros, porque he estado enfermo de la gripa o como se quiera llamar. Ya estoy dando pasos para conseguirte los libros, y puedes confiar en que solamente no tendrs aquellos que sea imposible encontrar. Desde ahora te advierto que no los esperes de un tamao particular, pues no estamos en Londres ni en Paris donde se hacen frecuentes ediciones. 24Los hermanos Vicente y Jos Bienvenido Hernndez, naturales de Matanzas. El primero ejerci la medicina en La Habana. 25El presbtero Flix Varela.

PAGE 30

OBRAS 22\ 22\ 22\ 22\ 22\ Todava no ha decidido en (sic) congreso, si las provincias de Ultramar tendrn representacin en las actuales Cortes. Desde principios del corriente se empez la discusin; pero interrumpida a cada paso, porque es cosa que no interesa a la poltica espaola, an est pendiente la resolucin. De todos modos, este gobierno no piensa darnos instituciones liberales. Nos quitar, si puede, la representacin que hasta ahora hemos tenido en las Cortes espaolas; y no nos dar ninguna del otro lado de los mares. Cuando te digan que esta gente piensa gobernarnos lo mismo que los ingleses al Canad, responde qe. sas son quimeras. Nos darn tal vez una junta de diez o doce pelucones entresacados por la mano del gobierno, y stos sern los instrumentos de que se valdr para remachar nuestras cadenas. A esto es a lo que ms se puede extender la benevolencia del gobierno metropolitano; aunque lo ms probable ser que nos dejen como estamos. Te remito dos ejemplares del papel que acabo de publicar. Tambin lo envo a los seores Crdenas, Pedroso y Sirgado, los cuales van al cuidado de Chauviteau. Dime si has recibido los ejemplares de la protesta. El correo de la Habana pertenecte. a Febrero todava no ha llegado. Mil expresiones a los dos Gonzalos. Muchas cosas a Lola y un beso a Florinda. Siempre tuyo26XMadrid y Abl. 17/1837. Mi querido Pep: he vuelto a estar enfermo de constipado y calenturas; po ya me hallo mejor. Ayer lleg el correo de la Haba. Las fhs alcanzan hta el 6 de Marzo. No hay ninga novedad extraorda. Yo no he tenido carta; bien qe. esto me ha sucedido durante mi resida en Madrid; y las lts. qe. he recibido, son las qe. pr. tu conducto llegaron a mis manos en Paris. Ignacio Herrera Dvila27 hace pocos das qe. lleg a sta. La cierta dama qe. dicen se fue a la Haba, en pos de Olivan, est en Madrid. 26La firma de esta carta fue cortada, probablemente para ser regalada como autgrafo de Saco. Adems, esa carta no fue escrita, sino dictada por el autor. 27Editor del t. I (y nico) de Rimas Americanas Habana, 1833. “D. Ignacio Herrera Dvila (que posteriormente fue ayudante de Espartero y Jefe Poltico de Cuenca) miembro de una familia ilustre, dechado de cumplidos caballerescos, militar pundonoroso... el cual sali para la Pennsula bajo partida de registro por insurgente !... cuando la verdad es que fue expatriado porque su presencia en La Habana era estorbo para el logro de ciertas pretensiones de un valido del Capitn General”. (Datos histricos [por Jos Gabriel del Castillo]: El Triunfo Habana, 25 de enero de 1883.)

PAGE 31

JOS ANTONIO SACO /23 /23 /23 /23 /23 Larra28 se mat de un pistoletazo, y el da antes comimos juntos en casa de Montalvo. Era casado, estaba separado de su mujer, y dej dos o tres hijos. Se quit la vida pr. amores con otra mujer casada, tambin separada de su marido. Las relacins. era de 4 o 5 aos; mas, ella se cans de l, y desquerido ya, cometi la tontera de matarse. A esto se agrega, qe. sus principios morales no eran buenos. Jugaba, trampeaba &a. Dentro de dos o tres das te escribir; y te dar razn de tu librera. Ayer decidieron las Cortes pr. 90 votos contra 61, qe. no se admitiesen los diputados de Ultramar. Si Escovedo ha salido de N. York, buen chasco se lleva el pobre. Qu es de Gutirrez? Dnde est? Mil cosas a Lola, y a los dos Gonzalos. Un beso a Florinda, y spre tuyo J. A. Saco P.D. Montalvo sali al fin pa Marsella antes de ayer.XIMadrid y Abl 22/1837.29Mi querido Pep: te pongo dos letras pa decirte qe. te remito 3 ejemplares del Examen analtico &a30 qe. he publicado. Estoy muy atareado con tu librera, y ni sobre ella, ni sobre m puedo decirte ahora nada. Dentro de 3, o 4 das hablaremos despacio de ambas cosas. El 17 te escrib dndote la notica de qe. no hay Diputados pr. Ultramar. ¡Cunto sentir qe. ntr Nicols se halla (sic) llevado el grande chasco de venir a Europa! Cmo est esa preciosa criatura, la linda Florindita? Mucho me alegrar qe. ya est buena, enteramte. buena. Mil cosas a Lola, y a los dos Gonzalos de cuyos progresos me congratulo. Spre tuyo J. A. Saco. 28El clebre literato espaol don Mariano Jos de Larra. 29Segunda de las cartas cedidas a esta coleccin por nosotros. 30 Examen analtico del Informe de la Comisin especial nombrada por las Cortes, sobre la exclusin de los actuales y futuros diputados de Ultramar, y sobre la necesidad de regir aquellos pases por leyes especiales Su autor Don Jos Antonio Saco, diputado a Cortes por la Isla de Cuba. Oficina de D. Toms Jordn, Impresor de Cmara de S.M., Madrid, 1837, 12, 32 p.

PAGE 32

OBRAS 24\ 24\ 24\ 24\ 24\XIIMadrid Junio 13/1837. Mi querido Pep: he recibido tu triste carta, y ya contemplo cun justo y cun vehemente debe ser tu dolor: pero no renovemos esta herida qe. ser harto reciente, es todava ms sensible.31 Ayer le escrib a Escovedo, y creo qe. te ensear la carta. Maana salgo pa Sevilla, y me alegrar mucho el poder conseguir lo qe. en mi anterior te anunci. Vamos a los libros, con la nota de sus precios Hista de la gra conta los moriscos de Granada pr. Diego Hurtado de Mendoza, 1 tomo ............................................................... Hista de Zegriet y Abencerrages pr Gines de Hita, 2 toms. Gra de Catalua pr Melo 1 tomo.............. ............................... Espaoles clebres pr Quintana 3 tomos ............................... Conquista de Mxico pr Sols 3 toms...................................... Filosofa de la elocuenca pr Capmany 1 tomo, edicn de Londres. Se encontr pr milagro ......................................................... Romancero y Apndice al Romancero pr Durn 5 toms...... Retrica de Snchez 1 tomo .................................................... Claros varones 1 tomo .............................................................. Centn epistolario pr Fernn Gmez de Cibda, y Generacinsy Semblanzas pr Fernn Prez de Guzmn 1 tomo .................... Nombs de Cristo pr Fr. Luis de Len 1 tomo........................ El Trovador, y el Page, ultma comedia del mismo autor ..... Los Amantes de Teruel, comedia nueva pr un silletero, hombedesconocido, y qe se ha representado con gran aplauso ........... Retrica de Blair traducida pr Munarriz 4 toms pasta ........ Las obras de St Teresa 6 toms pasta en folio ...................... Vida de Sta Teresa pr Fr, Diego Yepes, 2 toms pasta........... Coleccn de poesas castellanas, o sea musa pica pr Quintana 2 tomos ........................................................................................ Retrato poltico de los Papas pr Llorente 2 tomos ............... Espritu del siglo pr Martnez de la Rosa, 3 toms................. Hista de Espaa, pr Mariana, 9 tomos .................................... Hista de la dominacn de los rabes pr Conde 3 tomos......... Obras de Larra 5 tomitos, y dos comedias ............................ 31Se refiere Saco a la muerte de Florinda, la primognita de Alfonso.Rs. vn.—— 16. 30. 16. 60. 36. 90. 80. 16. 16. 16. 20. 16. 8. 60. 160. 36. 26. 20. —— 722. 722. 60. 200. 100. 82.

PAGE 33

JOS ANTONIO SACO /25 /25 /25 /25 /25 Levantamto &a de Espaa pr Toreno 4 tomos 5 tomo 42..... Obras de Sn Juan de la Cruz, 1 tomo flio en pasta ................. Elogio de Alonso el sabio (sic) pr Vargas Ponce. (Este elogio se encuentra tambn en los discursos premiados por la Acada po como esta obra la compr desps qe aqul, aguante V. la mecha .............. Coleccn de poesas pr Mora 1 tomo ......................................... Apologa de los palos, cuatro palmetazos, y varios nmeros del Criticn pr Gallardo. El Dicco crtico es ya muy escaso, y aunqe encontr un librero qe me dijo qe lo tena, han (sic) sido tan haragn qe nunca me lo ha buscado a pesar de haberle hecho muchas visitas .......................................................................... Hista de los reyes catlicos pr Fernando del Pulgar, en folio, y va en hojas sueltas, o sea en rama ............................................ El Quijote (sic), edicn de la Acada 4 tomos en pasta ............. Elogios premiados pr la Acada 1 tomo pta.............................. Veleyo Paterculo traducido pr Sueiro, edcn de Amberes de 1630 Ente los ingleses es de tono ................................................. Crnica de Espa por Ocampo y Ambrosio de Morales, 15 tomsPerfecta casada de Fr. Luis de Len, 1 tomo ........................ Gua de pecads oracions y meditacs pr Fr. Luis de Granada, 2 toms................................................................................................... Empresas de Saavedra 2 toms................................................ Repbca. literaria pr Saavedra 1 tomo ....................................... Introduccn al smbolo de la Fe, y sumo a la introduccn del smbolo pr Fr. Luis de Granada, 5 toms rstca.............................. Traduccn de Tcito pr Sueiro, edicn de Amber es, 1 tomo..... Teatro crtico pr Capmany, obra escassima, 5 toms pasta.... Biblioteca espaola pr D. Jos Rodrguez de Castro, 1 tomsen folio. Obra qe aunqe no me encargaste, yo te la he comprado pr considerarla en cierto modo como equivalente de la de D. Nicols Antonio qe no se encuentra sino en latn ................. Exposicn del libro de Job pr Fr. Luis de Len 1 tomo pta... El Sayn, Romance con una lmina ....................................... La imperfecta coleccn de las obras de Jovellanos 7 toms rstica ..................................................................................................... Las mems qe public en su defensa, 2 toms rstca................. La ley Agraria ........................................................................... Origen de la Poesa ................................................................... 120. 80. 10. 12. 24. 50. 760. 10. 20. 215. 6. 12. 26. 10. 50. 40. 250. 66. —— 2 967. 2 967. 100. 7. 200. 40. 10. 20. —— 3344.

PAGE 34

OBRAS 26\ 26\ 26\ 26\ 26\ Que reducidos a ps fuertes son 164 ps y 8 rs vn.Me parece, Sr D. Jos qe he comprado muy barato; po es preciso advertirle dos cosas. 1 Qe en los cajons de sus libros encontrar V. algunos qe no van en la lista anterior. Pues sepa V. qe son mos, y qelos puse pa rellenar una de las cajas qe quedaban (sic) con un gran vaco. 2 Que resta agregar a la suma anterior algs pequeas partidas, qe son Precio de 2 cajas con sus cer raduras ..................................... Conduccn de Madrid a Sevilla a razn de 16 rs a.................. El premio del dino no s lo qe es, porqe soy muy mal comerciante, po creo qe todo no excede de............ ................................. Total ............................................ Te dije qe dejara los libros en casa de los Iribarren corresponsales de Chauviteu (sic); po no me fo de comerciantes en estas cosas, y as los he encaminado a Sevilla, y de all les dar buena direccn por la va de Cdiz. Pero entindase, qe t me escribirs pronto a Sevilla, dicindome a qn se los consigno a Marsella, pr si acaso yo no pudiere irme en el vapor Phoceen qe ahora viaja ht Cdiz, y cuya oportunidad no se debe desperdiciar. Le escribo a Gonzalo, cuya carta cerrars, desps de leerla. Mil memors y consuelos a Lola. Un buen recuerdo a los dos Gonzalos, y t cuenta spre con J. A. Saco. Si en Sevilla encuentro alguns de los pocos libros qe te faltan, cuenta desde luego con ellos. En las cajas encontrars varios ejemplares de la prima pregunta ,32 del Examen analtico y del Pararelo ,33 en dejndome un ejemplar de cada uno, puedes disponer de los dems. Rs. vn.—— 58. 156. 80. —— 3 426. 32 Mi primera pregunta La abolicin del comercio de esclavos africanos arruinar o atrazar la agricultura ? Dedcala a los hacendados de la Isla de Cuba su compatriota Jos Antonio Saco, Imp. de Don Marcelino Calero, Madrid, 1837, 12, 39 p. 33 Paralelo entre la Isla de Cuba y algunas colonias inglesas. Escrito por Don Jos Antonio Saco, diputado a Cortes electo por la provincia de Cuba; Oficina de Don Toms Jordn, Impresor de Cmara de S.M., Madrid, 1837, 12, 23 p.

PAGE 35

JOS ANTONIO SACO /27 /27 /27 /27 /27XIIISevilla Agto. 1/1837. Mi querido Pep: he recibido la lta tuya de 25 de Juno qe lleg milagrosamte. ps son innumerables los correos de Andaluca quemados pr los facciosos de la Mancha. Yo escap de ser robado pr una rara casualidad, ps ya me haban salido 15 ladro facciosos o faccio ladrones ; mas, a ese momto lleg la escolta de unas galeras, y sa fue ntr salvacn. Tus libros tambin llegaron; y como de aqu a Cdiz hay vapor, ya podemos cantar victoria. sta te la dirijo pr el vapor Phoceen qe est pa llegar a Cdiz, y al da sigte. volver a Marsella. Me dices qe te hable claro sobre mis proyectos de viaje. T eres mi amigo; tienes derecho a saber lo qe me preguntas, y yo debo hablarte con toda franqueza. Ya en alguna de mis anteriores te he dicho qe las puertas de Cuba estn hoy pa m ms cerradas qe nunca. Los negros informes de Tacn me han representado a los ojos del infame gobno. espaol como el corifeo de la independenca cubana, y como un joven ms turbulento y peligroso qe el mismo Bolvar. De todo esto me hallo bien informado pr personas qe conocen las interioridades del ministerio; de manera qe ya impere Isabel 2, ya triunfe Carlos, mi destino es igual, a lo menos pr algn tiempo. Como prueba de lo qe te digo, te referir lo que sucedi en vsperas de mi partida de Madrid. Extraviose el pasaporte qetraje, y ocurr al gobno. pa qe me diese otro nuevo. Pues sabes lo qe respondi el ministro? Que a un hombre de mis antecedentes y mis ideas no se le poda dar pasaporte pa. la isla de Cuba Como yo no lo haba pedido pa ella, sino pa el extranjero; y como en el entretanto apareciese el qe haba trado, mand pasear al gobno.; po llevando ya un desengao de lo qe tengo qe esperar. En tales circunstancs. se pensar qe tengo sobrado tiempo pa viajar, y qe debo ver lo mejor de Europa. Pero yeme, querido Pep. Hubo una poca en qe tuve bienes de fortuna: mas, stos perecieron, y t sabes como vivo yo, t sabes qe vivo de la generosidad de algunos amigos. Esto qe sin duda es muy satisfactorio pa ellos, y muy honroso pa m, es un medio muy incierto y muy precario, ps qe algunos se cansan, otros mueren, otros se empobrecen o se atrasan en sus intereses, quedando en aptitud de continuar sus generosos servicios un corto nmero solamente. Entonces, a no ser insensible, nacen en el corazn una muchedumbre de sentimtos. qe fuerzan al hombre a pensar en su porvenir; y yo pensando en el mo, tengo la desgracia de no saber qepartido tomar. De toda la Amrica dos puntos solamte. llaman mi atencn.: los Estads Unidos y Mxico; po de aqullos, aunqe me gustan muchos sus institucs., ni me presentan cmoda colocacn., ni la gente me agrada, ni su cruel clima me asienta; y pr lo qe hace a Mxico, ni estoy todava en

PAGE 36

OBRAS 28\ 28\ 28\ 28\ 28\ el caso desesperado de irme a meter en un pas revolucionado, ni menos a privarme pa spre de volver a Cuba, ps s qe poniendo el pie en Mxico, nunca ms me permitirn ver a Cuba, a no ser qe ella se emancipe, y esto lo veo tan remoto, tan improbable... Si yo me sacara una lotera de 20 000 pesos, los pondra en un banco, y asegurada con ellos mi subsistenca, viajara por Europa, y sentando mis reales en Paris, me pondra a escribir la historia de Amrica, y a aguardar los acontecimtos.de Cuba. Pero stos son sueos, y sueos de lotera La perspectiva no es tan risuea, y mi horizonte est muy oscuro. No pr eso, sin embargo, dejar de ver a Italia. Este malhadado viaje a Espaa me ha perjudicado mucho. Con lo qe he gastado en l, hubiera podido ver no slo la Italia, sino la Suiza y toda la Alemania. De aqu marchar a Cdiz. He estado malo, y necesito de mucho reposo pa restablecerme. De Cdiz te escribir pr los vapores, y te avisar de mi partida pa Marsella &a&a. Nada s de la Haba, ps no tengo cartas; nada de ntr Gutirrez; po s, de ntr buen Escovedo, qe segn. me han escrito de Madrid, ya ha debido embarcarse pa los Estados Unidos. Cuando le escribas, dale mil memorias mas ps quiero mucho a este pobre ciego.34 Tampoco olvidars a la amable Inecilla (sic).35 Y tu interesante Lola est ya consolada? Se ha restablecido ya? As lo espero, y ardientemte. deseo. Muchas cosas a los dos Gonzalos. Spre tuyo Saco.XIVFrancia Monsieur Mr. J. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg no 31. Por la va de Inglaterra Paris Cdiz Nove. 3/1837sta va pr. InglataDesde Sevilla te he escrito varias, y dos desde Cdiz— 34De resultas de una horrible dolencia, Escovedo tuvo que perder los ojos, por medio de una operacin juzgada indispensable, que le fue practicada en Pars, en 1826, por el clebre cirujano M. Dupuytren. 35La seorita Ins de Ayala, prima de Escovedo, y su cuidadosa compaera en los dos viajes emprendidos a Europa por este ilustre cubano.

PAGE 37

JOS ANTONIO SACO /29 /29 /29 /29 /29 Mi querido Pep: Pr fin he tenido el grandsimo gusto de recibir todas tus cartas extraviadas o atrasadas, y tambn la de 18 Octe qe me encaminaste pr Inglaterra. En ct a las primeras, esto es las de 30 de Ato en qe venan el crdito de los 5 000 fs y las dos de Gonzalo y de Luz, debo decirte qe sufrieron en Francia el retardo de casi un mes, ps el sello de correo de Marsella es de 26 de Sete, y no llegaron a sta ht el 16 del pasado pr el vapor Sully, bien qe no la recib sino algs das despus pr el desorden de este correo. An no hecho uso del crdito, pstengo todava dino del qe tom en Junio en Madrid. A propos ; en una de mis anteriors te digo qe haba padecido una equivocn contra m, al hablar de ese dino, ps no habiendo tomado sino 400 ps, te escrib qehaban sido 500. Ya tena algs tristes noticias de las ltimas ocurrencs de Cuba; pono tan exactas como las qe t me das. Nada me sorprende. Nada bueno espero de Espaa ni de los espaoles. Si algn da mejora la suerte de ntr patria deberase a la fuerza de las circunstancs po circunstancias, qe ellos no puedan contrariar. As no ms, as ser como nicamtepodremos tener algn respiro, mtras vivamos bajo su brbara dominacn. T recordars, qe yo nunca cre qe nos diesen otra legislacn especial, qe la brutal qe nos gobierna. As ha sido, y ser, a pesar de qe desde Mayo nombraron un comisionado, qe sali pa Pt Rico en el mismo mes, pa qe de acuerdo con las autoridades de aqa isla y la de Cuba proponga lo qe le parezca. Prescindiendo de qe con esta sola indicacn.ya no se puede esperar nada bueno, es menester qe sepas qe el tal comisionado, a qn vi y trat muy poco en Madrid es un Oidor de la Auda de Pto. Prncipe qe vino de diputado pr Pt Rico pa las Cortes constituyentes. Pero aunqe llev calabazas como nos los diputados de Cuba, las aguant con el mayor sufrimto, sin decir siquiera una sola palabra. Es hombe qe le tiene mucho amor a su toga, qe aspira a cosas mayores, y sobre todo, qe es sobrino del nclito Gmez Becerra, uno de los bribones de la pandilla de Sancho, Argelles, Calavatra, &a. Con estos antecedtes, infiere lo qe saldr. A esto se agrega, qe segnvoces, lleva unas dietas muy crecidas pr el tpo qe dure la comisn, adems del sueldo de Oidor. La tal comisn no es ms qe un nombre qe se ha buscado pa favorecer a un ahijado. Quiz, ella ser el motivo gral de la conspiracn qe acaba de fraguarse en la Haba, ps de ese modo se hacen necesars pa spre las omnmodas, como nico medio de gobernar aqs pases. T no puedes figurar lo qe sufre este corazn: po no hablemos de esto, y pasemos a otra cosa. Me he demorado en Espa mucho ms de lo qe pens; y an si permanezco en el da, es porqe Bulnes no me acaba de remitir unos libros sobe Amrica, qe necesito mucho pa lo futuro; po lleguen o no

PAGE 38

OBRAS 30\ 30\ 30\ 30\ 30\ lleguen, en este mes me voy. Aunqe t sabes todo lo qe padezco en el mar, y qe el viaje pr Inglata me haba de marcar muchsimo, y particularmte en esta estacn; y qe el pasar el invierno en el norte de Francia haba de causarme algn dao, porqe mi salud est bien quebrantada, me haba determinado ya a irme a Paris siguiendo tu consejo, ps de no pasar el invierno en Italia, no podra yo permanecer aqu tanto tiempo. Pero la ltima tuya qe acabo de recibir, en la qeme anuncias haber cesado el clera, y en la qe de nuevo me dices qevaya a Italia desde Marsella, casi me han hecho decidir pr este ltopartido; y como Escovedo, lo ms temprano qe podr irse ser en el prximo verano, tengo tpo de cogerlo a mi salvo y de acompaarlo, cd resuelva su viaje, ht el puerto de mar donde se embarque. A pesar de lo qe llevo dho, te hago un encargo especial, y es qe si l, prcualquier motivo imprevisto determinare su viaje antes de la primavera, o a la entrada del invierno, me lo avises, ps entonces, ya sea pr la va de Inglata, ya sea desde Marsella, ya aun camino paItalia, volar a Paris, ps no puedo permitir qe estando Escovedo en Europa, se vuelva a Amrica sin qe Saco tenga el gusto de darle un abrazo. T le leers esta carta, y le dirs qe la tenga pr suya; qe ya s pr tu conducto tods sus trabajos, y qe los siento como si fuesen mos, exclusivamte mos. No me olvides a la amable e interesante Inesilla. De ntr buen Gutirrez he sabido muchas cosas pr su compaero de viaje a Italia el Dr Campo, a qn vi en Sevilla y Cdiz, y qeya se fue pa Canarias y la Haba. Mucho me alegro del buen estado de Lola. Hazle mil expresions. Celebro infinito los progresos fsicos e intelectuales de ntros dos Gonzalos.36 Yo espero qe sern buenos cubanos. Dentro de 8 das volver a escribir pr Londres y entonces te dir positivamte pr dnde me voy. Me parece qe an podr recibir carta tuya, si me escribes pronto pr la misma va. Spre tuyo Saco He visto cartas de Olivan desde la Haba en qe habla muy mal de Tacn. Veremos si dice lo mismo cd se siente en el Congreso, ps ha sido nombrado diputado y senador pr la provincia de Huesca. 36Alude Saco a los jvenes Gonzalo Alfonso y Poey y Gonzalo de Aldama y Alfonso, quienes se educaban entonces en Pars.

PAGE 39

JOS ANTONIO SACO /31 /31 /31 /31 /31XVFrance Monsieur Mr J. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg no 31 Par bateau vapeur Paris Gibraltar y Dice 1/1837. Mi querido Pep: con fha 30 del pasado te escrib desde Lisboa; y con la del 7, desde Cdiz. Ambas han ido por la va de Londres dirigidas a Chauviteau pa qe te las entregue, y recomendadas a los Darthez en Londres. Creo qe no se extraviarn; mas, pr si acaso as sucediere, en esta qe va pr la va de Marsella, te har un compendio de lo qe en ellas deca. Pens darte a ti y a los dems amigos una sorpresa, yndome a esa pr Inglata. Embarqueme en Cdiz el 17 del pasado, llegu a Lisboa el 19; po tan mareado y con una calentura tan fuerte, qe no slo no pude proseguir, sino qe me vi en el caso de retroceder a va, pa reponerme un poco, embarcarme pa Marsella y desps ir a pasar a Italia el invierno, ps ste me haca mucho dao en un clima fro. Vine en efecto a Cdiz, po encontrando el horizonte poltico muy cargado contra los cubanos, al da sigte.sal pa sta, pues no cre prudente permanecer all, aun el corto tiempo qe pensaba, expuesto a qe me cayese algn rayo. Ya t sabes que Molina, Angulo & &a fueron presos en la Haba desde qe llegaron; y sabrs tambn qe La Madrid y Guiteras37 qe se embarcaron juntos, tuvieron la fortuna de qe no los hubiesen cogido, y qe se han fugado pa los Estados Unidos. Tanta persecucn y tanta maldad se explica sencillamte con slo pronunciar el nombre de Tacn; po es menester qesepas cules son los resortes qe ahora se han puesto en juego contra tantos inocentes. Entre los espas qe Tacn tiene derramados pr la Pennsula, ha habido en va uno qe se llama Joaqun Valds hijo del padre Alcaraz, fraile qe fue de Sn Juan de Dios. Este infame (qe ya no estaba en Cdiz a mi llegada) fue a vivir a una casa de pupilos, o sea una especie de posada, como los boarding-houses de los Estads-Unidos, a donde acostumbran ir muchos habaneros; y desde all se puso a acechar a todos los qe llegaban, y a remitir a Tacn los ms negros informes compuestos, no de lo qe pasaba, sino de las ms infames calumnias. Supuso qe en Cdiz exista una junta pa promover la independenca de Cuba, y dio la presidencaa un tal Lama natural de Vera-Cruz, establecido y casado en Cdiz, y 37El justamente celebrado historiador de Cuba don Pedro Jos Guiteras.

PAGE 40

OBRAS 32\ 32\ 32\ 32\ 32\ en otro tpo. muy amigo de Tacn. El resultado de todo esto ha sido qe en la Haba se form una papelada, se envi a la corte, y el paternal gobno de Espaa ha comisionado especialmte a un Juez de letras de Cdiz pa qeconozca de esta conspiracn. Se han tomado ya vars declaracins. y aunqede tods ellas resulta la inocena de los conspiradores, deploro la suerte de los infelices qe han cado bajo las garras del verdugo de Cuba. Lama est preso bajo de fianza, y no hay duda qe saldr bien, no tanto pr qe es inocente, cuanto porqe tiene buenas relaciones. Bajo de estas circunstancs, yo he debido ponerme en salvo, mxime cuando al enterarme de estas ocurrencs desps qe llegu de Lisboa supe qe el Sr Juez de la causa haba preguntado en las declaracs qe tom al Licdo Dn. Manl de la Torre y al Dr D. Blas Ubiarreta, si saban qe yo me hubiese ido ya de Espaa, y si tena correspondeca con Molina, Angulo &a. En una de mis anteriors te ped el favor de qe si podas me consiguieses en Paris un pasaporte de cualqr de los gobnos de Amrica o Europa menos de Portugal, pa poder ir a Italia, ps los espaoles tienen muchos tropiezos, y aun a vecs no los dejan entrar. Tambn te supliqu qe convendra qe este pasaporte estuviese refrendado pr el embajadr de Austria patener paso libre pr los estados austriacos. Este mismo favor te pido de nuevo. Tus libros andan conmigo, e irn hta Marsella. All los entregar, paqe te los remita a Paris, a la persona qe me designares. Supongo qe pagarn derechos de entrada; y si t consideras qe valindote de algn comercteqe lo entienda, se hayan de pagar menos, o ningunos, avsame con tpo. Del crdito de los 1 000 ps qe me enviaste a Cdiz, he tomado 200. Quedan ps 800; y espero de tu bondad qe me arregles este asunto de manera qe desde Marsella pueda yo hacer rumbo pa Italia contando con algn dinero. Aunqe no me hallo bueno, me siento mucho mejor. Necesito de descanso, y ya que aqu estoy seguro, pasar algs das. An tienes tiempo pacontestarme, dirigindome la carta a Marsella; po ponle, poste restante ps es muy probable, pr no decir cierto, qe no podr hallarme antes de un mes en aqa ciudad. Lo infiero, porqe como debo irme en vapor francs, y de stos solamte hay dos buenos, es menester qe tenga paciencia. Mil cosas a Lola y a los Gonzalitos. sta es tambn pa ntros dos Nicolases.38 Mis buenos recuerdos a la amable Inesilla. Spre. tuyo El espa Valds qe sali de Cdiz pa la Haba en Agto est pallegar a Cdiz con la misma honrosa comisin.— 38El doctor Nicols Jos Gutirrez y el jurisconsulto Nicols Manuel de Escovedo.Saco.

PAGE 41

JOS ANTONIO SACO /33 /33 /33 /33 /33XVIMonsieur Mr. J. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg no 31. Paris Marsella y Febo 15/1838. Mi querido Pep: de Port-Vendre y Perpignan te escrib, y tambn de Marsella con fha del 5, aunqe creo qe puse 4. De ninga he tenido contestacna pesar de qe creo qe las habrs recibido, ps no estamos en Espa donde a cada paso interceptan la correspondenca. De entonces ac no te haba vuelto a escribir esperando hacerlo cdo llegasen los libros. Por fin han llegado, y yo mismo los he desembarcado. Espero qe maana los examinarn en la aduana. Los dros de los tuyos creo qe no pasarn de 30 o 40 fr; mientras qe a m me cobrarn pr los franceses ¡¡¡¡Ciento sesenta francos pr cada 100 kilogramos!!!! Pero no los pagar, ps estoy resuelto a dejar los libros en eterno depsito, puesto qe mucho ms qe ellos valen los derechos. En Barcelona le rapidamte el discurso de Olivan, y a ste si hubiera podido, le habra dado un abrazo; po este abrazo habra sido mucho ms apretado, si no nos hubiese pedido tanto dinero. Yo reconozco qe nos ha hecho un servicio en quitarnos de encima al verdugo de Tacn, pues aunqe creo qe el mandarn qe nos manden, no ha de ser bueno, pr lo menos difcil ser qe nos enven otro tan malo. El correo qe lleva la orden de su relevo, llegar tarde a la Haba, ps he sabido qe no sali de Cdiz sino el 18 de Eno, y qe el 27 volvi a entrar en dho puerto con algs averas, a causa de los malos tpos. Mucho te agradezco la indicacn qe hicistes a Olivan de qe procurase qe fuese yo uno de los individuos de la junta qe ha de formar las leyes especiales. Ten pr cierto qe no lo ser; po si pr algamira particular del gobno espaol recayese en m tal nombramto y yo despus de bien pesadas las cosas me resolviese a aceptarlo; ten todava pr ms cierto qe ninga de mis ideas fundamentales en la materia seran adoptadas. Yo pedira la libertad, la verdadera libertad de mi patria; pero el gobierno espaol, si es qe llega a darnos leyes especiales, no busca en ellas sino una mscara con qe disfrazar su tirana. “ Venga todo el dinero posible y vayan pa los cubanos los menos derechos posibles ” he aqu encerrada toda la poltica de Espaa. Sin embargo, como hoy no tenemos nada, cualquiera cosa qe nos den es un progreso, es un paso qecon el tpo se puede alargar. Aunqe t tienes bastante peso y penetracn, y sabes muy bien como te has de conducir, no me parece dems el advertirte qe cdo le escribas a Olivan sobe los asuntos polticos de Cuba, lo hagas con pulso y spre con la mano sobre la rienda. En la tuya me ha-

PAGE 42

OBRAS 34\ 34\ 34\ 34\ 34\ blas de Figueras y Sagra,39 y esto me hace recordar ahora una cosa qemil veces se me haba olvidado decirte. Alguno de los dos, o el padre O’Gavan escribi a Tacn en 1836 dicindole qe la vspera de mi partida de Paris pa Madrid t me diste un convite, y qe yo brind pr la independenca de la isla de Cuba, cuyo brindis fue muy aplaudido de todos los convidados. Cabalmte nunca com en tu casa con menos gente qeese da, ps como llovi muchsimo, ni aun Gutirrez fue sino desps de acabada la mesa. T, Lola, Gonzalito y yo, tales fueron las personas del magnfico banquete. La noticia se la escribi de la Haba a Madrid un personaje al Grl Vives, y ste me la dio a m encrgandome qe no le diese a l pr autor. Nada te hablo de Espa porqe t sabes de ella ms qe yo. Pero s te digo, qe sin meterme a profeta sobe los resultados, Carlos 5 ha de afligir mucho en este ao a los amigos de Isabel. Mil cosas a Lola. Me alegrar qe si Gonzalo40 y Rosita vienen a Paris, tengan el gusto de llevar a la pila a un nieto y un sobrino. No olvidar mis memorias a los dos Gonzalos. A Escovedo qe tenga sta pr suya, y a Inesilla qe ella sabe qe nunca me olvido de ella. No extraes qe esta carta vaya franca, ps ignorando el hotel donde vive Gutirrez, le escribo pr tu conducto; y ya qe en dos de mis anteriorste he incluido otras a tu costa y expensas, en esta ocasn quiero decir: “vaya lo uno por lo otro”. Spre tuyo Saco. P.D. Un recuerdo afectuoso a Pancho Garca. Ya le escribir pr tu conducto.XVIIFrancia Monsieur Mr. J. Alfonso. Rue Neuve de Luxembourg no 31. Paris Hazme el favor de enviar esas cartas a la Haba. Crgame en cuenta su porte. Puedes leerlas, ps al intento van abiertas. De Roma te escrib pidindote un pasaporte en los trminos que te anunci. 39Don Ramn de la Sagra. 40Don Gonzalo Alfonso y Soler.

PAGE 43

JOS ANTONIO SACO /35 /35 /35 /35 /35 Roma y Mayo 1/1838. Mi querido Pep: acabo de recibir las dos tuyas de 12 de Marzo y 4 de Abl, cartas qe si pr un lado me han llenado de gusto, pr otro me han causado bastante dolor. Temo pr la suerte de ntro buen Gutirrez, sin embargo debemos consolarnos con la idea de qe el correo de Cdiz portador del relevo de Tacn, aunqe arrib a aqul puerto pr los temporales, volvi a salir a principios o a ms tardar a mediados de Febrero, y como Gutirrez no saldra sino unos 20 das o un mes despus, es muy probable qe se haya libertado de las garras del monstruo de Tacn. En cuanto a m, t sabes bien qe conozco mi posicn; po pr triste qe sea, qudame todava un dbil rayo de esperanza, o pr lo menos de ilusin consoladora. El da qe se disipe, me resignar al ltimo y ms terrible sacrificio, al de no ver nunca ms el primer sol qe me alumbr. Por ahora quiero, segn te dije en mi anterior, dar tiempo pa conocer el nuevo giro de las cosas en Cuba. En todo este ao podr desengaarme, y en el entrante, volver a Cuba, o buscar un asilo. Yo desde ahora me ira a Mxico; po aunqe su independencia est reconocida pr el gobno espaol, s qe en caso de poder volver yo a Cuba, ese viaje me perjudicara mucho. Yo no puedo pisar ningn pas amrico-espaol, sin renunciar primero a toda esperanza de volver a entrar en Cuba. Creo qe los nuevos cuidados de ntro excelente Escovedo se disiparn; y qe la sangre qe ha desgarrado ser de la cabeza. De todos modos spre ser convente qe mude de clima. Levantando pronto la pluma de la parte ingrata de tus cartas, pasemos a contestar a las preguntas que me haces. El dino de los libros no lo necesito; as lo dejars en tu poder. Las dcadas de Herrera las compr, no en librera sino en un puesto de libros, en unos 4 ps. En aqullas se venden en 7, 8, 10 ps y aun algo ms, segn la pasta &a. Hay ya pocas obras, porqe los americanos han comprado muchas. Ella es indigesta, ps se puede decir qe ms bien qe historia es un hacinamto de hechos histricos. Pero en medio de estos defectos, es la obra ms completa y ms verdica qe sobre Amrica se ha publicado. El Barcia me cost en Sevilla 8 ps. Fue donde lo pude encontrar. Es muy escaso. Te advierto qe no est completo; y qe la vida de Coln escrita prD. Fernando su hijo es muy defectuosa, ps se imprimi tomando por texto una mala traduccn qe se hizo del italiano. En cuanto a los cuadernos qe he publicado, y qe no encontraste entre mis libros o papeles, debo decirte qe ests equivocado. Yo mismo puse varios ejemplares de la Prima pregta, del Examen analtico del Paralelo y aun de la Protesta,41 y las Reclamacions de un diputado. 41Como suplemento al peridico de Madrid El Mundo y con fecha 21 de febrero de 1837, publicose, escrita por Saco, la Protesta de los diputados electos por la isla de Cuba a las Cortes generales de la nacin en hoja suelta, 4o.

PAGE 44

OBRAS 36\ 36\ 36\ 36\ 36\ Bscalos bien, y los encontrars. Y ya qe estamos en este punto, te digo con toda franqueza, qe si de mis libros te gustaren algunos, me dars muchsimo gusto en saber qe de mis bales los has trasladado a tus estantes.—Cd me hice cargo de la Revista, qe fue recin llegado a la Haba, ya haban salido 5 nmeros. Empec pr el 6, y termin pr el 9, qe aunqetodo impreso, no se lleg a publicar pr mi salida de la Haba. El no 6 es muy escaso; po si mal no me acuerdo, me parece qe a mi salida de Paris te dej un bal o dos viejos, con unas cosas viejas, y qe ente ellas se encuentra dh nmo, qe es donde est la Memoria de la vagancia sta fue reimpresa en la Haba pr un discpulo mo en 4 Diarios del Gobno de la Haba pertenectes a Junio de 1834. Como yo fui quien corrigi las pruebas, est ms exacta qe la de la Revista, ps aunqe yo tambn examin las de sta, en tal cual pasaje retoqu el estilo de la 2 impresn. As es qe yo le doy la preferenca sobe la prima. Mucho me complace el noble y filantrpico proyecto qe tienes de escribir un poema sobe el trfico africano. La eleccn es feliz, y creo qe el vate sabr corresponder a la importanca del asunto. Siento no estar en Paris, ni tener aqu libros ni papeles pa darte algs noticias; po apelando a la memoria, te har algs indicacions. Un ingls llamado Clarke o Clarkson,42 me parece qe fue el primo qe en Inglata llam la atencn sobe el trfico. En su obra encontrars datos; y si no me engao, la hallars entre los trastos viejos qe te dej a mi salida de Pars. Es un libro estropeado en rstica, y en francs. Como la abolicn del trfico se estuvo debatiendo en el Parlamto britnico 20 aos a causa de los grandes intereses qe se oponan, podrs buscar los discursos de Wilberforce, Pitt, y otros. El debate empez pr los aos de 1786, u 87 con corta diferenca, y se termin en 1806, o 1807; y pa qe tengas una idea ms completa, del orign y progresos de la abolicn, te recomiendo qe veas entre mis libros la obra sobe las colons inglesas escrita pr Martin Montgomery. Consta de 5 tomos. El 3trata de las West-Indies Pues al principio encontrars en l una breve y fiel historia sobe el asunto. Las discusins del Parlamto las hay en la Biblioteca Real de Paris, po como sera muy largo y muy pesado buscar los discursos de aquellos oradors, ser ms breve consultar la coleccn de los discursos de Pitt &a. En casa de Galignani, tal vez sin comprarlos, sino alquilndolos se pueden encontrar. Entre mis libros hay dos o tres formados de cuadernos de distintas materias qe hice empastar en Francia. En el lomo de uno de ellos leers el rtulo qe dice Papeles sobre negros Algo podrs encontrar qe te sea til, particularmte un cuaderno 42Mr. Toms Clarkson, amigo del diplomtico y abolicionista ingls, favorablemente conocido en la historia poltica e intelectual de Cuba durante la primera mitad del siglo pasado, Mr. Richard Robert Madden, y su compaero en la British Anti-Slavery Society.

PAGE 45

JOS ANTONIO SACO /37 /37 /37 /37 /37 en espaol traducido del ingls, en donde hay una nota o pasaje qe me parece qe est marcado, y en qe se habla del modo con qe van a Amrica embarcados los negros. En la obra de Walsh sobre el Brasil, cuyo verdadottulo leers en el no 7 de la Revista,43 se refieren vars casos de atrocidades cometidas durante la navegacn. Esta obra la hallars en casa de Galignani; compnese de dos tomos, y buscando pr el ndice encontrars el capo en qe trata de los esclavos, o sea su como. Finalmte, no omitirs ponerte en relacn con la Sociedad de Paris establecida pa abolir la esclavitud. Como esta sociedad est en comunicacn con las de Inglaterra, creo qe all encontrars libros, papeles, en una palabra, una rica mina qeexplotar. Para conseguir en casa de Galignani algs de las cosas qe te he indicado, el mejor modo ser qe te suscribas a la lectura de libros, pspermiten llevarlos a la casa del suscriptor. As se toma lo qe se quiere, sin necesidad de comprar libros qe quiza slo sirven pa una vez. El objeto de qe te vas a ocupar es nuevo, y no s qe en verso lo haya tratado nadie. Flix Tanco escribi una especie de declamacn qe Domingo envi a Andrs Arango, y yo lo debo tener entre mis papeles. Pero no es lo que t piensas hacer, y as repito qe el objeto es nuevo, enteramte nuevo, a lo menos para m. A tan laudable proyecto solamte se le opone una dificultad, y es qe no se podr imprimir en el Aguinaldo ni en ningn otro papel de la Haba. Sacrificar el remontado vuelo de la musa a la prensa cubana; mejor sera no escribir. Escribir con toda la inspiracn de un objeto tan digno, es no poder imprimir. Sin embargo, soy de opinin qeescribas po qe escribas como si tu poesa se hubiese de imprimir en Londres o en Paris, ps aun cd no se publique en la Haba, queda la obra, y spre hay tpo pa darla a luz. El papel se acaba, y apenas hay espacio padecir una palabra a Lola, los Gonzalitos, e Inesilla. Saco.XVIIIMarsella y Octe 23/1838.44Mi querido Pep: pr fin he llegado a Marsella despus de haber pasado malas noches en el camino, bardome en los ros pr falta de agua, y de haberme detenido en algunos pueblos pr no hallar plazas vacantes en 43En la Revista Bimestre Cubana (Habana, 1832, t. II, pp. 173-231) public Saco el artculo siguiente: “Notices of Brazil in 1828 and 1829, by Rev. R. Walsh, author of a Journey from Constantinople &.” (Noticias del Brasil en 1828 y 1829, por el presbtero R. Walsh, autor de Un viaje de Constantinople, etc., y el cual reprodujo con ciertas modificaciones en la Coleccin de papeles Pars, 1858, t. II, pp. 28-85. 44Tercera de las cartas cedidas a esta coleccin por nosotros.

PAGE 46

OBRAS 38\ 38\ 38\ 38\ 38\ las carreto diligencias francesas. Partir pa Genova pasado maana en el vapor napolitano Mara Cristina De all te volver a escribir, aunqems seguro es qe lo haga de Miln. Como t sabes qe las primeras cartas qe espero de la Haba me interesan mucho, te encargo, qe si las recibes, me las remitas a Venecia a Messrs.frres Schielin : pero esto ser si t calculares qe podrn llegar a Venecia en todo el mes de Noviembe. De lo contrario, me las dirigirs a Roma, a Torlonia. Dile a Escovedo y a Inecilla (sic) qe tengan esta pr suya. Ni de ellos, ni de ti me desped; po lo hice de propsito, pues hartas penas tenemos, pa qe yo tratase de aumentarlas con un amargo a Dios qe aunqe temporal, la mala fortuna puede hacerlo eterno. Mil besos a Da. Blanquita,45 pero recomiendo esta agradable comisn a Lola, pues Ud., con las cerdas de puerco espn qe tiene en la boca, puede lastimar el blando rostro de la nia. Si Pepe Ibarra no hubiere partido todava, dile mil cosas en mi nombre, lo mismo qe a su familia. Mis recuerdos a los dos Gonzalos. Spre tuyo J. A. Saco.XIXVenecia y Nove 27/1838. Mi querido Pep: he recibido la tuya de 9 de Nove. Es exacto el juicio que formas acerca de la residencia de Tacn. Los esclavos no tienen ms qe dos partidos; o romper las cadenas, o arrastrarlas con resignacn, y pr desgracia, nosotros estamos condenados a lo ltimo. El gobno de Espaa, sea cual fuere la justica de los reclamantes, y la energa de sus clamores, dejar impune a Tacn. La carta de Gonzalo no me dice resolutivamte si puedo o no volver a Cuba. Luz no me ha escrito. T sabes como pienso en este asunto, y cada da me voy convenciendo ms de qe pa m no hay patria. Solamte me queda una esperanza, una remotsima esperanza, la de un milagro poltico ; y aunqe es cierto qe en nuestra edad hemos visto algunos, al fin es un milagro. Hace dos das qe se siente un tiempo ms crudo qe el qe puede hacer en Paris. Sin embargo, aunqe siento fro, no tengo la ms leve novedad, pues ando muy bien forrado. Pasado maana salgo pa Padua, y de all pa Ferrara y Bolonia. De esta lta ciudad te escribir, y tambn te 45Blanca, segunda hija del matrimonio Alfonso-Aldama.

PAGE 47

JOS ANTONIO SACO /39 /39 /39 /39 /39 incluir cartas pa la Haba. Las qe me enviares en lo sucesivo, dirgelas a Roma. Dile a Nicols46 qe tenga sta pr suya, sin dejar tampoco de dar su buena parte a la interesante Inesilla. Hago fervientes votos pr la salud de entrambos, y espero tener el gusto de volverles a dar un tierno abrazo. A Lola un milln, un milln de cosas. Mil caricias a la inocente Blanquita. A los dos Gonzalos muchas memorias. Creo qe aprovecharn en sus colegios; y qe algn da se alegrarn de lo mismo qe hoy les disgusta. Spre tuyo J. A. Saco.XXMonsieur Mr J. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg no 31. Paris Npoles y Marzo 1/1839. Mi querido Pep: estn en mi poder las cartas de 22 de Dice y 12 de febo qe me enviaste a Roma pr conducto de Torlonia; y aunqe entre una y otra ha corrido un largo intervalo, quedis absuelto de toda culpa y cargo en gracia de las muchas e interesantes noticias qe en ella me dais. Mis cartas es verdad qe no son tan largas como las vuestras; po desde ac qe queris qe os diga? pondreme a daros noticias de un pas que tanto conocis, as pr la lectura, como pr vuestros viajes? Nada, Dn Pep: ac entendemos ese juego; y no es mala tctica el tomar el carcter de actor cuando uno es reo, acusar cuando uno debiera ser el acusado. Siento muchsimo no haber recibido en Roma la carta en qe me hablas del suelo de mosaico; y desde aqu que no puedo decirte nada, porqecomo t sabes, esa manufactura no se trabaja en esta ciudad. Haba pensado escribirle a Jos de Jess sobe el particular; po aunqe l spre ha estado muy atento conmigo, y pr l consegu el pasaporte pa venir a Npoles, parece qe ha hecho voto de no contestar las cartas qe recibe, psno lo ha verificado con la qe desde aqu le dirig. Volvera a escribirle, potemo qe la segda corra la misma suerte qe la primera. De los papeles qe recibas de la Haba, guarda todos los qe puedas, psdeseo verlos cd vaya a Paris. Aqu, si no fuera pr la gaceta de Galignani no sabra nada del mundo, ps es el nico papel extranjero qecontiene noticias, cuya introduccn se permite; y pr slo leerlo pago un peso al mes en un gabinete de lectura. En francs se permite tambn la 46Don Nicols Manuel de Escovedo

PAGE 48

OBRAS 40\ 40\ 40\ 40\ 40\ Gaceta de los tribunales y el Monitor ; po ya t sabes qe en tales papeles no se politiquea. Duleme sobremanera la desagradable desavenencia entre Luz y Domingo.47 Veo el asunto con los mismos ojos qe t, pero a pesar de la exaltacn de las pasions, y de las sugestiones qe pueda haber, Luz es muy sensato, y no puede hacerse sordo a la voz de la razn y de la amistad. Yo no le escribo porqe me parece qe ya todo estar concluido antes de recibir mi carta; pero si desgraciadamte no fuere as, entonces tomar la pluma, y haciendo todos los amigos una conspiracn general, haremos qele de un abrazo a Domingo. Uno y otro pertenecen a la patria; uno y otro son sus ornamentos. Ellos pues sern amigos; s, lo sern. Con tan triste ocurrencia, ni he podido alegrarme de la muerte del Pade O’Gavan.48 l es quiz el hombe qe me ha hecho ms dao en la tierra; pero todo se lo perdono. Mas, la patria, no, la patria nunca podr perdonarle los agravios qe le infiri. La compaa italiana qe ha llegado a la Haba es buena. Ya quisiera tenerla en Npoles, ps bien mala es la qe hay. Hace das qe recib una carta de Gonzalo de 7 de Dice qe vino recomendada a Chauviteau. Ente otras cosas me dice— “Siento tener qe decir de Vd., qe segn informes, no es tan fcil permitir pr ahora su venida: he hablado sobre esto con Pepe de la Luz, y aunqe conocemos esta dificultad, no desesperamos qe un da u otro se le permita. Crea Vd. qe todos sus amigos sentimos la pena qe le ocasiona su vida errante, y quisiramos qe nos fuese dable proporcionarle su tranquilidad”. Varias veces te he manifestado mi opinin sobe este particular. El buen Gonzalo no me engaa; pero procura suavizar cuanto puede el lenguaje de mi sentencia. Mi vuelta a la isla ser un milagro poltico. Qu har, pues, en el curso de mi vida? Estar spre esperando ese pr ahora qe quiz nunca llegar, o si llega sea muy tarde? Y mientras lo espero qu har, dnde ir, cmo vivir? Ya otra vez te escrib, dicindote, qetodas estas dificultades quedaran vencidas, si yo tuviese un capital, aunqeslo fuera de 20 000 ps, pues entonces fijara mi residenca en Paris, y all, haciendo al mismo tpo otras cosas, me pondra a esperar la marcha de las cosas. Pero stos, tambin te escrib, son deseos, y deseos imposibles, porqe tambin lo es la base en qe se fundan. 47Alude Saco a la desagradable polmica surgida entre Luz y Del Monte y originada por el artculo de ste titulado “Moral religiosa”. 48El sacerdote doctor Juan Bernardo O’Gavan y Guerra, nacido en Santiago de Cuba en 1782 y muerto en La Habana en 1838. Saco, en su notable Justa defensa de la Academia Cubana de Literatura califica a O’Gavan de “el verdadero agresor de los acadmicos” ( Coleccin de papeles ..., por don Jos Antonio Saco, Pars, 1859, t. III, p. 55).

PAGE 49

JOS ANTONIO SACO /41 /41 /41 /41 /41 Mil mems a Lola. Muchos besos a Blanca. Un recuerdo a los Gonzalos. Dame spre notics de ntro insigne Nicols, y de la amable Inesilla. Spre tuyo Saco.XXINimes y Octe 20/1839. Mi querido Pep: tinesme ya en las regiones donde se ve el cielo claro, donde calienta el sol, y donde suele llover, relampaguear, y tronar a la cubana Aqu estar ht qe me aburra. Pasar despus a Montpellier. La vida qe paso es triste, ps me veo forzado a andar como errante pr unos pueblos donde nada me interesa, ni nada puede fijarme; pero la salud exige algunas privacions morales, y no hay ms remedio qe resignarse. No me olvido un momento de ntro Nicols. Echo mucho de menos aquellas horas sabrosas qe pasaba en su compaa, y qe formaban uno de los pocos placeres qe ya me quedan en la vida. Dame spre noticias de su salud. Mis gratos recuerdos a Inesilla. Tengo orgullo en haber contribuido algn tanto a los grandes progresos qe ha hecho en el arte de la lgica. Sabe sostener una polmica con todas las reglas de la esgrima, y de seguro qe le dar una estocada al ms diestro floretista. Y a tu querida Lola, qu le dir? Entre lo mucho qe pudiera decirle, solamte le encargar qe me le d a Blanca dos besitos en sus mejillitas encarnadas—Gonzalito Alfonso recibir desde aqu dos tiernos abrazos mos, uno pa l, pr estar ya en vsperas de su viaje; y otro pa qe en mi nombre lo d a su buen padre, a ese hombre inmejorable. En cuanto a Gonzalito Aldama tengo qe darle las gracias pr el desempeo de la comisin qe le dej pa qe me guardase bien los papeles y libros qe llev a tu casa el da antes de mi partida— Debo tener carta de Madrid, recomendada a tu cuidado— Envamela a Montpellier, si la hubiere. Spre tuyo Saquete. P.D. No me olvido del nio Joaquinillo. Le agradezco mucho un librito qe me regal en vsperas de mi salida.—

PAGE 50

OBRAS 42\ 42\ 42\ 42\ 42\XXIIMonsieur Mr J. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg no 31 Paris Montpellier y Dice 19/1839 Mi querido Pep: eres hombre de pro, y sin duda qe tu carta vale ms qe 4 de las lacnicas mas; po lacnicas porqe los desterrados en el Languedoc poco tienen qe decir. Mucho me alegro del feliz alumbramto de Lola, y la considero orgullosa en tener una hijita tan linda.49 As pr el contraro Sr D. Pepe, le considero muy alicado, ps parece qe V no sabe sino hembrear. Para lo sucesivo es menester enmendarse, so pena de incurrir en la nota de hombre flojo, qe no cuadra pr cierto a un floretista, ni a un tirador de pistola. ¡Qu hombre tan bueno es Gonzalo,50 qe corazn tan generoso! Yo lo s mejor que t, a pesar de qe eres su sobrino. Estoy aqu aburridsimo. Aunqe no hay mucho fro, no deja de haber das muy lluviosos. Verdad es qe el pecho no me atormenta, po me duele mucho la cabeza, padezco del estmago, y siento una debilidad general. Estoy ps decidido a huirme de este presidio, y como tales son pa m, y palos qe se hallen en mis circunstancs casi todos los pueblos de Francia, pienso ir a Marsellla donde creo qe estar menos achacoso y menos fastidiado. Saldr pa ella a principios del entrante y de all te enviar las listas de vapores qe me pides.—Yo me alegrar qe tu viaje a Italia se verifique.—En cuanto a m, ya estoy cansado de esta vida errante. Pronto vamos a entrar en 1840, y tiempo es ya de buscar sino una patria, al menos un hogar. Mi constitucin est muy quebrantada, los inviernos hmedos me consumen, y el peso terrible de la extranjera me va siendo cada vez ms y ms insoportable. Haba pensado enviarte cartas pa la Haba, po pr ahora no tengo fuerzas pa escribir. Esta carta es pa ntro gran Nicols y pa la amable Inesilla.—Mil carios a Blanquita y un recuerdo al padrino. Spre tuyo Saco. 49Celina, hija tercera del matrimonio Alfonso-Aldama. 50Don Gonzalo Alfonso y Soler.

PAGE 51

JOS ANTONIO SACO /43 /43 /43 /43 /43XXIIIMonsieur Mr J. Alfonso Rue Neuve de Luxembourg no 31. Paris Esta carta es pa ntro queridsimo Nicols y la interesante Inesilla. Si acaso tuvieres algn conocido en Barcelona, enviame ahora o desps una carta de introduccnMarsella y Eno 26/1840 Mi querido Pep: he recibido la tuya qe me ha llenado de sentimto prtus dolencias, las de Lola y Celina, y pr los dems disgustos domsticos. Apruebo mucho la nueva determinacn qe has tomado, desistiendo de ir a Italia, porqe a la verdad qe ibas a pasar mil incomodidades con las niitas. Ms fcil es de concebir qe de explicar el placer qe tendra, si pudiera hacer contigo el viaje a la Haba en Octe; po yo s bien qe no ser. Si mi estado me permitiera escribir largo, ya entrara en alguns consideraciones sobe mi porvenir; po ahora no tengo aliento pa ello. Baste decirte, qesin estar malo del pecho, me hallo malsimo. El aislamto y soledades qe he pasado desde qe sal de Paris, y lo qe tambn aqu contina, me han engendrado una melancola tan profunda, cual nunca jams he sentido, y qe si pronto no tomara el partido qe voy a tomar, sin duda qe morira en Marsella. Haba pensado irme a Paris pa distraerme con los amigos y otros objetos; po la larga distanca, el rigor de la estacin, y el abatimto de mis fuerzas, me hacen temer una enfermedad en el camino. He, pues, resuelto irme a Barcelona donde encontrar paisanos, conocidos, y donde contra mi modo anterior de vivir, ir a teatros, tertulias y a cuantas diversiones haya, ps solamte as puedo curarme. Mil y mil veces me ha pesado haber salido de Paris, y habra preferido todas las consecuencs del invierno all a las horas amargas qe he pasado en el medioda de la Franca. Te voy a dar una incomodidad. Para poner en Barcelona el dino del crdito de Chauviteau de 6 de Octe el comercte de aqu me quiere hacer unas evolucns qe me cuestan mucho dinero. As quiero qe me le pidas uno nuevo a Chaviteau (sic) pa Barcelona prel valor de 3 000 francos, ps de los 5 000 he tomado 1 400 y 600 qe tomar pa el viaje y otros gastos. Me embarcar en Port Vendres a donde llegar el vapor en qe me voy el 7 del entrante, de suerte qe no hay tpo de recibir el crdito aqu. As te merecer el favor de qe me lo enves a Port Vendres, donde lo recoger; y si no pudiere ser pr cualquier evento, entonces pr medio de Chauviteau lo enviar a Marsella con recomendacnde qe me lo dirijan a Barcelona.

PAGE 52

OBRAS 44\ 44\ 44\ 44\ 44\ Nada s de las eleccins de Espaa; po tengo ms esperanzas qe antes. Los ingleses quieren el triunfo de los exaltados, y si estas Cortes no salen a su gusto, las bolas se volvern pa qe haya otra lotera. Aunqe parto para Barcelona, de all te escribir cosas mas y del mundo espaol. Sean cuales fueren mis futuros proyectos y resolucins, nunca te irs a la Haba sin qe yo te vea en Paris. Je vous engage ma parole dhonneur et damiti Mil cosas a Lola, y al padrino. Spre tuyo Saco.XXIVMadrid y Sete 9/1840. Mi querido Pep: el dos llegu a sta, y me he encontrado en los movimtos de esta capital. La reina qe est en Valencia considera a esta Junta como rebelde. Algunas ciudades han imitado el movimto de Madrid, po otras no. En sta han entrado varios cuerpos de tropa veterana qe se han pronunciado pr la Junta. El desenlace de este drama ser como Espartero quisiere. Aqu no hay ms qe miedo e incertidumbre a pesar de las bravatas qe se echan. Te pongo en noticia qe me han alistado pasoldado so pena de traidor segn el bando. Digo, qe os parece, ¡soldado yo! Ya tengo refrendado el pasaporte, y a la prima novedad, emprendo el vuelo pa Franca, pues no soy yo quien pelear en los barullos espaoles. Mil expresions a Lola y a las nias, a Inesilla, y Gonzalo. Spre tuyo Saco.XXVMontpellier y Eno 15/1841. Mi querido Pep: pr las ltimas de Barcelona qe escrib a Luz y a Gonzalo, te envi memorias. Ahora me dirijo a ti de otra manera; nada menos qe en la forma de una epstola. Cmo me hallo aqu, preguntars? Ya sabes los motivos qe me hicieron salir de Madrid y trasladarme a Barcelona. En esta ciudad me enferm, pues aunqe el clima es muy templado, es sin embargo bien hmedo, al menos en invierno. Ir a Madrid en medio de los fros y las nieves, gralmte cuando desde all hasta Zaragoza todava no se han restablecido las diligencias, era cosa muy difcil pa m. Embarcarme hasta Valencia, era an mucho peor. Fastidiado de Barcelona (porqe dgase lo qe se quiera, en Espaa pa vivir no hay

PAGE 53

JOS ANTONIO SACO /45 /45 /45 /45 /45 ms qe Madrid), resolv marcharme a Montpellier, donde se combinan las ventajas de un clima qe no es hmedo ni muy fro, con la de buenos mdicos, y sobre todo con la de recursos literarios, po aunqe ...51 mucho de Paris, vale sin embargo bajo este aspecto mucho ms qe toda Espaa. Asisto, pues, cuando puedo al curso de zoologa pa tomar algunas nociones generales. Voy tambin al de geologa, con cuyo profesor, aunqehombre de bastantes conocimtos, no estoy acorde, porqe al son de la geologa, se mete en la qumica y otras ciencias, y emplea a veces tres y cuatro leccions en cosas qe no son del instructo de su ctedra. En el entretanto no me olvido de mi comerco de negros .52 Verdad es qe camino con mucha lentitud, pero mis achaques continuos, la constante movilidad a qe me obligan las circunstancs, y la falta de algs documtos y noticias me fuerzan a detenerme. Y ya qe te hablo de stas, dile a Domo, que tendr pr suya esta carta, qe las qe le ped con encargo de qe las remitiese a Chauviteau, me las dirija a Madrid, pa donde partir luego qe afloje el invierno. Lo mejor ser qe las enve pr medio de alga persona conocida, con la recomendacn de qe las entregue a Bulnes. Entre los documtos qe ahora me hacen notable falta pa completar el cuadro del como de negs en las colonias espaolas, cuento vars cdulas relativas al perodo en qe se declar libre; po como espero conseguirlas en Madrid, no quiero incomodar pr ellas a mis amigos de la Haba. Debo s pedirles ahora tres noticias, cuales son 1 En 1792 se form en la Haba una sociedad bajo el ttulo de Compaa de consignacions de negros Se aprob en Julio del mismo ao. Deba durar seis aos, y los miembros qe la compusieron, fueron D. Lorenzo Quintana, D. Franco Corral, D. Jos Man1 Lpez, D. Bonifacio Gonzlez Larrinaga, D. Jos Andrs Ceballos, D. Juan Jos Patrn, D. Gabriel Raimundo Azcrate, la Compa de Loizaga hermanos, D. Jos Anto Arregui, D. Sebastin Laza, D. Felipe Fernndez de Silva, y D. Cristbal Arozarena. Lo qe me interesa saber es, si esta compa existi hasta el completo de los seis aos, y si se ocup del objeto de su ereccn. He puesto los nombres de sus miembros, porqe quiz podr vivir alguno todava, y adquirirse notica de l o de sus hijos y amigos. 2 En qe ao fue la conspiracn del negro Aponte? Cul era su plan? Era libre o esclavo? Fue el nico condenado a muerte, o le acompaaron otros al patbulo? En una palabra, vengan todas las notics qe sobeesto me puedan comunicar. 3 Cualquier censo, o cualquier estado de las importacions de negros hechas en Puerto Rico, o en cualquier punto de la Amrica espaola, sa corespondan a este siglo, sa al pasado. De la Haba no quiero nada de esto, ps lo tengo. 51Roto el documento 52La Historia de la esclavitud ...

PAGE 54

OBRAS 46\ 46\ 46\ 46\ 46\ Perdona t, y perdonen mis amigos tantas incomodidades, pero de qn me he de valer pa una obra53 qe puede ser til a la patria, sino de los buenos patriotas? Aunqe la estoy escribiendo con toda templanza e imparcialidad, me temo qe si la imprimo, no la dejen circular en Cuba. Este temor me inclina a hacerla publicar en ingls; mas, pa esto hay tiempo, y ya veremos lo qe convenga hacer. La carta qe me dirigiste a Madrid en tu salida de Paris, no la franque la persona a qn la entregaste pa qe la llevase al correo. Recib a mi salida de Madrid un aviso del administradr de aqla capital en qe me deca, qe estaba retenida all una carta pa m, y qe era menester qe la hiciese franquear ht las fronteras. Conoc qe era tuya, porqe en el aviso me pusieron los dos apellidos bajo los cuales te encargue qe me escribieses. Recomend a Chaviteau (sic) qe procurase, me la enviaran a Barcelona. Parece que se le olvid y la carta no ha llegado. He tenido, pues, qeescribir a la administracn de Paris. Luz y Gonzalo tendrn sta pr suya. Mil cosas a Lola y las nias, a todos los Gonzalos, a todas las Rosas, a todos los Domingos, y a todos los santos y a todas las santas de qe se compone el largo almanaque de tu familia. Spre tuyo Saco. P.D. Qu es de la interesante y virtuosa Inesilla? Dile, qe siempre soy su amigo, su fiel amigo.XXVIGenova y Eno 14/1842. Mi querido Pep: a mi vuelta de Espaa recib en Paris, aunqe bien atrasada tu ltima carta. Yo espero, qe a pesar de qe te quejas de los calores, aquel clima, si no te cura enteramente, al menos no te ha de asentar tan mal como el de Paris. En cuanto a m, la cuestin est resuelta: soy partidiario decidido de los climas calientes; y prefiero morir por evaporacin y no pr congelacin Mi obra54 duerme y dormir. He pensado acerca de su publicacn y prtodas partes veo inconvenientes. Darla a luz en espaol, es imposible. Imprimirla en ingls, es fcil; mas, no pr eso me librara de disgustos y compromisos. Hay casos en qe ni la mayor sinceridad, ni la ms evidente justicia, ni la ms franca imparcialidad dan al hombre garantas. La materia abre campo a la calumnia; yo tengo enemigos, y no quiero dar53La Historia de la esclavitud ... 54La Historia de la esclavitud ...

PAGE 55

JOS ANTONIO SACO /47 /47 /47 /47 /47 les armas ni pretextos pa qe me cierren las puertas de Cuba. Si pr ellas lleg a entrar, entonces me pondr con despacio a coordinar mis apuntamientos, a corregir los ya coordinados, y a fiar al tiempo la poca de su publicacn. Mil memorias a Lola, mil caricias a las nias, y mil expresions a todslos dems de tu familia. sta es tambn pa Luz, Domingo &a.Spre tuyo J. Saco.XXVIIParis y Mayo 30/1842. Mi querido Pep: sta es la 3 qe te escribo desps de mi llegada a sta, habiendo sido la 1 pr la va de Espaa, y la 2 con fha de ayer por el vapor ingls. Tu carta de 15 de marzo es muy interesante, ps debe serlo pa qn se interesa en la posteridad de sus amigos y de su pas. Yo creo qe el gran negocio del camino debe ser ventajossimo, no porqe tenga datos, sino porque me basta qe haya sido calculado pr Gonzalo, cuyo ojo es muy seguro. Ya pronto llegarn a sa las noticias de la catstrofe del camino de hierro ( rive gauche ) de Versailles. Yo an no haba llegado a sta, pohe procurado informarme de todas las ocurrencias. Por ms qe se diga, hubo mucha parte de descuido; era da en que corran las aguas, y ya t sabes qe en tales casos no tratan ms qe de llevar y traer gente, desatendiendo algunas precauciones qe se toman en otras circunstancias. Adems, los pobres viajeros iban encerrados bajo de llave, y muchos qe se hubieran podido salvar, perecieron quemados. De esta desgracia deben nacer mejoras considerables en los medios de transporte pr los caminos de hierro. La atencn se ha despertado no slo aqu, sino en Inglata, y en Alemania; y se estn haciendo experiencias sobre si las mquinas deben tener 4, o 6 ruedas; sobre el modo de amortecer el golpe, en caso de desgracia; y sobe otros puntos importantes, acerca de los cuales le supongo a V. muy enterado como empresario de dos acciones. ¡Cuanto me alegro de la fundacn del nuevo colegio a cuya cabeza se halla Luz!55 Con semejante hombre al frente es intil hablar de los 55ste es un error de Saco, debido, sin duda, a una noticia tambin errnea. El doctor Jos Ignacio Rodrguez, en el captulo IX, pgina 97 de la Vida de don Jos de la Luz y Caballero (New York, 1879), dice que, a solicitud del sabio cubano, el gobernador de Cuba entonces, capitn general don Joaqun de Ezpeleta, le concedi con fecha 7 de septiembre de 1838, una licencia provisional para fundar una Ctedra de Filosofa, que fue instalada en el convento de San Francisco de La Habana; y aade el doctor Rodrguez: “La enseanza permaneci a cargo del Seor Luz, desde el momento de su fundacin hasta el ao 1843”.

PAGE 56

OBRAS 48\ 48\ 48\ 48\ 48\ adelantamtos qe tendr la juventud puesta a su cuidado. Yo no s quienes son los accionistas, po si me hubiera hallado en la Haba al tiempo de formar la escritura de compaa, habra hecho todo lo posible pr aadirle un artculo reservado, artculo qe redunda no slo en favor de Luz y de los accionistas, sino tambin de la isla. Pero qu artculo es se, me preguntars? Es pr el cual se hubiera establecido una comisin, encargada exclusivamente de vigilar la conducta de Luz, pa impedirle qe se entregue a su celo y entusiasmo. Es preciso templarlo, saber como distribuye el tiempo, en una palabra, ejercer con l un espionaje literario. Es menester qe trabaje poco, pa qe pueda trabajar mucho. Supongo qe ya estars acariciando a tu nuevo infante. Digo infante, porqe no creo qe a la cuarta vez, un hombre como el Sr D. Jos, est todava declinando gneros femeninos. Pasemos a otra cosa. El lenguaje de tu carta me da a entender, qe no deja de haber dificultades pa mi vuelta a la isla, y qe aunque me permitan ir a ella, no me conceden estar en la Habana. No s si me engaar; pero tal me parece qe es lo que debo inferir de tu carta. Siendo las cosas as, deber yo volver a Cuba? Unos dirn qe s y otros dirn qe no. Pero es menester advertir qe sta es una cuestin qe yo no puedo resolver siguiendo la opinin de los qe digan s o de los qe digan no Su resolucn debo venir a buscarla en el fondo de mi conciencia, y lo qe este juez severo me dictare, eso har. No se entienda pr esto, querido Pep, qe en m no influya poderosamte el juicio de personas qe tanto derecho tienen a mi amistad y gratitud; pero pues ellas en esta materia, se han portado con una delicadeza qe siempre admirar, dejndome franco el camino qe quisiera seguir, yo uso ahora del derecho qe hasta cierto punto me han concedido esas mismas personas. Se me permite ir a Matanzas pr ejemplo, y no a la Habana, y por qu no a esta ciudad? Claro es qe porqe se desconfa de m, porque se teme qe yo propague ideas contrarias al inters del gobierno, pero esta desconfianza y este temor no me acompaarn en ms o menos grado a cualquier punto de la isla? No me encontrar bajo la vigilanca suspicaz de las autoridades locales, y bajo la influenca de todas las pasiones a qeda origen semejante situacin? Hay quien me asegure mi inamovilidad del punto o puntos qe se me sealaren pr residencia? y aun cuando se me asegurara, no es una pena qe se me condena a sufrir cuando soy inocente? Es compatible con mi honor qe yo me constituya a pasar pr un estado qe pa m es degradante? De haberme permitido ir francamente a la isla de Cuba, yo habra ido, sometindome a todas las condiciones a qedebe estar sujeto todo el qe vive, bajo un gobierno como aqul; yo no habra escrito nada de poltica, ni de otras materias, habra tenido en todos los asuntos la mayor reserva y circunspeccin; me habra retirado en caso necesario al campo, y a vivir hasta bajo la penca de una pal-

PAGE 57

JOS ANTONIO SACO /49 /49 /49 /49 /49 ma; ltimamte iba resignado a oscurecerme y reducirme a la nulidad: y todo esto, slo por el consuelo de vivir en mi patria con mis amigos. Pero cuando al cabo de 8 aos de ausencia, se me quiere condenar a vivir en Cuba, no como viven los cubanos, sino en un estado excepcional; cuando se me quieren dictar condiciones, qe yo creo incompatibles con mis principios, jams las podr aceptar. Yo mismo iba resuelto a imponrmelas ms duras qe las del gobierno, pero las hubiera cumplido con gusto porqenacan de mi voluntad, y no del poder. Cediendo a mil consideraciones, cinco aos ha qe no imprimo ni un solo regln en ninga materia. No han faltado personas qe me hayan echado en cara mi silencio; no han dejado de presentarse ocasiones, en qe si no un deber patritico, al menos motivos personales casi me obligan a tomar la pluma; pero yo todo he resistido pr cumplir mi propsito. Y despus de esta conducta, y de tanto tiempo transcurrido, se ha mejorado pr eso mi posicn social? Tan independiente y revolucionario me juzgan hoy como cuando sal de la Haba. Siempre me tachan de amigo de los negros; y ya qeno me pueden imputar como crimen el qe haya abogado pr la estimn del trfico, han trasladado las bateras a un terreno en qe yo nunca he entrado; suponindome partidiario de la inmediata abolicn de la esclavitud. Pero no un partidiario a quien impulsa la filantropa o otro sentimto honroso, sino vil instrumento vendido a la Sociedad de abolicionistas ingleses. Ya t ves qe sta es una de las calumnias ms dolorosas qe pueden herir el corazn de un hombre de bien. Ms de un ao ha, qe lleg a mis odos hallndome en Madrid; y t tambn la habrs odo en la Haba y quizs aun de personas de quienes no debera esperarse. Vas a saber la parte qe he tenido en punto a abolicn y esto lo hago, no pr justificarme de una imputacnqe yo me degradara en ponerme a combatir, sino pr va de desahogo y de amistosa conversacin. Hallbame en Montpellier, cuando a principios del ao pasado recib una carte de Londres pidindome muy largas noticias sobre el trfico de negros y el estado de la esclavitud en Cuba, y acompandome dos nmeros del peridico titulado Anti-Slavery Reporter Como pa contestar a todo lo qe me preguntaba, habra sido menester escribir un cuaderno, sal del paso, diciendo (como era verdad) qe no poda entrar en pormenores, porqe todos mis papeles estaban en Madrid; qe lo qe se haba publicado sobre la esclavitud en Cuba en uno de los nmeros qe me haba enviado, era en general exacto, bien qe en algunas cosas se padecan equivocaciones las cuales correg con muchsimo gusto, porqeredundaban en bien de la isla. En donde cargu la mano, fue en el trfico, dije qe era necesario que se tratase pr cuantos medios fuese posible de declararlo piratera. Envi tambn un nmo de la Prima pregta ps all se encontraran algunos de los puntos qe se deseaban saber. Al cabo de dos o tres meses, y estando ya en Madrid, recib otra carta muy corta, acusndome recibo de la ma; pero como no la contest, no se han vuelto a acor-

PAGE 58

OBRAS 50\ 50\ 50\ 50\ 50\ dar ms de m. Como esas cartas me son intiles y all pueden ser curiosas te las envo pa qe las leas, y desps las guardes o las rompas. Debo advertirte, qe ellas no han sido el origen del rumor levantado contra m, pues ya exista a mi llegada a Madrid, y yo ni entonces ni despus he hablado con nadie de ellas. Se me olvidaba decirte qe en mi contestacn a Londres habl del proyecto qe tena de publicar un papel contra el trfico, luego que llegase a Madrid; pero qe no di a luz, no por temor de qe cacarease mi venta a los ingleses, sino porqe en aquellas circunstancs la cuestin de la trata se hubiera complicado con la de la emancipacn y a Cuba le hubiera causado antes mal qe bien. Yo siento no poder entrar ahora en algunas consideracions sobe este importantsimo asunto, pero reservadamente pa otra ocasin no puedo menos en esta vez qe expresar mi conviccin del venturoso porvenir qe nos aguarda, si no se permite ms la entrada de ningn negro. No teniendo ya entonces Inglata ningn motivo para mezclarse directamte como ahora lo ha hecho, la emancipacin aparece a mis ojos despojada de las graves consecuencs qe hoy la acompaaran. Quedar reducida a una cuestin nacional, o si se quiere local, y que no se tratar sino cuando se juzgase ms oportuno, y del modo ms conciliable con el inters de los hacendados y con el de la isla. Que no entren ms negros, qe no entren ms negros, y sta se salva. Yo no puedo concluir esta carta, sin hablar de un asunto qe me es personalsimo. Pronto se van a cumplir ocho aos que sal de la Haba. T sabes muy bien como he subsistido durante este tiempo. Hasta aqu me era absolutamente imposible ir a Cuba; pero ahora esto se me permite, aunqe bajo de ciertas condiciones qe no me convienen. Ya ves qe las circunstancias han variado mucho, y qe hoy mi expatriacin es ms bien voluntaria qe forzada, ms bien hija de lo qe si se quiere puede llamarse un puntillo de honor o de orgullo exagerado, qe no de la prohibicin absoluta del gobierno. En tal estado, ni es justo, ni es delicado, ni bajo ningn ttulo admisible qe yo abuse por ms tiempo de la generosidad de mis amigos, de unos amigos cuya estimacin me interesa conservar ms qe la misma vida. Del dinero qe recib el ao pasado, an tengo con qecomprar algunas cosas qe necesito, y terminar este ao. En el porvenir veremos cmo lo paso. Qu har, an no puedo decrtelo, porqe yo mismo no lo s. Dnde ir, creo qe ser a Madrid, porqe respeto de Mxico tengo los mismos motivos qe cuando escrib a Luz en agto o sete de 1839. Se acabaron las emigracions, huyendo del fro; lucharemos con el invierno en un clima inclemente, y l me vencer a m, o yo a l. Esta carta es tambn pa Luz, Gonzalo, Domingo &a, a quienes adems escribo en particular. Mems a Lola, y a toda tu numerosa familia. Spre tuyo Saco.

PAGE 59

JOS ANTONIO SACO /51 /51 /51 /51 /51XXVIIIIsland of Cuba Sr D. Jos Alfonso y Garca Al cuidado del Sr Dn Gonzalo Alfonso. By the steamer going to the west indies Achemine par Londres Habana Paris y Julio 29/1842.56Mi querido Pep: supongo qe ya habrs recibido las qe te he escrito prla va de Espaa, de Inglaterra, y pr la Sylphide En mi poder est la qeme enviaste pr el Havre Guadalupe Considero a Lola en esta hora no slo libre de su cuidado, sino tambin restablecida, y me alegrara qe el nuevo ser, objeto predilecto de las caricias paternales, fuese un prncipe o infante, y no infanta ni princesa. No saba de los males de Gonzalito. Si no provienen de lesin en los pulmones, sino de debilidad de pecho, creo qe el fro templado de la baja Italia puede convenirle; po en caso contrario, me parece que no puede hacerle provecho; y pa esto, fndome en la experienca, y no en los libros, ni en la opinin de los doctores. En una carta qe te escrib a principio de ao, te dije qe haba mucho tiempo qe no escriba ni una letra en la obra qe proyectaba. Los motivos de esa conducta han cesado ya, y tengo la conviccin de qe escriba yo o no escriba, hable o no hable, mis enemigos no se olvidarn de m. La persecucin tiene una memoria muy fiel. Un ao tras otro va pasando, y temo qe me suceda como a aquel a qe sorprendi la muerte con la pieza de pao bajo el brazo, esperando la ltima moda. As, pues, en lo sucesivo, no me cuidar de escribir por compromisos personales, pues creo qeesta precaucn es intil. Hacerle bien a la patria, ser mi nico objeto, o pr lo menos el qe nunca perder de vista; y cuando yo escriba lo qe me dicte mi conciencia, nada me importa el juicio contrario qe puedan formar muchos de los cubanos. Yo nunca he sacrificado mi opinin a la de ellos cuando la he considerado extraviada; y si hubo un tiempo en qe sus censuras, aunque injustas, me fueron bien dolorosas, hoy, querido Pep, hoy te aseguro qe me son indiferentes. A veces sucede, qe a fuerza de sentir, la sensibilidad llega a embotarse, y yo me hallo ya en este caso. Dejemos los sentimtos pa las impresiones del honor, pa las de la opinin 56Esta carta, como las fechadas en Madrid el 21 de enero y el 5 de febrero de 1837, se halla publicada en la Coleccin pstuma p. 363, y en las mismas condiciones que aqullas.

PAGE 60

OBRAS 52\ 52\ 52\ 52\ 52\ justa y sensata, y demos al desprecio todo lo qe no proceda de tan nobles principios. Llevado de estas ideas, he vuelto a mi obra,57 y hace dos meses qe trabajo en ella; po no podr publicarla hasta el ao qe viene, y sin qevaya antes a Londres, qe es donde nicamte puedo encontrar muchos datos qe necesito. Tengo noticias muy preciosas, y aunqe hace tiempo qese habla de trfico de esclavos, creo qe mi trabajo ser nuevo. Ya sabrs la desgracia del duque de Orleans. Ha sido generalmte sentido, y su muerte ha revelado una verdad importante pa el reposo del mundo. Esta verdad es qe la monarqua y la actual dinasta tienen en Francia ms races qe lo qe generalmte se crea. Te participo qe la Merlin58 y yo estamos muy amigotes. Est en Versalles de temporada. Nos carteamos, me convida a comer con frecuencia, paseamos en carruaje &a. Esto se explica en sabiendo qe est escribiendo una obra sobe la isla de Cuba59 pa la qe le he dado algunas notas. Te encargo qe no hagas uso de esta noticia, porqe yo no quiero aparecer responsable de ideas qe pasan pr la pluma de otro, cuando no tengo la seguridad de qe son las mismas mas. Laiseca se va muy pronto pa Cdiz a establecerse. Oblgale a esta determinacn el clima, y ms qe el clima los golpes de los Estados-Unidos. Me ha dicho qe a esta hora tiene perdidos como 400 000 ps. sta es pa Luz, Gonzalo, Domo, y dems amigos. Mil cosas a Lola, las nias, y resto, o exceso de familia. Qu es de Pancho Surez? Qe es de Inesilla? Spre tuyo Saco.XXIXIsland of Cuba S. D. Jos Alfonso y Garca Al cuidado del Sr D. Gonzalo Alfonso Achemine par le Paquebot a vapeur Anglais Habana Paris y Sete 28/1842. Mi querido Pep: falsos anuncios qe se publicaron en algunos peridicos franceses asegurando qe los vapores ingleses no partiran en lo 57La Historia de la esclavitud ... 58La clebre habanera Mara de la Merced Santa Cruz y Montalvo, condesa de Merlin. 59 La Havane par madame la comtesse Merlin, Pars, 1844, 3 ts. 8.

PAGE 61

JOS ANTONIO SACO /53 /53 /53 /53 /53 sucesivo pa las Antillas sino los primeros de cada mes, me han hecho diferir hasta ahora la contestacn a las cartas que recib de la Haba el dos del corriente. Mucho me alegro que el recin nacido haya sido infante60 y no infanta. Lola estar muy contenta y con razn; y t ya podris echar muy buenas plantas entre tu familia, presentando un sucesor qe pueda trasmitir pr lnea paterna el apellido de Alfonso Siento qe tus males te asalten de tiempo en tiempo: sin embargo, tengo la esperanza qe con la influencia del clima, con tu buen rgimen, y con la edad te curars completamente. Convengo en qe le lo qe no estaba escrito en tu carta antepenltima. Esto quiere decir qe la cuestin queda reducida a su primer estado o en trminos ms claros a si puedo volver a Cuba en virtud del pasaporte qetengo Sin andar con rodeos digo qe no ; y cuando t y mis dems amigos me hayan odo creo qe sern de mi opinin. Yo nunca he podido escribir en mis cartas todo lo qe he deseado decir, y no por falta de franqueza, sino pr temor de qe extravindose alguna, la mala fe se apodere de cualquiera palabra con qe pueda perjudicar a personas a quienes tanto quiero. No me apartar en el preste caso de las ideas qe siempre me han dirigido; pero s expondr algunos datos pr los cuales se podr juzgar del asunto con bastante exactitud. Establezcamos y probemos brevemtelas dos sigtes proposiciones. 1 Mis compromisos polticos son hoy mucho mayores qe cuando sal de Cuba No vendr yo ahora a trazar la historia de aquellos sucesos; po es bien sabido qe aunqe la causa inmediata de mi destierro fue una cuestin personal, se buscaron, pa justificar esa medida, motivos polticos. El jefe qe la dict, se vali de esos motivos pa cubrir su responsabilidad a los ojos de su gobierno; y aunqe en su informe me pint como independiente y peligroso, creo qe esto ms bien lo hizo pr dar apariencias de justica a su injusticia qe pr el placer de perjudicarme. Un informe, pues, de esta naturaleza era todo lo qe contra m exista a mi llegada a Espaa. Pero nuevos acontecimtos siguieron a agravar mi situacin. El Grl Tacn empez a perseguir y desterrar, empez a forjar conspiraciones, alarmar al gobno de Madrid, le hizo creer lo qe no exista, y como si no en todos, en muchos de sus informes me mentaba no ya como cmplice de los proyectos de independa sino como uno de los corifeos, heme aqu ya representando, un papel ms importante qe al principio. Vino despus mi nombramto de diputado a Cortes: Tacn vio comprometido su poder y desde entonces ya no puso lmites a la guerra qe l y su pandilla me declararon, los movimtos de Santiago de Cuba favorecieron sus planes; dio contra m los ms negros informes; y el gobierno no slo los 60Alude Saco a Gonzalo, el primer varn que tuvo Jos Luis Alfonso.

PAGE 62

OBRAS 54\ 54\ 54\ 54\ 54\ crey, sino qe se vali de ellos pa conseguir qe Cuba quedase sin representacn nacional. Ni pararon aqu las cosas. Yo juzqu de mi deber escribir, y escrib el Examen analtico y el Paralelo y estos dos papeles, particularmte el ltimo aumentaron todava mis compromisos. No tengo, pues, razn en decir qe stos son hoy mucho mayores qe cuando sal de Cuba ? No basta decir qe ya han corrido algunos aos. Mis enemigos de tiempo en tiempo me han atacado fuertemte pr la prensa, recordando segn su lenguaje qe soy el enemigo mayor qe tiene Espaa; algunos de ellos ocupan destinos pblicos, otros tienen influencia en el gobnoy como en los ministerios existe contra m una papelada formidable, basta qe cualquiera pida, o haga pedir esos antecedentes segn la frase de las Secretaras, pa qe se me niegue la entrada en Cuba, o se me mande salir de ella, en caso de haber entrado. Pero no se remedian estos casos con el pasaporte qe se me ha concedido. No, porqe ste atendidos el modo y la autoridad qe me lo dio es una frmula ilusoria Tal es mi 2proposicn. Cmo se me dio el pasaporte? Mis amigos saben los trminos en qelo ped, ps han visto mi brevsima exposicn al ministro de Ultramar; pero ignoran qe esta exposicn no fue, propiamte hablando, ni aceptada ni repudiada. Procediose de modo ms irregular; no se le puso ningn decreto dndome o negndome el pasaporte, o mandando qe el jefe poltico de Madrid me lo expidiera, sino qe al cabo de ms de un mes, y desps de haber hecho dar varios viajes a la Secretara a la persona de confianza de quien me serv pa este asunto, pues yo no quise presentarme en las covachuelas, se le dijo verbalmente qe el interesado ocurriera al jefe poltico Yo desde qe vi esto, conoc qe el gobierno quera eludir la cuestin, qe si no se atreva a decirme abiertamte no, tampoco me deca s y qe de esta manera se reservaba la facultad de obrar como le pareciese. Esto fue lo qe me determin a suspender mi viaje a la Haba y a tratar de explorar si era posible la intencin de aquel jefe. Yo ocurr al jefe poltico de Madrid, y como tena pasaporte para viajar pr Europa, no hice ms qe cambiar este pr otro pa la Haba: operacn del todo insignificante pael fondo del asunto, po no es esa autoridad la qe pr s y ante s puede rehabilitarme pa volver a Cuba, sino el ministerio, ya pr medio de un pasaporte real, ya de una real orden, ya de otro modo cualquiera en qepueda darme suficiente garanta. Y hallndose las cosas en el estado en qe estn, y ya qe sabes lo qe ha pasado, aprobaras t qe me fuese a meter pr Matanzas pa de all pasar inmediamte al campo? A tu claro entendiminto no se esconde qe ese paso sera imprudentsimo, 1 Porqe el pasaporte no es dado, como t creas, pr el ministerio, sino pr el jefe poltico de una provincia, y eso sin ninga orden ni autorizan de aqul. 2Qe el pasaporte no es pa la isla de Cuba en general, sino expresamte pa la Haba, ya t ves qe ir a desembarcar a otro puerto puede interpretarse, si

PAGE 63

JOS ANTONIO SACO /55 /55 /55 /55 /55 no como entrada oculta, al menos como evasin de la vigilancia de la 1autoridad. Que aun cuando fuese pa toda la isla, siempre sera muy reparable qe no me presentase al Capn General, y aun dara margen a mis enemigos pa qe lo interpretasen como falta de respeto al primer jefe de la isla. 3 Que ese pasaporte slo me lo concedieron por seis meses y ya va transcurrido ms de un ao. Si estas consideracs no fuesen bastantes pr s solas pa abrirme los ojos sobre mi verdada situacn no me permitiran vivir engaado pr ms tiempo las noticias qe no ha mucho, he recibido de Madrid. Penetrado de la duplicidad con qe se procedi en el asunto del pasaporte, quise descubrir algn terreno luego qe cay el ministerio Gonzlez ps vueltos los qele formaban a la condicn de particulares, ya podan ser algo ms explcitos. Efectivamte interrogado con delicadeza uno de ellos qe se precia de tener simpatas con los pases de Ultramar, respondi en sustancia. “ En el gobierno existen muy malos antecedentes contra el Sr Saco, por eso no le mand dar pasaporte pa ir a Cuba el ministerio de qe form parte; mientras se tengan a la vista, muy difcil ser qe haya ministro qe se lo pueda dar .” Esta respuesta no necesita de comentarios. Todos los emigrados, dice con razn nuestro buen Gonzalo, todos han vuelto a Cuba, y por qu tambin no he de volver yo? As debiera ser, pero no lo es, 1 Porqe a la fuerza se me ha querido hacer corifeo, y cuando al soldado se indulta o se amnista, al general se le castiga. 2Porque a todos, tuerto o derecho se les form causa, se les hicieron cargos, y por consigte de algn modo se les facilit su vindicacin. Pero contra m no hay ms qe informes reservados, y como no hay ley qe favorezca a los cubanos, no puedo hablar; y si hablo, no me oyen, y si me oyen, mi asunto no se decide sino por lo qe se llama razn de Estado 3 Porque... ms pudiera decir, y te lo dira en conversacn familiar, po no me atrevo prmedio de una carta. El Havre Guadalupe est anunciado pa el 10 del entrante. Entonces le escribir determinadamte a Gonzalo y a Luz, pr ahora me obliga a ser poco voluminoso el vapor ingls pr donde dirijo sta. Mientras tanto, sirva de circular, suplicndote qe tambin la ensees pr conducto de Gonzalo a Rafael Daz, pues s qe es uno de mis buenos amigos, y yo siempre lo he sido de l. Mil carios a toda la prole menuda, con muchas memorias a Lola, Da Silvestra, Domingo &&. Spre tuyo Saco. P.D. Est haciendo un mes de septiembre malsimo; mucha lluvia, humedad y bastante fro pa la estacn. Tristes precursores del invierno qesegn las probabilidades ser muy crudo. El verano ha sido muy bueno.

PAGE 64

OBRAS 56\ 56\ 56\ 56\ 56\ Apenas llovi tres o cuatro veces en todo l; he visto lo que nunca en Paris, ms de cuarenta das sin caer una gota de agua, y con un cielo clarsimo. Los calores por consigte han sido muy fuertes. Muchos das subi el termmetro centgrado a ms de 33 grados, y en dos lleg hasta 35. Los franceses decan qe esto era muy malo, y yo muy bueno; y ahora qe pa ellos entra el buen tiempo, pa m empieza el malo. Me aguantar lo qe pueda.XXXParis y Octe 10/1842. Mi querido Pep: con fha 28 del pasado te escrib largo pr el vapor ingls. De entonces ac nada nuevo ha ocurrido. El Havre Guadalupe parte dentro de 3 o 4 das, y quiero aprovechar la ocasin, ya que el fro y el pecho me echan de Paris. Pienso ir a Marsella, y de all a donde el fastidio y el destino me arrojen. De la obra de la Merlin quiero decirte a ti y a los dems amigos dos palabras. Yo le he dado muchas noticias, y adems le escrib pr deseos suyos, y a instancias de Carlos Drake61 dos artculos, uno sobre foro y otro sobre la forma de gobierno de la isla de Cuba En este ltimo entr en algunas consideraciones, y me extend a proponer los medios qe creo convenientes pa darle buenas instituciones. Sospechando siempre qe la Seora estaba sometida a ciertas influencias, quise eximirla de todo compromiso, facultndola plenamente pa qe omitiese, aumentase, o alterase mis escritos, as en la forma como en el fondo. S qe as lo ha hecho, y aunqe ella ha procurado qe yo vea su trabajo, siempre he sabido sacar el cuerpo, porqe no quiero manifestarle mi aprobacn ni mi desaprobacin. T desears saber cules son las influencias qe juegan en el asunto. Siento no poder usar de nombres propios; po t no dejars de adivinar cules son, cuando recuerdes los vnculos de familia qe la ligan. A m me parece qe la obra tiene pr objeto el proporcionar a la autora algn dinero, pues me figuro qe no est en posicn ventajosa. Creo qe se trata de hacer entre sus parientes y amigos de la Habn una suscripn pa la obra, y qe a cada uno se dar un ejemplar a muy caro precio. Yo me alegrara mucho qe la interesada sacase un gran partido, pues es Seora muy recomendable. Mil memorias a Lola, y mil carios a la gente menuda. Spre tuyo J. Saco. 61Don Carlos Drake y del Castillo, conde de Vegamar, nacido en La Habana y fallecido en Pars.

PAGE 65

JOS ANTONIO SACO /57 /57 /57 /57 /57 P.D. Por no multiplicar cartas, te ruego des sta a Gonzalo pa qq la tenga pr suya, con mil afectos a Mercedita y toda su familia, sin olvidarme de Da Silvestra. Un recuerdo a Martina62 y a Pancho Garca.63 Me dicen qe Domingo del Monte est muy gordito, y qe usa una cabellera ms larga qe la qe arrastraba Jess Nazareno. l siempre ha sido un literato elegante.XXXIGnova y Dice. 22/1842. Mi querido Pep: las ltimas qe de Paris te escrib a ti y a otros amigos, las envi pr el Havre Guadalupe qe sali o debi salir del 15 al 20 de Octe, y algunos das te envi una carta larga pr el vapor ingls. Creo qetodas las habrs recibido. sta es la 2 qe dirijo a la Haba despus de mi salida de Paris, bien qe como encamin la prima pr la va de Espaa, temo qe se extrave. Casi estaba decidido a pasar el invierno en Barcelona; pero luego qellegu a Marsellla, conoc qe las cosas no estaban seguras en aquella ciudad. Me puse en expectativa, y ya has visto los funestos resultados. Los papeles pblicos te pondrn al corriente de todo lo acaecido. Yo he seguido con inters todas las escenas de ese drama sangriento, y al darte mi juicio sobre la conducta qe Francia e Inglaterra han seguido, debo decirte qe la de la primera ha sido muy honrosa y muy laudable, mientras qe la de la segunda ha sido no slo criminal sino cruel e inhumana. En cuanto al gobierno actual de Espaa, no es otro qe el militar, ps a excepcin de Madrid en qe la presencia de las Cortes mantiene algunas garantas, las dems provincias son regidas al arbitrio de los qe mandan. Pero vendranse a parar las cosas en una dictadura militar o exasperados los pueblos derrocarn a Espartero? No aventuremos opiniones, y dejemos al tiempo qe nos diga lo qe ser. No s si me mantendr aqu, si avanzar o si contramarchar. Hasta ahora me conservo sin novedad. Desde que sal de Paris, no recibo cartas de la Haba. Deseolas prsaber noticias, ps pr aqu no tengo otras qe las rarsimas qe suelo encontrar en alga gaceta. Recientemte he ledo qe el ex cnsul ingls Turnbull haba desembarcado furtivamte en la isla pr las costas de Holgun con nimo de sublevar los negros esclavos po qe conocido y arrestado pr la autoridad de aquella Jurisdiccn haba sido enviado a la Haba donde su 62Doa Martina de la O. Garca, ta y madrastra de Jos Luis Alfonso. 63Don Francisco de la O. Garca, to del anterior.

PAGE 66

OBRAS 58\ 58\ 58\ 58\ 58\ presencia haba causado tal indignacn, qe algunos le haban querido matar. Si el cargo es cierto, Turnbull es muy criminal; po qe sea la ley quien le castigue, y no se manche la Habana con un asesinato popular. Felizmtepa ella, las cosas se arreglaron de un modo prudente, segn he ledo en los peridicos. Y quiera Dios qe esta criminal tentativa, en caso de ser cierta, abra los ojos de nuestros cubanos, y les haga adoptar la nica va de salvacin qe nos queda. Mil cosas a Lola y a la familia menuda. sta es pa Gonzalo, Luz, Domingo y dems amigos. El 31 es Sn Silvestre cmo podr olvidarme de tu querida abuela?64 Dmeles, pues, los das aunqe su santo est ya pasado, cuando recibas mi carta. Un recuerdo especial a Pancho Garca y a Martina. Spre tuyo SaqueteXXXIIIsland of Cuba Sr. D. Jos Alfonso y Garca— Al cuidado de los Srs. L. Maritegui y Ca. Per Steamer Havana Paris y Julio 29/1843. Querido Pep: como Luz apenas ha podido escribir todava cuatro renglones a su madre y a Marianita,65 me encarga qe lo haga pr l. Pero ante todas cosas me recomienda especialmte qe seas su rgano y fiel intrprete pa qe expreses a nuestro buen Gonzalo todo el dolor qe le ha causado la prdida de Gonzalito.66 l est muy agradecido a Pepa67 y a Pancho68 pr el esmero con qe le han cuidado durante el viaje. Siente bastante alivio desde qe lleg a Europa, y espera qe contine, pues la temperatura se mantiene fresca en Paris. “Todo va saliendo, son palabras del mismo Luz, todo va saliendo segn las previsiones de Pep: es todo un hombre y el hombre qe se necesitaba ”. 64La seora Silvestra Soler, esposa de D. Gonzalo Alfonso y Gonzlez, ste natural de Canarias y fundador de la familia Alfonso-Soler. 65La seora Mariana Romay, esposa de Luz y Caballero. 66El joven Gonzalo Alfonso y Poey. 67Doa Josefa Alfonso y de la Espada. 68Don Francisco de Cspedes, esposo de la seora antes citada.

PAGE 67

JOS ANTONIO SACO /59 /59 /59 /59 /59 Colson ha tratado de enviar a la Haba al muchacho Peoli69 por falta de fondos. Luz pa impedirlo, ha visto ayer al Prncipe Anglona, quien le ha prometido escribir sobre el asunto a algunas personas de esa ciudad. Adems, Luz espera de tu eficacia y patriotismo, qe hablars con los Gelles pa qe se remita el dinero a la mayor brevedad. (De Luz) Rstame aadir que metas el hombro con el Dr pa qe me escriba Mariana, nico remedio que me falta pa vivir y medrar. Mil afectos a Lola y besos a los nios con el alma de tu (P).70 Ahora entro yo aqu. Por el bergantn Europa qe sali del Havre el 12 del corriente te escrib. Luz lleg a Paris el 24 pr la tarde. Desde entonces estamos como hand and glove y charlando sin trmino. Materialmte paso el da todo, rajando con l, Pepa y Pancho. Luz dice, qedebe curarse, porqe en el clima tiene el remedio fsico, y en m el moral. Como este ao, lejos de haber calor, hay das en qe hay fro, no habr viaje pr ahora. Pero de aqu a dos meses, ya ser otra cosa. Creo qe pronto tendrn nuevo General, po an no se indica la persona. Veremos como salimos. Se me olvidaba decirte, qe pr el bergantin Europa tambin le escrib a Gonzalo. Mil memorias a Lola, nias, y nio, y a todos los amigos, haciendo spr mencin especial de Pancho Garca. Spre tuyo Saco. A Cecilio y Rodrgz qe nada falte a Mariana, y si es menester, se venda hta. el ltimo libro.XXXIIILiorna y Feb. 15 de 1844. Mi querido Pep: la ltima qe te escrib en Paris fue en Octe en los dolorosos momtos en qe iba a separarme de Luz pa venir a un clima templado en busca de salud. No la he encontrado pr cierto, pues desps de estar esperando en el sud de Francia el desenlace de la sublevacn de Barcelona, y prolongndose sta, tir en vuelta de Italia hasta venir a caer en Liorna. Sin fuerzas pa cambiar de posicin, hace tres meses qe estoy aqu; y ya 69Don Juan Jorge Peoli, nacido en Nueva York en 1825 y muerto en Sagua la Grande (Cuba) en 1893, gozando de mucha reputacin como pintor. 70Don Jos de la Luz y Caballero.

PAGE 68

OBRAS 60\ 60\ 60\ 60\ 60\ qe el invierno haya sido ms crudo qe de ordinario en estas latitudes, ya qemi mquina se siente cada vez ms quebrantada, el resultado es qe he sufrido y sufro ms qe nunca. Una fluxin tras otra, tos continua y a veces muy fuerte, calenturas de cuando en cuando, y pr complemto hasta reumatismo, cosa qe en mi vida haba sentido ni aun pr asomos; tales son las agradables ocupaciones en qe he empleado aqu el tiempo. Suspirando estoy pr la nueva estacin pa romper la marcha, y reunirme otra vez con Luz, pues ya t sabes cuanto quiero a este amigo impagable. En Eno ha estado algo malo, pero segn la ltima carta qe me ha hecho escribir, ya estaba mucho mejor. Creo qe en sintindose fuerte, pasar a Espaa, y yo con l, acompandole siempre a todos los puntos donde aquel clima pueda mejor convenirle. Pepa est en Cdiz y enteramte buena segn he sabido. El clima de Andaluca, y particularmte el de las costas es el mejor de toda Europa. Propiamte hablando no hay invierno y nadie lo sabe mejor qe yo, pues soy un termmetro viviente. De los 4 puntos de Espaa a qe les tengo echado el ojo pa vivir, dos se encuentran en Andaluca, a saber, Cdiz y Sevilla. Los otros dos son Barcelona y Madrid: pero Madrid es ms bien en deseos, porqe su clima es malo, y yo probablemte no lo podr resistir. Sin embargo, como Madrid es lo qe ms me interesa pr muchas consideraciones, bien merece un ensayo. De estas cosas hablaremos otra vez y con ms extensin. He sabido la desgracia de Julin,71 po ignoro si a ti te toc algn chispazo, al pasar pr Sn Lorenzo los negros del Triunvirato.72 Pude enterarme de ese suceso, porqe aqu leo el Heraldo de Madrid, y en l el parte qe el gobernadr de Matanzas dio al Capitn General. Dile a nuestro buen Gonzalo qe tenga sta pr suya; y t da mil memorsa Lola y familia menuda, y a toda la familia grande.—Qu es de Domingo del Monte? Un afectuoso recuerdo a Martina y a Pancho Garca. Spre tuyo J. Saco. 71Don Julin Alfonso y Soler. 72Triunvirato, ingenio a tres leguas de Matanzas, propiedad de los Alfonso. La dotacin, compuesta de negros esclavos, sublevose el 5 de noviembre de 1843 e invadi varias otras fincas azucareras; entre ellas, el ingenio San Lorenzo.

PAGE 69

JOS ANTONIO SACO /61 /61 /61 /61 /61XXXIVIsle de Cuba Sr D. Jos Luis Alfonso y Garca Achemine par le Havre Par la 1re voie Habana Paris y Junio 4 de 1844. Mi querido Pep: tinesme ya de vuelta en Paris, desps de haber pasado el ms cruel invierno de mi vida, ps he padecido lo qe no es explicable, y pr complemto dos ataques de reumatismo, cosa qe nunca haba tenido. Tu carta de sete del ao pasado en qe me hablas del camino de hierro del Bataban y de otras empresas tiles, no la recib hasta el mes pasado en Marsella. As van las cosas de este mundo. Causome, sin embargo, muchsima satisfaccn, particularmte pr considerarte ya libre de tu neuralga. No estaras as, si te hubieses quedado en estas benditas tierras. Pens dar a Del Monte un abrazo de gusto y de contento; pero el destino ha querido qe fuese en medio de las lgrimas del dolor.73 Desde hoy hemos empezado a vivir juntos Luz y yo. Le he encontrado de menos carnes qe cuando le dej. Su color no es bueno, y el estmago est desentonado. l desea volverse pronto a la Habana, y yo creo qees el partido ms acertado qe debe tomar. Me parece qe la prolongacn de su residencia en Europa, lejos de curarle, le empeora. Ni el clima le asienta, ni su estado moral promete esperanza de mejora. Suspira pr la familia, y la idea de la separacn de Mariana le atormenta da y noche.74 73En esos das lloraba Del Monte la prdida de su esposa la seora Rosa de Aldama y Alfonso. 74Muchos aos despus, el mismo Saco le refera en Pars a aquel otro patricio nuestro, Francisco Vicente Aguilera, lo que ste a su vez dej escrito en su diario: “Por los aos de 1842 (sic), ms o menos, fue a Pars don Jos de la Luz y Caballero, con objeto de restaurar su salud, bastante quebrantada. Vivieron juntos, ocupando la misma alcoba. Durante todo el tiempo que estuvo all don Jos, no hizo otra cosa que pensar en su esposa, a quien constantemente escriba. Las cartas las llevaba numeradas, y en un ao que estuvo, poco ms o menos, le escribi ms de cincuenta y cinco cartas, sin que tuviera contestacin a ninguna de ellas. En la penltima que le hizo, y le ense a Saco, le deca en resumen: ‘Mi querida Mariana: te llevo escritas cincuenta y tantas cartas, y no he recibido contestacin a ninguna. Me resigno y estoy satisfecho, porque esa es tu voluntad’. Dijo Saco que, por ltimo, tuvo que aconsejarle que se marchara a La Habana, porque si pasaba ms tiempo sin verla, se morira sin remedio“. ( Francisco V. Aguilera y la Revolucin de Cuba de 1868 por Eladio Aguilera Rojas, Habana, 1909, t. I, p. 317.)

PAGE 70

OBRAS 62\ 62\ 62\ 62\ 62\ Yo har lo qe pueda pr sacarlo de tan triste estado, porqe si sus males tienen algn remedio, ste ya no se encuentra sino en la Habana. Luego qe parta pa ella, yo tambin partir pa Espaa, y probablemteme asentar en Barcelona. Van a cumplir diez aos de expatriacn, de errante expatriacin, y tiempo es de ver como me proporciono mi subsistencia. Fijado en un prurito, no tendr qe hacer costosos viajes en busca de mi salud, ni qe pagar mdicos, boticarios, ni enfermeros durante cinco, o seis meses del ao, como me ha sucedido en este invierno. Libre de estas erogaciones, qe en mi estado pueden llamarse sacrificios, mis necesidades quedan muy reducidas, y si no soy muy desgraciado encontrar medios con qe satisfacerlas. Estoy enterado de la conspiracn de negros.75 El mal es muy grave; pero tiene un remedio muy conocido, y pr consiguiente, la cura es segura spre qe se le aplique. Si Cuba se pierde algn da, es porqe la quieren dejar perder. Yo no tengo ya ms qe una pluma cansada, pero en medio de mis dolores fsicos y morales, spre estoy dispuesto a consagrarla en su obsequio. Intil, pues, es decir, qe si t y los dems patricios creyeron alga vez qe conviene dar algn aviso, o decir alga cosa sobre cualqa materia qe sea, pueden contar conmigo. Como hoy estoy de mudada, ni tengo tiempo de escribirte ms, ni tampoco a Gonzalo como haba pensado hacerlo. As le dirs qe tenga sta pr suya, y qe d mis tiernas memorias a toda su familia. Un afectuoso recuerdo a Lola, y mil caricias a las nias y nio. No me puedo olvidar de Pancho Garca ni de la excelentsima Martina. Y a Rosa, a Rosa, a esa madre desolada,76 qu le podr decir en su amargura? Spre tuyo Saco.XXXVParis y Junio 28/1844. Mi querido Pep: a principio del corrte te escrib pr el Havre. He recibido la tuya de 13 de Mayo, y te agradezco las noticias qe me das. Luz ha salido ayer de aqu pa el Havre, en donde debe embarcarse el da 1 en la Silphide pa la Haba. Su familia en varias cartas, y pr dos veces, le ha escrito pa qe no se presente ni aun pr las costas de la isla de Cuba. Las primeras cartas le hicieron poca impresin, porqe el pobre slo piensa 75 La Conspiracin de la Escalera. 76 La seora Rosa Alfonso de Aldama, quien lloraba entonces la muerte de su hija, la esposa de Domingo del Monte.

PAGE 71

JOS ANTONIO SACO /63 /63 /63 /63 /63 en sus males y en su mujer. Las segundas le conmovieron fuertemte, pero no bajo el aspecto poltico, sino porqe levant la consideracn a desgracias de familia, figurndose qe alguno de ella haba muerto, y qe lo qequeran era ganar tiempo pa irlo preparando poco a poco a la funesta noticia. Al cabo de dos horas pude tranquilizarlo, y creo qe de no haber sido as, quizs a esta hora ya no existira. Desde entonces, las cosas polticas qe en otras circunstancias le hubieran afligido, le sirvieron de consuelo y se resolvi a irse a reunir a su familia, aunqe despus lo echen de la isla. Yo creo qe ste es el nico partido qe en su infeliz estado tena qe tomar. De quedarse en Francia, aun pr pocos meses, su muerte es casi cierta. Todos los mdicos qe le han visto, a saber Chomel, Rostan, Valds, y Mena, todos con instancia le han dicho qe se vaya cuanto antes. En la Haba nadie puede figurarse lo qe ese espritu padece. Solamte yo, que le he acompaado da y noche, yo no ms s los tormentos qe lo consumen. Sea cual fuere su suerte en la Habana, siempre ha de ser incomparablemtemejor qe la qe le aguarda apartado de su familia. Yo no puedo fiar a una carta todo lo qe pudiera decirte.77Maana me pongo en camino pa Espaa, viaje qe te anunci en mi anterior. Pienso dirigirme a Barcelona, donde creo qe asentar mis reales; pero como no me siento bueno, no llegar all hasta despus de dos a tres meses, pues quiero tomar en el Pirineo o en otra parte de Francia algunos baos minerales. Mis recuerdos a Lola y nios, y a todos los amigos. sta es tambin pa Gonzalo. Spre tuyo J. Saco. Dirijo esta pr el vapor ingls, y con la misma fha te pongo dos renglones por la Silphide en la qe van tambin los dos muchachos Arriaza78 y la familia de Pizarro, compaa excelente pa Pepe de la Luz.XXXVIParis y Junio 28 de 1844. Mi querido Pep: acabo de escribirte pr el vapor ingls anuncindote la partida de Luz pa la Haba pr la Silphide y los imperiosos motivos qe la 77“Las cartas de su esposa no las lea por lo comn en el momento de recibirlas. La avidez con que se apoderaba de ellas determinaba siempre una excitacin que era preciso dejar calmar, para que no le hiciese dao la lectura”. ( Vida de Don Jos de la Luz y Caballero por Jos Ignacio Rodrguez, New York, 1879, p. 137.) 78Los hermanos Eugenio y Manuel R. de Arriaza.

PAGE 72

OBRAS 64\ 64\ 64\ 64\ 64\ han determinado. No los repito, porqe creo qe recibirs con mucha anticipacn la qe te envo pr el vapor. Maana salgo pa Espaa. Memorias a Lola y nios, a Gonzalo y dems amigos. Spre tuyo Saco.XXXVIIParis y Sete 27 de 1844. Mi querido Pep: mis ltimas cartas a ti son de Paris, una de fines de mayo o principio de Junio encaminada pr el Havre, y dos de fines de Junio dirigidas pr el vapor ingls y pr la Sylphide La ltima tuya qe he recibido es de 4 de Julio. En ella me hablas de tus achaques fsicos y morales, y ya puedes concebir cun sensibles me sern. Espero, sin embargo, qe serenada la tormenta, el espritu cobre nuevas fuerzas, y con ellas desaparezcan los males del cuerpo. Tengo a Luz pendiente de mi corazn. Despus de su partida llegaron a sta por varios conductos cartas en qe anuncian su crtica situacn a consecuencia de las maldades de nuestra tierra.79 l es inocente, y aunque all la inocencia no es escudo de la inocencia, hay tantas consideraciones de por medio qe no desespero de su salvacin! Volviendo ahora a m, extraars qe te escriba desde estas tierras, puesto qe tres meses ha qe te anunci qe inmediatamte parta pa Espaa. Part en efecto, po a diez leguas ms all de Tours, ya me fue imposible seguir. Asaltronme unos pujos muy fuertes, sangre de espalda, y almorranas, y los mdicos me aconsejaron qe en la estacn calorosa, y avanzando hacia el sud, era peligroso qe continuase mi marcha. Recetronme dos meses de reposo; pero yo qe no haba cometido ningn crimen pa sufrir el presidio del pueblo donde me hallaba, resolv volver a Paris, aprovechando los vapores de la Loire y el camino de hierro de Orleans. He pasado dos meses en Passy donde todava estoy, y me ido bien. T dices bien y muy bien cuando dices qe yo no puedo vivir en Cuba. Tiempo ha qe yo mismo he pronunciado esa sentencia, y he tratado de resignarme a mi destino. Algunas veces me ha venido la idea qe a ti tambin te ha ocurrido, esto es, de aparecerme all de cara dura. Pero me dejaran desembarcar? Es dudoso. Lo qe s no lo es, es qe aun cuando me dejaran saltar en tierra, y yo viviera como un santo, siempre diran qe era un diablo, y a poco tiempo me volveran a echar, hacindome quizs antes algunos agasajos en un calabozo pa qe llevase recuerdos del pas. Es, pues, mejor 79Alude Saco a la calumniosa denuncia contra Luz y Caballero en la Conspiracin de la Escalera.

PAGE 73

JOS ANTONIO SACO /65 /65 /65 /65 /65 no jugar un albur qe s voy a perder. No me queda otro recurso qe irme a Espaa, y ver si me meto all aunque sea a maestro de escuela. Me hablas del papel de Pancho Armas.80 T, pr fortuna no has tenido ocasin de conocer como yo a este caballero. Fue mi condiscpulo en derecho, fue mi compaero de diputacin, y a pesar de eso, hace lo posible pr no tratarme. l no aspira ms qe a un empleo, y pa conseguirlo, el papel no es ms qe un pretexto, y la patria una alcahueta He aqu la verdad en dos palabras. Sabes quien est metido en su casa da y noche, come y bebe a su mesa, y es un semicolaborador en el peridico? El famoso Joaqun Valds, aquel vil calumniador e infame espa de Tacn, cuya vida y milagros son tan publicados en la Habana. Ese hombre es su compaero y amigo. Y ya qe hablamos de papeles, debo anunciarte qe publicar uno luego qe llegue a Espaa. Domingo me dijo qe le pareca conveniente qe yo reimprimiese mi prima pregunta y qe l pagara los gastos de la imprenta. Acept su oferta generosa, y habindome puesto a revisar el papel, lo he refundido y formado otro nuevo, cuyo objeto es considerar la abolicin del trfico bajo el aspecto econmico y poltico. Lo estoy escribiendo en un tono qe pueda circular en Cuba; bien qe eso no bastar, porqe tal vez lo prohibirn con slo saber qe es mo. Al fin, aunqe as suceda, el trabajo no ser perdido, porqe la mira principal qe me propongo, es ilustrar la materia en Espaa. Mil cosas a Lola, nias y nio, y a toda tu familia. Spre. tuyo Saco. P.D. sta es tambin pa Gonzalo, a quien, lo mismo qe a ti dar Pepa un abrazo en mi nombre. Pancho Cspedes es el portador de esta carta. Mis recuerdos spre a Martina y a Pancho Garca.XXXVIIIParis y 30 de Eno de 1845. Mi querido Pep: pr el paquete ingls de 2 del corriente te escrib, y sta va pr el Havre en el Tigre donde se embarcan los dos Guiteras,81 qehan andado viajando pr el Oriente. 80Francisco de Armas y Carmona (Camagey: 1804—Madrid: 1844). El papel a que se refiere Saco fue El Observador de Ultramar peridico poltico, literario, mercantil e industrial, que apareci en Madrid desde el 2 de octubre de 1843 al 25 de septiembre de 1844. 81Antonio y Eusebio Guiteras, de quienes el segundo public en varios peridicos, y en distintas pocas, interesantes fragmentos relativos a este viaje.

PAGE 74

OBRAS 66\ 66\ 66\ 66\ 66\ Mucho me alegro del prospero estado de los caminos de hierro. Creo qe la compra del Gines a la Rl Hacda es quizs el mejor negocio qe se ha hecho en la isla de Cuba, ps a las grandes ventajas qe ya presenta, se agrega la interesantsima circunstancia de qe los caminos no son reversibles al Estado, sino qe son pa siempre propiedad de la Compaa, y de los herederos de cada uno de los miembros qe la componen. En cuanto al camino de Matanzas a la Sabanilla, ninguna esperanza tena, y todo lo daba prperdido, ps Domingo me ley una carta de Miguel Aldama en qe le pintaba el triste estado de la empresa, como tambn el de la de Crdenas y del Jcaro. Te agradezco todo el inters qe tomas pr m, y aun reconozco qetienes razn hasta cierto punto cuando dices qe de mi total silencio y del olvido de lo pasado pende la nica esperanza qe me puede quedar pa volver a Cuba algn da. Repito, qe tienes razn hasta cierto punto; pero con toda franqueza te voy a decir cual es mi ntima conviccn acerca de este particular. Creo qe mi vuelta a Cuba slo podra verificarse en dos casos, o en el de la independencia de la isla, o en el cambio de sus instituciones hecho pr el gobno de Espaa. El primer caso es imposible. En el estado actual de las cosas, independa de Cuba quiere decir destruccn y ruina. Yo s qe en Cuba nadie piensa en independa; y si hubiera algunos pocos qepensasen, stos no seran otra cosa, qe tontos o pcaros; tontos, porqe no veran los peligros en qe iban a caer, o pcaros, porqe conociendo qe la isla se haba de perder, provocaban sin embargo una revolucn pa aprovecharse y mejorar de fortuna. T sabes qe me han calumniado como independiente furioso, pues te juro qe si a mi noticia llegase, qe se trataba de independade la isla, sera el primero o uno de los primeros qe combatiran tan funesto proyecto. El 2 caso es muy diferente del primo. No hay duda qe al paso qeEspaa se vaya sosegando, sus instituciones adelantaran, y este adelanto al fin ha de ejercer en Cuba alga influencia. Pero esta obra ser lenta, larga e incompleta, y aun suponiendo que a m pudiese darme bastantes garantas pa vivir tranquilo en mi tierra, tal vez no podr durar ht entonces, pues no es probable qe mi frgil mquina tan trabajada y tan combatida, tenga una larga vida. Mirada as la cuestin, ya ves qe casi estoy como los ticos desahuciados, qe pueden comer de todo sin temor de qenada les haga dao. Sin embargo, como tengo qe fijarme en Espaa, no slo pr mis circunstancias personales, sino porqe pa Cuba misma soy menos intil all qe en un pas extranjero, mi situacn se modifica, y debo arreglarme al meridiano en qe he de vivir. Por lo qe hace al papel qe se est imprimiendo en Madrid, slo te har dos observaciones. 1 Que al ver el extravo de la cuestin, o mejor dho su ignoranca en Espaa, he credo escribir acerca de ella como un deber de conciencia y de patriotismo. 2 Que el papel est en un tono qe t mismo lo has de aprobar; y si as no fuese, espero qe me dirs francamtetu opinin.

PAGE 75

JOS ANTONIO SACO /67 /67 /67 /67 /67 Dile a Gonzalo, qe tenga sta pr suya. Mis memorias a Lola, Blanca, y dems familia menuda.—Un recuerdo afectuoso a Martina, y a Pancho Garca. Spre tuyo Saco.XXXIXParis y febo 27/1845. Mi querido Pep: La ltima qe te escrib, fue pr el buque qe el 1 del corrte sali del Havre. Ahora te pongo solamte estas pocas lneas, porqela estropeada qe me han dado los fuertes fros qe acaban de pasar, apenas me dejan fuerza pa manejar la pluma. De la impresn del papel82 en Espa fue preciso desistir. Se ha hecho en Paris, y aunqe a nadie ofende, ni a nadie puede comprometer, no lo envo ni a ti, ni a ninguno de los otros amigos. Me he limitado a remitir pr el correo 6 paquetes de a docena cada uno, a las personas sigtes. A el intendte, a Fernandina, Anto Escovedo, como Secreto de la Junta de Fomento, a Joaqn Gmez pa entregar a Bruzn, a Fernando O’Reilly y a Maritegui. Un pasajero llamado Estrada lleva tambn ciento. Cuando el papel por s se abra camino, y pueda recibirse francamte entonces por conducto seguro tendrs t y tambn Gonzalo cuantos ejemplares pudieran necesitar. Mil memorias a Lola, y nias, y familia pr activa y pr pasiva. A Gonzalo qe tenga sta pr suya, Spre tuyo J. Saco.XLParis y Mayo 30 de 1845. Mi querido Pep: la ltima qe te escrib, fue pr el Havre Guadalupe y la ltima tuya qe he recibido, es la de 4 de abril. Siento qe no ests tan bueno como yo quisiera, y qe esos malditos nervios no se olviden enteramtede ti, pero al fin tienes una gran ventaja, y sta es la del clima. La desgracia de Gonzalo83 la supe desde marzo por los peridicos franceses qe hablaron de ella. Por varios das me tuvo afectado profun82 La supresin del trfico de esclavos africanos en la isla de Cuba examinada con relacin a su agricultura y a su seguridad Por Don Jos A. Saco, Imp. de Panckoucke, Pars, 1845, 120, 70 p. 83Hermano del patriota don Miguel de Aldama y Alfonso. Se suicid en Estados Unidos.

PAGE 76

OBRAS 68\ 68\ 68\ 68\ 68\ damte. Su memoria no se apartaba, y como an vivo en Passy, donde l pas tambin una larga temporada, y juntos tambin viajamos en 1840 pr la Suiza y pr el Rin, me pareca tenerlo spre delante, qe me hablaba, qele vea, y qe juntos nos movamos a todas partes. Te agradezco de todo corazn el inters qe tomas pr mi suerte. Me hablas largamte de Rafael Castro y su establecimto en Mxico. Si no me engao, fue mi discpulo y uno de los qe en 1824 defendieron conclusiones de fsica en el colegio de Sn Carlos. A su hermano no lo he visto, y aunqe le he buscado, no me han dado noticia de su paradero. T sabes, ps ya en otra ocasin te lo he escrito, los motivos qe tengo pafijarme en Espaa, con preferencia a cualquier pas de Amrica, y tengo el gusto de qe seas de mi mismo parecer. Dos aos ha qe deb de haber realizado este proyecto. A mi salida de Italia en mayo de 1843, el horizonte de Espaa estaba muy cargado: en l se vean las seales ciertas de una prxima tempestad, y mientras pasaba, vine a guarecerme en Francia. Espartero cay sin guerra civil, y yo deb emprender mi marcha definitiva pa Espa en setiembre de aquel ao. Pero en el entretanto recibo cartas tuyas en qe me anuncias la venida de Luz, y en qe cual amigo leal me recomiendas, qe le acompae a todas partes; y he aqu, qe ya por esto, ya por los vnculos qe con l me ligan, hube de suspender mi viaje. La naturaleza de sus males y los mos nos forzaron a separarnos en el invierno de 1843 a 44: volvimos a reunirnos, en un mismo da partimos l pa la Haba y yo pa Espaa; po habindome enfermado en el camino, e imposibilitado pr entonces proseguir, tuve qe retroceder pa reponerme algn tanto en Paris. Preparbame a romper de nuevo la marcha en los primeros das de Octubre, mas, el ltimo de sete recibo una carta muy alarmante de Pancho Surez, en la qe suponindome ya en Espaa (sin duda pr las noticias de Luz) me encarga encarecidamte a nombre suyo y de otros amigos, que salga inmediatamte de ella, pues me hallaba muy expuesto a una violenta persecucin. En el estado en qe estaban las cosas, conoc qe tena razn, y no quedndome otro partido que el de detenerme en Francia, me detuve bien a pesar mo, y en ella permanecer hasta el prximo Junio. Un triste presentimiento pesa sobre mi corazn, y es qe no podr residir en Madrid qe es cabalmte el punto donde yo quisiera y debiera; pero la extremada susceptibilidad de mis pulmones, los amagos de reumatismo qe ya empiezo a sentir, el largo y crudo invierno de Madrid, y ms qe todo, la mala condicin de su aire qe engendra frecuentsimante ms pulmonas fulminantes, me hacen temblar por mi vida en el dbil y achacoso estado a qe me veo reducido. Yo estoy muy inclinado pr Sevilla o Barcelona, en fin, haremos pruebas, y Dios ordenar lo qe sea servido. Te doy la triste comisn de qe me le des a Pepa y Pancho Cspedes el psame pr la muerte de Jos. ¡Siempre muertes! spre dolores! ¡Vivir as, es por cierto vivir tristemente!

PAGE 77

JOS ANTONIO SACO /69 /69 /69 /69 /69 Mil cosas a Lola, a la familia menuda y a la familia mayor. Esta carta es tambn pa Gonzalo con un recuerdo afectuoso a toda su familia. No me olvides a Pancho Garca, ni a Da Martina. Spre tuyo Saco.XLISr D. Jos Alfonso y Garca Habana Sevilla y Mayo 30 de 1846 Mi querido Pep: a mi salida de Marsella a fines de Marzo84 te escrib pr la va de Inglata. Hice mi entrada por la frontera de Catalua, y desps de haber pasado pr Barcelona, Valencia, y Madrid, donde me detuve doce das pa ver a Domingo, y recoger varios papeles y libros qe all tena, al fin he llegado a sta 4 das ha. An estoy molido del traqueteo de las diligencias y de los psimos caminos, ps como no hay dinero, no se pueden componer. Los empresarios de las diligencias, pa indemnizarse de las continuas fracturas qe experimentan los coches, aprietan la mano al viajero, y no slo se viaja en Espaa mucho ms caro qe en Francia, sino qe hay carreras, como la de Madrid a Sevilla, cuyo pasaje es ms del triple de lo qe cuesta en Franca igual distancia. Mi razn y mis deseos se empean en reconciliarme con nuestra madre Espaa; pero Espaa no quiere reconciliarse conmigo. Si pudiera hablarte, si pudiera escribirte, ¡cuantas cosas te dira! Echo de menos, lloro, y suspiro pr la vida intelectual de Francia, y la idea de qe tal vez pasar el resto de mis das, enterrado en uno de los sepulcros qe se llaman Sevilla, Cdiz &a, me aflige a tal punto qe casi me faltan las fuerzas pa resistir. En la fonda donde estoy, me he encontrado con Laiseca y su familia. Aqul vino a reponerse de un ataque al pecho qe tuvo en Cdiz. Ya no pueden aguantar a esa ciudad, y tratan de irse a establecer en Madrid, qe es el nico punto de Espa donde es ms soportable la vida pa los qe han visto algo de este pcaro mundo. Los tremendos calores de Sevilla ya se empiezan a sentir, y los enjambres y nubes de mosquitos a devorar la gente. Yo estoy sumamteirritado, aunqe pr fortuna tengo sangre de espalda. As pienso ir a pasar a Cdiz, o a otro punto de la costa los meses ms fuertes de calor. Con 84Debemos hacer notar que entre la carta anterior y la presente, existe una interrupcin que alcanza a un ao, da por da, y que faltan, pues, en el epistolario las cartas que Saco hubo de escribir a Alfonso en este perodo de tiempo.

PAGE 78

OBRAS 70\ 70\ 70\ 70\ 70\ este motivo, cuando me escribas, hazlo pr conducto de Domingo, pa qe no se extrave la carta. Mil memorias a Lola, nio, y nias, y dems familia. Spre tuyo Saco.XLIICdiz y Octe 6 de 1846 Querido Pep: pr el correo qe sali antes de ayer, te escrib cuatro letras. Sintindome ya mejor, aunqe no bueno, puedo ser ms largo. Ya sabrs qe la doble boda de la reina y su hermana se har el 10; qe el Conde de Montemoln y Cabrera estn en Londres; y que los ingleses estn muy descontentos, y aun diciendo desvergenzas por la prensa, nico desahogo qe pr ahora les queda, ya qe no pueden impedir el matrimonio de Montpensier. Temen algunos qe seamos nosotros el blanco a donde los ingleses dirigirn sus tiros pa vengarse. Yo los creo capaces de todas las virtudes, as como de todos los crmenes; pero confieso, qe esta vez no estoy alarmado por Cuba. Inglaterra est ms enojada con Francia qe con Espaa, ps cree qe sta va a remolque de aqulla. Para desquitarse de Francia, no ha de ir a inquietar a Cuba, y exponerse a graves complicaciones con los Estados Unidos, cuando tiene un vasto y facil campo, en Tait, y en Argel, en donde pueden patrocinar los proyectos de Abel-Kader. Este hombre extraordinario tiene mucho prestigio en una gran parte de Marruecos, y revuelve en su cabeza el plan de alzar all una monarqua, ora destronando al actual emperador, ora desmembrando una porcin de su imperio. Plantado all, puede hacer mucho mal a la Francia, forzndola a una gr sin treguas en qe consuma sus tesoros y la sangre de sus guerreros. En cuanto a Espaa, el agravio o queja de los ingleses es ms bien contra el partido qeen ella manda, qe no con la nacin. Inglata desea excluir la influenca francesa, y el nico medio qe tiene de conseguirlo, es dando la mano a los progresistas, qe son sus amigos, y aun a los carlistas, si cree qe as logra sus fines. Espaa, pues, es el mejor teatro en qe Inglata puede vengarse, as del partido moderado, como de la Francia, quitando a sta todo su influjo. Un golpe contra Cuba, sera un golpe que sentiran todos los partidos de Espaa; e Inglaterra se grangeara el odio de progresistas y moderados, sin tomar en cuenta, como ya he dicho, las complicaciones qe pudieran nacer con los Estados Unidos, qe no pueden permitir su dominacn directa o indirecta sobeCuba, as como Inglata ni tampoco Francia consentirn jams, al menos mientras tengan poder, qe Cuba sea una de las estrellas de la ConfederacnNorte-Americana. Yo creo, qe en caso de descargar Inglata su clera contra alguna colonia de Espaa, sera ms bien contra las islas de Fernando P, y Annobon, la prima de las cuales est situada, no lejos de las bocas de Niger,

PAGE 79

JOS ANTONIO SACO /71 /71 /71 /71 /71 pr donde los ingleses pueden hacer mucho en frica, o contra las Filipinas qe les vendran muy bien pa sus miras futuras en Asia. Pero es de esperar, qenada de esto suceda: Espaa ser el campo donde se medirn las dos influencias; es posible qe haya trastornos; y qe el matrimonio qe muchos consideraban como el smbolo de la paz pa esta pobre nacin, sea la seal de nuevas discordias. Nuestro buen Domingo est relacionndose mucho en Madrid. Nos escribimos muy a menudo cartas de un pliego y dos. En el mes pasado, nos hemos estado escopeteando, ps quera qe yo me marchase a Madrid. l est animado de los mejores deseos; pero yo lo expuse francamte qetengo los mismos, mis circunstancias no son las suyas; que l puede vivir donde quiera, y como quiera, y yo no; que a Cuba la servir en cuanto pueda aqu y en todas partes; pero qe el destino quiere, qe no la sirva como yo quisiera. Creo, qe l se promete alcanzar mucho ms de lo qe yo espero. Ya varias veces, tanto de palabra, como pr cartas le he dicho con toda la franqueza de la amistad, qe l, por su talento, pr su variada instruccn, y por su trato amable se hara acreedor al aprecio personal de los espaoles ms distinguidos; pero qe tuviese por cierto, qe cuando de las consideracions sociales pasase a la poltica cubana, encontrara otros hombres y otro cielo. No tengo motivos pa arrepentirme de este lenguaje: ms digo; estoy persuadido de qe las ruedas sobe qeest montada la mquina cubana no se cambiarn, sino cuando Cuba tenga una poblacn. blanca respetable, qe pida derechos a su metrpoli, y sta conozca qe no se le puede negar sin exponerse a consecuencias qepueden ser dolorosas. Por lo dems, no soy de aquellos qe predican el desaliento: admiro pr el contrario, el entusiasmo patritico. Si en la esfera poltica nada se consigue, algo se podr alcanzar en alguno de los intereses materiales; y aun cuando nada se logre en ningn ramo, spre es consolatorio y honroso trabajar por el cumplimto de un deber. Mil gracias pr la remesa enviada pr conducto de Chauviteau. ste me avis desde el 24 de Agto po la carta no lleg a mis manos ht el 29 de setiembe. As son los correos de Espaa. Dile a Gonzalo qe tenga sta prsuya con un grato recuerdo a toda su familia —T dars mis memorias a Lola, Blanquita &.&. Spre tuyo Saco. Pasar el invierno en Cdiz, en el presidio gaditano, Pep, pues tal es esta mansin pa los qe han vivido de otra manera. Como no s si Gaspar85 est en Cuba o en Philadelphia, te incomodo con la remisin de la adjunta. 85 El patriota don Gaspar Betancourt Cisneros, natural de Camagey, y muy conocido como escritor pblico bajo el seudnimo de El Lugareo.

PAGE 80

OBRAS 72\ 72\ 72\ 72\ 72\XLIIICdiz y Nove. 3 de 1846 Mi querido Pep: el mes pasado te escrib tres: una el tres, otra el 6, y la ltima el 19 en contestacn a la tuya de 28 de agto. Yo pasar el invierno en este presidio gaditano y continuar en l hta qe Dios se sirva sacarme de l y otros semejantes. Para quien no ha nacido, ni se ha educado en Espaa, pa qn ha visto y gustado otro gnero de vida, pa qn ni manda, ni puede mandar en estas tierras pr muchos motivos qe no es del caso exponer, una mansin perdurable sera un suplicio perdurable. Nada quiero hablar de la vida intelectual, ps basta decir qe una ciudad como Cdiz, qe es una de las prales de Espaa, y a la qe se le da fama de culta, no tiene todava ni aun una miserable biblioteca pblica. Pensaron formar una (mala pr supuesto) con los libros de los conventos; pero los pocos librotes frailunos qe recogieron, estn amontonados y pudrindose en una celda de Sn Felipe. As es, qe pa mis trabajos literarios me veo aburrido y desesperado, ps no cuento con ms recursos qe con mis pocos libros. Y la vida material, Sr. D. Pepe? En otros pases, las comodidades alcanzan hasta a los pobres, pero en Espaa, el rico puede proporcionarse algunas, quedndole spre un gran vaco qe llenar; y el qe no lo es, y no est acostumbrado a vivir como los cochinos, tiene qe sufrir muchas privaciones. De seguro, qe con el mismo dinero qe estoy gastando en Cdiz, estara en Paris mejor comido, mejor alojado, y mejor acostado. Sin duda qe este clima es muy templado y qe en saliendo a la calle a buscar el sol de las plazas y de las murallas, el cuerpo se calienta; po yo qe tengo qe estar en casa leyendo y escribiendo, soy vctima del fro, pues por rica alfombra adorna mi cuarto una estera o sern indecente, por toda chimenea o estufa un brasero atizador, y por ajustes de puerta y ventanas unas rehendijas tan grandes, qe un gatico de la casa entra y sale por ellas con frecuencia. Figrate si la pieza estar fresca con el can de aire qe entra en ella. No quiero proseguir, porqe ya te considero mortificado. Se bien cual es tu aficin por Espaa; me expongo a qeme eches un regao, y a qe me digas como otras veces, qe estoy preocupado. Yo no trato de lastimar tus convicciones, ni de entablar una polmica sobre Espaa defendiendo t el pro y yo el contra Escribo solamtelo qe siento, y no lo qe t piensas. Pasemos a la poltica. Desde qe Montemoln y Cabrera se escaparon, el gobno francs se apoder de todos los carlistas influyentes qe haba en Francia. Esta medida, y ms qe todo, el estado de la opinin en Espaa, aseguran el triunfo de la causa liberal. Sean cuales fueren las tentativas qe haga, el partido carlista podr causar algunas desgracias, po no reinar en la nacin. Los progresistas siguen conspirando. Ya leers en los peridicos lo

PAGE 81

JOS ANTONIO SACO /73 /73 /73 /73 /73 qe ha habido en Zaragoza. Tienen en su favor el apoyo ingls; pero no estn unidos en el momento mismo en qe ms lo necesitan, empeora su condicn la reaccin de Portugal, y ms qe todo, la proteccn decidida qepresta la Francia a los moderados. Creo, qe es muy difcil, qe los progesistas suban al poder, al menos por ahora. Se dice qe el gabinete ingls pas al francs una nota muy larga contra el matrimonio de Montpensier, y qe Guizot se la contest, enviando copia de las dos a las potencias del norte. Deseara verla, porqe adems de qe yo creo qe la razn est de parte de Francia, Guizot es hombre de ms capacidad qe Lord Palmerston. ste empez pr quebrantar los pactos de su antecesor Lord Aberdeen con Guizot: al candidato Borbn, esposo de la reina, quiso sustituir un Coburgo. Guizot lo trasluci, declar al ingls qe ya se consideraba exento de compromiso y libre en su accin; y de aqu naci el pronto enlace del prncipe francs con la infanta espaola. Mil cosas a Lola y nios. sta es tambn pa Gonzalo con un recuerdo a toda su familia. Tuyo Saco.XLIVSr Dn Jos Luis Alfonso Habana Versailles y Abl 10 de 1849 Mi querido Pep: a fines de Febo te escrib, y como ya debes haber recibido mi carta, habrs notado qe no hice en ella mencin de la tuya de 21 de nove. Esta carta no ha llegado a mis manos hasta anteayer: no por descuido de Leonardo Santos Surez, pr cuyo conducto vino al Havre desde fines de Dice sino pr una casualidad qe no se pudo evitar.—Siendo la fha de esa carta de 21 de nove y habindose impreso, y publicado mi papel desde principios de dho mes, conocers qe ya no me era posible acceder a tus deseos. Y habra accedido, no pr los motivos qe me expones, sino slo por complacerte, y slo pr complacerte. Grato es al corazn el gozar de las simpatas de sus compatriotas; pero por grande qesea el sacrificio, yo creo qe esas simpatas, y toda la popularidad del mundo se deben sacrificar cuando lo exige el bien de la patria. Llega un da en qe se apaga la voz de las pasiones; la verdad imparcial empieza entonces a escucharse, y la justicia acaba pr hacer justicia. Yo quisiera poder entrar contigo en larga, y amistosa conversacin; pero ya t ves qe una carta no es el medio a propsito. Contentome ps con decirte, qe

PAGE 82

OBRAS 74\ 74\ 74\ 74\ 74\ aunqe no vemos algunas cosas con los mismos ojos, tu carta me ha llenado de consuelo y satisfaccn pues leo en ella el lenguaje de la franqueza y de la amistad. ¡No as, pr cierto, no as aquel malhadado parrafo qe te transcrib! Mucho me alegro del nuevo y feliz alumbramto de Lola, y tanto ms feliz, cuanto es maschio e non femmina ; es decir, qe ya hay dos de aquel gnero, siendo de desear, qe pertenezcan tambn a l los dems qe puedan venir. El gran drama de Italia, llega ya a su desenlace. El triunfo del Austria en Piamonte lleva en pos de s, el restablecimto del Papa y del Gran Duque de Toscana. Lo qe est algo embrollado es la Alemania con la corona imperial qe la Asamblea de Francfort ha ofrecido al rey de Prusia. ste se halla en gran conflicto, pues un partido lo fuerza a qe acepte, mientras qe el Austria y la Bavaria se oponen. El clera est en Francia desde Sete. A Paris lleg a fines de Enopero slo ha tomado alga intensidad desde Marzo. Sin embargo, difiere mucho del de 1832 en qe la gente mora a centenares pr da. Mil cosas a Lola y a toda la familia. Un recuerdo al circunspecto aunqe sea uno de los enojados conmigo. sta es tambn pa Gonzalo. J. Chauviteau se ha ido a California, a establecer una casa de comercio. Spre tuyo Saco.XLVVersailles y Sete 30 de 1849 Mi querido Pep: he recibido pr duplicado, aunqe con mucho atraso, tu carta de 1o de Junio. Ella me ha llenado de consuelo, porqe veo en ti un hombre como deben ser los hombres. La otra carta tuya de 21 de Nove qe me enviaste pr conducto de Leonardo Surez,86 no lleg a mis manos hasta Abril, pero inmediatamte te la contest pr el mismo conducto. Supongo qe tarde o temprano la habrs recibido. He vuelto a estar enfermo, po no de gravedad. Sufro del duende maligno qe se llama nervios Hace pocos das qe he llegado a sta, ps aunqefloja, todava existe en Paris la epidemia del clera: an mueren diariamte15 o 20. A la fha han perecido ya en esa capital como 19 800 personas. Ustedes van escapando, y creo qe escaparn, si se mantienen firmes en sus cuarentenas. 86Don Leonardo Santos Surez.

PAGE 83

JOS ANTONIO SACO /75 /75 /75 /75 /75 A fines de Agto escrib a Gonzalo, suplicndole, qe cuando sus ocupaciones le permitiesen, me vendiera las acciones qe me quedan del camino de hierro de la Sabanilla, y qe me librase el dinero, pa arreglarme y marcharme a Espaa donde he determinado establecerme definitivamtey adoptar nueva vida. Un anti-anexionista como yo puede hablar sobre anexin con otro anti-anexionista como t. Hasta el 14 de Julio no recib unos folletos qeme envi Narizotas,87 en los cuales hay cuatro impugnaciones a mi papel. Muchos das pasaron sin qe los leyese, porqe an estaba convalesciendo de la grave enfermedad qe acababa de pasar. Narizotas me dijo, qe l era autor de una de las impugnaciones;88 y sin qe l me lo hubiese dicho, yo lo habra conocido pr su estilo particular. De las otras tres, hay dos con cuyos autores no puedo atinar, pues me es absolutamente desconocida su manera de escribir; pero hay otra, cual es la carta firmada Freemind,89 qe me parece qe s de la pluma de donde ha salido. No me atrevo a decirte su nombre; pueda ser qe algn da lo sepas: pero si no estoy engaado, es un medio bayams qe hizo un viaje conmigo a Matanzas, en 1827, y aun escalamos entonces las alturas del Pan de Matanzas. No me preguntes quin es, porqe no te lo digo. Reprime la curiosidad, y deja al tiempo, el deseo de satisfacerla. Lo qe s puedo decirte desde ahora es, qe aunque contesto a tres de mis impugnadores, guardo un profundo silencio sobre el papel del caballero a quien aludo. Mi Rplica a aquellos tres se est imprimiendo en Espaa, pues al efecto se la remit a Ignacio Herrera Dvila. Esta carta es tambin pa Gonzalo, a cuya apreciable familia me le hars muchas expresions. Mil memorias a Lola, nios y nias. No me olvido de Inecilla (sic) ni del circunspecto Spre tuyo Saco. 87Sabido es que Saco llamaba Narizotas a Gaspar Betancourt ( El Lugareo ), as como ste bautiz a aqul con el sobrenombre de Saquete. 88 Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos, en contraposicin a las que ha publicado don Jos Antonio Saco [Imp. de La Verdad New York, 1849], 12, 28 p., annimo. 89 Observaciones al folleto titulado : “ Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos ”. Por don Jos Antonio Saco [New York, 1849], 12, 23 p., comenzando en la p. 19. Fir mado: E. Freemind [Juan Daz Quibus].

PAGE 84

OBRAS 76\ 76\ 76\ 76\ 76\XLVIParis y Dice 30 de 1849 Mi querido Pep: de la cama me levanto pa escribirte cuatro renglones pr el vapor. Hace das qe tengo un constipado muy fuerte, con mucha tos, y de cuando en cuando calenturas. stos son los obsequios qe me hace el invierno, sobre todo el actual, qe es muy crudo, no slo pr el fro rigoroso, sino pr la mucha nieve qe cae—Aunqe siento el recuerdo qe te ha dado tu antigua neuralga, no s si diga qe me alegro, ps acaso sin ella, hubieras emprendido tu viaje, y vuelto a estas tierras, qe pr cierto no te asientan pr su clima, principalmte cuando el Paris de hoy, no es el Paris qe t conociste. Te doy infinitas gracias pr tu carta del 3 de Nove. Desde qe escrib mi papel sobe anexin,90 saba positivamte qe me haban de contestar, y lo qe me ha sorprendido es qe hayan sido slo 4 y no 40. Pero desde entonces tambin hice la firme resolucn de replicar a todos, menos a uno, si ste era, qe equivocadamte pensaba yo qe fuese el autor de la Carta Freemind Los 3 papales a qe he contestado, no slo estn llenos de contradiccions y de errores qe considero perniciosos a Cuba, sino qe dos de ellos a veces me han ofendido personalmente. Cmo era posible, bajo de estas circunstancias, qe me quedase en silencio? Mi rplica, al paso qe es rplica, es tambin mi testamento poltico91—Siento no podrtela enviar, pero te dir lo qe me sucede— La escrib en Calais, y la envi a Madrid, no pa qe se imprimiese inmediatamte, sino desps de algn tiempo, pr los motivos qe indiqu al Editor en mi carta de remisin. Desde el mes pasado, se empez a imprimir, me han enviado con largos intervalos, algunas hojas sueltas de la parte impresa, y en las qe he encontrado bastantes incorreccions, ya de palabras omitidas pr la imprenta, ya de nmeros equivocados &; y como hace das qe no tengo noticias de nada, sta es la hora qe no s, si el papel est concluido, y menos si lo enviarn a Cuba pr el prximo correo— Este silencio me tiene como los santos de Francia, segn dicen en nuestra tierra, con los ojos claros y sin vista-– Tarde y muy tarde contest a Gonzalo su carta; pero ya le expuse el motivo—Dile qe tenga sta pr suya— 90 Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos ..., por don Jos A. Saco..., Imp. de Panckoucke, Pars, 1848, 12, 16 p. La cubierta sirve de portada. 91 Rplica de don Jos Antonio Saco a los anexionistas que han impugnado sus Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos Imp. de la Compaa de Impresores y Libreros del Reino, Madrid, 1850, 12, 59 p.

PAGE 85

JOS ANTONIO SACO /77 /77 /77 /77 /77 Mil cosas a Lola y familia menuda & &. Spre tuyo Saco Agradezco mucho los recuerdos de Inesilla, y t le dirs qe yo nunca me olvido de ella.XLVIIMontepellier y Marzo 31 de 1851 Mi querido Pep: las ltimas noticias qe de ti he tenido, son pr la carta de Gonzalo, en la qe me dice, qe t debas partir de la Haba pa N. York el 8 de Febo. Yo contest la qe me escribiste desde esta ltima ciudad, fha 24 de Octe y la encomend al cuidado de Leonardo. Me alegrar qe la hayas recibido, ps s qe a veces se extravan algs cartas en el correo de N. York. En tu lta me hiciste dos o tres preguntas, a las qe te respond, menos a la qe se refera al objeto de la comisin qe llev Mirasol a la Haba. Y esto no fue pr olvido, sino porqe hallndome entonces muy enfermo, me faltaron fuerzas pa prolongar mi carta. Yo no podr decirte todos los puntos qe abrazaba esa embajada; pero s supe pr un conducto fidedigno y aun oficial, qe uno de ellos se refera al establecimto de un Consejo colonial. De ello habl tambn explcitamte La poca de Madrid, peridico qe entonces tena en ciertas materias un carcter semi-oficial; pero ya de eso no se trata, a lo menos qe yo sepa, y debemos dar las gracias a la disparatada expedicn de Crdenas92 qe tantos males nos ha causado, pues sientindose fuerte el gobno espaol con los refuerzos considerables qe ha recibido la guarnicn de Cuba, y con los dems qe est dispuesto a enviar en caso necesario, y habiendo descubierto, por otra parte, que el gobno ingls y francs le ayudarn a reprimir esas invasions, considera la cuestin como de fuerza, sin cuidarse de hacer concesiones polticas a los cubanos. Mas, a pesar de todo, yo creo firmemte, qe si stos, es decir, 100, o 200 de los influyentes tomasen la voz en un tono pacfico, y representasen como deben representar, Espaa los oira, y la suerte de Cuba cambiara; pero nada de esto se hace, y los cubanos qehoy pretenden regenerar a su patria, han tomado, en mi concepto, el camino ms extraviado, y qe conduce a la ruina de ella. La poltica francesa sigue muy embrollada. Todos estn ya temiendo la terrible crisis de Mayo de 1852, qe es cuando se debe nombrar 92Alude a la expedicin militar que al mando del general Narciso Lpez, y en el vapor Creole desembarc en Crdenas (Cuba) el 19 de mayo de 1850.

PAGE 86

OBRAS 78\ 78\ 78\ 78\ 78\ nuevo Presidte. Si antes no se reforma la actual constitucn qe es mala, malsima, y si no se prorrogan los poderes a Luis Napolen, Dios slo sabe todo lo qe podr suceder. Yo, aunqe no estoy enteramte bueno, me siento mejor. Pueda ser que vaya al Pyrineo, a tomar algunos baos minerales. Mil expresions afectuosas a Lola, y a toda la familia menuda—Un grato recuerdo a Leonardo y a Narizotas—Ya s qe ste anda pr N. Orleans, y tambn s el objeto qe le lleva. Spre tuyo Saco.XLVIIIMontepellier y Mayo 5 de 1851 Mi querido Pep: ¡con gusto he recibido tu interesante carta de 2 de abril! gusto indecible, porqe me anuncias la buena salud de Lola y familia; gusto, porqe me das nuevas pruebas de tu antigua y generosa amistad; y gusto, porqe al fin veo que tus opiniones polticas son conformes a las mas en el punto capital de Cuba. T crees, y crees con muchsima razn, qentr isla puede ser feliz, siguiendo una va pacfica; pero unos pr exaltacn, y otros pr robar y satisfacer viles pasiones, quieren trastornos y guerra. Yo he sabido todo lo qe pasa pr A. Iznaga,93 quien hace ms de dos meses, me transcribe ntegras, o en parte, las cartas de A. Betancourt y de Narizotas, y cabalmte ayer he ledo trozos de la qe ste le ha enviado con fha de 16 de abril. Pero el Sr. Iznaga no slo se ha atenido a sus cartas, sino qe en el mes pasado hizo expresamente un viaje de Paris a Montpellier, pa hablar conmigo. Y con qu objeto, preguntars t? Con el de persuadirme a qeabrazase el partido de la anexin y escribiese en su favor. T qe me conoces adivinars mi respuesta;94 y hoy te digo con toda la franqueza de mi carcter, qe si supiera qe el mar se ha tragado la expedicn95 con todos los expedicionarios, se sera pa mi uno de los das ms felices de mi vida. 93El patriota don Jos Aniceto Iznaga, nacido en Trinidad (Cuba), emigrado desde 1819 y uno de quienes fueron en 1823 en comisin, a solicitar del Libertador Simn Bolvar su auxilio para independizar a Cuba. 94Sin duda que el resultado de esta entrevista dio origen al encono de Iznaga contra Saco, y el cual lleg al hecho de injuria y calumnia, y hasta de conato de ataque personal de obra, en una librera de Pars, segn publica don Jos Gabriel del Castillo en la semblanza de Iznaga que puede leerse en Iniciadores y primeros mrtires de la Revolucin Cubana por el doctor Vidal Morales y Morales, Habana, 1901, p. 54. 95Se refiere Saco a la expedicin militar que trajo a Cuba, en el vapor Pampero el general Narciso Lpez.

PAGE 87

JOS ANTONIO SACO /79 /79 /79 /79 /79 Yo siento no tener el gusto de poderte estrechar entre mis brazos; pero adems de los motivos personales qe te detienen pr alla, no te aconsejar qe vengas a Francia, porqe los asuntos polticos estn tomando un aspecto muy feo, y pasaras, rodeado de tu familia, muchos sobresaltos, particularmte en Paris qe es donde se deciden las grandes cuestiones de Francia. Pienso marcharme de aqu dentro de pocos das. An no s, si ir al Pyrineo a tomar algunos baos minerales; pero si no me decidiere, me dejar correr hasta Bayona, y como deseo fijarme en Madrid, aguardar en la frontera el desenlace de la expedicn contra Cuba, para saber positivamte cul ser la actitud qe tomar, cuando entre en Espaa. En Marzo te escrib. Supongo qe recibiras mi carta. Mil expresins a Lola, y a toda la sacra familia. Un abrazo a Varela,96si es qe el pobre se halla en estado de recibirlo. De Narizotas spre me acuerdo con cario, a pesar de pesares; y me acuerdo porqe conozco toda la nobleza de sus sentimtos. No dir lo mismo de otros bribones; y si me fuera dable hablar contigo, yo te hara conocer con su color verdadero a cierto personaje, qe la menor tacha qe tiene es la de ser un animal por cualquier lado qe lo miren. En fin, Dios sabe lo qe hace, y tenga en piedad a la isla de Cuba. Un recuerdo afectuoso a Leonardo.97Spre tuyo Saco.XLIXUnited States of Voie d’Angleterre North America Jos L. Alfonso Esqrecare of Leonardo Santos Surez EsqreNew York Bayona y Junio 29 de 1851 Mi querido Pep: tu carta de 6 del corriente me ha dado una sorpresa muy agradable, pues habiendo renunciado a la esperanza de verte, al 96El presbtero Flix Varela, quien ya por esta poca se hallaba en un estado de salud que inspiraba temores. 97Don Leonardo Santos Surez.

PAGE 88

OBRAS 80\ 80\ 80\ 80\ 80\ menos pr ahora, veo qe las probabilidades de lo contrario se aumentan casi casi hasta la certeza.98 Te agradezco las noticias qe me das sobre la frustada expedicn. El gobno americano ha procedido como debe, pues si no hubiera tomado las medidas qe la han hecho abortar, se habra cubierto de oprobio a los ojos del mundo civilizado. Narizotas y con-colegas le estn ocasionando a Cuba un dao inmenso en todos sentidos. Esas nuevas contribucions qepesan sobre los cubanos, a qu se deben? A los 5 000 hombres de tropa qe llegaron de Espaa el ao pasado; y esos 5 000 hombres por qu se enviaron? Pr los temores de nuevas invasiones. El Grl Concha ha pedido al gobno reformas econmicas, administrativas, y polticas, extendindose hasta las diputaciones provinciales, qe bien pueden llamarse Consejos coloniales. Esta noticia me la ha comunicado Domingo, y la creo cierta, porqe l en este asunto bebe en buenas fuentes. Es muy regular, qe Armero el Grl de Marina, qe ha llegado ya a Madrid, y qe es actual Ministro de Marina, se oponga a los proyectos liberales de Concha, por ser enemigo de ste; pero pa m, el verdadero enemigo de esas reformas no es Armero, sino las conspiraciones de los cubanos y las continuas tentativas de invasin en Cuba, pues ellas son el gran arsenal de donde sacan armas todos los partidarios del despotismo cubano. De ste, slo era responsable y nico autor, el gobno espaol; pero hoy ya tiene su parte en la tirana de Cuba la extraviada y violenta conducta de algunos de sus hijos. La senda pr donde marchan, no es la qe conduce pr cierto a la libertad ni a la prosperidad de su patria, sino a la mayor esclavitud, y aun a la ruina de ella, si se llegaran a realizar los proyectos fatales qeatormentan sus cabezas. La persona qe te dijo, qe la misin de los buques franceses de gr en Cuba slo se reduca a llevar las tropas espaolas de un punto a otro, o no est bien informada, o si lo est, no ha querido decir toda la verdad. Yo le el mensaje qe Luis Napolen pas a la Asamblea en Nove del ao pasado, y en l deca, qe luego qe el gobno francs supo qe de los Estados Unidos haba salido una expedicn de piratas contra Cuba, mand reforzar la escuadra de las Antillas, y dio orden a su comandte pa qe ayudase a Espaa a defender a Cuba contra dichos piratas Ya conocers pr este lenguaje, qe la accn de la Francia no se limita a transportar tropas espaolas, sino se extiende a perseguir a los invasores, a capturarlos & ps qe tanto ella, como las dems naciones de Europa, consideran como piratas a unos aventureros sin bandera, y anatematizados pr el mismo gobno del pas a qe pertenecen. Piratas y piratas de la peor especie los 98Se refiere al viaje que al cabo emprendi Alfonso el 22 de agosto de este ao, saliendo de La Habana en el vapor Asia acompaado de su seora y con encargo de informar a la Junta de Fomento de esa ciudad, sobre la Exhibicin Universal de Londres.

PAGE 89

JOS ANTONIO SACO /81 /81 /81 /81 /81 ha llamado el gobierno ingls en pleno Parlamento, y esto lo he ledo yo. De manera, qe considerados como tales, Inglatra, Franca, y las dems nacions, no slo pueden, sino qe deben perseguirlos. Pero ste es el menor motivo qe tienen los ingleses pa auxiliar a Espa. Los grandes intereses polticos y mercantiles qe tienen en Amrica, se veran muy comprometidos, si Cuba cayese en poder de los Estados Unidos; y como el gobnode sta, lejos de hacer causa comn con los invasores, los repudia y denuncia al mundo como criminales, Inglata y Francia pueden operar libremte, pues qe ningn compromiso los liga con el gobno de la Confederacn. Yo seguira haciendo otras reflexions, po como espero conversar contigo, entonces podemos examinar a fondo la cuestin. Maana llegar a sta Domo con sus hijos.99 Seguir pa Londres a ver la exposicn. Yo estoy aqu de indefinido. Me siento con salud; gracsa Dios. Muchas expresions cariosas a Lola y a toda la familia menuda. Mis recuerdos a Varela, Leonardo, Narizotas. A ste le tirara de las orejas, y aunqe estoy cierto qe a un fantico de esa especie no lo reducira a buen camino, tendra al menos el desahogo de manifestarle con franqueza y amistad lo errado y peligroso de su conducta. Spre tuyo SacoLMontpellier y Sete 13 de 1852 Mi querido Pep: acabo de recibir la tuya del 10 con el mandato sobre el banco. Muchas gracias pr tu eficacia—El 8 recib tambn pr la va de Tolouse tu anterior del 4, y aunqe enfermo ya desde el 7, escrib en el acto a Domo100 cuya carta creo haber recibido en Lyon. Una calentura qe me dio el 7 en la noche, fue el preludio de una disentera de sangre qe me ha estropeado mucho, y de la qe an tengo restos. Con qu habr otra expedicin? Viva al insigne patriota Dn Gaspar Betancourt, futuro y primer Gobernador del nuevo Estado de Cuba. Muy desgraciado ser si no te volviere a ver antes de irte a la Haba. Hoy hace 18 aos qe sal de aquel puerto a las cinco de la maana en el bergantn ingls Pandora Estoy muy dbil, y no puedo ms. Mil mems. a Lola, nias, y nios. Tuyo Saco. 99Domingo del Monte y sus hijos Leonardo y Miguel. 100Domingo del Monte.

PAGE 90

OBRAS 82\ 82\ 82\ 82\ 82\ Puedes escribirme a Montpellier, mtras no recibas aviso mo contrario. Memorias a Gonzalo a qn escribir dentro de 4 o 6 das, ps ya tendr algs fuerzas.LITolosa y Nove. 1 de 1852 Mi querido Pep: ya habrs visto lo qe le escrib a Pepillo, y a esta hora todava no he tenido carta de Domingo.101 Si en el correo de Madrid no han interceptado la qe haya podido escribirme, tu largo silencio me da muy mala espina. Como conozco a ntros prognitores; y a ntro paternal gobno no quise aventurarme a pasar el Pyrineo, sin saber antes si pisara sobre un terreno firme; y esta consideracn fue la qe me detuvo pa no emprender mi marcha a Espa en compaa de Domo cuando l pas por Montepellier. Con la grave novedad qe me anuncias, he desistido de semejante viaje, pues aunqe dicen qe estoy en buen predicamento por mis papeles contra la anexin, yo s a lo qe me atengo, y no quiero ir a predicar a un calabozo, o a morir en Filipinas o en el viaje hacia ellas. Domingo es inocente: sus opiniones polticas son identicamte las mas; sbelo muy bien el gobno y sin embargo se le persigue, porqe Vz Queipo102quiere vengarse. Todo su encono contra l proviene de qe es mi ntimo amigo, y de qe a la sazn de estar yo alojado en su casa, imprim mi Rplica 103 a su papel. Pero si a tal punto lleva su rencor contra Domo; a qu extremo no llegar contra m? Creo ver clara mi posicin, y pa estar ms cierto, t qe tienes juicio, y qe ya conoces los hombres, me dars tu opinin. Siento en el alma este contratiempo, porqe veo a Domo entre las garras de sus enemigos; y sintolo tambin por m, porqe no puedo recoger en Madrid las noticias y documtos con qe debo enriquecer la obra sobe la esclavitud,104 cuya impresin l me ofreci costear con tanta generosidad. Heme aqu ahora enterrado en este poblachn, sin recursos literarios de ninga especie pa mi trabajo, y en un clima lluvioso, hmedo 101Domingo del Monte. 102Don Vicente Vzquez Queipo. Era fiscal de la Real Hacienda de La Habana cuando public el Informe sobre fomento de la poblacion blanca en la isla de Cuba y emancipacin progresiva de la esclava que de manera magistral fue impugnado por Saco. 103 Rplica de D. Jos Antonio Saco a la contestacin del Seor Fiscal de la Real Hacienda de la Habana ..., Imp. de La Publicidad a cargo de M. Rivadeneyra, Madrid, 1847, 12, 44 p. 104La Historia de la esclavitud ...

PAGE 91

JOS ANTONIO SACO /83 /83 /83 /83 /83 y qe carece de muchas ventajas de otros pases meridionales. Dame a veces la tentacin de irme a Paris; pero esa ciudad es muy cara, sobre todo en el invierno, y yo no tengo medios con qe sufragar todos los gastos de tan larga estacin. Parte de estos obstculos quedaran allanados, aceptando yo el generoso brindis qe me has hecho de un cubierto a tu mesa; y al expresarme as, creo darte la prueba ms grande de amistad, y una idea del estado de mi alma, estado qe an puedo llamar feliz cuando lo comparo con el provenir qe acaso se me prepara. Pero de esto no puedo tratar ahora, ni menos en una carta. Malas son las noticias de Cuba. El tal Caedo105 es hombre qe no nos conviene, y me parece de pocos alcances, pues no percibe el dao qe su conducta est ocasionando a Espa. Sin disculparle, creo qe son peores los malos consejeros qe le rodean. Por los peridicos s toda la algazara qe han armado los Estados Unidos, ya s qe en el fondo no tienen razn, ps ni el gobno de Cuba ha quebrantado ninguno principio de derecho internacional, ni infringido ningn tratado, a lo menos de los qe yo conozco. Esos pcaros andan buscando pretextos pa robarse a Cuba; pero mientras en Europa se conserve la paz, creo qe no andamos muy fuera de razn, si les decimos, qe estn verdes Esto, sin embargo, no impide todo el mal qe estn causando, y el qe pueden causar en un grado infinitamte mayor. El papel se acaba—Mems a Lola, nias y nios—Hazme el favor de enviar la adjunta a la Haba. Qu es de Hilario?106 Pas ya por Paris? Anso pr saber de Domingo—Procura escribirme pronto. Spre tuyo Saco.LIITolosa y Nove 14 de 1852 Mi querido Pep: bien pens estar a esta hora en Burdeos en vuelta de Paris; po tena ya tomado mi asiento en la diligencia, y aun enviado por roulage un bal con parte de mis papeles y los pocos libros qe me han acompaado; pero me cay un fuerte constipado con su competente calenturrilla qe me imposibilit pa emprender el viaje. Con harto sentimtohe desistido de l, porqe al dbil estado en qe me encuentro, se junta lo avanzado de la estacin, a lo menos pa m. Creo, pues, qe permacer en Tolosa hasta el ao qe viene. 105Don Valentn Caedo, capitn general que gobern a Cuba desde 1852 a 1853. 106Don Hilario Cisneros y Saco, nacido en Santiago de Cuba. Muri en La Habana en 1867 y fue un abogado de mucha notoriedad y padre de una familia de patriotas.

PAGE 92

OBRAS 84\ 84\ 84\ 84\ 84\ De Domingo he recibido dos cartas. Como me cuesta trabajo escribir, te envo la ltima pa qe veas lo qe me dice. Te ruego qe me la guardes. Intil es decirte, qe ya me guardar de ir a Espa en las actuales circunstancias. Basta considerar, qe el papel ms anti-anexionista qe he escrito, fue mi Rplica a los anexionistas ; qe cuando la publiqu, Vzquez Queipo no estaba a la altura en qe hoy se halla; qe a pesar de eso, el gobno, mand denunciar aquel papel como subversivo ; y qe si su editor responsable no hubiese sido Iznardi,107 amigo ntimo de Olzaga,108 quien era entonces diputado, y con las Cortes abiertas, yo hubiera ido sin remedio a la crcel, y a la crcel de Madrid en la deliciosa estacin del invierno. Mucho he sentido la muerte de la hermana de Hilario, pues adems de ser mi prima, era mujer de mi hermano con quien viva en Bayamo. Mis afectuosos recuerdos a Lola, nias y nios, y tambin a Pepillo. Spre tuyo Saco.LIIIToulouse y Dice 16 de 1852 Mi querido Pep: hace seis das qe pill otro constipado, no tan fuerte como el anterior; pero me tiene tosiendo bastante, aunqe conozco qeya va cediendo, pues me permite leer y escribir a ratos. Depus de la ltima qe te escrib, no he vuelto a tener noticias de Domingo. Las cosas de Espaa veremos pronto en lo qe paran. Ya habr pasado pr sa pa Viena el Grl Narvez, a no ser qe se haya quedado ah o en otra parte de Francia, con achaque de enfermo. En das pasados le en la Espaa peridico qe se publica en Madrid, un extracto del lto parte del Capn Grl de Cuba, enviado al gobno, y publicado en la Gaceta oficial de aquella corte. Dicho parte es de 7 de nove, y Caedo dice al ministerio, entre otras cosas, qe la isla entera gozaba de tranquilidad, qe haban llegado a la Haba varios buques de guerra ingleses y franceses, y qe los comandantes de unos y de otros, acompaados de sus cnsules respectivos, se le haban presentado, para ofrecerle sus servicios en caso necesario. Aunqe supongo, qe pr los peridicos habrs sabido esta importantsima noticia, yo sin embargo, he querido repetrtela, porqe deseo qe sepas qe tiene un carcter oficial. Dile a Pepillo qe cuando escriba a los Gener109 y a Perico Guiteras,110me les d muchas memorias. Tambin le suplico, qe procure abrir mi 107Don ngel Iznardi. 108Don Salustiano de Olzaga. 109Los hermanos Benigno y Plcido Gener. 110El historiador Pedro Jos Guiteras.

PAGE 93

JOS ANTONIO SACO /85 /85 /85 /85 /85 bal de cualquier modo qe sea, pues tuve qe rellenarlo con paja, y si sta se ha humedecido con el invierno en tan largo camino, temo qe me pudra la ropa, o los papeles, qe me sera lo ms sensible. Mil cosas a Lola, nias, y nios. Spre tuyo Saco.LIVMonsieur Mr. J. L. Alfonso.Eno 3/853 68, rue de la Chausse d’AntinJ. A. Saco111Paris Tolosa y Eno 3 de 1853 Mi querido Pep: he recibido la ltima tuya, y me alegr qe hayas pasado, buenas pascuas, y qe pases mejor el da de Reyes, en compaa de Lola y toda la familia. Te lamentas con razn de haber enterrado ya en Paris a cuatro habaneros; pero consulate con la idea de qe vale ms ser sepulturero qesepultado. Bombalier112 me ha escrito dos cartas, y todava no le he contestado la ltima. Por ellas veo, qe es el mismo Bombalier qe conoc cuando ramos condiscpulos: creo, qe no ha variado en nada, y qe le cuadra bien el refrn: genio y figura hasta la sepultura. El qe est muy rebelde e ingrato conmigo, es Dominguito del Monte, pues a esta hora me tiene todava con la carta qe me escribi el 27 de Nove. Tal vez estar corriendo algunas bacanales en celebracn del triunfo qe ha logrado. Yo le he tirado desde aqu varias esquelitas, pero como el hombre se las traga todas a pie firme, espero qe t me dars nuevas de l cuando me escribas. Me podrs conseguir los documentos qe el gabinete de Washington ha publicado sobre la negociacn con Espaa acerca de la venta de Cuba? Mucho te lo agradecera; y acaso no te sera difcil conseguirlos en los Estados Unidos, cuando tienes all un corresponsal fuerte en poltica y en diplomacia segn lo acreditan algunas de sus cartas qe me leste en 111N. de don Jos Luis Alfonso. 1126Don Santiago Bombalier, uno de los perseguidos en la Conspiracin de la Escalera. Residiendo ms tarde en Estados Unidos, public el peridico cubano independiente El Mulato

PAGE 94

OBRAS 86\ 86\ 86\ 86\ 86\ Paris. Tal vez la ilustre Verdad113 de N. York habr publicado esa correspondencia; pero aun cuando as sea, no la quiero; 1 porqe es papel de mala fe, qe trunca y tergiversa a su manera; y 2 porqe no me fo de la capacidad traductiva de sus redactores, o como dira el clebre frenlogo Dn Mariano Cub y Soler, no tienen bastante desarrollado el rgano de la traductibilidad ¡Qu jeta tan larga deben tener ellos y su pandilla, pues lo qe es por ahora, su causa est en muy mal estado. Mucho me gusta la organizacn del nuevo gabinete ingls. El Lord Aberdeen qe como sabes es primer ministro, es enemigo de la anexin, y en este sentido habl, cuando lleg a Londres la noticia de la invasin de Crdenas. Por l supe, qe Inglata invit a los Estados Unidos ms de 20 aos ha, a celebrar un tratado qe asegurase a Espaa la posesin de Cuba, y qe el gobno Yankee dijo no como ahora. Yo estoy mejor de mi constipado. Son las diez y cuarto de la noche— Mil cosas a Lola, nias y nios. Un recuerdo afectuoso a Pepillo. Tuyo Saco.LVMonsieur Monsieur J. L. AlfonsoEneo 29/85311468, rue Faubourg St. HonorSaco. Paris Tolosa y Eno 25 de 1853 Mi querido Pep: por la tuya del 13 veo qe ya estars instalado en tu nueva habitacn, y qe habrs reposado de las fatigas de amueblar una casa grande como la tuya. La ltima carta de Domingo es de 20 del pasado; pero no la recib hasta el 6 del corriente, porqe como omiti ponerle poste restante la cogi uno de los carteros, corri con ella toda Tolosa, durante muchos das, y a no conocerme de nombre algunos de los empleados del correo, se hubiera perdido. Yo no le he dado mi direccn, porqe con frecuencia 113 La Verdad fue el peridico que durante una larga poca, a partir de 1848, publicaron en Estados Unidos los anexionistas cubanos. El adjetivo con el cual Saco califica a ese peridico, est empleado irnicamente, pues todava se hallaban muy frescos los ataques de La Verdad que motivaron estas palabras de El Lugareo en su carta a Jos Luis Alfonso, fecha Nueva York, 13 de mayo de 1852: “Saco tiene razn, muchsima razn para quejarse de todos en cuanto atae a su vida privada”. 114N. de Jos Luis Alfonso.

PAGE 95

JOS ANTONIO SACO /87 /87 /87 /87 /87 mudo de casa, y en los 3 meses qe llevo de residencia en esta ciudad, ya cuento 4 mudadas, qe es decir, una y un tercio por mes. Veremos a cuantas llegan antes de salir de este poblachn. Desde qe vi qe los ingleses y franceses dieron la cara en la cuestin de Cuba, infer qe la filibustera y Estrella solitaria bajaran la entonacin; pero no me figur, qe se hallasen, y menos tan pronto, en el estado tan decadente qe t me anuncias. De ello me alegro muchsimo, y ms todava, si metiesen en la crcel pr deudores a todos los capataces de la cuadrilla. La noticia qe me das de los cinco millones conviene difundirla, salga o no cierta, pues es el modo ms seguro de frustrar el proyecto. Es verdad, qe ese bocado no lo saboreara mal el paladar pa el qe dicen qe se prepara; pero yo dudo mucho qe haya quien se atreva a metrselo en la boca, no slo por la tenaz resitenca de toda Espa, sino pr la oposicn de los gobiernos ingls y francs qe tienen mucho inters en impedir qe Cuba caiga en manos de los Estados Unidos. Aquellos dos gabinetes maniobraran y ejerceran todo su influjo en la corte de Madrid pa hacer abortar cualquier negociacn qe se intentase. Uno de los qe ms deben sentir las presas de buques negreros qehacen los ingleses, es nuestro Capitn Grl, pues dicen qe cobra tres onzas de otro por cada negro. Supongo qe Lola estar ya libre de su resfriado, y dispuesta pa gozar de los teatros y soires —Aunqe no fue Gonzalo, sino Lorenzo, el descubridor de los gritos, dile qe desde ahora lo desafo pa qe cuando nos veamos, demos cuatro o seis qe atruenen la casa. No se te olvide decirme, si te vas en abril o en mayo, ps segn tu respuesta acelerar ms o menos mi viaje. Muchas cosas a Lola, y toda la familia. Memorias a Pepillo. Pronto le escribir, pues hoy no puedo hacerlo, porqe me duele la cabeza. Tuyo Saco.LVIMonsieur Monsieur J. L. AlfonsoEno 30/853 68, rue Faubourg St HonorJ. A. Saco115Paris Tolosa y Eno 30 de 1853 Mi querido Pep: en tu muy reciente del 27 me hablas del largo silencio de Domingo. Hoy cabalmente he recibido carta de l, y como con115N. de Jos Luis Alfonso.

PAGE 96

OBRAS 88\ 88\ 88\ 88\ 88\ tra su costumbre me da muchas y muy variadas noticias, te la envo, suplicndote al mismo tiempo qe me la guardes. No he recibido el Galignani : sin duda qe se ha extraviado o aqu o en Paris. No te pido otro ejemplar, porqe temo qe corra la misma suerte. Yo lo conseguir en Paris, ps tengo la fha qe es lo qe interesa. Es muy probable, o casi cierto, qe el gobno Americano renovar sus instancias pa qe Espa le venda a Cuba; pero ella no acceder a sus deseos, y aun cuando quisiese, Inglata y Francia no la dejaran. Buscarn entonces los Estados Unidos un motivo cualquiera pa declararle la guerra, y apoderarse de Cuba? T me dices, qe as lo harn durante la presidencia de Mr Pierce, y efectivamte no les faltan ganas, ni inmoralidad poltica pa robar al gnero humano. Pero yo no me atrevo a pronunciar de un modo tan absoluto en esta cuestin; porqe si la paz no se interrumpe en Europa, y esa guerra no se funda en un motivo justo, sino qe no es ms qe un pretexto buscado pa echarse sobre Cuba, creo qe Inglata y Francia sostendrn a Espaa, y en este caso, no slo ver aquella repblica frustrados sus proyectos, sino qe podr pesarle mucho y muy mucho. La buena poltica pa aquellos Estados consiste en dejar al tiempo qe les proporcione la coyuntura favorable de realizar sus deseos, sin detrimento suyo, ni ruina de Cuba; pero todo lo qe sea forzar las circunstancias y atropellar los acontecimtos puede serle muy funesto. Esta consideracn servir quiz de freno pa contenerlos en sus violentas tentativas, ps no es lo mismo gritar en las Juntas pblicas, en el Senado, o en el Congreso, qe verse encima tres naciones, y dos de ellas tan poderosas. Roguemos al Cielo por la paz de Europa, y principalmte pr la de Inglata y Francia, pues de este modo se aumentan las probabilidades qepueden salvar a Cuba de turbulencias y desastres. Siento qe Lola siga indispuesta con su resfriado. Cudale la boca a Lorenzo,116 pues acaso sus males proceden, o de la calidad de lo qe come, o de exceso en lo qe come. Yo estoy un poco afluxionado; pero no es cosa qeembota la lanza. Ya nos veremos sin falta las caras, antes qe te vayas a la Haba. A Pepillo no le he escrito; y debo hacerlo, y lo har muy pronto. Mems a toda la familia Spre tuyo Saco. 116Lorenzo Alfonso de Aldama, hijo segundo del seor Jos Luis Alfonso y de la seora Dolores de Aldama. Naci en la Habana en 1849, alcanz mucha notoriedad como esgrimista y por sus numerosos duelos, y falleci en Pars en 1898.

PAGE 97

JOS ANTONIO SACO /89 /89 /89 /89 /89LVIIMonsieurF eb. 28/853 Monsieur J. L. AlfonsoJ. A. Saco11768, rue Faubourg St. Honor Paris Toulouse y Febo 28 de 1853 Mi querido Pep: he recibido las dos tuyas del 15 y 21 del corriente. Las nevadas y los fros rigorosos qe acaban de pasar me han hecho sufrir mucho de la cabeza; pero al fin ni me he afluxionado como lo tema. En cuanto al proyecto de instituciones cubanas de qe me hablas, sabes qe har con mucho gusto lo qe t quieras, aunqe creo, qe hoy es imposible obtener aun la ms mnima concesin poltica. Tal es el triste estado a qe han reducido las cosas esas invasiones, juntas y conspiracionspromovidas y fomentadas por Gaspar Betancourt y otros parricidas cubanos. Agrega a esto, la perniciosa influencia, qe prevalido de esas circunstancias, ejercen en Madrid ciertos hombres enemigos en todos los tiempos de la libertad de Cuba. Yo aplaudo tus intenciones como eminentemte patriticas; pero estando ntimamte persuadido de qe pr ahora, nada, nada podemos conseguir, me parece algo expuesto, qe en las actuales circunstancias te presentes en la Haba con un proyecto de institucions liberales, qe por mucha reserva qe pongas en comunicarlo, siempre ha de transpirar, y dar margen a conversaciones y siniestros comentarios: tanto ms, cuanto qe sin haberlo ledo, unos lo juzgarn insuficiente y servil, y otros revolucionario. No olvides qe tienes tres especies, sino de enemigos, a lo menos de mal querientes: los anexionistas rabiosos y sanguinarios, algunos espaoles enemigos de toda libertad en Cuba, y cubanos qe envidian tus riquezas y tu posicin social. Estos elemtos aunqe heterogneos se reuniran gustosamte pa incomodarte, y aun comprometerte con el gobno, si se les presentase una ocasin favorable. Hay casos en qe el mayor patriotismo consiste en la inaccin del patriota, y en qe ste se eclipse, y si es posible se anule, pues de este modo se conserva inclume para tiempos bonancibles. Yo te repito qehar por ti todo lo qe quieras, y como estar en Paris diez o doce das antes de tu partida, ya charlaremos sobre este asunto. Siento, y siento en el corazn los males de Varela. Mucho me alegrara qe se determinase a ir a la Haba ps all podr prolongar sus das, o morir al menos en el seno de su familia y de sus verdaderos amigos. Como la llegada de los correos se ha retardado extraordinariamtecon las nieves, no tengo tiempo de escribir a la Habaa pr la va directa de 117N. de Jos Luis Alfonso.

PAGE 98

OBRAS 90\ 90\ 90\ 90\ 90\ Inglata. Es menester renunciar a la de los Estados Unidos, ps las cartas qe van pr ella a Cuba se tienen por sospechosas. Yo pienso aprovechar la salida de los vapores de Cdiz, envindole mis cartas a Domingo, de cuyo pjaro no tengo noticias directas desde el mes pasado. Compadezco a Perico Agero.118 Los nervios son un duende qe nadie entiende, y qe hacen sufrir mucho. Al fin, me alegro de qe hayas recibido tan buenas nuevas del camino de hierro, y de qe los campos de los ingenios estn en tan magnfico estado. Todo no ha de ser rigor. Supongo qe ya estars bueno de tu constipado, y qe el qe has pillado, te sirva de escarmiento, pa qe no andes a pie en los lodazales de Paris. Eso se queda pa los qe tenemos el honor de pertenecer a la infantera ligera. Memorias a Lola, nias y nios. A Pepillo, qe recib su carta. Dale un recuerdo. Spre tuyo Saco.LVIII7 Place d’ Armes Versailles. 15 de Febrero de 1855 Mi querido Pep: ayer recib tu carta fha del 13, y le a Miguel119 el prrafo relativo al yankee Evans. Luis Maritegui120 se est portando magnficamente; y aunque algunos puedan decir, que lo hace, porque tiene ingenio en Cuba, eso en nada afecta el mrito de sus acciones, pues Cicern tambin habl por su casa, pro domo sua cuando volvi a Roma del destierro, y encontr destruidas sus propiedades. 118Don Pedro de Agero y Snchez, natural de Camagey, abogado y escritor pblico, autor de varias obras; entre ellas, Biografas de Cubanos Distinguidos galera de la cual nicamente se dieron a luz una biografa de Saco, en Londres, y otra de la condesa de Merlin, en Pars, si bien esta ltima lo fue en la Revista Universal y no en forma de libro como aqulla. 119Miguel del Monte y Aldama, cuya educacin qued confiada a Saco desde la muerte del padre de aqul. 120Luis de Maritegui, que resida en La Habana en 1838, por Real Orden de 16 de septiembre de 1845, fue nombrado prior del Tribunal Mercantil de esa ciudad. Fue electo diputado de las Constituyentes en 1854, y diez aos ms tarde resida en Pau. Era hija suya la cubana Mara de Maritegui, Lady Caithness y luego duquesa de Pomar, autora de varias obras teosficas, y muerta en Pars en 1895.

PAGE 99

JOS ANTONIO SACO /91 /91 /91 /91 /91 Mucho me alegro que Olzaga y el ministro estn satisfechos de la opinin que has dado acerca de la trata. Yo as me lo figur, porque tu carta estaba muy fundada en razones, y apoyada en hechos. Y deber yo tambin escribir sobre el particular, segn me das a entender? Algunas razones me inclinan a guardar silencio por ahora. 1 Como este asunto no es de personas particulares, sino que el gobierno ha tomado cartas en l; podrn tacharme de inmodesto o de intruso metindome a dar mi opinin en cosa que directamente nadie ha pedido. 2 Que esta opinin ma es tan harto conocida del gobierno y de todo el mundo, que es intil que me pregunten lo que pienso. No he sido yo toda mi vida el constante enemigo del contrabando de negros? 3 T sabes qe se me ha tachado en todos tiempos de abolicionista, y que hoy mismo hay algunos que lo creen, y otros muchos que afectan creerlo. Mi opinin, pues, en tales circunstancias se puede considerar como parcial; y por lo mismo har quiz ms dao que provecho, porque no faltarn personas que se prevalgan de ella para sacar a favor de sus miras todo el partido posible. 4 Como el Gobierno quiere resolver esta cuestin, no por principios filosficos y humanitarios, sino slo por consideraciones de inters, la opinin que l debe consultar, y lo que debe tener un peso decisivo en su resolucin, es la de las personas que tengan ingenio u otras fincas; y ya t ves que cuando la cuestin se coloca en este terreno, yo no puedo tener voz ni voto, a lo menos por ahora. Yo creo que el Gobierno habr pedido su opinin a las autoridades de Cuba, y qe les habr encargado tambin que exploren all la de los propietarios influyentes. Por buen pagador que sea yo, t eres mejor cobrador; y como el papel de Soul121 me ha picado la curiosidad, me parece, que a pesar de los 3 pies de nieve en que estoy enterrado, ir a Paris a la hora menos pensada, para devolverte tus papeluchos, y leer el clebre manifiesto del diplomtico Galoyankee Te agradecera, que si pudieses, buscases un criado francs, hombre formal y de alguna edad, pues el ingls que tenemos es un haragn sinvergenza, que cada da se va haciendo ms insoportable, y descubriendo nuevas tachas. Memorias mas y de Miguel a Lola y a toda la familia. Tuyo Saco122 121Mr Pierre Soul, abogado y senador de Estados Unidos. En 1853 fue ministro de su nacin en Espaa. “fogoso diplomtico, que hizo cuanto pudo por quitar a Espaa la isla de Cuba, promoviendo hasta una guerra europea, si era necesario”. ( Hombres y glorias de Amrica por Enrique Pieyro, Pars, 1903, p. 16.) 122Necesario es advertir que desde la presente carta hasta la terminacin del epistolario, todas fueron dictadas y firmadas por Saco.

PAGE 100

OBRAS 92\ 92\ 92\ 92\ 92\ P.D. Este tiempo me asienta tan bien, que hoy estoy gozando de un excelentsimo dolor de cabeza.LIXBoulogne 2 de Agosto de 1855 Mi querido Pep: te marchaste de Paris y me dejaste como los santos de Francia, con los ojos claros y sin vista. Como yo, lejos de ganar aqu en salud, he perdido, dejo maana esta tierra para acercarme a Paris. Si hallo alojamiento en Enghien, echar all el ancla: de lo contrario, ir a otra parte con la cruz. Deseo salir de trampas. Hazme el favor de decirme cmo se llama y dnde vive el diplomtico comerciante de vino, cuyo nombre jams pude decifrar en la carta que me escribi a Versalles. Quiero tambin pagar a Evans los colmillos de Miguel; y como estuvo trabajando en ellos desde Diciembre hasta fines de Mayo y a veces a tres sesiones por semana, me temo que el seorito yankee se deje pedir mil francos. Por esto pues, y por otras causas me parece, seor Dn Pepe, que Vd me debe enviar un crdito sobre la casa de Uribarren para que me de un poco de barro. Ya sabrs que las noticias de la Habana alcanzan hasta el 11, el azcar segua vendindose bien, y que Concha estaba desarmando la milicia negra, por no ser ya necesarios sus servicios. Me alegr que Lola y toda la familia gocen de la ms completa salud. Spre tuyo Saco Memorias de Miguel a Lola y a toda la familia—Lo mejor se me olvidaba, como se dice en la opera del Barbero. Mientras yo no te avise cul es el punto donde ir a parar, escrbeme por conducto de Pepillo.LXToulouse 5 de Mayo 1863 Mi querido Pep: el 21 de Febrero te escrib por la va del Norte, al cuidado de la casa de Grinnel de New York: el 29 del pasado volv a hacerlo por el vapor Southampton ; y ahora te acuso recibo de tu gratsima de 5 de Abril fha en Matanzas. Me alegro infinito de la buena salud de que gozabas, y de que tus negocios se vayan enderezando, segn me haba prometido de tu presencia en Cuba. Infinitas gracias te doy por tu generoso recuerdo; y si yo siempre te he agradecido los muchos que me has hecho, acaso nunca ha sido tanto como en las presentes

PAGE 101

JOS ANTONIO SACO /93 /93 /93 /93 /93 circunstancias, pues me hallaba a la sazn en el ms terrible conflicto. T ests enterado del asunto de mis mesadas, y en la confianza de lo que se me haba escrito de la Habana, reciba de la casa de Abaroa mil francos mensuales. El dos de Abril le enve los recibos correspondientes a la mesada de dicho mes, y pas por el sonrojo de que me los devolviese anuncindome que ya no tena fondos para m. Puedes calcular mi terrible situacin, al verme privado repentinamente del nico recurso con que contaba, y hallndome en un paraje donde no conozco ni un solo mortal. A esto se agrega, que hace nueve meses que por el mal estado de la casa de Fras, Dolores no recibe ni un sueldo de mesada, ni tiene esperanza de recibirla.123 Todo esto, querido Pep, me preocupa seriamente. Ya estoy viejo, sin ojos para leer, ni mano para escribir. No puedo ser mdico, abogado, secretario, ni casi nada. Lo nico que me queda, es la lengua para hablar o ensear; pero dnde y cmo hacerlo? e (sic) aqu lo estoy revolviendo en mi mente. Yo no creo en la duracin de la mesada. Las lecciones que he recibido de nuestra gente cubana, son harto elocuentes; y lo mismo que en la actualidad est pasando, me confirma en mi juicio. Corren dos meses que carezco de mesada, y si bien podrn empezar a correr de nuevo dentro de un plazo ms o menos corto, te repito que desconfo de su duracin, pues creo que se acabarn ya repentina, ya lentamente. Debo, pues, hacer alguna evolucin y tentar nuevo gnero de vida. No he podido ir a Espaa, por varias raznes. 1o Que Mariquita124se halla tan nerviosa, que se desmaya en las diligencias, y a veces hasta en los caminos de hierro. 2o Que siendo el viaje muy costoso con una familia, sobre todo, cuando es menester ir lentamente por el mal estado de uno de los viajeros, yo no he tenido recursos con que emprenderlo. 3o Que por este mismo motivo no puedo lanzarme a probar fortuna, sin tener con que poner una casa, pues no voy a vivir a fondas ni a casas de huspedes. 4o Que aunque tuviese con que ponerla, y yo contase seguramente con los 200 pesos mensuales, esta quantidad no me alcanzara ni en Madrid, ni en Barcelona, ni en Sevilla, ni en alguna otra ciudad donde la vida sea soportable. Esto lo digo, no por conjeturas, sino por informes que he tomado de personas muy fidedignas. Hasta ahora, lo nico que puedo decirte, es, que no pasar el verano en Tolosa; y que estoy meditando sobre el partido definitivo que debo tomar. 123La seora Dolores Fras de Saco era por esta poca propietaria en el Vedado (Habana); pero, como se ve por ms de una de estas cartas de Saco, pasaba largos tiempos sin recibir sus rentas. 124Mara Ana Cristina Saco y Fras, hija de Saco y de la seora Dolores de Fras.

PAGE 102

OBRAS 94\ 94\ 94\ 94\ 94\ Dolores, Mariquita y Aurelio125 siempre se acuerdan de ti, y te desean la ms completa felicidad. Siempre tuyo Saco.LXIParis 16 de Junio 1865 Mi querido Pep: he recibido con mucho gusto tu carta del 6 de Mayo, y todos nos alegramos de la buena salud de que Yo s que la idea de anexin nunca ha estado muerta sino adormecida; pero de esto Espaa tiene la culpa, porque obstinada persiste en su errada poltica, y si hoy no se presenta amenazadora la anexin, es porque los que pudieran darle fuerza a ese movimiento tropiezan con la esclavitud. T me hablas de mi vuelta a Cuba. Prescindiendo de todas las consideraciones que pudiera hacer, y contrayndome solamente al punto pecunario, tengo dificultades insuperables. Si los recursos con que cuento no me alcanzan para cubrir ni aun las necesidades puramente materiales a pesar de la obscuridad en que vivo, cmo pudieran bastarme en la Habana, ciudad tan cara, y donde soy conocido? Yo no tengo ya ni ojos con que leer, ni mano con que escribir; por consiguiente ya no puedo ser ni abogado, ni mdico, ni secretario, ni casi nada de lo que pudiera proporcionarme un modo de subsistir en esta tierra. Por otra parte, Dolores no cuenta con ningn socorro de su casa: en Setiembre har tres aos que no recibe ni un maraved; y si fuese hoy a la Habana, no podra alojarme en el Vedado porque no hay absolutamente local para ella. En tales circunstancias todos los gastos recaeran exclusivamente sobre m, y por mucha economa que yo tuviese, esos gastos no me bajaran de 500 pesos al mes. De dnde pues podr yo sacarlos cuando tan destituido estoy de recursos, y cuando me hallo en un estado casi valetudinario? T recordars que el ao pasado escrib a Madrid una carta dicindote que mi desgracia provena de un grave error que comet en mi primera juventud: el error de ser patriota donde no hay patria Por Cuba perd mi poca fortuna, por ella perd mi carrera, y por ella todo mi porvenir. Yo deb de haber hecho lo que hacen mis paisanos, que es enterrar el patriotismo, y tratar de labrarse una posicin pecuniaria. Si yo hubiera seguido este camino, yo no vivira como estoy viviendo ni morira del modo que morir! 125Jos Aurelio Saco y Fras, hijo del matrimonio Saco-Fras.

PAGE 103

JOS ANTONIO SACO /95 /95 /95 /95 /95 Como estoy encerrado, hace algunos das que no veo a Lola; pero s por Miguel que no hay novedad en su familia.—Dolores y los muchachos te hacen afectuosas expresiones, lo mismo que a Julio126 donde quiera que se halle. Siempre tuyo Saco T sabrs que en Madrid hay una sociedad abolicionista Te confieso que no la apruebo. A pesar de esto, no ser extrao que esa gente, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, me incluya en la lista de sus miembros. Creo que no est de ms que yo te haga esta advertencia y que la participes a quien t quieras.LXIIParis, 24 Febrero 1869 Mi querido Pep: he recibido tu carta del mes pasado por conducto de Inesilla y por el mismo te remito sta. En cuanto a lo qe me dices acerca del plan de emancipacin, ni lo he olvidado, ni lo olvidar; y a esta fecha estara concluido, si mi salud no hubiese experimentado una alteracin muy grave. El 3 de Dbre a las 8 de la maana empec a arrojar sangre por la boca, y en ese estado permanec, con algunas interrupciones, hasta las 12 de la maana del mismo da. Ya inferirs la postracin en qe ca. De cuando en cuando sigo desgarrando sangre, y a fines del mismo Dbre. tuve segundo ataque, sin qe hasta ahora haya cesado enteramente de tener en tal o cual da algunos esputos sanguinolentos. Yo pens haberme ido desde Dbre a algn pueblo del litoral del Meditarrneo; pero no pudiendo ir con la familia, ni queriendo tampoco ir solo, tuve qe aguardar a Valiente,127 que se me ofreci por compaero, el cual no pudo hacer su viaje tan pronto como quisiera, porqe estaba imprimiendo la obra128 qe no ha concluido sino muy tarde. Con este motivo, y habindose presentado el invierno 126El tercero de los hijos varones de Jos Luis Alfonso. 127Don Porfirio Valiente y de las Cuevas. 128 Rformes dans les les de Cuba et Porto-Rico par Porfirio Valiente. Avec une prface par Edouard Laboulaye, Membre de I’institut. Paris, Imp. Centrale des Chemins de Fer a. Chaix et Cie, 1869. 8 XX-409 p. “public gratis una obra escrita en francs con el ttulo de ‘Rformes dans les les de cuba et Porto-Rico’, cuyos datos obtuvo en parte de los ilustrados Morales Lemus y J. A. Echeverra”. ( La Revolucin Nueva York, 14 de enero de 1871.)

PAGE 104

OBRAS 96\ 96\ 96\ 96\ 96\ con un carcter extraordinariamente suave, pues qe a excepcin de algunos das de Enero, el termmetro ha estado siempre a 8, 10 y hasta 14 grados sobre cero, el tiempo ha ido pasando y yo me he quedado en Paris, aunqe ms encerrado qe la monja ms virtuosa. A pesar de todo, procurar dedicar a tu encargo aunqe sean diez minutos o un cuarto de hora, en los das qe mis males me lo permitan. Creo qe esta demora en nada perjudicar a tu propsito, porqe en la actual situacin de Cuba ni se puede, ni se debe tratar de otra cosa qe de pelear y ver quien es el vencedor. Si ste es la insurreccin, es seguro qeella no adoptar ningn plan, y si lo es el gobierno, tiempo hay para qese ocupe en esa cuestin. Recibe afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y dalas de mi parte a Gonzalo, Miguel y toda su familia. Siempre tuyo Saco Un recuerdo a Pepe Mestre y a Paulina.129LXIIIParis 6 de Agosto de 1870 Mi querido Pep: la ltima que te escrib fue a mediados de Junio, contestando la que me dirigiste a principios de Octubre del ao pasado, recomendndome al joven Madan. Anteayer vi a Lola, y me dijo que no saba si dentro de la carta de Julio haba otra para ella, puesto que el cartero se la haba enviado a Vichy donde estaba. Aunque en medio de la grande guerra entre Francia y la Prusia, parece que debiera estar absorbida mi atencin, todo mi pensamiento est fijo en los asuntos de Cuba, porque de ellos depende mi vida o mi muerte. Como el 15 de Octubre debo pagar el trmino de la casa, y al mismo tiempo tengo que hacer gastos extraordinarios en la familia para el invierno que ya en aquel mes se declara, te ruego que me hagas el favor, a pesar de tus ocupaciones y cuidados, de venderme una accin del camino de hierro, o tomar prestado a inters su importe en algn establecimiento de crdito de esa ciudad, dando por garanta el nmero de acciones suficiente hasta cubrir su valor; y librarme el dinero para que yo lo reciba en tiempo oportuno. Perdona, querido Pep, la incomodidad que te doy, pues slo impelido de la ms imperiosa necesidad, me atrevera a distraerte de los gra129El patriota doctor Jos Manuel Mestre y su primera esposa la seora Paulina Alfonso, hija de don Gonzalo Alfonso y Soler.

PAGE 105

JOS ANTONIO SACO /97 /97 /97 /97 /97 ves negocios que pesan sobre ti—No est de ms que sepas que Dolores no recibe nada de su casa, y que la ltima cantidad que lleg a sus manos, fue de mil francos, y eso a mediados de 1868. Mi salud cada da se debilita con la edad y los trabajos y hoy cabalmente la cabeza se me parte de dolor. Dolores y los muchachos te hacen gratos recuerdos, y con mis afectuosas memorias a Lorenzo, Gonzalo y todos los dems amigos es siempre tuyo. Saco Acabo de recibir tu carta del 15 de Julio. La adjunta que te remit en Junio, era para Gonzalo como ya sabrs. Supe por Lola que habas cobrado el primer dividendo, y ahora s por la tuya, que lo mismo has hecho por el segundo, y que de esa manera estn aseguradas las mesadas hasta Marzo. Conozco que tienes sobrada razn en sentir el estado en que te hallas; pero si eso sucede a quien tiene grandes recursos, qu no dir el hombre que habiendo podido ser rico, y que no lo es por haber consagrado lealmente su vida al servicio de su patria, hoy se ve condenado en su enfermiza vejez, a retirarse con su familia a la choza de una aldea, y esperar all la muerte sin relaciones ni amistades, y de una manera semejante a la de nuestro desventurado Varela?130Paris 9 de Agosto131LXIVParis 19 de Agosto de 1870 Mi querido Pep: el 6 del corriente, antes de haber recibido tu carta de 15 del pasado, te escrib: el principal, lo mismo que el duplicado te los envi por conducto de Inesilla y por los vapores ingleses que salieron el 10 y el 13 del corriente. Como la escasez de mis recursos no me permite permanecer donde estoy, ni tampoco marcharme a otra parte; como en vez de tener que pagar un solo trmino de casa, cual es el que expira el 15 de Octubre, tendr adems que pagar el que acaba el 15 de Enero, pues no tuve tiempo de dar cong para librarme de l; y como tendr que hacer gastos de viaje, sin saber todava a dnde me arrastrar mi destino, de nueva instalacin, etc., etc.; te escribo de nuevo, suplicndote que dispenses las molestias que te doy, y que en vez de vender una accin del camino de hierro, como te dije en mi carta anterior, me vendas dos, y me libres el dinero a la mayor brevedad. 130El presbtero Flix Varela. 131Con esta fecha, y as colocada, termina la carta que acaba de leerse.

PAGE 106

OBRAS 98\ 98\ 98\ 98\ 98\ La situacin actual de la guerra se ha mejorado para Francia; y me alegrar que as contine; pero nada ms te dir, porque habiendo sido la poltica la desgracia de mi vida, creo que la detesto ms que al mismo clera Yo sigo peor cada da, y as tiene que ser hasta que lleguemos al ltimo trmino. Dolores y los muchachos me encargan que te haga afectuosas expresiones, y dndolas de mi parte a Lorenzo, Gonzalo y dems de la familia, es siempre tuyo SacoLXVCaen y Febrero 24 de 1871 Mi querido Pep: Hace algunos das que recib por conducto de Lola tu apreciable carta del 31 del pasado Diciembre, y aunque estoy todava en cama, no quiero demorar ms tiempo mi contestacin, para darte las gracias ms cordiales por tu generosidad, lo mismo que a los otros amigos, cuyos nombres no me indicas, ni que yo tampoco te pido, porque s que no me lo dirs, segn hiciste en otra ocasin. El invierno ha sido terrible: ha nevado semanas enteras como en Rusia, y el termmetro ha estado con frecuencia a once y doce grados bajo cero. Ya podrs figurarte todo lo que habr sufrido, gracias al sitio de Paris, pues mi proyecto era, con los extraordinarios recursos que te ped, haber pagado los dos trminos de casa cumplidos el 15 de Enero, y marcharme desde Noviembre para un pas templado donde pasar con menos tormento los pocos das de vida que me restan. Digo pocos das, porque dentro de pocos meses cumplir mis 73, y cuando se navega en tan alta latitud, sobre todo con un buque tan averiado y azotado de las tormentas, forzoso es que pronto se arribe al puerto de la eternidad. Despus del bombardeo de Paris, Pozos Dulces,132 que se qued all durante el sitio, estuvo en casa, y el 4 de Febrero me escribi dicindome, que a los pocos das de haber comenzado aqul, cayeron muchos obuses en una casa contigua a la ma; y concluye con las siguientes palabras: “El barrio de Vdes ha sido el ms maltratado por las bombas enemigas, y a derecha, a izquierda y en frente de la casa de Vdes han llovido los obuses y ocasionado muchas desgracias personales. Felizmente la casa de Vdes no ha sufrido”. Salvronse, pues, mis manuscritos,133 y en 132Don Francisco de Fras y Jacott, conde de Pozos Dulces, cuado de Saco e ilustre hombre pblico cubano, quien desde fines de 1869 resida emigrado en Francia. 133Alude Saco a los manuscritos de su Historia de la esclavitud.

PAGE 107

JOS ANTONIO SACO /99 /99 /99 /99 /99 medio de tantas penas como acibaran mi alma, he recibido ese consuelo. Despus de la capitulacin de Paris, el gobierno Prusiano permiti que se escribiese a esa ciudad; pero toda la correspondencia debe ir abierta para ser examinada en Versalles. As es que la mayor parte de las cartas se pierden, y las que llegan lo mismo que las que vienen, es con un retardo de 7 o 8 das, y an ms. La entrada y salida de Paris es todava sumamente difcil, pues adems de que se necesita de un permiso especial prusiano, no hay trenes organizados por estar rotos los puentes y caminos de hierro en muchas partes. Por otra parte, Paris est apestado a consecuencia del sitio, y el papelito que te incluyo, te dir la terrible mortandad que hay, siendo la viruela, el tifus y la bronquitis las enfermedades que causan ms estrago. Se me olvidaba decirte, que no he recibido tu carta del pasado Setiembre a pesar de haberla reclamado al correo de Tours y de Burdeos, puntos a donde se llevaron todas las que no pudieron entrar en Paris por el sitio. Recibe afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y dndoselas a Julio, a nuestro buen Gonzalo y dems amigos, es siempre tuyo SacoLXVICaen y Marzo 11 de 1871 Mi querido Pep: A esta hora habrs recibido mi carta de mediados de Febrero, contestndote la del 31 de Diciembre que me escribiste desde San Cayetano .134 En ella te di las gracias, lo mismo que a los dems amigos incgnitos, por el extraordinario de los 2 500 francos de que me hablabas, refirindote a otra de principios de Setiembre en que me incluas una orden para que Abaroa me los pagase. Esa carta, que no haba recibido por el cerco de Paris, ha llegado al fin a mis manos el 5 del corriente, y con ellos podr satisfacer los nueve meses de casa que se me cumplen en Paris el 15 de Abril. T recordars que cuando a fines del 69 se acabaron mis mesadas, fuiste bastante generoso, y me formaste una suscription por 6 meses, de mil francos cada una, desde Enero hasta Junio inclusive de 1870. Vencido este plazo tambin recordars, que en Julio del mismo ao, me escribiste una carta que recib en Agosto, en la cual me decas, que mis acciones del ferrocarril de la Sabanilla haban producido un dividendo 134Uno de los ingenios propiedad de la familia Alfonso.

PAGE 108

OBRAS 100\ 100\ 100\ 100\ 100\ de nueve mil francos, y que stos los habas repartido en mesadas de mil francos, empezando a contar desde Julio hasta Marzo de este ao, cuyos nueve meses forman cabalmente la suma de los nueve mil francos. En esa virtud, segn orden tuya a la casa de Abaroa, cobr de ella en Paris las mesadas de Julio, Agosto y Setiembre; mas, como el sitio de aquella ciudad empez el 18 de este ltimo mes, recib de Lola las de Octubre, Noviembre y Diciembre del ao pasado y la de Enero del corriente. Abiertas con Paris las comunicaciones envi a Abaroa el 1 de este mes los recibos de la mesada de Febrero; mas, no me la ha pagado, fundndose en que desde el cerco de Paris no haba recibido de ti nuevas rdenes para entregarme mesadas. Esto me ha puesto en gran conflicto, y he acudido a Lola, de la que an no he tenido contestacin por el mal estado de los correos, para que tenga la bondad de facilitarme esa mesada, mientras se aclara la equivocacin o confusin de este asunto. Yo estoy seguro de que tengo derecho a reclamar de Abaroa las mesadas de Febrero y Marzo de este ao; y as te lo participo para que me hagas el favor de escribirle, disipando todas las dudas que pueda tener. En Paris mueren todava diariamente 500 personas del tifus, viruelas y otras enfermedades. Espero, pues, que esa situacin se mejore para entrar en aquella capital, lo que deseo ardientemente para arreglar mis negocios y ponerme en franqua. Sobre esto te escribir muy pronto y con alguna detencin. Afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y con mis recuerdos a Julio y a los pocos amigos que ya me quedan, es siempre tuyo. SacoLXVIICaen y Marzo 12 de 1871 Mi querido Pep: Ayer te escrib sobre mis mesadas, pues segn el relato que te hice, stas que empezaron en el pasado Julio con los nueve mil francos del ltimo dividendo del ferrocarril de la Sabanilla no acaban sino en el presente Marzo; pero habiendo reclamado de Abaroa la de Febrero, no me la ha querido pagar, fundndose en que t no le habas renovado la orden. Pasemos a otra cosa. Cuando en Agosto del ao pasado te ped un extraordinario de 2 500 francos, vendiendo o empeando al efecto algunas acciones del ferrocarril, fue, como te anunci, con el propsito de dejar a Paris en todo Octubre o principios de Noviembre, aunque segn el cong que hubiera dado en Setiembre, hubiese tenido que pagar la casa hasta el 15 de Enero.

PAGE 109

JOS ANTONIO SACO /101 /101 /101 /101 /101 De este modo, me hubiera quedado libre ms de la mitad de los 2 500 francos, hubiera vendido en 800 o algo ms los pocos viejos muebles que tengo, y con esas cantidades y alguna economa que hubiera podido hacer en otra parte sobre las cinco mesadas que an tena pendientes, hubiera podido emprender mi viaje a Espaa, llevando algunos de los libros y otros efectos absolutamente indispensables para la familia. Pero el funesto sitio de Paris todo lo ha trastornado. En vez de pagar dos trminos de casa, tendr que pagar cuatro, y adems la contribucin de muebles: de manera que en eso se consume casi todo el extraordinario de los referidos 2 500 francos. A esto se agrega que la venta de los escasos y viejos muebles de Paris apenas producir hoy 400 francos, no slo por el deterioro que han sufrido con el polvo y abandono en que han estado durante seis meses, sino por la fatal situacin en que todo se halla en Paris. Por otra parte, ignoro si el ferrocarril ha dado dividendo; y si no lo ha dado, caiga el Cielo, y cjanos debajo; pero aun suponiendo que lo haya, a cunto ascender? Ni es esta idea la nica que me atormenta, pues sindome absolutamente imposible permanecer en Paris, forzoso es que me arranque de all. Pero cmo hacerlo sin un recurso extraordinario? Aqu es preciso, mi querido Pep, que te hable con franqueza, pues la debo, no slo a la amistad, sino a mi honor y conciencia. Te trato con intimidad desde que tenas diez aos, y me complazco en confesar que t has sido siempre conmigo el ms consecuente, el ms antiguo y el ms generoso de mis amigos. T, pues, conoces mi corazn, y s que me hars completa justicia; pero otros no pensarn como t, y al pedir yo ahora un nuevo extraordinario de dinero, quiz no faltar quien se imagine, que yo pido indirectamente un nuevo regalo. Mi situacin es horrible, pero an tengo fuerzas para resistir la muerte con entereza y dignidad. Para salir de mis conflictos y trasladarme e instalarme en Espaa en todo el prximo Mayo, necesito de un extraordinario de 3 500 francos a lo menos; pero estoy muy decidido a no aceptarlo, si tiene el carcter de un donativo, sin que por eso deje yo de agradecer la generosidad de los que con l quisieran honrarme. No, y mil veces no. Yo quiero y suplico, que esa cantidad salga de las acciones del ferrocarril que se vendern, sea cual fuera su prdida, o se empearn en algn banco como garanta de esa cantidad; y como t resides casi siempre en el campo, y ests recargadsimo de cuidados, no tienes tiempo para ocuparte en semejante negocio. As, le escribo a Inesilla, para que por medio de Perico Mendive se arregle ese asunto a la mayor brevedad, en cuyo caso t no tendrs otra cosa que hacer, sino autorizarlo. Dispensa, mi querido Pep, tantas y tantas molestias como te doy; pero dispnsalas en gracia de mi situacin, pues como hace algunos aos que Dolores no recibe de su casa ni un solo maraved, el peso de esta pobre familia gravita exclusivamente sobre mis cansados hombros.

PAGE 110

OBRAS 102\ 102\ 102\ 102\ 102\ No me escribas por conducto de Abaroa, porque a veces trastorna mi direccin, y las cartas se pueden perder. No te digo el punto de Espaa a donde ir, porque eso depende de las circunstancias. Madrid siempre me ha gustado, pero es imposible, ya por el clima, ya por el poco vapor de mi mquina Mi plan es acercarme en Mayo a la frontera, y observar all el estado de las cosas, para optar por Barcelona u otra ciudad de buen clima. Recibe afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y dndoselas a Julio y amigos, es siempre tuyo SacoLXVIIIParis y Julio 13 de 1871 Boulevard Saint Michel 127 Mi querido Pep: a fines del pasado regres a Paris despus de una ausencia de casi diez meses, y gracias infinitas doy al Todopoderoso de haber encontrado casa en que alojarme, pues ella y todo el barrio escaparon milagrosamente de la tremenda explosin ocasionada por un polvorn que los malvados de la Commune incendiaron en el jardn del Luxembourg. Yo quisiera no hablar en esta carta de intereses ni negocios, pues hartos tienes encima, para que yo te moleste con los mos; pero cuento con tu indulgencia porque siendo mi situacin ms crtica cada da, es preciso que yo haga un esfuerzo supremo para salir de ella. Permteme algunas muy breves observaciones. Cuando en 1864 se arregl en la Habana que Abaroa me entregase mensualmente mil francos, mi estado se mejor notablemente; y aunque esa cantidad nunca alcanz a cubrir los gastos indispensables para vivir con mi familia en Paris, yo contaba con algunos recursos extraordinarios que me venan, ya de una parte, ya de otra: Pero estos recursos han desaparecido enteramente con esa funesta insurreccin que bien puede calificarse de criminal; y sin tu generosidad, yo me hubiera visto privado hasta de la mesada de mil francos. Esta nueva situacin me hizo comprender que yo deba dejar a Paris, y por eso te ped en Abril del ao pasado un extraordinario de 2 500 francos, para dejar esta casa y marcharme a otra tierra en Noviembre del mismo ao pasado. T no quisiste vender ninguna accin del camino de hierro, segn te haba yo escrito, y el inters que tienes por m, y que tanto te agradezco, me proporcion aquella cantidad por la carta orden que dirigiste a Abaroa el 6 de Setiembre del ao pasado. Deb, pues, dar

PAGE 111

JOS ANTONIO SACO /103 /103 /103 /103 /103 por arreglado mi asunto; pero el sitio de Paris y las dems fatales ocurrencias posteriores, me han hecho emplear aquella cantidad en pagar el ao del alquiler de la casa que se cumple pasado maana. Previendo que as haba de suceder, y que necesitaba de un nuevo extraordinario para levantar la casa en este mes de Julio, costear el viaje e instalarme en otra parte, te escrib el 11 y el 12 de Marzo, y por las razones que te expuse en la carta del 12, te supliqu que me hicieses vender dos o tres acciones del camino de hierro, fuese cual fuese su prdida, que me dispensases el favor de enviarme su importe a la mayor brevedad, y que como t resides casi siempre en el campo y ests muy recargado de ocupaciones, Perico Mendive se encargase de la venta, a cuyo efecto escrib tambin a Inesilla. No habiendo tenido a esta fecha ninguna noticia de este negocio, te ruego y repito de nuevo con todo el calor de la amistad, que se haga la dicha venta de cualquier modo que sea, pues mi situacin es tal, que ni puedo quedarme, porque no tengo con qu; ni tampoco marcharme, por el mismo motivo; y si no puedo hacerlo de aqu a la primera mitad de Octubre, a ms tardar, declrome hombre perdido. Mucho me alegrar que goces de salud en medio de tantos cuidados como te rodean. Yo estoy enfermo, pues a los tres das de mi llegada he sufrido un nuevo ataque al pecho. Espero que Julio,135 que ha vuelto a salir a campaa, coger nuevos laureles como en la anterior. Recibe afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y con mis recuerdos a todos los amigos es siempre tuyo SacoLXIXParis y Setiembre 3 de 1871 Boulevard Saint Michel 127 Mi querido Pep: he recibido tu carta del 11 de Agosto, y te doy por ella infinitas gracias, pues s las muchas y seras ocupaciones que pesan sobre ti. En esa carta me dices que me habas enviado dos crditos de 2 500 francos cada uno: el primero con fecha de 20 de Abril y el segundo el 11 de Agosto de este ao. La carta en que me abriste el primer crdito, no ha llegado a manos de Abaroa, lo que no es extrao, porque habiendo debido recibirla en Mayo, las comunicaciones con Paris eran entonces 135Julio y su hermano Lorenzo, hijos ambos de Jos Luis Alfonso, sirvieron en el ejrcito espaol de Cuba durante la Guerra de los Diez Aos.

PAGE 112

OBRAS 104\ 104\ 104\ 104\ 104\ muy difciles y arriesgadas a causa de la Commune Recibi s la del 11 de Agosto, y por consiguiente me ha dicho, como es razn, que solamente podr entregarme 2 500 francos, y no 5 000. Deseas saber las cantidades que he recibido de Abaroa desde tu salida de Paris. sta fue en el verano de 1868, y en el transcurso de dicho ao recib mil francos en cada mes por cuenta de Mestre.136 Por cuenta del mismo segu recibiendo mesadas en todo el ao de 1869; pero con grandes disminuciones: a saber, en los dos o tres primeros meses de dicho ao fueron de mil francos cada uno: desde Marzo o Abril hasta Setiembre inclusive quedaron reducidas a 900 francos, y en los tres ltimos meses a slo 500 francos: de manera que las cantidades que Abaroa me entreg por cuenta de Mestre, solamente ascendieron en el mencionado ao de 69 a 9 900 francos, o 9 800 segn que las mesadas empezaron a ser de 900 francos desde Marzo o desde Abril. Esta duda nace de que no fui yo quien cobr personalmente aquellas mesadas, por el encierro en que vivo durante el invierno, y Dolores no me quiso decir la novedad que haba ocurrido en las mesadas. Spela al fin; pero ya ella no pudo precisar si la disminucin de los 100 francos empez en Marzo o en Abril. En 1870 empezaron a correr las mesadas por tu cuenta, y en todo l recib 12 000 francos; pero con esta advertencia: entregados por Abaroa desde Enero hasta Setiembre inclusive, 9 000 francos, y desde Octubre hasta Diciembre, facilitados por Lola, pues que yo no estaba en Paris a causa del sitio. En el presente ao de 1871 sigui Lola dndome las mesadas hasta Abril inclusive; y as estas cuatro, como las tres de los tres ltimos meses del ao pasado, hice que Abaroa las pusiese a disposicin de ella, como efectivamente se ha hecho. En Mayo de este ao no cobr mesada; pero s la cobr a principio de Junio, como igualmente a pocos das la de ese ltimo mes, y por eso aparecen en la ltima cuenta que Abaroa te pas, dos cantidades de mil francos tomadas por m en la primera mitad de Junio. Rstame explicar otro punto. Mi dura situacin me oblig a escribirte en Agosto del ao pasado, suplicndote que del producto de la venta de acciones del camino de hierro, me enviases un extraordinario de 2 500 francos. Con la puntualidad que te caracteriza, me enviaste con fecha 7 de Setiembre una carta-orden para que Abaroa me entregase dicha cantidad; y al mismo tiempo me dijiste, que no habas querido vender ninguna accin, porque los 2 500 francos eran un donativo que se me haca, sin designar persona alguna. Por ese motivo, cuando el 12 de Marzo de este ao te escrib desde Caen volviendo a pedirte otro extraordinario, te dije explcita136El doctor Jos Manuel Mestre.

PAGE 113

JOS ANTONIO SACO /105 /105 /105 /105 /105 mente, que de ninguna manera lo aceptara, si era nuevo regalo; y te agradezco cordialmente, que te hayas conformado a mis deseos en la remisin de los ltimos 2 500 francos. En cuanto a los 2 500 primeros que mandaste entregarme por la orden de 7 de Setiembre de 1870, yo te dije en cartas anteriores que a causa del sitio de Paris no lleg a mis manos hasta Febrero de este ao, y entonces fue cuando se lo particip a Abaroa, pero debo advertirte, que yo no cobr ese dinero el 18 de Febrero de este ao, como dice l en la ltima cuenta que te ha pasado, sino despus de mi llegada de Caen a Paris a fines de Junio. Me hablas en tu carta de Narciso y Aurelio, y tengo el gusto de decirte, que hay un gran contraste entre los dos. El ltimo tiene capacidad, slida instruccin en varios ramos cientficos, y nobles sentimientos; por lo cual espero que en breve podr aliviar las cargas de la familia. El primero no puede negar que es hijo de un hombre a quien le cuadra perfectamte el nombre qe se le quiera dar. Muchos aos ha vivido en mi casa del modo que t sabes, y as dentro, como fuera de ella, he partido con l muchas veces el pan que apenas alcanza para mis hijos; po en recompensa nunca he recogido ms fruto de tal persona que ingratitud e insolencias. Me ha hecho tragar mucha sangre desde 1852; mas, las cosas han llegado a tal punto, que de algunos meses a ac he tomado la firme resolucin de no tener ms relaciones con l, y as ser. Si yo pudiera hablar contigo, te contara todo lo que ha pasado; po no puedo menos de decirte que entre los hombres sin vergenza es un archi-sinvergenza Me alegro del ascenso militar de Julio y lo considero como justa recompensa. Recibe afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos. Siempre tuyo SacoLXXParis y Setiembre 22 de 1871 Mi querido Pep: el 8 del corriente te contest tu carta del 11 de Agosto, y como quera aprovechar la prxima salida del vapor de Liverpool para los Estados-Unidos, no tuve tiempo para decirte todo lo que quera. En mi carta te anunci todas las cantidades que yo haba recibido de la casa de Abaroa hasta Junio inclusive de este ao. Ahora aado que tambin he recibido las mesadas de Julio, Agosto y Setiembre, y tambin en este ltimo mes, el crdito de 2 500 francos segn tu orden del 11 de Agosto, pues el de 20 de Abril de que t me hablas en tu carta, dicha casa no lo ha recibido.

PAGE 114

OBRAS 106\ 106\ 106\ 106\ 106\ Tu orden sobre las mesadas cesar en Diciembre de este ao; pero como ignoro si se renovar, debo anticiparme a decirte, que en caso de no continuar me hallara en el ms terrible conflicto; y para evitarlo, me es forzoso acudir a lo nico que tengo, esto es, a la venta de nuevas acciones del ferrocarril de Matanzas. Te ruego que si me escribes, sea por conducto de Abaroa, pues l sabr siempre de mi paradero, y la carta no se extraviar. Yo sigo siempre muy achacoso y envejeciendo ms cada da. Recibe afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y con mis recuerdos a Julio y dems amigos, es siempre tuyo SacoLXXIParis y Octubre 29 de 1874 Mi querido Pep: por conducto de Lola, que se hallaba en Spa, recib el 5 del corriente tu carta del 4 de Setiembre en la cual me incluas una libranza de mil francos que te haba pedido a cuenta de una de las acciones del camino de hierro. Muchas gracias te doy por tu eficacia y puntualidad en la pronta remisin de ese dinero; y si antes no te he contestado, ha sido porque Lola lo ha hecho en parte, por encargo mo; porque he estado sin amanuense de quien valerme para escribirte; y porque habindome mudado en un da sumamente lluvioso, me moj y enferm a tal punto que hasta ayer no he dejado la cama. T en tu carta, y Lola, al envirmela, me hablaron de nuevo, de que te pusiese a cubierto de cualquier incomodidad que mis herederos pudieran causarte como mi apoderado. Desde que supe que tal era tu deseo, escrib a Inesilla el 14 de Agosto, dicindole te comunicase, que yo prontamente te eximira de toda responsabiblidad. Y en efecto, el 18 del mismo Agosto, cuatro das despus de la referida carta, insert en mi nuevo testamento la clusula siguiente, que dirig a Lola a Spa, con encargo especial que te la remitiese, y que ahora reproduzco aqu: “Mando, que ni mis herederos, ni otra persona alguna, puedan en ningn caso pedir al Sr. Marqus de Montelo cuenta alguna por la gestin de mis negocios que ha desempeado como mi apoderado general; pues quiero que en todo se est y pase por lo que l diga. Y esto lo ordeno as, no slo por la plena confianza que siempre me han inspirado su probidad y honradez, sino porque quiero darle, al morir, una pequea muestra de mi profunda gratitud por los grandes favores que me ha dispensado en el largo espacio de cuarenta aos”. Me alegrar que el precio del oro haya bajado mucho, no slo por el bien general que al pas resultar, si no para que t puedas cobrar con

PAGE 115

JOS ANTONIO SACO /107 /107 /107 /107 /107 la venta de las acciones las cantidades que me has adelantado a cuenta de las mesadas, y saber yo las que me quedan. Esto ltimo deseo saberlo tanto ms, cuanto supongo que dichas mesadas cesarn desde Enero del ao entrante. Celebro que Julio, segn me dices, sufra menos de la cabeza: esto quiere decir, que el clima ya empieza a reconocerlo como su hijo, y no como extranjero. Me dices tambin, que Gonzalo137 iba navegando hacia las costas de Venezuela y de la Nueva Granada. Siempre he pronosticado y creo no equivocarme, que ese joven ser, si ya no lo es, uno de los marinos ms distinguidos de la escuadra espaola, y que pronto subir a los grados ms altos de su carrera. Un grato recuerdo a Ricardo y a su familia, y con afectuosas expresiones de la ma para ti, es siempre tuyo Saco138LXXIIBarcelona 24 de Mayo de 1878 Paseo de Gracia, no 119, piso 2o, pta 1Mi ms querido, ms antiguo y mejor amigo Pep: tu carta de 2 de Abril, no lleg a mis manos hasta el 15 de Mayo, pero el 17 ya estaba del todo concluido el asunto importante que me recomendaste; y si no te remit desde aquel da la copia legalizada del documento aprobatorio de todas las cuentas hasta el 31 de Diciembre de 1877, fue porque yo no pude alcanzar el correo qe sali el 20 para Cuba, pues la correspondencia que de esta ciudad se envi a Cdiz o Santander, necesita de cinco das para llegar a dichos puntos. Tu carta empieza con un prembulo de los motivos porque no me has escrito directamente. Te conozco mucho, y aqu viene bien aquello de que “ obras son amores que no buenas razones ”. Con sumo gusto he sabido que Julio y Gonzalo se hallan a la cabeza de tus negocios. ¡Feliz t, que tienes dos hijos, apoyo y consuelo de tu vejez! sta ya te aqueja, y por eso te ests preparando para el gran viaje. Y qu no dir yo cuando soy a lo menos doce aos ms viejo que t, y cuando me rodean tantas y tantas cosas que me arrastran al sepulcro? Sin embargo, no renuncio a la esperanza de poder darte un estrecho abrazo antes de mi muerte. 137El primognito de Jos Luis Alfonso. 138Esta carta, como las dos que siguen, pertenece al archivo del doctor Vidal Morales y Morales, hoy propiedad de su seor hijo.

PAGE 116

OBRAS 108\ 108\ 108\ 108\ 108\ El clima de Barcelona me hace sufrir menos que el de Paris, y la noticia que nuestra amiga Inesilla te comunic sobre mi cambio de domicilio, provino sin duda de que yo no fui muy explcito con ella, pues la mudada de que le habl, no se refera a cambio de ciudad, sino tan slo al de casa, porque la ltima en que ca, tiene muy malas condiciones higinicas. Con suma satisfaccin s por tu carta, que no haba en toda tu familia la ms leve novedad. Parece que Lola prolongar all su mansin, aunque tiene en Europa pedazos del corazn que la llaman. La ltima vez que nos vimos en Paris, le ofrec hacerle una visita cuando se trasladase con Celina a Madrid. En medio de mis dolencias y avanzada edad, ocpome en arreglar el primer tomo de la Historia de la esclavitud de la raza africana en el Nuevo Mundo ,139 y en aqul o en el siguiente debe figurar tu nombre; pero esto nunca ser sin que antes tengas conocimiento de lo que es, y con tu expreso permiso; mas, como el asunto no urge, lo reservo para ms adelante. Si me fuera dado escribir con mi propia mano, larga y muy larga sera esta carta; pero es una de las privaciones a que me ha condenado el destino. Afectuosos recuerdos a Julio y Gonzalo. No tengo palabras con que expresarte todo mi reconocimiento por el nuevo favor que acabas de dispensarme. Yo no puedo ofrecerte sino un corazn leal y agradecido. Repito lo que tantas veces he dicho: eres la Providencia de mi casa, y sin ti sta hubiera ya perecido. Siempre tuyo ms antiguo, ms agradecido y mejor amigo Jos A. SacoLXXIIIBarcelona y Marzo 24 de 1879 Mi querido Pep: al fin, despus de una larga y grave enfermedad de cuya naturaleza te habr informado Inesilla por cuatro renglones que le escrib a ltimos de Febrero, he entrado ya en plena convalescencia, bien que voy lentamente, y sin fuerza bastante todava para contestar extensamente como quisiera a tu interesante carta del 21 de Enero. En ella me incluyes tu informe sobre ley penal, el cual ser el que imprimir en su oportunidad, quedando por consiguiente anulada la copia que yo tena. 139A quienes puedan ignorarlo, debemos advertir que esta obra a que se refiere Saco, es una parte de su Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das.

PAGE 117

JOS ANTONIO SACO /109 /109 /109 /109 /109 Mucho te agradezco la circular sobre la Asociacin de varias personas para abstenerse de comprar negros africanos.140 De ese documento tena yo noticia; pero no lo haba ledo. Me anuncias la muerte de Patricio Ponce, la que siento aunque nunca le conoc. Tambin me hablas de la gravedad de Ricardo, cuya muerte he ignorado hasta este momento en que te escribo, pues mi familia me la haba ocultado a causa de mi enfermedad. Y con razn, porque quise mucho a Ricardo, no slo por ser hijo de Gonzalo, sino porque se port conmigo generosamente en medio de los conflictos que me rodearon cuando l estaba en Paris. Yo quisiera escribirte ms largo; pero estoy sin amanuense, y an carezco de fuerza para dictar, pues no olvidars que el 7 de Mayo cumpl los 82. Afectuosos recuerdos a Lola, Julio y Gonzalo; y dile a la primera, que el Jiqu, como ella me llamaba algunas veces en Paris, ha estado a punto de venir al suelo; y que si no ha sido en esta barqueta, se va en la que se fleta. Siempre tuyo Saco. 140Alude Saco a la Asociacin contra la Trata, que por loable iniciativa del doctor Antonio Gonzlez de Mendoza, se fund en La Habana en 1865.

PAGE 118

EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO DE DOMINGO DEL MONTE DE DOMINGO DEL MONTE DE DOMINGO DEL MONTE DE DOMINGO DEL MONTE DE DOMINGO DEL MONTE 1828-18521IDomingo del Monte EsqrNew York Care of Mr Luz Filada y dice 26 1828. Mi querido Domingo: ¡con qe un mes en Nueva York, y en silencio y en silencio! Picarn, picarn; te disculpo, y aun as si quieres te perdono. Imprimir el juicio crtico de Lista2 y todo cuanto ms quieres, ps el Mensajero es papel de toda la gente Cubana. Nada he sabido ni menos recibido papel alguno relativo a la isla de Cuba. Te agradezco el recuerdo qe haces de m; po mi gratitud no ser completa, mientras yo no est en plena y pacfica posesn de los extractos. Me parece muy bueno el proyecto qe tienes de imprimir las obras de Gallego.3 En cuanto a su precio te digo, qe yo he comprado una imprenta qe empezar a trabajar la semana entrante; y como ella est a disposicn de mis amigos, solamte tendrs qe gastar los costos indispensables de la imprenta. Cada 1 000 ms del Mensajero me cuestan 30 centavos, pr ser los originales manuscritos y en lengua extranjera; de 35 a 40 cada token con la tinta, &a &a; de suerte qe el costo total de cada mil ms viene a ser de 34 a 36 centavos—Esto me cuesta el Mensajero, y esto ser lo qe te costar 1Los originales de la presente coleccin de cartas se hallan incluidos en el Centn Epistolario de Domingo del Monte a excepcin de la ltima, que hemos copiado del original que existe en el archivo del doctor Vidal Morales y Morales. 2Por estas palabras de Saco, sabemos que el juicio de Alberto Lista sobre la primera edicin de las poesas de Heredia, publicado en el Mensajero Semanal le fue remitido con ese objetivo por Del Monte. 3Se refiere Saco a la edicin de los Versos de Juan Nicasio Gallego, publicada por Domingo del Monte.

PAGE 119

JOS ANTONIO SACO /111 /111 /111 /111 /111 a ti, ps yo no especulo con los amigos— En cuanto al papel, no hay regla fija, pr qe ya t sabes qe su precio depende de su calidad— Varela podr decirte sobe poco ms o menos, a cuanto ascender; po entindase esto, dicindole t, qe nmero de ejemplares quieres, y qe tamao piensas dar a cada hoja— Seguramte qe no podrs imprimir la obra en trminos ms baratos; po si a pesar de todo, no te atrevieres a acometer la empresa, yo imprimir la obra pr mi cuenta, sujetndome en todo a tus direcciones, psde esa manera, (aunqe no gane nada) dar ocupacn a los oficiales qe trabajarn en el Mensajero, y qe si no hacen otra cosa qe este papel, no hay duda qe me ganarn la plata de valde. Spre. tuyo— Te remito el no 18 del Mensajero Saco—IIDomingo del Monte EsqrPine St no 52 New York Philada Dice 31. 828 Mi querido Domo; Filadelfia es ms barato qe New York; as en igualdad de circunstancias vivirs mejor. Hay casas donde por 4 ps podrs llenarte bien la panza, y tener tu cuarto solo. El fuego es pr separado; mas, si quieres tenerlo en tu cuarto, comprars tu lea qe siempre te saldr ms barato. Vente, vente, ps te acomodaremos lo mejor qe se pueda, y seguramte que ser ms barato y ms cmodo qe en esa—Avsame ps, cundo sales de sa, pa esperarte en el muelle—Dime tambin pr cual de las lneas vienes, pa evitar equivocaciones, ps no todas llegan a un mismo punto— Tuyo SacoIIISr. Licdo D. Domingo Del Monte Habana New York y Octe 17/1829 Sr. Licdo D. Domingo &aPor fin pari Catana, pero un ridiculus mus Con qe el Gallego (no de nacimto sino de apellido) tiene poca venta? Eso equivale a una bancarrota completa. Veremos qe da de s el tiempo. Hombre, qe sentido est contigo, el clebre comerciante D. Patricio Baravilbaro, por qe no

PAGE 120

OBRAS 112\ 112\ 112\ 112\ 112\ le regalaste un ejemplar de Gallego. Lo vi el otro da, y me cost trabajo el consolarlo. ¡Que llanto! ¡qe profundos sollozos! Ms de dos horas estuve batallando por sosegarlo, hasta qe por ltimo me vi ya impulsado a mandarlo a la MIERDA. Los hombs tipogrficos como t, saben bien lo qe significan esas tres rayas. Para embarcarnos en la empresa de Jovellanos,4 es menester saber primo, cuntas son las memorias, obras &a recogidas, y cuntos ejemplares se han de tirar. Sin estos elemtos me parece qe no se puede dar el paso. T pues me dirs, en cunto calculas aproximadamente el costo de la impresin, y con cuntos suscriptores cuentas. Pero entended, hermano mo, qe no sean suscriptores de boquilla, sino de mano en el bolsillo. Mira, qe hay muchos qe dicen, apnteme, apnteme; y en llegando el caso, se quedan en puntera. Expresins al Dr D. Andr; y vos, ilustre varn, recibid la bendicin de vuestro Capelln qe os desea salud y pesetas. J. A. Saco Los Yankees solamente ponen la firma, pero no rbrica; por lo menos sta es la prctica commte seguida. Es verdad qe vais a estudiar botnica agrcola con Sagra?5IVSr Dn Domingo del Monte Par le Havre Habana Par la Silphyde Paris y Agto 6/1839 Mi querido Domingo: si creers qe voy a echarte un exordio? Pues nada de eso. Pngase Vd en prima, y reciba la lavativa—Yo s qe t has examinado los papeles de D. Franco Arango,6 y en un informe qe envi a 4Por esto que escribe Saco, se ve como la admiracin que a Del Monte debi don Gaspar Melchor de Jovellanos, tuvo su origen durante la primera juventud de aqul. Y aunque no se llev a cabo este proyecto editorial, Del Monte no desisti, sino por el contrario, muchos aos despus, en 1847, remiti desde Espaa, y vieron la luz en las Memorias de nuestra Sociedad Econmica las Cartas hasta hoy inditas del Seor Don Gaspar de Jovellanos a D Antonio Pons ; ahora publicadas por primera vez Y por acompaar a esas cartas una advertencia del director de las Memorias en la cual previene que se reserva la propiedad de aqullas para reproducirlas en un volumen, se ve reiterado el propsito de Del Monte de publicar una edicin de obras de Jovellanos. 5Don Ramn de la Sagra. La pregunta de Saco es puramente irnica. 6En 1888 se publicaron en La Habana las Obras del Excmo Seor D. Francisco de Arango y Parreo 2 ts. 8.

PAGE 121

JOS ANTONIO SACO /113 /113 /113 /113 /113 Madrid sobe el fomto de poblacn blanca en Cuba, hay un prrafo en qehabla contra la trata de negros. Si t pudieras enviarme copia de dho prrafo, te lo agradecera. Ignoro la fha del informe, ps aunqe su autor un da me ley en confianza algs trozos, ni me dijo su fha, ni yo se la pregunt. As espero, qe t me la indicars. El uso qe pienso hacer de esta noticia, lo sabrs cdo leas la qe envo a Luz y tambn a ti par conducto de Gonzalo. Mil expresions y afectos a todo el gremio literario, y si no menciono a todos los miembros qe le componen, es porqe son muchos, y el papel va escaseando. Un cario a los dos hijitos,7 y un recuerdo a Rosita8 y al pap9 y a la mam10 polticos. Spre tuyo SaqueteVPara el nio Dominguito del Monte— Habana Pisa y Marzo 19/1843 Empiezo, caro Domingo, pr pedirte perdn de la hojita de papel en qete escribo; pero ya t sabes qe del pan bendito poquito mxime cuando son tambin pa ti las 3 caras de papel qe acabo de escribir a Pep. Es el caso, Sr D. Domo, qe. como V. ha sido secreto de la Seccn de Educacn, a Vd, ms qe a ningn otro debo dirigirme en ley y en conciencapa qe me d una idea de la nueva Universidad de la Haba, esto es, del nmo de sus ctedras, del nombe de sus profesores, sin omitir al mismo tiempo decirme, si el colegio de Sn Carlos subsiste, o si todas, o algunas de sus ctedras han sido refundidas en la Universidad. Quin es el nuevo director de la Sociedad? Luz debiera ser director perpetuo; y en caso de no serlo, querra yo qe lo fueses t, o alguno otro qe pudiera representarle. Pero estoy inquieto pr el resultado. A la distancaen que me hallo, y sin tener datos pa juzgar, no puedo apreciar las circunstancs; mas, sospecho qe la conducta de Turnbull puede haber perjudicado en las elecciones de la Sociedad. La tacha de negrophilo es all peor qe la de independiente. sta al menos, encuentra las simpatas de un partido; mas, aqulla concita el odio de todos los blancos en masa— 7Leonardo y Miguel, los hijos de Del Monte. 8Su seora, doa Rosa de Aldama. 9Su suegro, don Domingo de Aldama. 10Su suegra, doa Rosa Alfonso.

PAGE 122

OBRAS 114\ 114\ 114\ 114\ 114\ Mis afectos a Rosita, y a toda su prole interesante, con un recuerdo afectuoso a todos los amigos. Spre tuyo J. A. SacoVISr. D. Domingo del Monte Rue de la Ferme des Mathurins 48 Paris Liorna y Abl. 1 de 1844 Mi querido Domingo: ¡con qe agradable sorpresa acabo de recibir las 4 tuyas de 21 febo, y 1, 6, y 14 de marzo! Lo ms distante de mi imaginacnera qe estuvieses en Paris, dos meses ha, en compaa de Rosita y tus dos nios. No puedo perdonar al comerciante de Liorna la partida qe me ha hecho. La ltima carta en qe tuve noticias de Luz, fue del 5 de febo, y desde entonces hasta hoy me ha tenido ese francs egosta en la mayor ansiedad, a pesar de qe todava el 21 de marzo me dijo qe no tena cartas pa m. Y el muy bribn me encaja ahora de un golpe nada menos qe 5, siendo tuyas 4. Para librarme de l, no me vali encargar a Luz qe las qeme escribiese, vinieran directamte a m, ps aunqe as, lleg la ltima tuya, el cartero se la entreg. He debido hacerte esta explicacn, o sea especie de satisfaccn, porqe hombres como t y como yo podremos tragarnos una carta, pero jams cuatro tan seguidas, y mucho menos en las actuales circunstancias en qe medan cosas pa m tan sagradas. Ya sabes pr conducto de Luz todos mis achaques. En este invierno he sufrido como nunca; bien qe pa Italia ha sido fuerte como pocas veces. Todava estn cubiertos de nieve aun muchos de los primeros estribos de la cordillera de los Apeninos, y en Florencia a fines de marzo han cado fuertes nevadas. Mis males, qe ya se van haciendo algo viejos, no cesarn, o mejor dicho no se aliviarn notablemte sino con un sol ardiente. Sal de aqu a ver si poda tomar algunos baos minerales; pero el fro qe sent fue tan fuerte, qe sin tomar ninguno, tuve qe contramarchar. Maana (si no me engaa el vetturino ps los vetturinos mienten ms qe Inocencio el negrito sastre de la Haba, en otro tiempo tu vecino), me pondr en marcha pa Paris. La ruta ms corta es la del monte Cenis; pero pa m est cerrada en la presente estacn, ps una vez la experiment en el mes de abril, y no slo me cost buenos dineros, sino qe por poco dejo el pellejo. Tomar, pues, la va ms larga, qe es la de Gnova, Niza y Marsella. ¡Cuatrocientas leguas, 400 leguas! y todas, todas por tierra,

PAGE 123

JOS ANTONIO SACO /115 /115 /115 /115 /115 y la mayor parte en diligencia, pasando malas noches, y casi sin comer, qe es uno de los ltimos progresos qe la civilizacin viajera acaba de hacer en Francia. Ir poco a poco pa llegar ms pronto, y de cuando en cuando avisar la altura en qe me halle. Mil gracias pr tus noticias etipicas.11 Ya conversaremos sobre ellas— Muchas memorias a Rosita, y caricias a los nios. Spre tuyo Saquete Te suplico qe a la adjunta le pongas las seas de la habitacn de Varela,12y qe la enves pr el primer paquete.VIIMonsieur Mr. Domingo Del Monte — Rue Ferme des Mathurins, 48; ou Chez Mr. Chauviteau, rue Grange Batelire no 22 Paris Lyon y Mayo 28/1844 Mi querido Domingo: habindome demorado en el camino ms tiempo del qe pensaba, y escasendome ya el dinero, tengo qe clavarme aqu hasta qe Chauviteau me enve algs reales pa continuar el viaje. Aprovecho este retardo forzado, pa que me escribas el mismo da, o el sigte qerecibas sta, dndome noticias de ti, Rosita, familia, y Luz, y aun de la Haba si hubiere cosa qe lo merezca, pues hace tiempo qe no s nada. Desde Valence, de donde escrib a Luz, he encontrado un tiempo malsimo. Sospecho qe lo mismo ser pr los Parises, pues aquel clima es muela entre las muelas. Spre tuyo Saco 11En estilo humorstico se refiere el autor a ciertos antecedentes remitidos por Del Monte y relativos a la trata y a la esclavitud de los negros. 12El presbtero Flix Varela.

PAGE 124

OBRAS 116\ 116\ 116\ 116\ 116\VIIIMonsieur Mr. Domingo del Monte Rue de la Ferme des Mathurins, 48. Paris Paris y Junio 29 de 1844 Mi querido Domingo: las despedidas me son muy dolorosas, y mucho ms en las tristes circunstancias13 qe nos rodean. Dentro de una hora parto, y apenas me queda tiempo pa decirte a Dios; y qe me le hagas mil caricias a tus nios— Spre tuyo Saco Un recuerdo al Dr. Mena.IXParis Sabado 16 de julio/845 a las 10 de la noche Mi querido Domingo: t sabes qe las despedidas entre amigos son crueles momentos. Maana temprano parto pa Espaa. Si me detengo en Lyon, aunqe sea un da, te escribir: en todo caso, siempre lo har, antes de atravesar la frontera. Mil caricias a Leonardo, y un recuerdo, afectuoso a Olzaga, Mena, Collina, Pepe Ibarra, conde Montalvo &aSpre tuyo Saco Nota: que no sali, porque la noche antes le robaron sin sentirlo, en un mnibus, el dinero para el viaje.14 13Alude Saco a la muerte de la seora de Del Monte, ocurrida en aquellos das. 14N. de Domingo del Monte.

PAGE 125

JOS ANTONIO SACO /117 /117 /117 /117 /117XMonsieur Mr Del Monte Rue Godot, no 1 Paris Jueves 21 agto 1845—Paris Mi querido Domo: cuando sta llegue a tus manos, ya habr partido. Mil besos a Leonardo y un recuerdo a los miembros de la Universidad— Espero verte pronto en Espaa. Spre tuyo SacoXIMonsieur Mr Domingo Del Monte Rue Godot, no 1 Paris Montpellier y Agto 28 de 1845. Mi querido Domingo: llegu a Chalons sur Saone desps de dos malas noches, y de haberme sentido ms de cuatro veces ahogado por el polvo del camino. Ayer tarde hice mi entrada en la tristsima y amoladsima ciudad de Montpellier, y por castigo de mis culpas, Dios ha permitido qeno salga de ella hasta el sabado 30 pr la noche, ps no me ha sido posible encontrar antes ningn puesto en las diligencias pa Perpignan. De aqu te volver a escribir, y entonces te dir el punto a donde me contestars, envindome la carta qe de la Haba puedas haber recibido pa m. Mis caricias a Leonardo, y mis recuerdos a Pepe Ibarra y familia, Pedroso, Chumba, Pedro de Crdenas y Ma Ignacia, Olzaga, Collina, Mena y Durrieu. Dile al Conde Montalvo qe cuando llegue a la ilustre Barcelona, le escribir— Si los Drakes se acordaren de m, dale mis memorias. Spre tuyo Saco ¡Que vigilante anda pr estas tierras el gobno francs con los espaoles! Acaba de irse de mi cuarto el comisario de polica, qe ha venido expresamte al hotel donde vivo a examinar mi pasaporte, y supongo tambin qe a espiar mi persona. Cosa semejante nunca me ha sucedido en las fronteras, ni en ningn otro punto de Francia!

PAGE 126

OBRAS 118\ 118\ 118\ 118\ 118\XIISr D. Domingo Del Monte Rue Godot no 1 Paris Perpignan y Sete 4/1845 Mi querido Domo: desps de mil trabajos, y de haber estado luchando 4 das pa encontrar un ordinario o sea una galera qe transporte mi equipaje a Barcelona, partir en ella maana ht Figueras, pa poder presenciar en la frontera de Espa el registro de mis libros y papeles, qe tanto me interesan. La diliga catalana de aqu a Barcelona pide 19 rs pr cada arroba, y adems, slo toma una corta cantidad; de suerte qe aunqe yo quise arrostrar el sacrificio de llevar las 25 o 30 de peso qe tengo, no me ha sido posible. Estoy enfermo del estmago, y me atormentan mucho las diarreas. ste es el resultado de las malas noches y de otras fatigas inherentes a las personas delicadas qe tienen la desgracia de viajar en las diligencias francesas. Mis carios a Leonardo y mis recuerdos a todos los amigos. Spre tuyo Saco Si tuvieres alga carta de la Haba dirgimela a Barcelona—XIIISr D. Domingo Del Monte Rue Godot no 1 Paris Perpignan y Sete 13/1845 Viva Espaa, querido Domo y vivan ms todava los qe se proponen ir a gozar de la ventura qe ella les promete. Ya sabrs pr la ltima qe te dirig, qe sal de sta pa Figueras en una galera con mi gran equipaje, compuesto de libros y papeles. Llegu en el mismo da a la suspirada Junquera, primer villorrio de ntr hedionda y cagada metrpoli, y primer punto donde se halla la prima aduana. Desembarco all todo mi equipaje, empieza el registro, y cuando se dan con libros y papeles, me dicen qe pr todos ellos era menester qe yo pagara los drs. Les manifest, qetodos los libros eran de mi uso, qe muchos, como ellos mismos lo estaban viendo, se hallaban bastante estropeados, qe algunas obras estaban truncas, ps qe tena en Madrid los tomos qe las completaban, y qe ya haba

PAGE 127

JOS ANTONIO SACO /119 /119 /119 /119 /119 entrado otra vez pr aqa misma aduana con la mayor parte de los mismos libros y papeles. Todo fue en vano: a todo me respondieron: es menester pagar los derechos, y no slo pr los libros, sino tambn pr los papeles. Y estos papeles, has de saber, qe son nmeros sueltos del Journal des Dbats y otros peridicos. Pero a cunto ascienden estos derechos, les pregunt? Aqu fue, donde desprendindose un rayo de la cumbre de los Pyrineos, me dej atnito y cado pr el suelo. Me responden, qe a unos tres mil reales frase terrible qe traducida al francs, quiere decir ms de setecientos francos Figurate cul sera mi asombro. En primer lugar, yo no llevaba tanto dinero, ps en los caminos de Espaa no se debe viajar sino con lo necesario; y en segdo, qe yo consideraba como un robo la cantidad qe se me exiga. En estas circunstancs, no pudiendo continuar mi viaje sin mis libros y papeles, y no debiendo pagar los brutales derechos qe se me demandaban, ya pr ser a mis ojos una grave injusta, ya porqe spre tendra qe perder el pasaje qe haba tomado en la diligencia de Perpignan a Barcelona, ps qe tendra qe retroceder en busca de dinero, tom la resolucn de contramarchar, y de huir de una tierra tan poco hospitalaria. Que Espaa, para proteger la librera espaola, impusiese un fuerte derecho a los libros espaoles impresos en el extrangjro, ya sera tolerable; po qe haga lo mismo con las obras francesas, inglesas &o cdo pr tantos ttulos debe fomentar su introduccn, es una cosa brutal y qe indigna el corazn. Me present de buena fe en la aduana espaola, y me quisieron sacrificar; mientras qe pasan ilesos, los qehacen el contrabando. Por ahora no s qe partido tomar. Provisionalmte me ir a Montpellier, qe aunqe detestable, es menos mala qe esta ciudad. All podrs escribirme a la poste restante po deseo saber de la Haba. Creo qe me habrs enviado alga carta a Barcelona. Te ruego, qe te veas con Chauviteau, y le recomiendes especialmte qe le escriba a su corresponsal pa qe recoja la carta, y se la dirija a Paris, de donde t la podrs encaminar al punto en qe me hallare. Cuando en Agto recib fondos de la Haba, ya haba tomado pr cuenta tuya en casa de Chauviteau 2 650 francos; y entonces dije al cajero, qelos rebajase de mi dinero, y los trasladase al tuyo. Para mi viaje, ped despus un crdito, y como al entregrmelo, conoc qe lo haban girado pr cantidad mayor qe la qe yo tena, me dijeron qe haban incluido en l todo el dinero qe te debo, ps pa darme pr exonerado de la deuda, era menester qe yo escribiese a la casa dndole una orden expresa, y ps qe yo tena tanta amistad contigo, dejase correr el crdito segn estaba girado, a reserva de qe yo arreglase contigo despus este negocio— En efecto, haba pensado hacerlo, a mi llegada a Barcelona; po como he tenido tantos contratiempos qe me han forzado a hacer gastos fuertes y extraordinarios; y como todava me hallo en la incertidumbre, debo confesarte, qe

PAGE 128

OBRAS 120\ 120\ 120\ 120\ 120\ aunqe tengo fondos con qe pagarte, tal vez podr verme en el caso de hacer uso de alga parte de los dhos 2 650 francos. Y si mientras ando en estas peregrinaciones, me sorprendiere la muerte, srvate de garanta la parte restante del mismo crdito, y 5 000 ps qe tengo en varias acciones del camino de hierro de Matanzas a la Sabanilla. No dejes de decirme, si ya tu asunto est concluido. Ya qe vas a Espaa, no lleves libros, y qe sea la entrada pr la salida, ps es muy triste, el vivir en una tierra do no hay Justicia, y do no gobierna sino el sable y el fusil. Como no pude quedarme a dormir en la Junquera, dej depositado en la aduana el equipaje, y me fui a Figueras, donde permanec 36 horas. Acababa el gobno de publicar un bando terrible, segn el modelo del de Barcelona. El Grl Bretn, qe es el sucesor de Concha, es hombre qe no se detiene en frmulas legales, y con su comisin militar le vuela la cabeza al qe se crea mejor parado. En Espaa no hay seguridad pa nadie. La situacin es muy violenta, y presagia grandes tempestades. Mis carios a tu Leonardo, y mis memorias a Ibarra, Pedroso, Mena, Olzaga &aEscribo al Conde Montalvo Spre tuyo SacoXIVMonsieur Mr Domingo Del Monte Aux soins de Messrs Chauviteau et CieRue Grange Batelire 22 Paris rue Godot Mauroy no 1 Marsella y Octe 10 de 1845 Mi querido Domingo: he recibido la tuya de 18 del pasado. No pudiendo resistir a Montpellier, me he trasladado a Marsella, en donde no creas qe estoy a gusto. Cuando est mejor, pues qe ahora estoy muy malo y dbil a causa de una diarrea, te escribir un poquito acerca de la gran ciudad de Marsella. Si has de pasar el invierno en Francia, por ningn motivo salgas de Paris. La Francia es Paris, y fuera de Paris toda la Francia es detestable pa el extranjero qe no es comerciante, fabricante o agricultor. An no he recibido las cartas de Barcelona. De ellas depende el partido qe he de tomar. Mientras tanto, escrbeme a Marsella, cuando puedas o quieras— Te supongo en Inglata. Memorias a Leonardo y Olzaga. Spre tuyo Saco

PAGE 129

JOS ANTONIO SACO /121 /121 /121 /121 /121XVMr. Domingo Del Monte Aux soins de Messrs Chauviteau et Cie rue Grange Batelire 22 Paris Marsella y Octe 8 de 1845 Mi querido Domingo: hace pocos das qe te escrib lacnicamte, por considerarte en Inglaterra; y como creo qe an lo estars, te vuelvo a escribir por el mismo estilo— Todava no he recibido las cartas de Barcelona. Lo atribuyo a descuido de comerciantes— Supongo, qe habrs comprado buenos libros en Londres, particularmte sobre nuestros negritos,15 pues ests, como vulgarmte, se dice, al pie de la vaca, y tienes adems, gusto, y mejengue.16Memorias a Leonardo y Olzaga, y si hubieres llegado a Paris, a los dems amigos. Spre tuyo Saco Cuando me escribas a Marsella, dirige spre las cartas a la poste restante .XVIMonsieur Mr Domingo Del Monte Aux soins de Messrs Chauviteau et Cie Rue Grange Batelire Paris Marsella y Octe 24/1845 Mi querido Domo: he recibido la de Londres de 10 del corrte y las suspiradas cartas de Barcelona— Mucho gusto hubiera tenido en dar un abrazo a Simn Ports, ps yo tambn me acuerdo mucho de l. Siento la noticia qe me das de Benigno,17 y aunqe est comunicado, y ve diariamte a su familia, creo qe si hubiera sabido qe lo iban a meter en el morro, no habra emprendido el viaje. En verdad, qe no fue se el senti15Libros sobre la trata y la esclavitud de los negros. 16Lo mismo que dinero. 17Don Benigno Gener, quien al igual de Del Monte y otros cubanos muy distinguidos, fue inicuamente acusado en la Conspiracin de la Escalera.

PAGE 130

OBRAS 122\ 122\ 122\ 122\ 122\ do en qe le escribieron. No hay qe fiar en padrinos, cuando el cura qebautiza tiene omnmodas del Papa. Me dices que la causa es un barullo. Lo extrao estara qe no lo fuese, ps tal es el destino de las cosas espaolas. Creo, qe mientras no se decida, t no meters la pata en Espaa.18Del estanco de la trata me alegro mucho, muchsimo; po siento qe los prims colonos sean de mala calidad. Esto da armas pa abogar pr el trfico, y abre el apetito a nuevas expediciones. Sin embargo, ntro gran pleito est ganado: la trata est herida de muerte, y morir. Se ha ido, pr fin, ntro Doctor? Le acompaa Pepe Ibarra? Sin absolver enteramte, las quejas de aqul, a D. Salustiano; es menester convenir en qe el Doctorsito es en extremo susceptible, y qe se acuerda mucho qe es hijo de Lanzarote. Juan Daz me ha escrito de Barcelona. Me dice qe all est Jos de Jess Herrera, quien me hace un fino cumplimto en la carta de Daz. Dale a Pedroso esta noticia, con mis gratos recuerdos. Es muy probable qe ya ests en Paris, aunqe a veces sospecho qe no, pues como tienes la fortuna de encontrar por todas partes, inglesas lindsimas y encantadoras, no ser extrao qe te haya encantado alga en las orillas del Tmesis. Expresions a Leonardo, Olzaga, el Conde Montalvo, Chumba, Chumbo, Chumbitas y Chumbitos &&& Spre tuyo Saco Un recuerdo especial a Collina, pues como italiano emigrado lo merece. Aqu han desembarcado 140 y tantos de los ltimamte comprometidos.XVIIMonsieur Mr Domingo Del Monte Rue Godot, no 1 Paris Marsella y Nove 3 de 1845 Mi querido Domingo: aunqe con atraso recib la tuya de Londres de 16. Un cartero la cogi, y me la retuvo varios das. Mucho me he alegrado de tu viaje a Inglata; pero deseara qe vieses a Londres en el verano, qe es cuando est todo en su esplendor. No lo digo pr el oropel qe entonces brilla, sino porqe estoy cierto qe, acabaras de formar una idea ms cabal de Inglata. 18Se refiere al estado de la causa de la Conspiracin de la Escalera con respecto a Del Monte.

PAGE 131

JOS ANTONIO SACO /123 /123 /123 /123 /123 Si logras completa la coleccn de los Parliamentary Papers, puedes decir qe tienes la historia del trfico en los ltimos 25aos—Si no te la han regalado, te habr costado algn dinero, ps son muchos tomos, algunos muy gruesos, y todos ya escasos. El invierno de Paris, aunqe creo qe no me matara, ps ya tengo experiencia, me hace sufrir bastante: po en la efusin de la amistad debo decirte, qe no es eso lo qe me impide ir. El verdadero motivo est en qeParis es muy caro pa m, caresta qe como t sabes muy bien, se aumenta en el invierno. De otra manera, cmo estara yo en Marsella, pasando soledades, y sintiendo con tanta fuerza el peso de la emigracin? Mil y mil veces habra yo volado a Paris, ps aun presciendiendo de vnculos de amistad, all es donde encuentro en los estudios una distraccin o un consuelo a los males de la vida. Y ya qe me hablas de mi obra, no quiero ocultarte mis ideas. Trabajo alga vez en ella, o mejor dicho, recojo algunsnoticias pa ella con muy poco aliento. Ni como podr tenerlo, cuando pienso en las dificultades de su publicacin. Imprimirla en castellano, es perder el dinero, pues en Espaa no la compran, y en Cuba qe pudiera venderse la prohben. Es imposible qe dejen circular all una historia, qe pr lo mismo qe lo es, tiene qe hablar la verdad, y esta verdad ha de irritar al poder, y herir a varias personas de influencia en el pas. Una remota esperanza slo me queda, y es qe se publique en lengua extranjera; mas, esto presenta el embarazo de la traduccn. Como quiera qe sea, no desisto de la empresa, y dejemos al tiempo qe haga lo dems.19 ¡Que contento estar Durrieu! He visto en los peridicos de Paris qeel gobno espaol le ha condecorado con la Cruz de Carlos 3. Supongo qeya no le ser hstil, y qe si no ha publicado, publicar, aunqe slo sea prgratitud, algn articulito defendiendo la poltica de sus agraciantes No se cogen truchas a bragas enjutas. Al fin, Dios es misericordioso, y permite, qe cuando se cierra una puerta, se abra otra. Mr Thiers no ha hecho nada por la jeunesse el gobno espaol hace lo qe puede. Te encargo qe me le des a Durrieu la enhorabuena por su exaltacin de la cruz; pero ya te guardars de leerle este parrafito ¡Qu celoso no se habr puesto el pelele de Weiss!— Y a propsito de Durrieu, y del artculo20 de la Revista des Deux Mondes creo qe Benigno21 habr sacado de dudas a ntra gente, dicindole quien fue el redactor de aquel artculo, y quien su verdadero autor. 19Esta obra es la Historia de la esclavitud ... 20Se refiere Saco al artculo titulado: “La traite Cuba et le droit de visite”. — La supresin del trfico de esclavos africanos en la Isla de Cuba, por Don Jos A. Saco, firmado por Xavier Durrieu”, y el cual vio la luz en la Revue des Deux Mondes Pars, 1845, t. IX, pp. 899-923. 21Don Benigno Gener.

PAGE 132

OBRAS 124\ 124\ 124\ 124\ 124\ De la capacidad intelectual de Grl Flores ya tenemos la muestra con el juicio qe ha formado del Espritu del siglo y pa su ms completa edificacin debes proporcionarle a Da Isabel de Sols. Aplaudo qe Olzaga se oponga a los proyectos del General, y en sus temores por los perjuicios qe puedan resultar a Espaa, ve la cuestin con ojos claros. Lo qe t y l habrn notado es qe ni Flores ni Santana trataron de poner en prctica sus proyectos mientras estuvieron en el poder, y cuando la alta posicin qe ocupaban, no slo daba ms peso a su opinin, sino qe sus deseos se hubieran podido realizar con menos dificultad. Yo no conozco a Flores sino de nombre: quiero hacerle la justicia de considerarle como hombre de bien; pero en cuanto a Santana, t sabes qe es un pcaro ambicioso, y qe en cualquier proyecto qe forme, no lleva ms miras qe las personales. Dos cosas hay qe distinguir en Amrica: la independencia, y la repblica. La independencia es irrevocable, est escrita en el libro del destino; y si por cualquier evento extraordinario, Mxico, o otra parte de Amrica volviera a la dominacnde Espaa bajo cualquiera forma o nombre qe fuese, es seguro qe en breve tendramos segda independencia. La repblica, aunqe fuerte y casi inconstratable en algunos pases, me parece, qe en otros no est asentada sobre bases tan slidas qe pueda triunfar de todos los ataques de sus enemigos. Mxico debe inspirarnos algunos temores. l fue el nico pas de Amrica en qe se hizo la indepena con las miras de fundar una monarqua, dando el cetro a un prncipe de Borbn. Apoyaban este plan los espaoles peninsulares, el clero secular y regular, la nobleza, y puede decirse qe sta era la opinin general, ps lograda la independenca qe era por lo qe se suspiraba, la forma de gobno qe se haba de establecer, se consideraba como cosa secundaria. T sabes, qeIturbide fue el encargado de ejecutar el plan, qe se sustituy al prncipe Borbn, qe se coron de Emperador, qe cay a los once meses, emigr, volvi a Mxico en pos de la corona, y lo qe encontr en sus playas fue la muerte. Todos estos sucesos, acompaados del ejemplo admirable de los E. Unidos y de otros pases de Amrica, despertaron en los Mexicanos el amor a la repblica, y este amor lleg a ser la opinin dominante. La mayor prueba es, qe a pesar de tantas convulsiones como ha experimentado Mxico, y de tantos hombres como han figurado, ningo ha invocado pa subir al poder, el principio monrquico. Pero no existirn todava restos del partido imperial? No podrn reanimarse en medio de la anarqua qe despedaza aquel pas? Y el pueblo cansado de tanto sufrir, no encontrando en la repblica reposo ni libertad, no viendo tampoco un hombre capaz de salvar la patria en las crticas circunstancias qe la rodean, no es de temer qe este pueblo vuelva los ojos a un trono, y le pida la paz y la seguridad qe no encuentra en la repblica? Y deben crecer estos temores cdo se contempla qe la Euro-

PAGE 133

JOS ANTONIO SACO /125 /125 /125 /125 /125 pa se interesa en conseguirlo. Inglata, spre ha deseado monarquizar la Amrica, y a Mxico especialmte ps as levanta una barrera a los E. Unidos, y amenaza sus institucions. Esto lo es hoy ms urgente que nunca, en qe este pas amenaza invadir gran parte de aquel continente. Inglaterra tiembla pr el venir, tiembla por sus posesiones del Canad, y pr su preponderancia martima. No le queda ps ms remedio, qe es presentarse en Mxico a combatir su rival, y si cumple a sus fines levantar all un trono, y sentar en l un mueco coronado, ardua empresa es pa Mxico librarse de las maquinaciones britnicas, mxime cuando otros gabinetes europeos tienen la misma tendencia. Si Mxico se transforma en monarqua, pueden tambn verse comprometidas las repblicas qe se hallan entre l y el Brasil, ps estos dos imperios tratarn de darse la mano, y ahogar entre sus brazos la libertad republicana. Deseo saber cmo se arregla la cuestin del Oregon. Si de ella salen con bien los dos gabinetes interesados, ah se presenta la California: y si los Estados Unidos pretenden apoderarse de ella como de Texas, guerra tenemos. Ya ves qe he politequeado bastante. Entre tantos almanaques no ser sino lo qe Dios quiera, ps sabes qe en poltica muchas veces terminan las cosas pr donde menos piensan aun los mismos qe las manejan— Mis memorias a Leandro, Olzaga, Pedroso, Conde Montalvo a qnescribir maana, los condes de Campo Alegre &a. Spre tuyo Saco P.D. No me franquees las cartas qe me escribes.XVIIISr D. Domo Del Monte Aux soins de Messrs Chauviteau & CieRue Grange-Batelire, 22 Paris Marsella y Nove 19/1845 Mi querido Domo: aqu me tienes lleno de cuidado. Te tengo escritas tres o cuatro; ha llegado el vapor ingls, y no tengo carta tuya. Qu quieres qe piense, sino qe ests enfermo? Mi primera idea fue, qe un tal Saco qe pr casualidad supe qe estaba en sta, me hubiese sacado las cartas del correo; pero como me he cerciorado, qe aunqe lleva mi apellido, no es el mismo qe tiene tambn mis dos nombres; y como adems me dijeron el hotel donde viva, qe ya haba partido pa Espaa con su familia, algs das ha, debo confirmarme en mis sospechas de qe ests enfer-

PAGE 134

OBRAS 126\ 126\ 126\ 126\ 126\ mo — Si as fuere, scame de dudas, aunqe sea hacindole escribir a Leonardo dos renglones. Expresions a todos los amigos Spre tuyo SacoXIXMonsieur Mr D. Del MonteEscrbeme spre a la poste Rue Godot, no 1 restante Paris Marsella y Dice 7/1845 Mi querido Domingo: al fin he recibido tu carta, y me alegro mucho qe tu silencio no haya provenido de enfermedad— Anso pr el momto en qe se falle la famosa causa de conspiracn; y aunqe las ltimas noticias son muy satisfactorias, es preciso saber, si esa gente le pone alga coletilla a la sentencia respecto de algunos individuos, o si todos los absuelve completamte.22 Como ya la estacn est cargando en esta tierra, y alguns das sopla un vientecillo del este muy hmedo y muy pesado, qe no es el famoso mistral me siento muy malo de la cabeza, e incapaz de contestar por ahora a los interesantes pormenores de tu carta. No creas qe esto es un efugio qe busco, pa no darte respuesta. No: te empeo mi palabra, y te escribir detenidamte sobe mi viaje ya a Paris o a Espaa, sobre la obra, && Mis memorias a toda la colonia, y in capite a Dn Leonardo. Spre tuyo SacoXXMarsella y Dice. 14/1845 Recibe, mi querido Domoo, un tierno abrazo pr el feliz xito de tu causa. Al fin aqa gente ha obrado en Justica pr esta vez, y enjugado las lgrimas qe se han hecho derramar a tantos infelices. En cuanto a ti, era de temer, qe te hubiesen castigado, no el crimen de conspiracn de qe eras inocente, sino el de la capacidad, de la influencia intelectual en el pas. Pero ya puedes cantar victoria, e irte preparando pa saborear de nuevo 22Alude Saco a la Conspiracin de la Escalera.

PAGE 135

JOS ANTONIO SACO /127 /127 /127 /127 /127 los pltanos, los mameyes, sapotes, aguacates &&— Respecto de tu viaje a Espa, creo que sera conveniente pa mayor seguridad qe Martnez de la Rosa te enviase un pasaporte pa entrar en Espaa, pues en esta nacin ms vale un nombre qe la ley, y hoy la firma de Martinico da ms garantas qe una sentencia absoluta. As, nunca estar dems, qe lo consigas, si puedes — A Benigno23 me le dars el parabin, con encargo qe tambin lo trasmita a su buena madre Guadalupe, de quien siempre me acuerdo con verdada amistad. Me alegro de la muerte de los 3 bribones qe me anuncias y no me pesa la del Dr barrign. Buena muela era tambn, aunqe por distinto estilo. Enemigo del pas y de sus hijos. Algunos datos tengo pa decirlo. Me parece qe Durrieu tiene vergenza de presentarse, pues no slo ha sido crucificado sino qe en la Gaceta del Comercio public un artculo en elogio del actual ministerio espaol. Mil recuerdos al Dr Mena, a qn dirs de mi parte, qe le supongo muy aplicado a los cursos de brujera qe est dando en Madrid el clebre Cub.24 Este hombre es ms valiente qe un len. Se ha declarado frenlogo magnetizador ; va recorriendo las capitales de Espaa y enseando con gran estrpito la phrenologa, y el magnetismo animal. Cdo escribas a Inesilla, no olvides darle mis cariosas expresions. ¡Cunto siento sus dolencias! Dulenme sobre manera los desconciertos del pobre Atanasio Valds. Mucho debe perjudicarle en su carrera; lo qe es gran lstima, porqe tiene talento y slida instruccn en los ramos concernientes a su carrera— Mala enfermedad amenaza a Echeverra, y aunqe dicen qe se previene o se cura con la navegan yo no quisiera qe en invierno viniese a Europa. El fro fue lo qe aceler la muerte de Gonzalito. Ignoraba qe Zamora se hubiese colado tan buena capellana. Del nombramto de senador del Marqus de las Delicias ya tena noticia pr los peridicos. Los aristcratas qe se consideraran con derecho a serlo prhaber sido nombrados en tpo del Estatuto Real, se mirarn ahora desairados, y andarn con tamaa jeta. Quizs, el baile de Fernandina (aunqe l acostumbra darlos) no es otra cosa, en estas circunstancias qeun pique disimulado de la funcin de las Delicias. ste ser hta obpo, pues pa eso tiene yerno en covachuelas. Aunqe el termmetro no ha llegado aqu ni aun a cero, hay un fro tan penetrante y unos vientos tan recios, qe me han tenido y me tienen todava muy afluxionado. Nadie me hable de buen clima en Francia, pues con corta diferencia, en todos partes es detestable. No me he ido paEspa porqe me estoy descartando de los libros qe no me son muy necesa23Don Benigno Gener, a la par que Del Monte y otros, haba sido absuelto en la causa de la Conspiracin de la Escalera. 24El frenlogo espaol don Mariano Cub y Soler.

PAGE 136

OBRAS 128\ 128\ 128\ 128\ 128\ rios, y estoy esperando ver si pronto publica aquel gobno su nueva tarifa, y en ella se disminuyen los dros de los libros qe all se importen. Detineme tambn el miedo al mareo, ps pa ir por mar de aqu a cualquier punto de Espa tengo qe pasar por el golfo de Lyon, qe en esta estacin es endemoniado. El viaje pr tierra no me conviene, porqe los libros pagan como si fuesen introducidos en pabelln extranjero, mientras qe yendo pr mar y en vapor espaol, se goza del beneficio de la bandera nacional. Te agradezco de corazn todas tus ofertas generosas: po cdo t, la amable e ilustrada sociedad qe en tu casa se rene, cdo el buen arroz a la criolla y el clsico Jerez qe lo acompaa, no me hacen marchar a Paris, puedes inferir qe me es absolutamte imposible. Un viaje a Paris puede costarme la vida, ps t no te puedes imaginar los trabajos qe ahora se pasan con la nieve y el fro de los caminos. Si mi salud no estuviera tan quebrantada, ya podra arrostrarlos, po en mi estado, tendra qe quedarme a medio camino o muerto, o gravemte enfermo. En la obra25 nos pondremos a trabajar con ms aplicacn qe antes. Algunas de sus partes deberan escribirse en Paris, porqe slo all se encuentran los recursos literarios qe se necesitan. Otros deben reservarse pa Espaa — Aunqe yo no pienso vivir en Madrid, creo qe estar all en Abl, o Mayo, y desps de obtener todos los datos qe pueda, deber ir a Sevilla a consultar el archivo de indias, pa lo cual, es menester, como t sabes, una Rl Ordn del ministro del interior. Si Dn Salustiano26 estuviera en el candelero, creo qe nos concedera este favor; po trataremos de conseguirlo pr otro conducto, contando pa esto con el influjo qe puedas tener en Espaa. En cuanto al modo de publicar la obra, mucho tenemos qe hablar. Creo qe puede hacerse sin gravar el bolsillo de nadie. A bien qe ya ests expdito pa ir a Madrid. T me dirs, sobre poco ms o menos, cuando emprenders tu viaje, y as nos pondremos de acuerdo sobre la poca y lugar de nt reunin. Ya no puedo escribir ms, ps a pesar del placer con q lo hago, la pluma se resiste. Tengo qe encargarte unos libros qe aqu no encuentro; po ha de ser bajo la condicn qe no me los regalars. Memors a Perico, Chumba, Ma. Ignacia, Montalvo, Pedroso, Olzaga, Collina &a.Mil carios a Dn Leonardito. Spre tuyo Saco 25La Historia de la esclavitud... 26Don Salustiano de Olzaga.

PAGE 137

JOS ANTONIO SACO /129 /129 /129 /129 /129XXIMonsieur Mr D. Del Monte Rue Godot, no. 1 Paris Marsella y Dice 27/1845 Djese Vd. Sr D. Domingo de viajes a Espa en Marzo. Es muy mal mes, te expones a vientos, lluvias y nieves, y a unos caminos abominables. Da tiempo a qe la atmsfera se desahogue, y rompiendo la marcha en Abril, llegars comodamte a Madrid en el mismo mes, ora te encamines pr Catalua, ora pr las provincias. Esta ruta es la ms corta, y la ms cmoda; ofrece hoy la ventaja de tener 60 leguas de camino de hierro, desde Paris hta Tours, y esta ciudad, Blois, y Orleans, tienen buenas catedrales y otras curiosidades, qe en tu primer viaje tal vez no veras porqe en Burdeos te empaquetaran en una diligenca, segn la usanza grl, y no te soltaran sino en Paris. El resto de la ruta te puede proporcionar otras novedades. En Vergara vers el campo del famoso abrazo enteEspartero y Maroto: de all puedes hacer una punta a Bilbao, qe es muy bonita, y siento no haberla visto. Sobre todo, D. Domingo, spre te ser grato recordar en tu vejez lo qe viste en tu juventud. Yo no s, si antes de retirarte a la tierra de los pltanos, piensas ver algo de Italia. En este caso, debes ir a Espa pr las provincias, y salir pr Catalua; y yo te trazara un plan de campaa en qe pudieras ver mucho y en muy corto tiempo. De todos modos, si resolvieras entrar en Espa pr esta va, me lo avisars pa enviarte un itinerario, no como est escrito en las guas, sino como manda Dios. Te remito la lista de los libros. Me acuerdo haber odo decir en tu casa al pelele de Weiss (qe no lo es pa su negocio) qe un conocido suyo se haba llevado el premio sealado pr la Acada de ciencias polticas y morales al qe presentase la mejor memoria sobe la abolicn de la esclavitud en Europa. Ole tambn decir, qe el autor estaba imprimiendo su trabajo. Infrmate ps, del asunto. El mapa de frica y la obra de Blair me las llevars t, ps es imposible qe me los remitas con la prontitud qe deseo. Las dems obras me las dirigirs a Marsella luego, luego qe las consigas, ps me urge tenerlas. Vendrn pr roulage accler y en el billete o recibo qe te darn, exigirs qe te expresen el peso qe me remites, lo qetengo qe pagar pr el transporte, y los das en qe deben entregarme el paquete o caja en Marsella. Todo esto es necesario con estos pcaros galos, porqe no slo cobrase ms de lo qe debe pagrseles, sino qe envase pr roulage ordinaire y cobran desps como si fuese accler —En cuanto al mapa debo advertirte, qe se venden en la calle de la paz no 6, po no lo

PAGE 138

OBRAS 130\ 130\ 130\ 130\ 130\ quiero de la edicn de 1842, no slo porqe es muy grande, sino incompleto. Me contentara con uno de 1844, con tal qe fuese del gegrafo Bru y aumentado y corregido por Picquet Si no se le hallare as, entonces encrgalo a Londres al Lord Clarendon, Palmerston, Morpeth, a otro de los altos personajes con quienes te has tratado en Inglata. Ya he visto la nueva crisis ministerial, y creo qe ya estar formado el nuevo ministerio, ps Peel es el hombre de la situacn. Se habr desembarazado del Duque y colegas qe se le oponan, o stos tendrn qe sometrsele, si quieren ser ministros. La empresa de la Revista me parece muy bien concebida, y si cuaja, puede ser muy til a espaoles de aquende y allende el mar. No le vendr mal al poeta Zorrilla la llamada qe le han dado. En Paris hay mucho ruido pa las grandes inspiracions, y all en el silencio de Torquemada le soplar mejor la musa, y escribir mejores estrofas cuando se sienta bajo la influencia patritica del rancio tocino y del indigesto garbanzo. Expresions a D. Leonardito, y a toda la gran comparsa. Spre tuyo Saco Lista motivada de los libros qe encargo al ciudadano Del Monte. 1. Sur l’abolition de l’esclavage ancienne dans l’occident &a par Biot—Tngola en italiano, po no me fo de la traduccn; y aunqe el original obtuvo el accesit de la Academia des sciences politiques et morales de Paris, tiene graves errores y uno de ellos es qe a cada paso confunde los esclavos con los siervos. 2. La obra sobe el mismo asunto del amigo o conocido del Pelele de Weiss, si ya se ha publicado— 3. Jugler Trait sur le commerce des esclaves chez les anciens— 4. Discours sur la constitution de l’esclavage en occident, pendant les derniers sicles de l’re paienne, par P. de Saint-Paul — Impreso en Montepellier en 1837. Cdo pas pr ella, le busqu con empeo, po no pude encontrarle. 5. Blair, An inquiry into the state of slavery amongst the Romans— Edinburgh, 1833. 6. Tengo 6 tomos de la obra de Heeren sur le commerce des peuples anciens &a. Se ha publicado el 7 en la imprenta de Didot, y creo qe trata de la Grecia. Que venga 7. La obra de Humboldt sobe la hista de los descubrimtos geogrficos en el Nuevo-Mundo. No me acuerdo bien de las palabras del ttulo; po t lo compondrs, ps me dijiste qe tenas la obra en la Haba. 8. Edrisi, conocido pr el Gegrafo Nubiense. Est traducido del rabe al francs, y la edicn se hizo en la imprenta real de Paris. Malum signum ps debe ser caro.

PAGE 139

JOS ANTONIO SACO /131 /131 /131 /131 /131 9. Un mapa de frica, no muy grande ni de lujo, ps lo qe me interesa es la exactitud geogrfica, pr supuesto, qe contenga hta los descubrimtosms modernos. En Londres se hallar a medida del deseo. En Paris se ha publicado en 18... pr un tal... Finis coronat opusXXIIParis y Marzo 11 de 1852 Mi querido Do: entre los anexionistas revolucionarios hay canalla muy vil, y a ella pertenecen algs de los qe me rodean en Paris. Yo no he ledo el papelucho27 de qe me hablas, sino desps de haber recibido la tuya, aunqe tena noticias de l pr dos conductos, siendo uno el del viejo Iznaga, qe es quien lo ha costeado, y quien ha inducido al pobre isleito28 a escribir esas tonteras. ste se vende pr mi amigo, y en verdad qe nunca le he echado paja ni cebada, porqe todos sus conocimtos conmigo se reducen, a qe pr casualidad supe un da quien era, y despus le encontr dos veces en la calle. En la ltima fue donde tuvo ocasin la conversacn a qe alude, y qe ha tergiversado, ps yo no le dije lo qe l da a entender, sino qe refirindome a la anexin, us de las frases qe l emplea pa manifestarle mi odio a ella. Es una vileza imprimir lo qe se dice en conversacions privadas, y esto da la medida de los nobles sentimtos qe abrigan l y su patrono Iznaga. Por lo dems, nada me importa qe se publiquen mis opiniones, psharto pblicas son. Y sabes con qu fin se ha escrito este papelucho? Con el de qe yo conteste, y me declare independte, brujo, diablo y demonio. Tal es el proyecto de Dn Anizeto (sic). ¡Pobre borrico! Pero no es esto lo mejor del caso, sino qe all en N. York los pilletes de la Verdad me han soltado sus articulillos, y dos de ellos han llegado a mis manos: el uno, qe no dice nada, est moderado, y no te lo envo, porqe lo tiene Pep; el otro, qe te incluyo, lo saborears, y te quedars chupando los dedos. Yo pens limpiarme con l las flores del culantrillo y devolvrselo a su autor, qe segn las iniciales es Cirilito Villaverde;29 27En nuestras investigaciones sobre historia de Cuba en la Biblioteca Nacional de Pars, tuvimos ocasin de conocer este impreso publicado por Orihuela en esa capital. Titlase: Dos palabras sobre el folleto La situacin poltica de Cuba y su remedio publicado en Pars por Don Jos Antonio Saco en Octubre de 1851 Pars, 1852. 28Don Andrs Avelino de Orihuela, natural de Canarias, abogado y escritor pblico que ya haba residido en Espaa y en Cuba largo tiempo. 29 El Seor Saco con respecto a la revolucin de Cuba C. V., Nueva York, 1852. Adems, en La Verdad (Nueva York, enero y febrero de 1852) se encuentran varios artculos en los cuales se ataca a Saco y estn firmados tambin por C. V.

PAGE 140

OBRAS 132\ 132\ 132\ 132\ 132\ po no he podido hacerlo, porqe quiero qe t lo leas, y conozcas, qe los hombres de ese partido revolucionario ellos mismos no se entienden, porqe segn los unos soy patriota independte &a, y segn los otros soy un apstata cubano un godazo &. Pero un puntillazo a toda esa canalla, y pasemos a otra cosa. Agradezco a Felicia y a Carlota sus recuerdos. Dales expresions de mi parte. Gracias a Dios qe la Haba est libre del malvado Olaeta.30 ¡Qu buen par de ranas l y su Esca D. Pastor!31 A ste le han probado palmariamente qe es un ladrn en el papel del Constitucional qe enviaste a Pep— Y antes qe se me olvide, Lola est buena de su gripa, como toda la familia. Tengo la obra de Veitia Linage, y he tomado de ella todo lo tomable. Nada saba del opsculo de Adolfo Castro, ni tampoco del autor de quien cita un trozo contra el trfico. A pesar de mi arranquera dara 25 francos por or a Dn Bartolom. Tengo desgracia con mi papel. Todava anteayer no haban resollado los muchachos de Londres. Ayer no pude salir pr estar muy indispuesto pa ver a Pepillo Alfonso, qe fue qn les escribi sobre el asunto. Yo pr mi parte he escrito a Ginebra; maana espero carta y creo qeall ser donde har la impresin. Anso, anso salir de este asunto, porqe mientras no acabe de poner en limpio el mamotreto, y corrija las pruebas, no podr hacer otra cosa. Con estas polmicas endemoniadas, y con los frecuentes dolores de cabeza qe padezco en este invierno, slo he trabajado 5 das en la obra sobe la esclavitud. A bien qe si no me sobrevienen nuevas desgracias, ya podr en lo adelante entregarme exclusivamte a ella, porqe voy a realizar mi antiguo pensamto. T sabes qe cuando estuve en Cdiz en 1846, trat de retirarme de la carrera de escritor poltico, y qe si entonces no lo hize, fue porqe t me volviste a poner la pluma en la mano. Hoy pues, qe el mundo poltico ha cambiado quiero aprovecharme de las actuales circunstancs pa separarme de una vez de la escena en qe hasta aqu he figurado. As lo digo en la conclusn de mi papel, y as hubiera yo tomado esta resolucn 20 aos ha, qe mi suerte actual y mi porvenir no seran tan tristes como son. Memors a Len, Miguelito &. Tuyo Saco 30Don Jos Antonio de Olaeta, funcionario espaol que fue en Cuba fiscal, regente de la Audiencia, censor regio y apoderado en el juicio de residencia del general Tacn. 31Don Manuel Pastor, sndico que fue de la Real Junta de Fomento, de Agricultura y Comercio de la isla de Cuba.

PAGE 141

JOS ANTONIO SACO /133 /133 /133 /133 /133 Se me olvid decirte qe el impreso adjunto lo recib con un sobre de letra disfrazada, po qe por los rasgos conoc qe era del bandolero Iznaga. Este tonto y sus compaeros se figuran qe yo me mortifico con sus papeles, y te confieso sin afectacn qe los leo pa divertirme, y qe a veces suelto la carcajada sin poderlo remediar. Creo qe a ti te suceder lo mismo con la muestrecita qe te envo.

PAGE 142

EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO DE LUZ Y CABALLERO DE LUZ Y CABALLERO DE LUZ Y CABALLERO DE LUZ Y CABALLERO DE LUZ Y CABALLERO 1825-18611IJ. de la Luz Caballero Habana Filade 2 Dice 1825. Mi querido Luz: he sabido con dolor qe Dn Po de Lara ech al agua mi paquete de cartas que llevaba pa sa. A Vd. escriba, dndole razn de haber encontrado en italiano las obras del Dante y del Pet ; po qe no me haba determinado a comprarlas, pr haberlas de distintas edicions, y pr consigte de distintos precios. Las mejors, esto es las del P bien empastadas, de excelente letra y papel, y en 4 tomos en 4 mayor, valen 16 ps— Tienen tambin muchas notas.— Las del D. de la misma calidad, po en 3 toms valen 12 ps. Las de distinta edicn son unos tomos muy pequeos, y el precio de las dos obras no pasa de 5 ps. Por esto podr Vd juzgar del mrito de ellas, cuya resolucn me comunicar Vd. Yo creo que no se encuentra otra obra de Davy qe la qe Vd. tiene, psparece (segn me han informado) que no ha escrito otra. Memors es verdad, qe ha publicado muchas, po no se encuentran sueltas, sino en las Transacciones filosficas2 y en otros papeles. 1Esta coleccin de cartas dirigidas por Saco a Luz y Caballero, la hemos formado primeramente con vista de los originales que aparecen incluidos en el Centn Epistolario de Domingo del Monte y despus, copiando otra serie de ellas que, slo en copia, se conservan en el archivo del doctor Vidal Morales y Morales, y cuyos autgrafos sabemos que guarda el doctor Alfredo Zayas entre otros papeles pertenecientes todos a Luz y Caballero y recogidos por su seor padre don Jos Mara Zayas a la muerte del sabio educador cubano. 2 Philosophical transactions of the Royal Society of London Comenz a ver luz en Londres en 1665, y hemos visto hasta un tomo publicado en 1871.

PAGE 143

JOS ANTONIO SACO /135 /135 /135 /135 /135 Luego qe haya conducto sego remitir la obra sobe maqas de vapor Si yo supiera qn es el comercte con qn lleva Vd ms relacions, enviar a Vd por su conducto as este como los otros libros. Aqu vamos andando con ntro. curso de qumica. Ya le supongo a Vd muy ocupado con sus conclusiones, ps las maters son muy interesantes. Escrib a Vd sobe una suscripn pa imprimir la Instituta de Heineccio traducida. Supongo qe Vd vera lo que escrib a Hara sobe el particular. Ahora slo aado qe como ya tengo hecho el trabajo, no puedo menos qe publicarlo, y qe as, haya el nmo de suscriptors qe hubiere, lo qedeseo es saber poco ms o menos cuntos habr, ps mi objeto es qe la obra est en la Haba antes de marzo. Necesito las recitacions de Heineccio. Si Vd puede conseguirlas, entrguelas Vd al Pade de Macas pa qe las remita a su hijo. De Vd SacoIIFilada Marzo 30, 1826. Mi querido Luz: he recibido los elencos y los 50 ps, po no los libros qeVd. me remite, pr qe el cajn ha permanecido en la aduana de New York, po de maana a pasado maana los espero. Remito a Vd. pr el conducto de Carlos Drake... (Acabo de recibir el cajn con los libros y la horma, avselo Vd al Dr Caballero) un cajn qe contiene las obras del Dante en 3 tomos, el dicciono de Newman y la de Stuart sobe mquinas de vapor. Tiene lo qe Vd. desea, a saber las mejores de Perkins. No van las obras del Petrarca pr qe valen 20 rs, Vd. me contestar lo que le parezca. Tampoco remito el Atlas pr qe se est haciendo una nueva impresn corregida respecto de las aguas de Amrica; y como ha de salir mejor que la que existe, he diferido comprarlo pa entonces, aunqe ser un poco ms caro. Debo advertir a Vd. qe tambn hay pr separado un atlas americano (quiero decir de los pases de Amrica solamte) qe contiene 56 mapas muy hermosos. El autor es el mismo, y su precio 18 ps. Los elencos estn buenos y muy buenos, y participo con Vd. del placer de qe sus discpulos hubieran quedado con tanto lucimto. ¡Qu contraste no formarn estos actos con las clebres oposiciones! La Habaha quedado en la orfandad, y su suerte hoy sera distinta si estuviramos acostumbrados a pagar nuestros maestros. No habra entonces quienes se pusieran a ensear fsica experimental? Donde no hay una mano que proteja y costee, lo qe debe proteger y costear, quiero decir, las ciencias; no hay otro medio, que pagar cada uno su maestro, de lo contrario apelo a la experiencia.

PAGE 144

OBRAS 136\ 136\ 136\ 136\ 136\ Agradezco la eficacia con qe Vd. ha desempeado la suscripcn a la obra de Heineccio.3 Ya est concluida la impresn, y le he puesto varias notas. No la remito pr qe me ha faltado dino pa pagar el costo de la imprenta qe no son 4 rs, y tengo qe esperar hasta qe lo rena. Estoy trabajando una obra de qumica que abrace los tres ramos mineral, vegetal y animal, y espero concluirla en todo el curso del ao. Sobe este asunto no propongo suscripcn pr qe Vd. sabe, qe esto sera pedir peras al olmo ¡Qu doloroso es reflexionar, mi amigo, qe el Heineccio tiene ms de 100 suscriptores y qe una obra de qumica acaso no tendr ni media docena! Vd conoce esta verdad, y la lamenta conmigo. Los libros han costado 19 ps 6rs, ps el Neuman cuesta ahora ms caro qe antes. Van pr el bergantn Enroy en un cajn pequeo qe vino de la Haba. Me detengo en estos pormenores pr qe s qe estos capitanes tiran esas cosas pr donde quiera.4IIIJos de la Luz Caballero Paris Nueva-York y febo 19/1830 Mi querido Luz: nunca viene Vd. tarde pa m; y aunqe as fuese, Vd. siempre sabe venir bien. La obra de Berzelius es cosa buena, buena. No me servir para la qe yo proyectaba,5 ps qe ya est en la regin del olvido; pero s me servir para mi recreo ¡Qu buenos ratos pasar Vd. en el laboratorio de Thnard!6 La carta qe dirijo a Garca es para Vd. tambin. Rstame, pues, slo decir qe si Anto7 se acuerda mucho de m, yo tambin me acuerdo de Antouelo el hombre del buuelo. Spre de Vd Saco P .D.—Diga Vd. a Pancho qe en lo sucesivo ser ms eficaz en la remisndel Mensajero, ps hay ahora asuntos de importancia en Amrica. 3 Elementos de derecho romano por Juan Heineccio, traducidos y anotados por Jos Antonio Saco en la Imp. de Guillermo Stavely, Filadelfia, ao de 1826, 12, 402 p. 4Sin duda que por inadvertencia dej Saco de firmar esta carta. De letra de Luz se lee lo siguiente al pie de aqulla: “Las lminas del Nigara”. Y despus: “Contestada en 14 de Mayo de 1826”. 5Al pie de esta carta escribi Luz como nota: “Sobre la ctedra de quimica”. 6M. Louis Jacques Thnard, clebre qumico francs. 7Antonio, uno de los hermanos de don Pepe y su compaero en este viaje por Europa.

PAGE 145

JOS ANTONIO SACO /137 /137 /137 /137 /137IVMr. Jos de la Luz Caballero—Paris Nueva York y Eno 19/1831. Mi querido Luz: ahora qe son las 111/2 de la noche cojo la pluma paescribirte, aunqe sea de carrera, pues pr prima y creo ltima vez, he andado en un trineo, a uso del pas, pr qe gracias a Dios tenemos bastante nieve. Tena algunas noticias del portento de Bolonia8 de qe me habla Vd., po no saba su nombre, ni menos poda figurarme lo qe realmte es. Jams he odo ni ledo ninguna cosa qe en el orden literario me haya causado tanto asombro. He andado como loco con la carta de Vd., leyndola a cuantos conocidos encontraba, y uno de stos es Segura, quien anda tanto o ms admirado qe yo, pues ha tomado el negocio con ms empeo qe una pera de Rossini. Intil es decir la impresn qe ese portento ha hecho a Varela.9 Ya Vd. sabe qe l es observador, y qe as sabe apreciar las dificultades qe se vencen. Cuando le le la parte de la carta en qe Vd. le compara en algunas cosas con Mezzofanti, le salieron los colores a la cara, y tanto ms, cuanto qe de intento la le delante de cinco o seis personas —La parte de la carta de Vd., relativa a Mezzofanti, saldr en el Mensajero ya en extracto o abstracto, ya en concreto, ya del modo qepudiere ser, pues conviene qe ntra gente tenga noticia de ese fenmo. Vamos a las mquinas, y ante todo me congratulo sobre manera de la comsn dada a Vd. pr qe en qe manos mejores poda caer?—Desps de haber ido a la fbrica de Pike, y examinado todo lo qe tena, creo qe lo nico qe hay digno de noticia es lo sgte. Un aparato galvnico a la Wallaston, bien montado, y cuyas lminas sean de 6 pulgads de largo y 4 de ancho, costar a razn de casi 4 reales el par, o mejor dicho tro, si se consideran dos lminas de cobre y 1 de zinc. Tiene una mqa neumtica de dos bombas de cristal .....130 Esta mquina ha sido construida en Paris; pr consigtees cara pr ese precio. Otra mqa de bombas de bronce tambn construida en P aris ................................................... 100 00. 8Con esta carta responde Saco a la que Luz y Caballero hubo de escribirle, fechada en Bolonia el 12 de noviembre de 1830, y publicada en La Habana Literaria Habana, 1892, ao II, pp. 2-3. Por dicha carta de Luz, tuvo Saco las noticias de las cuales dio a la estampa una parte en su peridico El Mensajero Semanal Nueva York, 22 enero 1831, sobre el clebre poliglota cardenal Mezzofanti. Por ltimo, en su respuesta, Saco remite a Luz los informes que ste haba solicitado referentes a ciertos aparatos que, comisionado por el obispo Espada, deba adquirir con destino al gabinete de fsica y de qumica del Colegio San Carlos de la Habana. 9El presbtero don Flix Varela.

PAGE 146

OBRAS 138\ 138\ 138\ 138\ 138\ Otra pequea de dos bombas de bronce ...........................30. Hemisferios de Magdeburgo from 3 to 4 inches, de.......3 a 7 ps. Mqa elctrica, cuyo disco sea de 24 pulgadas .................90 ps. dem. dem. de 30 dem ...................................... 110 ps. dem. dem. de 33 dem ...................................... 120 ps. dem. dem. de 44 dem de ................................. 200 a 300 Aparato de Marcel pa el vapor, con el globo de bronce de 4 pulgadas de dimetro (Muy caro) .............................18 ps. Se me olvidaba el Calorimotor, y se puede hacer pr.......30 ps. Sus dimensiones 40 plates, 14 inches by 12 with 2 boxes and pulleys for raising out of water or acid. Creo qe ste y el aparato galvnico son los nicos qe convendr tomar aqu, cuyos precios, aunque todava no estoy bien cerciorado, no difieren de los de Filada y si difieren, ser en muy corta cantidad. Y no se reir Vd., y D. Pancho, el bueno de D. Pancho, y Anto, y tambin Pep, cuando vean esta carta tan desarreglada y tan llena de borrones? A no tener entre ellos mi crdito bien sentado, temera qe creyesen qe yo he andado trineando con la botella en la mano. Tngame, tngame piedad. El pulso est agitado, el cuerpo rendido, pero la cabeza est despejada y tan libre de vapores, como de dinero los bolsillos. A Dios, mi querido Luz, A Dios. Otra vez ser ms largo. Divirtase fsica e intelectualmte ps qe cuando vuelva, me cuente o aqu o en la Habana, mucho de lo qe haya visto, ps en vez de leer algns...10tendr el gusto de lermelo a Vd. Spre tuyo SacoVNva. Orleans y Enero 19/1832. Mi querido Luz: con esta misma fecha escribo a Vd. recomendndole a una Baronesa llamada Pontalba. Esta Seora, aunque natural de Nueva Orleans, se ha educado en Paris, donde es casada, y tanto all como aqu tiene caudal, pero ni sus ttulos, ni su dinero la libertan de que yo le diga a Vd. en confianza, que tiene la cabeza montada a la Parisiense Pero a pesar de esto, como es persona que tiene muchas conexiones, y de las relaciones que tales personas hagan depende en gran manera el crdito de nuestra patria, conviene que vea paseos, establecimientos pblicos, bailes & & &. Vd. tiene conexiones con toda la Habana, y as nadie me10Roto el documento.

PAGE 147

JOS ANTONIO SACO /139 /139 /139 /139 /139 jor que Vd. para servirla. Va recomendada por Pancho Sentmanat11 a su padre y a Juan Montalvo. Por el bergantn Socorro capitn Torres, escrib a Vd. de aqu. Yo me ir dentro de dos o tres semanas; y mientras llega el da en que nos abracemos haga Vd. mil expresiones a toda su apreciable familia, sin olvidar a Galn. Spre. De Vd. Saco.VISor D. Jos de la Luz. Habana. Cafetal Angerona, Abril12 1833. Mi querido Luz: dgame Vd si hay alguna novedad por la familia. Ac se ha corrido la noticia de que ha muerto una hija del Dr Romay.13 Si es cierto quin de ellas ha sido? Yo pens haber ido a esa hoy, pero Sirgado14 an no ha acabado de arreglar el artculo sobre Pto Rico15 y no quiero irme sin esa prenda. Por ahora no pienso sino en el clera, pues estoy trazando su historia sobre el Atlas de Lavoine, buenos calentones de cabeza me est costando, pero al fin vamos saliendo. Me ha ocurrido que el Obispo Lleber en su viaje a la India debe hablar del clera. Cuando lo le no fij la atencin en este particular; pues muy poco nos interesaba esa enfermedad, caso que no trat de ella, siempre me ser muy til consultarla, pues sus noticias sobre la poblacin de esas ciudades y otras muchas cosas, son las ms seguras que se tienen sobre aquel pas. Y estn ya reanimados los negocios en sa? Expresiones a toda la familia sin omitir al Dr Aguirre y a Dn Tele. Antonio estar ya muy contento, pues la mortandad de la Habana est ya reducida a su mnima expresin. Spre tuyo Saco. 11Francisco Sentmanat y Zayas, nacido en La Habana, “espritu turbulento, duelista, revolucionario” (segn El Diccionario Biogrfico Cubano de Calcagno). A Mxico, en cuyo ejrcito haba llegado a general, llev una expedicin invasora que, habiendo fracasado, trajo por consecuencia la captura y fusilamiento de Sentmanat, en 1845. 12Falta el correspondiente da del mes. 13La seorita Ascencin, fallecida en La Habana el 19 de abril de 1833. 14Don Pedro Pascual Sirgado. 15El artculo se titula: “Memorias geogrficas, econmicas y estadsticas de la Isla de Puerto Rico”, y debi figurar en el nmero 10 de la Revista Bimestre Cubana correspondiente a mayo de 1834, el cual se imprimi. Pero no se public.

PAGE 148

OBRAS 140\ 140\ 140\ 140\ 140\VIISor. D. Jos de la Luz [Habana] Setiembre 26 [1833] Carsimo: esta tarde salgo pa el cafetal de D. Cornelio. My stay there will depend upon the state of my healt Carnes y fuerzas es lo que necesito. Por lo dems estoy enteramente bueno. Remito los libros del clera con mis ms expresivas gracias. Doy a Vd. la incomodidad de que me corrija las pruebas de un artculo de Olivan sobre azcar.16 Encargo a Vd que no me deje ver al autor ninguna prueba; esto mismo he encargado a Arazoza por el conducto de Torres, pues temo que le meta algn elogio inmerecido, y me comprometa. Al principio y al fin del artculo, he tenido que aplicarle algn cloruro, pues ambos hedan mucho a incienso; y ya Vd. sabe que la Revista no gasta estos perfumes. Cuando Vd. me escriba dele a las cartas la direccin de Sn Marcos, aadiendo cafetal Angerona. Spre Saco.VIII[Habana, ....... de 1834]17Mi querido Luz: Anoche desps qe Vd. se retir, me qued pensando en mi viaje; y ya que ste es necesario, me pregunt a m mismo Qu me ser ms convente, permanecer en los E. Unidos, o marchar pa Espaa? He aqu mi soliloquio.— La corta distana de aquellos pases a la isla de Cuba, y el inters qeme inspiran, son razons favorables pa qe yo adopte el primer partido; pocomo ya los conozco pr mi larga residencia all, y s pr experienca qe con lo mismo qe vivo en ellos, puedo pasarlo con tanta o ms comodidad en alguns partes de Europa; creo qe debo aprovechar la forzada oportunidad en qe me han puesto y decidirme por el lto partido, yendo a Espaa. A esta consideracn agregaba otras. 1 En mis circunstancs, ms me conviene residir algn tiempo en la capital de la nacn espaola qe no en un pas Amrico Republicano Mi permanencia en ste no me da, ni a los ojos del gobno, ni de mis enemi16Por la introduccin puesta por el mismo Saco a su carta a Don Alejandro Olivan fecha 8 de noviembre de 1833, se sabe que este artculo fue retirado por su autor. 17La presente carta tuvo que ser escrita siempre despus del 19 de agosto de 1834, da del nacimiento de la infanta, como llama Saco a la hija de Don Pepe, y antes, por supuesto, del da de la partida de aqul; o sea, el 13 de septiembre.

PAGE 149

JOS ANTONIO SACO /141 /141 /141 /141 /141 gos, ni aun del mismo pblico, tanta garanta como mi residencia en Madrid. Sus aguas son inmundas, po pa la enfermedad qe padezco, o qeme quieren hacer padecer, son mucho ms eficaces qe las del Potomac o el Tber. 2 Ni un momento debo perder de vista qe mis enemigos han querido humillarme—Frustar ps sus deseos debe ser mi conato. Ellos han tratado de romper mi pluma; po yo debo manifestarles qe nunca est ms fuerte qe ahora. Y pa lograrlo qu teatro ms a propsito qe Madrid? Mis papeles publicados en un pas extranjero y republicano, estaran expuestos a la censura y a las intrigas de la Haba, y los anatemas qelanzasen contra ellos quiz no dejaran de alcanzar a su autor. Es, pues, preciso ponerme a cubierto de esos tiros, y nunca lo estar por gida ms poderosa, como cuando escriba en Madrid. All estar seguro, y produciendo los golpes ms efecto, tambin sern ms dolorosos. 3 Vd. sabe cuanto me disgusta la abogacia, y probablemente nunca la ejercer; pero pues voy a Madrid y mis enemigos han tratado de arruinarme, yo debo presentarme ante ellos mejor parado que nunca. As es, que me siento dispuesto a recibirme de Abogdo. El arreglo de los papeles necesarios lo confiar a R. Daz. S que me quiere y qe har pr m todo lo qe pueda. 4 Poco o nada hay qe esperar de Espaa en cuanto a mejoras sobre ntro. sistema poltico. A veces se variarn los nombres, pero las cosas sern spre. las mismas. Sin embargo, en cuanto a ciertas medidas particulares algo se puede lograr, y yo all algo podr hacer. Y piensa Vd. qeme olvido de ntro. Ateneo? Nada de eso.—Creo qe se le puede dar mejor forma. Tratar de ver si se consigue qe se puedan dar certificaciones de los cursos ganados en l, &a &a. Vd. piensa sobre esto (sin qe se entienda qe abandone Vd. a Casas), qe tiempo hay de acordar lo que se ha de hacer. Aqu tiene Vd., mi querido Luz, un compendio de las razons prales qeme inducen a ir a Espaa. Yo creo qe son fundadas, y qe as merecern la aprobacn de los sensatos. No s qe tiempo estar. Esto depende de las circunstancias. Nunca ser largo tpo, ni nunca ser ms qe el preciso. Si mi estado lo permite, ver aunqe sea de paso, algo ms qe a nuestra madre Espaa. Pero si no se pudiere, vendr gustoso a ser Cubano, a ser lo qe no puede ser origen de la felicidad de ningn hombre de bien. Mis bales de ropa hace das qe estn a bordo de un buque. Traerlos a tierra, no slo es molesto, sino peligroso. Qudeme solamte con dos mudas, y con ellas, casi he estado haciendo el juego de la paloma: po el calor de anoche y hoy me ha arruinado, ps la camiseta limpia qe me puse se me ha ajado y ensuciado, mientras qe la otra no est todava corriente. El calor y la humedad del sudor siguen trabajndome y no pudiendo aguantar, ocurro a Vd., pa qe me de por va de comodato una o dos cami-

PAGE 150

OBRAS 142\ 142\ 142\ 142\ 142\ sas y un pauelo de color; pues pasadas qe sean las circunstancias, sern religiosamte devueltos. Como se halla Marianita? Qu tal lo pasa infanta?18 Si sobre esto hubiere alga novedad, avseme Vd. En cuanto a lo dems, no hay precisin.19IXSr. D. Jos de la Luz Caballero Habana Madrid Enero 30/1835 Mi querido Luz: hace pocos das que llegu a sta. A Gonzalo20 le remito un papel sobre las ocurrencias del 18 en Madrid, Vd. lo ver y leselo a N. Escovedo.21 Dgale que yo siempre me acuerdo de l mucho, muchsimo; y que si no le escribo, es porque no puede leer mis cartas ni contestarlas con su propia mano. Pero que tenga sta por suya y que no omita manifestar a Pastorita e Inesilla los gratos recuerdos de Jos Ant. Saco. P .D.= Y a Marianita y a toda la familia de Vd., qu le dir? Dgale Vd. por m todo lo que quiera. Haba pensado ser ms largo, pero ya en este correo es imposible. Llauder renunci. No saben a quien nombrar, porque a la verdad no hay a quien. Se cree sin embargo, que Ezpeleta ser el ministro, el mismo que acaba de ser nombrado Capitn Gral. de Castilla la Nueva.XSr. D. Jos de la Luz Caballero.— Habana Madrid y Marzo 3/1835 Mi querido Luz: he recibido la de Vd. fha 31 de Octe, po desps de haber andado viajando 3 meses, ps habr 5 o 6 das qe lleg a mis manos. Siento infinito los males de Marianita, y ya dejo a la consideracn de Vd. lo grato qe me ser tener noticias de su total restablecimto. 18La entonces recin nacida hija de Luz y Caballero. 19La presente carta, as como otras posteriores contenidas tambin en este epistolario, no aparece firmada por Saco, sin duda que obedeciendo a la medida de precaucin de que l mismo trata en la Carta X. 20Don Gonzalo Alfonso y Soler. 21Don Nicols Manuel de Escovedo.

PAGE 151

JOS ANTONIO SACO /143 /143 /143 /143 /143 Nada me ha sorprendido la conducta de D. Justo.22 Un egosta refinado como era l, un hombe en cuyo corazn haban muerto las ideas de patriotismo, de... no quiero dejar correr la pluma, porqe al fin no pretendo ofender su memoria. Pero s debo confesar a Vd. francamte qe despsde haber sabido lo qe test, ha desaparecido el pesar qe me haba causado su muerte. Ha sido un ingrato; ms dir, un delincuente, ps tal es el nombre qe debe darse a las accions qe se cometen pr los qe se hallan en circunstancias como las suyas. sta va pr conducto de Erice. Por separado escribo otra, dirigida a Dn Daniel Sidney la cual mandarn sacar del correo, Vd., Nicols Escovedo, o Gonzalo Alfonso. Tomo esta precaucin, porqe as alejo de Vds. y dems amigos el compromiso en qe pudiera ponerlos alguna carta ma. En cuanto a m, me considero casi en el mismo estado de los ticos, qepueden comer de todo. Debo advertir qe en todos los correos procurar escribir bajo de dho. nombe, cuyas cartas leern Vd., Escovedo, y Gonzalo, y aquellos pocos amigos a quiens Vds. tres consideraren dignos de tal confianza. Intil es decir, qe tales cartas no deben conservarse sino entregarse a las llamas. Expresions a Marianita, Da Manuela,23 Pancho y toda la familia de Vd., al Sr. Dr., a Tomasillo, Perico, Juanillo & &—Y qe. es de D. Chila?— Supongo que Vds. habrn recibido las dos qe les escrib de Londres, una pr Liverpool, y otra pr New York; una de Paris pr el paquete de Burdeos; otra de Barcelona a fins de Dicbe, y otra de Madrid, con fha. de principios de febo. Adems de la carta reservada, escribir a Vd. otras sin mscara. Spre. Saco.XIMadrid y Abl. 24/835 Noticias sueltas El ministerio tory ingls cay por fin; mas, no se sabe todava quines compondrn el nuevo. Este suceso importa mucho a Espa y a Portugal. El Lord Elliot est en el campamento de Don Carlos. Como fue comisionado pr el ministerio tory no se sabe, si continuar su misin bajo el nuevo, o en qe trminos negociar, en caso de continuar. Veremos qe es lo qe sale. 22Don Juan Justo Vlez de Eloriaga, nacido en Espaa y muerto en Guanabacoa (Habana) en 1834. Fue abogado, sacerdote y director del Colegio Seminario de San Carlos. 23Doa Manuela Caballero de Luz, madre de don Pep.

PAGE 152

OBRAS 144\ 144\ 144\ 144\ 144\ Los alborotos constitucionales estn aplacados por ahora. Contina en todo su vigor el sistema, o mejor dicho el poema de gobno de Martnez de la Rosa. Se creer qe este buen Seor, a qn Dios guarde y bendiga, se ha visto en la mayor perplejidad con la venida de los comisionados de Colombia? Es tal su ignorancia acerca de los asuntos de Amrica, qe con muchsimo empeo anduvo detrs de un colombiano pa qe le hiciese una memoria sobe las producciones de aquel pas; y como en trminos muy corteses le dijese qe no, le encarg qe pr lo menos le indicase algunas obras qe tratasen de Amrica, ps l no conoca ninguna. Indicole el colombiano cinco o seis, y ya ntro. Secretario empez a ver el cielo abierto. Y stos son los hombres qe nos gobiernan? estos los qe han de labrar la felicidad de Cuba? El Diputado de Cuba Kindeln ha sido aprobado pr 49 votos contra 44. Los Hechavarras le hacan la guerra. Yo creo qe l no tiene 30 aos, po la casualidad de qe se llame Juan cuyo nombre, aunqe con dos o tres ms pr retaguardia, es el de otro hermano mayor, qe ya muri, ha hecho qe ste se tome pr aqul, presentando el raro fenmeno de qe un muerto venga a ser Diputado. Todos los caminos estn infestados de ladrones, los cuales se revisten a veces del carcter de facciosos. La oferta de 12 millons de rs qe A.A.24 hizo a la comisin de la deuda interior, fue con consulta y aprobacn nica y exclusiva de Olivan. Este caballero, qe sin duda nos quiere mucho, le indic los ramos de donde pudiera sacarse en la isla de Cuba esa cantidad: son el jardn botnico, el rea de las murallas, contribucions al tabaco y a las tabernas de los campos, y una tierras del Caney, all pr Santiago de Cuba. En esta parte me parece qe anduvo el patriotismo de D. Prudencio.25 Montalvo ha desaprobado todo esto. l tiene buenos deseos respecto de la isla; po es solo; tiene su pleito, y desps, tantas cosas como hay qe vencer con esta gente! Montalvo y yo nos visitamos ya. All vern Vds. la polmica qe se ha suscitado en los peridicos sobe si convienen o no navos y fragatas en Cuba, y sobe si hay o no all partido independte. Provoc la cuestin el campen de D. Fulano Valera, marino a qn todos conocen en la Habana. Contest annimamte Garay, en cuyo papel tom tambn parte Montalvo. Replic Valera bajo su nombre, y maana va a duplicar con su nombe y apellido D. Jos Ma Calvo. Y a todas estas, qe hace V., me preguntarn? Nada, porqe no puedo, o no me dejan. Desde el mes pasado hice un papel qe va adjunto; ps a pesar de vars tentativas, spre me han puesto a su pie estas sencillas palabras: “ No se puede imprimir ”... Mi objeto era qe 24Don Andrs de Arango y Nez del Castillo. 25Don Prudencio de Hechavarra y O’Gavan.

PAGE 153

JOS ANTONIO SACO /145 /145 /145 /145 /145 sirviese de base a una serie de materias sobe las cuales pensaba escribir; po no hay caso. El comercio de negros es el nico punto qe no dejar de la mano. De l depende la salvacn y la futura felicidad de Cuba. Mis papeles, qe dej en Londres, y qe hta el mes pasado no me remitieron a Cdiz, vienen ya andando pa sta. Luego qe los reciba, empezar a escribir. Creo qe producir buen efecto, no porqe yo de Espa me prometa nada bueno, sino porqe este asunto corre de cuenta de los ingleses, y hace algs meses qe a este gobno le han pasado notas pidiendo qe el trfico se declare piratera. El da qe esto se logre, ya podremos decir: “patria tenemos”. Encargo qe a nadie, nadie se permita sacar copia del papel qeenvo, ps tras de una sale otra y otra, y la consecuencia es, qe algunos bien intencionados po incautos pueden comprometer. Adems, qe el hecho mismo de saberse qe la impresin ha sido prohibida, da ms insolencia al gobno, pues qe conoce qe sus abusos no se pueden denunciar al pblico. As repito, encargo y suplico qe no se saque copia ninguna. Vi las cartas de Gener26 y D.27 escritas a A.A.28 ste me dijo qe le hiciese una carta refiriendo lo ocurrido, y qe se la diese pa imprimirla en la Abeja.29 Hcela, enviela tambn pr mi cuenta al Eco de Comercio ,30 y el resultado ha sido qe el censor de este peridico me puso anteayer un no se puede imprimir tan grande como Madrid, mientras qe pr otra parte ayer la veo aparecer en la Abeja truncada en la parte ms esencial. Cabalmte tena la pluma en la mano pa escribir sobe la cuestin de Valera, cdo. me dieron la noticia de qe la carta no haba pasado en la censura. Esto me acab de desengaar, y de hacerme conocer qe aqu es imposible escribir sobe la isla de Cuba. Yo iba a examinar bajo todas sus fases la sigte pregta qe era pr cierto el ttulo de mi papel. Es probable qe la isla de Cuba se declare independte de Espa? Mas, en semejante estado, ya es claro, qe es imposible tratar esta cuestin. No hay remedio. Vuelvo a mi tema. Ni nos quieren, ni nos entienden, no se acuerdan de nosotros, sino pa robarnos y sacrificarnos. Reina contra nosotros una prevencn terrible. Resentidos de haber perdido las Amricas, se proponen encadenarnos ms de lo qe nos tienen, pa qe nunca podamos escaparnos. ¡Qu error tan funesto! ¡Qu poltica tan equivocada! Al fin, yo vivo aqu como mrtir. Nadie es capaz de comprender todo lo qe sufro a vista de lo qe pasa. Y pues qe de nada puedo servir aqu, y pues qe ni un papel se me permite imprimir en obsequio de mi patria, me parece qe antes de mucho aban26Don Toms Gener. 27Domingo del Monte. 28Don Andrs de Arango y Nez del Castillo. 29 La Abeja diario de Madrid, publicado de 1834 a 1836. 30 Eco del Comercio peridico diario de Madrid que vio la luz de 1834 a 1849.

PAGE 154

OBRAS 146\ 146\ 146\ 146\ 146\ donar el campo, y qe me ir a gastar a otra parte, con ms provecho del cuerpo y del alma, lo qe aqu estoy gastando. Aqu, aqu es donde se conoce bien lo qe es Espaa respecto de nosotros. Se me olvidaba decir, qe no se debe juzgar del estado de la prensa prlos artculos del Eco y de la Revista.31 Como en el primo trabajan Caballero, Gonzlez y otros diputados, y en la segunda Galiano, &a los censores no pueden ser muy rgidos con ellos, porqe ya saben aqullos y el gobno pr experienca qe los tales diputados se van al estamto con los artculos, y gritan y alborotan. Mas, quien no puede subir a la tribuna, y tiene pr cola el nombe americano de qe recursos se puede valer? No conviene divulgar la noticia, de qe yo he sido autor de la carta en esqueleto qe se ha publicado. A. me la encarg, y esta consideracin se debe respetar.XIIMadrid y Mayo 26 de 1835. Mi querido Luz: de todas las qe Vd. me ha escrito, solamte he recibido tres: una fha 31 de Octe, otra de 30 de Marzo, y otra de 31 de dm. Ya tena noticia de todos los papeles qe Vd. me enva; y aunqe haba ledo el infe de Arango32 y el celebrrimo ofo de acusacn de ntro. Bendito Padre, no haba tenido el gusto de ver la contestacn del Pro-ausente33 publicada en el Diario. La causa es propia, personal, personalsima, po esto no puede servir de obstculo pa que yo diga que la contestacn est muy buena. ¡Qu canalla! ¡qe gavilla tan infame! Vd., y mis dems amigos, han visto qe mi misin en Espa de nada vale. Convenimos en todo, y pr todo; y cdo. Vd. reciba la qe escrib pr el correo pasado, entonces se acabar de convencer de esta verdad, ps qeen ella anuncio mi resolucn de salir de este malhadado pas. Ya qe ha llegado el caso, debo hablar con toda la franqueza qe acostumbro. Yo vine a Espaa con un profundo sentimiento; vine por cumplir con mi conciencia y con mi patria; y aunqe conoca muy bien mi posicin, y qe prlo mismo nada podra hacer conforme a mis deseos, quise poner cuanto estaba de mi parte, pa qe. nadie dijese o pensase qe yo abandonaba el campo, y me andaba paseando pr Europa. Llen pr fin mi deber; y ya puedo retirarme, si bien con el corazn traspasado de dolor, pero pr lo menos con una conciencia tranquila. 31 Revista Cientfica y Literaria peridico quincenal de Madrid. 32Don Francisco de Arango y Parreo. 33“Cuatro palabras al Aritmtico Curioso” ..., Habana, 11 de noviembre de 1834. El Proausente [Jos de la Luz y Caballero] ( Diario de la Habana 26 de noviembre de 1834).

PAGE 155

JOS ANTONIO SACO /147 /147 /147 /147 /147 Creo qe maana ir al Escorial en compaa de alguns paisanos. (Antes qe se me olvide. Me llevo muy bien con Montalvo; me aprecia mucho, y aun me brinda muchsima ms confianza de la qe yo me tomo). Concluida la romera, recoger los trastos, y me marchar a Francia. Creo qe saldr de Espaa pa algn puerto de Andaluca, ps hay vapores qe tocan en Cdiz, Gibraltar, ecta y puedo ir a Marsella o a otro puerto de Francia. Por ahora, pienso ir a Paris a donde me escribir Vd. y me enviar la carta pa la Merlin, ps deseo conocerla. Dgale Vd. a M. Clay mil cosas en mi nombre; qe conservo la carta qe me dio. Y qe a su tiempo har de ella el uso respectivo. La qe Vd. me enva pa Martnez de la Rosa, an no la he entregado. Recibila el mismo da del alboroto contra l, y aunqe he estado dos veces en el Rl Palacio, qe es donde se ha ido a vivir, pa estar ms seguro, no lo he podido ver. Har sin embargo lo posible pr entregrsela, particularmte cdo. estoy en vsperas de partida, ps as conocer mejor qe es carta de amistad, y no de empeos. ¡Cunto me acuerdo, cto me acuerdo de su hermo Pancho!34 Nadie, nadie conoce a esta gente mejor qe l. Todo lo qe. dice acerca de ella, es un Evangelio y un Evangelio en triunfo. A Gener le he escrito dos cartas desde Madrid. Quiera Dios qe no se hayan extraviado. Un milln de expresions a Marianita, al Dr, a Tomasillo, Perico, Juanillo, Dna Chila, &&&&. Respecto de Da Manuela no me contento con saber qe est buena, sino tambn gorda y contenta, y qe tanto las muchachas, como el resto de la familia se mantiene sin novedad—Spre de Vd. J.A. Saco P.D. Lea Vd., y lale tambn a Escovedo, mi carta a Gonzalo— Se me haba olvidado responder a una pregta qe Vd. me hara. Por qe, marendose Vd. tanto, me preguntar, prefiere el mar a la tierra? Porqe la nica salida qe estaba franca pr el Norte, es Catalua; y de poco tpo a esta parte se ha puesto endemoniada. Abundan los facciosos, y todava ms los ladrones. Continuamte llegan noticias de diligencias y correos robados, a pesar de que hay parajes por donde stos van acompaados de 100 y de 150 hombres. No es decir pr esto qe vaya seguro protra va, po al fin no hay tanto peligro. Pienso ps aprovecharme de algnvapor ingls, o de los franceses qe saliendo de Marsella, vienen a Barcelona, Valencia, etc. Quedo enterado acerca de la ocurrencia de Casas.35 Nada, nada me sorprende. Cuando se conoce un rbol, ya se sabe cual es el fruto qe ha de dar. 34Don Francisco de la Luz y Caballero, hermano de don Pepe. 35Don Antonio Casas, quien ejerci la enseanza en La Habana y fund el Colegio de Carraguao.

PAGE 156

OBRAS 148\ 148\ 148\ 148\ 148\ Intil es decir qe me acuerdo mucho de Escovedo y de toda su familia. Aqu he visto a Guerra Betancourt.36 Nos llevamos muy bien. No me olvide Vd. a Rafael Daz. Desps de mi llegada a sta le escrib. No s si recibira la carta.XIIISr. D. Jos de la Luz Habana Paris Diciembre 24/1835 Mi querido Luz: todas las qe Vd. me ha escrito a Francia, todas han llegado a mis manos aunqe algunas atrasadas, tales como la del 7 Sete y 13 de Octe, qe es la ltima, po las he recibido en el corto intermedio de tres o cuatro das. No han sido las mas tan felices, ps cumpliendo la promesa qe hice en Sevilla, no slo escrib en Cdiz pr un buque mercante, sino qe tambin aprovech la salida del correo, remitiendo las cartas desde all a la Corua, las qe debieron salir para la Haba o a fines de Julio, o a principios de Agto. Cdo regres a Madrid, volv a escribir, y largo, con fha 4 de Sete ¡Quiera Dios qe no se hayan perdido! —Creo qeya habr V. recibido las qe envi con Cuesta y Vzquez pr el paquete de Burdeos qe sali el 10 Novre y muy pronto debern tambn llegar a su poder las qe bajo la cubierta de ntro. Gonzalo remit pr los E. Unidos— ste ser el conducto pr donde en lo sucesivo escribir dos veces al mes pr lo menos, ps el paquete de Burdeos me hace muy mala obra, ya demorando sus salidas del 10 al 5, del 5 al 10, al 15 etc, ya difirindolas paotro mes, dejndome a veces con la pluma en el tintero. Sin embargo, a pesar de sus demoras, procurar escribir spre pr l. En Madrid (esto es, a fins de Agto) recib todos los papeles qe V. me envi con Perico, y le habl de ellos en mi carta 4 Sete. El cuaderno sobeel Instituto Cubano37 lo ley Jos Ma. Calvo, y le gust tanto qe cdo. me lo devolvi, me escribi, lo qe V. leera, si no tuviese revuelta ente mis papeles la esquela que entonces me envi. He ledo, no con lgrimas, sino con llanto amargo, la necrologa de Gener.38 Yo s todo lo que vala este buen hombre, y as puedo graduar el tamao de la desgracia qe hemos sufrido. Pero hablemos de otra cosa. 36Don Francisco Guerra Bethencourt. 37Informe presentado a la Real Junta de Fomento, de Agricultura y Comercio de la Isla, en sesin de 11 de diciembre de 1833 en el expediente sobre traslacin, reforma y ampliacin de la Escuela Natica …, Imp. del gobierno y capitana general por S.M., Habana, 1834, 4, VI-151 p. 38“En la muerte del seor don Toms Gener, acaecida en Matanzas el 15 del corriente. Habana, 18 de Agosto de 1835” Annimo (Jos de la Luz y Caballero) ( Diario de la Habana Habana, 2 de septiembre de 1835).

PAGE 157

JOS ANTONIO SACO /149 /149 /149 /149 /149 Hace pocos das qe recib la carta pa la Merlin. He estado en su casa, po no la he encontrado. Repetir las visitas hta. qe tenga el gusto de conocer a esta clebre paisana. Con bastante cuidado me tena Pancho Surez, ps haba tpo. qe ignoraba su estado. V. me ha dado un da de alegra, anuncindome su feliz arribo, de los E. Unidos. Hace largo tiempo qe el muy pcaro no me escribe, y eso qe tiene en el buche tres o cuatro cartas mas. Mi vida es la de un estudiante. He tomado cuarteles de invierno en la calle y Hotel Corneille al costado del Oden, de suerte qe estoy cerca de la Sorbonne, del Colego de Francia, ecta Asisto a las lecciones de qumica de la Sorbonne, cuyos profesores son, Thnard pa la 1 parte del curso, y Dumas39 pa la segda po ste es qn est desempeando tambn la primera, porqe Thnard solamte dio las 4 o 5 prims leccions V. sabe qe es Barn, mas, creo qe ignora qe tambn lo han hecho Par de Francia. Por consigte es uno de los Jueces qe conocen de la revolucn de Abril, y de la causa de Fieschi; po siendo incompatibles estas funcions judiciales con las horas de la clase de qumica, Dumas ha tenido qe encargarse de sta. Y a la verdad qe me gusta ms qe Thnard, no porqe sepa ms qe l, sino porqe hablando menos, habla solamte lo qe es necesario. Asisto tambnalguns das ya a sta, ya a la otra clase, pa conocer a los profesores y saber el ordn qe siguen. Aunqe le he dicho qe asisto al curso de qumica, no piense V. qe estoy dedicado a ella. V. sabe qe pa profundizar en esta ciencia, es necesario consagrarle mucho tiempo; y yo tengo qe emplear ste en otras cosas. La situacn de Espaa, y la suerte de ntra. desventurada patria nos alejan de tan plcidos estudios, y nos arrastran con fuerza irresistible hacia el torbellino de la poltica. Hemos tenido la desgracia de nacer en un siglo borrascoso, y fuerza es obedecer al imperio de los tiempos. Recordar V. qe desde Madrid le dije qe pensaba escribir sobre negros. Al fin lo voy a hacer, po no conforme al primer plan qe haba concebido. Mi objeto era abrazar en un solo papel los puntos sigtes 1Breve hista del comercio africano en la isla de Cuba— 2 Necesidad de declararlo piratera— 3 Manifestar qe la abolicn del trfico no causar la ruina de los hacendados ni menos la de la isla— Como la segunda parte tiene que chocar con intereses y preocupaciones y como quiero tambn tocar en ella alguns cuestions polticas, temo qe all me confisquen el papel, valindose del pretexto de qe es impresin extranjera, ecta. En tal caso, la ltima parte, a la qe yo le doy mucho inters, porque se dirige a desvanecer algs errores, queda enteramente perdida. He pensado, pues, qe siendo, como es, todo de paz y de conciliacin, qeno tratndose en ella de poltica, sino solamte de economa domstica, 39Jean-Baptiste Dumas, clebre qumico francs.

PAGE 158

OBRAS 150\ 150\ 150\ 150\ 150\ o individual, pr decirlo as, he pensado, repito, publicarla pr separado, seguro de qe no habr motivos qe impidan su circulacin. De esta manera, no solamte, se consigue, qe corra en Cuba sin tropiezo, lo qe exclusivamente escribo pa los hacendados, sino qe se prepara el terreno paqe oigan con menos odio o prevencn lo qe dir en la 1 y 2 parte, o propiamte hablando, en la 2. Y si no me quisiesen or, o prohibieren la circulacn del segdo papel, no pr eso se pierde la cuestin vital qe en l se ventila, ps su resolucndepende del gobno ingls. Yo pienso ir a Inglata en Abl. o Mayo, y all (si no lo hago antes) publicar las dos primeras partes. Si Martnez de la Rosa hubiera conocido los intereses de Cuba, no habra dejado malograr el tratado qe en este ao se ha hecho a instanca del gobno ingls. ste peda qe el trfico se declarase piratera; po la ignoranca dijo qeno, y ntra. suerte qued tan aventurada como antes— En cuanto a la 3 parte, qe no ser ya sino la prima; estoy acabando de recoger los datos que necesito, y poniendo cuanto antes el barco en quilla, lo echaremos pronto al agua. El 29 del corrte se abren las cmaras. Veremos lo qe nos dice el mensaje de Luis Felipe sobe paz o guerra con los Estados Unidos. Cdo. en una de mis anteriores escrib sobre esto mismo ¡qe equivocado estaba sobre el tiempo en qe se ha de nombrar el Presidte de aqa Repblica! Sin duda qe V. no lo notara, ps la inauguracin o instalacn del nuevo Presidteno se har hta el ao de 37— El fro es muy fuerte; y aunqe la superficie de mi cuerpo sufre mucho, muchsimo, la mquina est buena pr dentro. El constipado, la tos violenta, y otros males qe tanto me atormentaron el invierno pasado, en ste no han aparecido. No creo qe V. sea tan egosta qe se apropie sta para V. solo. Tambin es de Gonzalo, de Escovedo, de Pep, de Pancho, ecta. Dgale V. a Rafael Daz qe l sabe muy bien qe yo no puedo olvidarme nunca de l — Pepe Ibarra, en cuya compaa paso horas gustossimas, me encarga qe le haga a V. muy afectuosas expresiones. Me pregunta V. encarecidamente si me recib en Espaa de Abogado. Siento responder qe no. Los motivos los expondr a V. en otra carta, psya sta es algo larga pa entrar en esos pormenores. Sin embargo, puedo decir, qe ojal fuese spre. tan fcil a la amistad poder convertir un no en un s como lo es en el presente caso.— Mil memors a Marianita, Da Manuela, etc. Spre de Vd. J.A. Saco. Dicen qe el paquete de Burdeos saldr pa la Habaa del 5 al 10. Por l volver a escribir. A Pep le contestar entonces detenidamte. Por ahora

PAGE 159

JOS ANTONIO SACO /151 /151 /151 /151 /151 qe se contente con sta, y con el gusto de arrullar el recin nacido qeprobablemte tendr, cdo. sta llegue a la Haba. A bien qe me parece las qeenviar por Burdeos llegarn primero. De todos modos qe aguante, ps bien joven es todava y as puede esperar bastante.XIVSr. D. Jos de la Luz Habana. Londres y Junio 3/1836 Mi querido Luz: he recibido en Paris la de Vd. de mediados de Marzo; y ya le considero no slo de vuelta en la Habana40, sino ejerciendo el digo que Aunque la noticia de su recepcin fue para m una cosa inesperada, no por eso vacil ni un momento en aprobar su determinacin, pues aunque no soy esposo ni padre, s muy bien cul es la fuerza de esas palabras. En otras circunstancias, Vd. hubiera preferido abrir un colegio, pero hay motivos muy graves y de diferente naturaleza, que sin que Vd. me los exponga, yo conozco lo que son. Mi mansin en sta ser corta. A fines de este mes o a principios del entrante, me volver al continente, y tal vez har el viaje por Amberes, pues con los vapores que salen de aqu, se va casi tan pronto a Paris por esa va, como por Dover. Supongo a Pep ya en marcha para Europa. ¡Cunto me alegrara que nuestro excelente Nicols Gutirrez le acompaase! No le doy noticias de Espaa, porque esta carta va por los E. Unidos, y todo lo que pudiera decir ya estar olvidado cuando llegue a la Habana. Quines habrn sido nuestros Diputados a las difuntas Cortes matadas por el ministerio de Istriz? Y quines sern los elegidos para las nuevamente convocadas? Y podrn alcanzar las tales Cortes, cuando soplan en Espaa tan recios huracanes? ¡Infeliz Espaa: pero ms infeliz la inocente isla de Cuba! Yo le he escrito a Vd. varias veces, y algunas bien largo. Como dentro de pocos das voy a Liverpool, entonces le volver a escribir, ya directamente a la Habana, ya por los Estados Unidos. Mil y mil expresiones a Marianita y toda su familia, a Da Manuela, a Pancho, a oo, a Dn Chila, al Dr Palma, y a todos cuantos preguntaren por m, pues yo de nadie me olvido. 40Alude Saco al regreso de don Pepe, despus de haber ido a Puerto Prncipe (hoy Camagey) para recibirse de abogado.

PAGE 160

OBRAS 152\ 152\ 152\ 152\ 152\ Qu es de D. Delmonte, de Andr, de Valle, de Blas Oss & & & & & & & & ? Spre. de Vd. J. A. Saco. Y que Nicols Escovedo se me podr escapar, ni tampoco su amable familia, sin una tierna recordacin? No, eso no puede ser. —XVSr. D. Jos de la Luz y Caballero. Habana Madrid y Dicbe 27/1836 Por fin, despus de trabajos y carreras, huyendo de los facciosos, llegu a sta el 2 del corriente. Largo pudiera escribir, pero la incertidumbre en que estoy sobre la suerte de la isla, me har ser muy lacnico. An no he recibido los poderes;41 y cuando lleguen, no ser extrao que los anulen, fundndose en que la eleccin ha sido hecha por el Ayuntamiento constitucional, y no por el antiguo hereditario. Montalvo me ha dicho que va a renunciar; yo creo que hasta cierto punto tiene razn. Supongo a Escovedo navegando. Pero si por alguna casualidad no hubiere salido todava, yo le ruego por toda la amistad que le profeso, que no se mueva de all. Esto cada da se va poniendo peor. Bilbao se rendir, pues que las tropas de Espartero han sido rechazadas con prdidas considerables, y es muy probable que dentro de poco Castilla sea el teatro de la guerra. La reforma de la Constitucin quedar hecha dentro de algunos das; y nosotros excluidos de la nacin, pues sta se compondr solamente del territorio peninsular, y de las islas adyacentes, dejando los pases ultramarinos al arbitrio del gobierno. Qu necesidad, pues, hay de que ningn cubano venga a incomodarse, a gastar su dinero, a exponer su vida, y aun a comprometerse tal vez para siempre? Nosotros no tenemos patria, no, no la tenemos.— sta es para todos mis amigos. En otra ser ms explcito.— Spre invariable Saco. 41Se refiere Saco a sus poderes como diputado electo por la provincia oriental de Cuba.

PAGE 161

JOS ANTONIO SACO /153 /153 /153 /153 /153 Recomiendo que se lea el discurso de Argelles (hombre que si alguna vez fue divino ya es muy humano, pues habla sin ton ni son por horas enteras, y aun fastidiando a los oyentes) discurso que est al fin de la discusin del 21 del corriente. En l hay un prrafo que contiene las sentencias de las islas ultramarinas, y aunque Cuba no suena, han callado su nombre por poltica. Pero la suerte es comn, si no nos est reservada otra peor.XVISr. D. Jos de la Luz y Caballero Habana Paris y Junio 18/1839 Mi querido Luz: la que V. en Febrero me escribi, segn he sabido por la ltima de Pep, no ha llegado a mi poder. Lo siento por muchos motivos. Vd., pues, me repetir lo que en ella me deca, pues deseo con ansia saber a que se refiere, y poderle entonces comunicar mi determinacin. Me alegro infinito de que le hayan nombrado de Director de la Sociedad.42 Quin mejor que Vd. podr llenar ese puesto? — Me doy por notificado del encargo de los libros, y desde el momento que le la carta de Vd. me di por agregado a la comisin que procuraremos desempear. Ya en otra ocasin le escribir ms largo sobre esto; mas, quiero saber desde ahora, cules son las obras de Amrica, esto es, historias sobre la Amrica que tiene la biblioteca. Hago esta indicacin por los motivos que despus le expondr, bien que aqu se encontrar poco que comprar sobre ese ramo, pues Vd. sabe que Espaa es la verdadera fuente, aunque fuente ya muy agotada, porque hay varias obras que no me fue posible conseguir mientras estuve all. Escribo a Gonzalo Alfonso. Mil expresiones a Marianita y toda la familia, sin olvidar a ninguno de los amigos. Spre de Vd. Saco. 42Alude a la designacin de Luz y Caballero para director de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana.

PAGE 162

OBRAS 154\ 154\ 154\ 154\ 154\XVIISr. D. Gonzalo Alfonso43Paris y Abl 12 de 1840 Mi querido Luz: he recibido su interesantsima carta de 5 de febo. En ella leo el corazn de Vd., y los esfuerzos generosos que hace pr restituirme al suelo donde nac. Sin qe V. me lo dijese, yo saba todas las dificultades con qe haba de tropezar, ps conozco qe todos los caminos qetome para ir yo a Cuba, estn llenos de montaas, y aun precipicios. Sin embargo, pienso como V., y aunqe resignado y conforme con mi suerte, espero mucho del tiempo del tiempo de este agente el ms poderoso en todos los acontecimtos humanos. No han faltado personas, qe me hayan indicado qe lo qe ms me convena era irme a algo de los Estados de la Amrica Espaola, ps all podra hacer carrera; pero considerando este paso como la sentencia definitiva de mi expatriacn, porqe ya entonces sera menester renunciar pa spre a Cuba y a toda cosa Cubana, he proyectado el irme a Espaa, y fijarme all, sea pa volver a Cuba algn da, sea pa quedarme de una vez en aqa tierra. All estar y vivir, y si cambiando el mundo poltico, se me hace justicia, podr, aunqe sea en la vejez, entrar de nuevo pr las puertas de Cuba; pero esta entrada nunca la hara sino llevando la cabeza muy erguida, pa aterrar e imponer silencio a la maledicencia y a la calumnia. Yo s muy bien qe confesndome reo, y declarndome penitente, al instante alcanzara mi absolucin; mas, yo no puedo hacer esto, as porqe me considero inocentsimo, como porqe tales manejos seran ms criminales qe los mismos crmenes qe se me puedan imputar. Yo no puedo pedir ni suplicar: yo acusara a mis calumniadores; pero convencido de qe han de quedar impunes, porqe no se me oir o porqe no se me har justicia, mi deber es callar y sufrir. Lo dems sera degradarme. De todos modos, repito qe ir a Espaa, y de Julio en adelante no tengo da seguro. Hace tres semanas qe llegu a Paris. He pasado en este invierno mil trabajos. Fui hta. Barcelona, donde estuve muy poco, y pa nada me faltase, he tenido la desgracia de perder dos bales qe entre otras cosas contenan papeles y libros qe siento mucho. Esta noticia es mala, pero la peor de todas es la qe voy a dar. He encontrado a ntro. queridsimo Nicols Escovedo en un estado muy fatal. Creo su muerte inevitable, y me parece qe cuando V. reciba sta, ya no existir sino en el corazn de sus amigos. 43La presente carta, aunque dirigida a don Gonzalo Alfonso, claramente se ve que fue escrita a Luz y Caballero.

PAGE 163

JOS ANTONIO SACO /155 /155 /155 /155 /155 Esta carta es tambn pa ntro. Gonzalo, a qn escrib desde Montpellier a fines de Dicbe y desps en Eno o febo. Ambas las dirig pr conducto de Pep. Juan Montalvo saldr pa New York por la va de...44 ato el 1 de Mayo e inmediatamte seguir pa la Haba. En un pleito, qe tiene, su defensor es Govantes45 y Sintra46 el abogdo contrario. l parece qe desea terminar este asunto lo ms pronto posible, y yo le recomiendo a Vd. qe si pa lograrlo tiene alga influenca con Govantes y Sintra, no deje de ejercerla, psas lo he prometido a Montalvo. Muchas expresiones a Marianita y toda su familia, a su madre de Vd., a Chila, y a todos los dems amigos. Spre de Vd. Saco P.D. = A Domingo47 le escribir ms adelante. —Lea V. la adjunta, y pngale desps oblea.XVIIISr. D. Jos de la Luz y Caballero Habana Madrid y Octe 3/1840. Mi querido Luz: anda en mes y medio que llegu a sta. Me he hallado en los cambios o revoluciones que han terminado por la venida de Espartero a esta corte, y por el nombramiento de los ministros, que Vd. ver en los peridicos. Ellos partirn maana para Valencia para jurar en manos de la reina, y volver despus a sentarse en sus poltrones para hacer la felicidad de la nacin. sta depende hoy enteramente de Espartero, y los mismos que ahora apellidan libertad e independencia nacional, son unos verdaderos esclavos del hombre que les permite articular esas palabras. Verdad es que Espartero hasta ahora se ha pronunciado por las ideas del progreso; pero aun cuando siempre persista en ellas, es muy triste que la libertad de Espaa se apoye en la espada de un guerrero. ste partir tambin maana como presidente del consejo de ministros; mas, como es presidente sin cartera, se cree que de Valencia se ir a poner a la cabeza del ejrcito. Todava se trata de formar una junta central: mas, el negocio no es 44Roto el documento. 45Don Jos Agustn Govantes, renombrado jurisconsulto cubano (1796-1844). 46Don Jos Antonio Cintra, famoso abogado cubano (1802-1868). 47Domingo del Monte.

PAGE 164

OBRAS 156\ 156\ 156\ 156\ 156\ cosa decidida. Se cree que las Cortes futuras, que sern constituyentes, agregarn a Cristina compaeros en la Regencia, y no dejarn de trabajar lo que puedan por excluirla; pues tales son los deseos de algunos de los personajes influyentes. Pero en esto, y en lo dems, no se har sino lo que Espartero quisiere. De mi asunto nada puedo decir a Vd. Sin ministros y ocupados todos los nimos en las ocurrencias del da, imposible ha sido explorar el terreno. Hace tiempo que nada s de Pep. Le he escrito varias cartas y de ninguna he tenido contestacin. Esto me tiene con cuidado, pues conozco su eficacia, y que no es perezoso para escribir. Yo no dejo de estar achacoso de cuando en cuando. Creo que depende del clima de Madrid. Hoy cabalmente estoy bien quebrantado, pues he tenido esta madrugada muchos vmitos y diarreas. ¡Qu comidas! A nuestro Gonzalo le escribo por separado, sin que por eso deje de tener sta por suya. Mil recuerdos a toda su familia, a Domingo, Surez y dems amigos. Spre de Vd. Saco P.D. = Parece que se trata de cerrar por falta de fondos el colegio de San Carlos. Esta noticia es vaga; as no respondo de ella. El proyecto del Instituto est paralizado con estas cosas. Quin sino Vd. debiera ser el Director de ese establecimiento? Pero no ser as, y feliz la Habana si le diesen a Vd. aunque fuese una ctedra. Como la salida del correo se mand suspender a causa de estos trastornos, por una casualidad hemos sabido Bulnes y yo que partir esta noche; y como la hora es avanzada, l me encarga que le diga que por eso no le escribe.XIXContda en 3 de febo/84148Barcelona y Nvbre. 18/1840. Mi querido Luz: tineme Vd. en Barcelona, cuando menos lo pensaba. Es el caso, que desde Paris envi todo mi equipaje para Madrid, y el administrador del bureau de roulage me hizo creer (como a otros a quienes antes que a m haba engaado) que haciendo reconocer los efectos en la aduana de Paris, tomando ella un conocimiento, sellando los cofres, y dirigindolos a la aduana de Madrid, el registro se hara en esta corte, y no en las fronteras. Cansado, ya de esperar, sin haber 48N. de Luz y Caballero.

PAGE 165

JOS ANTONIO SACO /157 /157 /157 /157 /157 recibido ningn aviso de mi equipaje el corresponsal del bureau de Paris, y desengaado por el director de la Aduana de Madrid, de que mis efectos no llegaran sin ser antes registrados en las fronteras, a menos que formase un expediente para obtener una real orden, resolv ponerme en camino, para ver si encontraba mis bales en las fronteras de Espaa o de Francia. Al cabo de mil pasos en Vitoria, Tolosa, Irun, Sn Juan de Luz y Bayona, vine a averiguar que el equipaje fue enviado a esta ltima ciudad desde Paris, para que me lo remitiesen, pero sin decir donde. El agente de Bayona empez a inquirir de los muchsimos espaoles que hay en ella, si conocan a D. Jos Ant. Saco; y como cabalmente hay en Barcelona un hombre que tiene ese mismo nombre, encontr quien le diera tan buena noticia, y sobre la marcha dirigi los bales a Perpignan, encargando los encaminasen a Barcelona. Al fin tuve la fortuna de encontrarlos en la Junquera, que como Vd. sabe es la primera aduana de Catalua. Hallndome ya en tal altura, y abrumado de un viaje tan largo y tan penoso, determin meterme en la diligencia y pasar a Barcelona. Bien me han robado, bien; y causa asombro decir que tres cajas o bales que no contienen sino libros y papeles, me hayan costado entre transportes y derechos casi 90 ps. Dentro de dos o tres das los enviar a Madrid; pero yo me quedar por ac, as por la mala estacin que all se experimenta, como por porque an no hay diligencias de aqu a Zaragoza. De mi asunto nada puedo decir, porque no es la poca de hacer nada. Es menester dejar serenar las aguas para ver como se navega, aunque yo siempre vuelvo a mi tema: tengo pocas esperanzas, y muchas menos, porque ni s buscar empeos, ni apelar a splicas. Si a m se me hubiera formado causa, tendra la ventaja de destruir los cargos y sincerarme; pero mi enemigo no es ostensible, me hieren y no puedo defenderme. Como no volver a Madrid hasta pasado el invierno, y aunque ignoro el tiempo que permanecer en Barcelona, creo ms seguro que las cartas se las enven a Chauviteau, que l las remitir al punto donde me halle. Mil memorias a Marianita, a toda la familia, y a todos los amigos. Spre. de Vd. Saco P.D. = Desde Madrid le escrib a Vd. sta es tambin para nuestro Gonzalo. A Domingo le cobro una deuda de noticias, bien que en justicia no puedo tratarle de deudor moroso. Ya en otra ocasin har crecer la deuda aumentando los pedidos.

PAGE 166

OBRAS 158\ 158\ 158\ 158\ 158\XXFrance Sr. D. Jos de la Luz y Caballero Aux soins de Messrs Chauviteau & CieRue Grange Batelire no 22 Paris Liorna y Marzo 22 de 1844 Mi querido Luz: sta no es ms qe fe de vida. A principios del corriente debi Vd. haber recibido una ma. Yo estoy mejor y as era de esperar segn qe aflojase la estacin, bien qe desde ayer se ha vuelto a sentir un fro muy fuerte. Lo nico particular qe ahora tengo, es una laxitud muy grande en las piernas y brazos. Estoy pensando en ir a tomar algunos baos minerales o a Luca, o a Monte Catino, o a alga otra parte no muy distante de aqu. Ver como me prueban los dos primeros, pa continuarlos o suspenderlos. De all creo qe partir pa Gnova, a fin de irme empujando poco a poco. Si antes qe le vuelva a escribir, me dirigiere Vd. alguna carta, hgalo todava a Liorna, pues es el modo ms seguro de qellegue a mis manos. Repito lo qe en otra le encargue, a saber, qe la carta venga directmte a m, y no al comerciante. Mil memors a Marianita y toda la familia. Spre de Vd. Saco.XXIFrance Sr. D. Jos de la Luz y Caballero Aux soins de Messrs Chauviteau & Cie — Rue Grande Batelire, 22 Paris Gnova y Abl 29 de 1844 ¡Cuntos achaques, mi querido Luz! El 4 pr la tarde sal de Liorna con el deseo y la esperanza de llegar a sta al 5 da; pero mi suerte ha querido qe no haya sido hasta esta maana. El mal tiempo qe encontr al pasar pr los Apeninos, me forz a quedarme en el camino a causa de la tos, dos o tres calenturillas, y de mi nuevo husped qe se llama reumatismo. Mil trabajos he pasado pa arrastrarme hasta aqu, en donde tengo qe reponerme algn tanto pa seguir viaje dentro de 4 o 6 das. Por fortuna, qe tengo abierta una ruta qe aunqe muy larga, no tiene altas montaas; y adems, qe ya la estacn est bien avanzada, y mi sol vivificador me prestar la salud por algunos meses.

PAGE 167

JOS ANTONIO SACO /159 /159 /159 /159 /159 Dgale a Domingo qe tenga sta por suya y qe me le haga a Rosita una recuerdo afectuoso, y a los nios mil caricias. Spre de Vd. SacoXXIISr. D. Jos de la Luz y Caballero Aux soins de Messrs Chauviteau & CieRue Grande Batelire no 22 Paris Valence y Mayo 17/1844 Tineme Vd. ya, mi querido Luz, en la ciudad de Valencia, pero de Espaa; sin ms novedad qe el grandsimo cansancio del camino, y sobre todo de las malas noches. De aqu partir pa Lyon pr agua o por tierra, de donde disto 30 leguas; y de all maniobrar sobre Paris por la ruta qe menos molestias me presente. A Domingo qe tenga sta por suya, con un afectuoso recuerdo a Rosita y mil caricias a los nios. Spre de Vd. Saco.XXIIIRba. El 20 de Abril Contestada en 5 de Mayo49Sr. Jos de la Luz y Caballero Habana Montpellier y Febo 25 de 1851. Pues qu, mi querido Luz! por qu haya pasado algn tiempo sin que Vd. me escriba, sera yo capaz de usar represalias con Vd., y menos cuando Vd. ha sufrido una inmensa desgracia?50 La primera noticia de ella la he recibido a mediados de Enero por una carta en que Delmonte me da memorias de Vd. Esto parecer increble, pero tales son las circunstancias de mi vida, que a veces ignoro aun las cosas que ms me interesan. En todo el ao que acaba de correr, no he tenido ni una sola carta de la Habana. En Abril sal de Paris, y por mi desgracia me enterr en Barce49N. de Luz y Caballero. 50Alude Saco a la muerte de Mara Luisa, nico vstago de don Pepe, nacida el 19 de agosto de 1834 y fallecida el 20 de julio de 1850, vctima de una epidemia de clera.

PAGE 168

OBRAS 160\ 160\ 160\ 160\ 160\ lona sin tratar ms gente cubana que a unos estudiantes de Santiago, Bayamo y Pto Prncipe, los cuales saben tanto de la Habana como de Constantinopla. De los muchos habaneros que hay en Madrid, el nico que sola escribirme a Barcelona, era Domingo, pero ste nada me dijo en ninguna de sus cartas, ya porque l mismo ignorase, ya porque supiese que yo lo saba por otro conducto. Unas tercianas, que me consuman, temores de una persecucin poltica, me obligaron a salir de Barcelona casi como un esqueleto; arrastrndome llegu aqu el 15 de Novre; fuime reponiendo poco a poco, y cuando ya crea haber recobrado la salud, volv a enfermar desde el 19 de Enero, dndome un ataque tan fuerte al pecho, acompaado de calenturas, que me fue imposible escribir a Vd. por el vapor ingls del 2 del corriente. Hoy mismo me siento tan dbil, que trabajo me cuestan las pocas lneas que estoy trazando. Crame Vd., mi querido Luz, crame Vd. Si alguna vez he sentido con ms fuerzas que otras la expatriacin que sufro, ha sido en las circunstancias en que Vd. se ha visto, pues yo me habra mudado a su casa, y acompandole da y noche, habramos robado algunas horas a la pena y al dolor. Y qu dir, qu podr decir a la desconsolada Marianita? Hay cosas en que, aunque forzados a hablar de ellas, debemos hablar lo menos posible. As le ruego, que sea para con ella el intrprete de mis sentimientos. Nunca puedo olvidarme de Da Manuela, ni de su apreciable familia. Hgales Vd. de mi parte las ms afectuosas expresiones. No s dnde ir, cuando pase el invierno. Las circunstancias lo decidirn, y entonces le volver a escribir. Esta carta va por conducto de nuestro buen Gonzalo Alfonso, quien dir a Vd. como podr escribirme, cuando pueda y quiera hacerlo. Spre de Vd. SacoXXIVCda el 28 de AgtoRda el 28 de Julio —51Sr. D. Jos de la Luz y Caballero Habana. Paris y Mayo 29 de 1853 Mi querido Luz: Dios quiera qe esta carta no corra la misma suerte qe algunas de mis anteriores. Yo pudiera enviarlas todas abiertas, pues si las cierro, es por pura frmula. Tal es su inocencia. 51N. de Luz y Caballero.

PAGE 169

JOS ANTONIO SACO /161 /161 /161 /161 /161 Con que al fin perdimos a nuestro buen Varela. Nosotros, qe tan a fondo le conocamos, sabemos todo el mrito de ese hombre; y qe una estatua qe le levantase la Haba, sera corta recompensa pa los insignes beneficios qe le dispens.52 Gusto indecible tuve en saber las buenas noticias qe Vd. me dio del estado de Da Manuela, a pesar de su larga edad. Mucho me alegrar qeas contine, y qe complete un siglo, gozando del vigor fsico e intelectual en qe hoy se halla. Yo estoy algo nervioso. Me dan con frecuencia fuertes dolores de cabeza, y hay das en qe me tiembla tanto el pulso, qe no puedo escribir. Sintolo entre otros motivos, porqe habindome apartado ya de la poltica, he resucitado el muerto proyecto de escribir una historia sobre la esclavitud, qe si no me falta la vida y la salud no me abandona, constar de tres partes, a saber, antigua, de la edad media y moderna. Por esto conocer a Vd. qe es menester revolver muchos libros, y tener al mismo tiempo el cuerpo sano y el espritu tranquilo, cosas entrambas a la verdad bien difciles de hallar en m. Muy afectuosas expresiones a Marianita y a toda su familia; y Vd. cuente spre. con el afecto invariable de su Saco.XXVNiza y Marzo 26 de 1854. Mi querido Luz: sta va, como de costumbre, por conducto de nuestro Gonzalo. Yo sal de Paris muy enfermo, a principios de Dice, y de buena me escap, pues el invierno ha sido all ms rigoroso qe el famoso de 1829 a 30 qe Vd. pas. Este clima me ha sentado muy bien, lo mismo qe siempre me ha sucedido en otras partes de la Italia central y meridional. Hace pocos das qe recib una carta de Paris, en la qe me dan dos noticias desagradables: la primera, qe Vd. estaba achacoso; y la segunda, la muerte del oo, sin decirme, cuando acaeci. Yo le quise mucho, no slo porqe fue mi discpulo, y despus le trat con intimidad, sino porqe era hijo de Da Manuela Caballero y hermano de Pepe de la Luz. ¡Golpe terrible para tan buena madre, y en tan avanzada edad! Pero yo 52El presbtero. Flix Varela. Haba nacido en La Habana, en 1788, y dej de existir en San Agustn de la Florida, en 1853. En 1911, y debido principalmente a la muy loable iniciativa del distinguido profesor de nuestra Universidad, doctor Diego Tamayo y Figueredo, los restos del ilustre padre Varela fueron trasladados a La Habana, recibidos con solemne homenaje de todas las clases sociales y colocados en el Aula Magna de esa Universidad. Pero ha sido despus de haber pasado ms de 69 aos de escritas, cuando estas patriticas palabras de Saco han tenido su cumplimiento. La ciudad de La Habana, por medio de su municipio, ha inaugurado el Diez de Octubre de 1919, un busto de mrmol en homenaje al padre Varela, y colocado en una plaza pblica.

PAGE 170

OBRAS 162\ 162\ 162\ 162\ 162\ espero qe ella no sucumbir, porqe el temple de su alma y los consuelos de la religin le darn fuerza para resistir las desgracias de este mundo. En esta primavera debo ir a Inglaterra, donde pasar una larga temporada. Es muy probable, qe Vd. sepa el motivo de este viaje; pero si acaso Vd. lo ignorase, Gonzalo le pondr al corriente de todo.53 Muchas afectuosas expresiones a Marianita, cuya salud deseo qe se conserve, y Vd. presnteme a Da Manuela y a toda su familia tan amigo como siempre. Su invariable Saco.XXVIS. D. Jos de la Luz y Caballero Passy 30 de Diciembre de 1855. Mi querido Luz: Yo no s como he podido vivir teniendo tanto tiempo ha, tres cartas de Vd. en el buche. En la segunda me recomend Vd. al apreciable joven Mestre, y en la tercera, que recib en la semana antepasada, al estimable Leopoldo Villegas. Intil es que yo le diga a Vd. el gusto qe me da en recomendarme jvenes que son discpulos de Vd., adems de ser Cubanos. Este invierno no ser probablemente tan crudo como los dos anteriores, a pesar de que en Paris el Centgrado ha llegado ya a 11 8/10 —O, y aqu en Passy a 14, pues este pueblo, como Vd. sabe, se halla en una altura. En estos ltimos tres meses he sufrido menos que en los tiempos anteriores, aunque los nervios nunca me han dejado tranquilo. Hoy por desgracia, me hallo bastante achacoso, y a veces de muy mal humor: as es, que me es imposible escribir a Vd. de mi letra, como haba credo hacerlo.54 Deseo conseguir la Historia de Cuba que Pezuela public all o en los Estados Unidos,55 y tambin el tomo de notas que la comisin de Historia dio a luz cuando reimprimi la Historia de Arrate.56 Yo tengo 53Se refiere Saco a los preparativos de su matrimonio con la seora Dolores de Fras, viuda del general Narciso Lpez, y cuyo matrimonio vino a celebrarse en Londres el 19 de julio de 1856. 54Una nota puesta al margen de la copia de que usamos para hacer la nuestra dice: “Est escrita esta carta por M. Del Monte”; o sea, Miguel del Monte y Aldama. 55 Ensayo histrico de Isla de Cuba por Don Jacobo de la Pezuela, Imp. Espaola de R. Rafael, Nueva Y ork, 1842, 8, XIII-631 p. 56Se refiere Saco a las notas puestas en un apndice por la comisin especial de la Seccin de Historia de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana, cuando en 1830 se dio a la estampa la obra de don Jos Martn Flix de Arrate: Llave del Nuevo Mundo antemural de las Indias Occidentales. La Habana descripta: noticias de su fundacin, aumentos y estados

PAGE 171

JOS ANTONIO SACO /163 /163 /163 /163 /163 sta, pero ha mucho tiempo que se me perdi el tomo a que ahora me refiero. El encargo de estas dos obras va acompaado de una condicin esencial; y es, que ninguno de mis amigos se prive por m de ninguna de las dos obras que posea, ni que tampoco me las regalen en caso de comprarlas. Proceder del modo contrario, sera cerrarme la puerta para futuros encargos. Mil recuerdos afectuosos a Marianita, a Da Manuela, y a toda su numerosa familia. Siempre de Vd. Saco. P.D.= Echeverra dar a Vd. un abrazo en mi nombre.XXVIIParis y Junio 16 1858 Mi querido Luz: he recibido la carta en qe Vd. me recomienda a los dos hermanos Valds Landin. Me parecen muy buenos jvenes, y ayer tuve el gusto de hacerles una visita. Mi ltima a Vd. fue en Abril; pero temo que se haya extraviado, pues segn mi cuenta, Gonzalo no ha recibido todas las qe le he escrito. En el buque espaol Santa Ana capitn T. de Bilbao, qe sali del Havre para la Habana el 3 del corriente, embarqu por conducto de la agencia de Lpez y Guenet en Pars, una caja con ciento ocho ejemplares del primer tomo de la Coleccin de mis papeles. Los 100 ejemplares van forrados en tela, o pasta holandesa, pasta que en aquella aduana paga menos derechos que la de piel. Los ocho ejemplares van mejor empastados; y para distinguirlos de los otros, los envolv en unos papeles. Segn escrib a J. A. Echeverra en carta del mes pasado, dichos ejemplares son pa las siguientes personas. Pepe de la Luz Gonzalo57 Domingo Aldama Miguel Aldama J. A. Echeverra Pancho Garca58 (Matanzas) Joaqun Santos Surez 57Don Gonzalo Alfonso. 58Don Francisco de la O Garca.

PAGE 172

OBRAS 164\ 164\ 164\ 164\ 164\ El General Concha59 que aunque lo escribo a lo ltimo, es sin embargo el primero que debe recibirlo. La edicin en cuanto al materialismo de imprenta, no es lo que yo quisiera; bien qe el 2 y 3 tomos saldrn mejor impresos. Vd. conocer, qe en la duda de si me dejarn circular en Cuba aun los dos primeros tomos, yo no poda aventurarme a hacer gastos intiles. Aun as la publicacin de los tres tomos no me bajar de doce mil francos, pues como vendo letras y no papel, bien pude transformar en dos cada tomo, o por lo menos haberle dado a cada uno doble volumen. En cuanto al precio, Vd., Gonzalo y Echeverra tienen carta blanca, pues conocen aquel mercado mejor qe yo. Slo s advertir, que se tome en consideracin, que los gastos de la edicin gravitarn casi todos sobre los dos primeros tomos, pues sera un fenmeno poltico que el tercero corriese libremente en Cuba. Del 25 del corriente al 5 de julio saldr del Havre otro buque espaol pa la Habana, y por l enviar 450 ejemplares ms, quedndome todava un nmero considerable. Si Vd. creyere qe la venta de los primeros cien ejemplares puede perjudicar a la de los otros, puede Vd. suspenderla hasta qe stos lleguen. Hgame Vd. el favor de dar a Reynoso60 un ejemplar, pues aunque en sus ltimos meses de residencia en Paris, se mostr bien desatento conmigo, quiero pagarle un libro que me regal. Intil es decir, qe Vd. puede regalar cuantos ejemplares quiera. No queriendo designar persona, cuando la casa de Lpez y Guenet me pregunt, que a quien consignaba yo los libros en la Haba, respond que a Vctor Mabay, cuyo nombre va escrito sobre la caja; pero como el tal Vctor Mabay es un ente imaginario, resulta, qe los libros se quedaran eternamte en la aduana de la Habana. As suplico a Vd. y a Gonzalo, qe sin dar la cara, busquen una persona qe los reclame, intervenga en el pago de los derechos, e impida qe se roben los libros despus de abierta la caja qe los contiene. Si no hay obstculo pa qe circulen, supongo qe su venta se anunciar en los peridicos. Incluyo a Vd. el oficio qe dirijo al General Concha. Si se juzgare qe no conduce a nada, no hay entonces pa qe presentarlo, pero si conviene, puede envolverse en un sobre escrito, y dirigirlo a S.E. por el correo. De este modo, l lo recibir sin qe nadie d la cara. El domingo dejo el apartamento qe tena en la calle de Aumale. Paris es muy caro pa m, y me voy a sus inmediaciones. Mi nueva habitacn ser en Passy, rue de l’Eglise no. 36. Hgame Vd. el favor de decirlo a Echeverra. 59El teniente general don Jos Gutirrez de la Concha, marqus de La Habana, quien en sta su segunda poca de mando en Cuba, gobern desde el 21 de septiembre de 1854 hasta el 24 de noviembre de 1859. 60Don lvaro Reynoso, reputado qumico agrnomo cubano.

PAGE 173

JOS ANTONIO SACO /165 /165 /165 /165 /165 Yo sigo siempre malo de los nervios y de los ojos, y en estos das he sufrido mucho de un odo. ¡Qu calores tan terribles! Ayer subi el termmetro Co a 35 1/40. Reciba Vd. expresiones de Dolores. Mis recuerdos afectuosos a Marianita y toda su familia. Spre. de Vd. Saco. Exmo. Seor: Ni nombre quiz no ser extrao a V.E. Hubo un tiempo en que escrib sobre los asuntos de Cuba, y recogiendo ahora algunas de mis producciones, he formado el tomo qe tengo el honor de dirigir a V.E. Los papeles qe l contiene, se reducen a tres clases. 1 Los impresos en la Habana bajo los trmites de la censura all establecida. 2 Los publicados en el Mensajero Semanal de Nueva York, peridico que siempre corri en Cuba con expreso consentimto del Exmo. Sr Gobernador y Capn Gral. Dn Francisco Dionisio Vives. Y 3 Los que hasta ahora he conservado inditos, pero qe ninguna relacin tienen con la poltica ni con el Dogma. Mi razn, pues, y mi conciencia me dicen, Sr Exmo., que este tomo puede circular libremente en Cuba; pero si yo estuviere equivocado, espero de la justicia de V.E. que me permitir reembarcar para otro pas todos los ejemplares introducidos. Dios guarde a V.E. muchos aos. Paris y Junio 17 de 1858.— Exmo. Seor.— J. A. Saco. Exmo. Sr Gobernador y Capn Gral. de la isla de Cuba.61 61El borrador del oficio que acaba de leerse, hallado entre los papeles de Saco remitidos desde Barcelona a sus albaceas, tiene al pie esta nota: “El general Concha era entonces quien gobernaba a Cuba. El oficio que est a la vuelta lo envi, por conducto de un amigo, al Capitn General de la isla de Cuba, cuando remit a la Habana el primer tomo de la Coleccin de mis papeles sobre Cuba, que acababa de publicar en Pars en 1856 o 1857 (sic). Este oficio no lleg a manos de aquel General, porque el amigo a quien lo envi, se dirigi personalmente a l, e informndole verbalmente del contenido del tomo, dicho general concedi el permiso de su entrada en la Habana”. Y en efecto, en carta que tenemos delante, dirigida a Saco por don Jos Antonio Echeverra y fechada en La Habana el 9 de agosto de 1858, se dice a este respecto cuanto copiamos: “De acuerdo con Pepe de la Luz, no hemos presentado el oficio de V. al General Concha. Yo fui a pedirle permiso para la introduccin de los libros: recibi la peticin de buen talante: me hizo algunas preguntas sobre V.: me dijo que no conteniendo el primer tomo ms que lo que le deca, no tendra reparo en que circulase, y me autoriz pa. que fuese en su nombre a ver al Censor de libros recomendndole el despacho. Vi al Censor, que tambin estuvo muy fino...”.

PAGE 174

OBRAS 166\ 166\ 166\ 166\ 166\XXVIIIParis y Junio 30 de 1858 Mi querido Luz: por conducto de nuestro Gonzalo escrib a Vd., habr cosa de dos semanas, dicindole que del Havre sali el 5 del corriente pa la Haba el buque espaol Santa Ana capitn T. Bilbao, y que en l envi 108 ejemplares del primer tomo de la Colecn de mis papeles. Los ocho ejemplares de mejor pasta qe los otros, iban dentro de la misma caja envueltos en un papel; y son pa Vd., Gonzalo, Domo Aldama, Migl su hijo, Pancho Garca, Jos A. Echeverra, Joaqn Santos Surez y el General Concha a qn dirig un oficio en la carta de Vd. La caja de los libros fue consignada a Victor Mabay nombre imaginario, segn dije a Vd. Bajo el mismo nombre he remitido despus 450 ejemplares ms, en el buque espaol Trinidad que si no ha salido ya del Havre pa la Haba, saldr el 5 de julio a ms tardar. Ayer he entregado a la imprenta los ltimos materiales pa concluir el 2 tomo; y maana empezar a formar el ndice. Debo advertir qe la remisin de la 1 y 2 caja la he hecho por medio de la agencia de Lpez y Guenet; qe yo he pagado todos los gastos desde Paris hasta el Havre; incluso el embarque de dichas cajas, y qe en la Haba slo hay qe pagar el flete, siendo el de la 1, de 3 pesos; y el de la 2a razn de 10 ps el metro cbico. En el artculo “Comisin del Conde Jaruco y Mopox” hablo de la isla de Pinos, y en el lto prrafo62 le doy un pellizco a Gonzalo. Como conozco su extremada moderacin, s qe no le gustar, amnsemelo Vd., y dgale que los hombres como l son propiedad pblica, y qe por lo mismo, estn sujetos al juicio qe de ellos deben formar en honor de la patria, los escritores imparciales. Reciba Vd. mil afectos de toda mi familia extendindolos a Marianita, &&&. Spre de Vd. Saco 62En efecto, en el tomo I de la Coleccin de papeles p. 384 y en la ltima mitad del ltimo prrafo del trabajo titulado “Comisin del conde de Mopox y Jaruco”, leemos lo que sigue referente al clima de la isla de Pinos: “Cabalmente en estos ltimos das acaba de recobrar all su salud un hombre que jams debiera morir, un hombre que es sin disputa uno de los hijos ms dignos que ha producido el suelo cubano; y este pblico homenaje que una pluma sin mancha tributa hoy al mrito acrisolado de D. Gonzalo Alfonso y Soler, no me lo arrancan ni la amistad ni la gratitud, sino la imparcialidad y la justicia”.

PAGE 175

JOS ANTONIO SACO /167 /167 /167 /167 /167 XXIX Passy y Sete 8 de 1858. Mi querido Luz: he recibido las dos muy gratas de Vd. de 9 de Agto, y 23 de Julio. sta lleg a mis manos por el correo en un sobre enlutado, pero sin decirme quin enviaba la carta. Yo di algunos pasos pa descubrir al portador, pero todo fue intil. La ltima de Vd. me ha sacado de dudas, y supongo, qe no habindose demorado Juan Rodrguez en Paris, y sabido qe yo estaba ausente de esta capital, me envi la carta de Vd. por el correo. Mucho me acuerdo de Monza,63 pues hoy cabalmte es 8 de Sete. Por el buque espaol Teresita qe sali del Havre a principios del mes pasado, envi 209 ejemplares del 2 tomo. Hoy deben haber salido del mismo puerto, por el Mara Luisa 401 ejemplares ms de dho. tomo. Imprimiendo estoy el 3, y de l no enviar a la Haba ningn ejemplar de venta, pues no quiero qe ni aun remotamente se sospeche, qe V., Gonzalo o Echeverra tienen parte en la introduccn o circulacn furtiva de un libro mo. Yo sigo malo de los nervios: apenas puedo escribir: los ojos van a peor, sobre todo, el derecho. Necesito de reposo, y de tranquilidad de espritu; pero suspiro por un imposible. Puede ser qe deje a Passy: as no me dirija a l las cartas. Pueden venir por el conducto de nuestro Gonzalo, quien las dirije spre. a casa de Pep. Afectuosos recuerdos a Marianita, pa quien, lo mismo qe pa Vd., me encarga Dolores una fina expresin. Spre. de Vd. Saco. Aquella memorable representacn hecha a Tacn est ya impresa; y digo qe la patria llora ya la muerte de su autor.64 63La seorita Monserrate, una de las hermanas de Luz y Caballero. 64Es la “Representacin de Don Jos Antonio Saco al Escmo. Seor Gobernador y Capitn General Don Miguel Tacn”, que puede leerse en el t. III, pp. 64-81 de la Coleccin de papeles y la cual dice Saco que la escribi uno de sus amigos “cuya muerte llora la patria”. Pero ms tarde, en La Amrica de Madrid del 27 de agosto de 1863, as como en la Coleccin pstuma (pp. 107) declara que el autor de la “Representacin” fue Luz y Caballero, no habindola dicho as en vida del insigne maestro, por temor de originarle algn perjuicio.

PAGE 176

OBRAS 168\ 168\ 168\ 168\ 168\XXXPassy y Octe 31 de 1858. Mi querido Luz: el 27 escrib a Vd. recomendndole la Revista de las Razas Latinas La carta se la presentar a Vd. el agente de ella. En este asunto debo decirle, que puede proceder segn su voluntad y su conciencia. Intelligenti pauca Con mucho cuidado me tiene la noticia de la catstrofe65 acaecida en la Haba el 29 del pasado. Hoy voy a Paris a informarme de los pormenores. An no ha llegado a Inglaterra el vapor de las Antillas; y me alegrara mucho qe me trajese alguna carta, pues segn su contenido abreviar o retardar algunos meses la resolucin qe voy a tomar. Es forzoso qeyo deje la Francia y qe busque un pas donde mis escasos recursos me saquen de la angustiosa vida qe paso. Es probable, que ese pas sea la Italia; pero acerca de esto nada he decidido todava. ¡Qu gusto, qu gusto no tendra yo en recibir buenas noticias de nuestro Gonzalo y de Felipe!66 El 7 del corriente le escrib por la va de los Estados Unidos una carta circular y la acompa de algs indicaciones referentes a la extraviada caja de los 108 ejemplares qe llev el Santa Ana Del 3er tomo ya tengo impresos 19 pliegos. Dolores, Mariquita, y Jos Aurelio repiten muy a menudo el nombre de Luz y de su familia; y de mi parte tambin muchas memorias a ella y a Marianita. Un recuerdo a Echeverra. Spre de Vd. Saco.XXXIPassy 28 de Febrero de 1859 Mi querido Luz: escribo a Vd de mano ajena, porque estoy tan malo de la vista, que si no la dejo descansar, temo perderla dentro de poco. Hevia me entreg la carta de Vd. He ledo el discurso que V. hizo al concluir los exmenes del colegio Salvador. Le felicito a V. de todo corazn, no slo por la profundidad de las ideas que V. manifiesta en l, sino 65La explosin del polvorn de la Marina, ocurrida el 29 de septiembre de 1858 a las 4 de la tarde. Ese polvorn se hallaba situado en la parte del litoral de la baha de La Habana, cerca de los Almacenes de Hacendados. 66Felipe fue uno de los dos hijos varones de don Gonzalo Alfonso. Muri a consecuencia de una enfermedad cerebral.

PAGE 177

JOS ANTONIO SACO /169 /169 /169 /169 /169 por el gran patriotismo que encierra, pues dice V. la verdad a discpulos, profesores, padres de familia, y a la Habana en general. Ese discurso har poca en los anales literarios de Cuba, y aunque amargo al primer gusto, como deca el gigante italiano: vital nutrimento lasciara poi En punto a guerra, todava no se puede pronosticar si positivamente no lo habr. Sin embargo, las probabilidades de la paz se aumentan cada da. Estoy esperando con ansia la llegada de Echeverra, no slo por el gusto que tendr en abrazarle e informarme de los amigos, sino por hablar acerca del tercer tomo. Por la va de los Estados Unidos, enviar, pero sin carta, el ltimo artculo con que termina el tercer tomo. Solamente V. y Gonzalo lo leern, y despus suplico que se queme, pues no me conviene que desde ahora se tenga noticia de l, porque temo que la gente de garrote pueda vengarse prohibiendo la circulacin de los dos tomos anteriores. Si de stos se hubiesen vendido algunos, les suplico que, de concierto con Gonzalo, me enven el dinero que se pueda. En la primera mitad de este mes escrib a Vd. y a Gonzalo por la va de los Estados Unidos, y tambin lo hice en el mes de Enero acusando el recibo de mil pesos. Mil recuerdos a Marianita y familia, as mos como de Dolores, etc. Spre. de V. Saco.XXXIIParis y Mayo 31 de 1859. Mi querido Luz: he tenido el gusto de abrazar a Echeverra, y ya podr V. inferir el largo interrogatorio que le habr hecho. l ha salido para Espaa anteayer. Me ha dicho que el cajn que contena 450 ejemplares del primer tomo, se haba extraviado en la aduana. Siento la prdida porque ella envuelve la de igual nmero del segundo y tercer tomo, es decir, casi la mitad de la edicin. Como me haban quedado del primer tomo 50 ejemplares empastados, acabo de enviarlos a la Habana va el Havre en el buque espaol Joven Luis y consignados a Luis Bertot. Envo adjunto el conocimiento para que me hagan el favor de reclamarlos. Me quedan todava como 300 ejemplares sin empastar de 1er tomo; pero temiendo que no se vendan, no me he atrevido a hacer nuevos gastos, y por eso me he limitado a la remisin de los referidos 50 ejemplares. Ya he dicho varias veces que haba enviado 300 ejemplares del tercer tomo. Dios quiera que no se pierdan, pues temo mucho que as

PAGE 178

OBRAS 170\ 170\ 170\ 170\ 170\ suceda. Me pregunta Vd. en que lengua pienso publicar la Historia de la esclavitud Respondo a Vd. que creo que en ninguna, porque la impresin de libros me tiene ya muy escarmentado. Traslado a lo que me acaba de suceder con la de mis papeles, pues habiendo costado ms de doce mil francos, no he sacado ni aun dos mil. La guerra me ha ocasionado un mal inmenso, pues como nadie puede predecir cundo ni cmo acabar, han venido abajo los proyectos que yo tena acerca de Italia, y como no puedo permanecer en Paris, as por el clima como por otros motivos que V. sabe, no s qu partido tomar. Yo me ira a Espaa; pero Madrid es muy caro, y su clima me hace mucho dao. En las provincias la vida es un destierro para las personas de gusto y hbitos literarios: a pesar de todo esto, yo me amoldara a las circunstancias si no temiera alguna persecucin poltica. Tal es la perpleja condicin en que hoy me veo. Diga V. a Gonzalo que tenga sta por suya. Afectuosos recuerdos a Marianita a quien lo mismo que a V. los hace Dolores. A Pancho dele V. un abrazo en mi nombre. Siempre de Vd. Saco.XXXIIIMontmorency y Agosto 24/1859. Mi querido Luz: estoy en este pueblo desde el 30 del pasado, y el motivo que me trajo, que fue la salud de Aurelio, se ha logrado enteramente. ste lo mismo que Mariquita, agradecen mucho los recuerdos de Vd. Quedo enterado de cuanto me han escrito acerca del hallazgo de los libros. He dicho a Echeverra todo lo que Vd. me encarga. l se halla en la actualidad en Suiza; pero a principios de Septiembre volver a Madrid. He visto a los dos ltimos recomendados de Vd. Angulo67 es joven muy excelente: ayer ha venido a verme por tercera vez, y me ha informado de la nueva planta que Vd. va a dar a su Colegio; esto me complace mucho, y muy mucho. Afectuosas expresiones a Marianita, a quien lo mismo que a Vd. las hacen Dolores, Mariquita y Jos Aurelio. Nunca me olvido de Pancho.— Spre. de Vd. Saco. 67Don Antonio Angulo y Heredia, nacido en Matanzas y fallecido en Espaa, y uno de los discpulos ms notables de Luz y Caballero.

PAGE 179

JOS ANTONIO SACO /171 /171 /171 /171 /171 Nada digo a Vd. de mi obra, porque no puedo trabajar en ella por impedrmelo el mal estado de mi vista. Tenga la bondad de decir a nuestro Gonzalo que tenga sta por suya, de quien, como de toda su familia, se acuerda siempre la ma.XXXIVParis y 30 de Noviembre de 1859. Mi querido Luz: hace algn tiempo que no le escribo, y aunque das ha que estoy sufriendo de un gran desentono de estmago, no quiero perder la ocasin del vapor ingls. He tenido un gusto indecible, en haber visto su retrato, y despus de confrontarlo con el original que tengo en mi corazn, lo encuentro muy exacto, observando con placer, que a pesar de los aos y trabajos sus ojos conservan todava su antiguo fuego y animacin. Angulo es un joven excelente, y con motivo de una de sus cartas a Vd., Vd. me habla del modo con que se puede publicar mi obra. Sobre este punto es menester que yo me explique con Vd. con toda franqueza. Los gastos de esa obra saldran del bolsillo de los poqusimos amigos que ya me quedan y del de otros que sin serlo pertenecen a la gente o pueblo cubano. De los primeros son tantos y tantos los favores que he recibido, que no puedo consentir en gravarlos, ms. En cuanto a los segundos, estoy convencido de que casi todos cuantos se suscribieran, lo haran tan slo por compromiso, y faltando en este caso la espontaneidad, queda para m cerrada la puerta enteramente. Yo no tengo derecho alguno para exigir nada del pueblo cubano, y aunque le hago la justicia de creer que es generoso, creo tambin que en general, su generosidad est muy mal encaminada, pues gasta cuanto no debe gastar, y no gasta cuando debe. Nadie mejor que Vd. conoce tan triste verdad. Dolores, Mariquita, y Aurelio dicen mil cosas a Vd. y a Marianita. Un grato recuerdo a Pancho, y siempre queda de Vd. invariable.— Saco. Esta carta es tambin para nuestro Gonzalo.XXXVParis y Febrero 29 de 1860 Mi querido Luz: en este mes he recibido tres de Vd, y entre ellas, una

PAGE 180

OBRAS 172\ 172\ 172\ 172\ 172\ muy atrasada de principio de Diciembre. Mi arranque definitivo de Paris ser en la primera mitad de Abril; pero hasta el mes entrante no podr saber a dnde ir. No ser muy improbable que solo, y dejando la familia, haga yo en este ao un viaje a la Habana. Si lo realizo, me costar angustias y sacrificios; pero todos stos quedaran superabundantemente compensados con el inmenso placer de dar un estrecho abrazo a Vd y a los poqusimos amigos que la muerte me ha dejado. La semana que viene volver a escribirle por la va de los EstadosUnidos, y entonces le hablar con extensin acerca de la obra.68Ya me han ledo en el Diario de la Marina de la Habana, los anuncios de la obra de Ramonillo.69 ¡Y qu alto pone los puntos nuestro gran historiador! Yo escribo a Angulo de cuando en cuando, no slo por el encargo de Vd, sino porque es joven de mucho mrito. A Marianita mil gratos recuerdos mos, a la que, lo mismo que a Vd. tambin los hacen Dolores, Mariquita, y Jos Aurelio. A nuestro Pancho un buen abrazo; y si Vd viere al matemtico Barrera, dgale que le agradezco sus memorias, y que me acuerdo muy bien de l. Siempre de VdSaco.XXXVIPassy y Mayo 31 de 1860. Mi querido Luz: por el vapor de Abril escrib a Vd; mas, como nuestro Gonzalo estaba en Isla de Pinos envi la carta directamente a Vd. Me alegrar que ella haya llegado a sus manos. El vapor de este mes sali sin carta ma, pues con la fatiga de la mudada y la recrudecencia del fro en Abril, tuve un ataque al pecho mucho ms fuerte que los anteriores. Me he retirado al rincn de Passy provisionalmente sin haber podido tomar un partido decisivo, pues adems de no haber recibido de la Habana las importantes noticias que esperaba, que an me tienen esperando, existen otros motivos poderosos, y uno de ellos es el proyecto de mi probabilsimo viaje a la Habana en Octubre. Angulo me dice con fecha del 24, que a fines de junio vendr a Paris para ir a Londres, donde pasar algunas semanas. Mucho gusto tendr 68La Historia de la esclavitud 69Don Ramn de la Sagra.

PAGE 181

JOS ANTONIO SACO /173 /173 /173 /173 /173 en abrazar a joven tan recomendable. Antonio Mestre me ha dicho que su hermano el abogado70 le ha escrito manifestndole el gran inters que toma por la publicacin de mi obra, y que as puedo contar con sus buenos deseos. Yo le he recomendado que le d mis ms expresivas gracias, y que para todo se entienda con Vd. Conviene, pues, decir algo acerca de dicha obra. Yo no puedo calcular a punto fijo cuntos tomos sacar; pero creo que sern 4 a lo menos, en 4 espaol, y cada uno ms voluminoso que el tercer tomo de la Coleccin de mis papeles A excepcin de un captulo que me falta todava, tengo parte en borrador, y parte en limpio todo lo que debe formar el primer tomo, o sea la historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta el principio del segundo siglo del cristianismo en que, as por la influencia de ste, como de otras causas, aquella institucin empez a tomar un nuevo carcter. En la actualidad me ocupo en la segunda parte, cuyo trabajo no marcha con la rapidez que yo quisiera, porque lo impiden el mal estado de mi vista y lo trmulo de la mano. Las dos ltimas partes, que son las que ms me interesan, estn muy adelantadas, y por lo mismo, son las que menos trabajo me darn para su conclusin. Como doy gran importancia a la publicacin de la obra en ingls, hace algn tiempo, que di algunos pasos, y la proposicin de Murray el editor de Londres, fue, que yo le diese la obra traducida a mis expensas, y que l se encargara de costear la impresin, partiendo entre los dos los productos de la obra. Yo no acept la proposicin, porque no la consider ventajosa, ni tampoco tena con qu sufragar los gastos de la traduccin, pues es cosa que cuesta algn dinero. De poderla realizar, lo que yo hara, sera entrar en ajuste con dos editores diferentes, uno de Londres, y otro de los Estados Unidos, pues esa repblica y la Inglaterra son los mejores mercados para obras de tal especie. Tambin pudiera entenderme con algn editor de los Estados Unidos, ya vendindole el manuscrito en castellano, ya comprometindose l a hacer la traduccin por su cuenta, dejndome libre el mercado de Inglaterra, donde yo pudiera hacer una edicin a parte, ya, en fin, de otro cualquier modo; pero nada de esto puede verificar, porque a nadie conozco all. sta es tambin para nuestro Gonzalo, por cuyo conducto va. A Marianita, lo mismo que a Vd., hacen cariosas expresiones Dolores, Mariquita y Jos Aurelio.— Siempre de Vd.— Saco. P.D. Un grato recuerdo a Pancho. Vivo en Passy, Grande rue 80. 70El doctor Jos Manuel Mestre.

PAGE 182

OBRAS 174\ 174\ 174\ 174\ 174\XXXVIIPassy y Setiembre 30 de 1860. Mi querido Luz: como han pasado varios correos sin tener carta de Vd., he estado muy cuidadoso por su salud; pero Angulo me ha tranquilizado, dicindome que ha tenido carta de Vd. con fecha del 27 de Agosto. Yo me estoy reponiendo del fuerte catarro que me atac el mes pasado, segn escrib a Vd. por el vapor anterior. En el del dos de Noviembre debo partir directamente para la Habana; y ya me tiene Vd pensando en el mareo, no slo de la ida, sino de la vuelta: bien que para sta tomar probablemente la va de Cdiz, as por las dos escalas que en ella se hacen, como porque he determinado pasar el resto de mis das en Andaluca, y me conviene, antes de reunirme a la familia, escoger el punto donde me he de fijar. Dolores, Mariquita y Jos Aurelio hacen a Vd. y a Mariana afectuosas expresiones. Mis recuerdos a Pancho.— sta es tambin para Gonzalo. Siempre de Vd— Saco.XXXVIIISr. Jos de la Luz y Caballero Habana. Sta Rosa71 31 de Diciembre de 1860. Mi querido Luz: en contestacin a su gratsima le digo que Gaspar72ha perdido en tres das a su hija primognita73 de edad de cuatro aos y medio, y le dej hundido en la mayor afliccin. La enfermedad fue una bronquitis capilar que segn me dijeron los mdicos, se desarroll con una violencia extraordinaria. Jos Ma Zayas, a quien no he visto todava, saldr el 2 para la Habana: por consiguiente, le queda a Vd. el campo libre para que venga a Sta Rosa, y charlemos hasta por los codos. Todos agradecen sus memorias, y se las devuelven con igual afecto. Siempre de Vd. Saco. 71Santa Rosa fue la importante finca azucarera que posey en Unin de Reyes (Matanzas) don Domingo de Aldama, y en la cual residi cierto tiempo durante su estada en Cuba de 1861, don Jos Antonio Saco. 72Don Gaspar Betancourt Cisneros ( El Lugareo ). 73La nia Loreto.

PAGE 183

JOS ANTONIO SACO /175 /175 /175 /175 /175XXXIXParis 10 de Diciembre de 1861 Mi querido Luz: a fines de Agosto le escrib a Vd anuncindole mi llegada a esta capital; y en la misma carta le dije que la vspera de mi partida de la Habana, haba yo entregado a Miguel Aldama diez y ocho onzas para que las enviase a Vd a la mayor brevedad. Supongo que l cumplira religiosamente mi encargo: supongo, digo, porque yo no he recibido todava de l ninguna carta, ni tampoco s si Vd ha recibido la ma. Todos mis proyectos se han trastornado completamente. Pens haberme marchado desde Setiembre con la familia a Espaa; pero esperando y esperando noticias de la Habana, ha corrido el tiempo, y me encuentro clavado en esta tierra, sufriendo perjuicios inmensos y sin poder salir del pantano en que me han hundido, hasta Marzo o Abril. Las dbiles esperanzas que tena del peridico, he acabado de perderlas con la reciente carta de Miguel Aldama a su cuado Pep. No habr en mi concepto peridico alguno, y no lo habr, porque no hay dinero con que costearlo: much ado about nothing Hace tres semanas que estoy acatarrado, y sufriendo las consecuencias de una estacin que tan mal me sienta. Celebrar que la salud de Vdsea mejor que la ma, y con mis afectuosos recuerdos a Marianita y su familia, queda siempre de Vd su invariable. Saco. Dolores y los muchachos nunca se olvidan de Vd, ni de lo que a Vdinteresa. Vivo en la rue Boursault no 1, Batignolles. Paris.

PAGE 184

EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO DE J. A. ECHEVERRA DE J. A. ECHEVERRA DE J. A. ECHEVERRA DE J. A. ECHEVERRA DE J. A. ECHEVERRA 1858-18791IParis y Febo 18 de 1858 Mi querido Echeverra: ayer recib la apreciable de Vd. del 22 de Eno, y a pocas horas entregu la que vena adjunta. Yo contemplo todo el dolor qe debe sentir su corazn, al ver tantas esperanzas frustradas y tantos sacrificios perdidos. Ya s todo lo qe Vd ha hecho por ese joven desgraciado y por sus hermanos; pero ellos se han mostrado con Vd. no slo ingratos, sino brbaros y crueles. ¡Quiera Dios, qe nuestro buen Gonzalo logre restablecerse completamente! ¡que hombre! ¡qu hombre! Siempre he dicho, qe en la isla de Cuba no hay seis como l.2 Mucho agradezco a Vd. el paso qe ha dado con Leonardo sobre las Memorias de la Sociedad. Deseara poder escribir como en otro tiempo, para entretenerme una o dos horas con una persona cuyo trato me ha sido siempre muy 1Echeverra, en carta al licenciado don Jos Valds Fauli, fechada en Nueva York el 28 de septiembre de 1881, publicada en la Revista Cubana Habana, 1887, t. V, p. 419, y refirindose a las de Saco escritas a l, dice: ”las antiguas se perdieron con la salida de mi familia de la Habana”. Pero felizmente esas cartas, o por lo menos una parte no pequea de ellas, se han salvado, son estas que van a leerse, y las hemos copiado de los originales que existen en el archivo del doctor Vidal Morales y Morales. Cmo a su vez logr salvarlas el doctor Morales, y si Echeverra lleg a saber que esas cartas haban aparecido, no son cosas que sabemos: sea bastante, para la satisfaccin de todos, poder dar a la publicidad aqullas, como ahora lo hacemos. 2“El Sr. D. Gonzalo Alfonso, natural del pas y persona muy acaudalada y respetable, era uno de esos hombres que por la integridad de sus principios, la sencillez de sus costumbres, lo levantado de su espritu, y otras varias virtudes de gran realce, se hacen estimar desde el primer momento y avasallan el corazn del que los trata”. ( Vida del Doctor Jos Manuel Mestre por el Doctor Jos Ignacio Rodrguez, Habana, 1909, p. 26.)

PAGE 185

JOS ANTONIO SACO /177 /177 /177 /177 /177 agradable; pero mi mano trmula flaquea, y deja caer de los dedos la pluma con qe trazo estos renglones. Siempre, spre de Vd J. A. Saco. Cuando Vd quisiere honrarme con otra carta, no se olvide de suprimir el vocativo de “Sr D. Jos Anto Saco”.IIParis y Mayo 27 de 1858 Mi querido Echeverra: gracias a Dios qe se disiparon las tempestades qe amenazaban. Por encargo de L. remito a Vd la carta original, cuya copia recibi Vd segn me anuncia con fha 23 de Abril. Mi sastre, qe es el mismo de Manuel, me ha dicho qe ste se fue debindole cerca de mil francos, y qe iba a escribirle a Vd. Como estoy muy malo de la vista, hgame el favor de decirle a Gonzalo, qe el 13 le escrib por la va de los E. Unidos una carta muy larga hablndole de Felipe; y qe Pep3 le escribi despus por la misma va. Por el prximo vapor de las Antillas pienso enviar a la Haba los prims100 ejemplares del primer tomo de la reimpresin de mis papeles.4 Mayor nm. debiera ir; pero el encuadernador, desps de haberme prometido mucho, me ha engaado completamte. Irn adems, de mejor pasta y papel, ocho ejemplares pa Vd, Gonzalo, Luz, Miguel Aldama y su padre, Pancho Garca en Matanzas, Joaqn Santos Surez, y el General Concha. Este lto ejemplar es, pa qe despus qe S.E. lo examine, o haga examinar, conceda o niegue el permiso de su venta y circulacin en Cuba. Si se niega, no slo se me har un gran perjuicio, sino mucha injusticia, pues el tomo no contiene nada, absolutamte nada, que impida su libre entrada. Yo le escribir al General Concha, y por el vapor del 2 enviar a Gonzalo copia de mi oficio o carta. Ese tomo, puesto en la Haba. incluso los derechos de entrada (si es qe entra, pues todo lo espero), me tendr de costo cerca de cuatro mil francos; y como yo no conozco hoy el precio de los libros en Cuba, dejo 3Don Jos Luis Alfonso. 4 Coleccin de papeles cientficos, histricos, polticos y de otros ramos sobre la Isla de Cuba, ya publicados, ya inditos por Don Jos Antonio Saco. Tomo primero, Imp. de D’Aubusson y Kugelmann, Pars, 1858, 8.

PAGE 186

OBRAS 178\ 178\ 178\ 178\ 178\ a la discrecin de Vd, de Luz, y de Gonzalo qe fijen el qe les parezca. Lo mismo digo respecto al librero o libreros qe se encarguen de su venta. En cuanto a su remisin, no me atrevo a envirselo directamte a ningo de sos, porqe no conocindolos, temo qe me traguen por boca de Jurel Lo qe pienso es, consignarlos, no a ninguno de mis amigos, sino a Dn Vctor Mabay, nombre imaginario; y concedida o negada que sea su entrada, qe entonces se presente cualquiera en la aduana con el conocimiento o factura, ya pa introducirlos, ya pa reembarcarlos al punto qeindicar. ¡Cunta charla, dir Vd, cunta charla! Es verdad; pero perdnelas Vd a nombre de las tristes reflexiones qe este asunto hace nacer en el alma de un cubano. Mil cosas a Luz & y a l, y a Gonzalo escribir por el vapor del 2, en qe enviar los libros, y acerca de los cuales dir entonces una palabra ms. Siempre de Vd, afmo amo. J. A. Saco.IIIPassy y Sete 9 de 1858. Mi querido Echeverra: unas largas y pesadas visitas qe se acaban de ir de casa, me han robado todo el tiempo: as, apenas me quedan algunos instantes pa darle infinitas gracias por los pasos que ha dado pala introduccn de mi primer tomo; pa decirle qe he recibido todas sus cartas; y pa enviarle adjunto el dictamen de Nlaton.5Siempre de Vd Saco. En lo sucesivo dirjame Vd. las cartas conqe quiera favorecerme a casa de Pep, pues es muy posible qe deje a Passy.IVPassy y Junio 11 de 1860 Mi querido Echeverra: he recibido con sumo gusto la muy apreciable carta de Vd, y empiezo por echarle un regao, pues no aguanto que 5Clebre cirujano francs. El dictamen fue pedido por Echeverra a solicitud de un amigo suyo que se hallaba enfermo.

PAGE 187

JOS ANTONIO SACO /179 /179 /179 /179 /179 Vd me venga a m con disculpas por haberse mezclado en el asunto de mis libros. Vd debe de saber que tiene derecho a intervenir en todo lo que a m diga relacin, y que siempre puede estar seguro de que aprobar cuanto Vd haga. Si no le recomend especialmente los libros, fue porque considerndole agobiado de graves negocios, yo no deba robarle el precioso tiempo que necesita para ellos. Por lo dems, le agradezco cordialmente sus servicios y nuevos ofrecimientos, pues s que nacen de un corazn sincero y que siente la amistad. Ya yo tena noticias de la enfermedad de nuestro querido Palma,6 y ruego al cielo, como Vd, que nuestro Galeno se haya equivocado. Dolores hace a Vd afectuosas expresiones, y cuente siempre con la amistad invariable de Jos A. Saco.VRecib el 6 C. —87Passy 1 de Octubre de 1861 No 5. rue Notre Dame Mi querido Echeverra: das ha que deb contestar la muy grata de Vd; pero no ha podido ser as, por haber estado indispuesto, como por esperar carta de Miguel,8 la cual no llega, a pesar de que por el vapor ingls se han recibido noticias de la Habana, hasta el 7 del pasado. Esta demora me tiene, no fastidiado, sino desesperado, pues me ocasiona un dao inmenso. Pep ha llegado de Alemania con toda su familia,9 y aunque l y Lola estn tristes todava, creo que las aguas les han aprovechado. Mucho me alegrara de ver a Vd en Madrid; pero esto depende de otros, y no de m. Pselo Vd bien, divirtase cuanto pueda, y cuente siempre con el afecto invariable de su amigo. Jos A. Saco. 6Diez das despus de escrita esta carta, mora en La Habana el distinguido poeta cubano Ramn de Palma y Romay. 7Nota de Echeverra, as como las anlogas que se encuentran en muchas de las cartas que siguen. 8Don Miguel de Aldama. V. la nota de la carta posterior. 9Don Jos Luis Alfonso y su familia.

PAGE 188

OBRAS 180\ 180\ 180\ 180\ 180\VIRec. —Oct. 26 Cont. Nov. 9 Paris 22 de Octubre de 1861. Mi querido Echeverra: siempre en retardo para contestar sus gratsimas cartas, espero de su indulgencia que no me rehusar el perdn, pues estoy corriendo la borrasca ms espantosa de mi vida. Haba yo calculado con bastante fundamento que a esta hora habra salido de Paris para Espaa con mi familia; y bajo de ese concepto mand dar desde la Habana el cong de la casa que aqu habitaba. Esperando cartas de un da a otro, fue corriendo el tiempo sin que yo pudiese tomar determinacin alguna. El 15 de Octubre se acercaba, y debiendo salir de la casa, me vi en el mayor conflicto, pues no tena dnde meterme. Conseguilo al fin, despus de trabajos indecibles y aun sacrificios, y hoy me hallo a la disposicin de Vd en la calle Boursault, no 1, Batignolles— Monceaux. Paris. Todava no he recibido cartas de la Habana. De nadie me quejo, ni menos acuso a nadie; pero en mi silencio, los condenados no sufren en el infierno ms tormentos que yo, y slo Dios que lee los corazones, sabe lo que pasa por el mo. Le agradezco a Vd cordialmente todo el inters que Vd toma por el establecimiento del peridico. El prrafo que Vd me transcribi, es digno de su pluma y de sus nobles sentimientos; y si despus de haberlo ledo las personas a quienes se dirige, se olvida todo lo que conmigo se pact en la Habana, y falla por consiguiente el proyecto del peridico, entonces es menester renunciar hasta el nombre de cubano.10 He visto la lista de los miembros nombrados para el Consejo de Administracin, y entre ellos al candidato negrero del General Concha. Ya sabr Vd, que Pep, Lola y Celina saldrn para Espaa y Argel a principio del mes entrante. Reciba Vd expresiones de toda mi familia, y cuente siempre con el cario invariable de su tocayo. Saco. 10El prrafo que acaba de leerse puede considerarse como la introduccin en esta correspondencia, a la historia, muy triste por cierto, del proyecto de fundacin en Madrid de un diario poltico cubano dirigido por Saco. En varias de las cartas que siguen se desarrolla este episodio de la vida pblica de aqul, y aun podemos aadir con todo acierto, que tambin de la historia poltica de Cuba.

PAGE 189

JOS ANTONIO SACO /181 /181 /181 /181 /181VIIRda. el 8 C. “ 10 Paris 5 de Noviembre de 1861 Mi querido Echeverra: el da 2 me ley Pep una carta de Miguel del 5 de Noviembre, en que le dice, que slo se haban reunido para el peridico 3 000 pesos, y que por lo pronto lo ms que podra juntarse seran seis mil. Esto no necesita de comentario. Despus, no he visto a Pep, porque hace 3 das que estoy en cama con un fuerte catarro; y como no s si l habr dado a Vd noticia de lo que a m; y que en tal caso Vd puede haber desistido de la idea de enviar la carta a Miguel, yo le ruego que si no lo ha hecho, me la enve para dirigrsela por el vapor ingls del 17, pues quiero que l y otros la lean no slo como documento de los esfuerzos patriticos que Vd ha hecho por el establecimiento del peridico, sino porque ella me sirve de la ms completa justificacin por los datos que contiene. Creo que Vd habr recibido la ma del 30, y si ahora no soy ms largo, es porque como ya he dicho, estoy en cama. Reciba Vd mil afectos de Dolores y los muchachos, y cuente siempre con su amigo y tocayo. Saco.VIIIR. el 22 Paris 19 de Noviembre de 1861 Mi querido Echeverra: recib la grata de Vd con la adjunta de Pepe Mestre, en la cual me dice lo siguiente: “le digo de parte de Miguel de Aldama que ya est asegurado el presupuesto del primer ao del proyectado peridico, o sea los diez mil pesos fijados, a fin de que vaya Vdtomando sus medidas para dar principio a sus tareas matritenses”. Para que Vd comprenda el sentido de ese prrafo debo hacerle una advertencia. Cuando se form la junta a que yo no asist, para tratar del establecimiento del peridico, se sent la base de que ste haba de durar tres aos. Al siguiente da me pregunt Miguel, cul sera la cantidad necesaria para el costo anual del peridico. Pregunta, por cierto, muy embarazosa para m, no slo por andar mezclado el inters pblico con el mo personal, sino porque yo careca absolutamente de datos para responder satisfactoriamente. Sin embargo, me aventur a decir, que si el peridico no era diario, se podra costear anualmente con ocho o diez mil pesos, publicndolo cierto nmero de veces al mes, y aumentando o

PAGE 190

OBRAS 182\ 182\ 182\ 182\ 182\ disminuyendo su tamao, segn lo permitieran los fondos disponibles. Es de saber, que ni a m se me dijo, ni yo pregunt por delicadeza, si las cantidades necesarias se haban de recoger todas de un golpe, o si deba aguardar al vencimiento de cada ao para la recaudacin de ellas: pero como el da en que se hicieron las listas de los suscriptores, nada se dijo de los plazos en que stos deban pagar, y que de lo que entonces se trat fue de recoger la mayor suma de dinero, yo cre poder contar desde el principio con los 24 o 20 000 pesos del presupuesto fijado para los tres aos. En vista de la carta de Mestre, parece que no es as, y a la consideracin de Vd dejo la incertidumbre que debo tener en que puedan reunirse de aqu a un ao y de aqu a dos los fondos indispensables para la continuacin del peridico. Con los 30 000 pesos reunidos yo hubiera podido dar a ste alguna estabilidad, prologando su vida no a tres, sino a ms largos aos; pero en el estado actual de las cosas, Vd conocer que con los 10 000 pesos no puedo comprar un peridico, ni establecer otro que sea diario, sobre todo, en un pas donde es menester empezar por un depsito o caucin que asciende a una cantidad considerable que ahora no puedo fijar porque no tengo la ley de imprenta de Espaa. Como quiera que sea, y a pesar de la responsabilidad que sobre m pesara si el peridico no corresponde a los fines que se desean, estoy dispuesto a poner mano a la obra, pues no quiero que jams se diga que yo he faltado a mi palabra, y que la empresa ha fracasado por culpa ma. Al habanero que Vd y yo visitamos juntos en Paris, slo lo vi aquel da; y como Vd recordar que nada se habl de peridico, intil es que yo me detenga ms en este asunto. Dolores y los muchachos hacen a Vd afectuosas expresiones. Siempre de Vd su invariable tocayo. J. A. Saco.IXR. Nov. 23 Paris 20 de Noviembre de 1861 Rue Boursault 1. Batignolles. Mi querido Echeverra: en este momento acabo de descubrir por una casualidad, en el sobre de su lma carta, el pedacito de papel en que Vd me indica su nueva direccin. Le escribo, pues, a la carrera estos renglones, advirtindole que hoy hace tres das que le envi una carta interesante con su antigua direccin; si Vd no la recibiere, hgame el favor de reclamarla en su antigua casa, o en el correo.

PAGE 191

JOS ANTONIO SACO /183 /183 /183 /183 /183 Expresiones de Dolores y los muchachos. Siempre de Vd aunque con mucho fro, su buen paisano y tocayo. J. A. Saco.XRda. Dice. 4 C — “ 14 Paris 1 de Diciembre de 1861. Mi querido Echeverra: hoy a las nueve de la maana he recibido la muy grata de Vd con la adjunta para Miguel, y habindola ledo, y aprobado en todas sus partes, corr inmediatamente a la Administracin general de Correos, para ver si alcanzaba el vapor de Southampton; pero como el correo que haba de llevarla, no llega a Londres sino maana a las 9 o las 10, desist de remitirla, parecindome ms oportuno devolverla a Vd para que la enve, si es que hay tiempo, por el correo de Cdiz. En caso contrario Vd puede remitrmela de nuevo para que yo aproveche el vapor que saldr de Southampton el 17 del cornte. El lunes pasdo tuve una larga entrevista, sobre el periodismo en Espaa, con el Conde de Sanaf, amigo de Gell11 y fundador en Madrid de 6 o 7 peridicos. Todos los datos que me dio concuerdan exactamente con los de la carta de Vd a Miguel. Por esto inferir Vd que aun cuando yo quisiera acometer desde ahora la empresa del peridico, me sera absolutamente imposible. Dolores y la familia me encargan haga a Vd las ms afectuosas expresiones. Siempre de Vd su invariable amigo y tocayo. Saco.XIRev y cont. el 26 Paris 22 de Diciembre de 1861 Mi querido Echeverra: remito a Vd. las adjuntas, para que me haga el favor de enviarlas a la Habana. Si de aqu al 1 de Enero no hubiere correo que salga de Cdiz, rugole que me las devuelva a la mayor brevedad, para aprovechar el vapor de Southampton del 2 del entrante. Han escrito a Vd, que yo no quise aguardarme en la Habana segn se me indic, y que por eso ha abortado la suscripcin al peridico. Acha11Don Jos Gell y Rent.

PAGE 192

OBRAS 184\ 184\ 184\ 184\ 184\ ques al Viernes por comer carnes Yo deb partir de la Habana el 13 de Junio: el 9 me dijeron Miguel y otros que me demorase 15 das. No slo acced a esto, sino que me detuve un mes, pues no sal de la Habana para New York sino el 12 de Julio a las cinco de las tarde. Yo pudiera hacer otras consideraciones de mucho peso; pero las reservo para cuando hablemos algn da de tan malhadado proyecto. Dolores y los muchachos hacen a Vd afectuosas expresiones. Siempre de Vd su invariable amo y tocayo J. A. Saco.XIIRec. el 27 Cont. Abril 16. Paris 24 de Marzo 1862 Mi muy querido Echeverra: he recibido su gratsima y muy diplomtica carta; y muy diplomtica digo, porque ha tocado Vd las cuerdas que hacen vibrar mi corazn. Si antes no le he contestado, ha sido por dos razones. 1 por el malsimo estado de mi salud, pues desde el 13 de Diciembre estoy encerrado, sufriendo del pecho y de otros males. 2porque esperaba carta de la Habana, y efectivamente la he recibido de Pancho Fras12 con fecha de 1 de Marzo; pero ella slo me trae el duplicado de una libranza de 5 200 francos que antes me haban enviado a cuenta del peridico segn las nuevas bases que Vd conoce. Yo quisiera manifestarle a Vd todas mis ideas sobre este negocio; mas, en la imposibilidad de hacerlo ahora, me limitar a lo puramente esencial. Acepto el nuevo proyecto como medio supletorio, y slo con la mira de ganar tiempo para ver si se logra lo que yo considero como una de las cosas ms improbables y difciles. Me marchar de Paris en todo el prximo mes; pero me detendr en la frontera, aquende o allende el Pirineo, sin pasar a Madrid, pues ni la inseguridad del negocio que nos ocupa, ni los recursos de que dispongo, ni el frgil estado de mi salud permiten que yo me encamine a esa capital. Aunque estoy decidido a escribir en La Amrica ,13 debo confesar a Vd que lo har, no con entusiasmo, sino con el mayor desaliento, pues la conducta de los cubanos conmigo en estos ltimos meses y la casi quimrica empresa de infundir vida y encender el patriotismo en un cad12Don Francisco de Fras y Jacott, conde de Pozos Dulces y cuado de Saco. 13 La Amrica Crnica hispano-americana Se public en Madrid de 1857 a 1870, dirigida durante la mayor parte de su existencia por don Eduardo Asquerino, literato, periodista y poltico espaol.

PAGE 193

JOS ANTONIO SACO /185 /185 /185 /185 /185 ver poltico, me quitan hasta el consuelo o la ilusin de la esperanza. A pesar de todo, hgame el favor de enviarme la ley de imprenta que rige en Espaa, y que parece se alterar pronto, pues creo que se ha sometido a las Cortes un nuevo proyecto; as mismo deseara ver los artculos que sobre Cuba ha publicado Bona en La Amrica De lo que paga ese peridico por los artculos que publica, y de otras cosas a l relativas, hablaremos en otra ocasin. Se me olvidaba decir a Vd, que pienso dirigir a los cubanos cuatro palabras, manifestndoles respetuosamente, pero con mucha claridad y franqueza, la verdadera situacin en que ellos y yo nos encontramos, pues ha llegado el tiempo en que aparezcamos tales cuales somos. Si los cubanos tienen patriotismo, nada les es ms fcil que reunir en pocos das 50 000 pesos para establecer un peridico digno de ellos y de la noble causa que en l se defender; pero si no lo tienen, que se callen la boca, y no hablen ms de poltica ni de libertad. Yo s bien, que este papel tiene un lado vulnerable para m; pero creo que tengo el escudo con que puedo preservarme de los golpes que se me asesten.14 Dolores y los muchachos agradecen a Vd sus recuerdos, y le desean la mejor salud. Siempre de Vd buen amigo y tocayo Saco.XIIIRda. Abril 5. C. — “ 16 Paris 2 de Abril de 1862 Rue Boursault no 1, Batignolles Mi muy querido Echeverra: el lunes de la semana pasada escrib a Vd. Creo que le dije haber recibido varias cartas de Pancho Fras, y que en la de 15 de Febrero me haba enviado una libranza de Miguel de 5 200 francos, o sea casi 990 pesos en moneda espaola, a cuenta del nuevo proyecto. Tambin me dijo que, segn promesas que le haban hecho, podra enviar dentro de pocos das, nuevas cantidades. Ayer he recibido de l otras cartas; y para conocimiento de Vd y de Pep Alfonso, quien si no ha llegado ya, estar para llegar a Madrid, transcribo en confianza lo que me 14 Este papel de que habla Saco, fue escrito, y se encuentra publicado, primeramente, en la Revista de Cuba Habana, 1881, t. IX, pp. 193-200; despus en El Triunfo Habana, 15 de junio de 1881, y por ltimo, en la Coleccin pstuma de Saco, Habana, 1881, pp. 99105. Lleva por ttulo el de: “Hay en Cuba patriotismo?” y hubo de encontrarse entre los papeles del insigne cubano remitidos desde Barcelona a sus albaceas testamentarios.

PAGE 194

OBRAS 186\ 186\ 186\ 186\ 186\ dice el 7 de Marzo: “Siento infinito tener que participar a Vd que nada se ha adelantado en el asunto del peridico. Dn Miguel Aldama me ha manifestado ya por tercera vez, que an no le haban contestado los individuos que por su conducto se haban suscrito, siendo esto tanto ms sensible cuanto que stos eran los ms numerosos, o por lo menos, los que figuraban por las cuotas ms considerables. Me temo que influya en este silencio o inaccin lo muy ocupado que se halla siempre el expresado amigo. La gente de por ac necesita tener al pie uno que no los deje resollar”. Y en la de 11 de Marzo me agrega lo siguiente: “Miguel Aldama se ha marchado al campo y nada me ha avisado tocante a lo que haya progresado este negocio. Y digo Miguel Aldama, pues tengo entendido que la cantidad que a Vd se ha remesado para ese objeto, proceda nicamente de las gestiones hechas por Mestre y Valds Fauli”.15 El 2 de Junio del ao pasado se empez a tratar en la Habana de recaudar fondos para establecer en Espaa un peridico que defendiese los intereses de Cuba. A la cabeza de este proyecto se pusieron hombres influyentes, y de los que algunos son millonarios: llega el Marzo de 1862, y todo lo que se puede reunir en el transcurso de tantos meses para defender la patria, es el oprobio y la vergenza de 990 pesos. C’est vous, mon cher Echeverra, c’est vous d’en tirer consquences. Crame Vd, pues en lo que le digo le abro mi corazn, crea Vd que si en este asunto no mediasen patriticas consideraciones, y que yo slo atendiese a mis intereses personales, ni habra aceptado, ni aceptara las ms ventajosas proposiciones para la direccin de semejante empresa. Mi verdadero inters, circunscripto slo a m, me exige otra cosa; y si me fuera dado hablar hoy con Vd, yo le expondra los motivos. Si en estos ltimos meses no he muerto de hambre con mi familia en Paris, dbolo nicamente a la mano generosa de Pep Alfonso; y el dinero que he consumido aqu esperando y esperando el xito del proyecto del peridico, bien hubiera podido emplearlo en trasladarme a un rincn de Espaa, donde sin vivir feliz, me hallara menos incierto y atormentado del porvenir. Yo sigo siempre en mi clausura, y en estos das he experimentado una recrudescencia del porvenir. Mil veces me he acordado, y otras tantas se me ha olvidado cumplir con el encargo que en vsperas de su partida me hizo Evelina la mujer de Pancho Fras. Suplicome dijese a Vd que haba recibido su carta, y que la dispensase de no contestarle, porque tena tantas y tantas cosas que arreglar, que le era imposible escribir a Vd, a pesar de su buena voluntad. 15El licenciado Jos Valds Fauli, reputado jurisconsulto, rector de la Universidad de La Habana y muy distinguido patricio.

PAGE 195

JOS ANTONIO SACO /187 /187 /187 /187 /187 Dolores y los muchachos hacen a Vd afectuosas expresiones. J. A. Saco. Un recuerdo a Pepe Gell a quien escrib la semana pasada.XIVRec. 25 Cont. Mayo 8 Paris 22 de Abril de 1862 Mi querido Echeverra: muy lacnico ser, porque hallndome an enfermo, no quiero diferir la contestacin a su apreciable carta del 16. Digo pues. 1 Que convengo con Vd en el modo de ver el negocio. Nada de oposicin en lo que escribir, porque estando la suerte de Cuba en manos del Gobno, torpeza sera irritarlo y ofenderlo, sobre todo, cuando no tenemos un partido en que apoyarnos para poderlo derribar. 2 Culpables son los autores del proyecto consabido, o mejor dicho, algunos de ellos. Tibieza e indiferencia de una parte, y aun motivos de diferente especie de otra, han hecho abortar el proyecto. Disele a ste desde el principio una base muy estrecha, y en realidad lejos de mirar yo como culpable al pueblo cubano en masa, le considero inocente. Esto dar a Vd la clave del papelito que escribir. Est Vd seguro que de mi pluma no saldr una palabra que pueda lastimar a nadie. 3 Yo no podr estar en Bayona antes del 8 de Mayo. As, deseara saber los movimientos de Vd para calcular el punto en que nos podamos ver. 4 Ruego a Vd, porque me interesa mucho para el papelito a los cubanos, que Vd me forme, ya que est en la fuente, el presupuesto de los gastos de un peridico, esto es, el importe del depsito y el fondo de reserva para las multas, con el gasto mensual de impresin, editor responsable, redactores, gacetilleros y dems empleados que necesita un peridico diario. 5 ¡Qu me voy a figurar, tocayo mo, que en Espaa, se paguen bien los artculos de peridicos! All no hay ms, como Vd sabe, que escritores peseteros y milagro ser que el ms pintado pueda pescar diez o doce guachacones por artculo. Dolores y la familia agradecen a Vd sus recuerdos, y le desean prosperidad. stos son tambin los votos de su buen tocayo y amigo. Saco.

PAGE 196

OBRAS 188\ 188\ 188\ 188\ 188\XVRda. y Cont. Mayo 8 Paris 5 de Mayo de 1862. Mi querido Echeverra: a pesar de mis males, he escrito a pedazos el adjunto artculo. Me interesa muchsimo, que Vd lo haga imprimir en La Amrica del 24 del corriente, para que llegue a la Habana en Junio. Doy a Vd carta blanca para que se entienda con la direccin de ese peridico, y me alegrar, que Vd me deje salvo el derecho de poder coleccionar mis artculos, si acaso lo quisiere hacer algn da. Le recomiendo particularmente, que no se cometan equivocaciones en la impresin, sobre todo, en las fechas de que abunda el presente artculo. Como yo no saldr de aqu para Bayona hasta la semana entrante, le suplico, que inmediatamente que Vd reciba sta, me escriba un rengln, avisndomelo, pues de ese modo puedo contar con la seguridad de que el artculo se publicar en La Amrica del 24. Afectuosos recuerdos de toda mi familia, quedando siempre de Vdbuen amigo y tocayo. Saco.XVIRda. el 23 C. el 24 Paris 20 de Mayo de 1862. Mi estimado Echeverra: maana 21 salgo pa Bayona; pero como estoy muy dbil, no llegar a ella hasta el 23. Como Vd ha de hacer un viaje a Londres, y yo tengo que enviar otros artculos para que se impriman en La Amrica me alegrara que Vd me indicase el modo seguro de poderlos remitir. Yo pienso alojarme provisionalmente en Bayona, en la Fonda de la Bilbaina, rue du Gouvernement; mas, cuando Vd me escriba, hgalo a la Poste restante Reciba Vd expresiones de toda la familia, quedando siempre de Vdamigo y tocayo. Saco

PAGE 197

JOS ANTONIO SACO /189 /189 /189 /189 /189XVIIRda. Mayo 27 C. Junio 23 Paris 23 de Mayo 1862 Mi querido Echeverra: el lunes escrib a Vd anuncindole que el martes partira pa Bayona; pero el lunes mismo me atac un reumatismo en las caderas, que los Doctores llaman lumbago y que me tiene postrado sufriendo crueles dolores. Para no desesperarme, en medio de tantos males fsicos y morales, es preciso que me arme de ms paciencia que Job. Reciba muchas expresiones de toda la familia, y cuente siempre con su amigo y tocayo. Saco. P .D. No me escriba Vd a Paris, porque en el momento en que me alivie, me pongo en camino. Segn noticias de Lola, Pep debe llegar a Madrid el 27. Dgale mil cosas de mi parte.XVIIIRda. el 7 Paris y Juno 4 de 1862. Mo caro: salgo maana pa Bayona. Parar en la fonda Bilbaina, rue &a. All me hallar Pep. Spre de Vd. SacoXIXRda. Octe. 4 Cont. “ 20/21 Biarritz 1 de Octubre de 1862 Mi querido Echeverra: ayer no pude contestar su interesante carta, porque cuando la recib me hallaba postrado de dolor de cabeza, y hoy siento no tener todo el tiempo suficiente, pues estoy muy atareado con el viaje que emprendo maana para Tolosa de Francia, departamento de la Haute-Garonne: punto que he escogido por ser menos caro y fro que Madrid, por no estar muy lejos de aqu y por tener buenos estudios para Aurelio. He ledo con mucho gusto la carta de Morales Lemus, no slo por su contenido, sino por ser de una persona de tanto mrito y a quien tanto aprecio.

PAGE 198

OBRAS 190\ 190\ 190\ 190\ 190\ Ya haba yo ledo las dos infames cartas impresas en La poca que Vd me enva. Apruebo la prudente conducta de Vd en no empear una polmica directa con esa gente perversa. Yo creo que lo que debemos hacer es herir por los mismos filos, y que a cartas annimas probablemente confeccionadas en Espaa, se debe contestar con otras de igual naturaleza. Si yo estuviera en Madrid, ya habra establecido una fbrica de ellas. De Tolosa enviar a La Amrica para su reimpresin alguno de mis papeles anteriormente publicados: pondrele un prlogo, y en l le largaremos un abanicazo a las tales epstolas y a sus autores. Me dice Vd que sera conveniente publicase yo un papel acerca del establecimiento del peridico: esto me obliga a manifestarle el estado en que se hallan las cosas. Cuando en el prlogo de mi primer artculo anunci que yo pensaba hacer un llamamiento al pueblo cubano, no saba que se trataba de nombrar un codirector para el peridico. La primera noticia la recib por una carta de Luz, y algunos das despus de habernos visto en Bayona Vd y yo, fue cuando supe que efectivamente se haba acordado el nombramiento de ese codirector. Desde aquel instante no slo desist de la publicacin del papel que proyectaba, sino que resolv no tomar la ms leve parte en el peridico. Escribilo as a la Habana, y cartas posteriores me anunciaron que aquel acuerdo se haba revocado y que las cosas haban vuelto a su primer estado. Pero al mismo tiempo se me dijo, que el establecimiento del peridico deba postergarse para tiempos ms favorables, ya por la agitacin poltica que la muerte de Luz haba ocasionado, ya porque el monumento que a la memoria de ste se iba a levantar, absorbera gran parte de los fondos que hubieran podido reunirse para el peridico. En tales circunstancias Vd comprender que yo no debo articular palabra sobre este particular, y mucho menos cuando lo que en otros aparece como patriotismo, en m se considerara como un proyecto interesado. He visto las bases del programa para el peridico, creo que contiene todas las cuestiones vitales de Cuba y que est concebido en trminos tan juiciosos como liberales. Doyle, pues, mi completa aprobacin. No terminar esta carta sin manifestar a Vd que veo con gran sorpresa, y como soy franco, hasta con cierta pena, que en punto a Consejo Colonial se desconocen o se olvidan todos los antecedentes de mi vida y ya que llega el caso, permtaseme decir, sin pecar de inmodesto, que el primero que habl de Consejo Colonial para Cuba fui yo: y que ninguno ha propagado ni inculcado tanto esa idea en el pueblo cubano como yo; y para que no se crea que slo me fundo en palabras, quiero citar algunos hechos refirindome al tomo 3 de la Coleccin de mis papeles: 1 En Cuba nunca me dejaron imprimir una sola palabra sobre consejo colonial; pero a los pocos das de haber llegado a Madrid, escrib en Enero de 1835, un papel en que habl de l (tom. 3, pg. 92.)

PAGE 199

JOS ANTONIO SACO /191 /191 /191 /191 /191 2 Ms explcito fui todava, pues que formul un programa en el Examen analtico pg. 116. 3 El Paralelo entre la isla de Cuba y las Colonias Inglesas qu otra cosa es sino la apologa de los Consejos Coloniales y el ardiente deseo de aplicar a Cuba esa institucin? 4 En mi polmica con Vzquez Queipo habl varias veces de consejo colonial, y una de ellas fue en la pgina 304. 5 Tambin habl en la Situacin de Cuba16 publicada a fines de 1851 (vese pginas 467 y siguientes). 6 En la Cuestin de Cuba o sea la polmica que en 1852 sostuve con El Constitucional de Madrid y con el abogado Retortillo, habl repetidas veces de consejo colonial, y recomiendo las pginas 493 y 94 y las 508 y siguientes. Otros pasajes pudiera citar; pero los omito por no ser difuso: quiero, sin embargo, observar que todos esos papeles polticos fueron reimpresos por m tres aos ha, sin hacer la ms leve alteracin ni suprimir palabra. Esto quiere decir en un hombre de tanta consistencia poltica como yo, que hoy conservo sobre el consejo colonial los mismos sentimientos que tuve desde que habl la primera vez acerca de l. Por ltimo, el apreciable amigo Valds Fauli habr recibido ya, o estar para recibir, una carta en que le daba cuenta de mi entrevista con Olzaga y en que igualmente le hablaba del consejo colonial. A ella, pues, tambin me refiero. Lola se ha marchado hoy para Paris. Ha recibido su carta. Desde el ao de 24 no veo a Don Juan B. Sagarra; ¡con cuanto gusto le dara un abrazo! Dgaselo Vd as. Un recuerdo a Angulo. He debido escribirle; pero reparar mi falta, luego que llegue a Tolosa. Mi familia agradece a Vd sus recuerdos. Siempre su amigo invariable. Jos A. Saco.XXRecibida el 20 Cont ——— 20/21 Toulouse 17 de Octubre 1862. Mi querido Echeverra: a mi salida de Biarritz escrib a Vd bajo la direccin de calle de Espartero, no 1, cto 2, izquierda. Ahora le pongo 16 La situacion politica de Cuba y su remedio por Don Jos Antonio Saco, Pars, 1851.

PAGE 200

OBRAS 192\ 192\ 192\ 192\ 192\ estos renglones, para decirle que la ma es Alle L. Napoln no 11 au 1er ., Toulouse Haute Garonne Hace muchos das que nada s de la Habana. Una seorita a quien conozco, desea abonarse por tres meses a La poca de Madrid, empezando a correr el abono desde el primero de Octubre. Ella tiene gran empeo en que sea desde el dicho da; pero si por cualquier evento no pudiere ser, entonces empiece lo ms pronto posible. Hgame Vd el favor de anticipar esta cantidad, la que en breve le satisfar, pues tengo en Madrid un deudor honrado a quien escribir al efecto. Tenga Vd la bondad de decir a la direccin del peridico que lo enve a Mr Saco, Toulouse, etctera. Hace cuatro das que escrib a Angulo y le puse un parrafito para Vd No soy ms largo porque desde antenoche me hallo muy indispuesto. Ya la vida se me va acabando. Reciba expresiones de toda mi familia y cuente siempre con la amistad de SacoXXIRda. y Contda. el 28 Tolosa y Octubre 24/862 Mi querido Echeverra: al cerrar esta carta, he recibido la de Vd. Me reservo contestarla, porque si lo hiciera ahora, perdera el correo de hoy en el que va el adjunto mueco. Lalo Vd, y hgame el favor de entregarlo inmediatamente a Asquerino, sin cobrarle nada, pues l me ha pagado varios artculos adelantados. Le recomiendo que me vigile la correccin de las pruebas. Si despus de mi artculo hubiere espacio para imprimir el Informe, pero no para la primera parte de mi impugnacin a l, hgame el favor de que se ponga una advertencia o nota diciendo, que la impugnacin de ese informe se publicar en el prximo nmero de La Amrica Mi artculo debe salir el 8 de Noviembre: as lo escrib a Asquerino hace tres das, y as se lo repito ahora. Despus que aquel peridico lo publique, me alegrara, que en otro u otros se reprodujese la parte relativa a las cartas annimas. Reciba expresiones de mi familia. Siempre de Vd invariable amigo Saco Hgame el favor de decirle a Asquerino, que le he escrito dos cartas con la direccin: Calle del Prncipe, 14, Imprenta de La Amrica

PAGE 201

JOS ANTONIO SACO /193 /193 /193 /193 /193XXIIContestada Nove 5 Tolosa 29 de Octubre 1862 Mi querido Echeverra: supongo que Vd habr recibido ya los papeles que le envi para La Amrica Creo que en el prrafo ante-penltimo del manuscrito, omit algunas palabras importantes, y que si no estn, le ruego especialmente que me las haga insertar. El prrafo consabido empieza: “Y si tales son las circunstancias”. El pasaje a que me refiero es el siguiente: “que ella viva constantemente en estado de guerra ; pero el estado de guerra es el estado de sitio”. Debe decir; “pero el estado de guerra, en la mente de los hombres de la pandilla, debe ser el estado de sitio”. No soy ms largo porque hoy tengo que escribir para la Habana. Memorias de la familia, y siempre suyo Saco.XXIIIRecibida Nove. 4 Cont. “ 5 Debe romperse17 Tolosa, 31 de Octubre 1862 Mi querido Echeverra: acabo de recibir la carta de Vd del 28, carta que para contestarla bien, necesitara escribir algunos pliegos de papel, o tener con Vd una larga conferencia, que la distancia hace imposible. Me limitar, pues, a indicar tan slo tres de los puntos que pudiera tratar. 1 Desde que le las cartas annimas, conoc que sus autores no slo se dirigan contra m, sino contra otros. Pero como algunos de stos han contestado sin firmar artculos, yo, que escribo con mi nombre y apellido, he debido hablar personificando la cuestin, y por consiguiente, de un modo distinto al de ellos. 2 La alusin que hice al anexionismo (y a mi conducta entonces) fue del modo ms delicado; y la hice, porque acusados hoy de filibusteros y conspiradores todos los que piden reformas polticas para Cuba, yo cre, 17Escrita as, en tal disposicin, aparece en el original esta nota de Echeverra, la que viene a ser como consecuencia de un prrafo de una carta de ste a Saco fechada en Madrid el 5 de noviembre de 1862, y que dice: “Debo advertir a V. que pienso romper las dos lts. cartas de V., y que no he dejado en mi libro copia de sta, ni de la precedente”. Razones desconocidas permiten que la posteridad conozca ahora esas dos cartas de Saco.

PAGE 202

OBRAS 194\ 194\ 194\ 194\ 194\ que el arma ms poderosa para combatir esa calumnia, era el recuerdo de que yo, enemigo declarado de la anexin, era cabalmente quien a nombre de Cuba pide el cambio de sus instituciones polticas. 3 Piensa Vd, tocayo mo, que yo ignoro que el sentimiento de independencia est escrito en el corazn de todo americano? Pero este sentimiento no se puede realizar en Cuba; y nada ms oportuno que demostrar esa imposibilidad cuando de independientes se acusa a los que pedimos reformas polticas para nuestra patria. Tampoco piense Vd, que yo me imagino, que el anexionismo, aunque apagado hoy, nunca ms se podr encender. Mucho podra decirle a Vd sobre esto; pero no es una carta el medio a propsito para tratar estas materias. Mi opinin es, que Espaa lo ms que hoy nos dar, sern diputados; que si alcanzamos Consejo Colonial ser ms adelante; que ese Consejo no ser lo que debe ser; y que los que aspiran a que Cuba tenga un gobierno como el de Canad, corren tras una quimera, a lo menos en nuestros das. Esto, no obstante, siempre se debe trabajar por conseguirlo. Queriendo complacer a Vd, porque le quiero mucho, an ms all de sus deseos, he determinado suprimir toda la parte del artculo relativa a las cartas annimas: es decir, desde el prrafo que empieza: “Efectivamente, he ledo” hasta el fin. Queda pues todo el artculo reducido a muy pocos prrafos, terminando en el que concluye con las siguientes palabras: “y la mala fe de otros est repitiendo todava”. Le remito la continuacin del impreso, cuya primera parte ya ha recibido Vd. La pgina 117 es la que sigue inmediatamente a la ltima que tiene Vd en su poder. Expresiones de toda la familia. Siempre de Vd. Saco.XXIVRecib. y cont. Noe 5 Tolosa 1 de Noviembre/62 Mi querido Echeverra: ayer escrib a Vd envindole el resto de mi impugnacin al informe de la Comisin de las Cortes, y dicindole, que de mi artculo suprimiese toda la parte relativa a las cartas annimas; esto es, desde el prrafo que empieza: “Efectivamente, he ledo” hasta el fin. Ahora le ruego, que inmediatamente que reciba esa carta, me ponga un rengln avisndomelo. Tenga la bondad de decir a Asquerino, que le contest su carta, que antes le haba escrito otras, y que las dos se las dirig a la calle del Prncipe no 14.

PAGE 203

JOS ANTONIO SACO /195 /195 /195 /195 /195 Angulo me tiene con cuidado, porque habindole escrito tres semanas ha, no he tenido contestacin. Yo no s cmo he podido dictar la carta de ayer, ni tampoco la presente, pues se me parte la cabeza de dolor a causa de un gran catarro que he pillado. Esto me hace recordar lo que Vd me habl en una de sus anteriores acerca de mi viaje a un clima templado de Espaa. Yo deseo irme a ella, por muchos motivos, y mi intencin fue verificarlo en este ao; pero no ha podido ser, y como Vd no es rico, le dir lo que a un rico no dira. Cuando en Matanzas se conoci que no habra peridico, Perico Hernndez y otros tuvieron la generosidad de regalarme muy poco ms de mil pesos que se haban colectado. Perico entreg a Miguel este dinero en Abril o principios de Mayo. Recibilo en Agosto por conducto de Pancho Fras, y desde entonces estoy viviendo de l. Vd sabe, que en una junta celebrada en Mayo se acord a propuesta generosa de Valds Fauli, que me pasasen 200 pesos al mes, y que stos se me remitiesen por semestres adelantados; pero hasta ahora nada he recibido. A esto se agrega, que teniendo en Paris un compromiso, mi honor exige que no pase la frontera sin satisfacerlo. Careciendo, pues, de recursos, Vd conocer que me ha sido imposible emprender con una familia un viaje largo y costoso, y cuando adems necesito instalarme y tener despus con qu hacer frente a los primeros meses de mi llegada a Espaa. Expresiones de la familia, y siempre de Vd. SacoXXVRda el 14 C. el 24 Tolosa 10 de Noviembre 1862 Mi querido Echeverra: he recibido sus cartas del 5, 6 y 7, y con la ltima los interesantes papeles de la Habana. Pienso decir algo sobre el censo, pues presta materia para ello. Estn en mi poder los documentos que me envi Valds Fauli por el vapor de Southampton, y son el presupuesto de gastos del Ayuntamiento de la Habana para el ao de 62, y una balanza del ao de 1859. Siento mucho la noticia que Vd me da sobre el estado de la mujer de nuestro Gonzalo. Temo, como Vd, las fatales consecuencias que podrn caer sobre l. Lola, que estar ya en Paris, me escribi de Londres con fecha del cuatro, y me encarga le diga a Vd le envi una carta larga, pero que no se acuerda si le puso la direccin de su casa. Desea, pues, que si Vd no la ha recibido, la reclame en al correo.

PAGE 204

OBRAS 196\ 196\ 196\ 196\ 196\ Toda mi familia hace a Vd afectuosas expresiones, y cuente siempre con la amistad invariable de Saco Slo puse a Vd un parte telegrfico, el 5 a las diez de la maana; de manera que no s, cmo pudo Vd recibir, dos el da seis, segn me ha anunciado en una de sus cartas.XXVIRec Sece 3 Cont “ 6 Tolouse 29 9br 1862 Mi querido Echeverra: repuesto ya de los frecuentes achaques a que me condena el invierno, escribo a Vd para suplicarle remita a Cuba la adjunta carta, que es contestacin a una que recib por conducto de Vd. Acabo de tener noticias de Lola, y por ella he sabido la muerte de la mujer de Gonzalo,18 y la gravedad de Jos Eusebio19 y de Pancho de Cspedes— Yo recibo La Amrica muy rara vez, y como no soy suscritor, me considero sin derecho para reclamarla. Ruego, pues, a Vd. que si al recibo de sta no se me hubiese enviado la del 27 del corriente, Vd. me la remita, pues contiene la biografa de Luz por Bachiller y Morales. Estoy muy quejoso de la direccin o redaccin de La poca Aunque en los 19 nmeros que al principio recib, falt el correspondiente al 16 de Octubre, que era el ms interesante porque contena un artculo sobre Cuba, no quise hacer ninguna reclamacin: pero ahora me veo forzado a hacerla, porque de algunos das a esta parte o pasan hasta tres sin recibirla, o no se enva absolutamente. Y no se diga que es falta del correo de Tolosa, porque cuando llegan a mis manos dos o tres nmeros atrasados, todos tienen la misma fecha, segn los sellos del correo de Madrid. Del 20 a la fecha slo he recibido dos nmeros, a saber los del 21 y 22; de manera que me faltan el del 20 y los dems del 22 en adelante. Espero pues, que Vd se tomar la molestia de arreglar este negocio. Y a propsito de l, dgame Vd. lo que pag por el abono del trimestre, para que Bulnes,20 que es el honrado deudor de quien habl a Vd., me cancele esa cuenta. Despus de las cartas de la Habana que Vd. me envi, no he recibido nada ms. 18La seora Mercedes Poey, esposa de don Gonzalo Alfonso. 19Don Jos Eusebio Alfonso. 20Don Jos Bulnes.

PAGE 205

JOS ANTONIO SACO /197 /197 /197 /197 /197 Dolores y los muchachos siempre se acuerdan de Vd— Su amigo invariable SacoXXVIIRda el 9. con “ 16. Toulouse 5 de Diciembre de /862 Mi querido Echeverra: si no he contestado antes su carta del 26, ha sido por haber estado indispuesto, y por aguardar la llegada del vapor ingls a Southampton. En mi anterior se me olvid decir a Vd que recib el folleto de Rodrguez Ferrer,21 por el que le doy muchas gracias, y supongo que el autor habr remitido a Concha media docena de ejemplares para que se sabore con su lectura. El proyecto de una representacin a las Cortes, firmada por los cubanos residentes en Madrid, es sin duda muy patritico, y por lo mismo digno de aplauso. Gratsimo me sera confundir mi nombre con el de las benemritas personas que podrn firmar ese documento, pero hallndome en un estado excepcional, espero que Vd lo tomar en consideracin, y que conocer que yo debo abstenerme de intervenir en ese negocio, pues habiendo sido nombrado tres veces diputado en 1836, muchos o casi todos pensaran as en Espaa como en Cuba, que pido abiertamente la futura diputacin. Parceme tambin, que a pesar de lo patritico del proyecto, est expuesto a una objecin. Podr decirse que los cubanos residentes en Madrid no representan la verdadera opinin de Cuba; que sta es la que debe representar por el rgano de los hombres influyentes que habitan en ella y que si no lo hace, cuando nada se lo impide, prueba es de que est contenta o conforme con su estado. He tenido una carta de Valds Fauli, y hablndome de las cosas de Cuba, desea que yo me acerque a Madrid. La delicadeza no permite, que yo le manifieste el motivo que me retiene aqu. Tal vez l se figura, que yo he recibido las mesadas que a propuesta suya se acordaron. Dolores y los muchachos hacen a Vd afectuosas expresiones. Siempre de Vd. Saco. Agradecer a Vd que la adjunta llegue a manos de Bulnes, sea que el est en Madrid o en Sevilla, como sospecho. 21 Los nuevos peligros de Cuba entre sus cinco crisis actuales por D. Miguel Rodrguez Ferrer, Madrid, 1862.

PAGE 206

OBRAS 198\ 198\ 198\ 198\ 198\ Debo advertir a Vd que he vuelto a recibir La poca con regularidad. Un grato recuerdo a Juan Mendive.XXVIIIRda el 11 c el 16 Toulouse 7 de Diciembre 1862 Mi querido Echeverra: anteayer escrib a Vd, y por una bestialidad de la criada que franque la carta, temo que Vd haya de pagar porte doble por ella. Si as fuere, imploro su indulgencia, pues no pude, por mis males, llevar la carta al correo. Hgame Vd el favor de enviar la adjunta a la Habana, pues me interesa que llegue pronto a manos de Gonzalo. Memorias de Dolores y los muchachos. Siempre de Vd. SacoXXIXRda Dic 19 C “ 19 Toulouse 16 Dbre 1862 Mi querido Echeverra: recib su apreciable carta en que me habla de las risibles calumnias con que los enemigos de la libertad de Cuba, pretenden mantener all el sistema que la rige. Remito a Vd una parte del artculo cuya conclusin le enviar maana; y le suplico dos cosas: 1 Que no se imprima sino cuando se haya acabado de publicar mi impugnacin al informe de las Cortes, pues no me gusta que se destrocen mis papeles. 2 Que me haga Vd el favor de vigilar, o a lo menos de corregir las pruebas del adjunto artculo, pues contiene pasajes delicados, y en los que una equivocacin puede perjudicar. La poca es incorregible, y por consiguiente, a veces me falta un nmero, y a veces los que vienen es con demora. Reciba Vd expresiones de la familia y cuente siempre con su amigo y tocayo. Saco

PAGE 207

JOS ANTONIO SACO /199 /199 /199 /199 /199XXXRda el 21 C “ 22 Toulouse 17 Dbre. 1862 Mi querido Echeverra: ayer remit a Vd. parte del artculo, cuya conclusin va ahora. Le recomiendo muchsimo la correccin de las pruebas. Anoche recib La poca del 13: pero en pocos das me han faltado las del 4 y el 12. Sintolo tanto ms, cuanto que ahora se est discutiendo la contestacin al Mensaje. Memorias de la familia, y siempre suyo. Saco.XXXIRda y cont. el 24 Toulouse 20 Dbre 1862 Mi querido Echeverra: creo que hoy habr recibido Vd una parte del artculo que he enviado para La Amrica y que maana llegar a sus manos la conclusin. Temo mucho que suceda lo mismo que con mis dos cartas anteriores, a pesar de que yo mismo fui a franquear el artculo. Nacen mis sospechas de que no lo llev al correo general, sino a una pequea sucursal; y como all me pusieron los sellos, los cuales yo nunca leo por la cortedad de mi vista, temo que haya ocurrido lo que otros han experimentado, segn he sabido despus, es decir, que me dieron gato por liebre. Si por desgracia hubiere sido as, figrese Vd. cual no ser mi sentimiento, pues una lavativa pase, dos ya es bastante; pero cuatro, y cuatro seguidas, es cosa insoportable: de manera, que si no temiese ofender su delicadeza, yo le preguntara cunto le han costado las cuatro cartas, declarndome deudor de esa cantidad, e imponindome adems una multa por va de castigo. Prometo a Vd mi enmienda en lo sucesivo. Mis continuos achaques y la precipitacin con que le remit la primera parte del artculo fueron causa de que se me escapase una de las alteraciones que pens hacer en l. sta se refiere al argumento cuarto, si mal no me acuerdo, o sea al que dice “ Cuba, bajo el gobierno que la rige, se ha ilustrado y enriquecido; luego, no necesita de libertad poltica ”. Pues bien, tres prrafos ms abajo, a saber, en el que empieza “La prosperidad material de Cuba” y que acaba “desmentirme”, hay un pasaje a la cuarta lnea, que dice: “De estas cuatro causas, tres son absolutamente independientes del Gobierno y la nica que ha emanado de

PAGE 208

OBRAS 200\ 200\ 200\ 200\ 200\ l, ojal que nunca hubiera existido”. Este pasaje debe ponerse del modo siguiente: “De estas cuatro causas, ojal que una de ellas nunca hubiera existido”. Esta alteracin quita al pasaje anterior la implcita acusacin que algunos pudieran ver contra el Gobierno, pues ya que ste se dispone a entrar por buena senda, es poltico tratarlo con blandura. Yo sigo siempre malo bajo la influencia del invierno. Reciba Vd expresiones de la familia y cuente con el afecto invariable de su buen tocayo Saco Al cerrar sta, he recibido la suya del 26; pero me es imposible contestarla hoy. Bulnes viva en Caballero de Gracia 56, en compaa de su hermana, viuda del Seor Vargas, que tiene una hija casada con un sobrino de O‘Donnell que ser heredero futuro del ducado. En esa casa deben saber seguramente del paradero de Bulnes.XXXIIRda. el 26 C. Eno 5/63 Mzo 3/ Tolosa 21 de Diciembre de 1862 Mi querido Echeverra:—ayer escrib a Vd sobre una alteracin que debe hacerse en el artculo que le remit, y sobre el desgraciado franqueo de mis cartas anteriores. Ahora voy a contestar la suya del 16, a pesar de hallarme en cama, y de no poder manifestarle todo lo que yo quisiera decirle y que el caso requiere. Como creo que la proyectada representacin ser firmada por todos los cubanos notables residentes en Madrid, no tengo dificultad en reconocer, que ella no slo es un rasgo patritico, sino que puede ser til a la libertad de Cuba, ya por el debate que puede provocar en las Cortes, ya porque debe acelerar el cumplimiento de las promesas hechas por el Gobierno. Me parece que con esto quedar Vd convencido de que apruebo la representacin, no obstante de que insisto en la creencia de que Cuba sera quien debera hacerla, aunque s muy bien que no lo har. ste es un punto, tocayo mo, en que yo tambin he hablado ms de una vez en mis escritos, disculpando enteramente a los cubanos por su apata y atribuyendo sta a los temores de una persecucin; pero aqu, que no estamos ante el pblico, sino en el seno de la amistad, debo confesarle francamente que siempre me han quedado muchas zurrapas por dentro, pues a pesar de toda la influencia que ejerce y ha ejercido

PAGE 209

JOS ANTONIO SACO /201 /201 /201 /201 /201 en Cuba el despotismo, los cubanos, considerados como pueblo, como cuerpo poltico, son muy culpables y reos de lesa patria ¡Cunto y cunto pudiera yo decir, y cuantos hechos acumular en prueba de tan dolorosa verdad! Esa representacin, lo mismo que otras, podrn ser objeto de persecuciones, cuando slo van firmadas por un corto nmero de individuos; pero si el Gobierno las viera apoyadas por 400 o 500 firmas respetables del pas, y supiera que ellas representan la opinin liberal de Cuba, est Vd cierto que el despotismo no osara acometer a ninguno de los firmantes. Unidos los cubanos en el terreno legal, sostenindose vigorosamente unos a otros con su influencia y su dinero, no hay Capitn General que pudiera resistirles. Quin ms feroz ni poderoso que Tacn? Pues bien, ese coloso vino a tierra al impulso de un solo individuo que supo gastar un poco de dinero para derribarlo; y tngase entendido que eso sucedi, no cuando Pinillos era omnipotente, sino cuando ya haba perdido en Madrid gran parte de su prestigio y podero. Ms digo: digo que si los cubanos no son libres mucho tiempo ha, es porque ellos mismos quieren vivir como esclavos. Qu es medio milln de pesos para un pueblo rico que quiere ser libre? Y cree Vd, que aun esa sola cantidad bien manejada no hubiera sido suficiente para apoderarse de toda la prensa espaola, y adquirir una influencia irresistible hasta en las ms altas regiones? Nada de esto se ha hecho ni se har, porque los cubanos no estn unidos, y no estn unidos, porque a excepcin de un corto nmero, no tienen patriotismo. sta es la fuente principal de nuestros males y de las grandes dificultades con que luchan los pocos buenos que han tenido y tienen la desgracia de ser patriotas donde no hay patria “En qu forma o por qu va habran de representar?” me pregunta Vd. Yo respondo a Vd, que por ninguna; y por ninguna, porque no hay Cuba ni cubanos, sino en general, apticos y egostas. Pero si en ellos latiera el corazn de patriotas, representaran por el rgano de su Capitn General sin omitir tampoco elevar directamente su voz a las Cortes Nacionales. Quin impide hoy a los cubanos que en son de dar gracias a la Reina y al Congreso por las palabras ltimamente pronunciadas en el mensaje que se discute, hiciesen una doble representacin a aqulla y a las Cortes, y se aprovechasen de tan favorable coyuntura para exponer sus sentimientos liberales? No soy iluso, y as me abstengo de proponer ese paso como cosa irrealizable en Cuba. Me habla Vd de mi candidatura a la diputacin. Confisole que si yo deseara ser diputado (lo que verdaderamente no deseo), y fuera ingls, por ejemplo, no tendra inconveniente en subir al hustings ; porque en los pases donde hay hbitos parlamentarios, esas candidaturas se miran como una doble ambicin que redunda en el bien del pblico. Pero

PAGE 210

OBRAS 202\ 202\ 202\ 202\ 202\ en Cuba no es as, pues acostumbrados sus habitantes a considerarlo todo bajo el prisma de las pasiones e intereses personales, creern que el hombre que les pide la diputacin, no aspira a ms que a figurar y a engrandecerse. Concurre tambin en m otra razn muy poderosa para imponerme silencio. Cuando fui nombrado en 1836, mi hermano ya difunto tuvo la generosidad de poner parte de sus bienes a mi disposicin para probar con ellos que posea la renta necesaria. Si yo me presentase hoy como candidato, No piensa Vd, que muchos creeran que yo deseaba poner a los cubanos en la necesidad de que me constituyesen un capital, o cosa equivalente, para poder desempear el cargo de diputado? ltimamente, para que nunca se crea que yo rehso a Cuba los pequeos servicios que pueda prestarle, debo hablar a Vd con toda franqueza. 1 Que no puedo hacer la representacin, porque mi conciencia y mi pluma se resisten. 2 Que si se considera que la falta de mi firma, como Vd dice, desautorizar y perjudicar a la representacin, yo le autorizo a Vd para que al pie de las firmas se ponga una nota, diciendo que aunque no tengo el honor de ser el autor de esa representacin, yo la firmara si me hallase en Madrid, y no en el extranjero. Y sin que se atribuya a desconfianza, sino a una curiosidad muy natural, habr algn inconveniente en que yo vea la representacin antes de elevarse a las Cortes? Reciba Vd expresiones de toda la familia. Siempre de Vd amigo y tocayo SacoXXXIIIRda En 2—63 C — 5 Mzo 31 Toulouse 29 Dbre 1862 Mi querido Echeverra: he recibido sus interesantes cartas del 22 y 24 del cte; pero como su contestacin exige algunas explicaciones en que no puedo entrar todava, porque me siento muy dbil con la fuerte sacudida que he llevado, me reservo hacerlo dentro de dos o tres das. Sin embargo, me apresuro a decirle que no slo apruebo la alteracin de la palabra esclavos sino que me alegro de ella, porque me habra sido muy sensible que La Amrica hubiese tenido por mi causa algn tropiezo en su circulacin en Cuba. Hgame Vd el favor de decirlo as a Asquerino. ste me escribi en das pasados sobre el proyecto que tiene de vender La Amrica Yo le contest que miraba como muy difcil que los cuba-

PAGE 211

JOS ANTONIO SACO /203 /203 /203 /203 /203 nos se la comprasen, pues crea que adems del dinero para la compra, se necesitaban otras cantidades para la nueva organizacin que en mi concepto deba darse al peridico; y conclu dicindole con franqueza, que a juzgar por los datos que yo tena, consideraba ya muerta en Cuba, a lo menos por ahora, la idea de establecer un peridico en Espaa. Olzaga dijo a Vd. que Valds Fauli le haba escrito haberme enviado de la Habana los datos que pudieran servir de base electoral para el Consejo Colonial. Efectivamente, me ha enviado algunos, segn anunci a Vd; pero ellos no son sino una balanza de comercio, el presupuesto general de gastos de toda la Isla y el del Ayuntamiento de la Habana. Slo contienen como Vd inferir el resultado o resumen general de las contribuciones directas e indirectas que pesan sobre Cuba; mas, como esos datos no entran en el pormenor del tanto por ciento que paga cada individuo, ya por sus propiedades urbanas y rsticas, ya por otras causas y motivos, es imposible llegar a obtener una idea ni aun aproximada de las contribuciones directas que paga un habitante cubano. Para suplir ese vaco, yo he vuelto a pedir a Valds Fauli nuevos datos sobre el particular; pero me parece que en el estado actual de nuestro sistema tributario, ellos no sern suficientes para resolver satisfactoriamente el problema que buscamos. Yo espero que Vd. tendr la bondad de comunicar a Olzaga esas noticas. Pero esta carta ya se va alargando, y las fuerzas me faltan para continuarla. Dolores, los muchachos y yo, todos deseamos a Vd un feliz ao nuevo. Siempre su amigo y tocayo Saco P .D. El 31 del corriente se cumple el abono de La poca Vd. no me ha querido decir lo que le ha costado; pero creo, segn he ledo en ellas, que son 70 vellonetes. Hgame el favor de renovarlo por otro trimestre contando desde el 1 de Enero, cuyo importe, reunido al anterior, formar la suma de 140 vellones o 7 pesos fuertes de los que me reconozco su deudor. Si fuere ms le exijo que me lo diga para que liquidemos. De Bulnes todo lo que s es que est en Sevilla, y aun esta noticia la debo a Vd.XXXIVRda el 5 C. Mzo 5 Toulouse 2 de Enero 1863 Mi querido Echeverra: a esta fecha Vd no habr recibido todava la ltima carta que le escrib, noticindole, que se hallaban en mi poder sus dos anteriores de 22 y 24 del pasado, y que no se las contestaba

PAGE 212

OBRAS 204\ 204\ 204\ 204\ 204\ inmediatamente por mis dolencias. stas me lo impiden todava; pero creo que podr hacerlo maana o pasado, y veremos si de aqu all cae algo de la Habana por el vapor ingls. Ahora me limito a remitirle para La Amrica el documento sobre la rebelin del indio Tupac-Amaro, suplicndole que le recomiende mucho a Asquerino la exactitud en su impresin, pues es un papel histrico. An no he recibido La Amrica del 27. Del documento que envo, no me queda copia: as, ruego que luego que se imprima, no se olviden de m. Memorias de toda la familia; quedando siempre de Vd su invariable amigo Saco En la adjunta va en hoja suelta el encabezamiento que he puesto al documento.XXXVToulouse 4 de enero de 1863. Mi querido Echeverra: anteayer remit a Vd. un grueso paquete con materiales para La Amrica y hallndome hoy menos aquejado de mis continuas dolencias, contestar a sus dos muy apreciables del 22 y 24 del pasado. En una de ellas desaprueba Vd. la parte de mi artculo en que se trata de la independencia de Cuba, y aun opina que hubiera podido suprimirse. Como el voto de Vd. es para m de mucha importancia, debo entrar en algunas explicaciones. De cuantos argumentos se alegan para negar a Cuba los derechos polticos, ninguno es tan necesario y tan urgente combatir como el que se funda en la independencia que los cubanos proclamaran si aqullos se les concediesen. sa es el arma de que en todos tiempos se han valido los enemigos de la libertad cubana; esa, de la que se sirvieron Argelles y compaeros para esclavizarnos en 1837; esa la que hoy emplean los que se oponen a toda reforma poltica; y esa, en fin, la que impide que el Gobierno y la inmensa mayora de los espaoles, nos den un Consejo colonial, pues creen, que ste sera la palanca ms a prposito para que logrsemos la independencia. Esta creencia nos es tan perjudicial, que si Espaa no la tuviese, estoy seguro de que hoy mismo alcanzaramos cuantas libertades apeteciramos. Cmo, pues, omitir en tales circunstancias un punto tan capital, y que es el que domina toda la cuestin de libertad? Vd. conocer que no me era dado esquivarlo, y que mi silencio se habra interpretado como una confesin tcita del cargo que se nos hace, sobre todo, cuando impugno otros argumentos que son de mucha menos importancia.

PAGE 213

JOS ANTONIO SACO /205 /205 /205 /205 /205 Forzado, pues, a hablar de la independencia, en qu sentido deb de hacerlo? En el que halagase los sentimientos de los cubanos, o en el de los verdaderos intereses de Cuba? Calculara yo mis reflexiones por el meridiano de ella, o por el de Espaa, que es de donde puede irnos tanto bien y tanto mal? No deba yo manifestar a la metrpoli, que esa acusacin de independencia, causa hoy de nuestra esclavitud, es del todo infundada e imposible de realizar al presente, y aun en un largo porvenir? Pude yo decir, o dar a entender siquiera, sin cometer una torpeza, que aunque Cuba no puede ser hoy independiente, s lo podr ser dentro de veinte, treinta o cuarenta aos? Y si tal hubiese dicho, habra yo calmado la susceptibilidad y desconfianza de los espaoles? No los habra, por el contrario, alarmado y dndoles nueva ocasin para que se confirmasen en sus ideas, mxime cuando he sido acusado y perseguido por corifeo de independencia? Yo no dije, ni menos podido pensar, que la isla de Cuba no podr ser nunca independiente; pero este pensamiento no he debido manifestarlo, sino dejarlo en mi pecho; y crea Vd., que en caso necesario me sera muy fcil poner un buen correctivo a las mismas ideas que emito sobre el porvenir de Cuba. Vd. dice, que andando el tiempo, bien pudiera suceder que Espaa misma se deshiciese de Cuba, o que sta lograse sus fines entrando en una confederacin con pueblos hermanos. Lo primero est fuera de mi caso, pues yo slo me refer a la independencia a mano armada; y lo segundo, y ms todava, lo admito como posible, porque repito, que jams he abrigado el disparate de cerrar y poner un veto al porvenir de Cuba. Pero cree Vd. que en un papel destinado a destruir o a embotar los filos de esa acusacin de independencia, hubiera yo debido indicar o asomar siquiera todos los medios o combinaciones de que Cuba podr valerse en el porvenir para alcanzar su independencia? Todo esto hubiera sido contra producentem Piensa Vd. que mi argumentacin es poco convincente aun para los peninsulares. Bien podr ser; pero al mismo tiempo creo, que ese poco vale ms que nada, y nada sera lo que hubisemos conseguido, si yo me hubiera envuelto en el silencio; silencio muy sospechoso y que como yo he dicho, se hubiera interpretado mal, y dado armas para combatirnos. Tambin cree Vd. que mi artculo sonar muy mal en Cuba Si yo hubiera escrito con el objeto de atacar en trminos absolutos la independencia o el sentimiento que de ella pueden tener los cubanos, entonces les dara razn; pero yo no he impugnado tal cosa. Lo nico que he hecho es, manifestar que la independencia, atendida nuestra situacin, no es posible al presente, ni tampoco en mucho tiempo, cuyas ltimas palabras, son muy elsticas: y helo hecho, tan slo en bien de los cubanos, y con el patritico fin de remover el obstculo ms poderoso que se

PAGE 214

OBRAS 206\ 206\ 206\ 206\ 206\ opone a que se les conceda libertad. Esto aparece claramente, no tanto de la letra de m artculo, cuanto del espritu de mis argumentos y de la tendencia de mis intenciones; de manera, que cualquiera latitud que pudiese haber en algunas de mis palabras, siempre debera someterse a ese criterio, y no interpretarse en un sentido riguroso y contrario a la idea fundamental del papel. No dudo que habr cubanos que lo desaprobarn; pero me consuela la esperanza de que otros lo aprobarn: y aun cuando sucediese, lo que no creo, que todos los que forman opinin, se conspirasen contra l, eso no bastara, a pesar de toda mi deferencia por ellos, para alterar mis convicciones, pues si yo estuviera obligado a escribir siempre conforme a sus deseos, entonces se acabara la independencia de mi pluma y aun a veces faltara al sentimiento moral de mi deber, tal cual yo lo entiendo. Nada en el mundo me es tan grato como marchar de acuerdo con los cubanos; pero cuando mi conciencia descubre una contradiccin entre los intereses de Cuba y la opinin de sus hijos, yo sigo el rumbo que aqulla me indica y no el que los cubanos me sealan. ste, amigo mo, no es por cierto el camino de la popularidad, y aunque ella es muy dulce al corazn, hay casos, como Vd. sabe, en que para ser buen ciudadano, es forzoso sacrificarla en las aras de la patria. No ignoro las consecuencias que esta conducta lleva en s; y por eso, ni me quejo de los cubanos, ni menos dejar de quererlos y de interesarme siempre por ellos. Parceme, sin embargo, que se olvidan de la justicia mostrndose tan quisquillosos conmigo en punto a independencia; y sin que se crea que hago alusiones ni uso de reticencias indignas de mi carcter, permtaseme decir en defensa de mis principios, que cuando en 1848 y 49 me separ con harto dolor de la opinin de muchos cubanos, fue tan slo por defender esa misma independencia que hoy se supone combato. Yo sentira en el alma que Vd. encontrase en esta carta, hija de mi franqueza y cario hacia Vd., una sola frase, una sola palabra, una slaba que lastimase su delicadeza. Hago plena justicia a la pureza de su corazn como amigo y como patricio; y tengo a dicha y honor el contarle en el nmero de los ms ilustres y leales servidores de la patria cubana.22 22La presente carta se halla publicada en Iniciadores y primeros mrtires de la Revolucin Cubana por el Doctor Vidal Morales y Morales, Habana, 1901, pp. 437-439. Como se ve, no tiene firma, ni tampoco aquellas palabras con las cuales se despide siempre Saco en sus cartas a Echeverra. Adems, hemos cotejado esta carta con un borrador de ella, hallado en el archivo del doctor Morales y Morales, escrito por un amanuense y revisado de puo y letra de Saco.

PAGE 215

JOS ANTONIO SACO /207 /207 /207 /207 /207XXXVIRda. el 11 C. — 25 Toulouse 7 de Abril 1863 Mi querido Echeverra: he recibido con sumo placer su carta del 31 del pasado, y aunque confieso que haba extraado el silencio de Vd, siempre he hecho justicia a sus sentimientos: veo que Vd. la hace tambin a los mos, y en tales circunstancias nada ms tenemos qu decir. Convengo exactamente con Vd. en el juicio que forma acerca del actual ministerio, y en ese sentido he escrito a la Habana por el ltimo vapor ingls. Ya tena yo noticia de la deportacin de los dos traficantes negreros;23y como Cuba es un pas de ilegalidad me alegro mucho de la que Dulce acaba de cometer, no slo por la naturaleza del asunto que la ha motivado, sino porque conviene que prueben las omnmodas los que tanto abogan por ellas. No he tenido cartas por el vapor que ha llegado a Southampton, y como hace muchos das que Lola no me escribe, estoy sin noticias de Pep. Vd. recordar, que desde el principio del abono a La poca le dije que tena cuentas pendientes con Bulnes, y que l le pagara a Vd su importe. Ms de un mes ha que le escrib a Sevilla encargndole que lo hiciese; pero no he recibido contestacin ni Vd tampoco me dice nada sobre el particular. A fines del pasado renov el abono de ese peridico; mas, lo hice por conducto de la librera espaola de Mme. Schmitz, que es agente de La poca en Paris, y que debindome un piquito de la venta de mis obras, he querido descargarle un poco la conciencia. Reciba Vd afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y cuente siempre con la amistad invariable de SacoXXXVIIRe y cont el 25 Toulouse 21 de Abril de 1863 Mi querido Echeverra: hace muchos das que contest su apreciable carta de 31 del pasado, y recuerdo que Vd me dijo que no haba recibido 23Fueron stos el gobernador de La Habana, D. Pedro Navascus, y el teniente gobernador de Coln (Cuba) D. Jos Agustn Argelles, y ambos acusados de prevaricacin en lo dispuesto para extinguir el trfico negrero en Cuba.

PAGE 216

OBRAS 208\ 208\ 208\ 208\ 208\ carta de Pep por el ltimo correo. Ahora s por telgrafo, que haba llegado a Cdiz el 18 un vapor con noticias de la Habana hasta el 30 de Marzo, y es casi cierto que a Vd le dirn algo acerca de la prxima salida de nuestro amigo, pues por lo ltimo que Lola acaba de escribirme, l deba de embarcarse a principios del corriente. Deseo, pues, que si Vd. sabe algo sobre este particular, me haga el favor de comunicrmelo, no slo porque me interesa mucho todo lo concerciente a Pep, sino porque su llegada podr sacarme de la incertidumbre en que me hallo. Vd sabe, que recib de la Habana una orden para que la casa de Uribarren en Paris me entregase desde al pasado Octubre una mesada de mil francos. El dos del corriente le envi el recibo segn costumbre; pero he pasado por el sonrojo de que me lo devolviese, manifestndome que yo haba tomado ya seis mil francos, cuya cantidad era la nica que el Sr. Dn. J. M. Mestre le haba librado. Vome, pues, repentinamente en una situacin cual no esperaba, mxime cuando los atrasos o la ruina de la casa de Fras han privado a Dolores de todo recurso, pues hace ms de ocho meses que su familia no le remite un cuarto. Todo esto me inspira el ms vivo deseo de que Pep acabe de llegar, pues enterado de las cosas de la Habana podr sacarme de dudas, y yo tomar entonces mi ltima resolucin. Reciba Vd afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y cuente siempre con la amistad invariable de SacoXXXVIIIRda. el 8 C. “ 28 Toulouse 4 de Junio 1863 Mi querido Echeverra: esta carta debera de ser algo larga, pero ser corta, porque ni tengo salud ni tiempo. Estoy haciendo mis paquetes para marcharme de Tolosa, pues ya el calor hace mucho dao a mi hija, que est muy nerviosa y muy delgada. Dolores sufre tambin bastante de la misma causa, y si a ello se agrega el respectivo acompaamiento de mosquitos, pulgas y otros insectillos de cama muy conocidos en Madrid, y con los cuales nos s, si Vd. se habr familiarizado. Siento y me alegro de lo que Vd. me dice acerca de la consulta del Consejo de Estado: lo siento, porque despus de haber Vd. malgastado cuatro aos en Madrid, no ha conseguido ningn fruto; pero me alegro, porque si Vd. no ha ganado el pleito, al fin no lo ha perdido, y porque volver Vd. pronto al seno de su familia y sus amigos. Yo tampoco he tenido por el ltimo vapor noticias directas de Pep; e Ins Ayala me habla de l en carta de 6 de Mayo, y me dice que an permanecera all algn tiempo.

PAGE 217

JOS ANTONIO SACO /209 /209 /209 /209 /209 No tena yo conocimiento del prximo enlace de Leonardo con Rosita; bien que aguardaba ese resultado, segn dej las cosas a mi salida de la Habana. Reciba Vd. afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, y cuente siempre con la amistad invariable de Saco Mestre me ha escrito por los dos ltimos vapores de Shouthampton, y aunque me habla de las mesadas, no me dice que se haya enviado a Paris nuevo dinero. Tampoco Uribarren, de quien he tenido carta ayer, hace mencin de haber recibido nuevas cantidades. Si Pep Alfonso no se hubiese acordado de m, y con cuyo dinero lo he podido pasar hasta aqu, en muy feliz situacin me encontrara. Aun cuando las mesadas se renueven por ahora, estoy convencido que no han de durar, y por eso trato de irme poniendo en franqua pa la resolucin final que he de tomar. El mircoles 10 debo salir pa Tours y pa todo lo que ocurra, puede Vd escribirme a la poste restante de aquella ciudad.XXXIXAuteuil 24 de Julio24Mi querido tocayo: la direccin que me ha dado Me Ibarra es la siguiente: Monsieur Eugne Rabusson Ingnieur du chemin de fer d’Orlans Prigeux Dpartement de la Dordogne Siempre de Vd. SacoXLAuteuil 6 de Agosto 1863 Mi querido Echeverra: me apresuro a contestarle su muy apreciable de Londres, dicindole, que Pep an no ha llegado, y que Lola, segn carta que de ella he recibido ayer, no le espera hasta fines de este mes, o quiz ms tarde. Siento que Rabusson, no haya aceptado; y ms todava que Vd no haya podido conseguir el emprstito que necesita la empresa del cami24De 1863.

PAGE 218

OBRAS 210\ 210\ 210\ 210\ 210\ no de hierro: pero de esto se debe echar la culpa principal a los negritos que tenemos, pues no slo nos perjudican en el orden poltico, sino en las operaciones mercantiles.25Reciba Vd afectuosas expresiones de Dolores y los muchachos, quienes les desean, lo mismo que yo, un viaje corto y feliz. Siempre de Vd invariable amigoXLI[Paris,............... 1876]26( .) En cuanto a la crtica que se hace del primer tomo de la obra,27 algo pudiera extenderme, pero ser breve. Usted advertir con su buena lgica, que del silencio de un autor acerca de algunas obras que directa o indirectamente hablan del mismo asunto que l, no se infiere rigorosamente que dicho autor no las conoce; porque bien puede omitirlas, ya por ser de poca importancia lo que digan, ya porque, aun tenindola, otros lo han dicho antes, fundndose en textos originales. A qu, pues, acumular entonces citas intiles? Esto sera ostentar una erudicin que pudiera tacharse de presuntuosa. Larga lista formara, si me pusiera a enumerar todas las obras que hablan de la esclavitud y que no he mencionado. No por haber empezado mi Historia por el antiguo Egipto, he credo jams que el origen de la esclavitud se debe buscar en l, ni en otra nacin alguna civilizada de la antigedad, sino en las tribus salvajes que todava existen. Algo he ledo sobre esta materia, de la cual se ha escrito mucho desde la antigedad hasta nuestros das; pero he llegado a la conviccin de que cuanto se diga hoy bajo el punto de vista filosfico sobre el hombre primitivo y la humanidad, no ser ms que la repeticin de ideas aejas, y muy aejas, engalanadas con nuevos atavos. Por eso fue que no quise empezar mi Historia por una disertacin filosfica sobre el origen de la esclavitud, y que prescindiendo de cuanto haba 25Alude Saco al estado de la trata y de la esclavitud en Cuba en aquellos das. 26El lugar y el ao en que fue escrita esta carta —de la que desgraciadamente no conocemos ms all de la parte que insertamos— lo podemos fijar, lo uno, porque el autor resida entonces en la capital francesa, y lo otro, porque impugna el primero de los tres artculo que consagr el reputado periodista norteamericano, Mr. Charles A. Dana, a la Historia de la esclavitud ...; o sea, aquel publicado en The New York Sun correspondiente al 27 de febrero de 1876. Los dos artculos restantes fueron insertos respectivamente en el mismo diario neoyorquino del 21 de enero de 1877 y 28 de julio de 1878. 27La Historia de la esclavitud ...

PAGE 219

JOS ANTONIO SACO /211 /211 /211 /211 /211 ledo, consign mis ideas, no al principio del tomo como parece que hubiera debido hacerlo, sino en las pginas 250, 251, 252 y 253, cuya lectura le recomiendo a Vd. especialmente para que vea cun infundada es la crtica en este punto. chanse tambin de menos los nombre de Grote, Niebhur y Curtius. Conozco a los tres: el primero ha escrito una excelente historia de Grecia; pero respecto a la esclavitud, que no es el objeto de su obra, no he encontrado cosa notable que me hiciera detener en ella. El dinamarqus Niebhur escribi una historia romana de mucho mrito; pero este mrito est cifrado en sus investigaciones sobre los primeros tiempos de Roma, sin que se encuentre en ella nada digno de citarse en punto a esclavitud. Se dice que no menciono a Curtius; pero cabalmente en slo las notas de las pginas 196, 199, 200 y 202 ctole nada menos que diez veces. En el trfago de la redaccin de un peridico es muy fcil y digno de toda disculpa que un hombre del mrito de Mr. Dana haya cometido tales deslices. Nota en su artculo, que al lado de tantas citas como hago del Digesto, del Cdigo de Justiniano y escritores jurdicos, guardo el ms profundo silencio sobre los tratados magistrales de Austin y Maine que arrojan torrentes de luz acerca de la gradual modificacin de la esclavitud en Roma. Confieso que no conozco dichas obras, y har lo posible por conocerlas; mas, no por eso deja de ser errnea la crtica: error que proviene de haberse credo que llevo en el primer tomo la historia de la esclavitud hasta el advenimiento de Constantino. Yo divido la ndole de la esclavitud romana en dos perodos. En dicho tomo me contraje exclusivamente al primero, reservando para adelantar las importantes modificaciones que ella sufri durante el imperio. Acerca de este punto le ruego a Vd. que lea un prrafo que est en la pgina 341. En tal estado cualquiera cita que yo hubiera hecho sobre tales modificaciones, habra sido el ms grosero anacronismo. Para bien conocerlas, he bebido en las fuentes ms puras, cuales son el Cdigo Theodosiano y los Cdigos de Justiniano; y con ellos en la mano compuse un captulo o libro intitulado: “ La legislacin del imperio, inspirada por la filosofa y el cristianismo, mejor la condicin del esclavo y mengu la esclavitud ”. Este captulo se publicar en el segundo tomo. De algunos autores que menciono, dase a unos mucha ms autoridad histrica que a otros: punto en verdad muy controvertible y en el que no entrar, porque no hay tiempo, salud, voluntad ni necesidad. (. .) J. A. Saco.

PAGE 220

OBRAS 212\ 212\ 212\ 212\ 212\XLIIRda. Nov. 18 C. Junio 4. 79 Barcelona 3 Noviembre de 1878 Sr. D. Jos Antonio Echeverra. Mi estimado tocayo y amigo: Con sumo gusto he recibido su carta recomendndome al joven Padr, y pidindome perdn por su largo silencio conmigo. Va concedido el perdn, pero acompaado de la pena de veinte y cinco azotes por haberlo impetrado. Hgame el favor de entregarle o enviarle a Jos Ignacio Rodrguez un ejemplar del 3er. tomo de la Historia de la esclavitud pues l ha tenido la galantera de remitirse su Vida de Varela con una dedicatoria. Si tuviera tiempo y salud, dictara algunas pginas sobre esta obra; pero tengo que consagrar toda mi atencin al 40. tomo, o sea el 10. de la Historia de la esclavitud de la raza africana en el Nuevo-Mundo Con este tomo se puede decir que ya entramos en nuestra casa. Afectuosas expresiones a sus seoras hermanas y amigos, y V. cuente siempre con el verdadero cario que le profesa su antiguo amigo y tocayo J. A. Saco.XLIIIRda Ago 8 C. Sete. 23 Barcelona 16 de Julio de 1879 Seor Don Jos Antonio Echeverra Mi querido amigo y tocayo: en grave falta he cado dejando pasar tres semanas sin contestar su amistosa e interesante carta; pero confo en su indulgencia, y que no negar el perdn a un pecador contrito. Simultneamente recib su carta y la del Sr. Artime, a quien contest inmediatamente; bien que debo advertirle a Vd que fue sin direccin de calle ni casa, porque a l se le olvid hacerlo, quiz contra su costumbre. Hgame el favor de manifestar a Miguel, Leonardo y Pepe Mestre mi profunda gratitud por su generoso donativo para la continuacin de la Historia de la esclavitud En breve quedar concluido el 40. tomo de ella; y el dinero que Vd me ha enviado se emplear en una parte de la impresin del 50. Despus de las gracias que he dado a los tres amigos referidos, cul no ser mi gratitud hacia Vd, ya por los pasos fastidiosos que le han ocasionado las diversas remisiones de ejemplares de la obra; ya por

PAGE 221

JOS ANTONIO SACO /213 /213 /213 /213 /213 el esfuerzo que Vd ha hecho para contribuir a mis trabajos literarios? Permtame decirle, tocayo mo, que su conducta en semejante caso es a mis ojos, no un rasgo generoso, sino un sacrificio que nunca olvidar. Al hablarme Vd de mi nombramiento de Diputado a Cortes, celebra Vd la consecuencia que conmigo ha tenido la Provincia de Santiago de Cuba. Ella, efectivamente, siempre se ha acordado de m en el largo espacio de 43 aos, eligindome cinco veces su representante sin haberlo yo pretendido, y en ciertos casos contra mi voluntad. sta es una de las consideraciones que he tenido para no renunciar, a pesar de que Vd conocer, que ni los 83 aos en que ando, ni lo muy quebrantado de mi salud, ni otros graves inconvenientes que no puedo superar, me permiten tomar la parte que yo quisiera en las luchas parlamentarias. Mis deseos por la libertad y felicidad de Cuba son siempre los mismos, y aunque no pueda sentarme en las Cortes, har desde fuera todo lo que pueda. Envo desde aqu un recuerdo afectuoso a sus Sras hermanas, y desendole toda prosperidad, queda siempre de Vd su buen amigo y tocayo. J. A. Saco.XLIVRda Agosto 27 C. sebe 23 Barcelona 11 Agosto 1879 Sr. Don Jos Antonio Echeverra Mi querido amigo y tocayo: das ha que habr V. recibido mi carta en que le anunciaba haber llegado a mis manos la muy grata que V. me escribi, incluyndome una libranza para la continuacin de la obra. Dile a V. entonces, y ahora repito, mis gracias ms expresivas no slo a Miguel, Leonardo y Mestre sino tambin a V. He tenido carta de nuestro buen amigo Valds Fauli, y entre otras cosas me dice, que la venta de la obra se haba detenido por falta del primero y segundo tomos. Por este motivo le ruego a V. que le enve todos los ejemplares de dichos dos tomos que V. pudiera; y al hacerle esta splica, debo pedirle a V. el favor de que le cargue en cuenta a nuestro amigo todos los gastos que ocasionare la remisin a la Habana de dichos ejemplares. Yo me hallo todava sufriendo las consecuencias de mi grave enfermedad, pues an no est repuesta la vscera que se llama estmago. Tengo al mismo tiempo un desgano mortal, sobre todo a carnes y aves, lo que en gran parte proviene del mal estado de unas y otras, y de que en esta tierra an est por aprenderse el arte de cocina.

PAGE 222

OBRAS 214\ 214\ 214\ 214\ 214\ Como s que V. est muy ocupado, le relevo de la contestacin a esta carta, pues sabr por conducto de Valds Fauli que V. la ha recibido. Hgale V. en mi nombre una expresin afectuosa a sus seoras hermanas, y desendole toda felicidad, es siempre de V. su invariable amigo y tocayo. J. A. Saco.

PAGE 223

EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO DE GONZALO ALFONSO DE GONZALO ALFONSO DE GONZALO ALFONSO DE GONZALO ALFONSO DE GONZALO ALFONSO 1835-18601I[Madrid] Marzo 3/1835 Ya sabr Vd. qe hace pocos das qe salieron del ministo Garelly, y Moscoso, y qe el puesto de ste entr a ocuparle un tal Dehesa y el de aqul, Medrano, vice presidte de las Cortes y Tente Coronel retirado de Caballera; po hombre qe ni en la poltica ni en la milicia ha servido panada, y qe su exaltacn al ministerio la debe a los principios ministeriales qe spre ha profesado en el Congreso. El tal Dehesa si no es caballo pr lo menos no es muy aventajado. D. Gernimo Valds acaba de tomar posesin del ministo de la Guerra, vacante desde la cada de Llauder.2 Dicen qe es muy liberal, muy valiente, y una porcin de cosas ms qe Vd. ver en las gacetas. Yo s creo, qe no estaba muy conforme con el estatuto, o pr lo menos con el sistema adoptado pr Martnez de la Rosa. Se asegura qe ha recibido su nuevo encargo bajo la condicn de qe se reforme el ministerio, y se nombren sujetos qe hagan marchar el sistema establecido; y hoy hemos visto en el Eco del Comercio (papel antiministerial) qe ayer se celebr Consejo de Ministros, y anuncia los rumores de que Toreno quedara de Presidte del Consejo, qe Argelles3 subir al ministo de Estado, D. Anto Cano Manuel al de los Interior o de Fomento y un tal Ortigoza al de Gracia y Justica. Si esto es cierto, no hay duda qe se harn reformas polticas, ps el ms opuesto a ellas es Martnez. 1Como el epistolario de Luz y Caballero en su mayor parte, ste de don Gonzalo Alfonso y Soler procede en un todo de una copia de los originales, que se conserva en el archivo del doctor Vidal Morales y Morales. 2Don Manuel Llauder, general espaol y marqus del Valle de Rivas. 3Don Agustn Argelles, poltico y diplomtico espaol.

PAGE 224

OBRAS 216\ 216\ 216\ 216\ 216\ El estado de la nacin es tristsimo. Los amigos del movimto se hallan muy disgustados, porqe hta. ahora no se cuenta con ninga garanta. Los estatutistas mortificados en su orgullo, y bastante apesarados al ver qe sus medidas estacionarias, lejos de aliviar los males de la nacin, sta se halla cada da ms grave. Los facciosos de Vizcaya y Navarra ms fuertes y ms osados qe nunca. El ejrcito de la reina batido casi spre, y pr consigte desalentado. La miseria aumentndose 500 grados cada da. El ejrcito consumiendo el emprstito que se hizo, ps mensualmente se gasta 30 millones de reales; y pr colmo de la desgracia, el ministode Wellington apoyando sordamte las pretensiones de Carlos. De suerte qe es preciso convenir en la exactitud de un pasqun manuscrito, qe en el mes pasado se encontr en Madrid. Dice asi. La Reyna ... Los Ministros robando Las Cortes charlando Y los carlistas avanzando. Debe advertirse en obsequio de la justa qe cdo. se dice qe los ministros roban, entindase de Toreno. Y cul ser el desenlace de este drama? El Diablo qe lo entienda todava. Basta de Espaa, y vengamos a nosotros, esto es, a ntros. Diputados. Montalvo4 se ocupa ms en su pleito qe en su Diputacin; po sin embargo, no se olvida enteramte de su patria; y aun podra hacer algnbien si encontrase apoyo en su compaero. Pero ste ni conoce nada de su patria, ni la quiere, ni es liberal; y dependiendo del ministerio, todo lo espera, y todo lo teme de l, no teniendo en sus operacions ms norte qe el capricho de los Ministros. Profundo dolor me causa hablar de esta manera de un hombre a qn debo atenciones: po cuando median los intereses de mi patria, y cuando converso con Vd., podra usar otro lenguaje? Ojal qe as pudiese ser, po esto no es dable. Apenas me habl dos palabras la vez primera qe me vio, cuando abiertamente me dijo, delante de Pancho Erice qe me acompaaba, qe ya me tena una colocn y sta era, qe entrase de redactor en la Abeja papel ministerial, o mejor dicho servil, en donde trabajan Olivan5 y otros qe Vd. no conoce. Yo le respond, qe ni el estado di mi quebrantada salud me lo permita, ni tampoco el tiempo qe pensaba residir en Madrid, ps ya qe las circunstancs me haban trado a Espa, quera ver algs ciudades de ella, y qe as no poda ligarme a vivir en la Capital. Insisti en qe fuese a ver al Colombiano Quintero, uno de los colaboradores (po qe afortunadamte 4Don Juan Montalvo y Castillo, conde de Casa Montalvo. 5Don Alejandro Olivn.

PAGE 225

JOS ANTONIO SACO /217 /217 /217 /217 /217 ya no lo es); mas, yo no fui a ver a nadie, no volviendo a su casa hta. diez das desps; bien convencido de los sentimtos del hombre con qn trataba, y resignado a perdonarle la ofensa qe me haba hecho. Convidome a comer al sigte da; po ni entonces ni desps me ha vuelto a decir una palabra sobre el particular. Con semejante paso, me cerr las puertas pa todo ps ni siquiera le he preguntado en qe estado se halla el asunto de la Academia. Academia he dicho, y esto me sirve de prueba pa confirmar lo qe ya he asegurado. Por qe en tantos meses como han corrido, no se ha despachado, cuando ha tenido mucha influenca en el ministo? Porqe nada le importa qe haya o no haya Academia.— Pero pasemos a cosas mayores. Montalvo, a qn nunca trat en la Haba, ni aqu tampoco, ha tratado de presentar al estamto una peticn sobre dos puntos. 1 Restriccin de facultades a los Capitanes Grles de la Isla. 2 Arreglo del foro. La peticin la hizo el muchacho Garay; me la ley. Yo le habl con franqueza, dicindole qe con las medidas qe propona no se arreglaba el foro, ps los desrdenes nacan del sistema poltico, y qe mtras. ste no se varase, todo lo dems es ineficaz. Le indiqu qe aunqe fuese pr los cabellos dijese algo sobe la libertad de imprenta, ps al fin podra servir de freno para reprimir los abusos judiciales. En cuanto al primer punto, confieso qeme agrad, ps aunqe poda haberse esforzado ms, con todo, estaba bueno. Puesto en limpio este papel, lo llev Montalvo a Arango6 pa qe lo viese y cul fue el resultado? qe no lo quiso firmar, y por qe? porqe se hablaba con energa conta los abusos de aquellos generales y magistrados, y porqe ese tono poda desagradar al Ministerio. Ya se ve, Montalvo tiene su pleito, Arango muchas relacins y Montalvo no quiere disgustarse con l: Me han dicho qe el papel se ha confiado a Bentez (qe segn he odo, quiere tanto a su tierra como a Turqua) pa qe lo componga. Veremos como queda, y en qe para. Antes qe se me olvide, voy a aclarar una frase, a saber, qe tampoco trato aqu a Montalvo. Ningn sentimto tengo con l, ni l conmigo. Cuando yo vine a Madrid, ya l haba llegado. Vino a verme Garay, y en su nombre me dio un recado, manifestndome qe no poda venir en persona, porqe estaba enfermo, como es verdad. Yo tambnlo estaba; y al cabo de das fui a su casa. No le vi; po l supo qe estuve. Volv desps; no le encontr; po le dej una papeleta. l no ha tenido a bien, pagarme las dos visitas: y aunqe me acuerdo mucho, qe en la lista qe form Pancho Armenteros, l se suscribi con 6 onzas pa m; tampoco me puedo olvidar, qe nunca se debe guardar ms dignidad qe en la desgracia, o en las circunstancias en qe me hallo.—Volvamos a D. Ands, pshay un hecho ms fuerte qe los anteriores. No contento con promover nada pa su pas, ni dejar de promover lo poco qe su compaero le ha 6Don Andrs de Arango y Nez del Castillo.

PAGE 226

OBRAS 218\ 218\ 218\ 218\ 218\ propuesto, le ha ofrecido a los ministros 600 000 pesos sacados de la isla de Cuba, pa ayuda de gastos. Este dino saldr segn me ha dicho l mismo, del fondo del vestuario de milicias, de los terrenos del Jardn botnico, del Arsenal, del espacio qe ocupa la muralla, ecta. Qu le parece a Vd. esto?—Yo no puedo proseguir. Vd. sabe qe nunca me he alucinado sobe la verdada naturaleza de ntros. males, y cada da me confirmo ms en qe ntra. suerte es padecer y padecer. Espaa ni nos conoce, ni nos quiere, ni se acuerda de nosotros, sino pa desangrarnos y consumirnos. Cmo puedo tener aliento pa escribir, cuando s qe mis clamores se han de perder en los aires? No nos queda ms que un remedio: blanquear blanquear;7 y entonces hacernos respetar. Sobre este asunto, me parece que escribir. Somos muy desgraciados, pues ni siquiera tenemos un Diputado qe ya qe no haga el bien de su patria, pr lo menos d tormento a sus enemigos. Bastante he escrito. El papel se acaba, los pies se enfran, el pecho se me cierra, y la tos qe me oprime en este clima destemplado, me obliga a soltar la pluma. Se me haba olvidado decir qe en uno de los Ecos del Comercio pertenecientes a Febo se public una carta sobre la isla de Cuba. No faltar quien me la atribuya; po su autor es Bulnes.—l me lo ha negado; mas, yo lo s.—8IIParis y Setbe. 3/1836 (sta es de mancomun et in solidum ) Proclamada est ya la Constitucin en toda la monarqua: anuladas las Cortes que deban haberse reunido el 20 de Agosto, y convocadas otras constituyentes para el 24 de Octubre. Todo esto lo sabrn all mucho antes que llegue sta, y temo que la noticia cause algunas muertes repentinas. En cuanto a m, estoy muy contento con la proclamacin de la Constitucin, pues aunque conozco que tiene muchos y graves defectos, los principios que sanciona son verdaderamente liberales. Reformada que sea, me parece que sin mucho esfuerzo se puede hacer la constitucin menos imperfecta de Europa. Hay s una cosa en contrario, y es que tan bello asunto ha de ser tratado por la gente de Espaa, y no es improbable que lo echen a perder. 7 Blanquear esto es, el aumento de la poblacin blanca de Cuba por la inmigracin blanca, solicitada siempre por Saco. 8La presente carta no est firmada.

PAGE 227

JOS ANTONIO SACO /219 /219 /219 /219 /219 Si yo hubiera estado en Madrid cuando se public la convocatoria, habra echado a volar un papelito sobre ella, pues est muy injusta respecto de nosotros. El gobierno ingls ha reconocido ya el gobierno constitucional de Espaa; y usando aqu de una Ricardona,9 yo creo que l ha tenido gran parte en su restablecimiento. Luis Felipe, que marcha a la vanguardia de todos los reyes bribones, est muy embarazado. Sus simpatas tirnicas lo arrastran hacia la Santa Alianza; pero el tratado de la cudruple alianza, y hasta cierto punto la opinin francesa, lo sujetan. No ha querido cooperar o intervenir contra D. Carlos por no disgustar a sus amigos los reyes del Norte. Ha hecho cuanto ha podido por reprimir las ideas liberales en Espaa, y establecer el justo medio francs que yo traducir tirana modificada ; pero ha querido conseguir este fin, no por la fuerza de las armas, sino por medio de manejos diplomticos. La Inglaterra, que ha cooperado y coopera abiertamente contra D. Carlos, no ha podido lograr que Luis Felipe siga la misma conducta: y la cada del ministerio francs ha sido solamente por la cuestin de la intervencin o cooperacin. En Francia los ministros son unos muecos, pues el rey y slo el rey, es quien gobierna a su manera, y cuando l dice no, todo el mundo responde lo mismo. Es de advertir que si los ministros han deseado la intervencin, no ha sido para acabar solamente con Carlos, sino para sujetar a los liberales, pues no les gusta que haya libertad en Espaa. No se sabe todava quienes compondrn el nuevo ministerio, a pesar de que hace muchos das que estamos en el interregno. Y ya que tenemos Constitucin en la Habana ser nuestro baj tan osado que se atreva a impedir la libertad de imprenta? No me sorprendera si lo hiciese, aunque no es probable que a tanto llegue su audacia, pues l y su gavilla deben estar desconcertados con el cambio de gobierno. Es, pues, necesario que nuestra gente salga de su retiro, que escriba, que procure ocupar los puestos pblicos, en una palabra, que haga todo lo que debe hacer. Yo deseara que Luz, Delmonte, &a., redactasen una gaceta para ilustrar y dirigir la opinin, e impedir que se apoderen de la imprenta hombres ignorantes y soeces. Quisiera tambin verlos sentados, junto con otros sujetos benemritos, en los bancos capitulares y en los de la Diputacin provincial, pues sos son los puestos en que se pueden hacer servicios reales a la patria: servicios ms reales y ms prontos que los que se pueden esperar de una Diputacin a Cortes en donde se propone y no se ejecuta, y en donde las voces americanas casi siempre se pierden en los aires madrileos. He recibido una copia de los poderes de diputado que me enviaron de Cuba, pero no de los documentos de que me habla Alfonso en la suya, 9Expresin usada para designar la teora econmico-poltica de Mr. David Richard.

PAGE 228

OBRAS 220\ 220\ 220\ 220\ 220\ a saber, partida de bautismo y ttulos de propiedad. Sin duda que Sagarra10 los envi a Madrid, a donde he escrito para que me los recojan; bien que de la partida de bautismo no tengo necesidad, pues yo conservo una. Anso por saber el resultado de las elecciones para las Cortes que debieron haberse reunido el 20 de Agosto, pero si me han reelecto, entonces dar por casi seguro que tambin me reelegirn para las Constituyentes. En tal caso, pienso irme a Madrid en todo este mes, o a principios del otro, y aguardar all; evitando de esta manera no slo la demora que causara mi permanencia aqu, sino las incomodidades de un camino fragoso como lo es el de los Pirineos de Aragn en la estacin del invierno, pues calculo que no podr tener noticia de las elecciones antes de Diciembre. Si reelecto para las Cortes de 20 de Agosto y hecho mi viaje a Madrid, no me religieren para las Constituyentes, aguantar mis calabazas con toda conformidad, sin que por eso me muera de pesadumbre, ni me enferme de tristeza. Tengo ya en mi poder la obra sobre caminos de hierro, y har lo posible por enviarla pronto. En caso que haya Diputacin, envenme papeles y noticias, principalmente sobre los distintos ramos que pagan contribuciones, hacindome todas las observaciones que crean tiles. Si segn lo que he dicho, me consideraren en Madrid, y Leonardo11 enviare a la Habana unos libros para m, dirjanmelos a Madrid, al cuidado de los Sres. Iribarren y sobrinos, o de otra persona segura que Vds. conozcan en Madrid.— Saco. Dispensen los borrones de esta carta, pues estoy loco de dolor de cabeza.IIIParis, Setbe. 8/1836 Despus que vine de Inglaterra, he escrito cuatro veces, una por los Estados Unidos, otra por Havre, otra por Burdeos con fha. 3 del corriente; y esta que va tambin por el Havre. Ya los supongo muy conversadores sobre los movimientos constitucionales de Mlaga, Cdiz y otros puntos de donde habrn recibido noticias. El correo de Setiembre de la Pennsula los sacar de dudas, y tanto el pueblo como las autoridades sabrn la marcha que han de seguir. Y pues que somos 10Don Juan Bautista Sagarra y Blez (Santiago de Cuba: 1806-1871), benemrito patricio, educador y escritor pblico. 11Don Leonardo Santos y Surez.

PAGE 229

JOS ANTONIO SACO /221 /221 /221 /221 /221 constitucionales por la gracia de Dios y de la Constitucin, repito, encargo y ruego lo que dije en mi anterior, a saber, que toda nuestra gente salga de su retiro, que trate de ocupar los puestos del Ayuntamiento, Diputacin provincial, sociedad patritica, &. &., sin temer incurrir en la nota de ambiciosos. El mrito de los individuos a quienes aludo aleja esta imputacin, y el bien de la patria exige este servicio pblico. Es preciso tambin que Luz, Domingo y toda nuestra familia escritoril publiquen una gaceta, que al paso que se rectifique la opinin, sirva de freno para contener la insolencia y grosera de algunos hombres que pudieran apoderarse de la imprenta. Sera una vergenza para nuestra Cuba que en nuestros das resucitasen un Bartolo12 o un Esquife13 y otros papeles inmundos que tanto campearon, y nos deshonraron en la poca pasada. En las circunstancias en que me hallo, la incertidumbre me atormenta mucho, pues no me deja tomar ningn partido. Deseo saber el resultado de las elecciones de Cuba para las Cortes que haban de celebrarse el 20 de Agosto, pues si me han reelegido, es casi cierto (segn dije en mi anterior) que tambin me nombrarn para las constituyentes; pero como esta noticia no podra tenerla sino en Diciembre, mes ya muy malo para pasar a caballo los Pirineos, he pensado en caso de reeleccin para las Cortes de 20 de Agosto, irme a Madrid en este mes o en el prximo. Por fin, ya Luis Felipe sali de su parto ministerial. La gente que ha nombrado es canalla doctrinaria y que har cuanto pueda por combatir en Espaa la Constitucin y todo gobierno liberal. Por fortuna, el gobierno ingls est de por medio, y le interesa no abandonar Espaa. Esta esperanza es muy consolatoria. ¡Qu bribn! ¡Qu bribn es este rey! Si no vara de rumbo, yo creo que en Francia habr otra revolucin, y es probable, que con ella o sin ella no muera en su cama. Siento muchsimo no tener conducto seguro por donde envar a Luz la obra sobre caminos de hierro, que ya hace das recib de Londres. ¡Qu afligido est nuestro padre O’Gavan14 con la libertad de imprenta! ¡Cmo le remuerde la conciencia! Yo me alegrara mucho conseguir una copia del oficio denuncia que pas Tacn contra m. Me parece que ahora no sera difcil lograrla. Yo la publicara de muy buena gana, pues conviene que todo el mundo conozca a los malvados, y que se hagan patentes los medios criminales de que se valen para oprimir y dominar. 12 El To Bartolo peridico que se public en La Habana en 1820 y 1821. 13 El Esquife que ya bajo este ttulo, o ya de El Esquife Arranchador etc., diose a luz en La Habana, de 1813 a 1821. 14Don Juan Bernardo O’Gavan y Guerra.

PAGE 230

OBRAS 222\ 222\ 222\ 222\ 222\ Me alegrar que todos y todas las familias de las personas a quienes sta se dirige, se conserven sin novedad. Saco. P .D.= Sagra ha vuelto a Paris. Pens ir a Espaa para obtener una Real Orden, a fin de que las cajas de la Habana le pagasen todos los costos de la obra Historia natural de la isla de Cuba15 que est muy ansioso de publicar, obra de grandes lminas y de todo lujo: pero no se atrevi a pasar de la frontera, y despus de haber estado algn tiempo en Burdeos, se resolvi a retroceder. No s si persistir en la publicacin de la gran obra; mas, es probable que no, pues tiene que gastar mucho dinero as en las lminas, como en los naturalistas que le han de trabajar los distintos ramos de la obra. Conozco al que haba de escribir la parte relativa a los insectos. Se llama Guerin,16 y es amigo de Felipe Poey. Este joven tan apreciable como candoroso, cometi la falta (y dgaselo en mi nombre) de franquear a Sagra sus manuscritos, quien aprovechndose de ellos, los publicar como suyos, en llegando el caso, y se contentar con hacer mencin de Poey. En el entretanto, logre o no logre la Rl. Orden, est disfrutando de su sueldo de 2 000 duros, y adems tiene costeados viajes por la intendencia de la Habana. Con tales rentas bien se puede rodar coches en las calles de Paris, y vivir en grande como l. Yo considero la libertad de imprenta como un don precioso del cielo, y con ella no podrn subsistir semejantes abusos.IVSr. D. Gonzalo Alfonso. Habana. Barcelona—Nobre. 18/1840— Mi estimado amigo: en la que acabo de escribir a Luz, que tambin es para Vd., le hago una relacin de los motivos de mi venida a sta. Supongo a Pep en sa. Si as fuere dmele un abrazo, con mil cosas para Lola, Gonzalo e Inesilla. Diga Vd. al primero, que la carta que me escribi de Paris, se qued all por no haber sido franqueada; pero que habiendo recibido aviso de aquel correo, ya he encargado que me la recojan y enven. 15 Historia fsica poltica y natural de la isla de Cuba por D. Ramn de la Sagra, Paris, 1842-1861. 16Flix-Edouard Gurin-Mneville, naturalista francs, fallecido en 1874, autor de varias obras de mrito. En la Historia de Sagra que citamos en la nota anterior, GurinMneville figura como autor del tomo que trata de los animales articulados.

PAGE 231

JOS ANTONIO SACO /223 /223 /223 /223 /223 Como Vd. sabe que yo me ocupo de nuestra cuestin de negros, deseo saber si en la isla entran ms o menos negros que antes de mi salida de ella. Tambin me alegrara mucho saber a cuanto asciende aproximadamente la entrada anual, los precios medios a que se han vendido en estos ltimos diez aos. Como en estas materias Domingo Delmonte es mi apoderado, entindase Vd. con l, a quien le suplico, que me enve las noticias de que hace algn tiempo le habl, y para que no se extraven me parece lo mejor, que las dirija a Chauviteau, no por el correo, pues si es algn paquete costar mucho, sino por medio de algn amigo, a quien se encargar que lo entregue a Chauviteau, y que diga a ste que lo conserve en su poder hasta que yo lo reclame, pues sin esta advertencia podr embocrmelo por el correo, y darme as una estocada mortal. Mil expresiones a Gonzalito, Mercedita17 y toda su familia, sin olvidarme a Felipe.18Spre su invariable J. A. Saco.VSr. Dn Gonzalo Alfonso— Habana. Paris y Noviembe 29 de 1849. Mi estimado amigo: a principios de este mes, fue cuando recib la muy apreciable de Vd., porque el comerciante de Londres me la envi a Calais, creyendo qe estaba todava en esa ciudad, y all permaneci ms de un mes, ignorndolo yo. Si siempre he agradecido a Vd. sus cartas, ninguna me ha llenado de tanto consuelo y satisfaccn como la presente, por muchos y muchos motivos. Tambin recib otra de Pep de 7 de Sete en qe me anuncia su viaje a los Estados Unidos. Yo le escrib a fines de Agto, pr el vapor ingls, cuya carta llegara a la Haba a fines de Sete, y supongo qe su apoderado la habr recogido y envindosela a los E. Unidos. Yo estoy sufriendo mucho de los fros terribles qe estn haciendo. El termmetro est a 6 grados bajo 0. Esto en Nove y en la estacin qe en estas tierras se llama otoo. Qu no ser, cuando entre el invierno? Yo hubiera debido estar ya en Espaa; pero me ha retenido el maldito clera qe anda por las fronteras, y en estos das he visto peridicos espaoles e ingleses qe anuncian haber ocurrido ya algunos casos en Gibraltar 17La seora esposa de don Gonzalo Alfonso. 18Hijo del matrimonio Alfonso-Poey, y persona citada en una nota anterior.

PAGE 232

OBRAS 224\ 224\ 224\ 224\ 224\ y Barcelona. Sea verdad o mentira, debo tomar el asunto en consideracin, porqe va el pellejo; y ya qe por ac hemos escapado de una peste, no quiero irme a encontrar con otra en Espaa. Mil cariosas expresiones a Mercedita y a toda su estimable familia.— Siempre de Vd. invariable amo. Jos A. Saco.VISr. D. Gonzalo Alfonso Habana. Tolosa y Octbre 31/1852 Mi querido amigo: aqu me tiene Vd. no en la Tolosa capital de Guipzcoa, sino en la que lo es del departamento del Alto Garona. Hllome aqu, porque habiendo pensado ir a pasar el invierno en Madrid en compaa de Domingo, baj las montaas del Jura a fines de Agosto, y sin volver a Paris, tom en Lyon las aguas del Rdano, y despus los caminos de hierro y el canal del Languedoc, o du Midi como lo llaman los franceses. Pero es el caso que ya he desistido del tal viaje, porque temo que me hagan dao los aires destemplados de aquella corte. Lo siento, porqe habiendo resucitado a instancias de Domingo, el muerto y enterrado proyecto qe en otro tiempo tuve de escribir la historia de la esclavitud en la antigedad, en la edad media y en los tiempos modernos, necesito de ir a Espaa pa completar mis noticias, y recoger algunos documtos qe me faltan. Mas, esto no podr ser sino cuando se presente una estacin ms favorable a mi temperamento. He recibido la qe Vd. me escribi la vspera de su salida de la Habana, y la de 30 de Sete, y por una y otra le doy las gracias ms cordiales. Mucho me alegro qe se haya divertido, y qe le haya asentado su paseo, y supongo a esta hora habr tenido el gusto de volver al seno de su familia, pues segn Pep, Vd. deba salir pa la Haba el 25 del corriente. Pronto, muy pronto tendremos restablecido el imperio, y lo tendremos porqe as lo quiere la inmensa mayora de los franceses; y lo quiere porqe detesta la repblica. Yo nunca pude creer en ella, y me parece qeas lo escrib a Vd. a poco tiempo de haberse proclamado. No s todava donde pasar el invierno; pronto lo decidir, y es muy probable qe la fuerza de las circunstancs me arrastre a Paris. Mis gratos recuerdos a Mercedita y a toda su apreciable familia— Spre. de Vd. J. Saco. Le suplico diga a Luz, qe a reserva de contestarle la ltima suya, tenga sta entretanto como si la escribiese directamente.

PAGE 233

JOS ANTONIO SACO /225 /225 /225 /225 /225VIINiza y Marzo 26 de 1854. Mi querido amigo: a mi salida de Paris, a principio de Dice, le escrib a Vd., incluyndole una carta pa Pepillo Alfonso—Entonces me hallaba muy enfermo, y anunci a Vd., qe por ese motivo me vea obligado a buscar un pas templado. Efectivamente, aqu me ha ido bien; y si me hubiera quedado en Paris, yo no s qu hubiera sido de m, pues ya sabr Vd. el rigoroso invierno qe ha hecho. Yo creo permanecer aqu hasta el mes entrante, qe ser cuando podr partir pa Inglaterra; y no le digo a Vd. cual es la causa de mi viaje, porqe Vd. no puede ignorarla.19Hgame el favor de entregar la adjunta a Pepe de la Luz. Mil recuerdos afectuosos a Mercedita y a toda su familia— Spre de Vd J. A. Saco.VIIIParis y Junio 16 de 1858. Mi querido amigo: ayer recib la de Vd. fha. 19 de Mayo, y por ella he tenido el gusto de saber que Vd. sigue gozando de buena salud. Supongo, que ya habr Vd. recibido mi larga y dolorosa carta de 13 del pasado en qe le habl extensamente de Felipe. ste sali con P de Crdenas para Madrid el 19, y de all pa Alicante, por el camino de hierro, el 2 del corriente, donde se embarc pa Cdiz. De aqu ha recibido, hoy, Pep, carta de Pancho del 8, y le dice, qe Felipe estaba ms tranquilo, y preparndose pa embarcarse el 12 pa la Habana. Ignoro, si Vd. recibir sta en la Habana, o en los Estados Unidos. La adjunta va abierta para que Vd. se entere de ella. Reciba Vd. expresiones de Dolores, y delas a Mercedita, y a toda la familia.— Siempre de Vd.— Saco. Es por dems decir a Vd., que disponga como guste de cuantos ejemplares quiera. 19Alude Saco a la celebracin de su boda.

PAGE 234

OBRAS 226\ 226\ 226\ 226\ 226\IXPassy y Sete 8 de 1858 Mi querido amigo: con grandsimo sentimiento he sabido qe nuestro Felipe no se mejoraba. Vd. sabe qe su enfermedad est sujeta a grandes vicisitudes, y as, yo no pierdo las esperanzas, no slo porqe muchos 50 veces peor, se han curado completamente, sino porqe l es muy joven, y su naturaleza tiene qe dar mucho de s. Por el vapor de las Antillas escrib a Vd. anuncindole, qe pr el buque espaol Teresita qe sali del Havre el 5 de Agosto, envi una caja con 209 ejemplares del 2 tomo, dirigida a Vctor Mabay; pero encargu a la casa de Lpez y Guenet, qe enviase a Vd. el conocimto. Hoy ha salido de aquel mismo puerto el buque, tambin espaol, Mara Luisa llevando otra caja con 401 ejemplares de dho. tomo 2; y aunqe yo mand qe le pusiesen el nombre de Vctor Mabay, acabo de saber, qe tanto ella como el conocimto han sido dirigidos a Vd., sin poder yo decir, si la tal caja va marcada con el nombre de V., o con el de Mabay. En ella he remitido segn he dicho a Vd. en otra carta, un ejemplar del primer tomo, de mejor pasta y papel qe los otros, el cual es pa Ricardo, a quien remit antes el 2 en la caja qe sali el 5 de agtocon 209 ejemplares. Tambin he dicho a Vd. en otra de mis anteriores, qe los conocimientos de las cajas qe salieron el 5 de Junio pr el Santa Ana y el 5 de Julio por el Trinidad fueron enviados por Lpez y Guenet al duende Vctor Mabay, y que las cartas qe los contienen, deben parar en el correo de la Habana. Dolores y yo deseamos la mejor salud y felicidad a Vd., a Mercedita, y a toda su familia.— Spre. de Vd.— Saco. Hgame el favor de entregar los adjuntos. La de Luz va abierta de intento pa qe Vd. la lea. Es probable qe deje a Passy. Ya anunci a Vd. qe Pepe Gell20 y su esposa la Infanta haban escrito a Vd. por mi conducto. 20Don Jos Gell y Rent, distinguido literato poltico, nacido en La Habana en 1818 y muerto en Madrid en 1884. Estuvo casado con la infanta Josefa Fernndez, hermana del rey de Espaa Francisco de Ass.

PAGE 235

JOS ANTONIO SACO /227 /227 /227 /227 /227XPassy y Octe 5 de 1858 Mi querido amigo: el 8 del pasado le escrib por la va de los Estados Unidos; incluyndole dos cartas, una para Luz, y otra pa Echeverra. Hgame el favor de decirle al primero, qe he recibido la suya, fha. 8 del pasado; y al segundo, que por conducto de Vd. le escrib el 9 de Seteremitindole la consulta de Nlaton. sta se reduce en sustancia a decir, que la operacin puede ser til: qe en invierno se puede hacer en el clima de Paris, pero que para decidir con acierto, es preciso ver al paciente. Yo sigo haciendo votos al cielo por el completo restablecimiento de Vd. y por la curacin radical del Felipe. Luz me dice, que la caja de libros qe envi por el Santa Ana a principios de Junio, no haba llegado a la Habana. Yo lo que puedo asegurar es que fue embarcada en el Havre, pues sin ese requisito indispensable, el Capitn no hubiera dado dos conocimientos como me dio. Uno de ellos fue enviado por Lpez y Guenet a Vctor Mabay dentro de la carta qe le escrib a la Haba. en Junio, y la que debe estar en aquel correo. El segundo conocimiento lo conserva la casa de Lpez y Guenet en sus libros, y yo mismo lo he visto. Por tanto, el Capitn, o vuelve con la caja para el Havre, lo que es del todo improbable, o ella est rehundida en la Aduana de la Habana. Yo confieso a Vd. francamente, qe si slo se tratara de los cien ejemplares que contiene, desde ahora los dara por perdidos, pero me duele mucho que los ocho ejemplares qe mand de regalo, no lleguen a manos de las personas para quienes iban destinados.— Esto me hace insistir en suplicar qe se busque una persona qe pueda desempear tan pesada comisin. Debo tambin advertir qe el conocimiento de los 450 ejemps qe envi por el Trinidad a principios de Julio, est en el correo de la Haba dentro de la carta qe Lpez y Guenet escribi a Vctor Mabay. Del 3r. tomo tengo ya impresos 16 pliegos; pero voy lentamente. Plcido Gener me dijo qe l conoca en Nueva York un cubano a quien se podan envar los ejemplares de dicho tomo, y qe al efecto le hablara. Pero el caso es qe, Plcido se march dos meses ha, y qe todava no me ha escrito. A Luz y a Echeverra qe tengan sta por suya, pues hoy estoy muy nervioso y apenas puedo escribir. Si hubiesen llegado algunos libros, la censura los hubiese dejado pasar, y se hubiesen vendido, hgame el favor de enviarme el dinero.

PAGE 236

OBRAS 228\ 228\ 228\ 228\ 228\ Dolores hace muchas expresiones a Vd., a Mercedita, y a toda su familia. Spre. de Vd. Saco. Receta pa hallar la caja Buscar en el Correo, en la correspondencia recibida en la Haba por la va de los Estados Unidos o de Inglaterra del 20 de Junio en adelante, la carta de Lpez y Guenet a Vctor Mabay, dentro de la cual est el conocimiento de la caja. Como ya el capitn del Santa Ana no estar en la Habana, no se puede interrogar acerca del paradero de la caja; pero se puede ver al consignatario, que es C. Caro y Cia, y obtener de l alguna noticia. Noticia positiva existe tambin en el manifiesto qe el capitn o el consignatario present a la Aduana. La caja tiene como una vara de largo y como media de alto. Est embalada au gras et maigre esto es, cubierta primero con una tela encerada, despus con una capa de paja, y encima un forro de caamazo—En una o en las dos cabezas de la caja estn las iniciales C. C. y en uno de los cuatro lados, escrito en letras negras el nombre de 1 Victor Mabay. —Ofrecer una buena gratificacin al capataz de la cuadrilla de cargadores de la Aduana, o a otra personas qe tenga prctica en el manejo de esos bultos, a fin de qe rastree con todo empeo la extraviada caja. La caja que envi pr la Trinidad a principios de Julio, es semejante a la anterior, menos en sus dimensiones, pues es mucho ms grande, y en qe la marca en vez de C. C. es S. C. 1 2 — —XISr. Dn Gonzalo Alfonso Habana. Paris, 31 de Marzo de 1859. Mi querido amigo: He sabido por Pepillo que la Isla de Pinos le asienta a Vd. muy bien. sta es la mejor noticia que puedo recibir, y me alegrara de que las que Vd. tenga de Felipe sean del mismo gnero. Me he trasladado de Passy a Paris, rue du Faubourg St. Honor no 3, donde permanecer hasta octubre, pues de entonces en adelante ver donde me llevan las circunstancias.

PAGE 237

JOS ANTONIO SACO /229 /229 /229 /229 /229 Habr un mes que escrib a Vd. suplicndole que hiciese sacar de la Aduana a la mayor brevedad los cajones de mis libros, pues temo que la publicacin del 3r. tomo pueda dar margen a la confiscacin de aqullos. Para dar tiempo, he retenido hasta ayer la circulacin de dicho 3r. tomo, y los 308 ejemplares que remito a la Habana llegarn hoy al Havre, de donde saldrn a mediados de Abril en el buque Misterio Luego que reciba el conocimiento lo enviar por la primera va. Por la de los Estados Unidos remit a mediados del corriente un papelito, pero sin carta. Aqu se acaba de publicar en francs un papel intitulado La cuestin de Cuba Debo decir, que ninguna parte he tenido en l, y que slo me he informado de su contenido despus de su publicacin. Como no puedo escribir por el mal estado de mi vista, Luz y Echeverra tendrn sta por suya. Yo no s si el ltimo habr tenido lugar de librarme el dinero de que V. me habl. Pero si as no fuere, le suplico que no lo olvide, pues el unto mejicano es siempre asunto interesante. Reciba Vd. expresiones de Dolores y toda la familia, quienes lo mismo que yo tambin las damos a Mercedita, &21XIIParis y Abril 14 de 1859. Mi estimado amigo: He recibido por conducto del Sr. Hernndez una libranza de 74 libras, producto de la obra. Doy a V. muchas gracias. Por fin, despus de tanta incertidumbre, ya van navegando para la Habana 308 ejemplares del tercer tomo, en el buque Misterio capitn Jos Mesa: adjunto remito el conocimiento de dichos libros; y el otro conocimiento dirigido en una carta a Vctor Mabay va en el mismo buque Misterio La carta, pues, se hallar en el correo de la Habana, aunque creo suficiente el conocimiento que ahora remito. Si el cajn que lleva los libros, llegare a caer en la Aduana, me parece que para salvarlo, era necesario pedir su reexportacin para los Estados Unidos, en cuyo caso creo que no hay necesidad de abrir dicho cajn. Si los otros de los dos primeros tomos estn todava en la Aduana, entonces veo el negocio algo enredado; y yo debo repetir aqu lo que ya he dicho en dos de mis anteriores: “no quiero que nadie se comprometa por m, ni se exponga al ms leve disgusto, pues antes qe tal suceda, prefiero que perezcan todos los libros del mundo”. He escrito por el vapor ingls que sali el 2. 21Esta carta no est firmada.

PAGE 238

OBRAS 230\ 230\ 230\ 230\ 230\ En estos ltimos das la guerra ha estado a punto de estallar. Hoy el horizonte est ms sereno. Veremos si la nave llega al puerto con felicidad. Esta carta es para Gonzalo, Luz y Echeverra. Memorias a todos. J. Saco.XIIIParis y Octubre 13 de 1859 Mi querido amigo: la semana pasada escrib una carta para Vd. y para Luz. Ahora lo vuelvo a hacer, incluyndole la adjunta, y rogndole encarecidamente me haga el favor de enviarla con persona segura, y entregarla, si es posible, en mano propia a Pepe Fras, pues me interesa muchsimo que la reciba. Tiempo ha que no s de Felipe. Me alegrara infinito que se hallase en un estado satisfactorio. Dgale Vd. a Luz que Ramonillo22 ha ido a la Habana a buscar dinero, pues en punto a finances est casi tan apurado como yo. La ltima vez que se meti en las Cortes, fue con la pretensin de pedir algunas decenas de miles de pesos para concluir su interminable obra sobre Cuba, y que estas cantidades figurasen en los presupuestos como gastos de la nacin. Por de contado que sali con el rabo entre piernas, y un burln public entonces en un peridico de Madrid, el siguiente articulillo:— “Historia Natural.—La Sagra.—Animal anfibio y presupuestvoro Tiene el cuerpo en Europa, y la boca en las cajas de Ultramar, es animal muy raro, pero se halla un ejemplar en las Cortes espaolas”.— Con estas y otras banderillas, el animal presupuestvoro sali bufando de Espaa. Tenga Vd. tambin la bondad de decir a Luz, que si pudiere mandarme algn dinero del producto de la obra, se lo agradecer. Vd., Mercedita y toda su familia reciban afectuosas expresiones mas, de Dolores, y de mis hijos. Spre. de Vd. Saco.XIVParis y Enero 31 de 1860 Mi querido amigo: por Pepillo he tenido el gusto de saber el buen estado de su salud, gracias al rgimen severo que Vd. guarda, y a los 22Don Ramn de la Sagra.

PAGE 239

JOS ANTONIO SACO /231 /231 /231 /231 /231 excelentes aires de Guanabacoa: bien que a esta fecha tal vez estar Vd. preparando su viaje a Isla de Pinos. La ltima carta que recib de Vd. fue en Octubre, acompandome la cuenta de los libros, etc. En el mismo mes contest a Vd. dicindole que se hiciera pago con las acciones del camino de hierro, pues yo necesitaba el dinero de los libros, y adems, su importe quizs nunca alcanzara a cubrir su crdito. Yo deseo que llegue el mes de Abril, pues en sus primeros das desbaratar la casa, y saldr de Paris sin saber todava a donde ir con la familia. No sera extrao que yo hiciese un viaje a la Habana en el decurso de este ao, no acompaado de la familia, sino solo. En este caso preferira la va de los Estados Unidos, pues dividiendo la navegacin, sufrira menos del terrible mareo. Yo haba pensado escribir tambin a Luz; pero me siento muy indispuesto con una incomodidad que acabo de pasar con una criada francesa, pues esta gente de servicio es la peor del universo. Los que all se quejan de los negros, que vengan, que vengan aqu, y ya sabrn lo que es bueno. Mil afectuosas expresiones a Mercedita y toda su familia, a quienes, lo mismo que a Vd., las hacen tambin Dolores y mis hijos. Siempre de Vd. Saco.XVParis 9 de Noviembre de 1860 Mi querido amigo: el 5 de Octubre pagu mi pasaje de Southampton a la Habana para salir el 2 de Noviembre. Pocos das despus resolvi Pep hacer tambin su viaje; pero como el tiempo le vena estrecho, fijamos nuestra partida para el 17 de Noviembre, con la idea de tomar en Santo Toms un vapor espaol que corre de ese punto a la Habana, o de esperar all la llegada del vapor ingls que saldr de Europa el 2 de Diciembre. En este estado, un nuevo incidente ha ocurrido a Pep, que le impide ir por ahora a la Habana; y no convinindome a m la salida del 17 de Noviembre, he postergado el viaje para el 2 de Diciembre, a pesar de lo avanzado de la estacin. Yo estoy cada da peor de la vista, y privado ya hasta del consuelo de la lectura. Esta carta es tambin para Luz. Afectuosas expresiones a Mercedita y familia, a quienes, lo mismo que a Vd., las hacen Dolores y los muchachos. Siempre de Vd. Saco.

PAGE 240

EPISTOLARIO DE EPISTOLARIO DE EPISTOLARIO DE EPISTOLARIO DE EPISTOLARIO DE VALDS FA VALDS FA VALDS FA VALDS FA VALDS FA ULI ULI ULI ULI ULI 1863-18791IToulouse 30 de Mayo 1863 Seor Dn. Jos Valds Fauli Mi querido amigo: la ltima que dirig a Vd fue a fines de Marzo, hablndole extensamente del Seor Olzaga; y algunos das antes, ya lo haba hecho sobre el mismo asunto, por la va de los Estados Unidos. El correo de Espaa que sale hoy de Cdiz, les llevar la noticia de la creacin del Ministerio de Ultramar, y que el General Concha es el Ministro interino. Creo que el cataln Sam2 es capaz de reventar de gozo. Yo doy muy poca o ninguna importancia a ese nuevo Ministerio, pues lo que a Cuba conviene es el cambio radical de sus instituciones polticas, haya o no haya ministros de Ultramar. En La Amrica me destrozaban los artculos que remita para su publicacin, pues se descuidaba la correccin de las pruebas. Las cosas llegaron a tal punto, que exig como condicin indispensable, que en lo sucesivo se me enviasen las pruebas de mis artculos para corregirlas yo, y que de lo contrario, no escribira ms en La Amrica Una indicacin sobre este punto leer Vd en la carta que le incluyo; pero no es esto lo que me induce a remitrsela a Vd, sino la parte relativa al Fiscal de imprenta. Asquerino slo me habla de ste; mas, yo creo que hay dos: uno, el dho. Fiscal de imprenta; y otro, el mismo Asquerino, pues solci1Hemos formado este epistolario, uniendo las cartas que se leen en la Coleccin pstuma las encontradas en el archivo del doctor Vidal Morales y Morales y aquellas que tuvo la bondad de comunicarnos el licenciado Guillermo Valds Fauli y Lanz. 2Don Salvador Sam, marqus de Marianao, y uno de los espaoles ms significados, en la poca en que Saco escribe, como enemigo de todo gnero de reformas en sentido liberal para Cuba.

PAGE 241

JOS ANTONIO SACO /233 /233 /233 /233 /233 to de sus intereses, no permitir que se imprima en La Amrica cosa alguna que pueda comprometer la libre circulacin de ella en el suelo cubano. Hgame Vd el favor de ensear este parrafito a nuestro amigo Mestre,3 a quien escribo largo sobre Pepe de la Luz y cuya carta es tambin para Vd. Pngame Vd. a los pies de su Seora, y con mis gratos recuerdos a Pepe O’Farrill4 y todos los dems amigos, queda siempre de Vd. su invariable amigo. Q. B. S. M. Jos A. Saco. Me hallo sufriendo tanto de la vista, que aunque no quedar ciego de lazarillo, me ser imposible leer en lo adelante un solo prrafo.IIParis 20 de Noviembre de 1875. Seor Don Jos Valds Fauli. Mi muy querido amigo: despus de tantas fatigas, acabo de recibir 25 ejemplares del primer tomo y me apresuro a enviar a V. 4, por ahora : uno para Vd., otro para Guillermo,5 otro para el abogado6 que est en Madrid, y otro para Don Felipe.7 Digo por ahora porque Vd es el amo de la edicin, pues sin su generosa iniciativa ella no existira. Expresiones a toda su familia, y siempre de Vd invariable amigo. Jos A. Saco.IIIBarcelona y Enero 26 de 1877 Seor Don Jos Valds Fauli. Mi muy querido amigo: ms de quince das han pasado sin tener el gusto de volverle a escribir como quera y deba; pero me ha sido imposible por falta de amanuense, pues mi hija8 adems de las fatigas del viaje, ha estado sumamente ocupada, buscando junto con su madre casa 3Don Jos Manuel Mestre. 4Don Jos Ricardo O’Farrill. 5El licenciado Guillermo Valds Fauli y Lanz, hijo del licenciado Jos Valds Fauli. 6El licenciado Jos Valds Fauli y Lanz, hijo del licenciado Valds Fauli. 7Don Felipe Valds Colell, novelista cubano, conocido por el anagrama F. Clavel de Sol 8Mara Ana Cristina, la hija amantsima de Saco.

PAGE 242

OBRAS 234\ 234\ 234\ 234\ 234\ en que alojarnos. Esto es aqu sumamente difcil, porque si bien abunda lo malo, no hay mucho bueno que escoger, y puede decirse sin exageracin que los apartamentos se arrebatan por los inquilinos. Al fin hemos logrado uno con alguna comodidad, aunque no barato para Barcelona, y ayer tarde nos hemos mudado a l, despus de haber permanecido tres semanas en una fonda cara, sin poderlo remediar. En este punto de casas, ha tomado Ignacio Fernndez tanto empeo, que siempre le agradecer los muchos pasos que ha dado. Me encarga le d a Vd y a su familia sus afectuosos recuerdos. Yo haba pensado enviarle a Vd, como debo, los 150 francos para Aurelio; pero han sido tantos, tan fuertes y tan inesperados los gastos que he hecho, que me es imposible remitirle ahora dicha cantidad. Harelo sin embargo luego que cobre mi mesada a principio de Febrero; y entre tanto le suplico me dispense la demora y la falta que cometo. Le agradecer que le d nuevos consejos a Aurelio, y le diga en mi nombre, que de l depende su salvacin, y que sta consiste en el trabajo, pues a ello estn obligados, ms que otros, los que no tienen rentas de que vivir, ni herencias que recoger. Como creo que Vd tendr pocos ejemplares del primer tomo, me parece sera conveniente que de los doscientos ejemplares enviados a Echeverra, se le remitiesen a Vd algunos, ya por algunos pasajeros, ya por buque de vela, como mucho ms barato que el vapor. Digo esto, porque las remisiones a la Amrica del Sur, no darn ms que gastos e incomodidades, pues los corresponsales o no vendern, o si venden, darn las cuentas del Gran Capitn. Pero sobre este asunto, como sobre los dems, repito a Vd lo que ya le he dicho: Vd es el amo de la edicin y puede hacer de ella todo lo que quiera. Ya que tengo casa, estoy tratando de arreglarme; buscar amanuense, cosa no difcil aqu como en Paris; sacar mis libros de la aduana, y empezaremos a coordinar el tercer tomo. Mas, de esto hablar a Vd pronto y en carta especial. Dolores, mi hija y yo deseamos a Vd y a toda su familia la mejor salud y prosperidad. Parece que no son buenas las noticias del Conde.9Siempre de Vd su ms afectuoso y constante amigo J. A. Saco. Mi direccin en Barcelona es: Pasage de Escudillers No 5. Piso segundo. Puerta segunda. Hgame Vd el favor de decirle a nuestro amigo Don Basilio Martnez, que le agradezco mucho su carta y los recuerdos de su seora hermana; y que tan luego como tenga amanuense, tendr el gusto de escribirle. 9El conde de Pozos Dulces, quien falleci en Pars en octubre de 1877.

PAGE 243

JOS ANTONIO SACO /235 /235 /235 /235 /235 En este momento acabo de cerrar trato con un amanuense para empezar el lunes 29. Por 5 o 6 horas de trabajo le pagar diariamente 6 reales de velln, o sea peseta y media. ¡stos no son los precios de Barbarrosa!IVBarcelona, Febrero 9 de 1877. Sr. D. Jos Valds Fauli Mi muy querido amigo: Ayer a las seis de la tarde tuve el gusto de recibir su apreciable carta del seis del corriente. Dame V. en ella noticias de nuestro excelente Echeverra; y espero que cuando V. le escriba le manifieste cunto le quiero, encargndole al mismo tiempo que haga en mi nombre a Mr. Dana una expresin de mi gratitud por el artculo que ha escrito sobre el segundo tomo de mi obra. V. desea que dicho artculo y el primero que est en poder de Armas, se impriman en castellano. Yo no puedo oponerme a semejante pensamiento; mas, ser preciso que estn bien traducidos, y yo no s si V. tendr traductor que pueda hacerlo. En cuanto al primer artculo, Mr. Dana cometi algunos deslices en su crtica; y me parece que si no se omiten en la traduccin, ser necesario que yo les aplique su merecido correctivo. Creo, por lo tanto, que lo ms prudente sera no hacer mencin de ellos, pues de este modo se suprimiran las observaciones que yo pudiera hacer.10VBarcelona Marzo 29/877 Sr. Jos Valds Fauli Mi muy estimado amigo: el sbado 24 debi Vd. haber recibido carta ma, y decale entre otras cosas, que me hiciese Vd. el favor de enviarle a Cristina 150 francos para que los entregase a Aurelio el primero de Abril, segn su ta Dolores le haba escrito al intento. Esto mismo le suplic a Vd. ahora. Nuestro amigo Fernndez acaba de recibir un golpe fuerte, pues el martes 27 han enterrado a su cuado el Seor Lima. Su muerte provino de una bronquitis combinada con otros males que ya de atrs le aquejaban. 10Esta carta figura trunca, tal como acaba de leerse, en la Coleccin pstuma p. 374.

PAGE 244

OBRAS 236\ 236\ 236\ 236\ 236\ A causa de que estamos en Semana Santa, no he podido reunir todos los datos necesarios para enviarle a Vd. el presupuesto aproximado de lo que costar la impresin del 3er. tomo de la obra. Ayer tarde he recibido una libranza del conde de Canmar, remitindome 600 francos, ltimo resto de lo que l haba de dar para la dicha impresin. Si hubiere para Barcelona algn viajero de confianza, le agradecer a Vd. que me enve con l el tomo de Naudet sobre la Nobleza entre los Romanos &, y un ejemplar del primero y segundo tomos de la Historia de la esclavitud Jorrn me escribi en Febrero que tena en su poder los famosos Opsculos del Padre las Casas impresos en Sevilla en 1552, y que eran de Jos Ramn Betancourt, quien estaba dispuesto a prestrmelos por todo el tiempo que yo los necesitase. Esta noticia fue para m de grandsima importancia, porque como Vd sabe, tuve la desgracia de perderlos el ao pasado. Si hubiere, repito, persona de confianza, le ruego tenga la bondad de envirmelos junto con dos obras anteriores. Cuando Vd. viere a Jos Ramn Betancourt, dgale que yo le escrib antes de haber recibido la carta de Jorrn. Se me olvidaba decir a Vd. que como debo escribir sobre los siervos de Rusia manumitidos por el actual emperador de ella, solicit antes de mi salida de Paris todo lo concerniente a ese asunto. En la Revue des Deux Mondes se publicaron entonces varios artculos, y stos han sido coleccionados, o a lo menos se ha escrito sobre ellos una obra que an no se haba publicado a mi salida de aquella capital.11 Esta noticia me la dieron en la librera de Lev, sita en el boulevard de los Italianos, esquina antes de llegar al teatro de la "pera Cmica Si tal libro se hubiese impreso ya, le agradecer que me lo compre, y que lo agregue a los mencionados. Como he hablado del boulevard de los Italianos, no he podido menos de acordarme de nuestro amigo Dn Basilio Martnez, a quien escrib dndole el psame por la muerte de su madre, y a quien envo ahora mis afectuosas memorias lo mismo que a su Sra hermana. Reciban Vd y toda su apreciable familia los ms afectuosos recuerdos de la ma. Siempre de V. su apasionado e invariable amigo. An no se ha publicado la obra; po el autor sigue escribiendo artculos en la Revue —Leroy Beaulieu12J. A. Saco. 11 L ’empire des Tsars et les Russes par Anatole Leroy-Beaulieu, Hachette, Pars, 18811889, 3 ts., 8. 12N. de Valds Fauli.

PAGE 245

JOS ANTONIO SACO /237 /237 /237 /237 /237VIBarcelona 16 de Agosto de 1878. Sr. Jos Valds Fauli. Mi muy querido amigo: Con los fuertes calores que aqu sufrimos, aunque no tanto como el verano pasado, y con un poco de pereza, comn dolencia en los que a mi edad han llegado, han corrido algunas semanas sin que yo le haya escrito a V. Reparemos, pues, la falta cometida. Vicente Oss ha llegado de Bagneres de Luchon, en donde ha pasado algunas semanas, y le he dado los recuerdos de V. l me encarga muchas expresiones para V., y me ha pedido su direccin en Paris para escribirle a un hijo que tiene all, encargndole que le haga a V. una visita en su nombre. Resta saber si lo har, pues bien puede faltarle tiempo a un joven que va por primera vez a Paris, sobre todo durante la Exposicin. Muy bien pensado me parece que sea Guillermo el depositario de la obra en ausencia de V., pues tengo de l opinin muy ventajosa. En otra carta hablar de los ejemplares del 2 tomo que estn todava en poder de Kugelmann. La semana pasada vi a Delval y me encarg muchas expresiones para V. y su familia. Todava no sabe cuando saldr para Pars. Si lo efectuare, aprovechar tan buena ocasin para enviarle a V. el librito de Villaurrutia. Reciban V. y toda su familia los ms gratos recuerdos mos, de Dolores y mi hija. Siempre de V. su ms apasionado y verdadero amigo. J. A. Saco. Hgame V. el favor de enviar la adjunta a Inesilla, porque no pudiendo ya alcanzar el correo que saldr el 20 de Espaa, tendra que aguardar al del 30.VIIBarcelona, Setiembre 6 de 1878. Sr. D. Jos Valds Fauli. Mi muy querido amigo: He recibido sus dos apreciables cartas del 31 del pasado y del 3 del corriente. Desea V. saber cundo se dar principio al tomo siguiente de la Esclavitud. Yo tengo listo para la prensa ms de un tomo, y todo relativo a

PAGE 246

OBRAS 238\ 238\ 238\ 238\ 238\ la raza negra en los paises amrico-hispanos; pero como hay muy poco dinero para su impresin, y quiero que sta se haga en mes y medio o dos a ms tardar, me parece prudente no emprender esta tarea sin que antes tenga V. segura en su poder la cantidad necesaria para los gastos de la impresin de dicho tomo. Adems, tengo que contar con corrector de pruebas que pueda desempear correctamente este trabajo, pues yo me hallo casi ciego; pero V. conocer que la dificultad principal del negocio no consiste en esto, sino en el dinero. Cuando escriba a Echeverra, hgame el favor de decirle que le agradezco mucho el ventajoso juicio que ha formado del tercer tomo, y que sin merecer su autor los elogios que le dispensa, no se equivoca en pensar que tiene ms importancia que los dos anteriores. Su opinin me es tanto ms grata, cuanto viene de un hombre de talento, de vasta y slida instruccin, y que sabe juzgar de los libros que lee con una crtica sana y delicada. He comenzado a leer el artculo del director del Sun de Nueva York, y an no lo he concluido, porque es largo, de letra muy pequea, y me cuesta mucho trabajo su lectura por el mal estado de mi vista. Tratar de complacerle a V. haciendo su traduccin para los fines que se propone. Repito a V. mis gracias por los peridicos que me ha enviado y por los siguientes que me ofrece. Si no estuviera tan viejo y tan enredado con la Historia de la esclavitud quizs me resolvera a romper mi largo silencio poltico, terciando en algunas cuestiones, no obstante conocer que mi voz no tiene ya en Cuba la fuerza y la autoridad que en tiempos anteriores. Las cosas han cambiado mucho, hase levantado una nueva generacin, y muchos de los individuos que la forman se consideran ms adelantados que los viejos, y como los Solones y Licurgos que deben regir los destinos de Cuba. Me habla V. de sus inquietudes por la causa negrera. sta ha sido siempre mi pesadilla; pero le confieso que hoy me sobresalta menos que antes. A los negros, jams por s solos no los tem mucho, porque comparado su nmero con el de los blancos, stos, si no les sacaban ventaja, eran mucho ms fuertes, por razones que no necesito exponer a un hombre como V. Mis grandes temores provenan del caso en que divididos los blancos, los negros se aprovecharan de esta divisin para hacer un levantamiento general; pero la insurreccin de Cuba ha demostrado lo contrario. Los negros, as libres como esclavos, han permanecido quietos, pues slo se han movido dentro del teatro de la guerra, y muchos de los esclavos no tomaron parte en ella sino arrastrados por los mismos blancos. La isla de Cuba siempre ha sido la que ha ocupado entre todas las Antillas una situacin ms ventajosa, pues mientras todas son islas propiamente de negros, Cuba no se halla en este caso.

PAGE 247

JOS ANTONIO SACO /239 /239 /239 /239 /239 Su poblacin blanca es ya mayor que la esclava. sta mengua y menguar diariamente con la ley de emancipacin, no slo por la muerte de los esclavos, sino porque sern libres todos los que nazcan de ellos. Divdese nuestra poblacin esclava en rstica y urbana: aqulla es mucho ms numerosa; pero como casi toda se compone de negros africanos, gracia al contrabando que ha existido casi hasta ahora, su misma barbarie, el aislamiento en que se la tiene, y aun su falta de aspiraciones polticas, no me parecen que pueden comprometer la isla cuando los blancos se mantengan unidos. Los esclavos de las ciudades son ms peligrosos que los del campo, porque tienen alguna civilizacin y pueden aspirar a su libertad y a otros deseos; pero su nmero en las poblaciones es muy inferior al de los blancos, estn mucho ms vigilados y tienen sobre s todo el peso de la fuerza fsica y moral que puede comprimir y desbaratar prontamente cualquiera tentativa que pudiesen meditar. La ley de emancipacin es una vlvula de seguridad para el reposo de los blancos; lo que debemos hacer es cumplirla exactamente, y con ella y con el fomento de la poblacin blanca, creo que no slo sanaremos pronto de la llaga de la esclavitud, sino que podremos asegurar el porvenir de Cuba. Afectuosas expresiones de esta su casa a toda su apreciable familia. Siempre de V. su ms apasionado y verdadero amigo, Jos Antonio Saco.VIIIBarcelona 3 Nbre de 1878 Sr. Jos Valds Fauli Mi muy querido amigo: Acabo de recibir su importante carta del 31 del pasado, y me apresuro a decirle que mientras yo escriba a nuestro buen amigo el Conde de Canmar, me haga V. el favor, si tiene ocasin, de darle en mi nombre las gracias ms expresivas. Creo que el 31 le escrib a V. cuatro renglones, suplicndole que le enviase o entregase a Anita 150 frs. Mucho me alegro de que sea Guillermo el depositario de todos los ejemplares de la obra que existen en Paris, en cuyo poder quedarn tambin todos los ejemplares del 2 tomo que paran en la imprenta de Kugelmann. Mucho le agradezco a V. el empeo que pondr en recoger esos ejemplares, porque estoy escarmentado, y no puedo olvidar que por trastornos que padeci su encuadernador, perd como 200 tomos de la Coleccin de mis papeles sobre Cuba. Ignorando la direccin de mi tocayo13 en Nueva York, le escribo por conducto de V., y le recomiendo que entregue en mi nombre a J. I. 13Don Jos Antonio Echeverra.

PAGE 248

OBRAS 240\ 240\ 240\ 240\ 240\ Rodrguez un ejemplar del 3er. tomo de la Historia de la esclavitud pues l me ha enviado con una dedicatoria la biografa de Varela.14 Desea V. saber cmo pienso acerca de ella; y si tuviera tiempo y salud, dictara algunos pliegos de papel para fundar mi juicio con razones. El tocayo le censura con dura mano, lo que proviene en mi concepto de que l est acostumbrado a escribir con exactitud en las ideas y limpieza en el estilo. V. trata al bigrafo con menos severidad, y me asocio a su modo de juzgarle. Al leer su vida, conozco que ha procurado recoger muchas e importantes noticias sobre Varela; mas, a pesar de toda su diligencia se le han escapado algunos errores; hay omisiones esenciales; ciertos puntos necesitan de amplificacin; y otros carecen de la exposicin de las causas o motivos que influyeron en la mente de Varela. Pero como quiera que sea, es innegable que sin esta biografa se hubieran perdido muchos papeles y pensamientos del hombre que por muchos conceptos es el primero de los cubanos. Ya tengo listo para la prensa el tomo 4, y pondremos manos a la obra cuando llegue nuestro amigo del Val.15 Ya dije a V. que la impresin no marchara con tanta celeridad, por la lentitud de la imprenta, y ahora aado otra razn, cual es, que no pudiendo yo corregir las pruebas, por el mal estado de mi vista, la persona que ha de hacerlo, no puede correr con la brevedad que yo quisiera. Afectuosas expresiones a su apreciable familia, la que recibindolas de toda la ma, es siempre de V. su ms apasionado y verdadero amigo. J. A. Saco. Un grato recuerdo a del Val, lo mismo que a su Sra. y cuada.IXBarcelona 17 Nbre de 1878. Sr. D. Jos Valds Fauli. Mi muy querido amigo: estn en mi poder sus dos apreciables cartas del 13 y 15 del corriente, en que V. me anuncia su prxima partida. Creo firmemente en la buena amistad que V. me profesa, y cuanto puedo decirle, es, que en el mundo cubano hay tres personas que son las que ms me quieren; y que de esas tres V. es una de ellas. No puedo renunciar a la esperanza de que algn da volveremos a vernos, a pesar de que ya estoy muy quebrantado y muy viejo. 14 Vida del Presbtero Don Flix Varela por Jos Ignacio Rodrguez, Nueva York, 1878. 15Don Julin del Val y Ros.

PAGE 249

JOS ANTONIO SACO /241 /241 /241 /241 /241 Quedo enterado, y con sentimiento, del asunto de Nstor Ponce, pues fui muy amigo de su padre, y quiero mucho a su madre. Es la accin y no el dinero lo que ms me afecta. Quisiera complacer hoy mismo a Jorrn, pero no puede ser. V. recordar que un amanuense que tuve me sustrajo algunos papeles, de los cuales algunos me los haba comunicado el mismo Jorrn; y por eso tuve la necesidad de volvrselos a pedir, y l con prontitud me los remiti: motivo nuevo para mi gratitud hacia l. Entre estos papeles sustrados, cuntanse cabalmente los que imprim en La Poltica de Madrid; de suerte que careciendo de ellos, tengo forzosamente que conseguirlos de cualquier modo que sea, pues forman parte de un trabajo al que yo doy bastante importancia. Luego que lleguen a mis manos, lo que espero ser pronto, quedar Jorrn complacido. Debo s advertir que ni en esos papeles ni en otros que he publicado, jams he pedido autonoma para Cuba, como generalmente se cree; sino tan slo una legislatura provincial: cosas que son muy diferentes y que no deben confundirse. Tanto yo como Dolores y mi hija, deseamos a V. y a toda su apreciable familia, el viaje ms feliz, y que cuando lleguen a la patria querida, gocen de la mayor prosperidad. Siempre y siempre de V. su ms apasionado y verdadero amigo. J. A. Saco. Yo estoy listo para el 4 tomo y cuento con un buen corrector de pruebas. Espero, pues, la venida de del Val para acometer la empresa.XBarcelona y Julio 16 de 1879 Seor Don Jos Valds Fauli. Mi muy querido amigo: por conducto del puntual Guillermo he recibido la interesantsima carta de Vd de 21 de Junio, por la cual le doy mis gracias ms profundas. Guillermo, para ahorrarme trabajo, me dice que haba escrito a Madrid para que de all me enviasen el dinero a mi propia casa, no teniendo yo ms que hacer sino el poner mi firma. De ese dinero, cien pesos son de la venta de mis libros, y los doscientos pertenecen al donativo patritico de que habl a Vd. Sobre este punto es menester que nos entendamos. La prontitud con que Vd. ha desempeado este cargo, me induce a creer que Vd. no ha tenido tiempo de ver a los dems individuos entre quienes debe repartirse la cuota por m pedida, y que Vd. es quien nicamente la ha desembolsado. Yo no puedo permitir esto, pues aunque estoy convencido de los sentimientos patriticos que a Vd. le animan, no quiero dejarle a Vd. el monopolio del pa-

PAGE 250

OBRAS 242\ 242\ 242\ 242\ 242\ triotismo. Rugole, pues, que exija Vd en mi nombre a los individuos que juzgase dignos, la cantidad que a cada uno corresponde. El tocayo,16 a quien me duele no haberle podido contestar todava, me ha escrito remitindome una libranza de 459 pesos, parte de la venta de mi obra vendida en Nueva-York, y lo restante es obsequio de Pepe Mestre, Miguel Aldama y Leonardo Delmonte; dando el primero 50 pesos, 100 el segundo, y 200 el tercero para la impresin del 4 tomo; pero como ya estn bien asegurados todos los gastos de ste, reservar los mencionados 350 pesos para la mayor parte de costos de impresin del 50 tomo. Respecto del 40 puedo decir a Vd. que si la imprenta marchara con rapidez, todo quedara concluido en este mes, pues hoy cabalmente acabar de arreglar las ltimas hojas del ltimo libro, que es el 6, no quedando pendientes sino algunos apndices a dicho tomo. De l he tirado 750 ejemplares, y haba pensado empastar 500 para remitir a la Habana; pero como aqu andan las cosas con mucha lentitud, pues para slo empastarme 200, piden un plazo de mes y medio a lo menos, he determinado enviarlos a la rstica. Por otra parte, la empastadura, por sencilla que sea es mucho ms cara que en Paris, y si me metiese en tal empresa, tendra que echar mano de alguna cantidad del dinero enviado por Echeverra. En esta semana debe cerrarse la presente legislatura, y la siguiente no se abrir sino en Octubre o Noviembre. Mas, podr yo asistir a ella? Todo depende de mi avanzada edad, de mis achaques y de otros inconvenientes. Sea de esto lo que fuere, si no pudiese subir a la tribuna, hablaremos desde la prensa. Afectuosas expresiones a toda su familia, y recibindolas tambin de Dolores y mi hija, es siempre de Vd su ms apasionado y verdadero amigo. J. A. Saco. Aunque no he recibido todava de Madrid los 300 pesos de Guillermo, los estoy esperando de un da a otro. Recibo con frecuencia La Discusin y algunos nmeros de la Revista Econmica ; pero hace mucho tiempo que no llega a mis manos el Triunfo y por lo mismo no he visto el papel sobre Autonoma que el seor Valle Hernndez encontr en el Archivo del Consulado. Mucho me alegrara leerlo, porque debe ser obra de Pancho Arango, que era el alma de aquella Corporacin.17 16Don Jos Antonio Echeverra. 17Se encuentra el original de esta carta en el t. III, p. 36 de Autgrafos 1885, de una coleccin facticia existente en la Biblioteca Pblica de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana. Fue publicada en La Lucha semanario literal liberal

PAGE 251

JOS ANTONIO SACO /243 /243 /243 /243 /243XIBarcelona, Agosto 5 de 1879 Sr. D Jos Valds Fauli Mi muy querido:—he recibido sus dos apreciables cartas del 4 y del 14 de julio. Agotados los ejemplares del primero y segundo tomos que V. tena en Cuba, escribir no slo a Echeverra para que remita a V. los ejemplares que tuviere, sino tambin a nuestro Guillermo. ste tiene en Paris treinta y tantos tomos primeros, y nmero mayor del segundo y tercero. Le encargar que expida a V. con toda seguridad todos los ejemplares del primer tomo, y cincuenta a lo menos de cada uno de los siguientes. No tena ni la ms remota noticia del papel18 descubierto en el Consulado, escrito por el Sr. Valle Hernndez. Ni una palabra he ledo acerautonomista, Habana, 1883, vol. I, pp. 85-86, y en la Revista Bimestre Cubana Habana, 1910, t. IV, pp. 141-143. En La Lucha apareci anotada de la manera siguiente: “En esta carta del distinguido publicista cubano, se habla de un donativo patritico que Saco peda a algunos buenos cubanos, y su objeto era reproducir, amplindole, el famoso Voto Particular que en 1867 present en la Junta de Informacin, pues no haba cambiado de ideas respecto al sistema de gobierno que en Cuba deba aplicarse. En carta que en 24 de mayo del expresado ao escribi al mismo seor Valds Fauli, le deca:... ‘Con mucha exactitud y en pocas palabras enumera V. las causas de la inquietud de los negros. Cuando en 1832 escrib contra el contrabando de ellos en la Revista Bimestre Cubana insulares y peninsulares me quisieron matar. Si entonces me hubieran odo, su situacin y la de Cuba sera muy diferente. La esclavitud de Cuba est condenada a morir dentro de un plazo ms o menos breve, sin que haya poder humano que pueda impedirlo. Pronto pues reinar en Cuba la libertad de los esclavos. A mis ojos, hay otra libertad mucho ms difcil de conseguir y de ms peligrosa trascendencia; sta es la libertad de los blancos, pues hay grandes obstculos, as de este lado como del otro de los mares. Tratar de vencerlos es el deber de todo buen cubano. Por este motivo no renuncio a la Diputacin a Cortes, a pesar de mi avanzada edad, del mal estado de mi salud y de otras graves consideraciones. Yo no s si podr o no sentarme en las Cortes; pero estoy resuelto de cualquier modo que sea a escribir contra la fatal idea de que Cuba tenga diputados a Cortes y Legislatura Provincial. sta y slo sta es lo que debe existir’”. 18Este papel se titula: Exposicin de la Junta Econmica del Consulado de Agricultura y Comercio de la Havana sobre la Memoria del Ministro de Haciendas de Indias inserta en el Diario de las Cortes generales y extraordinarias, de 27 de Abril de 1811 Est firmado por el secretario del Consulado, D. Antonio del Valle Hernndez, y lo public el doctor Vidal Morales y Morales como uno de los apndices a su importante estudio “La Isla de Cuba en los diferentes perodos constitucionales”, dado a la estampa en El Triunfo Habana, 18, 19, 20, 21, 24, 26, 27, 28 de junio.

PAGE 252

OBRAS 244\ 244\ 244\ 244\ 244\ ca de l, porque no he recibido ningn nmero del Triunfo.19 Me es absolutamente necesario enterarme de dicho documento, y as le ruego que me lo enve lo ms pronto posible, porque sin l no me es dado publicar lo que sobre el mismo asunto tengo que dar a luz. De lo que de m dice un corresponsal de un peridico de Barcelona, nada s. Me alegro de que las cosas hayan cambiado, y que pueda pronunciarse mi nombre con toda libertad. Tan duros fueron conmigo, que hasta me borraron de la lista de los miembros de la Sociedad Patritica de la Habana; y esto que fui nombrado dos veces socio de mrito; una, por la Memoria que present sobre caminos;20 y otra, por la de las causas de la vagancia en Cuba y modo de combatirla.21 An hay ms. Esta misma Memoria, a pesar de haberse llevado el primer premio en el concurso, no mereci los honores de ser impresa en las Memorias de aquella Sociedad. Cuando me sintiere algo mejor de salud, y estuviere de humor, tal vez escribir sobre este asunto al Director de la mencionada Sociedad, pues creo que la postergada Memoria debe figurar al lado de tantas otras. Jos A. Saco.XIIBarcelona, Agosto 26 de 1879. Sr. D. Jos Valds Fauli. Mi muy querido amigo:—supongo que ya V. habr recibido mis dos cartas anteriores. Muchos das ha que escrib a Guillermo, suplicndole 19 El Triunfo diario poltico, literario y de intereses generales. Vio la luz en La Habana, del 2 de julio de 1878 al 3 de junio de 1886 inclusive. 20La primera edicin de este libro vio la luz, con el ttulo de “Memoria nmero 16”, en las pp. 193-267 del tomo de Acta de las juntas generales celebradas por la Sociedad Econmica Habana, 1830. En este mismo ao, y en forma de libro, con esta portada: Memoria sobre caminos en la isla de Cuba, por Don Jos Antonio Saco. Impresa por G. F. Bunce, Nueva York, 1830. 120 IV-96 p., 2 cuadros demostrativos y 1 lmina. Al ao siguiente se public en Mxico un Estracto en la Imp. de las Escalerillas, a cargo de Agustn Guiol, 8 16 p., y el cual hemos conocido en el British Museum. Adems, la “Memoria” se halla incluida en la Coleccin de papeles t. I, pp. 58-167. 21Fue en la Revista Bimestre Cubana Habana, 1832, t. II, pp. 19-65, en que primeramente se dio al pblico la “Memoria sobre la vagancia en la isla de Cuba”. Despus, en el Diario de la Habana de 29 y 30 de junio y 1 y 2 de julio de 1834, y adems, figura en la Coleccin de papeles t. I, pp. 168-218. Sobre esta “Memoria” le dice Saco a Jos Luis Alfonso, con fecha de Roma 1 de mayo de 1838: “sta fue reimpresa en la Haba por un discpulo mo en 4 Diarios del Gbno de la Haba pertenecientes a Junio de 1834. Como yo fui quien corrigi las pruebas, est ms exacta qe la de la Revista ps aunque yo tambn examin las de sta, en tal cual paraje retoqu el estilo de la 2 impresn. As es qe yo le doy la preferencia sobre la prima”.

PAGE 253

JOS ANTONIO SACO /245 /245 /245 /245 /245 que le enviase a V. a la Habana treinta y tantos ejemplares del primer tomo que existan en Paris; cincuenta del segundo y otros tantos del tercero. Tambin le encargu que le remitiese a V. el ejemplar de la Coleccin de mis papeles sobre Cuba. Tambin le escrib a Echeverra rogndole que le enviase a V. a la Habana todos los ejemplares que pudiese de la obra. El cuarto tomo ya deba ir navegando para la Habana, si el impresor no me hubiese engaado; sin embargo, ya estamos en el ndice, en el cual a veces trabajo desde la cama. Mi inapetencia a todo gnero de carnes y de aves es invencible, y hace ms de un mes que me estoy alimentando de sopas, t con leche y alguna que otra fruta. Adems de esto, estoy amagado de tercianas que, por no haber venido el mdico, no s si sern sencillas o dobles. Siento en el alma no poder ir a Madrid, porque all me pondra en contacto con Martnez Campos, el Ministro de Ultramar, Cnovas y otros hombres influyentes. Visitaralos con frecuencia, expondrales la situacin con toda franqueza y verdad, y estoy seguro de que Cuba sacara ms provecho de esas conversaciones que de cuantos discursos se puedan pronunciar en las Cortes. Fatal estrella me ha perseguido siempre, pues cuando tena juventud, salud y fuerzas inmensas, se me cerraron las puertas del Congreso; mas, ahora que se me abren al cabo de 42 aos, ya no soy ms que un viejo valetudinario que apenas puede valerse.22 De toda mi familia afectuossimas expresiones a la de V., quedando siempre suyo su ms apasionado y verdadero amigo. Jos A. Saco. 22Al cumplirse exactamente un mes de haber dictado esta dolorosa y conmovedora confidencia, mora en Barcelona Jos Antonio Saco, sin que el destino le hubiera concedido, siquiera una sola vez, ocupar su puesto como diputado por Cuba en el Congreso de Espaa.

PAGE 254

EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO EPISTOLARIO DE C DE C DE C DE C DE C AR AR AR AR AR T T T T T AS DISPERSAS AS DISPERSAS AS DISPERSAS AS DISPERSAS AS DISPERSAS 1833-18791IHe recibido la carta de Varela fha. 2 de febo. Expresin de Luz, qn. escribira desp.— Haba y Marzo 2 de 1833. Mi querido Gener:2 he recibido sus dos muy apreciables fhas. de Dicey de 26 de Eno. En cuanto a los Heineccios3 qe Lleras le encarga, Vd. los encontrar en casa de Varela en una caja grande donde creo qe debe haber ms de 200. Me parece qe dos ps o 20 rs es buen precio, y a su eleccn dejo el qe quiera fijarles. Doy a Vd. mil gras pr. la cordial felicitacn qe me hace pr. mi arto del Brasil.4 Cuando hombres como Vd. aprueban mi conducta qe me importa lo qe puedan decir los mal intencionados? No mencion en mi artoel juramto qe el pueblo ingls exige a sus nuevos diputados, porq. confieso q. lo ignoraba. Tampoco dije qe ntra. poblacn pasa o llega a un milln, porq. como los padrones no llegan a 800 000 almas, quise cerrar la boca 1Bajo la denominacin de Cartas Dispersas, incluimos aqu todas aquellas que hemos podido reunir, dirigidas por Saco a diferentes personas y en reducido nmero, y las cuales presentamos cronolgicamente ordenadas y con las procedencias respectivas. 2Don Toms Gener. 3 Elementos de derecho romano por Juan Heineccio. Traducidos y anotados por Saco. 4“Notices of Brasil in 1828 and 1829, by Rev. Walsh author of a journey from Constantinople &c”. (Noticias del Brasil en 1828 y 1829, por el presbtero R. Walsh, autor de un viaje de Constantinopla &c.) ( Revista Bimestre Cubana Habana, 30 de junio 1832, no. 7, pp. 173231.) Reproducido en la Coleccin de papeles t. II, pp. 28-85, precedido de la palabra “Anlisis”.

PAGE 255

JOS ANTONIO SACO /247 /247 /247 /247 /247 a los malos, quitndoles el recurso de decir o qe mis datos eran falsos, o qe los exageraba pa. abultar los males.—Al fin la tempestad ha calmado, y aunq. existen algunas olas alteradas, ya la nave est segura— En todo este mes saldr el dilatadsimo nmo. octavo de la Revista.5 El Balbuena no parece; espero sin embargo conseguir un ejemplar, ps. la promesa q. me han hecho es sega— Felicito a Mrs. Gener pr. su buen comportamto ps todos no deban ser Benignos, Plcidos, ni Justos. Si la Mercedita6 sale tan bonita, como son hermosos los varones en su lnea, tendr Mrs. Gener razn en ponerse muy orgullosa. Tenemos el clera7 en la Haba; pero ni tiene todos los sntomas del Asitico, ni hasta la fecha ha causado los estragos qe se han temido. Desde qe se declar el primer caso hta este da ha habido gran divergencaen las opiniones no slo de los mdicos sino de mucha parte del pueblo, ps. unos han negado enteramte la existenca del clera, otros q. es clera espasmdico miserere y otros nombs, y otros q. es el clera asitico. Por fortuna, los mejores mdicos convienen ya en qe no tiene todos los sntomas de este ltimo; y la Junta de sanidad ha declarado hoy a medio da q. el clera reinante no es epidmico. Con esto, y ms qe todo, con los lentos progresos de la enfermedad se va calmando la ansiedad pblica ¡qu buena cosecha pa las boticas! ¡Cunto cloruro, cunto alcanfor, cunta materia prima Del lunes 25 en qe empez la enfermedad hasta hoy pr. la maana, el nmo de casos no pasan de 40. De stos solamte. ha habido 7 blancos y los dems, gente de color; todos, casi todos han vivido en mal estado: y aunqe del total de enfermos han muerto 18 o 20, seguramte. se habran salvado ms, si se les hubiera asistido a tiempo, ps no ha perecido ninguno a quien se ha socorrido con prontitud. Algunos han sido vctimas por no haber dado parte —8-12-y 20 horas ms o menos ha sido el perodo de la enfermedad en los muertos— Perdone Vd. el mal papel y los borrones, ps. sta la escribo encima de las cajas de 5Se refiere Saco a la Revista Bimestre Cubana que l diriga entonces; y aunque participa a Gener que el nmero 8 de dicha publicacin vera la luz en el mes de la fecha de la carta que acaba de leerse, vemos que no se public sino en “Enero 1 de 1834”, segn se anuncia en la cubierta del nmero expresado. 6Alude a la hija de Gener, tenida despus de tres hijos varones. 7Por tradicin se sabe que en Saco produca verdadero terror slo or hablar del clera, y a este respecto recordamos que durante la ltima guerra de Cuba, y estando nosotros en Pars, la seorita Mara Ana Cristina Saco, al referirnos distintas ancdotas de su padre, nos cont que segn ste, cuando el terrible azote invada una localidad, todo el que pudiera deba huir “lo ms pronto posible, lo ms distante posible y por el mayor tiempo posible”.

PAGE 256

OBRAS 248\ 248\ 248\ 248\ 248\ la imprenta del Diario.8 sta es tambin pa. Leonardo9 y Varela—10 Spre de Vd. Su Saco. Mil expresions a Campino, al General y a Lleras—(Archivo de don Toms Gener.)IICafetal “Angerona” y Noviembre 8 de 183311Sr. D. Alejandro Olivan. Mi estimado amigo: Me ha escrito Luz, manifestndome por encargo de Vd. el sentimiento que le han causado las alteraciones que hice al artculo de Vd. que se haba de imprimir en el nmero 9 de la Revista Bimestre Cubana Esta franqueza me obliga a referir a Vd. brevemente los motivos que me indujeron a poner la pluma sobre su papel. Tres, si mal no me acuerdo, son las alteraciones que han podido llamar la atencin de Vd.: la primera al principio del artculo en que se habla del gobierno, la segunda hacia el fin en que se elogia a uno de los jefes de la Isla; y la tercera, tambin al fin, en que se dice, que la ctedra de qumica que se ha de establecer en la Habana, reunir a los hijos de Cuba en torno de otro hijo suyo. La primera alteracin naci de una regla que me propuse seguir desde que me hice cargo de la Revista : ser neutral respecto del gobierno : ni elogiarle ni censurarle De esta manera, y solamente de esta manera, conoc que podra yo conservar el carcter de escritor imparcial; pues elogiar por una parte y callar por otra las faltas que puede cometer cualquier gobierno, es conducta que slo siguen las personas que escriben para agradar, mas, no para ser tiles. Vd. sabe muy bien, que la posicin en que se halla el redactor de un peridico, es muy diferente de la de otro individuo que no sigue tan comprometida carrera en Cuba. Aqul tiene 8El Diario de la Habana 9Don Leonardo Santos Surez. 10El presbtero Flix Varela. 11Para la inteligencia de la siguiente carta que escrib en Setiembre de 1833, antes de mi salida de Cuba, importa saber, que siendo yo director de la Revista Bimestre Cubana que entonces se publicaba en La Habana, un caballero peninsular de claro entendimiento y vasta instruccin, que haba residido algunos aos en ella, me comunic un artculo interesante sobre la elaboracin de la azcar de caa. Dicho artculo no se imprimi en aquel peridico por haberlo retirado de la redaccin su mismo autor. Esto motiv la carta que entonces le escrib, y que ahora publico como muestra de los muchos sinsabores que me ocasion la direccin de aquella Revista ; cuyos artculos, es de advertir que nunca se firmaban por sus autores, pues todos eran annimos, y bajo la responsabilidad exclusiva del director. ( N. de Saco .)

PAGE 257

JOS ANTONIO SACO /249 /249 /249 /249 /249 que encontrarse a cada paso con las disposiciones del gobierno; y si quiere salir con honor, es preciso que guarde silencio, pues si se propasa a elogiarle justa o injustamente, ya da derecho al pblico para que le exija su opinin en aquellos asuntos que el mismo pblico juzga dignos de censura; mas, el individuo que no es redactor, puede escribir sobre la materia que le parezca, puede elogiar en muchos casos con sobrada justicia, y guardando otra vez su pluma se liberta del compromiso en que pudiera hallarse si continuase con ella en la mano. La primera posicin es la de Jos Antonio Saco; la segunda la del Sr. D. Alejandro Olivan. ste puede escribir con honor lo que aqul no puede dejar pasar en la Revista, sin degradarse, o comprometerse despus. En cuanto a la segunda alteracin, yo s lo que Vd. no sabe. Si la ctedra de qumica no se ha establecido dos o tres aos ha, es por las dificultades que de intento ha hecho nacer ese mismo jefe a quien creo que Vd. no habra elogiado sobre este particular, si hubiese tenido los mismos datos que yo.12 La tercera alteracin fue muy prudente. Aunque Vd. es el autor del artculo, algunas personas solamente lo saben, y no faltar quien piense, que en aquellas palabras “ hijo suyo ”, no slo se trata de excluir a los europeos, sino que aun se asoma la idea de que yo aspiro a la ctedra, cuando realmente no es as. Pareciome, pues, que todo quedaba conciliado, sustituyendo el vocablo Profesor por el de hijo que Vd. emple. Creo que tambin alter alguna que otra palabra; pero esto fue tan insignificante, que nada debe influir en el objeto de esta carta. Quiz me dir Vd. que su sentimiento, no slo consiste en las alteraciones, sino en la poca franqueza de no haberle manifestado que yo pensaba hacerlas. La ltima vez que tuve el gusto de ver a Vd. en mi casa, an no haba ledo yo su papel, pues en el acto que lo recib, lo mand a la censura. Mi viaje de campo se demor involuntariamente dos das ms de lo que pensaba; y vuelto en el entretanto el papel a mis manos, pude entonces echarle una rpida ojeada, y hacer las mencionadas alte12El jefe a quien se alude, es el seor conde de Villanueva D. Claudio Martnez de Pinillos, intendente entonces de La Habana. De la formacin del plan de estudios para la isla de Cuba estaba a la sazn encargado por el Supremo Gobierno el esclarecido D. Francisco Arango y Parreo. Deseaba ste que se fundase una ctedra de qumica aplicada a la elaboracin de la caa de azcar; y al intento tuvo en presencia del general D. Mariano Ricafort, que entonces all gobernaba, dos conferencias con el conde de Villanueva, para que ste facilitase los fondos necesarios; pero como Villanueva miraba con envidia los esfuerzos de Arango, hizo lo posible por frustrar aquel proyecto. Y para mejor destruirlo, concibi la idea de transformar en Instituto Cubano la Escuela Nautica que exista en Regla. Desgraciadamente no se fund ni el Instituto Cubano ni la ctedra de qumica; pero al menos se public el excelente informe que sobre la formacion de aquel Instituto extendi por encargo de Villanueva el siempre benemrito cubano D. Jos de la Luz y Caballero. ( N. de Saco .)

PAGE 258

OBRAS 250\ 250\ 250\ 250\ 250\ raciones, sin haber tenido tiempo de participarlo a Vd. Mas, nunca se hubieran dado a luz sin su previo y explcito consentimiento, porque nadie respeta ms que yo la propiedad literaria. Espero, pues, que Vd. mirar esta carta, no slo como una prueba de la sinceridad de mis intenciones, sino del aprecio con que le distingue su atento servidor y amigo Q. B. S. M. Jos Antonio Saco. ( Coleccin pstuma pp. 364-366.)IIICarta al Sr. D. Anto. Sambrana (sic) Secretaro.de la Sociedad Econmica de la HabaHabana y Abril 23 de 1834. Muy Sr. mo: pr fin ha dado V. la cara, quitndose la mscara qe le encubra bajo el nombre de socio amante de la literatura y del orden Su artculo publicado en el Diario de hoy est muy sensato, convence a todo el mundo de la justicia de su causa, y manifiesta ms qe todo, el celo ardiente qe anima a V. en defensa del cuerpo ilustre a qe tiene el alto honor de pertenecer, y en el qe tan dignamte desempea las funcions de Secretario. Pero en medio de tan buenas recomendaciones, se presenta una pequea dificultad; y es qe encuentro a Vd. en su papel de hoy reo convicto confeso y algo ms le dir despus. Desengese V. Sr. D. Anto.Al recluta se le conoce qe lo es desde qe coge el fusil; y pr ms que quiera afectar el aire del soldado veterano, su empeo solamte sirve pa poner en rdiculo su vana pretensin. Vd. ha cado incautamte en el lazo qe le tend, y tanto V. como sus compaeros estn ya bajo los filos de mi espada. Mi manuscrito en defensa de la Academia est desde el lunes pr la maana corriendo los trmites de la censura. Luego qe se me devuelva, pasar inmediatamte a la prensa; y viendo entonces la luz pblica, colmar los deseos de Vd. y sus amigos. Es de Vd. con la mayor consideracn su atento servidor, compatriota y condiscpulo Q. S. M. B. Jos Anto Saco.13No se public .14 13El autgrafo de la carta que antecede se halla incluido entre las pp. 22-23 del t. III de la Coleccin de papeles ejemplar adquirido del doctor Vidal Morales y Morales y existente en la Reserva de la Biblioteca Nacional. 14N. de Saco.

PAGE 259

JOS ANTONIO SACO /251 /251 /251 /251 /251IVMadrid y Abril 24/1835. Mi querido amigo:15 das ha que recib la de V. fecha 15 de Nove y las adjuntas de recomendacin. Doy a Vd. las gracias por ellas y particularmente por la de Argelles, que sabe Vd. qe es persona a quien mucho deseaba tratar, y a quien debo muchas atenciones. He visto la de Vd. a Dn. Andrs Arango, y ya infiero todo lo que Vd. habr sufrido con tan extraa ocurrencia. Creo que Arango le informar a Vd. de todo, y que no omitir decirle que mi carta fue atrozmente mutilada. Esto, amigo mo, no se puede soportar. No se puede escribir nada en favor de Cuba, no se pueden denunciar los abusos, ni tampoco pedir su remedio. Esa misma carta me la rechazaron en la censura del Eco de Comercio y si hoy ha aparecido en l mutilada, es porque as la public la Abeja de ayer. Ya en el mes pasado me condenaron a garrote otro papel en que indicaba varias materias sobre las cuales pensaba escribir despus con ms latitud. Con todo, voy a escribir sobre el trfico de negros, y el papel se publicar aqu o fuera de aqu. Como Arango me encarg que escribiese la carta y se la diese, creo convente que no se sepa qe yo he sido el autor. Yo no s si Vd. habr recibido la que le escrib a fines de Eno poco despus de mi llegada a Madrid. Mil expresiones a Mrs. Gener y a toda la sacra familia; y Vd. consrvese bueno para que pueda hacer el bien a esa patria desventurada. Spre. de Vd. Jos Anto. Saco. P.D. Dgale Vd. a Delmonte16 que hace dos correos que le escrib. Que he visto la carta de Luz que le envi a Dn. Andrs; y qe aunqe de este seor no tengo nada que temer, no sucede lo mismo respecto de otras personas a quienes me parece que l de buena fe le ensea las cartas. Creo que aceptar esta advertencia amistosa y qe se aprovechar de ella pa andar con tiento en una poca tan calamitosa. Un recuerdo afectuossimo a Pancho Garca.17 Yo le escrib desde Madrid. (Reproducimos esta carta tomndola de una copia que existe en el archivo del doctor Vidal Morales y Morales.) 15Don Toms Gener. 16Domingo del Monte. 17Don Francisco de la O Garca.

PAGE 260

OBRAS 252\ 252\ 252\ 252\ 252\VParis y Marzo 19 de 184818Mi querido Narizotas :19...No tengo que andar contigo con prembulos. Conoces a fondo mi corazn y mis ideas, y por lo mismo, es intil que te haga mi profesin de fe poltica. “Si los amigos de la Isla”, me preguntas, “te pusiesen aqu diez mil pesos, para que redactases un peridico, aceptaras la honrosa responsabilidad?” Con la mano puesta sobre mi conciencia y con los ojos clavados en la patria, francamente respondo que no. Oye mis motivos pues t y mis dems amigos tienen derecho a saberlos. A los ojos del gobierno espaol y de casi todos los espaoles soy insurgente abolicionista y anexionista Por consiguiente, un papel poltico redactado por m, alarmara desde el primer momento de su aparicin a los opresores de Cuba. Por ms templado que fuese el lenguaje, por ms circunspectas que fuesen las formas, el fondo del papel irritara a muchos, pues es imposible defender los intereses materiales, polticos y morales de Cuba, sin concitar el odio y la venganza de los gobernantes y del gran partido unido a ellos. Estas consideraciones se agravan con el hecho de redactarse el peridico en un pas extranjero, en un pas vecino, en un pas republicano, en un pas que, segn dicen muchos, y segn empiezan ya a creer Espaa y los espaoles, aspira a la posesin de Cuba. Crees, pues, que las autoridades de esta Isla dejaran circular all semejante peridico? Para eso sera menester o que ellas faltasen a su deber, es decir, a su misin espaola, o que el papel no fuese lo que debe ser; pero estemos ciertos de que ni las autoridades dejaran de ser fieles a su sistema opresor, ni yo tampoco me olvidara de lo que he sido ni de lo que debo ser. Prohibida la entrada del peridico en Cuba, no se perderan los $10 000? Y aun cuando no se perdiesen no queda frustrado el gran objeto de la empresa? A m personalmente me sera til aceptar la proposicin que me haces; pero ahora no se trata de mi persona, y yo sera infiel a mis amigos, y criminal con mi patria, si abrigase otras ideas. Mas, el papel podr decirse, se introducir furtivamente. Esto ocasionara graves males. La persecucin se al18La siguiente carta es copia de mi contestacin a la que me escribi a principios de 1848 don Gaspar Betancourt (a) El Lugareo invitndome a que dirigiese un peridico en Nueva York; y aunque no se me deca cul era el objeto, yo sospech, y no me equivoqu, que era para tratar de la anexin de Cuba a los Estados Unidos. ( N. de Saco .) 19Por la mucha confianza que yo tena con Betancourt, Narizotas era el vocablo con que yo generalmente le escriba. ( N. de Saco .)

PAGE 261

JOS ANTONIO SACO /253 /253 /253 /253 /253 zara, abrirase una nueva era de infames delaciones, y al son de que reciban o lean el papel, muchos inocentes seran sacrificados. A menos inconvenientes est expuesta la redaccin de un peridico en Madrid; porque al fin lleva el sello nacional, y aun en cierta manera podra contener algunas demasas de los mandarines de Cuba; porque denunciados los abusos en la misma capital del Reino, la oposicin que all hace un partido al gobierno, alguna que otra vez podra dejarse or en las Cortes, no por amor a Cuba, sino como arma ofensiva y provechosa a sus intereses. A pesar de esto, yo no estoy tampoco por la redaccin de un peridico cubano en Madrid, a lo menos por ahora; porque si es verdaderamente cubano, adems del riesgo que hay en que prohban su entrada en Cuba, el redactor estara entre las garras del len, y podra ser despedazado. En tu ltima carta me tocas una especie de grandsima importancia, y aprovecho esta ocasin para que t y mis dems amigos sepan cmo pienso sobre este particular. Conviene a Cuba reunirse a los Estados Unidos? Atendiendo a lo que hoy somos bajo Espaa, no hay cubano que desee esa reunin. Pero esta cuestin, que parece tan sencilla en teora, presenta dificultades y peligros cuando se viene a resolver prcticamente. La incorporacin slo puede conseguirse de dos modos: o pacficamente o por la fuerza Pacficamente, es una ilusin, y menos en las actuales circunstancias, pues no es creble que Espaa se deshaga de la importantsima Cuba. Si esta ilusin fuera realizable, el cambio se hara tranquilo y sin riesgo de ninguna especie. En cuanto a m, a pesar de que conozco las inmensas ventajas, que obtendra Cuba con esa incorporacin pacfica debo confesar con todo el candor de mi alma, que me quedara un reparo, un sentimiento secreto por la prdida de nuestra nacionalidad, de la nacionalidad cubana Somos en Cuba algo ms de 400 000 blancos. Nuestra Isla puede alimentar algunos millones de ellos. Reunidos a Norteamrica, la emigracin de ste a Cuba sera muy abundante, y dentro de pocos aos, los yankees seran ms numerosos que nosotros, y en ltimo resultado no habra reunin o anexin sino absorcin de Cuba por los Estados Unidos. Verdad es que la isla siempre existira; pero yo quiero que Cuba sea para los cubanos y no para una raza extranjera. Nunca olvidemos que la raza anglo-sajona difiere mucho de la nuestra por su origen, lengua, religin, usos y costumbres, y que desde que se sienta con fuerza a balancear el nmero de cubanos, aspirar a la direccin poltica y general de todos los asuntos de Cuba; y la conseguir no slo por su fuerza numrica, sino porque se considerar como nuestra tutora o protectora, estando mucho ms adelantada que nosotros en materia de gobierno, ciencias y artes. La conseguir, repito;

PAGE 262

OBRAS 254\ 254\ 254\ 254\ 254\ pero sin hacernos ninguna violencia, antes bien, usando de los mismos derechos que nosotros. Ellos se presentarn ante las urnas electorales, nosotros tambin nos presentaremos: los norteamericanos votarn por los suyos, y nosotros por los nuestros; pero como ellos estarn ya en mayora, los cubanos se vern excluidos, segn la misma ley, de todos o casi todos los empleos y pblicos destinos: y dolorosa situacin es por cierto que los hijos, los verdaderos amos del pas, se vean postergados en su propia tierra por una raza advenediza. Yo he visto esto en otras partes, y s que en mi patria tambin lo vera. Muchos tacharn estas ideas de exageradas y aun las tendrn por delirio. Bien, podrn ser cuanto se quiera; pero yo deseara que Cuba no slo fuese rica, ilustrada, moral y poderosa, sino que fuese tambin Cuba cubana y no anglo-sajona .20 La idea de la inmortalidad es sublime, porque prolonga la existencia de los individuos ms all del sepulcro, y la nacionalidad es la inmortalidad de los pueblos y el origen ms puro del patriotismo. ¡Ah! Si Cuba tuviese hoy dos o ms millones de blancos, ¡con cunto gusto no la vera yo pasar a los brazos de nuestros vecinos! Entonces, por grande que fuese la inmigracin de los norteamericanos, nosotros nos los absorberamos a ellos, y creciendo y prosperando con asombro de los pueblos, Cuba sera siempre cubana. 20¡Quin le habra profetizado a Saco, que medio siglo despus de escritas estas palabras, no ya los cubanos, sino la misma Espaa, al discutir el Tratado de Pars, habra de proponer que Cuba no fuera declarada independiente sino anexada a los Estados Unidos! Con efecto, en telegrama de fecha 5 de octubre de 1898, el presidente de la Comisin espaola de la paz, seor Montero Ros, dijo lo siguiente al Gobierno de Madrid: “Entendemos (...) que es indispensable que conste en el Tratado a favor de quin Espaa renuncia a su soberana en la isla. Puede pedirse que los Estados Unidos acepten dicha renuncia y sus consecuencias para ellos mismos, o sea que anexionen la Isla. Esto, por altas razones, incluso las de orden moral, entendemos que no debe proponerlo Espaa. Puede en su lugar pedirse que los Estados Unidos acepten la renuncia bajo su responsabilidad, pero en representacin y para el pueblo cubano. Srvase V.E. decirnos a favor de quin hemos de pedir que Espaa renuncie la soberana en Cuba...”. ( Documentos presentados a las Cortes ..., Conferencia de Pars ..., Madrid, 1899, p. 24.) A esta consulta contest el Gobierno espaol, por conducto del entonces ministro de Estado, el duque de Almodvar del Ro, con fecha 6, de la siguiente insidiosa manera: “Recibido telegrama de V.E. referente a la forma en que haya de renunciar Espaa su soberana en Cuba (...) En el curso de las negociaciones se ha mantenido idntico propsito, y aun se ha insinuado que mejor garantidos quedaran los intereses de los espaoles peninsulares e isleos leales si la Repblica Americana se anexionara la isla (...) Ya sea en forma de anexin, ya de protectorado, es indispensable que los Estados Unidos sean quienes acepten la renuncia de la soberana en su favor...”. (Ibdem, pp. 25-26.) Pero los comisionados americanos, cumpliendo el compromiso que su nocin tena contrado ante el mundo, rechazaron semejantes proposiciones, haciendo fracasar as el ltimo plan de los espaoles contra la independencia de Cuba.

PAGE 263

JOS ANTONIO SACO /255 /255 /255 /255 /255 A pesar de todo, si por uno de los ms extraordinarios acontecimientos, la reunin pacfica de que he hablado, pudiese realizarse hoy, yo ahogara mis sentimientos dentro del pecho y votara por la anexin. El otro modo de incorporacin podr ser por la fuerza Pero es asequible? Tenemos en Cuba 700 000 negros. Los blancos somos criollos y espaoles; y aunque aqullos son ms numerosos, stos son ms fuertes; porque casi todos son hombres en estado de tomar las armas, tienen el poder, el ejrcito, la marina, la posesin de todos los puntos fortificados de la Isla, y las ventajas que da un gobierno organizado. Quiero conceder lo que no es, quiero conceder que todos los criollos desean y estn pronto a pelear por la anexin, suceder lo mismo respecto de los espaoles? Habr quizs un cortsimo nmero entre los ricos, que creyendo en el gran aumento que tendrn sus bienes con la anexin, pensarn como los criollos; pero de seguro que la inmensa mayora no la quiere, porque de amos del pas que son hoy, no pasarn gustosos a la dominacin de un pueblo extranjero. En este estado, cmo se llegar a la incorporacin forzada ? Quin inicia el movimiento? Los norte-americanos, o nosotros? Si los norte-americanos, con slo el hecho de invadir a Cuba, ya declaran la guerra a Espaa. Si nosotros, y no contamos ms que con nuestros propios recursos, es el mayor desatino que se puede cometer, pues no lograramos nuestro intento, y aun cuando lo logrsemos, esto probara que habindonos bastado a nosotros mismos para sacudir el yugo espaol, que es entre nosotros la empresa ms difcil, deberamos constituirnos en pueblo independiente, sin agregarnos a nadie despus de la victoria. Contamos con los auxilios del Norte-Amrica? Estos auxilios, para que sean eficaces, deben ser francos, pblicos; en una palabra, tirar el guante por nosotros y pelear con todo el mundo. Resulta, pues, que ora el movimiento sea iniciado por los Estados Unidos, ora por nosotros con su auxilio franco y declarado, la guerra con Espaa es inevitable, y esta guerra va a tener a Cuba por teatro. Pero hay hombre que conociendo nuestra situacin, no prevea que esa guerra, aun cuando slo durase poco tiempo, puede ser la ruina de Cuba para los cubanos ? Est tan destituido de recursos el gobierno de Cuba, que no pueda hacer frente por algn tiempo a un ejrcito invasor? No llamara, si se sintiese dbil, no llamara a su apoyo a los negros, armndolos y dndoles la libertad? Y llegado este caso tremendo, dnde est la ventura de los cubanos que piensan encontrar su dicha unindose al pabelln americano? No habra alguna nacin poderosa que solapada o abiertamente sostuviese a Espaa en la lucha? No le dara Inglaterra recursos y soldados, pero soldados negros que simpatizaran de

PAGE 264

OBRAS 256\ 256\ 256\ 256\ 256\ todo corazn con los nuestros? Inglaterra tendra en Cuba un partido poderoso a su favor. Contara con los espaoles, porque defendera los intereses de su metrpoli; y con los negros, porque stos saben que ella les da libertad, mientras los Estados Unidos tienen a los suyos en dura esclavitud. ¡No, Gaspar, no, por Dios! Apartemos del pensamiento ideas tan destructoras. No seamos el juguete desgraciado de hombres que con sacrificio nuestro quisieran apoderarse de nuestra tierra, no para nuestra felicidad, sino para su provecho. Ni guerra, ni conspiraciones de ningn gnero en cuba. En nuestra crtica situacin, lo uno o lo otro es la desolacin de la patria. Suframos con heroica resignacin el azote de Espaa; pero sufrmoslo, procurando legar a nuestros hijos, si no un pas de libertad, al menos tranquilo y de porvenir. Tratemos con todas nuestras fuerzas de extirpar el infame contrabando de negros; disminuyamos sin violencia ni injusticia el nmero de stos; hagamos lo posible por fomentar la poblacin blanca; derramemos las luces; construyamos muchas vas de comunicacin; hagamos en fin, todo lo que t has hecho, dando tan glorioso ejemplo a nuestros compatriotas, y Cuba nuestra Cuba adorada, ser Cuba algn da. stos son mis ardientes votos y stos deben ser los tuyos y los de todos nuestros amigos. Tuyo Saco.21VIVersalles 3 de Mayo de 1855 Mi querido Reinoso:22 agradezco mucho el recuerdo de Vd. Miguel23ir maana a Paris, y probablemente se quedar a comer con sus tos.24Por esto, me parece mejor que Vd. venga el sbado, sin necesidad de que yo le fije a Vd. hora, pues cuanto ms temprano venga Vd., y ms 21Esta carta la hemos visto publicada en el semanario La Lucha Habana, 24 diciembre de 1882; en la Revista Cubana Habana, 1887, t. VI, pp. 545-550, y en Iniciadores y primeros mrtires de la Revolucin Cubana por el doctor Vidal Morales y Morales, Habana, 1901, pp. 221-224. Ya antes, el autor haba insertado una parte de ella en su clebre folleto Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos Pars, 1848, as como en la introduccin que puso a ste cuando lo reprodujo en la Coleccin de papeles Pars, 1859, t. III, p. 307. 22Don lvaro Reynoso. 23Miguel del Monte y Aldama, entonces educando de Saco, y a quien fue dictada la presente carta. 24Los esposos Alfonso-Aldama, domiciliados en Pars en aquella poca.

PAGE 265

JOS ANTONIO SACO /257 /257 /257 /257 /257 tarde se vaya, tanto mejor pa m. En caso que Vd. no pueda realizar su viaje el sbado, tenga la bondad de avisrmelo, para no esperarle. Spre de Vd. Saco. Mi querido Reinoso: siento mucho no poder estar aqu maana, y tendr mucho gusto de verlo el sbado. Miguel.( Correspondance t. I, carta no. 105; o sea, el epistolario de Reynoso, existente en la Biblioteca Pblica de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana.)VIIMonsieur Mr. A. Reynoso 259 rue St. Honor 15, rue des Beaux Arts Paris Paris 5 de Noviembre de 1856 Mi estimado Reynoso: hgame Vd. el favor de decirme a qu hora podr hablar hoy conmigo en su casa; en su casa ha de ser, y no en la ma. Siempre de Vd. Saco.( Correspondance de Reynoso, t. II, carta no. 107.)VIIIMontmorency y Julio 31 de 1857 Mi estimado Reynoso: Lola25 me encarga qe le diga a Vd. qe el sbado 1 de Agosto debe salir de Aquisgran para Paris, donde slo permanecer dos o tres das. Me alegro qe Vd. haya logrado el objeto qe le llev a Madrid. Siempre de Vd. J. A. Saco. ( Correspondance de Reynoso, t. IV, carta no. 77.) 25La seora Dolores Aldama de Alfonso.

PAGE 266

OBRAS 258\ 258\ 258\ 258\ 258\IXMi querido Mestre26Remito a Vd el 5 capo. de la Grecia.27 Todas las citas que encontrare Vd en el texto entre parntesis, irn al fin de pgina, con sus nmeros respectivos, como las dems citas. Slo quedarn entra parntesis las que se hallaren en alguna nota. Si Vd. pudiere dividir el muerto con una o ms personas, tanto mejor, pues se acabar ms pronto. Poco me importa la uniformidad de letra: lo que me interesa, es qe el mueco est vestido de limpio, aunqesea de arlequn. Spre de Vd Saco. Abl. 5/859(Archivo del doctor Arstides Mestre.)XMr. A. Mestre. 33, rue St. Andr des Arts E.V.28Mi querido Mestre: me precisa hablar con Vd; y como segn el asunto, es mejor qe sea en su casa qe en la ma, fjeme Vd. da y hora: pero que sea pronto, como alma que se llevan los diablos al infierno. Spre de Vd Saco Juno Domingo 1929(Archivo del doctor Arstides Mestre.) 26El entonces joven estudiante de la Facultad de Medicina de Pars, y ms tarde ilustre profesor de nuestra Universidad y secretario de la Academia de Ciencias Mdicas, Fsicas y Naturales de la Habana, doctor Antonio Mestre y Domnguez, y quien ya figura en la p. 196. 27Es el libro V, titulado “Siervos en Grecia”, del t. I de la Historia de la esclavitud pp. 204229, y cuyo libro, en manuscrito original, lo confi el autor a Mestre, para que lo pasara en limpio. 28 En ville : en la ciudad. 29De 1859.

PAGE 267

JOS ANTONIO SACO /259 /259 /259 /259 /259XISr. Dn J. Hernndez Paris y Julio 21 de 1859 Muy Sr mo: he recibido las dos de Vd. fhas el 22 y el 28 del pasado, con la adjunta libranza de 2 500 francos. As por esto, como por lo dems de qe me habla Vd. en sus cartas, le doy las ms expresivas gracias. Tenga Vd. la bondad de decir a Gonzalo y a Luz qe me es imposible escribirles, porqe tengo a mi hijo enfermo, y ando buscando casa fuera de Paris, para sacarlo de los inmensos calores que estamos sufriendo. El mdico qe le asiste, teme qe le ataque una tifoidea. Es de Vd. su ato sr. Q. S. M.. B. Jos A. Saco.(Archivo del doctor Vidal Morales y Morales.)XIIParis, 6 de Marzo 1865. Seor Eduardo Asquerino. Mi estimado amigo: por fin han cerrado ya las Cortes sus largos debates sobre la contestacin al mensaje de la Corona, y en los papeles pblicos he visto algunos extractos y fragmentos de dos discursos pronunciados por el doctor Seijas Lozano, Ministro de Ultramar, el primero en el Senado y el segundo en el Congreso. Quiere Vd. que diga yo alguna cosa en La Amrica acerca de ellos? Si es as, ser bajo la indispensable condicin de que me remita a la mayor brevedad los nmeros de Diario de las Sesiones o de Cortes en que estn esos discursos, pues para impugnarlos con fidelidad es necesario que tenga a la vista el texto de ellos. Esta impugnacin no podr salir tan pronto como yo quisiera, porque mientras recibo el peridico que le pido, preparo mi refutacin, la envo a Madrid para que se imprima, me remita Vd. sus pruebas impresas, y yo se las devuelvo corregidas, han de pasar muchos das, y no es posible que mi primer artculo se publique antes del primer nmero de La Amrica del prximo Abril. Si esta consideracin fuere en concepto de Vd. un motivo suficiente para justificar mi tardanza en la respuesta que debo dar al Ministro de Ultramar, yo le autorizo para que publique esta carta.

PAGE 268

OBRAS 260\ 260\ 260\ 260\ 260\ Es de Vd. con la mayor consideracin, su afectisimo amigo Q. B. S. M. Jos Antonio Saco. ( La Amrica Madrid, 12 de mayo de 1865.)XIIIBruselas, Diciembre 19 de 1865. Excmo. Sr. Duque de la Torre.30Mi muy querido y respetado amigo:—El 16 del corriente recib su apreciable carta de 9 del mismo, y si no la contest inmediatamente, fue por haber estado enfermo. Pdole mil perdones por este retardo involuntario, y pdoselos tambin por no escribirle de mi letra; pero tiempo ha que el mal estado de mi vista y lo trmulo del pulso me impiden tomar la pluma. Vd. hacindome elogios que slo debo a su bondad, me dice que tiene la seguridad de que si yo acepto, el gobierno me nombrar para que forme parte de la Junta de informacin que se ha creado por Real Decreto de 25 de Noviembre. El alto respeto y consideracin a que es V. tan acreedor, me obligan a ser muy franco con V. Cuando se confiere un puesto, que al par que honorfico, como el que V. me ofrece, lleva en s el cumplimiento de ciertos deberes, ningn hombre de conciencia puede aceptarlo sin estar seguro de que aquellos que han de ser exactamente desempeados. Pero tengo yo la seguridad de que as ser? Despus de haber ledo atentamente el mencionado real decreto, veo que segn los trminos del artculo segundo, yo no puedo ser vocal de la Junta, y que para participar de algn modo de sus trabajos, slo sera conforme al artculo cuarto, en calidad de individuo del personal que el Sr. Ministro de Ultramar “considere indispensable para atender a los trabajos de la Junta”. En esta posicin o aun en la de vocal efectivo de la Junta, yo contraera tcitamente un grave compromiso con mi pas, hacindole concebir con mi entrada en esa respetable Corporacin, esperanzas que me sera imposible realizar, porque las atribuciones que a ella se han dado no son de naturaleza que satisfagan las justas aspiraciones a que Cuba y Puerto Rico tienen derecho; pero aun cuando lo fuesen, yo no tendra medios suficientes para hacer triunfar las ideas que son en mi concepto necesarias para la verdadera felicidad de aquellas provincias. 30Don Francisco Serrano y Domnguez, teniente general que gobern en Cuba de 1859 a 1862.

PAGE 269

JOS ANTONIO SACO /261 /261 /261 /261 /261 Yo no engao a nadie, y as, es preciso decir la verdad con franqueza, sobre todo cuando me cabe la honra de dirigirme al peninsular que tiene ms simpatas en Cuba, y que con ms denuedo ha defendido en las Cortes la libertad de sus hijos. Si yo entrase en la Junta bajo de cualquier carcter que fuese, estoy ntimamente convencido de que, a pesar de mis deseos conciliadores y de toda la deferencia posible por las opiniones de mis dignos colegas, muy pronto las mas se encontraran en completa disidencia con las suyas y con las del gobierno, no ya en puntos secundarios, sino en algunos fundamentales. En estas circunstancias, el resultado sera: o que yo renunciase al puesto que ocupara, o que permaneciese en l. Si lo primero, para qu aceptar lo que de antemano saba yo que haba de renunciar? Si lo segundo, no levantaran el grito mis compatricios, acusndome tambin de que mi entrada en la Junta no fue con el noble fin de servir a Cuba, sino con el de satisfacer una pueril ambicin, o de buscar mi utilidad personal? Por otra parte, yo me hallo, por consideraciones de que no puedo prescindir, en un estado excepcional respecto a Cuba, y lo que muchos patricios pueden hacer sin lastimar su reputacin, yo no lo podra decorosamente bajo del rgimen poltico que an pesa sobre las Antillas espaolas. stas gozaron del derecho de representacin en Cortes desde que Espaa tuvo instituciones liberales; y el gobierno que sali de la revolucin de la Granja en 1836, respetando ese derecho, llam con urgencia diputados por las provincias de Ultramar para que tomasen parte en la formacin de un nuevo cdigo fundamental. Yo fui uno de los que entonces merecieron la confianza de Cuba para representarla; pero aquel mismo gobierno que tanto se haba apresurado a llamarnos, y las Cortes Constituyentes, que ya se haban reunido, se pusieron de acuerdo, y so pretexto de dar leyes especiales a aquellas provincias, lanzaron del recinto de la representacin nacional a todos los diputados de ellas, despojronlas de un golpe de cuantos derechos polticos posean, condenronlas a la ms degradante esclavitud, y rompiendo violentamente la unidad nacional que hasta entonces haba existido, se estableci por primera vez un antagonismo peligroso entre las instituciones de las provincias aquende y las de allende los mares, pues que las de aqullas quedaron asentadas sobre la base de la libertad, mientras que las de stas se transformaron en tirnicas. Cuba desde entonces ha sufrido ms que ninguna otra de sus hermanas el cruel azote del despotismo, y bajo el mando de algunos jefes de odiosa memoria, se ha visto con el escndalo ms imprudente, que la calumnia, los secuestros, las prisiones, los destierros y aun el patbulo, han sido la recompensa de muchos que aspiraron a ser libres. El gobierno actual no fue el autor de la situa-

PAGE 270

OBRAS 262\ 262\ 262\ 262\ 262\ cin poltica que despus de haber ultrajado a Cuba en las personas de sus representantes, le ha ocasionado tantos males, pero observo con dolor que habiendo podido cambiarla fcilmente, l la mantiene todava; y tal situacin no es compatible, ni con mis principios, ni mucho menos con la ofendida dignidad de Cuba. Al concluir esta carta no puedo menos de manifestar a V. y al gobierno mi profunda gratitud por el honroso recuerdo que han hecho de mi persona, pudiendo asegurarles que en mi posicin extraoficial, estoy dispuesto a contribuir en cuanto pueda con mis dbiles fuerzas a la libertad de Cuba, nica base de que dependen su felicidad y su perpetua unin a Espaa. Queda siempre de V. con la mayor consideracin, su atento servidor y afectsimo amigo Q. B. S. M. Jos Antonio Saco.( Coleccin pstuma pp. 366-368.)XIVBruselas, 17 de Abril de 1866.31Mi querido Pancho:32 parte por mis males continuos, y parte por pereza, he estado sin contestar su carta que recib en Diciembre, acompaada de una libranza de 2 500 francos. sta la endos inmediatamente a favor de Dolores, la que despus de dar a Narciso33 500 francos, ha empleado el resto en cubrir algunas de sus muchas necesidades. Muy pronto saborearn en Cuba el magnfico discurso que el 24 del pasado pronunci en el Senado el liberalote Ministro de Ultramar.34 A m no me enga ese pcaro con sus frases huecas en el Decreto de 25 de Noviembre, y por eso escrib a la Habana lo que sin duda habr usted ledo. Permtame Vd. que le recomiende que se ande con mucho tiento en el Siglo,35 porque se valdrn del menor pretexto para suspenderlo o matarlo. 31De esta carta, de igual modo que de la posterior, y ambas dirigidas a don Francisco de Fras, existen los originales en Autgrafos .– 1885 t. III, p. 36, coleccin formada en la Biblioteca Pblica de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana. Adems, se encuentran ambas publicadas en la Revista Bimestre Cubana Habana, 1910, vol. IV, pp. 139-140 y 140-141, respectivamente. 32El conde de Pozos Dulces. 33Don Narciso Lpez y Fras, hijo del general del mismo nombre tenido de su matrimonio con la seora Dolores de Fras. 34Don Antonio Cnovas del Castillo. 35El famoso diario cubano El Siglo publicado en La Habana de 1862 a 1868, y dirigido por el conde de Pozos Dulces desde 1863 hasta que ces de darse a luz.

PAGE 271

JOS ANTONIO SACO /263 /263 /263 /263 /263 El apreciable joven Palomino me ha facilitado algunos nmeros de ese peridico, y hablando Vd. en el de 4 de Marzo de la escasez de libros de lectura adecuados a la infancia, menciona Vd. como una rareza el de Martnez de la Rosa. Antes que l, nuestro insigne Pepe de la Luz escribi otro,36 siendo Director del colegio de Dn Antonio Casas y se public en 1833, o a ms tardar en la primera mitad de 34. Como Vd. no hizo mencin a esta obra, supongo que ignorara su existencia; y yo lo participo a Vd. para que, si lo tiene a bien, haga uso de esta noticia, y aun del nombre de la persona que a Vd. se la da.37 Deseo saber quines son los comisionados electos para la famosa Informacin .38 Tenga la bondad de decirle a Pepe Mestre, que he ledo con sumo inters su importantsima carta, y que pronto tendr el gusto de escribirle acerca de ella. Expresiones a Evelina,39 Anita, Pepe y respectivas familias, y Vd. as como ellas, recbanlas de Dolores y los muchachos. Siempre de Vd— SacoXVExcmo. Sr.—mis pacficos y patriticos deseos de ver libre y feliz a Cuba bajo la bandera espaola, me ocasionaron desde mi temprana juventud las ms injustas persecuciones y por ellas perd mi corto patrimonio, mi futura carrera y hasta la tierra en que nac. En mi larga y forzada expatriacin, siempre me olvid de m por acordarme de Cuba: as es, que hoy, al verme electo Comisionado por el Municipio de Santiago de Cuba para la informacin que pronto se abrir en Madrid sobre los asuntos de Ultramar, no puedo renunciar, como bien quisiera, a las dietas que l me ha sealado. Dependiendo, pues, absolutamente de ellas, y no habindolas recibido todava, es muy probable que yo no pueda estar en Madrid el 30 del corriente, da en que se 36 Texto de lectura graduada para ejercitar el mtodo explicativo, Libro 1, Imp. del Gobierno por S.M., Habana, 1833, 18, 104 p. Annimo. 37Saco hace referencia a un artculo publicado en El Siglo del 4 de marzo, sin ttulo, como entonces y por lo general se insertaban en nuestros diarios aquellos trabajos de redaccin que ocupaban la segunda plana. Ese artculo comienza de esta manera: “Uno de los ramos de la literatura ms descuidados hasta hace poco en nuestro pas, ha sido el de producciones destinadas a la lectura de los nios en las escuelas”. 38Alude Saco a la Junta de Informacin sobre reformas de Cuba y Puerto Rico, creada por decreto de 25 de noviembre de 1865. 39La seora Evelina Faurs, quien cas con el conde de Pozos Dulces en 1837.

PAGE 272

OBRAS 264\ 264\ 264\ 264\ 264\ han de reunir all todos los Comisionados. Poderosos motivos han debido de influir en ese corto retardo, y entre otros, lo atribuyo a que la noticia de la convocatoria de los Comisionados hecha por el gobierno, lleg al Ayuntamiento de Santiago de Cuba ms tarde que a ningn otro de la Isla, y a que la crisis monetaria que sta sufre, ha dificultado mucho en aquella ciudad los giros sobre las plazas mercantiles de Europa. Tengo el honor de someter estas consideraciones al juicio imparcial de V.E. para que en caso de no hallarme en Madrid el da prefijado por el Gobierno, mi ausencia no se interprete como una renuncia indirecta de la comisin con que el Municipio de Santiago de Cuba se ha dignado honrarme, pues al punto en que sea removido el obstculo que ahora me detiene, me presentar en Madrid a pesar de mis aos y de las continuas dolencias que me aquejan. Dios guarde a V.E. muchos aos.—Montmorency en el departamento del Sena y Oise en Francia, a 23 de Octubre de 1866.—Excmo. Sr.—Jos Antonio Saco. ( Informacin sobre reformas de Cuba y Puerto Rico Nueva York, 1867, t. I, pp. 38-39.)XVIMadrid, 5 de Diciembre 1866. Calle de San Juan no. 58. Sr. Director de La Poltica Usted me honrar insertando en su acreditado peridico las lneas siguientes: Algunos dicen que yo me he separado de los Comisionados reformistas de Cuba. Esto es enteramente falso. Si no asisto a las conferencias y sesiones de la Junta de Informacin, es por el mal estado de mi salud, y por razones polticas que quizs me ver en el caso de exponer ms adelante. Es de Vd. con la ms alta consideracin su atento servidor y amigo q. b. s. m. Jos Antonio Saco. Ni el fiscal de imprenta, ni Gonzlez Bravo ministro de la Gobernacin, ni D. Alejandro Castro ministro de Ultramar, permitieron que se publicase ese papelito a pesar de que a las palabras razones polticas sustitu otros motivos El 11 del mismo diciembre envi a la imprenta el siguiente comunicado:

PAGE 273

JOS ANTONIO SACO /265 /265 /265 /265 /265 “La imposibilidad en que estoy de asistir a las conferencias de la Junta de Informacin, ha dado margen a que algunos digan que yo me he separado de los Comisionados reformistas de Cuba. Cumple a mi deber declarar que esto es enteramente falso”. Tampoco se permiti la publicacin del anterior comunicado. ( Coleccin pstuma pp. 368-369.)XVIIMadrid, 26 de Enero 1867. Sr. D. Manuel Solrzano. Muy estimado Sr. mo: Tengo el honor de acusar a Vd. el recibo de la libranza que como Comisionado del Ayuntamiento de Santiago de Cuba se ha servido V. remitirme. Adjuntos a esta carta envo a Vd. algunos documentos relativos a la Junta de Informacin Ultramarina, los cuales no dirijo con un carcter oficial a aquella Corporacin, porque el Ministro de Ultramar quiere que todo lo que pase en las conferencias de la Junta sea secreto, reservndose el Gobierno el derecho de publicarlo ms adelante, si lo tuviere por conveniente. Los documentos que ahora incluyo a Vd. son: 1 El primer interrogatorio presentado a la Junta por el Gobierno; 2 El voto de tres de los comisionados de Puerto Rico, pidiendo la inmediata abolicin de la esclavitud en aquella Isla, con indemnizacin o sin ella, y lo cual produjo en la Junta gran sensacin y bastante divergencia en las opiniones de los Comisionados; 3 La respuesta de alguno de stos por Cuba a las quince primeras preguntas del primer interrogatorio, debiendo advertir que en ella no aparecen los votos de los Sres. Angulo y Bernal, Comisionados el primero por Matanzas, y el segundo por Puerto Prncipe, pues aunque estn en general acordes con los reformistas firmantes, se separararon de ellos en algunos puntos, sin formular por eso ningn voto particular. Tampoco firmaron, porque estn contra los reformistas en todo o casi todo, los Sres. Armas y San Martn, Comisionados por la Habana, el Conde de Vallellano, por Sagua, y el Sr. Munn de Nugareda por Holgun. Notarase tambin que falta mi firma, pero esto consiste en lo que brevemente voy a explicar. Todos saben que el primer punto de que se debi tratar en la Junta de Informacin segn el Real Decreto de 25 de noviembre de 1865, fue la reforma poltica de Cuba y Puerto Rico. Cuando la Informacin se abri el 30 de octubre del ao pasado, yo no estaba en Madrid, pues por las razones que expuse en mi carta al Ministro de Ultramar y que Vd. ver acompaada a la exposicin que dirijo al Ayuntamiento de Cuba,

PAGE 274

OBRAS 266\ 266\ 266\ 266\ 266\ no pude asistir en tiempo oportuno; y cuando llegu a esta capital pocos das despus, me dicen la novedad de que los Comisionados de Cuba y Puerto Rico haban aceptado la Informacin, a pesar de que el Gobierno haba empezado por el segundo punto, omitiendo el primero, que es el ms importante, y reservndolo, segn dijo, para el fin de la Informacin. Esto me puso en un conflicto, porque habiendo yo protestado como Diputado electo para las Cortes Constituyentes de 1837, contra el violento despojo que de sus derechos polticos se hizo a todas las provincias de Ultramar, yo no poda, repito, reconocer una Junta de Informacin que empezaba por dejar las cosas en el estado en que tenan desde el golpe que se descarg contra nosotros en 1837. Mi entrada en esa Junta hubiera implicado de mi parte una aprobacin de todo lo que se hizo contra Cuba en aquel ao y cuando yo entonces clam oficialmente contra la nulidad de todo lo que se haba obrado, no era posible que yo viniese ahora a sancionar con mi presencia en la Junta, lo que en otro tiempo ataqu como violento y nulo. En estas circunstancias, convoqu a mi casa una reunin de todos los Comisionados reformistas de Cuba y Puerto Rico, y habindoles expuesto mis ideas conclu por manifestarles que mientras el gobierno no presentase el interrogatorio poltico, que fue por donde debi haber comenzado, yo no poda tomar en la Junta una parte oficial ; pero que s la tendra en todas las conferencias y sesiones que se celebrasen extra oficialmente reservndome el derecho de asistir a las conferencias oficiales tan luego como el Gobierno presentase el interrogatorio poltico. Ms les dije, y fue, que llegado ese caso, yo me adherira con tal o cual variacin, a todos los trabajos anteriormente presentados por ellos a la Junta de Informacin. De aqu result, que en mi casa se han tenido todas las reuniones de los Comisionados reformistas de Cuba y Puerto Rico, relativas a las quince preguntas del primer interrogatorio, y que por indicacin ma se hicieron algunas modificaciones de no poca importancia en el prembulo que las precede. La malignidad, que nunca deja escapar la ocasin de hacer dao, empez a decir que yo me haba separado de los Comisionados reformistas de Cuba; y con este motivo envi al diario La Poltica los dos articulillos que la terrible censura en que vivimos no me dej publicar, y de los cuales, incluyo a V. una copia para edificacin de los lectores. Acerca del resultado de los trabajos de la Junta, es mi opinin que poco o nada adelantaremos; y que si llega a presentarse el interrogatorio poltico, lo ms, lo ms que podremos alcanzar sern algunos Diputados, cosa que sobre ser muy insuficiente para satisfacer nuestras grandes necesidades, dejar por otra parte, casi en el mismo pie, la vieja y desptica mquina que hasta aqu nos ha gobernado. Si el interrogatorio poltico se presenta, yo me declarar contra el nombramiento de

PAGE 275

JOS ANTONIO SACO /267 /267 /267 /267 /267 Diputados para las Cortes de Espaa, y aunque me quedase solo, pedira una Legislatura provincial con buenas atribuciones. No ignoro que esto se negar por ser cabalmente lo que nos conviene y que nos podr hacer libres y felices; pero mi sagrado deber es, no lo que el Gobierno y Espaa estn dispuestos a concedernos, sino lo que creo, segn mi conciencia, que puede sacar a Cuba del abyecto estado en que vive, y elevarla al puesto que debe ocupar. Para m es muy honrosa la ocasin que se me presenta, manifestando a Vd. los sentimientos de consideracin y respeto que me animan hacia Vd., pudiendo asegurarle que cuente en todo con el afecto de su ms atento servidor q. b. s. m. Jos Antonio Saco.( Coleccin pstuma pp. 369-371.)XVIIIMadrid, Febrero 1 de 1867. Mi querido Porfirio:40Con sumo gusto he recibido tu carta del 27 de pasado, y empiezo por decirte que son intiles tus prembulos y excusas, pues no debes gastar conmigo tal moneda. Cuando el Ayuntamiento de Cuba me hizo el nombramiento de Comisionado en marzo del ao pasado, yo estaba en Bruselas, y la primera noticia que de l tuve, fue en mayo, por medio de los peridicos. A fines de ese mes volva a Francia; pero no recib ninguna comunicacin oficial de ese nombramiento hasta fin de junio, en que por conducto de la Embajada Espaola lleg a mis manos el acta que me remita el Ministro de Ultramar, acompaada de un oficio de Aguirre Tejada, Director entonces de aquel ramo. Inmediatamente contest a este seor, dndole las gracias por la remisin de dicha acta. Mas, ni entonces, ni antes, ni despus, he recibido ninguna especie de comunicacin del Ayuntamiento de Cuba. Yo no me quejo, ni menos le acuso de ese silencio; pero confieso que lo he sentido, porque me priv del honor de haber recibido algn oficio suyo, y tambin del que yo hubiera tenido en darle las gracias por su nombramiento; gracias tanto ms sinceras cuanto que su voto fue muy libre y espontneo, porque ni yo pretend ni quise ser Comisionado; y si acept tal encargo, fue por tributar un respetuoso homenaje a aquel Municipio y por complacer a los amigos que tanto se empearon en que yo no renunciase. 40Don Porfirio Valiente.

PAGE 276

OBRAS 268\ 268\ 268\ 268\ 268\ Repito que ni me quejo ni menos de nada acuso al Ayuntamiento de Cuba. Pero s debo recordar, que cuando en 1836 merec la honra de ser nombrado tres veces Diputado a Cortes por aquel Municipio, otras tantas tuve la satisfaccin de recibir de l una comunicacin directa en que me anunciaba mi eleccin. Ahora mismo, esto es, en el prximo diciembre pasado, la Sociedad Econmica de Santiago de Cuba me ha distinguido con el nombramiento de su Socio de Honor, y su Secretario me envi inmediatamente, un oficio participndome ese nombramiento, y si mi contestacin no ha llegado ya a sus manos, ser por alguna demora que haya sufrido el correo. sta ha sido mi conducta con las corporaciones de Santiago de Cuba en el espacio de ms de treinta aos, y no cabe por cierto en las ideas de ningn hombre que conoce mis principios, que yo en estas circunstancias haya podido ser descorts con aquel Ayuntamiento. En la segunda mitad del pasado enero he recibido del Sr. Regidor D. Manuel Solrzano, un oficio en el que a nombre del Ayuntamiento de Santiago de Cuba, me acompaa una libranza de un semestre de las dietas sealadas a su Comisionado. Dicho Sr. me escribi adems una atenta carta, y as en ella como en el oficio, me dice que hiciese una exposicin a aquel Ayuntamiento, a fin de que se me paguen los mil pesos asignados para gastos y preparativos de viaje, tanto de venida como de vuelta. Por el correo que sali de Cdiz el 30 del prximo pasado enero, envi la exposicin pedida, acompaada de la carta que escrib desde Francia al Ministro de Ultramar, y que t leste o a lo menos oste leer en Montmorency a fines de septiembre. De esa exposicin te remito copia, y te ruego que la ensees a nuestro amigo Bravo, manifestndole al mismo tiempo que si esa solicitud no tuviere ningn efecto, l no perder los tres mil francos que con tanta generosidad me adelant a nombre del Ayuntamiento de Cuba para que efectuase mi viaje a Madrid, pues en tal caso yo me comprometo a pagrselos. Despus de haber contestado el oficio al Sr. Solrzano, le escrib una carta bastante larga, dndole cuenta de lo que se haca en la Junta de Informacin, e incluyndole el primer interrogatorio con otros documentos relativos a l. Le encargaba que los comunicase a varios amigos y miembros del Ayuntamiento; pero no con un carcter oficial, porque todo lo que se hace en la Junta es secreto, y el Gobierno se ha reservado el derecho de publicar las actas e informes de la Junta, si algun da lo tuviere por conveniente. El segundo interrogatorio presentado es ms largo que el primero y se refiere exclusivamente a materias econmicas. El punto ms importante que contiene es el de si convendr o no suprimir en Cuba todas las Aduanas, y parece que casi todos los Comisionados y el mismo Gobierno estn inclinados a la supresin. As es, que, no ser extrao que

PAGE 277

JOS ANTONIO SACO /269 /269 /269 /269 /269 el Gobierno publique un decreto sobre el particular, porque cree que de esa manera Cuba producir mucho dinero para que venga a Espaa. Y ya que hablo de Aduanas, recordars que el ao pasado te di, lo mismo que a Correoso, un folleto impreso en Londres en 1865, cuyo ttulo es: Algunas reformas en Cuba ; y una de ellas es la supresin de las Aduanas. Ese papel ha circulado bastante aqu entre la gente influyente, y creo que si las Aduanas llegan a suprimirse, l habr tenido alguna parte. Si la ocasin se te presenta, yo me alegrara que enviases a Santiago de Cuba con algn pasajero el folleto que te di y tambin el de Correoso, pues como yo conservo todava algunos ejemplares, repondr la falta de ellos. Conviene que sepas que yo fui el autor de ese folleto, y que si no lo firm fue porque no pude decir todo lo que quera, pero que dir cuando haga su reimpresin.41 Respecto al interrogatorio poltico, que es por donde se debi empezar, dicen que se presentar, y entonces veremos qu clase de pjaro es. Yo s lo que ser, pero de esto tratar ms adelante. Mi salud va de mal en peor, pues los nervios me atormentan y el pecho me oprime de tal modo, que apenas puedo hablar. Afectuosas expresiones a nuestro amigo Correoso. Y siempre tuyo, Jos Antonio Saco. ( Coleccin pstuma pp. 371-373.)XIXMadrid, Marzo 10 de 1867. [Sr. D. Jos Morales Lemus.] Mi querido amigo: Miembro de la Comisin sobre el tercer interrogatorio, pens asistir a sus sesiones aunque fuese un solo da, para enterarme de lo que piensa, a lo menos en sus bases; pero la recrudecencia de mis males con el tiempo que ha hecho, me han obligado a guardar un estrecho encierro, y a estar a veces aun en cama. Me parece que a excepcin de los Diputados, estaremos acordes en cuanto a municipio y dems puntos principales. Si esto fuera as, yo firmar con gusto el informe de la Comisin, salvando mi voto en cuanto a los Diputados. Al hacer esta indicacin, la someto a los precedentes establecidos por la Junta de Informacin, porque yo no pretendo que por m se alteren las reglas hasta aqu adopta41Esta reimpresin anunciada por el autor, es la que puede leerse en la Coleccin pstuma (pp. 248-258) bajo el ttulo de: Cuba es la que debe imponerse sus contribuciones dirigindolas e invirtindolas en sus propias necesidades

PAGE 278

OBRAS 270\ 270\ 270\ 270\ 270\ das. Agradecer a Vd. que comunique estas ideas a la Comisin, para ver si son aceptables, y que Vd. me informe con toda franqueza de su resultado, pues en este particular no seguir ms camino que el que la Comisin me trazare. Siempre de Vd. antiguo y buen amigo, Jos Antonio Saco. ( Coleccin pstuma pp. 373-374.)XXMadrid 2 Abril 1867. Seores D. Jos Morales Lemus, y D. Jos Anto Echeverra. Mis muy queridos amigos: entre todos los comisionados por Cuba, VV. se hallan respecto a m en una situacin excepcional, y por eso considero de mi deber escribirles esta carta. Al claro entendimiento y acrisolado patriotismo de VV. siempre he hecho completa justicia, y a esas dos brillantes cualidades que los adornan, apelo ahora para que tambin me la hagan a m en el desagradable asunto que motiva esta carta. Al formular mi voto presentado a la Junta, tuve la ms recta intencin, pero sta desgraciadamente no ha sido bien interpretada; porque se ha convertido en una cuestin personal lo que no es sino una cuestin de principios polticos, cuestin relativa a si conviene, o no conviene, que vengan diputados a Cortes por las Antillas. He sabido con dolor, que algunos comisionados se quejan de que yo haya fundado mi argumentacin en que de Cuba vendrn algunos diputados malos, y que esto es ofensivo a los habitantes de aquella isla. En primer lugar, yo no he fundado mi argumentacin en ese punto como base principal de mi papel. ste contiene nueve razones o captulos en que me apoyo para no admitir diputados; pero de esos nueve, solamente hay uno, que es el tercero, en que trato especialmente de esa materia, refirindose las dems a consideraciones de otro gnero. En segundo lugar, examnese mi papel, y en l se ver que si digo por una parte que vendran algunos diputados malos, tambin digo por otra, que vendran buenos, de talento, de patriotismo, y animados de los mejores sentimientos. Y si tal alusin hice, tngase bien entendido, que fue principalmente con referencia a los comisionados que, reuniendo esas calidades, pudiesen venir de diputados, concedida que fuese a Cuba esa institucin. Si hay, pues, alguna alusin en mi papel, es una alusin, que lejos de ser ofensiva, es justa y honrosa a los comisionados. En tercer lugar, ninguna persona despus que haya ledo imparcialmente mi papel, tendr razn para asegurar que yo he ofendido a nues-

PAGE 279

JOS ANTONIO SACO /271 /271 /271 /271 /271 tro pas. La manifestacin de los defectos de un pueblo, o de una parte de l, slo se podr tomar como ofensa, cuando esa manifestacin sea con el objeto de desacreditarlo y despreciarlo. Pero quin podr decir que tal ha sido mi intencin? Se podr hacer semejante inculpacin al cubano, que en el largo curso de su vida siempre se ha consagrado a defender los derechos y la honra de ese pueblo? Yo recuerdo que la Sociedad Patritica de la Habana, propuso 36 aos ha un programa para que se escribiese una Memoria sobre las causas de la vagancia en Cuba. Esa memoria la escrib yo; y la escrib poniendo el dedo con dureza sobre las muchas llagas que devoraban y an devoran a nuestra isla. Esta memoria, empero, fue premiada por aquella corporacin, y el pblico cubano la recibi con jbilo y aplauso. Quin dijo entonces que la manifestacin de las graves dolencias morales que consuman a nuestra patria, era un insulto que yo a sus hijos haca? Y por qu, ahora se ha de tomar como tal lo poqusimo que digo acerca de los diputados? En este punto apelo a la recta conciencia de VV. He sabido tambin que algunos comisionados se quejan de la cita que hice del Sr. Argelles. Esta queja nace de una equivocacin; porque se supone que yo me val de ella como argumento para impedir que viniesen diputados. Para probar que sa no fue mi intencin, basta leer mi voto, pues en l se ver que dicha cita no se halla en la parte argumentativa de mi papel contra la venida de los diputados, sino hacia el fin, y cuando hablo de la legislatura provincial. sta se considera como una mquina de independencia, y por lo mismo juzqu muy oportuno indicar que esta acusacin tambin se hace contra los diputados, y que ella fue uno de los argumentos de que se valieron en 1837 para quitarnos cuantos derechos polticos poseamos. Lanzada indistintamente la acusacin de independencia contra los diputados y contra la legislatura, yo, partidiario de sta, dije en su defensa, que deba estar menos expuesta que aqullos a semejante acusacin, porqe. la esfera en que deba moverse era mucho ms reducida que en la que los diputados a Cortes. Despus de la cita de Argelles, no conden su lenguaje, y a l le califiqu del ms cruel enemigo de la libertad americana? Y fulminado por m este anatema, ira yo a servirme de Argelles como argumento para que no se diesen diputados a las Antillas? Un hombre de honor afirma que tal no fue mi intencin; y si despus de esta aseveracin, hay quien dude todava de mi palabra, yo no me abajar dando ulteriores pruebas. Tambin he odo decir que se piensa impugnar mi voto. Si as fuese, reconozco que quienes lo hagan, estn en su derecho; pero debo manifestar a VV. que har todos los esfuerzos posibles por no saber lo que contenga esa impugnacin. Rudas polmicas he tenido durante mi vida, y no obstante mi arruinada salud, gustoso aceptara la que hoy se me

PAGE 280

OBRAS 272\ 272\ 272\ 272\ 272\ presentara. Sin embargo, estoy decidido a rehusarla, porque una larga experiencia me ha enseado que cuando se entra en polmicas de esta naturaleza, por ms suavidad y ligereza con que se maneje la pluma, su punta, si a veces no penetra en la carne, siempre rasgua la piel, y para m aun la piel de VV. es muy sagrada. Despus del lamentable incidente que ha ocurrido, yo no s cul ser la nueva actitud que VV. tomarn conmigo en sus futuras relaciones; pero las mas hacia VV. siempre sern las de un afecto sincero, y de la ms constante y profunda gratitud por los sealados favores que les debo. Es de VV. con la ms alta consideracin su antiguo amigo. Jos A. Saco. P.D. Me alegrara que VV. comunicasen esta carta a los dems comisionados, a no ser que tengan algn inconveniente. Como para m est ya concluida la misin de Comisionado, tengo el honor de ponerme a sus rdenes, pues partir para Francia en la prxima semana.(Archivo del doctor Vidal Morales y Morales. La presente carta es un borrador donde hasta la firma de Saco es letra de un amanuense.)XXIParis 1 de Feberero de 1868. Mi querido Pancho:42 recib su apreciable carta en la que Vd. me dice que libraba 500 pesos a Dolores del dinero depositado en Madrid. Bona43 ha procedido en este asunto con mucha eficacia, pues a los dos das de haber llegado a mis manos la carta de Vd. recib otra de l participndome la orden o encargo de Vd. Remitiome, en virtud de lo que yo le escrib, una libranza sobre Paris, la que endos a favor de Dolores y la que cobr anteayer. Tanto ella como yo damos a Vd. las gracias por su recuerdo. Aqu estamos esperando con mucha ansiedad, las tristes noticias que de un da a otro podemos recibir de Pepe.44 Yo considero su mal 42El conde de Pozos Dulces. 43Don Flix de Bona, economista espaol y corresponsal en Madrid de El Siglo de La Habana durante varios aos. 44Don Jos Jacinto de Fras y Jacott, hermano del conde de Pozos Dulces. Falleci en su propiedad del Vedado (Habana) el 7 de febrero de 1868, precisamente seis das despus de escrito el triste presagio de Saco. Fue un patricio, y un agrnomo y escritor pblico muy distinguido.

PAGE 281

JOS ANTONIO SACO /273 /273 /273 /273 /273 como incurable, a pesar de que Inesilla me dice en carta del 6 de enero que no segua peor. Dgale Vd. a Anita de mi parte que hizo mil veces bien en marcharse a la Habana, porque el invierno ha sido muy crudo y no hubiera podido resistirlo. Yo vivo encerrado y aumentndose cada da el catlogo de mis males. Afectuosos recuerdos a Evelina, Anita e Ins y a todos los dems amigos. Siempre de Vd— Saco.XXIIParis, 8 de Octubre de 1868. Seor Don Jos Manuel Mestre. Habana. Mi querido Mestre: Ya usted recibira a la llegada de Pep los dos Apndices a mi voto que por su conducto le envi. A los tres das de haber llegado aqu la noticia del alzamiento de los marinos de Cdiz, conoc toda su gravedad, y presintiendo el desenlace que ha tenido, me apresur a tener una entrevista con Olzaga45 que ha sido y es actor principal en la actual situacin. A dar este paso, menos me movi la idea de obtener concesiones polticas para Cuba, que la cuestin de la esclavitud. Y digo esto, porque en cuanto a lo primero, muchos aos ha que s a lo que he de atenerme, sobre todo cuando a los datos anteriores aada otro de triste agero. Me explicar. Hace ms de cuatro aos que un amigo de Prim46 se dirigi a m, con el objeto de decirme que si la isla de Cuba le proporcionaba quinientos mil pesos para la revolucin de Espaa, luego que sta triunfare, la isla de Cuba tendra todas las libertades que apeteciese, para lo cual el mismo Prim y otros jefes principales prestaran sus firmas y daran las dems garantas que se consideraren necesarias. Esta peticin se renov luego que fueron nombrados por Cuba los comisionados para la clebre farsa de la Junta de Informacin, y algunos de los que por aqu pasaron para Madrid, tuvieron conocimiento del negocio. Cuando yo sali, muy tarde, de Paris para aquella capital, la antevspera de mi viaje, que fue el 5 de Noviembre de 1866, tuve en mi mano una carta de Prim, en la que deca en sustancia a su agente, o amigo, que procurase verme para que yo en Madrid hablase a los comisionados mis 45Don Salustiano de Olzaga. 46El general y poltico espaol don Juan Prim y Prats.

PAGE 282

OBRAS 274\ 274\ 274\ 274\ 274\ compaeros sobre la suscripcin cubana, y que si no se consegua, los cubanos no se quejasen de que nada consiguiesen cuando los progresistas subiesen al poder. Mi entrevista, pues, con Olzaga no poda tener por objeto las concesiones polticas para Cuba; pero l, figurndose, sin duda, que ellas podan ser el asunto de mi misin, empez por hablarme de ellas, y de una conversacin que tuvo con Echeverra el da que los tres nos encontramos en casa de Lola.47 Djome que el partido progresista estaba muy resentido de la indiferente conducta que con l haban tenido los cubanos; pero que si Cuba se acordaba de sus hermanos los peninsulares, haciendo una suscripcin para dar pan a tantos como lo necesitan, l (Olzaga) esperaba que entonces los progresistas se interesaran en cambiar la situacin poltica de Cuba. (....) Concluy dicindome que tan enemigo era de la abolicin repentina, como amigo de la gradual, y que en estos trminos haba hablado con el General Dulce,48 cuando el ao pasado elabor con l en Paris el plan de revolucin, que fue aprobado tambin por Prim, y por el cual entr en la conspiracin el partido de la Unin Liberal. Djome tambin que las misma ideas haba infundido en este verano a Figuerola,49 que estaba vacilante sobre este punto, y que es uno de los hombres q. ms han de figurar en su partido. Despus de esta entrevista vino prontamente el desenlace de la revolucin; y el dos del actual recib una carta suya, hallndome enfermo en cama, y desde la que dicto sta. No permitindome la fatiga y la debilidad de mi estado entrar en comentarios, remito copia ntegra de dicha carta; y al concluir, no puedo menos que echar una ojeada hacia los buenos aos de mi juventud, y recordar con dolor, que si cuando escrib aquel artculo sobre el contrabando africano, me hubieran odo y entendido, hoy, al cabo de 35 aos, ya seramos blancos y pudiramos ser cubanos. Sobre la actual situacin de Espaa, mucho dira si mi estado me lo permitiera; pero en mi forzado silencio, confieso que no veo una revolucin nacional, sino una sedicin militar, seguida por turbas alborotadoras y por enjambres de emplestas; y que as las cosas irn del modo que quiera y hasta donde quiera el sable de los militares. Afectuosas expresiones a Paulina,50 a Gonzalo, Pep, Valds Fauli, Echeverra y a todos los dems amigos, para quienes es tambin esta 47La seora Dolores Aldama de Alfonso. 48Don Domingo Dulce y Garay, teniente general que gobern en Cuba de 1862 a 1866, y de enero a junio de 1869. 49Don Laureano Figuerola, distinguido hacendista y poltico espaol. 50La seora Paulina Alfonso, hija de don Gonzalo y esposa de Mestre.

PAGE 283

JOS ANTONIO SACO /275 /275 /275 /275 /275 carta, suplicndoles que perdonen los borrones que lleva, pues la dicto postrado en cama. Siempre de usted afectuoso amigo, Saco. ( Vida del Doctor Jos Manuel Mestre por el doctor Jos Ignacio Rodrguez, Habana, 1909, pp. 102-103.)XXIIIParis, 15 de Octubre de 1868. Seor Don Jos Manuel Mestre. Habana. Mi querido Mestre: el 8 o el 9 del corriente le escrib a usted por la va de los Estados Unidos, una carta interesante, incluyndole copia de otra que Olzaga me dirigi en vsperas de su partida para Espaa; mucho me alegrar que llegue pronto a sus manos. Se dice que Dulce est nombrado de Capitn General de Cuba. Deseo que esta noticia sea cierta, porque en las actuales circunstancias es el mejor nombramiento que se puede hacer. Yo sigo muy enfermo, y me siento tan viejo y tan acabado que no ser extrao que en este invierno terminen todos mis trabajos. Memorias afectuosas a Paulina, Gonzalo, Pep y a todos los dems amigos. Siempre de usted, Saco. ( Vida del Doctor Jos Manuel Mestre p. 105.)XXIVParis, Diciembre 22 de 1868 Seor Don Miguel de Almagro. Mi querido amigo: al despedirme de V. para buscar en un clima ms templado que el de Paris algn alivio a los graves males que me aquejan, desea V. que le manifieste francamente mi opinin sobre un punto, que en su concepto, y tambin en el mo, es de importancia vital para Cuba, nuestra patria. Pregntame V. si a la futura felicidad de sta conviene que en la Constitucin poltica que con intervencin de sus representantes se le ha de dar en las prximas Cortes Constituyentes, se establezca la asi-

PAGE 284

OBRAS 276\ 276\ 276\ 276\ 276\ milacin entre Cuba y su metrpoli, enviando aqulla diputados a sta, como se hizo bajo la Constitucin de 1812 y del Estatuto Real otorgado por la Corona en 1834. La opinin que siempre he tenido y que pblicamente he sustentado en muchos de mis escritos desde 1835, la que tengo hoy, y la que siempre tendr hasta el ltimo instante de mi vida, es, que la Diputacin a Cortes por Cuba sea cual fuere el talento y patriotismo de los diputados nombrados, es incapaz de satisfacer a las muchas e imperiosas necesidades polticas, econmicas, morales y sociales de aquella isla, pues los obstculos que sus dignos representantes encontrarn en el desempeo de su misin, son tan superiores a todos sus esfuerzos, que necesariamente se estrellarn ante una situacin invencible. Mi conviccin es tan profunda en este punto, que si Cuba toda desde la punta de Mais hasta el cabo de San Antonio pidiese Diputados a Cortes para asimilarse a Espaa, yo me quedara solo y firmemente me opondra a semejante pretensin. Ignoro, caro amigo, cul ser la futura Constitucin que las prximas Cortes Constituyentes otorgarn a nuestra Antilla; pero si desgraciadamente vinisemos a caer en ese sistema de asimilacin, desde ahora pronostico, que no pasarn dos diputaciones sin que Cuba se desengae y arrepienta de haber pedido diputados que la representen en los Congresos nacionales. Una legislatura cubana sin el apndice de diputados a Cortes, revestida de amplias atribuciones, a cuya sombra prosperen y se consoliden los mutuos intereses de la madre y de la hija; he aqu la nica institucin que puede asegurar el reposo y ventura de nuestra patria, y la nica, y slo la nica, que dndole completa libertad, har duradera la cordial unin entre Cuba y Espaa. Al apartarme de V., y quiz para nunca ms verle, reciba un tierno abrazo de su afcmo y constante amigo Jos Antonio Saco.( Coleccin pstuma p. 350.)XXVParis, 31 de Marzo de 1876 Place des Batignolles, no 2. Seor Director de La poca [Madrid] Agradecer a Vd se sirva insertar en su importante peridico esta carta que tengo el honor de dirigirle.

PAGE 285

JOS ANTONIO SACO /277 /277 /277 /277 /277 Apartado enteramente de la poltica algunos aos ha, y en el firme propsito de continuar as por el resto de mis das, a creer lo contrario puede inducir un papel que se acaba de publicar en Paris, en la imprenta de Lahure, intitulado: Espaa y Cuba,51 y en cuyo ltimo prrafo se lee lo siguiente: “Nuestra tarea ha termiando. Plegue al cielo que nuestras palabras encuentren eco en los hombres pblicos de Espaa, en cuyas manos estn al presente los destinos de Cuba. Si as no fuere, la Historia en su da, y hoy la opinin del mundo civilizado, les pedir estrecha cuenta de tan notoria denegacin de justicia”. A m me cuadra perfectamente este prrafo; porque hace ms de cuarenta y un aos que arrastro mi vida por Europa; porque las responsabilidades que pudieran sobrevenir, no slo me alcanzaran, sino tambin a los seres queridos que de m dependen; porque siempre he puesto mi firma al pie de cuantos escritos sobre Cuba he publicado; y porque tambin le ligan a la sociedad espaola, vnculos de amistad y de familia. Mi abuelo paterno se llamaba Don Juan Saco y Quiroga, y oriundo era de la provincia de Galicia. Con mi palabra de hombre veraz y con muchos pasajes del mencionado papel, pudiera yo demostrar hasta la evidencia, que ni soy su autor, ni tampoco he tenido en l parte alguna la ms leve. Es de Vd, Seor Director, con toda consideracin su muy atento servidor. Q. B. S. M. (Archivo del doctor Vidal Morales y Morales. La presente carta est copiada de un borrador de amanuense y sin firma alguna. No sabemos si fue publicada.)XXVIParis y Abril 11 de 1876 Seor Don Jos Silverio Jorrn. Mi estimado amigo: ayer tarde recib el paquete que Vd me envi con dos libros y algunos manuscritos. Considero este regalo como muy precioso; y as me apresuro a darle las gracias por esta carta, reservndome el derecho, o mejor dicho, el deber de hacerlo en persona, cuando la estacin y mis achaques me permitan salir de casa. 51 Espaa y Cuba tip. Lahure, Pars, 1876, 8, [3] 37 p. Fechado: Ginebra, 8 de febrero de 1876. Reproducido en la Revista Cubana (Habana, 1886, t. III). Sabido es que el autor de este folleto fue el ilustre hombre pblico cubano, doctor Jos Silverio Jorrn, y que, adems, ese impreso es generalmente conocido por El folleto de Ginebra

PAGE 286

OBRAS 278\ 278\ 278\ 278\ 278\ Deseo que Vd lo pase bien en compaa de su Sra y dems familia. Es siempre de Vd afectsimo paisano y amigo. J. A. Saco. (Archivo del doctor Jos Silverio Jorrn.)XXVIIParis y Octubre 31 de 1876 Sr. Don Jos Silverio Jorrin: Mi muy estimado paisano y amigo: si he estado hasta ahora sin contestar su apreciable carta del 25, es porque pens hacerlo de palabra; pero las dolencias que me aquejan, me han impedido tener el gusto de ir a su casa. Yo considero esa carta como altamente honorfica para m; mas, debo distinguir en ella dos partes: una mnima y otra mxima La primera es la que corresponde al autor del segundo tomo,52 y la segunda a la benevolencia de Vd. hacia m y al noble estmulo que me inspira para la continuacin de la obra. De todos modos yo acepto las lisonjeras expresiones con que Vd me honra, porque nacen de un hombre a quien juzgo como a uno de los jueces ms competentes en la materia, y a cuyo talento y conocimientos he siempre hecho toda la justicia que se merecen. Doy a Vd las gracias por las noticias que me comunica sobre la Historia de Casas. Es siempre de Vd su paisano y amigo J. A. Saco. (Archivo del doctor Vidal Morales y Morales.)XXVIIIBarcelona Febrero 9/877 Sr. D. Jos Silverio Jorrn. Mi estimado amigo y paisano: ya habr dicho Vd. que yo me haba olvidado de la promesa que le hice; pero esta carta me servir de prueba, de que aunque tarde, s cumplir mi palabra. De mi demora y trabajos en el camino para llegar a Barcelona, le supongo a Vd enterado por nuestro amigo el Sr. Valds Fauli. Aunque no puedo quejarme del clima, sintome todava muy cansado y con poca 52 El t. II de la Historia de la esclavitud ...

PAGE 287

JOS ANTONIO SACO /279 /279 /279 /279 /279 disposicin para el trabajo. Esto no obstante, ya he empezado desde la semana anterior a ocuparme en el arreglo del tercer tomo de la obra, pues deseo darle a luz lo ms pronto que se pueda. Pngame Vd. a los pies de su seora, a la que deseo, lo mismo que a toda su familia, la ms completa salud. Entre tanto, Vd. puede disponer como quiera de su afcmo. paisano y amigo. J. A. Saco. Mi direccin en Barcelona es, Pasage de Escudillers No 5, piso 2, puerta 2. (Archivo del doctor Jos Silverio Jorrn.)XXIXBarcelona Febrero 27/878.53Sr. Don Gabriel Millet. Mi querido paisano: remito a Ud. el tomo 1 con mi dedicatoria; pero siento que sta sea un borrn; defecto inevitable cuando se escribe en papel engomado como es el que me pusieron en la impresin de Paris para su mayor duracin. Espero, pues, que Ud. perdonar esta falta involuntaria. Siempre de Ud. afectuoso paisano y que B. S. M. Jos A. Saco.XXXBarcelona, 8 de setiembre de 1879 Seor director de La poca [Madrid] Muy seor mo: Agradecer a V. que d cabida en su importante peridico a las breves lneas siguientes: Dos meses ha que pens reimprimir con adiciones y limpio de los graves errores que sac en la primera edicin, el voto que present a la Junta de informacin en Madrid en 1867, pidiendo una Legislatura provincial para Cuba, con exclusin de diputados a Cortes para ella, pero 53 Esta carta la hemos copiado del original, que se encuentra adherido al primer tomo del ejemplar de la Historia de la esclavitud ..., donado por el seor Gabriel Millet a la Biblioteca Pblica de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana. Adems, a la cabeza de la portada de ese tomo, y tambin dictada y firmada por Saco, se lee esta dedicatoria: “Al Sr. D. Gabriel Millet. Recuerdo afectuoso de su compatricio y buen amigo Jos A. Saco”.

PAGE 288

OBRAS 280\ 280\ 280\ 280\ 280\ la recrudecencia de mis males me ha impedido hacerlo. Limtome, pues, a los puntos siguientes: 1 Har cosa de veinte aos que empez a propagarse en Cuba la palabra autonoma pero desgraciadamente la mayor parte de los que pronuncian esa palabra, no entienden su significado. 2 La palabra autonoma es sumamente peligrosa, y nos hace muchsimo dao as en Espaa como en Cuba. 3 Yo desafo al mundo entero a que, examinando los numerosos escritos que he publicado, encuentre una sola frase en que yo haya pedido autonoma para Cuba. 4 Yo estoy ntimamente convencido de que Cuba carece absolutamente de las condiciones necesarias para tener un gobierno autonmico. 5 Lo que yo siempre he pedido, y nicamente pedido para Cuba, es una Legislatura provincial (cosa diferente de autonoma ), que afianzando la verdadera libertad de Cuba, conserve al mismo tiempo los vnculos de la integridad nacional. Si Dios me conserva la vida, expondr en tiempo oportuno lo que cumple a materia tan importante. Es de V. con la mayor consideracin su atento servidor Q. B. S. M. Jos A. Saco. diputado a Cortes por Cuba. ( La poca Madrid, 13 de septiembre 1879. Las palabras subrayadas no sabemos si fueron por Saco o por el Diario de la Marina de donde copiamos esta carta.)XXXIBarcelona, 14 de junio de 1879. Sres. Urbano Snchez Hechavarra y Pablo Valhonrat. [Santiago de Cuba] Muy distinguidos seores y amigos mos: He recibido su apreciable carta de 30 de abril del corriente ao y los tres nmeros de La Bandera Espaola He ledo con sumo gusto aqulla y stos, porque veo cifradas en ellos las nobles aspiraciones de la Provincia de Santiago de Cuba, que por cuarta vez me ha honrado con sus sufragios para representarla en Cortes, sin que en las tres primeras hubiese podido entrar en ellas por motivos que Vds. conocen; motivos que ya han cesado. Pero desgraciadamente para m, existen otros que no me permitiran corresponder como quisiera a las esperanzas que tiene derecho a exigir de m la Provincia de Santiago de Cuba. Baste decir que ando yo en ochenta y tres aos, y que acabo de pasar una grave y larga enfermedad de la que an no estoy restablecido. Esto no quiere decir que yo renuncie al honroso

PAGE 289

JOS ANTONIO SACO /281 /281 /281 /281 /281 cargo que se me ha confiado, pues debo consagrar mis ltimos das a la santa y patritica causa que siempre he defendido. Convengo enteramente con Vds. en que Cuba sea realmente provincia espaola, pues ste es el punto esencial de nuestra futura felicidad. Siempre he deplorado las conspiraciones en ella; y la funesta insurreccin que acabamos de pasar, no ha producido sino lgrimas, sangre y ruinas dolorosas. A que no se renueven tantos males enderezar todos mis pasos, teniendo siempre a la vista la interesante carta que Vds. se han servido dirigirme. Bien quisiera escribirles a Vds. ms largo; pero me es imposible hacerlo, porque ya les he indicado que an no estoy repuesto de las graves dolencias que me han aquejado. Es de Vds. con la ms alta consideracin su affmo. s. s. q. b. s. s. ms.—Jos A. Saco. (Publicada esta carta en El Progreso de Santiago de Cuba de 28 de julio de 1879, fue reproducida por varios peridicos de La Habana, entre ellos El Triunfo El Autonomista Espaol y el Diario de la Marina .)

PAGE 291

BIBLIOGRAFA ACTIV BIBLIOGRAFA ACTIV BIBLIOGRAFA ACTIV BIBLIOGRAFA ACTIV BIBLIOGRAFA ACTIV A A A A A“Discurso de don Jos A. Saco sobre estas cuestiones: Un prdigo puede contraer matrimonio? El prdigo puede testar? La declaratoria de prodigalidad tiene efectos retroactivos? La mutacin de conducta bastar para que cese la interdiccin judicial?”, en Memoria de la clase de Derecho Patrio del Real y Conciliar Colegio Seminario de la Habana, no 1. Con superior permiso. Imprenta de Marina, por la viuda e hijo de D. Esteban Boloa, Habana, 1819. Reediciones: Coleccin de papeles (t. I, 1858). “Los matrimonios por poder son verdaderos matrimonios?” (De la primera edicin de este trabajo slo se tiene noticias por el propio Saco. Manuel Moreno Fraginals deja una duda abierta sobre ella, pero, segn Saco, se public en su poca de estudiante.) Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). “Contestacin al papel titulado Sesiones pblicas, firmado por D. Antonio Mara Escovedo”, en Diario del Gobierno Constitucional de la Habana no. 267 (23 de septiembre de 1820). En el Colegio Nacional de San Carlos en los das 17, 18, 19 y 20 de diciembre, sern examinados pblicamente sobre las materias contenidas en los adjuntos apuntes filosficos [aqu los nombres] dirigindolos el Br. O. Jos Antonio Saco, Catedrtico sustituto de Filosofa en dicho Colegio, Imprenta Fraternal, Habana, 1821. “Discurso pronunciado por el Bachiller D. Jos Antonio Saco, a la apertura de la clase de Filosofa del Colegio Seminario de San Carlos, el 14 de septiembre de 1822”, en Obras de don Jos Antonio Saco (t. II, 1853). (Saco, en su Coleccin de papeles neg la paternidad de este discurso.) Experimentos que han de hacer y proposiciones que han de explicar en el Colegio Nacional de S. Carlos, los alumnos siguientes [se expre-

PAGE 292

OBRAS 284\ 284\ 284\ 284\ 284\ san] dirigindolos D. Jos A. Saco, Catedrtico sustituto de Filosofa, Imprenta Fraternal, Habana, 1823. Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). Explicacin de algunos tratados de Fsica. Escritos por don Jos Antonio Saco, catedrtico sustituto de Filosofa en el Colegio Nacional de San Carlos de la Habana, Imprenta Fraternal de los Das de Castro, impresores del Consulado y Ayuntamiento Constitucional, Habana, 1823. Observaciones sobre las propiedades ms notables del gas protxido de zoe. Por don Jos Antonio Saco, Imprenta Fraternal de los Das de Castro, impresores del Consulado y Ayuntamiento Constitucional, Habana, 1823. Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). En los das 16, 17 y 18 de marzo de 1824 sern examinados pblicamente varios alumnos del Colegio de San Carlos de la Habana, sobre las materias siguientes, bajo la direccin de don Jos Antonio Saco (Manuel Moreno Fraginals en su bibliografa sobre Saco, la ms importante y completa, seala: “No conocemos la primera edicin”.) Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). Elementos de Derecho Romano, por Juan Heineccio. Traducido y anotado por Jos Antonio Saco, Imprenta de Guillermo Stavely, Filadelfia, 1826. (Trelles cita otras dos reediciones, una en Madrid en 1829, y otra en Pars en 1851.) (Segn Saco no se trata de una versin del texto latino, sino de un compendio de las ideas del autor.) Reediciones: a) Casa de don Vicente Salv, Pars, 1838; b) D. E. Aguado, Madrid, 1836. Curso elemental de qumica. (El 6 de noviembre de 1827, Saco anunci esta obra en el Diario de la Habana pero nunca lleg a publicarse.) “Montes o bosques en la isla de Cuba”, en El Mensagero Semanal vol. I, no. 2 (26 de agosto de 1828). Reediciones: Coleccin de papeles (t. I).

PAGE 293

JOS ANTONIO SACO /285 /285 /285 /285 /285 “El domingo en los Estados Unidos (carta a un amigo)”, en El Mensagero Semanal vol. I, no. 27 (21 de febrero de 1829). Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). “Observaciones en torno a las crticas de las Poesas de D. Jos Mara Heredia, por Ramn de la Sagra”, en El Mensagero Semanal vol. I, no. 45 (27 de junio de 1829). (Artculo con que Saco inicia su polmica con Ramn de la Sagra.) Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). “Post Scriptum: sobre la carta que public don Ramn de la Sagra en el ltimo nmero de sus Anales ”, en El Mensagero Semanal vol. II, no. 6 (26 de septiembre de 1829). (Saco responde a un escrito publicado por Sagra en los Anales de Ciencias Agricultura Comercio y Artes .) Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). “Carta de Sagra a los editores del Mensagero Semanal en Nueva York. Contestacin a esta carta por Saco”, en El Mensagero Semanal vol. II, no. 7 (3 de octubre de 1829). Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). Impugnacin por D. Jos Antonio Saco a un folleto recin impreso en la Habana e impropiamente titulado contestacin al nmero sptimo del Mensagero Semanal de Nueva York, Impresa por G. F. Bunce, Nueva York, 1830. Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). Memorias sobre caminos en la isla de Cuba, Impresa por G. F. Bunce, Nueva York, 1830. Reediciones: Actas de las Juntas Generales que celebr la Real Sociedad Econmica de Amigos del Pas de la Habana, Imprenta del Gobierno y Capitana General y Real Sociedad Patritica, Habana, 1830; Coleccin de papeles (t. I). “Observaciones sobre una carta impresa en la isla de Cuba”, en El Mensagero Semanal vol. III, no. 7 (2 de octubre de 1830). Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). “Contestacin al Artculo del nmero trece del Mensagero en que el autor de la carta publicada en Matanzas, combate las razones que D. Jos Antonio Saco expuso en su Memoria sobre caminos,

PAGE 294

OBRAS 286\ 286\ 286\ 286\ 286\ contra el arbitrio del Sr. Salazar”, en El Mensagero Semanal vol. III, no. 16 (4 de diciembre de 1830). Reediciones: Coleccin de papeles (t. II). “Apuntamientos sacados del Informe Original que el Sndico de la villa del Bayamo, D. Manuel Santiesteban dirigi a la Suprema Junta Central Gubernativa del Reino, pidiendo gracias y reformas”, en El Mensagero Semanal vol. III, no. 19 (25 de diciembre de 1830). Reediciones: Coleccin de papeles (t. II). “Informe sobre la villa de Bayamo remitido por un vecino suyo a la ciudad de la Habana en 1795”, en El Mensagero Semanal t. III, no. 19 (25 de diciembre de 1830). (Se incluy por Saco en su Coleccin de papeles [t. I].) “Observaciones sobre un Colegio de educacin fundado en la ciudad de Puerto Prncipe en la isla de Cuba”, en Revista Bimestre Cubana, t. II, no. 6 (marzo-abril de 1832). “State of the commerce of Great Britain with reference to colonial and other produce, for the year 1831”, en Revista Bimestre Cubana t. II, no. 6 (marzo-abril de 1832). Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). “Anlisis por don Jos Antonio Saco de una obra sobre el Brasil, intitulada, Notices of Brazil in 1828 and 1829 by Rev. R. Walsh author of a journey from Constantinople etc .”, en Revista Bimestre Cubana t. II, no. 7 (mayo-junio de 1832). Reediciones: Obras de Jos Antonio Saco (t. II, 1853); Coleccin de papeles (t. II). “Breves noticias de la Turqua segn los viajes ms recientes publicados en ingls por Modden Walsh, Frankland y otros”, en Revista Bimestre Cubana t. II, no. 7 (mayo-junio de 1832). “Memoria sobre la vagancia en la isla de Cuba”, en Revista Bimestre Cubana t. II, no. 6 (marzo-abril de 1832). Reediciones : Diario de la Habana no. 180 (29 de junio de 1834), no. 181 (30 de junio de 1834), no. 182 (1 de junio de 1834) y no. 183 (2 de julio de 1834); Obras de don Jos Antonio Saco (1853); Coleccin de papeles (t. I). “Renuncia de Saco a la direccin del Colegio de Buena-Vista, establecido en la Habana”, en Diario de la Habana no. 336 (1 de diciembre de 1832). Reediciones: Coleccin de papeles (t. I).

PAGE 295

JOS ANTONIO SACO /287 /287 /287 /287 /287 “Carta sobre el clera-morbo-asitico escrita por don Jos Antonio Saco a un amigo suyo residente en la isla de Cuba”, en Revista Bimestre Cubana no. XIII (julio de 1833). Reediciones: Coleccin de papeles (t. I). “Contestacin de Jos Antonio Saco a un artculo publicado en Noticioso y Lucero de la Habana de 1 de agosto de 1833, en que se impugnan algunos puntos de su ‘Carta sobre el clera morbo’ ”, en Diario de la Habana no. 219 (8 de agosto de 1833). “Examen de las Tablas necrolgicas del clera-morbus en la ciudad de la Habana y sus arrabales, formadas a escitacin del Excmo. seor Intendente de ejrcito conde de Villanueva, por don Ramn de la Sagra”, en Revista Bimestre Cubana no. 9 (enero de 1834). Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. II); Coleccin de papeles (t. II). “Ruinas del palenque en la Amrica Central”, en Revista Bimestre Cubana, t. III, no. 9 (enero de 1834). Reediciones: Coleccin de papeles (t. II). “Unane, Hiplito: Observaciones sobre el clima de Lima, y sus influencias en los seres organizados, en especial el hombre”, en Revista Bimestre Cubana t. III, no. 9 (enero de 1834). Reediciones: Coleccin de papeles (t. II). “Quejas de un socio de la Sociedad Filarmnica”, en Diario de la Habana, no. 64 (4 de marzo de 1834). Reediciones: Coleccin de papeles (t. II). “Al aniversario de la muerte del seor coronel de infantera, teniente coronel del Real Cuerpo de Artillera y comandante de la brigada de este departamento, don Jos Mara Callejas, acaecida en 31 de marzo de 1833”, en Diario de la Habana no. 90 (31 de marzo de 1834). Reediciones: Coleccin de papeles (t. II). “Sobre canales y caminos de hierro, en 1834”, en Revista Bimestre Cubana ( mayo de 1834). Reediciones: Revista Bimestre Cubana noviembre-diciembre de 1937. “Exposicin en nombre de la Academia Cubana de Literatura, por don Jos Antonio Saco, dando gracias al Gobierno de la Reina Cristina”, en Diario de la Habana no. 80 (21 de marzo de 1834). Reediciones: Coleccin de papeles (t. III, 1859).

PAGE 296

OBRAS 288\ 288\ 288\ 288\ 288\ “Respuesta a El socio amante de la literatura y el orden”, en Diario de la Habana no. 103 (13 de abril de 1834). (Primer artculo de Saco en defensa de la Academia Cubana de Literatura.) Reediciones: Coleccin de papeles (t. III). “Segundo artculo de Saco, sin ttulo, en defensa de la Academia Cubana de Literatura”, en Diario de la Habana no. 104 (15 de abril de 1834). (Aparece firmado por Un Acadmico .) Reediciones: Coleccin de papeles (t. III). “Al pblico”, en Diario de la Habana no. 106 (17 de abril de 1834). (ltimo artculo publicado por Saco en defensa de la Academia Cubana de Literatura.) Reediciones: Coleccin de papeles (t. III). “Comunicado”, en Diario de la Habana no. 117 (27 de abril de 1834). (Prohibida la polmica en torno a la Academia, Saco publica este comunicado refirindose veladamente a ella.) Reediciones: Coleccin de papeles (t. III). Justa defensa de la Academia Cubana de Literatura, contra los violentos ataques que se le han dado en el Diario de la Habana, desde el 12 hasta el 23 de abril del presente ao, escrita por don Jos Antonio Saco y publicada por un amigo de la Academia Impresa por Mr. St. Romes, Oficina en el Courrier, Nueva Orlens, 1834. (Este trabajo de Saco fue una de las causas directas de su destierro.) Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. I, 1853); Coleccin de papeles (t. III). Carta de un patriota, o sea clamor de los cubanos dirigido a sus procuradores a Cortes Cdiz, 1835. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. I); Coleccin de papeles (t. III). Reclamaciones del diputado a Cortes por la provincia de Cuba sobre aprobacin o desaprobacin de sus poderes, Imprenta de D. F. de Angulo, Madrid, 1837. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. I); Coleccin de papeles (t. III).

PAGE 297

JOS ANTONIO SACO /289 /289 /289 /289 /289 Protesta de los diputados electos por la isla de Cuba a las Cortes Generales de la Nacin Imprenta del Mundo, Madrid, 1837. Reediciones: La Verdad Nueva York, no. 3 (26 de febrero de 1848); Obras de don Jos Antonio Saco (t. I); Coleccin de papeles (t. III); La Amrica, Crnica Hispano-Americana Madrid, ao VI, no. 13 (8 de septiembre de 1862). Examen analtico del Informe de la Comisin Especial nombrada por las Cortes, sobre la exclusin de los actuales y futuros diputados de Ultramar, y sobre la necesidad de regir aquellos pases por leyes especiales. Su autor, don Jos Antonio Saco, Diputado a Cortes electo por la isla de Cuba, Oficina de D. Toms Jordn, Impresor de Cmara de S.M., Madrid, 1837. Reediciones: La Verdad Nueva York, no. 106 (20 de mayo de 1852); Obras de don Jos Antonio Saco (t. I); Coleccin de papeles (t. I). Mi primera pregunta. La abolicin del comercio de esclavos africanos arruinar o atrasar la agricultura cubana? Dedcala a los hacendados de la isla de Cuba su compatriota Jos Antonio Saco, Imprenta de don Marcelino Calero, Madrid, 1837. (Este trabajo de Saco est dedicado por completo al problema de la esclavitud y la trata. En l desarrolla sus ideas bsicas sobre estos temas. Como estaba dirigido a los dueos de esclavos, su autor fue muy cuidadoso en la forma de exponer sus ideas, reservndose definiciones importantes que slo las dara a conocer ms adelante.) Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. I, pp. 75-95). Paralelo entre la isla de Cuba y algunas colonias inglesas, escrito por don Jos Antonio Saco, diputado a Cortes electo por la provincia de Cuba, Oficina de don Toms Jordn, Madrid (1837). Reediciones: La Verdad Nueva York, no. 35 (15 de mayo de 1848); Obras de don Jos Antonio Saco (t. I); Coleccin de papeles (t. I); Contra la anexin (t. I). La supresin del trfico de esclavos africanos en la isla de Cuba, examinada con relacin a su agricultura y a su seguridad por don Jos A. Saco Imprenta de Panckoucke, Pars, 1845. (Este trabajo de Saco es una nueva edicin de Mi primera pregunta. ) Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. II); Coleccin de papeles (t. II); L a Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid (1862).

PAGE 298

OBRAS 290\ 290\ 290\ 290\ 290\ Carta de un cubano a un amigo suyo, en que se hacen algunas observaciones al Informe Fiscal sobre fomento de la poblacin blanca en la isla de Cuba, etc., presentado en la Habana, en diciembre de 1844 a la Superintendencia general delegada de Real Hacienda, por el Sr. Vicente Vzquez Queipo, Fiscal de la misma, y publicado en Madrid en 1845, Imprenta de J. Gmez, Sevilla, 1847. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. I); Coleccin de papeles (t. III). Rplica de D. Jos Antonio Saco a la contestacin del Seor Fiscal de la Real Hacienda de la Habana, D. Vicente Vzquez Queipo, en el examen del Informe sobre el Fomento de la poblacin blanca etc ., en la isla de Cuba, Imprenta de La Publicidad, a cargo de M. Rivadeneyra, Madrid, 1847. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. I); Coleccin de papeles (t. III). Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos, por D. Jos Antonio Saco, Imprenta de Panckoucke, Pars, 1848. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. II); Coleccin de papeles (t. III); Grito de admonicin ; Contra la anexin (t. V); Por Cuba cubana; Ideario reformista. Rplica de don Jos Antonio Saco a los anexionistas que han impugnado sus ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos Imprenta de la Compaa de Impresores y Libreros del Reino, Madrid, 1850. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. II); Coleccin de papeles (t. III); Contra la anexin (t. I). La situacin poltica de Cuba y su remedio, por don Jos Antonio Saco Imprenta de E. Thunot y Compaa, Pars, 1851. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. II); Coleccin de papeles (t. III); Grito de admonicin ; Contra la anexin (t. II); Por Cuba cubana. Cuestin de Cuba, o sea contestacin a El Constitucional de Madrid y a don Jos Luis Retortillo, impugnadores del folleto intitulado ‘La situacin poltica de Cuba y su remedio’, por Jos Antonio Saco (s.i.), Pars, 1852; Imprenta del Independiente, Nueva Orlens, 1853. Reediciones: Obras de don Jos Antonio Saco (t. II); Coleccin de papeles (t. III); Contra la anexin (t. II).

PAGE 299

JOS ANTONIO SACO /291 /291 /291 /291 /291 Obras de don Jos Antonio Saco. Compiladas por primera vez y publicadas en dos tomos, por un paisano del autor, 2 ts., Librera Americana y Extranjera de Roe Lockwood e hijos, Nueva York (1853). (Esta recopilacin se public cinco aos antes que la realizada por el propio Saco con el nombre de Coleccin de papeles cientficos histricos polticos y de otros ramos sobre la isla de Cuba ya publicados ya inditos Saco se refiri a ella como deficiente, incompleta y plagada de errores, desautorizndola. Moreno Fraginals alude a ella como una “impresin cuidadosa”, aunque incompleta. El tomo I se edit por Francisco Javier Vingut y el II, por Gertrude Vingut.) Folletos escritos por don Jos Antonio Saco contra la anexin de la isla de Cuba a los Estados Unidos de Amrica, Roe Lockwood e hijo, Nueva York, 1856. (Segn Moreno Fraginals es una tirada aparte de las primeras 233 pginas del tomo II de las Obras publicadas en 1853.) Coleccin de papeles cientficos histricos polticos y de otros ramos sobre la isla de Cuba ya publicados ya inditos por don Jos Antonio Saco 3 ts., Imprenta de D’Aubusson y Kugelmann, Pars, 1858-1859. (En esta edicin, Saco publica casi todos los trabajos que haba escrito con anterioridad, publicados o no. En ello haba trabajado desde 1857. Debe destacarse que en muchos casos introdujo importantes cambios a los textos originales.) “Fundacin del Calendario Manual y Gua de Forasteros de la isla de Cuba, para el ao de 1793”, en Coleccin de papeles (t. I). “Fundacin del primer peridico en la isla de Cuba y sus primeros redactores”, en Coleccin de papeles (t. I). “Historia de Cuba por Urrutia”, en Coleccin de papeles (t. I). “Historia Fsica, Poltica y Natural de la isla de Cuba por los seores don Ramn de la Sagra, Director del Jardn botnico de la Habana, Alcyde d’Orbigny, Cocteau, Bibron, Montagne, Richard, Guichenot, y Gurin-Mneville”, en Coleccin de papeles (ts. I y III). “Noticias puestas en el Padrn general, conducentes a dar una idea puntual del estado en que se halla la isla de Cuba en el ao de 1775”, en Coleccin de papeles (t. I).

PAGE 300

OBRAS 292\ 292\ 292\ 292\ 292\ (Copia de la Introduccin al Censo hecho por el marqus de la Torre en 1775.) “Noticias sobre la obra del seor Parra”, en Coleccin de papeles (t. I). “Carta del Licenciado Palacio a Felipe II, escrita en Guatemala el 8 de marzo de 1576”, en Coleccin de papeles (t. II). “Cosmgrafos de Indias. Segn consta en las Secretaras del Consejo de Indias”, en Coleccin de papeles (t. II). (Relacin de cosmgrafos de Indias.) “El terremoto de 1766 en Santiago de Cuba y la pastoral del obispo Morrel”, en Coleccin de papeles (t. II). “Milicias en Cuba”, en Coleccin de papeles (t. II). “Noticias sobre algunos trabajos cientficos que se hicieron en la Habana durante la primera aparicin del clera en ella, en 1833”, en Coleccin de papeles (t. II). “Razn de los cronistas de las Indias, segn consta en las Secretaras del Consejo de Indias”, en Coleccin de papeles (t. II). (Relacin de cronistas de Indias.) “Simulacro”, en Coleccin de papeles (t. II). “Sobre saludos al Castillo Nuevo de la Habana”, en Coleccin de papeles (t. II). (Copia de una Real Cdula de 1579.) “Ttulo del primer libro que al Nuevo Mundo dio el nombre de Amrica”, en Coleccin de papeles (t. II). “Don Jos Antonio Saco y el Ensayo Histrico de la isla de Cuba por Jacobo de la Pezuela impreso en Nueva York, en 1842”, en Coleccin de papeles (t. III). “Fundacin de una Academia en la Habana en 1834, y contienda deplorable que se suscit entre ella y algunos miembros de la Sociedad Econmica de la Habana”, en Coleccin de papeles (t. III). (Con este ttulo genrico, Saco public en la Coleccin de papeles la polmica en torno a la Academia Cubana de Literatura.) “Las esperanzas de Cuba”, en Coleccin de papeles (t. III). “Origen del movimiento anexionista en Cuba”, en Coleccin de papeles (t. III).

PAGE 301

JOS ANTONIO SACO /293 /293 /293 /293 /293 “Peticiones al Emperador de los Procuradores de la Isla Fernandina, acordadas en Junta de ellos, celebrada en la ciudad de Santiago a 28 de abril de 1542”, en Coleccin de papeles (t. III). (Documento copiado por Saco de la Coleccin Muoz .) “Proyecto de Convencin entre Francia, Inglaterra y los Estados Unidos, presentado al gobierno de stos en 1852, para que la isla de Cuba no cayese en poder de potencia alguna”, en Coleccin de papeles (t. III). “Representacin de Don Jos Antonio Saco al Excmo. Seor Gobernador y Capitn General don Miguel Tacn”, en Coleccin de papeles (t. III). (Esta Representacin fue escrita en 1834 por Jos de la Luz y Caballero en nombre de Saco, quien la firm como suya. Se public, por primera vez, en esta Coleccin de papeles .) “Motivos que influyeron para privar a Cuba de sus derechos polticos en 1837”, en La Amrica. Crnica Hispano-Amnericana Madrid, ao VI, no. 13 (8 de septiembre de 1862). “Refutacin de los argumentos con que se pretende defender en Cuba el actual rgimen absoluto”, en La Amrica. Crnica HispanoAmericana, Madrid, no. 20 (27 de diciembre de 1862). “Informe al gobierno de S.M., sobre la rebelin del indio Tupac-Amaru, acaecida en el Per a fines del siglo pasado. Cuzco, mayo 20 de 1782”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana no. 2 (27 de enero de 1863). (Este documento publicado por Saco se copi por l en el Museo Britnico.) “Venta de los bienes de las rdenes religiosas suprimidas en Cuba: inversin de una parte del producto de ellos en favor de la misma Isla”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid, ao VII, no. 3 (12 de febrero de 1863). Reediciones: Coleccin pstuma (1881). “Instruccin pblica”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid, 1863. Reediciones: Coleccin pstuma. (Se trata de una serie de artculos: Primero: “Instruccin primaria. [Primer Perodo]”, no. 5 [12 de marzo de 1863]; segundo: “Segundo perodo de la instruccin primaria desde 1793 hasta fines

PAGE 302

OBRAS 294\ 294\ 294\ 294\ 294\ de 1816”, no. 7 [12 de abril de 1863]; tercero: “Tercer perodo de la instruccin primaria desde fines de 1816 hasta 1845”, no. 9 [12 de mayo de 1863]; cuarto: “Continuacin del tercer perodo de la instruccin primaria. Desde fines de 1816 a 1843”, no. 4 [12 de junio de 1863]; — quinto: “Cuarto perodo de la instruccin primaria desde 1843 hasta el da”, no. 13 [12 de junio de 1863]; sexto: “Intervencin del Estado y del individuo en la organizacin de la instruccin primaria”, no. 20 [27 de octubre de 1863]. “La estadstica criminal en Cuba en 1862”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid, ao VIII, no. 1 (12 de febrero de 1864). Reediciones: Coleccin pstuma “Los chinos en Cuba”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid, ao VIII, no. 3 (12 de marzo de 1864) y no. 5 (12 de marzo de 1864). Reediciones: Coleccin pstuma “Esclavitud en China”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid, no. 8 (27 de abril de 1864); no. 9 (12 de mayo de 1864); no. 10 (27 de mayo de 1864); no. 11 (12 de junio de 1864). Reediciones: Memorias de le Real Sociedad Econmica y Anales de Fomento, Imprenta del Tiempo, Habana, 1864. “Fiestas con que la Habana ha celebrado en los das 15, 16 y 17 de mayo de 1864 el adoquinado de la calzada del Monte, hoy llamada calle del Prncipe Alfonso”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid, ao VIII, no. 13 (27 de julio de 1864). Reediciones: Coleccin pstuma “El actual Emperador de Mxico y el Conde de Aranda”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana Madrid, ao IX, no. 3 (12 de febrero de 1865). Reediciones: Coleccin pstuma “Carta de Jos Antonio Saco a Eduardo Asquerino, desde Pars, a 6 de marzo de 1865”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana (12 de marzo de 1865). “Introduccin de colonos africanos en Cuba y sus inconvenientes”, en Revista Hispano-Americana Madrid (27 de marzo, 12 de abril, 27 de abril y 12 de mayo de 1865). Reediciones : Coleccin pstuma

PAGE 303

JOS ANTONIO SACO /295 /295 /295 /295 /295 “La poltica absolutista en las provincias ultramarinas. Cartas al Excmo. Sr. D. Manuel Seijas Lozano, Ministro de Ultramar, refutndole los discursos que ha pronunciado en las Cortes sobre cuestiones de las provincias ultramarinas”, en La Amrica. Crnica Hispano-Americana. Carta primera: no. 7, de 12 de abril de 1865; Carta segunda : no. 8, de 27 de abril de 1865; Carta tercera : no. 9, de 12 de mayo de 1865; Carta cuarta : no. 10, de 27 de mayo de 1865. Algunas reformas en la isla de Cuba. 1 Supresin de aduanas. 2 Comercio de cabotaje entre Cuba y Espaa. 3 Direccin de los negocios interiores de Cuba. 4 Cuba es la que debe imponerse sus contribuciones, dirigindolas e invirtindolas en sus propias necesidades (s.i.), Londres, 1865. La esclavitud poltica a que las provincias de Ultramar fueron condenadas por el gobierno y las Cortes Constituyentes en 1837 fue un acto anticonstitucional y nulo (Madrid, 1866). La esclavitud en Cuba y la revolucin de Espaa (hoja suelta). Reediciones: La Poltica Madrid (19 de noviembre de 1868); Coleccin pstuma. “Voto particular del Sr. D. Jos Antonio Saco en la Junta de Informacin sobre reformas en Cuba y Puerto Rico, oponindose al nombramiento a diputados a Cortes”, en Extracto de las contestaciones al interrogatorio sobre las bases en que deben fundarse las leyes especiales que al cumplirse el artculo 80 de la Constitucin de la monarqua espaola deben presentarse a las Cortes para el Gobierno de Cuba y Puerto Rico, Imprenta de la Biblioteca Universal Econmica, Madrid, 1869. “Una pregunta y su respuesta”, en La Poltica Madrid (3 de diciembre de 1869). Reediciones: Coleccin pstuma “Historia de la esclavitud”, en El Abolicionista "rgano de la Sociedad Abolicionista Espaola (20 de enero de 1875). Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das por D. Jos Antonio Saco (t. I), Tipografa Lahure, Pars, 1875. Reediciones: Editorial Alfa, Habana, 1936-1945.

PAGE 304

OBRAS 296\ 296\ 296\ 296\ 296\ Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das, por don Jos Antonio Saco (t. II), Imprenta de Kugelmann, Pars, 1875. Reediciones: Editorial Alfa, Habana, 1936-1945. Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das, por don Jos Antonio Saco (t. III), Imprenta de Jaime Jeps, Barcelona, 1877. Reediciones: Editorial Alfa, Habana, 1936-1945. “Legislaturas provinciales en las Antillas Espaolas”, en El Nuevo Mundo Nueva York (15 de enero de 1878). Historia de la esclavitud de la raza africana en el Nuevo Mundo y en especial en los pases amrico-hispanos, por Jos Antonio Saco Autor de la Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das (t. I), Imprenta de Jaime Jeps, Barcelona, 1879. Reediciones: Coleccin de Libros Cubanos, Cultural S. A., Habana 1938; Editorial Alfa, Habana, 1936-1945. “Hay en Cuba patriotismo?”, en El Triunfo Habana (15 de julio de 1881). (Este escrito publicado despus de la muerte de Saco, tambin se encuentra en la Coleccin pstuma .) Coleccin pstuma de papeles cientficos, histricos, polticos y de otros ramos sobre la isla de Cuba, ya publicados, ya inditos por D. Jos Antonio Saco Editor Miguel de Villa, Habana, 1881. (Recopilacin de trabajos de Saco, cuya edicin estuvo al cuidado de Vidal Morales y Morales.) “Acumulacin de funciones legislativas y ejecutivas en el Consejo Legislativo”, en Coleccin pstuma “Carta de los Procuradores de la isla de Cuba al Emperador, fecha en Santiago a 17 de marzo de 1540”, en Coleccin pstuma “Convocatoria de los padres gernimos, Gobernadores de las Indias, a los procuradores de las Villas de la Espaola, para la eleccin del Procurador en Cortes”, en Coleccin pstuma (Documento de 1518 copiado por Saco de la Coleccin Muoz .) “Descripcin de la isla de Cuba, ganados, haciendas, frutos y comercios, motivos de su poco adelantamiento, cuyas causas se explican para el remedio, pudiendo por las mayores proporciones que

PAGE 305

JOS ANTONIO SACO /297 /297 /297 /297 /297 tiene, contribuir al poder de la Monarqua y felicidad de Espaa”, en Coleccin de papeles (t. I). (Documento copiado por Saco y publicado en su Coleccin de papeles.) “Representacin de algunos cubanos en 1859 a S.M. la Reina doa Isabel II”, en Coleccin pstuma Historia de la esclavitud de los indios en el Nuevo Mundo. Por don Jos Antonio Saco. Publicada en la Revista Cubana con notas del Dr. Vidal Morales y Morales Establecimiento Tipogrfico de la Viuda de Soler, Habana, 1883. Reediciones: Coleccin de Libros Cubanos, Cultural S.A., Habana, 1932; Editorial Alfa, Habana, 1936-1945. “Historia de los repartimientos y encomiendas de indios”, en Revista de Cuba t. XIII (enero-junio de 1883). Reediciones: Coleccin de Libros Cubanos, Cultural S.A., Habana, 1932; Editorial Alfa, Habana, 1936-1945. Historia de la esclavitud de la raza africana en el Nuevo Mundo y en especial en los pases hispano-americanos, por D. Jos Antonio Saco autor de la Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das, y de la Historia de la esclavitud de los indios en el Nuevo Mundo. Publicados con muchos apndices en la Revista Cubana por el Dr. Vidal Morales y Morales (t. II), Imprenta de lvarez y Compaa, La Habana, 1893. Reediciones: Coleccin de Libros Cubanos, Cultural S.A., Habana 1938; Editorial Alfa, Habana, 1936-1945. “Vida de don Jos Antonio Saco, escrita por l mismo en los primeros meses del ao de 1878”, en Revista Cubana t. XX, 1894. (Slo cubre los primeros aos de su vida.) “De las mercancas que servan para la trata negrera”, en Revista Bimestre Cubana vol. XI, mayo-junio de 1916. (Se public por Fernando Ortiz. Es un estudio indito e incompleto.) Gritos de admonicin, Imprenta La Prueba, Habana, 1916. (El t. XI de la Biblioteca Cuba, dirigida por Nstor Carbonell. Es una edicin popular de algunos trabajos de la Coleccin de papeles.)

PAGE 306

OBRAS 298\ 298\ 298\ 298\ 298\ Contra la anexin, por Jos Antonio Saco Recopilacin de sus papeles con prlogo y ultlogo de Fernando Ortiz, 2 ts., Cultural, S.A., Habana, 1928. (Aparece en la Coleccin de Libros Cubanos, bajo la direccin de Fernando Ortiz, vols. 5 y 6. Recopilacin hecha por Fernando Ortiz de los trabajos de Saco contra las ideas de la anexin de Cuba a Estados Unidos. El prlogo y ultlogo del recopilador son importantes piezas para el estudio de Saco y su obra.) Reediciones: Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1974. “Viaje por Europa”, en Revista Bimestre Cubana, vol. XXIV, no. 5 (septiembre-octubre de 1929); vol. XXIV, no. 6 (noviembre-diciembre de 1929); vol. XXV, no. 1 (enero-febrero de 1930); vol. XXV, no. 3 (mayo-junio de 1930). Reediciones: Revista de la Sociedad Geogrfica de Cuba 19281929. Ideario reformista 5 ts., Cuadernos de Cultural, Primera Serie, Ediciones de la Secretara de Educacin, Habana, 1935. Por Cuba cubana Editorial Cuba (Habana), 1937.

PAGE 307

BIBLIOGRAFA P BIBLIOGRAFA P BIBLIOGRAFA P BIBLIOGRAFA P BIBLIOGRAFA P ASIV ASIV ASIV ASIV ASIV A A A A AAGUIRRE, SERGIO: Eco de caminos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1974 AHUMADA Y CENTURI"N, JOS: Memoria histrico poltico de la isla de Cuba, Librera e Imprenta de A Pego, Habana, 1874 AIMES, HUBERT H. S.: A History of Slavery in Cuba (1511 to 1868), Putnam’s and Sons, New York, 1907. ALCAL GALIANO, DIONISIO: Cuba en 1858, Imprenta de Beltrn y Vias, Madrid, 1859 LVAREZ PEDROSO, ANTONIO: Miguel de Aldama, Imprenta El Siglo XX, La Habana, MCMXLVIII. ARANGO Y PARREO, FRANCISCO: Obras de D. Francisco de Arango y Parreo, Direccin de Cultura, La Habana, 1952. ARMAS Y CSPEDES, FRANCISCO DE: De la esclavitud en Cuba, Establecimiento Tipogrfico de T. Fortanet, Madrid, 1866 ARRATE, JOS MARTN FLIX DE: Llave del Nuevo Mundo. Antemural de las Indias Occidentales, Comisin Nacional Cubana de la UNESCO, La Habana, 1964 AZCRATE ROSELL, RAFAEL: Nicols Azcrate. El reformista, Editorial Trpico, La Habana, 1939 BACARD Y MOREAU, EMILIO: Crnicas de Santiago de Cuba. Recopiladas por Emilio Bacard y Moreau, reimpresin por Manuel A. Barrera, 10 ts., Tipografa Arropo hermanos, Santiago de Cuba, 1923-1925. BACHILLER Y MORALES, Antonio: Apuntes para la Historia de las letras y de la instruccin pblica en la isla le Cuba, Instituto de Literatura y Lingstica, Academia de Ciencias de Cuba, La Habana, 1965.

PAGE 308

OBRAS 300\ 300\ 300\ 300\ 300\ BETANCOURT CISNEROS, GASPAR ( El Lugareo): Cartas a Saco, Editorial Guimaro, La Habana, MCMXL. BISB, MANUEL: Independentismo. Movimientos anteriores a 1868, Cuadernos de Historia Habanera dirigidos por Emilio Roig de Leuchsenring, no. 24 (La Habana), 1943. CABALLERO, JOS AGUSTN: Escritos varios, Universidad de La Habana, 1954. CALCAGNO, FRANCISCO: Diccionario biogrfico cubano, Imprenta y Librera de N. Ponce de Len, Nueva York, 1878. CEPERO BONILLA, RAL: Obras histricas, Instituto de Historia, La Habana, 1963. ——————: Azcar y abolicin, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1971. C"RDOVA, FEDERICO: Jos Antonio Saco fue un carcter, Tipografa Molina y Ca., La Habana, 1931. Correspondencia reservada del capitn general don Miguel Tacn Introduccin, notas y bibliografa por Juan Prez de la Riva, Consejo Nacional de Cultura, Biblioteca Nacional Jos Mart, La Habana, 1963. CORWIN, ARTHUR F.: Spain and the Abolition of Slavery in Cuba 1817-1886, Published for the Institute of Latin American Studies by the University of Texas Press, 1967. COWLEY, RAFAEL NGEL: Los tres primeros historiadores de la isla de Cuba. Reproduccin de las historias de D. Jos Martn Flix de Arrate y D. Antonio Jos Valds, y publicacin de la indita del doctor D. Ignacio Urrutia y Montoya, adicionadas con multitud de notas y aumentadas con descripciones histricas de la mayor parte de las ciudades, villas y pueblos de esta isla que en ellas se mencionan, 3 ts., Pego, Habana, 1876-1877. DEL VALLE, ADRIN: Historia documentada de la conspiracin de la Gran Legin del guila Negra, Imprenta El Siglo XX, La Habana, MCMXXX. ELY, ROLAND T.: La economa cubana entre las dos Isabeles 1492-1832, Editorial Librera Mart, La Habana, 1960. ——————: Comerciantes cubanos del siglo XIX, 2 ed., Editorial Librera Mart, La Habana, 1961.

PAGE 309

JOS ANTONIO SACO /301 /301 /301 /301 /301 —————— : Cuando reinaba su majestad el azcar. Estudio histrico-sociolgico de una tragedia latinoamericana: el monocultivo en Cuba, Editorial Sudamericana, Buenos Aires (1963). ENGELS, FEDERICO: Anti-Dhring o la subversin de la ciencia, por el seor Eugen Dhring, Editora Poltica, La Habana, 1963. —————— : El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, Editora Poltica, La Habana, 1963. FERNNDEZ DE CASTRO, JOS ANTONIO: Medio siglo de historia colonial de Cuba. Cartas a Jos Antonio Saco ordenadas y comentadas (de 1823 a 1879), Ricardo Veloso, Habana, 1923. FERRER DE COUTO, JOS: Crisol histrico espaol y restauracin de glorias nacionales, Imprenta del Tiempo, Habana, 1862. FRANCO, JOS LUCIANO: La conspiracin de Aponte, Publicaciones del Archivo Nacional, La Habana, 1963. ——————: El Gobierno colonial de Cuba y la independencia de Venezuela, Estudios Monogrficos, no. 6, Casa de las Amrica, La Habana, 1970. FRAS JACOTT, FRANCISCO MARA DE LA MERCED: Coleccin de escritos sobre agricultura, industria, ciencias y otras ramas de inters para la isla de Cuba, Imprenta Tipogrfica de Jorge Kugelmann, Pars, 1860. —————— : La cuestin del trabajo agrcola y de la poblacin en la isla de Cuba, terica y prcticamente examinada, Imprenta Tipogrfica de Jorge Kugelmann, Pars, 1860. FRIEDLAENDER, HEINRICH: Historia econmica de Cuba, 2 ts., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1978. GALLENGA, ANTONIO CARLOS N.: The Pearl of the Antillas, Chapman and Itall, London, 1873. GARCA PONS, CSAR: El obispo Espada y su influencia en la cultura cubana, Publicaciones del Ministerio de Educacin, La Habana, 1951. GARRIG", ROQUE E.: Historia documentada de la conspiracin de los Soles y Rayos de Bolvar, 2 ts., Imprenta El Siglo XX, La Habana, MCMXXIX. GENOVESSE, EUGENE D.: Economa poltica de la esclavitud, Ediciones Pennsula, Barcelona, 1970.

PAGE 310

OBRAS 302\ 302\ 302\ 302\ 302\ —————— : The world the slaveholdes made, Ventage Books, New York, 1971. GOOCH, G. P.: Historia e historiadores en el siglo XX, Fondo de Cultura Econmica, Mxico, 1942. GUERRA, RAMIRO: Manual de Historia de Cuba, Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1962. ——————: Azcar y poblacin en las Antillas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1970. —————— : La expansin territorial de los Estados Unidos a expensas de Espaa y de los pases hispanoamericanos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1973. GUITERAS, PEDRO J .: Historia de la isla de Cuba, Cultural S.A., La Habana, 1927-1928. GUTIRREZ DE LA CONCHA, JOS: Memoria sobre el estado poltico, gobierno y administracin de la isla de Cuba por el Tte. General D. Jos de la Concha, Establecimiento tipogrfico de Jos Trujillo, Madrid, 1853. —————— : Memoria dirigida al Excmo. Sr. D. Francisco Serrano y Domnguez, Capitn General de la isla de Cuba, Imprenta de La Reforma, Madrid, 1867. HERNNDEZ IGLESIAS, FERMN: La esclavitud y el Seor Ferrer de Couto, Imprenta Universal, Madrid, 1866. HORREGO ESTUCH, LEOPOLDO: El sentido revolucionario del 68. Historia de un proceso ideolgico, Jess Montero, editor, La Habana, 1945. IBARRA, JORGE: Ideologa mambisa, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1968. JOS ANTONIO SACO: Documentos para su vida Anotados por Domingo Figarola-Caneda, Imprenta El Siglo XX, Habana, 1921. KNIGHT, FRANKLIN: Slave trade in Cuba during the nineteenth century, The University of Wisconsin Press, Madison, 1974. LABRA, JOS MARA DE: La abolicin de la esclavitud en el orden econmico, Imprenta de J. Noguera, Madrid, 1873. ——————: Discursos polticos, acadmicos y forenses, Imprenta de Marcelino Burgare, Madrid, 1886. —————— : La reforma colonial en las Antillas, Establecimiento tipogrfico de Alfredo Alonso, Madrid, 1896.

PAGE 311

JOS ANTONIO SACO /303 /303 /303 /303 /303 LE RIVEREND, JULIO: “Valoracin de Saco”, en Revista de la Biblioteca Nacional Jos Mart, La Habana, ao 70, no. 1, enero-abril de 1979. L"PEZ DE LETONA, ANTONIO: Isla de Cuba. Reflexiones sobre su estado social, poltico y econmico; su administracin y gobierno. Por el brigadier D. Antonio L. de Letona, Imprenta, de J. M. Ducazal, Madrid, 1865. LORENZO, RAL: El sentido nacionalista del pensamiento de Saco, La Habana, 1942. MACA, JUAN MANUEL: Question of Cuba, Imprenta Serriere et Cie., Pars, 1851. ——————: The Cuban Question in the Spanish Parliament, Printed at the Anglo-American Times Press, London, 1872. MADDEN, RICHARD R.: La isla de Cuba, Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1964. MAESTRI, RAL: “La palabra de Saco”, en Anales de la Academia Nacional de Artes y Letras, ao XXX, t. XXV, enero-diciembre de 1944. MARX, CARLOS: El capital. Crtica de la economa poltica (versin del alemn por Wenceslao Roces), 3 ts., Ediciones Venceremos, La Habana, 1965. ——————: Contribucin a la crtica de la economa poltica, Editora Poltica, La Habana, 1966. —————— : Fundamentos de la crtica de la economa poltica, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1970. MARX, CARLOS Y FEDERICO ENGELS: La ideologa alemana, Edicin Revolucionaria, La Habana, 1966. MC CADDEN, JOSEPH Y HELEN: Father Varela. Torch bearer from Cuba, The United States Historical Society, New York, 1969. MELLAFE, ROLANDO: Breve historia de la esclavitud negra en Amrica Latina, Biblioteca SEP Mxico, D.F., 1974. MERINO BRITO, ELOY G.: Jos Antonio Saco: Su influencia en la cultura y en las ideas polticas de Cuba. Premio Emilio Bacard Moreau 1949, Molina y Compaa, Habana, 1950. MORENO FRAGINALS, MANUEL: Jos A. Saco. Estudio y bibliografa, Direccin de Publicaciones, Universidad Central de Las Villas, Las Villas, 1960.

PAGE 312

OBRAS 304\ 304\ 304\ 304\ 304\ ——————: El ingenio. Complejo econmico social cubano del azcar, 3 ts., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1978. ORTIZ, FERNANDO: “Los negros esclavos. Estudio Sociolgico y de Derecho Pblico”, en Revista Bimestre Cubana, Habana, 1916. ——————: Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar, Direccin de Publicaciones, Universidad Central de las Villas, Las Villas, 1963. PAZOS Y ROQUE, FELIPE: “La economa cubana en el siglo XIX”, en Revista Bimestre Cubana, vol. XLVII, no. 1, La Habana, enero-febrero de 1941. PICHARDO, HORTENSIA: Documentos para la Historia de Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1971, t. I. PREZ CABRERA, JOS MANUEL: Historiografa de Cuba, Instituto Panamericano de Geografa e Historia, Mxico, 1962. PREZ DE LA RIVA, JUAN: El barracn y otros ensayos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975. —————— : El monto de la inmigracin forzada en el siglo XIX, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1979. PEZUELA Y LOBO, JACOBO DE LA: Ensayo histrico de la isla de Cuba, Imprenta Espaola de R. Rafael, Nueva York, 1842. —————— : Diccionario geogrfico, estadstico, histrico, de la isla de Cuba, 4 vols., Imprenta del Establecimiento de Mellado, Madrid, 1863-1866. ——————: Crnica de las Antillas, Rubio Grillo y Vitturi, Madrid, 1871. —————— : Historia de la isla de Cuba, 4 ts., Carlos Bailly-Baillire, Madrid, 1868-1878. PONTE DOMNGUEZ, FRANCISCO JOS: Arango y Parreo. Estadista colonial cubano, Imprenta Molina y Ca., La Habana, 1937. —————— : La personalidad poltica de Jos Antonio Saco, Imprenta Molina y Co., La Habana, s.f. ROIG DE LEUCHSENRING, EMILIO: Cuba y los Estados Unidos: 18051898: Historia documentada de la actitud dismil del Estado y del pueblo norteamericanos en relacin con la independencia de Cuba, Publicaciones de la Sociedad Cubana de Estudios Histricos e Internacionales, Habana, 1949.

PAGE 313

JOS ANTONIO SACO /305 /305 /305 /305 /305 ROLDN OLIARTE, ESTEBAN: Cuba en la mano, Enciclopedia popular ilustrada, La Habana, 1940. SAGRA, RAM"N DE LA: Historia econmico-poltica y estadstica de la isla de Cuba, o sea de sus progresos en poblacin, la agricultura, el comercio y las rentas, Imprenta de las viudas de Arazoza y Soler, Habana, 1831. ——————: Breves noticias de los primeros meses de mando del Excmo. Seor D. Miguel Tacn Gobernador Poltico y Militar de la Habana y Capitn General de la isla de Cuba, Imprenta de Don Juan de La Granja, Nueva York, 1835. —————— : Historia fsica, poltica y natural de la isla de Cuba. A. Bertrand, Pars, 1842. —————— : Estudios coloniales con aplicacin a la isla de Cuba, Imprenta de D. Dionisio Hidalgo, Madrid, 1845. —————— : Cuba: 1860. Seleccin de artculos sobre agricultura cubana, Comisin Nacional Cubana de la UNESCO, La Habana, 1963. SALAS Y QUIROGA, JACINTO: Viajes de Jacinto de Salas y Quiroga, Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1964. SNCHEZ ALONSO, B.: Historia de la historiografa espaola, 2 vols., Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, Madrid, 1941. SANGUILY, MANUEL: Jos de la Luz y Caballero (Estudio Crtico), Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1962. SEDANO, CARLOS DE: Cuba desde 1850 a 1873. Coleccin de informes, memorias, proyectos y antecedentes sobre la Isla de Cuba, Imprenta Nacional, Madrid, 1873. SOTO PAZ, RAFAEL: La falsa cubanidad de Saco, Luz y del Monte, Editorial Alfa, La Habana, 1941. TORRENTE, MIARIANO: Memorias sobre la esclavitud, Imprenta de la viuda de Jordn e hijos, Madrid, 1841. ——————: Bosquejo econmico poltico de la isla de Cuba, 2 ts., Imprenta de M. Pita, Madrid, 1852-1853. —————— : Slavery in the island of Cuba, with remarks on the statements of the British press relative to the slave trade, Wood, London, 1853.

PAGE 314

OBRAS 306\ 306\ 306\ 306\ 306\ TORRES-CUEVAS, EDUARDO: “Vicente Antonio de Castro, el Gran Oriente de Cuba y las Antillas y la ruptura del 68”, en Santiago, no. 32, diciembre de 1978. VALDS, ANTONIO J.: Historia de la isla de Cuba y en especial de la Habana, Comisin Nacional Cubana de la UNESCO, La Habana, 1964. VITIER, MEDARDO: Las ideas y la Filosofa en Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1970. VIVANCO, JULIN: Jos Antonio Miralla, precursor de la independencia de Cuba, 4 ts., Editorial El Sol, La Habana, 1958. WILLIAMS, ERIC: Capitalismo y esclavitud, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975. ZARAGOZA, JUSTO: Las insurrecciones en Cuba. Apuntes para la historia poltica de esta isla en el presente siglo, 2 ts., Imprenta de M. G. Hernndez, Madrid, 1872-1873.

PAGE 315

NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO NDICE ONOMSTICO —A— Abarroa, casa de: 93, 99, 100, 102, 104, 105, 106. Abel-Daker: 70. Aberdeen, lord: 73,86. Agero y Snchez, Pedro de: 90. Aguirre, doctor: 139. Aguirre de Tejeda, Manuel (conde de Tejeda de Valdosera): 267. Alameda y Brea, Cirilo (fray): 20. Alcal Galiano, Antonio: 146. Alcaraz, padre: 31. Aldama y Arechaga, Domingo de: 46, 113, 163, 166, 175. Aldama Alfonso, Dolores: 13, 14, 15, 16, 18, 20, 21, 22, 23, 26, 28, 30, 32, 34, 37, 38, 39, 41,42, 43, 44,46, 47, 50, 51, 52, 53, 55, 56, 58, 59, 60, 62, 63, 64, 65, 67, 69, 70, 71, 73, 74, 75, 77, 79, 81, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 90, 91, 92, 95, 96, 97, 98, 100, 104, 106, 108, 109, 132, 179, 189, 191, 195, 196, 207, 208, 222, 257, 274.

PAGE 316

OBRAS 308\ 308\ 308\ 308\ 308\Aldama y Alfonso, Gonzalo de: 14, 16, 20, 22, 23, 26, 28, 30, 32, 34, 37, 38, 39, 41, 46, 51, 67, 127. Aldama y Alfonso, Miguel de: 163, 166, 177, 179, 180, 181, 183, 184, 185, 186, 195, 212, 213, 242. Aldama de del Monte, Rosa: 46, 113, 114, 115, 159. Aldama del Monte, Rosa: 209. Alfonso, Jos Eusebio: 82, 84, 86, 88, 90, 92, 132, 196, 225, 228, 230. Alfonso. Ver Alfonso y Garca, Jos Luis. Alfonso, Joseph. Ver Alfonso y Garca, Jos Luis. Alfonso y Garca, Jos Luis (conde de Montelo): 13, 14, 15, 16, 17, 18, 20, 21, 22, 23, 24, 26, 27, 28, 29, 31, 33, 34, 35, 37, 38, 39, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 51, 52, 56, 57, 58, 59, 61, 62, 63, 64, 65, 67, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 76, 77, 78, 79, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 89, 90, 92, 93, 94, 95, 96, 97, 98, 99, 100, 101, 102, 103, 105, 106, 107, 108, 113, 131, 132, 138, 150, 151, 153, 155, 156, 167, 175, 177, 178, 179, 180, 181, 185, 186, 189, 207, 209, 219, 222, 223, 224, 225, 231, 273, 274, 275. Alfonso, Ricardo: 107, 109, 226. Alfonso de Aldama, Blanca: 38, 39, 41, 42, 67, 71. Alfonso de Aldama, Celina: 42, 43, 108, 180. Alfonso de Aldama, Florinda: 13, 14, 16, 18, 20, 21, 22, 23. Alfonso de Aldama, Gonzalo: 21, 53, 87, 97, 98, 107, 108, 109. Alfonso de Aldama, Julio: 95, 96, 99, 100, 102, 103, 105, 106, 107, 108, 109. Alfonso de Aldama, Lorenzo: 87, 88, 97, 98, 103. Alfonso de Aldama, Rosa: 34, 46, 62, 113. Alfonso, el Sabio: 25. Alfonso y de la Espada, Josefa: 58, 59, 60, 65, 68. Alfonso de Mestre, Paulina: 96, 274, 275. Alfonso y Poey, Felipe: 168, 177, 223, 225, 226, 227, 228, 230. Alfonso y Poey, Gonzalo: 13, 30, 58, 222, 223, 224, 228, 230. Alfonso y Soler, Gonzalo: 13, 26, 29, 34, 38, 40, 42, 44, 46, 47, 50, 51, 55, 57, 58, 59, 60, 62, 63, 64, 65, 67, 69, 71, 73, 74, 75, 76, 77, 82, 96, 97, 98, 99, 108, 113, 142, 147, 148, 150, 153, 154, 155, 156, 157, 160, 161, 162, 163, 164, 166, 167, 168, 169, 170, 171, 172, 173, 174, 176, 177, 178, 195, 196, 198, 222, 223, 224, 228, 259, 274, 275.

PAGE 317

JOS ANTONIO SACO /309 /309 /309 /309 /309Alfonso y Soler, Julin: 60. Almagro, Miguel de : 275. Andr, Domingo: 112, 152. Anglona, prncipe de. Ver Tllez Girn, Pedro. Angulo, Laureano: 31, 32. Angulo y Heredia, Antonio: 170, 171, 172, 174, 191, 192, 195. Angulo y Heredia, Jos Miguel: 265. Anita: 239, 263, 273. Antonio, Nicols: 25. Aponte, Jos Antonio: 45. Arango y Nez del Castillo, Andrs de: 17, 37, 144, 145, 146, 217, 251. Arango y Parreo, Francisco de: 16, 112, 146, 242, 249. Arazoza, Jos Toribio de: 140. Argelles, Jos Agustn: 29, 152, 204, 215, 251, 271. Armas: 235. Armas, Manuel de: 265. Armas y Carmona, Francisco de: 17, 19, 65. Armenteros, Francisco: 217. Armero, general: 80. Arozarena, Cristbal: 45. Arrate y Acosta, Jos Martn Flix de: 162. Arregui, Jos Antonio: 45. Arriaza, Eugenio de: 63. Arriaza, Manuel R. de: 63. Artime: 212. Asquerino, Eduardo: 192, 194, 202, 204, 232, 259. Austin: 211. Ayala, Ins de: 28, 30, 32, 34, 37, 38, 39, 41, 42, 43, 44, 46, 52, 75, 77, 95, 97, 101, 103, 106, 108, 127, 142, 208, 222, 237, 273. Azcrate, Gabriel Raimundo: 45.

PAGE 318

OBRAS 310\ 310\ 310\ 310\ 310\—B— Bachiller y Morales, Antonio: 196. Baj. Ver Tacn y Rosique, Miguel. Balbuena, Bernardo de: 247. Barabilbaro, Patricio: 11. Barbarrosa, Miguel: 235. Barcia: 35. Barrera, Francisco: 172. Bentez, Jos Domingo: 217. Bernal, Calixto: 236. Bertot, Luis: 169. Berzlius, Jean-Jacques: 136. Betancourt, Antonio Mara: 78. Betancourt Cisneros, Gaspar: 71, 75, 78, 79, 80, 81, 89, 174, 252, 256. Betancourt, Jos Ramn de: 236. Bilbao, T. de (capitn): 163, 166. Biot, Juan Bautista: 130. Blair, Hugh: 129, 130. Bolvar, Simn: 27. Bombalier, Santiago: 85. Bona, Flix de: 185, 272. Borbn, Carlos Ma. Isidro de: 27. Borbn, prncipe de: 124. Bory, Pablo: 16. Bravo, Francisco de Paula ( Secundino ): 268. Bretn, general: 120. Bru, tienne-Robert: 130. Bruzn y Rodrguez, Jos: 67. Bulnes y Solera, Jos de: 29, 45, 156, 196, 197, 200, 203, 207, 218.

PAGE 319

JOS ANTONIO SACO /311 /311 /311 /311 /311—C— Caballero: 146 Caballero, Jos Agustn: 135. Caballero de Luz, Manuela Teresa: 143, 147, 150, 151, 160, 161, 162, 163. Cabrera, Ramn: 70, 72. Calatrava, Jos Mara: 29. Calvo, Jos Mara: 144, 148. Campino: 248. Campo Alegre, condes de: 125. Campo, doctor: 30. Canmar, conde de: 236, 239. Cano Manuel, Antonio: 215. Cnovas del Castillo, Antonio: 245, 262. Caedo, Valentn: 83, 84. Capmany y Montpalau, Antonio de: 24, 25. Crdenas: 22. Crdenas, Pedro de: 117, 225. Carlos III: 123. Carlos V: 34. Carlos, don: 143, 216, 219. Caro y Ca: 228. Carrillo: 16 Casas, Antonio: 141, 147, 263. Casas, Bartolom de las (fray): 236, 278. Castro, Adolfo de: 132. Castro, Alejandro: 264. Castro, Rafael de: 68. Ceballos, Jos Andrs: 45. Cspedes, Francisco de: 58, 59, 65, 68, 196. Cicern, Marco Tulio: 90.

PAGE 320

OBRAS 312\ 312\ 312\ 312\ 312\Cintra, Jos Antonio: 155. Cisneros y Saco, Hilario: 83, 84. Clarendon, lord: 130. Clarke Ver Clarkson, Thomas. Clarkson, Thomas: 36. Clavel de Sol F Ver Vlads Colell, Felipe. Clay, M.: 147. Coln, Cristbal: 35. Coln, Fernando: 35. Collina: 116, 117, 122, 128. Colson: 59. Conde, Jos Antonio: 24. Constantino: 211. Corral, Francisco: 45. Correoso: 269. Cristo. Ver Jesucristo. Cruz, Juan de la (san): 25. Cub y Soler, Mariano: 86, 127. Cuesta y Vzquez: 148. Curtius, Ernest: 211. —CH— Chauviteau, J.: 22, 26, 31, 40, 43, 45, 46, 71, 74, 115, 119, 121, 157, 158, 159, 223. Chila, doa: 151, 155. Chile, D.: 147. Chomel, doctor: 63. Chumba: 117, 122, 128. —D— Dana, Charles A.: 211, 235.

PAGE 321

JOS ANTONIO SACO /313 /313 /313 /313 /313Dante, Alighieri: 134, 135. Darthez: 31. Davy, Humphry (sir): 134. Dehesa: 215. Delicias, marqus de las: 127. Del Val y Ros, Julin: 237, 240, 241. Daz, Juan: 122. Daz Quibus, Juan: 75. Daz, Rafael: 55, 141, 148, 150. Didot, impresor: 130. Dios: 58, 68, 72, 78, 79, 81, 95, 102, 108, 117, 123, 125, 129, 132, 137, 144, 147, 148, 160, 165, 169, 176, 177, 180, 221, 264, 280. Dr. Ver Gutirrez, Jos Nicols. Drake y del Castillo, Carlos (conde de Vegamar): 55, 117, 135. Dulce y Garay, Domingo: 207, 274, 275. Dumas, Jean-Baptiste: 149. Durn, Agustn: 24. Durrieu, Javier: 117, 123, 127. —E— Echeverra, Jos Antonio: 127, 163, 164, 166, 167, 168, 169, 170, 176, 177, 178, 179, 180, 181, 182, 183, 184, 185, 186, 187, 188, 189, 191, 192, 193, 194, 195, 196, 197, 198, 199, 200, 202, 203, 204, 207, 208, 209, 212, 213, 227, 229, 230, 234, 235, 238, 242, 243, 245, 270, 274. Edrisi, Abou-Abdalah-Mohammed, El: 130. Elliot, George (lord): 143. Erice, Francisco: 143, 216. Escovedo, Antonio: 67. Escovedo, Nicols Manuel de: 18, 19, 20, 21, 23, 28, 30, 32, 34, 35, 39, 41, 42, 43, 142, 143, 147, 148, 150, 152. Espartero, Baldomero: 44, 57, 68, 129, 152, 155, 156. Estrada: 67.

PAGE 322

OBRAS 314\ 314\ 314\ 314\ 314\Evans, doctor: 90, 92. Ezpeleta y Enrile, Joaqun de: 142. —F— Faurs de Fras, Evelina: 263, 273. Fernndez de Silva, Felipe: 45. Fernndez, Ignacio: 234, 235. Fernandina, conde de: 67, 127. Fiera marina. Ver Tacn y Rosique, Miguel. Fieschi, Giuseppe: 149. Figueras: 34. Figuerola, Laureano: 274. Flores, general: 124. Freemind F. : Ver Daz Quibu, Juan. Fras y Jacott, Francisco Ma. de la Merced (conde de Pozos Dulces): 93, 98, 184, 185, 186, 195, 234, 262, 272. Fras y Jacott, Jos Jacinto de: 230, 272. Fras de Saco, Dolores: 93, 94, 95, 96, 97, 98, 99, 100, 101, 102, 103, 104, 105, 106, 165, 166, 167, 168, 169, 170, 171, 172, 173, 174, 175, 178, 181, 182, 183, 184, 185, 186, 187, 197, 198, 203, 207, 208, 209, 210, 225, 226, 228, 229, 230, 231, 234, 235, 241, 242, 262, 263, 272. —G— Galn: 139. Gallardo, Bartolom Jos: 25, 132. Gallego, Juan Nicasio: 110, 111, 112. Garay y Heredia, Manuel de: 144, 217. Garelly: 215. Gayangos, Bartolom Jos: 132. Gener, Benigno: 84, 121, 123, 127, 245. Gener, Justo: 247. Gener, Mercedes: 247. Gener, Plcido: 84, 227, 247.

PAGE 323

JOS ANTONIO SACO /315 /315 /315 /315 /315Gener, Toms: 145, 147, 148, 246. Gmez Becerra: 29. Gmez de Cibda, Fernn: 24. Gmez, Joaqun: 67. Gonzlez: 55, 146. Gonzlez Barcia, Andrs: 35. Gonzlez Bravo, Luis: 55, 264. Gonzlez Larrinaga, Bonifacio: 45. Govantes, Jos Agustn: 155. Granada, Luis de (fray): 25 Grote, George: 211. Gell y Rent, Jos: 59, 187, 226. Gell y Rent, Juan: 59, 183. Gurin-Mneville, Flix Edoaurd: 222. Guerra Bethencourt, Francisco: 148. Guiteras, Antonio: 65. Guiteras, Eusebio: 65. Guiteras, Pedro Jos: 31, 84. Guizot, Franois: 72. Gutirrez de la Concha, Jos: 80, 92, 120, 164, 166, 177, 197, 232. Gutirrez, Nicols Jos: 13, 14, 15, 16, 18, 20, 23, 28, 30, 32, 34, 35, 122, 143, 155. —H— Hara: 135. Hechevarras (los): 144. Hechevarra y O’Gavan, Prudencio: 144. Heeren, Ludwig: 130. Heineccio, Juan: 135, 136, 245. Hernndez, Francisco: 21. Hernndez, J.: 229.

PAGE 324

OBRAS 316\ 316\ 316\ 316\ 316\Hernndez, Jos Bienvenido: 21. Hernndez, Pedro: 195. Hernndez, Vicente: 21. Herodes: 19. Herrera, Jos de Jess: 39, 122. Herrera Dvila, Ignacio: 22, 75. Herrera y Tordesillas, Antonio de: 35. Hevia, Juan Bautista: 168. Humboldt, Alejandro de (barn): 130. Hurtado de Mendoza, Diego: 24. —I— Ibarra, Jos: 14, 18, 20, 38, 116, 117, 120, 122, 150. Ibarra, Ma.: 209. Inocencio, sastre: 114. Iribarren (los): 26, 220. Isabel II: 27, 34. Istriz, Xavier: 151. Iturbide, emperador: 124. Iznaga y Borrell, Jos Aniceto: 78, 131, 133. Iznardi, ngel: 84. —J— Jesucristo: 24, 57. Jess Nazareno. Ver Jesucristo. Job: 25, 189. Jorrn, Jos Silvestre: 236, 241, 277, 278. Jos, don. Ver Alfonso y Garca, Jos Luis. Josefa Fernanda, infanta: 226. Jovellanos, Gaspar Melchor de: 25, 112. Jugler, Jean-Fdric: 130. Junco de Gener, Guadalupe: 127, 247, 251.

PAGE 325

JOS ANTONIO SACO /317 /317 /317 /317 /317Justiniano: 211. —K— Kindeln, Juan: 344. Kindeln y Mozo de la Torre, Julian de: 20. Kugelmann, M.: 237, 239. —L— Lahure, impresor: 277. Laiseca: 52, 69. Lama : 31, 32. Lamadrid: 31. Lanzarote: 122. Lara, Po de: 134. Larra, Mariano Jos de: 23, 24. Lavoine: 139. Laza, Sebastin: 45. Len, Luis de (fray): 24, 25. Leroy-Beaulien, Anatole: 236. Lev, librero: 236. Licurgo: 238. Lima: 235. Lista y Aragn, Alberto: 110. Lola. Ver Aldama de Alfonso, Dolores. Lpez de Santa Anna, Antonio: 124. Lpez, Jos Manuel: 45. Lpez y Fras, Narciso: 105, 262. Lpez y Gunet, agencia de: 163, 164, 166, 226, 227, 228. Lorenzo, Manuel: 15, 16, 17, 19, 20. Lugareo (el).Ver Betancourt Cisneros, Gaspar. Luis Felipe, rey: 150, 219, 221. Luis Napolen. Ver Napolen III.

PAGE 326

OBRAS 318\ 318\ 318\ 318\ 318\Luz y Caballero, Antonio de la: 136, 138, 139, 151, 161. Luz y Caballero, Francisco de la: 147. Luz y Caballero, Jos de la: 15, 29, 38, 40, 44, 46, 47, 48, 50, 52, 55, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 68, 92, 110, 113, 114, 115, 135, 136, 137, 138, 139, 140, 141, 142, 146, 148, 151, 152, 153, 154, 156, 158, 159, 160, 162, 163, 166, 167, 168, 169, 170, 171, 172, 174, 175, 177, 178, 190, 196, 219, 221, 222, 224, 225, 226, 227, 229, 230, 231, 233, 248, 249, 251, 259, 263. Luz y Caballero, Monzerrate de la: 167. —LL — Llauder, Manuel (marqus del Valle de Rivas): 142, 215. Lleber, obispo: 139. Lleras: 246, 248. Llorente, Juan Antonio: 24. —M— Mabay Victor : 164, 166, 178, 226, 227, 228, 229. Macas: 135. Madam: 96. Maine: 211. Marcel: 139. Mara Cristina de Borbn: 155, 156. Mariana, Juan de: 24. Maritegui, Luis de: 58, 67, 90. Mariquita. Ver Saco y Fras, Mara Ana Cristina. Maroto, Rafael: 129. Martnez, Basilio: 234, 236. Martnez Campos, Arsenio: 245. Martnez de la Rosa, Francisco: 24, 127, 144, 147, 150, 215, 263. Martnez de Pinillos, Claudio (conde de Villanueva): 201, 249. Martinico. Ver Martnez de la Rosa, Francisco. Medrano: 215.

PAGE 327

JOS ANTONIO SACO /319 /319 /319 /319 /319Melo: 24. Mena, doctor: 63, 116, 117, 120, 127. Mendive, Juan de: 198. Mendive, Pedro de: 101, 103. Merln, condesa de. Ver Santa Cruz y Montalvo, Mara de la Merced. Mesa, Jos: 229. Mestre, Antonio: 173, 186, 258. Mestre, Jos Manuel: 96, 104, 181 182, 208, 212, 213, 233, 241, 273, 275. Mezzofanti, Jos (cardenal): 137. Millet, Gabriel: 279. Mirasol, conde de: 77. Molina, Manuel: 31, 32. Montalvo y Castillo, Juan (conde de Casa Montalvo): 19, 21, 23, 116, 117, 120, 122, 125, 128, 139, 144, 147, 152, 155, 216, 217. Del Monte, Domingo: 37, 40, 45, 46, 47, 50, 52, 55, 57, 58, 60, 61, 65, 66, 69, 70, 71, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 90, 110, 111, 112, 113, 114, 115, 116, 117, 118, 120, 121, 122, 125, 126, 129, 130, 131, 145, 152, 155, 156, 157, 159, 160, 219, 221, 223, 224, 251. Del Monte, Leonardo: 116, 117, 118, 120, 121, 122, 125, 126, 128, 130, 242. Del Monte, Miguel: 90, 91, 92, 95, 132, 256. Montemoln, conde de: 70, 72. Montgomery Martn, R.: 36. Montpensier, duque de: 70, 71. Mora, Jos Joaqun de: 25. Morales, Ambrosio de: 25. Morales Lemus, Jos: 189, 269, 270. Moris: 20. Morpeth, lord: 130. Moscoso: 215. Munarriz: 24. Munn de Nugareda, Juan: 265.

PAGE 328

OBRAS 320\ 320\ 320\ 320\ 320\Murray, editor: 173. —N— Napolen III: 78, 80. Narizotas. Ver Betancourt Cisneros, Gaspar. Narvez, Ramn Mara: 84. Naudet, Joseph: 236. Nlaton, Auguste: 178, 227. Neuman y Newman, impresores: 135, 136. Niebhur, Berthold-Georges: 211. —O— Ocampo, Florin de: 25. O’Donnell y Jorris, Leopoldo: 200. O’Farrill, Jos Ricardo: 233. O Garca, Francisco de la: 34, 57, 58, 59, 60, 62, 65, 67, 69, 136, 138, 143, 163, 166, 170, 172, 173, 174, 177, 180, 182, 251. O Garca, Martina de la: 57, 58, 60, 62, 65, 67, 69. O’Gavan y Guerra, Juan Bernardo: 34, 40, 221. Olaneta, Jos Antonio de: 132. Olivn, Alejandro: 16, 22, 30, 33, 140, 144, 216, 248, 249. Olzaga, Salustiano: 84, 91, 116, 117, 120, 121, 122, 124, 125, 128, 191, 213, 232, 273, 274, 275. O’Reilly, Fernando: 67. Orleans, duque de: 52. Ortigoza: 215. Oss, Blas: 152. Oss, Vicente: 237. —P— Padr: 212. Palma, doctor: 151. Palma y Romay, Ramn de: 179.

PAGE 329

JOS ANTONIO SACO /321 /321 /321 /321 /321Palmerston, Henry (lord): 73, 130. Palillos: 140. Palomino: 263. Panchito. Ver Hernndez, Francisco. Pastor, Manuel: 132. Patrculo, Veleyo: 25. Patrn, Juan Jos: 45. Pedroso: 22, 117, 120, 122, 125, 128. Peel, Robert (sir): 130. Peoli, Juan Jorge: 59. Pep. Ver Alfonso y Garca, Jos Luis. Pepillo. Ver Jos Eusebio, Alfonso. Prez de Guzmn, Fernn: 24. Prez de Hita, Gines: 24. Perkins: 135. Petrarca, Francisco: 134, 135. Pezuela y Lobo, Jacobo de la: 162. Piequet, Vctor: 130. Pierce, Franklin: 88. Pike: 137. Pilatos: 19. Pinillos. Ver Martnez de Pinillos, Claudio. Po IX: 74, 122. Pitt, William: 36. Pizarro, familia de: 63. Poey de Alfonso, Mercedes; 57, 196, 223, 224, 225, 226, 228, 229, 230, 231. Poey y Alloy, Felipe: 222. Ponce de Len, Nstor: 241. Ponce de Len, Patricio: 109. Pontalba, baronesa: 138.

PAGE 330

OBRAS 322\ 322\ 322\ 322\ 322\Ports, Simn: 121. Pozos Dulces, conde de. Ver Fras y Jacott, Francisco. Prim y Prats, Juan: 273, 274. Pro-ausente. Ver Luz y Caballero, Jos de la. Providencia. Ver Dios. Pulgar, Fernando del: 25. —Q— Queipo del Llano, Jos Mara: 25, 215, 216. Quintana, Lorenzo: 45. Quintana, Manuel Jos: 24. Quintero, Toms: 216. —R— Rabusson, Eugne: 209. Retortillo, Jos Luis: 191. Reynoso, lvaro: 164, 256, 257. Ricafort y Palacn de la Barca, Mariano: 249. Rodrguez: 59. Rodrguez de Castro, Jos: 25. Rodrguez-Ferrer, Miguel: 197. Rodrguez, Juan: 167. Rodrguez y Hernndez, Jos Ignacio: 212, 240. Romay, Ascencin: 139. Romay de la Luz y Caballero, Mariana: 58, 59, 61, 142, 143, 147, 150, 151, 153, 155, 157, 158, 160, 162, 163, 165, 166, 167, 168, 169, 170, 171, 172, 173, 174, 175, 178. Romay y Chacn, Toms: 139. Rossini, Gioachino Antonio: 137. Rostan, doctor: 63. —S— Saavedra Fajardo, Diego de: 25. Saco, Jos Antonio: 55, 86, 87, 89, 125, 142, 157, 192, 249.

PAGE 331

JOS ANTONIO SACO /323 /323 /323 /323 /323Saco y Fras, Aurelio: 94, 168, 170, 171, 172, 173, 174, 189, 234, 235. Saco y Fras, Mara Ana Cristina: 93, 94, 168, 170, 171, 172, 173, 174, 235, 239. Saco y Quiroga, Juan: 277. Sagarra, Juan Bautista: 191, 220. Sagra, Ramn de la: 34, 112, 172, 222, 230. Saint-Paul, P. de: 130. Sam, Salvador: 232. Sanaf, conde de: 183. Snchez: 24. Snchez Hechavarra, Urbano: 280. Sancho, Vicente: 29. San Martn, Antonio Xavier de: 265. Santa Anna. Ver Lpez de Santa Anna, Antonio. Santa Cruz y Montalvo, Mara de la Merced: 52, 56, 147, 149. Santos Surez, Joaqun: 163, 166, 177. Santos Surez, Leonardo: 20, 21, 73, 74, 77, 78, 79, 81, 212, 213, 220, 248. Saquete. Ver Saco, Jos Antonio. Schmitz, Mme: 207. Segura: 137. Seijas Lozano, Manuel de: 259. Sentmanat y Zayas, Francisco: 139. Serrano y Cuenca Guevara Domnguez, Francisco: 260. Silveira, Jos Cecilio: 59. Sidney, Daniel : 143. Sirgado, Pedro Pascual: 16, 22, 139. Soler de Alfonso, Silvestra: 55, 57, 58. Sols, Isabel de: 124. Sols y Ribadeneyra, Antonio de: 24. Soln: 238.

PAGE 332

OBRAS 324\ 324\ 324\ 324\ 324\Solrzano, Manuel: 265, 268. Soul, Pierre: 91. Stuart: 135. Surez: 14. Surez, Francisco: 52, 68, 149, 156. Sueiro, Manuel: 25. —T— Tcito: 25. Tacn y Rosique, Miguel: 15, 16, 17, 19, 20, 27, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 38, 53, 65, 167, 201, 221. Tanco y Bosmeniel, Flix M.: 37. Teresa de Jess (santa): 24. Tllez Girn, Pedro: 59. Thnard, Louis-Jacques: 136, 149. Thiers, Louis Adolphe: 123. Todopoderoso. Ver Dios. Toreno, conde de. Ver Queipo del Llano, Jos Mara. Torquemada, Toms de: 130. Torre, duque de la. Ver Serrano y Cuenca Guevara Domnguez, Francisco. Torre, Manuel de la: 32. Torres: 140. Torres, capitn: 139. Toscana, gran duque de: 74. Tupac-Amaro: 204. Turnbull, David: 57, 58, 113. —U— Ubiarreta, Blas: 32, 92. Uribarren: 208, 209. —V— Valds, Atanasio: 127.

PAGE 333

JOS ANTONIO SACO /325 /325 /325 /325 /325Valds, Carlos: 63. Valds Colell, Felipe: 233 Valds, doctor: 63. Valds Fauli, Jos: 186, 191, 195, 197, 203, 213, 214, 232, 233, 235, 237, 239, 240, 241, 243, 245, 274, 278. Valds Fauli y Lanz, Guillermo: 233, 237, 239, 241, 242, 243, 245. Valds Fauli y Lanz, Jos: 233. Valds, Gernimo: 215. Valds, Joaqun : 31, 32, 65. Valds Landn: 163. Valera: 144, 145. Valhonrat, Pablo: 280. Valiente y de las Cuevas, Porfirio: 19, 95, 267. Valle de Rivas, marqus del. Ver Llauder, Manuel. Valle Hernndez, Antonio del: 152, 242, 243. Vallellano, conde de: 265. Varela y Morales, Flix (presbtero): 21, 79, 81, 84, 89, 97, 111, 115, 137, 161, 212, 246, 248. Vargas: 200. Vargas Ponce, Jos de: 25. Vzquez Queipo, Vicente: 82, 84, 191. Veita y Linage, Jos de: 132. Vlez, Juan Justo: 143. Villanueva, conde de. Ver Martnez de Pinillos, Claudio. Villaurrutia, Jacobo de: 237. Villaverde, Cirilo: 131. Villegas, Leopoldo: 162. Vives, Francisco Dionisio: 34, 165. —W— Walsh, R. (reverendo): 37.

PAGE 334

OBRAS 326\ 326\ 326\ 326\ 326\Wallaston: 137. Weis, Jean-Jacques: 123, 129, 130. Wellington, duque de: 216. Wilberforce, William: 36. —Y— Yarto, Toms: 17. Yepes, Diego (fray): 24, —Z— Zambrana, Antonio: 250. Zamora, Jos Mara: 127. Zayas, Alfredo: 174. Zayas, Jos Mara: 174. Zorrilla, Juan: 130.

PAGE 335

VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL JOS ANTONIO SACO Y SU POCA JOS ANTONIO SACO Y SU POCA JOS ANTONIO SACO Y SU POCA JOS ANTONIO SACO Y SU POCA JOS ANTONIO SACO Y SU POCA1797 Nace Jos Antonio Saco en Bayamo, el 7 de mayo. 1798 1799 1800 Se concede de manera oficial la libertad absoluta de comercio. Posteriormente se revoca debido a la oposicin que mantuvieron importantes sectores polticos de la Pennsula. El doctor y filsofo Toms Romay crea la ctedra de vacunas en el hospital militar de San Ambrosio. La Real Audiencia de Santo Domingo se traslada a Santiago de Cuba. Sublevacin de esclavos en Camagey. Se traslada de nuevo la Real Audiencia de Santo Domingo (antes en Santiago de Cuba) a Puerto Prncipe. Napolen derrota a Austria en Rvoli e invade los Estados Pontificios. Tratado de Campo-Formio entre Francia y Austria. Federico Guillermo III, rey de Prusia. John Adams, segundo presidente de Estados Unidos. F. Schelling: Ideas para una filosofa de la naturaleza Francia declara la guerra a Austria. Golpe de Estado de Napolen Bonaparte. Inicio del perodo del Consulado. Bonaparte derrota a los austracos en Marengo. Francia y Espaa (Carlos IV) firman el Segundo Tratado de San Ildefonso. Francia: la libra de azcar vale en Pars 5O centavos.

PAGE 336

328\ 328\ 328\ 328\ 328\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1801 1802 Real Cdula que prohbe a los curas casar a personas de diferentes razas sin licencia expresa del Capitn General y Gobernador de la Isla. Llegan masivamente colonos franceses procedentes de Hait y de la Luisiana; los primeros huyen de la revolucin de los esclavos en esa colonia francesa, y los segundos como consecuencia de la sucesiva cesin de ese territorio de Espaa a Francia y de sta a Estados Unidos. A pesar de la orden de la Corona de cesar el comercio con Estados Unidos, las autoridades de la Isla permiten su continuacin. El 7 de marzo llega, en su primer viaje, Alejandro de Humboldt a Cuba. El 25 de abril, un gran incendio en La Habana destruye el populoso barrio de Jess Mara. Los sobrevivientes tienen que trasladarse provisionalmente al Mariel y Matanzas. Algunos clculos sealan que entre 1790 y 1801 se importaron 56 320 bozales. Llega a La Habana el obispo Juan Jos Daz de Espada y Fernndez de Landa. Paz de Mineville entre Austria y Francia. Napolen firma un Concordato con Po VII. Thomas Jefferson presidente de Estados Unidos; desarrollo de las doctrinas expansionistas norteamericanas; incremento del exterminio de los indios (Wayne, Andrew Jackson). Francia e Inglaterra suscriben el Tratado de Amiens. Francia se anexiona el Piamonte y forma la Repblica italiana. Napolen es nombrado cnsul vitalicio.

PAGE 337

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /329 /329 /329 /329 /3291803 1804 Aumenta el xodo franco-hispano a Cuba debido a que Estados Unidos compra la Luisiana a Francia. Empieza a construirse el Cementerio de Espada. La poltica de la Unin del Norte desde que el presidente Thomas Jefferson inici su mandato (1801), estuvo dirigida a la expansin territorial a costa de Espaa. Las Floridas Occidental y Oriental, partes de la Capitana General de La Habana, eran blanco de la poltica norteamericana. Jefferson haba declarado en 1800: “Yo erigira una columna en el punto ms meridional de Cuba e inscribira en ella un nec plus ultra para nosotros en esa direccin”. Con estas palabras declaraba de manera abierta que Cuba constitua uno de los blancos de su poltica expansionista y trazaba una lnea de accin que se mantendra, con sus variantes, en lo adelante. Real Cdula que concede libertad absoluta para el trfico de negros. Se crea el Arzobispado de Santiago de Cuba Primera ley que reglamenta el trabajo de los nios en Inglaterra. F. R. de Chateaubriand: El genio del cristianismo Inglaterra denuncia el Tratado de Amiens. Napolen hace grandes preparativos en el campo de Boulogne, para invadir Gran Bretaa. Estados Unidos compra la Luisiana a Francia, incluidas Arkansas y toda la cuenca del Misisipi. Napolen se proclama emperador de los franceses. Cdigo Civil Napolenico. Fusilamiento del duque de Enghien.

PAGE 338

330\ 330\ 330\ 330\ 330\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1805 1807 1808 (16 de julio). Terminacin del Cementerio de Espada en La Habana. Prohibicin de enterrar en las iglesias. Con motivo de la guerra de independencia de Espaa contra la Francia napolenica, son expulsados de Cuba los franceGuerra entre Espaa y Francia, por una parte, e Inglaterra, por otra. El lions Jacquard perfecciona el telar de Vaucanson. Victoria naval inglesa sobre la armada franco-espaola en Trafalgar. Fin del podero naval espaol. Cuvier publica Estudios de anatoma comparada Se inicia en Espaa el proceso de El Escorial contra el prncipe Fernando VII. Paz de Tilsitt. El Gobierno ingls declara ilegal la trata de negros. Bloqueo continental europeo contra Inglaterra. Espaa se adhiere a l. Despus del Tratado de Fontainebleu con Espaa, los franceses invaden Portugal. Robert Fulton realiza con xito los ensayos del vapor Clermont El primer servicio regular de pasajeros se realiza en el ro Hudson, entre Nueva York y Albany. Primeros ensayos con el alumbrado por gas en Londres. J. G. F. Hegel: Fenomenologa del espritu En Espaa ocurre el “Motn de Aranjuez”, de inspiracin fernandinista. Cada de Godoy y abdicacin de

PAGE 339

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /331 /331 /331 /331 /3311809 1810 ses que haban emigrado y fomentado cafetales y otras ramas productivas. Gestiones anexionistas del general norteamericano James Wilkinson, amigo personal del presidente Jefferson. Primera conspiracin habanera dirigida por Romn de la Luz. Primer impreso cubano en el cual se imitaba el habla bozaln: Proclama que en un cabildo de negros congos de la ciudad de La Havana pronunci su Presidente Rey Monfundi Siliman... Sublevacin de esclavos negros contra colonos franceses establecidos en la Isla. El jefe rebelde era chino. Empadronamiento de la Isla por don Francisco de Arango y Parreo: 600 000 habitantes. Es ahorcado M. Alemn de la Pea, emisario napolenico. En el verano son elegidos los primeros diputados cubanos a Cortes. Por el Ayuntamiento de La Habana es elegido el socio de negocios de Arango y Parreo, Andrs de Juregui, y por el de Santiago de Cuba, Juan Bernardo O’Gavan, vinCarlos IV. Napolen proclama rey de Espaa a su hermano Jos. Levantamiento popular del 2 de mayo en Madrid. Inicio de la guerra contra la ocupacin francesa. Napolen I y el zar Alejandro I se renen en Erfuhrt y proyectan repartirse Europa. El gobierno de Estados Unidos declara ilegal la trata. Existen en esa nacin 1 191 364 esclavos. J. W. Goethe: Fausto Se inicia el movimiento juntista en las colonias espaolas de Amrica: se adoptan constituciones liberales y se incrementan las relaciones con Gran Bretaa y Estados Unidos. Miguel Hidalgo produce el Grito de Dolores, inicio de la insurreccin mexicana. Proclamacin de la abolicin de la esclavitud y del tributo.

PAGE 340

332\ 332\ 332\ 332\ 332\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1811 1812 culado a los hacendados habaneros. Ante los proyectos presentados en las Cortes de Cdiz para la supresin del comercio de negros y la abolicin paulatina de la esclavitud, el gobernador y capitn general de la Isla, Salvador de Muro y Salazar, marqus de Someruelos, enva a las Cortes la protesta de las instituciones de la Isla. Francisco de Arango y Parreo redacta el proyecto. Segundo viaje de Alejandro de Humboldt a Cuba. Se jura la Constitucin espaola de Cdiz el 21 de julio. Publica en Venezuela Joaqun Infante, el primer proyecto constitucional para una Cuba independiente. En l se seala el mantenimiento de la esclavitud, “mientras fuere precisa para la En Espaa sigue la lucha contra la ocupacin francesa; Cortes en Cdiz; mocin contra la trata y la esclavitud. Primeros motines de los ludditas en Nottingham, Inglaterra, contra el empleo de mquinas en las fbricas, a causa del desempleo que provocaban. Hidalgo es fusilado en Chihuahua; el movimiento independentista mexicano contina bajo la direccin de Jos Mara Morelos y Pavn, a quien se unen los hermanos Bravo, Galeana y Vicente Guerrero. Proclamacin de la independencia de Venezuela. Creacin de un gobierno federal compuesto por siete estados; focos realistas en Maracaibo, Valencia, Coro y Guayana. Se constituye la Confederacin de las Provincias Unidas de Nueva Granada. Se produce en Espaa la ofensiva hispano-inglesa contra las tropas bonapartistas. Derrota de Napolen en Rusia. Guerra entre Inglaterra y Estados Unidos; este ltimo intentaba unir Canad a su territorio. Triunfo de los ensayos en

PAGE 341

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /333 /333 /333 /333 /3331813 agricultura” y se establece una clasificacin social basada en “el orden progresivo de color”. Infante haba estado vinculado a una conspiracin descubierta dos aos antes, y en la cual se vieron implicados los habaneros Romn de la Luz, Luis Francisco Basave y Manuel Ramrez. El 19 de marzo es descubierta una conspiracin dirigida por el negro libre habanero, carpintero tallador Jos Antonio Aponte, y en la cual se unan varios negros y mulatos libres con ramificaciones dentro de las dotaciones de esclavos. Sublevaciones de esclavos en Puerto Prncipe, Oriente y en los ingenios habaneros de las zonas de Guanabacoa y Jaruco. Hubo sangrientas refriegas. El 14 de abril toma posesin del gobierno de la Isla el teniente general Juan Ruiz de Apodaca, conde de Venadito. Francia para fabricar azcar de remolacha. Dos alemanes y un ingls inventan la imprenta rotativa. Inglaterra comienza a fabricar buques de vapor. Aprobada por las Cortes espaolas la Constitucin de Cdiz. Desembarco de las tropas realistas de Domingo Monteverde en Venezuela; el Congreso se disuelve, suspende la Constitucin y entrega el poder a Francisco de Miranda. Monteverde consigue la detencin de Miranda. Las fuerzas coaligadas de la reaccin europea derrotan a Napolen en Leipzig; Francia queda cercada en Europa; se derrumba el sistema napolenico: disolucin de la Confederacin del Rin; Alemania, Holanda y el norte de Italia quedan fuera del dominio napolenico; defeccin de Npoles.

PAGE 342

334\ 334\ 334\ 334\ 334\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1814 Despus de tres aos de pleitear la fortuna del padre —Jos Rafael Saco y Anaya, muerto en 1811 (la madre, Mara Antonia Lpez y Cisneros haba muerto en 1806)—, recibe una pequea cantidad de ella y parte para Santiago de Cuba, donde inicia sus estudios de Filosofa en el Colegio Seminario de San Basilio el Magno. 1815 Defiende conclusiones pblicas sobre Metafsica y como consecuencia de ello oye hablar, por primera vez, del padre Flix Varela, lo cual lo motivar a ir a La Habana un ao despus. Abandona los estudios de Filosofa y comienza los de Derecho en el propio Seminario de San Basilio el Magno. Entre 1802 y 1814 se importan a Cuba 75 047 bozales. Se inicia el perodo absolutista de Fernando VII. Los hacendados se muestran contentos con este rgimen que les otorgar sus peticiones fundamentales. Es la llamada “edad de oro del reformismo cubano”. Arango y Parreo es nombrado consejero de Indias de la Corona espaola. Cifra rcord en la entrada de negros: 12 289; acumulado 194 271. Morelos proclama la independencia de Mxico. Simn Bolvar empieza la segunda revolucin; entrada triunfal en Caracas; inicio de la segunda repblica. Se extiende el movimiento romntico en Europa: Madame de Stael: De Alemania Fernando VII reina en Espaa con poderes absolutos. Gabinete conservador presidido por el duque de San Carlos. Levantamientos liberales de Espoz y Mina. Napolen es desterrado a la isla de Elba. Primera paz de Pars. Luis XVIII, rey de Francia. Se firma la Paz Perpetua de Gante entre Inglaterra y Estados Unidos. Morelos es detenido y fusilado. El ingls George Stephenson construye la primera locomotora. Apertura del Congreso de Viena. En el Congreso de Viena la trata se declara “incompatible con los principios de humanidad y moral universal”. Espaa protesta enrgicamente. Creacin de la Santa Alianza entre Rusia, Prusia y Austria, con el fin de la defensa mutua de los gobiernos cristianos, feudales y patriarcales; monarquas

PAGE 343

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /335 /335 /335 /335 /3351816 Inicia estudios de Derecho Civil en el Real y Conciliar Colegio Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana. Desde La Habana, contrae matrimonio por poder con su prima Juana de Mata Cisneros. 1817 Jos de Cienfuegos y Jovellanos, sobrino del economista espaol Gaspar Melchor de Jovellanos, quien, al decir de Ramiro Guerra, era el catecismo econmico de los hacendados habaneros, es nombrado capitn general y gobernador de la isla de Cuba, el 2 de junio. Tratado entre Espaa e Inglaterra, mediante el cual la primera se compromete a suprimir el trfico de esclavos al norte del Ecuador y recibe como compensacin la suma de 2 millones de pesos. El tratado autoriza a la marina britnica a inspeccionar los barcos de bandera espaola sospechosos de practicar la trata. Real Cdula que aprueba el establecimiento en Cuba de un impuesto para costear el exterminio de los negros apalencados en la provinabsolutas que asumen el derecho de intervencin contra las aspiraciones nacionalistas y liberales: el resto de las monarquas europeas se adhirieron a ella. Regreso de Napolen a Francia. Gobierno de los Cien Das. Derrota definitiva en Warerloo. Francia consume 170 000 toneladas de azcar, que se vende a 40 centavos la libra al detalle. Ministerio de Richelieu en Francia. Simn Bolvar desembarca en la isla Margarita y da inicio a la tercera revolucin. Se proclama la independencia de Argentina en el Congreso de Tucumn. A. Constant: Adolfo J. Rossini: El barbero de Sevilla. James Monroe electo presidente de Estados Unidos. Se funda en Filadelfia la American Colonization Society con el objetivo de promover la emigracin de los negros libres a frica. Agitaciones liberales en Alemania. D. Ricardo: Principios de economa poltica

PAGE 344

336\ 336\ 336\ 336\ 336\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1818 1819 Gana el premio otorgado por Justo Vlez con “La declaracin y prodigalicia de Oriente. Los datos de poblacin de la Isla varan segn las fuentes. Humboldt: 630 980 habitantes. De ellos: 290 021 blancos; 115 691 libres de color y 225 261 esclavos. Fuentes oficiales: 553 028 habitantes. De los cuales: 313 000 blancos; 239 000 negros, mulatos libres y esclavos. Se suprime el estanco del tabaco. Creacin de la Academia de Pintura y Dibujo de San Alejandro y del Jardn Botnico de La Habana. Se instaura la primera mquina de vapor en un ingenio cubano, el de Pedro Diago, en Matanzas. Empieza a funcionar en La Habana la Comisin Mixta, tribunal anglo-espaol encargado de declarar “buena presa” a los negreros capturados por los cruceros ingleses. Se suprimen por Real Decreto de 10 de febrero las trabas al comercio. Creacin de la Ctedra de Economa Poltica en el Real y Conciliar Colegio Seminario de San Carlos y San Ambrosio. Se crea la Escuela Nutica en Regla. Real Decreto sobre realengos y tierras baldas. Terminado el bloqueo ingls; el precio del azcar baja de manera catastrfica en Europa y ocasiona la ruina de gran parte de los remolacheros del continente. La libra de azcar se vende en Francia a 11 centavos. Francia es admitida en la Santa Alianza. Bolvar es electo presidente de Venezuela. Se crea la Gran Colombia

PAGE 345

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /337 /337 /337 /337 /337dad y sus efectos jurdicos sobre la capacidad del prdigo para contraer matrimonio, para testar, y efectos de la mutacin de conducta del prdigo en su interdiccin”. (Este artculo es su primer trabajo publicado.) Se grada de Bachiller en Derecho Civil. 1820 Estudia Filosofa con el padre Flix Varela. Publica en el Diario del Gobierno Constitucional de la Habana su primer artculo de carcter poltico.“Contestacin al papel titulado Sesiones pblicas firmado por D. Antonio Mara Escobedo”. 1821 Sustituye al padre Flix Varela, a peticin de ste, Primer buque de vapor trado por Juan O’Farrill para viajes entre sus ingenios de La Habana y Matanzas. Fundacin de Cienfuegos. El 19 de agosto toma posesin como capitn general y gobernador Juan Manuel Cajigal de la Vega. El 30 de mayo cesa la trata legal, segn el tratado anglo-espaol de 1817. En los diez aos anteriores se introdujeron slo por el puerto de La Habana, 225 574 bozales. Comienza la etapa de la trata ilegal. Los regimientos de Mlaga y Catalua, secundando el movimiento de Riego en la Pennsula, obligan al gobernador Cajigal a jurar la Constitucin. Se abre el Segundo Perodo Constitucional. Libertad de prensa y asociacin. Auge de las sociedades polticas. Aparecen las de los Soles, Caballeros Racionales, la Cadena Triangular comuneros, carbonarios, anilleros, yorkinos y escocistas. Polmicas polticas y motines en las calles entre espaoles y cubanos. Se divide la Isla en tres departamentos: Occiden(Venezuela, Colombia y Ecuador). Reunin de los Congresos de Karl Sbad y de Viena. R. Laennec, mdico francs, inventa el estetscopo. El barco de vapor Savannah cruza el Atlntico. A. Schopenhauer: El mundo como voluntad y representacin Sublevacin del comandante Rafael Riego en Cabezas de San Juan, Espaa: triunfo liberal. Fernando VII obligado a jurar la Constitucin del 12. Segundo perodo constitucional en Espaa y sus posesiones. Jorge IV, rey de Inglaterra. Ecuador proclama su independencia. San Martn llega a Per. A. Lamartine: Meditaciones Comienza la guerra de liberacin de Grecia.

PAGE 346

338\ 338\ 338\ 338\ 338\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL en la Ctedra de Filosofa, a pesar de que an no estaba graduado, lo cual hara un mes despus. Por esta poca adquiere fama de “revolucionario” y “liberal”. 1822 1823 tal, Central y Oriental. Nicols Mahy y Romo es nombrado capitn general y gobernador de la Isla, el 3 de enero. Intensas luchas en la prensa y en las calles entre cubanos y espaoles, que duraron dos das, con motivo de las elecciones a Cortes, en las cuales salieron electos los habaneros Flix Varela y Morales, Toms Gener y Leonardo Santos Surez y Prez. Toma el mando como capitn general y gobernador Sebastin Kindeln y Oregn el 19 de julio, por fallecimiento de Mahy y Romo. Asume el gobierno de la Isla Francisco Dionisio Vives, el 2 de marzo antiguo ministro de Espaa en Washington y, por tanto, muy vinculado a los intereses de los hacendados cubanos. Descubierta la conspiracin de los Soles y Rayos de Bolvar, repudiada por la oligarqua habanera en carta al rey Fernando VII. Estaba formada por personas de la llamada “clase media” y jvenes. Descansaba en la ayuda de los ejrcitos libertadoPer y Amrica Central proclaman su independencia. Santo Domingo deja de ser colonia espaola. En Mxico, Agustn Iturbide, ex oficial realista, aliado con Guerrero, proclam el Plan de Iguala o Pacto Trigarante. Intervencin militar francesa para aplastar el movimiento liberal constitucional en Espaa: los Cien Mil Hijos de San Luis. Fernando VII, monarca absoluto. Declaracin de nulidad de todos los actos del perodo constitucional. Se proclama la Doctrina Monroe. Declaracin de independencia de las Provincias Unidas del Centro de Amrica (Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Costa Rica).

PAGE 347

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /339 /339 /339 /339 /3391824 Viaja a Estados Unidos. Estudia, durante casi dos aos, sus instituciones, costumbres y sistemas de gobierno. 1825 1826 Publica en Filadelfia su traduccin del latn al res bolivarianos. Cuba produce 74 054 toneladas mtricas de azcar, lo cual constituye el 16,61 % de la produccin mundial. Se establece en la baha de La Habana un pontn, con guarnicin inglesa, destinada a recibir a los negros ocupados a los tratistas apresados. Se crean las Comisiones Militares Extraordinarias. Se inicia la conspiracin del guila Negra, vinculada con Mxico. La poblacin de Cuba, segn Behm y Wagner, es de 715 000 habitantes. Real Orden que concede la libertad al esclavo que H. Saint-Simon: Sistema industrial Gabinete moderado de Cea Bermdez en Espaa; surgen los partidarios del infante Carlos (carlistas). Reconocimiento de las colonias americanas por Inglaterra. Se aprueba el derecho de huelga en Inglaterra. Reconocimiento de las Trade Unions La batalla de Ayacucho pone fin a la dominacin espaola en Amrica. En Mxico se proclama la Repblica Federal y Guadalupe Victoria es nombrado presidente. Carlos X, rey de Francia. N. Carnot: Principios de termodinmica. El ingls Stephenson perfecciona la locomotora y construye el primer ferrocarril del mundo, el de la lnea StocktonDarlington; entre estas ciudades inglesas corri el primer tren de carga y de pasajeros, a una velocidad de 24 kms/h. Abolicin de la esclavitud en Mxico. Ibrahim Baj, virrey de Egipto, se apodera de Creta. Revolucin en Rusia. Inglaterra reconoce a

PAGE 348

340\ 340\ 340\ 340\ 340\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL castellano de la obra de J. Heineccio, Elementos de Derecho Romano Regresa a La Habana. Hecho que sirve para desmentir los rumores que atribuan su ausencia de la Isla a causas polticas. 1827 1828P arte, por segunda vez, para Estados Unidos, donde permanecer hasta 1832. Establece una estrecha amistad con Jos de la Luz y Caballero y Jos Luis Alfonso, quien llegara a ser uno de los ms poderosos entre los hacendados azucareros cubanos. Funda y redacta con su maestro, Flix Varela, la publicacin peridica El Mensajero Semanal, consagrada a temas econmicos y polticos sobre Cuba y el resto de Amrica Latina. 1829 Sostiene una famosa y enconada polmica con Ramn de la Sagra desde El Mensajero Semanal. denuncie la introduccin de un cargamento de bozales. No se aplic nunca. Conspiracin separatista en Puerto Prncipe. Son ahorcados los cubanos Francisco Agero y Andrs Manuel Snchez. El barn Alejandro de Humboldt publica en Pars Ensayo poltico sobre la isla de Cuba. Existen en Cuba 3 000 cafetales y 5 534 vegas de tabaco. Segn Trasher, Cuba tiene 704 487 habitantes. Se establece la lnea de vapores correos entre La Habana y Espaa. Se introducen ilegalmente 10 600 esclavos, para un acumulado de 356 300. La produccin azucarera cubana es de 77 006 toneladas mtricas, la ms alta hasta entonces, la cual representaba el 14,10 % de la produccin mundial. Es descubierta la conspiracin de la Gran Legin del guila Negra. Se crea la Asociacin de igos como cofrada las nuevas repblicas suramericanas. Bernardino Rivadavia, presidente de Argentina. A. M. Ampre: Electrodinmica V. Cousin: Fragmentos de filosofa contempornea Guerra ruso-turca. Per y Bolivia entran en un conflicto blico. Uruguay se proclama repblica independiente. Formacin del Zollverein en Alemania. Woehler realiza la sntesis de la urea. Paz entre Rusia y Turqua: Tratado de Andrinpolis. Vicente Guerrero presidente de la Repblica de

PAGE 349

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /341 /341 /341 /341 /341Escribe su notable Memoria sobre caminos en la isla de Cuba, premiada en concurso pblico de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas. Es nombrado Socio de Mrito de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas. 1830 Escribe una de sus obras ms reconocidas: Memoria sobre la vagancia en la isla de Cuba. de los negros criollos, a quienes les estaba prohibido tomar parte de los cabildos, reservados estos ltimos a los negros africanos. Segn estimados de Jacobo de la Pezuela, 60 000 bozales se introdujeron en Cuba en los diez aos de abolicin legal de la trata (18201830). De ms de 300 expediciones negreras calculadas, los ingleses slo apresaron un 4 % y los espaoles ninguna. Publicacin del primer nmero de la Revista Bimestre Cubana La produccin azucarera cubana llega a 104 971 toneladas mtricas, para un 18,19 % de la produccin mundial. Se introducen ilegalmente en Cuba 12 500 negros, para un acumulado de 390 000. La produccin azucarera cubana es de 89 073 toneladas mtricas, para un 17,19 % de la mundial. Mxico. Primer ferrocarril en Estados Unidos. F. Schlegel: Lecciones sobre la filosofa de la historia L. Braille, sistema de escritura para ciegos. Total de esclavos exportados anualmente en frica: 125 000; muertos en travesa, 31 000; con destino a las colonias espaolas, 40 000. Revolucin de Julio en Pars; Luis Felipe de Orleans, rey constitucional. Independencia de Blgica. Guillermo IV, rey de Inglaterra. Grecia es reconocida como Estado independiente. Los franceses en Argel. Auge de las sociedades secretas. Insurreccin en Irlanda. Se inaugura la lnea

PAGE 350

342\ 342\ 342\ 342\ 342\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1831Se pu blica, por ltima vez, El Mensajero Semanal Premiada la Memoria sobre la vagancia en la isla de Cuba por la Sociedad Econmica de Amigos del Pas de La Habana. Es nombrado, por segunda vez, Socio de Mrito. 1832 Regresa a Cuba. Asume la direccin de la Revista Bimestre Cubana la cual se convierte, durante su direccin, en un rgano que representa los intereses de la naciente nacionalidad cubana y de las nuevas corrientes del pensamiento. Aqu aparece publicado su trascendental “Anlisis por don Jos Antonio Saco de una obra sobre el Brasil, intitulada Notices of Brazil in 1828 and 1829, by Rev. R. Walsh, author Se inicia la construccin del primer acueducto de La Habana. El 15 de mayo asume el mando de la Isla Mariano Ricafort y Palacn de la Barca. Manchester-Liverpool, con la famosa locomotora El Cohete de Stephenson, con una velocidad de 45 Kms/h. El ferrocarril demuestra su superioridad como medio de transporte. Se generaliza el empleo del asfalto para la pavimentacin de calles. A. Comte: Curso de filosofa positiva La monarqua liberal de Luis Felipe dicta una ley por la cual se declara punible la trata en Francia y sus posesiones. Insurreccin obrera en Lyon. Leopoldo I, rey de Blgica. Sofocacin de la revolucin polaca. M. Faraday descubre la induccin electro magntica. Stendhal: El rojo y el negro. Primera guerra carlista en Espaa: Toms de Zumalacrregui la comienza con el levantamiento de Talavera. Polonia es declarada provincia rusa. La Dieta de Francfort se declara contra los movimientos liberales en Alemania. Publcase en Inglaterra la ley electoral de 1832. J. Mazzini funda la Joven Italia y la Joven Europa.

PAGE 351

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /343 /343 /343 /343 /343of a journey from Constantinople, etcetera” Es nombrado director del colegio de Buena-Vista, propiedad de Mariano Cub Soler. Renuncia a los pocos meses. 1833El Gobierno espaol accede a que se funde la Academia Cubana de Literatura de la cual Saco era uno de sus ms entusiastas impulsores, entre quienes se encontraban Jos de la Luz y Caballero, Domingo del Monte, Felipe Poey y Manuel Gonzlez del Valle. 1834Se instala la Academia Cubana de Literatura. Saco participa en la redaccin de la accin de gracia a la Reina. El grupo de jvenes intelectuales se independiza de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas. En abril, Saco publica en el Diario de la Habana una respuesta a Antonio Zambrana, quien, como secretario de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas, impugn la creacin de la Academia. Se producen diferentes ataques de la Sociedad a la Academia. El 25 de abril, Saco publica la Justa defensa de la Academia Cubana de Literatura impresa en Matanzas por Tiburcio Campe. Con este trabajo, Saco, como el ms notaEpidemia de clera en La Habana. En dos meses fallecieron 6 541 personas, de ellas en su mayor parte negros. En la Bolsa de Viena se vendieron 2 500 000 arrobas de caf procedente de Cuba. Se funda la Academia Cubana de Literatura. Bando del general Ricafort sobre repartimiento de africanos “emancipados”. El 1 de junio, el general Miguel Tacn Rosique sustituye a Ricafort al frente del gobierno de la Isla. En su mandato se incrementa la trata de africanos, en la cual intervienen sus principales asesores. Se emplea el sistema MacAdam para pavimentar las calles de La Habana. Muere el rey Fernando VII de Espaa y empieza la regencia de Mara Cristina. Abolicin de la esclavitud en las colonias inglesas. Gauss y Weber inventan el telgrafo elctrico. J. Michelet : Historia de Francia Mara Cristina firma con Inglaterra, Francia y Portugal la cudruple Alianza. Publicacin del estatuto Real en Espaa. Abolicin de la esclavitud en las colonias inglesas. Nueva ley laboral inglesa regulando el trabajo de los nios en las fbricas. El general Santa Anna asume el poder en Mxico y deroga parte de las leyes liberales; etapa de la reaccin conservadora. China cierra sus puertas al comercio europeo. El norteamericano Cyrus McCormick construye la primera trilladora mecnica con resultados prcticos. H. Balzac: Pap Goriot

PAGE 352

344\ 344\ 344\ 344\ 344\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL ble polemista de la juventud ilustrada habanera, se enfrenta a las “viejas” concepciones del grupo cubano encabezado por Claudio Martnez de Pinillos, poderoso intendente de Hacienda, y Juan Bernardo O’Gavan, presidente de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas. Mientras efectuaba exmenes en el Colegio Seminario de San Carlos, se le notifica la orden del capitn general Tacn de abandonar la ciudad de La Habana e ir a residir a Trinidad. Firma la Representacin de don Jos Antonio Saco al Excmo. Gobernador y Capitn General don Miguel Tacn escrita por Jos de la Luz y Caballero, en la cual afirma lo injusto de su expulsin de La Habana. Es expulsado de la Sociedad Econmica de Amigos del Pas. En septiembre, embarca para Europa en la goleta inglesa Pandora As se inicia su expatriacin. El 10 de octubre llega a Falmouth, Inglaterra. Despus de dos meses de viajes por Inglaterra y Francia, va a Catalua, Espaa. 1835 Llega a Madrid. A los pocos das escribe su notable artculo “Carta de Ministerio de Juan lvarez Mendizbal en Espaa; supresin de las

PAGE 353

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /345 /345 /345 /345 /345un patriota, o sea clamor de los cubanos dirigido a sus procuradores a Cortes”. Se prohbe su publicacin. En noviembre regresa a Pars, debido al aviso que le haba enviado Luz y Caballero de no permanecer en Espaa. 1836Es electo en mayo, por el Departamento Oriental de Cuba, por primera vez, diputado a las Cortes espaolas, pero cuando sus poderes llegaron a Espaa, ya las Cortes haban sido disueltas por el ministro Istriz. Dos meses despus, en julio, es reelecto diputado a las Cortes, pero tampoco puede tomar asiento, pues el “motn de la Granja” oblig a la reina a abrogar el Estatuto Real y jurar, de nuevo, la Constitucin de 1812. En octubre, es electo por tercera vez, pero Cuba, Puerto Rico y Filipinas son privadas de representacin en las Cortes. Llega a La Habana el doctor Richard R. Madden, funcionario ingls y primero en desempear el cargo de superintendente de africanos emancipados. Se destac por su posicin abolicionista. Se promulga en Espaa el Estatuto Real. Elecciones en Cuba para delegados a Cortes. Movimiento liberal-constitucional del general Manuel Lorenzo, gobernador de Santiago de Cuba. Plan de obras del general Tacn: crcel de la Habana, teatro Tacn (posteriormente Nacional, hoy Garca Lorca); paseo de Tacn (despus Carlos III, hoy avenida Salvador Allende); mercado de Tacn (posteriormente Plaza del Vapor, hoy desaparecida); Calzada de San Luis Gonzaga (posteriormente Reina, hoy Simn Bolvar); Campo de Marte y mercados del Cristo y Mara Cristina (Plaza Vieja). Este plan rivalizaba con el del intendente de Hacomunidades religiosas; amnista general; desamortizacin. Agitaciones populares en Pars. D. F. Strauss: Vida de Jess Insurrecciones carlistas en Andaluca, Aragn, Catalua y Madrid. Motn de la Granja y restauracin de la Constitucin del 12. Formacin del gobierno de Calatrava, continuador de la poltica de Mendizbal. En Uruguay se forman los partidos Blanco y Colorado. En Inglaterra, el carpintero Lovett crea la Asociacin de Trabajadores: en la Carta del pueblo se pide el sufragio universal. Samuel Colt inventa la pistola giratoria o revlver. Dreyse, fusil de aguja de percusin. Cdigo telegrfico de Morse. C. Dickens: Pickwick.

PAGE 354

346\ 346\ 346\ 346\ 346\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1837 Escribe su Reclamacin del diputado a Cortes por la provincia de Cuba acerca de la aprobacin o desaprobacin de sus poderes. Firma con Juan Montalvo y Francisco de Armas la Protesta de los diputados electos por la isla de Cuba a las Cortes generales de la nacin. Publica su Examen analtico del Informe de la Comisin Especial nombrada por las Cortes sobre la exclusin de los actuales y futuros diputados de Ultramar, y sobre la necesidad de regir aquellos pases por leyes especiales. Tambin publica otros dos trabajos: Mi primera pregunta: La abolicin del comercio de esclavos africanos arruinar o atrasar la agricultura? Dedcala a los hacendados de la isla de Cuba su compatriota cienda, el cubano Claudio Martnez de Pinillos, conde de Villanueva: acueducto de La Habana, ferrocarril, terminal de ferrocarriles de Villanueva. La rivalidad lleg a extremos tales que cuando el General coloc una lujosa fuente de mrmol, la Pila de Neptuno; el conde ripost con otra de sabor americano, ms grande y costosa, la Fuente de la India. Real Orden que prohbe la entrada de negros libres en Cuba. Expulsin de los diputados cubanos de las Cortes espaolas. Cuba no se regir por la Constitucin espaola, sino por leyes especiales. De hecho sigue bajo el rgimen de las facultades omnmodas. Inauguracin del ferrocarril Habana-Gines, primero que corri en Cuba. Constitucin liberal en Espaa. Muere Jorge IV de Inglaterra. Como no deja hijos legtimos, su sobrina Victoria le sucede en el trono. Francia se aduea de toda la parte oriental de Constantina. Guerra chileno-peruana.

PAGE 355

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /347 /347 /347 /347 /347Jos Antonio Saco y su Paralelo entre la isla de Cuba y algunas colonias inglesas, escrito por don Jos Antonio Saco, diputado a Cortes por la provincia de Cuba. A fines de ao embarca en Cdiz rumbo a Lisboa, Portugal. Regresa muy pronto a Cdiz por problemas de salud, pero tiene que salir rpidamente de aqu debido a una acusacin lanzada contra l de participar en la conspiracin de la Cadena Triangular y Soles de la Libertad. Sigue rumbo a Gibraltar. 1838V iaja a Marsella, Francia, a inicios de ao. De aqu va a Roma y el verano lo pasa en Pars. De nuevo va a Marsella en octubre y sigue viaje a Italia. Visita Venecia, Padua, Ferrara y Bolonia. Recopila datos para, posteriormente, incluirlos en su obra Viaje por Europa 1839 Procedente de Roma viaja a Npoles. En esta ciudad recibe una carta de Jos Luis Alfonso en la cual se le informa que el gobierno colonial no le permitir regresar a Cuba. El verano lo pasa en Pars. En invierno se refugia en Nimes. De esta ciudad pasa a Montpellier, Francia. Cese del gobierno del general Tacn. Lo sustituye un natural de La Habana, Joaqun de Ezpeleta y Enrile, el 22 de abril. Se introducen ilegalmente en Cuba 22 500 africanos para aumentar el acumulado a 560 200. La produccin azucarera alcanza la cifra de 122 209 toneladas mtricas, para un 15,66 % de la mundial. Cirilo Villaverde publica la primera versin de Cecilia Valds como relato breve. Felipe Poey funda el MuLos ingleses en Adn. Se funda la Liga de Manchester propugnando el libre cambio. Amrica Central se divide en cinco pequeas repblicas: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. “Guerra de los pasteles” entre Mxico y Francia. Fin de la guerra carlista. Portugal comienza a perseguir la trata. El papa Gregorio XVI condena la trata —25 aos despus del Congreso de Viena—, pero no la esclavitud. Comienza la guerra del opio en China. Henry descubre la autoinduccin. Goodyear inventa el proceso de vulcanizacin del caucho.

PAGE 356

348\ 348\ 348\ 348\ 348\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1840A principios de este ao viaja a Barcelona con el propsito de reunirse con otros cubanos. En septiembre va a Madrid, pero encuentra la convulsin poltica originada por el pronunciamiento de Espartero y decide no participar en “los barullos espaoles”. Parte hacia otras regiones espaolas. Recorre Victoria, Tolosa, IrN, San Juan de Luz, Bayona y Junquera. Llega, por ltimo, a Barcelona de donde parte para Montpellier. 1841 Este ao lo pasa entre Francia y Espaa. En carta a Jos Luis Alfonso aparece la primera referencia concreta de que trabaja en una historia de la trata que con los aos se convertir en su famosa Historia de la esclavitud seo de Historia Natural. Se inaugura la Audiencia Pretorial de La Habana. Sustituye a Ezpeleta y Enrile, Pedro Tllez Girn, 10 de enero, prncipe de Anglona. Produccin rcord cubana de azcar: 161 348 toneladas mtricas: 19,64 % de la produccin mundial. Asume el gobierno de la Isla el teniente general Gernimo Valds Noriega y Sierra, el 6 de mayo. Inici su perodo con una actitud antirracista, lo que le cre serios enemigos. El general Valds otorga la libertad a los negros decomisados que, con el nombre de “emancipados”, volvan a la esclavitud segn una regla que los encomendaba por cinco aos, pero que de hecho se converta en esclavitud de por vida. Motn de esclavos en La Habana. Un censo oficial arroja 1 007 624 habitantes en la Isla; 226 poblaciones con Daguerre inventa el daguerrotipo. Total de esclavos exportados anualmente de frica: 135 800; muertos en travesa, 33 000; introducidos en las colonias espaolas, 29 000. Guerra anglo-afgana. Gobierno parlamentario en Canad. P J. Proudhon: Qu es la propiedad? L. Blanc: La organizacin del trabajo Mara Cristina sale de Espaa y el general Espartero es nombrado regente del Reino. Tratado de los Estrechos: El Bsforo y los Dardanelos cerrados a los buques de guerra de toda las naciones. Se asegura la independencia de Bolivia. L. Feuerbach: La esencia del cristianismo

PAGE 357

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /349 /349 /349 /349 /3491842Se halla en Gnova, Italia. Considera casi imposible la publicacin de su Historia de la esclavitud En mayo regresa a Pars y all recibe la noticia de que las autoridades espaolas le permiten volver a Cuba, pero con la condicin de no residir en La Habana. Rechaza este permiso. En carta de julio a Jos Luis Alfonso le comunica que ha vuelto a la que sera ms tarde su Historia de la esclavitud Pasa el invierno en Gnova 1843Terminada la es tacin invernal regresa a Pars. 360 000 individuos; 1 238 ingenios con 138 700 individuos; 1 838 cafetales con 114 760 individuos, y 42 549 fincas rsticas con 393 993 individuos. Insurrecciones de esclavos; en particular, en la zona de Crdenas. El Gobierno espaol recibe la exigencia del ingls para que extradite a todos los africanos ilegalmente introducidos en Cuba desde 1820: el 80 % de los esclavos existentes, por entonces, en la Isla. Expulsin del cnsul ingls en La Habana David Turnbull, abolicionista furibundo. Bando que establece la jornada de 16 horas de trabajo en tiempo de zafra. Nuevo bando de Gobernacin y polica. Se dicta un nuevo reglamento para los esclavos. Secularizacin de la Real y Pontificia Universidad de San Gernimo de La Habana, hasta entonces regenteada por los dominicos. En su lugar se crea la Real y Literaria Universidad de La Habana. Se construye la Calzada de Infanta. Sublevacin de esclavos en varios ingenios. Construccin del Banco del Comercio. Construccin de los almacenes de Por el Tratado de Nankin, China abre sus puertos al comercio extranjero. Honk-Kong pasa a Inglaterra. Guerra entre Argentina y Uruguay con intervencin franco-inglesa. R. Mayer: Observaciones acerca de las fuerzas de la naturaleza inanimada. En Espaa ocurre la sublevacin de los generales Serrano, Prim, Narvez y Concha. Espartero dimite y se exilia

PAGE 358

350\ 350\ 350\ 350\ 350\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1844Se rene en Pars con Jos de la Luz y Caballero. Sale de Pars rumbo a Espaa con el propsito de residir en Barcelona, pero, al enfermarse en el viaje, decide volver a Pars y pasar dos meses en Passy. 1845 Publica en Pars, a instancias de Domingo del Monte, una versin de Mi primera pregunta con el ttulo La supresin del trfico de esclavos en la isla de Cuba examinada con relacin Regla. Inicia su mandato el teniente general Leopoldo O’Donnell y Jorris, conde de Lucena, duque de Tetun, el 20 de octubre. La supuesta “Conspiracin de la Escalera”, al parecer inventada por el general O’Donnell y los esclavistas cubanos, ocasiona innumerables vctimas; entre ellos, varios negros y mulatos libres (el poeta Diego Gabriel de la Concepcin Valds, conocido con el seudnimo de Plcido ; el dentista Andrs Dodge; el msico Jos Miguel Romn, y un joven mulato dueo de ingenio, Santiago Pimienta). Creacin del primer cuerpo de policas. Ramn de la Sagra : Historia fsica, poltica y natural de la isla de Cuba. Seria crisis econmica en Cuba. La produccin azucarera cae de 208 506 toneladas mtricas (ao anterior) a 98 437. La introduccin de esclavos cae a la cifra ms baja de los 70 primeros en Inglaterra. Los ingleses anexan Natal y conquistan Sind en la India. Chile inicia la colonizacin de su regin austral. Labrousse construye la Sala de Lectura de la Biblioteca de Pars, primer edificio donde se emplea el hierro fundido como elemento estructural. J. Stuart Mill: Sistema de lgica deductiva e inductiva Samuel B. Morse construye la primera lnea telegrfica entre Washington y Baltimore. Richard Newman, un granjero ingls radicado en Argentina, utiliza, por primera vez, el alambre de pas en su hacienda. S. Kierkegaard: El concepto de la angustia A. Dumas: Los tres mosqueteros Se hace una nueva constitucin en Espaa que ampla las prerrogativas reales. Usurpacin de Texas por Estados Unidos. Stirner: El nico y su propiedad E. A. Poe: El

PAGE 359

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /351 /351 /351 /351 /351a su agricultura y a su seguridad. En agosto recorre Chalons sur Sane, Montpellier y Perpignan. 1846En marzo se encuentra en Marsella. De aqu va a Barcelona y Valencia hasta llegar a Madrid. Aqu permanece 12 das junto a Domingo del Monte. Dos meses despus llega a Sevilla con el propsito de trabajar en el Archivo de Indias en la recopilacin de datos para su Historia de la esclavitud. En el verano se traslada a Cdiz. A instancias de Domingo del Monte escribe un trabajo con el ttulo Carta de un cubano a un amigo suyo en el cual intenta rebatir el bien documentado Informe sobre Fomento de la poblacin blanca en la isla de Cuba y emancipacin progresiva de la esclavitud del fiscal de la Real Hacienda de la Habana Vicente Vzquez Queipo impreso en Madrid el ao anterior. 1847 Vzquez Queipo replica a Saco en un artculo publicado en El Clamor Pblico En este trabajo lo acusa de “revolucionario e insurgente”. Saco contest con su Rplica de don Jos Antonio Saco a la contestaaos del siglo pasado, 1 200. El acumulado de africanos en Cuba llega a 604 000. Nuevo reglamento de cimarrones, mucho ms feroz que los anteriores, redactado por la Junta de Fomento. Segn algunas fuentes, de 1836 a 1846 se introdujeron en la Isla 67 689 esclavos. Existen 9 102 vegas de tabaco. Los huracanes de 1844 y de este ao reducen la produccin cafetalera. De segundo rengln exportable de la Isla pasa a un lugar insignificante. Comienza en La Habana el alumbrado pblico de gas. Llega a La Habana el primer cargamento de chinos contratados (cules). Conspiracin de la Mina de la Rosa Cubana (Narciso Lpez). Una crisis de los mercados capitalistas afecta a cuervo. Tratado de Washington que fija los lmites entre Estados Unidos y Canad. Robert Peel y el libre cambio en Inglaterra. Primera intervencin quirrgica con anestesia. El francs Leverrier seala por medio de clculos la posicin y magnitud del planeta Neptuno. P J. Prudhon publica Sistema de las contradicciones econmicas o Filosofa de la miseria C. Marx le responde con su clebre Miseria de la filosofa Segunda guerra carlista en Espaa. Creacin del Estado africano de Liberia con los negros sacados de Estados Unidos. Ocupacin de la capital mexicana por las fuerzas invasoras norte-

PAGE 360

352\ 352\ 352\ 352\ 352\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL cin del Sr. Fiscal de la Real Hacienda de la Habana, don Vicente Vzquez Queipo con el cual puso fin a la polmica. 1848 Est de regreso en Pars. Recibe una carta de Gaspar Betancourt Cisneros en la cual le propone la direccin de un peridico que se editara en Nueva York. Declina la oferta, pues conoce las ideas anexionistas del grupo a que pertenece el autor de la carta. Le escribe a Betancourt Cisneros una carta histrica en la cual, en lo fundamental, le expone su credo antianexionista. Publica su trabajo Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos. los productores cubanos de azcar, caf y tabaco. El caf queda sin demanda y su precio baja a niveles nunca vistos. Los grandes y pequeos cafetales de La Habana desaparecen y la produccin de este producto cae a cifras pequeas. Los pequeos y medianos productores empiezan a desaparecer. Gaspar Betancourt Cisneros y otros cubanos anexionistas acusan a la reina regente de Espaa, Mara Cristina, de participar de manera directa en los beneficios de la trata clandestina de esclavos. Informes posteriores confirmaron la acusacin. El Club de La Habana, que el ao anterior haba hecho gestiones para que el Gobierno norteamericano le comprara Cuba a Espaa, ahora ofrece al general norteamericano William J. W orth 3 millones de pesos para la organizacin de un ejrcito de mercenarios compuesto de las tropas que haban peleado contra Mxico en la guerra de agresin librada por Estados Unidos. En Nueva York, un grupo anexionista crea un Consejo de Gobierno cubano. Se inicia la publicacin del peridico anexionista La Verdad dirigido por Betancourt americanas. Francia completa la conquista de Argel. Reglamentacin del trabajo de mujeres y nios en Inglaterra. Se implanta la jornada laboral de 10 horas en las fbricas inglesas. Revolucin de febrero en Francia. Proclamacin de la Segunda Repblica (1848-1851). Luis Napolen electo presidente. Abolicin inmediata de la esclavitud en todas las colonias francesas: repercusin en casi toda Europa, alentando una serie de movimientos liberales y nacionalistas que alteraron la situacin poltica de gran parte del continente europeo. Las principales insurrecciones estallaron en Austria, Italia y Alemania. Estados Unidos despoja a Mxico, por medio del Tratado de GuadalupeHidalgo, de vastas zonas del norte del pas. Conflicto anglo-boer. Se inaugura la primera lnea frrea en Espaa, la de Barcelona-Matar. C. Marx y F. Engels: El manifiesto comunista

PAGE 361

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /353 /353 /353 /353 /3531849 Carta de Jos Luis Alfonso en la cual, como anexionista, le dice que su trabajo ha sido “el paso ms impoltico y ms desgraciado que ha dado Ud. en toda su vida”, y lo acusa de ser el autor de la idea anexionista. Le escribe a Jos Luis Alfonso que le contestar a los anexionistas y que “mi rplica, al paso que es rplica, es tambin mi testamento poltico”. 1850En abril se traslada a Barcelona donde enferma. Publica, en Madrid, su Rplica de don Jos Antonio Saco a los anexionistas que han impugnado sus Ideas sobre la incorporacin de Cuba en los Estados Unidos. En carta de julio a Domingo del Monte le anuncia que “estoy tratando de publicar un peridico antianexionista ”. Pasa el invierno en Montpellier donde vuelve a enfermarse. Cisneros. El 29 de marzo es sustituido O’Donnell al frente del gobierno de la Isla por el teniente general Federico Roncali, conde de Alcoy. Hay en la Isla 458 033 blancos, 164 712 libres de color y 324 187 esclavos. Primeros ensayos en el ingenio Tinguaro para separar las labores agrcolas de las industriales dentro del complejo productivo azucarero. Desembarca en Crdenas, el 19 de mayo, una expedicin de mercenarios anexionistas al mando del ex general Narciso Lpez. Fracasa por falta de apoyo. El 11 de noviembre asume el mando de la Isla el general Jos Gutirrez de la Concha, quien, por entonces, fue muy bien valorado por los hacendados cubanos. El peridico anexionista La Verdad denuncia que el general Roncali reciba durante su gobierno, 51 pesos por cada bozal introducido en la Isla. Tacn se contentaba con la tercera parte. Guerra de castas en Yucatn. Alianza austro-rusa frente a los hngaros. Capitulacin de Hungra. Vctor Manuel II, rey de Piamonte y Cerdea. Sofocada la rebelin en Alemania. Descubrimiento de oro en Australia. Experiencia de Fizeau sobre la velocidad de la luz. C. Marx: Trabajo asalariado y capital Conflicto entre Prusia y Austria: Almtz. Hay en Estados Unidos 3 178 000 esclavos. Compromisos de California. Aceptacin del derecho de visita por Brasil. Restablecimiento de la jerarqua catlica en Inglaterra. Aprobacin de la ley Falloux. Viajes de Barth en el Sudn, de Livingstone en frica austral y de Mac Clure en paso de Noroeste. Instalacin del primer cable submarino en el paso de Calais. Martillo perforador para el trabajo del carbn en las minas.

PAGE 362

354\ 354\ 354\ 354\ 354\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1851Jos Anic eto Iznaga, despus de haberle escrito varias cartas, decide viajar de Pars a Montpellier, para persuadirlo que abrazase el partido anexionista. Le escribe a Jos Luis Alfonso: “T que me conoces adivinars mi respuesta, y hoy te digo con toda la franqueza de mi carcter, que si supiera que el mar se ha tragado la expedicin con todos los expedicionarios, se sera para m uno de los das ms felices de mi vida”. Publica, en Pars, La situacin poltica en Cuba y su remedio Jos Retortillo impugna el trabajo de Saco en El Constitucional de Madrid. 1852 Publica su rplica a Retortillo bajo el nombre de Cuestin de Cuba, con el lema “O Espaa concede a Cuba derechos polticos, o Cuba se pierde para Espaa”. El 12 de agosto, Narciso Lpez desembarca en Playitas de Toscano, Pinar del Ro. Despus de varios encuentros y de una verdadera cacera, Lpez cae prisionero. Es agarrotado el 1 de septiembre en la explanada de la Punta en La Habana. Dos semanas antes haban sido fusilados en la misma capital 50 expedicionarios; entre ellos, el segundo de Lpez, el coronel norteamericano William L. Crittenden. Levantamientos armados en las zonas de Trinidad y Puerto Prncipe, el segundo encabezado por Joaqun de Agero, y el primero por Isidoro Armenteros y Francisco Hernndez Echarri. Los camageyanos Joaqun de Agero, Fernando de Zayas, Jos Toms Betancourt y Miguel Benavides fueron capturados y fusilados. Igual suerte corrieron los trinitarios Armenteros, Hernndez Echarri y Rafael Arcis. El 16 de abril comienza su mandato el general Valentn Caedo y Miranda. Creacin de la Escuela de Telegrafa. Las primeras lneas telegrficas se extienden hasta Camagey. Conspiracin de “Vuelta Abajo”. Proceso y ejecucin de Golpe de Estado de Luis Napolen en Francia. Reaparicin del clera en Europa. Se inicia la Revolucin de los taiping en China. Ley sobre las viviendas en Inglaterra. Prensa rotativa para imprimir. Fundacin de la Agencia Reuter. Descubrimiento de la induccin por Faraday. A. Comte: Sistema de filosofa positiva La Vicalvarada en Espaa. Napolen III, emperador de Francia. Reconocimiento de la independencia del Transvaal y anexin del Peg (en Birmania) por los britnicos. En Argentina, Urquiza termina con la dictadura de Rosas.

PAGE 363

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /355 /355 /355 /355 /3551853 Despus de viajar a las montaas del Jura y de vivir en Toulouse, regresa a Pars. Se dedica a trabajar en su Historia de la esclavitud Se inicia, por entonces, la enfermedad que le ocasiona temblor en las manos. Se traslada a Niza. 1854 Domingo Aldama le confa la educacin de los hijos de su yerno, del recin fallecido Domingo del Monte. Eduardo Facciolo (tipgrafo) y Juan Bellido de Luna, de tendencia anexionista, por la publicacin del peridico clandestino La Voz del Pueblo Cubano Nuevo reglamento de chinos en el cual se reemplazan los azotes por el cepo y los grillos. Se calcula en 271 659 el nmero de bozales introducidos en la Isla desde 1820. Se suprime el Departamento Central de la divisin poltico-administrativa de la Isla. El 3 de diciembre asume el gobierno de la Isla Juan Manuel de la Pezuela y Ceballos Escalera, marqus de la Pezuela, conde de Cheste. Decreto del general Pezuela ms favorable a los llamados “emancipados”. Richard R. Madden: The Island of Cuba its resources, progress and prospects El general Pezuela llama, por primera vez, “nios” a los negritos y provoca fuerte escndalo dentro de la burguesa habanera. El 21 de septiembre empieza su mandato, por segunda vez, el general Jos Gutirrez de la Concha. Indulto general para todos los procesados por Se bota en Inglaterra el primer barco carbonero. J. A. Gobineau: Ensayo sobre las desigualdades de las razas hamanas. Un Comit parlamentario britnico observa que desde 1820 el Reino Unido ha gastado en perseguir la trata en las colonias de Espaa y Portugal, una cifra superior al valor de todos los esclavos existentes en esas colonias en 1820; o sea, 985 145 libras esterlinas. Apertura de los puertos japoneses al comercio europeo. Los franceses en Nueva Caledonia. Hambre en el Decn y en el Noroeste de la India. Instalacin de cables submarinos en el mar del Norte y en el canal del Norte. Utilizacin del acero fundido. P Gatry: Filosofa del conocimiento de Dios. Revolucin en Espaa: descontentos los militares del predominio en el gobierno del elemento civil se sublevan, entre ellos, se destaca el general O’Donnell, quien forma un Gobierno de Coalicin presidido por Espartero. Empieza el bienio progresista. Abolicin de la esclavitud en Venezuela.

PAGE 364

356\ 356\ 356\ 356\ 356\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1855P asa el ao entre Pars, Passy y Boloa. 1856Se casa con Mara Dolores Fras, viuda de Narrebelin. Se inicia en Cuba un fuerte movimiento especulativo. Surgimiento de sociedades annimas y bancarias. Ramn Pint, amigo personal y socio de negocios del general Concha, es detenido y acusado de una supuesta conspiracin. El presidente de Estados Unidos, Franklin Pierce, demuestra inters por la adquisicin de la isla de Cuba. Las Cortes espaolas declaran que “la esclavitud, esta forma especial de la propiedad en la isla de Cuba, se considera esencial, y ser respetada como debe serlo”. El anexionismo esclavista deja entonces de ser necesario. Empiezan a usarse entre los clippers que hacan el trfico de cules, un alambique que permita hacer potable el agua de mar. Este invento hizo ms ventajoso el trfico de chinos. Se funda la Escuela de Agrimensores. Son ejecutados Ramn Pint y Francisco Estrampes. Ante las seguridades dadas al rgimen esclavista, se incrementa la trata clandestina. Creacin del Banco Espaol, que tuvo el privileGuerra de Crimea. Fundacin de las Misiones africanas de Lyon. Primer barco metlico de la compaa Cunard. Berthelot establece los principios de la termoqumica. Abolicin de la esclavitud en Per. Revuelta musulmana en China. Las tropas francesas se apoderan de Sebastopol. Terrible terremoto en Japn. Aparicin del acorazado de guerra. Le Play: Los obreros europeos Tratado de Pars con el cual finaliza la Guerra de

PAGE 365

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /357 /357 /357 /357 /357ciso Lpez y hermana del conde de Pozos Dulces (Francisco de Fras y Jacott). 1857T rabaja en la preparacin de su famosa Coleccin de papeles cientficos, histricos, polticos y de otros ramos sobre la isla de Cuba, ya publicados, ya inditos. 1858 Empieza a publicar su Coleccin de papeles ... En esta obra aparece, por primera vez, una referencia concreta a su Historia de la esclavitud gio de poder emitir billetes. El capitn general, Jos Gutirrez de la Concha, expide un decreto en el cual declara libre la facultad de contratar aprendices y pone el Ramo de Aprendizaje de Artes y Oficios a cargo de los tenientes gobernadores, auxiliados por las Juntas de Caridad o Especiales. Crecimiento de las sociedades annimas. Reformas administrativas de justicia. Creacin de la compaa annima para la explotacin del alumbrado de gas. La produccin azucarera cubana alcanza el 26,74 % de la produccin mundial. Intenso movimiento especulativo. A finales del ao repercute en Cuba la crisis mundial capitalista con la cada de los precios de los productos cubanos. Se arruina gran parte de los pequeos y medianos productores. Ms de 250 casas de comercio de La Habana quiebran de golpe. Existen 9 408 vegas de tabaco. Reorganizacin de la polica. Se forma la Guardia Civil para los campos. Reforma de la enseanza elemental y creacin de Crimea. Expedicin de Burton y Speke por los grandes lagos africanos. Bessemer da a conocer su convertidor. Descubrimiento del amonaco. Es hallado el hombre de Neanderthal. Revuelta de los cipayos en la India. El aventurero yanqui Walker se aduea del gobierno en Nicaragua. Medidas favorables para el fellab egipcio. Trabajos de Kirchoff y Bunzen sobre el anlisis espectral de la luz. G. Flaubert: Madame Bovary C. Baudelaire: Las flores del mal. Gobierno de la Unin Liberal en Espaa. Conferencia de Plombieres entre Napolen III y Cavour. Supresin de la Compaa inglesa de las Indias.

PAGE 366

358\ 358\ 358\ 358\ 358\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1859A peticin del conde de Brunet, por intermedio de Gaspar Betancourt Cisneros, escribe la Representacin de algunos cubanos a S.M. la reina doa Isabel II para pedirle reformas polticas para Cuba. 1860 Regresa a Cuba, despus de 26 aos de expatriacin. Se aloja en la casa de Miguel Aldama, donde se le ofrece un banquete al cual asiste el propio capitn general de la Isla, Francisco Serrano. escuelas gratuitas a cargo de los municipios. Separacin de la rama administrativa de la judicial. Aprueba el Ayuntamiento de La Habana los trabajos para el acueducto de Vento. La ciudad de La Habana tiene una poblacin de 149 060 habitantes. Se hace cargo del mando de la Isla el general Francisco Serrano y Cuenca Guevara Domnguez, conde de San Antonio y duque de la Torre, casado con una cubana y favorito de la reina Isabel II. Vinculose a los sectores acaudalados habaneros y promovi el movimiento reformista que adquiere nuevo impulso. Segn el censo, en Cuba hay: 367 368 esclavos, 17 887 chinos contratados, 189 848 pardos y morenos libres, y 604 610 blancos. Slo saban leer 268 237 personas. El empleo de gasmetros permite iluminar eficientemente la casa de mquinas de los ingenios y trabajar da y noche. Ferrocarril Santa ClaraCienfuegos. Guerra franco-inglesa contra China. Tratado de Tien-Tsin. Los rusos se establecen en la orilla derecha del Amur. Kekul descubre el carbono tetravalente. Guerra de Italia contra Austria. Ocupacin de Saign por los franceses. Guerra entre Per y Ecuador. Los rusos acaban con la resistencia de Chlamyl en el Cucaso. Primer pozo de petrleo abierto en Titusville, Pensilvania: se inicia la era del petrleo. Dorian construye una fragata acorazada. C. Darwin: El origen de las especies C. Marx: Contribucin a la crtica de la economa poltica Con el Tratado hispanomarroqu de Wad-Ras finaliza la guerra de frica comenzada dos aos antes, uno de cuyos principales hechos fue la batalla de los Castillejos, ganada por el general Prim. Conquista del sur de Italia por Garibaldi: Formacin de la unidad italiana. Abraham Lincoln presidente de Estados Unidos. Los estados del Sur deciden separarse de la unin y formar los

PAGE 367

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /359 /359 /359 /359 /3591861 Regresa a Pars, despus de ms de siete meses de estancia en Cuba. La produccin azucarera alcanza la cifra de 533 800 toneladas, para un 28,23 % de la produccin mundial. Se incrementa la trata clandestina y se introducen en Cuba 23 964 africanos, para aumentar el acumulado a 769 800. Se funda el Liceo Artstico y Literario de Guanabacoa. Confederate States of America (Estados Confederados de Amrica), para mantener la esclavitud. Expedicin francesa en Siria. Expedicin francobritnica en Pekn. Junta de los trade-unions en Inglaterra. Oliver Winchester fabrica su rifle de repeticin. Invenciones de la mquina compund del motor de explosin Lenoir, y del aparato Hugues para la trasmisin de telegramas. El abate Bautain publica en Pars La filosofa de las leyes en la cual escribe: “Los hechos son los hechos, la esclavitud existe todava y puesto que la Iglesia la tolera y no la ha combatido nunca directamente, es preciso que haya un derecho a mantenerla”. H. Spencer: Primeros principios Anexin frustrada de Santo Domingo por Espaa. Guerra de Mxico: intervencin anglo-francoespaola. Empieza la Guerra de Secesin en Estados Unidos. Abolicin de la servidumbre en Rusia. Proclamacin del reino de Italia. Instalacin del primer puente ligero sobre un navo. Teora de las locali-

PAGE 368

360\ 360\ 360\ 360\ 360\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1862 Comienza a colaborar con la revista La Amrica de Madrid, con el trabajo titulado “Conformidad entre las instituciones de las provincias hispanoamericanas y su metrpoli en los tiempos pasados y contraste con el presente”. Publica un segundo artculo bajo el nombre “Motivos que influyeron a privar a Cuba de sus derehos polticos en 1837”. 1863De P ars se traslada a Toulouse. Posteriormente va a Ateuil, retornando, por ltimo, a Pars. Por primera vez, el Da de Reyes se admiten los cabildos en el Palacio de los Capitanes Generales. Existen en Cuba 11 550 vegas de tabaco. El 1 de diciembre inicia su mandato el general Domingo Dulce y Garay, marqus de CastellFlorit. Su poltica sigui por los mismos caminos reformistas de Serrano. La produccin azucarera cubana alcanza la cifra de 445 693 toneladas, para un 24,76 % de la mundial. Disminuye la introduccin de esclavos, de 15 000 el ao anterior, a 7 507. El acumulado es 792 400. Se publica en Trinidad un folleto titulado La verdad y la teora en el cual se estudian los efectos que ha ocasionado el cambio del sistema de trabajo en Amrica. zaciones cerebrales de Broca. Cournot: Tratado del encadenamiento de las ideas fundamentales. Gobierno de Bismarck en Alemania. Mitre, presidente de Argentina. Ocupacin de Obok por los franceses. Tratado franco-malgache. Insurreccin en el Turquestn chino. La Homestead Act en Estados Unidos. La Salle funda la Asociacin General de los Trabajadores Alemanes. Exposicin Universal de Londres. Foucault evala la velocidad de la luz. Richard Gatling inventa la ametralladora. V. Hugo: Los miserables El presidente Lincoln proclama la abolicin de la esclavitud. Insurreccin polaca. Se fundan los Estados Unidos de Colombia. Tratado de Hu y protectorado francs en Cambodia. Abolicin de la esclavitud en la Guayana francesa. Descubrimiento de diamantes en frica austral. Berthelot realiza la sntesis del acetileno. Construccin del primer faro elctrico en el cabo de La Heve. E. Renan: Vida de Jess

PAGE 369

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /361 /361 /361 /361 /3611864 Jos Luis Alfonso le ofrece el regreso a Cuba y un cargo de consejero de Administracin en La Habana. No acepta, a pesar de sus penurias econmicas. 1865 Rechaza la oferta que le hace Anastasio Carrillo de Albornoz de ocupar un cargo consultivo en Madrid, anexo al Ministerio de Ultramar. Eugenio Mara de Hostos que se halla en Madrid le pide consejos y su colaboracin para fundar una revista. Colabora con la Revista Hispano-Americana fundada en Madrid por Antonio Angulo Heredia. Aparecen publicadas sus cartas a Manuel Seijas Lozano, ministro de Ultramar. Rechaza la peticin del general Francisco Serrano, duque de la Torre, de Ferrer de Couto publica Los negros obra que se plantea el restablecimiento de la trata. Propone extender la esclavitud a Amrica Central. Considera la trata y la esclavitud como “una obra de caridad y un hecho civilizador”. Carta del general Serrano a la reina en favor de las demandas reformistas cubanas. Convocatoria, por parte del Gobierno espaol, a una asamblea para la discusin de los problemas ultramarinos. sta recibi el nombre de Junta de Informacin. Napolen III impone al archiduque de Austria, Maximiliano, como emperador de Mxico. Guerra de los ducados daneses. Tratado de Viena. Constitucin federal de Venezuela. Final de la conquista del Cucaso. Fundacin de la Primera Internacional. Reconcimiento del derecho de huelga en Francia. Se funda la Cruz Roja Internacional. Encclica Quanta Cura y el Syllabus. Nobel inventa la nitroglicerina. T. Huxley: El lugar del hombre en la naturaleza N. D. Coulanges: La ciudad antigua Se funda la Sociedad Abolicionista Espaola. Aparece en Madrid el peridico El Abolicionista Espaol, dirigido hasta 1869 por J. Vizcarrondo y luego por el cubano R. M. de Labra. Fin de la Guerra de Secesin norteamericana. Empieza la guerra del Paraguay. Unin telegrfica internacional. Unin monetaria latina. Leyes de Mendel. P J. Proudhon: La capacidad poltica de la clase obrera C. Bernard: Introduccin al estudio

PAGE 370

362\ 362\ 362\ 362\ 362\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL que participe en la Junta de Informacin convocada ese ao. 1866Se efectan las elecciones para designar los comisionados cubanos a la Junta de Informacin. Saco sale electo 27 votos contra 18 por Santiago de Cuba contra el candidato del Gobierno espaol Juan Bautista Ustriz, gracias a la accin de un grupo de jvenes santiagueros dirigidos por Jos Mayner. Decide participar en la Junta despus de las insistentes cartas que le envan los reformistas ms destacados. Le manda al ministro de Ultramar, Antonio Cnovas del Castillo, un artculo titulado “La esclavitud poltica a que las provincias de Ultramar fueron condenadas por el Gobierno y las Cortes constituyentes en 1837 fue un acto anticonstitucional y nulo”. Llega a Madrid cuando ya se han iniciado las deliberaciones de la Junta de Informacin (30 de octubre). Una vez en Madrid tampoco asiste a las sesiones de la Junta. 1867En carta a Manuel Solrzano explica la razn de su no incorporacin a la Junta: la inversin que el Gobierno espaol haba hecho en el orden de los puntos a En marzo se efecta la eleccin de los representantes de Cuba a la Junta de Informacin. De los 16 electos 14 eran cubanos y reformistas. En octubre comienzan, en Madrid, las reuniones de la Junta de Informacin. Francisco de Armas y Cspedes: De la esclavitud en Cuba. Marcial Dupierris publica en Madrid el panfleto esclavista Cuba y Puerto Rico medios de conservar estas dos Antillas en su estado de esplendor Crisis mundial capitalista. Cada de los precios de los productos cubanos. Ruina de los pequeos y medianos productores. El 30 de mayo empieza el primer mandato en Cuba de Francisco Lersundi. Contrario al movimiento reformista, prohbe las reuniones polticas. El 31 de octubre es nombrado para sustituir a Lersundi, el general Joaqun del Manzano y del Manzano. En abril se produce la disolucin de la Junta de Informacin. Fracaso reformista. Muere el capitn general de la Isla, Joaqun del Manzano, y lo sustituye de la medicina experimental. Guerra austro-prusiana: Sadowa. Unidad alemana. Conflicto hispano-chileno: bombardeo del Callao. Los rusos en Taschkent. Terrorismo en Rusia. Hambre en el Decn. El Ville de Pars con hlice, cruza el Atlntico en nueve das. Instalacin del primer cable trasatlntico. Nobel inventa la dinamita. E. Haeckel: Morfologa general E. Zola: Teresa Raquin F. Dostoievski: Crimen y castigo Reforma electoral en Inglaterra llevada a cabo por Disraeli. Compromiso austrohngaro. Fusilamiento del emperador Maximiliano en

PAGE 371

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /363 /363 /363 /363 /363discutir, relegando el primer punto —el referente a la cuestin poltica—, a ltimo. Formula un voto particular contra las representaciones de las “provincias de Ultramar” en las Cortes espaolas y sostiene la tesis de los consejos coloniales para que las cuestiones que ataen a Cuba se regulen por sus naturales. En abril queda disuelta la Junta de Informacin. 1868 Escribe La esclavitud en Cuba y la revolucin en Espaa, reeditado al ao siguiente y publicado en francs. interinamente Blas Villate y de la Hera, conde de Valmaseda, el 24 de septiembre. Asume, por segunda vez, el gobierno de la Isla el general Francisco Lersundi, el 12 de diciembre. En julio se constituye en la ciudad oriental de Bayamo un comit o Junta Revolucionaria compuesto por Francisco Vicente Aguilera, Pedro Figueredo y Francisco Maceo Osorio. Se inicia el movimiento conspirativo independentista. En los primeros meses del ao quedan constituidas numerosas juntas locales de conspiradores bajo la sombra de las logias del Gran Oriente de Cuba y las Antillas. En agosto se renen representantes de distintas juntas locales en la finca San Miguel de Rompe, Las Tunas, y acuerdan iniciar el movimiento insurreccional el 3 de septiembre. Una reunin posterior, celebrada en la finca Muoz, Las Tunas, decide aplazar el alzamiento para cuando hubiese terminado la zafra azucarera; es decir, para mediados del ao 69. El 10 de octubre, Carlos Manuel de Cspedes proclama la independencia de Cuba en su ingenio Demajagua, en Mxico (Quertaro). Compra de Alaska por Estados Unidos. Exposicin Universal de Pars. Derecho de huelga y de coalicin obrera en Blgica. Intervencin britnica en Abisinia. Cada del shogunado en Japn. Conferencia monetaria internacional. Invencin del freno de aire comprimido Westinghouse. C. Marx, primer tomo de El capital En Espaa se produce la Revolucin de septiembre: el general Serrano derrota las tropas del gobierno en el puente de Alcolea. Isabel II abdica la corona en favor de su hijo Alfonso XII y huye a Francia. Empieza la era Meiji en Japn. Presidencia de Sarmiento en Argentina. Hambre en la India. Primer congreso de los trade-unions britnicos. Fanelli funda la Asociacin Internacional de los Trabajadores espaoles. Congreso de la Paz y de la Libertad. Janssen y Lockyer descubren el helio. Hallazgo del hombre de CroMagnon.

PAGE 372

364\ 364\ 364\ 364\ 364\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL Manzanillo, Oriente. En los das inmediatos, las jurisdicciones de Tunas, Holgun, Jiguan, Bayamo y Manzanillo, estn incorporadas al movimiento independentista. Comienza el proceso por la liberacin nacional cubana. El 18 de octubre se inicia el ataque a la ciudad de Bayamo, la cual cae a los pocos das en manos de los revolucionarios. La ciudad es declarada capital del Gobierno revolucionario. El 4 de noviembre se produce el alzamiento de los camageyanos en el paso de Las Clavellinas. El 26 del mismo mes se crea el Comit Revolucionario del Camagey, independiente del gobierno de Cspedes. Decreto del Gobierno en Armas de Cspedes con la abolicin de forma gradual e indemnizada la esclavitud. La produccin azucarera cubana alcanza la cifra rcord con 720 250 toneladas, para un 28,57 % de la mundial, y al ao siguiente se mantiene en 718 745 toneladas, para un 28,18 % de la mundial, pese al inicio de la Guerra de los Diez Aos. Se mantiene la introduccin de esclavos (6 000) para un acumulado de 826 200. No es hasta 1873 que decae a 1 000 los introducidos y al ao siguiente desaparece. E. Haeckel : Historia natural de la creacin que da inicio al darwinismo social.

PAGE 373

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /365 /365 /365 /365 /3651869El 12 de enero, los bayameses incendian su ciudad, para no rendirla a las tropas espaolas. Los das 6 y 7 de febrero, alzamiento de los villareos. En abril se renen los representantes de Camagey, Las Villas y Oriente, en Asamblea Constituyente en Guimaro, Camagey. Se aprueba la Constitucin de Guimaro, la cual en su artculo 24 dice: “Todos los habitantes de la Repblica son enteramente libres”. Cspedes electo presidente de la Repblica en Armas. La Cmara de la Repblica en Armas acuerda, el 5 de julio, una Ley Orgnica del Servicio de Libertos o Reglamento de Libertos que permita mantener en estado de semiesclavitud a los antiguos esclavos. El 12 de junio es depuesto por una insubordinacin militar el general Domingo Dulce y Garay, quien, desde el 4 de enero de este ao, haba sustituido al general Lersundi. Se hizo cargo del gobierno colonial el segundo cabo Francisco Xinoves Espinar con carcter interino. Antonio Fernndez y Caballero de Rodas, asesino de obreros espaoles, ocup el gobierno de la Isla, el 28 de julio. En Espaa, los generales decretan el sufragio universal y convocan una asamblea constituyente que vota una constitucin democrtica (libertad de imprenta, culto y enseanza; derecho de asociacin y reunin). Serrano regente. Amadeo de Saboya proclamado rey constitucional. Derecho de asociacin en Alemania: se anula la prohibicin de los sindicatos. Apertura del canal de Suez.

PAGE 374

366\ 366\ 366\ 366\ 366\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1870Se traslada a la ciudad de Caen. La guerra francoprusiana lo obliga a huir de Pars, enfermo, casi ciego y con 73 aos. 1871 El Gobierno espaol decreta la Ley Moret, llamada de “vientres libres”, que declaraba emancipados a todos los negros que nacieran despus del 17 de septiembre de 1868 y a todos los esclavos de ms de 60 aos. El 24 de febrero, Francisco Vicente Aguilera es elegido por la Cmara vicepresidente de la Repblica en Armas. Muere Donato Mrmol, uno de los principales jefes militares de la revolucin, el 26 de junio. Abrogado el Reglamento de Libertos por circular del presidente de la Repblica en Armas, Carlos Manuel de Cspedes, el 25 de diciembre. El 13 de diciembre, Blas Villate, conde de Valmaseda, sustituye en el mando de la Isla a Caballero de Rodas. El 4 de agosto, Mximo Gmez invade la zona de Guantnamo, con el ataque al cafetal La Indiana, incorporando as esta regin a la revolucin. El 8 de octubre, el mayor general Ignacio Agramonte y Loynaz realiza el pico rescate del brigadier Julio Sanguily. Se comete uno de los ms detestables crmenes del poder colonial y de la reaccin espaola en la Isla al ser fusilados, en La Guerra franco-prusiana. Cada del segundo imperio y proclamacin de la Tercera Repblica Francesa. Ocupacin de Roma por los italianos: se culmina la unidad italiana. Se concede la nacionalidad francesa a los judos de Argelia. Abolicin parcial de la esclavitud en las Antillas espaolas. Ley agraria de las tres F a favor del campesinado irlands. Siemens inventa un horno elctrico. Fundacin de la Standard Oil. Excavaciones de Schliemann en Troya. Primera ley de emancipacin de la esclavitud en Brasil. Manumisin por sorteos anuales. Libertad de vientres. Proclamacin del imperio alemn en el Saln de los Espejos de Versalles, el 18 de enero. Guillermo I, rey de Prusia, primer emperador del segundo imperio alemn. Bismarck sigue siendo el canciller todopoderoso. La Comuna de Pars: primer gobierno obrero socialista. Despus de dos

PAGE 375

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /367 /367 /367 /367 /3671872 1873 Habana, ocho estudiantes del primer ao de medicina, el 27 de noviembre. Fusilamiento de Juan Clemente Zenea. Despus del “ao terrible” de la revolucin (1871), la situacin se torna favorable al Ejrcito Libertador. Se consolida el prestigio militar de Ignacio Agramonte, en Camagey; Vicente Garca, en Las Tunas; Calixto Garca, en Holgun, y Mximo Gmez, en Santiago de Cuba. El coronel Antonio Maceo y Grajales es uno de los jefes militares de mayor prestigio, salidos de la tropa, en la zona ms oriental del pas. El sanguinario conde de Valmaseda es sustituido en el mando de la Isla por Francisco Ceballos. Muerte gloriosa del mayor general Ignacio Agramonte, el 11 de mayo. El 9 de julio, Mximo Gmez asume el mando de Camagey. Calixto Garca obtiene uno de los triunfos ms resonantes de la guerra: El copo del Chato. En esta accin, los espaoles tuvieron 300 muertos y 98 prisioneros. Entre los meses de asedio —abril y mayo—, la reaccin burguesa dirigida por Thiers y apoyada en las bayonetas de Bismarck, bajo las rdenes del general Mac-Mahon, consigue entrar en la capital y reprime salvajemente a los comuneros. Despus de la abdicacin de Amadeo de Saboya, se proclama la primera Repblica espaola, que dura slo 11 meses. Se sucedieron cuatro presidentes: Figueras, Pi y Margall, Salmern y Castelar. Ley de abolicin total de la esclavitud para Puerto Rico. Se calcula que el total de esclavos exportados de frica desde prin-

PAGE 376

368\ 368\ 368\ 368\ 368\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL hombres que fallecieron por las heridas recibidas est el jefe de las tropas espaolas coronel Gmez Diguez, El Chato Mximo Gmez ataca y toma Nuevitas y Santa Cruz, y obtiene dos de sus ms brillantes victorias: la de La Sagra y la de Palo Seco. En la primera ocasiona un centenar de muertos a una columna espaola y en la segunda destruye otra columna, ocasionndole 300 muertos; entre ellos, su jefe, el coronel Vilches. La Cmara de Representantes destituye el 27 de octubre al presidente de la Repblica de Cuba en Armas, Carlos Manuel de Cspedes, en Bijagual, Jiguan, Oriente. Por sustitucin reglamentaria ocupa la presidencia de la Repblica el presidente de la Cmara, Salvador Cisneros Betancourt. Comienzan en Santiago de Cuba, el 4 de noviembre, los fusilamientos de ms de 50 expedicionarios y tripulantes del vapor Virginius Segn Carlos M. Trelles, en mayo de este ao desembarc en los cayos de la costa norte de Pinar del Ro la ltima expedicin de bozales de que se tenga noticias. Se descubre la complicidad del cura prroco de Coln y del teniente gocipios del siglo XVI asciende a 10 millones. Fundacin del Partido Socialista Obrero alemn. Crisis comercial en Estados Unidos y desrdenes en el sur como consecuencia de la “reconstruccin”. Se funda el KuKluxKlan (KKK). Inglaterra adquiere el canal de Suez.

PAGE 377

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /369 /369 /369 /369 /3691874 1875 Publica en Pars los dos primeros tomos de la Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos hasta nuestros das. bernador de la zona en la introduccin y venta de bozales. Cndido Pieltain sustituye a Ceballos en el gobierno de la Isla. El 4 de noviembre es sustituido a su vez por el general Joaqun Jovellar y Soler. Muere en desigual combate el 27 de febrero, Carlos Manuel de Cspedes. Victoria de Mximo Gmez en Las Gusimas del 15 al 18 de marzo. El general Jovellar y Soler entrega el mando de la Isla, el 6 de abril, a Jos Gutirrez de la Concha. Este ltimo asuma el cargo por tercera vez, y haba sido ministro de Ultramar y presidente del Congreso. Mximo Gmez cruza la trocha de Jcaro a Morn e invade Las Villas. Sus avanzadas llegan hasta Matanzas. Auge militar de la revolucin. Sedicin militar de Vicente Garca en Lagunas de Varona, Las Tunas, el 27 de abril. Salvador Cisneros Betancourt renuncia como presidente de la Repblica de Cuba en Armas. Lo reemplaza, por sustitucin reglamentaria, el presidente de la Cmara, Juan Bautista Spotorno. En marzo, el general Restauracin borbnica en Espaa: el general Martnez Campos, al frente de la brigada Dabn, en Sagunto, se pronuncia en favor del hijo de Isabel II, Alfonso XII, quien es reconocido rey. Brazza en Gabn. Ley de “Patrn y Empleado” en Inglaterra. Unin de los partidos obreros alemanes en el Congreso de Gotha. C. Lombroso: El hombre delincuente. E. Reclus: Nueva Geografa universal.

PAGE 378

370\ 370\ 370\ 370\ 370\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1876 1877Se traslada a Barcelona. Publica el tercer tomo de la Historia de la esclavitud desde los tiempos ms remotos... Concha es sustituido en el mando de la Isla por el conde de Valmaseda. Toms Estrada Palma es elegido presidente de la Repblica en Armas por la Cmara de Representantes, el 29 de marzo. Mximo Gmez se ve forzado a renunciar a su jefatura sobre Las Villas. Vicente Garca toma Las Tunas el 6 de octubre. De nuevo asume el mando de la Isla el general Joaqun Jovellar y Soler, en sustitucin del conde de Valmaseda. Llega como jefe de operaciones militares a Cuba el general Arsenio Martnez Campos, quien haba encabezado el golpe militar que restaur la monarqua en la Pennsula y derrotado a los ltimos ejrcitos carlistas. Su objetivo era acabar con la guerra de Cuba. Antonio Maceo ataca la ciudad de Baracoa el 6 de enero y derrota al prncipe de la casa real espaola, Francisco de Borbn. Estalla en Santa Rita, Camagey, una nueva sedicin militar alentada por Vicente Garca, el 11 de mayo. Cae prisionero de los espaoles el presidente de la Repblica en Armas, Toms Estrada Palma. La Cmara elige presidente de la Repblica a Guerra ruso-turca. Progresos crecientes del nihilismo en Rusia. Asesinato de Alejandro II. Primera anexin del Transvaal por los ingleses. Revuelta de Saigo en Japn. Hambre en la India, China del Norte y Brasil. Huelga de ferroviarios en Estados Unidos. Thomas y Gilchrist inventan el convertidor. Edison, su primer fon-

PAGE 379

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /371 /371 /371 /371 /3711878 Vicente Garca. Los camageyanos inician negociaciones con Martnez Campos en diciembre. Antonio Maceo destroza el batalln espaol de Cazadores de Madrid en el combate de la Llanura de Juan Mulato, Oriente; el 4 de febrero y los das 7, 8 y 9 derrota a los espaoles en los combates de San Ulpiano, en los cuales queda destruido el famoso batalln de San Quintn. El Comit del Centro, en sustitucin de los antiguos poderes de la Repblica en Armas, firma, el 10 de febrero, con Martnez Campos el Pacto del Zanjn por el cual se pona trmino a la guerra. Segn este Pacto quedan en libertad 16 000 africanos y chinos que haban militado en las filas insurrectas. Antonio Maceo realiza en los Mangos de Baragu su famosa y viril protesta el 15 de marzo. En ella, el jefe cubano seal al jefe espaol que, sin la independencia total y la abolicin de la esclavitud, los cubanos seguiran en lucha. Antonio Maceo parte de Cuba hacia Jamaica, el 9 de mayo. En junio, Martnez Campos informa a Madrid el fin de la guerra con la capitulacin del general Pedro Martnez Freire, jefe grafo y micrfono. Reynaud, el praxinoscopio. Tratado de San Stfano, que pone fin a la guerra ruso-turca. Tratado de Berln en el cual se introducen modificaciones en la cuestin de Oriente. Termina el perodo de “reconstruccin desordenada” en Estados Unidos. Se reconoce el Social South como entidad poltica. Comienza el xodo de los negros hacia el norte.

PAGE 380

372\ 372\ 372\ 372\ 372\ OBRAS VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL 1879 Publica en Barcelona el primer tomo de la Historia de la esclavitud de la raza africana en el Nuevo Mundo y en especial en los pases amrico-hispanos. Es electo, otra vez, diputado a Cortes por la provincia oriental, dentro de la campaa que libra el Partido Liberalautonomista. A inicios de septiembre dirige una carta a La poca de Madrid en la cual expresa sus criterios contrarios a las concepciones autonomistas. Muere en Barcelona, el de Guantnamo y Baracoa. El 18 de junio, Jovellar entrega el mando de Cuba a Martnez Campos. El 1 de agosto, lanza su Programa el Partido Liberal, posteriormente Autonomista, constituido por importantes figuras de la burguesa occidental. En l se peda la “emancipacin indemnizada”. El 16 de agosto se constituye el Partido Unin Constitucional, que lanza tambin otro manifiesto al pas en el cual expone su programa. En lo tocante a la esclavitud se plantea la abolicin inmediata de la esclavitud, pero con arreglo a las bases de la ley Moret; es decir, de “vientres libres”. El movimiento independentista contina haciendo esfuerzos insurreccionales. Una nueva tentativa revolucionaria da comienzos con la Guerra Chiquita. Austria y Alemania se alan contra Rusia. Reaccin proteccionista en Alemania. Creacin de la Repblica del Transvaal. Guerra de Afganistn. Guerra del Pacfico. Encclica Aeterno partis de Len XII en pro de la enseanza tomista. Hambre en China. Edison inventa la lmpara de incandescencia por el vaco. Pasteur descubre el principio de la vacunacin. Invencin de los tubos Crookes. Partida de la “Jeannette” para el Polo.

PAGE 381

JOS ANTONIO SACO VIDA Y OBRAPANORAMA NACIONALPANORAMA INTERNACIONAL /373 /373 /373 /373 /37326 de septiembre, en brazos de su mdico y rodeado de su esposa e hijos. Se efecta el entierro en Barcelona, despus de haberse embalsamado el cadver. 1880El 23 de julio se hace la exhumacin del cadver. El 17 de agosto llegan los restos mortales de Jos Antonio Saco a La Habana en el vapor Ciudad de Cdiz, para dar cumplimiento a su disposicin testamentaria que expresaba el deseo de tener su ltima morada en la patria. El 20 de agosto se efecta el entierro de los restos de Jos Antonio Saco y Lpez en el cementerio de Coln en La Habana. El gobierno colonial, y en particular el alcalde habanero, prohibieron los discursos de duelo. En su tumba estuvo ausente el epitafio que haba pedido: “Aqu yace Jos Antonio Saco, que no fue anexionista, porque fue ms cubano que todos los anexionistas”. H. George: Progreso y pobreza. Conferencia de Madrid sobre el estatuto de Marruecos. En Francia se dictan medidas contra las congregaciones religiosas. Fundacin de la Compaa del Canal de Panam. Organizacin del trust Nobel. Eberth identifica el bacilo de la fiebre tifoidea. El 13 de febrero es aprobada por las Cortes espaolas la Ley del Patronato que establece la abolicin gradual de la esclavitud. Aunque los autonomistas se atribuyeron este logro, en realidad fue ms por el temor que infunda a Espaa el movimiento independentista. As evalu este hecho Jos Mart.

PAGE 383

NDICE NDICE NDICE NDICE NDICE 1 13 110 134 176 215 232 246 INTRODUCCI"N.............................................................................................. EPISTOLARIO DE JOS LUIS ALFONSO............................................................. (1836-1879) EPISTOLARIO DE DOMINGO DEL MONTE.......................................................... (1828-1852) EPISTOLARIO DE LUZ Y CABALLERO................................................................ (1825-1861) EPISTOLARIO DE J. A. ECHEVERRA................................................................ (1858-1879) EPISTOLARIO DE GONZALO ALFONSO.............................................................. (1835-1860) EPISTOLARIO DE VALDS FAULI..................................................................... (1863-1879) EPISTOLARIO DE CARTAS DISPERSAS................................................................ (1833-1879)

PAGE 384

BIBLIOGRAFA ACTIVA..................................................................................... BIBLIOGRAFA PASIVA..................................................................................... NDICE ONOMSTICO...................................................................................... JOS ANTONIO SACO Y SU OBRA...................................................................... 283 299 307 327

PAGE 385

1 103 115 117 132 133 142 148 155 161 168 226SUMARIO SUMARIO SUMARIO SUMARIO SUMARIO Volumen I E E E E ENSA NSA NSA NSA NSA YO YO YO YO YO INTRODUCTORIO INTRODUCTORIO INTRODUCTORIO INTRODUCTORIO INTRODUCTORIOJOS ANTONIO SACO. LA AVENTURA INTELECTUAL DE UNA POCA.......... VIDA DE DON JOS ANTONIO SACO............................................................C C C C COLECCI"N OLECCI"N OLECCI"N OLECCI"N OLECCI"N DE DE DE DE DE P P P P P APELES APELES APELES APELES APELES CIENTFICOS CIENTFICOS CIENTFICOS CIENTFICOS CIENTFICOS, HIST"RICOS HIST"RICOS HIST"RICOS HIST"RICOS HIST"RICOS, POLTICOS POLTICOS POLTICOS POLTICOS POLTICOS Y Y Y Y Y DE DE DE DE DE OTROS OTROS OTROS OTROS OTROS RAMOS RAMOS RAMOS RAMOS RAMOS SOBRE SOBRE SOBRE SOBRE SOBRE LA LA LA LA LA ISLA ISLA ISLA ISLA ISLA DE DE DE DE DE C C C C CUBA UBA UBA UBA UBA Y Y Y Y Y A A A A A P P P P P UBLIC UBLIC UBLIC UBLIC UBLIC ADOS ADOS ADOS ADOS ADOS, ,Y Y Y Y Y A A A A A INDITOS INDITOS INDITOS INDITOS INDITOS, POR POR POR POR POR DON DON DON DON DON J J J J JOS OS OS OS OS A A A A ANTONIO NTONIO NTONIO NTONIO NTONIO S S S S SACO ACO ACO ACO ACOINTRODUCCI"N............................................................................................ JURISPRUDENCIA......................................................................................... RECUERDO DE UNA POLMICA.................................................................... ESTADO DE LAS CIENCIAS FSICAS EN LA HABANA EN LOS AOS DE 1823Y 1824 ................................................................................................... OBSERVACIONES SOBRE LAS PROPIEDADES MS NOTABLES DEL GAS PROT"XIDO DE ZOE............................................................................. ASTRONOMA............................................................................................... MONTES O BOSQUES EN LA ISLA DE CUBA................................................ EL DOMINGO EN LOS ESTADOS UNIDOS..................................................... MEMORIA SOBRE CAMINOS EN LA ISLA DE CUBA....................................... APNDICE. EXTRACTO DE LAS LEYES ITINERARIAS DEL ESTADO DE NUEVAYORK.....................................................................................................

PAGE 386

3 242 264 307 342 387 402 412 414 429 434 451 453 469 473 474 479 DISCUSI"N ENTRE UN VECINO DE LA CIUDAD DE MATANZAS Y DON JOSANTONIO SACO, ACERCA DE UNO DE LOS PUNTOS QUE STE TRATO EN SU MEMORIA SOBRE CAMINOS EN LA ISLA DE CUBA............................ MEMORIA SOBRE LA VAGANCIA EN LA ISLA DE CUBA................................ POLMICA ENTRE DON RAM"N DE LA SAGRA Y DON JOS ANTONIO SACO... IMPUGNACI"N POR DON JOS ANTONIO SACO A UN FOLLETO RECIN IMPRE-SO EN LA HABANA, E IMPROPIAMENTE TITULADO: “CONTESTACI"N AL NMERO SPTIMO DEL MENSAJERO SEMANAL DE NUEVA YORK”......... PARALELO ENTRE D. RAM"N SAGRA, PROFESOR DE BOTNICA EN EL JARDN DE LA HABANA, Y D. JOS ANTONIO SACO, CATEDRTICO SUSTITUTO DE FILOSOFA EN EL COLEGIO DE SAN CARLOS DE AQUELLA CIUDAD........ NOTICIAS SOBRE LA OBRA DEL SEOR PARRA............................................ HISTORIA FSICA, POLTICA Y NATURAL DE LA ISLA DE CUBA.................... NOTICIAS CIENTFICAS Y VARIEDADES........................................................ APUNTAMIENTOS SACADOS DEL INFORME ORIGINAL QUE EL SNDICO DE LA VILLA DEL BAYAMO D. MANUEL SANTIESTEBAN DIRIGI" A LA SUPRE-MA JUNTA CENTRAL GUBERNATIVA DEL REINO EN 1810, PIDIENDO GRA-CIAS Y REFORMAS.................................................................................. NOTICIAS SOBRE LA ISLA DE CUBA, RECOGIDAS POR M EN 1827 Y EN AOS POSTERIORES........................................................................................ PRIMER CENSO DE LA ISLA DE CUBA.......................................................... NOTICIAS PUESTAS EN EL PADR"N GENERAL, CONDUCENTES A DAR UNA PUNTUAL IDEA DEL ESTADO EN QUE SE HALLA LA ISLA DE CUBA EN EL AO DE 1775......................................................................................... DESCRIPCI"N DE LA ISLA DE CUBA, GANADOS, HACIENDAS, FRUTOS Y CO-MERCIO; MOTIVOS DE SU POCO ADELANTAMIENTO, CUYAS CAUSAS SE EXPLICAN PARA EL REMEDIO, PUDIENDO POR LAS MAYORES PROPOR-CIONES QUE TIENE, CONTRIBUIR AL PODER DE LA MONARQUA Y FELI-CIDAD DE ESPAA................................................................................. ARQUEOLOGA CUBANA............................................................................... HISTORIA DE CUBA POR URRUTIA.............................................................. NDICE ONOMSTICO................................................................................... Volumen IIOBSERVACIONES SOBRE UN COLEGIO DE EDUCACI"N FUNDADO EN LA CIU-DAD DE PUERTO PRNCIPE, EN LA ISLA DE CUBA................................ ANLISIS POR DON JOS ANTONIO SACO DE UN PAPEL INTITULADO: STATE OF THE COMMERCE OF GREAT BRITAIN WITH REFERENCE TO COLO-

PAGE 387

6 19 19 28 78 138 141 142 258 285 301 312 332 337 339 343 345 346 348 349 351NIAL AND OTHER PRODUCE, FOR THE YEAR 1831 PUBLISHED IN LONDON BY TRUEMAN AND COOK......................................................... MEMOIRE SUR LE SUCRE DE BETTERAVES, ADRESS A M. D’ARGOUD,MINISTRE DU COMMERCE ET DES TRAVAUX PUBLICS, PAR LE SIEURARSTIDE VINCENT, FABRICANT, ETC. AOUT 1831 ................................ ARTCULO DEL LUCERO DE LA HABANA DEL 6 DE AGOSTO DE 1832 INTI-TULADO: “AGRICULTURA Y COMERCIO DE LA ISLA; PRECIOS CORRIEN-TES DE LOS FRUTOS, E INFLUJO QUE EN ELLOS PUEDE TENER EL ESTA-BLECIMIENTO DE UN BANCO”............................................................... ANLISIS POR DON JOS ANTONIO SACO DE UNA OBRA SOBRE EL BRASIL,INTITULADA: NOTICES OF BRAZIL EN 1828 AND 1829 BY REV. R. WALSH AUTHOR OF A JOURNEY FROM CONSTANTINOPLE, ETC........................LA SUPRESI"N DEL TRFICO DE ESCLAVOS AFRICANOS EN LA ISLA DE CUBA,EXAMINADA CON RELACI"N A SU AGRICULTURA Y A SU SEGURIDAD, POR DON JOS ANTONIO SACO..................................................................... RENUNCIA POR SACO A LA DIRECCI"N DEL COLEGIO DE BUENA-VISTA, ES-TABLECIDO EN LA HABANA.................................................................. PARA EL LBUM DE UNA SEORITA DE LA HABANA EN 1832. ................... CARTA SOBRE EL C"LERA MORBO ASITICO............................................... CONTESTACI"N DE DON JOS ANTONIO SACO A UN ARTCULO PUBLICADO EN EL NOTICIOSO Y LUCERO DE LA HABANA, DEL 1 DE AGOSTO DE1833, EN QUE SE IMPUGNA ALGUNOS PUNTOS DE SU CARTA SOBRE EL C"LERA MORBO..................................................................................... EXAMEN DE LAS TABLAS NECROL"GICAS DEL C"LERA MORBUS EN LA CIU-DAD DE LA HABANA Y SUS ARRABALES, FORMADAS A EXCITACI"N DEL EXCMO. SEOR INTENDENTE DEL EJRCITO CONDE DE VILLANUEVA,POR DON RAM"N DE LA SAGRA............................................................ SOBRE LOS CIEGOS...................................................................................... CLIMA DE LIMA Y SUS INFLUENCIAS EN LOS SERES ORGANIZADOS............ NECROLOGA............................................................................................... SOCIEDAD FILARM"NICA............................................................................ RUINAS DEL PALENQUE EN LA AMRICA CENTRAL................................... RUINAS DEL COPN..................................................................................... TTULO DEL PRIMER LIBRO EN QUE AL NUEVO MUNDO SE DIO EL NOMBRE DE AMRICA.......................................................................................... SOBRE SALUDOS AL CASTILLO NUEVO DE LA HABANA............................... MILICIAS EN CUBA...................................................................................... EL OBISPO MOREL Y LA COLECCI"N DE AYALA......................................... EL TERREMOTO DE 1766 EN SANTIAGO DE CUBA, Y LA PASTORAL DEL OBIS-PO MOREL.............................................................................................

PAGE 388

3 23 57 75 92 130 157 158 159 200 271 354 356 357 358 360 361 363 SIMULACRO................................................................................................. RAZ"N DE LOS CRONISTAS DE INDIAS......................................................... COSM"GRAFOS DE INDIAS.......................................................................... NOTICIAS ACERCA DE LA COLECCI"N DE MUOZ...................................... ADICI"N A LA PGINA 442 DEL TOMO I, DE ESTA OBRA, EN QUE SE HABLA DE LA FECUNDIDAD DE ALGUNAS MULAS EN CUBA.............................. ADVERTENCIA............................................................................................. NDICE ONOMSTICO................................................................................... Volumen IIIFUNDACI"N DE UNA ACADEMIA EN LA HABANA EN 1834, Y CONTIENDA DE-PLORABLE QUE SE SUSCIT" ENTRE ELLA Y ALGUNOS MIEMBROS DE LASOCIEDAD ECON"MICA DE LA HABANA............................................... JUSTA DEFENSA DE LA ACADEMIA CUBANA DE LITERATURA..................... REPRESENTACI"N DE DON JOS ANTONIO SACO AL EXCMO. SEOR GOBER-NADOR Y CAPITN GENERAL DON MIGUEL TAC"N............................... CARTA DE UN PATRIOTA, O SEA, CLAMOR DE LOS CUBANOS DIRIGIDO A SUS PROCURADORES A CORTES................................................................... EXAMEN ANALTICO DEL INFORME DE LA COMISI"N ESPECIAL NOMBRADA POR LAS CORTES SOBRE LA EXCLUSI"N DE LOS ACTUALES Y FUTUROS DIPUTADOS DE ULTRAMAR Y SOBRE LA NECESIDAD DE REGIR AQUE-LLOS PASES POR LEYES ESPECIALES.................................................... PARALELO ENTRE LA ISLA DE CUBA Y ALGUNAS COLONIAS INGLESAS ES-CRITO POR DON JOS ANTONIO SACO................................................... PARA EL LBUM DE UN AMIGO HABANERO EN MADRID, AL DESPEDIRSE DE M PARA CUBA EN MAYO DE 1837......................................................... POLMICA ENTRE DON VICENTE VZQUEZ QUEIPO Y DON JOS ANTONIOSACO..................................................................................................... CARTA DE UN CUBANO A UN AMIGO SUYO, EN QUE SE HACEN ALGUNAS OBSERVACIONES AL INFORME FISCAL SOBRE FOMENTO DE LA POBLA-CI"N BLANCA EN LA ISLA DE CUBA, ETC.,............................................ RPLICA DE DON JOS ANTONIO SACO A LA CONTESTACI"N DEL SEOR FISCAL DE LA REAL HACIENDA DE LA HABANA, DON VICENTE VZQUEZQUEIPO EN EL EXAMEN SOBRE EL FOMENTO DE LA POBLACI"N BLAN-CA, ETC., EN LA ISLA DE CUBA............................................................. IDEAS SOBRE LA INCORPORACI"N DE CUBA EN LOS ESTADOS UNIDOS POR DON JOS ANTONIO SACO.....................................................................

PAGE 389

RPLICA DE JOS ANTONIO SACO A LOS ANEXIONISTAS QUE HAN IMPUGNADO SUS IDEAS SOBRE LA INCORPORACI"N DE CUBA EN LOS ESTADOS UNIDOS......... MOTIVOS DE SACO PARA ESCRIBIR EN 1851 EL PAPEL INTITULADO LA SI-TUACI"N POLTICA DE CUBA Y SU REMEDIO........................................ LA SITUACI"N POLTICA DE CUBA Y SU REMEDIO POR DON JOS ANTONIOSACO..................................................................................................... CUESTI"N DE CUBA, O SEA, CONTESTACI"N AL CONSTITUCIONAL DE MA-DRID Y A DON JOS LUIS RETORTILLO, IMPUGNADORES DEL PAPEL INTI-TULADO LA SITUACI"N POLTICA DE CUBA Y SU REMEDIO POR DONJOS ANTONIO SACO............................................................................. PROYECTO DE CONVENCI"N ENTRE FRANCIA, INGLATERRA Y LOS ESTADOSUNIDOS, PRESENTADO AL GOBIERNO DE STOS EN 1852, PARA QUE LA ISLA DE CUBA NO CAYESE EN PODER DE POTENCIA ALGUNA............... DON JOS ANTONIO SACO Y EL ENSAYO HIST"RICO DE LA ISLA DE CUBA POR JACOBO DE LA PEZUELA................................................................ LAS ESPERANZAS DE CUBA......................................................................... SUPLEMENTO AL PRIMERO Y AL SEGUNDO TOMO DE LA COLECCI"N DE PA-PELES CIENTFICOS, HIST"RICOS, POLTICOS Y DE OTROS RAMOS SO-BRE LA ISLA DE CUBA, YA PUBLICADOS, YA INDITOS, POR DON JOSANTONIO SACO..................................................................................... NDICE ONOMSTICO................................................................................... 290 378 380 402 443 446 450 456 461 Volumen IVREPRESENTACI"N DE ALGUNOS CUBANOS EN 1859 A S.M. LA REINA DOA ISABEL II.................................................................................... ISLA DE CUBA............................................................................................. REFUTACI"N DE LOS ARGUMENTOS CON QUE SE PRETENDE DEFENDER ENCUBA EL ACTUAL RGIMEN ABSOLUTO................................................. VENTA DE LOS BIENES DE LAS "RDENES RELIGIOSAS SUPRIMIDAS EN CUBA:INVERSI"N DE UNA PARTE DEL PRODUCTO DE ELLOS A FAVOR DE LA MISMA ISLA........................................................................................... HAY EN CUBA PATRIOTISMO?.................................................................... UNA REVELACI"N AL PBLICO CUBANO, O SEA, RECTIFICACI"N DE UNO DE MIS ESCRITOS........................................................................................ LA ESTADSTICA CRIMINAL DE CUBA EN 1862 ........................................... FIESTAS CON QUE LA HABANA HA CELEBRADO EN LOS DAS 15, 16 Y 17 DE MAYO DE 1864 EL ADOQUINADO DE LA CALZADA DEL MONTE, HOY LLA-MADA CALLE DEL PRNCIPE ALFONSO.................................................. 3 6 24 39 99 106 108 116

PAGE 390

COMENTARIO A UN PRRAFO DE UNA CARTA ESCRITA EN LA HABANA AL AUTOR DE ESTE ARTCULO.................................................................... EL ACTUAL EMPERADOR DE MJICO Y EL CONDE ARANDA....................... LOS CHINOS EN CUBA................................................................................. LA POLTICA ABSOLUTISTA EN LAS PROVINCIAS ULTRAMARINAS................ INTRODUCCI"N DE COLONOS AFRICANOS EN CUBA Y SUS INCONVENIENTES.... CUBA ES LA QUE DEBE IMPONERSE SUS CONTRIBUCIONES, DIRIGINDOLAS E INVIRTINDOLAS EN SUS PROPIAS NECESIDADES............................... LA ESCLAVITUD POLTICA A QUE LAS PROVINCIAS DE ULTRAMAR FUERON CONDENADAS POR EL GOBIERNO Y LAS CORTES CONSTITUYENTES EN1837 FUE UN ACTO ANTICONSTITUCIONAL Y NULO.............................. VOTO PARTICULAR DEL SEOR JOS ANTONIO SACO EN LA JUNTA DE IN-FORMACI"N SOBRE REFORMAS EN CUBA Y PUERTO RICO, OPONINDO-SE AL NOMBRAMIENTO DE DIPUTADOS A CORTES................................ LA ESCLAVITUD EN CUBA Y LA REVOLUCI"N DE ESPAA........................... APNDICE................................................................................................... CONVOCATORIA DE LOS PADRES GER"NIMOS, GOBERNADORES DE LAS IN-DIAS, A LOS PROCURADORES DE LAS VILLAS DE LA ESPAOLA, PARA LA ELECCI"N DEL PROCURADOR EN CORTE............................................... CARTA DE LOS PROCURADORES DE LA ISLA DE CUBA AL EMPERADOR, FE-CHA EN SANTIAGO A 17 DE MARZO DE 1510........................................ PETICIONES DE LOS PROCURADORES DE LA VILLA FERNANDINA, ACORDA-DAS EN JUNTA DE ELLOS, CELEBRADA EN LA CIUDAD DE SANTIAGO A 28DE ABRIL DE 1542................................................................................. CARTAS DEL SEOR JOS ANTONIO SACO.................................................. FRAGMENTO DE UNA CARTA DEL SEOR D. JOS ANTONIO ECHEVERRA,SOBRE UN ARTCULO DEL SUN.............................................................. CARTA DEL SEOR D. CALIXTO BERNAL AL DIRECTOR DE EL TRIUNFO... ACUMULACI"N DE FUNCIONES LEGISLATIVAS Y EJECUTIVAS EN EL CONSE-JO LEGISLATIVO..................................................................................... NDICE ONOMSTICO................................................................................... 125 131 139 150 208 248 259 275 341 351 351 356 359 361 378 380 384 387 Volumen VINTRODUCCI"N............................................................................................ EPISTOLARIO DE JOS LUIS ALFONSO........................................................ (1836-1879) EPISTOLARIO DE DOMINGO DEL MONTE.................................................... (1828-1852) 1 13 110

PAGE 391

EPISTOLARIO DE LUZ Y CABALLERO.......................................................... (1825-1861) EPISTOLARIO DE J. A. ECHEVERRA........................................................... (1858-1879) EPISTOLARIO DE GONZALO ALFONSO......................................................... (1835-1860) EPISTOLARIO DE VALDS FAULI................................................................. (1863-1879) EPISTOLARIO DE CARTAS DISPERSAS.......................................................... (1833-1879) BIBLIOGRAFA ACTIVA................................................................................. BIBLIOGRAFA PASIVA.................................................................................. NDICE ONOMSTICO................................................................................... JOS ANTONIO SACO Y SU OBRA................................................................. 134 176 215 232 246 283 299 307 327