UFDC Home  
HIDE
 Front Cover
 Programa oficial del partido...
 Title Page
 Programa de gobierno para el cuadrienio...
 Discurso del Sr. Tomas Estrada...
 Back Matter


DLOC



Partido Moderado Programa Oficial
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00000531/00001
 Material Information
Title: Partido Moderado Programa Oficial
Physical Description: Book
Donor: Ackerman, Holly ( donor )
Publication Date: 1905
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: AA00000531:00001

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Programa oficial del partido moderado
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Programa de gobierno para el cuadrienio de 1906 a 1910
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Discurso del Sr. Tomas Estrada Palma aceptando su candidatura para la presidencia de la republica
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Back Matter
        Back Matter
Full Text
Partido moderado
f�) pogrom a (^)fieial
Programa de Gobierno para el Cuadrienio de 1906 � 1910
Y DISCURSO DEL
$r. Comas estrada Palma
aceptando su candidatura para la Presidencia de la Rep�blica.
*
tmp. "La Universal" de Ruiz y Hno., Obispo 34
1905


Programa Oficial del Partido Moderado




. i|j> e^s e^s a|js a|j> a^Vs �7�Vs a^9 e^9 ^ e^j> aAs a|�> a^9 a^s a^9 a^js a^s a^i>
F�RTIDO MODERADO
PROGRAMA
El supremo inter�s de constituir una agrupaci�n pol�tica nacional capaz de asumir las responsabilidades del Gobierno del pa�s, re�ne para formar un solo partido con el nombre de Moderado � las parcialidades pol�ticas provinciales de tendencias afines, � quienes la experiencia en el per�odo transcurrido desde la implantaci�n del r�gimen existente, ha demostrado la necesidad de oponer, � las peligrosas manifestaciones del radicalismo, una resistencia moderada que, conservando el m�s profundo respeto � los dogmas de la democracia y consolidando las instituciones, labore sin tregua por hacer de nuestra naci�n una rep�blica ordenada y estable.
El momento es oportuno para este patri�tico empe�o. Resueltas por el presente nuestras relaciones con los Estados Unidos de Am�rica, y determinada nuestra soberan�a pol�tica por las relaciones internacionales de nuestra Rep�blica con los dem�s pa�-


6
ses, son de car�cter interno los problemas que demandan la atenci�n preferente del pueblo cubano; y con el prop�sito de crear y mantener un organismo pol�tico, eminentemente constitucional, que realice el afianzamiento de la independencia nacional y vigorice convenientemente el orden administrativo-�del Pa�s, los elementos identificados por los principios que profesan, por los fines � que aspiran y por los procedimientos que creen m�s adecuados para resolver aquellos problemas y afrontar los que el futuro impusiere al desarrollo de nuestra vitalidad pol�tica y econ�mica, unifican sus fuerzas y se obligan con lazos de disciplinado patriotismo � la propaganda, defensa y cumplimiento del siguiente programa:
POLITICA INTERIOR
Articulo i?�El Partido Moderado declara que alcanzada la independencia y constituida la Rep�blica, ha quedado reconocida la personalidad cubana, y que se consagrar� � mantenerla y perfeccionarla de modo que en ning�n tiempo y por ning�n motivo pueda perderse, menoscabarse ni confundirse con otra alguna, � cuyo fin se propone cuanto se consigna en los p�rrafos que siguen:
Art. 2?�Observar fielmente la Constituci�n, manteniendo el principio de la separaci�n de los poderes del Estado y conservando en toda su pureza el sistema representativo que establece.
Art. 3?�Establecer un procedimiento electoral


7
que asegure los derechos de las minor�as � impida eficazmente las trasgresiones de la Ley.
Art. 4?�Mantener el principio descentraliza-dor de la Constituci�n respecto � las provincias y municipios, sin perjuicio de la fiscalizaci�n de su hacienda por los organismos superiores � quienes corresponda.
Art. 5?�Organizar los municipios diferenciando los grandes centros urbanos de los t�rminos rurales.
Art. 6?�Organizar el Poder Judicial sobre las bases constitucionales de la inamovilidad y responsabilidad de sus miembros, de modo que resulten efectivas, � fin de que los Tribunales de Justicia, por la pericia y moralidad de los funcionarios, constituyan verdadera garant�a de los derechos de los ciudadanos.
Art. 7?�Mantener en nuestra Legislaci�n Civil las bases fundamentales de la constituci�n de la familia y de la contrataci�n, en tanto no sea conveniente adoptarlas � las necesidades sociales y � las exigencias de la �poca.
Art. 8?�Conservar � los extranjeros los derechos civiles en toda su integridad, asegur�ndoles el respeto debido � sus personas � intereses.
Art. g?�Reformar los procedimientos civiles para simplificar y abreviar Ta tramitaci�n de los juicios sin detrimento de la amplia exposici�n y pruebas de los derechos de los litigantes.
Art. io?�Reformar el C�digo Penal definien-


8
do claramente cada delito y la pena que le corresponda, dejando suficiente amplitud al criterio judicial para atenuar � agravar el castigo seg�n la naturaleza de los m�viles que hubieren deteiminado al delincuente, y estableciendo penas eficaces y severas para las Autoridades y funcionarios p�blicos por los delitos que cometieren contra los derechos individuales que garantiza la Constituci�n.
ArT. ii.�Reformar los procedimientos ante los Juzgados Correccionales para que en determinados casos sean admisibles apelaciones en sus fallos.
Art. 12.�Adaptar nuestro sistema general de prisiones � las exigencias de la pr�ctica penitenciaria moderna.
Art. 13.�Asegurar la competencia, estabilidad y ascenso de los empleados civiles en todos los ramos de la Administraci�n P�blica.
Art. 14.�Organizar el ej�rcito sobre la base del servicio voluntario y limitaci�n de fuerzas.
Art. 15.�Conservar buena organizaci�n militar y disciplina en la Guardia Rural, para que constituya siempre positiva garant�a de orden y tranquilidad en nuestros campos.
Art. 16.�Dictar disposiciones que hagan depender directamente del Ejecutivo las fuerzas de polic�a de la localidad en que residan los Poderes Supremos de la Rep�blica, sin desnaturalizar el car�cter de dichas fuerzas.
Art. 17.�Acordar leyes que regulen el ingreso..


9
permanencia y ascenso en los cuerpos armados de la Naci�n.
EN El, ORDEN ECONOMICO
Articulo 18.�Organizar la Hacienda P�blica por medio de leyes que establezcan un sistema sencillo y econ�mico de administraci�n y la m�s estricta fiscajizaci�n desempe�ada con la necesaria independencia.
Art. 19.�Formar los Presupuestos Generales del Estado atendiendo preferentemente � los asuntos de Sanidad y Beneficencia, al mayor desarrollo de la Instrucci�n P�blica, � la Agricultura y al fomento de obras p�blicas y trasportes.
Art. 20.�Fomentar los servicios p�blicos de Sanidad y saneamiento de los centros urbanos, contribuyendo � ellos el Estado mientras dure la incapacidad rent�stica temporal de los organismos provinciales y municipales. Difundir la higiene, especialmente en los distritos rurales.
Art. 21.�Reformar los Aranceles de Aduanas harmonizando las exigencias del tratado de reciprocidad celebrado con los Estados Unidos y las necesidades fiscales, con la conveniencia de estimular el desarrollo de la producci�n de nuestro suelo y el abaratamiento de los art�culos de primera necesidad y las materias primas, como medios de favorecer las clases trabajadoras y � nuestras industrias.
Art. 22.�Dictar leyes que faciliten el estable-


10
cimiento de instituciones de cr�dito de toda clase con la debida garant�a y la fiscalizaci�n del Estado.
Art. 23.�Acordar disposiciones que fomenten y protejan el desarrollo de la marina mercante nacional y dem�s industrias de mar.
POLITICA EXTERIOR
Articulo 24.�El Partido declara que interpretar� siempre el tratado permanente con los Estados Unidos en el sentido m�s favorable � Cuba, y que es su m�s firme prop�sito desarrollar una pol�tica de orden, paz, moderaci�n y justicia con la que se satisfagan tan cumplidamente nuestros deberes como Naci�n independiente, que pr�cticamente puedan considerarse excusadas por su constante inaplicaci�n las cl�usulas de dicho compromiso internacional.
Art. 25.�Propender � la celebraci�n de tratados con los dem�s pa�ses, de comercio, comunicaciones y dem�s relaciones internacionales, sobre bases de ventajas rec�procos.
EN El/ ORDEN SOCIAI,
Articulo 26.�Reglamentar el trabajo en f�bricas y talleres, dando debida protecci�n � la mujer y al ni�o.
Art. 27.�Establecer la oficina del trabajo y tribunales mixtos de patronos y obreros para la resoluci�n de los conflictos que surjan entre ellos.
Art. 28.�Protejer � los obreros cubanos en los trabajos del Estado, la Provincia y el Municipio.


II
Art. 29.�Dictar leyes sobre los accidentes del trabajo.
Art. 30.�Protejer las instituciones que propendan � asegurar el bienestar material 6 � promover el progreso moral � intelectual de nuestras clases trabajadoras.
Art. 31.�Adoptar medidas de sanidad � higiene para protejer la salud del obrero.
Art. 32.�Fomentar la inmigraci�n preferentemente de familias, dict�ndose leyes que garanticen su permanencia en el pa�s y el desarrollo r�pido de fincas peque�as.
Art. 33.�Gestionar por la mensura, deslinde y repartici�n � subasta de los terrenos pertenecientes al Estado.
Art. 34. � Promulgar leyes y adoptar medidas que tiendan � librar de una vez la propiedad inmueble de sus antiguas cargas, y � la demolici�n definitiva y en breve tiempo de las haciendas comuneras.
Art. 35.�Reorganizar la Beneficencia, aceptando su divisi�n en p�blica y particular, sosteniendo y dirigiendo el Estado en la primera, establecimientos ben�ficos nacionales, provinciales y municipales facilitando en la segunda la iniciativa privada y manteniendo en ambas decidida protecci�n � la mujer, al ni�o y al anciano.




PARTIDO MODERADO
PROGRAMA OFICIAL
PROGRAMA DE GOBIERNO PARA EL CUADRIENIO DE 1906 A 1910 Y DISCURSO DEL SR. TOMAS ES= TRADA PALMA ACEPTANDO SU CANDIDATURA PARA LA PRESI* DENCIA DE LA REPUBLICA.
HABANA
IMP. Y PAPELERIA "LA UNIVERSAL", DE R�IZ Y HKO.
34-, OBISPO, 34 1905




Programa de Gobierno para el cuadrienio
DE 1906 A 19�0




e|3�|ie|se|9t{s4s a'|^> e^j> ^ e�i eAs e^s, esfts e-Js. �As e^i e$
PROGRAMA DE GOBIERNO
El Partido Moderado ha escrito � la cabeza de su Programa las razones fundamentales que determinaron su nacimiento y, en harmon�a con ellas, el esp�ritu que vivifica sus principios y la norma de los procedimientos que regulan la efectividad de su vida p�blica.
Naci� el Partido Moderado � impulsos del supremo inter�s de constituir una agrupaci�n pol�tica nacional, capaz de asumir las responsabilidades del Gobierno, y como efecto de la experiencia adquirida ya en esta nueva faz de nuestra historia, que demuestra la necesidad de oponer � las peligrosas manifestaciones del radicalismo una prudente resistencia que conservando el m�s profundo respeto � los dogmas de la democracia y consolidando las instituciones, labore sin tregua por hacer de la Naci�n una Rep�blica ordenada y estable.
Definidas actualmente nuestras relaciones exteriores, afianzada la soberan�a pol�tica de Cuba, son de car�cter interno los problemas que demandan la atenci�n preferente del pueblo cubano. Por ello


i6
se han dirigido y se dirigen principalmente nuestros esfuerzos al prop�sito de crear y mantener un organismo pol�tico, eminentemente constitucional, que realice el afianzamiento de la independencia patria y vigorice el orden administrativo del pa�s.
El Partido Moderado declara en su Programa que, alcanzada la independencia y constituida la Rep�blica, ha quedado reconocida la personalidad pol�tica del pa�s, y se consagrar� � mantenerla y perfeccionarla de modo que en ning�n tiempo y por ning�n motivo pueda perderse, menoscabarse, ni confundirse con otra alguna, declarando as� mismo que la norma reguladora de su conducta consistir� en observar fielmente la Constituci�n, manteniendo el principio de la divisi�n de los Poderes y conservando en toda su pureza el sistema representativo que nos rige.
Constituido nuestro Partido, completada su organizaci�n de un extremo � otro de la Isla, va � la lucha electoral llevando como ense�a su Programa. El Partido mantiene y ratifica todas y cada una de sus declaraciones de principio y de procedimientos. El Partido Moderado, vencedor en la pr�xima contienda, se hallar� en condiciones de llevar � la vida nacional todo lo que ha escrito como principio y como reglas aplicables � nuestra pol�tica exterior � interior al orden econ�mico y al orden social de Cuba.
Mas siendo nuestra agrupaci�n un Partido serio y queriendo fijar de modo solemne los compromisos


17
que contrae para con la opini�n p�blica, estima conveniente hacer determinadas declaraciones, que responden � necesidades urgentes, declaraciones que constituir�n, por decirlo as�, el Programa de Gobierno del Partido Moderado en el pr�ximo per�odo presidencial.
Dentro del Programa legislativo, se encuentran las leyes de reuni�n y asociaci�n, � fin de garantizar el ejercicio de los derechos � que se refiere el Art. 28 de la Constituci�n; la ley de orden p�blico, y una ley electoral que garantice de una manera m�s efectiva el libre ejercicio del derecho de sufragio en la forma que prescriben los Art�culos 38 y 39 de la" Constituci�n.
Para cumplir el precepto del art. 55 de la Constituci�n, es indispensable dictar una disposici�n que determine las causas � virtud de las cuales podr�n ser expulsados los Senadores y Representantes de la C�mara � que pertenezcan.
A fin de traducir el verdadero esp�ritu democr�tico que inspira el C�digo fundamental y responder � justificadas exigencias de la opini�n p�blica, se hace preciso dictar una Ley que fije el verdadero alcance de la inmunidad parlamentaria que reconoce el art. 53 de la Constituci�n.
Es urgente la Ley que exige el art. 76 de la Constituci�n, en la que se determinen el n�mero de las Secretar�as del Despacho que debe tener el Poder Ejecutivo de la Rep�blica y se regulen las atribuciones de los Secretarios.


i8
Las Leyes de Puertos, Obras P�blicas, Empleados p�blicos, propiedad intelectual � industrial, expropiaci�n y contabilidad constituyen otros tantos Proyectos del Partido Moderado que se propone llevar al Congreso, para satisfacer apremiantes necesidades en el orden legal.
Sin perjuicio de la necesaria modificaci�n de nuestros C�digos, urge poner fin al estado ca�tico de la legislaci�n penal, civil y procesal, y reformar las Ordenanzas militares dictadas durante el per�odo del Gobierno Americano, adapt�ndolas � la Constituci�n, aceptando las reformas que han marcado un progreso y harmoniz�ndolas con nuestra legislaci�n anterior.
Tampoco puede demorarse m�s tiempo la publicaci�n de la Ley org�nica del Poder Judicial, que descanse sobre las bases de la inamovilidad y la responsabilidad, para que �sta pueda hacerse efectiva, f�cil y r�pidamente. En esa Ley se debe establecer una nueva organizaci�n de los Juzgados Municipales, � fin de que sea un hecho la justicia gratuita que prescribe el art�culo 84 de la Constituci�n.
Tambi�n es necesaria una nueva Ley de Enjuiciamiento Civil que abrevie los tr�mites dilatorios, en muchos casos iu�tiles, de nuestro procedimiento, estableciendo la instancia �nica en lo Civil.
Es urgente desenvolver en leyes adecuadas los art�culos 26 � 31 del Programa, que tratan de la cuesti�n social, y modificar el C�digo Civil en lo


19
que se refiere al arrendamiento de servicios, para dar garant�as � las clases trabajadoras.
No puede demorarse ,m�s la promulgaci�n de una Ley Municipal, que inspirada en las doctrinas que establece la Constituci�n, mantenga el principio descentralizado!', sin perjuicio de la fiscalizaci�n de la hacienda municipal por los organismos superiores � quienes corresponda y que organice los Municipios diferenciando los grandes centros urbanos de los T�rminos rurales.
Debe dictarse sin p�rdida de tiempo una ley que establezca de un modo definitivo la liquidaci�n de los haberes de aquellos miembros del Ej�rcito Libertador que, teniendo derechos indiscutibles, no le han sido reconocidos, estableciendo al efecto un procedimiento que evite de una manera efectiva toda posibilidad de liquidaciones fraudulentas.
Es necesario introducir en la legislaci�n de Instrucci�n P�blica las reformas aconsejadas por la experiencia, particularmente, en lo que se refiere � las Juntas de Educaci�n y al nombramiento de los Maestros.
Como preciso es tambi�n reducir en los Presupuestos generales del Estado los gastos improductivos, sin desatender por ello los servicios nacionales y la justa retribuci�n de los empleados p�blicos.
El Partido Moderado se propone, como empe�o especial, fomentar la agricultura, dando � la vez el mayor impulso � las industrias que de ella se derivan.


20
Dictar la correspondiente Ley que regule la inmigraci�n por familias, satisfaciendo tambi�n la inmediata necesidad de atraer � nuestros campos braceros inteligentes, sanos y vigorosos.
Reducir proporcionalmente los derechos de Aduana sobre los sacos de az�car, maquinaria, implementos de agricultura y materiales de construcci�n con destino � las industrias agr�colas, en cuanto esto no se oponga � los tratados existentes.
Estimular � los peque�os agricultores con el fin de obtener de nuestro suelo aquellos art�culos de primera necesidad que todav�a importamos.
Ampliar la Estaci�n Agron�mica existente y establecer instituciones an�logas en las dem�s Provincias, desarrollando con especialidad los campos de experimentaci�n.
Fomentar el cr�dito territorial, agr�cola � industrial y estimular el establecimiento de Bancos que presten � m�dico inter�s y � largos plazos.
Prorogar � lo menos por cinco a�os m�s, el Tratado de Reciprocidad Comercial con los Estados Unidos de Am�rica, haciendo, si fuere necesario, nuevas concesiones por nuestra parte � cambio de mayores ventajas para los productos cubanos.
Necesidad urgente es tambi�n la adopci�n d� Leyes que favorezcan la construcci�n de v�as f�rreas, en los lugares que se consideren necesarias para el desenvolvimiento del pa�s, garantizando un m�dico inter�s al capital invertido, � pagando una cantidad determinada por kil�metro construido.


21
La formaci�n de un sistema general de carreteras, caminos y puentes es tambi�n de urgente necesidad, � cuyo efecto deber�n consignarse anualmente en los Presupuestos Generales los cr�ditos necesarios.
Urge muell�simo hacer todas las reparaciones y construcciones indispensables en C�rceles, Hospitales y dem�s edificios p�blicos, � fin de acomodarlos al servicio � que se destinan.
Extender el servicio de Correos y Tel�grafos de suerte que puedan estar en comunicaci�n f�cil con la cabecera del T�rmino Municipal las cabeceras de todos sus barrios.
Realizar las obras de saneamiento � que especialmente estamos obligados, sin perjuicio de las dem�s que fueren necesarias.
Continuar los servicios de saneamiento y limpieza de las poblaciones y los principales puertos y en otras ciudades en que, por razones atendibles, deban estar estos servicios � cargo del Estado, sin perjuicio de que tan pronto como los Ayuntamientos puedan cumplir por s� mismos esa obligaci�n municipal, deje el Estado de atender � ella.
Aumentar el n�mero- de plazas de la Guardia Rural � fin de que haya n�mero suficiente para cubrir convenientemente los actuales puestos y establecer cuantos m�s sean indispensables.
Propender � que se establezca un plan general de saneamiento que comprenda las obras necesarias para la desecaci�n de los terrenos pantanosos y


para evitar el estancamiento de las aguas por efecto de las inundaciones.
Promover por medio de disposiciones adecuadas la construcci�n de viviendas para obreros, capaces, c�modas � higi�nicas, y atender � la necesidad de que se construya un Sanatorio dedicado exclusivamente � los casos de tuberculosis.
Completar nuestro actual servicio de Cuarentenas, realizando en los Puertos las obras convenientes, de modo que se evite la propagaci�n de enfermedades infecciosas.
Habana, 9 de Septiembre de 1905.
General Domingo M�ndez Capote, Presidente.� Ricardo Dolz y Arango, Vice-Presidente.�Leopoldo Sola, Tesorero.�Coronel Justo Carrillo, Vice Tesorero.�Pedro Rojas Mart�nez y Francisco Duque Estrada, Secretarios. � Car los I. P�rraga, Mario Garc�a. Kohly, Coronel Indalecio Sobrado, Antonio Gonz�lez Beltr�n, Luis Forl�n, General Pedro E. Betancourt, General Francisco Carrillo, Jos� Antonio Fr�as, Coronel Manuel R. Silva, Gast�n-Mora, Antonio Bravo Correoso y General Rafael Portuondo, Vocales.


Discurso del Sr. Tom�s Estrada Palma
Aceptando su candidatura para la Presidencia de la Rep�blica




�f @�TS�f �i3f �Bf�B f �Sf �Sf �S ?� -i- � f@E>B �Q s��T��f �SIS)� f��f @�f @ eAs eA� eAs els e^Ks aAvs e/M jAs �As * e|i a^ e^i e^s e^j)
DISCURSO DEL SE�OR ESTRADA PALMA
En la noche del lunes, n, al serle ratificada al se�or Estrada Palma, por una numerosa comisi�n de notables del partido Moderado, su designaci�n para candidato � la presidencia de la Rep�blica, contest� el ilustre anciano por medio del siguiente discurso, efusi�n de gratitud y de hermoso patriotismo:
"L,a natural inclinaci�n � buscar en la vida privada el reposo que necesito, los sinsabores ya experimentados en el ejercicio de la primera magistratura de la naci�n, y los obst�culos con que se tropieza � cada paso en el desempe�o de este alto puesto, contrariando los mejores prop�sitos, son circunstancias bastante razonables para declinar la distinci�n con que se me honra; pero, en virtud de una raz�n superior, de fuerza incontrastable para m�, � la que obedezco, acepto desde luego el honor que se me ha conferido. En efecto, mientras la obra de la Revoluci�n no est� realizada por completo, todos los que de una manera directa � indirecta contribuyeron � ella, y cuantos anhelamos en Cuba una patria li-


26
bre, en el verdadero sentido de la palabra, tenemos el deber ineludible de prestar nuestro concurso eficaz y constante para que la obra quede terminada satisfactoriamente.
La independencia no es la Rep�blica. Para establecer �sta, cierta y positivamente, de una manera estable y duradera, se necesitan nuevos esfuerzos, una labor asidua y gran suma de abnegaci�n y desinter�s, con el prop�sito' firme de inculcar en nuestro pueblo, por el ejemplo diario, las virtudes c�vicas qne son el alma y la garant�a de las instituciones en los pueblos libres.
No se hicieron tan cruentos sacrificios, en tan largos a�os, por odio, por soberbia � por capricho; se persegu�a en la heroica lucha contra la Metr�poli, un ideal hermos�simo: la constituci�n en nuestra tierra de una Rep�blica modelo, en que se hallen absolutamente garantidos los derechos imprescriptibles del hombre; en que los Poderes P�blicos tengan por norma el estricto cumplimiento de sus deberes, inspirando sus actos la justicia y el bien del pa�s; en que la moral administrativa y la honradez de todos los funcionarios sean cualidades caracter�sticas de la naci�n; en que las leyes y las autoridades, leg�timamente constituidas, sean siempre respetadas; en que nunca deje de serlo el voto de las mayor�as y en que la trasmisi�n del Poder se verifique pac�ficamente, en obediencia al veredicto del pueblo; una Rep�blica en que no se toleren monopolios ni privilegios, en que cada cual tenga concien-


27
cia de sus deberes, que son correlativos con los derechos; en que todos velen con empe�o por los intereses de la comunidad, ya sean del Municipio, de la Provincia � del Estado, sin que haya quienes intenten sacrificarlos � posponerlos � los intereses personales; en que el ejercicio de la libertad vaya acompa�ado de las virtudes del ciudadano, para que nunca los desahogos de pasiones bastardas manchen l� santidad del derecho nr los dogmas de la democracia.
As� concibieron nuestros ap�stoles y nuestros m�rtires la Rep�blica cubana; as� la concebimos nosotros, miembros de un partido de orden y moderaci�n, eminentemente patri�tico en los fines que persigue y en los procedimientos que emplea.
No es la silla presidencial un lecho de rosas, ni es una granjeria el poder, que desde ella se ejerce; este �ltimo bajo el punto de vista del deber, es, lisa y llanamente, una consagraci�n no interrumpida de la voluntad, del pensamiento, de las energ�as f�sicas, de las facultades intelectuales y morales de un hombre � los intereses grandes y peque�os de la naci�n. All� desaparece la personalidad del individuo ante las responsabilidades del magistrado, sin que, para atenuar los dolores de las injusticias y los temores de errar, haya otra cosa que una conciencia limpia y la satisfacci�n del deber cumplido.
Es, pues, arduo en extremo el compromiso que contraigo aceptando la designaci�n que se me ha hecho como candidato para la prisidencia en el se-


28
gundo per�odo administrativo de la Rep�blica. No lo eludo, sin embargo; primero, por ser de opini�n que no debe ning�n ciudadano negar � su pa�s el servicio que se le pida, si puede prestarlo; segundo, porque estando de perfecto acuerdo con el programa de gobierno del partido que me designa, cuento confiadamente con la espont�nea ayuda, con la decidida cooperaci�n de mis correligionarios, en la compleja y dif�cil labor que ellos se proponen encomendarme por cuatro a�os m�s. El �xito de la administraci�n en ese per�odo de tiempo, ser� el �xito del partido Moderado, que empe�a desde hoy su cr�dito en la natural aspiraci�n � dirigir, desde las altas esferas del gobierno la nave del Estado. L,a tarea que me comprometo � realizar, dentro del programa aceptado, es la tarea de todos y cada uno de mis amigos pol�ticos; la responsabilidad nos alcanza por igual. Por eso es absolutamente indispensable que en el partido exista la m�s estricta disciplina, y una perfecta identificaci�n entre todos sus miembros, � fin de que sea verdaderamente eficaz la ayuda que me presten y de asegurar un resultado feliz � nuestra administraci�n, demostrando pr�cticamente, con hechos, la capacidad del partido Moderado para regir los destinos de la patria."


Consejo NacionaLdlIpaUirnonio Cullur ejo Nacional Cal MroMonio Cultural Co I del patrimonio ClQpal Consejo Nado
F^^a'r^M'^'B^fiW'C�ItGRil�S
tonal del M'�lstetlo dft Cu�t�fSonleJ� N
nionio Cultural Consejo Nacional del pa CulturaLConsajo N.^wi �ul ualiin
Sello Oficial ce
Irimonl | Corisi
patrimonio Cultural ('nnsejo Naci� ional del patrimonio Cultural Consejo N
" Cpd. j Aftpj^Tarifa-
� Cqo. Arto i Tanta:
fvainunaTTicr patrimonio culturar uonsu p; Empresa/Unidad:
ejo Nacional del patrimonio Cultural Co


  Home | About dLOC | Collections | Reports | Digitization | Outreach | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
©2011, All rights reserved