La República Dominicana

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La República Dominicana perfil ambiental del país : un estudio de campo
Physical Description:
xii, 134 p. : ill. ; 28 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Hartshorn, Gary S
JRB Associates
Publisher:
JRB Associates
Place of Publication:
McLean, Va
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Natural resources -- Dominican Republic   ( lcsh )
Environmental policy -- Dominican Republic   ( lcsh )
Dominican Republic   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Bibliography:
Bibliography: p. 127-130.
Statement of Responsibility:
por Gary Hartshorn ... et al..
General Note:
"AID contract no. AID/SOD/PDC-C-0247."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 09739188
lccn - 86218146
Classification:
lcc - HC153.5 .R45 1981
System ID:
AA00001396:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text


La Rep6blica Dominicana

Perfil Ambiental del Pais

Un Estudio de Campo


por:

Gary Hartshorn
Gustavo Antonini
Random DuBois
David Harcharik
Stanley Heckadon
Harvey Newton
Carlos Quesada
John Shores
George Staples


AID Contract No.
AID/SOD/PDC-C-0247
5-(7 o--,r", *^ f,^ /
Julio, 1981

JRB Associates
8400 Westpark Drive
McLean, Virginia 22102


























Prefacio


Este perfil ambiental de la Rep6blica Dominicana constitute
uno de una series de perfiles ambientales de paises (PAs)
patrocinada para el la Ageticia por Desarrollo Internacional de los
EE.UU. (ADI), Oficina de Recursos de Desarrollo (ODR), y el
Departamento para America Latina y las Islas del Caribe (LAC).
El Ambito de trabajo para este studio intra-pais fue desarrollado
por la misi6n de ADI en la Rep6blica Dominicana y Robert Otto,
official ambiental de LAC. Los arreglos contractuales del perfil,
inclusive la publicaci6n, fue preparado por la empresar con-
sultora JRB Associates, 8400 Westpark Drive, McLean, Virginia
22102 (IQC: AIDISOD/PDC-C-0247).
Los siguientes individuos contribuyeron al studio de campo y
a la preparaci6n de este perfil ambiental (PA):


Paul J. Campanella, Ph.D., Ec61logo y
Director de Oficina de Medio Ambiente y
Technologia
JRB Associates
8400 Westpark Drive
McLean, Va 22102

Gary Hartshorn, Ph.D., Ec61logo y Jefe del
Equipo/Redactor
Tropical Science Center
Apartado 8-3870
San Jos6, Costa Rica

Gustavo Antonini, Ph.D., Ge6grafo
Center for Latin American Studies
University of Florida
Gainesville, FL 32611

Random DuBois, M.S., Ec61ogo Marino
35465 Alton Place
Washington, D.C. 20008

David Harcharik, Ph.D., Silvicultor
School of Forest Resources
North Carolina State University
Raleigh, NC 27607


Stanley Heckadon, Ph.D., Antrop61logo Rural
Apartado 1462
PanamA 1, Panama

Harvey Newton, Ph.D., Cientilfico de Suelos/
Agr6nomo
Apartado 63
Escazu, Costa Rica

Carlos Quesada, Ph.D., Ingeniero Civil
Escuela de Ingenieria Civil
Universidad de Costa Rica
Ciudad Universitbria, Costa Rica

John Shores, Especialista en Manejo de
Zonas Silvestres
School of Natural Resources
University of Michigan
Ann Arbor, MI 48109

George Staples, P.E., Ingeniero Ambiental
JRB Associates
8400 Westpark Drive
McLean, VA 22102


Un equipo de colegas dominicanos, organizado y coordinado
por el Lic. Italo Russo, consejero t6cnico de SURENA, ayud6
habilmente al equipo del PA. La participaci6n active de colegas
dominicanos altamente capacitados no solo proporciona un
aporte valiosa a est6 PA, sino aflade un nuevo component al pro-
ceso del PA. La misi6n local de la ADI, DNP, FORESTA y
ALCOA proporcionaron un magnifico apoyo logistico.
Estamos sinceramente agradecido a Andy Abreu, Orlando
Almarg6z, Fausto Grisanti, Gary Kemph, Cdsar L6pez, Merilio
Morell, Manuel Paulet, Ernesto Reyna, Italo Russo y Bias San-
tos, por la gran ayuda que nos han brindado. Muchas otras per-
sonas dominicanas, demasiado numerosas para citarlas aqui, pro-
porcionaron informaci6n y asistencia valiosa que se les agradece
muchisimo. Estos individuos que sirvieron de consult se
enurmeran en el ap6ndice. El equipo del PA quiere dar reconoci-
miento p6blico a la cAlida hospitalidad y camaraderla professional
recibidas dvrante su estadia en la Rep6blica Dominicana.

























Tabla de Materias






PREFACIO ......... ..................................................................................... iii

LISTA DE FIGURAS ........................................................................................ vii

LISTA DE TABLAS ......................................................................................... ix

LISTA DE SIGLAS Y ABREVIACIACIONES ................................................................. xi

I. RESUM EN ...................................... ..................................................... 1
La Vegetaci6n Natural .................. ............................................................. 1
Silvicultura de Plantaci6n .............................. .. ..................................... 2
A gua .............. .. .. ..... ..... .... .......... ......................................... 2
Suelos ...................................... .. ....... ................ .............. 3
Los Recursos Marinos y Costaneros............... ...... ......... ...... ............. 3
Las Zonas Silvestres y La Vida Silvestre .............. ............................. 4
Los Pequeflos Agricultores ................ .. ......... .... ..... .. ... .......................... 4
La Contaminaci6n Ambiental ................. .. ....... .. ............. 5
Relaciones Inter-Institucionales .................. ......................................... 5
Recursos Humanos .............. .... ... ..... .. . ... ....... 5

II. INTRODUCCION ...... ............................................................................... 7
Objetivos y Campo ................................................................................ 7
Principales Caracteristicas Ambientales .......... ................... ............................... 7
Politicas de Desarrollo y Manejo de Recursos Naturales .............. ......... .......................... 10
Aspectos DemogrAficos y Econ6micas............... ............ ..... ..... ............. .......... 12

III. VEGETACION NATURAL ............................................................................... 15
Descripci6n General .......................................... ... .. ... ......... ..... ........ 15
El Estado de los Principales Tipos de Bosques .................................................... ... 21
Flora ................... ........... ....................... ............................ 22

IV. PLANTACIONES FORESTALES......................................................................... 25
Introducci6n ....................................................... ....... ... ..... ............ 25
El Estado de las Plantaciones Forestales ............... ........... ............. .................. 25
Evaluaci6n T6cnica de las Plantaciones Forestales............................................. 27
La Necesidad de Plantaciones Forestales........................ .......... ............. .... ..... .. 29
Obstaculos al Progreso ............................................................... ... ........ 30
AnAlisis Institucional de la Direcci6n General Forestal ................................................ 31
Otras Instituciones Gubernamentales Relacionadas con Asuntos Forestales ................................... 32
Recomendaciones ............. .......................................... ..... .... .......... ...... .. 33

V. RECURSOS HIDROLOGICAS Y MANEJO DE CUENCAS HIDROL6GICAS ................................... 35
Introducci6n .............................................. .. .......... .. ....... .... 35









Tabla de Materias (continuaci6n)

El Papel que Desempeflan los Recursos Hidrol6gicos ..................................................... 35
Base de Recursos..................................................................................... 36
Demandas Actuales y Proyectadas...................................................................... 43
El Manejo de los Recuisos............. ......................... .... ................................. 46
Principales Problemas y Controversias ................................................................ 49
C onclusiones ........................................................................................ 51
Recom endaciones .................................................................................... 51

VI. SU ELO S ................................................................................................ 53
Base de Recursos ..................................................................................... 53
Uso Actual y Proyec:ado de la Tierra.................................................................... 53
M anejo de Recursos .................................................................................. 58
Problems y Necesidaoes Principales.............. ................................................... 61
Conclusions y Recomendaciones ...................................................................... 65

VII. CARACTERISTICAS MARINAS COSTERAS Y CERCA DE LAS COSTAS .................................... 67
Zonas Pesqueras M arinas ............................................................................. 71
Zonas Pesqueras de Agua Dulce ........................................................................ 73
Introducci6n de Especies Ex6ticas .......... .. ......................................................... 74
Especies en Peligro de Extinci6n y Areas Criticas ......................................................... 75
M incria ............................................................................................. 76
P uertos ............................................................................................. 77
T urism o ............................................................................................ 77
R ecreaci6n .......................... ............................................................... 78
D esastres N aturales .................................................................................. 78
A nAlisis Institucional ................................................................................. 79
C onclusiones ......... ........................................................................ 80
Recom endaciones .................................................................................... 81

VIII. AREAS SILVESTRES Y VIDA SILVESTRE .............................................................. 83
Estado de la Vida Silvestre Nativa ...................................................................... 83
Estado de las A areas Silvestres .......................................................................... 84
Manejo de Recursos ................ ............................................................... 89
Problems Principales y Necesidades .................................................................... 93
Record endaciones .................................................................................... 94

IX. PEQUEROS AGRICULTORES........................................................................... 97
lntroducci6n ........................................................................................ 97
Algunas Tendencias de la Estructura Agraria y sus Efectos Ecol6gicas ........................................ 97
El Sistema de Producci6n de los Pequefnos Agricultores en el Suroeste........................................ 99
AnAlisis Institucional .............................................................................. 103
Desafios Cruciales para la Sociedad Dominicana durante la Dkcada de 1980 ................................... 104

X. CONTAMINACI6N AMBIENTAL ........................................................................ 107
Introducci6n .................................... ................................................... 107
El Suministro de Agua y Enfermedades Relacionadas con el Agua .......................................... 108
C onta ninaci6n Industrial ............................................................................. 109
Problems Ambientales en Areas Rurales ................................................................ 112
Problems Ambientales en las Areas Urbanas ........................................................... 114
R esum en ........................................................................................... 117

XI. ASPECTOS INSTITUCIONALES ........................................................................ 119
Institucionales Principales ............................................................................. 119
Vinculos Inter-institucionales .......................................................................... 120
Recursos H um anos................................................................................... 121
Presupuestos y Finanzas .............................................................................. 124
Conclusions y Recomendaciones ...................................................................... 125

BIBLIOGRAFIA ............................................................................................ 127

APENDICE................................................... .............................................. 131


























Lista de Figuras


Figure II-1.
Figura 11-2a.
Figure II-2b.
Figura 11-3a.

Figure 11-3b.
Figure 11-4.
Figura 11-1.
Figura 111-2.
Figura III-3a.
Figura III-3b.
Figura lll-4a.
Figura Ill-4b.
Figura III-Sa.
Figure lll-5b.
Figura IV-la.
Figure IV-lb.
Figura V-la.
Figura V-lb.
Figura V-2.
Figura V-3.
Figura V-4.
Figure V.5.
Figura V-6a.
Figura V-6b.
Figura V-7a.

Figura V-7b.
Figura V-8a.
Figure V-8b.
Figura V-9a.
Figura V-9b.
Figure VI-ln.
Figura VI-lb.


Divisiones Politicas y Caracteristicas GcogrAficas de la Rep6blica Dominicana ........................
El Pico Duarte, el punto mis alto de las Antillas y La Pelona, el segundo mas alto .....................
La ondulante topografia KArstica de cerros hoyas de piedra caliza, Los Haitises .......................
Daifos causados por los Huracanes David y Federico cuando azotaron directamente a los cerros de
forestados en la cuenca del Rio Ocoa ........ ...................................................
Abundantes derrumbes en una Area deforestada con suelos inestables entire Manobao y Loma de la Sal ....
Prom edio de Lluvia A nual ............ .......................................................
Diagrama de Zonas de Vida para la clasificaci6n de Holdridge de las Formaciones Vegetales de Mundo ...
Zonas de Vida de Holdridge en la Rep6blica Dominicana ........... ....................
Bosque seco subtropical entire Barahona y Azua ..................................................
Bosque seco subtropical sobre el Lago Enriquillo .................................................
Bosque h6medo subtropical en el Parque Nacional del Este........ ........................
Bosque hi6medo subtropical cerca de La Vega ....................................................
Topografla Karstica deforestada ...............................................................
Paisaje desnudado en la cuenca del Rio Las Cuevas ............ ................................
Reforestaci6n en Manobao con Pinus occidentalis ................................................
Bosque de pinos muy h6medo subtropical cerca de La Vega ..............................
Degradaci6n de cuencas en cl flanco sur de la Cordillera Central.. ...........................
Deforcstaci6n total en el mArgen del embalse de Sabana Yegua .. .. ....................
El embalse de Sabaneta y su deforestada cuenca ..................................................
Divisiones HidrogeogrAficas y cuencas ..........................................................
Mapa de isoerosividad de la Rep6blica Dominicana ......................................... ......
Proyecciones de la balanza de fuerza motriz para las demands de energia hasta 1982 ......................
Calle principal de El Rosario............... ................................................
Un canal de riego cerca de El Rosario ...................................................
Severa erosi6n de badenes de sedimentos no consolidados en el area semi-arida de la parte baja de la
cuenca de Sabana-Yegua ......................................................................
Carga de sedimentcs del tributario principal de la represa de Tavera ..............................
Derrumbes causados por la construcci6n de caminos y la deforestaci6n ..... ...................
Derrumbes intensificados por la deforestaci6n ....................................................
Canal de riego cerca de San Jose de Ocoa ........................................................
Excelente tierra para la agriculture cerca de El Rosario....... ............................
La erosi6n de la Cordillera Central ..........................................................
La deforestaci6n en ia cuenca del-Rio Las Cuevas ................................................










Lista de Figuras (continuaci6n)


Figure VI-2a.
Figure VI-2b.
Figure VI-3a.
Figure VI-3b.
Figure VII-1.
Figure VII-2a.
Figure VII-2b.
Figure VII-3a.
Figure VII-3b.
Figure VIII-1.
Figure VIII-2a.
Figure VIII-2b.
Figure IX-la.
Figure IX-lb.
Figure IX-2a.
Figure IX-2b.
Figure IX-3a.
Figure IX-3b.
Figure X-I.


Paisaje desnudado en la cuenca del Rio Las Cuevas .....................................
Deforestaci6n de las laderas en las Cordillera Central ..............................................
Intensa erosi6n de badenes y riachuelos en un bosque seco......... ........ ..................
Laderas empinadas que fueron despojadas de suelos por los huracanes de 1979 .... ..............
M apa de recursos costeros vivientes y no vivientes .................................................
Risco de piedra caliza, Los Haitises .............................................................
Costa de rocas de corales en la orilla norte de la Isla Saona, Parque Nacional del Este...................
Playa de arena blanca y palmas, ae coco, Parque Nacional del Este. ...............................
Cicatrices de la extracci6n no controlada de arena de playa cerca del Rio Nigua ..................
E l V alle de Sabana V ieja ......................................................................
El Parque Nacional de Isla Cabritos ............................................................
Bosque H6medo Subtropical en el Parque Nacional del Este ...................... ............
Agriculture de tala y quema en el bosque seco subtropical cerca de Padre de las Casas ..................
Agriculture de tala y quema sobre suelos llanos y rocosos ..........................................
Campesino cargando ramos y troncos pequeflos para hacer carbon ...... ....................
Mont6n de palos listos para ser convertidos en carb6n ................. .......... ........
Bosque seco subtropical seriamente agotado por la tala para carb6n ....... ...................
Cortador de madera en el Parque Nacional del Este ........................................... ....
Operaciones mineras y de fundici6n de ferroniquel de Falconbridge :n la Sierra de Yamasa..............

























Lista de Tablas






Tabla II111-1. Area de los Zonas de Vida de Holdridge en la Rep6blica Dominicana ................................ 15
Tabla 111-2. Clases de uso actual de la tierra o de cubierta en la Rep6blica Dominicana ............................. 21
Tabla 111-3. CAlculos comparativos de los principals tipos de bosques en la Rep6blica Dominicana ................. 21
Tabla III-4. Especies bajo amenaza o en peligro de extinci6n en la Rep6blica Dominicana ........................ 23
Tabla IV-1. Areas calculados y localizaciones de las plantaciones forestales del gobierno establecidas en la Rep6blica
Dom inicana hasta 1978 ....................................................................... 25
Tabla V-1. Inversiones projectadas en proyectos de recursos de agua y relacionados con energia durante el period,
de 1980-82 .................................................................................. 36
Tabla V-2. Caracteristicas de las subdivisions hidrogrAficas de la Repiiblica Dominicana ......................... 37
Tabla V-3. Recursos de Agua de la superficie por zona hidrogrAfica de la Rep6blica Dominicana ................... 41
Tabla V-4. Zonas hidrogeol6gicas demands de agua y recursos de agua de la Republica Dominicana ............... 42
Tabla V-5. Tierras para el riego, actuales y potenciales ................. .................. ........... 44
Tabla V-6. Capacidad el6ctrica instalada, 1980 ..................... ...... ....................... 44
Tabla V-7. Poblaci6n que se proyecter va a ser servida con agua potable y sistemas de alcantarillado en la Rep6blica
Dominicana ...................... .. ............................................ 46
Tabla V-8. Demandas urbanas, rurales, e industriales proyectadas para 1995 en diferentes zonas hidrogeol6gicas ..... 46
Tabla V-9. Demanda total de agua bajo la administraci6n de CAASD para la region de Santo Domingo ............. 47
Tabla VI-1. Nombre de la taxonomia de suelos de los Estados Unidos .............. ..... ................. 54
Tabla VI-2. Distribuci6n regional de la tierra en fincas en 1960, 1971 y 1977 ............................... 56
Tabla VI-3. Porcentaje de la distribuci6n del uso de la tierra de acuerdo con el tamafio de fincas y las regions ........ 56
Tabla VI-4. Datos de area y producci6n en 1979 para cosechas importantes en la Repiblica Dominicana ............. 57
Table VI-5. Comentario sobre las principles Unidades de Recursos de Producci6n .............................. 60
Tabla VI-6. Areas apr6ximadas de las Unidades de Recursos de Producci6n por regi6n............................ 61
Tabla VI-7. Perdida de suelos por cuenca .............................. ..................... ...... 64
Tabla VI-8. Clasificaci6n de la capacidad de la tierra ................. ............. .... .... .......... .. 64
Tabla VI-9. Tierras agricolas y sus potenciales por region en la Rep6blica Dominicana .................. ...... 65
Tabla VII-1. Clasificaci6n costera macr6scopica de areas critics .............. ........ ........ ........... 72
Tabla VII-2. Puertos importantes y numero de pescadores.............. ............... ...... ............ 73
Tabla VII-3. Principales puertos regionales en base a desembarques................. .................... 73
Tablea VII-4. Importaciones de pescado, exportaciones, valor y pais de origen o destino ............................. 74
Tablea VII-5. Principales proyectos de acuacultura que estAn siendo desarrolados al corriente o que estan ahora en
la Rep6blica Dominicana ................ ........ .............. ... ...... ........... 74
Tablea VII-6. Lista de species acuAticas que han sido introducidas a la Rep0blica Dominicana ....................... 75
Tabla VII-7. Especies bajo amenaza o en peligro de extinci6n .................. ........................ 76












Tabla VIII-1.
Tabla VIII-2.
Tabla VIII-3.
Tabla VIII-4.
Tabla VIII-5.
Tabla X-1.
Tabla X-2.
Tabla X-3.

Tabla XI-1.

Tabia XI-2.

Tabla XI-3.
Tabla XI-4.
Tabla XI-5.


Lista de Tablas (continuaci6n)


Estado de algunas species seleccionadas de fauna en la Repfiblica Dominicana .....................
Categorlas de Areas de vida silvestre usados o propuestas en la Rep6blica Dominicana ..................
Instituciones gubernamentales que afectan a la vida silvestre en la Rep6blica Dominicana ...............
Programs terminados y planeados del Departamento de Vida Silvestre .............................
Instituciones en contact con el Departamento de Vida Silvestre, Se-retaria de Estado de Agricultura .....
Porcentaje de la poblaci6n national servida con agua potable y sistemas sanitarios de alcantarillado ......
Caracterizaci6n de las industries principles de la Repiblica Dominicana ......................
CAlculos de las cantidades de ingredients activos y valor de los pesticides usados en la Rep6blica
D om inicana en 1979 ..........................................................................
Lista Resumida de los corrientes niveles y aumentos proyectados de personal profesional-t1cnico por
cam po de especializaci6n ......................................................................
Niveles de personal professional y t6cnico de acuerdo con las actividades de trabajo de las instituciones
d o m inicanos ................................................................................
Comparaci6n de gastos por program de SEA para el period de 1978-80 ...... ................
Comparaci6n de gastos por program de SURENA para el period de 1978-80 ........................
Gastos en el program para la protecci6n y el control de bosques de la Fuerzas Armadas durante el
period de 1978-80 ................................................................. ..........


























Lista de Siglas y Abreviaciaciones


ADN
ADP
BID
BOTANICO
CAASD
CATASTRO
CDE
CEA
CEDOPEX
CENDA
CESDA
CIAZA
CIBIMA
CNPV
CONARENA
CORAASAN
CORDE
CRIES
DAJABON
DGF (= FOREST)
DNP
DRP
DTA
DVS
FAO
FDL
FENACOOPES
FOREST
GODR
IAD
IDB
.IDECOOP
IICA
INDRHI
INDESUR
INDOTEC
INAPA
INTEC
ISA
LOYOLA
MEDIO-AMBIENTE
MDH
MNHM
OAS


Ayuntamiento del Distrito Nacional
Plan de Desarrollo AGropecuario, SEA
Banco Interamericano de Desarrollo (= IDB)
Jardin Bot'nico Nacional "Dr. Rafael M. Moscoso"
Corporaci6n de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo
Direcci6n General del Catastro Nacional
Corporaci6n Dominicana de Electricidad
Consejo Estatal de Azficar
Centro Dominicano de Promoci6n de Exportaciones
Centro Norte de Desarrolio Agropecuario, SEA
Centro Sur de Desarrollo Agropecuario, SEA
Centro de Investigaci6n Agricola en Zonas Aridas, SEA
Centro de Investigaci6n de Biologia Marina, UASD
Consejo Nacional de Poblaci6n y Vivienda
Consejo Nacional de Recursos Nacionales
Corporaci6n de Aqueducto y Alcantarillado de Santiago
Corporaci6n Dominicana de Empresas Estatales
Sistema Comprensivo para el Inventario y la Evaluaci6n de Recursos
Escuela Agricola de Dajab6n
Direcci6n General Forestal
Direcci6n National de Parques
Departamento de Recursos Pesqueros, SEA
Departamento de Tierras y Aguas, SEA
Departamento de Vida Silvestre, SEA
Organizaci6n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci6n
Fishery Development Ltd.
Federaci6n national de Cooperativas Pesqueras
Direcci6n General Forestal
Gobierno de la Repiblica Dominicana
Institute Agrario Dominicano
Inter-American Development Bank
Institute de Desarrollo y Crkdito Cooperativo
Institute Inter-Americano de Cooperaci6n Agricola
Institute Nacional de Recursos Hidrhulicos
Institute de Desarrollo del Suroeste
Institute Dominicano de Tecnologia Industrial
Institute Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados
Institute Tecnol6gico de Santo Domingo
Institute Superior de Agricultura, Santiago
Institute Polit6cnico Loyola
Departamento del Medio Ambiente y Recursos Naturales
Museo del Hombre Dominicano (= Musco de las Casas Reales)
Museo Nacional de Historia Natural
Organizaci6n de Estados Americanos









Lista de Siglas y Abreviaciaciones (continuaci6n)


ONAP
ONAPLAN
ONAPRES
OSISA
PIDAGRO
PLAN SIERRA
PNUMA
PRYN
SALESIANA
SEA
SEAPLAN
SEICA
SESPAS
STP
SURENA
UASD
UCE
UCMM
UNDP
UNPHU
SAID
USDA
ZOODOM


Oficina Nacional de Administraci6n y Personal
Oficina Nacional de Planificaci6n
Oficina Nacional de Presupuesto
Oficina de Integraci6n Agropecuaria de Azua, SEA
Program Integrado de Desarrollo Agropecuario
Plan de Desarrollo Integral "La Sierra", SEA
Program de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (= UNEP)
Proyecto Riego Yaque del Norte
Escuela Agricola Salesiana
Secretaria de Estado de Agricultura
Subsecretaria de Planificaci6n Agropecuaria, SEA
Subsecretaria de Investigaci6n, Extensi6n e Investigaci6n, SEA
Secretaria de Estado de Salud Pilblica y Asistencia Social
Secretariado T6cnico de la Presidencia
Subsecretaria de Estado de Recursos Naturales, SEA
Universidad Aut6noma de Santo Domingo
Universidad Central del Este
Universidad Cat61lica Madre y Maestra, Santiago
Program de las Naciones Unidas para el Desarrollo
Universidad N-.cional Pedro Henriquez Urena
Ag6ncia de los Estados Unidos par el Desarrollo Internacional
Departamento de Agricultura de los Estados Unidos
Parque Zool6gico Nacional























I


Resumen


Este perfil ambiental de la Rep6blica Dominicana se realiz6
durante un period de cinco semanas en setiembre y octubre 1980,
por un equipo compuesto de nueve personas, especialistas en la
ecologia, la geografla, la ecologia marina, la silvicultura, la an-
tropologia rural, los suelos, la hidrologia, las zonas silvestres/vida
silvestre y el control de la contaminaci6n. Los colegas de la
Repiblica Dominicana, proporcionados por SURENA,
contribuian de modo significativo a los andlisis sectoriales
La Rep6blica Dominicana se enfrenta a graves probl,'mas con
respect al alimento, la energia y la poblaci6n, que ya han pro-
vocado la degradaci6h considerable del ambiente, y presagian un
future poco prometedor no solamente para los recursos naturales
sino para el pals tambi6n. A pesar de la expansion de la
agriculture mediante el incremento en proyectos de riego, el pais
es un importador neto de alimentos. Aun cuando el gobierno estA
desarrollando drdsticamente el potential hidroel6ctrico con-
siderable del pals, el petr61eo importado provee el 85070 de los re-
querimientos de la energia national. Las cuencas de la Cordillera
Central, absolutamente fundamentals para la tierra agricola y
proyectos hidroel6ctricos, han sido y siguen siendo afectadas
severamente por la agriculture de corte y quema. La protecci6n y
rehabilitaci6n de las cuencas en crisis merecen que se tomen
medidas de urgencia semejantes al cierre de los aserraderos y la
prohibici6n de la deforestaci6n en 1967. Frente al problema dc
crecimiento de la poblaci6n que se prevee se duplicard dentro de
26 aflos y sin limits de los sistemas tradicionales de agriculture
utilizados anterioramente, que conlleva a que los agricultores de
las montaflas quienes no tienen a donde ir, se verAn afectados.
En este decenio, la Rep6blica Dominicana debe realizar lo que
no podia o no queria hacer en el pasado: hacerse auto-suficiente
en alimentos, aumentar las exportaciones agricolas, general mAs
energia de recursos locales renovables e introducir una political
demogrAfica realist. Solamente rnediante una relaci6n diferente
de modo fundamental y qualitative entire la poblaci6n
dominicana y los recursos naturales del pals se podrA cumplir con
estas metas esenciales a la Rep6blica Dominicana.
Las conclusions y recomendaciones principals para cada sec-
tor de los recursos dominicanos naturales se resume abajo.

La Vegetaci6n Natural
Ecol6gicamente hablando, ocurren nueve Zonas de Vida de
Holdridge en la Rep6blica Dominicana. Dos Zonas de Vida -
HOmeda Subtropical y Seca Subtropical cubren el 68%o del


pals, no obstante la Humeda Montafna Baja Subtropical con-
stituye la Zona de Vida mas critical como fuente de agua para el
riego y la energia hidroel6ctrica. Esta zona de Vida cubre casi el
7% del pais, principalmente en la Cordillera Central, donde
nacen los rios importantes.
Un inventario reciente de CRIES de la cubierta de la tierra in-
dica que s61lo el 1407o del pals sigue en selva, principalmente los
bosques caducifolios en las regions Aridas sudoeste y el noroeste.
Algunos quedan tambi6n en la provincia de la Altagracia y en los
Haitises. A causa de la baja densidad, la mayoria de los pinares se
clasifican como pasturaje limitado.
Los pinares extensos de los parques nacionales de BermOdez y
del CArmen Ramirez parecen estar en estado excelente a causa de
los esfuerzos protectores de FORESTA y DNP. Por otra parte,
no es igual en los bosques caducifolios de tierras bajas que estan
bajo la presi6n intense de los agricultores de corte y quema y
queniadores de carb6n vegetal. En gran parte, FORESTA no ha
tornado en cuenta los bosques no pinares al hacer cumplir la ley
de 1967 para el cierre de los aserraderos y la prohibici6n de la
deforestaci6n. Aur.'lue diferentes criterios y m6todos de
clasificaci6n hacen que sea dificil comparar las estadisticas sobre
el area boscoso en los studios de la OEA, OAA y CRIES. Las
observaciones y entrevistas indican que la desforestaci6n contin6a
sin ningun control casi constantemente en los bosques
caducifolios. La protecci6n active por parte de FORESTA y DNP
de los dos parques nacionales de la Cordillera Central parece
haber disminuido el advance de la agriculture en los valles altos.
Los agricultores de corte y quema estan activos tanto en los bos-
ques xerofiticos del oeste, como en las selvas h6imedas de los
Haitises y la Altagracia.
La demand creciente de carb6n vegetal esta dirigida hacia los
bosques xerofiticos del sudoeste. El control simb6lico de
FORESTA sobre el transport de carb6n vegetal solamente
verifica el 20% de la producci6n annual aproximada de 4.8 mill6n
de sacos. El control y la direcci6n de la deforestacion para el
carbon vegetal no existen. La quema de carb6n vegetal y el
pastoreo de cabras causan una degradaci6n considerable del sitio
en los bosques xerofiticos.
La flora national se calcula en 5,600 species, de los cuales casi
el 3617o son enddmicos. Una lista preliminary indica que 277
species de plants estan amenazados o en peligro de extinci6n. El
jardin botanico national es muy impresionante, con un program
botanico active.










Recomendaciones Principales:
Diferenciar los tipos especificos de bosque en el inventario
national de la cubierta de la tierra.
Ideptificar las porciones de Zona de Vida H6meda
Montafta Subtropical que todavia no se incluyen en los par-
ques nacionales, y asegurar su protecci6n.
Estudiar los m6todos administrativos para mejorar el uso
continue de los bosques xerofiticos para el pastoreo de
cabras y la producci6n de carb6n vegetal.
Evaluar las areas ecol6gicas inicas en su g6nero, tal como
zonas de vida secundarias y areas transicionales para restos
vegetables o species de plants, todavia sin protecci6n en
parques nacionales existentes y asegurar su supervivencia.
Cambiar el status existentes de parques nacionales de
reserves a parques nacionales legitimos.

Silvicultura de Plantaci6n
Hay una necesidad urgente en la Rep6blica Dominicana de
desarrollar la plantaci6n de bosques, para disminuir la erosi6n de
la tierra, proveer madera para combustible, y reducir la factura
annual de $30 mill6n para products de madera importados. Desde
1969 se ha establecido soiamente 3,200 hectAreas de plautaciones
de bosques, de las cuales casi el 70% estaban patrocinadas por el
gobierno. Los products de madera y la e>tabilizaci6n del sitio
son las metas principles de la plantaci6n. Los Arboles de las prin-
cipales plantaciones son el Pinus occidentalis originario y el P.
caribaea var. hondurensis ex6tico.
FORESTA es la agencia gubernamental principal que trata de
la silvicultura de plantaciones, con ayuda del OAA (1969-1972) y
el BID (desde 1977). La Secretaria de Agricultura tiene un com-
ponente de reforestaci6n en el proyecto de desarrollo rural Plan
Sierra y el proyecto de la cuenca Bao. Los programs de
reforestaci6n que covnciernan a las firmas ALCOA, Gulf and
Western, Rosario y Falconbridge; han plantado poco menos de
1,000 hectAreas.
Los ensayos de species y studios de procedencia casi no ex-
isten en la Rep6blica Dominicana. Las practices en los viveros
parecen producer plants aceptables, pero se puede mejorar tanto
el vigor de las plants como la eficiencia de la operaci6n. No hay
datos locales sobre su crecimiento y su rendimiento.
A pesar de la desforestaci6n desenfrenada y la necesidad obvia
de plantaciones de Arboles para disminuir la erosi6n y ayudar la
rehabilitaci6n del sitio, un program masivo de reforestaci6n no
es una soluci6n apropiada en este moment. Las principles
limitaciones a la silvicultura de plantaciones incluyen una falta
grave de pericia t6cmea, tierra gubernamental poco o mal definida
que necesita reforestati6n, una ausencia de incentives y garantias
para los esfuerzos privados en la reforestaci6n, y una falta de con-
ciencia de la silvicultura. Tanto las plantaciones tradicionales,
como la plantaci6n de Arboles, como un component de
agrosilvicultura, pueden ser un papel important en el control de
la erosi6n y rehabilitaci6n del sitio; sin embargo, deben incor-
porarse en programs referentes a la tierra tal como el Plan
Sierra.
Las plantaciones de Arboles de crecimiento vigoroso de gran
potencia calorifica pueden disminuir considerablemente el abuso
de la deforestaci6n de bosques xerofiticos para el carb6n vegetal.
Solamente algunos pequeflos studios de los potenciales y
necesidades de plantaciones de madera combustible se estan
realizAndo. A causa de la importancia ecol6gica de los pinares
restantes como cuencas colectoras critics de los rios principles
del pais, no se debe considerar como una fuente important de
madera industrial. Cualquier reducci6n sustancial de las importa-
ciones de madera en la Repiblica Dominicana debierq ocurrir
como resultado de la silvicultura de plantaciones.
Los bosques dominicanos y la reforestaci6n caen bajo la
responsibilidad principal de FORESTA, dirigido por un director


military nombrado por el Presidente. La mayoria del personal de
FORESTA tiene experiencia del campo, articularmente en la
protecci6n forestal y control de incendoos. El papel de los
militares en FORESTA es discutible en cuanto a su political; sin
embargo, FORESTA ha hecho bien en proteger los pinares de la
Cordillera Central. No es probable que la transferencia de
FORESTA a la Secretaria de Agricultura otra vez mejore la
estructura organizacional, la pericia t&cnica o la vigilancia de bos-
ques, sino aumentaria much la distancia political de la Presiden-
cia.
Recomendaciones Principales
Mejorar la calidad del personal professional y t&cnico de
FORESTA de modo significativo.
Crear un pequeflo servicio de investigaci6n en FORESTA
con el 6nfasis inicial en las selecciones especies-sitios, datos
de crecimiento y rendimientos, y las ganacias econ6micas
de la silvicultura de plantaciones.
Cooperar con otras agencies gubernamentales para in-
troducir proyectos integrados en relaci6n a la tierra en
escala piloto en las cuencas en crisis.
Desarrollar programs de reforestaci6n.
Permitir el tratamiento silvicultural de bosques privados
que no estan en crisis con el objetivo de administraci6n
cientifica para rendimiento continue de madera.
Instruir al p6blico en los valores de la conservaci6n de los
bosques.

Agua
Los recursos hidraulicos juegan papeles fundamentals en la
agriculture, la energia y la salud p6blica dominicana. Los em-
balses en los rios principles proven agua para general el 15% de
la energia dominicana y regar casi 170,000 hectAreas. Los proyec-
tos actuales doblarAn la capacidad hidroel6ctrica instalada antes
de 1983 e introducirdn unas 100,000 hectAreas mAs en los sistemas
de riego antes de 1985. Muchos otros proyectos y planes con-
tinuaran aumentando el uso de los recursos hidricos para la
energfa hidroel6ctrica y el riego.
Los recursos hidricos interiores indican la precipitaci6n en la
cuenca. Muchos factors influyen en el comportamiento de la
cuenca, pero el uso de la tierra muchas veces tiene efectos director
y absolutos en la producci6n de la cuenca. Las cuencas
dominicana' se encuentran en muy mal estado a causa de la con-
versi6n penetrante de la vegetaci6n forestal a usos agricolos. La
agriculture de corte y quema, una ausencia total de m6todos de
conservaci6n del suelo, y los huracanes mayores han asolado
varias cuencas importantes.
La erosi6n masiva de cuencas del orden de 100-500
toneladas/ha/afio literalmente inunda los cnabalses de sedimen-
tos. El embalse de Valdesia tiene 22 m de sediments al tal6n de la
presa, a solamente 8 m de la toma; el embalse de Tavera, ter-
minado en 1973, y. tiene 18 m de sedimentos detras de la presa
que causan una reducci6n de 14% de la capacidad de almacena-
miento permanent y una p6rdida de 10-15 m de almacenamiento
activo.
El deterioro de las cuencas de la Cordillera Central es tan critical
que la situaci6n necesita medidas de urgencia y acciones drAsticas
semejantes al cierre de los aserraderos y la prohibici6n de la
deforestaci6n en 1967. No obstante, la protecci6n y/o
rehabilitaci6n de las cuencas no es tan fAcil como el cierre de los
aserraderos. Las cuencas estAn verdaderamente llenas de
pequenfos agricultores que se a duras penas ganan !a vida en sus
pequenas parcelas. El reasentamiento masivo es impossible porque
no existe ninguna nueva frontera para la agriculture traditional
en la Rep6blica Dominicana. La administraci6n integrada de la
tierra que concierne a los pequenos agricultores constituye la
Inica soluci6n viable para continuar la productividad de las cuen-
cas.










INDRHI es una instituci6n gubernamental aut6noma respon-
sable del desarrollo controlado de todas las aguas superficiales y
subterrAneas. Aunque INDRHI ha desarrollado activamente unos
sistemas de riego importantes, su mandato legal se comnplica por
conflicts inter-institucionales y duplicaciones sobre el agua
potable con INAPA y CAASD y con los proyectos hidroel6ctricos
de CDE. Varias agencies gubernamentales nacionales planifican,
desarrollan y operan proyectos de agua de modo independiente.
La duplicaci6n y los celos que resultan, aumentan de modo
significativo los costs reales, en un moment en que la Rep6blica
Dominicana tiene cada vez menos dinero disponible para inver-
siones de capital.
Recomendaciones Principales
Proclamar que la protecci6n y rehabilitaci6n de las cuencas
sea una urgencia national.
Pedir que cada cuenca se trate como un sistema integrado.
Desarrollar e introducir un plan integrado de ad-
ministraci6n de la tierra y las aguas para cada cuenca im-
portante.
Coordinar los proyectos de riego y drenaje para llevar al
mAximo la eficacia y eliminar la superabundancia.
Reducir al minimo los conflicts inter-institucionales y
duplicaciones.
Incluir los costs de la rehabilitaci6n y protecci6n de las
cuencas en los costs estimados para la copstrucci6n de
press.

Suelos
Los suelos fecundos y fdrtiles del Cibao representan en gran
cantidad la abundancia de suelos poco profundos y pobres en los
taludes empinados, en su mayor part pedregosos y sujetos a la
erosi6n several, en casi todo el pais. La mayor part de los
pequehos agricultores a duras penas se ganan la vida en tierras
marginales y submarginales no aptas para cultivos anuales. De los
37 servicios de cartografia de suelos principles identificados por
CRIES, 24 tipos de suelo que cubren casi 21,000 km2 tienen un
potential agricola de moderado a grande para cultivos
especificos. Sin embargo, 27,000 km2 ya son Areas cultividadas;
solamente en las zonas Aridas del noroeste, el suroeste y el sur se
encuentran areas considerable de tierras potenciales para
agriculture, pero necesitardn riego. La tierra agricola se divide
casi igualmente entire los cultivos y el past, con s6lo casi el 13%
en descuidado o fuera de uso.
Los cultivos de exportaci6n incluyen la cafia de az6car, cl caf6 y
el cacao, mientras el arroz, los frijoles, los platanos, y la yuca son
los alimentos basicos nacionales. La mayor part de los alimentos
basicos de primera necesidad sc produce en pequefas granjas o de
tamano median; casi el 70% de las granjas tienen menos de 5
hectAreas, y ocupan menos del 14% de la tierra cultivada total.
Solamente cl 3.4% de las granjas exceden 50 ha, pero 6stas
ocupan mAs de la mitad de toda la tierra cultivada.
La erosi6n del suelo es el problema mas grave que afecta los
recursos naturals de la Rep6blica Dominicana a causa del
predominio de suelos poco profundos en los taludes empinados y
el uso extensive de la agriculture de corte y quema para cultivos
anuales. Las p6rdidas sustanciales de la capa superior del suelo a
causa de malas prActicas en la agriculture de iontana han
disminuido much la fertilidad del suelo y productividad de
cultivos. Los resultados son areas extensas de agriculture de corte
y quema basada en unos pocos anos de cultivos anuales, seguidos
de various anos de mal pasto y, por fin, el abandon. La sedimen-
taci6n del lecho de los rios tambidn acenli6a la inundaci6n dc los
valles bajos. Ademas, la crosi6n del suelo depusita grandes can-
tidades de sedimentos en los embalses.
Los problems de salinidad existen principalmente en las zonas
Aridas del sui oeste y noroeste, donde areas considerable de tierra
regada se han perdido para la producci6n de cultivos. Mala direc-


ci6n de aguas, inclusive una falta de drenaje, es la causa principal
de salinizaci6n.
El Plan Sierra, patrocinado por el gobierno, trata de ayudar a
los pequenos agricultores a convertir cultivos anuales en cultivos
perennes, ademas de fomentar la reforestaci6n, la adrrinistraci6n
forestal, los servicios sociales y la artesania. Aunque los suelos de
area del proyecto son relativamente buenos comparados con otras
cuencas critics en la Cordillera Central, el Plan Sierra es un
esfuerzo national impresionante que puede servir de modelo
valioso para cuencas degradadas severamente.
Recomendaciones Principales
Demorar mas proyectos de embalses para concentrar los
esfuerzos en la protecci6n y rehabilitaci6n mAs
arriba de los embalses existentes.
Incorporar las medidas de conservaci6n del suelo en el
diseno de construcci6n de carreteras.
Crear regions de conservaci6n del suelo o riego para
facilitar la administraci6n de la tierra y las aguas tanto
como la rehabilitaci6n del suelo.
Iniciar la investigaci6n sobre sistemas de cultivo mas
apropriados y la conservaci6n del suelo para los
agricultores de montanas.

Los Recursos Marinos y Cos.aneros
Tradicionalmente, la Rep6blica Dominicana ha contado con el
interior para el desarrollo de recursos naturals, como muestra la
dependencia sobre az6car y los minerals para ingresos de expor-
taciones. El desarrollo orientado hacia la tierra, hasta hace poco,
ha protegido la zona costera de problems ambientales rela-
cionados con el desarrollo, pero las prioridades actuales del
gobierno de desarrollar el turismo y la pesca marina indican que la
demora ha terminado. No obstante, hay pocos mecanismos para
el desarrollo integrado y ecol6gicamente seguro de las regions
costaneras. Las limitaciones principles incluyen: 1) el uso no
traditional de los recursos; 2) un grupo inexperto de organiza-
ciones administrativas que crece rapidamente; 3) una ausencia de
mecanismos coordinadores para un enfoque integrado; 4) una
falta de profesionales multidisciplinarios y calificados; y 5) un
mandate legislative confuso.
El sector de la pesca dominicano esta al nivel artesano, y las im-
portaciones son responsables por el consumo del 60% del
pescado. Un studio de INDOTEC terminado hace poco, indica
que la pesca marina puede satisfacer la demand national; sin em-
bargo, se presta poca atenci6n a la administraci6n de la pesca
para rendimiento continue.
A pesar del .nfasis del gobierno en el desarrollo del turismo, la
Secretaria del Turismo parece incapaz de evaluar el efecto am-
biental del desarrollo concentrado. Preguntas series, a las cualcs
se debe buscar respuestas, incluyen el acceso pfblica a las playas,
el tratamiento de aguas residuals, la descarga de desechos
s6lidos, la piotecci6n contra huracanes, las fuentcs de alimento,
la collecci6n del coral y de las conchas, y la protecci6n del habitat
critic.
Aunque algunas especie. marinas en peligro de extinci6n estan
protegidos en parte por la ley, la cosecha significativa de tortugas
(E. imnbricata), tortugas verdes y manaties continla. El 85%
estimado de la problaci6n mundial de ballenas corcovadas usan
los bancos costaneros para parir.
La falta de una legislaci6n afecta los esfuerzos para administrar
y coordinar los recursos costaneros eficazmente, lo que muchas
veces produce posiciones adversarias entree las agencies que com-
pitcn.
A pesar del gran dano a las viviendas por los huracanes de 1979,
la extracci6n de arena (p.c. Nigua) de las dunas protectoras no
disminuye. No hay mecanismos oficiales para combatir rapida y
eficazmente los grandes desastres como los derrames de petr61leo.
Un derramc simulado en el Pasaje Mona indica que el petr61leo










ilegarla al litoral este dentro de tres dias y puede extenderse hasta
la Laguna Lim6n y la Romana dentro de circo dias.
Recomendaciones Principales
o Crear una comisi6n nacional para funcionar como agencia
de inspecci6n y permiso para el desarrollo de la costa.
Definir la political y las directrices para el desarrollo de la
costa, inclusive la valoraci6n ambiental independiente de
los proyectos propuestos.
Revitalizar y consolidar CIBIMA, 6nica instituci6n
acad6mica que trata de las ciencias marinas.
Desarrollar un plan de urgencia national funcional para
desastres como huracanes, inundaciones, derrames de
petr61eo y sustancias t6xicas.
Hacer un inventorio de los recursos marines y costafleros y
establecer los criterios para crear parques marinas para la
protecci6n de habitats critics y los species en peligro de
extinci6n.

Las Zonas Silvestres y La Vida Silvestre
Las zonas silvestres en la Rep6blica Dominicana estAn definidas
como aquellas areas que no pueden mantener agriculture ner-
manente, el ganado o la silvicultura intensive, ademis de las Areas
aquAticas anAlogas. El uso de las zonas silvestres son prin-
cipalmente para subsistencia, aunque la quema de carb6n vegetal
depend del recurso tambi6n. El uso de las zonas silvestres, sea
destructive o no, no ha sido cuantificado.
El sistema dominicano de cinco parques nacionales contiene las
zonas silvestres mis grandes y mis importantes. Los parques na-
cionales de J. ArmAndo Berm6dez y Jos6 del Carmen Ramirez,
que cubren 1,530 km2, estan contigios en la Cordillera Central.
Pinares bien protegidos dominant estos dos parques; no obstante,
FORESTA los ve como reserves forestales aptas para utilizarse en
lugar de dejarlos como parques nacionales verdaderos. El parque
national de los Haitises originalmente cubria 208 km2 de
topografia kArstica, pero casi todo este parque ha sido alterado
gravemente por los agricultores de corte y quema. Las modifica-
ciones propuestas sobre los limits incluirian los 120 kin2 de bos-
que restantes. El parqu. national de Isla Cabritos tiene una exten-
si6n de 26 km2 en el Lago Enriquillo. La vegetaci6n original se
recupera desde el traslado del ganado dom6stico y silvestre. Pro-
yectos de riego regionales disminuyen el flujo de agua fresca
(dulciacuicolo) en el Lago Enriquillo, provocando una salinidad
creciente que amezana las species acuAticas. El Parque Nacional
de! Este ocupa 434 km2 en el rinc6n sureste del pais. Aunque el
parque incluye la isla de Saona, las areas marinas que circundan e
intervienen no se incluyen en el parque.
La direcci6n national de los parques (DNP) es una agencia
gubernamental nueva que ha establecido eficazmente la presencia
del personal en los parques nacionales y ha comenzado la protec-
ci6n de los habitats y la biota de los parques.
La naturaleza insular de Hispaniola y las diversas condiciones
ecol6gicas han resultado en una pequenfa fauna con endemismo
considerable. La destrucci6n desenfrenada del habitat y la in-
troducci6n deliberada de species ex6ticas como la mangosta han
reducido la mayoria de las poblaciones originales. La fauna
amenazada o en peligro incluye 6 species de tortuga, por los
menos 11 reptiles, 44 species de pAjaros, y 9 species de
mamiferos. El departamento para la vida silvestre (DVS) subraya
la producci6n commercial de la vida silvestre y el control de
vertebrados dafninos. Solamente se presta poca atenci6n a la
fauna cstA en peligro y mientras tanto no se hace ningIn caso de la
fauna marina.
Los problems principles incluyen: 1) legislaci6n poco clara o
anticuada; 2) categories de administraci6n confusas y fragmen-
tadas; 3) responsabilidades administrativas mal dirigidas o mal
definidas; 4) falta de control sobre la introducci6n de species
ex6ticas; 5) falta de control sobre la exportaci6n de species en


peligro (el gobierno no es un aval de CITES, por eso Is exporta-
ciones no son controladas por convenio international); y 6)
ausencia casi total de cooperaci6n inter-institucional.
Recomendaciones Principales
Revisar las leyes existentes para consolidar las categories
administrativas de las zonas silvestres.
Desarrollar la political ambiental y la legislaci6n correspon-
diente para establecer el compromise del gobierno a la con-
servaci6n y direcci6n racional de los recursos naturales.
Hacerse miembro firmante de CITES.
Aprobar e introducir la Ley de la Fauna propuesta.
Declarar que todas las islas y cayos sean reserves provi-
sionales hasta que se haga un inventario de sus recursos
naturales y los value.
Aclarar el status de los dos parques nacionales de la Cor-
dillera Central al ponerlos bajo la jurisdicci6n absolute del
DNP.

Los Pequenios Agricultores
No solamente constituyen los pequefios agricultores la mayoria
de la poblaci6n rural de lo que es esencialmente un pais agrario,
sino tambi6n produce la mayor parte de los alimentos bAsicos del
pals. A causa de la agriculture traditional de corte y quema y la
tecnologia rudimentaria, los pequefnos agricultores son agents
importantes de las transformaciones ecol6gicas. Estos forman
parte de los problems ambientales y son un component
necesario de cualquier soluci6n.
Hay una double tendencia en curso en la tenencia de tierras hacia
la fragmentaci6n y concentraci6n aqu6lla crea cada vez mAs
mini- o micro-granjas y 6sta a su vez crea grandes fincas dedicadas
a bicnec para exportaci6n. Los cultivos principles de los
pequeflos agricultores son los plAtanos, la yuca, los frijoles, las
batatas, y Cajanas cajan. Otro problema agrario es la escasez de
empleos y la concentraci6n de ingresos, dando como resultado el
subempleo general (46%). El Instituto Agrario (IAD) calcula que
el 60% de las casas rurales viven de menos de RD $450/ano.
La poblaci6n creciente de tierras marginales o submarginales
causa la emigraci6n rural significativa. Los problems de la
poblaci6a rural han causado un aumento drAstico de invasiones
de tierras privadas y nacionales.
Se ha puesto un mayor Wnfasis en los sistemas de producci6n de
pequenfos agricultores en el suroeste cuya regi6n ha sido ig-
norada po; las agencies gubernamentales. Durante las 01timas tres
d6cadas, han habido cambios suitiles pero significativos los cuales
han movido a los campesinos dominicanos lejos de ia agriculture
de subsistencia hacia la participaci6n creciente en la economic del
mercado. Para satisfacer las n' cesidades de su familiar, el
agricultor dominicano debe aum.:ntar continuamente la produc-
ci6n, los cuales arrojan resultados desastrosos que saltan a la vista
en las laderas dominicanas actualmente.
Los pequeflos agricultores en el suroeste dependent de la
agriculture de corte y quema, la quema de carb6n vegetal y la cria
de cabras. Despues de satisfacer las necesidades de alimento para
la familiar y la siembra, se vende el exceso de la producci6n de
cultivos. La quema de carb6n vegetal tradicionalmente era una
actividad esporAdica, pero con la demand urbana creciente, la
quema de carb6n vegetal se ha hecho una actividad de jornada
complete para muchas families. Las cabras se conocen como la
vaca del pobre, pero raras veces se las ordefna en el suroeste por-
que los campesinos prefieren que los cabritos reciban la leche.
Tradicionalmente la cria de cabras no necesitan much cuidado
ya que se crian sueltes y al paFtc libre. Aunque las cabras con-
stituyen una fuente occasional de leche y came, tambien sirven de
protecci6n contra la inseguridad econ6mica. Las cabras son
especialmente importantes para los pequefnos agricultores, porque
los puercos han sido erradicados a causa de la peste porcina
africana.









Recomendaciones Principales
a Incorporai a los pequeflos agricultores para desarrollar la
administraci6n intzgrada de la tierra y la rehabilitaci6n de
las cuencas.
Proveer mis ayuda gubernamental a los sistemas de pro-
ducci6n de pequeflos agricultores, desde Na ayuda tocnica
con la conservaci6n de suelos hasta asistencia de crdditos.
Usar el modelo del Plan Sierra para alcanzar los pequeflos
agricultores y mejorar los sistemas de cultivos, la quema de
carb6n vegetal, y la cria de cabras.

La Contaminaci6n Ambiental
Tres instituciones, INAPA, CAASD y CORAASAN son
responsables del control de la contaminaci6n ambiental en los
municipios, pero ninguna es responsible del control de la con-
taminaci6n industrial o agricola Actualmente, la mineria es la
fnica industrial sujeta a controls ambientales. La legislaci6n
sobre la pesca require que la industrial control la descarga de
aguas residuales, pero no se hace much caso de esta ley.
Casi el 10% del d61lar de la fabricaci6n se produce por la
agriculture principalmente el azticar, el furfural, la melaza, el
tabaco, el alimento y las bebidas. Las fnicas industries pesadas
son la mineria (la bauxita, el ferroniquel, el oro y la plata), el
cemento, el acero, el refinamiento del petr61leo y la generaci6n de
energia el6ctrica.
Aunque la base de datos es debil, las principles tendencias en
el uso del agua, el abasto, el agua potable y el servicio de alcan-
tarillado no son adecuadas. Solamente el 10% de las casas rurales
y el 54% de cases urbanas tienen servicios de agua potable. Las
cifras respectivas para los centros sociales tambien son muy bajas
el 23% es rural y el 32% es urbano. No mas del 15 al 25% de
las casas urbanas estan conectadas con sistemas de alcantar-
illados, mientras que estos sistemas de saneamiento no existen en
las regions rurales. El agua potable se contamina de vez en cuan-
do de bacteria y muchas veces de sedimentos.
Las industries en general produce menos contaminaci6n del
agua y del aire; ademas causan menos problems de riesgo profe-
sional y de ruido. La contaminaci6n especifica viene de emisiones
de particular o humo de la fAbrica de cemento FDC y de
Metald6m; las particular son producidos cuando se genera !a
energia el6ctrica en suspension y emisiones de 6xido de azufre a
vapor mediante un combustible naval con alto contenido en
azufre; y la mayoria de las aguas residuales que provienen de la
elaboraci6n de alimentos, la producci6n de jab6n y detergentes, y
process semejantes. Generalmente, las industries que pertenecen
al gobierno son las que causan la mayor parte de la contaminaci6n
ya que estas cuentan con escasos recursoc ,con6micos y una tec-
nologia obsoleta. Por el contrario, las e: ,resas multinacionales
tienen una tecnologia avanzada para el control de emisiones y
desechos industriales.
La contaminaci6n rural y los problems de sanidad se basan en
la pcca educaci6n. La falta de higiene personal, el agua con-
tamiada, la falta de facilidades de saneamiento, la mala
nutrici6n y la alta densidad de poblaci6n en las comunidaJes
rurales han aumentado la incidencia de enfermedades. El uso ex-
cesivo de pesticides causa la intoxicaci6n aguda o cr6nica, con-
tamina los products, y fomenta plagas resistentes.
Los problems ambientales urbanos se manifiestan en los bar-
rios bajos que circundan la mayor parte de los centros urbanos.
La ubicaci6n y expansion de los barrios bajos estan en gran part
imprevistas, conducen a que sobrepasen o excedan la capacidad
del gobierno para proveer facilidades de servicio.
Recomendaciones Principales
Dar un status prioritario a la calidad de agua potable;
Requerir que los ciudadanos paguen las tarifas mas altas
para los servicios de agua potable y alcantarillados; ya que
serA necesario subvencionar estos

Mejorar los esfuerzos para el control de la contaminaci6n
de las industries que pertenecen al gobierno.
Instruir a los pequeflos agricultores en los usos y abusos de
los pesticides y abonos, tanto corno la necesidad de higiene
personal y saneamiento personal.
Esforzarse realmente pur planificar las areas de mayor ur-
banizaci6n irregular a causa de barrios bajos y Areas
residenciales imprevistas que ocasionen su mayor part un
gran peso en las facilidades de servicios.

Reluclones Inter-Inslituclonales
Hay 18 agencies del sector p6blico y 9 instituciones privadas
que se dedican a la contaminaci6n ambiental y la conservation de
los.recursos naturales en la Rep6blica Dominicana. Existen pro-
blemas de interests creados y conflicts institucionales por causa
de las diversas responsabilidades asignadas a cada agencia
p6blica, como la ausencia de una political sobre la conservation de
los recursos naturales. Cada sector que se dedica a proteger los
recursos naturales tiene mAs de una agencia gubernamental
primaria, por eso hay una duplicidad considerable de esfuerzos y
programs, tanto como celos profesionales. Y lo que es peor aun,
algunas instituciones con programs semejantes no intercambian
datos sustanciales.
Hay pcca participaci6n del sector privado en la esfera puiblica y
no hay ninguna coordinaci6n verdadera. Varias agencies interna-
cionales participan activamente en los programs de asistencia
tdcnica.
Recomendaciones Principales
La cooperaci6n inter-institucional debe reemplazar la com-
petencia y dualidad de esfuerzo actuales si la Republica
Dominicana no quiere enfrentarse con la grave crisis am-
bientale en la mayoria de sus recursos naturales.
Con la promulgaci6n de leyes de conservaci6n de los recur-
sos naturales y la realizaci6n de CONARENA, este podra
jugar un papel important en la coordinaci6n de los pro-
gramas de acci6n de los recursos naturales.
Las agencies p6blicas deben ir a la caheza para obtener la
ayuda del sector privado.
SURENA debe continuar consolidendose para desarrollar
mas su mandate para planificar, realizai y controlar la
political national de recursos naturales.
Otras instituciones claves como FORESTA, INDHRI, y los
parques nacionales deben consoidarse y deben coordinar
mAs estrechamente con SURENA para Ilegar a los fines
comunes.

Recursos Humanos
Como parte de este perfil ambiental, se hizo unas encuestas de
26 agencies ptiblicas, semi-aut6nomas y privadas que tratan de la
formaci6n, la investigaci6n, la planificaci6n y la realizaci6n con
respect a los recursos naturales. Aunque hay varias instituciones
educativas que ofrecen la formaci6n para estudiantes no licen-
ciados en los recursos naturales, no se ofrecen programs de licen-
ciatura. En los recursos naturales 321 profesionales y 127 tecnicos
estAn empleados. El 67% (298) de la mano de obra son utilizados
para realizar los proyectos. Hay 140 investigadores, y solamente
10 de 6stos trabajan tiempo complete en el Area de planificaci6n.
Las instituciones que cuentan con personal profesional/t6cnico
son: FORESTA (53), INDRHI (47), Tierra y Agua (34), la Pesca
(30), y el Servicio Meteorol6gico (21). Las instituciones de in-
vestigaci6n mejor provistas de personal son INDOTEC (47) y
CENDA (39).
Los necesidades de recursos humans hasta 1985 se dan con
todo lujo de detalle mas adelante. La mayoria del personal nuevo
que se va a necesitar debera tener una maestria (82) o una licen-
ciatura (85) como requisito. El nuimero de t6cnicos calificados
tendran que duplicarse en el future, si se quiere realizar los pro-









yectos planificados ya que constituyc el impedimento principal a
la realizaci6n de proyectos. La neccsidad mayor de tdcnicos adi-
cionales se encuentra en SURENA, FORESTA e INDRHI.
Recomendaciones Principales
Consolidar el Departmento de Recursos Naturales a UN-
PHU.


* Iniciar un prograrna de formaci6n professional para
satisfacer la direcci6n intermediaria y las necesidades del
personal professional intermedio.
* Definir las prioridades de investigaci6n sectoriales para
cada instituci6n piblica, para que los becarios se den cuen-
ta de temas potenciales de tesis.





















II


Introducci6n


Objetivos y campo
El objetivo general de un Perfil Ambiental (PA) es identificar
los principals problems ambientales tanto existentes como
latentes y las Areas de importancia para el manejo de recursos
naturales y ambientales incluyendo un anAlisis del impact
social y econ6mico de estos problems y desarrollar un studio
de las instituciones, las political y los recursos gubernamentales
que se relacionan con la conservaci6n de recursos naturales y el
manejo de recursos ambientales. Los prop6sitos especificos de un
PA son:
definir problems ambientales y sus tendencies generals,
especialmente aqu6llos relacionados con la agriculture en
pequefla escala;
recopilar en un document definitive toda la informaci6n,
los datos y los analisis concernientes a problems ambien-
tales;
desarrollar una estructura analitica para mejorar el entendi-
miento de los problems ambientales y las posibles medidas
para solucionarlos;
proporcionar un anAlisis detallado de los obstAculos que
impiden la toma de medidas mAs efectivas en la soluci6n de
problems ambientales;
preparar un document que estimulara la discusi6n de pro-
blemas ambientales entire el sector pfiblico y el privado;
proveer una evaluaci6n ambiental que facility los esfuerzos
y cooperaci6n de las organizaciones internacionales para el
desarrollo al tratar sobre problems ambientales;
recomendar futuras actividades piiblicas y privadas para
mejorar las condiciones ambientales;
identificar posibles proyectos para mejorar el ambiente quc
podrian ser financiados por el gobierno y/o el sector
privado con la ayuda financiera de organizaciones interna-
cionales.
El campo de trabajo de este PA incluy6 un anAlisis de informed,
leyes para la protecci6n del ambiente, condiciones y tendencies de
la base de recursos naturales, el manejo de estos recursos, y una
evaluaci6n de los factors demograficos, sociales y econ6micos
relacionados con problems ambientales. Ciertas areas especificas
cubiertas por esta PA incluyen problems de deforestaci6n y
erosi6n de suelos; degradaci6n de cuencas hidrol6gicas; p&rdidas
de fauna y de Areas silvestres; contaminaci6n del aire y del agua;
proyectos para el desarrollo de recursos naturales incluyendo
hidroel&ctrica, irrigaci6n y pescaderla marina; y la capacidad y


obstAculos institucionales para el manejo de los recursos naturales
y la protecci6n del ambiente.
Un grupo formado por nueve asesores condujo una series de
analisis por sector en periods de tres a cinco semanas durante
septiembre y octubre de 1980. El grupo inclula especialistas en
ecologia tropical (G. Hartshorn), ciencia forestal (D. Harcharik),
suelos (H. Newton), recursos hidrol6gicos (C. Quesada), recursos
marines y costeros (R. DuBois), fauna y Areas silvestres (J.
Shores), antropologla rural (S. Heckadon), contaminaci6n am-
biental (G. Staples) y geografia e instituciones dominicanas (G.
Antonini). Cada asesor trabaj6 estrechamente con uno o mas col-
egas dominicanos, quienes contribuyeron valiosamente con
literature, studios de campo y una rapida introducci6n a los
recursos naturales dominicanos. Numerosas excursions en carro,
jeep y una en mula proveyeron un excelente reconocimiento del
pais que se acrccent6 atin mAs con expediciones areas al Cabo
Rojo, sobre el Parque Nacional del Este y Los Haitises y
alrededor de la Cordillera Central. El extensive reconocimiento
de las diferentes Areas logrado por los asesores, incrementado
apreciablemente con la competencia y sabiduria de los colegas
dominicanos, se combinan en este PA para proveer el mas
detallado anAlisis de recursos naturales y ambientales ofrecidos
hasta la fecha por un PA.
Cada asesor prepar6 un informed de sector que fue repasado por
el jefe del grupo para producer un bosquejo del PA. El bosquejo
fue sometido a la revisi6n de la misi6n local de AID y de los col-
egas dominicanos, antes de que el jefe del grupc preparara el bos-
quejo final de este PA de la Repiblica Dominicana.


Principales Caracteristicas Amblentales

La Rep6blica Dominicana compare con Haiti la isla de la
Espaflola, la segunda mAs grande (77.914 km2) de las Antillas.
Ubicada en la parte este de la Espaflola, la Rep6blica Dominicana
ci-rde 48,442 km2, con 1,575 km. de costa, y distancias maximas
de 390 km. de este a oeste y aproximadamente 265 km. de norte a
sur. Con coordenadas geograficas de 1736'-1958' N y
68019'-7201' 0, la Repfblica Dominicana se halla en la regi6n
subtropical de huracanes. Su insularidad y relativamente pequefla
superficie permiten que una fuerte influencia maritima control
los patrons climAticos generates. Una excelente resefla de la
geografla dominicana puede encontrarse en de la Fuente (1976).
La complejidad fisiografica de la Repiiblica Dominicana aflade




















0-k
i. Puerto Plata








Sabneta C E 4 Samana
15 B OCEAh NO A TLANTICOcisco
SMonte Cristi
26 8 11


















.. Es"a Ellat 22. Sanhe RamDmgz
SSan cia au
P SMao Moca Sal



Cib Valley M i 2. a de







1.P 3rae 27. La Vega.at San Frnc Masc
4de Macoris e ia
S11. Maa T a S z 2 El Seib2






S1e ias Pina b
2San n Bley a
103 h San Pedro s
Sie rhade D14 .ide Macoris
Santo Domiago
4n5 BaAnut San C wrist bal
Neiba D nnBani


10 Enrequillo Provincias:
a rahona 1. Distrito Nacional 15. Puerto Plata
12. Altagracia 16. La Romana
3. Azua 17. Salcedo

15. Barahona 19. San Cristobal







13. Pedernales 27. La Vega
14. Peravia




























Fig. 11-2m. El Pico Duuarte (a la iquiierda), el punto rnos alto (3.08.7 mn) de
las An villas y 1. Pelona, el .segundo mds alto. .uos hoiques iumro de p/nao
del native Pinus occidentalis son naturalhnente poco den. s1m en los suel/u
l/anos. 'tf(o.s hoqtsi/i, en lo dov' parques nacionale's a /)nhos lad(lo d' la
(orddlera Central tu'eron afectadov frnuy poc(o por los I luratcanes Iavid v
'ederico en 1979. (-'oto area. (ary ( v rtshorn )

una cuantiosa heterogeneidad y variabilidad a los regimenes
climAticos locales. cuatro cordilleras principals corren mais o
menos paralelas del noroeste al sudeste (Fig. 11-1). l.os tres valles
intermedios, pero especialmente el Cibao, son importantes Areas
agrlcolas. La Cordillera Septentrional es la mns n6rdica y se ex-
tiende paralela a la costa atlAntica desde Monte Cristi hasta
Nagua, con pequeflas Areas de estrechas planicies costeras
apifladas entire los cerros y el Occano AtlAntico. Zonas de falls
mayors en el flanco sur causan que la mayoria del drenaje fluya
hacia el norte. La exposici6n a vientos alisios del nordeste durante
mas de la mitad del afno causa abundant precipitaci6n orogrAfica
en el flanco norte de la Cordillera Septentrional, que es una im-
portante region en la producci6n de caf&. Debido a una extensa
deforestaci6n, no quedan en esta cordillera tramos de selva virgen
significativos. Es interesante que la Cordillera Septentrional es la
fuente principal del ambar, que es una resina de pino fosilizadc enc
el mioceno; sin embargo, en estas montana.s -:o se da el pino
naturalmente.
La Cordillera Central es el principal sistema montafloso en la
Repfiblica Dominicana. Se extiende desde Haiti al noroeste hasta
casi Santo Domingo. El macizo central contiene el pico D)uarte
(3,807 m), el mAs alto de las Antillas. AdemAs del Pico Duarte
(Fig. ll-2a), otros dos picos exceden 3,000 m y 22 otros
sobrepasan los 2,000 m. La larga Cordillera Central tiene un an-
cho miximo de 80 km, y ocupa la mayor part de la regi6n central
del pals. Su localizaci6n central, la extensi6n de su ancho y su
considerable altura la convierten en la fuente de los rios mA.s im-
portantes del pals. Es una cordillera geol6gica y geomorfol6gica-
mente compleja. Las tierras altars se caracterizan por suelos
pobres y poco profundos, en los que predomina el native Pinus
occidentalis. Los parques nacionales J. Armando Bermudez y
Jose del Carmen Ramirez contienen los bosques de pinos mds ex-
tensos del pals. Los flancos del sudeste de la Cordillera Central
fueron abatidos directamente por los huracanes David y Federico
en 1979, los cuales causaron grandes inundaciones y derrumbes
(Fig. 11-3).
Una de las ramas principles de la Cordillera Central se ex-
tiende hacia el este, for.iando dos secciones la Sierra Yamnas y
la Cordillera Orizntal. Ambas son cadenas de poca altura, con
cimas de menos de 1,000 m. La Sierra Yamasa, que separa al
Valle Yuna y a Los Haitises de la planicie costera del Caribe, con
tiene las principles fuentes de ferroniquel (Falconbridge) y oro
(Rosario). La Cordillera Oriental (Sierra del Seibo) consiste en
una series de cerros bajos localizados al sur y al este de la Bahia de
Samana.


Fig II-2h. I a ondulanti topografla Kdr.sttia de cerroA v hova% de piledra
c 'Iliz, 0I o /aitlf1ss /I a dretiil, thIltn'o carece'i'n Ilde ultl (loo, Joihn
.Shore, )


Dos cadenas menores, la Sierra de Neiba y la Sierra de
Baoruca, estAn situadas en el suroeste como continuaci6n de las
principals cordilleras haitianas. La Sierra de Neiba oscila entire
1,000 y 1,5(X) ill con unos cuantos picos que exceden los 2,000 m.
La Sierra de Baoruco tamhbin sobrepasa los 2,(XX) in, pero es mAs
irregular, con nunmerosas fallas en el flanco norte y anchas ter-
razas marinas bordeando el Caribe. Amhbas cadenas, sin embargo,
tienen bosques de pinos en las nims allas e inaccesibles laderas.
Antes de que se desarrollara la extracci6n de ferroniquel y oro en
la Sierra de Yaniasa, la Sierra de Baoruco, productora de bauxita,
yeso y sal, era la region minera mAs important.
Las antedichas cadenas de mnontafas delimitan tres valles prin-
cipales Cibao, San Juan y la Cuenca del Enriquillo. El Valle del
Cibao esti entire la Cordillera Septentrional y la Central, exten-
didndose desde Monte Cristi en el noroeste hasta la lBahia de
Saman-. El Cibao en realidad estA integrado por dos values: el
Valle ue Santiago (o el Cibao del Oestc), drenado por el rio Yaque
del Norte, y el Vega Real (o (ibao del Este), drenado por el Rio
Yuna. La divisoria de las cuencas se encuentra en Licey al Medio
(175 m) cerca de Santiago. Ambos valles son bastante pianos, con
pendientes de I a 2%o hacia el nivel del mar.
El Valle del Cibao es la region agricola mds important dei pals.
Hay un pronunciado gradiante de precipitaci6n desde la region
humeda al este del Cibao hasta la regi6n seca al ocste. La aridez y
la salinidad son factors limitantes en la parte oeste del Valle San-
tiago. En la parte este del Valle Santiago se enciientra la principal
regi6n productora de tabaco. El Vega Real tiene las mejores tier-
ras para la agriculture, done se produce much pldtano, cacao y
arroz.
El Valle de San Juan estA entire la Cordillera Central y la Sierra
de Neiba, extendidndose desde la frontera con Haiti hasta la
Bahia de Ocoa. FisiogrAficamente, este valle se parece al Cibao;
tiene un b.ja divisoria de drenaje y esta integrado por dos sub-
valles. Este valle tambi6n es relativamente brido, pero carece de
los extremes que se dan en el Cibao. El Valle de San Juan tiene ex-
celentes suelos e irrigaci6n y es una de las Arcas mAs importantes
en cl cultivo del arroz.
MAs hacia el sur, entire las Sierras de Neiba y de Baoruco, se en-
cuentra la Cuenca de Enriquillo, la cual se extiende desde la
frontera con Haiti hasta la Bahia de Neiba. El lago saline Enri-
quillo estd a aproximnadamente 40 in bajo el nivel del mar. Debido
a la aride, general de la cienca, hay una abundancia die suelos
salinos.
Entre las montaflas de la Cordillera Central se encuentran
varies values: el Constanza (30 kin2). el larahacoa (21 kim2) y el









Bonao-Altogracia (128 km2). El Constanza y el Jarabacoa se en-
cuentran a mayor elevaci6n y se han converido en importantes
Areas de recreo y turismo. En los valles menos elevados de Bonao
y Altogracia se cultiva arroz y cafla de azficar.
Aunque a lo largo de la costa norte se encuentran tramos de
planicies costeros, la planicie costera del Caribe es la mas extensa
e important. Esta se extiende al sur de la Cordillera Oriental -
Sierra de Yamasa, desde la Bahia de Ocoa hasta el extremo este de
la isla. La planicie estA formada por una series de terrazas de
piedra caliza y su ancho varia entire 10 y 40 km. En ella se encuen-
tran las principles Areas de cultivo de caftla de az6car, asi como
tambidn las mis importantes Areas de pasturaje para ganado
vacuno. Los pocos tramos de selva virgen estAn bajo protecci6n
en el Parque Nacional del Este.
La Peninsula de Samana es una cadena de cerros, relativamente
aislada, que contiene una de las Areas mAs h6medas del pals. En la
parte nordeste de esta peninsula se Ilevan a cabo excavaciones de
mArmol.
Los Haitises es la regi6n mAs impresionante del pals debido a su
extensa topografla tipo karstt" (1,600 km2), la cual estA formada
por innumerables hoyas entire colinas redondeadas (Fig. II-2b).
Esve tipo de topografla se debe a una desigual desintegraci6n de
las rocas calizas depositadas durante el inioceno. Otras Areas con
este tipo de topografia existen en la Sierra de Baoruco, la
Peninsula de Samana y al sur de Sosua.
La insularidad y la heterogdnea topografla de la Rep6blica
Dominicana determinan los regimens climAticos locales, los
cuales varian pronunciadamente desde arido hasta liuvioso. A
pesar de que en los picos mAs altos ocurren heladas con frequen-
cia y, en algunas ocasiones, nieva, la temperature varia con
regularidad y por lo general es pronosticable. Hasta en las tierras
bajas, las masas de aire polar pueden llevar aire sumamente frio
sobre la Rep6blica Dominicana durante el invierno. La humedad
y otras condiciones atmosfdricas acentuan las diferencias de
temperature al nivel local.
La cantidad y la distribuci6n de las precipitaciones desempefllan
un papel much mAs important en la determinaci6n de la
vegetaci6n natural (Capitulo III) y el tipo de cosecha cultivable
(Capitulo VI).
La cantidad de Iluvia no s6lo varia apreciablemente a travds del
pals (de 350 mm en el Valle de Neiba a 2,750 mm en la Laguna de
Lim6n), sino que tambi6n varia el total annual y la distribuci6n
estacicnal en una regi6n dada. Las variaciones anuales en la can-
tidad de Iluvia que cae en las vertientes montaflosas afectan la
cantidad de agua disponible para el riego de cultivos y la produc-


Fig. II-3c. Dafos causados por los Huracanes David y Federico cuando
azotaron directamente a los cerros deforestados en la cuenca del Rio Ocoa
en 1979. Los pocos drboles en primer plano son del nativo Pinus occiden-
talis. N6tese el desgaste causado en el suelo del valle por la gran crecida
del Rio Ocoa. (Foto area, Italo Russo.)


ci6n de fuerza hidroel6ctrica. Las fluctuaciones en la cantidad de
lluvia que cae durante una estaci6n pueden ser decisivas para el
triunfo o fracaso de cultivos de corto plazo, especialmente en
Areas semi-h6medas, no irrigadas. La larga estaci6n seca y la im-
posibilidad de pronosticar lluvias pueden causar fracasos en las
cosechas estacionales en Areas que reciben un promedio de lluvia
de menos de 1,500 mm al aflo (Fig. 11-4).
Marzo es por lo general el mes mis seco, y mayo el mAs
lluvioso. El period de diciembre a marzo es usualmente el mAs
seco en todo el pals, except en la Cordillera Septentrional,
donde, debido a los primeros vientos alisios, la 6poca mas lluviosa
es de noviembre a enero. Las escasez de lluvia debido a efectos
orogrAficos, es la causa principal de las condiciones tan secas que
se dan en los valles de Enriquillo, Azua, Neiba y en el Area oeste
del Cibao. La estaci6n lluviosa, que va de mayo a noviembre, se
caracteriza por vientos alisios poco fuertes y Iluvias de convec-
ci6n se dan ambos tipos, de mar a tierra y de montafla a valle.
En el verano con frecuencia hay huracanes, los que a veces
traen a la Rep6blica Dominicana fuertisimos vientos y lluvias. El
mes de septiembre de 1979 fue particularmente malo, ya que dos
huracanes, el David y el Federico, pasaron sobre el pals en menos
de una semana. El huracAn Federico no fue tan severo como el
David, pero sin embargo caus6 mayores daflos al ambiente.
Aparentemente los suelos estaban saturados debido a las fuertes
Iluvias que trajo el huracAn David, de modo que cuando pas6 el
Federico hubo muchos derrumbes y peores inundaciones (Fig.
11-3). Los huracanes causan grandes daflos ambientales y p6rdidas
econ6micas.


Politicas de desarrollo y manejo
de recursos naturales

Antecedentes
La Rep6blica Dominicana no tiene un plan de acci6n especifico
para el manejo, a largo o corto plazo, de recursos naturales y am-
bientales (H. Mejia, com. pers.). A media que la necesidad lo re-
quiere, una o varias de las agencies gubernamentales tomo
medidas especificas de corto plazo. Esta manera de tratar los
asuntos ambientales se debe a que en el pasado habia escaso in-
terds p6blico y cientifico en estos problems, asi como tambi6n a
las rivalidades entire las diferentes instituciones, lo cual ha im-
pedido una mejor cooperaci6n (Ml. de Jesfs Viflas CAceres, com.
pers.).


Figure II-3b. Abundantes derrumbes en una drea deforestada con suelos
inestables entire Manobao y Loma de la Sal; supuestamente la mayoria de
estos fueron causados por las fuertes Iluvias de los Huracanes David y
Federico en 1979. (Foto area, Carlos Quezada.)









Aunque de acuerdo con Chardon (1937), el pfblico ha estado
conscience de los problems d& deforestaci6n y erosi6n de suelos
desde por lo menos 1937, dtbido a observaciones cientificas
llevadas a cabo desde esos aflos, muy poco podia hacerse al
respect durante los aflos del regimen de Trujillo (1930-61). El
dictador controlaba los derechos a las tierras, bosques y aguas,
directamente o bajo el disfraz de compafilas semi-independientes,
y rara vez aprobaba algo que no le conviniera. Luego de su calda
en 1961, se eliminaron una gama de restricciones political,
econ6micas y sociales. El movimiento de gente, mercancias y ser-
vicios se convirti6 en la regla en vez de la exception; tambicn
empezaron a ocurrir migraciones en etapas, desde aldeas rurales a
pueblos y ciudades.
En el interior montafloso de la Rep6blica, la caida de Trujillo
precipit6 grandes invasiones de compafilas madereras que, seg6n
muchos crelan, pertenecian en part a Trujillo. En algunas Areas,
los Arboles fueron cortados indiscriminadamente por campesinos
que, decididos a establecer sus derechos a las tierras, introdujeron
cultivos de tala y quema. Seg6n algunos proyectistas este ataque a
los bosques a comienzos de la d6cada del 60 fue en realidad una
rebeli6n de los campesinos contra las political inhumanas del dic-
tador. En 1967 la O.E.A. calcul6 que s6lo una fracci6n de la
republica podia ser clasificada como bosque. En respuesta a esta
tala indiscriminada, el Presidente Balaguer decret6 la suspension
total de todas las actividades madereras; l61 puso en las manos de
las Fuerzas Armadas la responsabilidad de imponer la ley y super-
visar los intentos de reforestaci6n (UNEP, 1977).
Al final de la d6cada de los 60 y al comienzo de la de los 70 la
Rep6blica Dominicana se encontraba tratando de compensar los
aflos de degeneraci6n social y estancamiento econ6mico.
Relativamente rico en recursos naturales y mano de obra, pero
escaso en capital, este pals trat6 de utilizar su base para reforzar la
producci6n de products agricolas primarios. La preocupaci6n
mis important era la de mejorar el nivel de vida de los
habitantes. Para obtener este prop6sito se trat6 de establecer una
mejor integraci6n de la economic dominicana con los mercados
extranjeros. Dada la relative ventaja del pals en la venta de pro-
ductos agricolas tales como azucar y cafe, se pens6 que las ventas
de estos products en el exterior podrian proveer capital para
financial el desarrollo de otros sectors de la economic.
Desafortunadamente una series de obstAculos impidieron este
desarrollo. Entre estos obstAculos cabe mencionar: a) una
debilidad intrinseca en la dependencia de una sola cosecha para
exportaci6n; b) una debilidad en la dependencia del pals en la ex-
portaci6n para llevar a cabo el process de industrializaci6n; c)
fluctuaciones en los precious debido a causes exteriores; d) la
rigidez y fragilidad de la funci6n de demand; y e) aumentos ex-
cesivos en los gastos de importaci6n debido al alza de los precious
del combustible. La caida del precio del azicar conjuntamente
con el aumento del precio del petr61eo en 1976 demostraron la
necesidad de tomar medidas inmediatas para diversificar la
economla y mejorar el uso racional de los recursos naturales.
Durante los 61timos dos aflos, el gobierno ha reorientado su
polltica econ6mica, dando mis dnfasis al sector agricola y al sec-
tor minero.

Political en curso
El present plan de desarrollo national no s6lo reafirma las
metas para mejorar el nivel socio-econ6mico de la poblaci6n, que
fueron establecidas por el gobierno anterior, sino que tambicn
pone Wnfasis en la necesidad de proveer oportunidades para me-
jorar las condiciones de los segments mis pores de I. Ocik.dad.
Para lograr estas metas, el Plan de Desarrollo Agricol t ;'?DA), de
plazo medio, para los aflos 1980-82, contempla actividades con
los siguientes objetivos: (a) mejorar el nivel de nutrici6n de la
poblaci6n, especialmente en los dos grupos sociales con ingresos
mas bajos; (b) aumentar la producci61i de comida; (c) mejorar la


distribuci6n de ingresos en las areas rurales; (d) reducir la impor-
tacion de products agricolas; (e) aumentar la exportaci6n de pro-
ductos agricolas para balancear los efectos negatives causados
por el alza en los precious del petr61eo; (f) establecer a nuevas
families en proyectos de reform agraria y consolidar estos
establecimientos; y (g) crear nuevas fuentes de trabajo a sueldo en
las areas rurales (SEA 1979).
El program de actividades del PDA combine la acci6n direct
del gobierno para aumentar la productividad y mejorar el nivel de
vida del campesino, con incentives indirectos para estimular la
participaci6n del sector privado en el process de desarrollo. Este
plan se estA Ilevando a cabo al present, pero con algunas
modificaciones en el orden de las prioridades, debido a los daflos
causados por los huracanes David y Federico en 1979.
El objetivo bAsico del plan es eliminar la desnutrici6n en los
grupos de la poblaci6n con bajos ingresos. La estrategia que se
espera seguir es la de aumentar la producci6n de comida para asi
beneficiary a los campesinos y otros trabajadores agricolas, ya que
estos grupos sufren por la poca disponibilidad de tierra y los bajos
salaries; condiciones que han causado un aumento en el porcenta-
je de desempleo en las Areas rurales.
Los objetivos de aumentar la producci6n y el abastecimiento de
comida van mano a mano con la necesidad de aumentar simultAn-
eamente los ingresos del sector agricola. El plan no excluye el
papel que puede desempeflar la agriculture a gran escala en el
aumento de empleos y el mejoramiento de la remuneraci6n a la
mano de obra agraria. En otras palabras, la principal political de
desarrollo rural de la Repiblica Dominicana es la de proveer una
distribuci6n mAs equitativa de los factors de producci6n para
que los aumentos en la producci6n de cosechas y de ganado
beneficien a los agricultores de todos los niveles econ6micos, pero
en especial a los menos privilegiados campesinos con haciendas
pequeflas, arrendatarios y labradores asalariados. Ya se han
tornado various pasos importantes para estimular este process de
cambios: la aplicaci6n de investigaciones, programs de entrena-
miento en el empleo, reorganizaci6n de instituciones, estableci-
miento de servicios de extension y de crcdito, construcci6n de
caminos y de sistemas de riego.


Futuras perspectives
El desarrollo implica consequencias ambientales inconfun-
dibles. Las presiones ejercidas por el aumento de poblaci6n, la
bfisqueda de un mejor bienestar econ6mico, las restricciones ejer-
cidas por la relativamente poca cantidad de tierra disponible
debido al pequeflo tamaflo del pals y la carencia de tierras sin col-
onizar, son factors que demuestran la necesidad apremiante de
desarrollar estrategias para plazos cortos y medios que puedan ar-
monizar los programs para el desarrollo rural con los futures
planes de acci6n para el manejo de recursos naturales. El PDA
reconoce esta necesidad y proclama la formulaci6n de un plan de
acci6n para el desarrollo de recursos naturales, que tome en cuen-
ta los problems del pfblico con respect al espacio de vida y que
tambicn consider los factors de producci6n directamente rela-
cionados con las caracteristicas del panorama fisico, tales como
pendientes, tipo de cubierta, suelos agricolas y recursos
hidrol6gicos.
El Plan recalca la necesidad de formular y plantear un plan de
acci6n para el manejo de recursos naturales. Es obvio que ac-
tualmente no existe un plan claramente establecido. No obstante,
en los circulos gubernamentales y en las mentes del p6blico
general existed el conocimiento de que las metas para el desarrollo
socio-econ6mico de la creciente poblaci6n deben ser establecidas
en el context de una base limitada de recursos; que el uso de
estos recursos debe ser determinado en forma tal quc no se ar-
riesgue su uso por futuras generaciones; y que el manejo de recur-
sos naturales es un process dinamico, cuyos problems y solu-










ciones deben ser considerados como parties de un sistema de rela-
ciones entire la gente y la tierra.


Aspectos demogrfaficos y econ6micos

Se calcula que la Rep6blica Dominicana tiene 'ma poblaci6n de
5,570,000; y una densidad promedio de 115 habitantes por
kil6metro cuadrado (Benjamin, 1981). Sin embargo, si s6lo se
toman en cuenta las tierras arables (v6ase la Table VI-9), la den-
sidad aumenta a 267 habitantes/km2. En 1977, 21 % del product
national bruto fue producido por el sector agricola. Aunque el
az6icar es el product principal para la exportaci6n (seguida por el
oro y el turismo), la Rep6blica Dominicana estA lejos de ser auto-
suficiente en la producci6n de alimentos bAsicos.
Altos porcentajes en la tasa de crecimiento de la poblaci6n, de
aproximadamente 3.5% por aflo, durante las d6cadas de los 50 y
60 contribuyeron a aumentar afin mAs la creciente poblaci6n. Un
program de planificaci6n familiar respaldado por el govierno
ayud6 a disminuir la tasa de crecimiento annual a 3% a mediados
de la d6cada del 70. El Consejo de Planificaci6n Familiar calcula
que la actual tasa de crecimiento es de 2.5% por ailo una
reducci6n muy significant por haberse logrado en una d6cada.
El rApido crecimiento en las d6cadas del 50 y el 60 hizo que en
1978 la poblaci6n e':on6micamente active (de 15 a 64 anfos de


edad) fuera una monoria. En ese mismo ano, un 48% de la
poblaci6n tenila menos de 15 aflos de edad. En los 1ltimos aflos la
tasa de nacimiento ha aumentado a 45 por :ada 1,000 habitantes
- 6sta es la mas alta en toda la regi6n del Caribe. La mortalidad
infantil de 83 por cada 1,000 nacimientos con vida es una de las
mas altas en la America Latina.
El rApido crecimiento de la poblaci6n y la escasez de nuevas
Areas para cultivo (v6anse los Capitulos VI y IX) han causado una
considerable migraci6n desde las areas rurales a las urbanas. Hoy
en dia la poblaci6n en las areas urbanas de la Rep6blica
Dominicana es mayor que en las Areas rurales; uno de cada cuatro
dominicanos vive en Santo Domingo. El porcentaje de crecimien-
to en las areas urbanas es mayor que un 5% por aflo, mientras que
en las areas rurales es s61lo 0.75%.
Aunque la Repuiblica Dominicana ha logrado reducir sutasa de
crecimiento, con una tasa annual de 2.6% la poblaci6n se
duplicaria en 26 aflos. LC6mo va a hacer el gobierno para alimen-
tar y proporcionar servicios a 10 millones de habitantes para el
anlo 2000? LCuAles van a ser las consecuencias de 10 millones de
dominicanos utilizando una cantidad limitada de recursos
naturales en un ambiente que ya se encuentra constreflido?
LC6mo se van a satisfacer las necesidades de energia del pals?
Preguntas dificiles, pero fundamentals como 6stas son la base del
siguiente anAlisis de los recursos naturales y ambientales de la
Republica Dominicana.













OCEANO A TLANTICO


1200
1000


MAR CARIBE


Promedio de Lluvia Anual
Intervalo = 400 mm




















III




Vegetaci6n Natural


Descripci6n General

La vegetaci6n de la Rep6iblica Dominicana puede ser
fAcilmente interpretada usando el Sistema de Zonas de Vida de
Holdridge (Fig. III-1), que es una clasificaci6n bioclimAtica ex-
tremadamente simple que utiliza dos parAmetros climAticos in-
dependientes, la precipitaci6n annual promedio y la bao-
temperatura. La diferencia entire la temperature regular y la bio-
temperatura consiste en que paa obtener esta 61tima se
substituyen ceros para todos los valores de temperature sobre
300C y bajo 00C, o sea que la bio-temperatura en las tierras bajas
de la Rep6blica Dominicana es mAs baja que la temperature nor-
mal promedio. Bajo condiciones climAticas normales, una Zona
de Vida Holdridge tendrA una vegetaci6n caracteristica que serA
similar en estructura en cualquier parte del mundo donde existan
las mismas condiciones climAticas.
El sistema de Zonas de Vida no estA basado en relaciones
floristicas o en la taxonomia, por ejemplo, en la Espafnola y en la
parte norte de Centro Amdrica hay diferentes species de pinos
que dominant las zonas de vida subtropicales montaflas bajas,
pero, sin embargo, no se da ning6n tipo de pino en las mismas
zonas de vida en los Andes belivianos. A pesar de que el sistema
de Zonas de Vida de Holdridge no se basa en aspects floristicos,
con frecuencia los limits geogrAficos de la distribuci6n de
algunas species coinciden con los limits de las Zonas de Vida.
El sistema de Zonas de Vida de Holdridge (Holdridge, 1967) es,
en realidad, una clasificaci6n jerArquica, donde la Zona de Vida
ocupa el primer orden o el nivel mas genera!. Otros niveles jerAr-
quicos incluyen (2) agrupaci6n de asociaciones, (3) asociaciones y
(4) vegetaci6n actual, ya sea una cosecha agricola o una etapa
sucesora. Las diferencias en la estructura de la vegetaci6n a nivel
local, debido a! tipo de suelo, el drenaje o las condiciones at-
mosfericas, son reconocidas como una asociaci6n ecol6gia distin-
tiva que es tipica de una Zona de Vida particular; muchas ot'as
asociaciones edAficas, hidricas y/o atmosfericas pueden tam .6n
ocurrir en esa misma Zona de Vida.
La clasificaci6n del primer orden puede utilizarse para producer
un mapa ecol6gico de las Zonas de Vida, como el que hizo la
OEA, en 1967, para la Rep6blica Dominicana (Fig. III-2). El nivel
intermedio de agrupaci6n de asociaciones es anAlogo al concept
de cadena usado en la ciencia de suelos y es particularmente
apropiado para hacer mapas regionales de los posibles usos de la
tierra. El nivel de asociaciones es mAs detallado y es muy 6tiil en la
elaboraci6n de mapas ecol6gicos detallados, la division de cuen-


Tabla III-1. Area de los Zonas de Vida de Holdridge en la Repfib-
lica Dominicana (OEA, 1967).


Zonas de Vida


Unidad
km2 (%)


1. Monte Espinoso Subtropical
2. Bosque Seco Subtropical
a. De no-transici6n 9,812 (20.42)
b. De transici6n a clido-
himedo 150 (.31)
3. Bosque Hujmedo Subtropical
a. De no-transici6n 22,139 (46.08)
b. De transici6n a c6iido-
seco 500 (1.04)
c. De transici6n a :Alido-
h6medo 155 (.32)
4. Bosque Muy Htmedo Subtropical
a. De no-transici6n 6,808 (14.17)
b. De transicii' a clido-
hUmedo 26 (0.05)
5. Bosque Pluvial Subtropical
6. Bosque Humedo Montano Bajo
a. De no-transici6n 3,214 (6.69)
b. De transici6n a fresco-seco 23 (0.05)
c. De transici6n a fresco-
h6imedo 243 (.51)
7. Bosque Muy Hu1medo Montano Bajo
a. De no-transici6n 3,557 (7.40)
b. De transici6n a freso-
humedo 20 (0.04)
8. Bosque Pluvial Montano Bajo
9. Bosque Muy Humedo Montano


Total
km2
1,001 (2.08)
9,962 (20.72)


22,794 (47.42)




6,334 (14.22)


56 (.12)
3,480 (7.24)



3,577 (7.44)


36 (0.08)
303 (0.63)


cas en zonas, o la planificaci6n de cultivos. Es important recalcar
que las Zonas de Vida y los niveles de agrupaci6n de asociaciones
y de asociaciones indican la vegetaci6n potential de un lugar, o
sea la vegetaci6n que creceria naturalmente, sin ser perturbada
por el hombre o sus actividades. S61o en el cuarto nivel se toma en
cuenta la vegetaci6n actual, ya sean cosechas agricolas, pastes o la
vegetaci6n de una etapa sucesora.
En la Rep6blica Dominicana existen nueve Zonas de Vida y seis
zonas de transici6n (Tabla IIl-1), con dos Zonas de Vida de las
tierras bajas que cubren el 68% del pals. La siguiente sinopsis de
las Zonas de Vida en la Rep6blica Dominicana ha sido basada en
el studio important que hizo la OEA (1967) sobre los recursos
naturales del pals.


Previous Page Bha1k IS













r3










^5~


^5-






'-S






0

5b
Sb
Sb


S.


S

0i

s-
Sb

3N
0

SI

Ib
5.


POLAR


SUBPOLAR


BOREAL


EMPLADA FRIA



TEMPLADA

SUBTROPICAL


TROPICAL "


A .-ece -.e coo pran sbS
S*..( c e* 0*,o 0cc 'ceos
c, C*c c Se" 'C*r*pete'B c
t.c C-C o sabh 20' C




l : 1- I" o e*go" Tiop.col solom ne."


0
0*s


0 \

/ 0


\\ '. / ,




>.-~~ -* -, - -.
,,\ ,s



% Tuna o tundra Tuno c Tundro .T
a se h.medo n, ,yhi,\Tedao pI,..aI



Mo"rr e d a hm ud h edy lumedo pla ,/ o

I0 -.VI'. d0 1 P" ,,1, _

t o Pram rr
De ,eo |to ri l ec o 1 O 0 u Bcos c or


Motorros Es epe Besq.. BosQue Boiaue xc.ou. /
De.re'c dge ti, co. | P"no so sec redc J-v med e dl.oI /-
1 ...J. .I-. .L .1.-\ fl TF .b R. T '.... .. .. (7f. i. ... .. .
De1 sMoe 0 p Montc Boq e Bhsiedo I 9.c* e-. Bcsqu //


04 C 32 00 16 03 8 00
DESECADO SUPERARIDO PERARIDO


PISOS

ALTITUDINALES


NIVAL


M


58 931


B(A)


-- -
ALPINO C




M
SUBALPINO



-
MONTANO -:



ONTANO 5AJO -

PREMONTANO "
-4 0


4 00 200 1 OC 0 50 C 25 0.125 0 0625 003125
ARIDO SEMIARIDO SUBHUMEDO HUMEDO PERHUMEDO SUPERHUMEDO SEMISATURADO.SUBSATURADO SATURADO


PROVINCIAS DE HUMEDAD


Diagrama para la Clasificacidn de


Zonas de Vida o Formaciones Vegetales del Mundo


Por L. R. Holdridge


$3 ~>
/


Sb


REGIONS

LATITUDINALES


0






S--
-12





0












24.
-
o!--2--


/


\,











*11
|


N-















0:

C.'
'.4


Bcsque Pluvial Subtropical

















I a


Figura III-3a. Bosque seco subtropical entire Barahona y Azua degradado
por el uso escesivo para pastoreo y la tala para producer carbh6n.
Observese los grandes derrumbes (arriba a la izquierda) y la extensive for-
mnaci6n de badenes centroo) en esta region seca. (Foto, Carlos Quesada.)

Zona de Vida del monte espinoso subtropical
Esta Zona de Vida ocurre en las areas mAs secas del pals, par-
ticularmente en el suroeste, done se extiende desde el Lago Enri-
quillo hasta Puerto Viejo, por lo general a menos de 300 m de
elevaci6n. Otros pequefios tramos de esta Zona de Vida bordean
la Bahia Honda (Cabo Rojo), la Bahia de Ocoa y la Bahia de las
Calderas (Punta Salinas). En el noroeste del Cibao tambi6n se en-
cuentra una pequefna area de esta zona en la base de los cerros de
Aguacate.
Las condiciones climAticas se caracterizan por la existencia de.
menos de 500 mm de Iluvia annual y una bio-temperatura annual
promedio de 18 y 24oC. La combinaci6n de altas temperatures y
poca lluvia causa que haya una proporci6n de evapotranspiraci6n
potential (ETP) entire 2.0 y 4.0, o sea que la demand
evapotranspirativa de la vegetaci6n natural es de 2 a 4 veces
mayor que la cantidad de lluvia.
La vegetaci6n natural en las Areas del Monte Espinoso Sub-
tropical consist mayormente de arbustos espinosos y cactos. Los
cactos incluyen Opuntia caribaea ("quazabara") y Neoabbottia
paniculata. Tambi6n son comunes Copernicia berteroana
("yarey", Palmae), Prosopis julifora, ("bayahonda", Mimo-
saccae) y species de Capparis (Capparidaceae).
El f6rtil aluvi6n en esta Zona de Vida se usa para irrigar
cosechas estacionales; sin embargo, se tienen problems de
salinizaci6n, debido al manejo inadecuado de las aguas irrigadas y
a la alta proporci6n de ETP. Las abundantes tierras onduladas
son utilizadas como fuentes de madera combustible y como exten-
sas areas de pasturaje para cabras. La falta total de manejo de
estos limitados recursos ha conducido a la considerable
degradaci6n de la vegetaci6n natural, incluyendo la deser-
tificaci6n.

Zona de Vida de Bosque Seco Subtropical
La segunda Zona de Vida mas extensa en el pais cubre la mayor
parte del oeste del Cibao (la parte baja del valle Yaque del Norte),
los valles de San Juan y de Neiba, asi como tambien gran parte de
las planicies de Azua y de Bani, Ilegando hasta Hato Viejo, al sur
de San Crist6bal. Esta Zona de Vida tambi6n cubre las planicies y
colinas surefias de la peninsula de Baoruco, y en el sudeste se en-
cuentra alrededor de la Bahia de Yuma hasta Cabo Cuerno.
TopogrAficamente, esta zona se extiende desde el nivel del mar
hasta alrededor de 700 m de elevaci6n.
La Zona de Vida de Bosque Seco Subtropical recibe de 500 a
1,000 mm de lluvia annual y ticne una bio-temperatura annual pro-
medio de 18 a 240C. La proporci6n de ETP en esta zona oscila en-


Figura III-3b. Bosque seco subtropical sobre el Lago Enriquillo. (Foto,
Stanley Heckadon.)


tre 2.0 y 1.0. En algunos de los cerros mAs altos se encuentran pe-
quefias Areas de transici6n entire esta Zona y la Zona de Bosque
Humedo Subtropical, debido a fluvias orogrAficas y a
temperatures un poco mas frescas.
La vegetaci6n natural en esta Zona de Vida consiste en bosques
bajos de un s6lo estrato con abundantes espccies de hojas duras.
Algunas de las species de Arboles de crecimiento lento produce
una madera excepcionalmente dura y pesada; algunos de 6stos in-
cluyen Guaiacum officinale ("guayacan", Zygophyllaccae) y G.
Snactum ("vera"). La especie de Arbol mas abundante es Pro-
sopis juliflora o la agresiva Acacia farnesiana ("cambron",
Mimosaceae); sin embargo, Bursera simaruba ("almacigo",
Burseraceae), Phyllostylon brasiliense ("baitoa", Ulmaceae),
Acacia scleroxyla ("candelon"), y Plumeria alba ("alelis",
Apocynaceae) tambi6n pueden encontrarse en abundancia al nivel
local. En las areas de transici6n a Bosque Huimedo son comunes
Sabal umbraculifera ("cana", Palmac) y Swietenia mahogani
("caoba", Meliaceae).
Los suelos f6rtiles en los valles de la Zona de Vida de Bosque
Seco Subtropical son las principals Areas que se utilizan para la
agriculture a riego; por lo tanto, no queda casi nada de la
vegetaci6n natural en las Areas irrigadas. Las Areas con terreno
ondulado, inadecuadas para el riego y muy secas para la mayoria
de las cosechas, con frecuencia estan cubiertas de vegetaci6n
natural (Fig. 111-3).
Estos bosques secos constituyen la principal fuente de lefia y
carb6n, asi como tambien son las Areas mas importantes para la
cria de cabras. La tala indiscriminada y no controlada de Arboles
para producer carb6n y el uso de estos bosques como campo
abicerto para la cria de cabras, ha conducido a la degradaci6n de
muchas de las areas accesibles con la vegetaci6n natural. Los
agricultores que usan el m6todo de tala y quema ("conuqueros"),
los cuales tradicionalmente han evadido esta Zona de Vida debido
a los riesgos de que las cosechas se malogren por causa de las
sequias, ahora estAn empezando a avanzar a trav6s de esta
"frontera" y han penetrado en los bosques secos.


Zona de Vida de bosque Huimedo Subtropical
Esta Zona de Vida cubre casi la mitad del pais, incluyendo
prActicamente toda la planicie costera del Caribe al este de San
Crist6bal, asi como tambien la parte este del Cibao (los values del
bajo Yuna y de Camu) y los cerros al pie de la Cordillera Central
de menos de 850 m de altura. Otras Areas de esta Zona de Vida de
apreciable extension tambi6n se encuentran al oeste del valle San









Juan, y en los cerros bajos al pie de la Sierra de Baoruco y de la
Cordillera Septentrional.
Una precipitaci6n annual promedio de 1,000-2,000 mm y una
bio-temperatura de 18-24C son caracteristicas de esta Zona de
Vida. La cantidad de lluvia tiende a aumentar de este a oeste en
esta Zone de Vida; en las parties hacia el oeste caen menos de
1,500 mm de lluvia, mientras que en las parties hacia el este caen
mis de 1,500 mm. Por lo general, hay dos temporadas de maxima
precipitaci6n durante un period de nueve meses, por lo tanto la
proporci6n de ETP es un poco menos de 1.0; o sea que hay un pe-
queilo exceso de Iluvia sobre la evapotranspiraci6n.
La vegetaci6n natural en esta Zona de Vida esta caracterizada
por bosques heterog6neos muy bien desarrollados con Arboles de
hajas anchas (Fig. lI-4a). A pesar de que esta zona se extiende
sobre casi la mitad del pais, el desmonte de tierras para la
agriculture ha reducido la vegetaci6n natural a unos cuantos
tramos. Catalpa longisiliqua ("capa, roble dominicano",
Bignoniaceae) y caoba son species de Arboles caracteristicos de
esta zona. La palma real (Roystonea regia) es muy comin en
suelos derivados de piedra caliza (Fig. lI-4b). Otros Arboles que
se encuentran ocasionalnente incluyen Bucida buceras
("guaranguao", Combretaceae), Chlorphora linctoria ("fustete,
mora", Moraceae), Citharexylum fruticosum ("penda",
Verbenaceae), Genipa americana jaguaua", Rubiaceae),
Guazuma ulmifolia ("guacima", Sterculiaceae), Haematoxylurn
campechianum ("campeche", Caesalpiniaceae), Lonchocarpus
domingeniis ("anon de majagua", Fabaceae), Oxandra
lanreolata ("yaya", Annonaceae), Pithecellobium berteroanum
("corbano", Mimosaceae), P. glaucum ("caracoli"), Simarouba
glauca ("Juan Primero", Simaroubaceae), Tetragastris
balsamifera ("amacey", Burseracereae). En lugares restrictivos,
tales como sabanas o aream con suelos pobres y llanos, con fre-
cuencia hay Anacardium occidentale ("cajuil", Anacardiaceae),
Coccoloba pubescens ("hojancha", Polygonaceae), Curatella
americana ("peralejo", Dillneiaceae), Tabebuia berteri
("aceituno", Bignoniaceae) y Trema micrantha ("memizo",
Ulmaceae).


Figure IHI-4a. Bosque htimedo subtropical en el Parque Nacional del
Este; n6tese el claro abandonado centroo). (Foto area, John Shores.)



Aunque los bosques de mangle se deben a una asociaci6n
hid.ica que podria encontrarse en varias de las Zonas de Vida
tropicales y subtropicales, en la Republica Dominicana 6stos se
encuentran cominmente en la Zona de Vida de Bosque Humedo
Subtropical. Las species de Arboles caracteristicas de los
manglares incluyen Rhizophora mangle ("mangle colorado",
Rhizophoraceae), A vicennia nitida ("mangle prieto", Avicen-


niaceae), Conocarpus sericea y C. erectus ("botoncillo", Com-
bretaceae). En las areas pantanosas Pterocarpus officinalis
("drago", Fabaceae) puede ser la especie dominant a nivel local.
De las nueve Zonas de Vida existentes en la Rep6blica
Dominicana, la Zona de Vida de Bosque Huimedo Subtropical es
la mAs adecuada para la agriculture, en el sentido mAs amplio de
la palabra. Muchos de los mejores suelos (como los de la Vega
Real) se encuentran en esta Zona de Vida. Los suelos menos
f6rtiles han sido convertidos en pasto o son explotados por medio
de la tala y quema. Varios de los mayores centros de poblaci6n
tambi6n estAn localizados en esta Zona de Vida, por lo tanto no es
nada sorprendente que quede muy poco de la vegetaci6n natural.


Zona de Vida de Bosque muy Humedo Subtropical
Las Cordilleras-Septentrional y Oriental tienen las mAs extensas
Areas de esta 7ona de Vida en el pais. Esta zona tambi6n se en-
cuentra en el promontorio de Cabrera, la peninsula de Samana, la
Sierra de Yamasa, Los Haitises, la parte sudeste de la Cordillera
Central, asi como tambien a lo largo de una angosta franja en el
flanco noroeste de la Cordillera Central. Con relaci6n a la Zona
Htimeda Subtropical, la Zona Muy Hsumeda por lo general ocupa
posiciones topogrAficas de mas altura, aunque en algunos lugares,
entire el promontorio de Cabrera y la Laguna de Lim6n, se ex-
tiende hasta el nivel del mar.
Esta Zona de Vida tiene una precipitaci6n annual promedio de
2,000-4,000 mm y una biotemperatura de 18-240C. La gran can-
tidad de Iluvia se debe a que los vientos alisios del nordeste
cargados de humedad son elevados a causa de las montaflas. Al
norte de Villa Altagracia hay un pequeflo tramo de transici6n que
es bosque h6medo caliente.
La vegetaci6n natural de la Zona de Bosque Muy Himedo Sub-
tropical estA formada por lo general de bosques heterog6neos con
muchos estratos, donde generalmente predominan species de Ar-
boles de hojas anchas. Los Arboles caracteristicos incluyen
Alchornea latifolia ("aguacatillo", Euphorbiacea), Buechenavia
capitata ("gri-gri", Combretaceae), Byrsonima spicata ("man-
drono", Malpihiaceae), Calphyllum brasiliense variaia", Gut-
tiferae), Casearia arborea ("palo de yagua", Flacourtiaceae),
Didymopanax morototoni ("sablito", Alpriaceae), Hymenaea
courbaril ("algarrobo", Caesalpiniaceae), Manilkara bidentata
("balata", Sapotaceae) y Prunnun myrtifolia ("almendrillo",
Rosaceae). El inico pino native, Pinus occidentalis, predomina
en Areas con suelos lateriticos (v6ase la Fig. IV-lb).


Figura II-4b. Bosque hnumedo subtropical cerca de La Vega convertido a
cosechas estacionales y a pastura. La abundant palma Roystonia regia
que se da en suelos calcdreos tiene muchos usos locales; re revestimiento
de la base de la hoja (yaRua) se usa awin comno material de forro para
chozas; la fruta se usa para alimentar puercos; y el coraz6n de la palma.
(Foto, Gary Hartshtorn.)












,, t ,a v ..


1 ilir I 11 -5 / oiii ralia \itiar tii i d ii tu iida. primt ip ilni'n pat a
i t 't., 1a t' l, utes 1 M I/, I I I; 1 t (7 Iu It ai I s I i II /t'/
lohn~ h S'/inI ;



I )ehl' o pili ],ii liali'iii t ;i la Iait a ia li l d diC' Illvi a qti le c'ite'
en esial /onit li, i /iM c Vidc a dic iosiqui M i, I 'iitcitl ii no cs Iian
adic' iada pala cl 'C llli C diC ci Cset hai s Il t'lie ilpo adi, 0)iii 1 lit /.11( dl
de' V%,ida dt' ic l) s ui illini'ledo I t n illiCjurct- suelon part i la
iagriC 'tll (.e n'eil a0 int L ior d d al n eii Ic l) pucdii le sotn'i clr i
c iscL'la prctp tcIiiies, pailn iit la ni cnit c a.i .l pi'i o i n al. ilCs Aiiiri kI,
si' p o ihici'" cal r'c, ci'aciiilIo i C I( as 'i'ii t'i o leitlIICls, ia l i 'i

riulTICItltlI, l de la ticiiina, l iiii i L i 0ii \ ic ( tl dO dr cit ilc pai l
pasn iraje l a Ina tiiom pa t'l l ic d la .i' iictl i n nlialu iral ha sii d
dilCsIIida, siilh ciltdan algt llnl i rct' sit'd s *.' I Io li larl s ilncit ait'
c slhlC s A il c1i 1 IN I n liU o, [C I 'I'"Miii : Il Ito iOg it lia "k:IsI" itdc I o
Hallics, la lala y qute ia l ia J si tr ido i nu liu a tic la '.cgit'acinii
tlai ( i a l II-' Ill t I cin a lo tuiLel s noi n1l adl i s, a iit'iull ildti
t' p| pi~ ai111a .i d, I,'l 1, t lin c Ji' pi ldia 1 h/, It, Jc l' dand i a Wl'
hois uliens |(uc ain
Z/oia (lI Vidli die llosqiIe P tliahl .utl.tropivcal
i 'lsii /oina dc V id A 'c IiIu', p)oii ctie cst pais, soliniiicll'
alr.dcldo dcl .t' o ( aahtlh ', i'l Jdos aIeas aparladit s nl las ( of
dillle as Sec'pln inil al cl )i l ii 'iiila prci ciii ult e ini (irs de 4,i XX)t
inin ( 1' C: deb' a la li el s it' II uel'ic. 's ol(.'lf i:as. I i 'cgetiacll: n
ialiluIal esta liM iiladd p(r h o 0iL's C 1n aitb lc i c lie hIj alncha
fcstonlladci s ct l spl C 'Li tp.' 'ilils I ) ,s 1lecho ,s arhlo cOs son l
's)pet:ialll i ctt' abtnu anl i's. 'lltna c'SI)IL' dc il rrhol Ji l jioia anicha
caratic'terilncas dCe st",Ia to/ na ',s l LInmm wra d ilunti n'tni, ("hIi ',
( )lca ac).

Zona de Vida iV |osque Illuniedo Monitn luljo Suil)lropicaiil
'sla Zona dCi' Vida sc enll iuentlia prinipahln eih'i l los n la o
esIe y sur dc la (' a .r..hli..r i (Centilral. Lsia cs itLnos abundanlc ol has
SiCNra.s dtic Mciha y dCe Haorin.i v ell (Il lianctI nlort Lie lai ( r
dillera Cent'clral. P'or Il general, esia /ml ia tcL Vida se e t.Un nliltra i.
ni'ts tie 8(X) in ide alluma.
l.a prccipilat'i6n annual pronitedii '-nria l-itl' 1 ,IX) v 2,(XXI nuli,
con una bintelnpetratura annual pomictdli de 12-18 ( [-.\scnl
areas frescas y wca, tic traisaiLi(hn a la oina ic' Vida Je liosnquc
Seco M onitanl ) Hajo en dos pcutlil'li),s taillos, en l flancel t stur Cle
la (Cordilleia ('Central en cl e'xtret il et e de' a Li Si'ta tie Neilha
sla" areas tli iinsiLcin Ir-eclas m skca6 ,' dehel'n pI n)[il ialmhniliih'
a la reduc-cinl tid l lhl a ti'n mic s sr c rlors, Jdchidl a lai protect- lii
ite lis 11 onilaiaIs. Tanli liiln CxistnI Ac eas litr' as y h11i clltdas dti
Iransicid n, coin una preclpitla n'i prUoiie dlos pequcleis y aparladtos trallnos eln el flailhi st1 ie lai ( ordille'ra
(Central y eln lai Sicrr;, tie Nclha


I iguru I111-h. li'anin l "iii ,n la ulnti, del Rio I ai ( i'\ivt Pro
haii/ l'h i'lment i' i', li Jw r\ls ti' lual Ihi r nri i ', i di /i\ ia i'la culli/ n i'
i 'is'I ll eI( ste) i'/ ai s [ / 1's / i l' I 'i iid, ti \ pcil t'c ,e i iiiiic/ a p r iorn
Iflu'c ',../ i h iii t 'il t1'it l i) f l. / W W.,ii'i 'i., it 'iii Nll h iiiat c I


I a 'L I,t' laii c ii in i ll Ci ii loilllm ilda p iiliit p li nentic por bos-
ques ailcts' i i c pine s A it As CIlil l Pl111ii (h'c(lit'lnt i l las
es>pccies contu icil cila, i Iiv lu pr'lous rllu tcilr ("sahina",
(rtp tissaccai) t' d ar'i i pusd Ill'Il (lI I 'lin pal''a i) lainhi n son
aliiLnldaltciiL e ,ia /Mltia de VIda I'spid'ns l iplicas iie ..rholt's de
lo)ai < li c a inclliv di ( liiai: iiii riitieiain tiri (Slti hiiicailc), lirr t'I
ladvi'i ((larl yaic'eaic), Rpiul/ii i'im uiint (' i/he ll'. i (Ftriicacia).
la imayOlia ciC 1h tl litn eil C 'sia //ic tii Vid ii e li ,an Msil
dlcloirel l itad o i sriai lcic e diegadn liais p1i) ioi m gdl iciill icis (i'
Isan tl lletliio de i ala N qIcI ia (t Iig. Ill h 1-1 i o del t llnilcas i d
CtiuliiO inaptlioplii tas t in lol si ue' i p'IO ) tri lIl's y l n s I dIli lsI
lailcais, ha i'siu laid)i en i ni a s' c NiC\ Ci 0'i iin 1 i e ias ic nilit ras v et i lt'
p dcr ida tie s e Iticr liitld; p ci Ilo Iilih), Iiinch s l tiiit' ii sioha ltI
ahanldoiniidas 1 hall ,ido (1 clii s t 'i hnd i 'n l tic e pasliiiaIC ite
nlala icaldlad

Ziln (il N idt de Hsque MN> HIrne11do Monanllo
joIm S biitropical
i sla .l iin JLe Vui&a c'Uhlt' clithl s A ilc's d(It' clva% li] li miiedia
(8S -11 ,(oC) it) eii li ( 'o dillet'ra ( enliral, S tiela ide Neiba y Sienla ide
taor to n. 1n 1 'iad; iauti di slas catd' nas nionl ailos.s l tinhib"n ha
pcquelias Areas ie transii('n a la i Zona tie Vida ie litosque Pluvial
Montiaiino lIajo, las mialc's son frescas y tlin Ciedas l iibllicn nay
Area, ic la t/ona Jde Vida de mosque MNny !i tinm'do Moniltano Ilalo,
enl algnios n Itllos Jc la ( ordillera Septenlcl onal.
I a precipitaciin annual proni.dlio cs dt 2,(XX) a 4,(XX) mlln y la
hlotemperac lria cs Jte 18 a 12 '( I)chido a Cque lai proporcit'n dCe
1: IP e dce 5 it .25, ha unia consideilahle canidad die Ilvlia eln \ex
'sO de la icapltranspiiai (.'Collm csta na /o li ie Vida Cutblh cl
7.'" del pals n COim'ibiniia'iAn 11 tCOll ltellCno ewscapadlos, etia poiM'c
la glan parte del ailg a quc iUyc l' en los ions pirincipales decl pais I a
inipoilancia Lie cslos rio ( p la i irnigac'i6i0 la pioduclim n ild
Iitei/a hihldrocetnrica haccn it la Zona dei Vida ie Hlosqueic Muo
Iliinicdo Montano Hajo la regih'n ccologica miAs cliicia decl pais
la eget. aci i natural dc etia /ona sc ci'lacte /a pri iia conln-
i)le'ia iiicICla lrh h Losques' d' p inOs, y ti illrbolcs de hold anlcia I os
hos'qt s' dc Ai holes die hola ancha s dan 'll Ios %alk's % C'-n lis
la'tdc. s ha)a',; cstos ,an ic nviiViIendJows' glraduthlit lnl t 'le l Iosq slc
de pil s, en los ',c os v h% laei ii iMis allos Por o gelnciral, sc LJlin
dl lillnm pinl s en los hosqtles dc Ablmlh s ih ldoe a tilha; t'l pllno s'
trey'en ra mily biein d-'spu6i s Cie diskltmuhio cs[p'cialm nt'l' Jcspues
di' Itlegos. l.:spet.ezs tc .racterL lislicas Lie roles 'd hola ailic'hal in
cliyelln Hrtnf Illa cor (l.::,/oll t ( kiuii lllace'aeC)), /)ld tln /opa utl\
tremulumlh (''"temnblon"'', Araliaceae), l)Ot spoV ns 1 t'lult'










("ebano", Ebenaceae), Garrya fadyenii (Garryaceae),
Oreopanax capitatum (Araliaceac), Prunus occidentalis ("almen-
dro", Rosaceae) y Weinmannia pinnata (Cunoniaceae).
Esta Zona de Vida estA siendo sometida a una considerable
presi6n por los agricultores que utilizan la tala y quema, los cuales
estan avanzando mas y mas adentro en las principles cadenas
montaflosas. Hay unos cuantos tramos de gran valor en esta Zona
de Vida que podrian ser cultivados permanentemente. El
desmonte de los bosques en las laderas mas bajas reduce inmen-
samen'e la capacidad del mantillo del suelo para absorber y
retener agua, por lo tanto existen fluctuaciones much mayores
en el escurrimiento de las aguas de lluvia. Los fuegos para
eliminar desperdicios a menudo se escapan y se propagan ladera
arriba, penetrindo en los bosques de pinos, donde la perdida tem-
poraria de las aguas subterrAneas causa seria erosi6n de estos
suelos llanos. La vegetaci6n de los bosques naturales provee la
mejor protecci6n para el suelo, asi como tambien la mejor
regulaci6n del aflujo de aguas. La gruesa marafia que forman las
races de los Arboles de hoja ancha bajo los Uosques act6a como
una esponja gigantesca que absorbe enorr' .-; cantidades de agua
durante la estaci6n lluviosa y suelta agua poco a poco durante la
estaci6n seca. Esta capacidad de actuar como esponja ayuda a
regular los extremes reduciendo el flujo mAximo durante las
crecidas y haciendo llegar el flujo hasta lo inmximo durante las se-
quias. La protecci6n de la vegetaci6n natural en la Zona de Vida
de Bosque muy Hi6medo Montano Bajo debe ser una de las
prioridades mas importantes del gobierno dominicano.

Zona de Vida de Bosque Pluvial Montano
Bajo Subtropical
Las areas que cubren esta Zona de Vida son muy limitadas,
s61o existen en tres tramos apartados, en la Cordillera Central.
Aunque la precipitaci6n annual promedio excede 4,000 mm, el Area
total de s6lo 36 km2 contribute con much menos agua que la
Zona de Vida de Bosque Muy Hi6medo Montano Bajo, la cual
cubre una Area 100 veces mayor.
La vegetaci6n natural de esta Zona de Vida se caracteriza por la
abundancia de species de hoja ancha, y de helechos arb6reos, asi
como tambi6n de species epifitas.

Zona de Vida de Bosque Muy Hu-medo Montano Subtropical
Esta Zona de Vida se encuentra a mas de 2,100 m de altura y
cubre los picos mas altos del pals. El Area mas extensa que cubre
esta Zona se encuentra alrededor del Pico Duarte (3,087 m), tam-
bi6n hay areas menos extensas en la cabecera del Rio Nizao y en la
Sierra de Baoruca.
La precipitaci6n annual promedio es de 1,000-2,000 mm y la
biotemperatura es de 12-60C. En esta Zona de vida ocurren
heladas con frecuencia.
La vegetaci6n natural consiste mAs que nada en bosques abier-
tos de pinos (v6ase la Fig. 11-2a) de much menos altura que los de
la zona de vida de Bosque Muy Huimedo Montano Bajo. Especies
tipicas de Arboles de hoja ancha incluyen Buddleia domingensis
(Loganiaceae), Lyonia spp. (Ericaceae), Verbena domingensis
(Verbenaceae) y Wienmannia pinnata (Cunoniaceae).


El estado de los principles tipos de bosques

El mas reciente inventario (Tabla Ill-2) de la vegetaci6n indica
que quedan un poco menos de 7,000 km2 de bosques en el pals.
(CRIES, 1980). Desafortunadamente, el studio de CRIES define
los bosques como areas donde las copas de los Arboles ocupan por
lo menos un 75% del espacio donde estan localizados; por lo tan-
to, esta definici6n excluye a la mayoria de los bosques abiertos de
pinos. Debido a la poca densidad de los Arboles, la mayoria de los
bosques de pinos han sido clasificados por CRIES como praderas
limitadas. La falta de distinci6n de los tipos de bosques hace que


Tabla 111-2. C).-'s de Uso Actual de la Tierra o de Cublerta en la
lepiblilca Dominicana; Datos de CRIES (1980).


Uso Actual de la Tierra
Clave o Tipo de Cublerta
1.0 Urbano y Desarrollado
2.1 Caria de Az0car (75%)
2.2 Agricultura Intensiva (75% en cultivos)
2.3 Agricultura Marginal (25-74% en cultivos)
2.4 Pastos (hierba sembrada)
3.0 Praderos
3.1 Praderos Limitadas
4.1 Bosques de Especies de Hoja Ancha
4.2 Bosques de Pino
5.0 Tierras Humedas (excluyendo arrozales)
6.0 Aridas o Abiertas
7.0 Aguas Interiores
8.0 Cubiertas de Nubes


Km2
292
4,205
6,496
8,281
2,325
5.278
12,788
6,518
311
269
402
315
177


(%)
(0.6)
(8.8)
(13.6)
(17.4)
(4.9)
( 1. 1)
(26.8)
(13.7)
(0.7)
(0.6)
(0.8)
(0.7)
(0.4)


47,657 (100)


sea impossible comparar los resultados de CRIES con otros
estimados acerca de la cantidad de tierras cubiertas por bosques
(Tabla 111-3).
Los dos importantes studios forestales hechos por la OEA
(1967) y la FAO (1973) tampoco permiten que se hagan buenas
comparaciones sobre la cantidad de bosques (Tabla 111-3). El
studio conducido por la OEA durante 1965 y 1966 calcul6 que
habia 5,570 km2 de bosques de Arboles comerciales. El studio de
campo hecho por la FAO durante 1968-1971 clasific6 como bos-
ques casi el double del area que habia sido calculada por la OEA;
de acuerdo con el informed de la FAO el area de bosques himedos
con species de hoja ancha es dos veces mayor, y el Area de bos-
ques semi-hitmedos con species de hoja ancha es cinco veces
mayor. Sin embargo, hay una advertencia mu) important,
oculta en el texto del informed de la FAO, la cual declara que s6lo
un tercio de los aproximadamente 11,000 km2 de bosques no han
sido perturbado por el fuego o por la agriculture de tala y quema.
La cifra de FAO que cita 3,350 km2 de bosques no perturbados,



Tabla III-3. Ctlculos comparativos de los principles tipos de
bosques en la Repfblica Dominicana.


Primilivo OEA (1967) FAO (1973) CRIES (1980)
Tipo de Bosque Km2 (%) Km2 (%) Km2 (%) Km2 (%)


311 (0.6)


Mixto Pino-
Hoja Ancha 4,800a (Q.Q)


Hoja Ancha
HOmedo


29,378b (61)


Hoja Ancha
Sub-hiimedo 10,63c (23)
Manglares 102 (0.2)
Otros
(Lagos, etc.) 390 (0.8)


Total


835 (1.7) 1,385 (2.0))

1,800 (3.0) 4,135 (8.5) 6,518 (13.5)

600 (1.4) 3,382 (7.0)
102 (0.2)


48,442 (100) 5,570 (11.5) 10,966 (22.6) 6,829(14.1)


aChlculos basados en interpretaciones de fotos adrcas por FAO (1973).
blncluy todas las Zonas de Vida con una proporci6n de ETP de nmnos de 1.0,
ncnos loscitlculos de FAO sobrc los bosqucs origiialcs de pino y mixtos dc pino-
hoja ancha.
Clncluyc todas las Zonas de Vida con una proporci6n de ETP mayor que 1.0.


2.800a (5.8) 2,155 (4.5) 1,962 (4.1)









es alrededor de un 40% menor que el Area de bosques comerciales
calculada por la OEA.
El studio de la FAO (1973) ofrece datos muy interesantes
sobre la extension de los bosques primitivos (pre-colombinos?),
de pinos y mixtos con pinos y species de hoja ancha (Tabla
III-3). Cuando estos cAlculos son comparados con la cantidad de
bosques en la actualidad, de acuerdo con la FAO, los bosques de
pino han disminuldo en extension un 30% mientras que los bos-
ques mixtos de pinos y species de hoja -ancha han disminuldo
mis de un 70%. Esta impresionante diferencia en la proporci6n
de lo que se presume que ha sido deforestado en los diferentes
bosques, probablemente se debe a la menos elevada localizaci6n
topogrAfica de los bosques mixtos, que, por lo tanto, se encon-
traban mAs accesibles para la tala commercial, y a la mejor calidad
de los suelos enconitrados en estos bosques.
Extrapolaciones adicionales de los bosques primitivos de
species de hoja ancha, hechas usando las Zonas de Vida (v6ase la
Tabla 11I-I), sugicren que un 86% de los bosques h6medos de
species de hoja ancha y un 69% de los bosques semi-h6medos de
species de hoja ancha han sido deforestados (Tabla III-3). Estos
cAlculos sumamente crudos de la cantidad de deforestaci6n sirven
para indicar las presiones que han habido para convertir los bos-
ques de poca elevaci6n en tierras paia otros usos; s61o en las Areas
elevadas, donde se encuentran los hosques de s6lo pinos, es
menor esta presi6n de deforestaci6n. La Ley de 1967, que hizo
que se cerraran los aserraderos y que prohibi6 la tala de Arboles,
fue con certeza un factor muy important en la reducci6n de la
deforestaci6n. Debe mencionarse que hay muchos bosques de
pinos en areas remotas de suelos poco f6rtiles y con terrenos
escarpados, que por lo tanto no atraen a los agricultores. Por con-
siguiente, el cierre de los aserraderos elimin6 a la peor amenaza, y
FORESTA (el Servicio Forestal) ha protegido muy bien los bos-
ques de pinos que a6n quedan en pie.
Pero FORESTA, a! concentrarse en la protecci6n de los bos-
ques de pinos, ha ignerado los otros tipos de bosques impor-
tantes. El Wnfasis que se le ha dado a la imposici6n de la ley prohi-
biendo la tala commercial de madera, especialmente de pino, parece
haber permitido que se ignorara la continue y desenfrenada
deforestaci6n que se Ileva a cabo para establecer cultivos de tala y
quema, asi como tambidn para producer carb6n y lefna. Areas
bastante grandes de Los Haitises, incluyendo algunas en el parque
national, estAn actualmente siendo deforestadas. Los agricultores
de tala y quema estAn avanzando rApidamente sobre Areas poco
adecuadas para la agriculture en la provincia de La Altagracia.
FORESTA supuestamente tiene el derecho de controlar el
transport de carb6n en las carreteras principals, pero esta no ha
tratado siquiera de reglamentar la tala de Arboles para la produc-
ci6n de carb6n. De acuerdo con el informed de FORESTA (1980),
la producci6n national de carb6n es de 900,000 sacOs, pero esto


represent s61lo alrededor de un 20% de la producci6n calculada
por Jennings y Ferreira (1979). El papel que desempecna la pro-
ducci6n de carb6n en la economla rural y la necesidad de
establecer plantaciones para la producci6n de madera combusti-
ble, son discutidos en los capitulos IX y IV respectivamente. No
hay duda de que el govierno, a trav6s de FORESTA, tiene que
prestar much mas atenci6n a la economic del carb6n. FORESTA
debe tomar el mando para asegurar el uso racional de los bosques
naturales en la producci6n de carb6n, el desarrollo de planta-
ciones de prueba para producer energia y el uso de estufas y hor-
nos mAs eficientes. FORESTA tambi6n debe fomentar la conver-
si6n del uso de lefna al uso de carb6n comprimido en hogares e in-
dustrias.



Flora

La diversidad ecol6gica de la Espafiola se refleja en su gran ri-
queza florlstica; con certeza contiene la flora mis rica de las An-
tillas. Moscoso (1943) produjo el primer catAlogo de la flora
dominicana, el cual fue mas adelante expandido por Jiminez
(1959). MAs recientemente, Logier (1974) produjo un diccionario
de los nombres comunes de las plants. Pero hasta la fecha no se
ha iniciado ninglin studio comprensivo y sistemAtico sobre la
flora. Se piensa que aproximadamente un 36% de las 5,600
species son end6micas (Hernandez, 1980). En un studio
preliminary (Tabla 111-4) se hizo una lista de 137 species que estAn
bajo amenaza de desaparici6n o en peligro de extinci6n.
El herbario national estA localizado en el muy impresionante
Jardin BotAnico Nacional "Dr. Rafael M. Moscoso". Este jardin
botanico fue creado por la Ley 456 (1976), y recibi6 modifica-
ciones en su base legal con la Ley 921 (1978).
Como este jardin es dependiente de la rama ejecutiva del
gobierno, recibe apropiaciones de dinero cada afno. El ad-
ministrador general es nombrado por el Presidente de la
Rep6blica, para servir durante un period indefinido. AdemAs de
mantener colecciones en vivo y el herbario national, las prin-
cipales funciones del jardin botanico incluyen 1) reforzar la
apreciaci6n educational y cultural de las ciencias botAnicas,
especialmente con respect a la preservaci6n de la flora national;
(2) conducir los necesarios studios de la flora para asegurar su
preservaci6n, y, donde sea necesario, la restauraci6n de Areas
verdes; (3) colaborar con la Direcci6n de Parques Nacionales en
studios botdnicos y ecol6gicos, no s6lo en parques y reserves,
sino tambi6n en Areas que van a ser convertidas a otros usos y (4)
utilizar las Areas verdes alrededor de Isabel de Torres, como una
sub-estaci6n para los programs del jardin botanico (ONAP,
1980).











Tabla 111-4. Especies bajo amenaza o en peligro de ex(inci6n en la Rep6blica Dominicana. Basada en una lisia de CIBIMA. Preparada
por Dr. Jose de Jesus Jim6nez con unas cuantas afiadiduras sugeridas, por Alain Liogier. La lista de las orquideas fue
preparada por D.D. Dod. *indica species endemicas.


AGAVACEAE
*Agive interrnnila Trel.

BIGNONIACEAE
Ek-iantanthe longifnllia (Griseb.) Urb.
Twinanllits ary.vpihylleti, (Bello) Alain

BOMBACACEAE
Ceriba penlandra (L.) Gaertn.

CACTACEAE
Dendrocierrs io Iuntlo (LC) Britton & Rose
I hirritia hur.lti Marshall
'Neiail,lhia pannutililit (Lain) Britton & Rose
Opuinhia u banianat Werdem
Peitea powirtlif,,la, (L) Haw

CAMPANULACEAE
*L'ibehia .al,/ni1a Lam. var. Braiihainlii Urb.

COMPOSITAE
Ageratriim ianiiin.eni Spreng.
"(-' apta.la eIKartn Urb.
*Clitapilia c.,arnliit', Urb.

*E'r.ie,,i, iin Lo mii Urb.
'i m,,on tin,,h'.s Urb.
"/'. ,,,,, i,,a,',n Urb.
"Lt,'er i ti psdi,,,aul Urb.
"E.,,roii suialpimai Urb.
'Egrr,,, t i,,iteinit Urb.
'En,'ewn re.p'ensi, Urb.
*|upathmit' 'onstaizzae Urb.
*Fupatioriunm hetteros-quaneumit Urb.
"Gnitaphalini rosillense Urb.
"'Gundlaihia iaiitnp'enris (Spreng.) A. Gray
"'Cunillaua ,(,ansa Urb & Ekm.
*liletedii la haihensis Urb. & Ekm.
"lHeterniiantlai 1t4ar drles Urb. & Ekm.
"Heletewlml i ailint Jimenez
iVhaniaMa ,aoit,sna Urb. & Ekm.
iViLiama phliyliia Urb. & Ekm.
Mikainta pridlt la Urb. & Ekm.

CUCURBITACEAE
Doierr'a etetil'tallhalltua Gros.
"MvhIihna ,hin'.iensi Cogn.
'Pentelpeta ,uluoti laila Cogn.

CUPRESSACEAE
*J]unperu grra lir Pilger
Cupiess s ;emnperrlits L.

EBENACEAE
Ditopuros domingeiniis (Urb.) Alain
Diiipyo i revolula Poir.

EUPHORBIACEAE
"A, tuiha nuolpliyllui, Urb.
Croton hiebeinstanus Urb. & Ekm.
Calrti tuieri ui Urb.
Cisbainlhs nibeiiilhfornis Urb. & Ekm.
Euphitrii ,lefohalai Urb.
I.-frt aimri leiprasai (Willd.) Pax & Hoffm.
IVItadln'ii tairraldra (Urb.) Leon

GUTTIFERAE
M aWrii etil inericana L.

HERNANDIACEAE
Slernandia sonora L.


LEGUMINOSAE (MIMOSACEAE)
*Aciulia bar raonensi, Urb.
"Cilliandilra nervosa (Urb.) Urb. & Ekm.
*Minmosai azLensi.s Britt
"Mimosa farisii Leonard ex Britt
"Pilhecellhbiuai abl,tlli Rose & Leonard
TPilhei ellitaium muiranilhiu Benth
Samtanea valeuria Britt & Alain

LEGUMINOSAE (CAESALPINIACEAE)
GCiesialpinia anatanillit Urban.
Caesalpinia bairahiinenst Urb.
Ciesailpinia iaiminreses Urb.
Giss.tai aiiinysiailtiu, Lam
GCsi Ii etnrsivania (Britt.) Jimenez
"Mora albbillii Rose & Leonard
Mt, l ekIantisn (Urb.) Britt. & Rose
Pellplhaphirn betlcrani,,tn Urb.
Shaiha m,,noirna (Tul.) Urb.

LEGUMINOSAE (FABACEAE or
PAPILIONAIDEAE)
Adenanilhieri peigirna (L.) Sperg.
'"Aer himontenre pleuirn erv'i DC
"GCdiip(,rianns ihanlngerss Urb. & Ekm.
Cliht,'ta hlriHtha Poir
Pi ,ia piIMpla i (L[) Sarg.
Sophinli ohlyi.,,rpnaa Urb. & Ekm.

MAGNOLIACEAE
Illicitii ekbnann A. C. Smith
Minihltai haisiIn R. A. Howard
Manti'lia pIlllCIens Urb. & Ekm.

MALVACEAE
Hliristus frunirilitu, Lim. var. aizurnei,' Urb. &
Helw.
Malauh,,aii ialtaha (L) L
Pls'h,,aii ,ailihilolles (L) Desv.
llh, ithia ieaileaens Urb.

MELASTOMATACEAE
Clidionia iliganlhai Urb
Can'istr Itegia itaiar Urb. & Ekm.
Gralffeinlite Ianhoidaa'iitne,. Urb.
'M aieitaniumnl station Cogn.
"Mitonia fsurrlesi Cogn.
Teltraz a ,lrdatila Urb. & Ekm. ex Alain

MELIACEAE
Cedlrea riiilta L.
Swirielnia inallhion (L) Jacq.
Trichilia cruneifolia (L) Urb.

MORACEAE
Pseuialihnedia sipuria (SW) Griseb.

MYRSINACEAE
Ardism anguqhih Urb.
Ardisia flirliesii Urb.
* VW/,iil a 111iin 1hila Urb.
* VWd/lentia irbatuanaii Mez

MYRTACEAE
'Crnp.lrhizai lhaitensis Urb.
Pimenla azua (Urb. & Ekm.) Burret
Psiiiun saliatre (H.B.K.) Berg


ORCHIDACEAE (by D. D. Dod)
Orquidea Bajo Amenaza de Desaparici6n
Barl'uheilla monlrbiltisa (Ames) Garay
Blelia purpwre (Lam.) D.C.
3Bulbaophyllum ai1arlurln Hemsl.
Bulblphylhlm parIlrrrh.a h (A. Rich) Griseb.
Gunpypl,,i etri( nmnlteredlii (Rchb. f.) Rolfe
GCnpyloarnirinm piloect,'u (Rchb. f.) Rolfe
Cranihis dliphyilla Sw.
Dendroiphy'ia ariza-jiliae (Ames) Dod
Dicharia rwarlzii (C. Schweinf.) Garay & Sweet.
Diamnlis iti i ideaa (Schltr.) Surmmerh.
iDningoa niii a (Cogn.) Schitr.
buni tha iiiein.t.esr (Cogn.) Dod
Epldrihi umn nrei' aii Amies
Epidendrum iparainaene Rarb.-Rodr.
lEpnltiesium Ir,,llifetnim Rchf. f.
Eivlhiolle, hIlslla (Sw.) Fawc. & Rendle.
Eullophia ialt (1..) Fawc. & Rendle.
hinops satyoile, (Sw.) Lindl.
Leparnfh(li's nmelaninlha (Rchb. f.) Ames
I.eprllopsii lerulala (Cogn) Hespenheide &
Garay
A n/alis unl,rlflifh Sw.
Ma.lais Iun.lihM'i Michx.
Millaniii iaaeihauilnm (Rchb. f.) Dressier
Amlaulaha anss.i/,hai (Lindl.) Rchb. f.
Ne'i,,gn aria hetipqlefrn (Griseb.) Schllr.
Oncidurni osieniii Withner
Onridiun quadairibulmi C. Schweinf.
Plr, oilhallis appenlit iulata Cogn.
Pleurollihalis aistata Hook.
Pleuolhliallis osa Urb.
Plewtrlhalh, liala Griseb.
Pleroithlh, heleia, Fawc. & Rendle.
Pleauihallis piarlula A. & S.
Plerlarlhalh, qiasqueyana Dod
Pleur,ihalli, testifliat (Sw.) Lindl.
Pilhietva paut flora (Sw.) F. & R.
Rer enl, tiinlhatius nmaiinailu, Garay
Si'iantlhr, rant, (hnies (Griseb.) Cogn.
Spantihes inipXeni, Dod
Sleis hiungrent, Cogn.
Tirial polytla lhyai (Sw.) Ames

Orquldea en Peligro de Extlncl6n
Antilhi~ihaii, undlhliaii (Wright ex Griseb.)
Garay
Baistpihyliiaii ainsolihfhiili Schltr.
Baphylhliea ii o phiyllii (Rchb. f.) Schltr.
Bra, Mhiirnuls n 4heringig Rolfe
CGinpiylorentruin iwltiizitrnt Garay
Gnniiniyloeniorn niitoiarpuiin Dod
Ciminpiiirnltrm sepeniliniua Dod
Coinpareltia fahati Poepp. & Engl.
Co,,allhina tenami Mansf.
Ciioimbrlis flia,, (Sw.) Kuntze
Cmylnoiirkis foipisera (Rchb. f.) L. 0. Wms.
Craniihis iwageneri Rchb. f.
Ctyipiphoialhinthis rainhartiu Dod
Criqiloplshoraiilius alriputrpi:et. (Lindl.) Rolfe
CtOpltophoalnthus ro'sus Garay
Domiriirina x susiana Dod
Entycha atlifolia Schltr.
Encytha bippulatsii Rchb. f.
Enmy hoi bletiodes Griseb.
Encyisha ibooIlhiian (Lindl.) Dressier
Emyclia urinii (Cogn.) Dod
Eniticlia h,,llfrata var. alba Dod
Ermyrlia ilimurn (Jacq.) Schltr.











Tabla 111-4. (contlnuaci6n)


Orquidea en Peligro de Extinci6n
(conflnuaci6n)
Encyclia eknamii (Mansf.) Dod
Eniyclia fucala (Lindl.) Britt. & Mil.
Encyclia hodgeiana (Lindl.) Dod
Encyclia phoenicea (Lindl.) Dod
Encyclia poly'onaal (Lindl) Dressier
Encyclia venhiisa Dod
Epidendrum ri'uihlre Lindl.
Epilendrumi serrulhinum Sw.
Epidendrum sorainae Rchb. f.
Epidenlropsis vicentina (Lindl.) Garay & Dunst.
Eurystyles allicola Dod
Eurystlles amlnaisswIoms (Rchb. f.) Schltr.
Euirystylts domingensis Dod
Fuerltsiella plenchoides Schltr.
Galeandra beyrichii Rchb. f.
Goodyera striata Rchb. f.
Habenaria quinquesela (Michx.) Garay
Habenaria odonlopetlhi Rchb. f.
I iskesltrella orlhantha (Kransl.) Garay
Leochihls labialus (Sw.) Kuntze
Lepanthes ,dussii Urb.
Lepimlnhes furcalipetala Garay
Lepanthopsis anthodenimn (Rchb. f.) Ames
Lepanthopsis dentifera (L. 0. Wms.) Garay
Lepanthopsis dodii Garay
Lepanhipsis idotminensis Dod
Lepnllhopsisii sliilifera Dod
Lepailhopsis holleana (Mansf.) Garay
Leplanlopsis microlepanlhes (Griseb.) Ames
Lepanilhopsis monilifomnnis Dod
Lepanthopsis pynmaea C. Schweinf.
Lepanthopsis sellairis Dod
Liparis neuroglossa Rchb. f.
Liparis viridipurpurea Griseb.
Malaxis hispaniolae (Schltr.) L. 0. Wms.
Malhris keopnardii Ames
Malaris parthonii Morren
Maxillaria imflerxi (Lindl.) Griseb.
(M. croeesrubens)
Oncidium ariza-julianim Withner & Jimenez
Oncidium calochilum Cogn.
Oncidiumn guianense var. alborubrum Moir.
Onscidimn henekenii Schomb. ex Lindl.
Oncidiumn meiria Rchb. f.
Oncdium liuerckheimii Cogn.
Pinelia leochilis (Rchb. f.) Garay & Sweet.


Platystelee quercelicol (Lindl.) Garay
Pleurolhallis alainii Dod
Pleurothallis dchiuii Rchb. f. ex Dod
Pleurolhallis cornicuiilla (Sw.) Lindl.
Pleurolhallis dodii Garay
Pleurothallis grobyi Batem. ex Lindl.
Pieturolhallis imravi Lindl.
Plerolhallis lanceola Spreng.
Pleurolhallis ,ira Lindl.
Pleurolhallis hinilalris Lindl.
Pleurolhallis mauei Urb.
Pleurothallis rnurex Rchb. f.
Pleuroiuhallis pendens Dod
Pleurolhallis simplicifhira Dod
Pleurolhalhs spilo-porphureus Dod
Pleurothalhs tribuhoihes (Sw.) Lindl.
Pleurolhallis tric'shtia Cogn.
Ponthieva teknanii Mansf.
Ponthieva halnsii Cogn.
Ponlhieva petliola Lindl.
Prescollia sp. nov.
Pseudocentrum minus Benth.
Qutisqusya eknanii Dod
Quisqueya fierlesii Dod
Quisqueya hohlridgei Dod
Quisqueya karslii Dod
Spiranthes coslaficensis Rchb. f.
Spiranihes fauci-sawnuinea Dod
Spiranthes monophylhi (Griseb.) Dod
Spiranihes polyantha Rchb. f.
Spiranr/ies spediisa (Bmnel.) A. Rich.
Stelis chabreana Mansf.
Slellilabiumn mninutiflora (Krangl.) Garay
Tetranicra bulbosa Mansf.
Tetrnamicra canalicuilla var.alba
Telrunicra ekmnanii Mansf.
Tetranicra schoenina (Rchb. f.) Rolfe
Triphora genlianoides (Sw.) Ames & Schwenfueth
Triphora surinnmensis Lindl.
Vanilla mexicana Mill
Vanillai phaeaniha Rchb. f.
Wuiischlargelia aphylla (Sw.) Rchb. f.

PALMAE
*Acrocomia quiisquetyana Bailey
'Bactris phmneriana Mart.
CsGdyphoyne duilcis (Wright ex Griseb.)
Gomez Maza


Calyptrogyne rivalis (O.F. Cook) Leon
Copernicia berlerosma Becc
"Haitiella ekantmii (Burret) Bailey
Presltaa montana (Grab.) Nichols.
*Pseudophoenir sarygenii Subsp. saonae var. sWnae
(Cook) Red

PODOCARPACEAE
Podocarpus buchii Urb.

RUBIACEAE
Antirhea elliplica Urb. & Ekm.
Antirhea involiucrala Urb. & Ekm.
Cisasia hailiensis Urb. & Ekm.
Eroslema nitens Urb.
Erosltema rupicolum Urb.
Erostema subcordanlun Krug. & Urb.
Gonzadagunia brschyanthe (A. Rich.) Urb.
Guetarda barahonensis Urb.
Guettarda stenopihylla Urb.
Ottoschmidlia haitiensis Urb.
'Palitourea micraniha Urb.

RUTACEAE
Zinthoiiyln fiummn Vahla

SAPOTACEAE
Bumelia inlegra Cronq.
Dipholis ferriyinea
Micropholi.s chrysophylloides Pierre
Pouteria sapota (Jacq.) H.E. Moore & Stearn.




STERCULIACEAE
Bytlneria microphylla Jacq.
Neoregnellia cubensis Urb.
Waltheria calciocola Urb.

THEOPHRASTACEAE
']acquinia conofa Urb.
'iacquinia egeersii Urb.

ZYGOPHYLLACEAE
Gumiacum officinale L.
Guaiiicuin sancumn L.




















IV




Plantaciones forestales


Introducci6n

En un tiempo la Rep6blica Dominicana se encontraba dotada
de bosques de pinos, y de Arboles de madera dura, pero la tala in-
controlada, los fuegos incontrolables, los huracanes y la conver-
si6n a la agriculture han causado la destrucci6n de casi todos los
bosques; s6lo quedan algunos tramos en las tierras mAs elevadas,
en los bosques privados, y a lo largo de lines de propiedad y rios.
Tambi6n quedan muchos tramos de los matorrales secos encon-
trados en las tierras bajas. La devastaci6n de los mejores bosques
del pals ha causado una extensa erosi6n y condujo a que el gobier-
no ordenara el cierre de todos los aserraderos privados en 1967 y
prohibiera la tala de Arboles vivos. Desde entcnces el pals se ha
convertido en importador neto de aproximadamente 30 millones
de d61ares de products madereros por aflo.
Aunque la deforestaci6n es la causa de muchos de los pro-
blemas ambientales mAs critics del pals, un program intensive
de reforestaci6n no es una soluci6n possible al moment. Sin em-
bargo, la reforestaci6n de unas cuantas Areas selectas y bien
vigiladas y la siembra de Arboles para el manejo integrado de
cuencas hidrol6gicas son posibles y convenientes. Este capitulo
trata de describir la situaci6n actual de las plantaciones forestales
en la Rep6blica Dominicana y el papel que la reforestaci6n puede
desempeflar en la restauraci6n de los suelos, para que nuevamente
puedan producer mantener una capa protective de vegetaci6n.


El estado de las plantaciones forestales

El alcance de las plantaciones existentes
Los esfuerzos para establecer plantaciones forestales en la
Rep6blica Dominicana han sido extremadamente modestos. La
siembra de Arboles ornamentales se ha llevado a cabo desde hace
alg6n tiempo, pero las primeras plantaciones forestales de tamaflo
significativo no se empezaron hasta 1969. Desde entonces no ha
habido much progress.
Hay muy pocos datos estadisticos sobre las plantaciones
forestales. La mayoria de las organizaciones toman nota del
nimero de las plants de semillero sembradas, pero debido a
variaciones en la densidad de siembra, la repetici6n de sie!nbras
en ciertas Areas y, en ocasiones, el recuento de plants que se
toman del semillero en vez del de plants en realidad sembradas,
se hace muy dificil calcular precisamente el area que ha sido


Tabla IV-1. Areas calculados y localizaclones de las plantaciones
forestales del gobierno establecidas en la Repfblica
Dominicana hasta 1978.


Localizacl6n Especles Principales

Constanza P. Caribaea,
(Jarabacoa) P. occidentalis


Loma de la Sal
(Jarabacoa)
Los Gajitos
(San Juan)


Aflo en que Area
EmpezaronApr6xlmada
las Siembras(HectAreas)


P. caribaea
P. occidentalis
Swietenia mahagoni
P. caribaea, others


Manabao P. caribaea
(Jarabacoa) P. occidentalis
Sabana Clara P. caribaea
(Dajab6n) P. occidentalis
P. occidentalis
others


1969 1,230


reforestada en la Rep6blica Dominicana. Los datos de la Direc-
ci6n General de Foresta sobre la cantidad de plants de semillero
sembradas, convertidos cn Area equivalent. indican que desde
1969 a 1978 alrededor de a 1,900 hectAreis fueron reforestadas
por el gobierno. La localizaci6n y tamaflo de estas areas se dan en
la tabla IV-1. Es possible que para el aflo 1980 las plantaciones del
gobierno hayan aumentado a cerca de .,200 hectAreas. Ademas,
se calcula que la industrial privada (especialmente Falconbridge
Dominicana) ha sembrado hasta mediados de 1980 cerca de 1,000
hectAreas, siendo el total para el pals aproximadamente 3,200
hectAreas, de las cuales un 70% fueron facilitadas por el gobierno
y un 30% por la empresa privada. Las species que se siembran
mis com6nmente son Pinus Occidentalis y P. caribaea variedad
hondurensis. Los objetivos de la mayoria de las plantaciones es
estabilizar el Area y producer madera en el future.

Organizaciones nacionales con actividades de reforestaci6n
Direcci6n General de Foresta. La organizaci6n mis active en la
siembre de Arboles es la Direcci6n General de Foresta o
FORESTA, la cual empez6 a sembrar Arboles en 1969 con el pro-
p6sito de protecci6n y producci6n, recibiendo ayuda tcnica de la









Organizaci6n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentaci6n (FAO) y del Programa de Desarrollo de las Na-
ciones Unidas (PDNA). Esta ayuda termin6 en 1972. Las siem-
bras han continuado desde entonces, pero en una escala muy
modest y, actualmente, las plantaciones del gobierno cubren
aproximadament? 2,200 hectAreas; dstas estAn localizadas prin-
cipalmente en I. provincia de La Vega cerca de Jarabacoa, pero
tambi6n hay unos pequefios tramos en San Juan y en Dajabon.
Desde 1977 el program de FORESTA ha recibido ayuda finan-
ciera y t6cnica del Banco Interamericano de Desarrollo (IDB).
FORESTA ha comenzado la reforestaci6n, pero las siembras en
las tierras del gobierno deben expandirse, asi como tambi6n ex-
tenderse a algunas tierras privadas. Las posibilidades y limita-
ciones que tiene FORESTA para lograr esto serAn discutidas mAs
adelante en este capitulo.
Otras Agencias Gubernamentales. AdemAs de FORESTA, la
organizaci6n gubernamental mas active en la reforestaci6n es la
Secretaria de Estado de Agricultura (SEA). Dos planes prin-
cipales de SEA con components de reforestaci6n son el Plan
Sierra, preparado por el Departamento de Planificaci6n (SEA
1978 y 1979), y el Proyecto Bao, preparado por el Departamento
de Tierras y Agua (Tamayo 1980).
El Plan Sierra, con sede en San Jos6 de Las Matas, aspira a
fomentar el desarrollo y la integraci6n en la economic national de
la regi6n montaflosa que cubre alrededor de 2,000 kil6metros
cuadrados en parties de las provincias de Santiago y de Santiago
Rodriguez, por medio de mejoras en los sistemas de cultivo y tam-
bien el fomento de mejoras en el manejo de los recursos naturales.
El component forestal del Plan Sierra incluye la cosecha y el
manejo de los bosques naturales, asi como tambi6n la
reforestaci6n de estos bosques. Se planea empezar con la
reforestaci6n, por medio de plantaciones, de 50 hectAreas por
afno, usando species adecuadas, principalmente Pinus caribaea
variedad hondurensis. Las siembras se van a llevar a cabo en tier-
ras privadas de poco valor agricola, a trav6s de un sistema de
cultivo llamado taungya, el cual fomenta el establecimiento y el
cultivo de plantaciones mixtas de Arboles y cosechas agricolas
durante un period de tres a cuatro aflos, luego del cual se deja
que los Arboles tomen posesi6n del lugar. En los suelos de mejor
calidad se estA utilizando este mismo sistema para convertir Areas
con cosechas anuales o estacionales en plantaciones de cafe, sem-
brando primero una cosecha de corto plazo y conuntamente Ar-
boles de sombra leguminosos, y colocando mAs adelante, cuando
haya suficiente sombra, pequenfas matitas de cafe. Se cree que hay
40,000 hecAreas adecuadas para la producci6n de cafe. El Plan
Sierra tambidn aspira a desarrollar variedades adaptables de Ar-
holes frutales que sean resistentes a enfermedades, y cuyos pro-
ducto. puedan exportarse (tales como el aguacate), asi como tam-
bi6n establecer plantaciones de lefla combustible y el mejoramien-
to de areas de pasturaje. Ha habido muy poca cooperaci6n entire
FORESTA y el Plan Sierra, debido ante todo a las debilidades
t6cnicas de FORESTA.
Como el Plan Sierra habia estado en operaci6n por s6lo 18
meses antes de la llegada del grupo de asesores, es muy dificil
calcular cuAnto 6xito ha tenido en lograr sus objetivos. Es obvio,
sin embargo, que el plan ha empezado muy bien. El plan ha en-
frentado los problems mAs serious con much valentia, y estA
desarrollando soluciones locales para resolverlos. En particular,
el Plan Sierra estA tratando de trabajar con la gente pobre del
campo, para ganar su confianza y para asegurar su cooperaci6n.




IEspecies ex6ticas, tales como P. caribqea, no se recomiendan aqul para ser sem-
bradas en parques nacionales. Ademas es possible que P. caribaea no sea tan adap-
table como la native P. occidentalis a elevaciones de mas de 800 metros, to que in-
cluye a la mayoria del parque.


Por ejemplo, estA ayudando a enseflar a las amas de casa c6mo
lograr una mejor nutrici6n familiar, esta exDlicando a las
organizaciones de agricultores los beneficios de la agrologia
forestal, y trabajando con las instituciones de pr6stamo para pro-
mover la conversion a cafetales en los lugares apropriados. No
obstante, serA necesario intensificar y expandir estos esfuerzos si
se quiere que el Plan Sierra tenga un impact significativo en la
region. Particularmente, el plan va a tener que manejar los suelos
secos y pobres que hay en gran parte de la regi6n, los cuales por lo
general son tambi6n poco profundos; en algunas Areas sera
necesario construir terrazas. Las agencies de asistencia podrian
ayudar much al Plan Sierra, proveyendo una muy necesitada ex-
periencia t6cnica asi como tambi6n incentives para los campesinos
pobres ya sea en la forma de dinero en efectivo o de comida. El
Plan Sierra ofrece una muy buena oportunidad para que las ageln-
cias de ayuda international enfrenten el desaflo de ayudar a per-
sonas pobres en Areas rurales.
El segundo proyecto important de SEA con un componenite de
plantaci6n forestal es el Proyecto Bao. Este plan, cuyo centro de
operaci6n estA en Janico, es un program de conservaci6n de
suelos y agua, que tiene como prop6sito la protecci6n de las
represas de Tavera-Bao. GeogrAficamente, el plan se concentra en
los 864 kil6metros cuadrados de la cuenca del Bao, la cual incluye
los rios Bao, Jagua y Janico. Cerca de 9,000 hectAreas de esta area
son tierras pfiblicas con pendientes de mas de 40%, las cuales ac-
tualmente se encuentran ocupadas por pequeflos agricultores, y
aproximadamente otras 5,000 hecAreas se encuentran dentro del
Parque Nacional Bermudez. Casi todo el resto de las tierras se en-
cuentra en manos privadas.
El component forestal del Proyecto Bao aspira a cambiar el
sistema de cultivo, de cosechas estacionales a tipos mAs per-
manentes, tales como Arboles, a trav6s del sistema taungya; tam-
bien aspira a reducir la cantidad de fuegos forestales.
Especificamente se propone sembrar por ano aproximadamente
1.6 millones de Arboles frutales y forestales (alrededor de 1,000
hectAreas) fuera del parque, y otros 1.6 millones de Arboles de P.
occidentalis y posiblemente P. caribaeal dentro del parque. Aun-
que FORESTA ha estado cooperando con el Proyecto Bao, las
metas de reforestaci6n del Proyecto Bao purecen poco realistas.
Ninguna organizaci6n en el pals ha podido siq tiera sembrar 2,000
hectAreas por aflo, y en vista de los problems de tenencia de tier-
ras en la cuenca del Bao, y la necesidad de ayuda t6cnica e incen-
tivos, el Proyecto Bao con seguridad no va a poder lograr sus
metas en un future cercano. No habla datos disponibles sobre.la
cantidad de tierras que han sido reforestadas hasta la fecha, poro
debe recordarse que el proyecto s6lo tiene dos aifos un tiempo
muy corto cuando se habla de plantaciones forestales. El Proyec-
to Bao deve ser considerado como un buen candidate para ayuda
t6cnica y financiera, bilateral y multilateral, debido a la necesidad
de proteger las cuencas de Tavera-Bao, pero si se quiere mejorar
las condiciones de los pobres en las areas rurales, esto podria
lograrse mas rApidamente respaldando al Plan Sierra.
La Corporaci6n Alcoa. Aunque por falta de tiempo no se han
podido visitar las operaciones mineras para la extracci6n de baux-
ita de la Corporaci6n Alcoa, se ha obtenido la siguiente infor-
maci6n por medio de una entrevista con un representante de la
compaflia.
Alcoa comenz6 a establecer plantaciones forestales en 1973,
con el deseo de rehabilitar las tierras ya minadas y para dejar a los
habitantes locales un product 6itil. El area que se ha sembrado es
pequenfa, pero la cantidad que se siembra al aflo estA aumentan-
do. En 1980 cerca de 12 hectAreas fueron reforestadas, mientras
que otras 30 fueron preparadas para ser sembradas en el future.
Las species principalmente utilizadas son almendros, Cupressus
arizonica (dos variedades), Eucalyptus globus, E. citriodora y
Froximus alba. Se han probado tambien unas cuantas variedades
de Arboles frutales norteamericanos pero casi todos se










estropearon debido a los extremos climAticos que varian de
caliente y seco durante el dia a temperatures casi heladas durante
la noche. Hay dos empleados tecnicos que se lredican s61lo a la
reforestaci6n. Es obvio que Alcoa va en buen camino, pero fue
impossible visitar el Area para hacer la evaluaci6n de sus logros.
Falconbridge Dominicana. Falconbridge es una firma extractora
de ferro-niquel, que opera con una concesi6n del gobierno de
aproximadamente 10,000 hectAreas cerca de Bonao. En 1971, ba-
jo su propia iniciativa y con el consejo tdcnico de FAO, Falcon-
bridge empez6 a sembrar en Areas despojadas que no iban a ser
minadas. MAs adelante las operaciones de siembra fueron expan-
didas para incluir las Areas donde se habia minado; conse-
cuentemente se afladi6 a la concesi6n una clAusula estipulando la
rehabilitaci6n de las tierras minadas. La compaflia tambi6n tiene
un permiso del gobierno para extraer madera de los bosques
naturales de pinos que est6n en las Areas dor.de van a Ilevarse a
cabo extracciones mineras a cielo abierto. Los troncos son cor-
tados en dos pequeilos aserraderos de FORESTA, y la madera se
usa en proyectos gubernamentales para vivienda a poco costo.
Falconbridge alega haber plantado alrededor de 1,000 hectAreas
desde 1971 a 1980, pero este cAlculo es p.ubablemente un poco
alto. En el present, s61lo se estA sembran',o en las Areas donde se
ha minado, y la cantidad ha sido reducida a alrededor de 24
hectAreas por aflo. Aproximadamente un 70-75% de las planta-
ciones son de Pinus caribaea variedad hondurensis con semillas
traidas mAs que nada de Belize; casi todo el resto de las planta-
ciones es de P. Occidentalis.
Falconbridge parece tener una excelente operaci6n forestal. Su
division forestal incluye cinco secciones, 1) administraciOn y
planificaci6n, 2) ciencia forestal, 3) reclamo y rehabilitaci6n de
Areas minadas, 4) servicios t6cnicos y 5) cosechas de madera; man-
tiene los servicios de 56 empleados. A pesar de que la companlia
no tiene ningfun ingeniero forestal con entrenamiento univer-
sitario, el personal t6cnico entrevistado por el grupo a cargo de
este perfil, estaba muy bien preparado y ha desarrollado muy
buenas t6cnicas para rehabilitar Areas minadas. Falconbridge
mercce ser felicitada por su triunfo en la rehabilitaci6n de Areas
despojadas por las operaciones de extracci6n, de nmanera que
estas Areas pueden volver a ser productivas y estdticamente
placenteras.
Gulf y Western. No se han hecho contacts con esta gran produc-
tora de az6car en la parte sur y sudeste del pals, sobre sus intereses
en la reforestaci6n. Sin embargo, se sabe que esta firma re-
cientemente estableci6 unas pequeflas plantaciones de Swientenia
mahogoni cerca de la Romana.
Rosario Dominicana. Rosario se dedica a las operaciones para la
extracci6n de oro al noreste de Bonao, que comenz6 en 1974 con
una concesi6n de 758 hectAreas dadas por el gobierno. Desde oc-
tubre de 1979 la operaci6n ha pertenecido totalmente al gobierno.
Al igual que las otras companies, Rosario empez6 proyectos de
reforestaci6n por iniciativa propia, antes de que se le afladiera a la
concesi6n una clAusula sobre reforestaci6n. Se empez6 a sembrar
en 1973 y para wuediados de 1980 se hablan cubierto apro:x-
imadamente 175 hectAreas. Alrededor del 92% de los Arboles en
las Areas sembradas son pinos, sobre todo Pinus cribaea, de Hon-
duras; el resto son eucaliptos y caobos (Swietenia mahogani). El
objetivo es el de reforestar y disminuir la erosi6n en las Areas
despojadas de vegetaci6n donde no se planea excavar. Es possible
que en unos cuantos aflos se logre sembrar en todas las tierras de
este tipo, luego de lo cual se finalizaria el establecimiento de plan-
taciones. El process quimico de extracci6n usado por la
operaci6n Rosario no permit que se siembre en las Areas donde se
ha minado. Rosario mantiene a dos t6cnicos y a 26 trabajadores
empleados en las actividades de reforestaci6n y mejora del terreno
en el Area de la concesi6n. Un aspect interesante de la operaci6n
Rosario es que el 5% de las ganancias netas van a ser conducidas a
un fondo forestal del gobierno para financial proyectos de


reforestaci6n, asi corn, tambi6n otros proyectos relacionados con
el desarrollo de recursos forestales.
Ayuda exterior a los proyectos de planinclones forestales
FAO/PDNU. La Organizaci6n de las Naciones Unidas para la
Agriculture y la Alimentaci6n (FAO) y el Fondo Especial de las
Nactiones Unidas, ahora Ilamado el Programam de Desariollo de
las Naciones Unidas (PDNU), fueron las primeras entidades que
proveyeron ayuda exterior a la Rep6blica Dominicana para los
proyectos de reforestaci6n. Los p'oblemas de reforestaci6n eran,
sin embargo, s61lo un component de un proyecto much mayor
(descrito en el capitulo que trata sobre el analisis institutional de
FORESTA), el cual se Ilev6 a cabo desde 1968 hasta 1972 por la
FAO y el PDNU conjuntamente con FORESTA. Con este pro-
yecto se iniciaron en gran parte los trabajos de reforestaci6n en
Manabao, cerca de Jarabacoa. Tambidn se prepar6 un plan para
extender los trabajos de reforestaci6n a otras parties del pals, pero
con excepci6n de o que se ha logrado en la regi6n de Jarabacoa, a
FORESTA le ha sido impossible seguir el plan.
BID. FORESTA recibi6 una segunda ayuda para su program de
reforestaci6n en 1977, cuando se comenz6 un proyecto de tres
anlos para la conservaci6n de suelos en la cuenca d'el Rio Yaque
del Norte, para proteger la represa y el embalse de Tavera. El
presupuesto total del proyecto era de 2.74 millones de d61ares, de
los cuales 1.22 millones fueron recibidos en un pr6stamo de largo
plazo, al 4% de interns otorgado por el Banco Inter-Americano de
Desarrollo (BID). Los objetivos originales eran de: 1) reforestar
2,500 hectareas de tierras publicas con pendientes de mAs de 40%,
2) construir terrazas y otras obras similares para la conservaci6n
de suelos en 1,500 hectAreas de tierra en los al'ededores de la
represa de Tavera, 3) construir 822 represas de ret6n para con-
trolar corrientes, 4) proveer consult y entrenamiento tecnicos, y
5) construir la infraestructura requerida (mAs que nada oficinas).
Mirando hacia atrAs, es c'aro que los planes eran sobrem-
prendedores y que, debido a demoras en la ejecuci6n del proyec-
to, los severos daflos causados en los caminos y las cuencas
hidrol6gicas por los huracanes David y Federico en 1979, y la in-
habilidad para identificar tierras p6blicas disponibles para las
siembras, el proyecto no pudo lograr sus objetivos. Por ejemplo,
al final de 1979, s61lo un 10% de las metas de reforestaci6n se
habian logrado, un 16% de las terrazas se habian construido y un
17% de las represas de reten se hablan edificado (FORESTA
1980). Los otros objetivos corrieron una suerte parecida. Se pidi6
una extension, que fue concedida, para continuar con una
modificaci6n del proyecto hasta 1981; el component forestal de
esta modificaci6n fue reducido a 625 hectAreas. La posibilidad de
que se logre esta nueva meta dependerA de cuAn exitoso sea el pro-
yecto en: 1) encontrar tierras pfblicas disponibles para las siem-
bras, 2) convencer a los dueflos de tierras privadas que deben sem-
brar Arboles y emprender obras para la conservaci6n de suelos, y
3) conseguir suficiente personal con entrenamiento t6cnico.

Evaluaci6n t6cnica de las plantaciones forestales

Por falta de tiempo, no fue possible conducir un studio profun-
do de las planiaciones forestales a travys del pals. El siguiente
evalho superficial estA basado en uns cortas visits a Manabao
(Fig. IV-la). y Loma de la Sal, cerca de Jarabacoa, y a Falcon-
bridge y Rosario.
Especies
Las dos species sembradas mAs comunmente son el native
Pinus occidentalis y el introducido P. caribaea variedad hon-
durensis. Ambas species son utilizadas con el double prop6sito de
estabilizar las cuencas hidrol6gicas y producer madera. En Areas
de buen crecimiento, estas species son muy adecuadas Dara estos
usos. Estas dos species pueden tolerar bajos niveles de nutrients
y la competencia de hierbas y arbustos, mejor que la mayorla de




























Figura IV-la. Reforestaci6n en Manobao con Pinus occidentalis (la faja
obscura uniform que se extiende desde abajo a la derecha sobre la cor-
dillera, a trevtys del valle superior y hacia abajo sobre las laderas izquier-
das). Esta es Ia plantaci6n forestal nids grande del pais y fue establecida
por FORESTA. (Foto area, Gary Hartshorn.)
las species de hojas anchas; sus pinches se entrelazan en el suelo
produciendo un petate que protege las areas expuestas. Tambi6n
tienen una corteza gruesa que los protege de fuegos no muy inten-
sos que ocurran a niveles bajos, una vez que hayan alcanzado
cierta madurez. AdemAs, la madera que produce es adecuada
para una variedad de usos.
Aunque no se han empezado a estudiar estas species en los
lugares donde se han sembrado, y no se tienen a disposici6n datos
comparativos de las plantaciones existences, parece que P. oc-
cidentalis ofrece m(s resistencia al viento y se halla mejor a eleva-
ciones de mAs de 800 metros, mientras que el P. caribaea se halla
mejor en las Areas bajas. Las siembras podrian continuar con
estas dos species en Areas selectas, por lo mnenos en la Cordillera
Central.
Otras species que existen en pequeflas parcelas, como siembras
a los costados de los caminos o bajo prueba, son Swientenai
mahogoni y Leucaena leucocephala, las cuales se dan
naturalmente en el pals, asi como tambi6n Cassia siamea y various
eucaliptos, especialmente Eucalyptus robusta.
Las species que deben ser consideradas para pruebas in.s ex-
tensas o iniciales son: Pinus oocarapa, Eucalyptus camaldulensis,
E. tereticornis, Leucaena leucocephala y posiblemente algunas
Prosopis y Acacia. La especie de rApido crecimiento P. oocarpa
merece ser introducida como una possible alternative a P. occiden-
talis, especialmente a elevaciones de mAs de 800 metros, mientras
que las species de eucaliptos, leucaena y matorrales secos deben
ser probadas como posibles arboles para las plantaciones de
madera combustible.
AdemAs de su possible uso en la p:oducci6n de lefla, leucaena
podria desempenar un papel mds amplio en los programs
agroforestales, especialmente en las areas con suelos
moderadamente f6rtiles, h6medos y de poca acidez. Leucaena
tiene varias caracteristicas, por ejemplo, que la hacen un versdtil y
potencialmente valioso component en los programs
agroforestales: se propaga fAcilmente por medio de semillas o
estacas, crece rApidamente, fija nitr6geno, se desempefla bien
cuando se siembra o cultiva con otras species, es efectiva en el
control! de la erosi6n, y su madera es 6til para hacer leina y carb6n,
y sus hojas son adecuadas para forraje. Sin embargo, se reco-
mienda cautela para no percibir a leucaena como una panacea o
como una supuesta especie "milagrosa"; mAs bien deberA ser
sometida a pruebas de una mar.era cientifica y racional, en lugares
disponibles y para los usos necesarios, al igual que otras species
prometedoras. Recientemente se ha comenzado a trabajar con
leucaena, pero este esfuerzo debe ser expandido.


Fuentes de semilmis
Muy pocv ateici6n se ha prestado a las fuentes de semillas,
debido primordialmente al limitado alcance del program de
plantaciones en la Rep6blica Dominicana. En el caso de P. oc-
cidentalis, la mayoria de las semillas son obtenidas de sectors
naturales cerca del Area donde se estA sembrando. Este procedi-
miento es recomendable siempre y cuando se escojan arboles pro-
genitores de buen fenotipo en varias parcelas diferentes. No se
han establecido areas para la producci6n de semillas. La mayoria
de las semillas de P. caribaea variedad hondurensis que se han
utilizado han sido importadas de Honduras y Belize, pero no se
han hecho pruebas de origen.
A excepci6n de una pequefla prueba reci6n comenzada en un
cultivo de Leucaena leucocephala cerca de Azua, y de una prueba
de progenie de 12 cruzamientos controlados, cada uno de
Eucalyptus robusta y E. grandis hechos en Florida por Falcon-
bridge, no se estfn Ilevando a cabo studios sobre fuentes de
semillas. MAs studios de este tipo deben ser iniciados con las
species prometedoras, ya sean nativas o introducidas, si se
quieren obtener 6xitos con la expansion de siembras para con-
trolar la erosi6n, prodicir madera combustible o products in-
dustriales.

Semilleros
Los semilleros para arboles que hay en el pals son pequeflos, se
encuentran mal equipados y requieren trabajo intensive, pero
aparentemente la mayoria produce cepas de calidad acceptable; sin
embargo, hay much cabida para mejoras en eficiencia de
operaci6n asi como tambi6n en el vigor de las plants producidas.
El m6todo utilizado mis com6nmente es el de sembrar semillas
de pino en un lecho de germinaci6n y transplaniar a las recien
emergidas plantitas, antes de que hayan perdido la cubierta de de
las semillas, a bolsas de polietileno llenadas de tierra. Este pro-
cedimiento es acceptable. En algunos semilleros, sin embargo,
como en los del Plan Sierra en San Jos6 de Las Matas,
aparentemente se pospone el transplant hasta que se formen
nuevas agujas, y la falta de cuidado al colocar estos sistemas de
raices de mayor tamaflo en la bolsa ha causado deformaciones en
las raices. Algunos de estos semilleros tambi6n han tenido el pro-
blema de una insuficiente inoculaci6n micorriza para el crecimien-
to adecuado de las plantitas de pino. Esto puede resolverse
mezclando el mantillo y la paja de pino proveniente de un bosque
natural de pinos, en la tierra usada en los lechos de germinaci6n.
Otros semilleros que fueron visitados aparentemente obtienen
una adecuada inoculaci6n micorriza proveniente de esporas
fungales de los bosques de pinos en los alrededores.

Sembrado y culdado
La mayoria de la reforestaci6n hecha por el gobierno se ha
Ilevado a cabo en lugares empinados, que han sido talados pero
que a6in tienen algo de vegetaci6n. Como el objetivo principal es
controlar la erosi6n, estos lugares no reciben una preparaci6n in-
tensiva antes de ser sembrados. Por lo general, se despeja la
maleza en una faja siguiendo el contorno y se preparan hoyos
para colocr las pequefnas plants. Durante los primeros afnos del
program de siembra, se dejaba un espacio de 2 por 2 metros en-
tre los Arboles sembrados; este intervalo ha sido incrernentado a
2.5 por 2.5 metros. Durante los primeros afnos despubs de la siem-
bra, se escarda ocasionalmente la maleza si es necesario para
liberar a las plantitas de la competencia de palntas mis altas, pero
por lo general los pequefos pinos logran crecer a travys de la hier-
ba y pequenos arbustos. La omisi6n de escardos con seguridad
result en una reducci6n del crecimiento, pero esto es acceptable,
considerando la justificable preocupaci6n sobre la erosi6n y la
necesidad de minimizar este problema.
En Falconbridge y en Alcoa, las areas donde se ha minado son
preparadas muy intensamente para ser rehabilitadas. Antes de









minar se raspa el mantillo del suelo, el cual se amontona y se guar-
da para mas adelante. Luego de que se han extraldo los mincrales,
se le da forma al area, se construyen terrazas y se vuelve a poner el
mantillo. En Falconbridge se edifican terrazas de 2 a 2.5 metros
de ancho y con 3 a 7 metros de separaci6n, de acuerdo con la pen-
diente. Despues se siembra una cubierta de yerba, la estrella
africana, y luego siguen los pinos a distancias de 2 por 2 metros.
La corporaci6n Alcoa Siembra yerba Bermuda, y prefiere una
distancia entire los arboles de 5 por 5 metros. Ambas compafias
usan un poco de abono; Alcoa tambien esparce abono y rocia
agua con un cami6n tanque. El secret del 6xito de estas opera-
clones es que se guard y vuelve a usar el mantillo del suelo, se le
da forma al area y se construyen terrazas, lo cual reduce el aflujo
de agua, y se establece rapidamente una buena cubierta de plan-
tas.
Despues que se han establecido los arbolitos, por lo general no
se les da much cuidado, pero en Loma de La Sal los estudiantes
han podado los pequeflos Arboles, a manera de experiment.
Ahora se esta pensando en entresacar Arboles para reducir la den-
sidad en algunas Areas y obtener mejor crecimiento. Esto puede
hacerse muy sensatamente sin aumentar significativamente el
riesgo de erosi6n.

Crecimlento y rendimiento
No existe informaci6n disponiblec sobre el crecimiento y el ren-
dimiento de las plantaciones, pero aparentemente se han iniciado
unos cuantos studios con la asistencia de los estudiantes de la
escuela de ciencia forestal en Jarabacoa. Los studios de este tipo')
deben ser aumentados. No hay informaci6n sobre la extension de
las rotacioncs.


La necesidad de plantaciones forestales

La necesidad primordial de plantaciones forestales en la
Rep6blica Dominicana es la de crear un medio a traves del cual se
pueda reducir la acelerada erosi6n causada por el agua. Las plan-
taciones son tambien percibidas como fuentes de lena y en menor
grado, de futures products industriales madereros.

Control de la erosion
La erosi6n de los suelos ha alcanzado niveles series en la
mayoria de las cuencas visitadas por el grupo de este perfil, y a
menos que no se control con urgencia, los suelos en que se pro-
duce much de la comida del pals van a perderse y las represas,
tan importantes como fuentes de agua para riego y energia
hidroel6ctrica van a atascarse con sedimentos. Pero controlar la
acelerada erosi6n de los suelos no es muy simple, especialmente
en tierras que ya han sido degradadas, las cuales son de propiedad
dudosa, pero que sin embargo en muchas ocasiones estan bajo
uso intensive. El control efectivo de la erosi6n require un esfuer-
zo concertado de largo plazo que debe ser comenzado in-
mediatamente antes de que sea muy tarde.
Tkcnicamente, la erosi6n puede reducirse cubriendo la super-
ficie del suelo, para asi protegerlo de las gotas de lluvia y romper
el aflujo de agua sobre la tierra. A menudo una cubierta de
vegetaci6n es suficiente, pero en areas donde la erosi6n es several,
se necesitan tambi6n medidas mecanicas. En una cuenca dada el
control total de la erosi6n puede lograrse mejor a trav6s de un
program de manejo de la tierra integrado, que incluya el manejo
de areas forestales y de pasturaje, proyectos de reforestaci6n,
medidas para controlar badenes, mejoras en la construcci6n y
mantenimiento de caminos, mejoras en los m6todos de cultivo, y
en algunos casos la construcci6n de terrazas y el cambio de
cosechas de corto plazo por tipos mas permanentes.
La reforestaci6n en el sentido traditional de establecer planta-
ciones con poco espacio entire los arboles, y la siembra de arboles


como un component de la agrologfa forestal desempefan papeles
importantes en la rehabilitaci6n de tierras desgastadas en la
Rep(iblica Dominicana. En las tierras despobladas, que sin duda
est6n bajo el control y la vigilancia del gobierno, la reforestaci6n
puede seguir casi de inmediato si se tienen a la disposici6n el per-
sonal y los fondos necesarios. Lo :nico oue se necesita es la infor-
maci6n catastral para localizar y demarcar las tierras, y una visit
de inspecci6n a las Areas para determinar si a6n queda suficiente
tierra para el adecuado crecimiento y soporte de arboles. Aunque
por lo general se necesita un minimo de alrededor de dos metros
de tierra para la producc;6n de madera, se pueden Ilevar a cabo
siembras de arboles pare controlar la erosi6n en suelos mas
llanos, siempre y cuando se acepte una reducci6n en el crecimien-
to, y las raices puedan anclarse en los suelos friables de mas pro-
fundidad. Sin embargo, en los lugares donde queda poca tierra y
el terreno es empinado es possible que sea mAs efectivo manejar el
area para pasturaje u otros tipos de vegetaci6n baja. Muchas de
las elevadas Areas colectoras de las cuencas en la Cordillera Cen-
tral podrian ser reforestadas con pinos, utilizando la tecnologia
existente, si se asegura la tenencia de las tierras y si primero se
hace una visit de inspecci6n a las areas para evaliar los suelos.
En las tierras privadas no industriales y en las que se dispute la
tenencia, la reforestaci6n traditional de siembras poco espaciadas
en grandes pedazos de terreno es poco prometedora. Aunque
tOcnicamente, las plantaciones serian muy efectivas en la reduc-
ci6n de erosi6n en muchas de estas tierras, scria casi impossible
convencer a los duenos y a los que las usan que las siembren,
especialmente con pinos, hasta que se les pueda demostrar que el
cultivo de arboles es una inversi6n superior a la agriculture o
pasturaje. En el present no existcn datos en la Rep6blica
Dominicana para sostener este argument. La obtenci6n de esta
informaci5n debe ser una prioridad en el diseflo de las investiga-
ciones.
Mientras tanto, la siembra de species de arboles de uso m6lti-
ple en pequenas propiedades cnmo components del manejo in-
tegrado de tierra, o de la agrologia forestal, podria desempeflar
un papel important en la reducci6n de erosi6n y el aumento de
ingresos a los habitantes de Areas rurales. Especies como Leu-
caena leucocephala, arboles de frutas y nueces, y otras species
versatiles deben ser fomentadas para que se siembren junto con
cosechas agricolas, a lo largo de los limits de propiedad, terrazas,
badenes, y rios. En algunas areas, la conversion a cosechas semi-
permanentes de arboles a trav6s del sistema taungya podria ser
possible, tal como se esta haciendo con el Plan Sierra. Lo impor-
tante cs que los Arboles no se considered como la inica soluci6n,
sino como una parte de un program de manejo de tierras mas ex-
tensivo, el cual incluye obras para el control de la erosi6n, manejo
de areas de pasturaje y uso de mejores tdcnicas agricolas. Ain en-
tonces, sin embargo, la implementaci6n de un program in-
tegrado requerira la educaci6n del piblico, extension,
demostraci6n y, sobre todo, incentives monetarios (y/o ayuda a
traves de la provision de alimentos) a los dueflos de tierras.
Ademas del Plan Sierra, se necesitan con urgencia otros proyectos
de este tipo en la mayoria de las Areas colectoras localizadas sobre
represas importantes en la Cordillera Central.

Madera combustible
Hay una grande y creciente demand de madera combustible en
la Rep6blica Dominicana, ya sea en la forma de lefla o de carb6n.
En 1970, la FAO (1971) calcul6 que el consume annual por persona
es aproximadamente de 0.45 metros cibicos, o alrededor de
1,840,000 m3 en el pals entero, lo cual represent un 87% del con-
sumo total de madera en troncos. Con un porcentaje annual de
crecimiento de poblaci6n de un 3%, es possible que el consume
annual de madera combustible haya alcanzado 2,470,000 m3 para
1980.
Aunque no existen datos disponibles, gran parte de esta deman-









da es aparentemente satiifecha por los bosques secos de mator-
rales, siendo el resto proporcionado por bosques de Areas
elevadas que son talados ilegalmente por agricultores n6mades,
duellos de tierras privadas o transgresores. No se sabe por cuAnto
tiempo los bosques pueden seguir satisfaciendo la demand de
madera combustible, peio lo que si es seguro es que mientras se
sigan aclarando Areas para agriculture a riego, y a media que la
escasez de tierra empuje a los agricultores n6madas desde las
h6imedas y elevadas Areas montailosas hacia tierras mAs bajas y
secas (dos cosas que ya estAn ocurriendo), las presiones sobre los
bosques naturales van a aumentar. En various otros pauses
tropicales la demand de madera combustible ha conducido a la
tala incontrolable de bosques y al casi total despojo de las Areas
forestales, lo cual a su vez ha resultado en la rApida erosi6n de los
suelos, y en algunos casos en la desertificaci6n y en extremes
penas para los habitantes rurales. Asegurarse de que esto no
ocurra en la Rep6blica Dominicana debe ser una prioridad prin-
cipal para el gobierno.
Entre las alternatives para reducir la tala abusiva de bosques
para obtener madera combustible, pueden mejorarse el manejo y
la utilizaci6n de recursos forestales naturales y establecerse plan-
taciones de species de rApido ciecimiento y alto .alor calorifico.
Debidc a que tienen una productividad mayor que los bosques
naturals, se piensa que las plantaciones van a ser en el future una
important fuente de madera combustible en la Rep6blica
Dominicana. Se calcula, por ejeniplo, que 13,000 hectAreas de
plantaciones podrian abastecer toda la demand national de
madera combustible. En el moment se estan haciendo planes
para Ilevar a cabo pruebas de ciertas species, y desarrollar
t6cnicas para el establecimiento y manejo de plantaciones, pero
s6lo unos cuantos pequenos studios se han emprendido hasta la
fecha. Estos studios deben ser intensificados y expandidos de in-
mediato, en el cibao y en el suroeste, para que asi se obtengan
datos e informaci6n sobre las Areas en las que se pueda basar una
decision concerniente a las plaritaciones de madera combustible a
gran escala en el future.

Productos industriales de madera
La Repiblica Dominicana es importadora neta de cerca de 30
millones de d61ares al alno de products hechos a base de madera.
Mucha de esta demand podria ser satisfecha por los bosques
naturales existentes, si 6stos se manejaran prudentemente (Fig.
IV-lb). La political corriente, sin embargo, es la de preservar estos
bosques. En rl future las plantaciones podrian proporcionai im-
portantes cantidades de madera industrial, si se piisieran a
disposici6n las Areas adecuadas para la silvicultura intensive. El
establecimiento de plantaciones industriales permitiria que se
redujeran los costs de importaci6n y aimn podrian mantenerse
grandes tramos de bosques naturales protegidos en parques.
Nuevamente, se necesitan studios de species, Areas, manejo de
plantaciones y lucratividad, si se quiere que las plantaciones in-
dustriales tengan una buena base t6cnica.


Obsticulos al progress

Insuficlencia de Ingenieros Forestales con
entranamiento professional
En la Rep6blica Dominicana hay una escasez de ingenieros
forestales con entrenamiento universitario. Tambi6n hay un
n6imero limitado de t6cnicos, pero es muy possible que las
necesidades inmediatas puedan satisfacerse con la reci6n reabierta
escuela en Jarabacoa y el entrenamiento de 3 ailos ofrecido por la
escuela de Siguatepeque, en Honduras, la cual ahora esta en-
trenando a t6cnicos forestales dominicanos. En el present, s6lo
hay ocho profesionales forestales, de los cuales s6lo uno trabaja
para FORESTA. La falta de personal adecuadamente entrenado


Figure IV-lb. Bosque (Ie pins mnuy htitnedo subtropical cerca de La
Vega. Esle es "I traino nmds grande de pinos en mnanos privadas, ast comno
lanhbidn el inico bhosque de pinos extenso que auin queda en las Iierrus ba-
jus. Este hosque fiene un potential excelente para la silvicultura de pro-
ducci6n, pero el ci ere de los aserradenes y la prohibition de la tula de dr-
boles en 1967 ha desalentado los esfwurwos privados de silvicultura. (Foto
area, Gary Hartshorn.)


es la principal raz6n por la cual hay tan poca informaci6n
estadistica disponible sobre plantaciones o la productividad de
species. Esto tambien explica por qu6 ni se llcevan a cabo in-
vestigaciones coordinadas sobre las relaciones entire species y
local, fuentes de semillas, rendimiento, m6todos usados en
semilleros y plantaciones, la lucratividad de sembrar Arboles para
cosecha, o sobre cuAn adecuados son las diferentes species para
el control de la erosion, producci6n de madera combustible o
como components de proyectos agroforestales. La falta de per-
sonal professional tambi6n es en parte responsible por la
realizaci6n de s6lo un 10%7 de las metas de reforestaci6n de
FORESTA. Sin duda, esta escasez tambi6n es en parte culpable de
la aparente falta de cooperaci6n entire FORESTA y otras agencies
gubernamentales en la soluci6n de problems forestales en
muchas ocasiones FORESTA no cstA capacitada para compartir a
sus experts. A menos que se haga algo pronto para mejorar las
habilidades profesionales del personal a cargo de proyectos
forcsiales, puede c:i.crarse muy poLO progress en las importantes
piiuridades de reforestaci6n mencionadas en la secci6n anterior.

Tenencia y Control de Tierras
La dificultad de determinar la tenencia de tierras y el problema
de proveer una adecuada vigilancia y protecci6n en las tierras
pliblicas son dos obvious y relacionados obsr culos a la
reforestaci6n. Aunque estrictamente hablando FORESTA tiene el
poder de definir y manejar todas las tierras con bosques, ya sean
p6blicas o privadas, los programs gubernamentales de
reforestaci6n se han Ilevado a cabo s6lo en tierras que sin duda
estan bajo el control del gobierno. Muy pocas tierras ptiblicas
quedan en los alrededores de Manabao y Loma de La Sal y en
otros lugares no se sabe con seguridad d6nde estAn localizadas,
con la excepci6n de las tierras en algunos parqtes nacionales, las
cuales estAn en gran parte cubiertas de bosques. Muchas de las
supuestamente Ilamadas tierras p6blicas en la prActica estan sien-
do convertidas en cultivos agricolas o pasturaje por agricultores
n6madas. Es inuy necesario que se definan los limits de las tier-
ras pliblicas en el pais y se decide cuAles tierras pueden ser
realisticamente cantroladas. Empezando con las Areas de mayor
prioridad, deben lacerse mapas de estas tierras, asi como tambi6n
demarcaciones fisicas sobre los limits y mantenerlas bajo vigilan-









cia. A menos que se haga esto, el verdadero alcance y potential de
la reforestaci6n no podrd ser apreciado.
Leyes
Las leyes forestales tambi6n han creado ciertos obstAculos para
la reforestaci6n. Aunque el cierre de todos los aserraderos
privados y las restricciones que se pusieron a la tala de A, joles
fueron la salvaci6n de los bosques existentes, estas acciones tam-
bien han actuado como factors disuasivos a la reforestaci6n.
L6gicamente, a falta de otros incentives, los terratenientes
privados estan poco interesados en sembrar Arboles cuando estA
prohibido cosecharlos. Te6ricamente, se pueden conseguir per-
misos para cortar Arboles a trav6s de FORESTA, pero en la prAc-
tica muy pocos han sido otorgados. Si se quiere fomentar el
manejo adecuado de los bosques en tierras privadas y la siembra
de Arboles en pequefias propiedades, FORESTA va a tener que
empezar a otorgar permisos para talar, por lo menos a los pro-
pietarios que est6n dispuestos a aceptar que el gobierno supervise
las operaciones.

Falta de Conciencia Forestal
Uno de los males cominmente encontrados en muchos de los
servicios forestales con poca experiencia es la falta de conciencia
de conservaci6n. En la Rep6blica Dominicana, los bosques
naturales eran considerados como recursos para ser explotados y
convertidos en tierras agricolas y de pasturaje. Los Arboles en los
bosques nunca fueron percibidos como una possible cosecha, y su
papel en el manejo de las tierras rurales nunca fue apreciado. Este
punto de vista ain se mantiene hoy en dia. FORESTA y las otras
agencies gubernamentales van a tener que fomentar una 6tica de
conservaci6n entie los habitantes, especialmente en los de las
Areas rurales, si se quiere tener 6xito en la promoci6n de un mane-
jo integrado de tierras, el cual incluya la siembra de Arboles. Esto
no seria nada fAcil, pero se puede comenzar a trav6s del sistema
educativo, los medios de comunicaci6n. y estableciendo Areas de
demostraci6n, asi como tambi6n reforzando los programs de ex-
tensi6n.

Anflisis Institucional de la Direcci6n
General Forestal

El period Formativo y la Base Legal
La Direcci6n General Forestal, tambi6n Ilamada la Direcci6n
General de Foresta, pero mAs cominmente conocida como
FORESTA es la organizaci6n principal encargada de proteger y
manejar las Areas forestales nacionales. FORESTA fue creada en
1962 como parte subordinada de la Secretaria de Estado de
Agriculture, al pasarse la Ley n 5856. Esta ley, de acuerdo con
enmiendas posteriores, confia a FORESTA la conservaci6n,
restauraci6n, desarrollo y utilizaci6n de la vegetaci6n forestal asi
como el transport y comercio de los products forestales. Tam-
bien hace a FORESTA responsible de la administraci6n central
del previamente creado servicio national forestal y del desarrollo
e integraci6n de las industries forestales. La ley se aplica a todas
las tierras forestales, ya sean pfiblicas o privadas, y le da
autoridad a FORESTA de definir las tierras forestales y de dictar
las medidas convenientes para la conservaci6n y reforestaci6n de
estas tierras. Un aspect important de la Ley 5956 estA contenido
en el Articulo 87, el cual prohibe que se corte cualquier Arbol
forestal o frutal sin obtener un permiso de SEA.
Desafortunadamente, FORESTA no tenia los recursos para im-
plantar esta ley adecuadamente, y durante los ainos Je turbulen-
cia, despu6s de la muerte de Trujillo en 1961, los bosques
desaparecieron a una velocidad alarmante debido a la tala no con-
trolada, la conversion a la agriculture y a los fuegos. Se dice, por
ejemplo, que el numero de aserraderos aument6 de cerca de 65 en
1961 a 172 en 1967. La preocupaci6n sobre esta acelerada destruc-


ci6n de los bosques del pals, condujo a que se pasara la Ley NO
206 (1967), la cual transfiri6 FORESTA de SEA a las fuerzas ar-
madas y la policla national, con una line direct a la presidencia.
El envolvimiento director de las fuerzas armadas y la policia na-
cional en la administraci6n de las leyes forestales caus6 que se
disminuyera rapidamente el abuso a los bosques. La ley se hizo
aun mas estricta en 1969 con la adopci6n del Decreto No 3777, el
cual especific6 que FORESTA no podia otorgar permisos para
cortar arboles, salvo en casos excepcionalc., y entonces s61o con
el consentimiento del president. La Ley 206 junto con el Decreto
3777 hicieron efectivo el cierre de todos los aserraderos privados y
detuvieron la tala de Arboles, except para la recuperaci6n de
madera en Arholes muertos o en aqu6llos que era necesario quitar
para Ilevar a cabo operaciones mineras o trabajos de obras
p6blicas.

Estructurn de la Organizaci6n
FORESTA estA encabezada por un director general que Ileva el
rango de brigadier general en las fuerzas armadas y que responded
directamente al president. El personal del general y un capitAn
que estA encargado de la escuela t6cnica en Jarabacoa tambi6n
estAn envueltos en la administraci6n de FORESTA, pero el resto
del personal estA compuesto de civiles.
Estructuralmente, la organizaci6n de FORESTA se encuentra
en un period de cambios y es dificil obtener informaci6n
especifica sobre los deberes y responsabilidades de algunas
oficinas. El unico esquema de la organizaci6n que fue possible
obtener, muestra dos divisions principles, una tdcnica y la otra
administrative, cada una de las cuales responded directamente a la
oficina del director general. Cada division a su vez estA compuesta
de varias secciones, algunas de las cuales ya no estan operando,
tal como la secci6n de inventarios forestales. Recientemente se ha
establecido nominalmente una tercera division cuyas respon-
sabilidades no son muy claras, pero que aparentemente tienen que
ver con el Area de la evaluaci6n de proyectos. Aunque no habian
detalles a la disposici6n, parece que hay unos planes de
reorganizaci6n pendientes, los cuales pondrian a la mayoria de las
operaciones diarias de FORESTA bajo el mando de un ingeniero
forestal professional, el cual a su vez responderia al director
general.
A nivel regional, FORESTA tiene ocho distritos y 24 sub-
distritos. En cada distrito hay un funcionario encargado (civil), el
cual responded a la oficina central en Santo Domingo, pero las
lineas de comunicaci6n entire los distritos y las oficinas centrales
no estAn muy claras. Excepto para algunos asuntos rutinarios, las
oficinas distritoriales aparentemente responded directamente al
director general.

Objetivos y proyectos principals
Aunque no hay una declaraci6n detallada de las political
forestales, por ley el objetivo bAsico de FORESTA es el de mane-
jar todas las Areas forestales del pals, de cualquier tenencia, de
acuerdo con normas aceptables de protecci6n, conservaci6n,
desarrollo y uso racional. En la prActica, gran parte del personal
de FORESTA esta ocupado en la vigilancia y control de incen-
dios, mientras que la mayoria del personal con buen entrenamien-
to trabaja en el disefio e implementaci6n de proyectos para la
rehabilitaci6n de tierras degradadas. No existe un manejo in-
tegrado o de producci6n sostenida de las tierras forestales, y se les
da poco uso except para recobrar madera que estA a punto de
perderse.
Uno de los subprogramas principles de FORESTA estA rela-
cionado con la reforestaci6n y conservaci6n de la cuenca de
Tavera y comprende parte del program PIDAGRO (Programa
Integrado para el Desarrollo de la Agricultura), de mayor
tamaflo, que se estA Ilevando a cabo con SEA. El subprograma ha
sido financiado por un prdstamo de 1.22 millones de d61ares al









4% de interns otorgado por el BID y una contribuci6n del gobier-
no dominicano de 1.5 millones de d61ares, lo cual hace un total de
2.72 millones durante un period de 3 ahlos, de 1977 a 1980 MAs
detalles se proven en una secci6n previa.

Finanzas
Aunque no pudo hacerse un profundo anAlisis financiero,
FORESTA no parece tener las extremes limitaciones monetaries
tan frecuentes en los servicios forestales de muchos pafses en
desarrollo. La mayor parte de! presupuesto para operaciones de
FORESTA proviene directamente de fondos gubernamentales.
En el aflo fiscal de 1980 estos fondos sumaron 3.9 millones de
d61ares; cerca de 6.4 millones han sido solicitados por FORESTA
para 1981. AdemAs de estos fondos, FORESTA tambi6n recibe
ingresos casuales, como por ejemplo aquellos provenientes de
multas, y del subprograma PIDAGRO, el cual es financiado
aparte. Aproximadamente un 70% del presupuesto se utiliza para
pagar salaries.
O'ia fuente de ingresos para el sector forestal, aunque no
especificamente para FORESTA es el Fondo Forestal. Este fondo
iniciado en 1979, toma 5% de las ganancias de Rosario
Dominicana y los pone a disposici6n en forma de pr6stamos a ba-
jo interns para proyectos de desarrollo forestal. Sin embargo,
hasta que no se determine la lucratividad de producer Arboles y
hasta que no se otorguen mAs permisos para talar, la demand
para prestamos forestales va a ser seguramente muy poca. En
1980 se prcstaron alrededor de 600,000 d61ares a trav6s del Fondo
Forestal para las plantaciones de caf6 del Plan Sierra. En el
future, va a ser necesario intensificar los esfuerzos para canalizar
este dinero a proyectos forestales especificos en vez de a institu-
ciones.

Recursos humans
Un aspect notable de FORESTA es que parece ser una
organizaci6n orientada hacia el campo y decidida a vigilar y pro-
teger las Areas bajo su responsabilidad, y no una burocracia cen-
tral con Wnfasis en los niveles altos. Aunque no fue possible
obtener una descripci6n de las actuales responsabilidades y las
localidades asignadas a los empleados de FORESTA, un recuento
hecho en 1976 indic6 que habian 840 empleados, de los cuales 784
(92%) estaban asignados a oficinas distritoriales. Se piensa que la
situaci6n no ha cambiado much desde entonces.
En t6rminos numbricos, FORESTA no aparenta tener una falta
de personal. Sin embargo, existe una obvia escasez de personas
con entrenamiento professional. En 1976 s6lo habia dos in-
genieros, dos abogados y un ingeniero forestal con titulo de
bachillerato, y todos 6stos estaban asignados a la oficina central.
Como minimo, seria convenient tener por lo menos a un in-
geniero forestal en cada oficina distritorial y a otros cinco o seis
para proyectos especiales y la administraci6n de programs
t6cnicos en la oficina central.
La necesidad de mis entrenamiento a nivel universitario fue
reconocida por dos ingenieros forestales de la Universidad A&M
de Texas, quienes visitaron el pals en nombre de AID. Es possible
que como una continuaci6n de esta misi6n se incluya el entrena-
miento forestal de algunos dominicanos en los Estados Unidos.
El gobierno dominicano tambi6n reconoce la necesidad de un
mejor entrenamiento en el future, y por lo tanto en 1980
FORESTA reabri6 la Escuela Nacional Forestal "Dennis Stamers
Smith", en Jarabacoa. La escuela entrena a guardabosques en
unas pocas semanas, y a t6cnicos forestales en dos aflos. Se espera
que alrededor de 18 t6cnicos serAn graduados por aflo. AdemAs,
doce estudiantes dominicanos serAn enviados a Honduras durante
1981-85 para asistir al program t6cnico de tres aflos de la Lscuela
Nacional de Ciencias Forestales, localiz-ad"a n Siguatepeque.
Entrenamiento a nivel universitario en agronomia con
especializaci6n en ciencias forestales puede obtenerse a trav6s de


la Universidad Cat6lica Madre y Maestra en conjunci6n con el In-
stituto Superior de Agricultura en Santiago. Este es un program
de cinco aflos. La primera clase de ciencia forestal fue dada en
1978, y para 1980 habia 15 estudiantes inscritos en este program.
Los estudiantes reciben entrenamiento prActico y acad6mico. Este
program va por buen camino, pero no debe ser considerado
como substitute de un bachillerato en ciencia forestal. Es
necesario reforzar el personal docente y el curriculo, asl como
tambi6n se necesita mAs equipo y facilidades para los
laboratories, especialmente en technologia de maderas. Este pro-
grama podria scr muy beneficiado por ayuda exterior.

Ayuda exterior
En el present la tnica ayuda exterior al sector forestal es la que
le ha dado el BID a FORESTA, como se explic6 anteriormente.
Antes de esto, el principal proyecto de ayuda era el operado por
FAO y el PDNU con FORESTA, de 1968 a 1972. Los objetivos
principles eran de 1) hacer un inventario de los recuros
forestales del pals, 2) formular un plan para la protecci6n, deFar-
rollo y utilizaci6n de los recursos forestales, y 3) entrenp.j al per-
sonal de FORESTA. La 6nica otra ayuda para oroyectos
forestales fue la ofrecida por AID en los afnos 60 para estab!ecer la
escuela forestal, la cual fue luego ayudada por el proyecto de
FAO/PDNU.


Otras instituciones gubernamentales
relacionadas con asuntos forestales

Conflicts y obstAculos
El sector military. El papel que desempeila el sector military en
FORESTA es un punto obvio de disputes political en el pals. Re-
cientemente el president vet6 una proposici6n que hubiera
trasladado a FORESTA nuevamente a SEA, pero que provela
para la ayuda del sector military en la vigilancia y en la imposici6n
de la ley. El envolvimiento del sector military en las operaciones de
los servicios forestales y de otras agencies no es algo que ocurre
6nicamente en la Rep6blica Dominicana y no debe rercibirse
como algo inquietante. Primero que nada, el sector military ha
sido sumamente eficaz en la reducci6n de la velocidad con que se
estaban destruyendo los bosques y merece que se le de el cr6dito
de haber salvado a la mayoria de los bosques naturales que amii
quedan en las elevadas Areas colectoras de las regions
montaflosas, especialmente en la Cordillera Central. Segundo, la
linea direct que el director general de FORESTA tiene con el
president puede ser una muy buena ventaja en la reducci6n de
trAmites burocrAticos y en la obtenci6n de apoyo para proyectos.
Sin embargo, para que este sea un arreglo beneficioso, require 1)
que el director general mantenga un interns active en las opera-
ciones de FORESTA, y 2) que 61 reciba adecuados consejos
t6cnicos de sus subordinados. En teoria, un sector military
dedicado, con acceso director al president y apoyado por in-
genieros forestales bien entrenados podria ser un arreglo
sumamente efectivo. Pero en la prActica, parece que FORESTA
ha preferido mantener el statu quo continuando con un poco de
vigilancia y s6lo un pequefno program de rehabilitaci6n en vez de
meters de lleno en un program active de manejo forestal. Es im-
posible determinar si esta situaci6n se debe a la direcci6n military o
a la falta de personal bien entrenado; con certeza el segundo fac-
tor tiene much que ver, pero es possible que los dos sean en parte
responsables.
Personal professional. Hay una obvia y urgent necesidad de
obtener personal mejor entrenado en toda la organizaci6n de
FORESTA, de arriba hacia abajo, pero en particular se necesitan
mAs ,,rofesionales forestales con entrenamiento universitario. La
falta de personal calificado ha limitado claramente la implemen-










taci6n de algunos programs y probablemente ha causado que
pocos de los planes para proyectos sean sometidos a la con-
sideraci6n de la direcci6n.
El ingeniero forestal como llder. En particular se necesita que
un professional en ingenieria forestal con habilidades de mano
dirija las operaciones diarias de FORESTA. No es necesario que
esto se haga a expenses del sector military, pero "odria lograrse por
medio de una reorganizaci6n, la cual pod'ia colocar a un in-
geniero forestal al n ando de los programs t6cnicos y ad-
ministrativos pero bajo la subordinaci6n direct del director
general.
Tenencia de tierras. La mala definici6n de los limits de las tier-
ras nacionales, en comparaci6n con los de las privadas, ha
dificultado las actividades de campo. Las tierras en las que
FORESTA puede operar direct e impenetrablemente deben ser
demarcadas flsicamente sobre el suelo, representadas ep mapas y
patrulladas. Este tema ya se ha cubierto previamente.
Program de relaciones pdblicas. Como se discuti6
anteriormente, el desarrollo de medidas de conservaci6n en tierras
privadas ha sido impedido por la falta de un program para pro-
porcionar incentives y de una campafna de promoci6n para educar
al p6blico acerca de la importancia de mejorar el uso de la tierra.
Falta de informaci6n tdcnica. El manejo efectivo de tierras tan-
to puiblicas como privadas ha sido inhibido por una falta de infor-
maci6n tdcnica. No existe en el pals ninguna organizaci6n de in-
vestigaciones cientificas y ninguna persona estA relacionada con
ning6n tipo de investigaci6n cientifica. Lo poco que se ha logrado
hasta la fecha se ha hecho al azar por medic de tanteos. Por
ejemplo, con la possible excepci6n de Pinus occidentalis y P.
caribaea, en la mayorla de los casos hay muy poca informaci6n
para determinar cuales species y fuentes deben ser sembradas en
tales o cuales Areas para lograr los diferentes objetivos, y no ex-
isten datos sobres la productividad biol6gica o econ6mica de las
diferentes species.
Las leyes. Las leyes que restringen la cosecha y el comercio de
madera han creado un conflict ambiental y de desarrollo de
grandes proporciones. No hay duda que esta. '.eyes han tenido un
impact muy positive en el ambiente general, pero a expenses de
un rApido desarrollo econ6mico, el cual hubiera podido ser
fomentado por las industries madereras. Estas leyes tambi6n han
causado un2 limitaci6n de hecho en el alcance de las actividades
de FORESTA para proteger y conservar, y la inhibici6n del mane-
jo integrado de Areas forestales. Una vez que FORESTA logre
establecer una estructura de profesionales y t6cnicos calificados y
haya mejorado la vigilancia en Areas forestales, debe ser possible y
recomendable que aflojen un poco los controls de la tala, para
asi permitir la implementaci6n de los adecuados planes para el


wmanejo de Areas forestales, incluyendo la cosecha de Arboles, en
Areas donde puede hacerse esto sin causar grandes daflos al am-
biente. La seguridad de que los Arboles pueden ser cosechados,
tambi6n incitaria a los dueflos de tierras privadas a reforestar.


Recomendaciones
1. FORESTA debe continuar tratando de mejorar el nivel pro-
fesional y tdcnico de su personal, reforzando el program de la
escuela forestal en Jarabacoa y procurando becas para estudiantes
calificados para obtener titulos profesionales fuera del pals. Tam-
bi6n debe tratar de establecer cursos de repaso cortos para ofrecer
enti enamiento en el empleo al personal existente. FORESTA tam-
bi6n debe tratar de explorer todos los conductos existentes para
proveer becas a estudiantes de ciencias forestales dominicanos
para que estudien en el exterior. AdemAs debe tratar de obtener
asistencia docente y equipo para el ISA en Santiago.
2. FORESTA, con asistencia international, debe tratar de crear
una pequefla unidad para investigaciones cientificas, cuyas
prioridades iniciales serlan las de 1) establecer studios de rela-
ciones entire species y Areas, usando species de Arboles
adecuadas para la agrologia forestal, el control de la erosi6n,
madera combustible e industrial, 2) obtener datos sobre creci-
miento y rendimiento en plantaciones existentes y 3) determinar la
lucratividad de proyectos de reforestaci6n, especialmente cuando
se hace con prop6sitos agroforestales o para producer madera
combustible o industrial.
3. FORESTA, con la cooperaci6n de otras agencies guber-
namentales y con la ayuda t6cnica y financiera de organizaciones
internacionales, debe comenzar inmediatamente proyectos pilots
de manejo integrado de tierras en las cuencas de mAs importancia,
especialmente en tierras privadas.
4. En las Areas donde las tierras despobladas del gobierno
pueden ser protegidas de intrusor y en las cuales a6n queda sufi-
ciente tierra, FORESTA debe expandir su program de
reforestaci6n para reducir la erosi6n y para restituir el uso pro-
ductivo de estas tierras.
5. FORESTA tambi6n debe emprender un program de rela-
ciones p6blicas, el cual incluiria el uso de t6cnicas de extenci6n,
los medios de comunicaci6n y el sistema educativo para inculcar
en el publico el valor de la conservaci6n. Esto debe apoyarse con
un program de incentives para fomentar la siembra de Arboles.
6. FORESTA debe continuar y aumentar la emisi6n de per-
misos para entresacar Arboles de las Areas densas, y tambi6n debe
empezar a aprobar algunos permisos para cosechar Arboles en
tierras privadas bajo la supervision del gobierno.



















V




Recursos Hidrol6gicas y Manejo de

Cuencas Hidrol6gicas


Introducci6n
Ademas de los problems ambientales relacionados con el uso
de recursos de aguas y de los efectos negativos asociados con el
uso de tierras en cuencas hidrol6gicas, hay muchos otros pro-
blemas relacionados con la producci6n de fuerza hidroel6ctrica, el
abastecimiento de agua, sistemas de riego, drenaje, inundaciones,
etc. En muchas de las cuencas fluviales las caracteristicas de la
demand y del abastecimiento de agua estAn en process de cam-
bios. Los regimenes de la calidad del agua y de los cursos de los
rios tambitn son dinamicos y -stAn muy estrechamente vinculados
con las actividades humans en las cuencas hidrol6gicas y con el
grado de estabilidad y protecci6n en 6stas.
Se han escrito muchos studios comprensivos, algunos de los
cuales tienen various volfimenes, sobre los aspects generals de los
recursos hidrol6gicos dominicanos tales como OEA 1967, Boyle
1971, PLANIMEX 1978, INDRHI-BID 1978, Bromley y Crosson
1978, Figueroa 1978 y CONARENA 1979. De La Fuente (1976)
*resume la informaci6n bAsica sobre la hidrografla en general.
Tambi6n existen muchos studios especificos sobre proyectos,
sistemas de rios y problems en cuencas hidrol6gicas (por
ejemplo, Italo-Consult 1972, Hanson-Rodriguez 1973, Tahal
1977, ONAPLAN 1978, Hydrocomp 1979, Dourojeanni 1980 y
Anon. 1980).
Este capitulo no intent resumir esta voluminosa informaci6n
t&cnica ni repetir material que ya ha sido publicado. En cambio, el
autor desea ante todo sacar provecho de sus experiencias,
obtenides en various viajes de campo a travys de las Areas mAs ac-
cesibles de la Rep6blica Dominicana, y de las muchas horas
ocupadas en muy provechosas entrevistas con personas claves en
varias instituciones relacionadas con recursos de aguas y/o el
manejo de cuencas hidrol6gicas. Este enfoque diagn6stico provee
una version al dia sobre los problems ambientales, par-
ticularmente de la manera en que han evolucionado desde que
pasaron los huracanes David y Federico, y contribuirA much en
la percepci6n de los problems especificos relacionados con los
usos presents y futures de los recursos de aguas.

El papel que desempeflan los recursos
hidrol6gicos
El agua contin6a siendo un element clave en el proce3o de
desarrollo de cualquier naci6n, asi como tambitn un recurso ir-


Previouv Page


reemplazable para mejorar o mantener la calidad de la vida. El
ascenso y caida de las antiguas llamadas civilizaciones fluviales
estaba muy vinculado con el manejo prudent o imprudente de sus
recursos de suelos y de aguas (Carter y Dale 1974; Hughes 1975).
De acuerdo con SEA (1979), las metas del Plan de Desarrollo
Agricola para 1980-82 son: 1) mejorar la producci6n agricola en
las Areas rurales, para que asi se pueda producer mAs comida para
el consume interno asi se pueda producer mas comida para el con-
sumo interno asf como tambidn para la exportaci6n, y de esta
manera ayudar a pagar los costs de aumentos en la importaci6n
de petr6leo; 2) crear trabajos permanentes para los campesinos
sin tierras y 3) reducir la dependencia en los products del
petr61eo por medio de aumentos en la generaci6n de fuerza
hidroelkctrica. Es obvio que el desarrollo de recursos hidrol6gicos
debe desempeflar un papel clave en el logro de estas metas. En
realidad, no pueden ponerse mAs tierras bajo uso intensive, a
menos que se pongan a disposici6n sistemas de riego, ni pueden
rehabilitarse mis pantanos o Areas salinas sin que se establezca un
buen program para el manejo de suelos y aguas por medio de
sistemas de riego y de drenaje, ni tampoco puede obtenerse mAs
energia de los abundantes recursos hidroel6ctricos del pals, ain
sin explotar, sin que se construyan nuevas y costosas represas en
los rios con un adecuado suministro de agua de buena calidad.
Sin embargo, debe recordarse que los recursos de aguas dulces
en el interior del pals no son nada mas que una respuesta pro-
ducida por las cuencas hidrol6gicas a la precipitaci6n. Por lo tan-
to, las caracteristicas de una cuenca, tales como la topografla, el
clima, la geologia, los suelos, la morfologla de los rios y la cubier-
ta vegetativa, ademAs de lo que ocurre dentro de los limits de la
cuenca en ttrmino de las actividades humans, especialmente
aquellas relacionadas con el uso de la tierra (Fig. V-1), van I afec-
tar significativamente el tipo de recursos hidrol6gicos dc los
cuales tiene que defender una sociedad dada, en el present y en
el future. El important papel que desempefla el agua en el desar-
rollo socio-econ6mico de la Rep6blica Dominicana debe ser per-
cibido dentro de la perspective del manejo integrado de los recur-
sos naturales, usando como base el sistema de la cuenca
hidrol6gica. Este enfoque conducirA a la apreciaci6n de la impor-
tancia del agua como un catalizador para el desarrollo y de la
neccsidad de mantener este recurso en buenas condiciones para a
segurar la obtenci6n de sus beneficios a travts de los aflos.
Para poder apreciar completamente la critical situaci6n
econ6mica de la Repfiblica Dominicana y el papel que

Eltank .
rALod 19 U






























F[igurl V-lu. /h': ruducil oh' n dill' ,c i'h' en i l Han lln s d ll (/ rii rwl/ll
( 'llentral lll ausdu p r ]' 'tiv derl' i i're 'ion, Tro n rmi t' ,rt ( es in
('.lit'ilN\ p r lihur itanes\ "11unqti/l i i' hatI ci(as s, /o afvrifi llwrcf (/I ;alal
S qllt'0l71 ; f'lt'!lti l/la It n ai'l atlll ( d J 1i 1 W:I "W h'all., Iu'f i'wwii ltur nal'
w/ i /' It'/ Ru s )o ;


desenpel)an los pioyccos ice recursos hidrol6gicos para ayildal a
ailviarla, do, aspects econ6nlcos vieneni al caso: 1) la imen-
sificaci6n del dficil en li balana de pagos de pais, inducida pr in-
cipalmentc por los aunientos en el cost de importaci6n del
petroleo y 2) las :nversioncs en proyectos dc recursos lhidrol6gicoa
para el plan de tres afios, 1980-1982 ( I abla V-I). l.as inversionecs
proyectadas para estos tres aflos, que estAnt aociadas con proyetC
los relacionados con rec.'ursos hidrol6gicos, ascienden a ctas el
800' del ingreso total de exportaci6n generado por la Replablica
Dominicana durante 1978. Ot 'himente, bajo iualquicr cir-
cunstancia, pero en especial bajo la poc) favorable stuacihn
econ6mica national, deben de tomarse precauciones (institu-
cionales y fiscales) para asegurar que cstas grades inversiones en
proyectos de rectursos de aguas lantelngan una prodIcci6n pro-
longada. ia icuestin i mnis unlportante es que Cno 1 s Iahe cuAntIas no
s61o de las ohras existenes para el control de recursos
hidrol6gicos (ejemplo Fig. V-2), sino tUanbidn de las que se
estable/can en el futu1o podrAn scrvir a travi s Cde la vida
econ6mica que se les ha proyectado, y si van a lograr alcan/ar la
tasa die retribhICl6n y otros beneficios seclundarios que sc
esperaban de estas inversiones.
l.a actual situaci6n de general y diseminada destrucci6n de
cuencas, los altos nivele,, de sediments en los rios, el present
estado de inestabilidad e inconstancia de algunos de los sistemas
fluviales mis importantes y la gran cantidad de sedimncntaci6n en
los embalses y canales existentes parecen indicar que s61o unl
esfuerzo muy grande para Ilevar a cabo la protecci6n efectiva de
cuencas y controlar la erosion podria garantizar que gran parte de
las futuras inversiones scan productivas. Sin embargo, aunque de
inmediato se tomen las medidas apropiadas, la demora necesaria
para que se implementen y scan efectivas no permit garantizar
que algunos de los proyectos existentes tales como los de Tavera o
de Valdesia puedan ser salvados o recuperados. l.a Rep(iblica
Dominicana estA en el camnino de destructivos huracanes v
tormentas tropicales, y muchos de sus suelos son muy susc-:ptibles
al desgaste, por lo tanto deben hacerse planes de contingencia,
dada la probabilidad de futuros events destrucivos, incluso aun-
que se tomen pronto amplias medidas para la protecci6n de cuen-
cas y el control de la ero.si6n.
Aunque se deben satisfacer de alguna manera las necesidadcs
inmediatas, las p6rdidas y los beneficios econ6micos de largo
plazo, incluyendo los costs sociales irreversibles impuestos en las
generaciones futuras, deben ser tornados en cuenta en los esfuel-
zos de planificaci6n. La formulaci6n de planes debe extenderse


. k-.. .,- ,, ". ...t.. ").- .- .-.- .:


Iigura V-lb. 1)'eort'istarictn ta/i I n vel mirgen del e'mhalle d, Subuna
}Yet'luI. Ia mi de lilt'ri es utilizadat r hat u r ( orrhin. .NO 'sr' l t'./ey rdiltos
'n el (la'i ; al frentel 'r .Los ho rlhres 1 u stlran p 'ewaoilo l ilh/alp llt t'rrlan
I't'(l/'',iim ai rt'ultloril I,) (cu4/la lle'isti l l//i ald/m po r 1o inunduicluln dlr
hi rt'/r t' l (t ot ,. 'tiillev HtecAudoiln )


rnits alli ie lost usuale r as atro iaos de promnesa.s political para
galnal tiua clecci6n. Par ICte la planificaciHn dehe ser dirigida a la
rchabilitaci6n y con1solidaciinr de los costosos proyectos ex-
isteltes, los ciiales actuanileile cstih operando muy por debajo
de su potential, tales con1o var)os tie los grades sistemas de riego
en cl (ihao y en A/i't.


Base de recursos

Unidades hidrogrficas
Las caracteristicas fisiogrihficas y la orientaci6n de las cor-
dilleras y valleys en la Republica Dominicana determinan la
hidrografia e influyen much en el clima. Cuatro cordilleras que
corren paralelas de este a oeste con various valle Ilanos entire nmedio
define las unidades de drenaje de los principals sistemas
fluviales, cuyas agunas de cabecera se original en las montafias de
la part oeste y central (v%,ase la Fig. I1-1) de la Repurblica
I)aminicana.
Eintre estas cuairo cordilleras existen tres values de importancia
para la agriculture, los cnalecs tienen diferentes caracteristicas de
precipitaci6r. El Valle del Cibao, localizado entire la cordillera
norte y la ceirtral, contiene a dos de los sistemas fluviales mas in-
portantes en la Rcpublica Dominicana, el Rio Yaque del Norte y
el Yuria. El Valle del Cibao es el Area agricola mis rica del pals, y
con la excepci6n de Santo Domingo contiene la niAs alta concen-
traci6n de poblaci6n. )ce segunda imnportancia es el f6rtil Valle de
San Juan, que estA enlre la ('ordillera Central y la Sierra de
Neiba. Este valle esta irrigado por el rio Yaque del Str y sus


labla V-I. Inversiones projectadas en proyeclos de recursos de
ugua y relacionados con energia durante el periodo de 1980-82 (las
plants termales han sido excluidas).


Instlil ci'in
( AASI)
INAPA
( 'I)F
INI)RHI (lnergia)i
INI)DRII (Agricultura)


MllIones de $RI)
49.9
79.2
168.6
37.5
189.6
524.8










Tabla V-2. Caracteristicas de las subdivisions hidrograficas de la Rep6blica Dominicana que se muestran en la Figura V-1.
(Informaci6n adaptada de UNEP 1979). **No han sido estudiadas.


Subdivision
Hidrogrifica

1. Zona de la Sierra
de Bahoruco


2. Zonas de Azua, Bani
y San Crist6bal


3. Cuenca del Rio
Ozama


Localizacl6n


Sur de la Sierra
de Bahoruco


Sur de la Cordillera
Central entire los Rios
Yaque del Sur y
Ozama


Area de Santo
Domingo


4. San Pedro de Macoris Zona de San Pedro
y La Romana de Macoris


5. Zona de Higuey


6. Zona de Miches y
Sabana de la Mar

7. Zona de la Peninsula
de SamanA

8. Zona costera del
note


9. Cuenca del Rio Yuna



10. Cuenca del Rio
Dajabon

11. Cuenca del Rio
Yaque del Sur


12. Hoya del Lago
Enriquillo



13. Cuenca del Rio
Artibonito

14. Cuenca del Rio
Yaque del Norte


Areas de Higuey y
San Rafael del Yuma

Zona de Miches


Rios
Incluldos


Pedernales y
Nizalto


Haina, Nigua, Nizao,
Ocoa y Bani



Ozama, Canal de
Yabacao


Chav6n, Dulck, Soco,
Cumayasa, Macoris


Yuma


P.queflos rios


Precipitacl6n
en mm afto


2,000 en las
montaflas, 750 en
planicies

750-2,000


1,400-2,250



1,000-2,250


1,000-1,750


2,000-2,700


Area
en Km2


Calidad de Agua


2,814 Los pozos poco profundos o mal
desarrollados pueden contener cloruros


4,460 Las aguas subterraneas tienen buen
potential



2,706 Mala calidad de agua debido a la alta
concentraci6n de s61lidos, micro-
organismos y gases disueltos

4,626 Alto grado de crosi6n y dragado de
sedimentos

2,207 Buena calidad de agua, buen potential
de uso

2,265 Las aguas subterraneas ofrecen buen
potential


SamanA


Zona costera del
AtlAntico


De la Cordillera
Central hasta la
Bahia de Samana

Cordillera Central


Cordillera Central
Sierra de Neyba y
Martin

Lago Enriquillo


Cerca de la frontera
con Haiti


Yaque del Norte


Boba, Nagua, San
Juan, Yasica,
Bajabonico

Jima, Cam6, Yuna


San Juan, Hijo del
Medio, Las Cuevas
y Los Baos

Guayabal, Las
Damas, Margarita,
Barrero, Arro, Los
Pinos


Macaria


Yaque del Norte


1,000-2,300



1,170-2,250



750-2,000


700-1,500


Zona muy Arida


1,200-2,000


500-2,000


4,266 Buena calidad de agua



5,630 Hay problems causados por el mal
drenaje y la salinidad. Buen potential
para pozos profundos


858 Buena para usos agricolas


5,345 Buena calidad de agua pero contiene
muchos s6lidos en suspension


3,048 Augas de producci6n agricola
moderada



2,643 Buena calidad de agua pero contiene
muchos s6lidos en suspension

7,053 Mala calidad de agua; contiene s61lidos
en suspension y numerosos micro-
organismos


-(**)













































Figure V-2. El embalse d,! Sabaneta y su deforestada cuenca. N6tese los
sedimnentos que, esian entrando a la cuenca procedentes de /las evcava-
ciones en el uinrg'en derecho. (Fo)to at'rea, Carlos Qutesada.)


tributaries. El caliente y seco Vallc de Neiba se extiende entire la
Sierra de Neiba y la Sierra de Bahoruco, e include al lago salino
Enriquillo que estA bajo ei nivel del mar. En algunas parties del
pais, como en la planicie de Azura y las Areas con topografia tipo
karstt" en Los Haitises, hay rios que, en efecto, desaparecen
antes de llegar al mar.
La Cordillera Central es sin duda la mAs important. Esta es la
cordillera mrs alta de las Antillas, y en ella se original los tres
sistemas fluviales mAs importantes de la Reputblica Dominicana:
el Yaque del Norte, el Yuna y el Yaque del Sur.
Fluyendo primero hacia el note y luego al oeste a traves del
Cibao, el Rio Yaque del Nerte tiene un largo de 296 km y drena ia
una cuenca de 7.044 km2, o alrededor del 15/o del pais. La
precipitaci6n en esta cuenca varia entire 500 y 2,000 mm al ano,
que suman casi 9.169 x 106 M3/ano; el flujo promedio annual es de
cerca de 2.017 x 106 m3/aio o alrededor de 64 m1/segundo. Esta
cuenca contiene el sistema de riego mAs grande del pais y tiene un
gran potential para la producci6n de fuerza hidroelkctrica, del
cual s6lo se estA utilizando una pequena parte. El proyecto de
Tavera-Bao pronto va a ser terminado, aumentando la cantidad
de energia hidroel6ctrica producida, ayudando a regular mAs agua
para riego y suministrando agua adicional para uso domnstico e
industrial en Santiago. Uno de los problems principles con este
sistema fluvial es la gran carga de sedimentos en las aguas,
causada por el desgaste de cuencas escarpadas que han sido
deterioradas.
El segundo rio mAs grande -s el Yuna, el cual tiene un largo de
209 km y drena un Area de 5,498 km2. Este rio fluye hacia el este


desde la Cordillera Central hasta In Bahia de Samana, atravesan-
do una de las areas mAs hfimedas del pals conocida como el Cibao
Oriental. La precipitaci6n annual promedio en este valle varia entire
1,170 mm y 2,256 mm. El flujo annual promedio en Villa Riva es
de alrededor de 9/m3/lsegundo, con flujos niaximos mensuales
que alcanzan un promedio de 162 m3/segundo en mayo, 114
m3/segundo en noviembre, 57 m3/segundo en enero y 42
m3/segundo en julio. En este rio ocurren crecidas ciclicas cada
dos o tres anos. Especialmente durante la 6poca Iluviosa, este rio
transport grandes cargas de sedimentos, los cuales obstruyen los
canales de riego y agrandan el lecho del rio, acentuando asi el pro-
blema de las crecidas (de La Fuente 1976).
Acabando en la Bahia de Neiba, cerca de Barahona, el Rio Ya-
que del Str drena un area de 4,972 km2 y tiene un largo de aprox-
imadamente 183 km. Con las aguas de cabecera mAs altas del pais
(a 2,707 m), este rio drena el flanco sur de la Cordillera Central y
parte de la Sierra de Neiba. Este rio corre a trav6s de una region
Arida y semi-Arida, con precipitaci6n de 500 a 1,200 mm/afo. Los
patrons de lluvia en esta cuenca varian muchismo en las Areas
elevadas y de afno (de La Fuente 1976). Debido a una abundancia
de suelos llanos y poca vegetaci6n, la cuenca responded bastante
rApido a la precipitaci6n, causando series crecidas asociadas con
tormentas de alta intensidad.
Aunque existen por lo menos tres mapas diferentes de las sub-
divisiones hidrogrAficas de la Republica Dominicana, el mAs
apropiado para el prop6sito de este trabajo es el (Fig. V--) que
fue preparado por la OEA (1967). La Tabla V-2 present? una
breve descripci6n de las principles caracteristicas de este sistema
hidrogrdfico (PDNU 1979). Hay poca informaci6n sobre la
Peninsula de Samana ya que esta area no es una de las prioritarias
para studios hidrol6gicos, debido a la poca demand de agua y a
la poca disponibilidad de cantidades tilese.
La Republica Dominicana posee sistemas climatol6gicos e
hidromntricos a nivel national y regional que exceden las
especificaciones y recomendaciones de la Organizaci6n Mundial
de Metereologia (Salas 1980). Las principles cuencas de la
Republica Dominicana quizAs han recibido mAs atenci6n que las
de cualquier otro pais en America Latina. Estas cuencas han sido
estudiadas extensamente por PLANIMEX (1976), que ha tornado
datos bAsicos y ha hecho various planes regionales a nivel de pro-
yecto, various studios especificos para el Rio Yaque dcl Norte y
un studio preliminary de los recursos de agua de los rios Yaque del
Norte. Cajabon y Chacuey (PLANIMEX 1975). De La Cruz, de
Suazo y otros (1972) y la CDE (1972) tambien han hecho various
esttdios. El Rio Yuna ha sido estudiado con diferentes grados de
detalles, desde el studio de exploraci6n general hecho por Tahal
(1967) a los mas e specificos, tales como el de Hansen-Rodrl.guez
(1973) sobre el carActer factible de la represa Hatillo en el Alto
Yuna. Tambien hay un studio de diez volumenes hecho por
Tahal (1977) sobre el bajo Yuna. En forma similar, hay various in-
formes generals y detallados (como un studio de siete
voluienes hecho por SOGREAH, 1978) sobre el desarrollo
multiple de las cuencas del Yaque del Norte y del Yaque del Sur.
Un studio mAs reciente de cinco volhmenes hecho por ITALO-
CONSULT (1972) fue dedicado especificamente al Yaque del Sur.
Varios otros studios especificos pueden encontrarse en la
literature de proyectos hidroelectricos, sistemas de riego, y pro-
blemas de inundaciones para la mayoria de los sistemas fluviales
principles de la Repriblica Dominicana.
Algunos de los sistemas fluviales de menor tamafo tambi6n han
sido estudiados por la Corporaci6n Parsons (1967), y un muy im-
portante plan de acci6n para el desarrollo de recursos de agua, in-
cluyendo sus posibles usos para fuerza hidrocl6ctrica y el
suministro de agua, en el Area de Santo Domingo, fue hecho por
Boyle Engineering (1972). PLANIACAS (1978) y Figueroa (1978)
han estudiado los recursos de aguas subterrAneas. Tambikn hay a
la disposici6n studios regionales sobre la calidad de aguas super-
ficiales y subterrAneas (CENDA 1979).
















































1. Zona de la Sierra Baoruca
2. Zona de Azua, Bani y S. Crist6bal
3. Cuenca del Rio Ozama
4. Zona de S. Pedro de Macoris y la Romana
5. Zona de Higuey
6. Zona de Miches y Sabana de la Mar
7. Zona de la Peninsula de Samana


8. Zona de la Costa Norte
9. Cuenca del Rio Yuna
10. Cuenca del Rio Yaque del Norte
11. Cuenca del Rio Dajab6n
12. Cuenca del Rio Yaque del Sur
13. Hoya del Lago Enriquillo
14. Cuenca del Rio Artibonito









1000
6600
.<


sooo
---X ,. ^OCEANO A TLANTICO



1140
1400 001
1001400 1400

14400


1400 000









0 200 MAR CARIBE
1400
200 60020



Erosi6n tons/hect./afio










La gran cantidad de informaci6n que existe sobre los sistemas
fluviales de la Rep6blica Dominicana ha servido de muy buena
base para llevar a cabo studios mis dctallados y la sintesis de in-
formaci6n, los cuales se estAn usando ahora en la preparaci6n de
plr.nes comprensivos para el desarrollo de recursos de agua, tales
como los studios regionales que estA haciendo ONAPLAN. Los
series conflicts entire las diferentes instituciones deben ser
resueltos antes de que se puedan comenzar programs integrados
de gran escala para la protecci6n y rehabilitaci6n de cuencas y se
pueda asi garantizar la efectividad y utilidad de los proyectos para
recursos hidrol6gicos existentes y futures.


Hidrometeorologia y precipitaci6n
La mayoria de los datos hidrometeorol6gicos son tornados por
INDRHI, el Departamento Meteorol6gico y el Consejo de Estado
de Az6tcar (CEA). INDRHI maneja 96 estaciones climatol6gicas y
el Departamento Meteorol6gico maneja 72 (PLANIACAS 1978).
La red de estaciones de INDRHI consta de 7 estaciones
climatol6gicas de primer orden, 29 estaciones secundarias, 31
pluvi6metros simple y 6 pluvi6metros con registros
acumulativos. La red del Servicio Meteorol6gico consta de 6 esta-
ciones agroclimatol6gicas y 66 estaciones que registran la
temperature y precipitaci6n diarias. INDRHI tambi6n tiene 124
estaciones fluviom6tricas a trav6s del pals. Cincuenta y tres de
6stas son de registro continue y las otras 71 son escalas
fluviom6tricas fijas sin registro.
Aunque el sistema hidrometeorol6gico del pals excede las
pautas establecidas por la Organizaci6n Mundial de
Meteorologia, la calidad de los datus obtenidos no ha sido
evaluada, lo que limita sus usos. Existen deficiencies en la forma
en que se toman, procesan, recobran, publican y analizan los
datos (Salas 1980). Muchas de estas deficiencies se deben
aparentemente a la fata de capital y de recursos humans, asi
como tambien a la duplicaci6n de esfuerzos por las diferentes in-
stituciones.
La informaci6n que hay a disposici6n podria ser utilizada mis
efectivamente por hidr61logos con mejor entrenamiento. Aunque
en 1975 un neuvo equipo empez6 a gencrar datos, estos atn no se
encuentran a disposici6n, pues no han podido ser procesados y
publicados. Con las computadores y tecnologia de hoy en dia,
este tipo de informaci6n podria fAcilmente ponerse al dia cada
dos aflos. No obstante, hay indicaciones de que medidas correc-
tivas van a ser tomadas en un future cercano (INDRHI y Depar-
tamento Meteorol6gico, comunicaci6n personal).
Un excelente esfuerzo entire varias instituciones produjo un
mapa de isoerosividad (Fig. V-4) basado en la intensidad maxima
de la precipitaci6n y la erosividad de la Iluvia en 30 estaciones
meteorol6gicas selectas (SEA 1978). Independientemente de su
precisi6n, este mapa es itil para evaluar la erosividad relative en-
tre diferentes Areas y regions de la Rep6blica Dominicana.


Aflujo de aguas sobre la superficle
Basado en datos de la OEA (1967) de !4 unidades
hidrograficas, De La Fuente (1976) calcul6 una descarga annual
promedio de 14.8 x 109 m3/aflo. Sin embargo, PLANIACAS
calcula que el aflujo de aguas sobre la superficie es de 20 x 109
m3/afio. Se espera que de esta 61tima cantidad se puedan
almacenar alrededor de 3.5 x 109 m3/aflo en las repress ex-
istentes y proyectadas. La Tabla V-3 present un estimado de los
recursos de agua sobre la superficie por zonas hidrograficas,
como fue presentada por el Banco Mundial. Esta cantidad con-
cuerda muy bien con los cAlculos de PLANIACAS (1978). La
regulaci6n de las aguas de la superficie desempefia su papel mas
important en el riego y en la producci6n de fuerza hidroelectrica,
mientras que el sector industrial y el dom6stico dependent mis de
las aguas subterrAneas.


Un nOmero important, pero indeterminado, de personas
hacen uso director de las aguas en rios, especialmente aquillas con
pocos ingresos que viven en Areas rurales no conectadas con
ning6n tipo de acueducto (observaci6n personal).
En el future se van a necesitar muchos proyectos relacionados
con recursos de agua, para intensificar el desarrollo econ6mico
por medio de mejoras en el uso de fuerzo hidroel6ctrica, sistemas
de riego, y en el suministro de agua para uso industrial y
dom6stico. El uso de agua para actividades recreativas tambi6n
podria volverse mAs important en el future. La regulaci6n de las
aguas importantes en la superficie require la construcci6n de
obras costosas, las cuales para funcionar efectivamente dependent
no s61o de la cantidad de agua sino tambi6n de su calidad.
Muchas esperanzas se han puesto en los proyectos existentes o
proyectados, pero no se les ha dado suficiente consideraci6n a las
cargas de sediments transportadas por estos rios. Cabe aqul citar
a Eric Eckholm (1976):
Los ingenieros construyen una represa despu6s de otra,
prestando poca atenci6n a los m6todos de cultivo y a la
deforestaci6n rio arriba, los cuales, por su influencia en la
carga de sedimentos transportados por el rio, deter-
minarAn la duraci6n de la vida de la represa.

Aguas subterrAneas
Se calcula que cerca a- 1,500 x 106 m3/afo de aguas
subterraneas recargan los tres grandes dep6sitos de aguas
freAticas de la Repiblica Dominicana (PLANIACAS 1978). La
mayoria de esta agua circula en los sistemas de piedra caliza del
terciario. Estudios adicionales que van a llevarse a cabo como
parte del proyecto PLANIACAS proveerAn informaci6n mis
precisa sobre los recursos de aguas subterrAneas. En general, la
calidad de las aguas subterrAneas es buena, except en algunas
Areas costeras donde ha ocurrido la intrusi6n de agua salina. Las
Areas bajas, tales como las del Valle del Neiba tambi6n tienen pro-
blemas de salinidad con sus aguas subterrAneas.
Hay de 4,000 a 5,000 pozos en el pals, de los cuales alrededor
del 30% estAn fuera de funcionamiento. Se cree que cerca del
75% de los pozos han sido registrados. Se calcula que la extrac-
ci6n annual de aguas subterrAneas es de 500 x 106 m3. Cerca del
50% de los pozos tienen un flujo de menos de 80 1 minuteo, y
30% tienen una profundidad de menos de 25 metros; los pozos
mas profundos apenas excedan 200 metros.




Tabla V-3. Recursos de agua de la superficle por zona hidro-
grafica de la Rep6blica Dominicana. Fuente: Banco
Mundlal (1978).


Zona

Sierra de Bahoruco
Azua, Bani, San Crist6bal
Cuenca del Rio Ozama
San Pedro de Macoris y
La Romana
Higuey
Miches y Sabana del Mar
Peninsula de SamanA
Zona Costera dd Norte
Cuenca del Rio Yuna
Cuenca del Rio Yaque del None
Cuenca del Rio Dajabon
Cuenca del Rio Yaque del Sur
Cuenca del Lago Enriquillo
Cuenca del Rio Ar.-bonito
TOTAL


Precipitacl6n
Area Anual
(hect.) (mm)


281,400
446,000
270,600

462,900
220,700
226,500
n.a.
426,600
563,000
705,300
85,800
534,500
304,800
265,300
4,793,400


750-2,000
750-2,250
1,400-2,250

1,000-2,250
1,000-1,750
2,000-2,700

1,000-2,300
1,170-2,250
500-2,000
750-2,000
700-1,500
600-1,200
1,200-2,000


Flujo de
Rios Anual
(billones m3)
320
1,516
1,586

2,444
609
1,284

3,870
2,375
2,017
370
1,181
312
1,190
19,074



















Tabla V-4. Zonas hidrogeol6gicas, demands de agua y recursos de agua de la Rep6blica Dominicana (Adaptado de Planiacas 1978).


Recursos de Agus


Irrigada Demands (106 m3/year)


Nimero Zos Hldro oflk Ar Act Po c Potable Industrias Agrcaltura
de Zon (KCm) (Ktm) (KEm) 1977 195 1974 1985 1975 1985


De la Sperfilde


Rios Eaujo Dep6sito
Prindpaos (m-'/ws.) Acnifero


Sublerrinea

Profundidad Flujo
Are) de Is Esperdo
(Km) Poe.os (m) (1/mia.)


I Planicie Costcra dd Este



2 Cordillera dd Este


3 Los Haitises

4 Samajaa


5 Cordillera y Vlles
ddel None



6 Valle Cibao



7 Cordillcra Central




8 Valle de San Juan



9 Cerros de Nciba



10 Valle de Neiba


II Cerros de Bahoruco



12 Peninsula Sur


6872 12S


425 800 1370 00 1


2910 77 90 i59 -


1452 3.5 5.9 -

627 4 4 38 65 0.3 0.O


4951 30 100 180 31.3 10.0 17.0


102 60 2100 Nizao. Haina. Ozama,
Soco. Chavon.
Yuma, Guamo

- 80 -


40 10.0 Bajobonico, Yas;ca,
Boba


0304 635 1102 850 144.0 10.4 160 4250 7800 Yaque ded None,
Yuna


14590 90 218 40.0 655 5.1 1335


50 110 Alto Yaque ded None
Alto Yaque del Sur
Alto Yuna


1735 178 298 13.0 2.26 1200 2000 Macasia.
San Juan

2496 39 120 2.5 4.7 30 120 Yaque del Sur


2012 154 204 130 23.0 4.7


2433 2 2 13 2.4 -


7.6 1600 2800 Yaque del Sur


- 1.0 10 Pedernales. Nizato


1030 10 59 0.5 13 1.0 1.6 2.0 5.0


Planicie de Azua 564 55 123 6.4 11.0 03 0.4 60.0 8.0


Planide de Bani 466 80 140 53 96 02 03 550 950 Ocoa

TOTAL 48442 1405 2995 282.0 480.9 41.0 67.1 701.0 12630


&Muv.6n 414
o0 Piedra Caliza Marina 5163
Scdimentos de Lagos 1258u

10 Aluvi6n 4
Fallas Igneas 2435

4 Piedra caliza del 1415
Terciario

5 AJuvi6n 'o
Pecdra Caliza Marina 10o

02 Aluvibn 178
Piedra Caliza Marina 230
Piedra Caliza del 024
Terciaio

74 Aluv,6n 1410
o00 Sedimentos del 1371
Terciano

18 Aluvi6n 545
8 Sedimentos del 414
36 Trciario 10553
Fallas Igneas

7 Aluvi6n 7o4
3 Sedimenios del 582
Terciano

50 Aluvi6n 43
Piedra Caliza del 1174
Terciario

50 Aluvi6n C-O
Piedra Caliza Marina 26

o Piedra Caliza del 2302
Terciario


100


20
50

100-500


100
20- 0

50
50
100

60
100


50
100
50


50
50


100
150-400


50
15

150-300


2 Piedra Caliza del 1782 100-200
Terciario


2 Aluvi6n


6 AJuvi6n


000 Peligro de intrusi6n de agua
&00 salada
40

100 Poca demand
40 Pocos recursos de aguas
subterrineas
100-500 Potnacial para las aguas sub-
terrineas, Doca demand

20-200 Muy poca demanda
300

250 La gran cantidad Je Iluvia
W00 satisface la demand local
50-200

100-200 El ocste es semi-Arido
100 Aguas de la superficic poco
adecuadas

400 La gran cantidad de Uuvia
5U sausface la demand local
20


100 Las demands agricolas ton
50 abastecidas por las aguzs de
la superficie

100 Reservas potenciales para os
800 dcpositos acuiferos de IL
Zona 10

300 Sini-Arida; Aguas de la sip-r-
100 ficie poco adecuadas

800 Reservas potenciales para !os
dep6sitos acuiferos de las
Zonas 10 y 12

400 Alta demand para el reig,
Proximidad a buenos dept-sitos
acuiferos

200 La demand es abastecida por
las aguas de la superficie

200 Ocmanda para l nego


Otros Crrieos









A media aue se van ejerciendo mAs presiones sobre las aguas
de la superficie, es possible que los recursos de aguas subterrAneas
desempefien un papel mis important en la satisfacci6n de
necesidades, particularmente las de riego. Los recursos de aguas
subterrAneas ya contribuyen much a la satisfacci6n de las impor-
tantes demands del sector dom6stico y del industrial. Las proyec-
ciones de PLANIACAS desde mediados de la d6cada del 70 hasta
1985 sugieren que las demands de agua van a aumentar un 71%0
para agua potable, un 39% para usos industriales y un 80% para
usos agricolas (Tabla V-4). Los grandes aumentos en las deman-
das de agua potable y de agua para uso agricola (mAs que nada
para el riego) estAn ejerciendo considerable presiones en los prin-
cipales dep6sitos de eguas freAticas y en las aguas de la superficie.
Estos critics recursos de agua son la base para el continue desar-
rollo y progress socio-econ6mico de la Rep6blica Dominicana;
por lo tanto deber ser manejados en la forma mis racional y
sustentable que sea possible.



Demandas actuales y proyectadas

Comentarios generales
La economla de un pals, la rapidez de su desarrollo y mis que
nada, la calidad de la vida de su poblaci6n, estAn muy rela-
cionadas con la disponibilidad y costo de la energia. Con el segun-
do aumento en los precious del petr61leo desde 1977, y con la
posibilidad de que ocurran several escaseces en la d6cada del 80
debido a la inestabilidad political en el Medio Oriente y/o a los
precious que podrian llegar a cincue;ta d61ares el barril en un
future no muy lejano, es razonable pensar que los panoiamas
econ6micos en process de evoluci6n no se ven nada pro-
metedores. Esta situaci6n va a imponer una several carga en los
palses importadores de petr61leo que estAn menos desarrollados,
no s61lo porque 6stos van a tener que enfrentarse al future con
menos energia si no tambi6n porque los aumentos de precious con-
tinuan acentuando el deficit en la balanza de pagos.
Por el otro lado, grandes inversiones de capital serian
necesarias para construir infraestructura y desarrollar alternatives
que ayuden a mitigar esta crisis energ6tico/financiera y a
disminuir la dependencia international.
Esta contradicci6n de tratar de invertir mis con menos ingresos
disponibles y precious mis altos esta ocurriendo en palses como la
Rep6blica Dominicana, y bajo estas circunstancias es crucial que
se implemented un muy eficiente manejo de recursos, para que los
proyectos sean exitosos.
Muchos de los palses en desarrollo estAn enfrentAndose con
presiones econ6micas y sociales causadas por necesidades y deseos
que no pueden ser satisfechos. El descontento contin6a expan-
dindose debido a las crecientes expectativas, los grandes aumen-
tos de poblaci6n, y a una relative baja de precious entire los produc-
tos primaries exportados y los costs de products industriales
importados, asi como tambi6n en el valor del capital prestado, el
cual es necesario para construir los proyectos para el desai jllo.
Por consiguiente, es important reevaluar las proyecciones hechas
hace unos cuantos aflos, para ver cuAn reallsticas han resultado
ser y qu6 cambios son necesarios para amoldar la producci6n y las
proyecciones actuales y futuras de acuerdo con las prioridades y
restricciones impuestas por las nuevas circunstancias econbmicas
y sociales. Dejando a un lado la precisi6n, debe entendrerse que
mientras mis costosas scan las soluciones y mis altos sean los
costs de financiamiento, operaci6n y mamenimiento, mis
pesada serA la carga causada por el uso imprudente de fondos y
por el acortamiento de la vida Mtil de los proyectos, debido al
deterioro de los recursos naturales de los que estos dependent. Por
lo tanto, es necesario hacer todo lo possible para asegurar que 1)
los proyectos resulten ser t6cnica y econ6micamente adecuados,
2) los recursos de los que estos proyectos dependent scan


mantenidos o mejorados tanto como sea possible y 3) los proyectos
sean.manejados eficientemente.

Irrigaci6n
No se sabe con precisi6n cuAnta tierra es irrigada actualmente
en la Rep6blica Dominicana. La bibliografla y los especialistas en
recursos de agua proven informaci6n contradictoria, pues no
hay un mapa al dia de las areas irrigadas ni un esquema digno de
confianza sobre los principles canales de irrigaci6n. Pro-
bablemente los datos de mAs confianza son los de INDRHI, los
cuales indican que alrededor de 170,000 hectAreas estaban bajo ir-
rigaci6n en 1980. Se espera que otras 100,000 hectAreas mAs sean
irrigadas para 1985, y se calcula (dependiendo de los studios de
suelos) que potencialmente se podrian irrigar un total de 500,000
ha. de tierra (Reynosos y Encaraci6n 1980).
La Tabla V-5 indica la cantidad de tierra irrigada en 1978 as[
como tambien las proyecciones para 1985 y el potential total de
tierra que podria ser irrigada, donde lo permitan las condiciones
de los suelos. Bromley y Crosson (1978) proven informaci6n mas
detallada sobre tierras irrigadas en ttrminos de unidades de de
recursos de producci6n (URP) y sobre los tipos de cosechas
cultivadas. El total que ellos citan de 192,000 ha de tierra irrigada
en 1978 discrepa con los datos de INDRHI, que indican un total
de 170,000 ha. y con el cAlculo de 153,600 ha. del Banco Mundial.

Fuerza hidroelkctrica
La capacidad electrica instalada (1980) es de 683 megavatios
(Mv) bajo el control de la CDE, mas alrededor de 367 Mv
generados por varias industries (Tabla V-6). Del total de la
capacidad instalada s61o un 15% es generada por fuerza
hidroel6ctrica, producida mAs que nada poi las represas de Tavera
y de Valdesia, las cuales tienen una capacidad de generaci6n de 80
y 54 Mv respectivamente. Ambas represas han sido sometidas a
grandes cantidades de sedimentaci6n, debido a las malas condi-
ciones de las cuencas. Los efectos de los huracanes David y
Federico en las compuertas de la represa de Valdesia y la inun-
daci6n de la central electrica de la represa de Tavera, han
reducido significativamente la capacidad original y las opera-
ciones de estas represas.
La industrial el6ctrica ha estado pasando a trav6s de un period
critic de severos racionamientos en los 61timos alnos, debido a
demoras en la instalaci6n de unidades adicionales, la falta de
mantenimiento adecuado a las unidades t6rmicas y al ex-
cesivamente bajo nivel de los embalses de Tavera y Valdesia (Ban-
co Mundial 1978). Frecuentes apagones son ahora normales hasta
en Santo Domingo.
Los proyectos en construcci6n que se espera serAn terminados
para 1983 casi van a doblar la capacidad existente para general
fuerza hidroel6ctrica en la Rep6blica Dominicana. Una lista de
estos proyectos, con el aflo en que se espera terminarlos y la
energia en GVH, se piesenta a continuaci6n:


Proyecto Hldrc;l6ctrlco
Bao, 1981
Hatillo, 1982
Sabaneta, 1983


GVH
110
40.9
30


Un reciente studio sobre las estrategias para la producci6n de
energia (CNPE 1980) present un listado de 14 proyectos que
podrian ser terminados para 1987, si se tuviera a disposici6n fon-
dos de cien millones de d61arcs por aflo. Estos proyectos
afladirlan 450 Mv de nueva capacidad instalada, lo que represen-
tarla una triplicaci6n de la capacidad existente de fuerza
hidroelectrica. La generaci6n annual seria de aproximadamente
110 GVH. Este mismo studio menciona 18 proyectos adicionaies
que podrian ser completados para 1990 con fondos adicionales de
1,400 millones de d61ares. Estos p-oyectos afladirfan 860.6 Mv de
capacidad instalada y aumentarian la generaci6n annual a unos










Tabla V-5. Tierras para el riego, actuales y potenclales. (Fuente: PLANIACAS 1978).


Zona Hldrogeol6gica

Planicies Costeras del Este

Cordillera Oriental

Los Haitises

Peninsula de SamanA

Cordillera del Norte
y Costa AtlAntica

Valle del Cibao

Cordillera Central

Valle de San Juan

Cordillera de Neiba

Valle de Neiba

Cordillera de Bahoruco

Peninsula Sur de
Barahona

Valle de Azua

Valle de Bani
TOTAL


Area Actual
bajo Irrigacl6n

12,800 hect.


400

3,000


63,500

9,000

17,800

3,900

15,400

240

975


5,500

8,000
140,515 hect.


Area Total que se Espera
va a ser Irrigada para 1985


42,800 hect.

7,700


10,000


116,200

21,800

29,800

12,000

26,400


12,310

14,000
299.525 hect.


Area Adiclonal con
Potenclal para el Riego

50,000 hect.

10,000


15,000


100,000

30,000

20,000



20,000


5,000

4,000
254,000 hect.


Total de Tierras con
Polenclal para el Riego

92,800 hect.

17,000


25,000


216,200

51,800

49,800

12,000

46,400


17.310

18,000
552,426 hect.


2,586 GVH. Los datos proporcionados por CNPE (1980) deben
ser cuidadosamente verificados y usados con precauci6n, pues el
studio menciona que la represa de Sabana Yegua podria com-
pletarse para 1990, cuando en realidad ya estA terminada. Aunque
se proponent tantos proyectos hidroelectricos, falta ver si el pals
tiene la capacidad de Ilevar a cabo tal cantidad de proyectos
mayors en tan poco tiempo, ya que se necesitarian much
organizaci6n, gran cantidad de recursos humans y
disponibilidad de capital. A pesar de todo esto, se puede deducir
que dados los fondos suficientes y la organizaci6n adecuada, la
Rep6blica Dominicana podria aumentar diez veces su capacidad
para general electricidad en un period de diez aflos. Un aspect
que debe ser estudiado si se quieren lograr estas expectativas es el
critico problema del deterioro de cuencas. Deben plantearse dos
preguntas: 1) LHabra a disposici6n fondos, proporcionales a las
inversiones proyectadas en la generaci6n de fuerza hidroelectrica,
para la protecci6n y rehabilitaci6n de cuencas? 2) Lse darn cuen-
ta alg6n dia las personas que toman las decisions, los
economists, los ingenieros y las instituciones financieras, de que
la sedimentaci6n, los aumentos en el peligro de inundaciones y la
disminuci6n del flujo bisico, afectan la realizaci6n, tanto tdcnica
como econ6mica, de los proyectos hidroeldctricos? Estas pregun-
tas deben ser seriamente consideradas, para segurar el triunfo de
los proyectos hidroelectricos y de irrigaci6n.
El n6mero de proyectos que estAn en process de diseflo o bajo
studios preliminaries indica que la Rep6blica Dominicana tiene
suficientes recursos para ayudar a atenuar, por un corto plazo, la
Ilamada crisis de la energia, al menos en el sector eldctrico. A
pesar del potential existence para la producci6n de fuerza
hidroelectrica que se ha calculado, estas cifras podrian cambiar,
debido a la poca posibilidad que tienen algunos proyectos. Por
otra parte, es possible que haya otros proyectos hidroelectricos que


no han sido afin identificados, y tambidn podria generarse energia
adicional por medio de sistemas de optimizaci6n, el almacenia-
miento de agua por medio de bombas, o el desarrollo de pequeflos
proyectos hidroelectricos que a6n no han sido estudiados.
AdemAs de su importancia en la generaci6n de electricidad, los
proyectos de recursos de agua desempeflan un papel muy impor-
tante en el suministro de agua para irrigaci6n y para uso
domdstico e industrial, y tambidn ayudan a controlar las crecidas.
Las proyecciones (CNEP 1980) que sugieren grandes inver-
siones en proyectos hidroelectricos para lograr una capacidad
total instalada de 1,460 Mv para 1990 estAn en desacuerdo con los
posibles cambios en la demand y suministro de energia presen-


Tabla V-6. Capacldad elictrica Instalada, 1980.
(Fuente: CNEP 1980.)



Corporaci6n Dominicana de Electricidad (CDE)
Hidroelkctrica
Plants a vapor (aceite combustible)
Turbinas de gas (diesel)
TOTAL DE CDE

Generaci6n Industrial
Falconbridge
Industria Azucarera
Generadores de Emergencia
GENERATION TOTAL INDUSTRIAL


MV

159
377
147
683


90
cerca de 100
177
367









Mw
2000


81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 Q 022
Figure V-5. Proyecciones de la balanza de fuerza motriz ,ara las deman-
das de energia hasta 1982. (SOFRELEC 1980.)

tados por SOFRELEC (1980) y que aparecen en la figure V-5. El
studio de SOFRELEC muestra que despu6s de 1984 se va a dar
mis 6nfasis a las plants t6rmicas a carb6n, y que para 1990 se van
a necesitar 1,500 Mv de capacidad total instalada, de los cuales
s61o 1/3 serAn suministrados por fuerza hidroel6ctrica, o sea un
total de 500 Mv de capacidad instalada.
El 6nfasis que menciona SOFRELEC en las unidades t6rmicas
suscita la duda de que la Rep6blica Dominicana pueda darse el lu-
jo, en el future, de importar el carb6n y el petr61leo necesarios,
dados los esperados aumentos en sus precious, y mientras el pa!s
a6n est6 dependiendo de sus proyectos agricolas para obtener el
tan necesitado cambio extranjero. Un aspect que todavia no estA
muy claro en relaci6n con las consideraciones de demand total es
el de la demand proyectada par el carb6n de lenfa y el potential
para suministrarlo. L- consideraci6n de este aspect demostraria
que se necesitaria una cantidad much mayor de energia orgAnica
si el pals tuviera que enfrentarse a una drastic reducci6n en el
sumhinistro de carb6n de lefla y de madera en el future, lo cual es
muy possible (a menos que se establezcan grandcs plantaciones de
madera combustible). El studio de SOFRELEC no include op-
ciones alternatives para reducir el uso de fuentes de energia no
renovables. Por lo tanto, las investigaciones y studios que se
hagan en el future deben de poner 6nfasis en las alternatives no
convencionales de energia, para reducir la dependencia de las
fuentes de energia no renovables, aun cuando actualmente estas
nuevas tecnologias no sean prActicas desde el punto de vista
econ6mico. Algunas de estas technulogias, que dependent de los
precious mundiales de energia, podrian resultar competitivas en el
future; sin embargo, la fuerza hidroel6ctrica es la alternative del
present.


La capacidad potential total de los recursos hidroel6ctricos de
la Repdblica Dominicana debe ser estudiada en una forma in-
tegrada y sistemAtica. En la actualidad, varias instituciones, tales
como CDE y INDRHI, estAn estudiando y planeando proyectos'
independientemente, sin tomar en cuenta qu6 efectos puede tener
un proyecto aguas arriba en los otros proyectos rio abajo.

Agua para uso municipal
El actual uso y las futuras demands de agua municipal son
dificiles de calcular porque, ademAs de estar vinculadas con el
crecimiento de poblaci6n, tambi6n estAn relacionadas con
muchos factors culturales, econ6micos y tecnicos. Las p6rdidas
de agua en algunas localidades Ilegan a exceder el 50% dependien-
do de las condiciones del acueducto. Un valor promedio de 40%
es utilizado por INAPA (com. pers.). AdemAs de las p6rdidas,
otro factor important que debe ser considerado es el desperdicio,
especialmente en las Areas rurales. En muchas localidades la gente
usa hasta un 50% del agua potable en actividades no dom6sticas,
tales como la cria de animals o el riego de jardines y huertas.
Los datos de INAPA (Tabla V-7) para 1970 y 1979 son estima-
ciones, las que a su vez se usaron como base para proyectar las
necesidades para 1985 y 1990. Otras proyecciones (Table V-5) de
las demands de agua en millones de n.etros c6bicos (MMC) por
zona hidrogeol6gica y para tasas de crecimiento de poblaci6n de
1.8% y 2.8% estAn basadas en una estimaci6n del uso annual por
cabeza de 80 m3. Se ha proyectado que la demand del sector in-
dustrial alcanzarA 255 MMC/aflo para 1995.
Dos corporaciones, independientes de INAPA, son respon-
sables de la planificaci6n, el diseflo, la construcci6n y el manejo
de los sistemas de agua potable y de alcantarillado en los dos cen-
tros urbanos mAs grandes y en los alrededores de Santo Domingo
y Santiago. La regi6n de Santo Domingo estA bajo el control de
CAASD (Corporaci6n del Acueducto Alcantarillado de Santo
Domingo), mientras que la ciudad de Santiago tiene a COR-
AASAN.
Una buena idea de los recursos de agua que se requieren en el
Area de Santo Domingo y de los proyectos para el suntinistro del
agua que satisfaga las demands esperadas, puede obtenerse en
un studio hecho por Boyle Engineering Corporation (1972), la
cual prepar6 el plan maestro para el uso de recursos de agua en el
Area de Santo Domingo y sus alrededores.
De acuerdo con fuentes de CAASD, el numero de personas >ei-
vidas por conecciones directs es alrededor de 940,000, lo que
equivale al 7.4% de la poblaci6n estimada en 1980. Cada conec-
ci6n presta servicios a un promedio de siete personas, lo cual
significa que hay un total de 134,000 conecciones. La mayoria del
agua para la regi6n de Santo Domingo proviene de aguas
subterrAneas de muy buena calidad; sin embargo, alrededor de
.63 m3/segundo son tomados directamente del Rio Haina, el cual
estA contamirado. El sistema total de producci6n prra Santo
Domingo es 4.39 m3/segundo, pero con p6rdidas estimadas de
38%, la producci6n neta es probablemente alrededor de 2.74
m3/segundo. Como se espera una demand total de 5.3
m3/segundo para 1980, en la actualidad existe un deficit de .91
m3/segundo. AdemAs de este deficit, tambi6n hay deficiencies en
la producci6n, las cuales causan interrupciones en el servicio,
aumentando asi el deficit real en relaci6n con la demand actual.
La Tabla V-9 provee las demands totales de agua como fun-
ci6n del tiempo para Santo Domingo. Esta informaci6n
demuestra que deben emprenderse grandes inversiones y esfuer-
zos t6cnicos para explotar los recursos de agua, tanto
subterraneos como de la superficie, requeridos para satisfacer las
necesidades de una creciente poblaci6i:.
Un ejemplo de este tipo de esfuerzo es el important proyecto
Madrigal sobre el Rio Haina, el cual almacenarA 400 millones de
metros cibicos de agua para regular el suministro de 8 m3/segun-
do al Area de Santo Domingo.










Tabla V-7. Poblaci6n que se projected va
(Fuente: INAPA 1980).


a ser servida con agua potable y sistemas de alcantarillado en la Reptiblica Dominicana.


Dlagn6stico

1970' 1979'
No % No '%,


Proyecci6n

1985 1990
No % No %


Poblaci6n Total
Poblaci6n Urbana
Poblaci6n Rural


A. Agua potable
Poblaci6n servida con
conecciones en el hogar
Rural
Urbana

Poblaci6n servida con
conecciones cerca del hogar
Rural
Urbana

B. Sistemas de Alcantarillado
Poblaci6n Urbana Servida


117,568 5 273,828 10
974,893 60 1,395,349 53



257,474 11 599,683 23
406,736 25 836,036 32


258,000 16 648,271 25


516,494 18 718,716 24
1,981,396 58 2,674,885 63




1,131,122 38 1,573,988 52
929,007 27 1,143,815 27


1,302,117 38 1,846,989 44


*CAlculos hechos por ONE, Julio 1.


Tabla V-8. Demands urbanas, rurales, e industriales proyectadas
para 1995 (MMC/afio) en diferentes zonas hidro-
geol6gicas. Adaptada de PLANIACAS 1978.


Zona Hidrogeol6gica
Planicies Costeras de Este


Cordillera Oriental


Los Haitises


Peninsula de SamanA


Cordillera del Norte
y Costa AtlAntica

Valle del Cibao

Cordillera Central ;e

Valle de San Juan

Cordillera de Neiba e


Valle de Neiba

Cordillera de
Bahoruco

Peninsula Sur
de Barahona

Valle de Azua

Valle de Bani

TOTAL


Demand
Urbana y Rural
1.8%' 2.8%'
142.0 181.3


16.6 21.0

6.2 7.3

6.7 8.5


150.0 190.5

68.1 86.5

23.5 29.5

4.9 6.2


2.6 3.0


1.6 2.0

11.4 14.5

9.9 12.6

500.0 635.0


Demanda
Industrial
162.0


0.03


27.2

21.8

0.07


2.7

0.6

0.5

255.0


*La demand fue calculada en base a 8 m3/anlo/persona y de acuerdo con dos
tasas diferentes de crecimiento de poblaci6n: 1.8% y 2.8%.o


En contrast, s61lo 420 de las 8,646 comunidades rurales a trav6s
del pals poseen agua potable. A pesar de los esfuerzos de INAPA
para instalar nuevas conexiones de servicio a la poblaci6n, un cre-
ciente numero de families desconectan estos servicios, pues con-
sideran que las tarifas de INAPA son muy caras. El precio del
agua, sin embargo, es mAs bien bajo, pues las tarifas no han sido
aumentadas desde 1960. Aunque la tarifa minima official por mes
es de RD$1.50, en las areas poco privilegiadas la tarifa mensual
oscila entire RDS.50 y 1.00. Por lo tanto, INAPA estA perdiendo
dinero con sus servicios rurales, ya que el ingreso promedio por
conexi6n es de RD$.84, mientras que el costo real por conexior. es
de RD$1.52. AdemAs, se ha calculado que, con el prop6si'.o de
evadir las tarifas, el 14%o de las conexiones son ilegales.
Los aspects previamente mencionados, ademAs del h,:cho de
que s61lo una minoria en las Areas urbanas posee medidores, hacen
muy dificil que se calcule efectivamente las demandas. de agua. Se
van a necesitar grandes inversiones para mejorar, mantener e in-
iciar proyectos que puedan suministrar las cantidades de agua que
se necesitan, las cuales son vitales para el p6blico y para el desar-
-rollo del pals en general. Este precioso recurso debe recibir un
cuidado especial, ya que su calidad y distribuci6n temporal han
sido, y podrian ser afectadas afn mAs, por las malas condiciones
de las cuencas (en el caso de aguas sobre la superficie) y por un ex-
cesivo bombeo y/o la contaminaci6n ambiental (en el caso de
aguas subterrAneas).


El manejo de los recursos

INDRHI, CDE, INAPA, CAASD, CORAASAN, FOREST,
TIERRAS Y AGUA y el Departamento de Meteorologia de SEA
son todas instituciones dominicanas cuyas responsabilidades
estAn relacionadas con los recursos de agua. FORESTA se trata
en el Capliulo III, Tierras y Agua en el Capitulo IV, e INAPA y
CASSD en el Capltulo X.

Institute Nacional de Recursos Hidraulicos (INDRHI)
INDRHI fue creada como una instituci6n aut6noma por la Ley
6 (1965) con las siguientes funciones principles:
a. Servir como la autoridad de las aguas de superficie y
subterrAneas, y reglamentar sus usos.


4,061,935 -
1,626,946 40
2,434,989 60


5,275,410 -
2,616,767 50
2,658,643 50


6,365,000 -
3,424,000 54
2,941,000 46


7,253,000 -
4,243,000 58
3,010,000 42









Tabla V-9. Demanda total de agua bajo la aministraci6n de
CAASD para la regl6n de Santo Domingo. Fuente:
Comunicaci6n Personal.


Poblaci6n
que va a
Aflo servirse
1980 1,272,000
1985 1,665,000
1990 2,196,000
1995 2,858,000
2000 3,637,000


Demanda
Unitaria
(LPCD)*
360
333
323
325
333


Demanda
Total
(m3/seg)
5.3
6.4
8.2
10.8
14.0


Demanda
Total
(m3xi06/afio)
167
202
259
339
442


*LPCD: Litros por cabeza por dia.


b. Estudiar, proteger y programar todos los trabajos
hidraulicos y de energia, necesarios para el desarrollo
integro de las cuencas hidrograficas en coordinaci6n con
los planes de desarrollo national.
c. Organizar y manejar la utilizaci6n y conservaci6n de los
sistemas nacionales de irrigaci6n.
d. Administrar el uso de cuencas, represas, manantiales y
aguas nacionales.
e. Organizar, dirigir y reglamentar trabajos relacionados con
el uso de agua, conjuntamente con la Corporaci6n de
Desarrollo Industrial, con CDE en cuanto a lo que se rela-
ciona con los aspects energ6ticos, y con INAPA en cues-
tiones de suministro de agua.
f. Organizar, dirigir y reglaientar trabajos relacionados con
hidrologia de cuencas, manantiales y aguas nacionales, tan-
to de la superficie como subterraneas.
g. Tomar parte en la conservaci6n del flujo de rios, de lagos y
lagunas, y en la protecci6n de cuencas, incluyendo el con-
trol de la erosi6n y de la degradaci6n ambiental.
Algunas de las ordenanzas de INDRHI se han hecho in-
aplicables pues el institute nunca pudo obtener el control total de
todas sus funciones legales, debido a la inercia de las instituciones
previamente existentes, tales como INAPA y CDE, y tambi6n
debido a la superposici6n de responsabilidades en instituciones
mis nuevas, tales como CAASD y Tierras y Aguas. La falta de
capacidad t6cnica, fondos y respaldo politico tambidn hacen que
le sea dificultoso a INDRHI cumplir su mandate legal.
La organizaci6n ha aumentado de tamaflo tanto en recursos
humans como en responsabilidades en 1979 INDRHI tenia
unos 1650 empleados, incluyendo 160 ingenieros agr6nomos y
civiles (Febrille, com. pers.). A pesar de que la situaci6n finan-
ciera fue critical durante 1978 y 1979, cuando INDRHI recibi6
fondos para pagar s61lo los compromises previamente adquiridos
y sus correspondientes programs con su presupuesto de RDS21
millones, durante 1980 el institute esperaba operar con un
presupuesto de RDS77 millones (Febrille, com. pers.). Este nuevo
apoyo permit a INDRHI planear proyectos y obtener el personal
que se necesita.
Las preocupaciones de importancia para iNDRHI incluyen la
sedimentaci6n en los embalses de almacenaje, la eficiencia de los
sistemas de irrigaci6n, la sedimentaci6n en canales, los problems
de salinidad y drenaje, y, en general, la operaci6n y el manteni-
miento de los grandes canales de riego que estAn bajo su control.
La sedimentaci6n de embalses es uno de los problems ambien-
tales mis series en la Rep6blica Dominicana. INDRHI ha estado
llevando a cabo programs para la conservaci6n de suelos en la
cuenca de Sabana Yegua desde 1977. Un studio de reconocimien-
to y un plan t6cnico de manejo han sido Ilevados a cabo para la
cuenca Hatillo con la cooperaci6n de China (Gonzalez 1980). Las
presiones political determinan que costosos sistemas de canales
sean inaugurados antes de que se hayan terminado, faltAndoles


a6n medidores, sistemas de drenaje y, en varias ocasiones, sin que
tengan acceso a las fincas (Reynoso y Encarnaci6n, com. pers.).
Los agricultores tienen que construir sus propios canales sur-
tidores, lo cual causa gran confusion en el sistema y conduce a la
erosi6n, la sedimentaci6n y problems de drenaje. Los process
de cultivo y .1 muy bajo precio del agua para riego han conducido
a ineficiencias y a una excesiva irrigaci6n; en muchos casos esto
acent6a los problems de drenaje, desgaste y salinidad. La falta
de fondos y de personal capacitado tambi6n conducen a situa-
ciones dificiles, tales como las que hay en la region de Yaque del
Norte, donde cinco ingenieros administran 50,000 hec'.Areas de
tierras bajo irrigaci6n.
La revista official de INDP.HI (La Gaceta) muestra muy bien
c6mo grandes expectativas pueden conducir a grandes
calamidades en cuesti6n de un aflo cuando se llevan a cabo planes
inadecuados, construcciones incompletas y se utilizan m6todos in-
adecuados de operaci6n, manejo y cultivo. Se esperaba que una
inversi6n de RD$33 millones para irrigar 25,000 ha, transportan-
do 24 m3/segundo de agua del Rio Yaque del Sur, iba a transfor-
mar al Valle de Azua en un huerto, beneficiando asi a 10,000
families (Ventura, 1978).
Perez (1979) describe los series problems y efectos secundarios
de este proyecto de irrigaci6n en el Valle de Azua. La planicie,
que anteriormente era irrigada con aguas subterrAneas, esta hoy
en dia inundada por el agua de riego, y los viejos pozos estAn sir-
viendo de escapes artesianos para el agua subterrAnea, la cual ha
subido de nivel. El efecto combinado de la reducci6n en el
bombeo y la excesiva infiltraci6n causaron que el nivel
hidrostatico del agua se elevara ocho metros. Hoy en dia, extensas
Areas que antes eran cultivadas han sido arruinadas (Fig. V-6b);
un lateral de concrete del sistema de canales ha sido daflado por la
presi6n del alto nivel hidrostAtico del agua; algunos caminos y un
pueblo han sido inundados (Fig. V-6a); y los abastecimientos de
agua potable han sido contaminados.
Al considerar las soluciones para remediar estos problems,
debe ddrsele prioridad a los inadecuados m6todos de riego y
diseflo. Aunque los ingenieros de irrigaci6n de INDRHI estAn al
tanto de los problems existentes, deben de tratar de resolverlos
con much mis urgencia. Un mapa de las tierras irrigadas por
distrito a una escala de 1:150,000, indicando los canales prin-
cipales y las areas problemAticas, prestarla much ayuda. Se
necesitan establecer prioridades para mejorar los sistemas de riego
y educar a los agricultores.
Los recientemente firmados convenios con IICA y con la
Universidad del Estado de Colorado (CSU) han de reforzar
grandemente las capacidades tdcnicas de INDRHI. El objetivo del
acuerdo con IIAC es el de reforzar el papel que desempenla IN-
DRHI en el desarrollo y la administraci6n de recursos
hidrol6gicos, dando enfasis especial al sector agricola (INDRHI
1980a). Los objetivos principles del convenio con CSU incluyen:
1) La formulaci6n de un plan national para el manejo de recursos
de agua; 2) Establecer mejoras en la recopilaci6n y el analisis de
datos hidrol6gicos; 3) La elaboraci6n de planes para la creaci6n
de un laboratorio de investigaciones hidrAulicas en la Rep6blica
Dominicana; y 4) Mejorar la administraci6n y la operaci6n de
sistemas hidrAulicos, con enfasis en la optimizaci6n de la ir-
rigaci6n (INDRHI 1980b).
Los convenios de cooperaci6n con IICA y CSU ya han propor-
cionado experts para ayudar a INDRHI a diagnosticar la
multitud de problems relacionados con los recursos de agua
dominicanos. En su anAlisis de los problems relacionados con la
calidad, recopilaci6n, procesamiento y recobro de informaci6n
hidrol6gica, Salas (1980) encontr6 una considerable duplicaci6n
de actividades entire la division hidrol6gica de INDRHI y el
Departamento meteorol6gico de SEA. Fuentes (1980) analiza la
falta de medidores en todos los niveles de transmisi6n de agua, en
la mayoria de los proyectos mAs importantes de irrigaci6n; 6ste es
un problema muy serio con el cual INDRHI debe enfrentarse









debido a los efectos negativos asociados con el riego excesivo.
Como INDRHI no tiene un program educativo para mejorar
las habilidades t6cnicas de su personal, los convenios con IICA y
con CSU podran ayudar a reforzar el entrenamiento professional
de los ingenieros y tecnicos de INDRHI. El poco nmmero de per-
sonas que forman el personal de INDRHI con studios de
postgrado o titulos universitarios, es un serio factor limitante del
potential professional de INDRHI. Los problems de evaluaci6n,
control y mejoramiento del uso de recursos de agua en la
Rep6blica Dominicana requieren la pericia de invididuos que
est6n bien preparados.

La corporaci6n Dominicana de Electricidad (CDE)
CDE fue creada como instituci6n aut6noma por la Ley 4115
(1955) para que se encargara de la producci6n, transmisi6n y
distribuci6n de encrgia el6ctrica. Una secci6n del Articulo 8 de
esta ley asigpa a CDE la responsabilidad de proveer electricidad
para todo el pals. La condici6n aut6noma Le CDE y su in-
dependencia financiera le permiten planificar en base a plazos
mas largos y con mas estabilidad que otras instituciones tales
como INDRHI.
El rapido aumento en la demand national de electricidad ha
producido un comparable crecimiento institutional en CDE.
Aproximadamente 200 ingenieros trabajan en CDE en seis distin-
tas divisions (E. Garcia, com. pers.); sin embargo, pocos de los
ingenieros de CDE han completado studios de postgrado o
universitarios. Aquellos que tienen titulos mas avanzados, con
frecuencia acaban sobrecargados de responsabilidades ad-
ministrativas.
Los continues aumentos en el precio del petr61eo importado
estan forzando a la Rep6blica Dominicana a desarrollar
rapidamente su considerable potential hidroel6ctrico, por medio
de la construcci6n de varias represas. Para la mayoria de los pro-
yectos hidroel4ctricos de CDE se contratan a asesores extranjeros
o privados, para que conduzcan los studios de vic.bilidad y
diseflo. Luego de esto, CDE crea una corporaci6n espe,:ifica para
construir la represa. Al terminarse la construcci6n del proyecto la
corporaci6n es disuelta.
Aunque la creaci6n de una corporaci6n separada para construir
cada represa tiene sus ventajas administrativas y financieras, tam-
biWn puede tener series consecuencias. CDE tradicionalmente ha
ignorado las condiciones de las cuencas y se ha intersado o esfor-
zado muy poco en el manejo de 6stas. La corporaci6n encargada
de la construcci6n se interest solamente en terminar la represa,
por lo tanto no invierte nada de dinero en studios o actividades
en la cuenca que no tengan nada que ver con el proyecto


Figure V-6a. Calle principal de El Rosario inundada por aguas de riego
que no tienen d6nde ir debido a la falta de canales de drenaje. (Foto, Gary
Hartshorn.)


hidroel6ctrico. La creaci6n de una corporaci6n separada no per-
mite que los ingenieros de CDE participen substancialmente en
los proyectos hidroel6ctricos. Ciertas experiencias en Costa Rica
demostraron que la combinaci6n de ingenieros nacionales com-
petentes trabajando estrechamente con asesores, acoplada con un
entrenamiento extranjero para los ingenieros nacionales, conduce
a la acumulaci6n gradual de conocimientos profesionales y de ex-
periencia, que permiten que un pals en desarrollo se encargue de
la mayoria de sus proyectos.
Parece que hay various desacuerdos entire INDRHI y CDE, asi
como tambi6n parece que existe una falta de comunicaci6n entire
estas dos instituciones. La aparente desconfianza mutua en la
calidad del trabajo y las political de cada instituci6n puede
apreciarse en la falta de conocimiento e indiferencia a nivel
t6cnico de las actividades en que estA envuelta cada una, y tam-
bien en los mapas que muestran la localizaci6n de las futuras
represas que son consideradas separadamente por cada in-
stituci6n y que no muestran las represas proyectadas por la
otra instituci6n.
El convenio firmado por INDRHI y CDE para la cooperaci6n
inter-institucional (Agosto 1980), aunque fue el resultado de la
visi6n, buena voluntad y responsabilidad de unos cuantos fun-
cionarios motivados, aparentemente no ha logrado que los otros
funcionarios se comprometan a trabajar.conjuntamente. La in-
diferencia y desconfianza, mientras se firmaba el convenio entire
INDRHI, IICA, y CSU, sin embargo, no desanim6 a los par-
ticipantes, pues ellos no ven otra salida. Como dijo un fun-
cionario de INDRHI, "coordinaci6n o muerte".
Es important suhrayar el esfuerzo que ha hecho CDE para
satisfacer la demand de fuerza motriz y energia bajo condiciones
muy dificiles, tales como los contiuos aumentos en el orecio del
petr61eo y los problems con Is cuencas hidrol6gicas, que han
causado considerable sedimentaci6n y grandes riesgos de inunda-
ciones. Dadas las correlaciones y la rivalidad entire el cultivo de
tierra, los proyectos para carreteras y los multiples usos del agua,
es absolutamente necesario que las instituciones relacionadas con
recursos de agua cooperen entire si, especialmente en el caso de
INDRHI y CDE. Es de extrema importancia que se haga todo lo
possible para que esta cooperaci6n inter-institucional se lleve a
cabo.
CDE estA recibiendo asistencia t6cnica de la Universidad de
Texas para establecer un sistema microsismico. Un asesor, exper-
to en el manejo de cuencas, vino recientemente a la Rep6blica
Dominicana para establecer un plan de protecci6n para la Cuenca
del Rio Blanco (Dourojeanni, 1980). CDE tiene un departamento
de hidrologia, y su Wnfasis parece concentrarse en el area de


Figura V-6b. Un canal de riego cerca de El Rosario el cual litecralmente
acaba de inundar el drea debido a la falta de canales de drenaje. La
salinizaci6n ha destruido la utilidad de los campos adyacentes. (Foto,
Gary Hartshorn./






























HI'IguriI V'-7a. ctl' era t'f 'if i n i ih,'tf't f e I' d ii'm> I I ', ) fil fl' ii % iiiidos 1n i Igura V-7h. ( arg itidt i s en'tl ('emnltrc a Ia t:qiit'rdi ) (/l/ Iribulrino
,'l aru w'rnt air(i de la part' ehiu cl' hia de la 'c'( 'i i S 'i/l'i; ) Cii / i lilla principu'lt l a repre/ r rtt e l I tr i/ lo aml /1 rt/prlil ha pTerdi//do
de 'otitrol'in a I' o iS cll t 1 0, / i) / / ,i ii Mili lir Cfj ( ii ': W pff lt'hl il/ d10a I ii 4 tit ,' allinctlelatl tin[f a In i tI o 1 o at'riea. ( i; i I /t Iflu irnil I
'sfft th. /i i/l(' "bad, it 'i'ii fll/ rlli, ntit lti:'l /I / l ( di \ I l h/l thornlt l )


imodlCla j e lit llt A iilicLo \ "'. i [i a i.l.i 'la de tCii( ni el nos
hidrologicos poi mdiiiLC dIl uto de comInIpJtadi as. Actualieiitel,
ninguna de las divisions hidi oIogicas n otras instituciones te.
esti dedicando a este tipo de tirabao. Sin embargo, el uso di la
tecnologia y los procediiHtiitos para lleCiar a caho estos cl,'Inlus
parece ser hisicamiente 'l est, iirt J e iiunos poi s individuos .

Comenlarlos Generales
[.as similaridades en el mandatio de las diterentes instiuiii.ones
han causado que haya t'onipetencia en lugar die cooperaciotn.
Cada instituIci6n desea tentter control, pero los fondos o los recur
sos no estAn siempre a disposici6n para lograr los obhjectivos.
Cuando se superponen actividades, es comtin oir ia Ins futn-
cionaric' criticarse ahiertamente los unos a los otros. Paiecc quUL
los problenas politicos \ fllancieros a nienudo reciben iliA. aten-
ci6n que los mandates legales.
Aunque la ceLitralizatihn de responsabilidadcs hajo utlla huena
direcci6n podria condulcr a lal unificaci6inI a la eliiniiacticiii de la
duplicaci6n de esfuerZos, tamhbin podria ser peligrosa, plies plo
lo general conduce a la creaci6n de instituctoncs smInianileit
poderosas en las cuales los a.suntos de political podrian convertlrse
inAs imnportanles lque los aspects tecnicos (como ha ocurrido enl
Guatemala). La formaci6n de instituciones gubernanientales de
gran tamaflo tarnbidn podria conducir a la plrdida de claridad en
la definic'6n de responsabilidades, y de lIa motivacien para llevar
a cabo estas responsabilidades; esto podria ocurrir debido a lai
p6rdida de comunicacion personal y a la identificacitn de los
trabajadores ci n sus unidades de trahajo y sus superioies.
Cuando se estA tratando con multiples instituciones, es miiiy im-
portante definir claranmente actividades realisticas en las que cada
instituci6n pueda trabajar mns efectivamente. La alternative
podria ser la integraci6n del sistema por medio de la coordinaci6n
institutional. La proposici6n de crear el Consejo Nacional de
Recursos Naturales parece ser un excelente esfuerzo en esta direc-
ci6n.


Principales problems y controversies

Los probleinas amnbientales relacionados con recursos de agua y
el manejo de cuencas estAn intimamente vinculados con el
pequeho agricultor, o especificamente el "conuquero", ya que 61
es uino de los principals factors que induce a la degradaci6n
L'nbiental, asl corno tambi6n el que sufre in',oluntariamente por


la.s consecuencias negativas. I a degradacion de la tierra y del agna
son las conisectiencias dc prlintr olden que resultan de sus ac-
tividades agricolas dc tala v qu iiea.
I.os ndltodos agricolas tnadicionales que se utili/an en los escar-
pados amibientes iolttalnsos causalln una sel iC e Cie csecMtuencias
lnegativas tanto en las tierras que usa el agricultor para sMI sub-
sistencia, como en los proyccios de recusos de agua quCe e Ilevan
a cabo rio abhajo para fomentar el desarrollo econ6mnico y el
hbenestar social. La iapidez con que estA ocurriendo la erosi6n, tal
come se ha mencionado en la bhibliogratia v como ha sido obser-
vado en los campos en la Republica Dominicana, indica que la
productividad de estas tierras esi't disniinoyendo, debido a que se
estan usando .on mnis miensidad y se estin dejando sin culti,,ar
por periods mnAs corlos (Vease el Capitulo VI); esto se debe en
part a li presi6n demogrAfica sobre los escasos re-ursos de tierra
', los malos niltodos de cultivo. I os proyectos para el desarrollo
national y regional, incluycndo sistentas de riego, proyectos
hidloeldctricos y acuedluctos, estn siendo severamelnte afectados
por la rapida sedimentaci6n, la miala calidad del agua, y/o los
cambios en los regilnenes fluviales. L.os cosNos socialeC y
econtmicos de la sedimentacihn y de los canmbios en las
caracteristicas del tlujo de los rios, tales coimo ailuments en el flu-
jo mAximnio y reducciones en el flujo bhisico, pueden alectar
severamente el diseto y la operaci6n de los trabajos de energia ex-
istentes y proyectados, autnentando, por lo tanto, no s61o el cost
de las inversiones iniciales, si no tamibiIn los cos'os de operaci6n y
de nimantenimniento, sin siquiera Inencionar la posibhilidad de quc se
reduz.ca dr/.sticamente la vida econ6mica y/o itil de los proyecios
(Quesada, 1979). En algunas ocasiones (como cuando se Ilena de
sedimentos un embalse), las consecuencias son irreversibles. ya
que las represas son recursos no renovables (Koelter, 1969).
El problenia de la degradaci6n de cuencas, prohablemer e
comenz6 a tornarse serio durante el auge de la tala de madera ei
el period de 1961 a 1967 (V6ase el Capitulo II1), cuando los conm-
erciantes de madera y Ils campesinos cortaron grande Areas de
los hosques de pinos en la Cordillera Central. Aunque el cierre
forzado de todos los aserraderos en 1967 hiio que se redujera la
explotaci6n forestal, esto r. hizo que se redujera la demand de
los campesinos de tierras niievas. El continue atnmento de la
poblaci6n y los patrons tde desigual tenencia de tierras hian eimpu-
jado a los IpcquenCos campesinios ati)l .r.5 arriba el las cuencas de
la Cordillera Central, por lo general a lteas escaipadas, con pen-
dientes f6ciles de desgastar e incapa,.es de sostener tn cultivo
annual. Ia falta de tierra ha Ilevadc a los canIpesiInos hasia los










limits de los parques nacionales en la Cordillera Central vasee el
Capitulo VII), por lo tanto no hay mAs tierras a disposici6n para
ser colonizadas en la Cordillera Central.
Las dos represas principles, la de Tavera y la de Valdesia, han
acumulado una gran cantidad de sedimentos en menos de una
d6cada. La repiesa de Tavera ha perdido 40% de su capacidad
para almacenaje debajo de las turbines y la acumulaci6n de
sedimentos en la parte de atrAs es de alrededor de 18 metros; en
las parties de mAs arriba, el embalse ha perdido de 10 a 14 m de
almacenaje active. Se calcula que un 6% del area alrededor de la
represa produce 30%o de los sedimentos que entran al embalse. La
represa de Valdesia tiene 22 m de sedimentos en la parte de atras
de la represa, a s61lo 8 m de distancia de los pontos de entrada
(CDE com. pers.). Los huracanes David y Federico causaron
grandes crecidas que destruyeron las compuertas de la represa de
Valdesia e inundaron la central eldctrica de la de Tavera. Las
reducciones en la capacidad de almacenaje activo han acortado
inmensamente la vida uitil de estas represas (Fig. V-7b) La falta
de interns de CDE y de INDRHI en un program para la protec-
ci6n y el manejo de cuencas, present un pron6stico muy
pesimista de la vida uitil de los existentes y futures proyectos
hidroel6ctricos.
Los inadecuados m6todos de construcci6n de caminos tambien
contribuyen a que se transporten grandes cantidades de sedimen-
tos a los sistemas fluviales del pals. Las observaciones que se han
liecho en el campo han demostrado vividamente la poca atenci6n
que prestan los ingenieros de caminos al desgaste, al aflujo de
agua y a la producci6n de sedimentos. Al norte de Padre de las
Casas, un simple camino rural, que pasa a trav6s de un Area con
suelos frAgiles no consolidados, produce una gran cantidad de
sedimentos, los cuales acaban en un enorme baden (Fig. V-7a)
que transport toneladas de sedimentos rio abajo en este caso a
la recidn terminada represa de Sabana-Yegua. Los caminos de
penetraci6n en las cuencas mas elevadas de la Cordillera Central,
con frecuencia causan derrumbes y rara vez son estabilizados
efectivamente (Fig. V-8a).
La degradaci6n de cuencas tiene series consecuencias rio abajo.
Las grandes cargas de sedimentos hacen que se agrande el lecho
del rio, lo cual causa cambios en la morfologia de la cuenca fluvial
y aumenta el nivel de las crecidas (como ha ocurrido en la parte
baja del Rio Yuna). Aunque los huracanes David y Federico
fueron la causa principal de muchas crecidas y de los cambios
significativos en la morfologia de algunas cuencas (como en el Rio
de Las Cuevas y en el Rio Ocoa), los desastres naturales en


realidad s61lo agravan los problems causados por el hombre. Hay
una tendencia en la Repfiblica Dominicana de culpar a los
huracanes David y Federico de todos los problems asociados con
recursos naturales (como los de Tavera y Valdesia). Las cuencas
de la Cordillera Central ya estaban seriamente degradadas antes
de que fueran abatidas por los huracanes en 1980; por lo tanto, la
destrucci6n de las cuencas que habia sido causada por el hombre
amplific6 las consecuencias catastr6ficas de estos desastres
naturales. La rApida recuperaci6n de la vegetaci6n natural,
demuestra que el uso inadecuado de la tierra aumenta
dramAticaniente la degradaci6n de las cuencas (Fig. V-8b).
El alto contenido de sedimentos y tierra en el agua potable, no
s6lo causa un aspect visual desagradable, si no que tambien
aumenta los peligros para la salud vasee el Capitulo X). Los
sedimentos tambi6n contribuyen a la corrosi6n internal de los
sistemas de agua. La gran turbied-d del agua tambien hace que se
necesiten grandes cantidades de substancias coaguladoras para
eliminar los sedimentos. La degradaci6n de las cuencas ha aumen-
tado la necesidad de tratamiento de purificaci6n del agua, en
sistemas que originalmente no requerfan tratamiento.
El deterioro de las cuencas tambien ha cambiado la magnitua
de las crecidas, causando grandes dafnos en las tomas de lis
represas, en las estructuras de derivaci6n asi como tambidn en las
estructuras que permanecen ancladas. La gran cantidad de
sedimentos provenientes de cuencas degradadas tamb!in causan
problems en los sistemas de irrigaci6n, ya que los canales se van
Ilenando rApidamente de estos sedimentos, perdiendo asi gran
parte de su capacidad para transportar agua. Cuando las aguas
provenientes de estos canales son depositadas en los campos ir-
rigados, la gran cantidad de sedimentos en estas aguas reduce la
capacidF.J de infiltraci6n de los suelos.
La planificaci6n inadecuada y los malos m6todos de riego, tales
como el riego excesivo, el uso de sistemas de canales sin terminar,
la falta de sistemas integrados para riego y drenaje, la saturaci6n
de suelos y la salinizaci6n, son un abuso de los recursos de tierras
y aguas del pals. Existen muchos ejemplos de esto: la salinidad es
un problema com(n al oeste de La Esperanza, en la cuenca del
Rio Yaque del Norte; en Villa Vasquez, los agricultores represan
los canales de riego para desviar el agua salina hacia sus tierras,
empeorando sin querer los problems de la salinidad de los suelos;
la falta de mantenimiento permit que los canales se Ilenen de
sedimentos y de maleza (Fig. V-9a), lo cual reduce el potential de
riego y, en algunos casos, no permit que se siembren dos
cosechas por alno; la falta de drenaje de las aguas de riego causa la


Figure V-8a. Derrumbes causados por la construcci6n de caminos y la Figura V-8b. Derrumbes intensificados por la defgrestaci6n. Aunque
deforestaci6n en laderas empinadas entire Manobao y Loma de la Sal en la muchos de estos derrumbes en la parte este de la Coidillera Central entire
Cordillera Central. (Folo area, Carlos Quesada.) Manobao y Loma de la Sal fueron probablemerte causados por los
huracanes de 1979, obsdrvese la much menor caitidad de derrumbes en
las parties mds alias del bosque. (Foto area, Gary Hartshorn.)






























I-ig.l rni 'Ill li, z i'f I 'r i l ri l .I ( (h in; i I //btile /i' I
S urt'! I ',/us i ll i ) I lt / /i I lurti ( I 'I



si liii/a t ill dJe l is slides a '.I ec' h:stil II nuiindaciIoi .es (Fii.
'- 9h).
S i.' ..li'A ] ckii llIdo ailgun s esluer/o', patil ieduci. ll a erosinr det
suldos ', inejofrar los silena.il de rieigo, pero esto,, son nmy poit ,
piara rtJdui.ir signiflicativaiiente ln a sr'e'ridad de los pioblemi .s dit
recurrsos ide agua en la Reptibliici:a )oiinicana. Lia formia caotic.a,
independlen.'t por oi general, ci ipc!iliva con i qIIe se tralan dic
ilesolveir los p ohlcinlia del use iiracioinal (Jel ilinanell ) e lo',
cc;lrsi), de iguna doilnicanos pernilllie q(iue conlnuiii' vi
deleriolo de' esis .valiiosos rccursos liaturales retloablces I-1
potencia qte of'recen los iccuisos de agua doniniicanos sc esta
perienidlo poi i a poco, y o61io podria reali/arse por mcdio de tin
esfuer.to national uitfiiaidO e integrado para protege S'
rehahilitar las liimencas hliroligicas.


( Co' ca nsi
it Rc1.iihlc.,I D)Oni'.ilitana 'sli anamente dotada de recutrsos de
,'ii;(, ai,il' coIi, los ig inldcs sisle iaits fl uiales (jq c sc originaii rIi
lia ( ordililra ( central. l.as trees cuenc'as iluviales de mayor imipoi
aniL. it Id el Yaque del Norte, la del Yulna lai del Yaque del Smn,
iut'r'i Opro iinadanenile' 15o del pais. Ir os, recursos ialnit ales
tien lics han side inou\ node tanente desairollados para pro-
p'i ,iii;f t-l I o ide la fuIera inoti/ del pais % para irrigar ienlos
j,. 2(i', 1i hi. (41' del pais). Se' esperia qite Ins proyeclos del
(o''1;r i a nlmenten' ,tsianLiaimnlte *,t' ,a ]iras diriraite la d6cada

Iat resp< iillnilidasdes dcl desarrollo !, .ii niidm i tsraciin de los
I retur do't- ti vuta 's n Ji'.iiddas cntlre o'. ii\ s insiti cioeIi s, !as
'l it's nipit'lln unas C Ni ti ra ieri':'[ [ a O ItlI idd Ces
,tunilares. A unlltsi prOe toc J, I d' c.ii ill. talea s conll los
,ist.cnias dc riego, iL'rrit iinadL'e ladieIta.'ll lant eados, discrlados
L imiplmtenitiad s y, cornii'o ,(lisci'iici, ,c ia perdieiido C\len
saIs iretas i tierrais prodtii als :i tl, delh i ,i ;nal d n'iaj', a pro
blllllis dJc .salini/ac lonl t 1 Olln I CstIsie s i.1 l si dlr
itg a. I plani fia;lt iton ic pi' Jesi!,]l se l s io a i hit
sil' 'omilUl rnl ..tut'lita ins e, nn[ ii (u i'i 'sir tv] [lanll ,iel .ld s (|lt'
perterii en a I is iisin nl o ii 's
FIl delternori dt ctiln'lic as cs i' i ilI t I' I iiCIoL l. ti.te 1 IOdi t li
c u .'IausaI ,raidtl 's Jtlos .a l h 'lo"e Is nsi m ifr v.'Lk:[l dic e a d Ia r)llo. I s,
sislernai di ti egito, las re'prrs,,as hldiie'lecli s :, i I) i .ActdilicIls
estlin perdiendo L a ]a svtera sedimieniacioin, la rnala ialidad l dl ai .ii los aiubios
en los ieginllenes fluviiles




r* ', '" .. .."ic lre u 'dl i *' '-." u"
..,. agali. .. s w 'I '-."" kA







'"' ll i.t/ i' i lii 4;' .'li "-u -.-' l"l .'








I ts agnci lournes q tr'st' iti u i ha I uI !ila 5. linniciii es tuii ii
liriun'lir ri" iiCiilados il de utI er o c la "tiii.as, i solo
ili01i0 al 's U saii 1is, oI l s iiu riui t i''l i las i"
criminal, siio taintii i. no t '.l iis ,si (te l .'Aiil ap iin 'i '
d illrriilO t iat' s l i. pii & jd i ii l ii> 7: t ii.' i t t I is e i I s Ii, ai
tladt lls ia I iiCl ,lt i' .Ilj l ii'lf f ,i eh its t' 1is i iii tt h C ini C t sh .
t l. agri' lliorc li; s pld i nii is upid.' ,i r l h, u l a i






.tu'Lt 'S, Sh l at I 'taii' a SO; n J11 igiti s a la icn s( ti'iendiiti' d l
eteill i(riI il ctpn itLc s.tr i li 5' llit C I llta '. It! l l d(: lt il'is.






on l t1iJ i0ni cs. aC s put o.id Is l la i n j.. p >i i' e [ dct
k i )aiti l o dIcsbitue I 'XIn's, all r' 0i111 tl", (ti l i(, l ai, 0n
ch lnalel s ii l )a rul.' ii 'aii' n s atl a (, 'Ou l sn i nil dld o' n i e ist t i, l
lados a l s Iscli l is ill i t relsto l t |. ,i t l a dcir t s l ia il e i lsc iii
a ls iil ic IT 'l i pIu d i it'rc& C' t it. e S t ii(i11it'n t ; J iiid.i c ii ,n ii
las ricntli as lN rtc lit irpi il'i ei ll 'a nti I d i'rc n tt i i
`,610 n pro aIm pmb ma 1 aiUs'adOs pmIr C l hOMImI Cnl

I'tiltictc, i In i cIti 'enl i si, t l' i 's l a s 1 l ii stlt ,l'llet i s iide





d'etr'noti o de it nI' I I M i ) n [ cii Oi s IIa s I i inti1ci dr l tI'I n)
rel tur dle t. laiir (dle q u o mad, mtm ii a cLit III tlrii) D m alt 1 I;1
'cIla It ) rdci i bn dl'M iadaitltoi dc (t, Icn s Tsu "m htlia lo llit n a, l
1 7itolc lit ni a'-iM al a liiiLaiT d t r':o rl'lia I M I 111) 11ti 1 inl
Ite iad a ) L In Ic' tan ml rcs(71 'ohI A. t 1m Hi 'm d 'ida pmi !ei
pohladdnt 010 :li olk I i 0u h,11 )C ItIC list I t' Lcu' 1.,r- i n iCiila a ',aiiLi]
la Continual uic\ do dc ef;' lo macdui l n ll 1'I IIL' a a dIC Iir1 Il
it n pr oI a nlta sc' ,l i' t'- 0no %ano iLr1a i ll 1 I p ro'L';lo OiI
I lird hiliCla i, r l tie C tilt'ni', ols i rii t pi.- ,l I m. I l las I'ind'las it'
dteriop cti s' om wie ndc io a i til I IIISO l ndi l IIo ll II tll'







*Rcleab I n mi<''n onr Iin eu u 1 d a vionesl
I, l at dade \ laodnLM sli ti dd1l i dv de ti l l in c llitu n a1 s el lit
Rc lli la D uii ilana iiiercce titnle (s loic n mec didl de c"lllfe ll
Atl.d iI a i ka Wlas.iU Iir sl' onI o 1 .b r nl I 196 i7 para cldetien l lat
d foireblaoC' ihi, `hl ] uc'I llht hli o, dit l l a' 11 t, h %C'i 1doi, d I 'M)(s i te sc


Sc' n~i~tl1ic (ii'nt sf iv odianll lomiall tlt ll.cc
t ',' ta l.l ",i ,i \ ilt i[nlltl paii.i p] l', C% allia las
hal dlit dca i '. ', e 'sponsathilidadc (IL.' d lati, ii' as









* desarrollar planes integrados para el manejo de las prin-
cipales cuencas fluviales, tales como las del Yaque del
Norte, Yuna y Yaque del Sur.
* implementar programs para la protecci6n y rehabilitaci6n
de cuencas, usando como base Areas dentro de las cuencas
en vez de demostraciones a lo largo de los caminos.
* detener todos los proyectos hidroel6ctricos, de irrigaci6n y
de embalses, hasta que se prepare, acepten e inicien planes
especificos para el manejo de cuencas.
* incluir una evaluaci6n ambiental en el anAlisis econ6mico
de los proyectos de recursos de agua que se sometan a con-
sideraci6n.
* hacer un andlisis de los proyectos existentes, para deter-


minar cuAles podrian ser mejorados o rehabilitados antes
de comenzar nuevos proyectos.


La Colaboraci6n y Coordinacl6n Instituclonal es Imperativa
La duplicaci6n de esfuerzos y los recelos entire las instituciones
deben ser reducidos al minimo, si se quiere que la Rep6blica
Dominicana desarrolle y administre efectivamente sus recursos
hidrol6gicos. La propuesta para establecer CONARENA podria
proporcionar un medio muy efectivo para aumentar la
cooperaci6n y la coordinaci6n entire las muchas instituciones que
estAn relacionadas con los recursos de agua de la Rep6blica
Dominicana.





















VI


Suelos


Base de recursos

Introduccl6n
Las tierras mAs importantes para la agriculture estAn en dos
regions principals, en el Cibao, que es una regi6n geom6rfica
compuesta de los values de los rios Yuna y Yaque del Norte, y en
la planicie costera del Caribe, la cual es una regi6n dedicada mis
que nada a la producci6n de carla de azucar y a la cria de
animals. Esta 61tima Area tiene una distribuci6n compleja de
suelos residuales derivados de piedra caliza o de materials
calcAreos depositados bajo condiciones lacustres.
La part este del Cibao, entire Santiago y San Francisco de
Macoris tiene el Area de suelos productivos mr.s extensa del pals.
El clima en el este del Cibao es excelente para el cultivo casi con-
tinuo de los suelos color cholocalte oscuro, compuestos de arcillas
calcAreas granuladas y materials depositados por los aluviones.
Las cosechas principles de esta Area densamente poblada son
tabaco, maiz y plAtano. Tambidn se cultiva arroz, bajo irrigaci6n
en los suelos arcillosos compactos que se encuentran mis al este
en la cuenca del Yuna.
Las condiciones Aridas del suelo en la parte oeste del Cibao
hacen que la irrigaci6n sea indispensable para cultivar los suelos
de aluvi6n del Valle del Yaque del Norte. En la parte oeste del
Cibao hay alrededor de 8-9,000 hect. bajo el cultivo irrigado de
arroz, ademAs de varias Areas de considerable tamaflo, en las que
se cultiva tabaco, y algo de sorgo y tomatoes. La superficie de
algunos de estos suelos es de textura bastante ligera. La presencia
de sales libres en el perfil del suelo, la no muy buena calidad de
6stos y el manejo inadecuado del agua de riego han causado
algunos problems de salinidad en el Area.
Otra Area de importancia para la agriculture es la cuenca Arida
del Rio Yaque del Sur. Los suelos arcillosos del valle de su
tributario principal, el Rio San Juan, son adecuados para el
cultivo irrigado de arroz. La parte baja del valle del Yaque del
Sur, el cual es part de la cuenca de Enriquillo, es una planicie ex-
tensa con suelos de aluvi6n, profundos y de textura ligera, donde
se cultivan mas que nada carfa de azuicar y plAtanos. Existen
suelos salinos cerca del Lago Enriquillo, asl como tambidn en las
tierras bajas que estan cerca de la desembocadura del Rio Yaque
del Norte.
Las 6nicas tierras cultivables que no estAn siendo utilizadas son
aqu6llas que estAn en las Areas semi-h6medas o aridas del pals,
donde no hay sistemas de riego. En todas las otras Areas donde
cae suficiente Iluvia para establecer cultivos o Areas de pasturaje,


los bosques han sido denostradcs para la producci6n de cosechas
o la cria de animals, sin tomar en cuenta el hecho de que hay
algunas Areas con pendientes mv empinadas o de drenaje in-
adecuado. A travels de las regioaes monta!Iosas hay pequeflos
valles con Areas de suelos muy productivos
El elogio a las "ricas tierras de la Republica Dominicana" que
se encuentra en muchas obras literarias, es principalmente un
mito. Aunque existen algunas Areas con tierras muy f6rtilcs y pro-
ductivas en el pals, la mayoria de los agricultores del pals se ganan
la vida a duras penas trabajando tierras de utilidad marginal y
sub-marginal, que no son adecuadas para el cultivo de cosechas
anuales. Una inspecci6n a trav6s de gran part del pals demuestra
que en la mayoria de las tierras predominan suelos muy llanos,
situados en pendientes extremadamente inclinadas, por lo general
pedregosas y fAciles de desgastar, ya sea debido a la topografla o a
los materials de que estAn compuestos los suelos, o a ambas cir-
cunstancias. A continuaci6n se present una discusi6n acerca de
la calidad de los suelos y acerca de la erosi6n.

Descripcl6n de los principals suelos
La Rep6blica Dominicana tiene una gran diversidad de suelos.
Estos varian de arenosos a arcillosos, de Acidos a alcalinos, de
f6rtiles a inf6rtiles, de no salinos a salinos, e incluyen suelos muy
bien desarrollados asi como tambien suelos bastante j6venes. El
Sistema Comprensivo para el Inventario y la Evaluaci6n de
Recursos (proyecto CRIES) identific6 37 unidades de mapa de
suelos, las cuales se described brevemente en la Tabla VI-1, en el
orden en que se cubrieron las Areas. Descripciones mas detalladas
pueden obtenerse por medio de las publicaciones de SIEDRA.



Uso actual y proyectado de la tierra

Distribucl6n por tamailo de fineas
Datos recientes indican que uni 57% del Area del pals se encuen-
tra en fincas. La cantidad de tie-ras en fincas aument6 de un 470%/
del pals en 1960, a un 570%6 en i'71, y permaneci6 en un nivel casi
id6ntico hasta 1977 (Tabla VI-2). Los porcentajes regionales refle-
jan la abundancia de buenas tierras en el nordeste, este y las
regions centrales, asl como tambi6n la abundancia de tierras de
valor sub-marginal, las condiciones climAticas adversas y la poca
accesibilidad de las tierras en las regions del sur y del suroeste.










Tabla VI-I. Nombres de la taxonomla de suelos de los Estados Unidos, sus simbolos de mapa y ios n6meros de CRIES (SIEDRA), el Area
total en la Republica Dominicana (a menudo en muchos parcelas en diferentes parties del pals) y una breve descripci6n de algunas
de sus caracteristicas principles relacionadas con la erosividad o uso productive de los suelos dominicanos.


Nombre Simbolo
(subgrupos) de Mapa

Distropepts ITYs
(tipicos) M/RB4431



Ustropepts ITUa
(tipicos) RH/LSS(4322)





Ustropept ITUs
(tipicos llanos) M/SS(4325)





Eutropepts ITEs
(tipicos llanos) M/LSS (4220)






Camborthids DOAaFA
(tipicos) DOAa
(1102)


Ustorthents
(Liticos,
esqueleticos)


Dystropepts
(tipicos Ilanos)


EOUdk
UR/LS (2409)



ITYs
S/RB (4432)


Eutropepts ITEg
(liticos) K/LS (4219)


Breve Descripci6n de
Arep las Caracteristicas
Km2 y/o Potenclal


8223 Pendientes inclinadas, Acidos,
por to general llanos, pedre-
gosos erosivos; algo de cafe,
algunos cosechos alimenticias

4661 Pendientes medio o empinadas
por lo general Ilanos, pedre-
grfsos, un poco alcalinos, muy
erosivos, algunos son resecos;
mis que nada tierras de past,
algunas cosechos alimenticias

3474 La mayoria en pendientes muy
empinadas, Ilanos, pedregosos,
un poco alcalinos, la mayoria
resecos, carbonatos libres,
muy erosivos; pequenos Areas
en cosechas alimenticias


Pendientes muy empinadas, la
mayoria llanos, pedregosos,
algo alcalinos, alta saturaci6n
de base, erosivos debido a la
pendiente; algunos tienen
caf6, plAtanos, cosechas
alimenticias


2479 Material aluvial, poca capaci-
dad para retener agua,
erosivos; demasiado secos
para la agriculture, no hay
fuentes de agua a disposici6n

2173 Sobre material coralino,
llanos, ext;emedamente pedre-
gosos, resecos; casi nada de
potential agricola

1502 Mas que nada en topografia
muy empinada, muy erosivos,
muy Acidos, pedregosos;
algunos de las mejores Areas
son usadas para caf6, cacao,
cosechas alimenticias

1471 Mas oue nada en topografia
extremadamente empinada,
Karstica sobre piedra caliza,
resecos, inaccesibles; algunas
parcelas dispersas usadas para
la agriculture, poco potential


Nombre Simbolo
(subgrupos) de Mapa

Ustropepts ITUa UR/A
(tipicos) (4324)





Dystropepts ITYf SIT
(llticos) (4430)


Tropaquepts
(Aericos) y
Tropofluvents
(tlpica)


IATd T/M
EFTa FP/A
(4114)


Eutropepts ITEs 1079
(tipicos Ilanos) RH/LSS




Pellusterts vUPg T/A 1059
(Udicos) 6137





Torrifluvents EFHt FP/A 1050
(Usticos) (2105)




Ustropepts ITUs RH/T 1045
(tlpicos llanos) (4326)


Breve Dtecripcl6n de
Area las Caracteristicas
Km2 y/o "otenclal


1 Peligro moderado de erosi6n,
algo de mecanizaci6n es pos-
ible, tendrian potential para el
cultivo con irrigaci6n, no hay
fuentes de agua aparentes;
tierras de past

Alto peligro de erosi6n debido
a la topografla, Ilanos, muy
Acidos; pastos, algunas cose-
chas alimenticias con labor
manual

Terrazas costeras, planicies
aluviales, playas, dunas; peli-
gro menor de erosi6n por
agua, algunas Areas suscep-
tibles a la erosi6n de viento;
algunos estAn inundados o
mal drenados, usados para la
cafna de azicar, pastos, arroz
cacao y cosechas alimenticias

algunos calcAreos, alta satura-
ci6n de la base, la mayoria
son llanos; algo de cafe,
plAtanos y cosechas alimen-
ticias

No hay peligro de erosi6n,
bastante nivelados, adecuados
para la mecanizaci6n; suelos
agricolas productivos usados
para cacao, cafe, plAtanos y
cosechas estacionales

Aluviales, necesitan riego para
producer de lleno; algo salinos
debido al uso inadecuado del
riego; produce arroz, guineos
y otras cosechas

Valles erosivos y tierras altas
sobre toba; las Areas mis
empinadas y Ilanas son usadas
para pastos y para pequeflas
parcelas de cosechas alimenti-
cias; las menos empinadas
pueden usarse para cafla de
azicar, cosechas alimenticias
o pastos


Ustropepts ITUa 1460 Peligro menor de erosi6n, fina
(tipicos) U/LS (4323) textira, algo de saturaci6n de
agua; adecuados para el
rec'amo; usados para el cul-
tivo de cana sin riego


IATb L/M
ITYc U/M
(4113)


1408 Peligro de erosi6n menor a
moderado, muy Acidos, lenta
permiabilidad, no pedregosos,
adecuados para la mecaniza-
ci6n; casi todos tienen pastos,
pero las secciones con mejor
drenaje son adecuadas para el
cultivo, estAn siendo mAs y
mis usados para la cala


Torrisorthents
(Ilticos
esqueldticos)


FOHck
UR/LS
(2307)


Pellusterts UUPa L/S
(tipicos) (6135)


1015 Planicies onduladas sobre
piedra caliza; bajo potential
agricola; arbustos espinosos
nativos usados para la
producci6n de carb6n

1007 Poco peligro de erosi6n,
adecuados para la mecaniza-
ci6n, la humedad y la gruesa
textura son factors limitantes
usados para la cafla y algo
de pastos


Tropaquepts
(Plinticos) y
Dystropepts
(Aquicos)






















VUPa T/A
(6136)


Ustolfic DRHn UR/A
Haplargids (1204)



Terriorthents EOHj L/LA
(Usticos) (2308)


IARs T/M
-VDCb T/M
(4116)


IATd T/M-
ITUs RHILS
(4115)





UDTa RH/T-
ITYp S/T



DOAa FIA
(1101)






DOAa RH/LSS


UDTa DT/A
(5133)



HHTa WS/A
(3111)



ITYc T/A
ITYs RH/RB
(4428)


Breve Descripci6n de
Area las Caracteristicas
Km2 y/o Polenclal


Nombre Simbolo
(subgrupos) de Maps

Ustorthents EOU RH/LS
(tipicos Ilanos) (2410)


Nombre Simbolo
(subgrupos) de Mapa


Dystropepts
(Acuicos)
Eutropepts
(llanos tlpicos)


Dystropepts
(Acuicos)
Dystropepts
(I-luvicos)



Eulropepts
(Acuicos y
tipicos llanos)

Ustifluvents
(tipicos)
Ustifluvents
(Acricos
tropicales)


ITYc U/M-
ITEs RHILS
(4429)



ITYc T/A
ITYd FP/A
(4427)




ITEc UILS
ITEs RHILS
(4217)

EFUa FP/A
(2206)


Pellusterts y
Ustropepts
(tipicos)


816 Tierras altas onduladas y
escarpadas con pendientes
erosivas, llanos, algo de
piedras, resecos; usados para
papaya, citricos, pastos,
algunas cosethas alimenticias
682 Terrazas fluviales y lacustrinas
sobre aluvi6n, algo de peligro
de erosi6n sobre las pendien-
tes; adccuados para muchas
cosechas con riego, de lo
contrario, pastos, arroz,
vegetables
633 Peligro moderado de erosi6n,
Aridos; demasiado empinados
para el riego y no hay fuentes
de agua
567 Nivelados para la mecaniza-
ci6n pero dificiles de irrigar
debido a la salinidad; las
mejores parties tienen calna
y plAtanos
506 Terrazas marinas sobre arcilla;
suelos humedos para arroz y
pastos; otros para cacao, caf6
y cosechas alimenticias

446 Terrazas marinas costeras
sobre sedimentos marines
entremezclados con tierras
altas, lianas, erosivas, ondula-
dos y escarpados; las tierras
niveladas se usan para la calna
y cosechas alimenticias

438 Peligro -e erosi6n, la mayoria
son arcillas rojas profundas,
muy Acidos; pastos y cosechas
alimenticias

410 Aluviales, peligro menor de
erosi6n, adecuados para la
mecanizaci6n, necesitan irriga-
ci6n, produce con irrigaci6n
guineos, plAtanos, carna,
podrian producer otras
cosechas

407 Peligro de erosi6n, empinados;
ningun uso agricola

379 Terrenos aluviales, fina
tectura, Acidos; usados para
caila


325 La mayoria a nivel de marea,
muy salinos; pantanos de
manglares; casi ningmn valor
agricola

312 Peligro de erosi6n menor a
moderado, llanos; el creci-
miento de las cosechas limi-
tado por la humedad, acidez y
textura arcillosa; usados para
pastos, cacao, canla y
cosechas alimenticias


IATa FP/A
VDCb FP/A


Breve Descripcd6n de
Area Ir. Caracteristicas
Km2 y/o Potencial

285 Arcillas marinas muy finos,
algo de peligro de crosi6n;
usados para pastos, cana,
cacao, cafe y cosechas
alimenticias

282 Peligro menor de crosi6n; en
Constanza son usados para los
vegetales de clima templado
de la regi6n; en Banao son
usados para arroz con riego
y otras cosechas

252 Peligro menor de erosi6n;
pueden reclamarse para la
calna

242 Peligro menor de erosi6n;
adecuados para la cafla con
riego y cosechas alimenticias



180 Sedimentos finos o gredas
finas; adecuados para el
cacao, caf. v cosechas
alimenticia,

172 Uso limitado por la humedad;
usados para el arroz con
riego, pastos, cosechas
alimenticias y cacao


Abreviaturas de los simbolos usados (del Mapa):

Forma de Tierra
DT terraza disecada
F aspas en la base de las montanlas

FP Terreno aluvial
L Planicie nivelada
M Montafnas
K Topografla Karstica

RH Terreno ondulado y escarpado
S Cerros escarpados
T Terraza
U Planicie undulada
U Planicie ondulada
UR Planicie ondulada con cerros
Malerdales de Abajo
A Aluvi6n no consolidado
LA Aluvi6n lacustrino, no
consolidado
LS Piedra caliza
LSS Piedra caliza y esquisto
M Rocas marinas no consolidadas
RB Rocas metam6rficas Acidas
y bAsicas mixtas
T Toba
Los nombres (subgrupos) fueron derivados de la Taxonomla de Suelos de
los Estados Unidos, U.S. Soil Taxonomy, USDA Handbook No. 436,
Washington, D.C.
Para una descripci6n mAs detallada debe consultarse el manual. Las difer-
entes publicaciones de SIEDRA (CRIES)* tambidn contienen mAs infor-
maci6n sobre estos suelos que la que se present en esta breve descripci6n.

*de las cuales se adapt6 la lista arriba presentada


Eutropepts ITEe FP/A
(Fluventicos) (4218)


Tropaquepts
(tipicos)
Chromuderts
(Acuicos)


Tropaquepts
(Aericos) y
Chromuderts
(Acuicos)

Tropaquepts
(Aericos) y
Ustropepts
(tipicos)




Tropudults
(tipicos)
Dystropepts
(liticos)

Camborthids
(tipicos)






Camborthids
(tipicos)

Tropudults
(tipicos)
Dystropepts
(fluventlcos)

Tropohemists
(tipicos)
Sulfihemists
(tipicos)

Dystropepts
(Acuicos)
Dystropewts
(de llanos a
contact
palltico)










Table VI-2. Distribuci6n regional de la tierra en fincas en 1960, 1971 y 1977. Los datos bAsicos provienen del proyecto CRIES.


I II III IV V VI VII
Norte Norestc Noroeste Central Suroesle Sur Este TOTAL

Area Total de Tierra* (Km2) Q,065 5,324 4,769 6,983 7,503 6.890 7,745 48,297"

Tierras en Fincas en 1960 (Km2) 5,532 3.646 1,880 4.436 1,240 1,152 4.690 22,576

% 61 68 30 64 17 17 61 47

Tierras en Fincas en 1971 (Km2) 6,040 4,695 1,953 5,090 2,031 1,368 6.176 27,362

% 67 88 41 73 27 20 80 57

Tierras en Fincas en 1977 (Km2) 6.049 4.796 1,952 5,127 2,031 1,321 6,176 27,452

% 67 90 41 73 27 19 80 57

Cultivos en 1977 (Km2) 2,011 2,294 848 2,649 1,336 757 2,169 12,064

Pastos en 1977 (Km2) 3,126 2,113 845 1,605 511 367 3,301 11,868

Otros** en 1977 912 380 250 873 184 197 706 3.520

*Excluye 163 Km2 de islas
"Tierras en fincas no cullivadas ni usadas para pastos


Tabla VI-3. Porcentaje de la distribuci6n del uso de la tierra de acuerdo con el (amailo de finca y las regions; los datos bAsicos provienen
del Censo Agricola de 1971. *Denota ausencia de datos a disposici6n.


I II III IV V VI VII Promedio
Norte Noreste Noroeste Central Suroeste Sur Esle Nacional

Porcentaje de fincas
0.5-4.9 hect. 73.9 69.6 62.1 73.0 78.2 58.7 69.2
5.0-9.9 hect. 11.5 12.9 13.6 10.3 13.9 11.3 12.2
10.0-49.9 hect. 11.8 15.2 20.5 14.3 7.0 22.3 15.2
50 hect. 2.7 3.0 3.8 2.4 0.9 7.7 3.4

Porcentaje de tierras en fincas
0.5-4.9 hect. 13.6 12.3 10.5 13.0 28.6 3.5 13.8
5.0-9.9 hect. 8.4 8.1 8.2 7.1 17.1 2.7 8.6
10.0-49.9 hect. 26.5 28.7 39.9 28 ) 22.8 16.4 27.1
50 hect. 56.5 50.9 41.4 50.6 31.5 77.4 51.5

Porcentaje cultivado
0.5-4.9 hect. 650 68.4 49.6 61.8 67.3 87.4 66.6
5.0-9.9 hect. 48.2 54.5 32.2 38.0 58.6 41.1 45.4
10.0-49.9 hect. 27.9 35.3 32.2 38.0 38.6 20.8 26.8
50-99 hect. 7.9 12.4 10.4 14.7 12.5 10.5 11.4
100 hect. 18.0 32.3 43.5 53.6 53.8 34.3 39.3

Porcentaje en barbecho
0.5-4.9 hect. 6.7 16.2 11.0 7.0 16.5 2.5 10.0
5.0-9.9 hect. 7.3 21.0 6.5 7.3 12.0 6.5 10.1
10.0-49.9 hect. 6.0 11.8 6.5 5.8 11.5 4.2 4.6
50-99 hect. 0.0 0.2 0.0 0.9 0.8 0.5 0.4
100 hect. 2.4 3.6 7.6 3.1 5.1 4.2 4.3

Porcentaje en pastos
0.5-4.9 hect. 22.6 12.0 34.0 24.1 10.0 7.2 18.3
5.0-9.9 hect. 37.8 19.2 52.8 38.9 19.3 39.7 34.6
10.0-49.9 hect. 57.9 39.4 69.3 50.7 35.9 63.5 52.8
50 hect. .

Porcentaje en otros usos
0.5-4.9 hect. 5.7 3.4 5.4 7.1 6.2 2.9 5.1
5.0-9.9 hect. 6.7 5.3 8.5 15.8 10.1 12.7 9.0
10.0-49.9 hect. 8.2 3.5 10.7 19.0 14.3 I I.5 11.2
50-99 hect. 8.1 3.9 10.2 0.7 9.6 2.5 5.8
100 hect. 14.8 19.1 51.8 27.3 43.1 10.5 27.8










Mientras que s61lo alrededor del 13% de las tierras agricolas no
estAn en uso, la gran mayorla de estas estAn divididas casi ig-
ualmente entire cultivos y pastos. Cuatro regions norte,
nordeste, central y este contienen el 76% de las tierras
cultivadas en el pals y el 85% de las Areas de pasturaje.
La distribuci6n por tamaflo de las tierras en fincas es remar-
cablemente uniform a travys de las regions. Casi un 70% de
todas las fincas son de menos de 5 hect. de tamaflo, pero ocupan
menos del 14% de las tierras en fincas en el pals. S61o 3.4% de las
fincas exceden 50 hect. de tamaflo, pero estas ocupan mAs de la
mitad de las tierras agricolas nacionales. Las muchas haciendas de
gran tamaflo dedicadas al cultivo de cafla de az6car tienen un im-
pacto muy fuerte en las estadisticas del tamaflo de fincas. Sin em-
bargo, los datos indican que hay un gran n6mero de agricultores
de subsistencia, el que probablemente incluye a agricultores que
tambi6n obtienen ingresos trabajando parte del tiempo en ac-
tividades no agricolas.
La Tabla VI-3 tambien muestra la distribuci6n regional del uso
de la tierra por tamaflo de finca. El porcentaje mis alto de tierras
cultivadas ocurre consistentemente en las fincas mAs pequeflas.
Las tierras utilizadas para cultivar disminuyen a media que el
tamaflo de la finca aumenta hasta llegar a 100 hect., una vez que
se excede este tamaflo, la cantidad de tierra en cultivos aumenta
apreciablemente debido a las grandes haciendas productoras de
cafla de azucar. Las fincas de menos de 10 hect. tienen un pro-
medio de 10% de las tierras en barbecho, lo que indica la
prevalencia de la .gricultura de alternaci6n para la producci6n de
cosechas de subsistencia en las fincas pequeflas.
El aumento en el porcentaje de tierras usadas para pasturaje a
media que el tamaflo de finca aumenta, no es nada sor-
prendente; sin embargo, el promedio de 18% en las fincas mis pe-
quellas es extraordinariamente alto; es possible que este alto
porcentaje se deba a que laj tierras en barbecho se usan para
pasturaje.
La tierra se deja inactive debido a la falta de habilidades ad-
ministrativas para recolectar las cosechas en una forma
organizada, o debido a que el agricultor piensa que la tierra estA
tan agotada que su cultivo no produciria ingresos aceptables.
Cualquiera que sea el caso, el uso de una mejor tecnologia, in-
cluyendo medidas adecuadas para la conservaci6n de los suelos en
las tierras de valor marginal, podria mantener la productividad de
estas tierras.
El uso de la tierra para pasturaje es o una decision ad-
ministrativa, ya que bajo este uso parece producer los mejores in-
gresos, o una media tomada por el agricultor para utilizar las
tierras que estAn muy agotadas para producer una cosecha. La
mayoria de las tierras que produce buenos pastos son una reser-
va de tierras agricolas, mientras que las tierras que produce
malos pastos por lo general rinden muy pocos ingresos, y pro-
bablemente serla mejor sembrarlas con Arboles.
Nosotros no pudimos obtener datos nacionales sobre la tenen-
cia de tierras. En las conversaciones que tuvimos con algunos
t6cnicos en el campo, nos enteramos que hay muchos duernos de
tierras agricolas que no viven o trabajan en sus propiedades. La
muy comun costumbre de permitir que aparceros cultiven las tier-
ras, y la frecuencia con que se cambia de aparceros en una finca
dada, hacen dificil que se fomenten medidas para la conservaci6n
de suelos o siquiera para la administraci6n general de tierras.
Es aparente que la Repiblica Dominicana no tiene casi nada de
reserves de tierras que puedan ser cultivadas sin irrigaci6n, como
puede ser demostrado por la cantidad de tierras de valor marginal
y sub-marginal que son cultivadas. Sin embargo, gracias a la
precipitaci6n orogrAfica, el pals tiene muchas Areas donde existen
sistemas de riego, o estAn siendo desarrollados y ain otros pueden
ser desarrollados.
La inspecci6n de algunas Areas indic6 que hay muchos tramos
grandes de tierra cubiertos de matorrales xerofiticos, los cuales


probablemente aparecen en los mapas como bosques de mala
calidad o simplemente como matorrales. Algunas de estas tierras,
como aqudllas en el Area de San Juan Azua, pronto van a
recibir irrigaci6n por medio de proyectos que estAn signdo desar-
rollados.

Productlvldad agricola
La Tabla VI-4 muestra el Area y la producci6n de algunas
cosechas importantes cultivadas en 1979. Las cosechas de produc-
tos alimenticios mAs importantes son arroz, frijoles rojos, yuca y
plAtanos. La producci6n national promedio de estas cosechas es
bastante baja, como es de esperarse, ya que gran parte de esta
producci6n proviene de tierras de valor marginal y sub-marginal.
La Tabla VI-4 no incluye la producci6n de cafla de az6car, la
cosecha de exportaci6n mAs important de la Repiblica
Dominicana.
El pals tenia un total de alrededor de 212,000 hect. bajo el
cultivo de cafla de az6car en 1978. La tierra en la que se cultiva
cafla estA dividida eutre tres grandes productores: la compafliA
Gulf & Western, la familiar Vicini y el Consejo Estatal de Azicar
(CEA) del gobierno. Gulf & Western cultiva alrededor de 71,300
hect., y tiene trapiches con la capacidad de producer alrededor de
400,000 toneladas de azuicar por aflo, o sea 28% de la producci6n
national. Esta compaflia estA localizada en la regi6n este del pals,
y cultiva la cafla sin la ayuda de irrigaci6n artificial en tierras que
en su mayoria son consideradas de calidad mediocre para la
agriculture (Clase Ill). La familiar Vicini tiene tres haciendas
azucareras en la regi6n central del pals, que tienen la capacidad de
producer 80,000 toneladas de azutcar por aflo, o sea el 7% de la
producci6n national. CEA tiene 12 haciendas, casi todas en la
parte este del pals. Dos de las haciendas de CEA son irrigadas ar-
tificialmente Esperanza, en el norte, y Barahona, situada cerca
de la ciudad del mismo nombre en el sur. Ademis, hay alrededor
de 156 pequeflos productores que venden su cafla al CEA y a la
familiar Vincini. La producci6n de las haciendas que no tienen ir-
rigaci6n es de alrededor de 45-46 ton/hect., y la producci6n de los
pequellos agricultores es de alrededor de 20% menor que la de
estas haciendas con irrigaci6n ha disminuido alrededor de 95
tons/hect., debido a problems de salinidad y al manejo in-
adecuado de la tierra.
Los cultivos de caf6 cubrian alrededor de 207,000 hect. en 1960,
en unas 43,000 fincas localizadas en muchas parties del pals, mAs

Tabia VI-4. Datos de Area y producci6n en 1979 para cosechas
importantes en la Republica Dominicana; datos de
URPE.


Cosechas
Arroz
Frijoles rojos
Frijoles negros
Malz
Yuca
Batata
Camote
PlAtano
Frijoles paloma
Guineos
Name
Papas
Cebollas
Tomates de mesa
Tomates industriales
Pimientos picantes
Ajo
Tabaco


Area
Cultivada
(hectireas)
106,408
54,853
10,355
36,581
22,933
6,659
6,402
30,580
11,205
7,058
2,707
897
1,447
615
5,082
911
651
29,402


Produccl6n
Total
(toneladas
mitricas)
245,437
37,927
11,883
48,177
119,556
59,495
41,320
204,250
9,928
71,926
17,274
8,987
10,248
7,131
100,969
3,624
3,452
33,931


Rendimlento
Promedio
(Kg/hect.)
2,307
691
1,148
1,317
1,317
8,934
6,454
6,679
877
10,191
6,382
10,019
7,082
11,595
19,868
3,978
5,302
1,154









que nada a elevaciones medias. Se espera que la cantidad de tier-
ras en las que se cultiva cafe (alrededor de 155,000 hect.) aurnente
substancialmente, debido a los recientes esfuerzos para usar el
caf6 como un cultivo que ayude a la conservaci6n de los suelos.
Sin embargo, en algunas de las areas donde se cultiva el cafe, 6ste
ha sido sembrado conjuntamente con cacao, el cual s61lo crece
bien bajo condiciones h6medas y calientes. Los cultivos de cacao
estAn concentrados en la regi6n nordeste del pals, donde hay
94,000 hect. (1979) dedicadas a la producci6n de cacao, en unas
50,000 fincas pequeflas. Otros cultivos incluyen palma de coco
(28,548 hect.), sorgo (2,702 hect.), gengibre (659 hect.) y uvas
(108 hect.).

Manejo de recursos

Base legal
No existe ninguna Icy especifica para proteger los suelos del
pals. Un considerable n6mero de leyes para proteger los recursos
forestales e hidrol6gicos tienen un efecto indirecto en la conser-
vaci6n de suelos. El Departamento de Tierras y Aguas (DTA) de la
Secretaria de Agricultura estA preparando un bosquejo de una Icy
para la formaci6n de distritos de conservaci6n de suelos, basada
en leyes similares existentes en Puerto Rico. Otro bosquejo de una
ley que estA siendo evaluada por el cuerpo Legislativo propone
que se establezcan Comitds para la Conservaci6n de Recursos
Naturales (COCORENA) a nivel rural. COCORENA podria
ayudar much al gobierno en sus esfuerzos para mejorar la con-
servaci6n de tierras y aguas.

Instituclones
Varios departamentos tienen funciones relacionadas con pro-
blemas de suelos. El DTA conduce inventarios taxon6micos, con
diferentes grados de detalle genera, semi-detallado, y detallado
y tambi6n conduce studios para probar la fertilidad de suelos,
con relaci6n al crecimiento de plants por medio de experiments,
usando abonos con diferentes combinaciones de nutrients
aplicados a una variedad de cosechas agricolas y horticolas. Tam-
bi6n determine niveles de fertilidad, por medio de analisis de
suelos y de hojas en el laboratorio. De acuerdo con un vocero Mdl
departamento, este tiene suficiente personal y va a poder Ilevar a
cabo con una buena distribuci6n su program par hacer un
mapa de todas las Areas con potential agricola en los pr6ximos 3-4
anlos. Parece que este departamento tiene muy poco interns en las
tierras montaflosas de valor marginal.
El Institute Agrario Dominicano (IAD) no tiene personal rela-
cionado con problems de suelos, pero usa los recursos del DTA
para evaluar tierras que van a ser adquiridas por el Instituto, y
para organizer actividades agricolas en sus asentamientos
alrededor del pals.
El DTA se origin6 como la secci6n para la conservaci6n de tier-
ras en el Departamento de Suelos. Desde hace alrededor de dos
aflos el DTA ha sido un departamento aparte y depend de
SURENA en vez de defender de la Secretarla de Investigaci6n,
Extensi6n y Capacitaci6n Agropecuaria. El DTA estA tratando de
convertirse en un servicio para la conservaci6n de suelos. Pero.
aunque el departamento tiene empleados muy bien entrenados y
entusiastas, este parece ser muy pequeflo en relaci6n con la tarea a
que tiene que enfrentarse.
INDRHI posee una secci6n de suelos, para evaluar el potential
de las tierras al alcance de sus canales de irrigaci6n.
FORESTA estA envuelta en la conservaci6n de suelos a trav6s
de algunos de sus programs de reforestaci6n y tambien tiene la
responsabilidad de reducir la erosi6n de suelos en la cuenca donde
se encuentra la represa de Tavera. Esta fillima responsabilidad, la
cual debi6 Ilevarse a cabo antes de que se construyera la represa,
esta siendo ahora efectuada con algo de vigor; sin embargo, los
resultados no han sido nada satisfactorios.


El Departamento de Inventarios, Evaluaci6n y Ordenamiento
de Resursos Naturales utiliza la informaci6n sobre suelos como
uno de los factors bAsicos para determinar las Unidades para la
Planificaci6n de Recursos (proyecto SIEDRA). Este departamen-
to utiliza la informaci6n existence sobre suelos y la que se obtiene
por medio de imAgenes producidas por satellites.
Parece haber algo de rivalidad entire los diferentes departamen-
tos, asi como tambien una duplicaci6n de los esfuerzos. La defi-
ciencia principal parece ser el tamaflo del DTA en relaci6n con su
area. Esta misi6n no tuvo la oportunidad de ponerse en contact
o evaluar el servicio regular de extension agricola, que pertenece a
la Subsecretaria de Investigaci6n, Extensi6n y Capacitaci6n
Agropecuaria. Parece que una de las tareas esenciales que tendrA
que Ilevar a cabo el DTA es la de obtener el apoyo del servicio de
extension, para hacer que sus miembros scan conscientes de los
problems relacionados con la conservaci6n de aguas y tierras, y
para entrenarlos adecuadamente con el fin de que ayuden con el
program a traves del pals.
Para obtener la mAxima cooperaci6n possible entire las
diferentes instituciones que operan en el campo, podria con-
siderarse el establecimiento de oficinas coordinadoras a nivel
regional, es decir, distritos de irrigaci6n en algunas cuencas,
distritos para la conservaci6n de suelos en otras. Estas oficinas
tendrian la responsabilidad de supervisor la mayoria de los traba-
jos que se Ilevan a cabo en sus Areas, y utilizarian los servicios de
los diferentes departamentos a media que se necesite. Para
facilitar el establecimiento de los distritos para la conservaci6n de
suelos y para asegurar la cooperaci6n y el apoyo a nivel rural, el
DTA ha propuesto la formaci6n de "Comites de Conservaci6n de
los Recursos Naturales" (COCORENA). Estos serlan grupos de
families locales, los cuales podrian ser asignados para Ilevar a
cabo la planificaci6n e implementaci6n de los programs de con-
servaci6n de tierras y aguas.
La "Oficina para el Desarrollo Integral Agropecuario del Valle
de Azua", localizada en Azua, parece ser un paso en la direcci6n
correct. Es de suma importancia que oficinas como 6stas scan
encabezadas por individuos dinamicos y bien calificados, que per-
manezcan durante un plazo medio o largo en dicho cargo.
Desafortunadamente se ha anunciado que la persona que dirigi6
la oficina en Azua ya ha sido transferida a otro cargo.
De acuerdo con Gonzalez (1978) existen dos problems bAsicos
que impiden que se Ileve a cabo una efectiva coordinaci6n de
planes de acci6n entire las instituciones del sector agricola. Uno de
dstos es que muchas actividades son duplicadas: El Banco
Agricola, IDECOOP; IAD y SEA, tienen todos prorTamas de
credito para proyectos agricolas. SEA, IAD e IDECOOP tienen
funciones de extension agricola. Tanto INDRHI como lAD
tienen funciones relacionadas con la irrigaci6n. Todas estas in-
stituciones recopilan datos estadisticos relacionados con la
agriculture. El segundo problema es que las prioridades para el
future no han sido bien definidas. Por lo general, se desarrollan
planes y se Ilevan a cabo programs para satisfacer las necesidades
inmediatas. Las relaciones inter-institucionales entire las
diferentes agencies gubernamentales estAn estipuladas por leyes y
decretos; pero estas relaciones no se Ilevan a cabo en la realidad.
Como concluy6 Gonzalez, es esencial que las instituciones no s6lo
coordinen sus actividades para evitar la duplicaci6n, sino que
tambien trabajen juntas y compartan responsabilidades. En junio
de 1973 se fund6 un Secci6n de Conservaci6n de Suelos bajo la
Subsecretaria de Investigaci6n y Extensi6n Agropecuaria. Esta
Secci6n, junto con la Secci6n de Fertilidad de Suelos, la Secci6n
de Clasificaci6n de Suelos y la Secci6n de Laboratorios de Suelos,
formaba parte del Departamento de Suelos. Esta secci6n ha
llevado a cabo una considerable cantidad de trabajo en la "Linea
noroeste" del Cibao, incluyendo la construcci6n de 31 km de ter-
razas y 52 represas y embalses pequeflos. Tambien hizo un studio
de suelos semi-detallado en alrededor de 60,000 hect. de esta Area.









Departamento de 77errasyAguas (DTA). Desde agosto de 1978 el
DTA ha operado en la forma en que se encuentra en el present,
como una dependencia de SURENA. La Secci6n de Conservaci6n
de Suelos del Departamento de Suelos fue incorporada al DTA
durante este mismo tiempo. El DTA se encuentra actualmente
dividido en tres sessions: Estudios BAsicos, Conservaci6n de
Suelos y la Unidad para el Control de Programas y Progreso. El
DTA ha hecho un considerable esfuerzo durante los filtimos dos
aflos para entrenar a su personal pormedio de cursos cortos den-
tro' y fuera del pals. El DTA tiene 77 empleados, de los cuales
alrededor de la mitad ocupan un cargo tcnico. El personal
t6cnico incluye cuatro empleados con maestrias en ciencias y 25 o
mis empleados con titulos de Ingeniero en Agronomla o
equivalents. El DTA espera recibir un presupuesto de
RD$500,000 para 1981 de SEA, y una suma igual del apoyo de
AID. AdemAs, el departamento recibe asistencia t6cnica de la
oficina local del Instituto Inter-Americano para la Cooperaci6n
Agrilcola (IICA-OEA). Este tambien parece tener una buena
relaci6n de trabajo con la oficina en Puerto Rico del Servicio de
Conservaci6n de Suelos de los Estados Unidos.
El DTA ha recopilado una considerable cantidad de infor-
maci6n t6cnica sobre la erosividad de la Iluvia que cae en el pals y
la perdida potential de los diferentes suelos bajo varias condi-
clones de cubierta sobre el suelo, rotaciones, grado y largo de las
pendientes. En un studio sobre la perdida relative de suelos bajo
diferentes cultivos sobre un suelo dado en el Area de San Jos6 de
Ocoa, el cafe produjo una perdida de alrededor de 32 tons/hect.
por acre, mientras que la papa, el mani y el frijol produjeron
perdidas 65-75 veces mayorcs que el cafe.
El DTA ha establecido una lista de prioridades para seleccionar
cuencas, basada en la densidad, y patrons de localidad de la
poblaci6n, el Area de la cuenca, el Area irrigada, el valor de la in-
fraestructura (trabajos el6ctricos, sistemas de riego, etc.), la can-
tidad esUimada de perdidas causadas por la erosi6n y el interns
local en la conservaci6n de suelos. En base a esto, las cuencas de
prioridad incluyen las del Bao, Ocoa, Nizao, Sabana Yegua,
Maguacis, Chacuey y Guayubin. La cuenca de la represa de
Tavera no se incluy6 ya que 6sta se encuentra bajo la respon-
sabilidad de FORESTA.
La cuenca del Bao ha servido como un Area de entrenamiento
para el DTA durante los filtimos dos aflos, lo cual aumentarA la
eficiencia en el future. El trabajo que alil se ha hecho incluye
demostraciones de medidas para la conservaci6n del suelo, siem-
bras de Arboles frutales sobre los contornos, terrazas con canales,
pequefias represas para la sedimentaci6n construldas con bolsas
ilenas de tierra, siembras de hierba en las vias de aguas y estableci-
miento de barreras de plants. Trabajos similares se han estado
Ilevando a cabo en la cuenca de San Jost de Ocoa, donde se con-
sidera que la cooperaci6n de la poblaci6n ha sido mejor.
El vpartamento de Suelos estA bajo la Subsecretaria de In-
vestit,.ci6n, Extensi6n y Capacitaci6n Agropecuaria en la
Secretaria de Agricultura (SEA). Esta Subsecretaria tiene los
siguientes departamentos: suelos, protecci6n de plants (Sanidad
Vegetal), informaci6n t6cnica, investigaci6n, extension y
capacitaci6n, y organizaciones rurales. Fisicamente, esta
Subsecretaria se encuentra localizada en el "Centro Sur de Desar-
rollo Agropecuario" (CESDA) en San Crist6bal, pero no es part
de ste.
El laboratorio de suelos conduce todos los anAlisis de suelos y
hojas que necesiten los investigadores cientificos del ministerio.
Ademas, satisface las necesidades analiticas para las investiga-
clones de la fertilidad de suelos y para la elaboraci6n de mapas de
6stos. El laboratorio tambien analiza muestras de tierra que traen
los agricultores y hace recomendaciones para el uso de fer-
tilizantes. Este es el fnico laboratorio del pals que ofrece este ser-
vicio gratuitamente. Hay un laboratorio similar en Santiago, el
cual sin embargo cobra por este tipo de servicio.


La secci6n de fertilidad de suelos conduce experiments tradi-
cionales de fertilidad, usando los elements principles asi como
tambien los elements menores en 16 cosechas principles de la
region, o sea: malz, plAtanos, yuca, tomatoes, ccbolla, pimientos
picantes, berenjena y otros vegetables. Investigaciones sobre fer-
tilizantes para el cafe y el cacao son conducidos por CENDA
(Centro Norte de Desarrollo Agropecuario) en Santiago.
La Secci6n de Estudios de Suelos sigue la taxonomia de los
Estados Unidos en la preparaci6n de sus mapas de suelos. Esta
secci6n prepare mapas del potential de las tierras, y tambien con-
duce exploracion.s de reconocimiento y studio: catastrales para
el lAD y otras entidades gubernamentales. La secci6n hace
studios de suelos detallados para la planificaci6n de fincas en los
asentamientos del IAD. Tambien hace studios de suelos semi-
detallados en las Areas que tienen potential para el desarrollo. El
departamento estA planeando terminar un semi-detallado studio
de suelos en la planicie del Caribe para 1982. Luego de 6ste, se
harA uno para las planicies costeras en el norte, asi que para 1983
habrA a disposici6n mapas de suelos semi-detallados de todas las
tierras lilanas.
El departamento tiene 65 empleados, de los cuales alrededor de
dos tercios ocupan cargos tcnicos. El presupuesto que se pidi6
para 1981 es de RDS900,000. El departamento tambi6n recibe
fondos de AID a trav6s del Programa para Pequefla Agricultura
(PPA-II). El Departamento de Aguas y Tierras (DTA) de
SURENA, fue formado originalmente con personal de este depar-
tamento, en el cual antes existia una secci6n de conservaci6n de
suelos.

Plan Sierra (Plan de Desarrollo lategral "La Sierra"). El Plan
Sierra cubre un Area de aproximadamente 2,000 km2 en las
municipalid-des de San Jos6 de las Matas y Janico en la Provincia
de Santiago y en la municipalidad de Monci6n en la Provincia de
Santiago Rodriguez. Catorce rios, incluyendo los Rios Bao y
Mao, se original en el Area del Plan Sierra o mis arriba, lo cual
hace a esta Area una de las cuencas colectoras mas importantes del
pals. Se calcula que hay mas de 20,000 families en esta Area, o de
100-200,000 personas.
El program del Plan Sierra es bastante comprensivo e incluye
las siguientes Areas: diversificaci6n agricola, reforestaci6n, mane-
jo de bosques, servicios sociales y artesanlas. Desde el punto de
vista de la agriculture y de la conservaci6n de suelos, el objetivo
de cambiar los sistemas de cultivo existentes de cosechas esta-
cionales a permanentes es sumamente important. Para lograr
este cambio se espera sustituir el cultivo de frijoles por el de cafe,
por medio de un program que proporciona cr6dito y asistencia
t6cnica a los pequeflos agricultores. Los agricultores que par-
ticipan en el program al mismo tiempo que siembran frijoles
siembran Inga vera, un Arbol leguminoso que ayuda en la fijaci6n
de nitr6geno y que tambi6n se usa para proporcionar sombra al
caf6. Despucs que 6stos han empezado a crecer, se siembra yuca
entire las plants de frijoles. Tan pronto como las plants de yuca
empiezan a crecer vigorosamente, se siembran entire 6stas, guineos
o plAtanos para proporcionar sombra al caf6. Una vez que los fri-
joles han madurado y la yuca y los bananos "estAn creciendo
vigorosamente se siembra el caf6. El program de cr6dito permit
que los pequellos agricultores puedan sobrevivir los intervals en-
tre la producci6n de frijoles, yuca y bananos hasta que se produz-
ca el caf6 al tercer aflo. Tambi6n se estA considerando la siembra
de Arboles que produzcan frutas de valor econ6mico, tales como
aguacates, manzanos y macadamia, aunque actualmente no existe
un mercado local para estos frutos. En los valles montaflosos
done hay tierras f6rtiles y lianas, podrian cultivarse cosechas
anuales con la ayuda de sistemas de riego.
El Plan Sierra ha estado operando durante menos de dos aflos.
Su personal aparenta ser competent y entusiasta. Con la excep-
ci6n de la asistencia que presta el gobierno holand6s al program










Tabla VI-5. Comentario sobre las principles Unidades de Recursos de Producci6n (URP; datos de SIEDRA 1977.


URP Comentarlos

1 Stmainente
productivos

2 Bosques
3 Pastos
4 Generalmente
Productivos: Arroz,
Cocos, Pastos
5 No productivos

6 Buenos para el
algod6n
7 Cafna; Pastos

8 Cafna; Arroz; Cocos;
Cacao
9 Sin valor
10 Potencial Limitado
11 Cafna de Az6car
Ahora, pero Mejores
para Pastos
12 Azicar, Pastos; los
Pobres Cultivan en
las Pendientes
Empinadas
13 Adecuados para
Cultivos Perennes
14 Los Mejores para
Cuencas
15 Inundaciones

16 Inundaciones
Peri6dicas
17 Los Mds Productivos
de la Repdiblica
Dominicana
18 Uso Presente Optimo


Potencial
Agricola

Moderadamente Alto


Ninguno
Bajo/de substencia
Mderadamente Alto


Muy Bajo

Moderadamente Alto

Moderado a
Moderadamente Alto
Moderadarnente Alto
a Alto e Inadecuados
Muy Bajo
Inadecuados
Moderado


Moderadamente Alto



Bajo

Muy Bajo

Moderadamente Alto
a Alto
Moderadamente Alto
a Moderado
Alto


Moderado a Alto


Factores
Limiltantes

60% arcillosos,
pendientes de
20%o, llanos
Ninguno
Ninguno
Arcillosos;
Inundaciones

Rocas; Pendien-
tes; Llanos
Arcillas; Pendien-
tes; Llanos
Hnimedos; Acidos;
Pendientes
Humedos; Algunos
Arenosos
Ninguno
Humedos; Acidos
Pendiences;
Llanos

Arcilla; Llanos;
Pendientes


Pendientes;
Llanos
Pendientes;
Llanos
Inundaciones

HWmedos; Salinos

Arcilla


Htimedos; Pen-
dientes; Llanos


Comentarlos


19 Azicar (lluvia) pero
mAs Adecuados para
Pastos
20 Pastos; Az6car
(lluvia); Subsistencia
21 Producci6n Intensiva,
Arroz de Valle y
Az6car
22 Los Mejores para
Pastos; Algo de
Az6car
23 Poco Potencial
24 Ning6n Potencial
25 Tienen la Mayoria de
los Cultivos Irrigados

26 Vegetales

27 Algo de Agricultura
de Mala Calidad
28 Salinos; Necesitan
Irrigaci6n
29 Poco Valor
30 Malos
31 Muy Variables,
Necesitan Irrigaci6r
32 Buenos para Perennes;
Plantas Anuales sin
Irrigaci6n
33 Falta de Lluvia a
Travys del Afo;
Varia por Temperados
34 Agriculture Intensiva

35 Lluvia Variable
36 Naturalmente poco
Productivos
37 Sumamente Mixtos


Potenclal
Agricola


Faclores
Limitantes


Moderadamente Alto Huomedos; Pen-
y Bajo dientes; Llanos


Moderado a Alto

Moderadamente Alto
a Alto

Moderado a Modera-
mente Alto y Bajo

Muy Bajo
Muy Bajo
Bajo a Moderada-
mente Alto con
Irrigaci6n
Moderadamente Alto
a Alto
Bajo a Muy Bajo

Moderado a
Moderadamnente Alto
Bajo
Bajo
Moderadamente Bajo

Moderadamente Bajo


Pendientes;
Arcilla
Drenaje


Acidos; Pendien-
tes; H6medos;
Llanos
Rocas
Rocas
Resecos; Gruesos;
Pendientes

Drenaje

Pendientes;
Llanos
Resecos; Salinos

Pendientes; Secos
Pendientes; Secos
Pendientes; Secos;
Llanos
Pendientes; Secos;
Llanos


Moderado a Arcilla; Pen-
Moderadamente Alto dientes; Secos


Moderado a
Moderadamente Alto
Moderado
Bajo a moderado
con Irrigaci6n
Moderadamente Alto
y Bajo


Arcilla;
Pendientes
Secos; Pendientes
Secos; Pendientes

Humedos; Pen-
dientes; Llanos


de mutrici6n que incluye 104 clubes de amas de casa, el Plan
Sierra estA totalmente financiado por el gobierno dominicano.
Aunque a6n es un poco temprano para evaluar los resultados de
los diferentes programs, el Plan Sierra definitivamente parece
estar encaminado en la direcci6n correct. Una critical de menor
importancia es que al Plan aparentemente le falta un component
de investigaci6n cientifica. Por ejemplo, se declar6 que los inten-
tos para mejorar los pastos fracasaron; sin embargo, no hay duda
de que existen variedades de yerbas y forrajes que tienen races
profundas, sirven para conservar los suelos y estAn adaptadas al
Area.

Ayuda Exterior. El Sistema Comprensivo para el Inventario y la
Evaluaci6n de Recursos (CRIES) se ha estado llevando a cabo en
la Rep6blica Dominicana desde 1976, con la cooperaci6n del
Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), la
AID, y la Universidad del Estado de Michigan. Este proyecto es
ahora un component permnanente de SURENA, que forma parte
del Departamento de Inventarios, Evaluaci6n y Ordenamiento de
Recursos Naturales.
SIEDRA ha utilizando las imAgenes de satdlites y fotografias
areas, provistas por CRIES, asl como tambidn otra informaci6n


pertinente sobre suelos, clima, zonas de vida ecol6gicas, uso prin-
cipal de la tierra, cosechas, producci6n agricola, tecnicas, rendi-
miento de cultivos, factors de producci6n y sus costs, y factors
sociales relacionados con instituciones, para definir sus 45
Unidades de Recursos de Producci6n (URP) de la Repfblica
Dominicana (Tabla VI-5). La Tabla VI-6 indica la distribuci6n
regional de las URP para todo el pals.
No existe ning6n program especlfico de ayuda exterior
dedicado s6lo a suelos. IICA es una instituci6n hemisffrica
bastante pequefla que tiene s6lo un cientlfico de suelos, el cual ha
ayudado much al DTA en asuntos t6cnicos y concepts
politicos.
La AID ha dado apoyo para una variedad de programs en el
campo de suelos y rec irsos naturales, incluyendo asistencia a]
Departamento de Suelos de SEA en San Crist6bal. Adem&s, la
AID ha dado ayuda econ6mica y t6cnica a los programas de
SIEDRA y CRIES. El Banco Inter-Americano de Desarrollo
(BID) ademAs de haber financiado la construcci6n de sistemas de
irrigaci6n y otros trabajos de infraestructura, estA financiando en
el present un consorcio de asesores canadienses (SNC-Montreal)
y nacionales para llevar a cabo el Proyecto de Influencias Sabana-










Tablea VI-6. Areas (Km2) apr6ximadas de las Unidades de Recursos de Producci6n por region; datos de SIEDRA 1977.


Regl6n



. Norte
2. Woreste
3. Noroeste
4. Central
5. Suroeste
6. Sur
7. Este
Total Nacional



1. Norte
2. Noreste
3. Noroeste
4. Central
5. Suroeste
6. Sur
7. Este
Total Nacional



1. Norte
2. Noreste
3. Noroeste
4. Central
5. Suroeste
6. Sur
7. Este
Total Nacional


I de URP


2 3 4 5 6


4,283
730
867
2.740
3.236
1.189
1.269
14.314


- 212
- 580


10 11 12 13


033 223
S 03
- 567 -

- 22
98 271 -
98 1.471 338


14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26


359 253 580 27 -
561 351 404 422 285 69
- 756 -
- 99 183
110 -
389 191 -


3,, 28


- 227 27
55 -

324 28 285 290 8 543 -
- -- 1.254
- 1,188 -
- 125 35 -


351 1,793 1.002 312 252 379 255 285 415 43 2,985 27


27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 Water Reg. TL

781 693 410 0.065
5,329
1,004 655 725 633 36 4,769
6.083
198 478 806 340 342 430 7,503
567 287 1,135 347 335 0.885
7.745
198 567 287 1,135 2,263 2,501 340 342 1,155 633 446 335 48,279


Yegua. Este trabajo se estA haciendo en cooperation con IN-
DRHI. y tiene un distintivo component de suelos.
El Banco Mundial esta planeando financial un proyecto para la
rehabilitaci6n de la producci6n de az6car, el cual incluye co:..-
ponentes de studios de suelos, potential de tierras y fotografla
area. El Banco Muncial junto con el PDNU tambi6n ha finan-
ciado studios sobre las posibilidades para el desarrollo de los rios
Yaque del Sur y Yaque del Norte, los cuales comprenden extensos
studios de suelos.

Problems y Necesidades Principales

Erosl6n
Hasta un visitante indiferente se daria cuenta de que en la
Rep6blica Dominicana existen serious problems de erosi6n (Fig.
VI-1). Las aguas de algunos pequeflos arroyos montaflosos ad-
quieren un color chocolate debido a los sedimentos; en los cam-
pos y caminos con frecuencia se ven badenes proFiindos.
La erosi6n causada por el agua tiene los siguientes efectos 1)
reduce la productividad agricola de los terrenos afectados; 2)
causa badenes que destruyen los campos y modifican el paisaje; 3)
causa que los arroyos y rios transporten grandes cantidades de
sedimentos, los cuales se acumulan en embalses, obstruyen
canales de riego y dafian las turbines de centrales el6ctricas. En las
Areas denudadas, las erosivas aguas fluyen rApidamente sobre la
superficie en vez de filtrarse en los suelos, con las consecuencias
de que haya menos agua a disposici6n para recargar los dep6sitos
freAticos, asi como tambi6n para ser utilizada en el crecimiento de
plants, los rios transportan mAs agua durante los periodos de
Iluvia y menos durante las 6pocas secas, y este aflujo mAs concen-
trado causa una mayor destrucci6n en los suelos, los lechos de los


rios y en la infraestructura, y puede transportar mayores cargas de
sedimentos a distancias mis largas.
En la agriculture tipo conuco que se practice en la Rep6blica
Dominicana, el pequeflo agricultor siembra frijoles como su
cosecha alimenticia principal, y luego de 2 6 3 aflos se mueve a
una nueva Area, ya que el terreno original ha sido agotado. Mien-
tras que los cultivos habrin utilizado parte del capital de
nutrients que se acumul6 en los suelos, cuando 6stos estaban
cubiertos de bosques, una raz6n much mr.s seria por la que el
Area tuvo que ser abandonada es la insidiosa erosi6n a capas, de la
cual el agricultor apenas puede darse cuenta. Como para empezar
los suelos son Ilanos, el fino mantillo puede haber sido desgas-
tado, a6n cuando no haya badenes visible. En muchos ter-
renos los badenes incipientes se hacen visible despues de various
aflos de actividad; pueden aparecer badenes despu6s de un
aguacero fuerte si las condiciones son propicias.
La cantidad de erosi6n es una funci6n de various factors, tales
como la cantidad e intensidad de lluvia, el porcentaje de la pen-
diente y su largo, algunas caracteristicas intrinsecas del suelo,
como el tipo y la cantidad de arcilla, y la cubierta vegetal. Mien-
tras que cada tipo de cultivo estA relacionado con factors
especlficos de erosi6n y protecci6n del suelo, los mttodos del
manejo de la tierra tambien afectan la suceptibilidad a la erosi6n.
Las tierras principalmente problemAticas en cuanto a la erosi6n
son aquellas cuyo potential agricola es algo bajo. Bajo el sistema
comin de clasificaci6n, estas tierras por lo general han sido
clasificadas como "inadecuadas para la agriculture, deben de per-
manecer cubiertas de bosques". Algunas Areas excepcionales
podrian ser adaptadas para el cultivo de cosechas perennes.
De vez en cuando, ocurren derrumbes en las laderas escarpadas
de la Rep6blica Dominicana (v6ase Fig. 11-3 y V-8). En estas tier-



























Figura VI-la, La erosi6tn es6i convirtiendo a mos recirsos natiurales deI la Figura VI-lb. La deforeistacein intal en la cuenca del Ri) lae Cueva. dcje
Cordillera Central de renovables a no rcnovables. Grande'. derrmrnhe.s n a lors ll anos .oelo sin proteretiOn conltre ias fuerrerv luvins de leoi
las em'pinaitdas ltider deforel'stdav l/enlein C' .h sedimenli'i tcl i'uelo d*e!/ huriranew s i' 1979WV (/ If. Itl ha Ruisoj.
estrectho farribha u lu izqlterdia v ahajo al centre). l.ta iancha rkande y
obtscura tabaoi ii l izt iierdtl e) fin' re'n'iteent e quemada'il i i. (lF a, Italh
Ruvo.


ras pueden observarse los series efectos que se produce cuando
los bosques son desmontados para establecer cultivos.
Desafortunadamente, luego de una rApida inspecci6n visual
puede uno darse cuenta de que s61o quedan unas cuantas
pequefas Areas con bosques, algunas de 6stas han sido declaradas
Parques Nacionales. En muchas otras Areas los campesinos traian
de establecer cultivos, en lugares que est6n casi Ilegando a las
cimas (Fig. VI-2), !o cual result en los problems de erosi6n, que
han sido discutidos previamenie. El resullado final es quc estas
tierras pierden la poca cantidad de suelo que tenian, y la base de
roca queda expuesta, produciendo un paisaje casi precido al de la
luna, totalmente despoblado (Fig. VI-3). Claro que no todos estos
daflos han sido causados por los pequefos agricultores. En
algunas de las laderas mAs bajas, que hboy en dia estin desnudas,
los bosques fueron desmuunados y luego las Areas fueron
simplemente abandonadas. Una sez que se pierce el suelo, los
esfuerzos para establecer una cubierta vegetal protective son
sumamente costosos y los resultados lentos.
Las normas modelo de los mltodos para la conservaci6n de
suelos especifican que las tierras surnamente escarpadas deben
mantenerse cubiertas de bosques permnianentemente, y aquellas
menos escarpadas deben manlenerse cubiertas de paslos
permenentemenie, Desaforlunadamente en la Rep(bhlica


Figurin VI-2a. Pa.saje desnucdldr otn la o 'tenca det Rio I.a\ Cu vae 1 o que
parei e hoqutsm re'ntrc a It detechi) von platirtne's Sc ca/1 hMin \it w
hra, I ifto u'rea, (Garv HIartshorn.)


Domnicana no puedecn aplicarsc estas reglas, ya que los aumenlos
de poblaci6n han forzado a los campesinos a cullivar tierras mas y
mAs cscarpadas para obtener cosechas alimenticias de subsislen-
cia.
Polilicamenlc no es posibic Iransferir a eslos campesinos fucra
de estas tierras, ya que no hay r 'servas de licrras adccuadas donde
cllos podrian establecerse, Por i tanlo In (6nica allernativa es la
de idear un sistema por medio del cual puedan reducirse al
minimo possible los daios, y pueda permitirse al mismo liempo
que las families de campesinos vivan es estas tierras,
preferiblemente can un mejor nivel de vida.
Scegmn se i.: "r'" la Rep6blica Dominicana tiene una
poblaci6n de 5-6 millones hoy en dia, con una tasa de crecimiento
de 2.6 a 0% por afto. Las prcdicciones indican quc habrA 10
millones de labitantes para el afno 2,000. Se ha etado tralando de
reducir la tasa de crecimiento. Sin embargo, aim bajo las predic-
ciones mAs optimis:as, la presibn demogrAfica sobre la sierra
disponible va a aumenlar. Ni siquiera la recomendaci6n de con-
vertir pare tie las tierras dondc sc cultiva carla para Ia la exportaci6n
de a/icar en tierras para cl cultivo de cosechas alimenticias
ayudaria much a resolver el problema de la crosi6n.
l.a agriculture tipo "conuco" en muchas de las tierras escar-
padas implica cl cultivo de una cosecha comestible, como frijoles,


Figure Vl-21b. Seria defoire'stuse'in de lasi lahe'ras nrcds altia en lai Ciorill ra
( ient l /1 dream sembrada (rentro) As uila plantuactn de ca-ft ifl oi so.m-
ibre. Nfilew la er.psemr de he/adnenm (atrrito u hi taquierda)l v 1i derrumibest.
it iteo, Italto RIom, )





























V iglira VI-.3uH. It('ln u i 't dmiI l/ I / badene4144 ",s % tilhauI / 'l\it I f (4n /t1/4 it / 'P I q I i, 11 S11 \ I-U i I'-ilt/tl I 'I'll emp aCl i% q 4' t I/md i i de iit 'lde % lel'm i/ Iom
\lii. 'ro liH'tful I/I ( i4ni 4(u d/el RI tl I a 'llu d/ piti r l(,%s 'ian il' /I r 1I. ,/1/"% .'h. 'Y I \1" ,'\ 01 / n q/ /unl"tu4 '1dSi \ )/Ni itii /l fl l ntIlf(lut h ulII
(F1' to, Irulo /u t. I t pi nw. ,;'ii'r o u ibr, i / ll /... I" (us /lrtr'e (lCt 1 t'l 1 t'f1u1'tl I '
Ri I / ( I l ,; / i )/ i''a ( w!"' )l'iiiSudal


durantc 2 a 3 affos en tierras ieclen dic'sontadas. (Ctando li rcn-
dimiento decrece, la tierra oe convcrtida en pastors di no i nti
buena calidad, los cuales son liego senbiados extensivaminclic
con Arboles. El cultivo ie cosechas comestibles con los n itiodo
que se utilizan en el present, asti comlo tarnbitn los pastos, p 1o
ducen una gran cantidad de crosi6n.
('oio es intposible retornar las tieiras a su csiad, original (o
reforestar todas las tierras e carpadlas donde Ios pcquecr o
agricultores cultivan sus cosecha.s comestibles, la finica altcrnatliva
es reducir al minimo la erosion. [sto implicaria incjorar ins
m6todos de agriculture a menor escala por medio del uso de
medidas para la conservaci6n de suclos, conio la sicenmba a lo
largo de contornos, la edificaciin de terrazas, la siombra de vct
bas en via.s de aguas, la reparaci6n dc badenes, etc.
Para mejorar los sistenmas de cultivo deben utili/arisc tirhbles
frutales y forestales, cosecha.s de crecimiento denso) qu coLinsr ven
los suelos, y mejores plants para forraje que tengan races pro-
fundas. El sistema del cultivo debe de satisfaccr los siguient's re
quisitos: alimentar al labrador, provecr on ingreso adecuado para
6ste; ser acceptable para el campesino, o sea que stie debe de pode r
ejecularlo con un minimo de asistencia (tlnica; y conserva( los
suelos.
Sc han hecho unos comicn/os muy imaginativos en la Rcpfib-
lica Dominicana con respect a esto., problems, a travcs dci
"Plan Sierra" y del "Proyecto Bao" del Departanicnto de Tier-
ra.s y Aguas. Sin embargo, parece que se necesitan hacer mnis in-
vestigaciones cientlficas y mejores planes de acci6n. Si cl "Plan
Sierra", y otros proyectos sirnilares, logra cambiar los cultivos de
cosechas anuales comestibles a cosechas perennes, cono el caf6,
ayudaria much a mcejorar las condiciones de vida de estos
campesinos, proporcionAndoles ingresos mAs altos Al nismo
tiempo, es possible que este cambio produzca una escasel de fra-
joles, el principal alimento del pals. Ademats, mientras que el caf6
puede dar muy buenos resultados en algunos lugares, este puede
ser poco adecuado bajo otras condiciones clinmAticas o de su.:los,
especialmente si la erosi6n ha progresado much. Esto parece in-
dicar que se necesitan hacer investipaciones cientificas sobre yer-
bas para pastos. Es poco razonable que el Plan Sierra declare en
tan poco tiempo que sus esfuerzos para mejorar los pastos en el
Area han fracasado. Existen miles de tipos de yerbas y de plants
para forraje alrededor del mundo, muchos de los cuales son ex-
celentes para ayudar en la conservaci6n de suclos. Algunos dec
6stos serian adecuados para la rehabilitaci6n de suelos en la
Repuiblica Dominicana. Sin embargo, se necesitan hacer mins es-
fuerzos para introxlucir y prohar algunas de estas plants bajo


ditlC tlC s LC', I ii n 'll L Cs tIc ,( M]do v pl)nIdliCiWC, &si co)01o itnhien
hajo dilcre n.,s re,0Wlinlt"s Jl' tliil 'cs.
No Wc hail ICCopil)id diAlos soblc el arlcildanieItio poscsi6n
ide lierras Sill el0iihtlgO, illia dI li, queCjas de los ieCmlco.N qlue
It hajaj n il a colnserv cion Jll ic su lO cs, que nilenlilfas que ellos
puedcn obtlene la coopcracinm de un iarlCtndalario paa establcccr
imedidas de conscivaci6n dc sieiclos elln una fineca lada cslc at)o,
puede ( qIi los suce'sivos arlendatarios no cooperan. I's ohvio qui
en laIs fincas trabajadas por los propicianos, cualqImcra (que sea cl
lamailo, ,e usan los imnjores mntodos de conservaci n1 por \arias
raiones, conirihuyenido asi much a los CsfueOi/os qLu sc still ha-
ciendo para conservar Io', sIuelos.
L.as represas y cinbalses de I as ( ue'as, Niiao, (t o)a, Favera,
Hao, Buavubin, Cliacuey y Maguaca tcprescman tina inversion de
poI Io iernos 5(X) millonIes d 6 dilarcs, solo cn la iniracstructura
ildrocleclrica y di irrigaci6n. flan ihabido iniichos otros coslos
,ildiCionalcs, [ales comno la construction de caminos de
pencilraci6n. canals adicionales, conlduclts elctricos, y la
pcrdida di posibles ticrlas c llivabllcs i'oliiluY L iidadcs Inilndadas
pol el cinbaillse.
Una inversion dic (sta niagnitlid diche ser protegida si se quiere
qiiue ayude al desarrollo national. No obstai.te, los datis quile s
han tornado en estas cuincas indican que la crosi6n acelerada cstA
descargando millones de toncladas die sdimnentos en Ostas
rcpresas. De acuerdo con cAlculos basados en la "Ecuaci6n
Universal dc Pcrdida de Suclos" se estima que las pcrdidas de
suelos sobre iais susodichas cuencas oscila centre 95 ton theolt. /afo
en la represa de ( lacucy a 507 tonrs/hict./ai)o en la cuenca de
)coa. ('asi ioda esta tierra acabarA en los embalses, los cualcs
luego de unos ctiantos aols va1n aalmacenar sedimentos en ve, de
ag.a. l.a Tabla VI-7 mutistra las pcrdidas dc suelos en 7 cuencas.
Un ejemplo: L.a represa die Tavera recibhe alrededor de 275
tons/ hect. /ao de las 7,370 heet. de s5i cuenca. Esta es una nuleva
represa que represent una inversion de 141 millones de d6lares.
Sc ha declarado que los 50 arios de vida que se esperaba iba a
tener esta represa (esta cifra se utiliz6 como base del anAil' is de
cosios y beneficios) han sido reducidos a la mitad por la avalan-
cliha de sedimentos. Con una simple inspecci6n visual del embalse
puede uno darse cuenta de la grand carga de sedimentos que entran
en este constanteieneni. L.a agriculture, incluycndo el cultivo
puro, se ha estado practicando y afin eslA siendo practicada casi
hasta llegar a la line de agua, aunque se eslA reforestando una
;tanja de 5 m just ,.obre el area donde se espera va a Ilegar el
nivel del agua. FO(RESTA, que estA encargada de la conservaci6n










Tabla VI-7. Pirdida de suelos por cuenca:
Proyecto AID 517-0126.



Erosl6n
Cuenca Area (hect.) (tons/hect./aso)


Las Cuevas
Tavera
Bao
Nizao
Ocoa
Guayubi'n
Chacuey


5,690
7,370
9,330
9,920
5,630
7,340
3,860


Adaptado de el


Erosi6n
de la Caps
Superior
(cm/ano)
1.8
1.8
2.3
0.8
3.4
0.7
0.6


de suelos en esta cuenca, ha empezado un esfuerzo mayor, pero
tardi6 para sembrar Arboles, construir terrazas, establecer franjas
de plants y otras medidas de conservaci6n. Este esfuerzo estA im-
pedido, ya que la cooepraci6n de los campesinos es estrictamente
voluntaria. AdemAs, la situaci6n de la tenencia de tierras es tal
que muchas de las tierras no son trabajadas por los propietarios,
sino que son cultivadas por arrendatarios. Los cambios son fre-
cuentes mientras que es possible que el arrendatario de este alno
cooper, el del aflo pr6ximo puede iehusarse a cooperar,
nulificando asl todos los esfuerzos que se hicieron para mejorar
una parcela de terreno.
Esta situaci6n ha sido agravada por las carreteras que se han
construido en los aliededores de las represas. En muchos sitios, el
agua que se colecta so ,e o a lo largo de una carretera es pasada
por debajo de 6sta a trav'e de una alcantarrilla. Por lo general, se
deja que esta agua descienda por si sola de la alcantarilla, produ-
ciendo asi una corriente de agua permanent, durante 6pccas
Iluviosas. Esto result en la formaci6n de nuevos badenes, los
cuales produce grandes cantidades de sedimentos, arruinan las
laderas de las montaflas, y si con el tiempo no se les controlan cor-
tarlan la carretera avanzando a trav6s de ella. Se observ6 que en
toda el Area del embalse de Tavera, s61lo uno de los conductos de
agua transport el agua por medio de escalones hasta llegar a tier-
ras a nivel, lo que disipa la energia y previene la erosi6n.
Otro factor que ha empeorado la erosi6n en la represa de
Tavera es que los campesinos que antes ocupaban las tierras inun-
dadas por el embalse, fueron establecidos en tierras mAs altas, ar-
riba de la represa. Mientras que esta decision puede entenderse en
vista de la presi6n demografica en general, la dificultad de encon-
trar muevas tierras y la renuencia de mover a las personas a
lugares alejados de sus antiguos h'jgares, con certeza ha ayudado
much a aumentar la carga de sedimentos que Ilegan a la represa.
Los antiguos pobladores del Area se quejan de que las nuevas tier-
ras que se les han dado son inferiores a las de sus antiguas fincas.
La erosi6n causada por el viento es un problema en algunas
Areas con dunas y a lo largo de algunas playas en la costa norte.
Mientras que ocurre algo de erosi6n causada por vientos en los
campos denudados de las montaflas, los daflos causados por este
tipo de erosi6n son insignificantes comparados con los que causa
la erosi6n por agua.

Polenclal de ias tierras
Ante de que se llevara a cabo el studio de la OEA en 1965-1966
no se habia tratado de hacer ning6n evalio comprensivo de los
recursos naturales del pals. Algunos de los studios de pre-
inversi6n del document de la OEA han sido seguidos. Sin em-
bargo, parece que los datos presentados en la clasificaci6n del
potential de tierras no han impresionado a ninguna de las
autoridades encargadas de tomar decisions.
De acuerdo con el studio de la OEA (Tabla VI-8) s61lo 53,700
hect., o 1.1% del territorio national, son tierras excelentes para la


agriculture. Estas tierras estan en una faja que va desde el este de
Santiago hasta San Francisco de Macoris. Otras tierras agricolas
de buena calidad (Clases II y III) cubren 547,000 hect. o 11.5%
del territorio national. Las tierras de la Clase II son en su mayoria
tierras que reciben aluvi6n, a lo largo de rios. Aunque de buena
calidad para la producci6n de cosechas, algunas de las tierras de la
Clase II estAn expuestas a crecidas. Las tierras de la Clase III
cubren grandes Areas en la regi6n este, las cuales se encuentran en
posiciones topograficas mns elevadas y menos niveladas que las de
la Clase II. Muchos de los cultivos de cafla se encuentran
aparentemente en las tierras de la Clase III.
Las tierras de la Clase IV cubren 363,900 hect., o 7.7% del ter-
ritorio national; casi todas se encuentran a lo largo de la costa del
Caribe, cubriendo un Area que va desde cerca de la Punta
Catalina, a trav6s del Area de Santo Domingo hasta el rio Chavon.
Tambi6n hay Areas de tierras de la Clase IV al sur de tierras de las
Clases I, II y III en el norte y alrededor del Lago Enriquillo y en
tramos esparcidos entire las montafnas. Esta clase incluye tierras
que contienen sales libres en el perfil del suelo, localizadas en la
parte oeste del valle Cibao y en los alrededores del Lago Enri-
quillo. Estos suelos son todos de utilidad marginal para la produc-
ci6n de cosechas, o sea que no produce con un buen rendimien-
to, o en los cuales se pueden cultivar s6lo ciertas cosechas, o que
requieren un inanejo muy hAbil y especial. Dependiendo del
declive, estos suelos pueden ser fAciles de desgastar o bastante
llanos.
Las tierras en las Clases V y VI cubren un poco menos de un
mill6n de hectAreas o casi un cuarto del territorio national; casi la
mitad de estas tierras (las de la Clase VI) han sido clasificadas
como Areas de pasto, con una definitive susceptibilidad al
desgaste. Casi todas las tierras de la Clase V se encuentran en un
s6lo tramo en la Provincia de San Crist6bal y en porciones de las
Provincias de El Ceibo y Altagracia.
Las tierras en la Clase VII, s61lo adecuadas para bosques y la ex-
plotaci6n de bosques, incluyen casi todas las tierras en las Areas
montaflosas del pals, asi como tambi6n las Arefs de piedra caliza
alrededor de Barahona y al sur de Higuey, y las Areas con
topografia karstt" en Los Haitises. Muchas de estas areas mon-
taflosas estan densamente pobladas, y por lo tanto quedan pocos
bosques en ellas.
Hay algunas tierras de la Clase VIII, casi todas en las altas
regions montaflosas; estas tierras cubren 120,200 hect. o 2.5%
del territorio del pals. Estas han sido clasificadas como areas



Tabla VI-8. Clasificaci6n de la capacidad de la tierra. Fuente:
Oficina de Estadisticas Nacionales y el Estudio de la
O.E.A. sobre los Recursos Naturales de la Repfb-
Ilica Dominicana (tomado del document W.B. No.
1705-DO, 1977).


Clase Km2
I 537
II 2,350
III 3,122
IV 3,639

V 6,071
VI 5,611
VII 25,161
VIII 1,202
Totala 47,693


% Cpacidad de Produccibn
1.1 Excelente para la agriculture
4.9 Muy buena para la agriculture
6.6 Buena para la agriculture
7.7 Limitadas o marginales para la
agriculture
12.7 Pastos; ningfn peligro de erosi6n
11.8 Pastos, peligro de erosi6n
52.7 Bosques
2.5 Areas de vida silvestre
100.0


a No incluye 588 Km2 en islas. lagos y otras areas no clasificadas.










silvestres, o sea que es mejor que se dejen intactas.
Debe observarse que el proyecto SIEDRA provee datos sobre el
uso potential de la tierra en una forma mAs detallada, o sea en
base a las diferentes Unidades de Recursos de Planificaci6n
(URP). Sin embargo, s61o se han publicado datos para algunas
regions, aunque el resto de los datos pronto sera puesto a la luz.
Como sus datos sobre suelos son casi los mismos que los del
studio de la OEA, no van a cambiar la situaci6n en general.
Un resumen de los datos del proyecto SIEDRA aparece en la
Tabla VI-9, la cual resume los datos por regions, indicando la
cantidad total de tierra, las tierras de baja calidad y aquellas in-
adecuadas para la agriculture, las tierras de moderada o alta
calidad, las tierras en fincas, y las tierras en fincas como un
porcentaje de las tierras de alta o moderada calidad. La Tabla
VI-9 indica que el noroeste, suroeste y sur son regions que
ofrecen un potential para la expansion de la agriculture, mientras
que las otras regions consistent en su mayoria de tierras de
utilidad marginal y sub-marginal, que probablemente deberlan ser
retiradas de la producci6n y puestas bajo un cubierta permanent
de Arboles.

Rehabilltacl6n de tierras
Muchos suelos desgastados pueden ser restaurados para que
vuelvan a producer, pero es un proceso lento y costoso. Cuando
s61o se ha desgastado el mantillo de un suelo de perfil profundo,
es a menudo possible sembrar cosechas que produzcan abono
verde, fertilizer estos cultivos, y luego quemarlos hasta el suelo
para producer una nueva capa de material orginica sobre la super-
ficie, mejorar las condiciones fisicas y proveer nutrients en una
forma mAs accessible y duradera. Esto puede hacerse en muchos de
los suelos utilizados para la agriculture tipo "conuco". Los
badenes de pequeflo tamaflo pueden estabilizarse por medio del
establecimiento de una vegetaci6n protective que tenga sistemas
de races bien desarrolladas.
Las desnudas laderas de las montaflas son un uroblema mis serio
en muchas parties del pals. Desafortunadamevnte 6stas pudieron
observarse s61lo desde el aire. El echo de que s61lo podlan verse
unas pocas manchas verdes, y la ausencia de seflas de vida
sugieren que el lecho de rocas esta expuesto. El process de for-
maci6n de suelos contin6a 6n sobre el lecho de roca. El balance
centre la formaci6n de suelos y la erosi6n es por lo general alterado
por actividades humans.


Tabla VI-9. Tierras agricolas y sus potencla' q por regl6n en la
Rep6blica Domialcana; dstos baiwcos tomados de
SIEDRA (1977).


Tierra
total
No. Regi6n Km2


None
Noreste
Noroeste
Central
Suroeste
Sur
Este
Total


9,065
5,329
4,769
6,983
7,503
6,885
7,745


Tierra
en fincas
Km2
6,049
4,796
1,952
5,127
2,031
1,321
6,176


48,279 27,452


Tierras de
mala calidad
o Inadecuadas
para Il
agriculuram
Km2
5,855
3,064
960
3,963
3,853
4,488
5,260
27,443


Tierras de
moderado
o alto
polenclal
agricola b
Km2
3,210
2,265
3,809
3,020
3,650
2,397
2,485
20,836


aIncluye las URPs 2, 3, 5, 9, 10, 13, 14, 23, 24, 27, 29, 30, 38.
blncluye todas las otras URPs.


Salinidad
La salinidad arruina los suelos para el uso agricola. La
salinidad de suelos se debe o a que hay sales en el perfil del suelo o
a que el agua d: iego tiene un alto contenido de sal. Las prin-
cipales areas dood 'df han observado problems de salinidad in-
cluyen el area dondt se produce arroz y dos de las haciendas
azucartras de CEA, el Ingenio Esperanza en el noroeste y el In-
genio Barahona en el suroeste. Tambien se sabe que el area al
oeste del Ingenio Barahona, o sea el Area entire la Sierra de Neiba
y la Sierra de Baoruca, la cual incluye la dcpresi6n alrededor del
Lago Enriquillo, tiene algunos suelos salinos.
En el caso del Ingenio Barahona, alrededor de 2,000 de sus
11,500 hect. tuvieron que sacarse de producci6n debido a la alta
salinidad. Se colcula que el 70% del Area de la plantaci6n de cafla
ha sido afectada por la salinidad. La producci6n en el resto de
estas tierras ha disminuldo de 130-140 tons/hect. hace unos cuan-
tos afos a alrededor de 95 tons/hect. La 6nica otra hacienda
azucarera que tiene sistemas de riego es el Ingenio Esperanza en el
Valle Cibao. Esta hacienda tiene un tamaflo de alrededor de 2,200
hect., y tiene problems menores de salinidad, pero todas las
Areas sembradas de cafla de azucar continuan produciendo.
El studio hecho por la FAO en la regi6n del Cibao muestra que
muchos de estos suelos contienen sales libres en el perfil del suelo.
Si estos suelos son irrigados inadecuadamente, la evaporaci6n del
agua transport las sales hacia la zona de raices y en un principio
reduce el rendimiento de las plants, pero si la acumulaci6n con-
tin6a, las sales pueden Ilegar a atrofiar el crecimiento de las
plants.
Debe observarse que una de las causes principles por las que la
sal es transportada a la superficie, o sea a la zona donde se en-
cuentran las races de los cultivos, es el manejo inadecuado de las
aguas de riego. En muchos suelos donde existen sales mAs abajo
de la zona de races, el uso de demasiada agua hare que estas sales
se disuelvan y scan transportadas a la superficie. El uso excesivo
de agua tambi6n hace que se eleve el nivel freatico, y por lo tanto
afecta el crecimiento de las races. La educaci6n para mejorar las
tcnicas de manejo del agua de riego podria ayudar much; tam-
bien, el uso de tarifas basadas en la cantidad de consume
reducirfan la tentaci6n de usar demasiada agua.


Conclusiones y Recomendaciones

1) El GORD debe posponer cualquier proyecto adicional que in-
volucre la construcci6n de represas, y concentrar sus esfuerzos en
la protecci6n y operaci6n de aquellos existentes, a6n cuando los
proyectos que se esten considerando sean atractivos y puedan ser
financiados bajo tdrminos faciles con la ayuda de las organiza-
ciones financieras internacione!es.
2) El GORD debe instrulr a su departamento de carreteras que
forme una comisi6n que consista de ingenieros y especialistas en
la conservaci6n de suelos para reexaminar todas las carreteras re-
cientemente construldas y determinar en qu6 lugares las carreteras
causan problems de erosi6n, como definitivamente es el caso
alrededor de la represa de Tavera.
3) El GORD debe presentar al cuerpo legislative un bosquejo de
una ley que permit la formaci6n de distritos de irrigaci6n y de
conservaci6n de suelos. Algunos de los requisitos principles que
debe contener esta ley incluyen estipulaciones que requieran que
todos los agricultores cooperen con los esfuerzos del gobierno
para la conservaci6n de suelos. QuizAs esta ley tambien deba con-
tener un impuesto de nivel graduado, el cual podria ser igual a
cero para los agricultores que utilicen buenos m6todos para la
conservaci6n de suelos, pero que podria tomar la forma de multa
para aquellos agricultores que scan poco cooperadores. Ademas,
esta ley debe proveer una base para cobrar tarifas de consumo de
agua basadas en la cantidad de agua de riego utilizada.
4) El GORD debe emprender un program de investigaci6n









cientifica que cubra todo el pals, utilizando las facilidades para in-
vestigaci6n de SEA, y en estrecha cooperaci6n con el "Plan
Sierra" para determinar sistemas de cultivo que permitan la
sobrevivencia de los agricultores en los terrenos escarpados, y si es
possible para mejorar sus condiciones de vida, y al mismo tiempo
reducir la erosi6n al minimo possible.
5) El GORD debe conducir un program de investigaci6n paralela
para introducir al pais hierbas o plants de forraje que sean efec-
tivas en la conservaci6n y que puedan producer un buen rendi-
miento bajo las diferentes condiciones climAticas y de suelo-
pendiente de la Repuablica Dominicana.
6) El GORD debe reofrzar el DTA y darle a su program la mAs
alta prioridad ya que es una inversi6n en la future prosperidad y
estabilidad del pals.
7) Siguiendo los mismos concepts arriba expuestos, el GORD
debe considerar si otras Areas podrian ser adecuadas para em-


brender un program parecido al "Plan Sierra".
8) El GORD debe continuar y amplificar sus esfuerzos para deter-
minar qu6 se puede hacer con las tierras que tienen sales libres en
el perfil de sus suelos y c6mo podrian rehabilitarse aquellos suelos
que antes eran productivos.
9) El GORD, a trav6s del DTA y posiblemrente de otras institu-
ciones, debe establecer un sistema comprensivo de estaciones
monitors para determinar el alcance de las pOrdidas de suelos en
el pals, los sedimentos en sus rios, y la efectividad de las medidas
para la conservaci6n de suelos.
10) El GORD, posiblemente con la ayuda de organizac.jnes ex-
teriores, debe empezar un program para la rehabilitaci6n de
suelos (lo cual va mis alla de la conservaci6n de suelos) en Areas
que han sido arruinadas de tal manera que no se pueden usar para
la agriculture o el establecimiento de bosques.



















VII




Caracteristicas Marinas Costeras

y Cerca de las Costas


La RepAblica Dominicana estA bordeada por el Oc6ano Atlin-
tico al norte, el Mar del Caribe al sur y estA separada de Puerto
Rico por el Paso Mona al este. El Area de protecci6n insular de
8130 km2, se caracteriza por su poca anchura, que s61lo alcanza un
promedio de 7.5 km (Guidicelli 1979). Mas de la mitad del Area
total de la plataforma continental se encuentra concentrada en
cinco Areas, el Banco Monte Cristi, la Bahia de Samana, el Cabo
Engaflo, San Pedro de Marcoris y la regi6n de Bani-Barahona
(Fig. VII-1). Los bancos sumergidos de Navidad y de La Plata
estAn a 70 km al nore y a 150 km al noroeste, respectivamente,
del Cabo SamanA.
El regimen de corrientes estA dominado por la Corriente
Ecuatorial del Norte, la cual fluye hacia el oeste y se divide en el
Paso Mona en dos components, uno norte y otro sur. A pesar de
este element oceAnico permanent, es coming encontrar con-
tracorrientes cerca de la costa, principalmente aqu6llas rela-
cionadas con las mareas. El Paso Mona, una ruta de much
trAfico de barcos, es conocido por sus fuertes corrientes, que oca-
cionalmente exeden 3 millas nafiticas/hora (Van Ost y Kline
1978).
La marea en la costa norte es semidiurna, con una variaci6n
promedio en las mareas de primavera de 90 cm. En la costa sur
predomina una marea semidiurna que varia solo 30 cm (de La
Fuente 1976).
El Area costera de la Rep6blica Dominicana se caracteriza por
sus escarpados arrecifes, y sus playas y tierras pantanosas a
menudo en asociaci6n con lagunas (Fig. VII-2 y 3a). En el
noroeste, desde Pepillo-Salcedo hasta Puerto Plata existen exten-
sas Areas pantanosas y de manglares asociados con el Rio Yaque
del Norte; 6stas continuan hasta Luperon donde comienza una
transici6n a Areas caracterizadas por playas y promontorios
rocosos. Cerca de esta costa se encuentra un important sistema
de arrecifes que se extiende desde Monte Cri!ti hasta !a Punta de
Buren.
Desde Puerto Plata hasta SamanA la costa litoral consiste de
playas de arena que se alternan con acantilados rocosos. Existen
pocos sistemas de corales o tierras pantanosas extensas, con ex-
cepci6n de las que hay cerca de Cabareto y del Rio Baqui. Cerca
de Matancita, Las Terrenas y SAnchez-SamanA se encuentran
varias plantaciones costeras de coco.
Al nordeste se encuentran el mAs extenso sistema de playas, que
va desde Miches hasta Cabo Engaflo. Este sistema de playas estA
lindado por las tierras pantanosas de la costa y las plantaciones de


coco cerca de Los Ranchitos. Al sur del Cabo Engaflo hay un
escarpado arrecife costero que s61o ocacionalmente es interrum-
pido por playas de arena.
En el suroeste desde la Isla Saona hasta San Pedro de Macoris
la costa es baja y plana con extensos acantilados y unas cuantas
playas de arena; estas 61timas por lo general se encuentran cerca
de los rios. en el extreme insular del sur en la Bahia Catalinita, se
encuentra un important sistema de tierras pantanosas.
Desde San Pedro hasta la Bahia de Neiba la costa tiene pocos
rasgos caracteristicos, los acantilados predominan en el paisaje
pero a media que se avanza hacia el oeste se encuentran mAs y
mis playas de arena.
Hacia el oeste y el sur la costa se torna mAs diverse, existen
acantilados que se alternan con playas arenosas y rocosas y tam-
bien hay un extenso sistema de pantanos y manglares desde el sur
de la Punta Regalada hasta la Punta Inglesa y desde el norte de la
Base de Putan Bucan hasta la Laguna de Manuel Matos.
En la Tabla VII-l se provee un inventario macrosc6pico de las
Areas costeras critics, basado en la informaci6n disponible. Los
sistemas de manglares han sido ampliamente reconocidos como
uno de los ecosistemas tropicales mAs productivos. Su funci6n es
la de proveer nutrients a las aguas de los alrededores que por lo
general estan agotadas de nutrients, actuar como trampas de
sedimentos protegiendo los delicados ecosistemad de las costas
tales como las comunidades de corales, servir de habitat para una
diverse colecci6n d. animals y pAjaros y proveer Areas de crianza
para muchas species marinas. Para el hombre estos sistemas son
valiosos ya que a menudo actian como barreras de protecci6n
contra las tormentas, y tambien porque son Areas donde se ob-
tienen muchos peces y mariscos comestibles. En la Repiblica
Dominicana, los manglares han sido explotados extensamente
para obtener tanino, carb6n, postes y materials de construcci6n
(Alvarez y Bonelly 1978). Se calcula que un 50% de los manglares
fueron destruidos en Puerto Viejo y en las cercanas islas costeras
durante el period de 1919 a 1962 (Alvarez y Bonelly 1978).
En la Repiblica Dominicana, los manglares son indispensables
para el mantenimiento de varias zonas pesqueras: como habitat
para la ostra del manglar, Crassostrea rhizophorae; como
criaderos para muchas species de peces asociados con corales, la
pesca principal del pals, y tambi6n para varias species de
camarones en la Bahia de SamanA. En la punta de la Bahia de
SamanA se encuentra el bosque de manglares mas grande del pals;


























d*.


OCEANO A TLANTICO


MAR CARIBE


Mapa de Inventarlo de Recursos Vivientes

Sector Pcsquero
Principles Areas de pesca (Giudicelli, 1979)
**'.'*'*** Camar6n Penacid (INDOTEC, com. pers.)
,*1**'a.*. a Areas del caracol (Strombus giga) (INDOTEC, com. pers.)
I / Principales Areas de la langosta (Panulirn T argus) (NMES, 1977)
O IDECOOP/BIA Localizaci6n de las cooperatives
Principales puertos pesqueros (DRAISEA 1979)
A Principales puertos de pesca deportiva
Areas de alto potential para la utilizaci6n (INDOTEC, com. pers.)
Sistemas de laguna -- alta producci6n de peces































OCEANO A TLANTICO


Species Marinas en Peligro de Extinci6nlHabitats Criticas
SPlayas donde anidan tortugas marinas Dermochelys (Ottenwalder, com. pers.)
Eretmochelys
Chelonia
Caretta s61lo conocida localmente
0 Areas donde se han visto manatis
% \ \ \ Areas donde aparean y paren las ballenas probadas (Ottenwalder, com. pers.)

Areas Vitales
-- Areas de alta producci6n Manglares (Ottenwalder, com. pers.)
Sistemas de Lagunas (Mapa de Operaciones
Conjuntas. 1970)
Arrecifes de corales (Geraldes, com. pera.)
Lechos de hierba (Conservaci6n y Ecodo-sarallo,
1978)
Sistemas de islas (sobrevuelos, 1980) y
estzcionz de alimentaci6n
















S- Maps de Inventario de Recursos No Vivientes
n Mineria (yacimientos cercanos a la costa) (Fuente: Direcci6n de Mineria)

Extracciones de arena/grava
Yacimientos de magnetita
Concesiones pertenecientes al Estado
Solicitud pendiente para explorer para gravalarena
Extracciones de sal
Puertos principlese)
Puertos internacionales
A Puertos de cabotaje
Puertos turisticos

Desarrollo Turistico (Fuente: Secretaria de Turismo)
Desarrollos fut'jros
OCEANO A TLANTICO En desarrollo active



























Figure V11.2a. Risco de piedra ralita, Los llaitises, Faoto, John Shores.) Figura Vtl-2h. COwai de ro as de corales en la gorilla norte tie I Isla
Soona, Parque Nacional (et Est,. (Fl-o, John Sharew.)


6ste estA siendo amenazado por los crecientes y cercanos cultivos
de arroz,
Los numerosos sistemas de lagunas de aguas dulces y salinas
que se encuentran a travys del pals son un important recurso que
hasta la fecha no ha sido utilizado en su totatidad. Estas '.lgunas,
protegidas por barreras costeras, son fuentes naturales y acesibles
de peces. Grandes cantidades de pieces habitan las Lagunas de
Rinc6n y de Redonda. AdemAs, existed el potential de que estas
lagunas puedan ser utilizadas para la acuacultura, la producci6n
de energia solar; lambi6n podrian ser utilizadas para actividades
recreativas. Debido a una tasa muy lenta en el cambio de aguas,
las lagunas son muy susceptibles a la acumulaci6n de sustancias
contaminadoras.
Los arrecifes de corals han sido comparados con los manglares
como representantes de los ecosistemas marines nmis diversos y
productivos. Como tales, 6stos realizan muchas de las mismas
funciones de los sistemas de manglares, incluyendo la de proveer
habitats y nutrients y ofrecer protecci6n a las playas ademas de
ser una atracci6n turistica. Aunque estos arrecifes no estAn tan
bien desarrollados como los de las islas mis pequeflas en la cadena
de las Antillas, los numerosos tramos de arrecifes encontrados a
traves de las aguas de la Republica Dominicana proven habitats
para los peces principles, y son tambifn -iliosos recursos para el
desarrollo del turismo. Hasta hace poco se recolectaban corals
para ser vendidos localmente como recordatorios y para la expor-
taci6n, Hoy en dia, para recoleclar corals sc necesita un licencia
del DRP (Ley 1728, 1976). En 1975 se exportaron alrdedor de
6,626 kg de corales durante el perlodo de encro a octubre
(Geraldes y Bonelly 1978). No se exportaron corales en 1979, aun-
que en los mercados locales ain se venden corales legalmente
recolectados. Los arrecifes de corales son sumamente susceptible
a la sedimentaci6n, altos niveles de turbieded y a substancias 16x-
icas, por to cual la protecci6n de estos arrecifes debe tomarse en
consideraci6n cuando se planea cualquier tipo de desarrollo
turistico.
Los lechos de hierbas en las aguas tropicales representan la
fuente mks concentrada de producci6n primaria. Como tales,
estos proven alimentos a muchos animals, y nutrientes y
oxigeno a las aguas de sus alrededores; tambi6n istos ayudan a
estabilizar el subsuelo del fondo. Se sabc muy poco sobre la
distribucl6n de 6stos en el pals a pesar de su importancia como
habitat del caracol comestible Strombus gigas. Los lechos de hier-
bas tambitn son muy sensitivos a la turbiedad y a la sedimen-
taci6n.


Hay pocas pero importantes islas en la Repuiblica Dominicana.
Debido a su naturaleza insular istas representan ecosistemas
singulares y deben ser manejadas cuidadosamente para que no
scan degradadas. En vista de su character pristine. su limitada
capacidad para sostener vida y la falta de conocimientos sobre
dichas Areas, 6stas deben ser estudiadas muy cuidadosamentc
antes de que se comience a utilizarlas.
El tema de habitats critics para species en peligrode extincibn
sera discutido en otra secci6n.
Problems existcntes o potenciales y/o necesidades: La falta de
una base de informaci6n comprensiva sobre los recursos marines
costeros y cerca de la costa; la ralta de una base de informaci6n
cientifica parn facilitar el entendimiento de los diferentes
ecosistemas y de las relaciones entire ellos; una mejor imposici6n
de las eyes existentes para proteger Areas critics de recursos tales
como los arrecifes de corales y los manglares.

Zonas Pesqueras Msrinas
En comparaci6n con las productivas Areas pcsqueras de la zona
templada del norte, los recursos de pesca tropicales y sub-
iropicales por to general se consideran como de baja produc-
tividad. La baja productividad de las aguas, la estrecha platafor-
ma continental y la falta de una verdadera tradici6n pesquera, ex-


r'"T ,T z I .


(i .


ilgurn Vtl-3a. 'Playa de arena blanca y patinas e crico. Parque Nucimonal
del Este. (Forto, John Sronre's.)










Tabla VIl-1. Ciasificaclin costera macr6scopica de Areas critics. Fuentes: Mapa de Operaciones Conjuntas (1970), Geraldes (com. pers.),
Bonelly (1978).


Area
Geogrifica

Norte Oeste
Pepillo-Salcedo-
Puerto Plata


Norte Central
Puerto Plata-
SamanA



Norte Este
SamanA-Isla
Saona


Sur Este
Isla Saona-S.P.
de Macoris



Sur Central
S.P. de Macoris-
Bahia de Nieba



Sur Oeste
Bahia de Neiba-
Pedernales


Manglares y Tierras
Hhmedas Asocladas


Pepillo-Salcedo
Bahia de Icaquitos


Arroyo Honda
Rio Yuna-Rio Barracote
Bahia de San Lorenzo
Bahia de La Jina


Laguna Redonda
Laguna de Lim6n
Cienaga La Majagua
Punta Macao-Cabo
Engafno


Las Calderas
Rio Soco
Rio Higuamo
Rio Ocoa


Punta Palenque
Puerto Viejo



Rio Yaque del Sur
Punta San Luis
Punta BucAn Base-
Laguna Manuel Matos


Sistemas
de Lagunas


Laguna la Salina
Laguna de Marigo
Laguna de la Piedra
Laguna Corto Pies



Laguna Cabarete


Lechos
de Hierba


Bahia de Monte
Cristi

Bahia de Icaquitos


Laguna Redonda
Laguna del Lim6n
Laguna Bavuro


Laguna Secucho


Bahia Catalinita


Bahia Las Calderas
Bahia Este de Ocoa
Puerto Viejo


Laguna Oviedo
Laguna Salda
Laguna Manuel Matos


Arrecifes
de Corales


Extensos desde
Monte Cristi-
Punta de Buren,
Cabo Isabela
Puerto Plata


Tramos de Arrecifes
Dispersos


Siete Hermanos


Tramos de Arrecifes
Dispersos


Tramos de Arrecifes
Dispersos



Tramos de Arrecifes
Dispersos
Bahia de Andr&s
Bahia de Ocoa


Sistema desarrollado
cerca de Barahona
Tramos de Arrecifes
Dispersos


Isla Saona
Isla Catalina


Isla Beata
Isla Alto Velo


plican por qu6 la Rep6blica Dominicana tiei'e que importar un
600 del pescado consumido en el pals.
Las mAs importantes zonas de pesca son aqu6llas que se en-
cuentran en Areas donde la plataforma continental es bastante an-
cha y donde hay bancos sumergidos; 6stas incluyen el Banco
Monte Cristi (892 km2), la Bahia de Samana (858 kin2), el Cabo
Engafio (772 km2), San Pedro de Macoris (463 km2), Bani-
Barahona (858 km2), el Banco Navidad (772 km2) y el Ba,-co
Plata (1,955 km2).
AdemAs de los recursos de pesca tambi6n existen valiosos recur-
sos de mariscos, los cuales incluyen la langosta espinosa Panulirus
argus, varias species de camarones-siendo la mAs important
La informaci6n sobre desembarques estA basada en aproxima-
ciones, pero parece que la producci6n a lo largo de los 61timos
cinco aflos ha sido alrededor de 7,000 toneladas m6tricas/aflo.
Aunque no se toman datos sobre tipos especificos de peces, la
mayoria de los peces que se desembarcan parecen ser de species
de aguas poco profundas. Se ha calculado que la cantidad de
desembarcos de species pelAgicas es solo el 16% de todos los
desembarcos que ocurren durante el msmo period de tiempo
(INDOTEC, com. pers.).
Penaeus schmilli, y el carcol peleador de las Antillas, Strombus
gigas.


Las Areas principles para la pesca de langostas se encuentran
en las costas al oeste y al sur de la Isla Saona y en Areas adyacentes
a Salinas, Cabo Rojo y Samana (NMFS 1977). El Area de pesca
del camar6n P. schmitti se encuentra casi toda en los alrededores
de la Bahia de Samana y se extiende hasta el banco del este. Las
Areas principles donde se recolectan caracoles incluyen los ban-
cos a lo largo de las costas y las Areas adyacentes a la Isla Beata
(INDOTEC, com. pers.).
En la Rep6blica Dominicana la prActica de la pesca como pro-
fesi6n es muy limitada. Giudicelli (1979) calcul6 que en 1978
habla 1,826 pescadores profesionales y 1,648 pesdacores que se
dedicaban a la pesca s61lo una parte del tiempo. Se calcula que la
flota pesquera consta de 1,400 botes, la mayoria de los cuales son
"cayucos" (420) que miden de 3 a 5 metros de largo y "yolas"
(830) de 4 a 6 metros de largo. La mayoria de los botes de mayor
tamaflo que las "yolas" se encuentran en el norte y pescan en los
bancos que estAn cerca de la costa. Cerca de la mitad de los 1,400
botes son motorizados. Los equipos de pesca que se utilizan mAs
frecuentemente son las nasas y las cuerdas manuales (WECAF
1978).
La Tabla VII-2, basada en las estadisticas del DRP/SEA
(1979), muestra Ids puertos mAs importantes de acuerdo con el
n6mero de pescadores y la Tabla VII-3 muestra las regions de










Tabia VII-2. Puertos importantes y nfmero de pescadores.
Fuente: DRP 1979.

Pescadores
Puerto con Licencla
Santo Domingo 514
Puerto Plata 407
SAnchez 391
La Romana 371
Bani 298
Barahona 273
SamanA 264
Azua 243
Palmar de Ocoa 198
Manzanillo 157


Sub-total


Otros


3,116 (71%)


1,273

4,389


TOTAL


pesca mis importantes como porcentaje del nimero de desembar-
ques en el pals.
El sector pesquero de la Reptiblica Dominicana depend much
de pescados importados; 6stos en su mayoria son pescados
salados provenientes de Noruega (Tabla VII-4). El deficit en 1979
en la balanza de pagos de la producci6n de pescadc ha sido
calculado en base a los datos sobre importaci6n y exportaci6n;
6ste fue de aproximadamente $RD 19 millones. Basado en un
cAlculo de que la producci6n local total es da 7,000 toneladas
m6tricas (incluyendo la cantidad exportada) y que la cantidad
consumida es de alrededor de 21,000 toneladas m6tricas,
alrededor del 70% de los products marines consumidos son im-
portados.
Los resultados prelimincres de un studio recidn terminado
sobre el potential pesquero del pals, el cual fue financiado por el
BID, indican que la plataforma insular y los bancos sumergidos
de la Rep6blica Dominicana podrian sostener un nivel de produc-
ci6n de 800 kg/km2/aflo. Multiplicando esta cifra por el Area de la
plataforma y los bancos que se consideran accesibles, INDOTEC
calcul6 que la producci6n total potential es de 10,454 toneladas
m6tricas. Este nivel de producci6n seria mis que suficiente para
satisfacer la actual demand national. Las Areas donde se podria
aumentar much mas la pesca son Monte Cristi, Zona del Este,
los bancos cerca de la costa y el Area este de la plataforma de la
Bahia de Samana.
El Departamento de Recursos Pesqueros en la Secretaria de
Agriculture es la instituci6n principalmente encargada de ad-
ministrar los recursos pesqueros. El mandate principal de este
departamento, como fue estipulado en la Ley 5914 (1962), es el de
proteger y reglamentar los recursos pesqueros de aguas dulces y
saladas. El departamento require que todos los pescadores se
registren en 6ste. La 6nica informaci6n que se esta recopilando
sobre los desembarcos de peces es el volume total aproximado,
por lo cual no existen datos suficientes para determinar el estado
de los recursos. A pesar de que existen muchas leyes para
reglamentar la toma de tortugas, langostas y cangrejos, parece
haber un diseminado abuso de estas leyes.
Se ha hecho muy poco en el Area de la r .aricultura. Una plant
grande cerca de Boca Chica se fue a la bancarrota tratando de
establecer la cria de pompano, Trachinatus carolinus. Una com-
pafnia japonesa ha estado capturando pequeflas anguilas marinas
Anguilla sp., cerca de Puerto Plata y las ha estado criando en
Dabajon para exportarlas al Jap6n. Se ha expresado un interns en
el potential para la maricultura de la indigena ostra de los
manglares, Crassostrea rhizophorae.


Problems Existentes o Potenciales y/o Necesidades: El in-
adecuado sistema de recopilaci6n de datos para evaluar el estado
de los recursos pesqueros; 'a inadecuada imposici6n de las leyes
pesqueras existentes; la posiblemente exesiva toma de langostas
(INDOTEC, com. pers.); la posiblemente desigual distribuci6n de
la pesca de camarones en Samana (INDOTEC, com. pers.).


Zonas Pesqueras de Agua Dulce
Como resultado de un mandate del gobierno al antiguo Depar-
tamento de Cacerla y Pesca para aumentar la producci6n de las
aguas del pals (Ley 5914, 1962), las principles species de peces
comestibles de aguas dulces han sido desplazados por species in-
troducidas. Las principles species de agua dulce incluyen carpa
(Cyprinus sp.), Tilapia y en menor grado Micropterus sp.
Geraldes y otros (1979) han calculado que durante el period de
1970 a 1977 el Departamento de Recursos Pesqueros (DRP) solt6
456,132 pececillos de carpas, 2 millones de Tilapia y 260,000
pececillos de r6balo. Las ramificaciones ecol6gias de este pro-
grama serAn discutidas en la secci6n titulada Introducci6n de
Especies Ex6ticas.
Ademrs de los peces dc aletas, tambien se cogen con abundan-
cia varias species de camarones Macrobrachium de agua dulce
incluyendo M. carcinus y dos species de tortugas de agua dulce,
Chrysemys. Con la exepci6n de los camarones de agua dulce,
estos recursos se toman para el consume local. Estos recursos se
encuentran distribuidos a travys de los rios del pals y en mas de
250 estangques y lagunas. Las lagunas mAs importantes son las de
Rinc6n, Redonda y Lim6n (INDOTEC, com. pers.), de las cuales
s6lo la de Redonda es de agua salina. Otras dos Areas de alta pro-
ducci6n son el estuario cerrado en el Area del Rios Baqui-Boba y
el embalse de gran tamaflo de la represa de Tavera.
Hay muy poca documentaci6n a disposici6n sobre los
pescadores de aguas dulces. En el studio que hizo INDOTEC se
clasificaron tres tipos de pescadores en el Area de la Laguna de
Rinc6n: professional, artesano y de subsistencia, los cuales
ascendian a un total de alrededor de 300 pescadores. El tipo de
bote mAs frecuentemente utilizado es la piragua o cayuco. El tipo
de equipo mAs se utiliza es la nasa, pero tambien se usan anzuelos
y cuerdas y redes rastreras verticales.
El studio de INDOTEC calcul6 que ia producci6n de los
recursos de aguas dulces es de 2,000 toneladas m6tricas por aflo.
La mitad de esta producci6n proviene de dos lagunas (715
toneladas m6tricas de la Laguna de Rinc6n y 380 toneladas
m6tricas de la Laguna Redonda). Se calcula que se produjeron
100 toneladas m6tricas en el estuario de Baqui-Boa y el embalse de
Tavera. En 1979 la producci6n de camarones de agua dulce fu6
ulrededor de 80 toneladas m6tricas y la producci6n de tortugas
fu, alrededor de seis toneladas m6tricas (DRP 1979).
La cantidad y diversidad de los sistemas de aguas dulces y
salinos sugiere que hay muchos recursos que hasta la fecha no han
sido totalmente utitizados. Parece que este hecho ha sido ad-
mitido ya que el DRP esti haciendo inventarios de los recursos en
estos sistemas de aguas.


Tabla VII-3. Principales puertos regionales en base a
desembarques. Fuente: DRP 1979.


Regl6n
AltagrAcia
Santo Domingo
Puerto Plata
Samana
Pedernales

Total Nacional


% de Desembarques
14
12
12
10
8

56










Tabla Vll-4.1mportaciones de pescado, exportaciones, valor y pals de origen o "dstino; datos de CEPODEX 1980 y Estadistica Dominicana
1979.


Product


Exportaclones Kg


Pescado fresco (refrigerado/congelada) 329,500
Pescado salado 28,367
Mariscos
Tortuga (refrigerada/congelada) 1,554
Camarones (refrigerados/congelados) 4,277
Colas de langostas (refrigerados/congelados) 40,427
Caracoles (refrigerados/congelados) 138,462
Ostras (refrigerados/congelados) 87
Pulpos (refrigerados/congelados) 24
Makey 2,437


Subtotal


Procesado
Cangrejos
Caracoles
LanCostas
Camarones


Subtotal


Total


187,268


23,438
44,297
1,188
1,007

69,930

615,125


Valor $RD
339,559
26,032

1,535
13,933
151,141
164,306
62
30
789


331,796


55,080
46,794
9,640
3,175

114,689

812,076


Destino
Puerto Rico
Puerto Rico

Puerto Rico
Puerto Rico
Puerto Rico
Puerto Rico
Curasao
PR, Aruba
E.U.A.


Importaciones Kg
33,103
8,736,128


17.180


Puerto Rico
Puerto Rico
Puerto Rico
Puerto Rico

Puerto Rico


6,034,569

14,820,980


Balanza de Pagos


El Centro de Investigaci6n de Biologia Marina (CIBIMA) y el
Institute de Recursos Hidraulicos (INDRHI) han iniciado un pro-
yecto conjuntamente para abastecer de peces los 23 embalses que
estA planeando el INDRHI. Otros recursos potenciales incluyen la
producci6n de Artemia, la maricultura de ostras y la producci6n
de energia solar utilizando sistemas colectores (parecidos a los que
se han utilizando en proyectos experimentales en Israel).
El departamento de recursos pesqueros tambidn es responsible
del manejo de recursos de aguas dulces y salinas, y estA encargado
de aumentar la producci6n y utilizaci6n de estos (Ley 5915, 1962).
El Wnfasis principal ha sido dirigido al surtimiento de estanques
usando pececillos producidos en el criadero de Nigua. Aunque se
han tornado datos sobre la producci6n de los diferentes sistemas
de agua, no se estan recopilando datos sobre especies/tiem-
po/tamaifo, que puedan utilizarse para calcular los parAmetros
necesarios para el manejo de criaderos de pececillos.
Los proyectos de acuacultura, la introducci6n de species y la
cantidad de recursos de agua dulce a disposici6n estan todos rela-
cionados. En 1953, various programs apoyados por la FAO
ayudaran a establecer los criaderos de peces del gobierno en
Nigua. La primera especie que se introdujo fue Tilapia mossam-
bica. Desde entonces, de acuerdo con el mandato legal del DRP,
se han proporcionado incentives al sector p6blico y al privado
para que 6stos expandan las crias de peces. Los proyectos de
acuacultura de mayor tamaflo que estan siendo desarrollados o
que estAn produciendo en la actualidad se muestran en J) Tabla
VII-5. AdemAs de estos proyectos a gran escala, se calcula que hay
alrededor de 160 estanques privados y comerciales en el pals
(Brullon, com. pers.).
Problems existentes o potenciales y/o necesidades: La falta de
un plan de acci6n bien definido y coordinado para el manejo de
las actividades de acuacultura y de la cria de peces; la falta de un
sistema para recopilar datos que ayuden a evaluar el present
estado de las reserves de peces; la falta de un program para
manejar las reserves de peces de agias dulces del pals.


Introducci6n de Especies Ex6ticas

La introducci6n de species acuAticas ex6ticas ha tenido una
larga historic en la Rep6blica Dominicana. En la Tabla VII-6 se


Tabla VII-5.








Agenda
Director As


Principales proyectos de acuacultura que estian
siendo desarrolados al corriente o que estfan ahora
en produccl6n en la Rep6blica Dominicana (ex-
cluye a la mayoria de las empresas privadas o com-
erciales).


Istencia* Uhlcaci6n


DRPISEA BID
TaiwAn
Israel







Church AID
World Cuerpo de
Service Paz


CIBIMA/
INDRHI


Nigua


Superficle
I de de
E.slanques Estanques


Especles
Principales


16 7.6 hect. Tilapia matiambica
Micropterus
salmoides
Cyprinus carpio
Ctenopharingodon
idella
Hiphoitalmichthys
nolitfrix
A richtichthys
nobilis


- 20 I + heel. Hibridos de
Tilapia


INDRHI Engombe


24 1.8 hecl. No cstA en
producci6n


INDOTEC Banco Sto. 6 0.1 hectl. Tilapia mossambica
Central Domingo Macrobrachiumn
rosenbergii
Save the Church
Children World
Service


3 .05 hect.


Federaci6n
para el
Desarrollo
de la
Comunidad


* Tecnica o Firianciera.


Origen
CanadA
Noruega


E.U.A.


Jap6n


Valor SRD
24,118
14,585,037


23,025


4,927,452

19,559,632

-18,747,556









present una list de las species que se sabe han sido introducidas
al pals, basada en un breve repaso de la literature. Debido a que
se han introducido todas estas species quedan muy pocos am-
bientes de aguas dulces o salinas verdaderamente "naturales" en
el pals. Hoy en dia se puede encontrar Tilapia mvvsambica en casi
todos los sistemas de aguas dulces y salinas. Otras species tales
como Ia eirpa, Cyp.inus carpio, y el r6balo Micropterus
salmoides, ,o han logrado reemplazar tan exitosamente a las
species nativas y permanecen restringidas a unos cuantos .dos y
lagunas de agua dulce cercanos a la costa (Lovshin 1979).
Es sorprendente que el r6balo carnivoro, Chichla ocellaris,
fuera introducido en el pals en 1976 a pesar de los impacts
negativos que se produjeron luego de que este fue introducido en
PanamA y en Nicaragua. De acuerdo a Zaret y Paine (1973), en
PanamA, este pez carnivoro en menos de 15 aflos diezm6 las
poblaciones de los peces nativos locales, e inclusive las de otra
especie que habla sido introducida. Este r6balo fue introducido a
la Repiiblica Dominicana con el prop6sito de controlar otra
especie que habia sido previamente introducida, Tilapia sp., pero
aparentemente no logr6 sobrevivir.
En el present, se estA prestando much atenci6n a la introduc-
ci6n del camar6n de agua dulce Macrobrachium rosenbergii. Se
prefiere utilizar esta especie ex6tica para la cria artificial en vez de
las species nativas ya que el ciclo de vida de esta especie se conoce
mejor. No se sabe que impact pueda tener la introducci6n de
esta especie en las species nativas, ni tampoco esta siendo
estudiado.
Para importar species ex6ticas se require un permiso del
DRP/SEA. La solicitud para obtener un permiso es escrutinada
internamente y no require que se hagan ningunos studios
preliminares sobre los posibles impacts. Aparentemente no ex-
isten pautas para asegurar que los problems relacionados con la
introducci6n de species ex6ticas sean reducidos al minimo. La
comunicaci6n en cuanto a restricciones, entire los funcionarios de
aduanas y z! DRP, no parece ser muy firme en esta Area.
Problems Existentes o Potenciales y/o Necesidades: Las
poblaciones de species existentes han sido o van a ser
reemplazadas por las de species introducidas; no existe un pro-
ceso conjunto de anAlisis para que el personal competent de los
sectors p6blico, privado y acaddmico evalie las posibles
ramificaciones de la introducci6n de species; no existen re-
quisitos para que se conduzcan studios preliminares antes de la
introducci6n de species; no existen requisitos de seguridad para
evitar que las species introducidas se escapen e invadan otras
Areas; no hay programs de inspecci6n para evaluar la estabilidad
de las poblaciones existentes y la habilidad para sobrevivir de las
species introducidas; y hace falta un program de entrenamiento



Tabla VII-6. Lista de especles acuiticas que han sido introducidas
a la Rep6blica Dominicana.


Especie


Aflo Introducida


Tilapia mossambica
Cyprinus carpio
Microplerus salmoides
Iclalurus punclatus
Tilapia rendalli
Cicha ocellaris
Tilapia nilolica
Tilapia aura
Cnpiopharingodon idella
Hiphoitalmich ky molitrix
Arichtichlhys nobilis
Macrobrachium
rcsenbergii


Pals de Origen

Haiti
Haiti
Haiti
E.U.A.
Mexico
Colombia
Puerto Rico
Puerto Rico
Taiwan
Taiwan
Taiwan

E.U.A.


para que los oficia!es de adunas se familiaricen con las species
acuaticas ex6ticas asi como tambi6n con las posibles ramifica-
ciones ambientales de la introducci6n de species.


Especies en Peligro de Extincl6n
y Areas Criticas

Las species de animals bajo amenaza de desaparid6n o en
peligro de extinci6n que habitan las tierras h6medas y Areas
marinas de la costa, incluyen pAjaros, reptiles y mamiferos
marines (Tabla VII-7); tambidn v6ase la Tabla VIII-I). Muchas de
las aves acuAticas en peligro de extinci6n han perdido su habitat
debido a que se han drenado o desmontado algunas de las tierras
h6medas o debido a que se han desmontado algunos de los
nanglares para obtener madera y carb6n. Los flamencos y las
cucharetas son cazados para obtener sus huevos y sus plumas, y la
paloma de corona blanca es cazada como un deported (Otten-
walder 1973). Hay aproximadamente de 1,000 a 1,500 flamencos
que resident en el pals y ademas unos 2,000 migran anualmente a la
Rep6blica Dominicana. Otras dos aves migratorias, ambas
alcatraces, Sterna fuscata y Anous stolidus, nidan en dos islotes
de los Siete Hermanos cerca de Monte Cristi (Alvarez 1980).
Cuatro species de tortugas marinas han sido reconocidas por
la Uni6n Internacional para la Conservaci6n de la Naturaleza y
los Recursos Naturales como en peligro de extinci6n debido a su
estado en la Rep6blica Dominicana. De estas cuatro la tortuga
carey y la tortuga verde a6n se cazan legalmente para obten-r
alimento (de sus carnes y huevos) y para usar sus conchas en la
fabricaci6n de joyas. Se hacen joyas de las conchas de tortuga
para la venta y el uso local asi como tambien para el comercio
turistico y la exportaci6n. Aunque la demand de la tortuga verde
es menor, esta tambien se caza como substitute para la mis
buscada tortuga de carey (Ottenwalder 1978). Hasta hace poco se
pensaba que las otras dos species, la tortuga mordedora y la tor-
tuga gigante, se encontraban relativamente escasas. Sin embargo,
basados en inspecciones de las playas, Ross y Ottenwalder (1980)
calculan que aproximadamente 300 tortugas gigantes anidan en
las playas del pals. La temporada principal para anidar es de
mediados de abril hasta junior, y los lugares preferidos se encuen-
tran en playas de regions poco desarrolladas que no tengan ar-
recifes cerca de la costa. Estas dos 1ltimas species tambien son
cazadas, aunque ilegalmente, para obtener alimento y sus con-
chas.
De los mamiferos marines, el manati de las Antillas se encuen-
tra en peligro de extinci6n. A pesar de que estan protegidos por el
gobierno de la Rep6blica Dominicana, aun se cazan muchos
manatis para obtener sus carnes y sus huesos. Basados en inspec-
ciones areas Belitsky y Belitsky (1980) concluyeron que hay dos
poblaciones diferentes con altas concentraciones en los
alrededores de Monte Cristi, y que ademAs hay varias poblaciones
de menos concentraci6n en las bahias de Ocoa y de Neiba. La
abindancia de estos mamiferos parece estar relacionada con la
presencia de lechos de hierba en las Areas cercanas a las desem-
bocaduras de los rios.
Los bancos de Plata y de Navidad, localizados cerca de las
costas del norte, parecen ser importantes para varias species de
ballenas. Se calcula que un 85% de la poblaci6n mundial de la
ballena jorobada, Megaptera novaeangliae, se concentra en esta
area durante los meses del invierno para aparear y parir (Otten-
walder, com. pers.). Ademas de la ballena jorobada otros
mamiferos marines que pueden observarse en aguas de la
Repfblica Dominicana incluyen Stenella coerulealba, Tursiops
truncatus, Mesoplodon europaeus, Ziphius cavirostris, Physeter
catadon, Orcinus orca y Balaenoptera borealis. Se han hecho
mapas de las Areas critics para estos grupos, basados en la infor-
maci6n que se tiene al corriente (Fig. VII-1).










Table VII-7. Especies bajo amenaza o en peligro de extinci6n en habitats costeros y marines de la Republica Dominicana.


Nombre Comfin


Habitat


Distribuci6n Conocida


Podiceps domninicus


Dichromanassa rufescens


Phoenicopterus ruberI


Ajaia ajajal


Dendrocygna arborea


Porzana flaviventer

Haematepus ostralegus

Cohimba leucocephalal


Eretmochelys imbricata2

Chelonia mydas2


Caretta caretta


Dermochelys coriacea

Trichechus manatus1

Megaptera novaeangliae


Castafiero


Penacho rojizo


Lagunas, tierras huimedas, lagos

Costa, lagunos salinas


Flamenco Lagunas costeras, lagos, tierras
hfinedos


Cuchareta


Pato Silbador de las Antillas


Rasc6n Pechi-amarillo

Cogedor de Ostras

Paloma de Corona blanca


Tortuga Carey


Tortuga Verde

Tortuga Mordedora


Tortuga Gigante


Manati


Ballena Jorobada


Lagunas costeras, tierras
htimedas, manglares

Lagos, tierras h6medas


Lagos, tierras hfmedas

Playas rocosas

Areas costeras, manglares


Marinos, playas de arena

Marinos, playas de arena

Marinos, playas de arena

Marinos, playas de arena

Areas costeras marinas, bahias


Bancos costeros
(en temporadas)


Guerra, Payaguara, Tres Ojos

Tortuguero, Estero Balsa,
Boca del Yaque del Norte

Isla Saona, Beata, Azua
Enriquillo

Lago Enriquillo, Lago Lim6n


Bahia San Lorenzo, SAnchez,
Enriquillo, Monte Cristi


No conocida

Playa Azul


Monte Cristi-Higucy, Isla
Beata, Saona


Vease el mapa

Vease el mapa

Vease el mapa

Vease el mapa


Bancos de Plata y Navidad


I Protegida por la ley; 2 Parcialmente prolcgida por la ley.


El DRP/SEA tiene la responsabilidad de imponer las leyes ex-
istentes para la protecci6n de los mamiferos y reptiles marines. El
DVS/SEA (Departamento de Vida Silvestre) es responsible de la
protecci6n de aves. En base a la informaci6n a disposici6n, puede
decirse que la imposici6n de las leyes no es muy firme y que hay
muy poca coordinaci6n entire estos dos departamentos.
Problems Existentes o Potenciales y/o Necesidades: Leyes
para proteger todas las species bajo amenaza de desaparici6n y
en peligro de extinci6n (que est6n solo parcialmente protegidas o
que al moment no est6n protegidas), dAndole la mAs alta
prioridad a las tortugas que se cazan con nms frecuencia; iniciar
una campafia de educaci6n sobre la conservaci6n para hacer que
las leyes existentes sean mAs efectivas; estimular el interns de los
inspectors encargados de imponer las leyes por medio de sesiones
de instrucci6n intensive; aumentar las sanciones por los abusos a
las species en peligro de extinci6n, y solicitar mAs ayuda de la
marina; prohibit la exportaci6n de todos los products hechos a
base de materials provenientes de species que est6n amenazadas
o en peligro de extinci6n; requerir un process de inspecci6n para
todos los proyectos propuestos por el gobiernu y la empresa
privada para evaluar los dafios que potencialmente podria incur-
rirse en Areas critics; aumentar las actividades para el estableci-
miento de parques y reserves, establecer criterios calificadores
para la protecci6n o producci6n, hacer una revista de las Areas
que podrian recibir protecci6n y someterla al cuerpo legislative.
Examinar el potential para la designaci6n de parques marines en
una o mAs de las siguientes Areas: (1) los islotes de los siete Her-
manos localizados cerca de Monte Cristi debido a sus cualidades
pristinas, aislemiento, y a que tienen habitats critics de arias
species en peligro de extinci6n; (2) los bancos costeros de
Navidad y de Plata ya que son Areas donde aparean y paren las


ballenas jorobadas; y (3) las playas que se extienden desde apr6x-
imadamente la Laguna Lim6n hasta el Cabo engafio debido a su
importancia como Areas donde anidan las tortugas.


Mineria

Se Ilevan a cabo muy pocas actividades mineras en los
alrededores de la zona costera. Se extraen arena, grava y arenisca
en algunas Areas, localizadas casi todas en la cuenca y en la desem-
bocadura del Rio Nigua; estas extracciones se iL:van a cabo sin
prestar much atenci6n a la degradaci6n de habitats y de Areas
costeras. Otras Areas costeras quc han sido afectadas por la ex-
tracci6n de arena son Juan Esteban, la Playa Estero y Cuello y
Cuello (Bonelly 1978). La producci6n de sal marina por medio de
la evaporacion se Ileva a cabo principalmente en el Area de Monte
Cristi cerca de las lagunas de Marigo, Salina y Piedra y cerca de
Las Salinas en la Bahia Las Calderas.
Tres Areas del pals estAn siendo consideradas para llevar a cabo
futuras txploraciones minerals. Se han hecho cinco peticiones
representadas por compaftias privadas solicitando concesiones
para llevar a cabo exploraciones mineras para la extracci6n de
arena y de arenisca en una faja cercana a la costa que se encuentra
entire Barahona y Enriqcillo. El gobierno es propietario de dos
reserves de mArmol, una adyacente a SAnchez y la otra en la punta
mAs al este de la peninsula. Otra reserve del gobierno que se en-
cuentra en la Bahia de Manzanillo entire Punta Luna y Punta
Pozo ofrece potential para la extracci6n de magnetita mineral.
No hay pozos d- petr61ko en el pals. Existe la posibilidad de que
en 1981 se empiecea exploraciones de petr61leo financiadas por el
gobierno en la plataforma insular del sur y/o en los bancos cer-


Especle


Estado


En peligro

En peligro


Bajo amenaza


Rara


En peligro


No conocido

Rara

No conocido


En peligro

En peligro

En peligro

En peligro

En peligro

En peligro



























Flgura VII-3b. Cicatrices de la extracci6n no controlada de arena de playa
cerca del Rio Nigua, el drea de donde tradicionaminente se han extraido
materials para la industrial de construcci6n de Santo Domingo. (Foto,
Random DuBois.)


canos a las costas del norte (Madera, com. pers.).
Las operaciones de extracci6n de arena han sido distinguidas
como un ejemp'o del "peor caso" de destrucci6n costera en el
pals (Fig. VII-3). La cuenca y el delta del rio Nigua es el Area de
donde tradicionalmente se han obtenido los materials de con-
strucci6n para el Area metropolitan. Esta Area no ha sido ad-
ministrada eficazmente debido a la superposici6n de las jurisdic-
ciones de la Municipalidad de Nigua, la Secretaria de Obras
P6blicas y la Direcci6n General de Minerales. A trav6s del Area de
la cuenca a6n quedan las cicatrices de las extracciones que se han
hecho en el pasado, las cuales causan series problems de erosi6n
y produce grandes cantidades de sedimentos. La protecci6n
natural de las costas se ha perdido debido a las extracciones de
arena, especialmente en las dunas cerca de la desembocadura del
rio. La p6rdida de estas barreras costeras fue notada cuando el
huracAn Allen abati6 esta Area, y el oleaje de la tormenta cruz6 a
trav6s del ancho delta dafiando algunas de las casas localizadas en
un escarpe elevado con vista al delta. A jesar de que se ha
reconocido el problenia y se ha establecido un ;,rupo coordinator,
la destrucci6n de las dunas a6n continue.
La Direcci6n General de Mineral, creada en 1971 (Ley 146), era
una organizaci6n muy pequefla, dependiente de la Secretaria de
Industria y Comercio hasta 1978. Desde aquel entonces su per-
sonal y su presupuesto han aumentado y hoy en dia estA tratando
de cumplir con su mandate legal para proteger, por medio de un
manejo eficiente, los intereses nacionales en las industries mineras
y metalurgicas. las extracciones de arena y grava representan una
excepci6n a la ley ya que en 1971 se form6 un consejo de various
ministerios para coordinar la superposici6n de jurisdicciones (Ley
123). Se ha hecho otra excepci6n con las operaciones de extrac-
ci6n de sal administradas por CORDE, la cual anteriormente
pertenecla a Trujil!o.
Problems Existentes o Potenciales y/o Necesidades: Los cuer-
pos interinstitucionales no han logrado coordinar las actividades
que causan degradaci6n ambiental; una inadecuada imposici6n
de las leyes existentes para la protecci6n del ambiente; se
necesitan pautas ambientales para reglamentar las futuras opera-
ciones mineras en la zona costera o cerca de esta.


Puertos

Dependiendo de los servicios prestados los puertos estAn
clasificados como internacionales, de cabotaje o turisticos. En la
costa norte, donde existen pocos fondeaderos, cuatro de los seis


puertos existentes estAn situados en la Bahia de Samana. En la
costa del Caribe, la cual tiene menos arrecifes y rocas sumergidas
y donde hay various estuarios de gran tamafto, existen nueve puer-
tos. AdemAs de estos puertos, existen varias facilidades privadas
para operaciones de carga (ALCOA, Gulf y Western) y tambi6n
hay un cierto n6mero de ancladeros (Fig. VII-1).
En general, la mayoria de los puertos se han tenido muy
descuidados en los filtimos 20-30 afios. Un ejemplo es el puerto de
SAnchez donde las altas tasas de sedimentaci6n y la inhabilidad
para mantener los canales despejados han conducido a que 6ste ya
no sea usado como un puerto conventional; en el presence 6ste
estA siendo utilizado por botes de pesca y yates deportivos (ONAP
1980). Sin embargo, se estAn haciendo esfuerzos de moder-
nizaci6n en Puerto Plata, Puerto Botado, San Pedro (L Macoris y
Puerto Haina.
El mayor 6nfasis de modernizaci6n y expansion de puertos se
estA poniendo en Puerto Haina, con fondos del gobierno y del
BID. Este es ya el mAs important de los tres puertos que sirven al
Area de Santo Domingo, y estA siendo expandido para satisfacer
las demands del future. Las mejoras que se estAn haciendo in-
cluyen el dragado de los canales hasta 11 m de profundidad, la
eliminaci6n de un muelle sumergido, renovaciones y mejoras en el
area del muelle este, el agrandamiento del Area para almacena-
miento de carga embalada, la construcci6n del edificio para la
Autoridad Portuaria, y la instalaci6n de un sistema de grias
m6viles. Estas mejoras aumentarAn la capacidad de operaciones
de tres millones de toneladas m6tricas que se tiene en la actualidad
a aproximadamente 4.5 millones de toneladas m6tricas (Pena,
com. pers.).
La administraci6n de los servicios portuarios estA dividida prin-
cipalmente entire la marina, la cual es responsible de las ac-
tividades navales y de la seguridad portuaria, y la reci6n activada
Autoridad Portuaria, la cual es responsible de la administraci6n y
manejo de los diferentes puertos. La Autoridad, creada por una
ley de 1970, no empez6 a funcionar hasta principios de 1979. Esta
es una organizaci6n aut6noma dirigida por un Consejo Ejecutivo
compuesto de tres representantes del sector privado y tres
Secretarios de Estado. La Autoridad consta de varias divisions:
Operaciones, Ingenieria y Materiales, Personal y Finanzas. La
estructura de la Autoridad no tiene la capacidad para llevar a
cabo inspecciones de los niveles de contaminaci6n ambiental u
operaciones de limpieza; tampoco existe un mecanismo por medio
del cual se pueda responder rapidamente a accidents de con-
taminaci6n.
Problems Existentes o Potenciales y/o Necesidades:
Establecer un mecanismo para mantener bajo inspecci6n los
niveles de contaminaci6n en los puertos principles y desarrollar
un plan de emergencia para coordinar la utilizaci6n de todos los
recursos humans y fisicos que sean necesarios en caso de que
haya un derramamiento de substancias t6xicas.



Turismo

En muchas de las islas pequeflas en la parte este del Caribe se
estA contemplando al turismo como un possible product de ex-
portaci6n limpio y abundante en un Area de limitados recursos
naturales. Desde que se firm6 el Decreto Ejecutivo 2536, la
Rep6blica Dominicana ha dado prioridad al desarrnllo del
turismo como un recurso productor de ingresos.
En 1968 un asesor de la UNESCO identific6 cuatro zonas que
ofreclan potential para el desarrollo del turismo. Luego de 6sto se
cre6 la Oficina de Turismo en 1971 (ley 103) y se declararon dos
zonas de prioridad para el desarrollo, Puerto Plata y sus
alrededores inmediatos (Decreto 2125, 1972) y la zona entire La
Caleta y ei Rio Higuamo (Decreto 3133, 1973). En 1980 se
hicieron modificaciones a la Ley 153 designando siete Areas de









prioridad para el desarrollo, seis de las cuales colindan con la
zona costera. Estas Areas estan en Santo Domingo-La Romana,
Luper6n-Cabrera, Macao-Punta Cana, Samana-Las Terreras,
Barahona-Enriquillo, y Monte Cristi-Pepillo Salcedo. Estas "fa-
jas" para el desarrollo del turismo bordea,. las respectivas
ciudades y se extienden de la zona litoral a 5 km tierra adentro.
Por el moment, casi todas las actividades van a concentrarse
en el Area de Luper6n-Cabrera o "Costa Ambar", con los proyec-
tos de Costa Ambar, Playa Dorada, y Playa Grande, y en la fran-
ja de Santo Domingo-La Romana o "Costa Caribe" con los pro-
puestos proyectos de Complejo Turistico Rio Mar, Estancias Las
Cabullas y Los Kapriles.
Lz. Ley 153 prove los incentives para el desarrollo. Estos son
s6lo aplicables a las zonas turisticas, y estipulan que el gobierno
cubrira los costs de toda la infraestructura necesaria y que cual-
quier proyecto que "... fomente el turismo o aumente los aloja-
mientos para los turistas visitantes" sera exonerado de impuestos
durante 10 aflos despubs de que se termine su construcci6n.
Durante el period de 1966 a 1976 las inversiones de gobierno
para el establecimiento de infraestructura turistica fueron
alrededor de SRD 82 millones en Puerto Plata y SRD 41 millones
en Samana; casi todo este dinero se utiliz6 para el desarrollo
turistico (Secretario T6cnico de la Presidencia 1978). AdemAs, el
Banco Central ha invertido o va a invertir fondos que ascienden a
$RD 11 millones para la construcci6n de hotels en los proyectos
de Playa Dorada y Playa Grande (Plan Cibao 1980). Los fondos
del gobierno tambi6n han sido invertidos en el establecimiento de
hotels en Santo Domingo y La Romana por medio de IN-
FRATUR, una instituci6n del Banco Central dedicada al desar-
rollo turistico.
Las ganancias producidas por estas in',ersiones calculadas para
1977 y comparadas con exportaciones visible fueron de $RD 91
millones en ingresos o 12.7% de todos los ingresos provenientes
del exterior. El deficit national en la balanza de pagos fue de SRD
224 millones. Se calcula que 11,000 empleados trabajaban direct
o indirectamente para la industrial turistica (UNEP 1979 b).
En diciembre, 1979, la Oficina de Turismo fue elevada a la
categoria de Secretaria. Sus nuevas r:sponsabilidades son las de
planificar, estimular y coordinar las actividades de pals rela-
cionadas con el turismo. Como resultado de estas reci6n expan-
didas responsabilidades la Secretaria de Turismo aparenta no
tener suficiente personal o fondos y apenas esta empezando a
cumplir con su mandate gubernamental.
Problems Existentes o Potenciales y/o Necesidades: La ad-
ministraci6n poco adecuada para controlar eficazmente un sector
turistico de rapido desarrollo; la posibilidad de que haya serious
problems con la infraestructura y otros factors ecol6gicos rela-
cionados debido a la ya aprobada concentraci6n de estructuras
densamente habitadas en la costa; la falta de un process de inven-
tario y de investigaci6n de recursos costeros para determinar el
grado del impact ecol6gico que puede tener un proyecto bajo
consideraci6n; la fa.ta de un process para otorgar permisos para
construir en las costas, el cual requiera un analisis de la in-
fraestructura necesaria, la eliminaci6n de basura y con-treflimien-
tos fisicos.


Recreaci6n

La presencia de peces deportivcs tales como el atin, el ;ez agu-
ja y otros peces de gran tamaflo en ias aguas pelagicas cerLa de las
costas ha servido de incentive para el establecimiento de tres
clubs na6ticos en la costa. Hay muchos botes de pesca depor-
tivos a disposici6n para ser alquilados, los cuales prestan servicios
a los turistas de invierno. Boca Chica, localizada aprox-
imadamente a 32 km al este de Santo Domingo, La Romana y
Boca de Yuma son Areas que tienen grandes flotas de hotes para
actividades recreativas. La riqueza de las aguas cercanas, y la pro-


ximidad al Paso Mona han contribuido al establecimiento de un
torveo annual de pesca de pez espada en Boca de Yuma (Van Ost y
Klire 1978).
El uso intense de las playas al este de Santo Domingo por la
poblaci6n urbana ha contribuido al deterioro de algunas playas,
tales como las de Boca Chica, donde los visitantes dejan desper-
dicios y utilizan los sargazos para lefla. Existe la posibilidad de
que en el future hayan conflicts entire el creciente uso p6blico de
las playas estes, que se extienden hasta La Romana y el desarrollo
de hotels turisticos que impediran el acceso a las playas p6blicas.
La utilizaci6n que se les ha dado a los escarpes de corales
costeros como parques urbanos en Santo Domingo y Puerto Plata
merece ser elogiada. El parque localizado frente a una playa en
Sosua tambi6n es muy atractivo.
Existen various clubes de buceo pero 6stos no aparentan ser
numerosos. Un club de Santo Domingo bucea principalmente en-
tre los arrecifes de Boca Chica.
Problems Existentes o Potenciales y/o Necesidades:
Establecer procedimientos para la recolecci6n de datos sobre la
pesca deportiva; planear el desarrollo turistico de manera que no
se impida el access p6blico a las playas.


Desastres Naturales

Las tormentas tropicales y huracanes que se original en el Area
tropical del Atlantico o del Caribe, de agosto a octubre, han
causado estragos y destrucci6n repetidas veces en La Espaflola.
Los dafnos series y las perdidas de vidas son causados prin-
cipalmente por los vientos de altas velocidades (de mas de 230
kph) y por los oleajes producidos por las tormentas, los cuales
alcanzan de 1 a 3 m de altura (Poke 1977). Ademas de los daflos
director causados por los vientos y las oleadas hay dahlos secun-
darios asociados con la erosi6n several de playas y el deterioro de
estructuras cercanas a la costa. Durante el period de 1887 a 1975,
46 tormentas tropicales o huracanes han pasado cerca o sobre la
Rep6blica Dominicana (UNEP 1979 c). En la mayoria de los
casos estas tormentas han entrado a la isla por la costa sur, aun-
que en cigunas ocaciones tormentas originadas en el este han
abatido la costa norte (de la Fuente 1975). Diez tormentas
tropicales o huracanes han abatido directamente al pals, siendo el
mas reciente el Huracan David en 1979.
La Espaflola tambi6n esta situada en un Area de peri6dicas ac-
tividades sismicas causadas por una series de sistemrs de fallas que
pasan cerca o a traves del pals. Estas han causado una series de 25
temblores que han sido registrados y que han oscilado en
magnitude de 5 a 6.5 en la Escala de Richter, los cuales han ocur-
rido durante el period de 1964 a 1976 (UNEP 1979 c).
Son muy pocas las piecauciones que pueden tomarse para pro-
teger a un Area de una situaci6n en que se present el "peor de los
casos", exepto la evacuaci6n de antemano. En los casus menos
severos ciertas precauciones de seguridad pueden reducir
significativamente los daflos a la propiedad y las perdidas de vida.
En la Rep6blica Dominicana existen cuerpos y facilidades para la
defense civil, pero es dificil determinar su efectividad. Sin t,:i-
bargo, no existen c6digos de construcci6n que estipulen la
resistencia de edificios, ni siquiera para las situaciones en que se
presented casos no muy severos. Los daflos causados por
huracanes podrian ser de much consecuencia para la costa del
sudeste, en la cual se esta desarrollando rapidamente la industrial
turistica. Otros factors que deben ser considerados antes de que
se permit la construcci6n de facilidades cerca de la costa son las
caracteristicas de la plataforma mar adentro, las cuales podrian
agravar el oleaje causado por las tormentas, la existencia o ausen-
cia de barreras protectoras naturales tales como manglares, la
posibilidad de que haya que construir rompeolas artificiales, y la
configuraci6n del terreno en relaci6n con el drenaje de las aguas
producidas por las tormentas.









Problems Existentes y/o Potenciales y Necesidades: La incor-
poraci6n de un requisite en el c6digo de construcci6n que estipule
diferentes niveles de resistencia, los cuales varien en base al
tamafno y localizaci6n de !a estructura, y la frecuencia y magnitude
de las tormentas y temblores que han ocurrido en el pasado.


Anilisis Institucional

Centro de Investigaciones de Biologla Marina (CIBIMA)
CIBIMA es un pequeflo centro de investigaci6n que opera semi-
independientemente en el Departamento de Biologia de la Univer-
sidad Aut6noma de Santo Domingo (UASD). En 1980 el personal
estaba compuesto de 8 profesionales trabajando tiempo complete
y 2 profesionales trabajando parte del tiempo. La distribuci6n de
los titulos profesionales incluye 2 Doctores en Filosofla, I
maestria en Ciencias y 4 Licenciados en Ciencia. El presupuesto
de CIBIMA para 1980 fue de $RD 228,400; mAs de la mitad de
estos fondos provinieron de fuentes fuera de la Uiiversidad
(O.E.A. y INDRHI).
CIBIMA fue formado en 1962, con un bi61logo como director
del Instituto de Biologia Marina de la UASD. Los objetivos prin-
cipales de CIBIMA son la educaci6n y la investigaci6n cientifica.
Esta es la 6nica instituci6n educativa (a travis del Departamento
de Biologia de la UASD) en la Rep6blica Dominicana que entrena
cientificos marines. Varios estudiantes graduados del program
ofrecido por CIBIMA ocupan en el present cargos de importan-
cia en instituciones gubernamentales tales como INDOTEC y el
Departamento de Recursos Pesqueros. CIBIMA ha participado
en el program de PPA a travys del proyecto de educaci6n profe-
sional. Cuatro de Jas personas que trabajan actualemente en
CIBIMA han recibido alg6n tipo de entrenamiento tdcnico en el
exterior por medio de becas otorgadas por la AID.
Los proyectos de investigaci6n incluyen inventarios de
manglares, arrecifes corales y sistemas de playas en la costa sur, y
a studio del ecosistema del Lago Enriquillo (Bonelly 1978).
AdemAs de estos proyectos, CIBIMA auspici6 en 1978 una con-
ferencia international sobre la conservaci6n, la primera de este
tipo en el pals.
Los proyectos que se estAn llevando a rabo al corriente incluyen
una inspecci6n de las lagunas costeras con el prop6stio de deter-
minar su potential pesquero, un studio para determinar el poten-
cial que ofrecen los cangrejos como recurso pesquero, ambos
financiados por la OUA, y el desarrollo de un proyecto de
acuacultura en colaboraci6n con INDRHI.
Hasta 1979, CIBIMA estaba localizado en lo que antes era un
casino junto al mar en el malec6n de Santo Domingo. Este
espacioso local inclula oficinas, laboratories, una biblioteca, col-
ecciones de referencia, facilidades para estudiantes y tanques
marines para la experimentaci6n. Pero el HuracAn David caus6
dafios irreparables a este local (se calcula que los costs de
reparaci6n ascendeican a $RD 326,000), asi como tambidn daflos
al equipo, biblioteca y botes que se calcula ascienden a $RD
100,000. CIBIMA se encuentra temporalmente localizada en una
pequefla casa que no cfrece las facilidades adecuadas para llevar a
cabo actividades educativas o de investigaci6n cientifica. Se ha
propuesto la construcci6n de un local en Boca Chica, lo cual
ofreceria una localizaci6n junto al mar, proximidad a las areas de
alta producci6n tales como manglares y arrecifes de corales y un
access rApido a Snto Domingo, pero sin embargo hacen falta
fondo- nara poder Ilevar a caho este proyecto.

Departamento de Recursos Pesqueros (DRP)
El DRP es parte de la Subsecretaria de Recursos Naturales de la
Secretaria de Agricultura. El DRP es la instituci6n gubernamental
que estA a la cabeza en el manejo de recursos pesqueros de aguas
dulces y saladas. La estructura del DRP ha sido recientemente
modificada, la Secci6n de Caceria fue removida y se crearon dos


nuevas divisions de acuacultura y pesca. Estos cambios incitaron
a que se emplearan 22 nuevos tecnicos, lo cual mAs que triplica el
tamaflo del departamento. Se calcula que en el present el per-
sonal consta de 120 empleados la mayoria de estos son inspec-
tores a cargo de imponer las leyes. El presupuesto para 1980 es de
aproximadamente $RD 3,000,000.
AdemAs de manejar los recursos pesqueros marines y de aguas
dulces, el DRP desempefla un papel muy important direct e in-
directamente en el desarrollo la acuacultura.
Las instalaciones para acuacultura que tiene el gobierno en
Nigua produce pececillos que se usan para abastecer los lagos y
estanques p6blicos y privados, asi como tambien ofrecen una
oportunidad para lievar a cabo investigaciones cientificas sobre la
policultura y la introducci6n de species ex6ticas. AdemAs de
supplier pececillos al sector privado, tambien se dan consejos
tecnicos a aqudllos que los soliciten. Los proyectos que se piensan
llevar a cabo en el future incluyen el establecimiento de una in-
stalaci6n para la maricultura y el desarrollo de un enfoque
regional para la producci6n de pececillos, con instalciones
planeadas para Azua y La Vega.
El Departamento parece haber sido afectado por la reciente ex-
pansi6n a un local poco adecuado para acomodar mAs personal;
este tambien aparenta tener una inadecuada base de recursos
humans, de la cual es dificil extraer el talent necesario para
lograr una eficiente administraci6n y competencia tecnica.

Institute de Desarrollo y Cr6dito Cooperativo (IDECOOP)
IDECOOP es una organizaci6n gubernamental aut6noma, la
cual fue creada en 1963 para ayudar con el establecimiento de
cooperatives, coordinar las acciones de las cooperatives con la
Federaci6n Nacional de Cooperativas Dominicanas, y contribuir
al mejoramiento de las cooperatives existentes.
En 1974, con la ayuda de un prestamo otorgado por el BID, se
inici6 un proyecto pesquero para brindar al consumidor national
pescado a bajo precio y al mismo tiempo mejorar el nivel de vida
de lo3 pescadores artesanos. El program consistia en la construc-
ci6n de seis instalaciones pesqueras localizadas en Monte Cristi,
Puerto Plata, Miches, San Pedro de Macorls, Azua y Barahona, y
una instalaci6n central en la capital. La instalaci6n central coor-
dina todas las actividades y sirve como centro distribuidor. Como
parte del proyecto, se importaron 64 botes de fibra de vidrio con
equipos de pesca electr6nicos, para las seis cooperatives y dos
botes de 22 metros con cascos de acero para proveer pescado a la
instalci6n central.
Alrededor del 20% de los pescadores nacionales participan en
este program (Lima dos Santos y Brownell 1978). La inadecuada
administraci6n durante los aflos formativos del program cre6
ciertos sentimientos de desconfianza entire los pescadores. La
falta de experiencia tecnica de IDECOOP ha sido mencionada
como la raz6n por la cual se importaron botes de fibra de vidrio
equipados con motors enfriados por aire en vez de motors en-
firados por agua. Ya que los motors enfriados por aire se calien-
tan much en las aguas dominicanas, stos ahora estAn siendo
reemplazados por motors enfriados po. agua.

Institute Dominicano de Tecnologia Industrial (INDOTEC)
INDOTEC es una instituci6n semi-aut6noma, relacionada con
el Banco Central. Su funci6n principal es la de estimular el desar-
rollo industrial ayudando a mejorar las habilidades tdcnicas. En
1978 se lleg6 a un acuerdo entire el BID e INDOTEC para hacer
un analisis del sector pesquero de la Rep6blica Dominicana. El
BID financi6 este proyecto por medio de un prestamo no reem-
bolsable de $EU 1.05 millones. Los objetivos principles eran
identificar las zonas pesqueras productivas, recomendar mdtodos,
botes, puertos e instalaciones de procesamiento y mercadeo para
asegurar el uso mAs eficiente de los recursos, asl como tambien
hacer un andlisis institutional con recomendaciones para desar-
rollar un plan de acci6n para el sector pesquero. Sin embargo, el









informed de INDOTEC no habia ain sido puesto en circulaci6n
cuando se condujo este perfil ambiental. AdemAs del susodicho
proyecto, INDOTEC tiene una pequefla instalaci6n para la
acuacultura en el local donde estA situado. En este proyecto se ha
dado 6nfasis a la cultural de Tilapia y camarones.


Conclusiones

El manejo ineficaz de los recursos costeros y marines de. pals se
debe a cinco factors causativos principles: 1) El uso no tradi-
cional de los recursos; 2) Un grupo de organizaciones ad-
ministrativas de rApido crecimiento y a6n inexpertas; 3) La falta
de mecanismos coordim-idores entire las instituciones ad-
ministrativas los cuales son necesarios para llevar a cabo un enfo-
que integrado; 4) Una escasez de profesionales hAbiles con con-
ocimientos sobre multiples disciplines; 5) Un mandato legislative
poco claro.
La Rep6blica Dominicana tradicionalmente se ha dirigido al in-
terior del pals para el desarrollo de recursos naturales, como lo in-
dica su dependencia en el az6car y en las industries mineras como
fuentes principles de cambio exterior. Este enfoque en el desar-
rollo del interior, ha protegido hasta hace poco a la zona costera
de muchos de los problems relacionador con el desarrollo.
Desafortunadamente, este period de indulgencia estA llegando
rapidamente a su fin, a media que los recursos marines pes-
queros y el sector turistico van convirti6ndose en Areas de alta
prioridad.
Como un remanente de la era de Trujillo, inuchas de las fun-
ciones ejecutivas eran administradas directamente desde la oficina
del president durante el gobierno de Balaguer. Por consiguiente,
la mayoria de los departamentos administrativos eran pequeinos,
muy poco eficaces y no tenian suficiente personal. S61o desde
1978 han empezado a expandirse estas oficinas. El Departamento
de Recursos Pesqueros aument6 su m6mero de tecnicos de cuatro
a 22. La Oficina de Turismo fue elevada al nivel de Secretaria. El
tamaflo de la Oficina de Minas aument6 de una oficina a un piso
entero en el edificio central del gobierno. La Autoridad Portuaria
creada por ley en 1971, no comenz6 a funcionar hasta principios
de 1978. Una de las consecuencias de estas rApidas expa;:siones de
los cuerpos administrativos es que estos estAn ahora esforzandose
para cumplir con sus mandates legislativos.
Aunque algunos de los mandates legislativos de varias institu-
ciones se sobreponen, existen pocos mecanismos para llevar a
cabo el manejo integrado y ecologicamente adecuado de la zona
costera. En algunos casos estos mandates crean Areas de
autoridad muy nebulosa, lo cual entorpece los esfuerzos para
llevar a .abo un manejo efectivo y coordinado; con mAs frecuen-
cia estos mandates estimulan la toma de posiciones adversas entire
los administradores, por lo general a expenses del ambiente (por
ejemplo, la extracci6n de arena de Nigua).
Hay una seria escasez de profesionales entrenados en el manejo
de recursos costeros y marines. La 6nica instituci6n de la UASD
que se dedica a la preparaci6n de cientificos marines padece de
constreflimientos profesionalcs y financieros, y desde que pas6 el
HuracAn David de problems de infraestructura. Esto hace que la
carga del manejo integrado sea colocada casi toda sobre las per-
sonas encargadas de la planificaci6n, las cuales pueden no tener
los conocimientos tecnicos necesarios para tratar con los comple-
jos problems del manejo de la zona costera.
Los aumentos en el personal administrative han generado
muchos problems entire las diferentes instituciones, debido mAs
que nada a la poca claridad, deficiencia o redundancia de los
mandates legislativos. El mejor ejemplo de 6sto es la ad-
ministraci6n de acuacultura en el pals. En el present hay tres in-
stituciones gubernamentales trabajando paralelamente en proyec-
tos de acuacultura, pero parece haber muy poca coordinaci6n en-
tre 6stas. Pocos paises pueden darse el lujo de utilizar recursos


limitados, ya sean humans o financieros, en esfuerzos indepen-
dientes para lograr un objetivo com6n.
Hay una necesidad urgente de integrar el manejo de la zona
costera y Areas marinas. Los factors conflictivos mas
significantes incluyen la prioridad que el gobierno le ha dado al
turismo, la prioridad que se espera va a darse a la pesca marina y
la amenaza de que haya un serio derrame de petr61eo en el Paso
Mona.
A pesar de la alta prioridad que el gobierno le ha dado al desar-
rollo del sector turistico, la Secretaria de Turismo no aparenta
estar capacitada para examiner las ramificaciones que el desar-
rollo concentrado va a tener en el ambiente. AdemAs del estableci-
miento de proyectos turisticos en las playas pristinas, debe pen-
sarse seriamente en los problems del acceso p6blico a las playas,
el tratamiento de las aguas negras, la eliminaci6n de basura, la
protecci6n contra huracanes, el abastecimiento de comida para
los turistas, la toma de conchas y corales, y la preservaci6n de
habitats critics para proteger a las species en peligro de extin-
ci6n.
En el present, la pesca se practice a nivel artesano, y por lo
tanto se importa un 6C% del pescado consumido. Los resultados
de una reciente investigaci6a indican que potencialmente las
aguas dominicanas podrian satisfacer la demand local. El cuerpo
administrative de este sector no ha alcanzado a6n el desarrollo
necesario para satisfacer las demands impuestas por los esfuer-
zos de pesca a nivel industrial ni para mantener un rendimiento
sostenido.
A pesar ue que se les ha dado a la Marina y la Fuerza AMrea la
responsabilidad de patrullar las costas y aguas del pals, no existe
un plan de emergencia para tratar con derrames de substancias
t6xicas. Esto es especialmente critic en la proci6n este del pals
adyacente al Area de alto trAfico del Paso de Mona. Es probable
que el trAfico de barcos a travds del Paso Mona va a aumentar ya
que la reciente limitaci6n de producci6n en algunos campos
petroliferos del Medio Oriente podrian aumentar la dependencia
en el petr61leo venezolano. En una reciente conferencia sobre la
contaminaci6n causada por petr61eo, auspiciada por la Agencia
de los Estados Unidos para la Protecci6n del Ambiente (EPA),
que se llev6 a cabo en Puerto Rico, se present un modelo te6rico
de la trayectoria que seguiria el petr61leo si se derramaran 6,000
barriles de crudo al este de la Isla de Mona. Este indic6 que el
petr61eo Ilegaria a la costa este de la Rep6blica Dominicana en
tres dias y que se extenderia hasta La Romana y la Laguna Lim6n
en cinco dias.
Tambi6n se necesitan planes de emergencia para cada uno de
los puertos principles, para poder actuar rapidamente en caso de
que se derramen substancias t6xicas.
Do, organizaciones existentes tienen la responsabilidad de en-
frentarse con las emergencies ambientales. El decreto presidential
2011 recientemente cre6 una comisi6n encargada de la conser-
vaci6n de la flora y fauna marinas. Esta comisi6n estA compuesta
por el Director de la Defensa Civil presidente de la comisi6n), el
director de aduanas, el jefe de personal de la marina, el director
de migraci6n, el administrator del Aeropuerto Internacional de
las Americas y el director de Recursos Pesqueros. La funci6n
principal de la comisi6n es la de facilitar el arribo de equipo para
limpiar petr61eo proveniente de Areas fuera del pals.
El Departamento del Medio Ambiente, una dependencia de la
Secretaria T6cnica de la Presidencia, va a conducir evaluaciones
ambientales de los proyectos que se propongan. En el present
este departamento no tiene suficiente personal y probablemente
no tiene la capacidad t6cnica requerida para evaluar el manejo de
la zona costera vasee a Arellano para un anilisis institutional).
Posiblemente es necesario crear una comisi6n que actIe como
una "instituci6n para evaluar y otorgar permisos" a !os proyectos
que afecten la zona costera. Los miembros de esta comisi6n deben
incluir personal canficado y de alto nivel de la Marina, Recursos
Pesqueros, Defensa Civil, Comercio e Industrias, Turismo,









CIBIMA y el Departamento del Medio Ambiente. El represen-
tante de este iltimo debe servir de enlace principal entire la com-
isi6n y otras ;rnstituciones gubernamentales cuyas actividades en el
interior podrian afectar a la zona costera. La evaluaci6n y el con-
sentimiento deben ser requeridos antes de que se Ileve a cabo cual-
quier proyecto en la zona costera. Entre las modificaciones que se
hagan a las leyes existentes para crear la nueva comisi6n debe in-
cluirse un requisite de que se hagan evaluaciones ecol6gicas para
las actividades proyectadas en la zona costera. Esta evaluaci6n
debe ser hecha por la organizaci6n que va a llevar a cabo la ac-
tividad propuesta y debe entregarse a la comisi6n junto con el
document de solicitud. La comisi6n debe tener el poder de
a,.robar un proyecto, exigir modificaciones en la actividad pro-
puesta o rechazarla. AdemAs, la ley debe estipular que aquellos
proyectos en la zona costera que est6n en conflict con las metas
nacionales pueden ser inspeccionados, revisados e interrumpidos
o terminados.


Recomendaciones

CIBIMA es la tnica instituci6n acaddmica dedicada a la in-
vestigaci6n bAsica de las ciencias marinas y al entrenamiento de
tdcnicos y cientificos en ciencias marinas. El gobierno depend de
CIBIMA para la preparaci6n de cientificos marines calificados
necesarios para lograr las metas establecidas por las leyes. Los
daflos causados por el HuracAn David en el centro educative de
CIBIMA van a inducir una escasez de personas entrenadas en
ciencias marinas y manejo de recursos.
CIBIMA y el gobierno se han dado cuenta de que muchos
estanques y lagunas de aguas dulces y salinas no estAn siendo
utilizados eficientemente, y ambos han iniciado proyectos para
Ilevar a cabo descripciones fisicas bAsicas. Para que estos puedan
usarse racionalmente un inventario debe incluir datos sobre las
fluctuaciones de salinidad, temperature y oxigeno, tanto diurnos
como estacionales, la tasa de revolvimiento de las aguas, la
presencia y el estado de species nativas y la radiaci6n solar.
Deben iniciarse proyectos pilots para explorer los posibilidades
que tienen estos recursos para la acuacultura/maricultura (como
por ejemplo la cria de Artemia para la exportaci6n), asi como
tambidn el potential que ofrccen dstos para la utiliz2.ci6n de
energia solar. Estos proyectos pilots deben tener una butna base
ecol6gica y deben llevarse a cabo utilizando conocimientos de fac-
tores externos tales como el potential para el uso local or para la
demand en el mercado exterior.


Como las presiones para desarrollar utilizar los recursos
costeros van a seguir aumentando, s. necesitan urgentemente
pautas para examiner actividades y proyectos especificos, y para
coordinar acciones entire las organizaciones gubernamentales. El
process de examinaci6n debe tener dos components: una
evaluaci6n de los impacts ambientales de un proyecto incluyen-
do species en peligro de extinci6n, habitats critics, infraestruc-
tura necesaria y desperdicios relacionados, que debe ser hecha por
la organizaci6n que propone Ilevar a cabo el proyecto; y un pro-
ceso de inspecci6n al nivel de ONAPLAN, el Departamento de
Medio Ambiente o una nueva comisi6n que debe ser requerido
antes de que pueda llevarse a cabo la acci6n. Esto ofrece la venta-
ja de que se podrian integrar las diferentes iniciativas en la ad-
ministraci6n de la zona costera, ademAs de proporcionar un
medio de vigilancia. Pero 6sto solo podria lograrse a travys de una
legislaci6n clara y con los recursos adecuados.
La Rep6blica Dominicana necesita un plan de emergencia para
controlar derramamientos de substancias t6xicas. La Comisi6n
para la Conservaci6n de la Flora y la Fauna Marina y el capitAn de
la Autoridad Portuaria podrian disefiar el plan y los reglamentos
para facilitar el arribo y uso del equipo para limpiar la substancia
derramada. El plan podria expandirse para incluir una
caracterizaci6n de la zona costera y un indice de su
vulnerabilidad.
Debido a que existen administraciones paralelas y rivals en el
sector pesquero, debe definirse una political national. La for-
maci6n de una comisi6n compuesta de los directors del
DRP/SEA, INDRHI, INDOTEC, INDECOOP y la Marina
podria ser muy efectiva. Esta comisi6n estableceria prioridades
nacinales para el sector pesquero, delinearia las estrategias mAs
eficaces, coordinaria los esfuerzos y compartiria los recursos para
lograr los objetivos.
Los parques marines representan un Area de prioridad debido a
la fragilidad de los recursos marines en el pals. La creaci6n de uno
o various parques recibiria much publicidad international rela-
cionada con la preservaci6n de estas Areas. Se necesita hacer un
inventario de recursos marines y desarrollar criterios para la
designaci6n de parques. Tres Areas potencial:s que deber, ser
estudiadas son los Islotes de los Siete Hermanos cerca de Monte
Cristi debido a sus cualidades pristinas, aislemiento y a que tienen
habitats de varias species en peligro de extinci6n; los bancos
costeros de Navidad y Plata ya que son utilizados por las ballenas
jorobadas para aparear y parir; y las playas que se extienden
desde cerca de la Laguna Lim6n hasta el Cabo Engaflo debido a
su importancia como Areas donde anidan las tortugas.




















VIII



Areas Silvestres y Vida Silvestre


En este document el tdrmino "Areas silvestres" se usa en un
nuevo sentido mas amplio. Nuestra definici6n va mas z'!' de la
noci6n popular sobre areas silvestres la cual se refiere a un area no
alterada por la intervenci6n humana, donde el hombre es cuando
mas un visitante. El termino, en la forma en que se usa aqui in-
cluye estas areas pero tambien cubre una mas amplia gama de
area y usos de la tierra. En la literature sobre el desarrollo, las
areas silvestres tradicionalmente han sido aquclla.s a disposici6n
para la expansion de la poblaci6n, la agriculture, la tala commercial
de arboles, y el desdaiollo de recursos naturales.
Estas areas tambien han sido vistas como lugares donde los
campesinos carentes de tierras, empujados de lugar a lugar por las
condiciones econ6micas y sociales, podrian adquirii un pedazo de
tierra (Miller 1978).
Muchos de los problems con el factor human en el manejo de
areas silvestres que existen aun hoy en dia, se deberi pro-
bablemente a esta confusion de areas silvestres con tierras .io pro-
ductivas. La dificultad de discernir entire areas silvestres y ierras
que potencialmente pueden explotarse pero que al moment no
estan siendo explotadas ha causado series problems dentro del
gobierno y con el p6blico en general.
En este document el termino "areas silvestres" se refiere a
aqullas que no pueden sostener una agriculture permanent, la
cria de animals, o una producci6n forestal intensive (Morell
1978); esta definici6n tambien incluye areas acuaticas analogas a
las antes mencionadas, ya sean marinas o de agua dulce. Esta
definici6n es In suficientemente amplia para incluir areas mane-
jadas para la producci6n o para la recuperaci6n de comunidades
bi6ticas naturales. Una definici6n mas restrictive que se ha
utilizado anteriormente (Freeman y otros 1980) incluye solamente
las "tierras y aguas que han sido muy poco afectadas por el hom-
bre modern y donde los process naturales tales como la
evoluci6n, la reproducci6n de plants y animals nativos y la
recirculaci6n natural de nutrients continuan en equilibrio
dinamico". Para una isla como La Espafnola, donde la Republic
Dominicana ocupa menos de 50,000 km2 de territorio y que tiene
una historic de colonizaci6n europea de casi 500 afnos, esta
definici6n seria muy exclusive. Nos parece que la definici6n mas
amplia puede aplicarse mejor a los problems de la Republica
Dominicana y de la isla de La Espainola.
Es tentador dividir el sector del manejo de areas silvestres en
subunidades geograficas y de flora y fauna, pero de esta manera
se puede facilmente perder de vista la importancia de considerar a


las areas silvestres como un complejo de subpartes necesarias que
se aftectan las unas a las otras mutuamente. Las subunidades
acuaticas, terrestres y de flora y fauna son categorlas arbitrarias y
dan la impresi6n de que estos components existen
separadamente. Mientras que pueden ser considerados
separadamente para facilitar el antlisis, estos components no ex-
isten por si solos sino que obran reciprocamente formando asi
complejos ecosistemas naturales. El recurso de las areas silvestres
incluye todas las caracteristicas y components del ecosistema
natural. Cuanco se intent proteger o manejar s61lo un aspect de
la flora, fauna o del territorio no se tiene dxito. Las areas
silvestres deben ser protegidas y manejadas comic sistemas
naturales que actuan reciprocamente y que estan compuestos de
subunidades diversas pero necesarias.


Estado de la Vida Silvestre Nativa

De todas las islas mayores y menores de las Antillas, La
Espafnola tiene quizAs la mas grande variedad de ambientes
diferentes. El Pico Duarte, el punto mas alto de las Antillas (3,087
m) y cl Lago Enriquillo, el punto mas bajo, se encuentran ambos
en la Rep6blica Dominicana. Existen nueve zona., de vida dentro
del territorio nacional (vease el Capitulo III), pero esta cantidad
aumenta a 16 cuando se toman en cuenta las diferentes zonas de
transici6n (OEA 1967). Las diferencias climdticas que se dan en el
pals son impresionantes para un area de tierra tan limitada
(menos de 50,000 km2). En el suroeste y el noroeste se dan condi-
ciones secas, casi des6rticas, mientras que en las regions
montanlosas de las parties central y norte existen areas de much
Iluvia. Ademis, en el sector marino, existe una gran variedad de
ambientes en las costas, cerca de las costas, en los arrecifes y en la
plataforma continental. En el present, el Museo Nacional de
Historia Natural estA haciendo un inventario de los ambientes
costeros y de cerca de las costas (Ottenwalder, com. pers.).
A pesar de la situaci6n insular del pals, su relativamente
pequefia superficie y de que fue colonizado por los Europeos hace
casi 500 afnos, la fauna de la Rep6blica Dominicana ain no se
conoce totalmente. Se siguen descubriendo nuevas species para
el pals, la isla y para la ciencia. Hay un alto grado de diferen-
ciaci6n enddmica, lo cual aumenta las probabilidades de que se
descubran nuevas y extraordinarias species en cada excursi6n de
campo que se haga a los tramos que anC mantienen ecosistemas


Prevou P e M atW83










naturales. Se conocen 139 species de pAjaros residents en el
pals, y 90 species que migran a 6ste, de las cuales 34 son
end6micas. Una familiar, la Dulidae, estA representada por una
sola especie, Dulus dominicus, la cual sera declarada ave national
del pals con la propuesta Ley de la Fauna.
Se han publicado gulas muy tiles para el studio de la fauna
ornitol6gica, en ingl6s (Bond 1971) y en Espaiol (Dod 1978). Am-
bas obras son muy tiles para la identificaci6n de species y de sus
distribuciones en general. Fuera de tratados sobre la iden-
tificaci6n de la mayoria de la fauna native, se ha publicado muy
poco a manera de monograflas ecol6gicas o de comportamiento.
En el moment se estA prestando much atenci6n a algunas
species, pero este interns parece estar relacionado con el valor
commercial, actual o potential, de las species. Algunos ejemplos
son la paloma de corona blanca, Columba leucocephalus, el
cocodrilo americ no, Crocodylus acutus, y la tortuga de carey,
Eretmochelys imbricata. Tambi6n se estA prestando algo de aten-
ci6n a las species poco comunes o en peligro de extinci6n, aun-
que 6stas no tengan ning6n valor commercial, tales como la hutia
Plagrodontia aedium, y el solenodonte Solenodon paradoxus.
No hay a disposici6n informaci6n bAsica sobre las poblaciones,
distribuciones y hAbitos alimenticios de la fauna. Se han utilizado
muy pocos recursos humans y financieros en el studio de la
fauna, debido mAs que nada a que el studio y manejo de las
poblaciones silvestres nunca han sido un area de prioridad para el
gobierno dominicano. Solo en la 61tima decade se ha ainadido la
biologia con un 6nfasis en el studio de la vida silvestre a los pro-
gramas de las principles universidades dominicanas. El campo de
la biologia de vida silvestre reci6n ha empezado a atraer estu-
diantes, a media que se han ido creando puestos en el gobierno.
Se han hecho studios del comportamiento de animals en
cautiverio usando varias species nativas, incluyendo dos
mamiferos que estAn en peligro de extinci6n Plateodonita sedium
y Solenodon paradoxus. El Parque Zool6gico Nacional
(ZOODOM) estA conduciendo studios sobre estos animals y
ademAs estA criando en cautiverio a dos species de iguanas,
Cyclura cornuta y C. ricordi. ZOODOM tambi6n ha logrado que
el cocodrilo Crocodylus acutus se reproduzca en cautiverio
(Duval, com. pers.). Estos studios ailaden much a la base de
conocimientos sobre la reproducci6n de estas species y sobre su
comportamiento en cautiverio, pero no pueden utilizarse como
substitutes para studios de campo sobre el comportamiento, la
reproducci6n y la importancia ecol6gica de estas species en su
habitat natural.
La Rep6blica Dominicana no es miembro signatario del con-
venio CITES (Convenio Internacional sobre el Comercio de
Especies en Peligro de Extinci6n), pero se estAn haciendo esfuer-
zos para tratar que el pais se haga miembro de este acuerdo inter-
nacional. El convenio y los documents de sustentaci6n se en-
cuentran ahora mismo en la oficina del asesor legal de la Oficina
de la Presidencia. Anticipando que eventualmente se firmarA el
convenio, el Departamento de Vida Silvestre (DVS) ha
establecido estrechos vinculos de cooperaci6n con la Divisi6n
Prevenci6n de la Comercializaci6n de la Flora y Fauna Protegida,
del Depart.'aento del Interior de los Estados Unidos. Puede
decirse que e' UVS estA procediendo como si la Rep6blica
Dominicana fuera ya un miembro signatario del CITES.
No existen listas de species en peligro de extinci6n o bajo
amenaza de desaparici6n oficialmente reconoc;das por el gobier-
no, pero la mayoria de las instituciones ded',cadas al studio y
manejo de la vida silvestre han estado haciendo listas de species
que dstas consideran deben incluirse en una tal lista official (Tabla
VIII-1). No se han hecho inventarios comprensivos para deter-
minar 'a presencia o ausencia de estas species en todas las areas
del territorio national. las evaluaciones sobre el estado de las
poblaciones representan cAlculos profesionales, puro la base de
datos estA muy incomplete.


Estado de las Areas Silvestres

Usos Exislentes de los Recursos de Areas Silvestres
En general no hay datos cuantitativos sobre los usos que se les
esti dando al moment a los recursos de Areas silvestres. Tanto la
flora como la fauna son explotadas en formas consuntivas y no
consuntivas. Se cosechan y colectan plants vivas y products de
plants para una variedad de usos. La explotaci6n de bosques
para la producci6n de madera es discutida en otras secciones de
este document (veanse los Capitulos III y IV). Las plants tam-
bien se usan para hacer alimentos, medicines, bebidas, ungoen-
!os, ornamentos, tintes, perfumes y escencias, condimentos y tes
(Liogier 1974). Con la excepci6n de la explotaci6n de bosques
para la producci6n de fibras y carb6n, la mayoria de los usos que
se le da a la flora de Areas silvestres aparentan ser de subsistencia o
para actividades comerciales en pequena escala. Muy poco de lo
que podria considerarse como la flora de areas silvestres o pro-
ductos derivados de 6sta acaba en el mercado international, con
la excepci6n de la cera y la miel de abcjas. En 1979, se export
cera por un valor de mAs de $RD 800,000 y rniel por un valor de
$RD 500,000, producidos en gran parte en las Areas de vegetaci6n
native (Marcano 1973, CEDOPEX 1980). Algunas plants y
flores ornamentales tambi6n estAn acabando en mercados exter-
nos, pero en general el consume de la flora no maderera de las
areas silvestres consiste mis que nada en el uso interno para la
subsistencia o para el comercio en pequena escala. Existen muy
pocos datos sobre los usos que se le da a esta flora. Se sabe que se
usan plants para actividades socio-culturales tales como la
medicine y la religion, pero no se sabe en qu6 cantidades.
Aparentemente, la fauna de las Areas silvestres se explota mas
que nada para la obtenci6n de alimentos. Legalmente se pueden
cazar palomas y t6rtolas nativas e introducidas, ademAs de patos
migratorios. Algunos patos, palomas, t6rtolas y otras aves de
caza son cogidos ilegalmente. Con frecuencia se toman huevos de
los nidos de muchas aves, especialmente de los de species
gregarias como las gaviotas o las palomas de corona blanca. La
explotaci6n de la fauna por el hombre, en conjunci6n con la
destrucci6n de habitats, estA considerada como una de las
amenazas principles a la supervivencia continue de algunas
species (Tabla VIII-1). Tambi6n se cazan algunas species
ex6ticas incluyendo conejos, venados de cola blanca, faisanes de
collar, codornices, y pucrcos salvajes. Sin embargo, no se sabe
qu6 papel desempellan estas species en la nutrici6n de la
poblaci6n humana. Es possible que algunas families rurales,
tengan la caza de animals salvajes como una fuente important
de protelna de alta calidad. La toma de fauna terrestre y acuAtica
para la subsistencia es comiin pero no existen datos cuantitativos.
Como 6sto se practice en una forma dispersa y como algunos de
los m6todos utilizados asi como tambi6n la toma de algunas
species estAn al margen de la ley, la adquisici6n de datos
significativos es muy dificil. Muchos dominicanos tanto de areas
rurales como urbanas, han mencionado al autor que han con-
sumido animals silvestres protegidos o en tiempo de veda. Los
m6todos de caceria incluyen el uso de dinamita, venenos, trampas
e implementos ilegales; tambi6n se praciica la caza furtiva, se
violan los limits de tamano o de nimero de bolsas, y no se
respetan las hembras grAvidas o las zonas de descanso, etc. No se
sabe con claridad la magnitude del problema de la imposici6n de la
ley.
Con la excepci6n de unos cuantos products como la cera y la
miel de abejas, la mayoria de los products provenientes de areas
silvestres son consumidos localmente y nunca llegan a ser
registrados en el mercado. Es dificil calcular la magnitude del con-
sumo, y no existen estadlsticas que puedan confiarse. No se han
Ilevado a cabo inspecciones de la fauna silvestre a nivel national,
y tampoco se tienen datos bAsicos tales como poblaci6n,
distribuci6n y cosecha annual.










Tabla VIII-1. Estado de algunas species seleccionadas de fauna en la Rep6blica Dominicana. Datos compilados de Bautista 1980,
Belitsky y Belitsky 1980, C. HernAndez 1980, Hidalgo 1980 y Ottenwalder 1978. (Notas Explanatorios: Estado de la
Poblaci6n: E = en peligro; R = rara; T = bajo amenaza; I = inderterminado; e = endimica; c = inscripta en la lista de
CITES. Estado de la Informaci6n: A = adecuado; I = incomplete; U = no conocido. Estado Legal: P = protegida;
N = no protegida. X = factor contribuyente.)


z I ;
V 'a
*o a *E a* *



SU1 w U .
o e o g .2 "3 E a *'
.3 .O h 1
2 3 ? ?^ S g
'a (S I- S t


Tortugas
Giretti cardtla
Chelonia m.lvhi i
Chry'rsmis lecorai
Chrysermns dei ssala
Dennoihtlus, torltl a
ErehnochIl.vs inbrialai

R6ptiles
Ahophls spp.
Crowd.Ols a11l 11h
Cilaira spp.
Darhinitloni hatiaina
LphIglossus spp.
Epicrates spp.
Mabua mabo,,,.a

Aves
Al;1a a11ia;a
An/ltiona vtnralhss
Anas bahlmrnsis
An,,ui stioldl,,
Aratlinyqa hloroptera
Asi, s.h.gis
BuIrhmu, s bilrl,,.s
AtU!o iaaircensis
fluteo ridlwuvi
Calyptophilu, fru,,ivorus
Caprimiuldgus cubanenst
Columbah inmnuila
Colunmbai ltruocephalsh
Columbal squamnosa
GCnis leumgnaphhalus
Dtndrocygna arboreai
Dichronunassa rulfescrns
Geolrtgon cainitps
Grootruon chr. sia


x x


I P
A P
I P
I N
A P
I P
I P
U N
1 P
I P
I P
1 P
A P
I P
A N
I P
A P
I P
I N


Geohn gon onltina
HaesnalIopui palliatus
Hyelornis rufiuliram
Lo ria lemi opera
Myinia a/trinetMn,
Nythlibeuw m .rgme,'
Mvitb'eJ s h Ir UminsisHs
Oniyur dollnunua

Pardirallu, mnuiihaitu
Pelemins oci dentl.
Phaeton Iepitmri
Phala/iri oral sdits,
Phornu lip 'I(1brP
Plerorilom ,....tllii
Ponep, donmici o
P iohnnaps florivntei

Pori'aa f/laviventer
Ru/isus longsrostrs
5iphonorhtis brrewltit,
Sinii fusitalt
Sula le ,nogsil
TathYbapuhl dominii11-
Temnotropn rosrlyasler
Timrt/ss waless

Mamiferos
Eptlest' fIst s, ltspn,,wlae
Lasiurss boreaiss nistor

Not ilio Iroporntis
Phlwdo,,hla ardumn
P/I'I/Io)|ta h Avian
P/Ii|,nIs/lih hulemitin
5,len,,ion paradeado,,
St/enslent?, haihtenss
Trlitnihie manatliss manits


8,


aU

~0
0. -3 5( '3 .0

a a a .2 ^^
E ? E S0 S a
~0V %01 A C. .
C6


I P
A N
I P
I P
I P
U N
U P
I P
I FP
U N
U P
U N
I P
A P
U P
I N
U P
U N
U P
I P
I N
U P
A P
I P
I P


X X


x x
X X X


x
x
x
x
X


X


N
N
N
N
P X
P X
P X
N X
P


Tampoco se tienen datos cuantitadives sobre los usos no con-
suntivos, los cuales incluyen recreaci6n, studio y apreciaci6n, ihi-
spriaci6n y otros usos similares culturales y religiosos. No se toma
nota de la practice de usos no consuntivos en Areas que no sean
parques naturales. La Rep6blica Dominicana tiene muchas
buenas playas a lo largo de sus 1500 km de costas, y aqudllas que
se encuentran cerca de los grandes centros de poblaci6n son
utilizadas intensamente, especialmente durante los fines de
semana y dias feriados.


Uso Potenclal de los Recursos de Vida Silvestre
La recrcaci6n al aire libre y el turismo son dos importantes usos
no consuntivos de los recursos de vida silvestre que deben recibir
mas atenci6n en el future si se quiere continuar con los esfuerzos
de conservaci6n. Se espera que el uso de los Parques Nacionales
va a aumentar, particularmente a media que proceda el desar-
rollo de las facilidades para visitantes en el Parque Nacional de
Este. Tambi6n se espera que lus playas y los recursos costeros, por
un lado, y las Areas frescas de las montafIas, por el otro, serAn mAs









utilizadas por visitantes. (VWase la discuci6n sobre el uso
recreativo de lagos creados por obras para el control de aguas
tales como represas hidroel6ctricas, en la secci6n que trata sobre
recursos hidrol6gicos).
Tambi6n se espera que la utilizaci6n de los recursos de vida
silvestre para la investigaci6n y otras actividades cientificas, las
cuales por lo general no son consuntivas, va a aumentar. La flora
y la fauna de la Repiblica Dominicana no han sido estudiadas
profundamente y a6n queda much por aprender en el area de las
complejas interaccines de los ecosistemas naturales.
Los usos consuntivos van a continuar. Mientras que se estan
haciendo esfuerzos para mejorar la imposici6n de las leyes, y se ha
logrado mejorar el control de la explotaci6n, la toma de muchas
plants y animals a6n continua. Solo en los parques nacionales
se ha logrado imponer las leyes en una forma eficaz, y a6n en
estos la falta de personal ha restringido el logro de los esfuerzos
para mejorar la imposici6n de las leyes.
A media que se mejora la protecci6n de los recursos de areas
silvestres en el sistema de parques nacionales, serd possible
repoblar las areas adyacentes. Las pcblaciones de palomas de cor-
ona blanca y de otras aves de caza ya han empezado a mostrar
signos de recobro gracias a los e;'traordinarios esfuerzos de la
Divisi6n Nacional de Parques para proteger las areas donde estas
species anidan en los parques nacionales (Vargas, com. pers.).
Se estan desarrollando planes para estudiar las posibilidades de
que se puedan producer en forma commercial o semicaptiva el
cocodrilo americano Crocodylus acutus, para obtener pieles,
aceites y otros products, y las iguanas locales, Cyclura species,
para obtener came. Estos proyectos ofrecerlan various beneficios,
ya que reducirian la presi6n ejercida sobre las poblaciones de
species silvestres en peligro de extinci6n y fomeitarian la ex-
plotaci6n national de un recurso natural.
En la Rep6blica Dominicana hay un gran interns en la introduc-
ci6n de nuevas species para establecer poblaciones libres o para
la propagaci6n commercial. Se han introducido al pals conejos,
puercos salvajes, t6rtolas, palomas, venados de cola blanca,
faisanes, codornices, gallinas guineas y algunas species de
animals que no son de caceria. Tambi6n se han introducido
species en los sistemas acuaticos. Hoy en dia pueden encontrarse
en los arroyos, rfos y lagos de la Rep6blica Dominicana tilapia,
langostinos, carpas, camarones de agua dulce, y otras species de
caza u ornamentales. La introducci6n de species ex6ticas es un
juego incierto y arriesgado. La introducci6n deliberada de la
mangosta ha devastado muchas de las poblaciones de vertebrados
terrestres, particularmente las de aves que anidan en el suelo. La
Tilapia puede haber sido responsible de las reducciones en las
pobla, ones de algunas species nativas de peces. Particularmente
eni situaciones insulares, la introducci6n de species ex6ticas, no
es recomendable debido al alto grado de diferenciaci6n end6mica
de la flora y la fauna.


Categorlas para el Manejo de Areas Silvestres
Las leyes dominicanas existentes establecen por lo menos nueve
categories de Areas que aparentemente serian ias unidades de un
sistema de Areas silvestres. La Ley 67 (sobre parques) establece
ocho categories y la Ley Forestal repite las categorlas de los Par-
ques Nacionales y aflade la de reserve forestal, lo que hace un
total de nueve (Tabla VIII-2).
La Ley 67 establece algunas categorlas que seria mejor poner
bajo la administraci6n de otras instituciones, ya que 6stas ad-
ministran al moment estas Areas o estan mejor capacitadas para
manejarlas en el future. Los jardines zool6gicos y botanicos y los
acuarios nacionales pueden operar independientemente o pueden
anexarse a una instituci6n educativa o de investigaci6n cientifica.
Los monumentos nacionales de naturaleza hist6rica deben deja.rse
bajo el cuidado de la Oficina del Patrimonio Cultural o de alguno


Tabla VIII-2. Categories de Areas de vida silvestre usudos o pro-
puestas en la Repfablica Dominicana.

I. Ley 67 para la Direcci6n Nacional de Parques
Areas Recreativas
Parques Nacionales de Recreaci6n
Jardines Zool6gicos Nacionales
Acuarios
Carreteras PanorAmicas
Areas Hist6ricas
Monumentos Nacionales
Areas Naturales
Parques Nacionales
Jardines BotAnicos
Reservas Cientificas Naturales
II. Propuesta Ley de la Fau, t para el Departamento de Vida Silvestre
Zonas de Inter&s Biol6gico
Refugios de Fauna
Santuarios de Fauna
Reservas Biol6gicas
III. Sugeridas por la IUCN (1,'7)
Parques Nacionales
Reservas cientificas
Monumentos Nacionales
Santuarios de Vida Silvestre
Reservas de Recursos
Areas de Manejo para Multiples Usos
Reservas de la Bi6sfera
Sitios de Herencia Mundial
Corredores PanorAmicos
IV. Propuestos para el Sistema de Parques Narionales Dominicano
(Morrell 1980)
Parques Nacionales
Monumentos Naturalec
Monumentos Culturales
Reservas Cientificas
Santuarios de Vida Silvestre
Refugios de Vida Silvestre
Areas Recreativas
Carreteras Pintorescas
Rios Pintorescos
Reservas Ecol6gicas




de los museos especializados en estas areas (Museo del Hombre
Dominicano o Museo de las Cosas Reales). Las instituciones de
vida silvestre deben concentrarse en el manejo de areas que no
han sido alteradas por el hombre, y no en el de las areas creadas o
manipuladas por 61. De acuerdo con esta filosofla, las areas
recreativas deberan ser administradas por la oficina de turismo en
vez del DNP.
La misi6n del DNP debe ser limitada al manzjo y protecci6n de
Areas de recursos de importancia national. El Director del Sistema
Dominicano de Parques Nacionales ha expresado su interns en un
conjunto de categories un poco mas amplio (Morell 1980, v6ase la
Tabla VIII-2). Este conjunto represernTa una gran mejora a las
categories creadas por la Ley 67. Se da el mayor enfasis a los
sistemas naturalecs, y se excluyen las areas de investigaci6n
sofisticada y de educaci6n.
La propuesta Ley de la Fauna estableceria cuatro categories ba-
jo la administraci6n del DVS. Asumiendo que se va a seguir dan-
do enfasis a la producci6n de species ex6ticas y nativas para la
caceria, seria mas recomendable colocar las funciones de ia pro-
tecci6n comprensiva de recursos y ecosistemas bajo DNP y las
funciones del manejo de vida silvestre bajo DVS. Esto sugiere que
s6lo se necesitan dos categories para la administraci6n del DVS,
Santuarios de Vida Silvestre y los aspects de vida silvestre de las
Areas Manejadas para Usos Muiltiples. La distinci6n entire
Refugio de Fauna y Santuario de Fauna no es muy clara. Hay dos









funciones bAsicas que deben ejecutarse: la protecci6n y el studio
de la fauna native y la producci6n de animals silvestres para la
caza. Los santuarios satisfacen la primera necesidad, y las Areas
establecidas para ser manejadas para usos multiples satisfacerian
la segunda. Las otras Areas que serian establecidas por la Pro-
pucsta Ley de la Fauna tienen un prop6sito mAs global y cor-
responden much mAs con el mandate del DNP que con el del
DVS.
En la legislaci6n no aparecen categories para el manejo de
recursos marines. Se podrian crear categorlas de hecho utilizando
definiciones amplias y no limitando las categories existentes a los
ambientes terrestres. Los parques, monumentos, reserves, y Areas
de manejo pueden ser acuAtico con la misma facilidad con que
son terrestres. Sin embargo, es recomendable expandir los man-
datos legales para incluir la creaci6n, protecci6n y el manejo de
Areas acuAticas.
Una lista de categories de Areas silvestres sugeridas aparece en
la Tabla VIII-2. Esta lista debe considerarse como un minimo
pero adecuado punto de partida para el establecimiento de un
Sistema Comprensivo de Areas Silvestres para la Rep6blica
Dominicana. Como se tiene contemplado en el moment, el
sistema incluiria tierras del DNP, DRP, DVS, y DGF. Los Par-
ques Nacionales, la lnvestigaci6n Cientifica y los Monumentos
Nacionales deben estar bajo la responabilidad del DNP y en
algunos casos del DRP. Los Santuarios de Vida Silvestre deben
ser administrados por el DVS. Las Reservas de Recursos son en
esencia Areas de almacenamiento naturales. Estas podrian ser
manejadas por cualquiera de las cuatro instituciones o por una
organizaci6n de afuera, dependiendo de la naturaleza de la reser-
va. Los recursos forestales y pesqueros estarian bajo la categoria
de Areas Manejadas para Usos Miltiples. El manejo de las Reser-
vas de la Bioesfera frequentemente incluye varias organizaciones
que trabajan conjuntamente, aunque seria necesario escoger a
una organizaci6n como cabeza. Los Sitios de Herencia Mundial
serian manejados de acuerdo con el prop6sito de cada sitio in-
dividual. Los Corredores Pintorescos, ya sean carreteras o a to
largo de rios, serian manejados individualmente.
Bajo e-te sistema, los sitios culturales, hist6ricos y ar-
queol6gicos serian manejados por eli museo apropiado. En
aquellos casoa, en que estos sitios se encuentren dentro o cerca de
Areas silvestres de mayor tamafno, la instituci6n con la respon-
sabilidad de manejar el Area mAs grande podria encargarse de la
protecci6n del sitio mAs pequefio, pero el mueo seguiria siendo
considerado como la instituci6n expelta conservaria su
autoridad para tomar las decisions finales.
De manera similar, algunas Reservas Cientificas pequenas
podrian colocarse bajo el DNP para los servicios de protecci6n,
pero podrian ser manejadas por otra agencia gubernamental ex-
perta la cual podria tener un interns particular en el recurso
especifico que estA siendo conservado. Estas modificaciones
sugeridas requeririan cambios en las leyes de Areas silvestres ex-
istentes. Tendrian que llevarse a cabo acciones ejecutivas y del
zongreso. La creaci6n de leyes para remediar problems es
raramente una controversial popular. El manejo de hecho usando
estas categories podria llevarse a cabo adecuadamente durante
citos. El objetivo de mayor importancia es el de desarrollar la
cooperaci6n entire las cuatro instituciones principles. Lo primer
que debe hacerse es Ilegar a un acuerdo sobre un sistema de
categories para el manejo de Areas silvestres en la Rep6blica
Dominicana.

Parques Nacionales

Los Parques Nacionales J. Armando Bermudez y
Jose del Carmen Ramirez
Tamaflo (combinados): 1,530 km2
Creados: JAB 1956; JARC 1958


Personal: 2 administradores; 35 guardabosques
Vegetaci6n: Extensas Areas de pinos nativos, Pinus occiden-
talis, con Areas resguardadas de bosques de Arboles de hoja ancha
(Fig. VIII-1, tambi6n v6ase la Fig. 11-2a).
Fauna important: Muy poco conocida. Se han identifi.cado 51
species de pAjaros, incluyendo 13 end6micas de La Espaflola y 11
end6micas del Caribe. Se han hecho reports no confirmados de
que se han visto especimenes de Solenodon plagiodontia, y de
muchas de las 18 species de murci6lagos dominicanos.
Recursos importantes: En estos dos parques se encuentran las
aguas de cabecera de casi una docena de los rios principles del
pals. De estas montaflas se obtiene agua para uso industrial,
dombstico y agricola. El potential hidroel6ctrico de muchos de
estos rios puede s61lo realizarse si las cuencas se manejan
adecuadamente. Los bosques de pinos y de Arboles de hoja ancha
son importantes recursos gen6ticos para la reforestaci6n en otras
parties de las montaflas.
Facilidades: 17 cabalas de guardabosques localizadas en las
parties estes de los dos parques, donde se estAn concentrando al
moment los esfuerzos para imponer la ley. En todas hacen falta
articulos caceros tales como ropa de cama e impermeables, y
algunas necesitan reparaciones. El equipo incluye un cami6n con
tracci6n en las cuatro ruedas y un grupo de mulas viejas. El DGF
proporciona el equipo manual para combatir fuegos. Las
facilidades para visitantes incluyen un refugio y una cabana en el
sendero del Pico Duarte, y un Area pera acampar que estA ain
siendo construida.


Figure VIll-1. El Valle de Sabana Vieja rodeado de bellos bosques de
pinos en el Parque Nacional Jose del Carmen Rodriguez. La cabana (aba-
jo al centro) es una de las varias estaciones de guards de FORESTA en la
Cordillera Central. (Foto area, Carlos Quesada.)









Usos pasados: Muchas Areas de los parques han sido alteradas
significativamente por el uso human. Existen plantaciones de
caf6 dentro de los parques y a lo largo de algunos de los limits. Se
ha desmontado la vegetaci6n natural de muchas de las pendientes
menos elevadas para la agriculture de tala y quema. La quema
deliberada y el vandalism han causado daflos en grandes exten-
hiones de los bosques. En el pasado el DGF daba nmucho Wnfasis a
la protecci6n de los Arboles de pino, hasta el punto de ignorar el
resto del sistema del cual los pinos son s61lo una parte. En muchas
Areas de los parques se cazaba y se pastaba animals.
Problems existentes: El problema de la autoridad dividida en
los parques, entire el personal de DGF y del DNP, debe ser
resuelto. Debe establecerse un control sobre toda el Area de los
dos parques. El establecimiento de los pobladores en nuevos
lugares debe proceder tan pronto como sea possible. La propuesta
carretera a trav6s de la montafta podria significativamente hechar
atrAs la protecci6n de los parques. Mas del 90% de los incendios
forestales son encendidos deliberadamente por la gente local. Este
problema continuarA hasta el dia en que los parques sean vistos
como reserves beneficiosas.

Parque Nacional de Los Haitises
Area: antigua 208 km2; nueva 120 km2
Creado: 1968; los nuevos limits fueron propuestos en 1980
Personal: I administrado; I capitAn de bote; I marinero; I car-
pintero; 2 supervisors del Area; 13 guardabosques
Vegetaci6n: bosques poco elevados de species de hoja ancha
desarrollados en formaciones Karsticas; ademas manglares
costeros.
Fauna important: Solenodon, Plagiodontia, muchos mur-
cielagos; las aves no han sido bien estudiadas, pero se han iden-
tificado por lo menos 50 species, y Areas donde anidan pAjaros ti-
jera y pelicanos en islas costeras; los ambientes marines cercanos
a la costa sirven de resguardo para una gran variedad de fauna de
la Bahia de Samana.
Recursos importantes: exelentes ejemplos de formaciones
KArsticas. Hay una abundancia de cuevas que son de importancia
geol6gica, ecol6gica y arqueol6gica.
Facilidades: Tres cabafnas para guardabosques, y otra que esta
siendo construida. El equipo incluye en cami6n con tracci6n en
las cuatro ruedas, un yate de motor de 7.38 m con camarote, y un
taller de carpinteria donde se preparan letreros y materials para
todas las unida'des del sistema de parques.
Usos pasados: Casi toda el Area del parque original ha sido
sumamente alterada por invasiones rurales de campesinos en
busca de tierras agricolas. La tala y quema, y el uso in-
discriminado del fuego han destruido muchos de los valiosos
recursos que habia en lo que antes era el Area del parque. La
modificaci6n de los limits pondrA bajo estado de parque el Area
restante que ain contiene Areas naturales adecuadas o que poten-
cialmente podrian recuperarse.
Problems existentes: Los nuevos limits deben ser aprobados
para que el DNP pueda establecer un control firme sobre el Area.
El Banco Agricola contin6a otorgando pr6stamos a los
campesinos que invaden las tierras del parque. La mobilidad den-
tro del Area es muy dificultosa debido al escabroso terreno. Las
cargas de sedimento que transport el Rio Barracote causan
disturbios en las Areas del parque cercanas a la costa.

Parque Nacional de la Isla Cabritos
Tamaflo: 26 km2
Creado: 1974
Personal: I administrator, I jefe de Area, 6 guardabosques
Vegetaci6n: Bosques secos semides6rticos (Fig. VIII-2a)
Fauna Importante: Crocodylus aculus, Cyclura cornula, C.
ricordi, Phoenicopterus ruber, un total de aproximadamente 50
aves residents y migratorias


Figura VIII-2a. El Parque Nacional de Isla Cabritos file severamente
(1977) degradado debido a la producci6n de carb6n y a la cria de cabras.
El control estricto ejercido por el DNP ha eliminado a los animnalesferales
permitiendo que se recupere la vegetaci6n natural. (Foto. John Shores.)

Recursos importantes: Un ambiente lacustrino de agua salada
bajo el nivel del mar; un ambiente insular semides6rtico; Areas
donde anidan cocodrilos; Areas donde anidan flamencos; habitats
protegidos de las end6micas iguanas de piedra
Facilidades: Un recinto administrative, un cami6n de reparto y
un bote inflable
Usos pasados: El uso de extensas Areas de la isla para apacentar
animals dom6sticos ha afectado severamente a la vegetaci6n
natural. La recuperaci6n ha sido muy buena desde que se sacaron
los perros, gatos, cabras, burros y vacas. La caza intense del
cocodrilo y la toma de sus huevos han reducido much la
poblaci6n de 6stos. Las Tilapias que se introdujeron al lago,
pueden haber acelerado la extinci6n de las species de peces
nativos. La desviaci6n de las aguas para el riego aumentarA los
niveles de salinidad en el lago, posiblemente poniendo en peligro
hasta a la introducida Tilapia, de la cual dependent los cocodrilos
para su alimentaci6n. Varios huracanes en la d6cada de 1960 y re-
cientemente en 1978 y 1979 trajeron suficiente agua a la cuenca
para posponer este problema por lo menos por el moment.
Problems existentes: El desarrollo de sistemas de riego en el
Valle de Neiba contin6a, aumentando asl la toma de aguas de rios
y pozos los cuales hubieran abastecido al lago con aguas para la
diluci6n. El Area del parque es muy pequenfa para proteger las
Areas donde anidan y se crian los pequenfos cocodrilos. Se debe
garantizar que el parque recibirA una adecuada cantidad de agua
para controlar la salinidad.
Parque Nacional del Este
Tamaflo: 434 km2
Creado: 1975
Personal: I administrator, I supervisor, 6 supervisors de Area,
10 guardabosques
Vegetaci6n: Bosques de species de hoja ancha en tierras poco
elevadas, pantanos de manglares (Fig. VIII-2b).
Fauna important: Solenodon paradoxus, Plagiodontia
aedium, Cyclura cornuta, Columba leucocephala, manatis y tor-
tugas marinas visitantes, 112 species de pdjaros, incluyendo 8
end6micas de La Espahola y I 1 end6micas del Caribe.
Recursos importantes: Areas donde se alimentan los manatis,
playas donde anidan las tortugas, Areas donde anidan las palomas
de corona blanca, lagunas costeras, ecosistemas marines,
numerosas cuevas con parajes arqueol6gicos.
Facilidades: En el moment solo se tienen instalaciones ad-
ministrativas y de protecci6n, las cuales consistent en tres cabanas
para guardabosques. El equipo incluye un cami6n con tracci6n en
las cuatro ruedas, dos lanchas, y tres mulas. El primer plan de



























Figure VIII-2b. Bosque hitimedo Subtropical en el Parque Nacional del
Este. (Foto, John Shores.)
manejo para un parque en la Republica Dominicana ha sido
escrito para el PNE (DNP 1980). Se espera tener facilidades para
vistantes en un future no muy lejano.
Usos pasados: En el pasado muchos valiosos Arboles tropicales
de madera dura fueron talados por medio de un process selectivo,
o sea tomando s61o aquellos Arboles de mejor calidad. Habia pe-
queftas parcelas agricolas esparcidas a trav6s del parque, pero
debido a la tenuidad del suelo era necesario practicar la
agriculture de cambio. Burros, cabras y puercos salvajes errantes
deambulaban por el Area. Atin se operan plantaciones de coco a
gran escala a lo largo de la costa oeste de la isla principal.
Problems existentes: Existe un poblado grande en la Isla
Saona debido a que hay un puesto de avanzada de la Marina de
Guerra localizado en esta isla (Mano Juan, pob. aprox. 350). Las
areas marinas no fueron incluidas ea la declaraci6z,. original de los
limits del parque. El establecimiento en nuevas Areas de las
families restantes en la part sudeste de la isla principal ha sido
aplazado. El parque no obtiene suficiente agua dr-nada de la
superficie, un recurso critic. Es muy possible que haya conflict
con los interests pesqueros.

Manejo de Recursos

El manejo de areas silvestres se encuentra dividido entire tres in-
stituciones principles, cada una de las cuales se encuentra en un
diferente y elevado nivel de gobierno. La Direcci6n Nacional de
Parques (DNP) es una instituci6n semiaut6noma que se encuentra
directamente bajo el comando de la Presidencia. La Direcci6n
General Forestal (DGF) forma parte de la Secretaria de Estado de
las Fuerzas Armadas y Policia Nacional. El Departamento de Vida
Silvestre (DVS) es parte de la Subsecretaria de Recursos Naturales
(SURENA) la cual a su vez es parte de la Secretaria de Estado de
Agriculture (SEA).
El Departamento de Recursos Pesqueros es una agencia her-
mana del DVS en SURENA. El Museo del Hombre Dominicano
(MHD) y el Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) se en-
cuentran ambos bajo la protecci6n de la Presidencia. El Parque
Zool6gico Nacional, usualmente Ilamado ZOODOM, se encuen-
tra ahora bajo el control administrative de la Universidad Na-
cional Pedro Henriquez Urena (UNPHU), mientras que el Jardin
BotAnico es una instituci6n aut6noma pero que recibe la mayoria
de sus fondos del gobierno.

Bases Legales e Hist6ricas
La base legal para el manejo de recursos en la Repuiblica
Dominicana es relativamente ambigua. Se han creado leyes para
tratar con problems de caso en caso, lo cual ha resultado en


superposici6n y vacios y ha causado algo de confusion entire y
dentro de las instituciones.
La primera ley institutional creada fue la Ley de la Caza, la
cual se remonta a 1931 y necesita con urgencia ser modificada o
substituida. Aunque se ha propuesto una nueva Ley de Fauna la
cual se espera va a ser aprobada sin ningiin problema por ambas
cAmaras del Congreso y por el Presidente, aparentemente 6sta no
ha sido considerada como una prioridad a nivel legislative. El
reci6n creado DVS se ha visto forzado a operar bajo una ley que
tiene casi 50 afnos, la cual fue creada durante una 6poca de gran
depresi6n econ6mica mundial y que claramente tenia el prop6sito
de fomentar la caza deportiva y commercial. Como su nombre lo
implica, es una ley de caceria y no una legislaci6n para el manejo
de areas silvestres. La ley existente de vida silvestre estA obsoleta.
Esta no menciona por ninguna parte las species en peligro de ex-
tinci6n o la necesidad de controlar la introducci6n de species
ex6ticas a la isla. Un anlisis detallado de esta ley no se justificaria
en este document. El gobierno dominicano ha demostrado que
esta conciente de la inuiifiiencia de la ley vieja ya que ha pro-
puesto una nueva legislaci6n.
La propuesta ley de vida silvestre aborda con un enfoque global
muy necesitado los problems de la protecci6n y explotaci6n de la
fauna native; el reconocimiento de la necesidad de controlar la
importaci6n y la exportaci6n de fauna; la rcglamentaci6n de la
reproducci6n en cautiverio de species ex6ticas y nativas; el con-
trol de todos los tipos dc caceria, incluyendo la caceria de sub-
sistencia, commercial, deportiva, y para investigaciones cientificas.
Tambidn se establecen en erta ley categories para Areas de rcfugio
y dc manejo de vida silvestre. La propuesta ley scria el primer in-
tento para establecer el manejo de la vida silvestre como una meta
national legalmente reconocida. Desafortunadamente sta afin no
es una ley.
En orden cronol6gico, la segunda ley de vida silvestre de impor-
tancia es la Ley 5856 (1962), la cual es llamada la Ley Forestal.
Esta ley cre6 a la Direcci6n General Forestal (DGF o FORESTA).
(Para una discuci6n sobre esta legislaci6n y sobre la instituci6n,
v6anse las seciones que tratan sobre la vegetaci6n natural y plan-
taciones forestales). Es algo sorprendente, que la Ley Forestal no
mencione a la fauna native. Su objetivo principal es el de regular
la concentraci6n, restauraci6n, desarrollo y explotaci6n de 'la
vegetaci6n forestal (Ley 5856 Titulo 1, Articulo 1, 1962). Esta ley
incluye provisions para la creaci6n de Reservas Forestales y Par-
ques Nacionales; ambas categories serAn manejadas por el DGF,
pero en la ley no se hacen referencias a la vida silvestre. Tampoco
se presta much atenci6n a las species de plants que no son ex-
plotadas para madera u otros products forestales importantes
tales como resinas, goma, etc. El enfoque de la ley es la produc-
ci6n forestal commercial y la protecci6n de cuencas hidrol6gicas.
La Direcci6n Nacional de Parques fue creada por la Ley 67
(1974). En esta se establecen tres agrupaciones de Areas y reserves,
incluyendo ocho categories especificas para areas protegidas. Esta
fue la primera ley comprensiva de vida silvestre ya que 6sta
reconoce la importancia de todos los factors que obran
reciprocamente para former un sistema natural operate en vez
de concentrarse solamcrne en la madera o en la vida silvestre,
como en el caso de las dos leyes anteriores.
Ninguna de las tres leyes (o de las cuatro si se incluye la pro-
puesta Ley de la Fauna) incluye el poder de expropiaci6n de tier-
ras con el propbsito tie implementar la legislaci6n. A la DGF y al
DNP se les ha hecho responsables del manejo de tierras, en el caso
de la primera para Reservas Forestales y Parques Nacionales, ya
que los Parques Nacionales serian part de las Reservas
Forestales. Existed un aparente conflict entire la Ley de Parques y
la Ley Forestal. Ambas leyes encargan a sus respectivas institu-
ciones de la administraci6n de Parques Nacionales. El Articulo 12
de la Ley 67, sin embargo, declara que las instituciones que po-
sean tierras del estado que scan convertidas en parques o reserves










deben transferir estas tierras al DNP sin ninguna remuneraci6n de
ning6n tipo. Esto parece implicar que los parques nacionales que
al corriente se encuentran bajo la administraci6n conjunta de la
DGF y el DNP deben pasar al DNP. La cooperaci6n entire estas
dos instituciones, particularmente con respect a la prevenci6n de
fuegos forestales en la Cordillera Central, es elogiable. Debe
tenerse la esperanza de que esta estrecha cooperaci6n continuarA
a media que cada instituci6n desarrolle programs indepen-
dientes en su propia especialidad de manejo.
Tambi6n existe un conflict potential entire la legislaci6n del
DNP y la propuesta legislaci6n del DVS. Ambas instituciones ten-
drAn la responsabilidad de restringir proyectos de investigaci6n
que incluyan la colecta y cosecha de vida silvestre con prop6sitos
cientificos. El Articulo 10 del Capitulo III de la propuesta Ley de
la Fauna declara que las licencias de caceria de todo tipo serAn
otorgadas por el DVS/SEA. La Secci6n 2 del Articulo 13 de la
Ley 67 declara que la caza o capture de animals en parques o
reserves puede hacerse s6io con el prop6sito de la investigaci6n
cientifica, y bajo la autorizaci6n del DNP. Podria surgir el pro-
blema de que el DNP, para conducir sus propias investigaciones
cientificas dentro de un parque national, tendria que primero
solicitar el permiso del DVS. Mientras que es correct que el DNP
tenga que tener licencias vAlidas para la toma de fauna o flora
silvestre, no debe haber ninguna confusion con respect a qu6 in-
stituci6n es responsible de la investigaci6n y el manejo dentro del
Sistema de Parques Nacionales. Esta responsabilidad debe darse
al DNP solamente.
El problema mAs grande con respect a la fauna no es legal,
sino institutional. El Departamento de Recursos Pesqueros fue
formado de lo que antes era la division de Caza y Pesca (veAse la
discusi6n en la secci6n de Recursos Marinos); el DVS tom6 las
responsabilidades de la secci6n de caza. El DRP ha dado Wnfasis
en sus programs a los peces y mariscos, mientras que el DVS se
ha concentrado mAs que nada en la fauna terrestre. La fauna
marina en peligro de extinci6n como el manati, Trichechus
manatus, y cuatro species de tortugas marinas ha sido
mayormente ignorada. Sus poblaciones se encuentran sumamente
bajas, sin embargo ninguna de las dos instituciones ha abordado el
problema. El DVS tiene much interns en estas species, pero no
tiene el mandate legal ni los recursos para desarrollar mAs que un
pequeflo prograina de protecci6n para una playa donde anidan
t.ortugas. El DRP tiene un mandato mAs claro, pero esta in-
stituci6n estA mAs orientada hacia la producci6n que hacia la pro-
tecci6n de las species en peligro de extinci6n.

Estructura Institucional
Cuatro instituciones dominicanas tienen responsabilidades im-
portantes en el sector de vida silvestre: la Direcci6n Nacional de
Parques, el Departamento de Vida Silvestre, el Departamento de
Recursos Pesqueros, y la Direcci6n General Forestal. Las dos
primeras, el DNP y el DVS se discuten aqui. El DGF se discute en
el capitulo IV y el DRP en el capitulo VII.
Se consider que las instituciones de importancia secundaria en
el sector de vida silvestre son aqu6llas que pueden causar un im-
pacto significativo en la vida silvestre a trav6s de actividades, pro-
gramas, o proyectos dirigidos a los recursos de vida silvestre. En
este grupo no se incluyen aquellas instituciones que afectan las
Areas silvestres a trav6s de sus actividades, pero las cuales no han sido
ordenadas por la ley a reconocer a las Areas silvestres como parte
de sus responsabildades (Tabla VIII-3). Las instituciones secun-
darias pueden dividirse en tres categories bAsicas, political,
registro, e investigaci6n/educaci6n.
Las political de vida silvestre a nivel national son establecidas
por el Congreso, la Presidencia, y para asuntos internacionales,
por la Cancilleria. Sin embargo las responsabilidades del manejo
en si son delegadas a las instituciones individuals. Las respon-
sabilidades de registro se han dado a CEPODEX, el Departamen-


to de Sanidad Vegetal y el Departamento de Ganaderia. Sus fun-
ciones hasta la fecha han estado much mAs relacionadas con el
registry de las introducciones y exportaciones de fauna que con el
analisis de cuAn aconsejable es el comercio de una especie dada.
Se ha ejercido poco control. CEPODEX estA encargado de
registrar todas las exportaciones de products dominicanos.
Mientras 6sto ofrece un potential para controlar el comercio in-
ternacional de todas las species en peligro o bajo amenaza de ex-
tinci6n, hasta la fecha 6sto no ha sido nada efectivo. El
mecanismo existe, pero el gobierno dominicano no ha hecho nada
para restringir el comercio de estas species. Los acuerdos para
proteger ciertas species s6lo existen en notas intercambiadas por
los diferentes directors de estas agencies, y por lo tanto no tienen
el poder de la ley. Es muy necesario que se pase la propuesta Ley
de la Fauna y que el pals se subscribe al acuerdo international de
CITES.
Las funciones de investigaci6n y de educaci6n son Ilevadas a
cabo por un gran n6mero de instituciones. Los museos,
zool6gicos, jardines botAnicos y las universidades han sido tradi-
cionalmente instituciones dedicadas a la investigaci6n. Las
universidades son principalmente responsables de la enseinanza de
las ciencias biol6gicas, pero no se han ofrecido cursos de entrena-
miento en el manejo de Areas silvestres. Es necesario expandir la
enseinanza en ciencias de la vida silvestre si se quieren satisfacer las
necesidades profesionales en el future.
Las instituciones de importancia secundaria part. el manejo de
vida silvestre podrian llevar a cabo importantes funciones de
apoyo. Hasta ahora sin embargo, las actividades de cada una de
estas instituciones han sido Ilevadas a cabo independientemente y
con solo un minimo de cooperaci6n.
AdemAs, las tres universidades nacionales desempenfan un
papel muy important en el estrenamiento de los estudiantes los
cuales luego formarAn parte del personal de las instituciones
gubernamentales. Se mantienen estrechos vinculos entire cada in-
stituci6n y las dos universidades de Santo Domingo. La DGF
tambi6n estA relacionada con programs de la UCMM. La
mayoria de estos vinculos se deben al compartimiento del per-
sonal. Algunos funcionarios p6blicos de alto nivel tambi6n son
profesores en las distintas universidades. Mientras que 6sto ayuda
a que los diferentes funcionarios se mantengan informados de las
actividades que se estAn llevando a cabo en cada instituci6n, este
sistema depend much del individuo que ocupa el cargo. Es muy
necesario que este tipo de comunicaci6n sea institucionalizada.
Esto podria elevar el nivel total de la efectividad de todas las in-
stituciones y disminuir la duplicaci6n de esfuerzos.
El Departamento de Vida Silvestre (DVS) estA compuesto de
cinco divisions y una unidad administrative. Este departamento
fu6 creado en 1978, con un personal de seis empleados. Este ha
crecido rapidamente y ahora tiene 41 empleados, sin contar a los
inspectors honorarios. Evidentamente, los programs existentes
y futures dan hnfasis a la producci6n de vida silvestre y al control
de los vertebrados daininos (Tabla VIIl-4). Las species bajo
amenaza o en peligro de extinci6n estAn recibiendo menos aten-
ci6n.
El DVS contin6a siendo una instituci6n centralizada a pesar de
que el director ha declarado como meta la delegaci6n de
autoridad y responsabilidad a los Jefes de Secci6n (Pena, com.
pers.). En parte 6sto se debe al limitado espacio de oficina y al
poco personal. La cercana proximidad de una oficina a la otra, y
la de la Oficina del Director a todas las otras impone un cierto
grado de centralizaci6n y control. El pequenfo tamaino del per-
sonal facility el intercambio de ideas, y una estricta separaci6n de
funciones entire secciones es el enfoque de todas las actividades del
Departamento. Una vez que el DVS se convierta en una in-
stituci6n administradora de tierras con la responsabilidad de ad-
ministrar los santuarios y Areas de manejo de vida silvestre por
necesidad se llevarA a cabo un cierto grado de descentralizaci6n.












Tabla VIII-3. Instituciones Gubernamenlales que Afeclan a la
Vida Silvestre en la Rep6blica Dominicana.

Instiluciones Primarias (manejo)
Direcci6n Nacional de Parques (DNP)
Departamento de Vida Silvestre (DVS/SEA)
Direcci6n General Forestal (DGF)
Departamento de Recursos Pesqueros (DRP/SEA)

Instituciones Secundarias politicals)
Congress
Pi esidencia
Cancillera

Instituciones Secundarius (investigaci6n/educaci6n)
Musco Nacional de Hi.,toria Natural (MNHN)
Musco del Hombre Domi, "ano (MHD)
Parque Zool6gico Nacional (ZOODOM)
Jardin BotAnico Nacional OBN)
Universidad Autonoma de Santo Domingo (UASD)
Universidad Nacional Pedro Henrlquez Urena (UNPHU)
Universidad Cat6lica Madre y Maestra (UCMM)
Centro de Investigaciones de Biologia Marina (CIBIMA)

Instituciones Secundurias (registro)
Centro Dominicano dtie Promocion de Exportaciones (CEDOPEX)
Departanento de Ganaderia (SEA)
Dcparlamento de Sanidad Vegetal (DSV/SEA)


Un problema comun con el que tienen que enfrentarse las in-
stituciones reci6n creadas o reorganizadas es la falta de identidad
p6blica. El DVS no ha sido inmune a este problema, pero lo ha
reconocido y ha diseniado una scrie de programs de educaci6n
p6blica para remediarlo y al mismo tiempo explicarle al p6blico
la misi6n del DVS y las leyes de vida silvestre existentes. Se esthn
usando diarios, suplementos semanales y otros materials im-
presos tales como cartels, para alcanzar a un amplio p6blico.
Tambien se estAn utilizando la radio y la television para llegar a
otros sectors de la poblaci6n.
Debido en part a la necesidad de obtener apoyo del piblico, y
en respuesta al 6nfasis deliberado que ha puesto el SEA en la pro-
ducci6n de comida, el DVS se ha dedicado laboriosamente a la
producci6n de aves de caza para brindar fuentes de care y
huevos a los pobladores rurales. Mientras que los programs que
utilizan palomas, t6rtolas y perdices aumentan el conocimiento
del p6blico sobre el Departamento y son esfuerzos legitimos para
aumentar los ingresos y el consume de protein en las Areas
rurales, es dudoso que el DVS deba dedicarse a estos programs.
Una cosa es tratar de establecer una imagen publica, pero la
creaci6n de una instituci6n para el manejo de la vida silvestre que
tenga una identidad estrechamente vinculada con species in-
troducidas y ex6ticas podria ser un error.
La misi6n del Departamento de Vida Silvestre debe redefinirse
para que solo incluya los objetivos de conservar y producer fauna
native dAndole prioridad a la preservaci6n de los recursos
gen6ticos existentes. La restauraci6n y el manejo de la vida
silvestre native, la preservaci6n de species bajo amenaza o en
peligro de extinci6n, y el control de vertebrados daninos deben ser
las metas principles del DVS.
Desde el principio el entrenamiento del personal ha side una
parte integral del desarrollo del DVS. Se han Ilevado a cabo
seminarios, cursos cortos y sesiones de discuci6n para ampliar los
conocimientos del personal. La mayoria de los programs de en-
trenamiento han tenido lugar dentro del pals, pero se ha hecho un


esfuerzo para lograr que algunos de los empleados del DVS par-
ticipen en reuniones regionales y del Caribe. En general, el pro-
cedimiento ha sido el de organizer cursos o sesiones cortas en San-
to Domingo y traer la ayuda expert de una organizaci6n inter-
nacinal para lilevar a cabo el program. Gran part del entrena-
miento ha sido de una naturaleza prActica y orientada hacia el
campo.
Gran part de la ensenianza avanzada sobre la vida silvestre
tiene que venir de afuera. Las universidades locales no tienen el
cuerpo docente ni las facilidades necesarias para ofrecer cursos
que vayan mas allA del curriculum regular de ciencias biol6gicas.
La meta de much de la ayuda exterior que se ha recibido hasta la
fecha ha sido la de elevar el nivel tdcnico de los programs del
DVS. Principalmente se ha proveido informaci6n, consultas y en-
trenamiento. Para desarrollar sus programs y lograr sus metas, el
DVS mantiene contact con una gran variedad de instituciones
extranjeras. Las instituciones y la naturaleza de sus relaciones con
el DVS se muestran en la Tabla VIII-5. Es important observer
que el DVS estA tratando de restablecer el interns en el Comitd del
Hombre y la Bi6sfera (MAB), que fu1 instituido en la Republica
Dominicana pero que no estA operando en la actualidad. Este
program podria ser otro vinculo important entire los esfuerzos
nacionales y los internacionales para reintegrar el desarrollo
econ6mico y el manejo de Areas silvestres en el ecodesarrollo
regional.
La asistencia tlcnica exterior ha incluido al Centro para la In-
vestigaci6n de Vida Silvestre de Denver, en el Area de control de
vertebrados daininos; El Cuerpo de Paz de los Estados Unidos, en
la producci6n de codornices; y un plan para utilizar al Servicio de
Voluntarios ue Alemania en el program de evaluaci6n de
ecosistemas. Los Asociados de Michigan han apoyado una expan-
ci6n mayor para el proyecto de producci6n de codornices. Se estA
tratando de adquirir fondos de la OEA, RARE, WWF, y CCA
para la expansion de programs dirigidos a los problems de las
species bajo amenaza o en peligro de extinci6n, pero estas
fuentes de fondos no han sido obtenidas hasta la fecha.
La Directiva de Parques Nacionales (DNP) fue creada por la
Ley 67 (1974) como una dependencia de la Oficina del Presidente
y empez6 a funcionar en 1976. Su objetivo principal es la conser-
vaci6n y el studio de la biota y el ambient en las areas
denominadas "parques nacionales" localizadas en Arcas rurales,
urbanas y de recreaci6n asi como tambi6n en sitios hist6ricos. Las
funciones mas importantes del DNP son: (a) garantizar el acceso
p6blico a las areas de recreaci6n y la oportunidad de disfrutar el
contact con la naturaleza en su estado pristino; (b) proveer Areas
de studio donde se puedan probar tdcnicas de manejo las cuales
scan dirigidas a lograr la estabilidad de los ecosistemas naturales;
y (c) reservar areas donde el p6blico pueda observer directamente
la naturaleza y complementary estas observaciones con programs
de educaci6n sobre el ambiente dirigidos a mejorar la concien-
cia del p6blico de su relaci6n con el ambient y de sus respon-
sabilidades para con la naturaleza.
Al principio se puso Wnfasis en las Areas urbanas e hist6ricas,
pero las prioridades se cambiaron en 1978, y ahora las metas in-
mediatas del DNP son las de establecer la protecci6n de los cinco
parques nacionales existentes y empezar la labor de explicar al
p6blico la importar-ia de los parques nacionales. La direcci6n
tiene cuatro departamentos, siendo el Departamento de Parques
Nacionales much mas grande que todos los demds; dste tiene un
personal de aproximadamente 82 empleados en los cinco parques
nacionales, ademas del jefe del departamento y de un bi61logo en
la oficina national. Los otros tres departamentos Zienen un total
de cinco empleados profesionales y t6cnicos. Sin duda, en los Wlit-
mos dos antos la prioridad del DNP ha sido establecer una presen-
cia efectiva en los parques nacionales.
La descentralizaci~n es un objetivo important en el DNP. Se
ha delegado gran part de la responsabilidad en la toma de deci-










Tabla VIII-4. Programs terminados y planeados del Departa-
mento de Vida Silvestre.


Programs Terminados
1. Estudio ecol6gico bAsico de los factors bio-fisicos de la cuenca del
Lago Enriquillo.
2. Estudio ecol6gico bAsico de los factors bio-fisicos en la cuenca del
Lago Rinc6n.
3 Estudio ecol6gico bAsico de la flora y la fauna en el Area del proyecto
hidroelActrico Bao.
4. Estudio national de los daflos causados por vertebrados nocivcs a la
agriculture.
5. Construcci6n de un semillero para suplir plants utilizadas por la vida
silvestre.
6. Preparaci6n de la propuesta Ley de la Fauna.
7. Estudio de 11 species con potential commercial para la producci6n de
comida, incluyendo t6rtolas, palomas, codornices, y otras species de
caza.

Propuestos Programas Futuros
1. Inventario y evaluaci6n de ecosistemas selects en el pals. Diseflado
para un financiamento international de RD $ 1,159,812 que cubre dos
aflos.
2. Program para el control de la mangosta en areas suburbanas y rurales.
Este es un proyecto cooperative e incluiria al centro de protecci6n con-
tra la rabia asi como tambidn al DVS.
3. Propuesta para traer a dos volutarios alemanes para que trabajen en el
program de evaluaci6ri de ecosistemas.
4. Propuesta para estudiar la cria de ranas, Rana catesbiana, para usos
comerciales.
5. Propuesta para estudiar formas en que se puede criar la codorniz
japonesa para el consumo rural y la venta commercial. en cooperaci6n
con ALCOA y Asociados de Michigan.
6. Propuesta para estudiar los daflos causados al cacao por el pAjaro car-
pintero end6mico, Melanerpes striatus.
7. Propuesta para empezar a adquirir equipo y a establecer un laboratorio
para el program de control de vertebrados en cooperaci6n con el Cen-
tro de Vida Silvestre en Denver, del Servicio de Vida Silvestre de
E.U.A. y la AID/RD.
8. Program para la producci6n de codornices por los j6venes de Areas
rurales a nivcl national.
9. Propuesta para preparar una conferencia titulada Seminaric sobre el
Estudio, Manejo, y Conservaci6n de Columbidae en las Antillas.


Tabla VIII-5. Instituciones en contact coin el Departamento de
Vida Silvestre, Secretaria de Estado de Agri-
cultura, Repfblica Dominicana.

,.o





'I I



E C & S


Asociados de Michigan
Centro de Investigaciones de Vida Silvestre
de Denver
Asuntos Internacionales/Dept. del Interior
de E.U.A. (U.S.D.I.)
Especies Migratorios/USDI
Especies en Peligro de Extinci6n/LSDI
Imposici6n de Leyes/USDI
Set vicio AlemAn de Voluntarios
Cuerpo de Paz de los Estados Unidos
Organizaci6n de Estados Americanos
RARE
IUCN
CITES
Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF)
Asociaci6n d,'l Caribe para la Conservaci6n
ICBP
MAB
Sociedad Zool6gica de Nueva York
Sociedad Nacional Audobon (E.U.A.)
CATIE/Turrialba, Costa Rica
Dept. de Recursos Naturales/Puerto Rico
Institute Mexicano de Recursos Naturales


siones a los diferentes administradores de parques. Todos los ad-
ministradores se reunen una vez al mes con el director national y el
administrator financiero para estimular el intercambio de ideas y
coordinar actividades.
Seis o siete de los administradores de campo han recibido en-
trenamiento especial en el extranjero en la planificaci6n o ad-
ministraci6n de parques nacionales. Debido a que el sistema na-
cional de universidades no ofrece especializaciones en el manejo
de parques nacion-ales, se han reclutado estudiantes de los pro-
gramas de agronomla y ciencia forestal. A pesar de que se podria
esperar que estos profesionales graduados estarian mis in-
teresados en trabajar dentro de las areas de sus programs de
studio, el DNP no ha tenido una *asa elevada de cambio de per-
sonal en los niveles altos. La delegacibn de responsabilidad y
autoridad ha sido muy efectiva en el fomento de un alto nivel de
interns en el trabajo. A pesar de las condiciones r6sticas que ex-
isten en los parques, los administradores viven en los parques y
han habido pocas renuncias. El DNP se ha expandido
rapidamente, especialmente en los filtimos dos aflos. Entre el 60 y
el 70% del presupuesto total del DNP es asignado a los parques
nacionales. El presupuesto para 1980 fue aproximadamente $RD
600,000, pero se espcra que esta cifra va a aumentar a cerca de
$RD 900,000 para 1981 (Morell, com. pers.). El problema con que


tiene que enfrentarse el DNP ahora es el de c6mo aumentar el
nivel de experiencia del personal de campo. El Director tiene la
esperanza de que eventualmente todos los guardianes de los par-
ques habrAn completado su educaci6n secundaria. Su meta para
la segunda etapa en el desarrollo del personal es la de tener un
cuerpo de guardabosques compuesto de j6venes solteros
graduados de secundaria que no sean de la regi6n dentro de la
cual estan patrullando. Actualmente casi todes los guardianes de
los parques son campesinos locales que no tienen diploma de
secundaria (Morell, com. pers.), pero los bajos salaries no atraen
a personas educadas. Podria pedirsele a las instituciones finan-
cieras internacionales que suministraran donaciones para ayudar
con los gastos de operaci6n del DNP mientras que los parques
est6n siendo desarrollados. Una vez que puedan ofrecerse mejores
facilidades al personal del parque y a los visitantes, el problema
del mantenimiento del personal a nivel medio ha de disminuir.
Las necesidades de entrenamiento son considerable,. Putney
(1980) declara que s6lo los parques van a necesitar 12 profe-
sionales y 48 t6cnicos. Las unive "-idades locales no ofrecen pro-
gramas de studios en el manejo uh- areas o de vida silvestre. Se
calcula que se graduan 12 bi61logos y 90 agr6nomos por aflo, de
los cuales posiblemente cuatro tengan especializaci6n en ciencia
forestal. Los bi61logos tienden a estar mAs orientados hacia el


X F X X X
X X X X X


F F F

F
F


Notes: X = operando, N = no funcionando, F = planes futures.









trabajo de laboratorio que hacia el trabajo de campo (Putney
1980). Evidentemente, si se quiere que el DNP y otros programs
de vida silvestre se expandan y desarrollen, serA necesario con-
tinuar los programs de entrenamiento en el extranjero.
Seminarios, cursos cortos, sesiones intensivas y programs para
titulos avanzados deben incluirse en todo program de entrena-
miento.
Los programs que al corriente esta llevando a cabo el DNP in-
cluyen el manejo y protecci6n de cinco parques nacionales; un
program de educaci6n ambiental utilizando publicaciones,
articulos en ics medios publicitarios, entrevistas y otros inedios; el
mantenimiento de los parques urbanos bajo la supervision del
DNP; y el entrenamiento del personal. Otros proyectos incluyen
la modificaci6n de los limits del Parque Nacional de los Haitises,
la protecci6n de las Areas en los parques donde anidan palomas
(no se dispar6 un s61o tiro en el Parque Nacional del Este este afro
Morell, com. pers.), un inventario de las Areas de vida silvestre
nacionales, y el establecimiento de infraestructura en el Parque
Nacional del Este. Esta iltima Area ha sido escogida para llevar a
cabo un proyecto piloto de entrenamiento para el personal del
DNP.
El equipo que se tiene es apenas apropiado para proporcionar
un minimo apoyo a los esfuerzos del DNP. Las cabanas para los
guardabosques se necesitan urgentemente para establecer la
presencia del DNP en todas las Areas de los parques.
Gran parte de la ayuda exterior que se estA recibiendo en el
present es en la forma de cooperaci6n y de intercambio de infor-
maci6n. Los recientes esfuerzos de colaboracion han incluido a
Alvaro Ugalde, Director del Servicio de Parques Nacionales de
Costa Rica (1978), Craig MacFarland de la Unidad de CATIE
para el Manejo de Areas Silvestres, Turrid.lba, Costa Rica (1980) y
a Allen Putney del Programa para el Manejo de Areas Naturales
en el Caribe del Este, Santa Cruz, Islas Virgenes. Por medio de
una consult mfis prolongada (1979) con Edmundo Fahrenkrog,
de la OEA, se llev6 a cabo el esfuerzo de planificaci6n para el
manejo del Parque Nacional del Este. Un bi61logo de vida silvestre
trabaja al moment como consejero del Jefe del Departamento de
Parques Nacionales. El bi61logo es un Voluntario de el Cuerpo de
Paz de los Estados Unidos el cual esta llevando a cabo su turno de
servicio. Desde 1976 hasta el present, un total de seis voluntarios
del Cuerpo de Paz han trabajando en el DNP.
Las necesidades de consult para el future incluyen a un
especialista en el manejo de parques para entrenar al personal de
los parques, un ec61ogo marino para dirigir el inventario de Areas
donde potencialmente podrian establecerse parques marines y a
un asesor para ayudar con el inventario national de areas
silvestres.
El DNP mantiene vinculos estrechos con CATIE, WWF,
IUCN, TNC, el Programa de Areas Silvestres de la Universidad
de Michigan, la Asociaci6n del Caribe para la Conservaci6n, y
otros grupos e individuos interesados en la conservaci6n.
El Parque Zool6gico Nacional (ZOODOM) fu6 creado en
enero de 1975 por la Ley 114, como una dependencia de la
Secretarla Administrativa de la Presidencia (La flora y la fauna
hablan recibido protecci6n en el Area alrededor del parque diez
dias antes por el Decreto 451). Sus funciones principles son: (a)
estudiar la ecologia y el comportamiento de las species indigenas
de vertebrados en los diferentes habitats de la isla; (b) llevar a
cabo investigaciones biol6gicas de las species indigenas y utilizar
estos conocimientos para fomentar la conciencia p6blica sobre la
importancia de la conservaci6n de los recursos biol6gicos nativos;
(c) mantener en cautiverio adecuadas cantidades de species
nativas y ex6ticas para facilitar la investigaci6n cientifica y ayudar
a preservar las species en peligro de extinci6n; (d) contribuir al
establecimiento de reserves ecol6gicas adecuadas para 1. in-
vestigaci6n bAsica sobre poblaciones naturales; (e) ayudar con la
administraci6n apropiada de los recursos de fauna de La


Espaflola y el Caribe; (f) preparar publicaciones sobre la fauna
native y ex6tica exhibida en el zool6gico; (g) servir de laboratorio
prActico para la investigaci6n y los programs educativos (ONAP
1980).
Las actividades principles del zool6gico estAn enfocadas hacia
la educaci6n y la investigaci6n, incluyendo la cria en cautiverio de
species nativas, la reintroducci6n de la progenie a los habitats
nativos, y studios de campo sobre poblaciones salvajes de
species raras, bajo amenaza de desaparici6n o en peligro de ex-
tinci6n. Las modernas facilidades recientemente construidas per-
miten que ZOODOM desarrolle las actividades de su program.
ZOODOM recibe un presupuesto adecuado de la Presidencia, y
trabaja con la colaboraci6n estrecha de las universidades locales.
El Museo del Hombre Dominicano (MHD) fu6 creado en 1972
por la Ley 318 como una dependencia de la Secretaria Ad-
ministrativa de la Presidencia. Sus funciones principalers son: (a)
conducir investigaciones sobre la antropologia, etnologia y ar-
queologia precolombinas; (b) mantener y prservar exhibiciones de
artefactos representatives; (c) mantener un inventario de las col-
ecciones del museo; (d) aconsejar al gobierno en la compra de
artefactos de colecciones privadas; (e) publicar los resultados de
investigaciones. El 6nfasis principal so da la hombre prehist6rico.
El MHD trabaja estrcchamente con el DNP en studios
espeleol6gicos dentro o cerca de los parques nacionales. Se
necesita hacer urgentemente un gran esfucrzo para determinar
cuales son los mejores m6todos para proteger los recursos de las
cuevas, particularmente el arte de las cuevas.
El Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) tambi6n es
una dependencia de la Secretaria Administrativa de la Presiden-
cia. Su meta principal es llevar a cabo investigaciones basicas,
especialmente sobre aves, moluscos y cocodrilos. El MNHN estA
en process de terminar un inventario detallado de toda la linea
costera. Aunque 6ste esta ubicado en un edificio grande e impre-
sionante, a6n no se ha abierto al publico ya que todavia se estAn
preparando exhibiciones. Algunas de las colecciones de referencia
mantenidas por el MNHN estAn siendo seriamente afectadas por
organismos daftinos A menos que las colecciones sean curadas y
protegidas adecuadamente, el MNHN no podra funcionar como
repositorio national.


Pi'oblemas Principales y Necesidades

Existen various problems a nivel legal que impiden que se Ilevan
a cabo esfuerzos adecuados para la conservaci6n y el manejo de
Areas .ilvestres: !) Las categories de manejo no estan unificadas
sino que al contrario se encuentran muy fragmentadas; 2) La
responsabilidad de manejo en algunos casos no estA muy clara y
carece del 6nfasis apropiado que debe dArsele a las species bajo
amenaza o en peligro de extinci6n y a sus habitats critics; 3) El
control de las species ex6ticas no es suficientemente firme (6sto
mejorard con la propuesta Ley de la Fauna); y 4) La exportaci6n
de fauna y flora no estA controlada por la convenci6n interna-
cional (GORD no es micmbro signatario de CITES).
Los problems institucionales son de dos tipos, inter e intra-
institucionales. Tristemente, la cooperaci6n interinstitucional de-
ja much que decir. Unos cuantos proyectos (por ejemplo, el plan
de manejo para el Parque Nacional del Este) son llevados a cabo
por grupos interinstitucionales e interdisciplinarios. El sistema
traditional de contabilidad usado por el gobierno hace que sea
casi impossible llevar a cabo proyectos en los que se comparta el
presupuesto, reduciendo por lo tanto el incentive para trabajar
con instituciones de afuera. Algunos individuos y sus institu-
ciones se las arreglan para conducir proyectos cooperatives, pero
6stos tienen 6xito a pesar de las estructuras institucionaies y no
debido a ellas. Usualmente una persona con carisma es respon-
sable de gran parte de los logros. Las lines de separaci6n de




Full Text

PAGE 1

Pi 1k 57.3 La Rep~blica Dominicana por: AID Contract No. Perfil Ambiental del Pais Gary Hartshorn AID/SOD /PDC-C-0247 y 7 -,, ; Un Estudio de Campo Gustavo Antonini Random DuBois Julio, 1981 David Harcharik JRB Associates Stanley Heckadon 8400 Westpark Drive Harvey Newton McLean, Virginia 22102 Carlos Quesada John Shores George Staples

PAGE 2

Prefacio Este perfil ambiental de la Repfiblica Dominicana constituye uno de una serie de perfiles ambientales de paises (PAs)patrocinada para el la Ageticia por Desarrollo Internacional de los EE.UU. (ADI), Oficina de Recursos de Desarrollo (ODR), y elDepartamento para America Latina y las Islas del Caribe (LAC). El Ambito de trabajo para este estudio intra-pais fue desarrollado por la misi6n de ADI en la Repblica Dominicana y Robert Otto,oficial ambiental de LAC. Los arreglos contractuales del perfil,inclusive la publicaci6n, fue preparado por la empresar consultora JRB Associates, 8400 Westpark Drive, McLean, Virginia22102 (IQC: AID/SOD/PDC-C-0247). Los siguientes individuos contribuyeron al estudio de campo y a la prcparaci6n de este perfil unbiental (PA): Paul J. Campanella, Ph.D., Ec6logo y Director de Oficina de Medio Ambiente y Technologia JRB Associates 8400 Westpark Drive McLean, Va 22102 Gary Hartshorn, Ph.D., Ec6logo y Jefe del Equipo/Redactor Tropical Science Center Apartado 8-3870 San Josd, Costa Rica Gustavo Antonini, Ph.D., Ge6grafo Center for Latin American Studies University of Florida Gainesville, FL 32611 Random DuBois, M.S., Ec6logo Marino 3545 Alton Place Washington, D.C. 20008 David Harcharik, Ph.D., Silvicultor School of Forest Resources North Carolina State University Raleigh, NC 27607 Stanley Heckadon, Ph.D., Antrop6logo Rural Apartado 1462 PanamA 1, PanamA Harvey Newton, Ph.D., Cientifico de Suelos/ Agr6nomo Apartado 63 Escaz6, Costa Rica Carlos Quesada, Ph.D., Ingeniero Civil Escuela de Ingenieria Civil Universidad de Costa Rica Ciudad Universit6ria, Costa Rica John Shores, Especialista en Manejo deZjnas Silvestres School of Natural Resources University of Michigan Ann Arbor, MI 48109 George Staples, P.E., Ingeniero Ambiental JRB Associates 8400 Westpark Drive McLean, VA 22102 Un equipo de colegas dominicanos, organizado y coordinado por el Lic. Italo Russo, consejero t~cnico de SURENA, ayud6 hfbilmente al equipo del PA. La participaci6n activa de colegasdominicanos altamente capacitados no solo proporciona un aporte valiosa a est6 PA, sino aflade un nuevo componente al proceso del PA. La misi6n local de la ADI, DNP, FORESTA yALCOA proporcionaron un magnifico apoyo logistico. Estamos sincera.mente agradecido a Andy Abreu, Orlando Almarg6z, Fausto Grisanti, Gary Kemph, C~sar L6pez, Merilio Morell, Manuel Paulet, Ernesto Reyna, Italo Russo y Bias Santos, por la gran ayuda que nos han brindado. Muchas otras per sonas dominicanas, demasiado numerosas para citarlas aqui, proporcionaron informaci6n y asistencia valiosa que se les agradece muchisimo. Estos individuos que sirvieron de consulta se enumeran en el ap~ndice. El equipo del PA quiere dar reconocimiento piTblico a la cAlida hospitalidad y camaraderia profesionalrecibidas durante su estadia en la Rep~blica Dominicana. ill

PAGE 3

Tabla de Materias PREFACIO............................................................................ LISTA DE FIGURA S ........................................................................................ vii LISTA DE TABLAS ......................................................................................... ix LISTA DE SIGLAS Y ABREVIACIACIONES .................................................................. xi 1. RESUMEN ..................................................................................... 1 La Vegetaci6n Natural .............................................................. I Silvicultura de Plantaci6n ....................................................................... 2 Agu a ............................................................................................... 2 Suelos .................................................................................... 3 Los Recursos Marinos yCostaneros ................................................................ 3 Las Zonas Silvestres yLa Vida Silvestre ............................................................. 4 Los Pequeftos A gricultores ............................................................................ 4 La Contaminaci6n Ambiental .................................................................... 5 Relaciones Inter-Institucionales ................................................................... 5 Recursos Humanos ................................................................. II. INTRODUCCION ............................................................................... 7 Objetivos y C ampo ................................................................................... 7 Principales Caracteristicas Am bientales .............. ................................................. 7 Politicas de Desarrollo y M anejo de Recursos Naturales ................................................... 10 Aspectos Demogrdficos y Econ6m icas ................................................................... 12 III. VEGETACI6N NATURAL ............................................................................... 15 Descripci6n General.............. .......................................................... ..... 15 El Estado de los Principales Tipos de Bosques ............................................................ 21 Flo ra ............................................................................................... 22 IV. PLANTACIONES FORESTALES .......................................................................... 25 Introducci6n ..................... ................................................................. 25 El Estado de las Plantaciones Forestales ................................................................. 25 Evaluaci6n T~cnica de las Plantaciones Forestales ......................................................... 27 La Necesidad de Plantaciones Forestales ................................................................. 29 O bstaculos al Progreso ................................................................................ 30 AnAlisis Institucional de la Direcci6n General Forestal ..................................................... 31 Otras Instituciones Gubernamentales Relacionadas con Asuntos Forestales ................................... 32 Recomendaciones........................................................................... 33 V. RECURSOS HIDROLOGICAS Y MANEJO DE CUENCAS HIOROLOGICAS ................................... 35 Introducci6n ......... .................................................................... 35 v

PAGE 4

Tabla dJe Materias (continuaci6n) El Papel que Desempefla los Recursos Hidrol6gicos ...................................................... 35 Base de Recursos ..................................................................................... 36 Demandas Actuales y Proycctadas ...................................................................... 43 El Manejo de los Recuisos ....................................................................... 46 Principales Problemas y Controversias .................................................................. 49 Conclusiones ........................................................................................ 51 Recomendacicm nes .................................................................................... 51 VI. SUELOS ................................................................................................ 53 Base de Recursos ..................................................................................... 53 Uso Actual y Proyeczado de la Tierra .................................................................... 53 M anejo de Recursos .................................................................................. 58 Problemas y Necesidaues Principales .................................................................... 61 Conclusiones y Recomendaciones ...................................................................... 65 VII. CARACTERISTICAS MARINAS COSTERAS Y CERCA DE LAS COSTAS .................................... 67 Zonas Pesqueras Marinas ............................................................................. 71 Znnas Pesqueras de Agua Dulce ........................................................................ 73 lntroducci6n de Especies Ex6ticas ...................................................................... 74 Especies en Peligro de Extinci6n y Areas Criticas .......................................................... 75 M incria ............................................................................................. 76 Puertos ............................................................................................. 77 Turism o ............................................................................................ 77 Recreaci6n ...................................... ................................................. 78 Desastres Naturales .................................................................................. 78 Anflisis Institucional ................................................................................. 79 C onclusiones ......... ............................................................................. 80 Recom endaciones .................................................................................... 81 VIII. AREAS SILVESTRES Y VIDA SILVESTRE ............................................................... 83 Estado de la Vida Silvestre Nativa ...................................................................... 83 Estado de las Areas Silvestres .......................................................................... 84 Manejo de Recursos .......... ............................................................... 89 Problemas Principales y Necesidades .................................................................... 93 Reconw-ndaciones .................................................................................... 94 IX. PEQUEF4OS AGRICULTORES ............................................................................ 97 lntroducci6n ........................................................................................ 97 Algunas Tendencias de la Estructura Agraria y sus Efectos Ecol6gicas ........................................ 97 El Sistema de Produccifn de los Pequefios Agricultores en el Suroeste ........................................ 99 AnAlisis Institucional ........................... ............................................. 103 Desafios Cruciales para ]a Sociedad Dominicana durante la Dkada de 1980 ................................... 104 X. CONTAMINACION AMBIENTAL ......................................................................... 107 Introducci6n ......................... ......................................................... 107 El Suministro de Agua y Enfermedades Relacionadas con el Agua ........................................... 108 Contarninaci6n Indus.rial ............................................................................. 109 Problemas Ambientales en Areas Rurales ................................................................ 112 Problemas Ambientales en las Areas Urbanas ............................................................ 114 Resumen ........................................................................................... 117 Xi. ASPECTOS INSTITUCIONALES ......................................................................... 119 Institucionales Principales ............................................................................. 119 Vinculos Inter-institucionales .......................................................................... 120 Recursos Humanos ................................................................................... 121 Presupuestos y Finanzas .............................................................................. 124 Conclusiones y Recomendaciones ...................................................................... 125 BIBLIOGRAFIA ............................................................................................ 127 A PENDICE ................................................................................................. 131 vI

PAGE 5

Lista de Figuras Figura I-1. Divisiones Politicas yCaracteristicas GeogrAficas de [a Rep~blica Dominicana ......................... 8 Figura 11-2s. El Pico Duarte, el punto mts alto de las Antillas yLa Pelona, el segundo mAs alto ..................... 9 Figura 1-2b. La ondulante topografia Kirstica de cerros hoyas de piedra caliza, Los Haitises ....................... 9 Figura 11-3a. Dafhos causados por los Huracanes David y Federico cuando azotaron directamente a los cerros de forestados en Ia cuenca del Rio Ocoa ............................................................ .... 10Figura 11-3b. Abundantes derrumbes en una Area deforestada con suelos inestables entre Manobao yLoma de Ia Sal 10 Figura 11-4. Promedio de Lluvia Anual ............................................................. 13 Figura I1-1. Diagrama de Zonas de Vida para Ia clasificaci6n de Holdridge de las Formaciones Vegetales de Mundo ... 16 Figura 111-2. Zonas de Vida de Holdridge en Ia Repiblica Dominicana ......................................... 17 Figura 111-3s. Bosque seco subtropical entre Barahona yAzua .................................................. 18 Figura III-3b. Bosque seco subtropical sobre el Lago Enriquillo ................................................. 18 Figura 111-4a. Bosque hfjmedo subtropical en el Parque Nacional del Este ......................................... 19 Figura 111-4b. Bosque himedo subtropical cerca de La Vega .................................................... 19 Figura III-5a. Topografla Karstica deforestada ............................................................... 20 Figura Ill-Sb. Paisaje desnudado en Ia cuenca del Rio Las Cuevas ............................................... 20 Figura IV-la. Reforestaci6n en Manobao con Pinus occidentalis ................................................ 28 Figura IV-lb. Bosque de pinos muy hfmedo subtropical cerca de La Vega ........................................ 30 Figura V-la. Degradaci6n de cuencas en el flanco sur de Ia Cordillera Central ..................................... 36 Figura V-lb. Deforestaci6n total en el mArgen del embalse de Sabana Yegua ...................................... 36 Figura V-2. El embalse de Sabaneta y su deforestada cuenca .................................................. 38 Figura V-3. Divisiones Hidrogeogrificas y cuencas .......................................................... 39 Figura V-4. Mapa de isoerosividad de Ia Repiblica Dominicana ............................................... 40 Figura V.5. Proyecciones de Ia balanza de fuerza motriz para las demandas de energia hasta 1982 ................... 45 Figura V-6a. Calle principal de El Rosario ................................................................... 48 Figura V-6b. Un canal de riego cerca de El Rosario ........................................................... 48 Figura V-7a. Severa erosi6n de badenes de sedimentos no consolidados en el Area semi-arida de Ia parte baja de Ia cuenca de Sabana-Yegua ...................................................................... Figura V-7b. Carga de sedimentcs del tributario principal de Ia represa de Tavera 49 ................................. 49 Figura V-8a. Derrumbes causados por Ia construcci6n de caminos y Iadeforestaci6n ............................... 50 Figura V-8b. Derrumbes intensificados por Ia deforestaci6n .................................................... 50 Flgura V-9a. Canal de riego cerca de San Jos6 de Ocoa ........................................................ 51 Figura V-9b. Excelente tierra para Ia agricultura cerca de El Rosario ............................................. 51 Figura VI-la. La erosi6n de Ia Cordillera Central ............................................................. 62 Figura VI-Ib. La deforestaci6n en Ia cuenca delRlo Las Cuevas ................................................. 62 Wi

PAGE 6

Lista de Figuras (continuaci6n) Figura VI-2a. Paisaje desnudado en la cuenca del Rio Las Cuevas ............................................... 62 Figura VI-2b. Deforestaci6n de las laderas en las Cordillera Central .............................................. 62 Figura VI-3a. Intensa erosi6n de badenes y riachuelos en un bosque seco .......................................... 63 Figura VI-3b. Laderas empinadas que fueron despojadas de suelos por los huracanes de 1979 ........................ 63 Figura VII-1. M apa de recursos costeros vivientes y no vivientes ................................................. 68 Figura VII-2a. Risco de piedra caliza, Los Haitises ............................................................. 71 Figura VIl-2b. Costa de rocas de corales en la orilla norte de la Isla Saona, Parque Nacional del Este ................... 71 Figura VII-3a. Playa de arena blanca y palma, ae coco, Parque Nacional del Este .................................. 71 Figura VlI-3b. Cicatrices de la extracci6n no controlada de arena de playa cerca del Rio Nigua ........................ 77 Figura V III-1. El Valle de Sabana Vieja ...................................................................... 87 Figura VlII-2a. El Parque Nacional de Isla Cabritos ............................................................ 88 Figura Vlll-2b. Bosque Hfimedo Subtropical en el Parque Nacional del Este ........................................ 89 Figura IX-lb. Figure IX-la. Agricultura de tala y quema en el bosque seco subtropical cerca de Padre de las Casas .................. 100 Figura IX-2a. Campesino cargando ramos y troncos pequeilos para hacer carbon .................................. 101 Agricultura de tala y quema sobre suelos llanos y rocosos .......................................... 100 Figura IX-2b. M ont6n de palos listos para ser convertidos en carb6n ............................................. 101 Figure IX-3a. Bosque seco subtropical seriamente agotado por la tala para carb6n ................................. 102 Figura IX-3b. Cortador de madera en el Parque Nacional del Este ............................................... 102 Operaciones mineras y de fundici6n de ferroniquel de Falconbridge cn la Sierra de Yamasa .............. IllFigura X-1. viii

PAGE 7

Lista de Tablas Tabla 111-1. Area de los Zonas de Vida de Holdridge en la Reptblica Dominicana ................................ 15 Tabla 111-2. Clases de uso actual de la ticrra o de cubierta en la Repiblica Dominicana ............................ 21 Table 111-3. CAlculos comparativos de los principalos tipos de bosques en la Repiblica Dominicana ................. 21 Tabla 111-4. Especies bajo amenaza o en peligro de extinci6n en la Repfblica Dominicana ......................... 23 Table IV-1. Areas calculados y localizaciones de las plantaciones forestales del gobierno establecidas en la RepfblicaDom inicana hasta 1978 ....................................................................... 25 Tabla V-I. Inversiones projectadas en proyectos de recursos de agua y relacionados con energia durante el perlodc d e 1980-82 .................................................................................. 36 Tabla V-2. Caracteristicas de las subdivisiones hidrogrfficas de la Reptblica Dominicana ......................... 37 Tabla V-3. Recursos de Agua de la superficie por zona hidrogrAfica de la Repfblica Dominicana ................... 41 Tabla V-4. Zonas hidrogeol6gicas demandas de agua y recursos de agua de la Replblica Dominicana ............... 42 Tabla V-5. Tierras para el riego, actuales ypotenciales ....................................................... 44 Tabla V-6. Capacidad elkctrica instalada, 1980 ............................................................. 44 Table V-7. Poblaci6n que se proyecter va a ser servida con agua potable y sistemas de alcantarillado en la Reptiblica Do minicana ................................................................................. 46 Tabla V-8. Demandas urbanas, rurales, e industriales proyectadas para 1995 en diferentes zonas hidrogeol6gicas ..... 46 Tabla V-9. Demanda total de agua bajo la administraci6n de CAASD para la regi6n de Santo Domingo ............. 47 Table VI-1. Nombre de la taxonomia de suelos de los Estados Unidos .......................................... 54 Table VI-2. Distribuci6n regional de la tierra en fincas en 1960, 1971 y 1977 ..................................... 56 Tabla VI-3. Porcentaje de la distribuci6n del uso de la tierra de acuerdo con el tamailo de fincas ylas regiones ........ 56 Table VI-4. Datos de Area y producci6n en 1979 para cosechas importantes en la Repfiblica Doninicana ............. 57 Table VI-5. Comentario sobre las principales Unidades de Recursos de Producci6n ............................... 60 Table VI-6. Areas apr6ximadas de las Unidades de Recursos de Producci6n por regi6n ............................ 61 Table VI-7. Perdida de suelos por cuenca .................................................................. 64 Table VI-8. Clasificaci6n de la capacidad de la tierra ......................................................... 64 Table VI-9. Tierras agricolas ysus potenciales por regi6n en la Reptblica Dominicana ............................ 65 Tabla VII-1. Clasificaci6n costera macr6scopica de Areas criticas ............................................... 72 Table VII-2. Puertos importantes yniimero de pescadores ..................................................... 73 Table VII-3. Principales puertos regionales en base a desembarques ............................................. 73 Table VII-4. Importaciones de pescado, exportaciones, valor y pals de origen o destino ............................ 74 Tabla VII-5. Principales proyectos de acuacultura que est/n siendo desarrolados al corriente o que estan ahora en la Repfiblica Dom inicana ...................................................................... 74 Table VII-6. Lista de especies acufticas que han sido introducidas a la Repfiblica Dominicana ....................... 75 Table VII-7. Especies bajo amenaza o en peligro de extinci6n .................................................. 76 ix

PAGE 8

Lista de Tablas (continuaci6n) Tabla VIII-1. Estado de algunas especies seleccionadas de fauna en la Repfiblica Dominicana ........................ 85 Tbia VIII-2. Categorlas de Areas de vida silvestre usados o propuestas en ia Repfiblica Dominicana .................. 86 Tabla VIII-3. Instituciones gubernamentales que afectan a la vida silvestre en la Repfiblica Dominicana ............... 91 Tabla V111-4. Programas terminados yplaneados del Departamento de Vida Silvestre .............................. 92 Tabla Vlll-5. Instituciones en contacto con el Departamento de Vida Silvestre, Se--retaria de Estado de Agricultura ..... 92 Tobia X-1. Porcentaje de la poblaci6n nacional servida con agua potable ysistemas sanitarios de alcantarillado ...... 108 Tabla X-2. Caracterizaci6n de las industrias principales de la RepOblica Dominicana ............................. 110 Tobia X-3. CAlculos de las cantidades de ingredientes activos y valor de los pesticidas usados en la Repdblica D ominicana en 1979 .......................................................................... 112 Tabla XI-1. Lista Resumida de los corrientes niveles y aumentos proyectados de personal profesional-tcnico campo de especializaci6n ...................................................................... por 122 Tabia XI-2. Niveles de personal profesional y t~cnico de acuerdo con las actividades de trabajo de las instituciones dominicanos ................................................................................ 123 Tabla XI-3. Comparaci6n de gastos por programa de SEA para el periodo de 1978-80 ............................. 124 Tobia X1-4. Comparaci6n de gastos por programa de SURENA para el periodo de 1978-80 ........................ 125 Tabla XI-5. Gastos en el programa para la protecci6n y el control de bosques de la Fuerzas Armadas durante el periodo de 1978-80 ........................................................................... 125 x

PAGE 9

Lista de Siglas y Abreviaciaciones ADN Ayuntamiento del Distrito Nacional ADP Plan de Desarrollo AGropecuario, SEA BID Banco Interamericano de Desarrollo (= IDB)BOTANICO Jardin BotAnico Nacional "Dr. Moscoso" Rafael M. CAASD Corporaci6n de Acueducto y Alcantarillado de Santo DomingoCATASTRO Direcci6n General del Catastro Nacional CDE Corporaci6n Dominicana de Electricidad CEA Consejo Estatal de Azlcar CEDOPEX Centro Dominicano de Promoci6n de ExportacionesCENDA Centro Norte de Desarro!lo Agropecuario, SEACESDA Centro Sur de Desarrollo Agropecuario, SEA CIAZA Centro de lnvestigaci6n Agricola en Zonas Aridas, SEA CIBIMA Centro de Investigaci6n de Biologia Marina, UASD CNPV Consejo Nacional de Poblaci6n y Vivienda CONARENA Consejo Nacional de Recursos Nacionales CORAASAN Corporaci6n de Aqueducto y Alcantarillado de Santiago CORDE Corporaci6n Dominicana de Empresas Estatales CRIES Sistema Comprensivo para el Inventario y la Evaluaci6n de Recursos DAJABON Escuela Agricola de Dajab6nDGF (= FORESTA) Direcci6n General Forestal DNP Direcci6n National de ParquesDRP Departamento de Recursos Pesqueros, SEA DTA Departamento de Tierras y Aguas, SEA DVS Departamento de Vida Silvestre, SEA FAO Organizaci6n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci6n FDL Fishery Development Ltd. FENACOOPES Federaci6n nacional de Cooperativas PesquerasFORESTA Direcci6n General Forestal GODR Gobierno de ia Repfiblica Dominicana IAD Instituto Agrario Dominicano IDB Inter-American Development Bank .IDECOOP Instituto de Desarrollo y Cr6dito CooperativoIICA Instituto Inter-Ainericano de Cooperaci6n AgricolaINDRHI Instituto Nacional de Recursos HidrAulicos INDESUR Instituto de Desarrollo del Suroeste INDOTEC Instituto Dominicano de Tecnologia Industrial INAPA Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados INTEC Instituto Tecnol6gico de Santo DomingoISA Instituto Superior de Agricultura, SantiagoIOYOLA Instituto Polit&nico LoyolaMEDIO-AMBIENTE Departamento del Medio Ambiente y Recursos Naturales MDH Museo del Hombre Dominicano (= Musco de las Casas Reales)MNHM Museo Nacional de Historia Natural OAS Organizaci6n de Estados Americanos xi

PAGE 10

Lista de Siglas y Abreviaciaciones (continuaci6n) ONAP ONAPLAN ONAPRES OSISA PIDAGRO PLAN SIERRA PNUMA PRYN SALESIANA SEA SEAPLAN SEICA SESPAS STP SURENA UASD UCE UCMM UNDP UNPHU USAID USDA ZOODOM Oficina Nacional de Administraci6n y Personal Oficina Nacional de Planificaci6n Oficina Nacional de Presupuesto Oficina de Integraci6n Agropecuaria de Azua, SEA Programa Integrado de Desarrollo Agropecuario Plan de Desarrollo Integral "La Sierra", SEA Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (= UNEP) Proyecto Riego Yaque del Norte Escuela Agricola Salesiana Secretaria de Estado de Agricultura Subsecretaria de Planificaci6n Agropecuaria, SEA Subsecretaria de Investigaci6n, Extensi6n e Investigaci6n, SEA Secretaria de Estado de Salud Pfiblica y Asistencia Social Secretariado Tdcnico de la Presidencia Subsecretaria de Estado de Recursos Naturales, SEA Universidad Aut6noma de Santo Domingo Universidad Central del Este Universidad Cat6lica Madre y Maestra, Santiago Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Universidad N;.cional Pedro Henriquez Urena Ag~ncia de los Estados Unidos par el Desarrollo Internacional Departamento de Agricultura de los Estados Unidos Parque Zool6gico Nacional xli

PAGE 11

I Resumen Este perfil ambiental de la Reptblica Dominicana se realiz6 durante un periodo de cinco semanas en setiembre y octubre 1980, por un equipo compuesto de nueve personas, especialistas en la ecologia, la geografla, la ecologia marina, la silvicultura, la an-tropologia rural, los suelos, la hidrologia, las zonas silvestres/vidasilvestre y el control de la contaminaci6n. Los colegas de la Repfiblica Dominicana, proporcionados por SURENA,contribuian de modo significativo a los andlisis sectoriales La Republica Dominicana se enfrenta a graves probl,--mas con respecto al alimento, la energia y la poblaci6n, que ya han pro-vocado la degradaci6h considerable del ambiente, y presagian un futuro poco prometedor no solamente para los recursos naturales sino para el pals tambi6n. A pesar de la expansi6n de la agricultura mediante el incremento en proyectos de riego, el pals es un importador neto de alimentos. Aun cuando el gobierno estA desarrollando drAsticamente el potencial hidroel6ctrico con-siderable del pals, el petr6leo importado provee el 85% de los re-querimientos de la energia nacional. Las cuencas de Ia Cordillera Central, absolutamente fundamentales para la tierra agricola yproyectos hidroel6ctricos, han sido y siguen siendo afectadas severamente por la agricultura de corte y quema. La protecci6n yrehabilitaci6n de las cuencas en crisis merecen que se tomen medidas de urgencia semejantes al cierre de los aserraderos y la prohibici6n de la deforestaci6n en 1967. Frente al problema dc crecimiento de la poblaci6n que se prevee se duplicarA dentro de 26 atios y sin limites de los sistzmas tradicionales de agriculturautilizados anterioramenre, que conlieva a que los agricultores de las montaflas quienes no tienen a donde ir, se verAn afectados. En este decenio, la Repfiblica Dominicana debe realizar Io que no podia o no queria hacer en el pasado: hacerse auto-suficiente en alimentos, aumentar las exportaciones agricolas, generar mAs energia de recursos locales renovables e introducir una politicademogrAfica realista. Solamente mnediante una relaci6n diferente de modo fundamental y qualitativo entre la poblaci6ndominicana y los recursos naturales del pais se podrA cumplir con estas metas esenciales a la Repiblica Dominicana. Las conclusiones y recomendaciones principa!,s para cada sec-tor de los recursos dominicanos naturales se resumen abajo. La Vegetaci6n Natural Ecol6gicamente hablando, ocurren nueve Zonas de Vida de Holdridge en la Repiblica Dominicana. Dos Zonas de Vida -Hfimeda Subtropical y Seca Subtropical -cubren el 68% del pal., no obstante la Himeda Montafila Baja Subtropical constituye la Zona de Vida mds critica como fuente de agua para el riego y la energia hidroelctrica. Esta zona de Vida cubre casi el 7% del pals, principalmente en la Cordillera Central, donde nacen los rios importantes. Un inventario reciente de CRIES de la cubierta de la tierra indica que s6lo el 1400 del pals sigue en selva, principalmente los bosques caducifolios en las regiones Aridas sudoeste y el noroeste. Algunos quedan tambi6n en ]a provincia de la Altagracia y en los Haitises. A causa de la baja densidad, la mayoria de los pinares se clasifican como pasturaje limitado. Los pinares extensos de los parques nacionales de Bermfidez ydel CArmen Ramirez parecen estar en estado excelente a causa de los esfuerzos protectores de FORESTA y DNP. Por otra parte, no es igual en los bosques caducifolios de tierras bajas que estan bajo la presi6n intensa de los agricultores de corte y quema yqueniadores de carb6n vegetal. En gran parte, FORESTA no ha tomado en cuenta los bosques no pinares al hacer cumplir la leyde 1967 para el cierre de los aserraderos y la prohibici6n de la deforestaci6n. Aur.,iue diferentes criterios y m6todos de clasificaci6n hacen que sea dificil comparar las estadisticas sobre el Area boscoso en los estudios de la OEA, OAA y CRIES. Las observaciones y entrevistas indican que la desforestaci6n continmIa sin ningun control casi constantemente en los bosquescaducifolios. La protecci6n activa por parte de FORESTA y DNP de los dos parques nacionales de la Cordillera Central parecehaber disminuido el avance de la agricultura en los valles altos. Los agricultores de corte y quema estan activos tanto en los bosques xerofiticos del oeste, como en las selvas htimedas de los Haitises y la Altagracia. La demanda creciente de carb6n vegetal estA dirigida hacia los bosques xerofiticos del sudoeste. El control simb6lico de FORESTA sobre el transporte de carb6n vegetal solamente verifica el 20% de la producci6n anual aproximada de 4.8 mill6n de sacos. El control y la direcci6n de la deforestacion para el carb6n vegetal no existen. La quema de carb6n vegetal y el pastorco de cabras causan una degradaci6n considerable del sitio en los bosques xerofiticos. La flora nacional se calcula en 5,600 especies, de los cuales casiel 36% son end6micos. Una lista preliminar indica que 277 especies de plantas estan amenazados o en peligro de extinci6n. El jardin botAnico nacional es muy impresionante, con un programa botAnico activo.

PAGE 12

Recomendaciones Principales: Diferenciar los tipos especificos de bosque en el inventario nacional de la cubierta de la tierra. Ideptificar las porciones de Zona de Vida Hlmeda Montafita Subtropical que todavla no se incluyen en los par-ques nacionales, y asegurar su protecci6n. Estud;ar los m6todos administrativos para mejorar el uso continuo de los bosques xeroflticos para el pastoreo de cabras y la producci6n de carb6n vegetal. Evaluar las Areas ecol6gicas 6nicas en su g6nero, tal como zonas de vida secundarias y Areas transicionales para restos vegetales o especies de plantes, todavia sin protecci6n en parques nacionales existentes y asegurar su supervivencia. Cambiar el estatus existentes de parques nacionales de reservas a parques nacionales legitimos. Silvicultura de Plantaci6n Hay una necesidad urgente en ]a Repfblica Dominicana de desarrollar la plantaci6n de bosques, para disminuir la erosi6n de la tierra, proveer madera para combustible, y reducir la factura anual de $30 mill6n para productos de madera importados. Desde 1969 se ha establecido solamente 3,200 hectAreas de plautaciones de bosques, de las cuales casi el 70% estaban patrocinadas por el gobierno. Los productos de madera y la eotabilizaci6n del sitio son las metas principales de la plantaci6n. Los Arboles de las prin-cipales plantaciones son el Pinus c'ccidentalis originario y el P. caribaea var. hondurensis ex6tico. FORESTA es la agencia gubernamental principal que trata de la silvicultura de plantaciones, con ayuda del OAA (1969-1972) y el BID (desde 1977). La Secretarla de Agricultura tiene un com-ponente de reforestacibn en el proyecto de desarrollo rural Plan Si e deyen elproyecto de dauecaB ao. Llos rralaslanbalses Sierra y el proyecto de la cuonca Bao. Los programas de reforestaci6n que coaciernan a las firmas ALCOA, Gulf and Western, Rosario y Falconbridge; han plantado oco menos de 1,000de Los ensayos de especies y estudios de procedencia casi no ex-isten en la Repiblica Dominicana. Las prActicas en los viveros parecen producir plantas aceptables, pero se puede mejorar tanto el vigor de las plantas como laeficiencia de la operaci6n. No haydatos locales sobre su crecimiento y su rondimiento. A pesar de la desforestaci6n desenfrenada y [a necesidad obvia de plantaciones de Arboles para disminuir la erosi6n y ayudar la rehabilitaci6n del sitio, un programa masivo de reforestaci6n no es una soluci6n apropiada en este momento. Las principales limitaciones a la silvicultura de plantaciones incluyen una falta grave de pericia tcea, tierra gubernamental poco o mal definida que necesita reforestain, una ausencia de incentivos y garantias para los esfuerzos privados en la reforestaci6n, y una falta de con-ciencia de la silvicultura. Tanto las plantaciones tradicionales, como la plantaci6n de 6rboles, como un componente de agrosilvicultura, pueden ser un papel importante en el control de la erosi6n y rehabilitaci6n del sitio; sin embargo, deben incor-porarse en programas referentes a la tierra tal como el Plan Sierra. Las plantaciones de Arboles de crecimiento vigoroso de gran potencia calorifica pueden disminuir considerablemente el abuso de la deforestacifn de bosques xerofiticos para el carb6n vegetal. Solamente algunos pequefilos estudios de los potenciales ynecesidades de plantaciones de madera combustible se estAn realizAndo. A causa de la importancia ecol6gica de los pinares restantes como cuencas colectoras criticas de los rios principales del pals, no se debe considerar como una fuente importante de madera industrial. Cualquier reducci6n sustancial de las importa-cioncs de madera en la Repiblica Dominicana debiera ocurrir como resultado de la silvicultura de plantaciones. Los bosques dominicarnos y la reforestaci6n caen bajo la responsibilidad principal de FORESTA, dirigido por un director militar nombrado por el Presidente. La mayorla del personal de FORESTA tiene experiencia del campo, articularmente en la protecci6n forestal y control de incenwaos. El papel de los militares en FORESTA es discutible en cuanto a su polltica; sin embargo, FORESTA ha hecho bien en proteger los pinares de ]a Cordillera Central. No es probable que la transferencia de FORESTA a la Secretarla de Agricultura otra vez mejore la estructura organizacional, [a pericia t&nica o la vigilancia de bosques, sino aumentara mucho la distancia politica de la Presidencia. Recomendaciones Principales Mejorar la calidad del personal profesional y tnico de FORESTA de modo significativo.* Crear un pequeflo servicio de investigaci6n en FORESTA con cl 6nfasis inicial en las selecciones especies-sitios, datos de crecimiento y rendimientos, y las ganacias econ6micas de la silvicultura de plantaciones. Cooperar con otras agencias gubernamentales para introducir proyectos integrados en relaci6n a la tierra en escala piloto en las cuencas en crisis. a Desarrollar programas de reforestaci6n. 9 Permitir el tratamiento silvicultural de bosques privados que no estAn en crisis con el objetivo de administraci6n cientifica para rendimiento continuo de madera. Instruir al pi~blico en los valores de la conservaci6n de los bosques. Agua Los recursos hidraulicos juogan papeles fundamentales en a orcursos hidraul su pa dmnaLs enaagricultura, la energia y Ia salud pliblica dominicana. Los emen los rios principales proveen agua para generar el 15% dela energia dominicana y regar casi 170,000 hectfireas. Los proyectos actuales doblarn la capacidad hidroelctrica instalada antes de 1983 e introducirsn unas 100,000 hectdreas mds en los sistemasriego antes de 1985. Muchos otros proyectos y planes continuarAn aumentando el uso de los recursos hidricos para laenergfa hidroeldctrica y el riego. Los recursos hidricos interiores indican a precipitaci6n en a cuenca. Muchos factores intluyen en el comportamientouna uhsfcoe nlyne lcmotmet deel la cuenca, pero el uso de la tierra muchas veces tiene efectos directos y absolutos eo la producci6n de la cuenca. Las cuencas dominicana, se encuentran en muy mal estado a causa de la conversi6n penetrante de la vegetaci6n forestal a usos agricolos. La agricultura de corte y quema, una ausencia total de mtodos de conservaci6n del suelo, y los huracanes mayores han asolado varias cuencas importantes. La erosi6n masiva de cuencas del orden de 100-500 toneladas/ha/ao literalmente inunda los cnibalses de sedimentos. El embalse de Valdesia tiene 22 m de sedinientos al tal6n de la presa, a solamente 8 m dc la toma; el embalsc de Tavera, terminado en 1973, y, tiene 18 m de sedimentos detrAs de la presa que causan una reducci6n de 14% de la capacidad de almacena miento permanente y una p6rdida de 10-15 m de almacenamiento activo. El deterioro de las cuencas de la Cordillera Central es tan critica que la situaci6n necesita medidas de urgencia y acciones drtisticas semejantes al cierre de los aserraderos y la prohibici6n de la deforestaci6n en 1967. No obstante, la protecci6n y/orehabilitaci6n de las cuencas no es tan fAcil como el cierre de los aserraderos. Las cuencas estAn verdaderamente ilenas de pequeflos agricultores que se a duras penas ganan !avida en sus pequefas parcelas. El reasentamiento masivo es imposible porque no existe ninguna nueva frontera para la agricultura tradicional en la Rcpfiblica Dominicana. La administraci6n integrada de la tierra quo concierne a los pequeflos agricultores constituye la 6nica soluci6n viable para continuar laproductividad de las cuencas. 2

PAGE 13

INDRHI es una instituci6n gubernamental aut6noma respon-sable del desarrollo controlado de todas las aguas superficiales ysubterrneas. Aunque INDRHI ha desarrollado activamente unos sistemas de riego importantes, su mandato legal se coinplica porconflictos inter-institucionales y duplicaciones sobre el agua potable con INAPA y CAASD y con los proyectos hidroelctricos de CDE. Varias agencias gubernamentales nacionales planifican,desarrollan y operan proyectos de agua de modo independiente. La duplicaci6n y los celos que resultan, aumentan de modo significativo los costes reales, en un momento en que la Repfiblica Dominicana tiene cada vez menos dinero disponible para inver-siones cie capital. Recomendaciones Principales Proclamar que la protecci6n y rehabilitaci6n de las cuencas sea una urgencia nacional. Pedir que cada cuenca se trate coma un sistema integrado. Desarrollar e introducir un plan integrado de ad-ministraci6n de la tierra y las aguas para cada cuenca im-portante. Coordinar los proyectos de riego y drenaje para Ilevar al mAximo la eficacia y eliminar la superabundancia. Reducir al minimo los conflictos inter-institucionales y duplicaciones." Incluir los costes de la rehabilitaci6n y proteccibn de las cuencas en los costes estimados para la cor'strucci6n de presas. Suelos Los suelos fecundos y fdrtiles del Cibao representan en grancantidad la abundancia de suelos poco profundos y pobres en los taludes empinados, en su mayor parte pedregosos y sujetos a la erosi6n severa, en casi todo el pais. La mayor parte de los pequeflos agricultores a duras penas se ganan la vida en tierras marginales y submarginales no aptas para cultivos anuales. De los 37 servicios de cartografia de suelos principales identificados por CRIES, 24 tipos de suelo que cubren casi 21,000 km2 tienen un potencial agricola de moderado a grande para cultivos especificos. Sin embargo, 27,000 km2 ya son Areas cultividadas; solamente en las zonas Aridas del noroeste, el suroeste y el sur se encuentran Areas considerables de tierras potenciales paraagricultura, pero necesitardn riego. La tierra agricola se divide casi igualmente entre los cultivos y el pasto, con s6lo casi el 13% en descuidado o fuera de uso. Los cultivos de exportaci6n incluyen la cafla de azt~car, cl caf6 y el cacao, mientras el arroz, los frijoles, los plAtanos, y la yuca son los alimentos bdsicos nacionales. La mayor parte de los alimentos bAsicos de primera necesidad se produce en pequeilas granjas o de tamafio mediano; casi el 70% de las granjas tienen de 5menos hectAreas, y ocupan menos del 14% de la tierra cultivada total. Solamente el 3.4% de las granjas exceden 50 ha, pero 6stas ocupan mAs de la mitad de toda la tierra cultivada. La erosi6n del suelo es el problema mAs grave que afecta los recursos naturales de la Repfiblica Dominicana a causa del predominio de suelos poco profundos en los taludes empinados y el uso extensivo de la agricultura de corte y quema para cultivos anuales. Las p6rdidas sustanciales de la capa superior del suelo a causa de malas prActicas en la agricultura de montaia han disminuido mucho la fertilidad del suelo y productividad de cultivos. Los resultados son Areas extensas de agricultura de corte y quema basada en unos pocos aflos de cultivos anmales, seguido de varios argos de mal pasto y, por fin, el abandono. La sedimen-taci6n del lecho de los rios tambin acenlIa la inundaci6n de losvalles bajos. AdemAs, la erosi6n del sulo depusita grandes can-tidades de sedimentos en los embalses. Los problemas de salinidad existen principalmente en las zonas Aridas del sui oeste y noroeste, donde Areas considerables de tierra regada se han perdido para ]a producci6n de cultivos. Mala direc-ci6n de aguas, inclusive una falta de drenaje, es la causa principal de salinizaci6n. El Plan Sierra, patrocinado por el gobierno, trata de ayudar a los pequelos agricultores a convertir cultivos anuales en cultivos perennes, ademAs de fomentar la reforestaci6n, la adn-.inistraci6n forestal, los servicios sociales y la artesania. Aunque los suelos de Area del proyecto son relativamente buenos comparados con otras cuencas criticas en la Cordillera Central, el Plan Sierra es un esfuerzo nacional impresionante que puede servir de modelo valioso para cuencas degradadas severamente. Recomendacioneseoarn PrincipalesSOemorar mAs proyectos de embalses para concentrar esfuerzos en la protecci6n y rehabilitaci6n los mAs arriba de los embalses existentes. a Incorporar las medidas de conservaci6n del suelo en el disefho de construcci6n de carreteras. Crear regiones de conservaci6n del suelo o riego para facilitar la administraci6n de la tierra y las aguas tanto como la rehabilitaci6n del suelo. Iniciar la investigaci6n sobre sistemas de cultivo mds apropriados y la conservaci6n del suelo para los agricultores de montailas. Los Recursos Marinos y Coslaneros Tradicionalmente, ]a Repfblica Dominicana ha contado con el interior para el desarrollo de recursos naturales, como muestra la dependencia sobre azficar y los minerales para ingresos de exportaciones. El desarrollo orientado hacia ]a tierra, hasta hace poco,ha protegido la zona costera de problemas ambientales relacionados con el desarrollo, pero las prioridades actuales del gobierno de desarrollar el turismo y la pesca marina indican que la demora ha terminado. No obstante, hay pocos mecanismos para el desarrollo integrado y ecol6gicamente seguro de las regiones costaneras. Las limitaciones principales incluyen: I) el uso no tradicional de los recursos; 2) un grupo inexperto de organizaciones administrativas que crece rApidamente; 3) una ausencia de mecanismos coordinadores para un enfoque integrado; 4) una falta de profesionales multidisciplinarios y calificados; y 5) un mandato legislativo confuso. El sector de la pesca dominicano estA al nivel artesano, y las importaciones son responsables por el consumo del 60% del pescado. Un estudio de INDOTEC terminado hace poco, indica que la pesca marina puede satisfacer la demanda nacional; sin embargo, se presta poca atenci6n a la administraci6n de la pesca para rendimiento continuo. A pesar del nfasis del gobierno en el desarrollo del turismo, la Secretaria del Turismo parece incapaz de evaluar el efecto ambiental del desarrollo concentrado. Preguntas serias, a las cuales se debe buscar respuestas, incluyen el acceso pfiblica a las playas, el tratamiento de aguas residuales, la descarga de desechos s6lidos, la p;otecci6n contra huracanes, las fuentes de alimento, la collecci6n del coral y de las conchas, y la protecci6n del hAbitat critico. Aunque algunas especie. marinas en peligro de extinci6n estAn protegidos en parte por la ley, ]a cosecha significativa de tortugas(E. imbricata), tortugas verdes y manaties continfia. El 85% estimado de la problaci6n mundial de ballenas corcovadas usan los bancos costafleros para parir. La falta de una legislaci6n afecta los esfuerzos para administrar y coordinar los recursos costafleros eficazmente, Io que muchas veces produce posiciones adversarias entre las agencias que com piten.A pesar del gran dailo a las viviendas por los huracanes de 1979, la extracci6n de arena (p.e. Nigua) de las dunas protectoras no disminuye. No hay mecanismos oficiales para combatir rApida yeficazmente los grandes desastres como los derrames de petr6leo.Un derrame simulado en el Pasaje Mona indica que el petr6leo 3

PAGE 14

llegaria al litoral este dentro de tres dias y puede extenderse hasta la Laguna Lim6n y la Romana dentro de circo dias. Recomendaciones Principales o Crear una comisi6n nacionl para funcionar como agenciade inspecci6n y permiso para eldesarrollo de la costa. Definir la politica y las directrices para el desarrollo de la costa, inclusive la valoraci6n ambiental independiente de los proyectos propuestos. Revitalizar y consolidar CIBIMA, 6inica instituci6n acad~mica que trata de las ciencias marinas. Desarrollar un plan de urgencia nacional funcional para desastres como huracanes, inundaciones, derrames de petr6leo y sustancias t6xicas. Hacer un inventorio de los recursos marinos y costafleros yestablecer los criterios para crear parques marinas para la protecci6n de hAbitats criticos y los especies en peligro de extinci6n. Las Zonas Silvestres y La Vida Silvestre Las zonas silvestres en la Repiblica Dominicana est~n definidas como aquellas Areas que no pueden mantener agricultura ner-manente, el ganado ola silvicultura intensiva, ademds de las Areas aqufticas anlogas. El uso de las zonas silvestres son prin-cipalmente para subsistencia, aunque la quema de carb6n vegetal depende del recurso tambi~n. El uso de las zonas silvestres, sea destructivo o no, no ha sido cuantificado. El sistema dominicano de cinco parques nacionales contiene las zonas silvestres mds grandes y mis importantes. Los parques na-cionales de J. Arm~ndo Bermfidez y Jos6 del Carmen Ramirez, que cubren 1,530 km 2, estAn contignos en la Cordillera Central. Pinares bien protegidos dominan estos dos parques; no obstante, FORESTA los ve como reservas forestales aptas para utilizarse en lugar de dejarlos como parques nacionales verdaderos. El parque nacional de los Haitises originalmente cubria 208 km 2 de topografia kdrstica, pero casi todo este parque ha sido alterado gravemente por los agricultores de corte y quema. Las modifica-ciones propuestas sobre los limites incluirian los 120 km2 de bos-que restantes. El parquc nacional de Isla Cabritos tiene una exten-si6n de 26 km 2 en el Lago Enriquillo. La vegetaci6n original se recupera desde eltraslado del ganado dom~stico y silvestre. Pro-yectos de riego regionales disminuyen el flujo de agua fresca (dulciacuicolo) en el Lago Enriquillo, provocando una salinidad creciente que amezana las especies acudticas. El Parque Nacional de! Este ocupa 434 km 2 en el rinc6n sureste del pals. Aunque el parque incluye la isla de Saona, las Areas marinas que circundan e intervienen no se incluyen en el parque. La direcci6n nacional de los parques (DNP) es una agenciagubernamental nueva que ha establecido eficazmente la presencia del personal en los parques nacionales y ha comenzado la protec-ci6n de los hAbitats y la biota de los parques. La naturaleza insular de Hispaniola y las diversas condiciones ecol6gicas han resultado en una pequeila fauna con endemismo considerable. La destrucci6n desenfrenada del hAbitat y la in-troducci6n deliberada de especies ex6ticas como la mangosta han reducido la mayoria de las poblaciones originales. L.a fauna amenazada o en peligro incluye 6 especies de tortuga, por los menos I I reptiles, 44 especies de pjaros, y 9 especies de mamiferos. El departamento para la vida silvestre (DVS) subraya la producci6n comercial de la vida silvestre y el control de vertebrados daflinos. Solamente se presta poca atenci6n a la fauna estA en peligro y mientras tanto no se hace ningfin caso de la fauna. marina. Los problemas principales incluyen: I) legislaci6n poco clara o anticuada; 2) categorias de administraci6n confusas y fragmen-tadas; 3) responsabilidades administrativas mal dirigidas o mal definidas; 4) falta de control sobre la introducci6n de especies ex6t:cas; 5) falta de control sobre la exportaci6n de especies en peligro (el gobierno no es un aval de CITES, por eso Is exportaciones no son controladas por convenio internacional); y 6) ausencia casi total de cooperaci6n inter-institucional. Recomendaciones Principales Revisar las leyes existentes para consolidar las categorlas administrativas de las zonas silvestres. 9 Desarrollar la politica ambiental y la legislaci6n correspondiente para establecer el compromiso del gobierno a la conservaci6n y direcci6n racional de los recursos naturales. a Hacerse miembro firmante de CITES. e Aprobar e introducir la Ley de la Fauna propuesta. @ Declarar que todas las islas y cayos sean reservas provisionales hasta que se haga un inventario de sus recursos naturales y los evalue. 9 Aclarar el estatus de los dos parques nacionales de la Cordillera Central al ponerlos bajo a jurisdicci6n absoluta del DNP. Los Pequeilos Agricultores No solamente constituyen los pequehios agricultores la mayoriade la poblaci6n rural de lo que es esencialmente un pals agrario, sino tambi6n producen ia mayor parte de los alimentos bisicos del pals. A causa de la agricultura tradicional de corte y quema y la tecnologia rudimentaria, los pequeilos agricultores son agentes importantes de las transformaciones ecol6gicas. Estos forman parte de los problemas ambientales y son un componente necesario de cualquier soluci6n. Hay una doble tendencia en curso en la tenencia de tierras hacia la fragmentaci6n y concentraci6n -aqu~lla crea cada vez mis mini-o micro-granjas y 6sta a su vez crea grandes fincas dedicadas a bicnc; para exportaci6n. Los cultivos principales de los pequeihos agricultores son los plAtanos, la yuca, los frijoles, las batatas, y Cajanascajan. Otro problema agrario es la escasez de empleos y la concentraci6n de ingresos, dando como resultado el subempleo general (46%'0). El Instituto Agrario (IAD) calcula que el 60%7o de las casas rurales viven de menos de RD $450/aflo. La poblaci6n creciente de tierras marginales o submarginales causa la emigraci6n rural significativa. Los problemas de la poblaci6a rural han causado un aumento drAstico de invasiones de tierras privadas y nacionales. Se ha puesto un mayor nfasis en los sistemas de producci6n de pequeflos agricultores en el suroeste -cuya regi6n ha sido ignorada poa; las agencias gubernamentales. Durante las iltimas tres d~cadas, han habido cambios sitiles pero significativos los cuales han movido a los campesinos dominicanos lejos de ia agricultura de subsistencia hacia la participaci6n creciente en la economia del mercado. Para satisfacer las n'cesidades de su familia, el agricultor dominicano debe aum.:ntar continuamente la producci6n, los cuales arrojan resultados desastrosos que saltan a la vista en las laderas dominicanas actualmente. Los pequefios agricultores en elsuroeste dependen de la agricultura de corte y quema, la quema de carb6n vegetal y la cria de cabras. Despuds de satisfacer las necesidades de alimento para la familia y la siembra, se vende el exceso de la producci6n de cultivos. La quema de carb6n vegetal tradicionalmente era una actividad esporAdica, pero con ia demanda urbana creciente, la quema de carb6n vegetal se ha hecho una actividad de jornada completa para muchas familias. Las cabras se conocen como la vaca del pobre, pero raras veces se las ordefla en elsuroeste porque los campesinos prefieren que los cabritos reciban la leche. Tradicionalmente la cria de cabras no necesitan mucho cuidado ya que se crian sueltes y al paste libre. Aunque las cabras constituyen una fuente ocasional de leche y carne, tambien sirven de protecci6n contra la inseguridad econ6mica. Las cabras son especialmente importante:s para los pequeftos agricultores, porquelos puercos han sido erradicados a causa de la peste porcina africana. 4

PAGE 15

Recomendaciones Principales Incorporai a los pequeflos agricaltores para desarrollar la administraci6n intzgrada de la tierra y Ia rehabilitaci6n de las cuencas. Proveer mis ayuda gubernamental a los sistemas de producci6n de pequeflos agricultores, desde a ayuda t crica con la conservaci6n de suelos hasta asistencia de crdditos. Usar el modelo del Plan Sierra para alcanzar los pequeifos agricultores y mejorar los sistemas de cultivos, ia quema de carb6n vegetal, y la cria de cabras. La Contaminaci6n Amblental Tres instituciones, INAPA, CAASD y CORAASAN son responsables del control de la contaminaci6n ambiental en los municipios, pero ninguna es responsable de, control de la con-taminaci6n industrial o agricola Actualmente, la mineria es la 6nica industria sujeta a controles ambientales. La legislaci6n sobre la pesca requiere que la industria controle la descarga de aguas residuales, pero no se hace mucho caso de esta ley. Casi el 10l del d6lar de la fabricaci6n se produce por la agricultura -principalmente el azficar, el furfural, la melaza, el tabaco, el alimento y las bebidas. Las (tnicas industrias pesadas son la minerla (la bauxita, el ferroniquel, el oro y la plata), el cemento, el acero, el refinamiento del petr6leo y la generaci6n de energia el6ctrica. Aunque la base de datos es debil, las principales tendencias en el uso del agua, el abasto, el agua potable y el servicio de alcan-tarillado no son adecuadas. Solamente el 1006 de las casas rurales y el 54% de case3 urbanas tienen servicios de agua potable. Las cifras respectivas Dara los centros sociales tambien son muy bajas -el 2306 es rural y el 32% es urbano. No mds del 15 al 25% de las casas urbanas estAn conectadas con sistemas de alcantar-illados, mientras que estos sistemas de saneamiento no existen en las regiones rurales. El agua potable se contamina de vez en cuan-do de bacterias y muchas veces de sedimentos. Las industrias en general producen menos contaminaci6n del agua y del aire; ademas causan menos problemas de riesgo profe-sional y de ruido. La contaminaci6n especifica viene de emisiones de particulas o humo de la fAbrica de cemento FDC y de Metald6m; las particulas son producidos cuando se genera !a energia elctrica en suspensi6n y emisiones de 6xido de azufre a vapor mediante un combustible naval con alto contenido en azufre; y la mayoria de las aguas residuales que provienen de la elaboraci6n de alimentos, la producci6n de jab6n y detergentes, y procesos semejantes. Generalmente, las industrias que pertenecen al gobierno son las que causan ia mayor parte de la contaminaci6n ya que estas cuentan con escasos recursoc Ncon6micos y una tecnologla obsoleta. Por el contrario, las e:-,',esas multinacionales tienen una tecnologla avanzada para el control de emisiones y desechos industriales. La contaminaci6n rural y los problemas de sanidad se basan en la poca educaci6n. La falta de higiene personal, el agua contamiiaada, la falta de facilidades de saneamiento, la mala nutrici6n y la alta densidad de poblaci6n en las comunidaJes rurales han aumentado la incidencia de enfermedades. El uso ex-cesivo de pesticidas causa la intoxicaci6n aguda o cr6nica, con-tamina los productos, y fomenta plagas resistentes. Los problemas ambientales urbanos se manifiestan en los bar-rios bajos que circundan la mayor parte de los centros urbanos. La ubicaci6n y expansi6n de los barrios bajos estdn en gran parte imprevistas, conducen a que sobrepasen o eycedan la capacidad del gobierno para proveer facilidades de servicio. RecomendacionesPrincipales Dar un estatus prioritario a la calidad de agua potable; Requerir que los ciudadanos paguen las tarifas mas altas para los servicios de agua potable y alcantariflados; ya que serA necesario subvencionar estos qervicios para los pobres. a Mejorar los esfuerzos para el control de la contaminacifn de las industrias que pertenecen al gobierno. 0 Instruir a los pequeflos agricultores en los usos y abusos de los pesticidas y abonos, tanto como la necesidad de higiene personal y saneamiento personal. a Esforzarse realmente pur planificar las areas de mayor ur banizaci6n irregular a causa de barrios bajos y Areas residenciales imprevistas que ocasionen su mayor parte un gran peso en las facilidades de servicios. Reluciones Inter-Instilucionales Hay 18 agencias del sector ptblico y 9 instituciones privadas que se dedican a la contaminaci6n ambiental y la conservacion de los.recursos naturales en la Repiblica Dominicana. Existen problemas de intereses creados y conflictos institucionales por causa de las diversas responsabilidades asignadas a cada agencia pfiblica, como la ausencia de una politica sobre la conservacion de los recursos naturales. Cada sector que se dedica a proteger los recursos naturales tiene mAs de una agencia gubernamental primaria, por eso hay una duplicidad considerable de esfuerzos y programas, tanto como celos profesionales. Y lo que es peor aun, algunas instituciones con programas semejantes no intercambian datos sustanciales. Hay pcca participaci6n del sector privado en la esfera piblica y no hay ninguna coordinaci6n verdadera. Varias agencias internacionales participan activamente en los programas de asistencia tcnica. Recomendaciones Principales La cooperaci6n inter-institucional debe reemplazar la competencia y dualidad de esfuerzo actuales si la Repiblica Dominicana no quiere enfrentarse con ia grave crisis ambientale en la mayoria de sus recursos naturales. Con la promulgaci6n de leyes de conservaci6n de los recursos naturales y la realizaci6n de CONARENA, este podra jugar un papel importante en la coordinaci6n de los pro grainas de acci6n de los recursos naturales. Las agencias pfiblicas deben ir a la caheza para obtener la ayuda del sector privado. SURENA debe continuar consolidandose para desarrollar mis su mandato para planificar, realizai y controlar la politica nacional de recursos naturales. 0 Otras instituciones claves como FORESTA, INDHRI, y los parqus esrecae deben consoidarse y deben coordinar ms estrechamente con SURENA para Ilegar a los fines comunes. Recursos Humanos Como parte de este perfil ambiental, se hizo unas encuestas de 26 agencias ptiblicas, semi-aut6nomas y privadas que tratan de la formaci6n, la investigaci6n, la planificaci6n y la realizaci6n con respecto a los recursos naturales. Aunque hay varias instituciones educativas que ofrecen la formaci6n para estudiantes no licenciados en los recursos naturales, no se ofrecen programas de licenciatura. En los recursos naturales 321 profesionales y 127 t~cnicos estin empleados. El 670o (298) de la mano de obra son utilizados para realizar los proyectos. Hay 140 investigadores, y solamente 10 de 6stos trabajan tiempo completo en el Area de planificaci6n. Las instituciones que cuentan con personal profesional/t~cnico son: FORESTA (53), INDRHI (47), Tierra y Agua (34), la Pesca (30), y el Servicio Meteorol6gico (21). Las instituciones de investigaci6n mejor provistas de personal son INDOTEC (47) y CENDA (39).Los necesidades de recursos humanos hasta 1985 se dan con todo lujo de detalle mas adelante. La mayorla del personal nuevo que se va a necesitar debera tener una maestria (82) o una licenciatura (85) como requisito. El nfxmero de tdcnicos calificados tendran que duplicarse en el futuro, si se quiere realizar los pro5

PAGE 16

ycctos planificados ya que constituyc el impedimento principal a la realizaci6n de proyectos. La neccsidad mayor de tdcricos adi-cionales se encuentra en SURENA, FORESTA e INDRHI. 0 Iniciar un programa de formaci6n profesional parasatisfacer la direcci6n intermediaria y las necesidades del personal profesional intermedio. Recomendaciones Principales Consolidar el Departmento de Reursos Naturales a UN-* Definir las prioridades de investigaci6n sectoriales para cada instituci6n pfblica, para que los becarios se den cuen. PHU. ta de temas potenciales de tesis. 6

PAGE 17

Introducci6n Objetivos y campo El objetivo general de un Perfil Ambiental (PA) es identificar1o. principales problemas ambientales tanto existentes comolatentes y las Areas de importancia para el manejo de recursos naturales y ambientales -incluyendo un anAlisis del impactosocial y econ6mico de estos problemas y desarrollar un estudiode las instituciones, las politicas y los recursos gubernamentalesque se relacionan con la conservaci6n de recursos naturales y elmanejo de recursos ambientales. Los prop6sitos especificos de unPA son: definir problemas ambientales y sus tendencias generales,especialmente aqu~llos relacionados con la agricultura enpequefla escala; recopilar en un documento definitivo toda la informaci6n,los datos y los anAlisis concernientes a problemas ambien-tales; desarrollar una estructura analitica para mejorar el entendi-miento de los problemas ambientales ylas posibles medidas para solucionarlos; proporcionar un andlisis detallado de los obstAculos queimpiden la toma de medidas mfs efectivas en la soluci6n de problemas ambientales;" preparar un documento que estimularA la discusi6n de pro-blemas ambientales entre el sector pfiblico y el privado;* proveer una evaluaci6n ambiental que facilite los esfuerzos y cooperaci6n de las organizaciones internacionales para el desarrollo al tratar sobre problemas ambientales; recomendar futuras actividades pfiblicas y privadas paramejorar las condiciones ambientales;* identificar posibles proyectos para mejorar el ambiente qucpodrian ser financiados por el gobierno y/o el sectorprivado con la ayuda financiera de organizaciones interna-cionales. El campo de trabajo de este PA incluy6 un anAlisis de informes,leyes para la protecci6n del ambiente, condiciones y tendencias deia base de recursos naturales, el manejo de estos recursos, y unaevaluaci6n de los factores demogrAficos, sociales y econ6micosrelacionados con problemas ambientales. Ciertas Areas especificascubiertas por esta PA incluyen problemas de deforestaci6n yerosi6n de suelos; degradaci6n de cuencas hidrol6gicas; pirdidasde fauna y de Areas silvestres; contaminaci6n del aire y del agua;proyectos para el desarrollo de recursos naturales incluyendohidroeltctrica, irrigaci6n y pescaderla marina; y ia capacidad y obstAculos institucionales para el manejo de los recursos naturales y la protecci6n del ambiente.Un grupo formado por nueve asesores condujo una serie deanAlisis por sector en periodos de tres a cinco semanas duranteseptiembre y octubre de 1980. El grupo incluia especialistas enecologia tropical (G. Hartshorn), ciencia forestal (D. Harcharik),suelos (H. Newton), recursos hidrol6gicos (C. Quesada), recursosmarinos y costeros (R. DuBois), fauna y Areas silvestres (J.Shores), antropologa rural (S. Heckadon), contaminaci6n am biental (G. Staples) y geografla e instituciones dominicanas (G.Antonini). Cada asesor trabaj6 estrechamente con uno o mAs colegas dominicanos, quienes contribuyeron valiosamente conliteratura, estudios de campo y una rApida introducci6n a los recursos naturales dominicanos. Numerosas excursiones en carro,jeep y una en mula proveyeron un excelente reconocimiento delpais que se acrccent6 afin mAs con expediciones adreas al Cabo Rojo, sobre el Parque Nacional del Este y Los Haitises yalrededor de ]a Cordillera Central. El extensivo reconocimiento de las diferentes Areas logrado por los asesores, incrementadoapreciablemente con ]a competencia y sabiduria de los colegasdominicanos, se combinan en este PA para proveer el mAsdetallado anAlisis de recursos naturales y ambientales ofrecidos hasta la fecha por un PA.Cada asesor prepar6 un informe de sector que fue repasado porel jefe del grupo para producir un bosquejo del PA. El bosquejofue sometido a Inrevisi6n de la misi6n local de AID y de los colegas dominicanos, antes de que el jefe del grupe preparara el bosquejo final de este PA de la Repfiblica Dominicana. Principales Caracteristicas Ambientales La Repfiblica Dominicana comparte con Haiti la isla de iaEspaflola, la segunda mhs grande (77.914 kin2) de las Antillas.Ubicada en la parte este de la Espaflola, ia Repiblica Dominicana c,-,r 48,442 km2, con 1,575 km. de costa, y distancias miximasde 390 km. de este a oeste y aproximadamente 265 km. de norte a sur. Con coordenadas geogrAficas de 17o36'-19' N y'680 19'-72 0, la Repfiblica Dominicana se halla en la regi6nsubtropical de huracanes. Su insularidad y relativamente pequefiasuperficie permiten que una fuerte influencia maritima controlelos patrones climfiticos generales. Una excelente resefla de lageografla dominicana puede encontrarse en de la Fuente (1976).La complejidad fisiogrAfica de ]a Repihblica Dominicana aflade 7

PAGE 18

2: Puerto Plata 0 1 0 Monte Cristi n.go 1agua Cb Valley 0 \1 6 3L Vg an Francisco 7Samana -'de-Mcori -r" .. r 27 otu El Seibo 0\ e,1 iaPin Juaro San 16 0 SaBey2niaomn u7 10 Santo Domingo Jia 10 PeenlMAR CARIBE 5.Brhn9San CristobalEstrelleta 6. Daeabo1. Distrito Nacional 2. Altagracia 3.Azua4. Baoruco 5. Barahona 6. Dajabon 37. Duare8. Espaillat 9. Estrelleta 10. Independencia 11. Maria Trinidad Sanchez 12. Montecristi 13. Pedernales 14. Peravia l 2Provincias: 20 unelaMgun15. Puerto Plata 16. La Romana 17. Salcedo 18. Samana 19. San Cristobal 20. S. Juan de la. Maguana Pedro de Macoris21. San 22. Sanchez Ramirez 23. Santiago 24. Santiago Rodriguez 25. El Seibo 26. Valverde 27. La Vega

PAGE 19

Fig 11-2,m. El Pico Duarte(at /a izquierda), el lunto fmis alto (3.,087 no de las A.ntillasY hila ona, el segundonids alto. Los hosquesptro.%de pitto del flaltivo Pinlus occidentalis Son naturahnentepoco den.so. en hos mlmo llanos, h'to.s hovques en Io%dos'parques nactotnales a aids latlom (it la CordilleraCentrallueronafectado5 muy poco parlos lhuracari's )atvid v" I'ederwco en 1979. (l-'-to aMrea. (;a. artshorn.) una cuantiosa heterogeneidad y variabilidad it los reginienes climfiticos locales. cuatro cordilleras principales corren rilis o menos paralelas del noroeste al sudeste (Fig. 11-1). Los tres valles intermedios, pero especialmente el Cibao, son importantes A~reas agricolas, L~a Cordillera Septentrional es la rn~s n6rdica y se ex-tiende paralela a la costa atl~ntica desde Monte Cristi hasta Nagua, con pequtefla~s Areas de estrechas planicies costeras apifladlas entre los cerros y el Oc6ano Atlfrntico. Zonas de fallas mayores enl el flanco sur causan que la mayoria del drenaje fluya hacia el norte. La exposici6n a vientos alisios del nordeste durante mnhs de la mitad del aria causa abundante precipitaci6n orogrb~fica enl el flanco notre de la Cordillera Septentrional, que es una ira-portante regi6n en la produccifn de car6. Debido a una extensa deforestacibn, no quedan enl esta cordillera tramos de selva virgen significativos. Es interesante que la Cordillera Septentrional es la fuente principal del Aimbar, que es unit resma de pino fosilizade enl el mlioc-no; sin embargo, enl estas inontaflas -.o se da el pino naturalmente, La Cordillera Central es el principal sisterna montahioso enl lit Repfiblica Dominicana. Se extiende desdle Haiti al noroeste hasta casi Santo Domingo. El macizo central contiene el pica D~uarte (3,807 m), el mb~s (as-i Adem,'st/la V1( 14'1n4,del /Ifl.%(14'1st'unr~riis1404alto de las Antillas.110.Lo~144004 Pico Duarte (Fig. 11-2a), otros dos picas exceden 3,000 m y 22 arras sobrepasan los 2,000 m. La larga Cordillera Central tiene Lin an-cho mAtximo de 80 kin, y ocupa la mayor parte de la regi6n central del pals. Su localizacifn central, la extensi6n de su an~ha y sut considerable altura la convierten en la fuente de los rios mkLs irai-portantes del pals. Es una cordillera geol6gica y geomnorfol6gica-mente compleja. Las tierras altavs se caracterizan par suelos pobres y poco profundos, en los que predomina el nativo Pinus occidentalis. Los parques nacionales J. Armando Bermudez y Jos6 del Carmen Ramirez contienen los basques de pinos md~s ex-tensos del pals. Los flancos del sudeste de la Cordillera Central fueron abatidos directamente par los huracanes David y Federico en 1979, los cuales causaron grandes inundaciones y derrumbes (Fig. 11-3). Una de Ins ramas principales de ]a Cordillera Central se ex-tiendle hacia el este, f(-r.,iando dos secciones -la Sierra Yamas y la Cordillera Ori--ntal. Ambas son cadenas de poca altura, coil cimas de menos de 1,000 m. La Sierra Yamasa, que separa al Valle Yuna y a Los Haitises de la planicie costera del Caribe, con tiene la~s principales fuentes de ferroniquel (Falconbridge) y oro (Rosario). L~a Cordillera Oriental (Sierra del Seibo) consiste ell una serie de tetras bajos localizados al sur y al este de la Bahia deSamana. s' % Vt Fig1111-2h. 1a ondulantv topogrq(fla Ktdrwtia (it cerro v,ho 1ak dr pletlra ('ah'a, I m Ihtain.s I a%drea.%hhonwo% cartec'n de %ntel/. (1-oto, f!oh?) Shores%.) Dos cadenas menores, la Sierra de Neiba y la Sierra de Baoruca, estin situadas enl el suroeste comao continuaci~n de las principales cordilleras haitianas. L~a Sierra de Neiba oscila entre 1,000 y 1.5(0 In Coll unos cuanitos picas que excedenl los 2,000 In. Lat Sierra Lie Baoruco tarnbi~n sobrepasa los 2,(XX) mi, pero es m~s irregular, con numnerosas fallas en el flanco norte y arichas terrazas marinas bordeando el CTarbe. Arnbas cadenias, sin)embargo, tienen basques de pinos en las nihs alta~s e inaccesibles laderls. Allies de que se desarrollara la extraccifn de t'erroniquel y oro enl la Sierra de Yaniasa, la Sierra de Baoruco, productora de bauxita, yeso y sal, era la regifn minera m .s importante. [,a~s antedichas cadenas de niontaias delimitan tres valles principales -Cibao, San Juan y lat Cuenca del Enriquillo. El Valle del Cibao estA entre la Cordillera Septentrional y la Central, extenldit~ndose desde Monte Cristi en el noroeste basra la Bahia de Sanian-. El Cibao en realidad esti integrado par dos valles: el Valle Lie Santiago (o el Cibao del Oeste), drenado par el rio Yaque del Notre, y el Vega Real (o (Uibandel Este), drenado par el Rio Yunia. L~a divisoria de las cuencas se encuientra en Licey al Media (175 m) cerca de Santiago. Amnbos valles son bastante pianos, coil pendientes de I a 2% hacia el nivel del nmar. El Valle del Cibao es la regihn agricola nihs iniportante dei pals.ahz, u 1~to~ aar4a. 1/a4((% '(T4 4'l 14434/ 5(J to .~~i9 Hay Lin pront',nciado gradiante de precipitacifn desde la regi6ni hfimeda al este del Cibao hasta [a regifn seca al oeste. La aridez y la salinidad son factores limitantes enl la parte oeste del Valle Santiago. En la parte este del Valle Santiago se enctientra [a principal regi6n productora de tabaco. El Vega Real tiene las mejores tierras para lat agricultura, donde se produce mucho plhtano, cacao y arroz. El Valle de San Juan estA entre la Cordillera Central y laI Sierra de Neiba, extendi~ndose desde la frontera coil Haiti hasta la Bahia de Ocoa. Fisiogrhficamente, este valle se parece al Cibao; tiene Lin bzja divisoria de drenaje y estA integrado par dos subvalles. Este valle tambi~n es relativamrente Arido, pero carece de los extremos que se dan en el Cibao. El Valle de San Juan tiene excelentes suelos e irrigaci6n y es una dle I,Ls Areas mhs importantes en el cultivo del arroz. Mhs hacia el sur, entre las Sierras de Neiba y de Baoruco, se encuentra la Cuenca de Enriquillo, la cual se extiende desde lat frontera con Haiti hasta la Bahia de Neiba. El lago salino Enri quillo estA a aproximadamente 40 in bajo el nivel del mar. IDebido it lat aridez general de la cjenca, hay unia abundancia de suelos salinos. Entre las montaflas de la (2ordillera Central se encuentranvarios valles: el onstanza (30 k 2), el larahacoa 21 kll-) y el

PAGE 20

Bonao-Altogracia (128 km2). El Constanza y el Jarabacoa se en-cuentran a mayor elevaci6n y se han convertido en importantesAreas de recreo y turismo. En los valles menos elevados de Bonao y Altogracia se cultiva arroz y cafla de azfcar. Aunque a lo largo de la costa norte se encuentran tramos de planicies costeros, la planicie costera del Caribe es la mis extensa e importante. Esta se extiende al sur de la Cordillera Oriental -Sierra de Yamasa, desde la Bahia de Ocoa hasta el extremo este de la isla. La planicie estA formada por una serie de terrazas de piedra caliza y su ancho varla entre 10 y 40 km. En ella se encuen-tran las principales Areas de cultivo de cafla de azficar, asi como tambi~n las mfs importantes Areas de pasturaje para ganado vacuno. Los pocos tramos de selva virgen estAn bajo protecci6n en el Parque Nacional del Este. La Peninsula de Samana es una cadena de cerros, relativamente aislada, que contiene una de las Areas mAs hfimedas del pals. En la parte nordeste de esta pcninsula se llevan a cabo excavaciones de mArmul. Los Haitises es la regi6n mAs impresionante del pals debido a su extensa topografla tipo "karst" (1,600 km2), la cual estA formada por innumerables hoyas entre colinas redondeadas (Fig. Il-2b).Ese tipo de topografla se debe a una desigual desintegraci6n de las rocas calizas depositadas durante el inioceno. Otras Areas con este tipo de topografla existen en la Sierra de Baoruco, la Peninsula de Samana y al sur de Sosua. La insularidad 1, la heterogdnea topografta de la RepfblicaDominicana determinan los regimenes climAticos locales, los cuales varian pronunciadamente desde Arido hasta Iluvioso. A pesar de que en los picos mAs altos ocurren heladas con frequencia y, en aigunas ocasiones, nieva, la temperatura varia conregularidad y por lo general es pronosticable. Hasta en las tierras bajas, las masas de aire polar pueden llevar aire sumamente fro sobre la Repfiblica Dominicana durante el invierno. La humedad y otras condiciones atmosf~ricas acenttan las diferencias de temperatura al nivel local. La cantidad y la distribuci6n de las precipitaciones desempefian un papel mucho mAs importante en la determinaci6n de lavegetaci6n natural (Capltulo III) y el tipo de cosecha cultivable (Capitulo VI). La cantidad de iluvia no s6lo varla apreciablemente a travs delpals (de 350 mm en el Valle de Neiba a 2,750 mm en la Laguna de Lim6n), sino que tambi~n varla el total anual y la distribuci6n estacicnal en una regi6n dada. Las variaciones anuales en la can-tidad de liuvia que cae en las vertientes montalosas afectan la cantidad de agua disponible para el riego de cultivos y la produc-ci6n de fuerza hidroelctrica. Las fluctuaciones en la cantidad de Iluvia que cae durante una estaci6n pueden ser decisivas para eltriunfo o fracaso de cultivos de corto plazo, especialmente en Areas semi-hfmedas, no irrigadas. La larga estaci6n seca y la imposibilidad de pronosticar Iluvias pueden causar fracasos en las cosechas estacionales en Areas que reciben un promedio de Iluvia de menos de 1,500 mm al aflo (Fig. 11-4). Marzo es por lo general el mes mhs seco, y mayo el mfis Iluvioso. El periodo de diciembre a marzo es usualmente el mis seco en todo el pals, excepto en la Cordillera Septentrional, donde, debido a los primeros vientos alisios, la 6poca mis lluviosa es de noviembre a enero. Las escasez de lluvia debido a efectosorogrAficos, es la causa principal de las condiciones tan secas que se dan en los valles de Enriquillo, Azua, Neiba y en el Area oeste de! Cibao. La estaci6n Iluviosa, que va de mayo a noviembre, se caracteriza por vientos alisios poco fuertes y Iluvias de convecci6n -se dan ambos tipos, de mar a tierra y de montafla a valle. En el verano con frecuencia hay huracanes, los que a veces traen a la Repiiblica Dominicana fuertisimos vientos y Iluvias. El mes de septiembre de 1979 fue particularmente malo, ya que dos huracanes, el David y el Federico, pasaron sobre el pals en menos de una semana. El huracAn Federico no fue tan severo como el David, pero sin embargo caus6 mayores daflos al ambiente. Aparentemente los suelos estaban saturados debido a las fuertes Iluvias que trajo el huracAn David, de modo que cuando pas6 el Federico hubo muchos derrumbes y peores inundaciones (Fig.II-3). Los huracanes causan grandes dallos ambientales y prdidas econ6micas. Politicas de desar'ollo y manejode recursos naturales Antecedentes La Repfblica DomInicana no tiene un plan de acci6n especifico para el manejo, a largo o corto plazo, de recursos naturales yambientales (H. Mejia, com. pers.). A medida que la necesidad lo requiere, una o varias de las agencias gubernamentales tomo medidas especificas de corto plazo. Esta manera de tratar los asuntos ambientales se debe a que en el pasado habla escaso inter~s pfiblico y cientifico en estos problemas, asi como tambi6n a las rivalidades entre las diferentes instituciones, lo cual ha impedido una mejor cooperaci6n (MI. de Jesfs Villas CAceres, com. pers.). Fig. 1-3c. Dahos causados por los HuracanesDavidy Federico cuando Figur 11-3b. Abundantes derrumbes en una drea deforestada con suelosazotarondirectamente alos cerros deforestados en la cuenca delRio Ocoa inestables entre Manobao y Loma de la Sal; supuestamente la mayorfa deen 1979. Los pocos drboles en primer plano son del nativo Pinus occiden-estos fueron causados por las fuertes Iluvias de los Huracanes David ytails. N6tese el desgaste causado en el suelo del valle por la gran crecida Federico en 1979. (Foto adrea, Carlos Quezada.)del Rio Ocoa. (Foto aerea,Italo Russo.) 10

PAGE 21

Aunque de acuerdo con Chardon (1937), el pfiblico ha estado consciente de los problemas d deforestaci6n y erosi6n de suelos desde por lo menos 1937, dtbido a observaciones cientificas Ilevadas a cabo desde esos aflos, muy poco podia hacerse al respecto durante los aflos del regimen de Trujillo (1930-61). El dictador controlaba los derechos a las tierras, bosques y aguas, directamente o bajo el disfraz de compafnas semi-independientes, y rara vez aprobaba algo que no le conviniera. Luego de su calda en 1961, se liminaron una gama de restricciones politicas,econ6micas y sociales. El movimiento de gente, mercanclas y ser-vicios se convirti6 en la regla en vez de la excepti6n; tambidn ampezaron a ocurrir migraciones en etapas, desde aldeas rurales a pueblos y ciudades. En el interior montafloso de la Repfiblica, la caida de Trujilloprccipit6 grandes invasiones de compafHlas madereras que, segt~n muchos crelan, pertenecian en parte a Trujillo. En algunas Areas, los Arboles fueron cortados indiscriminadamente por campesinos que, decididos a establecer sus derechos a las tierras, introdujeron cultivos de tala yquema. Segn algunos proyectistas este ataque a los bosques a comienzos de la ddcada del 60 fue en realidad una rebelifn de los campesinos contra las politicas inhumanas del dic-tador. En 1967 la O.E.A. calcul6 que s6!o una fracci6n de ia replblica podia ser clasificada como bosque. En respuesta a esta tala indiscriminada, el Presidente Balaguer decret6 la suspensi6ntotal de todas las actividades madereras; 61 puso en las manos de 'as Fuerzas Armadas la responsabilidad de imponer la ley ysuper-visar los intentos de reforestaci6n (UNEP, 1977). Al final de la dcada de los 60 y al comienzo de la de los 70 la Repgblica Dominicana se encontraba tratando de compensar los aflos de degeneraci6n social y estancamiento econ6mico. Relativamente rico en recursos naturales y mano de obra, pero escaso en capital, este pals trat6 de utilizar su base para reforzar Ia producci6n de productos agricolas primarios. La preocupaci6nmAs importante era la de mejorar el nivel de vida de los habitantes. Para obtener este prop6sito se trat6 de establecer una mejor integraci6n de la economia dominicana con los mercados extranjeros. Dada la relativa ventaja del pals en la venta de pro-ductos agricolas tales como az~icar y caf6, se pens6 que las ventas de estos productos en el exterior podrian proveer capital parafinanciar el desarrollo de otros sectores de la economla. Desafortunadamente una serie de obstfculos impidieron este desarrollo. Entre estos obstAculos cabe mencionar: a) una debilidad intrinseca en la dependencia de una sola cosecha paraexportaci6n; b) una debilidad en la dependencia del pals en la ex-portaci6n para Uevar a cabo el proceso de industrializaci6n; c)fluctuaciones en los precios debido a causas exteriores; d) la rigidez y fragilidad de la funci6n de demanda; y e) aumentos ex-cesivos en los gastos de importaci6n debido al alza de los preciosdel combustible. La caida del precio del azficar conjuntamente con el aumento del precio del petr6leo en 1976 demostraron la necesidad de tomar medidas inmediatas para diversificar la economia y mejorar el uso racional de los recursos naturales. Durante los filtimos dos aflos, el gobierno ha reorientado su polltica econ6mica, dando mis nfasis al sector agricola y al sec-tor minero. Politicms en curso El presente plan de desarrollo nacional no s6lo reafirma las metas para mejorar el nivel socio-econ6mico de la poblaci6n, que fueron establecidas por el gobierno anterior, sino que tambi~n pone 6nfasis en la necesidad de proveer oportunidades para me-jorar las condiciones de los segmentos mis potres de I. ;citdad. Para lograr estas metas, el Plan de Desarrollo Agricot .?DA), de plazo medio, para los aflos 1980-82, contempla actividades con los siguientes objetivos: (a) mejorar el nivel de nutrici6n de la poblaci6n, especialmente en los dos grupos sociales con ingresosmks bajos; (b) aumentar Ia producci6r de comida; (c) mejorar la distribuci6n de ingresos en las Areas rurales; (d) reducir la importacion de productos agricolas; (e)aumentar la exportaci6n de productos agricolas para balancear los efectos negativos causados por el aza en los precios del petr6leo; (f) establecer a nuevas familias en proyectos de reforma agraria y consolidar estos establecimientos; y (g)crear nuevas fuentes de trabajo a sueldo en las Areas rurales (SEA 1979).El programa de actividades del PDA combina la acci6n directa del gobierno para aumentar la productividad y mejorar el nivel de visa del campesino, con incentivos indirectos para estimular la participaci6n del sector privado en eI proceso de desarrollo. Este plan se estA Ilevando a cabo al presente, pero con algunasmodificaciones en el orden de las prioridades, debido a los daflos causados por los huracanes David y Federico en 1979. El objetivo bAsico del plan es eliminar la desnutrici6n en los grupos de la poblaci6n con bajos ingresos. La estrategia que se espera seguir es la de aumentar ]a producci6n de comida para asi beneficiar a los campesinos y otros trabajadores agricolas, ya que estos grupos sufren por ia poca disponibilidad de tierra y los bajossalarios; condiciones que han causado un aumento en el porcentaje de desempleo en las Areas rurales. Los objetivos de aumentar la producci6n yel abastecimiento de comida van mano a mano con la necesidad de aumentar simultAneamente los ingresos del sector agricola. El plan no excluye el papel que puede desempeflar la agricultura a gran escala en el aumento de empleos y el mejoramiento de la remuneraci6n a la mano de obra agraria. En otras palabras, la principal politica de desarrollo rural de la Repfiblica Dominicana es Iade proveer una distribuci6n mAs equitativa de los factores de producci6n para que los aumentos en la producci6n de cosechas y de ganado beneficien a los agricultores de todos los niveles econ6micos, pero en especial a los menos privilegiados campesinos con haciendas pequeflas, arrendaiarios y labradores asalariados. Ya se han tornado varios pasos importantes para estimular este proceso de cambios: la aplicaci6n de investigaciones, programas de entrenamiento en el empleo, reorganizaci6n de instituciones, establecimiento de servicios de extensi6n y de cr~dito, construcci6n de caminos y de sistemas de riego. Futuras perspectives El desarrollo implica consequencias ambientales inconfundibles. Las presiones ejercidas por el aumento de poblaci6n, la bfisqueda de un mejor bienestar econ6mico, las restricciones ejercidas por la relativamente poca cantidad de tierra disponible debido al pequeflo tamano del pals y la carencia de tierras sin colonizar, son factores que demuestran ia necesidad apremiante de desarrollar estrategias para plazos cortos ymedios que puedan ar monizar los programas para el desarrollo rural con los futuros planes de acci6n para el manejo de recursos naturales. El PDA reconoce esta necesidad y proclama la formulaci6n de un plan de acci6n para el desarrollo de recursos naturales, que tome en cuenta los problemas del pfiblico con respecto al espacio de vida y quetambi6n considere los factores de producci6n directemente relacionados con las caracteristicas del panorama fisico, tales como pendientes, tipo de cubierta, suelos agricolas y recursos hidrol6gicos. El Plan recalca la necesidad de formular y plantear un plan de acci6n para el manejo de recursos naturales. Es obvio que actualmente no existe un plan claramente establecido. No obstante, en los clrculos gubernamentales y en las mentes del pfblicogeneral existe el conocimiento de que las metas para el desarrollo socio-econ6mico de la creciente poblaci6n deben ser establecidas en el contexto de una base limitada de recursos; que el uso de estos recursos debe ser determinado en forma tal que no se arriesgue su uso por futuras generaciones; y que el manejo de recursos naturales es un proceso dinfmico, cuyos problemas y solu11

PAGE 22

ciones deben ser considerados como partes de un sistema de rela-ciones entre la gente y la tierra. Aspectos demogrfificos y econ6micos Se calcula que la Reptblica Dominicana tiene -ma poblaci6n de 5,570,000; y una densidad promedio de 115 habitantes porkil6metro cuadrado (Benjamin, 1981). Sin embargo, si s6lo se toman en cuenta las tierras arables (v~ase la Table VI-9), la densidad aumenta a 267 habitantes/km2 En 1977, 21% del producto nacional bruto fue producido por el sector agricola. Aunque el az6car es el producto principal para la exportaci6n (seguida por el oro y el turismo), la Repfiblica Dominicana estA lejos de ser auto-suficiente en la producci6n de alimentos bAsicos. Altos porcentajes en la tasa de crecimiento de la poblaci6n, de apro,.imadamente 3.5% por aflo, durante las d6cadas de los 50 y 60 contribuyeron a aumentar aiin mAs la creciente poblaci6n. Un programa de planificaci6n familiar respaldado por el govierno ayud6 a disminuir la tasa de crecimiento anual a 306 a mediados de la dcada del 70. El Consejo de Planificaci6n Familiar calcula que la actual tasa de crecimiento es de 2.5% por afio -una reducci6n muy significante por haberse logrado en una d6cada. El rApido crecimiento en las d6ca:las del 50 y el 60 hizo que en 1978 la poblaci6n econ6micamente activa (de 15 a 64 aflos de edad) fucra una monorla. En ese mismo aflo, un 48% de la poblaci6n tenla menos de 15 aflos de edad. En los 61timos aflos le tasa de nacimiento ha aumentado a 45 por 'ada 1,000 habitantes -6sta es la mAs alta en toda la regi6n del Caribe. La mortalidad infantil de 83 por cada 1,000 nacimientos con vida es una de las mAs altas en la Am&ica Latina. El rApido crecimiento de la poblaci6n y la escasez de nuevas Areas para cultivo (v6anse los Capitulos VI y IX) han causado una considerable migraci6n desde las Areas rurales a las urbanas. Hoy en dia la poblaci6n en las Areas urbanas de la Repfblica Dominicana es mayor que en las Areas rurales; uno de cada cuatro dominicanos vive en Santo Domingo. El porcentaje de crecimiento en las Areas urbanas es mayor que un 5076 por aflo, mientras que en las Areas rurales es s61o 0.75%. Aunque la RepOblica Dominicana ha logrado reducir sutasa de crecimiento, con una tasa anual de 2.6% la poblaci6n se duplicarla en 26 ahlos. ,C6mo va a hacer el gobierno para alimentar y proporcionar servicios a 10 millones de habitantes para el aflo 2000? ,CuAles van a ser las consecuencias de 10 millones de dominicanos utilizando una cantidad limitada de recursos naturales en un ambiente que ya se encuentra constreflido? 4,C6mo se van a satisfacer las necesidades de energia del pals? Preguntas diflciles, pero fundamentales como dstas son la base del siguiente anAlisis de los recursos naturales y ambientales de la Repiblica Dominicana. 12

PAGE 23

-1400-" 1200 1600,,: 00 800 I00,2000 1402400 7000 S1400 1200 '1200 "F0 10000 16 0 10 000 00 7001400 14era00=40 1200 140 70<10

PAGE 24

III Vegetaci6n Natural Descripci6n General La vegetaci6n de la Repiblica Dominicana puede ser fAcilmente interpretada usando el Sistema de Zonas de Vida de Holdridge (Fig. 1Il-1), que es una clasificaci6n bioclim~ttica ex-tremadamente simple que utiliza dos parhmetros climAticos in-dependientes, la precipitaci6n anual promedio y la bo-temperatura. La diferencia entre la temperatura regular y la bio-temperatura consiste en que paa obtener esta tiltima se substituyen ceros para todos los valores de temperatura sobre 30'C y bajo 0C, o sea que la bio-temperatura en las tierras bajas de la Repfiblica Dominicana es mds baja que la temperatura nor-mal promedio. Bajo condiciones climAticas normales, una Zona de Vida Holdridge tendri una vegetaci6n caracteristica que serA similar en estructura en cualquier parte del mundo donde existan las mismas condiciones climdticas. El sistema de Zonas de Vida no estA basado en relaciones floristicas o en la taxonomia, por ejemplo, en la Espaflola y en la parte norte de Centro Amdrica hay diferentes especies de pinos que dominan las zonas de vida subtropicales montafilas bajas, pero, sin -mbargo, no se da ningt~n tipo de pino en las mismas zonas de vida en los Andes bolivianos. A pesar de que el sistema de Zonas de Vida de Holdridge no se basa en aspectos floristicos, con frecuencia los limites geogrAficos de la distribuci6n de algunas especies coinciden con los Ilmites de las Zonas de Vida. El sistema de Zonas de Vida de Holdridge (Holdridge, 1967) es, en realidad, una clasificaci6n jerArquica, donde la Zona de Vida ocupa el primer orden o el nivel mAs genera!. Otros niveles jerdr-quicos incluyen (2) agrupaci6n de asociaciones, (3) asociaciones y (4) vegetaci6n actual, ya sea una cosecha agricola o una etapa sucesora. Las diferencias en la estructura de la vegetaci6n a nivel local, debido a! tipo de suelo, el drenaje o las condiciones at-mosftricas, son reconocidas como una asociaci6n ecol6gia distin-tiva que es tipica de una Zona de Vida particular; muchas ot-as asociaciones eddficas, hidricas y/o atmosf~ricas pueden tami" .n ocurrir en esa misma Zona de Vida. La clasificaci6n del primer orden puede utilizarse para producir un mapa ecol6gico de las Zonas de Vida, como el que hizo la OEA, en 1967, para la Repfiblica Dominicana (Fig. 111-2). El nivel intermedic de agrupaci6n de asociaciones es anAlogo al concepto de cadena usado en la ciencia de suelos y es particularmente apropiado para hacer mapas regionales de los pusibles usos de la tierra. El nivel de asociaciones es mAs detallado yes muy titil en la elaboraci6n de mapas ecol6gicos detallados, la divisi6n de cuen-Tabla I1-1. Area de los Zonas de Vida de Holdridge en la Repuiblica Dominicana (OEA, 1967). Unidad Total Zonas de Vida km2 (t/ 0) km2 I. Monte Espinoso Subtropical 1,001 (2.08) 2. Bosque Seco Subtropical 9,962 (20.72) a. De no-transici6n 9,812 (20.42)b. De transici6n a cOtlidohtimedo 150 (.31)3. Bosque H1imedo Subtropical 22,794 (47.42)a. De no-transici6n 22,139 (46.08)b. De transici6n a cAlido seco 500 (1.04) c. De transici6n a :Alidohfimedo 155 (.32) 4. Bosque Muy Hit6nedo Subtropical 6,334 (14.22) a. De no-transici6n 6,808 (14.17) b. De transic;1ia a c~lidohtrmedo 26 (0.05)5. Bosque Pluvial Subtropical 56 (.12)6. Bosque Himedo Montano Bajo 3,480 (7.24) a. De no-transici6n 3,214 (6.69) b. De transici6n a fresco-seco 23 (0.05) c. De transici6n a frescohmedn 243 (.51) 7. Bosque Muy Hi1imcdo Montano Bajo 3,577 (7.44) a. De no-transici6n 3,557 (7.40) b. De transici6n a fresroht~medo 20 (0.04)8. Bosque Pluvial Montano Bajo 36 (0.08)9. Bosque Muy Htimedo Montano 303 (0.63) cas en zonas, o ia planificaci6n de cultivos. Es importante recalcar que las Zonas de Vida y los niveles de agrupaci6n de asociaciones y de asociaciones indican la vegetaci6n potencial de un lugar, o sea la vegetaci6n que creceria naturalmente, sin ser perturbada por el hombre o sus actividades. S61o en el cuarto nivel se torna en cuenta la vegetaci6n actual, ya sean cosechas agricolas, pastos o la vegetaci6n de una etapa sucesora. En la Reptiblica Dominicana existen nueve Zonas de Vida y seis zonas de transici6n (Tabla 111-1), con dos Zonas de Vida de las tierras bajas que cubren el 68%0 del pals. La siguiente sinopsis de las Zonas de Vida en la Repfiblica Dominicana ha sido basada en el estudio importante que hizo la OEA (1967) sobre los recursos naturales del pals. Pre~vioutas Pcige A-R1

PAGE 25

--.4 2 Diagrama para la Clasificaci6n de Zonas de Vida o Formaciones Vegetales del Mundo Q Por L. R. Holdridge N' / \ REGIONES 0S "//., Pisos LATITUDINALES \ 0ALTITUDINALES N% ~0 POLAR o .. NIVAL (56931 -, --0 0 .0 00 0c 31 SUBPOLAR 0' ", .. ,hued "\ T....o u hu.nedo4 pl...,o "/l -ALPINO 00 BOREAL. dd....i/ SUBALPINO TEMPLADA FRIA ":ep. D0.'o Moo"o Pt... ; c m" --SUBTROPICAL ,I c -SS4 o., ... -/OCtL ..0 0 1_ P.. .CdC_ _,o_ :. .les .. "0-1. .. Z w, PRMONTANO P ( __:i -e z~ d *'*-ce eoO 0' *.iipo.ooutos -. .. .."'", '" \",\ o oo --0C 32 00 03 ., sObs 64 16 8 00 4 00 2 C0 0c -c-. '' *ooos OESICADO SUPERARIDO PERARIDO 0 50 C 21 0.125 00625 003125ARIDO SEMIARIDO SUBHUMEDO HUMEDO PERHUMEDO SUPERHUMEDO SEMISATURADO SLRSATURADO SATURADO to rC 20' C ~te E. Nue'"PROVINCIAS DE HUMEDAD C.-c I C ,o..s e

PAGE 26

*1l I" I I I I I -M onq~ HEuneoSubtropica .oo Bos'que Pluvial Motano Bajo Subtropical Bsque May Hiuhnedo Subtropical] Bosque Muy Hgttedo Montano Subtropical *Bcsque Plusfial Subtropical

PAGE 27

Figura 1l1-3a. Bosque seco subtropical entre Barahona vA zua degradado por el uso escesivo para pastoreo y la tala para producer carb6n.Observese lnsgrandes derrunbes (arriba a laizquierda) y laextensiva formnaci6n de badenes (centro) en esta regi6n seca. (Foto, Carlos Quesada.) Zona de Vida del monte espinoso subtropicalEsta Zona de Vida ocurre en las Areas mds secas del pals, par-ticularmente en elsuroeste, donde se extiende desde elLago Enri-quillo hasta Puerto Viejo, por lo general a menos de 300 m deelevaci6rn. Otros pequetlos tramos de esta Zona de Vida bordean la Bahia Honda (Cabo Rojo), la Bahia de Ocoa y la Bahia de las Calderas (Punta Salinas). En elnoroeste del Cibao tambi6n se en-cuentra una pequefla Area de esta zona en la base de los cerros de Aguacate. Las condiciones climAticas se caracterizan por la existencia d. menos de 500 mm de Iluvia anual y una bio-temperatura anualpromedio de 18 y 24C. La combinaci6n dcealtas temperaturas y poca Iluvia causa que haya una proporci6n de evapotranspiraci6npotencial (ETP) entre y o sea que la2.0 4.0, demanda evapotranspirativa de la vegetaci6n natural es de 2 a 4 veces mayor que la cantidad de Iluvia. La vegetaci6n natural en las Areas del Monte Espinoso Sub-tropical consiste mayormente de arbustos espinosos y cactos. Loscactos incluyen Opuntia caribaea ("quazabara") y Neoabbottia paniculata. Tambi6n comunesson Copernicia berteroana ("yarey", Palmae), Prosopis julifora, ("bayahonda", Mimo-saceae) y especies de Capparis (Capparidaceae). El f~rtil aluvi6n en esta Zona de Vida se usa para irrigarcosechas estacionAles; sin embargo, se tienen problemas de salinizaci6n, debido al manejo inadecuado de las aguas irrigadas y a la alta proporci6n de ETP. Las abundantes tierras onduladas son utilizadas como fuentes de madera combustible y como exten-sas Areas de pasturaje para cabras. La falta total de manejo de estos limitados recursos ha conducido a la considerable degradaci6n de la vegetaci6n natural, incluyendo la deser-tificaci6n. Zona de Vida de Bosque Seco Subtropical La segunda Zona de Vida mis extensa en el pais cubre la mayorparte de, oeste del Cibao (]a parte baja del valle Yaque del Norte),los valles de San Juan y de Neiba, asi como tambidn gran parte de las planicies de Azua yde Bani, Ilegando hasta Hato Viejo, al surde San Crist6bal. Esta Zona de Vida tambidn cubre las planicies ycolinas sureflas de la peninsula de Baoruco, y en el sudeste se en-cuentra alrededor de ]a Bahia de Yuma hasta Cabo Cuerno. TopogrAficamente, esta zona se extiende desde elnivel del marhasta alrededor de 700 m de elevaci6n. La Zona de Vida de Bosque Seco Subtropical recibe de 500 a1,000 mm de Iluvia anual y tiene una bio-temperatura anual pro-medio de 18 a 240C. La proporci6n de ETP en esta zona oscila en-Figura 111-3b. Basque seco subtropical sabre el Lago Enriquillo. (Foto,Stanley Heckadon.) tre 2.0 y 1.0. En algunos de los cerros mAs altos se encuentran pequeftas Areas de transici6n entre esta Zona y la Zona de Bosque1-Himedo Subtropical, debido a Iluvias orogrAficas y a temperaturas un poco mAs frescas. La vegetaci6n natural en esta Zona de Vida consiste en bosquesbajos de un s6lo estrato con abundantes especies de hojas duras. Algunas de las especies de Arboles de crecimiento lento producen una madera excepcionalmente dura y pesada; algunos de 6stos incluyen Guaiacurn officinale ("guayacan", Zygophyllaceae) y G.Snactum ("vera"). La especie de Arbol mAs abundante es Prosopis juljiora o la agresiva Acacia farnesiana ("cambron",Mimosaceae); sin embargo, Bursera simaruba ("almacigo",Burseraceae), Phyllostylon brasiliense ("baitoa", Ulmaceae),Acacia scleroxyla ("candelon"), y Plumeria alba ("alelis",Apocynaceae) tambi6n pueden encontrarse en abundancia al nivel local. En las Areas de transici6n a Bosque H1imedo son comunesSabal umbraculifera (''cana", Palmae) y Swietenia mahogani ("caoba", Meliaceae).Los suelos f6rtiles en los valles de la Zona de Vida de BosqueSeco Subtropical son las principales Areas que se utilizan para la agricultura a riego; por Iotanto, no queda casi nada de lavegetaci6n natural en las Areas irrigadas. Las Areas con terreno ondulado, inadecuadas para elriego y muy secas para la mayoriade las cosechas, con frecuencia estAn cubiertas de vegetaci6nnatural (Fig. 111-3).Estos bosques secos constituyen la principal fuente de lefla ycarb6n, asi como tambi6n son las Areas mAs importantes para la cria de cabras. La tala indiscriminada y no controlada de Arboles para producir carb6n y el uso de estos bosques como campoabierto para ]a cria de cabras, ha conducido a la degradaci6n de muchas de las Areas accesibles con la vegetacibn natural. Los agricultores que usan el m6todo de tala yquema ("conuqueros"),los cuales tradicionalmente han evadido esta Zona de Vida debido a los riesgos de que las cosechas se malogren por causa de las sequias, ahora estAn empezando a avanzar a trav6s de esta "frontera" y han penetrado en los bosques secos. Zona de Vida de bosque Himedo SubtropicalEsta Zona de Vida cubre casi la mitad del pals, incluyendoprActicamente toda la planicie costera del Caribe al este de San Crist6bal, asi como tambi6n la parte este del Cibao (los valles del bajo Yuna y de Camu) y las cerros al pie de la Cordillera Central de menos de 850 m de altura. Otras Areas de esta Zona de Vida de apreciable extensi6n tambi6n se encuentran al oeste del valle San 18

PAGE 28

Juan, y en los cerros bajos al pie de ia Sierra de Baoruco y de iaCordillera Septentrional. Una precipitaci6n anual promedio de 1 ,0 0 0-2,000 mm y unabio-temperatura de 18-24C son caracteristicas de esta Zona deVida. La cantidad de Iluvia tiende a aumentar de este a oeste enesta Zone de Vida; en las partes hacia el oeste caen menos de1,500 mm de lluvia, mientras que en las partes hacia el este caenmAs de 1,500 mm. Por lo general, hay dos temporadas de mAximaprecipitaci6n durante un periodo de nueve meses, por lo tanto laproporcifn de ETP es un poco menos de 1.0; o sea que hay un pe-queito exceso de Iluvia sobre la evapotranspiraci6n. La vegetaci6n natural en esta Zona de Vida estA caracterizada por bosques heterogdneos muy bien desarrollados con Arboles deh-jas anchas (Fig. l11-4a). A pesar de que esta zona sobre casi la mitad del pais, el se extiendedesmonte de tierras para laagricultura ha reducido la vegetaci6n natural a unos cuantos tramos. Catalpa longisiliqua ("capa, roble dominicano",Bignoniaccae) y caoba son especies dce Arboles caracteristicos deesta zona. La palma real (Roystonea regia) es muy comin ensuelos derivados de piedra caliza (Fig. III-4b). Otros rboles quese encuentran ocasionalmente incluyen Bucida buceras("guaranguao", Combretaceae), Chlorphora tincloria ("fustete,mora", Moraccae), Citharexylum fruticosum ("penda",Verbenaccae), Genipa americana ("jagua", Rubiaccae), Guazuna ulnifolia ("guacima", Sterculiaceae), Haematoxylutm campechianum ("campeche", Caesalpiniaccae), Lonchocarpusdomingen~is ("anon de majagua", Fabaceae), Oxandralanreolata ("yaya", Annonaceae), Pithecellobium berteroanum("corbano", Mimosaceae), P. glaucum ("caracoli"), Simaroubaglauca ("Juan Primero", Simaroubaceae), Tetragastrisbalsamifera ("amacey", Burseracereae). En lugares restrictivos,tales como sabanas o Area con suelos pobres y Ilanos, con fre-cuencia hay Anacardium occidentale ("cajuil", Anacardiaceae),Coccoloba pubescens ("hojancha", Polygonaceae), Curatellaamericana ("peralejo", Dilneiaceae), Tabebu a berteri ("aceituno", Bignoniaceae) y Trema micrana)a ("memizo",Ulmaceae). Figura 1I-4a. Bosque htimedo subtropical en el Parque Nacional delEste; n6tese el claro abandonado (centro). (Foto adrea, John Shores.) Aunque los bosques de mangle se deben a una asociaci6ntropicales y subtropicales,hld.ica que podria encontrarseen IaenRepiiblicavarias deDominicanalas Zonas destosVidase encuentran comInmente en laZona de Vida de Bosque H smedo Subtropical. Las especies de Arboles caracteristicas de losmanglares incluyen Rhizophora mangle ("mangle colorado", Rhizophoraceae), Avicennia nilida ("mangle prieto", Avicen-niaceae), Conocarpus sericea y C. erectus ("botoncillo", Combretaceae). En las Areas pantanosas Pterocarpus officinalis("drago", Fabaceae) puede ser la especie dominante a nivel local.De las nueve Zonas de Vida existentes en la RepblicaDominicana, la Zona de Vida de Bosque Hi1medo Subtropical esla mAs adecuada para la agricultura, en el sentido mAs amplio dela palabra. Muchos de los mejores suelos (como los de la VegaReal) se encuentran en esta Zona de Vida. Los suelos menosf~rtiles han sido convertidos en pasto o son explotados por mediode la tala y quema. Varios de los mayores centros de poblaci6ntambi~n estAn localizados en esta Zona de Vida, por lo tanto no esnada sorprendente que quede muy poco de la vegetaci6n natural. Zona de Vida de Bosque muy Humedo Subtropical Las Cordilleras.Septentrional y Oriental tienen las mAs extensasAreas de csta 7 ona de Vida en el pals. Esta zona tambi~n se encuentra ei el promontorio de Cabrera, la peninsula de Samana, la Sierra de Yamasa, Los Haitises, la parte sudeste de la Cordillera Central, asi como tambi6n a Jo largo de una angosta franja en elflanco noroeste de la Cordillera Central. Con relaci6n a ]a ZonaHimeda Subtropical, la Zona iMuy HtWmeda por lo general ocupaposiciones topogrificas de mhs altura, aunque en algunos lugares,entre el promontorio de Cabrera y la Laguna de Limbn, se extiende hasta el nivel del mar.Esta Zona de Vida tiene una precipitaci6n anual promedio de2,000-4,000 mm y una biotemperatura de 18-24C. La gran cantidad de Iluvia se debe a qiie los vientos alisios del nordeste cargados de humedad ason elevados causa de las montaflas. Alnorte de Villa Altagracia hay un pequeiho tramo de transici6n que es bosque hiimedo caliente. La vegetacibn natural de la Zona de Bosque Muy Hfimedo Subtropical estA formada por Jo general de bosques heterog6neos conmuchos estratos, donde generalmente predominan especies de Arboles de hojas anchas. Los Arboles caracteristicos incluyen Alchornea latifolia ("aguacatillo", Euphorbiacea), Buechenaviacapitata ("gri-gri", Combretaceae), Byrsonima spicata ("mandrono", Malpihiaceae), Calphyllum brasiliense ("varia", Guttiferae), Casearia arborea ("palo de yagua", Flacourtiaceae),Didymnopanax morototoni ("sablito", Al.riaceae), Hymenaeacourbaril ("algarrobo", Caesalpiniaceae), Manilkara bidentata("balata", Sapotaceae) y Prunnun myrtifolia ("almendrillo",Rosaceae). El t'mico pino nativo, Pinus occidentalis, predominaen Areas con suelos lateriticos (v6ase la Fig. IV-lb). Figure Ill-4b. Basque htimedo subtropical cerca de La Vega convetido a cosechas estacionales y a pastura. La abundante pahna Roystonia regiaque se da en suelos calcdreos tiene mnuchos usos locales; clrevestinientode la base de la hoja (yagua) se usa an cotno material de forro parachozas; la fruta se usa para alintentar puercos; y el coraz6n de la pahna.(Foto, Gary Hartshtorn.) 19

PAGE 29

-;V, loh /i' 'laiaarm' ta/i' a. ri'/h's \iii'' c/ ampoi rn'ii'n enl esta lona, hit /oni tic \'idziALili'sijn NI liiiii noi C"(an qllcs iicilo',s Ac AIiii' .'\IC1it', del M'imsn (b'cid wlt, las iaectulaia para i i isecis LiAc 011 10 epecie con'iil ci a,elCilitita ,~f ipai)O~i&a ;iiii /aM avi .lump~ri'ii t ruciir ( 'sahina', de V'ida ie liisqii I li'miici I o,., liicjtircs siiciii' jnirj la ( nlicss",accie) s Pin/u illpii /inihii (Po'ti'Car palctac) lar iii Sol) agrit rii ( eiii'riliiic. lo, dc ilic boll liii) piit'Aeii sasiclici AMMILLtIltt. L-11t''li /111 c \ iiii [speCe 11Iiiis tiC .ihiiic i(I 'is'h. p11 ciliic, lcl CAOc~~, mct'is ('dci t'iiiiitc), (ar'i.ili .ar J)"'i Cli .ilt11iini iia~a ilia iincii rlianuiifh'ts, SC piiidtic Litt', Cilijiii ii It) 1.(S il iii's di 10.'. /acvl'i (Garl''aceaic), //i'a'(11, i'[C ii /ljl'rru ls'sntcti I a 'iiciiltiii Aic tall s (piiI t) iuiii niti '1 ilai uilli1-I aisia Li' lsit,, ittis laq /u'iia kit' 'sida hiall sit p'a'~iiliaje. I at iliai' pan it'Lie la %Ccciuc'li liaiiial Iiil Siti defliliata oi wrialliili egtClidiil' poi Iil iot,it'l'c"o qie destiiiiai, sill' (1iediii ileiiii's rt'sidii's ':11los Iiieaics 1cSiC-n0LI Nt ill-Si)) iiCtIeCii(iVa iliiciias iilsar iihiii idailii(Fig. [:1 1is',d CCeShlCs. AIiM ell las hellOs iercii' ciiiiil'ier d dekislt I as ci~tii I iipitdi ii l 10is sneiiis paOCu tM'n s v 1Ilains Lic iS I Iaiise", it li 5 quelnia Ia' dcsiiiikAii michia iIc I'l %egl'iacir'il indents", hal ncs11iiirda ell ia scvern ceri''K'i dec slas, licrias v enl hi rll I-ic011 Ill -\fl 'Iiicllr& I('s tiieI'0 1' 1'i ila i a Iieiilt pidra Lic snt Icliilai; piii lo taiim, riicii tic esias han sIdaO 'c prprin''i I', 'oliiiit, Ac picti .u ita I''n~il wi~'ria () hiair '.idiio~lcita (c1i A'lucs It' paiilileC Lie hi c aqnshtin aiici rle. Irliaa cahkiathCesi1 l hui (I Vi d (IVIlsque IPiti ial Sul~tropii'al /.ai (IV N (i (I' Bosqin uell. 1liedo Niliiuiiu [s il /oim, tie 'i% w~'c 1iMs rI)'ki ell Csic pais, siilalncllic Ihuja Subtropicaul Airciletl (l ci isi ii' aica', apalila l i /Oana Vsum c'lAhre ila tIhict'Icvnc6ii Iiriia( (r'1 di i Ids ('of -sri Lic ilca ijltras Sep(lii inal I()li eiil. I a )rccipiiacian Aic d c 4,lXr 185(1-2, i(X il enl lIt (aidilieta ( eri, Stclla tie Neihat I'.iiet ti e 1iii1i 'C Ache a is l hici In' liiflcii 's(i i'itiis I ait %Cgecinlin Bilarllcao. I ii cada nnla Ac ela caderins irlarlitafio"s rarrihini IaN niaiiial fola piii Canl ii hOas AcIhiujJ anchai peqlleilaS, trcii, dc transici'In at ai /ani (Ic Vida tic Ilastitic luvialIiiii't hiis(Ucs feicatii'~ tal: eCiitcics i irhoi cos Nlanlato las recas inavLt),,s helcchos sort Iiaja, cnaics, saoi % hnnieda,,. I amrhiti t'speCilrIilei1rC 1%iiai'~s'lit t'IspecL (Ic "11ihIle hoia anci'i Airea, Ac lit Zana Ac Vitia Ac lBiliqlic \Il.% I I6dd Mntiianoi Baja, cairacierilicas At'e'l /iiia ce/mItiiirii dl'ainr'in'i ''rin' enl aiiiiaso lialilas Ac lai Cardiliera Septenliainal. ( lencc)it prcupitacian annal promndua c,, (it 2,IXX) at4,(XX) min y hit hialcinperlii c,, t' 18 a 12 '(. lbch it lue lit priimici6ri At '/nni de V'ida div Basilue Ifumi'do Mnhruamu Buja suih)(ropierl LIfI' c,, C .5 at .2S, in 1111i cllitenaile carifidatie Iliia enl ex-A 70"n t'iih CC~'icirs t' Niciha Ae inarircO. t, en CIri iii tieL il('i-In agna cii asl principaics tiei pix I at eSic N'Stir Ae hit Coirdillera C'enralni. I:sta e,, mlcnlis ahiiiuiiiie cii his dals e alilmiritejin tallicMACHOiCiil caratis, 6sla i I'\ l gran pante tlii tilce 10', Aiiieranral. Par lo geiicrnl, esia iri tie Vidia se clil.tcielllra at iifi'ii ania Aieceslis ris pa i i rrigaci61 h it pouiicciaii1 tit' ll~b lie 8WXlin Aie nltia. tiii aijtriclectiica iicen a it lai a A itatiit' lialolit' Nliv ia preccipiltcien illlit piM1iCtllkiriaa (-titie I (X) v 2,M)X ifli MImIdortt~Mnanoi Haja hitregiton ckIguca ini, 1iti'i titi paml can mna hiiernperniiiran uaii pioiiietii Ac 12-18 (i I..i,,t'ii I i tegeicitmunaria l Lic ein ianit sc citacrcua~ pol Miid ili1 areas irewtas v seca, tie irarisueuiir l it /iii i Vida t Ioias il irielai tic hiisqCs~, A' pini's v'Ac itrhales At' iiiia aircii. I i'ssie dejali Seca 1M1oiinarii BalJa ell dao t'iiii IflliaS, eii el 'liica stir lit' his iet' Aihuilt's Ae iiiijn ii'a sc Aaii eii Io,, sillcs t'i iskj in ('rtoicie Central %enl ci et'xreini) cslt c i Sit' indit Nt'ili. liid'tas ha ji'.; esiiis tail iivriiii' guzi-alnriiel tn oiiit's [sn rens Aie liisiktioii sea xct'.kitilel piin dianinii At' illiii eii los tell's t, liticias in lli so Par Io geiiciaI, wc aii icrtis st'cliiit',dh itiii iigiiniii tie Aiiiiii' ["I'ia inredtccin')i tie hltit as t alit phiilect-it'i plniiis ell io', liiisupii' dii iiija anlilbt ll Cins Illniiais. ieas, Iieseas inmineictns teyelit rniiis hicii uIcspu&,Lies t' sihii, it'Spiit5'la Inlihidi existeli s dc A especlaliiilic I anisci/in, cin una precipitaciili priinicdiiu dc 111111 tit' miraceistisluca ,hiiit hljI 8(X)-I'2lX) eli ilegis. [scue At' tit' iiicil~ it) tIMl pcqUcAis V jpindasJt~, Irino lacii cI lan.oia iiiA t i C rilltrit tiretn 1/tni ia ia nii-.iii (lit kinicilunceac, ldiltiijal Ii SCentral y eni i Simrrm tic Neuha (r'lihl( 'tcniloni' 'ritcicai, Iliiinii'ni 4'/i't-WW'it 20

PAGE 30

("ebano", Ebenaceae), Garrya fadyenii (Garryaceae),Oreopanax capitatum (Araliaceac), Prunus occidentalis ("almen-dro", Rosaceae) y Weinmannia pinnata (Cunoniaceae). Esta Zona de Vida estA siendo sometida a una considerable presi6n por los agricultores que utilizaii Iatala yquema, los cuales estAn avanzando mAs y mAs adentro en las principales cadenas montaflosas. Hay unos cuantos tramos de gran valor en esta Zona de Vida que podrian ser cultivados permanentemente. El desmonte de los bosques en las laderas mAs bajas reduce inmen-samen'e la capacidad del mantillo del suelo para absorber y retener agua, por lo tanto existen fluctuaciones mucho mayores en el escurrimiento de las aguas de Iluvia. Los fuegos para eliminar desperdicios a menudo se escapan y se propagan ladera arriba, penetrindo en los bosques de pinos, donde la p~rdida tern-poraria de las aguas subterrAneas causa seria erosi6n de estos suelos llanos. La vegetaci6n de los bosques naturales provee la mejor protecci6n para el suelo, asi como tambidn la mejor regulaci6n del aflujo de aguas. La gruesa marafla que forman las ralces de los Arboles de hoja ancha bajo los ,sques actfia como una esponja gigantesca que absorbe enorr,te-; cantidades de agua durante la estaci6n Iluviosa y suelta agua poco a poco durante la estaci6n seca. Esta capacidad de actuar como esponja ayuda a regular los extremos -reduciendo el flujo mfximo durante las crecidas y haciendo llegar el flujo hasta lo mAximo durante las se-quias. La protecci6n de la vegetaci6n natural en la Zona de Vida de Bosque muy Hiimedo Montano Bajo debe ser una de las prioridades mAs importantes del gobierno dominicano. Zona de Vida de Bosque Pluvial Montano Bajo Subtropical Las Areas que cubren esta Zona de Vida son muy limitadas, s6lo existen en tres tramos apartados, en la Cordillera Central. Aunque Ia precipitaci6n anual promedio excede 4,000 mm, el Area total de s6lo 36 km 2 contribuye con mucha menos agua que la Zona de Vida de Bosque Muy Himedo Montano Bajo, Ia cual cubre una Area 100 veces mayor. La vegetaci6n natural de esta Zona de Vida se caracteriza por la abundancia de especies de hoja ancha, y de helechos arb6reos, asi como tambi n de especies epifitas. Zona de Vida de Bosque Muy Humedo Montano Subtropical Esta Zona de Vida se encuentra a mAs de 2,100 m de altura y cubre los picos mAs altos del pals. El Area mAs extensa que cubre esta Zona se encuentra alrededor del Pico Duarte (3,087 m),tam-bi~n hay Areas menos extensas en la cabecera del Rio Nizao y en la Sierra de Baoruca. La precipitaci6n anual promedio es de 1,000-2,000 mm y ]a biotemperatura es de 12-6C. En esta Zona de vida ocurren heladas con frecuencia. La vegetaci6n natural consiste mAs que nada en bosques abiertos de pinos (vdase la Fig. 11-2a) de mucha menos altura que los de Ia zona de vida de Bosque Muy HOmedo Montano Bajo. Especies tipicas de Arboles de hoja ancha incluyen Buddleia domingensis (Loganiaceae), Lyonia spp. (Ericaceae), Verbena domingensis(Verbenaceae) y Wienmanniapinnata (Cunoniaceae). El estado de los principales tipos de bosques El mAs reciente inventario (Tabla 111-2) de ia vegetaci6n indica que quedan un poco menos de 7,000 km 2 de bosqucs en el pals. (CRIES, 1980). Desafortunadamente, el estudio de CRIES define los bosques como Areas donde las copas de los Arboles ocupan por lo menos un 75% del espacio donde estAn localizados; por lo tan-to, esta definici6n excluye a la mayoria de los bosques abiertos de pinos. Debido a Ia poca densidad de los Arboles, la mayoria de los bosques de pinos han sido clasificados por CRIES como praderaslimitadas. La falta de distinci6n de los tipos de bosques hace que Tabla 111-2. Cl'2s de Uso Actual de Ia Tlerra o de Cublerta en Ia lepabllca Dominicana; Datos de CRIES (1980). Uso Actual de [a Tierra 2Clave o Tipo de Cublerta Km(%) 1.0 Urbano y Desarrollado 292 (0.6)2.1 Calia de Azfcar (75%) 4,205 (8.8) 2.2 Agricultura Intensiva (75% en cultivos) 6,496 (13.6) 2.3 Agricultura Marginal (25-74% en cultivos) 8,281 (17.4)2.4 Pastos (hierba sembrada) 2,325 (4.9)3.0 Praderos 5.278 (1.1) 3.1 Praderos Limitadas 12,788 (26.8) 4.1 Bosques de Especies de Hloja Ancha 6,518 (13.7) 4.2 Bosques de Pino 311 (0.7) 5.0 Tierras H6medas (excluyendo arrozales) 269 (0.6) 6.0 Aridas oAbiertas 402 (0.8) 7.0 Aguas Interiores 315 (0.7) 8.0 Cubiertas de Nubes 177 (0.4) Totl 47,657 (100) sea imposible comparar los resultados de CRIES con otros estimados acerca de la cantidad de tierras cubiertas por bosques (Tabla 111-3). Los dos importantes estudios forestales hechos por la OEA (1967) y Ia FAO (1973) tampoco permiten que se hagan buenas comparaciones sobre Ia cantidad de bosques (Tabla 111-3). El estudio conducido por la OEA durante 1965 y 1966 calcul6 que habia 5,570 km 2 de bosques de Arboles comerciales. El estudio de campo hecho por Ia FAO durante 1968-1971 clasific6 como bosques casi el doble del Area que habla sido calculada por Ia OEA; de acuerdo con el informe de la FAO el Area de bosques hilmedos con especies de hoja ancha e3 dos veces mayor, y el Area de bosques semi-hftmedos con especies de hoja ancha es cinco veces mayor. Sin embargo, hay una advertencia mu) importante, oculta en el texto del informe de la FAO, Ia cual declara que s6lo un tercio de los aproximadamente 11,000 km 2 de bosques no han sido perturbado por el fuego o por Ia agricultura de tala y quema. La cifra de FAO que cita 3,350 km 2 de bosques no perturbados, Tabla 111-3. Calculos comparativos de los principales tipos de bosques en InRepfblica Dominicana. Prirnilivo OEA (1967) FAO (1973) CRIES (1980)2 Km2TpodeBosque K (%) K 2 (%) Km2 (%) (%) Pino 2,80 0a (5.8) ',155 (4.5) 1,962 (4.1) 311 (0.6) Mixto Pino-Hoja Ancha 4,800a (1.Q) 835 (1.7) 1,385 (2.?) Hoja Ancha H6medo 29,3 78b (61) 1.800 (3.0) 4,135 (8.5) 6,518 (13.5) Hoja Ancha Sub-hfmedo 10 06 .3c (23) 600 (1.4) 3,382 (7.0)Manglares 102 (0.2) --102 (0.2) Otros (Lagos, etc.) 3QQ (0.8) Total 48,442 (100) 5,570 (11.5) 10,966 (22.6) 6,829 (14.1) aCilculos basados en interpretaciones de fotos adreas por FAO (1973). blncluye todas las Zonas de Vida con una proporci6n de ETP de menos de 1.0, menos loscOlculos de FAO sobre los bosques originales de pino ymixtos de pinohoja ancha. Clncluye todas las Zonas de Vida con una proporci6n de ETP mayor que 1.0. 21

PAGE 31

es alrededor de un 4007 menor que el Area de bosques comercialescalculada por la OEA. El estudio de la FAO (1973) ofrece datos muy interesantessobre la extensi6n de los bosques primitivos (pre-colombinos?),de pinos y mixtos con pinos y especies de hoja ancha (Tabla111-3). Cuando estos ctlculos son comparados con la cantidad debosques en la actualidad, de acuerdo con la FAO, los bosques depino han disminuldo en extensi6n un 30% mientras que los bosques mixtos de pinos y especies de hoja -ancha han disminuidomds de un 70%. Esta impresionante diferencia en la proporci6nde lo que se presume que ha sido deforestado en los diferentesbosques, probablemente se debe a la menos elevada localizaci6n topogrifica de los bosques mixtos, que, por Io tan'o, se encon-traban mAs accesibles para la tala comercial, y a la mejor calidadde. los suelos enconirados en estos bosques.Extrapolaciones adicionales de los bosques primitivosespecies de hoja ancha, hechas usando las Zonas de Vida (vdase delaTabla I1-I), sugieren que un 86% de los bosqu!s hfimedos deespecies de hoja ancha y un 690/0 de los bosques semi-himedos de especies de hoja ancha han sido deforestados (Tabla 111-3). EstoscAlculos sumamente crudos de la cantidad de deforestaci6n sirven para indicar las presiones que han habido para convertir los bos-ques de poca elevaci6n en tierras paia otros usos; s6lo en las Areaselevadas, donde se encuentran los bosques de s6lo pinos, es menor esta presi6n de deforestaci6n. La Ley de 1967, que hizo que se cerraran los aserraderos y que prohibi6 la tala de Arboles,fue con certcza un factor muy importante en ]a reducci6n de ladeforestaci6n. Debe menlcionarse que hay muchos bosques depinos en Areas remotas de suelos poco f~rtiles y con terrenosescarpados, que por lo tanto no atraen a los agricultores. Por con-siguiente, el cierre de los aserraderos elimin6 a la peor amenaza, yFORESTA (el Servicio Forestal) ha protegido muy bien los bos-ques de pinos que ain quedan en pie.Pero FORESTA, a! concentrarse en la protecci6n de los bos-ques de pinos, ha ignerado los otros tipos de bosques importantes. El nfasis quc se le ha dado a la imposici6n de la ley prohibiendo la tala comercial de madera, especialmente de pino, parecehaber permitido que se ignorara la continua y desenfrenadadeforestaci6n que se Ileva a cabo para establecer cultivos de tala yquema, asi como tambidn para producir carb6n y leia. Areasbastante grandes de Los Haitises, incluyendo algunas en el parquenacional, estdn actualmente siendo deforestadas. Los agricultoresde tala y quema estAn avanzando rdpidamente sobre Areas pocoadecuadas para la agricultura en la provincia de La Altagracia.FORESTA supuestamente tiene el derecho de controlar el transporte de carb6n en las carreteras principales, pero esta no hatratado siquiera de reglamentar la tala de Arboles para la produc-ci6n de carb6n. De acuerdo con el informe de FORESTA (1980),la producci6n nacional de carb6n es de 900,000 sacos, pero esto representa s6lo alrededor de un 20% de la producci6n calculada por Jennings y Ferreira (1979). El papel que desempefla ia pro ducci6n de carb6n en la economia rural y la necesidad deestablecer plantaciones para la producci6n de madera combustible, son discutidos en los capitulos IX y IV respectivamente. Nohay duda de que el govierno, a travs de FORESTA, tiene queprestar mucha mis atenci6n a la economia del carb6n. FORESTAdebe tomar el mando para asegurar el uso racional de los bosques naturales en la producci6n de carb6n, el desarrollo de plantaciones de prueba para producir energia y el uso de estufas y hornos ms eficientes. FORESTA tambi~n debe fomentar la conversi6n del uso de lefla al uso de carb6n comprimido en hogares e industrias. Flora La diversidad ecol6gica de la Espaflola se refleja en su gran riqueza florlstica; con certeza contiene la flora m s rica de las Antillas. Moscoso (1943) produjo el primer catAlogo de la floradominicana, el cual fue mes adelante expandido por Jiminez(1959). MAs recientemente, Logier (1974) produjo un diccionariode los nombres comunes de las plantas. Pero hasta la fecha no seha iniciado ningfin estudio comprensivo y sistemAtico sobre laflora. Se piensa que aproximadamente un 36% de las 5,600 especies son end~micas (Hernandez, 1980). En un estudiopreliminar (Tabla 111-4) se hizo una lista de 137 especies que estAnbajo amenaza de desaparici6n o en peligro de extinci6n. El herbario nacional estA localizado en el muy impresionanteJardin Botdnico Nacional "Dr. Rafael M. Moscoso". Este jardinbotAnico fue creado por la Ley 456 (1976), y recibi6 modificaciones en su base legal con la Ley 921 (1978).Como este jardin es dependiente de la rama ejecutiva delgobierno, recibe apropiaciones de dinero cada aflo. El administrador general es nombrado por el Presidente de laRepfiblica, para servir durante un periodo indefinido. AdemAs de mantener colecciones en vivo y el herbario nacional, las principales funciones del jardin botAnico incluyen 1) reforzar laapreciaci6n educacional y cultural de las ciencias botAnicas,especialnente con respecto a Ia preservaci6n de la flora nacional;(2) conducir los necesarios estudios de la flora para asegurar supreservaci6n, y, donde necesario,sea la restauraci6n de Areasverdes; (3) colaborar con la Direcci6n de Parques Nacionales enestudios botAnicos y ecol6gicos, no s6lo en parques y reservas, sino tambi(n en Areas que van a ser convertidas a otros usos y (4) utilizar las Areas verdes alrededor de Isabel de Torres, como unasub-estaci6n para los programas del jardin botAnico (ONAP,1980). 22

PAGE 32

Tabla 111-4. Especies bajo amenaza o en peligro de extinci6n en la Rep6bliea D)ominicans. Basada en una Ilsla de CIBIMA. Preparadapor Dr. Josk de Jesihs Jimnknez con unas cuantas afiadiduras sugeridas, por Mlain Liogier. La ulsia de las orquideas rue preparada por D.1). Dod. *indica especies endemnicas. AGAVACEAE LEGUMINOSAE (MIMOSACEAE) ORCHIDACEAE (by D. D.Dod)*Agpwr pifrrniaa Trel. "Arati; b;;raiosrsiN Urb. Orquidea Bojo Amnenaza de IDcsaparlel6n Cala~da Brlirl;nntaila(Ames) Garayr'oa([rk,.) Urb. & Eknn.BIGNONLACEAE AMippsosa;Citzisis Britt Birth; purpure;' (Lam.) D.C.Ekrinanatli hinsifilia (Griseb.) Urb. *M~imosa farisii Leonard ex Brit t Iiuliphydhan walu~~;nt Hemsl.ii;snhsas;'ilr5(Bello) Al ain ;llt Rose & Leonard Bidlbophyltlhin 'pwii;( (A. Rich) Criseb. Pilhriellol'jupi mis raninis Benth Guiiyllnrntrs;,i Plitintrirribi(Rchb. 0. RoifeBONMBACACEAE Sasns;,rra i';lriuri;a Brit t & AlIain Ctipiathpsioen porretiiin (Rchb. 0. RolfeCeiba;petclaridra (L.) Gaertn. Cra;iclis;iiphiilla Sw. LEGUMINOSAE (CAESALPINIACEAE) Drndsri'phYv~a ariza-jidiae (Ames) DodiCACTACEAE "isdii ntpliUra.Dichara ,,ririi(C.Schweinf.) Garay & Sweet.Delndwcerrrs, iipidicqs~VOC Brnitton & Rose Taesa;;iia; barss inlls Uran. D;Iihiili~s milpidr;; (Schi tr.) Surmmerh.I Iarri~ia hsrrstii Marshall Grlia oiirii Urb. L)tni;;(a n,ilils (Cogn. ) Schi r.*Nr;;fia pin la (Lain) Brit ton & Rose c ;n5iiakllsii/lia; Lam bitiliha ;iluitkyes (Cogri.) DodiOppitia w, hinias;; Werdlem Casarirva(rt. iee Epi~rpslrs Pin~poqpn Am;es 1'~~'iip~ihtfi L lw*Mtra ablw11ii Rose & Leonard Epidrndrs,;i jpaasr Rarb. -Rodr. Mtyia ekmpiii (Urb.) Britt. & Rose Epilrpilruon qt~ilifrri;;i Rchf. f.CA.MPANU LACEAE "Pelt phin betri;nni lUrh. Eriir;';leN Iiiielhi (Sw.) Fawc. & Rendi e.*Liybehia aii it Lam var. Bira,littapihia Urb. St;;li nusisalerma (Mdl.)lUrb. Enh;1'hia ;;lta (L..)Fawc. & Rendie. COMPOS1TAE liep;;ilhpt'Sihinaanllia (Rchb. f.) AmesAgeri!;;;; lh'miin e,r Spreng. LEGUMINOSAE (FABACEAE or Ir';i s r~llilacm (Cogn) Hespenheide &(niapta ii errmii Urb. PAPILIONAIDEAE)Gay"Cliaphlii ve~o,ii Uri). Adenapilhrpa p'et vipi (L.) Sperg. AcIaray IVI,~;, Urb. P/ritwne'ii; DC A'liil,;s ifi;s(liflo;; Svvixi';iioi~~ 'reshypmnllsrhlr p,~'iste~ii Lri). Tlalillrlvilnhiimn l;ini, Urh. & Ekmi. ib ii0iDresslerh (1j1 'l.' ii*;nirb. Clit, ia hasifohia Poi r Vlaullia oaijl~i,ii;(Rnd].) ressir.Lqviii ii; ;i11lul, piijuiht(L)Sarg. ;iewpIsUrb. Pj~qjdhs Nwwpuamilia l (ise.d SIie, s';lpipuis U rh. Si;phor; ;li.Vvspepi r b q;;Ek. iaieliispr Gith .)5 ch. 1r lrO.ncia;;p e 'Etrivrri tui liehi;i lUrh Onicidin ;',;irihii tC.~lhe n Einivei eprisis Urb. MAGNOLIACEAE (lidwiqdih'isC chn. *Eulpahrm iwis,;; a ez;Urb. p/;ic5;;; rkynini A. C. Smith "hrrirohiahl instaila o. Fiq'atairitanhirter~,i5-ijpruni lrb. Vaal;liapls,i R. A. Howard Pleni~ralis~ ;,ytat Hok. *(;;iaplhilii; r;;ilkeise Urb. ?gvlda~ i';l ein Urb. & Ekm. PhrIi;atlllis hciala Ur. Ci;,slla; ia innueasis rb.& g. Cray Plew;thfiallis lielrpia( Fasvc. & Rendie. "Chdrt na,i liiji Ur. & Ek NIALVACEAE Plenwitlis pinpi~l; A. & S. 'I I teadiit,; hiieniisr Urb. & Ek m. ii;a. si rehitic, La in. var.a;: r~i Urb. &P~lciahilli. qluisqiics;;i DotiIHlteiblit; *;iikatiii ene?Urim m Hel i.L v. Pleri,tiallis iestifi~li; (Sw.) Lindi. 7'vlewdopit idii icnenC7, EkL.A4;l; Lahtrb.dal (L Piitliirvill tiiiihm; (Sw.) F. & R. Nfikatisi (yphtuli Urb. & Ekn. Phliisaii~i~sc IRca ieniiianiaiti cilimpiailu; GarayNfiU,;i; phd;i10i Urb. & Ekm. "LMll'iais;bc;tr;;j Urb. Spiri;;tlirs tpaiins'inr. (Griseb.) Cogn. CUCIJRBITACEAE MELASTOMATACEAE St di h;;;;, vsfi.. Cogn.)A e Dtnlrrea eftieit;alis;,inaGros. Clitir;ii;; iai;it Urb. *Vlrhtlims ih;triiisensi Cogn. C;';ilrtrevi; fillJ at file Urb. & Eknm. Orquidea en Peligro de Extinci6n*pcirlpia uabiatethit;; Cogn Gniffidi bla ll',iecsri. Urb. A ;itilhiph;,s ;;;shi; ii (Wright ex Griseb.) CUPRESSACEAE *Mivniaii~iicit; Cogn. Cipuiaray~ oiila clr*Jiitiperiigra;ilir Pi iger Tertazmia Barsiphsllaea; (c;uid; iUrb. & Ekm, ex Alain *;imirphiohi Ir.Schi Cuju~ioseBaeniplpBrdislph 4ieilh; (Rohblf) cir MELIACEAE C;;;;ip~d;'eritrii,; l;l;~f GarayEBENACEAE Crrr ilielitiml L. Cini;,ep rirs; ;nps arp;;;;a Dodi Usti .pm d;oanipihi5;n IUrb.) Alai n Siireia ;iali,vaoii (L) Jacq. Cupd; nri,;srrl'iipiai~ DodiDiaj,1'y; a reila Pol r. Trichilia esurifalIia (LI Urb. Ca;;iparrttia filiata Poepp. & Engi, Caralharliji;; rk;ianiii NMansf.EUPHORBIACEAE MO AEEC ;,?-vliljil. i [lii'; (Sw.) Kuntze1Crtidn umsrii Urb.& k.P~uilidiia ..piria (SW) Griseb. Cuylnu,i;rkj;s filr; ilier; (Rchb. 0) L. 0. WAms. Csl;;ipilhic; api;;;rhfornijs Urb. & Ekm. MIYRSINiACEAE CnqTh~irii (Lirnd]t.)iciolfDoE1411p0haiidr/oait Urb. Arii; ivi.Ii;;Ub Cpliqplhollntili; ersiis Ga;rayhiaarlllilrpris (Wi lid.1Pax & Hoffm. Ardisia fitenrsii Urb. tnhp xsiaaDoVictiripis;a; ranidr;; (Urh.) Leon *V'J;lhrtis aplci;ila Urb. Entci DodirsasiaiaVi/allria ;;rh;;iitai~ Mez Epnici~lia Njulldiirs Rchb. f. GIUrTJFERAE Eniydi;; !;hriairl Griseb. i~aripipini apnerici;,ii L. N4'YRTACEAE Epic'ii;a bitiiansi (Li ndl .) Dressler CqT;riiriiz; haitien.is Urb. Enitycli; bai ii (Cogn.) DodiHERNANDIACEAE Pi,;ienit; iz;;; (Urb. & Ekm.) Burret Enssei;;olilr;ii; var. ill;; Dod llrandia sopioa L. iii;,; s;;lid;rr (IlB. K.) Berg /5;;; diiioi C,nlacqi.)Schltr. 23

PAGE 33

Tabla 111-4. (continuacl6n) Orquidea en Peligro de Extincl6n (contlnuaci6n) Ennyclia ekmaii (Mansf.) Dod Emcia fncala (Lindl.) Britt. & M~il. Encyclia Isoi 'eiaja ([mndi.) Dud Enniclia phoenicea (Lindi.) Dod Encychia polv5'onala (Lindi) Dressler Encvclia veflico;.l Dod Epidendrumn riviularr Lindi. Epidendrusa serrulalumn Sw. Epiendrion stmrat Rchb. f. Epidesslropsis t'jcenztina (Lind].) Garay &Dunst. Eurystyles allit ohi Dod Eiiryst,4es ananassalCO111o (Rchb. f.) Schli. Etirystyles dosningenisis Dod Ftierlesiella pieniisides Schltr. Galeandra beyrichii Rchb. f. Givodyera slniats Rchb. f. Habenaria quinquiesela (Michx.) Garay Habenaria oslontpelahi Rchb. f. I ivskesierelhi ihania (Kransl.) Garay Leochiis hibialus (Sw.) Kun tze Lepanlises dlussii Limb. Leptalhes fuircalipetala Garay Ltp vnllw psi; anthocienumn (Rchb. 0. Ames Lepanihopsis denlifera (L. 0. WNms.) Garay Lepanllsepsis doslii Garay Lepanitlms i nirkensjs Dod Lepanlitilsis hiandsidifera Dod Lepapillitipsis liolkana (Mansf.) Garay Lipathapsis ?nicrialepanthes (Griseb.) Ames Lepesnlhopsis naniifannis Dod Lrpanlhopsis pvymniea C. Schwei nf. Lepant hapsi; slelis Dod Liparis neurqas;sa Rchb. f. Liparis saridipurpres Griseb. AMalaxis his paniolar (Schitr.) L. 0. VWms. Mahiris ke onardii Ames Ma~laris parltisnsi Morren Maxilhiria infIrxa (Lind].) Griseb. UMcroeesrubens) Oncdjuin ariza-julians Withner &Jimenez Oncidjusippcalochiluan Cogn. Onciditon gwanense var. alboruibrunt Moir. Cancdjuon Isenekenji Schomb. ex Lindl. Oncidjin satrisT Rchb. f. Onc djuan tusrckheiinii Cogn. Pinelia leochisss (Rchb. Q)Garay & Sweet. Plahistele quiercdicohi (Lindi.) Garay Pleuroihalhis alainji Dod Pleurothallhis dili Rchb. f. ex Dod Plairolhallis crnficulala (Sw.) Li ndl. Pleurolhallis dlodji Garay Pliurothallis g'rthvi Batem. ex Lindi. PletirolhaIU3li;iravi Lindl. Pleurothallis hanceola Spreng. Pleurolhalljs lara Lindi. Plettrolhallis Ion~ilal'ris UindI. Pleurolhiallis niuci Limb. Pleurothallis rnurex Rchb. f. Pleitrillsallis pendens Dod Pleurolhallis sisppidcira Dod Pleimilhalli5 spilo-poirpluireus Dod Pleural ii tibhulihlr (Sw.) Lindi. Pleturohallis lcmslfia Cogn. PonIhieva rk-manii Mvansf. Ponihieva ligurrsii Cogn. Ponlhiava peliiltda Lindl. Precollia sp. nov. Pseiiiocentrmon inusicBenth. Qtisquey.a eknanii Dod Quisqseya fterlesii Dod Quisquiesa htwlrnitsgej Dod Quisqueya karslii Dod Spiranthe; (oslayncensis Rchb. f. Spiranihes[ic-nsiss Dod Spiranthes insnoplssdla (Criseb.) Dod Spiranthes poal a Rchb. f. Spirantihs spediasa (Bine!.) A. Rich. Stelis chabreana Mansf. Stellilabitan ininutifloa (Krangl.) Garay Tetrsauicra bislbosa Mansf. Tetrasmsicra ccusalinidsa var. alba Tetramnicra eknsanii Mansf. Tetramnicra srlssenina (Rchb. 0) Rolfe Triphara gentianaides (Sw.) Ames & Schwenfueth Triphora surinansensis Lindl. Vanilla nenxcana Mill Vanilha pharantha Rchb. f. lAiulshseeliaaphylla (Sw.) Rchb. f. PA.LMAE *Acrocomiaquisqiuey.ana Bailey *Bac Irs plunseriana Mart. Gilypiro.on dulcis (Wright ex Griseb.) Gomez Maza Cayprogyne nuvalis (O.F. Cook) Leon Coperniiia berleromu Becc *Haitiellaeknsmii (Burret) Bailey Prrslfa Mordnt (Grab.) Nichols. Pseudophoenir sargeniii Subsp. satwnae var. siumar (Cook) Red PODOCARPACEAE Podocarps bnchii Urb. RUBIACEAE Anhirhea elliptica Urb. & Ekm. Antirhea involutcrala Urb. & Ekm. Cisasia hailiensis Urb. & Ekm. Erosiemna nitens Urb. Exroslemnanipicolumn Lib. Exosteina stibcordalimi Krug. & Urb. Gan..aka'jnia brarhyaslhe (A. Rich.) Urb. Guellarda barahoniensis Urb. Gueffinrda slenopliylhs Urb. Olloschmidlia isaifirnsis Urb. 'Palicoureasnicraniha Limb. RUTACEAE Znihoxyhon flavion Vahia SAPOTACEAE Bsmnelia inlegra Cronq. Diphtifis ferriisea AMicrtiphlis chrysophylloides Pierre Auteria sapola (Jacq.) H.E. Moore &Stearn. STERCULIACEAE Byitneria inicrophylla Jacq. Neoregnellia cubensis Limb. Wsaltheria calt jocohi Lirb. THEOPHRASTACEAE *sqsn; oaaUb jacqiuinia rcmnesii Lib. *apnarrsiUb ZYGOPHYLILACEAE Gmu acunsofficinale L, Guiaarsun sascumn L. 24

PAGE 34

IV Plantaciones forestales Introducci6n En un tiempo la Reptiblica Dominicana se encontraba dotada de bosques de pinos, y de firboles de madera dura, pero ia tala incontrolada, los fuegos incontrolables, los huracanes y la conver-si6n a la agricultura han causado la destrucci6n de casi todos los bosques; s6lo quedan algunos tramos en las tierras niAs elevadas, en los bosques privados, ya lo largo de lineas de propiedad yrios. Tambi~n quedan muchos tramos de los matorrales secos encon-trados en Ias tierras bajas. La devastaci6n de los mejores bosquesdel pals ha causado una extensa erosi6n y condujo a que el gobierno ordenara el cierre de todos los aserraderos privados en 1967 y prohibiera la tala de Arboles vivos. Desde entc.nces el pals se ha convertido en importador neto de aproximadamente 30 millones de d6ares de productos madereros por afilo. Aunque Ia deforestaci6n es la causa de muchos de los problemas ambientales mds criticos del pals, un programa intensivo de reforestaci6n no es una soluci6n posible al momento. Sin em-bargo, la reforestaci6n de unas cuantas Areas selectas y bien vigiladas y la siembra de Arboles para el manejo integrado de cuencas hidrol6gicas son posibles y convenientes. Este capltulo trata de describir la situaci6n actual de las plantaciones forestales en la Repfiblica Dominicana y el papel que la reforestaci6n puededesempeflar en la restauraci6n de los suelos, para que nuevamente puedan producir mantener una capa protectiva de vegetaci6n. El estado de las plantaciones forestales El alcance de las plantaciones existentes Los esfuerzos para establecer plantaciones forestales en la Reptblica Dominicana han sido extremadamente modestos. La siembra de Arboles ornamentales se ha llevado a cabo desde hace algt~n tiempo, pero las primeras plantaciones forestales de tamaflo significativo no se empezaron hasta 1969. Desde entonces no ha habido mucho progreso. Hay muy pocos datos estadisticos sobre las plantaciones forestales. La mayorla de las organizaciones toman nota del nfimero de las plantas de semillero sembradas, pero debido a variaciones en la densidad de siembra, la repetici6n de sie!nbras en ciertas Areas y, en ocasiones, el recuento de plantas que se toman del semillero en vez del de plantas en realidad sembradas, se hace muy dificil calcular precisamente el Area que ha sido Tabla IV-1. Areas calculados y localizaclones de las plantaciones forestales del gobierno establecidas en InRepfiblica Dominicana hasta 1978. Alo en que Area Locallzaci6n Especles Principales EmpezaronApr6xlmada las Siembras(Hectfreas) Constanza P. Caribaea, 1975 107 (Jarabacoa) P. occidentalis Loma de la Sal P. caribaea (Jarabacoa) P. occidentalis 1969 280 Los Gajitos Swietenia mahagoni (San Juan) P. caribaea, others 1975 40 (anan) P caribaea Manabao P. caribaea Sabana Clara P. caribaea (Dajab6n) P. occidentalis P. occidentalis others 1976 262 1,919 reforestada en la Repfiblica Dominicana. Los datos de la Direcci6n General de Foresta sobre la cantidad de plantas de semillero sembradas, convertidos cn Area equivalente. indican que desde 1969 a 1978 alrededor de a 1,900 hectAreis fueron reforestadas por el gobierno. La localizaci6n ytamaflo de estas Areas se dan en la tabla IV-1. Es posible que para el aflo 1980 las plantaciones del gobierno hayan aumentado a cerca de ,200 hectireas. Adems, se calcula que la industria privada (especialmente Falconbridge Dominicana) ha sembrado hasta mediados de 1980 cerca de 1,000 hectAreas, siendo el total para el pals aproximadamente 3,200 hectAreas, de las cuales un 70% fueron facilitadas por el gobierno y un 30% por la empresa privada. Las especies que se siembran mis cominmente son Pinus Occidentalis y P. caribaea variedad hondurensis. Los objetivos de la mayoria de las plantaciones es estabilizar cl Area y producir madera en el futuro. Organizaciones nacionales con actividades de reforestacl6n Direcci6n General de Foresta. La organizaci6n mAs activa en la siembre de Arboles es la Direcci6n General de Foresta o FORESTA, la cual empez6 a sembrar Arboles en 1969 con el prop6sito de protecci6n y producci6n, recibiendo ayuda tcnica de la 25

PAGE 35

Organizaci6n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci6n (FAO) y del Programa de Desarrollo de las Na-ciones Unidas (PDNA). Esta ayuda termin6 en 1972. Las siem-bras han continuado desde entonces, pero en una escala muymodesta y, actualmente, las plantaciones del gobierno cubren aproximadameri.. 2,200 hectAreas; dstas estAn localizadas prin-cipalmente en I. provincia de La Vega cerca de Jarabacoa, perotambi~n hay unos pequeflos tramos en San Jtaan y en Dajabon.Desde 1977 el programa de FORESTA ha recibido ayuda finan-ciera y t~cnica del Banco Interamericano d.Desarrollo (1DB).FORESTA ha comenzado la reforestaci6n, pero las siembras en las tierras del gobierno deben expandirse, asi como tambi~n ex-tenderse a algunas tierras privadas. Las posibilidades y limita-ciones que tiene FORESTA para lograr esto serAn discutidas mAs adelante en este capitulo. Otras Agencias Gubernamentales. AdemAs de FORESTA, la organizaci6n gubernamental m.s activa en la reforestaci6n es iaSecretarla de Estado de Agricultura (SEA). Dos planes prin-cipales de SEA con componentes de reforestaci6n son el Plan Sierra, preparado por el Departamento de Planificaci6n (SEA1978 y 1979), y el Proyecto Bao, preparado por el Departamentode Tierras y Agua (Tamayo 1980). El Plan Sierra, con sede en San Jos6 de Las Matas, aspira a fomentar el desarrollo y la integraci6n en ]a economia nacional de la regi6n montaflosa que cubre alrededor de 2,000 kil6metros cuadrados en partes de las provincias de Santiago y de SantiagoRodriguez, por medio de mejoras en los sistemas de cultivo y tam-bidn el fomento de mejoras en el manejo de los recursos naturales. El componente forestal del Plan Sierra incluye la cosecha y el manejo de los bosques naturales, asl como tambi~n lareforestaci6n de estos bosques. Se planea empezar con la reforestaci6n, por medio de plantaciones, de 50 hectAreas poraflo, usando especies adecuadas, principalmente Pinus caribaea variedad hondurensis. Las siembras se van a llevar a cabo en tier-ras privadas de poca valar agricola, a trav~s de un sistema de ultpivaa de a, alo alor el fomnta e stablemiento ydecultivo lamadn taungya, el cual fomenta elestablecimiento ycl durante un periodo de tres a cuatr alas, luego del cual que los Arboles tamen posesi6n del lugar. En los suelos de mejarcaldad se es utlizandposestismo iste paroverti rea y se deja d emetascalidad se estA utilizando este mismoa sistema para cnvertir Areas brando primera una cosecha de corto plaza y conuntamente Ar-brolesd e obr leuin osos,de coroaomys cadente uadoleguminasos, haya suficiente sombra, pequelas matitas de caf. bales de s ombra y colacanda mAs adelante, cuandy Se cree que hay 40,000 hecAreas adecuadas para la producci6n de caf. El Plan Sierra tambi6n aspira a desarrollar variedades adaptables de Ar-holes frutales que sean resistentes a enfermedades, y cuyos pro-ducto puedan exportarse (tales como el aguacate), asi como tam-bi~n establecer plantaciones de lefla combustible y clmejaramien-to de Areas de pasturaje. Ha habido muy poca cooperaci6n entre FORESTA eiPlan Sierra, debida ante todo a las debilidades Camo el Plan Sierra habla estada en operaci6n par s61a 18 omoe dla Sierrad a drupo denaseo rs uy diilael es~meses antes de a Ilegada del grupo de asesares, es muy dificil calcular cuAnto 6xito ha tenido en lograr sus objetivos. Es obvio,sin embargo, que el plan ha empezado muy bien. El plan ha en-frentado los problemas mAs serios con mucha valentfa, y estAdesarrollando soluciones locales para resolverlos. En particular, el camp, pra ana araaseurarsusuconfanz campa, para ganar su confianza y para asegurar su caoperaci6n. Plan Sierra estA tratando de trabajary con la genteoopracbn,pobre del bradasEspecisen ex6ticas, tales como A. caribaea, no separques nacionales. Adem~ es posible querecomiendancaribaeaaqulno parasea ser see-s an adaptable como la nativa P. occidentalisa elevaciones de mfis de 800 metros, to que in-cluye ala mayoria del parque. Por ejemplo, estA ayudando a enseflar a las amas de casa c6mo lograr una mejor nutrici6n familiar, est~i exDlicando a las organizaciones de agricultores los beneficios de la agrologlaforestal, y trabajando con las instituciones de pr~stamo para promover la conversi6n a cafetales en los lugares apropriados. No obstante, serA necesario intensificar y expandir estos esfuerzos si se quiere que el Plan Sierra tenga un impacto significativo en la regi6n. Particularmente, el plan va a tener que manejar los suelos secos y pobres que hay en gran parte de la regi6n, los cuales por lo general son tambi(n poco profundos; en algunas Areas serA necesario construir terrazas. Las agencias de asistencia podrianayudar mucho al Plan Sierra, proveyendo una muy necesitada experiencia t~cnica asi como tambi~n incentivos para los campesinospobres ya sea en la forma de dinero en efectivo o de comida. El Plan Sierra ofrece una muy buena oportunidad para que las agencias de ayuda internacional enfrenten el desaflo de ayudar a personas pobres en Areas rurales. El segundo proyecto importante de SEA con un componente de plantaci6n forestal es el Proyecto Bao. Este plan, cuyo centro de operaci6n estA en Janico, es un programa de conservaci6n de suelos y agua, que tiene como prop6sito la protecci6n de las represas de Tavera-Bao. GeogrAficamente, el plan se concentra en los 864 kil6metros cuadrados de la cuenca del Bao, la cual incluyelos rlos Bao, Jagua y Janico. Cerca de 9,000 hectAreas de esta Area son tierras pfiblicas con pendientes de mAs de 4070, las cuales actualmente se encuentran ocupadas por pequefnos agricultores, yaproximadamente otras 5,000 hecAreas se encuentran dentro del Parque Nacional Bermudez. Casi todo el resto de las tierras se encuentra en manos privadas. El componente forestal del Proyecto Bao aspira a cambiar elsistema de cultivo, de cosechas estacionales a tipos mAs permanentes, tales coma Arbales, a trav~s dcl sistema taungya; tambin aspira a reducir a cantidad de fuegos forestales. b spia ae ntiad de fuo o reteEspecificamente se propane sembrar par aflo aproximadamente 1.6 millones de Arboles frutales y forestales (alrededor de 1,000hectAreas) fuera del parque, y otros 1.6 millones de Arboles de P. occidentalis y posiblemente P. caribaea dentro del parque. Aunque FORESTA ha estado cooperando con el Proyecto Bao, lasde reforestaci6n del Proyecto Bao pLrecen poco realistas.Ninguna organizaci6n en el pals ha podido siq iera sembrar 2,000 hectAreas por anto, y en vista de los problemas de tenencia de tierras en la cuenca del Bao, y ]a necesidad de ayuda t~cnica e incentivos, el Proyecto Bao con seguridad no va a poder lograr sus metas en un futuro cercano. No habla datos disponibles sobre.la cantidad de tierras que han sido reforestadas hasta la fecha, pcro debe recardarse que el prayecta s6la tiene dos aflas -un tiempa muy corto cuando se habla de plantaciones forestales. El Proyecto Baa de-xser considerada coma un buen candidato para ayuda t~cnica y financiera, bilateral y multilateral, debido a la necesidad de proteger las cuencas de Tavera-Bao, pero si se quiere mejorarlas condiciones de los pobres en las Areas rurales, esto podria lograrse mAs rApidamente respaldando al Plan Sierra.La Corporaci6n Alcoa. Aunque por falta de tiempo no se hanpodido visitar las operaciones mineras para la extracci6n de bauxita de la Corporaci6n Alcoa, se ha obtenido la siguiente infor maci6n por medio de una entrevista con un representante de a compaila. Alcoa camenz6 a establecer plantaciones forestales en 1973, co a cme eabl cerla ntacinesfo ra en a973,can cl deseo de rehabilitar las tierras ya minadas y para dejar a los habitantes locales un producto 6itil. El Area que se ha sembrado es pequeila, pero la cantidad que se siembra al afto estA aumentan do. En 1980 cerca de 12 hectAreas fucron reforestadas, mientras que otras 30 fueron preparadas para ser sembradas en el futuro. Las especies principalmente utilizadasarizonica (dos variedades), son almendros, CupressusEucalyptus globus, E. citriodora y Froximus alba. Se han probado tambi~n unas cuantas variedadesde Arboles frutales norteamericanos -pero casi todos se 26

PAGE 36

estropearon debido a los extremos climAticos que varian de caliente y seco durante el dia a temperaturas casi heladas durante la noche. Hay dos empleados t~cnicos que se rledican s6lo a lareforestaci6n. Es obvio que Alcoa va en buen camino, pero fue imposible visitar el Area para hacer la evaluaci6n de sus logros.Falconbridge Dominicana. Falconbridge es una firma extractora de ferro-niquel, que opera con una concesi6n del gobierno de aproximadamente 10,000 hectAreas cerca de Bonao. En 1971, ba-jo su propia iniciativa y con el consejo tdcnico de FAO, Falcon-bridge empez6 a sembrar en Areas despojadas que no iban a ser minadas. MAs adelante las operaciones de siembra fueron expan-didas para incluir las Areas donde se habia minado; consecuentemente se afiadi6 a la concesi6n una clAusula estipulando ia rehabilitaci6n de las tierras minadas. La compaflia tambidn tiene un perraiso del gobierno para extraer madera Je los bosquesnaturales de pinos que est~n en las Areas dor.de van a Ilevarse a cabo extracciones mineras a cielo abierto. Los troncos son cor-tados en dos pequeflos aserraderos de FORESTA, y la madera se usa ev proyectos gubernamentales para vivienda a poco costo. Falconbridge alega haber plantado alrededor de 1,000 hectAreas desde 1971 a 1980, pero este cdlculo es pwubablemente un pocoalto. En el presente, s61o se estA sembrawo en las Areas donde se ha minado, y la cantidad ha sido reducida a alrededor de 24 hectAreas por ailo. Aproximadamente un 70-7507o de las planta-ciones son de Pinus caribaea variedad hondurensis con semillas traidas mAs que nada de Belize; casi todo cl resto de las planta-ciones es de P. Occidentalis. Falconbridge parece tener una excelente operaci6n forestal. Su divisi6n forestal incluye cinco secciones, 1) administracitn yplanificaci6n, 2) ciencia forestal, 3) reclamo y rehabilitaci6n de Areas minadas, 4) servicios tdcnicos y 5) cosechas de madera; man-tiene los servicios de 56 empleados. A pesar de que la compaflia no tiene ning~n ingeniero forestal con entrenamiento universitario, el personal trcnico entrevistado por el grupo a cargo de este perfil, estaba muy bien preparado y ha desarrollado muybuenas t6cnicas para rehabilitar Areas minadas. Falconbridge merce ser felicitada por su triunfo en la rehabilitaci6n de Areas de1spojadas por las operaciones de extracci6n, de nianera que estas Areas pueden volver a ser productivas y est6ticamente placenteras.Gulfy Western. No se han hecho contactos con esta gran produc-tora de azficar en la parte sur y sudeste del pals, sobre sus intereses en la reforestacin. Sin embargo, se sabe que esta firma re-cientemente estableci6 unas pequesas plantaciones de Swientenia inmahogoni cerca de la Romana. Rosario Dominicaa.Rosario se dedica alas operaciones para la extraccin de oro al noreste de Bonao, que comenz6 en 1974 con una concesi6n de 758 hectAreas dadas por el gobierno. Desde oc-tuna coes~ 7 gobierno. tubre dearboles Al igual que las otras compafiias, Rosario empez6 proyectos de reforestaci6n por iniciativa propia, antes de que se le afladiera a la concesi6n una clAusula sobre reforestaci6n. Se empez6 a sembrar en 1973 y para wzediados de 1980 se hablan cubierto apro:;imadamente 175 hectAreas. Alrededor del 9206de los Arboles en las Areas sembradas son pinos, sobre todo Pinus cribaca, de Honduras; el resto son eucaliptos y caobos (Swietenia mahogan). El objetivo es el de reforestar y disminuir la erosi6n en las Areas despojadas de vegetaci6n donde no se planea excavar. 19de 58la ectra dap s dor cit a] sdoc-bras, Es posible que en unos cuantos aflos se logre sembrar en todas las tierras de este tipo, luego de lo cual se finalizaria el establecimiento de plan-taciones. El proceso quimico de extracci6n usado por la operaci6n Rosario no permite que se siembre en las Areas donde se ha minado. Rosario mantiene a dos t~cnicos y a 26 trabajadoresempleados en las actividades de reforestaci6n y mejora del terreno en el Area de la concesi6n. Un aspecto interesante de la operaci6nRosario es que el 5% de las ganancias netas van a ser conducidas a un fondo forestal del gobierno para financiar proyectos de reforestaci6n, asi come. tambi~n otros proyectos relacionados con el desarrollo de recursos forestales. Ayuda exterior a los proyectos de planttaiones forestales FAO/PDNU. La Organizaci6n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimientaci6n (FAO) y el Fondo Especial de las Nactiones Unidas, ahora liamado el Programam de Desar'ollo de las Naciones Unidas (PDNU), fueron las primeras entidades que proveyeron ayuda exterior a la Republica Dominicana para los proyectos de reforestaci6n. Los problcmas de reforestac;6n eran,sin embargo, s6lo un componente de un proyecto mucho mayor(descrito en el capitulo que trata sobre el anflisis institucional de FORESTA), el cual se llev6 a cabo desde 1968 hasta 1972 por la FAO y el PDNU conjuntamente con FORESTA. Con este proyecto se iniciaron en gran parte los trabajos de reforestaci6n en Manabao, cerca de Jarabacoa. Tambi6n se prepar6 un plan paraextender los trabajos de reforestaci6n a otras partes del pals, pero con excepci6n de 'o que se ha logrado en la regi6n de Jarabacoa, a FORESTA le ha sido imposible seguir el plan.BID. FORESTA recibi6 una segunda ayuda para su pzoprama de reforestaci6n en 1977, cuando se comenz6 un proyecto de tres aflos para la conservaci6n de suelos en la cuenca del Rio Yaquedel Norte, para proteger la represa y el embalse de Tavera. El presupuesto total del proyecto era de 2.74 millones de d6ares, de los cuales 1.22 millones fueron recibidos en un pr~stamo de largoplazo, al 4% de interds otorgado por el Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID). Los objetivos originales eran de: 1) reforestar 2,500 hectreas de tierras piblicas con pendientes de mAs de 40%, 2) construir terrazas y otras obras similares para ]a conservaci6n de suelos en 1,500 hectAreas de tierra en los aLededores de la represa de Tavera, 3) construir 822 represas de ret~n para controlar corrientes, 4) proveer consulta y entrenamiento tcnicos, y 5) construir la infraestructura requerida (mAs que rada oficinas).Mirando hacia atrAs, es caro qLue los planes eran sobremprendedores y que, debido a demoras en la ejecuci6n del proyecto, los severos daflos causados en los caminos y las cuencas hidrol6gicas por los huracanes David y Federico en 1979, y ]a inhabilidad para identificar tierras piblicas disponibles para las siembras, el proyecto no pudo lograr sus objetivos. Por ejemplo,al final de 1979, s61o un 10% de las metas de reforestaci6n serepresas ret~n (FORESTAhabiande ogrado,las un 16%de se hablan edificado17%7 de las terrazas se habian construido y un 190). Ls ros e reon un erte pada Se pidi61980). Los otros objetivos corrieron una suerte parecida. Se pidi6una extensi6n, que rue concedida, para continuar con una modificaci6n del proyecto hasta 1981; el componente forestal de esta modificaci6n fue reducido a 625 hectAreas. La posibilidad d. que se logre esta nueva meta dependerA de cuAn exitoso sea el proyecto en: 1) encontrar tierras pfblicas disponibles para las siem2) convencer a los dueflos de tierras privadas que deben scmy emprender obras para la conservaci de suelos, y 3) conseguir suficiente personal con entrenamiento t scnico. Evaluaci6n tkcnica de las plantaciones forestales Por falta de tiempo, no fue posible conducir un estudio profun do de las planiaciones forestales a travs del pals. El siguienteevalo superficial estA basado en uns cortas visitas a Manabao (Fig. IV-la). y Loma de a Sal, cerca de Jarabacoa, y a Falconbridge y Rosario. Especies Las dos especies sembradas mAs com6nmente son el nativo Pinus occidentalis y el introducido P. caribaea variedad hondurensis. Ambas especies son utilizadas con el doble prop6sito de estabilizar las cuencas hidrol6gicas y producir madera. En Areas de buen crecimiento, estas especies son muy adecuadas nara estos usos. Estas dos especies pueden tolerar bajos niveles de nutrientes y la competencia de hierbas y arbustos, mejor que la mayorla de 27

PAGE 37

Figura IV-Ia. Reforestaci6n en Manobao con Pinus occidentalis (lafaja obscurauniforme que se extiende desde abajoa Ia derechasobre la cor-dillera, a trovvts del valle superiory haciaabajo sobrelas laderasizquier-dos). Esta es Ia pla.itaci6nforestal rdsgrande del pals y fue establecida por FORESTA. (Fot adrea, Gary Hartshorn.) las especies de hojas anchas; sus pinches se entrelazan en el suelo produciendo un petate que protege las Areas expuestas. Tambi6n tienen una corteza gruesa que los protege de fuegos no muy inten-sos que ocurran a niveles bajos, una vez que hayan alcanzado cierta madurez. AdemAs, Ia madera que producen es adecuada para una variedad de usos. Aunque no se han empezado a estudiar estas especies en los lugares donde se han sembrado, y no se tienen a disposici6n datos comparativos d las plantaciones existentes, parece que P. oc-cidentalisofrece mis resistencia al viento y se halla mejor a eleva-ciones de mAs de 800 metros, mientras que el P. caribaease halla mejor en las Areas bajas. Las siembras podrlan continuar con estas dos especies en Areas selectas, por lo menos en Ia Cordillera Central. Otras especies que existen en pequeflas parcelas, como siembras a los costados de los caminos o bajo prueba, son Swientenai mahogoni y Leucaena leucocephala, las cuales se dan naturalmente en el pals, asi como tambi6n Cassia siamea y varios eucaliptos, especialmente Eucalyptus robusta. Las especies que deben ser consideradas para pruebas mAs ex-tensas o iniciales son: Pinusoocarapa, Eucalyptuscamaldulensis, E. tereticornis, Leucaena leucocephala y posiblemente algunas Prosopisy Acacia. La especie de rApido crecimiento P. oocarpa merece ser introducida como urna posible alternativa a P. occiden-talis, especialmente a elevaciones de mAs de 800 metros, mientras que las especies de eucaliptos, leucaena y matorrales secos deben ser probadas como posibles Arboles para las plantaciones de madera combustible. AdemAs de su posible uso en Ia p:ducci6n de lefla, leucaena podria desempefiar un papel mds amplio en los programas agroforestales, especialmente en las Areas con suelos moderadamente f~rtiles, hfimedos y de poca acidez. Leucaena tiene varias caracteristicas, por ejemplo, que Ia hacen un versAtil y potencialmente valioso componente en los programas agroforestales: se propaga fAcilmente por medio de semillas o estacas, crece rApidamente, fija nitr6geno, se desempefla bien cuando se siembra o cultiva con otras especies, es efectiva en el contro! de Ia erosibn, y su madera es m6til para hacer lefla y carb6n, y sus hojas son adecmadas para forraje. Sin embargo, se reco-mienda cautela para no percibir a leucaena como una panacea o como una supuesta especie "milagrosa"; mAs bien deberA ser sometida a pruebas de una mar.era cientifica y racional, en lugares disponibles y para los usos necesarios, al igual que otras especies prometedoras. Recientemente se ha comcnzado a trabajar con leucaena, pero este esfuerzo debe ser expandido. Fuentes de semillAs Muy poco, ateoci6n se ha prestado a las fuentes de semillas, debido pri, ordialmente al limitado alcance del programa de plantaciones en ]a Repfiblica Dominicana. En el caso de P. occidentalis, Ia mayorla de las semillas son obtenidas de sectores naturales cerca del Area donde se esta sembrando. Este procedimiento es recomendable siempre y cuando se escojan arboles progenitores de buen fenotipo en varias parcelas diferentes. No se han establecido Areas para Ia producci6n de semillas. La mayoria de las semillas de P. caribaea variedad hondurensisque se han utilizado han sido importadas de Honduras y Belize, pero no se han hecho pruebas de origen. A excepci6n de una pequetfa prueba reci~n comenzada en un cultivo de Leucaena leucocephalacerca de Azua, y de una prueba de progenie de 12 cruzamientos controlados, cada uno de Eucalyptus robusta y E. grandis hechos en Florida por Falconbridge, no se estAn Ilevando a cabo estudios sobre fuentes de semillas. MAs estudios de este tipo deben ser iniciados con las especies prometedoras, ya scan nativas o introducidas, si se quieren obtener 6xitos con Ia expansi6n de siembras para controlar Ia erosi6n, prodicir madera combustible o productos industriales. Semilleros Los semilleros para Arboles que hay en el pals son pequefios, se encuentran mal equipados y requieren trabajo intensivo, pero aparentemente Ia mayorla produce cepas de calidad aceptable; sin embargo, hay mucha cabida para mejoras en eficiencia de operaci6n asi como tambi~n en el vigor de las plantas producidas. El mltodo utilizado mAs comfinmente es e de sembrar semillas de pino en un lecho de germinaci6n y transplantar a las recidn emergidas plantitas, antes de que hayan perdido Ia cubierta de de las semillas, a bolsas de polietileno lienadas de tierra. Este pro cedimiento es aceptable. En algunos semilleros, sin embargo, como en los del Plan Sierra en San Jos6 de Las Matas, aparentemente se pospone el transplante hasta que se formen nuevas agujas, y Ia falta de cuidado al colocar estos sistemas de raices de mayor tamafio en Ia bolsa ha causado deformaciones en las raices. Algunos de estos semilleros tambi~n han tenido el problema de una insuficiente inoculaci6n micorriza para el crecimiento adecuado de las plantitas de pino. Esto puede resolverse mezclando el mantillo y Ia paja de pino proveniente de un bosque natural de pinos, en Ia tierra usada en los lechos de germinaci6n. Otros semilleros que fueron visitados aparentemente obtienen una adecuada inoculaci6n micorriza proveniente de esporas fungales de los bosques de pinos en los alrededores. Sembrado y culdado La mayorla de Ia reforestacifn hecha por el gobierno se ha Ilevado a cabo en lugares empinados, que han sido talados pero que afin tienen algo de vegetaci6n. Como el objetivo principal es controlar ]a erosi6n, estos lugares no reciben una preparaci6n intensiva antes de ser sembrados. Por lo general, se despeja Ia maleza en una faja siguiendo el contorno y se preparan hoyos para colocr las pequeflas plantas. Durante los primeros aflos del programa de siembra, se dejaba un espacio de 2 por 2 metros entre los Arboles sembrados; este intervalo ha sido incrementado a 2.5 por 2.5 metros. Durante los primeros aftos despuds de Ia siembra, se escarda ocasionalmente Ia maleza si es necesario para liberar a las plantitas de Ia competencia de palntas mAs altas, pero por lo general los pequeflos pinos logran crecer a travs de Ia hier ba y pequeflos arbustos. La omisi6n de escardos con seguridad resulta en una reducci6n del crecimiento, pero esto es aceptable, considerando ]a justificable preocupaci6n sobre Ia erosi6n y Ia necesidad de minimizar este problema. En Falconbridge y en Alcoa, las Areas donde se ha minado son preparadas muy intensamente para ser rehabilitadas. Antes de 28

PAGE 38

minar se raspa el mantillo del suelo, el cual se amontona y se guar-da para mAs adelante. Luego de que se han extraldo los minerales, se le da forma al Area, se construyen terrazas y se vuelve a poner el mantillo. En Falconbridge se edifican terrazas de 2 a 2.5 metros de ancho y con 3 a 7 metros de separaci6n, de acuerdo con Ia pen-diente. Despu~s se siembra una cubierta de yerba, la estrella africana, y luego siguen los pinos a distancias de 2 por 2 metros. La corporaci6n Alcoa Siembra yerba Bermuda, y prefiere una distancia entre los Arboles de 5 por 5 metros. Ambas compafflas usan un poco de abono; Alcoa tambi~n esparce abono y rocia agua con un cami6n tanque. El secreto del 6xito de estas opera-ciones es que se guarda y vuelve a usar el mantillo del suelo, se le da forma al Area y se construyen terrazas, lo cual reduce el aflujo de agua, y se establece rApidamente una buena cubierta de plan-tas. Despuds que se han establecido los arbolitos, por lo general no se les da mucho cuidado, pero en Loma de La Sal los estudiantes han podado los pequeflos Arboles, a manera de experimento. Ahora se estA pensando en entresacar Arboles para reducir Iadensidad en algunas Areas y obtener mejor crecimiento. Esto puede hacerse muy sensatamente sin aumentar significativamente el riesgo de erosi6n. Crecimlento y rendimlento No existe informaci6n disponiblc sobre el crecimiento y el ren-dimiento de las plantaciones, pero aparentemente se han iniciado unos cuantos estudios con la asistencia de los estudiantes de Ia escuela de ciencia forestal en Jarabacoa. Los estudios de este tipo deben ser aumentados. No hay informac-6n sobre Ia extensi6n de las rotaciones. La necesidad de plantaciones forestales La necesidad primordial de plantaciones forestales en la Repiblica Dominicana es la de crear un medio a trav~s del cual se pueda reducir Ia acelerada erosi6n causada por el agua. Las plan-taciones son tambi~n percibidas como fuentes de lefia y en menor grado, de futuros productos industriales madereros. Control de In erosi6n La erosi6n de los suelos ha alcanzado niveles serios en la mayoria de las cuencas visitadas por el grupo de este perfil, y a menos que no se controle con urgencia, los suelos en que se pro-duce mucha de la comida del pals van a perderse y las represas, tan importantes como fuentes de agua para riego y energla hidroel&trica van a atascarse con sedimentos. Pero controlar la acelerada erosi6n de los suelos no es muy simple, especialmente en tierras que ya han sido degradadas, las cuales son de propiedad dudosa, pero que sin embargo en muchas ocasiones estAn bajo uso intensivo. El control efectivo de la erosion requiere un esfuer-zo concertado de largo plazo que debe ser comenzado in-mediatamente -antes de que sea muy tarde. T&nicamente, Ia erosi6n puede reducirse cubriendo la super-ficie del suelo, para asi protegerlo de las gotas de lluvia y romper el aflujo de agua sobre Ia tierra. A menudo una cubierta de vegetaci6n es suficiente, pero en Areas donde la erosion es severa, se necesitan tambi~n medidas mecAnicas. En una cuenca dada el control total de Ia erosi6n puede lograrse mejor a trav~s de un programa de manejo de la tierra integrado, que incluya el manejo de Areas forestales y de pasturaje, proyectos de reforestacitn, medidas para controlar badenes, mejoras en Ia construccitn y mantenimiento de caminos, mejoras en los m~todos de cultivo, y en algunos casos Ia construccitn de terrazas y el cambio de cosechas de corto plazo por tipos mAs permanentes. La reforestacitn en el sentido tradicional de establecer planta-ciones con poco espacio entre los Arboles, y Ia siembra de Arboles como un componente de la agrologfa forestal desempeflan papeles importantes en Ia rehabilitaci6n de tierras desgastadas en Ia Repfiblica Dominicana. En las tierras despobladas, que sin duda est~n bajo el control y ]a vigilancia del gobierno, Ia reforestaci6n puede seguir casi de inmediato si se tienen a la disposici6n el personal y los fondos necesarios. Lo i!nico oue se necesita es Ia informaci6n catastral para localizar y demarcar las tierras, y una visita de inspecci6n a las Areas para determinar si an queda suficiente tierra para el adecuado crecimiento y soporte de Arboles. Aunque por lo general se necesita un minimo de alrededor de dos metros de tierra para la producc;mn de madera, se pueden Ilevar a cabo siembras de Arboles parr controlar Ia erosi6n en suelos mAs Ilanos, siempre y cuarido se acepte una reducci6n en el crecimiento, y las raices puedan anclarse en los suelos friables de mAs profundidad. Sin embargo, en los lugares donde queda poca tierra y el terreno es empinado es posible que sea mAs efectivo manejar el Area para pasturaje u otros tipos de vegetaci6n baja. Muchas de las elevadas Areas colectoras de las cuencas en Ia Cordillera Central podrian ser reforestadas con pinos, utilizando Ia tecnologia existente, si se asegura Ia tenencia de las tierras y si primero se hace una visita de inspeccibn a las Areas para evalaar los suelos. En las tierras privadas no industriales y en las que se disputa Ia tenenrcia, la reforestacitn tradicional de siembras poco espaciadas en grandes pedazos de terreno es poco prometedora. Aunque t~cnicamente, las plantaciones serian muy efectivas en la reducci6n de erosi6n en muchas de estas tierras, seria casi imposible convencer a los duefios y a los que las usan que las siembren, especialmente con pinos, hasta que se les pueda demostrar que el cultivo de Arboles es una inversion superior a la agricultura o pasturaje. En el presente no existen datos en Ia Reptiblica Dominicana para sostener este argumento. La obtenci6n de esta informaci,5n debe ser una prioridad en el diseflo de las investiga ciones. Mientras tanto, Ia siembra de especies de Arboles de uso mfilti pie en pequeflas propiedades cnmo componentes del manejo integrado de tierra, o de Ia agrologia forestal, podria desempeflar un papel importante en Ia reducci6n de erosi6n y el aumento de ingresos a los habitantes de Areas rurales. Especies como Leucaena leucocephala, Arboles de frutas y nueces, y otras especies versAtiles deben ser fomentadas para que se siembren junto con cosechas agricolas, a Io largo de los limites de propiedad, terrazas, badenes, y dos. En algunas Areas, Ia conversi6n a cosechas semipermanentes de Arboles a trav6s del sistema taungya podria ser posible, tal como se estA haciendo con el Plan Sierra. Lo importante es que los Arboles no se consideren como Ia inica soluci6n, sino como una parte de un programa de manejo de tierras mAs extensivo, el cual incluye obras para el control de Ia erosi6n, manejo de Areas de pasturaje y uso de mejores tcnicas agricolas. Ain entonces, sin embargo, ]a implementaci6n de un programa integrado requerirA ia educaci6n del pfiblico, extensi6n, demostraci6n y, sobre todo, incentivos monetarios (y/o ayuda a trav~s de Ia provisi6n de alimentos) a los dueftos de tierras. AdemAs del Plan Sierra, se necesitan con urgencia otros proyectos de este tipo en la mayoria de las Areas colectoras localizadas sobre represas importantes en la Cordillera Central. Madera combustible Hay una grande y creciente demanda de madera combustible en Ia Repiblica Dominicana, ya sea en Ia forma de lefla o de carb6n. En 1970, Ia FAO (1971) calcul6 que el consumo anual por persona es aproximadamente de 0.45 metros cibicos, o alrededor de 1,840,000 m3 en el pals entero, Io cual representa un 87% del consumo total de madera en troncos. Con un porcentaje anual de crecimiento de poblaci6n de tin 3%, es posible que el consuino anual de madera combustible haya alcanzado 2,470,000 m3 para 1980. Aunque no existen datos disponibles, gran parte de esta deman29

PAGE 39

da es aparentemente sati~fecha por los bosques secos de matorrales, siendo el resto proporcionado por bosques de Areas elevadas que son talados ilegalmente por agricultores n6mades,duefios de tierras privadas o transgresores. No se sabe por cudntotiempo los bosques pueden seguir satisfaciendo la demanda demadera combustible, peio lo que si es seguro es que mientras sesigan aclarando Areas para agricultura a riego, y a medida que ]a escasez de tierra empuje a los agricultores n6madas desde lashimedas y elevadas Areas montailosas hacia tierras mAs bajas ysecas (dos cosas que ya estAn ocurriendo), las presiones sobre losbosques naturales van a aumentar. En varios otros palsestropicales la demanda de madera combustible ha conducido a latala incontrolable de bosques y al casi total despojo de las Areasforestales, lo cual a su vez ha resultado en la rApida erosi6n de los suelos, y en algunos casos en la desertificaci6n y en extremas penas para los habitantes rurales. Asegurarse de que esto no ocurra en ]a Repiblica Dominicana debe ser una prioridad prin cipal para el gobierno.Entre las alternativas para reducir la tala abusiva de bosques para obtener madera combustible, pueden mejorarse el manejo yla utilizaci6n de recursos forestales naturales y establecerse plan-taciones de especies de rApido ciecimiento y alto valor calorifico.Debidc a que tienen una productividad mayor que los bosquesnaturales, se piensa que las plantaciones van aser en el futuro una importante fuente de madera combustible en la Repfiblica Dominicana. Se calcula, por ejemplo, que 13,000 hectAreas deplantaciones podrian abastecer toda la demanda nacional demadera combustible. En el momento se estAn haciendo planespara Ilevar a cabo pruebas de ciertas especies, y desarrollar tcnicas para el establecimiento y manejo de plantaciones, peros6lo unos cuantos pequefhos estudios se han emprendido hasta lafecha. Estos estudios deben ser intensificados y expandidos de in-mediato, en el cibao y en el suroeste, para que asi se obtengandatos e informaci6n sobre las Areas en las que se pueda basar una decisi6n concerniente a las plantaciones de madera combustible a gran escala en el futuro. Productos industriales de madera La Repablica Dominicana es importadora neta de cerca de 30millones de d6lares al afto de productos hechos a base de madera. Mucha de esta demanda podria ser satisfecha por los bosquesnaturales existentes, si 6stos se manejaran prudentemente (Fig.IV-lb). La politica corriente, sin embargo, es la de preservar estosbosques. En t-l futuro las plantaciones podrian proporcionar im-portantes cantidades de madera industrial, si se piisieran adisposici6n las Areas adecuadas para la silvicultura intensiva. El establecimiento de plantaciones industriales permitiria que seredujeran los costos de importaci6n y afin podrian mantenersegrandes tramos de bosques naturales protegidos en parques.Nuevamente, se necesitan estudios de especies, Areas, manejo deplantaciones y lucratividad, si se quiere que las plantaciones in-dustriales tengan una buena base t6cnica. Obstficulos al progreso Insuficlencia de Ingenieros Forestales con entranamiento profeslonal En la Repfiblica Dominicana hay una escasez de ingenierosforestales con entrenamiento universitario. Tambi~n hay unnimero limitado de t6cnicos, pero es muy posible que lasnecesidades inmediatas puedan satisfacerse con la reci~n reabiertaescuela en Jarabacoa y el entrenamiento de 3 aflos ofrecido por laescuela de Siguatepeque, en Honduras, la cual ahora estA en-trenando a t6cnicos forestales dominicanos. En el presente, s6lo hay ocho profesionales forestales, de los cuales s6lo uno trabajapara FORESTA. La falta de personal adecuadamente entrenado Figtira IV-lb. Bosque diepino may Iutinedo subtropical cerca de LaVega. Es'te es -/ tram(o tdsgrande de pinov en nianosprivadas, as( cono tanibi~n el tinico bosque de pinos extenso que atin queda en las tierrasbajas. Este bosque tiene un potencial excelente para la silvicultura de produccidn, pero el cieire de los aserradenes vla prohibichlon t' la tala de drloles en 1967 ha desalentado Ia esfuerzos privadosde silvicultura. (Fotoa,'rea, Gar, tlarts-horn.) es la principal razbn por la cual hay tan poca informaci6nestadistica disponible sobre plantaciones o la productividad deespecies. Esto tambi6n explica por qu6 n.) se Ilevan a cabo investigaciones coordinadas sobre las relaciones entre especies ylocal, fuentes de semillas, rendimiento, m~todos usados en semilleros y plantaciones, la lucratividad de sembrar Arboles paracosecha, o sobre cuAn adecuados son las diferentes especies parael control de la erosihn, producci6n de madera combustible o como componentes de proyectos agroforestales. La falta de personal profesional tambi~n es en parte responsable por larealizaci6n de s6lo un 10076 de las metas de reforestaci6n deFORESTA. Sin duda, esta escasez tambi~n es en parte culpable dela aparente falta de cooperacihn entre FORESTA y otras agenciasgubernamentales en la soluci6n de problemas forestales -enmuchas ocasiones FORESTA no estA capacitada para compartir a sus expertos. A menos que se haga algo pronto para mejorar lashabilidades profesionales del personal a cargo de proyectosforcsiales, puede t:i.crarse may POLO progreso en las importanespiioridades de reforestaci6n mencionadas en la secci6n anterior. Tenencia y Control de Tierras La dificultad de determinar la tenencia de tierras y el problemade proveer una adecuada vigilancia y protecci6n en las tierraspiblicas son dos obvios y relacionados obstAculos la areforestaci6n. Aunque estrictamente hablando FORESTA tiene el poder de definir y manejar todas las tierras con bosques, ya scanpfiblicas o privadas, los programas gubernamentales dereforestaci6n se han Ilevado acabo shlo en tierras que sin duda estAn bajo el control del gobierno. Muy pocas tierras pfxblicasquedan en los alrededores de Manabao y Loma de La Sal y en otros lugares no se sabe con seguridad d6nde estAn localizadas, con la excepci6n de las tierras en algunos parqtes nacionales, las cuales estAn en gran parte cubiertas de bosques. Muchas de las supuestamente Ilamadas tierras pfiblicas en la prActica estAn siendo convertidas en cultivos agricolas o pasturaje por agricultoresn6madas. Es muy necesario que se definan los limites de las tierras pfiblicas en el pais y se decida cuAles tierras pueden serrealisticamente controladas. Empezando con las Areas de mayorprioridad, deben hacerse mapas de estas tierras, asi como tambi~ndemarcaciones fisicas sobre los litnites y mantenerlas bajo vigilan30

PAGE 40

cia. A menos que se haga esto, el verdadero alcance y potencial de ia reforestaci6n no podrd ser apreciado. LeyesLaes lEl Las leyes forestales tambi n han creado ciertos obstlculos paraIa reforestaci6n. Aunque ci cierre de todos los aserraderosdimner privados y las restricciones que se pusieron a la tala de ai, olesprivdosy laqeretricionssepusero a I taa de~~lesaixn fueron la salvaci6n de los bosques existentes, estas acciones tam-bi~n han actuado como factores disuasivos a la reforestaci6n.L6gicamente, de otros inentvos lo teratnietesa f'altaL~giameteadeotrsIalt incentivos, los terratenientes ci6n de los bosques del pals, condujo a que se pasara la Ley NO 206 (1967), la cual transfiri6 FORESTA de SEA a las fuerzas armadas y la policla nacional, con una linea directa a la presidencia. envolvimiento directo de las fuerzas armadas y la policia nacional en la administraci6n de las leyes forestales caus6 que sepdaetecabsalobsqs.Llesehzdisminuyera r~pidametite el abuso a los bosques. La ley se hizo m~s estricta en 1969 con Ia adopci6n del Decreto N0 3777, el al esic6 e FOE9 nopoia drg erio para crar es salv e cao poia ytones sslo concortar Arboles, salvo en casos excepcionalc ., y entonces s6o conel consentimiento del presidente. La Ley 206 junto con el Decreto eanpoproiado os interaosente seba Arolescnundo per-prohibido cosecharlos. Te6ricamente, se pueden conseguir per-misos para cortar arboles a trav6s de FORESTA, pero en la prAc-tica muy pocos han sido otorgados. Si se quiere fomentar el manejo adecuado de los bosques en tierras privadas y la siembra de Arboles en pequeflas propiedades, FORESTA va a tener que empezar a otorgar permisos para talar, por lo menos a los pro-pietarios que est6n dispuestos a aceptar que el gobierno supervise las operaciones. Falta de Conciencia Forestal Uno de los males comtnmente encontrados en muchos de los servicios forestales con poca experiencia es la falta de conciencia de conservaci6n. En la Repfiblica Dominicana, los bosques naturales eran considerados como recursos para ser explotados y convertidos en tierras agricolas y de pasturaje. Los Arboles en los bosques nunca fueron percibidos Lomo una posible cosecha, y su papel en el manejo de las tierras rurales nunca fue apreciado. Este punto de vista afin se mantiene hoy en dia. FORESTA y las otras agencias gubernamentales van a tener que fomentar una 6tica de conservaci6n entie los habitantes, especialmente en los de las Areas rurales, si se quiere tener 6xito en la promoci6n de un mane-jo integrado de tierras, el cual incluya la siembra de Arboles. Esto no seria nada fdcil, pero se puede comenzar a trav6s del sistema educativo, los medios de comunicaci6n. y estableciendo Areas de demostraci6n, asi como tambi~n reforzando los programas de ex-tensi6n. Anfilisis Institucional de la Direcci6n General Forestal El periodo Formatlvo y la Base Legal La Direcci6n General Forestal, tambi~n Ilamada la Direcci6n General de Foresta, pero mAs comtznmente conocida como FORESTA es la organizaci6n principal encargada de proteger y manejar las Areas forestales nacionales. FORESTA Cue creada en 1962 como parte subordinada de la Secretaria de Estado de Agricultura, al pasarse la Ley n' 5856. Esta ley, de acuerdo con enmiendas posteriores, confia a FORESTA la conservaci6n, restauraci6n, desarrollo y utilizaci6n de la vegetaci6n forestal asi como el transporte y comercio de los productos forestales. Tam-bin hace a FORESTA responsable de la administraci6n central del previamente creado servicio nacional forestal y del desarrollo e integraci6n de las industrias forestales. La ley se aplica a todas las tierras forestales, ya sean piblicas o privadas, y le da autoridad a FORESTA de definir las tierras forestales y de dictar las medidas convenientes para ]a conservaci6n y reforestaci6n de estas tierras. Un aspecto importante de la Ley 5956 esta contenido en el Articulo 87, el cual prohibe que se corte cualquier Arbol forestal o frutal sin obtener un permiso de SEA. Desafortunadamente, FORESTA no tenla los recursos para im-plantar esta ley adecuadamente, y durante los ailos de turbulen-cia, despu~s de la muerte de Trujillo en 1961, los bosques desaparecieron a una velocidad alarmante debido a la tala no con-trolada, la conversi6n a la agricultura y a los fuegos. Se dice, por ejemplo, que el n~imero de aserraderos aument6 de cerca de 65 en 1961 a 172 en 1967. La preocupaci6n sobre esta acelerada destruc-privados estan poco interesados en sembrar Arboles cuando estAelcnntmnodl rset.Laey26jtoonlDceo3777 hicieron efectivo el cierre de todos los aserraderos privados ydetuvieron Ia tala de arboles, excepto para Ia recuperaci6n de madera en arholes muertos o en aqupllos que era necesario quitar para Ilevar a cabo operaciones mineras o trabajos de obras piblicas. Estructurm de la Organizacibn FORESTA estA encabezada por un director general que Ileva el rango de brigadier general en las fuerzas armadas y que responde directamente al presidente. El personal del general y un capitAn que estd encargado de la escuela t6cnica en Jarabacoa tambi6n estAn envueltos en la administraci6n de FORESTA, pero el resto del personal estA compuesto de civiles. Estructuralmente, la organizaci6n de FORESTA se encuentra en un periodo de cambios y es dificil obtener informaci6n especifica sobre los deberes y responsabilidades de algunas oficinas. El (inico esquena de la organizaci6n que fue posible obtener, muestra dos divisiones principales, una tdcnica y la otra administrativa, cada una de las cuales responde directamente a la oficina del director general. Cada divisi6n a su vez esta compuesta de varias secciones, algunas de las cuales ya no estAn operando, tal como la secci6n de inventarios forestales. Recientemente se ha establecido nominalmente una tercera divisi6n cuyas respon sabilidades no son muy claras, pero que aparentemente tienen que ver con el Area de la evaluaci6n de proyectos. Aunque no habian detalles a la disposici6n, parece que hay unos planes de reorganizaci6n pendientes, los cuales pondrian a la mayoria de las operaciones diarias de FORESTA bajo el mando de un ingenieroforestal profesional, el cual a su vez responderia al director general. A nivel regional, FORESTA tiene ocho distritos y 24 subdistritos. En cada distrito hay un funcionario encargado (civil), el cual responde a la oficina central en Santo Domingo, pero las lineas de comunicaci6n entre los distritos y las oficinas centrales no estAn muy claras. Excepto para algunos asuntos rutinarios, las oficinas distritoriales aparentemente responden directamente al director general. Objetivos y proyectos principales Aunque no hay una declaraci6n detallada de las politicas forestales, por ley el objetivo bAsico de FORESTA es el de manejar todas las Areas forestales del pals, de cualquier tenencia, de acuerdo con normas aceptables de protecci6n, conservaci6n, desarrollo y uso racional. En la prdctica, gran parte del personal de FORESTA estA ocupado en la vigilancia y control de incendios, mientras que la mayoria del personal con buen entrenamiento trabaja en el diseflo e implementaci6n de proyectos para la rehabilitaci6n de tierras degradadas. No existe un manejo integrado o de producci6n sostenida de las tierras forestales, y se les da poco uso excepto para recobrar madera que estA a punto de perderse. Uno de los subprogramas principales de FORESTA estA relacionado con la reforestaci6n y conservaci6n de la cuenca de Tavera y comprende parte del programa PIDAGRO (Programa Integrado para el Desarrollo de la Agricultura), de mayor tamaflo, que se estA Ilevando a cabo con SEA. El subprograma ha sido financiado por un pr6stamo de 1.22 millones de d6ares al 31

PAGE 41

4% de interns otorgado por el BID y una contribuci6n del gobier-no dominicano de 1.5 millones de d6lares, lo cual hace un total de 2.72 millones durante un periodo de 3 afos, de 1977 a 1980 MAsdetalles se proveen en una secci6n previa. Flnanzas Aunque no pudo hacerse un profundo anAlisis financiero,FORESTA no parece tener las extremas limitaciones monetaries tan frecuentes en los servicios forestales de muzchos pafses endesarrollo. La mayor parte de! presupuesto para operaciones deFORESTA proviene directamente de fondos gubernamentales. En el afto fiscal de 1980 estos fondos sumaron 3.9 millones ded6lares; cerca de 6.4 millones han sido solicitados por FORESTA para 1981. AdemAs de estos fondos, FORESTA tambi~n recibe ingresos casuales, como por ejemplo aqu~llos provenientes de multas, y del subprograma PIDAGRO, el cual es financiado aparte. Aproximadamente tn 70% del presupuesto se utiliza para pagar salarios. O!a fuente de ingresos para el sector forestal, aunque no especificamente para FORESTA es el Fondo Forestal. Este fondoiniciado en 1979, toma 5% de las ganancias de Rosario Dominicana y los pone a disposici6n en forma de prstamos a ba-jo inters para proyectos de desarrollo forestal. Sin embargo, hasta que no se determine la lucratividad de producir rboles yhasta que no se otorguen mAs permisos para talar, la demanda para prdstamos forestales va a sen seguramente muy poca. En1980 se prcstaron alrededor de 600,000 d6lares a travs del Fondo Forestal para las plantaciones de caf6 del Plan Sierra. En elfuturo, va a ser necesario intensificar los esfuerzos para zanalizar este dinero a proyectos forestales especificos en vez de a instituciones. Recursos humanos Un aspecto notable de FORESTA es que parece ser unaorganizaci6n orientada hacia el campo y decidida a vigilar y pro-teger las Areas bajo su responsabilidad, y no una burocracia cen-tral con nfasis en los niveles altos. Aunque no fue posibleobtener una descripci6n de las actuales responsabilidades y laslocalidades asignadas a los empleados de FORESTA, un recuento hecho en 1976 indic6 que hablan 840 empleados, de los cuales 784(92%) estaban asignados a oficinas distritoriales. Se piensa que la situaci6n no ha cambiado mucho desde entonces. En trminos num~ricos, FORESTA no aparenta tener una faltade personal. Sin embargo, existe una obvia escasez de personas con entrenamiento profesional. En 1976 s61o habla dos in-genieros, dos abogados y un ingeniero forestal con titulo de bachillerato, y todos 6stos estaban asignados a ia oficina central. Como mlnimo, seria conveniente tener por lo menos a un in-geniero forestal en cada oficina distritorial y a otros cinco o seis para proyectos especiales y la administraci6n de programastdcnicos en ia oficina central. La necesidad de mAs entrenamiento a nivel universitario fue reconocida por dos ingenieros forestales de la Universidad A&M de Texas, quienes visitaron el pals en nombre de AID. Es posible que como una continuaci6n de esta misi6n se incluya el entrena-miento forestal de algunos dominicanos en los Estados Unidos. El gobierno dominicano tambidn reconoce la necesidad de unmejor entrenamiento en el futuro, y por lo tanto en 1980 FORESTA reabri6 la Escuela Nacional Forestal "Dennis Stamers Smith", en Jarabacoa. La escuela entrena a guardabosques en unas pocas semanas, y a tcnicos forestales en dos aflos. Se espera que alrededor de 18 tdcnicos serAn graduados por aflo. AdemAs,doce estudiantes dominicanos serdn enviados a Honduras durante 1981-85 para asistir a] programa t~cnico de tres aflos de la Lscuela Nacional de Ciencias Forestales, localiz-aa en Siguatepeque.Entrenamiento a nivel universitario en agronomla con especializaci6n en ciencias forestales Iuede obtenerse a trav(s de la Universidad Cat6lica Madre y Maestra en conjunci6n con el Instituto Superior de Agrictltura en Santiago. Este es un programade cinco aftos. La primera clase de ciencia forestal fue dada en1978, y para 1980 habia 15 estudiantes inscritos en este programa. Los estudiantes reciben entrenamiento prActico y acad6mico. Esteprograma va por buen camino, pero no debe ser considerado como substituto de un bachillerato en ciencia forestal. Esnecesario reforzar el personal docente y el curriculo, asl como tambi~n se necesita mAs equipo y facilidades para loslaboratorios, especialmente en technologla de maderas. Este programa podria ser muy beneficiado por ayuda exterior. Ayuda exterior En el presente la 6inica ayuda exterior al sector forestal es la quele ha dado el BID a FORESTA, como se explic6 anteriormente. Antes de esto, el principal proyecto de ayuda era el operado porFAO y el PDNU con FORESTA, de 1968 a 1972. Los objetivosprincipales eran de 1) hacer un inventario de los recurFos forestales del pals, 2) formular un plan para la protecci6n, de.arrollo y utilizaci6n de los recur,os forestales, y 3) entren.j al personal de FORESTA. La (inica otra ayuda para oroyectosforestales fue la ofrecida por AID en los aflos 60 para establecer laescuela forestal, la cual fue luego ayudada por el proyecto de FAO/PDNU. Otras instituciones gubernamentalesrelacionadas con asuntos forestales Confllctos y obstficulos El sector mi'itar.El papel que desempefla el sector militar enFORESTA es un punto obvio de disputas polfticas en el pals. Recientemente el presidente vet6 una proposici6n que hubiera trasladado a FORESTA nuevamente a SEA, pero que provela para la ayuda del sector militar en la vigilancia y en laimposici6n de laley. El envolvimiento del sector militar en las operaciones de los servicios forestales y de otras agencias no es algo que ocurre (micamente en laRepiblica Dominicana y no debe riercibirse como algo inquietante. Primero que nada, el sector militar hasido sumamente eficaz en la reducci6n de la velocidad con que se estaban destruyendo los bosques y merece que se le d6 el cr~dito de haber salvado a la mayoria de los bosques naturales que afinquedan en las elevadas Areas colectoras de las regionesmontaflosas, especialmente en la Cordillera Central. Segundo, lallnea directa que el director general de FORESTA tiene con el presidente ruede ser una muy buena ventaja en la reducci6n detrAmites burocrdticos y en la obtenci6n de apoyo para proyectos.Sin embargo, para que este sea un arreglo beneficioso, requiere 1)que el director general mantenga un interns activo en las operaciones de FORESTA, y 2) que 61 reciba adecuados consejos t(cnicos de sus subordinados. En teoria, un sector militar dedicado, con acceso directo al presidente y apoyado por ingenieros forestales bien entrenados podria ser un arreglosumamente efectivo. Pero en la prActica, parece que FORESTA ha preferido mantener el statu quo continuando con un poco de vigilancia y s6lo un pequeflo programa de rehabilitaci6n en vez de meterse de lleno en un programa activo de manejo forestal. Es imposible determinar si esta situaci6n se debe a ia direcci6n militar o a la falta de personal bien entrenado; con certeza el segundo factor tiene mucho que ver, pero es posible que los dos sean en parte responsables. Personal profesional. Hay una obvia y urgente necesidad deobtener personal mejor entrenado en toda la organizaci6n de FORESTA, de arriba hacia abajo, pero en particular se necesitan mAs ,rofesionales forestales con entrenamiento universitario. La falta de personal calificado ha limitado claramente Ia implemen32

PAGE 42

taci6n de algunos programas y probablemente ha causado que pocos de los planes para proyectos sean sometidos a la con-sideraci6n de la direcci6n. El ingenieroforestal como lder. En particular se necesita que un profesional en ingenieria forestal con habilidades de mano dirija las operaciones diarias de FORESTA. No es necesario que esto se haga a expensas del sector militar, pero :odria lograrse por medio de una reorganizaci6n, la cual pod'ia colocar a un ingeniero forestal al n ando de los progranas t&:nicos y ad-ministrativos pero bajo la subordinaci6n directa del director general. Tenencia de tierras.La mala definici6n de los limites de las tier-ras nacionales, en comparaci6n con los de las privadas, ha dificultado las actividades de campo. Las tierras en las que FORESTA puede operar directa e impenetrablemente deben ser demarcadas flsicamente sobre el suelo, representadas en mapas y patrulladas. Este tema ya se ha cubierto previamente. Programa de relaciones pdblicas. Como se discuti6 anteriormente, el desarrollo de medidas de conservaci6n en tierras privadas ha sido impedido por la falta de un programa para pro-porcionar incentivos y de una campafla de promoci6n para educar al pfjblico acerca de la importancia de mejorar el uso de ia tierra. Faltade informaci6ntcnica. El manejo efectivo de tierras tan-to pfiblicas como privadas ha sido inhibido por una falta de infor-maci6n tdcnica. No existe en el pals ninguna organizaci6n de in-vestigaciones cientificas y ninguna persona estA relacionada con ningfin tipo de investigaci6n cientifica. Lo poco que se ha logrado hasta la fecha se ha hecho al azar por medic. de tanteos. Por ejemplo, con la posible excepci6n de Pinus occidentalis y P. caribaea,en la mayoria de los casos hay muy poca informaci6n para determinar cuAles especies y fuentes deben ser sembradas en tales o cuales Areas para lograr los diferentes objetivos, y no ex-isten datos sobres la productividad biol6gica o econ6mica de las diferentes especies. Las leyes. Las leyes que restringen la cosecha y el comercio de madera han creado un conflicto ambiental y de desarrollo de grandes proporciones. No hay duda que esta.-'eyes han tenido un impacto muy positivo en el ambiente general, pero a expensas de un rApido desarrollo econ6mico, el cual hubiera podido ser fomentado por las industrias madereras. Estas leycs tambidn han causado un. limitaci6n de hecho en el alcance de las actividades de FORESTA para proteger y conservar, y la inhibici6n del mane-jo integrado de Areas forestales. Una vez que FORESTA logre establecer una estructura de profesionales y tcnicos calificados y haya mejorado la vigilancia en Areas forestales, debe ser posible y recomendable que aflojen un poco los controles de la tala, para asi permitir la implementacifn de los adecuados planes para el iimejo de Areas forestales, incluyendo la cosecha de Arboles, en Areas donde puede hacerse esto sin causar grandes daflos al ambiente. La seguridad de que los Arboles pueden ser cosechados, tambi6n incitaria a los dueflos de tierras privadas a reforestar. Recomendaciones 1. FORESTA debe continuar tratando de mejorar el nivel profesional y t~cnico de su personal, reforzando el programa de la escuela forestal en Jarabacoa y procurando becas para estudiantes calificados para obtener titulos profesionales fuera del pals. Tambi~n debe tratar de establecer cursos de repaso cortos para ofrecer entlenamiento en el empleo al personal existente. FORESTA tambi6n debe tratar de explorar todos los conductos existentes para proveer becas a etudiantes de ciencias forestales dominicanos para que estudien en el exterior. AdemAs debe tratar de obtener asistencia docente y equipo para el ISA en Santiago. 2. FORESTA, con asistencia internacional, debe tratar de crear una pequefla unidad para investigaciones cientificas, cuyas prioridades iniciales seran las de 1) establecer estudios de relaciones entre especies y Areas, usando especies de Arboles adecuadas para la agrologla forestal, el control de la erosi6n, madera combustible e industrial, 2) obtener datos sobre crecimiento y rendimiento en plantaciones existentes y 3) determinar ]alucratividad de proyectos de reforestaci6n, especialmente cuando se hace con prop6sitos agroforestales o para producir madera combustible o industrial. 3. FORESTA, con la cooperaci6n de otras agencias gubernamentales y con la ayuda t&nica y financiera de organizaciones internacionales, debe comenzar inmediatamente proyectos pilotos de manejo integrado de tierras en las cuencas de mAs importancia, especialmente en tierras privadas. 4. En las Areas donde las tierras despobladas del gobierno pueden ser protegidas de intrusor y en las cuales aim queda suficiente tierra, FORESTA debe expandir su programa de reforestaci6n para reducir la erosi6n y para restituir el uso productivo de estas tierras. 5. FORESTA tambi6n debe emprender un programa de relaciones piblicas, el cual incluirfa el uso de t&:nicas de extenci6n, los medios de comunicaci6n y el sistema educativo para inculcar en el piblico el valor de la conservaci6n. Esto debe apoyarse con un programa de incentivos para fomentar la siembra de Arboles. 6. FORESTA debe continuar y aumentar la emisi6n de permisos para entresacar Arboles de las Areas densas, y tambi6n debe empezar a aprobar algunos permisos para cosechar Arboles en tierras privadas bajo la supervisi6n del gobierno. 33

PAGE 43

V Recursos Hidrolbgicas y Manejo de Cuencas Hidrol6gicas Introducci6n Ademis de los problemas ambientales relacionados con el usode recursos de aguas y de los efectos negativos asociados con el uso de tierras en cuencas hidrol6gicas, hay muchos otros pro-blemas relacionados con la producci6n de fuerza hidroelkctrica, elabastecimiento de agua, sistemas de riego, drenaje, inundaciones,etc. En muchas de las cuencas fluviales las caracteristicas de la demanda y del abastecimiento de agua estn en procesos de camriostami~nsonst~infmicsmu estechmene viculdosbios. Los regimenes de la calidad del agua y de los cursos de losy rios tambitzi son dinimicos y sitAn muy estrechamente vinculadoscon las actividades humanas en las cuencas hidrol6gicas y con el grado de estabilidad y protecci6n en stas.olfmene, varoscuals tene sbrelos spetosgeneale delosSe han escrito muchos estudios comprensivos, algunos de loscuales tienen varios volimenes, sobre los aspectos generales de los recursos hidrol6gicos dominicanos tales como OEA 1967, Boyle1971, PLANIMEX 1978, INDRHI-BID 1978, Bromley y Crosson 1978, Figueroa 1978 y CONARENA 1979. De La Fuente (1976)resume Ia informacifn bsics sobre a hidrografla general.en Tambin existen muchos estudios especificos sobre proyectos, sistemas de ros y problemas en cuencas hidrol6gicas (porejemplo, Italo-Consult 1972, Hanson-Rodrguez 1973, Tahal1977, ONAPLAN 1978, Hydrocomp 1979, Dourojeanni 1980 y Este captulo no intents resumir esta voluminosa informaci6n ticnica ni repetir material que ya ha sido publicado. En cambio, el autor desea ante todo sacar provecho de sus experiencias,obtenids en varios viajes de campo a travs de las Areas mis accesibles de la Repfblica Dominicana, y de las muchas horas ocupadas en muy provechosas entrevistas con personas claves en varias instituciones relacionadas con recursos de aguas y/o elmanejo de cuencas hidrol6gicas. Este enfoque diagn6stico provee una versi6n al dia sobre los problemas ambientales, par-ticularmente de la maneraosenyFedeico y ontibui/t uchpasaon uracnesDavdque han evolucionado desde queenel pasaron los huracanes David y Federico, y contaibuir mucho enIs percepci6n de los problemas especiricos relacionados con los usos presentes y futuros de los recursos de aguas. El papel que desempeflan los recursos hldrol6gicos El agua continfia siendo un elemento clave en el procuso dedesarroflo de cualquier naci6n, as! como tambiln un recurso ir-reemplazable para mejorar o mantener la calidad de la vida. El ascenso y cada de las antiguas Ilarnadas civilizaciones fluvialesestaba muy vinculado con el manejo prudente o imprudente de sus recursos de suelos y de aguas (Carter y Dale 1974; Hughes 1975).De acuerdo con SEA (1979), las metas del Plan de Desarrollo Agricola para 1980-82 son: ) mejorar a producci6n agricola enlas Areas rurales, para que as se pueda producir mAs comida parael consumo interno asi se pueda producir mins comida para el conmanera ayudar a pagar loslsumo interno as como tambincostos parade aumentosIa exportaci6n,en la importaci6n y de esta de petr6leo; 2) crear trabajos pernianentes para los caxnpesinossin tierras y 3) reducir a dependencia en los productos delit er r y ed i dea en d ena l rc deos l hidroel~trica. Es obvio que el desarrollo de recursos hidrol6gicospetr6leo por medio de aumentos en Ia generaci6n de fuerzadebe desempefar un papel clave en el logro de estas metas. Enrealidad, no pueden ponerse mAs tierras bajo uso intensivo, a menos que se pongan a disposici6n sistemas de riego, ni puedenrehabilitarse mis pantanos o Areas salinas sin que se establezca unbuen programa para el manejo de suelos y aguas por medio desistemas de riego y de drenaje, ni tampoco puede obtenerse mAsenergia de los abundantes recursos hidroelctricos del pals, ainsin explotar, sin que se construyan nuevas y costosas represas enlos rios con tin adecuado suministro de agua de buena calidad. Sin embargo, debe recordarse que los recursos de aguas dulces en ci interior del pals no son nada mAs que una respuesta producida por las cuencas hidrol6gicas a Iaprecipitaci6n. Por o tanto, las caracteristicas de una cuenca, tales como Ia topografla, elchina, Ia geologta, los suelos, Ia morfologla de los ros y Ia cubierta vegetativa, adems de lo que ocurre dentro de los limites de Ia cuenca en tcrmino de las actividades humanas, esecialmenteaquls relacionadas conel uso de Ia tierra (Fig. V-l), van 's afectar significativamente el tipo de recursos hidro6gicos -loscuales tiene que depender una sociedad dada, elenaguaelen el desarfuturo. El imnportante papel que desempefla presente yenrolo socio-econ6mico de la Repfiblica Dominicana debe ser percibido dentro de la perspectiva del manejo integrado de los recur sos naturales, usando como base el sistema de la cuenca hidrol6gica. Este enfoque conducirA a la apreciaci6n de la importancia del agua como un catalizador para el desarrolo y de la neccsidad de mantener este recurso en buenas condiciones para a segurar la obtenci6n de sus beneficios a travys de los aflos.Para poder apreciar compIetamente la crttica situaci6n econ6mica de la Repblica Dominicana y el papel que A A, 4fto "35

PAGE 44

F igura V-Ia. A Qrduo,,r n (it mvwi'' vn fllamo ti dc l (Corilh/sa ('ltral (ati stla r e(ettiv dheor ', e'r nt,'t e i'rtatlt s' in (lutld p uir .h1tIn/c un V' 51 hi/uhm tirum',wus h Is t 'rits ,', 5!Iu I /lsIt0tW ;l ,lt 1 ht ii' i/Zd r aptl /ild As;ll 'W:'ha., It(l l'i f/I,' Iw/o 1s /u de.etlpebiat 101, tsT'CIS te rCC-rsos hidrol6gics para aydal a aiviarla, dIts aspectos econ nticos vicnen al casO: 1) Ia inmen, sificacien dcl d, ficii enl a balana de pagos de pais, inducida pin-cipalhenic po r los annientos en el costo Ie importaci6n del petr6leo y 2) las :nv'erionc, en proyectos tie rccurso,, hidrol6gico, para cl plan de tres atios, 1980-1982 ( IIah V-I). Las inversionc, proyectadas para estos tres atos, qne est"n asociadas con pros'xcvt1s relacionados con rec'ursos hidroligicos, ascienden a cast el 80'o dcl ingreso total ic exportacihn gcnerado por lIaRephfllica l)ominicana durante 1978. Ot, i'mente, bajo cutlquier circunstancia, pero en especial bajo it poco favorable situacibnt econhmica nacional, deben de tomarse precanciones (instilu-cionales v fiscales) para asegurar que estas grandes inversiones en proyectos de rccnrstos tie agnas mantengan una produccibn pro-longada. La cueti n i"'is inportanie es quC no s cnIAlasbeSahe no s61o de las ohras existentes para el control tie recursos hidrol6gicos (ejemphn Fig. V-2), sino itahin Cie las que se estahletcan en ei futno podrbn servir a tras ie ia vida ccon6mica que se Ics ia pro ectado, y si van a lograr alcanar 1a tasa de retribcihn y OtlrOS beneficisLsecnndario, tiue sw esperaban de estas inversiortes. l.a actual situacihn de general v diseminada destrncci6n tie cuencas, los altos nivele,, de sedirents en los rios, el presente estado de inestabilidad e inconslancia de alguntos de los sistemas fluviales nlas importantes v li gran cantidad de sedimentaci6n en los enbalses y canales existentes parecen indicar que s io tin esfuerzo muy grande para Ilevar a cabo la protecci6n efectiva ie cuencas y controlar Ia erosi6n podria garantizar que gran parte C las futuras inversiones sean productivas. Sin embargo, aunque de inmediato se tomen las medidas apropiadas, Ia demora necesaria para que se implementen y scan efectivas no permite garantizar que algunos de los proyectos existentes tales corno los Lie Tavera o de Valdesia puedan ser salvados o recuperados. l.a Repfiblica Dominicana estA en el carnino de destructivos huracanes v tormentas tropicales, y muchos de sus suelos son muy susc-_ ptibles al desgaste, por Io tanto deben hacerse planes ie contingencia, dada Ia probabilidad de futuros eventos destrucivos, incluso atinque se tomen pronto amplias medidas para la proteccien tie cnen-cas y el control de Ia ero. i6n. Aunque se deben satisfacer de aigun manera las necesidades inmediatas, las perdidas v los beneficios econ6micos de largo plazo, incluyendo los cost-,s sociales irreversibles irnptestos ei las generaciones futuras, deben ser tornados en cuenta en los esfue,zos de planificaci6n. La formulaca6n de planes debe extenderse 36 Igiura V-)lb. l/) or,v ctot I dal e't v/ rtnergn'lt d/ 'mb/alm (h, Sahuna Yqtduu. Il atsldc'r-t ('.a ti.w ( ltzdi f'ura hu'r t trt) .,''a' u th'x Prif'ictos 1/1aIu1. (ui/fl'Pt I'). L a htalnhri', tat /lt'hAru a filit /to u nwIaltSeruLofl f't'd/ti'tts iiNTt'U1l5oTu'S Is. ('da/tA 5,iustrs/h/o fs l u tclo (ItItot cus1t,tdt'H put I ttho I,, rt'pr 'w. (I 'ititanhv It'kadon ) 11101.Sl allIti ieh tuals ctlalrotis aOS LIeproniesas politicas paragaillia tlna clcccilt. Pate tiClICa ilanificaci6n debe ser dirigida a Ia rehabilitaci6n v consolidaci6n ie los costosos proyectos existentes, los cnales actualinente estntit operando muy por debajoie snl pot encial, tales canto ,arios de los granides sistelias de riego en cl (ihao n en Azuwt. Base de recuirsos Unidades hidrogrficas Las caracteristicas fisiogrhficas y la orientaci6n de las cor dilleras v valles en Ia Repfiblica Dominicana determinan Ia hidrografia e inflyen intcho en el clima. Cuatro cordilleras que corren paralelas de este a oeste con varios valle Ilanos entre medio definen las uniidades de drenaje de los principales sistenias fluviales, cuyas agnas de cabecera se originan en las montafias de i parte oeste y central (vase [a Fig. I1-1) de li Repfiblica I)onilttcana. Entre estas cualro cordilleras existen tres valles de importancia para li agricnltura, los Cnaics tienen diferentes caracteristicas de precipitaci6r. El Valle del Cibao, localizado entre Ia cordillera norte y la cei tral, contiene a dos de los sisternas flviales inis inportantes en li Republica 1)ominicana, el Rio Yaque del Norte yel Yuina. El Valle del Cibao es el ,Area agricola ms rica del pais, y con la excepcien de Santo Doningo contiene Ia mis alta concentraci6n de poblaci6n. De segunda importancia es el f(rtil Valle de San Juan, que esti enre lin Cordillera Central y Ia Sierra de Neiba. -ste valle est/i irrigado por el rio Yaque del Sur y sus Tabla V-I. Inversiones projectadas en proyeelos de recursos de agua y relacionados con energia duranle el periodo de 1980-82 (ins planlas termales han sido excluidas). Insttlucim Millones de $RI) (AASI) 49.9 INAPA 79.2 ('I)L 168.6 INI)RIIl hnergia) 37.5 524.8

PAGE 45

Tabla V-2. Caracteristicas de las subdivisiones hidrograficas de Ia Rep6blica Dominicans que se muestran en Ia Figura V-I. (Informacl6n adaptada de UNEP 1979). **No han sido estudiadas. Subdivisl6n Hidrogriflca Localizaci6n Rios lncluidoi Precipitaci6n en mm Sao Area en Km2 Calidad de Agu 1. Zona de la Sierra de Bahoruco Sur de IaSierra de Bahoruco Pedernales y Nizalto 2,000 en las montaflas, 750 en 2,814 Los pozos poco profundos o mal desarrollados pueden contener cloruros planicies 2. Zonas de Azua, Bani y San Crist6bal Sur de la Cordillera Central entre los Rios Yaque del Sur y Haina, Nigua, Nizao, Ocoa y Bani 750-2,000 4,460 Las aguas subterr~neas tienen buen potencial Ozama 3. Cuenca del Rio Ozama Area de Santo Domingo Ozama, Canal de Yabacao 1,400-2,250 2,706 Mala calidad de agua debido a la alta concentraci6n de s6lidos, microorganismos y gases disueltos 4. San Pedro dc Macoris y La Romana Zona de San Pedro de Macoris Chav6n, Dulc,., Soco, Cumayasa, Macoris 1,000-2,250 4,626 Alto grado de erosi6n y dragado de sedimentos 5. Zona de Higuey Areas de Higuey y San Rafael del Yuma Yuma 1,000-1,750 2,207 Buena calidad de agua, buen potencial de uso 6. Zona de Miches y Sabana de Ia Mar Zona de Miches Pzqueflos rios 2,000-2,700 2,265 Las aguas subterrIneas ofrecen buen potencial 7. Zona de la Peninsula de SamanA SamanA -(*) -(*) _(*) 8. Zona costera del norte Zona costera del Atlintico Boba, Nagua, San Juan, Yasica, 1,000-2,300 4,266 Buena calidad de agua Bajabonico 9. Cuenca del Rio Yuna De la Cordillera Central hasta Ia Bahia de Samana Jima, Cam6i, Yuna 1,170-2,250 5,630 Hay problemas causados por el mal drenaje y ]a salinidad. Buen potencial para pozos profundos 10. Cuenca del Rio Dajabon Cordillera Central 750-2,000 858 Buena para usos agricolas 11. Cuenca del Rio Yaque del Sur Cordillera Central Sierra de Neyba y San Juan, Hijo del Medio, Las Cuevas 700-1,500 5,345 Buena calidad de agua pero contiene muchos s6lidos en suspensi6n Martin yLos Baos 12. Hoya del Lago Enriquillo Lago Enriquillo Guayabal, Las Damas, Margarita, Zona muy Arida 3,048 Augas de producci6n agricola moderada Barrero, Arro, Los Pinos 13. Cuenca del Rio Artibonito Cerca de Ia frontera con Haiti Macaria 1,200-2,000 2,643 Buena calidad de agua pero contiene muchos s6lidos en suspensi6n 14. Cuenca del Rio Yaque del Norte Yaque del Norte Yaque del Norte 500-2,000 7,053 Mala calidad de agua; contiene s6lidos en suspensi6n y numerosos microorganismos 37

PAGE 46

'INA' -, "para Figura V-2. El embalse ( Sahanetaysu deforestadacuenca. N6tese los sedimentos que estdraentrundo a Ia cuenca procedentes (e las ecava-ciones en el mdrgetn derecho. (Foto ahcrea, Carlos Quesada.) tributarios. El caliente y seco Valle de Neiba se extiende entre la Sierra dce Neiba y la Sierra de Bahoruco, e incluye al lago salino Enriquillo que estA bajo ei nivel del mar. En algunas partes del pais, como en la planicie de Azura y las ,Areas con topografia tipo"karst" en Los Haitises, hay rios que, en efecto, desaparecenantes de Ilegar al mar. La Cordillera Central es sin duda la mis importante. Esta es la cordillera rr,/s alta de las Antillas, y en ella se originan los tres sistemas fluviales nis importantes de la Repfiblica Dominicana: el Yaque del Norte, el Yuna y el Yaque del Sur. Fluyendo primero hacia el norte y Itiego al oeste a travs del Cibao, el Rio Yaque del Nerte tiene un largo de 296 km y drena a una cuenca de 7.044 kin2, o alrededor del 15% del pais. La precipitaci6n en esta cuenca varia entre 500 y 2,000 mm al afno, que suman casi 9.169 x 10 M3/aflo; el flujo promedio anual es de cerca de 2.017 x 106 m3/aio o alrededor de 64 m3 /segundo. Esta cuenca contiene el sistema de riego in/s grande del pais y tiene tin gran potencial para la producci6n de fuerza hidroelkctrica, del cual s/1o se estA utilizando una pequefia parte. El proyecto de Tavera-Bao pronto va a ser terminado, aumentando la cantidad de energia hidroelctrica producida, ayudando a regular ms agua para riego y suministrando agua adicional para uso dom~stico e industrial en Santiago. tino de los problemas principales con este sistema fluvial es la gran carga de sedimentos en las aguas,causada por el desgaste de cuencas escarpadas que han sido deterioradas. El segundo rio mis grande -s el Yuna, el cual tiene un largo de 209 km y drena un Area de 5,498 km2. Este rio fluye hacia el este desde la Cordillera Central hasta In Bahia de Samana, atravesando una de las Areas mins hiimedas del pals conocida como el Cibao Oriental. La precipitaci6n anual promedio en este valle varia entre1,170 mm y 2,256 mm. El flujo anual promedio en Villa Riva esde alrededor de 9/n 3 /segundo, con flujos nitximos mensuales que alcanzan tn promedio de 162 m3 /segundo en mayo, 114 m3/segundo en noviembre, 57 3/segundo enero y 42men n 3 /segundo en julio. En este rio ocurren crecidas ciclicas cada dos o tres aifos. Especialnente durante la 6poca Iluviosa, este rio transporta grandes cargas de sedimentos, los cuales obstruyen los canales de riego y agrandan el lecho del ro, acentuando asi el problema de las crecidas (de La Fuente 1976). Acabando en la Bahia de Neiba, cerca de Barahona, el Rio Yaque del Stir drena un Area de 4,972 km 2 y tiene tin largo de aproximadamente 183 km. Con las aguas de cabecera m~s altas del pais(a 2,707 m), este rio drena el flanco sur de la Cordillera Central yparte de la Sierra de Neiba. Este rio corre a travs de una regi6nirida y semi-Arida, con precipitaci6n de 500 a 1,200 mm/a. o. Los patrones de lluvia en esta cuenca varian rnuchinmo en las Areas elevadas y de afto (de La Fuente 1976). Debido a una abundancia de suelos llanos v poca vegetaci6n, la cuenca responde bastante rdpido a la precipitaci6n, causando serias crecidas asociadas con tormentas de alta intensidad.Aunqte existen por lo menos tres mapas diferentes de las subdivisiones hidrogrlificas de [a Repblica Dominicana, el mis apropiado para el prop6sito de este trabajo es el (Fig. V-) que fue preparado por la OEA (1967). La Tabla V-2 present? una breve descripci6n de las principales caracteristicas de este sistemahidrogrifico (PDNU 1979). Hay poca informaci6n sobre la Peninsula de Samana ya que esta irea no es una de las prioritariasestudios hidrol6gicos, debido a la poca demanda de agua y a la poca disponibilidad de cantidades fitiles. La Repfzblica Dominicana posee sistemas climaol6gicos ehidromintricos a nivel nacional y regional que exceden las especificaciones y recomendaciones de la Organizaci/n Mundialde Metereologia (Salas 1980). Las principales cuencas de laRepfiblica Dominicana quizs han recibido ms atenci6n que lasde cualquier otro pais en America Latina. Estas cuencas han sido estudiadas extensamente por PLANIMEX (1976), que ha tomado datos b/sicos y ha hecho varios planes regionales a nivel de proyecto, varios estudios especificos para el Rio Yaque del Norte y un estudio preliminar de los recursos de agua de los rios Yaque del Norte. Cajabon y Chacuey (PLANIMEX 1975). De La Cruz, de Suazo y otros (1972) y la CDE (1972) tambi~n han hecho varios esttvdios. El Rio Yuna ha sido estudiado con diferentes grados de detalles, desde el estudio de exploraci6n general hecho por Tahal (1967) a los ms e.specificos, tales como el de Hansen-Rodrguez(1973) sobre el caricter factible de la represa Hatillo en el Alto Yuna. Tambib hay un estudio de diez volmnienes hecho porTahal (1977) sobre el bajo Yuna. En forma similar, hay varios informes generales y detallados (como un estudio de siete volimenes hecho por SOGREAH, 1978) sobre el desarrollo mtltiple de las cuencws del Yaque del Norte y del Yaque del Sur. Un estudio mis reciente de cinco volimenes hecho por ITALO-CONSULT (1972) fue dedicado especificamente al Yaque del Stir. Varios otros estudios especificos pueden encontrarse en la literatura de proyectos hidroelctricos, sistemas de riego, y problemas de inundaciones para la mayoria de los sistemas fluviales principales de la Rer/iblica Dominicana. Algunos de los sistemas fluviales de menor tamafho tambi6n hansido estudiados por la Corporaci6n Parsons (1967), y un muy importante plan de acci6n para el desarrollo de recursos de agua, incluyendo sus posibles usos para fuerza hidroelctrica y el suministro de agua, en el irea de Santo Domingo, rue hecho porBoyle Engineering (1972). PLANIACAS (1978) y Figueroa (1978)han estudiado los recursos de aguas subterrineas. Tambi6n hay a la disposici6n estudios regionales sobre la calidad de aguas super ficiales y subterrneas (CENDA 1979). 38

PAGE 47

Divisiones Hidrogeogr~ficas I. Zona de la Sierra Baoruca 8. Zona de la Costa Norte 2. Zona de Azua, Bani y S. Cristbbal 9. Cuenca del Rio Yuna 3. Cuenca del Rio Ozamna 10. Cuenca del Rio Yaque del Notre 4. Zona de S. Pedro de Macois y la Romnana 11. Cuenca del Rio Dajabbn 5. Zona de Higuey 12. Cuenca del Rio Yaque del Sur 6. Zona de Miches y Sabana de la Mar 13. Hoya del Lago Enriquillo 7. Zona de la Peninsula de SamanA 14. Cuenca del Rio Artibonito

PAGE 48

600O 1000 ~OCEANO A TLANTICO ,,, 1000 1400 1400 1400oin ,.. 20 2000 1 20 600MAR14RI 0 os/et.ai

PAGE 49

La gran cantidad de informaci6n que existe sobre los sistemas fluviales de Ia Repfblica Dominicana ha servido de muy buena base para llevar a cabo estudios mis dctallados y Ia sintesis de in-formaci6n, los cuales se estAn usando ahora en la preparaci6n de plnnes comprensivos para el desarrollo de recursos de agua, tales como los estudios regionales que estA haciendo ONAPLAN. Los serios conflictos entre las diferentes instituciones deben ser resueltos antes de que se puedan comenzar programas integrados de gran escala para la protecci6n y rehabilitaci6n de cuencas y se pueda asi garantizar la efectividad y utilidad de los proyectos para recursos hidrol6gicos existentes y futuros. Hidrometeorologla y precipitacl6n La mayoria de los datos hidrometeorol6gicos son tornados porINDRHI, el Departamento Meteorol6gico y el Consejo de Estado de Azscar (CEA). INDRHI maneja 96 estaciones climatol6gicas yel Departamento Meteorol6gico maneja 72 (PLANIACAS 1978). La red de estaciones de INDRHI consta de 7 estaciones climatol6gicas de primer orden, 29 estaciones secundarias, 31 pluvi6metros simples y 6 pluvi6metros con registros acumulativos. La red del Servicio Meteorol6gico consta de 6 esta-ciones agroclimatol6gicas y 66 estaciones que registran Ia temperatura y precipitaci6n diarias. INDRHI tambidn tiene 124 estaciones fluviomdtricas a travs del pals. Cincuenta y tres de 6stas son de registro continuo y las otras 71 son escalas fluviomtricas fijas sin registro, Aunque el sisterna hidrometeorol6gico del pals excede las pautas establecidas por la Organizaci6n Mundial de Meteorologia, la calidad de los datus obtenidos no ha sido evaluada, lo que limita sus usos. Existen deficiencias en la forma en que se toman, procesan, recobran, publican y analizan los datos (Salas 1980). Muchas de estas deficiencias se deben aparentemente a la fata de capital y de recursos humanos, asi como tambi6n a la duplicaci6n de esfuerzos por las diferentes in-stituciones. La informaci6n que hay a disposici6n podria ser utilizada mis efectivamente por hidr6logos con mejor entrenamiento. Aunque en 1975 un neuvo equipo empez6 a gencrar datos, estos atn no se encuentran a disposici6n, pues no han podido ser procesados ypublicados. Con las computadores y tecnologia de hoy en dia, este tipo de informaci6n podria fAcilmente ponerse al dia cada dos afios. No obstante, hay indicaciones de que medidas correctivas van a ser tomadas en un futuro cercano (INDRHI y Depar tamento Meteorol6gico, comunicaci6n personal). Un excelente esfuerzo entre varias instituciones produjo un mapa de isoerosividad (Fig. V-4) basado en la intensidad mixima de la precipitaci6n y la erosividad de la Iluvia en 30 estaciones meteorol6gicas selectas (SEA 1978). Independientemente de su precisi6n, este mapa es 6til para evaluar la erosividad relativa entre diferentes Areas y regiones de la Repfblica Dominicana. Aflujo de aguas sobre Ia superficle Basado en datos de ia OEA (1967) de !4 unidades hidrogr6ficas, De La Fuente (1976) calcul6 una descarga anual promedio de 14.8 x 109 m3 /aflo. Sin embargo, PLANIACAS calcula que el aflujo de aguas sobre Ia superficie es de 20 x 109 m3 /afto. Se espera que de esta tmltima cantidad se puedanaimacenar alrededor de 3.5 x 109 m3 /afo en las represas ex-PeisldeSann.Miches y Sabana del Mar 226,500 2,000-2,700 1,284 istentes y proyectadas. La Tabla V-3 presenta un estimado de los recursos de agua sobre la superficie por zonas hidrogrAficas, como ue presentada por el Banco Mundial. Esta cantidad con-cuerda muy bien con los cAlculos de PLANIACAS (1978). La regulaci6n de las aguas de la superficie desempefla su papel mis importante en el riego y en la producci6n de fuerza hidroelctrica, mientras que el sector industrial y el domdstico dependen mis de las aguas subterrdneas. Un nfimero importante, pero indeterminado, de personas hacen uso directo de las aguas en dos, especialmente aqudllas con pocos ingresos que viven en Areas rurales no conectadas con ningfn tipo de acueducto (observaci6n personal). En el futuro se van a necesitar muchos proyectos relacionados con recursos de agua, para intensificar el desarrollo econ6nico por medio de mejoras en el uso de fuerzo hidroeltrica, sistemas de riego, y en el suministro de agua pars uso industrial y dom~stico. El uso de agua para actividades recreativas tambaln podria volverse mAs importante en el futuro. La regulaci6n de las aguas importantes en Ia superficie requiere Ia construcci6n de obras costosas, las cuales para funcionar efectivamente dependen no s6lo de Ia cantidad de agua sino tambidn de su calidad. Muchas esperanzas se han puesto en los proyectos existentes o proyectados, pero no se les ha dado suficiente consideraci6n a las cargas de sedimentos transportadas por estos dos. Cabe aqul citar a Eric Eckholm (1976): Los ingenieros construyen una represa despu~s de otra, prestando poca atenci6n a los m~todos de cultivo y a Ia deforestaci6n rio arriba, los cuales, por su influencia en Ia carga de sedimentos transportados por el rio, determinarAn Ia duraci6n de la vida de Ia represa. Aguas subterrineas Se calcula que cerca a-1,500 x 106 m 3/afio de aguas subterrAneas recargan los tres grandes dep6sitos de aguas freAticas de Ia ReptIblica Dominicana (PLANIACAS 1978). La mayorfa de esta agua circula en los sistemas de piedra caliza del terciario. Estudios adicionales que van a llevarse a cabo como parte del proyecto PLANIACAS proveerAn informaci6n mis precisa sobre los recursos de aguas subterrAneas. En general, Ia calidad de las aguas subterrineas es buena, excepto en algunas Areas costeras donde ha ocurrido Ia intrusi6n de agua salina. Las Areas bajas, tales como las del Valle del Neiba tambi~n tienen problemas de salinidad con sus aguas subterrAneas. Hay de 4,000 a 5,000 pozos en el pals, de los cuales alrededor del 30% estdn fuera de funcionamiento. Se cree que cerca del 75% de los pozos han sido registrados. Se calcula que Ia extracci6n anual de aguas subterrAneas es de 500 x 106 M3 Cerca del 50% de los pozos tienen un flujo de menos de 80 1/minuto, y30% tienen una profundidad de menos de 25 metros; los pozos mis profundos apenas excedan 200 metros. Tabla V-3. Recursos de agua de la superficle por zona hidrogrtlfca de Ia Repfiblica Dominicana. Fuente: Banco Mundial (1978). Precipitaci6n Flujo de Zona Area Anual Rios Anual (hect.) (mm) (billones m3 ) Sierra de Bahoruco 281,400 750-2,000 320 Azua, Bani, San Crist6bal 446,000 750-2,250 1,516 Cuenca del Rio Ozama 270,600 1,400-2,250 1,586 San Pedro de Macoris y La Romana 462,900 1,000-2,250 2,444 Higuey 220,700 1,000-1,750 609 Peninsula de SamanA n.a. Zona Costera del Norte 426,600 1,000-2,300 3,870 Cuenca del Rio Yuna 563,000 1,170-2,250 2,375 Cuenca del Rio Yaque del Note 705,300 500-2,000 2,017 Cuenca del Rio Dajabon 85,800 750-2,000 370 Cuenca del Rio Yaque del Sur 534,500 700-1,500 1,181 Cuenca del Lago Enriquillo 304,800 600-1,200 312 Cuenca del Rio Ar.'bonito 265,300 1,200-2,000 1,190 TOTAL 4,793,400 19,074 41

PAGE 50

Tabla V-4. Zonas hidrogeol6gicas, demandas de agua y recursos de agua de la Republica Dominicana (Adaptado de Planiacas 1978). Recurso de Agualrrlgada Demands (106 m3/year) De Is Saperfide Subterrinem Nimero Zoos Hidropo.5ks Arq K mt ) "-"P Aeluva Po4 Potable Induslhla Agrliclturs rofundidsd Flujo de Zona Rlon kUjo(W ) 1977 1935 1974 195 1975 Dep6sho Arq de los Esperado 1935 Principaks (r"/seg.) Acuifero (Kmin) Pw.os (m) (l/nda.) Otros Criterios I Planicie Costera del Este 6872 12S 428 00 1370 00 102 0 2100 Nizao, Haina. Ozama, bluv.6n 414 50 cow Peligro de intmsi6n de agua Soco. Chavon. oo Piedra Caliza Marina 5163 100 800 saladaYuma, Guamo Sedimentos de Lagos 12582 Cordillera dd Este -402910 -77 90 5.9 -80 10 Aluvi6n 4 20 300 Poca demnanda Fallas Ignea 2 50 40 Pocos recursos de aguas3 Los Hailise 1452 -3.5 5.9 -subterrTneas-4 Piedra caliza del 1415 100-500 100-500 Pot-ncial para las aguas subTerciario4 Sauana 627 4 terrneas, oca demanda4 3.8 6.5 0.3 0.. 40 4.0 -AluviObn o W00 20-200 Muy poca dessandaPedra Caliza Marina 0, 20-,0 300 5 Cordillera y Valles 4951 30 100 180 31.3 10.0 17.0 4.0 10.0 Bajobonico. Yas;ca,,del Noe 2 Aluvj6n 75 250 La gran cantidad .e UuviaBoba Piedra Caliza Marina 0 so 300 satisface la demanda local Piedra Caliza del Q24 30I 50-200 6 Valle Cibao Terciao0304 635 1102 85.0 144.0 10.4 10.0 4250 780,0 Yaque del None, 74 Aluvi6n 1410 0 100-200 El ocste es seni-Arido YUna oo Sedimentos del 1371 100 13)0 Aguas de la superficie pocoTerciano adecuadas7 Cordillera Central 14590 90 218 40.0 65.5 8.1 13-5 50 110 Alto Yaque del None IS Aluvi6n 545 50 400 La gran cantidad de UusiaAlto Yaque del Sur 8 Sedimentos del 414 100 5, satisface la demanda localAlto Yuna 36 Terciario 10553 so 20 Valle de San Juan Fallas lgneas1735 178 298 13.0 22.6 -120.0 200.0 Macasia. 7 Aluei6n 7o4 50 100 Las denandas agricolas ton San Juan S Sedimenos del 582 50 50 abastecidas por las aguzs de Terciario9 Cerros de Neiba 2490 39 120 2.3 4.7 -3.0 la superficie12.0 Yaque del Sur 50 Aluvi6n 43 1300 100 Reservas potenciales para os Piedra Caliza del 2174 150-400 800 dep6sitos acuiferos de LTerciario10 Valle de Neiba Zona 102012 154 204 13.0 23.0 4.7 7.6 1600 2800 Yaque del Sur 50 Alui6n c,O 50 300 Scmi-Arida: Aguas de la s,!p-rPiedra Caliza Marina 20 25 100 ficie poco adecuadasI1 Cerros de Bahoruco 2433 2 2 1.5 2.4 -1.0 1.0 Pedernales. Nizaito o Piedra Caliza del 2302 150-300 800 Reservas potenciales para ,os Terciario dep6sitos acuiferos de las 12 Zonas 10 y 12Peninsula Sur 1030 10 59 0.8 135 1.0 1.6 2.0 5.0 2 Piedra Caliza del 1782 100-200 400 Alia denanda para el reig.sTerciario Proximidad a buenos depesitos 13 Planicie de Azua 564 55 123 6.4 acuiferos31.0 0.3 0.4 60.0 5..0 2 Alusifn 513 100 200 La demnanda es abastecida por 14 Planicie de Bani 466 80 140 55 9.6 02 03 las aguas de la superficie55.0 95.0 Ocoa 6 Aluvibn 926 so 200 Demanda para el nego TOTAL 45442 1405 282.0 2995 480.9 41.0 67.1 701.0 1203.0

PAGE 51

A medida cjue se van ejerciendo mAs presiones sobre las aguasde la superficie, es posible que los recursos de aguas subterrAneas desempeften un papel mis importante en la satisfacci6n denecesidades, particularmente las de riego. Los recursos de aguassubterrAneas ya contribuyen mucho a la satisfacci6n de las importantes demandas del sector domstico y del industrial. Las proyec-ciones de PLANIACAS desde mediados de la d~cada del 70 hasta1985 sugieren que las demandas de agua van a aumentar un 71 % para agua potable, un 39qo para usos industriales y un 80070 parausos agricolas (Tabla V-4). Los grandes aumentos en las demandas de agua potable y de agua para uso agricola (mAs que nada para el riego) estAn ejerciendo considerables presiones en los prin-cipales dep6sitos de eguas freAticas y en las aguas de la superficie.Estos criticos recursos de agua son la base para el continuo desar-rollo y progreso socio-econ6mico de la Reptiblica Dominicana; por lo tanto deber ser manejados en la forma mAs racional ysustentable que sea posible. Demandas actuales y proyectadas Comentarlos generales La economla de un pals, lit rapidez de su desarrollo y mAs quenada, la calidad de la vida de su poblaci6n, estAn muy relacionadas con la disponibilidad y costo de la energfa. Con el segun-do aumento en los precios del petr6leo desde 1977, y con laposibilidad de que ocurran severas escaseces er la d6cada del 80debido a la inestabilidad polltica en el Medio Oriente y/o a losprecios que podrian llegar a cincue:ta d6lares el barril en unfuturo no muy lejarto, es razonable pensar que los panoiamasecon6micos en proceso de evoluci6n no se yen nada pro-metedores. Esta situaci6n va a imponer una severa carga en los palses importadores de petr6leo que estAn menos desarrollados, no s6lo porque dstos van a tener que enfrentarse al futuro con menos energia si no tambi6n porque los aumentos de precios con-tintian acentuando el deficit en ]a balanza de pagos.Por el otro lado, grandes inversiones de capital serdan necesarias para construir infraestructura ydesarrollar alternativas que ayuden a mitigar esta crisis energ~tico/financiera y adisminuir la dependencia internacional. Esta contradicci6ti de tratar de invertir mis con menos ingresosdisponibles y precios mis altos estA ocurriendo en palses como laReptblica Dominicana, y bajo estas circunstancias es crucial quese implemente un muy eficiente manejo de recursos, para que los proyectos sean exitosos. Muchos de los palses en desarrollo estAn enfrentAndose conpresiones econ6micas y sociales causadas por necesidades y deseos que no pueden ser satisfechos. El descontento continfia expan-ditndose debido a las crecientes expectativas, los grandes aumen-tos de poblaci6n, ya una relativa baja de precios entre los produc-tos primarios exportados y los costos de productos industrialesimportados, asi como tambi6n en el valor del capital prestado, elcual es necesario para construir los proyectos para el desai jibo.Por consiguiente, es importante reevaluar las proyecciones hechas hace unos cuantos atos, para ver cuAn reallsticas han resultado ser y qut cambios son necesarios para amoldar la producci6n y lasproyecciones actuales y futuras de acuerdo con las prioridades yrestricciones impuestas por las nuevas circunstancias econtmicas y sociales. Dejando a un lado la precisi6n, debe enteriderse quemientras mis costosas sean las soluciones y mis altos sean los costos de financiarniento, operaci6n y ma'.tenimiento, mispesada serA la carga causada por el uso imprudente de fondos ypor el acortamiento de la vida ttil de los proyectos, debido aldeterioro de los recursos naturales de los que estos dependen. Por Io tanto, es necesario hacer todo lo posible para asegurar que 1)los proyectos resulten ser tdcnica y econ6micamente adecuados,2) los recursos de los que estos proyectos dependen sean mantenidos o mejorados tanto como sea posible y 3) los proyectossean.manejados eficientemente. Irrlgacl6nNo se sabe con precisi6n cuAnta tierra es irrigada actualmente en la Repfblica Dominicana. La bibliografia y los especialistas en recursos de agua proveen informaci6n contradictoria, pues nohay un mapa al dia de las Areas irrigadas ni un esquema digno deconfianza sobre los principales canales de irrigaci6n. Probablemente los datos de mAs confianza son los de INDRHI, loscuales indican que alrededor de 170,000 hectAreas estaban bajo irrigaci6n en 1980. Se espera que otras 100,000 hectAreas mAs seanirrigadas para 1985, y se calcula (dependiendo de los estudios desuelos) que potencialmente se podran irrigar un total de 500,000ha. de tierra (Reynosos y Encaraci6n 1980).La Tabla V-5 indica la cantidad de tierra irrigada en 1978 as[como tambidn las proyecciones para 1985 y el potencial total de tierra que podria ser irrigada, donde lo permitan las condiciones de los suelos. Bromley yCrosson (1978) proveen informaci6n mAsdetallada sobre tierras irrigadas en ttrminos de unidades de derecursos de producci6n (URP) y sobre los tipos de cosechas cultivadas. El total que ellos citan de 192,000 ha de tierra irrigadaen 1978 discrepa con los datos de INDRHI, que indican un total de 170,000 ha. y con el cAlculo de 153,600 ha. del Banco Mundial. Fuerza hidroelctrlca La capacidad eldctrica instalada (1980) es de 683 megavatios(Mv) bajo !I control de la CDE, mAs alrededor de 367 Mvgenerados por varias industrias (Tabla V-6). Del total de lacapacidad instalada s6lo un 15% es generada por fuerzahidroelctrica, producida mAs que nada poi las represas de Tavera yde Valdesia, las cuales tienen una capacidad de generaci6n de 80 y 54 Mv respectivamente. Ambas represas han sido sometidas agrandes cantidades de sedimentaci6n, debido a las malas condiciones de las cuencas. Los efectos de los huracanes David yFederico en las compuertas de la represa de Valdesia y la inun daci6n de la central elctrica de la represa de Tavera, hanreducido significativamente la capacidad original y las operaciones de estas represas. La industria el6ctrica ha estado pasando a travds de un periodo critico de severos racionamientos en los 6iltimos atlos, debido ademoras en la instalaci6n de unidades adicionales, la falta demantenimiento adecuado a las unidades t~rmicas y al excesivamente bajo nivel de los embalses de Tavera y Valdesia (Banco Mundial 1978). Frecuentes apagones son ahora normales hasta en Santo Domingo.Los proyectos en construcci6n que se espera serAn terminados para 1983 casi van a doblar la capacidad existente para generarfuerza hidroeldctrica en la Repfiblica Dominicana. Una lista de estos proyectos, con el aflo en que se espera terminarlos y la energia en GVH, se piesenta a continuaci6n: Proyecto Hidrcd1kctrleo GVH Bao, 1981 110 Hatillo, 1982 40.9 Sabaneta, 1983 30 Un reciente estudio sobre las estrategias para la producci6n deenergia (CNPE 1980) presenta un listado de 14 proyectos quepodrlan ser terminados para 1987, si se tuviera a disposici6n fon dos de cien millones de d6lares por aflto. Estos proyectosahladiran 450 Mv de nueva capacidad instalada, lo que representarla una triplicaci6n de la capacidad existente de fuerzahidroelctrica. La generaci6n anual serla de aproximadamente110 GVH. Este mismo estudio menciona 18 proyectos adicionaies que podrian ser completados para 1990 con fondos adicionales de1,400 millones de d6lares. Estos p:oyectos afiadirlan 860.6 Mv decapacidad instalada y aumentarlan ia generaci6n anual unosa 43

PAGE 52

Tabla V-5. Tierras par el riego, actuales y potenclales. (Fuente: PLANIACAS 1978). Area Actual Area Total que se Espera Area Adiclonal con Total de Tlerras conZona Hldrogeol6gica bajo irrigacl6n va aser Irrigada para 1985 Potenclal para el Riego Potenclal pars el Rlego Planicies Costeras del Este 12,800 hect. Cordillera Oriental -Los Haitises .... Peninsula de SamanA 400 Cordillera del Norte 3,000 y Costa Atlfntica Valle del Cibao 63,500 Cordillera Central 9,000 Valle de San Juan 17,800 Cordillera de Neiba 3,900 Valle de Neiba 15,400 Cordillera de Bahoruco 240 Peninsula Sur de 975 Barahona Valle de Azua 5,500 Valle de Bani 8,000 TOTAL 140,515 hect. 2,586 GVH. Los datos proporcionados por CNPE (1980) deben ser cuidadosamente verificados y usados con precauci6n, pues el estudio menciona que ia represa de Sabana Yegua podria corn-pletarse para 1990, cuando en realidad ya estd terminada. Aunque se proponen tantos proyectos hidroelctricos, falta ver si el pals tiene la capacidad de Ilevar a cabo tal cantidad de proyectos mayores en tan pocc tiempo, ya que se necesitarlan mucha organizaci6n, gran cantidad de recursos humanos y disponibilidad de capital. A pesar de todo esto, se puede deducir que dados los fondos suficientes y la organizaci6n adecuada, la Rep~blica Dominicana podria aumentar diez veces su capacidad para generar electricidad en un periodo de diez aflos. Un aspecto que debe ser estudiado si se quieren lograr estas expectativas es el critico problema del deterioro de cuencas. Deben plantearse dos preguntas: 1) ,Habrd a disposici6n fondos, proporcionales a las inversiones proyectadas en la generaci6n de fuerza hidroelkctrica, para la protecci6n y rehabilitaci6n de cuencas? 2) Lse darAn cuen-ta algt~n dia las personas que toman las decisiones, los economistas, los ingenieros y las instituciones financieras, de que ia sedimentaci6n, los aumentos en el peligro de inundaciones y Ia disminuci6n del flujo bAsico, afectan la realizaci6n, tanto tcnica como econ6mica, de los proyectos hidroel(ctricos? Estas pregun-tas deben ser seriamente consideradas, para segurar el triunfo de los proyectos hidroelctricos y de irrigaci6n. El nimero de proyectos que estAn en proceso de diseflo o bajo estudios preliminares indica que la Reptblica Dominicana tiene suficientes recursos para ayudar a atenuar, por un corto plazo, Ia Ilamrada crisis de la energfa, al menos en el sector ellctrico. A pesar del potencial existente para Ia producci6n de fuerza hidroeldctrica que se ha calculado, estas cifras podrian cambiar, debido a Ia poca posibilidad que tienen algunos proyectos. Por otra parte, es posible que haya otros proyectos hidroeldctricos que 42,800 hect. 50,000 hect. 92,800 hect. 7,700 10,000 17,000 400 10,000 15,000 25,000 116,200 100,000 216,200 21,800 30,000 51,800 29,800 20,000 49,800 12,000 -12,000 26,400 20,000 46,400 240 -240 5,875 -5,875 12,310 5,000 17,310 14,000 4,000 18,000 299.525 heef. 254,000 hect. 552,426 hect. no han sido aiin identificados, y tambidn podria generarse energia adicional por medio de sistemas de optimizaci6n, el almaceitamiento de agua por medio de bombas, o el desarrollo de pequeflos proyectos hidroelctricos que atin no han sido estudiados. Ademhs de su importancia en la generaci6n de electricidad, los proyectos de recursos de agua desempeflan un papel muy importante en el suministro de agua para irrigaci6n y para uso dorndstico e industrial, y tambi6n ayudan a controlar las crecidas. Las proyecciones (CNEP 1980) que sugieren grandes inver siones en proyectos hidroelctricos para lograr una capacidad total instalada de 1,460 Mv para 1990 estAn en desacuerdo con los posibles cambios en Ia demanda y surninistro de energia presen-Tabla V-6. Capacidad elctrica instalada, 1980. (Fuente: CNEP 1980.) MV Corporaci6n Dominicana de Electricidad (CDE) Hidroel~ctrica 159 Plantas a vapor (aceite combustible) 377Turbinas de gas (diesel) 147 TOTAL DE CDE 683 Generaci6n Industrial Falconbridge 90IndutriaAzucreracerca de 100 Generadores de Emergencia 177 GENERAC1oN TOTAL INDUSTRIAL 367 44

PAGE 53

100 Mw 2000-Capacidad Total ii' D d p Demanda yCapacidad en Reserva .." CI Demanda, MW Trmica (carb6n) 500o._ --Dos HidrulicaI I i II L 0 ,CAASD 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 Q2 Figura V-5. Proyecciones de la balanza defuerza motriz )aralas deman-das de energiahasta 1982. (SOFRELEC 1980.) tados por SOFRELEC (1980) y que aparecen en la figura V-5. El estudio de SOFRELEC muestra que despu~s de 1984 se va a dar mAs nfasis a las plantas t~rmicas a carb6n, yque para 1990 se van a necesitar 1,500 Mv de capacidad total instalada, de los ctiales s6lo 1/3 serAn suministrados por fuerza hidroelketrica, o sea un total de 500 Mv de capacidad instalada. El nfasis que menciona SOFRELEC en las unidades t~rmicas suscita la duda de que la Repfblica Dominicana pueda darse el lu-jo, en el futuro, de importar el carb6n y el petr6leo necesarios,dados los esperados aumentos en sus precios, y mientras el pals an est6 dependiendo de sus proyectos agricolas para obtener el tan necesitado cambio extranjero. Un specto que todavia no estA muy claro en relaci6n con las consideraciones de demanda total es el de la demanda proyectada par el carb6n de lefla y el potencial para suministrarlo. L,-consideraci6n de este aspecto demostraria que se necesitarla una cantidad mucho mayor de energia orgAnicasi el pals tuviera que enfrentarse a una drastica reducci6n en el suministro de carb6n de lefla y de madera en el futuro, lo cual es muy posible (a menos que se establezcan grandcs plantaciones de madera combustible). El estudio de SOFRELEC no incluye op-ciones alternativas para reducir el uso de fuentes de energia no renovables. Por lo tanto, las investigaciones y estudios que se hagan en el futuro deben de poner Wnfasis en las alternativas no convencionales de energia, para reducir la dependencia de las fuentes de energla no renovables, aun cuando actualmente estas nuevas tecnologlas no sean prActicas desde el punto de vista econ6mico. Algunas de estas technuloglas, que dependen de los precios mundiales de energia, podrian resultar competitivas en el futuro; sin embargo, ia fuerza hidroelctrica es la alternativa del presente. La capacidad potencial total de los recursos hidroeldctricos de la Rep6blica Dominicana debe ser estudiada en una forma integrada y sistemAtica. En la actualidad, varial instituciones, tales como CDE y INDRHI, estAn estudiando y planeando proyectos'independientemente, sin tomar en cuenta qu6 efectos puede tener un proyecto aguas arriba en los otros proyectos rio abajo. Agua pars uso municipal El actual uso y las futuras demandas de agua municipal son dificiles de calcular porque, ademAs de estar vinculadas con el a sacrecimiento de poblaci6n, tambi~n estAn relacionadas con muchos factores culturales, econ6micos y t~cnicos. Las pdrdidasde agua en algunas localidades Ilegan a exceder el 500 dependiendo de las condiciones del acueducto. Un valor promedio de 40% es utilizado por INAPA (com. pers.). AdemAs de las p6rdidas,otro factor importante que debe ser considerado es el desperdicio,especialmente en las Areas rurales. En muchas localidades la gente usa hasta un 50% del agua potable en actividades no dom6sticas, tales como ia cria de animales o el riego de jardines y huertas. Los datos de INAPA (Tabla V-7) para 1970 y 1979 son estimaciones, las que a su vez se usaron como base para proyectar las necesidades para 1985 y 1990. Otras proyecciones (Table V-5) delas demandas de agua en millones de nxetros czbicos (MMC) por zona hidrogeol6gica y para tasas de crecimiento de poblaci6n de 1.8% y 2.8% estAn basadas en una estimaci6n del uso anual por3cabeza de 80 M .Se ha proyectado que la demanda del sector industrial alcanzarA 255 MMC/afio para 1995. corporaciones, independientes de INAPA, sonsables de Ia planificaci6n, el diseflo, Ia construcci6n respony el manejo de los sistemas de agua potable y de alcantarillado en los dos centros urbanos mAs grandes y en los alrededores de Santo Domingo ySantiago. La regi6n de Santo Domingo estA bajo el control de (Corporaci6n del Acueducto Alcantarillado de Santo Domingo), mientras que la ciudad de Santiago tiene a COR-AASAN. Una buena idea de los recursos de agua que se requieren en el Area de Santo Domingo y de los proyectos para el suniinistro del agua que satisfaga las demandas esperadas, puede obtenerse en un estudio hecho por Boyle Engineering Corporation (1972), ia cual prepar6 el plan maestro para el uso de recursos de agua en el Area de Santo Domingo y sus alrededores. De acuerdo con fuentes de CAASD, el ntimcro de personas beividas por conecciones directas es alrededor de 940,000, lo que equivale al 7.4% de la poblaci6n estimada en 1980. Cada conec ci6n presta servicios a un promedio de siete personas, lo cual significa que hay un total de 134,000 conecciones. La mayoria dcl agua para la regi6n de Santo Domingo proviene de aguassubterrineas de muy buena calidad; sin embargo, alrededor de.63 m3/segundo son tornados directamente del Rio Haina, el cual estA contamirado. El sistema total de producci6n prxa Santo Domingo es 4.39 m3 /segundo, pero con p~rdidas estimadas de 38%, la producci6n neta es probablemente alrededor de 2.74 m3/segundo. Como se espera una demanda total de 5.3 m3/segundo para 1980, en la actualidad existe un d6ficit de .91 m3/segundo. Ademis de este deficit, tambi~n hay deficiencias en la producci6n, las cuales causan interrupciones en el servici3, aumentando asl el d~ficit real en relaci6n con la demanda actual. La Tabla V-9 provee las demandas totales de agua como funci6n del tiempo para Santo Domingo. Esta informaci6n demuestra que deben emprenderse grandes inversiones y esfuer zos t~cnicos para explotar los recursos de agua, tanto subterrAneos como de la superficie, requeridos para satisfacer las necesidades de una creciente poblaci6t. Un ejemplo de este tipo de esfuerzo es el importante proyecto Madrigal sobre el Rio Haina, el cual almacenarA 400 millones de metros ctbicos de agua para regular el suministro de 8 m3 /segundo al Area de Santo Domingo. 45

PAGE 54

Tabla V-7. Poblaci6n que se proyected (Fuente: INAPA 1980). Poblaci6n Total Poblaci6n Urbana Poblaci6n Rural A. Agua potable Poblaci6n servida con conecciones en el hogar -Rural -Urbana Poblaci6n servida con conecciones cerca del hogar -Rural -Urbana B. Sistemas de Alcantarillado -Poblaci6n Urbana Sorvida *C~lculos hechos por ONE, Julio I. va a ser servida con agua potable y sistemas de alcantarillado en Ia Rep6bllca Dominicans. Dlagn6stico Proyecclbn 1970* 1979" 1985 1990No % N, N % No 'Y 4,061,935 -5,275,410 -6,365,000 7,253.000 1,626,946 40 2,616,767 50 3,424,000 54 4,243,000 582,434,989 60 2,658,643 50 2,941,000 46 3,010,000 42 516,494 18 718,716 24117,568 5 273,828 10 1,981,396 58 2,674,885 63 974,893 60 1,395,340 53 257,474 11 599,683 23 1,131,122 38 1,573,988 52406,736 25 836,036 32 929,007 27 1,143,815 27 258,000 16 648,271 25 1,302,117 38 1,846,989 44 En contraste, s6lo 420 de las 8,646 comunidades rurales a trav~sTabla V-8. Demandas urbanas, rurales, e industriales proyectadas del pals poseen agua potable. A pesar de los esfuerzos de INAPApara 1995 (MMC/afio) en diferentes geol6gicas. Adaptada de PLANIACAS Demands Urbana y Rural Zona Hldrogeolbgica 1.8%* 2.8%' Planicies Costeras de Este 142.0 181.3 Cordillera Oriental 16.6 21.0 Los Haitises 6:2 7.3 Peninsula de SamanA 6.7 8.5 Cordillera del Norte yCosta AtlAntica 32.5 41.3 Valle del Cibao 150.0 190.5 Cordillera Central ;e 68.1 86.5 Valle de San Juan 23.5 29.5 Cordillera de Neiba e 4.9 6.2 Valle de Neiba 24.0 30.5 Cordillera deBahoruco 2.6 3.0 Peninsula Sur de Barahona 1.6 2.0 Valle de Azua 11.4 14.5 Valle de Ban[ 9.9 12.6 TOTAL 500.0 635.0 *La demands fue calculada en base a 8 m3 /allo/persona tasas diferentes de crecimiento de poblaci6n: 1.85o y2.8%, y de acuerdo con dos a. Servir como la autoridad de las aguas de superficie ysubterrAneas, y reglamentar sus usos. zonas hidro-para instalar nuevas conexiones de servicio a la poblaci6n, un cre1978. ciente ntmero de familias desconectan estos servicios, pues consideran que las tarifas de INAPA son muy caras. El precio del Demanda agua, sin embargo, es mAs bien bajo, pues las tarifas no han sido Industrial aumentadas desde 1960. Aunque la tarifa minima oficial por mes es de RD$1.50, en las Areas poco privilegiadas la tarifa mensual162.0 oscila entre RD$.50 y 1.00. Por lo tanto, INAPA estA perdiendo dinero con sus servicios rurales, ya que el ingreso promedio por0.03 conexi6n es de RD$.84, mientras que el costo real por conexlor es.de RD$1.52. AdemAs, se ha calculado que, con el prop6sil.o de -evadir las tarifas, el 1407o de las conexiones son ilegales.Los aspectos previamente mencionados, ademds del h,:cho de0.8 que s6lo una minorla en las Areas urbanas posee medidores, hacen muy dificil que se calcule efectivamente las demandan de agua. Se van a necesitar grandes inversiones para mejorar, mantener e iniciar proyectos que puedan suministrar las cantidades de agua que27.0 se necesitan, las cuales son vitales para el ptiblico y para el desar27.2 -rollo del pals en general. Este precioso recurso debe recibir uncuidado especial, ya que su calidad y distribuci6n temporal han 21.8 sido, y podrlan ser afectadas ain mAs, por las malas condiciones de las cuencas (en el caso de aguas sobre la superficie) y por un ex0.07 cesivo bombeo y/o la contaminaci6n ambiental (en el caso de aguas subterrAneas).-12.3 El manejo de los recursos -INDRHI, CDE, INAPA, CAASD, CORAASAN, FORESTA,TIERRAS Y AGUA y el Departamento de Meteorologla de SEA son todas instituciones dominicanas cuyas responsabilidades2.7 estAn relacionadas con los recursos de agua. FORESTA se trata en el Capitulo III, Tierras y Agua en el Capitulo IV, e INAPA y0.6 CASSD en el Capitulo X. 0.5 Instituto Naclonal de Recursos Hidriulicos (INDRHI) 255.0 INDRHI fue creada como una instituci6n aut6noma por la Ley6 (1965) con las siguientes funciones principales: 46

PAGE 55

Tabla V-9. Demands total de agua bajo In aministraci6n de CAASD pars In regi6n de Santo Domingo. Fuente: Comunicaci6n Personal. Poblacl6n Demanda Demanda Demanda que va a UIrltarla Total TotalAflo servirse (LPCD)* (m3/seg) (m3xi06 /afio) 1980 1,272,000 360 5.3 167 1985 1,665,000 333 6.4 202 1990 2,196,000 8.2323 259 1995 2,858,000 325 10.8 3392000 3,637,000 333 14.0 442 *LPCD: Litros por cabeza por dia. b. Estudiar, proteger y programar todos los trabajoshidrdulicos y de energia, necesarios para el desarrollo Integro de las cuencas hidrogrAficas en coordinaci6n con los planes de desarrollo nacional. c. Organizar y manejar Ia utilizaci6n y conservaci6n de los sistemas nacionales de irrigaci6n. d. Administrar el uso de cuencas, represas, manantiales y aguas nacionales. e. Organizar, dirigir y reglamentar trabajos relacionados con el uso de agua, conjuntamente con Ia Corporaci6n de Desarrollo Industrial, con CDE en cuanto a lo que se rela-ciona con los aspectos energ~ticos, y con INAPA en cues-tiones de suministro de agua. f. Organizar, dirigir y reglainentar trabajos relacionados con hidrologia de cuencas, nianantiales y aguas nacionales, tan-to de Ia superficie como subterrdneas. g. Tomar parte en Ia conservaci6n del flujo de rios, de lagos ylagunas, y en Ia protecci6n de cuencas, incluyendo el con-trol de Ia erosi6n y de Ia degradaci6n ambiental. Algunas de las ordenanzas de INDRHI se han hecho in-aplicables pues el instituto nunca pudo obtener el control total de todas sus funciones legales, debido a Ia inercia de las instituciones previamente existentes, tales como INAPA y CDE, y tambi~n debido a Ia superposici6n de responsabilidades en instituciones mis nuevas, tales como CAASD y Tierras y Aguas. La falta de capacidad t6cnica, fondos y respaldo politico tambidn hacen quele sea dificultoso a INDRHI cumplir su mandato legal. La organizaci6n ha aumentado de tarnaflo tanto en recursos humanos como en responsabilidades -en 1979 INDRHI tenia unos 1650 empleados, incluyendo 160 ingenieros agr6nomos yciviles (Febrille, com. pers.). A pesar de que Ia situaci6n finan-ciera fue critica durante 1978 y 1979, cuando INDRHI recibi6 fondos para pagar s6lo los compromisos previamente adquiridos y sus correspondientes programas con su presupuesto de RD$21 millones, durante 1980 el instituto esperaba operar con un presupuesto de RD$77 millones (Febrille, com. pers.). Este nuevo apoyo permite a INDRHI planear proyectos y obtener el personal que se necesita. Las preocupaciones de importancia para 1NDRHI incluyen Ia sedimentaci6n en los embalses de almacenaje, ia eficiencia de los sistemas de irrigaci6n, Is sedimentaci6n en canales, los problemasde salinidad y drenaje, y, en general, Ia operaci6n y el manteni-miento de los grandes canales de riego que estin bajo su control. La sedimentaci6n de embalses es uno de los problemas ambien-tales mis serios en Ia Rep6blica Dominicans. INDRHI ha estado Ilevando a cabo programas para Ia conservaci6n de suelos en Ia cuenca de Sabana Yegua desde 1977. Un estudio de reconocimien-to y un plan t6enico de manejo han sido Ilevados a cabo pars Ia cuenca Hatillo con Ia cooperaci6n de China (Gonzalez 1980). Las presiones politicas determinan que costosos sistemas de canales sean inaugurados antes de que se hayan terminado, faltindoles a~n medidores, sistemas de drenaje y, en varias ocasiones, sin que tengan acceso a las fincas (Reynoso y Encarnaci6n, corn. pers.).Los agricultores tienen que construir sus propios canales surtidores, to cual causa gran confusi6n en el sistema y conduce a Ia erosi6n, Ia sedimentaci6n y problemas de drenaje. Los procesos de cultivo y I1muy bajo precio del agua para riego han conducido a ineficiencias y a una excesiva irrigaci6n; en muchos casos estoacentfa los problemas de drenaje, desgaste y salinidad. La falta de fondos y de personal capacitado tambi6n conducen a situaciones dificiles, tales como las que hay en la regiln de Yaque del Norte, donde cinco ingenieros administran 50,000 hec:Areas de tierras bajo irrigaci6n.La revista oficial de INDP.HI (La Gaceta) muestra muy bien c6mo grandes expectativas pueden conducir a grandescalamidades en cuesti6n de un afto cuando se Ilevan a cabo planes inadecuados, construcciones incompletas y se utilizan m6todos inadecuados de operaci6n, manejo y cultivo. Se esperaba que unainversi6n de RD$33 millones para irrigar 25,000 ha, transportando 24 m3/segundo de agua del Rio Yaque del Sur, iba a transformar al Valle de Azua en un huerto, beneficiando asi a 10,000 familias (Ventura, 1978). Prez (1979) describe los serios problemas y efectos secundarios de este proyecto de irrigaci6n en el Valle de Azua. La planicie, que anteriormente era irrigada con aguas subterrdneas, estA hoy en din inundada por el agua de riego, y los viejos pozos estAn sirviendo de escapes artesianos para el agua subterrhnea, la cual ha subido de nivel. El efecto combinado de la reducci6n en el bombeo y la excesiva infiltraci6n causaron que el nivel hidrostAtico del agua se elevara ocho metros. Hoy en dia, extensas Areas que antes eran cultivadas han sido arruinadas (Fig. V-6b); un lateral de concreto del sistema de canales ha sido daflado por Ia presi6n del alto nivel hidrostAtico del agua; algunos caminos y un pueblo han sido inundados (Fig. V-6a); y los abastecimientos de agua potable han sido contaminados. Al considerar las soluciones para remediar estos problemas, debe dArsele prioridad a los inadecuados m6todos de riego ydiseflo. Aunque los ingenieros de irrigaci6n de INDRHI estAn al tanto de los problemas existentes, deben de tratar de resolverlos con mucha mis urgencia. Un mapa de las tierras irri ,adas por distrito a una escala de 1:150,000, indicando los canales principales y las Areas problemAticas, prestarla mucha ayuda. Se necesitan establecer prioridades para mejorar los sistemas de riego y educar a los agricultores. Los recientemente firmados convenios con IICA y con Ia Universidad del Estado de Colorado (CSU) han de reforzar grandemente las capacidades tdcnicas de INDRHI. El objetivo del acuerdo con IIAC es el de reforzar el papel que desempefla IN-DRHI en el desarrollo y la administraci6n de recursos hidrol6gicos, dando dnfasis especial al sector agricola (INDRHI1980a). Los objetivos principales del convenio con CSU incluyen: 1) La formulaci6n de un plan nacional pars el manejo de recursos de agua; 2) Establecer mejoras en la recopilaci6n y el anAlisis de datos hidrol6gicos; 3) La elaboraci6n de planes para Ia creaci6n de un laboratorio de investigaciones hidrAulicas en Ia Repfiblica Dominicana; y 4) Mejorar la administraci6n y la operaci6n de sistemas hidrAulicos, con nfasis en Ia optimizaci6n de Ia irrigaci6n (INDRHI 1980b). Los convenios de cooperaci6n con IICA y CSU ya han proporcionado expertos para ayudar a INDRHI a diagnosticar Ia multitud de problemas relacionados con los recursos de aguadominicanos. En su anAlisis de los problemas relacionados con Ia calidad, recopilaci6n, procesamiento y recobro de informaci6n hidrol6gica, Salas (1980) encontr6 una considerable duplicaci6nde actividades entre Ia divisi6n hidrol6gica de INDRHI y el Departamento meteorol6gico de SEA. Fuentes (1980) analiza Ia falta de medidores en todos los niveles de transmisi6n de agua, en Ia mayoria de los proyectos mAs importantes de irrigaci6n; dste es un problema muy serio con el cual INDRHI debe enfrentarse 47

PAGE 56

debido a los efectos negativos asociados con el riego excesivo. Como INDRHI no tiene un programa educativo para mejorar las habilidades t~cnicas de su personal, los convenios con IICA y con CSU podrAn ayudar a reforzar el entrenamiento profesional de los ingenieros y tdcnicos de INDRHI. El poco nfzmero de per-sonas que forman el personal de INDRHI con estudios de postgrado o titulos universitarios, es un serio factor limitante del potencial profesional de INDRHI. Los problemas de evaluaci6n, control y mejoramiento del uso de recursos de agua en la Repfiblica Dominicana requieren la pericia de invididuos que est~n bien preparados. La corporaci6n Dominlcana de Electricildad (CDE) CDE fue creada como instituci6n aut6noma por la Ley 4115 (1955) para que se encargara de la producci6n, transmisi6n ydistribuci6n de encrgia el~ctrica. Una secci6n del Articulo 8 de esta ley asigpa a CDE la responsabilidad de proveer electricidad para todo el pals. La condici6n aut6noma .e CDE y su in-dependencia financiera le permiten planificar en base a plazosmAs largos y con mAs estabilidad que otras instituciones tales como INDRHI. El rApido aumento en la demanda nacional de electricidad ha producido un comparable crecimiento institucional en CDE. Aproximadamente 200 ingenieros trabajan en CDE en seis distin-tas di,isiones (E. Garcia, com. pers.); sin embargo, pocos de los ingenieros de CDE han completado estudios de postgrado o universitarios. Aqu~llos que tienen tltulos mAs avanzados, con frecuencia acaban sobrecargados de responsabilidades ad-ministrativas. Los continuos aumentos en el precio del petr6leo importado estdn forzando a la Repiblica Dominicana a desarrollar rdpidamente su considerable potencial hidroeldctrico, por medio de la construcci6n de varias represas. Para la mayorla de los pro-yectos hidroel.ctricos de CDE se contratan a asesores extranjeros o privados, para que conduzcan los estudios de vi4.bilidad ydiseflo. Luego de esto, CDE crea una corporaci6n espe,:ifica para construir la represa. Al terminarse la construcci6n del proyecto la corporaci6n es disuelta. Aunque la creaci6n de una corporaci6n separada para construir cada represa tiene sus ventajas administrativas y financieras, tam-biln puede tener serias consecuencias. CDE tradicionalmente ha ignorado las condiciones de las cuencas y se ha intersado o esforzado muy poco en el manejo de 6stas. La corporaci6n encargada de la construcci6n se interesa solamente en terminar la represa, por lo tanto no invierte nada de dinero en estudios o actividades en la cuenca que no tengan nada que ver con el proyecto hidroel6ctrico. La creaci6n de una corporaci6n separada no permite que los ingenieros de CDE participen substancialmente en los proyectos hidroelctricos. Ciertas experiencias en Costa Rica demostraron que la combinaci6n de ingenieros nacionales cornpetentes trabajando estrechamente con asesores, acoplada con un entrenamiento extranjero para los ingenieros nacionales, conduce a la acumulaci6n gradual de conocimientos profesionales y de experiencia, que permiten que un pals en desarrollo se encargue de la mayoria de sus proyectos. Parece que hay varios desacuerdos entre INDRHI y CDE, asi como tambi6n parece que existe una falta de comunicaci6n entre estas dos instituciones. La aparente desconfianza mutua en Ia calidad del trabajo y las politicas de cada instituci6n puede apreciarse en la falta de conocimiento e indiferencia a nivel tdcnico de las actividades en que estA envuelta cada una, y tambin en los mapas que muestran la localizaci6n de las futuras represas -que son consideradas separadamente por cada instituci6n y que no muestran las represas proyectadas por la otra instituci6n. El convenio firmado por INDRHI y CDE para la cooperaci6n inter-institucional (Agosto 1980), aunque fue el resultado de la visi6n, buena voluntad y responsabilidad de unos cuantos fun cionarios motivados, aparentemente no ha logrado que los otros funcionarios se comprometan a trabajar conjuntamente. La indiferencia y desconfianza, mientras se firmaba el convenio entre INDRHI, IICA, y CSU, sin embargo, no desanim6 a los participantes, pues ellos no yen otra salida. Como dijo un funcionario de INDRHI, "coordinaci6n o muerte". Es importante subrayar el esfuerzo que ha hecho CDE parasatisfacer la demanda de fuerza motriz y energia bajo condiciones muy diflciles, tales como los contiuos aumentos en el nrecio del petr6leo y los problemas con Is cuencas hidrol6gicas, que han causado considerable sedimentaci6n y grandes riesgos de inundaciones. Dadas las correlaciones y la rivalidad entre el cultivo de tierra, los proyectos para carreteras y los m~ltiples usos del agua, es absolutamente necesario que las instituciones relacionadas con recursos de agua cooperen entre si, especialmente en el caso de INDRHI y CDE. Es de extrema importancia que se haga todo lo posible para que esta cooperaci6n inter-institucional se Ileve a cabo. CDE estA recibiendo asistencia t6cnica de la Universidad de Texas para establecer un sistema microsismico. Un asesor, exper to en el manejo de cuencas, vino recientemente a la Repfzblica Dominicana para establecer un plan de protecci6n para ia Cuenca del Rio Blanco (Dourojeanni, 1980). CDE tiene un departamento de hidrologia, y su nfasis parece concentrarse en el Area de Flgura V-6a. Calle principal de El Rosario inundada por aguas de riego Flgurn V-6b. Un canal de riego cerca de El Rosario el cual licralmente que no tienen d6nde ir debido alafalta de canales de drenaje. (Foto, Gary acaba de inundar el drea debido a ta falta de canales de drenaje. LaHartshorn.) salinizaci6n ha destruldo la utilidad de los campos adyacentes. (Foto, Gary Hartshorn. 48

PAGE 57

K,~ igtirm 'N i wera e'vittl hadent'l ettt': o "'t. olitdados n ,/ anur a da dtt, /,Iai pttart' tU, i tlta' 1iltiIl 1(I/j (. 'il l / dit dei t tow / e't, i ot im, t 't[ I ttiM' W'PIttiri, IJit]! ('C I', it! t ltl id1' t jite//? t", t r/ltai ni'tl' I toct i isaJ'( ti, ii I,[+, [lIyih,,tl cAIl..o i hidroicos edil dl tii de coniptitaltllas. ,\ctilii.t ninguna tie las divisiones htdiro1ogica, eln otras nstituciones -. est, dedicando a este tipo e tira alo. Sill etnhIJ71go, el tiso de lia tecnologia v los procediicttos para I0ar ta cah) Cstos c,'tlehoS parece set hsicaniente -l eSiCir, detinUt10' poco,s iidi idnos. iniodelajc lliteilAi t IsI ; k;it, 0tt1 de iellliellos Comenlarlos (Generales Las similaridades en el mandato dC las ditercntes intint.mones hanl causado que haya t:ompetencia en Iugar ciecooperacion.Cada institucion desea tener control, pero los fondos o los recnr sos no estAn siempre a disposici6n para lograr los objectivos. Cuando se superponen actividades, es :omin oir a ios full-cionario" criticarse abiertatnente los Linos a los otros. Parccc uttIt los problemas politicos Ifinancieros a menudo teciben niAs atlen-ci6n que los mandatos legales. Aunque la ceitralizati6ri tie responsahilidades hajo Unatbuena direccifn podria conducir a la unificacit'm v a la eliminaciii tie la duplicaci6n tie esfuerzos, tamnbiai podria ser peligrosa, plies potlo general conduce a !a creaci6n de instituciones tinalllaiele poderosas ell las cuiales Ilo ,.SlaIltOS de politica podrian convertirse tnAs importantes que los aspectos tcnicos (cono ha ocurrido ei Guatemala). La formacitn de i11stituciones gubernanientales de gran tama'o tambin podria conducir a la prdida de claridad en la definic;6n ie responsahilidades, yvde la motivaci6n para llevar a cabo estas responsabilidade,,; esto podria ocurrir dehido a la p~rdida de comunicacion personal v a ia identificaci6ni de los trabajadores ct n sus unidades de trabajo y sus superiotes. Cuando se estA tratamlo con multiples instituciones, es in111ill-portante definir clararnente actividades realisticas en las que cada institucifn pueda trabajar m~s efectivamente. La ahternativa podria ser la integraci6n del sistema por medio de la coordinaci61 instituciona, l.a proposici6n de crear el Consejo Nacional tie Recursos Naturales parece ser tin excelente esfuerzo en esta direc-ci6n. Principales problemas y controversias Los probleinas ambientales relacionados con recursos de agua y -1 manejo de cuencas estAn intimamente vinculados con el pequeho agricultor, o especificamente el "conuquero", ya que 61 es uno de los principales factores que inducen a la degradaci6n L'nbiental, jsi como tambi&n el que sufre in,,oluntariamente por "[gtir V-7h. ( arta tit etimmont (nc ri'nra tI t tierda) hriortit l Irit'ul pritnt')i l I ia repre A' I atera. 1,i o 11tol Ia represltt 'rtidi ,Iv ]1 a 14 tie ItIt, t'teIaIte",i ait[ I o / o t aa rt a,( v ll tibhort. I las Collseciicncias ntgatias. 1.il degradacion tie ta tierra y del lglia soison las consecuencias dc ptimer oirden il i resiiall tie suis actividades agricolas tie tala v qlle ia. Los incliodos agricolas tiadiciollales tlne steutlii/a el los escarpatios amibientes rnOiualoo, c.tisii tiiia t Ceitie Cots1tCiticia.ts negativas tanto ell las tirras tie usa c agricultor para si sllsistencia, conto ell los proyectos de recnisos de aga Lille sc lievan a cabo rio ahajo pa ra fomrentar el dcsarrollo econ6nico vy el bienestar social. La iapidt con pue estA ocurriendo li crosi6n, tal com se ha mencionado enl a bibliograf'ia v con1o ha sido observado en los campos en la Republica Dorninicana, indica que la protductviidad tie estas tierras estA disiinuyendo, debido a tile se estAn tlSaido -on linrs intensidad v se estn dejando sin cuti,,ar pot pefiodtos iAs corts I Vase el ('apitulo V); esto se debe en parte a la presi(n demogrAfica sobre los escasos reUrsos de tierra VA los malos mtodos de cultivo. I (s proyectos para el desarrollo nacional y regional, inciiyendo sistemas de riego, prorectoshidoelvctricos y cietuItctos, estAn siendo severamente afectados por la rApida sediiieiitaci6n, la tMala Calidad tici agla, Vo los calbios en los reginenes fluvialhs. Los costos sociales y econvmlicos de la sedirmentacitn tie los catbios ei las caracteristicas del tlujo de los rios, tales cono auiilIentOs et Cl Alujo inmximo y reducciones en el Ilujo bAsico, pueden afectar severamente el disefio y Ia operaci6n de los trahajos tie eiergia ex istentes y proyectados, aumentando, por o tatto, ito s6do el costo de las inversiones inicales, si no tambien los costos de operacifn V tie niantenimiento, sin siquiera inencionar la posibilidad tie quc se reduzca dr,5sticamente lia vida econ6mica y/o itil de los proyectos (Quesada, 1979). En aigunas ocasiones (como cuando se Ilena de sedimentos tin embalse), las consecoencias son irreversibles, ya que las represas son recursos no renovables (Koelzer, 1969).El problema de la degradacifr de cuencas, probablemer e comenz6 a tornarse serio durante el auge de la tala tie madera ergel periodo de 1961 a 1967 (Vase el (apihulo 1II), cuantdo los cornerciantes de itadera y I-s campesinos cortaron grandes Areas de los bosques de pinos en ]a Cordillera Central. Annque el cierre forzado le todos los aserraderos en 1967 hizo que se redujera la explotacifn forestal, esto i', hizo que se redujera la demanda de los campesino; de tierras tiiievas. El ,conltinuo alllenro tie lapohlaci6n y los patrones tie desigual teniencia tie tierras han empti jado a los peq eflos cam pesinos afin ,,as arriba en las cieticas tie lia ('ordillera Central, por lo general a lteas escarpadias, con pendientes fAciles de desgastar e incapa,.es de sostener lin cult livo anual. lEa falta tie tuiera ha Ilevadc a los campesinos liasta Jos 49

PAGE 58

limites de los parques nacionales en la Cordillera Central (vdase elCapitulo VII), por lo tanto no hay mAs tierras a disposici6n paraser colonizadas en la Cordillera Central. Las dos represas principales, la de Tavera y la de Valdesia, hanacumulado una gran cantidad de sedimentos en menos de unadcada. La reptesa de Tavera ha perdido 40% de su capacidad para almacenaje debajo de las turbinas y la acumulaci6n desedimentos en la parte de atrAs es de alrededor de 18 metros; enlas partes de mAs arriba, el embalse ha perdido de 10 a 14 m dealmacenaje activo. Se calcula que un 6% del Area alrededor de la represa produce 30% de los sedimentos que entran al embalse. La represa de Valdesia tiene 22 m de sedimentos en la parte de atrdsde la represa, a s6lo 8 m de distancia de los pontos de entrada(CDE com. pers.). Los huracanes David y Federico causarongrandes crecidas que destruyeron las compuertas de la represa deValdesia e inundaron la central el~ctrica de la de Tavera. Lasreducciones en la capacidad de almacenaje activo han acortadoinmensamente la vida 6itil de estas represas (Fig. V-7b) La faltade interns de CDE y de INDRHI en un programa para la protec-ci6n y el manejo de cuencas, presenta un pron6stico muypesimista de la vida t6til de los existentes y futuros proyectos hidroel~ctricos. Los inadecuados mdtodos de construcci6n de caminos tambi6n contribuyen a que se transporten grandes cantidades de sedimen-tos a los sistemas fluviales del pals. Las observaciones que se hanliecho en el campo han demostrado vividamente la poca atenci6n que prestan los ingenieros de caminos al desgaste, al aflujo de agua y a la producci6n de sedimentos. Al norte de Padre de lasCasas, un simple camino rural, que pasa a trav~s de un drea consuelos frAgiles no consolidados, produce una grali cantidad de sedimentos, los cuales acaban en un enorme baden (Fig. V-7a)que transporta toneladas de sedimentos rio abajo -en este caso a]a reci~n terminada represa de Sabana-Yegua. Los caminos depenetraci6n en las cuencas mAs elevadas de ia Cordillera Central, con frecuencia causan derrumbes y rara vez son estabilizadosefectivamente (Fig. V-8a). La degradaci6n de cuencas tiene serias consecuencias rio abajo.Las grandes cargas de sedimentos hacen que se agrande el lechodel rio, lo cual causa cambios en la morfologia de la cuenca fluvial y aumenta el nivel de las crecidas (como ha ocurrido en la partebaja del Rio Yuna). Aunque los huracanes David y Federicofueron la causa principal de muchas crecidas y de los cambios significativos en la morfologia de algunas cuencas (como en el Riode Las Cuevas y en el Rio Ocoa), los desastres naturales en realidad s6lo agravan los problemas causados por el hombre. Hayuna tendencia en la Repfiblica Dominicana de culpar a loshuracanes David y Federico de todos los problemas asociados con recursos naturales (como los de Tavera y Valdesia). Las cuencas de la Cordillera Cential ya estaban seriamente degradadas antesde que fueran abatidas por los huracanes en 1980; por lo tanto, ladestrucci6n de las cuencas que habia sido causada por el hombreamplific6 las consecuencias catastr6ficas de estos desastres naturales. La rApida recuperaci6n de la vegetaci6n natural,demuestra que el uso inadecuado de la tierra aumentadramAticamente la degradaci6n de las cuencas (Fig. V-8b).El alto contenido de sedimentos y tierra en el agua potable, nos61o causa un aspecto visual desagradable, si no que tambidn aumenta los peligros para la salud (vase el Capitulo X,. Los sedimentos tambi~n contribuyen a la corrosi6n interna de lossistemas de agua. La gran turbied-d del agua tambi~n hace que senecesiten grandes cantidades de substancias coaguladoras paraeliminar los sedimentos. La degradaci6n de las cuencas ha aumentado la necesidad de tratamiento de purificaci6n del agua, ensistemas que originalmente no requerian tratamiento. El deterioro de las cuencas tambi~n ha cambiado la magnituode las crecidas, causando grandes daflos en las tomas de is represas, en las estructuras de derivaci6n asi como tambi~n en las estructuras que permanecen ancladas. La gran cantidad desedimentos provenientes de cuencas degradadas tamb;6n causan problemas en los sistemas de irrigaci6n, ya que los canales se vanIienando rApidamente de estos sedimentos, perdiendo as! granparte de su capacidad para transportar agua. Cuando las aguasprovenientes de estos canales son depositadas en los campos irrigados, la gran cantidad de sedimentos en estas aguas reduce la capacid.J de infiltraci6n de los suelos. La planificaci6n inadecuada y los malos m~todos de riego, tales como el riego excesivo, el uso de sistemas de canales sin terminar,la falta de sistemas integrados para riego y drenaje, la saturaci6n de suelos y la salinizaci6n, son un abuso de los recursos do tierras y aguas del pals. Existen muchos ejemplos de esto: la salinidad es un problema com(in al oeste de La Esperanza, en ]a cuenca delRio Yaque del Norte; en Villa Vasquez, los agricultores represanlos canales de riego para desviar el agua salina hacia sus tierras, empeorando sin querer los problemas de ia salinidad de los suelos;la falta de mantenimiento permite que los canales se Ilenen de sedimentos y de maleza (Fig. V-9a), lo cual reduce el potencial deriego y, en algunos casos, no permite que se siembren doscosechas por aflo; la falta de drenaje de las aguas de riego causa la Figura V-Sa. Derrumbes causados por la construcci6n de caminos y la Figurn V-lb. Derrumbes intensificados par la defgrestaci6n. Aunquedeforestaci6n en laderas empinadas entre Manobaoy Loma de la Sal en laCordillera Central. (Foio adrea, Carlos Quesada.) muchos de estos derrumbes en laparte este de fa Coidillera Central entreManobao y Loma de la Sal fueron probablemerte causados por los huracanes de 1979, obsdrvese la mucho menor catitidad de derrumbes enlas partes mds altas del bosque. (Foto aerea, Gary Hartshorn.) 50

PAGE 59

1-h)ni Nleildl-o9a. wwlder fti c-de i al."ed iw /ed ~ Sidliola~i!jfd Ins iulsra pernijil tde ,Cee, C s~ion lvenscnnl airirediA Lr'gnlilcativanlente lIa scveridlati Lie oit p1 otletnas die reclirsws tie agiia en lit Reptihlirca Dotminjcana. Lit forina cac I)ca, indepenidinte %, or lttgeneiral, eiirlpetill\ a Cr11 quie se tratail Lieit'SiIner 1is PTOhilihi'. Ldl IISO linilli -del Irlanejii dC 10,!e(nrsiir de wit (iinnarlins perilule (lie Se coiilut el dL'leriio dite esliis t alinsos tcilr,,os llillrls reitimafllei, II pcitenkcia!lite iif'ree Ins iecuisLIS de agna domninicarim se esra~ perdietdti poco 6a po-kc, v s In podria realizarse por neilo tie tin ekiuer.'tr nacional illftiLadie e itegrado para proteger V rehabtilita' hi li, uelcas lhidrnnl6gicas. ( aonc! lsioneI Lit ker~.hhic,t lom'iiti V,la 11arnte diijaia die IVLeeIrsua tie 14111;fItiles t W lo ,g,2ttlldc, Sislcts flu iies~' (lidtew triginlii ell li ( m-it ra' 'c itral. I is tre' t. tillcaSil iltillvles tie nla\tu illiplaltaIa del Yaque del Note, hitdel Ynia %hit del Yaque diel ,)'it thiti iritialiltt 3!ioi del pals. IEsic reclir"os ratnralen it5tlenhalt 'Jde jItti mnidesranwere (csairotlladits para ro-pwt 1')1,1 (-1 "( de lit luida inouiiI/del pal, .%parat irrigar ifeios Jt-Init 0tto del piki. Se (-speiia (lite Ionsprontveon del~lwoi ft! in it mnte l l it 'ni,i lm tlllelLe'ii,-&i Irei liilan Ila ticcada I a, Cpnlitttalsdk!] dc,,arrnilltn 10lIltttlr~~ Lie hi', Icv~ur,0Lie udt ki,,tnri dl'. (idas cilre %imliu(iL lll'niliIClules !ai, dill'SrnL APIthlh hls tutris l.ttioIAc d-a iltt ilp :om Lnde~~ ,,siemfas tie liegit flClto tttdi(~ltdiftltatll tthitlti Ldisei'lhitou l: tftphenit-rnadtisV 'il en lri, 'C el an perLicldo enlelt tiril ei, i Cfi Oliirlllt iiI[CtL!11ii I it tellaiihti.. dcit llitnil,.I I oi' flleltdo, lntc,:i i!0n tlt:IiihzaS (.1it )I dcnIstill"'lonl Lini i It10 i'tsldt iittil~e ttileC 01110iIt", lIi,,iliC', iAF ii ~IIineqI ClIIOMiCs 5l e 'rC(IiIICfttts nCUt IMPPoilsll tl illlldadfetados at lts isternite fhis tiis delv'an liv iiiia eutderlL'ti atciilpiat Io,, IT"')'LIJtna~ii'ie I't "IIItl&'iil ('11(lite IC Lilt it'ifIIIiii ll,, cIudIICs Lie lit IRLciihI1,ti I ittiie;, I oidette ta,1t ifidri o" [inous /' LIM-e i fCt~lii pitira Tchitlitltiat 5 pro:. Ccr lar kIfeIC as~t nit! It, fi~t i i, ,oll dtrlgulktu a Iait, 'C lieli deldeelo~louIi de clic~iteiuli [)01 CtIII'II(alr IIILid 11hisl,cic'nl CIl S t/ Lie it lii CiiSir (CI 1urn)ladii,iL ,iiit ie lit tt ieI Ititle., li,l W lii V RiitMlIiLLC 1Iel Akilki101 Lie !left" th.10 0 lk 10nI, Irt lII W lllite ci ',olcilni ,i(m t cistti,ii Illit telttiiefit at'IL~iT legradui lit AClil JIL'loLl 'n1htL I tilaevtii pet hi pohlacimn, 1010e plIe~dC 0tircILIll )C 'Iic is.. ttICiI;t' iLtt111IiLtfli.1Ill at COtllinl sen0dO JCI' ll~itidil'e ,Ii IttlttI) LCILitti I at lit neC til ;ir0FI 3gl LC t'1-I 0e p1tt~ lti IL I Ili ofli ,itC )IIt % reclia hiliraclonr LieC LIlie ', VkCllIf ;IpC' iitt11lW I I (IIIt %-it-llkitr 'e tLtliriP lii t t il'Iabe title writ ma, m&t oiom)int Lir uti,0len0r, Rc o In ell d a vio aes Ihclarar Iit I) rudacemr de ( 'tirias unit Imergencil Niieinnil I i Wri'L le d( 5 lit L'lCrI~i6II dV! (lICillirt i I'e !1ll~is ell Iit Repulic~a lomiittdfi fere (lite se loiuniur lldilda ,ie Clftelgel Cit cll/Iloihi it i 11Cu C lt'ln'itnnf ell I196l paiii deleiei lit LIL'rI'tic~lil. Stji C-ltlar ilitttiititt I lIit loi I co li t l e c e,,tll iIegrllLlii i tla t' it( 'I i t t alt .citcillio Lollili itiCllIdl (litL WL Citel([ lod is lo sicrad~elim. i isN lniili nCtci, (lite rc ptilliall Itllial tilL mlte' at]a severa wdet ntdlacii'lll Ii mli :idtidadcl ii, isti uatlIliii hll tlidaiiiLIL'. fetpillnahlda,lt tieI' -laslllsliltillie'(" Cli Vas'en In' ice ~iniitvvrahes, ils&RC'iiae el eldI.ltili;1las Iill ICOUtti it'n il~tli 51

PAGE 60

* desarrollar planes integrados para el manejo de las prin-cipales cuencas fluviales, tales como las del Yaque del Norte, Yuna y Yaque del Sur. implementar programas para la protecci6n y rehabilitaci6n de cuencas, usando como base Areas dentro de las cuencas en vez de demostraciones a lo largo de los caminos. detener todos los proyectos hidroel~ctricos, de irrigaci6n yde embalses, hasta que se preparen, acepten e inicien planesespecificos para el manejo de cuencas. incluir una evaluaci6n ambiental en el anAlisis econ6mico de los proyectos de recursos de agua que se sometan a con-sideraci6n. hacer un anAlisis de los proyectos existentes, para deter-minar cuAles podrian ser mejorados o rehabilitados antes de comenzar nuevos proyectos. La Colaboraci6n y Coordinacl6n Instituclonsi es Imperativa La duplicaci6n de esfuerzos y los recelos entre las in~tituciones deben ser reducidos al minimo, si se quiere que la RepiblicaDominicana desarrolle y administre efectivamente sus recursos hidrol6gicos. La propuesta para establecer CONARENA podrlaproporcionar un medio muy efectivo para aumentar la cooperaci6n y la coordinaci6n entre las muchas instituciones queestAn relacionadas con los recursos de agua de la Repfblica Dominicana. 52

PAGE 61

VI Suelos Base de recursos Introducci6n Las tierras mAs importantes para la agricultura estin en dos regiones principales, en el Cibao, que es una regi6n geom6rfica compuesta d,: los valles de los rios Yuna y Yaque del Norte, y en la planicie costera del Caribe, la cual es una regi6n dedicada mis que nada a la producci6n de carla de aztcar y a la cria de animales. Esta 61tima Area tiene una distribuci6n compleja de suelos residuales derivados de piedra caiza o de materials calcreos depositados bajo condiciones lacustres. La parte este del Cibao, entre Santiago y San Francisco de Macoris tiene el Area de suelos productivos ris extensa del pals. El clima en el este del Cibao es excelente para el cultivo casi con-tinuo de los suelos color cholocalte oscuro, compuestos de arcillas calcAreas granuladas y materiales depositados por los aluviones. Las cosechas principales de esta Area densamente poblada son tabaco, maiz y plAtano. Tambi~n se cultiva arroz, bajo irrigaci6n en los suelos arcillosos compactos que se encuentran mis al este en la cuenca del Yuna. Las condiciones Aridas del suelo en la parte oeste del Cibao hacen que la irrigaci6n sea indispensable para cultivar los suelos de aluvi6n del Valle del Yaque del Norte. En la parte oeste del Cibao hay alrededor de 8-9,000 hect. bajo el cultivo irrigado de arroz, ademis de varias Areas de considerable tamaflo, en las que se cultiva tabaco, y algo de sorgo y tomates. La superficie de algunos de estos suelos es de textura bastante ligera. La presencia de sales libres en el perfil del suelo, la no muy buena calidad de 6stos y el manejo inadecuado del agua de riego han causado algunos problemas de salinidad en el Area. Otra Area de importancia para la agricultura es la cuenca Arida del Rio Yaque del Sur. Los suelos arcillosos del valle de su tributario principal, el Rio San Juan, son adecuados para el cultivo irrigado de arroz. La parte baja del valle del Yaque del Sur, el cual es parte de la cuenca de Enriquillo, es una planicie extensa con suelos de aluvi6n, profundos y de textura figera, donde se cultivan mis que nada cala de azficar y plitanos. Existen suelos salinos cerca del Lago Enriquillo, asi como tambi6n en las tierras bajas que estAn cerca de la desembocadura del Rio Yaque del Norte. Las finicas tierras cultivables que no esthn siendo utilizadas son aqudlias que estin en las Areas semi-h6medas o Aridas del pas,donde no hay sistemas de riego. En todas las otras Areas donde cae suficiente Iluvia para establecer cultivos o Areas de pasturaje, los bosques han sido demostradcs para la producci6n de cosechas o la cria de animales, sin fomar en cuenta el hecho de que hayalgunas Areas con pendientes mvu cmpinadas o de drenaje inadecuado. A travels de las regioaes monta:fiosas hay peqceflos valles con Areas de suelos muy productivos El elogio a las "ricas tierras de la Repfibhica Dominicana" que se encuentra en muchas obras literarias, es principalmente un mito. Aunque existen algunas Areas con tierras muy fdrtilcs y productivas en el pals, la mayorla de los agricultores del pals se gananla vida a duras penas trabajando tierras de utilidad marginal ysub-marginal, que no son adecuadas para el cultivo de cosechas anuales. Una inspecci6n a travs de gran parte del pals demuestra que en la mayorla de las tierras predominan suelos muy llanos, situados en pendientes extremadamente inclinadas, por lo general pedregosas y fAciles de desgastar, ya sea debido a la topografla o a los materiales de que estfn compuestos los suelos, o a ambas circunstancias. A continuaci6n se presenta una discusi6n acerca de la calidad de los suelos y acerca de la erosi6n. Descripci6n de los principales suelos La Repbfica Dominicana tiene una gran diversidad de suelos. Estos varlan de arenosos a arcillosos, de Acidos a alcalinos, de f~rtiles a infrtiles, de no salinos a salinos, e incluyen suelos muy bien desarrollados asi como tambidn suelos bastante j6venes. El Sistema Comprensivo para el Inventario y la Evaluaci6n de Recursos (proyecto CRIES) identific6 37 unidades de mapa de suelos, las cuales se describen brevemente en la Tabla VI-1, en el orden en que se cubrieron las Areas. Descripciones mis detalladas pueden obtenerse por medio de las publicaciones de SIEDRA. Uso actual y proyectado de Ia tierra Dlstribucl6n por tamauio de finc2s Datos recientes indican que ui 57% del Area del pas se encuentra en fincas. La cantidad de tie ras en fincas aument6 de un 47%o del pals en 1960, a un 57% en i'71, y permaneci6 en un nivel casi id6ntico hasta 1977 (Tabla VI-2). Los porcentajes regionales reiejan la abundancia de buenas tierras en el nordeste, este y las regiones centrales, asi como tambidn la abundancia de tierras de valor sub-marginal, las condiciones climAticas adversas y la poca accesibilidad de las tierras en las regiones del sur y del suroeste. 53

PAGE 62

Tabla VI-1. Nombres de Ia taxonomia de suelos de los Estados Unidos, sus simbolos de maps y los n6meros de CRIES (SIEDRA), el Areatotal en Ia Repfiblica Dominicana (amenudo en muchos parcelas en diferentes partes del pals) y una breve descripci6n de algunasde sus caracteristicas principales relacionadas con Ia erosividad o uso productivo de los suelos dominicanos. Nombre (subgrupos) Sfmbolo de Mapa Areo. Kin2 Breve Descripci6n de las Caracteristicas y/o Potenclal Nombre (subgrupos) Simbolo de Mapa Area Km2 Breve Dt.cripci6n de las Caractersticas y/o Potenclal Distropepts (tipicos) ITYs M/RB4431 8223 Pendientes inclinadas, Acidos, por lo general Ilanos, pedre-gosos erosivos; algo de caf6, algunos cosechos alimenticias Ustropepts (tipicos) ITUa UR/A(4324) 1329 Peligro moderado de erosi6n,algo de mecanizaci6n es posible, tendrian potencial para el cultivo con irrigaci6n, no hay Ustropepts (tlpicos) ITUa RH/LSS(4322) 4661 Pendientes medio o empinadas por lo general llanos, pedregr~sos, un poco alcalinos, muy erosivos, algunos son resecos;mAs que nada tierras de pasto,algunas cosechos alirnenticias Dystropepts (llticos) ITYf SIT (4430) 1272 fuentes de agua aparentes;tierras de pasto Alto peligro de erosi6n debido a Ia topografla, Ilanos, muyAcidos; pastos, algunas cosechas alimenticias con labor Ustropept(tipicos llanos) ITUs M/SS(4325) 3474 La mayoria en pendientes muy empinadas, Ilanos, pedregosos, tin poco alcalinos, la mayoria resecos, carbonatos libres, muy erosivos; pequehos Areas en cosechas alimenticias Tropaquepts (Aericos) y Tropofluvents (tlpica) IATd TIM EFTa FP/A (4114) 1083 maanual Terrazas costeras, planicies aluviales, playas, dunas; peligro menor de erosi6n por agua, algunas Areas susceptibles a Ia erosi6n de viento; Eutropepts (tipicos llanos) ITEs M/LSS (4220) 3548 Pendienics muy emnpinadas, la mayoria llanos, pedregosos, algo alcalinos, alta saturacibn de base, erosivos debido a lapendiente; algunos tienen caf6, plAtanos, cosechas alimenticias Eutropepts (tlpicos Ilanos) ITEs RH/LSS 1079 algunos estAn inundads omal drenados, usados para la cafla de aztcar, pastos, arroz cacao y cosechas alimenticias algunos calcAreos, alta saturaci6n de la base, la mayorla son Ilanos; algo de cafW, Camborthids (tipicos) DOAaFA DOAa (1102) 2479 Material aluvial, poca capaci-dad para retener agua, crosivos; demasiado secos para la agricultura, no hay fuentes de agua a disposici6n Pellusterts (Udicos) VUPg T/A 6137 1059 plhtanos y cosechas alimenticias No hay peligro de erosi6n, bastante nivelados, adecuados para ]a mecanizaci6n; suelos Ustorthents (Liticos, esquel6ticos) Dystropepts (tlpicos Ilanos) EOUdk UR/LS (2409) ITYs S/RB (4432) 2173 1502 Sobre inaterial coralino, llanos, extemedamente pedre-gosos, resecos; casi nada de potencial agricola MAs que nada en topografia muy empinada, muy erosivos, niuy Acidos, pedregosos; algunos de las mejores Areas son usadas para caf6, cacao, cosechas alimenticias Torrifluvents (Lsticos) Ustropepts (tlpicos llanos) EFHt FP/A (2105) ITUs RH/T (4326) 1050 1045 agrlcolas productivos usados para cacao, caff, plAtanos y cosechas estacionales Aluviales, necesitan riego para producir de Ileno; algo salinosdebido al uso inadecuado del riego; producen arroz, guineos y otras cosechas Valles erosivos y tierras altas sobre toba; las Areas mAs Eutropepts (Ilticos) ITEg K/LS (4219) 1471 MAs aue nada en topografia cxtremadamente empinada, Karstlca sobre piedra caliza, resecos, inaccesibles; algunas parcelas dispersas usadas para la agricultura, poco potencial empinadas y Ilanas son usadas para pastos y para pequeflas parcelas de cosechas alimenticias; las menos empinadas pueden usarse para cafla de azfcar, cosechas alimenticias o pastos Ustropepts (tlpicos) ITUa U/LS (4323) 1460 Peligro menor de erosi6n, fina textira, algo de saturaci6n de agua; adecuados para el recamo; usados para el cul-tivo de cafa sin riego Torrisorthents (Ilticos esqueldticos) FOI-Ick UR/LS (2307) 1015 Planicies onduladas sobre piedra caliza; bajo potencial agricola; arbustos espinosos nativos usados parn la producci6n de carb6n Tropaquepts (Plinticos) y Dystropepts (Aquicos) IATb L/M ITYc U/M (4113) 1408 Peligro de erosi6n menor a moderado, muy Acidos, lenta permiabilidad, no pedregosos, adecuados para la mecaniza-ci6n; casi todos tienen pastos, pero las secciones con mejor drenaje son adecuadas para el Pellusterts (tlpicos) UUPa L/S (6135) 1007 Poco peligro de erosi6n, adecuados para la mecanizaci6n, ]a humedad y la gruesa textura son factores limitantes usados para la calla y algode pastos cultivo, estAn siendo mAs y mis usados para la cafla 54

PAGE 63

Breve Descrlpcl6n de Breve l)escripcifn deNombre Simbolo Area las Caracteristilcas Nombre Km 2 Simbolo Area Ir.s Caracteristieas(subgrupos) de Maps y/o Polenclal Km 2(subgrupos) de Mapa y/o Potencial Ustorthents EOU RH/LS 816 Tierras altas onduladas y Dystropepts ITYc U/M-285 Arcillas marinas muy finos,(tlpicos Ilanos) (2410) escarpadas con pendientes (Acuicos) ITEs RH/LS algo de peligro de erosi6n;erosivas, lanos, algo de Eutropepts (4429) usados para pastos, cafna,piedras, resecos; usados para (lanos tipicos) cacao, caf6 y cosechas papaya, citricos, pastos, alimenticias algunas cosethas alimenticias Pellusterts y VUPa TIA Dystropepts ITYc T/A 282 Peligro682 Terrazas fluviales y lacustrinas menor de erosi6n; en(Acuicos) ITYd FP/A Constanza son usados para losUstropepts (6136) sobre aluvi6n, algo de peligro Dystropepts (4427) vegetales de clima templado(tlpicos) de erosi6n sobre las pendien-(Iluvicos) de la regi6n; en Banao son tes; adecuados para muchas usadas para arraz con riegocosechas con riego, de lo y atras cosechas contrario, pastos, arroz,vegetales Eutropepts ITEc UILS 252 Peligro menor de erosi6n; Ustolfic DRHn UR/A 633 Peligro moderado de erosi6n, (Acuicos y ITEs RH/LS pueden reclamarse para laHaplargids (1204) Aridos; demasiado empinados tipicos lanos) (4217) cafta para el riego y no hay fuentes de agua Ustifluvents EFUa FP/A 242 Peligro menor de erosi6n;(tipicos) (2206) adecuados para [a carla conTerriorthents EOHj LILA 567 Ni;'elados para la mecaniza-Ustifluvents riego y cosechas alimenticias(Usticos) (2308) ci6n pero dificilcs de irrigar (Aericos debido a la saliniidad; las tropicales) mejores partes tienen cala y plftanos Eutropepts Tropaquepts IARs T/M 506 ITEe FP/A 180 Sedimentos finos o gredasTerrazas marinas sobre arcilla; (Fluventicos) (4218) finas; adecuados para el (Aericos) y -VDCb TIM suelos hsimedos para arroz y cacao, caf. v cosechas Chromuderts (4116) pastos; otros para cacao, caf6 alimenticia. (Acuicos) y cosechas alimenticias Tropaquepts IATa FP/A 172 Uso limitado por la humedad; Tropaquepts IATd T/M-446 Terrazas marinas costeras (tipicos) VDCb FPrA usados para el arroz con (Aericos) y ITUs RHI-LS sobre sedimentos marinos Chromuderts riego, pastos, cosechasUstropepts (4115) entremezclados con tierras (Acuicos) alimenticias y cacao(tilpicos) altas, lanas, erosivas, ondulados y escarpados; las tierras niveladas se usan para la cafla Abreviaturas de los simbolos usados (del Mapa): y cosechas alimenticias Forms de Tierra Tropudults UDTa RH/T-438 Peligro -e erosi6n, la mayoria DT terraza disecada (tlpicos) ITYp SIT son arcillas rojas profundas, F aspas en la base dc las montailasDystropepts muy Acidos; pastos y cosechas FP Terreno aluvial(Ilticos) alimenticias L Planicie nivelada Camborthids DOAa F/A 410 Aluviales, peligro menor de M Montaflas (tlpicos) (1101) erosi6n, adecuados para la K Topografla Karstlca mecanizaci6n, necesitan irriga-RH Terreno ondulado y escarpadoci6n, producen con irrigaci6n S Cerros escarpadosguineos, plAtanos, carla, T Terraza podrian producir otras U Planicie undulada cosechas U Planicie ondulada Camborthids DOAa RH/LSS 407 Peligro de erosi6n, empinados; UR Planicie ondulada con cerros (tipicos) ningun uso agricola Malerales de Abajo Tropudults UDTa DT/A A Aluvi6n no consolidado379 Terrenos aluviales, fina LA Aluvi6n lacustrino, no(tlpicos) (5133) tectura, Acidos; usados para consolidado Dystropepts cala LS Piedra caliza(fluventlcos) LSS Piedra caliza y esquisto M Rocas marinas no consolidadas RB Rocas metam6rficas AcidasTropohemists HHTa WS/A 325 La mayorfa a nivel de marea, (tlpicos) (3111) muy salinos; pantanos de y bAsicas mixtasSulfihemists manglares; casi ningin valor T Toba(tlpicos) agrlcola Los nombres (subgrupas) fueron derivados de a Taxonomla de Suelos de Dystropepts ITYc T/A 312 Peligro de erosi6n menor a (Acuicos) ITYs RH/RB moderado, lanos; el creci-Dystropets (4428) miento de las cosechas limi-(de lanos a tado por Ia humedad, acidez ycontacto textura arcillosa; usados para pailtico) pastos, cacao, cafla y cosechas alimenticias los Estados Unidos, U.S. Soil Taxonomy, USDA Handbook No. 436, Washington, D.C. Para una descripci6n mAs detallada debe consultarse el manual. Las diferentes publicaciones de SIEDRA (CRIES)* tambin contienen mss informaci6n sobre estos suelos que la que se presenta en esta breve descripci6n. *de las cuales se adapt6 la lista arriba presentada 55

PAGE 64

Tabla VI-2. Distribuci6n regional de Ia tierra en fincas en 1960, 1971 y 1977. Los datos bfisicos provienen del proyecto CRIES. i I! [i1 IV V VI VIINorte Norestc Noroeste Central Suroeste Sur Este TOTAL Area Total de Tierra* (Km 2) 9,065 5,324 4,769 6,983 7,503 6.890 7,745 48.297' Tierras en Fincas en 1960 (Kin2 ) 5,532 3.646 1,880 4,436 1,240 1,152 4.690 22,576 /0 61 68 30 64 17 17 61 47 Tierras en Fincas en 1971 (Km 2) 6,040 4,695 1,953 5,090 2,031 1,368 6,176 27,362 % 67 88 41 2773 20 80 57 Tierras en Fincas en 1977 (Km 26,049 ) 4,796 1,952 5,127 2,031 1,321 6,176 27,452 % 67 90 41 73 1o27 80 57 Cultivos en 1977 (Km2 ) 2,011 2.294 848 2,649 1.336 757 2,16Q 12,064 Pastos en 1977 (Km 2) 3,126 2,113 845 1,605 511 307 3,301 11,868 Otros** en 1977 912 389 250 873 184 107 706 3,520 *Excluye 163 Km2 de islas "Tierras en fincas no cultivadas ni usadas para pastos Tabla VI-3. Porcentaje de Is distribuci6n del uso de Ia tierra de acuerdo con el tamailo de finca y las regiones; los datos bfisicos provienendel Censo Agricola de 1971. *Denota ausencia de datos a disposici6n. II I III IV V VI VII PromedioNorte Noreste Noroeste Central Suroeste Sur Este Naclonal Porcentaje de fincas0.5-4.9 hect. 73.9 69.6 62.1 73.0 78.2 58.7 69.25.0-9.9 hect. 11.5 12.9 13.6 10.3 13.9 11.3 12.210.0-49.9 hect. 11.8 15.2 20.5 14.3 7.0 22.3 15.250 hect. 2.7 3.0 3.8 2.4 0.9 7.7 3.4 Porcentaje de tierras en fincas 0.5-4.9 hect. 13.6 12.3 10.5 13.0 28.6 3.5 13.85.0-9.9 hect. 8.4 8.1 8.2 7.1 17.1 2.7 8.610.0-49.9 hect. 26.5 28.7 39.9 28 I 22.8 16.4 27.150 hect. 56.5 50.9 41.4 50.6 31.5 77.4 51.5 Porcentaje cultivado 0.5-4.9 hect. 65.0 68.4 49.6 61.8 67.3 87.4 66.65.0-9.9 hect. 48.2 54.5 32.2 38.0 58.6 41.1 45.410.0-49.9 hect. 27.9 35.3 32.2 38.0 38.6 20.8 26.850-99 hect. 7.9 12.4 10.4 14.7 12.5 10.5 11.4100 hect. 18.0 32.3 43.5 53.6 53.8 34.3 39.3 Porcentaje en barbecho 0.5-4.9 hect. 6.7 16.2 11.0 7.0 16.5 2.5 10.05.0-9.9 hect. 7.3 21.0 6.5 7.3 12.0 6.5 10.110.0-49.9 hect. 6.0 11.8 6.5 5.8 11.5 4.2 4.650-99 hect. 0.0 0.2 0.0 0.9 0.8 0.5 0.4100 hect. 2.4 3.6 7.6 3.1 5.1" 4.2 4.3 Porcentaje en pastos0.5-4.9 hect. 22.6 12.0 34.0 24.1 10.0 7.2 18.35.0-9.9 hect. 37.8 19.2 52.8 38.9 19.3 39.7 34.610.0-49.9 hect. 57.9 39.4 69.3 50.7 35.9 63.5 52.850 hect. Porcentaje en otros usos0.5-4.9 hect. 5.7 3.4 5.4 7.1 6.2 2.9 5.15.0-9.9 hect. 6.7 5.3 8.5 15.8 10.1 12.7 9.Q10.0-49.9 hect. 8.2 3.5 10.7 19.0 14.3 11.5 11.250-99 hect. 8.1 3.9 10.2 0.7 9.6 2.5 5.8100 hect. 14.8 19.1 51.8 27.3 43.1 10.5 27.8 56

PAGE 65

. Mientras que s6lo aIrededor del 13% de las tierras agricolas no estfn en uso, la gran mayorla de estas estAn divididas casi ig-ualmente entre cultivos y pastos. Cuatro regiones -norte, nordeste, central y este -contienen el 76% de las tierras cultivadas en el pals y el 85% de las Areas de pasturaje. La distribuci6n por tamaflo de las tierras en fincas es remar cablemente uniforme a travds de las regiones. Casi un 70% de todas las fincas son de menos de 5 hect. de tamaflo, pero ocupan menos del 14% de las tierras en fincas en el pals. S61o 3.4% de las fincas exceden 50 hect. de tamaflo, pero 6stas ocupan mAs de la mitad de las tierras agrfcolas nacionales. Las muchas haciendas de gran tamaflo dedicadas al cultivo de cafla de az~car tienen un im-pacto muy fuerte en las estadlsticas del tarnaflo de fincas. Sin em-bargo, los datos indican que hay un gran nfmero de agricultores de subsistencia, el que probablemente incluye a agricultores que tambi6n obtienen ingresos trabajando parte del tiempo en ac-tividades no agricolas. La Tabla VI-3 tambidn muestra la distribuci6n regional del uso de la tierra por tamaflo de finca. El porcentaje mas alto de tierras cultivadas ocurre consistentemente en las fincas mAs pequeflas.Las tierras utilizadas para cultivar disminuyen a medida que el tanaflo de ia finca aumenta hasta Ilegar a 100 hect., una vez que se excede este tamaflo, la cantidad de tierra en cultivos aumenta apreciablemente debido a las grandes haciendas productoras de cafla de azicar. Las fincas de menos de 10 hect. tienen un pro-medio de 10% de las tierras en barbecho, lo que indica la prevalencia de la rgricultura de aternaci6n para la producci6n de cosechas de subsistencia en las fincas pequeflas.El aumento en el porcentaje de tierras usadas para pasturaje a medida que el tamaflo de finca aumenta, no es nada sorprendente; sin embargo, el promedio de 180o en las fincas mAs pe-queflas es extraordinariamente alto; es posible que este alto porcentaje se deba a que laj tierras en barbecho se usan para pasturaje. La tierra se deja inactiva debido a la falta de habilidades ad-ministrativas para recolectar las cosechas en una forma organizada, o debido a que el agricultor piensa que la tierra estA tan agotada que su cultivo no producirla ingresos aceptables. Cualquiera que sea el caso, el uso de una mejor tecnologia, in-cluyendo medidas adecuadas para la conservaci6n de los suelos en las tierras de valor marginal, podria mantener la productividad de estas tierras. El uso de la tierra para pasturaje es o una decisi6n administrativa, ya que bajo este uso parece producir los mejores in-gresos, o una medida tomada por el agricultor para utilizar las tierras que estAn muy agotadas para producir una cosecha. La mayorla de las tierras que producen buenos pastos son una reser va de tierras agrfcolas, mientras que las tierras que producen malos pastos por lo general rinden muy pocos ingresos, y pro-bablemente serla mejor sembrarlas con Arboles. Nosotros no pudimos obtener datos nacionales sobre la tenen-cia de tierras. En las conversaciones que tuvimos con algunos t6nicos en el campo, nos enteramos que hay muchos dueflos de tierras agricolas que no viven a trabajan en sus propiedades. La muy comfn costumbre de permitir que aparceros cultiven las tier-ras, y la frecuencia con que se cambia de aparceros en una finca dada, hacen dificil que se fomenten medidas para la conservaci6n de suelos a siquiera para la administraci6n general de tierras. Es aparente que la Reptiblica Dominicana no tiene casi nada de reservas de tierras que puedan ser cultivadas sin irrigaci6n, como puede ser demostrado por la cantidad de tierras de valor marginal y sub-marginal que son cultivadas. Sin embargo, gracias a la precipitacibn orogrhfica, ci pals tiene muchas Areas donde existen sistemas de riego, a estAn siendo desarrollados y amn otros pueden ser desarrollados. La inspecci6n de algunas Areas indic6 que hay muchos tramos grandes de tierra cubiertos de matorrales xeroflticos, los cuales probablemente aparecen en los mapas como bosques de mala calidad o simplemente como matorrales. Algunas de estas tierras, como aqudllas en el Area de San Juan -Azua, pronto van a recibir irrigaci6n por medio de proyectos que estAn signdo desarrollados. Productividad agricola La Tabla VI-4 muestra el Area y la producci6n de algunascosechas importantes cultivadas en 1979. Las cosechas de productos alimenticios mfis importantes son arroz, frijoles rojos, yuca yplAtanos. La producci6n nacional promedio de estas cosechas es bastante baja, como es de esperarse, ya que gran parte de esta producci6n proviene de tierras de valor marginal y sub-marginal. La Tabla VI-4 no incluye la producci6n de cafla de azfcar, la cosecha de exportaci6n mAs importante de la Reptblica Dominicana. El pals tenia un total de alrededor de 212,000 hect. bajo el cultivo de cafla de azfcar en 1978. La tierra en la que se cultiva cafla estA dividida eure tres grandes productores: la compafliA Gulf &Western, la familia Vicini y el Consejo Estatal de Azicar (CEA) del gobierno. Gulf & Western cultiva alrededor de 71,300 hect., y tiene trapiches con la capacidad de producir alrededor de 400,000 toneladas de azficar por aflo, o sea 28% de la producci6nnacional. Esta compaflia estA localizada en ia regi6n este del pals, y cultiva la cafla sin la ayuda de irrigaci6n artificial en tierras que en su mayorla son consideradas de calidad mediocre para la agricultura (Clase III). La familia Vicini tiene tres haciendas azucareras en la regi6n central del pals, que tienen ia capacidad de producir 80,000 toneladas de azficar por aflo, o sea el 77o de la producci6n nacional. CEA tiene 12 haciendas, casi todas en la parte este del pals. Dos de las haciendas de CEA son irrigadas ar tificialmente -Esperanza, en el norte, y Barahona, situada cerca de la ciudad del mismo nombre en el sur. Ademis, hay alrededor de 156 pequeftos productores que venden su cafla al CEA y a la familia Vincini. La producci6n de las haciendas que no tienen irrigaci6n es de alrededor de 45-46 ton/ hect., y la producci6n de los pequeflos agricultores es de alrededor de 20% menor que la de estas haciendas con irrigaci6n ha disminuido alrededor de 95 tons/hect., debido a problemas de salinidad y al manejo inadecuado de la tierra. Los cultivos de caf6 cubrian alrededor de 207,000 hect. en 1960, en unas 43,000 fincas localizadas en muchas partes del pals, mAs Tabla V-4. Datos de Area y produccin en 1979 para cosechas importantes en a Repfblica Dominicana; datos de URPE. Produccl6n Area Total Rendimlento Cultivada (toneladas Promedlo Cosechas (hectireas) miricas) (Kg/hect.) Arroz 106,408 245,437 2,307 Frijoles rojos 54,853 37,927 691 Frijoles negros 10,355 11,883 1,148 Malz 36,581 48,177 1,317Yuca 22,933 119,556 1,317Batata 6,659 59,495 8,934 Camote 6,402 41,320 6,454 PlAtano 30,580 204,250 6,679 Frijoles paloma 11,205 9,928 877 Guineos 7,058 71,926 10,191 Name 2,707 17,274 6,382 Papas 897 8,987 10,019Cebollas 1,447 10,248 7,082Tomates de mesa 615 7,131 11,595 Tomates industriales 5,082 100,969 19,868 Pimientos picantes 911 3,624 3,978 Ajo 651 3,452 5,302 Tabaco 29,402 33,931 1,154 57

PAGE 66

que nada a elevaciones medias. Se espera que la cantidad de tierras en las que se cultiva cafM (alrededor de 155,000 hect.) aurente substancialmente, debido a los recientes esfuerzos para usar elcafW como un cultivo que ayude a la conservaci6n de los suelos. Sin embargo, en algunas de las Areas donde se cultiva el caft, 6st,ha sido sembrado conjuntamente con cacao, el cual s6lo crecebien bajo condiiones ht'medas y calientes. Los cultivos de cacao estAn concentrados en ia regi6n nordeste del pals, donde hay94,000 hect. (1979) dedicadas a la producci6n de cacao, en unas50,000 fincas pequeflas. Otros cultivos incluyen palma de coco(28,548 hect.), sorgo (2,702 hect.), gengibre (659 hect.) y uvas(108 hect.). Manejo de recursos Base legal No existe ninguna Icy especifica para proteger los suelos del pals. Un considerable ntmero de leyes para proteger los recursos forestales e hidrol6gicos tienen un efecto indirecto en la conser-vaci6n de suelos. El Departamento de Tierras y Aguas (DTA) de la Secretaria de Agricultura estA preparando un bosquejo de una Icy para la formaci6n de distritos de conservaci6n de suelos, basada en leyes similares existentes en Puerto Rico. Otro bosquejo de unaley que estA siendo evaluada por el cuerpo Legislativo proponeque se establezcan Comitds para la Conservaci6n de Recursos Naturales (COCORENA) a nivel rural. COCORENA podria ayudar mucho al gobierno en sus esfuerzos para mejorar la con-servaci6n de tierras y aguas. Instituclones Varios departamentos tienen funciones relacionadas con pro-blemas de suelos. El DTA conduce inventarios taxon6micos, con diferentes grados de detalle -genera, semi-detallado, ydetallado y tambi~n conduce estudios para probar la fertilidad de suelos, con relaci6n al crecimiento de plantas por medio de experimentos,usando abonos con diferentes combinaciones de nutrientes aplicados a una variedad de cosechas agricolas yhorticolas. Tam-bidn determina niveles de fertilidad, por medio de anAlisis desuelos y de hojas en el laboratorin. De acuerdo con un vocero dl departamento, este tiene suficiente personal y va a poder llevar acabo con una buena distribuci6n su programa par hacer un mapa de todas las Areas con potencial agricola en los pr6ximos 3-4aflos. Parece que este departamento tiene muy poco inters en lastierras montafiosas de valor marginal. El Instituto Agrario Dominicano (lAD) no tiene personal rela-cionado con problemas de suelos, pero usa los recursos del DTA para evaluar tierras que van a ser adquiridas por el Instituto, y para organizar actividades agrlcolas en sus asentamientos alrededor del pals. El DTA se origin6 como la secci6n para la conservaci6n de tier-ras en el Departamento de Suelos. Desde hace alrededor de dosaflos el DTA ha sido un departamento aparte y depende de SURENA en vez de depender de la Secretarla de Investigaci6n,Extensi6n y Capacitaci6n Agropecuaria. El DTA esti tratando deconvertirse en un servicio para la conservaci6n de suelos. Pero. aunque el departamento tiene empleados muy bien entrenados yentusiastas, este parece ser muy pequeflo en relaci6n con ia tarea a que tiene que enfrentarse. INDRHI posCe una secci6n de suelos, para evaluar el potencialde las tierras al alcance de sus canales de irrigaci6n.FORESTA estA envuelta en ia conservaci6n de suClos a trav6s de algunos de sus programas de reforestaci6n y tambin tiene laresponsabilidad de reducir la erosi6n de suelos en la cuenca donde se encuentra la represa de Tavera. Esta 6ltima responsabilidad, lacual debi6 levarse a cabo antes de que se construyera la represa,esth siendo ahora efectuada con algo de Vigor; sin embargo, losresultados no han sido nada satisfactorios. El Departamento de Inventarios, Evaluaci6n y Ordenamiento de Resursos Naturales utiliza la informaci6n sobre suelos como uno de los factores bhsicos para deterninar las Unidades para laPlanificaci6n de Recursos (proyecto SIEDRA). Este departamento utiliza la informaci6n existentc sobre suelos y la que se obtiene por medio de imAgenes producidas por satflites. Parece haber algo de rivalidad entre los diferentes departamentos, asi como tanbin una duplicaci6n de los esfuerzos. La deftciencia principal parece ser el tamatlo del DTA en relaci6n con su tarea. Esta misi6n no tuvo la oportunidad de ponerse en contacto o evaluar el servicio regular de extensi6n agricola, que pertenece ala Subsecretarla de Investigaci6n, Extensi6n y Capacitaci6n Agropecuaria. Parece que una de las tareas esenciales que tendrAque llevar a cabo el DTA es la de obtener cl apoyo del servicio de extensi6n, para hacer que sus miembros sean conscientes de losproblemas relacionados con la conservaci6n de aguas y tierras, ypara entrenarlos adecuadamente con el fin de que ayuden con el programa a travs del pals.Para obtener la mAxima cooperaci6n posible entre lasdiferentes instituciones que operan en el campo, podria considerarse el establecimiento de oficinas coordinadoras a nivel regional, es decir, distritos de irrigaci6n en algunas cuencas,distritos para la conservaci6n de suelos en otras. Estas oficinas tendrian la responsabilidad de supervisar la mayorla de los trabajos que se Ilevan a cabo en sus Areas, y utilizaran los servicios de los diferentes departamentos a medida que se necesite. Para facilitar cl establecimiento de los distritos para la conservaci6n desuelos y para asegurar la cooperaci6n y el apoyo a nivel rural, el DTA ha propuesto ia formnaci6n de "Comits de Conservaci6n delos Recursos Naturales" (COCORENA). Estos sedan grupos defamilias locales, los cuales podrian ser asignados para llevar a cabo la planificaci6n e implementaci6n de los programas de con servaci6n de tierras y aguas.La "Oficina para el Desarrollo Integral Agropecuario del Vallede Azua", localizada en Azua, parece ser un paso en la direcci6n correcta. Es de suma importancia que oficinas como stas seanencabezadas por individuos dinimicos ybien calificados, que permanezcan durante un plazo medio o largo en dicho cargo.Desafortunadamente se ha anunciado que la persona que dirigi6la oficina en Azua ya ha sido transferida a otro cargo.De acuerdo con Gonzalez (1978) existen dos problemas bfisicos que impiden que se lleve a cabo una efectiva coordinaci6n deplanes de acci6n entre las instituciones del sector agricola. Uno de stos es que muchas actividades son duplicadas: El Banco Agricola, IDECOOP; IAD y SEA, tienen todos proa6amas decr&lito para proyectos agricolas. SEA, lAD e IDECOOP tienenfunciones de extensi6n agricola. Tanto INDRHI como lAD tienen funciones relacionadas con ia irrigaci6n. Todas estas instituciones recopilan datos estadlsticos relacionados con la agricultura. El segundo problema es que las prioridades para elfuturo no han sido bien definidas. Por lo general, se desarrollan planes y se levan a cabo programas para satisfacer las necesidades inmediatas. Las relaciones inter-institucionales entre lasdiferentes agencias gubernamentales esthn estipuladas por leyes ydecretos; pero estas relaciones no se levan a cabo en la realidad.Como concluy6 Gonzalez, es esencial que las instituciones no s6lo coordinen sus actividades para evitar la duplicaci6n, sino quetambi6n trabajen juntas y compartan responsabilidades. En juniode 1973 se fund6 un Secci6n de Conservaci6n de Suelos bajo laSubsecretarla de Investigaci6n y Extensi6n Agropecuaria. EstaSecci6n, junto con la Secci6n de Fertilidad de Suelos, la Secci6n de Clasificaci6n de Suelos y la Secci6n de Laboratorios de Suelos,formaba pane del Departamento de Suelos. Esta secci6n ha llevado a cabo una considerable cantidad de trabajo en la "Linea noroeste" del Cibao, incluyendo la construcci6n de 31 km de terrazas y 52 represas y embaLses pequeflos. Tambikn hizo un estudio de suelos semi-detallado en alrexledor de 60,000 hect. de esta Area. 58

PAGE 67

Departamento de ierrasyAguas (DTA). Desde agosto de 1978 el DTA ha operado en la forma en que se encuentra en el presente,coamo una dependencia de SURENA. La Secci6n de Conservaci6n de Suelos del Departamento de Suelos fue incorporada al DTA durante este mismo tiempo. El DTA se encuentra actualmente dividido en tres sessiones: Estudios Bisicos, Conservaci6n de Suelos y la Unidad para el Control de Programas y Progreso. ElDTA ha hecho un considerable esfuerzo durante los (iltimos dos aflos para entrenar a su personal pormedio de cursos cortos den-tro y fuera del pals. El DTA tiene 77 empleados, de los cuales atrededor de la mitad ocupan un cargo t&nico. El personalt6cnico incluye cuatro empleados con maestrias en ciencias y25 omis empleados con titulos de Ingeniero en Agronomla o equivalentes. El DTA espera recibir un presupuesto deRD$500,000 para 1981 de SEA, y una suma igual del apoyo de AID. AdemAs, el departamento recibe asistencia t6cnica de la oficina local del Inst;tuto Inter-Americano para la Cooperaci6nAgrilcola (IICA-OEA). Este tambi6n parece tener una buenarelaci6n de trabajo con ia oficina en Puerto Rico del Servicio de Conservaci6n de Suelos de los Estados Unidos.El DTA ha recopilado una considerable cantidad de infor-maci6n t&cnica sobre la erosividtd de ia iluvia que cae en el pals yla p6rdida potencial de los diferentes suelos bajo varias condi-ciones de cubierta sobre el suelo, rotaciones, grado y largo de las pendientes. En un estudio sobre la prdida relativa de suelos bajodiferentes cultivos sobre un suelo dado en el Area de San Jos6 de Ocoa, el caf6 produjo una plrdida de alrededor de 32 tons/hect. por acre, mientras que la papa, el mani y el frijol produjeronp~rdidas 65-75 veces mayorcs que el cafe.El DTA ha establecido una lista de prioridades para seleccionar cuencas, basada en la densidad, y patrones de localidad de la poblaci6n, el Area de iacuenca, el Area irrigada, el valor de [a in-fraestructura (trabajos el&tricos, sistemas de riego, etc.), la can-tidad estimada de p6rdidas causadas por la erosi6n y el inter6s local en la conservaci6n de suelos. En base a esto, las cuencas de prioridad incluyen las del Bao, Ocoa, Nizao, Sabana Yegua,Maguacis, Chacuey y Guayubin. La cuenca de la represa de Tavera no se incluy6 ya que 6sta se encuentra bajo la respon-sabilidad de FORESTA. La cuenca del Bao ha servido como un Area de entrenamiento para el DTA durante los filtimos dos afios, lo cual aumentarA laeficiencia en cl futuro. El trabajo que allf se ha hecho incluyedemostraciones de medidas para la conservaci6n del suelo, siem-bras de Arboles frutales sobre los contornos, terrazas con canales,pequefias represas para la sedimentaci6n construldas con bolsas ilenas de tierra, siembras de hierba en las vias de aguas yestableci-miento de barreras de plantas. Trabajos similares se han estado llevando a cabo en la cuenca de San Jos6 de Ocoa, donde se con-sidera jue la cooperaci6n de la poblaci6n ha sido mejor. El u.partamento de Suelos estA bajo la Subsecretarla de In-vesti,.ci6n, Extensi6n y Capacitaci6n Agropecuaria en la Secretaria de Agricultura (SEA). Esta Subsecretarla tiene lossiguientes departamentos: suelos, protecci6n de plantas (SanidadVegetal), informaci6n tcnica, investigaci6n, extensi6n ycapacitaci6n, y organizaciones rurales. Fisicamente, esta Subsecretarta se encuentra localizada en el "Centro Sur de Desar-robo Agropecuario" (CESDA) en San Crist6bal, pero no es partede ste. El laboratorio de suelos conduce todos los anAlisis de suelos yhojas que necesiten los investigadores cientificos del ministerio. Ademhs, satisface las necesidades anallticas para las investiga-ciones de ia fertilidad de suelos y para la elaboraci6n de mapas dedstos. El laboratorio tambi~n analiza muestras de tierra que traen los agricultores y hace recomendaciones para el uso de fer-tilizantes. Este es el fmico laboratorio del pals que ofrece cite ser-vicio gratuitamente. Hay un laboratorio similar en Santiago, el cual sin embargo cobra por este tipo de servicio. La secci6n de fertilidad de suelos conduce experimentos tradicionales de fertilidad, usando los elementus principales asi como tambi6n los elementos menores en 16 cosechas principales de la regi6n, o sea: malz, plAtanos, yuca, torates, ccbolla, pimientospicantes, berenjena y otros vegetales. Investigaciones sobre fertilizantes para el cafM y el cacao conducidos por CENDA son (Centro Norte de Desarrollo Agropecuario) en Santiago.La Secci6n de Estudios de Sue!os sigue ia taxonomla de los Estados Unidos en la preparaci6n de sus mapas de suelos. Esta secci6n prepara raapas del potencial de las tierras, y tambi6n conduce exploracionw.s de reconocimiento y estudio: catastrales parael IAD y otras entidades gubernamentales. La secci6n haceestudios de suelos detaflados para la planificaci6n de fincas en los asentamientos del IAD. Tambi6n hace estudios de suelos semidetallados en las Areas que tienen potencial para el desarrollo. El departamento estA planeando terminar un semi-detallado estudio de suelos en la planicie dal Caribe para 1982. Luego de 6ste, se harA uno para las planicies costeras en el norte, asi que para 1983habrA a disposici6n mapas de suelos semi-detallados de todas las tierras Ilanas. El departamento tiene 65 empleados, de los cuales alrededor dedos tercios ocupan cargos t~cnicos. El presupuesto que se pidi6 para 1981 es de RD$900,000. El departamento tambi6n recibefondos de AID a trav6s del Programa para Pequefia Agricultura(PPA-II). El Departamento de Aguas y Tierras (DTA) deSURENA, fue formado originalmente con personal de este departamento, en el cual antes existia una secci6n de conservaci6n de suelos. Plan Sierra (Plan de Desarrollo Iategral "La Sierra"). El Plan Sierra cubre un Area de aproximadamente 2,000 km2 en las municipaidr~des de San Jos6 de las Matas y Janico en la Provincia de Santiago y en la municipalidad de Monci6n en la Provincia deSantiago Rodriguez. Catorce rfos, incluyendo los Rios Bao yMao, se originan en el Area del Plan Sierra o mAs arriba, lo cual hace a esta Area una de las cuencas colectoras mAs importantes del pals. Se calcula que hay mAs de 20,000 familias en esta Area, o de 100-200,000 personas.El programa del Plan Sierra es bastante comprensivo e incluyelas siguientes Areas: diversificaci6n agricola, reforestaci6n, manejo de bosques, servicios sociales y artesanlas. Desde el punto de vista de la agricultura y de la conservaci6n de suelos, el objetivode cambiar los sistemas de cultivo existentes de cosechas estacionales a permanentes es sumamente importante. Para lograreste cambio se espera sustituir el cultivo de frijoles por el de caf6, por medio dc un programa que proporciona cr~dito y asistencia t6cnica a los pequeflos agricultores. Los agricultores que participan en cl programa al mismo tiempo que siembran frijolessiembran Inga vera, un Arbol leguminoso que ayuda en la fijaci6n de nitr6geno y que tambi6n se usa para proporcionar sombra alcaf6. Despu~s que 6stos han empezado a crecer, se siembra yuca entre las plantas de frijoles. Tan pronto como las plantas de yucaempiezan a crecer vigorosamente, se siembran entre 6stas, guineos o plAtanos para proporcionar sombra al caf6. Una vez que los frijoles ban madurado y la yuca y los bananos "estAn creciendo vigorosamente se siembra el caf6. El programa de crdito permite que los pequeflos agricultores puedan sobrevivir los intervalos entre la producci6n de frijoles, yuca y bananos hasta que se produzca el caf6 al tercer afio. Tambi6n se estA considerando la siembra de Arboles que produzcan frutas de valor econ6mico, tales comao aguacates, manzanos y macadamia, aunque actualmente no existe un mercado local para estos frutos. En los valles montaftososdonde hay tierras f6rtiles y lianas, podrian cultivarse cosechas anuales con la ayuda de sistemas de riego.El Plan Sierra ha estado operando durante menos de dos aflos. Su personal aparenta ser competente y entusiasta. Con ]a excepci6n de la asistencia que presta el gobierno holand6s al programa 59

PAGE 68

Tabla VI-5. Comentario sobre las principales Unidades de Recursos de Producci6n (URP; datos de SIEDRA 1977. 1 de Potenclal Factores URP Comentarlos Agricola Limltantes I Sumamente Moderadamente Alto 6001o arcillosos,productivos pendientes de 2007a, llanos 2 Bosques Ninguno Ninguno 3 Pastos Bajo/de substencia Ninguno 4 Generalmente Mderadarnente Alto Arcillosos; Productivos: Arroz, Inundaciones Cocos, Pastos 5 No productivos Muy Bajo Rocas; Pendien-tes; Llanos 6 Buenos para el Moderadamente Alto Arcillas; Pendien-algod6n tes; Llanos 7 Cafla; Pastos Moderado a Hirnedos; Acidos; Moderadamente Alto Pendientes 8 Cala; Arroz; Cocos; Moderadanicnte Alto Himedos; Algunos Cacao a Alto e Inadecuados Arenosos 9 Sin valor Muy Bajo Ninguno 10 Potencial Limitado Inadecuados Humedos; Acidos 11 Caila de Azficar Moderado Pendienites;Ahora, pero Mejores Llanos para Pastos 12 Az~tcar, Pastos; los Moderadamente Alto Arcilla; Llanos; Pobres Cultivan en Pendientes las Pendientes Empinadas 13 Adecuados para Bajo Pendientes;Cultivos Perennes Llanos 14 Los Mejores para Muy Bajo Pendientes; Cuencas Llanos 15 Inundaciones Moderadamente Alto Inundaciones a Alto 16 Inundaciones Moderadamente Alto Htmedos; Salinos Peri6dicas a Moderado 17 Los MAs Productivos Alto Arcilla de la Repfiblica Dominicana 18 Uso Presente Optimo Moderado a Alto Himedos; Pen-dientes; Llanos de mutrici6n que incluye 104 clubes de amas de casa, el Plan Sierra est. totalmente financiado por el gobierno dominicano. Aunque ain es un poco temprano para evaluar los resultados de los diferentes programas, el Plan Sierra definitivamente parece estar encaminado en la direcci6n correcta. Una critica de menor importancia es que al Plan aparentemente le falta un componente de investigaci6n cientifica. Por ejemplo, se declar6 que los inten-tos para mejorar los pastos fracasaron; sin embargo, no hay duda de que existen variedades de yerbas y forrajes que tienen ralces profundas, sirven para conservar los suelos y estAn adaptadas al Area. Ayuda Exterior. El Sistema Comprensivo para el Inventario y ia Evaluaci6n de Recursos (CRIES) se ha estado llevando a cabo en la Repfiblica Dominicana desde 1976, con la cooperaci6n del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), la AID, y la Universidad del Estado de Michigan. Este proyecto es ahora un componente permanente de SURENA, que forma partedel Departamento de Inventarios, Evaluaci6n y Ordenamiento de Recursos Naturales. SIEDRA ha utilizando las imigenes de satdlites y fotograflas adreas, provistas por CRIES, asi como tambidn otra informaci6n 60 I de Potenclal Faclores URP Comentarlos Agricola Limitantes 19 Azticar (iluvia) pero Moderadamente Alto Himedos; PenrnAs Adecuados para yBajo dientes; Llanos Pastos 20 Pastos; Azficar Moderado a Alto Pendientes; (luvia); Subsistencia Arcilla 21 Producci6n Intensiva, Moderadamente Alto Drenaje Arroz de Valle y a Alto Azficar 22 Los Mejores para Moderado a Modera-Acidos; Pendien-Pastos; Algo de mente Alto y Bajo tes; Hi6medos; Azfcar Llanos 23 Poco Potencial Muy Bajo Rocas 24 Ningfin Potencial Muy Bajo Rocas 25 Tienen la Mayorla de Bajo a Moderada-Resecos; Gruesos; los Cultivos rrigados riente Alto con Pendientes lrrigaci6n 26 Vegetales Moderadamente Alto Drenaje a Alto 27 Algo de Agricultura Bajo a Muy Bajo Pendientes;dc Mala Calidad Llanos 28 Salinos; Necesitan Modcrado a Resecos; Salinoslrrigaci6n Moderadarnente AltoPoco Valor B ajo P ne c 29 Poco Valor Bajo Pendientes; Secos 30 Malos Bajo Pendientes; Secos 31 Muy Variables, Modcradamente Bajo Pendientes; Secos; Necesitan lrrigaci6r Llanos 32 Buenos para Perennes; Moderadamente Bajo Pendientes; Secos; Plantas Anuales sin Llanos Irrigaci6n 33 Falta de Lluvia a Moderado a Arcilla; Pen-Travs del Aflo; Moderadamente Alto dientes; Secos Varta por Temperados 34 Agricultura Intensiva Moderado a Arcilla; Moderadamente Alto Pendientes 35 Lluvia Variable Moderado Secos; Pendientes 36 Naturalmente poco Bajo a moderado Secos; Pendientes Productivos con Irrigaci6n37 Sumamente Mixtos Moderadamente Alto HMmedos; Peny Bajo dientes; Llanos pertinente sobre suelos, clima, zonas de vida ecol6gicas, uso principal de la tierra, cosechas, producci6n agrlcola, tecnicas, rendimiento de cultivos, factores de producci6n y sus costos, y factores sociales relacionados con instituciones, para definir sus 45 Unidades de Recursos de Producci6n (URP) de la Repiblica Dominicana (Tabla VI-5). La Tabla VI-6 indica la distribuci6n regional de las URP para todo el pals. No existe ning~n programa especifico de ayuda exterior dedicado s6lo a suelos. IICA es una instituci6n hemisfdrica bastante pequefla que tiene s6lo un cientifico de suelos, el cual ha ayudado mucho al DTA en asuntos tdcnicos y conceptos politicos. La AID ha dado apoyo para una variedad de programas en el campo de suelos y rec irsos naturales, incluyendo asistencia al Departamento de Suelos de SEA en San Crist6bal. Ademis, ]a AID ha dado ayuda econ6mica y tdcnica a los progr.nmas de SIEDRA y CRIES. El Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID) adems de haber financiado la construcci6n de sistemas de irrigaci6n y otros trabajos de infraestructura, estA financiando en el presente un consorcio de asesores canadienses (SNC-Montreal) y nacionales para llevar acabo el Proyecto de Influencias Sabana

PAGE 69

Tabla VI-6. Areas (Km 2) apr6ximadas de las Unidades de Recursos de Producci6n por regi6n; datas de SIEDRA 1977. Regi6n 1 2 3 4 5 6 Norte -4,283 -212 .. 2.Woreste -730 -580 3. Noroeste -867 -.. 4. Central 337 2,740 -22 5. Suroeste -3.236 ....-6. Sur 1.189 --104 7. Este 525 1.269 438 174 1.715 1o Total Nacional 862 14.314 438 975 1,715 145 14 15 16 17 18 19 1. Norte 1,359 -253 580 27 -2. Noreste 3. Noroeste 561 -351 -494 756 422 -285 -69 -4. Central -99 --183 5.Suroeste 419 -6. Sur 7. Este 1.389 ---I01 -. Total Nacional 3,,28 351 1,793 1,002 312 252 27 28 29 30 31 32 1. Norte -781 693 2. Noreste -3. Noroeste -1.004 655 4. Central -5. Suroeste 198 --478 806 6. Sur -567 287 1,135 -347 7. Este -Total Nacional 198 567 287 1,135 2,263 2,501 Yegua. Este trabajo se estA haciendo en cooperacion con IN-DRHI. y tiene un distintivo componente de suelos. El Banco Mundial esth planeando financiar un proyecto para la rehabilitaci6n de la producci6n de az6car, el cual incluye co:..-ponentes de estudios de suelos, potencial de tierras y fotografla area. El Banco Muncial junto con el PDNU tambi~n ha finan-ciado estudios sobre las posibilidades para el desarrollo de los dos Yaque del Sur y Yaque del Norte, los cuales comprenden extensos estudios de suelos. Problemas y Necesidades Principales Erosl6n Hasta un visitante indiferente se daria cuenta de que en la Repfiblica Dominicana existen serios problemas de erosi6n (Fig.VI-I). Las aguas de algunos pequeflos arroyos montaflosos ad-quieren un color chocolate debido a los sedimentos; en los cam-pos y caminos con frecuencia se yen badenes pro iindos.La erosi6n causada por el agua tiene los siguientes efectos 1)reduce la productividad agricola de los terrenos afectados; 2) causa badenes que destruyen los campos ymodifican el paisaje; 3) causa que los arroyos y rios transporten grandes cantidades de sedimentos, los cuales se acumulan en embalses, obstruyencanales de riego ydaflan las turbinas de centrales el~ctricas. En las Areas denudadas, las erosivas aguas fluyen rApidamente sobre la superficie en vez de filtrarse en los suelos, con las consecuencias de que haya menos agua a disposici6n para recargar los dep6sitosfreAticos, asl como tambi~n para ser utilizada en elcrecimiento de plantas, los dos transportan mAs agua durante los perfodos de iluvia y menos durante las 6pocas secas, yeste aflujo mAs concen-trado causa una mayor destrucci6n en los suelos, los lechos de los Ide URP 7 8 9 10 11 12 13 213 .. 033 223 ---17 03 -.. 1,171 -567 -358 28 ----22 131 -237 98 271 -1.407 1.432 -1,408 98 1,471 338 1.896 1,460 1.130 20 21 22 23 24 25 26 -227 -27 55 .---324 28 285 290 8 543 -. --1,254 -1,188 -125 35 -379 255 285 415 43 2,985 27 33 34 35 36 37 Water Reg. TL -410 .-0065 .---5,329 -725 633 36 -4,760 -.-. -6.083 340 342 430 --7,503 -335 6.885 -7.745 340 342 1,155 633 446 335 48,279 rios yen la infraestructura, ypuede transportar mayores cargas de sedimentos a distancias mAs largas.En la agricultura tipo conuco que se practica en la RepiblicaDominicana, el pequeflo agricultor siembra frijoles como su cosecha alimenticia principal, y luego de 2 6 3 aflos se mueve a una nueva Area, ya que el terreno original ha sido agotado. Mientras que los cultivos habrAn utilizado parte del capital de nutrientes que se acumul6 en los suelos, cuando 6stos estaban cubiertos de bosques, una raz6n mucho m.s seria por la que el Area tuvo que ser abandonada es la insidiosa erosi6n a capas, de iacual elagricultor apenas puede darse cuenta. Como para empezar los suelos son llanos, el fino mantillo puede haber sido desgastado, at cuando no haya badenes visibles. En muchos terrenos los badenes incipientes se hacen visibles desputs de varios aflos de actividad; pueden aparecer badenes despu6s de un aguacero fuerte si las condiciones son propicias.La cantidad de erosi6n es una funci6n de varios factores, tales como la cantidad e intensidad de lluvia, el porcentaje de la pen diente y su largo, algunas caracterlsticas intrinsecas del suelo, como eltipo y la cantidad de arcilla, y la cubierta vegetal. Mientras que cada tipo de cultivo estA relacionado con factores especificos de erosi6n y protecci6n del suelo, los mttodos del manejo de la tierra tambitn afectan la suceptibilidad a la erosi6n. Las tierras principalmente problemAticas en cuanto a la erosi6n son aquellas cuyo potencial agricola es algo bajo. Bajo el sistema comfin de clasificaci6n, estas tierras por lo general han sido clasificadas como "inadecuadas para la agricultura, deben de per manecer cubiertas de bosques". Algunas Areas excepcionalespodrian ser adaptadas para el cultivo de cosechas perennes. De vez en cuando, ocurren derrumbes en las laderas escarpadasde Ia Repfblica Dominicana (vtase Fig. 11-3 y V-8). En estas tier61

PAGE 70

i~gurs VI-1a. La erosi6, esld con irtiendo a Ins recursos narurales de laCordillera Central de renovables a no renovables. Grandes derrumnb s enlas empinadas laderas deforestudas Ilenan de sedinentos al suelo ,del estrecho (arribaa laizquierda y abajo al centro). La mancha grande y obscura fabajo a /a izquierda) fue recientenente quenada. (Foto,Italo Russo.) ras pueden observarse los serios efectos que se producen cuando los bosques son desmontados para establecer cultivos. Desafortunadamente, luego de una rApida inspecci6n visual puede uno darse cuenta de que s6lo quedan unas cuanlaspequeflas Areas con bosques, algunas de dstas han sido declaradas Parques Nacionales. En muchas otras Areas los campesinos tratan de establecer cultivos, en lugares que estAn casi Ilegando a las cimas (Fig. VI-2), lo cual resul!a en los problemas de erosi6n, quehan sido discutidos previamene. El resultado final es que estas tierras pierden la poca cantidad de suelo que tenlan, y la base de roca queda expuesta, produciendo un paisaje casi precido al de la luna, totalmente despoblado (Fig. VI-3). Claro que no todos estosdaflos han sido causados por los pequenios agricultores. En algunas de las laderas mAs bajas, que hoy en dia estAn desnudas,los bosques fueron desmontados y luego las Areas fueron simplemente abandonadas. Una -.ez que se pierde el suelo, los esfuerzos para establecer una cubierta vegetal protectiva son sumamente costosos y los resultados lentos. Las normas modelo de los mtodos para la conservaci6n de suelos especifican que las tierras sumamente escarpadas deben mantenerse cubiertas de bosques permanentemente, y aquellas menos escarpadas deben mantenerse cubiertas de pastospermenentemente. Desafortunadamente en la Repfiblica FilguruV, lb. La deforestaci6ntotalen Ia cuenca del Rio las Cuevas dej6a los lanos suelos sin protecci6n contra las fuertes Iluvias de loshuracanes de 1979. (Folo, Italo Russo.) Dominicana no puedcn aplicarse estas reglas, ya que los aumentos de poblaci6n han forzado a los campesinos a cultivar tierras mis ymbs escarpadas para obtener cosechas alimenticias de subsisten cia. Politicamente no es posible Iransferir a estos campesinos fuerade estas tierras, ya que no hay r -servas de lierras adecuadas donde ellos podrian establecerse. Por i,)tanto la 6inica alternaiva es la de idear un sistema por medio del cual puedan reducirse al innimo posible los dafios, y pueda permitirse al mismo tiempo que las familias de campesinos vivan es estas tierras,preferibleneite con un mejor nivel de vida. Segfin se it:.rm -, la Repblica Dominicana tiene unapoblaci6n de 5-6 millones hoy en dia, con una tasa de crecimiento de 2.6 a .0% por afto. Las predicciones indican quc habrA 10 mnillones de liabilantes para el aAo 2,000. Se ha estado tratando de reducir la tasa de creciniento. Sin embargo, ain bajo las predicciones mhs optimistas, ]a presi6n denogrAfica sobre la tierra disponible va a aumentar. Ni siquiera larecomendaci6n de convertir parte de las tierras donde se cultiva cafia para laexportaci6nde azicar en tierras para cl cultivo de cosechas alimenticias ayudarla mucho a resolver el problema de la erosi6n. La agricultura tipo "conuco" en muchas de las tierras escar padas implica el cultivo de una cosecha comestible, como frijoles, Egurn V1.2. Paisaje desnudado en /acuenca de/Rio lwa Cue vas. Lo quopareae bosques fcentro ala derechuj son planlacionvA de cad bajo .smo-bra, (Foto adrea, Gary laurlshorn). 1'lgur-A VI .2b, Seria deforeslacldn de las laderas indIs alias en /a C'ordi/AwCentral. El drea sembrada (centro) vs una plantaci6nd cafd ljo sornbra, Ndtev /a crosionde hadenes (arriba a laizquierda) los derrumbes. (...olo, Ita oRuss.o.) 62

PAGE 71

I!, "" g/41l i( I t 3 4't 4 1 /(I it!/w l 4" o I'm durante 2 a 3 affos en tierras iciItecd oslnontadas. (n)do cAren-dileerrres Ctolldmml,1C tie "tlk) s tcndpicnle, aSi Colliko tirrhitdiniento decrece, la tierra cs txrnvcrtida cr1 pastos ic n Ornsy bajo dileri.cNi Icl't'lo cs 'i l'ltit)Is.buena calidad, los cuales sotIl liego scnib ados exlisivaricllteN ha iccopikitd ]itos Sobic el artClrdanlruilm) ,' ot1,esi)lecon .rboles. El cultivo de cosechas co mlestibles coln loS net11d41s tic t irras Srir hll b.4 illl dC la's (utlCjtS Lie 1OSle..lICOs lil que se utilizan en ei presente, asi collot tbi i los pa'st S, P141 It ahaja ciChtc lllsrvaicloll4 i d e lclos C title 11iClila s qic oiosducen una gran cantidad de crosi6n, priedcll otltelir lhtco)J) aci-' tic n aricntiatario paa ctSala ccr('orno es imposiblc retlrnail las tierras at estLado t11iginal l me didas dc COlisCfvaci 1 tie sicIoS Ill uria firica tdatla cstc allt,reforestar todas las tierras ,scaitpadas donde i.s pcqlileil)s price uC los sicesivt), aricedatarios no coopcai, ., o vio q'4agricultores cultivan sus cosechas comestibleCs, lia illiCit altCrliatlva cl ]a, fircas trahajadas por los propictarios, crualtiuicra tic sit eies reducir al minimo la crosi6n. Fsto implicaria mcjorar iS anrailo, ,e mian los mejores ntirtodos de ctisersacinll por 5ariasmatodos de agricultura a nienor escala por mcdio del is)) ie raoncs, Colwri buycndo asi in ucho a.los sfuCI/OLs lc sX eSt(ill hamedidas para la conservaci6n ie suclos, cono ii sienib)a it lo cierdo para consc:rvar Io. sticlo,.largo de contornos, lia edificaci6n dce terrazas, li Sicnibrila dCi I as represas vcinhaie d e as ( aS, Niao, ( to a era, bas en vias de aguas, la reparaci6n de badenes, etc. la s re ra y Clna lue, y la u a ,, Ni/a (na avera,Para mejorar los sistemas de cultivo deben uliliarsc rb)lcs llao, luayubin (.ihacucy y Maguiaca 1cprscrrarll lls eersin ticfrutales y forestales, cosechas de creciniento dens)) qutie corlhc, 5Cll lrrt) incritis 5 irr d. lo irc li inf(atruCtouraIdc/r elares,los suelos, y mejores plaritas para forraje que tengan raiccs pro-hidroclecirica ytlie irrigaci. Ilan habid ntchos cros clies fundas. El sistema del cultivo deb ie satisfacer lo.s siguientr-S re idi'lllCS, les ctnla constrc,i(i de camiri.s tiequisitos: alimentar al labrador, provccer tin ingreso adecuado para ptnetlraci6n, canales adicionalcs, colrdi),ctos electricos, y ha&ste;ser aceptable para el campesino, o sea que ste debe tie podr p'rdida tie posibles ticrras ciihiviablcss I conlltrllidals illindatias ejecularlo con Lin mininio dc asistencia tnica; y comservar los pol el eliblse. surelos. Una inversioh Se han hecho unos comienios niuy iniaginativos enr ]a Rep'b-qrUe ayude al dLesarrollt) nacional. No obstaiae, hOslatrs LIUC I LiC'51t0tnagniiii tict sce l)ro)tegida si se quire selica Dominicana con respecto a esto., problemnas, a trav6s del halr tornado ell estas cuencas indicani que lh erosith acclerada est,"Plan Sierra" y del "Proyecto Bao" del Departanicnto de Tier-descargando millones de toneladas tie Sedilncn1itos eli cstas ras y Aguas. Sin embargo, parece que se riecesitan hacer rns in-represas. Dc" acuerdo con cAIculos hasadcos en lia Ecuaci6nvestigaciones cientificas y mejores planes de acci6n. Si el "Plan Universal Lie lPSrdida de Suelos" se estima que las p rdidas de Sierra", y otros proyectos similares, logra cambiar los cultivos ie sucl.is sobre las susodichas cuencas oschla entre 95 ton thect./afiocosechas anuales comestibles a cosechas pereines, como el caf&, er lIa represa de (ihacuesv a 507 to n/hcct./aio en li cuenica Lieayudaria mucho a inejorar las condiciones de vida de estos ()coa. ('asi toda esta tierra acabarlt en los embalses, los cualescampesinos, proporcionAndoles ingresos mAs altos Al iniIl(o luego tie unos cuanst) aftos van aalmacenar sedimento el vez dcetiempo, es posible que este cambio, produzca una escasez de fri-ag.ma l.a Tabla VI-7 rnuestra las prditas de suel.s ell 7 cuencas.joles, el principal alimento del pals. Aderns, mientras que el caf-Un ejemplo: La represa tie Tavcra recibe alrededor de 275puede dar muy buenos resultados en algunos lugares, este puede tons/ hect. /afto de las 7,370 hect. de sn cuenca. Esta es una nuevaser poco adecuado bajo otras condiciones clinAticas o de su.los, represa qre representa una inversi6n de 141 rnillones de dMlares.especialmente si la erosi6n ha progresado mucho. Esto parece in-Sc ha declarado que los 50 aios de vida qutie esperaba iba asedicar que se necesitan hacer investipaciones cientificas sobre yer-tener esta represa (esta cifra se utiliz6 como base del anil';is Liebas para pastos. Es poco razonable quCel Plan Sierra declare err costos y beneficios) han sido reducidos a [a mitad por la avalantan poco tiempo que sus esfucrzos para mejorar los pastos err el clia de sedimentos. Con una simple inspecci6n visual del embalseArea han fracasado. Existen miles de tipos Le yerbas y de plantas puede unoiarse cucita de la gran carga de sedimentos que entran para forraje alrededor .Ctlniundo, inuchos de los cuales son ex-en &ste crrnstantenrene, l.a agricultura, incliyendo el cultivocelentes para ayudar en la conservaci6n de suielos. Algiinos tie puro, se ha estadcl practicaido y aullr esiA siendo practicada casi&tos scrian adecuados para la rehabilitaci6n ie suclos en la hasta liegar a ia linea de agua, aunquIe se estA reforestando unaRepfiblica Dominicana. Sin embargo, se necesitan hacer mAis es-;anja de 5 in justo -obre el Area donde se espera va a Ilegar el fuerzos para introducir y probar algunas de estas plantas bajo nivel del agua. FORFSTA, qiue estrericargada de la conservaci6n 63

PAGE 72

Tabla VI-7. Pirdida de suelos por cuenca: Adaptado de el Proyecto AID 517-0126. Erosi6n de Ia CapsErosl6n SuperiorCuenca Area (hect.) (tons/hect./aio) (cm/afto) Las Cuevas 5,690 275 1.8 Tavera 7,370 275 1.8 Bao 9,330 346 2.3 Nizao 9,920 125 0.8 Ocoa 5,630 507 3.4 Guayubrn 7,340 111 0.7 Chacuey 3,860 95 0.6 de suelos en esta cuenca, ha empezado un esfuerzo mayor, perotardi6 para sembrar Arboles, construir terrazas, establecer franjasde plantas y otras medidas de conservaci6n. Este esfuerzo estA im-pedido, ya que la cooepraci6n de los campesinos es estrictamente voluntaria. AdemAs, la situaci6n de la tenencia de tierres es tal que muchas de las tierras no son trabajadas por los propietarios,sino que son cultivadas por arrendatarios. Los cambios son fre-cuentes -mientras que es posible que el arrendatario de este aflo coopere, el del aflo pr6ximo puede iehusarse a cooperar, nulificando asl todos los esfuerzos que se hicieron para mejorar una parcela de terreno. Esta situaci6n ha sido agravada por las carreteras que se han construldo en los ahededores de las represas. En muchos sitios, el agua que se colecta soLe o a lo largo de una carretera es pasada por debajo de 6sta a trav de una alcantarrilla. Por to general, se deja que esta agua descienda por si sola de la alcantarilla, produ-ciendo asi una corriente de agua permanente, durante 6pccas lluviosas. Esto resulta en la formaci6n de nuevos badenes, los cuales producen grandes cantidades de sedimentos, arruinan las laderas de las montaflas, y si con el tiempo no se les controlan cor-tarian la carretera avanzando a travfs de ella. Se observ6 que en toda el Area del embalse de Tavera, s6lo uno de los conductos de agua transporta el agua por medio de escalones hasta llegar a tierras a nivel, lo que disipa la energia y previene la erosi6n. Otro factor que ha empeorado la erosi6n en la represa de Tavera es que los campesinos que antes ocupaban las tierras inun-dadas por el embalse, fueron establecidos en tierras mAs altas, ar-riba de la represa. Mientras que esta decisi6n puede entenderse en vista de la presi6n demogrAfica en general, la dificultad de encontrar muevas tierras y la renuencia de mover a las personas a lugares alejados de sus antiguos h'.gares, con certeza ha ayudadomucho a aumentar la carga de sedimentos que Ilegan a la represa.Los antiguos pobladores del Area se quejan de que las nuevas tier-ras que se les han dado son inferiores a las de sus antiguas fincas. La erosi6n causada por el viento es un problema en aigunas Areas con dunas y a lo largo de algunas playas en Ia costa norte. Mientras que ocurre algo de erosi6n causada por vientos en los campos denudados de las montafhas, los daflos causados por este tipo de erosi6n son insignificantes comparados con los que causa a erosi6n por agua. Potenclal de las tierrams Ante de que se llevara a cabo el estudio de la OEA en 1%5-1966 no se habla tratado de hacer ning~n evaho comprensivo de los recursos naturales del pals. Algunos de los estudios de pre-inversi6n del documento de la OEA han sido seguidos. Sin em-bargo, parece que los datos presentados en la clasificaci6n del potencial de tierras no han impresionado a ninguna de las autoridades encargadas de tomar decisiones. De acuerdo con el estudio de Ia OEA (Tabla VI-8) s6lo 53,700hect., o 1.1% del territorio nacional, son tierras excelentes para la a agricultura. Estas tierras estfn en una faja que va desde el este de Santiago hasta San Francisco de Macoris. Otras tierras agrcolas de buena calidad (Clases II y 1I1)cubren 547,000 hect. o 11.5% del territorio nacional. Las tierras de la Clase 11 son en su mayorlatierras que reciben aluvi6n, a to largo de rios. Aunque de buenacalidad para la producci6n de cosechas, algunas de las tierras de la Clase II estAn expuestas a crecidas. Las tierras de la Clase III cubren grandes Areas en la regi6n este, las cuales se encuentran en posiciones topogrAficas mAs elevadas y menos niveladas que las de la Clase II. Muchos de los cultivos de calla se encuentran aparentemente en las tierras de la Clase III. Las tierras de la Clase IV cubren 363,900 hect., o 7.7% del territorio nacional; casi todas se encuentran a to largo de la costa del Caribe, cubriendo un Area que va desde cerca de la Punta Catalina, a travds del Area de Santo Domingo hasta el rio Chavon. Tambin hay Areas de tierras de ia Clase IV al sur de tierras de lasClases I, II y Ill en el norte y alrededor del Lago Enriquillo y en tramos esparcidos entre las montaflas. Esta clase incluye tierras que contienen sales libres en el perfil del suelo, localizadas en la parte oeste del valle Cibao y en los alrededores del Lago Enriquillo. Estos suelos son todos de utilidad marginal para la producci6n de cosechas, o sea que no producen con un buen rendimiento, o en los cuales se pueden cultivar s6lo ciertas cosechas, o que requieren un inanejo muy hAbil y especial. Dependiendo del declive, estos suelos pueden ser fAciles de desgastar o bastante llanos. Las tierras en las Clases V y VI cubren un poco menos de un millfn de hectAreas o casi un cuarto del territorio nacional; casi la mitad de estas tierras (las de la Clase VI) han sido clasificadas como Areas de pasto, con una definitiva susceptibilidad al desgaste. Casi todas las tierras de la Clase V se encuentran en un s6lo tramo en Ia Provincia de San Crist6bal y en porciones de las Provincias de El Ceibo y Attagracia. Las tierras en la Clase VII, s6lo adecuadas para bosques y la explotaci6n de bosques, incluyen casi todas las tierras en las Areas montaflosas del pals, asi como tambi~n las irers de piedra caliza alrededor de Barahona y al sur de Higuey, y las Areas con topografla "karst" en Los Haitises. Muchas de estas Areas montaflosas estAn densamente pobladas, y por to tanto quedan pocos bosques en ellas. Hay algunas tierras de la Clase VIII, casi todas en las altas regiones montaflosas; estas tierras cubren 120,200 hect. o 2.5% del territorio del pals. Estas han sido clasificadas como Areas Tabla VI-8. Clasificaci6n de Ia capacidad de Ia tierra. Fuente: Oficina de Estadisticas Nacionales y el Estudio de In O.E.A. sobre los Recursos Naturales de Ia Repfb-Ica Dominicana (tornado del documento W.B. No. 1705-DO, 1977). Km2Clase Cpacidad de Producci6n 1 53 1.1 Excelente para Ia agricuttura II 2,350 4.9 Muy buena para Iaagricultura I1 3,122 6.6 Buena para IaagriculturaI 3,639 7.7 Limitadas o marginales para Ia agricultura V 6,071 12.7 Pastos; ningtn peligro de erosi6n VI 5,611 11.8 Pastos, peligro de erosi6n VII 25,161 52.7 Bosques Vill 1,202 2.5 Areas de vida silvestre Totala 47,693 100.0 No incluye 588 Km 2 en islas. lagos y otras fircas no clasificadas. 64

PAGE 73

silvestres, o sea que es mejor que se dejen intactas. Debe observarse que el proyecto SIEDRA provee datos sobre el uso potencial de Ia tierra en una forma mfs detallada, o sea en base a las diferentes Unidades de Recursos de Planificaci6n (URP). Sin embargo, s6lo se han publicado datos para algunasregiones, aunque el resto de los datos pFonto serA puesto a la luz. Como sus datos sobre suelos son casi los mismos que los del estudio de Ia OEA, no van a cambiar la situaci6n en general.Un resumen de los datos del proyecto SIEDRA aparece en la Tabla VI-9, Ia cual resume los datos por regiones, indicando la cantidad total de tierra, las tierras de baja caldad y aquellas in-adecuadas para la agricultura, las tierras de moderada o alta calidad, las tierras en fincas, y las tierras en fincas como un porcentaje de las tierras de alta o moderada calidad. La Tabla VI-9 indica que el noroeste, suroeste y sur son regiones qucofrecen un potencial para la expansi6n de la agricultura, mientras que las otras regiones consisten en su mayorta de tierras de utilidad marginal y sub-marginal, que probablemente deberlan ser retiradas de Ia producci6n y puestas bajo un cubierta permanente de Arboles. Rehabiltacl6n de tierrs Muchos suelos desgastados pueden ser restaurados para quevuelvan a producir, pero es un proceso lento y costoso. Cuando s6lo se ha desgastado el mantillo de un suelo de perfil profundo, es a menudo posible sembrar cosechas que produzcan abono verde, fertilizar estos cultivos, y luego quemarlos hasta el suelo para producir una nueva capa de materia orginica sobre la super-ficie, mejorar las condiciones fisicas y proveer nutrientes en una forma mAs accesible y duradera. Esto puede hacerse en muchos de los suelos utilizados para la agricultura tipo "conuco". Los badenes de pequefto tamaflo pueden estabilizarse por medio del establecimiento de una vegetaci6n protectiva que tenga sistemas de raices bien desarrolladas. Las desnudas laderas de las montaflas son un uroblema mAs serio en muchas panes del pals. Desafortunadam,nte stas pudieronobservarse s6lo desde el aire. El hecho de que s6lo podlan verse unas pocas manchas verdes, y la ausencia de seflas de vida sugieren qua el lecho de rocas estA expuesto. El proceso de for-maci6n de suelos contin6a %6nsobre el lecho de roca. El balance entre Ia formaci6n de suelos y Ia erosi6n es por lo general alterado por actividades humanas. i1) Tabla VI-9. Tierras agricolas y sus potencla' q por regl6n en Ia Repfbica Donilcan; datos biwcos tomados de SIEDRA (1977). Tierras de Tierras de mala caldad moderado o Inadecuadas o alto Tierra Tierra par. In potenclal No. Regl6n totalKm2 en fincas Km2 agricultura a Km2 agricola b Km2 I II III IV V VI VII None Noreste Noroeste Central Suroeste Sur Este 9,065 5,329 4,769 6,983 7,503 6,885 7,745 6,049 4,796 1,952 5,127 2,031 1,321 6,176 5,855 3,064 960 3,963 3,853 4,488 5,260 3,210 2,265 3,809 3,020 3,650 2,397 2,485 Total 48,279 27,452 27,443 20,836 aIncluye las URPs 2. 3, 5, 9, 10, 13, 14, 23, 24, 27, 29, 30, 38. blncluye todas las otras URPs. Sallnidad La salinidad arruina los suelos para el uso agricola. La salinidad de suelos se debe o a que hay sales en el perfil del suelo o a qua el agua d-dego tiene un alto contenido de sal. Las principales Areas do.,de 'f! han observado problemas de salinidad incluyen el Area dondt se produce arroz y dos de las haciendas azucarcras de CEA, el Ingenio Esperanza en el noroeste y el Ingenio Barahona en el suroeste. Tambidn se sabe que el area al oeste del Ingenio Barahona, o sea el Area entre Ia Sierra de Neiba y la Sierra de Baoruca, la cual incluye la dcpresi6n alrededor del Lago Enriquillo, tiene agunos suelos salinos. En el caso del Ingenio Barahona, alrededor de 2,000 de sus 11,500 hect. tuvieron que sacarse de producci6n debido a la alta salinidad. Se colcula qua el 705o del Area de la plantaci6n de cala ha sido afectada por la salinidad. La producci6n en el resto de estas tierras ha disminuldo de 130-140 tons/hect. hace unos cuantos anos a alrededor de 95 tons/hect. La nica otra hacienda azucarera que tiene sistemas de riego es el lngenio Esperanza en el Valle Cibao. Esta hacienda tiene un tamaflo de alrededor de 2,200 hect., y tiene problemas menores de salinidad, pero todas las Areas sembradas de cafla de azucar continian produciendo.El estudio hecho por la FAO en la regi6n del Cibao muestra quemuchos de estos suelos contienen sales libres en el perfil del suelo. Si estos suelos son irrigados inadecuadamente, la evaporaci6n del agua transporta las sales hacia la zona de raices y en un principioreduce el rendimiento de las plantas, pero si la acumulaci6n contina, las sales pueden Ilegar a atrofiar el crecimiento de las plantas. Debe observarse que una de las causas principales por las que la sal es transportada a la superficie, o sea a la zona donde se encuentran las raices de los cultivos, es el manejo inadecuado de las aguas de riego. En muchos suelos donde existen sales mAs abajode la zona de raices, el uso de demasiada agua hare que estas sales se disuelvan y sean transportadas a la superficie. El uso excesivo de agua tambidn hace que se eleve el nivel freAtico, y por lo tanto afecta el crecimiento de las rakes. La educaci6n para mejorar las tknicas de manejo del agua de riego podria ayudar mucho; tambi~n, el uso de tarifas basadas en la cantidad de consumo reducirlan ia tentaci6n de usar demasiada agua. Conclusiones y aecomendaciones El GORD debe posponer cualquier proyecto adicional que involucre la construcci6n de represas, y concentrar sus esfuerzos enla protecci6n y operaci6n de aquellos existentes, atmn cuando los proyectos que se estn considerando sean atractivos y puedan ser financiados bajo t~rminos fAciles con la ayuda de las organizaciones financieras internacionms. 2) El GORD debe instruir a su departamento de carreteras queforme una comisi6n quc consista de ingenieros y especialistas enla conservaci6n de suelos para reexaminar todas las carreteras recientemente construidas y determinar en qud lugares las carreteras causan problemas de erosi6n, como definitivamente es el caso alrededor de Ia represa de Tavera.3) El GORD debe presentar al cuerpo legislativo un bosquejo de una ley que permita la formaci6n de distritos de irrigaci6n y deconservaci6n de suelos. Algunos de los requisitos principales quedebe contener esta ley incluyen estipulaciones que requieran quetodos los agricultores cooperen con los esfuerzos del gobierno para la conservaci6n de suelos. Quizs esta ley tambi6n deba contener un impuesto de nivel graduado, el cual podria ser igual a cero para los agricultores que utilicen buenos m~todos para la conservaci6n de suelos, pero que podria tomar la forma de multa para aquellos agricultores que sean poco cooperadores. AdemAs, esta ly debe proveer una base para cobrar tarifas de consumo deagua basadas en ia cantidad de agua de riego utilizada. 4) El GORD debe emprender un programa de investigaci6n 65

PAGE 74

cientifica que cubra todo el pals, utilizando las facilidades para in-vestigaci6n de SEA, y en estrecha cooperaci6n elcon "Plan Sierra" para determinar sistemas de cultivo que permitan la sobrevivencia de los agricultores en los terrenos escarpados, y si es posible para mejorar sus condiciones de vida, y al mismo tiempo reducir la erosi6n al minimo posible. 5) El GORD debe conducir un programa de investigaci6n paralela para introducir al pais hierbas o plantas de forraje que sean efec-tivas en la conservaci6n y que puedan producir un buen rendimiento bajo las diferentes condiciones climAticas y de suelo-pendiente de la Repablica Dominicana. 6) El GORD debe reofrzar el DTA y darle a su programa la mAs alta prioridad ya que es una inversi6n en la futura prosperidad yestabilidad del pals. 7) Siguiendo los mismos conceptos arriba expuestos, el GORD debe considerar si otras Areas podrian ser adecuadas para embrender un programa parecido al "Plan Sierra". 8) El GORD debe continuar y amplificar sus esfuerzos para deter minar quA se puede hacer con las tierras que tienen sales libres en el perfil de sus suelos y c6mo podrian rehabilitarse aquellos suelos que antes eran productivos. 9) El GORD, a travs del DTA y posibletrente de otras instituciones, debe establecer un sistema comprensivo de estaciones monitoras para determinar el alcance de las pkrdidas de suelos en el pals, los sedimentos en sus rios, y ia efectividad de las medidas para la conservaci6n de suelos. 10) El GORD, posiblemente con la ayuda de organizac.jnes exteriores, debe empezar un programa para la rehabilitaci6n de suelos (lo cual va mis alla de la conservaci6n de suelos) en Areas que han sido arruinadas de tal manera que no se pueden mar para la agricultura o el establecimiento de bosques. 66

PAGE 75

VII Caracteristicas Marinas Costeras y Cerca de las Costas La Repfblica Dominicana estA bordeada por el Ociano AtlAn-tico al norte, el Mar del Caribe al sur y estA separada de Puerto Rico por el Paso Mona al este. El Area de protecci6n insular de 8130 km2, se caracteriza por su poca anchura, que s6lo alcanza un promedio de 7.5 km (Guidicelli 1979). Mis de la mitad del Area total de la plataforma continental se encuentra concentrada en cinco Areas, el Banco Monte Cristi, la Bahia de SamanA, el Cabo Engallo, San Pedro de Marcoris y la regi6n de Bani-Barahona (Fig. VII-l). Los bancos sumergidos de Navidad y de La Plata estin a 70 km al none y a 150 km al noroeste, respectivamente,del Cabo Samanf. El r6gimen de corrientes estA dominado por la Corriente Ecuatorial del Norte, la cual fluye hacia el oeste y se divide en el Paso Mona en dos componentes, uno norte y otro sur. A pesar de este elemento oceAnico permanente, es comin encontrar con-tracorrientes cerca de la costa, principalmente aqullas rela-cionadas con las mareas. El Paso Mona, una ruta de mucho trAfico de barcos, es conocido por sus fuertes corrientes, que ocacionalmente exeden 3 millas nafiticas/hora (Van Ost y Kline 1978). La marea en la costa norte es semidiurna, con una variaci6n promedio en las mareas de primavera de 90 cm. En la costa sur predomina una marea semidiurna que varla solo 30 cm (de La Fuente 1976). El Area costera de la RepOblica Dominicana se caracteriza por sus escarpados arrecifes, y sus playas y tierras pantanosas a menudo en asociaci6n con lagunas (Fig. VII-2 y 3a). En el noroeste, desde Pepillo-Salcedo hasta Puerto Plata existen exten-sas Areas pantanosas y de manglares asociados con el Rio Yaquedel Norte; estas continfian hasta Luperon donde comienza una transici6n a Areas caracterizadas por playas y promontorios rocosos. Cerca de esta costa se encuentra un importante sistema de arrecifes que se extiende desde Monte Cri!ti hasta !a Punta de Buren. Desde Puerto Plata hasta SamanA la costa litoral consiste de playas de arena que se alternan con acantilados rocosos. Existen pocos sistemas de corales o tierras pantanosas extensas, con ex-cepci6n de las que hay cerca de Cabareto y del Rio Baqui. Cerca de Matancita, Las Terrenas y Sfnchez-Samanfi se encuentran varias plantaciones costeras de coco. A] nordeste se encuentran el mis extenso sistema de playas, que va desde Miches hasta Cabo Engafto. Este sistema de playas estA lindado por las tierras pantanosas de la costa y las plantaciones de coco cerca de Los Ranchitos. Al sur del Cabo Engaflo hay un escarpado arrecife costero que s6lo ocacionalmente es interrum pido por playas de arena. En el suroeste desde la Isla Saona hasta San Pedro de Macoris la costa es baja y plana con extensos acantilados y unas cuantas playas de arena; estas iltimas por lo general se encuentran cerca de los rios. en el extremo insular del sur en la Bahia Catalinita, se encuentra un importante sistema de tierras pantanosas.Desde San Pedro hasta la Bahia de Neiba ia costa tiene pocos rasgos caracterfsticos, los acantilados predominan en el paisaje pero a medida que se avanza hacia el oeste se encuentran mAs y mis playas de arena. Hacia elaeste y el sur a costa se torna ms diversa, existen acantilados que se alternan con playas arenosas y rocosas y tambi~n hay un extenso sistema de pantanos y manglares desde el sur de ia Punta Regalada hasta la Punta Inglesa ydesde el norte de la Base de Putan Bucan hasta a Laguna de Manuel Matos. En la Tabla VII-I se provee un inventario macrosc6pico de las Areas costeras criticas, basado en la informaci6n disponible. Los sistemas de manglares han sido ampliamente reconocidos como uno de los ecosistemas tropicales mis productivos. Su funci6n es la de proveer nutrientes a las aguas de los alrededores que por lo general estan agotadas de nutrientes, actuar como trampas de sedimentos protegiendo los delicados ecosistemad de las costas tales como las comunidades de corales, servir de habitat para una diversa colecci6n d. animales y pAjaros y proveer Areas de crianza para muchas especies marinas. Para el hombre estos sistemas son valiosos ya que a menudo actfian como barreras de protecci6ncontra las tormentas, y tambi~n porque son Areas donde se obtienen muchos peces y mariscos comestibles. En la Repfib!icaDominicana, los manglares han sido explotados extensamente para obtener tanino, carb6n, postes y materiales de construccifn (Alvarez y Bonelly 1978). Se calcula que un 50% de los manglare,fueron destruidos en Puerto Viejo y en las cercanas islas costeras durante el perlodo de 1919 a 1962 (Alvarez y Bonelly 1978).En la Repfiblica Dominicana, los manglares son indispensables para el mantenimiento de varias zonas pesqueras: como habitat para la ostra del manglar, Crassostrea rhizophorae; como criaderos para muchas especies de peces asociados con corales, la pesca principal del pals, y tambi6n para varias especies de camarones en la Bahia de SamanA. En la punta de la Bahia deSamanA se encuentra el bosque de manglares mis grande del pals; 67

PAGE 76

.-Map& de Inventarlo de Recurmos Vivientes Sector Pesqucro4-. '. .''''...do a S c m .N. -. ~ Principacs Areas de pesca (Giudicelli. 1979) Camar6n Penacid (INDOTEC, corn. pers.) Areas del caracol (Strombus gig=.) (INDOTEC, corn. pers.) I: / Principales Areas de lalangosta (Panulir-r argus) (NMES. 1977)// 0) IDECOOP/BIA -Localizaci6n de las cooperativas* Principales puertos pesqueros (DRAISEA 1979) A Principales puertos de pesca deportivaOCEANO A TLANTICO Areas de alto potencial para lautilizaci6n (INDOTEC, com.perts.) Sistemas de lagunas t alta producci6n de peces ~MAR CARIBE

PAGE 77

OCEANO A TLANTICO I Especies Marinas en Peligro de Extinci6nlHabitats Criticas Playas donde anidan tortugas marinas Dermochelys (Ottenwalder, coN. pers.) Eretmochelys Chelonia Caretta -s6lo conocida localmente MAR CARIBE \ 0 \ \ \ Areas donde se han visto manatis Areas donde aparean y paren las ballenas probadas (Ottenwalder, com. pets.) Areas Vitales -Areas de alta producci6n Manglares (Ottenwalder. com. pets.) Sistemas de Lagunas (Mapa de Operaciones Conjuntas. 1970) Arrecifes de corales (Geraldes, com. pers.)Lechos de hierba (Conservaci6n y Ecodo-sarallo, 1978) Sistemas de islas (sobrevuelos, 1980) yestadon= de alimentaci6n

PAGE 78

0 vT 0Mineria OCEANO A TLAN77CO \\\~ ~~ ....... Maps de Inventardo de Recrsos No Vivientes(yacimientos cercanos a Ia costa) (Fuente: Direcci6n de Mineria) Extracciones de arena/grava Yacimientos de magnetita Concesiones pertenecientes al Estado Solicitud pendiente para explorar para gava/arena Extracciones de sal Puertos (principales) Puertos internacionales Puertos de cabotaje Puertas turstcos Desarrollo Turistico (Fuente: Secretarla de Turismo)Desarrollos futiros En desarrollo activo Q e 4(Fuente: Zona de Alto Riesgo para Buques Pretroleros Status ofOil Pollution, 1979) ,. \.U" Curasao, Aruba, Venezuela Diagrama de los vientos 9.1% adaptado de Fuentes (1976)

PAGE 79

Figura VII-2a. Risco de piedra caliza, Los Ifaitises. (Foto,John Shores.) ste estA siendo amenazado por los crecientes y cercanos cultivos de arroz. Los numerosos sistemas de lagunas de aguas dulces y salinas que se encuentran a travs del pals son un importante recurso quehasta la fecha no ha sido utilizado en su totalidad. Estas !.gunas,protegidas por barreras costeras, son fuentes naturales yacesibles de peces. Grandes cantidades de peces habitan las Lagunas de Rinc6n y de Redonda. Ademhs, existe el potencial de que estas lagunas puedan ser utilizadas para la acuacultura, la producci6nde energia solar; tambi~n podrian ser utilizadas para actividades recreativas. Debido a una tasa muy lenta en el cambio de aguas, las lagunas son muy susceptibles a la acumulaci6n de sustancias contaminadoras. Los arrecifes de corales han sido camparados con los manglarescoma representantes de los ecasistemas marinas mils diversos y' productivos. Como tales, dstos realizan muchas de las mismas funciones de los sistemas de manglares, incluyendo la de proveerhabitats y nutrientes y ofrecer protecci6n a las playas ademAs de ser una atracci6n turstica. Aunque estos arrecifes no estAn Ian bien desarrollados como los de las islas mAs pequeflas en lacadena de las Antillas, los numerosos tramos de arrecifes encontrados a travs de las aguas de la Repfblica Dominicana proveen habitats para los peces principales, y son tambi~n v-liosos recursos para el desarrollo del turismo. Hasta hace poco se recolectaban corales para ser vendidos localmente como recordatorios y para la exportaci6n. Hoy en dla, para recolectar corales se necesita un licencia del DRP (Ley 1728, 1976). En 1975 se exportaron alrdedor de,6,626 kg de corales durante el perlodo de enero a octubre (Geraldes y Bonelly 1978). No se exportaron corales en 1979, aunque en los mercados locales ain se venden corales legalmenterecolectados. Los arrecifeS de corales son sumamente susceptibles a la sedimentaci6n, altos niveles de turbieded y a substancias t6xicas, por lo cual la protecci6n de estos arrecifes debe tomarse en consideraci6n cuando se planea cualquier tipo de desarrollo turistico. Los lechos de hierbas en las aguas tropicales representan ]afuente mfis concentrada de produccl6n primaria. Como tales, estos provden alimentos a muchos animales, y nutrientes y oxgeno alas aguas de sus alrededores; tambi6n 6stOs ayudan aestabilizar el subsuelo del fondo. Se sabe muy poco sobre la distribuci6n de dstos en el pals a pesar de su importancia como habitat del caracol comestible Strombus gigas. Los lechos de hierbas tambidn son muy sensitivos a la turbledad y a la sedimen-taci6n. Figura VII.2b. Costa de rocas de corales en laorilla norte de la Isla Saona, Parque Nacional del Este, (Foto, John Shores.) Hay pocas pero importantes islas en la Rep~blica Dominicana. Debido a su naturaleza insular 6stas representan ecosistemas singulares y deben ser manejadas cuidadosamente para que no sean degradadas. En vista de su caracter pristino, su limitada capacidad para sostener vida y la falta de conocimientos sobre dichas Areas, 6stas deben ser estudiadas muy cuidadosamcnte antes de que se comience a utilizarlas. El tema de )iabitats criticos para especies en peligro de extinci6n serA discutido en otra secci6n. Problemas existentes opotenciales y/o necesidades: La falta de una base de informaci6n comprensiva sobre los recursos marinos costeros y ccrca de la costa; la falta de una base de informaci6n cientifica para facilitar el entendimiento de los diferentes ecosistemas y de las relacioncs entre ellos; una mejor imposici6nde las leyes existentes para proteger Areas criticas de recursos talescoma las arrecifes de corales y los manglares. Zonas Pesqueras Marinas En comparaci6n con las productivas Areas pcsqucras de a zonatemplada del norte, lo s recursos de pesca tropicales y subtropicales par Iogeneral se consideran coma de baja productividad. La baja productividad de las aguas, la estrecha plataforma continental yla falta de una verdadera tradici6n pesquera, exj f T -* -Figura VII-3a. Hlaya de arena blancaypalnasde coco, Parque Nacional del aste. tFolo, John Shores.) 71

PAGE 80

Tabla V1l-1. Clasificaclin costera macr6scopica de Areas criticas. Fuentes: Mapa de Operaciones Conjuntas (1970), Geraldes (com. pers.),Bonelly (1978). Area Geogrifica Manglares y Tierras H6medas Asocladas Sistemas de Lagunas None Oeste Pepillo-SalcedoPuerto Plata Pepillo-Salcedo Bahia de Icaquitos Laguna la Salina Laguna de Marigo Laguna de la Piedra Laguna Corto Pies Norte Central Puerto Plata-Arroyo Honda Laguna Cabarete SamanA Rio Yuna-Rlo Barracote Bahia de San Lorenzo Bahia de La Jina Norte Este SarmanA-Isla Laguna Redonda Laguna Redonda Saona Laguna de Lim6n Laguna del Lim6n Ci~naga La Majagua Laguna Bavuro Punta Macao-Cabo Engaflo Sur EsteIsla Saona-S.P. Las Calderas Laguna Secucho de Macoris Rio Soco Rio Higuamo Rio Ocoa Sur Central S.P. de Macoris-Punta Palenque Bahia de Nieba Puerto Viejo Sur OesteBahia de Neiba-Rio Yaque del Sur Laguna Oviedo Pedernales Punta San Luis Laguna Salda Punta BucAn Base-Laguna Manuel Matos Laguna Manuel Matos plican por qu6 la Repiblica Dominicana tiei'e que importar un 600. del pescado consumido en el pals. ,Las mis importantes zonas de pesca son aqudllas que se en-cuentran en reas donde Ia plataforma continental es bastante an-cha y donde hay bancos sumergidos; 6stas incluyen el Banco Monte Cristi (892 kin2), la Bahia de Samana (858 kin2), el Cabo Engaflo (772 km 2), San Pedro de Macoris (463 km2), Bani-Barahona (858 km2), el Banco Navidad (772 km2) y el Baro Plata (1,955 km 2). Adenfis de los recursos de pesca tambi~n existen valiosos recur-sos de mariscos, los cuales incluyen la langosta espinosa Panulirus argus, varias especies de camarones-siendo la mAs importante La informaci6n sobre desembarques estA basada en aproxima-ciones, pero parece que la producci6n a lo largo de los t6ltimos cinco afios ha sido alrededor de 7,000 toneladas m~tricas/aflo. Aunque no se toman datos sobre tipos especificos de peces, la mayoria de los peces que se desembarcan parecen ser de especiesde aguas poco profundas. Se ha calculado que ia cantidad de desembarcos de especies pelAgicas es solo el 16% de todos los desembarcos que ocurren durante el msmo periodo de tiempo(INDOTEC, com. pets.). Penaeus schmilti, y el carcol peleador de las Antillas, Strombus gigas. Lechos Arrecifes de Hierba de Corales Islas Bahia de Monte Extensos desde Siete Hermanos Cristi Monte Cristi-Punta de Buren,Bahia de icaquitos Cabo Isabela Puerto Plata Tramos de Arrecifes Dispersos Tramos de Arrecifes Dispersos Bahia Catalinita Tramos de Arrecifes Isla Saona Dispersos Isla Catalina Bahia Las Calderas Tramos de Arrecifes Bahia Este de Ocoa Dispersos Puerto Viejo Bahia de Andrts Bahia de Ocoa Sistema desarrollado Isla Beata cerca de Barahona Isla Alto Velo Tramos de Arrecifes Dispersos Las Areas principales para la pesca de langostas se encuentran en las costas al oeste yal sur de la Isla Saona y en Areas adyacentes a Salinas, Cabo Rojo y Samana (NMFS 1977). El Area de pescadel camar6n P. schmitti se encuentra casi toda en los alrededores de la Bahia de Samana y se extiende hasta el banco del este. Las Areas principales donde se recolectan caracoles incluyen los bancos a lo largo de las costas y las Areas adyacentes a la Isla Beata (INDOTEC, com. pers.). En ia Repiblica Dominicana la prActica de la pesca como profesi6n es muy limitada. Giudicelli (1979) calcul6 que en 1978 hahia 1,826 pescadores profesionales y 1,648 pesdacores que se dedicaban a la pesca s6lo una parte del tiempo. Se calcula que la flota pesquera consta de 1,400 botes, la mayoria de los cuales son "cayucos" (420) que miden de 3 a 5 metros de largo y "yolas" (830) de 4 a 6 metros de largo. La mayoria de los botes de mayortamafilo que las "yolas" se encuentran en el norte y pescan en los bancos que estAn cerca de la costa. Cerca de la mitad de los 1,400 botes son motorizados. Los equipos de pesca que se utilizan mAs frecuentemente son las nasas y las cuerdas manuales (WECAF 1978). La Tabla VII-2, basada en las estadisticas del DRP/SEA (1979), muestra lIs puertos mfis importantes de acuerdo con el nfmero de pescadores y la Tabla VII-3 muestra las regiones de 72

PAGE 81

Tabla VII-2. Puertos Importantes y nfimero de pescadores. Fuente: DRP 1979. Pescadores Puerto con Licencla Santo Domingo 514 Puerto Plata 407 SAnchez 391La Romana 371Bani 298 Barahona 273 SamanA 264 Azua 243 Palmar de Ocoa 198 Manzanillo 157 Sub-total 3,116 (71%) Otros 1,273 TOTAL 4.389 pesca mis importantes como porcentaje del ntmero de desembarques en el pals. El sector pesquero de la Reptiblica Dominicana depende mucho de pescados importados; 6stos en su mayorla son pescadossalados provenientes de Noruega (Tabla VII-4). El deficit en 1979 en la balanza de pagos de la producci6n de pescadc ha sido calculado en base a los datos sobre importaci6n y exportaci6n;6ste fue de aproximadamente $RD 19 millones. Basado en un cAlculo de que la producci6n local total es ad-7,000 toneladas mdtricas (incluyendo la cantidad exportada) y que la cantidad consumida es de alrededor de 21,000 toneladas mdtricas, alrededor del 70% de los productos marinos consumidos son im-portados. Los resultados prelimin'res de un estudio recidn terminado sobre el potencial pesquero del pals, el cual fue financiado por el BID, indican que la plataforma insular y los bancos sumergidosde la Reptblica Dominicana podrlan sostener un nivel de produc-ci6n de 800 kg/km2/afio. Multiplicando esta cifra por el Area de la plataforma y los bancos que se consideran accesibles, INDOTEC calcul6 que la producci6n total potencial es de 10,454 toneladas mdtricas. Este nivel de producci6n seria mAs que suficiente parasatisfacer la actual demanda nacional. Las Areas donde se podria aumentar mucho mAs la pesca son Monte Cristi, Zona del Este,los bancos cerca de la costa y el Area este de la plataforma de la Bahia de SamanA. El Departamento de Recursos Pesqueros en la Secretarla de Agricultura es ia instituci6n principalmente encargada de ad-ministrar los recursos pesqueros. El mandato principal de este departamento, como fue estipulado en la Ley 5914 (1962), es el de proteger y reglamentar los recursos pesqueros de aguas dulces ysaladas. El departamento requiere que todos los pescadores se registren en 6ste. La Cnica informaci6n que se estA recopilandosobre los desembarcos de peces es el volumen total aproximado,por lo cual no existen datos suficientes para determinar el estado de los recursos. A pesar de que existen muchas leyes para reglamentar la toma de tortugas, langostas y cangrejos, parecehaber un diseminado abuso de estas leyes. Se ha hecho muy poco en el Area de la r aricultura. Una plantagrande cerca de Boca Chica se fue a la bancarrota tratando de establecer la cria de pAmpano, Trachinatus carolinus.Una compaflla japonesa ha estado capturando pequeflas anguilas marinas Anguilla sp., cerca de Puerto Plata y las ha estado criando en Dabajon para exportarlas al Jap6n. Se ha expresado un interds en el potencial para la maricultura de la indigena ostra de los manglares, Crassostrearhizophorae. Problemas Existentes o Potenciales y/o Necesidades: El inadecuado sistema de recopilaci6n de datos para evaluar el estado de los recursos pesqueros; 'a inadecuada imposici6n de las leyes pesqueras existentes; ]a posiblemente exesiva toma de langostas(INDOTEC, com. pers.); la posiblemente desigual distribuci6n de la pesca de camarones en Samana (INDOTEC, com. pers.). Zonas Pesqueras de Agua Dulce Como resultado de un mandato del gobierno al antiguo Departamento de Cacerla y Pesca para aumentar la producci6n de las aguas del pals (Ley 5914, 1962), las principales especies de pecescomestibles de aguas dulces han sido desplazados por especies introducidas. Las principales especies de agua dulce incluyen carpa(Cyprinus sp.), Tilapia y en menor grado Micropterus sp. Geraldes y otros (1979) han calculado que durante el perfodo de 1970 a 1977 el Departcimento de Recursos Pesqueros (DRP) solt6 456,132 pececillos de carpas, 2 millones de Tilapia y 260,000pececillos de r6balo. Las ramificaciones ecol6gias de este programa serdn discutidas en la secci6n titulada Introducci6n de Especies Ex6ticas. Ademrs de los peccs de aletas, tambidn se cogen con abundancia varias especies de camarones Macrobrachium de agua dulceincluyendo M. carcinus y dos especies de tortugas de agua dulce,Chrysemys. Con la exepci6n de los camarones de agua dulce, estos recursos se toman para el consumo local. Estos recursos se encuentran distribuldos a travds de los rios del pals y en mAs de 250 estangques ylagunas. Las lagunas mAs importantes son las de Rinc6n, Redonda y Lim6n (INDOTEC, com. pers.), de las cuales s6lo Iade Redonda es de agua salina. Otras dos Areas de alta producci6n son el estuario cerrado en el Area del Rios Baqui-Boba yel embalse de gran tarnaflo de la represa de Tavera. Hay muy poca docurnentaci6n a disposici6n sobre los pescadores de aguas dulces. En el estudio que hizo INDOTEC se clasificaron tres tipos de pescadores en el Area de la Laguna de Rinc6n: profesional, artesano y de subsistencia, los cuales ascendlan a un total de alrededor de 300 pescadores. El tipo de bote mAs frecuentemente utilizado es la piragua o cayuco. El tipo de equipo mAs se utiliza es la nasa, pero tambidn se usan anzuelos y cuerdas y redes rastreras verticales. El estudio de INDOTEC calcul6 que ia producci6n de los recursos de aguas duices es de 2,000 toneladas m~tricas por aflo. La mitad de esta producci6n proviene de dos lagunas (715toneladas mdtricas de la Laguna de Rinc6n y 380 toneladas mdtricas de la Laguna Redonda). Se calcula que se produjeron100 toneladas mdtricas en el estuario de Baqui-Boa y el embalse de Tavera. En 1979 ia producci6n de camarones de agua dulce fu6 ulrededor de 80 toneladas mtricas y la producci6n de tortugasfu,! alrededor de seis toneladas mdtricas (DRP 1979).La cantidad y diversidad de los sistemas de aguas dulces ysalinos sugiere que hay muchos recursos que hasta ia fecha no han sido totalmente utilzados. Parece que este hecho ha sido admitido ya que el DRP estA haciendo inventarios de los recursos en estos sistemas de aguas. Tabla VII-3. Principales puertos regionales en base a desembarques. Fuente: DRP 1979. Regl6n %7ode Desembarques AltagrAcia 14 Santo D',mingo 12 Puerto Plata 12 SamanA 10 Pedernales 8 Total Nacional 56 73

PAGE 82

Tabla Vll-4.1mportaclones de pescado, exportaciones, valor y pals de origen o distino; datos de CEPODEX 1980 y Estadistica Dominicana 1979. Producto Exportaclones Kg Valor $RD Pescado fresco (refrigerado/congelada) 329,50 339,559Pescado salado 28,367 26,032 Mariscos Tortuga (refrigerada/congelada) 1,554 1,535 Camarones (refrigerados/congelados) 4,277 13,933Colas de langostas (refrigerados/congelados) 40,427 151,141Caracoles (refrigerados/congelados) 138,462 164,306Ostras (refrigerados/congelados) 87 62 Pulpos (refrigerados/congelados) 24 30 Makey 2,437 789 Subtotal 187,268 331,796 Procesado Cangrejos 23,438 55,080 Caracoles 44,297 46,794Langostas 1,188 9,640Camarones 1.007 3,175 Subtotal 69,930 114,689 Total 615,125 812,076 Balanza de Pagos El Centro de lnvestigaci6n de Biologla Marina (CIR3IMA) y el Instituto de Recursos Hidrafilicos (INDRHI) han iniciado un proyecto conjuntamente para abastecer de peces los 23 embalses queestA plancando el INDRHI. Otros recursos potenciales incluyen la producci6n de Artemia, la maricultura de ostras y ]a producci6n de energia solar utilizando sistemas colectores (parecidos a los que se han utilizando en proyectos experimentales en Israel). El departamento de recursos pesqueros tambidn es responsabledel manejo de recursos de aguas dulces y salinas, y estA encargadode aumentar Ia producci6n y utilizaci6n de dstos (Ley 5915, 1962).El nfasis principal ha sido dirigido al surtimiento de estanques usando pececillos producidos en el criadero de Nigua. Aunque se han tornado datos sobre la producci6n de los diferentes sistemas de agua, no se estAn recopilando datos sobre especies/tiempo/tarnafto, que puedan utilizarse para calcular los parAmetros necesarios para el manejo de criaderos de pececillos. Los proyectos de acuacultura, Ia introducci6n de especies y la cantidad de recursos de agua dulce a disposici6n estAn todos rela-cionados. En 1953, varios programas apoyados por Ia FAO ayudaran a establecer los criaderos de peces del gobierno en Nigua. La primera especie que se introdujo fue Tilapia mossam-bica. Desde entonces, de acuerdo con el mandato legal del DRP, se han proporcionado incentivos al sector pfiblico y al privado para que dstos expandan las crias de peces. Los proyectos de acuacultura de mayor tarnafio que estAn siendo desarrollados o que estAn produciendo en Ia actualidad se muestran en J-Tabla VII-5. AdemAs de estos proyectos a gran escala, se calcula que hay alrededor de 160 estanques privados y comerciales en el pals (Brullon, com. pers.). Problemas existentes o potenciales y/o necesidades: La falta de un plan de acci6n bien definido y coordinado para el nianejo de las actividades de acuacultura y de Ia cria de peces; Ia falta de un sistema para recopilar datos que ayuden a evaluar el presente estado de las reservas de peces; Ia falta de un programa paramanejar las reservas de peces de agnas dulces del pals. Introducci6n de Especies Ex6ticas La introducci6n de especies acuAticas ex6ticas ha tenido una Destino Puerto Rico Puerto Rico Puerto Rico Puerto Rico Puerto Rico Puerto Rico Curasao PR, Aruba E.U.A. Puerto Rico Puerto Rico Puerto Rico Puerto Rico Puerto Rico Tabla Vii-5. Agenca I)lrectora DRPISEA Church World Service CIBIMA/ INDRHI INDOTEC Save the Children Federaci6n para el Desarrollo de a Comunidad Importaclones Kg 33,103 8,736,128 17,180 6,034,569 14,820,980 Valor SRD Origen 24,118 CanadAi 14,585,037 Noruega 23,025 E.U.A. 4,927,452 Jap6n 19,559,632 -18,747,556 Asfstencla* Uhlcacl6n Fslanques Eslanques Principales BID Nigua 16 7.6 hect. Tilapia mnmtvambica Taiwrn I s r a e lr Micropterusakno de s Cyprinus earpio Ctenopharingodon idella Iliphoitanichthys Arichtichthys nobilis AID 20 + hct. ibridos de Cuerpo de Tilapia Paz INDRHI Engombe 24 1.8 heci. No estt en producci6n Banco Sto. 6 0.1 hect. Tilapia rnossambica Central Domingo Macrobrachiun rosenbergii Church World Service 3 .05 hect. Principales proyectos de acuacultura que estfin siendo desarrolados al corriente o que estin ahora en producci6n en Ia Repiblica Dominicana (excluye a Inmayoda de Is empesas privadas o coerciales). Superficle I de de Especles larga historia en Ia Repfiblica Dominicana. En Ia Tabla VII-6 se Tcnica o Financiera. 74

PAGE 83

presenta una lista de las especies que se sabe han sido introducidas al pals, basada en un breve repaso de la literatura. Debido a que se han introducido todas estas especies quedan muy pocos ambientes de aguas dulces o salinas verdaderamente "naturales" enel pals. Hoy en dia se puede encontrar 1Iapia movsambica en casitodos los sistemas de aguas dulces y salinas. Otras especies tales como ia carpa, Cyp;inus carpio, y el r6balo AMicropterussalmoides, ,,o han logrado reemplazar tan exitosamenite a lasespecies nativas y permanecen restringidas a unos cuantos L.aos ylagunas de agua dulce cercanos a la costa (Lovshin 1979).Es sorprendente que el r6balo carnivoro, Chichla ocellaris,fuera introducido en el pals en 1976 a pesar de los impactosnegativos que se produjeron luego de que &te W~introducido enPanamA y en Nicaragua. De acuerdo a Zaret y Paine (1973), en PanamA, este pez carnivoro en menos de 15 aflos diezm6 laspoblaciones de los peces nativos locales, e inclusive las de otraespecie que habfa sido introducida. Este r6balo fudintroducido a la Repfiblica Dominicana con el prop6sito de controlar otraespecie que habia sido previamente introducida, Tilapia sp., peroaparentemente no logr6 sobrevivir, En el presente, se estA prestando mucha atenci6n a la introduc-ci6n del camar6n de agua dulce Macrobrachium rosenbergii. Seprefiere utilizar esta especie ex6tica para Iacria artificai en vez de lasfiere util a eic deespeciesnatisyau idaa eaesta e sez l nie dnoelas especies nativas ya que el ciclo de vida de esta especie se c dnocemejar. No se sabe qu impacta pueda teneria introducci6n de esta especie en las especies nativas, ni tampaco est siendo Para impaortar especies exticas se requiere un permiso del Paraimpotarespeiesex~tcasse rquire u pemisodelDRP/SEA. La solicitud para obtener un permiso es escrutinada internamente y no requiere que se hagan ningunos estudios preliminares sobre los posibles impactos. Aparentemente no ex-isten pautas para asegurar que los problemas relacionados con la introducci6n de especies ex6ticas sean reducidos al minimo. La comunicaci6n en cuanto a restricciones, entre los funcionarios de aduanasProblemasy ,!DRP, no parece ser muy firme en esta Area.Existentes a Potenciales ylo Necesidades: Las poblaciones de especies existentes han sido o van a serreemplazadas por las de especies introducidas; no existe un pro-ceso conjunto de anAlisis para que e! personal competente de los sectores pfblico, privado y acaddmico evakie las posiblesramificaciones de la introducci6n de especies; no existen re-quisitas para que se conduzcan estudios preliminares antes de Ia introducci6n de especies; no existen requisitos de seguridad paraevitar que las especies introducidas se escapen e invadan otrasAreas; no hay programas de inspecci6n para evaluar la estabilidad de las poblaciones existentes y la habilidad para sobrevivir de las especies introducidas; y hace falta un programa de entrenamiento Tabla Vii-6. Lista de especles acuiticas que han sido Introducidas a Is Rep6blica Dominicans. Espccle Afio introducida Pals de Origen Tilapia mossambica 1953 Haiti Cyprinus carpio 1954 Haiti Microplerus salmoides 1954 Haiti iclalurus punclahus 1970 E.U.A. Tilapia rendalli 1974 Mkxico Cichla ocellaris 1976 Colombia nilolicaTilapiaTilapia aura 1979 Puerto Rico1980 Puerto RicaClnopharingodon idella Hiphoinarnichlh lasaolix 1980 1980 Taiw Taiwin co Arichichlhys nobilis Macrobrachium 1980 TaiwAn rcsenbergii 1980 E.U.A. para que los oficia!es de adunas se familiaricen con las especiesacuaticas ex6ticas asi como tambi~n con las posibles ramificaciones ambientales de la introducci6n de especies. Especies en Peligro de Extinci6n y Areas Criticas Las especies de animales baja amenaza de desapariJ6n a enLas e e ci d e a am e a de dsa enetao y peligro de extinci6n que habitan las tierras himedas yareasmarinas (Tabla VII-7); tambi n vase a Tabla VIII-). Muchas de las ayes acuAticas en peligro de extinci6n han perdido su habitatdebido a que se han drenado o desmontado algunas de las tierras nanglares para obtener madera y carb6n. Los flamencoshnimedas a debido a que se y lashan desmontado algunos de loscucharetas son cazados para obtener sus huevos y sus plumas, y la paioma de corona blanca es cazada coma un deporte (Otten1973).ewalderHay aproximadamente de 1,000 a 1,500 flamencos que residen en el pals yadem as os2,000 migran anualmente a IaRepblica Dominicana. Otra os ayes migratorias, ambasalcatraces, Sterna fuscata y Anous stolidus, nidan en dos islotes de los Siete Hermanos cerca de Monte Cristi (Alvarez 1980).Cuatro especies de tortugas marinas han sido reconocidas porla Uni6n Internacional para la Conservaci6n de a Naturaleza ylos Recursos Naturales como en peligro de extinci6n debido a su estado en la Repfblica Dominicana. De estas cuatro la tortugacarey y la tortuga verde a~n se cazan legalmente para obten -ralimeto (de sus carnes y huevos) y para usar sus conchs en afabricai6n de joyas. Se hacen joyas de las conchas de tartugafarica e jy e hal as dco ncha e orug paralia yenta y el uso local asi coma tambin para el comercia turistico y Ia exportacisn. Aunque Ia demanda de Iatartuga verde buscada tortuga de carey (Ottenwalder 1978). Hasta hace poco sebusada tora d e tewe 1 asta a poopensaba que las otras dos especies, Iatortuga mordedara y Iatartuga gigante, se encontraban relativamente escasas. Sin embargo,basados en inspecciones de las playas, Ross y Ottenwalder (1980)calculan que aproximadamente 300 tortugas gigantes anidan en las playas del pals. La temporada principal para anidar es de mediados de abril hasta junio, y los lugares preferidos se encuen tran en playas de regiones poco desarrolladas que no tengan arrecifes cerca de la costa. Estas dos Cltimas especies tambin son cazadas, aunque ilegalmente, para obtener alimento y sus conchas. De los mamiferos marinas, el manati de las Antillas se encuen-De lo e mrin os, e man de lasAn ti ose l gobierno de Ia Repc6blica Dominicana, an se cazan muchas manatis para obtener sus carnes y sus huesos. Basados en inspecciones adreas Belitsky y Belitsky (1980) concluyeron que hay dos poblaciones diferentes con altas concentraciones en losalrededores de Monte Cristi, y que ademAs hay varias poblacionesde menos concentracifn en las bahias de Ocoa y de Neiba. La abitndancia de estos mamiferos parece estar relacionada con la presencia de lechos de hierba en las Areas cercanas a las desembocaduras de los rios. Los bancos de Plata y de Navidad, localizados cerca de las costas del norte, parecen ser importantes para varias especies deballenas. Se calcula que un 85% de la poblaci6n mundial de laballena jorobada, Megaptera novaeangliae, se concentra en esta area durante los meses del invierno para aparear y parir (Ottenwalder, com. pers.). Ademas de la ballena jorobada otrosmamiferos marinos que pueden observarse en aguas de la Repfblica Dominicana incluyen Stenella coerulealba, Tursiopstruncalus, Mesoplodon europaeus, Ziphius cavirostris, Physetercatadon, O,-cinus orca y Balaenoptera borealis. Se han hecho mapas de las Areas crlticas para estos grupos, basados en la informaci6n que se tiene al corriente (Fig. VII-l). 75

PAGE 84

Tabla VII-7. Especies bajo amenaza o en peligro de extincibn en habitats costeros y marinos de In Rep6blics Dominicans. Especle Nombre Comfin labitat Distribuci6n Conocida Estado Podiceps dominicus Castafiero Lagunas, tierras hfimedas, lagos Guerra, Payaguara, Tres Ojos En peligro Dichromanassa rufescens Penacho rojizo Costa, lagunos salinas Tortugucro, Estero Balsa, En peligro Boca del Yaque dcl Norte Phoenicoptenis ruber I Flamenco Lagunas costeras, lagos, tierras Isla Saona, Beata, Azua Bajo amenaza hiindos Enriquillo Ajaia ajajaI Cuchareta Lagunas costeras, tierras Lago Enriquillo, Lago Lim6n Rara hitmedas, manglares Dendrocygna arborea Pato Silbador de las Antillas Lagos, tierras htimedas Bahia San Lorenzo, SAnchez, En peligro Enriquillo, Monte Cristi Porzanaflaviventer Rasc6n Pechi-amarillo Lagos, tierras hfimedas No conocida No conocido Haematepus ostralegus Cogedor de Ostras Playas rocosas Playa Azul Rara Columba leucocephala I Paloma de Corona blanca Areas costeras, manglares Monte Cristi-Higuey, Isla No conocido Beata, Saona Ereintochelys inibricata2 Tortuga Carey Marinos, playas de arena Vedse el mapa En peligro Chelonia mydas2 Tortuga Verde Marinos, playas de arena VeAse el mapa En peligro Carettacarelta Tortuga Mordedora Marinos, playas de arena VeAse el mapa En peligro Dermochelys coriacea Tortuga Gigante Marinos, playas de arena Vehse el mapa En peligro Trichechus inanatusI Manati Areas costeras marinas, bahtas En peligro Megapteranovaeangliae Ballena Jorobada Bancos costeros Bancos de Plata y Navidad En peligro (en temporadas) I Protegida por la Icy; 2 Parcialmente protegida por la ley. El DRP/SEA tiene la responsabilidad de imponer las leyes ex-istentes para la protecci6n de los mamiferos y reptiles marinos. El DVS/SEA (Departamento de Vida Silvestre) es responsable de la protecci6n de aves. En base a la informaci6n a disposici6n, puede decirse que Ia imposici6n de las leyes no es muy firme y que hay muy poca coordinaci6n entre estos dos departamentos. Problemas Existentes o Potenciales y/o Necesidades: Leyes para proteger todas las especies bajo amenaza de desaparici6n y en peligro de extinci6n (que est~n solo parcialmente protegidas o que al momento no est~n protegidas), dAndole la mds alta prioridad a las tortugas que se cazan con mAs frecuencia; iniciar una campafla de educaci6n sobre Ia conservaci6n para hacer que las leyes existentes sean mAs efectivas; estimular el interns de los inspectores encargados de imponer las leyes por medio de sesiones de instrucci6n intensiva; aumentar las sanciones por los abusos a las especies en peligro de extinci6n, y solicitar mAs ayuda de la marina; prohibir Ia exportaci6n de todos los productos hechos a base de materiales provenientes de especies que estdn amenazadas o en peligro de extinci6n; requerir un proceso de inspecci6n para todos los proyectos propuestos por el gobierno y Ia empresa privada para evaluar los daflos que potencialmente podria incur-rirse en Areas criticas; aumentar las actividades para el estableci-miento de parques y reservas, establecer criterios calificadores para Ia protecci6n o producci6n, hacer una revista de las Areas que podrian recibir protecci6n y someterla al cuerpo legislativo. Examinar el potencial para Ia designaci6n de parques marinos en una o mAs de las siguientes Areas: (1) los islotes de los siete Her-manos localizados cerca de Monte Cristi debido a sus cualidades pristinas, aislemiento, y a que tienen habitats criticos de %arias especies en peligro de extinci6n; (2) los bancos costeros de Navidad y de Plata ya que son Areas donde aparean y paren las ballenas jorobadas; y (3) las playas que se extienden desde apr6ximadamente la Laguna Lim6n hasta el Cabo engaflo debido a su importancia como Areas donde anidan las tortugas. Mineria Se Ilevan a cabo muy pocas actividades mineras en los alrededores de Ia zona costera. Se extraen arena, grava y arenisca en algunas Areas, localizadas casi todas en la cuenca y en Ia desembocadura del Rio Nigua; estas extracciones se iLvan a cabo sin prestar mucha atenci6n a la degradaci6n de habitats y de Areas costeras. Otras Areas costeras quc han sido afectadas por Ia extracci6n de arena son Juan Esteban, Ia Playa Estero y Cuello y Cuello (Bonelly 1978). La producci6n de sal marina por medio de la evaporaci6n se Ileva a cabo principalmente en el Area de Monte Cristi cerca de las lagunas de Marigo, Salina y Piedra y cerca de Las Salinas en Ia Bahia Las Calderas. Tres Areas del pals estAn siendo consideradas para llevar a cabo futuras .xploraciones mineras. Se han hecho cinco peticiones representadas por compaflias privadas solicitando concesiones para Ilevar a cabo exploraciones mineras para Ia extracci6n de arena y de arenisca en una faja cercana a Ia costa que se encuentra entre Barahona y Enriclaillo. El gobierno es propietario de dos reservas de mArmol, una adyacente a SAnchez y la otra en Ia punta mAs al este de ]a peninsula. Otra reserva del gobierno que se encuentra en la Bahia de Manzanillo entre Punta Luna y Punta Pozo ofrece potencial para la extracci6n de magnetita mineral. No hay pozos d-petr6ko en el pals. Existe Ia posibilidad de que en 1981 se empieceR exploraciones de petr6leo financiadas por el gobierno en Ia plataforma insular del sur y/o en los bancos cer76

PAGE 85

.. Figura Vl-3b. Cicatricesde la extracci6n no conrtrolada 'eartna de playacerca del Rio Nigua, el drea de donde tradicionalnentese an extraido materialesparala industria de construcci6n de Santo Domingo. (Fotio,Random DuBois.) canos a las costas del norte (Madera, com. pers.). Las operaciones de extracci6n de arena han sido distinguidas como un ejemp'o del "peor caso" de destrucci6n costera en el pals (Fig. VII-3). La cuenca y el delta del rio Nigua es el Area de donde tradicionalmente se han obtenido los materiales de con-strucci6n para el Area metropolitana. Esta Area no ha sido ad-ministrada eficazmente debido a la superposici6n de las jurisdic-ciones de la Municipalidad de Nigua, la Secretarla de Obras P~blicas y la Direcci6n General de Minerales. A travds del Area de Ia cuenca aiir quedan las cicatrices de las extracciones que se han hecho en el pasado, las cuales causan serios problemas de erosi6n y producen grandes cantidades de sedimentos. La protecci6n natural de las costas se ha perdido debido a las extracciones de arena, especialmente en las dunas cerca de la desembocadura del rio. La pdrdida de estas barreras costeras Cue notada cuando el huravin Allen abati6 esta Area, y el oleaje de la tormenta cruz6 a trav6s del ancho delta daflando algunas de las casas localizadas en un escarpe elevado con vista al delta. A jesar de que se ha reconocido el problenma y se ha establecido un ,i-upo coordinador, la destrucci6n de las dunas an continua. La Direcci6n General de Mineral, creada en 1971 (Ley 146), era una organizaci6n muy pequefla, dependiente de la Secretaria de Industria y Comercio hasta 1978. Desde aquel entonces su per-sonal y su presupuesto han aumentado y hoy en dia estA tratando de cumplir con su mandato legal para proteger, por medio de un manejo eficiente, los intereses nacionales en las industrias mineras y meta6rgicas. las extracciones de arena y grava representan una excepci6n a la ley ya que en 1971 se form6 un consejo de varios ministerios para coordinar la superposici6n de jurisdicciones (Ley 123). Se ha hecho otra excepci6n con las operaciones de extrac cibn de sal administradas por CORDE, la cual anteriormente pertenecla a Trujil~o.Problemas Existentes o PotencialeF y/o Necesidades: Los cuer-pos interinstitucionales no han logrado coordinar las actividades que causan degradaci6n ambiental; una inadecuada imposici6n de las leyes existentes para la protecci6n del ambiente; se necesitan pautas ambientales para reglamentar las futuras opera-ciones mineras en la zona costera o cerca de esta. Puertos Dependiendo de los servicios prestados los puertos estAn clasificados como internacionales, de cabotaje o turisticos. En la costa norte, dondc existen pocos fondeaderos, cuatro de los seis puertos existentes estAn situados en la Bahia de Samana. En la costa del Caribe, la cual tiene menos arrecifes y rocas sumergidas y donde hay varios estuarios de gran tamafio, existen nueve puertos. AdemAs de estos puertos, existen varias facilidades privadas para operaciones de carga (ALCOA, Gulf y Western) y tambi~n hay un cierto nfumero de ancladeros (Fig. VII-l). En general, la mayoria de los puertos se han tenido muy descuidados en los iltimos 20-30 ailos. Un ejemplo es el puerto de SAnchez donde las altais tasas de sedimentaci6n y la inhabilidad para mantener los canales despejados han conducido a que 6ste ya no sea usado corno un puerto convencional; en el presen:e 6ste estA siendo utilizado por botes de pesca y yates deportivos (ONAP 1980). Sin embargo, se estAn haciendo esfuerzos de modernizaci6n en Puerto Plata, Puerto Botado, San Pedro t! Macoris y Puerto Haina. El mayor dnfasis de modernizaci6n y expansi6n de puertos se estA poniendo en Puerto Haina, con fondos del gobierno y del BID. Este es ya el mAs importante de los tres puertos que sirven alArea de Santo Domingo, y estA siendo expandido para satisfacer las demandas del futuro. Las mejoras que se estAn haciendo incluyen el dragado de los canales hasta 11 m de profundidad, la eliminaci6n de un muelle sumergido, renovaciones y mejoras en el Area del muelle este, el agrandamiento del Area para almacenamiento de carga embalada, la construcci6n del edificio para la Autoridad Portuaria, y la instalaci6n de un sistema de grfias m6viles. Estas mejoras aumentarAn la capacidad de operaciones de tres millones de toneladas m6tricas que se tiene en la actualidad a aproximadamente 4.5 millones de toneladas m6tricas (Pena, com. pers.). La administraci6n de los servicios portuarios estA dividida principalmente entre la marina, la cual es responsable de las actividades navales y de la seguridad portuaria, y la reci(n activada Autoridad Portuaria, la cual es responsable de la administraci6n ymanejo de los diferentes puertos. La Autoridad, creada por una Iey de 1970, no empez6 a funcionar hasta principios de 1979. Esta es una organizaci6n aut6noma dirigida por un Consejo Ejecutivo compuesto de tres representantes del sector privado y tres Secretarios de Estado. La Autoridad consta de varias divisiones: Operaciones, Ingenieria y Materiales, Personal y Finanzas. La estructura de la Autoridad no tiene la capacidad para llevar a cabo inspecciones de los niveles de contaminaci6n ambiental u operaciones de limpieza; tampoco existe un mecanismo por medio del cual se pueda responder rapidamente a accidentes de contaminaci6n. Problemas Existentes o Potenciales y/o Necesidades: Establecer un mecanismo para mantener bajo inspecci6n los niveles de contaminaci6n en los puertos principales y desarrollar un plan de emergencia para coordinar la utilizaci6n de todos los recursos humanos y flsicos que sean necesarios en caso de que haya un derramamiento de substancias t6xicas. Turismo En muchas de las islas pequeftas en ia parte este del Caribe se estA contemplando al turismo como un posible producto de exportaci6n limpio y abundante en un Area de limitados recursos naturales. Desde que se firm6 el Decreto Ejecutivo 2536, la Repfiblica Dominicana ha dado prioridad al desarrnllo del turismo como un recurso productor de ingresos. En 1968 un asesor de la UNESCO identific6 cuatro zonas que ofreclan potencial para el desarrollo del turismo. Luego de 6sto secre6 la Oficina de Turismo en 1971 (Icy 103) y se declararon dos zonas de prioridad para el desarrollo, Puerto Plata y sus alrededores inmediatos (Decreto 2125, 1972) y la zona entre La Caleta y ei Rio Hfiguamo (Decreto 3133, 1973). En 1980 se hicieron modificaciones a la Ley 153 designando siete Areas de 77

PAGE 86

prioridad para el desarrollo, seis de las cuales colindan con la zona costera. Estas Areas estAn en Santo Domingo-La Romana, Luper6n-Cabrera, Macao-Punta Cana, SamanA-Las Terreras,Barahona-Enriquillo, y Monte Cristi-Pepillo Salcedo. Estas "fa-jas" para el desarrollo del turismo bordea, las respectivasciudades y se extienden de la zona litoral a 5 km tierra adentro. Por el momento, casi todas las actividades van a concentrarse en el Area de Luper6n-Cabrera o "Costa Ambar", con los proyectos de Costa Ambar, Playa Dorada, y Playa Grande, y en ia fran-ja de Santo Domingo-La Romana o "Costa Caribe" con los pro-puestos proyectos de Complejo Turistico Rio Mar, Estancias LasCabullas y Los Kapriles.Lp. Ley 153 provee los incentivos para el desarrollo. Estos son s6lo aplicables a las zonas turisticas, y estipulan que el gobiernocubrirA los costos de toda la infraestructura necesaria y que cual-quier proyecto que ". fomente el turismo o aumente los aloja-mientos para los turistas visitantes" serA exonerado de impuestosdurante 10 aflos despu6s de que se termine su construcci6n. Durante el periodo de 1966 a 1976 las inversiones de gobierno para el establecimiento de infraestructura turistica fueron alrededor de $RD 82 millones en Puerto Plata y $RD 41 millones en Samana; casi todo este dinero se utiliz6 para el desarrollo turistico (Secretario T6cnico de la Presidencia 1978). Ademds, elBanco Central ha invertido ova a invertir fondos que ascienden a $RD 11 millones para la construcci6n de hoteles en los proyectosde Playa Dorada y Playa Grande (Plan Cibao 1980). Los fondos del gobierno tambi~n han sido invertidos en el establecimiento dehoteles en Santo Domingo y La Romana por medio de IN-FRATUR, una instituci6n del Banco Central dedicada al desar-rollo turlstico. Las ganancias producidas por estas in',ersiones calculadas para1977 y comparadas con exportaciones visibles fueron de $RD 91millores en ingresos o 12.7% de todos los ingresos provenientesdel exterior. El deficit nacional en la balanza de pagos fue de $RD224 millones. Se calcula que 11,000 empleados trabajaban directa o indirectamente para la industria turistica (UNEP 1979 b).En diciembre, 1979, la Oficina de Turismo fue elevada a lacategoria de Secretaria. Sus nuevas rcsponsabilidades son las deplanificar, estimular y coordinar las actividades de pals rela-cionadas con el turismo. Como resultado de estas recidn expan-didas responsabilidades la Secretaria de Turismo aparenta no tener suficiente personal o fondos y apenas estA empezando acumplir con su mandato gubernamental. Problemas Existentes o Potenciales y/o Necesidades: La ad-ministraci6n poco adecuada para controlar eficazmentc un sectorturistico de rApido desarrollo; la posibilidad de que haya serios problemas con la infraestructura y otros factores ecol6gicos rela-cionados debido a la y~a aprobada concentraci6n de estructurasdensamente habitadas en la costa; la falta de un proceso de inven-tario y de investigaci6n de recursos costeros para determinar elgrado del impacto ecol6gico que puede tener un proyecto bajo consideraci6n; la fafta de un proceso para otorgar permisos para construir en las costas, el cual requiera un anAlisis de la in-fraestructura necesaria, la eliminaci6n de basura y con-treflimien-tos fisicos. Recreaci6n La presencia de peces deportive3 tales como el attn, el ;ez agu-ja y otros peces de gran tamaflo en ,as aguas pelAgicas cerca de las costas ha servido de ipcentivo para el establecimiento de tres clubas nafiticos en ia costa. Hay muchos botes de pesca depor-tivos a disposici6n para ser alquilados, los cuales prestan servicios a los turistas de invierno. Boca Chica, localizada aprox-imadamente a 32 km al este de Santo Domingo, La Romana yBoca de Yuma son Areas que tienen grandes flotas de hotes para actividades recreativas. La riqueza de las aguas cercanas, y la pro-ximidad al Paso Mona han contribuido al establecimiento de un torveo anual de pesca de pez espada en Boca de Yuma (Van Ost yKlire 1978).El uso intenso de las playas al este de Santo Domingo por lapoblaci6n urbana ha contribuido al deterioro de algunas playas,tales como las de Boca Chica, donde los visitantes dejan desperdicios y utilizan los sargazos para lefla. Existe la posibilidad de que en el futuro hayan conflictos entre el creciente uso p~blico delas playas estes, que se extienden hasta La Romana yel desarrollode hoteles turisticos que impedirAn el acceso a las playas pfblicas.La utilizaci6n que se les ha dado a los escarpes de corales costeros como parques urbanos en Santo Domingo y Puerto Plata merece ser elogiada. El parque localizado frente a uqa playa en Sosua tambiln es muy atractivo. Existen varios clubes de buceo pero 6stos no aparentan ser numerosos. Un club de Santo Domingo bucea principalmente entre los arrecifes de Boca Chica. Problemas Existentes o Potenciales y/o Necesidades: Establecer procedimientos para la recolecci6n de datos sobre ]a pesca deportiva; planear el desarrollo turistico de manera que no se impida el accesso piiblico a las playas. Desastres Naturales Las tormentas tropicales y huracanes que se originan en el Areatropical del AtlAntico o del Caribe, de agosto a octubre, hancausado estragos y destrucci6n repetidas veces en La Espafnola.Los daflos serios y las pdrdidas de vidas son causados principalmente por los vientos de altas velocidades (de mAs de 230kph) y por los oleajes producidos por las tormentas, los cuales alcanzan de I a 3 m de altura (Poke 1977). AdemAs de los daflos directos causados por los vientos y las oleadas hay dahos secun darios asociados con la erosi6n severa de playas y el deterioro deestructuras cercanas a la costa. Durante el perlodo de 1887 a 1975,46 tormentas tropicales o huracanes han pasado cerca o sobre ]aRepfiblica Dominicana (UNEP 1979 c). En la mayorla de los casos estas tormentas han entrado a la isla por la costa sur, aunque en zlgunas ocaciones tormentas originadas en el este han abatido la costa norte (de la Fuente 1975). Diez tormentastropicales o huracanes han abatido directamente al pais, siendo el mAs reciente el HuracAn David en 1979. La Espanlola tambidn estA situada en un Area de peri6dicas actividades sismicas causadas por una serie de sistemrs de fallas que pasan cerca o a traves del pals. Estas han causado una serie de 25temblores que han sido registrados y que han oscilado enmagnitud de 5 a 6.5 en la Escala de Richter, los cuales han ocurrido durante el periodo de 1964 a 1976 (UNEP 1979 c).Son muy pocas las piecauciones que pueden tomarse para proteger a un Area de una situaci6n en que se presente el "peor de los casos", exepto la evacuaci6n de antemano. En los casus menos severos ciertas precauciones de seguridad pueden reducir significativamente los daflos a ia propiedad y las pOrdidas de vida.En la Repfiblica Dominicana existen cuerpos y facilidades para ladefensa civil, pero es dificil determinar su efectividad. Sin .::bargo, no existen c6digos de construcci6n que estipulen laresistencia de edificios, ni siquiera para las situaciones en que sepresenten casos no muy severos. Los daflos causados por huracanes podrian ser de mucha consecuencia para la costa delsudeste, en la cual se estA desarrollando rapidamente la industria turistica. Otros factores que deben ser considerados antes de quese permita la construcci6n de facilidades cerca de la costa son lascaracteristicas de la plataforma mar adentro, las cuales podrianagravar el oleaje causado por las tormentas, la existencia o ausencia de barreras protectoras naturales tales como manglares, laposibilidad de que haya que construir rompeolas artificiales, y laconfiguraci6n del terreno en relaci6n con el drenaje de las aguas producidas lJor las tormentas. 78

PAGE 87

Problemas Existentes y/o Potenciales y Necesidades: La incor-poraci6n de un requisito en el c6digo de construcci6n que estipulediferentes niveles de resistencia, los cuales varlen en base altamaflo y localizaci6n de !a estructura, y la frecuencia y magnitudde las tormentas y temblores que han ocurrido en el pasado. Anfilisis Institucional Centro de Investigaciones de Blologia Marina (CIBIMA)CIBIMA es un pequeflo centro de investigaci6n que opera semi-independientemente en el Departamnento de Biologla de la Univer-sidad Aut6noma de Santo Domingo (UASD). En 1980 el personalestaba compuesto de 8 profesionales trabajando tiempo completoy 2 profesionales trabajando parte del tiempo. La distribuci6n de los titulos profesionales incluye 2 Doctores en Filosofla, Imaestrla en Ciencias y 4 Licenciados en Ciencia. El presupuestode CIBIMA para 1980 fue de $RD 228,400; mAs de la mitad de estos fondos provinieron de fuentes fuera de la Uziiversidad (O.E.A. y INDRHI). CIBIMA fue formado en 1962, con un bi6logo como directordel Instituto de Biologia Marina de la UASD. Los objetivos prin-cipales de CIBIMA son la educaci6n y la investigaci6n cientifica.Esta es la 6inica instituci6n educativa (a travis del Departamentode Biologia de ia UASD) en la Repiiblica Dominicana que entrena cientificos marinos. Varios estudiantes graduados del programa ofrecido por CIBIMA ocupan en el presente cargos de importan-cia en instituciones gubernamentales tales como INDOTEC y elDepartamento de Recursos Pesqueros. CIBIMA ha participado en cl programa de PPA a travs del proyecto de educaci6n profesional. Cuatro en de Jas personas que trabajan actualemente CIBIMA han recibido algtin tipo de entrenamiento tdcnico en clexterior por medio de becas otorgadas por la AID. Los proyectos de investigaci6n incluyen inventarios demanglares, arrecifes corales y sistemas de playas en la costa sur, ya estudio del ecosistema del Lago Enriquillo (Bonelly 1978).AdemAs de estos proyectos, CIBIMA auspici6 en 1978 una con-ferencia internacional sobre la conservaci6n, la primera de estetipo en el pals. Los proyectos que se estdn llevando a cabo al corriente incluyenuna inspecci6n de las lagunas costeras con el prop6stio de deter-minar su potencial pesquero, un estudio para determinar el poten-cial que ofrecen los cangrejos como recurso pesquero, ambos financiados por la OU A, y el desarrollo de un proyecto deacuacultura en colaboraci6n con INDRHI. Hasta 1979, CIBIMA estaba localizado en lo que antes era uncasino junto al mar en el malec6n de Santo Domingo. Esteespacioso local inclula oficinas, laboratorios, una biblioteca, col-ecciones de referencia, facilidades para estudiantes y tanques marinos para la experimentaci6n. Pero el HuracAn David caus6dahlos irreparables a este local (se calcula que los costos dereparaci6n ascendeiian a $RD 326,000), asi como tambidn darlosal equipo, biblioteca y botes que se calcula ascienden a $RD 100,000. CIBIMA se encuentra temporalmente localizada en una pequefla casa que no cfrece las facilidades adecuadas para llevar a cabo actividades educativas o de investigaci6n cientifica. Se hapropuesto la construcci6n de un local en Boca Chica, lo cualofrecerta una localizaci6n junto al mar, proximidad a las Areas dealta producci6n tales como manglares y arrecifes de corales y un acceso rApido a S,nto Domingo, pero sin embargo hacen falta fondo nara poder Ilevar a caho este proyecto. Departamento de Recursos Pesqueros (DRP)El DRP es parte de ia Subsecretarfa de Recursos Naturales de laSecretarla de Agricultura. El DRP es la instituci6n gubernamental que estA a la cabeza en el manejo de recursos pesqueros de aguasdulces y saladas. La estructura del DRP ha sido recientemente modificada, ia Secci6n de Cacerla fue removida y se crearon dos nuevas divisiones de acuacultura y pesca. Estos cambios incitaron a que se emplearan 22 nuevos tdcnicos, lo cual mAs que triplica eltamaflo del departamento. Se calcula que en el presente el personal consta de 120 empleados -la mayorla de dstos son inspec tores a cargo de imponer las leyes. El presupuesto para 1980 es de aproximadamente $RD 3,000,000. AdemAs de manejar los recursos pesqueros marinos y de aguasdulces, el DRP desempefla un papel muy importante directa eindirectamente en el desarrollo la acuacultura.Las instalaciones para acuacultura que tiene el gobierno enNigua producen pececillos que se usan para abastecer los lagos yestanques piblicos y privados, asf como tambidn ofrecen unaoportunidad para levar a cabo investigaciones cientificas sobre lapolicultura y la iritroducci6n de especies ex6ticas. AdemAssuplier pececillos al sector privado, tambidn de se dan consejostdcnicos a aqudllos que los soliciten. Los proyectos que se piensanIlevar a cabo en el futuro incluyen el establecimiento de una instalaci6n para la maricultura y el desarrollo de un enfoqueregional para la producci6n de pececillos, con instalciones planeadas para Azua y La Vega.El Departamento parece haber sido afectado por la reciente expansi6n a un local poco adecuado para acomodar mAs personal;dste tambidn aparenta tener una inadecuada base de recursoshumanos, de la cual es dificil extraer el talento necesario paralograr una eficiente administraci6n y competencia tdcnica. Instituto de Desarrollo y Cr/dito Cooperativo (IDECOOP)IDECOOP es una organizaci6n gubernamental aut6noma, lacual fue creada en 1963 para ayudar con el establecimiento decooperativas, coordinar las acciones de las cooperativas con iaFederaci6n Nacional de Cooperativas Dominicanas, y contribuir al mejoramiento de las cooperativas existentes. En 1974, con ia ayuda de un prdstamo otorgado por el BID, seinici6 un proyecto pesquero para brindar al consumidor nacionalpescado a bajo precio y al mismo tiempo mejorar el nivel de vida de los pescadores artesanos. El programa consistia en la construcci6n de seis instalaciones pesqueras localizadas en Monte Cristi,Puerto Plata, Miches, San Pedro de Macorls, Azua y Barahona, yuna instalaci6n central en la capital. La instalaci6n central coordina todas las actividades ysirve como centro distribuidor. Como parte del proyecto, se importaron 64 botes de fibra de vidrio conequipos de pesca electr6nicos, para las seiF cooperativas y dosbotes de 22 metros con cascos de acero para proveer pescado a la instalci6n central. Alrededor del 20% de los pescadores nacionales participan en este programa (Lima dos Santos yBrownell 1978). La inadecuada administraci6n durante los aflos formativos del programa cre6ciertos sentimientos de desconfianza entre los pescadores. Lafalta de experiencia tdcnica de IDECOOP ha sido mencionada como la raz6n por la cual se importaron botes de fibra de vidrioequipados con motores enfriados por aire en vez de motores enfirados por agua. Ya que los motores enfriados por aire se calientan mucho en las aguas dominicanas, t'stos ahora estAn siendo reemplazados por motores enfriados pu. agua. Instiluto Dominicano de Tecnologla Industrial (INDOTEC)INDOTEC es una instituci6n semi-aut6noma, relacionada conel Banco Central. Su funci6n principal es la de estimular el desarrollo industrial ayudando a mejorar las habilidades tdcnicas. En1978 se lleg6 a un acuerdo entre el BID e INDOTEC para hacer un anAlisis del sector pesquero de la Rep6blica Dominicana. El BID financi6 este proyecto por medio de un prdstamo no reembolsable de $EU 1.05 millones. Los objetivos principales eranidentificar las zonas pesqueras productivas, recomendar mktodos,botes, puertos e instalaciones de procesamiento y mercadeo para asegurar el uso mAs eficiente de los recursos, asl como tambidn hacer un anAlisis institucional con recomendaciones para desar rollar un plan de acci6n para e sector pesquero. Sin embargo, el 79

PAGE 88

informe de INDOTEC no habla atin sido puesto en circulaci6n cuando se condujo este perfil ambiental. AdemAs del susodicho proyecto, INDOTEC tiene una pequefla instalaci6n para ia acuacultura en el local donde estA situado. En este proyecto se ha dado 6nfasis a la cultura de Tilapia y camarones. Conclusiones El manejo ineficaz de los recursos costeros y marinos de. oafs se debe a cinco factores causativos principales: 1) El uso ito tradi-cional de los recursos; 2) Un grupo de organizaciones ad-ministrativas de rApido crecimiento y atin inexpertas; 3) La falta de mecanismos coordimpdores entre las instituciones ad-ministrativas los cuales son necesarios para Ilevar a cabo un enfoque integrado; 4) Una escasez de profesionales hAbiles con con-ocimientos sobre mialtiples disciplinas; 5) Un mandato legislativo poco claro. La Repfiblica Dominicana tradicionalmente se ha dirigido al in-terior del pals para el desarrollo de recursos naturales, como lo in-dica su dependencia en el azticar y en las industrias mineras como fuentes principales de cambio exterior. Este enfoque en el desarrollo del interior, ha protegido hasta hace poco a la zona costera de muchos de los problemas relacionadoF con el desarrollo. Desafortunadamente, este periodo de indulgencia estA llegandorapidamente a su fin, a medida que los marinos pes-recursos queros y el sector turistico van convirtidndose en Areas de altaprioridad. Como un remanente de la era de Trujillo, inuchas de las fun-ciones ejecutivas eran administradas directamente desde la oficina del presidente durante el gobierno de Balaguer. Por consiguiente,la mayoria de los departamentos administrativos eran pequeilos, muy poco eficaces y no tenan suficiente personal. S61o desde 1978 han empezado a expandirse estas oficinas. El Departamentode Recursos Pesqueros aument6 su mtmero de tdcnicos de cuatro a 22. La Oficina de Turismo fue elevada al nivel de Secretaria. El tamaflo de la Oficina de Minas aument6 de una oficina a un piso entero en el edificio central del gobierno. La Autoridad Portuaria creada por ley en 1971, no comenz6 a funcionar hasta principios de 1978. Una de las consecuencias de estas rApidas expa;:siones de los cuerpos administrativos es que 6stos estAn ahora esforzandose para cumplir con sus mandatos legislativos. Aunque algunos de los mandatos legislativos de varias institu-ciones se sobreponen, existen pocos mecanismos para llevar acabo el manejo integrado y ecologicamente adecuado de la zona costera. En algunos casos estos mandatos crean Areas de autoridad muy nebulosa, lo cual entorpece los esfuerzos paraIlevar a ,abo un manejo efectivo y coordinado; con mAs frecuencia estos mandatos estimulan ]a toma de posiciones adversas entre los administradores, por lo general a expensas del ambiente (porejemplo, la extracci6n de arena de Nigua). Hay una seria escasez de profesionales entrenados en el manejode recursos costeros y marinos. La 6inica instituci6n de la UASD que se dedica a la preparaci6n de cientlficos marinos padece de constreflimientos profesionalcs y financieros, y desde que pas6 el HuracAn David de problemas de infraestructura. Esto hace que la carga del manejo integrado sea colocada casi toda sobre las personas encargadas de la planificaci6n, las cuales pueden no tener los conocimientos t~cnicos necesarios para tratar con los comple-jos problemas del manejo de la zona costera. Los aumnentos en el personal administrativo han generadomuchos problemas entre las diferentes instituciones, debido mAs que nada a la poca claridad, deficiencia o redundancia de los mandatos legislativos. El mejor ejemplo de 6sto es la ad-ministraci6n de acuacultura en el pals. En el presente hay tres in-stituciones gubernamentales trabajando paralelamente en proyec-tos de acuacultura, pero parece haber muy poca coordinaci6n en-tre 6stas. Pocos palses pueden darse el lujo de utilizar recursos limitados, ya sean humanos o financieros, en esfuerzos indepen dientes para lograr un objetivo comn. Hay una necesidad urgente de integrar el manejo de la zona costera y Areas marinas. Los factores conflictivos mas significantes incluyen la prioridad que el gobierno le ha dado al turismo, la prioridad que se espera va a darse a la pesca marina yla amenaza de que haya un serio derrame de petr6leo en el Paso Mona. A pesar de ia aha prioridad que el gobierno le ha dado al desarrollo del sector turistico, la Secretaria de Turismo no aparentaestar capacitada para examinar las ramificaciones que el desar rollo concentrado va a tener en el ambiente. AdemAs del establecimiento de proyectos turisticos en las playas pristinas, debe pensarse seriamente en los problemas del acceso piblico a las playas, el tratamiento de las aguas negras, la eliminaci6n de basura, la protecci6n contra huracanes, el abastecimiento de comida para los turistas, la toma de conchas y corales, y la preservaci6n de habitats criticos para proteger a las especies en peligro de extinci6n. En el presente, la pesca se practica a nivel artesano, y por lo tanto se importa un 6C'Vo del pescado consumido. Los resultados de una reciente investigaci6 indican que potencialmente las aguas dominicanas podrian satisfacer la demanda local. El cuerpoadministrativo de este sector no ha alcanzado atn el desarrollo necesario para satisfacer las demandas impuestas por los esfuerzos de pesca a nivel industrial ni para mantener un rendimiento sostenido. A pesar ue que se les ha dado a la Marina y ia Fuerza Area la responsabilidad de patrullar las costas y aguas del pals, no existe un plan de emergencia para tratar con derrames de substancias t6xicas. Esto es especialmente critico en ]a proci6n este del palsadyacente al Area de alto trAfico del Paso de Mona. Es probable que el trAfico de barcos a travs del Paso Mona va a aumentar ya que la reciente limitaci6n de producci6n en algunos campos petroliferos del Medio Oriente podrian aumentar la dependencia en el petr6leo venezolano. En una recicrte conferencia sobre la contaminaci6n causada por petr6leo, auspiciada por ia Agenciade los Estados Unidos para la Protecci6n del Ambiente (EPA), que se llev6 a cabo en Puerto Rico, se present6 un modelo te6rico de la trayectoria que seguiria el petr6leo si se derramaran 6,000barriles de crudo al este de la Isla de Mona. Este indic6 que el petr6leo Ilegaria a la costa este de la Reptiblica Dominicana en tres dlas y que se extenderia hasta La Romana y la Laguna Lim6n en cinco dias. Tambi~n se necesitan planes de emergencia para cada uno de los puertos principales, para poder actuar rapidamente en caso de que se derramen substancias t6xicas. Do, organizaciones existentes tienen la responsabilidad de enfrentarse con las emergencias ambientales. El decreto presidencial2011 recientemente cre6 una comisi6n encargada de ia conservaci6n de la flora y fauna marinas. Esta comisi6n estA compuesta por el Director de la Defensa Civil (presidente de la comisi6n), el director de aduanas, el jefe de personal de la marina, el director de migraci6n, el administrador del Aeropuerto Internacional de las Americas y el director de Recursos Pesqueros. La funci6n principal de la comisi6n es la de facilitar el arribo de equipo paralimpiar petr6leo proveniente de Areas fuera del pals.El Departamento del Medio Ambiente, una dependencia de la Secretarla T6cnica de la Presidencia, va a conducir evaluaciones ambientales de los proyectos que se propongan. En el presente este departamento no tiene suficiente personal y probablemente no tiene la capacidad tcnica requerida para evaluar el manejo de la zona costera (vdase a Arellano para un anAlisis institucional). Posiblemente es necesario crear una comisi6n que actiie como una "instituci6n para evaluar y otorgar permisos" a !os proyectos que afecten ]a zona costera. Los miembros de esta comisi6n deben incluir personal canlficado y de alto nivel de la Marina, Recursos Pesqueros, Defensa Civil, Comercio e Industrias, Turismo, 80

PAGE 89

CIBIMA y el Departamento del Medio Ambiente. El represen-tante de este 6ltimo debe servir de unlace principal entre la comisi6n y otras ;nstituciones gubernamentales cuyas actividades en el interior podrian afectar a ]a zona costera. La evaluaci6n y el con-sentimiento deben ser requeridos antes de que se lleve a cabo cual-quier proyecto en la zona costera. Entre las modificaciones que se hagan a las leyes existentes para crear la nueva comisi6n debe in-cluirse un requisito de que se hagan evaluaciones ecol6gicas paralas actividades proyectadas en la zona costera. Esta evaluaci6n debe ser hecha por la organizaci6n que va a Ilevar a cabo la ac-tividad propuesta y debe entregarse a la comisi6n junto con el documento de solicitud. La comisi6n debe tener el poder de a,.robar un proyecto, exigir modificaciones en la actividad pro-puesta o rechazarla. AdemAs, la ley debe estipular que aquellos proyectos en la zona costera que est~n en conflicto con las metas nacionales pueden ser inspeccionados, revisados e interrumpidos o terminados. Recomendaciones CIBIMA es la 6inica instituci6n acaddmica dedicada a la in-vestigaci6n bAsica de las ciencias marinas y al entrenamiento de t(cnicos y cientificos en ciencias marinas. El gobierno depende deCIBIMA para la preparaci6n de cientificos marinos calificados necesarios para lograr las metas establecidas por las leyes. Los dafios causados por el HuracAn David en el centro educativo de CIBIMA van a inducir una escasez de personas entrenadas en ciencias marinas y manejo de recursos. CIBIMA y el gobierno se han dado cuenta de que muchos estanques y lagunas de aguas dulces y salinas no estAn siendo utilizados eficientemente, y ambos han iniciado proyectos parallevar a cabo descripciones fisicas bAsicas. Para que dstos puedan usarse racionalmente un inventario debe incluir datos sobre las fluctuaciones de salinidad, temperatura y oxigeno, tanto diurnos como estacionales, la tasa de revolvimiento de las aguas, la presencia y el estado de especies nativas y la radiaci6n solar. Deben iniciarse proyectos pilotos pac'a explorar los posibilidades que tienen estos recursos para la acuacultura/maricultura (como por ejemplo la cria de Artemia para la exportaci6n), asi como tambidn el potencial que ofrecen dstos para la utilize.ci6n de energia solar. Estos proyectos pilotos deben tener una bu,.na base ecol6gica y deben Ilevarse a cabo utilizando conocimientos de fac-tores externos tales como el potencial para el uso local or para la demanda en el mercado exterior. Como las presiones para desarrollar .. utilizar los recursos costeros van a seguir aumentando, s. necesitan urgentemente pautas para examinar actividades y proyectos especlficos, y paracoordinar acciones entre las organizaciones gubernamentales. El proceso de examinaci6n debe tener dos componentes: una evaluaci6n de los impactos ambientales de un proyecto inclu:tendo especies en peligro de extinci6n, habitats crfticos, infraestructura necesaria y desperdicios relacionados, que debe ser hecha porla organizaci6n que propone Ilevar a cabo el proyecto; y un proceso de inspecci6n al nivel de ONAPLAN, el Departamento de Medio Ambiente o una nueva comisi6n que debe ser requerido antes de que pueda Ilevarse a cabo la acci6n. Esto ofrece la ventaja de que se podrian integrar las diferentes iniciativas en la administraci6n de la zona costera, odemds de proporcionar un medio de vigilancia. Pero 6sto solo podria lograrse a travds de una legislaci6n clara y con los recursos adecuados. La Repfblica Dominicana necesita un plan de emergencia para controlar derramamientos de substancias t6xicas. La Comisi6n para la Conservaci6n de la Flora y la Fauna Marina y el capitnn dela Autoridad Portuaria podrian disehar el plan ylos reglamentos para facilitar el arribo y uso del equipo para limpiar la substanciaderramada. El plan podria expandirse para incluir una caracterizaci6n de la zona costera y un indice de su vulnerabilidad. Debido a que existen administraciones paralelas y rivales en el sector pesquero, debe definirse una politica nacional. La formaci6n de una comisi6n compuesta de los directores del DRP/SEA, INDRHI, INDOTEC, INDECOOP y la Marina podria ser muy efectiva. Esta comisi6n estableceria prioridadesnacinales para el sector pesquero, delinearia las estrategias mAs eficaces, coordinaria los esfuerzos y compartirla los recursos para lograr los objetivos. Los parques marinos representan un Area de prioridad debido a la fragilidad de los recursos marinos en el pals. La creaci6n de uno o varios parques recibiria mucha publicidad internacional relacionada con la preservacifn de estas Areas. Se necesita hacer un inventario de recursos marinos y desarrollar criterios para la designaci6n de parques. Tres Areas potencial:s que deber, ser estudiadas son los !slotes de los Siete Hermanos cerca de Monte Cristi debido a sus cualidades pristinas, aislemiento y a que tienen habitats de varias especies en peligro de extinci6n; los bancos costeros de Navidad y Plata ya que son utilizados por las ballenas jorobadas para aparear y parir; y las playas que se extienden desde cerca de la Laguna Lim6n hasta el Cabo Engafto debido a su importancia como Areas donde anidan las tortugas. 81

PAGE 90

VIII Areas Silvestres y Vida Silvestre En este documento el tdrmino "Areas silvestres" se usa en un nuevo sentido mAs amplio. Nuestra definici6n va mAs za!'! de la noci6n popular sobre Areas silvestres la cual se refiere a un Area no alterada por la intervenci6n humana, donde el hombre es cuando mAs un visitante. El t~rmino, en ]a forma en que se usa aqui in-cluye estas Areas pero tambidn cubre una mAs amplia gama de Area y usos de la tierra. En la literatura sobre el desarrollo, las Areas silvestres tradicionalmente han sido aqudll.s a disposici6n para la expansi6n de la poblaci6n, la agricultura, la tala comercial de Arboles, y ei desmi'ollo de recursos naturales. Estas Areas tambidn han sido vistas como lugares donde los campesinos carentes de tierras, empujados de lugar a lugar por las condiciones econ6micas y sociales, podrian adquirii un pedazo de tierra (Miller 1978). Muchos de los problemas con el factor humano en el manejo de Areas silvestres que existen afin hoy en dia, se debern probablemente a esta confusi6n de Areas silvestres con tierras .io pro-ductivas. La dificultad de discernir entre Areas silvestre