Revista interamericana;

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista interamericana; revista dedicada al estudio de la cultura iberoamericana ..
Physical Description:
v. : ; 28 cm.
Language:
Spanish
Creator:
University of Florida -- Institute of Inter-American Affairs
Los Pícaros de Quevedo
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Gainesville, Fla
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Latin America   ( lcsh )

Notes

Language:
Contributions in English or Spanish.
Dates or Sequential Designation:
v. 1- agosto 1939-
Issuing Body:
1939- published by the Institute of Inter-American Affairs, University of Florida, in cooperation with Los Pícaros de Quevedo.
General Note:
Reproduced form type-written copy.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 07270757
ocm07270757
Classification:
lcc - F1401 .R445
System ID:
AA00002854:00006

Full Text











REVISTA


INTERAMERICANA
REVISTA DEDICADA AL STUDIO DE LA CULTURAL IBEROAMERICANA


Publicada por

EL INSTITUTE DE ASUNTOS INTERAMERICANOS

DE LA UNIVERSIDAD DE FLORIDA
En Colaboraci6n Con

LOS PICAROS

Fraternidad Honorifica


Gainesville, Florida
X

.. R ) .,. : : ..: : ":,: i' ; "
B,,,g .a^ ..
r; LL6Y4A; -y:l:-


4-'


'ti~
A!

I


Junio de







































































































































































































































































































































































































































I i







REVISTA INTERAMERICAA

REVISTA DEDICADA AL STUDIO DE LA CULTURAL IBEROAMERICANA

Redactor
Sr. Manuel D. Ramirez

Consejo Consultivo
Dr. Rollin S. Atwood Dr. O. H. Hauptmann
Dr. Walter J. Matherly Dr. William C. Zellar


VOL. III. JUNIOR DB 1942 NO. 2.

SUMARIO
Pagina
Manuel D. Ramires ...... A Salute to the Republic of Paraguay ,....... 1
Amadeo Bees Allende ...... La Dootrina Monroe *,,,.......... ........,,,. 3

Blias Entralgo ...... Jose Marti Para Los NIaos ....oo.*..o*..o...., 1, 7
Juan Clemente Zamora ...... Una Nueva Interpretaci&i de la Historia de
la Amdrica Latina *o....s .. ,*.e 8
M. Gordon Brown .**.. 'Un Gran Novelista Brasileffos Aluzio Azevedo *. 18
Frances Traxler oo...o What Inter-Amerioan Cooperation Means to My
Country ...*o, ..........O...... 20
Rogelio Urbieta V. ...... El Brigadier General Fulgenoio Yegros Visto
a Traws de su Poesfa Esorita en la Prisidn ** 22
William C. Zellars ...... Don Juan el Tuerto o...... ..go............ 26
Periodicals Received Regularly By the Inter-American Reading Room of the
University of Florida '...... ... 29
Libros Reoibidos *o.......*...*,. ,... ,,,.********.,. .... ..,,**,*****..,, 30
Our Contributors **....... ................ .............. t....* 31

La REVISTA INTERAMERICANA so edita por el. Instituto de Asuntos Igteramerioanos de
la Universidad de Florida, Gainesville, EE. UU., y se publioa sesi8'tralmente en
los idiomas ofioiales de las Repdblioas Amerioanas. ,
La REVISTA INTERAMERICANA es enviada a los oentros eduoaoionales de las Amdrioas
interesados en el mejoramiento de relaoiones eduoativas y oulturales entire los
pauses amerioanos, y estableoe oanje oon oualquiera instituoidn iberoamerioana en
el Hemisferio Oooidental.






.9I


8ao! -SF 5


R t5-~3
r~3









A SALUTE TO THE REPUBLIC OF PARAGUAY
por Manuel D. Ramirez

It is with great pleasure and a firm feeling of fraternity that we continue the
precedence already established by the Revista Interamericana of dedicating each .
number of this periodical to each of the twenty one members of the American Common-
wealth. At this time, we should like to pay due respects to the small but progres-
sive nation the Republic of Paraguay, one of the two inland countries of South
Amerioal

Paraguay, lying about two-thirds within the temperate zone and one-third in the
tropics, is divided by nature into two fairly well-defined zones the eastern
section, where most of Paraguay's people live, and the western half, one of the
most sparsely populated sections of the globe. The total area of this South Ameri-
can country is 173,700 square miles, larger than any State in the United States of
America, except Texas, and its population can be estimated at about less than a
million inhabitants.

The country's history, from the time the first European reached the land known
today as Paraguay until the present, has been one of the most unique and fascinat-
ing in Hispanic America. After many years of more or less successful attempts by
the first Spanish conquistadores against the Guarani Indians, one of the few South
American tribes that were never conquered, the country was colonized by the Jesuits,
who developed a theocratic community which enjoyed an almost perfect state of
socialistic government. For many years following,Paraguay. continued under the rule
of the powerful viceroyalty of Peru, until 1776, when it was brought under the
jurisdiction of the newly-created viceroyalty of Rio de La Plata, or Buenos Aires.

With the turn of the 19th century, the cry of liberty was being heard from one
end of the continent to the other, and it was not long before the valiant people of
Paraguay, with a marked sectional feeling of long standing, not only overthrew the
old Spanish regime at Asunci6n, but also gained their freedom from the Buenos Aires
government. Thus, the independent life of the country began. Since 1811, the
story of.Paraguay has been one of continual strife in its quest for the blessings
of liberty that come to a nation wherein the government is of the people, by the
people, and for the people.

Perhaps an outstanding period in the history of Paraguay is that of the presi-
dential administration of Carlos Antonio Ldpez, an experienced lawyer and former
professor of the Seminary at Asunci6no He set up a progressive -government and in
comparatively few years he'had changed Paraguay into a prosperous and well-organiz-
ed state. At his death in 1862, he was succeeded by his son, General Francisco
Solano L6pez, who had returned from Europe fired with the idea of making Paraguay a
great military power. Unfortunately, he soon swept the country into the famous war
of 1864-70, in which Paraguay, isolated and alone, had as opponents for five years
three of her neighbors Argentina, Brazil and Uruguayl The war practically ruined
the republic, and it is fairly conservative to estimate that 500,000, or more than
half the population, were killed. In 1870, shortly after the end of the war, a new
constitution, modeled after that of the United States, was adopted and domestic
tranquility was restored.

The Republic of Paraguay is essentially an agricultural country. The leading
export of the country is cotton, closely followed by such products as quebracho
wood, yerba mate, lumber, tobacco, and considerable quantities of oranges, which
are shipped to Argentina. Paraguay is the largest producer of tannic acid in










America, indispensable for leather tanning, and is the world's only source of petit-
grain oil, which is used in the manufacture of perfumes. Very little minerals are
known to exist in its territory, although there is no question that large and work-
able deposits of rich iron ores exist in many parts of the country. The important
product which is deserving of increased attention outside of South America, however,
is yerba mate the South American tea. The livestock industry in Paraguay is
growing rapidly and is at present one of the staple industries of the country.

The Paraguayan people have the prestige of being very courageous and valiant,
and for this significant attribute they are known as the Spartans of America.
Hardy people, ninety-seven percent of whom carry the blended bloodstrains of the
Guaranf and the Spaniard in their veins, the Paraguayans have a deep-rooted artis-
tic sense. Almost one out of every three knows how to play the guitar, and the
women weave iandutf lace, a fabric comparable to the best lace in Belgium and
France. The people are bilingual, speaking both Spanish and Guaranf, and many of
their newspapers, school texts, and even popular books are printed in Guaranf.

Along the educational front, the Government of Paraguay is doing its utmost to
bring mental enlightenment to every home. Paraguay ranks high in the American con-
tinent among the countries that have the most widespread system of primary educa-
tion, and has an excellent program in the secondary schools. There are a number of
normal schools in the country, which prepare primary school administrators and
teachers for the elementary and secondary schools, and the National University of
Paraguay is located in Asuncidn. The Government maintains schools of commerce,
radio-telegraphy, agriculture, military science and aviation, and encourages the
establishment of scientific and literary institutions.

The Republic of Paraguay, like all Latin American countries, has also contribut-
ed its share of outstanding statesmen, scientists, and men of letters toward a bet-
ter understanding in the Western Hemisphere. In the organization of the nation,
two prominent figures stand out as moulders of Paraguay one a soldier, the other
a lawyers Domingo Martfnez de Irala and Carlos Antonio L6pez. To mention General
Fulgenoio Yegros and Viconte Ignacio Iturbe is to mention an expression of liberty
and of greatness in the progress of this small nation. And no American historian
could write about Paraguay without referring to Juan Silvano Godoi, the historian;
Bias Manuel Garay, journalist, lawyer, and historian; Cecilio Beez, past President
of the Republic of Paraguay, lawyer, professor and diplomat; and, Eloy Farina NTiez,
bard who, in his "Canto Secular," sang to the glory of his country.

Among contemporary Paraguayans of note we cannot help but include the names of a
few, such as Dr. Justo Pastor Benftez, essayist, historian and diplomat; Pablo Max
Insfrdn, poet and diplomat; Eusebio Ayala, former President of the Republic; Efraim
Cardozo, lawyer, journalist and historian; the ill-fated Josa Felix Estigarribia,
President of Paraguay until recently when he met his.death in an airplane accident;
and, Dr. Amadeo Btez Allende, Secretary General of the National University of
Paraguay. And so the list could go on and on, but neither space nor time permit to
mention the names of many Paraguayans who have gone and are going down in history
as outstanding leaders of their country. Perhaps one of the greatest compliments
to the nation is the following quotation from the pen of Farina Nisez, who wrote


"Paraguayo soy y paraguayo me quedard."







LA DOCTRINE MONROD

per Amadeo iesz Allende
Beta dootrina tami su nombre de su iniciador, el Presidente de los EBatdos Uni-
dos de Norte America, Mr. James Monroe, y esta condensada en su famoso Mensaje al
Congress de su pals de feoha 2 de Dioiembre de 1823.

El origet de este Mensaje as, por un lado, los prinoipios de Politica Exterior
adoptados por los politicos fundadores de los Estados Unidos, y por otro, el siste-
ma politico de la Santa Aa31asza y los avanoes territoriales on nuestro continents
por part de Rusia.
Todos los politicos norteameatoanob hab"htproolamado la no ingerencia en los
asuntos europeos, mantentendo relaoiones amistosas con todos pero sin compromoterse
con ninguno, ya que ello podia ser fatal pata el progress del pals. Washihgton en
su Farewell Address del 17 de Setiembre de 1796, habia dichos "La gran regla de.
nuestra oonducta con respeoto a las naciones extranjeras es, extendiendo nuestra'
relaciones comerciales, tener con ellas tan pocos lazos como sea posible... Europa
tiene un oonjunto de interests priaordiales que no tienen con los nuestros la'm&s
remota relaoibno. Jefferson afiadi: "Nosotros tenemos un perfect horror a todo
aquello que puede envolvernos en la political de Europa." Y a mas de estos princi-
pies se apreciaba el dereoho a la revoluci6n que todo pueblo tenia para disponer
libremente de su destine, asi come la facultad, que igualmente poseia todo Estado
soberano para reoonocer los gobiernos de fact que surgian a oonseouencia de una
revoluoion. Y fue asi cano en la guerra de independencia de las Colonias America-
nas pertenecientes a Espai&, los Estados Unidos, a pesar de haberse deolarado neu-
trales no dejaron pasar el memento en que pudieran manifestarse a favor de los nee-
vos Estados independientes. Y asi en 1818, el Ministro Rnsh, decline la invitaoin
de Lord Castlereagh y le manifesto qxe el Gobierno de los Estados Unidos no toma4.
parts en ningon plan de medicine ni pacificaci6n de las Colonias si no fuera a ba-
se de la independenoia de ellas.

Se libertaron las Colonias espaolas y fueron reoonocidas per los Estados Unidos
y ante esta situaoi~n, la Santa Alianza decidi6 intervenir en ellas a fin de devol.
verlas al IRinado de Fernando VII. AdemAs, BRsia habia empezado a entrar en Ai4ri-
oa del Norte; poseia Alaska, fund una Colonia on las.Islas Sandwich y otra pobla-
oi6 n n la Costa de California, a mas de un Ukase del ailo 1921 por el cual se re-
servaba a los sabditos rusos el monopolio del oomercio de la pesoa y de otras in-
dustrias en la costa nor-oeste de America desde el Estrecho de bring hasta el gra-
do 61 de latitud norte. Contra esta ocupaoi6n de las tierras americanas protest
el Secretario de Estado John Quincy Adams en una nota que le pas6 al Ministro Ple-
nipotenoiario Ruso en Washington y en la que le dijo: "Nosotros protestamos a BLsia
el dereoho a oualquier estableoimiento industrial en el Continents y proolamamos
netamente el principio de que los continents americanos no son en lo sucesivo sus-
Oeptibles de ningun nuevo establecimisnto colonial europeo."

No voy a hacer la historic de la Dootrina de Monroe ni ver hasta qu" punto la
paternidad de ella correspond al eminente Canning pugs las buenas ofertas inglesas
estaban a no dudarlo basadas mas on los interests comerciaies con los nuetbs EAta-
dos que en su verdadera libertad; pero, con todo, debemos ser justos y oonsiderar
a Canning como precursor de esta Doctrina y el haber desbaratado el proyecto del
Congress Colonial, haciendo fraoasar los designios fatales de la Santa Alianta. ,No
hay duda qua Canning no minti6 ouando dij3d "I called New World into existence to
redress the balance of the Old*" (Llam6 a un Nuevo Mundo a In existencia para
equilibrar la balanza del Antigto).

Y el dia 2 de Dioiembre de 1823, el Presideate James Monroe omevi6 al Congreso
de su paei el Mensaje quo nos ouupa y ouyos ari oulos 7, 48 y 49 que haoe relaoion
a la politics extranjer de los Estados Unidos: se oonocen entue nosotros. en el







nombre de Doctrina Monroe.

Este Mensaje estaba dividido en tres Secoioness en la primer se referia a la
ouesti6n de Rusia y proolamab& el prinoipio de la No-colonizaci6n; en la segunda,
haoia relaci6n al sistema politico europeo y proclamaba que no debe extenderse a
America; y en la tercera consagraba el principio de la No-Intervenci6n.

El pirrafo 7 que hace referencia a la no-colonizaoibn, dice: "A propuesta del
Gobierno Imperial Ruso, heoha por medio del Ministro del Emperador aqui resident,
se han transmitido plenos poderes e instrucciones al Ministro de Estados Unidos en
San Petersburgo, pare arreglar por negociaci6n amistosa, los derechos e intereses
respeotivos de las dos naciones sobre la costa nor-este de este Continente. El
Gobierno de S. M. I. ha hecho una proposici6n igual al Gobierno de la Gran Bretaia,
que la ha aoeptado tembign.

El Gobierno de los Estados Unidos ha deseado, por este prooedimiento amistoso,
manifester la gran importenoia que invariablemente ha concedido a la amistad del
Emperador y su solicitud por cultivar las mejores relaciones con su Gobierno. En
las disousiones a que han dado lugar esos intereses y en los arreglos por los cua-
les pueden terminar, se ha juzgado propicia la ooasion de afirmar oomo un principio
en que estAn envueltos los derechos e intereses de los Estados Unidos, que los con-
tinentes americanos.por la libre e independiente condicibn que han asumido y que
mantienen, en adelante no pueden considerarse como sujetos a future colonizacion
por oualquier potenoia europea.

El p rrafo 48, que hace alusion al sistema politico europeo, dice asi: "En las
guerras de potencies europeas, en material que a ellas solas conciernen, jamas hemos
tomado part alguna, ni entra en nuestra political hacerla. Es solamente cuando
nuestros derechos son invadidos o seriamente amenazados que nos sentimos agraviados
o hacemos preparativos para nuestra defense. Con los movimientos en este hemisfe-
rio estamos mas inmediatamente vinculados por necesidad y por causa que deben ser
obvias para todos los observadores ilustrados e imparciales. El sistema politico
de las Potencias Aliadas, a este respect, es sencillamente diferente el de America.
Esta diferencia proviene de la que'existe entire sus respectivos gobiernos. Y para
la defense del suyo oonquistado por la perdida de tanta sangre y riqueza, por la
cordura de sus mis eminentes ciudadanos y bajo el cual hemos gozado de una felici-
dad sin ejemplo, esta naci6n enter ser& consagrada. Corresponde, pues, a nuestra
franqueza y a las relaoiones amistosas que existen entire los Estados Unidos y aque-
llas Potenoias, declarer que consideramos como peligrosa pars nuestra paz y seguri-
dad, cualquier tentative de su part pars extender su sistema a cualquier porci6n
de este hemisferio."

Finalmente, en el pIrrafo 49 queda consagrada la No-Intervencion, diciendo as:
"En las Colonias o dependenoins de oualquier Potencia europea que existed actualmen-
te, no hemos intervenido ni intervendremos. Pero, con respect a los Gobiornos que
han deolarado su independencia y la han sostenido, y cuya independenoia hemos reco-
nooido despues de gran consideracibn y basandonos en justos principios, no podemos
contemplar ninguna intervencibe europea con intenci6& de oprimirlos o contrariar
de otra manera su destiny, bajo otra luz que como manifestaoi6n de una disposicion
pooo amistosa hacia los Estados Unidos. Nuestra politioa con relaci6n a Europa,
adoptada al comienzo de las guerras que por tanto tiempo han agitado aquella part
del globo permanence, sin embargo igual, a saber: no intervenir en los asuntos in-
teriores de ninguna de sus Potencias... Pero, respect a estos Continentes, las
oirounstanoias son eminentes y conspiouamente distintas..."

"DEMOCRACY is the only form of government honestly pledged to the welfare of the
people the only one fundamentally interested in raising the standard of living of
the civilian population and finally the only one technically equipped for achieving
that end," Dr. Luis Quintanilla, Minister-counselor of the Mexican Embassy.







Resumiendo este Mensaje, express lo siguienStes Las potencias europeas no pueden
extender su sistema politico o oualquier porci6n de estos Continentes, sin que ello
no haga peligrar la felioidad y la paz de los Estados Unidos y tampooo los passes
del Centro y Sud America podrfan adoptarlo voluntariamente; no pueden considerar a
estas tierras oomo posibles de futuras colonizaciones; ni, igualmente, podrin in-
tervenir en ninguna forma en la vida de estos pauses, queriendo oprimirlos o contra-
lorear su destine, sin que ello no signifique una disposition pooo amistosa hacia
los EE.UU., lo que podria peligrar la paz del mundo.

El Mensaje, caom he dicho, fu4 dirigido por el Presidente de los Estados Unidos,
James Monroe, al Congreso de su pals, pero no motiv6 resoluciun alguna por parte de
dioho Congreso; y mAs tarde, en 1824, cuando Henry Clay present un proyecto de Ley
por el cual declaraba como tal el hecho de quo el pueblo de los Estados Unidos ve-
r{a.siempre oon desagrado cualquier intorvencion de las potencias europeas en favor
de Espafa, este proyeoto no se le tom6 en ouenta y quedo archivado. Y fu4 asi come
la Doctrina Monroe no se convirti6 en una declaracion de la Legislatura Nacional
sino 4nicamente qued6 come un Acto del Podor Ejecutivo, que podia ser interpretado
on In form mds conveniente por dicho Poder, quo es el que rige las relaciones in-
terestatales, salvo los oasos en quo se hace necesario la intorvencian del Congre-
so. Y por esto, ya nosotros podemos darnos cuenta cuales podrian ser las conse-
cuencias de tal Mensaje.

La Doctrina Monroe no es un principio interestatal ni oblige a todos los Estados;
as solo una declaraci6n unilateral que tieno vigenoia en cuanto los demas Estados
convengan on aoepterla.

Y en lo que respect a su valor juridico en los aiIos siguientes a su declara-
.I
cion. Canning lo reconoci6 on lo que hacia alusi6n a la No-colonizacicn, pues no-
tific6 quo no "podia reconocer el derecho de una potencia, sea quien fuere, de
proclamar tal rinoipio y much menos para obligar a otros parses a observarlos."
Y a ontinuaciSn, numerosos autores proclamaron que Canning tenia toda la razsn,
as{ por ejemplo, entire otros, Merignhac que dijo: "cuando hay territories res
nullus (que no perteneoe a nadie) una nacian no puede impedir a las demAs ocupar-
los, alegando que el ocupante pertenece a otro hemisferio o a otro continente"
En efecto, la declaraoion de Monroe en lo que se refiere a la colonizacin y. ocu-
paci&n de territories de nuestro Continente Hispano,. estaba en contra de todas las
reglas en vigencia sobre ocupaci6n de territories que fueren Res Nullus, Lo quo
debi6 de haber declarado Monroe era que America ya no tenia mas torritorios "Ros
Nullus;" pues todos tenian su soberania; y entonoes sa, sin res nullus no podia
haber una ocupaci6n. Pero, lo que solamente declare6 es que en America no habia
mas territories de colonizaciin para las potenoias europeas; pues, interpretando
juridicamente el Mensaje, las demns potencias que no fueren europeas si podrian
colonizarlos.

HabrA tenido en cuenta el Mensaje las futuras ocupaciones y colonizaciones de
los Estados Unidos en nuestras tierras? HabrA querido Monroe asegurar a su gran
paLs el quedarse solo en dichas ocupociones?

Y en lo que hace referencia el Mensaje a la No-Intervencion, el hecho mismo de
declarar que otras potencias (europeas) no pueden intervenir on la vida de los
pueblos del continent amoricano, era ya una "Intervenoi6n, con todo, si revisa-
mos bien el Mensaje, apreciaremos que los Estados Unidos no dijoran quo estaban
dispuestos a defender a toda costa y a oualquier precio la independenoia de los
Nuevos Estados amerioanos, lo oual hubiera side consngrar el Prinoipio de la Inter-
venoion, sine que, dnicamente, considerarlan como una disposicioa poco amistosa
haina ellos y co ao al qoue haria peligrar su seguridad y felicidad, la tentative
do ounlquier i eFrenvion o extension del sis'tema politico europeo on los nuevos
Estados. Y esta deolaraotin era mAs bien un coto de propia conservation y no una







amenasa de intervenci6n.

La Doctrine Monroe fue reoibida con gran entusiasmo por nuestros pueblos de
latino-America; oreyeron ellos que los Estados Unidos los iba a apoyar en su inde-
pendenoia y, espeoialmente, en su posterior desarrollo. Creyeron, sobre todo, que
la libertad de todos ellos y su situaoi6n eoonomica, estaba apoyada por ese gran
pals. Colombia califio6 de "acto just y digno de la olasioa tierra de la liber-
tad" la proclamaci6n de esta Doctrina. El rasil no quiso quedarse atrts de Colom-
bia e inmediatamente se ofreci6 para concertnr una alianza ofensiva y defensive con
los Estados Unidos; lo mismo hizo Colombia,

Y las ofertas hubieran seguido si los mismos Estados Unidos no se hubiesen en-
cargado de saoarlos del engano en que estaban. Y principiaron reehazando la ofer-
ta del Brasil, y a continuaoi6n la de Colombia. Por ultimo, en el Congreso de Pa-
nama, ounndo se invite a los Estados Unidos a hacerse representar en e1, la acti-
tud yanqui aoab6 por esfumnr el oontonto que habia causado nl nueva doctrine, y,
por el oontrario, un oierto temor empez6 a oundir en los pueblos indoamerioanos.
El president Adams, en su Mensaje, haciendo referenoia a dioho Congroso, se expre-
s6 manifestrndo que no era convenient proclamar la Doctrina Monroe oomo un Princi-
pio continental, pues, orela que cada naci&n americanaadeb& on sus propios medios
defender sus principios en su respective territorio.

Y fue asi cono qued6, en adelante, olarumente entendido, que la Doetrina Monroe
solo podia aplioarse ouando estaba comprometido un interb s norteamericano; en los
demis oasos era nula, y atn perjudioial. Era asi una gnrantla eventual para nues-
tros pueblos, y una garantia dudosa. Despues, las aplicnoiones oonvenientes que
se hioieron de ella, los ejemplos del imperialismo de los EE. UU. nos han probado
quo no hubo raz6n pnra tnnto content en nuestros pueblos y que sufrimos un lamen-
table engaio.

Enmiendes y aplicaoiones posteriores y sobre todo, con el actual Presidente de
los Estados Unidos, Mr. Franklin Roosevelt, con su political de Bien Vocino, no
constituyo In Dootrina Monroe un peligro para Latino Amerioa; pero lo hecho es un
aviso oonstante, de lo que nos pueda volver a pasar en cualquier moment dado, en
otrns oondioiones, y de ahi la necesidrd do nuestra fuerte union ibero-amoricana,
capaz de hacer frente y combatir cualquier nueva tentative imperialist yanqui o
de ounlquier otro Estado oon las mismas tendencias.

El Ministro de Relaciones del Reich Von Ribbentropp manifiesta actualmente que
la Doctrine de Monroe os un absurdo puesto que las potencias occidentales que se
debate con la domooracia en doondencia en Europa han plantado en los virtices del
continent Sud Amerioano las Guayana Fr nncesa, con 40,000 habitantes, capital Ca-
yena; Guayana Holandesa con 160,560 habitnntes,capital Paramaribo; y la Guayana
Inglesa con 320,000 habitantes, capital Georgetown; asi como Ins Islas Malvinas al
Sud de In Argentina, esta ultima tantas veoes reolamadas por el Dr. Alfredo Pala-
oios ante el Congreso de ruenos Aires como apendice de In Naoian Argentina.


"Love the Amerioasl They embody the ideal of a new doctrine of brotherhood and of
peace an ideal which surmounts,all injuries and brings us closer to the coopera-
tion and good will among men," Manuel Avila Camaoho, President of Mexico.





7.

JOSE MARTf PARA LOS NIiOS

por Elias Entralgo

El reocnooimiento a la obra de Jose Marti, que de dia en dfa se acrecienta en el
pueblo oubano, no es solamente el tribute al simbolo de un gran ideal politico.
Si asi fuera, le igualaria el homenaje a otras personalidades relevantes de nuestra
historic que en el oultivo a ese ideal le precedieron y que en su consagraci6n al
mismo no le fueron inferiores. Lo que hace de Marti la figure central de la nacio-
nalided oubana es, para decirlo en una palabra, su humanidad. For su significacion
humana le vieme su representacion cubana. Por lo much que sintib, hizo y com-
prendi6 al hombre, le sigue la fe del cublno. El militant, por sus singulares
caracteristioas, hubiera tenido siempre la admirpoi6n de muohos, el respeto de no
pooos; pero el hombre ouentn con la devooi~a de todos. Porque hombre es mas que
militants el militante no entiende mas que de su militia; el hombre, a mas de co-
nocer In suya, penetra en la contraria, y las abarca y fund todas.

El grcn medio por el que Marti ha logrado la identificaoi6n con su pueblo es su
vasto y profundo sentido del amor. De ese Irbol coposo y copioso se fueran des-
prendiendo multiples ramas en forma de amplias relaoiones sociales o de diversas
produooiones literarias. Por aquellas se nos ha transmitido su recuerdo; por as-
tas pormaneoe y permanecerC.

El amor, on Marti, luce come un fecundo product de su genio. No lo adquiri6
durante su infanoia y su nfiez, en el hogr que le formaron, ni pudo alcanzarlo en
su juventud oan la familiar legitima que el intent former. Poco supo de ese valor
humane en la adolesoencia, bajo la direccicn esaolar de Mendive. Despues fue siem-
pre algo asa come una reaccion contra el medio ambiente que lo rodeaba de anti-
amor por todas partess el despotismo politico, el presidio, el exilio, la miseria,
la inoomprensi6n de sus oorreligionarios de generaciones precedentes ..

El amor de Marti es una sutil labor de compuertas, realizada por desdoblamiento
y por multiplioacion. Pare los hombres utilize el acercamiento, para las mujeres
la simpatia, para los viejos la consideraci6n, para los nifos le ternura.

Testimcnio literario de la ternura de Marti hacia los niiios fue y es su
revista La Edad de Oro. En ese graoiosisimo peri6dioo so pueden observer los con-
ductos por donde 6i se introduola en el alma de la nifez. Una cabal comprensibn
de la psiquis infantil es su punto de partida y de llegada. Para ir a, y venir de,
los niios, hay que ser bastante como ellos. Esa obra de arte humane Marti la lo-
gra plenamente. Con simples concepts, con cloras palabras, con sugestivos ejem-
plos, 41 procura haoerle grata la vida a la infancia. No la contradice nunca vio-
lentamente, sine quo trata de llevarla per el amino do la buena conduct con el
amable consejo. Muy dentro de sus pnutas vitales estab la coeducaci6n, y por eso
la recomendaba. Todo lo quo tendiera a sumar contnba con su asentimiento; nada
que se inclinpra a dividir podia contnr con su aprobaci&n. Politico humanizante,
de le escuela de la verdad, no queria el engaeio ni para la inocenoia de los qua se
estrenan It vida, y por eso oonsign6 en La Edad de Oro esta sentenoia admirable:
"Porque es neoesario que los nifios no vean, no toquen, no piensen en nada que no
sepan explicarl"






WMtA WNUM ITBE B49WMJIMN DB LA HISTORAM B LA AMERICA LATINA

por Juan Clemente Zamora

Hisptno America ha sido stempre un problema diffoil para historiadores y soci&-
logos. POSe SC0 los estudiosos, extranjeros o natives, que han logrado presen-ta
un oudado claro de lias fuerkas que determinan su process hist6rico.

Investigadotes ouidadaos, y oolecclonistas de informaci6n -til, ia habi~f mu-
dhos, Ibant6. eilAm nrioa del Norte como en la del Sur; pero con freCuencia sus es-
fuerzos ban fracasado el haoer la tentative de sondensar los datos obtenidos, en u-
na gran sintesis.

La oausa d4e se ftacaso pUede tal vez encontrarse en el hecho de que esos estu-
diosoa, impresronados por los various contrastes en las costumbres, 1a psicologla y
las ideas de las distintas razas que participaron en la fornaci6n y evolucie de in
Amnrioa Latlna, han bfsado sus interpretaoiones histricoas casi siempre en dichos
~oatrstes.

mage, CGerofa Calderci y Vclsodocelos en al Sur, y ikts de un distinguido historia-
dor en los Estados Unidos o en Europa, se bSp limitado a ofrecer interpretaciones
del oaroter general de la ev6luatic de-Hispeno Ameriaon fundndose en laexistencia
de oaraotefstics psfquioas que se supdnen inherentes en la raza conquistador, en
los indios, en los negros y en los mulctos.

Peto lI ftltt de homogeAeidad, y il mezeol de razas, constituyen aun explicactAn
insuficiente del process historico, tanto si se tiata de lo Americn tatina, comnb de
oualquier otra socieadd humanQ, a menos que se consign encundrar dentro dei anfli-
sis muoho mis dif.oil y complejo, del process de evoiUoion total de la Humpniddd.

Una interpretceion adecunda de In historic de Hispano America, por consiguiente,
no solo require oe examen de osos contrastes y peculiaridades, sino que exige la
aplionoi6n a ella de un oohoepto fl1os6&ioi general.

Evitando t6d conclusion quo pudiera ser motive de controversial, estamos en sic
tuncion do hacer ciertas afirmaoiones oceptadas, casi ungnimomente, por historiado-
res, sooioiogos y eoonomistass Esas ffirmaciones, condicionrIna tbtalidad dol pfo-
oeso de evoluoian do In Humanidad.

Primnrat lad humahided no permaneoe estAtica. La vida del hombre' sobre 1. tie-
rra so caraoteriza per iun series de esfuerzos, eeacciones del medio sobre el hombre
y del hombre sobre el medib, enoaminados a lograr un mejor ajuste entire tmib y ot'o.
Esas acoiones y reaociones re oprooas. determinan oambios constantes de procedimien-
too materials, instituoiones sociales e ideas. LJa vida del hombre en sociedad es
profupda y perp tuemente dingmioa.

Seoundaf Si examinamos Ia humanidad en su 6onjmnto, observamos que ha seguido
una lInea general de progroso. .teSas las manifesta'ciones' deo I vida del hombre-,
tanto las materinles oomo las morales, apareoon en oeda gran moment histbrioo como
superiores, como m6s avanzadas de lo que eran en 4pocas anteriores,

Tereras Esa rutn ascendente no ha sido seguida simult&neamente en %t6ias ki
regions dbe mundo y por todos los grupos huannos. '

Inioladn por oiertos grupos do individuos, on doterminadas zonas terrestros'
08s6 grupos a xesguido oiero 0 proooso do ovoluoi&n propio e in1ep 6Yiaone.

Cada prodeso evWnolu* vo hE niatiutdo u ts deie Inid i ohinn, la A dla, In soodeontal, o0t.






Muchas cultures se han extenguido o se han estancado; pero, en su lugar, otros
grupos humans han iniciado mAs tarde cultures nuevas.

Cuartas Puesto que esos diversas cultures son dingmicas, las costumbres, los
procedimientos materials en use, las ideas y las instituciones de cada una de ellas
no son siempre las mismas, a traves de todo su process historic, sine que cambian
profundnmente de tiempo en tiempo.

Los historiadores del pasado por falta de conocimientos suficientes, y aun mu-
chos historiadores mode.rnos sin justificcci6n de ninguna clase, asumen una postura
estitica en su descripci6n de la vida e instituciones de los pueblos hist6ricos,
que es causa de confusi&a infinite y error inevitable.

Muohas histories nos described, en sendos capitulos, In vida public de los ro-
manos, la religion griega, las costumbres de los egipcios o las leyes de los calde-
os, como si cade uno de esos pueblos hubiera mantenido inalterables, desde sus orf-
genes haste su disoluci6n, las mismas costumbres, In misma religion, las mismas le-
yes o las mismas instituciones political.

Es evidence, no obstante, quo las caracteristicas generals de la Grecia de Ho-
mero y la Grecia de Pericles, son tan diferentes entire si como las caracteristicas
generals de la Francia de Carlo Magno y la Francia de Napolein. En la evoluci6n
de oadn oultura es indispensable distinguir etapas diversas, con cnracteristicas
propias.

Quinta: Si analizamos estas diversas etapas, comprobamos que la evolucion no se
produce nunca on un solo aspect aislado de las actividades humans; esto es, que
un pueblo no evoluciona inicamente en el orden economic, o unicamente en el orden
politico, o unicamente en el orden moral, sino que entire todas esas diversas mani-
festaciones de la vida social hay una interdependencia relative y, en consecuencia,
marcadas concordancias.

En efecto; ciertas formas de producci6n van siempre acompanadas de ciertas for-
mas politicas, de ciertas formas sociales y de tipos determinados de derecho, de
religion y de cultural.

Sin pretender aun seialar relaciones de causa y efecto, debemos reconocer la exis-
tencia de tales conmitancias, pues para ello basta el mas somero anhlisis.

Diversos historiadores, soci6logos y economists, han ofrecido descripciones y
explicaciones de las varies etapas de evoluci6n social; y aun cuando con frecuencia
difieren en los detalles, podemos aceptar la existencia de tries tipos de estructura
social perfectamente definidoss el Nodmdico, el Rural y el Urbano.

A cada una de estas etapns pertenece un tipo definido de estructura economioa.
Esto es, que las formas de produccion, el desarrollo de la agriculture, de la manu-
facture, del comercio, del cambio, de la propiedad y de la division del trabajo son
los mismos para curlquier sociedad o grupo human quo so oncuentre viviendo en di-
cha etapa.

Desdo el punto de vista de su estructura economic, la etapa Nomddica se carac-
teriza por el hecho de quo on ella el hombre obtiene los elements indispensnbles
para su subsistenoia mediante la simple captaoi6n de los products de la naturaleza,
mediante In reooleoci6n de frutss y races, nl caza, In peson y el pastoreo.

En la etapa Rural la form predomitante de producci6n es la agriculture. La eta-
pn Urbrna es aquelln en In oual las manufacturas y las industries, que se desarro-
llan on las oiudades, proven la mayorfa de los products que el hombre necesita





10.


para satisfacer sus necesidades en su nuevo y mAs avanzado nivel de vida.

Estos varies tipos de estructura econ6mica van siemnre acompaiados de ciertos
tipos de organizaci6n social.

A la etapa NomAdica correspondent la horda, el clan y la tribu. A la etapa Rural
correspondent primero la aldea, y despues la poblaci6n. A la etapa Urbana corres-
ponden primero la ciudad y despuds la metropolis.

La estructura econ6mica, y su organizaci6n social correspondiente, tambien coin-
ciden siempre con ciertos tipos de estructura politioa.

Asi, en la etapa Nomidica la form Dredominante de organizacicn political es la
que llamamos tribal. La organizaci6n political feudal, entendiendo por ella un sis-
tema de gobiernos locales autonomos en los cuales el poder politico esta en manos
de los terratenientes, aparece siempre en la etapa Rural. Y a la etapa Urbana co-
rresponden invariablemente las diversas forms pollticas del Estado.

Por ultimo, a cada una de estas etapas correspondent forms ideol6gicas definidas.
A la etapa Namndica correspond un tipo de cultural que se trasmite simplemente por
tradicion verbal. A la etapa Rural correspond In aparici6n y desarrollo de una
culture esorita. Y a la etapa Urbane perteneoe la sistematiszci6n de la oultura.

Ideas mAgicas, el temor al poder sobrenetural de la hechiceria, creencias simples
e infantiles, tabGs, totemismo, el culto de las fuertas naturnles, el culto de los
muertos y la demonolatria, son cnracteristicas de pueblos que viven en una etapa
tribal.

Los mitos sobre el podor de las formulas religiosas, los mitos sobre el origen
divino de las instituciones politics y religiosas, los mitos sobre el derecho di-
vino de los gobernrntes y de los sncerdotes, les religiones organizadas con templos
y con un snoerdocio professional, la magnificencin de los rites, y el predominio de
las religions en la forma (el rito) sobre la esencia (sla tica), son caracteristi-
cas de una etnpa Rural o feudal.

Conceptos abstractos e inmateriales de la Divinidad, predominio en la religion
de la moral sobre la formal, filosofias orltico-analiticas antes quo dogmas, humanis-
mo, racionalismo, positivismo y desarrollo de mitos politicos independientes de los
religiosos, para darle al ejeroicio de la autoridad political una justificacian ra-
cional, son las caracteristioas de la etapa Urbana.

Puesto que la America Latina es, despues de todo, s6lo una part de la Humanidad,
y puesto que su propia evoluci6n histbrica es por consiguiente, tambien una part
integrate de la evoluoi6n hist6rioa de la Humanidad en su oonjunto, unicsmente
aplicindole al studio de la historic de Hispano America ese esquema general de la
evoluci6n de la Humanidad, podremos obtener la comprension clara del process.

Con los Reyes Cat6lioos, Fernando e Isabel, Espaia pone fin al regimen feudal,
inioindose en n peninsula una etapa estatal, national y urbana.

Los conquistadores, en su gran mayoria, traen de Espafia una ideologia basada en
la nueva etapa en que ha ontrado ya su pnis de origen. Son hombres de una culture
urbnna.

En lo ooon6mico, no concibern la riqueza exolusivamente en .terminos de tierras,
'We in the Good Neighborhood of the Americas are pioneering for a pattern of peace,
a pattern of reconstruction, for the whole world a pattern of peace which, by
during the evils which make wars, will endure," Nelson A. Rockefeller.







como courre a los hombres del period feudal; sino que ya la estiman en terminos de
moneda, oro, plata, capital. Por eso los primeros colonizadores, los natives de
Espana, s6lo buscan con verdadero interest la explotacion de las minas.

Desdefan la agriculture; pero piensan pronto en el estableoimiento de monopolies
comerciales. Demostrando con ello que, en su mente de hombres eminentemente urba-
nos, ya el comercio y las manufactures tienen much mayor importancia que el culti-
vo de las tierras.

En lo social la Corona de Espana se esfuerza en considerar a los indios en un
piano de igualdad con sus vasallos espafoles, prohibiendo una y otra vez la esola-
vitud del indio, y concediendo a los conquistadores espanoles privilegios dnicamen-
te en lo que se refiere al oomercio y a la mineria.

En lo politico, los espanoles piensan en terminos de solidaridad al concept ml-
tico de la monarquia absoluta per derecho divino, proclaman la autoridad omnipoten-
te del rey de Espana, y nada se hace por ellos en AmIrica que no sea en nombre del
nugusto soberano.

Tienen una religion en la que ya la moral predominc-sobre la suntuosidad de las
forms. Por eso los sncerdotes se conforman con temples modestos y conventos; pero
se consagran con grades brios a la tarea de misioneros, conquistadores de almas,
fundedores de hospitcles y de escuelas, defensores de la puree de la fe y de la
suerte de la raza oprimida.

En su vida diaria los conquistadores traen todos los hAbitos de su culture urba-
na. Gustan de vivir en poblndos y aspirin a disfrutar de todas las comodidades que
s6lo con el comercio y la manufacture caracteristicas de una etapa urbana pueden
obtenerse.

Pero la mente de los conquistadores vive la vida de un mundo que no es aquel en
el cual estdn, do hecho, sus cuerpos mnteriales.

En America no hay nGn comercio, ni industries establecidas, ni vas de ocmunica-
oi6n, ni poblaciones. S6lo hay vastas extensions de tierra, selvas impenetrables,
bosques inexplorados, costas desiertas.

Las tribus del indio amerioano se hallaban, en su mayoria en la etapa Nomddica.
Eran pueblos de cazadores y de pescadores. A veces tenian rebaiios; pero, siprac-
ticaban la agriculture era en.sus formas mAs rudimentarias.

Solo Peru y Mejico fueron excepoiones a esta regla. Los Incas en una vast zona
de la costa del Pacifico, y los Mayas en la America Central y en Yucatan habl{n al-
canzado una etapa Rural y, en consecuencia, un 'rgimen politico de tipo feudal.

Los Incas habian conquistado la region ooupado hoy por el Peru, Ecuador y Ibli-
via, habian subyugado las tribus nativas de esas regions, y habian creado un impe-
rio con oaraoteristioas feudales claramente definidas.

Se habian hecho sedentarios, dependian principalmente de la agriculture para su
alimentnoi6n, tenian una religion basada en el oulto del sol y un sacerdooio pro-
fesional, y aun cunndo el emperador era en teoria soberano, el verdodero poder po-
litico estnia en manos de los caciques locales que eran los verdaderos dueios de la
tie rra.
"The peoples of our countries have a deep understanding of a solidarity which lies
in the traditions of our history, This solidarity takes on added significance when
we consider the similarity of our interests and ideals," Hon. Arthur E. de Souza
Costa, Minister of Finance of Brazil.







Muoho se ha hablado de un supuesto sopialismo agrarip entire los Incas, una pre-
sunoi6n que tiene su origen en el hecho de que los campesinos tralajaban oolectiva-
mente y reoibian, tambien ooleotivamente, una part de las cosechas. Pero el sis-
tema del oultivo mediante ouadrillas de trabajadores, y la redistribucibn de los
products por los sefiores, no implica necesariamente un regimen socialist, que
s6lo hubiera sido possible en una etapa mas avanzada. No es ni siquiera original de
los Incas, porque eea misma era en sus, lneas generals, la organizacion de la pro-
ducoien en el feudalismo egipoio. El socialism require que los medios de produc-
oi6n, en este caso las tierras, pertenezcan a quienes las trabajan; mientras que el
feudalismo, por el contrario, se caracteriza por el heoho de que los trabajadores
agrcoolas forman una clase servil, sin autoridad political, en tanto que el poder
politioo estt enteramente en manes de los propietarios de la tierra.

Feudalismo, con todas sus caracteristicas esenciales era el regimen politico.de
los egipcios y el de los Inons, Por su part los Mayas tambien habian alcanzado un
alto grado de culture sedentaria. Las ruinas de Palenque y de Chichenitza, prueban
sin duda alguna quo la civiliszacin Maya hrbir, alconzado la etapa feudal. Junto a
los grades temples y palr.olos, structures de piedra formidnbles que aun hoy se
conserven, se agrupetan Ins oasas de madera y paja, de los campesinos. Las ciuda-
des eran aut6nom s bajo el gobierno do caciques loonies, y la masa de la poblacion
estaba sometida una form do servidumbre que no parece haber sido demasiado dura.
Como on Egipto los sacerdotes erAn tnmbien frecuentemente senores de In tierra.

Su religib superabe yn el totemismo, y el oulto'de las fuerzas favorables a In
ngrioultura adquirin grrdunlmente la supremncla. Los Mayas desarrollaron In pintu-
ra, la oerimica, la astronomin, las matemiticas y la esoritura per medio de ideo-
gramas o geroglificos. Su cultural on resume no parece haber sido menos avanzada
que la de los egipoios de la IV o V dinastias oon la cual ofrace notables semejan-
zcs. Pero los aztecas, que desde su capital TenochtitlIn, dominaban la mayor parte
de Mejico al tiompo de la conquista por los espacoles, todavia conservaban muchas
or.rcteristicas de In etapa tribal.

La propiedad territorial entire los aztecas todevia pertenecia rl clan y no a los
individuos; su religion tonfa fuertes reminiscencias totimicas; el gobierno estnba
en mnnos de asemblens o senados mixtos de guerreros y sacerdotes; la autoridad su-
premn era conferida'a un enudillo military, al que los historiadores espafioles die-
ron arbitrariamente el tftulo de emperador; el comercio, las manufactures y las
artes, aun tosoas, habian sido sin duda asiniiledcs de na cultural de los pueblos
vencidos.

Con estas exoepciones los indios del Norte y del Sur de Amdrica eran aun pueblos
primitives. Sus oreencias religiosas estaban aun limitadas a unas pocas superati-
cioness totemismo y el oulto rudimentario de los muertos. He.chicerbs y curanderos
eran por regla general, los anoianos de la tribu; pero no constituian todavia una
clase claremente difetenciada de saoerdotes profesionales. La poblaoirn, que era
muy escasa, vivia en tiendas o en oabainas tan tosoamente oonstruidas que no estaban
destinadas olertamente a constituir un centro permanent de poblaoion. El indio
americano, por consiguiente, R1 tiempo de la conquiata vivia en una etapa de evolu-
cion muoho mda atrasada que aquella que haban aloannzado los espaEoles.

Unos pocos guerreros, fuertes por la poabsiin de espadas bien templadas, pisto-
las, arcebuoes y canones, se enfrenta con una poblacion indefensa. Unos y otra
est~n solos frente a frentes porquo entire ellos y la metropolis se interponen adas
interminables de unn navegacoin larga, peligrosa y diffjil. Una ves agotada la
primora fiebre del oro, los colonos no tienen msd fuente, de riqueza quo la agrioul-
turni ni mba fuerza de trabajo par.a xplotarla qua li que proporioinan los brazos
de la poblaoi6o conquistada. En esas oondiolones, los oolonos espaioles, no ob-_
stante toda sus tradioi6n ideol6gica y moral urbanas, revierten irreparablemente al
feudalismo. %La forma eoon&iioa do 'l produooi6n, en oonflioto con estrunturaR
ideolbeia s oaueatns. iinone en Io esenoirl su proeominio.








Es en vane que la Iglesia y la Corona se esfubroen, a tratvs de la legislaci&n
del Consejo de Indias, en prohibit la esolavitud de los indices y en garantizar a
istos plena justioia y casi plena igualdad social. En 'pueblos que viven de la agri-
oultura la sooiedad ha de esoindirse forzosamente en una clase.gobernante de pro-
pietarios rurales, y una clase servil de agricultores; y asi sucede en America a
despeoho de toda la legislation espafiola. Con pretexto de colonisaci6p, los con-
quistadores se reparten y meroedan las tierras; y con pretexto de educarlos en los
uses, oostumbres y fe religiosa de Espaea, los conquistadores se reparten y enoo-
miendan los indios.

Las condiolones materials de la produoci6n se imponen de tal modo, que en aque-
1los lugares, como Cuba, en los que la poblaoion indigena no basta para suministrar
la olase servil de agricultores que es indispensable, dicha clase se import de
fuera. En pueblos que viven de la agriculture, en una etapa rural, la estructura
social s6lo es possible a base de dos classes, una de terratenientes y otra de sier-
vos. Cuando no existed esta ultima hay que crearla; y, para crearla, los terrate-
nientes la important de Africa, La esclavitud del negro aparece impuesta por las
condiciones materials de la vida americana.

Se fundan poquedns poblaoiones, en las que vive la poblacion blanca, que se apro-
pia y se distribute, en fineas, en haciendas, en hates o corrales, toda la tierra
oolindante. Cada pobleoitn gobierna su zona y resuelve todos los problems locales
que se plantean y que, en definitive, son los 4nieos que pare ella tienen interns,
trascendencia, influencia en su vida. De. tarde en tarde llgan reales 6rdenes,
disposiciones emanadas de una nutoridad que se acata como soberana, absolute y om-
nipotente; pero que esta muy lejos pcra saber en verdad de los problems locales,
parae onocer el factor hunano do aquellos a quienes se Pplioa, para fiscalizar el
cumplimiento efeotivo de sus prdgniatioas. Las reales 6rdenes se respetan siempre;
pero s6lo se eplican y so oumplen cunndo asi cuadra a los gobernantes locales. La
autoridad real no se escape de manes de los terratenientes.

El territorio es muy vasto y la poblaoi6n es muy escasa. Entre pueblo y pueblo
las comunicaciones son poos y malas. .Cada municipio aislado ejerce de heoho una
autoridad local autnoma. Los gobernantes blancos que habitan los pobledos so
trasmiten por herencia las tierras apropiadas. Sus hijos, que son con frecuencia
natives, disfrutan de la misma autoridad local que tuvierbn lost padres espafioles.
La propiedad sobre las tierras, no la nacionalidad, es lo que da los derechos poli-
ticos ejeroidos por la aristocracia municipal en la Azaerioa espafola de los si1oos
XVI y XVII.

Por eso vemos que no hay duraite este perlodo rebeldfas de los natives blanoos;
que los oriollos no se consideran distintos, ni de poor condition que-los peninsu-
lares; que no existed en la mente de unos ni de otros la idea de un antagonism na-
oionalista; que leos de oonsiderarse distintos, los blanoos nacidos en America
tienen a orgullo llamarse espafoles. 81 siglo XVlI trajo profundos oambios en las
oondioianes materials de la vida americana, y en la estruotura e6onimica colonial.
Muohos oriollos, que se habian enriqueoido co la explotaoin del trabajo, esclavo
o servil, de negros o d' indiob, viajaban shora per Europa o so trasladaban a las
oapitales provincianas. Desaparec~a la figure del terrateniente queopersonalmente
supervise y trabaja sus tiorra~s surgiendo en su lugar lo q.ie ha dado en i1amarse
la aristocracia oriolla, esto. as, un grApo parasitario de grande latifundistsas.

Con el lujo, las comodidades de la'vida dapitalina yfrlas riquesas, Oesa olase se
pone mis on oontoto, yo pbr sus leoturbs ?ya 'bor la experiencid direota obtenida
a traves de sue tiowjgs, con las ideas po6ltions -filo 6ficas de lou pueblosa d
Europa. Pare hombres de maf amplios horisontes. el desempeno de las modeias ma-
gistraturos munnbipalesai que antes oolmron la,-aiddaed de sus abuelos, -ofreeen pooo
o ningh alioionte.





14.


Tampooo les atraen las emoresas comerciales. E1 dinero que de ellas pudieran
derivar 16 reoiben ellos sin trabajo y sin esfuerzo, de las rentas que les pro or-.
oionan sus haciendas y potreros. Mientras la aristocracia native pierde interest
en la administration direct de sus tierras y en el ejercicio del poder politico
local, otras cirounstancias despiertan la ambicion de la burguesia peninsular.

Con el mejoramiento de los buques y el exterminio de los pirates, la navegaci6n
se ha heoho coda vez mis ripida y segura. Ya no se limitan les comunicaoiones con
Espana a la flota de indias, que s6lo visitaba unn o dos veces al ano los puertos
coloniales; sino que, shora, los barcos de todos los p{ises llegan a las costas
americanas de modo regular y freeuente. Con el orecimiento y enriquecimiento de las
poblociones, aperece la necesidad de establecer entire ellas mejores vias de comuni-
caoi6n, haoidndose oaminos y carroteras que destrtyen el aislamiento rural de los
dos siglos precedentes. Mejores modios de comunioaci6n, tanto interior come exte-
rior, mayor densidad de poblacion y mayor riquesa suponen nuevos estimulos al comer-
oio y pare las industries. Una inmigraci6n burguesa de comerciantes peninsulares
viene a rivalizar bien pronto con los terretenientes natives. Las colonies, al
mejorer las comunionoiones, estdn mas al nicvnce de la autoridad political metropo-
litanr. Unr, brooraoia peninsular viene a sustituir y suplantar a los natives en
el gobierno y administraci6n efeotivos de las colonies.

Los hombres de lanmetr6polis, burooretas y omerciantes, se asocicn on la defen-
sa y promoci6n de sus intoreses, socrificondo siempre que es preciso los de los
terratenientes oriollos;' lo oual es f(cil, puesto que shorn 16 burocracia peninsular
domino los cargo gubernamentales. Los criollos comprenden entanoes la perdida su-
frida al quedar desposeidos de los instruments de gobierno, y aspiran a reivindi-
onrlos. Pero como han adquirido una cultural urbnna, no piensen ya en terminos
feudales, sine en tnrminos nacionales. Se sienten de nocionalidad distintn a la
espafola, conoiben la colonin como patria propia y suefan con convertirla en estado
independiente.

Nace asi el conflioto politico entire esepanoles y oriollos. Aparece envuelto en
una ideolog{a liberal y naoionalista; pero es, en el fondo, una lucha entire el feu-
dalismo de los terratenientes que se resisted y el urbanismo de las nuevas condicio-
nes eoonomicas que trata de imponerse. La guerra civil espafiola, circunstanoia to-
talmente ajena a la situation americana, determine el triunfo accidental/ de los
criollos y el estableoimiento de las republican independientes de America.

Pero una ves mns las oondioianes materials se imponen a las concepoiones de una
ideologia extrafla al medio. Es en vano que los pr6oeres de la gesta libertadora
pretendan establecer un regimen politico, conform con los postulados programiticosf
de la revoluoi&n demooritica. El triunfo de los criollos significant el predominio
de los terratenientes; y la supremaola pol{tioa de los terratenientes ha de culmi-
nar necesariamente en un regimen feudal. E1 powder politico est& en manos de los
caudillos de cada provincia o de oade region. Los nuevos senores feudales organi-
zan sus huestes, y el siglo XIX presencia una larga serie de guerras civiles entire
esos grande feudatarios que aspiran a la supremaola. Es la era de los altamientos,
de los guerrilleros, de las partidas, de los montoneras.

La realidad os una contienda feudal; pero oda caudillo disfraze su apetencia
del poder con programas politicos quo contienen una ideolog a totalmente inapliea-
ble. Pero Il expulsion de los espoeoles no jlevn consigo la aniquIlaoion de lis
fuerzas econ6micas de la burguesia naciente, Yencido el poder politico de Espa a,

"Tho ossontial qualities. of a true Pan Amorioanism must bo tho samo as thoso whiph
constitute a good neighbor, namely, mutual understandingg and, through suoh undpr-
standing, a sympathotio appropriation of the othor'p point of view," F rankJn D.
Roosovolt, Precsidont of the. United States of A fpris








quedan subsistentes todas las nuevas estructuras de la economic urbana. Quedan las
ciudades; queda el comercio oreciente; quedan las manufactures y las industries de
reciente creaci6n; y queda todo el complejo de ideas que vino a la zaga del urba-
nismo.

El cameroio, las industries y el capital requieren, para desarrollarse y prospe-
rar, que se les garanticen la estabilided, la paz y la unidad national; por eso los
burgueses, llegado este moment, dan todo su apoyo, en Europa, a los monarcas abso-
lutos, como Luis XI, Enrique VIII y Fernando, que les garantizan esa paz y esa uni-
dod.

Lo mismo ocurre en Hispeno-America. El period de anarquia feudal visnen segui-
do de una recoci6n de In burguesfa, que entroniza un gobernante con poder ilimitado.
Como la toorif no puede cjustn'rse a nl realid.d, sino que ha de armonizarse con el
conjunto de ideas importCdas de Europa, o de los Estados Unidos, que prevalece en
los progremcs, el gobern:.nte omnfmodo no se llram rey o emperador, sino simplemente
dictator.

El siglo XIX en Hispano-America no es, como se supondria si se le juzgnra por
Ins toorias en dobate, un siglo do luohrs entire dictedura y democracia. La verda-
dere luchn es entire In dictrdura burguesa, nacionrlista y centralizedorn, por una
part; y por In otr. ol ca.udillismo regionalista y foudal. El antagonismo entire
Poenos Aires y las pampas es un ejemplo admirable de ese conflict. Quiroga os ol
seFor feudal de Cuyo, L6pez el de Santa F4,Ibarrm ol de Santiago y Aistos el de
C6rdoba. Los onudillos so unan, on defense do sus fueros regionrles, parn rechazar
l. constitucion unitnrir de 1826. Rivadavia encnrna el genio de la ciudnd; Quiroga
Ir reboldia do Ins pampas.

Los dictadores hispano-nmericanos dol siglo XIX tienon la misma genesis que los
monarcas absolutos do Europa. Rosas, Porfirio Diaz, en Americn, tienen in misma
mission hist6rica que Luis XI on Francia o Enrique VIII en Inglcterxr. No debamos,
sin 3mbrrgo, confundir esas dictaduras del siglo XIX con lns otras dictadurrs his-
prno-amerionncs de foohr reciente, que pertenecen a otr, epoca y tionen crusas y
naturrlezo muy diforentos. El feudnlismo perdura en muchos pueblos de Americ"^, m&s
o monos disfrrzado, cosi hasta nuestros dies.

En Cuba Ir guerrr de 1868 es una guerra foudnl en In que los grandes terratenien-
tes de Oriente y CrmagQey se sublevan .n frente de sus huestes de esclavos. Los
dioz nios que duro esa guerr", con In consiguiente dostrucci6n de las propiedades;
Ir ruinr eoon6mioa de los ricos p.tricios que l. emprendioron; la liberaci6n de los
esclavos, que trmnsform6 esa close on un proletrriado libre; y la victoria temporal
do In burguesfc comercirl y burocr~ticn de Espnfn; puede decirse que pusieron fin a
los ultimos vestigios. del feudnlismo on Cub?.. La revolucion de 1895 no fuO, por
consiguiente, unn contienda feudnl. Ln revolucion do 1895, hachn por los pequcios
ccmpesinos y por el proletr.rido, fue y. un movimi3nto realmente democrttico.

Trrnsformado sl regimen economic cubnnc en un sistema de structural urbana y
ccpitnlistr, Irs mis.ss podrirn compronder, rsimilrr y sentir bion los principios
liberles de Ir doctrine demoorAtica y nroionaliste que les predionba Mart{.

En Mdxico, y espooinlmcnto on Yucntan, hay supervivencias foudrles hrstn la oa{-
da do Porfirio Diaz en 1911. En Venezuela, on Colombia y en el Per4, el foudalismo
no prroce ester nun totnlmente venoido. En oasi todn America habia unn noblrcion
india, viviondo en plena etapa tribal, y siguiendo su natural evoluci6n dontro de
osr. etrp,. Los conquistadores, con ideas y oonceptos ajonos a los do In poblnocin
nntiva, y en oonflioto con nls condiciones, materinles del medio mismo, estructuran
un foudrlismo incompleto, meditizodo por Ins peculiaridades de su propia ideologla.o
A ese regimen hibrido y.lleno .d ocntradiooiones entire el ormcepto de las .ososn y








la re&lidad objetiva, se pomete a los indios. La evoluci6n natural de las tribus
se interrumpe, para enouadrar a sus hombres ep un sistema que ellos no pueden com-
prender. Al mismo trAgico conflict se van sometidos los negros. Los "taficantes
de esolavos los arranoan de la organizacibn tribal africana, precipitandolos en el
seno de una estruotura econ6mica feudal, a la que, pare que les result vis dificil
aun db similar, se le ha superimpuesto una cultural urban.

El medio impone un extraio regimen feudal; en el que la clase gobernante se con-
funde y so desorienta, por ser portadora de todo el complejo de ideas de una cultu-
ra urbana; en tanto que la olase gobernada'lucha en vano por comprender la organi-
zaoi6n de una etapa mas avanzada que aquella de que precede y a la que estA habitu-
ada. En tales condloines no puede extrafarnos que en ningune parte encontremos
altitudes o rasgos definidos, quo presenciemos las inionsistencias mis asombrosas,
las mezolas mas bizarre y las contradicciones m6s inesperedas.

Mdxico y.Per6 son, on los primeros tiempos coloniales, las dos regions en que
mas pronto se organize un sistema stable. Ello se explica porque son esas las dos
regions del continent en las que el indio habla alcanzado ya una etapa feudal.
En Mexioo y en el Peru hay sin duda el conflict entire las ideas que traen de Espaia
los conquistadores y la realidad del medio americano. Pero, para la poblaci6n na-
tiva cl menos, 1 conquista no supone un desajuste de sus instituciones-con el re-
gimen de la produccimon sino unicemente un pambio de senores. Por eso el Perd y
Mexico son los dos centros ooloniales quo alcanzan, en menos tiempo, unn organiza-
ci6n econ6mica y social mejores. Y, precisamente porque en esos dos pueblos el
feudrlismo'enouentra menos obsticulos, es por lo que arraiga mejor y perdura por
mas tiempo.

En los demnl pauses de America las contradicciones entire las etrpas de evoluci6n
de les diversas' razas, la eatructura eoonomica y el complejo mental,' subsisten de
modo desooaoertante hasta nuestros dias. En Haiti, en Santo Domingo, y aun en Cuba,
todavia apareden con frecuenoia entire la poblacion negra rasgos atavicos propios de
la etapa tribal en que vivian los africanos cuando fueron trasplantados a America.
El brujo y el ourandero, en quienes suelen poner su f los negros americanos, son
una reminiscencia evidence de los saoerdotes de las tribus africanas, Sus ritos,-
los sacrificios que practican, y aun las divinidades mismas, responden claranente a
una etapa tribal. La misica antillana tiene evocaciones muy vivas de las danzas de
las tribes. Es dsica que despierta las emocionbs mis simples, las sexuales; que
sirve para aoompaar las formulas religiosas primitives, o que reniie el ritmo in-
quieto de los cazadores y de los guerreros de Africa.

En polEtica se ha aousedo al indio y al negro de no seguir las orientaciones-
progremitioas de ningin partido; sino de mostrar la adhesion y fidelidad mas grande
a los caudillos,'a los caciques locales, a los politicos audaces que s6lo se preocu-
pan de oohquistar posioianes y repartir empleos entire sus secuaces. En ello s6lo
vemos reproducirse, a despecho del medio y de ld poca, la tendencia del guerrero
tribal a agrupnrse en torno a los notables,. los bravos de la tribu. Es el comi-
tatus de las tribus germnnicas, puesto en terminos de nuestra vida actual.

Los pueblos genrmnicos estaban ya en vias de superar su etapa tribal, en un pro-
oeso natural y espont~neo, various siglos rntes de la era cristiana. Para llegar
desde la tribu a su estado de culture actual, han necositado unos tres mil anos.
Los indios y los negros, en cambio, estaban aun en plena tribu en 1492. Su prooeso
natural de evoluoi!n se he atropelledoP su ritmo se ha sometido a una celeridad inu-
sitada. No debe, pues, sorprendernos que muchos de sus individuos no hayan podido
seguirlo y nos ofroznan a vopes raras supervivencias de unn etapa anterior.
"Y la demooracia es la major form de gobiorno sencillamente, porque combine tris
valiosos atr.ibutosi ley, igualdad y justiolai" Josug GollIn (h), Argentine.








17.


Las consideraciones anteriores han determinado nuestra convioci6n de que cual-
quier andlisis de la historic de Hispano America que se fund exclusivamente en una
supervaloraci6n de las varias caracteristicas psicol6gicas que se asocian comunmen-
te con los espanoles, con los franceses o con los anglosajones, o con los blancos,
los indios, los negros y los mulatos, por raz6n de sus diferentes complejos racia-
les, puede inducirnos a error.

Las diferencias raciales existentes, y sus correspondientes caracteristicas psi-
cologicas s6lo pueden ejercer influencia, y adquirir verdadera significaci6n si las
estudiamos dentro de los lmites estableoidos por la etapa determinada de evolucion
social y economica que haya alcanzado un grupo human en un memento determinado de
su historic.

Porque, esencialmente, el hombre es el mismo en todas parties y el criteria filo-
s6fioo con el cual podemos juzgar e interpreter las acciones de un grupo determinado
de hombres, no puede ser fundamentalmente diferente de aquel que apliquemos a otros
grupos de hombres que en ese memento acierten a estar viviendo una etapa de evolu-
oi6n social igual o semejante.



JOHN F. MARTIN, FORMER DIPLOMATIC OFFICER, MADE
BEAD OF UNIVERSITY'S INTER-AMERICAN INSTITUTE

The appointment of John F. Martin as Acting Director of the Institute of Inter-
American Affairs of the University of Florida was announced last April by President
John J. Tigert. Mr. Martin possesses wide experience in diplomatic service, has
broad industrial training, and is a former faculty member of Princeton University.

Mr. Martin received a Bachelor's and Master's degree from Princeton University,
and was Instructor in Modern Languages at that institution in 1914 and 1915. Prior
to his arrival at Gainesville, he maintained legal residence in Jacksonville.

From 1915, when he was appointed secretary of the American Embassy at Santiago,
Chile, until 1929, Mr. Martin had important diplomatic assignments in Mexico,
Buenos Aires, Havana, Bogotd, London, Costa Rica, Madrid, Rome, and Panama. He was
Bolivian manager of a major United States petroleum company from 1929 to 1932, and
from the latter year until 1941 held high executive positions with the telephone
company of Chile.

Mr. Martin was married in 1924 to Martha Amundtegui, a native of Chile, and there
are three sons and one daughter.

Mr. Martin's appointment is expected to be received with unusual interest and
high approval because of his background of training and experience. He speaks
Spanish fluently and is conversant with various other languages.






18.


UN GPAN NOVELIST. BRASILEO, ALVIZIO AZEVEDO

por M. Gordon Prown
Aluizio Fblo uongalves de Azevedo, uno de los maestros de la novel naturalist
en el Rrasil, naoi6 el 14 de abril de 1857 en la bella y dos veces secular ciudad
de San Luis de Maranhao. Era el segundo var6n de una trinidad ilustre de escrito-
res, Artur, Aluizio y Amdrioo, hijos todos del culto negociante y escritor portu-
gues, David Gongalves de Azevedo y de Dofia Emilia, su mujer, descendiente de una
destaoada familiar brasilefa.

Es de suponer que Alufzio estudiara las primers letras con su madre, senora de
cierta oultura, y se sabe de positive que frecuento el oelebre Colegio do Pires y
el Lioeo de San Luis, ambos situados en su oiudad natal. Desgracisdamente estos
studios duraron poco tiempo y ya, a los 17 anos de edad, el future novelist fue
eneargado de la correspondenoia en la casa commercial de su padre. Pero el comercio
atraia poco al oven Alufzio y pronto lo abandon para colaborar an la prensn pe-
riodfstion de San Luis, perala oual dibujaba y hacfa retratos a la par que iba
componiendo sus primeros versos. Era en este tiempo un hermoso joven de bozo more-
no y ojos altivos que gastaba levita y sombrero de copa, dando el tone en los bailes
de la ciudad. En la biblioteca de su padre y en In compaiRa de los hombres instru-
{dos de In provinoia iba campletando su formacibn cultural, oada vez mas disgustado
con el ambiente que le rodeaba y oada vez mis deseoso de tent'r la mAxima aventura
que para ~1 representaba el viaje a Rio.

Entre 1876 y 1877 el future autor de El mulato pasb un nao en la fastuosa corte
de sus suenpst un aio de luchas, de trabajos y de desenganios durante cl cual ilus-
traba revistas y dibujaba oariceturas al mismo tiempo que lefa copiosamente. Cuando
su padre muri6 inesperadamente en 1877, Aluizio, que ontonces tenia veinte anos,
volvi6 a San Luis para consolar a su adorada mdre y para liquidar la herencia.
AquL, dos anos mre tarde, di. a la imprentr. uu primer novel: tna lngrima de
mujer, esorita on el estilo de In Graciela de Lamartine. Suprimido el peribdico en
cuya redaooi6n colaboraba Aluizio, 6ste so entreg6 enteramonte a la literature y en
1881 publio6 El mulato, la primer de sus grandes novelas y Ia que.mas vivas pole-
micas suscito por su discusi6n atrevida del problema de la esclavitud negra y del
porvenir de la gente de color. En menos de un ano y en medio del escandalo general
que sigui6 la aparioi.n de El Mulato, el joven novelist vendio una primer edici&n
de 2.000 ejemplares y con el product de esta venta se embargo nuevamente para Rio.
Era esta la ,pooa en que sl prensa de la corte aoogi6 con entusiasmo el libro in-
novador y Urbano Duarte lanz6 su oelebre grito de. Novelista al nortel

Otra vez en Rdo, Azevedo sigui6 siendo lo que fuera en San Luis: un esdritor y
nada m4s. La luoha por la vida, el -trabajo au jour le jour le absorbia las energas
todas y, desdenando la political a quyo servicio nunca puso su pluma, esoribi 6para
la Gaceta de Noticias una larga series de novels por entregas, de las ouales merecen
citrse a1gunast Las memories de un condenado, Los misterios de Tijuca, Philomena
Forges y El esqueleto. De vez en cuando, sin embargo, supo sustreerse a las nece-
sidades inmediatas de la existenoia lo suficiente para escribir sus grandes libros,
los ouales daban fe de' una constant depuroci6n de asuntos y de estilo: Cnsa de
huespedes, El hombre, La leobuza, La colmena y Libro de unn suegra.

Con el Libro de una suegrm es6 la carrera de Aluizio Azevedo camo novelist.
Nombrndo miembro del cuerpo consular, abandon Rio pnra ocuprr los puestos que en-
tro 1894 y 1913 le fueron indioados por la oancillerfa brasileia. En esta onlidnd
estuvo suoeaivamonto ;en Cnrdiff, en Vigo, en Tokfo, en 61 Prmguay y n Il Areenti-
na, on ouyo n-pitnl fnlloci6 ol 21 de"enero de 1913.'









Aluulio Asevedo ocupa un aitio preeminente en la historic de las letras hispano-
amerioanas ante todo por haber sido.el el introductory de la novel realist y natu-
ralista n el Brasil. Gran admirador'de hlzao, de Flaubert y de Zola --- de este
ltimoo, sobre todo -- supo ver en los aspeotos de la calle, en las tiendas con sus
compradores y vendedores, en los obreros y los desocupados, la variada existencia
del pueblo bajo oon toda la riqueza de vida y lenguaje que le caracteriza. Es un
pintor de eolores fuertes que premiere el studio de las pasiones violentas y pri-
mitivaes y los violos del drama ootidiano. Ha sabido reproducir con gran fidelidad -
quizss major que nedie la fisonomia fisica y moral del mestizo brasileio, tipo
ouyas lineas fugitives de oarioter dif{lilmente se dejan entrever.

La colmena, probablemente el major y el m&s coapleto de los libros de Azevedo,
ofreoe al leotor un interesante panorama de la capital del Prasil en tiempos del
Segundo Reinado. La vida en los medios altos es estudiado con cierto detalle'y for-
ma un oontraste can la existenola de la gente obrera en los arrabales de la gran
urbe. Joaio RoaZo, pobre inmigrante portugues, propietario de una taberna sucia y
osoura en el barrio de Potafogo, vive en la intimidad conyugal con Bertoleza, una
negra que le ayuda en la taberna, cocina y hace la limpieza de la casa. Ahorrando
centimo por oentimo, robando a sus clients humildes con pesas y medi4as falsas, el
avaro portugues logra enriquecerse y canstruye una oasa enorme compuesta de cente-
nares de oelulas minusoulas que alquila a los obreros del barrio. La vida en esta
colmena atrae y fascina al lector oon sus pleas, sus fiestas plebeyas, sus place-
res y tragedies osouras. Todos los tipos del pueblo enouentran alli su representa-
ci6n: el hanrado trabajador, el polioia urban, el avaro que mendiga durante el
dia una oorteza de pan para pasar la noche contando sus tesoros, la lavandera, el
borracho haragn, la pobre viuda que espera con ansiedad el memento de cnsar a su
hija con un joven empleado intelligent y honrado.

Al lado de la colmena, Miranda, otro comerciante portugues enriquecido hape tiem-
po en el oameroio at pir mayor, construye una casa lujosa en la oual install a su
familiar compuesta de Do&a Estela, su'mujer coqueta, y una hija, Zulmira, cuya.salud
precaria ha heoho necesario este traslado a un arrabal de la capital en busca de sol
y aire puro en abundancia. Al principio recelosos el uno del otro, Miranda y Joao
Romeo llegan a amistarse y gste oonoibe la idea de casarse con Zu.mira pare asi
penetrar on un mundo hasta ahora oerrado pare el y al mismo tiempo reunir en una
solar dos fortunes considerable.

Miranda aprueba el proyeoto pero t ertoleza, la compaera de Joao Roiao durante
tantos asoe, se yergue oomo un obstloulo infranqueable en el oamino de los dos par-
venus ambiosooso. Entonoes Joao Romao, acordindose de que la negra es una antigua
esclava fugada, llama a la police para que la detenga y la devuelva a su dueio Ie-
gttimo. Ante la traioi6n del hombre que ha amado y la horrible perspective de ver
renovada .su vida de esolava, Bertoleza se suioida. Asi Jo 'o Romeo puede realisar
el mdo acarioiado de sus suefos de ambicioso enriqueoido.

Esta poderosa novel oombina feliamente elements de varias obras maestras del
naturalismo franoes, en particular, de B1 viesa Goriot de Balzac y de La taberna de
Zola. Pero si la inspirci6n y la teonica de La- olmena deben much a los maestros
franceses, su paisaje y su psioologia son may brasilenos y oonstituyen una de las
nds aut.ntioas oreaciones del genio literario hispanoameriocno.

"We need molybdenum, oadmium, cork, strategic materials for war, But we should not
forget an essential product, the free man of America, the man whose face shines
with the dignity of being oane the man hio will be a consumer, a soldier, a guardian
Of freedom,, Hon. Esequiel Padilla, Secretary of Foreign Affars- of Mexico.







20.


WHAT INTER-AMERICAN COOPERATION MEANS TO MY COUNTRY*

por Frances Traxler

Inter-American Cooperation signifies "the collective action of the twenty-one
American republics working together for their common benefit." This cooperation
means nothing less than the very continuance of the United States of America as a
democracy. For two years we watched the nations of Europe fall, one by one, under
the Nazi attack because there was no cooperation against a common enemy.

The idea of inter-American cooperation has manifested itself in various ways
from Bolivar's Panama Conference in 1826 to the Pan American Union of the present
day. The Union, located in Washington, D. C., is sustained and controlled by the
twenty-one American republics, for the purpose of promoting understanding, commerce,
and enduring peace among the Americas. And now it adds to these the fostering of
hemisphere defense against enemies from two oceans.

The "Good Neighbor" policy of today carries out the idea first officially ex-
pressed in President Roosevelt's 1933 inaugural address, "I would dedicate this
nation to the policy of the good neighbor, who ... respects the rights of others."
Since that time the United States has carefully refrained from sending armed forces
to interfere in Latin American crises no matter how vitally they concerned our
citizens, and has so far proved to the skeptical hemisphere that our President
meant what he said. Our Administration is now not alone in believing in inter-
American cooperation, as shown by such farsighted statesmen as Padilla of Mexico
.nd Aranha of rEmril.

We need the cooperation of the Latin Americans to defend ourselves and them. We
must defend the Panama Canal against naval or aerial attacks, for which we need
bases in Central America. Salina Cruz and Moneypenny Anchorage north of the Canal,
the Caribbean area to the east, Venezuela and Colombia in the south, and the Gala-
pagos islands in the west are necessary sites for bases. If the enemy should suc-
ceed in making the Canal impassable, we must be able to use the long passage around
Cape Horn, Chile's southern extremity, through the Straits of Magellan. Therefore,
we urgently desire to cooperate with Chile and Argentina, who control the passage.
Another possible first point of attack is Natal, Brazil, which is only 1600 miles
from French-owned Dakar, Africa, or seven hours in a fast bomber. Compare this to
the 3600 miles from New York to Natal, and see the necessity for establishing an im-
pregnable base in Natal. Thus, it is plain that in a war which includes an enemy
attacking from Europe as well as one from the Orient, it is necessary for hemisphere
defense that the chain of bases should reach from the Caribbean area, around the
eastern and western coasts of South America, Central America, and Mexico back to
our own Pacific defenses.

Again, cooperation between the United States and the other Americas is necessary
to vital trade relations. We must be on good terms with our Latin American neigh-
bors to get materials necessary for waging war which they produce and we do not;
they can furnish us with antimony, manganese, mercury, chromium, mica, tin, and
tungsten. The war in the Far East has cut off our usual supplies of rubber, quin-
ine, and homp. Therefore, we must help develop Latin American production of these.
The necessity of oil to the victorious army today makes it important to all of us,

Winner of the f~rst award in the State of Florida of the nation-wide Inter-
American Studen- Forum competition, sponsored by the Pan American Union.







21.


both north and south of the equator, that Hitler shall neither get Venezuelan oil,
nor out it off from our allies.

Cooperation among the twenty-one American republics will continue to improve for
the simple reason that we are all working together for a opmmon cause, and now that
we are in the war, it is a cause that is life itself. Continental and even world
cooperation f6r peace has been dreamed before, but, unhappily, the dream has never
been made real on the continents of Europe or Asia. In America, democracy and free-
doa have been real for two hundred years. The South Americans went back to Europe
for their splendid culture, but they set up governments similar to our own. No-
where else on earth is government by and for the people so widespread. Shall we
not prove to the world that it can survive? This is what Inter-American cooperation
means now*




DR. ROLLIN S. ATWOOD, DIRECTOR OF INTER-AMERICAN
INSTITUTE, IS GIVEN ECUADOR DIPLOMATIC POST

Dr. Rollin S. Atwood, Professor of Geography and Director of the Institute of
Inter-American Affairs of the University of Florida, has received an appointment by
the U. S. Department of State as Junior Economic Analyst in the American Embassy at
Quito, Ecuador.

Granted a leave of absence from the University, where he has been a faculty mem-
ber since 1928, Dr. Atwood is now a member of the diplomatic group working in Quito,
Ecuador.

Shortly after President John J. Tigert founded the Institute of Inter-American
Affairs in 1930, for the development of better understanding and good-will between
the Americas, he appointed Dr. Atwood as Acting Director? and two years ago desig-
nated him full-time Director.

Well known for his enthusiastic activities in Inter-American relations, Dr.
Atwood was named by the U. S. Department of State in 1940 to the Advisory Committee
for the Adjustment of Foreign Students in the United States. In 1932, Dr. Atwood
was given a short leave by the University to study the Maya-Quihoh civilization in
Guatemala. In 1927, he was elected honorary fellow of the Swedish Anthropological
and Geography Society, and is a member of the Geography Association of England.

A native of Chicago, Dr. Atwood was trained in the University of Chicago, and at
Clark University, in Massachusetts. It was at Clark, where his father has served
as President for many years, that Dr. Atwood received his Ph.D. degree in 1928. He
studied for some time in Englhad. In 1930-31 he served as Assistant Dean of the
College of Business Administration in the University of Florida, and for five years,
1935-1940 was Chairman of the Social Science division of the General College. The
past two years he has headed the Division of Geography and Geology. He spent three
summers on the teaching staffs at Bucknell University and at the University of Iowa.

Dr. Atwood is author of numerous articles on geography. He was a member of the
Gainesville Rotary Club.







L BRIGADIER GENERAL FOLGENCIO YEGROS
VISTO A TRAVEL DE SU POESIA ESCRITA EN LA PRISON
per Rogelio Urbieta Valdovinos.

En la seguridad de que este ilustre forjador de nuestra nacionalidad ya lo cono-
oeis a traves de mis studios anteriores, aunque siempre sera bien pobre lo que se
diga sobre 41 hoy pasare a oomentar conforme a una promesa hecha anteriormente su
poesia esorita en la prisidn..
En plantar una esperanza
me perdf todos los a-os
y floreoid un impossible
oon frutos del desengajo

Ninguno de los pr6oeres de la Independenoia Sudamericana, nadie como e1 en ver-
sos llenos de vida, ha desoripto su grande e inmarcesible amor a la libertad y a la
demooracia asa oomo su jooundo dolor al ver malograda su dsperanza.. "No tengo mie-
do de sufrir y siento sobre mis pensamientos y mis aotos el sello de la eternidad.
Por eso me agita este deseo de rear, de propagar y perpetuar los ideales de una
estirpe favorite de los cielos." Este ideal de superacidn constant le llev6 sien-
do adn un tierno adolescent a abrazar la oarrera military sobresaliendo de centre
sus oompaeeros por su perseverancia y su dedioacidn al studio a m&s de su temple
fdrreo de oombatiente. Pronto, muy pronto tendrfa que escribir sus primeras y ri-
cas pdginas hist6rioas en las invasions inglesas al RIo de la Plata donde demostr6
sus eualidades insuperables; por un bien deoir, fud un hdroe en la jornada y estre-
ch6 los vinoulos ,isa indisolubles del alma americana al dar a conocer al mundo en-
tero que el Uruguay la Argentina y el Paraguay constitufan un solo nervio, una
sola alma y que por sus venas oorrian una misma sangre.

"Una inflamada fuersz de vida, naoida del profundo corazdn de la naturaleza,
haoia el ansaa de las multitudes, una vehemente zona de luz, que brota de un oielo
interior para iluminar los fondos m8s seoretos de la voluntad y del deseo human,
un verbo inaudito que surje dol silencio originario para expresar lo que existe de
eterno y de eternamonte indeoible en el 4orazdn del mundo" luego de sue brillantes
actuaoiones de Paraguarf-Taouarf lo llevaron a conquistar el mayor tesoro que todo
sor human ambioiona para gloria y bienestar de su patria: LA INDfPENDENCIA. El
poeta soldado demdorata sonrde oon el rostro ilumihado de la fiesta al observar su
obra, poro esta sonrisa llona de luz no se dibujar mauoho tiempo, pues el horizonto
so nubla anunciando la destruooidn total de la misma.
Con gran ouidado busqud
un dorado pavimento
para ,poner allf dentro
la plant quo oultivd
para regarla. enoontrd
arroyos de confianza
y no se enoontrd mudansa
en mi intonto vordadero
pues puse todo mi esmero
en planter una esporanza

He aquir Qud ponsanientos tan olevados y hermosos oiroundan su cabeza de luoha-
dor infatigable. En su primer ddoima aplaude oon oleganoia y maostrfa la demoora-
cia oomo unioa forma de gobiorpo. Quiere y broga por el hionostar do sus conoiuda-
danos, de todos aquellos que supierlo aoompaharle sin dosmayos y sin fatiga en sus
oicldpeos oombatos, ya oeroa coa ql orma on .ol brazo, ya do lejos oon su aliento.






23.


Su bandera es la deolaraoidn de los dereohos pregonados por Antequera y Mompoz y la
de los dereohos del hombre. "Tenemos por verdades evidentes, que todos los hombres
fuerdn oreados iguales y quo al nacer reoibieron de su Creador oiertos derechos in-
disoutibles quo nadie puede arrebatarles, entire stos, .el de vivir, ser libres y
buscar la felioidads quo los gobiernos no han sido instituidos sino para garantir
ol ojorcioio do ostos derechos y que su poder solo emana do la voluntad do sus
gobornadoros, quo dosdo el momonto quo un gobiorno os destructor del objoto para ol
oual fud ostablocido os dorooho del pueblo modifioarlo o dostruirlo y darse uno
propio para labrar su folioidad y darso soguridad," CuAl no serta su dolor al vor
que ol Diotador Josd Gaspar Rodriguoz do Francia, ouya alma ora mrs dura quo ol mis-
mo diamanto, hollaba todos ostos principios sin miramiontos do ninguna indolo al
origirso per obra y graoia propia on diotador porpotuo del Paraguay, vojando, on-
caroolando y asosinando a mansalva a nuostra poblaoidn.
Con ouidado la mantuve
plant tan particular
quo do lIgrimas un mar
on su cimicnto lo tuvo
al pie dol drbol ostuvo
contomplando su tamaio
oon un gozo muy oxtroao
do aloanzar su fruto .y floor
y per cuidarla major
me pordi todos los o~os.

Nucstro Fulgoncio como oari~osamonto lo llamaban sus compoioros, osto osclavo
do su aoondrado patriotism con "la linoa do los hombros doclinantos con una gracia
tan noble, la cintura flexible y libro sobro las cadoras fuortos, las rodillas quo
so movian ligoramonto ontro los plioguos (dol pantaldn) y aquol palido rostro apa*
sionado, aquolla boca do sod y do olocuoncia, aquolla front hormosa, come una
hormosa front (grioga), aquellos ojos quo so alargaban on las coas, como vapora-
dos por una lagrima quo do continue brotaso y so disolvioso sin oaor, todo aquol
cpasionado rostro do lus y do sombra, do anor y do dolor, aquolla fuerza, aquolla
vida quo so ostromoofa" avanzaba con paso firm onsofando on una mano su. ospada
victoriosa, on la otra su bandora flamoanto do gloria, modulando sus labios su dul-
cfsima oanoidn do uni6n, paz y oomoroio. "To buscard, to oncontrard, to onsotoroa-
r6 do tu sooroto." "Td oantaris mis himncs olovada sobro la sumidad do mis n\si-
cas." Su canoi6n cuyo aoonto do oro somojaba a la tibia y.primora confosidn do
amor a una niia do diesoy sois abrilos, ora la dol tratado dol lo do Ootubro do
1811.

Mds tardo proconiza la libortad do los rios Paraguay y Parand adolant&ndoso tros
onos al tratado de Viena, como muy bien lo dice el querido y llorado maestro de la
juventud paraguaya Dr. Manuel Dominguez. Al ver malogrado su gran pensamiento con
una crueldad sirn nombre por el nuevo caribe que el sur abort6 Diotador Francia, el
heroe de las dpioas jornadas del Rfo de la Plata, Paraguarf-Taouarf y de la inde-
pendencia no puede contener su lamento y asi es como vemos desgarrada su alma en su
cuarteto y ouatro ddoimas,
Con suspiros solamente
refreqqud sus hojas verdos
como mi osperanza quiere
le deofa oontinuamente
con vigilanoia patento
con ingonio inpresoindiblo
la mantuvo aplausiblo
quo pudo dar una botdn
quo ,oautivaso el oorazed
y florooid i imposiblo.







En tiempo del autor de estos versos imperecedores la tierra se hallaba poblada
de poesfas, palpitando eo germen de la vida y de la juventud en sus oampiias eter-
namente sonrientes. En sus versos vuelan las ideas, mariposas de luz del pensa-
miento, asombrando al mundo con sus alas. Prestemos un moment atenci6n a lo que
nos dice el jamds olvidado Doctor Manuel Domfnguez en su lenguaje de eiretd sobre
la enseianza on el Paraguay.

"La Junta Gubornativa representada por Yegros, Caballero y Fernando do la Mora,
did en 1812, on el ourso de pooos meses, un impulse tan poderoso y tan inusitado a
la instruooidn pdblioa quo si su ejomplo hubiera side seguido por los gobiernos su-
cesoros con igual vigor, a la hora present ol Paraguay no coderia on instrucoidn a
ningdn otro pueblo.

"Sus trabajos en benoficio de la ensenansa pueden resumirse asit Crea la Socie-
dad Patridtioa Literaria, prosidida por ella quien tomd a su cargo la confoccidn do
un reglamento do oduoaoidn comnn; haoe abrir una academia military en el ouartels
prometo una Facultad do Matemitioas y busca ol professor quo la regonte; roabro la
odtedra de latinidad on el Cologio do San Carlos, a quien devuolvo sus bionos y que
organita convoniontomonto; manda que ol Cabildo examine ol maostro do escuola de la
Capital y a los domIs do la campana, ontrotanto oncuontro uno mis competonte quo lo
sustituya al primoro; establoco ol sistoma do promios para estimular a los-liiaos,
sistoma quo introducido por los josuitas on los cologios europoos oontribuyi tanto
al 6 ito do la onsefanza; onoarga al Cabildo arbitro los modios de hacer. esudiar a
los jdvonos hudrfanos y a los muy pobros; dispone quo a los que sobrosalgan por su
intoligoncia on las oscuelas so les ensoio la historic sagrada, la geograffa, la
historic do Amdrioa y la paloograffa (iateria, la 4itima, quo buona falta haco on
nuestros cologios); pide a Buenos Aires la Educact6n do los Nifios, por Locke, y el
$Ei do Rousseau, para repartir a los maostros y padres do familiar, haeo que ol
abi do nombro inspectors que oada mes vision las escuelas y oxaminen a los nios;
regulariza las pruebas anuales; demuestra la necesidad de la educaci6n; establece
el sistema de la enseiansa mutual que tanto renombre di6 Bell y a Lancaster, y que
Buenos Aires oonooid solo mas tarde, bajo la administration de Rivadavia; declare
guerra al guarani y da (la misma Junta Gubernativa) reglas de pronunciaoi6n, nota-
bles por lo senoillas y olaras y que bastaban per so solas para producer una revo-
luoidn en el silabario antiguo; deplora que un sinndmero de talents privilegiados
se hubiera perdido por la falta de cultivo; afirma quo el lustre de una Repdblica,
su oargoter y su gloria, se derivan de las escuelas," y augura que el Paraguay pron-
to ser "ael Aerdpago de la Cienoia."

La mayor parte de estas determinaoiones las fijd en una instruocidn para los
Maestros de Esouelas, con liminas y models, en que declaraba, asimismo, la educa-
ci6n obligatoria e insinuaba el prinoipio de la pedagogia modern, que la letra ahn
tes entire con bondad y con oarino, quo con sangre. "A poco quo so reflexione se
oonoluye que si aquel gobiorno que desarrollaba tan bello program, on la aurora de
nuestra omanoipaoidn political, hubiora durado, el Paraguay de un salto so hubiera
colooado por enoima de sus hermanos. Y el pueblo heroioo, ouyas arms llogaron al
Atldntioo y a los confines do Patagonia, quo fund a Santa Cruz do la Sierra, Co-
rrientos y Buenos Aires, que amamaniW al m~s grand do los gobernantos coloniales,
Hermandarias do Saavodra, y fund po0 irficiativa do uno do sus mas ilustros hijos,
Fernando do Trojo y Sanabria, el Cologio do mas fama de oste lado do los Andes, y
fud ol primoro on dosafiar ol pder absolute do los royes, y quiso llovar a tdrmino,
antos que on Europa, uno do los mas notables acontocimientos del siglo XVIII, la
expulsion de los josuitas, y fud la sabila que revold a la Amurica los secrets del
porvonir con su Rovoluoidn de 1os Coiunoros, h'biora llegado tambidn a ser uno do
los oontros de dondo irradiara ia luzI db ~s oionoids y las arts. "Hubidramos to-
nido jurisoonsultos quo diotaran nuostros Cddigos, hombres do oioncia quo enseoaran
a explotar las riquozas de nuostro suol6o litoratos quo levantaran monumentos a los








aoonteoimientos memorable de nuestra historia.

"Pero vine al powder quien trat6 al pals come a bando enemigo, como a partido ou-
yes intereses eran contrarios a los suyos, y el bell program de educaci6n qued6
sepultado, olvidado, desoonooido, en nuestro archive.

"Rivadavia en su pages crea un departamento central de escuelas, trae profesores
extranjeros que enseian en la Universidad de Buenos Aires, envfa a Europa j6venes
para que se instruyan, favoreoe la publioaoidn de perildicos, anima a las socieda-
des literarias y a las que han favoreoido el desarrollo fasico y moral de los naios
de ombos sexes, enriqueoe la biblioteca pdblica fundada por Moreno.

"En el Paraguay, Francia hace desapareoer el Colegio Carolino y dispono de sus
rentas; olausura las osouolas mejor montadas, al eorrar los conventos; supreme el
Correo, el Tribunal de Comeroio y el Cabildo, alto ouerpo al que quedaban vincula-
dos gloriosos rocuordos y que habia sido ol angel tutelar quo volaba por los dero-
ohos del oomdn; restableoo ol sistoma de las Misiones josuftioas, el aislamiento.

"Do las numorosas oscuolas de varonos que hubo en la Capital, s6lo quedaron dos:
la national rogontoada por Joad Gabriol Tlloz, nombrado maestro por Ldzaro de Ri-
vora, on 1802 y confirmado on su nombramionto per la Junta Gubornativa de 1812, y
la particular, dirigida per ol argentine Juan Pedro Escalada,

"Bajo la Diotadura, ol Tosoro no gast6 ni un contavo en pro de la instrucci6n
general, fuera del suoldo do Tdlloz. Los pobros maostros do la campoaa, muy al
contrario do lo quo pasaba on otro tiompo, como homos visto, vivioron come pudieron.
1E 30 de Agosto do 1834 ol Diotador fij6 ol suoldo de $6 mensual a 140 maestros quo
quedaron do los tantos quo habia nombrado el gobiorno colonial. (En 1790 ol maes-
tro ganaba como so rooordar& 200$ plata con casa y comida). Pore segen el incon-
trovortiblo testimonio de los sobrevivientos do aquella dpoca, ni los 6$ se pagaron
a ningdn maestro. Esto ganaba un real per alumno, de los padres do fahilia.

"Deocididamonto ol Diotador, on matoria de instruction pdblica como on ilo deds,-
hizo poor quo no hacer nada. Su inmenso podor, con el quo hubiera podido fundatr
colegios de segunda ensenanza, escuelas normales, universidad, cuanto queria, no
empled en benefioio del prdjimo bajo ningdn ooncepto, y el amigo de la'humani4ad
tiene que lamentar, con amargura, el bien que dejd de haoer y los males que caus6.

"Desde 1821 el pals fug de mal en peeor. Con la olausura de los puertos no entrd
on el Paraguay un s6lo periddioo ni un salo libro, fuera de los que recibia el Dio-
tador para eu use, y los que existieron con anterioridad se emplearon en la fabri-
oaoidn de naipes. La Capital, que a la llegada de Renger y Lomchamp tenfa 15,000
habitantes, en 1825 qued6 reduoda a 10,000."

El Brigadier General Fulgenoio Yegros vislumbra, como se ve a traves de mi ra-
quitioo comentario, uno de los periodos mds deslumbrantes de la ovolucidn ascenden-
to de la naoidn paraguaya. Su vida integra ha puesto al servicio de la causa de la
revolucidn do la Indepondenoia. Lo que claramente nos express que sin el impulse
vital do Yegros, la naoi6n paraguaya quo desde el afo 1542 demostrd bullir on su in-
terior los ideals do INDEPENDENCIA 0 MUERTE, que habfan despertado (on olla) on ol
ourso do un pasado do ignominioso vasallazgo, reoogido y exaltado per los preourso-
ros, habrfa tardado muoho en manifostarso on la formal que lo hizo bajo la influen-
oia dol hombro quo supo condonsar on sus obras, EL ESPIRITU DE LA RAZA.









DON JUAN EL TUERTO*

por William C. Zollars

En osto libro Muios Maldonado toma un fondo histdrico on ol reinado do Alfonso
II do Castilla y Lo6n, quion tiono sblo unos pooos moses ouando su padre Fornando
IV ol Emplazado muoro ropontinamonto, El roinado dol jovon roy principia ontre
oontiondas y turbuloncias oivilos. Los infants don Juan y don Pedro y ol poderoso
Don Juan do Lara so disputan la rogoncia dol roy niio. Cuando las cortos intentan
rosolvor ol problema y algunos votan on favor do don Pedro y otros per el infant
don Juan, apolan los dos prfncipos a las armas.

Despuds do algdn tiompo do guorra civil, hay avononcia ontro los infants, cada
uno do los oualos gobiorna una part dol roino, poro al fin Pedro y Juan mueren po-
loando contra los mores on la batalla do Granada.

Dospuds do mds luchas de los nobles por dominar la rPgoncia, don Juan ol Tuerto,
hijo dol infant don Juan quo murid on la batalla de Granada, queda ol inico cua-
drillo roboldo ouando ol infant don Folipo so somoto a su sobrino ol roy, y esto
a la odad do quinco oros so doolarn do odad y aplaca a don Juan Manuel con dosposo-
rios con su hija, doda Costanza. Esta, siondo do corta odad, os dopositada aguar-
dando la odad ndbil on una torro do la ciudad do Toro.

Ahora don Alfonso envia un soguro a don Juan ol Tuorto, prometiendo a sdto por
esposa a su hormana, la infant dofa Leonor y proponidndole una entrevista para
torminar las dosavononoias y convortir todos los esfuorzos do los castellanos contra
los mores, dindolo ol mando do tan important expodici6n. El Tuorto croo on la pa-
labra dol roy y va a ontrovistarse con 41 en Toro.

Miontras tanto ol roy tiono on su oorte un buf6n Zorol, un disimulado o inteli-
gonto drabo, quien ha aceptado la fo cristiana y ha abandonado una important posi-
ci6n quo dosompeaaba on Egipto por razdn do su amor per dofa Loonor, esposa de Pero
LUpez de Mansilla. Cuando Zorel sabe que la senora desprecia su amor, proyecta la
idea de vengarse de ella deshdnr[ndola.

Algunos afios atris.Zorel ha dejado esoapar con vida a un tal Nuno, quien es aho-
ra sargento de los ballesteros del rey. Nuno ha perdido a Lopez de Mansilla en un
juego su propia parte del botin encontrado en el saqueo de Cigales cuando los dos
servian anteriormente a don Juan el Tuerto. Ahora Nuno abriga la idea de denunoiar
a Lopez de Mansilla por traidor al roy de mode que el monarca confisque sus bienes
y devuelva al sargento lo que dsto perdid.

Garci-Laso, adelantado de Castilla y gobernador de Toro, tambidn estd enamorado
do Loonor. En verdad, Loonor y 61 so quorfan antes do quo su padre do olla la man-
dara casarso con L6poz do Mansilla per reparar los desastres on su fortune quo a su
padre lo habfa ooasionado la guorra civil.

El adolantado no sabe del amor do Zorol per Loonor y pido al buf6n quo le ayudo
on ol logro do su amor, Zorol miontras tanto ha visto la oportunidad do toner a
Leonor ontro sus manes, si Ldpez do Mansilla os oncaroolado y olla viono a pedir ol
pord6n do su marido, pore decide dar una sortija a Nuno para quo ol sargonto de ba-
1lostoros lo roomplaco con Garoi-Laso.


Este artfoulo os ol segundo do una serio de orftioas de las obras de Jose Muios
Maldonado, oonde do Fabraquer.








Nuno se present A1 adelantado con la sortija de Zorel y denuncia a Ldpez de
Mansilla por traidor. Garcia-Laso describe una orden para el arrest del esposo de
Leonor. Sin embargo, Garoi-Laso tiene bastante conciencia para mandar a Nuno que
le traiga pruebas oonvincentes de la traioidn.

Pronto Nuno envia a Leonor a Garci-Laso. El adelantado, aunque trata de acallar
su oonciencia declarando que L6pez de Mansilla es traidor, ofreoe a Leonor el per-
d6n de su Iarido si ella se rinde a 41.. Para salvar a su marido, ella cede pero no
logra su fin. Nuno en el fnterin ha matado al acusado bajo pretexto de su propia
defense.

Se informal al rey que ol Tuerto es traidor y que Zamora se ha sublevado. Alfon-
so ordena a Garoi-Laso asesinar al Tuerto pero el plan fraoasa cuando el Tuerto por
un aoto do cobardfa haco creor al adelantado que otro hombre es el mismo y huye.
Los soldados dol Tuerto aprisionan a Garci-Laso.

El roy no so ffa del Tuerto, va do nocho a ontrevistarse con date y lo hace fir-
mar al instant ol tratado do paz on vez do esperar hasta el plazo fijado para ol
prdximo dfa. El Tuorto ahora dovuelvo a Garci-Laso al roy, poro on esto Leonor
lloga y acusa al adelntado del asesinato do su marido y do haberla hocho vendor su
virtud on sus osfuorzos indtilos do salvar a su osposo.

El pr6ximo dia es fijado por ol roy para la muorto do Garci-Laso. El adelantado
result sor hijo do Lain Lainoz, ombajador do los pueblos dol sofiorio do Alava, quo
lo ha orofdo muerto. El ombajador ofroco salvar a su hijo cambiando su ropa per la
dol adolantado, poro Garci-Laso rohusa la oforta porquo no quiero vivir sin cl amor
do Loonor. En osto ol padro va a podir clomencia al roy.

Ahora Leonor viene a la prisidn do Garci-Laso y le confiosa que Io ama. Zorel
viono y haco oforta do morir per Garoi-Laso para hacor foliz a Loonor. El moro
ocabia su ropa por la dol adolantado, pore ol roy apareoo y ordona el matrimonio do
Garci-Laso y Leonor y quo ol adolantado league a data sus bionos on un tostamonto.

Despues del enlaoe, los.dos gozan solo unos pooos moments de felicidad porque
el rey ordena la ejeouot6n de Garoi-Laso sin tardanza. Leonor, no queriendo vivir
sin su amante, se suicide y Zorel se reune con ella on la muerte. Don Juan el
Tuerto es traidoramente asesinado por orden del roy despuds de haberlo acompaiado
al palacio. Alfonso renunoia sus desposorios oon Costanza y m&s disturbios siguen.

Se basa esta novel en la historic veridiea del tiempo de Alfonso XI de Castilla.
Los prinoipales puntos de historic de que eoha mano el author sbn los grandes tor-
bellinos do tempestades y disoordias civiles quo continuaron agitando el reino per
muchos aoos despuds de la muorto do Fornando IV, espooialmente (1) la part quo
tomaron on ellos los infants don Juan y don Pedro y don Juan Manuel; (2) ia robe-
lidn do don Juan ol Tuorto dospuds do la muorte do don Juan y don Pedro on la guo-
rra do Granada; (3) la roconoiliaoidn ofootuada entro don Juan Manuol y ol roy,
quion dobfa casarso con doija Costanza, hija do don Juan Manuel, cuando ella llegaso
a la edad oonvonida; (4) la ronunoiacidn do osto pacto, per ol roy; (5)la subso-
cuonto robelidn do don Juan Manuel; (6) ol asosinato a traici6n de don Juan ol
Tuorto on ol palaoio dol roy. El amor do Garoi-Laso y doaia Loonor es un produoto
do la imaginaoi6n dol author, como tambidn la ojocucidn do Garci-Laso. Aunquo-
Garoi-Laso era un favorite dol roy y al mismo tiompo algo brib6n, y dosompefiaba im-
portantos puostos on la orto; quizds no prooisamonto los quo desomponaba on la

"The greatest triumph of this homisphoro thus far has boon the establishment of the
peace of the Amoricas, peace by oeoporation instead of by conquest or by balance
of power," Cordoll Hull, Unitod States Scorotary of State.






284


novel, fud asesinado ouando estaba en misa en Soria en el monasterio de San Fran-
oisoo- y el rey no ordend -u muerte, No obstante, los cambios aeaden interest al
ouento y explioan como mereci6 Alfonso XI los sobrenombres de el Vengador o el
Justioiero, Claro esta que Muai6z Maldonado conocfa a Mariana, porque le cita cuan-
do resume el oartoter de don Alfonsos "L- memorta de Alfonso XI es la de un gran
rey." "Pudidrase igualar, dice el oelebre historiador Mariana, con los mds sejala-
dos prfnoipes del nundop asi en la grandeza de sus haza~as cope por la discipline
mllitar y di Prudencia aventajada ne el gobierno, si io amancillara ~as demis vir-
tudQ9 y las obbcureciera la inoontinencia y soltura continuada por tanto tiempo.
La afioidn quo tonhr a la justicia y su celo a las ieoos-excesivo l did cerca dol
pueblo ol rendmbro que tuvo do Vongador o oi Justicioro. 'S' IPodo moncionar aqui
quo Bolangero osoribi6 on 1850 unanovola basada on o0 roinado do Alfonso XI, on la
quoe xplica quo ol roy; a pesar do su amor por Loonor do Guzmdn, tuvo quo casarso
ooh dcba 1Mrla do Portugal a instancias do los nobls do su oorto. Do osto rosultV
qu p Alfohso nunga quorfa a la roin a sino quo vivfa Intimmaonto con dc(a Lonor,
dna buona mdjor domada por su amor. Aparto do osto, Bolangoro reprosont a Alifoso
como-roy gonoroso y just, g5s go nroso do lo quo so suostra on Don Juan ol TunortP.

Sui8se do uPa aortija come modio do identificaci6n, el uso de disfracos, Ia osi-
tra oma de Lalnoz. y Zorol al oambiar _su ropa por la ,do Garoi-Laso, la idontifi-
cacin roetardada do Garci-Laso oomo hijo do.Lainoz rppuordan la tdonica de Walter
Scott como asimismo lo bhaco el.fondb histgrico ouidadosamento explicado al prin-
oipio do la novola. El amor'imposibilitado do Zorol, por Loonor, y ol do Garci-
Laso;o y-.onor. imposibilitados al fin, ya dosvancidos los obstcdulos, rocuerdan a
Rous~eug y Goothe y ponon la obra on ol grupo on quo influy6m ns ol fatalismo de-la
6poca.

Esta obra tiene mas trama quo las otras dos novelas de este escritore Carece de
digresiones y la trams se mueve rkpidamente a su fin, en verdad se verifica tod4 la
aocid on enos dfas.

En cuanto a las ideas d'el author sobre don Alfonso, se puede decir que admit o
sugiere que el roy pareopa oruel a veces, admit que el asesinato de don Juan el
Tuerto ~.gohab au memorial, pero represent que el Tuerto habria side infield a sa
prqomsaede paz si iubiera tenido la opporunidad. En la opinion del autor sobre don
Alfonso, : Qui nesoit disimulare nescit reguare-"

El cuento del amor profundamente arraigado do irpi-Laso y Leonor como tapi&ben
la trama aompiioada haoon de Don Juan el.,, uerto la i'ejor do estas treo novelas es-
oritas por el conde de Fabraquer, en verdad lnaa de las mejores novelas que desori-
bimo: on oest. sorie. Pore su autor no sabe ;prer. oaracteres fuertes.










-- "' :T ""-,-- '--". '" -----'-,-." --" --- ---
1 93,
2 NyVd)r ei Wkr.cadta m a No4ka -BS& ra. eiA Espotaa 1816 3ew Ypokn s 938a'
P.p 144447L...







29.


PERIODICALS RECEIVED REGULARLY BY THE INTER-AMERICAN READING ROOM
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA
(Continued from Vol. 2, No. 2)


Anales de la Sooiedad de Geograffa e Historia de Guatemala, Guatemala City, Guate-
mala.
Anales de la Universidad Central del Ecuador, Quito, Ecuador.
Arohivo Josd Marti,.Direcoi6n de Cultura, Ministerio de Educacidn, Habana, Cuba.
Boletim do Conselho Federal de Comercio Exterior, Rio de Janeiro, Brazil.
Brazil, American-Brazilian Association, Inc., New York City.
Brazilian-American, Rio do Janeiro, Brazil.
Cypatly, revista de variedades, San Salvador, El Salvador.
Educaoi6n, Dirocoion de Cultura, Ministorio de Eduoacidn Nacional, Caracas, Veno-
zuela.
Informaoionos Argontinas, Ministerio de Rolacionos Extorioros y Culto de Argentina,
Buenos Aires, Argontina.
Tho Intor-Amorican M6nthly, Washington, D. C.
Las Amorioas, Las Amoricas Publishing Company, Now York City.
Liga do Comorcio do Barranquilla, Barranquilla, Colombia.
M.A.N., Ministorio de Agricultura do la Naoi6n Argentina, Buenos Airos, Argentina.
El Morourio, Santiago, Chilo.
Mexico Nows, Secrotaria do Rolacionos Exterioros, Mexico, D. F.
News Bullotin, Institute of International Education, Now York City.
Notioias do M6xico, Socretaria do Rolacionos Extorioros, Mexico, D. F.
Onza, Tigro y Lo6n, rovista para la infancia vonozolana, Diroccidn do Cultura,
Ministorio do Eduoaci&n Nacional, Caracas, Vonozuola.
The Pan American, magazine of the Amoricas. Famous Foaturo Syndicate, Inc., Now
-York City.
Tho Pan American Book Shelf, Columbus Memorial Library, Pan Amorican Union,
Washington, D. C.
Panorama, a record of Inter-American cultural events; Division of Intellectual Co-
operation, Pan American Union, Washington,. D. C.
Puerto' Rico Ilustrado, Puerto Rico Ilustrado, Inc. San Juan, Puerto Rico.
Revista Bibliografioa, Universidade de Sao Paulo, Sao Paulo, Brazil.
Revista Americana de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina.
Revista Cubana, Direcoi6n de 'Cultura, Ministerio de Educaci6n, La Habana, Cuba.
Revista de Agrioultura, San Jos, ,Costa Rioa.
Revista de Eduoaoi6n, organo de la Secretarfa de Estado de Educaoidn Pdblica y
Bellas Artes, Ciudad Trujillo; Dominican Republic.
Revista del Caribe, Caracas, Venezuela.
Revista Ibero-Americana, Institute Internacional do Literatura Iberoamericana, Uni-
versidad Naoional de Mdxioo, Mexico, D. F.
Rovista Nacional do Cultura, Diroooidn do Cultura, Ministorio de Educacidn Nacional
de Vonezuola, Caracas, Venozuola.
Rovista Naoional do Educacidn,. Secrotarla do Educaoidn Pdblica, Mexico, D. F.
Togcigalpa, somanario do informaoin y variodados, Tegucigalpa, Honduras.
Travo in Brazil, Tho Press and Propaganda Dopartment, Rio do Janoiro, Brazil.
Turismo, rovista poruana do viajos, artos, letras y actualidad. Touring y Automd-
vil Club dol Pord, Lima, Poru.
Univorsidad do Antioquia, Univorsidad do Antioquia, Modollfn, Colombia.
Univorsidad do La Habana, publioaoidn bimostral, Dopartamonto do Intorcambio Uni-
vorsitario, Univorsidad do la Habana,. Habana, Cuba.
Ultra, oultura oontompordnoa, Instituoidn Hispanooubana do Cultura, Havana, Cuba.
Vozos do Potrdpolis, rovista oat6lioa do oultura, Potr4polis, Brazil.









LIBROS RECIBIDOS
New Books Received Recently By The Inter-American Reading Room

Barreto, Fausto: Antologia national, ou oolego de excertos dos principals escri-
tores da lingua portuguesa, do 2 ao 16 s6culo. 23rd ed. Rio de Janeiro,
Livraria Francisco Alves, 1941.
Bentes, Paulot Porongo. Rio de Janeiro, Irmaos Pongetti, 1940.
Centuridn, Carlos R.: El conflict del Chaco Boreal, gestiones diplomkticas.
Asuncidn, Ortiz y Giangreco, 1957.
Concepci6n (Chile). Universidad de Concepci6n: Memoria presentada por el directo-
rio de la Universidad de Concepoidn, correspondiente al aEo 1940. Concepci6n,
Escuela Tipogr6fioa Salesiana, 1941.
Fonseca, Carlos Alberto: Vocos de Amdrica, poemas. Lima, Casa editor "La Cr6nica,"
1940.
Guerrero, Manuel M.: Sociologfa y political en la Repdblica Dominioana. Ciudad
Trujillo, Imp, La Opini6n, 1941.
Humboldt, Alejandro de: Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continent
hecho en 1799, 1800, 1801, 1802, 1803 y 1804. Dirocci6n de Cultura, Ministerio
do Educaci6n Nacional, Caracas, 1941.
Loao, Josias: Mines and minerals in Brazil. Rio de Janeiro, Contro de Estudos
Economics, n, d.
Lippmann, Edmund 0. vons Historia do apucar, dosdo a 6poca mais remota atd o come-
go da fabricaago do agucar do Botorraba. Tomo I. Tradugho de Rodolfo Coutinho,
Rio de Janoiro, Leuzingor, S. A., 1941.
Milliet da Costa e Silva, Sergio: Roberto. Sao Paulo, L. Niccolini & Cia., 1935.
Molina, Enrique: Pdginas de un diario. Viajo a los Estados Unidos do Norto Amdri-
ca, Abril-Julio de 1940. Santiago, Editorial Nascimiento, 1940.
Montalvo, Juan: El libro de las pasiones. Publicacionos do la Rovista do la Uni-
vorsidad de La Habana. Havana, Cultural, S. A., n. d.
----------- P&ginas dosconocidas. Publicaoiones de la Revista de la Univer-
sidad de La Habana. Havana, Cultural, S. A., n. d.
Nanita, Abelardo R.: Trujillo, a full size portrait. Translated into English by
M. A. Moore. 2nd ed. Santiago, Editorial El Diario, 1939.
Nogueira, Julio: Programa de portugues, exame de admissEo e antologia prim&ria,
2nd ed. Sao Paulo, Companhia Editora Naoional, 1941.
Palacios, Alfredo L.a La defense del valor human, legislacidn social argentina.
Buenos Aires, Editorial Claridad, c. 1939.
Reis, Felippe dos Santos: Meoanica economic ao aloanoe de todos, cor exercicios e
problems numericos. Rio de Janeiro, Companhia Carioca, 1939.
------------------------: Mecanica economic brasileira. Potential. Energia. Ob-
staculo. Trabalho. Aplicaces praticas. Rio de Janeiro, Companhia Carioca,
1941.
Ribeiro, Leonido: Brazilian medical contributions. Rio do Janoiro, Livraria Josd
Olympio, 1939.
Riboiro Fornandes, Joao: Solecta classic. 4th ed. Rio de Janeiro, Livraria
Francisco Alves, 1931.
Sobrinho, Barbosa Lima: Problemas economics o sociais da lavoura canavieira. Ex-
posicao do motives o text do Estatuto da Lavoura Canavieira. Rio de Janeiro,
Pimenta do Mello & Cia., 1941.
Souza Campos, Ernosto do: Educag'o superior no Brasil. Ministerio da educagao.
Rio do Janoiro, Servigo Grafioo do Ministorio da oduoa9ao, 1940.
Sousa da Silvoira, Trochos solotos, complemonto prdtico as "Lip3oes de portugus"
do mesmo autor, com uma introdugcro hist6rico-gramatioal o anotag9es. 4th ed.
Sao Paulo, Companhia Editora Nacional, 1938.
Vidal, Armando: 0 Brasil na foira mundial de Nova York do 1939. Relatdrio geral
do Armando Vidal, comissdrio goral do Brasil. Rio de Janeiro, Impronsa Nacional,
1 9 4 1 ..-. ..-








31l,


OUR CONTRIBUTORS


DR. AMAJEO BAEZ ALLENDE, Seoretario General of the National University of
Paraguay, is one of the leading educators in his country. An ardent advocate of
Pan-Amerioanism, Dr. BLex is the author of Resena Histdrioa de la Universidad
Naoional, Universidades Latino-Amerioanas, La'Sooledad Paraguaya de Derecho Inter-
naoional, and other publications.

DR. ELIAS ENTkALGO t VALLINA, Cuban lawyer and professor, is well known for his
critical studies on S8anish and Cuban literature. Professor of:History and
Sociology at the University of Havana Dr. Entraleo is a"*-h6r of numerous wnrks on
Cuban history and sociology.

DR#. jUN CLEMENTE ZAMORA, Professor of Constitutional Law at the University of
Bavana, is one of Cuba's outstanding men in the field of Inter-Amerioan relations..
Author of Manual de Derecho Constituoional and Derecho Constitucional. Cuba-
Coleooidn de Documentos Seleotos Para el Estudio de la Historia Politica de Cuba,
Dr. Zamora has been Visiting Professor at the University of Florida and at a num-
ber of other southeastern universities.

M, GORDON BROWN is an Assooiate Professor of Modern Languages at the Georgia
School of Technology. Recently Professor Brown returned to the United States after
a period of two years of study in'France and Spain. An enthusiastic supporter of
Inter-American relations, Professor Brown is author of numerous articles on Spain
and Spanish literature.

Winner of the Florida State Inter-Amerioan Student Forum competition, which is
sponsored by the Pan American Union, MISS FRANCES TRAXER is a student at the P. K.
Yonge Laboratory School of the University of Florida.

DR. WILLIAM C. ZPLLARS is an Assooiate Professor of Spanish at the Florida
Southern College in Lakeland, Florida, and is a Director of the Instituto de las
Espaias e-n los Estados Unidbs, Seooi&n de Florida. Author of numerous books and1
articles on Spanish literature, Dr. Zellars is a regular contributor to the Revista
Interamerioana.

Editor of the Revista. Inteamnriqana, MA UEL D. RAMIREZ is a. Instructor in,.
Spanish and Secretary of the Institute of Inter-American Affairs at the University
of Florida.