UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Nuevos rumbos

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Nuevos rumbos
Physical Description:
v. : ; 22 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Federación de estudiantes cubanos en la universidad de la Florida
Publisher:
Federación de estudiantes cubanos en la universidad de la Florida.
Place of Publication:
Gainesville, Fla.
Frequency:
three times a year
regular

Subjects

Subjects / Keywords:
Cubans -- United States   ( lcsh )
Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Periodicals -- West Indies   ( lcsh )
Genre:
periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )

Notes

General Note:
"Órgano oficial de la "Federación de estudiantes cubanos" en la universidad de la Florida."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 01941693
System ID:
AA00001516:00003

Full Text






























aijo 2, numero 2


H J

,/


.1


f
I~-~------_i~ --C: ~~~__IL~---- -- h,

























ano 2, no. 2








ORGANO OFFICIAL DE LA
FEDERATION DE ESTUDIANTES
CUBANOS EN LA
UNIVERSIDAD DE LA FLORIDA


NUEVOS RUMBOS is published by the Fede-
ration of Cuban Students at the Univer-
sity of Florida. All opinions expressed
herein are those of the editors and con-
tributors and are not necessarily those
of the University or any agency thereof.
This publication, a non-profit enterpri-
se, is financed in its totality by f,.iad
from the Student Government and the of-
fice of Student Services of the Univer-
sity of Florida.


L_.._. .


indice

1POR QUE ES UNICA LA REVOLUCION CUBANA?
juan del aguila ........................1
MARTI POETA, MARTI REVOLUCIONARIO
danilo f. mesa. Poeslas de jose marti .,15
LA SOCIALIZACION DEL NEGRO EN CUBA
teresa garmendia ....................... 20
OPINIONS
jose a. alvarez .........................33
EDITORIAL .....,...................... 37
POESIA ............. .................... 40
ACTIVIDADES ............................42
NOTICIAS ................................43
NOTAS DEL EDITOR .......................46


NUEVOS RUMBOS, una publicaciin tri:nestral
e. la respuesta de la FEC a la necesidad
de un 5Sgano de expresibn propio de line
editorial, la cual excluye prejuicios ba-
sados en principios e ideoiogias. For lo
tanto, estas paginas est~n al servicio de
todos los cubanos y no de ningin grupo en
particular.
La FEC reserve para af el espacio edito-
rial. A trav6s del mismo se darin a cono-
cer sus opinions.
NUEVOS RCUBOS esta financiada en su tota-
lidad con fondos del Gobierno Estudianail
y la Oficina de Servicios Estudiantilea
de la Universidad de la Florida.


iaiiaraBMaiiMMM~aa<







"El fen6meno de Fidel Castro hasta ahora ha recibido poco studio.
Su revoluci6n quizgs no sea la que el prometi6 hacer; pero es, de todos
modos, una revoluci6n genuina. Estg relacionada con otros cataclismos
que han ocurrido en passes con resentimientos nacionales y sociales simi-
lares a los de Cuba. No puede ser echada a un lado como simplemente una
aberracion diab6lica porque no es Io que pretend ser. Pertenece a un
nuevo tipo de sistema, ni capitalist ni socialist, el cual emerge done
el capitalism no ha tenido Exito y el socialism no puede triunfar." l
En los diez aios transcurridos desde que esta afirmaci6n fue escrita,
mucha atenciSn academic y official ha sido prestada al fen6meno de Fidel
Caetro y la Revoluci6n Cubana en general. Sin embargo, a pesar de los








S-Por que es dnica la




Rev lucion Cubana ?



por Juan del Aguila






numerosos studios publicados sobre la material, los cientos de seminaries

y conferencia versadas sobre la revolucibn y el recuento personal de muchos

observadores que han palpado la revoluci6n de cerca, una version defini-

tiva de su naturaleza o de sue verdaderas metas no ha sido expuesta to-

davia. La razon principal por la cual un veredicto terminate sobre la

revoluciSn todavia nos elude, es que, desde au comienzo, esta revoluciSn

se ha desarrollado muy propiamente, no puede ser comparada ni aun con la

revoluci6n Mejicana y continue siendo una verdadera revoluciSn 'sui ge-

neria.' Sus races yacen en los hechos y personalidades de la historic

de Cuba, pero tambiin este genero propio se debe muchlsimo a que, funda-

mentalmente. esta revoluciSn siempre ha girado alrededor de la persona-
lidad caprichosa, carismitica y sin escr6pulos de Fidel Castro.

Anterior a 1959, el desarrollo hist6rico y politico de Cuba puede

ser dividido en cuatro periSdos, y cada peri6do provee algo que la revo-

luci6n mas tarde adopt como part de su propio program; la ruptura cru-

cial ocurri6 en 1933 con la calda de Machado y la abortiva revolucion de

aquel entonces y el subsiguiente re-estructuramiento de las fuerzas polf-

ticas. Debidamente, mereca afadir que aunque este trabajo no explorarg

la Cuba anterior a 1902, necesitamos mencionar brevemente la influencia

permeabilizadora de los concepts Martianos con relaci6n a ideologia y

political que se emplearon como fundaci6n de muchoa movimientos politicos,

no solo durante la era republican sino tambien despues del triunfo de la

revoluci'n; el legado de Marti no ha sido desdedado por la revoluci6n,

aunque es manipulado y tergiversado a su favor-delito ean el cual los 2

gobiernos anteriores tambien participaron-y el retrato del Apostol apa-






rece en la Cuba de hoy junto al de Castro, al de Marx y al de Lenin.

El primer perIodo, de 1902 a 1933, se caracterizS per la gran pene-

traci6n econSmica que alcanzara el capital norteamericano en la infraes-

tructura econSmica ds ia isla, enlazado principalmente con la industrial

azucarera y la adquisiciSn de tierras. La raison d'etre political de

esta enorme influencia, se debe mayormenttr a la iLposici6n de la Emmienda

Platt en 1901, la cual fue en realidad una burls la independencia cu-

bana y permit6 el establecimiento en Cuba no solo de Im protoctorado

norteio dejure. sino tambign de facto. Al final de la dicada id 1920,

el poderio econ6iico norteamericano alcanz6 eu nga alto nivel, pero con

la Ilegada de la Depresid. muadial v toda la miseria que para Cubq ista
trajo con ella, nuevas elites natives reconocieron m~s profundamente la

gran dependencia de Cuba en los capitdles nurteamericanos y fuaron escat

elites las que recrudecieron el process reVolucionario e anti-imperialista

comenzado anos atras con la 'Protesta de los 'Trete.'

Proclamando muchos de los 'slogans' anti-imperialistas que serian

escuchados de nuevo una gencraci6n despues, estoa nuevc revolucionarios

cretan y empleaban la violencia y el terrorism urbato como agntp.s pre-

cursores de la reform social y economica--otr paralelo con los de 59--

y vlia n en el regimen de Machado, al igual que mis tarde ocurrirfa con

el regimen Batistiano, el sTmbolo de una tiran-a sosteniA y apoyada

por los interests norteamericaaos. Esta interpretaci6n n fue totalmente

err6nea, yq que Machado mantenia vinculos estrechos con hcx*res de nego-

3cios estadounidenses y en particular, con interests bancar os pedarosf-

simoo.







El gobierno que sobrevino despugs de la hutda del tirano-tan hijo

del embajador Welles como cualquier otro--no pudo aplacar el clamor na-

cional por feformas sociales y econimicas y al fin se vino abajo tanto

como resultado de su incapacidad como de la inesperada rebeli6n del 4 de

Septiembre, habilmente dirigida por un desconocido sargento-estenografo

llamddo Fulgencio Batista.

Poco tiempo despugs se constituyS el denominado 'gobierno revolu-

cionario', siendo sue figures principles el Presidente Dr. Grau San

Martin y el Ministro de Gobernaci6n Antonio Guiteras. Este gobierno

iniciS algunas medidas, tales como una reform agraria, aumento de sueldos

y otras que quedaro n e su mayoria incompletas como resultado de los

hechoa que prosiguieron, pero que fueron repetidas y llevadas a cabo mAs

enteramente por la revoluciSn del 59. De todo esto se produce la inter-

pretaci n ofrecida por algunos observadores, entire ellos Luis Aguilar

LeSn, quien mantiene en su iibro Cuba: 1933, que muchas de las medidae

y reforms iniciadas por el gobierno Grau-Guiteras se vieron ejecutadas

en la revoluci6n del 59, anadiando por supuesto, el agent catalizador

en la persona de Fidel CAstro.

La segunda etapa en la historic political del pas nace luego de la

catda de eate gobierno revolucionario en enero de 1934, debido en su

mayor part a que los EE.UU. nunca lo reconocieron diplomaticamente y por

consiguiente no le ofrecieron ninguna ayuda; esta polftica fue instigada

per el embajador norteamericano Welles, qdien decade un principio sintiS 4

much antipatia hacia el gobierno revolucionario. Otros factors contri-







buyentes a la calda de este gobierno fueron las maniobras de Batista a

favor de la political norteamericana y de su designado sucesor, Carlos

Mendieta. De aquf a 1940, una series de gobiernos inefectivos, los cuales

no representaron la opinion national ni los deseoe del pueblo ocuparon

el poder, debiendo su existencia ars que nada a los caprichos y el poder

de Batista, quien se habia convertido en el 'hombre fuerte' de ambos la

political national y el ejefcito.

La opoeici6n, a pesar de todo, no habia permanecido ni callada ni

tranquila y en 1940 todas las diferentes facciones que figuraban en la

political national, pausaron momentaneamente en un cese-el-fuego, se con-

gregaron, y produjeron la famosa ConstituciSn de 1940. Este document,

al menos al leerlo, luce impresionante y es reconocido a travys de Latino-

america por sus cleusuras progresistas a favor del obrero, la enseianza

pfblica, el aistema gubernamental y otras. Durante su lucha contra Ba-

tista y en su discurso La Historia me Absolverg, Castro hizo repetidos

llamados a que se re-estableciera 6sta Constitucidn como la ley fundamen-

tal del pals y 61 mismo declare que elecciones nacionales, tn la coal su

nombre no figuraria, serian 11evadas a cabo tan pronto como se podiere.

Esto ocurri6 a principios de 1959.

La Era Republicana, de 1940 a 1952, se caracteriz6 por la instau-

raciSn de gobiernos constitucionales y fue tambien distinguida por un

aumento en la riqueza y prosperidad general del pals, ya que los precious

del azicar subieron debido a la Segunda Guerra Mundial y los gobiernos

Autgnticos que rigieron durante eatos aiios promulgaron ciertas media*





ventajosas a la economfa national. Algo de lo cual no se podia escapar,

eran sin embargo, la corrupci6n, el gangsterismo y la falta de respeto a

las leyes del pasl, seialado prominentemente por el proceder de los

'grupos de acci6n' que hablan surgido en la capital. El ambiente dentro

de estos grupos, tanto como la atm6sfera political en general evidence

durante estos anoa, tuvieron gran efecto en la formaci6n de Fidel Castro,

el cual segin un autor, nunca olvid6 lo aprendido en estos tiempos, ya

que "fue en los grupos de acci6n cuyos lideres eran recibidos por mas

de un Presidente y por un nGmero de Ministros de Estado, quienes eran

trarados deferentemente por jefes policiacos y magistrados, a los cuales

salaries oficiales fueron otorgados, y eran temidos por la mayoria de la

poblaci6n, que Castro aprendi6 las verdaderas debilidades de las insti-

tuciones political cubanas, su casi exclusive dependencia en la fuerza y

la corrupcion e incapacidad de sus lideres. Fue qquf donde e1 adquiri6

la convicci6n ficil que, porque el estado habia sobrevivido la devasta-

ci6n de Batista y el desastre de los Autenticos, no se necesitaba ninguna

calificaci6n moral e intellectual para gobernar y tambign la creencia que

la political no era nada mis que una lucha abierta para alcanzar el poder,

sin ningun princip o spiritual o ideol6gico.'Q Recalcamos la exactitud

de ests observaci6n, al ver despugs lo habilmente que Castro elimin6

oposici6n internal y externa que le salio al paso, especialmente dentro

del Movimiento 26 de Julio, con hombree como Matos y ademts su purga

de algunos miembros de la vieja guardia del Partido Socialista Popular

(PSP), 2omo Anibal Escalante, Bias Roca y Edith Garcia Buchaca.

Una figure pintoresca de estos tiempos lo fue Eduardo Chibis, fun-

dador del partido Ortodoxo-una facci6n separada de los Autenticos- 6






llevando este como su simbolo politico una escoba, incitando al pueblo

a que barrier con la basura political que existia en Cuba en esos anos.

Uno de los hombres que aparecia en la boleta electoral del Partido Or-

todoxo para las elecciones de 1952 era el de Fidel Castro, el cual se

postulaba como representante. Theodore Draper, entire otros, consider

important la asociaci6n de Castro con los Ortodoxos, ya que algunas

proclamaciones ideol6gicas de ese partido luego aparecieron en el

Manifiesto del Movimiento 26 de Julio y tambien en el renombrado discurso

La Historia me Absolverg. De este ultimo, Draper describe que "para los

cubanos, La Ristoria me Absolvera era un program de reform social ra-

dical que no sobrepasaba el marco de la political traditional de la iz-

quierda cubana. Durante veinte afos por lo menos habia existido una

'izquierda', incluso una 'izquierda revolucionaria' bien definida, inde-

pendiente y enemiga de los comunistas. En el program econ6mico y social

de La Historia me Absolverg, no habia virtualmente nada que no pudiera

rascrearse haste una fecha tan lejana como la del program de 1932 del

ABC--la mias important de las organizaciones opuestas a Machado--o el

program de 1935 del Partido Aut6ntico del Dr. Grau San Martin, para no

mencionar la propaganda ulterior de Chibgs."3 Un segundo autor, refi-

riendose esta vez al Manifiesto del Movimiento 26 de Julio, describe que

"en cuanto a ideologia... este document declare que en 'terminologia

political indudable, la palabra imperialism no tiene lugar en la America.'

Esto rechazaba el 'determinismo econ6mico' y afirmaba que el movimiento

era 'guiado por las ideas de la democracia, nacionalismo y la justicia

social."' 4 Lo que queda claramente establecido como resultado de estos







escritos y declaraciones es que, durante estos afios, el movimiento Cas-

trista no estaba afianzado por ninguna tendencia ideol6gica bien definida

o rigurosa y much menos se debia al dogmatismo inflexible del Marxismo;

su program politico consistia, en gran part, de conocimientos super-

ficiales politicos y sociales derivados de los anteriormente ya propagados

por otros grupos reformist, no s1lo en Cuba sino tambign en otros passes

Latinoanericanos. No obstante esto, existed un element, que aunque sur-

gido anteriornente, mantuvo tal atracci6n que Castro lo emple6 en uso

mnximo; nos referimos al anti-imperialismo ponzofioso que se hallaba en el

nicleo del program revolucionario revelado en 1959 y 1960.

Como todos sabemos, el process constitutional fue interrumpido en
















`--po1ye --7i, c -riL







1952 con el golpe ejecutado por Batista y con much raz6n "la manera

illegal con la cual acudi6 al poder luego se convirti6 en su tal6n de

Aquiles. Una mayoria de los experts creen que su golpe de 1952 simbo-

lizaba su incapacidad de ganar en las pr6ximas elecciones. No pudiendo

legalizar su poder, Batista dependi6 much de la coercion. Mientras que

el movimiento revolucionario ganaba fuerzas, el recurrio mis y mis a

la censura, la brutalidad, la represi6n y el terror... aunque pocos au-

tores ignoran las inigualidades en la riqueza y en las condiciones de

vida, particularmente el desempleo por temporadas que existia,.hay ur

gran acuerdo sobre la predominaci6n de los factors politicos en la ex-

plicaci6n de la caida de Batista." 5

Batista, especialmente durante sus ultimos aios de gobernante, se

habia convertido en una figure odiada y despreciada en Cuba, y aunquc

muchos de los crimenes o torturas perpetrados por sus sicarios en algunos

casos podian haberle sido desconocidos, el pfblico no contemplaba esta

posibilidad y lo mantenia como la epitome de todo el desperdicio politico

acumulado en medio siglo de independencia. En lugar de ello, los j6vanes

rebeldes, barbudos y envueltos por el pueblo en un romanticismo ingenue,

como a todo guerrillero que predica la reform, elecciones y constitucio-

nalismo, en realidad aparentaban set una alternative viable.

El hecho de que Batista fuese odiado tal como lo era, tuvo, sin em-

bargo, atn un significado ms importantt, ya que "Batista no transfonra

Sa Fidel Castro en un revolucionario, pues este hacia tiempo que se habia

entregsdo a actividades revolucionarias sin gran exito. Pero Batista






transformS en revolucionarios a otros cientos de miles que no podian re-

conciliarse con una cinica usurpaci6n del poder y que, obligados a elegir

entire Batista y Castro preferirian a este, por lo menos en la postura que

adopt antes de 1959." 6 Esta frustraci6n political, ademas contribuyS a

que las "tiranteces que existlan entire las atrasada sierra y el llano mas

avanzado, entire los desempleados desarraigados y los obreros organizados,

entire la mis vieja generaci6n de la clase media y la nueva, rompieran

sus diques tradicionales. En los Gltimos meses de 1958, el viejo orden

se desintegrS aln antes de que las nuevas fuerzas estuvieran listas pars

asumir el poder." 7

Este angliais es parcialmente aceptado por otro autor, el cual ve la

victoria de Castro no en terminos absolutos de clase o de economic porque

"es impossible contestar la pregunta acerca del character de clase de la

Revoluci6n Cubana: existlan sin embargo, algunos grupos sociales los

cuales estaban mas o menos dispuestos a favorecer la revoluci6n .y podfan

esperar beneficios de algin cambio fundamental. Los dos grupos mis impor-

tantes entire estos eran los j6venes intelectuales y los desocupados, o

mejor dicho los parcialmente empleados, particularmente en los pueblos.

Ninguno de estos grupos constitute una clase en la definici6n Marxista,

porque su posici6n no esta determinada por su lugar dentro del mercado de

labor... estos se diferencian fundamentalmente de los obreros empleados

permanentemente porque a ellos no les interest mejorar su posici6n eco-

n6mica y social dentro de la sociedad actual, pero esperan crear una

nueva sociedad dentro de la cual puedan afianzarse. Porque los desocupa-

dos y los parcialmente desocupados eran numerosos en Cuba y, ademis de 1








los que recibian bajos salaries, formaban una mayoria de la poblaci6n,

la revoluci6n national puede ser considerada como una revoluci6n de los

desarraigados." 8

Ambos de estos anglisis apuntalan un aspect crucial de la sociedad

cubana en general en los afos anteriores a 1959; no que Cuba fuese desarro-

l1ada o sub-desarrollada, sino que era una naci6n sin un desarrollo uni-

forme, lo que hace notar que "ld6nde estaban los doctors y los televi-

sores, o las escuelas, las viviendas decentes y los trabajos bien pagados?

En La Habana, por supuesto y en otros pocos centros urbanos de buen ta-

mafo.. El campo ofrecTa un cuadro menos atractivo. El analfabetismo, la

pobreza, la mala higiene y el emrpleo por temporadas abundaban. Pocas

escuelas, mns pocas clinics, malos casinos, agua impura, poca y a vezes

ninguna electricidad caracterizaban los campos. Casi todos los observa-

dores de la'Cuba pre-revolucionaria comprendian el contrast entire las

areas rurales y urbanas. La isla, si no sub-desarrollada de la manera

conventional, estaba sin un desarrollo uniform y sin harmonia, tal como

muchas otras naciones Latinoamericanas." 9

Todo esto nos seiiala la falsedad y los mitos acerca de los origins

sociales de la Revoluci6n Cubana que han sido propagados por ciertos de-

fensores de la revoluci6n, y podemos afirmar que la Revoluci6n Cubana

no fue una revoluci6n proletaria, ya que los obreros cubanos estaban ge-

neralmente satisfechos con sus ganancias hasta el moment y nunca abcgaron

por el extremismo politico; la revoluci6n tampoco fue dirigida, ni al

1 menos inspirada, por los comunistas, los cuales colaboraron abiertamente







con previous gobiernos ad6mas del de Batista, y ademas, estos calificaron

a Castro como un aventurero y un 'putchista' durante largo rate antes

de su triunfo; al final, como muchos otros, se le aRadieron. ASn menos,

debemos recalcar, se debi6 la revoluci~n al espiritu revolucionario del

campesinado como ocurriS en M1jico o en China; en Cuba no existfa un

campesinado fedual afianzado a la tierra, lo que a9 habia era un proleta-

tiado rural deseoso de una reform agraria que les permitiera poseer las

tierras que cultivaban y no compartirlas colectivamente como despues

ocurris; Esto iltimo fue admitido mis adelante per el propic Guevara.

Lo que nos queda es entonces la actuaci&n personal y el liderazgo

de Fidel Castro, quien siempre fue la personificaci6n y encarnaci6n de

su revolucin,. Desde muy temprano en este process, algunos vieron clara-

mente que el poder yacia o iba siendo mAs y mi~ propiedad de Castro y

quienes se le oponlan iban siendo ejecutados, purgados, encarcelados o

tuvieron qua huir al extranjero. Este ouadro continia fundamentalmente

en vigencia todavia, mereciendo la observation que "el PSF habia corrido,

por lo tanto, la misma suerte que todos los que ayudaron a Fidel Castro

a alcanzar el poder, que trataron de utilizario o que creyeron sus pro-

fesiones de fS, ya fuese en ia 'democracia conatitucional' o en el 'co-

munismo ortodoxo.' Ese partido ha pagado el mismo alto precia para re-

cibir la leeci6n que, en definitive, Castro no comparte el poder. Todos

los que han trarado de canalizar el 'carisma' de Castro para sis propios

fines no han hecho mis que aumentarlo, dandole ayuda material y de otro

ripo que, de no ser ast, no habria recibido."10 Ademia de .sto, tambikn

reconocemos que Fidel Castro en 1959, "estaba mis libre de Ao qua han 1









estado la mayoria de figures historicas porque se encontraba en un vacio

politico, apoyado par entusiasmo popular. El decidi6 a favor de cambios

rapidos y radicales. La desaparici6n de las viejas realidades creS unas

nuevas, las cuales comenzaron a dominarlo. El pedrusco comenz5 a rodar

con una velocidad vertiginosa hacia una solution socialist y totalitarian "

Despugs de quince afos, creemos que la Revoluci6n Cubana es un hecho,

una realidad permanent. Ha sido la culminaci5n, buena o mala, de un pro-

ceso hist6rico de mts de un siglo de duracion, y a algunos de nosotros

nos ha tocado verla, sentirla y criticarla severemente desde lejos, coma

actors suplentes en un drama muy movido. Nos mantenemos alert, sin em-

bargo, a toda seiial, a todo 11amado just y equitativo que de nuestra

patria emane, y4 que, coma ha sido dicho correctamente por un hermano

nuestro en un nGmero anterior d este de Nuevos Rumbos, somos parte Tnt:egra

del pueblo de Cuba. Dejemos saber ante nuestra generacion y ante el

mundo entero, que no doblegaremos nuestros esfuerzos espirituales e inte-

lectuales, que son los que mis valen, en pro de la justicia social, el

humanismo, la libertad, y la dignidad plena del cubano y del hombre en

general. Con 9sto, todo; sin gsto, nada.


Chapel Hill, N.C. Juan M. del Aguila
Enero de 1974

*Este trabajo forma parte del examen final para estudiantes graduadoa en
el curso ofrecido por el Profesor Federico G. Gil sobre la political y los
1 gobiernos de Latinoamgric4, parte del curriculum en el Departamento de
Ciencias Politicas de la Universidad de Carolina del Norte.










NOTAS


1. Theodore Draper, Castro's Revolution: Myths and Realities,
Frederick A. Praeger, NY, 1962. pp. 52 (mi draducci6n).

2. Andr&s Sugrez, Cuba: Castroism and Coamunism 1959-1967,
MIT Press, Cambridge, Mass. 1967. pp. 18 (mi traducci6n).

3. Theodore Draper, Castrismo: Tecria y Practica, Frederick
A. Praeger, NY, 1965, pp. 20.

4. Ibid (2) p?. 32. (mi craducci6n).

5. Cole Blasier, Social Rhvolutions: Origins in Maxico. Bolivia
ar.d Cuba, in Valdeg and Bonachea Cuba in Revolution, Anchor
Books, Garden City, NY, 1972. pp. 18-49, esp. pp. 29 ( mi
traduccini).

6. Ibid (3) pp. 146-1 7.

7. Ibid (3) pp. 147.

8. Boris Gold nberg, The Cuban Revolution and Latin America,
Frederick A. Praeger, NY, 1965. pp. 296. (mi traduccitn).

9. Richard R. Flgen, Revolution: For Internal Consqmption Only,
in Horowitz Cuban Communism, Transaction Books, NY 1972.
pp. 68-80, eso. pp. 71. (mi traducci6n ).

10. Ibid (3) pp. 250. (&nfasis mio).

11. Ibid (8) pp. 297. (mi traduccisn).







14







MARTI
E
V
0
L
U8
SI'I


MARTI










El seacimiento patriftieo despertado por sa Guarra de los Diez AMos

habta creado una conciencia de valores morales y materials en los pobla-

dores de la Isla que arraigarfa profundamente en ellos y que traspaesria

las fronteras de los mares que la rodean para conservarla en el extranjero

donde encontrarfan refugic y asiento; La guerra habia barrado las dife-

rencias ftnicas entire los cbaenos; la noble miseria en que la contienda

los habfa sumido, estrechaba ams ain el lazo que los unia. iE sacrificio

del bienestar y laa riqudeas por part de loas erratonientee maibises y de

los hacendados y profesionales, los hab{a elevado en categorla ciudadana.

La sangre derramoada y las vidas perdidas en los humildes negros y blancos

pcr igual los habli ascendido en'range socia2-pol{tiao. La poblacitn de

la Isla tenra ya definidos peafiles de PU-IELO. Aunque insertos en la es-

tructura colonial, o dispersos por el eextranjero eran CVUBE~OS can uan olo

enemigo com~a: Espafa. nl Paeto del ZanjSn era tea tregua que aprovecha-

rfan pars reponer las fuarza.c y continuaLnr le lucha c,-ando ia ocasia fuEuse

propicia.
As es qae ae produce el muvriiento conocido por la Guerra Chiquita,

con la participacin de Calixto giarci"a, Seratn Sdnchez, Francisco Carillo,

M!nilo Nuiez, Jos; 'aceo, Guillermo MNoqnada, Quintin Banderas, Goyo Benitez

y PTo PRoado, estoe doa illcUes capturados y ejecuralds. El intent de

orianizar en N1. Yok. una expedicin l an a;oy5c de loa solevados en Cuba

marca el primer coatnacto Ma rti coan Ies veteranoa del 68, auaque yae e 1









habia iniciado en actividades conspirativas junto a Juan Gualberto G6mez.

Asi es que se produce los intentos del legendario Leocado Bonachea,

Gltimo rebelde de la Guerra Grande, y de Limbano S;nchezy Pancho Varona,

todos los cuales perdieron la vida en la empresa. As! as que M~ximo

G6mez, Antonio Maceo y Flor Crombet tratan de organizer expediciones para

recomenzar la lucha. Marti, inicialmente animado por Flor Crombet,

definitivamente decide no apoyar el intent, que no coincide en lo ideo-

16gico con sus ideas de una guerra de pueblo, no de una de castas, inclu-

yendo la military, por muchos que fueran los mgritos adquiridos en la

Guerra Grande. Su pensamiento al respect consta en cartas enyjidas-

Maceo y G5mez.

Despues de esos fracasos se inicia para Marts un interregno de es-

pera, examen y predica; de maduracion de las circunstancias politicas de

avivamiento emotional, y de definiciones ideologicas. Infatigable con-

tinia su distinguidisima obra intellectual, volcando en ella en cada opor-

tunidad possible su ideologia nacionalista y sus prop6sitos unitarios. El,

posefdo de una f9 avasalladora en los destinos de "su pueblo" consigui6

lo impossible: unificar la emigraci6n; hacer desaparecer la desconfianza

hacia los civiles de los gloriosos veterans de 68; organizer el Partido

Revolucionario Cubano como instrument doctrinal de la causa cubana; y

lograr base econ6mica para la guerra, esa "guerra necesaria" sin odio,

mis ain segin sus propias palabras "redentora tambien del enemigo."

Y la lucha comienza de nuevo siguiendo las instrucciones de Marti








Holguin (MirS Argenter), Santiago de Cuba (Guillermo Moncada), Guantgnawm

(Periquito Pirez), y 91 Cobre (Quintfn Banderas), todos en la Provincia

de Oriente, al no poderse materializar por diversas razones en el resco

de la Isla, dando inicio a la que ha sido llamada con raz6n "La Revclu-

ciSa de iart". Esta dencminacion no desmerita el aporte de loa otros

pitriotaa que an ella participaron y sin el cual hubiera sido irrealiza-

hle, sino que acradita al Apdostol como el artifice del intento, tanto an

su. fundamentos ideol6gicos come en sua aspects aiteriales. Labor

gigancesca qua cou el transcurso de los a~os luce incareblae
Dani o '. Mesa



Mi C..ALLER0
XXXIV
f-'. xxxiv
Poi la.s 2manas I W
Mi pequiewuelo
Mfe despertaba Penas. ,(;Q'in o::a decir
Con un gran beso. 3 Q.Ie tengao yo enas? C.e~Go
Puesto a horcajadas 1 Desp'us de- rayc, y yecl fuego,
Sobre li pecho, TcrLdre t-iempo te sufrir,
Bridas forjaba
Con mis cabellos. Y o s,. de -n pesr -:.:'f-.ndo
Ebrio il de gozr, otre las ponas sin nhmbres:
De gazo yc ebrio, i;La esclavitudz; de los hombres
ie espo.'.aba Es la grand -pena dei mLurdo.
Hii caballero: a
iQud suave espuala E Iay montes, y hay que ubir
St:s 'cs pies fraecose! Los monfes ;.to; despuis
ijoine rtuae ,, Veremos, pai aZ, ,%uln as
i jiyneualo Qui en tme c ha plu esto al mnrir.
Y yo btietba .2
Sus pies pequ ios,
1Doe g pies que cabes
En. solo u beso!

L.._.__.._.___________-'___._____________: Q









YUGO Y ESTRELLA



Cuando naci, sin sol, mi madre dijo:
"Flor de mi seno, Homagno generoso,
De mn y de la CreaciOn suma y reflejo,
Pez que en ave y corcel y hombre se torna,
Mira e'tas dos, que con dolor te brindo,
Insignias de la vida: ve y escoge.
Este, es un yugo: quien lo acepta, goza.
Hace de manso buey, y como presta
Servicio a los seiores, duerme en paja
* Caliente, y tiene rica y ancha avena.
u Esta, oh misterio quade mi naciste
E Cual la cumbre naci6 de la montafia,
Esta, que alumbra y mata, es una estrella.
') Como que riega luz, los pecadores
0 Hiyen de quien la l1eva, y en la vida,
Cual un monstruo de crimenes cargado,
Todo el que lleva luz se queda solo.
Z Pero el hombre que al buey sin pena imita,
SBuey torna a ser, y en apagado bruto
r La escala universal de nuevo empieza.
E El que la estrella sin temor se cife,
Como que crea, jcrece!

| ICuando al mundo
De su copa el licor vaci6 ya el vivo;
Cuando, para manjar de la sangrienta
Fiesta humana, sac6 content y grave
Su propio corazon; cuando a los vientos
De Norte y Sur virti6 su voz sagrada,
La estrella como un manto, en luz lo envuelve,
Se enciende, como a fiesta, el aire claro,
Y el vivo que a vivir no tuvo miedo,
Se oye que un paso mis sube en la sombra! "

Dame el yugo, oh mi madre, de manera
Que puesto en 91 de pie, luzca en mi frente
Mejor la estrella que ilumina y mata.












La fecha de llegada del primer grupo negro a Cuba no esta aclarada.

Generalmente se cree que algunos vinieron poco despugs de La EspaRola con sus

amos para establecerse

La primer entrada official de negros vino con el asiento de 1517, duran-

te el cual trajeron solo unos cuantos esclavos. Futuros asientos trajeron

mSs esclavos. El oro de Cuba se habia agotado y la mayoria de los coloni-

zadores se fueron para otras tierras. Los que se quedaron se convirtieron

en rancheros, hacendados, vegueros, cultivadores de cafe, azucar, etc.

Durante los siglos XVI y XVII, gracias a su posici6n geografica, la ac-

tividad economic principal de Cuba era servir de Gltimo puerto para las

flotas que regresaban a Espana con los products del Nuevo Mundo. Esta si-

tuacion sirvi6 de estimulo a la economia. Cafe, azucar, pieles, tabaco,

etc... empezaron a ser producidos en mayores cantidades, y mas y mas escla-

vos fueron importados. En 1762, ano de la toma de la Habana por los ingle-

ses, esta era mayor que Boston, Nueva York, o Filadelfia entonces los

tres centros mas importantes de Norteamerica.

Durante la ocupacid'n inglesa, las medidas comerciales fueron liberali-

zadas, y de cuatro mil a diez mil esclavos fueron traidos, lo cual di6 un

gran estlmulo a las crecientes industries, especialmente azucar (Sanchez,

169-174).

21 Las medidas tomadas por Espaiia despues de la ocupaci6n inglesa dieron un
impetus incredible al crecimiento de la economla. Libre comercio con los






puertos espafoles fue declarado en 1764, y con todas las colonies espanolas

en 1778. En 1769 la ley prohibiendo la reventa de esclavos fue revocada,

y en 1789 la libre importacion de esclavos fue legalizada.

Los colonos ya no tuvieron que defender del contrabando para abastecer-

se de los esclavos necasarios que no podian ser proveidos per los asientos.

En 1790, la cafa Otahiti fue introducida en Cuba. Esta variedad pro-

ducia ma's azucar que la utilizada anteriormente.(Alvarez Diaz et al, 102-

103). Entre 1781 y 1791, aproximadamente veinte ail esclavos fueron tral -

dos a Cuba (Sa'chez, 199).

Alrededor de 1820, sin la competencia de Haiti, Cuba fue la mayer pro-

ductora de azucar en el mundo.
I
Durante la decade de 1830, nuevas maquinas fueron tra.das a Cuba, las

cuales hicieron ia produccion de azucar aas eficiente y menos costosa.

Con el creciaierto de la industrial, el care y el tabaco decayeron y M's

tierras fueron necesarias para la industrial azucarera.

Yl cambio que la revolution azucarera produjo puede ser visto ea la po-

blacio'n cubana. Entre 1512 y 1761, 60,000 esclavos fueron importados.

Entre 1762 y 1838, el nlmero ascendio''a 400,000 ( Aime, 18 ).

Las ciIras dadas aaterioraente son ias bien representatives. Aimes, Klein,

Guerra y Sanchez, y Krniht difieren drAsticamene. en sue estiaedes. Sin

nebargo, todas las proyecciones muestran que al cvreimiento en .l nimero de

esclavos relacionado ccn el incremento en la producci6n de azlcsr, especial-

mente despuea de .763. 22

La esclavitud en Cuba antes de la revolution azucarera del siglo XIX se

caracterizaba por ima atmo'sfera laxa, facil, casi paternalista (Knight, 5-






6). En contrast, la esclavitud en el siglo XIX era dura, orientada a la

ganancia, y mucho mas parecida a la esclavitud de otros lugares.

Al principio de la colonizaci6n espafola, la Iglesia posefa un gran poder

e influencia sobre las masas. Espana acababa de expulsar los ultimo- moros

de su suelo, completando asi la unificaci6n polftica del pals bajo una

monarquia dual Castilla y Arag6n. Esto se habia lie-,ado a .c-o'o con la

ayuda de la Iglesia, cuyo estandarte fue usado como t.
forzar a los moros fuera de Espafa (Herring, 71),

Esta influencia fue llevada al Nuevo Mundo mediante la implementaci6n

de las Leyes de Indias y el Patronato Real de 1508. Estas leyes de Indias

contenian todas las leyes relacionadas con legislaci6n colonial en todos

los aspe,-. -luyendo la esclavitud. Estaban basadas en parte en la

Ley de Siete Partidas formuladas por Alfonso X en el siglo XIII.

Ambas leyes trataban de los aspects religiosos de la esclavitud. A

travel de estas leyes el cleco del Nuevo Mundo fue responsabilizado con el

bienestar religioso de :s los esclavos negros e indios. Estos iltimos

deblan recibir instruccion religiosa y los Sacramentos.

A los esclavos se les debia permitir casarse y vivir juntos, aunque per-

tenecieran a diferentes plantaciones.

El patronato Real, o Bula Papal de 1508, concedioa la Corona Esp.fiola

el derecho de asiguar al clero las distintas posiciones dentro y fuera de

la iglesia. Asi la Corona podia asegurarse que sus mandates se cumpliesen

pues llevaban el double respaldo de la Corona y la Iglesia.

23 Asf fue' como las leyes civiles y morales iban mano a mano el el tiempo de la

de la colonial, Sin embargo, si estas leyes eran cumplidas o no con respect







a Ics esclavos dependia en alto grada del estado de la economua. La in-

dustria en Cuba estaba diversificada. Su mayor fuente de exportacion en

los primeros tiempos de la colonia eran tabaco y cuero, los cuales eran in-

tercambiades en La Habana durante la estancia de la Flota por products

esenciales, Las otras industries eraa caf6, azuicr y mineria todas estas

en peque(ia escaia requiriendo pocos esclavos,

Cuhb era basicamente una colonial de poblado. Las muchas haciendas pro-

ducfsn lo suficiente para mntanene-se a sa mismas. Los campesinos eran po-

bres y generalnente trabajaban junto a sus esclavos.

Los tsclavos en este tiespo diif.rtcaban de una libertad substancial.

Todos fueron bautizadcs y muchos de ellos se casaron legalmente ante la

Slesia (Klein.,90). A las familiar les fue p:rmitido vivir en sus propias

c:hczas y sembrar sus propios con.rcos en sus ratos de ocio. (Tannerbaum, 61)

.os production de estos conucos eran co;sumidos per los mismos esclavos

o gcndidos a comerciantes rurales.

La ooblacidn rural esclava era principalmente compuesta de bozaleso

Airicanos nativos. principalmente de las tribus Yoruba, DahomeyCalabar

y Congclesas.

Entre los muichos bozales que fueron traldos camo esclav-s, siezrpre ha-

bian algunos que habSit sido sacerdotes de sus respectivas religiones en

sus -iecras natales. 24

Con la supervision supuestameate relajada qrue ce le daba a los esclavos,

era inevitable que. kostos practicaran sus crc- cicas y ritos natives. Hasta

que punto 6stos eran practicados dependia de la influencia eje7.cida per los
existeates cabildos o hela-andaaes. Estos cabildos eran asociaciones reli-






giosas y sociales asi como de ayuda mutua creados entire los miembros de la

misma tribu.

Generalmente a los negros les era permitido ir a sus-cabildos los domin-

gos y los das de fiesta para recibir instruccidn religiosa y, en muchos

dias no festivos, para socializar.

Sabemos que los esclavos se reunian los domingos para aparentemente

adorar a algun santo de la Iglesia Catolica de otra manera no sc les

hubiese permitido reunirse (Sandoval, 347),

Habia una gran similaridad entire los santos catolicos y los orishas o

dioses Africanos.

Se reunian y decian star adorando a Santa Barbara cuando en realidad

estaban adorando a ChangS, y asi se burlaba a las autoridades.

Estas harmandades servfan no solo para mantener aspects de culture

africana, sino tambien la lengua, masica, etc... Muchas palabras cubanas

actuales son de origen africano y ia musical y el baile demuestran una

marcada influencia africana (Revista Bimestre, 1946).

Aunque estos cabilaos existian entire esclavos urbanos como rurales,

eran much mas frequentes en los pueblos y las ciudades. Esto se deba a

que los esclavos urbanos gozaban de mas libertad que sus equivalentes

rurales y que habian muchos mis sacerdotes'en los pueblos que en las fincas.

Cuando Alonso Caceres -oidor- vino a Cuba a organizer ei cd'digo legal,

muchas de las ordenanzas proclamadas disminuyeron la libertad que los es-

clavos habian disfrutado hasta entonces.

25 Algunas ordenanzas especificaban que ni aun aquellos esclavos que tra-
bajaban por eu duenta tenian derecho a ser propietarios de sus viviendas.






Tenian que vivir con sus amos y no salir al anochecer sine con permiso es-

pecial (Klein, 73).

Estas ordenanzas no perecen haber sido cumplidas. Era mas economic

para los amos dejar que los esclavos se mantuvieran y asumieran responsa-

bilidad de sus conductas. Esto era preferible a supervisarlos y a res-

ponsabilizarse por su bienestar.

Segin Klein, los esclavos eran practicamente libres; ambos esclavos y

hombres libree de los pueblos trabajaban por su cuenta. El alega que de-

bido a la aversion que tradicionalmente has sentido los espaioles por la

labor manual (hidalguismo, prestigio adquirido por propiedad de tierras)

las ocupaciones comerciales pertenecian a las classes bajas. Los comer-

ciantes espafoles ensefiaron sus oficios a los esclavos y tan pronto come

podian reunir suficiente dinero dejaban sus trabajos a los negros.

De los muchos oficios mencionados por Klein, los mas frecuentes entire

los negros eran los de albaiil, eastre, cocineros, pipapiedras y musicos.

Los negros tambien tomaban parte en muchos de los oficios dominados por

blancos. Algunos de estos eran carniceros, carpinteros, labradores y

zapateros,(Klein, 203).

De los negros urbanos la mayoria eran hombres libres y esta es la dife-

rencia basica que existia entire antes y despues del siglo XIX en la escla-

vitud en Cuba: la gran cantidad de hombres libres. Aunque la manumision

libero a muchos,parece serel sistema de coartacion que produjo la mayoria

de los hombres libres. Este sistema permitia que el esclavo comprase su

libertad a plazos, despuds que su precio habia sido anunciado en public 26

en una core le leyes. Su derecho de compra era entonces garantizado per





la ley. Knight propone que los esclavos urbanos estaban informados d- dus

derechos ya menciodados y que a menudo hacian uso de ellos.

Consequentemente se puede ver porque ambos Klein y Knight afirman que

antes del siglo XIX la esclavitud era paternalista. Condiciones de traba-

jo tolerables, contact frecuente con el patron y una libertad relative

inducian un clima relajado en el cual la vida admitidamente indeseable

era bastante tolerable.

Pero esto estaba llamado a cambiar. El siglo XVili habia de contribuir

al catbio. La ocupacion inglesa de Cuba hizo que Espaea reconociera la

importancia de la isia. Caro3s TiT relajo las eyes comerciales de 1764

y 1778, y aquellas que Lrataban sobre la esclavitud en 1769 y 1789 (todas

citadas previamente). Promulgo la CGdula Real de 1789. Adenas de lega-

liiar la inqortaci4r da esclavos sin n asaentisca, esra ley tambien remo-

vio todas !as restricciones que habian es'istido prev-iamente en el mercado

esclavista. Suspendio todos los impuestos por tres anos, y permitio a

los comerciances vender sus esclavos al precio determinado en el mercndo

local (Knight, 11),

Eato ocurrio al mismo tiempo que a production azucarera en Haiti y en

las Antillas Britanicas decain y que fue introducida en Cuba la caia Ctahi-

ti en 1790.

Habia algunos puntos negatives. El nacimiento del movimiento abolicio-

nista ,ritanico y la creciente tirantez centre los criollos y peninsulares

en Cuba sen-rJa;hsta en las bajlas ei'eras socials, o sea lo e.clavor En

1820, Eapa-a acordS observer las demands de Inglarerra sobre la reduction
27
del ccmercio de esclavos.

El acuerdo fue solo official pues Eapaia realmente no hizo oada para evi-





tar el comercio de negros que se incrementaba con una rapidez abrumadora.

Inglaterra entonces se dispuso a mandar barcos de posta que vigilaban a

los barcos esclavistas y a establecer una corte en La Habana en 1820,

qua trataba los casos de esclavos que habian sido importados ilegalmente

estos llamados emancipados.por su libertad haber estado pendiente (Aimes,

95-96). En 1825, despues que various movimrientos independistas de negros

fueron descubiertos en Cuba, se promulgo una ley que daba al gobernador

control absolute sobre los asuntos de la Isla (Sanchez 343)
Una series de cambios drasticos, tanto en el orden economic como politico,

transformaron las relaciones entire patrons y esclavos. El principal agent

de cambio fue el crecimiento de la industrial azucarera y su mecanizacion. In-

glaterra, la cual deseaba el mercado azucarero para sus colonies, se oponia a

la trata de esclavos, mientras la Corona Espaiola, temerosa de una isla dema-

aiado fuerte y prospera, especialmente cuando la nueva riqueza estaba en manos

de industriales azucareros criollos, no auspiciaba las importaciones masivas

requeridas por el auge azucarero. Ahora estos eran considerados por sus amos

como products que tenian que dar provecho.

Enfasis fue puesto en el volume de prcduccion. Debido al movimiento

abolicionista, esto se obtuvo mediante el incremento de production por es-

clavo (Knight, 20).

No obstante la dura vida que los esclavos llevaban antes, no era compa-

rada con lo que les esperaba despues del siglo XIX.

La Iglesia, que fue un instrumento tan importance de socializacidn en

siglos anteriores, declined. En 1850 su influencia sobre los dueios de es-

clavos era nula. 28

El cafe y el tabaco tambien decayeron. En 1850, debido a los huracanes







de 1844 y 1846, el alto precio de los esclavos y la competencia de Brazil,

ambos fueron substituidos por el azicar que segufa creciendo y adquiriendo

mas tierras. Un mayor numero de esclavos de contrabando significaba una

mas several reduction de litertades gozadas anteriormente y mayor regimen-

taciun. Cabanas individuals dieron lugar a barracones,donde un gran nu-

mero de esclavos eran puestos bajo un mismo techo, con escasa ventilacion

(Miguel Barnett, 98). Asf como los barracones dieron lugar a hogares menos

individuals, tambien la desaparicio'n de los conucos, dio' iugar a una menos

personalizada production azucarera (Knight, 68).

Hasta los neeros libres ourgieron cambios en su rango. Les fue pro-

hibido entrar en Cuba a no ser que fuesen nativos de la isla. Les fue

obligado obtener licencias d&l ayuntamiento local antes de buscar trabajo.
Lee fue prohibido usar oro y sedas y otros mareriales que fuesen usados

generaimente por la elite blanca (Knight, 96-97, 124-125).

El siglo XIX tambien se caracteriz5 por un nuevo fenomeno las rebe-

liones de esclavos. Se conoce de dos revueltas-supuestamente deberian de

haberse Ilevado a cabo en today la isla pero esta presuscion nunca se ha po-

dido probar (Knight, 81).

La represidn de las revueltas era brutal. La conspiracion de La Escaiera

es famosa por el gran nromero de personas involucradas -2,000 negros libres,

1,000 esclavos y 70 blancos fueron arrestados. Setenta y ocho fueron fu-

silados y 100 fueron amarrados a escaleras y muertos a latigazos (Saichez,

443-7). Esta crueldad se debia principalmente al miedo prevale.te de que

lo mismo que habia ocurrido en Haiti ocurriera en Cuba, debide al gran nd-

earo de negros que estaban eiendo importados (Sanchez, 443-6).






En general, la esclavitud en Cuba durante el siglo XIX era completamente

diferente a lo que habia aido previamente. Los esclavos rurales y urba-

nos vieron sue estilos de vida cambiados drasticamente y sus libertades

grandemente reducidas. El azdcar paso'a ser una obsesion para los vegueros.

Las tierras que antes se usaban para tabaco y azdcar.pasaron a ser parte

de la produccidn de azucar. Para incrementar la production de estas

tierras, mas esciavos fueron comprados. Estos fueron obligados a traba-
jar 20 horas diaries, con solo el latigo para mantenerlos despiertos (Knight,

73). El indice de mortalidad era alto y el de reproduccion bajo entre-los

esclavos. Nuevos bozales eran constantemente traidos. Cuatro de cads

cinco bozales terminaban en plantaciones(Knight, 48).

Debido al miedo imperante a cause de las rebeliones de esclavos, la ti-

rantez existence adquirid nuevas formas. Aquellos que deseaban separacio'n
de Espaiia eran antiesclavistas. Ellos deducian que cuantos mas negros

hubiese en Cuba, mayor la necesidad de mantener una milicia espafiola en la

isla. Aquellos que deseaban mantener la esclavitud confiaban en el senti-

miento prevaleciente en los Estadca Unidos durante aquel tiempo de comprar

o anexar la isla.

Despues de la Guerra Civil Norteamericana, muchos colonos al darse cuen-

ta que la esclavitud estaba declinando como fuerza important de la econo-

mia, concentraron sus esfuerzos en reemplazar el sistema de esclavitud

negra. El mal trato hacia los esclavos no cesd. Al contrario, como sabi-

an que el sistema se acabaria tarde o temprano, se dedicaron al obtener el

maximo de rendicion de cada esclavo. La tradition paternalista se debi-

lito a causa de las condiciones existentes y convirtieron a la esclavitud

en el sietema inhumane que habia dido al final de la colonia. 30










BIBLIOGRAFIA


1- Almes, Hubert LH The History of Slavery in Cuba. 15511-863,
New York 1967.

2- Alvarez Diaz J., Cuba; Geopolitica .' Pens~iento conoalico,
Miami 1968,

3- Guerra y Sanchez, Raniro, Yanual de Historia de Cuba, La Habana 1962.

4- Herring Hubert, A History of Latin America Canada, 1968.

5- Klein, Herbert S., Slavery n the Arerie~i A Comrarative Study
of Virinia and Cuba. The University of Chicao Press,~967.

6- Knight, Franki.in W. Slave Societ y I CuLa Durin -the ,Iti Centty,
Unlveralty of Wilconrsin, 1970.

7- Parry JH., Sherlick Philip, A Short History of the West Indle-,
MaeMillan St -artin's Pess, 1971.

8- Sando-val Mercedes, Los Y"c-ru,'lE *n la gSanterla ea Cu(b' (unpubllshie
Doctoral 's Thesls), 'Madrid., 19ob.

9- Tannenbaum, Frank, Slaves and Cit the s.h ro in the Amerlca,,
New York, 1946.










BOLETIN DE STUDIOS CUBAN STUDIES
SOBRE CUBA NEWSLETTER


BIBLIOGRAFIA ANOTADA DE LA OBRA DE FIDEL CASTRO
EN 1959-1970

Debido al papel crucial que ha jugado el Primer
Ministro Fidel Castro en la Revolucion cubana
sus trabajos son indispensables para comprender
la ideologia, political y action de dicho movi-
miento. Ahora, por primera vez, los estudiosos
de Cuba tienen-acceso a una bibliografia compren*
siva de los discursos, conferencias de prensa,
entrevistas, proclamas, cartas y declaraciones
del Dr. Castro en el period que va desde el 1
de enero de 1959 al 31 de diciembre de 1970.

La bibliografia, compilada por el Profesor Ro-
lando E. Bonachea, contiene unas 2,000 fichas
agrupadas cronologicamente en 714 entradas. Un
indice de materials incluye 300 to'picos discuti-
dos en la bibliografia, facilitando enormemente
el trabajo investigative.

Este instrument basico de trabajo puede obte-
nerse por suscripcion al Boletin de Estudios
Cubanos/Cuban Studies Newsletter ($2.00 anuales)
o coo nimero suelto ($2.00).




El Boletin de Estudios sobre Cuba/Cuban Studies News-
letter se public dos veces al afo por el Centro de
Studios Latinoamericanos, Centro Universitario de
Estudios Internacionales, Universidad de Pittsburgh.
Precio de la subscription annual: (U.S. dolares) $2.00
por individuos y $5.00 por bibliotecas e instituciones
academicas. Escribir a Center for Latin American Stu-
dies, 216 Mervis Hall, University of Pittsburgh, Pitts-
burgh, Pennsylvania 15260, U.S.A.

Ie 1-






BI pasado 1l de Enero se cumplieron 15 aios del triunfo en nuestra

patria de una insurreccioi armada que instaur$ en el poder una Revolu-

cion qua mis tarde se declare narxista-leninista. Desde eea fecha hasta

el present comenzaron a salir al extranjero, por muy diversos motives,

decenas de miles de cubanos que hoy se encuentran radicados en distintas

parties del mundo, principalmaene en Escados Unidos.

La fecha ena e, aunque nos haya traSdo diferenaes recuerdos, de

acuerdo a nuestra prodedencia, tiene un comtn denominador para una buena

part de los cubanos en el exiiio: la interrogate del regreso a la patria.



opiniones opinions opinions




por JOSE A. ALVAREZ



Durante estos 15 aos el exilio cubano ha vivido la frustraci6n de

infinidad de proyectos encaiinados a propiciar ese regreso. No es del

caao enumerar qqui dichos proyectos que van, decade el esfuerzo de unas

minorias enviadas a Cuba a servir de came de caESn para mayor Gloriaa"

de los qua los envIan y quedan a major recaudo en estas tierras, hasta

el sueio do una invasion de marines o del negociemiento de Cuba entire las

grades potencias. Ante el fracaso de todaa las acciones encasinadas a

propiciar el regreso por La vfa b lica, y sin ninguna esperanzs del otro

33 tipo en el horizonte,,s6lo quAed a n posibilided de intentar el regreso
pot ra Iva pacifica, por la via 4el dirloo entiree cubanos y no entire las







grandes potencias), que, aunque para muchos pudiera resultar una posture

oportunista, no lo es para aquellos que de verdad creen en la necesidad

de la Revolucign, aunque hoy se encuentren distanciados de ella por di-
versas razones.

Se ha hablado ya bastante en la prensa del exilio sobre lo que unos

llaman digiogo o coexistencia pacifica. Como era de esperar, contra esta

nueva alternative se han alzado los ya poderosos intereses creados del

exilio. Es de todos conocido el cuento de un cubano radicado en el norte

de E.U. que, durante unas vacaciones en Miami, fue invitado a comer por

un viejo amigo. En medio de la opulenta cena, el miamense le cont6 que

sus dos hijos se hablan graduado en magnificas universidades, le descri-

bi. la nueva mansiSn y el bote, le detail la fortune que se habla gas-

tado en la boda de su hija ("Seguranente viste la cr6nica, fue regia.").

Al final de la cena, mientras se deleitaba con el aroma de su tabaco, le

asegurS que, frente a tanto entreguismo, l1 segula erguido contra todo lo

que fuera "coexistencia pacifica".

El rosario de tracasos b6licos durante los pasados 15 anos y el actual

panorama international nos conduce a career en la viabilidad de esta nueva

alternative.

Un anglisis desapasionado de la realidad nos convince que no esta

lejano el dia en que los Estados Unidos restablezcan relaciones diplo-

maticas y comerciales con Cuba, sencillamente por ley de la historic. Ne-

garlo es como pretender que Cuba y Espaia, por ejemplo, hubieran tenido

que seguir distanciadas a la terminaci6n de la guerra, por rencores pro-

venientes de various siglos de dominaci6n colonial. Sucesos recientes






parecen indicar que las condiciones para el inicio de conversaciones

estgn dadas y ambas parties se muestran interesadas en aprovecharlas. En-

tre ellas podemos citar la nueva political de acercamiento con los passes
socialists, especialaente con China y la U.R.S.S., llevada a c-abo por

este pals. Del lado de Cuba, la retirada de la agenda de negociaciones

del case de la base naval de Caimanera, come paso previo al inicio de con-

versaciones, y las zecientes declaraciones del embajador cubano en M xico

afirmando que el gobierno de Cuba estg dispuesto a discutir sus diferer-

cias con E.U. con Ia unica previa condici6n de ia retirada del bloques

econ6mico a la ilaa, a lo que este pals contest, por medio del Departamento de

a:cado, de que est5 considerando el autorizar a empresas notceamericanae radi-

cadas en Argentina a vender camiones y automkviles al gobierno de Cuba. Ambos

pafses, pues, estan a punto de iniciar on diSlogo,

Es indiscutible que los exiliados cubanon, en medio da esta situaci6n,

tenemos un papel que desempefar. Ambos gobiernos parecen darse cuenta de

Gsto. Para que los cubanos del exilio y los de la isla puedan dial-gar

exige seriedad de ambas parties. Dialogar, en este caso, serfa sentarst a

discutir, a razonar, a ceder ambas parties. Y es aquf done nos asalta la

duda de que el diglogo pudiera llegar a convertirse en el sempiterne namn6-

logo par todos conocidos o pudiera frustrarse debido a un repentinc cambio

de actitud per parte de Fidel Castro, tan frecuente en sus decisionss,

A pesar de las reserves anteriores, es saludable v-r coma el primer

paso, aunque parezca increible, lo di6 el gobiern- de Cuba. El decreto o

ley publicado meses atris en la Gaceta Oficial, doade se reconoca que los
35a dl t iori national que o a ivoli- e
cubanos fuera del territorio nacicnal que no estgn involu.-jades en act1-







vidades beligerantes en contra del gobierno de Cuba mantienen su ciuda-

dania, es una prueba de ello. La invitaci6n extendida principalmente a

cubanos miembros de comunidades universitarias en este pais, para que
visiten Cuba, y el subsiguiente viaje de la Dra. Lourdes Casal, inclinan

a pensar en la existencia de un cambio de actitud hacia los cubanos del

exilio que, hasta estos moments, habian sido considerados como un grupo

homogeneo.

Las cartas estgn sobre la mesa. Que la situaci6n es diflcil, nadie

io niega. Lo important es darnos cuenta d&l important papel que debe-

tos desempenar y que debemos impedir que se negocie a nuestras espaldas.

El gobierno de Cuba ha demostradc tener cierto interns en conversar cor,

el exilio. El exilio que tiene interns en regresar tiene ahora la pa-

labra.






Durante el tiempo transcurrido desde nuestra ultima edici6n, varies acon-
tecimientos han vuelto a traer el caso Cuba a la primer plana de la prensa.
En primer lugar, la combinaci6n de la visit del primer ministry sovietico
'Breshnev a Cuba y de Gromyko a Washington, ha despertado una infinidad de
sospechas sobre un possible acercamiento entire Cuba y los Estados Unidos, pro-
ducto este de presiones e.jercidas sobre el gobierno de Castro por la Uni6n
Sovietica. En segundo lugar la reunion de cancilleres latinoamerican's en
Mexico precedida por la declaraci6n del embajador cubano en dicho pals, Lo1es
Mulno, hizo pensar a muchos estudiosos del caso cubano que una vista ce Ki-
singer a La Habana era inminente.
Todo este "teje naneje" so J1evaba a cabo mientras los cubanos exilia.ios
descargaban sus mejores municiones en favor o en contra de una supuests com-
ponenda entire las dos grades superpotencias. A pesar de mantener posiciones
diametralmente opuestas, ambas tendencies respaldaban sus arguments cLn idea-
les de mejoras socioecon6micas y politics pars el pueblo cubano. Aigunos de
los que se expresan a favor de un acercamiento consideran que este tracria be-
neficios economicos al pueblo cubano en ia Isla y la oportunidad de visitar a
sus familiares viajando como turistas a su propia patria. Los mcs astitos sue-
Kan que un acercamiento les proporcionar la posibilidad de un regreso a la


editorial editorial



py..] editorial


'--- ---------


_____ --






patria y una vez en ella tendran la oportunidad de influenciar nuevos m4todos
que conlleven a un marginamiento o a la eliminaci6n de Fidel Castro y por
ende a una modificacion del sistema.
En el extremo opuesto se encuentran algunos que consideran "la guerra ne-
cesaria" como el 6nico camino honroso del regreso y se manifiestan contrarios
a cualquier arreglo del problema cubano entire las dos superpotencias. Muchas
de estas personas y "lideres" no tienen reparos en suplicarle a los Estados
Unidos la cooperaci6n total para poder llevar a cabo una invasion armada a la
Isla. Existe otro grupo que ve amenazada su posici6n de "lideres del exilio,"














las cuales se irian al traste si algin acuerdo fuese llevado a cabo. Final-
mente, tenemos a la mayor parte del exilio, los sufridos que, traumatizados
por injustas persecuciones en Cuba y por el traslado fisico a una tierra extra-
Fa, han sido victims de infinidad de enganos por pseudolideres.
En medio de este caos se encuentra la juventud cubana exiliada; algunos,
victims de esta voragine, se han dejado absorber por la nueva cultural y la
apatia. Otros, los concientizados, quienes a pesar de haber conocido poco o
nada de Cuba han continuado amando la tierra que los vio nacer, son lidereades
por grupos que "cacarean" arguments que confunden y desorientan. Dichos gru-
pos, incapaces de reconocer la drastica evoluci6n political sufrida por esa ju-
ventud, han dado lugar al enajenamiento de muchos que han sido decepcionados y
se encuentran hastiados de los viejos "slogans" utilizados para exaltar las pa-
siones y perpetuar en el exilio la dirigencia vacia de quienes los repiten.






Ante esta atm6sfera de confusion y frustraciones es necesario fonrar
hombres y mujeres que fomenten y gufen sobre bases de realismo politico
donde, sobreponi4ndonos a los odios y a las pasione, se sopesen las ventajas
y las desventajas de los casinos a seguir.
Para aquellos que llevamos las cicatrices fisicas y el dolor en el alma
por la perdida de series queridos nos result dificil divorciarnos de estos
sentimientos mas ante la realidad de la Revoluci6n Cubana y el precio en la-
grimas y sangre pagado por todo nuestro pueblo es imperante adoptar una ac-
titud honest y realista. Tenemos que buscar soluciones cubanas, sin ir.is-
cusiones forAneas, a los problems y necesidades de nuestro pueblo. Sot re to-
do debemos hechar a anadar el reloj al exilio cubano para que, unidos con los
cubanos de la isla, nos sea possible participar de una Cuba nueva, la Cuba del
future.












III I-- --------- II II I II


FEDERATION DE ESTUDIANTES CUBANOS
UNIVERSIDAD DE LA FLORIDA


DIRECTIVA: .manolo reyes, raul de la cruz, miEuel del a'Cuilt,
teresa :arimendia, felipe manteiga.


La dr';-cio l de Estudiantes Cubanos se reune todos los lunr.:
en el Heitz Union a las 8;30 p.i. Entre sus actividad.es ofri-c
charlas sobre t6picos cubanos por amenos conferencistas, cl il
de repaso, orienaciodn acadenlica, eventos civicos, soc'iles
culturales. La PFC se encuentra a la disposicidn de li co:::.i.' .

i. il i 'I i i i l I I








por

esta

libertad



fayad jamis







habra que darlo todo
For esta libertad de estar estrechamente atados
a la firmer y dulce entraioa de pueblo
habra que darlo todo



No hay alternative sino la libertad
No hay mis camino que la libertad a o-
No hay otra p.._- r e la libertad i .
No habra mais poema sin la violent misica de la libertad
Por esta libertad qe iaes el abier a en el alba de fabrca




de los que siempre la violaron
en nobre de fastuosas iminrias o





Por esta libertad que es la noche de los opresores
y el albtierra definitive crje todo pueblo depierta invincible
harbor sta libertad que alumbra las pupils hundidas





los pies descalzos ,o =,
losay alternatia j sino d libertad M





y los ojos de los niios que deambulaban en el polvo m r u
No hay s ibertadno que es l impert o de la juntud
No hay otra pi. -. ,t la libertad 2 4 0 V
No habra mas poema sin la violent mtlsica de la libertad 0 2.




Por esta libertad que es el terror
-0
be los qu iepre la violaron
en nrombre de fastuosas miserias o o .0 V
For esta libertad que es la noche de los opresores c 0 Q.0



y el alb a que defiiiva de odo el pueblo ya e ble




si fuere necesario a 3
harsta libertad que alubra la pupils hundida
los pies descaizosente
los techos agujereados U 0 0. 0
y los ojos de los nifios que deambulaban en el polvo 0 C .L W
Por esta libertad que es el imperio de la juventud 0 M
Por esta libertad w V .0
bella como la vida
habr que darlo todo V a 0
si fuere necesario 0 3 $4 0
hasta la sombra & S 0
y nunca sera suficiente.










CD
C,, CC C,7
a.1 0P)
cL ~
~- P-


los poetas cubanos


ya no suenan


heberto padilla


1j. OF

o r*
0



0
o a-



P-
o M
M 0












'1fl
0~
41
0 o,
0. B


OIi





nro
0



c- *


SS.

0r.

.1.


4'


I I


Los poetas cubanos ya no sueian
(ni siquiera en la noche).
Van a cerrar la puerta para escribir a solas
cuando cruje, de pronto, la madera; el viento
los empuja al garete;
unas manos los cogen por los hombros,
los voltean,
los ponen frente a frente a otras cars
(hundidas en pantanos, ardiendo en el napalm),
y el mundo encima de sus bocas fluye
y estd obligado el ojo a ver, a ver, a ver.

I 1-- [ I II Pa1M~II


-- 7Z








ACTIVIDADES por onchia Piedr


El pasado trimestre various miembros de la FEC tuvimos la ocasidn de un
intercambio de ideas con el Dr. Domingo Sinchez, chileno, professor de socio-
logia en esta Universidad.
En este interesante dialogo, el Dr. Sanchez nos explico la situation poll-
tica y social de Chile, y las razones por las cuales las Fuerzas Armadas chi-
lenas procedieron al derrocamiento del extinto Presidente Salvador Allende.








En el auditorium de la Facultad de Arquitectura, el pasado 5 de diciembre,
fud presentada el corto metraje "Tupamaros", patrocinada por el Centro de
Estudios Latinoamericanos de la Universidad de la Florida.
El tema de 4eta se desenvuelve alrededor de la situacidn polftica y social
del Uruguay, en los ultimos anos. Fue filmada en Chile bajo la autorizaci6n
del ya difunto president Allende, y dirigida por Costa-Garvas.
Tupamaros es el nombre que recibe la organizacidn, bajo la cual se agrupan
cientos de Uruguayos, en su lucha en contra del gobierno oligarquico del Pre-
sidente Pacheco.
En esta pelicula se trataron los hechos especificos que ocurrieron en el
Uruguay durante el secuestro de uno de los principals "t4cnicos" norteameri-
canos resident en dicho pala, y la culminaci6n de este secuestro. en donde
este muere ejecutado, asi como tambidn numerosoe hombres y lideres de la orga-
nizaci6n.







En el prdximo trimestre de primavera se ofrecera un curso de Cultura Cubana en
el Siglo XX por el Departamento de Estudios Latinoamercanos bajo las siglas, LA
440. El instructor sera el Dr. Andres Sudrez. Aquellos que esten interesados po-
drdn matricularse durante el perlodo de "Drop and Add" (14ase, "Quita y Pon") a
pesar de que la section se anuncid cerrada durante la matricula.








NOTICIAS

NOTICIAS

NOTICIAS







Cuba



Las noticias a continuacion han sido escogidas directamente de publicaciones cuba
nas de la actualidad asi como de la publication inglesa, Latin Americanist. Se
incluyen en beneficio de aquellos que carecen de acceso a estas publicaciones y se
advierte que el tono de estas reflejan la position ideoldgica de la prensa cuhana.



El Consejo de Ministros decretd el 1*de diciembre de 1973 una nueva deromi-
nacidn de los grades militares para los oficiales de las FAR. En el trans-
curso de la revolucion, Cuba ha establecido y desarrollado relaciones con las
Fuerzas Armadas de diversos pauses, que poseen diferente orden jerarquico al
vigente en la FAR cubana Los nuevos grades militares permitiran ura re-
gulacion mayor de estas relaciones al equiparar los ordenes jerarquicoF. Bajo
el nuevo sistema Fidel Castro es Comandante en Jefe" y Raul Castro "Coman-
dante de Divisin"' que equivale al rango de tcniente-general en otros ejer-
citos.
J.M.Kainner, director del Departamento de Crecimiento y Desarrollo del Insti-
tuto de la Salud del Niio de la Universidad de Londres, estuvo de visit en
Cuba como parte de su labor de cooperation con el Instituto de la Infancia y
el Ministerio de Salud Ptblica. El professor Kainner afirmo' que la tasa' d
mortalidad infantil en Cuba (1971: 44 por 1000) podra reducirse a 22 por 1000
para 1980, cifra comparable con la de los pauses mas desarrollados.












El comunicado firmado por Leonid Brezhnev y Fidel Castro, despues de la visits
del Secretario General del Partido Comunista de la URSS a Cuba a finales de
enero, subrayo los siguientes puntos: que se ponga fin al bloqueo econdmico
de Cuba en el hemisferio, que los Estados Unidos le entreguen la base naval
de Guantgnamo al gobierno cubano y que, hoy por hoy, el comunismo no pretend
exportar la revolucidn ya que se vive en tiempos de "detente". Andrei Gro-
myko se entrevistd con el Secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger.
Aunque el tema principal de la entrevista fue el viaje de Richard Nixon a Mos-
cu el proximo mes de junior, se especula que los dos funcionarios discutieron
la posibilidad de un "mini-detente"entre Cuba y Estades Unidos.
El III Congreso Nacional de la Federacion de Estudiantes de Enseaanza Media
(FEEM) se levo' a cabo en La Habana el pasado mes de diciembre. Concurrie-
ron 1000 delegados que eligieron un nuevo consejo ejecutivo, secretariado y
president. Se formaron cuatro comisiones: Deberes y Derechos, Mdritos y
Demeritos, Conducta Social de los Estudiantes, y Estatutos de la FEEM.

En su discurso del 2 de enero, Raul Castro recalco' que el 1974 revestira una
extraordinaria importancia al process de inatitucionalizacion de la Revolu-
ciJn. Seialo que en este aiio habran de implementarse los acuerdos tomados
por el XII Congreso de la CTC, celebrado el pasado mes de noviembre. El II
Congress de la Federacidn de Mujeres Cubanas (FMC) se celebrarA en 1974; la
confeccion del primer Plan Ouinquenal de Desarrollo (1976) habra' de impulsarse
durante este aiio. Finalmente, Raul Castro hizo mencidn de la elaboracion de
la nueva constitucion y de los planes y preparativos para el I Congreso del
Partido Comunista de Cuba en 1975.

El Institute Nacional de la Pesca sobrecumplio su plan manual de capture de
pescado y mariscos. Se capturaron 150 mil 229 toneladas m4tricas lo cual re-
presento un 102% de cumplimiento. Las cifras de 1973 superan a las de 1972
por un 7% y muestran que la industrial pesquera cubans produce seis veces adS
de lo que se produc{a an 1958.

A fines del primer semestre de 1974 y durante un ano aproximadamente, el pro-
yecro de organizacicn de los poderes populares se someterd a experiencia prac-
tica en Matanzas, Se prevee que este nuevo sistema se extienda a los diferen-
tes niveles de la direction del pals.

44
..i II II I 1 I-





















La junta military chilena clausuro el periodic de derecha- Tribuna por tiempo
indefinido. Tribuna era el vocero del Partido Nacional y de la organization
derechista, Patria y Libertad. Aunque la linea editorial del periddico apo-
yaba a los militares, esta mantenia su independencia de criteria acusando al
nuevo gobierno de permitir menos libertad de prensa que el depuesto gobierno
de la Unidad Popular. Recientemente, el drgano de la Democracia Cristiana,
La Prensa, fue censurado por primer vez al publicar un editorial sobre la
indepencencia del sistema judicial.

El Secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, se reunirl con los
ministros de estado latinoamericanos en Ciudad Mexico del 21-23 de febrero.
Kissinger estuvo en Panama recientemente para firmer un comunicado con el go-
bierno panameio sobre el canal y la Zonal del Canal.

En conferencia de prensa, el president peruano, Juan Velasco Alvarado afir-
md que despues de cinco aios de vlnculos diplomaticos entire Peru y la Union
Soviktica, las relaciones continuan amplindeose en todos los niveles. El
Peru hizo una reciente compra de material belico a la URSS.

Victor Paz Estenssoro, lfder del Movimiento de Liberacidn Nacional de Bolivia
y ex-presidente de su pals, fue expulsado por el gobierno del General Hugo
Banzaer. En las ultimas semanas, el rebelidn de los campesinos de Cochabam-
ba y la huelga de 48 horas por los mineros de las minas Sigio Veinte y Catavi,
han desatado una fuerte represion de parte del gobierno. La Iglesia Catolica
ha criticado a las autoridades pro sus medidas represivas y demandado que el
gobierno renuncie a las medidas economicas responsables por la present crisis.
Numerosos politicos y generals bolivianos que resident en el exterior han pe-
dido la renuncia del general Banzer.


45


P~I~IIPILCI-r~rr~OPC-II -~C~-rgl~aa P-r~-~uyql*lll~-C-7 ---











notas del





editor






Nuevoe Rumtbo da muestra de su seriedad y constancia con este nuevo
n ero. Vencidos los obatsculos y la inercia iniciales, desarrolln su di-
namica internal. La energia invertida en crearlo da lugar al esfuerzo orga-
nizado de cumplir auestra meta, mejorando paulatinamente la calidad de au
contenido y presentaci6n.
Hemos escogido como area primordial de este nGmero desarrollar un ais-
Lema de distribuciSn que lo haga accessible, primeramente, a todo cubano de
nuestra comunidad universitaria. Agradecemos la ayuda brindada por el Dr.
Robert A. Elting, foreign student advisor, y el Dr. William E. Carter, di-
rector del Centro de Estudios Latinoamericanos, al proporcionarnos una list
de estudiantes cubanos qua facility izaaensamente nuestra labor de distribu-
cion. Mis aGn, comenzamoa un fichero de aquellos que, residiendo en otros

46







lugares, han hecho constar su interns en recibir la revista, e invitamos a

todos los que desean ser incluidos en nuestra list de distribuci6n a enviar-

nos el cup6n que se encuentra en la contraportada.

Este nlmero, fechado 24 de febrero, coincide con y conmemora dos efe-

mirides de nuestra historic intrinsicamente ligadas: el 28 de enero de 1853

--natalicio de Jose Marti en La Habana y el 24 de febrero de 1895- co-

mienzo de la guerra libertadora que este organize y en la que perdiS su vida

antes que la lucha cumpliera tres meses.

Como product de un pals subdesarollado que desconoce la especializaci6n

y fragmentacidn caracteristicas de Europa y Estados Unidos, Marti --poe:a,

periodista, critico, maestro, politico-se asemeja mis al hombre del Re-a-

cimiento para quien una series de oficios aparentemente desligados formal

parties esenciales de su totalidad. Marts es orador, escritor, poeta, pre-

cisamente porque es un lider revolucionario. Su pensamiento no puede desli-

garse de su actuaci6n.

Aquellos que nos hemos dedicado a hacer de Nuevos Rumbos una realidad

nos identificamos con el ser integro que nuestro ApSstol represents. Su

ejemplo de una vida comprometida a la realizaci6n de los mis nobles ideals

humans cobra vigencia para los que nos consideramos parte integral de la

tradicibn revolucionaria cubana.














NUEVOS

RUMBOS


JUNTA EDITORIAL
Jose Alvarez
Rafael Betancourt
Maria de Armas
Teresa Garimedia
Felipe Manteiga
Doralba Mufidz



COLBORADORES

Maria del Carmen Arrue
Juan del Aguila
Miguel del Aguila
Orlando Domlnguez
Julio Fernandez
Lydia Gonzalez
Juan C. Martinez
Leonardo Mendez
Danilo Mesa
Marla Pe'rez-Stable
Conchita Piedra
Luis Piedrahita












































Favor de incluir mi nombre en la lista de distribuicion de
NUEVOS RUMBOS.


nombre

direccidn

ciudad" estado zipcode

Reciban mi contribution de $
NUEVOS RUIBOS
1111-52 S.W. 16 Ave.
Gainesville, Florida 32601


IT~ 1 .. -C. .-. -~Pi~. -~ ._


"~' ~ - -~--';'-- -`"' '



















Cd)


rn

CD
-CD


0

C&


&




  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC