XXV⁰ Asamblea General

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
XXV⁰ Asamblea General Organización de los Estados Americanos, Montrious, Haití, junio 1995
Alternate title:
25. Asamblea General Organización de los Estados Americanos, Montrious, Haití, junio 1995
Vigésima quinta Asamblea General
Physical Description:
1 online resource (201 p.) : ill. ;
Language:
Spanish
Creator:
Organization of American States -- General Assembly, 1995
Publisher:
Organización de los Estados Americanos
Place of Publication:
Washington, D.C
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Pan-Americanism -- Congresses   ( lcsh )
Panaméricanisme -- Congrès   ( ram )
Politics and government -- Congresses -- America   ( lcsh )
Politique et gouvernement -- Congrès -- Amérique   ( ram )
Genre:
international intergovernmental publication   ( marcgt )
conference publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

General Note:
Title from PDF t.p. (LLMC Digital, viewed on Sept. 24, 2010)

Record Information

Source Institution:
Columbia Law Library
Holding Location:
Columbia Law Library
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 665172592
System ID:
AA00001066:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text
















This volume was donated to LLMC
to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

Columbia University Law Library










II i mlll
- II' ill


I


,t iiii'


i.f mll!
1 iaf
ggg


II~
I~d


--U


^
sass"
SS5&B
3
_,3


3 5005 00680 6684












































,XXV ASAMBLEA GENERAL
ORGANIZATION DE LOS ESTADOS AMERICANOS
MONTROUIS, HAITi
JUNIo 1995


































Puerto Principe y Montrouis fueron testigos este afio de process
de vital importancia tanto para el future de Haiti como de la Organi-
zaci6n de los Estados Americanos. Haiti fue testigo del regreso vigoroso
de la democracia bajo el liderazgo de su Presidente constitutional, Jean
Baptiste Aristide, quien con el apoyo de su pueblo enrumb6 al pais por
un camino de libertades, desarrollo y cambio social.
A su vez, el esfuerzo conjunto de various meses de studio, discusi6n y
trabajo de los Representantes de los Estados miembros, de la Secretaria
General y de los funcionarios de la Organizaci6n permitieron concretar
en Montrouis una nueva vision de la OEA.
Es por ello que los hechos y las ideas que aqui se recogen tienen un
alcance doblemente significativo. De una parte, en Haiti, los paises de
Am6rica definieron los nuevos derroteros para fortalecer su acci6n
colectiva, estableciendo un horizonte claro a la Organizaci6n acorde
con las nuevas circunstancias hemisf6ricas y mundiales. Y de otra, el
pueblo y el Gobiemo de Haiti, con la hospitalidad y eficacia que brin-
daron a la Asamblea General, confirmaron su capacidad para dejar
atris los tiempos oscuros e iniciar la construcci6n de un future promi-
sorio en democracia.





INDICE


I PARTE
DISCURSOS DE INSTALACION DE LA ASAMBLEA GENERAL ......................... 1

Secretario General de la Organizaci6n de los Estados Americanos, C6sar Gaviria ...........3
President de Haiti, Jean-Bertrand Aristide .................................................................. 13

II PARTE
DISCURSOS DE LOS MINISTROS DE RELACIONES EXTERIORES Y JEFES DE
D ELEGACION ......................................................................................... 17

Antigua y Barbuda ......................................................................................................... 19
Argentina .......................................................................................................................... 27
Baham as............................................................................................................................29
Barbados ...........................................................................................................................35
Belice ................................................................................................................................ 41
Bolivia ..............................................................................................................................45
Brasil ................................................................................................................................. 51
Canada .............................................................................................................................. 55
Colombia ..........................................................................................................................61
Costa Rica ......................................................................................................................... 67
Chile.................................................................................................................................. 73
Dom inica .......................................................................................................................... 81
Ecuador ............................................................................................................................. 85
El Salvador .......................................................................................................................91
Estados Unidos ............................................................................................................ 97
Grenada........................................................................................................................... 103
Guatem ala ....................................................................................................................... 107
Guyana ............................................................................................................................ 111
Haiti ................................................................................................................................ 117
Honduras......................................................................................................................... 121
Jam aica ........................................................................................................................... 125
M exico ............................................................................................................................ 129
N icaragua ........................................................................................................................ 133
Panam a ............................................................................................................................ 139
Paraguay ......................................................................................................................... 147
Per .i ................................................................................................................................. 151
Rep6blica Dom inicana ................................................................................................ 155
Santa Lucia ..................................................................................................................... 161
San Vincente y las Granadinas .................................................................................... 165
St. Kitts y Nevis .............................................................................................................. 169
Surinam e ......................................................................................................................... 173
Uruguay .......................................................................................................................... 179
Venezuela ....................................................................................................................... 183





III PARTE
DECLARACION DE M ONTROUIS ............................................................ 187
Declaraci6n de M ontrouis ........................................................................................... 189

RESOLUCIONES ........................................................................................... 197

































I PARTE
DISCURSOS DE INSTALACION
DE LA ASAMBLEA GENERAL








H ace apenas un afio en Bel6n de Para, cuando W- .
la Asamblea decidi6 que su pr6xima
reuni6n se llevaria a cabo en Haiti, no pocos "
imaginaron que se trataba de una quimera, de .
una mera declaraci6n de buena voluntad, de un
suefio impossible. El poder constatar que ese .. .
suefio es una realidad y que su pueblo, Sefior -' ',y
President Aristide, liderado por usted y por su
coraje visionario, avanza ahora por el camino -
de la democracia y la reconciliaci6n hacia
horizontes de mayor justicia social y de .
bienestar, s6lo nos puede ensefiar una lecci6n
que, no por ser muy antigua, deja de ser
definitive para todo aquel que espera ser parte
en la construcci6n de un mundo mejor. Hablo -
de la necesidad de la quimera. Hablo, por
supuesto, de la urgencia de fijarse horizontes que '
parecen inalcanzables. S61o ello hace possible el -
trabajo hacia un mejor destino para todos. '
Apreciado Sefior Presidente: Secretario General de la Organizaci6n de
los Estados Americanos, Cdsar Gaviria
En nombre de todos los que nos acompafian hoy,
le expreso nuestra gratitud por este calido
recibimiento por parte suya y del pueblo haitiano. Y le reitero una vez mis el compromise
que asiste a la comunidad de naciones americanas y a la OEA en la construcci6n de un Haiti
pr6spero y pacifico. Hago votos porque no pase un s61o dia en el que el trabajo colectivo
del Hemisferio no tenga entire sus metas el bienestar del pueblo haitiano.
Sefiores Ministros de Relaciones Exteriores, sefiores Embajadores, apreciados amigos:
Es esta la primera vez que me dirijo a la Asamblea General de la OEA desde que me
posesionara como Secretario General en septiembre pasado. Debo confesar que jams
imagine que mi gratitud y mi sentido de la responsabilidad se verian otra vez comprometidos
de tal modo como el dia en que fui honrado por mis compatriotas para dirigir los destinos
de mi pais. Tal como lo hice entonces, he asumido el mandate que hoy me trae hasta Haiti,
y en esta cruzada por la integraci6n, la paz y el bienestar de nuestros pueblos verAn ustedes
comprometida toda mi energia, toda mi dedicaci6n, todo mi trabajo, toda mi esperanza.
Hace ya varias d6cadas otro compatriota mio, Alberto Lleras Camargo, afirmaba que la
OEA era el mejor ejemplo que habia tenido la humanidad para convencerse de que tambi6n
podia existir una democracia international, y decia que si bien el sujeto de la Carta son los
Estados, el sujeto iltimo de la uni6n deberian ser los hombres y las mujeres del Hemisferio
americano. Es decir, que el fin de la asociaci6n intemacional no debia ser s6lo la solidaridad
entire los Estados democrdticos en si misma, sino dsta como un instrument para alcanzar la
felicidad de los pueblos, como una herramienta para construir una democracia basada en la
convivencia pacifica, en la tolerancia, en el respeto por las ideas ajenas, en el desarrollo, la
igualdad y lajusticia social.
Sin duda lo asistia toda la raz6n.





Esta Asamblea General es un buen moment para preguntarnos en un sentido mis amplio y
conceptual, sobre el future de la OEA. Aqui en Haiti, cuando estamos rodeados de
manifestaciones concretas de c6mo la voluntad comfn de los Estados es capaz de transformar
la realidad, tenemos una oportunidad apropiada para indagar sobre el lugar que deberd
ocupar el multilateralismo hemisf6rico en la transici6n hacia un nuevo orden international.
Sin duda esa reflexi6n puede sonar remota o acad6mica, y no seria necesaria si ya existiera
un consenso, pero la verdad es que muchos se acercan con sentimientos encontrados a este
asunto definitive. El evidence entusiasmo que existe sobre las inmensas posibilidades que
ofrece la acci6n conjunta para contribuir al bienestar y a la paz, convive con un temor, una
ansiedad quizis, sobre los riesgos que eventualmente podria acarrear el multilateralismo
para la bfisqueda soberana de los intereses nacionales. Para algunos pareceria existir una
dicotomia irreconcilable entire acci6n colectiva y soberania. Yo quiero argumentar que esa
es una falsa disyuntiva.
En el mundo contemporineo muchos de los factors que determinan el bienestar de nuestros
pueblos resident mas alias de las fronteras nacionales. El intercambio commercial y los flujos
financieros internacionales, la defense del medio ambiente y el desarrollo sustentable, los
valores democraticos y el respect por la dignidad humana, las telecomunicaciones y los
desplazamientos migratorios, la seguridad y la paz hemisf6ricas, por ejemplo, son todos
objetivos y fen6menos que escapan a la esfera exclusive de los asuntos internos. Incluso el
"mal" se ha internacionalizado, como lo demuestra la transnacionalizaci6n del crime
organizado y del terrorism.
Para construir el future ya no son suficientes los esfuerzos individuals. La acci6n colectiva
se ha vuelto inevitable. La discusi6n no es si se va a requerir acci6n colectiva, sino mas bien
qu6 tipo de instruments y qu6 modalidades de multilateralismo vamos a utilizar. Pero no
s6lo es por necesidad que el multilateralismo ha adquirido renovada vigencia. Tambi6n es
por oportunidad.
La convergencia de valores y de principios compartidos, al igual que la desaparici6n del
enemigo estrat6gico que sirvi6 por d6cadas para justificar la confrontaci6n, estin
reconstruyendo la confianza mutua. Y es a partir de alli que se crea la posibilidad de
enriquecer la acci6n colectiva, de hacerla un instrument equilibrado y eficaz para alcanzar
prop6sitos comunes.
Como toda organizaci6n multilateral, la OEA no fue inmune a las consecuencias de un
mundo dividido en bloques irreconciliables. La confrontaci6n global, con sus repercusiones
de dictadura, guerras civiles e intervencionismo en el Hemisferio, paraliz6 la acci6n colectiva,
minimize las posibilidades de cooperaci6n constructive y debilit6 la solidaridad.
Asi, nuestra Organizaci6n fue paulatinamente cediendo terreno en la discusi6n y soluci6n
de los grandes problems politicos a otros escenarios y a otras fuerzas, refugiandose en la
rutina y en tratar de preservar su vigencia labrandose un nicho entire las entidades dedicadas
a la cooperaci6n t6cnica. Ahora, con los cambios que han transformado al mundo, la OEA
tiene una nueva oportunidad.
La ampliaci6n y diversificaci6n de la agenda international sin duda ofrece un espectro
nuevo de asuntos susceptibles de ser abordados mediante la acci6n conjunta, pero esos
mismos temas tienen tambi6n la posibilidad de general discrepancia y conflict. El que el
interns national de los Estados tenga una proyecci6n externa aun mas inevitable que en el
pasado, nos obliga a encontrar mecanismos, instruments, entidades y parametrosjuridicos





para tramitar las diferencias de manera ordenada, legitima y balanceada.
Sin un sistema interamericano capaz de cumplir con esa funci6n, y que sea, a la vez, defensor
de los principios de la no intervenci6n, de la autodeterminaci6n de los pueblos, del respeto
a la soberania, y la igualdadjuridica de los Estados, estariamos abocados a la ley de la selva
para administrar la creciente complejidad de los asuntos hemisf6ricos.
La gran paradoja de los tiempos que corren es que quienes por muchos afios pensaron en el
multilateralismo como un instrument que era fitil s6lo para legitimar las decisions de los
poderosos, se encuentran hoy enfrentados a la realidad de que esas mismas organizaciones
pueden ejercer ahora un papel que garantice el equilibrio en las relaciones intemacionales.
Pero ello s6lo serd possible depositando de nuevo la confianza en nuestras instituciones
hemisf6ricas, y ante todo, entregindoles un mandato contundente para que se adapten a las
nuevas exigencias de la 6poca.
Por fortune, y en desarrollo de este mismo espiritu, han sucedido acontecimientos
trascendentes que moldean el future de la Organizaci6n. La reuni6n de presidents yjefes
de gobierno en Miami el pasado mes de diciembre, convocada de manera oportuna por el
President Clinton, donde la OEA prest6 no s6lo su apoyo sino que tuvo un active papel
durante las reuniones que le antecedieron, consolid6 el llamado por un sistema interamericano
fortalecido y por una nueva agenda.
En su declaraci6n final, los mandatarios de las Am6ricas subrayaron lo que constitute la
esencia de la realidad de nuestro tiempo en el Hemisferio. Hoy somos una region cuya
uni6n reside en sus valores compartidos. Atras ha quedado el lenguaje confrontational que
solia condenar al fracaso nuestras mejores intenciones. En su Declaraci6n de Principios y
el Plan de Acci6n reconocieron el trabajo de las pasadas Asambleas -de manera especial
las de M6xico, Santiago, Managua y Bel6n De Para- sobre el papel que debe jugar la
Organizaci6n en el future de nuestro hemisferio.
No tengo duda de que aqui en Haiti se levantaran los cimientos de lo que sera una profunda
reform de la OEA para avanzar hacia el fortalecimiento de nuestra acci6n en favor de la
consolidaci6n de la democracia, de la defense del desarrollo sostenible, de la bisqueda de
la paz y la confianza mutua, de la protecci6n de los derechos humans, de la lucha contra la
pobreza extrema y de un verdadero compromise con la construcci6n de un hemisferio en el
que la libre circulaci6n de bienes, servicios, informaci6n y conocimiento, garanticen la
prosperidad y lajusticia social de nuestros pueblos.
Permitanme sefialar algunos de los derroteros que son motivo de la reflexi6n conjunta que
da sentido a nuestro trabajo en la Organizaci6n de los Estados Americanos. Muchos de
estos temas forman parte del document de trabajo "Una Nueva Visi6n de la OEA" que me
permit someter hace unas semanas a la consideraci6n del Consejo Permanente y que, desde
entonces, ha sido debatido en profundidad y evidentemente enriquecido gracias al trabajo
de las cancillerias y las misiones de los paises miembros.
Comienzo por lo que pensamos, podria ser la acci6n colectiva, en el seno de la OEA, para
el fortalecimiento de nuestros sistemas democraticos.
El final de la Guerra Fria y los profundos cambios que ha sufrido el Hemisferio en los
filtimos tiempos han logrado que las expresiones de la Carta sobre la necesidad de una
democracia hayan dejado de ser buenos prop6sitos para convertirse en realidades concretas.
El Compromise de Santiago de Chile dot6 a la OEA de mecanismos para la defense de la





democracia, y 6stos demostraron su fuerza en distintos moments de quebrantamiento del
sistema constitutional. Y nos han servido para advertir que no estamos dispuestos a tolerar
la dictadura en ningfin pafs del Hemisferio.
Ha llegado el moment de fortalecer nuestra acci6n pasando de la defense a la promoci6n
de la democracia. Y aunque 6sta tiene diversas manifestaciones concretas en los distintos
paises de la region, se ha ido construyendo paulatinamente un consenso en torno a los
objetivos para robustecer sus instituciones bdsicas y ampliar su Ambito.
Esto no implica que cada pais no pueda seguir su propio itinerario. Se trata de una prioridad
comfin hacia la cual cada Estado avanza al ritmo que corresponde a sus circunstancias,
metas y posibilidades political. Sin embargo, no hay duda de que los Estados se encuentran
trazando un rumbo compartido.
Para prestar los servicios que este compromise genera y para apoyar a los Estados en lo que
hace al fortalecimiento de la democracia, la OEA debe modemizar sus instruments de
cooperaci6n en esta material.
La Organizaci6n debe apoyar a los pauses en la cimentaci6n de una democracia integral, en
donde exista un Estado orientado a servir a la ciudadania, abierto a escucharla y con
instruments adecuados para realizar efectivamente las funciones que le correspondan y
rendir cuentas de su gesti6n; un 6rgano legislative deliberative; unajusticia constitutional
garante del consenso democratic; un ejecutivo gobemante, fundado en la legitimidad
derivada de los process electorales limpios y transparentes y en el dialogo pluralista; un
sistema de partidos revitalizado; unos process electorales que sean ejercicio efectivo de la
soberania popular; una democracia local eficaz y participativa; unos derechos que sean
poderes, es decir, que trasladen efectivamente a los ciudadanos una series de herramientas
para hacer respetar en la prActica la dignidad, la libertad y la igualdad; unos 6rganos de
control con mecanismos para hacer efectivos sus reclamos; una sociedad civil fuerte y un
respeto generalizado por la participaci6n political de las mujeres, de los indigenas, y los
grupos minoritarios; y, por filtimo, una democracia que contenga el establecimiento de
canales de dialogo y de resoluci6n pacifica de discrepancies, asi como de mecanismos de
buisqueda de consenso.
Para todo lo anterior se requerira de nuevos instruments de cooperaci6n en la OEA, del
estimulo al intercambio de experiencias entire los paises y de la creaci6n de un "Centro de
Estudios para la Democracia", cuyo punto de partida seria la articulaci6n de redes acad6micas
en el Hemisferio.
En lo que hace referencia al tema de los derechos humans, campo en el que la OEA ha
ganado much prestigio por el important papel que jugaron tanto la Comisi6n como la
Corte en la caida de los regimenes autoritarios y en el apoyo a las transiciones democraticas,
y con el retorno a la vigencia de la democracia en la region. Hoy hay que hacerle frente a
nuevos retos, nuevas demands y nuevas tareas.
Por ello lo primero que require el sistema interamericano de Derechos Humanos es la
necesidad de fortalecer los sistemas nacionales de promoci6n y protecci6n de los derechos.
Lo segundo que require es continuar con el esfuerzo de dotar a sus instituciones de mayores
recursos para fortalecer su capacidad administrative y financiera, lo que le permitira
garantizar su imparcialidad y objetividad y consolidar su independencia. Lo tercero que
require es trabajar hacia la ratificaci6n de aquellos tratados y convenciones que integran el





sistema. Igualmente es necesario realizar una tarea de reform del mismo para mejorar y
perfeccionar sus instituciones, en la direcci6n que le sefialen los Estados miembros.
Por (iltimo, la defense y promoci6n de los derechos humans esti estrechamente ligada con
la protecci6n de las minorias indigenas, particularmente en el respeto a su cultural y
tradiciones, y con la relevancia que le deben dar nuestros paises a la participaci6n political
de la mujer y al fortalecimiento de su papel en la sociedad.
No es possible hacer referencia a los temas de la democracia y de la protecci6n de los derechos
humans sin incluir en nuestras reflexiones a Cuba. Es sin duda larga la lista de
recriminaciones entire paises del Hemisferio y Cuba, e igualmente larga, la cadena de agravios
que se larvaron al fragor de la Guerra Fria.
Pero la historic, que es implacable en su poder para hacer temblar las verdades mas absolutas,
ha convertido en reliquias de museo las motivaciones que por d6cadas alimentaron los
antagonismos. De aquellos tiempos solo hemos heredado la tragedia humana que represent
un pueblo cubano atrapado en la terquedad de los rencores mutuos.
Estoy convencido de que un hemisferio que se precia, con raz6n y con orgullo, de su vocaci6n
democrdtica y de su compromise humanitario no puede ser un testigo mudo de una situaci6n
inaceptable. Es por ello que quisiera presentar algunas reflexiones sobre el tema con la
inica autoridad que me da el haberlas compartido con franqueza con todos los actors y
con la convicci6n de quien cree que, de darse de veras el cambio, Cuba merece una
oportunidad por parte de la comunidad interamericana. Estas ideas no buscan reemplazar,
en modo alguno, una decision que corresponde a los Estados miembros de la Organizaci6n,
asi como a la Asamblea o al Consejo Permanente.
En nuestro Hemisferio la soluci6n de este problema sin duda tiene la mayor trascendencia
political. Si bien es necesario reconocer que muchos de los elements que podrian conformar
una soluci6n tienen una dimension bilateral, Ilegado el moment va a ser ineludible que la
comunidad interamericana asuma responsabilidades que solo pueden tener una expresi6n
multilateral, no s6lo por cuanto la OEA tiene un rol propio que jugar en relaci6n con los
temas que conforman su agenda, sino porque en algfin moment es precise trascender las
limitaciones de la desconfianza inevitable entire quienes han sostenido, por tanto tiempo,
posiciones antag6nicas.
El debate sobre el present y el future de Cuba lo han monopolizado las posiciones mis
extremes y 6sto, que durante muchos afios era por lo menos explicable, ha perdido su
racionalidad y su 16gica. La political del "todo o nada" no nos ha conducido a parte alguna
en estos afios. Ante el colapso del comunismo nadie duda de la necesidad de que Cuba
advance sin pausa en la reform de su sistema econ6mico y de su sistema politico. Debemos
insistir todos los dias en ello. En Cuba debe llevarse a cabo un process que implique mayors
libertades econ6micas y un advance hacia un sistema pluralista y de libertades political y de
respeto por los derechos humans.
Algunos de estos cambios se encuentran ya en march. Sin duda su ritmo no es el deseado
por todos. No obstante, es claro que Cuba avanza, por ejemplo, hacia una economic mis
abierta. Estoy seguro de que la consolidaci6n de esa apertura le ganaria a Cuba mayores
espacios y que al afiadir una necesaria apertura political para la reconciliaci6n de la naci6n
cubana serfa possible una nueva etapa en las relaciones del Hemisferio con la isla.




ZNo se habra llegado la hora para que la comunidad interamericanajuegue un papel much
mas activo en este tema? ,No sera necesario que iniciemos pronto una reflexi6n internal
sobre la manera dejugar un papel constructive en el trabajo por lograr mayores libertades
political y econ6micas en Cuba y por iniciar su reinserci6n en el sistema interamericano?
,No deberiamos ver a Cuba como una oportunidad para cerrar por siempre el capitulo de
las rivalidades entire pueblos hermanos y para que 6sto sea el final del filtimo rescoldo de la
Guerra Fria y la primera victoria de un continent totalmente integrado en democracia?
Dejo estos interrogantes sobre un tema en el que, estoy seguro, todos los paises de America
tienen iddnticos objetivos y s6lo diferencias en cuanto a los medios para alcanzarlos.
Quienes han seguido de cerca las recientes deliberaciones en el seno de la OEA saben que
hemos retomado el tema de la seguridad hemisf6rica. Hemos examinado las posibilidades
de intercambio de experiencias en asuntos militares y de policia, asi como en temas que
hacen referencia a la seguridad interior y exterior. La valiosa experiencia que ha ganado la
OEA en los process de reconciliaci6n y el desminado en Centroamerica servird sin duda
para avanzar hacia nuevos horizontes en esta material. Hemos iniciado nuevos debates sobre
la bdsqueda de medidas generadoras de confianza que nos ayuden a evitar que las
controversial a6n existentes entire algunos de los Estados miembros de la OEA se conviertan
en enfrentamientos.
Desafortunadamente, la tendencia que se ha vivido en los 61timos afios de generaci6n de
confianza y soluci6n pacifica de conflicts se ha visto afectada por los recientes
enfrentamientos armados entire Ecuador y Peri. Para contribuir a una soluci6n definitive,
acorde con el derecho international, la OEA debe continuar poniendo a disposici6n de las
parties y de los paises garantes del Tratado de Rio toda su energia y los recursos que nos
ofrece la Carta.
Tres asuntos que constituyeron mandato en la pasada Cumbre Presidencial, merecen un
comentario aparte. Me refiero a algunos de los males que nos amenazan a todos por igual:
el terrorism, las drogas ilicitas y la corrupci6n.
En lo que atafie al terrorism, es necesario estimular la cooperaci6n en inteligencia y entire
autoridades judiciales y aprovechar las posibilidades que ofrece para esto el marco de la
OEA, al tiempo que se hace indispensable dejar en claro que el terrorism no puede tener
justificaciones political de ninguna clase.
Lo que ha sucedido recientemente en el tema de las drogas ilicitas parece implicar un
regreso a los tiempos en que el analisis simplista de este asunto dividfa a las naciones y
cargaba, de modo injusto y desbalanceado a algunos con responsabilidades que deberian
ser compartidas entire todos.
Hoy se ha perdido algo del entorno de cooperaci6n que ha existido en el pasado. Es menester
recuperar el dialogo multilateral a alto nivel que require la lucha contra las drogas, asi
como su lugar prioritario en la agenda de los paises. Los temas de cooperaci6n judicial y de
trabajo conjunto en aspects de inteligencia, lucha contra el lavado de dinero y contra el
contrabando de precursores quimicos y de armas, asi como las political de sustituci6n de
cultivos, deben constituir la recuperaci6n de una balanceada political de lucha contra el
narcotrafico. La CICAD debe representar una posibilidad de apoyo a los paises que sufren
este flagelo, de tal modo que podamos derrotar a este enemigo comfin.





En el tema de la lucha contra la corrupci6n la acci6n colectiva puede y debe jugar un papel
primordial. Las acciones de la OEA en esta material incluirian su apoyo para el mejoramiento
de la eficacia y transparencia de las instituciones, el estimulo a la cooperaci6n judicial y el
llamado para que las grandes empresas, en la lucha por nuevos mercados y posibilidades,
no contribuyan en modo alguno al deterioro de las condiciones de equidad y probidad por
parte del sector p6blico de nuestros paises. Las propuestas de algunos paises para reforzar
los instruments juridicos, en estas materials merecen la mis seria atenci6n de todos los
Estados miembros.
No hay duda de que la mis important de las nuevas tareas que le asignaron nuestros
mandatarios a la OEA fue el seguimiento de la creaci6n del Area de Libre Comercio de las
Am6ricas, cuyas negociaciones deberin concluir a mis tardar en diez afios.
La liberalizaci6n del comercio reciproco influird positivamente en la prosperidad y el
desarrollo future del Hemisferio. La eliminaci6n de las barreras al comercio entire nuestros
paises contribuira a la expansion y diversificaci6n de los intercambios, algo que ya esti
ocurriendo en el marco de los acuerdos regionales y subregionales de integraci6n.
Esa positive experiencia debe repetirse a nivel hemisferico y en ello la OEA puede y debe
jugar un papel trascendental.
La Comisi6n Especial de Comercio ofrece un marco multilateral en el que los Estados
miembros pueden concertar sus estrategias de negociaci6n commercial y hacer el seguimiento
de los grupos de trabajo y de negociaci6n que seguramente seran establecidos por los
ministros de comercio del Hemisferio en su pr6xima reuni6n en Denver, Colorado. Tenemos
que utilizar la Comisi6n Especial para asegurar que el process de construcci6n del Area de
Libre Comercio de las Amdricas, sea transparent, participativo y multilateral.
La Unidad de Comercio, por su parte, se esta preparando para prestar apoyo t6cnico a las
negociaciones hemisf6ricas. El compendio de los distintos acuerdos de comercio e
integraci6n existentes en la region, la modernizaci6n de los sistemas de informaci6n
commercial, el andlisis comparative de las leyes y reglamentaciones sobre asuntos de comercio
de los distintos paises, la coordinaci6n con otras instituciones regionales y subregionales
de cooperaci6n e integraci6n, y de manera especial el trabajo con el BID y la CEPAL, son
algunas de las materials en las que la Unidad de la OEA puede desempefiar un important
papel. En realidad, es dificil pensar que un objetivo de tal envergadura y trascendencia
pueda alcanzarse sin un apoyo t6cnico sistemitico a lo largo del process negociador.
El establecimiento de un area de libre comercio entire nuestros paises serA una tarea compleja
e implicara seguramente un advance por etapas. Entre las consideraciones que hay que tomar
en cuenta para avanzar con decision hacia su establecimiento, quisiera mencionar tres que
me parece revisten una importancia particular.
La primera es la necesidad de asegurar que los esfuerzos de liberalizaci6n del comercio
hemisfdrico sean plenamente compatibles con los compromises asumidos por los Estados
miembros en las negociaciones de la Ronda Uruguay.
En segundo lugar, debemos garantizar que la integraci6n sea de un nuevo tipo: abierta, sin
fronteras y sin exclusiones. Para ello debemos traducir los avances de alcance subregional
en un gran advance de vocaci6n continental.





Y por filtimo, debemos disefiar medidas que fortalezcan la capacidad competitive de los
paises menos desarrollados, que examine las posibilidades de asimetria y reciprocidad de
los acuerdos y que amplien las oportunidades para la inversi6n.
Por otra parte, la OEA debe jugar un papel mas active en materials ambientales.
La evoluci6n del marco institutional yjuridico para los temas ambientales, en su dimension
interamericana, no ha tenido un desarrollo equiparable al que se observa en otras areas de la
acci6n colectiva en el Hemisferio. Aunque existen ejemplos bien relevantes de instruments
bilaterales y subregionales sobre asuntos ambientales, no ocurre lo mismo en la dimension
continental.
Por la via de las condicionalidades unilaterales comerciales, la legislaci6n intema con
consecuencias extemas o los requisitos de calificaci6n crediticia de las agencies de ayuda o
de las entidades multilaterales, se establecen orientaciones y limitaciones que, si bien pueden
tener un inmenso valor en su efecto sobre la preservaci6n del medio ambiente, tienen la
dificultad de no ser el resultado de un consenso constructive entire las naciones involucradas.
La ausencia de un marco normativo interamericano, equilibrado y transparent, construido
conjuntamente, propicia en muchos casos una menor voluntad de cooperaci6n al igual que
promueve relaciones conflictivas en temas especificos que bajo pardmetros acordados
colectivamente serian de interns comin.
Para construir relaciones arm6nicas en ese campo sin duda seria de suma importancia el
que se avanzara en el desarrollo de marcos normativos y de bases juridicas para el manejo
de los temas ambientales, dentro del mayor respeto a la soberania de los Estados, la autonomia
de los gobiernos para definir sus estrategias de desarrollo y su plena autoridad en el manejo
de los recursos naturales.
La OEA debera trabajar tambi6n en el apoyo a Bolivia para la realizaci6n de la Cumbre
sobre Desarrollo Sostenible en 1996 la cual debera ademis avanzar sobre los lineamientos
de la Agenda 21 para convertirlos en la Carta de Navegaci6n hemisf6rica en este tema.
Hay algo sobre lo que quiero hacer especial hincapi6. Tenemos el deber de repensar el rol
de la OEA en material de cooperaci6n para el desarrollo, con el fin no s6lo de honrar el
Protocolo de Managua mediante el cual se cre6 el CIDI, sino incluso de ir mis alli del
marco de political general adoptado en la Asamblea Extraordinaria de M6xico.
La OEA, que afios atrds constituy6 el mis important scenario de cooperaci6n en el
Hemisferio, ha perdido la importancia relative y la solidez t6cnica que tuvo en este campo.
Las causes de la situaci6n actual son multiples y de diverse naturaleza. Ademis de las que
se derivan de la reducci6n significativa de los recursos en t6rminos reales, no existen
verdaderas prioridades, no hay 6nfasis hacia los paises mas necesitados y se mantiene una
cooperaci6n de caricter autosuficiente y solamente asistencialista.
Por ello es preciso hacer un alto en el camino, y aprovechar nuestras ventajas comparativas
para cambiar el 6nfasis de nuestro rol. De ser una entidad primordialmente prestadora de
cooperaci6n, la OEA deberia avanzar hacia su progresiva conversion en una entidad
promotora de programs y proyectos.
Debemos trabajar por una nueva forma de cooperaci6n modern, flexible, solidaria, eficaz,
puesta al servicio para cumplir con las prioridades de los paises miembros expresadas en
nuestra agenda, y para ello debemos estimular modalidades como la cooperaci6n horizontal,
la participaci6n de consultores y experts de los paises beneficiaries, el intercambio de





experiencias, y la actuaci6n conjunta con otros organismos e instituciones, tema 6ste a
prop6sito del cual vale la pena subrayar el important acuerdo de colaboraci6n firmado
entire la OEA y el BID el pasado jueves. Todos estos criterios deben permear, tambi6n,
nuestras reforms al sistema de becas y nuestro anilisis sobre la necesidad y relevancia de
nuestras oficinas nacionales.
El CIDI deberd, en su calidad de epicentro de la definici6n de political en material de
cooperaci6n seguir las orientaciones del Consejo Permanente y nutrirse del trabajo t6cnico
de las unidades especiales (UPD, Comercio y Turismo, Medio Ambiente y Desarrollo Social),
asi como asegurar, a trav6s de su Secretaria Ejecutiva organizada por areas geogrdficas, la
ejecuci6n de los programs de cooperaci6n de la Organizaci6n.
Como en la conocida parabola biblica, debemos empleamos a fondo para multiplicar los
panes y los peces. Por ello quiero insistir en la importancia de aumentar el nfimero de paises
donantes netos de cooperaci6n. S6 que exagero un poco -pero s6lo un poco- si digo que
la OEA no puede seguir siendo una entidad con dos paises donantes y treinta y dos recipients.
Varios Estados miembros podrian hacer trinsito voluntario a la condici6n de donantes,
como de hecho ya ha empezado a ocurrir en algunos casos, o aceptar una modalidad que
implique dicho transito, manteniendo, desde luego, la posibilidad de beneficiarse del
intercambio de experiencias, de los proyectos de cardcter multinational y de todos aquellos
servicios que la Organizaci6n presta a sus miembros por via general. Pero no me cabe la
menor duda del inmenso bien que esta expresi6n de genuina solidaridad representaria,
ademds, en el equilibrio politico de la OEA y en una interpretaci6n genuina de lo que
significa la cooperaci6n solidaria para el desarrollo.
No puedo terminar sin subrayar la importancia que concede al hecho de la inminente
reelecci6n del Embajador Christopher Thomas como Secretario General Adjunto de la
Organizaci6n. El ha sido durante este tiempo un trabajador eficiente y leal, ha contribuido
a que la integraci6n entire la Am6rica Continental y la Am6rica Caribe sea una realidad y se
ha comprometido con la 6ptica de cambio y reform que impulsa a la nueva OEA.
Sefior Presidente Aristide, sefiores Ministros de Relaciones Exteriores, sefiores Embajadores,
amigo Joao Baena Soares, amigos todos:
Cuando uno lee con cuidado la literature haitiana encuentra entire esas letras apretadas una
enorme fuerza en contenci6n. He buscado unas lines haitianas que nos sirvieran para cerrar
estas palabras con el homenaje que se merece este pueblo que hoy nos recibe generosamente.
Pienso que estas cuatro lines, escritas por Louis Henry Durand, podrian resumir hoy nuestro
sentimiento:
Finalmente! Aqui esti la luz brillando entire la luz!
En el hoyo sin fondo hay al fin s6lo fulgor!
Luego de la duda, la angustia y el dolor,
aqui esti la esperanza mostrando su camino!
Sefior Presidente Aristide:
Aqui en Haiti, a pesar de la angustia y el dolor de tantos hermanos haitianos y quizA por la
fortaleza que 6stos general en los corazones de los hombres buenos, aqui estamos en
presencia de la esperanza mostrando su camino!
Muchas gracias.








C on alegria de saludarlos,
Muy feliz de recibirlos,
De todo coraz6n les deseo
En nombre del Gobierno de la Repfiblica y del
Pueblo de Haiti
La mis cordial bienvenida.

Con una sonrisa en los labios, coraz6n y brazos a .
abiertos,
Haiti honra por vuestro intermedio a toda
America
y a las hermanas naciones del mundo entero.
Hace un afio, en Beldm do Pari, i
nos dimos cita aqui en Port-au-Prince.
Hoy, aqui estamos. Es un hecho.
Aytipiti. Lipapitimi.
Nou di 1. Nousfi 1. Se sa menm. Se sa net.

Lo impossible se hizo possible.

Defendiendo los principios democraticos, Presidente de Haiti,
juntos hemos logrado un milagro politico, Jean-BertrandAristide
en el umbral del tercer milenio.

Una vez mis, quisi6ramos enviar nuestros agradecimientos
y felicitaciones a la Organizaci6n de los Estados Americanos,
la primera organizaci6n international que dijo:
No al golpe military del 30 de septiembre de 1991,
Si al retomo del orden constitutional.
Signo perdurable de la Organizaci6n de los Estados Americanos y de su ex-Secretario
General,
el distinguido Joao Clemente Baena Soares.

Ante esta victoria deslumbrante,
Rindamos homenaje a nuestros heroes.
Paz a la memorial de nuestras 5.000 victims,
Paz a la memorial del Reverendo Padre Jean-Marie Vincent, de nuestro Ministro Guy Malary,
de Antoine Izmery, de Claude Museau, de Fritz Pierre Louis ...
Grandes hombres que tiene por tumba la tierra entera.

Es con dicha indecible que hoy Haiti canta un himno de reconocimiento al lugar que ocupan
ustedes los presents en el Vig6simo Quinto Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea
General de nuestra Organizaci6n.
Ayer, en la escuela de nuestros antepasados,
aprendimos a morir por la libertad.





Hoy, Haiti se enorgullece de haber reencontrado la savia de su libertad a trav6s de los lazos
de solidaridad tejidos a lo largo de los cuatro iltimos afios.

Con gran raz6n escribia George Washington que "la libertad es una plant que, una vez que
hecha races, crece con rapidez".

Toussaint L'Ouverture, nuestro genio, proclam6 solemnemente que aqui las races de la
libertad son numerosas y profundas.

Hijos e hijas de esta libertad,
en el plano hemisferico,
hemos cultivado la solidaridad
y hemos defendido heroicamente los principios democriticos.

El 15 de octubre de 1994 vimos las estrellas de la libertad, de la solidaridad y de la democracia
iluminando el camino de regreso al orden constitutional. Todo ello en comuni6n con ustedes
y en compafiia de mas de uno de entire ustedes, como el distinguido Warren Christopher,
Secretario de Estado de los Estados Unidos, quien auin ayer estaba con nosotros a pesar de
las cuestiones urgentes que con frecuencia exigen su presencia en otros lugares.
Por medio de la Organizaci6n de los Estados Americanos, Haiti toca el coraz6n del
Hemisferio Occidental, el alma de cada una de las 33 naciones miembros y de sus pueblos
que apoyan con firmeza los principios de justicia y libertad -primero en 1990 cuando
respondieron a nuestro llamado de participar en nuestras primeras elecciones libres yjustas,
luego en 1991 cuando respaldaron el Compromiso de Santiago y se opusieron al golpe
military invocando la hist6rica resoluci6n 1080.
Cuando lleg6 la hora de implementar el Acuerdo de Governors Island, muchos de ustedes y
los jefes de gobierno de la familiar del Caribe se unieron a nosotros en la Casa Blanca, en
Washington, el 17 de septiembre y resolvieron sumarse a la Fuerza Multinacional. Un
agradecimiento especial a los Estados Unidos y al Presidente Clinton por su liderazgo en
esta misi6n y a todos ustedes que participaron en su 6xito.
A todos los estados comprometidos al camino democritico, nuestra profunda admiraci6n y
respeto. El fin de la Guerra Fria nos ofrece un desaflo hist6rico, existencial. Nos abre las
puertas para explorer nuevas estructuras de democracia integral. Y asi tambi6n a nivel
international, global. Igualdad y respeto entire todas las naciones, entire todos los hombres.
Igualdad entire mujeres y hombres. Cada persona es un ser human. Tout moun se moun.
En Am6rica Latina -ya prActicamente libre de dictaduras militares- son muchos aquellos
que exigen su inclusion en la vida social democritica. Pues, Indios, Negros, Mestizos,
migrants, mujeres unidas en alianza fratema, son hoy un desafio que deben enfrentar los
estados de nuestro Continente.
Hace 2400 afios Plat6n ya decia en La Rep6blica que "nuestro objetivo en la construcci6n
del Estado es la mayor felicidad para todos".
Lo que implica:
Justicia para todos
y
Reconciliaci6n entire todos.





Esta orientaci6n political debe naturalmente evitar dos trampas: la venganza y la impunidad.
Ni una ni otra nos conducird a un estado de derecho. Ahora bien, el edificio del Estado de
derecho es la column vertebral del sistema democrdtico.
Ademas, desde nuestro retorno, hemos comenzado la reform de nuestro sistema judicial:
un process complejo, delicado y muy lento. Mejor dicho, demasiado lento. Poco a poco
deberi disiparse la esclerosis institutional para que resurja el derecho.
El primero dejulio pr6ximo se abrird una nueva escuela de magistratura. En este clima de
reconciliaci6n y de paz que hay que cultivar dia tras dia, nadie tiene derecho a coartar la
libertad de los demas. Por tanto, cada uno tiene el derecho a existir y el deber de respetar la
vida y la libertad de los demas. La Comisi6n Nacional de la Justicia y de la Verdad, por
cierto, ayudard a nuestro querido Haiti a disipar las tinieblas de la impunidad.
"La fuerza sin justicia es tirania; la justicia sin fuerza es impotencia", decia Pascal. Es
verdad. En ese context, pueden comprender nuestra alegria de haber celebrado ayer la
graduaci6n de la primera promoci6n de nuestra Fuerza de Policia Nacional.
La praxis democrdtica pasa igualmente por la extension del derecho al voto, siendo el sufragio
universal la condici6n de igualdad natural entire los series humans.
En 20 dias celebraremos elecciones libres, honestas y democrdticas.
El voto es nuestra primera line de defense contra las dictaduras militares que
lamentablemente en el pasado han plagado nuestra region. Si protegemos el voto, aseguramos
la paz. Reafirmamos la esperanza expresada por el Presidente Clinton en su hist6rica visit
a Haiti el 31 de marzo de que "nunca, nunca mas se nos robe la democracia".
En el espiritu de la Cumbre de las Am6ricas, progresamos hacia la democracia econ6mica,
profundamente agradecidos a la comunidad international por la condonaci6n de los atrasos
de Haiti. La nueva asociaci6n que estamos forjando con el sector privado haitiano beneficiary
al Estado y revitalizard la economic. Ello acelerara el ingreso de Haiti al mercado libre. Al
avanzar en este camino, sigamos agradeciendo la fortaleza y la paciencia del pueblo haitiano.
Los puestos de trabajo no han llegado con la rapidez anticipada ni en el n6mero anticipado;
no obstante, nutri6ndose de su profunda reserve de fe y esperanza, el pueblo continue
apoyando la democracia, sabiendo que 6se es el camino hacia nuestro dxito.
Haiti hoy esta construyendo sobre la fuerza del Haiti ayer para crear el Haiti de mafiana que
gozara de paz y de prosperidad.
Los desafios que se vislumbran para el Haiti de mafiana son enormes, pero nuestra voluntad
de salir victoriosos es afin mayor. Juntos hemos ya alcanzado grandes logros. Juntos
nuevamente nuestros logros se multiplicaran y floreceran, mas alli de nuestras fronteras,
hasta nuestros vecinos del Hemisferio.
Somos un pueblo que ha sofiado siempre con ser una gran naci6n. Ayiti di: sepiti ipiti, ilpa
pitimi. Nuestra historic ha sorprendido al mundo en mas de una ocasi6n. Pipiti, pi red. Hoy
nuestro pueblo, con una gran determinaci6n e ingeniosidad, sigue defendiendo su dignidad
para garantizar un future de naci6n libre.
Nos alegramos de haber renovado los lazos que unieron a Haiti con Am6rica Latina durante
las luchas por la liberaci6n del Continente.





La Constituci6n de Haiti de 1806 liberaba a todo esclavo que pisara tierra haitiana. Pocos
afios despu6s de nuestra independencia de 1804, Sim6n Bolivar obtuvo el apoyo moral y
material del Presidente Alejandro Petion. Asi le escribi6 Bolivar en una de las cartas a
P6tion: "La Am6rica, Ilena de reconocimiento, conservard etemamente el recuerdo de Vuestra
Excelencia".
Haiti tambi6n conservara eternamente el recuerdo de la solidaridad international.
No puede haber un continent nuevo sin hombres nuevos.
Ser hombre es facil.
Ser un hombre es dificil.
Ser un hombre nuevo, afin mis.

La democracia exige que en el hombre el element pasional se subordine al racional, en un
hombre integro, un hombre nuevo.
Depende de la fuerza de nuestras convicciones democraticas, de la intensidad de nuestra
6tica political y de nuestro compromise de promover una Am6rica nueva.
El peso de la piel de un hombre represent el double del de su cerebro. Que el peso de nuestra
solidaridad hemisf6rica represent el double del de nuestras responsabilidades colectivas.
Isit, Bd Tab La nou di:
Yon sel dwt pa manje kalalou.
fouch&t divizyon pa bwd soup demokrasi.
Men anpil chay pa lou.
Sa a se wout chanjman total capital.
Wout sa a long.
Pa gen bay legen pyes.
Sa n pbdi nan longer wout la,
Na tire I nan taje demokrasi a.

Anpil kout chapo siksW
Pou 25e asanblejeneral nou an.
Ak espwa you lavalas ke poze
Prai vide sou tout Amerik la,
Mdeklare solanjiman ouv&ti
25e asanblejeneral nou an.
Viva la OEA.
Paz y Felicidad a nuestra Patria Grande.
Viva la solidaridad planetaria
porque
solos, somos d6biles.
Juntos, somos fuertes.
Todos juntos somos Lavalas.

You sl noufeb,
Ansanm noufb,
Ansanm, ansanm nou se Lavalas.


































II PARTE
DISCURSOS DE LOS MINISTROS
DE RELACIONES EXTERIORES
Y JEFES DE DELEGATION








ANTIGUA Y BARBUDA

Embajador Patrick Albert Lewis
Representante Permanente ante la OEA


Sefiora Presidenta, comenzar6 manifestando las congratulaciones de mi delegaci6n por su
elecci6n para ocupar este alto cargo y por la forma en que esti dirigiendo nuestros debates.
Nuestra confianza en su capacidad y sus aptitudes diplomiticas esti bien fundada y
comprometo el pleno apoyo de mi delegaci6n durante el tratamiento de los numerosos
puntos importantes de la agenda de esta Asamblea.
Quiero, asimismo, por su intermedio, extender mi sincero agradecimiento al gobiemo y al
pueblo de Haiti por su calida hospitalidad y por hacemos sentir como en nuestra casa.
Sefiora Presidenta, puesto que esta es la primera Asamblea General en la que el Secretario
General actia en ejercicio official de sus funciones, quiero sefialar que mi delegaci6n desea
felicitarlo por el vigor con que cumple sus cometidos y por la rapidez con que ha actuado
para cumplir los mandates impartidos por la Cumbre de las Am6ricas. Deseo, asimismo,
destacar el papel cumplido por el Secretario General Adjunto, Embajador Christopher
Thomas, por la diligencia con que desempefi6 sus funciones durante el afio pasado y por la
idoneidad demostrada cuando le cupo actuar como Secretario General Interino.
Tengo la esperanza de que al reunimos, tengamos conciencia de las exhortaciones de Robert
Pastor, de la Universidad Emory, que en su libro titulado Whirlpool nos ha instado a mirar
mis alli de las fronteras de los estados y a abrir un sendero hacia la configuraci6n de una
comunidad hemisf6rica. Al hacerlo, debe ponerse 6nfasis en la democracia, recordando,
por supuesto, que 6sta no es una panacea y que no cura los problems de una naci6n de la
noche a la mafiana. Debemos tener present que este es un process de cambio politico
pacifico y que "para que la democracia funcione, el poder debe estar dividido, controlado y
equilibrado". En tal sentido, han de trazarse cauces y sendas para garantizar la seguridad de
los estados soberanos y de la region.
Elfortalecimiento de la democracia fue, por cierto, uno de los elements mis firmes de la
Cumbre y en el seno de 6sta se reconoci6 que las "elecciones libres y limpias" no aseguran
por si solas la existencia de una sociedad democritica. Es obvio que donde haya miseria y
desesperanza seri dificil que florezca la democracia. La democracia y las economies de
mercado no pueden prosperar en un entorno de pobreza abyecta, porque en circunstancias
asi habra grandes sectors de la sociedad que no tendran intereses enjuego en la economic.
Por ende, es necesario asegurar las libertades basicas y defender los derechos humans en
todos los paises, y promover, a escala hemisf6rica, el desarrollo econ6mico y el interns en
el mejoramiento del nivel de vida.
Con referencia constant a la democracia, los representantes del Caribe en los Estados
Unidos exhalaron un suspiro de alivio cuando el hervidero de Haiti comenz6 a aquietarse.
Los embajadores de los paises del Caribe ante la OEA asistieron a la materializaci6n de la
transici6n democratic en una naci6n hermana. Al decir del Embajador de Guyana, Odeen
Ishmael, por entonces Presidente del Consejo Permanente, "los profetas del fracaso habian
pronosticado que tras la intervenci6n de la fuerza multinational de la ONU sobrevendria





una confusion al estilo de Somalia, pero asistieron con asombro a la bienvenida que ofreci6
el pueblo haitiano, por tanto tiempo oprimido, que vio a los miembros de la fuerza
multinational como a sus salvadores de una pesadilla tortuosa".
Antigua y Barbuda aport6 un octavo de su fuerza military a la expedici6n multinational
autorizada por la resoluci6n 940 del Consejo de Seguridad. El Primer Ministro Lester Bryant
Bird dijo que "lo hicimos en raz6n de una genuina preocupaci6n por las vidas de miles de
haitianos. Lo hicimos porque queriamos ver el t6rmino de su sufrimiento. Lo hicimos porque
queriamos extirpar de nuestra subregi6n el cancer de la dictadura y los abusos contra los
derechos humanss.
Con sumo orgullo recordamos los sacrificios hechos por los pueblos de las naciones del
Caribe para restablecer la paz y la democracia en un pais fraterno. Queremos recorder la
inquietud de las madres, las esposas, los hijos y otros familiares de los soldados y policies
que integraron la fuerza multinational, que fue el instrument usado para restablecer al
President Aristide en el poder y a la democracia en Haiti. No podemos celebrar el retorno
de la democracia a Haiti sin elogiar a la fuerza multinational. En realidad, hubi6ramos
preferido que el encomio figurara en nuestra declaraci6n, pero como 6sto no ha sido possible,
deseamos alabar piblicamente a quienes estuvieron dispuestos a exponerse al peligro para
proteger a otros.
Cuando se recuerda que el Caribe ocupa la atenci6n de la comunidad international,
principalmente a causa de Haiti, y que hace doce afios ocurria lo mismo en raz6n de los
acontecimientos de Grenada, es evidence que lo que determine la deliberaci6n international
y/o amin hemisf6rica no fue el ansia de corregir las condiciones que precipitaron las crisis en
esos paises, sino el deseo de algunos de eliminar una amenaza a sus intereses en material de
seguridad, definidos, podria agregar, por sus propias consideraciones internal.
Sin embargo, hoy dia se percibe una tenue esperanza de que, con vision hemisf6rica,
tengamos el compromise de encarar los problems y tender los intereses de toda la region.
En este sentido, estamos listos a llevar a la practice los acuerdos de la Cumbre de las
Am6ricas, de la que fue anfitri6n en Miami, entire el 9 y el 12 de diciembre de 1994, el
President de los Estados Unidos.
En primer lugar, recibieron consideraci6n las necesidades especiales de los paises pequefios.
En la "Declaraci6n de Principios" se hizo referencia concrete a la Conferencia Mundial
sobre Desarrollo Sostenible de los Pequefios Estados Insulares, que tuvo lugar en Barbados
en 1994. Al respect se afirm6 que "formaremos alianzas de cooperaci6n con el fin de
fortalecer nuestra capacidad para prevenir y controlar la contaminaci6n, proteger los
ecosistemas y emplear de manera sostenible los recursos biol6gicos, y fomentar la producci6n
y el uso limpio, eficiente y sostenible de la energia". Nuestras economies no poseen la
capacidad necesaria para competir en pie de igualdad con los paises grandes, y es esencial
mantener nuestras industries para sostener el empleo y la estabilidad. Ademas, nuestras
necesidades concretas comprenden la seguridad en el sentido mis amplio del concept,
sean las pautas financieras, el aventurerismo military, los desastres naturales, los m6todos de
desestabilizaci6n u otras variables.
Segundo, los acuerdos en torno a las drogas coinciden con la pr6dica que desde 1985 sostienen
los paises del Caribe, en especial Trinidad y Tobago, que han marcado un rumbo con una
series de propuestas en el Ambito de las Naciones Unidas. Habri un criterio hemisf6rico en
relaci6n con todos los aspects de la industrial, trdtese de la producci6n, la utilizaci6n, los





m6todos de vigilancia o el lavado de dinero. En el mismo sentido, se convino en promover
acuerdos bilaterales y subregionales en relaci6n con el terrorism, al reconocerse que
constitute una seria amenaza para la seguridad en las Am6ricas.
En tercer lugar, los paises del hemisferio se comprometieron a "iniciar de inmediato el
establecimiento del 'Area de Libre Comercio de las Am6ricas' en la que se eliminaran
progresivamente las barreras al comercio y la inversion". Esta nueva formulaci6n del
comercio hemisf6rico permitird la incorporaci6n de los paises como miembros plenos o
asociados, dependiendo de su grado de desarrollo. En material de comercio, los paises del
Caribe deben configurar su propio "nicho", porque para los estados del Caribe el comercio
es una cuesti6n de vida o muerte.
En cuarto t6rmino, es possible percibir algo positive en el breve pasaje dedicado al turismo.
Se hizo hincapi6 en su importancia econ6mica y los gobiernos se comprometieron a
emprender iniciativas para estimularlo. El Primer Ministro Arthur, refiri6ndose al Caribe,
dijo que "el turismo es la industrial mas grande y de crecimiento mis ripido, y es
absolutamente vital para la salud econ6mica del Caribe" y agreg6 que "si bien el turismo
ofrece las mejores perspectives de crecimiento para muchas de nuestras islas, debemos
asegurar que su desarrollo se Ileve a cabo de manera sustentable". Hoy dia, el turismo es la
arteria vital de muchos de nuestros paises, pero la competencia de otros lugares, los costs
elevados y el temor al delito amenazan a la industrial.
En quinto lugar, la reuni6n entire el Secretario Michael (Mickey) Kantor, Director de
Comercio Exterior de los Estados Unidos, y los paises de la CARICOM relative al problema
de las bananas, dio como resultado un acuerdo con el que los pauses del Caribe se sienten
satisfechos. Los Estados Unidos han dicho que nunca se opusieron a la renuncia y que
mantendran esa posici6n hasta el afio 2002, cuando expire la actual Convenci6n de Lom6 y
se proceda a reevaluar la situaci6n. En la reuni6n, los primeros ministros Charles y Compton
plantearon claramente las dificultades y las necesidades de las Islas de Barlovento. El Primer
Ministro Compton sefial6 que el comercio de las bananas sirve de sustento a cuatro paises.
Desde que las preferencias imperiales desaparecieron, la Uni6n Europea estableci6 un sistema
para sustentar a sus antiguas colonies de Africa, el Caribe y el Pacifico, mientras dstas
planifican su diversificaci6n. Posteriormente los pequefios agricultores de las Islas de
Barlovento han recibido sost6n tras la declinaci6n del aziicar, sin necesidad de recurrir al
lanzamiento de bombas.
El problema de las bananas, en particular, ayuda a demostrar el compromise de las Indias
Occidentales. Reci6n despu6s que la Primera Ministra de Dominica anunciara
categ6ricamente que no concurriria a la Cumbre si no se consideraba este problema y que
otros primeros ministros de las Islas de Barlovento indicaran su disposici6n a asumir la
misma actitud, se organize la reuni6n con el Director de Comercio Exterior de los Estados
Unidos. Es significativo que no haya sido una reuni6n con los productores del hemisferio y,
que desde entonces, los Estados Unidos hayan emitido declaraciones y hayan adoptado
medidas que parecen contradecir lo que se decidi6 en Miami.
Hubo, empero, una considerable decepci6n en lo que atafie a la Cumbre y fue la falta de un
tratamiento adecuado del problema de la deuda. Creemos que debe haber un reconocimiento
official del hecho de que hay paises del hemisferio para los cuales el crecimiento y el desarrollo
carecerin de significado si no se toman medidas para aliviar la carga insoportable de su
endeudamiento. No escapa a la competencia de este 6rgano la adopci6n de iniciativas
importantes en este campo.





Al presentar una resefia general de los acuerdos alcanzados en la Cumbre, ha de reconocerse
que fue la primera vez que los paises del hemisferio convinieron, en general, en los valores
y virtudes de la democracia, el comercio libre y las economies con orientaci6n de mercado.
Se prevee que para el afio 2000 habri ochocientos millones de personas en las Am6ricas y
que el product national bruto seri superior a los nueve trillones de d61lares. Los paises
caribefios de habla inglesa tendrin s6lo alrededor de 6,2 millones de habitantes, una entidad
minfiscula en el scenario hemisfdrico. Por consiguiente, subsiste una preocupaci6n del
Caribe y se espera que en breve los Estados Unidos aprueben un Programa Comercial
Provisional, cuya version actual es el proyecto de ley patrocinado por el senador Phil Crane,
porque conforme a la actual version del TLC, los exportadores caribefios pueden tropezar
con barreras comerciales en America del Norte, y los miembros del TLC estdn en condiciones
de desplazar los products que se exportan desde el Caribe.
Tras la Cumbre, Antigua y Barbuda tuvo el placer de hospedar la vig6sima novena reunion
annual del Consejo Interamericano Econ6mico y Social, a nivel ministerial, donde los aspects
que merecieron mayor atenci6n fueron el grado de ejecuci6n de los mandates de la Cumbre
de las Amdricas, en las areas que son competencia del CIES y el papel que 6ste tendrd en la
etapa de transici6n hacia el Consejo Interamericano de Desarrollo Integral. En la declaraci6n
de St. John, que se formula en la reuni6n, se puso 6nfasis en la importancia de la cooperaci6n
ticnica para el desarrollo econ6mico y social de los paises miembros de la OEA. En la
reuni6n se decidi6 programar actividades para el bienio 1996-1997, que garden armonia
con los "vastos" cambios que debe haber, inevitablemente, en la Organizaci6n de los Estados
Americanos, habida cuenta de las decisions adoptadas en la vig6sima primera sesi6n especial
de la Asamblea General, celebrada en M6xico, y del Pacto para el Desarrollo y la Prosperidad
de las Americas que consagraron los jefes de estado y de gobiemo en la Declaraci6n de
Principios de Miami.
Antes de dejar el tema de la reuni6n ministerial del CIES, debe recordarse que el Primer
Ministro Bird inst6 encarecidamente a mantener las oficinas nacionales en los estados
pequefios. Sostuvo que "en los paises pequefios, ...consideramos que cada una de esas oficinas
es important, porque son la finica cara de la OEA que, de otra manera, seria menos conocida
y apreciada de lo que es".
Dijo luego que las oficinas nacionales tienen un uso prictico en cuanto a definir, en
colaboraci6n con los estados miembros, las formas significativas en que la OEA puede
prestar asistencia para el desarrollo. "Hay un cometido ain m.s amplio que pueden cumplir,
coordinando con la Organizaci6n la aplicaci6n, aprobaci6n y prestaci6n de distintos grades
de asistencia a los estados miembros".
Sefiora Presidenta, se cierne sobre todo el hemisferio un "aire de seriedad" inspirado y un
renovado espiritu de compromise que constitute un buen presagio.
Es con este sentido de seriedad que en marzo Antigua y Barbuda ocup6 el lugar que le
corresponde en la Junta Interamericana de Defensa. Al hacerlo dijimos que la guerra fria
habia terminado pero que, con su fin, habia sobrevenido un cimulo de incertidumbres y,
como es ficil percibirlo, confusion y desconfianza. La conformaci6n del mundo en evoluci6n
afin es objeto de consideraci6n y, en este hemisferio, hemos dado un paso significativo a fin
de preparamos para este future desconocido.





Consta en las actas del Comit6 Especial sobre Seguridad Hemisf6rica que desde hace mis
de tres afios Antigua y Barbuda reclama que la Junta Interamericana de Defensa asuma un
papel mis active en los asuntos del hemisferio. En un document de la propia Junta, titulado
"Contribuciones para la definici6n del concept de seguridad hemisf6rica" se lee:
Comprendemos que el prop6sito de la seguridad hemisf6rica es garantizar
el bienestar de las regions por medio del desarrollo sostenible y, por
consiguiente, procuramos lograr la cooperaci6n mutua para que el continent
pueda disfrutar de paz, armonia, respeto y confianza, promoviendo al mismo
tiempo la eliminaci6n de la discriminaci6n econ6mica y political.
Se acepta ampliamente que son muchas las contribuciones positivas que la Junta ha hecho
y puede hacer en favor de nuestro bienestar general. No obstante, me siento obligado a
comentar un aspect de particular interns. Habida cuenta de la gesti6n que en 1989 le cupo
al Sistema de Seguridad Regional (SSR) en el Caribe Oriental despu6s del huracdn Hugo,
cuando se revel6 por demis valioso para hacer frente a los efectos de los desastres naturales,
y habida cuenta del excelente desempefio de la Comisi6n Internacional de Apoyo y
Verificaci6n (CIAV-OEA) con respect a la supervision del desarme y la integraci6n social
de los antiguos Contras, en Nicaragua, es evidence que las unidades militares del hemisferio
estin bien preparadas para encarar la rehabilitaci6n de las sociedades que han sufrido la
devastaci6n, sea 6sta causada por la naturaleza o por el hombre. Por ende, es possible utilizar
a la Junta Interamericana de Defensa para coordinar esfuerzos subregionales.
Tambi6n reviste importancia primordial el intercambio de informaci6n, y la Junta
Interamericana de Defensa puede servir como un canal a esos efectos. Es important que
haya un servicio central para acopiar informaci6n concerniente a inestabilidad regional,
perturbaci6n del medio ambiente, terrorism y trdfico de drogas. Debe haber tambi6n
informaci6n sobre la proliferaci6n de armas en todo el mundo. Este sera, por cierto, un
valioso servicio hemisf6rico, puesto que en el decenio de los noventa, mas que en el pasado,
ha cobrado relieve la tension entire la perspective de lucro con el comercio de armamentos
y las metas de restricci6n y no proliferaci6n, que se pone de manifesto en los paises
fabricantes de armas. Este es el resultado de la recesi6n mundial, del aumento del desempleo
y del fin de los imperatives y las estructuras political de la Guerra Fria.
Debe recordarse, asimismo, que el Comit6 Especial sobre Seguridad Hemisf6rica de la
OEA, se rige actualmente por el concept de las Medidas de Seguridad y Creaci6n de
Confianza y que en la reuni6n de especialistas en el tema que tuvo lugar en marzo de 1994
en Buenos Aires, Argentina, los militares asumieron un papel destacado entire los delegados.
No es de sorprender que algunos de esos especialistas estuvieran asignados a la Junta,
porque si bien la seguridad constitute un fen6meno de muchas dimensions, que comprende
aspects politicos, econ6micos y ambientales, el area military es prominent. La seguridad
es tanto una cuesti6n de percepci6n como de amenazas reales y tangibles y puesto que el
Comit6 sobre Seguridad Hemisf6rica es consciente de 6sto, puede remitirse a la Junta, en
cuyo ambito hay personas que poseen la idoneidad y experiencia requeridas para brindar
orientaci6n.
Sefiora Presidenta, la determinaci6n del gobierno de Antigua y Barbuda le ha inclinado a
emprender un program voluntario de ajuste structural. En nuestra sociedad la oposici6n,
que ha sido rechazada reiteradamente en las urnas, ha tratado de capitalizar a prop6sito de
6sto por medio de manifestaciones, huelgas y analisis distorsionados, lo que Ileva a recorder





que, al decir de uno de los grandes novelistas de los Estados Unidos, "hay mentiras,
condenadas mentiras y estadisticas". El pueblo de Antigua y Barbuda ha comenzado a ver
y comprender los m6todos de quienes solo buscan el poder politico, indiferentes a los dafios
que puedan causar a la sociedad para lograr sus fines maquiav61licos.
El program de ajuste structural del gobiemo ha significado la implantaci6n de ciertas
medidas fiscales, sin las cuales las finanzas del pais se habrian deteriorado hasta un grado
que hubiera hecho necesaria la asistencia del Banco Mundial y del Fondo Monetario
Intemacional. Empero, las medidas de austeridad moderadas que dict6 el gobierno son
particularmente adecuadas a nuestra situaci6n y preferibles a cualquiera que hubieran
impuesto el FMI y el Banco Mundial. Estas medidas han comenzado el process de implantar
equilibrio en las finanzas del estado, y la political financiera tiene por objeto fomentar el
crecimiento econ6mico y mantener el empleo en el sector privado. Por este medio, se
estimulara la economic, se atraerd un mayor caudal de inversiones, se proveerin empleos
adicionales y, por uiltimo aunque no menos important, aumentarin los ingresos del gobiemo.
Sefiora Presidenta, los paises de la CARICOM siguen un rumbo firme en cuanto al
fortalecimiento de la integraci6n y la cooperaci6n regionales. El 24 de julio de 1994 se
firm un acuerdo por el cual veinticuatro de los veinticinco estados cuyas costas bafian las
aguas del Caribe crearon la Asociaci6n de Estados Caribefios. El claro objetivo de 6sta es
fomentar el desarrollo del libre comercio y de otras formas de cooperaci6n econ6mica y
social. En julio de este afio Suriname se convertira en miembro pleno de la CARICOM y
tanta es nuestra ansiedad al respect, que el transcurso de los dias se nos hace lento.
Sefiora Presidenta, es indudable que he centrado mis palabras en cuestiones econ6micas,
pero me siento obligado a formular observaciones breves acerca de otros aspects.
Con respect a Belice, nuestro hermano de la CARICOM, mi pais reafirma su apoyo sin
reserves a su integridad territorial y su soberania, y felicitamos a Belice por sus esfuerzos
para desarrollar y mantener buenas relaciones con su vecina Guatemala.
Mi pais desea, de la misma forma, felicitar al Per(i y al Ecuador por haber puesto t6rmino a
sus hostilidades fronterizas. Las acciones de los paises garantes brindan un ejemplo ideal
de cooperaci6n hemisf6rica.
Mi pais rechaza y condena los actos de terrorism perpetrados recientemente en la Argentina
y en los Estados Unidos, y nuestro pueblo no s6lo acompafia en su dolor a los familiares de
las victims sino que tambi6n se siente profundamente dolido. Ha llegado el moment de
que pongamos fin a la ret6rica acerca de lo que es politico o, en otro plano, a lo que es
interno y lo que es international. Debe detenerse el terrorism y debe hacerse por medio de
una significativa cooperaci6n international.
En foros como 6ste, siempre se alza la voz de Antigua y Barbuda en relaci6n con la Antartida.
Recientemente se divulg6 la informaci6n descorazonadora de que el casco helado de la
Antartida esta derriti6ndose. Esta ha sido la conclusion de cientificos argentinos.
T6cnicamente, la Antartida esta en nuestro hemisferio. La plataforma antartica ayuda a
aislar la capa de hielo continental del clima calido. Si bien pocos cientificos creen que toda
la capa puede licuarse, aun su desaparici6n parcial seria catastr6fica. Las mediciones tomadas
en la peninsula antartica muestran que la temperature promedio ha aumentado mas de 36
grades Farenheit desde 1930 y que la mitad de tal ascenso ha ocurrido durante los pasados
veinte afios. Hay motivos de preocupaci6n.





Sefiora Presidenta, para concluir he de decir que debemos insistir en el concept de igualdad,
que el principio del multilateralismo debe ser primordial y que todos los estados deben
comprometerse con ese ideal. La importancia del multilateralismo solo puede apreciarse si
sirve a la comunidad en 6pocas de crisis y tension.
Es necesario que, a trav6s de las fronteras, haya mas cooperaci6n para lograr los principios
acordados. Nuestra meta no debe limitarse a la calidad de vida de nuestros pueblos, sino
que debe incluir, tambi6n, el acortamiento de las distancias que separan a ricos y pobres
dentro de las naciones, y a las que existen entire 6stas. Nuestra determinaci6n puede deparar
un modelo que otras regions del mundo tratarin de emular.
Gracias.








ARGENTINA

Embajador Fernado E. Petrella
Secretario de Relaciones Exteriores y
Asuntos Latinoamericanos


En primer lugar quisiera expresar mi reconocimiento al pueblo y al Gobierno de Haiti por
el generoso ofrecimiento de su pais como sede de este period hist6rico de sesiones de la
Asamblea General.
Es un privilegio para mi saludar al Gobierno y al pueblo haitiano y transmitirles el saludo
del Presidente de la Naci6n Argentina, Dr. Carlos Saul Menem y de su pueblo.
Estamos convencidos de que la consolidaci6n de las instituciones democriticas constitute
el pilar fundamental de la prosperidad de toda naci6n, por lo que nuestro mayor
reconocimiento va dirigido al esfuerzo del pueblo de Haiti en pos de la reconstrucci6n
institutional y econ6mica.
Sefiora Presidente:
Asistimos a este encuentro con la vision de que el Vig6simo Quinto Periodo de Sesiones de
la Asamblea General de la OEA deberd marcar en la historic de la Organizaci6n un antes y
un despues. Efectivamente, parecieran estar dadas todas las condiciones para que el impulso
otorgado por los Jefes de Gobierno y Estado, en la declaraci6n y plan de acci6n de la
Cumbre de las Americas celebrada en Miami, se traduzca en un accionar que identifique a
6ste, como el Foro en el que nuestros paises pueden sentir garantizados sus intereses mis
diversos. Como el Foro -tambi6n- a trav6s de cuyas acciones el hemisferio occidental
hace llegar su voz y su ejemplo positive al resto del mundo.
Sefiora Presidente:
Deseo felicitar al Secretario General por la contribuci6n realizada a trav6s del document
"Una Nueva Visi6n de la OEA", que represent un corte transversal de la situaci6n actual
de la instituci6n brindando nuevos enfoques para el andlisis de lo que se hizo, sus resultados
y los pr6ximos pasos que se podrian dar.
La Argentina se compromete a efectuar un studio pormenorizado de este informed, con el
prop6sito de contribuir al objetivo de adecuar la Organizaci6n a la dindmica international
actual.
Sefiora Presidente:
Desde hace various afios venimos bregando por la revitalizaci6n de la OEA, pero sabemos
que los cambios no siempre son ficiles y en el mayor de los casos uno de los factors mis
importantes es el tiempo.
Adaptar la Organizaci6n a la realidad es un imperative constant. Incrementar su eficacia
require de firmeza en la toma de decisions y en la ejecuci6n de los compromises asumidos.
Pero result claro que tenemos una ventaja hist6rica. Hoy el hemisferio goza en su mayoria
de estabilidad institutional y nuestras naciones van entrelazindose en process de integraci6n
que ofrecen mayores posibilidades de armonia y de crecimiento. Esta llegando el moment





de buscar un nicho en el sistema international que nos haga opinar, participar como grupo
con cada vez mds intensidad en los asuntos mundiales.
Estas realidades y posibilidades nos dan renovada fuerza para consolidar los principios y
prop6sitos que nuestros gobiemos supieron plasmar con sabiduria en la carta de la
Organizaci6n.
En efecto, la vigencia de la Democracia Representativa, la Cooperaci6n econ6mica, la
soluci6n pacifica de las controversial, el rechazo al uso de la fuerza en el Hemisferio, el
buen gobierno, en definitive la solidaridad americana, no son para la Repiblica Argentina
sino hechos tangibles que profundizan la responsabilidad hacia el future. Son hechos que
deberiamos Ilevar como mensaje de esperanza al mundo entero.
Sefiora Presidente:
S61o una Organizaci6n fuerte que utilice cuidadosamente los recursos disponibles, podri
aportar seriamente a un nuevo sistema international. En este sentido toda la confianza al
Secretario General, a su sabiduria y a su eficacia.
Muchas gracias.





BAHAMAS

Dra. Janet E. Bostwick
Ministra de Relaciones Exteriores


Quisiera comenzar por unirme a lo expresado por los oradores anteriores y felicitarla, sefiora
President, por su elecci6n unanime a tan alto cargo. En el pasado hemos colaborado en
asuntos que son de gran interns para nuestros paises y, por lo tanto, tengo la confianza de
que en el curso de sus deliberaciones este cuerpo se beneficiary de sus vastas aptitudes
diplomdticas y su experiencia. Puede tener la certeza de que la Delegaci6n de las Bahamas
esti dispuesta a colaborar con usted para asegurar el 6xito de esta reuni6n.
En nombre de mi Delegaci6n expreso nuestra satisfacci6n porque esta reuni6n se celebre
en la naci6n que fue la segunda en declararse independiente en el Hemisferio. Extendemos
nuestro agradecimiento a usted, al Presidente Aristide, al Gobierno y al pueblo de Haiti por
la eficiencia con que la han organizado. La calida acogida y el espiritu amistoso del pueblo
haitiano han constituido un aporte important a la celebraci6n de una de las Asambleas
Generales mas exitosas.
Debo reconocer, sefiora Presidenta, que en la Asamblea anterior aceptamos la invitaci6n
del Presidente Aristide para reunimos en Haiti con un optimism rodeado de cierta cautela.
Nos sentiamos optimistas porque queriamos reunimos en Haiti. La presencia de este cuerpo
hemisf6rico significaria que el pueblo haitiano habia logrado liberarse del yugo de un regimen
injusto y brutal y que habia recobrado la posibilidad de expresarse en un entorno democrdtico.
Sin embargo, teniamos cierta cautela porque el regimen despiadado que se apoder6 del
poder hace tres afios habia sofocado la voluntad del pueblo haitiano, habia rechazado las
exhortaciones de la comunidad international para que abandonara el poder y habia violado
los acuerdos conducentes al restablecimiento del gobierno legitimo. En vista de ello nos
inquietaba la posibilidad de que continuara ignorando los deseos de la mayoria del pueblo
haitiano y los esfuerzos supremos desplegados por la comunidad international.
Por lo tanto, nos complace que los esfuerzos decididos de los miembros de esta Organizaci6n
hayan contribuido, en alguna media, a lograr que esa era penosa y violent terminara de
manera pacifica. Nuestra presencia aqui simboliza el compromise continue del sistema
interamericano hacia el pueblo de Haiti.
Sefiora Presidenta, no podemos asumir que el restablecimiento del legitimo gobierno de
Haiti represent la terminaci6n de la funci6n que le corresponde a la comunidad intemacional.
El gobiemo de facto ha dejado tras si un pais en el cual se han agotado los recursos naturales
y cuya infraestructura y economic estin en ruinas.
De la misma manera que la comunidad international colabor6 con el Presidente Aristide
para asegurar que el pueblo haitiano podria volver a vivir en una sociedad libre, nos
corresponde a nosotros la labor de continuar trabajando con los habitantes de este pais para
reconstruir la sociedad. Como ha indicado mi Primer Ministro en varias ocasiones, nosotros,
los integrantes de la comunidad international, le hemos vendido al pueblo haitiano "un lote
de mercancias". Les hemos dicho que el retomo a la democracia les traeri la paz, la estabilidad
y el desarrollo econ6mico y social. Ahora debemos asegurarles "los servicios despu6s de la
venta". En aras de ello debemos comprometernos a que nuestros paises y esta Organizaci6n





continuardn ayudando a reconstruir la sociedad haitiana y su economic y a fortalecer las
instituciones con las que debe contar una sociedad democritica.
La OEA ya ha iniciado la labor de asesoramiento para fortalecer las oficinas del Presidente,
del Primer Ministro y del Ministro de Relaciones Exteriores. El proyecto experimental de
alfabetizaci6n es tambi6n un paso important en la direcci6n acertada. Sin embargo, queda
todavia much por hacer y todos nos debemos dedicar a la tarea con energia. Tengo el
convencimiento de que los acuerdos concertados en la Declaraci6n de Port-au-Prince serin
sumamente fitiles para asegurar que se cumplira con las obligaciones adquiridas con el
pueblo haitiano.
El papel que ha desempefiado la OEA en Haiti, que continuari en el future, ha dado nuevo
realce a la importancia de esta Organizaci6n y ha demostrado que puede funcionar con
eficacia cuando sus miembros estin de acuerdo en que es necesario tomar acci6n.
La OEA desempefia una funci6n esencial cuando se trata de consolidar las relaciones dentro
de la region y de reducir las tensions en el hemisferio y las posibilidades de conflict. Crea
una atm6sfera positive en un entorno relativamente informal que permit que los dirigentes
de la region intercambien opinions sobre temas de interns comin, tales como las drogas, la
protecci6n del medio ambiente y la defense y la promoci6n de los derechos humans. Al
compartir esas preocupaciones podemos comenzar a aunar esfuerzos para llegar a soluciones
justas y equitativas. La Organizaci6n de las Naciones Unidas es un entorno important para
la consideraci6n de muchos de estos temas en el ambito mundial, pero las deliberaciones
sobre estos problems, y sus soluciones, se pueden tratar con mis acierto en foros regionales,
en especial la OEA.
Sefiora Presidenta, en diciembre del afio pasado, nuestros jefes de estado y de gobiemo se
reunieron en Miami para reafirmar el destino comfin del hemisferio y para configurar un
plan de acci6n para el Siglo XXI. La Cumbre de las Am6ricas anunci6 una nueva era para
nuestra region al proclamar nuestro compromise de trabajar unidos para resolver los
problems que enfrentan nuestras sociedades.
Nuestros dirigentes, investidos de sabiduria, reconocieron que a la OEA le corresponde un
papel important en la tarea de poner en march y coordinar los acuerdos concretados en la
Cumbre. La decision de encargar a la OEA ciertas parties especificas del Plan de Acci6n se
vio facilitada por el hecho de que muchas de sus metas ya estin consagradas en la Carta de
la Organizaci6n.
Por lo tanto, sefiora Presidenta, esta reuni6n en Montrouis puede ser una de las mis
importantes en la historic de la Organizaci6n. Nos hemos reunido aqui para decidir, entire
otras cosas, modalidades para reorganizarla -acci6n que se debe tomar- y para asegurar
que cuente con los mecanismos adecuados para cumplir con los mandates que le han
conferido losjefes de estado y de gobierno.
Es de particular importancia la funci6n que se le ha otorgado de consolidaci6n de la
democracia en la region. La OEA tiene la caracteristica singular, finica entire las
organizaciones regionales, de incluir entire sus obligaciones la de:
"Promover y consolidar la democracia representative dentro del respeto al principio de no
intervenci6n".
En este sentido, la OEA ha comenzado a desarrollar una labor active asistiendo a los Estados
miembros que asi lo soliciten a fortalecer sus instituciones democriticas y observer los
process electorales para garantizar de que se lleven a cabo con libertad y equidad.





Pero corresponde actuar con cautela y no caer en la trampa de asumir que el process
democrdtico terminal con la realizaci6n de elecciones libres y equitativas porque la
democracia represent, tambi6n, un sistema libre de corrupci6n, en el cual los ciudadanos
sean iguales ante la ley y en el que se respeten sus derechos individuals.
La Cumbre de las Americas celebr6 la generalizaci6n de la democracia en el Hemisferio,
pero eso no quiere decir que nos debemos dejar llevar por la complacencia. Debemos
reconocer que las instituciones democraticas de todos nuestros paises estdn amenazadas
por la debilidad de nuestras economies a media que luchamos por poner en march cambios
que exige la globalizaci6n. Esa debilidad esta acentuada por las presiones demogrdficas, el
terrorism, y el desequilibrio que crea el uso ilicito de drogas y toda la secuela de males que
acarrea.
Al mismo tiempo, en mi opinion no nos favorecemos cuando olvidamos que esos mismos
paises que hoy son ejemplos proclamados de democracies estables no lograron su objetivo
de manera sibita. En esos paises, la democracia no se afianz6 hasta que un n6mero creciente
de sus ciudadanos comenz6 a compartir los beneficios del desarrollo econ6mico.
Por lo tanto, si bien las instituciones democraticas son sumamente importantes, la democracia
no puede aumentar y florecer en las sociedades en las que no hay esperanza de future, en
aquellas en las que los pueblos no pueden vislumbrar un nivel de vida superior para su
generaci6n y sus hijos. Los que no tienen esperanza caen en la desesperaci6n y los que
desesperan pueden ser manipulados de manera perjudicial por los ambiciosos y los que no
tienen escriipulos.
Y es en raz6n de ello que no debemos olvidar el papel important que le corresponde al
desarrollo econ6mico y social para lograr la consolidaci6n de la democracia.
Sefiora Presidenta, nuestros gobemantes, convencidos de que el comercio puede ser el factor
que impulse el crecimiento econ6mico, se comprometieron en la Cumbre a que el Hemisferio
realice esfuerzos para el establecimiento de un Area de Libre Comercio de las Amdricas. Se
le confiri6 a la OEA una funci6n especial en este process por la via de su Comisi6n Especial
sobre Comercio a la cual se le ha solicitado que continue preparando un compendio sobre
los tratados de comercio existentes en la region con el fin de encontrar la mejor manera de
alcanzar el objetivo.
En una reuni6n especial, a nivel ministerial, que se realizard en Denver a finales dejunio, se
tratari el tema del Area de Libre Comercio. Si bien ese foro es el lugar adecuado para
deliberar sobre esos temas, seria una negligencia de mi parte si no advirtiera que al
establecerla se debe prestar atenci6n a las necesidades especiales de los paises mis pequefios
del Hemisferio.
Por much tiempo la OEA ha reconocido la relaci6n que existe entire el fortalecimiento de
la democracia y el desarrollo econ6mico y por ello los programs para el desarrollo
econ6mico, social y cultural han sido un element integral de las actividades de la
Organizaci6n. La OEA ha desempefiado un papel important, que confiamos continuard
realizando, al facilitar asistencia t6cnica a sus Estados miembros.
Los programs de asistencia tecnica de la OEA se han convertido en un component vital
del process de desarrollo. Permiten que los Estados miembros se concentren en proyectos
de pequefia escala en areas que no atraen la atenci6n de los principles donantes pero que
son de importancia incalculable para los grupos mins marginados de nuestras sociedades.





En el caso de las Bahamas represent que se cuente con financiamiento para un proyecto
destinado a crear un centro de ensefianza integrado, o un proyecto para adiestrar en t6cnicas
de cerdmica a personas discapacitadas que de esa manera pueden convertirse en ciudadanos
productivos, o un taller de capacitaci6n para lajuventud que les permit adquirir tecnicas
para trabajar por cuenta propia. No es possible hacer una comparaci6n con el dinero que se
gasta en proyectos para crear infraestructuras de transport o telecomunicaciones pero puedo
asegurarles que las cantidades que se invierten en proyectos como los que he mencionado
tienen efectos de igual importancia cuando se trata de pequefias sociedades.
Sin embargo, ya hace un tiempo que se opina que la capacidad de la OEA de ofrecer asistencia
t6cnica estd comprometida ya que depend de los recursos de sus Estados miembros y de
los Paises Observadores para financial los programs. Muchos de nuestros paises han estado
realizando un process de ajuste en sus economies y por esa raz6n no han podido asumir los
compromises financieros necesarios para ampliar los programs de asistencia t6cnica,
precisamente ahora que son cada vez mds necesarios.
Sefiora Presidenta, el Secretario General nos ha indicado con acierto que es necesario
reorganizar las prioridades de la Organizaci6n en vista de la escasez de recursos. En el
period extraordinario de sesiones de la Asamblea General que se celebr6 en Mexico
acordamos una series de prioridades para los programs de cooperaci6n t6cnica que
complementan los mandates que le fueron conferidos recientemente en la Cumbre de las
Americas. De alli que exhorte a los Estados miembros que no lo han hecho a que ratifiquen
los protocolos de Managua y Washington ya que, de lo contrario, se limitard la evoluci6n
del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CIDI) que es esencial para el process
de reform, como todos sabemos.
Tambidn concordamos con la opinion vertida por el Secretario General de que ahora puede
ser el moment oportuno para que nos transformemos de beneficiaries en donantes netos
de cooperaci6n t6cnica. Pero, es herculeana la tarea de definir los criterios objetivos que se
utilizarian para escoger los paises que recibirian asistencia.
Sefiora Presidenta, no soy de los que creen que una tarea se debe abandonar porque es
dificil o poco popular. En mi entender, la OEA tiene la oportunidad de ayudar a la comunidad
international a elaborar esos criterios. Durante algfin tiempo se ha utilizado el product
national bruto per capita como indicador de la asistencia que debe ofrecerse a un pais. En el
caso de las Bahamas la base de la poblaci6n es chica y el ntimero de expatriados important.
Cuando se determine el product national bruto per capita del pais se incluye a los expatriados
en las cifras lo cual distorsiona las estadisticas.
La realidad es que las Bahamas es un pais sin recursos naturales. Nuestra economic depend
en gran media del sector de turismo, que es una industrial inestable. El sector bancario, que
tampoco permit pron6sticos firmes, ha surgido como nuestra segunda fuente de ingresos.
Si bien estas industries han permitido que mi pais goce de un cierto grado de 6xito, no son
suficientes para tender la demand creciente de empleo de lajuventud del pais, que en la
actualidad represent cerca del 60 por ciento de la poblaci6n. Es obvio, por lo tanto, que las
Bahamas necesita asistencia para ensefiar a esos j6venes a desarrollar otros sectors de la
economic. Sin embargo, los donantes principles no consideran que el pafs cumple con los
requisitos para recibir asistencia tecnica direct debido a su PNB per capita elevado. Por
esa raz6n es genuina la necesidad de contar con los programs de cooperaci6n de la OEA.
En vista de ello planteo a la OEA la dificil tarea de configurar, en este process de reform,





un mecanismo que mida con exactitud la capacidad de un pais para tender las necesidades
de su poblaci6n el cual podria utilizarse como base para decidir el nivel de asistencia que se
le deberia otorgar.
Las deliberaciones sobre el future de los programs de asistencia t6cnica de la OEA han
Ilevado a la realizaci6n de un studio cuidadoso de la funci6n de las Oficinas Nacionales.
Hay sectors que opinan que no se justifica el cost de mantenerlas teniendo en cuenta los
servicios que prestan a los Estados miembros y a la propia Organizaci6n. Tengo autoridad
para hablar solo en nombre de mi pais sobre este tema. Mi gobierno opina que la Oficina de
la OEA en las Bahamas ha desempefiado un papel esencial de coordinaci6n de los programs
de asistencia t6cnica, y confiamos que continue haci6ndolo. Las Oficinas Nacionales tambi6n
constituyen una fuente de informaci6n important sobre el funcionamiento del sistema
interamericano y una presencia que recuerda el compromise y la solidaridad con la region.
Sefiora Presidenta, anteriormente nombr6 various de los problems que enfrentan nuestras
sociedades. Entre ellos, uno que constitute una amenaza particularmente grave para nuestras
democracies en evoluci6n, es el del consumo y trifico ilicitos de drogas. El consumo de
drogas destruye las mentes de los j6venes y las ganancias obtenidas de la explotaci6n
permiten que los traficantes corrompan nuestras democracies. Ademds es un element que
desequilibra la sociedad porque fomenta la propagaci6n del crime y de la violencia.
Por lo tanto, es imperative que acordemos una estrategia para combatir las drogas en el
Siglo XXI. Un acuerdo de esa naturaleza significaria el compromise renovado de nuestros
gobiernos de ampliar y profundizar las medidas que se tomen para luchar contra ese flagelo
modern. Esa acci6n, sumada a la labor encomiable que realize la CICAD, contribuirian en
gran media a que la region continue encabezando la lucha contra el consume, la producci6n
y el trifico ilicitos de drogas.
Sefiora Presidenta, he leido con gran interns el document "Una nueva vision de la OEA".
Durante algfn tiempo, los Estados miembros han estado tratando de encontrar la manera de
reestructurar la OEA para adecuarla a las tareas complejas que deberd enfrentar en el Siglo
XXI. Felicito al Secretario General por los esfuerzos que ha realizado y por las propuestas
innovadoras que contiene el document que habri de servirnos de guia en nuestras
deliberaciones futuras sobre este important tema. Anticipo los intercambios de opinion
valiosos sobre las ideas presentadas en 61. Sin embargo, me temo que por limitaciones de
tiempo no podremos en esta Asamblea darle la atenci6n que verdaderamente merece.
Para concluir, permitame sefiora Presidenta que por su intermedio vuelva a agradecer al
Gobierno y al pueblo de Haiti por la cordialidad con que se nos ha recibido y quiero dejar
constancia de que estamos plenamente conscientes del gran esfuerzo que se ha realizado
para dar acogida a los participants en esta Asamblea General.









BARBADOS

Dra. Billie A. Miller, M. P.
Viceprimer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores,
Comercio Exterior y Negocios Internacionales de Barbados


La Delegaci6n de Barbados se complace en unirse a oradores anteriores para extenderle,
sefiora Presidenta, sus congratulaciones por haber sido elegida para dirigir el trabajo de este
Vig6simo Quinto Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organizaci6n
de los Estados Americanos. Confiamos en que su conducci6n y excelentes aptitudes
aseguraran el 6xito de esta reuni6n.
Deseamos, asimismo, manifestar nuestro sincero agradecimiento al gobierno y al pueblo
de la Repiblica de Haiti por la calida bienvenida que nos ha dispensado.
Durante el period ordinario de sesiones del afio pasado, que tuvo lugar en Belem do Pari,
P en el Brasil, el Presidente Jean-Bertrand Aristide ofreci6 gentilmente su pais como scenario
de la reuni6n de este afio. Esta oferta demostr6 claramente la fe del Presidente en el
compromise indeclinable de la OEA con la promoci6n y la conservaci6n de la democracia
en todo el Hemisferio, y con el restablecimiento de la constitucionalidad en Haiti.
Por esto, result harto apropiado que este Vig6simo Quinto Periodo Ordinario de Sesiones
de la OEA tenga lugar en un Haiti libre y democritico. Esta es, por cierto, una ocasi6n
plena de significado hist6rico.
Al mismo tiempo, no cabe duda alguna de que si el Consejo de Seguridad de la ONU no
hubiera actuado con celeridad y resoluci6n, autorizando el envio a Haiti de una Fuerza
Multinacional para desalojar al regimen illegal, hoy no estariamos aqui reunidos.
Barbados se enorgullece de haber figurado entire los pauses cuyos soldados y policies
encargados de mantenerla, fueron los primeros en llegar a Haiti con la Fuerza Multinacional,
con objeto de crear un entorno seguro y stable para que les siguieran las misiones de la
ONU y de la OEA, en las cuales nuestra participaci6n continfa.
Esperamos fervientemente que la democracia continuard arraigando y floreciendo en Haiti.
Con otros miembros de esta Organizaci6n, nos sentimos felices de contribuir con todo lo
que est6 a nuestro alcance a este process, y de tomar parte en la reconstrucci6n econ6mica
y social de esta hermana naci6n caribefia.
Esta asamblea se refine, en un sentido real, a la sombra de la Cumbre de las Amdricas que
tuvo lugar en diciembre pasado en Miami. Esa Cumbre marc6, verdaderamente, un moment
definitive en la historic de nuestro hemisferio. El Primer Ministro Arthur, de Barbados,
hablando en la Cumbre en nombre de la region del Caribe, dijo atinadamente:
En el mejor de los sentidos, esta Cumbre nos ha brindado la oportunidad
de llamar a la vida a un nuevo mundo, para corregir los desequilibrios del
viejo.
Un nuevo mundo basado en la cooperaci6n econ6mica y en la integraci6n,
no en la fragmentaci6n y los conflicts del pasado. Un nuevo mundo basado
en la liberalizaci6n del comercio y de los movimientos de capital, sustentado





en la prdctica del buen gobiemo y de la democracia, e iluminado por un
compromise con la justicia social. Un nuevo mundo concebido con el
prop6sito de mejorar el nivel de vida, no solo de esta generaci6n, sino de
las que ain no han nacido.
La declaraci6n de una alianza para el desarrollo y la prosperidad y el plan de acci6n que
surgieron de la Cumbre, fueron claros al asignar a esta Organizaci6n un papel primordial en
la ejecuci6n de las decisions de la Cumbre.
Es asaz oportuno que el Secretario General nos haya llamado la atenci6n hacia la necesidad
de evaluar nuevamente el program de actividades de esta Organizaci6n, a la luz de las
nuevas prioridades surgidas de la Cumbre de las Americas. Lo ha hecho por medio de un
document de trabajo titulado "UnaNueva Visi6n de la OEA" que present a esta asamblea
por conduct del Consejo Permanente. Este document tiene un significado de gran alcance
y merece ser analizado seriamente. Felicito al Secretario General por esta iniciativa creative.
Es evidence que aunque no hubiese habido una Cumbre que trazara nuevos rumbos para
nuestro hemisferio -y debe concederse pleno cr6dito al Presidente Clinton por su brillante
iniciativa- la OEA tendria que haber reconsiderado su papel y sus prioridades. Los mandates
acumulados que impartieron las recientes asambleas celebradas en Asunci6n, Santiago,
Nassau, Managua, Ciudad de M6xico y Bel6m do Para, son testimonios de la presencia de
una nueva linea de pensamiento en las Americas. Esto, a su vez, refleja las nuevas realidades
que rigen nuestro hemisferio, realidades que son el resultado de cambios radicales y
fundamentals operados durante el decenio anterior.
La OEA naci6 en circunstancias que ya hace much dejaron de existir: preocupaci6n por la
seguridad arraigada en las condiciones neutralizantes de la Guerra Fria; comercio injusto,
carente de libertad y, a menudo, explotador; relaciones political caracterizadas por el burdo
intervencionismo y una frivola despreocupaci6n por las formas democriticas de gobierno y
el respeto a los derechos humans. En esas circunstancias, los fundadores de la OEA
vislumbraron esta como una organizaci6n "interamericana" en el sentido mis estrecho del
t6rmino, vale decir como una organizaci6n concebida para mediar en las relaciones entire
los Estados Unidos y America Latina.
Todo eso ha cambiado. La composici6n de la OEA es ahora much mis diverse y refleja
plenamente a todas las cultures y pueblos de la region. Casi la mitad de los actuales Estados
miembros no fueron fundadores de la OEA, y mis de la mitad entra en la categoria de
estados muy pequefios. Adem.s, reina hoy dia en el hemisferio un consenso notable en
torno a la direcci6n que debemos tomar con respect a la integraci6n econ6mica y el libre
comercio, el desarrollo sustentable y el buen gobierno. Yo afiadiria simplemente que si
ahora procuramos facilitar la participaci6n de Cuba en ese consenso hemisferico, esto no
puede menos que ampliar el cr6dito de esta Organizaci6n.
Empero, pese a los cambios, no es por si mismo evidence que la estructura institutional y
las funciones de la Organizaci6n se hayan mantenido a tono con las nuevas realidades.
Por consiguiente, es sumamente apropiado que en forma colectiva e imbuidos del nuevo
espiritu de unidad engendrado por la Cumbre de las Americas, nos apliquemos a crear una
nueva vision de la OEA.
Con toda propiedad se define el fortalecimiento de la democracia y de los derechos humans
en nuestro hemisferio como la maxima prioridad political de esta Organizaci6n. Abrigo la
esperanza de que este objetivo loable, habida cuenta de la historic de nuestra region, no se





enfoque de manera miope y oportunista. Todos sabemos que la pesadilla recurrente de
nuestra region es el golpe military la dictadura ilegitima que proclama, infligiendo torturas
y "desapariciones" con una notable falta de discriminaci6n --de hecho, mujeres y nifios
han sido sus principles victims.
Debemos asegurar que el fortalecimiento de la democracia y los derechos humans trascienda
el entorno hist6rico en el cual surgi6 su necesidad y se refiera a la cuesti6n fundamental y
universal de asegurar la participaci6n political efectiva, como un fin en si mismo, para todos
los ciudadanos de nuestras sociedades.
Por ende, el gobierno de Barbados apoya el fortalecimiento de la Unidad para la Promoci6n
de la Democracia e insta a que su program de actividades aproveche la experiencia y
capacidad de todos los Estados miembros y atienda las necesidades y flaquezas de todos los
Estados miembros. Sugeriria, asimismo, que a media que la Unidad amplie sus actividades,
6stas sean descentralizadas. El establecimiento de unidades subregionales asegurard que la
realidad influya constantemente en nuestras reflexiones te6ricas y que nuestros pueblos
estin mds pr6ximos a las instituciones que estin a su servicio. No es necesario que
reinventemos la rueda. Podemos usar instituciones existentes. En Barbados nos sentiremos
muy felices de hacer cualquier contribuci6n, por pequefia que sea, al proyecto hemisf6rico
de fortalecimiento de la democracia.
El trafico ilicito de drogas y el lavado de dinero que lo acompafia, son las mayores amenazas
a la seguridad de nuestro hemisferio. Son 6stos problems que golpean a todas nuestras
sociedades, si bien de maneras diferentes y con distintos grades de gravedad. El Gobiemo
de Barbados apoya la sugerencia del Secretario General en cuanto a redefinir las instituciones
interamericanas de seguridad a fin de equiparlas para hacer frente a los nuevos problems.
Especial importancia reviste la necesidad de incorporar la maquinaria de vigilancia del
cumplimiento de la ley y el sistemajudicial, al ambito de los mecanismos de seguridad que
requieren fortalecimiento. Por supuesto, al tratar estos problems debemos asegurar
escrupulosamente que todas las medidas que adoptemos, colectivas e individuals, sean
totalmente compatibles con el derecho international.
El program de actividades trazado para contrarrestar el trifico de drogas y el lavado de
dinero debe adaptarse a las diferentes necesidades de los Estados miembros. Por ejemplo
los pequefios estados insulares del Caribe, dependientes del turismo y de los servicios
financieros con el consiguiente movimiento libre de personas y bienes, son vistos como
puntos de trinsito y centros de lavado de dinero en el Hemisferio. Para nuestra defense es
fundamental la disponibilidad de una s61lida capacidad de vigilancia maritima, sistemas de
informaci6n refinados y mejores facultades legislativas y administrativas.
El Gobierno de Barbados acogi6 con beneplacito la decision de la Cumbre de las Am6ricas,
de establecer un Area de Libre Comercio de las Am6ricas (ALCA) para el afio 2005. En el
seno de la CARICOM hemos trabajado asiduamente para lograr este objetivo. Al mismo
tiempo, no ignoramos la complejidad y las dificultades que entrafia el empefio de integrar
unas treinta y cuatro economies de la diversidad que present nuestro hemisferio. Esta
dificultad se acentfia por la necesidad de asegurar que todos los participants se beneficien
de lo que estamos tratando de crear.
Creemos que el area de libre comercio debe crearse por medio de un process transparent
de studio y negociaci6n cuidadosos, que procure dar cabida a todos los intereses y a las
inquietudes particulares de los paises participants.





Debemos asegurar que, nuestro entusiasmo comprensible por progresar ripidamente, no
nos arrastre a movernos a un ritmo y un cost que puedan colocar en desventaja a cualquiera
de nuestros paises. En este sentido, es esencial que no solo comprendamos las circunstancias
y las necesidades especiales de los paises pequefios de la Organizaci6n, sino que tambi6n
les brindemos los recursos financieros y t6cnicos necesarios para ayudarlos a que hagan
una contribuci6n eficaz a este process. Por consiguiente, Barbados desea subrayar su apoyo
a la propuesta de la CARICOM, formulada en la reciente reuni6n de "todas las naciones",
de crear un Fondo Regional de Desarrollo para prestar asistencia a esos paises. Esperamos
que esta propuesta reciba el apoyo pleno de todos los Estados miembros de la Organizaci6n.
El document del Secretario General incluye un andlisis prolongado y muy interesante de
las actividades de cooperaci6n t6cnica de la OEA. El aspect significativo que surge es que
los recursos de cooperaci6n t6cnica disponibles son muy limitados y que, por esto, debe
fijarse prioridades para estas actividades.
A lo largo de los afios el papel de la OEA en material de cooperaci6n t6cnica ha sido objeto
de un debate intense y constant.
Se trata de un papel que no puede evaluarse en forma aislada. Debe ponderarse a la luz de
las actividades afines emprendidas por las instituciones financieras multilaterales y otros
6rganos del sistema interamericano. En este marco, puede apreciarse claramente que existe
un foco para la OEA, en el cual pueden concentrarse sus actividades sin incurrir en una
duplicaci6n antiecon6mica, ni crear la necesidad de vastos recursos financieros adicionales.
Este foco consiste en la cooperaci6n t6cnica con los estados pequefios, que constituyen una
parte significativa de los miembros de esta Organizaci6n. En los estados pequefios la
repercusi6n de las actividades de cooperaci6n t6cnica de la OEA serin much mayores y
much mis eficaces. En muchos sentidos, el program de la OEA, dotado con modestos
recursos, parece hecho a la media de las microeconomias de la region. Muchas de 6stas
han sido "graduadas" por el Banco Mundial y son contribuyentes netas al PNUD, en gran
media debido al criteria simplista del ingreso per capita que usan esos organisms a fin de
determinar la elegibilidad para recibir ayuda para su desarrollo. La OEA puede, con toda
16gica, llenar este vacio. Mis afin, los aspects que para los estados pequefios revisten suma
prioridad --desarrollo de los recursos humans y de la infraestructura tecnol6gica- son
tambi6n campos a los que la OEA ya presta atenci6n.
En este sentido, las oficinas nacionales de la OEA desempefian una funci6n vital en la
formulaci6n y ejecuci6n de programs de cooperaci6n t6cnica para los pequefios Estados
miembros de la Organizaci6n. Es indispensable, en esta material, el apoyo constant para la
Organizaci6n Caribefia de Turismo.
Igualmente, Barbados, si bien saluda la creaci6n del Consejo Interamericano de Desarrollo
Integral, ve con preocupaci6n que, pese a la asamblea general especial celebrada en Ciudad
de M6xico en 1994, la erradicaci6n de la pobreza no recibe la atenci6n que debiera en el
seno de la Organizaci6n. Este problema afecta considerablemente a las mujeres de nuestro
hemisferio puesto que ellas, junto con nuestros nifios, sufren a menudo las consecuencias
mis graves de la pobreza.
La inversi6n en la mujer es vital para el desarrollo social, econ6mico y politico de nuestras
sociedades. La inversi6n en la mujer reduce la pobreza, porque las mujeres son
desproporcionadamente pobres. El aumento del ingreso de la mujer incrementa, por





extension, la salud, la educaci6n y la vivienda de sus hijos. Este nexo entire la pobreza y la
mujer fue claramente reconocido en la Cumbre del Desarrollo Social de las Naciones Unidas,
que se llev6 a cabo en Copenhague en marzo pasado, y que ofreci6 una amplia variedad de
medidas para que los Estados miembros mejoren la situaci6n de millones de pobres en todo
el mundo. La Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, que se llevard a cabo en septiembre
pr6ximo en Pekin, present la filtima oportunidad en este siglo para que las mujeres formulen
manifestaciones importantes acerca cuil habri de ser su actitud en el pr6ximo siglo XXI.
La erradicaci6n de la pobreza y la discriminaci6n guard estrecha relaci6n con el fomento
de las microempresas y de las pequefias empresas que dan empleo a una gran proporci6n de
los pobres, especialmente mujeres, en nuestros paises. El apoyo a esas actividades es un
element clave de un desarrollo equitativo y sustentable.
Pese a la labor sumamente valiosa que Ileva a cabo la Comisi6n Interamericana de Mujeres
(CIM), si no encontramos formas nuevas y creativas para encarar este problema persistent
de la pobreza critical, seguira obstruido el camino hacia la integraci6n cabal de la mujer
como socia en pie de igualdad y participate plena en el desarrollo sustentable de nuestras
sociedades.
Es simb61lico, y acaso tambi6n prof6tico, que esta primera asamblea de la OEA despu6s de
la Cumbre de las Am6ricas, se realice en Haiti. En primer lugar, porque el restablecimiento
de la democracia en este estado islefio constituy6 una prueba real y auspiciosa de la decision
de los Estados miembros de la Organizaci6n de que la democracia y el respeto a los derechos
humans prevalezcan en nuestro hemisferio. Segundo, porque la reconstrucci6n econ6mica
y social de Haiti es un epitome de las pruebas que tenemos por delante en todas las Americas,
y abarca todos los aspects que en la reuni6n de Miami, el afio pasado, nuestros gobernantes
definieron como prioridades para nuestro hemisferio.
El camino que se abre ante nosotros no seri ficil, pero creo que si mantenemos nuestro
compromise con la cooperaci6n en la OEA y en otras instituciones hemisf6ricas, si estamos
dispuestos a trabajar en un process genuinamente multilateral en el que todos participemos
y todos recibamos los beneficios, podremos salvar la prueba de fortalecer la democracia y
la seguridad, promoviendo la prosperidad por medio de la integraci6n econ6mica y el libre
comercio, erradicando la pobreza y la discriminaci6n y asegurando un desarrollo sustentable
y la conservaci6n de nuestro ambiente para las pr6ximas generaciones.








BELICE
Dr. Dean 0. Barrow
Viceprimer Ministro y
Ministro de Relaciones Exteriores y de
Seguridad Nacional y Procurador General


Me honra felicitarla en nombre del Gobierno y el pueblo de Belice por haber sido elegida
para presidir este Vig6simo Quinto Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General
de la Organizaci6n de los Estados Americanos. Mi delegaci6n le ofrece su apoyo total en la
conducci6n de las labores de esta Asamblea.
Tambi6n quisiera agradecer al Gobiemo y al pueblo de Haiti por la calida acogida que nos
han brindado y por su hospitalidad. Como ya han mencionado otros oradores, es una gran
satisfacci6n que estemos reunidos aqui en vista de que, en estas circunstancias, represent
la reivindicaci6n del sistema de seguridad colectiva. Nuestra presencia es un saludo al
pueblo de Haiti y celebra la revitalizaci6n del espiritu hist6ricamente democritico que dio
nacimiento a la naci6n haitiana. Nos abismamos en la satisfacci6n que nos causa el triunfo
claro del restablecimiento de la democracia.
Es cierto que no podemos dormirnos en nuestros laureles porque, sin duda, el process de
reconstrucci6n que tanto nos complace necesita de nuestros esfuerzos continues para poder
consolidarse.
Sefiora Presidenta, permitame que en esta ocasi6n felicite al Secretario General y al Secretario
General Adjunto por la sabiduria con que han dirigido las labores de la Organizaci6n durante
el afio pasado. Tambi6n quisiera felicitar al Secretario General Adjunto por haber sido
reelegido hoy. Mi delegaci6n ha tomado nota con satisfacci6n especial del ejercicio de
revision que se ha llevado a cabo y que ha dado por resultado una nueva vision, fortalecida
y renovada, del sistema interamericano.
Entre los temas que serdn el centro de nuestras deliberaciones, quisiera comenzar por
referirme al fortalecimiento de la democracia en el Hemisferio. Desde la reuni6n de la
Asamblea en Bel6m, la region ha continuado marchando por la senda feliz del resurgimiento
de la democracia que se ha caracterizado por la celebraci6n de elecciones regulars con la
presencia de rivals politicos, la libertad de prensa, la garantia de los derechos
constitucionales, una administraci6n piblica responsible y la participaci6n de partidos
politicos. Mi delegaci6n desea tambi6n expresar su satisfacci6n por los acuerdos de
Copenhague en material de valores sociales, econ6micos, culturales, y otros, que constituyen
la base del orden mundial. En uno de ellos se advierte que es inaceptable la exhibici6n de
pornografia y la representaci6n gratuita de la violencia y la crueldad en los medios de
informaci6n. En las Am6ricas, ,qui6n puede poner en tela de juicio la influencia de los
medios de informaci6n que puede arrastrar a nuestrajuventud a un estilo de vida destructor
y sin duda nihilista? La invitaci6n solapada a tomar armas, que incita a lajuventud, constitute
una amenaza a la democracia, no menos peligrosa por tratarse de una acci6n que no es
conventional. Todas las propuestas que se presented para lograr que nuestras instituciones
sociales participen con mayor determinaci6n y sensibilidad, deben tener en cuenta este
fen6meno que, si bien es relativamente reciente, represent un peligro cada vez mayor.




Sefiora Presidenta, el fortalecimiento de la democracia en el Hemisferio y la defense y la
protecci6n de los derechos humans marchan a la par.
Tambi6n nos complace tomar nota de que otra de las pequefias iniciativas de la Cumbre
Social fue la alfabetizaci6n de las cinco classes de derechos humans. En nuestra opinion
esta es una modalidad que permit que haya menos selectividad cuando se trata de la
aplicaci6n y el cumplimiento de las disposiciones que protegen los derechos humans.
Observamos con satisfacci6n que las actuales misiones de paz, policiales y de reconstrucci6n
que estin presents en Haiti reflejan la preocupaci6n por la aplicaci6n de todas las
disposiciones que atafien a los derechos humans.
En el rest de la region, consideramos que el retorno a los gobiernos elegidos, junto con la
actividad creciente de los grupos defensores que existen en la sociedad civil, han contribuido
a reducir los abuses a los derechos humans. Tambi6n hemos observado que ha habido un
aumento notorio en las actividades de la Comisi6n Interamericana de Derechos Humanos y
de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es digno de elogio. A lo largo de los
afios, las labores de la Comisi6n y de la Corte han contribuido de manera encomiable a
aliviar los abusos de los derechos humans. Sin embargo, a pesar de ello son todavia excesivas
en muchos lugares las violaciones de los derechos bdsicos de gran nfimero de personas. Los
6xitos de la Comisi6n y de la Corte han podido concretarse gracias al liderazgo decidido y
la independencia de acci6n que ha estado libre de interferencia political. En nuestra opinion,
si se sigue actuando de esa manera y si se cuenta con recursos adicionales, se podrdn lograr
mayores avances en el Hemisferio en material de derechos humans.
Quisiera pasar ahora, sefiora Presidenta, al tema que es quiza el punto mis important del
program regional, me refiero a la integraci6n econdmica de nuestro hemisferio. Durante
los filtimos meses, las tendencies negatives que se han manifestado en las economies de los
principles paises, con los cuales mantenemos relaciones comerciales, han tenido efectos
gravisimos sobre los pequefios estados de la Comunidad del Caribe. En vista de ello, se han
redoblado nuestras preocupaciones y nos preguntamos cudl debe ser el ritmo y la naturaleza
de los cambios estructurales que debemos realizar para poder hacer frente a las tareas
complejas que tenemos por delante y beneficiamos de las oportunidades que puede ofrecer
el libre comercio en la region.
Mantenemos que es esencial que todos los paises continien reconociendo las necesidades
de las economies pequefias y sean sensibles a ellas. Todavia somos muy vulnerable frente
a los cambios que se produce en la economic mundial y las conmociones externas nos
ocasionan retrocesos adicionales en material de competencia, financiamiento del desarrollo
y debilidad en general. Esta vulnerabilidad hist6rica se ha visto acentuada, en el caso de
Belice, por la crisis reciente de la economic mexicana.
En nuestra opinion, los efectos de esa crisis sobre los mercados de otros paises constituyen
una clara advertencia. Es aventurado imaginar que se puedan aplicar formulas sociales y
econ6micas inflexibles en todas las economies cuando las circunstancias son muy distintas.
El ajuste poco cauteloso, con plazos de ejecuci6n implacables, bien puede conducir a la
extinci6n de las economies pequefias.
En realidad, sefiora Presidenta, muchos de nuestros paises ya han tornmado medidas
importantes de estabilizaci6n y reform. Hemos liberalizado el comercio, reducido los deficit
fiscales y privatizado las empresas p6blicas. Pero, Lcuales son los beneficios? Seguimos
abrumados por la pobreza, el desempleo y por una infraestructura social y fisica penosamente




inadecuada. Las austeridades fiscales, que reduce el gasto pfiblico y restringen en gran
media el program de inversiones del sector pfiblico, agravan las dificultades en lugar de
solucionarlas.
Los plazos no nos favorecen. El afio 2005 esti a la vuelta de la esquina. Nuestras ciudadanias
continfian ejerciendo presi6n. ZD6nde estA la paridad del Tratado de Libre Comercio? LD6nde
estan los recursos financieros y t6cnicos nuevos destinados a ayudar a los estados pequefios?
ZD6nde encontramos la comprensi6n por la situaci6n dificil que enfrentan nuestros
productores de banano a quienes se les dice que marchen de prisa a pesar de que el piso se
desmorona a sus pies?
Sefiora Presidenta, quienes determinan el ritmo de la aplicaci6n del process deben
comprender todas las consecuencias de la acci6n en que estamos empefiados. La democracia
no tendrA valor alguno si se continia asfixiando y oprimiendo nuestras economies con
demands de reform excesivamente rigidas que causan penurias a los grupos que estan en
inferioridad de condiciones para soportarlas. El libre comercio hemisfdrico no debe ser
como el venerable imperio romano que como mi lectura de la historic indica, no fue venerable
ni romano, ni tampoco un gran imperio.
Otro aspect al cual esti comprometida esta Organizaci6n es a la defense del medio ambiente
y lapromoci6n del desarrollo sostenible. Nos complace que las iniciativas de la Conferencia
realizada en Barbados sobre los pequefios estados insulares en desarrollo hayan sido
fortalecidas en la reciente reuni6n de las parties de la Convenci6n sobre cambios del clima.
Una de las bases de la Asociaci6n de Estados del Caribe, recientemente forjada, es el medio
ambiente que une a los paises del Mar del Caribe. Esos vinculos llevaron al 6xito que se
obtuvo recientemente cuando, gracias a la acci6n concertada de los gobiemos y de la sociedad
civil, se logr6 que se desviara y alejara de la region un buque que transportaba desechos de
plutonio.
Quisiera concluir mis palabras, sefiora Presidenta, haciendo una breve referencia a otros
tres aspects. En primer lugar, dejo constancia de la satisfacci6n de mi delegaci6n por la
importancia creciente que la Organizaci6n le esta dando al turismo. Esa es una trayectoria
que los trece Estados miembros de la subregi6n ven con beneplacito. En segundo lugar,
quisiera hacer una advertencia sobre los peligros que, si bien menores, todavia constituyen
una amenaza para la paz y la seguridad en esta era posterior a la Guerra Fria. La infeliz
confrontaci6n entire el Ecuador y el Perui subraya la dimension military del problema. Exhorta
a que continuemos nuestro compromise de resolver las controversial por la via pacifica y
que respetemos la igualdad soberana y la integridad territorial de todos los estados. Exige
que perfeccionemos mecanismos que anticipen las crisis y nos permitan resolverlas o
adelantarnos a ellas para evitar brotes conflictivos en la region. Este es un asunto en el cual
Belice tiene sumo interns por tratarse de un pequefio estado en general vulnerable cuyas
fronteras inviolables, seg6n la Constituci6n y la historic, estAn sujetas a un reclamo territorial.
Hay otro aspect del problema. En afios recientes se han comenzado a observer conexiones
crecientes entire el crime sindicado, el narcotrafico, el terrorism y la propagaci6n de las
armas. Estos vinculos requieren que se practique mayor vigilancia y que se reaccione de
manera muy coordinada frente a estos elements que ponen en peligro la seguridad de
nuestros pueblos.
El tercer tema al que quisiera referirme para concluir es el de Cuba. En esta 6poca en que se
estan realizando esfuerzos crecientes encaminados a la integraci6n del Hemisferio y la
apertura creciente de la region, la situaci6n de Cuba resalta como una llaga abierta. Sefiora





President, ayer el Secretario General pregunt6 si no habria llegado el moment de que la
comunidad interamericana desempefiara un papel mis active para incorporar a Cuba, a lo
cual Belice responded de manera afirmativa. La Guerra Fria ha concluido y es necesario que
moderemos las actitudes que servian de marco a nuestras posiciones. El camino de la historic
require que nuestra actitud sea de apertura, participaci6n y reconciliaci6n. Permitamos
que nuestras relaciones con Cuba est6n regidas por "una nueva vision", una vision que no
diluya los aspects de la democracia y los derechos humans pero que a la vez reconozca la
realidad de una naci6n hermana que necesita de nuestra interacci6n para encaminarse a la
apertura, que es el resultado que todos anhelamos.
He procurado con mis palabras hacer advertencias en ciertos aspects. Pero quisiera concluir
con una nota de optimism: Debemos sentimos satisfechos de las alianzas y acuerdos que
se estin multiplicando en el hemisferio y es alentador el marco global protoregional que se
esti creando para la nueva cooperaci6n integrada en asuntos maritimos, tecnol6gicos,
politicos, cientificos y culturales. Tengo la confianza de que la Organizaci6n de los Estados
Americanos, hoy mas que nunca, es el mecanismo mas adecuado para llevar a cabo este
program ambicioso en una 6poca de caracteristicas complejas.
Muchas gracias.





BOLIVIA

Dr. Antonio Aranibar Quiroga
Ministro de Relaciones Exteriores y Culto


Constituye un signo altamente auspicioso que la Asamblea General de la OEA est6 presidida
por Usted, Excelentisima Sefiora, porque su experiencia y sagacidad, aseguran una eficaz
conducci6n de nuestros trabajos.
A tiempo de felicitarla, me permit rogarle transmitir al gobierno y pueblo de Haiti el
saludo fraternal del pueblo y gobierno de Bolivia que, por mi intermedio, expresan su
jiibilo por la promisoria etapa que vive la naci6n haitiana despu6s de su heroica recuperaci6n
democrdtica.
Mi delegaci6n se siente feliz de encontrarse en el suelo libre de Haiti y disfrutar de la
hospitalidad proverbial de sus habitantes. Fue desde este suelo generoso que el Libertador
Sim6n Bolivar emprendi6, bajo el aliciente de la libertad haitiana, su cruzada en favor de la
emancipaci6n de los pueblos de nuestra America.
Hoy desde aqui sofiemos, junto con el Libertador, en la unidad de nuestras naciones. Este
debe ser el objetivo supremo de America. Y el mejor homenaje que podemos rendir al
sacrificio de este pueblo, es el de avanzar en nuestro prop6sito comfin de la integraci6n en
el afio 2005 como estd previsto en la declaraci6n y plan de acci6n de la Cumbre de las
Americas.
Para que la Comunidad Interamericana pueda cumplir ese prop6sito necesitamos empefiarnos
en una political de transformaciones que haga possible que todos los habitantes de nuestras
vasta region se constituyan en forjadores de su propio destino.
El gobiemo de Bolivia tiene esa convicci6n, deseamos, como lo dijera el Presidente Sanchez
de Lozada, "Un cambio con orden y un orden con cambio, para que las mayorias hasta hoy
segregadas tengan acceso al poder a trav6s del voto y no de la violencia, para que el cambio
tenga lugar en democracia y no contra ella".
El prerequisite esencial para el desarrollo de los altos fines que se propone alcanzar la
comunidad hemisferica es el fortalecimiento de la Organizaci6n de los Estados Americanos
(OEA), para que respond adecuadamente a los retos actuales y venideros y sirva de
verdadero centro de armonizaci6n de las relaciones entire los Estados Miembros.
Felizmente, nuestro Secretario General, Dr. C6sar Gaviria Trujillo, compare esa percepci6n
y por ello ha formulado un conjunto de propuestas e iniciativas bajo el nombre promisorio
de "Una Nueva Visi6n de la OEA".
Mi gobiemo ha recibido con el mayor beneplicito ese document innovador al que le asigna
una muy particular importancia. Serd dificil condensar su contenido, pero cabe destacar
que el mismo toca toda la tematica que concierne a las preocupaciones hemisfericas.
Nos sobran los problems y nos faltan las soluciones, por ello es que las inspiradoras
iniciativas del Secretario General nos llaman a la reflexi6n. En nuestra opinion un mayor
esfuerzo de concertaci6n political podria ir solucionando los mas apremiantes problems
que afligen a la mayoria de nuestros pueblos.





Es verdad que en Amdrica se han alcanzado logros muy significativos en muchos campos.
Uno de ellos es la promoci6n de la democracia. Hemos visto, en el caos de Haiti y otros,
que la acci6n oportuna y vigilante de nuestra Organizaci6n impidi6 que el atropello al
orden constitutional burlara la voluntad soberana de los pueblos.
La Organizaci6n debe incrementar la capacidad de sus mecanismos para hacer que la
democracia sea lo menos vulnerable possible y para que nuestras instituciones political
adquieran la solidez que necesitan.
Este remozamiento del multilateralismo hemisf6rico debe fortalecer tambi6n la armonia en
las naciones del hemisferio. Es preocupante observer la persistencia de controversial de
orden hist6rico que afectan las relaciones bilaterales de various paises de la region. Esta
obscurece, lamentablemente, las tendencies integracionistas que dominant la agenda
hemisf6rica. Por ello, result impensable que se logre el grado de complementaci6n
econ6mica propugnado por la meta de una Zona de Libre Comercio Hemisf6rica mientras
los conflicts que amenazan la seguridad regional no se resuelvan definitivamente.
Esta constataci6n sirve para reflexionar sobre la renovaci6n del rol de la OEA en materials
de seguridad regional, dotdndole de un caricter esencialmente preventive y solucionador
de las diferencias, y donde el objetivo uiltimo seria llegar al afio 2005 con una region que
supera firmemente sus problems, para asi establecer las condiciones mis id6neas al
florecimiento de la prosperidad que se espera con la entrada en vigor de la liberalizaci6n
hemisf6rica.
La paz y el reencuentro de hermandad de todos los pueblos de nuestro hemisferio tampoco
deben dejar en el olvido al pueblo de Cuba, que ya lleva much tiempo alejado de este foro
en el que debatimos ideas, exponemos problems y buscamos soluciones conjuntas a la
convivencia americana. La ausencia de Cuba esta privando a la OEA del invalorable concurso
de la patria de Marti y ello demand una pronta atenci6n de sus hermanos del hemisferio.
Junto a las palabras que sobre este particular nos dijera esta mafiana el Secretario General
Gaviria, y que nosotros compartimos a plenitud, recuerdo con particular respeto las palabras
que tambi6n nos dijera en Bel6m Do Pard, el entonces Secretario General, Embajador Jodo
Clemente Baena Soares a este respect: "hace ya tiempo, como es de conocimiento general,
vengo indagando si no ha llegado el moment de que los estados miembros reexaminen la
media que adoptaron hace mas de 30 afios al suspender al gobiemo cubano de las actividades
de la Organizaci6n. Los afios noventa no son los afios sesenta".
Sefiora Presidenta:
No cabe la menor duda que la prioridad mis apremiante del hemisferio en material de
desarrollo human es la lucha contra la pobreza. Lamentablemente, nuestra Am6rica se
caracteriza por mostrar los mas altos indices de pobreza extrema y de distribuci6n inequitativa
del ingreso, que se constituyen en una cruel paradoja, especialmente, si se los contrast con
los ingentes recursos con que esti dotada la region. Esta constataci6n nos obliga a adoptar
las medidas necesarias para aliviar esta situaci6n en el corto plazo y para superarla
definitivamente en el largo plazo.
Mientras en nuestras calls sigan viviendo nifios abandonados a su misera suerte y
desprotegidos del amparo familiar y estatal, permanecerd sin cumplirse el suefio de vivir en
libertad. La nifiez es el future de nuestro continent y, por ello, la primera tarea debe ser
hallar los medios y recursos necesarios para el alivio de la tragedia en la que viven millones
de nifios, cuya injusta situaci6n represent una vergUienza para la humanidad.




Por lo demas, ningfin esfuerzo que se haga en favor de la consolidaci6n de la democracia
tendrfa los resultados que ansiamos si no esti acompafiado de una verdadera cruzada para
eliminar la Pobreza Extrema que contenga medidas y programs apropiados.
Encomendemos a la Organizaci6n el studio de las alternatives de soluci6n y
comprometamonos a que Amdrica llegue al Siglo XXI sin mendigos y con una nifiez libre
del temor a la miseria y la indignidad.
Reconocemos que el desafio es enorme, y no por falta de voluntad political de nuestros
estados para afrontarlo, sino por la complejidad del mismo. El fen6meno de la pobreza
concentra y resume un conjunto de problems estructurales cuya soluci6n individual implica,
en si misma, una alta dosis de imaginaci6n, vision del future, decision political y recursos
materials.
Confiamos que el camino emprendido hacia la conformaci6n de un hemisferio politicamente
democritico, econ6micamente integrado y socialmente solidario es la respuesta id6nea de
largo plazo al flagelo de la pobreza. Sin embargo, insistimos en la necesidad de reforzar los
mecanismos de cooperaci6n y asistencia international para elaborar eficientes formulas de
alivio que nos colaboren a mitigar y disminuir los efectos mas desvastadores de la pobreza
extrema en tiempos perentorios.
Bolivia continia llevando a la practice, decididamente y sin pausa, el conjunto de reforms
iniciado hace cerca de dos afios y que tiene como fin filtimo la erradicaci6n de la pobreza.
Afortunadamente, la realidad esta confirmando la vision que gui6 el disefio de political del
gobierno del Presidente Gonzalo Sanchez de Lozada. A un afio de la entrada en vigencia del
program de participaci6n popular, se pueden observer los positivos efectos multiplicadores
de la revoluci6n silenciosa que ha significado la redistribuci6n de un gran porcentaje de los
recursos del estado hacia las comunidades de base, especialmente en el sector rural.
Mas ain, si consideramos que la utilizaci6n de estos recursos esta siendo decidida
directamente por los gobiernos municipales vecinales y estdn siendo destinados a tender
las necesidades mas apremiantes en material de salud y educaci6n de los grupos sociales
mis vulnerable como los nifios, las mujeres y los ancianos.
Estos logros alcanzados se verin pronto reforzados por las repercusiones y efectos
redistributivos que traeran consigo reforms como la capitalizaci6n de las empresas p6blicas
y la modernizaci6n del sistema educativo; habremos ganado la batalla initial en la guerra
contra la pobreza. La presentaci6n de estos resultados preliminares nos permit reafirmar
en este Foro el compromise decidido del gobierno de Bolivia para erradicar la pobreza.
Asimismo, han sido promulgadas otras leyes en favor del niflo y la mujer, tales como la de
paternidad responsible y la participaci6n femenina en el manejo del estado y en la producci6n
econ6mica, leyes que protegen contra el abuso dom6stico y promueven el acceso igualitario
a la educaci6n, la salud y el trabajo.
En tal context, tengo el orgullo de expresar que Bolivia ha sido el primer pais en ratificar
la Convenci6n Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la
mujer, que es, a su vez, el primer Tratado Internacional sobre la material.
El compromise de mi pais en la lucha contra la pobreza es aun mayor si consideramos que
una de sus consecuencias, la producci6n de la hoja de coca, esta poniendo en grave peligro
sus posibilidades futuras de desarrollo y de inserci6n intemacional.




El tema de las drogas es, sin duda, uno de los mis agobiantes y traumiticos para mi pais.
Nos encontramos frente a una lucha desigual, en la que utilizamos energies y recursos que
siempre resultan exiguos y van en desmedro de programs de inversi6n social que nos
resultarian muy beneficiosos. Todo ello, es un esfuerzo que casi siempre acaba en frustraci6n.
Bolivia ha ingresado en el circuit del trifico ilicito de cocaine a trav6s de la producci6n de
la hoja de coca, que, como es de todos conocido, tiene raices y una tradici6n precolombina,
debido, esencialmente, a una demand masiva de este alcaloide en los pauses industrializados.
El problema de los cultivos excedentarios de coca s6lo se resolverd definitivamente cuando
se logren vencer las condiciones estructurales de subdesarrollo y pobreza de Bolivia, pero
ademas cuando observemos una disminuci6n significativa de la demand.
Nuestra lucha inequivoca contra el trifico illegal de drogas es frontal y permanent. Para
ello, contamos con una reducida cooperaci6n international, especificamente en lo relacionado
a encontrar oportunidades de producci6n alternatives a los cultivos excedentarios de la hoja
de coca.
Nuestra experiencia y esfuerzo national permanentes nos han permitido poner en practice
estrategias de desarrollo alternative para las regions cuestionadas. Sin embargo, estos han
resultado insuficientes y nos han demostrado que la magnitude del ilicito negocio international
de la cocaine require de ingentes recursos y de una political integral de erradicaci6n
progresiva de los cultivos de coca excedentarios e ilegales. Esto implica tambi6n la generaci6n
de condiciones de empleo para el conjunto de la poblaci6n involucrada.
Sera possible alcanzar dsto en un ambito de consenso ciudadano y participaci6n de los
productores de hoja de coca y en el marco de una relaci6n international de responsabilidad
compartida y por consiguiente de soluciones concertadas y no impuestas unilateralmente.
Esta constataci6n deberia inducir a la OEA a reflexionar sobre la puesta en march de
modalidades innovadoras de acuerdos hemisf6ricos que permitan liberar al continent de
este flagelo en su conjunto.
Aprovecho de esta oportunidad para reiterar el llamado del gobiemo de mi pais para recuperar
el espiritu cooperative y solidario de la cumbre de Miami en el disefio de una estrategia
hemisf6rica de lucha contra las drogas ilicitas para los pr6ximos afios.
Sefiora Presidenta:
En cumplimiento de los mandates de la declaraci6n de los principios y del plan de acci6n
aprobados por los Presidentes y Jefes de Gobierno participants en la reuni6n de Miami,
Bolivia brindard la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en 1996 como Sede de una Reuni6n
Cumbre Hemisf6rica de Desarrollo Sostenible que propondremos emita una declaraci6n
denominada "Un Nuevo Mundo para las Am6ricas".
La Cumbre Hemisf6rica de Santa Cruz tendri el objeto de completar el disefio de un future
com6n para el hemisferio bajo los concepts de la sostenibilidad del desarrollo.
Mi gobierno aprecia en toda su dimension el prop6sito de la OEA y de su Secretario General,
manifestado en diversos documents y oportunidades de respaldar firmemente la realizaci6n
de esta cumbre hemisferica, brindando su valioso aporte a los trabajos de organizaci6n.
Bolivia espera con los brazos abiertos a los paises hermanos del hemisferio y les ofrece la
calida y migica hospitalidad de Santa Cruz de la Sierra.




Sefiora Presidenta:
El informed que Bolivia present todos los afios a sus hermanos de Am6rica sobre la
impostergable y absolute necesidad de resolver el tema de su reintegraci6n maritima, sera
comunicado en el punto correspondiente de la Agenda de esta Asamblea.
Como hemos afirmado en reiteradas oportunidades, el mar represent para Bolivia una
parte esencial de su integridad material y spiritual, en consecuencia, tenemos no s6lo el
hecho imprescriptible de buscar soluci6n para este problema sino la obligaci6n de hacerlo.
Confiamos en que el mejor camino para alcanzar ese objetivo es el didlogo director, positive
y fraternal entire los gobiernos que hemos heredado esa responsabilidad hist6rica, cuya
soluci6n tambi6n constitute un compromise de la comunidad intemacional, particularmente
de nuestro hemisferio, en el marco de una nueva 6poca de integraci6n, dejusticia y solidaridad
americanas.
Muchas gracias, sefiora Presidenta.








BRASIL

Embajador SebastiAo do Rego Barros
Jefe de la Delegaci6n


Hace precisamente un afio que la Asamblea General de la Organizaci6n de los Estados
Americanos se reuni6 en Bel6m do Para, Brasil, tierra natal del Embajador Joao Clemente
Baena Soares, quien durante diez largos afios condujo con gran 6xito el destino de la
Organizaci6n.
En esa ocasi6n, la Asamblea General decidi6 por aclamaci6n aceptar el ofrecimiento del
President Jean Bertrand Aristide, entonces en el exilio, para que las sesiones de 1995 se
realizaran en suelo haitiano.
Ese ofrecimiento del legitimo gobierno haitiano y su ripida aceptaci6n por la comunidad
interamericana simbolizaron nuestra convicci6n colectiva de que la dictadura haitiana iba
en breve a ceder el paso al restablecimiento de una democracia genuina y que los
representantes de las democracies de Am6rica Latina, del Caribe y de Am6rica del Norte
estarian en condiciones de reunirse aqui para celebrar la superaci6n de ese triste episodio
que marca otra etapa en la gesta en pro de la libertad de nuestros pueblos.
La decision de declarar a Haiti la sede de la Asamblea General de este afio fue una de las
muchas acciones de tenor politico que ha emprendido la Organizaci6n en el ejercicio de su
mandate de proteger y promover la democracia en las Am6ricas que esta definido -en
t6rminos que no tienen parang6n en otras organizaciones intergubernamentales- en la
Carta de la OEA, en el Compromiso de Santiago, en la Resoluci6n 1080 y, mds recientemente,
en el Protocolo de Washington de 1992.
Cuando el Presidente Fernando Henrique Cardoso visit la sede de la Organizaci6n en abril
de este afio, deposit el instrument de ratificaci6n del Protocolo de Washington que tiene
como objetivo consolidar la dedicaci6n de la OEA a los prop6sitos de defender la democracia
representative en nuestro hemisferio y de eliminar la pobreza extrema. En el discurso que
pronunci6 ante el Consejo Permanente de la OEA, el Presidente observ6 que el Brasil esta
pasando por una transici6n democritica que, ademis de encarnar el restablecimiento de la
democracia representative, ha significado el acrecentamiento del sentido de participaci6n
de todos los sectors de la sociedad.
Esa noci6n es uno de los concepts que ha desarrollado el Secretario General C6sar Gaviria
en su document "Una Nueva Visi6n de la OEA" en el cual hace notar que al promover el
fortalecimiento de la democracia representative, que es el principio y prop6sito bdsico de la
OEA, debemos tambi6n buscar la manera de promover una mayor participaci6n de la
sociedad.
Ese document tan rico en ideas ha sido elevado al Consejo Permanente que lo esti estudiando
y, en nuestra opinion, es acertado que en 61 se destaque la importancia de fortalecer las
actividades de la OEA en el area de la promoci6n de la democracia con la propuesta de
creaci6n, por ejemplo, de un "Centro de Estudios para la Democracia".




Corresponde resaltar tambi6n la importancia creciente que revisten las acciones de la OEA
en el campo de la promoci6n y protecci6n de los derechos humans, que es un element
esencial en el process de perfeccionamiento de las democracies de nuestra region. El hecho
de que en la actualidad todos los gobiernos representados en la OEA sean democraticos y
representatives y de que todos hayan asumido el compromise politico y constitutional de
asegurar el respeto por los derechos fundamentals del ser human, require un nivel cada
vez mayor de cooperaci6n y de dialogo entire la Comisi6n Interamericana de Derechos
Humanos y los gobiernos de los Estados miembros.
Seria un gran aporte que contribuiria en gran media a dar mayor credibilidad a los esfuerzos
hemisf6ricos de colaboraci6n en el campo de los derechos humans si todos los paises
miembros -sin excepci6n- decidieran finalmente aceptar las obligaciones juridicas
definidas en el instrument que debe ser el c6digo de conduct que se aplique en todo el
hemisferio en material de derechos humans, vale decir el Pacto de San Jos6.
A fin de facilitar la adhesi6n de todos los Estados miembros a la Convenci6n, seria
convenient que pr6ximamente se volvieran a examiner y evaluar sus disposiciones en el
Ambito de la OEA.
Sefiora Presidente,
En nuestro hemisferio estan tomando un giro mas positive las perspectives de cooperaci6n
solidaria para el desarrollo econ6mico conjusticia social.
El actual Canciller, Embajador Luiz Felipe Lampreia, en el discurso que pronunci6 en las
deliberaciones generals de la Asamblea General, celebrada en Managua, en su calidad
entonces, de Ministro interino de Relaciones Exteriores, sefial6 que tenemos plena conciencia
de que el desarrollo de nuestros paises es una responsabilidad que recae sobre nosotros; si
bien es esencial que los esfuerzos que se hagan en ese sentido cuenten con el apoyo y el
sost6n de una cooperaci6n solidaria y con un genuine interns reciproco y que no se vean
afectados por factors extemos sobre los cuales no tenemos control. El Embajador Lampreia
habl6 de la necesidad de realizar acciones y tomar medidas concretas en varias areas en el
marco de un program integrado de desarrollo que refleje de manera acertada los escollos
por superar y los caminos mas adecuados para hacer frente a esa tarea compleja y de enormes
proporciones.
En el Ambito de la OEA, la pr6xima entrada en vigor del Protocolo de Managua para la
reform de la Carta --que esta en la iltima etapa de evaluaci6n en el Congreso Nacional
del Brasil- la puesta en march de los compromises definidos en la Asamblea extraordinaria
sobre cooperaci6n para el desarrollo integral, que se realize en la Ciudad de M6xico, y la
creaci6n de nuevos mecanismos de cooperaci6n horizontal, son sefiales seguras de que los
paises de la region estan cada vez mas conscientes de la necesidad de aunar esfuerzos.
En el afan de contribuir al process se estan dando los pasos finales para iniciar las actividades
del Fondo Brasilefio para la Cooperaci6n, cuyo objetivo es financial proyectos que seran
ejecutados en asociaci6n con la OEA en areas de interns para los paises miembros de la
Organizaci6n, especialmente los del Caribe y de Am6rica Central.
La aplicaci6n de las directrices consignadas en los capitulos sobre "La promoci6n de la
prosperidad mediante la integraci6n econ6mica y el libre comercio" de la Declaraci6n de
Principios y del Plan de Acci6n de la Cumbre de las Am6ricas sera un factor fundamental
en el process de cooperaci6n hemisf6rica para el desarrollo.




El Gobiemo del Brasil esti dispuesto a contribuir de manera positive y constructive para
convertir en realidad la vision consagrada en esos documents hemisf6ricos de un "comercio
sin barreras, sin subsidies, sin pricticas desleales y con un creciente flujo de inversiones
productivas", con la "eliminaci6n de los obstaculos para el acceso al mercado de los bienes
y servicios entire nuestros paises", con base en los avances ya logrados y la ampliaci6n de
los acuerdos subregionales.
La Comisi6n Especial de Comercio de la OEA y su grupo asesor podrin desempefiar un
papel important como 6rganos multilaterales que servirin de foro para las deliberaciones
y el intercambio de ideas y de informaci6n sobre distintos aspects de ese process. La
reuni6n ministerial hemisferica prevista en el Plan de Acci6n de la Cumbre de Miami que
se realizard a fines de este mes en Denver, seri una etapa fundamental del process.
Son tambien de considerable relevancia los trabajos que pueden realizarse en el ambito de
la OEA, con miras a la aplicaci6n en nuestra region de los compromises definidos en los
documents finales de la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones
Unidas que se realize en Rio de Janeiro en 1992. Animados de ese espiritu apoyamos la
convocatoria de la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible que se realizara en Santa Cruz de la
Sierra en 1996. Estamos dispuestos a colaborar con el Gobierno de Bolivia y con los demis
Estados miembros de la OEA en las tareas de preparaci6n de esa conferencia.
Dejo constancia de la satisfacci6n del Gobierno brasilefio por la decision de otorgar el
Premio Interamericano de Medio Ambiente, en la categoria de instituciones gubernamentales,
al Institute Estatal de Bosques de Minas Gerais en reconocimiento por su valiosa labor en
el campo ambiental.
Sefiora Presidente,
La premisa de integraci6n hemisferica esta basada en la existencia de un clima de paz y de
dialogo y entendimiento, un clima de confianza y de cooperaci6n entire todos nuestros paises.
Por esa raz6n, nuestra region observ6 con gran preocupaci6n el conflict que surgi6 entire
el Ecuador y el Peri a comienzos de este afio. El Brasil, junto con los demas paises garantes
del Protocolo de Rio de Janeiro de 1942 -la Argentina, Chile y los Estados Unidos- hizo
empefios para conservar la paz entire esos dos paises sudamericanos. Los cuatro garantes
comprobaron con satisfacci6n, segin consta en la declaraci6n hecha en Brasilia el dia 19 de
mayo, que se habia logrado que prevaleciera la via de la soluci6n pacifica, que se habia
concluido la separaci6n total de las fuerzas en la zona del conflict y que se estaba llevando
a cabo una desmovilizaci6n gradual y reciproca.
En la misma declaraci6n, los paises garantes reiteraron que consideran esencial que las
parties cumplan en el corto plazo con el compromise asumido en la Declaraci6n de Paz de
Itamaraty del 17 de febrero de 1995 y que inicien conversaciones bilaterales para encontrar
una soluci6n duradera a los impases que ain persisten y se las exhort6 a que creen las
condiciones necesarias para consolidar la paz dentro del marco de una dinamica positive de
buena fe y fomento de la confianza mutua, para asi dar cumplimiento a los deseos expresados
por la comunidad international.
El Gobierno del Brasil se ha comprometido con firmeza a continuar cooperando con esos
dos paises amigos, junto con los otros estados garantes, hasta que se haya logrado aplicar
sin reserves la Declaraci6n de Paz de Itamaraty.




La referencia al fomento de la confianza mutua, que figure en la Declaraci6n que he citado,
pone de relevancia la labor que ha estado realizando la OEA en el campo de la seguridad
hemisf6rica. El Brasil apoya la convocatoria de la Conferencia sobre Medidas para el
Fortalecimiento de la Confianza y la Seguridad que se realizara en noviembre en Santiago
de Chile y esti dispuesto a participar de manera constructive en las tareas para la preparaci6n
de este encuentro.
Sefiora Presidente,
Seria dificil para nosotros, reunidos a poca distancia de la costa cubana, dejar de recorder
que esa naci6n latinoamericana y caribefia ha estado alejada del seno de nuestra Organizaci6n
por hace mis de tres d6cadas. En vista del process de reforms y de transici6n que se esti
llevando a cabo en Cuba, parece cada vez mis oportuno y necesario que se intensifique el
didlogo con ese pais y que se creen las condiciones que permitan poner fin a su aislamiento.
El Brasil espera ver a esa naci6n hermana plenamente reintegrada a la familiar hemisf6rica.
Debo manifestar que estudiamos con preocupaci6n el proyecto de "Ley para la libertad y la
solidaridad democritica cubana de 1995" que esta considerando el Congreso de los Estados
Unidos. Los Ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de Rio en su Declaraci6n del 23
de mayo en Quito sefialaron que ese proyecto de ley "viola el derecho international, los
principios mas elementales de convivencia regional y las practices sobre libertad de comercio
que se reconocen en el ambito mundial".
Sefiora Presidente,
Es especialmente apropiado que este Vig6simo Quinto Periodo Ordinario de Sesiones de la
Asamblea General se est6 realizando en Haiti dentro del espiritu definido en la "Declaraci6n
de Bel6m do Pard", en la cual los Ministros de Relaciones Exteriores y los Jefes de Delegaci6n
de los Estados miembros de la Organizaci6n de los Estados Americanos afirmaron "su
firme compromise de fortalecer la OEA como principal foro hemisf6rico de concertaci6n
political, de modo que pueda apoyar la realizaci6n de las aspiraciones de los Estados miembros
de promoci6n y consolidaci6n de la paz, la democracia, la justicia social y el desarrollo,
dentro de los prop6sitos y principios contenidos en la Carta".
En la misma Declaraci6n, los ministros rindieron tribute al Embajador Joao Clemente Baena
Soares que nos acompafia como invitado especial, y reconocieron "los extraordinarios
resultados de su gesti6n en la consecuci6n de los ideales interamericanos...y en el process
de renovaci6n del sistema interamericano".
Para concluir, quisiera reiterar la satisfacci6n que siento de estar aqui en representaci6n del
Brasil, en este pais libre y democritico, en esta naci6n valiente que supo resistir, con la
solidaridad y el respaldo de la comunidad hemisf6rica, los dias sombrios que vivi6 bajo un
regimen que intent imponerse por la fuerza.
Muchas gracias.





CANADA
Dra. Christine Stewart
Secretaria de Estado para America Latina y Africa


Me complace sobremanera asistir a mi segunda asamblea annual de la Organizaci6n de los
Estados Americanos (OEA). Estas reuniones de la OEA son muy especiales por cuanto
brindan a los ministros de Relaciones Exteriores de todo el Hemisferio una oportunidad
singular para congregarse en tomo a la misma mesa y entablar un didlogo abierto entire
iguales, en torno a una amplia variedad de temas. Los debates por demas fructiferos que
sostuvimos durante los dos dias anteriores, son prueba del valor de los encuentros de esta
clase y de todo lo que podemos lograr por medio de nuestra organizaci6n hemisferica.
Debo, asimismo, extender mis sinceras congratulaciones al gobiemo de Haiti por su
organizaci6n de esta reuni6n. Cuando el afio pasado, en Belem, el Presidente Aristide ofreci6
ser anfitri6n de la siguiente reuni6n de la OEA, aceptamos con la ferviente esperanza de
que, para entonces, su gobierno elegido legitimamente habria regresado al poder. Esto es lo
que ha ocurrido: al pueblo haitiano se le devolvi6 la democracia y la reconstrucci6n de su
pais esti en march. Esto es motivo para una real celebraci6n. Por consiguiente, no puede
haber lugar mis apropiado para la reuni6n de este afio que Haiti, "la perla de las Antillas".
Sefiora Presidenta, el Canada ya ha cumplido cinco afios como estado miembro de la
Organizaci6n de los Estados Americanos. Consideramos que esta es una experiencia por
demis productive y satisfactoria, y ansiamos continuar participando activamente durante
los afios venideros. Nuestra participaci6n future en la OEA estard moldeada e influida por
tres acontecimientos clave ocurridos durante los recientes 12 meses, a saber: la emisi6n de
la declaraci6n de political exterior del Gobiemo canadiense titulada "El Canada en el mundo",
la reuni6n de gobemantes del hemisferio en la Cumbre de las Am6ricas, en diciembre de
1994, y la reciente difusi6n del document del Secretario General Gaviria, titulado "Una
Nueva Visi6n de la OEA".
La declaraci6n canadiense de political exterior
La declaraci6n de political exterior del Canada tiene su origen en el compromise del Gobierno
canadiense de alentar una participaci6n pfiblica mis active en la configuraci6n de la political
exterior. Este compromise determine la creaci6n de un comit6 parlamentario multipartidario
al que se encomend6 que recabara las opinions de los canadienses comunes. Al cabo de 70
reuniones, durante las cuales recibi6 mis de 550 ponencias, escuch6 a mis de 500 testigos
y encarg6 various studios, el Comit6 present su informed. El gobierno utiliz6 este informed
para elaborar una declaraci6n exhaustive, titulada "El Canada en el mundo", que servird
como base para nuestra political exterior cuando nos aproximamos al siglo XXI. El gobiemo
canadiense consider que este process ha constituido un ejercicio de participaci6n
democritica sumamente valioso y productive.
"El Canada en el mundo" es important para nuestra participaci6n en la OEA porque destaca
la importancia de la relaci6n del Canada con nuestros socios del hemisferio occidental,
definiendo esta region como uno de los nuevos polos de poder politico y econ6mico. El
active interns del gobiemo en la region fue realzado por la important misi6n political y
commercial encabezada por nuestro Primer Ministro, que visit seis paises de la region en




enero de este afio. Esta visit imparti6 nuevo impulso a una relaci6n con la region que ya
era vital y productive, abriendo muchos cauces nuevos para la cooperaci6n political,
econ6mica y cultural.
Otro element clave de la declaraci6n de political exterior es el 6nfasis puesto en la
participaci6n del Canadd en instituciones regionales, especialmente en la OEA. El document
insta, en particular, a que el Canada apoye los esfuerzos de reform de la OEA y el aumento
de la capacidad de 6sta para tratar problems como los derechos humans, la democracia,
la seguridad y el comercio. Estos son, de hecho, los aspects en que el Canada se ha
concentrado durante sus primeros cinco afios en la OEA.
Prioridades canadienses en la OEA
El respeto a los derechos humans no es s6lo un valor fundamental para los canadienses,
sino tambien un element decisive en el desarrollo de sociedades estables, democraticas y
pr6speras. Es precisamente por esta raz6n que el Canada siempre ha respaldado firmemente
el invalorable trabajo de la Comisi6n Interamericana de Derechos Humanos y de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos. Estos 6rganos han sido fundamentals para fomentar
un mayor respeto a los derechos humans en todo el Hemisferio, y merecen un apoyo pleno
e irrestricto -moral y financiero- de la Organizaci6n y de todos sus miembros.
La tradici6n democratic del Canada es un component fundamental de nuestro sistema de
valores y sustenta nuestra estabilidad y nuestra prosperidad como naci6n. De modo semejante,
el fortalecimiento de la democracia en toda la region es important para promover la paz y
la estabilidad, dentro de las naciones y entire dstas. Hoy dia todos los pauses de la region,
menos uno, tienen un gobierno elegido democraticamente. Sin embargo, much es lo que
resta por hacer para fortalecer y consolidar los progress recientes en este aspect.
La OEA ha ganado nombradia en cuanto al control de elecciones y la asistencia en este
campo, y esto es muy important, pero lo cierto es que la duraci6n de la democracia va mis
alli de las elecciones. Comprende, entire otros elements, la educaci6n civica y la
participaci6n puiblica, la existencia de sistemas parlamentarios y legislativos eficaces, poderes
judiciales independientes y respeto por la ley, gobierno responsible en todos los niveles y
control civil sobre las fuerzas militares y policiales.
La Unidad para la Promoci6n de la Democracia (UPD) de la OEA recibi6 el mandate de
promover el desarrollo democritico a largo plazo y debe, al parecer del Canada, dedicar
mis atenci6n y recursos a esos otros elements. Empero, para cumplir cabalmente este
papel, la UPD necesita la cooperaci6n, el interns active y la participaci6n de los Estados
miembros. La democracia es un concept vital viviente para todos los Estados miembros
de la OEA y exige una atenci6n constant para constituir un sistema de gobierno provechoso.
La Organizaci6n ha tomado otras medidas durante los afios recientes con objeto de fortalecer,
defender y promover la democracia en el Hemisferio. La resoluci6n 1080, de 1991, faculta
a la OEA para tomar medidas especiales en respuesta a las interrupciones de los process
democriticos. Este afio los Estados miembros crearon un sistema para ejecutar y financial
dichas actividades. En 1992 se aprob6 el Protocolo de Washington, que prev6 la suspension
de los Estados miembros en los que un gobierno elegido democriticamente sea derrocado
por la fuerza. El Canada insta a los paises que adn no hayan ratificado este important
instrument, a que lo hagan.





El CanadA sigue creyendo que seria 6til y apropiado que la OEA desarrollara su capacidad
para detectar, prevenir y tratar, en forma temprana, situaciones de conflict potential. El
uso de esa capacidad implicaria, por supuesto, el consentimiento del Estado miembro o de
los Estados miembros interesados. No obstante, pareciera obvio que la OEA debe crear
instruments para una acci6n temprana frente a convulsiones intemas como las que se
produjeron en Haiti, y a conflicts entire naciones, como el reciente incident entire nuestros
amigos Perui y Ecuador, a fin de prevenir un alza perniciosa de las tensions.
Finalmente, la democracia significa la participaci6n de todos los sectors de la sociedad,
incluidos los no gubemamentales. Los paises de la region y la propia OEA deben encontrar
medios para tomarse mas abiertos y receptivos a los puntos de vista de esos socios potenciales.
El CanadA preside actualmente el grupo de trabajo encargado de tratar este tema y espera
que el grupo estara en condiciones de presentar el afio pr6ximo al Consejo Permanente
recomendaciones con objeto de facilitar la interacci6n entire la OEA y las ONG
(organizaciones no gubernamentales).
Antes de pasar a otros temas, quisiera hacer un breve comentario acerca del trig6simo
quinto Estado miembro de nuestra Organizaci6n, Cuba. La political del CanadA con respect
a Cuba ha sido de compromise constructive -creemos que es possible alentar progress
politicos y econ6micos manteniendo el dialogo con el gobiemo y el pueblo cubanos. Si
bien el CanadA reconoce que afin debe progresarse much en Cuba, especialmente en material
de derechos humans y evoluci6n democratic, creemos que la OEA debe emprender el
studio de vias para abrir un dialogo similar con Cuba, a la espera del dia en que se den las
condiciones apropiadas para su reincorporaci6n al sistema interamericano.
La paz y la seguridad constituyen un element medular de la political exterior canadiense y
de la actividad del Canada en el seno de la OEA. En realidad, es tambi6n uno de los prop6sitos
fundamentals consagrado en la Carta de la OEA. Es por esta raz6n que el CanadA apoya
firmemente la transformaci6n del Comit6 Especial de Seguridad Hemisf6rica en un comit6
permanent. Muchas iniciativas valiosas adoptadas durante los afios recientes en cuanto a
medidas de consolidaci6n de la seguridad, registros de control de armas y minas terrestres
antipersonales, para nombrar algunas, han demostrado que los aspects de la seguridad son
parte important e integral de la agenda global de la OEA.
El Canada ha participado activamente en las actividades de consolidaci6n de la seguridad y
aguarda la pr6xima conferencia que habra de realizarse en Chile, como un medio constructive
para la continuaci6n de este dialogo.
Una cuesti6n que, al parecer del Canada, a(n no recibi6 la atenci6n que merece, es el
studio de la Junta Interamericana de Defensa. Como dije antes, uno de los components de
la democracia es el control civil sobre las fuerzas armadas. Esto tambidn debe aplicarse a la
OEA. Si 6sta ha de continuar dedicando recursos escasos a la Junta Interamericana de
Defense, debe haber un mandate definido, la asignaci6n de un presupuesto adecuado y una
clara obligaci6n de rendir cuentas a la OEA. Esto es 16gico, no solo desde el punto de vista
del control politico, sino de la responsabilidad fiscal.
La promoci6n de la prosperidad y el empleo son puntos primordiales de la agenda de todos
los paises y de todas las regions. El Canada no es una excepci6n y, como naci6n comerciante,
ha hecho de este aspect uno de los principles de su political exterior. En la Cumbre de las
Am6ricas los gobemantes del hemisferio acordaron trabajar para que al Ilegar el afio 2005
se constituya un Area de Libre Comercio de las Amdricas, y encomendaron al Comit6




Especial de Comercio de la OEA un papel clave de apoyo a la consecuci6n de este objetivo.
El Canada respalda esta participaci6n de la OEA en el campo de la integraci6n econ6mica
y, en particular, la creaci6n de una Unidad de Comercio que brinde studios y apoyo politico.
La asistencia a los paises para que aumenten su nivel de desarrollo y prosperidad ha sido un
element de larga data en la actividad de la OEA y de las relaciones del Canada con la
region. La OEA dio un paso important en este aspect con el Protocolo de Managua y el
concept de la Alianza para el Desarrollo, orientados ambos a modernizar y dar un alcance
mis amplio al program de cooperaci6n t6cnica de la OEA. Preocupa al Canadd la falta de
progress en esta material y consider que es necesario darle nuevo impulso. Instamos a los
paises que ain no lo hayan hecho, a que ratifiquen el Protocolo de Managua. El Canada
consider, ademis, que es esencial tomar medidas para racionalizar las actividades de los
distintos comit6s y grupos de trabajo que actfian en este campo y, a partir de alli, impulsar
la agenda. Solicitamos a los demis Estados miembros que se unan a nosotros en esta
Asamblea General para apoyar esta important reform.
La protecci6n del medio ambiente y el desarrollo sustentable son cuestiones fundamentals
para los canadienses y el Canada ha participado activamente en los esfuerzos del Comit6
del Medio Ambiente encaminados a determinar un papel apropiado para la OEA, que incluya
el fortalecimiento de su estructura institutional en la material. Como uno de los primeros
pasos, el Canada serd sede este afio de una reuni6n de especialistas regionales en tecnologias
apropiadas desde el punto de vista ambiental. Tambi6n trajimos un especialista canadiense
para que hablara en la OEA acerca del concept del "verdeo" de organizaciones, un concept
que ha dado resultados excelentes en el Canada, y que nos proponemos impulsar en el seno
de la OEA durante el afio entrante. Acorde con nuestra posici6n rectora en lo que atafie a la
Convenci6n sobre Diversidad Biol6gica, el Canada se complace en ofrecer a Montreal
como sede de la Secretaria Permanente de esta convenci6n. El gobierno del Canada esta
dispuesto a proveer sustancial ayuda financiera para establecer esta Secretaria Permanente
y solicitamos a los Estados miembros de la OEA que apoyen la aspiraci6n de Montreal.
Un campo en el que la OEA siempre se ha mostrado active y en el que, realmente, pareciera
tener una ventaja comparative, es el desarrollo de instruments juridicos multilaterales.
Muchos temas han sido tratados en las convenciones de la OEA, entire ellos derechos
humans, la violencia contra la mujer, las desapariciones forzadas y el cumplimiento de
sentencias en el extranjero. Precisamente porque esos instruments tratan aspects tan
importantes, el CanadA ha sugerido que la OEA elabore una metodologia mas definida para
su consideraci6n y desarrollo. Creemos que esto no s6lo racionalizara el process sino que
dara como resultado instruments mas impecables.
La Cumbre de las Americas
Otro acontecimiento important de este afio para el CanadA, para otros paises de la region y
para la OEA, fue la Cumbre de las Am6ricas, de la que el Presidente Clinton, de los Estados
Unidos, fue anfitri6n en diciembre de 1994. Fue una reuni6n hemisf6rica sumamente
productive, que rindi6 una amplia variedad de compromises nacionales y multilaterales,
consignados en la Declaraci6n de Principios y en el Plan de Acci6n de la Cumbre.
El CanadA particip6 activamente en este process. Ademas de promover una series de puntos
tematicos -libre comercio, derechos humans, evoluci6n democratic, lucha contra el
trafico de drogas y desarrollo sustentable- el CanadA planted dos preocupaciones cardinals.
Una de ellas fue asegurar que se diera a todos los paises -grandes y pequefios- la




oportunidad de contribuir. La otra fue asegurar que se incorporara al process a la OEA y a
otras organizaciones regionales.
La OEA surgi6 de la Cumbre con un claro aval como el principal foro para el didlogo y la
cooperaci6n hemisfdricos en relaci6n con una variedad de temas y un papel fundamental en
la ejecuci6n de muchos aspects del Plan. Es imperioso ahora que la OEA se ponga a la
altura de la prueba y demuestre que es capaz de tender a las necesidades y las prioridades
definidas por los gobernantes del hemisferio. Para esto sera necesaria, por parte de la OEA,
una acci6n decisive y oportuna.
El Canada, teniendo present esta circunstancia, propone la creaci6n de un mecanismo
administrative mis formal en la OEA-un Comit6 Especial de Administraci6n de la Cumbre.
Creemos que este mecanismo demostrara la importancia que la OEA atribuye al seguimiento
de la Cumbre, brindard a la Organizaci6n los instruments que necesita para producer
resultados concretos y practices, y de esta forma ayudard a consolidar su posici6n como el
foro politico mas destacado del hemisferio.
La nueva vision de la OEA
El tercer acontecimiento significativo del afio fue la difusi6n, el 6 de abril, del document
del Secretario General Gaviria titulado "Una Nueva Visi6n de la OEA", que constituy6 la
base de nuestro didlogo informal del domingo. En febrero tuvimos en el Canada el honor de
recibir la visit del Secretario General, que en esa oportunidad comparti6 con nosotros
algunas de sus ideas para la organizaci6n. Esas ideas han asumido ahora forma concrete en
el document de la "Visi6n" que el Canada consider sumamente valioso. No s6lo sefiala
algunas de las flaquezas de la OEA, lo que a veces constitute una tarea dificil e ingrata,
sino que tambidn define actividades prioritarias y medios para concentrar la labor de la
OEA en ellas.
El Canada ve con agrado que el Secretario General consider como prioridades para la
OEA muchos de los aspects que consideramos prioritarios para nuestra propia acci6n en
la OEA. Se mencionan los derechos humans y la evoluci6n democritica, el comercio, el
medio ambiente y la seguridad hemisf6rica como temas que merecen mayor atenci6n y
recursos de la OEA.
El Secretario General tambi6n trata en su document, varias ramas que requieren una reform
administrative, incluido el sistema de cooperaci6n tdcnica. El Canada apoya firmemente
muchas de sus propuestas en este sentido, incluida la reducci6n del nimero de prioridades,
de la cantidad de proyectos individuals y de los recipients; el mayor 6nfasis en los proyectos
multinacionales, la cooperaci6n y las asociaciones horizontales; y la reform del sistema de
prestaci6n de esa asistencia. El nuevo 6rgano de cooperaci6n t6cnica -el Consejo
Interamericano de Desarrollo Integral (CIDI)- debe, como lo indic6 el Secretario General,
no solo capitalizar los frutos de sus antecesores sino tambi6n evitar la repetici6n de sus
errors.
El document sobre la "Visi6n" tambi6n sefiala la necesidad de profundos cambios
estructurales en los sistemas de administraci6n de los recursos humans y financieros de la
OEA. El Canada concuerda ampliamente con esta apreciaci6n y aguarda la presentaci6n de
propuestas mas detalladas para mejorar la eficiencia, la eficacia y la transparencia de esos
sistemas.




En opinion del Canada aiin es necesario que la Organizaci6n y sus miembros profundicen
su examen de conciencia y adopten algunas decisions dificiles. El document sobre la
"Visi6n" incluye una amplia variedad de actividades y hasta ahora no hay una definici6n
clara de las prioridades mdximas para los afios venideros, de cuiles serin las actividades
secundarias y qu6 aspects deberin abandonarse o restringirse considerablemente. El
Secretario General ha mencionado algunas areas en las que puede practicarse ahorros
importantes, por ejemplo las oficinas nacionales, que absorben el 10 por ciento del
presupuesto total de la OEA. El Canada concuerda con esta opinion e insta a los Estados
miembros a dejar de lado sus intereses individuals y a trabajar con el Secretario General
en esta y otras reforms.
El process de renovaci6n que ha emprendido el Secretario General tiene por objeto hacer
de la OEA una organizaci6n mds eficaz y responsible. Empero, esto no podrd lograrse, y no
se lograri, sin la participaci6n active y el apoyo de los Estados miembros. El process
entrafiara, inevitablemente, algunas decisions dificiles y, quizi, hasta sacrificios. Estamos
ante una important oportunidad para infundir nueva vida y vigor a la Organizaci6n, bajo la
conducci6n en6rgica y creative del Secretario General Gaviria. No dejemos que las fuerzas
combinadas de la ambivalencia y la falta de voluntad political nos Ileven a desaprovechar
esta oportunidad.
Gracias, sefiora Presidenta.





COLOMBIA

Dr. Rodrigo Pardo
Ministro de Relaciones Exteriores


Ante todo deseo expresar, en nombre del Gobierno de Colombia, la satisfacci6n de participar
en esta XXV Asamblea General de la Organizaci6n de los Estados Americanos, instituci6n
a la que nos unen multiples lazos hist6ricos, precisamente en el territorio de un pais hermano
con el que tambi6n mantenemos estrechos vinculos, pasados y recientes, desde la lucha por
la independencia de nuestros pueblos. Y sobre todo, cuando se trata de un Haiti democratic
que ha logrado superar una larga batalla en favor de la libertad, en buena media gracias a
la OEA.
La lucha por la independencia en Colombia, y en los paises bolivarianos, tuvo el gran
aliciente de la solidaridad y el apoyo del gobierno y el pueblo haitiano. C6mo no recorder
estos hechos en los moments actuales de auge de la integraci6n hemisferica y de
afianzamiento de la democracia en nuestro Continente. Si en aquellos tiempos de b6squeda
de la libertad de Am6rica el pueblo haitiano fue respaldo important para nuestros idearios
auton6micos, hoy queremos ofrecer al Presidente Jean Bertrand Aristide, y a todos los que
aqui creen en la democracia, el mis decidido e indeclinable apoyo del Gobierno y el pueblo
de Colombia.
En ningfin otro lugar del Continente, como en Haiti, es tan claro que los valores democraticos,
para afianzarse, requieren de mejores condiciones de vida para las mayorias. La reedificaci6n
de la democracia en Haiti, y su profundizaci6n en el resto del Continente, para que sea
stable, duradera y verdaderamente representative, s6lo es possible si paralelamente se
reconstruye la economic con un sentido social. Un pueblo en mejores condiciones de bienestar
econ6mico, es un pueblo que respalda y cree en sus instituciones democraticas.
En los tiempos actuales, el fortalecimiento y consolidaci6n de la democracia require mis
que nunca de gobiernos efectivos y eficientes en la soluci6n de los problems cotidianos de
los ciudadanos. De otra forma, la legitimidad se puede debilitar peligrosamente.
La reciente reuni6n Cumbre sobre Desarrollo Social llevada a cabo en Copenhague,
Dinamarca, e inspirada en buena hora por un pais de la region, Chile, demostr6 que la
superaci6n de la pobreza y las desigualdades son acaso el paso mas important para avanzar
en la consolidaci6n de la democracia. Por ello, nuestra Organizaci6n require hacer eco de
las demands de tipo social que se escuchan a lo largo y ancho de las Am6ricas.
Y si la defense del pluralismo y de la vigencia plena de la libertad ha sido desde los origenes
de la OEA una de sus razones esenciales para existir, result determinante el apoyo y la
asistencia que la OEA pueda prestar a los gobiemos miembros con el fin de hacer mas
transparent y modern la administraci6n, mas representatives y eficientes a nuestros
parlamentos y mas Agiles nuestros sistemas de administraci6n dejusticia, para que lo que
se ha denominado "el buen gobierno" nos permit mejorar los mecanismos de participaci6n
de la ciudadania en los asuntos que definen su bienestar cotidiano.
Estas inquietudes son semejantes a las que dieron origen a la creaci6n en la OEA de las
Unidades especiales en material de comercio y promoci6n de la democracia. Responden
ellas a un hecho evidence: los peligros que hoy asechan a la democracia tienen que ver con




su eficacia, con su legitimidad y con las percepciones de unos pueblos que, sencillamente,
han agotado, y por fortune, su tolerancia frente a la arbitrariedad y la injusticia. Nuestras
sociedades no se satisfacen con una democracia formal: demandan, por el contrario, sistemas
politicos vigorosos, efectivos a la hora de encontrar soluciones, transparentes y, sobre todo,
que reflejen en las decisions gubernamentales el sentir de las mayorias.
La construcci6n de una verdadera democracia para nuestro continent require aceptar estos
desaffos, de naturaleza diferente al militarismo que durante afios fue la mayor causa de la
interrupci6n de la normalidad institutional. Requiere aceptar, por ejemplo, que debemos
poner manos a la obra en la correcci6n de aquellos factors que han sumido a los mecanismos
de representaci6n de intereses en un creciente escepticismo.
Tanto en la tarea irrenunciable de consolidar la democracia, como en otros asuntos prioritarios
para Nuestra America, se hace necesario avanzar en la construcci6n de nuevos y mas
eficientes mecanismos de cooperaci6n. Los objetivos de nuestros pauses han dejado a ser
asuntos nacionales para ingresar en un evidence process de globalizaci6n. La "Nueva Visi6n
de la OEA", planteada por el Secretario General, Dr. C6sar Gaviria, es por eso ante todo
una reorientaci6n hacia el gran desafio de la comunidad hemisf6rica en la posguerra fria: la
de contar con instruments eficaces para enfrentar conjuntamente problems comunes y
para trabajar solidariamente en favor de aspiraciones compartidas.
Una nueva cooperaci6n, mis realista y menos abstract, que sea fruto del trabajo y de la
negociaci6n y que no se deje a la deriva de una supuesta armonfa natural, debe ser el eje
central de nuestras relaciones hemisf6ricas. Un esquema nuevo de cooperaci6n es el mejor
camino para asegurar, en visperas del Siglo XXI y en conformidad con las nuevas realidades,
la preservaci6n de uno de los anhelos centrales de nuestra Organizaci6n, el principio de la
no intervenci6n.
La cooperaci6n, en lugar de la injerencia, es la mejor respuesta a la interdependencia y a la
globalizaci6n. Es tambi6n la forma mas efectiva de lograr objetivos que son comunes a
todos. Y es la prActica masjusta, porque es el fruto de la concertaci6n y porque permit una
distribuci6n equilibrada y reciproca de los esfuerzos que tenemos para emprender para
enfrentar los problems y aprovechar las oportunidades.
Sin duda, tenemos por delante una misi6n hist6rica que cumplir. La globalizaci6n, la
interdependencia y la transnacionalizaci6n de los asuntos que caracterizan al sistema
international actual hacen de la cooperaci6n el instrument central de las relaciones
hemisfericas y mundiales. Es dentro de esta concepci6n sobre la centralidad de la cooperaci6n
en los asuntos globales, que Colombia asumiri en octubre pr6ximo en Cartagena de Indias
la presidencia del Movimiento de Paises No Alineados. Esperamos contar con el apoyo de
todo el Continente en este prop6sito de superar las visions confrontacionistas del pasado y
posicionar a la cooperaci6n en el lugar central del sistema international.
Somos conscientes, dentro de este orden de ideas, de la importancia de otorgar mayor
alcance y capacidad juridica a la labor que cumplen la Corte y la Comisi6n Interamericana
de Derechos Humanos. El sistema interamericano puede ser esencial en el fortalecimiento
de los sistemas nacionales de protecci6n a los Derechos Humanos, cuando los Estados
Miembros lo soliciten. Debemos buscar por ello la aceptaci6n de lajurisdicci6n de estos
mecanismos, la CIDH y la Corte, en un mayor nimero de paises.
Mi pais ha visto con satisfacci6n la funci6n de la Comisi6n Interamericana de Derechos
Humanos. En un caso de particular gravedad como el de Trujillo (en el Departamento del
Valle de Cauca), donde murieron mas de cien personas, se cre6 una comisi6n especial




presidida por el Defensor del Pueblo, cuyo seguimiento se encomend6, por acuerdo entire
las parties, a la Comisi6n Interamericana de Derechos Humanos. Basado en los primeros
resultados de esa comisi6n investigadora el Presidente de la Repfiblica, Ernesto Samper,
reconoci6 la responsabilidad del Estado colombiano con los compromises que de ella se
derivan.
El Secretario General se refiri6 en su intervenci6n de ayer, a la necesidad de volver a un
enfoque mis equilibrado frente a uno de los problems mis graves que tiene el continent,
y sin duda el de mayores dimensions en naciones como la mia: el narcotrifico.
Peligrosamente, se han debilitado concepts que llegaron a forjar un consenso, en los que
se reconocia la obvia corresponsabilidad en la lucha contra la producci6n, el trifico, el
consumo y los delitos conexos con las drogas ilicitas. Se ha dejado atrds, en algunos sectors,
la bfisqueda de esquemas multilaterales que son los mis adecuados para enfrentar un flagelo
de igual naturaleza.
Las cifras demuestran que el lavado de dinero, la generaci6n de utilidades, la venta de
armas y el trifico mismo, afectan a un nfimero amplio de paises. Por justicia, y por la
efectividad que necesitamos desesperadamente los paises mis afectados por las diversas
manifestaciones macabras del narcotrifico, no podemos renunciar al trabajo conjunto y
concertado. No podemos, bajo la falsa ilusi6n de transferirle a otros los costs de la lucha,
eludir la responsabilidad que tenemos todos de poner en march la fnica estrategia que
tiene posibilidades de 6xito: la del trabajo conjunto, la de la concertaci6n, la del ataque
frontal contra la oferta y la demand, la de la batalla integral contra la producci6n, el consume,
el trifico, el lavado de dinero y la desviaci6n de precursores quimicos.
Tambi6n es indispensable, para enfrentar con 6xito el problema de las drogas ilegales, que
la Organizaci6n trabaje en forma equilibrada tanto en la sustituci6n de cultivos ilicitos
como en las areas pertinentes al consume y que se le d6 mis apoyo a la propuesta que ha
hecho el Presidente Ernesto Samper de realizar una Convenci6n Hemisf6rica contra el lavado
de dinero.
Observamos con preocupaci6n que estos nuevos tiempos del sistema international, y la
distensi6n bipolar, la liberaci6n commercial y los esfuerzos integracionistas que lo caracterizan,
no vayan acompafiados de las profundas transformaciones que reclaman las relaciones Norte-
Sur. El sistema de comercio mundial, a pesar de los avances, contiene atin elements de
injusticia. La pobreza no se ha reducido, el desarrollo social no avanza al ritmo debido y la
brecha entire los paises industrializados y los paises en desarrollo, lejos de disminuir, han
aumentado.
En este context han surgido como fantasmas los mecanismos neoproteccionistas que,
escudados en arguments de divers tipo impiden que el libre comercio sea de double via y
cierran los mercados de los paises industrializados para los products de exportaci6n de
paises como Colombia que realizan grandes esfuerzos por sustituir cultivos ilicitos.
Colombia espera que esta nueva OEA se convierta en un firme punto de apoyo para los
esfuerzos de liberaci6n commercial y de integraci6n a lo largo y ancho del Continente, con el
prop6sito de hacer realidad la meta de lograr una Zona de Libre Comercio Hemisf6rica en
el afio 2005.
Al reafirmar nuestra vocaci6n por el libre comercio y la integraci6n continental, expresamos
nuestro compromise con la cooperaci6n para el desarrollo en el marco interamericano, tal
como esti planteada en la Nueva Visi6n de la OEA propuesta por el Secretario General. La




tradici6n de solidaridad que ha caracterizado a las naciones de Am6rica encontrard aplicaci6n
en este final del Siglo a trav6s de una firme y efectiva voluntad de cooperaci6n t6cnica de
los paises mis desarrollados para el progress de los pueblos menos favorecidos del
Hemisferio.
La cooperaci6n entire las Am6ricas debe incluir, de manera mis intense, el fortalecimiento
de las relaciones con los paises del Caribe. En el centro de nuestra geografia, las naciones
caribefias deben ser tambi6n el centro de nuestra acci6n. La integraci6n, el libre comercio y
los programs culturales nos deben acercar much mas y hacernos en verdad parte de una
misma realidad. Para Colombia, a trav6s de mecanismos como el Grupo de los Tres, cuya
Secretaria Pro T6mpore hemos recibido de manos de M6xico en el dia de ayer, y la Asociaci6n
de Estados del Caribe, las relaciones con las naciones hermanas del mar de las Antillas son
una gran ventana de esperanza.
Tambi6n creemos que la incorporaci6n de Cuba a la comunidad latinoamericana se consolide
de una manera pacifica y pronta. No podemos, en Cuba, dejar al margen a various millones
de latinoamericanos que Ilevan nuestra sangre, nuestra cultural, nuestro pasado, y que, por
supuesto, son parte de nuestro mismo porvenir.
Hay tres bloqueos en Cuba cuyo derrumbe seria la respuesta adecuada para las nuevas
concepciones y realidades political que rigen en nuestro continent: el bloque econ6mico y
el bloqueo politico, por supuesto, pero sobre todo el bloqueo mental que nos ha llevado a
estancarnos como si no soplaran vientos que invitan a la integraci6n y a la soluci6n pacifica
de las controversial.
Quisiera referirme, para terminar, a un asunto al cual mi pais le concede una gran importancia:
el seguimiento de los compromises adquiridos por nuestros presidents en la Cumbre de
las Am6ricas. En buena hora convocada y dirigida por el Presidente de los Estados Unidos,
Bill Clinton, la Cumbre dej6 sin duda un marco de trabajo que es en si mismo una invitaci6n
al optimism. Los temas incluidos, las prioridades fijadas y los planes de acci6n acordados,
son la mejor agenda para el manejo de los asuntos hemisf6ricos.
Apoyarse en la OEA como uno de los principles instruments de ejecuci6n y seguimiento
es, ademis, una media inteligente para garantizar la mutua conveniencia de una OEA con
una Nueva Visi6n que cuenta con la agenda apropiada y que, a su vez, los Acuerdos de la
Cumbre tengan un organismo que les haga evaluaci6n y asegure su implementaci6n.
Colombia seguiri participando activamente en el desarrollo de los compromises de la Cumbre
e invitara a todos los paises a vincularse a los esfuerzos necesarios para participar, en nuestro
pais, de las reuniones necesarias para culminar la ejecuci6n de los compromises en material
de Ciencia y Tecnologia y de la firma de una Convenci6n Interamericana contra el Lavado
de Dinero.
Sefiora Presidenta:
Hemos venido a esta hermana Rep6blica de Haiti a renovar nuestra fe en que la democracia,
los Derechos Humanos, el libre comercio, la integraci6n, el derecho international americano,
la preservaci6n del medio ambiente y la cooperaci6n, representan s61lidas bases para seguir
construyendo el future de paz, progress y equidad que reclaman y merecen nuestros pueblos.
Un destino com6n que nos une tanto como los valores de tolerancia y solidaridad que
compartimos. Un porvenir en el que todos y cada uno de nuestros paises, a trav6s de la
OEA, ocuparan el sitio que les corresponde como naciones y como Hemisferio.




Decia Alberto Lleras que esta Organizaci6n es lo que los Estados miembros quieren que
sea. Aqui estamos para convertirla en el instrument central de la cooperaci6n continental
en este fin de siglo, que haga tangibles las ilusiones de 700 millones de americanos.
Muchas gracias.








COSTA RICA

Dr. Fernando Naranjo
Ministro de Relaciones Exteriores y Culto


... solamente habdis derribado el tronco del 6rbol de la
libertad. Renacerd de sus raices que son profundas y
numerosas.

Con estas palabras sali6 Toussaint Louverture de Haiti y entr6 en la historic. Con estas
palabras en el coraz6n venimos hoy a Haiti los dem6cratas de America, para confirmar que
el arbol de la libertad renace en la primera naci6n independiente de la America Latina. Para
decirle a los dem6cratas de Haiti, a los herederos de Toussaint, que America esta a su lado.
Para expresar regocijo por la restauraci6n de la democracia en Haiti y nuestra esperanza de
poder contribuir, moral y materialmente, al suefio que el senior Presidente Aristide
compartiera con nosotros hace un afio en Bel6m: "Un pays en chantifr, un pays en paix".
La celebraci6n de la Asamblea General en esta tierra y su elecci6n, sefiora Ministra, para
dirigirla, reitera la confianza de las Americas en la vocaci6n democritica de la naci6n
haitiana y en los conductores de su destino.
Sefior Secretario General:
Los paises del hemisferio, conocedores de su compromise con la paz y la democracia,
hemos sido tambi6n testigos de la considerable tarea que a lo largo de estos diez meses de
gesti6n ha desarrollado usted para dinamizar la Organizaci6n de los Estados Americanos y
para que 6sta sea active protagonista en el desarrollo econ6mico y social, la consolidaci6n
de la democracia, el respeto a los Derechos Humanos y el mantenimiento de la paz en el
Hemisferio. Mi delegaci6n desea expresar a usted, al sefior Secretario Adjunto Christopher
Thomas y a sus distinguidos colaboradores una calurosa felicitaci6n por el celo que han
demostrado en el cumplimiento de sus elevadas responsabilidades.
Sefiores Ministros, sefiores delegados, sefiores observadores, sefiores y sefioras:
Reciban todos ustedes el fraternal saludo de la delegaci6n de Costa Rica. En el panorama
de las relaciones exteriores de mi pais atribuimos condici6n esencial a la concertaci6n y la
cooperaci6n entire las naciones del hemisferio y al papel de eje que en ese esfuerzo le
corresponde a la Organizaci6n de los Estados Americanos. De alli que consideremos
igualmente important compartir con ustedes algunas reflexiones sobre el destino de la
OEA en las relaciones hemisf6ricas.
Durante much tiempo se describi6 a la OEA con una profusa series de negativos epitetos,
como si la Organizaci6n tuviese una vida aut6noma, separada de la voluntad y de los
esfuerzos de los Estados miembros. Afortunadamente, esa tendencia parece estar ya
disipindose. La actitud de los paises americanos en los afios mis recientes ha demostrado
su voluntad de abrir para la OEA francos caminos de renovaci6n. El papel que ha asumido
la Secretaria General en la crisis de repercusi6n hemisf6rica, y las reforms contenidas en
los Protocolos de Managua y Washington, constituyen pasos significativos en esa direcci6n.




Me honra hacer de su conocimiento que Costa Rica ha ratificado ya ambos Protocolos. Sin
embargo, mi pais desea aprovechar este foro para destacar la necesidad de un compromise
constant con la modernizaci6n y la reestructuraci6n de la OEA, asi como la conveniencia
de garantizarjuridicamente mayor representatividad en los 6rganos del sistema, con el fin
de promover una mas efectiva participaci6n de los paises de Centro Am6rica y el Caribe.
La renovaci6n integral del sistema interamericano hace necesario proseguir hasta su plena
culminaci6n los trabajos emprendidos en Cartagena de Indias en 1985, con la revision de la
Carta, el Pacto Interamericano de Soluciones Pacificas y la Convenci6n Americana de
Derechos Humanos para fortalecer los 6rganos de tutela y protecci6n.
Tambi6n consideramos que es indispensable, inaplazable, la consideraci6n de un nuevo
esquema de seguridad hemisf6rica. El tratado de Rio tuvo su moment hist6rico y respondi6
a una realidad que esta, por muchas razones, ampliamente superada. Del mismo modo que
Europa decidi6 abandonar los marcos de Yalta y Postdam, tan lejanos de sus presents
circunstancias, Am6rica ha de darse a si misma un nuevo sistema de seguridad colectiva
para tratar de enfrentar con 6xito los desafios que le plantean esta iltima d6cada del siglo y
las primeras del tercer milenio. La seguridad interamericana, no puede ser reducida, como
lo hace el TIAR, a un mero problema de seguridad military.
Enfrentamos nuevos enemigos, que apenas estaban en embri6n en 1947: el narcodelito, el
terrorism, la destrucci6n del medio ambiente, la pobreza extrema como factor primigenio
de inestabilidad political y social. La mayoria de los Estados miembros han sufrido estos
males en came propia y han dado pasos para enfrentarlos. Tambi6n se han realizado esfuerzos
conjuntos con ese prop6sito, dentro y fuera de la OEA. Sin embargo, a6n no se materialize
juridicamente la idea de una lucha coordinada y compartida, la idea de que la seguridad
hemisf6rica esta efectivamente amenazada por esos flagelos.
Como lo proclama el escudo haitiano, la uni6n hace la fuerza. Mi delegaci6n estima que ha
llegado el moment de que las Am6ricas hagan examen de conciencia y tomen la decision
de renovar integralmente sus instrumentosjuridicos de seguridad colectiva. En este espiritu,
Costa Rica insta a los demas Estados miembros a reflexionar sobre esta material y a considerar
la posibilidad de crear en el seno del Consejo Permanente una comisi6n especial para discutir
sus alcances. Esta comisi6n podria presentar sus conclusions ante una asamblea
extraordinaria en 1997. Mi pais se sentiria honrado de servir de sede a ese encuentro, y de
coadyuvar a la tarea de Ilegar al cincuentenario de la OEA en 1998 con un nuevo sistema
interamericano de seguridad.
Mi pais, hist6ricamente comprometido con la causa de los Derechos Humanos, desea tambi6n
renovar aqui su permanent respaldo a las instituciones hemisf6ricas destinadas a promover
y garantizar el respeto a esos atributos fundamentals de la persona. Costa Ricajuzga que
debe fortalecerse el papel de la CIDH en el campo de la promoci6n de los Derechos Humanos
y que podria considerarse la posibilidad de atribuirle el papel de fiscal en los casos que
conoce la Corte Interamericana. Costa Rica quisiera tambi6n formular aqui una fraterna
instancia para que los paises que ain no lo hayan hecho reconozcan lajurisdicci6n obligatoria
de ese alto tribunal y adhiera a los diversos instruments interamericanos en material de
Derechos Humanos. A este respect, mi delegaci6n se congratula al poner en conocimiento
de esta Asamblea que Costa Rica ha ratificado la Convenci6n de Bel6m do Pard, dirigida a
prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer. Estamos convencidos de que la
aplicaci6n de ese important instrument contribuira decisivamente a que impere en nuestros




paises un mis acendrado respeto por la dignidad de las personas.
Am6rica tiene gravisimos problems y nuestra voluntad debe estar siempre encaminada a
resolverlos, no a agravarlos. En este sentido, la delegaci6n de Costa Rica desea expresar su
profundo pesar por el conflict bl1ico que surgi6 entire las hermanas Reptiblicas del Ecuador
y el Perfi debido a diferencias fronterizas. Mi pais celebra el cese de las acciones militares,
en el criterio de que es possible encontrar una soluci6n pacifica y definitive a este tipo de
cuestiones, mediante el recurso a los instruments juridicos del Sistema Interamericano.
Sin embargo, Costa Rica tambi6n consider que este caso pone de manifiesto una vez mis
la necesidad de actualizar y dinamizar los mecanismos para la soluci6n pacifica de
controversial en el hemisferio.
Las Naciones Unidas celebran este afio su quincuag6simo aniversario. Ello ha inducido al
Gobierno de Costa Rica a proponer en el mes de Octubre, durante la conmemoraci6n del
nacimiento de la Organizaci6n, se solicite por una semana un cese al fuego en todos los
campos de batalla, en todos los enfrentamientos b61licos que afligen al mundo. Mi delegaci6n
espera que las naciones americanas, comprometidas en la Carta con la causa de la paz y la
seguridad internacionales, respalden esta iniciativa, en cuyo espiritu se conjugan los
prop6sitos de las Naciones Unidas con los de la Organizaci6n de los Estados Americanos.
El establecimiento, en un plazo relativamente corto, de una vasta zona de integraci6n en
todas las Am6ricas, idea consagrada en la Cumbre de Miami, constitute uno de los elements
m~s prometedores de ese nuevo sistema de relaciones hemisfdricas. Del mismo modo que
la seguridad americana no puede confinarse a un asunto de seguridad military, la integraci6n
americana no puede reducirse a una cuesti6n de libre comercio. La gran familiar de las
democracies americanas ha de asumir tambi6n el reto hist6rico de transformarse en una
comunidad de socios en el campo social, en la promoci6n de la cultural, en la protecci6n del
habitat. Para el 6xito de tales acciones, las naciones americanas han de estar firmemente
engarzadas. Nos interest por ello hacer referencia al papel que debiera corresponder a la
OEA como 6rgano de seguimiento de las reuniones presidenciales hemisf6ricas iniciadas
en Miami en 1994.
Dentro del nuevo horizonte de las relaciones entire los paises americanos, las Cumbres
parecen destinadas a tener una importancia motriz vital. Sin embargo, para el cumplimiento
de sus objetivos y decisions es fundamental que cuenten con el respaldo permanent de
una entidad que actfie como 6rgano de preparaci6n y seguimiento. Hist6rica, juridica y
practicamente, s6lo la OEA esta en capacidad de asumir el papel de column vertebral y de
coordinadora natural de los empefios hemisf6ricos. El atribuirselo de modo expreso no s6lo
clarificaria una series de cuestiones de variada indole en relaci6n con las Cumbres, sino que
indudablemente tendria una muy positive repercusi6n en la materializaci6n de las decisions
conjuntas de los sefiores Presidentes y Jefes de Gobierno.
Sefnora Presidenta:
Como parte de los fen6menos de renovaci6n que viven las Am6ricas, la delegaci6n de
Costa Rica quisiera dedicar una consideraci6n especial al esfuerzo de los seis paises unidos
en el Sistema de Integraci6n Centroamericana, que constituy6 a la antigua ODECA.
La consolidaci6n de la democracia y la paz en todos los paises de Centro Am6rica ha
permitido un intense trabajo conjunto de nuestras seis naciones, con el fin de enfrentar con
6xito los desafios del present y construir en armonia el porvenir de los pueblos de la region




en un marco de efectivo respeto a los Derechos Humanos en todas sus dimensions. Estos
prop6sitos se han concretado en las decisions emanadas de las reuniones presidenciales
centroamericanas de Guicimo en agosto de 1994, de Managua y Tegucigalpa en octubre de
1994 y de San Salvador en marzo de 1995.
En la reuni6n de Gfiacimo los Presidentes sefialaron como la nueva via de acci6n regional
una Alianza para el Desarrollo Sostenible, que fue suscrita en la Cumbre de Managua y
cuya defense ha constituido desde entonces una singular prioridad para nuestros paises. En
noviembre de 1994, durante la reuni6n presidential hemisfdrica de Miami, la Alianza
experiment su primera ampliaci6n extraregional, al suscribirse la Declaraci6n Conjunta
Centro Am6rica-Estados Unidos (CONCAUSA). Tanto en la XI Ronda eurocentroamericana
de San Jos6 como en la Cumbre Mundial de Desarrollo Social de Copenhague, las
delegaciones de los paises del istmo realizaron una active labor para promover la idea de
una Am6rica Central pacifica, democritica, y en armonia con la naturaleza.
El nuevo proyecto politico regional se fundamental en un entendimiento del desarrollo como
process social, en el que el crecimiento econ6mico, el respeto a la Naturaleza y la libertad
forman una triada inseparable. En la materializaci6n de este proyecto, los centroamericanos
hemos reconocido que la mayor cuota de responsabilidad es propia, y hemos manifestado a
la Comunidad Internacional nuestra firme determinaci6n de tomar y ejecutar las decisions
necesarias para su efectivo cumplimiento.
Ademds de representar un compromise con las futuras generaciones de Costa Rica y Centro
Am6rica, la promoci6n y defense del desarrollo sostenible puede convertirse en un important
instrument para alivianar las cargas financieras que pesan sobres nuestros paises, mediante
el establecimiento de mecanismos de canje de deuda externa por naturaleza, que ya se han
ensayado con dxito en varias oportunidades.
Estamos decididos a mantener una actitud digna, ordenada y proba en la bfisqueda y
aprovechamiento de oportunidades y recursos que hagan realidad nuestros requerimientos
de desarrollo sostenible. La Alianza, la definici6n de areas de prioridad y un planteamiento
integral donde todos los esfuerzos se reconocen como parte de un compromise hist6rico
con el desarrollo de sociedades democraticas y solidarias, permit negociar con los paises y
organismos cooperantes programs efectivos.
La Alianza para el Desarrollo Sostenible require tambi6n de progresivos avances en la
vivencia de la democracia. La democracia no debe ser vista como el mero ejercicio del voto
cada cuatro o cinco afios. La concepci6n de la democracia en la Alianza para el Desarrollo
Sostenible hace necesaria una incorporaci6n efectiva y real de la sociedad civil en los process
de toma de decisions.
La consolidaci6n de la paz y la democracia al interior de los paises de la region debe continuar
siendo objeto de denodados esfuerzos por parte de todos los centroamericanos. El ejemplo
de El Salvador, donde el process de pacificaci6n ha alcanzado un significativo 6xito, nos
Ilena de optimism. Tenemos la firme esperanza de que en Nicaragua se llegue en breve a
una soluci6n satisfactoria de las dificultades constitucionales y de que tambi6n concluya
felizmente, mediante el dialogo y la negociaci6n, el problema interno de Guatemala.
Sefiora Presidenta:
La conjunci6n de los esfuerzos de las naciones americanas, anhelada por nuestros pr6ceres
desde los turbulentos afios de la emancipaci6n, s6lo cobra raz6n de ser en el coraz6n de los
pueblos del hemisferio si responded a la voluntad de Gobiernos democriticamente elegidos.




A este respect, la delegaci6n de Costa Rica desea expresar su complacencia por el continue
fortalecimiento de la institucionalidad en todo el hemisferio, reiterada por los process
electorales y las pacificas transmisiones de mando que han tenido lugar en various de los
Estados miembros en el transcurso de los filtimos doce meses.
En esa consolidaci6n de la democracia americana, sin duda el fen6meno mds sobresaliente
ha sido el restablecimiento del Gobiemo constitutional de Haiti. Hace un aflo, en Bel6m,
prevalecia un casi general escepticismo sobre las perspectives de una soluci6n pacifica de
la tragedia dictatorial que aquejaba a esta naci6n.
Sin embargo, tambi6n alli escuchamos el mensaje de optimism y esperanza que nos
transmiti6 el senior Presidente Aristide, y que poco despu6s vimos convertirse en realidad.
La conclusion aqui de la reuni6n de consult sobre el problema de Haiti constitute la
expresi6n formal de que los principios y valores del sistema interamericano han salido
victoriosos.
Costa Rica mira con respeto el esfuerzo del Gobierno de Haiti por reconstituir la unidad
national, por consolidar un Estado de Derecho y un regimen de libertades ciudadanas. En
particular, respaldamos con calor la voluntad del Presidente Aristide de enfatizar el caricter
civil de las instituciones y de dar a la democracia haitiana una carta de naturaleza irreversible.
Ha llegado la hora de que los Estados cumplan con la palabra empefiada ante la Comunidad
International y brinden su cooperaci6n al resurgimiento de la naci6n haitiana. Hoy es deber
de todos los pauses americanos, grandes y pequefios, ricos y pobres, estrechar la mano de
Haiti y contribuir denodadamente a su recuperaci6n en todos los 6rdenes. Haiti, decana de
las Repfiblicas de Latinoamerica, merece hoy que las naciones del hemisferio le respondan
con el mismo espiritu solidario con que el Presidente P6tion salv6 la causa de Sim6n Bolivar.
Ningdin pais del hemisferio ha de sustraerse a este deber. Aunque sea en diversas medidas,
todos estamos en capacidad de brindar algfin aporte a la consolidaci6n de la democracia
haitiana y al desarrollo de este pais. Sabemos, ademis, que la cooperaci6n international es
una avenida de double via, que supone una responsabilidad y un compromise en cuanto al
correct y rational aprovechamiento de los recursos. La cooperaci6n para el desarrollo no
es ni debe ser vista como beneficencia, sino como un esfuerzo compartido.
A este respect, me llena de complacencia anunciar que el Gobiemo de mi pais ha tomado
recientemente la decision de crear una Agencia de Cooperaci6n Internacional, y que hemos
iniciado ya negociaciones para que sus primeras actividades se realicen en Haiti. Aunque
las posibilidades de Costa Rica son modestas, confiamos en que nuestra pequefia contribuci6n
a la construcci6n del nuevo Haiti cumpla con los objetivos propuestos y sirva quiza de
inspiraci6n para que otros paises y organizaciones decidan tambi6n participar en esta cruzada
fraternal.
Sefiora Presidenta:
Sefioras y sefiores:
Hace 175 afios, en el Haiti del Rey Enrique, el constructor de la asombrosa Citadelle y de
los esplendores de Sans Souci, imperaba un regimen de paz, trabajo y progress. No habia
delincuencia, ni mendicidad. Se aprobaban c6digos, se extendia ripidamente la educaci6n,
se construfan caminos y puentes. Los haitianos de "El Reino de este mundo" demostraban
que eran dignos de la libertad conquistada con sangre.




Sabemos que los dem6cratas haitianos han iniciado ya la ingente tarea de devolver a Haiti
el destino que le corresponde como naci6n vigorosa y unida. Hoy es responsabilidad conjunta
de las Am6ricas unirse a este esfuerzo en todo aquello que esta a su alcance.
La OEA puede convertirse en motor de una gran jornada americana por Haiti. Costa Rica
anhela que de esta Asamblea salgan pasos concretos en esta direcci6n. Porque los
costarricenses sabemos que en los haitianos hay voluntad y decision para hacer nuevamente
de esta tierra un pais pr6spero, para hacer que Haiti sea, y permitanmelo decirlo en creole,
"... ioun pays qui grand enpile".
Meci enpile.





CHILE

Dr. Jos6 Miguel Insulza
Ministro de Relaciones Exteriores


Nos complace profundamente que esta Asamblea General tenga lugar en tierra haitiana.
Cuando nuestra Organizaci6n tom6 la decision de celebrar su XXV Periodo de Sesiones en
este pais, todavia existia un largo camino por recorrer para que los haitianos disfrutasen de
libertad. Hoy Haiti, con el Presidente Aristide ejerciendo el mandate que recibi6 de su
pueblo, represent todo un simbolo de esperanza para nuestro continent.
El restablecimiento de la institucionalidad democritica ha sido, desde luego, fruto de la
tenaz y perseverante lucha del pueblo haitiano; pero es tambi6n el resultado de una active
preocupaci6n solidaria international, que comenz6 en el seno de esta Organizaci6n y que
lleg6 despu6s a alcanzar dimensions universales.
Esperamos que los concepts vertidos esta mafiana en la Reuni6n Ad Hoc sobre Haiti se
sigan manifestando en expresiones concretas de solidaridad con el pueblo haitiano.
Respeto por el derecho international
Sin embargo, es ftil recorder que, en la consecuci6n de nuestros objetivos, insistimos siempre
en resguardar fielmente el respeto al derecho international. Como lo sefialara mi ilustre
predecessor en el cargo en la Asamblea General de Bel6m do Para, y explicitamente lo
expresara el Presidente Eduardo Frei, la fuerza en las relaciones internacionales s6lo puede
ser dispuesta por el Consejo de Seguridad en aplicaci6n del Capitulo VII de la Carta de las
Naciones Unidas. Ni esta Organizaci6n, ni ninguno de sus Estados miembros, puede arrogarse
la facultad de utilizar unilateralmente la fuerza para el logro de un determinado objetivo,
cualquiera que 6ste sea.
Queremos por ello hoy destacar la importancia hist6rica que revisti6 la resoluci6n 940 de
1994 del Consejo de Seguridad, por la cual 6ste por primera vez vincul6 explicitamente el
quiebre del orden constitutional en un Estado con una amenaza a la paz.
Felicitamos al Gobierno y pueblo haitianos por sus fructiferos esfuerzos en favor de la
reconciliaci6n national y el inicio de un process de estricta observancia de los derechos
humans. Reafirmamos, en esta oportunidad, nuestro compromise de continuar apoyando
el afianzamiento del sistema democritico en Haiti. Tambi6n deseamos dejar testimonio de
los encomiables esfuerzos anteriormente desplegados por el Embajador Joao Clemente
Baena Soares, y luego de su sucesor en la Secretaria General, Dr. C6sar Gaviria, quienes
fueron actors decisivos en el 6xito de este process.
Recuperaci6n de la influencia regional
En los filtimos afios se ha vivido la recuperaci6n de la democracia en casi todos los paises
del Continente, acompafiada de la apertura y modernizaci6n de las instituciones del Estado,
lo que va conduciendo a nuestra region a retomar su importancia e influencia en el concerto
international. No obstante, los efectos de la d6cada perdida son ain visible y por ello
debemos realizar un esfuerzo considerable para recuperar la iniciativa y reposicionar a
nuestro continent en el Ambito mundial. Dicho esfuerzo pasa por la revitalizaci6n de la
OEA y pensamos que las condiciones estan dadas para ello.




Secretario General
Quiero reiterar, una vez mis, nuestro decidido apoyo al Secretario General, asi como nuestra
disposici6n de cooperar con 61 en el cumplimiento de sus importantes tareas. Hemos leido
con interns su document "Una Nueva Visi6n de la OEA" y seguido con atenci6n las
observaciones que de dicho document se han presentado en el Consejo Permanente. Nos
parece que las reforms son indispensables, pero debemos proceder con cautela para preservar
aquellas instituciones que se han mostrado eficientes y fitiles. Concordamos en la necesidad
de reforzar la Secretaria General, pero tambi6n nos gustaria ver un Consejo Permanente
fortalecido, de manera de conseguir un adecuado equilibrio en el manejo de la Organizaci6n.
Estamos seguros que los planteamientos hechos por el Dr. Gaviria, enriquecidos por los
comentarios formulados por nuestros representantes permanentes, contribuirin a la necesaria
revitalizaci6n de la OEA.
Reiteramos tambidn nuestro respaldo a la eficaz gesti6n realizada por el Sr. Secretario
General Adjunto, Embajador Christopher Thomas. Nos alegramos de saber que continuard
en sus funciones por un period mis.
Democracia
Conferimos la mayor importancia a la tarea de la OEA de promover y fortalecer la democracia
en nuestro continent. La Organizaci6n ha dado pasos concretos y efectivos en tal sentido,
como lo son el Compromiso de Santiago, la Resoluci6n 1080 adoptada tambi6n en la
Asamblea General de 1991 en mi pais y el Protocolo de Washington de 1992. La OEA es,
entonces, como muy bien lo sefialaron los Jefes de Estado y de Gobiemo en la Cumbre de
las Amdricas, "el principal foro hemisferico para la defense de los valores y de las
instituciones democriticas".
En este context, manifestamos nuestro apoyo a la Unidad para la Promoci6n de la
Democracia, como la instancia t6cnica adecuada para que, en el marco de sus competencias,
pueda desarrollar las tareas de asesoria que los Estados miembros y los 6rganos de la OEA
le soliciten. A la vez, manifestamos nuestro interns en que se cree un Centro de Estudios
para la Democracia, que pueda coordinar las actividades acad6micas en la region relatives
a su defense y fortalecimiento.
No podria pasar por alto la important declaraci6n que el Sr. Secretario General hiciera en
su discurso de la Sesi6n Inaugural, sobre el tema de Cuba.
Las interrogantes que el Secretario General nos ha propuesto nos parecen pertinentes y
compartimos su opinion de que es necesario buscar, a trav6s del didlogo abierto y con
participaci6n de la comunidad interamericana, soluciones constructivas que alienten el
cambio en la direcci6n de mayores libertades political y econ6micas en Cuba, e iniciar su
reinserci6n en el sistema interamericano.
Derechos humans
Una vez mis expresamos nuestro aprecio a la Comisi6n Interamericana de Derechos
Humanos. Ella, en otra 6poca ya superada, cumpli6 una destacada labor en mi pais que
compromete nuestra gratitud.
El aflo pasado celebramos en Santiago, donde se cre6 la Comisi6n, sus 35 afios de existencia.
La labor realizada en ese period, asi como la experiencia acumulada despu6s de mis de 25
afios de la adopci6n de la Convenci6n Americana sobre Derechos Humanos, y de 16 afios
de la instalaci6n de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, confirman el s61lido




prestigio que ha alcanzado el sistema interamericano de protecci6n de los derechos humans.
Ello nos debe alentar a ser cuidadosos al buscar su perfeccionamiento. Si Ilegara a estimarse
necesario introducir modificaciones al Pacto de San Jos6 de Costa Rica, ellas siempre
deberian tender a fortalecer sus 6rganos y procedimientos a fin de ampliar y mejorar el
cumplimiento de sus funciones.
Junto a esos esfuerzos en el piano interamericano, no podemos dejar de recorder que la
responsabilidad de garantizar la vigencia de tales derechos corresponde prioritariamente a
los propios Estados, lo que exige fortalecer las instancias internal, y dentro de ellas a los
poderesjudiciales, sin duda el mejor medio para asegurar el pleno ejercicio de los derechos
y libertades por parte de todos los ciudadanos. Dicho acceso es un rasgo esencial de la
democracia, que en nuestra region esta lejos de conseguirse plenamente.
Desarrollo social
No obstante, aunque nos esforcemos por perfeccionar nuestras democracies, por garantizar
el respeto a los derechos humans y asegurar a todos los ciudadanos un acceso efectivo a la
justicia, sabemos bien que ninguno de estos logros serd stable mientras subsistan las
condiciones de pobreza y marginalidad en que vive un porcentaje sustantivo de los habitantes
de este continent, y que no son s61lo product del subdesarrollo, sino tambi6n de la
persistencia de esquemas injustos de distribuci6n de la riqueza.
Por ello, un aspect de los desafios que nuestra Organizaci6n deberia proponerse encarar y
que mi gobierno quisiera ver reflejado como un aspect central y prioritario en la agenda de
la OEA para el pr6ximo period, es el de desarrollo social.
La superaci6n de la condici6n de marginalidad que sufren millones de series humans,
junto con constituir el mayor desafio 6tico y politico de cuanto confrontan nuestros gobiemos,
es clave para la definitive consolidaci6n y ampliaci6n de las instituciones democriticas de
que hoy disfrutamos, asi como la posibilidad de que nuestro desarrollo econ6mico pueda
asentarse sobre bases sociales firmes. Estas no pueden ser otras que la certeza de cada uno
de nuestros ciudadanos de que el fruto del esfuerzo comfin se traducird efectivamente en
oportunidades para todos.
En otras palabras, que el crecimiento econ6mico se combine con political de equidad que
hagan possible cerrar el abismo entire ricos y pobres, que hoy separa tan dramiticamente a la
mayoria de nuestras sociedades.
Tanto los diagn6sticos sobre las consecuencias desestabilizadoras del fen6meno de la pobreza
en el mundo, asi como las medidas que convendria adoptar para mitigarla y reducirla, crear
empleo productive y promover la integraci6n social, quedaron reflejados en los acuerdos
adoptados por la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social de Copenhague. Convendria
entonces que nos propusi6ramos como organizaci6n regional buscar las formas mas id6neas
para dar cumplimiento, en los plazos mis breves posibles, a los compromises suscritos en
dicha Cumbre.
Lucha contra la pobreza
Uno de los temas prioritarios del Gobierno del Presidente Eduardo Frei es la lucha contra la
extrema pobreza. Estamos convencidos que la mejor manera de asegurar la estabilidad
democritica en nuestra region es darle a nuestros pueblos trabajo, dignidad y bienestar.
Usando la frase del recientemente beatificado padre Alberto Hurtado, "los pobres no pueden
esperar", tenemos que trabajar para obtener un mejor nivel de vida e integraci6n social para




nuestros pobres, no a trav6s de un patemalismo trasnochado, sino ofreci6ndoles igualdad
de oportunidades. S61o asi estaremos cumpliendo a cabalidad nuestra labor de gobernantes.
Combate a la corrupci6n
Un tema al cual mi gobierno le ha conferido especial importancia es el combat a la
corrupci6n. Y es que la corrupci6n afecta a la credibilidad y legitimidad de nuestras
instituciones, contamina la gesti6n p6blica, distorsiona nuestras economies, deteriora la
moral social y retrasa los esfuerzos de modernizaci6n de los estados en el que estamos
todos empefiados.
En Chile hemos adoptado importantes medidas para prevenir y sancionar los pemiciosos
efectos que pueden tener las conductas corruptas, no obstante -y me complazco en
destarcarlo- que en mi pais este problema nunca ha llegado a tener caracteristicas graves
o alarmantes.
Pero, a la vez, estamos convencidos que la lucha contra la corrupci6n, para que sea eficaz,
supone y exige la cooperaci6n international. Es imprescindible, en consecuencia, conocer
y difundir aquellas experiencias nacionales disefiadas para enfrentar este problema, asi
como las estrategias y mecanismos establecidos por otros foros para igual prop6sito. Otro
element que, sin duda, contribuird a materializar estos esfuerzos, seri la adopci6n de
instruments juridicos destinados a sancionar los actos corruptos.
En consideraci6n a lo anterior, el afio pasado presentamos a la Asamblea General de la
Organizaci6n un proyecto de resoluci6n, que fue uninimente aprobado, y que ha permitido
a la OEA, a trav6s de su Grupo de Trabajo sobre Probidad y Etica Civica, cumplir importantes
tareas como recopilar la legislaci6n que sobre la material existe en la mayoria de los Estados
miembros, establecer vinculos de cooperaci6n con otras entidades gubemamentales y no
gubernamentales, particularmente con la OECD, y preparar un proyecto de Convenci6n
contra la corrupci6n, iniciativa 6sta del Gobiemo de Venezuela que estimamos 6til, oportuna
y que apoyamos resueltamente.
Drogas
Tambidn afecta gravemente las bases political, econ6micas y 6ticas de nuestras sociedades
la producci6n, el consumo indebido y el trdfico ilicito de drogas y estupefacientes, asi
como de sus delitos conexos.
Estas actividades han adquirido en el 61timo tiempo una complejidad y dimension
international que justifican una mayor y mas estrecha colaboraci6n entire nuestros paises.
En este sentido, la OEA constitute una instancia adecuada para establecer, sobre la base del
respeto del derecho intemacional, mecanismos juridicos destinados a hacer mas expeditos
y eficaces los procedimientosjudiciales destinados a enfrentar las multiples y mis recientes
manifestaciones del narcotrifico, como el lavado de dinero.
Mi pais ha dado pasos significativos en este aspect. En enero hemos promulgado una
nueva normativajuridica que-entre otras disposiciones- sanciona el delito especifico de
lavado de dinero. Pero en esta material tambi6n vemos estrecha la cooperaci6n international
y creemos que es una buena idea elaborar una convenci6n interamericana, como lo ha
propuesto el Gobierno de Colombia.
En este mismo context, nuestra Organizaci6n y muy particularmente la Comisi6n
Interamericana Contra el Abuso de Drogas, CICAD -cuyo prestigio y experiencia el
Gobierno de Chile valora y reconoce- estdn llamadas a colaborar y participar en el disefio
de una estrategia hemisferica contra las drogas ilicitas.




Seguridad hemisferica
El termino de la Guerra Fria, la consolidaci6n de los regimenes democriticos y la aceleraci6n
de nuestros process de integraci6n, entire otros factors, han creado condiciones para
promover una mayor cooperaci6n entire nuestras naciones, para fortalecer la seguridad de la
region. A ello debemos afiadir como hechos positives que este afio todos los Estados de la
region hayan llegado a ser parties del Tratado para la Proscripci6n de las Armas Nucleares
en Am6rica Latina y el Caribe, y que recientemente se haya establecido la pr6rroga indefinida
del Tratado de No Proliferaci6n de Armas Nucleares, del que son parties actualmente la
gran parte de los Estados Americanos, incluyendo el mio, que se adhiri6 recientemente a
tan fundamental instrument.
Todas estas circunstancias favorables deben ser aprovechadas para avanzar en un sistema
de seguridad que nos permit afianzar la paz y promover la confianza mutua en todo el
Hemisferio.
En este sentido deseo agradecer el valioso apoyo recibido por la comunidad hemisferica
para el exitoso desarrollo de la Conferencia Regional Sobre Medidas de Confianza que
tendra lugar en Chile los dias 7 y 8 de noviembre pr6ximo. Formulamos un llamado a los
paises para que disefien propuestas imaginativas y realistas que permitan avanzar
resueltamente en la consolidaci6n de la paz y seguridad continentales.
Comercio e integraci6n regionales
Vemos con gran satisfacci6n que la nueva agenda de la Organizaci6n vuelve a incluir el
comercio y la integraci6n regionales. Chile ha participado activamente en el Grupo Asesor
de la Comisi6n Especial de Comercio, en el convencimiento de que la libertad de comercio
es el principio basico sobre el que se deben sustentar la integraci6n regional y el desarrollo
de las economies.
La reuni6n de ministros de comercio que tendra lugar en Denver, a fines de este mes, habra
de discutir una agenda de trabajos que tenga en vista el establecimiento del Area de Libre
Comercio del Hemisferio para el afio 2005, como se contempla en los Acuerdos de la
Cumbre de Miami. En ese esfuerzo, destacamos la importancia de fomentar esquemas de
integraci6n y efectivos que permitan desarrollar un comercio regional abierto y transparent.
Asimismo, se podra avanzar en el establecimiento de normas comunes relatives a la inversi6n,
mecanismos de soluci6n de controversial, normas de origen, asuntos laborales, tributarios
y otros pasos concretos en el camino de la integraci6n hemisferica.
Cooperaci6n solidaria para el desarrollo
La Organizaci6n recogi6 el concept de la cooperaci6n solidaria para el desarrollo, fiel
reflejo de las tendencies que se manifiestan al interior de nuestros paises: el desarrollo con
equidad y el combat a la pobreza. Estamos convencidos de que los sistemas econ6micos
s6lidos son aquellos que reconocen un espacio de privilegio para la persona humana, y que
los desequilibrios e injusticias que a6n persisten son la principal amenaza para la democracia.
El Protocolo de Managua, al establecer el Consejo Interamericano de Desarrollo Integral,
es el resultado de un notable esfuerzo de adaptaci6n de la Organizaci6n que Chile respald6
desde su gesti6n, y su implementaci6n final habri de considerar un concept modern de la
cooperaci6n ticnica, que incorpore en sus proyectos y programs a otros organismos de
cooperaci6n e instituciones financieras intemacionales, que permitan la plena utilizaci6n
de las ventajas comparativas que la OEA disponen en esta material.




Entendemos e impulsamos la cooperaci6n horizontal como la manifestaci6n solidaria de
nuestra voluntad de crecer juntos, raz6n por la que hemos realizado programs con paises
amigos interesados en contar con la cooperaci6n de Chile. En este esfuerzo, nos permitimos
destacar la Reuni6n de Nivel Ministerial celebrada en enero de este afio en Santiago, en la
que participaron los ministros de relaciones exteriores de los paises integrantes de la
comunidad del Caribe, en que se sentaron las bases de un amplio esquema de cooperaci6n
que ya esti dando sus frutos.
Medio ambiente
Al sostener que el desarrollo debe estar en armonia con la persona humana, entendemos
que su entorno natural es parte circunstancial a la misma y, en consecuencia, deberA ser
respetado y preservado. La vision del desarrollo integral que hoy predomina consider el
factor medio ambiente en la mis amplia y total gama de actividades de nuestras sociedades.
Esa fue la vision que se tuvo al incorporar el medio ambiente a la agenda de la Organizaci6n.
Asi, aspiramos a que los programs y proyectos de la Organizaci6n, pero junto con tomar
en consideraci6n la rica labor desarrollada por el Programa de Naciones Unidas para el
Medio Ambiente (PNUMA), incluyan el element del medio ambiente en el comercio, la
educaci6n, la investigaci6n, la ciencia y la tecnologia, en el fomento al empleo productive
y a la pequefia empresa.
Chile atribuye especial importancia a la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible, que se celebrard
el pr6ximo aflo en Bolivia, en la que le corresponderA a esta Organizaci6n una participaci6n
active en su preparaci6n y el seguimiento de las recomendaciones que de ella surjan. A su
vez, destacamos que el marco en el que se convoca a dicha Cumbre supera al meramente
ambientalista, para abrir camino a una agenda hemisf6rica que concilie todos los
requerimientos del desarrollo integral.
Seguimiento de la Cumbre de las Americas
Nosotros creemos que la OEA debe tomar efectivamente a su cargo el seguimiento de
aquellos temas de la Cumbre de las Americas para los que esti materialmente preparada.
Con 6sto queremos decir que, en los aspects en que la Organizaci6n posea la infraestructura
adecuada para hacerlo, debe hacerse cargo del seguimiento del Plan de Acci6n de la Cumbre
de Miami. Pero, en ningfin caso, deben agregarse nuevas instancias burocriticas a un arbol
de por si frondoso.
Por otra parte, creemos que al tomar a su cargo asuntos de vital importancia para todos los
Estados miembros, la Organizaci6n adquiri6 un nuevo sentido de destino. Al mismo tiempo,
pensamos que el tratamiento multilateral del seguimiento del Plan de Acci6n le otorga una
nueva y beneficiosa dimension, sin por ello debilitar o postergar el urgente compromise
asumido por nuestros mandatarios en Miami en cuanto a alcanzar, en el tiempo acordado,
los objetivos alli pleanteados.
No puedo dejar de referirme a las palabras finales de mi distinguido colega el Canciller de
Bolivia.
El Gobiemo de Chile reitera nuevamente su mis firme voluntad de continuar desarrollando
con Bolivia, el gran proyecto de entendimiento, cooperaci6n y desarrollo que ambas naciones
han emprendido, el cual se ha material izado por medio del dialogo permanent y por acciones
especificas, que no hacen mas que demostrar el nivel que han alcanzado las relaciones y
que nuestro pais esta dispuesto a profundizar.




Dicho didlogo debe basarse siempre en la intangibilidad de los tratados, y su fiel
cumplimiento, la integridad territorial y la no intervenci6n en asuntos de soberania exclusive
de otros Estados, en los cuales se sustenta la convivencia pacifica y el propio sistema
interamericano.
Muchas gracias.








DOMINICA

Embajador Franklin A. Baron
Representante Permanente ante la OEA


Permitame en primer lugar, sefiora Presidenta, felicitarla por su elecci6n a la presidencia de
esta Asamblea y, en segundo lugar, expresar mi sincera gratitud al Gobierno y al pueblo de
Haiti por su hospitalidad y por los excelentes preparativos para la celebraci6n del Vig6simo
Quinto Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organizaci6n de los
Estados Americanos.
Sefiora Presidenta, deseo felicitar al Excelentisimo senior C6sar Gaviria, Secretario General,
por las iniciativas que ha tomado durante el primer afio de su mandate, para marcar el
rumbo que la OEA debe seguir al entrar al siglo XXI, consciente que por las diversas
cultures y filosofias political de los paises de la Organizaci6n la palabra final corresponde
a los respectivos gobiernos, por medio de sus Ministros de Relaciones Exteriores.
Deseo tambi6n felicitar al Embajador Christopher Thomas por su elecci6n unAnime a un
segundo mandate como Secretario General Adjunto. Dominica esti orgullosa de compartir
el honor que le ha correspondido a este ciudadano del Caribe llamado a ejercer una
responsabilidad tan distinguida.
Sefiora Presidenta, tengo el privilegio y el honor de representar al Commonwealth de
Dominica en esta hist6rica ocasi6n en que nos acoge como sede de la Asamblea General de
la OEA la Rep6blica de Haiti, un pais que es hoy vivo ejemplo de la democracia y el estado
de derecho en las Am6ricas.
El 15 de octubre de 1994 Dominica se regocij6 con las hermanas naciones del Caribe cuando
la comunidad international fue testigo de la expulsion del gobierno military y el retorno del
President legitimamente elegido Jean-Bertrand Aristide a su patria y al pleno ejercicio del
poder constitutional. Ese dia un suefio se hizo realidad. Las esperanzas y aspiraciones del
pueblo haitiano se vieron realizadas. Dominica ve con beneplicito el progress que se ha
registrado en Haiti desde el retorno del Presidente Aristide, y mi delegaci6n aplaude los
esfuerzos y contribuciones de la OEA al respect.
En tanto la OEA continue centrando su atenci6n en el fortalecimiento de la democracia y
los derechos humans (una de sus prioridades fundamentals para el siglo XXI), nosotros
debemos seguir vigilantes. El restablecimiento de la democracia a un pais que sufri6 en
manos de un regimen military illegal no es unfait accompli. Mi delegaci6n apoya el constant
llamado del Presidente Aristide a la reconciliaci6n y exhorta al pueblo haitiano a dejar de
lado los agravios del pasado y a concentrarse en la restructuraci6n de su bienamada naci6n.
Dominica respalda la continuada asistencia de la OEA al Gobierno haitiano. Mi delegaci6n
ve con agrado que la Organizaci6n haya identificado las actividades de observaci6n y
verificaci6n de las pr6ximas elecciones legislativas y presidenciales en Haiti como dreas
para asistencia inmediata.
Seinora Presidenta, los jefes de estado y de gobierno que participaron en la Cumbre de las
Am6ricas en Miami, en diciembre de 1994, afirmaron su compromise con el Plan de Acci6n
de la Cumbre, que se concentra en cuatro areas principles. Se han definido various elements




de este plan de acci6n en que la OEA tendra un papel preponderante. La nueva vision de la
OEA proyectada por el Secretario General crea el entomo para que la Organizaci6n configure
para si misma un papel de creciente importancia en la nueva era de desarrollo a la que ha de
abrir paso el siglo XXI.
El mercado mundial se toma cada vez mas competitive y los pequefios Estados insulares
con economies fragiles, como los nuestros, han reconocido que es necesario trazar estrategias
para encarar las nuevas tendencies del comercio mundial, representadas por la OMC, el
TLC, el Area de Libre Comercio de las Americas, etc.
Esperamos fervientemente que la participaci6n en la Asociaci6n de los Estados del Caribe
nos situ6 en mejores condiciones para hacer frente a estos cambios crecientes, tanto en el
piano hemisfdrico como mundial.
Sefiora Presidenta, cuando encaramos las pruebas colosales del siglo XXI y las repercusiones
de un cambio econ6mico mundial, el Secretario Gaviria nos plantea una nueva vision de la
OEA, que reconoce las nuevas exigencias y necesidades del Hemisferio.
Entre los objetivos principles de la Carta de la OEA figure el fortalecimiento de la paz y la
seguridad del Continente, y la promoci6n y consolidaci6n de la democracia representative,
con el debido respeto por el principio de no intervenci6n.
En este sentido, much es lo que se ha logrado, pero nuestra tarea dista de estar complete.
En muchas parties del Hemisferio perduran los abusos contra los derechos humans, y es
necesario controlar y poner en prActica constantemente medidas para tratar esta situaci6n.
Dominica tiene un compromise con el otorgamiento de caracter universal a la protecci6n
de la democracia y el respeto a los derechos humans.
Sefiora Presidenta, al aceptar con caricter hemisferico la Convenci6n de Bel6m do Pari,
que es el primer tratado international para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra
la mujer, la Organizaci6n dio prueba de su compromise con la promoci6n de los derechos
de la mujer. Mi delegaci6n desea felicitar a la Comisi6n Interamericana de Derechos
Humanos por esa iniciativa, y Dominica abriga la esperanza de que este instrument ayude
a desterrar definitivamente la violaci6n de los derechos humans de la mujer y a realzar la
importancia del papel que 6sta desempefia en nuestras sociedades. Hoy dia depositaremos
el instrument de ratificaci6n de dicha convenci6n.
La erradicaci6n de la pobreza y la discriminaci6n de nuestro hemisferio es otro aspect que
preocupa a los gobemantes de la region. La Conferencia Cumbre de Desarrollo social,
celebrada en Copenhague, trat6 el problema de la pobreza en nuestras naciones. La
erradicaci6n de la pobreza debe constituir uno de los requisitos clave del desarrollo sostenible.
El racism y otras formas de discriminaci6n predominan en muchas de nuestras sociedades
y la discriminaci6n contra los indigenas y otras minorias es un problema que debe vigilarse
constantemente.
Sefiora Presidenta, la garantia de un desarrollo sostenible y de la conservaci6n de nuestro
medio ambiente natural para las generaciones futuras fue un tema que mereci6 especial
atenci6n en la Cumbre de Rio de Janeiro de 1992 y en la Conferencia de los Pequefios
Estados Insulares en Desarrollo celebrada en Barbados en 1994, en las cuales se reconoci6
la necesidad de purificar el medio ambiente. En la Cumbre de las Americas se formularon
recomendaciones para el impulso y la puesta en practice de los compromises asumidos en
esas conferencias. Los jefes de estado reunidos en Miami nos han instado a fomentar el




mayor acceso a servicios de energia confiables, limpios y de bajo costo, mediante actividades
que satisfagan los requisitos econ6micos, sociales y ambientales, cifi6ndose a las metas
nacionales de desarrollo sostenible y a las normas juridicas de cada pais.
Esto no puede lograrse cabalmente con recursos humans y financieros limitados. Por
consiguiente, Dominica reitera su reclamo de asistencia a media que se redoblen los
esfuerzos para conservar el medio ambiente y usar practices de desarrollo sostenible.
La preocupaci6n de asegurar un desarrollo sostenible y de conservar el medio ambiente
natural para las generaciones futuras es un important problema mundial. La OEA ha de
desempefiar una funci6n de liderazgo significativa en este aspect y Dominica -la isla
caribefia de la naturaleza- desea alentar a la Organizaci6n a fin de que se prepare a asumir
y mantener una actitud destacada de iniciativa en este sentido, a lo largo del siglo XXI.
Sefiora Presidenta, las recientes amenazas de transbordo de residues y materials nucleares
a trav6s del Caribe constituyen un motivo important de preocupaci6n para la region del
Caribe.
Dominica condena los embarques de sustancias nucleares y otras sustancias peligrosas a
trav6s del Mar Caribe, por cuanto plantean una amenaza contra la vida humana y el medio
ambiente, y contra el bienestar de toda la region del Caribe. Portal raz6n, deseamos que se
declare al Caribe una zona desnuclearizada.
Dominica tambi6n ha manifestado su apoyo a la pr6rroga indefinida e incondicional del
Tratado de No Proliferaci6n Nuclear, para asegurar que sus principios cobren verdadero
alcance universal y que la aplicaci6n del tratado sea realmente mundial.
Sefiora Presidenta, la cuarta prioridad fijada en la Cumbre de Miami es la promoci6n de la
prosperidad por medio de la integraci6n econ6mica y el libre comercio.
Las realidades de una nueva era de cooperaci6n hemisf6rica y las tendencies mundiales
irreversibles hacia la liberalizaci6n del comercio son cuestiones de especial interns para
Dominica, porque somos conscientes de que el desgaste del tratamiento preferencia y la
ruptura con las pautas comerciales tradicionales pueden tener graves repercusiones para
nuestras economies.
Como miembros de la organizaci6n regional mis important y mis antigua debemos
examiner esas propuestas y trabajar para configurar una vision comfin, en interns del
desarrollo future de todo el Hemisferio.
Sefiora Presidenta, las pruebas que el nuevo siglo ha de plantear a la OEA comprenden la
esperanza de todos los Estados miembros de que, al amparo de la Organizaci6n, podrdn
superarlas. Dominica espera con ansias avanzar a la luz de la nueva vision de la OEA.
Muchas gracias.








ECUADOR

Dr. Galo Leoro Franco
Ministro de Relaciones Exteriores


Para quien habla, que durante various afios tuvo el privilegio de prestar sus servicios como
representante de su pais ante esta Organizaci6n, y luego el honor de former parte de uno de
sus 6rganos mis importantes y representatives como es el Comitd Juridico Interamericano,
el ocupar esta alta tribune es motivo de emocionada satisfacci6n. Con este animo saludo a
usted, sefiora Presidenta, lo propio que a los sefiores Cancilleres y Jefes de Delegaci6n que
honran esta sala con su presencia.
En su persona, sefiora Presidenta, saludo ademis al ilustrado gobierno de la Repfblica de
Haiti, que ha tenido la generosidad y la gallardia de recibirnos en esta cAlida tierra de
Toussaint L' Ouverture y Alexandre P6tion, en la que se forjaron los antiguos aceros con
los que se labr6 la independencia y la libertad de buena parte de nuestra Am6rica, para que
seamos testigos presenciales de este trascendental process de restauraci6n de la democracia
que, por primera vez en la historic de nuestro Hemisferio, se ha producido como resultado
de la acci6n solidaria de todos los paises congregados en la Organizaci6n de los Estados
Americanos, en respaldo de la heroica y vigorosa resistencia de un pueblo que, de hoy en
adelante, seri el inico forjador de su destino.
Este hecho, conforme lo han expresado todos los distinguidos oradores que me han antecedido
en esta tribune, confiere a esta Asamblea de Montrouis una muy especial significaci6n; la
que, de otro lado, se acentfia por el tiempo y las circunstancias en que nos hemos reunido
para deliberar sobre el future de nuestra Organizaci6n.
Sin caer en la hiperb61lica aseveraci6n de que la OEA se encuentre en trance de convertirse
en una organizaci6n enteramente diferente, no cabe duda que estamos en un moment en
que, una afortunada conjunci6n de acontecimientos y circunstancias, como la finalizaci6n
de la llamada "Guerra Fria", la revalorizaci6n del ejercicio de las libertades pfiblicas como
factor del progress de los pueblos, la realizaci6n de la primera reuni6n de los Presidentes y
Jefes de Estado y de Gobierno de Am6rica en la ciudad de Miami y el promisorio inicio de
un nuevo period administrative en la Secretaria General, han propiciado notables cambios
en la contextura political y en la proyecci6n institutional de la Organizaci6n.
El primero y el mis important de estos cambios se refleja en el hecho mismo de que, en
esta Asamblea, se encuentren representados finicamente gobiernos instaurados por la
soberania y la voluntad popular.
Tan trascendental acontecimiento es consecuencia, en gran media, de las grandes
mutaciones political antes referidas que se produjeron en el mundo desde finales de la
d6cada pasada y estimularon un vigoroso despertar de la conciencia democritica de nuestros
pueblos y el surgimiento de lideres capaces para conducirlos hacia la realizaci6n de sus
aspiraciones largamente postergadas. Sin embargo, tambi6n es un hecho cierto que, para la
consolidaci6n de este process, el papel de la OEA ha sido fundamental. La aprobaci6n del
Compromise de Santiago con la Democracia y la Renovaci6n del Sistema Interamericano y
la Resoluci6n AG/RES. 1080 sobre la Democracia Representativa, fueron el sintoma mayor




de un cambio global en la manera de entender la solidaridad y la interdependencia entire
nuestros pueblos y permiti6 que la Organizaci6n trascienda de lo meramente declarativo de
su compromise de la democracia representative, hacia lo pragmitico de la lucha conjunta
para preservarla, fortalecerla o restaurarla. Este cambio sustancial, juridico y operative,
que le ha dado una nueva imagen a la OEA, permiti6, como antes lo expresS, que la
Organizaci6n contribuyera de modo decisive para restituir al pueblo haitiano el gobiemo
legitimo que instaur6 en los comicios de noviembre de 1991, pero ademas, hizo posibles
otras actuaciones de similar trascendencia para la consolidaci6n de la democracia en nuestro
Hemisferio, como fue la active ingerencia en las operaciones de pacificaci6n de la insurgencia
armada y de respaldo al gobierno legitimo de Suriname, el apoyo vigilante al complejo
process de reforms institucionales en el Perui y la firme oposici6n que desarticul6 el intent
golpista en Guatemala.
Al analizar estas acciones y sus antecedentes institucionales y politicos, el Comit6 Juridico
Interamericano, en su reciente period de sesiones realizado en marzo del afio en curso en
la ciudad de Washington, aprob6 por unanimidad, en base a una series de luminosos studios
e informes presentados por el doctor Eduardo Vio Grossi, la resoluci6n CJI/RES.I-3/95 "La
Democracia en el Sistema Interamericano", en la que se constata: primero, que todo Estado
del Sistema Interamericano tiene la obligaci6n de ejercer efectivamente la Democracia
Representative en su sistema y organizaci6n political; segundo, que el principio de no
intervenci6n y el derecho de cada estado del Sistema a elegir, sin injerencia externa, su
sistema y organizaci6n political; tercero, que el derecho de cada Estado del Sistema a elegir,
sin injerencia externa, su sistema politico econ6mico y social y a organizarse en la forma
que mis le convenga, no puede amparar la violaci6n de la obligaci6n de ejercer efectivamente
la Democracia Representativa; cuarto, que la Organizaci6n de los Estados Americanos
tiene la competencia de promover y consolidar la Democracia Representativa en todos y
cada uno de sus Estados miembros, y que en especial le corresponde determinar en el
marco de la Resoluci6n sobre Democracia Representativa [AG/RES.1080 XXI-0/910],
cuando uno de sus estados miembros ha violado o dejado de cumplir la obligaci6n de ejercer
efectivamente la Democracia Representativa; y quinto, que el Estado del Sistema
Interamericano que incurre en incumplimiento de la obligaci6n de ejercer efectivamente la
Democracia Representativa, por haberse producido una interrupci6n abrupta o irregular del
ejercicio del poder de los gobernantes democraticamente elegidos, adquiere la obligaci6n
de restablecer dicho ejercicio efectivo, y que la Organizaci6n de los Estados Americanos
tiene la obligaci6n de adoptar las medidas conducentes a que se produzca ese
restablecimiento.
De este modo, la OEA ha identificado irrevocablemente su destino con el de la
institucionalidad democritica y ha definido al Hemisferio como un espacio del planet en
el cual, el derecho a "vivir en democracia" trasciende el ambito amparado por la legislaci6n
national y se convierte en un compromise y una obligaci6n que involucra e interrelaciona
al Sistema Interamericano en su conjunto.
Del mismo modo, la coincidencia hemisf6rica de gobiernos empefiados en Ilevar a feliz
t6rmino propuestas de desarrollo sensatas y viables, que se basan en la prelaci6n 16gica de
la estabilidad econ6mica y el ritmo del progress, como premises necesarias para la realizaci6n
de las grandes aspiraciones a la independencia de los estados y la justicia social en los
pueblos, permit que, ademas de la promoci6n y defense de la democracia representative y
los derechos humans, sean temas y objetivos prioritarios en la agenda de la OEA, la lucha

4




por alcanzar un desarrollo sustentable que necesariamente implica la paralela y racional
preservaci6n del medio ambiente, el apoyo a la integraci6n econ6mica y la liberaci6n del
comercio exterior, la franquicia para la inversi6n extranjera, la modernizaci6n del estado,
la desregulaci6n administrative y la privatizaci6n de las empresas p6blicas.
Todo esto, que es deseable y possible ahora de un modo que no lo fue jams en el pasado,
1 constitute una especie de nuevo patrimonio programdtico de la OEA, que la singulariza
entire las organizaciones intemacionales existentes. Haber llegado a definirlo es un advance
0 sumamente significativo pero, por supuesto, todavia insuficiente. A future resta lo
fundamental, que es demostrar una real capacidad normativa como funcional para concretar
0 estas motivantes aspiraciones en realidades tangibles; es decir, para pasar de la ret6rica a la
praxis y actuar como un factor de cambio efectivo de la realidad hemisfdrica.
Consider que esta es la perspective con la cual el doctor C6sar Gaviria ha dado inicio a sus
actividades como Secretario General de la Organizaci6n. El document de trabajo que
resume su percepci6n de la realidad institutional y del compromise hist6rico asumido, bajo
el expresivo titulo de "Una Nueva Visi6n de la OEA", ha comenzado a ser objeto de
cuidadoso examen en el Consejo Permanente y lo serd en el decurso de esta Asamblea. El
Gobiemo del Ecuador consider que se trata de un laudable esfuerzo de esclarecimiento y
orientaci6n que permitiri, por una parte, poner en prictica cambios fundamentals y no
meramente "cosm6ticos" en la estructura y las modalidades operatives de la instituci6n, y
por otra, trazar derroteros ciertos para su acci6n, que eviten la reiteraci6n o redundancia de
tareas y las ambiguedades e indecisiones en las que se dilapidan los recursos y por las que
se pierden los perfiles de la identidad institutional. En este sentido, no puede menos que
merecer nuestro apoyo decidido y el compromise irrevocable de una participaci6n active y
0 constant.
Esto lo hacemos, por supuesto, en el entendido de que se mantiene y mantendri sin
0 menoscabo las caracteristicas fundamentals de la OEA como organismo multinational,
que estin determinadas por la vigencia de los preceptos superiores que consagran el principio
* de la igualdad soberana de los estados miembros, la no intervenci6n y la libre determinaci6n
de los pueblos, lo cual implica que, cualquier acci6n o propuesta, por altas y ben6ficas que
sean sus motivaciones, no habri de ser aplicada o ejecutada, si no merece o recibe la explicit
aceptaci6n o el consentimiento de las autoridades legitimas de los paises miembros, expresada
en la forma y segfin los procedimientos previstos en las normas pertinentes. Y lo hacemos
* tambi6n, porque este organismo regional como tal seguird cumpliendo sin desmayo la
fundamental tarea que bajo la Carta de las Naciones Unidas permit el reconocimiento
* juridico de su propia existencia, en tanto su fin sea "entender los asuntos relatives al
mantenimiento de la paz y seguridad intemacionales", segfin lo establece como condici6n
* "sine qua non" el articulo 52 de dicho instrument universal.
Expresados estos criterios esenciales sobre nuestro organismo regional, me voy a permitir
afiadir seguidamente algunas muy someras acotaciones sobre dos aspects de la acci6n
comunitaria en los cuales el Ecuador tiene particular interns. Me refiero al Programa
Interamericano para la Conservaci6n del Medio Ambiente y al advance de una reform
institutional de especial importancia como fue la que se concrete en el Protocolo de Reformas
aprobado en la XXIII Asamblea General que se realize en Managua, relative a la creaci6n
del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral. Respecto de lo primero, el Ecuador
estableci6 juridicamente, en junio de 1994, un conjunto de political ambientales bdsicas




generals, entire las que se destaca que, "el desarrollo sustentable s6lo puede ser alcanzado
cuando se conjugan lo social, a lo econ6mico y lo ambiental". El Plan Ambiental ecuatoriano
traduce las political bAsicas, iniciativas y principios, en political y estrategias sectoriales,
para superar los problems ambientales y orientar al pais y garantizar un manejo sustentable
de la biodiversidad biol6gica que permit un aprovechamiento sostenible de sus
components, pero que, como debe ser, beneficie prioritariamente al pais en su calidad de
poseedor del recurso respective.
Es, en todos estos tnrminos, que aspiramos a contribuir a que la OEA sea capaz de cumplir
con la realizaci6n de esa "Misi6n Hist6rica de Am6rica" que, seguin nuestra Carta
Constitutiva, es la de "ofrecer al hombre una tierra de libertad y un ambito favorable para el
desarrollo de su personalidad y la realizaci6n de sus justas aspiraciones".
Para terminar, quiero cumplir con la ineludible obligaci6n de expresar a los ilustrados
gobiernos de todos y cada uno de los paises miembros dignamente representados en esta
sala, el testimonio de la profunda gratitud del gobiemo y del pueblo ecuatorianos, por su
actitud comprensiva y solidaria ante las demands que el Ecuador planteara, con motivo de
los lamentables incidents que se produjeran, los primeros meses de este afio, en la zona en
dispute de nuestra frontera sur-oriental con el Perui, a pesar de las gestiones de todo orden
que mi Gobierno realize frente al de Lima para que se inhiba de continuar con una acci6n
de fuerza. Esta actitud de la Organizaci6n, que se concrete especialmente con la convocatoria
aprobada por el Consejo Permanente, en la sesi6n extraordinaria del 30 de enero, a la Reuni6n
de Consulta de Cancilleres prevista en la primera parte del articulo 60 de nuestra Carta
Constitutiva, y en el llamamiento a los dos paises a que mantuvieran la paz, aparte de las
inteligentes y oportunas gestiones del senior Secretario General, coadyuv6 a impedir que el
conflict adquiriera proporciones que habrian deteriorado afin mds severamente la
convivencia entire nuestros pueblos, al tiempo que Argentina, Brasil, Chile y los Estados
Unidos de Am6rica, que suscribieron el Protocolo de Rio de Janeiro de 1942 en calidad de
garantes, llevaban adelante un complejo, largo y delicado process de negociaci6n que
concluy6 con la "Declaraci6n de Paz de Itamaraty", de 17 de febrero del afio en curso,
ratificada luego por la "Declaraci6n de Montevideo", suscrita por los.Cancilleres de
Argentina, Brasil, Chile y los Estados Unidos, ademis de los de Ecuador y Perni, el 28 del
mismo mes, cuyo acatamiento trajo como consecuencia la cesaci6n de actividades b61licas
y el efectivo desplazamiento a la zona de conflict de la Misi6n de Observadores Militares
Ecuador-Perui, cuya actuaci6n ha permitido la desmilitarizaci6n y la desmovilizaci6n de
tropas y equipo b6lico de la zona de conflict, como etapa previa para fijar una zona
desmilitarizada para, luego de que, reducidas que fueren las tensions prosiga hacia
conversaciones sobre "los desacuerdos subsistentes", que harin possible -al menos, asi lo
espera el gobierno del Ecuador- Ilegar a una soluci6n definitive del litigio.
En este punto debo afiadir que mi pais, desde hace cerca de cincuenta afios, basado en la
inexistencia del "divortium acquarum" entire los rios Zamora y Santiago -sefialamiento
expreso para la linea demarcatoria que consta en el Protocolo de Rio de Janeiro- sostiene
la inejecutabilidad de dicho instrument y, por tanto, la necesidad de llegar a una soluci6n
just y digna de problema entire las Partes.
El Consejo Permanente, al haber resuelto una prudent espera antes de fijar la fecha para
que inicie sus labores la Reuni6n de Consulta de Cancilleres, actu6 de acuerdo con sus
normas procesales y, en lo sustantivo, con la naturaleza y prop6sitos consagrados en los




tres primeros articulos de la Carta, desarrollados de modo especifico en los capitulos
pertinentes, en los que se establecen las primordiales obligaciones de la Organizaci6n y los
derechos de los Estados, acerca de la preservaci6n y afianzamiento de la paz y seguridad
internacionales, de la prevenci6n de posibles causes de dificultades y de la soluci6n pacifica
de las controversial que surjan entire los Estados Miembros.
Bien sabemos que los fundamentals principios de la no utilizaci6n de la amenaza o del uso
de la fuerza y de la soluci6n pacifica de las controversial, tienen el valor de principios de
"jus-cogens" y son, por tanto, bajo las Cartas de la OEA o de la ONU, irrenunciables para
los estados y de obligado cumplimiento para las organizaciones. Los demas principios
resultan condicionados a estos objetivos que, como anot6 previamente, son los que permiten
la existenciajuridica de los Organismos Regionales.
En lo relative al filtimo de dichos principios, el Art. 25 de nuestra Carta dice: "Cuando entire
dos o mds Estados Americanos se suscite una controversial que, en opinion de uno de ellos,
no pueda ser resuelta por los medios diplomiticos usuales, las Partes deberin convenir en
cualquier otro procedimiento pacifico que les permit llegar a una soluci6n".
Mi Gobierno confia en que el actual process de pacificaci6n que se halla en march, bajo el
esforzado y noble empefio desplegado por los gobiemos de los paises garantes, cuya acci6n
agradece reiteradamente el Ecuador, conduzca a su filtima finalidad, si se tiene en cuenta la
voluntad de los dos pueblos, ecuatoriano y peruano, que no es ni puede ser otra que la de
consolidar su hermandad.
Como no es del caso enfatizar en los errors del pasado sino poner la mirada en las demands
del future, quiero cerrar mi intervenci6n con el renovado compromise del gobierno
ecuatoriano de contribuir a la paz, la integraci6n y la solidaridad del continent americano,
a cuyo logro, esta Asamblea General ha contribuido con innovadoras ideas y sugerencias,
en visperas del nuevo milenio.








EL SALVADOR

Dr. Oscar Alfredo Santamaria
Ministro de Relaciones Exteriores


Somos portadores de un atento saludo en nombre de la Delegaci6n de El Salvador, que se
hace present para participar en las deliberaciones de este distinguido Foro de las Americas,
en donde abordaremos temas de nuestra Agenda Hemisf6rica, que se consideran de
trascendental importancia para solventar los problems mis sensitivos que nos aquejan en
el continent y de esa manera contribuir al bienestar integral de nuestros pueblos.
Nos sentimos sumamente complacidos de que el actual period de sesiones de la Asamblea
General se celebre en Haiti, dado que ello represent una muestra de reconocimiento y de
respaldo de parte de los Estados miembros de la Organizaci6n, a los esfuerzos del pueblo y
Gobierno haitianos orientados al restablecimiento y consolidaci6n de la democracia.
Asimismo, deseamos extender nuestras sinceras felicitaciones a la Excelentisima sefiora
Ministro de Relaciones Exteriores de Haiti, Sefiora Claudette Werleigh, por su elecci6n
para presidir este period de sesiones, con la confianza de que sabri dirigir acertadamente
nuestros debates, en virtud de su capacidad y demds atributos personales.
De igual manera, reiteramos nuestro especial reconocimiento al Sefior Secretario General
de la Organizaci6n, Dr. C6sar Gaviria Trujillo, por los esfuerzos desplegados en el corto
tiempo de su gesti6n, para encauzar a la OEA hacia una revitalizaci6n y reestructuraci6n,
acorde a las nuevas circunstancias y condiciones continentales e internacionales, el que
hacemos extensive a sus mis cercanos colaboradores.
Por otra parte, queremos expresar nuestros mis sentidos agradecimientos al noble pueblo
de Haiti y a su ilustrado Gobiemo de la cordial hospitalidad y las atenciones brindadas a
nuestra delegaci6n.
Sefiora Presidenta,
Antes de referirme a los temas contenidos en nuestra agenda de trabajo, consider pertinente
informar a este honorable pleno, sobre la evoluci6n del process de paz en El Salvador.
A mas de tres afios de la culminaci6n exitosa de los acuerdos de paz suscritos en Chapultepec,
M6xico, podemos afirmar con suma satisfacci6n, que el process hacia la consolidaci6n de
la paz y la reconciliaci6n national en el Salvador, se encamina de manera irreversible hacia
nuevas reforms de convivencia al interior de la sociedad salvadorefia.
Ello ha implicado en la prActica, arribar a formulas de entendimiento y concertaci6n mediante
un dialogo franco y abierto con todos los sectors de nuestra sociedad, que ha permitido
ampliar los espacios de participaci6n y de consult para la soluci6n de los grandes problems
nacionales.
En este nuevo panorama que se present en El Salvador, el fortalecimiento de la
institucionalidad democratic y del estado de derecho se han constituido, en dos de los
mayores compromises y responsabilidades del Gobierno de la repfiblica para promover y
fomentar los principios y valores de la vida democratic, con la convicci6n de que ello
represent el marco de referencia obligatorio para establecer sociedades fraternas y solidarias
en la bfsqueda del bien comfin.




Sin embargo, estamos convencidos que para el logro de tan altos objetivos nacionales, y
particularmente para la reconciliaci6n definitive de nuestra sociedad, se hace necesario un
cambio de las actitudes individuals y colectivas, que nos permitan alcanzar mayores niveles
de tolerancia y comprensi6n.
Para general esa transformaci6n de nuestra sociedad, y fundamentados en nuestra propia
experiencia, estamos desarrollando una cultural de paz, con el objeto de general en la
conciencia de los salvadorefios, un cambio de mentalidad en el que se superen los efectos
deshumanizantes de la guerra, y se estimulen las innegables bondades de la paz.
En cuanto a la situaci6n de los derechos humans, podemos sefialar que la positive evoluci6n
que ella experiment, es en gran media, resultado de la ampliaci6n y fortalecimiento del
marco juridico, politico e institutional, de promoci6n y protecci6n de esos derechos, en
orden a garantizar a los salvadorefios su pleno goce y ejercicio.
En ese context, es de poner en relieve que en El Salvador se han creado los mecanismos
pertinentes para la vigilancia institutional de los derechos humans, y a ese respect, merece
destacarse el papel protag6nico que esti llamado a desempefiar la Procuraduria para la
Defense de los Derechos Humanos, instituci6n surgida de los acuerdos de paz, y dotada de
las mas amplias facultades legales, para llevar adelante su cometido de garantizar la plena
vigencia de los derechos humans en todo el territorio national.
De igual manera, y en virtud de la vinculaci6n existente entire paz, democracia y derechos
humans, nuestro gobierno ha creido convenient ampliar la cobertura de protecci6n de
tales derechos, al ratificar recientemente la convenci6n interamericana para la erradicaci6n
de la tortura, el protocolo adicional a la Convenci6n Americana de Derechos Humanos en
material de derechos econ6micos, sociales y culturales, "Protocolo de San Salvador", asi
como otros instruments del sistema de protecci6n universal, ademis de haberse aceptado
la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Lo anterior, represent una palpable evidencia de la confianza que mi pais deposit en el
sistema interamericano de protecci6n a los derechos humans y, una inequivoca muestra
del firme compromise del gobierno salvadorefio con la causa de tales derechos, tal como ha
sido ampliamente reconocido por la comunidad international y los organismos especializados
en la material.
Sefiora Presidenta,
Uno de los acontecimientos mis trascendentales que refleja la evoluci6n positive que ha
adquirido nuestro process de pacificaci6n, lo constituy6 sin lugar a dudas, la finalizaci6n el
pasado 30 de abril, del mandate de la Misi6n de Observadores de las Naciones Unidas en El
Salvador (ONUSAL), la cual tuvo a su cargo la labor de verificaci6n de los compromises
asumidos por las parties suscriptoras de los acuerdos de paz.
Actualmente opera en El Salvador una reducida representaci6n de Naciones Unidas,
encargada de verificar el cumplimiento de la filtima parte de los compromises derivados de
los Acuerdos de Paz, que se encuentran en su etapa final de ejecuci6n.
La decision del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de dar por concluido el
mandate de ONUSAL despu6s de mis de cuatro afios de presencia en nuestro pais, represent
muestra evidence de que el process hacia la consolidaci6n de la paz en El Salvador ha
madurado lo suficiente, como para que adquiera un caricter irreversible, y seamos los propios




salvadorefios los artifices de nuestro propio destino, en la edificaci6n de una sociedad mis
just, fratema y solidaria.
Sefiora Presidenta,
El Gobierno de El Salvador reafirma en esta oportunidad, su indeclinable voluntad de
continuar cumpliendo a cabalidad los iltimos compromises de paz, no obstante la falta de
recursos financieros que impidieron el cumplimiento oportuno de los mismos y que
motivaron la recalendarizaci6n de los compromises ain pendientes, previ6ndose su
finalizaci6n el pr6ximo 31 de octubre.
Con tal prop6sito, y a fin de dar por concluida esta etapa en la vida de El Salvador, el
Gobierno del Presidente Armando Calder6n Sol, ha presentado a la naci6n un program
contentivo de una series de medidas de orden econ6mico y fiscal para sufragar el deficit
financiero que la implementaci6n de los acuerdos ha requerido.
Estamos conscientes del sacrificio que en su moment representara para nuestro pueblo, la
aplicaci6n de las medidas impositivas propuestas, pero estamos convencidos de la imperiosa
necesidad de que el process continfie avanzando, en aras de asegurar la permanencia de la
paz, la consolidaci6n de la democracia y la plena reconciliaci6n national.
Sefiora Presidenta,
Desde la pasada reuni6n de la Asamblea General de esta Organizaci6n hasta la fecha, han
sucedido importantes acontecimientos en Centroam6rica en el marco de los esfuerzos
conjuntos que venimos desplegando por construir un nuevo modelo de convivencia regional
sobre la base del desarrollo sostenible.
En agosto de 1994, los presidents centroamericanos, adoptaron el compromise de crear la
Alianza para el Desarrollo Sostenible que se materialize durante la Conferencia Intemacional
de Paz y Desarrollo, celebrada en Tegucigalpa, Honduras en octubre de ese mismo afio, la
cual ha sido concebida como una estrategia integral de concertaci6n y coordinaci6n de
esfuerzos, que nos conduzca a la elevaci6n de los niveles de bienestar de nuestros pueblos
y a una mis efectiva y oportuna incersi6n en el nuevo context international.
El desarrollo sostenible asi entendido, se perfila como uno de los compromises hist6ricos
mis trascendentales que han adoptado los gobiernos centroamericanos y al cual se le esti
asignando la importancia que amerita, en virtud de que no podemos concebir una paz sin
desarrollo, ni una democracia sin justicia social.
Nos satisface plenamente que la Alianza para el Desarrollo Sostenible haya sido considerada
como un modelo de desarrollo aplicable a otras regions del mundo. De hecho, en la Cumbre
de las Am6ricas realizada en Miami, en diciembre del afio pasado, se recogen y respaldan
los fines y objetivos de dicha alianza, en temas como la preservaci6n y fortalecimiento de
la democracia, la integraci6n econ6mica y el libre comercio, el combat a la pobreza y a la
discriminaci6n social y a la conservaci6n del Medio Ambiente.
Queremos destacar, que los objetivos de la Alianza para el Desarrollo Sostenible solamente
podran ser alcanzados si destinamos gran parte de nuestros recursos a la inversi6n en el ser
human, como requisite indispensable para contribuir a la prosperidad econ6mica y el
bienestar social de nuestras naciones.
Para el logro de tal fin, los presidents centroamericanos en la XVI Cumbre celebrada en
San Salvador en marzo reci6n pasado, adoptaron una series de compromises plasmados en
un program de acciones inmediatas orientado a promover la inversi6n en capital human,




mediante la ampliaci6n, creaci6n y acceso de nuestros pueblos a mayores oportunidades de
desarrollo.
Durante la referida reuni6n cumbre, los primeros mandatarios suscribieron el tratado de la
integraci6n social centroamericana, que constitute el marco juridico institutional para
alcanzar de manera voluntaria, gradual, complementaria y progresiva, la integraci6n social
centroamericana, con el fin de mejorar la calidad de vida y de trabajo de nuestros pueblos
asegurindoles una participaci6n plena en los beneficios del desarrollo sostenible.
Estimamos invaluable que la Organizaci6n de los Estados Americanos comparta y haga
suyas las metas y objetivos de la Alianza para el Desarrollo Sostenible de Centroam6rica y
de esa manera contribuya a identificar o en su caso a crear los mecanismos hemisf6ricos
necesarios para impulsar esta estrategia de desarrollo integral.
Sefiora Presidenta,
Nos encontramos celebrando el Vigdsimo Quinto Periodo Ordinario de Sesiones de la
Asamblea General en un context de vertiginosos y profundos cambios mundiales, que
ineludiblemente nos estin induciendo a esforzamos aiin mis para lograr la transformaci6n
cualitativa de nuestras sociedades, con el prop6sito de mejorar las condiciones de vida de
nuestros pueblos y paralelamente, podemos insertar de manera mis efectiva en el nuevo
orden mundial que se esta gestando.
Esa alta empresa de transformar cualitativamente a nuestras sociedades, demand en la
actualidad, de una mancomunidad de esfuerzos y voluntades que nos permitan enfrentar y
solventar de manera conjunta, los problems comunes a los que nuestros paises se ven
enfrentados, en el convencimiento de que nuestros recursos individuals se vuelven
insuficientes para el logro de tal cometido.
En efecto, debemos estar conscientes, que los dificiles problems que nos aquejan, adquieren,
por sus mismas caracteristicas e implicaciones, dimensions que trascienden las fronteras
nacionales, afectando al conjunto de nuestras naciones, y requiriendo para solventarlos del
necesario concurso de otros estados, en base al reconocimiento y vigencia de los principios
de solidaridad y responsabilidad compartidos.
Unificar criterios y posiciones, dejando atris las concepciones individualistas o de grupo,
para la consecuci6n de formulas de pensamiento y de acci6n colectivas, constitute uno de
los mayores compromises hist6ricos que se derivan de esta vision renovada de las relaciones
hemisf6ricas.
En esta linea de pensamiento, consideramos impostergable profundizar el didlogo inter-
americano, a efecto de propiciar las condiciones que nos permitan arribar a formulas de
entendimiento y concertaci6n para la soluci6n de los problems comunes.
Sefiora Presidenta,
El Gobierno de El Salvador estima que la OEA, debe desempefiar un rol protag6nico y
constituirse en un instrument viable que contribuya en la consecuci6n de los altos objetivos
que se han trazado los gobiernos del hemisferio.
En ese sentido, nos congratulamos por el document de trabajo presentado a consideraci6n
de nuestros gobiemos por el Sefior Secretario General, el cual estamos estudiando con
interns, ya que contiene una series de reflexiones y apreciaciones para readecuar la OEA, a
las nuevas condiciones y perspectives que plantea el actual entorno international.