Coleccion de causas celebres contemporaneas, cigviles y criminales, 1 vol., Paris, 1861. (pp. 88-110 covers trial of G. ...

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Coleccion de causas celebres contemporaneas, cigviles y criminales, 1 vol., Paris, 1861. (pp. 88-110 covers trial of G. Prophete for attempted assasination of Haiti Pres. Geffrard, 1859)
Physical Description:
Mixed Material

Notes

General Note:
5-multi-jur-1861

Record Information

Source Institution:
Yale University
Holding Location:
Yale University
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
LLMC31802
System ID:
AA00001304:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text















This volume was donated to LLMC
to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

Yale Law School Lillian Goldman Library







COLECCION
DE


CAUSES CELEBRES

CONTEMPORANEAS
CIVILES Y CRIMINALS

POR
MANUEL A. FUENTES


PRIMERA SERIES









PARIS
LIBRERIA DE ROSA Y BOURET
1861


%O. R. LOCKWOOr & SON. ,'AEW YOIOJU


















































,,




FO1SS5 IMP 'ENTA ARBILU.

offt of
S liV rsity I (Tr















FORO FRANCES





SEGUIDA

CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT
POR

TORMIENTOS INFLIGIDOS A UNA HIJA




1859

















PREVENTION






Hace algun tiempo que yo habia invitado A algunos
compaheros de profession para emprender un trabajo
parecido al present; pero sea por sus muchas aten-
ciones 6 por la conviction de la poca protection que
alcanzan en nuestro pais los trabajos cientificos, mi
proyecto no ha podido hasta hoy verse realizado. Muy
bien conozco que se me culparA de atrevido porque
acometo una empresa que necesita de extensos cono-
cimientos juridicos, no en lo que respect A las causes
extranjeras que solo exigen el trabajo material de la
traduccion, sino para las nacionales que me propongo
publicar, haciendo relacion de los hechos que las han
motivado; extractando la sustanciacion de una ma-
nera que no se omita nada de cuanto baste A darla A
conocer de un modo precise, y emitiendo mi opinion
sobre la conformidad 6 desconformidad de los falls
con los principios de nuestra Legislacion.
De este modo la obra no solo excitarA el simple
interest de la curiosidad, sino que Ilegando A ser una






6 PREVENTION.
recopilacion de ejecutorias podrA servir, en muchos
y frecuentes casos, de libro de consult, especial-
mente para los abogados que no cuenten largos afos
de prActica.
Sin tener plena confianza en mis finicas fuerzas
para que esta publication llene cumplidamente los
fines de utilidad que yo deseara, nada me sera mas
satisfactorio que el que ella sirva de estimulo a las
distinguidas inteligencias de muchos de mis c61legas,
y que apreciando mi intention y el bien que la profe-
sion puede reporter de ella, me presten su cooperation
important.
MANUEL A. FUENTES.















PROCESS

DE LOS


ESPOSOS DEFERT







Los hechos imputados A los dos acusados, padre y madre
de la victim, exceden en crueldad y en refinamientos bAr-
baros, A todo cuanto hasta nuestros dias ha ocurrido de mas
odioso en causes de este genero.
La numerosa concurrencia que, desde las nueve del dia,
se encontraba en la sala de Audiencia, fijaba Avidamente sus
miradas en una mesa en donde estaban colocados los obje-
tos que probaban el delito.
Parece que se hubieran reunido todos los elements de
tortura necesarios para renovar esas escenas horribles que
se representaban en la edad media bajo el imperio del
mas torpe fanatismo.
Esos instruments habian servido para el martirio de la
j6ven Adelina.
Se v6, entire ellos, una grande caja de madera de mas de
un metro de largo, y ochenta centimetros de alto, que se
cierra con una tapa que tiene una cadena y un candado;
una botella que contiene Acido nitrico, un vaso de cobre para
poner carbones eucendidos, tenazas, una pala ancha de fier-






8 CAUSA CRIMINAL
ro, una horquilla, sogas, y, en fin, un caballete para exten-
der A la victim en las horas del suplicio.
El Sr. Douet-Darcq, fiscal imperial, ocupa el asiento del
Ministerio pfiblico.
Se v6 en el banco de los defensores al Sr. Hervd abogado
de la Corte imperial de Paris, antiguo fiscal general y ex-
consejero de la Corte de Casacion, que defiende al marido, y
al abogado Paris, encargado de la defense de la mujer.
Los acusados estan vestidos como- los cultivadores que
disfrutan de alguna comodidad. Sus fisonomias no ofrecen
ninguno de esos rasgos que denotan las pasiones brutales
bajo cuyo imperio han debido cometer los hechos que se
les imputa. No se vW en sus rostros ningun signo de emo-
cion.
Declaran llamarse: Nicolas Elias Defert, propietario, de
cuarenta y cinco alios, y Rosa Elena Defert de cuarenta y
un anos, que viven juntos en el molino de Ripont (canton
de Ville-Sur-Tourbe).
El escribano lee la acusacion concebida en estos ter-
minos:

a NicolAs Defert y su mujer son cultivadores, cuya fortu-
na es algo considerable. Habitan una casa que les pertenece
y que esti situada en el lugar llamado Villa de Ripont en la
comuna de ese nombre, dependiente del canton de Ville-Sur-
Tourbe. Tienen cinco hijos, de los cuales el mayor es una
j6ven Maria-Adelaida-Rosa-Elena, A quien llamaban Adeli-
na y que tiene cerca de diez y siete afios. Fuera de las rela-
ciones que, por su ocupacion agricola, conservaban con
obreros y vecinos, vivian con su familiar en una especie de
retirada misteriosa y en un aislamiento sistematico. Muy
rara vez era permitido A las mismas personas que ocupaban
diariamente, penetrar en el interior de la casa cuya puerta,
tanto de noche como de dia, se conservaba cerrada con las
mismas precauciones; sin embargo, todo el mundo sabia
que los Defert trataban A sus hijos con una excesiva severi-
dad. Continuamente el padre habia cometido, ante testigos,
algunos actos de violencia y de brutalidad. Pero, aunque,
bajo el imperio de un terror que ap6nas ha podido disiparse
durante la instruction del sumario, esos nifios hayan guar-
dado siempre un profundo secret sobre los hechos en que
habian sido victims 6 espectadores, se levantaron contra






CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 9
los acusados ciertos rumors y tomaron tales proporciones
en el mes dejulio de 1859, que la justicia no pudo m6nos
que contraerse A hacer series' investigaciones, provocadas
por un conjunto de circunstancias, denunciadas A la autori-
dad local, que presentaban A Adelina en una situation par-
ticular. Si los malos tratamientos que habian sufrido sus
hermanos no traspasaban, en much, los limits de las cor-
recciones corporales que los esposos Defert creian tener el
derecho de infligirles, la voz pdblica propagaba que Adelina
habia sido victim de un sistema permanent de, crueldad
que ponia su vida en peligro y que, en todo caso, habia alte-
rado gravemente su salud. El sumario ha justificado todas
esas conjeturas; algo mas, ha hecho conocer y ha probado
la existencia de hechos mas criminals que aquellos que,
con just titulo, despertaron la vigilancia de los magistra-
dos. Habia un seguro punto de partida en la relacion del
mndico encargado, desde el origen, de proceder al exAmeny
reconocimiento de la persona de la j6ven Adelina, de deter-
minar la naturaleza 6 importancia de los destrozos producidos
en su organismo, y de investigar sus causes. Las obser-
vaciones del hombre-de la ciencia eran, en efecto, doble-
mente importantes en razon de su exactitud, de su preci-
sion y de los hechos que revelaban, y su autoridad se ha
echo mas considerable aun, cuando todos los elements del
juicio han comprobado las conclusions de su relacion y sus
mas absolutas inducciones.
El medico habia notado que Adelina estaba en un estado
de flacura que manifestaba largos y crueles sufrimientos.
Al lado izquierdo del cuello, en las manos, en el codo de-
recho y en las espaldas se veian los signos de heridas pro-
ducidas unas por la accion de golpes dados con instrumen-
tos cortantes y coniundentes, otras por el contact reiterado
de un cuerpo en ignicion, como un carbon encendido. En la
mejilla izquierda,la epid6rmis habia sido levantada en una
extension de seis A siete centimetros de largo, sobre uno de
ancho, lo cual parecia el resultado de un chicotazo. Pero el
medico se horroriz6 a la vista de una inmensa cicatriz de
cuarenta y ocho centimetros de alto y treinta y cuatro de
ancho que, cubriendo la region de los lomnos y las caderas,
se extendia por los muslos hasta las corbas. Lacicatrizacion
no era complete; una lilcera de un diimetro igual al de un
peso fuerte, purgaba todavia. En el muslo derecho, existia






10 CAUSA CRIMINAL
otra cicatriz de dimensions considerable. Se notaban ade-
mas sefiales anAlogas en la ingle, en la parte exterior del
muslo derecho y en las pantorrillas; de estas se han contado
hasta diez y ocho de diversos tamafios.
Despues de un studio profundo ha emitido el m6dico la
opinion de que el cuorpo de Adelina habia sido en cierto
tiempo una sola llaga, y que la mayor parte de los des6rdo-
nes, cuyas consecuencias eran aun visible, eran debidos A
la action do un liquid corrosive puesto, con frecuencia, en
contact con las carnes. Las heridas se habian sucedido
unas a otras sin descanso. Las de las piernas eran el resul-
tado de quemaduras hechas con carbones inflamados. S6
habia establecido un vasto foco purulento cuyo trabajo
incesante habia ocasionadoel estadode destrucciony de ane-
mia en que vegetaba Adelina. El m6dico se explica dificil-
mente como ha podido resistir esa jdven los intolerables do-
lores que ha debido necesariamente experimentar, y asegura
que, durante un period do tiempo que segun el, debi6 ser
de cuarenta dias, y que el sumarior prueba que ha sido de
seis semanas, ha estado incapacitada no solo de trabajar
sino aun de moverse de otro modo que no fuera arrastrAn-
dose sobre las rodillas.
Era evidence, despues de esas pruebas materials que
Adelina Defert habia sido victimade una inaudita ferocidad.
Los esposos Defert fueron pues arrestados. Desde el princi-
pio han negado haberse hecho reos de las violencias que la
voz pdblica les imputaba y de que la hija presentaba dolo-
rosos comprobantes; atribuian esas cicatrices A una erup-
cion que la nifia habia sufrido durante un alo. Ella mis-
ma, bajo el influjo del temor, obedeciendo evidentemente a
instrucciones secrets y, como lo descubri6 cl juez de paz
del canton de Ville-Sur-Tourbe, cediendo tambien al deseo
instintivo de no acusar A sus padres, seguia las mentiras de
estos y repetia esas explicaciones absurdas, segun el medico,
y comipletamente desmentidas por los hechos.
Sin embargo, por imposibilidad de alcanzar la eviden-
cia, los acusados llegaron hasta hacer una especie de confe-
sion envuelta en reticencias y denegaciones en las cuales
ban persistido constantemente.
La nujer Defert declare queun dia, A consecuencia de una
escena que no habia tenido por testigos sino A ella, su ma-
rido y su hija, habia, en un trasporte do c6lera, levantado






CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 11
los vestidos de esta y le habia arrojado en las caderas medio
vaso de acido nitrico (agua fuerte); el liquid habia corrido
por las piernas ocasionAndose asi algunas heridas. Defert
habia sido un pacifico espectador de ese acto de inconcebi-
ble brutalidad.
Queria sin embargo, excusarse, sosteniendo que su hija
manifestaba las inclinaciones mas viciosas, conservando
una vergonzosa relacion con un j6ven nombrado Aquiles
Braconnier, hijo de un obrero que habia trabajado antes en
casa de los Defert. En esa explicacion combinada, segun to-
das las apariencias, entire los dos esposos, se mezclaba la
verdad con la mentira.
Ent6nces fu6 cuando Adelina tranquilizada ya, 6 habiendo
perdido la esperanza de salvar A sus padres, principi6 A ha-
cer conocer toda la verdad. Pero ha trepidado largo tiempo y
ha descubierto muy poco A poco el misterio de los largos
sufrimientos que ha experimentado. Para obtener una re-
velacion complete han side necesarias muchas y detenidas
investigaciones.
Adelina pas6 su primera infancia al lado de su abuelo
materno; vuelta A la casa de sus padres fuN sometida, desde
la edad de ocho aflios, A una discipline de un rigor excesivo,
dedicada A trabajos recios y castigada A la menor falta y
muchas veces sin motivo. Cuando Ie faltaban las fuerzas 6
cuando cometia alguna torpeza su padre la flagelaba con un
lAtigo 6 A riesgo de matarla, le tiraba alIa cabeza, como lo
hizo un dia, la paleta de madera del arado que ella mane-
jaba. Esos hechos y otros muchos de la misma naturaleza,
se reproducian sin cesar, y la fecha en que principiaron no
se remonta sino A dos anos atras; Adelina la recuerda y la
recuerdan tambien dos testigos, Juan Bautista y Federico
Tandart. En la 6poca de la cosecha de heno, su padre le di6
en presencia de various domnsticos un fuerte golpe con la hor-
quilla que tenia en las manos, habiendo recibido en la nuca
el choque del cubo de fierro que tiene ese instrument. La
mujer excitaba al marido; ella, se dice, era peor que este.
Continuamente la han visto golpear A la hija con una cu-
chara grande de fierro y ella fu6 quien la di6 en la mejilla
elchicotazo cuya cicatriz estA aun manifiesta.
En este afio, hAcia fines de enero, esos maltratos adqui-
rieron un carActer de violencia y de regularidad que revelan
la mas perverse premeditacion. Todos los dias, a manfana y







I1 CAUSA CRIMINAL
tarde, recibia Adelina en los lomos y en las piernas golpes
con un mazo y lleg6 la crueldad del padre hasta colgarla un
dia de los pufios de una soga que pendia del techo; y en tal
situation, despues de levantarle los vestidos le di6 en todas
las parties del cuerpo, golpes de mazo.
En fin, una noche del mes de marzo, los acusados la lle-
varon a un horno situado detras de la cocina: Defert la amar-
r6 solidamente sobre un banco con el pecho y el vientre hi-
cia la tabla, tom6 despues un brasero que tenia preparado
con carbones inflamados y pasindolos por las piernas de su
hija la hizo muchas quemaduras, renovando los carbones
que se iban apagando. Antes la habia quemado el pescuezo
del mismo modo.
Queria hacerla confesar sus relaciones con Braconnier;
en medio de sus dolores convino en todo; pero desde que
se vi6 libre, desminti6 las declaraciones que le habia arran-
cado la torture; desde ent6nces el mismo exceso de sus su-
frimientos no ha bastado'para que ella confesara una falta
que jams ha cometido.
En la noche del dia siguiente fu4 nuevamente amarrada
sobre el banco, y golpeada con el mazo, y cuando concluy6
ese suplicio, entr6 su madre con un palo que tenia en uno
de sus extremos un pedazo de trapo empapado en Acido ni-
trico, y con esta especie de esponja baMi6 lentamente las
lilceras producidas por las quemaduras de la noche an-
terior,
Ocho dias despues, principiaron los mismos martirios y
esas Ilagas que estaban ya sanando, fueron revividas por la
madre con el agua fuerte; durante ese tiempo Defert para
abogar los gritos de su hija le tapaba la boca con las manos.
Algun tiempo despues, Adelina fue introducida nueva-
mente en el horno; su padre le orden6 que se quitara
toda la ropa; no le dejaron sino la camisa y en este estado
fu6 amarrada al banco; ent6nces su madre le aplie6 bajo
los lomos, en la part izquierda, una pala de fogon hecha
ascua; cuando la juzg6 suficientemente quemada la inund6
en Acido nitrico. No se tomaba ya la precaucion de impedir
los gritos, y en esa horrible escena, los gemidos que esca-
paron A la j6ven llegaron A oidos de sus hermanos que se
habian quedado en la cocina.
No se flagelaban ya solamente las Ilagas vivas, con el
mazo; se golpeaban tambien las carnes ensangrentadas con







CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 13
una plancha guarnecida de clavos, y cuando.se-le infligia
ese suplicio, la madre le quemaba las espaldas, poniendo
sobre ellas, hasta su complete combustion, f6sforos encen-
didos, despues de lo cual regaba las quemnaduras y heridas
con acido nitrico.
Pero eso no es todo.
Hacia mucho tiempo que Adelina no tenia mas cama que
un cofre de un metro y ochenta y seis centimetros de largo,
de cuarenta y ocho centimetros de alto y de sesenta centi-
metros de ancho. Se acostaba dentro de, ese cajon y sobre
un monton de paja podrida; y ha declarado que, en la 4poca
en que todo su cuerpo estaba materialmente cubierto de
llagas, desde las espaldas hasta los talones se agregaron a
la paja de la cama ortigas y cardos.
Ese cofre llam6 muy shriamente la atencion de los ma-
gistrados y del medico, tanto por su forma cuanto por las
materials que contenia.
Diversos indicios revelaban claramente el destino de ese
cofre; se cierra por medio de una tapa a la cual se ha fijado
una cadena de hierro que se ensarta en una armella clavada
en la pared anterior y exterior y cuya boca recibe un can-
dado; un pedazo de madera, introducido entire la tapa y el
borde superior, daba entrada al aire respirable.
Alli se encerraba A la victim todas las noches muy cui-
dadosamente ya por sus padres 6 ya, por 6rden de estos, por
su hermano Narciso. Ella ha permanecido en ese encierro
algunos dias enteros sin otro alimento que un pedazo.de
pan. Dos dias Antes de la prison de sus padres, dormia aun
en la caja. El estado de la j6ven era deplorable; por toda cu-
racion le untaba la madre en las heridas una especie de
grasa que las endurecia, privando A la enferma de todo mo-
vimiento.
El m6dico asienta que ella no podia llenar las funciones
ordinarias de la vida sin tremendous dolores. Esa situation
ha durado muchas semanas; los testigos aseguran que du-
rante ellas ha sido invisible la j6ven; porque esos hechos
bien que se hayan cometido en el secret que con tanto
ahinco consultaban los acusados, han tenido, sin embargo,
testigos, y las declaraciones de Adelina han sido compro-
badas y confirmadas por todos los elements de la informa-
cion. Hay una concordancia notable y concluyente entire
las aserciones y las explicaciones que ella ha dado sobre los






14 CAUSA CRIMINAL
diversos suplicios que ha sufrido y el conjunto de los
bechos relacionados por el medico; las inducciones del
hombre de la ciencia, fundadas en un exAmenr minucioso y
atento, habian hecho entrever ]a verdad y precedido A las
confesiones de Adelina. Esas confesiones, A su vez, las han
justificado y de su concurso result una prueba irresistible.
Los hermanos de Adelina, la ban visto muchas veces en-
trar al horno por 6rden de sus padres que se encerraban con
ella : han visto al padre armado del mazo destinado A gol-
pearla; han visto A la madre caldear la pala de la cocina; la
han visto preparar y echar en un vaso el Acido nitrico de
que hacia tan cruel uso; han oido, en fin, los gemidos y los
gritos con que la infeliz j6ven pedia misericordia A sus pa-
dres. Cuando esta, presa de sufrimientos cada dia mayores,
no pudo salir de su casa, una obrera, Virginia Tandart,
entr6 A la casa de los acusados; hacia un mes que no veia, a
Adelina y no pudo minos que horrorizarse de su aspect;
no podia caminar, se arrastraba con trabajo, apoyandose
en los muebles; no podia sentarse; se sostenia sobre las ro-
dillas y en esta situation se la obligaba A coser6 tejer.
Cuando tuvo suficientes fuerzas para ir al campo, todo el
mundo se fij6 en su palidez y en los sintomas de un abati-
miento excesivo; andaba'encorvada y cojeando; en esa
6poca se le impusieron las mas rudas fatigas; si solicitaba
licencia para ir A acostarse, su padre la obligaba A continuar
el trabajo principiado. Unjornalero, llamado Augusto Car-
dart, refiere en su declaracion una escena de esa clase, de
que fu6 testigo. Cuando concluia el trabajo y se retire Ade-
lina, not6 aquel en el lugar que esta babia ocupado una
c;ntidad abundante de materials purulentas. Las heridas no
estaban aun cicatrizadas y se veia obligada, al tiempo de
andar, A separarse los vestidos del cuerpo, porque su roce
y contact la ocasionaban vivos dolores.
Asi pues, deposiciones, cuya sinceridad no es sospechosa,
confirman las declaraciones de Adelina, demuestran la cul-
pabilidad de los acusados, y rechazan con frecuentes mentis
sus negatives. Los esposos Defert ban recurrido A la calum-
nia para defenders y han sostenido ya, que su hija tenia
relaciones con Braconnier, lo que los determinaba A cas-
tigarla, 6 ya que habia querido envenenarlos. Pero el pro-
ceso prueba que la conduct de Adelina era y habia sido
siempre irreprochable. No hay un solo testigo que no haya






CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 15
rendido homenaje A su dulzura, A su modestia y A sus hA-
bitos laboriosos.
Estaba, ademas, siempre espiada y vigilada por sus her-
manos y por sus padres, y jams salid sola de su casa. Su
pretendida relacion con Braconnier no ha sido, pues, sino
el pretext de los maltratos con que se la ha oprimido. Pero
lhabria quizas otros motives para la constant c6lera del
padre y para los resentimientos de la madre?
Defert dirigia A su hija palabras groseras y cinicas, y, ha-
bia procurado iniciarla en conversaciones significativas y
conducentes al conocimiento de cierto 6rden de ideas que
deberia ocultarle cuidadosamente. Habia intentado hasta
ciertos tocamientos; pero aqui so detienen las revelaciones
de Adelina que se niega A explicarse sobre este particular.
Lo que hay de positive es, que la madre esta impuesta en
todo lo ocurrido.
Le estaba reservado todavia sufrir un nuevo ultraje y un
nuevo suplicio. Una noche del mes de abril, sus hermanos
estaban durmiendo fi ocupados en otra parte; los acusados
la hicieron desnudar en la cocina, y cuando estuvo medio
desnuda, la hicieron echar en el suelo de espaldas; uno de
sus pies fu6 amarrado A una mesa, el otro A la armella de
una puerta, tenia pues las piernas abiertas y levantadas;
ent6nces su padre le introdujo, con toda fuerza, un pedazo
de madera en el cuerpo y lo dej6 por algunos minutes; la
madre acompafiaba al maridoy lo habia ayudado A hacer los
preparativos del crimen.. El pedazo de madera, que es una
vara de sadco, ha sido encontrado. El medico habia obser-
vado los extrafios des6rdenes que ese acto de barbaric habia
ocasionado en los 6rganos; habia sospechado la causa; la
confession de Adelina ha explicado esas conjeturas.
Es impossible dudar un solo instant de la culpabilidad de
los acusados, atendido el conjunto de hechos tan graves, es-
clarecidos por el concurso tan imponente de circunstancias,
de pruebas cientificas y de testimonies verdaderos. Defert
habia amenazado frecuentemente A su hija con hacerla pe-
recer, aiadiendo que encontraria los medios de matarla sin
quo nadie lo supiera; pero ella ha sobrevivido A las tortu-
ras sufridas por mas de un aflo, y los atentados de que ha
sido victim han llegado, al fin, A los oidos de la justicia.
c En consecuencia, NicolAs Elias Defert y Rosa Elena De-
fert, son acusados : 1.0 Defert y su mujer, de haber golpea-






16 CAUSA CRIMINAL
do y herido en 1859, en Ripont, voluntariamente y con pre-
meditacion, A Maria-Adelaida-Rosa-Elena Defert, llamada
Adelina, los cuales golpes y heridas han ocasionado A la in-
dicada Adelina, una incapacidad para el trabajo durante
veintedias; 2.0 De haber Defert, en 1859, en Ripont, come-
tido, ayudado de otra persona, un atentado contra el pudor,
con violencia, en la persona de Maria-Adelaida-Rosa-Elena
Defert, su hija legitima; y A la mujer Defert, de haberse
hecho en esa misma 6poca c6mplice del diclio crime de
atentado contra el pudor con violencias, ayudando y acom-
paiando, con conocimiento, A NicolAs Elias Defert en los
hechos que lo han preparado y facilitado y en aquellos con
que el delito se ha consumado. ,
Despues de la lectura de este document, frecuentemente
interrumpido por las manifestaciones de horror del audito-
rio se procedi6 A llamar los testigos. Se cuentan catorce de
cargo,y otros tantos de descargo.
Se oy6 en primer lugar A la j6ven Adelina.

PRESIDENTE. Comprendemos demasiado lo penoso de la
situation de Vd. y su empefio en disculpar A sus padres;
pero esta Vd. en presencia de la justicia y debe hablar la
verdad, nada mas que ia verdad. Vd. tienediez y seis aflos,
ha pasado su nifiez al lado de sus abuelos, en Cernay;
pero A la edad de ocho afios la han recogido sus padres. &No
han sometido A Vd. estos A un largo sistema de brutalidad y
A un excesivo trabajo ?
ADELINA. No, sefior.
PRES. i C6mo! No ha sufrido Vd. maltratos?
AD. No, senior.
La j6ven apurada por las preguntas, que se le hacian so-
bre cada uno de los acts de barbarie consignados en la acu-
sacion, se esfuerza en atenuar su gravedad; algunas veces
se acusa de haber mentido, y otras explica la irritacion de
sus padres por el conocimiento que estos tenian de sus re-
laciones con Braconnier.
PRES. & Por que no ha confesado Vd. estas relaciones
durante la organization del sumario?
AD. Porque no crei que habia de ponerse press A mis
padres.
PREs.- Apinas ha querido Vd. hablar ante el juez que ha
instruido la causa; pero si Vd. no hubiera dicho nadacon-






CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 17
tra sus padres, quizas hubieran sido puestos en libertad.
Las declaraciones de Vd. los han conservado en la prison.
I Por qu6 ha declarado Vd. Antes lo mismo que hoy niega?
AD. Yo no queria decir nada, pero me han forzado A
hablar. Hay muchas cosas que son falsas.
PRES. El 17 de julio uiltimo, cuando el juez de paz lla-
m6 d Vd. y a su padre, ,no fuW este quien prescribi6 A Vd.
lo que debia responder? ,No le dijo A Vd. que no le daria A
Vd.nunca cosa alguna y que la arrojaria al rio?
AD. No, senior.
PREs.-Ent6nces 1por qud lo ha dicho Vd. ? Repito A Vd.
que conozco la gravedad de su position. Se que es penosa;
pero Vd. debe decir toda la verdad.
AD. Lo he dicho porque estaba disgustada con mis pa-
dres, porque me habian inaltratado.
PRES. Ent6nces 1 habl6 Vd. la verdad ?
La j6ven atribuy6 los maltratos que habia sufrido A cas-
tigo por su intimidad con un j6ven.
PRES. 1Ha tenido Vd. relaciones con Braconnier?
AD. SI.
PRES. jQu6 especie de relaciones?
Adelina no responded.
PREs. aSe ha entregado Vd. 41 ?
AD. Si.
PRiES. I Cuantas veces?
AD. -No s6 cuantas.
PRES. Vd. las sabe, supuesto que los padres de Vd.
han declado que Vd. les ha dicho el nfimero.
AD. No s6 cuantas veces, pero me he entregado A 6l.
PREs. Cuidado Adelina Vd. pretend entrar en un ca-
mino del que le sera dificil salir. Vd. quiere presentarse hajo
un aspect odioso de inmoralidad. jPersiste Vd?
AD. Si, senior.
PREs.- Repito YVd. que tenga cuidado. Braconnier ha de
venir y declarara sin duda lo contrario de lo queVd. asegura.
Silencio de Adelina.
PREs.- Vd. habla de descontento por los suplicios que le
infligian. ,Tal vez para evitarlos ofreci6 Vd. Asus padres re-
nunciar A sus relaciones con Braconnier?
AD. Si, senior.
PREs. IDejaron ent6nces de atormentarla?
AD. Si, senior.






18 CAUSA CRIMINAL
PRES. Y c6moes quehasta el 20 de julio dormia Vd. en
esacaja? Braconnier estaba, sin embargo, desde junio, sir-
viendo en un regimiento de artilleria. Si Vd. hubiera cam-
biado de conduct, debian haberla perdonado, A no ser que
la martirizaran A Vd. por sistema. Esta claro, pues, que Vd.
no dice la verdad. Pasemos A otros hechos.
I No estaba con Vd. su padre el 1.0 de octubre en el campo
en donde le diriji6 ciertas palabras?
AD. Esa es una mentira que he dicho contra l.
PaBs C6mo pueden suponerse semejantes cosas en una
nifia de diez y siete afios?
AD. Yo estaba disgustada de mis padres.
PRES. -No ha dado Vd. algunos detalles sobre las instruc-
ciones y tocamientos cinicos de su padre.
AD. Ha sido todo una mentira.
PREs.- Es muy extrafio que Vd. haya podido daresos de-
talles. jNo fu6 el 1.0 de octubre el dia en que el padre de
Vd. tuvo esos avances ?
AD. Yo indiqu6 esa fecha, pero era una mentira.
PRES. Sin embargo,ha dicho Vd. que desde esa fecha
habian empezado los maltratosy martirios; Vd. ha dicho
que habia rechazado A su padre, pero que habia contado A
su madre lo que aquel habia querido hacer.
AD. Si : lo dije A mi madre.
PREs. I Y por qud ?
AD. Porque no me gustaba ir A trabajar al campo y
creia que mi madre iria en mi lugar.
PREs. -Ha dicho Vd. tambien que su madre habia estado
enfadada todo el dia A consecuencia de eso.
AD. Si, sefor.
PRES. Pero I no calculaba Vd. en semejante caso, que
su padre para castigar la calumnia, redoblaria el tormento ?
AD. Los castigos no babian principiado todavia.
PRES. 4 Por qud cont6 Vd. A sus padres que tenia rela-
ciones con Braconnier ?
AD. Porque no crei que me castigaran.
PRES. Pero asi provocaba Vd. los castigos que la han
infligido y se imposibilitaba para continuar en sus relacio-
nes. Es poco probable que Vd. escogiera a sus padres para
confidentes. ; En que 6poca se entreg6 Vd. A Braconnier?
AD. Ahora dos afios, el dia de Todos Santos.
PRES. Ent6nces tenia Vd. quince anos. Pero antes ha






CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 19
determinado Vd. otra fecha A sus padres, es decir, un anio
despues, la vispera de Todos Santos. I D6nde tuvo Vd. su
primera entrevista?
AD. En la troja.
PRES. I No habia nadie alli ?
AD. Nadie mas que su padre.
PREs. IC6mo? IEl hijo habia tornado a su padre por
confidence de sus vicios, y Vd., j6ven de quince afios, se
prestaba a tal escindalo!
AD. Los dos consentian.
PRES. Los padres de Yd. han asegurado que Vd. habia
determinado el nilmero de treinta como el de las ocasiones
que se ha entregado a ese j6ven. LEn donde se veia Vd.
con 61 ?
AD. En un cercado, por las noches.
PRES.- Los padres de Yd. la vigilaban, la amarraban, la
encerraban en una caja, la hacian custodiar por su hermano
Narciso, y Vd. podia encontrar medios de salir por las noches
para verse con Braconnier en el cercado?
AD. Todavia no existia la caja.
PRES.- Vd. dormia en la casa de sus padres; Vd. tenia en
su misma habitacion tres hermanos y una hermana c6mo
se escapaba Vd. por las noches ?
AD. Ent6nces era facil.
PRES. i Por qu6 ?
AD. Porque mi padre tuvo que hacer componer las
puertas para que yo no pudiera salir.
PRES. Es decir que Braconnier fu6 el amante de Vd.
desde ahora dos anos, diez y ocho meses despues que Vd.
hizo su primera comunion. ,Hizo A Vd. la corte much
tiempo?
AD. Un ailo.
PRES. El aconsej6 A Vd. que dijera de su padre lo que
Vd. tiene declarado ?
AD. Si, seflor.
PRES. I Cierto es que di6 A Vd. unas pastas para excitar
deseos desordenados?
AD. SI, senior.
PREs.- i Cierto es tambien que quiso Vd. ent6nces entre-
garse A su padre y que este la rechaz6 ?
AD. Si, senior.
PRES.-Y Vd. quiso seguir a Braconnier?






2U CAUSA CRIMINAL
AD. No, senior.
PBES. IEl comprometi6 A Vd. A asesinar A sus padres?
AD. Si, senior.
PRES. El mismo propuso A Vd. que lo haria ?
AD. SI, senior.
PREs. I Le ofreci6 Vd. abrirle las puertas?
AD. Si, sefor.
PREs.-t Es verdad que ha robado Vd. A sus padres y que
ha pretendido envenenarlos ?
AD. No, senior.
PRES. -Los padres de Vd. dicen que Vd. habia buscado
en una caja una botella de vitriolo, y que si no los ha enve-
nenado Vd. fu6 por hallarse present un hermano.
AD. Les dije eso, pero jams intent hacerlo.
PRES.- i C6mo! I Vd. torturada de todos modos, se atrevi6
A confesarles sus relaciones con Braconnier y hasta a de-
cirles que, de acuerdo con el, queria Vd. envenenarlos ?
AD. Si, senior.
PaEs. IVd. hizo espontaneamente esas declaraciones?
por qud? c6mo? con que objeto?
AD. Ent6nces no me castigaban todavia.
PaEs. No veo la razon por qu6 les hizo Vd. tan espan-
tosas confesiones, que debian producer, sin duda, correc-
ciones muy several. i Ha conocido Vd. A otro hombre ademas
de Braconnier?
AD. No.
PREs. 4 C6mo ha podido Vd. continuar con Braconnier,
despues de semejantes pruebas de maldad, y de haber que-
rido matar A los padres de Vd?
AD. No he continuado.
PREs. Los padres de Vd. dicen que Vd. queria ir A
juntarse con Braconnier. La madre acusa A Vd. de haberse
quemado con sus propias manos para irse a reunir con su
amante.
AD. No me. he quemado yo misma.
PRBEs. Cuando el padre y la madre de Vd., para defen-
derse, han alegado esas relaciones con Braconnier y las
monstruosidades que Vd. acaba de contar yque han sido for-
jadas por ellos, la justicia estaba en el caso de examiner
esos alegatos; un mddico ha reconocido A Vd. y su opinion
combat lo expuesto por aquellos.
I Por qu6 han hecho sufrir a Vd. un suplicio que produ-







CONTRA LOS ESPOSOS DEFEAT. 21
jera su desfloracion, si Vd. tenia realmente relaciones con
Braconnier?
AD. Para castigarme.
PRES. Si Vd. confiesa el hecho de la desfloracion, por
medio de la violencia, todo lo demis es verdadero. Vamos...
reflexione Vd. Todo lo que ha declarado en esta audiencia
es verdadero ?
AD. Si, senior.
PRES. i Cuidado Braconnier esta alli. I Si lo ha amado
Vd. hasta el punto de entregarse A dl, c6mo se atreve A decir
que es un asesino y un envenenador?
AD. SI, senior.


El acusado Defert niega todos los hechos de brutal vio-
lencia, y solo confiesa haber amarrado A Adelina contra
una silla para impedirla salir y prestarse A las persecu-
ciones de Braconnier.

PRES. El m6dico ha adivinado todos los hechos del
process y la hija de Vd. se ha visto obligada A declarar todos
los martirios que ha sufrido.
DEFERT. Ella dice ya una cosa y ya otra.
PREs. -Vd. conviene en que trata a sus hijos con una
excesiva severidad ?
DEP. Estoy obligado A corregirlos.
PRES. Braconnier padre 6 hijo dicen que no quisieron
permanecer en casa de Vd. por no ser testigos del suplicio de
sus hijos.
DEF. Yo los despedi, porque sospechaba las relaciones
del hijo con mi hija.
PREs. El testigo Cardart depone en el mismo sentido.
Vd. arroj6 un dia al canal a su hijo Modesto y no lo sac6
hasta que crey6 que habia permanecido bastante tiempo.
Despues lo ha llevado Vd. hasta su casa azotAndolo. La
mujer de Vd. no es minos cruel.
DEF. So ha escogido para testigos A todas las personas
que me tienen mala voluntad. Los Braconnier son los que
han excitado el rencor piblico.
PREs. 4 La hija de Vd. ha declarado sus relaciones con
Braconnier ?







z2 CAUSA CRIMINAL
DrP. Si: me ha dicho que Braconnier le daba una
pasta que la disponia A entregarse A todo el mundo.
PREs. Vd. ha dicho que suhija se entregaria A Vd.
lo mismo que A cualquier otro hombre?
DEF. Si : ella misma me lo ha dicho.
PRES. En cuanto A la escena del palo, j c6mo la ha
referido?
DEF. El senior Presidente la hard decir cuanto quiera,
tenidndola, como la ha tenido el mddico, siete horas.
PRES. No es al midico A quien ella ha hablado sino
al juez. ,Su hija de Vd. le ha declarado que queria asesi-
narlo.
DEF. Me ha dicho que no queria sino intimidarme.
PREs. I No amenaz6 A Vd. con delatarlo A la justicia,
porque habia querido abusar de ella?
DEF.- Me lo dijo porque yo queria impedirla que se
viera con Braconnier; y me amenazaba con recurrir al tes-
timonio de este contra mi.
PRES. I Niega Vd. todos los tormentos que ha hecho
sufrir a su hija?
DEF. Ciertamente. No he hecho mas que retenerla en
la caja para que no saliera de noche.
PREs. i Singular medio Todo el mundo, en Ripont,
se niega A career en la fAbula imaginada sobre Braconnier.
Se dice que la hija de Vd. es dulce, sumisa y de muy buena
conduct, y que todo ha sido forjado para disculpar las in-
dignas crueldades que Vd. ha ejercido con ella.



El interrogatorio de la mujer Defert no dice nada di-
verso al del marido. Ella sigue el mismo sisteina de este,
que consiste en no confesar sino que, en un moment de
c61era, arroj6 un vaso de Acido nitrico a las piernas de su
hija.

Otro testigo El Dr. Nidard.
PRES. Vd. fu6 encargado de reconocer el cuerpo de la
j6ven Adelina; sirvase decirnos cual fu6 el resultado de esa
inspeccion.
El doctor hace una deposicion notable por su claridad






CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 23
y por su caracter cientifico. Gracias A la habilidad de este
medico, ha dicho el Presidente felicitAndolo, en todas
las operaciones de medicine legal en que ha tornado parte
ha encontrado en 6l la Justicia, un poderoso y itil au-
xiliar.
El Dr. explica que los descubrimientos que hizo en su
examen condujeron 6 la j6ven A convenir en los maltratos
de que habia sido el objeto. La ciencia habia adivinado la
verdad, antes que esta saliera de ]a boca de la victim. Ella
habia descrito las sefiales do las quemaduras con los car-
bones inflamados, con la pala caldeada, con los f6sforos y
con el Acido nitrico.
UN JURADO. I C6mo sufri6 la j6ven la inspection m6-
dica?
EL DOCTOR. -Manifestando much embarazo y vertiendo
muchas lagrimas. Parecia tener todos los sentimientos de
pudor de una j6ven honest.



Los testigos que siguen, declaran los actos de crueldad
cuyos indicios han podido penetrar. Ninguno de ellos cree
en la intimidad de la j6ven con Braconnier ; nadie lo cree
en el lugar de la residencia de los acusados.

Otro testigo Braconnier.
PRES. & Vd. ha estado empleado en la casa de los esposos
Defert ? I Que ha observado Vd. en ella?
BRACONNIER. He visto maltratar A los hijos. Deji la
casa en 1847, porque no quise ser testigo de semejantes
actos de crueldad.
PRES. I Ha vuelto Vd. despues d esa casa ?
BRAc. Muy rara vez.
PRES.-4 Ha conservado Vd. siempre relaciones con ellos?
I Con Adelina?
BRAC. Juro que no.
PREs.- &Vd. sabe que los esposos Defert aseguran que Vd.
era el amante de su hija, que se entreg6 a Vd. la vispera de
Todos Santos, en presencia del padre de Vd.?
BRAC. Eso es completamente falso, nunca he sido su
amante.






24 CAUSA CRIMINAL
PREs. Adelina acaba de decirlo ahora mismo.
BRAC. (con much energia) Esa es una farsa aseguro
que no he. tenido con ella ninguna relacion particular. Ella
pasaba A los ojos de todo el mundo, como A losmios, poruna
j6ven timida y modest.
Careo entire ADELINA y BRACONNIER.
PRES. I Insiste Vd. en asegurar que se ha entregado a
Braconnier?
AD. Si, sefior.
BRAC. i Es falso!
PRES. i Singular position la de Vd! i Vd. confiesa pd-
blicamente su vergilenza y este j6ven viene A rehabili-
tarla!
AD. (con prontitud) 1 El miente !
PRES.-iNo dijo Vd. A un testigo : si yo dijera todo lo que
s6, haria caer las cabezas de mis padres?
AD. Nunca he dicho eso 1
PRES. Ent6nces miente la j6ven Godbillat ?
AD. Tambien miente.




El senior fiscal imperial sostiene endrgicamente todos los
puntos de la acusacion; y opina que las miras monstruo-
sas del padre sobre la hija, han sido el m6vil de todas sus
crueldades. Alega que no tiene que recurrir A la indigna-
cion y que le basta la razon para armar al jurado de seve-
ridad y reclamar de l61 una declaracion de culpabilidad
absolute.
El abogado Herv6 tom6 por tisis de su defense que la li-
bertad moral de los acusados habia sido paralizada por la
monomania. La idea fija, la idea de la locura le parecia ca-
racterizada por esa persistencia del padre en career las
relaciones de Adelina con el hijo de Braconnier. ,Qu6 podia
resultar en la cabeza de ese hombre que llevaba el senti-
miento religioso hasta el faiatismo? Asi se explican esos
hechos que, en el caso de estar probados, no pueden ser
juzgados sino filos6fica y cristianamente. Bajo tal punto
de vista, si no puede absolverse la conduct de los es-
posos Defert, es precise, A lo m6nos, no rehusarles la com-
pasion.







CONTRA LOS ESPOSOS DEFERT. 2I
El abogado Paris tenia que llenar, despues de la defense
de su c6lega, una tarea muy dificil, para conmover, A su
vez, la conciencia de los jurados. La supo desempefiar con
felicidad, por algunas sentidas palabras sacadas del amor
de la hija que, si es verdad que habia sido victim de un
largo martirio, ha sabido dar un grandiose ejemplo de re-
signacion cristiana, asumiendo en si la vergilenza y la infa-
mia, por salvar a sus padres. IQu6 noble conduct! 1Qu6
motivo de indulgencia debe resultar del ejemplo de esa
sublime nifta que perdona A sus verdugos!
El senior Presidente hace el reslimen de los debates.
El jurado permanece veinte minutes en la camara de las
deliberaciones. Su veredicto declara la culpabilidad de los
acusados, en todos los puntos propuestos.
La corte condena a los esposos Defert A trabajos forzados
por toda su vida.

















FORO PERUANO


SEGUIDA

PARA DESCUBRIR EL AUTOR 0 AUTORES

DE LA MUERTE DEL

EXCMO. SR. D. RAMON IRARRAZAVAL

MINISTRY PLENIPOTENCIARIO DE CHILE


1859



















MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL








De las dos y media A las tres de la mafiana fue asaltado el
sefilor ministry de Chile D. Ramon Luis Irarrazaval por
cuatro forajidos enmascarados. La relacion de ese incident
es una de las pocas cosas que ha podido expresar la ilustre
victim.
Parece que en el moment de sentirlos, el senior ministry
encendi6 luz, y dispar6 como para asustarlos, una de sus
pistolas, que son de un ca~on pocoo despues descarg6 la otra.
Las balas que de ellas salieron atraviesan la puerta del dor-
mitorio y se encontraron incrustadas, la una en la pared, de
donde fu6 extraida, la otra en un marco de la ventana que
da al corredor, de donde se ha sacado.
En el primer moment los malhechores, A no caber duda,
trataron de penetrar por la puerta del salon que estA en el
corredor, porque aparece agujereada por un barreno, y en
ese taladro metieron una sierra delgada, que A poco andar
se les quebr6, quedando la punta en el lugar donde
obraban.
Sin duda el senior Irarrazaval sinti6 el ruido que hacian
para abrirse paso por alli, y en ese moment hizo fuego, que-
dando por consiguiente desarmado. La direction de las ba-
las pudiera confirmar esta conjetura.
Los bandidos no se desalentaron encontrando prevenido
al senior Irarrazaval; solo variaron de plan; vinieron A la






j01 CAUSA CRIMINAL
puerta de un callejon que da entrada A todo el interior de
la casa, y con la sierra y el barreno practicaron en la pared
dos agujeros con que descubrieron el cerrojo y lograron des-
correrlo. Las herramientas y dos piedras quedaron junto A
la puerta.
Una vez franqueada esa via, podian peietrar has ta el dor-
mitorio del senior ministry sin embarazo alguno.
A nuestro ver, en ese moment recibi6 el senior Irarraza-
val la horrible herida que lo tiene postrado. Ha sido hecha
por una bala de revolwer que le penetr6 pulgada y media
mas arriba del corazon, y le sali6, al colocarle en su lecho,
for la espalda cerca del costado.
Esa terrible desgracia parece haber sido motivada por una
indiscrecion del mayordomo del senor Irarrazaval, que ha-
biendo venido A Lima por una fuerte cantidad de oro, al
regresar cont6 A varias personas que la llevaba; y es de career
que extendidndose la noticia, Ilegara hasta los asesinos. De
esa manera, las acciones mas inocentes pueden producer
males irreparables.
El mismo mayordomo, que parece haber sido la causa
indirecta del crime, media hora despues de perpetrado oy6
los alaridos del senior Irarrazaval que eslaba en el suelo, y
fu6 en su ayuda. Cuando este lo conoci6, le dijo:<< V6 donde
el intendente y avisale que me han asesinado. D
A las siete de la maiiana el senior ministry recibi6 del
cura de Chorrillos los auxilios de la religion.


El Official mayor del ministerio de Relaciones Exteriores,
senior D. Juan Ezeta, se hallaba en Chorrillos, y fu6 una de
las personas que en el instant que supo el desgraciado su-
ceso pas6 Ai casa del ministry, despues de entender en algu-
nos humans oficios que la situation del paciente exigia,
iba A practical algunas diligencias convenientes para la
averiguacion del delito. El senior Irarrazaval se lo prohibit
terminantemente, dici6ndole ademas, a que al criado que lo
servia por ningun motivo se le persiguiese, que era ino-
cente. A pesar de estas indicaciones, el senior Ezeta hizo
levantar una sumaria information que suponemos servirA
para el esclarecimiento del hecho.
Los facultativos que lo han visitado, son D. Manuel Odrio-
zola, D. Jos6 Jacinto Corpancho, D. Jos6 Casimiro Ulloa,







MUERTE DEL SEi OR IRARRAZAVAL.
D. Rafael Grau, D. Mariano Arosemena, D. Archibaldo Smith
y D. Antonio Evaristo de Ornellas.

Su carActer benevolo le habia giangeado siempre al sefior
Irarrazaval amigos por do quier; y en la hora del dolor las
almas buenas no cesan de enviarle pruebas de una adhesion
sincera.
Quisigramos que el Comercio alcanzara A ser el 6rgano
fiel del sentimiento piiblico que el asesinato del seflor Irar-
razaval produce, pero tanto como esto deseamos que el pais
no Ilegue A experimentar la amargura de que muera violen-
tamente una de las personas mas elevadamente caracteriza-
das y estimables del honorable cuerpo diplomAtico resident
en Lima.

Algo aliviado de sus dolencias, el senior Irarrazaval, mer-
ced en much patte al acertado y prolijo tratamiento de los
medicos que le asisten, en la mahiana de hoy ha podido ar-
ticular algunas frases relatives A la explicacion del hecho
trAgico que ha puesto su vida en peligro. Por el testimonio
del senior Irarrazaval, trasmitido al Dr. Ornellas, se sabe :
que cuando oy6 que los forajidos que lo asaltaron principia-
ban A barrenar la puerta que da al corridor en la calle, se
levant de la cama con el objeto de reconocer de mas cerca
el origen del ruido, y habiendo este cesado, volvi6 A acos-
tarse. A los muy pocos minutes de baberlo hecho, dej6 la
cama de nuevo, alarmado por un segundo rumor : era el de
los pasos de los asaltantes, que penetraban ya en el cor-
redor por la espalda de la casa. No bien se habia situado el
sefior Irarrazaval en el dintel de la puerta de su dormitorio,
cuando un hombre le aplic6 una linterna A los ojos y una
pistola al pecho, dicidndole : ( si Vd. habla, es muerto. ,
Con esta intimidation, y viindose desarmado, no trat6 de
resistir. Intimado ademas por el de la linterna y otro de que
se sentase en una silla al lado de la cama y entregase las
leaves de su c6moda, asi lo hizo, y permanecia en la precep-
tuada situation, cuando le hicieron levantar y acercarse a
la c6moda para que abriese una tapa secret de esta iltima,
donde sonaba oro. El sefior Irarrazaval se aprovech6 de este
movimiento para tomar sus dos pistolas que estabansobrela
c6moda, y las dispar6 A los bultos que le permiti6 distinguir






J2 CAUSA CRIMINAL
la reverberacion de la linterna aplicada A su frente. No bien
hubieron salido los dos tiros, cuando viendo que le dirigian
A la cabeza la punteria de una pistola, se ech6 en tierra, y
persistiendo su agresor en la punteria dicha, al disparar, le
atravesaron una pierna del pantalon, que efectivamente se
encuentra agujereado por la bala. Acosado ya hasta este ex-
tremo, trat6 de echar mano A su estoque y habia ya alcanzado
A desenvainar una parte de l61, cuando recibi6 el balazo que
lo tiene postrado y casi sin vida.

En estos t6rminos anuncia el Comercio de Lima, la ca-
tAstrofe ocurrida el 16 de octubre de 1859, al Excmo. Sr.
D. Ramon Luis Irarrazaval, ministry plenipotenciario del
Gobierno de Chile en el Perlu. Demasiado fresco aun el re-
cuerdo del asesinato del senior Sullivan, encargado de nego-
cios de S. M. B.; generalmente apreciado el senior Irarrazaval
por sus prendas personales, y comprometida, ademas, la
honra del Peril en tan desagradable acontecimiento, las au-
toridades de Lima y de Chorrillos desplegaron la actividad
possible, 6 hicieron cuantas diligencias pudieran conducir al
aprisionamiento de los cuatro individuos que segun las pri-
meras indicaciones del paciente, habian penetrado en su
dormitorio, robado su oro y atacado su persona de una ma-
nera mortal. Confiado el seguimiento del juicio al Dr. D. Ma-
riano Dorado, juez de primera instancia, en lo criminal, y
uno de los funcionarios mas inteligentes y activos de los de
su clase, se organiz6 un process, cuyo m6rito y sustancia-
cion son las siguientes :

Altamente postrado el senior Irarrazaval a causa de la gra-
vedad de su herida y de la considerable p6rdida de sangre,
no pudo prestar su declaracion preventive, asi es que la in-
formacion principia con la deposicion de Manuel Arias,
mayordomo de ese senior. Los puntos esenciales de esa de-
claracion, son :
4. Que el 15 de octubre fu6 mandado por su patron, de
Chorrillos A esta capital, en el tren de nueve y media de la
mafiana, con el objeto de entregar una carta y de llevarle
una talega de onzas de oro, encargAndole que la condujera
con precaution y que se pusiera capa.
2.0 Que habiendo entregado la carta y recibido la contes-
tacion A ella, fu6 A las habitaciones de su patron, que esta-






MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 3
ban en la casa de D. Francisco Quiros, y habiendo sacado la
talega de oro se lleg6 al cuarto del portero de esa casa,
nombrado Gregorio Andrade, A quien encontr6 en compania
de cuatro individuos.
;t.o Que indic6 al primero el objeto con que habia venido
A Lima, ensefitndole el bulto de las onzas forrado en unos
trapos; que el portero tom6 la talega y calculando la can-
tidad por el peso, le dijo que en ella podian haber trescientos
pesos, habidndole hecho entender el declarante que el bulto
contenia como mil onzas de oro.
4.* Que habiendo Ilegado A la estacion del tren de Chor-
rillos, algunos moments antes de la bora de partida, puso
la talega en la mesa en que se despachan los boletos para los
bultos, encargando al que expide dichos boletos que cuidara
de ese bulto que contenia onzas de oro.
5. Que sin perder de vista el dinero ; sali6 A comprar
naranjas, y cuando regres6 el expendedor de los boletos
le dijo : que debia ser muy honrado para que su patron le
confiara una cantidad tan fuerle de dinero; habiendo te-
nido lugar esta conversation en presencia de un italiano
vidriero y pintor (1).
6.0 Que llegada la hora de partir, subi6 A un coche y
ocult6 el dinero bajo de su capa.
7.0 Que el italiano vidriero, que presenci6 la conversa-
cion con el vendedor de boletos, fu6 A Chorrillos en el mismo
tren cerca del declarante.
8.o Que Ilegado A su casa entreg6 el dinero poniendolo
sobre una c6moda, y que el senior Irarrazaval abri6 un cajon
para guardarlo. ,
9.o Que como A las ocho de la noche, sali6 su patron, cer-
rando con Hlave las puertas del comedor que cae al traspatio
y la principal que da A la calle, encargindole que no abriera
A nadie aunque tocasen, y IlevAndose las leaves.
10.0 Que se retir6 a su cuarto y se acost6, encerrindose
con Have, y que como A las once de la noche conoci6 que su
patron estaba en su cuarto, por haberlo oido loser.
1. Que como A las cuatro de la mafiana despert6 sobre-
saltado A las voices que daba su patron llamAndolo por tres
veces y diciendo en la filtima : Por Dios! 1 que me muero!

(1) Se vera por esta exposicion el modo como el criado cumplid con los
encargos de su patron, de llovar el dinero oculto y con precaucion.






di CAUSA ClIMITNAL
12.o Que sali6 precipitadamente de su cuarto a anxiliar a
su patron 4 quien encontr6 herido, tendido en el suelo y
comprimidndose el pecho con ]a mano.
13.' Que el seftor Irarrazaval le dijo : cuatro enmasca-
rados me han asesinado y me han robado.
4. Que not6 quelos cajones de la c6moda estabatn abier-
tos y en des6rden; que las dos pistolas del senior ministry
estaban tiradas sobre la mesa y su estoque caido en el suelo.
45.o Que por 6rden de su patron fu6 A dar parte del suceso
al intendente de Chorrillos y 1 Ilamar A un m6dico y que al
salir por la puerta falsa que habia cerrado por la tarde,
la encontr6 abierta; que regresando con unos soldados que
sac6 del cuartel, por 6rden del intendente, y coa el ciru-
jano D. Rafael Alcedo, encontr6 por la plaza al citado inten-
dente, con todos los cuales lleg6 A su casa.
46.* Que posteriormente lteghron el .coronel D. Manuel
Forcelledo y otras personas.
17.* Que no oy6 los tiros ni algun otro rumor, porque es-
taba profundamente dormido (1).
18.0 Que los soldados que vinieron con 61 encontraron
cerca de la puerta del rancho, un serrucho y una barrena
nuevos.
19.o Que siendo ya de dia, not6 un forado pequefio en la
pared, junto al sitio correspondiente al cerrojo por donde
pudieron meter la mano y abrir este.
20.0 Que, ignorando qie ese forado debia ser reconocido y
examinado, lo tap6 con barro.
21. Que abierta asi, la puerta del callejon, se introdu-
jeron por ella al interior del rancho por la puerta del come-
dor que comunica al traspatio, y que su patron dejaba
abierta todas las noches para que el declarante pudiera
entrar por las mafianas a prestarle sus servicios.
22.o Que no presumia quienes pudieran ser los autores del
delito.

Como aparece de la anterior declaracion, la primera per-
sona que entr6 A la habitacion del senior Irarrazaval despues

(1) A las once de la noche sinti6 el declarante la tos de su patron ; i las
cuatro de la mariana, sus quejidos y las liamadas que le hizo; pero no
oyo la explosion de cuatro tiros hechos en el interior de una vivienda y
en una casa como las de Chorrillos. Esto parece 6 mejor dicho, es in-
creible.







MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 35
de su catAstrofe, fu6 el cirujano Alcedo, en cuya exposition
asienta :
Que a las tres y media de la mafiana fuM llamado por el
mayordomo para que auxiliara a su patron ; que habiendo
entrado al dormitorio, encontr6 d este tendido en el suelo,
apoyado contra la pared y cubridndose con la mano una
herida quo tenia en el pecho :
Que ayudado del mayordomo acost6 al enfermo en. su
cama y procedi6 a examiner las heridas :
Que aunque no pregunt6 nada al senior ministry, este le
dijo : que lo habian herido por robarlo; que 6l habia hecho
dos tiros 4 los ladrones y que estos le habian hecho uno,
con el cuallo habian herido:
Que al entrar a la vivienda not6 las pistolas del senior
Irarrazaval sobre una mesa, y los cajones de una c6moda 6
papelera en des6rden :
El coronel Forcelledo, otra de las personas que entraron
casi al mismo tiempo que el Dr. Alcedo, declara :
Que liamado por el mayordomo del senior ministry, quiso
entrar al rancho de este por la puerta principal, que en-
contr6 cerrada, y que se dirigi6 A la puerta falsa, que es la
del callejon contigua A la principal:
Que lleg6 al dormitorio y encontr6 al senior Irarrazaval
tendido en el suelo, apoyado contra la pared y comprimien-
dose con las manos, una herida en el pecho :
Que habiendo preguntado al ministry c6mo habia sido
herido, este le contest : a me han sacrificado los ladrones.
Ilevdndome una fuerte suma de dinero en onzas de oro, ) y
refiri6ndole que habia sentido a los malbhechores, querien(lo
penetrar en la casa por la puerta principal, que. se habia
puesto en defense sacando sus pistalas (1), con las cuales
habia disparado dos tiros 6 los tres ladrones que penetraron
en su dormitorio :
Que el declarante, dejando al enfermo acompafiado de
su mayordomo y del Dr. Alcedo, sali6 del rancho, tanto para
buscar A otros medicos. como para acordar con el intendente
las medidas que desde luego debian adoptarse para perse-
guir y aprehender A los malhechores; habi6ndose hecho

(1) Tengase present esta parole de la declaracion, cuando se lean las
del Dr. Ornellas y las del mismo paciente, sobre el moment en que este
sac6 las pistols.






36t CAUSA CRIMINAL
salir partidas de caballeria en todas direcciones, mandando
express A los comandantes de las partidas de campo de los
pueblos de Surco, Miraflores etc., y a Lima, para llamar A
algunos medicos y anunciar lo ocurrido al senior prefecto
del departamento :
Que recuerda que cuando entr6, por primera vez, al dor-
mitorio del senor Irarrazaval, encontr6 abiertos y en des6r-
den los cajones de la c6moda, y sus pistolas sobre una
mesa:
Que cuando el cura administr6 los sacramentos al senior
Irarrazaval, encarg6 este que : d su criado se le dieran cin-
cuenta pesos porque no tenia mas :
Que el herido le dijo que no conocia a los ladrones, y que
no sabia si habia herido A alguno de ellos :
Que cuando aclar6 el dia, el official de la guardia, puesta
en la casa, dijo al declarante que en el poyo del corredor
inmediato A la puerta falsa, se habia encontrado un serru-
cho y un barreno nuevos; teniendo el serrucho la punta
partida y habi6ndose roto probablemente cuando intentaron
abrir la puerta principal, pues asi lo deja entender el hecho
de haberse encontrado elpedazo de la punta al pie de di-
cha puerta:
Que la Hlave de la sala fu6 tambien encontrada por el ofi-
cial de guardia en el camino real, A poca distancia del ran-
cho, .por lo cual presume que los ladrones salieron por la
puerta principal, y la cerraron, llevdndose la Have que
despues arrojaron en el camino :
Que cuando estaban curando al senior Irarrazaval, se
encontr6 en la cama, una bala que parece ser de revolver
por su figure y tamailo.
La declaration del coronel Ormaza, intendente de Chor-
rillos, es poco important; se limita a reproducir el parte
que pas6 al prefecto del departamento, en el cual dice que
hizo salir, en direccion a Surco, una patrulla que persi-
guiese A los ladrones por existir sospechas de que hubiesen
tornado esa direction; agrega que, conociendo que el rancho
ocupado por el senior ministry, estaba distant de la plaza y
se hallaba algo desamparado, le habian ofrecido, por medio
de su mayordomo, unos cuantos dias Antes del suceso, tropa
para su resguardo.
El Dr. D. Evaristo de Ornellas, que habia recibido del
paciente minuciosos detalles acerca de los acontecimientos






MIUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 37
ocurridos en la noche de su herida, fu6 llamado A declarar
y se express en estos t6rminos.
Que el dia diez y seis, como A las diez de la mafiana, fud
llamado de Lima para auxiliar A dicho senior ministry, que
habia sido herido en la noche anterior, y que lo encontr6
en cama con uia herida al pecho, en la part que corres-
ponde hacia la tercera costilla del lado izquierdo, cuya he-
rida habia sido examinada y curada, por los facultativos
Drs. Grau, Corpancho y el cirujano D. Rafael Alcedo :
Que habiendo sido el senior ministry examinado en junta,
determine esta que el declarante se quedase A su lado para
prestarle los auxilios que necesitase :
Que en su consecuencia ha estado constantemente al lado
del dicho senior desde ayer hasta hoy (1) y en las muchas
ocasiones que so ha acercado A 61 para prestarle sus auxilios,
le ha referido dicho senior el suceso poco A poco, y segun se
lo ha permitido la gravedad de su estado y la debilidad de
sus fuerzas :
Que en su consecuencia puede, reuniendo todos los datos
que se le han comunicado por dicho senior, former la rela-
cion siguiente.
a Que estando en su dormitorio en alta noche del sAbado
uiltimo, sinti6 que intentaban forzar la puerta de la sala
para penetrar en el rancho, y que alarmado se levant6 con
el ruido y se acerc6 a la puerta de la sala, y que en esos
mementos ya no sinti6 bulla, por lo cual crey6 que todo se
habia acabado, y se retire otra vez A su dormitorio :
a Que A pocos moments volvi6 A sentir ruido por el in-
terior del rancho y oy6 que abrian las puertas del comedor
que cae al traspatio y sinti6 despues pasos por el comedor,
habi6ndose puesto sus pantalones y chinelas, se acerc6 a la
puerta de su dormitorio, y en el mismo instant un hombre
alto de cuerpo y que tenia la cara cubierta con un pafinelo
negro, dejando solamente libres los ojos, sele aboc6 con una
pistola en la mano y una linterna que reverberaba fuerte y
lo deslumbraba, y en el acto le puso la linterna en la cara
como para deslumbrarlo, amenazAndolo con la pistola hAcia
el pecho, le dijo que si bablaba moriria que luego lo con-
dujeron A una silla que estAinmediata A una mesita de noche
colocada cerca de la cabecera de la cama, A alli le obligaron


(1) 17 del mismo mes.







3K CAUSA CRIMINAL
& que se sentase, teniendole siempre el mismo hombre, ame-
nazado con la pistola, y poni6ndole la linterna delante los
ojos:
Que ent6nces le exigieron que entregasoe las Haves del
escritorio, y habidndolas entregado, se pusieron otros dos
ladrones que habian venido con el primero, A registrar todos
los cajones, y se sacaron mas de mil onzas que alli tenia, y
pasando al cuarto que estA contiguo d su dormitorio, so
llevaron tambien todo el dinero que habia en un cajon:
) Que cuando estaban registrando el escritorio, no pu-
diendo abrir un cajoncito que estaba muy apretado le exi-
gieron d4 1 que lo abriese, que en efecto se levant 4 abrirlo,
y encontrando alli en ese moment, como por sorpresa, sus
pistolas que estaban cargadas, tomo una de ellas y les hizo
un tiro sin efecto alguno porque no pudo acertar, en razon
4 que su vista estaba deslumbrada :
o Que asimismo les hizo otro tiro sin ningun resultado:
a Que ent6nces uno de los ladrones que estaba cerca de
la puerta del dormitorio le apunt6 con una arma de fuego
hdcia la cabeza (1), y en el moment que crey6 que salia el
tiro, se ech6 al suelo, por lo cual la bala le toc6 solo en la
pierna, por lo que cree que tambien esta herido en la pierna,
lo que se comprueba examinando el pantalon que tenia
puesto, el cual tiene una serial como de-quemadura en el
muslo derecho:
> Que habiendose levantado del suelo intent defenders
con un estoque que alli tenia, y cuando lo habia desenvai-
nado un poco estenuado ya, d punto do sacarlo el ladron
que le tenia puesta la linterna desde el principio y que lo
amenazaba con la pistola le descarg(I un balazo 4 boca de
jarro con el cual le infirid la herida que tiene en el pecho :
a Que estando ya herido y caido en el suelo no pudo de-
fenderse, y los ladrones llevdndose todo el dinero que tenia
y su reloj de oro se fueron saliendo por la puerta de la sala
que cree hayan dejado abierta; que el reloj era de oro,
pequefio y tenia en la tapa por la part interior todo su
nombre y apellido, y tiene ademis un sello con las iniciales

(1) NMtese que uno de los ladrones que conservaba siempre la linterna
ante los ojos del Sr. Irarrazaval y una pistola cerca de su pecho, no le
impedia que tomara primero una pistol y la disparara y despues la
otra; ni le hizo fuego con el arma que tenia en sus manos.






MUERTE DEL SEROR IRARRAZAVAL. 39
de su nombre y apelativo y que tambien tenia berloque
jaspeado:
Que no ha conocido A ninguno de los ladrones; que de
los tres que ha visto not6 que el que le ponia la linterna
en los ojos tenia la mano que tomaba esta muy blanca y la
cara cubierta con, un pahuelo negro con unos agujeros de-
lante de los ojos para poder ver, y que este era alto y fuerte :
Que el segundo tenia tambien un pafluelo negro que
le cubria la cara, por lo cial viene en conocimiento de que
estos dos eran hombres blancos:
) Que el tercero era bajo de cuerpo y gordo y no le pudo
ver el color porque tenia toda la cara cubierta con un
pafluelo de seda amarillo y unos agujeros delante de los
ojos :
) Que los ladrones eran mas de tres porque cuando le
acometieron al principio uno de ellos dijo A otro que sin
duda se.oabia quedado A fuera: Pascual, ten cuidado con
la puerta del callejan. ,

Cinco dias despues de prestada esta declaration fu4 rec-
tificada por el mismo senior Irarrazaval, quien despues de
haberla oido leer, expuso :

Que estaba conforme con ella, pero con algunas modifi-
caciones que iba a hacer, A saber: que cuando hicieron
ruido en la puerta de la sala no saliO de su dormitorio, sino
que finicamente al oir el ruido se puso en observacion, y
como al poco tiempo termin6, le pareci6 que todo era con-
cluido, y permaneci6 en su dormitorio sin cuidado :
Que respect al reloj de oro que le robaron, debe advertir
que aunque es cierto que habia tenido su nombre entero en
la tapa interior, sin embargo, en la actualidad no lo tenia
porque se lo habia mandado quitar:
Que en cuanto al dinero que le robaron, la cantidad de
onzas que se habia traido de Lima, habia sido la de mil
trescientas setenta y cinco :
Que e eel cajon del escritorio que le obligaron A abrir los
ladrones, tambien tenia oro (1), no pudiendo puntualizar
con exactitud la cantidad :
Que de igual modo, la suma quo se llevaron del cuarto


(1) Las pistolas estaban en ese cajon.







40 CAUSA CRIMINAL
inmediato a su dormitorio estaba tambien en oro, y que
aunque era una suma considerable no podia sehialar A pun-
to fijo su imported:
Que todo este oro se habia estado comprando por el senior
declarante y que en una occasion en que llev6 a su casa de
Lima una fuerte suma, supo que cuatro 6 cinco hombres
habian intentado introducirse d su casa para robarlo :
Que de este hecho tienen conocimiento el senior D. Fran-
cisco Quiros, su sobrino D. Augusto Pellegrin y el portero
de la misma casa "
Que desde que se vino a esta villa ha estado haciendo traer
este oro en parte por medio de su mayordomo, y en parte
por el mismo seflor exponent :
Que ha traido algunas partidas bajo de su capa:
Que tambien en un cajon de vino trajo intes el mayor-
domo cantidad de oro, ignorando su contenido, aunque si
debia notar que el cajon pesaba mas de lo regular :
Que algunas veces ha visto pasar por su rancho personas
que le han parecido sospechosas, y que aun en la tarde del
sdbado tiltimo vi6 d un hombre de mal aspect que al pasar
por el rancho se fijaba con much cuidado en il, observando
con demasiada atencion sus condiciones y circunstancias, y
aun le parece que este mismo individuo era el que tenia la
linterna en la mano, y lo amenazaba con la pistola :
Que desde que se cometi6 en su persona el atentado que
lo ha reducido al estado en que se encuentra, ha tenido los
mas vivos deseos de dirigir al senior ministry de Relaciones
Exteriores una exposicion circunstanciada de este desgra-
ciado suceso, pero que no ha podido verificarlo por el estado
de postracion en que se halla y que no tenia mas que decir
sobre el particular (4).
Por el mdrito de la declaracion del mayordomo, fueroni
puestos en captura D. Juan Guerrero, expendedor de
boletos del ferro-carril de Chorrillos, Gregorio Andrade,
(1) En esta declaration se corrobora la exposicion del Dr. Ornellas en-
cuanto al moment en que el Sr. Irarrazaval tom6 las pistolas para servirse
de ellas ; y en cuanto a que los tiros hechos por los ladrones fueron dos.
N6tese pues que esos dichos no estin conformes con las primeras palabras
que este Sr. dirigid al Dr. Alcedo y al coronel Forcelledo para referirles
los sucesos; pues asegur6 al primero que habia hecho dos tiros a los ladro-
nes y que estos le habian hecho uno; y al segundo que cuando sinti6 que
forzaban la puerta principal, se puso en defense tocando sus pistols, con
las cuales dispar6 dos tiros a los ladrones que penetraron en su dormitorio.






MUERITE DEL SENOR IRARRAZAVAL. Al
portero de la casa en que vivi6 en Lima el seflor Irarraza-
val, don Francisco Cabrales que se hall en el cuarto de
Andrade cuando el mayordomo Arias entr6 a 61 con el tale-
go de onzas', D. David Antognelli que se supuso ser el
vidriero que se encontraba en la oficina de Guerrera : siete
individuos peones y cargadores que se ocupan en el ferro-
carril, y otros dos de quienes la policia tuvo noticia de que
el dia 16 en la tarde caminaban en direction d Guadalupe,
Ilevando uno de ellos una maleta (1)..
Recibidas las declaraciones instructivas A esos presuntos
reos, segun iban siendo remitidos A carceletas, todos ellos
expusieron haberse encontrado en Lima, en la noche del
acontecimiento, y citaron numerosos testigos en prueba de
su asercion; evacuadas las citas de esos testigos, result
que efectivamente no podia recaer sobre ninguno de aque-
llos la mas ligera sospecha de criminalidad.
El mayordomo Arias fu6 Ilevado A carceletas para que
reconociera si entire los detenidos existian alguna 6 algunas
de las personas con quienes habia hablado en esta capital,
6 que se hubiesen impuesto de que conducia el oro A Chor-
rillos; Arias reconoci6 Cabrales y en cuanto a Antognelli,
asegur6 que no era el italiano vidriero A quien se habia
referido, sino a otro llamado Tallarino. .
Los mismos individuos Cabrales y Antognelli fueron pre-
sentados al herido para que expusiera silos reconocia como
A sus agresores, y contest negativamente.
Buscando el juez fundamentos para adelantar elsumario,
dispuso que los moradores de las casas fronteras y anexas
al rancho del senior Irarrazaval declarasen : 1 si en las pri-
meras horas de la noche del 15 de octubre vieron pasar a
algunas personas sospechosas; 2o si oyeron 6 vieron algo
de lo ocurrido en aquella noche, y 3o si sabian 6 presumian
quienes fuesen los malhechores; nueve testigos han decla-
rado sobre esos puntos exponiendo que ni vieron Anadie ni
sabian nada.

(1) Solo por el grande interest que las autoridades manifestaron en des-
cubrir a los autores del sospechado robo, puede hacerse disculpable la
violencia con que procedid a tomar press ai various individuos, a unos
porque tenian caballos blancos, y A otros por que iban con maletas y A
otros en fin por equivoco, habiendo mas de una persona que permanecio
en la carcel cerca de dos meses, estando su inocencia demasiado com-
probada.






42 CAUSA CRIMINAL
En ese estado se encontraba el sumario el 26 de octubre,
en que el senior Irarrazaval espir6 A las doce y media del
dia.
Indtil seria ocuparse del exAmen minucioso del crecido
ntimero de declaraciones cuya mayor parte no arroja ni un
solo dato sobre los hechos, por haber sido prestadas por
personas que los ignoraban : y por lo mismo no haremos
m6rito sino de las que direct 6 indirectamente podian con-
tribuir al esclarecimiento de esos hechos.
Despues de la muerte del sefior Irarrazaval, su mayor-
domo Manuel Arias fu6 detenido en la intendencia de poli-
cia en donde el juez le recibi6 su instructive en la cual,
refiri6ndose A lo principal de su declaration primitive,
agreg6 : Que tres dias antes del suceso, vi6 que estuvieron
donde su patron, Don Jose Manuel Urmeneta y un senior
Alzamora, y que despues oy6 decir que este filtimo habia
venido de Chile 4 cobrar d su patron un dinero que debia
entregar.
El juez le hizo las siguientes preguntas :
I a Si sabia que. su patron hubiese estado colectando can-
tidades de dinero 6 que tuviese on Chorrillos algunos fon-
dos;
2a Si el declarante le llev6 algunas veces dinero y enque
cantidades;
3a Si su mismo patron llevaba el dinero 6 lo hacia llevar
por medio de otra persona.
El declarante absolviO esas preguntas exponiendo : que
no llev6 dinero sino una sola vez, el sabado 15 (1); que la
talega do onzas que condujo tenia una parole de ellas at gra-
nel y otra envuelta en cartuchos de papel; que no sabe
cuantas onzas habia (2), que al sacar la talega del cuarto de
dormir de su patron, en Lima, de una c6moda con espejo,
encoutr6 junto A aquella un brevete con un letrerito que de-
cia en nimeros 740 6 470, pues no recuerda bien; que esa su-
ma se la entreg6 A su patron; que el mismo senior Irarra-
zaval siempre que venia A Lima, llevaba un atadito envuelto

(1) El senior ministry asequr6 en su declaracion que habia hecho llevar
una canlidad de oro, parte por medio de su mayordomo y parte condu-
ciendolo dl mismo. Esta asercion no esta conforme con ]a exposicion de
Arias sobre ese punto.
(2) En la primera declaracion aparece que Arias aseguro A Andrade que
la talega que conducia era de mil onzas.







MUERTE DEL SErOR IRARRAZAVAL. 43
en su pafiuelo, pero qie el declarante ignora si seria de
dinero; que cuando se fueron la Uiltima vez a Chorrillos, A
principios de setiembre uiltimo, le pidi6 su patron un cajon
mas grande que los de vino (1), en el cual acomod6 algunas
cosas, clavAndolo despues y amarrAndolo, para hacerlo con-
ducir al Chorrillo; que lo hizo poner en su dormitorio y
que despues de haberlo vaciado, en la tarde del mismo dia,
lo mand6 sacar (2).

Esta declaracion instructive se mand6 abrir cuatro veces
y en ellas, respondiendo Arias A las preguntas del juez
dijo : Que su patron tenia en su dormitorio de Lima, dos
c6modas, una de madera negra y otra de madera amarillosa
que de esta filtima sac6 el declarante el oro que llev6 el dia
15 de octubre A Chorrillos; que dicha c6moda tienen unas
columnitas de marmol que le sirven de adorno, que tiene
tambien al frente una tapa cuya Hlave fue la que le di6 su
patron, y que esa tapa se voltea y sirve como mesa de escri-
hir; que adentro tiene dos puertecitas, una A la derecha y
otra A la izquierda y que esta fu6 la que abri6 metiendo por
las puertas un cuchillito muy delgado, porque asi se lo ha-
bia advertido su patron como medio de abrir la secret; que
encontr6 alli una talega de lana que no estaba amarrada y
habi6ndola abierto para reconocer su contenido, encontr6 en
ella various cartuchos de papel, y desenvolviendo uno vi6 que
eran de onzas de oro; que A mas de los cartuchos habian
onzas A granel en la misma talega; que esa talega fud la que
llev6 ta Chorrillos, que no puede puntualizar la suma en ella
contenida pero que su patron al hacerlo el encargo, le dij6
que iba a llevar mil y tantas onzas (3); que el dia que vino
por las onzas a Lima, habl6 con el senior Quiros, despues de

(1) El Sefior Irarrazaval dice en su declaracion que el cajon era de vino.
(2) El Dr. Ornellas y el Sr. Irarrazaval dicen : que de ese cajon que,
segun el mayordomo estaba vacio en una vivienda contigua al dormitorio,
se lievaron los ladrones una grande cantidad de dinero.
(3) Andrade, el portero de la casa de Quiros, y Cabrales que se encontraba
en el cuarto do aquel, apreciaron la suma, por el voliimen y peso de la
talega, en 300 onzas; D. Juan Guerrero, el boletero del ferro-carril, al cual
dej6 Arias encomendada la talega midntras salio a comprar naranjas, dice
en su declaracion que Arias puso sobre la mesa un bultito median envuelto
en un panuelo de algodon de color, y que el mismo Arias Ie dijo que en el
habian 4,700 onzas. Parece dificil que en un bultito pequciio puedan con-
tenerse 1,700 onzas.






44 CAUSA CRIMINAL
haber entregado la carta que traia para el senior don Felipe
Barreda, y que di6 al primero un recado amistoso de parte
de su patron; que cuando despues del hecho sali6 del ran-
cho A llamar al m6dico, por 6rden de su patron, encontr6
por delante del mismo rancho A cuatro individuos i caballo,
con ponchos, que le parecieron todos decentes, y que solo
pudo distinguir el color de uno de los caballos por ser blan-
co : que habl6 con esos hombres, que se dirijian de la po-
blacion hacia el agua dulce, y que les cont6 lo que habia
ocurrido al senior ministry; que uno de los cuatro sujet6
las riendas como para escuchar la narracion, le contest :
bueno, bueno, y abrigando el caballo parti6 con los demas;
que despues de haber hablado con esos hombres se diriji6 A
practicar las diligencias que ha referido en su primera de-
claracion, es decir, 6 buscar al midico y al intendente ; que
cuando el declaranto entr6 al dormitorio de su patron todos
los cajones de la c6moda estaban medio abiertos, unos mas
que otros y que uno de los cajoncitos del escritorio estaba
enteramente sacado, y las pistolas sobre la mesa inmediata
A la cama; que dichas pistolas estaban tiradas en estado de
des6rden, que el senor Irarrazaval acostumbraba tenerlas
dentro de su caja cerrada, pero sin funda de cuero, porque
aunque llev6 A Chorrillos la caja enfundada la quit6 la funda
y puso la caja sobre la c6moda que estaba junto d la
cama (1); que el declarante no advirti6 si las pistolas tenian
mancha de sangre, ni recuerda quien fu6 el primero que las
tom6; que en los moments do entrar al dormitorio no re-
par6 si la caja de las pistolas estaba sobre la c6moda, ni si
se encontraba abierta 6 cerrada; que. no habia visto mas
dinero A su patron que una talega con plata, A principios
de setiembre y la cantidad que el declarante le trajo el
15 de octubre, que no le habia visto oro en polvo ; que no
habia oido decir que su patron tuviera dinero enterrado en
Chorrillos y que nunca ni le encargo que hiciera excavacion
ni que le buscara un ladrillo nuevo; que tampoco oy6 decir
A su patron, ni en esta ciudad ni en Chorrillos, que estaba
amenazado de ladrones; que el declarante no ha encontrado

(1) El Dr Ornellas on su declaracion ratilicada por el senior Irarrazaval
dijo: que al abrir este el cajoncito del escritorio que los ladrones no pu-
dierou forzar, encontro, como por sorpresa, dentro de el, las pistolas car-
gadas. El mismo Sr. Irarrazaval, expuso que en cse cajoncito habia uro.







MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 4,5
ninguna bala en el dormitorio de su patron; que ha oido
decir que se han encontrado varias, pero que no sabe ni por
quienes ni a donde (1).
Como esta part de la declaracion no estuviese conforme
con la del P. Monterroso que expuso, que en los primeros
momentos del acontecimiento, encontr6 entire ]a frazada
una bala que por 6rden del ministry eutreg6 al declarante,
se hizo a este la pregunta relative A ese hecho que absolvio
diciendo : que lo finico que 6l recordaba era que oy6 dec'ir
que se habia encontrado una bala, pero no recuerda d'quien,
ni tampoco supo A donde se habia encontrado : que el P.
Monterroso no so la entreg6 y que tal vez la daria al Sr.
coronel Forcelledo que estaba alli en esos moments; que
vi6 al dicho coronel y A otras personas, que no recuerda
quienes eran, examiner una bala; pero queno sabe en poder
de quien qued6 : que no sabe si la bala era de las redondas
6 de las achatadas y que tampoco sabe quienes encontraron
las demas.

ABSOLUCION DE LAS CITAS IECHAS POR ARIAS Y POR EL
SEROR IRARRAZAVAL.

D. Francisco Quiros citado por el senior ministry y por
Arias dijo : que no le consta que el senior ministry llevara
A sus habitaciones cantidades de dinero porque no las ha
visto; que dos meses Antes, poco mas 6 minos, recien tom6
como portero A G. Andrade, le dijo este que la noche ante-
rior, como A la una de la mafiana, habian tocado unos hom-
bres la puerta de la calle preguntando si estaban en casa el
declarantey el senior ministry, pero que el portero les contest
que aunque estaban, no era hora de verlos; que el decla-
rante comunic6 esta ocurrencia al seflor Irarrazaval (2);

(i) El declarante esti desmentido en esta parte por el R. P. Fr. Manuel
Monterroso que asegura, en su declaracion, que encontro envuelta en la
frazada de la cama del senior ministry una bala que, por 6rden de este,
entreg6 a Arias para que la guardase, y por el Dr. Alcedo quien tambien
afirma, que en presencia del Dr. Ornellas y del mismo mayordomo Arias,
encontr6 delante de la cama, el dia 17 otra bala que el Dr. Ornellas entreg6
; don Manuel Lecaros. El testigo don Juan Martin Ramos asegura tambien
que Arias tom6 la bala encontrada a[ pid de la cama.
(2) No es pues exacto que cuatro 6 cinco hombres hubieran querido in-
troducirse en casa del Sr Irarrazaval para robarlo, como lo dice en su de-








desde quo este senior se fu6 A Chorrillos, el 6 de setiembre,
venia A Lima su mayordomo en los dias de vapores A llevar
y traer la correspondencia de su patron, que siempre que
venia abria las habitaciones cuya Have se habian llevado A
Chorrillos; que el 15 de octubre, como A las doce del dia,
el mayordomo did un recado al declaranto saludAndolo A
nombre del senior ministry; que no vi6 si el mayordomo
sac6 algun dinero de las habitaciones, pero que cuando habl6
con 6l no tenia ninguna talega en las manos; que desde que
supo la catastrofe ocurrida al senor Irarrazaval no ha per-
mitido que nadie entire A sus habitaciones, hasta la ,vispera
del entierro en que los sefiores Urmeneta y otros fueron A
sacar el uniform del difunto para ponerlo sobre el ataud;
que ha instado A esos sefores para que desocupen dichas
habitaciones y que Antes de que la desocupacion se realizase,
exigi6 el declarante que se hiciese un registro circunstan-
ciado en los muebles y c6modas; que hecha esa inspection,
se encontr6 como inica suma de dinero, la de veinticinco
pesos en dos taleguitas cerradas, una de las cuales tenia
cinco pesos tres reales y medio; que todas las species, pape-
les etc., existian en lashabitaciones porno haberseconcluido
el inventario de ellas; que el selor Irarrazaval no le encarg6
nunca oro, ni el declarante supo que lo estuviera colectando.
D. Felipe Barreda absolviendo la cita que le result en
la declaration de Arias, dijo : que sobre lo principal de la
causa nada sabe si no es el fallecimiento del Sr. Irarraza-
val; que en cuanto A la cita, es cierta la entrega de la carta
y expone : que el senior Irarrazaval tenia en su poder la suma
de cien mil pesos en vales pagaderos A la vista, los que habia
recibido dicho senior de la tesoreria del credito pdblico; que
con este motive escribi6 al declarante la carta citada por su
mayordomo y que en este acto exhibe al juzgado, de fecha
S1 de octubre (1), en la cual el senior ministry le pide que en
cambio de los vales le remitiese un papel que acreditase el

claracion; porque si tales hombres, cuyo nilmero se ignora hubiesen tenido,
como es possible, una mala intention, pudo ser quizas la de robar at senior
Quiros cuya fortune es demasiado conocida. Ademas, del hecho reforido
por este Sr. no so deduce que los hombres pretendieron introducirse en
la casa.
(1) Sr. D. Felipe Barreda. Lima, Chorrillos IH de Octubre de 1860. -
MV muy apreciado Sr. y amigo. Hace meses que estan en mi poder los
adjuntos vales. Necesitando disponer de su valor en cantidades diversas,


CAUSA CRIMINAL


S46







MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 47
depdsito de ochenta y nueve mil pesos, A su drden y un vale
de once mil pesos pagaderos A la vista y 6rden del mismo
sefnor, lo que verific6 el declarante en contestacion A la
mencionada carta ; que posteriormente el senior Irarrazaval,
con fecha 15 de octubre, le escribi6 otra carta que tambien
exhibe (1) devolvi4ndole el document de dep6sito, librando
por separadamente por la suma depositada A la drden de
D. Domingo Alzamora A quien la ha entregado; que los
once mil pesos del vale los ha pagado tambien, dando sietd
mil pesos al general La Puerta y cuatro mil A D. Jos6 Manuel
Utmeneta por endoso que de dicho vale hizo el Sr. Irarraza-
val A esas personas; que este pago lo verified pocos dias
Antes de la muerte de aquel, cuando ya estaba de gravedad.

DECLARATION DEL DR. D. JOSE G. LOPEZ. PAROCO DE
CHORRILLOS.

Este testigo dijo : que el senior Irarrazaval le hizo algunos
comunicatos pero bajo el sigilo de la confession y que por lo
mismo no puede revelarlos; que esos comunicatos debian
indicarse despues de la muerte del senior ministro, A D.

suplico A Vd. que tenga la bondad de darme en lugar de ellos un papel al
tenor del borrador que acompafio, por ochenta y nueve mil pesos, y por
los once mil restantes, un vale dietra de Vd.Asi podre girar sobre la suma
depositada por la cantidad que sea precise, haciendo los giros a algunos
dias si d Vd. le parece. Si este arreglo ofreciese comercialmente, algun in-
conveniente que no diviso, espero que lo allane nuestra amistad.
Desde muchos dias tengo el proposito de ir d Lima para hacerlo perso-
nalmente, pero me lo ha impedido el mal estado de mi salud. Como me
encuentro en igual caso, abora que ya aquel se hace necesario, me he re-
suelto a indicarselo a Yd. por la present, aprovechando con la mejor com-
placencia la occasion para suscribirme de Vd. afeccionadisimo amigo y su mas
atento S. S. B. L. de Irarrazaval.
(1) Senor Don Felipe Barreda. Lima, Chorrillos, 15 do octubre de 1859.
-Muy apreciado Sr. y amigo.- Con esta fecha he librado A cargo de la casa
de Vd. y A la orden de D. Domingo Alzamora, encargado de conducirlos a
Chile, los ochenta y nueve mil pesos (689.000) que a mi ruego se ha ser-
vido Vd. tener en ella depositados.
Devuelvo adjunto el correspondiente document y me repito de Vd. afec-
cionadisimo amigo y muy atento S. S. B1. L. de Irarrazaval.
DOCUMENT.
Ha depositado en nuestra casa el Sr. D. Luis Ramon Irarrazaval la suma
de ochenta y nueve mil pesos que tendrumos a su disposicion en moneda
corriente. Lima, octubre 11 de 1859.- F. Barreda y hermano.






48 CAUSA CRIMINAL
Antonio Joaquin Ramos siempre bajo de sigilo; que esos
encargos le fueron hechos el dia 16, cuando el herido, por
la gravedad en que se encontraba, creia no tener tiempo
para hablar con el senior Ramos, pero habiendo vivido
muchos dias despues tuvo occasion de hablar repetidas
veces con este individuo y hacerle personalmente sus
encargos; que el declarante, cuando confess al senor Irar-
razaval oy6 de este que tenia dos libros y unos papeles
que queria que 1 recogiese porque contenian asuntos
reservados de conciencia, y que le encarg6 que los tomase y
pusiese en algun lugar de la c6moda de donde pudiera reco-
gerlos inmediatamente despues de su muerte; que enefecto
tom6 dos libros y un paquetito de papeles que tenia este
rdtulo ( cosas de concienciapara el confesor y lo guard
todo en un cajon de la c6moda de donde los sac6, en pre-
sencia del intendente, de D. Jos6 Manuel Lecaros y Alcalde
y de otras personas el mismo dia del fallecimiento del senior
ministry para quemar los papeles y entregar los libros al
senior Ramos, segun se le tenia encargado.

DECLARACION DE D. ANTONIO J. RAMOS ABSOLVIENDO LAS CITAS
DEL CURA LOPEZ.

Dijo : que es cierto que el cura le entreg6 los dos libros
que indica en su declaration; que de esos libros el uno
es una razon de gastos diarios, escrita de manos del sefior
Irarrazaval, que termin6 el 8 6 9 de octubre y el otro con-
tiene una razon de deudores y acreedores y que dichos
libros le fueron mandados entregar por el difunto para que
pudiese dar cuenta A su familiar del estado de sus negocios;
que no tenia embarazo para manifestar esos libros al juz-
gado A fin de que fuesen inspeccionados; que en cuanto A
los comunicatos A que el Sr. cura se refiere, lo que hay de
verdad es, que el Sr. Irarrazaval, dos 6 tres dias antes
de su muerte, llam6 al declarante y le dijo que en un rin-
con de su dormitorio, debajo de un ladrillo, tenia un dep6-
sito de dinero, part en oro y part en plata; que el oro
era perteneciente al gobierno de Chile A cuya disposicion
debia ponerse despues de su muerte, asi como otra canti-
dad que dejaba en vales particulars en un cajoncito de su
escritorio que le serial6; que tambien lc dijo que en el mis-







MUERTE DEL SEOR IRARRAZAVAL. 49
mo lugar donde estaba el oro, habia una talega de plata que
habia recibido de la universidad para comprar libros; que
el declarante al otro dia de muerto el senior ministry y en
presencia de don Jos6 Manuel Urmeneta, el senior general
don Luis La-Puerta y don Manuel Lecaros sacd el dinero
del sitio que le habia sido indicado y encontraron quinien-
tas treinta onzas y un cuarto y dos condores, y doscientos
noventa y ocho pesos cuatro reales en plata, que todas esas
cantidades fueron entregadas al senior Urmeneta para que
las remitiese & Chile.
Preguntado el testigo si el Sr. ministro le habia hecho
algunas revelaciones relatives A la causa de su muerte, dijo :
que el dia que le hizo los encargos de que ha hablado, le
di6 la mano el Sr. Irarrazaval y se despidi6 de 61 hasta la
eternidad, y que el declarante aprovechando esa circuns-
tancia, le dijo que circulaba el rumor de que se habia suici-
dado y que era precise que tomara algunas providencias
para cuidar de que su reputation no fuera manchada; que
el senior Irarrazaval le di6 las gracias y le contest que des-
pues de haber sido asesinado y robado solo faltaba que lo
calumniasen, agregando que en circunstancias de hallarse
pr6ximo d presentarse delante de un tribunal donde no ha-
bia engahios, no podia insistir en sostener un hecho del cual
resultaba daio de tercero; que A consecuencia de esta con-
versacion tuvo el ministry una conferencia con don Juan
Ezeta, official mayor del ministerio de Relaciones Exte-
riores.
Que don Manuel Sagastabeitia le expuso que le habian
asegurado haber visto salir de la poblacion de Chorrillos, A
eso de las tres de la mafana, A cuatro individuos A caballo
uno de los cuales iba en un caballo blanco; que cuatro dias
antes la sefiora Carmen Bacarrese de Linche, hablando
con otras sefioras respetables, dijo : que en la madrugada
del domingo en que ocnrri6 el suceso del Sr. ministry, en-
tr6 esta capital por la portada de Guadalupe, montado en
uncaballo blanco, un sugetoque parecia sospechoso; que ella
lo conocia pero que no queria decir su nombre, agregando
que lo habia visto en Lima el viernes iltimo por la noche;
que hace referencia de todo esto por la coincidencia que tiene
lo que le dijeron en Chorrillos con el hecho de haber visto
D. Pedro Puente, en su chacra, por la portada de Barbones,
A tres individuos que le parecieron sospechosos subidos
7






50 CAUSA CRIMINAL
en un cerro por esos dias, de lo cual di6 parte A la po-
licia.

ABSOLUCION DE LAS CITAS HECTIAS EN LA DECLARACION
ANTERIOR.

Los testigos general D. Luis La-Puerta, y D. Josd Urme-
neta expusieron ser cierta la cita que de ellos hace D. Anto-
nio Joaquin Ramos en cuanto A que presenciaron la extrac-
cion del dinero y en cuanto A la importancia de este.
. El testigo Don ManuelLecaros, dijo : que es ciertala cita
que le hace Ramos advirtiendo que no concurri6 al acto de
sacar el dinero porque se qued6 en el hotel ; que sobre lo
principal de la causa no sabe sino que cuando tuvo noticia
del acontecimiente se fu6 A Chorrillos A ver al senior Irar-
razaval que era su primo; que en various dias no pudo ha-
blar con l61 sobre dicho acontecimiento hasta que supo al-
gunos pormenores por la exposition que le hizo el Dr.
Ornellas; que el declarante ha sabido que D. P. Puente ha-
bia visto A tres 6 cuatro hombres en la mariana del mismo
domingo en un cerrito de su chacra, y que dichos hom-
bres permanecieron en ese lugar como dos dias; que el deecla-
rante no encontr6 ninguna bala, pero que si se hall pre-
sente cuando el Dr. Alcedo tom6 una que estaba delante
de la cama del herido, pero que no recuerda qud dia
fuW.
El testigo Dr. Lopez declare que los libros entregados 5
las llamas son los que se manifestaron por el juez.
El testigo Don Juan Ezeta, dijo : que la cita que sele hace
por don Antonio J. Ramos es cierta, pues dos noches antes
del fallecimiento del seflor Irarrazaval, como A las nueve de
la noche, lo hizo llamar dicho senior y tomAndole una ma-
no le dijo : que sabia que circulaban rumors de que el se
habia suicidado, que eso era also pues que habia sido
robado y asesinado; que los iinicos pormenores que sabia
sore el particular los tenia consignados en la declaracion
que habia prestado ante el juez de la causa y que concluy6
encargandole que dijese al Presidente de la Repfiblica y al
ministry de Relaciones Exterioros que lo disculparan por no
haber podido dirigirles la exposicion correspondiente acerca
del desgraciado acontecimiento cometido en su persona, y







MUERTE DEL SESOR IRARRAZAVAL. 51
que 61 le suplicaba tratase de vindicar su honra por todos
los medios posibles hasta descubrir A los autores del aten-
tado; que esta conferencia fu6 A solas, pues el sefior Irarra-
zaval hizo salir del dormitorio A las personas que alli se
encontraban.
El testigo Don Manuel Sagastabeilia, dijo : que la cita que
le hace Don Antonio J. Ramos es cierta, pues estaudo el de-
clarantecomiendo en el hotel de Chorrillos en compafiia de
Don Antonio Cucalon y hablAndose sobre la ocurrencia del
Sr. ministry, dijo Alcocer, sobrestatte de la obra de Cuca-
lon, que viniendo la noche del 15 de Surco, un sugeto con
quien habia hablado, encontr6 A la madrugada del domingo,
saliendo de Chorrillos a cuatro hombres A caballo de los
cuales uno iba en un caballo tordillo, otro en uno castaflo y
los otros dos en caballos de color oscuro ; que el primero se
dirigi6 al individuo de A pid y le pregunt6 cudl era el camino
para Surco.
La testigoDa Maria del Cdrmen Bacarreseexpuso: que es
falsa la cita que Ie hace D. Antonio J. Ramos, pues la decla-
rante no ha dicho sino que por la calle oy6 la noticia de quo
babian muerto al senior ministry, sin poder determinar que
persona lo dijo; que no recuerda con que6 sefioras ha ha-
blado de ese asunto; que no ha dicho que haya visto entrar
d nadie por Guadalupe, y que no conoce mninguna persona
sospechosa.

ABSOLUCION DE LAS CITAS HECIIAS POR EL TESTIGO
SAGASTABEITIA.

Don Antonio Cucalon, dijo : que es cierta la cita que le
hace don Manuel Sagastabeilia pues el sobrestante de sus
obras en Chorrillos don Manuel Escobar (y no Alcocer
como equivocadamente se ha dicho) cont6 en la fonda lo que
aquel testigo expuso, refiri6ndose A lo que habia oido A uno
de los carpinteros nombradoManuel Perez, que ha declarado
ya (1).
El testigo don Manuel Escobar, absolviendo las citas
que le hacen los testigos Sagastabeitia y Cucalon, dijo :

(1) Este testigo dice que uno de los hombres de A caballo le pregunt6
cual era el camino para Surco.






52 CAUSA CRIMINAL
que es cierto que elcarpintero Manuel Perez cont6 al decla-
rante el domingo 16, que viniendo de Surco en compafiia
de otras personas, encontr6 A la madrugada, fuera de la
poblacion, A cuatro hombres A caballo que venian como de
Chorrillos y que iban perdidos y extraviados del camino
real; que uno de esos hombres acercandose al indicado
Perez y a sus compafieros, les pregunt6 por donde estaba
el camino real y que estos se lo indicaron; que Perez le
dijo que esos cuatro hombres parecian personas de-
centes, que no conoci6d ninguno ni pudo distinguir
sus sefiales por la oscuridad de la noche; que no recuerda
si sobre este particular ha hablado con don Manuel Sagas-
tabeitia.
DECLARACION DE MANUEL PEREZ.

Este individuo expone : que el sabado 15 sali6 del pueblo
de Chorrillos, como i las siete de la noche, en union de su
mujer, su suegra y amigo nombrado Manuel Tudela, vecino
de la misma villa dirigiendose todos A Surco d ver los fue-
gos; que de las dos para los tres de la mahana regresaron, y
al pasar junto A la cruz que estA 6 la entrada, encontraron
un grupo de cuatro 6 cinco hombres A caballo los cuales les
preguntaron que A donde estaba el camino real, y que el
declarante y los demas les indicaron la salida; que despues
de esto sigui6 su camino, con sus compaiteros para el pue-
blo; que poco mas adentro y cerca del rancho del sefor
coronel Forcelledo, encontraron una patrulla que no les
dijo nada; que no pudieron reconocer a ninguno de los
cuatro 6 cinco hombres que iban A caballo, ni ver los vesti-
dos que llevaban, pero que, por el modo de hablar, pare-
cian decentes.

DECLARACION DE JOSE M. DIAZ.

Dijo : que el sabado 15 se dirigid i Surco, como A las site
de la noche A ver los fuegos; que por el camino se j unt6 con
otro individuo; que en Surco se uni6 con otros mas y que
terminados los fuegos regresaban todos para Chorrillos; que
estando cerca del carnal como A eso de las tres de la maila-
na, encontraron A cuatro hombres que iban A caballo, que no







MUERTE DEL SESOR IRARRAZAVAL. 53
pudieron ver que clase de hombres eran, 'y que uno de ellos
cuyo dialecto era como de gente del pals pregunt6 por el
camino que iba A Surco, que el declarante lo indic6 y se
entr6 A Chorrillos.

DECLARATION DE D. JUAN MARTIN RAMOS Y LARREA.

La declaracion de este testigo se recibi6 en Cafiete y ab-
solviendo las preguntas contenidas en el despacho quo para
tal efecto se libr6 por el juez de la causa, dijo: que el
declarante encontr6 una bala en la carna en un charquito
de sangre, al ir A acomodar al finado : que la otra bala la
tom6 el sirviente del Sr. Irarrazaval, del suelo delante de la
cama y se la entreg6 al que declara; que dicha bala la en-
contr6 como A las sieLe y media de la mailana ; que en-
send6 las balas A muchas personas cuyos nombres no re-
cuerda.

Lleg6 A noticia del juez de la causa que el Sr. Irarrazaval
tuvo una consult secreta con el Illmo. Sr. obispo de Tru-
jillo y con el R. P. Fr. Manuel Gual, y deseando adquirir
datos relatives A esa consult, por si arrojaban algun cono-
cimiento sobre el objeto de este juicio, dispuso que se to-
mara A aquellos las correspondientes deposiciones. Ambos se
excusaron de declarar exponiendo que la consult se referia
solo A asuntos de conciencia que no podian revelar.
Al mismo tiempo que se recibian las declaraciones A los
presuntos reos y d los testigos, declaraciones que Ilegan por
todas al mnmero de ciento ocho, se mandaron practicar las
siguientes diligencias:
1.a Reconocimiento de las huertas del rancho que ocupaba
el Sr. ministry, en Chorrillos.
2.a Reconocimiento de la ropa que el Sr. ministry tenia
puesta la noche de la desgracia.
3.* Inspeccion del dormitorio del Sr. ministry, en Chor-
rillos.
4.a Reconocimiento de las balas y pistolas encontradas en
el dormitorio.
5.u Reconocimiento del forado 6 excavacion de donde se
sac6 una sunia de dinero por los senores Ramos y Urme-
neta.







54 CAUSA CRIMINAL
6." Inspeccion de las habitaciones que ocupaba, en Lima,
el Sr. ministry.
7.', Que los ageutes de policia practicasen activas y secre-
tas diligencias en todas las joyerias, platerias y relojerias,
para averiguar si A alguna de ellas se habia llevado el reloj
que el Sr. ministry asegur6 le habian robado.
8.a Que tambien se averiguara, en todas las tiendas de
ferreteria, si en los dias pr6ximos anteriores al ac'onteci-
miento se habian vendido un serrucho y una barren A al-
guna persona sospechosa.
9.A Que asimismo averiguasen en todas las caballerizas,
si el dia 15 do octubre se habian alquilado caballos que hu-
biesen pasado la noche fuera del establecimiento.
10.a Que los profesores de medicine y cirujia que .habian
asistido al Sr. ministry, informasen sobre las causes,
accidents y demas circunstancias que determinaron su
muerte.
El resultado de esas diligencias fue el siguiente :

RECONOCIMIENTO DE LAS PUERTAS DEL RANCHO.

Fue practicado por dos peritos con asistencia deljuez y del
escribano; los peritos expusieron : que en la puerta prin-
cipal encontraron dos agujeros hechos recientemente con
una barrena gruesa ;.que uno de ellos atraves6 la puerta-
hasta el otro lado y el otro, menor, no lleg6 A concluirse;
que el mayor tiene ademas una sefial 6 hendidura como si
hubiesen metido un serrucho de Have, que por esto presu-
men que por ese agujero hubiesen intentado aserrar la ma-
dera que estA alrededor de la chapa para zafarla, meter la
mano y abrirla, lo cual no lleg6 a consumarse; que no so
encuentra otra serial quo acredite que la puertahubiera sido
forzada. Habidndoseles manifestado el serrucho y barrena,
entrogados por la policia, dijeron : que la barrena, gruesa
y nueca estaba sin uso alguno, y que el serrucho, que es de
los llamados de Have 6 espadin, sirve para abrir bocas-lla-
ves en las puertas y para aserrar haciendo circulos de un
median taniaio; que dicho serrucho estaba roto en la
punta, faltindole un pedazo como de dos pulgadas y cuarta,
que se romperia porque no supieron manejarlo; que tam-
bien es enteramente nuevo, porque los dientes no estdn afi-







MUERTE DEL SEOR IRARRAZAVAL. 55
lados con lima como se acostumbra hacerlo para servirse de
tales intrumentos.
Comparado el grueso de la barrena con el diametro del
agujero de la puerta, se observe que aquella calzaba perfec-
tamente en este, de lo cual dedujeron que habia sido becho
6 con esa barrena 6 con otra de igual diAmetro.
Examinandose despues la puerta falsa, no encontraron en
ella ninguna serial de que hubiera sido forzada ni rota.
Examinada la puerta que da al dormitorio, no se encontrd
tampoco en ella signo alguno de que hubiera sido forzada ni
violentada, pero notaron en la part superior de ella un
agujero, como de media pulgada con una pequefia astilla
zafada, por lo cual presumen que dicha puerta ha sido atra-
vesada por una bala tirada de adentro del dormitorio hAcia
la sala, confirmandose esta presuncion por la circunstancia
de notar en la part superior de la ventana de estrado de la
sala, que esti frontera A dicha puerta, una seal que parece
ser ocasionada por el- golpe de la misma bala.

OTRO RECONOCIMIENTO DE LA PUERTA DEL CALLEJON.

Se practice en presencia del juez por otro perito quien
expuso : que en dicha puerta, que es la falsa del rancho, no
hay serial alguna de que haya sido forzada; pero que junto
al marco, se advierte que todo el barro estA recientemente
puesto, por lo cual presume que dicha puerta ha podido
abrirse por la parte de la calle, practicando un pequeno
forado inmediato al cerrojo para meter la mano y bacer]o
correr, con lo cual debi6 quedar abierta la puerta en el caso
de no tener llave ni tranca.

OTRO RECONOCIMIENTO.

Se practice ante el juez por un maestro albanfil quien ex-
puso exactamente lo mismo que el otro perito.

OTRO RECONOCIMIENTO DE LA PUERTA PRINCIPAL.

Esta diligencia fu6 practicada en presencia del juez por
dos peritos carpinteros que expusieron : que la puerta del






56 CAUSA CRIMINAL
principal se encontraba con sus cerraduras corrientes sin
que se manifestara ninguna serial de violencia hecha en
ellas; que se advierte un agujero de forma circular de
media pulgada de diametro como A la altura de vara y nueve
pulgadas del suelo, y siete y media pulgadas de la chapa;
que ese agujero traspasa la puerta de una & otra banda y
parece haber sido hecho con una barrena del grueso de
media pulgada; que en el extreme inferior de dicho agujero
se advierte una ligera incision que parece haber sido hecha
con algun serrucho de calar.
Comparando el diametro de la barrena, que les fu6 pre-
sentado con el del agujero, dijeron : que bien podia este
haber sido abierto con aquella; advirtiendo que el agujero
parece hecho por la part exterior de la puerta que cae al
corredor, lo que se deduce de star la boca del agujero ave-
llanado con la barrena por la part exterior y no por el in-
terior, de que se advierten astillas sacadas por la barrena en
la parte interior, al tiempo de traspasar la puerta, y de que
en el barrote que esti en la parte interior debajo del agu-
jero, y que se llama la aldabilla se nota el aserrin que ha
despedido la barrena al tiempo de introducirse.

RECONOCIMIENTO DE LA ROPA.

Fue practicado ante el juez, por los doctors en medicine
D. Archibaldo Smith y D. Rafael Grau, quienes expusieron:
que reconocieron y examinaron una camisa de hilo, blanca
que presentaba dos soluciones de continuidad : la primer
anterior, correspondiente al pecho izquierdo ; la segunda
posterior correspondiente al arco de las costillas izquierdas :
que la herida anterior era circular, del diAmetro de una
pieza de medio real, con bordes irregulares y acompafiados
de dos colors de manchas, uno de sangre y otro mas negro:
que la posterior formaba un Angulo recto de media pulgada
de extension, poco mas 6 minos, y estaba rodeada, como la
otra, de unas manchas de sangre : que en la herida ante-
rior faltaba un pedazo de gdnero de forma circular y del
mismo diametro de ella, y que en la posterior no faltaba
ninguno; siendo de notarse, que casi toda la camisa estaba
copiosamente manchada de sangre; que reconocieron y
examinaron un pantalon de genero negro, el cual estaba







MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 57
casi todo manchado de sangre y que en la part anterior y
media del muslo derecho, presentaba tries heridas longitu-
dinales y dirigidas directamente de arriba 4 abajo; ]a pri-
mera de mas de media pulgada de largo con bordes irregu-
lares y sin que faltara ningun pedazo de g(inero; la segunda
separada de la primera por un espacio de mas de media pul-
gada, de tres lines de extension, y la tercera de media pul-
gada de extension y muy superficial; advirti6ndose que en
un diametro de dos pulgadas alrededor de esas heridas so
presentaba una mancha amarillenta que fu6 probablemente
ocasionada por el calor natural de una bala.

RECONOGIMIENTO DE LAS BALAS Y PISTOLAS.

El P. Fr. Manuel Monterroso que fuM a la casa del Sr.
ministry, acompafiando al Sr. coronel Forcelledo declara :
que habiendo salido' el Dr. Alcedo para fuera del dormi-
torio encontr6 61, en presencia del mayordomo una bala
envuelta entire la frasada de la cama en que estaba el en-
fermo; que esa bala redonda, de color oscuro y de tamafio
median, la entreg6 al mayordomo por 6rden de su patron.
A ese mismo testigo se le presentaron todas las balas re-
mitidas al juzgado por el intendente de policia para que
indicara cuAl fuM la que hall en la cama, y expuso : que de
las cuatro que se le ponen d la vista, las dos que estan
achatadas y tienen formas irregulares no son de la clase de
las que encontr6; pero que no puede asegurar si era una de
las otras dos redondas y oscuras, aunque le parece que la
que tuvo en sus manos era un poquito menor.
El Dr. Alcedo declara que no encontr6 ninguna bala en el
cuerpo delherido, al tiempo de curarlo, pero que al siguiente
dia oy6 decir en la misma casa del Sr. Irarrazaval, que
habian hallado una bala en su cama; que al segundo dia
del suceso, por la noche, estando mudAndole la camisa al
enfermo en compafiia del Dr. Ornellas y del mayordomo,
encontr6 delante de la cama, una bala que pis6 involunta-
riamente y que agachindose la tom6 y la di6 al Dr. Ornellas
quien la entreg6 al Sr. Lecaros : habiendose presentado al
testigo las cuatro balas remitidas por la policia, dijo : que
una de las abolladas, blanquizcas y de la forma irregular es
la que 61 encontr6, y que una de las de color oscuro, de






I"8 CAUSA CRIMINAL
forma esferica y sefialada con unas rayitas le parece ser la
que se encontr6 en la cama del Sr. ministry.

OTRO RECONOCIMIENTO PRACTICADO POR CUATRO ARMEROS.

En Lima y noviembre once del corriente afio, en cumpli-
miento 4 lo mandado en el auto que precede comparecieron
ante el Sr. juez de esta causa los maestros armeros D. An-
tonio Vachet, natural de Chateaurenard en Francia, de ecdad
de veintisiete ainos, de estado soltero, de ejercicio armero, con
establecimiento piblico en el callejon de Petateros : D. Ale-
jandro Brayda, natural de Tolosa en Francia, de edad de
treinta y ocho afios, de estado soltero, de oficio armero, con
establecimiento en la calle de la Coca: Don Carlos Jos6
Quiros, natural de Lima, de edad de cuarenta y ocho afos,
de estado casado, de oficio armero, con establecimiento en
la esquina do la Palma : Don Francisco Vargas natural de
Lima, de cincuenta y ocho aros de edad, de estado viudo,
de oficio armero con establecimiento en la calle de la Come-
dia vieja, y por ante mi se les recibi6 juramento que lo
hicieron en la forma prevenida por derecho, bajo del cual
ofrecieron desempehar field y legalmente el cargo de peritos
para que fueron nombrados y decir verdad en lo que supiesen
y fueren preguntados: y sidndolo con vista y manifestacion
de las dos pistolas remitidas por el senior c6nsul de Chile
dijeron : que las dos pistolas que se les pusieron de mani-
fiesto en este acto son de construction francesa, de muy
buena calidad, nuevas, de un solo tiro. de Dlave fulminante,
muy finas corrientes y en estado de hacerse uso de ellas.
Preguntados : si encuentran sehales de que las dichas pis-
tolas hayan sido descargadas y cuanto tiempo ha, dijeron :
que desde luego se conoce haber sido disparadas estas pis-
tolas una sola vez segun les parece mas para responder a
la question del tiempo que hace que han sido disparadas
dijeron : que necesitaban desarmar las pistolas para lo cual
traerian...... apropiado al efecto, y habiendolo verificado,
desarmadas dichas pistolas examinaron que tenian la recA-
mara sucia y humedecida de la p61lvora, por lo cual se con-
firniaba que habian sido descargadas recientemente; y en
cuanto al tiempo trascurrido desde que fueron descargadas
basta la fecha dijeron los maestros Brayda, Quiros y Vargas







MUERTE DEL SENORP 1RARRAZAVAL. 59
que A su concept no hacian dos meses que las pistolas
habian sido descargadas : el maestro Antonio Vachet expu-
so : que el por su parte no podia fijar opinion segura sobre
el particular, porque era muy dificil calcular con exacti-
tud el tiempo corrido desde que el arma habia sido dispa-
rada.
Puestas que les fueron de manifesto las cuatro balas remi-
tidas por la policia de Chorrillos, dijeron : que de eslas balas
dos estin abolladas y en formas irregulares, rayadas en su
contorno, por donde se maniliesta que ban sido disparadas por
alguuas pistolas cuyos canones son de bala forzada.
Preguntados : si las dichas balas que acaban de reconocer
les parece que hayan sido disparadas por las pistolas que
tienen d la vista, dijeron: que estan ciertos y seguros de que
dichas balas han salido disparadas por los caitones de estas
pistolas que son de bala forzada y se cargan por la boca,
con un atacador y martillo como se manifiesta con los ins-
trumentos que estdn en la misma caja de pistolas que lenian
d la vista : que para mayor convencimiento de la verdad de
lo expuesto han comparado los rayos que tienen las balas al-
rededor, con las que tienen los cafiones de las pistolas y ven
que correspondent exactamente en su nuimeroy dimensions,
por lo que no tienen duda de que las dichas balas han sido
disparadas por eslas pistolas : que para mayor convenci-
miento observan que las dichas balas abolladas conservan
todavia alguna part del pavon 6 barniz blanco de que estdn
revestidas la balas nuevas de las mismas pistolas que se
encuentran en la caja que lienen d la vista.
Preguntados acerca de las otras dos balas que tienen A la
vista remitidas por esta intendencia de Chorrillos, dijeron :
que estasdos balas son redondas, conservan su formaregular
esflrica, son de color oscuro y tiencn alrededor varias sehia-
les 6 rayitas en toda la circunferencia : que estas balas no
tienen seital de abolladura ni de haber chocado con ningun
cuerpo duro ni de haber sido disparadas por una arma de
fuego.
Preguntados de donde proceden las rayitas que se advier-
ten alrededor de las balas, dijeron : que estas senales han
sido bechas por el cation rayado de alguna pistola dentro
de cuyo cation han estado dichas balas y de donde ban sido
sacadas descargando 4 mano dichas pistolas que deben haber
sido de tornillo 6 de canion dividido, pues estas se descargan







60 CASA CRIMINAL
desentornillando el cation sin necesidad de que salga la bala
disparada por la boca de la pistola.
En este acto orden6 su sefioria que se procediese a la com-
paracion y exAmen respective del peso de las balas cuya
operation produjo el resultado siguiente :
Pesadas una con otra las dos balas abolladas result que
tenian igual peso y que cada una de ellas separadamente,
pesaba media onza dos adarmes y veinticuatro granos.
Pesadas las balas redondas entire si, result tambien que
tenian igual peso y que cada una de ellas pesaba tres cuartos
de onza dos adarmes y veintidos granos.
Pesadas dos balas nuevas de las que existen en la caja de
pistolas remitidas por el senior c6nsul de Chile, se encontr6
que ambas tenian igual peso, y que cada una de ellas pesaba
tres cuartos de onza y dos granos..
Comparadas las' dos balas nuevas de la caja de pistolas
con las dos balas abolladas se encontr6 que las nuevas pesan
entire ambas trece granos mas que las abolladas de donde
concluyen que estas al ser disparadas por las pistolas pier-
den de su peso primitive seis granos y medio poco mas 6
menos.
Comparadas una bala de las nuevas, sacada de la caja de
pistolas con otra de las redondas remitidas por la policia
de Chorrillos, se encontr6 que no tenian igual peso; porque
la bala sacada de la caja de pistolas pesa much menos que
cualquiera de las balas redondas remitidas por la policia
de Chorrillos siendo la diferencia entire ambas, de dos
adarmes diez y ocho granos y medio que tienen de minos
en su peso, las balas de la caja de pistolas respect de las
otras. Agregan a esto que A primera vista se advierte la
diferencia que hay entire ambas, pues las de la caja de pis-
tolas son menores en su volhimen que aquellas, teniendo
las de la caja una especie de pavon 6 barniz blanquizco que
no tienen las otras. En este estado, orden6 su sefioria que
se midiesen las balas en el balero que estaba en la caja de
pistolas, y result de esta operation que las balas nuevas
que estdn en la caja de pistolas, coinciden perfectamente
con el hueco 6 recipient del balero como que han sido fun-
didas en il : mas no asi las otras balas oscuras y redondas
remitidas por la policia de Chorrillos, que no caben en el
hueco del balero, de donde concluyen que no han sido fun-
didas en dicho balero ni caben en el canton de las pistolas







MUERTE DEL SEROR IRARRAZAVAL. 61
que es de minos calibre que el que se require para dichas
balas.
Comparadas cada una de las balas abolladas con cada
una de las otras redondas, se encontr6 que no eran igua-
les en peso, pues cada una de las balas redondas, pesa
dos adarmes. ...... granos mas que una de las balas
abolladas.
Con lo cual se concluy6 la diligencia, ratificindose los.
peritos en su contenido bajo el juramento prestado y firma-
ron, rubricando su sefioria, de que doy fM. ALEJANDRO
BRAYDA. CARLOS JosE Quios. FRANCISCO VARGAS. -
VACHET. Ante mi. ANTONIO ARAGON.

INSPECTION OCULAR EN EL DORMITORIO DEL SENOR MINISTRY.

Constituido el sefior juez de esta causa en la villa de
Chorrillos, en el rancho que ocupaba el senor ministry de
la Reptiblica de Chile, con el objeto de practicar una ins-
peccion ocular en el dormitorio en que se hallaba dicho
senior ministry, y cuarto contiguo A el, hizo present este
prop6sito al senior c6nsul de la Reptiblica de Chile, y al
senior Don Antonio Joaquin Ramos como que tenian las
Haves de los expresados cuartos, y habi6ndolas franqueado
y puesto de manifesto dichas habitaciones, se practice la
inspection ocular, cuyo resultado fu6 el siguiente:
a La puerta principal del dormitorio se encontr6 ban-
deada de un balazo que se halla casi en la part media de
la puerta, y a la altura de dos varas y media del suelo. El
tiro debe haber sido disparado de adentro del dormitorio
hdcia afuera, como se manifiesta por la astilla de la puerta
que tiene como pulgada y media de largo en la part por
donde sali6 la bala. En la misma puerta y por su reverso 6
parte interior que cae al dormitorio, se nota una serial del
golpe de una bala que no pasd al otro lado, ni Ileg6 A tala-
drar la puerta, y cuya serial se encuentra A distancia de
cuatro A cinco pulgadas de la primera.
((Al frente de la puerta del dormitorio cerca de la cabe-
cera de la cama que ocupaba el senor ministry, se advir-
tieron en la pared varias manchas de sangre que parecian
como la impression que hubiese dejado sobre la pared una
mano ensangrentada al tiempo de apoyarse en ella. Estas







O2 CAUSA CRIMINAL
manchas se hallan A distancia de una vara y sesma del
suelo, y coino A media vara distant de la puerta que estA en
el dormitorio y comunica de este al cuarto contiguo. ,
(( En el mismo sitio, junto 4 dicha mancha de sangre,
4 distancia de vara y tercia del suelo y d media vara de la
puerta que comunica al cuarto contiguo al dormitorio, hay
una seal en la pared de forma circular y como de media
pulgada de didmetro que parece ser ocasionada por el golpe
de alguna bala que toco ligeramente en dicho punto.))
(, Sobre el petate que cubre el suelo del dormitorio A
distancia de una tercia de la pared frontera a la puerta, se
nota una mancha de sangre de forma irregular de una
sesma de largo y poco mnnos de ancho. Desde este punto
hasta el sitio que ocupa la cama del finado se notan varias
manchas de sangre. ,
((En la c6moda se practice la inspection y reconoci-
mientos convenientes y result que dicho mueble es una
c6moda escritorio cuyo primer cajon dobla su tapa hacia
adelante como para presentar una mesa de escribir, forrada
interiornente en pafio verde, y con various cajoncitos en el
fondo como para papeles, teniendo ademas tres cajones
como para ropa y uno mas pequeflo abajo; siendo el ta-
blero de dicho mueble de piedra de mirmol; examinadas
las Hlaves y cerraduras de dicha c6moda se encontraron
corrientes y expeditas, sin manifestar ninguna serial de
haber sufrido violencia. ,
(( En la puerta que pasa del dormitorio d la pieza contigua,
so nota A disiancia de una pulgada del marco, y A la altura
del suelo de una vara y poco mas de tercia el golpe de una
bala que no lleg6 d traspasar dicha puerta. D
v Finalmente en el cuarto contiguo a dicho dormitorio, se
practice lambien la inspection ocular resultando de ella
que en dicho cuarto hay various muebles, entire otros una
petaca forrada en brin, y no se advirti6 ninguna serial de
bala, ni rastro de sangre ni ninguna otra cosa notable;
advirti6ndose que la puerta principal del dormitorio, la
que de este communica a la pieza contigua, y la que da
salida de este cuarto al traspatio, tienen sus cerraduras
corrientes y expedilas, sin manifestar lesion ni serial de
violencia de ninguna especie. D







MUETITE DEL SENOR TRARRAZAVAL.


INFORMED DE LOS PROFESORES DE MEDICINE QUE ASISTIERON
AL SENOR MINISTRY.

Los que suscriben, profesores en las facultades de medi-
cina y cirujia, reunidos hoy siete de febrero de mil ocho-
cientos sesenta, por mandamiento del senor juez del crime
Dr. D. Mariano Dorado con el objeto de emitir nuestra
opinion mddico-legal, sobre las causes, accidents y demas
circunstancias que determinaron la muerte del Excmo.
senor don Ramon Luis de Irarrazaval, enviado extraor-
dinario y ministry plenipotenciario de la Repfiblica de
Chile, exponemos : que el domingo 16 de octubre del afio
pr6ximo pasado, A las doce del dia fuimos llamados al pue-
blo de Chorrillos, con el fin de asistir en consult A dicho
senior, que hrbia sido herido gravemente en la noche pre-
cedente. A nuestra llegada, enconlramos al paciente en el
deefibito dor-al, el semblante pAlido y ciubierto de un sudor
frio, el pulso pequehfo, filiforme y A 130 pulsaciones por
minute ; y en fin la respiracion extremadamente anhelosa,
A 80 inspiraciones por minuto. Inmediatamente que nos
acercamos al paciente procedimos al reconocimiento de
sus heridas. Estas eran en nuimero de dos. La prinmera si-
tuada sobre la parte anterior lateral izquierda del pecho, A
dos pulgadas encima de la letilla del mismo lado, & tres,
poco mas 6 menos, de la parte media del esternon y corres-
pondiendo aproximadamente A la tercera costilla, que pa-
recia fracturada por el cuerpo vulnerante que habia oca-
sionado la herida. Esta herida de forma circular, ofrecia un
diAmetro de media pulgada; sus bordes eran regulars,
ligeramente tumefactos y rodeados de una aurdola equi-
n6ctica : su fondo se hallaba tejido de un blanco mate, que
parecia ser tejido cellular mortificado. Ningun liquid ni
pus salia por este orificio, que no vacilamos en considerar
como el orificio de entrada de una bala. La segunda herida
posterior, es decir, situada sobre la pared lateral izquierda
de la espalda, A dos pulgadas del Angulo inferior del omo-
plato y 5 cinco de la columnna vertebral, era de forma elip-
tica, ofreciendo apinas la extension de una pulgada, en su
mayor diametro, siendo sus bordes irregulares y contusos,
y su fondo, aunque cubierto tambien de un tejido cellular







64 CAUSA CRIMINAL
alterado, permitia la comunicacion del exterior con la ca-
vidad toraxica y daba pasaje A la sangre y al aire en las
fuertes inspiraciones. Se comprende, desde luego, que no
hicimos tentative alguna para sondear estas heridas; pero
por su forma, situation y direction conocimos facilmente,
que eran producidas por una bala que habia atravesado de
parte A part la cavidad torAxica, no habiendo evidencia de
que ese cuerpo extrafio hubiese interesado el pulmon, por-
que no se present exputo sanguinolento, ni sintoma que
pudiera indicarlo; no obstante, por la percusion y auscul-
tacion nos pareci6 claro, que estas heridas se habian com-
plicado de un derrame considerable en la cavidad del pecho,
mientras que exteriormente se podia calcular, que el en-
fermo habia perdido mas de dos libras de sangre, perdida
bastante considerable para el estado de delicada salud en
que se encontraba. Una vez practicado este reconocimiento
del herido, procuramos instruirnos de la position en que
se habia encontrado al ministrarle los primeros auxilios, y
de la disposicion en que se encontraban en ese moment los
objetos que se hallaban en su habitacion, con el fin de
ilustrar nuestro juicio sobre la manera y demas circuns-
tancias como habian sido producidas dichas heridas. Don
Rafael Alcedo, la primera persona que le administr6 so-
corros medicos, nos inform : de que A las tres y media de
la mafiana del dia 16, fu6 Ilamado por el mayordomo del
senior ministro, para auxiliarlo en las heridas que acababa
de recibir. Al penetrar en su habitacion, hall al senior
Irarrazaval solo y tendido horizontalmente en el suelo,
apoyada la cabeza en la pared fronteriza d la puerta de di-
cha habitacion, cerca del marco de la puerta de comunica-
cion con la pieza inmediata, cubri6ndose el lado izquierdo
del pecho con las dos manos que tenia ensangrentadas, y
sin mas vestido que una camisa teflida tambien de sangre,
un pantalon, medias y zapatos. Debajo de su cuerpo, en la
part del suelo en que descansaba su espalda, habian der-
ramadas como cuatro 6 seis onzas de sangre. En el muro
fronterizo y A la puerta del dormitorio de que hemos ha-
blado, existia tambien una mancha de sangre. En este
estado se le levant6 del suelo con ayuda del mayordomo y
se le coloc6 en su cama. Al apartarle las manos del pecho,
se descubri6 la herida hecha por armas de fuego, que hemos
descrito mas arriba, y cuyo orificio de salida fue buscado y






MUERTE DEL SEROR IRARRAZAVAL. 65
reconocido inmediatamente. Contenida, con los medios
convenientes, la hemorragia que tenia lugar en la abertura
posterior de la herida, se administr6 al paciente una limo-
nada, para mitigar la sed que le atormentaba. La habita-
cion y los objetos que en ella se encontraban, ofrecian lo
siguiente : Una papelera, situada en frente de la cama, te-
nia abiertos los cajoncitos y sobre ella se hallaba, abierta
tambien, una caja de pistolas. Estas armas estaban coloca-
das paralelas y simetricamente, en una mesita inmediata
A la c6moda papelera, con las bocas de los caflones vueltas
LAcia la pared. La cama estaba perfectamente tendida y
preparada como para acostarse. Por detras de la puerta de
entrada de la habitacion, se hallaba tirado en el suelo un
baston de estoque, cuya hoja estaba desnuda el largo de
una sesma. Tal era la situation del herido y el estado de la
habitacion, moments despues del accident, en que fuM
visto por dicho senior Alcedo. En cuanto A lo que pudimos
ver por nuestros proprios ojos, solo dir4mos : que las pis-
tolas de que se habla, se hallaban en la misma situation,
habiendo reconocido los agujeros de la puerta y la mancha
del rmuro de que acabamos de hacer relacion. El herido
estaba en cama en ia actitud que hemos descrito y presen-
tando los fendmenos de que hemos hablado al principio de
este informed. Hechos cargo de su asistencia hasta el dia de
su falleciniento, h6 aqui la series de fendmenos que obser-
vamos. Como resultado de la hemorragia y de la conmo-
cion moral del accident, sobrevino una palidez extrema,
postracion general de todas fuerzas vitales, pulso pequeno
y filiforme etc., etc. Este estado de abatimiento fu6 seguido
de una reaction vascular, que nunca fu6 tan considerable
que permitiese hacer uso de las sangrias. El 17 por la no-
che, apareci6 el exputo sanguinolento, precedido de uua
tos que se hizo cada vez mas y mas repetida : este nuevo
sintoma, junto con los suministrados por la auscultacion,
manifestaron claramente que la herida atravesaba el pul-
mon, pero sin haber abierto ningun vaso notable, porque
la cantidad de sangre que salia por las vias respiratorias era
poco considerable. Durante algunos dias, el enfermo pre-
sent6 los sintomas de una neumonia traumAtica, quedando
sometido al regimen adecuado. Poco A poco, el exputo se
hizo puro sanguinolento, la respiracion del pulmon izquier-
do estaba casi completamente. impedida, el sonido mate,






6U CAUSA CRIMINAL
dado por la percusion, subia hasta cuatro pulgadas encima
de la herida posterior, la cual daba salida A una gran can-
tidad de un liquid cero-sanguinolento y al aire. A pesar
del regimen severe A que estaba sometido el-paciente, la
enfermedad hacia rApidos progress, y parecia acercarse A
su tdrmino fatal. El dia *25 por la noche, segun refiere el
Dr. Smith, que estaba A su lado, el enfermo experiment
la sensation de un derrame en el pulmon izquierdo, que
ocasion6 un alivio momentAneo; mas al dia siguiente por
la mafiana, la respiracion era muy anhelosa, el pulso que
continuaba pequeno y filiforme, latia 130 veces por minute;
sin embargo, el enfermo creia hallarse bastante mejor; pero
desgraciadamente este alivio aparente no fu6 de much
duracion, pues A las diez de la mafiana los sintomas de la
muerte comenzaron A manifestarse. La inteligencia se iba
perdiendo, hasta que el enfermo cay6 en un coma profundo,
la respiracion era sumamente frecuente, el pulso d 150 la-
tidos por minute, y toda la superficie del cuerpo se cubri6
de un sudor frio que lo acompai6 hasta la muerte, que tuvo
lugar a las doce y cuarto del mismo dia. Tal es el triste y
compendiado cuadro de accidents que present el senior
ministry de Chile hasta su fallecimiento. Por la sucinta re-
lacion que acabamos de hacer de ellos, podemos concluir
rigurosamente que dicho fallecimiento ha sido producido
inmediatamente por la herida penetrante del pulmon que
sufriera el referido senior.
Aqui deberiamos exponer, si alguna duda pudiera caber
sobre la autenticidad de este hecho, los resultados de la au-
topsiadel finado que corroboraria todos nuestros juicios. Des-
graciadamente, ni autoridad alguna nos orden6 que la prac-
ticAsemos, ni los deudos del difunto so prestaron A tender
las indicaciones que les hicimos en este sentido. Felizmente,
el riguroso exAmen que hicimos de la herida, durante la
vida, nos excus6 de la inspection necrosc6pica, y podemos
ahorrarnos de ella para contestar las preguntas del juzgado.
No asi, respect de los instruments a cuyo empleo se atri-
buye dicha herida, que hemos debido examiner con deten-
cion y sobre los cuales debemos decir lo siguiente.
BALAS. Cuatro son las presentadas por el juzgado : de
ellas, dos perfectamente redondas, que no correspondent al
calibre de las pistolas presentadas, y las otras dos oblongas,
alteradas en su forma primitive, que debi6 ser redonda, que







MUERTE DEL SE5OR IRARRAZAVAL. 67
se asemejan Alas contenidas en la caja de las pistolas, y
correspondent tanto al calibre de eetas como al del balero.de
la caja. De las dos redondas, cuyo peso es de 3 dracmas 44
granos, la una, y de 3 dramas 41 granos, la otra, una fue
encontrada por el Padre Monterroso entire los cobertores de
la cama del herido, al tiempo de colocarlo en ella, y la otra
remitida por la policia, fuN encontrada, segun la declaracion
de D. Martin Ramos, en 1:D cama, en un charco de sangre,
al mudar de position el enfermo, en la mafiana del acci-
dente. Las balas oblongas pesan 2 dracmas 54 granos y
pesando las correspondientes de la caja 2 dracmas 60 gra-
nos : hay entire elias una diferencia de 6 granos, que es la
pdrdida de peso sufrida por la descarga. De estas dos dlti-
mas balas, la primera fuW encontrada en la sala, al pid de
la ventana que cae al corredor del rancho quie ocup6 el mi-
nistro, por el official de la guardia, el mismo dia del suceso,
al amanecer. La segunda fuN encontrada por el Sr. Alcedo, al
dia siguiente, en la noche, en el suelo, A la cabecera de la
cama del enfermo, cerca del lugar donde fuW herido y A dis-
tancia de una vara del lugar donde se le encontr6 tendido.
Los dos pares de balas tienen sefiales de haber servido, como
lo acreditan las manchas negruzcas del silfuro de plomo
que cubren su superficie.
PISTOLAS. Fueron encontradas sobre una mesa de ar-
rimo, colocada frente A la cama del herido, dispuestas mny
simdtricamente y en el estado que las hemos examinado.
Dichas pistolas son del gdnero rifles, de la fibrica de De-
visme, de Paris. EstAn descargadas ambas y manifiestan ha-
berlo sido en una 6poca correspondiente A la fecha del acon-
tecimiento.
VESTIDO. Camisa : en el punto correspondiente A la
herida hay una perforacion circular, del diAmetro de medio
real, rodeada de una mancha negra de tres lines de exten-
sion y sembrada de algunos granos de p61vora, que se hacen
evidentes por su combustion en la llama de una bujia. La
perforacion posterior es una simple solution de continuidad
de angulos rectos, pero sin p6rdida de sustancia. Todo el
cuerpo de la camisa, tanto en su parte anterior como en la
posterior, esta cubierto de manchas de sangre.
PANTALON. En. la pierna derecha, hAcia la parte an-
terior y en la reunion del tercio superior del muslo con los
dos tercios inferiores, existe una solution de continuidad.







68 CAUSA CRIMINAL
hecha en el sentido longitudinal, de dos tercias de pulgada
de extension y de bordes rasgados. A dos tercias de pulgada
de esta y hacia dentro, existe otra solution pequefila .de tres
lines de extension, tambien longitudinal, y ambas corres-
ponden exactamenre en su separacion al ancho de la extre-
midad posterior de la plancha de acero, que cubre la culata
de [a pistola. El pantalon estA manchado de sangre en toda
la extension de la cara anterior del muslo.
En presencia de estos datos, solo nos resta absolver las
preguntas que nos ha propuesto el juzgado, como material
del present informed, A saber :
J.a I Cual fu6 la naturaleza de la herida del finado seflor
Irarrazaval?
2.4 jSi su muerte ha sido causada por ella?
3.a iSi la herida ha sido por mano extrafia 6 por mano
propia?
Para absolver la primera pregunta, nos bastari remitir-
nos A la description que hemos echo de la heriday a la his-
toria de sus accidents, todos los cuales manifiestan que la
herida del senior Irarrazaval, fue una herida penetrante del
pulmon, hecha por arma de fuego. En cuanto A la segunda
pregunta, la misma historic patol6gica A que acabamos de
hacer alusion, demuestra igualmente que dicha herida fne
la que determine la muerte del paciente. Respecto A la ter-
cera y filtima pregunta, grande es nuestro sentimiento por
no poder contestar de una manera tan afirmativa como lo
hemos hecho con las anteriores; pues los informes recogi-
dos, tanto por nosotros mismos como por otros testigos, no
arrojan la suficiente luz para dar A nuestras contestaciones
el caricter de exactitud y de precision que deseariamos tu-
viesen.
Es, en efecto, dificil en el cimulo de hechos y circunstan-
cias contradictorias que se han presentado A nuestro exi-
men, poder esclarecer 6 descubrir lo que bay en ellos de
verdadero. Establezcamos desde luego los hechos para poder
deducir consecuencias midico-legales.
Conforme A los hechos expuestos en el present informed,
la herida sufrida por el Sr. Irarrazaval fue una herida hecha
con arma de fuego. Pero esta herida, Ifu6 hecha A distancia
6 quema-ropa? Conocidos son en medicine legal, los carac-
teres diferenciales que las heridas presentan Cei uno y en
otro caso. En las heridas A quema-ropa, el desgarramiento







MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 69
de los hordes, una gran contusion A su derredor y la presen-
cia de granos de p6lvora no inflamados en ella, son los ca-
racteres distintivos. Ahora hien : en la herida del sehor
Irarrazaval, los bordes eran regulars, pero la contusion fuW
grande y la superficie de la camisa que rodeaba la abertura
correspondiente a la herida, presentaba granos de pdlvora
en el estado que hemos indicado. Estas dos dltimas circuns-
tancias pesan de tal modo en el diagnostico de las heridas a
boca de jarro que, no obstante la regularidad de los borders,
de las que nos ocupamos,nos creemos autorizados para career
que dicha herida, si no ha sido A boca de jarro, lo ha sido
A muy pequefia distancia. Establecidoeste hecho, veamos en
seguida cual de las cuatro balas presentadas, es aquella que
puede considerarse como productora de la herida. Si nos fi-
jamos en la forma triangular de esta, que corresponde pre-
cisamente d la de las balas pertenecientes d las pistolas del
sezor Irarrazaval, nos inclinamos d career que una de estas
balas ha sido la productora de la herida. Esta presuncion
crece de punto cuando tomamos en consideration el lugar y
demas circunstancias en que han sido encontradas dichas
balas. Asi, de las balas redondas no ha podido ninguna de
ellas ocasionar la herida.
1.0 Porque su forma no correspond A la herida.
2." Porque las dos ban sido encontradas en los cobertores
de la cama, segun lo afirman los testigos, Padre Monterroso
y D. Martin Ramos, como si alli hubiesen sido puestas de
intent.
3.o Porque corrobora esta presuncion la presencia alli 6
un mismo tiempo de las dos balas, lo que es inexplicable en
el supuesto de que la herida hubiese sido producida por una
do ellas, pues no hay iudicio alguno de que ha sido produ-
cida por las dos.
4.0 Porque si se hubiesen eucontrado, como se pretend,
en un laguito de sangre, se encontraria en ellas las huellas
de ese contact, lo que no existed.
5.0 Finalmente, porque dichas balas, no obstante las hue-
llas de p61lvora que presentan, manifiestan no haber servido,
por cuanto su forma se halla integra y conserve hasta la
pestafia que deja en ellas la impression de la sutura que une
las dos tapas de un balero.
Por otra part, segun el testimonio de D. Rafael Alcedo,
una de las balas oblongas, que se supone lanzadas por el fi-







70 CAUSA CRIMINAL
nado ministry, se encontr6 a la cabecera de la cama del en-
fermo, cerca del lugar en donde fuW herido, y A distancia
de una vara del lugar en donde se le encontr6 tendido. Esta
circunstancia, la forma de la bala, que se armoniza con la
de la abertura de salida de la herida, confirman la presun-
cion de que es esa bala la que determine dicha herida. En
cuanto A la otra, sn congenere, no puede serlo, por la double
circunstancia de haberse encontrado en la pieza de afuera,
y de existir en la puerta que separa las habitaciones, las
huellas de su trAnsito.
Razonando, pues, por exclusion nos vemos forzados 4
admilir que el senor Irarrazaval ha sido herido por una de
las balas de sus pistolas y en consecuencia, por sus pistolas
mismas.

Pero ,quien hiri6 al senior Irarrazaval? Fnu su propia
mano 6 una mano extrafia? En las heridas por armas blan-
cas 6 de tuego, el sitio de la herida y su direccion revelan
muchas veces el hecho de si una herida fue 6 no causada
por propia mano. En algunos casos, sin embargo, es muy
dificultoso el esclarecimiento del hecho.

En el present no dejan de presentarse ciertas dificulta-
des. Asi, la herida no ha sido en el crineo, sitio que de
preferencia eligen los que suicidan con armas de fuego; su
direction es de arriba abajo : esta misma direction exigiria
una actitud poco comun al verificarla por parte de la victi-
ma.. Todas estas circunstancias hacen, pues, que pueda
verse en estaherida la accion de una mano extrafia. Mas en
oposicion de todo esto existen otras circunstancias que dan
grandisima fuerza A una presuncion contraria. El sitio de la
herida es una de ellas. En efecto, la herida estaba casi in.
mediatamente por encima del corazon, lo que hace presumir
que se eligi6 sn sitio. Por otraparte, presumible como es
que la bala que hiri6 al senior Irarrazaval era de sus pro-
pias pistolas ,c6mo puede explicarse, que una mano extrafia
A la suya haya podido servirse de ellas? Dejando esta re-
flexion A la consideration del juzgado, los que suscriben, en
presencia de los hechos materials que acaban de relacio-
nar, presumen que no fu6 una mano extrafia la que hiri6
al senor Irarrazaval mortalmente. Reasumiendo lo expuesto,
podemos deducir las siguientes :







MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL.


CONCLUSIONS.

Primera.- Que el seflor Irarrazaval ha muerto de resul-
tas de la herida que recibi6 el 15 de octubre de 1859.
Segunda. Que esta herida fud producida por arma de
fuego.
Tercera. -Que la arma Wue disparada A boca de jarro..
Cuarta. Que es presumible que el disparo no haya sido
hecho por mano ajena.
En fe de lo cual, y por mandato del juzgado, extendemios
el present, en Limna, A 7 de Febrero de mil ochocientos
sesenta.

Antonio Evaristo de Ornellas. Josd Casimiro Ulloa.-
Mariano Arosemena Q"r:,.d,.i.- Manuel Odriozola.- Ra-
fael Grau. -Jose Jacinto Corpancho. Archibaldo Smith.

Concluida asi la causa y agotados todos los rmedios posi-
bles de esclarecimiento, el agent fiscal A quien se pas6 el
process expidi6 el siguiente dictamen.

Sefior Juez :
El agent fiscal dice : que de lo actuado no result md-
rito contra los que aparecen citados para el sumario, pues
todos ellos han probado, de una manera clara, que son
inocentes. Podia argiiirse algo contra Arias, mayordomo del
senior ininistro, pero este mismo senior lo ha puesto A cu-
bierto de toda responsabilidad, no solo garantizando sn in-
culpabilidad, sino preniiando tambien sus buenos oficios y
su honradez. No se puede presumir tampoco la existencia
de reos ausentes, desde que senedite en el concienzudo in-
forme expedido por los facultativos de inas nota de'esta
capital, que asistieron al herido, cuyo document corre a
fojas doscientas treinta y dos; por consiguiente, carece de
objeto el seguimiento de este juicio, desde el moment en
que todas las preslnciones obran en contra de la victim,
en fuerza de las que podrA U. S. cortar el progress de la,
causa, elevando los de la material al Superior Tribunal A
efecto de que, por via de consult, resuelva lo que estime
mas de justicia. Lima, 26 de Febrero de 1860. PORTAL.






72 CAUSA CRIMINAL
Esta respuesta y el merito de las actuaciones'que hemnos
examinado sirvieron de fundamento al juez para expedir el
siguiente auto.
Lima, Febrero veintisiete de mil ochocientos sesenta. -
Autos y vistos de conformidad con lo expuesto por el agent
fiscal, y teniendo en consideration :
Primero. Quo iniciado juicio criminal, de 6rden supe-
rior, para descibrir la causa que motive el lamentable acon-
tecimiento ocurrido en la persona del Excmo. senior Dr. Don
Ramon Luis Irarrazaval, ministry plenipotenciario y en-
viado extraordinario de la Repdiblica de Chile, cerca de la
del Perd, y perseguir A los que resultasen sus autores, se
ha seguido el present sumario hasta ponerlo en el estado
en que hoy se encuentra.
Segundo.- Que aunque se han practicado las mas esqui-
sitas diligencias para los fines indicados en el considerando
precedent, nada se ha podido descubrir que ilustre al jaz-
gado sobre la verdadera causa de este hecho, ni.que revele
de un modo cierto A sus autores.
Tercero. Que lo finico que ba podido comprobarse ple-
narnente ha sido el cuerpo del delito, resultando de las dili-
gencias practicadas y del certificado de los facultativos, que
el senior Irarrazaval recibi6 una herida de bala en el pecho,
que lo atraves6 de partoe part, saliendo el proyectil por la
espalda.
Cuarto. Que esta herida fu6 de necesidad mortal, y oca-
sion6 en efecto la muerte del senor ministro de Chile, A los
diez dias de haberla recitido; pudiendo sobrevivir todo
este tiempo, en fuerza de la esmerada y prolija asistencia
que le prestaron site facultativos medicos, de los mas acre-
ditados de esta capital, que lo asistieron en junta diaria-
mente, desde la mafiana del domingo 16 de octubre filtimo,
hasta el instant en que falleci6, A las doce del dia veinti -
seis del mismo.
Quinto Que segun el testimonio de todos los vecinos
que ocupaban los ranchos fronteros y contiguos al en que
residia el senior ministry de Chile, result que en la noche
del 15 de octubre no oyeron ruido de ,entes sospecho-
sas en alta noche, ni tropol de bestias, ii seal de que al-
guna gente armada hubiese acometido la casa del senior Irar-
razaval.







MUEIRTE DEL SEWOR IRARRAZAVAL. 73
Sexto.-Que su mnismo mayordomo Manuel Arias, que era
la tinica persona que lo acompailaba, tambien asegu-
ra no haber oido ruido de ninguna especie, ni aun el que
debi6 producer la detonacion de los tiros de pistola que
ocasionaron la herida del seAor Irarrazaval, no obstante que
el dicho Arias dormia en un cuarto inmediato al que ocu-
paba su patron, y del que solo estaba separado por una pe-
queia pieza, formada de ligeros tabiques.
S6ptimo. Que aunque el dicbo Arias haya expuesto en
una de sus iltimas declaraciones, (y no en la primera)
que al salir A pedir auxilio, poco despues del desgraciado
acontecimiento, vi6 en la calle various hombres que pasaban
A caballo, esta circunstancia en nada influye para dar luz
en esta causa, si se atiende A que en la expresada noche se
celebraron en el pueblo de Surco, contiguo A la villa de
Chorrillos, las visperas de la fiesta del Rosario, A las que
concurri6 inmense gentfo de esta capital, de Chorrillos y de
todos los pueblos y haciendas vecinas, Ilevado del deseo de
asistir A las diversiones con que se solemnizaba aquella
fiesta, y con especialidad A los fuegos artificiales, que seque-
maron casi A la media noche; por cuyo motivo no es de
extrafiar, que hubiesen pasado gentes A pid y a caballo por
ese lugar, que es cabalmente la calle real que da entrada a
la villa de Chorrillos.
Octavo. -Quo aunque el senior Irarrazaval haya dicho en
su declaracion preventive de fojas cincuenta y site, refe-
rente A la de fojas diez y ocho, que en la noche del expresa-
do sibado quince de octubre, le acometieron en su rancho
cuatro hormbres enmascarados, y ponidndold pistolas al pe-
cho, le robaron fuertes cantidades de oro sellado y en polvo
que alli tenia, disparandole despues un balazo, A consecuen-
cia de la resistencia que 61 les opuso, hacidndoles dos tiros
de bala con las pistolas que tenia en su c6moda; este hecho
no ha podido comprobarse, por no haber sido vistos los
agresores por otra persona que por el mismo senior Irarraza-
val, el que tampoco los pudo conocer, por habersele pre-
sentado con las caras cubiertas con pafiuelos negros y de
color.
Noveno. Que remnitidas al juzgado cuatro balas por el
sehor inteadente do policia de Chorrillos, como encontradas
en la casa del senior Irarrazaval,,se ha procedido A practicar,
10






74 CAUSA CRIMINAL
por medio de peritos, el exAmen y comparacion de las ex-
presadas balas, resultando do las declaraciones de cuatro
armeros, dos extranjeros y dos nacionales, de los que gozan
mas credito en la capital, que de estas cuatro balas dos per-
tenecen A las pistolas del senior Irarrazaval, quo tambien
han tenido A la vista, y las otras dos no manifiestan sefiales
que acrediten haber sido disparadas por ninguna arma de
fuego, segun se comprueba por la diligencia corriente de fo-
jas ciento sesenta y dos A fojas ciento sesenta y cinco.
Decimo.- Que del prolijo y minucioso exdmen practi-
cado por siete facultativos mndicos, en presencia del juz-
gado, de la camisa que tenia puesta el sefior Irarrazaval
cuando recibi6 la herida, result, que alrededor del agujero
por donde penetr6 la bala, se encuentra una mancha negra
circular, toda incrustada de granitos de p6lvora que extraidos
por medio de una pinza y aplicados A la flama de una bujia,
producian su explosion; lo que acredita, en concept de los
facultativos, que el disparo fu6 hecho con mucha inmedia-
cion a la persona, 6 A boca de jarro como literalmente se
dice en el certificado que expidieron, que corre de fojas
doscientas treinta y dos a fojas doscientas cuarenta y una,
reconocido juratoriamente por los que suscriben, de fojas
doscientas cuarenta y dos A fojas doscientas y cinco.
Unddcimo.- Que segun el certificado de los mismos fa-
cultivos, las dimensions de la herida del pecho por donde
entr6 la bala, correspondent perfectamente a la forma y
dimensiones de las balas disparadas por las pistolas del
sefior Irarrazaval.
Duodecimo.-- Que aunque "se tomaron sus declaraciones
A los ilustrisimo obispo de Ega hoy electo de Trujillo, Dr.
D. Francisco Orueta, y al Reverendo Padre Fr. Pedro Gual,
de la Recoleccion Franciscana, con el fin de averiguar el
objeto de la conferencia secret que tuvo con dichos sefiores
el Sr. Irarrazaval, antes de prestar su declaracion preven-
tiva; nada ha podido descubrirse que arroje alguna luz en
la oscuridad de este process, por haber expuesto dichos
sefiores, que no podian revelar al juzgado el objeto de esa
consult, por haber sido hecha bajo de sigilo y sobre motives
puramente espirituales y de conciencia, en desempeio do su
ministerio pastoral, como es diverse A fojas doscientas site
y fojas doscientas ocho.







MUERTE DEL SENOR IRABRRAZAVAL. 75
Decimo tercio.- Que de los dos libros mandados entre-
gar por el senior Irarrazaval al senior D. Antonio Joaquin
Ramos, despues do su muerte, y que en efecto le fueron
entregados por el parroco de Chorrillos Dr. D. Jos6 Gaspar
Lopez, y cuyos libros ha examinado el juzgado, nada result
que pueda esclarecer en este juicio, pues dichos libros no
contienen otra cosa que una razon de los gastos diarios que
llevaba el sefior Irarrazaval, y una cuentO corriente de sus
creditos activos y pasivos, sin que tengan relacion alguina
con los hechos material de este juicio.
Decimo cuarto.- Que de los otros papeles entregados por
el senior Irarrazaval al parroco de Chorrillos, para que los
quemase despues de su fallecimiento, tampoco ha podido
descubrirse cosa alguna, por haber expuesto el parroco; en
su declaration de fojas noventay dos, que los quem6 despues
de la muerte del seflor Irarrazaval, como se lo habia orde-
nado, por contender apuntes de conciencia.
Decimo quinto.- Que aunque desde el principio de este
juicio se aprehendi6 A various individuos, como sospechosos
de participation en los delitos do robo y homicidio, material
de esta causa, sin embargo, nada ha resultado contra ellos
en el discurso del juicio, que pueda acreditar fundadamente
su criminalidad, no siendo bastantes las sospechas que
tuvo la policia al aprehenderlos, para considerarlos crimi-
nales.
D[cimo sexto.- Que el linico contra quien podia conti-
nuar el progress de la causa, por ser tambien la tinica per-
sona que estaba en la casa del senior ministro al tiempo
del suceso, esto es su mayordomo Manuel Arias, haquedado
completamente vindicado de las sospechas que pudieran
afectarlo desde que el seflor Irarrazav.l, asegur6 de que
estaba persualido de su lealtad y honradez, hasta el extremo
de haber mandado que se le diesen cincuenta pesos en pre-
mio de sus buenos servicios, segun se acredita por las de-
claraciones del cura de Chorrillos y del cirujano de esa
villa Dr. D. Rafael Alcedo, corrieiite A fojas diez y seis
vuelta.
Decimo septimo. Que resultando del certificado expe-
dido por los facultativos de que ints ~e ha. hablado, quii
]a bala disparada por una de Ias pistolas del senior Trarra-






70 CAUSA CRIMINAL
zaval, coincide con las formas de la herida que recibi6; y
constando, por otra parte, segun result de la declaracion
del Dr. Alcedo, de fojas ciento nueve, que dicha bala la
encontr6 al pid de la cama del senior Irarrazaval, esto es, A
distancia de una vara, mas 6 m6nos, del sitio en que se le
hall herido; y resultando, ademas, del mismo certificado,
que la herida no ha sido hecha con ninguna de las otras dos
balas remitidas por el senior intendente de policia de Chor-
rillos porqne su forma no correspond A la de ]a herida,
porque fueron encontradas encimi de la cama del finado, por
el Revereudo Padre Monterroso, una de ellas en elacto de colo-
carlo en sii lecho, y por D. Juan Martin Ramos la otra en el
mismo sitio, no pudiendo explicarse racionalmente ]a causa
de la existencia de estas dos balas sobre la ropa de la cama,
y constando por otra parte que dichas balas no tienen
sefiales de contact de sangre, ni de haber chocado con nin-
gun cuerpo duro, ni de haber sido disparadas por armas de
fuego. como unAnimemente convienen los armeros que las
han reconocido, y los facultativos que las han examinado,
no puede dejar do concluirse, como una consecuencia rigu-
rosamente 16gica, que la herida fu6 producida por una de
las balas disparadas por las pistolas del senior Irarrazaval,
y precisamente por aquella que se encontraba al pi6 de su
cama.
Decimo octavo.- Que no habiondo asegurado el senior
ministry de Chile, en su declaracion, que los que lo acome-
tieron lo hicieron con sus propias pistolas, sino que el
mismo fu6 el que hizo uso de ellas contra sus agresores, no
puede explicarse de un modo satisfactorio el motivo por
que result herido con bala de sus propias pistolas, siendo
asi que nadie ha hecho uso de estas armas contra 6l.
Decimo noveno. Que todos estos antecedentes, compa-
rados entire si, han producido en los facultativos el conven-
cimiento de que es presumible que la herida que recibi6 el
senior Irarrazaval, y que le ocasiond la muerte, no ha sido
hecha por mano ajena.
Vig6simo.- Que respect A la considerable cantidad de
onzas de oro, que se asegura fueron sustraidas al sefnor frar-
razaval. aunque es constant que en la mafiana del 15 de
octubre illtimo, hizo llevar A Chorrillos el senior ministry
de Chile, por medio de su mayordomo Manuel Arias, una







MUERTE DEL SEOR TIRARRAZAVAL. 77
talega conteniendo onzas de oro, tambien es cierto, que al
siguiente dia del fallecimiento de dicho senior ministry, se
extrajeron de un rincon de so dormitorio, quinientas treinta
y un cuarto de onzas de oro selladas, como igualmente dos
cdndores y una talega con doscientos noventa y ocho pesos
* cuatro reales en plata, que estaban ocultos debajo de un
ladrillo; segun result comprobado por l]s declaraciones de
D. Antonio Joaquin Ramos, A fojas 146, del Sr. consul de
Chile D. Jos6 Manuel Urmeneta, A fojas 153, de D. Jos6 Ma-
nuel Lecaros y Alcalde i fojas 176, y del senior general D. Luis
La-Puerta, A fojas 197, y de la diligencia y reconocimiento
del forado 6 excavacion en donde estuvo enterrado el dinero,
que se practice con dos peritos albaililes, y consta A fojas
185, con asistencia del juzgado.
Vig4simo primero. Que aunque se encontr6 en el cor-
redor del rancho quc ocupaba el senior Irarrazaval, en la
mariana del 16 de. octubre, una barrena y un serrucho del-
gado de los que comunmente se llaman de calar, sin em-
bargo del reconocimiento prolijo practicado por el juzgado
en el expresado rancho,- en union de dos maestros carpin-
teros, result segun el testimonio de estos, que ninguna
de las puertas del rancho manifiesta haber sido forzada ni
violentada, hallAndose todas con sus cerraduras corrientes y
expeditas, notuindose solamente haberse dado un barren en
la puerta principal de la sala, segun so acredita por las dili-
gencias de fojas 14 y fojas 183.
Vigesimo segundo. Que en cuanto A la puerta del ca-
llejon, por la que se presume hubiesen penetrado los agre-
sores, aunque se constituyd el juzgado en la villa de Chor-
rillos por un tren extraordinario, el mismo dia del suceso,
sin embargo, ya no pudo reconocer el forado que se decia
haber existido en la pared, junto al marco de la puerta, por
haber sido tapado por el mayordomo Manuel Arias Antes
de que se reconociese por el juzgado y los peritos que nom-
br6 a] efecto, segun result de la declaration de fojas seis,
por cuyo motive al reconocer dicha puerta los mencio-
nados peritos solo pudieron decir, que e! marco de la pnerta
aperecia recientemente acompafiado 6 compuesto con barro
frtsco, segun se comprueba por la diligencia de fojas diez y
siete.
Vigesimo tercero. Que por otra parte no ha podido







78 CAUSA CRIMINAL
recogerse dato alguno, que acredite ni que haga sospechar la
concurrencia de otras personas en este lamentable aconte-
cimiento, pues A pesar del celo y actividad del senior inten-
dente de policia de Chorrillos, en los primeros moments
'del suceso, nada pudo descubrirse. Por estos fundamentos y
demas que se han tenido presents, declaro que no hay'
mirito para continuar el progress de este sumario. En su
consecuencia, elivense los de la material en consult A la
Illma. Corte Superior de Justicia, con la nota respective,
dindose cuenta al Supremo Gobierno.-MARIANO DORADO.-
Anle mi.-ANTONIo ARAGON.

El senior fiscal de la Corte Superior, pidi6 que se absol-
viera la consult confirmandose el auto anterior; el tribu-
nal pronunci6 su resolution aprobatoria pero modificando
en parties el aprobado; pues el sobreseimiento debia enten-
derse por ahora y sin perjuicio de continuar la causa cuan-
do apareciesen nuevos datos.para Ilevarla adelante.
Notificado el senior fiscal de esta providencia, interpuso
el recurso de nulidad por auto la Excma. Corte Suprema, en
estos terminos:

Illmo. Sr.
El fiscal dice : Que U. S. I. por no haberse podido com-
probar plenamente si las heridas que ocasionaron la muerte
del Excmo. senor Irarrazaval fueron inferidas por mano
extrafia, ni quien hubiese sido en tal caso el delincuente,
ha aprobado el auto consultando, con la calidad que se con-
tiene en el aprobatorio. En los juicios criminals no pueden
omitirse esclarecimientos que en manera alguna puedan
conducir A obtener alguno de los fines que tienen por las
leyes, y aunque no se conozca la persona delincuente por el
delito que se juzga, ni haya dato alguno sobre quien p ueda,
debe conocerse al minos el mismo delito con todas sus cir-
cunstancias para que en virtud de la calificacion que de 6l
se haga, pueda procederse oportunamente A lo demas que
corresponda; y solo en el caso de que en el sumario no se
obtenga alguno de esos fines puede suspenderse su prosecu-
cion, lo que no se ha observado en la present causa; pues
se ban omitido esclarecimientos que podian dar algana luz
en el particular. El S. M. A fojas 57 declara que Antes del







MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 79
desgraciado suceso al oir ruido en la puerta de la sala se
paso en observacion y que al poco tiempo cuando ya crey6
que no habia novedad, volvi6 A sentir ruido por el interior
del rancho, oy6 que abrian la puerta del corredor que cae
al traspatio por donde se introdujeron los enmascarados
que dice lo robaron 6 hirieron, refiri6ndose sobre este uilti-
mo hecho a la declaracion del Dr. Ornellas a fojas 17. Des-
pues que el Excmo. Sr. ministry fu6 herido llamn6 su
mayordomo Manuel Arias y lo mand6 al pueblo por Iuxi-
lios, el que A fojas 158 dice, que pretendi6 salir por la
puerta de la ala por estar mas pr6xima, y que la encon-
tr6 cerrada con Have y que no pudo salir por alli porque la
Have no estaba pegada A la chapa como acostumibraba de-
jarla todas las noches; cuya puerta fue mandada abrir con
una baqueta por el intendente de policia como lo expone en
su declaracion de fojas 27, el soldado distinguido del regi-
miento de gendarmes D. Wenceslao Callirgos, el mismo que
en su citada declaracion dice, que la Have la encontr6 pos-
teriormente en la misma mailana delante de un rancho in-
mediato al que ocupaba.el senior ministro, como quien va
para el agua dulce, esto es, A la salida del pueblo. No se ha
examinado por el juez si la llave.se encontr6 en ese lugar y
si solo pudo arrojarse en 61, por personas que hubiesen es-
tado fiera del rancho. A ser cierto este aserto no quedaria
duda de que los perpetradores del crime salieron por di-
cha puerta llevando la Have la que arrojaron despues, y que
el Sr. ministro fu6 herido por mano extrafia, recibiendo esto
mayor fuerza por haberse encontrado al pi6 de la ventana
del corredor una bala y en el poyo junto a la puerta falsa
un serrucho y una barrena y el pedazo que faltaba del ser-
rucho tras de la minmpara de la sala, habidndose encontrado
tambien en la puerta de esta a la altura de una vara y nue-
ve pulgadas un agujero circular echo al parecer por la
parole exterior y con la misma barrena advirti6ndose al ex-
tremo inferior del agujero una ligera incision que parece
haber sido hecha con algun cerrucho de calar, de cuya clase
fuW la herramienta que estaba junto con aquella. Conser-
vAndose aun el acerrin que despidi6 la barrena al introdu-
cirla en la madera y ese esclarecimiento persuadiria que los
enmascarados A quienes acusa el Sr. ministry de autores del
crime, por las dificultades que tuvieron para entrar al
rancho por la part exterior y cuyo intent sinti6 por el







NU CAUSA CRIMINAL
ruido que oy6 primeramente, lo verificaron por la puerta
falsa abriendo el forado que cerr6 el mayordomo y que, pur
esta razon no ha podido reconocerse.
En opinion del fiscal en I. instancia no se ban hecho to-
dos los esclarecimientos necesarios para deducir de alli, que
no estA plenamente esclarecido el delito y sus circunstan-
cias y que no habiendo modo conmo esclarecerlo no hay
merito para el progress del sumario. No se ha procedido por
el juez en el modo que dispone la ley XI, titulo 4.0, parlida
3.*, aplicable en la causa por no existir entire nosotros una
legislation criminal que abrace todos los casos que puedan
ocurrir, deduciendose tambien por consecuencia la inexac-
titud del hecho en que se funda el auto de vista, respect del
que interpone el correspondiente recurso de nulidad.
Lima, marzo 17 de 1860.
VALLE.

El 28 de mayo del mismo ano, el Tribunal Supremo de-
clar6 improcedente este recurso de nulidad, fundAndose en
que la resolution de la ilustrisima Corte Superior no cau-
saba ejecutoria.



JUICIO DE LA CAUSA.

Al examiner este sumario nos hemos abstenido de hacer
comentos sobre el mdrito de algunas declaraciones y sobre
las abundantes contradicciones en que han incurrido los
individuos que figuran como principles en el process; li-
mitindonos A llamar sobre estas filtimas la atencion del
lector, quisimos que este sacara, por si mismo, las natura-
les deducciones del inseguro sistema adoptado en la causa
para presentar la muerte del Sr. Irarrazaval como el resul-
tado dc un ataque nocturno de ladrones.
Por muchas que sean las consideraciones que debamos A
la memorial del hombre que supo adquirirse tantas simpa-
tias y granjearse el aprecio de toda la sociedad de Lima, y
por mucho que respetemos los m6viles que pudieron condu-
cirlo A tan desastroso fin, nosotros que nos imponemos el
deber de ser justos y francos y de emitir nuestra opinion






MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 81
con imparcialidad, creemos poder asegurar, con toda con-
ciencia, que aquella muerte fuW la consecuencia de un sui-
CIDIO. Esta tambien parece ser la opinion del juez de Ia Ins-
tancia que organize el sumario y la de los tribunales que
despues lo examinaron; parece serlo igualmente de una
mayoria del pdiblico; pero los jueces han querido honrar A
la victim y se han abstenido de hacer una calificacion pe-
rentoria del hecho, y la voz de la conciencia pdblica, no
mdnos considerada, apdnas se ha dejado oir de un modo
susurrador.
Se habra visto que hemos dado del sumario una idea
mnas extensa que las relaciones que habitualmente se hace
en esta especie de trabajos, y al proceder asi hemos querido
ofrecer cuanto dato bastara para refutar la creencia teme-
raria, 6 mejor dicho, el pretexto acogido ligeramente por es-
critores extranjeros que encontraron en la muerte del Sr.
Irarrazaval un motivo mas para descargar sobre nuestro
estado social las acusaciones mas calumniosas. No seremos
nosotros, los que digamos que no nos falta much que ha-
cer para ponier la seguridad individual al abrigo del ataque
de los malhechores, por que si por una parte nuestro patrio-
tismo se resiente al ver que se nos pinta en el mas triste
estado de barbaric, por otra, ejemplos repetidos y dolorosos,
vienen A hacernos sentir los inmensos vacios de nuestra ins-
titucion de policia y el riesgo que corren nuestras vidas y pro-
piedades por falta de un sistema de seguridad pdblica,
pronto, eficaz y previsor.
El suicidio se reputa como un crime ante Dios y ante
la ley moral; los que lo cometen, si no alcanzan una muerte
inmediata, lo niegan, muchas veces en respeto A su propio
honor, porque pocos quieren en realidad que se les juzgue
como A tristes victims del furor de pasiones que no tuvieron
bastantes fuerzas para reprimir; no es pues extrafio que el
Sr. ministry de Chile, Antes de darse la muerte, hubiera
querido consultar las apariencias de haber sufrido un ata-
que de manos asesinas, y que despues de gravemente herido
quisiera llevar adelante ese proyecto; pero la inverosimili-
tud de los hechos imputados A los supuestos ladrones, se
hace patente desde las primeras palabras del Sr. ministry y
de su mayordomo; y cada paso dado en la instruction del
process abre tambien paso A la verdad mas evidence.
Justo es que digamos que este sumario es uno de los me-
11






M2 CAUSA CRIMINAL
jor seguidos que haya llegado A nuestras manos y que no
bay circunstancia insinuada, aun del modo mas leve, que
no haya llamado ]a atencion del juez deinstruccionysobre
la cual no haya recaido el mas lato esclarecimiento. Sobre
este punto disentimos much de la opinion del Sr. fiscal de
la Corte Superior que, juzgando do diverse modo que su
c61ega, interpuso el recurso de nulidad del auto confirmato-
rio de el de la Instancia.
Bien patentes estin las contradicciones en que ban incur-
rido el Sr. Irarrazaval y su mayordomo en cuanto A la can-
tidad de onzas de oro que el primero habia hecho conducir
al Chorrillo; esas onzas son, A veces, mil (1), mas de mil
(2), mil trescientas setenta y cinco (3), y otras veces, en ni-
mero incierto (4).
Las onzas, segun el Sr. Irarrazaval, habian sidollevadas A
Chorrillos, parte por el mismo y parte por su mayordomo
(5); pero este ha contradicho A su patron, exponiendo que
solo una vez condujo una cantidad de ellas (6). No parece,
por otra parte, natural que quien Ilevara las medidas de
seguridad hasta el punto de enterrar, bajo su cama, qui-
nientas treinta onzas (7), hubiera dejado en sitiosinseguros,
como el cuarto pr6ximo al dormitorio, sumras mas conside-
rables. jNo era presumible que Antes de tener las onzas en
diversos lugares en que podian ser vistas porel mayordomno,
se hubieran guardado todas en el forado, cuya existencia
ignoraba el mayordomo mismo?
No parece pues verosimil esa reparticion de caudales en
diversos sitios, ni como en los instantes turbulentos de un
robo estrepitoso y a mano armada, hubieran los ladrones
cargardo integras las cantidades guardadas en varies lu-
gares sin dejar una sola moneda ni en el suelo, ni en los ca-
Jones.
Pero done mas se notan las inverosimilitudes es en los
hechos que se refieren & las heridas; y sin hacer merito de
la variedad que en cuanto A ellos resalta en el sumario,

(1) Pdgina 33.
(2) PAgina 38.
(3) Pigina 39.
(4) PAgina 42.
(5) PAgina 40.
(6) Pagina 42.
(7) Pigina 40.








MUERTE DEL SENOR IRARRAZAVAL. 83
nos contraeremos solo las declaraciones del mismo pa-
ciente.
La persona que en los primeros moments del aconteci-
miento recibi6 las palabras del Sr. ministry, expuso : que
este le habia asegurado que hizo dos tiros a los ladrones
cuando penetraron en su dormitorio y que recibi6 de ellos
un tiro, con el cual lo habian herido (1); pero en la declara-
cion del paciente se asienta que los balazos dados fueron
dos y los recibidos tambien dos.
Hay en cuanto al encuentro de las pistolas y en cuanto al
moment de los balazos, circunstancias inexplicables y que
merecen la pena de ser tomadas en consideration. El Sr. mi-
nistro asegur6 que desde los primeros momenlos un hombre
alto de cuerpo y enmascarado, se apoder6 de 0l poni6ndole
ante la cara una linterna y sobre el pecho una pistola; sin
perder esa amenazante actitud acompafi6 el ladron a su presa
para que abriera tin cajoncito; en ese cajoncito encontr6 el
Sr. Irarrazaval las pistolas, como por sorpresa y apoderan-
dose de ellas hizo dos tiros.
Constade autos que el S. Irarrazavaltenia sus pistolas en-
cerradas en una caja y que esta caja se hallaba constante-
mente sobre la c6moda de su dormitorio en donde la encon-
traron abierta varias personas y entreellas, los medicos que
asistieron al herido (2). ,C6mo es pues quelas armas pasaron
de la cija al cajon de la papelera que, segun la declaration
de que nos ocupamos, contenia tambien onzas de oro? Difi-
cil se hace explicar este echo y mucho mas aun desde que
el mismo mayordomo asegura que las pistolas se encontra-
ban siempre en la caja y esta sobre la c6nioda.
Pero concediendo que el Sr. Irarrazaval hubiera tornado
sus pistolas; sea de la caja 6 del cajon de la papelera, y que
se hubiese encontrado capaz de luchar con cuatro malhe-
chores armados, lo natural en tales circunstancias era salvar-
se del peligro mas inminente. El ministry tenia muy cerca
si A uno de esos malhechores que lo amenazaba con armas,
el tiro debia dirigirse a este con todas las probabilidades de-
no ser perdido; pero no sucedi6 asi sino que ese tiro se di-
rigi6 d los ladrones. Por otra parte, c6mo es que el de la
linterna permiti6 que el Sr. Irarrazaval echara mano A las


(1) Pagina 35.
(2) Paigina 65.







84 CAUSA CRIMINAL
"pistolas; c6mo es que despues de haber hecho este un tiro
le permnitiera hacer el segundo, sin haber pretendido, cuan-
do rnmnos, desarmarlo, 6 sin lanzar el de su pistola que
amenazaba el pecho del Sr. ministry?
No suponemos que merecen credito tales exposiciones ni
minos que por su propia naturaleza basten para presentar
como ciertos los acontecimientos que mediante ellos pre-
tendieron explicarse.
Pero aunque bubiera existido un plan mejor concertado y
con mas tino desenvuelto; dos piezas del proce-o arrojan
una luz tan viva de verdad que bastaban al juez para fallar
en el asunto con todo el apetecible acierto. Estas dos piezas
son el reconocimiiento de las armas y balas (1) y el certifica-
do de los medicos. (2).
Ocasion es esta de felicitar A los profesores que expidie-
ron ese document, el mejor de su clase que registran nues-
tros archives judiciales; 6l serviri de'modelo en nuestros
primeros pasos en la ciencia medico-legal, de que hasta hoy
nos hemos ocupado tan poco. Los m6dicos de mas nota, en
los afios anteriores, nohabian sin duda comprendido la alta
influencia que sus conclusions debian ejercer en el animo
de los magistrados.
En efecto, no solo interviene el ministerio del mddico en
los casos en que se trata de averiguar si el cadaver de una
persona manifiestalas trazas de un crime, sino queen mas
de una question juridica resuelve del estado y de los dere-
chos civiles de una persona.
Del reconocimiento de las balas y pistolas result de-
mostrado ; que las balas encontradas en la cama del enfer-
mo y al pid de ella, no habian sido disparadas de una arma
de fuego sino sacadas A mano do las pistolas en que estuvie-
ron; y que las balas aboyadas que manifestaban sehales de
choque y de haber sido disparadas no tenian, con respect 4
su peso, mas diferencia con las nuevas que se encontraban
en la caja, que la pirdida natural que experimental en la
descarga.
Este reconocimiento minucioso y prolijo dejaba eslable-
cida una verdad; que solo las pistolas del seilor Irarrazaval
habian sido descargadas, y que las balas que debian supo-


(1) Pagina 58.
(2) Pagina 63.








MUERTE DEL SE1RB IRRARAZAVAL. 85
nerse proceder de las de los ladrones no lo habian sido.
iVerdad acusadora del senior ministry y bastante por si sola
para desvirtuar la idea del asalto!
A esa prueba agreg6se despues otra de una fuerza incon-
testable que resolvia la question de un modo perentorio, y
que presentaba el suicidio A los ojos del juez completamente
descubierto.
Los medicos, despues de investigaciones prolijas sobre
los hechos y sobre todas la circunstancias que los acompa-
flaron, dedujeron : 1" que ni la forma de las balas de los
supuestos malhechores correspondian cou la de la herida,
ni tales balas manifestaban haber servido; y 2 que el sehor
Irarrazaval habia sido herido por una de las balas de sus
propias pistolas. Es un principio elemental de la ciencia
criminal que el objeto de los juicios de esta clase es double;
es decir que se encamina al descubrimiento del crime y al
couocimiento y determination de la mano que lo prac-
ticara.
En la causa present el cuerpo del delito estaba esclare-
cido y comprobado, pero no era el delincuente ninguna de
las personas sobre las cuales no habian recaido sino ligeras
sospechas deducidas de la primera declaracion del mayor-
domo Arias.
LPero despues de la evidencia que el sumario arrojaba, era
necesario empefiarse en buscar la mano del asesino cuando
se estaba viendo la del suicide ? Parece que no : y por lo
mismo si aplaudimos el auto de 1a Instancia en la parte
considerativa en la que no se ech6 en olvido ninguna
de las reflexiones A que el sumario daba lugar, no pode-
mos sino acusar de poco 16gica y juridica la parte resolutiva
que solo declara que no habia mirito para continuar el su-
mario; bien ha dejado el juez sospechar en que consistia
esa falta de mirito, pero el lenguaje de la ley es mas
severe y perentorio y 61 debi6 ser empleado por el
juez.
Las mismas razones nos inducen a no considerar arreglado
el auto de la Corte Superior en cuanto orden6 que el sobre-
seimiento del juicio se entendiese con la condition ae con-
tinuarlo cuando so ofreciesen nuevos datos; y opinamos asi,
porque los datos comprobados bastaban, como Antes lo he-
mos dicho, para una resolution fundada en verdad, que
satisfaciera la expectacion ptiblica y que no dejara ni pre-








86 CAUSA CRIMINAL.
texto A la duda del suicidio, libertando al pais de una acusa-
cion infundada.
Tampoco creemos legal el recurso de nulidad interpuesto
por el seor fiscal del Tribunal Superior, no solo por las
razones que el Tribunal Supremo tuvo para rechazarlo, sino
porque su fundamento esencial consistia en un hecho que
fCu el objeto de muchas actuaciones.
Por otra parte, el ministerio de acusador piiblico es uno,
cualquiera que sea el personal 6 el nuimero de individuos
que lo desempefie, y en este juicio se observa la anomalia
de que un fiscal estuviese por la confirmation del auto de
I.a Instancia, y el otro no se conformase con tal confirma-
cion sino que la objetara de nula.
Bien quisidramos, por honor de la magistratura national,
no emitir nuestro juicio sobre el modo como los fiscales
desempefian su delicadisimo ministerio. Los models que
nos ofrecen los foros extranjeros y muy particularmente el
francs, hacen comprender que el trabajo de formalizar una
acusacion es tan serio, como profundos deben ser los cono-
ciuiientos juridicos y legales del acusador; A la exposicion
franca 6 imparcial de los hechos, siguen en esos documen-
tos, el examen de todas las circunstancias que pueden ate-
nuar 6 agravar la delincuencia; la comparacion del hecho
con el precepto de la ley, y despues de ilustrar la question
de una mantra tan extensa, como ella lo exija, se estable-
cen las conclusions. Asi, la acusacion desentrafia las ver-
dades, las present desnudas a la conciencia de los Iribuna-
les y del pfiblico, y es, en una palabra, la historia del
process y la exposicion de la ley. Midntras tanto, icuAnta
pobreza en el mayor nmiero de acusaciones fiscales de las
que figuran en nuestros juicios! cuanta carencia de ciencia
legal y de doctrine! cuAnta superficialidad en los razona-
mientos! y en ocasiones, cuantos groseros errors de redac-
cion Si fuera preciso dar mil pruebas de estos tristes pero
verdaderos asertos, no hariamos sino recurrir A multitud
de process; pero bien A la mano tenemos la opinion dada
por el fiscal que dictamin6 en primera instancia (1) en este
juicio no tan edlebre por la naturaleza del hecho que lo mo-
tivara, cuanto por la alta categoria de la victim y por la
parte de honra national que en 61 se comprometia.


(1) Pigina 72.






MUERTE DEL SENOR TRARRAZAVAL. 87
Concluiremos, pues, repitiendo; que en nuestro concept,
las decisions judiciales pronunciadas en esta causa carecen
de conformidad con los hechos probados y que destruida la
fibula de ladrones y asesinos se descubre solo la existen-
cia de un SUICIDIO.
M. A. FUENTES.


















FORO DE IIATI





SEGUIDA

CONTRA EL GENERAL GUERRIER PROPHETE
POR

ASESINATO Y TENTATIVE DE REVOLUTION




1859







\














ASESINATO

DE LA


HIJA DEL PRESIDENT GEFFRARD







En el mes de Setiembre de 4859, se cometi6 un odioso
asesinato en la persona de la seiiora Cora GelTrard de Man-
neville-Blanfort,bija del actual Presidente dela Repdblicade
Haiti. El objeto que se proponian los asesinos era atraor al
President en socorro de su hija, para inmolarlo A las pa-
siones political de un partido organizado con el fin de asal-
tar el poder supremo. Los debates criminals ante la Corte
marcial ban hecho conocer A los autores de esta conspi-
racion, asi como los medics empleados para perpetrar un
crime, contra el cual la opinion pdblica ha protestado
con energia.
Grandes precauciones militares se han tornado para la
seguridad de los alrededores del tribunal civil, en donde
esta reunida la Corte. Varios batallones de linea y de guar-
dia national forman en batalla en la calle. La audiencia se
di en el salon principal, preparado de antemano. A causa
del gran numero de acusados, se ban construido various ban-
cos de ocho a diez asientos, que han sido colocados en el
anfiteatro, hicia el costado izquierdo de la barra. Los asien-
tos del ministerio fiscal, algun tanto elevados, dominan







92 CAUSA CRIMINAL
todo el salon. Al frente de los acusados hay asientos para
los funcionarios pfiblicos y otras personas de distinction.
Alas nueve se abre la audiencia. La Corte se compone del
general de division Nissage Saget, president; del coronel
Alejandro Dorvilid, vice-presidente; de los comandantes
Marcelino Pedro Jacques y P. Monplaisir-Pierre; del capi-
tan Omer Saint-Louis, del teniente Ducorte (hijo) y del sub-
teniente Alejandro Fate. El banco del ministerio fiscal le
ocupan el general de brigada J. B. Lespinasse y el jefe de es-
cuadron P. Lorquet.Hay presents mas de cuarenta testigos.
Llegan despues los acusados en ndmero de treinta y dos. En
todas las puertas se ponen centinelas; dentro del recinto se
colocan algunos destacamentos de tropa, y detras de ellos
se agolpa una gran multitud de espectadores. Los asientos
reservados los ocupan generals, funcionarios y extranjeros
de distinction.
Despues deleida la lista de los acusados presents, el presi-
dente se dirige A los defensores y les previene que llenen sus
deberes con decoro. El jefe de escuadron Lorquet toma la pa-
labra y pide que los abogados presented inmediatamente
sus excepciones, porque la Corte no podria ya tomarlas en
consideration despues de abiertos los debates.
El abogado Deslandes conviene en hacerlo asi, A nombre
de su defendido; pero Antes de entablar la question de com-
petencia, quiere saber que clase de tribunal es el que va A
juzgar, y pide que se lea la 6rden del comandante del dis-
trito en virtud de la cual se ha reunido el consejo. El general
Lespinasse no creek que haya necesidad de prolongar la
discussion, puesto que nadie ignora que el tribunal es
una Corte marcial; sin embargo, A fin de cortar el in-
cidente, hace leer la nota. El escribano hace la lectura
asi como la de la querella civil del ciudadano Manne-
ville-Blanfort. El abogado Deslandes present ent6nces
sus excepciones, firmadas tambien por los abogados Ar-
chin y Camilo Nau. Por ellas se establece que el Gobierno
no se ha encontrado en ninguno de los casos previstos por la
Constitucion para declarar el estado de sitio; que el Go-
bierno aunque ha incurrido en un error disculpable some-
tiendo A un juicio rapido A los autores y cdmplices del
atentado que habia de cambiar la forma del Gobierno, no
tenia derecho para declarar el estado de sitio y someter al
pais 6 la ley marcial; que con esta media se violaba la







CONTRA GUEiRRIER PROPHETE. 93
Constitucion de 1846 y se cometia una injusticia contra los
acusados; que no existia ninguna ley marcial vigente, puesto
que la Constitucion de 1813, la del Imperio y la de 1846,
reformada en 1849, habian abrogado de una manera indi-
recta el decreto de 3 de noviembre, dado por el Gobierno pro-
visorio; que, en consecuencia, la Corte marcial, tribunal
illegal 6 inconstitucional, debia declararse incompetent.
Este incident da lugar A una discussion muy animada, -des-
pues de la cual se retira la Corte A deliberar. Son las doce.
A las cuatro menos cuarto vuelve la Corto y pronuncia el
auto que sigue :
Atendiendo A que las razones aducidas por la part
adversa para apoyar la declinatoria de competencia son, no
solamente contrarias d la ley y d la verdad, .sino tambien
indecorosas, puesto que se trata de establecer de una ma-
nera positive, despues de los terrible acontecimientos del
3 de setiembre, que no ha habido sublevaciones populares,
ni reuniones tumultuosas, ni ha existido ningun partido
armado que disputase al Gobierno su autoridad;
) Atendiendo A queoes notorio de un extreme A otro de la
Repuiblica que se tramaba en silencio una vasta 4 infernal
conspiracion con el objeto de derrocar al Gobierno esta-
blecido, armar A los ciudadanos unos contra otros, degollar
una part de la sociedad y entregar las ciudades al pillaje y
la devastacion;
Atendiendo A que esta conspiracion infernal habia es-
tallado por fin de 3 de setiembre, con la perpetracion del
hecho mas horroroso y significativo, suficiente para mani-
festar la realidad de la existencia de una faccion en pugna
con la sociedad y con el Gobierno, y resuelta A disputar A
este su autoridad, provocindolo por medio de un crime
sin antecedentes, perpetrado en la persona do la hija del Jefe
del Estado;
) Atendiendo A que, en virtud do los articulos 18i y 128
de la Constitucion de 1846, invocada por los defensores, no
solamente tiene el Jefe del Estado la facultad de declarar en
estado de sitio el territorio de la ReptIblica, 6 una parole de
6l, sino que aun esta en la obligacion de emplear ese medio,
6 cualquier otra media several que juzgue necesaria, para
reprimir con prontitud a los facciosos que intentasen per-
turbar el 6rden pdiblico y amenazasen la existencia do la
sociedad;







94 CAUSA CRIMINAL
) Atendiendo A que no puede ponerse en duda que el de-
creto de 3 de noviembre de 4843, sea positivamente una ley,
puesto que ha sido promulgado legalmente y sancionado
por las autoridades competentes de esa 6poca, encargadas
por la nacion de la legislation del pais; que este decreto no
es mas que la misma ley marcial, cuyas necesidades llena,
segun es de verse en sus considerandos, uno de los cuales
dice : (( Considerando que la ley marcial ha sido interpre-
tada de diferentes maneras y que, por to mismo, es necesario
determinar sus efectos de un modo invariable; ; que, por
tanto, es evidence que este decreto debe en todo y para todo
ocupar el lugar de la ley cuyos efectos determine;
) Teniendo present que esta ley, por los motives arriba
indicados, ha sido puesta en vigor, por el decreto del Pre-
sidente de Haiti, fecha 10 de setiembre corriente, en vir-
tud de la facultad que le conceden los articulos 184 y 128 de
la Constitucion;
) Considerando, por lo mismo, que la Corte marcial ha
sido reunida en virtud del decreto de 10 de setiembre, para.
juzgar la conspiracion Prophete y compafieros y a los asesi-
nos de la sefiora Cora Geffrard de Manneville-Blanfort, hija
de S. E. el Presidente de Haiti, y no el acto por el cual ha
sido constituida ;
) Teniendo A la vista el articulo 2 del citado decreto, y
considerando que importa much para todos asi como para
los abogados, cuya noble mission se reduciria a disputar a la
ley A los criminals que ella debe reprimir, que la autoridad
legal establecida sea respetada sumisamente absteni6ndose,
aun dentro del derecho de defense, de toda observacion in-
decorosa y subversive, cuyo objeto sea desacreditar al Go-
bierno ante la opinion pfiblica, criticando el derecho 6 la
justicia de sus actos, mission solemne 6 important, quo solo
pueden desempefiar'las CAmaras legislativas, sujetAndose A
las leyes del pais, pero que, en ausencia de ellas, no puede
desemperiar ninguna otra autoridad, y much menos unos
meros abogados;
a Por estos fundamentos y motives, la Corte marcial, des-
pues de haber maduramente deliberado, y en atencion A lo
que disponen los articulos 184 y 128 de la Constitucion de
4846 y particularmente el articulo 2 del decreto de S. E. el
President de Haiti, de 10 de setiembre corriente, leidos
todos en alta voz por -el president;







CONTRA GUERRIER PROPHETE. 95
a Declara: sin lugar la exception interpuesta por los abo-
gados Deslandes, Archin y Camilo Nau, por no ser con-
forme A derecho, y les ordena entrar inmediatamente en el
fondo de la causa.
D Dado en el Palacio de Justicia de Puerto-Principe, el
29 de setiembre de 1859, 56.' de la independencia. ))
El sub-teniente P. Dessables, secretario de la Corte, lee las
piezas siguientes :
1 .a El reconocimiento practicado en casa de la victim la
noche del asesinato.
2.a El informed del general Lahens y de los coroneles Du-
plessis y Marchand, m6dicos llamados al efecto.
3.a La nota del comandante de distrito participando al fiscal
military que elciudadano Blanfort habia interpuesto querella.
4.a Otra nota del mismo al comandante de la plaza, parti-
cipandole lo mismo.
5.a La carta de planfort al comandante de la plaza, con-
stituyendose en part civil.
6.a La acusacion, concebida en estos t6rminos :
El general Juan Bautista Lespinasse, adjunto al Estado
Mayor, general de los ejercitos de la Repdiblica, y el jefe de
escuadron P. Lorquet, edecan honorario de S. E. el Presi-
dente de Haiti, fiscales militares cerca de la Corte marcial
del distrito de Puerto-Principe, reunida en el expresado dis-
trito, exponen : que por 6rden que el general Pablo Juan Jac-
ques, edecan de S. E. y comandante del distrito de Puerto-
Principe, les ha trasmitido con fecha 20 de setienibre
corriente, se ha declarado haber lugar A la acusacion de los
siguientes (sigue la lista de los treinta y cinco acusados, en-
tre los cuales se enumera at general de division Guerrier Pro-
phete, ex-secretario de Estado en el despacho del Interior, y
ademas otros tres generals, seis coroneles, various subalter-
nos, empleados, propietarios, comerciantes, etc., etc. (Tres
de los acusados, incluso Prophete, se hallan ausentes).
( Una vasta conspiracion, que tenia por objeto derrocar al
Gobierno del general Geffrard y proclamar al general Pro-
phete, habia sido trainada por los individuos arriba designa-
dos. La conspiracion principi6 en el mes de julio, y para
llevarla A cabo los conspiradores habian resuelto no omitir
medio alguno, ni detenerse ante los crimenes mas odiosos,
tales como el asesinato del Presidente, do su familiar y de
otros muchos ciudadanos. La confusion y las revelaciones de






96 CAUSA CRIMINAL
algunos acusados, las deposiciones de los testigos y los
papeles tornados, han puesto de manifiesto los hechos que
vamos a exponer:
a El general Prophete era, en Puerto-Principe, el jefe y el
director de la conspiracion. Algunos individuos se pusieron
de acuerdo con 61 y tomaron una parte active en la formacion
y direction del complot, dirigiendo sus esfuerzos sobre dos
puntos principles, de los cuales el uno comprendia algunas
ciudades del Norte, sobre todo la Artibonita, y el otro, la
ciudad y el distrito de Puerto-Principe. Se enviaron emisa-
rios a las ciudades del Norte, al Cabo, a Gonaives y San-
MArcos, para que esparcieran noticias calumniosas contra el
Gobierno, influyeran en el animo de los habitantes y se-
dujeran a las autoridades. Isnardy, Salomon, Zamor, Bien-
venu Guillaume y Luis Celestino fueron los agents prin-
cipales enviados d esta comarca. Isnardy y Guillaume
recibieron del general Prophete fuertes sumas de dinero.
) San-Marcos era el punto designado para la reunion : alli
debia estallar la insurreccion, proclamando al general Pro-
phete y excitando a un levantamiento general. Los debates
revelaran las intrigas, las mentiras y los artificios empleados
por los emisarios. En Puerto-Principe y su distrito, los
conspiradores, en mayor ndmero y mas perversos, desplega-
ron mayor ardor y actividad. Sus conciliabulos eran frecuen-
tes, y el sumario design particularmente los que se tu-
vieron en casa del general Prophete y de la familiar Ulysse.
Prophete los recibia en los altos del ministerio del Interior,
a las cuatro de la mariana, 6 a una hora muy avanzada de la
noche, y todos ellos iban disfrazados. El 15 de agosto iltimo,
que fuW el dia en que el Presidente regres6 de su viaje 6
Leogana, hubo una reunion important, y los principals
conspiradores que asistieron A ella fueron el generalProphete,
Batraville, Mlorisset, el general Montalk, Leandro Denis, Salo-
mon Zamor y Abelardo Petit. Prophete di6 part A los con-
jurados del buen 6xito de la conspiracion en el Norte y en la
Artibonita. Batraville ley6 una carta de Guillaume en que
anunciaba que todo estaba listo en San-Marcos.Leandro Denis
propuso que se redactara inmediatamente un manifesto.
El 25 de agosto, regres6 Zamor y al dar cuenta de su co-
mision, le dijo a Prophete que no podia contar con San-Mar-
cos ni con Gonaives. Batraville, que estaba present, afirm6
lo contrario, respect de San-MAlrcos. Prophete instruy6 A







CONTRA GUERRIER PROPHETE. 97
sus amigos de los progress de la conspiracion en Puerto-
Principe y les particip6 que el Fuerte-Nacional le habia sido
vendido por cinco mil gourdes; que le habian ofrecido el
Arsenal; que los cuatro hermanos Chochotte eran los hombres
de su confianza, 6 irian con 61; que el general Montal, se
quedaria en Puerto-Principe para apoderarse de 61 y cerrar
las puertas al Presidente, en caso de que este Ilegara a salir
de la capital.
Veinte dias Antes, A principios de agosto, se celebr6 otro
conciliAbulo en la casa de la familiar Ulysse, hallandose pre-
sentes Ocean Ulysse, Bernadote Ulysse, Anulysse Ulysse,
Isnardy, CAtulo Nau, Timoleon Sanon y algunas otras per-
sonas. Isnardy ley6 una libranza, valor de tres mil gourdes,
que le habia dado Prophete para los gastos de la conspira-
cion. Ocean Ulysse manifesto sus dudas acerca de un perso-
naje de la Artibonita, con quien se contaba. Isnardy le con-
test6 haci6ndole burla por la falta de valor y poniendole
como modelo de'firmeza A su amigo Jorge Bellegarde. Les
anunci6 que iba en comision al Norte, y que partiria al dia
siguiente.
Midntras aguardaban el 6xito de sus maniobras en el Norte
y en la Artibonita, los conspiradores de Puerto-Principe ga-
naban terreno, discutiendo y preparando los medios de eje-
cucion. La naturaleza de estos medios revela la cooperation
de algunos hombres, cuya perversidad es demasiado cono-
cida en Puerto-Principe, pues habian determinado asesinar
al President, ya en una emboscaba en el camino de la
Coupe, ya en una delas calls de Puerto-Principe, en el mo-
mento que estuviese solo y sin escolta. Segun otro proyecto,
el President debia ser asaltado, al emprender su march al
Norte, en el desfiladero de Carrid. Para dar el golpe, habian
los conspiradores designado sucesivamente los dias 15 y 20
de agosto y 3 de setiembre.
Pero el 3 de setiembre, por la mafiana, el Presidente, que
conocia de antemano los hilos de esta odiosatrama, puso al
jefe de la conspiracion en la alternative de ser entregado A
la justicia 6 de embarcarse en el acto para el extranjero.
Prophete se embarc6 el mismo dia, y sus numerosos c6m-
plices desconcertados con este incident, y vi6ndose en peli-
gro inminente, resolvieron acelerar la ejecucion de su em-
presa.
Tenia el Presidente la costumbre de ir por la nocho y casi
13







98 CAUSA CRIMINAL
solo, A la casa Bellegarde, situada en laesquina de las calls
del Hospital y de los Cuarteles, en donde vivian su madre y
su hija la Sra. Manneville-Blanfort. Muchos conspiradores
vinieron, ya entrada la noche A ponerse en emboscada en el
Angulo que forma la calle. Todos estaban armados y divi-
didos en diferentes grupos. Si el Presidente hubiese ido en
ese instant A bacer la visit de costumbre, habria caido
sin duda en poder de los asesinos; pero le aconteci6 ent6n-
ces lo que, en igualdad de circunstancias, ha acontecido a
mas de un Jefe de Estado. Una casualidad, una fuerzadesco-
nocida lo retuvo en palacio. Los tigres emboscados, que no
veian llegar la presa, agitados por un furor estfipido,
recurrieron entunces al arbitrio infernal imaginado y pre-
parado por ellos para atraer al Jefe del Estado hacia el tea-
tro de sus crimenes. Resolvieron herir A la hija para obligar
al padre A venir. El encargado de la ejecucion era Timoleon
Sanon, y el arma, un fusil de extraordinario calibre y con
una carga formidable. Cinco conjurados, intr6pidos ejecu-
tores de un crime que habria hecho retroceder a bandidos
vulgares, se hallaban apostados junto a las paredes viejas
que estan al frente de la casa Bellegarde. Uno de ellos se
adelanta y se coloca debajo de la galeria de la casa, hacia
el salon en donde se encontraba la j6ven; se acerca A la
celosia, examine el interior y seguro de la presencia de la
victim, vuelve donde sus c6mplices. Saca ent6nces un
puflal, para amedrentar y estimular a un tiempo a Sanon,
en cuyas manos se encontraba ya el arma homicide, y le
explica el modo de servirse de ella.
Y los cinco, empujan A Sanon, y este criminal descarga el
arma por entire la celosia, y la victim cae con el craneo
hecho pedazos y roto el pufio de la mano izquierda.Loscinco
c6mplices de Sanon son Caminer Chochotte, Valm6 Cho-
chotte, Senat Chochotte, Salomon Zamor y Anulysse Ulysse.
Zanior proporcion6 el arma, y Caminer fu6 quien, con
puiial en mano, condujo 6 inst6 a Sanon. Segun el process
verbal del asesinato, habia once pedazos de plomo en el en-
tablado de la casa, fuera de los que habian ocasionado la
muerte de la sefiora.
Este crime atroz 6 indtil no produjo las consecuencias
que esperaban sus autores. El Presidente, que se hallaba en
cons4jo, deliberando sobre asuntos pdblicos de gran im-
portancia, y rodeado ademas de su madre y de sus otras







CONTRA GUERRIER PROPIIETE. 9i
hijas, aterrorizadas con el acontecimiento, no pudo salir.
Los militares y ciudadanos adictos al Gobierno acudieron
en el acto, y los cobardes asesinos llenos de susto se separa-
ron y se pusieron en fuga. De este modo qued6 frustrado el
monstruoso proyecto de los conspiradores.
Por consiguiente, los individuos Antes mencionados son
acusados de haber cometido los crimenes siguientes: -
10 Atentado y complot military con el fin de cambiar la forma
de Gobierno, excitar A los militares A armarse contra la au-
toridad del Jefe del Estado, provocar la guerra civil y en-
tregar la capital al deglello, la devastacion y el pillaje : -
20 Asesinato con premeditacion e insidias en la persona de
Cora Geffard de Manneville-Blanfort, hija de S. E. el Pre-
sidente de la Repiiblica, perpetrado el 3 de setiembre cor-
riente A las sietc de la noche, en casa de la victim, en el
Angulo de las calls del Hospital y de los Cuarteles : -
30 Tentativa de-asesinato, en el mismo lugar, contra la per-
sona del Jefe del Estado, sirviendo el asesinato de la Sra.
Cora Geffrard como un medio de atraer A su padre hAcia
la emboscada preparada contra 61 : Crimenes previs-
tos y castigados por los articulos 3, 20, 21, 26, 27 y 28,
75 y 85 2 del c6digo penal military.
Despues de esta lectura, se suspended la audiencia.

Audiencia del 30 de Setiembre.

Se introduce A los acusados y se llama A los numerosos
testigos, que deben declarar.
El general Lespinasse, fiscal military hace present que en
]a audiencia anterior algunos abogados se habian avanzado
hasta critical los actos del Gohierno, y declara que si se
renueva semejante hecho, pedirA lo convenient.
El president ordena, quo continue la lecture de los docu-
mentos.
El fiscal Lorquet pide que los acusados permanezcan en
pid durante ella.
El abogado Valcin se opone, suscitAndose sobre este parti-
cular una ligera discussion, hasta que la Corte, para termi-
narla resuelve que cada acusado se pondra en pid cuando se
lean los documents quo tengan relacion con el. El secre-
tario lee sucesivamente las instructivas, deposiciones, con-
frontaciones, etc. Con el fin do quo so guard un prol'undo