UFDC Home  |  dLOC  

Conservación de Tortugas Marinas en la Región del Gran Caribe – Un Diálogo para el Manejo Regional Efectivo

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Conservación de Tortugas Marinas en la Región del Gran Caribe – Un Diálogo para el Manejo Regional Efectivo
Physical Description:
Book
Language:
English
Creator:
Eckert, Karen L.
Grobois, F. Alberto Abreu
WIDECAST
Publisher:
Wider Caribbean Sea Turtle Conservation Network ( WIDECAST )
Place of Publication:
Santo Domingo, Dominican Republic
Publication Date:

Record Information

Source Institution:
Wider Caribbean Sea Turtle Network
Holding Location:
Wider Caribbean Sea Turtle Network
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
System ID:
AA00000380:00002


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Cover
        Cover 1
        Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Dedication
        Page i
        Page ii
    Declaración de Santo Domingo
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Prólogo
        Page xiii
        Page xiv
    Acknowledgement
        Page xv
    Table of Contents
        Page xvi
        Page xvii
    Bienvenida
        Page xviii
    Declaración de Propósitos
        Page xix
        Page xx
    Sesión I: Las Tortugas Marinas de la Región del Gran Caribe
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Sesión II: Metas y Criterios para el Manejo de las Tortugas Marinas
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Sesión III: Cooperación Internacional
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Sesiones IV y V: Obtención de las Metas de Manejo
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Sesión VI: Resultados y Recomendaciones de los Grupos de Trabajo
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Anexos
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
Full Text




Conservacion de Tortugas Marinas
en la Region del Gran Caribe:
Un Diailogo para el Manejo
Regional Efectivo

Santo Domingo, Rep ublica Dominicana
16-18 Noviembre de 1999

MEMORIES

rgX<><5T *g~YZ~: JC^^^T^^^^T^


P.


t,


~ ~ ~


Karen L. Eckert
F. Alberto Abreu Grobois
Editores

Traduccion :
Raquel Briseho Duehas
F. Alberto Abreu Grobois


Marzo 2001


*.


zI4












La cita a estas memories es de la siguiente manera:


Eckert, Karen L. y F. Alberto Abreu Grobois (Editores). 2001. Conservacion de T, i, ,,.., Marinas
en la Region del Gran Caribe Un Didalogo P,, ,, el Manejo A\ j.; d 2,j i. Traduccion al
espafiol por Raquel Brisefio Duefias y F. Alberto Abreu Grobois. WIDECAST, UICN/CSE Grupo
Especialista en Tortugas Marinas (MTSG), WWF y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA.
xx + 170pp


Copias del pi' nt, document pueden solicitarse sin costo, en ingl6s o en espahol a:

Information Officer
WIDECAST Conservation Materials Distribution Center
P.O. Box 486, [i .. -hi l
St. Croix, U.S. Virgin Islands 00851
email: widecast@ix.netcom.com






















Sobre la portada
Los disefios para la portada fueron extraidos de various c6dices Mexicanos, anteriores a la conquista.
Las figures de gente, huellas de pies descalzos y el simbolo del habla, fueron tomados del Codice
Boturini tambien conocido como Tira de la Peregrinacion, que ilustra la migraci6n de los Aztecas
hacia el Valle de Mexico. La figure de tortuga en el centro viene de un ,1ti. n,, codice Maya.
Consideramos muy apto el uso de estos simbolismos aut6ctonos para reflejar precisamente la
naturaleza de la Reuni6n, en donde se reunieron gentes de muy lejos, para dialogar sobre las tortugas
marinas....










Conservacion de Tortugas Marinas
en la Region del Gran Caribe:
Un Dialogo para el Manejo
Regional Efectivo


Santo Domingo, Rep ublica Dominicana
16-18 Noviembre de 1999


MEMORIES



Karen L. Eckert
F. Alberto Abreu Grobois
Editores

Traduccion :
Raquel Briseho Duehas
F. Alberto Abreu Grobois


WIDECAST


MTSG


UNEP


Marzo 2001














Se ha dicho que...
"una civilizacidn es una conversation
a lo largo del tiempo".



Dedicamos estos capitulos,
y la conversacion que representan,
con much apreciacion, a la memorial de

Elvira Carrillo
e
amiga,
compah era
de puro corazdn,
una de esas personas
que sabia
que "..no hay camino.
El camino se hace al andar."









"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lit.,., para el 1.m. '.i Regional Efectivo"
Santo Domi.nr, ,. 16-18 de noviembre de 1999


SANTO DOMINGO
DECLARATION

Resolution of the ,,,-,ti,,,.
Marine Tnrde Conservation in
the Wider Caribbean Region A Dialogue for
Effective R, l., iii 1 Mlia.iii.,nt

16-18 November 1999
Santo Domingo, Dominican Republic


Forty-eight resource managers and scientists from
29 states and territories in the Wider Caribbean
.-'* -... discussed a variety of topics relevant to the
management of marine turtles and their habitats.
Th ..-- participants of this meeting have produced this
declaration to provide recommendations on the
conservation of marine turtles and their habitats in
the WCR for consideration by governments,
international organizations, non-governmental
organizations, academic institutions, and other
sectors of society.

The participants note that for the pi *-.--. of this
Declaration:

The term '\\ i,. .. Caribbean Region" (WCR) refers
to the description established by the Parties to the
Convention for the Protection and Development of
the Marine Environment of the Wider Caribbean
Region (Cartagena Convention, UNEP 1983);

The term "conservation" refers to the management
of human use of organisms or ecosystems to ensure
such use is sustainable. Besides sustainable use,
conservation includes protection, maintenance,
rehabilitation, restoration, and enhancement of
I" .p. ,i..i . and ecosystems; and


The term "marine turtle" refers to any stage in the
life cycle of the six species found in the WCR:
Caretta caretta, ( '.. ... mydas, Dermochelys
coriacea, Eretmochelys imbricata, Lepidochelys
kempii and Lepidochelys olivacea.


RECOGNIZING that marine turtles comprise a unique
part of the biological diversity of the WCR and an


DECLARATION DE
SANTO DOMINGO

Resoluci6n de la reunion,
Conservaci6n de Tortugas l. Im-ina en
la Region del Gran Caribe Un Didlogopara
el .1lfin, Regional Ffe' f i.,

16-18 de noviembre de 1999
Santo Domingo, Republica Dominicana


Cuarenta y ocho administradores de recursos
naturales y cientificos de 29 unidades geopoliticas
en la Region Gran Caribe discutieron sobre t6picos
relevantes para el manejo de las tortugas marinas y
sus habitats. Los participants han generado esta
declaracio6n para proveer recomendaciones sobre la
conservaci6n de las tortugas marinas y sus habitats
en la RGC y someterla a la consideraci6n de los
gobiernos, organizaciones internacionales,
organizaciones no-gubernamentales, instituciones
academicas y otros sectors de la sociedad civil.

Los p.Lti..i.it!..-. para fines de esta Declaracion
aclaran que:

El termino "Regi6n del Gran Caribe" (RGC) se re-
fiere a la descripcio6n establecida por las Partes en el
Convenio para la PC. -,h ,,2 y el Desarrollo del
Medio Marino en la Region del Gran Caribe
(Convenio de Cartagena, PNUMA 1983);

El termino "conservaci6n" se entiende como el
manejo del uso human de organismos y ecosistemas
que asegure la sustentabilidad de dicho uso. Ademas
de uso sustentable, la conservation incluye
protecci6n, mantenimiento, rehabilitaci6n,
restauraci6n y mejoramiento de poblaciones y
ecosistemas; y

El termino "tortuga marina" se refiere a cualesquiera
de los estadios del ciclo de vida, de las seis I .. *.
que se encuentran en la RGC: Caretta caretta,
Chelonia mydas, Dermochelys coriacea,
Eretmochelys imbricata, 7 .- .-' -'- kempii y
Lepidochelys olivacea.

RECONOCIENDO que las tortugas marinas son un
component 6nico de la diversidad biol6gica en la






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M'TSG, WWF,
y eli F," "ama Ambiental del Caribe del PNUAL4


integral part of the cultural, economic, and social
aspects of the societies found therein;


CONSIDERING that all marine turtles are characterized
by the following "' -j biological aspects: slow
growth, late maturity, long life, and high rates of
mortality during early life stages, and that
understanding ii -,. aspects is fundamental to the
development of ,n,,:,. 11 at programs;


RECOGNIZING that marine turtles occupy unique
.,.-';t,-... in marine food webs, are fundamental to
the health and structure of imp'ii,.itnit marine
ecosystems, and have complex life cycles which
depend on a diversity of environments, including
terrestrial, coastal, and rip. I1-,;- (open ocean)
zones;

RECOGNIZING that marine turtles have both
-,-.,- nm,.,, and non-consumptive use values to the
nations and p. i"i. of the WCR;

CONSIDERING that marine turtles, at various life stages,
1- i1 <- ':. and migrate over vast distances, including
on to the high seas and through the jurisdictional
waters of multiple Range States;


RECOGNIZING that in the WCR, in general, marine
turtles are less abundant than they were in former
times as indicated by historic and other evidence,
and furthermore both historic and '-;, ,ri'fic
i, 1.i i .,n shows that many .l.ii ..i of marine
turtles in the WCR have declined while at the same
time both threats and pressures on marine turtles have
generally increased;

CONCERNED that in general there is insufficient
scientific information available for management
",,,-'-, i." ,-p -ill.. from long-term monitoring of
marine turtles and their habitats in the WCR;


CONSIDERING that marine turtles are recognized in the
respective national legislation of the majority of
States of the WCR as requiring special attention for
fisheries and wildlife management and conservation
activities;


RGC asi como parte integral de los aspects
culturales, economics y sociales de las sociedades
de la region;

CONSIDERANDO que todas las species de tortugas
marinas en la region se caracterizan por los .:. i ,t -
atributos biol6gicos .. *.'p iii,.. lento crecimiento
y madurez tardia, 3.i .n .. vida, alta tasa de mortalidad
durante las primeras etapas del ciclo de vida y, que
es fundamental comprender estas peculiaridades para
el desarrollo de programs para su manejo;

RECONOCIENDo que las tortugas marinas ocupan sitios
unicos en las tramas tr6ficas, son fundamentals para
la salud y estructura de 1,,, i.t.t. ecosistemas
marino-costeros y, por su complejo ciclo de vida
dependent de una diversidad de ambientes, tanto
terrestres, costeros, como t !';'1l.',;co Zonaa
oceanica);

RECONOCIENDo que existen valores de usos
consuntivos y no-consuntivos de las tortugas marinas
en los paises y para los pueblos de la RGC;

CONSIDERANDO que las tortugas marinas, durante
varias etapas de su ciclo vital, se ,;. p. -I' efectuan
extensas migraciones en alta mar y dentro de los
limits de aguas de jurisdiccion national de
diferentes Estados del area de su distribuci6n;

RECONOCIENDo que en la RGC en general, las tortugas
marinas son menos abundantes que anteriormente,
evidenciado por datos hist6ricos y de otras fuentes,
y que ademis tanto informaci6n historic como
cientifica muestran que muchas de las poblaciones
de tortugas marinas han declinado, mientras que en
paralelo se han incrementado las amenazas y las
., ;,-. sobre las tortugas marinas en lo general;

PREOCUPADOS porque en general hay poca
information cientifica disponible para fines de
manejo, en particular de ''-,. -t,-.de seguimiento a
largo plazo sobre tortugas marinas y sus habitats en
la RGC:

CONSIDERANDO que en la mayoriade las ..i.--i-.- ..
nacionales de los Estados de la RGC se establece
que las tortugas marinas son species con
requerimientos de atencion especial para los fines
de su manejo y conservation;






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un iit.i,, para el 1 .m. ,'i Regional Efectivo"
Santo Domii. i,,. 16-18 de noviembre de 1999


CONSIDERING that all species of marine turtles that
occur in the WCR are "'p --i-.-11 included under
special conservation categories (such as threatened,
. ..1. ; ..!.l. and critically ..1.m '.. !..J) in diverse
international and regional agreements, including the
Convention on International Trade in )FI-ln. .. 1
Species of Wild Flora and Fauna (CITF), C.'. tr...,1.
Convention together with its SPAW Protocol, Inter-
American Convention on the Protection and
Conservation of Sea Turtles, and the Convention on
the Conservation of Mi_-.i..ry 'p-', -, of Wild
Animals (C !\I ,.);


CONSIDERING that the habitats of marine turtles are
protected by numerous international agreements,
including the United Nations Convention on the Law
of the Sea, International Convention for the
Prevention of Pollution C,.n, Ships (MARPOL),
Cartagena Convention and its various Protocols,
Inter-American Convention on the Protection and
Conservation of Sea Turtles, and Convention on
Biological Diversity;


RECOGNIZING that the nations and I.. q'', '. of the WCR
exhibit environmental, historical, cultural, social,
economic and political diversity;

P.i GNIZING that throughout the WCR there are
historical and cultural traditions of consumptive use
of marine turtles, as well as other well- established
forms of exploitation (both legal and il.- .,1) such as
for sources of food and commodities used in trade;


RECOGNIZING that, in addition to direct exploitation,
mortality occurs as a result of numerous human
activities which result in the incidental capture of
marine turtles and the destruction of critical habitats;
and

RECOGNIZING that Ji. pid.L limited resources,
government i. i h..- international ou .ini-.d' i ii
non-governmental organizations and other
stakeholders have endeavored to advance the
conservation of marine turtles and their habitats at
the local, national and regional levels;

RECOGNIZING that ,l. *"t, great diversity in social and
economic .!1, '".i'.pi. levels in the WCR, there are
many initiatives nationally and internationally to


CONSIDERANDo que todas las species de tortugas
marinas de la RGC estian -;i;,-! i incluidas
bajo categories especiales de conservaci6n (como
amenazadas, en p..1 q _-. y en peligro critic) en
diversos acuerdos internacionales y regionales,
incluyendo la Convenci6n sobre el Comercio
International de Especies Amenazadas de Fauna y
Flora Silvestres (CITES), el Convenio de Cartagena
y su Protocolo SPAW, la Convenci6n Interamericana
para la Protecci6n y Conservaci6n de las Tortugas
Marinas, asi como la Convenci6n sobre la
Conservacion de F .... .. Migratorias de Animales
Silvestres (( :\M I);

CONSIDERANDo que los habitats de las tortugas
marinas estan protegidos por numerosos acuerdos
intemacionales, incluyendo: la Convenci6n de las
Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, el
Convenio Internacional para la Prevenci6n de la
Contaminaci6n por los Buques, la Convenci6n de
Cartagena y sus Protocolos, la Convenci6n
Interamericana para la Protecci6n y Conservaci6n
de las Tortugas Marinas y la Convenci6n de
Diversidad Biol6gica;

RECONOCIENDo que en las naciones y pueblos de la
RGC es manifiesta una diversidad ambiental,
hist6rica, cultural, social, econ6mica y political;

RECONOCIENDo que a lo largo de la RGC existen
tradiciones culturales e hist6ricas del uso de tortugas
marinas para consume, asi como otras formas de
explotacio6n bien establecidas (tanto legales como
ilegales) tales como fuentes de alimentaci6n y
products para el comercio;

RECONOCIENDo que, aunado a la capture direct,
existen otras :i .. de mortalidad product de
numerosas actividades humans que ocasionan la
capture incidental de las tortugas marinas asi como
la destruction de habitats critics; y

F', )CIENDO que a pesar de los recursos limitados
las agencies gubernamentales, organizaciones
intemacionales, organizaciones no-gubernamentales
y otros actors claves, se han esforzado para avanzar
en la conservaci6n de las tortugas marinas y sus
habitats a nivel local, national y regional;

P .. .ii \,DO que a pesar de la gran diversidad en
niveles de desarrollo social y econ6mico en la
RGC, existen muchas iniciativas nacionales e






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWT,
y eli F, *:'.'r>,, Ambiental del Caribe del PNUAL4


conserve marine turtles and their habitats in the
region; and

WISHING to congratulate the governmental
authorities, intergovernmental agencies, non-
governmental o,...- ; -stin-., civil .--.,,- and
individuals from diverse countries and sectors of
society in the WCR for their efforts, investment and
advances made to develop programs and actions to
conserve marine turtles and their habitats;


WE UNANIMOUSLY RECOMMEND that appropriate
authorities, organizations, civic groups and other
stakeholders:


1. Identify, strengthen, promote, develop and
maintain mechanisms for enhancing dialogue,
collaboration, information-sharing, and
technology exchange among diverse ,_,.. ii
organizations, researchers and other stakeholders in
the WCR;

2. Promote greater community participation in
the identification of management priorities and
actions, as well as in the development,
implementation and evaluation of activities directed
at the conservation of marine turtles and their
habitats;

3. Promote scientific research, assessment and
monitoring of marine turtles and their habitats, and
standardize methods of data collection and
analysis;

4. Develop and implement national and regional
management plans based on the best available
scientific information, and designed to restore and
stabilize marine turtle p -.,ul.-,t;.-', and their habitats
to 1,., 1 i i provide broad social, cultural, economic
and environmental benefits to the peoples of the
WCR;

5. Promote the harmonization of national policies
and legislation concerning the conservation of
marine turtles and their habitats throughout the WCR,
and ,,1.,-.,t efforts to improve the implementation
of relevant national, regional and global
commitments;


intemacionales para conservar las tortugas marinas
y sus habitats en la region; y

DESEANDO felicitar a las autoridades
gubemamentales, agencies inter-gubemamentales,
.-. .. ; .,,-,. .no-gubemr amentales, .,u"-'.
civilies e individuos de diversos p.i y sectors
de la sociedad en la RGC por sus esfuerzos,
inversiones, advances logrados para desarrollar
j-i"-,.-,,,.-,- y acciones para conservar las tortugas
marinas y sus habitats;

RECOMENDAMOS UNANIMEMENTE que las autoridades
con las atribuciones pertinentes, organizaciones,
grupos civiles y otros actors clave realicen las
siguientes acciones:

1. Identificar, fortalecer, promover, desarrollar y
mantener mecanismos para mejorar el dialogo, la
colaboraci6n, intercambio de informaci6n y
tecnologia entire las diversas agencies,
.-....,; .-;,-m investigadores v otros actors claves
en la RGC;

2. Promover una mayor participaci6n ciudadana
en la identificaci6n de j,,i -;1-,,l ,:, y acciones de
manejo, asi como en el desarrollo, ejecuci6n y
evaluaci6n de actividades dirigidas a la conservation
de las tortugas marinas y sus habitats;


3. Promover la investigaci6n cientifica, la
evaluaci6n y el seguimiento de las tortugas marinas
y sus habitats, y la estandarizaci6n de m6todos de
colecta y anAlisis de informaci6n;

4. Desarrollar y Ilevar a cabo planes de manejo
nacionales y regionales basados en la mejor
informrnaci6n cientifica .11 pim1l.. y orientados a
recuperar y estabilizar las poblaciones de tortugas
marinas y sus habitats a niveles capaces de proveer
-,i ;-.- in i--i,- ,., sociales, culturales, econ6micos
y ambientales p.,,., los i"i.1'1 de la RGC;

5. Promover la armonizaci6n de las political y
legislaci6n nacionales relacionadas con la
conservaci6n de las tortugas marinas y sus habitats
en la RGC, asi como apoyar los esfuerzos de los
paises de la RGC para mejorar la aplicaci6n
adecuada de los compromises nacionales,
regionales y globales;






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un la.it.,, para el 1a.m. /'. Regional Efectivo"
Santo Doiw.r, 11. 16-18 de noviembre de 1999


6. Identify, strengthen, develop and maintain
mechanisms for providing the resources required
to design and implement these activities, including
human, financial, logistic, and political resources;


7. Based on the recommendations of the Working
Group, "Determining Population Distribution and
Status":
* Identify (locate), characterize, and rank (as to
intensity of use and importance for manage-
ment) marine turtle nesting and f' ...r i w. sites,

* Select Index Sites (I.,,-n, -, :, t; and forag-
ing sites) for intensive monitoring,

* Determine the genetic identity of primary nest-
ing and f_.. i. assemblages,

* Identify (locate), characterize, and rank (as to
intensity of use and importance for manage-
ment) migratory corridors, mating sites, and
"developmental" (i,.' n;L.. habitats,

* ., iiil- evaluate and rank lhi...s to marine
turtles and their habitats both domestic and,
to the extent practicable, Ili._ f.._i their

* Determine demographic trends for each popu-
lation using '-, t;-.-all robust procedures over
ecologically relevant time frames, and taking
regional and global species-specific trends into
consideration,

* Deduce changes in local population abundance
from historical records (e.g., historical litera-
ture, early surveys, fisheries or trade statistics),
and place these in the context of similar assess-
ments conducted elsewhere in the populations'
range,
* Derive population "status" (as distinct from
population "trends" which are evaluated over
shorter periods of time) from trend measure-
ments (whether observed, estimated or in-
ferred) taken from the p.. pil. i.. 's full range
for a period of at least two generations; thus
"status" becomes a biologically meaningful


6. Identificar, fortalecer, desarrollar y mantener
mecanismos para proveer los recursos requeridos
p.,. el disefio y .4',, i.'.n de estas actividades,
incluyendo recursos humans, ine._ 4.. i_.-.. logisticos


7. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo
de Trabajo, "Determinaci6n de la Distribuci6n de
las Poblaciones y su Estado de Conservaci6n":
* Identificar (localizar), caracterizar y
jerarquizar (de acuerdo a la intensidad de uso e
ip., t.,. i., para el manejo) sitios de anidacion
y alimentaci6n,
* Seleccionar Sitios Indice (sitios de anidaci6n y
de alimentaci6n de primer orden) para fines de
seguimiento intensive,
* Determinar la identidad genetica de las
tortugas en sitios de anidaci6n y alimentaci6n
de primer orden,
* Identificar (localizar), caracterizar y
jerarquizar (de acuerdo a la intensidad de uso e
i;,,,j,-,t,;,,, -i para el manejo) corredores
migratorios, sitios de reproduccio6n y habitats
de "desarrollo"(de juveniles),
* Identificar, evaluar y jerarquizar amenazas a
las tortugas marinas y sus habitats en el ambito
local, asi como -dentro de lo posible- en toda
su area de distribuci6n,
* Determinar tendencies demograficas para cada
poblaci6n aplicando ',-,1 ;,l, t-.-
estadisticos robustos a traves de series de
tiempo de relevancia ecol6gica y tomando en
cuenta las tendencies regionales y globales de
cada .. .. i,..
* Deducir cambios en la abundancia de la
p.ll1.., i..n local a partir de 1.. i i,.. hist6ricos
(p. ej. pp. - .. , ,. pioneras, estadisticas de
capture o del comercio), y situarlas en el
context de evaluaciones similares en otros
sitios del area de distribution de esa poblaci6n,
* Derivar el "estado de conservation" la de la
poblacio6n (diferenciando esta de la "tendencia"
poblacional que se evalua sobre series de
..'m i, mas cortas) a partir de determinaciones
de tendencies (ya sea observadas, estimadas o
inferidas) deducidas de la distribuci6n
complete de la poblaci6n a lo largo de por lo






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el/ ,ro*": .>,, Ambiental del Caribe del PNUTL4


classification congruent with criteria used in-
ternationally (i.e., IUCN).





8. Based on the recommendations of the Working
Group, "Monitoring Population Trends":

* Select Index Beaches and Foraging Sites (pri-
mary -t -i and -., ..,'.'. sites) for intensive
monitoring,

* Collect baseline data by determining Absolute
Abundance or by utilizing Indices of Abun-
dance,
* Continue to collect data at Index F T ,.
Sites, using standardized collection and report-
ing protocols, for a minimum of 5 years,

* Continue to collect data at Index Nesting
Beaches, using standardized -., k -..- ii, and
i. tin- protocols, for 5-10 years (defined as
5 years or a minimum of 3 1 t!1il.., of the
average i.,i..,.1ib, interval [1-3 years, de-
pending on species], whichever is longer),


* Continue monitoring until a statistically sig-
nificant change in abundance is detected or
until population stability is demonstrated with
statistical precision, remembering that mini-
mum monitoring intervals are likely to be in-
sufficient to generate statistically significant
results if j-j.-l,;-.,,n are small ,


* Recognize that trends are not predictive, but
rather they demonstrate with a selected degree
of mathematical precision that there has been a
change in abundance over time and that its di-
rection is negative or positive.


menos dos 5...., ..... asegurando asi que el
"estado de conservaci6n" sea una clasificaci6n
con significado biol6gico y en congruencia con
los criterios internacionales en uso (p.ej.,
IUCN).

8. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo
de Trabajo, "Seguimiento de Tendencias
Poblacion ales":
* Seleccionar Pi. .. Indice de Anidaci6n y
Sitios Indice de Alimentacio6n (sitios de
anidaci6n y de alimentaci6n de primer orden)
para un seguimiento intensive,
* Recabar datos basicos de referencia por medio
de la determinaci6n de Abundancia Absoluta o
el uso de Indices de Abundancia,
* Desarrollar el acopio de datos en Sitios Indice
de Alimentaci6n, utilizando metodos
normalizados de colecta y de I.,-t,-,-.1,- de
informed, por un minimo de 5 afios,
* Desarrollar y en algunos casos continuar el
acopio de datos en rPL., A- Indice de Anidaci6n,
utilizando metodos normalizados de colecta y
de protocolos de informes, a lo largo de 5-10
aios periodo definido como el period mids
largo de 5 afios o un minimo de 3 veces el
intervalo promedio de remigraci6n [1-3 afios,
dependiendo de la ,. C.j' c 1)
* Continuar el seguimiento hasta detectar un
cambio estadisticamente significativo en la
abundancia o hasta que se detected una
estabilidad poblacional demostrable con
p,-., i .'n estadistica, recordando que es
.,' .1..1,1.- que los intervalos minimos de
seguimiento sean ai-i .. nr- paragenerar
resultados estadisticamente significativos si las
poblaciones son pequefias,
* P.....-. i...... r que si bien las tendencies no tienen
capacidad predicativa, en cambio demuestran
con un grado determinable de precision, que ha
ocurrido un cambio en la abundancia sobre un
tiempo dado y que la direcci6n del cambio es
.. :,t -, io positive






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un l iit.., para el l m. '.i Regional Efectivo"
Santo Doiw.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


9. Based on the recommendations of the Working
Group, "Promoting Public Awareness and Par-
ticipation":
* I .-nly identify target and stakeholder groups,
and stakes,
* Determine the socio-economic importance or
value of the resource to the various stakehold-
ers, including communities and nations,

* Identify economic .ih ,,.i.. (options) in a
collaborative manner (such alternatives might
include activities totally divorced from the re-
source), as well as those involving non-con-
sumptive or more sustainable consumptive use
of the resource,
* Develop comprehensive medium- and long-
term marine turtle piulbi, awareness ,.... .,,u
focused on the ,. *,.- stakeholder :-, .

* I .-,.-. t v ,-. and harmonize policies and activi-
ties of the relevant sectors, including Govern-
mental and non-governmental,

* Incorporate marine turtle (and general marine)
education into the school curriculum,

* 1A ,?^, ,r, ..i. :: establish, and maintain
mechanisms for the exchange of experiences,
information and collaboration (including the
Internet and field visits) using various sectors
of society,
* Determine ways in which program success can
be measured and evaluated,
* Identify funding sources and develop funding
strategies consistent with ,:,. p .r program ob-
jectives.

10. Based on the recommendations of the Working
Group, "Reducing Threats on Foraging Grounds
and Inter-nesting Habitats":

* Determine past and present quantitative and
,,lit.-,t;.. c status and extent of F,-. -r-,i,,. and
inter-nesting habitats,
* Develop criteria to rank threats to foraging
grounds and inter-nesting habitats, and to
turtles utilizing these habitats,


9. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo
de Trabajo, "Promoci6n de la Concientizaci6n y
Participaci6n Publica":
* Identificar de manera precisa grupos-objetivo y
de interest, asi como los intereses involucrados,
* Determinar la importancia socioeconomica o el
valor de los recursos para los diversos grupos
de interest, incluyendo las comunidades y las
naciones,
* Identificar, a traves de un process
-,t -; ".-,t; .. ,-., las alternatives (-.,--...cp .
econ6micas (que pueden incluir actividades
totalmente ..k n..- al recurso en si, asi como
aquellas que involucren un consumo no
extractivo o mas sustentable del recurso,
* Desarrollar programs integrales de
concientizacion p'l1.i, a median y largo
pl., - con tematicas sobre tortugas marinas y
enfocados a cada grupo de interest,
* Coordinar y armonizar political y actividades
de los sectors relevantes, incluyendo las del
gobiemo y organizaciones no-
gubernamentales,
* Incorporar programs educativos sobre
tortugas marinas (y temas marines en general)
a la curricula escolar,
* Identificar, fortalecer, establecer y mantener
mecanismos para el intercambio de
experiencias, informaci6n y colaboraci6n
(incluyendo el Internet y visits de campo) con
los diferentes sectors de la sociedad,
* Determinar formas y maneras para poder medir
y evaluar el exito de los 'I .11.
* Identificar fuentes y desarrollar estrategias de
financiamiento acordes con los objetivos
especificos del program.

10. Sobre la base de las recomendaciones del
Grupo de Trabajo, "Reducci6n de Amenazas en
Sitios de Alimentaci6n y HAbitats
Interanidatorios":
* Determinar la condici6n cuali- y cuantitativa,
hist6rica y reciente y, la extension de los
habitats de alimentaci6n e inter-anidatorio,
* Desarrollar criterios para jerarquizar las
amenazas a los sitios de alimentaci6n y
habitats inter-anidatorios, y a las tortugas que
utilizan estos habitats,






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWF,
y el/ F" .",:m, Ambiental del Caribe del PNUAL4


* Identify, characterize and rank (as to their im-
pact on local i"p !.l, if"n ) p'., nt and potential
threats to each :i-., -,.n ,. area, as well as to ma-
rine turtles utilizing Til. -.< habitats,

* Develop and incorporate marine turtle habitat
management plans as part of national Inte-
grated Coastal Zone Management (ICZM)
1,1 .1
* Design and implement independent manage-
ment i--m: as necessary, to mitigate priority
threats to marine turtles,

* Assemble and review existing information,
identify gaps, and initiate efforts to acquire
necessary data,

* Design and implement monitoring protocols to
evaluate the results) of management actions,

* Review legislation and law enforcement for
adequacy and gaps,
* Promote regional cooperation in ... 11.
critical habitats.

11. Based on the recommendations of the Working
Group, "Reducing Threats at Nesting Beaches":

* Identify threats through assessments, research,
and the exchange of information,
* C-mi il, s..tis not only to nesting beaches
1 .,!-i .i but also to nests (eggs), hatchlings,
and ,", lii,,, females,

* .11 ,1 ., characterize, and rank threats (many
of which are described below), giving priority
management attention to those with the great-
est potential to exert a negative effect on the
status of local breeding assemblages,

* Review existing legislation for adequacy, em-
phasize consistent law enforcement, in,, ,'. -% -
inter- -,. ,,-. collaboration, and promote public
awareness of and stakeholder participation in
management program planning and implemen-
tation,


* Identificar, caracterizar y jerarquizar (de
acuerdo a su impact sobre poblaciones
locales) amenazas actuales y I m"-t, ,- para
cada sitio de alimentaci6n, asi como a las
tortugas marinas que utilizan estos habitats,
* Desarrollar e incorporar planes de manejo para
el habitat de tortugas marinas a los planes
nacionales de Manejo Integral de la Zona
Costera (MIZC),
* Dr 1. -.,, e implementar planes de manejo
)n) I. ??-dch .c. I conforme sea necesario, para
mitigar las amenazas prioritarias a las tortugas
marinas,
* Compilar y revisar informaci6n existente,
identificar vacios de informaci6n e iniciar
esfuerzos para adquirir la informaci6n
necesana,
* Dr D 1, e implementar protocolos de
seguimiento para evaluar el/los resultado/s de
las acciones de manejo,
* Revisar la legislation y su observancia,
buscando vacios e identificando deficiencies,
* Promover cooperacion regional en el manejo
de habitats critics.

11. Sobre la base de las recomendaciones del
Grupo de Trabajo, "Reducci6n de Amenazas en
Playas de Anidaci6n":
* Identificar amenazas a traves de la evaluaci6n,
investigaci6n y el intercambio de informaci6n,
* Considerar ademas de las amenazas a las
i1! -- de anidaci6n (habitat), ..,.. i_ _. que
afectan las nidadas ir,,.. ), crias y hembras

* Identificar, caracterizar y jerarquizar las
amenazas entiree otras, las que se described a
continuaci6n), dando atencion prioritaria para
su manejo, aquellas con el mayor potential de
ejercer un efecto :.. .-'i .i sobre la condici6n
de las poblaciones reproductoras locales,
* Revisar la legislation existente para detectar
deficiencies, enfatizar la aplicaci6n consistent
de la ley, mejorar colaboraci6n entire :< ,-;.
y promoter la concientizaci6n publica y la
participation de los grupos de interns en la
planificacion del program de manejo y su
aplicacio6n,






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,, para el m.. i., Regional Efectivo"
Santo Domi.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


* Eliminate illegal .. 11i of eggs and nesting
females,
* Minimize egg Al. I" 1-It,-, (using the least ma-
nipulative strategy),

* Control beach sand mining,
* Eliminate (or reduce to non-threatening levels)
artificial beachfront lighting during peak nest-
ing and b .-,i li ,-. seasons,

* Prohibit irreparable damage to sandy beaches
due to stabilization structures, such as seawalls
or groynes
* Manage p'" r-mi.. ll i ,...tiiiig human com-
mercial and recreational activities during nest-
ing seasons,
* Prevent .i. .. .,, to the incubating environs
of known nesting beaches due to beach re-
building and renourishment activities,

* Prevent irreparable damage to sandy beaches
due to coastal construction of buildings and
infra-structure,
* Reduce beach debris,
* Control p '..li-1' n including chemical, ,.,...,.
and oil contamination, at known turtle nesting
beaches
* Reduce, to the extent possible, the negative
effects of natural disasters and phenomena.

12. Based on the recommendations of the Working
Group, "Strengthening the Regulatory Frame-
work":
* With regard to the regional (international)
framework: stimulate and promote, on a practi-
cal level, cooperation among nations; harmo-
nize national regulatory frameworks for the
protection and management of natural re-
sources, in particular marine turtles; and ensure
that national obligations under international
treaties and agreements are met on a timely
and 'ir...i'. basis,
* With regard to the national regulatory frame-
work: review existing legislation and regula-
tions for gaps; -ii.. ,g iln the national legisla-
tive framework by using the best .n ...oiliA.. sci-
entific knowledge and taking into consider-
ation stakeholders, enforcement capacity, pub-


* Eliminar el saqueo de huevos y hembras
anidadoras,
* Minimizar la depredaci6n de huevos
(aplicando la estrategia con menor
manipulaci6n),
* Controlar la extraccion de arena de las playas,
* Fiin.u (o reducir a niveles que no i1 ...,.n)
la iluminaci6n artificial de frentes de playa
durante la temporada de maxima anidacio6n y
eclosi6n,
* Prohibir construcciones de estabilizaci6n,
como las paredes de playa y los espigones que
ocasionan dafos irreparables a la playas,
* Manejar actividades comerciales y de recreo
que i -nii ..u una amenaza potential durante
la temporada de anidaci6n,
* Prevenir la 1.. .1.,l.,, 1,'n de playas por
actividades de reconstrucci6n o relleno en
areas aledafias a playas de anidaci6n
conocidas,
* Prevenir el dafio irreparable a playas arenosas
por la construcci6n de edificios e
infraestructura costera,
* Reducir la basura en i.' ..
* Controlar la contaminaci6n, incluyendo aquella
por sustancias quimicas, aguas residuales y por
petr6leo, en .1 -,...-,r de anidaci6n conocidas,
* Reducir, en lo possible, el efecto negative de
desastres y fen6menos naturales.

12. Sobre la base de las recomendaciones del
Grupo de Trabajo, "Fortalecimiento del Marco
Juridico":
* En relaci6n a las estructuras legales regionales
(intemacionales): promover y estimular, a
niveles factibles, la colaboraci6n entire
naciones; armonizar esquemas de normatividad
national para la proteccci6n y .., i.- de los
recursos naturales, en particular las tortugas
marinas; y asegurar que las obligaciones
nacionales bajo tratados y convenios
intemacionales se cumplan en tiempo y forma,
* Con relaci6n al marco juridico national:
revisar la legislaci6n y reglamentos vigentes y
detectar vacios; fortalecer el cuerpo nornativo
incorporando el mejor conocimiento cientifico
disponible y tomando en consideration a los
grupos de interest, capacidad de ejecucion,






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWF,
y el F".>,',y:.,.. Ambiental del Caribe del PNUAL4


lic education, international and regional obliga-
tions, :1f,.,. !.l mechanisms, and existing laws
p, t-,;in... to the conservation and management
of marine turtles,

* With regard to public participation in the regu-
latory p i. ._..... design and implement public
education campaigns; and ensure continuous
education to all sectors and stakeholders, rela-
tive to the ., ,, i and obligations of envi-
ronmental legislation.


educaci6n public, obligaciones
intemacionales y regionales, mecanismos de
financiamiento y la l.I -- 1- i.,, vigente que
atafie a la conservaci6n y P,.. i.-, de las
tortugas marinas,
* Con ,.-- .. .... a la participaci6n ciudadana en el
process normativo: disefiar e impl.!, m. .it.
.. .nq i. .d.i- de educaci6n para el public en
general; asegurar la educaci6n continue de
todos los sectors y grupos de interns en la
tematica relacionada con las estipulaciones y
obligaciones que en material ambiental se
contemplan en el marco legal.






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un id.it,, para el 1.m. I. Regional Efectivo"
Santo Domi'r, 1. 16-18 de noviembre de 1999


Pr6logo


Son seis las species de tortugas marinas (laud,
verde, caguama, carey, golfina y lora) que se
encuentran en el Gran Caribe, region acotada por el
Program Ambiental del Caribe de las Naciones
Unidas (PNUMA) como "el ambiente marino del
Golfo de Mexico, el Mar ( --,ih.. y las areas del
oceano Au.L [is,... adyacentes a estos, al sur de los 30
grados latitud norte y dentro de las 200 millas
nauticas (.,1- i- 370 km) de las costas de los estados
que colindan con el Oceano Atlantico, de acuerdo a
lo referido en el articulo 25 de la Convencion de
C.)t.!.. ..i" o Convenci6n para la Proteccion y el
Desarrollo del Ambiente Marino de la Regi6n del
Gran Caribe, 1983.
Las tortugas marinas del Caribe tienen un valor
cultural, ecologico y econ6mico. Las comunidades
indigenas de la region, al igual que los colonizadores
mas recientes, se han beneficiado de la came,
carapacho, piel y aceite de las tortugas. Los studios
arqueol6gicos testimonian la evidencia de mas de
1,000 afios de capture. Los efectos negatives de una
capture hist6rica y carente de regulaci6n son
exacerbados por las causes de mortalidad iniciadas
a mediados del siglo 20. Entre las que se incluyen: el
trafico commercial a gran escala, la capture incidental
por ..p p.. de p,. no dirigida a tortugas marinas,
al igual que la constant I', i11',I-, o degradaci6n de
los habitats costeros. Actualmente, el total de las seis
species se han clasificado como En 7, '. ,'., o En
peligro Critico por la UICN (Union Mundial para la
Naturaleza) y, con algunas notables excepciones, la
mayor parte de las poblaciones han sido reducidas
draisticamente o estin en process de disminuci6n.
Los grupos de interest en la region del Caribe
estan 11... mp 1,m. ,i.. a revertir el process del
abatimiento de las I,-,M -,- ,-... -. y garantizar que las
tortugas marinas recuperen el cumplimiento de sus
funciones ecol6gicas y su potential econ6mico. Hace
dos decadas la Red para la Conservaci6n de las
Tortugas Marinas del Gran C,-,, i ,. (WIDECAST, por
sus siglas en ingles) estableci6 una red de cientificos,
administradores de recursos, conservacionistas,
educadores y tomadores de decisions para disefiar
planes nacionales de recuperaci6n con un enfoque
integral. El prop6sito de esta iniciativa es simplificar


y hacer possible la participaci6n local en la
investigaci6n y conservaci6n, asi como promoter
una conservation eficaz y educar en el tema de
tortugas marinas y sus habitats a las comunidades
asentadas en la region del Gran Caribe. El convocar
y reunir en 1984 y de nuevo en 1987, a personal de
las agencies de p.- --u.. ii..,-. de esta region en el
Simposio de Tortugas del Atlantico Occidental, fue
un antecedente important que sirvi6 de marco para
discutir la consideraci6n de un manejo compartido
y construir una base de datos con informaci6n sobre
tortugas marinas. Dichas iniciativas sentaron las
bases p. .i acceder a nuevos niveles de ...p.., 1". i,'
y colaboraci6n.
Durante la tiltima decada se han negociado dos
importantes Tratados para esta region. En 1990, el
Protocolo de Areas Protegidas y Vida Silvestre
Especiales en el Caribe o Convencio6n de Cartagena
(SPAW, por sus siglas en ;'--) fue adoptado en
Kingston. Sus anexos, con el listado de - k...... -
(incluyendo a todas las tortugas marinas del Caribe)
que requieren medidas de proteccio6n, fueron
adoptados en 1991. El Protocolo SPAW entr6 en
vigor a partir del 2000. El SPAW ha sido secundado
por la Convencio6n Inter-americana para la Proteccion
y Conservacion de la Tortugas Marinas (Convencion
Interamericana). Este tratado fue finalizado en 1996,
despues de cuatro rondas de negociaciones en la
region. Al igual que el Protocolo SPAW, se espera
la entrada en vigor del tratado de la Convenci6n
Interamericana en el corto plazo. Conservacion de
Tortugas Marinas en el Gran Caribe: Un D'.' '.
para el -i1" .. ... Regional Efectivo, mantiene la
tradicion Caribefia de liderazgo innovador en la
conservacio6n de las tortugas marinas.
Ahora, es tiempo de empezar a revisar, evaluar
y cuestionar si los actuales regimenes de manejo
nacionales e internacionales son suficientes para
po"n.....,, la estabilizaci6n de las poblaciones y la
., -!.. ,., i''. de las species. Ya ha sido puesto en
evidencia en este foro -Conservaci6n de Tortugas
Marinas en el Gran Caribe: Un Dialogo para el
Manejo Regional FT. ... que las caracteristicas de
la biologia de las tortugas marinas -especialmente
su maduraci6n tardia y conduct migratoria-
xii






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWF,
y elP,, *'.r> m,.A Ambiental del Caribe del PNUAL4


" i, de un compromise sostenido y a largo plazo
en el seguimiento a las poblaciones, a su
conservacio6n y al manejo y, al entrenamiento e
intercambio de informaci6n. Igualmente clara es la
necesidad de desarrollar directrices p.'.i un manejo
regional (intemacional) ademas del marco de acci6n
de las -"i- i i-..- nacionales.
El manejo regional demand que los paises
miembros eleven a cabo un seguimiento y
recopilaci6n de informaci6n de manera consistent
y comparable entire las poblaciones presents
localmente. El mancjo ,. -,. i. y la ejecucion de las
leyes constitute tambien un gran reto que debe
cumplirse. Si bien, el seguimiento basico a las po-
blaciones y la capacidad para el manejo de los
recursos proporcionan la punta de lanza de cualquier
program national exitoso, tambien es necesario
reconocer el caracter multinational de estas, 1 1, 1" .
Es en este punto donde recae nuestro mayor reto:
restaurar las poblaciones de tortugas marinas del
Caribe, optimizando los beneficios y compartiendo
los costs y responsabilidades entire todos los paises
que se encuentran en este ambito regional.
Alentados por los resultados de esta reunion,
incluyendo la "Declaraci6n de Santo Domingo y, el
advance en la cimentaci6n para el trabajo future, nos


sentimos con un compromise renovado para abordar
y encontrar soluciones para el manejo efectivo de
las tortugas marinas, component important del
complejo entramado de la conservxacion biol6gica.
Las recomendaciones endosadas por los
S.-,t;,-; p.-,,t. incluyendo a 33 delegados de 27
gobiemos y los experts invitados de 11 naciones,
enfatizaron la necesidad de consolidar la
colaboraci6n entire todos los grupos de interest
involucrados, promover decididamente la
participaci6n comunitaria; apoyar la investigaci6n
cientifica, asi como el seguimiento a las poblacio-
nes y condition de los habitats, desarrollar e
instrumentar directrices de manejo regional y
national sobre la base de la mej or evidencia cientifica
disponible. A media que se vaya avanzando, se hard
una clasificaci6n de las complejidades del manejo
regional p.. .. .r la busqueda y el encuentro de
una solution efectiva, misi6n que cuenta con el
interest y la dedicaci6n de los Gobiemos, organismos
min i..a _b,. ._m .i! i ..l .. ; las _,'.i_!.i _,n' civiles v
los especialistas de la Region del Gran Caribe.

Karen L. Eckert
F. Alberto Abreu G.
Eclitores






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,, para el 1 .m. i'. Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Agradecimientos


Agradecemos profundamente a nuestro amable
anfitrion, el Gobiemo de la Repuiblica Dominicana,
por su .,! y colaboraci6n official. A Jose Miguel
Martinez Guridy, Subsecretario de Recursos Natu-
rales (Departamento de Agricultura), quien particip6
de manera especialmente coadyuvante en la
0.,..0ii .q, i'.h de esta reunion.
A los patrocinadores de esta actividad, el Fondo
Mundial para la Vida -.t ,. i .- (WWF, por sus siglas
en i.. i-. la Red para la Conservacion de las Tortu-
gas Marinas del Gran Caribe (WIDECAST), el
Grupo F: I. ,- i.-I; .: t -,, P Tortugas Marinas UICN/ CSE
, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA,
merecen un enorme credito por la fructificaci6n de
esta reunion. Un merecido y especial agradecimiento
a Miguel Jorge (WWF), Alessandra Vanzella-Khouri
(UNEP/ CAR-RCU), y Nancy Daves (US National
Marine Fisheries Service) por su gran contribution
en la fase de la planificaci6n.


Tambien estaremos siempre en deuda con
Yvonne Arias del Grupo Jaragua de Santo Domingo
por su talent, entusiasmo y el arduo trabajo realizado
antes y durante el event. La Srita. Arias, Laura
Perdomo y su equipo de dedicados .,,."'. .'.
manejaron innumerables tareas con gran I.-,-;-i ,
estilo y buen humor. Agradecemos a nuestros
traductores, Robert McCollum y Agnes Boonefaes,
por su p.i i..'. i., y habilidad y a Verna Sybesma
(Curacao) por l.i,, ,i11 las anotaciones tomadas
durante las vividas sesiones plenarias.A Marydele
Donnelly por asistimos en la conclusion de estas
Memorias.
Finalmente, ofrecemos nuestra sincera gratitud
a los experts invitados por el profesionalismo de
las presentaciones y su colaboraci6n con los Grupos
de Trabajo. A todos los p.i, il..!t.. quienes con
sus im'p ...t.., contribuciones hicieron de esta
reunion pionera todo un exito.






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AMTSG, WWF,
y el Fr A*,w",i Ambiental del Caribe del PNUTL4





Contenido



D e d ic a to ria .................................................................................................................................... i

"D eclaraci6n de Santo D om ingo" ........................................ ................................................. iii

P r6 lo g o .......................................................................................................... . . ................ x iii

Agradecim ientos ....................................................... .......... ........ .............. xv

Tabla de Contenido ................... ............................................ xvi

B ie n v e n id a ............................................................................................................................. x v iii

D eclaracion de Prop6sitos ............................................. ....................................................... xix



Sesi6n I: Las Tortugas Marinas de la Regi6n del Gran Caribe

Generalidades de la Historia de Vida de las Tortugas Marinas -
John G F razier ............................................................................... .... .3.......... ... 3
El P. q 1 Cultural y Econ6mico de la Tortugas Marinas -
D -, C h a c 6 n C . ......................................................... ....... ............. .................... 19
Estado de Conservaci6n y Distribucio6n de Dermochelys coriacea -
K a ren L E ckert ..................................................... ..................... ......... .............. 2 5
Estado de Conservaci6n v Distribucion de ( '.. '. .. mydas -
C y n th ia I ..- .... ...................... ......... .............................. .............. ...... 34
Estado de Conservaci6n y Distribuci6n de Caretta caretta -
F elix M oncada G avildn ........................................................................ ................ 38
Estado de Conservaci6n y Distribuci6n de Eretmochelys -
D ',- -, F A m o ro ch o .......................................................................... ... ............... 4 3
Estado de Conservaci6n y Distribuci6n de Lepidochelys kempii -
R ene M arquez M ........................................................ ..... ...... .... ............. ... 48
Estado de Conservaci6n v Distribucion de /i..- '. 'i olivacea -
M aria A ngela M arcovaldi ....................................... ........................ ............... 54

Sesi6n II: Metas y Criterios para el Manejo de las Tortugas Marinas

Planificaci6n del Manejo para F p. .. Longevas John A. Musick......................... 61
Metas del Manejo y la Conservacio6n de las
Tortugas Marinas del Caribe Nat B. Frazer .................................................... 72
Foro Abierto: Criterios y Puntos de Referencia para el Manejo
Sustentable de las Tortugas Marinas en el Caribe Miguel Jorge (Moderador) ... 79






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lIi.t.,, para el 1 .m. i' Regional Efectivo"
Santo Donmii., ,. 16-18 de noviembre de 1999




Sesi6n III: Cooperaci6n Internacional

Las Tortugas Marinas del Caribe y la I 1:,-;,
Intemacional Nelson Andrade Colmenares...................................... ............... 89
Foro Abierto: Fortalecimiento de la Cooperaci6n
International Nelson Andrade Colmenares (Moderador) .............................. 93
Sesio6n de Conclusiones y Recomendaciones de la Reunion.................................. 101

Sesiones IV y V: Obtenci6n de las Metas de Manejo

Determinacio6n de la D; i I-,ii,-,, yv el Estado
de Conservacio6n de las Tortugas Marinas- F. Alberto Abreu G........................ 105
Seguimiento de las Tendencias Poblacionales Rhema H. Kerr !.. .. ............... 117
Promoci6n de la Concientizacion y Participacion
de la Com unidad Crispin d A : ..., ......... ................................................... 121
Mitigaci6n de las Amenazas en Playas de
Anidaci6n Barbara A. Schroeder ....... ...... ...... .................... 126
Mitigaci6n de las Amenazas en Sitios de
Alimentacio6n Julia A. Horrocks ................. .. .......................... 132
Fortalecimiento del Marco Juridico A '" v Sybesma .......................................... 139
Foro Abierto: Obtenci6n de las Metas de M.A.j- F. Alberto Abreu ..... .. ;.. 143


Sesi6n VI: Resultados y Recomendaciones de los Grupos de Trabajo

Determinaci6n de la Distribucio6n de las Poblaciones
y su Estado de Conservacio6n ...................................................... ............... 147
Seguimiento de las Tendencias Poblacionales ....... ... ...................................... 150
Promoci6n de la Concientizacion v la
Participaci6n de la Com unidad .......................... ........................................... 153
Mitigacion de las Amenazas en Playas de Anidaci6n..................... .................. 154
Mitigacion de Amenazas en Sitios de Alimentaci6n
y H habitats Interanidatorios ................. ........................................................ 157
Fortalecimiento del Marco Juridico .................. .............. 158





ANEXOS

Anexo I: Agenda de la Reunion ................................. 159

A nexo II: Lista de Participantes ........................................................ ............... 170






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y eli F,*,:r" >., Ambiental del Caribe del PNUTL4


Bienvenida


Josd Miguel Mart/nez Guridy
Subsecretario de Recursos Naturales
Republica Domninicana
Ante todo, les expreso mi enhorabuena por venir
a la Repuiblica Dominicana, iconsiderando la
amenaza de la llegada de un huracan!
El gobiernmo de la Republica Dominicana se
..... ,,.il.. ,. de ser el anfitrio6n de esta historic
reunion. Tambien nos congratulamos por la
oportunidad de colaborar con Nelson Andrade, del
Program Ambiental de las Naciones Unidas y con
Miguel Jorge, del Fondo Mundial para la Vida Sil-
vestre, ambos bien conocidos en nuestro pais. La
Repuiblica Dominicana ain tiene problems con el
uso de las tortugas marinas. Sin embargo, estamos
dedicando nuestro mejor esfuerzo para abordar esta
situation. Hoy, hemos establecido un decreto para
acotarlos linderos de cuatro areas i..-! i,,: ,--t. 1.-i-,
que incluyen habitats para tortugas marinas.
Tambien tenemos retos que veneer en relacio6n a
la normatividad \l.l, .o.1.h a tortugas marinas. Para


darles soluci6n, pretendemos constituir un Ministerio
especial para la protecci6n ambiental.
Esta es una reunion muy important con la
participacion de representantes de 27 paises. Es
" i i i.;,'n de la F.p1ll, Dominicana ,.p },,i., el
consenso y reiterar el --,,,, a los resultados de esta
reunion. Es nuestro deseo, que las discusiones sobre
el man. i. regional sean debatidas abiertamente.
F.i. ...' ." q .- disfruten nuestra hospitalidad du-
rante su estancia en este pais. El gobierno de la
Repuiblica Dominicana les extiende una invitaci6n
para la reception especial que ofrecerda m..!i.anu por
la noche.
No sabemos lo que ocurrirf en el exterior du-
rante los I, ;,,,,- dias, pero hacia el interior de este
event, esperamos con ansia salir adelante con todas
las sesiones, t!._b.ti.m..l, conjuntamente sobre una
tematica de tanta i,,p...n,, i.i p,.., todos nosotros.






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li.,t.i, para el 1 .m. i/. Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Declaraci6n de Prop6sitos

F Alberto Abreu G.
Institute de Ciencias del Mar y Limnologia
Universidad Nacional Aut6noma de Mexico
Mexico


Participar en esta reunion con nuevos colegas y
otros ya conocidos es un suefio hecho realidad. La
excelente s. -, *., y la nutrida participaci6n de los
gobiernos de la Regi6n del Gran Caribe a esta
reunion, es un reflejo de la buena voluntad para
afrontar con vision regional la conservacio6n y el
,,.in,1, de las tortugas marinas. No obstante, es
necesario puntualizar que este taller no es una reunion
intergubernamental es un dialogo.
Articulados a la buena disposici6n de los paises
de la region para discutir esta tematica, ahora
contamos con adelantos cientificos y tecnicos que
han hecho possible redimensionar los conocimientos
en la dinamica poblacional y la conduct de las
tortugas marinas, proporcionando las herramientas
necesarias para fomentar un manejo de estas species
migratorias con s6lidas bases cientificas
Similar a la region que representamos, nuestro
S,.i p.- -constituido por alrededor de 5 1._ is iE. t .l ,. -
es diverso. Pero mientras nuestros. *, ;... y niveles
de experiencia son diferentes, el -.,,l.,-i;-. para
asegurar que las tortugas marinas sigan siendo un
component important de la biodiversidad ....- iK.- fi
es el mismo para cada uno de nosotros.
Esta reunion fue planificada hace algunos meses
como una manera de dar cabida a los puntos de
discusi6n surgidos en afios recientes y para darle
continuidad al interns e impulso generado en las
esferas gubemamentales por el Protocolo del SPAW
y la Convenci6n Interamericana para la Protecci6n
y Conservaci6n de las Tortugas Marinas. Por vez
primera en la conservacio6n de las tortugas marinas,
los paises estan adoptando la nocio6n de que el 1.1. li,,
en equipo es la piedra .-i,.. de cualquier acuerdo
intemacional.
Todos debemos .n. i--ll...... n--. del hecho
que, una vez mas, la region del Caribe es la punta de
lanza en lo que corresponde a la tematica de las


tortugas marinas. Para esta actividad hemos reunido
a especialistas que compartiran sus conocimientos
en los various temas aqui abordados; asi como a los
ji.-,ti-ijp.-t. .. nacionales que proporcionaran un
acervo de ricos conocimientos de su paises y de las
tortugas marinas alli distribuidas
Estamos reunidos para traer a la arena de la
discusi6n las recomendaciones y metodologias de
trabajo paraun manejo regional. Esperamos que esta
sea la primera de una series de reuniones y talleres
que deberan organizarse para poder alcanzar nuestra
meta final.
Se invita a todos los participate a que se
involucren totalmente y compartan su ,.. -I. -i.. Iu. i.. eC
information local. Es necesario identificar areas
hacia las que deberan orientarse los futures esfuerzos.
Raz6n principal de la promoci6n de la colaboraci6n
entire los paises para lograr la recuperacion de las
poblaciones de tortugas marinas. Tan llano como
decir que necesitamos trascender el i.l'..i,, en
solitario y poner enfasis en el trabajo conjunto.
Esta reunion ha sido orientada especificamente
para ayudar a los administradores e investigadores
de tortugas marinas, en la identificaci6n de los
requerimientos basicos para el manejo adecuado y
la recuperaci6n de las poblaciones de tortugas mari-
nas de la region del Gran Caribe. Esperamos lograr
una amplia participaci6n en el debate de las areas
tematicas aqui l.,t, .il. consideradas como los
".,,-;i..-! .:. elements de un ffituro plan de manejo
regional:

* Criterios para determinar estado de conservation
de las 1. i,. de tortugas marinas;

* Requisitos basicos para el seguimiento e
intercambio de informaci6n adecuados a los
prop6sitos del manejo;






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AMTSG, WWF,
y el/ Fi*":.r>,, Ambiental del Caribe del PNUAL4


* Identificar, dar un seguimiento y mitigar las
amenazas a las tortugas marinas y a los habitats
de los cuales dependent.

* Abordar los problems especificos involucrados
con el character longevo v altamente migratorio
de las tortugas marinas; y


* Hacer 1.i p ..L,. los modos y formas en que
los instruments juridicos -nacionales e
internacionales- pueden -ell-.-:e en la
conservaci6n y mancjo de las tortugas marinas.


Con esto, .,,,i., i nuestro trabajo!...













Sesi6on I


Las Tortugas Marinas de
la Region del Gran Caribe

Generalidades de la Historia de Vida de las Tortugas Marinas
John G. Frazier, Conferencista

El Papel Cultural y Econcmico de la Tortugas Marinas
Didiher Chac6n C., Conferencista

Estado de Conservaci6n y Distribucion de Dermochelys coriacea
Karen L. Eckert, Conferencista

Estado de Conservacicn y Distribucicn de Chelonia mydas
Cynthia Lagueux, Conferencista

Estado de Conservaci6n y Distribucion de Caretta caretta
F6lix Moncada Gavilan, Conferencista

Estado de Conservacion y Distribucidn de Eretmochelys imbricata
Diego F. Amorocho, Conferencista

Estado de Conservaci6n y Distribuci6n de Lepidochelys kempil
Ren6 Marquez Millan, Conferencista

Estado de Conservacidn y Distribucicn de Lepidochelys oivacea
Maria Angela Marcovaldi, Conferencista









"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li.t.i,* para el 1 .m. i, Regional Efectivo"
Santo Doiw.dr, 1,. 16-18 de noviembre de 1999


Generalidades de la Historia de Vida de las

Tortugas Marinas

J. Frazier
Centro de Conservacion e .......
Smithsonian Institution
1500 Remount Road
Front ,. j, Virginia, E. U.A.


Introducci6n
Las tortugas marinas han cautivado por muchas
y diversas razones la imaginaci6n de los humans
desde tiempos milenarios. Proveedoras de sustento
alimentario, econ6mico y .Iiihi.il de grupos
sociales distribuidos alrededor de todo el mundo,
forman parte del entramado cultural de muchas
,,. ,l i,. costeras (Molina, 1981; Frazier, 1999). Por
ejemplo, las investigaciones arqueol6gicas en el
Caribe han revelado relictos de las asociaciones entire
tortugas marinas y asentamientos humans en puntos
localizados tanto en las regions continentales como
insulares fechados entire 1380 a.C. a 1715 d.C.. Es
evidence que las tortugas marinas fueron un
component important de la dieta y la cultural de
muchos de estos antiguos nucleos sociales (Wing y
Reitz, 1982; Versteeg y '- i,.1, 1987). En afios
recientes, las tortugas marinas se han convertido en
una cause celebre de numerosos temas
fundamentals para las sociedades modems, influ-
yendo en las formas como los humans visualizan e
interactiian con su ambiente. Las tortugas marinas
1. .. j.. pI.-, el papel de un ensayo de juicio que
ilustra las compleiidades asociadas al desarrollo,
mantenimiento y promocion de los .'i. i. u.!. para
la conservacio6n biol6gica y la protection ambiental.
Estos reptiles han estado a la vanguardia no por
plan propio en temas de gran repercusi6n, como
los debates internacionales sobre comercio y
ambiente. (Frazier y Bache, en prensa).
Para un mejor entendimiento de los vinculos
entire las personas y las tortugas marinas, es
necesario, como un primer paso, entender algunas
caracteristicas basicas de estos carismaticos
animals. Es proposito de este document proveer
un marco de referencia con informnacion basica sobre


las tortugas marinas, sobre la cual I'. !., ser
construidas discusiones mas detalladas y especificas.
La estructura del document se ha elaborado usando
una series de preguntas centrales ordenadas
secuencialmente. La intenci6n es proporcionar una
vision de conjunto de las realidades biol6gicas -
aspectos no negociables- que deben ser establecidas
adecuadamente en cualquier consideration o
negociacion que incluya a las tortugas marinas y sus
habitats. Se hace enfasis en el enfoque de
generalizaci6n aqui abordado, de tal manera que el
compendio aqui presentado no i;;in.t que debe
qpi1. atodas las tortugas y en todos los tiempos.
Lo que proporciona es una estructura simplificada,
que puede ser elaborada con mayor detalle y
especificidad. Por ello, muchas de las fuentes citadas
aqui son revisiones de articulos y no las fuentes
originales. Por i. ,,1I'1. las revisiones a ..i ,il,1 .
de The Biology and Conservation of Sea Turtles
(Bjomdal, 1982, reimpreso en 1995) y /:.,. F1:.
of Sea Turtles (Lutz y Musick, 1997)

Taxonomia y Paleontologia:
Cudntos tipos de tortugas existen?
Se han fechado f6siles de tortugas marinas con
edades cercanas hasta los 200,000,000 de afios.
Ademas de dos families del Jurasico que incluyen
algunas p. -; de tortugas marinas (Pleuros-
temidae y Thalassemyidae), los paleont6logos han
descrito otras cuatro families en las que todas las
species se distinguen por sus claras adaptaciones a
la vida marina: Cheloniidae, Dermochelyidae,
Toxochelyidae y Protostegidae. Sobre esta
prolongada series de tiempo, han sido descritos mas
de 50 generos de tortugas marinas, totalizando
alrededor de 100 .p I.- 1" (ver Pritchard, 1997). Asi






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AMTSG, WWF,
y el F"r'.''>r, ,A Ambiental del Caribe del PNUL4


pues, durante los diferentes !..i..1, las tortugas
marinas han sido un grupo de animals diverso y
ampliamente distribuido.
Las tortugas marinas que hoy conocemos como
S.p,,., !,. vivientes" comprenden site .p.. i.
organizadas en seis generos y dos families. Una
familiar, Cheloniidae, include a seis de las site
p..... i. Caretta caretta (Linnaeus), Chelonia
mydas (Linnaeus), Eretmochelys imbricata
(Linnaeus), Lepidochelys kempii (Garman),
Lepidochelys olivacea (Eschscholtz), y Natator
depressus (Garman). Algunas personas reconocen
una especie adicional, C : .( . agassizii (Bocourt),
pero esta no es aceptada universalmente (Karl y
Bowen, 1999). La otra familiar, Dermochelyidae,
include solo a una especie de tortuga marinas,
Dermochelys coriacea (Vandelli). Esta ultima
especie,latortuga laidid, esamenudol .,. i. '
a las generalizaciones -,pll,--ql, :. al resto de las
tortugas marinas.


Sistema'tica: Qu& hace que una
tortuga sea tortuga?
La clasificaci6n de las tortugas de acuerdo a sus
caracteristicas, de generals a especificas, pu....
sintetizarse de la siguiente manera:
* Reino Animalia
tienen membrana nuclear, mitocondrias,
carecen de cloroplastos y paredes celulares,
se i.. pi" .i ..ii por fecundaci6n y su desarrollo
include el process de la meiosis, ..Il.'...-!!^,
interna y sistema nervioso.
* Phylum Chordata
tienen una espina dorsal
* Sub-Phylum Vertebrata
-tienen un esqueleto
* Super-Clase Tetrapoda
tienen cuatro aletas
* Clase Reptilia
depositan huevos cleidoicos que no dependent
del agua como ambiente circundante para su
desarrollo
tienen pulmones y respiraci6n area
cuerpo cubierto de escamas


* Orden Testudines
viven dentro de un caparaz6n 6seo
las costillas estan "al revues" (fuera del cuerpo
en lugar que en el interior)
column vertebral reducida
no tienen dientes, en su lugar poseen un pico
formado con queratina


Morfologia: Qu& hace que una
tortuga sea una tortuga marina?
Son numerosas las caracteristicas geneticas y
morfol6gicas que distinguen a una tortuga marina
de otros tipos de -i_ .i-._. algunas de estas son
relativamente obvias. Con much, la mas distintiva
es la forma del cuerpo y particularmente las
extremidades delanteras. Estas se han modificado
hasta former unas aletas relativamente grandes por
la pi,.l..'o i'- de los huesos que forman la porci6n
principal de la extremidad. Las aletas permiten un
robusto y poderoso braceo que simula un "vuelo"
virtual con el cual parecieran desplazarse en su medio
acuatico. F i. .i.l.,pt. i,.'i morfol6gicase. p.- .ien
caracteristicas i;-;,-,1-.. ;,- -,. y comportamientos
peculiares que permiten a las tortugas marinas una
notable habilidad para realizar extensas migraciones
en los mares del mundo (Wyneken, 1997). Como en
las tortugas de agua dulce, las extremidades
posteriores se han modificado a una forma como de
remos, poseen una membrana que se extiende entire
los huesos de las f al n ... (a pesar de que en tortugas
marinas las extremidades p. I.i.i,. frecuente y
err6neamente se les llama "aletas"). La concha
formada por un caparaz6n en la region superior y el
plastr6n en la inferior, es aplanada en su perfil dorsal
'.,,.., i,.,i,,h una linea hidrodinamica (Watson y
Granger, 1998). Contrario a otro tipo de tortugas,
las cabeza de las tortugas marinas es relativamente
grande y al igual que las extremidades no pueden
retraerla dentro de la concha. Por ello, las tortugas
marinas han perdido la habilidad de proteger la
cabeza y las extremidades recogiendolas al interior
de la concha. Sin embargo, han ganado un disefio
hidrodinamico mas eficiente. El modo de desplazarse
de las tortugas adults cuando estan fuiera del agua
es "apoyandose" sobre la arena, esto es, ,,.'i.-'-






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li, t.,: para el 1 lp.. i' Regional Efectivo"
Santo nmi;., 1t. 16-18 de noviembre de 1999


dose simultaneamente con todas las extremidades,
este comportamiento es virtualmente exclusive de
las tortugas marinas (Lutcavage y Lutz, 1997;
Wyneken, 1997).

Desarrollo: CuAtles son las fases de
vida de las tortugas marinas?
La vida de una tortuga marina puede organizarse
en fases de acuerdo a su desarrollo v crecimiento.
Iniciando a partir del process i,"p....n, 'i,,, los
foliculos son ovulados desde el ovario hacia el
infundibulum del oviducto y se deslizan hasta abajo
para ser fertilizados por el esperma mantenido en la
parte superior del oviducto. El dvulo f, ti a,,.'l,
evoluciona a gastrula (con forma de un saco hueco),
estadio en el que se mantiene mientras permanece
en el oviducto de la madre. Para que el huevo se
desarrolle dentro del oviducto y se forme la estructura
complete: yema, albimina y cascaron, toma al menos
una semana. El huevo es casi -t .,-,-, parecido a
una pelota de Ping-Pong, su cascara calcarea es de
tipo j.i-..!i..iin!.i... y flexible. Dependiendo de la
especie, un huevo pesa entire 25 y 80 g, y p1." .,nt.
un diimetro de 3.9 a 5.4 cm. El embrion se desarrolla
y eclosiona como una qi i ., tortuguita o "cria ",
con una longitud promedio de caparaz6n que varia
para cada especie entire 4.1 y 6.0 cm, y pesa entire 14
y 50 g. Eretmochelys es la que pesa menos y
Dermochelys, la de mayor peso. Para que un huevo
se desarrolla.... m-l tinm.. iii.. hastala fase de eclosi6n,
le toma de 6 a 13 semanas. Este period es
determinado p i, i. ip.iliii,,.i, por la temperature de
incubaci6n (Van Buskirk y Crowder, 1994; Miller,
1997; Pritchard y Mortimer, 1999).
Las crias p.' .i ala fase de j m.U ,il: y, aquellas
que sobreviven, alcanzan la fase de adults. La
longitud promedio del i- -i -, .' .,' de las hembras
adults, dependiendo de la especie, varia desde 65 a
150 cm, y el gradiente del peso corporal para adults
es de 25 a 900 kg (Morgan, 1989; NRC, 1990;


Marquez, 1994;Van Buskirk y Crowder, 1994). Por
consiguiente, el peso de un adulto puede ser 5,000
veces mas que el peso del huevo y hasta 11,000 mas
en el caso de Dermochelys coriacea. Se ha estimado
que, dependiendo de la especie, la poblacion y las
variables ambientales, a las tortugas les toma de 10
a 60 afios, cruzar a traves de todos estos estadios y
desarrollarse desde un ovulo fertilizado hasta llegar
a la fase de adulto o edad de pim1 '., ,1pn.h,,, i"/.n
(Bjomdal y Zug, 1995; ( id..., y Musick, 1997).
A pesar de que pudiera parecer sencillo
determinar cuales ejemplares son adults, en realidad
el termino "adulto" frecuentemente es aplicado
err6neamente alas tortugas marinas. Correctamente,
se refiere a animals sexualmente maduros,
condition que puede ser determinada ya sea por
examen interno de las g6nadas o por conocimiento
de la historic de vida de un individuo. No obstante
que estos :, -r raras vez son .-,-, .- ic-, la decision
mas comun para clasificar un adulto se basa en el
tamaiio de la tortuga. Por tanto, la identificaci6n de
tortugas marinas adults, comparando hembras
reproductoras conocidas para identificar algun
T '-,i -minimo puede ser erronea. De hecho hay
individuos que son sexualmente inmaduros pero que
son mas grandes que las tallas promedio o las mas
pequefias registradas para los reproductores (Limpus
etal., 1994a, b).

Historia de Vida: Qu6 es el ciclo
de vida?
Las tortugas marinas no son los 6inicos
organismos que se caracterizan por tener largos
tiempos de generacio6n y maduracion tardia. Pero sus
ciclos de vida si son notablemente complejos. Cada
una de las fi. de crecimiento .., embrion, cria,
juvenile y adulto) tienen caracteristicas distintivas
muy peculiares.
Huevos: Son depositados en nidos construidos
en la .1'... .< .i, ii.i de lalinea de altamarea. Lo que es


1Desafortunadamente, existe variacion en los tipos de medidas usados para reporter el tamahio de las tortugas marinas: algunos
trabajos usan la talla media sobre la curva del carapacho, mientras otros usan medidas de punta a punta, usando calibradores; en
muchos casos ni siquiera se explica como se hicieron las mediciones (Chaloupka y Musick, 1997; Musick y Limpus, 1997). Esto
sin tomar en cuenta los erores en las medidas que muchas veces no se informant (Bolton, 1999) y que muchas veces son
significativos (Frazier, 1998). Por ende, para los propositos de este trabajo, y para evitar un debate sobre detalles y conversaciones
interminables sobre los m6ritos de un tipo de media, solo se hace referencia a las generalidades y se supone que las medidas son
de la longitud curva del carapacho (LCC).






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AITSG, WWF,
y eli F,,*:'.'rm, Ambiental del Caribe del PNUTL4


fundamental entender es que las tortugas marinas
deben anidar en un ambiente terrestre. Dependiendo
de la ".-' i... en una sola nidada pueden encontrarse
un promedio de 50 a 140 huevos. Estos numerous van
en incremento de la Natator depressus a
Eretmochelys imbricata (Miller, 1997). El tamafio
de la nidada puede ser de s6lo un huevo (Hirth, 1997),
o hasta 250 buevos (\\ i i.. ii, 1983).
Embriones: Los huevos son incubados en '. i.
alta de la playa en oquedades excavadas por las
hembras a una profundidad entire 10 y 110 cm
(Wii..ll. 1983; Benabib y Hemrnandez, 1984). Los
nidos mas superficiales son los de E. imbricata y los
mans profundos, de D. coriacea. La incubaci6n ocurre
sin ningun cuidado parental y dura de 6 a 13 semanas,
dependiendo principalmente de la temperature del
nido. Los embriones se desarrollaran exitosamente
si la 1.,11.11. de incubacion se mantiene entire 23
y 330 C (Miller, 1997), o altemativamente entire 25-
27 C y 33-350 C (Ackerman, 1997), fuera de estos
intervals, los embriones no tienen probabilidad de
sobrevivir.
La!. i. i 1. i,. prevaleciente en el nido durante
el segundo tercio de la incubaci6n, determine el sexo
del embri6n. La temperature a la cual se obtiene una
proporcio6n del 50% de cada sexo se le conoce como
. mi ii'. 111pivote o de umbrall ". Sin embargo,
esta I. 4 ,,p. -itui, -s puede variar entire p. -pi. e
inclusive tener pequefias variaciones entire
poblaciones. Generalmente la temperature pivote es
cercana a los 290C. En todas las .. I"" ip cuando la
temperature de incubaci6n se mantiene por debajo
de la temperature pivote se produce mas machos y
cuando se mantiene por arriba de esta, se produce
mas hembras (IN ,.... .-, -, 1994; Ackerman, 1997).
Crias: El exito de la eclosi6n puede presentar
una gran variabilidad. Esta puede ser exitosa en casi
todos o en ninguno de los huevos de una nidada.
Haciendo una i.--J. ,.i m .i..i se ha estimado que
bajo condiciones naturales, arriba del 80% de todas
las nidadas eclosionan exitosamente. Mientras ocurre
la eclosion, los huevos estan ann dentro del nido y
toma de 1 a 7 dias para que las crias abandonen el
nido. El process de excavar p1, .i salir a la qp..ii. i-.
del nido, con f, -, .. n- .: involucra una "facilitaci6n
social". Los movimientos de unas crias excavando
activamente estimulan a otras que tambien inician
el process de ascenso a la superficie. Desde el interior
de la oquedad del nido se desplazan entire la arena


hacia la superficie, atropellandose, cayendo y
gradualmente alcanzando el extreme superficial de
la oquedad que les sirvi6 como camara de incubacion
(Miller, 1997; Bell y Hallam, 1999). Por lo general
el ascenso de las crias a la superficie ocurre durante
las noches, lo cual les permit evadir a una amplia
variedad de predadores diumos, asi como tambien
temperatures extremadamente altas y potencialmente
'.,!.i,i.. (Lohmann et al., 1997; Miller, 1997). Por
supuesto que las crias deben enfrentar predadores
nocturnos al merger durante la noche, pero se cree
que estos presentan menos riesgos.
Por uso general, el termino periodo de
incubaci6n" se refiere al period entire la puesta de
los huevos y la eclosi6n (el verdadero period de
incubacio6n) mas el period entire la eclosion y la
emergencia de las crias a la superficie (el periodo
de emergencia"). El exito de la .*,,.--_..-,1, 1.,
entendida como la porci6n de la,,ni.,in! -s ,u.i: eclosiona
y sobrevive hasta alcanzar la superficie de la arena,
es altamente variable. En algunos casos, casi todas
las crias pueden llegar a la superficie del nido. En
otros casos, pueden morir todas antes de merger.
El exito de la emergencia siempre sera mas bajo que
el exito de la eclosio6n y de manera global puede ser
alrededor del 70% o menos.
Al alcanzar la -: 1, f4- las crias normalmente
se dirigen apresuradamente hacia el mar. Durante el
ascenso a la -up,. kifi.. y en su carrera del nido al
mar, las crias exhiben numerosas respuestas no
aprendidas ("innatas ") a diferente estimulos y
condiciones, por .. i.. ,i,-,: gravedad (geotaxia
negative); temperature (actividad reducida en altas
1..ip.. .u i. -.t') intensidad de la luz (fototropotaxis
p' ii, .) color de la luz (atracci6n a i,.it_,'l. de
onda de baja intensidad); direction de la luz (son
sensibles a la luz visible a menos de 300 arriba del
horizonte); a la formas de los objetos aversionn a
siluetas elevadas y a ciertas formas) (Lohmann et
al., 1997). En otras !..,.I-1.. en una simplificaci6n
de los various aspects del complejo comportamiento
podriamos describir la siguiente secuencia: desde su
posicion en el interior del nido, sin experiencia
previa, las crias excavan hacia., I ,. i fl en contra
de la gravedad; se mantienen inactivas en las capas
mas superficiales del nido cuando encuentran una
temperature elevada; se orientan en la playa
moviendose en aquella direcci6n del horizonte (por
debajo de los 30) donde la intensidad de la luz es






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lIi.t.i, para el 14.m. i' Regional Efectivo"
Santo Domiw.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


mas fuerte y generalmente de una longitud de onda
de las mas reducidas. Al mismo tiempo se alejan de
objetos y ciertos tipos de formas que aparecen sobre
el horizonte.
Cuando las crias alcanzan el agua, cruzan la zona
del oleaje, -: ... i,-',l-.-q inmediatamente. Una vez
que superan la barrera del oleaje, nadan mar adentro,
generalmente entrando y saliendo entire el
movimiento ondulatorio del mar. Las crias,
evidentemente pueden detectar movimientos
orbitales que les permiten orientarse dentro de las
ondas tanto en la superficie como bajo el agua. Lo
anterior puede explicar como mantienen su
orientaci6n hacia mar adentro y alejarse de la playa
aun en la total obscuridad. Despues de separarse de
la linea de costa, las crias por lo general mantienen
la misma orientation desde que se dejaron la playa.
Aun si el ingulo dentro de la onda no es el mismo
como cuando ellas dejaron la i.l:-.. Los
experiments muestran que en la etapa inicial de su
natacion para alejarse de la playa, las crias pueden
orientarse por el campo i .' n ..' i.... de la Tierra. De
igual manera se ha verificado que su compass
magnetico es sensible a la inclinaci6n mas que a la
polaridad. La orientaci6n que ellas seleccionan
despues de alejarse de la linea de costa,
aparentemente es influenciado por la direcci6n que
ellas toman desde que dejan el nido y nadan
orientadas hacia el mar siguiendo las guias visuales
de luz y/o las ondas (Lohmann et al., 1997).
Cuando II...., i. "- adentro, las crias se, li ,.*, .11
en las corrientes oceinicas. Una vez en el mar, se ha
observado que algunas crias parecen mostrar
respuestas predeterminadas -innatas- a dos
components del campo magnetico de la Tierra: la
inclinaci6n del angulo y la intensidad del campo. Esto
les permitiria aproximar su latitud y su ubicaci6n
glob.il i..- --I. (.ii .,..iii ,. (Lohmann etal., 1997; 1999).
En contrast a estas generalidades, las crias de
Natator depressus aparentemente no 11. .,, a
convertirse en ,-,...-,,;,,,- "' 1-..;,-1- (W alker y
Parmenter, 1990), y no se conoce cual es el
comportamiento de estas crias cuando dejan la playa
y se integran al oceano.
Durante los p", ... -,':. dias despues de abandonar
el nido, la sobrevivencia de las crias parece defender
de various patrons de conduct innatos. Las crias
tienen respuestas predeterminadas a la luz, al bafio
de las olas, a los movimientos orbitales y a la


gravedad. Ademas, .1. 1.' de que dejan el nido,
ellas tienen la habilidad de orientarse por la influencia
del campo magnetico de la tierra (Lohmann et al.,
1997). Asi, la supervivencia de estos animals se
encuentra intimamente asociada a la ejecucio6n de
respuestas correctas al estimulo correct en el tiempo
correct. Incluso, los mas ligeros errors que
pudieran ser ocasionados por i.....ii. modifica-
ciones a su ambiente, tambien pudieran ser de
consecuencias fatales a los neonatos.
El ascenso del interior del nido a la superficie
marca el principio del i i..- -de cria" o !i..i..--!
natatorio ", un period de gran actividad continue o
"hiperactividad". Esta fase dura al menos un dia.
Durante este period, las crias pueden nadar a una
velocidad de hasta 1.57 km/hr. Si esta actividad se
mantuviera, les rendiria alrededor de casi 40 km por
dia. Durante esta fase "frenetica" las crias muestran
much mas vigor y energia que otros reptiles. La
actividad durante el period "p,.-1-wii.. "
tambien es continue, aunque no tan intensamente
como la fase del fi. .. _., natatorio". A diferencia
de las otras species, durante el period post-
frenetico, las crias de Dermochelys coriacea pueden
nadar activamente en las noches (Wyneken, 1997).
Las crias recien eclosionadas aprovechan el
vitelo almacenado como fuente de energia durante
los primeros dias, lo que les permit nadar
continuamente sin alimentarse. La fase de cria dura
desde el tiempo de la eclosi6n hasta el moment en
que el animal se alimenta de manera independiente
y ya no require primordialmente de la fuente de
energia del saco vitelino (M\I'-i..i. y Limii up-. 1997).
La hiperactividad de las crias aparentemente
responded a un mecanismo que les 1,.. nit,, movers
de la playa hacia el mar en el menor tiempo possible,
reduciendo la oportunidad de ser depredadas en areas
relativamente densas de depredadores (Musick y
Limpus, 1997). Hay muy pocos studios metodicos
sobre la mortalidad de las crias en el breve period
desde la playa hasta que llegan al mar abierto. No
obstante, se conoce que independientemente de la
variabilidad de playa a playa o de temporada a
temporada, por lo general la mortalidad durante esas
primeras horas puede ser extremadamente alta.
Juveniles: Al entrar en la zona oceanica, se inicia
la fase juvenile del ciclo de vida de las tortugas
marinas. Esta fase puede dividirse en dos parties: fase
oceinica y fase costera. A las areas donde se






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el/ Fro*:*.' > Ambiental del Caribe del PNUTL4


encuentran las tortugas marinas en cada una de las
fases respectivas se les ha llamado "habitats de
crianza de p..4q ,.i- 1..-. in '.. kil..-; y i !.!i,..,i -. de
desarrollo de juveniles avanzados." La primera
corresponde a la fase que se le llamo "el afio
perdido". Sin embargo, los studios recientes
muestran que esta fase no tiene una duraci6n de s6lo
un afio, sino que puede durar hasta 10 o mas afios,
dependiendo de las p"'.'1." i.. y de la especie
(Chaloupka y Musick, 1997; Musick y I p,,.,
1997). Hay evidencias crecientes de que ciertas
poblaciones de juveniles de tortugas marinas se
dispersan dentro de giros oceanicos especificos y que
estos animals tienen la habilidad de orientarse
usando el campo magn6tico terrestre, de manera
similar al de las crias. Lo anterior les permitiria
ajustar sus posiciones y mantenerse dentro de los
giros a los cualesj. l"I... ., evitando desviaciones
hacia agua frias o salirse del area de la distribuci6n
geografica de la cual depend su ciclo de vida
(Lohmann et al., 1997; 1999).
Es muy poco lo que se conoce acerca de la fase
pelagica de los juveniles de tortugas marinas, pero
queda claro que esos animals tienen la capacidad
de dispersarse a traves de las cuencas oceanicas
durante el curso normal de su ciclo de vida. Las zonas
de afloramiento y frentes oceanicos o de
convergencia se caracterizan por sus altas tasas de
productividad. Las comunidades troficas asociadas
a estos sitios constituyen una fuente de primera
importancia para la alimentaci6n de las tortugas en
su fase juvenile 1,.--;-, (Musick y I ;,,:.,,-w 1997).
Tambien se conoce que los juveniles p i6-V- de
algunas species se asocian con mantos flotantes de
Sargassum y otros desechos donde pueden
esconderse y encontrar grandes concentraciones de
press. Los tipos de comida para las tortugas en esta
fase de su ciclo de vida incluyen organismos
gelatinosos y larvas de una amplia variedad de
invertebrados, asi como tambien insects terrestres.
No obstante de que se ha documentado como parte
de su dieta porciones del material de las plants
._ _n-, Ijp..lm. iti.. parties de 2... .. .. .., los juveniles
p,-.'-I. i .... son esencialmente carnivoros (r:,i.i,
1997).
En general, durante la fase oceanica los juveniles
son diseminados de manera pasiva dentro de las
corrientes. Aunque su nataci6n ha sido caracterizada


como de "botella de deriva ", sin destino u objetivo
especifico y dependientes de los regimenes de las
corrientes marinas (Wyneken, 1997), los trabajos
recientes (Lohmann et al., 1997; 1999) sefialan que
las tortugas en el mar abierto pi. il. .i no tener un
comportamiento ,-,-.c-ei -, td -.t ., sino que
pudieran tener la habilidad de orientarse para nadar
hacia una direcci6n que les permitiese permanecer
dentro de ciertos giros oceanicos. Esta fase, puede
involucrar viajes de decenas de miles de 1 ii, ,, i,.
De tal suerte que una tortuga puede trasladarse dentro
y fuera de las aguas territoriales de muchas naciones.
Asi como tambien atravesar cuencas oceanicas. Es
muy poco lo que se sabe de las tasas de mortalidad
durante la fase pelagica. Los models demograficos
desarrollados para este prop6sito -. ii.i, que puede
variar entire un 20 y 60% por afio (Crouse et al., 1987;
Heppell et al., 1996).
D. -.,' de various afios, la mayoria de las
species juveniles de tortugas marinas dejan la fase
pelagica. Del ambiente oceanico se dirigen a los
ambientes costeros. En contrast a su fase de
juveniles !., ,u. I 'i lafase de j tardios ocurre
en los ambientes neriticos (costeros) y bent6nicos
(fondo). La edad y el l..,nuia (. .,,. -.1..l. por la
longitud del caparazon1) a la que ocurre esta
transici6n, varia de acuerdo con la especie, las
1i,-.hl-,-;,-.... y :.-,->-.. ambientales. Porejemplo, en
el Atlantico occidental, los juveniles de Caretta
caretta se introduced a los ambientes costeros cuando
tiene una longitud de 25 30 cm. Sin embargo en
Australia esta transici6n no se realize hasta que los
animals alcanzan una longitud aprox, de 70 cm. Por
lo general, la transici6n ocurre cuando los juveniles
tienen una longitud entire 20 y 50 cm. Eretmochelys
imbricata y Lepidochelys kempii arriban en unatalla
mas P". 41 "- que las otras species. Sin embargo,
no hay un consenso sobre la talla que tienen los
juveniles cuando Ilegan a sus habitats costeros de
residencia y:j..in"., 1997; Musick yLimpus, 1997).
Son tres las species que presentan una
excepci6n a estas generalidades. Natator depressus
evidentemente nunca ocupa una fase p. .'t i..t. asi
que no hay un retomo a los ambientes costeros de
los cuales nunca se march. Dermochelys coriacea,
una vez que deja la playa, permanece en la zona
oceanica except para anidar; sin embargo, a pesar
de que se alimenta con frecuencia estacional en






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li.t.',, para el 1 .m. ',, Regional Efectivo"
Santo Domiir. 1,. 16-18 de noviembre de 1999


ciertas areas costeras, principalmente de la zona
templada, no existen evidencias de que esta especie
sea resident de aguas costeras. Algunas poblaciones
de I.. ,', .. '.. olivacea tambien permanecen en el
ambiente i.,1.' ,.i- o, ., para anidar
(Pitman,1990; Plotkin etal., 1995).
Las tortugas juveniles que ocupan area de
residencia costeras en zonas de aguas interiores,
aparentemente establecen sus ambitos de residencia
("home ranges "). Por lo que se conoce, parece que
los juveniles mas pequefios usan los ambientes
costeros relativamente someros o aquellos que
presentan estructuras, tales como los corales. Estos
sitios les permiten esconderse de los grandes
depredadores. Una vez que lo juveniles se han
establecido en sus sitios de residencia costera, pueden
mostrar un comportamiento de tenacidad por el sitio
de alimentacion, incluso .l., ,n, individuos
permanecen dentro del perimetro de unos pocos
kil6metros durante un period que puede abarcar de
8 a 20 afios, mientras transcurre su process de
maduraci6n. Al menos en una de las poblaciones -
Caretta caretta en Australia oriental los in'.. ,1-, .
se establecen en areas de alimentaci6n que son
mantenidas hasta la edad adulta. Juveniles y adults
de algunas species y poblaciones ocurren
simultaneamente en algunas areas de alimentaci6n.
Existen diferencias y un gradiente de habitats
diversos entire las species y los diferentes tipos de
ambientes usados como habitats de desarrollo
Ni4i i y Limpus, 1997).
Cuando existen grades variaciones estacionales
de la temperature del agua, los juveniles pueden
efectuar migraciones, ya sea de norte a sur o de la
zona costera hacia mar adentro, para evitar las
I. mi.. .In., frias que pueden conmocionarlas e
incluso ocasionarles la muerte. Contrario a la
creencia comun, las tortugas marinas no se
encuentran restringidas a los mares tropicales. Con
1-1, ., ,.1 o almenos estacionalmente, selocalizan
en areas sub-tropicales o templadas. Una vez
establecidas en los ambientes costeros, los juveniles
de la mayoria de las species resident en una series de
ambientes diferentes o "habitats de desarrollo",
moviendose secuencialmente entire ellos conform
van desarrollandose mientras alcanzan la madurez
(.\ I i,. y Limpus, 1997). Por esta raz6n, los habitats
de desarrollo para un solo individuo pueden abarcar


diferentes unidades geopoliticas o paises. De igual
manera se desplazan en un amplio intervalo
latitudinal, inclusive entire los hemisferios norte y
sur. Es muy poco lo que se conoce acerca de la
mortalidad de los juveniles en los habitats costeros,
los models d,. m.-,i-,---; predicen que puede ser
alrededor de un 30% por afio (Crouse et al., 1987;
Crowder etal., 1994; H.... 11 etal., 1996).
Cuando los juveniles cambian de su fase de vida
pelagica a la bent6nica, ocurren cambios dramaticos
en la dieta. La variedad de products propios para
su alimentaci6n se incrementa notablemente en los
ambientes costeros. Las tortugas marinas, no solo se
alimentan de algas y angiospermas marinas ('.i .i,
marines) sino de virtualmente todos los fila y classes
de invertebrados ahi presents. Ejemplos
sorprendentes de esta dieta son: los caballitos de mar,
p"- p'i de mar, moluscos de concha dura y corales.
La dieta varia entire las : -'?. y tambien entire las
diferentes fases de su crecimiento, localidad,
temporada, factors ecol6gicos y de comportamiento.
No obstante, al arribar a su sitio de residencia costera,
los j,'. ,ii. desarrollan el regimen alimenticio
especializado de su especie. Estos pueden
generalizarse de la siguiente manera: Caretta caretta
- moluscos bent6nicos; C.. ,.....,' mydas algas y
-,n. ;-"-1 .. i.-, marinas, Eretmochelys imbricata -
S--',,;- y. y Lepidochelys kempii cangrejos
bentonicos. Las species que marcan la exception a
la transicion oceano-zona costera, generalmente
tienen una dieta menos definida: f 1,** '
olivacea aprovecha diversos tipos de organismos
tanto de fondo como de la superficie, Natator
depressus invertebrados de superficie y bentonicos;
Dermochelys coriacea invertebrados i 1 .'i.... de
constituci6n suave, como las medusas o aguamalas,
cten6foros y salpas, diseminadas en diferentes capas
tanto del fondo como de la ... i !_-. E.. oceanica. Por
lo anterior, es muy poco pl.i.1il,,1. que existan
diferencias marcadas en la transici6n de la dieta de
juveniles a la de adults para estas tres filtimas
species (Bjomdal, 1997).
El tipo de alimentaci6n puede incluir algunos
comportamientos notables. En Australia, Caretta
caretta excava en el substrato hasta dejar al
descubierto a los invertebrados de los cuales se
alimenta y que se encuentran refugiados en sus
,.,i, 'i .,,.i ( ',. ;.''. '. mydas p. 'i .. regular ente






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/MITSG, WWF,
y el F"'.P > m,, Ambiental del Caribe del PNUAL4


sobre parcelas ., f. ..; de pastos marines,
conserviandolos en un estado de alta productividad y
asimilaci6n. Las preferencias dieteticas de las
tortugas marinas pueden ser influenciadas por
p....1,i.n, i. .~, T .,in., Sinembargo,laabundancia
relative y la variedad de I., : -i:-. i': i.,-.qil, :. tambien
puede afectar su comportamiento alimentario. Es
claro que las tortugas marinas pueden ser muy
selectivas en su tipo de alimentacion. La im,--. q.,
tambien puede estar asociada a los ciclos de mareas
y mostrar picos de actividad durante las horas de
luz. Cada especie es muy eficiente en el
aprovechamiento de su dieta especializada y, al
menos en algunos casos, este hecho se encuentra
directamente relacionado con la comunidad
bacteriana localiza en su sistema digestive (Bjomdal,
1997). El perfil y la forma de su pico pueden ser un
indicador de lo que comen las tortugas en sus fases
de ir,. -. avanzados y adults. ( *......... mydas
tiene un pico relativamente ancho, eficiente para el
pastoreo; Eretmochelys imbricata tiene un pico
relativamente angosto, efectivo para seleccionar sus
p. .,. localizadas entire las grietas y los recovecos
de los arrecifes de cor-i T. '.,-'. .'v olivacea, tiene
un pico agudo y fuerte que permit quebrar las duras
cubiertas de los invertebrados de los que se alimenta;
Caretta caretta tiene un pico altamente fortificado,
r v -tqvo para triturar press de concha dura; y
Dermochelys coriacea, tiene cuspides agudas en cada
lado de la mandibula que le son utiles para aprisionar
y I. p. 11. l. .11 sus press de cuerpo suave.
Adultos: Despues de alcanzar la fase de madurez
y llegar a la edad de primera reproduccio6n, los adults
migran de sus areas de alimentacion a las areas de
anidacio6n. Usualmente estos sitios se localizan cerca
del lugar en donde nacen o en areas cercanas. La
distancia entire los sitios de alimentaci6n y los de
reproducci6n pu. d.. ii abarcar hasta miles de
kil6metros. Las tortugas marinas son famosas no solo
por realizar extensas migraciones, sino tambien por
su habilidad para . :- a .1 -, --, r i'-.-I' para
aparearse y anidar. Al parecer, las tortugas pueden
,. .. :a. a las playas en las que eclosionaron, o en
areas muy cercanas a ellas, auin despues de haber
transcurrido varias decadas en el mar abierto y en
diversos ambientes localizados a miles de kil6metros
de su playa de origen. Este fen6meno es conocido
como "filopatria" y referido en ingles como "natal
beach homing". Sin embargo, auin no se le ha


encontrado una -.!.1 ... i,'i, al mecanismo utilizado
para lograr estas increibles hazafias. En alguna
occasion se sugiri6 que las habilidades para navegar
se regulaban a traves de indicadores de naturaleza
quimica, pero los studios sobre las rutas 11.I, ,i. .
de las tortugas muestran que dichos estimulos no
tienen tal influencia. Algunos studios realizados con
el uso de transmisores de localizacion satelital, han
mostrado que las tortugas pi,..1n dirigirse
directamente hacia lp 'qt i, '. objetivos especificos,
localizados a cientos de kil6metros de distancia y
ademas pueden reorientarse hacia su destino despues
de haber sido desplazados de su ruta de manera
p .". W* ". nt.1J Existen evidencias crecientes de que
las tortugas marinas tienen un "sentido se orientacion
cartografico" y de que el campo magnetic de la
Tierra les proporciona information crucial para la
realizacion de sus hazaias como -.i,..... Por otro
lado, los indicadores ,-,n,,-,-. si pueden ser
importantes para el reconocimiento de las playas de
origen durante los ultimos segments de su migracion
transoceanica. Pareciera que las tortugas marinas no
tienen problems para encontrar sus maneras de
desplazarse hacia los diferentes sitios de residencia
a traves de los oceanos. Sin embargo, despues de
decadas de ..-1- II-.-, a los cientificos todavia no les
queda claro c6mo (o por que) lo hacen (Lohmann et
al., 1997; 1999).
La mayoria de las poblaciones se reproducen en
lugares especificos, durante cierta epoca del afio, en
distintas temporadas de reproducci6n. Por esta razon,
durante su period de apareamiento y reproducci6n,
las tortugas marinas se concentran espacial y
temporalmente. Existe una creencia generalizada de
que los machos arriban pi l. *'.. luego de un pji"n i, ,
pico de cortejo y -sp,.:, -,C,,,1 ,t,-. las hembras
empiezan sus anidamientos. Una hembra
generalmente anida varias veces durante una
temporada. El nmimero p1 ...i.. l; de nidadas es de 2
a 6 por temporada y varia entire las species. El
numero menor corresponde aLepidochelys kempii y
el mayor a Dermochelys coriacea (\IiI..I, 1997).
Existen registros de Chelonia mydas, hasta con 10
anidaciones en una 1. mii....,.i (Liew y Chan, en
prensa) y de Dermochelys coriacea realizando hasta
14 anidaciones en una solatemporada (R.Reina, com.
pers.). El intervxalo promedio entire dos anidaciones
subsecuentes varia de 9 a 30 dias y, la duracio6n de
una salida a la playa de anidaci6n varia de 1 a 3 horas,






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.,, para el 1a.m. i' Regional Efectivo"
Santo Domi.r 1,. 16-18 de noviembre de 1999


dependiendo de la especie. Sin embargo, existen
casos extremos de anidaciones que ban sido
realizadas en menos de una hora, o en el otro extreme,
algunas hembras han permanecido mas de siete horas
en la pl.1 .1 Usualmente las hembras regresan a la
misma playa para realizar sus anidaciones
subsecuentes !i\ lilk i 1999).
La mayoria de las anidaciones ocurren durante
la noche. Las i, .. i..,i. sobre la tolerancia
termica de las tortugas marinas indican que si ellas
anidaran durante el dia, las hembras pudieran
someterse a estres por calor e inclusive moririan a
causa de un shock termico letal. Excepciones a lo
anterior, son el caso de las tortugas de menor talla,
Eretmochelys imbricata y L. olivacea, en ocasiones,
y Lepidochelys kempii que acostumbra anidar
durante horas del dia Evidentemente, el tamafio mas
reducido de sus cuerpos, les permit ser mas
, i f- r. en la,. - -1--;,',, ternmicay menos propensas
al estres termico (Spotila et al., 1997).
Al concluir la temporada de reproduccio6n, los
adults migran para retomar a sus respectivas areas
de alimentaci6n. Los machos inician la travesia mas
pronto que las hembras. Basados en los datos de
recapturas, se ha encontrado que las migraciones
posteriores a la anidaci6n pueden extenderse a
distancias mayores a los 2,000 km, se aclara que los
studios se han realizado en I ., 2i,-, relativamente
cortos; no mas de 2 o 3 meses entire la fecha en que
abandonan el area de anidaci6n y la _.....ip.iti.l.
ademas, el calculo de las distancias entire el pull, de
liberaci6n y el de recapture es en linea recta,
(Meylan,1982). Por ende, lo valores pueden estar
subestimados. En studios de las migraciones post-
anidatorias en Dermochelys coriacea,mediante
rastreos satelitales, se han reportado .1, !. .ini. I I...
mayores a los 11,000 km en el transcurso de un afio
(Eckert, 1998). De acuerdo a los datos de marca-
recaptura obtenidos de hembras reproductoras, las
migracionesp "' .ini.,., i.i .se inician con tasasmuy
impresionantes que pueden ser mayores a los 82 km
por dia, lo que es equivalent a un promedio de 3.4
km por hora. Los ejemplos del extenso
,1., .p1.1 i.,oi de las tortugas .1i, p,', de la
reproducci6n se han incrementado en la ,-,-',-.,-;,',,
a los studios realizados en este ambito. Por, i.. ,),,.1.-.
una hembra de Dermochelys coriacea, marcada en
la Guyana Francesa, fue recuperada en
Newfoundland (Terranova), .1. -I.'. de recorrer


aproximadamente 5,000 km en no mas de 28 dias.
El recorrido represent un movimiento (minimo) en
linea recta de 39 km/dia (Goff et al., 1994). El hecho
aun mas sorprendente es que las nitas m. ,d i..
de los adults puede implicar movimientos a traves
de, o inclusive en direcci6n opuesta a las corrientes
oceanicas que experimentan las tortugas en su viaje
a su destino (Wyneken, 1997). Por lo anterior, es
important ,1 .li,,-.iwi entire tasas de .1.) pl. i..i,
o movimiento y la velocidad de nataci6n estimada,
considerando que la misma velocidad de las
corrientes marinas puede representar una tasa de
mayor impact sobre la tasa de desplazamiento,
I "' i.,,,. nt, cuando se trate de largos periods
temporales.
Al regresar a las areas de alimentaci6n, las
tortugas pueden arribar al mismo sitio que ocuparon
antes del inicio de la migraci6n i..p., p ,1 En
algunos casos realizan migraciones estacionales entire
diferentes areas de alimentacion (Musick y Limpus,
1997). La mayoria de las species no anidan cada
afio, sino cada2 o 3 afios (II i I. 1997). Sin embargo,
hay una variaci6n considerable y algunos animals
pueden no anidar hasta por una decada (Hirth, 1997).
En consecuencia, la composici6n de la "poblacion
reproductora" es singular en cada temporada. Habra
animals que esten anidando por primera vez en sus
vidas, junto con otros animals que han anidado
previamente, pero no entire intervalos fijos de
temporadas de reproducci6n.
Las tortugas marinas tienen la capacidad de
continuar migrando y reproduciendose por lo menos
durante 21 afios (Pandav y Kar, _' ). Basados en
studios .1.. ..i; .F .... .. se ha concluido que una vez
que las tortugas alcanzan la madurez, tienen un alto
potential (arriba del 90%) de sobrevivencia annual
(Frazer, 1984; Richardson et al., 1999; Kendall y
Kerr, en pi,. i4.i) Sin embargo, un gran nmimero de
tortugas marinas adults son sacrificadas por el
hombre en captures directs en playas de anidaci6n
de todo el orbe. Por consiguiente, este incremento
en la mortalidad inusual de adults ha arrasado con
diversas poblaciones de tortugas marinas (King,
1995; Ross, 1995; Groombridge y Luxmoore, 1989;
NRC, 1990). Ademas, en el "mundo dominado por
el hombre" de hoy, tambien ocurre una alta
mortalidad de tortugas marinas p. ...... ..1. por las
p." ." 'i';. de altamar. Sin embargo, los ih ,., ,.
reales de estas actividades han permanecido, hasta






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el F.ro,*":. > Ambiental del Caribe del PNUL4


hace poco i 1 1., fuera de nuestrapercepcio6n y bien
pudiera este factor ser ain mis insidioso que el
saqueo de hembras en areas de anidaci6n (Eckert y
Sarti, 1997; Crouse, 1999;-_'" Musick 1999).
La manera mas convenient y confiable de
estimar el numero de tortugas en una poblacion, es
contando a las hembras p..,-1,L,-t,-..-, durante una
temporada de anidacio6n. Sin embargo, afin este
aparentemente sencillo procedimiento tiene
numerosos problems de fondo (Gerrodette y Taylor,
1999). El hecho de que en cada temporada de
anidaci6n la poblaci6n resproductora se conform
por un conjunto Ainico de individuos, puede ser un
factor de variaciones rapidas y grandes de un afio al
siguiente y, de tendencies a largo plazo poco claras.
Complicaciones ulteriores surgeon cuando se trata de
entender cuales animals son parte de una misma
poblacion (Chaloupka y Musick, 1997). Desde hace
various aios es conocido que los individuos reunidos
en un sitio de alimentaci6n, con frecuencia provienen
de muy diferentes areas de anidaci6n. Al mismo
tiempo, las tortugas que convergen en una playa de
anidacion pli..,.in facilmente provenir de areas de
alimentaci6n divergentes. Esta mezcla de
poblaciones en las areas de anidaci6n y alimentaci6n
esta siendo dilucidada con el uso de marcadores
geneticos (Bowen y Karl, 1997). Pero la identi-
ficacio6n de poblaciones de tortugas marinas es
complicada debido a que en las grandes distancias
recorridas durante sus migraciones, una misma
tortuga puede atravesar de manera rutinaria, aguas
territoriales de ,i, .ir.. p.i asi como tambi6n
desplazarse a traves de cuencas oceinicas.
Evidentemente, lo anterior es una complicaci6n
adicional para el conocimiento de estos organismos
y no se diga para el desarrollo e instrumentaci6n de
los programs de conservacio6n (Frazier, 2000).

Otras Adaptaciones Singulares y
Caracteristicas de las Tortugas
Marinas
Las tortugas marinas tienen una capacidad
extraordinaria para realizar inmersiones. Entre los
vertebrados con respiracion area, son las tortugas
marinas las que realizan las inmersiones mas
p!",... ...,,1., y p. .fii. Una rutina de inmersi6n
puede durar hasta una hora y v,.., -. inmersiones


voluntarias pueden tener una continuidad de hasta 5
horas (Lutcavage y Lutz, 1997). Se ha informado de
inmersiones de 1,300 m realizadas porDermochelys
coriacea (Eckert et al., 1989). Las tortugas no
solamente sostienen la respiraci6n durante la
inmersi6n, sino que tambi6n la ejercitan. Las
adaptaciones fisiologicas les proporcionan una
enorme capacidad para efectuar las inmersiones y
sostener la respiraci6n. Tambi6n poseen un sistema
de transport de oxigeno muy eficiente. Los
pulmones son relativamente grandes y provistos con
una estructura intema que facility una ventilacion
eficiente. Por ello, su volume de reserve inspiratoria
es muy grande. El transport de oxigeno a traves del
sistema circulatorio es extraordinario. Los niveles
de hemoglobina y hemoglobina muscular en
Dermochelys coriacea son casi tan altos como en
los mamiferos. No ..p s.'ilJ" pues, que estastortugas
tengan las mas altas tasas de consume de oxigeno
que cualquier otro reptil. Solo para sefialar algo
extraordinario, se cita el hecho de que al menos en
una de las species, Caretta caretta, el cerebro puede
sobrevivir bajo condiciones an6xicas. Sin embargo,
aparentemente las tortugas marinas s6lo entran en
estado anaerobio bajo condiciones de emergencia y
puede tomarles varias horas el recuperarse
fisiol6gicamente. Debe considerarse tambien que
existen considerable diferencias entire las species,
tanto en t6rminos de capacidad de inmersi6n como
en las adaptaciones para este process (Lutcavage y
Lutz, 1997).
Las tortugas marinas jI-, :o un tiempo variable
en la superficie, ocupadas en actividades que
incluyen los bafios de sol, apareamiento y
orientaci6n. Las rutinas de buceo tambien son
variables, pero generalmente las tortugas 1 "
por lo menos un 80% de su tiempo bajo el agua.
Aunque .i,... .i ..ii .' cuentan con todas las
adaptaciones morfol6gicas para la inmersi6n, las
crias tienen una. .ip. ,1.,1 limitada para sumergirse
y requieren de various meses para d. -.-,,-.11- un
control de flotacion (Lutcavage y Lutz, I
Al menos dos species de tortugas marinas,
Caretta caretta y ( .'. .. mydas (y p"' i1 .,. i nI..
tambi6n Lepidochelys kempii), en condiciones de
bajas temperatures excavan en el lecho marino y se
mantienen en un estado de aletargamiento. A este
fen6meno se le conoce como "brumaci6n" (i n!.'i,'






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lai.t.i, para el 1 .m. i/. Regional Efectivo"
Santo Domiii.r, 16-18 de noviembre de 1999


llamado "hibemaci6n ") (Ogren y McVae, 1995;
Musick y Limpus, 1997). Aunque debe aclararse que
las bajas temperatures por si solas no .pli ..ii como
es que inicia este process, ya que las mismas
temperatures en otros casos se asocian con algiun
nivel de actividad o emigraciones, en cuyo caso se
trasladan a lugares mis calidos (Lutcavage y Luz,
1997). Las bajas temperatures tienen diferentes
efectos en las tortugas, ,.,ti ,1. ,I,,.I: sobre el
sistema circulatorio. Aiun no se conoce la manera en
que el period de brumacio6n afecta el estado
fisiol6gico de las tortugas marinas. Sin embargo, es
possible que cierto tipo de adaptaciones especiales
esten asociadas a los problems que surgeon cuando
contienen la respiraci6n de manera prolongada y a
las implicaciones sobre la condicion i6nica y
osmotica de la sangre. Las diferencias fisiologicas
relacionadas con la Aq1w,, idi,1.i entire las distintas
". -i .. *,de tortugas marinas, puede explicar las
diferencias de latitud en sus areas de distribution
geogrifica (Lutz, 1997).
Las tortugas marinas pasan la mayor parte de
sus vidas en el mar y pueden regular de manera
continue concentraciones salinas altas. Durante la
actividad normal de alimentarse y beber Iu....tk
ingerir grandes cantidades de sal que pudiera tener
efectos adversos o incluso fatales sobre las
condiciones i6nicas y osm6ticas del cuerpo. La
adaptacio6n mis important es la alta modificacion
de la glandula lacrimal, ya que puede producer
lagrimas en concentraciones osmoticas seis veces
superiores que las de la ..-,,.: y el double de las del
agua marina. Las lagrimas de las tortugas marinas
tienen una mayor concentracio6n salina que las
glandula de excreci6n de sales en las aves marinas y
imi ,..,, Su glandula de sal cuenta con numerosas
circunvoluciones, estructuras que les permnnite ademias
de concentrar el cloruro de sodio, tambien
bicarbonatos, bromo, calcio, magnesio y potasio. Al
mismo 1i., ,p. las lagrimas tienen una relative baja
concentracio6n de --.-1 y protein. La glandula de
sal es relativamente grande p. ej., es el double del
tamafio del cerebro en Dermochelys coriacea. En las
crias, la glandula lacrimal es relativamente mas
grande que en los adults, es 0.4% del total del peso
del cuerpo de una cria de Chelonia mydas. Las
lagrimas, except en Dermochelys coriacea, yi....
no ser continues, pero su flujo y concentracion se


incrementan cuando la glandula es estimulada, por
i.. ,. ,- por altas concentraciones salinas en la
sangre. Es intereante mencionar que la glandula
izquierday derechapuedenproducir...,. *_.. L. .1.
y concentraci6n de sales. Debe clarificarse que no
obstante la capacidad de las tortugas marinas para
mantener la concentraci6n ionica y la presi6n
osmotica de la sangre de manera relativamente
constant; cuando los animals son mantenidos por
various meses en agua dulce, se produce una marcada
reduccio6n de sodio en el plasma sanguineo. Ello
demuestra que existe alguna flexibilidad en sus
limits fisiologicos (Lutz, 1997).
Las tortugas marinas pasan la mayor parte de su
vida en el oceano, sin embargo tambien realizan
incursiones al medio terrestre. Las hembras adults
salen a la playa a cavar sus nidos y v.1.. i .1L huevos.
Sumado a lo anterior, al menos una o p" i i. i..i it,.
dos species, pueden salir a playas aisladas y tomar
bafios de sol (Wyneken, 1997). Los mejores casos
de studio de este comportamiento provienen de
Hawaii, donde jW ..,- ... -. y adults de ambos sexos
de tortugas Chelonia mydas salen a asolearse en
playas remotas ('Vlrn.- Balaz, 1982). Se cree que
este comportamiento es una forma de termo-
I ... l.'..in que les permit, mediante los bafios de
sol, incrementar la temperature de su cuerpo y de
esta manera hacer mas eficientes algunos process
metab6licos (Spotila et al., 1997). En algunas
ocasiones las tortugas pueden salir del mar para
. ..,, de los grandes r ii .1. .. y las hembras para
alejarse del agresivo cortejo de los machos.
Las tortugas marinas tambien tienen la capacidad
de mantener la temperature de su cuerpo por arriba
de la t, ip. ,- ,.i .I l. i n.. i ,, I v.,,1 . U na ( . ,. ;
mydas que se mantuvo nadando activamente,
present una temperature corporal de 70 C arriba de
la temperature del agua. Mas notable aun es el caso
de las Dermochelys coriacea, ya que !.', I s.ii...
se les encuentra en aguas boreales a temperatures
tan frias como los 0C; existe el registro de un
-i.-!ipl..,i. con unatemperatura corporal de 170 C por
arriba de la temperature del agua. El gran tamafio
corporal n iFi ,, a la prolongaci6n de la inercia
termica, ademas de otras caracteristicas que las
condiciona para mantener la temperature corporal
por arriba de la temperature ambiental (p, ej., grueso
aislamiento, contracorrientes del sistema circulatorio






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el Fro*,:.' > ,, Ambiental del Caribe del PNUAL4


para conservar el calor corporal y altas tasas
metab6licas). Sin embargo, las tortugas marinas
p.. ,.. i.-. son mas propensas a conmocionarse por
efecto de las bajas ... p.. .i.i,.1. generalmente a 8C
o menos ( '.1,, il. et al., 1997).
Las tortugas marinas pueden ser .r, nt, -
importantes en la estructuracion de algunos
ambientes marines. Actividades de alimentaci6n
sobre los ip. 1" marines o mantos algales y la
depredaci6n selective sobre ciertas p, ,,-i. que se
I1.. -,, cI sobre arrecifes de coral pueden modificar
la distribuci6n y densidad de las species utilizadas,
asi como las funciones que estas ..J... ii .. ..,i en el
ecosistema. El conocimiento de este tema aun es
pobre y en la actualidad es mas dificil abordarlo ya
que muchas poblaciones de tortugas marinas han sido
muy reducidas. En consecuencia, se hace mas dificil
la .. 1,..,, i,'mi de sus verdaderas funciones e
;,,i.-,-t,- ecol6gicos (Bjorndal, 1997; Jackson,
1997).


muchas maneras, una hembra es una "imaquina
productora de huevos". Pero, por otro lado, las
tortugas tienen una elevada mortalidad durante los
primeros estadios de su vida. Muchos huevos no
sobreviven a la eclosi6n; muchas crias no se integran
al mar; muchas crias al II. -.-, al mar no sobreviven
mas de un dia. De una fase a otra, menos y menos
tortugas permanecen en la poblacio6n y, al final,
menos de uno en 1,000 o p. i1.1,..n t,. menos de un
huevo en 10,000 sobrevive paraproducir una tortuga
adulta. En muchas formas, la sobrevivencia de las
tortugas marinas depend de sus respuestas correctas
en los tiempos correctos y la disponibilidad adecuada
de condiciones p ii .. de ciertos ambientes. Lo
anterior pudiera involucrar respuestas especificas a
la luz sobre el horizonte y el recorrido exitoso de la
playa al mar, la evasion de ciertos cuerpos de agua
en altamar, la selecci6n de un ambiente especifico
para la alimentacion y in-, o a ciertas -. ~i- l.
emanadas de una playa de anidaci6n particular.


Resumen de las Caracteristicas de
la Historia de Vida de las Tortugas Relevancia de las Caracteristicas de
Marinas la Historia de Vida de las Tortugas
Mrna A aa lna- AccionneL Ad


Cada una de las species de tortugas marinas
tienen un notable ciclo de vida especializado y
..,<,,.,.j._, Los individuos requieren de una amplia
variedad de ambientes para desarrollarse, llegar a su
fase adulta y completar su ciclo de vida. Con
excepci6n de Natator depressus, que parece carecer
de una fase p..l.'ii...i. los ambientes de los que
,1. 1 1' .1,.1, las tortugas marinas incluyen playas, mar
abierto, aguas costeras y estuarinas. Durante su ciclo
de vida, cada organismo se dispersa y migra,
recorriendo distancias que pueden abarcan decenas
de miles de kil6metros, atravesando cuencas
oceanicas y tambien agua territoriales de diferentes
paises.
Para llegar a la madurez les toma varias decadas:
el tiempo que transcurre desde fase de huevo hasta
que regresan a la misma !.1.- ., a reproducirse puede
ser desde los 10 a los 50 o mas afios. Las tortugas
marinas tienen la capacidad de vivir y reproducirse
durante decadas. Normalmente, las tortugas tienen
41. .11., Ip,.11n, ividad. El numerode huevos pornido
puede variar desde los 80 a 200 huevos y pueden
anidar hasta 14 veces en una temporada. Una tortuga
puede continuar anidando por mas de 20 afios. En


Conservaci6n
La diversidad de ambientes de los que depend
un individuo de tortuga marina durante su ciclo de
vida significa que para que los esfuerzos de
conservacio6n sean efectivos, no solo deben ser
relevantes unicamente alas playas de anidacion, sino
tambien a muchos ambientes costeros y cercanos a
la zona costera. Pero tambien a ciertas areas de la
zona oceanica. La inmensidad de la escala espacial
involucrada, se remarca por el hecho de que estos
organismos recorren grandes distancias en mar
abierto cruzando aguas de jurisdicci6n national de
various paises. Por ello, ademas de que los esfuerzos
de conservacio6n deben abarcar muchos ambientes y
extensas areas, tambien deben incluir la cooperaci6n
international.
Aunado a su complejidad ecol6gica, p-,,-;-,1 y
political, hay otras caracteristicas tipicas de las
tortugas marinas que hacen referencia a escalas de
tiempo considerable. Por .j.nl. estos animals
pueden necesitar decadas quizas hasta la mitad de
un siglo para alcanzar la madurez. Una vez obtenida,
tienen el potential de vivir y continuar reproducien-






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,, para el 1.m. I. Regional Efectivo"
Santo DoiJ.nir, 1. 16-18 de noviembre de 1999


dose pordecadas. Laelevadacapacidad 1. -i., n. !i .,.,
de una sola hembra en una sola temporada, y
reproduciendose por mas de dos decadas, tiende a
. ...i1.u a las 1.. .,.A:. i ..t.. l.t., de su m anejo,
haciendoles career que esa asombrosa fecundidad de
las tortugas marinas les permit t,-. I'-.,t.i, altas tasas
de mortalidad. En realidad, muy pocos de estos
huevos alcanzan la fase de adults. Asi pues, la
sobrevivencia de adults y .in,, nil,. en su ultima
etapa es crucial para la condici6n de las poblaciones
de las tortugas marinas. Por esto, es muy probable
que cualquier fuente de mortalidad significativa de
adults y *--.,.1 ... juveniles represent una seria
amenaza. Si el problema no es conocido -como la
mortalidad provocada por actividades de pesca en
zonas costeras y oceanicas- pudiera ser particular-
mente insidioso, porque no se conoce el grado de
afectaci6n de este .. ... .,t... Estos factors,
particularmente la lenta tasa de maduracio6n y largo
tiempo generacional significa que las acciones de
conservation deben mantenerse fiel, paciente y
persistentemente por decadas o hasta centuries.
Adicionalmente, muchos de los aspects basicos
de la biologia de las tortugas marinas son poco
conocidos; esta deficiencia dificulta la prediccion
acertada aun de los fen6menos que 1.,.I,._ .i1 ocurrir
de un afio al siguiente. Las variaciones dramaticas
en el numero de tortugas que anidan anualmente son
communes y mas aun, cuando cada afio la "poblacion "
anidadora esta compuesta de un "pool singular" de
hembras, algunas de la cuales, estan anidando por
primera vez, y otras han sobrevivido y .. -,.x
despues de temporadas previas de reproduccion.
Hasta ahora no hay manera de predecir ni la
composici6n de una poblaci6n anidadora de un afio
al siguiente; y el numero de anidadoras o de nidos
registrados en ciertos afios puede interpretarse de
manera err6nea ya que las oscilaciones observadas
p.i.!i,, .,11 ser reflejos de variaciones en los esfuerzos
del p.-tIll.,i,- de las playas o de otras actividades de
conservaci6n. En consecuencia, es important
evaluar las tendencies a largo plazo y emplear las
observaciones de plazo corto solo como indicadores
provisionales.
La estimacio6n del total de la I,,-,l :i,-; ,, es un reto
de gran envergadura. Hay muy poca informaci6n
sistematica sobre juveniles, machos o hembras
inmaduras. Por ello, a pesar de los muchos problems
y deficiencies, el segment menos inaccessible de la


poblaci6n y que es el menos dificil de estimar es la
"poblaci6n annual de hembras anidadoras". Con
frecuencia este segment de la poblaci6n se estima
de manera indirect, realizando evaluaciones anuales
de la cantidad de nidadas, huevos, nidos o .. i.i,.
de nidos. Raramente se cuenta con numerous exactos
de las hembras anidadoras (auin para una sola
1.. v.ip..i.i) y much menos de los otros sectors de
la poblaci6n. Esto i..ifi, que muchas de las
decisions para la conservaci6n y manejo deben
elaborarse sobre la base de informaci6n aun
insuficiente.
El hecho de que el sexo de una tortuga marina
se determine por la temperature de incubaci6n,
significa que las practices de manejo involucradas
en la fase de desarrollo embrionario, deben tomar
en cuenta la temperature de la arena, el sombreado y
otros pI *'' que frecuentemente no son atendidos.
Puesto que la -,",, ..... -i i de una tortuga marina
depend de la ejecucin de respuestas correctas en
los tiempos correctos muchas veces dependiendo
de comportamientos innatos y la concurrencia de
ambientes adecuados, no s6lo se debe tratar de
proteger a las tortugas marinas. Afin y cuando se
presented de manera aparente ligeras modificaciones
al ambiente, estos cambios pueden tener efectos
devastadores para un gran numero de tortugas
marinas, asi que la conservaci6n exitosa de las
tortugas marinas depend intimamente de la
protection al ambiente.
Debe reconocerse que los requerimientos
biol6gicos de las species aqui mencionadas no son
negociables, tal como el hecho de que hay una fuerza
de gravedad que actua sobre la Tierra.
Consecuentemente, la efectividad de las actividades
de conservation se relaciona directamente con el
nivel al que ellas son capaces de reunir estos
requerimientos biologicos. Sin embargo, las
decisions sobre el disefio, instrumentacion y
mantenimiento de los programs de conservacion,
provienen del area political y son un reflejo de la
compleja interaccion entire las sociedades y sus
actividades culturales, political y econ6micas -no
necesariamente la opinion de un C i i., o las
recomendaciones de un expert. Por consiguiente,
para ser exitosos, las acciones de la conservation
deben ser relevantes a las sociedades en las que se
Ilevan a cabo, "finalmente la conservacion
biol6gica depend de las decisions 1 .,-)1 th ,-r. tomada






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AITSG, WWT,
y elPi ro*",- >" Ambiental del Caribe del PN7UM4


dentro de contextos econ6micos y sociales (Frazier,
1999)
En conclusion, por raz6n de sus caracteristicas
biologicas, la conservacio6n de las tortugas marinas
es ,,iil.j., dificil de p. l,,. i, acertadamente y
require de -.m..-;',-'.. a largo plazo. En muchas
maneras, la condici6n de estos carismaticos animals
sirve como un barometro que mide la manera en que
las sociedades modemas estan cuidando un ambient
del que todos dependemos.

Agradecimientos

Se .1...... _n los valiosos comentarios de S.
Bache, D. Crouse, K. Eckert y L. Sarti, su aportaci6n
file muy benefica para la 1" '4-,.-,-;,:, del r.. -, Pt4
trabajo. Tambien se reconoce el apoyo del Fondo
Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas
en ingles).


Literature Citada

Ackerman, R. A. 1997. The nest environment and the embry-
onic deve: ".-"; : sea turtles In: P. L. Lutz y J. A. Musick
(eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York,
New York. pp. 83-106.
Bell, I. y M. Hallam. 1999. A remarkable feat. Marine Turtle
Newsletter. 84: 16.
Benabib N., M. y J. A. Hernmandez. 1984. Conservaci6n de las
tortugas marinas en la playa de Mexiquillo, Michoacan.
Infonne final de Biologia de Campo, Facultad de Ciencias,
Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico D. F.
Bjorndal, K. A. 1997. Foraging ecology and nutrition of sea
turtles. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of
Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 199-
231.
Bjorndal, K. A. y G. R. Zug. 1995 (ed. revisada.). Growth and
age of sea turtles. In: K. A. Bjomdal (ed.). The Biology
and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution
Press; Washington, D. C. pp. 599-600.
Bolton, A. B. 1999. Techniques for measuring sea turtles. In:
K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M.
Donnelly (eds.) Research and Management Techniques for
the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle
.: .. -1: 1 Group Publication No. 4. pp. 110-114.
Bowen, B. W. y S. A. Karl. 1997. Population genetics,
phylogeography, and molecular evolution. In: P. L. Lutz y
J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press,
New York; New York. pp. 29-50.
i "Il . Y. y J. A. Musick. 1997. Age, growth and popu-
lation dynamics. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The
Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York.
pp. 233-276.
Crowder, L. B., D. T. Crouse, S. S. Hi.-,._--!! y T. H. Martin.


1994. Predicting the impact of turtle excluder devices on
loggerhead sea :'. i-11 inl ,i ., Ecological Applications.
4(3): 437-445.
Crouse, D. 1999. The Consequences of Delayed Maturity in a
Hluman-Dominated World. American Fisheries Society
Symposium 23: 195-202.
Crouse, D. T., L. B. Crowder y H. Caswell. 1987. A stage-
based population model for loggerhead sea turtles and im-
plications for conservation. Ecology 68(5):1412-1423.
Eckert, S. A., K. L. Eckert. P. Ponganis, y G. L. Kooyma. 1989.
Diving and foraging behavior of leather back sea turtles
Deinochelys coriacea. Canadian Journal of Zoology. 67:
2834-2840.
Frazer, N. 1984. Survivorship of adult female loggerhead sea
turtles, Caretta caretta, nesting on Little Cumberland Is-
land, Georgia, USA. Herpetologica. 39: 436-447.
Frazier, J. 1998. Measurement error: The great chelonian ta-
boo. In: R. Byles y Y. Fernandez (Compiladores). Proceed-
ings of the Sixteenth Annual Symposium on Sea Turtle
Biology and Conservation. U.S. Department of Commerce;
National Oceanographic and Atmospheric Administration;
National Marine Fisheries Service; Southeast Fisheries
Center, Miami, Florida. NOAA Tec. Mem. NMFS-SEFRC-
412. pp. 47-49.
Frazier, J. 1999. Community Based Conservation. In: K. L.
Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly
(eds.) Research and Management Techniques for the Con-
servation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Spe-
cialist Group Publication No. 4. pp. 15-18.
Frazier, J. 2000. Building Support for Regional Sea Turtle
Conservation in Indian Ocean Region: Learning from The
Inter-American Convention for the Protection and Conser-
vation of Sea Turtles, p. 277-303. in: N. Pilcher y G. ismail
(eds.)Sea Turtles of the Indo-Pacific: Research, Manage-
ment and Conservation. ASEAN Academic Press. London.
Frazier, J. y S. J. Bache. en prensa. Sea turtle conservation and
the "big stick": the effects of unilateral U. S. embargoes
on international fishing activities. In: A. Mosier y M. Coyne
(Compiladores). Proceedings of the Twentieth Annual Sym-
posium on Sea Turtle Biology and Conservation. U.S. De-
partment of Commerce; National Oceanographic and At-
mospheric Administration; National Marine Fisheries Ser-
vice; Southeast Fisheries Center, Miami, Florida. NOAA
Tec. Mem. NMFS-SEFSC-xxx. U.S. Dept. Commerce.
Gerrodette, T y B. L. Taylor. 1999. Estimating population size,
p.76-71. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-
Grobois y M. Donnelly (eds.). Research and Management
T.,..:.,.,. i- i1. Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC
Marine Turtle '- '; -:. i Group Publication No. 4.
Goff, G. P., J. Lien, G. B. Stenson y J. Fretey. 1994. The mi-
gration of a tagged leatherback turtle, Dermochelys
coriacea, from French Guiana, South America, to New-
foundland, Canada in 128 days. Canadian Field Naturalist.
108 (1): 72-73.
11. .. 11 S. S., L. B. Crowder, y D. T. Crouse. 1996. Models to
evaluate headstarting as a management tool for long-lived
turtles. Ecol. .. : .1 .:;. ,i ..-. 6(2): 556-565.
Hirth, H. F. 1997. Synopsis of the biological data on the green






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li it.i,' para el 1a.m. i' Regional Efectivo"
Santo Doi.;r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


turtle Chelonia nrydas (Linnaeus 1758. U.S. Department of
the Interior, Fish and Wildlife Service; Washington, D. C.
Biological Report 97 (1) v + 120 pp.
Jackson, J.B.C.1997. Reefs since Columbus. Coral Reefs. 16
Supl.: 823-832
Karl, S. A. y B. W. Bowen. 1999. Evolutionary significant units
versus geopolitical taxonomy: Molecular systematics of an
endangered sea turtle (genus ( .). Conservation Bi-
ology. 13 (5): 990-999.
Kendall, W. y R. Kerr. en prensa. Paper presented at the 20th
Annual Symposium. In: A. Mosier y M. Coyne (Compila-
dores). Proceedings of the TNwentieth Annual Symposium
on Sea Turtle Biology and Conservation. U.S. Department
of Commerce; National Oceanographic and Atmospheric
Administration; National Marine Fisheries Service; South-
east Fisheries Center, Miami, Florida. NOAA Tec. Meinm.
NMIFS-SEFRC-.
V.. F. W. 1995 (ed. revisada). Historic review of the decline
of the green turtle and the hawksbill. In: K. A. Bjomdal
(ed.). The Biology and Conservation of Sea Turtles.
Smithsonian institution Press; Washington, D. C. pp. 183-
188.
Liew H.-C. y E.-H. Chan. En prensa. Assessment of the popu-
lation of green turtles nesting at Redang Island, Malaysia,
through long-term tagging analysis. In: A. Mosier y M.
Coyne (, .*.. I ,, ;. Proceedings of the Twentieth An-
nual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation.
U.S. Department of Commerce; National Oceanographic
and Atmospheric Administration; National Marine Fisher-
ies Service; Southeast Fisheries Center, Miami, Florida.
NOAA Tec. Mem. NMFS-SEFRC-.
Limpus C. J., P. J. Couper y M. A. Read. 1994a. The green
turtle, Chelonia mydas, in Queensland: population struc-
ture in a warm temperate feeding area. Mein. Queensland
Museum 37(1):139-154.
Limpus C. J., P. J. Couper y M. A. Read.1994b. The logger-
head turtle, Caretta caretta, in Queensland: population
structure in a warm temperate feeding area. Mem.
Queensland Museum 37(1): 195-204.
Lohmamm, K. J., B. E. Witherington, C. M. F. Lohmann y M.
Salmon. 1997. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The
Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York.
pp. 107-135.
Loluhmann, K. J., J. T. Hester y C. M. F. Lohmami. 1999. Long-
distance navigation in sea turtles. Ethology, Ecology &
Evolution. 11: 1-23.
Lutcavage, M. E. y P. L. Lutz. 1997. Diving physiology. In: P.
L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles.
CRC Press, New York; New York. pp. 277-296.
Lutz, P. L. 1997. Salt, water, and pH balance in sea turtles. p.
343-361. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology
of Sea Turtles. CRC Press, New York.
Lutz, P.L. y J.A. Musick (eds). 1997. The Biology of Sea
Turtles. CRC Press, New York; New York.
I i.: 1 : 1 1994. SynopsisofbiologicaldataontheKemp's
ridley turtle, Lepidochelys kempi (Garmnan, 1880). NOAA
Technical Memorandum NMFS-SEFSC-343. U.S. Depart-
ment of Commerce, National Oceanic and Atmospheric


Administration, National Marine Fisheries Service, South-
east Fisheries Science Center, Miami, Florida. vi + 91 pp.
Miller, J. D. 1997. Reproduction in sea turtles. In: P. L. Lutz y
J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press,
New York; New York. pp. 51-81.
Molina, S. 1981. Leyendo en la tortuga (recopilaci6n). Martin
Casillas Editores; Mexico. 173 pp.
Morgan, P. J. 1989. Occurrence of leatherback turtles
(Dermochelys coriacea) in the British Isles in 1988, with
reference to a record specimen. In: S. A. Eckert, K. L.
Eckert, y T. II. Richardson (Compiladores). T- -.... ... -
of the 9th Annual Symposium on the Biology and Conser-
vation of Sea Turtles. U. S. Department of Commerce, Na-
tional Oceanic and Atmospheric Administration, National
Marine Fisheries Service, Southeast Fisheries Center; Mi-
ami, Florida; NOAA Technical Memorandum NMFA-SEFC
232. pp. 119-120
Mrosovsky, N. 1994. Sex ratios of sea turtles. Journal of Ex-
perimental Zoology. 270: 16-27.
Musick, J. A. 1999. Ecology and conservation of long-lived
marine animals. American Fisheries Society :,. :':i
23: 1-10.
Musick, J. A. y C. J. Limpus. 1997. Habitat utilization and
migration in juvenile sea turtles. In: P. L. Lutz y J. A. Musick
(eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York;
New York. pp. 137-163.
NRC (National Research Council). 1990. Decline of the Sea
Turtles: Causes and Prevention. National Academy Press;
Washington, D. C. xv + 259 pp.
Ogren, L. y C. McVae, Jr. 1995. Apparent hibernation by sea
turtles in North American waters. In: K. Bjorndal (ed.) Bi-
ology and Conservation of Sea Turtles. Winithsonian Insti-
tution Press; Washington, D. C. (revised edition) pp. 127-
132.
Pandav, B. y C. S. Kar. 2000. Reproductive span of olive rid-
ley turtles at Gahinnatha rookery, Orissa, India. Marine
Turtle Newsletter. 87: 8-9.
Pitman, R. L. 1990. Pelagic distribution and biology of sea turles
in the eastern tropical Pacific, p. 143-148. In T.H.
Richardson, J. I. Richardson y M. Donnelly (C .... i.- .
Proc. 10th Annual V 1 1,. on the Biology and Conser-
vation of Sea Turtles. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-
278. U.S. Dept. Commerce
Plotkin, P.T., R. A. Byles, D. C. Rostal y D. Owens. 1995.
Independent vs socially facilitated migrations of the olive
ridley, Lepidochelys olivacea. Marine Biology 122:137-143
Pritchard, P. C. H. 1997. Evolution, phylogeny, and current
status. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of
Sea Turtles. CRC Press; New York, New York. pp. 1-28.
Pritchard, P. C. H. 1997. Evolution, phylogeny, and current
status, p. 1-28., In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A.
Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.). Research and Man-
agement Techniques for the Conservation of Sea Turtles.
IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No.
4.
Richardson, J. I., R. Bell, y T. H. Richardson. 1999. Popula-
tion ecology and demographic implications drawn from an
11-year study of nesting hawksbill turtles, Eretmochelys






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AITSG, WWT,
y elPi F" :.r>,, Ambiental del Caribe del PNUM14


imbricata, at Jumby Bay, Long Island, Antigua, West Indies.
Chelonian Conservation and Biology. 3 (2): 244-250.
Ross. J. P. 1995 (ed. revisada). Historic decline of the logger-
head, ridley, and leatherback sea turtles. In: K. A. Bjorndal
(ed.). The Biology and Conservation of Sea Turtles.
Smithsonian Institution Press; Washington, D. C. pp. 189-
195.
Spotila, J. R., M. P. O'Connor y F. V. .. : 1997. Thermal
biology. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology
of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 297-
314.
Versteeg, A. H. y F. R. Effert. 1987. Golden Rock: The first
Indian village on St. Eustatius. St. Eustatius Historical Foun-
dation No. 1. 21 pp.
Walker, T.A. y C.J. Parmenter. 1990. Absence of apelagic phase
in the life cycle of the flatback turtle, Natator depressus


(Garman). Journal Biogeography 17:275-278
Watson, K. P. y R. A. Granger. 1998. Hydrodynamic effect of
a satellite transmitter on a juvenile green turtle (Chelonia
mydas). Journal of Experimental Biology. 201: 2497-2505
Whittow, G.C. y G. 11. Balaz. 1982. Basking behavior of the
Hawaiian gren turtle (Chelonia mvdas). Pacific Science 36
(2):129-139
Wing, E. S. y E. J. Reitz. 1982. Prehistoric fishing economies
of the Caribbean. New World Archaeology. 5 (2): 13-22.
Witzell, W. N. 1983. Synopsis of biological data on the hawks-
bill turtle Eretmochelvs imbricata (Linnaeus, 1766). FAO
Fisheries Synopsis No. 137: iv + 78 pp.
Wyneken, J. 1997. Sea turtle locomotion: Mechanisms, behav-
ior and energetic. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The
Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York.
pp. 165-198.






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.,, para el 1a.m. i' Regional Efectivo"
Santo DJoiw.r, 1,. 16-18 de noviembre de 1999


El Papel Cultural y Econ6mico de las Tortugas

Marinas

Didiher ( .n.. ( '... ..
. .. Marino
Asociacion ANAI
Costa Rica


El Dr. Archie Carr, en los inicios de los setenta
escribi6 ".. pareciera que las .,-.-d-;-.. de tortuga
verde que estamos investigando (en Tortuguero,
Costa Rica) encarnan la mayoria de problems y
. ,., l.'ii,,1.. que li,1L .,n existirpara obstaculizar
cualquier esfuerzo realizado a favor de un animal
migratorio que tiene un valor econ6mico director, con
tendencia a cruzar ii ..ii. Ei-. intemacionales en sus
migraciones para propositos de fecundaci6n y, que
ademas es explotado en exceso, tanto en sus sitios
de alimentaci6n como en los de reproducci6n" (Carr,
1971). Espero que al finalizar esta reunion, com-
partamos la gran sabiduria de esas palabras.
Todos los aqui reunidos, pertenecemos a una
bioregi6n en donde los recursos marines son un fac-
tor comun. La Regi6n del Gran Caribe aglutina la
influencia biogeografica del norte y del sur, por ende,
nosprovee de una,,.,,,if; . ,livs i i.,i m.,iii,. i.I.
tanto en las zonas continentales como en las marino-
costeras. Esta convergencia tambien se refleja en
nuestra herencia cultural. Los vestigios arqueo-
logicos atestiguan los modos y formas como los
grupos etnicos del Caribe se han beneficiado de las
tortugas marinas -entres otros recursos biol6gicos-
desde el tercer milenio a.C.
Mosseri (1998) menciona que en la relacion
cultures antiguas-tortugas marinas...' P..., .,., que
la naturaleza, en un solo regalo, colmara muchas de
sus necesidades. Como si uno y todo fuese el mismo
don que les suministraba alimento, vasijas, techo y
medio de transporte. Las tortugas marinas tambien
han desempefiado un papel muy 1i1;,!,,5.15i. como
elements misticos en las dct,. ,,. ,a,. cultures. En la
conexi6n magico-religiosa establecida por los pue-
blos primitivos con los elements de la naturaleza,
las tortugas marinas mantuvieron su protagonismo
en las creencias etnicas, ya como mitos, encamando
espiritus del bien o del mal y como mensajeras de


los dioses (Chac6n et ..* ',4 ,.
En piezas de alfareria, esculturas en piedra y
joyeria de gran valor, ha quedado la constancia de
que los pueblos etnicos hicieron uso de las tortugas
marinas como 1p.ii. important de su p.1itighwl',
cultural. En d. i,,,i,. -, los.,i .... -.- habitantes de esta
area tropical de America, sentian una atracci6n y le
daban una valoraci6n especial a estos reptiles. En la
actualidad, much de la herencia cultural en la que
se involucra a las tortugas marinas, se circunscribe a
la difusi6n oral de histories, i-,.,n- y leyendas
transmitidas de una generation a otra.
Si bien los usos tradicionales artisticos y misticos
de las tortugas marinas no son p.ii,1 'i..,'. con
estandares econ6micos, desde el punto de vista
nutrimental, la situation es totalmente diferente.
Hist6ricamente, grupos i, ij.. n.i. como los caribes,
wayuu, kunas, miskitos, guajiros, ramas, '.n, ifn, .
n6bes, entire otros, han dependido esencialmente de
las tortugas marinas como fuente de proteinas para
su dieta alimenticia. Hasta la llegada de los europeos
a America a finales de los 1400, el unico uso
documentado fue el de las practices de las poblacio-
nes nativas. Los registros existentes nos indican que
en algunos lugares este uso fue intensive, mientras
que en otros solo se recolectaron para p....j.; ii.. de
subsistencia.
La situaci6n cambi6 con los adelantos en el
transport y almacenaje. A finales del siglo XVI, se
inici6 el comercio de came de tortuga. De hecho,
algunos poblados fundados a lo largo de la zona
costera son reflejo de la migraci6n humana en pos
de las playas de anidaci6n. Abundan histories de los
indios Miskito desplazandose por toda Centro-
america en busca de tortugas marinas. Ya en el i, .1,
XVII, los grupos i,,i;..,. -i:. iniciaron el comercio de
tortugas marinas con los britanicos, quienes las
mantenian vivas durante sus largas travesias a






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWF,
y el F".>",'r:,u.A Ambiental del Caribe del PNUAL4


Fri,.I.., para alimentar a los mariners, colonos,
esclavos y consumidores del viejo continent.
Las modos de uso que los nativos desarrollaron
para el aprovechamiento de tortugas marinas, fueron
,,.iii .,,,1.. con la 11..--i, 1. de los colonizadores
S. -'".. ,-":. a la region del Caribe (de un uso traditional,
pasaron a un modelo mas commercial Sin embargo,
aun en la actualidad, persisten grupos etnicos que
,1.p l" n1, de las tortugas marinas para la subsistencia
basica. La pregunta obligada es: 6si las tortugas
desaparecen, que pasara con las economies locales
indigenas que tradicionalmente las usan como
alimento?
Con la expansion de la colonizacion europea en
el Caribe, los cambios en el ambiente, aunado al
desplazamiento y aniquilaci6n de muchas cultures
1i.di"...ia fue un process ripido y profundo. Las
nuevas sociedades demandaron de mas recursos natu-
rales, incluyendo grandes cantidades de tortugas
marinas. En este process de cambio, se combinaron
las t6cnicas de aprovechamiento de id,!.. ... .
franceses, africanos, mestizos e indigenas. Asi, no
solamente hubo una gran influencia sobre los
models aut6ctonos, sino tambien en los mismos
individuos expuestos a las influencias extemas.
A mediados del siglo XVIII florece una mezcla
de cultures africanas y europeas en nuestra region.
1..-,.-i-; de las nuevas economies se desarrollaron
sobre la base del comercio de tortugas marinas. En
tanto que los .p-.... in..li-;.. usaron y consumieron
tortugas marinas en cantidades sustanciales, este
aprovechamiento fue solamente como fuente de
alimento y no con otros fines de lucro. Las nuevas
economies tasaron con un alto valor a las tortugas
marinas, promoviendo con ello, su explotaci6n
intensive. En consecuencia, las poblaciones de
tortugas marinas empezaron a declinar. Por ese
tiempo, las poblaciones de Bermuda y Gran Caiman
ya habian sido intensamente explotadas.
De acuerdo a la .,iI,..i",_'. Paula Palmer "Al
inicio de la I ..ul-, mitad del siglo XVII, los
cazadores de tortugas miskitos y afrocaribefios
visitaron various sitios en Centroamerica y el Caribe,
,.1., .,..,ml, a remo y vela desde Bocas del Toro
(Panama) y desde las costas nicaraguenses.
Arribaban en marzo y se quedaban hasta septiembre,
dedicados a la pesca de tortuga con arpon. Ellos
procesaban toda la tortuga, los caparazones los
concentraban para venderlos posteriormente en


Bocas del Toro y de ahi se. p.il.lI,, a Alemania.
para sertransformados en peines y botones" (Palmer,
1986).
Segun mi interpretaci6n de estos hechos, el uso
de la tortuga como medio de subsistencia, no fue
una amenaza si se le compare con la explotaci6n
commercial posterior. Ademais, la preservaci6n y
protecci6n de las cultures indigenas actuales require
de la conservaci6n de los sistemas naturales,
I.- i 1., iii. ,n de .ii' i. 11, relacionados con las
species que consume. Por otro lado, el significado
mistico y la importancia artistic y gastronomica
conferidas a las tortugas marinas, fueron de los
principles alicientes para la migraci6n de pueblos
que, en la blsqueda de tan preciado animal, se
desplazaron a lo largo de islas y costas. Esta sola
razon, las hace merecedoras de un valor hist6rico
irremplazable.
En este context, los huevos y came de tortuga
no s6lo son importantes en terminos nutrimentales,
tambi6n tienen un papel especial en las comunidades
costeras, 1."-'-- i. la capture de tortugas o "tortuguear"
es un modo de vida, un estilo, una cultural mas alli
del mero consume de proteinas. Segiin Nietschman
(1982), la tortuga verde ha sido la .-p....-.' mas
explotada en el Caribe. Como referencia cita que el
70% de la protein animal que consume los miskitos
en Nicaragua, proviene de esta especie.
La pesca, ya para subsistencia o propositos
comerciales, junto con la recolecci6n de huevos, son
actividades comunes que, en el Caribe, han
ocasionado enormes descensos en las poblaciones
de tortugas marinas durante los dos ultimos siglos.
La explotacio6n indiscriminada y sin control ha
reducido a niveles critics p"ll., ip.' .- imp.li.,I.l.
esta situaci6n tambi6n ha sido agravada por la perdida
y alteracion de habitats critics para estas species.
Hemos escuchado y *,. 'iM 6,..- escuchando de
la importancia de estos reptiles para los sistemas
ecol6gicos a los que pertenecen, como fuente de
protein animal para el hombre y, mas recientemente
de su papel protag6nico en otros mercados
comerciales. El conjunto de dichos arguments, es
la raz6n por la que deseo discutir dos perspectives
para el uso de las tortugas marinas. La primera es de
indole etica; la segunda, con un enfoque pragmatico.
El debate etico -referido en terminos simples-
esta cimentado en la .11 *' i,'-n hacia una posici6n
homocentrica o bien. inclinado a la bioc6ntrica.






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un i,.it.,, para el 1 .m. i,, Regional Efectivo"
Santo Domiw., ,. 16-18 de noviembre de 1999


,Nosotros, como series humans, tenemos el
"derecho" de usar las tortugas marinas para nuestros
particulares prop6sitos o beneficios, o estos reptiles
tienen sus propios derechos, como el de la misma
supervivencia de la i.?
El debate pragmatico se desarrolla en la
dicotomia entire el uso de las tortugas marinas y su
conservation. Debo de reconocer que las tortugas
marinas se usaron, se usan y continuaran usandose.
Esta premisa debe conducimos hacia esfuerzos de
conservaci6n que incorporen tambien a los grupos
comunitanos.
Es imperative que ahoranos pi...-, ._. ,Que
tan intenso es el uso?, iCual es el nivel sostenible
del uso? El asunto fundamental estriba en c6mo
mantener de manera equilibrada una comunidad
biologicamente sustentable y, a la vez, aprovecharla
como recurso natural. La explotaci6n reclama para
si misma, un control que evite la caida del recurso v
que los valores de adquisici6n de este, no sean
mayors a los valores de mercado. Cuando no hay
tal regulaci6n se induce a una explotaci6n mis inten-
siva y se crea un circulo vicioso.
Tambien debemos preguntarnos: ,Que
importancia tienen las tortugas marinas para el
hombre? 6,Cual es el impact de su uso para las
sociedades?. El uso de las tortugas marinas puede
ser categorizado como consuntivo y no-consuntivo.
Se puede valorar a las tortugas marinas por razones
comerciales, recreativas, cientificas, esteticas y
espirituales. El debate sobre el uso de las tortugas
marinas no debe confundirse con la justificaci6n
econ6mica del uso de las tortugas marinas. Debemos
aceptar el uso per se como uno de los temas de la
conservation y reconocer todos los valores de uso
atribuibles a las tortugas marinas en la actualidad.
Si bien podemos asignar un valor a un uso
determinado de tortugas marinas, no todos los valores
pueden ser medidos en terminos econ6micos. El
hecho de ser un product de mercado es lo que les
ha otorgado el valor econ6mico. Comunmente existe
confusion en los terminos "valor, "uso" y
"comercio". Es claro que si las tortugas marinas estan
siendo usadas con algnin 'r'. it,, tienen un valor,
pero este puede ser un valor -,iiN. o it-, 1N.
p.ej., mistico o spiritual (ver a Frazer, en este
documento.
Desafortanadamente, cuando el uso esta asociado
a un valor economic entramos en el mundo


commercial donde predominan las consideraciones
econ6micas; aunque en mi opinion los valores
actuales de estas species no pueden ser descritos
exclusivamente enterminos economics, puesto que
el valor de las tortugas marinas trasciende a los
valores mercantiles (ver Frazer, este volumen.


Tabla 1. Usos por especie, en
la Region del Gran Caribe

Verde Came
Huevos
Calopee
Aletas
Cabezona
o caguama Huevos
Came
Baula o laid Huevos
Came
Aceite
Carey Came
Huevos
Caparaz6n
Lora Huevos
Came
Golfina Huevos
Came

Los usos econ6micos de las tortugas marinas en
el Caribe se pueden pI iil.,i bajo las siguientes
categories:
Subsistencia recolecci6n o capture para
consumo, con una distribuci6n al area social y
geografica inmediata. Es la economic del recolector
y sus dependientes.
Mercado local restringido a la venta en baja
escala en un perimetro que abarca a pueblos o
comarcas de los alrededores, circunscrito a una
inversion minima y al intent de incrementar el
ingreso familiar.
Rancheo o Crianza en granjas cultivo de
tortugas para usos cientificos, turisticos,
gastronomicos y de consumo; todos de indole
commercial. Se caracteriza por una considerable
inversion de capital.
Commercial difiere del uso de mercado local,
por una mayor inversion de un grupo o consorcio y
p qu.. este comercio se realize a gran escala.
Recreaci6n, imagen y moda uso relacionando
direct o indirectamente con el turismo. Se remite al






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/MITSG, WWF,
y el ,"r, -. :,P Ambiental del Caribe del PNUML4


Tabla 2. El uso hist6rico y actual de los products y subproductos de
tortugas marinas procesados en la Regi6n del Gran Caribe


Tipo de product
Huevo


Uso
Consumo human director o
como ingredient en recetas mas
elaboradas (p. ej., la elaboracion
de p im -)
Consumo animal
Aceite


Valor
Hay una creencia muy difundida
de que los huevos tienen propiedades
. i,,-.,i; .; ,.- y medicinales


Consumo human
Consumo animal
Aceite para cocina
Cosmeticos


Propiedades P.-, I.- iC:.

Marroquineria o talabarteria
(elaboracion de: zapatos, bolsos,
carteras, billeteras, cinturones, artesania
y adornos para el hogar)


Consumo human (sopa)


Consumo human

Articulos de arte
Omamentos generals
Joyeria
Fertilizante

Omamentos para el hogar
Joyeria
Artesania general
Sii ,.i1.,.,. (botones, peines,


anteojos, otros)


uso de la tortuga como concept de imagen. Es una
estrategia de mercadotecnia con mulltiples
aplicaciones (p. ej., en impresos, como papel
moneda, sellos postales, camisetas, revistas,
logotipos y una amplia diversidad de usos publici-
tarios).
Obviamente, las fronteras de estas categories en
muchos casos pareceran poco claras, pero deben
tomarse como un primer intent por ordenar todos
los usos vinculados al aprovechamiento de las
tortugas marinas en la region caribefia. En las Tablas
1 y 2 se condensan los usos hist6ricos y actuales.
De todos los reptiles, los huevos de las tortugas
son el proveedor mas important para el uso indus-
trial y nutrimental. La obtenci6n de aceite y la
creencia de que poseen propiedades medicinales y


Se cree que las came tiene propiedades
afrodisiacas y medicinales (.pih ... ,n
dennatol6gica)


Se cree que es buen alimento y el
mejoramiento de la inteligencia.

Sopa con poderes 1 i.1 .i-. alimenticios.


Asociado a que atraen la buena suerte
v el misticismo de llevar algo de
las fi,-.,?i;',i -c :. del mar.


afrodisiacas, son la causa de su explotacion a gran
escala (Chacon etc' c,, >. Antes de abordar en ex-
tenso la tarea de cuantificar el uso del huevo y de
otros subproductos de las tortugas, debo reconocer
que los datos sobre el impact econ6mico del
comercio de tortugas marinas son escasos, dispersos
e inconsistentes. Tomando en cuenta lo anterior, los
registros indican lo siguiente:
El precio unitario del huevo en la region varia
desde US$0.02-US$5. Pi-i,,p.l,,i, se recolecta
para uso domestico y el mercado local, aunque hay,
indicios de comercio transfronterizo. Existen 1"' *. i,.
de la existencia de un mercado negro de huevo desde
America Central hacia los Estados Unidos, es pro-
bable que las tortugas del Caribe sean parte de este
comercio ilicito.


Came


Aceite


Calipee


Aletas

Huesos


Carapacho






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li.t.',, para el 1 .m. i' Regional Efectivo"
Santo Domi,. 1,. 16-18 de noviembre de 1999


Berry (1987) inform que entire el 80 y 100% de
los nidos de tortuga lafd en la costa. -,i, l -i :. Costa
Rica se cosechaban para el consumo human. Hoy
dia, sucede lo mismo en playas como Trujillo en
Honduras, pil. .1 Negra en Costa Rica y playas
Changuinola y San San en Panama. En las iltimas
playas citadas como ejemplo, el precio de la cosecha
asciende de US$15,000 a U'- '., 'tI en el mercado
negro de (bI .'I., y Pto. Almirante.
En 1989, Guatemala ostentaba en su pequefia
costa caribefia, anidaciones del orden de 300 a 800
nidos de carey, 50-90 nidos de verde y 25-50 nidos
de tortuga baula o laud, todos las nidadas se
S.l.t.1., para consume. Diez afios despues, las
cifras de anidaci6n de carey no superan la centena,
mientras que los registos para las otras species se
consideran como raros.
En esta region, las tortugas tambien han sido
I t.l,-,t.-i ,- paralaproducci6n de piel. ..,',,, Redford
y Robinson (1991) la piel de tortuga marina proviene
basicamente de la golfina (!,... *1.'. ...',..', olivacea) y
de la verde (C( l..... rydas). Hist6ricamente, el
comercio fue significativo de las colonies del
Pacifico oriental, pero la tortuga golfina en el Cari-
be no ha sido explotada de manera important para
extraer su piel (Reichart, 1993). El uso de piel en la
region ha quedado restringida a la venta y
-.,t-,-; ,., de '. :. de tortuga verde de la Granja
de Gran Caiman desde que se establecio en 1968.
La explotacio6n de la concha de las tortugas verde
y carey (Eretmochelys imbricata) i.' ,p ,t..n otro
nibro important de ingreso. En la --' ..i,,-, mitad
del siglo XX (1979-J' 2- fueron exportados de
diversas parties del mundo hacia el mercado japones
cerca de 754 toneladas metricas de carapachos, con
una tasa promedio de 33 11 t', i.i, lo que equivale a
la capture de 712,000 tortugas durante ese period
(el 53% provino de America Latina y el Caribe). De
estos, unos 5,000 caparazones fueron recolectados
en Honduras y 'Ii .i.r -,i. e introducidos al mercado
en el period 1986-1987. Datos puntuales de la
Estadistica de la Aduana Japonesa, informan que
14,519 Kg de escudos de carey fueron exportados
desde 'Ii. .0.c,_II.i entire 1970 y 1986, lo que equivale
aprox. a 13,000 individuos i.tN l, i. ,, and T,-,I )c -,.-,
1987).
En la actualidad, muchos paises de la region de
los que puedo dar un testimonio personal, como
Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Panama, 11.m 1


el caparaz6n de tortuga (incluyendo el de la tortuga
verde) de manera domestica y, aunque illegal en
various de los casos, esta a la disposici6n y fficil
alcance de los turistas. Ellos, con la ansiedad de Ilevar
un recuerdo a los hogares de familiares y amigos,
compran y transportan estos products t"', ,.-.n .-,
intemacionales.
La capture de tortugas es otro de los rubros im-
p" "I.m. ,. para .i',iiii,. de las comunidades costeras
del Caribe. Lagueux (1' "":.) nos ha documentado que
en Nicaragua se explotan poco mas de 10,000
individuos de tortuga verde por afio. Desde 1969
hasta 1976 tres plants procesadoras de tortuga verde,
consumieron localmente y 1"I".n".1 alrededor de
10,000 animals en Nicaragua. De estos; 445,500
Kg de tortuga marina se exportaron al mercado
estadounidense (.i.. in_ 1982).
Mientras que en Costa Rica desde 1985 y hasta
1998 la capture legal fue de 1,800 tortugas por
temporada; traduciendose, solo para 1998, en un
in. ... minimo de US$ 270,000 y _ii.'p.. iii a los
U'-,' -40,000 (si se estima la capture illegal Esto da
un valor de US$ 150/ tortuga viva.
El uso no-consuntivo tambien puede
caracterizarse como muy lucrative. Una de las
actividades mas p._il... de los ecoturistas es la
-,-.t... t,1.- -;. de lanaturaleza. Es muy satisfactorio
para este tipo de turistas visitar sitios con una alta
probabilidad para la observacio6n de la de vida
silvestre. Por ello, muchas playas de anidaci6n de
tortugas marinas son asediadas por turistas ansiosos
de observer el process de desove o el nacimiento de
las P1,-.-. -i.i,- tortugas. Sin embargo, el valor
econ6mico de esta actividad ha sido poco estudiada.
En muchos sitios, la anidaci6n de las tortugas es
un I :-'.- ,- predecible. Ademas, una misma playa
puede ser visitada por varias species en diferentes
meses del afio, lo que facility la venta de una variedad
de excursions a los turistas.
Gutic (1994), estim6 que en P, PI., Grande (Costa
Rica) el valor recreacional fue capitalizado en treinta
y un millones de d6lares americanos por el uso de
las tortugas y el estuario cerca de la playa. Pero
estim6 un valor de US$ 34.910 por cada tortuga laid
en la temporada de 1992-1993. En esta ocupacion,
se dio empleo a 288 residents locales, aunque el
72% del ingreso se queda en la industrial hotelera
(en su mayoria, en poder de inversionistas no-
residentes).






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el !Fro"* a.m > Ambiental del Caribe del PNUAV 4


En 1991 y 1992, arribaron entire 14,000 y 20,000
visitantes por afio al p'. 1 i'"'- pueblo de Tortuguero
(Costa Rica), justamente en los meses de anidaci6n
de la tortuga verde. Estos turistas proporcionaron al
pueblo, il, ,,. ,por el orden de unos cuatro millones
de dolares anuales. Otro indicador del valor
econ6mico no-consuntivo de las tortugas, alude a que
en 1986, Tortuguero tenia 2 hotels con 60 camas.
Hoy dia, tiene mas de 300 camas en 9 hotels. La
tendencia muestra claramente la bonanza financiera,
incluyendo la inmigraci6n y las oportunidades de
desarrollo y empleo que una pl..,.i de anidaci6n
puede general.
La valoraci6n econ6mica de los ingresos
generados por las tortugas marinas en playa Grande
y Tortuguero son buenos ejemplos del valor
commercial de las tortugas marinas en el ramo
ecoturistico. Adicionalmente, algunas comunidades
tambien atribuyen un valor carismitico a este .,, n11.,-,
de animals. Este valor tambien debe ser cuanti-
ficado.
Es imperative que los gobiemos incluyan los
ingresos reales generados por las tortugas marinas y
su microeconomia asociada. S61o de esta manera,
podremos entender el papel econ6mico que
representan estas criaturas ancestrales no s6lo para
el ingreso f'.1,,il,.,i sino tambien en otros segments
y escalas del mercado. Aun cuando ellas -las
tortugas- no cobran regalias por derecho de imagen,
otras actividades econ6micas donde se les involucra
son:
* En I i i il. promocionales y educativas.
* Prendas de vestir
* Postales,almanaques,,_ .il.. y otros materials


* Logotipos Vp.. ...1i.i1' .il,.m.iiW n l.i1. y
otros similares.
Como ustedes podran haber apreciado a traves
de esta .1 .., ,i., i,'In un tanto 1',s, iada y
generalizada, abarcando desde epocas anteriores a
la llegada de europeos a America hasta el present;
de las aletas a los huevos y desplazandome a lo largo
y ancho del Caribe, las tortugas marinas ban marcado
un hito en la historic social y econ6mica de esta
region C-n;b,,. ;,-, pero ,esta esta historic podra
continuar?


Para informaci6n adicional sobre este tema, el
lector puede referirsese remite al lector a Chac6n et
al. (_." 9 y Rebel (1974).


Literature Citada
Berry, F. 1987. Aerial and ground surveys of Dermochelys
coriacea nesting in Caribbean Costa Rica, p.305-310. En:
L. Ogren (Editor-e.- i,._ i i >ceedings of the Second West-
ern Atlantic Turtle Symposium. NOAA Tech. Memo.
NMFS-SEFC-226. U.S. Dept. Commerce. Miami.
Carr, A. 1971. Research and conservation problems in Costa
Rica, p.29-33. En: Marine Turtles: Proceedings of the 2nd
Working Meeting of Marine Turtle '.-.. '.. i : 8-10 March
1971, Morges, Switzerland. IUCN, Morges.
Chacon C., D., N. Valerin, M. Cajiao, H. Gamboa y G. Marin.
2000. Manual de Mejores Practicas de Conservacion de las
tortugas marinas en Centroamerica. PROARCA-Costas,
PROARCA-CAPAS, USAID- G/CAP, CCAD. San Jose,
Costa Rica. 130 pp.
Gutic, J. 1994. Ecoturismo basado en tortugas marinas brinda
beneficios economics para la comunidad. Noticiero de
Tortugas Marinas 64:10-11.
Lagueux, C. 1998. Demography of marine turtles harvested by
Miskitu indians of Atlantic, Nicaragua, p.26-27. En: R.
Byles and Y. Fernandez (eds.), Proceedings of the 16th
Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation.
NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-412. U. S. Dept. Com-
merce, Miami.
Milliken, T. y HI. Tokunaga. 1987. The Japanese Sea Turtle
Trade: 1970-1986. A *7.. .1 Report Prepared by TRAF-
FIC-Japan for the Center for Environmental Education,
Washington, D.C. 171 pp.
Mosseri, C. 1998. Explotaci6n de Tortugas Marinas durante la
Edad de Bronce en Oman. Noticiero de Tortugas Marinas
81:7-9.
Nietchmann, B. 1982. The cultural context of sea turtle subsis-
tence hunting in the Caribbean and problems caused by
commercial exploitation, p.439-445. En: K. A. Bjorndal
(ed.). Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian
Institution Press, Washington, D. C.
Palmer, P. 1986. "Wa happen man": la historic de la costa
-., *,,-,,., de Costa Rica, seguin sus protagonistas. San
Jose. Institute del libro. 402 pp.
Rebel, T. P. 1974 (rev. ed.). Sea Turtles and the Turtle Industry
of the West Indies, Florida, and the Gulf of Mexico. Uni-
versity of Miami Press, Miami. 250 pp.
Redford, K. y J. Robinson. 1991. Subsistence and Commercial
Uses of Wildlife in Latin America, p.6-24. En: Neotropical
Wildlife Use and Conservation. Univ. Chicago Press, Chi-
cago.
Reichert, HI.A. 1993. :-. . of Biological Data on the Olive
Ridley Sea Turtle, Lepidochelys olivacea (Eschschlotz,
1829) in the Western Atlantic. NOAA Tech. Memo. NMFS-
SEFSC-336. U.S. Dept. of Commerce. 78 pp.





"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un i ,it.,, para el 1a.m. i, Regional Efectivo"
Santo Doi.dr, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Estado de Conservaci6n y Distribuci6n

de la Tortuga Latid, Dermochelys coriacea,

en la Regi6n del Gran Caribe

Karen L. Eckert
Red para la Conservaci6n de Tortugas Marinas en el Gran Caribe (WIDECAST)
E. U.A.


Identificaci6n y Descripci6n
El nombre generico Dermochelys fue
introducido por Blainville (1816). El nombre
especifico coriacea lo design Vandelli (1761) y fue
adoptado por Linneaus (1766) (Rhodin y Smith,
1982). El binomio hace referencia a la piel
caracteristica, carente de pl.,..o y semejante al cuero
en tortugas adults. Los residents del Gran Caribe
conocen a la Dermochelys por una gran variedad de
nombres comunes. Los que tienen una mayor
prevalecencia son: K .h.. i.s. 1. en ingles, laud IA..nu L.
o tora) en espafiol, tortue luth en frances y tartaruga
de couro en .. is i-' .
La tortuga laid es el 6inico miembro de la fa-
milia monofiletica Dermochelyidae. Es distintiva
tambien por ser lamas grande (i\-..).i. 1989), nadar
a mayor p".f"n'lil.il (Eckert et al., 1989) y la de
,1,,t,,,-i,-,,i mias extensa (710N- 470S; Pritchard y
Trebbau, I', :4). Las hembras reproductoras de la
region Caribefia por lo general pesan entire 250-500
kg. Se tiene el registro de un especimen macho que
fue i.hi, ..S1 en una red de enmalle hace una decada
en Gales, G. B., con un peso cercano a los 1,000 kg.
(Morgan, 1989). La ladd carece de caparaz6n 6seo.
La suave piel es negra y moteada en blanco; la
proporci6n de pigmentos claros y oscuros es vari-
able. El .-.-i.- -4, ,. tiene una forma marcadamente
ahusada, con siete crestas prominentes y es
ligeramente flexible. Por lo general, mide entire
130-175 cm (en linea curva). A manera de dientes
, ... t- ? dos proyecciones en forma de cuspides
profundas en la mandibula superior.
Las crias estan cubiertas con p..u.. iU.-i,- escudos
o places poligonales, con el negro como color
predominante y moteado en la parte inferior. Los
bordes de las aletas son en color blanco, las anteriores
casi abarcan la longitud de su cuerpo. No p. -... ii
uinas. Las lines de escamas blancas asemejan bandas


distribuidas a lo largo de su carapacho. La longitud
tipica del caparazon es de 60 mm. El diametro de
los huevos (con yema) varia de 51-55 mm.
Para informacio6n adicional sobre este t6pico, se
recomienda consultar a Pritchard y Trebbau (1984).
NMFS/ FWS (I" '., Eckert (1995), Boulon et al.
(1996), Girondot y Fretey (1996) y a Pritchard y
Mortimer (1999).

Ecologia y Reproducci6n
Las tortugas laud presentan una ampliatolerancia
termica. Con frecuencia son encontradas en las frias
aguas de Nueva Inglaterra y hacia el norte de la region
oriental de Canada; bajo estas condiciones, se ha
demostrado que su temperature corporal es various
grados encima de la temperature ambiente. Las cau-
sas probables pueden asociarse a varias caracte-
risticas, incluyendo la inercia termica de su gran masa
corporal, la capa de grasa subepidermica que actia
como aislante, que las aletas hagan la funcio6n de un
intercambiador de calor en contracorriente, a la
generacion potential de calor por el tejido adiposo
cafe y, el relative bajo punto de congelaci6n de los
lipidos.
Muestras del contenido estomacal obtenidas de
animals sacrificados en diversas parties del mundo
indican que su dieta principal se compone de
cnidarios (aguamalas, medusas, sifon6foros) y
tunicados (salpas, pirosomas). En diferentes
localidades de su area de distribuci6n, se han
observado atortugas lau~d alimentandose de medusas
en la superficie marina. S-s.. -ii.id.. en el
comportamiento de las hembras reproductoras del
Caribe al realizar inmersiones se ha propuesto que,
en la buisqueda de comida, incursionan en la column
de agua siguiendo la migracion vertical del
zooplancton (Eckert et al., 1986). La dieta
especializada en cnidarios plancticos \ i., I 1....- P sitia






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el Fi"*r-. .>,, Ambiental del Caribe del PNUL4


a la tortuga laud en la punta de una peculiar cadena
alimenticia dependiente del nanoplancton y, en gran
manera, separada de otros sistemas tr6ficos
conocidos y mas comunes, p. ej., los que sustentan a
ballenas o atunes (Hendrickson, 1980).
Los sitios de anidaci6n se ,i-'l -:t,'1-.,I,- alrededor
del mundo (aproximadamente entire los paralelos
40N a 350S). Las hembras reproductoras son
visitantes estacionales de la region del Gran Caribe
(a los machos se les encuentra muy raramente). Las
observaciones generalmente se registran de marzo a
julio, los meses de mayor actividad de procreacion.
Se cree que el apareamiento ocurre en un period
previo o durante la migraci6n alas areas de anidaci6n
(Eckert y Eckert, 1988). Las hembras usualmente
anidan en intervalos de 9 a 10 dias, depositan un
promedio de 5-7 nidadas por afo y tienen un period
de remigracion de 2 a 3 afios o mas. Se ha observado
que una sola hembra puede dl j,-.- ;t-, hasta 11
nidadas por afio en la region del Mar Caribe (St.
Croix: Boulon etal., 1996) y tantas como 13 por afio
en el Pacifico Oriental (Costa Rica: R. Reina, com.
pers. en Frazier, este volumen. Puesto que el numero
de nidadas depositadas por una sola tortuga es
relativamente grande, y no todas las huellas dejadas
en la arena al arrastrarse resultan en una nidada (esto
es, que no todas las huellas son el resultado exitoso
de una anidaci6n), un registro de 100 huellas puede
traducirse en 70-80 nidadas o en la suma del esfuerzo
reproductive de solo 10 a 15 hembras.
Las hembras prefieren anidar en 1.,., con poca
.I -t:, ,- .. (profundas), access d, -z i l-, y
evadiendo el contact con rocas o corales abrasivos.
Las anidaciones ocurren habitualmente por la noche.
En cada nido depositan entire 70 y 90 huevos con
vitelo, junto con un numero variable de pequefios
huevos sin yema. La determinaci6n del sexo en las
crias *..p..i ,.,.., de la temperature. La "'. !ml.. i.i(ii
umbral" (bajo la cual la proporci6n sexual es 1:1) se
ha estimado entire los 29.250-29.500C en Surinam y
la Guyana Francesa (Mrosovsky et al., 1984;
Rimblot-Baly et al., 1986-1987). Al igual que en
todas las .. p.. i-. de tortugas marinas, la incubacion
a una temperature mas clida l.,,,,,,., laproducci6n
de hembras.
Las investigaciones sobre los process de
inmersi6n para esta especie han demostrado que las
hembras se afanan en realizar continues inmersiones


profundas en los alrededores de los sitios de
anidaci6n, cruzando aguas costeras hacia y desde la
playa de anidacion. Las inmersiones son
progresivamente mas profundas conforme se acerca
el amanecer. Una inmersi6n tipicatiene una duracion
de 12-15 minutes y muy rara vez se extiende mas
alli de los 200 m de profundidad. No obstante, se ha
documentado que en la region del Mar Caribe estas
inmersiones las pueden realizar a mas de 1,000 m
(Eckert et al., 1986, 1989). La tortuga laud nada
constantemente en travesias de 45-65 km por dia
durante el intervalo inter-anidatorio, y 30-50 km por
dia en las prolongadas m i.. .<.. i._- post-anidatorias
(S. Eckert, HSWRI, com. pers.). Despues de la
anidaci6n, las hembras dejan la cuenca caribefia. Este
hecho es conocido por los resultados de la tecnica
de nu.,... ......itiu.t (p.ej., tortugas laud marcadas
mientras anidaban en la Guyana Francesa han sido
recapturadas en Norteamerica, Europa y Africa:
Pritchard, 1973; Girondot y Fretey, 1996), por
studios de telemetria satelital para dar seguimiento
a las hembras despues de la anidaci6n en Trinidad
(Eckert, 1998) y en la Guyana Francesa (Ferraroli et
al., en prensa) y, en studios de colonizaci6n de
balanidos (crustaceo cirripedio) sobre hembras
anidadoras en St. Croix (Eckert y Eckert, 1 ':...)
No se tiene conocimiento sobre los patrons de
dispersion de las crias, ni del comportamiento y
movimiento de los i. i..i ile.s. Sustentadas en
evaluaciones globales de los registros de
avistamientos, se tienen evidencias que sugieren la
permanencia de los juveniles en latitudes tropicales
hasta que alcanzan una longitud de caparaz6n cercana
a los 100 cm (Eckert, 1999). La supervivencia, tasas
de crecimiento, edad de pl i,.-.t madurez y
longevidad en el medio natural, no han sido
determinadas para esta especie.


Distribuci6n y Tendencias
La colonia mas grande de tortugas laud en la
Region del Gran Caribe, se encuentra en Ya:lima:po,
Guyana Francesa, cerca de la frontera con Surinam.
La informaci6n de la base de datos de Guyana
Francesa muestra grandes fli11, i. .. en el nfimero
de nidos depositados cada aflo (tipico de las bases
de datos a largo plazo recolectados de playas de
anidaci6n bien estudiadas). La secuencia en la






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,:, para el 1 .m. '.i Regional Efectivo"
Santo D.oi.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


densidad de nidos (registrada desde 1978) abarca
desde mas de 50,000 apoco menos de 1(0 ,, nidadas
(Girondot y Fretey, 1996). El numero de nidos
puestos en Ya:lima:po a partir de 1992, muestra una
declinaci6n constant (Chevalier y Girondot, 2000).
A pesar de que las causes y la ,,,-,..it,,l de la
declinacion son dificiles de dilucidar (por razon de
la dinamica de las playas y el I.-lt_'m:i cambiante de
las anidaciones al que dalugar), latendencia es clara.
Promediando los datos de las anidaciones porgrupos
de various afios (para amninorar los efectos de las fluc-
tuaciones anuales), es possible observer que el
promedio de nidadas por afio puestas en el period
1987-1992 fue de 40,950 y para el period 1993-
1998 fue de 8,100, lo que represent una declinaci6n
mayor al 50%. Se consider que la pesca con redes
de deriva y/o de enmalle en el Estuario Marconi ha
repercutido directamente en la disminucio6n de la
poblaci6n (J. Chevalier, DIREN, com. pers.).
Conforme la erosion ha continuado alterando la
playa de anidaci6n en la Guyana Francesa, la colonial
se ha recorrido hacia Surinam, adonde el habitat de
pl i. arenosas se encuentra en expansion debido al
process dinamico de la costa. En 1967 hubieron poco
menos de 100 tortugas laud anidando en Surinam,
pero estos resultados anuales se ban incrementado
constantemente hasta alcanzar un maximo de 12,401
nidadas en 1985 y, a partir de entonces, han
presentado una fluctuaci6n muy amplia (Reichart y
Fretey, 1993). En 1999, se depositaron al menos
4,000 nidadas en Surinam, de las cuales alrededor
del 50% fueron recolectados furtivamente
(STINASU, datos sin publicar).
En Guyana, Venezuela y Colombia se informa
de anidaciones en una escala mas moderada. En
Guyana, las tortugas marinas han sido utilizadas en
exceso durante muchas generaciones. El mas
important sitio de anidaci6n es en el Distrito
Noroeste, especialmente Playa Almond. Censos
Aereos realizados en 1982 mostraron que "la mayor
parte de las tortugas anidando en esta playa son
sacrificadas y probablemente todos los huevos
recolectados" (Hart, 1(:-:- Pritchard (1986) evalu6
que el 80% de las hembras que intentaron anidar
durante cadatemporada fueron sacrificadas. En 1989
se inicio6 un program de marcado intensive en
colaboraci6n con los residents locales. Desde
entonces las tasas de mortalidad han descendido. El


numero de nidadas en Pl.. Almond present
variaciones anuales con un intervalo de 90-247 en el
period 1989-1994; aparentemente las poblaciones
se mantienen estables (P. Pritchard, Chelonian Re-
search Inst., datos sin publicar). No se tienen datos
hist6oricos para Venezuela, aunque es I -1-1., que
al present la Peninsula de Paria sea la mas
inp,_li.i_.k playa de anidaci6n. Informaci6n reciente
obtenida en Querepare y Cipara (consideradas las
mas significativas de las siete 1.1. de anidaci6n
conocidas para la Peninsula de Paria) muestran
indicios de que son visitadas quizas por 20-40
hembras por afio (H. Guada, WIDECAST-Vene-
zuela, com. pers.).
De la region Acandi (en el Golfo de Uraba), La
Playona es el sitio de anidaci6n mas important (para
laud ) en Colombia. En 1998, durante 11 semanas
de monitoreo a lo largo de los 3 km del area de
anidacio6n en La Playona, se marcaron 71 hembras y
se confirmaron 162 nidadas (Duque etal., 1998). En
1999 se marcaron a 180 hembras y se confirmaron
193 nidadas (Higuita y Paez, 1999). El estado de
conservaci6n de la colonia es desconocida, pero los
registros de marcado confirman de manera
aproximada las estimaciones previas de 100 hembras
anidadoras por afio (Ross, 1982) y 200-250 (USFWS,
1981). Las amenazas actuales a la colonia son
several. Entre otras, se include la capture direct,
capture incidental, contaminaci6n, deforestaci6n
tierra arribay los desarrollos costeros (D. Amorocho,
WIDECAST-Colombia, com. pers.).
En Panama, "anidaciones concentradas" [no se
inform el numero de nidos por afio] se pi.. -.. nLt..i en
el sector occidental de la Provincia Bocas del Toro
(con mayor densidad de nidadas en Playa Chiriqui y
Changuinola) y tambien en Playa Pito, Bahia
Aglatomate y Playa Colorada en la costa oriental
Panamefia (N!\..- LI!i et al., 1985; Pritchard, 1989).
Prospecciones recientes han confirmado la presencia
de 150-180 anidaciones por afio en la Isla Colon (D.
Chac6n, Asoc. ANAI, com. pers.). La tendencia de
la poblaci6n es hacia la baja. Cada afio son
sacrificadas ilegalmente de 35 a 100 hembras
." 1" 1 , ..,. ,. y la recoleccio6n furtiva de las nidadas
se estima en un 85% (D. ( ,-,-.,, com. pers.). Las
poblaciones de Costa Rica tambien han estado
sometidas a una declinacion dramatic a causa de la
recolecta illegal de huevos en muchos sitios. Fuera






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AITSG, WWF,
y el/ Fi*r-. .>,, Ambiental del Caribe del PNUL4


de las areas I id. .-'l. el .1p. ., puede acercarse al
100% (Hirth y Ogren, 1987). Se ha estimado que el
70% de todas las tortugas laud que anidan en la zona
caribefia de Costa Rica convergen en las zonas de
protection del Refugio de Vida Silvestre en
Gandoca-Manzanillo, la Reserva Natural de Pacuare
y en el Parque Nacional de Tortuguero con un
numero total de hembras reproductoras que anidan
en estas zonas del orden de 500-1,000 por afio. Este
conjunto de colonies anidadoras es el tercero en
magnitude para toda la region del Gran Caribe. La
poblacion en el Refugio de Vida l i'.. i .- Gandoca-
Manzanillo va hacia la alza, con un nuimero de nidos
por afios variando entire 200 a mas de 1,100 para el
period 1990-1999 (D. Chac6n, datos sin publicar).
Sin embargo, no se han observado incrementos
similares en Tortuguero, donde la poblaci6n continue
disminuyendo (C. np l' .11 etal., i' "
En Honduras existe una p. -1:, 4;-1 poblaci6n
reproductora (25-75 nidadas/afio) en Plapaya, misma
que ha sido protegida por MOPAWI y la comunidad
de Garifunadesde 1995 (D. Chac6n, com. pers.). No
se conocen sitios de anidaci6n en Belice (Smith et
al., 1'-'-') En Mexico las anidaciones de esta especie
se described como "raras", estimandose poco menos
de 20 nidadas/afio a lo largo de la linea costera del
Caribe y Golfo de Mexico (L. Sarti, INP, com. pers.).
Con excepci6n de Trinidad (y quizis la
Reptiblica Dominicana, de la cual carezco de datos),
la densidad de las anidaciones en la region insular
, .,;1i '-i.i, .p,., il,. yes seguro que , 'in sitio
ocurren en grandes concentraciones. Por ello, puedo
aproximarla en 1,000 nidadas (o, a un equivalent
estimado de 150 hembras) por afio. La cantidad de
evidencias anecd6ticas de la disminuci6n several en
todo el Caribe oriental es considerable. Por, i. m,,, .1 .
en la Islas Virgenes Britanicas alrededor de 6 o mas
hembras por noche anidaban en playas de la costa
noreste de Tortola en los 1920's. Las tortugas fueron
capturadas para beneficiarse del aceite p il;.,J
mente; el uso fue (y es) para I.",.,- it,-- medicinales.
En 1988 se registry un s6lo nido en Tortola; en 1989,
ninguno (Cambers y Lima, I'-"'. En fechas recientes
las anidaciones presentan un aparente incremento,
atribuido ", .t.... t. a los beneficios de una
moratoria local decretada en 1993 y a la protecci6n
a largo plazo en las colindantes Islas Virgenes de
los E.U.A. En 1997 se contabilizaron 28 rastros de


tortugas en Tortola (algunos con events de
anidaci6n exitosos y otros sin nidada), 10 en 1998 y
39 en 1999; estos resultados sugieren la existencia
de un conjunto de hembras anidadoras de 2 a 6
tortugas por afio (M. Hastings, Ministerio de
Recursos Naturales de las Islas Virgenes Britanicas,
com. pers.).
Las tendencies a la baja persisten en los sitios
donde se le brinda poca proteccio6n. El efecto
combinado del saqueo de huevos en la .1.,- .. mas la
perdida de huevos por la eliminaci6n de las hembras
reproductoras antes de la anidacion, contribute de
manera sustancial a la disminuci6n de las pr6speras
colonies de antafio en St. Kitts y Nevis (Eckert y
Honebrink, 1992), St. Lucia (d'Auvergne y Eckert,
' .... Tobago (W. Herron, Environment Tobago,
com. pers.) y en otras areas de la region caribefia
insular. En Granada, por .j j.-,1 q,. a pesar de que casi
la totalidad de la temporada de anidaci6n esta cerrada
atodo uso, existen registros de events cronol6gicos
cercanos a los 20 afios en donde se document el
sacrificio de un nuimero significativo de hembras
anidadoras cada afio y una cosecha illegal de huevos
que, segiin los observadores locales, la described
como cercana al 100% (Finlay, 1984, 1987; Eckert
y Eckert 1990). En islas en las que aparentemente
las anidaciones han sido hist6ricamente raras u
ocasionales (p. ej., Anguila, Antigua, Barbados, Ja-
maica, la Antillas Holandesas), las tendencies
actuales son imposibles de estimar.
Las noticias mejoran en algunos sitios donde las
n.. i-,. de protecci6n han sido intensas y sostenidas.
Las anidaciones de tortuga laud en el Refugio de Vida
Silvestre de Sandy Point, Isla Virgenes Norte-
americanas, se han protegido por casi tres decadas y
muestran una clara tendencia ascendente. El primer
afio en el que se cubri6 la totalidad de la playa y se
inicio6 el marcaje fue en 1982. Entre 1982-1986
anidaron un p"ili11.' de 26 hembras por afo (un
promedio de 133 nidadas). Entre 1995 y 1999
anidaron un promedio de 70 hembras por afio (con
un promedio de 423 nidadas). En el transcurso de
dos decadas de conservaci6n, el numero de nidos
casi fue triplicado (R. Boulon, USNPS, com. per.).
Una tendencia similar se ha observado en el Refugio
de Vida Silvestre Culebra, Puerto Rico (en Playa
Resaca y Playa Brava) donde, de un promedio de 19
hembras por afio que anidaron en el period 1984-






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li, t.,, para el 1 .m. i/. Regional Efectivo"
Santo Domiw.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


1986 (con un promedio de 142 nidadas), se elev6 a
un promedio 76 hembras anidadoras por afio, con un
promedio de 375 nidadas (M. Rivera y T. Tallevast,
USFWS, com. pers.).
En Trinidad, las dos |,i.i,.. de anidacion
.i",;n,-; '^ *: -Playa Matura (costa este) y Grande
Riviere (costa norte), se declararon como areas
protegidas en 1990 y 1997, respectivamente. El
marcaje sistematico empez6 en Matura en 1999. Se
marcaron 862 hembras, aunque la cobertura de la
playa fue incomplete y es probable que el nuimero
de hembras que depositaron sus nidadas en los casi
10 km de I.,1 .. durante ese afio fueron alrededor de
1,000 (Sammy, l'o"-'). Se cree que un numero simi-
lar de hembras reproductoras (800-1,000 por afio)
anidan en Grande Riviere (S. Eckert, HSWRI, com.
pers.). La condition de la colonia anidadora en
Trinidad es desconocida. Los p.ii,11iiI,. realizados
por los habitantes locales han reducido el -1,- 6- n, -,
annual de hembras a casi cero (el descenso estimado
fue de 30-50% por afio en la costa este, a cerca del
100% en la costa norte en las decadas de los 60's y
70's). Sin embargo, los altos y continues niveles de
captures incidentales en la zona marina tienen un
gran .. i.il para incidir en la disminuci6n de la
colonia (ver Conclusiones).

Amenazas
En algunos paises del Gran Caribe se mata a las
hembras durante la anidacion para aprovechar su
came, aceite y/o huevos. En algunos casos (p. ej.,
Tortola [IVB], Granada y Guyana), la capture a largo
plazo por las comunidades ahi asentadas, ha tenido
efectos devastadores en las poblaciones anidadoras
locales. En otros casos, la capture se lleva a cabo en
otros I.. i dentro del area de distribuci6n de la
especie, como sucede entire Costa Rica y P -. c, -,'
Puesto que solo se encuentran hembras adults, no
hay capture de juveniles. La came aceitosa no tiene
una amplia aceptaci6n y tipicamente la p 1'. i.n en
estofado o como cecina (deshidratada por, i"-. ;-;.
solar). El aceite es usado para prop6sitos medicinales,
por lo general en casos de congestion respiratoria.
Se tienen la creencia de que tambien tiene
in-i.-,i Ll ,t:, afrodisiacas. La recolecci6n de huevo
es una actividad omnipresente en casi todas las
colonies sin protecci6n


Una seria amenaza para esta especie, tanto en la
region caribefia como en buena parte del ecosistema
del Atlantico es la capture incidental y la mortalidad
en el mar. Las artes de p...... no dirigidas a tortugas
marinas y con mayor p..Il. I.i,! de ip... laudes
son el palangre y la red de enmalle (ij ',. o de deriva).
Las publicaciones que den cuenta de la magnitude de
esta actividad son escasas, pero la capture de laud
por p|.,.,.. por ejemplo, esta documentada para
la region noreste del Mar Cm i (Cambers y Lima,
1990; Tobias, 1991; Fuller et al., 1992), Golfo de
Mexico (Hildebrand, 1987) y la costa oriental de
Estados Unidos y Canada (NMFS, 2000; Witzell,
1984). En las latitudes 111. de la Region del Mar
Caribe, las mayores colonies del mundo estan
evidentemente amenazadas por la capture inciden-
tal en las redes palangreras. Eckert y Lien (1999)
estimaron una capture annual de mais de 1,000 tortugas
laid (lo6gicamente incluyendo i... h; captures de
un mismo individuo) en la zona marina de las areas
de anidacion de Trinidad; pruebas de las elevadas
tasas de mortalidad. Los palangres y redes de enmalle
a la deriva tambien representan una seria amenaza
en la Guyanas.
La ingesta de residues marines de bajo indice
de degradaci6n, particularmente las bolsas de plastic
(que con frecuencia son confundidas por medusas e
ingeridas) representan una amenaza persistent que
se extiende en todo el iambito de distribution mundial
de la especie (Balazs, 1985; Witzell y Teas, 1"'4).
Al igual que con las otras 1""- i, de tortugas mari-
nas, la perdida de habitat por el incremento de los
desarrollos costeros (particularmente playas
cubiertas de arena, que son habitats importantes para
la anidaci6n) tambien son una amenaza para la
supervivencia de la p. '

Estado de Conservaci6n
Latortuga laud esta clasificada como una especie
Enpeligro por la Uni6n Mundial de la Conservaci6n
(Baillie y Groombridge, 1996). Se encuentran en el
Anexo 11 del Protocolo Relativo a las Areas y a la
Flora y Fauna Silvestres Especialmente Protegidas
del Convenio P. i1.- la Protecci6n y el Desarrollo del
Medio Marino en la Region del Gran Caribe (SPAW,
por sus siglas en ingles); en el Apendice I de la
Convencion sobre el Comercio Intemacional de






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el/ FP*:.>,'r,.A Ambiental del Caribe del PNU L4


Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres
(CITES, por sus siglas en iiv..-'). Apendices I y II
de la Convencio6n sobre la Conservaci6n de las
Especies Mi._ i.itorias de Animales Silvestres
(conocida tambien como CMS, por sus siglas en
ingles o Convencion de Bonn) y en el A1' .1,,-, II
de la Convencion sobre Habitats Naturales y Vida
Silvestre Em...... .. (Convencio6n de Bern; Hykle,
1999). La especie tambien se encuentra listada en
los anexos de la Convenci6n sobre la Protecci6n y
Preservaci6n de la Vida Silvestre en el Hemisferio
Occidental, se pretend cambiar su designaci6n a una
categoria que indique que su protecci6n es "urgente
y de suma importancia". S6lo un pais de la region
del Gran Caribe, Surinam, mantiene una concesi6n
CITES sobre Dermochelys, pero "la exencio6n es
basicamente una cuestio6n de principios", ya que no
hay comercio international de tortuga laid o
o.,,,i,,-t-,- derivados (1P, i-h-ni y Fretey, 1993).


Conclusiones
En base a la informaci6n compilada para esta
presentaci6n, es claro que las anidaciones de las
la6des en la region del Caribe oriental -en balance-
han.. -... i i.. .u .k ., unadramatica disminucion desde
la '...,,,,., Guerra Mundial. La situaci6n en Centro
y Sudamerica es menos clara, :l..,-,- poblaciones
estan al ascenso, algunas declinando. Sitios poten-
cialmente importantes en Colombia, Panama y la
P' .,p,11, Dominicana no han sido adecuadamente
estudiados. La mas grande colonia de la region
(Ya:lima:po, en el oeste de la Guyana Francesa) se
caracteriza ampliamente como en declinacion (se ha
implicado como causante los altos niveles de capture
incidental en el mar adentro). Sin embargo, no es
possible evaluar con precision esta poblaci6n hasta
que se conozcan las tendencies de anidacion en las
colonies relacionadas en la costa este de la Guyana
Francesa y Surinam. La condition de la colonia
anidadora en Trinidad es desconocida; la -q-.1 -v ,.
de marcas para evaluar a la poblacio6n recien ha
iniciado. Es obvio que la magnitude de la aniquilacion
de laudes en las !i. ..<. de anidaci6n ha disminuido
de manera dramatica (en Trinidad) en afios recientes,
pero, de nuevo, los altos niveles de capture inciden-
tal en la zona marina persisten como una seria
preocupaci6n. En Costa Rica las tendencies son


heterogeneas, siendo la colecta illegal de huevo y la
matanza de hembras reproductoras en sitios
colindantes a la frontera con Panama las amenazas
mas series.
Lo que esta muy claro es que el Atlantico Occi-
dental Tropical, incluyendo al Mar Caribe, es una
zona de crianza de primer orden para esta especie
dentro del gran ecosistema del Atlantico. La function
crucial que .1.. ..,q,.-I.i la Regi6n del Gran Caribe
en la reproducci6n de la especie destaca la urgencia
con la que los gobiernos caribefios deben abordar
los retos de su iman.. i. y conservaci6n. La capture
de esta especie en las aguas caribefias arriesga la
supervivencia de la especie a largo plazo 1"" I,, que
solamente son sacrificadas hembras reproductoras
machoss y juveniles, aparentemente son tan raros en
la region que virtualmente nunca se les encuentra).
La combination del saqueo incontrolado de huevos
en la costa y la poca documentada, pero casi segura,
capture incidental en niveles no sostenibles en el mar,
nos alertan de que mientras las tendencies
ascendentes en ..l-_,n. reconfortante, las declinaciones hist6ricas contin6an
siendo la norma en la mayoria de los paises. Con
menos de cinco "grandes" colonies conocidas
(>1,000 nidadas/afio), y dos de estas bajo la presi6n
de altos niveles de mortalidad, no es dificil
imaginarnos que en la cuenca del Caribe esta especie
pudiera perderse para siempre.
,Por que tan grave preocupacio6n? Porque solo
necesitamos echar un vistazo a las colonies
,,. ,,,-,l,-t,.-. que, todavia en tiempos recientes, se
contaron entire las mas grandes colonies anidadoras
de laud en el mundo. En PL:\ Terengganu, Malasia,
se incubaron mas de 10,000 nidadas en 1956, en
contrast con los menos de 100 nidadas por afio, en
promedio, durante las decadas de los 1990's. Las
causes principles de esta declinaci6n son la
mortalidad asociada con las actividades 1: ,,- .- .
en alta mar asi como tambien dentro de las aguas
territoriales de Malasia y una larga historic de
recolecci6n de huevos permitida, muy cercana al
1 ,'.. 1.. total de huevos depositados I ii. y Liew,
1996). La colonial i.'.p. n, ,i.i ahora mantiene
menos del .05% de los niveles de anidaci6n
posteriores a las Segunda Guerra Mundial.
Las colonies reproductoras del Pacifico Orien-
tal han experimentado devastaciones en una






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un ait.,io:, para el 1 .m. i.' Regional Efectivo"
Santo DJAiin 1. 16-18 de noviembre de 1999


magnitude comparable, pero en un tiempo much mas
reducido. A principio de los 1980's, las playas del
Pacifico mexicano iu.- i, n visitadas por mas de 50,000
hembras reproductoras por afio, depositando
centenares de miles de nidadas. Se lleg6 a considerar
que Mexico mantenia a mis de la mitad de todas las
anidaciones de tortuga laud en el planet. Para 1999,
en menos de 20 afios, la poblacio6n se redujo a 250
tortugas por aflo (Sarti et al., 1996). i,Que es lo que
ocurri6 y por que tan .'.,il.,,. ,,.-? En un esfuerzo
por mantener la menguada industrial pesquera, Chile,
y posteriormente Peru, establecieron una flota
artesanal de p.l...i .. que se fue incrementando
. .." 11 i.,,. ,1I. hastaprincipios de los 1 1' "s. Las
estimaciones sugieren que esta pesqueria ha matado
hasta 3,000 juveniles en estadio avanzado y adults
de laud por afio en las areas de alimentaci6n de esta
especie al sur del Pacifico oriental (Eckert y Sarti,
1997). En consecuencia, las anidaciones en Mexico
(y en otros sitios del Pacifico oriental) disminuyeron
a una alarmante tasa de alrededor de un _''.. por
afio durante los 90's (Sarti et al., 1996; Spotila et
al., 1'1'"?
Las lecciones aprendidas del caso Mexico son
(i) que a6n las poblaciones consideradas como
infinitamente grandes pueden ser destruidas tan
rapidamente, que impiden cualquier intent de
,,,;t;..-,- ("- ".-n t de las l, . :l. m- i.-, abocadasa
estos fines, y (ii) que las amenazas pueden estar
ocurriendo en sitios tan alejados, que pueden
p. I In.1 ', desconocidas por los administradores de
recursos locales. Mexico ha invertido ,,,il,-. de
pesos en proteger a la tortuga laud en sus playas de
anidaci6n y todo este esfuerzo puede venirse abajo
debido a las decisions de manejo en otras naciones
dentro del area de la distribucio6n de la especie. El
reconocimiento de estas conexiones tan esenciales
es la raz6n de ser de esta reunion. Consider que es
un gran privilegio estar present.


Agradecimientos

Se i-. ......... a Earl. Possardt por haberme apor-
tado informaci6n de la anidaci6n de esta especie en
la costa suroriental de los Estados Unidos. Tambien
a los revisores del trabajo por sus valiosos
comentarios y aprotaciones que mejoraron
sustancialmente la calidad de esta contribucion.


Literature Citada
Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of
Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN),
Gland, Switzerland. 368 pp. + anexos.
Balazs, G. H. 1985. Impact of ocean debris on marine turtles:
entanglement and ingestion, p.387-429. En: R. S. Shomura
y H. 0. Yoshida (eds.), Proc. Workshop on Fate and Im-
pact of Marine Debris. NOAA Tech. Memo. NMFS-SWFC-
54. U. S. Department of Commerce.
Boulon, R. II., Jr., P. H11. Dutton y D. L. McDonald. 1996. Leath-
erback turtles (Dermochelys coriacea) on St. Croix, U. S.
Virgin Islands: Fifteen years of conservation. Chelonian
Conservation and Biology 2(2): 141-147.
Cambers, G. y H. Lima. 1990. Leatherback turtles disappear-
ing from the BVI. Marine Turtle Newsletter 49:4-7.
( ,!,.i.. :1 C. L., C. J. Lagueux y J. A. Mortimer. 1996. Leath-
erback turtle, Dennrmochelys coriacea, nesting at Tortuguero,
Costa Rica, in 1995. Chelonian Conservation and Biology
2(2):169-172.
Chan, E-Il. and II-C. Liew. 1996. Decline of the leatherback
population in Terengganu, Malaysia, 1956-1995. Chelonian
Conservation and Biology 2(2): 196-203.
Chevalier, J. y M. Girondot. 2000. Recent population trend for
Dernochelvs coriacea in French Guiana, p.56-57. En: F.
A. Abreu-Grobois et al. (Compiladores), Proc. 18th Inter-
national Sea Turtle *. .... "i., NOAA Tech. Memo.
NMFS-SEFSC-436. U. S. Department of Commerce.
d'Auvergne, C. y K. L. Eckert. 1993. WIDECAST Sea Turtle
Recovery Action Plan for St. Lucia (K. L. Eckert, Editor).
CEP Technical Report No. 26. UNEP Caribbean Environ-
ment Programme, Kingston, Jamaica. xiv + 66 pp.
Duque, V., V. P. Paez y J. Patifio. 1998. Ecologia de anidacion
de la tortuga cana (Dennochelys coriacea), en la Playona,
Golfo de Uraba chocoano, Colombia, en 1998. Unpubl. ms.
Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for
Management of Threatened and Endangered Marine Turtles
in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG. 19/
INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the
Interim Scientific and Technical Advisory Committee to
the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United
Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp.
Eckert, K. L. y S. A. Eckert. 1988. Pre-reproductive move-
ments of leatherback sea turtles (Dermochelys coriacea)
nesting in the Caribbean. Copeia 1988:400-406.
Eckert, K. L. y S. A. Eckert. 1990. Leatherback sea turtles in
Grenada, West Indies: A survey of nesting beaches and
socio-economic status. Prepared for the Foundation for Field
Research, and the Grenada Ministry of Agriculture, Lands,
Forestry and Fisheries. St. George's, Grenada. 28 pp. +ap-
pendices.
Eckert, K. L. y T. D. Honebrink. 1992. WIDECAST Sea Turtle
Recovery Action Plan for St. Kitts and Nevis. CEP Techni-
cal Report No. 17. UNEP Caribbean Environment
Progranune, Kingston, Jamaica. xiii + 116 pp.
Eckert, S. A. 1998. Perspectives on the use of satellite telem-
etry and other electronic technologies for the study of ma-
rine turtles, with reference to the first year long tracking of






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el,:P" '.'ar>,, Ambiental del Caribe del PNUML4


leatherback sea turtles, p.294. En: S. P. Epperly, y J. Braun
(eds), Proc. 17th Annual Symposium on Sea Turtle Biol-
ogy and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFS-
SEFSC-415. U. S. Dept. Commerce.
Eckert, S. A. 1999. Global distribution of juvenile leatherback
sea turtles. Hubbs-SeaWorld Research Institute Tech. Rept.
99-294:1-13.
Eckert, S. A. y J. Lien. 1999. Recommendations for Eliminat-
ing Incidental Capture and Mortality of Leatherback Turtles,
Dermochelys coriacea, by Commercial Fisheries in Trinidad
and Tobago: A- '..-, ,o to the Wider Caribbean Sea Turtle
Conservation Network (WIDECAST). Hubbs-Sea World
Research Inst. Tech. Rept. 2000-310:1-7.
Eckert, S. A., y L. M. Sarti. 1997. Distant fisheries implicated
in the loss of the world's largest leatherback nesting popu-
lation. Marine Turtle Newsletter 78:2-7.
Eckert, S. A., K. L. Eckert, P. Ponganis y G. L. Kooyman.
1989. Diving and foraging behavior of leatherback sea
turtles (Dermochelys coriacea). Canadian Journal of Zool-
ogy 67:2834-2840.
Eckert, S. A., D. W. Nellis, K. L. Eckert y G. L. Kooyman.
1986. Diving patterns of two leatherback sea turtles
(Dermochelys coriacea) during interesting intervals at
Sandy Point, St. Croix, U.S. Virgin Islands. Herpetologica
42(3):381-388.
Ferraroli, S S. Eckert, J. Chevalier, M. Girondot, L. Kelle y
Y. Le Maho. en prensa. Marine behavior of leatherback
turtles nesting in French Guiana. En: Proc. 20th Annual
Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation.
NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-xxx. U.S. Dept. Com-
merce.
Finlay, J. 1984. National Report for the Country of Grenada,
p.184-196 (Vol. 3). En: P. R. Bacon et al. (eds.), Proc.
Western Atlantic Turtle Symposium, 17-22 July 1983, Costa
Rica. Univ. Miami Press.
Finlay, J. 1987. National Report for the Country of Grenada.
Presented to the Second Western Atlantic Turtle Sympo-
sium, 12-16 October 1987, Puerto Rico. 16 pp. Unpubl.
Fuller, J. E., K. L. Eckert, y J. I. Richardson. 1992. WIDECAST
Sea Turtle Recovery Action Plan for Antigua and Barbuda.
CEP Technical Report No. 16. UNEP Caribbean Environ-
ment Programme, Kingston, Jamaica. xii + 88 pp.
Girondot, M. y J. Fretey. 1996. Leatherback turtles,
Dernmochelvs coriacea, nesting in French Guiana, 1978-
1995. Chelonian Conservation and Biology 2(2):204-208.
Hart, S. 1984. The National Report for the Country of Guyana
to the Western Atlantic Turtle Symposium, p.209-215. En:
P. Bacon et al. (eds.), Proc. Western Atlantic Turtle Sym-
posium, 17-22 July 1983, San Jose, Costa Rica. Vol. 3, Ap-
pendix 7. Univ. Miami Press, Miami, Florida.
Hendrickson, J. R. 1980. The ecological strategies of sea turtles.
American Zoologist 20:597-608.
Higuita, A. M. y V. P. Paez. 1999. Proporciones sexuales
neonatales y demografia de la poblacion de tortuga cana
(Dermochelys coriacea) anidante en la Playona, Choc6
durante la temporada de 1999. Unpubl. ms.
Hildebrand, 11H. 1987. A reconnaissance of beaches and coastal
waters from the border of Belize to the Mississippi River as


habitats for marine turtles. Final Report, NOAA/NMFS/
SEFC Panama City Lab (purchase order
#NA-84-CF-A-134). 63 pp.
Hirth, H. F. y L. H. Ogren. 1987. Some aspects of the ecology
of the leatherback turtle, Dermochelys coriacea, at Laguna
Jalova, Costa Rica. NOAA Tech. Report NMFS 56:1-14.
Hykle, D. 1999. International conservation treaties, p.228-231.
En: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu Grobois y M.
A. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques
for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine
Turtle 'iJ-.. 1: i Group Publ. No. 4. Washington, D.C.
Meylan, A., P. Meylan y A. Ruiz. 1985. Nesting of Dermochelys
coriacea in Caribbean Panama. J. HIerpetol. 19(2):293-297.
Morgan, P. J. 1989. Occurrence of leatherback turtles
(Dermochelys coriacea) in the British Islands in 1988 with
reference to a record specimen, p. 119-120. En: S. A. Eckert,
K. L. Eckert, y T. 11. Richardson (Compiladores), Proc. 9th
Annual Conference on Sea Turtle Conservation and Biol-
ogy. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-232. U. S. Depart-
ment of Commerce.
Mrosovsky, N., P. 11. Dutton y C. P. Whitmore. 1984. Sex ra-
tios of two species of sea turtles nesting in Suriname. Can.
J. Zool. 62:2227-2239.
NMFS. 2000. Reinitiation of consultation on the Atlantic pe-
lagic fisheries for Swordfish, Tuna, Shark and Billfish in
the U.S. exclusive economic zone (EEZ): proposed rule to
implement a regulatory amendment to the Highly Migra-
tory Species Fishery Management Plain; reduction ofbycatch
and incidental catch in the Atlantic pelagic longline fish-
ery. National Marine Fisheries Service, Silver Spring. U.
S. Dept. Commerce. 113 pp.
NMFS / FWS. 1992. Recovery Plan for Leatherback Turtles,
Dernnochelys coriacea, in the U.S. Caribbean, Atlantic, and
Gulf of Mexico. NOAA National Marine Fisheries Service,
Washington, D.C. 65 pp.
Pritchard, P. C. H. 1973. International migrations of South
American sea turtles (Cheloniidae and Dermochelyidae).
Anim. Behav. 21:18-27.
Pritchard, P. C. H. 1986. Sea turtles in Guyana, 1986. Florida
Audubon Society. 14 pp. Unpubl. ms.
Pritchard, P. C. I. 1989. Leatherback turtle (Dermochelys
coriacea): status report, p. 145-152. En: L. Ogren (Editor-
..- .. I.>c. Second Western Atlantic Turtle'.
NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-226. U. S. Dept. Com-
merce.
Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, Exter-
nal Morphology, and -.:.. Identification, p.21-38. En:
K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu Grobois y M. A.
Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for
the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle
.:'-... 1.:; Group Publ. No. 4. Washington, D.C.
Pritchard, P. C. H. y P. Trebbau. 1984. The Turtles of Venezu-
ela. Society for the Study of Amphibians and Reptiles,
Contrib. Herpetol. No. 2.
Reichart, H. A. y J. Fretey. 1993. WIDECAST Sea Turtle Re-
covery Action Plan for Suriname (K. L. Eckert, Editor).
CEP Tech. Rept. No. 24. UNEP Caribbean Environment
Programme, Kingston, Jamaica. xiv + 65 pp.






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lit.",a para el 1 .m. i., Regional Efectivo"
Santo Dhomi.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Rhodin, A. G. J. y 11H. M. Smith. 1982. The original authorship
and type specimen of Dermochelys coriacea. J. Herpetol.
16:316-317.
Rimblot-Baly, F., J. Lescure, J. Fretey, y C. Pieau. 1986-1987.
Sensibility a la temperature de la diff6renciation sexuelle
chez la tortue luth,Dennochelvs coriacea (Vandelli 1761);
application des donnees de 1'incubation artificielle a l1'tude
de la sex-ratio dans la nature. Ann. Sci. Nat., Zool., Paris
13e Serie, 1986-1987(8):277-290.
Ross, J. P. 1982. Historical decline of loggerhead, ridley and
leatherback sea turtles, p. 189-209. En: K. A. Bjomdal (ed.),
Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Inst.
Press, Washington, D.C.
Sammy, D. 1999. Final Tagging Proiect Report: Matura Beach
1999. Submitted to the Canadian High Commission, Port
of' ,;, 19 pp. + appendices.
Sarti, L. M., S. A. Eckert, N. T. Garcia, y A. R. Barragan. 1996.
Decline of the world's largest nesting assemblage of leath-
erback turtles. Marine Turtle Newsletter 74:2-5.
Smith, G. W., K. L. Eckert y J. P. Gibson. 1992. WIDECAST


Sea Turtle Recovery Action Plan for Belize. CEP Techni-
cal Report No. 18. UNEP Caribbean Environment
T .. :... Kingston, Jamaica. xiii + 86 pp.
Spotila, J. R., R. D. Reina, A. C. Steyermnnark, P. T. Plotkin y F.
V. Paladino. 2000. Pacific leatherback turtles face extinc-
tion: Fisheries can help avert the alarming decline in popu-
lation of these ancient reptiles. Nature 405:529-530.
Tobias, W. 1991. Turtles caught in Caribbean swordfish fish-
ery. Marine Turtle Newsletter 53:10-12.
USFWS. 1981. Recovery Plan for St. Croix Population of the
Leatherback Turtle, Dermnochelys coriacea. Region 4, U.
S. Fish and Wildlife Service.
Witzell, W. N. 1984. The incidental capture of sea turtles in the
Atlantic U. S. Fishery Conservation Zone by the Japanese
Tuna Longline Fleet, 1978-1981. Marine Fisheries Review
46(3):56-58.
Witzell, W. N. y W. G. Teas. 1994. The impacts of anthropo-
genic debris on marine turtles in the Western North Atlan-
tic Ocean. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-355. U. S.
Department of Commerce.





Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/MITSG, WWF,
y el/ F"".' >r,, Ambiental del Caribe del PNUML4


Estado de Conservaci6n y Distribuci6n

de la Tortuga Verde, Chelonia mydas

en la Regi6n del Gran Caribe

Cynthia J. ..
Sociedadpara la Conservacion de la Vida Silvestre
E. U.A.


Identificaci6n y Descripci6n

El nombre del genero, ( ..'. .-,,., fue introducido
por Brongniart (1800). El nombre especifico, mydas,
fue utilizado por primera vez por Linnaeus (1758).
Nombres comunes incluyen verde y blanca en
,. -p.", .1. green (o "green-back") en ingles, tortue verte
en frances y tartaruga verde en portugues (Eckert,
1995), en referencia al color predominante de la grasa
de su cuerpo.
Latortuga verde es lamas grande de las tortugas
marinas de ,..q.._ .i-_!! rigido y es la *.. _,u ..1.i mias
grande (.,1. .p,' de Dermochelys) de las siete
species. Los adults comunmente alcanzan un peso
de 150 kg y generalmente miden de 95 a 120 cm en
longitud de carapacho. El color del carapacho, de
forma ovalada, es cafe claro a cafe oscuro, algunas
veces con tonos de verde olivo, con vetas radiales
de color variable- amarillo, cafe, verde o negro. El
plastr6n o pecho varia en tono, desde blanco crema
hasta amarillo claro. Existen cuatro escudos
vertebrales y cuatro pares de escudos costales
-,, h- 1. :) en el carapacho que no se -- -.,. -I -q..-m Hay
una sola ufa en cada aleta. La cabeza, redondeada
en su extreme p._,,. i..E. esta caracterizada por un
pico chato con bordes aserrados y un solo par de
escamas r-,, c '-l -l.-- entire los ojos.
Las crias de tortuga verde pesan unos 26 g y tiene
una longitud del carpacho de aproximadamente 5 cm.
Estos neonatos tienen una singular pigmentaci6n, de
color azul negro en la superficie superior, con
margenes blancos en los bordes posteriores de las
aletas y alrededor del 1985; Frazer y Ladner, 1986),
reflejando el period mas prolongado de maduracion
de cualquiera de las species de tortugas marinas.
Antes de Ilegar a la fase adulta, period que puede
prolongarse por decadas, los juveniles recorren
amplias distancias entire habitats de desarrollo.
Estudios de genetica demuestran que las hembras


maduras regresan a sus playas natales para anidar a
durante su fase reproductive (!\ 1.-. -ii..i et al., I ." ).
Tanto machos como hembras realizan extensas
migraciones estacionales entire los sitios de
alimentaci6n y de reproducci6n, recorridos que
comunmente abarcan miles de kil6metros. De esta
manera, durante el ciclo de vida de las tortugas
verdes, los animals de una poblacion pueden il... .
a atravesar una cuenca oceanica entera, haciendo de
ellas un recurso verdaderamente intemacional.
Las hembras gravidas tipicamente permanecen
dos horas y media en la playa durante su anidaci6n.
Los individuos regresan a anidar en intervals de 2-
4 afios, depositando en promedio tres nidadas de
huevos (y hasta nueve) en intervalos de 12-14 dias,
durante una temporada de anidaci6n. En la mayoria
de los sitios en el Gran Caribe, el pico de 1. 1. iii., i .,.i
de anidaci6n es en junio-agosto. El T7"'n de la
puesta varia ampliamente, y existe una relaci6n en-
tre el tamailo de la puesta y el largo del carapacho.
(sintetizado por Hirth, 1997). El tamafio de nidada
en la colonia de Tortuguero, Costa Rica que ha sido
estudiada ampliamente es de 112 huevos (intervalo
de: 3-219) (Bjomdal y Carr, 1989). Los huevos tienen
un ..11111.. .-, promedio de 44 mm. Despues de 55-60
dias de incubaci6n, las crias emergen en la arena y
se orientan hacia el horizonte abierto del mar.
Durante varias decadas se ha marcado a las
tortugas verdes en las aletas durante su estancia en
..i.,, .. de anidaci6n. La recuperacion de las marcas
I.'-'q,-,-;,-.-., inmformaci6n sobre la distribucio6n de las
hembras maduras en el period post-anidatorio, asi
como dar .. -_uii. n_..i a sus habitos altamente
,i,.._. i,,i (para una revision, consultar a Hirth,
1997). Hembras marcadas durante su anidaci6n en
Tortuguero, Costa Rica han sido recapturadas en
sitios de alimentaci6n a lo largo de corredores
migratorios en Belice, Colombia, Cuba, EUA
(Florida), Honduras, Jamaica, 1.-,t i; Nicara-






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un li it.i,, para el 1 l.. .i Regional Efectivo"
Santo Do.mi;.r, 16-18 de noviembre de 1999


gua, Panama, Puerto Rico, Colombia (San Andres),
Venezuela, y Mexico (Yucatan), con una mayoria
de las i.....iui.si- provenientes de sitios de
alimentacion en la costa de N''i...U a.iu (Carr et al.,
1978). De manera similar, hembras que fueron
marcadas mientras anidaban en la Isla de Aves, Ven-
ezuela han sido recapturadas en Brazil, Carriacou,
Colombia, Cuba, la Reptiblica Dominicana, Grenada,
CGl.'ip,.. Guyana, Haiti, Martinique, Mexico,
Nevis, "'i, .,,.,-5.. Puerto Rico, St. Kitts, St. Lucia,
y Venezuela, con la mayoria encontradas en las
costas de Nicaragua y la Republica Dominicana
(Sole, 1"' 1)
Mas recientemente, se han marcado tortugas
inmaduras y adults de esta especie en habitats de
desarrollo y alimentacion, ademas de sitios en
corredores migratorios. Tortugas verdes inmaduras
y adults, marcadas en la costa caribefia de Panama,
un habitat de desarrollo ademas de estar en una ruta
migratoria, han sido recapturadas predominan-
temente en i..a._. .u.i (!\.. L!.a and Meylan, datos
ineditos). Tortugas inmaduras marcadas en un habitat
de desarrollo en Bermuda han sido recapturadas a lo
largo del Caribe, con la mayoria en Nicaragua
(i\l.. lan et al., en prep.). La acumulacio6n de
recapturas de tortugas en una area determinada puede
indicar la importancia de ese sitio para diferentes
etapas de desarrollo de las tortugas verdes. Las aguas
costeras del Caribe en Nicaragua resaltan por su
h!~, _.' i. .t para la sobrevivencia de esta .. .'....i...
ya que tanto tortugas inmaduras como adults
marcadas en casi una docena de paises a lo largo de
la region del Gran Caribe, han sido recapturadas en
esa zona (Lagueux and C.miipi,. 11 datos ineditos).

Distribuci6n y Consideraciones
Hist6ricas
A la tortuga verde se le ha apreciado a traves de
la historic por su care y calipee, el material
cartilaginoso encontrado dentro del jl., I,', La
came de la tortuga verde y sus huevos sirvi6 de
sustento para las tripulaciones de las embarcaciones
utilizadas durante los periods de exploraci6n,
expansion y la colonizaci6n del Nuevo Mundo (Carr,
1954; Parsons, 1962). Debido al uso no sostenible,
todas las poblaciones de tortuga verde en el Gran
Caribe han sido diezmadas y algunas poblaciones
han sido extirpadas localmente. Existen various


ejemplos alrededor del mundo de poblaciones de
tortuga verde que han sido destruidos por la sobre-
pesca. Dos ,mpl, son ilustrados a continuaci6n.
El primero, es de Bermuda en donde en algun
tiempo existi6 un conjunto de tortugas verdes
anidando y alimentandose (Ingle y Smith, 1949; Par-
sons, 1962). Sin embargo, a pesar de la legislation
adoptada en 1620 para evitar la extraccion de juve-
niles, para el final de los 1700s la p"11. "i.n de
tortuga verde habia sido reducida a tal grado que la
capture commercial dej6 de ser rentable (Garman,
1884b citado en Carr, 1952; Parsons, 1962), y la
poblacion anidadora fue destruida. Aun en el present
no se encuentran anidaciones de tortuga verde en
Bermuda.
El segundo caso proviene de las Islas Caiman.
Se conocia que las Caimanes albergaba la colonia
de tortugas mas grande en el sistema Atlantico. En
1503, durante el viaje final de Col6n a America,
nombr6 estas tierras "I .,- Tortugas". En algin
tiempo, existieron tantas tortugas migrando hacia las
Islas Caiman durante la temporada de anidaci6n que
las embarcaciones perdidas p' ., 1i." 1, ivegar hacia las
islas guiandose por medio del sonido de las tortugas
al nadar (Long, 1774 citado en Lewis, 1940). Du-
rante casi 200 afios, los barcos de muchas naciones
arribaban a las Islas Caiman para cosechar hembras
anidadoras (1"-n ',-,- 1962). Para el p" 'i -i de los
1800s, la poblacion habia sido tan agotada que los
tortugueros de Caiman navegaron al sur de Cuba,
luego al Golfo de Honduras y finalmente a la costa
caribefia de Nicaragua en bisqueda de los stocks de
tortugas, progresivamente menos abundantes (Lewis,
1940; Carr, 1954; Parsons, 1962; King, 1982). En la
actualidad ya no existen poblaciones silvestres
viables en las Islas Caiman.
Han transcurrido mas de 200 afios desde la
,.'.liip..ii'n de las poblaciones anidadoras en Ber-
muda y las Islas Caimanes y aiin no se recuperan.
iExiste alguna lecci6n que .ips..iid.l, de estos
ejemplos? Si aceptamos la necesidad de mantener
poblaciones de tortugas marinas saludables, podemos
aprender de los errors de nuestros antepasados e
implementar las acciones necesarias para detener la
continue declinaci6n de poblaciones de tortugas
verdes en el Caribe.
En la actualidad, las colonies anidadoras de
tortugas verdes mas grandes en la Region del Gran
C., ii,.- ocurren en Tortuguero, Costa Rica y en Isla






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el iFro* >"f", Ambiental del Caribe del PNUAL4


de Aves, Venezuela. De estas, la de Tortuguero es
p" iii,,.. b1,, lamas grande (Carr etal., 1982). Colonias
much mis .. q,, i :,'. se encuentran diseminadas por
la region. Estas se encuentran en Florida, Mexico
(T.im.al ip.t Veracruz y en la .,. m1 a -ul. .. Yucatan),
Belice, Panama, la costa sur de America del Sur, y
en pocos sitios en el Caribe Oriental (Carr et al.,
1982).
La agrupaci6n mas grande de ju.,. i, -. y adults
en sitios de alimentaci6n se encuentra en las extensas
1 i., i., de pasto marino en la costa Caribe de Nica-
ragua. Concentraciones mas p.. qc... "-:. en sitios de
alimentaci6n han sido reportadas en Florida, la
I'.. i ).ul.i de Yucatan, Panama, la P.._in ul.i de
Guajira en Colombia, las Antillas Menores, Puerto
Rico, Cuba, Jamaica, Gran Caiman, Bermuda y el
sur de Bahamas (Carr et al., 1982).

Estado de Conservaci6n
Las tortugas verdes estan clasificadas como En
;,.., -'.. por la Union Mundial para la Naturaleza
(UICN) (Baillie y Groombridge, 1996) y son
*d. *'Il.. por diversos convenios intemacionales.
Se les tiene enlistadas en el Anexo II del Protocolo
SPAW de la Convenci6n de Cartagena (un Protocol
relacionado con Areas y Vida Silvestre Especial-
mente Protegidas), en el Apendice I de la CITES
(Convenci6n sobre el Trafico Internacional de
Especies en peligro de Flora y Fauna ,it ,.- i-it y
los Apendices I y II de la Convencio6n de Especies
Migratorias (CMS). La especie tambien esta incluida
en los anexos de la Convenci6n del II 11- I ..- Oc-
cidental, una clasificacion cuya intenci6n es remarcar
que su proteccio6n es de tmp. ..m,. E.1 y urgencia es-
pecial" (Eckert, 1995). Recientemente, los gobiemos
de Costa Rica y Panama firmaron un acuerdo de
cooperaci6n dirigido hacia la conservaci6n de las
tortugas marinas en sus costas ..ii i,. i..i-
Sin embargo, la I,-.. _. ..'..i international, las
clasificaciones, listas de species amenazadas y los
convenios, aim no son suficientes para p,-h a, ,
adecuadamente alas poblaciones reproductoras y las
.t1_1..h_...i..__... en sitios de alimentacion o a sus
habitats. Para la tortuga verde, tanto la capture legal
como la illegal continian.

Conclusiones
Los analysis de la recuperacion de marcas
colocadas en tortugas hembras durante la anidaci6n
en playas, y de adults y tortugas inmaduras en sitios


de alimentaci6n o a lo largo de corredores migratorios
muestran que la cooperaci6n regional es no
solamente 'iMp,,-.t- ,th, sino indispensable para la
conservacio6n de la tortuga verde. Debido a la
naturaleza altamente migratoria de esta especie, los
esfuerzos de conservaci6n de unanacion Ip.mil. n ser
menoscabados por una falta de acciones o acciones
inefectivas en otros paises. Por ende, debemos
trabajar en conjunto, dentro de los paises, entire las
naciones y a nivel regional para garantizar que
nuestros esfuerzos sean mas i ..i para lograr la
recuperaci6n de las poblaciones de tortugas verdes
a lo largo del Gran Caribe.

Agradecimientos

Agradezco a Anne Meylan y Blair W;rh l,,,.-.,
por permitirme utilizar datos ineditos. A Karen
Eckert y Anne Meylan por el uso de sus diapositivas
en mi presentaci6n. Tambien reconozco la revision
y los comentarios de Cathi Campbell en la
preparation de la exposicion oral y el texto.


Literature Citada
Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of
Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN),
Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes.
Balazs, G. 1H. 1982. Growth rates of immature green turtles in
the Hawaiian Archipelago, pp. 117-125. In: K.A. Bjorndal
(ed.). Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian
Institution Press, Washington D.C. 583 pp.
Bjomdal, K. A. y A. B. Bolten. 1988. Growth rates of imma-
ture green turtles, Chelonia mydas, on feeding grounds in
the southern Bahamas. Copeia 1988(3):555-564.
Bjorndal, K. A. y A. Carr. 1989. Variation in clutch size and
egg size inI -_ ... turtle nesting population at Tortuguero,
Costa Rica. Herpetologica 45(2):181-189.
Carr, A. 1952. Handbook of Turtles: The Turtles of the United
States, Canada, and Baja California. Cornell University
Press, New York. 542 pp.
Carr, A. 1986. New perspectives on the pelagic stage of sea
turtle development. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-
190. U.S. Dept. Commerce. 36 pp.
Carr, A. y A. B. Meylan. 1980. Evidence of passive migration
of green turtle hatchlings in Sargassum. Copeia
1980(2):366-368.
Carr, A., M. H. Carr y A. B. Meylan. 1978. The ecology and
migrations of sea turtles, 7. The West Caribbean green turtle
colony. Bulletin of the American Museum of Natural His-
tory 162(1): 1-46.
Carr, A., A. Meylan, J. Mortimer, K. Bjorndal y T. Carr. 1982.
Surveys of sea turtle populations and habitats in the West-
ern Atlantic. U. S. Department of Commerce NOAA Tech.
Memo. NMFS-SEFC-91. 91 pp.






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,' para el 1 .m. i,, Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Carr Jr., A. F. 1954. The passing of the fleet. AIBS Bulleting
4:17-19.
Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for
Management of Threatened and Endangered Marine Turtles
in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG. 19/
INF.7. Prepared by WIDECAST and adopted by the Third
Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory
Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 Octo-
ber 1995. United Nations Environment Programme,
Kingston. 95 pp.
Frazer, N. B. y L. M. Ehrhart. 1985. Preliminary growth mod-
els for green, Chelonia nmydas, and loggerhead, Caretta
caretta, turtles in the wild. Copeia 1985(1):73-79.
Frazer, N. B. y R. C. Ladner. 1986. A growth curve for green
sea turtles, Chelonia mydas, in the U.S. Virgin Islands,
1913-14. Copeia 1986(3):798-802.
Groombridge, B. y R. Luxmoore. 1989. The Green Turtle and
Hawksbill (Reptilia: Cheloniidae): World Status, Exploita-
tion and Trade. CITES Secretariat, Lausamme, Switzerland.
601 pp.
Hirth, H. F. 1997. Syr. i::. Biological Data on the Green
Turtle, ( :- - ..... mydas (Linnaeus 1758). Biological Re-
port 97(1):1-129. U. S. Department of Interior.
Ingle, R. M. y F. G. W. Smith. 1949. Sea Turtles and the Turtle
Industry of the West Indies, Florida and the Gulf of Mexico,
with Amnnotated Bibliography. University of Miami Press,
Florida. 107 pp.
King, F. W. 1982. Historical review of the d...:. of the green
turtle and the hawksbill, pp. 183-188. In: K.A. Bjomdal
(ed.), Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian
Institution Press, Washington D.C. 583 pp.
Lewis, C. B. 1940. The Cayman Islands and marine turtles.


Bull. Inst. of Jamaica Sci. Ser. 2:56-65.
Limpus, C. J. y D. G. Walter. 1980. The growth of immature
green turtles (Chelonia mydas) under natural conditions.
Herpetologica 36(2): 162-165.
Meylan, A. B., B. W. Bowen y J. C. Avise. 1990. A genetic test
of the natal homing versus social facilitation models for
green turtle migration. Science 248:724-727.
Meylan, P., A. B. Meylan y J. A. Gray-Conklin. in prep. The
ecology and migrations of sea turtles, 8. Tests of the devel-
opmental habitat I :- i.i i
Mortimer, J. A. 1976. Observations on the feeding ecology of
the green turtle, Chelonia mydas, in the western Caribbean.
Masters thesis, University of Florida, Gainesville. 100 pp.
NMFS/FWS. 1991. Recovery Plan for U. S. Populations of the
Atlantic Green Turtle. U. S. Department of Commerce,
National Marine Fisheries Service, Washington D. C. 52
pp.
Parsons, J. J. 1962. The Green Turtle and Man. University of
Florida Press, Gainesville. 126 pp.
Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, Exter-
nal Morphology, and Species Identification, p.21-38. In:
Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu
Grobois y Marydele Donnelly (eds.), Research and Man-
agement Techniques for the Conservation of Sea Turtles.
IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4.
Washington, D.C.
Sole, G. 1994. Migration of the Chelonia mvdas population
from Aves Island, pp. 283-286. In: K. A. Bjomdal, A. B.
Bolten, D. A. Johnson y P. J. Eliazar (Compiladores), Pro-
.,..A. \. of the 14th Annual, ,::, on Sea Turtle Bi-
ology and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFS-
SEFSC-351. 323 pp.





Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWFT,
y el F"'.P > m,, Ambiental del Caribe del PNUL4


Estado de Conservaci6n y Distribuci6n

de la Tortuga Caguama, Caretta caretta,

en la Regi6n del Gran Caribe

Felix Moncada Gavildn
Centro de I i. -... :-...:. Pesqueras
Ministerio de la Industria Pesquera
Cuba


Identificaci6n y Descripci6n

El nombre generico Caretta fue introducido por
Rafinesque (1814). El nombre especifico caretta fue
usado por primera vez por Linneaus (1758). El
termino Caretta es una forma latinizada de la 1 -il.-1' .i
del frances T" r" que significa tortuga, o tortuga
marina (Smith y Smith, 1980). Estos mismos autores
sugieren que la poblacio6n del Indo-Pacifico y
Atlantico estin diferenciadas a nivel sub- 1 p' i. -
pero Hughes (1974) y Pritchard y Trebbau (1984)
han puesto en duda esta conclusion. En las sinopsis
mas recientes de la informaci6n biologica para la
especie, Dodd (1988, 1990) se consider a C. caretta
como .n-.i ..t;j.,- En la Region del Gran Caribe, se
le reconoce por los nombres de caguama o cabezona
en '. 6-.'-iI,. loggerhead en ingles y caouanne en
. ,, ,.. (tornado de Eckert, 1995).
La tortuga caguama Caretta caretta se reconoce
por el T -: ,,-,,".-, relativamente grande de su cabeza, un
carapacho grueso (comunmente incrustado con
balanidos y otra epifauna) y por la coloracio6n cafe -
rojizo de su caparazon y piel. Generalmente posee
cinco pares de escudos vertebrales y cinco pares de
escudos costales no sobrelapados (laterales). En cada
aleta se localizan dos ufias. Los adults pueden llegar
a medir una talla de 120 cm (largo recto del
carapacho) y pesar hasta 200 kg (Pritchard et al. ,
1983), pero mas frecuentemente el tamafio de un
adulto es de 105 cm (LRC) y aproximadamente 180
kg (Pritchard y Mortimer, 1999). La especie se
encuentra ampliamente distribuida en los mares
templados, subtropicales y tropicales de los oceanos
Atlintico, Pacifico e Indico. En el Oceano Atlantico
han sido vistas en lugares tan al norte como la Isla
de Terranova (Squires, 1954) y norte de Fu-....i


(Brongersma, 1972), y tan al sur como Argentina
(Frazier, 1984).
Las crias son .u...-. .. ... at rojizas o cafe
grisaceo, con un patron en los escudos identico al de
los adults. La longitud mas comun de longitud de
carapacho es de 45 mm, con intervalo de 38-50 mm.
El diametro del huevo es de .-- i 1 mm, y las nidadas
varian de 11, -, 130 huevos por nido (ver a Pritchard
y Mortimer, 1999).
Distribuci6n
Las mayores areas de anidaci6n de la tortuga
-...1 '_.i' .i .. ii 1.. Region del Gran Caribe se encuentran
localizadas fundamentalmente en la costa suroriental
de los Estados Unidos, principalmente en la Florida,
donde ocurre la segunda mayor congregacion
anidadora de esta especie en el mundo, solamente
superada por la mas important, que se p." ,'it.i en
Isla Masirah, Oman en el Oceano Indico. Del total
de anidaciones anuales registradas en los EUA, el
93% ocurre en la Florida (FL), 5% en Carolina del
Sur (SC) y el 1 ...1, .I i..!i entiree Georgia (GA) y Caro-
lina del Norte (NC) (Figura 1). En estas areas
declinaron las anidaciones en los afios 80 (Erhart,
1989) pero en los ultimos afios se han notado cambios
notables. En el sur de Florida, la poblacio6n es
considerada stable o ,n.i .1.,,l Witherington y
Koeppel (1999) reportaron que el nimero de
anidaciones en Florida aumentaron de 49,422 en
1989 hasta 85,985 en 1998. Una estimacio6n con base
a 4.1 nidos/hembra por temporada (Mmpil y
I, .1l i,, 1':; i), esta colonia anidadora annual se ha
incrementado de 12,054 a 20,972 hembras. Al
contrario, parece que la poblaci6n ,i. ii.. -i.i (Georgia,
South Carolina, North Carolina) esta stable o en
disminucion, mientras que el estado de conservacion






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Region del Gran Caribe -
Un Didlogo para el Manejo Regional Efectivo"
Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999


Figura 1. Tendencias por estado de anidaciones de la tortuga caguama (Caretta caretta)
en los EUA, basado en informaci6n de Playas Indice. Las playas indice aglomeran
aproximadamente un 70% de todas las anidaciones en Florida, un 53% de las de Caro-
lina del Norte, 50% de las de Carolina del Sur y mas de 90% de las de GA. Fuente: E.
Possardt, U.S. Fish and Wildlife Service.


de la poblacio6n de la costa NW aun no puede
determinarse (TEWG, 2000).
Existen tambien otras areas aunque de menor
importancia, en la Peninsula de Yucatan, especial-
mente en las playas de Quintana Roo (Mar Caribe);
en las islas y cayos del archipielago cubano, y en
Colombia, en la costa del Mar Caribe. En las playas
de Quintana Roo se estimaron al principio de los 90's
anidaciones de 1,300-2,200 (Zurita etal., 1993), con
una ligera tendencia hacia el incremento (R.
Marquez, INP-Mexico, com. pers.). Se estimaron
unos 2,000 nidos de caguama por afio cerca de Santa
Marta, en Colombia (Marquez, 1990) donde
Kaufmann (1975) estimo una poblacion annual de 400
a 600 hembras anidadoras en la costa norte. A
mediados de los 80's se reportaban solamente 8
hembras anidadoras en la misma region (D.
Amorocho, WIDECAST-Colombia, com. pers.), lo
cual evidencia un dramfitico decrecimiento de esa
poblacion.
En el archipielago cubano (Fig. 2) la tortuga
caguama desova fundamentalmente en la region


suroccidental, principalmente en la Peninsula de
Guahanacabibes y en las islas y cayos del archipie-
lago de los Canarreos tales como: Playa "El Guanal"
(sur de Isla de Pinos), que es el sitio mas important
de anidaci6n de esta especie en el archipielago
cubano; en la cayeria de San Felipe, cayo Largo del
Sur y cayo Rosario. En esta region ocurre
aproximadamente el 70 % (alrededor de 250 nidos)
de la anidaci6n de esta especie en todo el archi-
pielago cubano. Existen tambien algunas anida-
ciones en la costa norte de la isla, en los cayos del
archipielago Sabana-Camaguey, como es el caso de
cayo Cruz, y anidaciones aisladas en la region
suroriental en cayeria del las Doce Leguas.
Se ha reportado anidaciones escasas y aisladas
en las Antillas Menores, a lo largo del Golfo de
Mexico (Tamaulipas y Veracruz), en America Cen-
tral (Belice y Guatemala) y en la costa Atlintica de
Sudamerica desde Venezuela hasta Brasil (resumido
por Dodd, 1988). Evidenciamids reciente sugiere que
ocurren anidaciones en Honduras a niveles menores,
por ejemplo, en la Reserva de la Bio6sfera de Rio






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF,
y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA


Figura 2. Principales sitios de anidaci6n para la tortuga caguama (Caretta caretta) en Cuba (ver texto).


Plitano donde se protegen aproximadamente 10
nidos de caguama por afio (E. Prossardt, U.S.FWS,
com. pers.).

Ecologia
La caguama es una especie altamente migratoria,
realize viajes transoceAnicos en su fase de juveniles
temprano, y posteriormente se traslada entire sitios
de anidaci6n y de alimentaci6n cuando adulto. Es
ampliamente aceptado que las crias reci6n nacidas
en la costa suroriental de los EUA, se trasladan a
habitats de resguardo en mantos de algas del g6nero
Sargassum el mar abierto. Las pequefias tortugas son
transportadas pasivamente por una prolongaci6n de
la Corriente del Golfo, la cual las traslada a la porci6n
oriental del Oc6ano AtlAntico. Despu6s migran hacia
el sur con el giro del Atlantico Norte, hacia las Azores
y las Islas Canarias, para finalmente regresar en fase
juvenile tardia con la Corriente nor-ecuatorial hacia
sitios de alimentaci6n en habitats costeros en el
Atlantico occidental (Fig. 3) abundantes en alimentos
como moluscos y crusticeos.
Estudios de marcado y recapture realizados en
Florida, Cuba y la Peninsula de YucatAn (M6xico)
han demostrado que esta especie puede viajar grandes


distancias en periods relativamente cortos a favor
y en contra de la corriente. Por ejemplo, hembras
anidadoras marcadas en playas de Florida, han sido
recapturadas en diferentes sitios de la plataforma
cubana, principalmente en la costa norte de Pinar
del Rio, la cual constitute una zona rica en
invertebrados bent6nicos (Murina, 1969);
components conocidos de la dieta de esta especie
(Bjorndal, 1985). Hembras marcadas en Cuba,
anidando en Playa El Guanal al sur de Isla de Pinos,
han sido reportadas en areas de alimentaci6n cercanas
a Nicaragua (Moncada, 1998), y caguamas marcadas
en YucatAn, han sido recapturadas en Cuba y en otras
areas de la region (Moncada, 1998 y Marquez, INP-
Mexico, com. pers.).

Estado de Conservaci6n

La tortuga caguama esti incluida en el Anexo II
del Protocolo de SPAW de la Convenci6n de
Cartagena. Esti clasificada como especie enpeligro
por la UICN (Union Mundial para la Naturaleza)
(Baillie y Groombridge, 1996) y esti incluida en el
Ap6ndice I de la Convenci6n sobre el Comercio
International de Especies Amenazadas de Fauna y
Flora Silvestre (CITES), que prohibe su comercio


Golfo de BAHAMAS
Golfo de Straits of Florida BAHAMA
Mexico
HAVANA--,





Archipielago Los Canarreos \ Nuevitag .


c Manzanillo

Mar Caribe
U Cayman
0 50 100km Islands
0 50 0lOmi IT


VA


___ _


HAITI






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un Didlogo para el Manejo Regional Efectivo"
Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999


Figura 3. Rutas de transport oceanico para juveniles de tortuga caguama, Caretta caretta. Fuente: Musick y
Limpus, 1997 (adaptado de Carr, 1987).


intemacional. Por ultimo las caguamas estan tambien
incluidas en los Apendices I y II de la Convenci6n
sobre la Conservaci6n de las Especies Migratorias y
en los anexos de la Convencio6n de Protecci6n de la
Naturaleza y Preservaci6n de la Vida Silvestre en el
Hemisferio Occidental.

Literature Citada
Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of
Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN),
Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes.
Bjorndal, K. 1985. Nutritional ecology of sea turtles. Copeia
1985:736-751.
Brongersma, L. D. 1972. European Atlantic Turtles. Zool. Vert.
(Leiden) No. 121.
Carr, A. 1987. New perspectives on the pelagic stage of sea
turtle development. Conserv. Biol. 1(2): 103-121.
Dodd, C. K. 1988. Synopsis of the Biological Data on the Log-
gerhead Sea Turtle, Caretta caretta (Linnaeus 1758). U. S.
Fish Wildl. Serv., Biological Report 88 (14): 1-110.
Dodd, C. K., Jr. 1990. Reptilia: Testudines: Cheloniidae: Caretta
caretta, p.483.1-483.7. In: C. H. Ernst (ed.), Catalogue of
American Amphibians and Reptiles. Soc. Study Amphib-
ians and Reptiles publication.
Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for


Management of Threatened and Endangered Marine Turtles
in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG. 19/
INF.7. Prepared by WIDECAST and adopted by the Third
Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory
Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 Octo-
ber 1995. United Nations Environment Programme,
Kingston. 95 pp.
Ehrhart, L. 1989. Status Report of the Loggerhead Turtle, p. 122-
139. In: L. Ogren (Editor en Jefe), Proc. Second Western
Atlantic Turtle Symposium, 12-16 October 1987,
Mayagtiez, Puerto Rico. NOAA Tech. Memo. NMFS-
SEFC-226. U. S. Dept. Commerce, Miami.
Frazier, J. 1984. Las tortugas marinas en el Oc6ano Atlantico
Sur Occidental. Asoc. Herpetol. Argentina.
Hughes, G. R. 1974. The sea turtles of south-east Africa. I.
Status, morphology and distribution. Oceanogr. Res. Inst.
Invest. Rept. No. 35. Durban, South Africa. 144 pp.
Kaufman, R., 1975. Studies on the loggerhead sea turtle Caretta
caretta (Linn6), in Colombia, South America. Herpetologica
31(3):323-6
Marquez M., R. 1990. FAO Species Catalogue, Vol. 11. Sea
Turtles of the World: An Annotated and Illustrated Cata-
logue of Sea Turtle Species Known to Date. FAO Fisheries
Synopsis, 125 (11):1-81.
Moncada G., F. 1998. Migraciones de la Tortuga verde (Che-
lonia mydas), la caguama (Caretta caretta) y el carey
(Eretmochelys imbricata) en aguas cubanas y areas






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AITSG, WWT,
y el F".>r,.-,wa Ambiental del Caribe del PNUML4


adyacentes. Tesis de Maestria defendida en el Centro de
Investigaciones Marinas. Universidad de la Habana.
Murina, V., D. Chujchin, 0. Gomez y G. Suarez. (1969).
Distribuci6n cuantitativa de la macrofauna bent6nica del
sublitoral superior de la plataforma cubana (Region
suroccidental). Acad. Cien. Cuba. Serie Oceanol6gica 6:1-
14.
Murphy, T. M. y S. R. Hopkins. 1984. Aerial and ground sur-
veys of marine turtle nesting beaches in the southeast re-
gion, United States. Final Report to NMFS-SEFC. 73 pp.
Musick. J. A. y C. Limpus. 1997. Habitat utilization and mi-
gration in juvenile sea turtles, p.137-163. In: P. L. Lutz y J.
A. Musick (Eds.) The Biology of Sea Turtles. CRC Press,
New York.
Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, Exter-
nal Morphology, and .,-.-. Identification, p.21-38. In:
Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu-
Grobois y Marydele Donnelly (eds.), Research and Man-
agement Techniques for the Conservation of Sea Turtles.
IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4.
Washington, D.C.
Pritchard, P. C. H. y P. Trebbau. 1984. The Turtles of Venezu-
ela. Society for the Study of Amphibians and Reptiles,
Contrib. Herpetol. No. 2.
Pritchard, P., P. Bacon, F. Berry, A. Carr, J. Fletemeyer, R.


C. .: I S. Hopkins, R. Lankford, R. Marquez, L. Ogren,
W. Pringle, Jr., H. Reichart y R. Witham. 1983. Manual of
Sea Turtle Research and Conservation Techniques (Segunda
Edici6n), K. Bjorndal y G. Balazs (eds.). Center for Envi-
ronmental Education, Washington D.C.
Smith, H. M. y R. B. Smith. 1980. Synopsis of the Herpetofauna
of Mexico. Vol. 6: Guide to Mexican turtles. Bibliographic
addendum III. John Johnson, North Bennington, Vermont.
1044 pp.
Squires, H. J. 1954. Records of marine turtles in the Newfound-
land area. Copeia 1954: 68.
TEWG [Turtle Expert Working Group]. 2000. Assessment
Update for the Kemp's Ridley and Loggerhead Sea Turtle
Populations in the Western North Atlantic. NOAA Tech.
Memo. NMFS-SEFSC-444. U.S. Department of Commerce.
Witherington, B. y C. M. Koeppel. 1999. Sea turtle nesting in
Florida, USA, during the decade 1989-1998: an analysis of
trends. pp. 94-96. In: H. J. Kalby T. I .: 1 '..l .
.... ....1i- of the Nineteenth Annual Symposium on Sea
Turtle Biology and Conservation. U.S. Department of Com-
merce. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-443, 291 pp.
Zurita, J., R. Herrera y B. Prezas, 1993. Tortugas marinas del
Caribe, p.735-751. In: Biodiverdidad Marina y Costera de
Mexico. Salazar-Vallejo, S.I y N.E. Gonzalez (Eds.). Coinm.
Nal. Biodiversidad y C1QRO, Mexico. 865 pp.





"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un i ,it.,, para el 1 .m. i, Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Estado de Conservaci6n y Distribuci6n

de la Tortuga Carey, Eretmochelys imbricata,

en la Regi6n del Gran Caribe

Diego F. Amorocho
Red para la Conservaci6n de Tortugas Marinas en el Gran Caribe (WIDECAST)
Colombia


Identificaci6n y Descripci6n
El nombre generico Eretmochelys fue
introducido en 1843 por Fitzinger. El nombre
especifico imbricata, es atribuido a Linnaeus (1766)
y se refiere al .lap.. natural de los escudos de su
caparaz6n (ver Eckert, 1995a). Los nombres
vernaculares mas comunes en el Caribe son: hawks-
bill singles) carey (espafiol), tartaruga de pente
('i._'.t.': p. y tortue imbriquee (frances).
Actualmente se consider que el genero es
monotipico (que consta de una sola especie). Se han
descrito dos subespecies, E. i. imbricata en el Oceano
Atlantico y E.i. .... ..... ... .*. en el Pacifico, sobre la
base de diferencias en la coloraci6n y forma del
..'.-"u 1,. (para una revision taxon6mica, ver
S ItI 1983). Sin embargo, estos criterios son poco
confiables para distinguir las dos formas. Por ello,
las .1.. ii.i.-.. .i i..,. subespecificas son poco usadas
( i,.. 1984; Pritchard y Trebbau,1984).
La siguiente combination de caracteristicas
distingue a la carey de las otras species de tortugas
marinas: dos pares de escamas prefrontales entire los
ojos, gruesos escudos traslapados en la secci6n dis-
tal (final) del .,..,,. *'-ii cuatro pares de escudos
costales (laterales) y cinco escudos vertebrales
(centrales), dos ufias en cada aleta. Al desplazarse
en tierra el movimiento de sus aletas es altemado
(asimetrico). La cabeza es relativamente .,,>... t. y
alargada. Su pico se afina hacia la Iut dando la
apariencia similar al de un pajaro.
El caparaz6n es acorazonado en los juveniles y
va .Lp l i-,. una forma mas .il.,_...i. (ovalada)
conforme la tortuga alcanza la madurez. Los costados
y parte trasera del carapacho tipicamente son
aserrados en todos los estadios, menos en tortugas
muy viejas. Los escudos epidermicos que cubren los


huesos de latortuga se le conoce comiinmente como
"carey" o I I ," y tienen un alto valor commercial.
Estos escudos tienen un disefio muy Ilamativo (un
patron de irradiacion irregular con colors negro y
cafe sobre un fondo ambar). Los escudos del I. .I hii
usualmente son de color amarillo claro, con un poco
o casi nada de pigmentacion.
La carey es un animal de talla median. La talla
promedio de una hembra reproductora tipica no
excede los 95 cm de longitud del carapacho en line
recta (LRC). Datos sobre su peso, son poco comunes,
sin embargo se consider que los adults de la region
del Caribe, tienen un peso que oscila entire los 80-85
kg. Los neonatos tienen una coloracion sin
combinaciones que puede ser de gris a cafe. La LRC
es de 42 mm (variaci6n de -'1- mm) y su peso
varia entire 14-20 g.
Un compendio informative v detalles mas
iii ... pueden se consultados en Carr et al.
(1966), Witzell (1983), Pritchard y Trebbau (1984),
Meylan (1984), Groombridge y Luxmoore (1989),
NMFS/ FWS (1993), Eckert (1995a, b), Van Dam
(1997) y Pritchard y Mortimer (1999).

Ecologia
Los carey utilizan diferentes habitats en los
distintos estadios de su ciclo de vida. Hay una opinion
generalizada sobre la base de analisis de
avistamientos, varamientos y contenido estomacal
de que las carey en su fase de post-cria son pelagicas
y que se refugian en los "hileros" asociados a las
zonas de convergencia. Algas del genero Sargassum
y detritus flotante, como el p,._i,. -ji i:-i:. bolas de
alquitran y pedazos de p1.'i, (. .. IpI,, .
comunes de los hileros) son encontrados con much
frecuencia en el estomago de las tortugas juveniles.






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWF,
y el/ F"('.' > a,, Ambiental del Caribe del PNUAL4


Las carey reingresan a las aguas costeras cuando
alcanzan una longitud del carapacho alrededor de
los 20 a 25 cm.
Los arrecifes de coral son areas p__,ii. para
la alimentacion de los ,,., .,. juveniles, subadultos
y adults. Las cuevas y los rebordes de los arrecifes
son sitios a los que acuden las carey para refugiarse
de los depredadores o en periods de descanso.
Tambien se localizan alrededor de los farallones,
entire la rompientes de alta energia y entire los
manglares que bordean los esteros y bahias (NMFS/
FWS, 1993). Una vez que ellas fijan su residencia
en las aguas costeras, se alimentan p, i,. i .,.,1,,.. ,..
de '"*ni." Una poblaci6n con alta densidad puede
ejercer una funci6n important en el mantenimiento
de la diversidad de esponjas en las comunidades
benticas cercanas a la costa dentro de la region del
Caribe (Van Dam y Diez, 1997).
Meylan (1988) encontr6 que las esponjas
constituyen el 95.3% del peso seco total de los
compuestos alimenticios encontrados en el tracto
digestive de 61 ejemplares recolectados en siete
paises de la region Caribefia. (19 sitios de las Antillas
Menores, Repfiblica Dominicana y la costa i -~, h... 4", -
de Panama). Otros investigadores (Anderes Alvarez
y Uchida, 1994), tambien han informado que las
esponjas son el component principal de la dieta de
las carey en la plataforma costera cubana. El
predominio de un taxa u in.. en la ingesta de
esta especie sugiere cierto grado de selectividad,
quizas relacionado con las caracteristicas p" pi.i de
las, .cni- con respect al.-,. .. .;,-, (,-c.,,u nt.:
proteico del esqueleto de las esponjas) y el colageno
(-..\ I. in. 1 :::.). Esta alta especificidad alimentaria,
denota una muy estrecha relacion predador-presa,
en donde esta ultima, por ser dependiente a su vez
de una alimentaci6n filtradora en los fondos rocosos,
hace que las tortugas sean muy vulnerable a las
condiciones de deterioro de los arrecifes de coral.

Reproducci6n
Datos provenientes de la recuperaci6n de marcas,
telemetria satelital y analisis geneticos, indican que
los adults pueden viajar grandes distancias entire
los habitats de forrajeo y los de alimentaci6n (p. ej.,
Meylan, 1999a; Bass, 1999). Las carey por lo gen-
eral anidan en playas de baja y alta energia en lati-
tudes tropicales. Las hembras pueden seleccionar


."p '"* i.,. ,'.i'.. y dado el pequefio .,,..i*, y su
agilidad, pueden cruzar el contorno coralino que
limita el acceso a otras ,..-- p-i. i,. Se ha encontrado
una amplia tolerancia en el sustrato de anidacio6n y
las nidadas por lo general son l.p.1, li.,l. bajo la
vegetacion lefiosa.
Las carey muestran una alta fidelidad por sitios
especificos para la reproduccio6n, retomando a ellos
en intervalos de 2-5 aios durante sus aios fertiles.
El period de anidaci6n es la continuaci6n de los de
cortejo y apareamiento. Aunque en algunas playas
los anidamientos se Ilevan a cabo durante todo el
afio, el pico de la anidacion ocurre de julio a octubre.
La puesta de huevos es principalmente durante la
noche, aunque tambien puede ocurrir -muy
raramente- durante el dia. S61o las hembras en edad
de reproduccion emergen a tierra. El process
. ".,, ,l.1. ,l de laanidaci6n (desde l.i .., ., _.. i. l1., 1i.
el regreso al mar) transcurre entire una y tres horas
(NMFS/FWS, I"' :
La region de Anti._uL. e Indias O....i,.l.. ii.i,. es
en donde se han realizado los studios demograficos
mas integrales y en series de tiempo prolongadas para
las hembras anidadoras de carey. En este sitio, las
carey ..,.p-il..n un promedio de cinco nidos por
temporada en intervalos de 14-16 dias. Se ha
observado algunas hembras marcadas que pueden
41. t. hasta 12 nidadas por temporada l. I I,-,-,
et al., I''". El tamafio de la nidada es variable,
promedia 155 huevos en Anti.-..i (Melucci et al.,
1992), 137 huevos en Mexico (Isla Aguada,
Campeche) (Frazier, 1991), y 136 huevos en Brasil
(Marcovaldi etal., 1999). El diametro de los huevos
es aprox. de 40 mm. El period de incubacion es
variable y depend de la temperature del ambiente,
.1is"1,. generalmente dura alrededor de 60 dias
Al igual que en otras species de tortugas, la
determinaci6n del sexo es en su mayor parte
.1.. p... i..i .. de la temperature. Temperatures frias
favorecen .. p .. i,','1 de machos y en temperatures
calidas se general mas hembras (MN -.- ,-, -. y et al.,
1995). La tasa de eclosi6n es tipicamente alta,
alrededor del 75% de los huevos produce crias que
se in. Ip, .i,, al medio marino. Los analisis de
ADNmit, han demostrado que las j.,.--I,-i.. -
anidadoras del Caribe puede ser distintivas
geneticamente y, que en las areas de alimentaci6n
se encuentra un conjunto de poblaciones compuesto






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lai.t.,, para el 1 .m. i., Regional Efectivo"
Santo Domiir. 1,. 16-18 de noviembre de 1999


por una mezcla de individuos provenientes de
distintas areas de anidaci6n (Bass, 1999; Diaz-
Fernandez et al., 1999).

Amenazas
Las carey estan bajo las mismas amenazas que
ponen en peligro a todo el grupo de tortuga marinas.
La basura y la contaminaci6n creciente de los mares,
la capture illegal de huevos y tortugas, el desarrollo
acelerado de la zona costera, la iluminaci6n artifi-
cial de las playas, la capture incidental, etc. (Eckert,
1995b, c). Desafortunadamente, de manera singular
tambien se enfrentan a una mayor amenaza
incentivada por el uso que los humans han hecho
de sus caparazones, al encontrarlos sumamente
atractivos para realizar finos trabajos de artesania.
Los ..- -. i -. consideran que durante las ultimas
decadas, la capture de centenares de miles de carey
extirpadas de las poblaciones silvestres para el
beneficio exclusive del comercio de los escudos del
caparaz6n, han contribuido sustancialmente en la
disminucion drastica de las poblaciones del Caribe
y de otras areas de distribucion en el ambito mundial
(M illiken y T-.1 .. -..: 1987; Canin, 1991;
WIDECAST, 1992; Meylan y Donnelly, I-'.


Estado de Conservaci6n
La carey se lista como especie "En P, ". ..
Critico" en las categories normadas por la Uni6n
Mundial para la Naturaleza- UICN (Baillie y
Groombridge, 1996). Tambien se encuentra
incorporada en: la lista del Anexo II del Protocolo
de la "'Convenci6n de Cartagena" que include la
protecci6n de Areas Naturales y Fauna Bajo
Condici6n E-p.... i.i (Protocolo SPAW), en el
Apendice I de la Convencion Intemacional para el
Comercio de Especies de Fauna y Flora en Peligro
(CITVS) y en los I..1.l-, I y II de la Convenci6n
de Especies Migratorias (CMS, por sus siglas en
in.,.';. Asimismo la p.. h:.' se ha incluido en los
anexos a la Convenci6n del Hemisferio Occidental,
donde se tiene la intenci6n de designer su protecci6n
como de "importancia y urgencia. 1, c, -'I .
Una revision global al estado actual de la carey
conclude que por conocimiento de causa o bajo
.-" I. Ii. esta especie se encuentra en process de


declinaci6n drastica en 56 de las 65 unidades
. ,-,j.-,i;t--,:. donde la informaci6n es disponible
(Groombridge y Luxmoore, 1989). En dicha
evaluacio6n se menciona que "en general la tortuga
carey en la region del Caribe y del Atlantico
occidental han sufrido una enorme disminuci6n". A
pesar de la evidencia de incrementos de la poblacion
en algunos sitios en donde se realizan studios
, *li.... -i.,i i ,, a largo plazo, como los que se reportan
para la P. ui 1i., de Yucatan en Mexico (G.iil,,.,
etal., 1999), los niveles actuales de anidaci6n pueden
ser con much mas bajo que lo estimado previa-
mente. Meylan (1999), recientemente inform de la
disminucion de poblaciones de carey en 22 de 26
unidades geopoliticas "en donde se tiene disponible
algin tipo de informaci6n sobre la condition v las
tendencies de la especie."
No obstante las extensas medidas legales de
protecci6n, en muchos i".- 1 aim continue la capture
legal e illegal (para la obtenci6n de came, huevos y
caparaz6n) en niveles insostenibles y virtualmente
sin regulaci6n. Esta situaci6n, represent una
amenaza significativa para la sobrevivencia de las
species en la region. Las carey tambien son
particularmente vulnerable a la perdida de habitat
ya que utilizan arrecifes coralinos, uno de los habitats
marines mas amenazados (iN I.. y Donnelly,
1999). Casitodos los .-' 1, 1 Caribe reciben menos
de un centenar de hembras anidantes por afio
(NI.. L.ii, 1989, 1999). La mas reciente revision de
su estado actual en los Estados Unidos, reconoce la
. ,it ... -i-i de las numerosas amenazas a pesar de
dos decadas de proteccio6n bajo el Acta de Especies
en Peligro de E.U.A. (Eckert, 1995b); las carey en
otros paises enfrentan muchas de estas mismas
amenazas, iiiunq" en estos filtimos, menos
documentadas.

Conclusiones
Es absolutamente necesario poner en march
acciones prioritarias en los ambitos national e
international si queremos que las poblaciones
... ,i..,i.-. de tortugas carey se conserven para el fu-
turo. Estas, incluyen la identificaci6n, protecci6n y
seguimiento a largo plazo de areas fim.,,n. ni.,i.
de alimentaci6n, descanso y reproducci6n; la
identificaci6n, evaluaci6n de la condition y el






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCV/SSC/1MTSG, WWT,
y el F".>r,.-,wa Ambiental del Caribe del PNUAL4


seguimiento a largo plazo de los estadios de vida
critics; identificaci6n, cuantificaci6n y mitigaci6n
de las fuentes de mortalidad mits impactantes; .p,' -
para la ejecuci6n de las normas legales, hacer
i;, .qi en la .p.., h', international y en la
necesidad de compartir informaci6n. Asi como
incrementar la percepci6n de la sociedad y su
1p.'1i.. ih-. ., i; en las iniciativas para la conservation
y manejo de las tortugas marinas y del medio marino
en general (Eckert, 1995a; WIDECAST, 1998).

Literature Citada

Anderes Alvarez, B. L. y I. Uchida. 1994. Study of the hawks-
bill turtle (Eretmnochelys imbricata) stomach contents in
Cuban waters, p.27-40. In: Study of the hawksbill turtle in
Cuba I. Ministry of Fishing Industry, Havana.
Bass, A. L. 1999. Genetic analysis to elucidate the natural his-
tory and behavior of hawksbill turtles (Eretniochelys
imbricata) in the Wider Caribbean: a review and re-analy-
sis. Chelonian Conservation and Biology 3(2): 195-199.
Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of
Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN),
Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes.
Canin, J. 1991. International trade aspects of the Japanese
haxwksbill shell ("bekko") industry. Marine Turtle News-
letter 54:17-21.
Carr, A. F., H. Hirth y L. Ogren. 1966. The Ecology and Mi-
grations of Sea Turtles, 6: The Hlawksbill in the Caribbean
Sea. American Museum Novitates 2248:1-29.
Diaz-Fernandez, R., T. Okayama, T. Uchiyama, E. Carrillo, G.
Espinosa, R. Marquez, C. Diez y H. Koike. 1999. Genetic
sourcing for the hawksbill turtle, Eretmnochelvs imbricata,
in the Northern Caribbean Region. Chelonian Conserva-
tion and Biology 3(2): 296-300.
Eckert, K. L 1995a. Draft General Guidelines and Criteria for
Management of Threatened and Endangered Marine Turtles
in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG. 19/
INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the
Interim Scientific and Technical Advisory Committee to
the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United
Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp.
Eckert, K. L. 1995b. Hawksbill Sea Turtle, Eretmochelys
imbricata, p.76-108. In: Pamela T. Plotkin (ed.), Status
Reviews of Sea Turtles Listed Under the Endangered Spe-
cies Act of 1973. NOAA/ Natl. Marine Fisheries Service,
Silver :].:;, Maryland. U. S. Dept. Commerce, Miami.
139 pp.
Eckert, K. L. 1995c (Ed. revisada). ii. .. . ... threats to
sea turtles, p.611-612. In: Karen A. Bjornmdal (ed.). Biol-
ogy and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institu-
tion Press, Washington, D.C.
Frazier, J. 1991. Una evaluaci6n del manejo de nido de tortugas
marinas en la Peninsula de Yucatan, p. 37-76. In: J. Frazier,


R. Vazquez, E. Galicia, R. Duran y L. Capurro (eds),
Memorias del IV Taller Regional sobre Programas de
Conservaci6n de Tortugas Marinas en la Peninsula de
Yucatan. Universidad Autonoma de Yucatan; Merida,
Mexico.
Gardufio-Andrade, M., V. Guzman, E. Miranda, R. Briseno-
Duefias y F.A. Abreu-Grobois. 1999. Increases in hawks-
bill turtle (Eretmochelys imbricata) nestings in the Yucatan
Peninsula, Mexico 1977-1996: Data in support of success-
ful conservation? Chelonian Conservation and Biology. 3
(2): 286-295.
Groombridge, B. y R. Luxmoore. 1989. The Green Turtle and
Ilawksbill (Reptilia: Cheloniidae): '*- 1 1, i ,'' i ;.i. :; 1 -
tion and Trade. CITES Secretariat, Lausanne, Switzerland.
601 pp.
S: ..... *.: ', 1 1 A., C. F. Vieitas y M. H. Godfrey. 1999. Nest-
ing and Conservation Management of Hawksbill Turtles
(Eretmochelys imbricata) in Northern Bahia, Brazil. Che-
lonian Conservation and Biology 3(2):301-307.
Melucci, C., J. I. Richardson, R. Bell y L. A. Corliss. 1992.
Nest site preference and site fixity of hawksbills on Long
Island, Antigua, p.171-174. In: M. Salmon y J. Wyneken
(eds.), Proc. 11th Annual Symposium on Sea Turtle Biol-
ogy and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFS-
SEFSC-302. U. S. Department of Commerce, Miami.
Meylan, A. 1984. Biological Synopsis of the Hawksbill Turtle,
Eretmochelys imbricata, p. 112-117. In: Peter Bacon et al.
(eds.), Proceedings of the Western Atlantic Turtle Sympo-
sium. Volume 1. RSMAS i.: i.: Miami, Florida.
Meylan, A. 1985. The role of sponge collagens in the diet of
the hawksbill turtle, Eretmochelys imbricata, p. 191-196.
In: A. Bairati y R. Garrone (eds.), Biology of the Inverte-
brate and Lower Vertebrate Collagens. Plenum Publ. Corp.
New York.
Meylan, A. 1988. ',... in hawksbill turtles: a diet of
glass. Science 239:393-395.
Meylan, A. 1989. Status i .. : .-1I, lawksbill Turtle, p. 101-
115. In: Proceedings of the Second Western Atlantic Turtle
-... .. ..... (L. Ogren, Editor-en-Jefe). NOAA Tech.
Memo. NMFS-SEFC-226. U. S. Department of Commerce.
401 pp.
Meylan, A.B. 1999a. International movements of immature and
adult hawskbill turtles in the Caribbean region. Chelonian
Conservation & Biology. 3(2): 189-194
Meylan, A. B. 1999b. Status of the hawksbill turtle
(Eretmochelys imbricata) in the Caribbean Region. Chelo-
nian Conservation and Biology 3(2): 177-184.
Meylan, A. y M. Donnelly. 1999. Status justification for list-
ing the hawksbill turtle (Eretmochelys imbricata) as Criti-
cally Endangered on the 1996 IUCN Red List of Threat-
ened Animals. Chelonian Conservation and Biology
3(2):200-224.
Milliken, T. y H. Tokunaga. 1987. The Japanese Sea Turtle
Trade 1970-1986. Prepared by TRAFFIC(JAPAN) for the
Center for Environmental Education, Wash. D.C. 171 pp.
Mrosovsky, N., A. Bass, L. A. Corliss y J. I. Richardson. 1995.






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lit.",a para el 1 .m. '.i Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Pivotal and beach temperatures for hawksbill turtles nest-
ing in Antigua, p.87. In: J. I. Richardson y T. H. Richardson
(Compiladores), Proc. 12th Annual .. ,1.*.,. ., on Sea
Turtle Biology and Conservation. NOAA Tech. Memo.
NMFS-SEFSC-361. U. S. Department of Commerce, Mi-
ami. 274 pp.
NMFS/FWS. 1993. Recovery Plan for the Hawksbill Turtle,
Eretmiochelys imbricata, in the U.S. Caribbean Sea, Atlan-
tic Ocean, and Gulf of Mexico. National Marine Fisheries
Service, St. Petersburg, Florida. U. S. Department of Com-
merce. 52 pp.
Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, Exter-
nal Morphology, and Species Identification, p.21-38. In:
Karen L. Eckert, Karen A. Bjomdal, F. Alberto Abreu
Grobois y Marydele A. Donnelly (eds.), Research and Man-
agement Techniques for the Conservation of Sea Turtles.
IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4.
Washington, D.C.
Pritchard, P. C. 1I. y P. Trebbau. 1984. The Turtles of Venezu-
ela. Society for the Study of Amphibians and Reptiles.
Richardson, J. I., R. Bell y T. H. Richardson. 1999. Population
ecology and demographic implications drawn from an 11-
year study of nesting hawksbill turtles, Eretmochelys


imbricata, at Jumby Bay, Long island, Antigua, West Indies.
Chelonian Conservation and Biology 3(2):244-250.
Van Dam, R. P. 1997. Ecology of IHawksbill Turtles on Feed-
ing Grounds at Mona and Monito Islands, Puerto Rico.
Dissertation. University of Amsterdam. 118 pp.
Van Dam, R. P. y C. E. Diez. 1997. Predation by hawksbill
turtles on sponges at Mona Island, Puerto Rico, p.1421-
1426. In: H. A. Lessios and lan G. Macintyre (eds.), Pro-
ceedings of the 8th International Coral Reef '. i,,.. i-.h,,
24-29 June 1996, Panama. Volume 2. Smithsonian Tropi-
cal Research Institute, Balboa, Panama.
WIDECAST. 1992. An introduction to the international trade
in endangered sea turtles and their products in the Wider
Caribbean Region, and a plea for all countries to join CITES.
Prepared for the CITES Implementation Training Seminar,
Port of Spain, 14-18 September 1992. Unpubl. 19 pp.
WIDECAST. 1998. General Criteria for a Regional Manage-
ment Plan for Sea Turtles. Prepared for the 14th Meeting of
the CITES Animals Committee Meeting, Caracas, 25-29
May 1998. Unpubl. 8 pp.
Witzell, W. N. 1983. Synopsis of Biological Data on the Hawks-
bill Turtle, Eretmochelys imbricata (Linnaeus, 1766). FAO
Fish. Syn. No. 137. United Nations, Rome. 78 pp.





Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWFT,
y eli F,,*:'.'rm, Ambiental del Caribe del PNUAL4


Estado de Conservaci6n y Distribuci6n

de la Tortuga Lora, Lepidochelys kempi,

en la Regi6n del Gran Caribe

Rene Marquez M
i.. ... ..... National de ... .. de Tortugas Marinas
SEMARNAP /INP
Mexico


Identificaci6n y Descripci6n
La tortuga lora, Lepidochelys kempii Garman
(1880) pertenece a la familiar Cheloniidae. Los
nombres comunes en el Caribe son: Kemp's ridley
(i6l.1, .) tortuga lora, bastarda i. p. 1ii' tartaruga
bastarda, (i., ih,.-i,'- ) y tortue de Kemp (frances).
Esta especie es la mas pl '-. '-. de las tortugas
marinas. Un adulto pesa de 30-50 kg y tiene una
].. ind de carapacho de 50-78 cm medido en line
recta (LRC). El color del carapacho en los adults
es verde olivo y en su lado inferior (plastr6n) es
blanco amarillento. La forma del carapacho es semi-
circular. La cabeza ti.in ul.n. con un pico no
aserrado, grueso, ligeramente curvo, p1.'"" i.,1, al de
una ave. Hay un poro en cada escudo n .:.. ,,- .i
del puente.
Los huevos de cascara flexible, son esfericos,
blancos y miden de 34 a 45 mm de diametro y pesan
de 24-40 g. Las crias son uniformemente de color
negro, la longitud promedio (LRC) del carapacho es
de 44 mm y pesan aproximadamente 17.2 g. Las crias
muestran tres crestas i._ i1i.i ,.i.ik.. en el dorso y
cuatro en el plastr6n, con una p. 'lit i'.i pero aguda
protuberancia o. "i,.-, en cada escudo (con la edad,
estas protuberancias .L - .. i).
En estadios de inmadurez, la superficie dorsal
de las tortugas es casi negra y blanco su lado infe-
rior.
Para obtener mayores detalles que los
presentados en este trabajo, se recomienda que el
lector revise en Wibbels (1":-. I: Ross et al. (1989),
Marquez (1989, 1990, 1'' i, Caillouet y Landry
(1989), Chavez et al. (1990), Byles (1993), Eckert
et al. (1 -14). y Pii iJA.lid y Mortimer (1999).


Biologia
La especie se localiza principalmente en el Golfo
de Mexico y los adults pueden encontrarse a todo
lo largo de la plataforma continental (Figura 1).
Anin cuando se desconoce el destino inmediato
de las crias al incorporarse al medio marino, se ha
observado que se mueven a lo largo de la costa. Sobre
la base de observaciones documentadas en aguas
oceanicas, se deduce que en la primera migracion se
dirigen hacia zonas pelagicas, e infiero que las
tortugasj,. ,i..: permanecen dentro de la Corriente
del Golfo durante dos o tres afios. Una buena parte
de los juveniles son transportados fuera del Golfo
de Mexico por la Corriente del mismo nombre y no
distribuidos a lo largo de la costa Este de EE.UU.
(Figura 1). Algunos cuantos, continuan su viaje a
costas Europeas desconociendose si estas tortugas
podran o alguna vez volveran a su lugar de origen.
Se cree que cuando las tortugas alcanzan
aproximadamente los 25 cm (LRC), inician su re-
torno al Golfo de Mexico. Se conoce de la ocurrencia
de sus migraciones estacionales a lo largo de la costa
este de los EUA. Si los individuos permanecen
much tiempo en sus areas de alimentacio6n nortefias
conforme decrece la temperature durante los meses
del otofio y el invierno, pueden entrar en estado
comatoso por las bajas temperatures y encontrarse
varadas muertas o moribundas a los largo de Cape
Cod, Long Island Sound, Chesapeake Bay, Carolina
Sound, etc. (Richard Byles, in litt. 1999).

Reproducci6n
La mayoria de las tortugas marinas anidan du-
rante la noche, pero, por algunas razones de






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un Didlogo para el Manejo Regional Efectivo"
Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999


I_


ZONA DE
ALIMENTACI(


U. S. A.


A EUROPA


CORRIENTE DEL
GOLFO


ZONA DE Z
ALIMENTACION ,,, ALIMENTA
-, -. .. ....ALIM ENTA


)E JUVENILES i
CION


OCEANO
/ ATLANTICO


Cf


I`


L


t/?
7'


CORRIENTE DEL
CARIBE


- Th


A-"


Figura 1. Distribuci6n de la tortuga lora de y hacia los prinicpales sitios de anidaci6n en Rancho Nuevo, Mexico, incluyendo las
areas de anidaci6n y posibles rutas migratorias (adaptado de original de R. Marquez publicado en Friend (1999))


adaptacio6n, esta especie anida durante las horas de
luz (Hildebrand, 1963). Las anidaciones se presentan
principalmente a lo largo de la franja costera arenosa,
alrededor de Rancho Nuevo en Tamaulipas, Mexico
(Figura 2), especialmente cuando la velocidad del
viento se incrementa. Las anidaciones ocurren de
abril a julio y las crias aparecen de agosto a
septiembre.


Las hembras alcanzan la madurez sexual de los
10 a 12 afios de edad, con unatalla minima de 55 cm
(LRC). El tamafio maximo observado de una
reproductora es de 78 cm (LRC). Es interesante
mencionar que mientras la talla annual promedio
(LRC) ha permanecido constant (63-66 cm), el
numero promedio de huevos por nido ha decrecido -
en los 60's el tamafio promedio de la nidada fue de






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWT,
y el iro*":.' > Ambiental del Caribe del PNUAL4


Figura 2. Principales area de anidaci6n de la tortuga lora en
Tamaulipas, Mexico (Marquez, 1994).

110-112 huevos, mientras que en los 90's este ha
descendido a un promedio de 90-95 huevos
(' oI.,i 4k ,_ 1" '4). Estas observaciones pueden serun
reflejo de la presencia actual de una gran proporcion
tortugas que recien se incorporan a la pl1.', i,',
reproductora.

Sitios de Anidaci6n Secundarios
Como resultado de las actividades de
conservaci6n iniciadas en 1966, la p,.1l., i.'.,
reproductora de loras empez6 a mostrar -i..,,-,- de
recuperaci6n despues de afios de disminuci6n
registrada en la segunda .iil del siglo XX. Como
--. .ii.d._-, de los anterior, han reaparecido colonies
en localidades donde habian .1, ..,..,. i1.. como es
el caso de Veracruz (p. ej., Lechuguillas, El Raudal,


Tecolutla) sitios en donde se depositan un promedio
de mais de 100 nidadas por afio. Otro --... ... ",nmimero
de anidaciones tambien se ha documentado para otras
playas de Veracruz y Campeche. Adicionalmente,
se han localizado con cierta frecuencia .1,._1n. .
nidadas en los EUA (p. ej., Florida, Carolina del Sur).
Product de los esfuerzos continues de conservacion
en playas de anidac6n, realizados en Mexico, despues
de various aios de un .. p.,i,,,,. de "impronta e
impulso temprano" realizado en EUA (Johnson et
al., 1999) aunado al uso mandatorio del Dispositivo
para Excluir a las Tortugas Marinas (DET's) en el
Golfo de Mexico, aparentemente se ha restablecido
una muy i" '11. p., poblaci6n en Padre Island, Texas,
(;h,- r y ( -,Ii.- .... t 1998).

Estado de Conservaci6n
En 1966, afio de inicio de las actividades de
protecci6n en Rancho Nuevo (acotado por las barras
de El Tordo y El Carrizo) se observaron arribadas
superiores a las 2,o-,- hembras (Marquez, 1994,
1996). A p.. ... de las actividades de conservacion,
la anidaci6n 11..,L ,n a sus niveles minimos entire
1985 y 1987, con un promedio annual de 750 nidadas.
Sin embargo, solo en Rancho Nuevo y a partir de
1988, ha habido un incremento sostenido en el
nuimero de nidadas, lo que se traduce aun incremento
general de aproximadamente 8% por afio (Figura
3). Si se consideran todos los sitios monitoreados en
el estado, este incremento se traduce a mas del 12%
(i\Mn.i.: et al., 1999) (Figura 4). Actualmente, la
tortuga lora se clasifica como -.. peligro" por las
leyes de Mexico y EUA. La IUCN, la clasifica como
"En Peligro Critico" (Baillie y Groombridge, I ''"-,
La .. p.. i.- se encuentra incluida en el Apendice I de
la Convencion sobre el Comercio Internacional de
Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres
(CITES) y en los Apendices I y II de la Convencion
sobre Conservacion de Animales Migratorios.

Programs de Conservaci6n
La p1.,... de Rancho Nuevo empez6 a ser
conocida por la comunidad cientifica en 1963, a
traves de una cinta documental filmada en 1947 por
el Ing. Herrera (Hildebrand, 1963). Basado en esa
p.1 ., 11., se estim6 que alrededor de 40,000 hembras
. p 1 .- i..- .i estuvieron anidando en la playa en un
dia de mayo de 1947. En 1966, tres afios despues





"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Region del Gran Caribe -
Un Didlogo para el Manejo Regional Efectivo"
Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999


6,000
E Protegidos BObs
5,000

4,000

3,000 ---

2 ,0 0 0 - - - - - - - - -
3,000


- I I I I I I I I


.ervados


riflrif


I I I I I I I I I I I I I I I I I


66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99
ANOS
Figura 3. Evoluci6n de las anidaciones de tortuga lora en la playa de Rancho Nuevo, Tamaulipas, Mexico. (de Marquez et a., en
prensa)


que se dio a conocer la pelicula, el gobierno de
Mexico establecio6 el primer campamento tortuguero
en Rancho Nuevo. Como actividades basicas de ese
campamento se realize la investigaci6n y el
monitoreo a lo largo de 20 km de playa de anidaci6n.
Con el establecimiento del convenio bi-nacional
(Mexico-USA) el program de actividades se
extendio6 a 45 km de playa entire 1978-1988; entire
1989-1990, conforme se fueron incrementando las
anidaciones fuera del area protegida, el tamafio de
la zona patrullada se prolong de nuevo al double de
su extension. De 1991 a1996, se incorporaron various
campamentos temporales en Tamaulipas, extendien-
dose el area de monitoreo a mis de 120 km de playa.
Desde 1997 los esfuerzos gubernamentales se han
expandido al estado de Veracruz y con ello, se ha
incrementado a mis de 200 km de sitios de anidaci6n
bajo proteccio6n.
Otras Medidas de Conservacion
Rancho Nuevo fue declarado como "Reserva
Natural" en 1977, asegurando con ello la continuidad
de las actividades de investigaci6n y conservation.
En 1978, la tortuga lora fue incluida en el program
MEXUS-GULF, un program de colaboraci6n
cientifica entire Mexico y EUA, que contribuy6 a un
mejoramiento sustancial en la investigaci6n,


conservacion y las herramientas necesarias para
llevarlas a cabo.
El program conjunto tambien incluye
actividades experimentales con crias de tortuga lora.
En 1978, empez6 un program experimental de
"impronta e impulso". Para ello fue necesario el
traslado de 2000 huevos, de Rancho Nuevo a Padre
Island (Texas) para su incubaci6n. Un reducido
numero de crias tambien fueron enviadas. Tanto las
crias obtenidas en Padre Island como las eclosionadas
de los huevos mantenidos en incubaci6n en Mexico,
fueron enviados directamente a laboratorio del
Servicio Nacional de Pesquerias (NMFS, por sus
siglas en ingles) en Galveston, Texas. Las tasas de
supervivencia obtenidas fueron elevadas y, las
tortugas inmaduras fueron liberadas en el Golfo de
Mexico entire los 9 y 10 meses de edad. El ultimo
afio del experiment (p. ej., el traslado de huevos a
EUA) fue en 1992, cuando el program fue evaluado
y calificado como "muy caro y de dudosos
resultados." A pesar del lo anterior, se juzg6
important continuar el program de colaboracion,
aunque la donacio6n annual de crias nacidas en Mexico
a los EUA se redujo a 200.
Debido a las altas tasas de mortalidad resultante
de las actividades de pesca de la flota camaronera
en ambos paises, a fines de los 1980's fue






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF,
y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA


1,800
1,600
1,400
1,200
1,000
800
600
400
200


88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 00
ANOS

Figure 4. Los incrementos en las anidaciones de la tortuga lora en las playas de Tepehuajes y Barra del Tordo, Tamaulipas,
Mexico. (de Marquez et al, en prensa)


recomendado el uso del Dispositivo Excluidor para
Tortugas Marinas. El uso del dispositivo fue
mandatorio en 1992 para la flota camaronera de los
EUA y para la flota mexicana en abril de 1994. El
uso de los DET's tambien empez6 a ser mandatorios
(bajo la legislaci6n de los EUA) paratodos los paises
con interns en exportar su capture de camar6n a los
EUA

Agradecimientos
Agradezco especialmente a mis colaboradores:
Juan Diaz F., Miguel A. Carrasco, M. Carmen
Jim6nez, Rafael Bravo, Manuel Gardufio D., Manuel
Sanchez P. y Alma Leo P. del INP/CRIP-Manzanillo,
al igual que a Patrick Burchfield y Jaime Pefia del
Zool6gico Gladys Porter Zoo en Texas.
Desde 1966, muchos investigadores, estudiantes
y voluntarios han contribuido con su invaluable
apoyo a este program singular. En M6xico, el
Institute Nacional de Ecologia, universidades,
ONG's, oficinas de gobiemo estatal, la Armada de
Mexico, la Oficina Federal de Proteccio6n al
Ambiente, PEMEX, Federacio6n de Cooperativas
Pesqueras de Tamaulipas y Texas y otros que han
contribuido a estas actividades de conservacio6n. La
comunidad de Rancho Nuevo fue crucial para el logro
de esta empresa. Tambien debe darse merecido


reconocimiento a varias instituciones de los EUA,
entire las que se incluyen el Servicio Nacional de
Pescay Vida Silvestre, Servicio Nacional de Parques
y el Zool6gico Gladys Porter (Brownsville, Texas)
por su apoyo continue. Mencio6n especial merecen
nuestros colaboradores de campo. Finalmente
agradezco al Comit6 Organizador de esta reunion
por su apoyo, lo mismo que a WIDECAST, IUCN y
al gobiemo de la Repiublica Dominicana por su ayuda
en la presentacio6n de esta informaci6n actualizada.


Literature Citada
Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of
Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN),
Gland, Switzerland. 368 pp. + anexos.
Byles, R. 1993. Head-Start experiment no longer rearing Kemp's
ridleys. Marine Turtle Newsletter 63:1-3.
Caillouet, C. W. y A. M. Landry (Editores). 1989. Proceedings
of the First International Symposium on Kemp's Ridley Sea
Turtle Biology, Conservation and Management. TAMU-
SG-89-105. Texas A&M University Sea Grant College Pro-
gram, Galveston, Texas. 260 pp.
Chavez, H., M. Contreras G. y T. P. E. Hernandez D. 1990.
Aspectos biol6gicos y protecci6n de la Tortuga Lora, Lepi-
dochelys kempi (Garman), en la costa de Tamaulipas,
Mexico. 1990. Inst. Nacional de la Pesca Serie: Documentos
de Trabajo Afio 11, No. 19. 40 pp.
Eckert, S. A., D. Crouse, L. A. Crowder, M. Maceina y A. Shah.
1994. Review of the Kemp's Ridley Sea Turtle Headstart


O Tepehuajes
OB. Tordo








--- 1 --1- - - r


I I






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lit.",a para el 1 .m. '.i Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Program. NOAA Tech. Memo. NMFS-OPR-3. U.S. Dept.
Commerce. 11 pp.
Friend, T. 1999. Roundup helps sea turtles scramble to a come-
back. USAToday, July 20, 1999. p:8
Hildebrand, 11H. 1963. Hallazgo del area de anidacion de la
tortuga "lora' Lepidochelys kempi (Garman), en la costa
occidental del Golfo de Mexico (Rept., Chel.). Ciencia,
Mexico 22(4):105-112.
Johnson, S. A., A. L. Bass, B. Libert, M. Marshall y D. Fulk.
1999. Kemp's Ridley (Lepidochelys kempii) nesting in
Florida. Florida Scientist 62(3-4): 194-204.
Marquez M., R. 1989. Status Report of the Kemp's Ridley
Turtle, Lepidochelys kempi, p. 159-168. In: L. Ogren (Edi-
tor-- ._ ::., Proceedings of the Second Western Atlantic
Turtle Symposium. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-
226. U.S. Dept. Commerce.
Marquez M., R. 1990. FAO SPECIES CATALOGUE. Vol. 11.
Sea Turtles of the World. An Annotated and Illustrated
Catalogue of Sea Turtles Species Known to Date. FAO Fish-
eries :.... No. 125, Vol. 11: 81pp.
Marquez M., R. 1994. Sinopsis de datos biol6gicos sobre la
tortuga lora, Lepidochelys kempi (Garman, 1880). Institute
Nacional de la Pesca. Mexico FAO. SAST-Tortuga Lora.
5.31(07)016.02, INP/S152:141pp.


Marquez M., R., J. Diaz, M. Sanchez, P. Burchfield, A. Leo,
M. Carrasco, J. Pefla, C. Jimenez y R. Bravo. 1999. Results
of the Kemp's ridley Nesting Beach Conservation Efforts
in Mexico. Marine Turtle Newsletter 85:2-4.
Rene Marquez M., P. Burchfield, J. Diaz, M. Gardufio, A. Leo,
R. Bravo, E. Gonzalez, J. Pefia, M. A. Carrasco y C. Jimenez.
En Prensa. Update of the ". ..:I's Ridley Nesting Abun-
dance in Mexico. Marine Turtle Newsletter
Pritchard, P. C. 11. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, Exter-
nal Morphology, and Species Identification, p.21-38. In:
Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu-
Grobois y Mary dele Donnelly (eds.), Research and Man-
agement Techniques for the Conservation of Sea Turtles.
IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4.
Washington, D.C.
Ross, J. P., S. Beavers, D. Mundell y M. Airth-Kindree. 1989.
The Status of Kemp's Ridley. Center for Marine Conserva-
tion, Washington. D.C. 51 pp.
Shaver, D. J. y C. W. Caillouet. 1998. More Kemp's ridley
turtles return to south Texas to nest. Marine Turtle News-
letter 82:1-5.
Wibbels, T. A. 1984. Orientation characteristics of immature
Kemp'sridley mii. .' .idochelys kempi. NOAA Tech.
Memo. NMFS-SEFC-131. U.S. Dept. Commerce. 67 pp.





Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el F".,,:r am, Ambiental del Caribe del PNUTL4


Estado de Conservaci6n y Distribuci6n

de la Tortuga Golfina, Lepidochelys olivacea,

en el Oceano Atlbntico Occidental


Maria Angela Marcovaldi
FkundaciOn Pro-TAMAR
Brasil


Identificaci6n y Descripci6n
El nombre generico/; .., h. introducido
por Fitzinger (1843). El nombre especifico olivacea
fue usado por primera vez por Eschscholtz (1829),
aunque asociado al genero ( . .. Poco despues
file publicado el binomio Caretta olivacea (I ',pp H
1835), y de manera subsecuente fueron adicionan-
dose otras modificaciones (sintetizadas en Marquez,
1990). Actualmente se reconocen dos species, L.
olivacea y L. kempii. L. olivacea es poco comiun en
el Atlantico occidental, sin embargo las poblaciones
localizadas en el Indo-Pacifico son muy numerosas;
raz6n por la que, en la literature en ingles su nombre
comun es 'Pacific ridley' (ver Eckert, 1995). El
nombre mas utilizado en i,,-1.'- es olive ridley. En
.- p.,t 1 se le conoce como golfina; en frances, tortue
olivatre; en portugues, tartaruga oliva.
La tortuga golfina es de las mas j,,.,'.i .
tortugas marinas. Raramente excede de los 45 kg,
con un peso promedio cercano a los 35 kg (Schulz,
1975). Las diferencias morfol6gicas basicas entire L.
olivacea y L. kempii, incluyen una cabeza mias
p. pi. '.. en la tortuga golfina y diferencias en la
estructura de las mandibulas. El carapacho de la
golfina se caracteriza por poseer entire 6 y 10 pares
de escudos laterales, una variabilidad que con
,.... 1, in 1.1 es .1 p.,i.i entire los costados. Tambien
este genero, de manera exclusive, posee cuatro I..-,,
de poros en los escudos inframarginales del plastron
(Pritchard and Mortimer, 1999), aunque la function
de los mismos auin es desconocida.
Los adults generalmente son de un color
olivaceo oscuro, las crias tienden a mostrar de manera
predominante una coloraci6n cafe oscura con
tendencia al negro. La longitud del carapacho cuando
crias alcanza un promedio de 42 mm y su peso oscila
por los general entire los 16-19 g. Los escudos


vertebrales y costales se asemejan a crestas en las
crias. En la fase de cria y juvenile los escudos del
carapacho muestran una ligera imbricaci6n (o
li_.!....), caracteristica que desaparece cuando
adults. Para una revision mas complete sobre la
descripci6n y/o ecologia de la ., puede
consultarse a Pritchard (1969), Schulz (1975).
Reichart (1989, 1993), Eckert (1995), Pritchard y
Plotkin (1995), y Pritchard y Mortimer (11'",

Ecologia y Reproducci6n
Las tortugas golfinas se distribuyen en todos los
mares tropicales y subtropicales del mundo. En una
escala global, es probablemente la mas abundante
de todas las species de tortugas marinas. En algunas
areas de anidaci6n pueden arribar mas de medio
mill6n de hembras durante una temporada (mas de
800,000 en las playas de G.l i, I,,ii., en Orissa, In-
dia An6nimo, 1994; mas de 700,000 en Playa
Escobilla en la costa del Pacifico mexicano -
Marquez etal., 1996). Aunque ironicamente, tambien
es la menos abundante de las tortugas marinas en la
region del Atlantico occidental.
Las golfinas existen como poblaciones discretas
en habitats primordialmente costeros, sin embargo,
las captures en mar abierto son un indicio de que por
lo menos una porcio6n de los individuos pueden ser
peligicos. Los habitos alimenticios de la especie son
bisicamente carnivoros, predominantemente se
alimentan de crustaceos e invertebrados. Sus areas
de alimentaci6n preferidas se localizan cerca de
estuarios y bahias de gran productividad biologica
(Reichart, 1993). Se sabe que realizan movimientos
migratorios (en base a la ).. -. .p.. i.,. ii de marcas) a
lo largo de las costas de Venezuela, las Guyanas y
Brasil. Sin embargo, es muy escaso el conocimiento
acerca del comportamiento de esta especie en el mar,






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un id.it,, para el 1.m. I. Regional Efectivo"
Santo Domi.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


incluyendo sus rutas migratorias. No existen datos
precisos acerca de la edad de primera reproducci6n
ni de su maxima longevidad (i'.. i.iui, 1993).
Las golfinas anidan 2-3 veces por afio y con
much frecuencia en afios consecutivos. En Surinam,
el tamafio de una nidada varia de 30-168 huevos
(i"-.,li". 116) (Schulz, 1975). Algunas poblacio-
nes del Indo-Pacifico anidan en masse. La ocurrencia
de este fen6meno fue documentado para Surinam,
pero no ha sido observado en los ultimos 20 .n. en
todo el Atlantico occidental. Durante estos events,
conocidos como "arribadas", decenas a cientos de
miles de tortugas emergen sincr6nicamente para
anidar en una misma 1..., durante un period de
unos cuantos dias. El estimulo que dispara el inicio
de una arribada puede incluir factors ambientales,
como la velocidad y direccion del viento y el efecto
de mareas asociado a las fases lunares. Las hembras
reproductoras aparentemente pueden retrasar la
anidaci6n por varias semanas, a pesar de que el
process de formacion de la cascara del huevo haya
concluido. Las arribadas pueden sostenerse durante
las horas de luz, en contrast con otras tortugas ma-
rinas que prefieren depositar sus huevos solamente
bajo la protecci6n de la oscuridad.
El comportamiento de la arribada no se ha
clarificado totalmente. Algunas hip6tesis proponen
que esta es un una forma de saturar a los l' ,:,i,- ...
y con ello incrementar la probabilidad de sobrevi-
vencia de las crias (Pritchard, 1969). Evidencias de
las poblaciones de arribada en las costa del Pacifico
en Co,: t -, P *,- -s, .; P. que, en promedio, una nidada
depositada durante una arribada tiene una menor
probabilidad de ser predada que aquella depositada
por una hembra de manera solitaria (Eckrich and
Owens, 1995). No obstante, las ganancias en
terminos de tasas de predacio6n, pueden ser
disminuidas por la disminuci6n en las tasas de
eclosion: normalmente el exito de eclosio6n de
nidadas .1,.p.. it.,l. durante una arribada es
exageradamente reducido; p. ej., se ha estimado que
s6lo el 5% de los huevos puestos en playa Nancite,
Costa Rica son viables para la production de crias
(Cornelius, 1986). La causa, i', se cree, es debido
principalmente a la destrucci6n de nidos por las
mismas tortugas, a los altos niveles de concentracion
bacteriana y a la presencia de otros microorganisms
presents en la arena.


Despues de la ., ii ,.i., las tortugas migran a
otras areas de manera individual mas que hacerlo
:i up.illiii.. ii.. o en flotillas. Este hecho se fundamental
en datos colectados mediante trasmisores satelitales
colocados a hembras reproductoras a las que se les
dio -..,i iz -t-, en Costa Rica (Plotkin etal., 1995).

Distribuci6n y Tendencias
En el Atlantico occidental, solo hay tres paises
donde el nuimero de anidaciones de golfina (con un
total global de unos 1,400-1,600 nidos) es
significativo:
Surinam: Principalmente en playa ril- It; y
en segundo lugar en la 1.. .., Matapica
Guyana Francesa: playa Y, 1;,,.-, ;.,-, y otras,
distribuidas al oriented y occidente de Cay-
enne
Brasil: las playas de Pirambu, Abais, y Ponta
dos "IM. i. t,. en el estado de S.. i.. (al norte
de Brazil)
Existen pocos registros de anidaciones de
golfinas fuera de estas areas dentro de la region del
Atlantico occidental. La capture incidental de
2-.1lf-.i se ha documentado principalmente en la
cercania de las Guyanas y en el norte de Brasil,
aunque tambien hay registros de animals capturados
frente a las costas de Venezuela, Trinidad y Tobago
y en Brasil ( '..ImL 1975; Marcovaldi el al., en
prensa).
Surinam: En Surinam, el nombre comun local
para esta especie es warana. El niumero total de
nidadas depositadas por las warana se ha visto
disminuido (ver "Amenazas") durante los iiltimos
30 afios de un maximo de 3,300 en 1968 a menos de
200 in 1999 (Figure 1). La playa ,i-;,-,1 de
anidaci6n para las golfinas es Eilanti, cercana a la
frontera con la Guyana Francesa. A finales de los
1960's y los 1970's se observaron pequefias arriba-
das en esta 1.-.- Desde entonces, no se han
presentado.
Guyana Francesa: El nombre local es tortue
olivedre. Hasta hace poco tiempo, el punto central
de seguimiento a estas especie en la Guyana Francesa
fue la playa de Ya:lima:po. Esta es frecuentada cada
afio por una gran cantidad de tortugas (Girondot y
Fretey, 1996). Existen numerosas playas en la
p"" i'.,, media occidental del pais. De la frontera con






Karen L. Eckerty F. Alberto Abren Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTTSG, WWT,
y el Pr,->,na, Ambiental del Caribe del PNUAL4


4000-

3500 Surinam todas las playas



3000-


2500-


a 2000-
-c

1500-


1000-






000 -_j 00 000 00 00 00 0000 00 00 'C 'C 'C 'C 'C 'C 'C 'C 'C 'C
-1 00 C ) Wj A 0> 00 O 'C O ) A w 0> C 0 -_ O ) 0W AC C) 0> 00 'C
Temporada de anidaci6n
Figura 1. NOmero annual de nidadas por temporada de anidaci6n de tortugas golfinas en todas las playas Surinam. Los datos para
el period 1990-1993 no se encontraron disponibles. Fuente: Reichart (1993) y Kris Mohadin, STINASU/ LBB, Surinam (com.
pers.).


Surinam a Cayenne, anidan alrededor de 25 golfinas
por noche. En 1999 se estimaron alrededor de 500
nidadas (Johan Chevalier, corn. pers.). Del este de
Cayenne a la frontera con Brasil, las playas fueron
regularmente monitoreadas 1 ,-,, 1, i. .-1 vez en 1999.
Se estimaron alrededor de 500 nidadas en la region
(Jean-Christophe Vie, com. pers.).
Por razon de la poca consistencia en los datos,
no se sabe si estos numerous relativamente altos son
resultado de (i) un verdadero incremento en la
poblacion, (ii) el desplazamiento de hembras desde
Surinam, o (iii) el incremento en el esfuerzo y la
continuidad en el seguimiento. En consecuencia,
todos los factors mencionados puede tener
influencia en esta evaluacion. Ciertamente, es
necesario realizar un seguimiento regular en la
Guyana Francesa, p.,., que sea factible una mejor
evaluacion del estado de esta poblacio6n.
Brasil: En Sergipe, sobre la costa nortefia de
Brasil, el seguimiento sistematico empez6 en 1982
en la playa Pirambu, area .i i, i 1,. de anidaci6n de


,,-16... en Brasil. A partir de 1989 se han protegido
las anidaciones en tres areas de Sergipe: Abais,
Pi,.,i1,, y Ponta dos Mangues. Independientemente
de las fluctuaciones anuales en el numero de nidos,
aparece un patr6n general de estabilidad, con una
fluctuacion promedio de 200-400 nidos por afio
(Figura 2). No se conocen antecedentes de arribadas
en ,";*. La carencia de un nombre comun para
esta especie en Brasil puede ser tomada como
evidencia de que la relative escasez de golfinas sea
un hecho que ha p.1.,i,.1,1, por un largo period de
tiempo.

Amenazas
La amenaza principal de las golfinas es la capture
incidental tanto de la pesca artesanal como la indus-
trial. La mayor 1p'. de esta capture ocurre frente a
las costas de las Guyanas. Incluso, Reichart y Fretey
(1993) han manifestado que en estos paises, la
capture incidental es el "el pi.'.b.,, i.u ;i.' grande aun
no abordado en la conservaci6n de tortugas mani-






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un i.it.:, para el 1a.m. i., Regional Efectivo"
Santo Doiw.dr, 1. 16-18 de noviembre de 1999


500-



400


C3
O
(-
300

O
4-1
I,

-) 200



100-



0-


I Estado de Sergipe, Brasil


89/90 90/91 91/92 92/93 93/94 94/95 95/96 96/97 97/98 98/991111111
89/90 90/91 91/92 92/93 93/94 94/95 95/96 96/97 97/98 98/99


Temporadas de anidaci6n
Figura 2. N0mero de anidaciones anuales de tortugas golfina depositadas en el estado de Sergipe en Brasil. El esfuerzo del
seguimiento se redujo en la temporada 1998/99. Anidaciones de esta especie tambien ocurren en los estados de Bahia y Espirito
Santo, aunque en numeros reducidos (<50 por afo). Fuente: Proyecto TAMAR-IBAMA.


nas". Otras amenazas documentadas incluyen los
ciclos de erosion natural, la destrucci6n del habitat,
predaci6n porjaguares y el .- min ,

Estado de Conservaci6n
Las golfinas se encuentran clasificadas como
species En ... por la Union Mundial de la
Conservacio6n (IUCN) (Baillie y Groombridge,
1996). Estan incluidas en el Anexo II del Protocolo
SPAW [Protocolo relacionado con las Areas y Vida
Silvestre bajo Proteccion F'.. i.l] de la Convencion
de Cartagena, en el Apendice I de la Convenci6n
sobre el Trafico de Especies de Flora y Fauna
Silvestres (CITES) y Apendices I y II de la
Convenci6n para la Conservaci6n de Especies
Mi,..,_ ,. i.,. (Convenci6n de Bonn). Dado que Japon
ratific6 CITES con reserves de .;.,., .'ys
olivacea, la importaci6n de products de golfina
i. inM,- ip.jA..m. .i.. pieles, provenientes en su mayoria
de las poblaciones del Pacifico) a ese pais continue


hasta 1992 cuando las existencias fueron agotadas.
Actualmente, ninguna naci6n se encuentra bajo un
regimen de -.,, i.', CITES para esta especie
(Eckert, 1995).

Conclusiones
La situaci6n general de las fi,., en la region
del Atlantico occidental es ambigua. En Surinam,
hist6ricamente el area de anidaci6n de mayor
importancia para la poblaci6n del Atlantico
occidental, el numero de nidadas por afio ha
disminuido por arriba del 90% en las ultimas tres
decadas. Por otro lado, la buena noticia es que el
incremento en el esfuerzo del muestreo en la Guyana
Francesa y en Brasil ha arrojado un nimero
""...p"'.,1, .i. de nidos; quizas 1,000 o mais solamente
en la Guyana Francesa. Es dificil de j",. si estas
reproductoras represented a algunos miembros que
se han desplazado de la poblacio6n de Surinam o que
se trate de una poblaci6n local previamente






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el F.,"r,(* >,w, Ambiental del Caribe del PNUML4


desconocida en la Guyana Francesa. En Brasil, la
poblaci6n es rp ,- pero aparentemente stable.
No se conoce con certeza una explicacion de la
dramatic declinacion de las i.,l..,. i.- n de Surinam
Todas las nidadas de ..i,,!i i. se encuentran excluidas
del (,,,-,. ,, -, de la cosecha legal de huevos en
Surinam i .Jl.,1 1993). El ciclo de erosi6n natu-
ral en la playa es una causa probable de la
disminuci6n de esta especie en la region. Mas
recientemente, se ha manifestado como .i.,mi, ni,
probable que las causes de la mortalidad son
ocasionadas por la capture incidental. Esta actividad
ha menoscabado todos los esfuerzos e iniciativa de
conservaci6n dirigidos a mitigar a esta poblaci6n en
disminuci6n. La capture incidental y las tasas de
mortalidad asociada son un serio problema que debe
ser abordado, si es que esperamos estabilizar las po-
blaciones de L. olivacea en la Region del Atlantico
Occidental.

Agradecimientos

Expreso mi sincero .l,. .,., 6. ini.., a las perso-
nas que i". i, i. 1, valiosa i ii, im.n, n inedita
y oportuna, especialmente a Kris Mohadin de
STINASU en Surinam, Jeroen Swinkels de
BIOTOPIC, Johan <_ h.. j ._.. i de ONC, Laurent Kelle
de WWF-Francia y Jean-Cl, 1i t,1 ,i Vie del Proyecto
Kwata en la Guyana Francesa. Gracias a T1.,i,,, ii.-
C. de Castilho y Augusto Cesar C. Dias da Silva del
Project TAMAR-IBAMA con base en Sergipe por
su dedicaci6n a traves de todo el tiempo en que han
estado conservando a las tortugas golfinas en Brasil
y mi gratitud a Matthew Godfrey por su ayuda en la
organization de los datos.

Literature Citada
Anonymous. 1994. Concern rises over threat to Indian turtles.
Marine Turtle Newsletter 64: 1-3.
Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of
Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN),
Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes.
Cornelius, S. 1986. The Sea Turtles of Santa Rosa National
Park. F undacion de *i. Nacionales, Costa Rica. 64 pp.
Eckert, K. L. 1995. Draft General Guidelines and Criteria for
Management of Threatened and Endangered Marine Turtles
in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG. 19/
INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the


Interim Scientific and Technical Advisory Committee to
the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United
Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp.
Eckrich, C. E. y D. Wm. Owens. 1995. Solitary versus arribada
nesting in the olive ridley sea turtles (Lepidochelys
olivacea): a test of the predator-satiation hypothesis.
Herpetologica 51: 349-354.
Girondot, M. y Fretey, J. 1996. Leatherback turtles,
Dermochelys coriacea, nesting in French Guiana, 1978-
1995. Chelonian Conservation and Biology 2(2): 204-208.
Marcovaldi, M. A., B. G. Gallo, E. II. S. M. Lima y M. II.
Godfrey. En prensa. Nem tudo que cai na rede c peixe: an
environmental education initiative to reduce mortality of
marine turtles caught in artisanal fishing nets in Brazil.
Ocean Yearbook.
Marquez M., R. 1990. Sea Turtles of the World. FAO Species
Catalogue Vol. 11. Food and Agricultural Organization of
the United Nations, Rome. 81 pp.
Marquez M., R., Pefiaflores, C., y Vasconcelos, J. 1996. Olive
ridley turtles (Lepidochelys olivacea) show signs of recov-
ery at Escobilla, Oaxaca. Marine Turtle Newsletter 73: 5-7.
Plotkin, P. T., R. A. Byles, D. C. Rostal y D. Wm. Owens.
1995. Independent versus socially facilitated oceanic mi-
grations of the olive ridley, Lepidochelys olivacea. Marine
Biology 122: 137-143.
Pritchard, P. C. H. 1969. Sea Turtles of the Guianas. Bulletin
of the Florida State Museum, Biological Series 13: 85-140.
Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, Exter-
nal Morphology, and Species Identification, p.21-38. In:
Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu G. y
Marydele A. Donnelly (eds.), Research and Management
T...:.;.,,. '- i-,. Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC
Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington,
D.C.
Pritchard, P. C. 11. y P. T. Plotkin. 1995. Olive ridley sea turtle,
Lepidochelvs olivacea, p.123-139. In: P. T. Plotkin (ed.),
National Marine Fisheries Service and U. S. Fish and Wild-
life Service Status Reviews for Sea Turtles Listed under
the Endangered Species Act of 1973. National Marine Fish-
eries Service, Silver i. Maryland.
Reichart, 11. A. 1989. Status report on the olive ridley sea turtle,
p.175-188. In: L. Ogren (Editor-en-Jefe), Proceedings of
the Second Western Atlantic Turtle Symposium. NOAA
Tech. Memo. NMFS-SEFC-226. U. S. Department of Com-
merce. 401 pp.
Reichart, H. A. 1993. Synopsis of Biological Data on the Olive
Ridley Sea Ti.1. ,; .. ;. olivacea (Eschscholtz 1829)
in the western Atlantic. NOAA Tech. Memo. NMFS-
SEFSC-336. U. S. Department of Commerce. 78 pp.
Reichart, H. A. y J. Fretey. 1993. WIDECAST Sea Turtle Re-
covery Action Plan for Suriname (K. L. Eckert, ed.). CEP
Technical Report No. 24. UNEP Caribbean Environment
Programme, Kingston, Jamaica. 65 pp.
Schulz, J. P. 1975. Sea turtles nesting in Surinam. Zoologische
Verhandelingen 143:1-143.














Sesi6n II



Metas y Criterios para el
Manejo de las Tortugas Marinas



Planificacidn del Manejo para Especies Longevas
por John A. Musick, presentado por Nat Frazer

Metas de la Conservacidn y el Manejo para las
Tortugas Marinas del Caribe
Nat B. Frazer., Conferencista

Foro Abierto:
Criterios y estandares de comparacidn para el Manejo
Sostenible de las Tortugas Marinas del Caribe
Miguel Jorge, Moderador









"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,, para el 1 .m. l' Regional Efectivo"
Santo Domiir., ,. 16-18 de noviembre de 1999


Planificaci6n del Manejo para Especies Longevas1

John A. Musick (*)
Department de Ciencia ', .,
Institute de Ciencias Marinas de 1
Colegio de William y Mary
E.U.A.

(*) 1' ..... por:
Nat B. Frazer
Departamento de Ecologia de la Vida . y Conservacidn
Institute de Ciencias Agricolas y Alimentarias
Universidad de Florida
E. U.A.


Resumen
Los animals li,,,,.,.,,. en ambientes marines
generalmente crecen lentamente y maduran
tardiamente. Ademas, muchas species longevas
manifiestan bajas tasas de fecundidad o un
reclutamiento variable e infrecuente. Tambien son
particularmente I"' '--, r. amortalidades excesivas
y rapidos colapsos poblacionales. Su recuperaci6n
es correspondientemente lenta y ,i... i' extenderse a
lo largo de varias decadas. El coeficiente de
crecimiento de von Bertalanffy (k) result un indice
util para caracterizar la vulnerabilidad potential de
las poblaciones a una mortalidad excesiva. Grupos
con un coeficiente k 0.10 son particularmente
vulnerable e incluyen casi todos los elasmo-
-.,.-,i,, ,--. (por i... l,-. los tiburones), todos los
esturiones, muchos de los tele6steos mayores, y todas
las tortugas marinas .. i (.. n..,. i. -.... a la familiar de
los quelonidos.
Otro indice de utilidad para evaluar la
vulnerabilidad de poblaciones a una mortalidad
excesiva es la tasa intrinseca de incremento (r). La
vulnerabilidad es inversamente proporcional a r, y
se consider a los grupos con tasas anuales de incre-
mento 10% como de mayor riesgo. Este grupo
include la mayoria de los elasmobranquios, todos
los esturiones, muchos teleosteos, todas las tortugas
marinas, muchas aves marinas y los .,. ,l- cetaceos.
Los models tradicionales de production
excedente son inapropiados para la mayoria de los


animals marines 1,i. .... porque estos responded
de manera diferida a los efectos de extraccio6n. En su
lugar, se ha demostrado recientemente que los
models demograficos basados en parametros del
ciclo vital son tiles en la evaluacio6n de impacts de
mortalidad en species 1, -w-.. .. como los tiburones
y las tortugas marinas. Las amenazas mas
significativas para los animals marines longevos
son generadas por p.: -. ii.-. impactando mezclas
de species, en las que las species -._,.. .. .-.. son
extraidas de manera incidental junto con las, I. -
mas abundantes y productivas. Estas pesquerias
podrian orillar a species longevas hacia la extinci6n
mientras que, en paralelo, las species mas
ps,',lm livas p.. .in continuar sustentando una
capture redituable.
Se require que los administradores de recursos
esten conscientes de los requerimientos critics para
el manejo de species longevas. En la mayoria de
los casos, estas species solamente pueden T'p .*.n
de manera muy limitada una extracci6n excesiva. El
ignorar la naturaleza especial de la dinamica
poblacional de species longevas conlleva
inevitablemente al colapso o, en casos extremes, a
la extirpaci6n de poblaciones.

Introducci6n
Se ha demostrado que las caracteristicas del ciclo
vital de las species son tiles para predecir las
i.. -i.n..L-t..,- de las poblaciones a varias perturbaciones


'Contribuci6n Numero 2353 del Virginia Institute of Marine Science






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el i*-."'.',->,, Ambiental del Caribe del PNUTL4


(Begon et al., 1986; Gadgil y Bossert, 1970;
r..--, ,v ,-.-. I etal., 1974). Adams (1980) .. ,- que
los peces que crecen mas rapido y maduran a edades
mas 1..i<..'-.i!!. ademas de tener longevidades
reducidas, manifiestan valores de maximo
rendimiento sostenible mas alto, y se i. ,-,, m ,-,
relativamente pronto de la sobrepesca. Por el otro
lado, las species de crecimiento mas lento,
maduraci6n mas tardia y mas longevas manifiestan
un rendimiento ..i. ni.l- mas bajo, y tambien se
recuperan mas lentamente de una sobrepesca.
Jennings et al. (1998) demostraron que en 18 stocks
explotados intensivamente, aquellas species de
declinaciones mis ,.,,,, i1.!,! maduran mas
tardiamente, son mas grandes, y tienen un menor
potential de incremento poblacional en comparacion
con sus parientes taxon6micos mas cercanos. Parent
y Schrimi (1995) evaluaron una matriz de 51
-.-i ... t, -.- que podrian contribuir al incremento del
riesgo de extincion en 117 species de peces
dulceacuicolas en los Grandes Lagos de EUA.
Encontraron que la edad a la que se alcanza la
maduraci6n es uno de los ,.i., !,,,. con mayor
capacidad de predicci6n del riesgo a la extinci6n, y
que las -..--I..... -, longevas son las mas vulnerable.
Crouse et al. (1987) demostraron que la tortuga
caguama (Caretta caretta), una especie de lento
crecimiento y 1,-... .,: demostraba una capacidad
limitada para recuperarse despues de alguna
reduction poblacional several. En una publication
sobre la demografia y manejo de tortugas longevas,
Congdon etal. (1993) manifestaron que I I concept
de una cosecha sostenible a partir de una poblacion
anteriormente diezmada de organismos longevos
parece ser un oximoron (contradiccion)". Landa
(1997) examine la relevancia de la teoria sobre
histories de vida a la cosecha y conservaci6n y
observ6 que ciertos rasgos, como pequefias tasas
intrinsecas de incremento y altos pesos corporales
estaban interrelacionados de manera predecible.
Tambien apunt6 que este y otros rasgos de las
histories de vida, como baja fecundidad, podrian ser
utilizados para predecir los efectos pi-t.. .. i..il.. de la
capture sobre dichas poblaciones.
A partir de estos ,-,-,- jt,-, los inves-
tigadores han aprovechado los rasgos de las histories
de vida para inferir una mejor comprensi6n de los
efectos de mortalidad excesiva provocada por el


hombre en grupos especificos de animals longevos
y para predecir trayectorias de recuperaci6n
poblacional. Hasta hace poco, se contaba con pocos
trabajos que .....iip.'i. i^_ parametros de historic de
vidaatraves de various _'i" .. taxon6micos. Musick
(1999a) introdujo la nocion de que various grupos
taxon6micos de vertebrados marines longevos
comparten parametros cuantitativos de historic de
vida que son utiles para p.l., i, vulnerabilidad y
para formular estrategias de conservaci6n en la
diversidad de grupos taxon6micos. Este trabajo
desarrolla dicho concept con mayor profundidad.


Tasas de crecimiento
La tasa relative de crecimiento es un component
critic de la ..1- I..-. i, de vida de cada especie. La
tasa de crecimiento de una especie puede definir el
T -n -, ,,,-, o la edad de maduracio6n, T-iu- o edad
maxima, y la producci6n potential (( h..iipl y
Musick, 1997). Se puede definir el crecimiento de
manera cuantitativa en varias maneras (Hilborn y
Walters, 1992), pero entire las mis uitiles estan las de
los models matematicos como el de von Bertalanffv,
el Logistico, y el de Gompertz (Beverton y Holt,
1957; Ricker, 1958). El modelo von Bertalanffv ha
tenido la aplicacion mas extensa, aunque se cuenta
ya con programs -,;-.-,- computarizados que
facilmente general los tres models a partir de los
mismos parametros de entrada (P'. ,i i. y Zug, 1997).
En su forma mis simple (von Bertalanffy, 1938),
el modelo puede ser expresado de la siguiente
manera:

Lt = L (1 e-k (t-to))
donde: Lt = longitud a la edad t; L longitud
asint6tica; k = coeficiente de crecimiento; to = edad
en la cual la longitud es te6ricamente cero.
Entre los parametros proporcionados por el
modelo, el coeficiente de crecimiento k es
'."ti. ,nl. til paracompararlas estrategias de
histories de vida y las limitantes de algunas species.
Entre los peces (para los cuales se cuenta con much
in,', .li._.ii. sobre crecimiento), los valores de k
1p. I.*.. variar de 0.80 a 1.40 en la anchoveta que es
de rapido crecimiento (T'7 hamiltoni) (Hoedt,
1992); 0.17 a 0.25 en una sierra espafiola
(.',... ,. romorus commersoni), una .'... con una






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lidait., para el 1 .m. i., Regional Efectivo"
Santo Domiw.r 1,. 16-18 de noviembre de 1999


Tabla 1. Coeficientes de crecimiento de Von Bertalanffy (k) (torado de Musick 1999b)


Especie

Thryssa hamiltoni
anchoveta (Indo-Pacifico)

Thunnus ...' ..
atun cola amarilla

Paralichthys dentatus
lenguado del verano

Dermochelys coriacea
tortuga laud

Scomberomorus commerson
jurel espafiol

Mycteroperca sp.
meros

Epinephelus sp.
meros

Xiphias gladius
pez espada

Acipenser oxvrinchus
esturi6n del Atlintico

Tiburones galeoideos
(Carcharhindae)

Tortugas fam. Chelonidae
(todas las tortugas marinas,
excluyendo Dermochelys)


Coeficiente k


0.80-1.40


Referenda

Hoedt, 1992


Moore, 1951


Desfosse, 1995


0.45


0.32-0.40


0.27


Parham y Zug, 1996


McPherson, 1992


Ault et al., 1998


Ault et al.. 1998


0.17-0.25


0.06-0.17


0.05-0.18


0.09-0.19


0.03-0.16


0.04-0.07


-0.08


Berkley y Houde, 1983


Kahnle et a., 1998


Branstetter, 1990


( i, ,i.-, l y Musick, 1997


tasa moderada de crecimiento (McPherson, 1992);
0.09-0.19 para el pez espada (Xiphias gladius) (Ber-
keley y Houde, 1983); y 0.04 a 0.07 en algunos de
los tiburones galeoideos de lento crecimiento
(Branstetter, 1990) (Tabla 1).
Un lento crecimiento esta asociado con una
maduracion tardia y una prolongada duracio6n de vida
(Hoenig y Gruber, 1990; 'mii, et al., 1998). Los
tiburones Carcharhiniformes, .,,-I = r" ', -
comoMustelus henlei y :- 'p .. ... terraenovae
tienden a exhibir unas tasas de crecimiento much
mayores, maduraci6n mas temprana y duracion de


vida menores que species mas grandes como
Carcharhinus plumbeus y Carcharhinus obscurus
(Camhi et al., 1998; Yudin y Cailliet, 1990; Cortes,
1995; Sminkey y Musick, 1996; Natanson et al.,
1995). La mayoria de las species de tibur6n estan
expuestas a un altisimo riesgo de sobreexplotacion
debido a que los rasgos de sus histories de vida son
conservadores (Musick et al., ',,., Beverton y
Holt (1959) compararon 69 poblaciones de I.. -, y
demostraron una generalizada relacion inversa en-
tre k (tasa de crecimiento) y L (tamafio asint6tico).
Esto implica que peces grandes crecen relativamente






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el/ F"".:>r" Ambiental del Caribe del PNUTL4


mas lentamente en comparacio6n con peces pequefios.
Sin embargo, es recomendable limitar las
comparaciones de las relaciones entire .iiim.ii. y tasa
de crecimiento a grupos taxon6micos relativamente
cercanos entire si. Por ejemplo, otro tibur6n p.-..' p
Squalus acanthias (que tiene un tamafio comparable
al de Mustelus y A :- .. ..... '. pero se encuentra
en un Orden diferente- S..u.il .._ im.. 1.-. demuestrauna
tasa de crecimiento muy lenta la cual es comparable
a la de los Carcharhinformes que son mas grandes
(Jones y Geen, 1977; Ketchen, 1975; Nammack et
al., 1' ::.,)... ',.. ii-. (1999) compare la evoluci6n de
las p ..".i- i. de dos 1- -' i'- i.i- .i ,. triaquidos,
Galeorhinus galeus y Mustelus antarcticus, en la
costa de Australia. G. galeus, de lento crecimiento
habria sido sobreexplotado, mientras que M.
antarcticus, much mas productive, era cosechado
sosteniblemente aun cuando ambos se mantenian
sujetos a programs de manejo a lo largo del tiempo.
Entre los osteichthios, los Chondrostei
(esturiones) son species grades, anadromas o de
agua dulce. La mayoria de las species en el mundo
han sido severamente diezmadas o extirpadas
(Birstein, 1993). Todos los esturiones tienen unatasa
de crecimiento relativamente lenta y, adicionalmente,
son particularmente vulnerable a la destrucci6n de
sus habitats de desove y de crianza debido a su
-.,,, jevt-,,n,, ,t-, anadromo. Los stocks del esturi6n
del Atlantico (Acipenser oxyrinchus) en la Bahia
Delaware (EUA) fueron practicamente extirpados en
poco mais de una decada por una ,.l-.-P.. en el
final del siglo XIX y han demostrado poca ,-.-, i,.-, I
de recuperacion desde entonces (Secor y Waldman,
1999). E- Li.. .--... i.. exhibe un crecimiento muy lento
(Tabla 1) y ha atravesado reducciones similares en
la Bahia de Cl .,p y en Nueva Inglaterra
(M-.I,c I etal., 1994; Musick, en prensa).
Myers et al. (1997) relacionaron la tasa de
crecimiento con la edad de maduraci6n y la tasa
intrinseca de incremento (r) en el bacalao del
Atlantico (Gadus morhua). Encontraron que los
stocks nortefios de bacalao en la costa de Canada
demostraban un crecimiento mas lento, maduraci6n
mas tardia y valores de r menores que los stocks
-,,. ;i-, Consecuentemente, fueron los stocks
- c,. ,",- los que fueron diezmados mas severamente
(algunos cercanos a l-.tik i,.i-'.ni porlasobrepesca.
De igual manera, Casey y Myers (1998) demostraron
que los stocks de la raya (Raja laevis) en las zonas


mas nortefias de Terranova habian sido extirpados
por una sobrepesca desmesurada, mientras que el
stock --ii.. i,,. en las costas de Nueva Inglaterra aiun
persistia aunque se mantenia en un nivel severamente
diezmado.
Los meros (Mycteroperca sp. y Epinephelus sp.)
representan al grupo de percomorfos, peces
;.lut.... if. .... tropicales, muchos de los cuales son
grandes y de lento crecimiento. Ault et al. (1998)
detemninaron los coeficientes k para este grupo en-
tre 0.05 y 0.18, con las species mas grandes con las
tasas de crecimiento mas lentas. Son las species mas
grandes y con tasas mas lentas de crecimiento, como
las del mero de Nassay (E. striatus) y la chema (E.
itajara) las que han sido severamente diezmadas o
extirpadas localmente por una pesqueria
muhi.. -.... if,.. de pil.dii.,. en la costa sureste de
los Estados Unidos (Coleman et al., 1999; Hunts-
man et al., 1999). l..1-i ,:. de estas species forman
grandes agregaciones de manera local y estacional
para la reproduccion lo que las hace particularmente
vulnerable a las p.. .p-q., i.i Adicionalmente, los
meros y otros grupos diversos de percomorfos
moradores de arrecifes son protoginicos. Los
individuos maduran como hembras primero, y
posteriormente, cuando son mayores y mas grandes,
14 -5? f,-.,,,,.-m tanto su morfologia como su compor-
tamiento a machos (siendo animals territoriales, los
machos mas grandes disfrutan de .. .. i-.
significativas sobre los menores en la reproducci6n).
Bajo estas condiciones, una sobre pesca podria
impactar a los individuos mas grandes, los machos,
a una velocidad mayor que la tasa de reversion de
sexos, y sesgar la relaci6n de sexos aun mas hacia el
sexo femenino de lo que ocurre naturalmente
(Vincent y Sadovy, 1998). Existe evidencia para
algunos peces protoginicos que por la sobre pesca
en costas del sureste de EUA, se ha reducido tanto el
numero de machos que se ha menoscabado la
capacidad -. I mI,. i t de las poblaciones (Coleman
et al., 2000; Huntsman et al., 1999). Lo anterior es
un .i.- ipl.. de depensaci6n poblacional, en el que el
reclutamiento se reduce cuando la densidad
disminuye por debajo de un umbral, 1- w... .nils' un
desplome sibito (Musick, 1999b).
La comparacion de los valores para los
coeficientes k de p.. .... con los estimados para
diferentes, 1"1 i- de tortugas marinas p, .1, i., ,udar
a comprender la ecologia y vulnerabilidad de ambos






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,a para el 1 .m. bA, Regional Efectivo"
Santo Domi,.r,. ,. 16-18 de noviembre de 1999


grupos. Entre las tortugas marinas, el coeficiente de
crecimiento (k) para la tortuga lora (Lepidochelys
kempii) -'. et al., 1997), la caguama del Atlantico
occidental (Caretta caretta) (Klinger y Musick,
1995), y la tortuga verde del Atlantico (( '. ;., ..,
mydas) (: ,- .. i.1- etal, 1995; Frazery Ladner, 1986)
es de + 0.08. Este valor es similar al que se encuentra
para los tele6steos de crecimiento mas lento y los
tiburones mayores. Las ..1p... i,". del
coeficiente de crecimiento entire los chon-drosteos,
tele6steos, elasmobranquios y tortugas marinas es
interesante porque sugiere que las species de
crecimiento mais lento en estos grupos comparten
pti..t, similares de crecimiento.Esto implica que
comparten tambien limitaciones similares en
histories de vida similares, que esti conjugado con
una vulnerabilidad extrema a la mortandad
antropogenica. Animales con un coeficiente k < 0.10
parecen ser los mas vulnerable a este riesgo
(Musick, 1999a).


Anilisis Demograificos
Mucho se han utilizado los models
poblacionales por etapas de ciclo de vida ("stage-
based models", en ingles) para estudiar poblaciones
de animals terrestres (Krebs, 1978). Estos models
utilizan informaci6n especifica para cada etapa del
ciclo de vida sobre fecundidad, sobrevivencia, edad
de maduracio6n, %.!', i,.l....l y tasas de crecimiento,


para con ella estimar la tasa neta de reproducci6n
por generaci6n (Ro), tiempo de generaci6n (G) y la
tasa intrinseca de incremento poblacional (r)
(Caswell, 1989) (Tabla 2). No se ha aplicado much
el metodo en animals marines. En su lugar, en el
studio de peces marines, se ha desarrollado una
extensa metodologia para el modelaje poblacional
con base en muestreos de las captures pesqueras
iji ls.,, y Walters, 1992) y tecnicas relacionadas.
Un p g., de models muy usados son los models
dinamicos de stocks o biomasa. Estos proporcionan
estimaciones de producci6n excedente con los cuales
se aproxima la tasa intrinseca de crecimiento de las
poblaciones objeto de studio. Se ha comprobado la
utilidad de los models de produccio6n de stocks en
el r,,.u i, de muchos grupos de tele6steos (Hilbom
y Walters, 1992), pero no son .y.t.pi...l.... para
species longevas por su largo p., "l.* de respuesta
en la relaci6n entire production de excedente y
densidad de la poblacion (Ricker, 1958).
Desafortunadamente, estos models ban sido usados
en planes de manejo de 1-1i-.. "p-- .-r-- (PMP) para
i.,,,,.., longevos, y han fracasado debido a que
sobrestiman de manera excesiva el valor de r
(Mu-!i .. ., 1999a). Hoff (1990) advirtiendo que los
models de pesquerias tradicionales son
i.,,..!.i.,l,, para ."' i, longevas com o los
tiburones, sugiri6 que en su lugar los models
demograficos podrian proporcionar estimaciones
mas precisas para las respuestas de pIi.-bl. i..i...


Tabla 2. Parimetros Demogrificos (tornado de Musick 1999b)

s = sobrevivencia en la edad 0 etapa i

tm, = edad de maduraci6n

tax = longevidad

in = fecundidad

G = tiempo de generation= period pi_..m...h_.. entire nacimniento de padres y el nacimiento de
toda la I'. c _i .:m-:

Ro = tasa neta de reproducci6n = num. de hembras nacidas en generaci6n t+1
num. de hebras nacidas en generaci6n t

r= tasa intrinseca de incremento i.1.11. q.,
r = log, (Ro)






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el FP"*:.>,'r,.A Ambiental del Caribe del PNUTL4


sujetas a diferentes niveles de mortalidad por pesca.
Agardy (1989) resalt6 la importancia de contar
con informaci6n sobre la tasa intrinseca de incre-
mento (r) antes de desarrollar planes de manejo para
las tortugas marinas. Crouse et al. (1987) usaron un
modelo de matrices basado en etapas para estudiar
la demografia de la tortuga caguama en el Atlantico
occidental. Esta especie esta catalogada como
amenazada por el Servicio de Pesca y Vida Silves-
tre (U.S.FWS) bajo el Acta de Especies Amenazadas
de los EUA (U.S. Endangered Species Act). La
informaci6n p,.. -,. t..,d.., por Crouse et al. (1987) y
Frazer (1983) sugieren que la tortuga caguama
manifiesta una tasa baja de incremento intrinseco (r
0.06). Un analisis de sensibilidad para estimar por
simulaciones los efectos de various niveles de
mortalidad en las diferentes etapas de la historic de
vidademostr6 que la sobrevivencia de los in,,.nil...
mayores era critical para el mantenimiento o
recuperaci6n de la poblaci6n (Crouse et al., 1987).
Crowder et al. (1 '-1) refinaron este model para
predecir el impact del uso de los Dispositivos
Excluidores de Tortugas (DETs) sobre la
recuperaci6n de poblaciones de tortugas caguamas.
Usando models similares de matrices por etapas,
en combinaci6n con analisis de sensibilidad, Bonfil
(1990) estudio6 la demografia del tibur6n i.,.', ,
(Carcharhinus falciformes), ,, -, ,-;, longeva, en
la costa de Campeche, Mexico. Sus conclusions
fueron similares a las de Crouse et al. (1987): la
sobrevi-vencia de los juveniles grandes era critical
para el mantenimiento de lapoblaci6n. Cortes (1999)
lleg6 a conclusions similares sobre el tibur6n trozo
(C. plumbeus), y I I. pp- 11 et al. (1999) usando analisis
de elasticidad llegaron a una conclusion similar para
dos ., i. de tiburones en otras families
(Triakidae, Squatinidae), para la tortuga lora (Lepi-
dochelys kempli), y para el albatros vagabundo
(Diomedea exulans). Muchas aves marinas,
1p.o. iil m.mi. los albatros, lospaifios y las p.",1, 1. .
demuestran una maduraci6n tardia (6-10 afios) y
practicamente todas las aves marinas tienen una fe-
cundidad muy baja (nidadas de 1-2 huevos) (Russell,
1999). La mayoria de los cetaceos, p.1- .i' i] .ii..n.ii. .
las ballenas balaenopteras, tienen tasas de incremento
intrinseco muy bajas (Best, 1993). La Tabla 3
compare parametros de historic de vida y tasas de
incremento para diversos cetaceos y tiburones, la
tortuga caguama, el albatros real y, para fines de


p"** -i.. el elefante africano. Las species que
manifiestan una tasa annual de incremento intrinseco
de < 10% parecen ser particularmente vulnerable a
mortalidades excesivas (Musick, 1 -'"'.i


Manejo
Algunas species longevas, como el elefante
africano, tortugas marinas y ballenas balaenopteras,
han sido protegidas del comercio international por
la Convenci6n sobre el Comercio Intemacional de
Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres
( i-'.), y ..l -.i-. species de aves marinas y
tiburones han sido incluidos en la Lista Roja de
Animales Amenazados de la UICN (Baillie y
Groombridge, 1 ~) Se conoce del estado precario
y la vulnerabilidad intrinseca de elefantes, ballenas
y tortugas marinas desde hace muchos afios, sin
embargo la vulnerabilidad de aves marinas y
tiburones s6lo recientemente ha sido reconocido por
conservacionistas y administradores de recursos. Al-
gunas consultas recientes patrocinadas por la FAO
se enfocado hacia la estimaci6n y reducci6n de las
altas mortandades de aves marinas en palangres
p..li.- ..-. y p..-q. i.. ia-. de redes de deriva asi como
la evaluacion del estado de conservaci6n de pobla-
cionesdetiburones. Aunque ,.-i.', queeste. i,.,i ,
sea "mas bien tarde que nunca", para ahora ya
muchas poblaciones de aves marinas y tiburones han
sido severamente impactadas (Russell, 1999; Camhi
et al., 1998).
Los administradores continian ignorando, o
decide ignorar, la naturaleza vulnerable de animals
longevos. Las lecciones aprendidas por la comunidad
conservacionista a partir de experiencias pasadas con
species longevas p.' I no haber iii.,i, a los
que manejan las pesquerias del mundo ya que estas
se constituyen como laln,,- ipdI r6i i, de mortalidad
para poblaciones de species longevas de animals
marines (Musick, 1999a; Musick etal., 2000b). Aiin
continue la matanza de tiburones en grandes
cantidades a nivel mundial para satisfacer el mercado
asiatico de aletas sin miwii regimen de manejo.
Solamente unos pocos paises han implementado
planes de manejo para sus poblaciones de iii,,n.1,..
(Camhi et al., 1998). Aun en pesquerias de tibur6n
bajo manejo, las species mais comunes, con mayor
potential para la recuperaci6n continlian siendo las
que sustentan las I. 1 .i mientras que I i,..






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lei.it,, para el 1.m. l. Regional Efectivo"
Santo Domiw.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Tabla 3. Demografia de vertebrados selectos (tornado de Musick 1999b)


Tanmailo
Longevidad de
(afos) cainada


Tasa annual de
S.. 11.lb.. o.nl increment
poblacional
(afos) (%)


Loxodonta africana 8-
elefante africano
( .. ...- favorables)

Orcinus orca 5-
Orca

Megapetera novaeangliae 9
ballena jorobada

Balaenopteridae
ballenas balaenopteras
(tasas maximas despues
de reducci6n drastica)


Diomedea epomorpha
albatros real

Caretta caretta
tortuga caguama


6-11


20-25


58-80


50+



35+


35-40


Carcharhinus plumbeus 13-16
Tiburon trozo

Squalus ancanthias 6-12
Mielga
(poblacion del Atlantico del Norte)

Selachei
(Hexanchidae, -..p. ii..i.1..

Squatinidae, Lamnidae,
., ,,i\;; Carcharhinidae),
tiburones (tasa calculada con la
poblaci6n en el MRS)


menos robustas capturadas en las mismas 1-" -,-pI.- .i
continuan menguando (Nii ,. 1 1995, l'-'-,). Las
mortalidades de las tortugas marinas permanecen
altas debido a la capture incidental en pesquerias y
la extraccion descontrolada en muchas areas.
Reducciones escabrosas han sido ,,l.,rtadas
recientemente en algunas de las mayores colonies
reproductoras de la tortuga laud (Dermochelys
coriacea), incluyendo .q u. Il.iL- en la costa Pacifico
de Mexico donde la mortalidad de adults por capture


"muy baja" Gales, 1993


-2.0-6.0



2.5-11.9


2.3%


1.7-6.9


Calculado de
Crouse et al.,
1987

Sminkey y
Musick, 1996

Jones y
Geen, 1997


Smith et al.,
1998


incidental en pesquerias distantes de pl .1.wi. y
agalleras constitute una de las mayores amenazas
(Sarti et al., 1996; Eckert y Sarti, 1997; Crouse,
I .' i". El mero de Nassau (E. striatus) y la chema
(E. itajara) continuan siendo extraidos en una
p..' |'". multi-. p" i. en la costa suroriental de
los EUA, aiun cuando ambas -,. -- han sido
diezmadas o extirpadas localmente en algunas areas.
Se ha protegido a ambas ..-p...,. de la pesca por
C, .' .. i.._ de Manejo de P.. -,. 6 .-. regionales, pero


Tiempo a
Maduracidn
(aios)


Fuente


55-60



57-61


60


2.5-9



3-4


4.0-7.0



2.5


3.9-11.8


3.0-14.4


Larsen y
Bekoff, 1978


Brault y
_., .w 1993

Anon.. 1991


Best, 1993






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AITSG, WWT,
y el F*.r- >,nai Ambiental del Caribe del PNUL4


sin ningun efecto ya que los meros son capturados
incidentalmente en pesquerias que operan en aguas
profundas donde la mayor parte de los peces
capturados quedan muertos o moribundos para
cuando los suben abordo (Huntsman et al., 1999).
Existen dos piM,-;'pl. soluciones de manejo: el
cierre de lapesqueria o el establecimiento de grandes
refugios marines en donde no se permitiria la capture
(Huntsman et al., 1999; Coleman etal., 2000).
Se esta considerando un sistema de reserves para
proteger los peces piedra del Pacifico h'.. T- --ri -,.
en la costa occidental de los EUA (Yoklavich, 1998).
Los peces piedra son otro grupo de tele6steos de lento
crecimiento y longevos, con edades de maduraci6n
de 6-12 afios y longevidades de 50-140 afios
(Archibald etal., 1981; Wyllie, 1987). Algunos de
estos peces pi....l1i.. como el bocacio (Sebastes
paucispinis), han sufrido una merma poblacional de
>90% y no hay sefias de reclutamiento en las filtimas
decades YI..I-..i-.. 1998; Parker etal., 2000).
La p _. ,_ .i_.. longevidad en el bocacio y en la
mayoria de los otros animals marines longevos
podria ser una .,1.i!., ii'.ii evolutiva que promueve
la iteroparia (L'-,i , et al., 2000; Musick, 1999a).
La reproduccio6n o el desove en diversas temporadas
podria ser necesario para sostener poblaciones
estables para grupos como los peces piedra o meros
o ain las tortugas marinas, con fecundidades
relativamente altas, pero sobrevivencia de huevos
y/o crias o larvas bastante reducidas. De manera simi-
lar, la ih, 'p.,i ., p, .1, I.i ser necesania p,. i. mantener
estabilidad poblacional en animals con bajas
fecundidades como las aves marinas, ballenas y
tiburones. Una explotacion extrema de peces, ya sea
direct o incidental, no solo reduce la biomasa de
las poblaciones marinas sino que tambien restringe
la gama de edades en la poblacio6n (Hillborn y
Walters, 1992) y reduce severamente la itk.1i.iu
en species longevas. El resultado seria una
reducci6n en la aptitud (Musick, 1999a). Por ende,
donde se cosechan varias species o stocks de manera
conjunta (p. ej., en sitios de alimentaci6n) la political
de manejo deberia de cuidar la protection de los
stocks mas vulnerable. El hacer lo contrario Ip "lI, 1.
conducir a la extirpacion de esos stocks (Musick,
1999a).


Conclusiones

1. Especies marinas longevas normalmente
demuestran lentos crecimientos y maduracion
tardia, y son mas vulnerable a la sobrepesca
o aun a la extirpacion que species mas
robustas.
2. Debido a que las species longevas tienen
bajas tasas intrinsecas de incremento, la
recuperacio6n poblacional posterior a un
,,1. p .in.. puedetardarvarias decadas o podria
no ocurrir ann bajo regulacio6n estricta.
3. Muchos models poblacionales ,0 ... qpi' .
para species altamente productivas son
inapropiados para species longevas que
manifiestan lentos tiempos de respuesta
poblacional.
4. Las mayores amenazas p.ii. p.... i..i longevas
proviene de -'.... 1 ... in hii .. ... .. :. en
las cuales species longevas son capturadas
direct o incidentalmente. A pesar de ello,
estas pesquerias podrian continuar operando
y ser rentables, sustentadas e impulsadas por
la capture de, I". i. mas productivas, a la
par de que poblaciones longevas fueran
mermadas o extirpadas.
5. Donde se capture de manera conjunta various
stocks o species (p. ej., en sitios de
alimentaci6n) la political de manejo deberia
enfocarse a proteger el stock mas vulnerable.
En regimenes de capture de stocks mezclados,
en donde algunos stocks han sido mennados
v otros permanecen saludables, la cosecha a
tasas que son sustentables para los stocks
saludables podrian evitar la ji -. .ii. i,''ii de
stocks diezmados o, ain, podria conducir a su
eventual .- '.iii !P.I. i.' -


Literatura Citada
Adams, P. B. 1980. Life history patterns :,. .. ; ... .. ...
for fisheries management. Fish. Bull. 78(1):1-12.
Agardy, M. J. 1989. What scientific information is critical for
management and why? p.3. In: S. A. Eckert. K. L. Eckert y
T. H. Richardson (eds.), ..:. of the Ninth Annual
Workshop on Sea Turtle Conservation and Biology. NOAA






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un lit.",a para el 1 .m. '.i Regional Efectivo"
Santo Domi.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


Tech. Memo. NMFS-SEFC-232. U. S.D ,;i: ,, ,: .. .. ..-
merce.
Archibald, C. P., W. Shaw, y B. M. Leaman. 1981. Growth and
mortality estimates of rockfishes (Scorpaenidae) from B.
C. coastal waters, 1977-1979. Can. Tech. Rep. Fish. Aquat.
Sci. 1048:1-57.
Ault, J. S., B. A. Bohnsack, y G. A. Meester. 1998. A retro-
spective (1979-1996) ; -. : .... ... ,icoralreef
fish stocks in the Florida Keys. Fish. Bull. 96(3): 395-414.
Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. IUCN Red List of Threat-
ened Animals. IUCN, Gland, Switzerland: 368 pp.
Begon, M., J. L. Harper, y C. R. Townsend. 1986. Ecology,
individuals, populations and communities. Sinauer Assoc.,
Sunderland, Massachusetts. 876 pp.
Berkeley, S. A. y E. D. Houde. 1983. Age determination of
broadbill swordfish, ':.,. i".. gladius from the Straits of
Florida using anal fin spine sections, p. 137-144. In: E. D.
Prince y L. M. Pulos (eds.), ., ..._ of the Interna-
tional Workshop on Age Determination of Oceanic Pelagic
Fishes: Tunas, Billfishes, and Sharks. NOAA Technical
Report, NMFS 8. U.S. Dept. Commerce.
Best, P. B. 1993. Increase rates in severely depleted stocks of
baleen whales. ICES J. Mar. Sci. 50:169-186.
Beverton, R. J. H. y S. J. Holt. 1957. The dynamics of exploited
fish populations. U.K. Min. Agr. and Fish., Fish. Invest.,
Ser. 2(19):533.
Beverton, R. J. IT. y S. J. Holt. 1959. A review of the lifespan
and mortality rates of fish in nature, and their relation to
growth and other physiological characteristics. CIBA Foun-
dation (_ .!! ,,, on Ageing, 5: 142-180.
Birstein, V. J. 1993. i:.. ,. i and : 1.1 ii. i :,. Threatened
fishes in need of conservation. Conservation Biology 7(4):
773-787.
Bjorndal, K. A., A. B. Bolten, A. L. Coan, y P. Kleiber. 1995.
Estimation of green turtles (Chelonia mydas) growth rates
from :. 1, i: :, .;,11 analysis. Copeia (1):71-77.
Bonfil-Saunders, R. 1990. Contributions to the fisheries biol-
ogy of the silky shark, Carcharhinus falcifobrmis, from
Yucatan, Mexico. Thesis, Univ. of Wales, Bangor. 77 pp.
Branstetter, S. 1990. Early life-history implications of selected
carcharhinoid and lamnoid sharks of the northwestern At-
lantic. NOAA Technical Report, NMFS 90:17-28.
Camhi, M. S. Fowler, J. Musick, A. Brautigam, y S. Fordham.
1998. Sharks and their relatives: Ecology and Conserva-
tion. IUCN/SSC Occasional Papers No. 20: 1-39.
Casey, J. M. y R. A. Myers. 1998. Near extinction of a large,
widely distributed fish. Science 281: 690-692.
C.... _:= H. 1989. Matrix population models: Construction,
analysis and interpretation. Sinauer, Sunderland, Massachu-
setts.
- !,.:, ,,-,.: M. y Musick, J. A. 1997. Age, growth and popula-
tion dynamics of sea turtles, p.233-276. In: P. Lutz y J. A.
Musick (eds), Biology of Sea Turtles. CRC Press, Florida.
Coleman, F. C., C. C. Koenig, A. L. Eklund, y C. B. Grimes.
1999. Management and conservation of temperate reef fishes
in the grouper-snapper complex of the southeastern United
States, p.233-242. In: J. A. Musick (ed.), Life in the Slow


Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Ani-
mals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda,
Maryland.
Coleman, F. C., C. C. I . i G. R. Huntsman, J. A. Musick,
A. M. Eklund, J. C. McGovern, R. W. ( i in,. G. R.
._,.1:.,_- y C. B. Grimes. 2000. Long-lived Reef Fishes:
The Grouper-Snapper Complex. Fisheries 25(3): 14-21.
Congdon, J. P., A. E. Dunham y R. C. Van Loben Sels. 1993.
Delayed sexual maturity and demographics of Blanding's
turtles (Emydoidea blandingii): ,,iph. :. n for conserva-
tion and management of '- _-!- ....I organisms. Conserva-
tion Biology 7(4):826-833.
Cortes, E. 1995. Demographic analysis of the Atlantic sharpnose
shark, Rhizoprionodon terranovae, in the Gulf of Mexico.
Fish. Bull. 93(1): 57-66.
Cort6s, E. 1999. A stochastic stage-based population model of
the sandbar shark in the western North Atlantic, p.115-136.
In: J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and
Conservation of Long-lived Marine Animals. American
Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland.
Crouse, D. T. 1999. The Consequences of Delayed Maturity in
a Human-Dominated World, p. 195-202. In: J. A. Musick
(ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of
Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society
Symposium 23. Bethesda, Maryland.
Crouse, D. T., L. B. Crowder, y H. ( ..' 1987. A stage-
based population model for loggerhead sea turtles and im-
plications for conservation. Ecology. 68:1412-1423.
Crowder, L. B., D. T. Crouse, S. S. 11.. 1 I y T. IT. Martin.
1994. Predicting the effect of excluder devices on logger-
head sea turtle populations. Ecol. Applications 4:437-445.
Eckert, S. A. y L. Sarti M. 1997. Distant fisheries implicated in
the loss of the world's largest leatherback nesting popula-
tion. Marine Turtle Newsletter 78:2-7.
Frazer, N. B. 1983. Demography and life history evaluation of
the Atlantic loggerhead sea turtle, Caretta caretta. Ph.D.
dissertation, University of Georgia, Athens.
Frazer, N. B. y R. C. Ladner. 1986. A growth curve for green
sea turtles (Chelonia mydas) in the U.S. Virgin Islands,
1913-14. Copeia (1986):798-802.
Gadgil, M. y W. H. Bossert. 1970. Life historical consequences
of natural selection. American Naturalist 104:1-24.
1-..-..!:! S., L. B. Crowder, y T. R. Menzel. 1999. Life table
analysis of long-lived marine species with ,n,:.: i'. d for
conservation and management, p. 137-148. In: J. A. Musick
(ed), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of
Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society
Symposium 23. Bethesda, Maryland.
Hillbom, R. y C. J. Walters. 1992. Quantitative fisheries stock
assessment. Choice, dynamics and uncertainty.
C : -..t!i! and Hall, New York. 570 pp.
Hoedt, F. E. 1992. Age and growth of a large tropical anchovy,
Thrvssa hamiltoni (Gray): a comparison of ageing tech-
niques, p.81-100. In: D. C. Smith (ed.). Age Determination
and Growth in Fish and Other Aquatic Animals. CSIRO,
Australia.
Hoenig, J. M. y S. H. Gruber. 1990. Life history patterns in the






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWT,
y el F".r>-,wna Ambiental del Caribe del PNUAL4


elasmobranchs, p.1-16. In: 11H. L. Pratt, Jr., S. 11. Gruber y
T. Taniuchi (eds.), Elasmobranchs as living resources: ad-
vances in the biology, ecology, systematics, and the status
of the fisheries. NOAA Technical Report NMFS 90.
Hoff, T. B. 1990. Conservation and Management of the west-
ern North Atlantic Shark Resource based on the Life His-
tory Strategy Limitations of Sandbar Sharks. Ph.D. disser-
tation. University of Delaw are, Newark. 282 pp.
Huntsman, G. R., S. Huntsman, J. Potts, R. W. Mays y D.
Vaughn. 1999. Groupers (Serranidae, Epinephalinae): en-
dangered apex predators of reef communities, p.217-231.
In: J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and
Conservation of Long-lived Marine Animals. American
Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland.
Jennings, S., J. D. Reynolds, y S. C. Mills. 1998. Life history
correlates of responses to fisheries exploitation. Proc. R.
Soc. Lond. B, 265: 333-337.
Jones, B. C. y G. H. Geen. 1977. Age and growth of spiny
dogfish (Squalus acanthias L.) in the Strait of Georgia.
British Columbia. Fish. Mar. Serv. Res. Dev. Tech. Rep.
669:1-16.
Ketchen, K.S. 1975. Age and growth of the dogfish Squalus
acanthias in British Columbia waters. J. Fish. Res. Bd.
Canada 32: 43-59.
Klinger, R. C. y J. A. Musick. 1995. Age and growth of logger-
head turtles from Chesapeake Bay. Copeia (1): 204-209.
Krebs, C. J. 1978. Ecology: The experimental analysis of dis-
tribution and abundance. Second Edition. Harper and Row.
New York. 678 pp.
Landa, A. 1997. The relevance of life history theory to harvest
and conservation. Fauna Norvegica. Ser. A. 18: 43-55.
McPherson, G. R. 1992. Age and growth of narrow-barred
spanish mackerel (Scomberomorus commerson: Lacepede,
1800) in northeastern Queensland waters, p.397-410. In:
D. C. Smith (ed.). Age Determination and Growth in Fish
and Other Aquatic Animals. CSIRO, Australia.
Musick, J. A. En prensa. The Sturgeons. (Acipensenidae). In:
B. B. Collette (ed.), Fishes of the Gulf of Maine.
Smithsonian Press, ', i' i. 11 DC.
Musick, J. 1995. Critically endangered large coastal sharks, a
case study: the sandbar shark, Carcharhinus plumbeus
(Nardo, 1827). .'. - News (Newsletter of the IUCN Shark
'-. : J Group) 5: 6-7.
Musick, J. A. 1999a. Criteria to Define Extinction Risk in Ma-
rine Fishes. Fisheries 24(12): 6-14.
Musick, J. A. 1999b. Ecology and Conservation of Long-Lived
marine animals, p.1-10. In: J. A. Musick (ed.), Life in the
Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-Lived Ma-
rine Animals. American Fisheries Society "'.. ...., 23.
Bethesda, Maryland.
Musick, J. A., R. Jenkins y N. Burkhead. 1994. The Sturgeons
(Acipenseridae), p. 183-190. In: R. E. Jenkins y N. Burkhead
(eds.). The Freshwater Fishes of Virginia. American Fish-
eries Society. Washington, D. C. 1079 pp.
Musick, J. A., S.A. Berkeley, G. M. Cailliet, M. Camhi, G.
Huntsman, M. Nammiack y M. L. Warren, Jr. 2000b. Pro-
tection of Marine Fish Stocks at Risk of Extinction. Fisher-
ies 25 (3): 6-8.


Musick, J. A., G. Burgess, G. Cailliet, M. Camhi y S. Fordham.
2000a. Management of Sharks and Their Relatives
(Elasmobranchii). Fisheries 25 (3): 9-13.
Myers, R. A., G. Mertz, y R. S. Farlow. 1997. Maximum popu-
lation growth rates and recovery times for Atlantic cod,
Gadus morhua. Fish. Bull. 95: 762-772.
Nammack, M. F., J. A. Musick y J. A. Colvocoresses. 1985.
Life history of spiny dogfish off the Northeastern United
States. Trans. Amer. Fish. Soc. 114: 367-396.
Natanson, L. J., J. G. Casey y N. E. Kohler. 1995. Age and
growth estimates for the dusky shark, Carcharhinus
obscurus, in the western North Atlantic Ocean. Fish. Bull.
93:116-126.
Parent, S. y L. M. Schrimi. 1995. A model for the determina-
tion of fish species at risk based upon life-history traits and
ecological data. Can. J. Fish. Aquat. Sci. 52: 1768-1781.
Parham, J. F. y G. R. Zug. 1997. Age and growth of loggerhead
sea turtles (Caretta caretta) of coastal Georgia: an assess-
ment of skeletochronological age estimates. Bull. Mar. Sci.
61(2): 287-304.
Parker, S. J., S. A. Berkeley, J. T. Golden, D. R. Gunderson, J.
Heifetz, M. A. Hixon, R. Larson, B. M. Leaman, M. S.
Love, J. A. Musick, V. M. O'Connell, S. Ralston, H. J.
Weeks y M. M. Yoklavich. 2000. Management of Pacific
Rockfish. Fisheries 25 (3): 22-30.
Ralston, S. 1998. The status of federally managed rockfish in
the U.S. West Coast, p.6-16. In: M. Yoklavich (ed.). Ma-
rine harvest refugia for west coast rockfish: a workshop.
NOAA Tech. Memo. NMFS-SWFSC-255. U.S. Dept. Com-
merce. 255 pp.
Ricker, W. E. 1958. Handbook of Computations for Biological
Statistics of Fish Populations. Fish. Res. Bd. Canada Bull.
119:1-300.
Russell, R. W. 1999. Comparative demography and life-his-
tory tactics of seabirds: ,im: .:,.. )i., for conservation and
marine monitoring, p.51-76. In: J. A. Musick (ed.), Life in
the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived
Marine Animals. American Fisheries Society Symposium
23. Bethesda, Maryland.
Sarti M., S. A. Eckert, N. T. Garcia y A. R. Barragan. 1996.
Decline of the world's largest nesting assemblage of leath-
erback turtles. Marine Turtle Newsletter 74:2-5.
Secor, D. IH. y J. R. Waldman. 1999. Historical abundance of
Delaware Bay Atlantic sturgeon and potential rate of re-
covery, p.203-215. In: J. A. Musick (ed.), Life in the Slow
Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine
Animals. American Fisheries Society Symposium 23.
Bethesda, Maryland.
Sminkey, T. R. y J. A. Musick. 1996. Demographic analysis of
sandbar sharks in the western North Atlantic. Fishery Bul-
letin 94:341-347.
Smith, S. E., D. W. Au y C. Show. 1998. Intrinsic rebound
potentials of 26 species of Pacific sharks. Marine and Fresh-
water Research 41: 663-678.
Southwood, T. R. E., R. M. May, M. P. Hassell y G. R. Conway.
1974. Ecological strategies and population parameters. Am.
Nat. 108:791-804.
Stevens, J. D. 1999. Variable resilience to fishing pressure in






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un i blt. para el 1a.m. i., Regional Efectivo"
Santo Doiw.;r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


two sharks: the i,;::-.... of different ecological and life
history parameters, p. 1-15. In: J. A. Musick (ed.), Life in
the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived
Marine Animals. American Fisheries Society Symposium
23. Bethesda, Maryland.
Vincent, A. y Y. Sadovy. 1998. Reproductive ecology in the
conservation and management of fishes, p.209-245. In: J.
Caro (ed.). Behavioral Ecology and Conservation Biology.
Oxford University Press. Oxford.
von Bertalanffy, L. 1938. A quantitative theory of organic
growth. Human Biology. 19(2): 181-213.
W yllie, E. T. 1987.'; I.!;1 :. : :... . ..I'Califomiarockfishes:


maturity and seasonality of reproduction. Fish. Bull. 85:
229-250.
Yoklavich, M. M. 1998. Marine harvest refugia for west coast
rockfish: a workshop. NOAA Tech. Memo. NMFS-
SWFSC-255. U. S. Dept. Commerce. 159 pp.
Yudin, K. G. y G. M. Cailliet. 1990. Age and growth of the
gray smoothhound, Mustelus ..' **** ..: and the brown
smoothhound, M. henlei, sharks from central California.
Copeia: 191-204.
Zug, G. R., H. J. Kalb y S. J. Luzar. 1997. Age and growth in
wild Kemp's ridley sea turtles (Lepidochelys kempii) from
skeletochronological data. Biol. Conserv. 80: 261-268.






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/A1TSG, WWF,
y el Fr".'>:,..,u Ambiental del Caribe del PNUL4


Metas del Manejo y la Conservaci6n de las

Tortugas Marinas del Caribe


Nat B. Frazer
Departamento de Ecologia de la Vida Silvestre y Conservaci6n
Institute de Ciencias Agricolas y Alimentarias
Universidad de Florida
E. U.A.


Manifiesto mi conformidad con la opinion de
Karen Eckert (1999) de que: "Independientemente
de definir el termino conservacion como
preservaci6n" o como "mi..,,. i. para un uso
sustentable", no hay duda de que las tortugas mari-
nas ,.1p i,.11 medidas rigurosas de conservaci6n."
Tambien nos queda claro de que las tortugas mari-
nas, en su ya larga historic sobre el planet, s6lo han
desarrollado esta necesidad apremiante en ti.. !.i.-....
muy recientes. En este context, Jack Frazier (1999)
ha manifestado que, "Las tortugas marinas han
persistido por millones de afios, '."'"': ,,,,- sin
necesidad de contar con areas protegidas, leyes que
promuevan su conservacio6n, planes de accion,
manuales de investigaci6n y otros bagajes de los
programs de conservaci6n" De hecho, la presencia
de las tortugas marinas en este planet es de, cuando
menos, 25 veces mas que la de nosotros mismos. En
una forma u otra, sabemos que las tortugas marinas
han poblado la tierra por mis de 100 ,11.-..- de
afios -i\ 1 .,i y Meylan 1999), y los humans de
una forma u otra, solamente la hemos habitado en
los uIltimos cuatro millones de afios. Asi, por bastante
mas de 90 millones de .n,. las tortugas marinas no
necesitaron de ninguna clase de ayuda de nuestra
parte. Esta rigurosa necesidad de medidas de
conservacio6n solo fue requerida hasta que se toparon
con los humans modemos en los iltimos doscientos
o trescientos afios.
Pero si las tortugas no nos necesitaron durante
tantos millones de afios, estamos ciertos de que
nosotros si necesitamos de ellas ahora. No debemos
equivocarnos en el por que hemos tomado la decision
de organizer esta reunion regional. En realidad, no
estamos aqui para ayudar a las tortugas marinas; lo
hacemos para ayudamos a nosotros mismos. No
venimos a confrontar las necesidades de las tortugas


marinas; lo hacemos porque necesitamos confrontar
las necesidades de la gente. Las tortugas marinas no
necesitan de estrictas medidas de conservation,
sucede que somos nosotros quienes necesitamos
imponernos tales medidas para las tortugas marinas.
Ya sea porque queremos consumirlas, comerciar con
ellas o solo observarlas, . es necesario asegurar su
supervivencia.
Jack Frazier (1999) escribio, "El manejo de la
vida silvestre y la conservaci6n conciernen p-'.' "- 1
el .:m.i. i, de gente que el manejo de los animals:
en el fondo, es un asunto politico no biol6gico."
No pretendemos resolver un problema de las tortugas
marinas; mas que eso, tratamos de solucionar un
problema human, un problema que tiene un inicio
de indole econ6mico. Un problema de valoracio6n de
las tortugas marinas.
Issacs (1998) menciona que, "Los esfuerzos
1p..i .**4'i .. un valor economic a un recurso natu-
ral . conlleva una concession razonada al
antropocentrismo . ." Con esta premisa, doy inicio
a una discusi6n acerca del valor absolute de las
tortugas marinas en los terminos econ6micos
dictados por nuestra sociedad.
C6mo ha sido puntualizado por Isaacs (1998)
para otros recursos naturales, el valor global de las
tortugas marinas include tanto los valores de uso
como los valores de no-uso (Figura 1). Primeramente
consideremos los valores de uso. Nosotros
explotamos a las tortugas marinas para muchos
prop6sitos, ya sea para uso consuntivo (p. ej., el
q,... .,1 i.ni.. ,' de su came, huevos, aceite,
-.-3 -u,---, etc.) o usos no-consuntivos (p. ej., el
ecoturismo). Ambas categories de uso contribuyen
-i...ifis.. i .in,.iii.. al valor econ6mico global de las
tortugas marinas. Tambien las tortugas marinas
pueden tener un "valor de opci6n"; esto es, las






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un liit.i,:o para el 1l.m. i., Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


tortugas pueden tener un uso en el future que aiun no
conocemos. Por ejemplo, puede descubrirse su uso
medicinal en alguna fecha future. En consecuencia,
puede no ser muy sensato que -p. ll.. _...*. el recurso
hasta la extinci6n, y en vez mantener abiertas todas
nuestras -'pr -'.,, -
Colateralmente les dire que, para los economists
es possible desarrollar andlisis que los conduzcan a
la conclusion de que potencialmente es 16gico
I. 4.n un recurso renovable hasta la extinction. Si
pudiera demostrarse que la came de tortuga nunca
alcanzara los altos precious a los que se cotiza
actualmente, puede ser logico en un sentido
estrictamente econ6mico capturar a todas las
tortugas, vender su came e invertir las ganancias en
una empresa mas lucrative y con una mayor tasa de
retomo. Empero, tales andlisis se fundamental en
dos supuestos err6neos. Uno es el que consider que
-;.. p,,. habraun recurso renovable que, i l.t.-, en
el future cuando nos acabemos a todas las tortugas,
podemos comer i ..in.il. hasta que esta se agoten,
luego podremos comer ratas, despues cucarachas, y
despues ... bueno, ya tienen la idea. El otro supuesto
es que ya sabemos todas las cosas que pueden hacerse
con las tortugas o los products que pit.... ii
ofrecemos. En otras palabras, estos analisis s6lo se
pi. ., it fundamental en el conocimiento de usos
consuntivos que conocemos hasta el
present. El concept del valor opcional
es que reconocemos la posibilidad de usos valor
No-
fiuturos para las tortugas marinas que ahora consunti
son desconocidos para nosotros.
Puede sorprenderlos el que existan
tambien valores econ6micos en el no-uso valor
de los recursos (p. ej., "valor de no-uso"). onsun
Los economists han invertido much
esfuerzo sobre el concept de valoraci6n valor
de contingencia para su aplicaci6n a los opcio
recursos naturales, incluyendo las cues-
tiones sobre el uso pasivo (Randall, 1993). Valor
Lavaloracion de,-,- ,'t;... ,,-;:,.sehausado de
Existen
para determinar el valor de los recursos Existen
destruidos o dafiados por events como el
derrame de petroleo del Exxon Vahl. p..i de
permitir a los tribunales la estimaci6n del Legad
monto de las multas. Aun mas, algunas
personas piensan que la naturaleza tiene Figura 1.
un valor econ6mico virtual "simplemente Isaacs, 1


por existir." Estan 1". tp . a asignarle un valor
econ6mico a una extension montafiosa o a un rio
cristalino, aun si ellos nunca han l.in..iii..l ira verlos.
P.H, .1 estas personas, los recursos naturales tienen lo
que se ha llamado un "valor de existencia" (Issacs,
1998). Y los economists estan empezando a
entender que no debemos esperar hasta que nuestros
recursos esten dafiados o destruidos para reconocer
su valor economic. Las personas estan dispuestas a
otorgarle un costo econ6mico real que les permit la
existencia en un mundo que tenga tortugas marinas.
Paralelamente, muchas p.. i-i -. quieren heredarles
a sus nifios un planet que mantenga a las tortugas
marinas y a otras maravillas naturales; y ellos tienen
toda la intenci6n de pagar un precio econ6mico por
este privilegio. A esto se le conoce como "valor de
legado" (Issacs, 1998).
Cuando hablamos estrictamente del valor
econ6mico de las tortugas marinas, debemos ser
cuidadosos y tomar en cuenta todos los aspects de
su valor tritese de valores consuntivos, no-
consuntivos, valor de opci6n, valor de ser o existir y
valor de legado (Figura 1).
Con much certeza podemos expresar que todos
los participants en esta reunion desean que la
relaci6n hombre-tortugas marinas sea sustentable.
Necesitamos que las tortugas marinas sean


Valor Econ6mico Global de las Tortugas Marinas (modificado de
998).






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/M1TSG, WWF,
y el Fi"*r-. .>,, Ambiental del Caribe del PNUAL4


econ6micamente sustentables, asi que debemos
asegurar que el uso que se hace de este recurso
tambien sea sustentable, independientemente si se
trata de un uso consuntivo o no-consuntivo. Tambien,
no debemos reducir nuestras opciones poten-
cialmente sustentables del future. Aun mas, tampoco
debemos reducir sus poblaciones al grado de
interferir con su valor de existencia o el valor de
legado.
Para que las tortugas marinas sean econ6-
micamente sustentables, tambien deben serlo
biologicamente. Deben mantener la capacidad para
regenerar sus poblaciones. Ahora bien, tenemos la
posibilidad de elegir el sostener grandes poblacio-
nes o podemos elegir el sostener poblaciones
1-, .. ,- Sin embargo, si mantenemos poblaciones
a niveles demasiado bajos, es possible que se interfiera
con el uso no-consuntivo. Por ..i, .n pl,. si hay muy
pocas tortugas, la ,-.,-.,t,,,, ,i de ver :l1. en un
eco-tour puede ser tan reducida que el valor de uso
no-consuntivo es basicamente cero. Similarmente,
el dejar a nuestros nifios un mundo con la presencia
de i" '11. .'. poblaciones de tortugas no tiene tanto
valor como el heredarles grandes poblaciones.
Tambien deseamos que las tortugas mantengan
la sustentabilidad en sus funciones ecol6gicas. Karen
Bjomdal (1999) cuestion6, "iLas tortugas marinas
son species clave y esenciales para process
ecol6gicos saludables o son species fosiles cuya
desaparici6n tendria un impact minimo sobre las
:ii, ,.,- del ecosistema? M i i, ,, I.. mas
honest es: "No lo se.... jY ustedes T-icp,,,-,--.' No
sabemos con certeza cuantas tortugas son requeridas
para el sostenimiento de un ecosistema. Nadie conoce
cuantas tortugas verdes (( :'., -, ,. mydas) existian
en el Caribe antes de que Col6n "descubriera" las
Antillas. Jackson (1997) ha estimado entire 33-39
millones de adults. Bjorndal etal. k_'" 9 estimaron
un intervalo entire 38-600 millones, incluyendo
.1,,Iit ,. y juveniles. De seguro que tantas tortugas
debieron sustentar alguna funci6n important en la
dinamica de los ecosistemas.
Bouchard y Bjorndal (2000) determinaron
recientemente que solamente entire el 25-39% de la
material organica y energia de los huevos depositados
en la playa por las tortugas caguamas (Caretta
caretta) retornan al oceano en forma de crias. He
aqui las cifras de la contribuci6n de 14,305 caguamas


que anidan a lo largo de 21 km de .1.,.. en Florida
(Bouchard y Bjomdal, .i' ) 9,800 kg de material
organic; ,, kg de lipidos; 1030 kg de nitr6geno;
93 kg de f6sforo; representando un total de
268,000,000 kiloJoules de energia.
Ahora imaginemos lo siguiente. Si hubieran
17,000,000 de hembras reproductoras de tortugas
verde en el Caribe, estas pudieran depositar
23,800,000 nidos por aio (34 ,,iiiii,, de tortugas x
0.5 [suponiendo una proporci6n sexual 1:1] x 4.2
nidos por hembra / 3 afios del intervalo promedio de
remigraci6n). Conjeturando que el contenido de las
nidadas fueran ., i i.,. al de las tortugas caguamas,
se pudiera contribuir con 1,600,000 kg de material
organica; 365,000 kg de lipidos; 170,000 kg de
nitrogeno; 15,500 kg de f6sforo; y 44,500,000,000
kJ de energia transferida a la playa. El calculo puede
ser mayor que el estimado, ya que las tortugas verdes
1. i.,-. ;t:i sus nidadas en parte mas altas de la playa
que los sitios seleccionados por las caguamas
(Bouchard y Bjomdal, 2000).
Queda claro pues, que las tortugas marinas que
utilizaron las playas aportaban cantidades substan-
ciales de energia y nutrients a estos habitats,
promoviendo con ello el crecimiento de las plants
que le dan estabilidad, incrementan y protegen el
ambiente de anidaci6n. Tambien podrian haber
fungido como ;._. ;. ,-,:. de ecosistemas. Las
tortugas carey (Eretmochelys imbricata) pueden
haber ..1... m. i.id. .1. una funcion mas important en
el mantenimiento de la dinamica de los ., iiF. al
alimentarse de. -, -'" que de otramaneraPIl.-12
provocar la invasion y sofocamiento de los arrecifes.
Y cuando las tortugas verdes ramonean sobre los
mantos de pastos marines, de hecho incrementan la
productividad de tales areas, de la misma manera
como lo hacen los mamiferos terrestres (Thayer et
al. 1984; M..TL._h- ,iiS. 1985). Considerando que no
podemos conocer la totalidad del impact de aquellos
tiempos, solamente nos queda .p.,,., que los
ecosistemas 4,-nt. :. su sustentabilidad con los
numerous reducidos de tortugas que existen
actualmente.
Visualicen esto conmigo... iii .. de tortugas
marinas pulsando cadenciosamente del mar hacia las
playas . fertilizando el contomo costero de miles
de islas y dos continents. Y despues, esta ola de
nutrients depositada en el perimetro costero, es






"Conservacidn de Tortugas Marinas en la Regidn del Gran Caribe -
Un iit.i", para el 14.m. i', Regional Efectivo"
Santo Domi;.r, ,. 16-18 de noviembre de 1999


impulsada sobre y hacia el interior de la tierra en
olas sucesivas de transport biol6gico. Afio tras afio
- toneladas de nutrients y billones de kiloJoules de
energia en un ciclo regular y predecible por decenas
de millones de afios.
Visualicen esto conmigo . .a millones de
tortugas ramoneando sobre los mantos de pastos
marines, estimulando la productividad primaria, base
de la trama trofica de los oceanos. Y esta ola de
enorme productividad, actuando a su manera para
dar curso a la cadena alimenticia que proporciona
alimentaci6n a camarones, moluscos, langostas,
peces, etc. y que eventualmente se desplazara hacia
la costa para ejecutar el ballet annual de la actividad
anidatoria.
Visualicen conmigo . .a millones de tortugas
marinas mordisqueando sobre las esponjas -
limitando con esa poda la invasion de 1 i' I que
de otra manera podrian explayarse y desactivar el
mecanismo de los arrecifes de coral. Un process
constant de verificaci6n y balance que tambien
contribute a la ofrenda de energia que las tortugas
marinas brindan cada afio a la tierra, en forma de
nidadas y huevos. Aflo tras afio, durante decenas de
miill n.. de afios, la ingenieria del ecosistema, en
donde las tortugas verde y carey y golfinas y laudes,
dan forma y mejoran y afinan esas complejas,
misteriosas y maravillosas ,, '-',, ,. cibemnticas de
los oceanos.
i,Cuantas tortugas require esta danza c6smica
'p.'.1 una ejecuci6n exitosa? Honestamente les digo,
No lo se. i,Cuales son las consecuencias a largo plazo
del funcionamiento de la trama trofica de los mares
si quedan tan pocas tortugas para subsidiary los
requerimientos energeticos y de nutrients que dan
soporte a los sistemas de vida de los oceanos. De
nuevo, no lo se. Los servicios proporcionados por
los millones de tortugas, tendran algun valor
econ6mico para nosotros? Por supuesto que lo tienen
- pero en formas que nosotros ni siquiera p i...i...
ain im,,.-,.;i puestoque i,,- .j ... "-.:. queloqueellas
1'i'1"' i, .i,.. ,por medios inexplicables es gratuito y
demasiado complejo para que los economists
pi.'l. entender o medir.
Tambien queremos que nuestra relaci6n con las
tortugas marinas sea culturalmente sustentable. Las
tortugas marinas ocupan un lugar important en las
tradiciones de muchas sociedades (Frazier 1999).


j,Pero nuestros usos modernos permiten sostener
estas tradiciones? En muchos casos, la respuesta es
"No."
El valor de existencia y el valor de legado de las
tortugas marinas acentua para nosotros su
importancia en un sentido ecol6gico y cultural, pero
tambien en un sentido spiritual. La intenci6n de
darles un valor spiritual parte de un profundo y
arraigado sentimiento de que su existencia de 100
millones de afios las ha hecho- con much -
poseedoras de una sabiduria mayor que la de
nosotros, en los misterios fundamentals por los que
el planet funciona. Fi_.., .1i mi.. fi.,_; usos modems
consuntivos y no-consuntivos ser compatibles con
su sustentabilidad i. pn, -d1 'No estoy seguro.
De esta manera, la tarea esta por delante:
Debemos establecer nuestras metas y desarrollar
pi mt' de referenciapormedio de los cuales podamos
medir nuestro exito en el uso sustentable de las
tortugas marinas. Parece una idea tan sencilla pero,
como pueden apreciar de mis recomendaciones, ino
lo es!
Debemos proponemos como una primera meta,
el no permitir ningfn descenso mas en el nuimero de
tortugas marinas. Debemos decidir cuantas tortugas
necesitamos para un uso consuntivo economicamente
-,.' m;I'.1 Tambiendebemosdefinirlasdensidades
requeridas para el ecoturismo y otras actividades de
uso no-consuntivo. Debemos aseguramos que esos
nFimeros permitan los usos futuros no previstos. Y
si en verdad creemos que los numerous de tortugas
son insuficientes para la sustentabilidad econ6mica,
biologica, ecologica, cultural o spiritual, entonces,
debemos encontrar una manera de aumentar las po-
blaciones a niveles sustentables. jAsi, .1.J pi. de
decidir cuantas tortugas queremos y cuantas tenemos,
debemos darles seguimiento, seguimiento y mias
seguimiento a sus numerous para detectar cualquier
fiutura disminuci6n!
Gerrodette y Taylor (1'"'), mencionan que
"debido a las caracteristicas de la historic de vida de
las tortugas marinas, es casi impossible estimar el
tamafio total para cualquier poblaci6n de estas
speciess" Asi que debemos darles seguimiento en
los lugares y moments en los que con toda seguridad
podemos encontrarlas. En este esfuerzo de vigilancia
a largo plazo, debemos asegurar que todos los
usuarios de tortugas marinas "' .i.l' trabaja-






Karen L. Eckerty F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001)
Patrocinado por HIDECAST, IUCN/SSC/AITSG, WWF,
y el iFro*, >"f ,A Ambiental del Caribe del PNU L4


does de instituciones gubemamentales, guias de eco-
tours, lugarefios de la zona costera y los investiga-
dores se conviertan en naturalistas .p. ii.--. para
que puedan informar con veracidad y maestria los
numerous de tortugas.
Debemos dar seguimiento de las tendencies
poblacionales en playas de anidaci6n seleccionadas,
para utilizarlas como estandares de comparaci6n y
registrar el numero de hembras i'1...p Ih,, ..i. el
numero de nidadas y de huevos asi como tambien el
nimero de crias, de acuerdo a los procedimientos
recomendados por el Grupo Especialista en Tortugas
Marinas de la UICN/CSE en el recientemente publi-
cado "Manual de Tecnicas" (p.ej., Schroeder y
Murphy 1999; Valverde y Gates, 1999; Miller 1999).
Debemos monitorear con much cuidado los datos
de varamientos de tortugas en las playas de anidacion
p.1., detectar cualquier tendencia evidence (:,,..,
y Teas, 1999). En los habitats de alimentacio6n es
necesario realizar transectos de prospecci6n y
studios de marca-recaptura para el seguimiento en
el numero de tortugas machos y %i, i,. _. (Ehrhart y
Ogren, 1999; Henwood y Fp., i1,, 1999; Gerrodette
y Taylor, 1999). Debe llevarse un registro minucioso
sobre la possible existencia de tortugas o sus derivados
en los mercados locales (Tambiah, 1'"", tambien
de las tortugas capturadas direct o incidentalmente
por barcos .. -... :' asi como las fluctuaciones en
la capture por unidad de esfuerzo.
\11.. lS.I_ demos un uso a las tortugas marinas,
debemos entender que como usuarios tenemos un
interest p. ,:,--il en el mantenimiento de laviabilidad
de las poblaciones. Puesto que cada tortuga tiene un
valor para nuestros usuarios, probablemente no
podamos permitir cualquier probabilidad de perder
ninguna tortuga "extra". En consecuencia debemos
reducir las amenazas a las que las sometemos de
manera adicional a los usos intencionales. Es indis-
pensable que protejamos los habitats de anidaci6n
de estos valiosos recursos l-i, -'--. ,, (Witherington,
1999). Asi como los habitats de alimentacion ((,,',**-.,
y Smith, 1999); de la misma manera debemos
esforzamos por reducir la capture incidental
(Oravetz, 1999).
Se require necesariamente del establecimiento
de cotas de referencia y su seguimiento en los habitats
de anidaci6n, para cuantificar cualquier cambio en
las tasas de erosion y acreci6n, construction de


estructuras de protecci6n en las playas, rellenos
artificiales, extraccio6n de arena, iluminaci6n en las
playas asi como cambios en los niveles de actividad
del trifico vehicular, la intensidad de las caminatas,
la pI." i. de ganado en la ,1., ., obstaculos por
acumulacio6n de detritus y derramamientos de
petroleo en la ,l.;. .. (Witherington, I .'. Tambien
debemos establecer puntos de referencia y cuantificar
los cambios en la calidad del agua, numero de
embarcaciones que se mantienen ancladas, la
contaminacion por aceite y desechos marines, el uso
de dinamita y sustancias quimicas para la pesca y
otras amenazas potenciales para los habitats de
alimentaci6n (Gibson y Smith, 1999).
Si es de nuestro interns capturar tortugas para
usos consuntivos, es necesario establecer marcos de
referencia para cuantificar los cambios en la capture
incidental .i p. . .1l arrastre, p.1. ., ].. .. i.
p.-I1 -,,, .. de fondo, redes de enmalle, redes de cerco,
red de cerco de jareta, almadrabas y otras artes de
pesca que i %u.. .. de boyas, anzuelos y trampas
(Oravetz, 1999). P_'.iqu.. no podemos permitir que la
capture incidental nos arruine la sustentabilidad de
la pesqueria dirigida exclusivamente a tortugas ma-
rinas.
Asi que las siguientes, son las preguntas
esenciales a las que debemos dar respuesta, dando
por hecho que contamos con la voluntad colectiva
para ello:
,Cuantas tortugas marinas se necesitan?
,Cuantas tortugas marinas queremos?
6Que sacrificios estamos ii.pi. a
realizar para obtener y mantener esos
nuimeros?

Finalmente, me gustaria mencionar una ultima
consideraci6n, rememorando el punto de vista de
Jack Frazier (1999), "El manejo de la vida .ii.. i,
y la conservaci6n son igualmente un manejo de per-
sonas que un r.., i. de plants y animals salvajes
. ." Recordemos que es el comportamiento de la
gente el que estaremos cambiando, no el,. .,,p.*i .1.
miento de las tortugas. En consecuencia aqui tambien
deben establecerse puntos de referencia a esta
consideraci6n final. Ya Marcovaldi y Thome (1999)
lo han manifestado, "Al establecer un program de
conservacio6n, es esencial evaluar todos los
components socioculturales de influencia."




Full Text

PAGE 1

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe: Un Dilogo para el Manejo Regional EfectivoSanto Domingo, Repblica Dominicana 16-18 Noviembre de 1999MEMORIASKaren L. Eckert F. Alberto Abreu Grobois EditoresTraduccin : Raquel Briseo Dueas F. Alberto Abreu Grobois Marzo 2001

PAGE 2

La cita a estas memorias es de la siguiente manera: Eckert, Karen L. y F. Alberto Abreu Grobois (Editores). 2001. Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Traduccin al espaol por Raquel Briseo Dueas y F. Alberto Abreu Grobois. WIDECAST, UICN/CSE Grupo Especialista en Tortugas Marinas (MTSG), WWF y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA. xx + 170pp Copias del presente documento pueden solicitarse sin costo, en ingls o en espaol a: Information Officer WIDECAST Conservation Materials Distribution Center P.O. Box 486, Kingshill St. Croix, U.S. Virgin Islands 00851 email: widecast@ix.netcom.com Sobre la portada Los diseos para la portada fueron extraidos de varios cdices Mexicanos, anteriores a la conquista. Las figuras de gente, huellas de pies descalzos y el smbolo del habla, fueron tomados del Cdice Boturini tambin conocido como Tira de la Peregrinacin que ilustra la migracin de los Aztecas hacia el Valle de Mxico. La figura de tortuga en el centro viene de un antiguo cdice Maya. Consideramos muy apto el uso de estos simbolismos autctonos para reflejar precisamente la naturaleza de la Reunin, en donde se reunieron gentes de muy lejos, para dialogar sobre las tortugas marinas....

PAGE 3

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe: Un Dilogo para el Manejo Regional EfectivoSanto Domingo, Repblica Dominicana 16-18 Noviembre de 1999MEMORIASKaren L. Eckert F. Alberto Abreu Grobois EditoresTraduccin : Raquel Briseo Dueas F. Alberto Abreu Grobois Marzo 2001

PAGE 4

hoja en blanco

PAGE 5

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 iSe ha dicho que una civilizacin es una conversacin a lo largo del tiempo. Dedicamos estos captulos, y la conversacin que representan, con mucha apreciacin, a la memoria deElvira Carrilloamiga, compaera de puro corazn, una de esas personas que saba que ..no hay camino. El camino se hace al andar.

PAGE 6

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA ii

PAGE 7

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 iiiDECLARACIN DE SANTO DOMINGOResolucin de la reunin, Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo 16-18 de noviembre de 1999 Santo Domingo, Repblica DominicanaCuarenta y ocho administradores de recursos naturales y cientficos de 29 unidades geopolticas en la Regin Gran Caribe discutieron sobre tpicos relevantes para el manejo de las tortugas marinas y sus hbitats. Los participantes han generado esta declaracin para proveer recomendaciones sobre la conservacin de las tortugas marinas y sus hbitats en la RGC y someterla a la consideracin de los gobiernos, organizaciones internacionales, organizaciones no-gubernamentales, instituciones acadmicas y otros sectores de la sociedad civil. Los participantes, para fines de esta Declaracin aclaran que: El trmino Regin del Gran Caribe (RGC) se refiere a la descripcin establecida por las Partes en el Convenio para la Proteccin y el Desarrollo del Medio Marino en la Regin del Gran Caribe (Convenio de Cartagena, PNUMA 1983); El trmino conservacin se entiende como el manejo del uso humano de organismos y ecosistemas que asegure la sustentabilidad de dicho uso. Adems de uso sustentable, la conservacin incluye proteccin, mantenimiento, rehabilitacin, restauracin y mejoramiento de poblaciones y ecosistemas; y El trmino tortuga marina se refiere a cualesquiera de los estadios del ciclo de vida, de las seis especies que se encuentran en la RGC: Caretta caretta, Chelonia mydas, Dermochelys coriacea, Eretmochelys imbricata, Lepidochelys kempii y Lepidochelys olivacea. RECONOCIENDO que las tortugas marinas son un componente nico de la diversidad biolgica en laSANTO DOMINGO DECLARATIONResolution of the meeting, Marine Turtle Conservation in the Wider Caribbean Region A Dialogue for Effective Regional Management 16-18 November 1999 Santo Domingo, Dominican RepublicForty-eight resource managers and scientists from 29 states and territories in the Wider Caribbean Region discussed a variety of topics relevant to the management of marine turtles and their habitats. These participants of this meeting have produced this declaration to provide recommendations on the conservation of marine turtles and their habitats in the WCR for consideration by governments, international organizations, non-governmental organizations, academic institutions, and other sectors of society. The participants note that for the purposes of this Declaration: The term Wider Caribbean Region (WCR) refers to the description established by the Parties to the Convention for the Protection and Development of the Marine Environment of the Wider Caribbean Region (Cartagena Convention, UNEP 1983); The term conservation refers to the management of human use of organisms or ecosystems to ensure such use is sustainable. Besides sustainable use, conservation includes protection, maintenance, rehabilitation, restoration, and enhancement of populations and ecosystems; and The term marine turtle refers to any stage in the life cycle of the six species found in the WCR: Caretta caretta, Chelonia mydas, Dermochelys coriacea, Eretmochelys imbricata, Lepidochelys kempii and Lepidochelys olivacea RECOGNIZING that marine turtles comprise a unique part of the biological diversity of the WCR and an

PAGE 8

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA ivintegral part of the cultural, economic, and social aspects of the societies found therein; CONSIDERING that all marine turtles are characterized by the following specific biological aspects: slow growth, late maturity, long life, and high rates of mortality during early life stages, and that understanding these aspects is fundamental to the development of management programs; RECOGNIZING that marine turtles occupy unique positions in marine food webs, are fundamental to the health and structure of important marine ecosystems, and have complex life cycles which depend on a diversity of environments, including terrestrial, coastal, and epipelagic (open ocean) zones; RECOGNIZING that marine turtles have both consumptive and non-consumptive use values to the nations and peoples of the WCR; CONSIDERING that marine turtles, at various life stages, disperse and migrate over vast distances, including on to the high seas and through the jurisdictional waters of multiple Range States; RECOGNIZING that in the WCR, in general, marine turtles are less abundant than they were in former times as indicated by historic and other evidence, and furthermore both historic and scientific information shows that many populations of marine turtles in the WCR have declined while at the same time both threats and pressures on marine turtles have generally increased; CONCERNED that in general there is insufficient scientific information available for management purposes, especially from long-term monitoring of marine turtles and their habitats in the WCR; CONSIDERING that marine turtles are recognized in the respective national legislations of the majority of States of the WCR as requiring special attention for fisheries and wildlife management and conservation activities; RGC as como parte integral de los aspectos culturales, econmicos y sociales de las sociedades de la regin; CONSIDERANDO que todas las especies de tortugas marinas en la regin se caracterizan por los siguientes atributos biolgicos especficos: lento crecimiento y madurez tarda, larga vida, alta tasa de mortalidad durante las primeras etapas del ciclo de vida y, que es fundamental comprender estas peculiaridades para el desarrollo de programas para su manejo; RECONOCIENDO que las tortugas marinas ocupan sitios nicos en las tramas trficas, son fundamentales para la salud y estructura de importantes ecosistemas marino-costeros y, por su complejo ciclo de vida dependen de una diversidad de ambientes, tanto terrestres, costeros, como epipelgico (zona ocenica); RECONOCIENDO que existen valores de usos consuntivos y no-consuntivos de las tortugas marinas en los pases y para los pueblos de la RGC; CONSIDERANDO que las tortugas marinas, durante varias etapas de su ciclo vital, se dispersan, efectan extensas migraciones en alta mar y dentro de los lmites de aguas de jurisdiccin nacional de diferentes Estados del rea de su distribucin; RECONOCIENDO que en la RGC en general, las tortugas marinas son menos abundantes que anteriormente, evidenciado por datos histricos y de otras fuentes, y que adems tanto informacin histrica como cientfica muestran que muchas de las poblaciones de tortugas marinas han declinado, mientras que en paralelo se han incrementado las amenazas y las presiones sobre las tortugas marinas en lo general ; PREOCUPADOS porque en general hay poca informacin cientfica disponible para fines de manejo, en particular de proyectos de seguimiento a largo plazo sobre tortugas marinas y sus hbitats en la RGC; CONSIDERANDO que en la mayora de las legislaciones nacionales de los Estados de la RGC se establece que las tortugas marinas son especies con requerimientos de atencin especial para los fines de su manejo y conservacin;

PAGE 9

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 vCONSIDERING that all species of marine turtles that occur in the WCR are specifically included under special conservation categories (such as threatened, endangered and critically endangered) in diverse international and regional agreements, including the Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Flora and Fauna (CITES), Cartagena Convention together with its SPAW Protocol, InterAmerican Convention on the Protection and Conservation of Sea Turtles, and the Convention on the Conservation of Migratory Species of Wild Animals (CMS); CONSIDERING that the habitats of marine turtles are protected by numerous international agreements, including the United Nations Convention on the Law of the Sea, International Convention for the Prevention of Pollution from Ships (MARPOL), Cartagena Convention and its various Protocols, Inter-American Convention on the Protection and Conservation of Sea Turtles, and Convention on Biological Diversity; RECOGNIZING that the nations and peoples of the WCR exhibit environmental, historical, cultural, social, economic and political diversity; RECOGNIZING that throughout the WCR there are historical and cultural traditions of consumptive use of marine turtles, as well as other wellestablished forms of exploitation (both legal and illegal) such as for sources of food and commodities used in trade; RECOGNIZING that, in addition to direct exploitation, mortality occurs as a result of numerous human activities which result in the incidental capture of marine turtles and the destruction of critical habitats; and RECOGNIZING that despite limited resources, government agencies, international organizations, non-governmental organizations and other stakeholders have endeavored to advance the conservation of marine turtles and their habitats at the local, national and regional levels; RECOGNIZING that despite great diversity in social and economic development levels in the WCR, there are many initiatives nationally and internationally to CONSIDERANDO que todas las especies de tortugas marinas de la RGC estn especficamente incluidas bajo categoras especiales de conservacin (como amenazadas, en peligro y en peligro crtico) en diversos acuerdos internacionales y regionales, incluyendo la Convencin sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), el Convenio de Cartagena y su Protocolo SPAW, la Convencin Interamericana para la Proteccin y Conservacin de las Tortugas Marinas, as como la Convencin sobre la Conservacin de Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS); CONSIDERANDO que los hbitats de las tortugas marinas estn protegidos por numerosos acuerdos internacionales, incluyendo: la Convencin de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, el Convenio Internacional para la Prevencin de la Contaminacin por los Buques, la Convencin de Cartagena y sus Protocolos, la Convencin Interamericana para la Proteccin y Conservacin de las Tortugas Marinas y la Convencin de Diversidad Biolgica; RECONOCIENDO que en las naciones y pueblos de la RGC es manifiesta una diversidad ambiental, histrica, cultural, social, econmica y poltica; RECONOCIENDO que a lo largo de la RGC existen tradiciones culturales e histricas del uso de tortugas marinas para consumo, as como otras formas de explotacin bien establecidas (tanto legales como ilegales) tales como fuentes de alimentacin y productos para el comercio; RECONOCIENDO que, aunado a la captura directa, existen otras fuentes de mortalidad producto de numerosas actividades humanas que ocasionan la captura incidental de las tortugas marinas as como la destruccin de hbitats crticos; y RECONOCIENDO que a pesar de los recursos limitados las agencias gubernamentales, organizaciones internacionales, organizaciones no-gubernamentales y otros actores claves, se han esforzado para avanzar en la conservacin de las tortugas marinas y sus hbitats a nivel local, nacional y regional; RECONOCIENDO que a pesar de la gran diversidad en niveles de desarrollo social y econmico en la RGC, existen muchas iniciativas nacionales e

PAGE 10

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA viconserve marine turtles and their habitats in the region; and WISHING to congratulate the governmental authorities, intergovernmental agencies, nongovernmental organizations, civil groups and individuals from diverse countries and sectors of society in the WCR for their efforts, investment and advances made to develop programs and actions to conserve marine turtles and their habitats; WE UNANIMOUSLY RECOMMEND that appropriate authorities, organizations, civic groups and other stakeholders: 1. Identify, strengthen, promote, develop and maintain mechanisms for enhancing dialogue, collaboration, information-sharing, and technology exchange among diverse agencies, organizations, researchers and other stakeholders in the WCR; 2. Promote greater community participation in the identification of management priorities and actions, as well as in the development, implementation and evaluation of activities directed at the conservation of marine turtles and their habitats; 3. Promote scientific research, assessment and monitoring of marine turtles and their habitats, and standardize methods of data collection and analysis ; 4. Develop and implement national and regional management plans based on the best available scientific information, and designed to restore and stabilize marine turtle populations and their habitats to levels that provide broad social, cultural, economic and environmental benefits to the peoples of the WCR; 5. Promote the harmonization of national policies and legislation concerning the conservation of marine turtles and their habitats throughout the WCR, and support efforts to improve the implementation of relevant national, regional and global commitments ; internacionales para conservar las tortugas marinas y sus hbitats en la regin; y DESEANDO felicitar a las autoridades gubernamentales, agencias inter-gubernamentales, organizaciones no-gubernamentales, grupos civilies e individuos de diversos pases y sectores de la sociedad en la RGC por sus esfuerzos, inversiones, avances logrados para desarrollar programas y acciones para conservar las tortugas marinas y sus habitats; RECOMENDAMOS UNNIMEMENTE que las autoridades con las atribuciones pertinentes, organizaciones, grupos civiles y otros actores clave realicen las siguientes acciones: 1. Identificar, fortalecer, promover, desarrollar y mantener mecanismos para mejorar el dilogo, la colaboracin, intercambio de informacin y tecnologa entre las diversas agencias, organizaciones, investigadores y otros actores claves en la RGC; 2. Promover una mayor participacin ciudadana en la identificacin de prioridades y acciones de manejo, as como en el desarrollo, ejecucin y evaluacin de actividades dirigidas a la conservacin de las tortugas marinas y sus hbitats; 3. Promover la investigacin cientfica, la evaluacin y el seguimiento de las tortugas marinas y sus hbitats, y la estandarizacin de mtodos de colecta y anlisis de informacin ; 4. Desarrollar y llevar a cabo planes de manejo nacionales y regionales basados en la mejor informacin cientfica disponible y orientados a recuperar y estabilizar las poblaciones de tortugas marinas y sus hbitats a niveles capaces de proveer amplios beneficios sociales, culturales, econmicos y ambientales para los pueblos de la RGC; 5. Promover la armonizacin de las polticas y legislacin nacionales relacionadas con la conservacin de las tortugas marinas y sus hbitats en la RGC, as como apoyar los esfuerzos de los pases de la RGC para mejorar la aplicacin adecuada de los compromisos nacionales, regionales y globales;

PAGE 11

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 vii6. Identify, strengthen, develop and maintain mechanisms for providing the resources required to design and implement these activities, including human, financial, logistic, and political resources; 7. Based on the recommendations of the Working Group, Determining Population Distribution and Status: Identify (locate), characterize, and rank (as to intensity of use and importance for management) marine turtle nesting and foraging sites, Select Index Sites (primary nesting and foraging sites) for intensive monitoring, Determine the genetic identity of primary nesting and foraging assemblages, Identify (locate), characterize, and rank (as to intensity of use and importance for management) migratory corridors, mating sites, and developmental (juvenile) habitats, Identify, evaluate and rank threats to marine turtles and their habitats both domestic and, to the extent practicable, throughout their ranges, Determine demographic trends for each population using statistically robust procedures over ecologically relevant time frames, and taking regional and global species-specific trends into consideration, Deduce changes in local population abundance from historical records (e.g., historical literature, early surveys, fisheries or trade statistics), and place these in the context of similar assessments conducted elsewhere in the populations range, Derive population status (as distinct from population trends which are evaluated over shorter periods of time) from trend measurements (whether observed, estimated or inferred) taken from the populations full range for a period of at least two generations; thus status becomes a biologically meaningful 6. Identificar, fortalecer, desarrollar y mantener mecanismos para proveer los recursos requeridos para el diseo y ejecucin de estas actividades, incluyendo recursos humanos, financieros, logsticos y polticos. 7. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo de Trabajo, Determinacin de la Distribucin de las Poblaciones y su Estado de Conservacin : Identificar (localizar), caracterizar y jerarquizar (de acuerdo a la intensidad de uso e importancia para el manejo) sitios de anidacin y alimentacin, Seleccionar Sitios ndice (sitios de anidacin y de alimentacin de primer orden) para fines de seguimiento intensivo, Determinar la identidad gentica de las tortugas en sitios de anidacin y alimentacin de primer orden, Identificar (localizar), caracterizar y jerarquizar (de acuerdo a la intensidad de uso e importancia para el manejo) corredores migratorios, sitios de reproduccin y hbitats de desarrollo(de juveniles), Identificar, evaluar y jerarquizar amenazas a las tortugas marinas y sus hbitats en el mbito local, as como -dentro de lo posibleen toda su rea de distribucin, Determinar tendencias demogrficas para cada poblacin aplicando procedimientos estadsticos robustos a travs de series de tiempo de relevancia ecolgica y tomando en cuenta las tendencias regionales y globales de cada especie, Deducir cambios en la abundancia de la poblacin local a partir de registros histricos (p. ej. prospecciones pioneras, estadsticas de captura o del comercio), y situarlas en el contexto de evaluaciones similares en otros sitios del rea de distribucin de esa poblacin, Derivar el estado de conservacin la de la poblacin (diferenciando sta de la tendencia poblacional que se evala sobre series de tiempo ms cortas) a partir de determinaciones de tendencias (ya sea observadas, estimadas o inferidas) deducidas de la distribucin completa de la poblacin a lo largo de por lo

PAGE 12

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA viiiclassification congruent with criteria used internationally (i.e., IUCN). 8. Based on the recommendations of the Working Group, Monitoring Population Trends : Select Index Beaches and Foraging Sites (primary nesting and foraging sites) for intensive monitoring, Collect baseline data by determining Absolute Abundance or by utilizing Indices of Abundance, Continue to collect data at Index Foraging Sites, using standardized collection and reporting protocols, for a minimum of 5 years, Continue to collect data at Index Nesting Beaches, using standardized collection and reporting protocols, for 5-10 years (defined as 5 years or a minimum of 3 multiples of the average remigration interval [1-3 years, depending on species], whichever is longer), Continue monitoring until a statistically significant change in abundance is detected or until population stability is demonstrated with statistical precision, remembering that minimum monitoring intervals are likely to be insufficient to generate statistically significant results if populations are small Recognize that trends are not predictive, but rather they demonstrate with a selected degree of mathematical precision that there has been a change in abundance over time and that its direction is negative or positive. menos dos generaciones; asegurando as que el estado de conservacin sea una clasificacin con significado biolgico y en congruencia con los criterios internacionales en uso (p.ej., IUCN). 8. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo de Trabajo, Seguimiento de Tendencias Poblacionales : Seleccionar Playas ndice de Anidacin y Sitios ndice de Alimentacin (sitios de anidacin y de alimentacin de primer orden) para un seguimiento intensivo, Recabar datos bsicos de referencia por medio de la determinacin de Abundancia Absoluta o el uso de ndices de Abundancia, Desarrollar el acopio de datos en Sitios ndice de Alimentacin, utilizando mtodos normalizados de colecta y de protocolos de informes, por un mnimo de 5 aos, Desarrollar y en algunos casos continuar el acopio de datos en Playas ndice de Anidacin, utilizando mtodos normalizados de colecta y de protocolos de informes, a lo largo de 5-10 aos (perodo definido como el perodo ms largo de 5 aos o un mnimo de 3 veces el intervalo promedio de remigracin [1-3 aos, dependiendo de la especie]), Continuar el seguimiento hasta detectar un cambio estadsticamente significativo en la abundancia o hasta que se detecte una estabilidad poblacional demostrable con precisin estadstica, recordando que es probable que los intervalos mnimos de seguimiento sean insuficientes para generar resultados estadsticamente significativos si las poblaciones son pequeas, Reconocer que si bien las tendencias no tienen capacidad predicativa, en cambio demuestran con un grado determinable de precisin, que ha ocurrido un cambio en la abundancia sobre un tiempo dado y que la direccin del cambio es negativa o positiva

PAGE 13

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 ix9. Based on the recommendations of the Working Group, Promoting Public Awareness and Participation : Clearly identify target and stakeholder groups, and stakes, Determine the socio-economic importance or value of the resource to the various stakeholders, including communities and nations, Identify economic alternatives (options) in a collaborative manner (such alternatives might include activities totally divorced from the resource), as well as those involving non-consumptive or more sustainable consumptive use of the resource, Develop comprehensive mediumand longterm marine turtle public awareness programs focused on the respective stakeholder groups, Coordinate and harmonize policies and activities of the relevant sectors, including Governmental and non-governmental, Incorporate marine turtle (and general marine) education into the school curriculum, Identify, strengthen, establish, and maintain mechanisms for the exchange of experiences, information and collaboration (including the Internet and field visits) using various sectors of society, Determine ways in which program success can be measured and evaluated, Identify funding sources and develop funding strategies consistent with specific program objectives. 10. Based on the recommendations of the Working Group, Reducing Threats on Foraging Grounds and Inter-nesting Habitats : Determine past and present quantitative and qualitative status and extent of foraging and inter-nesting habitats, Develop criteria to rank threats to foraging grounds and inter-nesting habitats, and to turtles utilizing these habitats, 9. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo de Trabajo, Promocin de la Concientizacin y Participacin Pblica : Identificar de manera precisa grupos-objetivo y de inters, as como los intereses involucrados, Determinar la importancia socioeconmica o el valor de los recursos para los diversos grupos de inters, incluyendo las comunidades y las naciones, Identificar, a travs de un proceso participativo, las alternativas (opciones) econmicas (que pueden incluir actividades totalmente ajenas al recurso en s, as como aquellas que involucren un consumo no extractivo o ms sustentable del recurso, Desarrollar programas integrales de concientizacin pblica a mediano y largo plazo, con temticas sobre tortugas marinas y enfocados a cada grupo de inters, Coordinar y armonizar polticas y actividades de los sectores relevantes, incluyendo las del gobierno y organizaciones nogubernamentales, Incorporar programas educativos sobre tortugas marinas (y temas marinos en general) a la currcula escolar, Identificar, fortalecer, establecer y mantener mecanismos para el intercambio de experiencias, informacin y colaboracin (incluyendo el Internet y visitas de campo) con los diferentes sectores de la sociedad, Determinar formas y maneras para poder medir y evaluar el xito de los programas, Identificar fuentes y desarrollar estrategias de financiamiento acordes con los objetivos especficos del programa. 10. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo de Trabajo, Reduccin de Amenazas en Sitios de Alimentacin y Hbitats Interanidatorios : Determinar la condicin cualiy cuantitativa, histrica y reciente y, la extensin de los hbitats de alimentacin e inter-anidatorio, Desarrollar criterios para jerarquizar las amenazas a los sitios de alimentacin y hbitats inter-anidatorios, y a las tortugas que utilizan estos hbitats,

PAGE 14

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA x Identify, characterize and rank (as to their impact on local populations) present and potential threats to each foraging area, as well as to marine turtles utilizing these habitats, Develop and incorporate marine turtle habitat management plans as part of national Integrated Coastal Zone Management (ICZM) plans, Design and implement independent management plans, as necessary, to mitigate priority threats to marine turtles, Assemble and review existing information, identify gaps, and initiate efforts to acquire necessary data, Design and implement monitoring protocols to evaluate the result(s) of management actions, Review legislation and law enforcement for adequacy and gaps, Promote regional cooperation in managing critical habitats. 11. Based on the recommendations of the Working Group, Reducing Threats at Nesting Beaches : Identify threats through assessments, research, and the exchange of information, Consider threats not only to nesting beaches (habitat), but also to nests (eggs), hatchlings, and nesting females, Identify, characterize, and rank threats (many of which are described below), giving priority management attention to those with the greatest potential to exert a negative effect on the status of local breeding assemblages, Review existing legislation for adequacy, emphasize consistent law enforcement, improve inter-agency collaboration, and promote public awareness of and stakeholder participation in management program planning and implementation, Identificar, caracterizar y jerarquizar (de acuerdo a su impacto sobre poblaciones locales) amenazas actuales y potenciales para cada sitio de alimentacin, as como a las tortugas marinas que utilizan estos hbitats, Desarrollar e incorporar planes de manejo para el hbitat de tortugas marinas a los planes nacionales de Manejo Integral de la Zona Costera (MIZC), Disear e implementar planes de manejo indepen-dientes, conforme sea necesario, para mitigar las amenazas prioritarias a las tortugas marinas, Compilar y revisar informacin existente, identificar vacos de informacin e iniciar esfuerzos para adquirir la informacin necesaria, Disear e implementar protocolos de seguimiento para evaluar el/los resultado/s de las acciones de manejo, Revisar la legislacin y su observancia, buscando vacos e identificando deficiencias, Promover cooperacin regional en el manejo de hbitats crticos. 11. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo de Trabajo, Reduccin de Amenazas en Playas de Anidacin : Identificar amenazas a travs de la evaluacin, investigacin y el intercambio de informacin, Considerar adems de las amenazas a las playas de anidacin (hbitat), aquellas que afectan las nidadas (huevos), cras y hembras reproductoras, Identificar, caracterizar y jerarquizar las amenazas (entre otras, las que se describen a continuacin), dando atencin prioritaria para su manejo, aquellas con el mayor potencial de ejercer un efecto negativo sobre la condicin de las poblaciones reproductoras locales, Revisar la legislacin existente para detectar deficiencias, enfatizar la aplicacin consistente de la ley, mejorar colaboracin entre agencias y promover la concientizacin pblica y la participacin de los grupos de inters en la planificacin del programa de manejo y su aplicacin,

PAGE 15

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 xi Eliminate illegal poaching of eggs and nesting females, Minimize egg depredation (using the least manipulative strategy), Control beach sand mining, Eliminate (or reduce to non-threatening levels) artificial beachfront lighting during peak nesting and hatching seasons, Prohibit irreparable damage to sandy beaches due to stabilization structures, such as seawalls or groynes Manage potentially threatening human commercial and recreational activities during nesting seasons, Prevent degradation to the incubating environs of known nesting beaches due to beach rebuilding and renourishment activities, Prevent irreparable damage to sandy beaches due to coastal construction of buildings and infra-structure, Reduce beach debris, Control pollution, including chemical, sewage and oil contamination, at known turtle nesting beaches Reduce, to the extent possible, the negative effects of natural disasters and phenomena. 12. Based on the recommendations of the Working Group, Strengthening the Regulatory Framework : With regard to the regional (international) framework: stimulate and promote, on a practical level, cooperation among nations; harmonize national regulatory frameworks for the protection and management of natural resources, in particular marine turtles; and ensure that national obligations under international treaties and agreements are met on a timely and ongoing basis, With regard to the national regulatory framework: review existing legislation and regulations for gaps; strengthen the national legislative framework by using the best available scientific knowledge and taking into consideration stakeholders, enforcement capacity, pubEliminar el saqueo de huevos y hembras anidadoras, Minimizar la depredacin de huevos (aplicando la estrategia con menor manipulacin), Controlar la extraccin de arena de las playas, Eliminar (o reducir a niveles que no impacten) la iluminacin artificial de frentes de playa durante la temporada de mxima anidacin y eclosin, Prohibir construcciones de estabilizacin, como las paredes de playa y los espigones que ocasionan daos irreparables a la playas, Manejar actividades comerciales y de recreo que signifiquen una amenaza potencial durante la temporada de anidacin, Prevenir la degradacin de playas por actividades de reconstruccin o relleno en reas aledaas a playas de anidacin conocidas, Prevenir el dao irreparable a playas arenosas por la construccin de edificios e infraestructura costera, Reducir la basura en playa, Controlar la contaminacin, incluyendo aquella por sustancias qumicas, aguas residuales y por petrleo, en playas de anidacin conocidas, Reducir, en lo posible, el efecto negativo de desastres y fenmenos naturales. 12. Sobre la base de las recomendaciones del Grupo de Trabajo, Fortalecimiento del Marco Jurdico : En relacin a las estructuras legales regionales (internacionales): promover y estimular, a niveles factibles, la colaboracin entre naciones; armonizar esquemas de normatividad nacional para la proteccin y manejo de los recursos naturales, en particular las tortugas marinas; y asegurar que las obligaciones nacionales bajo tratados y convenios internacionales se cumplan en tiempo y forma, Con relacin al marco jurdico nacional: revisar la legislacin y reglamentos vigentes y detectar vacos; fortalecer el cuerpo normativo incorporando el mejor conocimiento cientfico disponible y tomando en consideracin a los grupos de inters, capacidad de ejecucin,

PAGE 16

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA xiilic education, international and regional obligations, financial mechanisms, and existing laws pertaining to the conservation and management of marine turtles, With regard to public participation in the regulatory process: design and implement public education campaigns; and ensure continuous education to all sectors and stakeholders, relative to the provisions and obligations of environmental legislation. educacin pblica, obligaciones internacionales y regionales, mecanismos de financiamiento y la legislacin vigente que atae a la conservacin y manejo de las tortugas marinas, Con respecto a la participacin ciudadana en el proceso normativo: disear e implementar campaas de educacin para el pblico en general; asegurar la educacin continua de todos los sectores y grupos de inters en la temtica relacionada con las estipulaciones y obligaciones que en materia ambiental se contemplan en el marco legal.

PAGE 17

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 xiiiPrlogoy hacer posible la participacin local en la investigacin y conservacin, as como promover una conservacin eficaz y educar en el tema de tortugas marinas y sus hbitats a las comunidades asentadas en la regin del Gran Caribe. El convocar y reunir en 1984 y de nuevo en 1987, a personal de las agencias de pesqueras de esta regin en el Simposio de Tortugas del Atlntico Occidental, fue un antecedente importante que sirvi de marco para discutir la consideracin de un manejo compartido y construir una base de datos con informacin sobre tortugas marinas. Dichas iniciativas sentaron las bases para acceder a nuevos niveles de cooperacin y colaboracin. Durante la ltima dcada se han negociado dos importantes Tratados para sta regin. En 1990, el Protocolo de reas Protegidas y Vida Silvestre Especiales en el Caribe o Convencin de Cartagena (SPAW, por sus siglas en ingls) fue adoptado en Kingston. Sus anexos, con el listado de especies (incluyendo a todas las tortugas marinas del Caribe) que requieren medidas de proteccin, fueron adoptados en 1991. El Protocolo SPAW entr en vigor a partir del 2000. El SPAW ha sido secundado por la Convencin Inter-americana para la Proteccin y Conservacin de la Tortugas Marinas (Convencin Interamericana). Este tratado fue finalizado en 1996, despus de cuatro rondas de negociaciones en la regin. Al igual que el Protocolo SPAW, se espera la entrada en vigor del tratado de la Convencin Interamericana en el corto plazo. Conservacin de Tortugas Marinas en el Gran Caribe : Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo, mantiene la tradicin Caribea de liderazgo innovador en la conservacin de las tortugas marinas. Ahora, es tiempo de empezar a revisar, evaluar y cuestionar si los actuales regmenes de manejo nacionales e internacionales son suficientes para promover la estabilizacin de las poblaciones y la recuperacin de las especies. Ya ha sido puesto en evidencia en este foro Conservacin de Tortugas Marinas en el Gran Caribe : Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo que las caractersticas de la biologa de las tortugas marinas -especialmente su maduracin tarda y conducta migratoriaSon seis las especies de tortugas marinas (lad, verde, caguama, carey, golfina y lora) que se encuentran en el Gran Caribe, regin acotada por el Programa Ambiental del Caribe de las Naciones Unidas (PNUMA) como el ambiente marino del Golfo de Mxico, el Mar Caribe y las reas del ocano Atlntico adyacentes a stos, al sur de los 30 grados latitud norte y dentro de las 200 millas nuticas (aprox. 370 km) de las costas de los estados que colindan con el Ocano Atlntico, de acuerdo a lo referido en el articulo 25 de la Convencin de Cartagena o Convencin para la Proteccin y el Desarrollo del Ambiente Marino de la Regin del Gran Caribe, 1983. Las tortugas marinas del Caribe tienen un valor cultural, ecolgico y econmico. Las comunidades indgenas de la regin, al igual que los colonizadores ms recientes, se han beneficiado de la carne, carapacho, piel y aceite de las tortugas. Los estudios arqueolgicos testimonian la evidencia de ms de 1,000 aos de captura. Los efectos negativos de una captura histrica y carente de regulacin son exacerbados por las causas de mortalidad iniciadas a mediados del siglo 20. Entre las que se incluyen: el trfico comercial a gran escala, la captura incidental por equipos de pesca no dirigida a tortugas marinas, al igual que la constante prdida o degradacin de los hbitats costeros. Actualmente, el total de las seis especies se han clasificado como En Peligro o En peligro Crtico por la UICN (Unin Mundial para la Naturaleza) y, con algunas notables excepciones, la mayor parte de las poblaciones han sido reducidas drsticamente o estn en proceso de disminucin. Los grupos de inters en la regin del Caribe estn comprometidos a revertir el proceso del abatimiento de las poblaciones y garantizar que las tortugas marinas recuperen el cumplimiento de sus funciones ecolgicas y su potencial econmico. Hace dos dcadas la Red para la Conservacin de las Tortugas Marinas del Gran Caribe (WIDECAST, por sus siglas en ingls) estableci una red de cientficos, administradores de recursos, conservacionistas, educadores y tomadores de decisiones para disear planes nacionales de recuperacin con un enfoque integral. El propsito de esta iniciativa es simplificar

PAGE 18

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA xivrequieren de un compromiso sostenido y a largo plazo en el seguimiento a las poblaciones, a su conservacin y al manejo y, al entrenamiento e intercambio de informacin. Igualmente clara es la necesidad de desarrollar directrices para un manejo regional (internacional) adems del marco de accin de las polticas nacionales. El manejo regional demanda que los pases miembros lleven a cabo un seguimiento y recopilacin de informacin de manera consistente y comparable entre las poblaciones presentes localmente. El manejo efectivo y la ejecucin de las leyes constituye tambin un gran reto que debe cumplirse. Si bien, el seguimiento bsico a las poblaciones y la capacidad para el manejo de los recursos proporcionan la punta de lanza de cualquier programa nacional exitoso, tambin es necesario reconocer el carcter multinacional de estas especies. Es en este punto donde recae nuestro mayor reto: restaurar las poblaciones de tortugas marinas del Caribe, optimizando los beneficios y compartiendo los costos y responsabilidades entre todos los pases que se encuentran en ste mbito regional. Alentados por los resultados de esta reunin, incluyendo la Declaracin de Santo Domingo y, el avance en la cimentacin para el trabajo futuro, nos sentimos con un compromiso renovado para abordar y encontrar soluciones para el manejo efectivo de las tortugas marinas, componente importante del complejo entramado de la conservacin biolgica. Las recomendaciones endosadas por los participantes, incluyendo a 33 delegados de 27 gobiernos y los expertos invitados de 11 naciones, enfatizaron la necesidad de consolidar la colaboracin entre todos los grupos de inters involucrados, promover decididamente la participacin comunitaria; apoyar la investigacin cientfica, as como el seguimiento a las poblaciones y condicin de los hbitats, desarrollar e instrumentar directrices de manejo regional y nacional sobre la base de la mejor evidencia cientfica disponible. A medida que se vaya avanzando, se har una clasificacin de las complejidades del manejo regional para asegurar la bsqueda y el encuentro de una solucin efectiva, misin que cuenta con el inters y la dedicacin de los Gobiernos, organismos intergubernamentales, las organizaciones civiles y los especialistas de la Regin del Gran Caribe. Karen L. Eckert F. Alberto Abreu G. Editores

PAGE 19

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 xvAgradecimientosAgradecemos profundamente a nuestro amable anfitrin, el Gobierno de la Repblica Dominicana, por su apoyo y colaboracin oficial. A Jos Miguel Martnez Guridy, Subsecretario de Recursos Naturales (Departamento de Agricultura), quien particip de manera especialmente coadyuvante en la organizacin de esta reunin. A los patrocinadores de esta actividad, el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF, por sus siglas en ingls), la Red para la Conservacin de las Tortugas Marinas del Gran Caribe (WIDECAST), el Grupo Especialista en Tortugas Marinas UICN/ CSE y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA, merecen un enorme crdito por la fructificacin de sta reunin. Un merecido y especial agradecimiento a Miguel Jorge (WWF), Alessandra Vanzella-Khouri (UNEP/ CAR-RCU), y Nancy Daves (US National Marine Fisheries Service) por su gran contribucin en la fase de la planificacin. Tambin estaremos siempre en deuda con Yvonne Arias del Grupo Jaragua de Santo Domingo por su talento, entusiasmo y el arduo trabajo realizado antes y durante el evento. La Srita. Arias, Laura Perdomo y su equipo de dedicados compaeros, manejaron innumerables tareas con gran paciencia, estilo y buen humor. Agradecemos a nuestros traductores, Robert McCollum y Agnes Boonefaes, por su paciencia y habilidad y a Verna Sybesma (Curaao) por transcribir las anotaciones tomadas durante las vvidas sesiones plenarias.A Marydele Donnelly por asistirnos en la conclusin de estas Memorias. Finalmente, ofrecemos nuestra sincera gratitud a los expertos invitados por el profesionalismo de las presentaciones y su colaboracin con los Grupos de Trabajo. A todos los participantes, quienes con sus importantes contribuciones hicieron de esta reunin pionera todo un xito.

PAGE 20

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA xviContenidoDedicatoria.................................................................................................................... ................i Declaracin de Santo Domingo...............................................................................................ii i Prlogo........................................................................................................................ .......xiii Agradecimientos................................................................................................................ ..........xv Tabla de Contenido............................................................................................................. ........xvi Bienvenida..................................................................................................................... ........xviii Declaracin de Propsitos...................................................................................................... ....xix Sesin I: Las Tortugas Marinas de la Regin del Gran Caribe Generalidades de la Historia de Vida de las Tortugas Marinas John G. Frazier.......................................................................................................... 3 El Papel Cultural y Econmico de la Tortugas Marinas Didiher Chacn C.................................................................................................... 19 Estado de Conservacin y Distribucin de Dermochelys coriacea Karen L. Eckert........................................................................................................ 25 Estado de Conservacin y Distribucin de Chelonia mydas Cynthia Lagueux...................................................................................................... 34 Estado de Conservacin y Distribucin de Caretta caretta Flix Moncada Gaviln........................................................................................... 38 Estado de Conservacin y Distribucin de Eretmochelys Diego F. Amorocho.................................................................................................. 43 Estado de Conservacin y Distribucin de Lepidochelys kempii Ren Mrquez M...................................................................................................... 48 Estado de Conservacin y Distribucin de Lepidochelys olivacea Maria Angela Marcovaldi....................................................................................... 54 Sesin II: Metas y Criterios para el Manejo de las Tortugas Marinas Planificacin del Manejo para Especies Longevas John A. Musick............................ 61 Metas del Manejo y la Conservacin de las Tortugas Marinas del Caribe Nat B. Frazer.......................................................... 72 Foro Abierto: Criterios y Puntos de Referencia para el Manejo Sustentable de las Tortugas Marinas en el Caribe Miguel Jorge (Moderador)... 79

PAGE 21

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 xviiSesin III: Cooperacin Internacional Las Tortugas Marinas del Caribe y la Legislacin Internacional Nelson Andrade Colmenares........................................................... 89 Foro Abierto: Fortalecimiento de la Cooperacin Internacional Nelson Andrade Colmenares (Moderador)................................... 93 Sesin de Conclusiones y Recomendaciones de la Reunin........................................101 Sesiones IV y V: Obtencin de las Metas de Manejo Determinacin de la Distribucin y el Estado de Conservacin de las Tortugas MarinasF. Alberto Abreu G........................... 105 Seguimiento de las Tendencias Poblacionales Rhema H. Kerr Bjorkland................ 117 Promocin de la Concientizacin y Participacin de la Comunidad Crispin dAuvergne................................................................. 121 Mitigacin de las Amenazas en Playas de Anidacin Barbara A. Schroeder........................................................................ 126 Mitigacin de las Amenazas en Sitios de Alimentacin Julia A. Horrocks.......................................................................... 132 Fortalecimiento del Marco Jurdico Jeffrey Sybesma................................................ 139 Foro Abierto: Obtencin de las Metas de Manejo F. Alberto Abreu (Moderador).. 143 Sesin VI: Resultados y Recomendaciones de los Grupos de Trabajo Determinacin de la Distribucin de las Poblaciones y su Estado de Conservacin.................................................................................147 Seguimiento de las Tendencias Poblacionales.............................................................150 Promocin de la Concientizacin y la Participacin de la Comunidad..............................................................................153 Mitigacin de las Amenazas en Playas de Anidacin..................................................154 Mitigacin de Amenazas en Sitios de Alimentacin y Hbitats Interanidatorios.....................................................................................157 Fortalecimiento del Marco Jurdico.............................................................................158 ANEXOS Anexo I: Agenda de la Reunin...................................................................................159 Anexo II: Lista de Participantes...................................................................................170

PAGE 22

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA xviiiBienvenidaJos Miguel Martnez Guridy Subsecretario de Recursos Naturales Repblica Dominicana Ante todo, les expreso mi enhorabuena por venir a la Repblica Dominicana, considerando la amenaza de la llegada de un huracn! El gobierno de la Repblica Dominicana se enorgullece de ser el anfitrin de esta histrica reunin. Tambin nos congratulamos por la oportunidad de colaborar con Nelson Andrade, del Programa Ambiental de las Naciones Unidas y con Miguel Jorge, del Fondo Mundial para la Vida Silvestre, ambos bien conocidos en nuestro pas. La Repblica Dominicana an tiene problemas con el uso de las tortugas marinas. Sin embargo, estamos dedicando nuestro mejor esfuerzo para abordar esta situacin. Hoy, hemos establecido un decreto para acotar los linderos de cuatro reas marinas protegidas que incluyen hbitats para tortugas marinas. Tambin tenemos retos que vencer en relacin a la normatividad aplicada a tortugas marinas. Para darles solucin, pretendemos constituir un Ministerio especial para la proteccin ambiental. Esta es una reunin muy importante con la participacin de representantes de 27 pases. Es posicin de la Repblica Dominicana respetar el consenso y reiterar el apoyo a los resultados de esta reunin. Es nuestro deseo, que las discusiones sobre el manejo regional sean debatidas abiertamente. Esperamos que disfruten nuestra hospitalidad durante su estancia en este pas. El gobierno de la Repblica Dominicana les extiende una invitacin para la recepcin especial que ofrecer maana por la noche. No sabemos lo que ocurrir en el exterior durante los prximos das, pero hacia el interior de este evento, esperamos con ansia salir adelante con todas las sesiones, trabajando conjuntamente sobre una temtica de tanta importancia para todos nosotros.

PAGE 23

Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 xixDeclaracin de PropsitosF. Alberto Abreu G.Instituto de Ciencias del Mar y Limnologa Universidad Nacional Autnoma de Mxico MxicoParticipar en esta reunin con nuevos colegas y otros ya conocidos es un sueo hecho realidad. La excelente respuesta y la nutrida participacin de los gobiernos de la Regin del Gran Caribe a esta reunin, es un reflejo de la buena voluntad para afrontar con visin regional la conservacin y el manejo de las tortugas marinas. No obstante, es necesario puntualizar que este taller no es una reunin intergubernamental es un dilogo. Articulados a la buena disposicin de los pases de la regin para discutir esta temtica, ahora contamos con adelantos cientficos y tcnicos que han hecho posible redimensionar los conocimientos en la dinmica poblacional y la conducta de las tortugas marinas, proporcionando las herramientas necesarias para fomentar un manejo de estas especies migratorias con slidas bases cientficas Similar a la regin que representamos, nuestro grupo constituido por alrededor de 50 participanteses diverso. Pero mientras nuestros orgenes y niveles de experiencia son diferentes, el compromiso para asegurar que las tortugas marinas sigan siendo un componente importante de la biodiversidad caribea es el mismo para cada uno de nosotros. Esta reunin fue planificada hace algunos meses como una manera de dar cabida a los puntos de discusin surgidos en aos recientes y para darle continuidad al inters e impulso generado en las esferas gubernamentales por el Protocolo del SPAW y la Convencin Interamericana para la Proteccin y Conservacin de las Tortugas Marinas. Por vez primera en la conservacin de las tortugas marinas, los pases estn adoptando la nocin de que el trabajo en equipo es la piedra angular de cualquier acuerdo internacional. Todos debemos enorgullecernos del hecho que, una vez ms, la regin del Caribe es la punta de lanza en lo que corresponde a la temtica de las tortugas marinas. Para esta actividad hemos reunido a especialistas que compartirn sus conocimientos en los varios temas aqu abordados; as como a los participantes nacionales que proporcionarn un acervo de ricos conocimientos de su pases y de las tortugas marinas all distribuidas Estamos reunidos para traer a la arena de la discusin las recomendaciones y metodologas de trabajo para un manejo regional. Esperamos que esta sea la primera de una serie de reuniones y talleres que debern organizarse para poder alcanzar nuestra meta final. Se invita a todos los participante a que se involucren totalmente y compartan su experiencia e informacin local. Es necesario identificar reas hacia las que debern orientarse los futuros esfuerzos. Razn principal de la promocin de la colaboracin entre los pases para lograr la recuperacin de las poblaciones de tortugas marinas. Tan llano como decir que necesitamos trascender el trabajo en solitario y poner nfasis en el trabajo conjunto. Esta reunin ha sido orientada especficamente para ayudar a los administradores e investigadores de tortugas marinas, en la identificacin de los requerimientos bsicos para el manejo adecuado y la recuperacin de las poblaciones de tortugas marinas de la regin del Gran Caribe. Esperamos lograr una amplia participacin en el debate de las reas temticas aqu planteadas, consideradas como los principales elementos de un futuro plan de manejo regional: Criterios para determinar estado de conservacin de las especies de tortugas marinas; Requisitos bsicos para el seguimiento e intercambio de informacin adecuados a los propsitos del manejo;

PAGE 24

Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA xx Identificar, dar un seguimiento y mitigar las amenazas a las tortugas marinas y a los hbitats de los cuales dependen. Abordar los problemas especficos involucrados con el carcter longevo y altamente migratorio de las tortugas marinas; y Hacer disponibles los modos y formas en que los instrumentos jurdicos -nacionales e internacionalespueden aplicarse en la conservacin y manejo de las tortugas marinas. Con esto, empieza nuestro trabajo!...

PAGE 25

1 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Sesin ILas Tortugas Marinas de la Regin del Gran CaribeGeneralidades de la Historia de Vida de las Tortugas Marinas John G. Frazier, Conferencista El Papel Cultural y Econmico de la Tortugas Marinas Didiher Chacn C., Conferencista Estado de Conservacin y Distribucin de Dermochelys coriacea Karen L. Eckert, Conferencista Estado de Conservacin y Distribucin de Chelonia mydas Cynthia Lagueux, Conferencista Estado de Conservacin y Distribucin de Caretta caretta Flix Moncada Gaviln, Conferencista Estado de Conservacin y Distribucin de Eretmochelys imbricata Diego F. Amorocho, Conferencista Estado de Conservacin y Distribucin de Lepidochelys kempii Ren Mrquez Milln, Conferencista Estado de Conservacin y Distribucin de Lepidochelys olivacea Maria Angela Marcovaldi, Conferencista

PAGE 26

2 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA

PAGE 27

3 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Generalidades de la Historia de Vida de las Tortugas MarinasJ. Frazier Centro de Conservacin e Investigacin Smithsonian Institution 1500 Remount Road Front Royal, Virginia, 22630 E.U.A.Introduccin Las tortugas marinas han cautivado por muchas y diversas razones la imaginacin de los humanos desde tiempos milenarios. Proveedoras de sustento alimentario, econmico y espiritual de grupos sociales distribuidos alrededor de todo el mundo, forman parte del entramado cultural de muchas regiones costeras (Molina, 1981; Frazier, 1999). Por ejemplo, las investigaciones arqueolgicas en el Caribe han revelado relictos de las asociaciones entre tortugas marinas y asentamientos humanos en puntos localizados tanto en las regiones continentales como insulares fechados entre 1380 a.C. a 1715 d.C.. Es evidente que las tortugas marinas fueron un componente importante de la dieta y la cultura de muchos de estos antiguos ncleos sociales (Wing y Reitz, 1982; Versteeg y Effert, 1987). En aos recientes, las tortugas marinas se han convertido en una cause clbre de numerosos temas fundamentales para las sociedades modernas, influyendo en las formas como los humanos visualizan e interactan con su ambiente. Las tortugas marinas desempean el papel de un ensayo de juicio que ilustra las complejidades asociadas al desarrollo, mantenimiento y promocin de los programas para la conservacin biolgica y la proteccin ambiental. Estos reptiles han estado a la vanguardia no por plan propio en temas de gran repercusin, como los debates internacionales sobre comercio y ambiente. (Frazier y Bache, en prensa). Para un mejor entendimiento de los vnculos entre las personas y las tortugas marinas, es necesario, como un primer paso, entender algunas caractersticas bsicas de estos carismticos animales. Es propsito de este documento proveer un marco de referencia con informacin bsica sobre las tortugas marinas, sobre la cual puedan ser construidas discusiones ms detalladas y especficas. La estructura del documento se ha elaborado usando una serie de preguntas centrales ordenadas secuencialmente. La intencin es proporcionar una visin de conjunto de las realidades biolgicas aspectos no negociablesque deben ser establecidas adecuadamente en cualquier consideracin o negociacin que incluya a las tortugas marinas y sus hbitats. Se hace nfasis en el enfoque de generalizacin aqu abordado, de tal manera que el compendio aqu presentado no significa que debe aplicarse a todas las tortugas y en todos los tiempos. Lo que proporciona es una estructura simplificada, que puede ser elaborada con mayor detalle y especificidad. Por ello, muchas de las fuentes citadas aqu son revisiones de artculos y no las fuentes originales. Por ejemplo, las revisiones a captulos de The Biology and Conservation of Sea Turtles (Bjorndal, 1982, reimpreso en 1995) y The Biology of Sea Turtles (Lutz y Musick, 1997)Taxonoma y Paleontologa: Cuntos tipos de tortugas existen?Se han fechado fsiles de tortugas marinas con edades cercanas hasta los 200,000,000 de aos. Adems de dos familias del Jursico que incluyen algunas especies de tortugas marinas (Pleurosternidae y Thalassemyidae), los paleontlogos han descrito otras cuatro familias en las que todas las especies se distinguen por sus claras adaptaciones a la vida marina: Cheloniidae, Dermochelyidae, Toxochelyidae y Protostegidae. Sobre esta prolongada serie de tiempo, han sido descritos ms de 50 gneros de tortugas marinas, totalizando alrededor de 100 especies (ver Pritchard, 1997). As

PAGE 28

4 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA pues, durante los diferentes perodos, las tortugas marinas han sido un grupo de animales diverso y ampliamente distribuido. Las tortugas marinas que hoy conocemos como especies vivientes comprenden siete especies organizadas en seis gneros y dos familias. Una familia, Cheloniidae, incluye a seis de las siete especies: Caretta caretta (Linnaeus), Chelonia mydas (Linnaeus), Eretmochelys imbricata (Linnaeus), Lepidochelys kempii (Garman), Lepidochelys olivacea (Eschscholtz), y Natator depressus (Garman). Algunas personas reconocen una especie adicional, Chelonia agassizii (Bocourt), pero esta no es aceptada universalmente (Karl y Bowen, 1999). La otra familia, Dermochelyidae, incluye slo a una especie de tortuga marinas, Dermochelys coriacea (Vandelli). Esta ltima especie, la tortuga lad , es a menudo la excepcin a las generalizaciones aplicables al resto de las tortugas marinas.Sistemtica: Qu hace que una tortuga sea tortuga?La clasificacin de las tortugas de acuerdo a sus caractersticas, de generales a especficas, puede sintetizarse de la siguiente manera: Reino Animalia -tienen membrana nuclear, mitocondrias, carecen de cloroplastos y paredes celulares, se reproducen por fecundacin y su desarrollo incluye el proceso de la meiosis, digestin interna y sistema nervioso. Phylum Chordata -tienen una espina dorsal Sub-Phylum Vertebrata -tienen un esqueleto Super-Clase Tetrpoda -tienen cuatro aletas Clase Reptilia -depositan huevos cleidoicos que no dependen del agua como ambiente circundante para su desarrollo tienen pulmones y respiracin area cuerpo cubierto de escamas Orden Testudines -viven dentro de un caparazn seo -las costillas estn al revs (fuera del cuerpo en lugar que en el interior) -columna vertebral reducida -no tienen dientes, en su lugar poseen un pico formado con queratinaMorfologa: Qu hace que una tortuga sea una tortuga marina?Son numerosas las caractersticas genticas y morfolgicas que distinguen a una tortuga marina de otros tipos de tortugas; algunas de stas son relativamente obvias. Con mucho, la ms distintiva es la forma del cuerpo y particularmente las extremidades delanteras. Estas se han modificado hasta formar unas aletas relativamente grandes por la prolongacin de los huesos que forman la porcin principal de la extremidad. Las aletas permiten un robusto y poderoso braceo que simula un vuelo virtual con el cual parecieran desplazarse en su medio acutico. Esta adaptacin morfolgica se expresa en caractersticas fisiolgicas y comportamientos peculiares que permiten a las tortugas marinas una notable habilidad para realizar extensas migraciones en los mares del mundo (Wyneken, 1997). Como en las tortugas de agua dulce, las extremidades posteriores se han modificado a una forma como de remos, poseen una membrana que se extiende entre los huesos de las falanges (a pesar de que en tortugas marinas las extremidades posteriores frecuente y errneamente se les llama aletas ). La concha formada por un caparazn en la regin superior y el plastrn en la inferior, es aplanada en su perfil dorsal favoreciendo una lnea hidrodinmica (Watson y Granger, 1998). Contrario a otro tipo de tortugas, las cabeza de las tortugas marinas es relativamente grande y al igual que las extremidades no pueden retraerla dentro de la concha. Por ello, las tortugas marinas han perdido la habilidad de proteger la cabeza y las extremidades recogindolas al interior de la concha. Sin embargo, han ganado un diseo hidrodinmico ms eficiente. El modo de desplazarse de las tortugas adultas cuando estn fuera del agua es apoyndose sobre la arena, esto es, empujn-

PAGE 29

5 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 dose simultneamente con todas las extremidades, este comportamiento es virtualmente exclusivo de las tortugas marinas (Lutcavage y Lutz, 1997; Wyneken, 1997).Desarrollo: Cules son las fases de vida de las tortugas marinas?La vida de una tortuga marina puede organizarse en fases de acuerdo a su desarrollo y crecimiento. Iniciando a partir del proceso reproductivo, los folculos son ovulados desde el ovario hacia el infundibulum del oviducto y se deslizan hasta abajo para ser fertilizados por el esperma mantenido en la parte superior del oviducto. El vulo fertilizado evoluciona a gstrula (con forma de un saco hueco), estadio en el que se mantiene mientras permanece en el oviducto de la madre. Para que el huevo se desarrolle dentro del oviducto y se forme la estructura completa: yema, albmina y cascarn, toma al menos una semana. El huevo es casi esfrico, parecido a una pelota de Ping-Pong, su cscara calcrea es de tipo apergaminado y flexible. Dependiendo de la especie, un huevo pesa entre 25 y 80 g, y presenta un dimetro de 3.9 a 5.4 cm. El embrin se desarrolla y eclosiona como una pequea tortuguita o cra , con una longitud promedio de caparazn que vara para cada especie entre 4.1 y 6.0 cm, y pesa entre 14 y 50 g. Eretmochelys es la que pesa menos y Dermochelys la de mayor peso. Para que un huevo se desarrolla completamente hasta la fase de eclosin, le toma de 6 a 13 semanas. Este perodo es determinado principalmente por la temperatura de incubacin (Van Buskirk y Crowder, 1994; Miller, 1997; Pritchard y Mortimer, 1999). Las cras pasan a la fase de juveniles y, aquellas que sobreviven, alcanzan la fase de adultos La longitud promedio del caparazn1 de las hembras adultas, dependiendo de la especie, vara desde 65 a 150 cm, y el gradiente del peso corporal para adultos es de 25 a 900 kg (Morgan, 1989; NRC, 1990; Mrquez, 1994;Van Buskirk y Crowder, 1994). Por consiguiente, el peso de un adulto puede ser 5,000 veces ms que el peso del huevo y hasta 11,000 ms en el caso de Dermochelys coriacea Se ha estimado que, dependiendo de la especie, la poblacin y las variables ambientales, a las tortugas les toma de 10 a 60 aos, cruzar a travs de todos estos estadios y desarrollarse desde un vulo fertilizado hasta llegar a la fase de adulto o edad de primera reproduccin (Bjorndal y Zug, 1995; Chaloupka y Musick, 1997). A pesar de que pudiera parecer sencillo determinar cules ejemplares son adultos, en realidad el trmino adulto frecuentemente es aplicado errneamente a las tortugas marinas. Correctamente, se refiere a animales sexualmente maduros, condicin que puede ser determinada ya sea por examen interno de las gnadas o por conocimiento de la historia de vida de un individuo. No obstante que estos rasgos raras vez son accesibles, la decisin ms comn para clasificar un adulto se basa en el tamao de la tortuga. Por tanto, la identificacin de tortugas marinas adultas, comparando hembras reproductoras conocidas para identificar algn tamao mnimo puede ser errnea. De hecho hay individuos que son sexualmente inmaduros pero que son ms grandes que las tallas promedio o las ms pequeas registradas para los reproductores (Limpus et al. 1994a, b).Historia de Vida: Qu es el ciclo de vida?Las tortugas marinas no son los nicos organismos que se caracterizan por tener largos tiempos de generacin y maduracin tarda. Pero sus ciclos de vida s son notablemente complejos. Cada una de las fases de crecimiento (huevo, embrin, cra, juvenil y adulto) tienen caractersticas distintivas muy peculiares. Huevos : Son depositados en nidos construidos en la playa arriba de la lnea de alta marea. Lo que es1 Desafortunadamente, existe variacin en los tipos de medidas usados para reportar el tamao de las tortugas marinas: algunos trabajos usan la talla medida sobre la curva del carapacho, mientras otros usan medidas de punta a punta, usando calibradores; en muchos casos ni siquiera se explica cmo se hicieron las mediciones (Chaloupka y Musick, 1997; Musick y Limpus, 1997). Esto sin tomar en cuenta los erores en las medidas que muchas veces no se informan (Bolton, 1999) y que muchas veces son significativos (Frazier, 1998). Por ende, para los propsitos de este trabajo, y para evitar un debate sobre detalles y convers aciones interminables sobre los mritos de un tipo de medida, solo se hace referencia a las generalidades y se supone que las medidas s on de la longitud curva del carapacho (LCC).

PAGE 30

6 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA fundamental entender es que las tortugas marinas deben anidar en un ambiente terrestre Dependiendo de la especie, en una sola nidada pueden encontrarse un promedio de 50 a 140 huevos. Estos nmeros van en incremento de la Natator depressus a Eretmochelys imbricata (Miller, 1997). El tamao de la nidada puede ser de slo un huevo (Hirth, 1997), o hasta 250 buevos (Witzell, 1983). Embriones : Los huevos son incubados en la parte alta de la playa en oquedades excavadas por las hembras a una profundidad entre 10 y 110 cm (Witzell, 1983; Benabib y Hernndez, 1984). Los nidos ms superficiales son los de E. imbricata y los ms profundos, de D. coriacea La incubacin ocurre sin ningn cuidado parental y dura de 6 a 13 semanas, dependiendo principalmente de la temperatura del nido. Los embriones se desarrollarn exitosamente si la temperatura de incubacin se mantiene entre 23 y 33 C (Miller, 1997), o alternativamente entre 2527 C y 33-35 C (Ackerman, 1997), fuera de estos intervalos, los embriones no tienen probabilidad de sobrevivir. La temperatura prevaleciente en el nido durante el segundo tercio de la incubacin, determina el sexo del embrin. La temperatura a la cual se obtiene una proporcin del 50% de cada sexo se le conoce como temperatura pivote o de umbral Sin embargo, esta temperatura puede variar entre especies e inclusive tener pequeas variaciones entre poblaciones. Generalmente la temperatura pivote es cercana a los 29C. En todas las especies, cuando la temperatura de incubacin se mantiene por debajo de la temperatura pivote se producen ms machos y cuando se mantiene por arriba de sta, se producen ms hembras (Mrosovsky, 1994; Ackerman, 1997). Cras : El xito de la eclosin puede presentar una gran variabilidad. Esta puede ser exitosa en casi todos o en ninguno de los huevos de una nidada. Haciendo una generalizacin, se ha estimado que bajo condiciones naturales, arriba del 80% de todas las nidadas eclosionan exitosamente. Mientras ocurre la eclosin, los huevos estn an dentro del nido y toma de 1 a 7 das para que las cras abandonen el nido. El proceso de excavar para salir a la superficie del nido, con frecuencia involucra una facilitacin social Los movimientos de unas cras excavando activamente estimulan a otras que tambin inician el proceso de ascenso a la superficie. Desde el interior de la oquedad del nido se desplazan entre la arena hacia la superficie, atropellndose, cayendo y gradualmente alcanzando el extremo superficial de la oquedad que les sirvi como cmara de incubacin (Miller, 1997; Bell y Hallam, 1999). Por lo general el ascenso de las cras a la superficie ocurre durante las noches, lo cual les permite evadir a una amplia variedad de predadores diurnos, as como tambin temperaturas extremadamente altas y potencialmente fatales (Lohmann et al. 1997; Miller, 1997). Por supuesto que las cras deben enfrentar predadores nocturnos al emerger durante la noche, pero se cree que stos presentan menos riesgos. Por uso general, el trmino perodo de incubacin se refiere al perodo entre la puesta de los huevos y la eclosin (el verdadero perodo de incubacin) ms el perodo entre la eclosin y la emergencia de las cras a la superficie (el perodo de emergencia ). El xito de la emergencia, entendida como la porcin de la nidada que eclosiona y sobrevive hasta alcanzar la superficie de la arena, es altamente variable. En algunos casos, casi todas las cras pueden llegar a la superficie del nido. En otros casos, pueden morir todas antes de emerger. El xito de la emergencia siempre ser mas bajo que el xito de la eclosin y de manera global puede ser alrededor del 70% o menos. Al alcanzar la superficie, las cras normalmente se dirigen apresuradamente hacia el mar. Durante el ascenso a la superficie y en su carrera del nido al mar, las cras exhiben numerosas respuestas no aprendidas ( innatas ) a diferente estmulos y condiciones, por ejemplo: gravedad (geotaxia negativa); temperatura (actividad reducida en altas temperaturas); intensidad de la luz (fototropotaxis positiva); color de la luz (atraccin a longitudes de onda de baja intensidad); direccin de la luz (son sensibles a la luz visible a menos de 30 arriba del horizonte); a la formas de los objetos (aversin a siluetas elevadas y a ciertas formas) (Lohmann et al. 1997). En otras palabras, en una simplificacin de los varios aspectos del complejo comportamiento podramos describir la siguiente secuencia: desde su posicin en el interior del nido, sin experiencia previa, las cras excavan hacia la superficie en contra de la gravedad; se mantienen inactivas en las capas ms superficiales del nido cuando encuentran una temperatura elevada; se orientan en la playa movindose en aquella direccin del horizonte (por debajo de los 30) donde la intensidad de la luz es

PAGE 31

7 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 ms fuerte y generalmente de una longitud de onda de las ms reducidas. Al mismo tiempo se alejan de objetos y ciertos tipos de formas que aparecen sobre el horizonte. Cuando las cras alcanzan el agua, cruzan la zona del oleaje, sumergindose inmediatamente. Una vez que superan la barrera del oleaje, nadan mar adentro, generalmente entrando y saliendo entre el movimiento ondulatorio del mar. Las cras, evidentemente pueden detectar movimientos orbitales que les permiten orientarse dentro de las ondas tanto en la superficie como bajo el agua. Lo anterior puede explicar cmo mantienen su orientacin hacia mar adentro y alejarse de la playa an en la total obscuridad. Despus de separarse de la lnea de costa, las cras por lo general mantienen la misma orientacin desde que se dejaron la playa. An si el ngulo dentro de la onda no es el mismo como cuando ellas dejaron la playa. Los experimentos muestran que en la etapa inicial de su natacin para alejarse de la playa, las cras pueden orientarse por el campo magntico de la Tierra. De igual manera se ha verificado que su comps magntico es sensible a la inclinacin ms que a la polaridad. La orientacin que ellas seleccionan despus de alejarse de la lnea de costa, aparentemente es influenciado por la direccin que ellas toman desde que dejan el nido y nadan orientadas hacia el mar siguiendo las guas visuales de luz y/o las ondas (Lohmann et al. 1997). Cuando llegan mar adentro, las cras se dispersan en las corrientes ocenicas. Una vez en el mar, se ha observado que algunas cras parecen mostrar respuestas predeterminadas -innatasa dos componentes del campo magntico de la Tierra: la inclinacin del ngulo y la intensidad del campo. Esto les permitira aproximar su latitud y su ubicacin global respectivamente (Lohmann et al. 1997; 1999). En contraste a estas generalidades, las cras de Natator depressus aparentemente no llegan a convertirse en organismos pelgicos (Walker y Parmenter, 1990), y no se conoce cul es el comportamiento de estas cras cuando dejan la playa y se integran al ocano. Durante los primeros das despus de abandonar el nido, la sobrevivencia de las cras parece depender de varios patrones de conducta innatos. Las cras tienen respuestas predeterminadas a la luz, al bao de las olas, a los movimientos orbitales y a la gravedad. Adems, despus de que dejan el nido, ellas tienen la habilidad de orientarse por la influencia del campo magntico de la tierra (Lohmann et al. 1997). As, la supervivencia de estos animales se encuentra ntimamente asociada a la ejecucin de respuestas correctas al estmulo correcto en el tiempo correcto. Incluso, los ms ligeros errores que pudieran ser ocasionados por pequeas modificaciones a su ambiente, tambin pudieran ser de consecuencias fatales a los neonatos. El ascenso del interior del nido a la superficie marca el principio del frenes de cra o frenes natatorio un perodo de gran actividad continua o hiperactividad. Esta fase dura al menos un da. Durante este perodo, las cras pueden nadar a una velocidad de hasta 1.57 km/hr. Si esta actividad se mantuviera, les rendira alrededor de casi 40 km por da. Durante esta fase frentica las cras muestran mucho ms vigor y energa que otros reptiles. La actividad durante el perodo post-frentico tambin es continua, aunque no tan intensamente como la fase del frenes natatorio A diferencia de las otras especies, durante el perodo postfrentico, las cras de Dermochelys coriacea pueden nadar activamente en las noches (Wyneken, 1997). Las cras recin eclosionadas aprovechan el vitelo almacenado como fuente de energa durante los primeros das, lo que les permite nadar continuamente sin alimentarse. La fase de cra dura desde el tiempo de la eclosin hasta el momento en que el animal se alimenta de manera independiente y ya no requiere primordialmente de la fuente de energa del saco vitelino (Musick y Limpus, 1997). La hiperactividad de las cras aparentemente responde a un mecanismo que les permite moverse de la playa hacia el mar en el menor tiempo posible, reduciendo la oportunidad de ser depredadas en reas relativamente densas de depredadores (Musick y Limpus, 1997). Hay muy pocos estudios metdicos sobre la mortalidad de las cras en el breve perodo desde la playa hasta que llegan al mar abierto. No obstante, se conoce que independientemente de la variabilidad de playa a playa o de temporada a temporada, por lo general la mortalidad durante esas primeras horas puede ser extremadamente alta. Juveniles : Al entrar en la zona ocenica, se inicia la fase juvenil del ciclo de vida de las tortugas marinas. Esta fase puede dividirse en dos partes: fase ocenica y fase costera. A las reas donde se

PAGE 32

8 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA encuentran las tortugas marinas en cada una de las fases respectivas se les ha llamado hbitats de crianza de pequeos juveniles y hbitats de desarrollo de juveniles avanzados. La primera corresponde a la fase que se le llam el ao perdido Sin embargo, los estudios recientes muestran que esta fase no tiene una duracin de slo un ao, sino que puede durar hasta 10 o ms aos, dependiendo de las poblaciones y de la especie (Chaloupka y Musick, 1997; Musick y Limpus, 1997). Hay evidencias crecientes de que ciertas poblaciones de juveniles de tortugas marinas se dispersan dentro de giros ocenicos especficos y que estos animales tienen la habilidad de orientarse usando el campo magntico terrestre, de manera similar al de las cras. Lo anterior les permitira ajustar sus posiciones y mantenerse dentro de los giros a los cuales pertenecen, evitando desviaciones hacia agua fras o salirse del rea de la distribucin geogrfica de la cual depende su ciclo de vida (Lohmann et al. 1997; 1999). Es muy poco lo que se conoce acerca de la fase pelgica de los juveniles de tortugas marinas, pero queda claro que esos animales tienen la capacidad de dispersarse a travs de las cuencas ocenicas durante el curso normal de su ciclo de vida. Las zonas de afloramiento y frentes ocenicos o de convergencia se caracterizan por sus altas tasas de productividad. Las comunidades trficas asociadas a estos sitios constituyen una fuente de primera importancia para la alimentacin de las tortugas en su fase juvenil pelgica (Musick y Limpus, 1997). Tambin se conoce que los juveniles pequeos de algunas especies se asocian con mantos flotantes de Sargassum y otros desechos donde pueden esconderse y encontrar grandes concentraciones de presas. Los tipos de comida para las tortugas en esta fase de su ciclo de vida incluyen organismos gelatinosos y larvas de una amplia variedad de invertebrados, as como tambin insectos terrestres. No obstante de que se ha documentado como parte de su dieta porciones del material de las plantas (principalmente partes de Sargassum ), los juveniles pelgicos son esencialmente carnvoros (Bjorndal, 1997). En general, durante la fase ocenica los juveniles son diseminados de manera pasiva dentro de las corrientes. Aunque su natacin ha sido caracterizada como de botella de deriva sin destino u objetivo especfico y dependientes de los regmenes de las corrientes marinas (Wyneken, 1997), los trabajos recientes (Lohmann et al. 1997; 1999) sealan que las tortugas en el mar abierto pueden no tener un comportamiento completamente pasivo, sino que pudieran tener la habilidad de orientarse para nadar hacia una direccin que les permitiese permanecer dentro de ciertos giros ocenicos. Esta fase, puede involucrar viajes de decenas de miles de kilmetros. De tal suerte que una tortuga puede trasladarse dentro y fuera de las aguas territoriales de muchas naciones. As como tambin atravesar cuencas ocenicas. Es muy poco lo que se sabe de las tasas de mortalidad durante la fase pelgica. Los modelos demogrficos desarrollados para este propsito sealan que puede variar entre un 20 y 60% por ao (Crouse et al. 1987; Heppell et al. 1996). Despus de varios aos, la mayora de las especies juveniles de tortugas marinas dejan la fase pelgica. Del ambiente ocenico se dirigen a los ambientes costeros. En contraste a su fase de juveniles pequeos, la fase de juveniles tardos ocurre en los ambientes nerticos (costeros) y bentnicos (fondo). La edad y el tamao (expresada por la longitud del caparazn1) a la que ocurre esta transicin, vara de acuerdo con la especie, las poblaciones y factores ambientales. Por ejemplo, en el Atlntico occidental, los juveniles de Caretta caretta se introducen a los ambientes costeros cuando tiene una longitud de 25 30 cm. Sin embargo en Australia esta transicin no se realiza hasta que los animales alcanzan una longitud aprox, de 70 cm. Por lo general, la transicin ocurre cuando los juveniles tienen una longitud entre 20 y 50 cm. Eretmochelys imbricata y Lepidochelys kempii arriban en una talla ms pequea que las otras especies. Sin embargo, no hay un consenso sobre la talla que tienen los juveniles cuando llegan a sus hbitats costeros de residencia (Bjorndal, 1997; Musick y Limpus, 1997). Son tres las especies que presentan una excepcin a estas generalidades. Natator depressus evidentemente nunca ocupa una fase pelgica, as que no hay un retorno a los ambientes costeros de los cuales nunca se march. Dermochelys coriacea una vez que deja la playa, permanece en la zona ocenica excepto para anidar; sin embargo, a pesar de que se alimenta con frecuencia estacional en

PAGE 33

9 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 ciertas reas costeras, principalmente de la zona templada, no existen evidencias de que esta especie sea residente de aguas costeras. Algunas poblaciones de Lepidochelys olivacea tambin permanecen en el ambiente pelgico, excepto para anidar (Pitman,1990; Plotkin et al. 1995). Las tortugas juveniles que ocupan rea de residencia costeras en zonas de aguas interiores, aparentemente establecen sus mbitos de residencia ( home ranges ). Por lo que se conoce, parece que los juveniles ms pequeos usan los ambientes costeros relativamente someros o aquellos que presentan estructuras, tales como los corales. Estos sitios les permiten esconderse de los grandes depredadores. Una vez que lo juveniles se han establecido en sus sitios de residencia costera, pueden mostrar un comportamiento de tenacidad por el sitio de alimentacin, incluso algunos individuos permanecen dentro del permetro de unos pocos kilmetros durante un perodo que puede abarcar de 8 a 20 aos, mientras transcurre su proceso de maduracin. Al menos en una de las poblaciones Caretta caretta en Australia oriental los juveniles se establecen en reas de alimentacin que son mantenidas hasta la edad adulta. Juveniles y adultos de algunas especies y poblaciones ocurren simultneamente en algunas reas de alimentacin. Existen diferencias y un gradiente de hbitats diversos entre las especies y los diferentes tipos de ambientes usados como hbitats de desarrollo (Musick y Limpus, 1997). Cuando existen grandes variaciones estacionales de la temperatura del agua, los juveniles pueden efectuar migraciones, ya sea de norte a sur o de la zona costera hacia mar adentro, para evitar las temperaturas fras que pueden conmocionarlas e incluso ocasionarles la muerte. Contrario a la creencia comn, las tortugas marinas no se encuentran restringidas a los mares tropicales. Con frecuencia, o al menos estacionalmente, se localizan en reas sub-tropicales o templadas. Una vez establecidas en los ambientes costeros, los juveniles de la mayora de las especies residen en una serie de ambientes diferentes o hbitats de desarrollo movindose secuencialmente entre ellos conforme van desarrollndose mientras alcanzan la madurez (Musick y Limpus, 1997). Por esta razn, los hbitats de desarrollo para un solo individuo pueden abarcar diferentes unidades geopolticas o pases. De igual manera se desplazan en un amplio intervalo latitudinal, inclusive entre los hemisferios norte y sur. Es muy poco lo que se conoce acerca de la mortalidad de los juveniles en los hbitats costeros, los modelos demogrficos predicen que puede ser alrededor de un 30% por ao (Crouse et al. 1987; Crowder et al. 1994; Heppell et al. 1996). Cuando los juveniles cambian de su fase de vida pelgica a la bentnica, ocurren cambios dramticos en la dieta. La variedad de productos propios para su alimentacin se incrementa notablemente en los ambientes costeros. Las tortugas marinas, no solo se alimentan de algas y angiospermas marinas (pastos marinos) sino de virtualmente todos los fila y clases de invertebrados ah presentes. Ejemplos sorprendentes de esta dieta son: los caballitos de mar, pepinos de mar, moluscos de concha dura y corales. La dieta vara entre las especies y tambin entre las diferentes fases de su crecimiento, localidad, temporada, factores ecolgicos y de comportamiento. No obstante, al arribar a su sitio de residencia costera, los juveniles desarrollan el rgimen alimenticio especializado de su especie. Estos pueden generalizarse de la siguiente manera: Caretta caretta moluscos bentnicos; Chelonia mydas algas y angiospermas marinas, Eretmochelys imbricata esponjas; y Lepidochelys kempii cangrejos bentnicos. Las especies que marcan la excepcin a la transicin oceno-zona costera, generalmente tienen una dieta menos definida: Lepidochelys olivacea aprovecha diversos tipos de organismos tanto de fondo como de la superficie, Natator depressus invertebrados de superficie y bentnicos; Dermochelys coriacea invertebrados pelgicos de constitucin suave, como las medusas o aguamalas, ctenforos y salpas, diseminadas en diferentes capas tanto del fondo como de la superficie ocenica. Por lo anterior, es muy poco probable que existan diferencias marcadas en la transicin de la dieta de juveniles a la de adultos para estas tres ltimas especies (Bjorndal, 1997). El tipo de alimentacin puede incluir algunos comportamientos notables. En Australia, Caretta caretta excava en el substrato hasta dejar al descubierto a los invertebrados de los cuales se alimenta y que se encuentran refugiados en sus madrigueras. Chelonia mydas pastorea regularmente

PAGE 34

10 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA sobre parcelas especficas de pastos marinos, conservndolos en un estado de alta productividad y asimilacin. Las preferencias dietticas de las tortugas marinas pueden ser influenciadas por experiencias tempranas. Sin embargo, la abundancia relativa y la variedad de presas disponibles tambin puede afectar su comportamiento alimentario. Es claro que las tortugas marinas pueden ser muy selectivas en su tipo de alimentacin. La ingesta tambin puede estar asociada a los ciclos de mareas y mostrar picos de actividad durante las horas de luz. Cada especie es muy eficiente en el aprovechamiento de su dieta especializada y, al menos en algunos casos, este hecho se encuentra directamente relacionado con la comunidad bacteriana localiza en su sistema digestivo (Bjorndal, 1997). El perfil y la forma de su pico pueden ser un indicador de lo que comen las tortugas en sus fases de juveniles avanzados y adultos. Chelonia mydas tiene un pico relativamente ancho, eficiente para el pastoreo; Eretmochelys imbricata tiene un pico relativamente angosto, efectivo para seleccionar sus presas localizadas entre las grietas y los recovecos de los arrecifes de coral; Lepidochelys olivacea, tiene un pico agudo y fuerte que permite quebrar las duras cubiertas de los invertebrados de los que se alimenta; Caretta caretta tiene un pico altamente fortificado, efectivo para triturar presas de concha dura; y Dermochelys coriacea, tiene cspides agudas en cada lado de la mandbula que le son tiles para aprisionar y despedazar sus presas de cuerpo suave. Adultos : Despus de alcanzar la fase de madurez y llegar a la edad de primera reproduccin, los adultos migran de sus reas de alimentacin a las reas de anidacin. Usualmente estos sitios se localizan cerca del lugar en donde nacen o en reas cercanas. La distancia entre los sitios de alimentacin y los de reproduccin pueden abarcar hasta miles de kilmetros. Las tortugas marinas son famosas no slo por realizar extensas migraciones, sino tambin por su habilidad para regresar a playas especficas para aparearse y anidar. Al parecer, las tortugas pueden regresar a las playas en las que eclosionaron, o en reas muy cercanas a ellas, an despus de haber transcurrido varias dcadas en el mar abierto y en diversos ambientes localizados a miles de kilmetros de su playa de origen. Este fenmeno es conocido como filopatria y referido en ingls como natal beach homing. Sin embargo, an no se le ha encontrado una explicacin al mecanismo utilizado para lograr estas increbles hazaas. En alguna ocasin se sugiri que las habilidades para navegar se regulaban a travs de indicadores de naturaleza qumica, pero los estudios sobre las rutas migratorias de las tortugas muestran que dichos estmulos no tienen tal influencia. Algunos estudios realizados con el uso de transmisores de localizacin satelital, han mostrado que las tortugas pueden dirigirse directamente hacia pequeos objetivos especficos, localizados a cientos de kilmetros de distancia y adems pueden reorientarse hacia su destino despus de haber sido desplazados de su ruta de manera experimental. Existen evidencias crecientes de que las tortugas marinas tienen un sentido se orientacin cartogrfico y de que el campo magntico de la Tierra les proporciona informacin crucial para la realizacin de sus hazaas como navegantes. Por otro lado, los indicadores qumicos, s pueden ser importantes para el reconocimiento de las playas de origen durante los ltimos segmentos de su migracin transocenica. Pareciera que las tortugas marinas no tienen problemas para encontrar sus maneras de desplazarse hacia los diferentes sitios de residencia a travs de los ocanos. Sin embargo, despus de dcadas de estudio, a los cientficos todava no les queda claro cmo (o por qu) lo hacen (Lohmann et al. 1997; 1999). La mayora de las poblaciones se reproducen en lugares especficos, durante cierta poca del ao, en distintas temporadas de reproduccin. Por esta razn, durante su perodo de apareamiento y reproduccin, las tortugas marinas se concentran espacial y temporalmente. Existe una creencia generalizada de que los machos arriban primero, luego de un perodo pico de cortejo y apareamiento, las hembras empiezan sus anidamientos. Una hembra generalmente anida varias veces durante una temporada. El nmero promedio de nidadas es de 2 a 6 por temporada y vara entre las especies. El nmero menor corresponde a Lepidochelys kempii y el mayor a Dermochelys coriacea (Miller, 1997). Existen registros de Chelonia mydas hasta con 10 anidaciones en una temporada (Liew y Chan, en prensa) y de Dermochelys coriacea realizando hasta 14 anidaciones en una sola temporada (R.Reina, com. pers.). El intervalo promedio entre dos anidaciones subsecuentes vara de 9 a 30 das y, la duracin de una salida a la playa de anidacin vara de 1 a 3 horas,

PAGE 35

11 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 dependiendo de la especie. Sin embargo, existen casos extremos de anidaciones que han sido realizadas en menos de una hora, o en el otro extremo, algunas hembras han permanecido ms de siete horas en la playa. Usualmente las hembras regresan a la misma playa para realizar sus anidaciones subsecuentes (Miller, 1999). La mayora de las anidaciones ocurren durante la noche. Las investigaciones sobre la tolerancia trmica de las tortugas marinas indican que si ellas anidaran durante el da, las hembras pudieran someterse a estrs por calor e inclusive moriran a causa de un shock trmico letal. Excepciones a lo anterior, son el caso de las tortugas de menor talla, Eretmochelys imbricata y L olivacea en ocasiones, y Lepidochelys kempii que acostumbra anidar durante horas del da Evidentemente, el tamao mas reducido de sus cuerpos, les permite ser ms eficientes en la regulacin trmica y menos propensas al estrs trmico (Spotila et al. 1997). Al concluir la temporada de reproduccin, los adultos migran para retornar a sus respectivas reas de alimentacin. Los machos inician la travesa ms pronto que las hembras. Basados en los datos de recapturas, se ha encontrado que las migraciones posteriores a la anidacin pueden extenderse a distancias mayores a los 2,000 km, se aclara que los estudios se han realizado en periodos relativamente cortos; no ms de 2 o 3 meses entre la fecha en que abandonan el rea de anidacin y la recaptura, adems, el clculo de las distancias entre el punto de liberacin y el de recaptura es en lnea recta, (Meylan,1982). Por ende, lo valores pueden estar subestimados. En estudios de las migraciones postanidatorias en Dermochelys coriacea, mediante rastreos satelitales, se han reportado desplazamientos mayores a los 11,000 km en el transcurso de un ao (Eckert, 1998). De acuerdo a los datos de marcarecaptura obtenidos de hembras reproductoras, las migraciones post-anidatorias se inician con tasas muy impresionantes que pueden ser mayores a los 82 km por da, lo que es equivalente a un promedio de 3.4 km por hora. Los ejemplos del extenso desplazamiento de las tortugas despus de la reproduccin se han incrementado en la proporcin a los estudios realizados en este mbito. Por ejemplo, una hembra de Dermochelys coriacea, marcada en la Guyana Francesa, fue recuperada en Newfoundland (Terranova), despus de recorrer aproximadamente 5,000 km en no ms de 28 das. El recorrido representa un movimiento (mnimo) en lnea recta de 39 km/da (Goff et al. 1994). El hecho an ms sorprendente es que las rutas migratorias de los adultos puede implicar movimientos a travs de, o inclusive en direccin opuesta a las corrientes ocenicas que experimentan las tortugas en su viaje a su destino (Wyneken, 1997). Por lo anterior, es importante distinguir entre tasas de desplazamiento o movimiento y la velocidad de natacin estimada, considerando que la misma velocidad de las corrientes marinas puede representar una tasa de mayor impacto sobre la tasa de desplazamiento, especialmente cuando se trate de largos perodos temporales. Al regresar a las reas de alimentacin, las tortugas pueden arribar al mismo sitio que ocuparon antes del inicio de la migracin reproductora. En algunos casos realizan migraciones estacionales entre diferentes reas de alimentacin (Musick y Limpus, 1997). La mayora de las especies no anidan cada ao, sino cada 2 o 3 aos (Miller, 1997). Sin embargo, hay una variacin considerable y algunos animales pueden no anidar hasta por una dcada (Hirth, 1997). En consecuencia, la composicin de la poblacin reproductora es singular en cada temporada. Habr animales que estn anidando por primera vez en sus vidas, junto con otros animales que han anidado previamente, pero no entre intervalos fijos de temporadas de reproduccin. Las tortugas marinas tienen la capacidad de continuar migrando y reproducindose por lo menos durante 21 aos (Pandav y Kar, 2000). Basados en estudios demogrficos, se ha concludo que una vez que las tortugas alcanzan la madurez, tienen un alto potencial (arriba del 90%) de sobrevivencia anual (Frazer, 1984; Richardson et al. 1999; Kendall y Kerr, en prensa). Sin embargo, un gran nmero de tortugas marinas adultas son sacrificadas por el hombre en capturas directas en playas de anidacin de todo el orbe. Por consiguiente, este incremento en la mortalidad inusual de adultos ha arrasado con diversas poblaciones de tortugas marinas (King, 1995; Ross, 1995; Groombridge y Luxmoore, 1989; NRC, 1990). Adems, en el mundo dominado por el hombre de hoy, tambin ocurre una alta mortalidad de tortugas marinas provocada por las pesqueras de altamar. Sin embargo, los impactos reales de estas actividades han permanecido, hasta

PAGE 36

12 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA hace poco tiempo, fuera de nuestra percepcin y bien pudiera este factor ser an ms insidioso que el saqueo de hembras en reas de anidacin (Eckert y Sarti, 1997; Crouse, 1999;2000; Musick 1999). La manera ms conveniente y confiable de estimar el numero de tortugas en una poblacin, es contando a las hembras reproductoras durante una temporada de anidacin. Sin embargo, an este aparentemente sencillo procedimiento tiene numerosos problemas de fondo (Gerrodette y Taylor, 1999). El hecho de que en cada temporada de anidacin la poblacin resproductora se conforma por un conjunto nico de individuos, puede ser un factor de variaciones rpidas y grandes de un ao al siguiente y, de tendencias a largo plazo poco claras. Complicaciones ulteriores surgen cuando se trata de entender cules animales son parte de una misma poblacin (Chaloupka y Musick, 1997). Desde hace varios aos es conocido que los individuos reunidos en un sitio de alimentacin, con frecuencia provienen de muy diferentes reas de anidacin. Al mismo tiempo, las tortugas que convergen en una playa de anidacin pudieran fcilmente provenir de reas de alimentacin divergentes. Esta mezcla de poblaciones en las reas de anidacin y alimentacin esta siendo dilucidada con el uso de marcadores genticos (Bowen y Karl, 1997). Pero la identificacin de poblaciones de tortugas marinas es complicada debido a que en las grandes distancias recorridas durante sus migraciones, una misma tortuga puede atravesar de manera rutinaria, aguas territoriales de diferentes pases as como tambin desplazarse a travs de cuencas ocenicas. Evidentemente, lo anterior es una complicacin adicional para el conocimiento de estos organismos y no se diga para el desarrollo e instrumentacin de los programas de conservacin (Frazier, 2000).Otras Adaptaciones Singulares y Caractersticas de las Tortugas MarinasLas tortugas marinas tienen una capacidad extraordinaria para realizar inmersiones. Entre los vertebrados con respiracin area, son las tortugas marinas las que realizan las inmersiones ms prolongadas y profundas. Una rutina de inmersin puede durar hasta una hora y algunas inmersiones voluntarias pueden tener una continuidad de hasta 5 horas (Lutcavage y Lutz, 1997). Se ha informado de inmersiones de 1,300 m realizadas por Dermochelys coriacea (Eckert et al. 1989). Las tortugas no solamente sostienen la respiracin durante la inmersin, sino que tambin la ejercitan. Las adaptaciones fisiolgicas les proporcionan una enorme capacidad para efectuar las inmersiones y sostener la respiracin. Tambin poseen un sistema de transporte de oxgeno muy eficiente. Los pulmones son relativamente grandes y provistos con una estructura interna que facilita una ventilacin eficiente. Por ello, su volumen de reserva inspiratoria es muy grande. El transporte de oxgeno a travs del sistema circulatorio es extraordinario. Los niveles de hemoglobina y hemoglobina muscular en Dermochelys coriacea son casi tan altos como en los mamferos. No sorprende pues, que estas tortugas tengan las ms altas tasas de consumo de oxgeno que cualquier otro reptil. Slo para sealar algo extraordinario, se cita el hecho de que al menos en una de las especies, Caretta caretta el cerebro puede sobrevivir bajo condiciones anxicas. Sin embargo, aparentemente las tortugas marinas slo entran en estado anaerobio bajo condiciones de emergencia y puede tomarles varias horas el recuperarse fisiolgicamente. Debe considerarse tambin que existen considerables diferencias entre las especies, tanto en trminos de capacidad de inmersin como en las adaptaciones para este proceso (Lutcavage y Lutz, 1997). Las tortugas marinas pasan un tiempo variable en la superficie, ocupadas en actividades que incluyen los baos de sol, apareamiento y orientacin. Las rutinas de buceo tambin son variables, pero generalmente las tortugas permanecen por lo menos un 80% de su tiempo bajo el agua. Aunque aparentemente cuentan con todas las adaptaciones morfolgicas para la inmersin, las cras tienen una capacidad limitada para sumergirse y requieren de varios meses para desarrollar un control de flotacin (Lutcavage y Lutz, 1997). Al menos dos especies de tortugas marinas, Caretta caretta y Chelonia mydas (y posiblemente tambin Lepidochelys kempii ), en condiciones de bajas temperaturas excavan en el lecho marino y se mantienen en un estado de aletargamiento. A este fenmeno se le conoce como brumacin (tambin

PAGE 37

13 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 llamado hibernacin ) (Ogren y McVae, 1995; Musick y Limpus, 1997). Aunque debe aclararse que las bajas temperaturas por s solas no explican como es que inicia este proceso, ya que las mismas temperaturas en otros casos se asocian con algn nivel de actividad o emigraciones, en cuyo caso se trasladan a lugares ms clidos (Lutcavage y Luz, 1997). Las bajas temperaturas tienen diferentes efectos en las tortugas, particularmente sobre el sistema circulatorio. An no se conoce la manera en que el perodo de brumacin afecta el estado fisiolgico de las tortugas marinas. Sin embargo, es posible que cierto tipo de adaptaciones especiales estn asociadas a los problemas que surgen cuando contienen la respiracin de manera prolongada y a las implicaciones sobre la condicin inica y osmtica de la sangre. Las diferencias fisiolgicas relacionadas con la temperatura, entre las distintas especies de tortugas marinas, puede explicar las diferencias de latitud en sus reas de distribucin geogrfica (Lutz, 1997). Las tortugas marinas pasan la mayor parte de sus vidas en el mar y pueden regular de manera continua concentraciones salinas altas. Durante la actividad normal de alimentarse y beber pueden ingerir grandes cantidades de sal que pudiera tener efectos adversos o incluso fatales sobre las condiciones inicas y osmticas del cuerpo. La adaptacin ms importante es la alta modificacin de la glndula lacrimal, ya que puede producir lgrimas en concentraciones osmticas seis veces superiores que las de la sangre y el doble de las del agua marina. Las lgrimas de las tortugas marinas tienen una mayor concentracin salina que las glndula de excrecin de sales en las aves marinas y tiburones. Su glndula de sal cuenta con numerosas circunvoluciones, estructuras que les permite adems de concentrar el cloruro de sodio, tambin bicarbonatos, bromo, calcio, magnesio y potasio. Al mismo tiempo, las lgrimas tienen una relativa baja concentracin de glucosa y protena. La glndula de sal es relativamente grande p. ej., es el doble del tamao del cerebro en Dermochelys coriacea En las cras, la glndula lacrimal es relativamente ms grande que en los adultos, es 0.4% del total del peso del cuerpo de una cra de Chelonia mydas Las lgrimas, excepto en Dermochelys coriacea pueden no ser continuas, pero su flujo y concentracin se incrementan cuando la glndula es estimulada, por ejemplo, por altas concentraciones salinas en la sangre. Es intereante mencionar que la glndula izquierda y derecha pueden producir diferentes tasas y concentracin de sales. Debe clarificarse que no obstante la capacidad de las tortugas marinas para mantener la concentracin inica y la presin osmtica de la sangre de manera relativamente constante; cuando los animales son mantenidos por varios meses en agua dulce, se produce una marcada reduccin de sodio en el plasma sanguneo. Ello demuestra que existe alguna flexibilidad en sus lmites fisiolgicos (Lutz, 1997). Las tortugas marinas pasan la mayor parte de su vida en el ocano, sin embargo tambin realizan incursiones al medio terrestre. Las hembras adultas salen a la playa a cavar sus nidos y depositar huevos. Sumado a lo anterior, al menos una o posiblemente dos especies, pueden salir a playas aisladas y tomar baos de sol (Wyneken, 1997). Los mejores casos de estudio de este comportamiento provienen de Hawaii, donde juveniles y adultos de ambos sexos de tortugas Chelonia mydas salen a asolearse en playas remotas (Whittow y Balaz, 1982). Se cree que este comportamiento es una forma de termorregulacin que les permite, mediante los baos de sol, incrementar la temperatura de su cuerpo y de esta manera hacer ms eficientes algunos procesos metablicos (Spotila et al. 1997). En algunas ocasiones las tortugas pueden salir del mar para escapar de los grandes tiburones y las hembras para alejarse del agresivo cortejo de los machos. Las tortugas marinas tambin tienen la capacidad de mantener la temperatura de su cuerpo por arriba de la temperatura del agua circundante. Una Chelonia mydas que se mantuvo nadando activamente, present una temperatura corporal de 7 C arriba de la temperatura del agua. Ms notable an es el caso de las Dermochelys coriacea, ya que frecuentemente se les encuentra en aguas boreales a temperaturas tan fras como los 0C; existe el registro de un ejemplar, con una temperatura corporal de 17 C por arriba de la temperatura del agua. El gran tamao corporal contribuye a la prolongacin de la inercia trmica, adems de otras caractersticas que las condiciona para mantener la temperatura corporal por arriba de la temperatura ambiental (p, ej., grueso aislamiento, contracorrientes del sistema circulatorio

PAGE 38

14 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA para conservar el calor corporal y altas tasas metablicas). Sin embargo, las tortugas marinas pequeas, son ms propensas a conmocionarse por efecto de las bajas temperaturas, generalmente a 8C o menos (Spotila et al. 1997). Las tortugas marinas pueden ser agentes importantes en la estructuracin de algunos ambientes marinos. Actividades de alimentacin sobre los pastos marinos o mantos algales y la depredacin selectiva sobre ciertas esponjas que se desarrollan sobre arrecifes de coral pueden modificar la distribucin y densidad de las especies utilizadas, as como las funciones que stas desempean en el ecosistema. El conocimiento de este tema an es pobre y en la actualidad es ms difcil abordarlo ya que muchas poblaciones de tortugas marinas han sido muy reducidas. En consecuencia, se hace ms difcil la comprensin de sus verdaderas funciones e impactos ecolgicos (Bjorndal, 1997; Jackson, 1997).Resumen de las Caractersticas de la Historia de Vida de las Tortugas MarinasCada una de las especies de tortugas marinas tienen un notable ciclo de vida especializado y complejo. Los individuos requieren de una amplia variedad de ambientes para desarrollarse, llegar a su fase adulta y completar su ciclo de vida. Con excepcin de Natator depressus que parece carecer de una fase pelgica, los ambientes de los que dependen las tortugas marinas incluyen playas, mar abierto, aguas costeras y estuarinas. Durante su ciclo de vida, cada organismo se dispersa y migra, recorriendo distancias que pueden abarcan decenas de miles de kilmetros, atravesando cuencas ocenicas y tambin agua territoriales de diferentes pases. Para llegar a la madurez les toma varias dcadas: el tiempo que transcurre desde fase de huevo hasta que regresan a la misma playa a reproducirse puede ser desde los 10 a los 50 o ms aos. Las tortugas marinas tienen la capacidad de vivir y reproducirse durante dcadas. Normalmente, las tortugas tienen una alta productividad. El nmero de huevos por nido puede variar desde los 80 a 200 huevos y pueden anidar hasta 14 veces en una temporada. Una tortuga puede continuar anidando por ms de 20 aos. En muchas maneras, una hembra es una mquina productora de huevos. Pero, por otro lado, las tortugas tienen una elevada mortalidad durante los primeros estadios de su vida. Muchos huevos no sobreviven a la eclosin; muchas cras no se integran al mar; muchas cras al llegar al mar no sobreviven ms de un da. De una fase a otra, menos y menos tortugas permanecen en la poblacin y, al final, menos de uno en 1,000 o posiblemente menos de un huevo en 10,000 sobrevive para producir una tortuga adulta. En muchas formas, la sobrevivencia de las tortugas marinas depende de sus respuestas correctas en los tiempos correctos y la disponibilidad adecuada de condiciones especficas de ciertos ambientes. Lo anterior pudiera involucrar respuestas especficas a la luz sobre el horizonte y el recorrido exitoso de la playa al mar, la evasin de ciertos cuerpos de agua en altamar, la seleccin de un ambiente especfico para la alimentacin y refugio, o a ciertas seales emanadas de una playa de anidacin particular.Relevancia de las Caractersticas de la Historia de Vida de las Tortugas Marinas para las Acciones de ConservacinLa diversidad de ambientes de los que depende un individuo de tortuga marina durante su ciclo de vida significa que para que los esfuerzos de conservacin sean efectivos, no slo deben ser relevantes nicamente a las playas de anidacin, sino tambin a muchos ambientes costeros y cercanos a la zona costera. Pero tambin a ciertas reas de la zona ocenica. La inmensidad de la escala espacial involucrada, se remarca por el hecho de que estos organismos recorren grandes distancias en mar abierto cruzando aguas de jurisdiccin nacional de varios pases. Por ello, adems de que los esfuerzos de conservacin deben abarcar muchos ambientes y extensas reas, tambin deben incluir la cooperacin internacional. Aunado a su complejidad ecolgica, espacial y poltica, hay otras caractersticas tpicas de las tortugas marinas que hacen referencia a escalas de tiempo considerables. Por ejemplo, estos animales pueden necesitar dcadas quizs hasta la mitad de un siglo para alcanzar la madurez. Una vez obtenida, tienen el potencial de vivir y continuar reproducin-

PAGE 39

15 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 dose por dcadas. La elevada capacidad reproductiva de una sola hembra en una sola temporada, y reproducindose por ms de dos dcadas, tiende a engaar a las personas encargadas de su manejo, hacindoles creer que esa asombrosa fecundidad de las tortugas marinas les permite soportar altas tasas de mortalidad. En realidad, muy pocos de estos huevos alcanzan la fase de adultos. As pues, la sobrevivencia de adultos y juveniles en su ltima etapa es crucial para la condicin de las poblaciones de las tortugas marinas. Por esto, es muy probable que cualquier fuente de mortalidad significativa de adultos y grandes juveniles represente una seria amenaza. Si el problema no es conocido -como la mortalidad provocada por actividades de pesca en zonas costeras y ocenicaspudiera ser particularmente insidioso, porque no se conoce el grado de afectacin de este componente. Estos factores, particularmente la lenta tasa de maduracin y largo tiempo generacional significa que las acciones de conservacin deben mantenerse fiel, paciente y persistentemente por dcadas o hasta centurias. Adicionalmente, muchos de los aspectos bsicos de la biologa de las tortugas marinas son poco conocidos; esta deficiencia dificulta la prediccin acertada an de los fenmenos que pudieran ocurrir de un ao al siguiente. Las variaciones dramticas en el nmero de tortugas que anidan anualmente son comunes y ms an, cuando cada ao la poblacin anidadora esta compuesta de un pool singular de hembras, algunas de la cuales, estn anidando por primera vez, y otras han sobrevivido y regresado despus de temporadas previas de reproduccin. Hasta ahora no hay manera de predecir ni la composicin de una poblacin anidadora de un ao al siguiente; y el nmero de anidadoras o de nidos registrados en ciertos aos puede interpretarse de manera errnea ya que las oscilaciones observadas pudieran ser reflejos de variaciones en los esfuerzos del patrullaje de las playas o de otras actividades de conservacin. En consecuencia, es importante evaluar las tendencias a largo plazo y emplear las observaciones de plazo corto slo como indicadores provisionales. La estimacin del total de la poblacin es un reto de gran envergadura. Hay muy poca informacin sistemtica sobre juveniles, machos o hembras inmaduras. Por ello, a pesar de los muchos problemas y deficiencias, el segmento menos inaccesible de la poblacin y que es el menos difcil de estimar es la poblacin anual de hembras anidadoras. Con frecuencia este segmento de la poblacin se estima de manera indirecta, realizando evaluaciones anuales de la cantidad de nidadas, huevos, nidos o seales de nidos. Raramente se cuenta con nmeros exactos de las hembras anidadoras (an para una sola temporada) y mucho menos de los otros sectores de la poblacin. Esto significa que muchas de las decisiones para la conservacin y manejo deben elaborarse sobre la base de informacin an insuficiente. El hecho de que el sexo de una tortuga marina se determine por la temperatura de incubacin, significa que las prcticas de manejo involucradas en la fase de desarrollo embrionario, deben tomar en cuenta la temperatura de la arena, el sombreado y otros aspectos que frecuentemente no son atendidos. Puesto que la supervivencia de una tortuga marina depende de la ejecucin de respuestas correctas en los tiempos correctos muchas veces dependiendo de comportamientos innatos y la concurrencia de ambientes adecuados, no slo se debe tratar de proteger a las tortugas marinas. An y cuando se presenten de manera aparente ligeras modificaciones al ambiente, estos cambios pueden tener efectos devastadores para un gran nmero de tortugas marinas, as que la conservacin exitosa de las tortugas marinas depende ntimamente de la proteccin al ambiente. Debe reconocerse que los requerimientos biolgicos de las especies aqu mencionadas no son negociables, tal como el hecho de que hay una fuerza de gravedad que acta sobre la Tierra. Consecuentemente, la efectividad de las actividades de conservacin se relaciona directamente con el nivel al que ellas son capaces de reunir estos requerimientos biolgicos. Sin embargo, las decisiones sobre el diseo, instrumentacin y mantenimiento de los programas de conservacin, provienen del rea poltica y son un reflejo de la compleja interaccin entre las sociedades y sus actividades culturales, polticas y econmicas -no necesariamente la opinin de un cientfico o las recomendaciones de un experto. Por consiguiente, para ser exitosos, las acciones de la conservacin deben ser relevantes a las sociedades en las que se llevan a cabo, porque finalmente la conservacin biolgica depende de las decisiones polticas tomada

PAGE 40

16 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA dentro de contextos econmicos y sociales (Frazier, 1999) En conclusin, por razn de sus caractersticas biolgicas, la conservacin de las tortugas marinas es compleja, difcil de predecir acertadamente y requiere de compromisos a largo plazo. En muchas maneras, la condicin de estos carismticos animales sirve como un barmetro que mide la manera en que las sociedades modernas estn cuidando un ambiente del que todos dependemos.AgradecimientosSe agradecen los valiosos comentarios de S. Bache, D. Crouse, K. Eckert y L. Sarti, su aportacin fue muy benfica para la preparacin del presente trabajo. Tambin se reconoce el apoyo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en ingls).Literatura CitadaAckerman, R. A. 1997. The nest environment and the embryonic development of sea turtles In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 83-106. Bell, I. y M. Hallam. 1999. A remarkable feat. Marine Turtle Newsletter. 84: 16. Benabib N., M. y J. A. Hernndez. 1984. Conservacin de las tortugas marinas en la playa de Mexiquillo, Michoacn. Informe final de Biologa de Campo, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Mxico D. F. Bjorndal, K. A. 1997. Foraging ecology and nutrition of sea turtles. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 199231. Bjorndal, K. A. y G. R. Zug. 1995 (ed. revisada.). Growth and age of sea turtles. In: K. A. Bjorndal (ed.). The Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution Press; Washington, D. C. pp. 599-600. Bolton, A. B. 1999. Techniques for measuring sea turtles. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.) Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. pp. 110-114. Bowen, B. W. y S. A. Karl. 1997. Population genetics, phylogeography, and molecular evolution. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 29-50. Chaloupka, M. Y. y J. A. Musick. 1997. Age, growth and population dynamics. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 233-276. Crowder, L. B., D. T. Crouse, S. S. Heppell, y T. H. Martin. 1994. Predicting the impact of turtle excluder devices on loggerhead sea turtle populations. Ecological Applications. 4(3): 437-445. Crouse, D. 1999. The Consequences of Delayed Maturity in a Human-Dominated World. American Fisheries Society Symposium 23: 195-202. Crouse, D. T., L. B. Crowder y H. Caswell. 1987. A stagebased population model for loggerhead sea turtles and implications for conservation. Ecology 68(5):1412-1423. Eckert, S. A., K. L. Eckert. P. Ponganis, y G. L. Kooyma. 1989. Diving and foraging behavior of leather back sea turtles Dermochelys coriacea Canadian Journal of Zoology. 67: 2834-2840. Frazer, N. 1984. Survivorship of adult female loggerhead sea turtles, Caretta caretta nesting on Little Cumberland Island, Georgia, USA. Herpetologica. 39: 436-447. Frazier, J. 1998. Measurement error: The great chelonia n taboo. In: R. Byles y Y. Fernandez (Compiladores). Proceedings of the Sixteenth Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. U.S. Department of Commerce; National Oceanographic and Atmospheric Administration; National Marine Fisheries Service; Southeast Fisheries Center, Miami, Florida. NOAA Tec. Mem. NMFS-SEFRC412. pp. 47-49. Frazier, J. 1999. Community Based Conservation. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.) Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. pp. 15-18. Frazier, J. 2000. Building Support for Regional Sea Turtle Conservation in Indian Ocean Region: Learning from The Inter-American Convention for the Protection and Conservation of Sea Turtles, p. 277-303. In: N. Pilcher y G. Ismail (eds.)Sea Turtles of the Indo-Pacific: Research, Management and Conservation. ASEAN Academic Press. London. Frazier, J. y S. J. Bache. en prensa. Sea turtle conservation and the big stick : the effects of unilateral U. S. embargoes on international fishing activities. In: A. Mosier y M. Coyne (Compiladores). Proceedings of the Twentieth Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. U.S. Department of Commerce; National Oceanographic and Atmospheric Administration; National Marine Fisheries Service; Southeast Fisheries Center, Miami, Florida. NOAA Tec. Mem. NMFS-SEFSC-xxx. U.S. Dept. Commerce. Gerrodette, T y B. L. Taylor. 1999. Estimating population size, p.76-71. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (eds.). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. Goff, G. P., J. Lien, G. B. Stenson y J. Fretey. 1994. The migration of a tagged leatherback turtle, Dermochelys coriacea from French Guiana, South America, to Newfoundland, Canada in 128 days. Canadian Field Naturalist. 108 (1): 72-73. Heppell, S. S., L. B. Crowder, y D. T. Crouse. 1996. Models to evaluate headstarting as a management tool for long-lived turtles. Ecological Applications. 6(2): 556-565. Hirth, H. F. 1997. Synopsis of the biological data on the green

PAGE 41

17 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 turtle Chelonia mydas (Linnaeus 1758. U.S. Department of the Interior, Fish and Wildlife Service; Washington, D. C. Biological Report 97 (1) v + 120 pp. Jackson, J.B.C.1997. Reefs since Columbus. Coral Reefs. 16 Supl.: 823-832 Karl, S. A. y B. W. Bowen. 1999. Evolutionary significant units versus geopolitical taxonomy: Molecular systematics of an endangered sea turtle (genus Chelonia ). Conservation Biology. 13 (5): 990-999. Kendall, W. y R. Kerr. en prensa. Paper presented at the 20th Annual Symposium. In: A. Mosier y M. Coyne (Compiladores). Proceedings of the Twentieth Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. U.S. Department of Commerce; National Oceanographic and Atmospheric Administration; National Marine Fisheries Service; Southeast Fisheries Center, Miami, Florida. NOAA Tec. Mem. NMFS-SEFRC-. King, F. W. 1995 (ed. revisada). Historic review of the decline of the green turtle and the hawksbill. In: K. A. Bjorndal (ed.). The Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution Press; Washington, D. C. pp. 183188. Liew H.-C. y E.-H. Chan. En prensa. Assessment of the population of green turtles nesting at Redang Island, Malaysia, through long-term tagging analysis. In: A. Mosier y M. Coyne (Compiladores). Proceedings of the Twentieth Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. U.S. Department of Commerce; National Oceanographic and Atmospheric Administration; National Marine Fisheries Service; Southeast Fisheries Center, Miami, Florida. NOAA Tec. Mem. NMFS-SEFRC-. Limpus C. J., P. J. Couper y M. A. Read. 1994a. The green turtle, Chelonia mydas in Queensland: population structure in a warm temperate feeding area. Mem. Queensland Museum 37(1):139-154. Limpus C. J., P. J. Couper y M. A. Read.1994b. The loggerhead turtle, Caretta caretta in Queensland: population structure in a warm temperate feeding area. Mem. Queensland Museum 37(1):195-204. Lohmann, K. J., B. E. Witherington, C. M. F. Lohmann y M. Salmon. 1997. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 107-135. Lohmann, K. J., J. T. Hester y C. M. F. Lohmann. 1999. Longdistance navigation in sea turtles. Ethology, Ecology & Evolution. 11: 1-23. Lutcavage, M. E. y P. L. Lutz. 1997. Diving physiology. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 277-296. Lutz, P. L. 1997. Salt, water, and pH balance in sea turtles. p. 343-361. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York. Lutz, P.L. y J.A. Musick (eds). 1997. The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. Mrquez M., R. 1994. Synopsis of biological data on the Kemps ridley turtle, Lepidochelys kempi (Garman, 1880). NOAA Technical Memorandum NMFS-SEFSC-343. U.S. Department of Commerce, National Oceanic and Atmospheric Administration, National Marine Fisheries Service, Southeast Fisheries Science Center, Miami, Florida. vi + 91 pp. Miller, J. D. 1997. Reproduction in sea turtles. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 51-81. Molina, S. 1981. Leyendo en la tortuga (recopilacin). Martin Casillas Editores; Mexico. 173 pp. Morgan, P. J. 1989. Occurrence of leatherback turtles ( Dermochelys coriacea ) in the British Isles in 1988, with reference to a record specimen. In: S. A. Eckert, K. L. Eckert, y T. H. Richardson (Compiladores). Proceedings of the 9th Annual Symposium on the Biology and Conservation of Sea Turtles. U. S. Department of Commerce, National Oceanic and Atmospheric Administration, National Marine Fisheries Service, Southeast Fisheries Center; Miami, Florida; NOAA Technical Memorandum NMFA-SEFC 232. pp. 119-120 Mrosovsky, N. 1994. Sex ratios of sea turtles. Journal of Experimental Zoology. 270: 16-27. Musick, J. A. 1999. Ecology and conservation of long-lived marine animals. American Fisheries Society Symposium 23: 1-10. Musick, J. A. y C. J. Limpus. 1997. Habitat utilization and migration in juvenile sea turtles. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 137-163. NRC (National Research Council). 1990. Decline of the Sea Turtles: Causes and Prevention. National Academy Press; Washington, D. C. xv + 259 pp. Ogren, L. y C. McVae, Jr. 1995. Apparent hibernation by sea turtles in North American waters. In: K. Bjorndal (ed.) Biology and Conservation of Sea Turtles. Wmithsonian Institution Press; Washington, D. C. (revised edition) pp. 127132. Pandav, B. y C. S. Kar. 2000. Reproductive span of olive ridley turtles at Gahirmatha rookery, Orissa, India. Marine Turtle Newsletter. 87: 8-9. Pitman, R. L. 1990. Pelagic distibution and biology of sea turles in the eastern tropical Pacific, p. 143-148. In T.H. Richardson, J. I. Richardson y M. Donnelly (Compiladores), Proc. 10th Annual Workshop on the Biology and Conservation of Sea Turtles. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC278. U.S. Dept. Commerce Plotkin, P.T., R. A. Byles, D. C. Rostal y D. Owens. 1995. Independent vs socially facilitated migrations of the olive ridley, Lepidochelys olivacea Marine Biology 122:137-143 Pritchard, P. C. H. 1997. Evolution, phylogeny, and current status. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press; New York, New York. pp. 1-28. Pritchard, P. C. H. 1997. Evolution, phylogeny, and current status, p. 1-28., In : K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. Richardson, J. I., R. Bell, y T. H. Richardson. 1999. Population ecology and demographic implications drawn from an 11-year study of nesting hawksbill turtles, Eretmochelys

PAGE 42

18 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA imbricata at Jumby Bay, Long Island, Antigua, West Indies. Chelonia n Conservation and Biology. 3 (2): 244-250. Ross, J. P. 1995 (ed. revisada). Historic decline of the loggerhead, ridley, and leatherback sea turtles. In: K. A. Bjorndal (ed.). The Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution Press; Washington, D. C. pp. 189195. Spotila, J. R., M. P. O'Connor y F. V. Paladino. 1997. Thermal biology. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 297314. Versteeg, A. H. y F. R. Effert. 1987. Golden Rock: The first Indian village on St. Eustatius. St. Eustatius Historical Foundation No. 1. 21 pp. Walker, T.A. y C.J. Parmenter. 1990. Absence of a pelagic phase in the life cycle of the flatback turtle, Natator depressus (Garman). Journal Biogeography 17:275-278 Watson, K. P. y R. A. Granger. 1998. Hydrodynamic effect of a satellite transmitter on a juvenile green turtle ( Chelonia mydas ). Journal of Experimental Biology. 201: 2497-2505 Whittow, G.C. y G. H. Balaz. 1982. Basking behavior of the Hawaiian gren turtle ( Chelonia mydas ). Pacific Science 36 (2):129-139 Wing, E. S. y E. J. Reitz. 1982. Prehistoric fishing economies of the Caribbean. New World Archaeology. 5 (2): 13-22. Witzell, W. N. 1983. Synopsis of biological data on the hawksbill turtle Eretmochelys imbricata (Linnaeus, 1766). FAO Fisheries Synopsis No. 137: iv + 78 pp. Wyneken, J. 1997. Sea turtle locomotion: Mechanisms, behavior and energetics. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.). The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York; New York. pp. 165-198.

PAGE 43

19 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 El Papel Cultural y Econmico de las Tortugas MarinasDidiher Chacn Chaverri Programa Marino Asociacin ANAI Costa Rica El Dr. Archie Carr, en los inicios de los setenta escribi .. pareciera que las poblaciones de tortuga verde que estamos investigando (en Tortuguero, Costa Rica) encarnan la mayora de problemas y complejidades que pudiesen existir para obstaculizar cualquier esfuerzo realizado a favor de un animal migratorio que tiene un valor econmico directo, con tendencia a cruzar fronteras internacionales en sus migraciones para propsitos de fecundacin y, que adems es explotado en exceso, tanto en sus sitios de alimentacin como en los de reproduccin (Carr, 1971). Espero que al finalizar sta reunin, compartamos la gran sabidura de esas palabras. Todos los aqu reunidos, pertenecemos a una bioregin en donde los recursos marinos son un factor comn. La Regin del Gran Caribe aglutina la influencia biogeogrfica del norte y del sur, por ende, nos provee de una magnfica diversidad manifestada tanto en las zonas continentales como en las marinocosteras. Esta convergencia tambin se refleja en nuestra herencia cultural. Los vestigios arqueolgicos atestiguan los modos y formas como los grupos tnicos del Caribe se han beneficiado de las tortugas marinas -entres otros recursos biolgicosdesde el tercer milenio a.C. Mosseri (1998) menciona que en la relacin culturas antiguas-tortugas marinas...Pareciera que la naturaleza, en un slo regalo, colmara muchas de sus necesidades. Como si uno y todo fuese el mismo don que les suministraba alimento, vasijas, techo y medio de transporte. Las tortugas marinas tambin han desempeado un papel muy importante como elementos msticos en las diferentes culturas. En la conexin mgico-religiosa establecida por los pueblos primitivos con los elementos de la naturaleza, las tortugas marinas mantuvieron su protagonismo en las creencias tnicas, ya como mitos, encarnando espritus del bien o del mal y como mensajeras de los dioses (Chacn et al., 2000). En piezas de alfarera, esculturas en piedra y joyera de gran valor, ha quedado la constancia de que los pueblos tnicos hicieron uso de las tortugas marinas como parte importante de su patrimonio cultural. En definitiva, los primeros habitantes de esta rea tropical de Amrica, sentan una atraccin y le daban una valoracin especial a estos reptiles. En la actualidad, mucha de la herencia cultural en la que se involucra a las tortugas marinas, se circunscribe a la difusin oral de historias, fbulas y leyendas transmitidas de una generacin a otra. Si bien los usos tradicionales artsticos y msticos de las tortugas marinas no son ponderados con estndares econmicos, desde el punto de vista nutrimental, la situacin es totalmente diferente. Histricamente, grupos indgenas como los caribes, wayu, kunas, miskitos, guajiros, ramas, garifunas, nbes, entre otros, han dependido esencialmente de las tortugas marinas como fuente de protenas para su dieta alimenticia. Hasta la llegada de los europeos a Amrica a finales de los 1400, el nico uso documentado fue el de las prcticas de las poblaciones nativas. Los registros existentes nos indican que en algunos lugares este uso fue intensivo, mientras que en otros slo se recolectaron para propsitos de subsistencia. La situacin cambi con los adelantos en el transporte y almacenaje. A finales del siglo XVI, se inici el comercio de carne de tortuga. De hecho, algunos poblados fundados a lo largo de la zona costera son reflejo de la migracin humana en pos de las playas de anidacin. Abundan historias de los indios Miskito desplazndose por toda Centroamrica en busca de tortugas marinas. Ya en el siglo XVII, los grupos indgenas iniciaron el comercio de tortugas marinas con los britnicos, quienes las mantenan vivas durante sus largas travesas a

PAGE 44

20 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Europa, para alimentar a los marineros, colonos, esclavos y consumidores del viejo continente. Las modos de uso que los nativos desarrollaron para el aprovechamiento de tortugas marinas, fueron modificndose con la llegada de los colonizadores europeos a la regin del Caribe (de un uso tradicional, pasaron a un modelo ms comercial). Sin embargo, an en la actualidad, persisten grupos tnicos que dependen de las tortugas marinas para la subsistencia bsica. La pregunta obligada es: si las tortugas desaparecen, qu pasar con las economas locales indgenas que tradicionalmente las usan como alimento? Con la expansin de la colonizacin europea en el Caribe, los cambios en el ambiente, aunado al desplazamiento y aniquilacin de muchas culturas indgenas fue un proceso rpido y profundo. Las nuevas sociedades demandaron de ms recursos naturales, incluyendo grandes cantidades de tortugas marinas. En este proceso de cambio, se combinaron las tcnicas de aprovechamiento de ingleses, franceses, africanos, mestizos e indgenas. As, no solamente hubo una gran influencia sobre los modelos autctonos, sino tambin en los mismos individuos expuestos a las influencias externas. A mediados del siglo XVIII florece una mezcla de culturas africanas y europeas en nuestra regin. Algunas de las nuevas economas se desarrollaron sobre la base del comercio de tortugas marinas. En tanto que los grupos indgenas usaron y consumieron tortugas marinas en cantidades sustanciales, este aprovechamiento fue solamente como fuente de alimento y no con otros fines de lucro. Las nuevas economas tasaron con un alto valor a las tortugas marinas, promoviendo con ello, su explotacin intensiva. En consecuencia, las poblaciones de tortugas marinas empezaron a declinar. Por ese tiempo, las poblaciones de Bermuda y Gran Caimn ya haban sido intensamente explotadas. De acuerdo a la antroploga Paula Palmer Al inicio de la segunda mitad del siglo XVII, los cazadores de tortugas miskitos y afrocaribeos visitaron varios sitios en Centroamrica y el Caribe, navegando a remo y vela desde Bocas del Toro (Panam) y desde las costas nicaragenses. Arribaban en marzo y se quedaban hasta septiembre, dedicados a la pesca de tortuga con arpn. Ellos procesaban toda la tortuga, los caparazones los concentraban para venderlos posteriormente en Bocas del Toro y de ah se exportaban a Alemania. para ser transformados en peines y botones (Palmer, 1986). Segn mi interpretacin de estos hechos, el uso de la tortuga como medio de subsistencia, no fue una amenaza si se le compara con la explotacin comercial posterior. Adems, la preservacin y proteccin de las culturas indgenas actuales requiere de la conservacin de los sistemas naturales, particularmente de aquellos relacionados con las especies que consumen. Por otro lado, el significado mstico y la importancia artstica y gastronmica conferidas a las tortugas marinas, fueron de los principales alicientes para la migracin de pueblos que, en la bsqueda de tan preciado animal, se desplazaron a lo largo de islas y costas. Esta sola razn, las hace merecedoras de un valor histrico irremplazable. En este contexto, los huevos y carne de tortuga no slo son importantes en trminos nutrimentales, tambin tienen un papel especial en las comunidades costeras, porque la captura de tortugas o tortuguear es un modo de vida, un estilo, una cultura ms all del mero consumo de protenas. Segn Nietschman (1982), la tortuga verde ha sido la especie ms explotada en el Caribe. Como referencia cita que el 70% de la protena animal que consumen los miskitos en Nicaragua, proviene de esta especie. La pesca, ya para subsistencia o propsitos comerciales, junto con la recoleccin de huevos, son actividades comunes que, en el Caribe, han ocasionado enormes descensos en las poblaciones de tortugas marinas durante los dos ltimos siglos. La explotacin indiscriminada y sin control ha reducido a niveles crticos poblaciones importantes; esta situacin tambin ha sido agravada por la prdida y alteracin de hbitats crticos para estas especies. Hemos escuchado y seguiremos escuchando de la importancia de estos reptiles para los sistemas ecolgicos a los que pertenecen, como fuente de protena animal para el hombre y, ms recientemente de su papel protagnico en otros mercados comerciales. El conjunto de dichos argumentos, es la razn por la que deseo discutir dos perspectivas para el uso de las tortugas marinas. La primera es de ndole tica; la segunda, con un enfoque pragmtico. El debate tico -referido en trminos simplesest cimentado en la adopcin hacia una posicin homocntrica o bien, inclinado a la biocntrica.

PAGE 45

21 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Nosotros, como seres humanos, tenemos el derecho de usar las tortugas marinas para nuestros particulares propsitos o beneficios, o estos reptiles tienen sus propios derechos, como el de la misma supervivencia de la especie? El debate pragmtico se desarrolla en la dicotoma entre el uso de las tortugas marinas y su conservacin. Debo de reconocer que las tortugas marinas se usaron, se usan y continuarn usndose. Esta premisa debe conducirnos hacia esfuerzos de conservacin que incorporen tambin a los grupos comunitarios. Es imperativo que ahora nos preguntemos: Qu tan intenso es el uso?, Cul es el nivel sostenible del uso? El asunto fundamental estriba en cmo mantener de manera equilibrada una comunidad biolgicamente sustentable y, a la vez, aprovecharla como recurso natural. La explotacin reclama para si misma, un control que evite la cada del recurso y que los valores de adquisicin de ste, no sean mayores a los valores de mercado. Cuando no hay tal regulacin se induce a una explotacin ms intensiva y se crea un crculo vicioso. Tambin debemos preguntarnos: Qu importancia tienen las tortugas marinas para el hombre? Cul es el impacto de su uso para las sociedades?. El uso de las tortugas marinas puede ser categorizado como consuntivo y no-consuntivo. Se puede valorar a las tortugas marinas por razones comerciales, recreativas, cientficas, estticas y espirituales. El debate sobre el uso de las tortugas marinas no debe confundirse con la justificacin econmica del uso de las tortugas marinas. Debemos aceptar el uso per se como uno de los temas de la conservacin y reconocer todos los valores de uso atribuibles a las tortugas marinas en la actualidad. Si bien podemos asignar un valor a un uso determinado de tortugas marinas, no todos los valores pueden ser medidos en trminos econmicos. El hecho de ser un producto de mercado es lo que les ha otorgado el valor econmico. Comnmente existe confusin en los trminos valor, uso y comercio. Es claro que si las tortugas marinas estn siendo usadas con algn propsito, tienen un valor, pero este puede ser un valor tangible o intangible, p.ej., mstico o espiritual (ver a Frazer, en este documento). Desafortanadamente, cuando el uso est asociado a un valor econmico entramos en el mundo comercial donde predominan las consideraciones econmicas; aunque en mi opinin los valores actuales de estas especies no pueden ser descritos exclusivamente en trminos econmicos, puesto que el valor de las tortugas marinas trasciende a los valores mercantiles (ver Frazer, este volumen). Los usos econmicos de las tortugas marinas en el Caribe se pueden perfilar bajo las siguientes categoras: Subsistencia recoleccin o captura para consumo, con una distribucin al rea social y geogrfica inmediata. Es la economa del recolector y sus dependientes. Mercado local restringido a la venta en baja escala en un permetro que abarca a pueblos o comarcas de los alrededores, circunscrito a una inversin mnima y al intento de incrementar el ingreso familiar. Rancheo o Crianza en granjas cultivo de tortugas para usos cientficos, tursticos, gastronmicos y de consumo; todos de ndole comercial. Se caracteriza por una considerable inversin de capital. Comercial difiere del uso de mercado local, por una mayor inversin de un grupo o consorcio y porque este comercio se realiza a gran escala. Recreacin, imagen y moda uso relacionando directa o indirectamente con el turismo. Se remite al Tabla 1. Usos por especie, en la Regin del Gran Caribe VerdeCarne Huevos Calopee Aletas Cabezona o caguamaHuevos Carne Baula o ladHuevos Carne Aceite CareyCarne Huevos Caparazn LoraHuevos Carne GolfinaHuevos Carne

PAGE 46

22 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA uso de la tortuga como concepto de imagen. Es una estrategia de mercadotecnia con mltiples aplicaciones (p. ej., en impresos, como papel moneda, sellos postales, camisetas, revistas, logotipos y una amplia diversidad de usos publicitarios). Obviamente, las fronteras de estas categoras en muchos casos parecern poco claras, pero deben tomarse como un primer intento por ordenar todos los usos vinculados al aprovechamiento de las tortugas marinas en la region caribea. En las Tablas 1 y 2 se condensan los usos histricos y actuales. De todos los reptiles, los huevos de las tortugas son el proveedor ms importante para el uso industrial y nutrimental. La obtencin de aceite y la creencia de que poseen propiedades medicinales y afrodisiacas, son la causa de su explotacin a gran escala (Chacn et al., 2000). Antes de abordar en extenso la tarea de cuantificar el uso del huevo y de otros subproductos de las tortugas, debo reconocer que los datos sobre el impacto econmico del comercio de tortugas marinas son escasos, dispersos e inconsistentes. Tomando en cuenta lo anterior, los registros indican lo siguiente: El precio unitario del huevo en la regin vara desde US$0.02-US$5. Principalmente se recolecta para uso domstico y el mercado local, aunque hay indicios de comercio transfronterizo. Existen pruebas de la existencia de un mercado negro de huevo desde Amrica Central hacia los Estados Unidos, es probable que las tortugas del Caribe sean parte de ste comercio ilcito. Tabla 2. El uso histrico y actual de los productos y subproductos de tortugas marinas procesados en la Regin del Gran Caribe Tipo de productoUsoValor HuevoConsumo humano directo oHay una creencia muy difundida como ingrediente en recetas masde que los huevos tienen propiedades elaboradas (p. ej., la elaboracionafrodisiacas y medicinales de panes) Consumo animal Aceite CarneConsumo humanoSe cree que las carne tiene propiedades Consumo animalafrodisiacas y medicinales (aplicacin Aceite para cocinadermatolgica) Cosmticos AceitePropiedades medicinales PielMarroquinera o talabartera (elaboracion de: zapatos, bolsos, carteras, billeteras, cinturones, artesana y adornos para el hogar) CalipeeConsumo humano (sopa)Se cree que es buen alimento y el mejoramiento de la inteligencia. AletasConsumo humanoSopa con poderes especiales alimenticios. HuesosArtculos de arte Ornamentos generales Joyera Fertilizante CarapachoOrnamentos para el hogarAsociado a que atraen la buena suerte Joyeray el misticismo de llevar algo de Artesana generallas profundidades del mar. Miscelneos (botones, peines, anteojos, otros)

PAGE 47

23 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Berry (1987) inform que entre el 80 y 100% de los nidos de tortuga lad en la costa caribea de Costa Rica se cosechaban para el consumo humano. Hoy da, sucede lo mismo en playas como Trujillo en Honduras, playa Negra en Costa Rica y playas Changuinola y San San en Panam. En las ltimas playas citadas como ejemplo, el precio de la cosecha asciende de US$15,000 a US$20,000 en el mercado negro de Changuinola y Pto. Almirante. En 1989, Guatemala ostentaba en su pequea costa caribea, anidaciones del orden de 300 a 800 nidos de carey, 50-90 nidos de verde y 25-50 nidos de tortuga baula o lad, todos las nidadas se explotaban para consumo. Diez aos despus, las cifras de anidacin de carey no superan la centena, mientras que los registos para las otras especies se consideran como raros. En esta regin, las tortugas tambin han sido explotadas para la produccin de piel. Segn Redford y Robinson (1991) la piel de tortuga marina proviene bsicamente de la golfina ( Lepidochelys olivacea ) y de la verde ( Chelonia mydas ). Histricamente, el comercio fue significativo de las colonias del Pacfico oriental, pero la tortuga golfina en el Caribe no ha sido explotada de manera importante para extraer su piel (Reichart, 1993). El uso de piel en la regin ha quedado restringida a la venta y exportacin de pieles de tortuga verde de la Granja de Gran Caiman desde que se estableci en 1968. La explotacin de la concha de las tortugas verde y carey ( Eretmochelys imbricata ) representan otro rubro importante de ingreso. En la segunda mitad del siglo XX (1979-1992), fueron exportados de diversas partes del mundo hacia el mercado japons cerca de 754 toneladas mtricas de carapachos, con una tasa promedio de 33 ton/ao, lo que equivale a la captura de 712,000 tortugas durante ese perodo (el 53% provino de Amrica Latina y el Caribe). De estos, unos 5,000 caparazones fueron recolectados en Honduras y Nicaragua e introducidos al mercado en el perodo 1986-1987. Datos puntuales de la Estadstica de la Aduana Japonesa, informan que 14,519 Kg de escudos de carey fueron exportados desde Nicaragua entre 1970 y 1986, lo que equivale aprox. a 13,000 individuos (Milliken and Tokunaga, 1987). En la actualidad, muchos pases de la regin de los que puedo dar un testimonio personal, como Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Panam, explotan el caparazn de tortuga (incluyendo el de la tortuga verde) de manera domstica y, aunque ilegal en varios de los casos, est a la disposicin y fcil alcance de los turistas. Ellos, con la ansiedad de llevar un recuerdo a los hogares de familiares y amigos, compran y transportan estos productos por fronteras internacionales. La captura de tortugas es otro de los rubros importantes para algunas de las comunidades costeras del Caribe. Lagueux (1998) nos ha documentado que en Nicaragua se explotan poco ms de 10,000 individuos de tortuga verde por ao. Desde 1969 hasta 1976 tres plantas procesadoras de tortuga verde, consumieron localmente y exportaron alrededor de 10,000 animales en Nicaragua. De stos; 445,500 Kg de tortuga marina se exportaron al mercado estadounidense (Nietschmann, 1982). Mientras que en Costa Rica desde 1985 y hasta 1998 la captura legal fue de 1,800 tortugas por temporada; traducindose, slo para 1998, en un ingreso mnimo de US$ 270,000 y superior a los US$540,000 (si se estima la captura ilegal). Esto d un valor de US$ 150/ tortuga viva. El uso no-consuntivo tambien puede caracterizarse como muy lucrativo. Una de las actividades ms populares de los ecoturistas es la contemplacin de la naturaleza. Es muy satisfactorio para este tipo de turistas visitar sitios con una alta probabilidad para la observacin de la de vida silvestre. Por ello, muchas playas de anidacin de tortugas marinas son asediadas por turistas ansiosos de observar el proceso de desove o el nacimiento de las pequeas tortugas. Sin embargo, el valor econmico de esta actividad ha sido poco estudiada. En muchos sitios, la anidacin de las tortugas es un proceso predecible. Adems, una misma playa puede ser visitada por varias especies en diferentes meses del ao, lo que facilita la venta de una variedad de excursiones a los turistas. Gutic (1994), estim que en Playa Grande (Costa Rica) el valor recreacional fue capitalizado en treinta y un millones de dlares americanos por el uso de las tortugas y el estuario cerca de la playa. Pero estim un valor de US$ 34.910 por cada tortuga lad en la temporada de 1992-1993. En esta ocupacin, se dio empleo a 288 residentes locales, aunque el 72% del ingreso se queda en la industria hotelera (en su mayora, en poder de inversionistas noresidentes).

PAGE 48

24 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA En 1991 y 1992, arribaron entre 14,000 y 20,000 visitantes por ao al pequeo pueblo de Tortuguero (Costa Rica), justamente en los meses de anidacin de la tortuga verde. Estos turistas proporcionaron al pueblo, ingreso por el orden de unos cuatro millones de dlares anuales. Otro indicador del valor econmico no-consuntivo de las tortugas, alude a que en 1986, Tortuguero tena 2 hoteles con 60 camas. Hoy da, tiene ms de 300 camas en 9 hoteles. La tendencia muestra claramente la bonanza financiera, incluyendo la inmigracin y las oportunidades de desarrollo y empleo que una playa de anidacin puede generar. La valoracin econmica de los ingresos generados por las tortugas marinas en playa Grande y Tortuguero son buenos ejemplos del valor comercial de las tortugas marinas en el ramo ecoturstico. Adicionalmente, algunas comunidades tambien atribuyen un valor carismtico a este grupo de animales. Este valor tambien debe ser cuantificado. Es imperativo que los gobiernos incluyan los ingresos reales generados por las tortugas marinas y su microeconoma asociada. Slo de sta manera, podremos entender el papel econmico que representan estas criaturas ancestrales no slo para el ingreso familiar sino tambien en otros segmentos y escalas del mercado. An cuando ellas -las tortugasno cobran regalas por derecho de imagen, otras actividades econmicas donde se les involucra son: En pelculas promocionales y educativas. Prendas de vestir Postales, almanaques, agendas y otros materiales impresos. Logotipos empresariales, gubernamentales y otros similares. Como ustedes podrn haber apreciado a traves de esta descripcin un tanto apresurada y generalizada, abarcando desde pocas anteriores a la llegada de europeos a Amrica hasta el presente; de las aletas a los huevos y desplazndome a lo largo y ancho del Caribe, las tortugas marinas han marcado un hito en la historia social y econmica de esta regin Caribea, pero esta esta historia podr continuar? Para informacin adicional sobre este tema, el lector puede referirsese remite al lector a Chacn et al. (2000) y Rebel (1974).Literatura CitadaBerry, F. 1987. Aerial and ground surveys of Dermochelys coriacea nesting in Caribbean Costa Rica, p.305-310. En: L. Ogren (Editor-en-Jefe), Proceedings of the Second Western Atlantic Turtle Symposium. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-226. U.S. Dept. Commerce. Miami. Carr, A. 1971. Research and conservation problems in Costa Rica, p.29-33. En: Marine Turtles: Proceedings of the 2nd Working Meeting of Marine Turtle Specialists, 8-10 March 1971, Morges, Switzerland. IUCN, Morges. Chacn C., D., N. Valern, M. Cajiao, H. Gamboa y G. Marn. 2000. Manual de Mejores Prcticas de Conservacin de las tortugas marinas en Centroamrica. PROARCA-Costas, PROARCA-CAPAS, USAIDG/CAP, CCAD. San Jos, Costa Rica. 130 pp. Gutic, J. 1994. Ecoturismo basado en tortugas marinas brinda beneficios econmicos para la comunidad. Noticiero de Tortugas Marinas 64:10-11. Lagueux, C. 1998. Demography of marine turtles harvested by Miskitu indians of Atlantic, Nicaragua, p.26-27. En: R. Byles and Y. Fernndez (eds.), Proceedings of the 16th Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-412. U. S. Dept. Commerce, Miami. Milliken, T. y H. Tokunaga. 1987. The Japanese Sea Turtle Trade: 1970-1986. A Special Report Prepared by TRAFFIC-Japan for the Center for Environmental Education, Washington, D.C. 171 pp. Mosseri, C. 1998. Explotacin de Tortugas Marinas durante la Edad de Bronce en Omn. Noticiero de Tortugas Marinas 81:7-9. Nietchmann, B. 1982. The cultural context of sea turtle subsistence hunting in the Caribbean and problems caused by commercial exploitation, p.439-445. En: K. A. Bjorndal (ed.), Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution Press, Washington, D. C. Palmer, P. 1986. Wa happen man: la historia de la costa talamanquea de Costa Rica, segn sus protagonistas. San Jos. Instituto del libro. 402 pp. Rebel, T. P. 1974 (rev. ed.). Sea Turtles and the Turtle Industry of the West Indies, Florida, and the Gulf of Mexico. University of Miami Press, Miami. 250 pp. Redford, K. y J. Robinson. 1991. Subsistence and Commercial Uses of Wildlife in Latin America, p.6-24. En: Neotropical Wildlife Use and Conservation. Univ. Chicago Press, Chicago. Reichert, H.A. 1993. Synopsis of Biological Data on the Olive Ridley Sea Turtle, Lepidochelys olivacea (Eschschlotz, 1829) in the Western Atlantic. NOAA Tech. Memo. NMFSSEFSC-336. U.S. Dept. of Commerce. 78 pp.

PAGE 49

25 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Estado de Conservacin y Distribucin de la Tortuga Lad, Dermochelys coriacea en la Regin del Gran CaribeKaren L. Eckert Red para la Conservacin de Tortugas Marinas en el Gran Caribe (WIDECAST) E.U.A.Identificacin y DescripcinEl nombre genrico Dermochelys fue introducido por Blainville (1816). El nombre especfico coriacea lo design Vandelli (1761) y fue adoptado por Linneaus (1766) (Rhodin y Smith, 1982). El binomio hace referencia a la piel caracterstica, carente de placas y semejante al cuero en tortugas adultas. Los residentes del Gran Caribe conocen a la Dermochelys por una gran variedad de nombres comunes. Los que tienen una mayor prevalecencia son: leatherback en ingls, lad (bala o tora) en espaol, tortue luth en francs y tartaruga de couro en portugus. La tortuga lad es el nico miembro de la familia monofiltica Dermochelyidae. Es distintiva tambin por ser la ms grande (Morgan, 1989), nadar a mayor profundidad (Eckert et al. 1989) y la de distribucin ms extensa (71N47S; Pritchard y Trebbau, 1984). Las hembras reproductoras de la regin Caribea por lo general pesan entre 250-500 kg. Se tiene el registro de un espcimen macho que fue atrapado en una red de enmalle hace una dcada en Gales, G. B., con un peso cercano a los 1,000 kg. (Morgan, 1989). La lad carece de caparazn seo. La suave piel es negra y moteada en blanco; la proporcin de pigmentos claros y oscuros es variable. El caparazn tiene una forma marcadamente ahusada, con siete crestas prominentes y es ligeramente flexible. Por lo general, mide entre 130-175 cm (en lnea curva). A manera de dientes presenta dos proyecciones en forma de cspides profundas en la mandbula superior. Las cras estn cubiertas con pequeos escudos o placas poligonales, con el negro como color predominante y moteado en la parte inferior. Los bordes de las aletas son en color blanco, las anteriores casi abarcan la longitud de su cuerpo. No poseen uas. Las lneas de escamas blancas asemejan bandas distribuidas a lo largo de su carapacho. La longitud tpica del caparazn es de 60 mm. El dimetro de los huevos (con yema) vara de 51-55 mm. Para informacin adicional sobre este tpico, se recomienda consultar a Pritchard y Trebbau (1984), NMFS/ FWS (1992), Eckert (1995), Boulon et al. (1996), Girondot y Fretey (1996) y a Pritchard y Mortimer (1999).Ecologa y ReproduccinLas tortugas lad presentan una amplia tolerancia trmica. Con frecuencia son encontradas en las fras aguas de Nueva Inglaterra y hacia el norte de la regin oriental de Canad; bajo estas condiciones, se ha demostrado que su temperatura corporal es varios grados encima de la temperatura ambiente. Las causas probables pueden asociarse a varias caractersticas, incluyendo la inercia trmica de su gran masa corporal, la capa de grasa subepidrmica que acta como aislante, que las aletas hagan la funcin de un intercambiador de calor en contracorriente, a la generacin potencial de calor por el tejido adiposo caf y, el relativo bajo punto de congelacin de los lpidos. Muestras del contenido estomacal obtenidas de animales sacrificados en diversas partes del mundo indican que su dieta principal se compone de cnidarios (aguamalas, medusas, sifonforos) y tunicados (salpas, pirosomas). En diferentes localidades de su rea de distribucin, se han observado a tortugas lad alimentndose de medusas en la superficie marina. Sustentado en el comportamiento de las hembras reproductoras del Caribe al realizar inmersiones se ha propuesto que, en la bsqueda de comida, incursionan en la columna de agua siguiendo la migracin vertical del zooplancton (Eckert et al. 1986). La dieta especializada en cnidarios plncticos (Medusae) sita

PAGE 50

26 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA a la tortuga lad en la punta de una peculiar cadena alimenticia dependiente del nanoplncton y, en gran manera, separada de otros sistemas trficos conocidos y ms comunes, p. ej., los que sustentan a ballenas o atunes (Hendrickson, 1980). Los sitios de anidacin se distribuyen alrededor del mundo (aproximadamente entre los paralelos 40N a 35S). Las hembras reproductoras son visitantes estacionales de la regin del Gran Caribe (a los machos se les encuentra muy raramente). Las observaciones generalmente se registran de marzo a julio, los meses de mayor actividad de procreacin. Se cree que el apareamiento ocurre en un perodo previo o durante la migracin a las reas de anidacin (Eckert y Eckert, 1988). Las hembras usualmente anidan en intervalos de 9 a 10 das, depositan un promedio de 5-7 nidadas por ao y tienen un perodo de remigracin de 2 a 3 aos o ms. Se ha observado que una sola hembra puede depositar hasta 11 nidadas por ao en la regin del Mar Caribe (St. Croix: Boulon et al. 1996) y tantas como 13 por ao en el Pacfico Oriental (Costa Rica: R. Reina, com. pers. en Frazier, este volumen). Puesto que el nmero de nidadas depositadas por una sola tortuga es relativamente grande, y no todas las huellas dejadas en la arena al arrastrarse resultan en una nidada (esto es, que no todas las huellas son el resultado exitoso de una anidacin), un registro de 100 huellas puede traducirse en 70-80 nidadas o en la suma del esfuerzo reproductivo de slo 10 a 15 hembras. Las hembras prefieren anidar en playas con poca plataforma (profundas), accesos despejados y evadiendo el contacto con rocas o corales abrasivos. Las anidaciones ocurren habitualmente por la noche. En cada nido depositan entre 70 y 90 huevos con vitelo, junto con un nmero variable de pequeos huevos sin yema. La determinacin del sexo en las cras depende de la temperatura. La temperatura umbral (bajo la cual la proporcin sexual es 1:1) se ha estimado entre los 29.25-29.50C en Surinam y la Guyana Francesa (Mrosovsky et al. 1984; Rimblot-Baly et al. 1986-1987). Al igual que en todas las especies de tortugas marinas, la incubacin a una temperatura ms clida favorece la produccin de hembras. Las investigaciones sobre los procesos de inmersin para esta especie han demostrado que las hembras se afanan en realizar continuas inmersiones profundas en los alrededores de los sitios de anidacin, cruzando aguas costeras hacia y desde la playa de anidacin. Las inmersiones son progresivamente ms profundas conforme se acerca el amanecer. Una inmersin tpica tiene una duracin de 12-15 minutos y muy rara vez se extiende ms all de los 200 m de profundidad. No obstante, se ha documentado que en la regin del Mar Caribe estas inmersiones las pueden realizar a ms de 1,000 m (Eckert et al. 1986, 1989). La tortuga lad nada constantemente en travesas de 45-65 km por da durante el intervalo inter-anidatorio, y 30-50 km por da en las prolongadas migraciones post-anidatorias (S. Eckert, HSWRI, com. pers.). Despus de la anidacin, las hembras dejan la cuenca caribea. Este hecho es conocido por los resultados de la tcnica de marca-recaptura (p.ej., tortugas lad marcadas mientras anidaban en la Guyana Francesa han sido recapturadas en Norteamrica, Europa y frica: Pritchard, 1973; Girondot y Fretey, 1996), por estudios de telemetra satelital para dar seguimiento a las hembras despus de la anidacin en Trinidad (Eckert, 1998) y en la Guyana Francesa (Ferraroli et al. en prensa) y, en estudios de colonizacin de balnidos (crustceo cirripedio) sobre hembras anidadoras en St. Croix (Eckert y Eckert, 1988). No se tiene conocimiento sobre los patrones de dispersin de las cras, ni del comportamiento y movimiento de los juveniles. Sustentadas en evaluaciones globales de los registros de avistamientos, se tienen evidencias que sugieren la permanencia de los juveniles en latitudes tropicales hasta que alcanzan una longitud de caparazn cercana a los 100 cm (Eckert, 1999). La supervivencia, tasas de crecimiento, edad de primera madurez y longevidad en el medio natural, no han sido determinadas para esta especie.Distribucin y TendenciasLa colonia ms grande de tortugas lad en la Regin del Gran Caribe, se encuentra en Ya:lima:po, Guyana Francesa, cerca de la frontera con Surinam. La informacin de la base de datos de Guyana Francesa muestra grandes fluctuaciones en el nmero de nidos depositados cada ao (tpico de las bases de datos a largo plazo recolectados de playas de anidacin bien estudiadas). La secuencia en la

PAGE 51

27 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 densidad de nidos (registrada desde 1978) abarca desde ms de 50,000 a poco menos de 10,000 nidadas (Girondot y Fretey, 1996). El nmero de nidos puestos en Ya:lima:po a partir de 1992, muestra una declinacin constante (Chevalier y Girondot, 2000). A pesar de que las causas y la magnitud de la declinacin son difciles de dilucidar (por razn de la dinmica de las playas y el patrn cambiante de las anidaciones al que da lugar), la tendencia es clara. Promediando los datos de las anidaciones por grupos de varios aos (para aminorar los efectos de las fluctuaciones anuales), es posible observar que el promedio de nidadas por ao puestas en el perodo 1987-1992 fue de 40,950 y para el perodo 19931998 fue de 8,100, lo que representa una declinacin mayor al 50%. Se considera que la pesca con redes de deriva y/o de enmalle en el Estuario Marconi ha repercutido directamente en la disminucin de la poblacin (J. Chevalier, DIREN, com. pers. ). Conforme la erosin ha continuado alterando la playa de anidacin en la Guyana Francesa, la colonia se ha recorrido hacia Surinam, adonde el hbitat de playas arenosas se encuentra en expansin debido al proceso dinmico de la costa. En 1967 hubieron poco menos de 100 tortugas lad anidando en Surinam, pero estos resultados anuales se han incrementado constantemente hasta alcanzar un mximo de 12,401 nidadas en 1985 y, a partir de entonces, han presentado una fluctuacin muy amplia (Reichart y Fretey, 1993). En 1999, se depositaron al menos 4,000 nidadas en Surinam, de las cuales alrededor del 50% fueron recolectados furtivamente (STINASU, datos sin publicar). En Guyana, Venezuela y Colombia se informa de anidaciones en una escala ms moderada. En Guyana, las tortugas marinas han sido utilizadas en exceso durante muchas generaciones. El ms importante sitio de anidacin es en el Distrito Noroeste, especialmente Playa Almond. Censos Areos realizados en 1982 mostraron que la mayor parte de las tortugas anidando en esta playa son sacrificadas y probablemente todos los huevos recolectados (Hart, 1984). Pritchard (1986) evalu que el 80% de las hembras que intentaron anidar durante cada temporada fueron sacrificadas. En 1989 se inici un programa de marcado intensivo en colaboracin con los residentes locales. Desde entonces las tasas de mortalidad han descendido. El nmero de nidadas en Playa Almond present variaciones anuales con un intervalo de 90-247 en el perodo 1989-1994; aparentemente las poblaciones se mantienen estables (P. Pritchard, Chelonian Research Inst., datos sin publicar). No se tienen datos histricos para Venezuela, aunque es probable que al presente la Pennsula de Paria sea la ms importante playa de anidacin. Informacin reciente obtenida en Querepare y Cipara (consideradas las ms significativas de las siete playas de anidacin conocidas para la Pennsula de Paria) muestran indicios de que son visitadas quizs por 20-40 hembras por ao (H. Guada, WIDECAST-Venezuela, com. pers.). De la regin Acand (en el Golfo de Urab), La Playona es el sitio de anidacin ms importante (para lad ) en Colombia. En 1998, durante 11 semanas de monitoreo a lo largo de los 3 km del rea de anidacin en La Playona, se marcaron 71 hembras y se confirmaron 162 nidadas (Duque et al. 1998). En 1999 se marcaron a 180 hembras y se confirmaron 193 nidadas (Higuita y Pez, 1999). El estado de conservacin de la colonia es desconocida, pero los registros de marcado confirman de manera aproximada las estimaciones previas de 100 hembras anidadoras por ao (Ross, 1982) y 200-250 (USFWS, 1981). Las amenazas actuales a la colonia son severas. Entre otras, se incluye la captura directa, captura incidental, contaminacin, deforestacin tierra arriba y los desarrollos costeros (D. Amorocho, WIDECAST-Colombia, com. pers.). En Panam, anidaciones concentradas [no se inform el nmero de nidos por ao] se presentan en el sector occidental de la Provincia Bocas del Toro (con mayor densidad de nidadas en Playa Chiriqu y Changuinola) y tambin en Playa Pito, Baha Aglatomate y Playa Colorada en la costa oriental Panamea (Meylan et al. 1985; Pritchard, 1989). Prospecciones recientes han confirmado la presencia de 150-180 anidaciones por ao en la Isla Colon (D. Chacn, Asoc. ANAI, com. pers.). La tendencia de la poblacin es hacia la baja. Cada ao son sacrificadas ilegalmente de 35 a 100 hembras reproductoras y la recoleccin furtiva de las nidadas se estima en un 85% (D. Chacn, com. pers.). Las poblaciones de Costa Rica tambin han estado sometidas a una declinacin dramtica a causa de la recolecta ilegal de huevos en muchos sitios. Fuera

PAGE 52

28 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA de las reas protegidas, el saqueo puede acercarse al 100% (Hirth y Ogren, 1987). Se ha estimado que el 70% de todas las tortugas lad que anidan en la zona caribea de Costa Rica convergen en las zonas de proteccin del Refugio de Vida Silvestre en Gandoca-Manzanillo, la Reserva Natural de Pacuare y en el Parque Nacional de Tortuguero con un nmero total de hembras reproductoras que anidan en estas zonas del orden de 500-1,000 por ao. Este conjunto de colonias anidadoras es el tercero en magnitud para toda la regin del Gran Caribe. La poblacin en el Refugio de Vida Silvestre GandocaManzanillo va hacia la alza, con un nmero de nidos por aos variando entre 200 a ms de 1,100 para el perodo 1990-1999 (D. Chacn, datos sin publicar). Sin embargo, no se han observado incrementos similares en Tortuguero, donde la poblacin contina disminuyendo (Campbell et al. 1996). En Honduras existe una pequea poblacin reproductora (25-75 nidadas/ao) en Plapaya, misma que ha sido protegida por MOPAWI y la comunidad de Garifuna desde 1995 (D. Chacn, com. pers.). No se conocen sitios de anidacin en Belice (Smith et al. 1992). En Mxico las anidaciones de esta especie se describen como raras, estimndose poco menos de 20 nidadas/ao a lo largo de la lnea costera del Caribe y Golfo de Mxico (L. Sarti, INP, com. pers.). Con excepcin de Trinidad (y quizs la Repblica Dominicana, de la cual carezco de datos), la densidad de las anidaciones en la regin insular caribea es previsible y es seguro que en ningn sitio ocurren en grandes concentraciones. Por ello, puedo aproximarla en 1,000 nidadas (o, a un equivalente estimado de 150 hembras) por ao. La cantidad de evidencias anecdticas de la disminucin severa en todo el Caribe oriental es considerable. Por ejemplo, en la Islas Vrgenes Britnicas alrededor de 6 o ms hembras por noche anidaban en playas de la costa noreste de Tortola en los 1920s. Las tortugas fueron capturadas para beneficiarse del aceite principalmente; el uso fue (y es) para propsitos medicinales. En 1988 se registr un slo nido en Tortola; en 1989, ninguno (Cambers y Lima, 1990). En fechas recientes las anidaciones presentan un aparente incremento, atribuido presuntamente a los beneficios de una moratoria local decretada en 1993 y a la proteccin a largo plazo en las colindantes Islas Vrgenes de los E.U.A. En 1997 se contabilizaron 28 rastros de tortugas en Tortola (algunos con eventos de anidacin exitosos y otros sin nidada), 10 en 1998 y 39 en 1999; estos resultados sugieren la existencia de un conjunto de hembras anidadoras de 2 a 6 tortugas por ao (M. Hastings, Ministerio de Recursos Naturales de las Islas Vrgenes Britnicas, com. pers.). Las tendencias a la baja persisten en los sitios donde se le brinda poca proteccin. El efecto combinado del saqueo de huevos en la playa, ms la prdida de huevos por la eliminacin de las hembras reproductoras antes de la anidacin, contribuye de manera sustancial a la disminucin de las prsperas colonias de antao en St. Kitts y Nevis (Eckert y Honebrink, 1992), St. Lucia (d'Auvergne y Eckert, 1993), Tobago (W. Herron, Environment Tobago, com. pers.) y en otras reas de la regin caribea insular. En Granada, por ejemplo, a pesar de que casi la totalidad de la temporada de anidacin est cerrada a todo uso, existen registros de eventos cronolgicos cercanos a los 20 aos en donde se documenta el sacrificio de un nmero significativo de hembras anidadoras cada ao y una cosecha ilegal de huevos que, segn los observadores locales, la describen como cercana al 100% (Finlay, 1984, 1987; Eckert y Eckert 1990). En islas en las que aparentemente las anidaciones han sido histricamente raras u ocasionales (p. ej., Anguila, Antigua, Barbados, Jamaica, la Antillas Holandesas), las tendencias actuales son imposibles de estimar. Las noticias mejoran en algunos sitios donde las medidas de proteccin han sido intensas y sostenidas. Las anidaciones de tortuga lad en el Refugio de Vida Silvestre de Sandy Point, Isla Vrgenes Norteamericanas, se han protegido por casi tres dcadas y muestran una clara tendencia ascendente. El primer ao en el que se cubri la totalidad de la playa y se inici el marcaje fue en 1982. Entre 1982-1986 anidaron un promedio de 26 hembras por ao (un promedio de 133 nidadas). Entre 1995 y 1999 anidaron un promedio de 70 hembras por ao (con un promedio de 423 nidadas). En el transcurso de dos dcadas de conservacin, el nmero de nidos casi fue triplicado (R. Boulon, USNPS, com. per.). Una tendencia similar se ha observado en el Refugio de Vida Silvestre Culebra, Puerto Rico (en Playa Resaca y Playa Brava) donde, de un promedio de 19 hembras por ao que anidaron en el perodo 1984-

PAGE 53

29 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 1986 (con un promedio de 142 nidadas), se elev a un promedio 76 hembras anidadoras por ao, con un promedio de 375 nidadas (M. Rivera y T. Tallevast, USFWS, com. pers.). En Trinidad, las dos playas de anidacin principales, Playa Matura (costa este) y Grande Riviere (costa norte), se declararon como reas protegidas en 1990 y 1997, respectivamente. El marcaje sistemtico empez en Matura en 1999. Se marcaron 862 hembras, aunque la cobertura de la playa fue incompleta y es probable que el nmero de hembras que depositaron sus nidadas en los casi 10 km de playas durante ese ao fueron alrededor de 1,000 (Sammy, 1999). Se cree que un nmero similar de hembras reproductoras (800-1,000 por ao) anidan en Grande Riviere (S. Eckert, HSWRI, com. pers.). La condicin de la colonia anidadora en Trinidad es desconocida. Los patrullajes realizados por los habitantes locales han reducido el sacrificio anual de hembras a casi cero (el descenso estimado fue de 30-50% por ao en la costa este, a cerca del 100% en la costa norte en las dcadas de los 60s y 70s). Sin embargo, los altos y continuos niveles de capturas incidentales en la zona marina tienen un gran potencial para incidir en la disminucin de la colonia (ver Conclusiones).AmenazasEn algunos pases del Gran Caribe se mata a las hembras durante la anidacin para aprovechar su carne, aceite y/o huevos. En algunos casos (p. ej., Tortola [IVB], Granada y Guyana), la captura a largo plazo por las comunidades ah asentadas, ha tenido efectos devastadores en las poblaciones anidadoras locales. En otros casos, la captura se lleva a cabo en otros pases dentro del rea de distribucin de la especie, como sucede entre Costa Rica y Panam. Puesto que slo se encuentran hembras adultas, no hay captura de juveniles. La carne aceitosa no tiene una amplia aceptacin y tpicamente la preparan en estofado o como cecina (deshidratada por exposicin solar). El aceite es usado para propsitos medicinales, por lo general en casos de congestin respiratoria. Se tienen la creencia de que tambin tiene propiedades afrodisacas. La recoleccin de huevo es una actividad omnipresente en casi todas las colonias sin proteccin Una seria amenaza para esta especie, tanto en la regin caribea como en buena parte del ecosistema del Atlntico es la captura incidental y la mortalidad en el mar. Las artes de pesca no dirigidas a tortugas marinas y con mayor probabilidad de atrapar lades son el palangre y la red de enmalle (fijas o de deriva). Las publicaciones que den cuenta de la magnitud de esta actividad son escasas, pero la captura de lad por palangres, por ejemplo, est documentada para la regin noreste del Mar Caribe (Cambers y Lima, 1990; Tobias, 1991; Fuller et al. 1992), Golfo de Mxico (Hildebrand, 1987) y la costa oriental de Estados Unidos y Canad (NMFS, 2000; Witzell, 1984). En las latitudes sureas de la Regin del Mar Caribe, las mayores colonias del mundo estn evidentemente amenazadas por la captura incidental en las redes palangreras. Eckert y Lien (1999) estimaron una captura anual de ms de 1,000 tortugas lad (lgicamente incluyendo mltiples capturas de un mismo individuo) en la zona marina de las reas de anidacin de Trinidad; pruebas de las elevadas tasas de mortalidad. Los palangres y redes de enmalle a la deriva tambin representan una seria amenaza en la Guyanas. La ingesta de residuos marinos de bajo ndice de degradacin, particularmente las bolsas de plstico (que con frecuencia son confundidas por medusas e ingeridas) representan una amenaza persistente que se extiende en todo el mbito de distribucin mundial de la especie (Balazs, 1985; Witzell y Teas, 1994). Al igual que con las otras especies de tortugas marinas, la prdida de hbitat por el incremento de los desarrollos costeros (particularmente playas cubiertas de arena, que son hbitats importantes para la anidacin) tambin son una amenaza para la supervivencia de la especie.Estado de ConservacinLa tortuga lad est clasificada como una especie En peligro por la Unin Mundial de la Conservacin (Baillie y Groombridge, 1996). Se encuentran en el Anexo II del Protocolo Relativo a las reas y a la Flora y Fauna Silvestres Especialmente Protegidas del Convenio para la Proteccin y el Desarrollo del Medio Marino en la Regin del Gran Caribe (SPAW, por sus siglas en ingls); en el Apndice I de la Convencin sobre el Comercio Internacional de

PAGE 54

30 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en ingls); Apndices I y II de la Convencin sobre la Conservacin de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (conocida tambin como CMS, por sus siglas en ingls o Convencin de Bonn) y en el Apndice II de la Convencin sobre Hbitats Naturales y Vida Silvestre Europeos (Convencin de Bern; Hykle, 1999). La especie tambin se encuentra listada en los anexos de la Convencin sobre la Proteccin y Preservacin de la Vida Silvestre en el Hemisferio Occidental, se pretende cambiar su designacin a una categora que indique que su proteccin es urgente y de suma importancia. Slo un pas de la regin del Gran Caribe, Surinam, mantiene una concesin CITES sobre Dermochelys pero la exencin es bsicamente una cuestin de principios, ya que no hay comercio internacional de tortuga lad o productos derivados (Reichart y Fretey, 1993).ConclusionesEn base a la informacin compilada para esta presentacin, es claro que las anidaciones de las lades en la regin del Caribe oriental -en balancehan experimentado una dramtica disminucin desde la Segunda Guerra Mundial. La situacin en Centro y Sudamrica es menos clara, algunas poblaciones estn al ascenso, algunas declinando. Sitios potencialmente importantes en Colombia, Panam y la Repblica Dominicana no han sido adecuadamente estudiados. La ms grande colonia de la regin (Ya:lima:po, en el oeste de la Guyana Francesa) se caracteriza ampliamente como en declinacin (se ha implicado como causante los altos niveles de captura incidental en el mar adentro). Sin embargo, no es posible evaluar con precisin esta poblacin hasta que se conozcan las tendencias de anidacin en las colonias relacionadas en la costa este de la Guyana Francesa y Surinam. La condicin de la colonia anidadora en Trinidad es desconocida; la aplicacin de marcas para evaluar a la poblacin recin ha iniciado. Es obvio que la magnitud de la aniquilacin de lades en las playas de anidacin ha disminuido de manera dramtica (en Trinidad) en aos recientes, pero, de nuevo, los altos niveles de captura incidental en la zona marina persisten como una seria preocupacin. En Costa Rica las tendencias son heterogneas, siendo la colecta ilegal de huevo y la matanza de hembras reproductoras en sitios colindantes a la frontera con Panam las amenazas ms serias. Lo que est muy claro es que el Atlntico Occidental Tropical, incluyendo al Mar Caribe, es una zona de crianza de primer orden para esta especie dentro del gran ecosistema del Atlntico. La funcin crucial que desempea la Regin del Gran Caribe en la reproduccin de la especie destaca la urgencia con la que los gobiernos caribeos deben abordar los retos de su manejo y conservacin. La captura de esta especie en las aguas caribeas arriesga la supervivencia de la especie a largo plazo puesto que solamente son sacrificadas hembras reproductoras (machos y juveniles, aparentemente son tan raros en la regin que virtualmente nunca se les encuentra). La combinacin del saqueo incontrolado de huevos en la costa y la poca documentada, pero casi segura, captura incidental en niveles no sostenibles en el mar, nos alertan de que mientras las tendencias ascendentes en algunas regiones son un sntoma reconfortante, las declinaciones histricas continan siendo la norma en la mayora de los pases. Con menos de cinco grandes colonias conocidas (>1,000 nidadas/ao), y dos de estas bajo la presin de altos niveles de mortalidad, no es difcil imaginarnos que en la cuenca del Caribe esta especie pudiera perderse para siempre. Por qu tan grave preocupacin? Porque slo necesitamos echar un vistazo a las colonias reproductoras que, todava en tiempos recientes, se contaron entre las ms grandes colonias anidadoras de lad en el mundo. En Playa Terengganu, Malasia, se incubaron ms de 10,000 nidadas en 1956, en contraste con los menos de 100 nidadas por ao, en promedio, durante las dcadas de los 1990s. Las causas principales de esta declinacin son la mortalidad asociada con las actividades pesqueras en alta mar as como tambin dentro de las aguas territoriales de Malasia y una larga historia de recoleccin de huevos permitida, muy cercana al 100% del total de huevos depositados (Chan y Liew, 1996). La colonia reproductora ahora mantiene menos del .05% de los niveles de anidacin posteriores a las Segunda Guerra Mundial. Las colonias reproductoras del Pacfico Oriental han experimentado devastaciones en una

PAGE 55

31 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 magnitud comparable, pero en un tiempo mucho ms reducido. A principio de los 1980s, las playas del Pacfico mexicano fueren visitadas por ms de 50,000 hembras reproductoras por ao, depositando centenares de miles de nidadas. Se lleg a considerar que Mxico mantena a ms de la mitad de todas las anidaciones de tortuga lad en el planeta. Para 1999, en menos de 20 aos, la poblacin se redujo a 250 tortugas por ao (Sarti et al. 1996). Qu es lo que ocurri y por qu tan rpidamente? En un esfuerzo por mantener la menguada industria pesquera, Chile, y posteriormente Per, establecieron una flota artesanal de palangres que se fue incrementando exponencialmente hasta principios de los 1990s. Las estimaciones sugieren que esta pesquera ha matado hasta 3,000 juveniles en estadio avanzado y adultos de lad por ao en las reas de alimentacin de esta especie al sur del Pacifico oriental (Eckert y Sarti, 1997). En consecuencia, las anidaciones en Mxico (y en otros sitios del Pacfico oriental) disminuyeron a una alarmante tasa de alrededor de un 20% por ao durante los 90s (Sarti et al. 1996; Spotila et al. 2000). Las lecciones aprendidas del caso Mxico son (i) que an las poblaciones consideradas como infinitamente grandes pueden ser destruidas tan rpidamente, que impiden cualquier intento de mitigacin por parte de las dependencias abocadas a estos fines, y (ii) que las amenazas pueden estar ocurriendo en sitios tan alejados, que pueden permanecer desconocidas por los administradores de recursos locales. Mxico ha invertido millones de pesos en proteger a la tortuga lad en sus playas de anidacin y todo este esfuerzo puede venirse abajo debido a las decisiones de manejo en otras naciones dentro del rea de la distribucin de la especie. El reconocimiento de estas conexiones tan esenciales es la razn de ser de esta reunin. Considero que es un gran privilegio estar presente.AgradecimientosSe agradece a Earl. Possardt por haberme aportado informacin de la anidacin de esta especie en la costa suroriental de los Estados Unidos. Tambin a los revisores del trabajo por sus valiosos comentarios y aprotaciones que mejoraron sustancialmente la calidad de esta contribucin.Literatura CitadaBaillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN), Gland, Switzerland. 368 pp. + anexos. Balazs, G. H. 1985. Impact of ocean debris on marine turtles: entanglement and ingestion, p.387-429. En: R. S. Shomura y H. O. Yoshida (eds.), Proc. Workshop on Fate and Impact of Marine Debris. NOAA Tech. Memo. NMFS-SWFC54. U. S. Department of Commerce. Boulon, R. H., Jr., P. H. Dutton y D. L. McDonald. 1996. Leatherback turtles ( Dermochelys coriacea ) on St. Croix, U. S. Virgin Islands: Fifteen years of conservation. Chelonian Conservation and Biology 2(2):141-147. Cambers, G. y H. Lima. 1990. Leatherback turtles disappearing from the BVI. Marine Turtle Newsletter 49:4-7. Campbell, C. L., C. J. Lagueux y J. A. Mortimer. 1996. Leatherback turtle, Dermochelys coriacea nesting at Tortuguero, Costa Rica, in 1995. Chelonian Conservation and Biology 2(2):169-172. Chan, E-H. and H-C. Liew. 1996. Decline of the leatherback population in Terengganu, Malaysia, 1956-1995. Chelonian Conservation and Biology 2(2):196-203. Chevalier, J. y M. Girondot. 2000. Recent population trend for Dermochelys coriacea in French Guiana, p.56-57. En: F. A. Abreu-Grobois et al. (Compiladores), Proc. 18th International Sea Turtle Symposium. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-436. U. S. Department of Commerce. d'Auvergne, C. y K. L. Eckert. 1993. WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for St. Lucia (K. L. Eckert, Editor). CEP Technical Report No. 26. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. xiv + 66 pp. Duque, V., V. P. Pez y J. Patio. 1998. Ecologa de anidacin de la tortuga can ( Dermochelys coriacea ), en la Playona, Golfo de Urab chocoano, Colombia, en 1998. Unpubl. ms. Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Eckert, K. L. y S. A. Eckert. 1988. Pre-reproductive movements of leatherback sea turtles ( Dermochelys coriacea ) nesting in the Caribbean. Copeia 1988:400-406. Eckert, K. L. y S. A. Eckert. 1990. Leatherback sea turtles in Grenada, West Indies: A survey of nesting beaches and socio-economic status. Prepared for the Foundation for Field Research, and the Grenada Ministry of Agriculture, Lands, Forestry and Fisheries. St. George's, Grenada. 28 pp. +appendices. Eckert, K. L. y T. D. Honebrink. 1992. WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for St. Kitts and Nevis. CEP Technical Report No. 17. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. xiii + 116 pp. Eckert, S. A. 1998. Perspectives on the use of satellite telemetry and other electronic technologies for the study of marine turtles, with reference to the first year long tracking of

PAGE 56

32 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA leatherback sea turtles, p.294. En: S. P. Epperly, y J. Braun (eds), Proc. 17th Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFSSEFSC-415. U. S. Dept. Commerce. Eckert, S. A. 1999. Global distribution of juvenile leatherback sea turtles. Hubbs-SeaWorld Research Institute Tech. Rept. 99-294:1-13. Eckert, S. A. y J. Lien. 1999. Recommendations for Eliminating Incidental Capture and Mortality of Leatherback Turtles, Dermochelys coriacea by Commercial Fisheries in Trinidad and Tobago: A Report to the Wider Caribbean Sea Turtle Conservation Network (WIDECAST). Hubbs-Sea World Research Inst. Tech. Rept. 2000-310:1-7. Eckert, S. A., y L. M. Sarti. 1997. Distant fisheries implicated in the loss of the world's largest leatherback nesting population. Marine Turtle Newsletter 78:2-7. Eckert, S. A., K. L. Eckert, P. Ponganis y G. L. Kooyman. 1989. Diving and foraging behavior of leatherback sea turtles ( Dermochelys coriacea ). Canadian Journal of Zoology 67:2834-2840. Eckert, S. A., D. W. Nellis, K. L. Eckert y G. L. Kooyman. 1986. Diving patterns of two leatherback sea turtles ( Dermochelys coriacea ) during internesting intervals at Sandy Point, St. Croix, U.S. Virgin Islands. Herpetologica 42(3):381-388. Ferraroli, S S. Eckert, J. Chevalier, M. Girondot, L. Kelle y Y. Le Maho. en prensa. Marine behavior of leatherback turtles nesting in French Guiana. En: Proc. 20th Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-xxx. U.S. Dept. Commerce. Finlay, J. 1984. National Report for the Country of Grenada, p.184-196 (Vol. 3). En: P. R. Bacon et al. (eds.), Proc. Western Atlantic Turtle Symposium, 17-22 July 1983, Costa Rica. Univ. Miami Press. Finlay, J. 1987. National Report for the Country of Grenada. Presented to the Second Western Atlantic Turtle Symposium, 12-16 October 1987, Puerto Rico. 16 pp. Unpubl. Fuller, J. E., K. L. Eckert, y J. I. Richardson. 1992. WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for Antigua and Barbuda. CEP Technical Report No. 16. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. xii + 88 pp. Girondot, M. y J. Fretey. 1996. Leatherback turtles, Dermochelys coriacea nesting in French Guiana, 19781995. Chelonian Conservation and Biology 2(2):204-208. Hart, S. 1984. The National Report for the Country of Guyana to the Western Atlantic Turtle Symposium, p.209-215. En: P. Bacon et al. (eds.), Proc. Western Atlantic Turtle Symposium, 17-22 July 1983, San Jos, Costa Rica. Vol. 3, Appendix 7. Univ. Miami Press, Miami, Florida. Hendrickson, J. R. 1980. The ecological strategies of sea turtles. American Zoologist 20:597-608. Higuita, A. M. y V. P. Pez. 1999. Proporciones sexuales neonatales y demografia de la poblacin de tortuga can ( Dermochelys coriacea ) anidante en la Playona, Choc durante la temporada de 1999. Unpubl. ms. Hildebrand, H. 1987. A reconnaissance of beaches and coastal waters from the border of Belize to the Mississippi River as habitats for marine turtles. Final Report, NOAA/NMFS/ SEFC Panama City Lab (purchase order #NA-84-CF-A-134). 63 pp. Hirth, H. F. y L. H. Ogren. 1987. Some aspects of the ecology of the leatherback turtle, Dermochelys coriacea at Laguna Jalova, Costa Rica. NOAA Tech. Report NMFS 56:1-14. Hykle, D. 1999. International conservation treaties, p.228-231. En: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu Grobois y M. A. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Meylan, A., P. Meylan y A. Ruiz. 1985. Nesting of Dermochelys coriacea in Caribbean Panama. J. Herpetol. 19(2):293-297. Morgan, P. J. 1989. Occurrence of leatherback turtles ( Dermochelys coriacea ) in the British Islands in 1988 with reference to a record specimen, p.119-120. En: S. A. Eckert, K. L. Eckert, y T. H. Richardson (Compiladores), Proc. 9th Annual Conference on Sea Turtle Conservation and Biology. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-232. U. S. Department of Commerce. Mrosovsky, N., P. H. Dutton y C. P. Whitmore. 1984. Sex ratios of two species of sea turtles nesting in Suriname. Can. J. Zool. 62:2227-2239. NMFS. 2000. Reinitiation of consultation on the Atlantic pelagic fisheries for Swordfish, Tuna, Shark and Billfish in the U.S. exclusive economic zone (EEZ): proposed rule to implement a regulatory amendment to the Highly Migratory Species Fishery Management Plan; reduction of bycatch and incidental catch in the Atlantic pelagic longline fishery. National Marine Fisheries Service, Silver Spring. U. S. Dept. Commerce. 113 pp. NMFS / FWS. 1992. Recovery Plan for Leatherback Turtles, Dermochelys coriacea in the U.S. Caribbean, Atlantic, and Gulf of Mexico. NOAA National Marine Fisheries Service, Washington, D.C. 65 pp. Pritchard, P. C. H. 1973. International migrations of South American sea turtles (Cheloniidae and Dermochelyidae). Anim. Behav. 21:18-27. Pritchard, P. C. H. 1986. Sea turtles in Guyana, 1986. Florida Audubon Society. 14 pp. Unpubl. ms. Pritchard, P. C. H. 1989. Leatherback turtle ( Dermochelys coriacea ): status report, p.145-152. En: L. Ogren (Editoren-Jefe), Proc. Second Western Atlantic Turtle Symposium. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-226. U. S. Dept. Commerce. Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, External Morphology, and Species Identification, p.21-38. En: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu Grobois y M. A. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Pritchard, P. C. H. y P. Trebbau. 1984. The Turtles of Venezuela. Society for the Study of Amphibians and Reptiles, Contrib. Herpetol. No. 2. Reichart, H. A. y J. Fretey. 1993. WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for Suriname (K. L. Eckert, Editor). CEP Tech. Rept. No. 24. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. xiv + 65 pp.

PAGE 57

33 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Rhodin, A. G. J. y H. M. Smith. 1982. The original authorship and type specimen of Dermochelys coriacea J. Herpetol. 16:316-317. Rimblot-Baly, F., J. Lescure, J. Fretey, y C. Pieau. 1986-1987. Sensibilit la temprature de la diffrenciation sexuelle chez la tortue luth, Dermochelys coriacea (Vandelli 1761); application des donnes de l'incubation artificielle l'tude de la sex-ratio dans la nature. Ann. Sci. Nat., Zool., Paris 13e Srie, 1986-1987(8):277-290. Ross, J. P. 1982. Historical decline of loggerhead, ridley and leatherback sea turtles, p.189-209. En: K. A. Bjorndal (ed.), Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Inst. Press, Washington, D.C. Sammy, D. 1999. Final Tagging Project Report: Matura Beach 1999. Submitted to the Canadian High Commission, Port of Spain. 19 pp. + appendices. Sarti, L. M., S. A. Eckert, N. T. Garcia, y A. R. Barragan. 1996. Decline of the world's largest nesting assemblage of leatherback turtles. Marine Turtle Newsletter 74:2-5. Smith, G. W., K. L. Eckert y J. P. Gibson. 1992. WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for Belize. CEP Technical Report No. 18. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. xiii + 86 pp. Spotila, J. R., R. D. Reina, A. C. Steyermark, P. T. Plotkin y F. V. Paladino. 2000. Pacific leatherback turtles face extinction: Fisheries can help avert the alarming decline in population of these ancient reptiles. Nature 405:529-530. Tobias, W. 1991. Turtles caught in Caribbean swordfish fishery. Marine Turtle Newsletter 53:10-12. USFWS. 1981. Recovery Plan for St. Croix Population of the Leatherback Turtle, Dermochelys coriacea Region 4, U. S. Fish and Wildlife Service. Witzell, W. N. 1984. The incidental capture of sea turtles in the Atlantic U. S. Fishery Conservation Zone by the Japanese Tuna Longline Fleet, 1978-1981. Marine Fisheries Review 46(3):56-58. Witzell, W. N. y W. G. Teas. 1994. The impacts of anthropogenic debris on marine turtles in the Western North Atlantic Ocean. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-355. U. S. Department of Commerce.

PAGE 58

34 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Estado de Conservacin y Distribucin de la Tortuga Verde, Chelonia mydas en la Regin del Gran CaribeCynthia J. Lagueux Sociedad para la Conservacin de la Vida Silvestre E.U.A.Identificacin y DescripcinEl nombre del gnero, Chelonia fue introducido por Brongniart (1800). El nombre especfico, mydas fue utilizado por primera vez por Linnaeus (1758). Nombres comunes incluyen verde y blanca en espaol, green (o "green-back") en ingls, tortue verte en francs y tartaruga verde en portugus (Eckert, 1995), en referencia al color predominante de la grasa de su cuerpo. La tortuga verde es la ms grande de las tortugas marinas de caparazn rgido y es la segunda ms grande (despus de Dermochelys ) de las siete especies. Los adultos comnmente alcanzan un peso de 150 kg y generalmente miden de 95 a 120 cm en longitud de carapacho. El color del carapacho, de forma ovalada, es caf claro a caf oscuro, algunas veces con tonos de verde olivo, con vetas radiales de color variableamarillo, caf, verde o negro. El plastrn o pecho vara en tono, desde blanco crema hasta amarillo claro. Existen cuatro escudos vertebrales y cuatro pares de escudos costales (laterales) en el carapacho que no se sobrelapan. Hay una sola ua en cada aleta. La cabeza, redondeada en su extremo posterior, est caracterizada por un pico chato con bordes aserrados y un solo par de escamas agrandadas entre los ojos. Las cras de tortuga verde pesan unos 26 g y tiene una longitud del carpacho de aproximadamente 5 cm. Estos neonatos tienen una singular pigmentacin, de color azul negro en la superficie superior, con mrgenes blancos en los bordes posteriores de las aletas y alrededor del 1985; Frazer y Ladner, 1986), reflejando el perodo ms prolongado de maduracin de cualquiera de las especies de tortugas marinas. Antes de llegar a la fase adulta, perodo que puede prolongarse por dcadas, los juveniles recorren amplias distancias entre hbitats de desarrollo. Estudios de gentica demuestran que las hembras maduras regresan a sus playas natales para anidar a durante su fase reproductiva (Meylan et al. 1990). Tanto machos como hembras realizan extensas migraciones estacionales entre los sitios de alimentacin y de reproduccin, recorridos que comnmente abarcan miles de kilmetros. De esta manera, durante el ciclo de vida de las tortugas verdes, los animales de una poblacin pueden llegar a atravesar una cuenca ocenica entera, haciendo de ellas un recurso verdaderamente internacional. Las hembras grvidas tpicamente permanecen dos horas y media en la playa durante su anidacin. Los individuos regresan a anidar en intervalos de 24 aos, depositando en promedio tres nidadas de huevos (y hasta nueve) en intervalos de 12-14 das, durante una temporada de anidacin. En la mayora de los sitios en el Gran Caribe, el pico de la temporada de anidacin es en junio-agosto. El tamao de la puesta vara ampliamente, y existe una relacin entre el tamao de la puesta y el largo del carapacho. (sintetizado por Hirth, 1997). El tamao de nidada en la colonia de Tortuguero, Costa Rica que ha sido estudiada ampliamente es de 112 huevos (intervalo de: 3-219) (Bjorndal y Carr, 1989). Los huevos tienen un dimetro promedio de 44 mm. Despus de 55-60 das de incubacin, las cras emergen en la arena y se orientan hacia el horizonte abierto del mar. Durante varias dcadas se ha marcado a las tortugas verdes en las aletas durante su estancia en playas de anidacin. La recuperacin de las marcas proporciona informacin sobre la distribucin de las hembras maduras en el perodo post-anidatorio, as como dar seguimiento a sus hbitos altamente migatorios (para una revisin, consultar a Hirth, 1997). Hembras marcadas durante su anidacin en Tortuguero, Costa Rica han sido recapturadas en sitios de alimentacin a lo largo de corredores migratorios en Belice, Colombia, Cuba, EUA (Florida), Honduras, Jamaica, Martinique, Nicara-

PAGE 59

35 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 gua, Panam, Puerto Rico, Colombia (San Andrs), Venezuela, y Mxico (Yucatn), con una mayora de las recapturas provenientes de sitios de alimentacin en la costa de Nicaragua (Carr et al. 1978). De manera similar, hembras que fueron marcadas mientras anidaban en la Isla de Aves, Venezuela han sido recapturadas en Brazil, Carriacou, Colombia, Cuba, la Repblica Dominicana, Grenada, Guadeloupe, Guyana, Haiti, Martinique, Mxico, Nevis, Nicaragua, Puerto Rico, St. Kitts, St. Lucia, y Venezuela, con la mayora encontradas en las costas de Nicaragua y la Repblica Dominicana (Sol, 1994). Ms recientemente, se han marcado tortugas inmaduras y adultas de esta especie en hbitats de desarrollo y alimentacin, adems de sitios en corredores migratorios. Tortugas verdes inmaduras y adultas, marcadas en la costa caribea de Panam, un hbitat de desarrollo adems de estar en una ruta migratoria, han sido recapturadas predominantemente en Nicaragua (Meylan and Meylan, datos inditos). Tortugas inmaduras marcadas en un hbitat de desarrollo en Bermuda han sido recapturadas a lo largo del Caribe, con la mayora en Nicaragua (Meylan et al. en prep.). La acumulacin de recapturas de tortugas en una rea determinada puede indicar la importancia de ese sitio para diferentes etapas de desarrollo de las tortugas verdes. Las aguas costeras del Caribe en Nicaragua resaltan por su importancia para la sobrevivencia de esta especie, ya que tanto tortugas inmaduras como adultas marcadas en casi una docena de pases a lo largo de la regin del Gran Caribe, han sido recapturadas en esa zona (Lagueux and Campbell, datos inditos).Distribucin y Consideraciones HistricasA la tortuga verde se le ha apreciado a travs de la historia por su carne y calipee, el material cartilaginoso encontrado dentro del plastrn. La carne de la tortuga verde y sus huevos sirvi de sustento para las tripulaciones de las embarcaciones utilizadas durante los perodos de exploracin, expansin y la colonizacin del Nuevo Mundo (Carr, 1954; Parsons, 1962). Debido al uso no sostenible, todas las poblaciones de tortuga verde en el Gran Caribe han sido diezmadas y algunas poblaciones han sido extirpadas localmente. Existen varios ejemplos alrededor del mundo de poblaciones de tortuga verde que han sido destruidos por la sobrepesca. Dos ejemplos son ilustrados a continuacin. El primero, es de Bermuda en donde en algn tiempo existi un conjunto de tortugas verdes anidando y alimentndose (Ingle y Smith, 1949; Parsons, 1962). Sin embargo, a pesar de la legislacin adoptada en 1620 para evitar la extraccin de juveniles, para el final de los 1700s la poblacin de tortuga verde haba sido reducida a tal grado que la captura comercial dej de ser rentable (Garman, 1884b citado en Carr, 1952; Parsons, 1962), y la poblacin anidadora fue destruida. An en el presente no se encuentran anidaciones de tortuga verde en Bermuda. El segundo caso proviene de las Islas Caimn. Se conoca que las Caimanes albergaba la colonia de tortugas ms grande en el sistema Atlntico. En 1503, durante el viaje final de Coln a Amrica, nombr estas tierras "Islas Tortugas". En algn tiempo, existieron tantas tortugas migrando hacia las Islas Caimn durante la temporada de anidacin que las embarcaciones perdidas podan navegar hacia las islas guindose por medio del sonido de las tortugas al nadar (Long, 1774 citado en Lewis, 1940). Durante casi 200 aos, los barcos de muchas naciones arribaban a las Islas Caimn para cosechar hembras anidadoras (Parsons, 1962). Para el principio de los 1800s, la poblacin haba sido tan agotada que los tortugueros de Caimn navegaron al sur de Cuba, luego al Golfo de Honduras y finalmente a la costa caribea de Nicaragua en bsqueda de los stocks de tortugas, progresivamente menos abundantes (Lewis, 1940; Carr, 1954; Parsons, 1962; King, 1982). En la actualidad ya no existen poblaciones silvestres viables en las Islas Caimn. Han transcurrido ms de 200 aos desde la extirpacin de las poblaciones anidadoras en Bermuda y las Islas Caimanes y an no se recuperan. Existe alguna leccin que aprender de estos ejemplos? Si aceptamos la necesidad de mantener poblaciones de tortugas marinas saludables, podemos aprender de los errores de nuestros antepasados e implementar las acciones necesarias para detener la continua declinacin de poblaciones de tortugas verdes en el Caribe. En la actualidad, las colonias anidadoras de tortugas verdes ms grandes en la Regin del Gran Caribe ocurren en Tortuguero, Costa Rica y en Isla

PAGE 60

36 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA de Aves, Venezuela. De estas, la de Tortuguero es por mucho la ms grande (Carr et al. 1982). Colonias mucho ms pequeas se encuentran diseminadas por la regin. Estas se encuentran en Florida, Mxico (Tamaulipas, Veracruz y en la Pennsula de Yucatn), Belice, Panam, la costa sur de Amrica del Sur, y en pocos sitios en el Caribe Oriental (Carr et al. 1982). La agrupacin ms grande de juveniles y adultos en sitios de alimentacin se encuentra en las extensas praderas de pasto marino en la costa Caribe de Nicaragua. Concentraciones ms pequeas en sitios de alimentacin han sido reportadas en Florida, la Pennsula de Yucatn, Panam, la Pennsula de Guajira en Colombia, las Antillas Menores, Puerto Rico, Cuba, Jamaica, Gran Caimn, Bermuda y el sur de Bahamas (Carr et al. 1982).Estado de ConservacinLas tortugas verdes estn clasificadas como En peligro por la Unin Mundial para la Naturaleza (UICN) (Baillie y Groombridge, 1996) y son protegidas por diversos convenios internacionales. Se les tiene enlistadas en el Anexo II del Protocolo SPAW de la Convencin de Cartagena (un Protocol relacionado con Areas y Vida Silvestre Especialmente Protegidas), en el Apndice I de la CITES (Convencin sobre el Trfico Internacional de Especies en peligro de Flora y Fauna Silvestre), y los Apndices I y II de la Convencin de Especies Migratorias (CMS). La especie tambin est incluida en los anexos de la Convencin del Hemisferio Occidental, una clasificacin cuya intencin es remarcar que su proteccin es de "importancia y urgencia especial" (Eckert, 1995). Recientemente, los gobiernos de Costa Rica y Panam firmaron un acuerdo de cooperacin dirigido hacia la conservacin de las tortugas marinas en sus costas caribeas. Sin embargo, la legislacin internacional, las clasificaciones, listas de especies amenazadas y los convenios, an no son suficientes para proteger adecuadamente a las poblaciones reproductoras y las agregaciones en sitios de alimentacin o a sus hbitats. Para la tortuga verde, tanto la captura legal como la ilegal continan.ConclusionesLos anlisis de la recuperacin de marcas colocadas en tortugas hembras durante la anidacin en playas, y de adultos y tortugas inmaduras en sitios de alimentacin o a lo largo de corredores migratorios muestran que la cooperacin regional es no solamente importante, sino indispensable para la conservacin de la tortuga verde. Debido a la naturaleza altamente migratoria de esta especie, los esfuerzos de conservacin de una nacin pueden ser menoscabados por una falta de acciones o acciones inefectivas en otros pases. Por ende, debemos trabajar en conjunto, dentro de los pases, entre las naciones y a nivel regional para garantizar que nuestros esfuerzos sean ms efectivos para lograr la recuperacin de las poblaciones de tortugas verdes a lo largo del Gran Caribe.AgradecimientosAgradezco a Anne Meylan y Blair Witherington por permitirme utilizar datos inditos. A Karen Eckert y Anne Meylan por el uso de sus diapositivas en mi presentacin. Tambin reconozco la revisin y los comentarios de Cathi Campbell en la preparacin de la exposicin oral y el texto.Literatura CitadaBaillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN), Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes. Balazs, G. H. 1982. Growth rates of immature green turtles in the Hawaiian Archipelago, pp. 117-125. In: K.A. Bjorndal (ed.), Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution Press, Washington D.C. 583 pp. Bjorndal, K. A. y A. B. Bolten. 1988. Growth rates of immature green turtles, Chelonia mydas on feeding grounds in the southern Bahamas. Copeia 1988(3):555-564. Bjorndal, K. A. y A. Carr. 1989. Variation in clutch size and egg size in the green turtle nesting population at Tortuguero, Costa Rica. Herpetologica 45(2):181-189. Carr, A. 1952. Handbook of Turtles: The Turtles of the United States, Canada, and Baja California. Cornell University Press, New York. 542 pp. Carr, A. 1986. New perspectives on the pelagic stage of sea turtle development. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC190. U.S. Dept. Commerce. 36 pp. Carr, A. y A. B. Meylan. 1980. Evidence of passive migration of green turtle hatchlings in Sargassum. Copeia 1980(2):366-368. Carr, A., M. H. Carr y A. B. Meylan. 1978. The ecology and migrations of sea turtles, 7. The West Caribbean green turtle colony. Bulletin of the American Museum of Natural History 162(1):1-46. Carr, A., A. Meylan, J. Mortimer, K. Bjorndal y T. Carr. 1982. Surveys of sea turtle populations and habitats in the Western Atlantic. U. S. Department of Commerce NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-91. 91 pp.

PAGE 61

37 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Carr Jr., A. F. 1954. The passing of the fleet. AIBS Bulleting 4:17-19. Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST and adopted by the Third Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Frazer, N. B. y L. M. Ehrhart. 1985. Preliminary growth models for green, Chelonia mydas and loggerhead, Caretta caretta turtles in the wild. Copeia 1985(1):73-79. Frazer, N. B. y R. C. Ladner. 1986. A growth curve for green sea turtles, Chelonia mydas in the U.S. Virgin Islands, 1913-14. Copeia 1986(3):798-802. Groombridge, B. y R. Luxmoore. 1989. The Green Turtle and Hawksbill (Reptilia: Cheloniidae): World Status, Exploitation and Trade. CITES Secretariat, Lausanne, Switzerland. 601 pp. Hirth, H. F. 1997. Synopsis of the Biological Data on the Green Turtle, Chelonia mydas (Linnaeus 1758). Biological Report 97(1):1-129. U. S. Department of Interior. Ingle, R. M. y F. G. W. Smith. 1949. Sea Turtles and the Turtle Industry of the West Indies, Florida and the Gulf of Mexico, with Annotated Bibliography. University of Miami Press, Florida. 107 pp. King, F. W. 1982. Historical review of the decline of the green turtle and the hawksbill, pp. 183-188. In: K.A. Bjorndal (ed.), Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution Press, Washington D.C. 583 pp. Lewis, C. B. 1940. The Cayman Islands and marine turtles. Bull. Inst. of Jamaica Sci. Ser. 2:56-65. Limpus, C. J. y D. G. Walter. 1980. The growth of immature green turtles ( Chelonia mydas ) under natural conditions. Herpetologica 36(2):162-165. Meylan, A. B., B. W. Bowen y J. C. Avise. 1990. A genetic test of the natal homing versus social facilitation models for green turtle migration. Science 248:724-727. Meylan, P., A. B. Meylan y J. A. Gray-Conklin. in prep. The ecology and migrations of sea turtles, 8. Tests of the developmental habitat hypothesis. Mortimer, J. A. 1976. Observations on the feeding ecology of the green turtle, Chelonia mydas in the western Caribbean. Masters thesis, University of Florida, Gainesville. 100 pp. NMFS/FWS. 1991. Recovery Plan for U. S. Populations of the Atlantic Green Turtle. U. S. Department of Commerce, National Marine Fisheries Service, Washington D. C. 52 pp. Parsons, J. J. 1962. The Green Turtle and Man. University of Florida Press, Gainesville. 126 pp. Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, External Morphology, and Species Identification, p.21-38. In : Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu Grobois y Marydele Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Sol, G. 1994. Migration of the Chelonia mydas population from Aves Island, pp. 283-286. In: K. A. Bjorndal, A. B. Bolten, D. A. Johnson y P. J. Eliazar (Compiladores), Proceedings of the 14th Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFSSEFSC-351. 323 pp.

PAGE 62

38 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Estado de Conservacin y Distribucin de la Tortuga Caguama, Caretta caretta en la Regin del Gran CaribeFlix Moncada Gaviln Centro de Investigaciones Pesqueras Ministerio de la Industria Pesquera CubaIdentificacin y DescripcinEl nombre genrico Caretta fue introducido por Rafinesque (1814). El nombre especfico caretta fue usado por primera vez por Linneaus (1758). El trmino Caretta es una forma latinizada de la palabra del francs "caret" que significa tortuga, o tortuga marina (Smith y Smith, 1980). Estos mismos autores sugieren que la poblacin del Indo-Pacfico y Atlntico estn diferenciadas a nivel sub-espectico, pero Hughes (1974) y Pritchard y Trebbau (1984) han puesto en duda esta conclusin. En las sinopsis ms recientes de la informacin biolgica para la especie, Dodd (1988, 1990) se considera a C. caretta como monotpica. En la Regin del Gran Caribe, se le reconoce por los nombres de caguama o cabezona en espaol, loggerhead en ingls y caouanne en francs (tomado de Eckert, 1995). La tortuga caguama Caretta caretta se reconoce por el tamao relativamente grande de su cabeza, un carapacho grueso (comnmente incrustado con balnidos y otra epifauna) y por la coloracin caf rojizo de su caparazn y piel. Generalmente posee cinco pares de escudos vertebrales y cinco pares de escudos costales no sobrelapados (laterales). En cada aleta se localizan dos uas. Los adultos pueden llegar a medir una talla de 120 cm (largo recto del carapacho) y pesar hasta 200 kg (Pritchard et al 1983), pero ms frecuentemente el tamao de un adulto es de 105 cm (LRC) y aproximadamente 180 kg (Pritchard y Mortimer, 1999). La especie se encuentra ampliamente distribuida en los mares templados, subtropicales y tropicales de los ocanos Atlntico, Pacfico e Indico. En el Ocano Atlantico han sido vistas en lugares tan al norte como la Isla de Terranova (Squires, 1954) y norte de Europa (Brongersma, 1972), y tan al sur como Argentina (Frazier, 1984). Las cras son uniformemente rojizas o caf grisceo, con un patrn en los escudos idntico al de los adultos. La longitud ms comn de longitud de carapacho es de 45 mm, con intervalo de 38-50 mm. El dimetro del huevo es de 39-43 mm, y las nidadas varan de 100a 130 huevos por nido (ver a Pritchard y Mortimer, 1999).DistribucinLas mayores reas de anidacin de la tortuga caguama en la Regin del Gran Caribe se encuentran localizadas fundamentalmente en la costa suroriental de los Estados Unidos, principalmente en la Florida, donde ocurre la segunda mayor congregacin anidadora de esta especie en el mundo, solamente superada por la ms importante, que se presenta en Isla Masirah, Oman en el Ocano Indico. Del total de anidaciones anuales registradas en los EUA, el 93% ocurre en la Florida (FL), 5% en Carolina del Sur (SC) y el 1% dividido entre Georgia (GA) y Carolina del Norte (NC) (Figura 1). En estas reas declinaron las anidaciones en los aos 80 (Erhart, 1989) pero en los ltimos aos se han notado cambios notables. En el sur de Florida, la poblacin es considerada estable o mejorando. Witherington y Koeppel (1999) reportaron que el nmero de anidaciones en Florida aumentaron de 49,422 en 1989 hasta 85,985 en 1998. Una estimacin con base a 4.1 nidos/hembra por temporada (Murphy y Hopkins, 1984), esta colonia anidadora anual se ha incrementado de 12,054 a 20,972 hembras. Al contrario, parece que la poblacin nortea (Georgia, South Carolina, North Carolina) est estable o en disminucin, mientras que el estado de conservacin

PAGE 63

39 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 de la poblacin de la costa NW an no puede determinarse (TEWG, 2000). Existen tambin otras reas aunque de menor importancia, en la Pennsula de Yucatn, especialmente en las playas de Quintana Roo (Mar Caribe); en las islas y cayos del archipilago cubano, y en Colombia, en la costa del Mar Caribe. En las playas de Quintana Roo se estimaron al principio de los 90s anidaciones de 1,300-2,200 (Zurita et al ., 1993), con una ligera tendencia hacia el incremento (R. Mrquez, INP-Mxico, com. pers.). Se estimaron unos 2,000 nidos de caguama por ao cerca de Santa Marta, en Colombia (Mrquez, 1990) donde Kaufmann (1975) estim una poblacin anual de 400 a 600 hembras anidadoras en la costa norte. A mediados de los 80s se reportaban solamente 8 hembras anidadoras en la misma regin (D. Amorocho, WIDECAST-Colombia, com. pers.), lo cual evidencia un dramtico decrecimiento de esa poblacin. En el archipilago cubano (Fig. 2) la tortuga caguama desova fundamentalmente en la regin suroccidental, principalmente en la Pennsula de Guahanacabibes y en las islas y cayos del archipilago de los Canarreos tales como: Playa El Guanal (sur de Isla de Pinos), que es el sitio mas importante de anidacin de esta especie en el archipilago cubano; en la cayera de San Felipe, cayo Largo del Sur y cayo Rosario. En esta regin ocurre aproximadamente el 70 % (alrededor de 250 nidos) de la anidacin de esta especie en todo el archipilago cubano. Existen tambin algunas anidaciones en la costa norte de la isla, en los cayos del archipilago Sabana-Camaguey, como es el caso de cayo Cruz, y anidaciones aisladas en la regin suroriental en cayera del las Doce Leguas. Se ha reportado anidaciones escasas y aisladas en las Antillas Menores, a lo largo del Golfo de Mxico (Tamaulipas y Veracruz), en Amrica Central (Belice y Guatemala) y en la costa Atlntica de Sudamrica desde Venezuela hasta Brasil (resumido por Dodd, 1988). Evidencia ms reciente sugiere que ocurren anidaciones en Honduras a niveles menores, por ejemplo, en la Reserva de la Bisfera de Ro NC SC GA FL 500 1,000 1,500 2,000 2,500 888990919293949596979899 nests 500 1,000 1,500 2,000 2,500 888990919293949596979899 nests 10,000 20,000 30,000 40,000 50,000 60,000 70,000 888990919293949596979899 nests 500 1,000 1,500 2,000 2,500 888990919293949596979899 nests Figura 1. Tendencias por estado de anidaciones de la tortuga caguama (Caretta caretta) en los EUA, basado en informacin de Playas Indice. Las playas ndice aglomeran aproximadamente un 70% de todas las anidaciones en Florida, un 53% de las de Carolina del Norte, 50% de las de Carolina del Sur y ms de 90% de las de GA. Fuente: E. Possardt, U.S. Fish and Wildlife Service.

PAGE 64

40 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Pltano donde se protegen aproximadamente 10 nidos de caguama por ao (E. Prossardt, U.S.FWS, com. pers.).EcologaLa caguama es una especie altamente migratoria, realiza viajes transocenicos en su fase de juveniles temprano, y posteriormente se traslada entre sitios de anidacin y de alimentacin cuando adulto. Es ampliamente aceptado que las cras recin nacidas en la costa suroriental de los EUA, se trasladan a hbitats de resguardo en mantos de algas del gnero Sargassum el mar abierto. Las pequeas tortugas son transportadas pasivamente por una prolongacin de la Corriente del Golfo, la cual las traslada a la porcin oriental del Ocano Atlntico. Despus migran hacia el sur con el giro del Atlntico Norte, hacia las Azores y las Islas Canarias, para finalmente regresar en fase juvenil tarda con la Corriente nor-ecuatorial hacia sitios de alimentacin en hbitats costeros en el Atlntico occidental (Fig. 3) abundantes en alimentos como moluscos y crustceos. Estudios de marcado y recaptura realizados en Florida, Cuba y la Pennsula de Yucatn (Mxico) han demostrado que esta especie puede viajar grandes distancias en periodos relativamente cortos a favor y en contra de la corriente. Por ejemplo, hembras anidadoras marcadas en playas de Florida, han sido recapturadas en diferentes sitios de la plataforma cubana, principalmente en la costa norte de Pinar del Ro, la cual constituye una zona rica en invertebrados bentnicos (Murina, 1969); componentes conocidos de la dieta de esta especie (Bjorndal, 1985). Hembras marcadas en Cuba, anidando en Playa El Guanal al sur de Isla de Pinos, han sido reportadas en reas de alimentacin cercanas a Nicaragua (Moncada, 1998), y caguamas marcadas en Yucatn, han sido recapturadas en Cuba y en otras reas de la regin (Moncada, 1998 y Mrquez, INPMxico, com. pers.).Estado de ConservacinLa tortuga caguama est incluida en el Anexo II del Protocolo de SPAW de la Convencin de Cartagena. Est clasificada como especie en peligro por la UICN (Unin Mundial para la Naturaleza) (Baillie y Groombridge, 1996) y est incluida en el Apndice I de la Convencin sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), que prohbe su comercioFigura 2 Principales sitios de anidacin para la tortuga caguama (Caretta caretta) en Cuba (ver texto).

PAGE 65

41 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 internacional. Por ltimo las caguamas estn tambin incluidas en los Apndices I y II de la Convencin sobre la Conservacin de las Especies Migratorias y en los anexos de la Convencin de Proteccin de la Naturaleza y Preservacin de la Vida Silvestre en el Hemisferio Occidental.Literatura CitadaBaillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN), Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes. Bjorndal, K. 1985. Nutritional ecology of sea turtles. Copeia 1985:736-751. Brongersma, L. D. 1972. European Atlantic Turtles. Zool. Vert. (Leiden) No. 121. Carr, A. 1987. New perspectives on the pelagic stage of sea turtle development. Conserv. Biol. 1(2): 103-121. Dodd, C. K. 1988. Synopsis of the Biological Data on the Loggerhead Sea Turtle, Caretta caretta (Linnaeus 1758). U. S. Fish Wildl. Serv., Biological Report 88 (14):1-110. Dodd, C. K., Jr. 1990. Reptilia: Testudines: Cheloniidae: Caretta caretta p.483.1-483.7. In: C. H. Ernst (ed.), Catalogue of American Amphibians and Reptiles. Soc. Study Amphibians and Reptiles publication. Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST and adopted by the Third Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Ehrhart, L. 1989. Status Report of the Loggerhead Turtle, p.122139. In: L. Ogren (Editor en Jefe), Proc. Second Western Atlantic Turtle Symposium, 12-16 October 1987, Mayagez, Puerto Rico. NOAA Tech. Memo. NMFSSEFC-226. U. S. Dept. Commerce, Miami. Frazier, J. 1984. Las tortugas marinas en el Ocano Atlntico Sur Occidental. Asoc. Herpetol. Argentina. Hughes, G. R. 1974. The sea turtles of south-east Africa. I. Status, morphology and distribution. Oceanogr. Res. Inst. Invest. Rept. No. 35. Durban, South Africa. 144 pp. Kaufman, R., 1975. Studies on the loggerhead sea turtle Caretta caretta (Linn), in Colombia, South America. Herpetologica 31(3):323-6 Mrquez M., R. 1990. FAO Species Catalogue, Vol. 11. Sea Turtles of the World: An Annotated and Illustrated Catalogue of Sea Turtle Species Known to Date. FAO Fisheries Synopsis, 125 (11):1-81. Moncada G., F. 1998. Migraciones de la Tortuga verde ( Chelonia mydas ), la caguama ( Caretta caretta ) y el carey ( Eretmochelys imbricata ) en aguas cubanas y reasFigura 3 Rutas de transporte ocenico para juveniles de tortuga caguama, Caretta caretta. Fuente: Musick y Limpus, 1997 (adaptado de Carr, 1987).

PAGE 66

42 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA adyacentes. Tesis de Maestra defendida en el Centro de Investigaciones Marinas. Universidad de la Habana. Murina, V., D. Chujchin, O. Gmez y G. Suarez. (1969). Distribucin cuantitativa de la macrofauna bentnica del sublitoral superior de la plataforma cubana (Regin suroccidental). Acad. Cien. Cuba. Serie Oceanolgica 6:114. Murphy, T. M. y S. R. Hopkins. 1984. Aerial and ground surveys of marine turtle nesting beaches in the southeast region, United States. Final Report to NMFS-SEFC. 73 pp. Musick, J. A. y C. Limpus. 1997. Habitat utilization and migration in juvenile sea turtles, p.137-163. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (Eds.) The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York. Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, External Morphology, and Species Identification, p.21-38. In: Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto AbreuGrobois y Marydele Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Pritchard, P. C. H. y P. Trebbau. 1984. The Turtles of Venezuela. Society for the Study of Amphibians and Reptiles, Contrib. Herpetol. No. 2. Pritchard, P., P. Bacon, F. Berry, A. Carr, J. Fletemeyer, R. Gallager, S. Hopkins, R. Lankford, R. Mrquez, L. Ogren, W. Pringle, Jr., H. Reichart y R. Witham. 1983. Manual of Sea Turtle Research and Conservation Techniques (Segunda Edicin), K. Bjorndal y G. Balazs (eds.). Center for Environmental Education, Washington D.C. Smith, H. M. y R. B. Smith. 1980. Synopsis of the Herpetofauna of Mexico. Vol. 6: Guide to Mexican turtles. Bibliographic addendum III. John Johnson, North Bennington, Vermont. 1044 pp. Squires, H. J. 1954. Records of marine turtles in the Newfoundland area. Copeia 1954: 68. TEWG [Turtle Expert Working Group]. 2000. Assessment Update for the Kemp's Ridley and Loggerhead Sea Turtle Populations in the Western North Atlantic. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-444. U.S. Department of Commerce. Witherington, B. y C. M. Koeppel. 1999. Sea turtle nesting in Florida, USA, during the decade 1989-1998: an analysis of trends. pp. 94-96. In : H. J. Kalb y T. Wibbels (compiladores) Proceedings of the Nineteenth Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. U.S. Department of Commerce. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-443, 291 pp. Zurita, J., R. Herrera y B. Prezas, 1993. Tortugas marinas del Caribe, p.735-751. In: Biodiverdidad Marina y Costera de Mxico. Salazar-Vallejo, S.I y N.E. Gonzlez (Eds.). Com. Nal. Biodiversidad y CIQRO, Mxico. 865 pp.

PAGE 67

43 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Estado de Conservacin y Distribucin de la Tortuga Carey, Eretmochelys imbricata en la Regin del Gran CaribeDiego F. Amorocho Red para la Conservacin de Tortugas Marinas en el Gran Caribe (WIDECAST) ColombiaIdentificacin y DescripcinEl nombre genrico Eretmochelys fue introducido en 1843 por Fitzinger. El nombre especfico imbricata es atribuido a Linnaeus (1766) y se refiere al traslape natural de los escudos de su caparazn (ver Eckert, 1995a). Los nombres vernaculares ms comunes en el Caribe son: hawksbill (ingls), carey (espaol), tartaruga de pente (portugus) y tortue imbrique (francs). Actualmente se considera que el gnero es monotpico (que consta de una sola especie). Se han descrito dos subespecies, E. i. imbricat a en el Ocano Atlntico y E.i. squamata en el Pacfico, sobre la base de diferencias en la coloracin y forma del carapacho (para una revisin taxonmica, ver Witzell, 1983). Sin embargo, estos criterios son poco confiables para distinguir las dos formas. Por ello, las designaciones subespecficas son poco usadas (Meylan, 1984; Pritchard y Trebbau,1984). La siguiente combinacin de caractersticas distingue a la carey de las otras especies de tortugas marinas: dos pares de escamas prefrontales entre los ojos, gruesos escudos traslapados en la seccin distal (final) del caparazn, cuatro pares de escudos costales (laterales) y cinco escudos vertebrales (centrales), dos uas en cada aleta. Al desplazarse en tierra el movimiento de sus aletas es alternado (asimtrico). La cabeza es relativamente angosta y alargada. Su pico se afina hacia la punta, dando la apariencia similar al de un pjaro. El caparazn es acorazonado en los juveniles y va adquiriendo una forma ms alargada (ovalada) conforme la tortuga alcanza la madurez. Los costados y parte trasera del carapacho tpicamente son aserrados en todos los estadios, menos en tortugas muy viejas. Los escudos epidrmicos que cubren los huesos de la tortuga se le conoce comnmente como carey o bekko y tienen un alto valor comercial. Estos escudos tienen un diseo muy llamativo (un patrn de irradiacin irregular con colores negro y caf sobre un fondo mbar). Los escudos del plastrn usualmente son de color amarillo claro, con un poco o casi nada de pigmentacin. La carey es un animal de talla mediana. La talla promedio de una hembra reproductora tpica no excede los 95 cm de longitud del carapacho en lnea recta (LRC). Datos sobre su peso, son poco comunes, sin embargo se considera que los adultos de la regin del Caribe, tienen un peso que oscila entre los 80-85 kg. Los neonatos tienen una coloracin sin combinaciones que puede ser de gris a caf. La LRC es de 42 mm (variacin de 39-46 mm) y su peso vara entre 14-20 g. Un compendio informativo y detalles ms especficos pueden se consultados en Carr et al (1966), Witzell (1983), Pritchard y Trebbau (1984), Meylan (1984), Groombridge y Luxmoore (1989), NMFS/ FWS (1993), Eckert (1995a, b), Van Dam (1997) y Pritchard y Mortimer (1999).EcologaLos carey utilizan diferentes hbitats en los distintos estadios de su ciclo de vida. Hay una opinin generalizada sobre la base de anlisis de avistamientos, varamientos y contenido estomacal de que las carey en su fase de post-cra son pelgicas y que se refugian en los hileros asociados a las zonas de convergencia. Algas del gnero Sargassum y detritus flotante, como el poliestireno, bolas de alquitrn y pedazos de plstico (componentes comunes de los hileros) son encontrados con mucha frecuencia en el estmago de las tortugas juveniles.

PAGE 68

44 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Las carey reingresan a las aguas costeras cuando alcanzan una longitud del carapacho alrededor de los 20 a 25 cm. Los arrecifes de coral son reas propicias para la alimentacin de los pequeos juveniles, subadultos y adultos. Las cuevas y los rebordes de los arrecifes son sitios a los que acuden las carey para refugiarse de los depredadores o en perodos de descanso. Tambin se localizan alrededor de los farallones, entre la rompientes de alta energa y entre los manglares que bordean los esteros y bahas (NMFS/ FWS, 1993). Una vez que ellas fijan su residencia en las aguas costeras, se alimentan principalmente de esponjas. Una poblacin con alta densidad puede ejercer una funcin importante en el mantenimiento de la diversidad de esponjas en las comunidades bnticas cercanas a la costa dentro de la regin del Caribe (Van Dam y Diez, 1997). Meylan (1988) encontr que las esponjas constituyen el 95.3% del peso seco total de los compuestos alimenticios encontrados en el tracto digestivo de 61 ejemplares recolectados en siete pases de la regin Caribea. (19 sitios de las Antillas Menores, Repblica Dominicana y la costa caribea de Panam). Otros investigadores (Anderes Alvarez y Uchida, 1994), tambin han informado que las esponjas son el componente principal de la dieta de las carey en la plataforma costera cubana. El predominio de un taxa especfico en la ingesta de esta especie sugiere cierto grado de selectividad, quizs relacionado con las caractersticas propias de las esponjas con respecto a la espongina (componente proteico del esqueleto de las esponjas) y el colgeno (Meylan, 1985). Esta alta especificidad alimentaria, denota una muy estrecha relacin predador-presa, en donde sta ltima, por ser dependiente a su vez de una alimentacin filtradora en los fondos rocosos, hace que las tortugas sean muy vulnerables a las condiciones de deterioro de los arrecifes de coral.ReproduccinDatos provenientes de la recuperacin de marcas, telemetra satelital y anlisis genticos, indican que los adultos pueden viajar grandes distancias entre los hbitats de forrajeo y los de alimentacin (p. ej., Meylan, 1999a; Bass, 1999). Las carey por lo general anidan en playas de baja y alta energa en latitudes tropicales. Las hembras pueden seleccionar pequeas playas, y dado el pequeo tamao y su agilidad, pueden cruzar el contorno coralino que limita el acceso a otras especies. Se ha encontrado una amplia tolerancia en el sustrato de anidacin y las nidadas por lo general son depositadas bajo la vegetacin leosa. Las carey muestran una alta fidelidad por sitios especficos para la reproduccin, retornando a ellos en intervalos de 2-5 aos durante sus aos frtiles. El perodo de anidacin es la continuacin de los de cortejo y apareamiento. Aunque en algunas playas los anidamientos se llevan a cabo durante todo el ao, el pico de la anidacin ocurre de julio a octubre. La puesta de huevos es principalmente durante la noche, aunque tambin puede ocurrir -muy raramentedurante el da. Slo las hembras en edad de reproduccin emergen a tierra. El proceso completo de la anidacin (desde la emergencia hasta el regreso al mar) transcurre entre una y tres horas (NMFS/FWS, 1993). La regin de Antigua e Indias Occidentales es en donde se han realizado los estudios demogrficos ms integrales y en series de tiempo prolongadas para las hembras anidadoras de carey. En este sitio, las carey depositan un promedio de cinco nidos por temporada en intervalos de 14-16 das. Se ha observado algunas hembras marcadas que pueden depositar hasta 12 nidadas por temporada (Melucci et al ., 1992). El tamao de la nidada es variable, promedia 155 huevos en Antigua (Melucci et al ., 1992), 137 huevos en Mxico (Isla Aguada, Campeche) (Frazier, 1991), y 136 huevos en Brasil (Marcovaldi et al ., 1999). El dimetro de los huevos es aprox. de 40 mm. El perodo de incubacin es variable y depende de la temperatura del ambiente, aunque generalmente dura alrededor de 60 das Al igual que en otras especies de tortugas, la determinacin del sexo es en su mayor parte dependiente de la temperatura. Temperaturas fras favorecen la produccin de machos y en temperaturas clidas se generan ms hembras (Mrosovsky et al ., 1995). La tasa de eclosin es tpicamente alta, alrededor del 75% de los huevos producen cras que se incorporan al medio marino. Los anlisis de ADNmit, han demostrado que las poblaciones anidadoras del Caribe puede ser distintivas genticamente y, que en las reas de alimentacin se encuentra un conjunto de poblaciones compuesto

PAGE 69

45 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 por una mezcla de individuos provenientes de distintas reas de anidacin (Bass, 1999; DazFernndez et al ., 1999).AmenazasLas carey estn bajo las mismas amenazas que ponen en peligro a todo el grupo de tortuga marinas. La basura y la contaminacin creciente de los mares, la captura ilegal de huevos y tortugas, el desarrollo acelerado de la zona costera, la iluminacin artificial de las playas, la captura incidental, etc. (Eckert, 1995b, c). Desafortunadamente, de manera singular tambin se enfrentan a una mayor amenaza incentivada por el uso que los humanos han hecho de sus caparazones, al encontrarlos sumamente atractivos para realizar finos trabajos de artesana. Los expertos consideran que durante las ltimas dcadas, la captura de centenares de miles de carey extirpadas de las poblaciones silvestres para el beneficio exclusivo del comercio de los escudos del caparazn, han contribuido sustancialmente en la disminucin drstica de las poblaciones del Caribe y de otras reas de distribucin en el mbito mundial (Milliken y Tokunaga, 1987; Canin, 1991; WIDECAST, 1992; Meylan y Donnelly, 1999). Estado de ConservacinLa carey se lista como especie En Peligro Crtico en las categoras normadas por la Unin Mundial para la NaturalezaUICN (Baillie y Groombridge, 1996). Tambin se encuentra incorporada en: la lista del Anexo II del Protocolo de la Convencin de Cartagena que incluye la proteccin de reas Naturales y Fauna Bajo Condicin Especial (Protocolo SPAW), en el Apndice I de la Convencin Internacional para el Comercio de Especies de Fauna y Flora en Peligro (CITES) y en los Apndices I y II de la Convencin de Especies Migratorias (CMS, por sus siglas en ingls). Asimismo la especie se ha incluido en los anexos a la Convencin del Hemisferio Occidental, donde se tiene la intencin de designar su proteccin como de importancia y urgencia especial. Una revisin global al estado actual de la carey concluye que por conocimiento de causa o bajo sospecha, esta especie se encuentra en proceso de declinacin drstica en 56 de las 65 unidades geopolticas donde la informacin es disponible (Groombridge y Luxmoore, 1989). En dicha evaluacin se menciona que en general la tortuga carey en la regin del Caribe y del Atlntico occidental han sufrido una enorme disminucin. A pesar de la evidencia de incrementos de la poblacin en algunos sitios en donde se realizan estudios demogrficos a largo plazo, como los que se reportan para la Pennsula de Yucatn en Mxico (Garduo et al ., 1999), los niveles actuales de anidacin pueden ser con mucho ms bajo que lo estimado previamente. Meylan (1999), recientemente inform de la disminucin de poblaciones de carey en 22 de 26 unidades geopolticas en donde se tiene disponible algn tipo de informacin sobre la condicin y las tendencias de la especie. No obstante las extensas medidas legales de proteccin, en muchos pases an contina la captura legal e ilegal (para la obtencin de carne, huevos y caparazn) en niveles insostenibles y virtualmente sin regulacin. Esta situacin, representa una amenaza significativa para la sobrevivencia de las especies en la regin. Las carey tambin son particularmente vulnerables a la prdida de hbitat ya que utilizan arrecifes coralinos, uno de los hbitats marinos ms amenazados (Meylan y Donnelly, 1999). Casi todos los pases del Caribe reciben menos de un centenar de hembras anidantes por ao (Meylan, 1989, 1999). La ms reciente revisin de su estado actual en los Estados Unidos, reconoce la persistencia de las numerosas amenazas a pesar de dos dcadas de proteccin bajo el Acta de Especies en Peligro de E.U.A. (Eckert, 1995b); las carey en otros pases enfrentan muchas de estas mismas amenazas, aunque en estos ltimos, menos documentadas.ConclusionesEs absolutamente necesario poner en marcha acciones prioritarias en los mbitos nacional e internacional si queremos que las poblaciones caribeas de tortugas carey se conserven para el futuro. Estas, incluyen la identificacin, proteccin y seguimiento a largo plazo de reas fundamentales de alimentacin, descanso y reproduccin; la identificacin, evaluacin de la condicin y el

PAGE 70

46 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA seguimiento a largo plazo de los estadios de vida crticos; identificacin, cuantificacin y mitigacin de las fuentes de mortalidad ms impactantes; apoyo para la ejecucin de las normas legales, hacer hincapi en la cooperacin internacional y en la necesidad de compartir informacin. As como incrementar la percepcin de la sociedad y su participacin en las iniciativas para la conservacin y manejo de las tortugas marinas y del medio marino en general (Eckert, 1995a; WIDECAST, 1998).Literatura CitadaAnderes Alvarez, B. L. y I. Uchida. 1994. Study of the hawksbill turtle ( Eretmochelys imbricata ) stomach contents in Cuban waters, p.27-40. In: Study of the hawksbill turtle in Cuba I. Ministry of Fishing Industry, Havana. Bass, A. L. 1999. Genetic analysis to elucidate the natural history and behavior of hawksbill turtles ( Eretmochelys imbricata ) in the Wider Caribbean: a review and re-analysis. Chelonian Conservation and Biology 3(2):195-199. Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN), Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes. Canin, J. 1991. International trade aspects of the Japanese hawksbill shell (bekko) industry. Marine Turtle Newsletter 54:17-21. Carr, A. F., H. Hirth y L. Ogren. 1966. The Ecology and Migrations of Sea Turtles, 6: The Hawksbill in the Caribbean Sea. American Museum Novitates 2248:1-29. Daz-Fernndez, R., T. Okayama, T. Uchiyama, E. Carrillo, G. Espinosa, R. Mrquez, C. Diez y H. Koike. 1999. Genetic sourcing for the hawksbill turtle, Eretmochelys imbricata in the Northern Caribbean Region. Chelonian Conservation and Biology 3(2): 296-300. Eckert, K. L 1995a. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Eckert, K. L. 1995b. Hawksbill Sea Turtle, Eretmochelys imbricata p.76-108. In: Pamela T. Plotkin (ed.), Status Reviews of Sea Turtles Listed Under the Endangered Species Act of 1973. NOAA/ Natl. Marine Fisheries Service, Silver Spring, Maryland. U. S. Dept. Commerce, Miami. 139 pp. Eckert, K. L. 1995c (Ed. revisada). Anthropogenic threats to sea turtles, p.611-612. In: Karen A. Bjorndal (ed.), Biology and Conservation of Sea Turtles. Smithsonian Institution Press, Washington, D.C. Frazier, J. 1991. Una evaluacin del manejo de nido de tortugas marinas en la Pennsula de Yucatn, p.37-76. In: J. Frazier, R. Vzquez, E. Galicia, R. Durn y L. Capurro (eds), Memorias del IV Taller Regional sobre Programas de Conservacin de Tortugas Marinas en la Pennsula de Yucatn. Universidad Autnoma de Yucatn; Mrida, Mxico. Garduo-Andrade, M., V. Guzmn, E. Miranda, R. BriseoDueas y F.A. Abreu-Grobois. 1999. Increases in hawksbill turtle ( Eretmochelys imbricata ) nestings in the Yucatan Peninsula, Mexico 1977-1996: Data in support of successful conservation? Chelonian Conservation and Biology. 3 (2): 286-295. Groombridge, B. y R. Luxmoore. 1989. The Green Turtle and Hawksbill (Reptilia: Cheloniidae): World Status, Exploitation and Trade. CITES Secretariat, Lausanne, Switzerland. 601 pp. Marcovaldi, M. A., C. F. Vieitas y M. H. Godfrey. 1999. Nesting and Conservation Management of Hawksbill Turtles ( Eretmochelys imbricata ) in Northern Bahia, Brazil. Chelonian Conservation and Biology 3(2):301-307. Melucci, C., J. I. Richardson, R. Bell y L. A. Corliss. 1992. Nest site preference and site fixity of hawksbills on Long Island, Antigua, p.171-174. In: M. Salmon y J. Wyneken (eds.), Proc. 11th Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFSSEFSC-302. U. S. Department of Commerce, Miami. Meylan, A. 1984. Biological Synopsis of the Hawksbill Turtle, Eretmochelys imbricata p.112-117. In: Peter Bacon et al (eds.), Proceedings of the Western Atlantic Turtle Symposium. Volume 1. RSMAS Printing, Miami, Florida. Meylan, A. 1985. The role of sponge collagens in the diet of the hawksbill turtle, Eretmochelys imbricata p.191-196. In: A. Bairati y R. Garrone (eds.), Biology of the Invertebrate and Lower Vertebrate Collagens. Plenum Publ. Corp. New York. Meylan, A. 1988. Spongivory in hawksbill turtles: a diet of glass. Science 239:393-395. Meylan, A. 1989. Status Report of the Hawksbill Turtle, p.101115. In: Proceedings of the Second Western Atlantic Turtle Symposium (L. Ogren, Editor-en-Jefe). NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-226. U. S. Department of Commerce. 401 pp. Meylan, A.B. 1999a. International movements of immature and adult hawskbill turtles in the Caribbean region. Chelonian Conservation & Biology. 3(2):189-194 Meylan, A. B. 1999b. Status of the hawksbill turtle ( Eretmochelys imbricata ) in the Caribbean Region. Chelonian Conservation and Biology 3(2):177-184. Meylan, A. y M. Donnelly. 1999. Status justification for listing the hawksbill turtle ( Eretmochelys imbricata ) as Critically Endangered on the 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. Chelonian Conservation and Biology 3(2):200-224. Milliken, T. y H. Tokunaga. 1987. The Japanese Sea Turtle Trade 1970-1986. Prepared by TRAFFIC(JAPAN) for the Center for Environmental Education, Wash. D.C. 171 pp. Mrosovsky, N., A. Bass, L. A. Corliss y J. I. Richardson. 1995.

PAGE 71

47 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Pivotal and beach temperatures for hawksbill turtles nesting in Antigua, p.87. In: J. I. Richardson y T. H. Richardson (Compiladores), Proc. 12th Annual Symposium on Sea Turtle Biology and Conservation. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFSC-361. U. S. Department of Commerce, Miami. 274 pp. NMFS/FWS. 1993. Recovery Plan for the Hawksbill Turtle, Eretmochelys imbricata in the U.S. Caribbean Sea, Atlantic Ocean, and Gulf of Mexico. National Marine Fisheries Service, St. Petersburg, Florida. U. S. Department of Commerce. 52 pp. Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, External Morphology, and Species Identification, p.21-38. In: Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu Grobois y Marydele A. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Pritchard, P. C. H. y P. Trebbau. 1984. The Turtles of Venezuela. Society for the Study of Amphibians and Reptiles. Richardson, J. I., R. Bell y T. H. Richardson. 1999. Population ecology and demographic implications drawn from an 11year study of nesting hawksbill turtles, Eretmochelys imbricata at Jumby Bay, Long Island, Antigua, West Indies. Chelonian Conservation and Biology 3(2):244-250. Van Dam, R. P. 1997. Ecology of Hawksbill Turtles on Feeding Grounds at Mona and Monito Islands, Puerto Rico. Dissertation. University of Amsterdam. 118 pp. Van Dam, R. P. y C. E. Diez. 1997. Predation by hawksbill turtles on sponges at Mona Island, Puerto Rico, p.14211426. In: H. A. Lessios and Ian G. Macintyre (eds.), Proceedings of the 8th International Coral Reef Symposium, 24-29 June 1996, Panam. Volume 2. Smithsonian Tropical Research Institute, Balboa, Panam. WIDECAST. 1992. An introduction to the international trade in endangered sea turtles and their products in the Wider Caribbean Region, and a plea for all countries to join CITES. Prepared for the CITES Implementation Training Seminar, Port of Spain, 14-18 September 1992. Unpubl. 19 pp. WIDECAST. 1998. General Criteria for a Regional Management Plan for Sea Turtles. Prepared for the 14th Meeting of the CITES Animals Committee Meeting, Caracas, 25-29 May 1998. Unpubl. 8 pp. Witzell, W. N. 1983. Synopsis of Biological Data on the Hawksbill Turtle, Eretmochelys imbricata (Linnaeus, 1766). FAO Fish. Syn. No. 137. United Nations, Rome. 78 pp.

PAGE 72

48 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Estado de Conservacin y Distribucin de la Tortuga Lora, Lepidochelys kempii en la Regin del Gran CaribeRen Mrquez M. Programa Nacional de Investigacin de Tortugas Marinas SEMARNAP / INP MxicoIdentificacin y DescripcinLa tortuga lora, Lepidochelys kempii Garman (1880) pertenece a la familia Cheloniidae. Los nombres comunes en el Caribe son: Kemps ridley (ingls), tortuga lora, bastarda (espaol), tartaruga bastarda, (portugus) y tortue de Kemp (francs). Esta especie es la ms pequea de las tortugas marinas. Un adulto pesa de 30-50 kg y tiene una longitud de carapacho de 50-78 cm medido en lnea recta (LRC). El color del carapacho en los adultos es verde olivo y en su lado inferior (plastrn) es blanco amarillento. La forma del carapacho es semicircular. La cabeza triangular, con un pico no aserrado, grueso, ligeramente curvo, parecido al de una ave. Hay un poro en cada escudo inframarginal del puente. Los huevos de cscara flexible, son esfricos, blancos y miden de 34 a 45 mm de dimetro y pesan de 24-40 g. Las cras son uniformemente de color negro, la longitud promedio (LRC) del carapacho es de 44 mm y pesan aproximadamente 17.2 g. Las cras muestran tres crestas longitudinales en el dorso y cuatro en el plastrn, con una pequea pero aguda protuberancia o espina en cada escudo (con la edad, estas protuberancias desaparecen). En estadios de inmadurez, la superficie dorsal de las tortugas es casi negra y blanco su lado inferior. Para obtener mayores detalles que los presentados en este trabajo, se recomienda que el lector revise en Wibbels (1984), Ross et al (1989), Mrquez (1989, 1990, 1994), Caillouet y Landry (1989), Chvez et al (1990), Byles (1993), Eckert et al (1994), y Pritchard y Mortimer (1999).BiologaLa especie se localiza principalmente en el Golfo de Mxico y los adultos pueden encontrarse a todo lo largo de la plataforma continental (Figura 1). An cuando se desconoce el destino inmediato de las cras al incorporarse al medio marino, se ha observado que se mueven a lo largo de la costa. Sobre la base de observaciones documentadas en aguas ocenicas, se deduce que en la primera migracin se dirigen hacia zonas pelgicas, e infiero que las tortugas juveniles permanecen dentro de la Corriente del Golfo durante dos o tres aos. Una buena parte de los juveniles son transportados fuera del Golfo de Mxico por la Corriente del mismo nombre y no distribuidos a lo largo de la costa Este de EE.UU. (Figura 1). Algunos cuantos, continan su viaje a costas Europeas desconocindose si estas tortugas podrn o alguna vez volvern a su lugar de origen. Se cree que cuando las tortugas alcanzan aproximadamente los 25 cm (LRC), inician su retorno al Golfo de Mxico. Se conoce de la ocurrencia de sus migraciones estacionales a lo largo de la costa este de los EUA. Si los individuos permanecen mucho tiempo en sus reas de alimentacin norteas conforme decrece la temperatura durante los meses del otoo y el invierno, pueden entrar en estado comatoso por las bajas temperaturas y encontrarse varadas muertas o moribundas a los largo de Cape Cod, Long Island Sound, Chesapeake Bay, Carolina Sound, etc. (Richard Byles, in litt 1999).ReproduccinLa mayora de las tortugas marinas anidan durante la noche, pero, por algunas razones de

PAGE 73

49 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 adaptacin, esta especie anida durante las horas de luz (Hildebrand, 1963). Las anidaciones se presentan principalmente a lo largo de la franja costera arenosa, alrededor de Rancho Nuevo en Tamaulipas, Mxico (Figura 2), especialmente cuando la velocidad del viento se incrementa. Las anidaciones ocurren de abril a julio y las cras aparecen de agosto a septiembre. Las hembras alcanzan la madurez sexual de los 10 a 12 aos de edad, con una talla mnima de 55 cm (LRC). El tamao mximo observado de una reproductora es de 78 cm (LRC). Es interesante mencionar que mientras la talla anual promedio (LRC) ha permanecido constante (63-66 cm), el nmero promedio de huevos por nido ha decrecido en los 60s el tamao promedio de la nidada fue deFigura 1 Distribucin de la tortuga lora de y hacia los prinicpales sitios de anidacin en Rancho Nuevo, Mxico, incluyendo las reas de anidacin y posibles rutas migratorias (adaptado de original de R. Mrquez publicado en Friend (1999))

PAGE 74

50 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA 110-112 huevos, mientras que en los 90s ste ha descendido a un promedio de 90-95 huevos (Mrquez, 1994). Estas observaciones pueden ser un reflejo de la presencia actual de una gran proporcin tortugas que recin se incorporan a la poblacin reproductora.Sitios de Anidacin SecundariosComo resultado de las actividades de conservacin iniciadas en 1966, la poblacin reproductora de loras empez a mostrar signos de recuperacin despus de aos de disminucin registrada en la segunda parte del siglo XX. Como resultado de los anterior, han reaparecido colonias en localidades donde haban desaparecido, como es el caso de Veracruz (p. ej., Lechuguillas, El Raudal, Tecolutla) sitios en donde se depositan un promedio de ms de 100 nidadas por ao. Otro pequeo nmero de anidaciones tambin se ha documentado para otras playas de Veracruz y Campeche. Adicionalmente, se han localizado con cierta frecuencia algunas nidadas en los EUA (p. ej., Florida, Carolina del Sur). Producto de los esfuerzos continuos de conservacin en playas de anidacn, realizados en Mxico, despus de varios aos de un experimento de impronta e impulso temprano realizado en EUA (Johnson et al ., 1999) aunado al uso mandatorio del Dispositivo para Excluir a las Tortugas Marinas (DETs) en el Golfo de Mxico, aparentemente se ha restablecido una muy pequea poblacin en Padre Island, Texas, (Shaver y Caillouet, 1998).Estado de ConservacinEn 1966, ao de inicio de las actividades de proteccin en Rancho Nuevo (acotado por las barras de El Tordo y El Carrizo) se observaron arribadas superiores a las 2,000 hembras (Mrquez, 1994, 1996). A pesar de las actividades de conservacin, la anidacin llegaron a sus niveles mnimos entre 1985 y 1987, con un promedio anual de 750 nidadas. Sin embargo, slo en Rancho Nuevo y a partir de 1988, ha habido un incremento sostenido en el nmero de nidadas, lo que se traduce a un incremento general de aproximadamente 8% por ao (Figura 3). Si se consideran todos los sitios monitoreados en el estado, este incremento se traduce a mas del 12% (Mrquez et al ., 1999) (Figura 4). Actualmente, la tortuga lora se clasifica como En peligro por las leyes de Mxico y EUA. La IUCN, la clasifica como En Peligro Crtico (Baillie y Groombridge, 1996). La especie se encuentra incluida en el Apndice I de la Convencin sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y en los Apndices I y II de la Convencin sobre Conservacin de Animales Migratorios.Programas de ConservacinLa playa de Rancho Nuevo empez a ser conocida por la comunidad cientfica en 1963, a travs de una cinta documental filmada en 1947 por el Ing. Herrera (Hildebrand, 1963). Basado en esa pelcula, se estim que alrededor de 40,000 hembras reproductoras estuvieron anidando en la playa en un da de mayo de 1947. En 1966, tres aos despus Figura 2. Principales rea de anidacin de la tortuga lora en Tamaulipas, Mxico (Mrquez, 1994).

PAGE 75

51 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 que se dio a conocer la pelcula, el gobierno de Mxico estableci el primer campamento tortuguero en Rancho Nuevo. Como actividades bsicas de ese campamento se realiz la investigacin y el monitoreo a lo largo de 20 km de playa de anidacin. Con el establecimiento del convenio bi-nacional (Mxico-USA) el programa de actividades se extendi a 45 km de playa entre 1978-1988; entre 1989-1990, conforme se fueron incrementando las anidaciones fuera del rea protegida, el tamao de la zona patrullada se prolong de nuevo al doble de su extensin. De 1991 a1996, se incorporaron varios campamentos temporales en Tamaulipas, extendindose el rea de monitoreo a ms de 120 km de playa. Desde 1997 los esfuerzos gubernamentales se han expandido al estado de Veracruz y con ello, se ha incrementado a ms de 200 km de sitios de anidacin bajo proteccin.Otras Medidas de ConservacinRancho Nuevo fue declarado como Reserva Natural en 1977, asegurando con ello la continuidad de las actividades de investigacin y conservacin. En 1978, la tortuga lora fue incluida en el programa MEXUS-GULF, un programa de colaboracin cientfica entre Mxico y EUA, que contribuy a un mejoramiento sustancial en la investigacin, conservacin y las herramientas necesarias para llevarlas a cabo. El programa conjunto tambin incluye actividades experimentales con cras de tortuga lora. En 1978, empez un programa experimental de impronta e impulso. Para ello fue necesario el traslado de 2000 huevos, de Rancho Nuevo a Padre Island (Texas) para su incubacin. Un reducido nmero de cras tambin fueron enviadas. Tanto las cras obtenidas en Padre Island como las eclosionadas de los huevos mantenidos en incubacin en Mxico, fueron enviados directamente a laboratorio del Servicio Nacional de Pesqueras (NMFS, por sus siglas en ingls) en Galveston, Texas. Las tasas de supervivencia obtenidas fueron elevadas y, las tortugas inmaduras fueron liberadas en el Golfo de Mxico entre los 9 y 10 meses de edad. El ltimo ao del experimento (p. ej., el traslado de huevos a EUA) fue en 1992, cuando el programa fue evaluado y calificado como muy caro y de dudosos resultados. A pesar del lo anterior, se juzg importante continuar el programa de colaboracin, aunque la donacin anual de cras nacidas en Mxico a los EUA se redujo a 200. Debido a las altas tasas de mortalidad resultante de las actividades de pesca de la flota camaronera en ambos pases, a fines de los 1980s fueFigura 3 Evolucin de las anidaciones de tortuga lora en la playa de Rancho Nuevo, Tamaulipas, Mxico. (de Mrquez et al., en prensa) 1,000 2,000 3,000 4,000 5,000 6,000 666972757881848790939699 AOSNIDOS Protegidos Observados\

PAGE 76

52 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA recomendado el uso del Dispositivo Excluidor para Tortugas Marinas. El uso del dispositivo fue mandatorio en 1992 para la flota camaronera de los EUA y para la flota mexicana en abril de 1994. El uso de los DETs tambin empez a ser mandatorios (bajo la legislacin de los EUA) para todos los pases con inters en exportar su captura de camarn a los EUAAgradecimientosAgradezco especialmente a mis colaboradores: Juan Daz F., Miguel A. Carrasco, M. Carmen Jimnez, Rafael Bravo, Manuel Garduo D., Manuel Snchez P. y Alma Leo P. del INP/CRIP-Manzanillo, al igual que a Patrick Burchfield y Jaime Pea del Zoolgico Gladys Porter Zoo en Texas. Desde 1966, muchos investigadores, estudiantes y voluntarios han contribuido con su invaluable apoyo a este programa singular. En Mxico, el Instituto Nacional de Ecologa, universidades, ONGs, oficinas de gobierno estatal, la Armada de Mxico, la Oficina Federal de Proteccin al Ambiente, PEMEX, Federacin de Cooperativas Pesqueras de Tamaulipas y Texas y otros que han contribuido a estas actividades de conservacin. La comunidad de Rancho Nuevo fue crucial para el logro de esta empresa. Tambin debe darse merecido reconocimiento a varias instituciones de los EUA, entre las que se incluyen el Servicio Nacional de Pesca y Vida Silvestre, Servicio Nacional de Parques y el Zoolgico Gladys Porter (Brownsville, Texas) por su apoyo continuo. Mencin especial merecen nuestros colaboradores de campo. Finalmente agradezco al Comit Organizador de esta reunin por su apoyo, lo mismo que a WIDECAST, IUCN y al gobierno de la Repblica Dominicana por su ayuda en la presentacin de esta informacin actualizada.Literatura CitadaBaillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN), Gland, Switzerland. 368 pp. + anexos. Byles, R. 1993. Head-Start experiment no longer rearing Kemps ridleys. Marine Turtle Newsletter 63:1-3. Caillouet, C. W. y A. M. Landry (Editores). 1989. Proceedings of the First International Symposium on Kemps Ridley Sea Turtle Biology, Conservation and Management. TAMUSG-89-105. Texas A&M University Sea Grant College Program, Galveston, Texas. 260 pp. Chvez, H., M. Contreras G. y T. P. E. Hernndez D. 1990. Aspectos biolgicos y proteccin de la Tortuga Lora, Lepidochelys kempi (Garman), en la costa de Tamaulipas, Mxico. 1990. Inst. Nacional de la Pesca Serie: Documentos de Trabajo Ao 11, No. 19. 40 pp. Eckert, S. A., D. Crouse, L. A. Crowder, M. Maceina y A. Shah. 1994. Review of the Kemps Ridley Sea Turtle HeadstartFigure 4 Los incrementos en las anidaciones de la tortuga lora en las playas de Tepehuajes y Barra del Tordo, Tamaulipas, Mxico. (de Mrquez et al., en prensa) 200 400 600 800 1,000 1,200 1,400 1,600 1,800 88899091929394959697989900AOSNIDOS Tepehuajes B. Tordo

PAGE 77

53 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Program. NOAA Tech. Memo. NMFS-OPR-3. U.S. Dept. Commerce. 11 pp. Friend, T. 1999. Roundup helps sea turtles scramble to a comeback. USAToday, July 20, 1999. p:8 Hildebrand, H. H. 1963. Hallazgo del rea de anidacin de la tortuga lora Lepidochelys kempi (Garman), en la costa occidental del Golfo de Mxico (Rept., Chel.). Ciencia Mxico 22(4):105-112. Johnson, S. A., A. L. Bass, B. Libert, M. Marshall y D. Fulk. 1999. Kemps Ridley ( Lepidochelys kempii ) nesting in Florida. Florida Scientist 62(3-4):194-204. Mrquez M., R. 1989. Status Report of the Kemps Ridley Turtle, Lepidochelys kempi p.159-168. In : L. Ogren (Editor-en-Jefe), Proceedings of the Second Western Atlantic Turtle Symposium. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC226. U.S. Dept. Commerce. Mrquez M., R. 1990. FAO SPECIES CATALOGUE. Vol. 11. Sea Turtles of the World. An Annotated and Illustrated Catalogue of Sea Turtles Species Known to Date. FAO Fisheries Synopsis No. 125, Vol. 11: 81pp. Mrquez M., R. 1994. Sinopsis de datos biolgicos sobre la tortuga lora, Lepidochelys kempi (Garman, 1880). Instituto Nacional de la Pesca. Mxico FAO. SAST-Tortuga Lora. 5.31(07)016.02, INP/S152:141pp. Mrquez M., R., J. Daz, M. Snchez, P. Burchfield, A. Leo, M. Carrasco, J. Pea, C. Jimenez y R. Bravo. 1999. Results of the Kemps ridley Nesting Beach Conservation Efforts in Mxico. Marine Turtle Newsletter 85:2-4. Ren Mrquez M., P. Burchfield, J. Daz, M. Garduo, A. Leo, R. Bravo, E. Gonzlez, J. Pea, M. A. Carrasco y C. Jimnez. En Prensa. Update of the Kemps Ridley Nesting Abundance in Mxico. Marine Turtle Newsletter Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, External Morphology, and Species Identification, p.21-38. In: Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto AbreuGrobois y Marydele Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Ross, J. P., S. Beavers, D. Mundell y M. Airth-Kindree. 1989. The Status of Kemps Ridley. Center for Marine Conservation, Washington. D.C. 51 pp. Shaver, D. J. y C. W. Caillouet. 1998. More Kemps ridley turtles return to south Texas to nest. Marine Turtle Newsletter 82:1-5. Wibbels, T. A. 1984. Orientation characteristics of immature Kemps ridley sea turtles, Lepidochelys kempi NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-131. U.S. Dept. Commerce. 67 pp.

PAGE 78

54 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Estado de Conservacin y Distribucin de la Tortuga Golfina, Lepidochelys olivacea en el Ocano Atlntico OccidentalMaria Angela Marcovaldi Fundacin Pro-TAMAR BrasilIdentificacin y DescripcinEl nombre genrico Lepidochelys fue introducido por Fitzinger (1843). El nombre especfico olivacea fue usado por primera vez por Eschscholtz (1829), aunque asociado al gnero Chelonia Poco despus fue publicado el binomio Caretta olivacea (Rppell 1835), y de manera subsecuente fueron adicionndose otras modificaciones (sintetizadas en Mrquez, 1990). Actualmente se reconocen dos especies, L. olivacea y L. kempii L. olivacea es poco comn en el Atlntico occidental, sin embargo las poblaciones localizadas en el Indo-Pacfico son muy numerosas; razn por la que, en la literatura en ingls su nombre comn es Pacific ridley (ver Eckert, 1995). El nombre ms utilizado en ingls es olive ridley. En espaol se le conoce como golfina; en francs, tortue olivtre; en portugus, tartaruga oliva. La tortuga golfina es de las ms pequeas tortugas marinas. Raramente excede de los 45 kg, con un peso promedio cercano a los 35 kg (Schulz, 1975). Las diferencias morfolgicas bsicas entre L. olivacea y L. kempii incluyen una cabeza ms pequea en la tortuga golfina y diferencias en la estructura de las mandbulas. El carapacho de la golfina se caracteriza por poseer entre 6 y 10 pares de escudos laterales, una variabilidad que con frecuencia es dispareja entre los costados. Tambin este gnero, de manera exclusiva, posee cuatro pares de poros en los escudos inframarginales del plastrn (Pritchard and Mortimer, 1999), aunque la funcin de los mismos an es desconocida. Los adultos generalmente son de un color olivceo oscuro, las cras tienden a mostrar de manera predominante una coloracin caf oscura con tendencia al negro. La longitud del carapacho cuando cras alcanza un promedio de 42 mm y su peso oscila por los general entre los 16-19 g. Los escudos vertebrales y costales se asemejan a crestas en las cras. En la fase de cra y juvenil los escudos del carapacho muestran una ligera imbricacin (o traslape), caracterstica que desaparece cuando adultos. Para una revisin mas completa sobre la descripcin y/o ecologa de la especie, puede consultarse a Pritchard (1969), Schulz (1975), Reichart (1989, 1993), Eckert (1995), Pritchard y Plotkin (1995), y Pritchard y Mortimer (1999).Ecologa y ReproduccinLas tortugas golfinas se distribuyen en todos los mares tropicales y subtropicales del mundo. En una escala global, es probablemente la ms abundante de todas las especies de tortugas marinas. En algunas reas de anidacin pueden arribar ms de medio milln de hembras durante una temporada (ms de 800,000 en las playas de Gahirmatha, en Orissa, India Annimo, 1994; ms de 700,000 en Playa Escobilla en la costa del Pacfico mexicano Mrquez et al ., 1996). Aunque irnicamente, tambin es la menos abundante de las tortugas marinas en la regin del Atlntico occidental. Las golfinas existen como poblaciones discretas en hbitats primordialmente costeros, sin embargo, las capturas en mar abierto son un indicio de que por lo menos una porcin de los individuos pueden ser pelgicos. Los hbitos alimenticios de la especie son bsicamente carnvoros, predominantemente se alimentan de crustceos e invertebrados. Sus reas de alimentacin preferidas se localizan cerca de estuarios y bahas de gran productividad biolgica (Reichart, 1993). Se sabe que realizan movimientos migratorios (en base a la recuperacin de marcas) a lo largo de las costas de Venezuela, las Guyanas y Brasil. Sin embargo, es muy escaso el conocimiento acerca del comportamiento de esta especie en el mar,

PAGE 79

55 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 incluyendo sus rutas migratorias. No existen datos precisos acerca de la edad de primera reproduccin ni de su mxima longevidad (Reichart, 1993). Las golfinas anidan 2-3 veces por ao y con mucha frecuencia en aos consecutivos. En Surinam, el tamao de una nidada vara de 30-168 huevos (promedio: 116) (Schulz, 1975). Algunas poblaciones del Indo-Pacfico anidan en masse. La ocurrencia de este fenmeno fue documentado para Surinam, pero no ha sido observado en los ltimos 20 aos en todo el Atlntico occidental. Durante estos eventos, conocidos como arribadas, decenas a cientos de miles de tortugas emergen sincrnicamente para anidar en una misma playa durante un perodo de unos cuantos das. El estmulo que dispara el inicio de una arribada puede incluir factores ambientales, como la velocidad y direccin del viento y el efecto de mareas asociado a las fases lunares. Las hembras reproductoras aparentemente pueden retrasar la anidacin por varias semanas, a pesar de que el proceso de formacin de la cscara del huevo haya concluido. Las arribadas pueden sostenerse durante las horas de luz, en contraste con otras tortugas marinas que prefieren depositar sus huevos solamente bajo la proteccin de la oscuridad. El comportamiento de la arribada no se ha clarificado totalmente. Algunas hiptesis proponen que sta es un una forma de saturar a los predadores y con ello incrementar la probabilidad de sobrevivencia de las cras (Pritchard, 1969). Evidencias de las poblaciones de arribada en las costa del Pacfico en Costa Rica sugieren que, en promedio, una nidada depositada durante una arribada tiene una menor probabilidad de ser predada que aquella depositada por una hembra de manera solitaria (Eckrich and Owens, 1995). No obstante, las ganancias en trminos de tasas de predacin, pueden ser disminuidas por la disminucin en las tasas de eclosin: normalmente el xito de eclosin de nidadas depositadas durante una arribada es exageradamente reducido; p. ej., se ha estimado que slo el 5% de los huevos puestos en playa Nancite, Costa Rica son viables para la produccin de cras (Cornelius, 1986). La causa, segn se cree, es debido principalmente a la destruccin de nidos por las mismas tortugas, a los altos niveles de concentracin bacteriana y a la presencia de otros microorganismos presentes en la arena. Despus de la arribada, las tortugas migran a otras reas de manera individual mas que hacerlo grupalmente o en flotillas. Este hecho se fundamenta en datos colectados mediante trasmisores satelitales colocados a hembras reproductoras a las que se les dio seguimiento en Costa Rica (Plotkin et al ., 1995).Distribucin y TendenciasEn el Atlntico occidental, slo hay tres pases donde el nmero de anidaciones de golfina (con un total global de unos 1,400-1,600 nidos) es significativo: Surinam: Principalmente en playa Eilanti y en segundo lugar en la playa Matapica Guyana Francesa: playa Ya:lima:po y otras, distribuidas al oriente y occidente de Cayenne Brasil: las playas de Pirambu, Abas, y Ponta dos Mangues en el estado de Sergipe (al norte de Brazil) Existen pocos registros de anidaciones de golfinas fuera de estas reas dentro de la regin del Atlntico occidental. La captura incidental de golfinas se ha documentado principalmente en la cercana de las Guyanas y en el norte de Brasil, aunque tambin hay registros de animales capturados frente a las costas de Venezuela, Trinidad y Tobago y en Brasil (Schulz, 1975; Marcovaldi et al ., en prensa). Surinam: En Surinam, el nombre comn local para esta especie es warana El nmero total de nidadas depositadas por las warana se ha visto disminuido (ver Amenazas) durante los ltimos 30 aos de un mximo de 3,300 en 1968 a menos de 200 in 1999 (Figure 1). La playa principal de anidacin para las golfinas es Eilanti, cercana a la frontera con la Guyana Francesa. A finales de los 1960s y los 1970s se observaron pequeas arribadas en esta playa. Desde entonces, no se han presentado. Guyana Francesa: El nombre local es tortue olivtre Hasta hace poco tiempo, el punto central de seguimiento a estas especie en la Guyana Francesa fue la playa de Ya:lima:po. Esta es frecuentada cada ao por una gran cantidad de tortugas (Girondot y Fretey, 1996). Existen numerosas playas en la porcin media occidental del pas. De la frontera con

PAGE 80

56 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Surinam a Cayenne, anidan alrededor de 25 golfinas por noche. En 1999 se estimaron alrededor de 500 nidadas (Johan Chevalier, com. pers.). Del este de Cayenne a la frontera con Brasil, las playas fueron regularmente monitoreadas por primera vez en 1999. Se estimaron alrededor de 500 nidadas en la regin (Jean-Christophe Vi, com. pers.). Por razn de la poca consistencia en los datos, no se sabe si estos nmeros relativamente altos son resultado de (i) un verdadero incremento en la poblacin, (ii) el desplazamiento de hembras desde Surinam, o (iii) el incremento en el esfuerzo y la continuidad en el seguimiento. En consecuencia, todos los factores mencionados puede tener influencia en esta evaluacin. Ciertamente, es necesario realizar un seguimiento regular en la Guyana Francesa, para que sea factible una mejor evaluacin del estado de esta poblacin. Brasil: En Sergipe, sobre la costa nortea de Brasil, el seguimiento sistemtico empez en 1982 en la playa Pirambu, rea principal de anidacin de golfinas en Brasil. A partir de 1989 se han protegido las anidaciones en tres reas de Sergipe: Abas, Pirambu y Ponta dos Mangues. Independientemente de las fluctuaciones anuales en el nmero de nidos, aparece un patrn general de estabilidad, con una fluctuacin promedio de 200-400 nidos por ao (Figura 2). No se conocen antecedentes de arribadas en Sergipe. La carencia de un nombre comn para esta especie en Brasil puede ser tomada como evidencia de que la relativa escasez de golfinas sea un hecho que ha perdurado por un largo perodo de tiempo.AmenazasLa amenaza principal de las golfinas es la captura incidental tanto de la pesca artesanal como la industrial. La mayor parte de esta captura ocurre frente a las costas de las Guyanas. Incluso, Reichart y Fretey (1993) han manifestado que en estos pases, la captura incidental es el el problema ms grande an no abordado en la conservacin de tortugas mari-Figura 1. Nmero anual de nidadas por temporada de anidacin de tortugas golfinas en todas las playas Surinam. Los datos para el periodo 1990-1993 no se encontraron disponibles. Fuente: Reichart (1993) y Kris Mohadin, STINASU/ LBB, Surinam (com. pers.). Surinam todas las playas Nidos 1967 1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 0 500 1000 1500 2000 2500 3000 3500 4000 Temporada de anidacin ????

PAGE 81

57 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 nas. Otras amenazas documentadas incluyen los ciclos de erosin natural, la destruccin del hbitat, predacin por jaguares y el saqueo.Estado de ConservacinLas golfinas se encuentran clasificadas como especies En peligro por la Unin Mundial de la Conservacin (IUCN) (Baillie y Groombridge, 1996). Estn incluidas en el Anexo II del Protocolo SPAW [Protocolo relacionado con las reas y Vida Silvestre bajo Proteccin Especial] de la Convencin de Cartagena, en el Apndice I de la Convencin sobre el Trfico de Especies de Flora y Fauna Silvestres (CITES) y Apndices I y II de la Convencin para la Conservacin de Especies Migratorias (Convencin de Bonn). Dado que Japn ratific CITES con reservas de Lepidochelys olivacea, la importacin de productos de golfina (principalmente pieles, provenientes en su mayora de las poblaciones del Pacfico) a ese pas continu hasta 1992 cuando las existencias fueron agotadas. Actualmente, ninguna nacin se encuentra bajo un rgimen de excepcin CITES para esta especie (Eckert, 1995).ConclusionesLa situacin general de las golfinas en la regin del Atlntico occidental es ambigua. En Surinam, histricamente el rea de anidacin de mayor importancia para la poblacin del Atlntico occidental, el nmero de nidadas por ao ha disminuido por arriba del 90% en las ltimas tres dcadas. Por otro lado, la buena noticia es que el incremento en el esfuerzo del muestreo en la Guyana Francesa y en Brasil ha arrojado un nmero sorprendente de nidos; quizs 1,000 o ms solamente en la Guyana Francesa. Es difcil de precisar si estas reproductoras representen a algunos miembros que se han desplazado de la poblacin de Surinam o que se trate de una poblacin local previamenteFigura 2 Nmero de anidaciones anuales de tortugas golfina depositadas en el estado de Sergipe en Brasil. El esfuerzo del seguimiento se redujo en la temporada 1998/99. Anidaciones de esta especie tambin ocurren en los estados de Bahia y Espirito Santo, aunque en nmeros reducidos (<50 por ao). Fuente: Proyecto TAMAR-IBAMA. 89/90 90/91 91/92 92/93 93/94 94/95 95/96 96/97 97/98 98/99 0 100 200 300 400 500 Temporadas de anidacin season Nidos por temporada Estado de Sergipe, Brasil

PAGE 82

58 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA desconocida en la Guyana Francesa. En Brasil, la poblacin es pequea pero aparentemente estable. No se conoce con certeza una explicacin de la dramtica declinacin de las poblaciones de Surinam Todas las nidadas de golfinas se encuentran excluidas del programa de la cosecha legal de huevos en Surinam (Reichart, 1993). El ciclo de erosin natural en la playa es una causa probable de la disminucin de esta especie en la regin. Ms recientemente, se ha manifestado como altamente probable que las causas de la mortalidad son ocasionadas por la captura incidental. Esta actividad ha menoscabado todos los esfuerzos e iniciativa de conservacin dirigidos a mitigar a esta poblacin en disminucin. La captura incidental y las tasas de mortalidad asociada son un serio problema que debe ser abordado, si es que esperamos estabilizar las poblaciones de L. olivacea en la Regin del Atlntico Occidental.AgradecimientosExpreso mi sincero agradecimiento a las personas que proporcionaron valiosa informacin indita y oportuna, especialmente a Kris Mohadin de STINASU en Surinam, Jeroen Swinkels de BIOTOPIC, Johan Chevalier de ONC, Laurent Kelle de WWF-Francia y Jean-Christophe Vie del Proyecto Kwata en la Guyana Francesa. Gracias a Jaqueline C. de Castilho y Augusto Csar C. Dias da Silva del Projecto TAMAR-IBAMA con base en Sergipe por su dedicacin a travs de todo el tiempo en que han estado conservando a las tortugas golfinas en Brasil y mi gratitud a Matthew Godfrey por su ayuda en la organizacin de los datos.Literatura CitadaAnonymous. 1994. Concern rises over threat to Indian turtles. Marine Turtle Newsletter 64: 1-3. Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN), Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes. Cornelius, S. 1986. The Sea Turtles of Santa Rosa National Park. Fundacin de Parques Nacionales, Costa Rica. 64 pp. Eckert, K. L. 1995. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Eckrich, C. E. y D. Wm. Owens. 1995. Solitary versus arribada nesting in the olive ridley sea turtles ( Lepidochelys olivacea ): a test of the predator-satiation hypothesis. Herpetologica 51: 349-354. Girondot, M. y Fretey, J. 1996. Leatherback turtles, Dermochelys coriacea nesting in French Guiana, 19781995. Chelonian Conservation and Biology 2(2): 204-208. Marcovaldi, M. ., B. G. Gallo, E. H. S. M. Lima y M. H. Godfrey. En prensa. Nem tudo que cai na rede peixe : an environmental education initiative to reduce mortality of marine turtles caught in artisanal fishing nets in Brazil. Ocean Yearbook. Mrquez M., R. 1990. Sea Turtles of the World. FAO Species Catalogue Vol. 11. Food and Agricultural Organization of the United Nations, Rome. 81 pp. Mrquez M., R., Peaflores, C., y Vasconcelos, J. 1996. Olive ridley turtles ( Lepidochelys olivacea ) show signs of recovery at Escobilla, Oaxaca. Marine Turtle Newsletter 73: 5-7. Plotkin, P. T., R. A. Byles, D. C. Rostal y D. Wm. Owens. 1995. Independent versus socially facilitated oceanic migrations of the olive ridley, Lepidochelys olivacea. Marine Biology 122: 137-143. Pritchard, P. C. H. 1969. Sea Turtles of the Guianas. Bulletin of the Florida State Museum, Biological Series 13: 85-140. Pritchard, P. C. H. y J. A. Mortimer. 1999. Taxonomy, External Morphology, and Species Identification, p.21-38. In : Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu G. y Marydele A. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Pritchard, P. C. H. y P. T. Plotkin. 1995. Olive ridley sea turtle, Lepidochelys olivacea p.123-139. In : P. T. Plotkin (ed.), National Marine Fisheries Service and U. S. Fish and Wildlife Service Status Reviews for Sea Turtles Listed under the Endangered Species Act of 1973. National Marine Fisheries Service, Silver Spring, Maryland. Reichart, H. A. 1989. Status report on the olive ridley sea turtle, p.175-188. In : L. Ogren (Editor-en-Jefe), Proceedings of the Second Western Atlantic Turtle Symposium. NOAA Tech. Memo. NMFS-SEFC-226. U. S. Department of Commerce. 401 pp. Reichart, H. A. 1993. Synopsis of Biological Data on the Olive Ridley Sea Turtle Lepidochelys olivacea (Eschscholtz 1829) in the western Atlantic. NOAA Tech. Memo. NMFSSEFSC-336. U. S. Department of Commerce. 78 pp. Reichart, H. A. y J. Fretey. 1993. WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for Suriname (K. L. Eckert, ed.). CEP Technical Report No. 24. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. 65 pp. Schulz, J. P. 1975. Sea turtles nesting in Surinam. Zoologische Verhandelingen 143:1-143.

PAGE 83

59 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Sesin IIMetas y Criterios para el Manejo de las Tortugas MarinasPlanificacin del Manejo para Especies Longevas por John A. Musick, presentado por Nat Frazer Metas de la Conservacin y el Manejo para las Tortugas Marinas del Caribe Nat B. Frazer., Conferencista Foro Abierto: Criterios y estndares de comparacin para el Manejo Sostenible de las Tortugas Marinas del Caribe Miguel Jorge, Moderador

PAGE 84

60 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA

PAGE 85

61 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Planificacin del Manejo para Especies Longevas1John A. Musick (*) Departmento de Ciencia Pesquera Instituto de Ciencias Marinas de Virginia Colegio de William y Mary E.U.A. (*) Presentado por: Nat B. Frazer Departamento de Ecologa de la Vida Silvestre y Conservacin Instituto de Ciencias Agrcolas y Alimentarias Universidad de Florida E.U.A.ResumenLos animales longevos en ambientes marinos generalmente crecen lentamente y maduran tardamente. Adems, muchas especies longevas manifiestan bajas tasas de fecundidad o un reclutamiento variable e infrecuente. Tambin son particularmente propensas a mortalidades excesivas y rpidos colapsos poblacionales. Su recuperacin es correspondientemente lenta y puede extenderse a lo largo de varias dcadas. El coeficiente de crecimiento de von Bertalanffy (k) resulta un ndice til para caracterizar la vulnerabilidad potencial de las poblaciones a una mortalidad excesiva. Grupos con un coeficiente k 0.10 son particularmente vulnerables e incluyen casi todos los elasmobranquios (por ejemplo, los tiburones), todos los esturiones, muchos de los telesteos mayores, y todas las tortugas marinas pertenecientes a la familia de los quelonidos. Otro ndice de utilidad para evaluar la vulnerabilidad de poblaciones a una mortalidad excesiva es la tasa intrnseca de incremento (r). La vulnerabilidad es inversamente proporcional a r, y se considera a los grupos con tasas anuales de incremento 10% como de mayor riesgo. Este grupo incluye la mayora de los elasmobranquios, todos los esturiones, muchos telesteos, todas las tortugas marinas, muchas aves marinas y los grandes cetceos. Los modelos tradicionales de produccin excedente son inapropiados para la mayora de los animales marinos longevos porque stos responden de manera diferida a los efectos de extraccin. En su lugar, se ha demostrado recientemente que los modelos demogrficos basados en parmetros del ciclo vital son tiles en la evaluacin de impactos de mortalidad en especies longevas como los tiburones y las tortugas marinas. Las amenazas ms significativas para los animales marinos longevos son generadas por pesqueras impactando mezclas de especies, en las que las especies longevas son extradas de manera incidental junto con las especies ms abundantes y productivas. Estas pesqueras podran orillar a especies longevas hacia la extincin mientras que, en paralelo, las especies ms productivas podran continuar sustentando una captura redituable. Se requiere que los administradores de recursos estn conscientes de los requerimientos crticos para el manejo de especies longevas. En la mayora de los casos, estas especies solamente pueden soportar de manera muy limitada una extraccin excesiva. El ignorar la naturaleza especial de la dinmica poblacional de especies longevas conlleva inevitablemente al colapso o, en casos extremos, a la extirpacin de poblaciones.IntroduccinSe ha demostrado que las caractersticas del ciclo vital de las especies son tiles para predecir las respuestas de las poblaciones a varias perturbaciones1Contribucin Nmero 2353 del Virginia Institute of Marine Science

PAGE 86

62 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA (Begon et al ., 1986; Gadgil y Bossert, 1970; Southwood, et al ., 1974). Adams (1980) seal que los peces que crecen ms rpido y maduran a edades ms tempranas, adems de tener longevidades reducidas, manifiestan valores de mximo rendimiento sostenible ms alto, y se recuperan relativamente pronto de la sobrepesca. Por el otro lado, las especies de crecimiento ms lento, maduracin ms tarda y ms longevas manifiestan un rendimiento sostenible ms bajo, y tambin se recuperan ms lentamente de una sobrepesca. Jennings et al (1998) demostraron que en 18 stocks explotados intensivamente, aquellas especies de declinaciones ms pronunciadas, maduran ms tardamente, son ms grandes, y tienen un menor potencial de incremento poblacional en comparacin con sus parientes taxonmicos ms cercanos. Parent y Schrimi (1995) evaluaron una matriz de 51 parmetros que podran contribuir al incremento del riesgo de extincin en 117 especies de peces dulceacucolas en los Grandes Lagos de EUA. Encontraron que la edad a la que se alcanza la maduracin es uno de los parmetros con mayor capacidad de prediccin del riesgo a la extincin, y que las especies longevas son las ms vulnerables. Crouse et al (1987) demostraron que la tortuga caguama ( Caretta caretta ), una especie de lento crecimiento y longeva, demostraba una capacidad limitada para recuperarse despus de alguna reduccin poblacional severa. En una publicacin sobre la demografa y manejo de tortugas longevas, Congdon et al (1993) manifestaron que El concepto de una cosecha sostenible a partir de una poblacin anteriormente diezmada de organismos longevos parece ser un oximoron (contradiccin). Landa (1997) examin la relevancia de la teora sobre historias de vida a la cosecha y conservacin y observ que ciertos rasgos, como pequeas tasas intrnsecas de incremento y altos pesos corporales estaban interrelacionados de manera predecible. Tambin apunt que ste y otros rasgos de las historias de vida, como baja fecundidad, podran ser utilizados para predecir los efectos potenciales de la captura sobre dichas poblaciones. A partir de estos conceptos, los investigadores han aprovechado los rasgos de las historias de vida para inferir una mejor comprensin de los efectos de mortalidad excesiva provocada por el hombre en grupos especficos de animales longevos y para predecir trayectorias de recuperacin poblacional. Hasta hace poco, se contaba con pocos trabajos que comparasen parmetros de historia de vida a travs de varios grupos taxonmicos. Musick (1999a) introdujo la nocin de que varios grupos taxonmicos de vertebrados marinos longevos comparten parmetros cuantitativos de historia de vida que son tiles para predecir vulnerabilidad y para formular estrategias de conservacin en la diversidad de grupos taxonmicos. Este trabajo desarrolla dicho concepto con mayor profundidad.Tasas de crecimientoLa tasa relativa de crecimiento es un componente crtico de la estrategia de vida de cada especie. La tasa de crecimiento de una especie puede definir el tamao o la edad de maduracin, tamao o edad mxima, y la produccin potencial (Chaloupka y Musick, 1997). Se puede definir el crecimiento de manera cuantitativa en varias maneras (Hilborn y Walters, 1992), pero entre las ms tiles estn las de los modelos matemticos como el de von Bertalanffy, el Logstico, y el de Gompertz (Beverton y Holt, 1957; Ricker, 1958). El modelo von Bertalanffy ha tenido la aplicacin ms extensa, aunque se cuenta ya con programas estadsticos computarizados que fcilmente generan los tres modelos a partir de los mismos parmetros de entrada (Parham y Zug, 1997). En su forma ms simple (von Bertalanffy, 1938), el modelo puede ser expresado de la siguiente manera:Lt = L (l e-k (t t0))donde: Lt = longitud a la edad t; L = longitud asinttica; k = coeficiente de crecimiento; t0 = edad en la cual la longitud es tericamente cero. Entre los parmetros proporcionados por el modelo, el coeficiente de crecimiento k es particularmente til para comparar las estrategias de historias de vida y las limitantes de algunas especies. Entre los peces (para los cuales se cuenta con mucha investigacin sobre crecimiento), los valores de k pueden variar de 0.80 a 1.40 en la anchoveta que es de rpido crecimiento ( Thryssa hamiltoni ) (Hoedt, 1992); 0.17 a 0.25 en una sierra espaola ( Scomberomorus commersoni ), una especie con una

PAGE 87

63 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 tasa moderada de crecimiento (McPherson, 1992); 0.09-0.19 para el pez espada ( Xiphias gladius ) (Berkeley y Houde, 1983); y 0.04 a 0.07 en algunos de los tiburones galeoideos de lento crecimiento (Branstetter, 1990) (Tabla 1). Un lento crecimiento est asociado con una maduracin tarda y una prolongada duracin de vida (Hoenig y Gruber, 1990; Smith et al ., 1998). Los tiburones Carcharhiniformes, especies pequeas como Mustelus henlei y Rhizoprionodon terraenovae tienden a exhibir unas tasas de crecimiento mucho mayores, maduracin ms temprana y duracin de vida menores que especies ms grandes como Carcharhinus plumbeus y Carcharhinus obscurus (Camhi et al ., 1998; Yudin y Cailliet, 1990; Corts, 1995; Sminkey y Musick, 1996; Natanson et al ., 1995). La mayora de las especies de tiburn estn expuestas a un altsimo riesgo de sobreexplotacin debido a que los rasgos de sus historias de vida son conservadores (Musick et al ., 2000a). Beverton y Holt (1959) compararon 69 poblaciones de peces y demostraron una generalizada relacin inversa entre k (tasa de crecimiento) y L (tamao asinttico). Esto implica que peces grandes crecen relativamenteTabla 1. Coeficientes de crecimiento de Von Bertalanffy (k) (tomado de Musick 1999b) EspecieCoeficiente kReferencia Thryssa hamiltoni 0.80-1.40 Hoedt, 1992 anchoveta (Indo-Pacfico) Thunnus albacares 0.45 Moore, 1951 atn cola amarilla Paralichthys dentatus 0.32-0.40 Desfosse, 1995 lenguado del verano Dermochelys coriacea 0.27 Parham y Zug, 1996 tortuga lad Scomberomorus commerson 0.17-0.25 McPherson, 1992 jurel espaol Mycteroperca sp.0.06-0.17 Ault et al ., 1998 meros Epinephelus sp.0.05-0.18 Ault et al ., 1998 meros Xiphias gladius 0.09-0.19 Berkley y Houde, 1983 pez espada Acipenser oxyrinchus 0.03-0.16 Kahnle et al ., 1998 esturin del Atlntico Tiburones galeoideos0.04-0.07 Branstetter, 1990 (Carcharhindae) Tortugas fam. Chelonidae-0.08 Chaloupka y Musick, 1997 (todas las tortugas marinas, excluyendo Dermochelys )

PAGE 88

64 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA ms lentamente en comparacin con peces pequeos. Sin embargo, es recomendable limitar las comparaciones de las relaciones entre tamao y tasa de crecimiento a grupos taxonmicos relativamente cercanos entre s. Por ejemplo, otro tiburn pequeo, Squalus acanthias (que tiene un tamao comparable al de Mustelus y Rhizoprionodon pero se encuentra en un Orden diferenteSqualiformes), demuestra una tasa de crecimiento muy lenta la cual es comparable a la de los Carcharhinformes que son ms grandes (Jones y Geen, 1977; Ketchen, 1975; Nammack et al ., 1985). Stevens (1999) compar la evolucin de las pesqueras de dos pequeos tiburones triaquidos, Galeorhinus galeus y Mustelus antarcticus en la costa de Australia. G. galeus de lento crecimiento habra sido sobreexplotado, mientras que M. antarcticus mucho ms productivo, era cosechado sosteniblemente an cuando ambos se mantenan sujetos a programas de manejo a lo largo del tiempo. Entre los osteichthios, los Chondrostei (esturiones) son especies grandes, andromas o de agua dulce. La mayora de las especies en el mundo han sido severamente diezmadas o extirpadas (Birstein, 1993). Todos los esturiones tienen una tasa de crecimiento relativamente lenta y, adicionalmente, son particularmente vulnerables a la destruccin de sus hbitats de desove y de crianza debido a su comportamiento andromo. Los stocks del esturin del Atlntico ( Acipenser oxyrinchus ) en la Baha Delaware (EUA) fueron prcticamente extirpados en poco ms de una dcada por una sobrepesca en el final del siglo XIX y han demostrado poca capacidad de recuperacin desde entonces (Secor y Waldman, 1999). Esta especie exhibe un crecimiento muy lento (Tabla 1) y ha atravesado reducciones similares en la Baha de Chesapeake y en Nueva Inglaterra (Musick et al ., 1994; Musick, en prensa). Myers et al (1997) relacionaron la tasa de crecimiento con la edad de maduracin y la tasa intrnseca de incremento (r) en el bacalao del Atlntico ( Gadus morhua ). Encontraron que los stocks norteos de bacalao en la costa de Canad demostraban un crecimiento ms lento, maduracin ms tarda y valores de r menores que los stocks sureos. Consecuentemente, fueron los stocks norteos los que fueron diezmados ms severamente (algunos cercanos a la extirpacin) por la sobrepesca. De igual manera, Casey y Myers (1998) demostraron que los stocks de la raya ( Raja laevis ) en las zonas ms norteas de Terranova haban sido extirpados por una sobrepesca desmesurada, mientras que el stock sureo en las costas de Nueva Inglaterra an persista aunque se mantena en un nivel severamente diezmado. Los meros ( Mycteroperca sp. y Epinephelus sp. ) representan al grupo de percomorfos, peces arrecifales tropicales, muchos de los cuales son grandes y de lento crecimiento. Ault et al (1998) determinaron los coeficientes k para este grupo entre 0.05 y 0.18, con las especies ms grandes con las tasas de crecimiento ms lentas. Son las especies ms grandes y con tasas ms lentas de crecimiento, como las del mero de Nassay ( E. striatus ) y la cherna ( E. itajara ) las que han sido severamente diezmadas o extirpadas localmente por una pesquera multiespecfica de palangre en la costa sureste de los Estados Unidos (Coleman et al ., 1999; Huntsman et al ., 1999). Algunas de estas especies forman grandes agregaciones de manera local y estacional para la reproduccin lo que las hace particularmente vulnerables a las pesqueras. Adicionalmente, los meros y otros grupos diversos de percomorfos moradores de arrecifes son protognicos. Los individuos maduran como hembras primero, y posteriormente, cuando son mayores y ms grandes, transforman tanto su morfologa como su comportamiento a machos (siendo animales territoriales, los machos ms grandes disfrutan de ventajas significativas sobre los menores en la reproduccin). Bajo estas condiciones, una sobre pesca podra impactar a los individuos ms grandes, los machos, a una velocidad mayor que la tasa de reversin de sexos, y sesgar la relacin de sexos aun ms hacia el sexo femenino de lo que ocurre naturalmente (Vincent y Sadovy, 1998). Existe evidencia para algunos peces protognicos que por la sobre pesca en costas del sureste de EUA, se ha reducido tanto el nmero de machos que se ha menoscabado la capacidad reproductiva de las poblaciones (Coleman et al ., 2000; Huntsman et al ., 1999). Lo anterior es un ejemplo de depensacin poblacional, en el que el reclutamiento se reduce cuando la densidad disminuye por debajo de un umbral, provocando un desplome sbito (Musick, 1999b). La comparacin de los valores para los coeficientes k de peces con los estimados para diferentes especies de tortugas marinas podra ayudar a comprender la ecologa y vulnerabilidad de ambos

PAGE 89

65 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 grupos. Entre las tortugas marinas, el coeficiente de crecimiento (k) para la tortuga lora ( Lepidochelys kempii ) (Zug et al ., 1997), la caguama del Atlntico occidental ( Caretta caretta ) (Klinger y Musick, 1995), y la tortuga verde del Atlntico ( Chelonia mydas ) (Bjorndal et al 1995; Frazer y Ladner, 1986) es de + 0.08. Este valor es similar al que se encuentra para los telesteos de crecimiento ms lento y los tiburones mayores. Las comparaciones del coeficiente de crecimiento entre los chon-drosteos, telesteos, elasmobranquios y tortugas marinas es interesante porque sugiere que las especies de crecimiento ms lento en estos grupos comparten patrones similares de crecimiento.Esto implica que comparten tambin limitaciones similares en historias de vida similares, que est conjugado con una vulnerabilidad extrema a la mortandad antropognica. Animales con un coeficiente k 0.10 parecen ser los ms vulnerables a este riesgo (Musick, 1999a).Anlisis DemogrficosMucho se han utilizado los modelos poblacionales por etapas de ciclo de vida (stagebased models, en ingls) para estudiar poblaciones de animales terrestres (Krebs, 1978). Estos modelos utilizan informacin especfica para cada etapa del ciclo de vida sobre fecundidad, sobrevivencia, edad de maduracin, longevidad y tasas de crecimiento, para con ella estimar la tasa neta de reproduccin por generacin (Ro), tiempo de generacin (G) y la tasa intrnseca de incremento poblacional (r) (Caswell, 1989) (Tabla 2). No se ha aplicado mucho el mtodo en animales marinos. En su lugar, en el estudio de peces marinos, se ha desarrollado una extensa metodologa para el modelaje poblacional con base en muestreos de las capturas pesqueras (Hilborn y Walters, 1992) y tcnicas relacionadas. Un grupo de modelos muy usados son los modelos dinmicos de stocks o biomasa. Estos proporcionan estimaciones de produccin excedente con los cuales se aproxima la tasa intrnseca de crecimiento de las poblaciones objeto de estudio. Se ha comprobado la utilidad de los modelos de produccin de stocks en el manejo de muchos grupos de telesteos (Hilborn y Walters, 1992), pero no son apropiados para especies longevas por su largo perodo de respuesta en la relacin entre produccin de excedente y densidad de la poblacin (Ricker, 1958). Desafortunadamente, estos modelos han sido usados en planes de manejo de pesqueras (PMP) para tiburones longevos, y han fracasado debido a que sobrestiman de manera excesiva el valor de r (Musick, 1999a). Hoff (1990) advirtiendo que los modelos de pesqueras tradicionales son inapropiados para especies longevas como los tiburones, sugiri que en su lugar los modelos demogrficos podran proporcionar estimaciones ms precisas para las respuestas de poblaciones Tabla 2. Parmetros Demogrficos (tomado de Musick 1999b)si = sobrevivencia en la edad 0 etapa i tmat = edad de maduracin tmax = longevidad mx = fecundidad G = tiempo de generacin = perodo promedio entre nacimiento de padres y el nacimiento de toda la progenie Ro = tasa neta de reproduccin =nm. de hembras nacidas en generacin t+1 nm. de hebras nacidas en generacin t r = tasa intrnseca de incremento poblacional r = loge (Ro) G

PAGE 90

66 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA sujetas a diferentes niveles de mortalidad por pesca. Agardy (1989) resalt la importancia de contar con informacin sobre la tasa intrnseca de incremento (r) antes de desarrollar planes de manejo para las tortugas marinas. Crouse et al (1987) usaron un modelo de matrices basado en etapas para estudiar la demografa de la tortuga caguama en el Atlntico occidental. Esta especie est catalogada como amenazada por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre (U.S.FWS) bajo el Acta de Especies Amenazadas de los EUA (U.S. Endangered Species Act). La informacin presentada por Crouse et al (1987) y Frazer (1983) sugieren que la tortuga caguama manifiesta una tasa baja de incremento intrnseco (r ~ 0.06). Un anlisis de sensibilidad para estimar por simulaciones los efectos de varios niveles de mortalidad en las diferentes etapas de la historia de vida demostr que la sobrevivencia de los juveniles mayores era crtica para el mantenimiento o recuperacin de la poblacin (Crouse et al ., 1987). Crowder et al (1994) refinaron este modelo para predecir el impacto del uso de los Dispositivos Excluidores de Tortugas (DETs) sobre la recuperacin de poblaciones de tortugas caguamas. Usando modelos similares de matrices por etapas, en combinacin con anlisis de sensibilidad, Bonfil (1990) estudi la demografa del tiburn jaquetn ( Carcharhinus falciformes ), una especie longeva, en la costa de Campeche, Mxico. Sus conclusiones fueron similares a las de Crouse et al (1987): la sobrevi-vencia de los juveniles grandes era crtica para el mantenimiento de la poblacin. Corts (1999) lleg a conclusiones similares sobre el tiburn trozo ( C. plumbeus ), y Heppell et al (1999) usando anlisis de elasticidad llegaron a una conclusin similar para dos especies de tiburones en otras familias (Triakidae, Squatinidae), para la tortuga lora ( Lepidochelys kempii ), y para el albatros vagabundo ( Diomedea exulans ). Muchas aves marinas, particularmente los albatros, los paios y las pardelas, demuestran una maduracin tarda (6-10 aos) y prcticamente todas las aves marinas tienen una fecundidad muy baja (nidadas de 1-2 huevos) (Russell, 1999). La mayora de los cetceos, particularmente las ballenas balaenopteras, tienen tasas de incremento intrnseco muy bajas (Best, 1993). La Tabla 3 compara parmetros de historia de vida y tasas de incremento para diversos cetceos y tiburones, la tortuga caguama, el albatros real y, para fines de perspectiva, el elefante africano. Las especies que manifiestan una tasa anual de incremento intrnseco de 10% parecen ser particularmente vulnerables a mortalidades excesivas (Musick, 1999a).ManejoAlgunas especies longevas, como el elefante africano, tortugas marinas y ballenas balaenopteras, han sido protegidas del comercio internacional por la Convencin sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), y algunas especies de aves marinas y tiburones han sido incluidos en la Lista Roja de Animales Amenazados de la UICN (Baillie y Groombridge, 1996). Se conoce del estado precario y la vulnerabilidad intrnseca de elefantes, ballenas y tortugas marinas desde hace muchos aos, sin embargo la vulnerabilidad de aves marinas y tiburones slo recientemente ha sido reconocido por conservacionistas y administradores de recursos. Algunas consultas recientes patrocinadas por la FAO se enfocado hacia la estimacin y reduccin de las altas mortandades de aves marinas en palangres pelgicos y pesqueras de redes de deriva as como la evaluacin del estado de conservacin de poblaciones de tiburones. Aunque mejor que este esfuerzo sea ms bien tarde que nunca, para ahora ya muchas poblaciones de aves marinas y tiburones han sido severamente impactadas (Russell, 1999; Camhi et al ., 1998). Los administradores continan ignorando, o deciden ignorar, la naturaleza vulnerable de animales longevos. Las lecciones aprendidas por la comunidad conservacionista a partir de experiencias pasadas con especies longevas parecen no haber iluminado a los que manejan las pesqueras del mundo ya que stas se constituyen como la principal fuente de mortalidad para poblaciones de especies longevas de animales marinos (Musick, 1999a; Musick et al ., 2000b). An contina la matanza de tiburones en grandes cantidades a nivel mundial para satisfacer el mercado asitico de aletas sin ningn rgimen de manejo. Solamente unos pocos pases han implementado planes de manejo para sus poblaciones de tiburones (Camhi et al ., 1998). An en pesqueras de tiburn bajo manejo, las especies ms comunes, con mayor potencial para la recuperacin continan siendo las que sustentan las pesqueras, mientras que especies

PAGE 91

67 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 menos robustas capturadas en las mismas pesquera continan menguando (Musick, 1995, 1999b). Las mortalidades de las tortugas marinas permanecen altas debido a la captura incidental en pesqueras y la extraccin descontrolada en muchas reas. Reducciones escabrosas han sido reportadas recientemente en algunas de las mayores colonias reproductoras de la tortuga lad ( Dermochelys coriacea ), incluyendo aquellas en la costa Pacfico de Mxico donde la mortalidad de adultos por captura incidental en pesqueras distantes de palangres y agalleras constituye una de las mayores amenazas (Sarti et al ., 1996; Eckert y Sarti, 1997; Crouse, 1999). El mero de Nassau ( E. striatus ) y la cherna ( E. itajara ) continan siendo extrados en una pesquera multi-especfica en la costa suroriental de los EUA, an cuando ambas especies han sido diezmadas o extirpadas localmente en algunas reas. Se ha protegido a ambas especies de la pesca por Consejos de Manejo de Pesqueras regionales, peroTabla 3. Demografa de vertebrados selectos (tomado de Musick 1999b) Tasa anual de Tiempo aTamaoPeriodicidadincremento MaduracinLongevidaddepoblacionalFuente (aos) (aos)camada (aos) (%) Loxodonta africana 8-1355-6012.5-9 4.0-7.0Larsen y elefante africano Bekoff, 1978 (condiciones favorables) Orcinus orca 5-957-6113-42.5 Brault y Orca Caswell, 1993 Megapetera novaeangliae 96012+3.9-11.8 Anon., 1991 ballena jorobada Balaenopteridae 3.0-14.4 Best, 1993 ballenas balaenopteras (tasas mximas despus de reduccin drstica) Diomedea epomorpha 6-1158-8012muy baja Gales, 1993 albatros real Caretta caretta 20-2550+-300-3-2.0-6.0Calculado de tortuga caguama Crouse et al ., 1987 Carcharhinus plumbeus 13-1635+8-1022.5-11.9 Sminkey y Tiburn trozo Musick, 1996 Squalus ancanthias 6-1235-402-1522.3% Jones y Mielga Geen,1997 (poblacin del Atlntico del Norte) Selachei1.7-6.9 Smith et al ., (Hexanchidae, Squalidae, 1998 Squatinidae, Lamnidae, Alopiidae, Carcharhinidae), tiburones (tasa calculada con la poblacin en el MRS)

PAGE 92

68 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA sin ningn efecto ya que los meros son capturados incidentalmente en pesqueras que operan en aguas profundas donde la mayor parte de los peces capturados quedan muertos o moribundos para cuando los suben abordo (Huntsman et al ., 1999). Existen dos principales soluciones de manejo: el cierre de la pesquera o el establecimiento de grandes refugios marinos en donde no se permitira la captura (Huntsman et al ., 1999; Coleman et al ., 2000). Se est considerando un sistema de reservas para proteger los peces piedra del Pacfico (Sebastinae) en la costa occidental de los EUA (Yoklavich, 1998). Los peces piedra son otro grupo de telesteos de lento crecimiento y longevos, con edades de maduracin de 6-12 aos y longevidades de 50-140 aos (Archibald et al ., 1981; Wyllie, 1987). Algunos de estos peces piedra, como el bocacio ( Sebastes paucispinis ), han sufrido una merma poblacional de >90% y no hay seas de reclutamiento en las ltimas dcadas (Ralston, 1998; Parker et al ., 2000). La prolongada longevidad en el bocacio y en la mayora de los otros animales marinos longevos podra ser una adaptacin evolutiva que promueve la iteropara (Parker et al ., 2000; Musick, 1999a). La reproduccin o el desove en diversas temporadas podra ser necesario para sostener poblaciones estables para grupos como los peces piedra o meros o an las tortugas marinas, con fecundidades relativamente altas, pero sobrevivencia de huevos y/o cras o larvas bastante reducidas. De manera similar, la iteropara podra ser necesaria para mantener estabilidad poblacional en animales con bajas fecundidades como las aves marinas, ballenas y tiburones. Una explotacin extrema de peces, ya sea directa o incidental, no solo reduce la biomasa de las poblaciones marinas sino que tambin restringe la gama de edades en la poblacin (Hillborn y Walters, 1992) y reduce severamente la iteropara en especies longevas. El resultado sera una reduccin en la aptitud (Musick, 1999a). Por ende, donde se cosechan varias especies o stocks de manera conjunta (p. ej., en sitios de alimentacin) la poltica de manejo debera de cuidar la proteccin de los stocks ms vulnerables. El hacer lo contrario podra conducir a la extirpacin de esos stocks (Musick, 1999a).Conclusiones1.Especies marinas longevas normalmente demuestran lentos crecimientos y maduracin tarda, y son ms vulnerables a la sobrepesca o an a la extirpacin que especies ms robustas. 2.Debido a que las especies longevas tienen bajas tasas intrnsecas de incremento, la recuperacin poblacional posterior a un desplome puede tardar varias dcadas o podra no ocurrir an bajo regulacin estricta. 3.Muchos modelos poblacionales apropiados para especies altamente productivas son inapropiados para especies longevas que manifiestan lentos tiempos de respuesta poblacional. 4.Las mayores amenazas para especies longevas proviene de pesqueras multi-especficas en las cuales especies longevas son capturadas directa o incidentalmente. A pesar de ello, estas pesqueras podran continuar operando y ser rentables, sustentadas e impulsadas por la captura de especies ms productivas, a la par de que poblaciones longevas fueran mermadas o extirpadas. 5.Donde se capture de manera conjunta varios stocks o especies (p. ej., en sitios de alimentacin) la poltica de manejo debera enfocarse a proteger el stock ms vulnerable. En regmenes de captura de stocks mezclados, en donde algunos stocks han sido mermados y otros permanecen saludables, la cosecha a tasas que son sustentables para los stocks saludables podran evitar la recuperacin de stocks diezmados o, an, podra conducir a su eventual extirpacin.Literatura CitadaAdams, P. B. 1980. Life history patterns and their consequences for fisheries management. Fish. Bull. 78(1):1-12. Agardy, M. J. 1989. What scientific information is critical for management and why? p.3. In : S. A. Eckert, K. L. Eckert y T. H. Richardson (eds.), Proceedings of the Ninth Annual Workshop on Sea Turtle Conservation and Biology. NOAA

PAGE 93

69 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Tech. Memo. NMFS-SEFC-232. U. S. Department of Commerce. Archibald, C. P., W. Shaw, y B. M. Leaman. 1981. Growth and mortality estimates of rockfishes (Scorpaenidae) from B. C. coastal waters, 1977-1979. Can. Tech. Rep. Fish. Aquat. Sci. 1048:1-57. Ault, J. S., B. A. Bohnsack, y G. A. Meester. 1998. A retrospective (1979-1996) multispecies assessment of coral reef fish stocks in the Florida Keys. Fish. Bull. 96(3): 395-414. Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. IUCN Red List of Threatened Animals. IUCN, Gland, Switzerland: 368 pp. Begon, M., J. L. Harper, y C. R. Townsend. 1986. Ecology, individuals, populations and communities. Sinauer Assoc., Sunderland, Massachusetts. 876 pp. Berkeley, S. A. y E. D. Houde. 1983. Age determination of broadbill swordfish, Xiphias gladius from the Straits of Florida using anal fin spine sections, p.137-144. In : E. D. Prince y L. M. Pulos (eds.), Proceedings of the International Workshop on Age Determination of Oceanic Pelagic Fishes: Tunas, Billfishes, and Sharks. NOAA Technical Report, NMFS 8. U.S. Dept. Commerce. Best, P. B. 1993. Increase rates in severely depleted stocks of baleen whales. ICES J. Mar. Sci. 50:169-186. Beverton, R. J. H. y S. J. Holt. 1957. The dynamics of exploited fish populations. U.K. Min. Agr. and Fish., Fish. Invest., Ser. 2(19):533. Beverton, R. J. H. y S. J. Holt. 1959. A review of the lifespan and mortality rates of fish in nature, and their relation to growth and other physiological characteristics. CIBA Foundation Colloquia on Ageing, 5: 142-180. Birstein, V. J. 1993. Sturgeons and paddlefishes: Threatened fishes in need of conservation. Conservation Biology 7(4): 773-787. Bjorndal, K. A., A. B. Bolten, A. L. Coan, y P. Kleiber. 1995. Estimation of green turtles ( Chelonia mydas ) growth rates from length-frequency analysis. Copeia (1):71-77. Bonfil-Saunders, R. 1990. Contributions to the fisheries biology of the silky shark, Carcharhinus falciformis from Yucatan, Mexico. Thesis, Univ. of Wales, Bangor. 77 pp. Branstetter, S. 1990. Early life-history implications of selected carcharhinoid and lamnoid sharks of the northwestern Atlantic. NOAA Technical Report, NMFS 90:17-28. Camhi, M. S. Fowler, J. Musick, A. Brutigam, y S. Fordham. 1998. Sharks and their relatives: Ecology and Conservation. IUCN/SSC Occasional Papers No. 20: 1-39. Casey, J. M. y R. A. Myers. 1998. Near extinction of a large, widely distributed fish. Science 281: 690-692. Caswell, H. 1989. Matrix population models: Construction, analysis and interpretation. Sinauer, Sunderland, Massachusetts. Chaloupka, M. y Musick, J. A. 1997. Age, growth and population dynamics of sea turtles, p.233-276. In : P. Lutz y J. A. Musick (eds), Biology of Sea Turtles. CRC Press, Florida. Coleman, F. C., C. C. Koenig, A. L. Eklund, y C. B. Grimes. 1999. Management and conservation of temperate reef fishes in the grouper-snapper complex of the southeastern United States, p.233-242. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Coleman, F. C., C. C. Koenig, G. R. Huntsman, J. A. Musick, A. M. Eklund, J. C. McGovern, R. W. Chapman, G. R. Sedberry y C. B. Grimes. 2000. Long-lived Reef Fishes: The Grouper-Snapper Complex. Fisheries 25(3): 14-21. Congdon, J. P., A. E. Dunham y R. C. Van Loben Sels. 1993. Delayed sexual maturity and demographics of Blandings turtles ( Emydoidea blandingii ): Implications for conservation and management of long-lived organisms. Conservation Biology 7(4):826-833. Corts, E. 1995. Demographic analysis of the Atlantic sharpnose shark, Rhizoprionodon terranovae in the Gulf of Mexico. Fish. Bull. 93(1): 57-66. Corts, E. 1999. A stochastic stage-based population model of the sandbar shark in the western North Atlantic, p.115-136. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Crouse, D. T. 1999. The Consequences of Delayed Maturity in a Human-Dominated World, p.195-202. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Crouse, D. T., L. B. Crowder, y H. Caswell. 1987. A stagebased population model for loggerhead sea turtles and implications for conservation. Ecology. 68:1412-1423. Crowder, L. B., D. T. Crouse, S. S. Heppell y T. H. Martin. 1994. Predicting the effect of excluder devices on loggerhead sea turtle populations. Ecol. Applications 4:437-445. Eckert, S. A. y L. Sarti M. 1997. Distant fisheries implicated in the loss of the worlds largest leatherback nesting population. Marine Turtle Newsletter 78:2-7. Frazer, N. B. 1983. Demography and life history evaluation of the Atlantic loggerhead sea turtle, Caretta caretta Ph.D. dissertation, University of Georgia, Athens. Frazer, N. B. y R. C. Ladner. 1986. A growth curve for green sea turtles ( Chelonia mydas ) inthe U.S. Virgin Islands, 1913-14. Copeia (1986):798-802. Gadgil, M. y W. H. Bossert. 1970. Life historical consequences of natural selection. American Naturalist 104:1-24. Heppell, S., L. B. Crowder, y T. R. Menzel. 1999. Life table analysis of long-lived marine species with implications for conservation and management, p.137-148. In : J. A. Musick (ed), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Hillborn, R. y C. J. Walters. 1992. Quantitative fisheries stock assessment. Choice, dynamics and uncertainity. Chapman and Hall, New York. 570 pp. Hoedt, F. E. 1992. Age and growth of a large tropical anchovy, Thryssa hamiltoni (Gray): a comparision of ageing techniques, p.81-100. In : D. C. Smith (ed.), Age Determination and Growth in Fish and Other Aquatic Animals. CSIRO, Australia. Hoenig, J. M. y S. H. Gruber. 1990. Life history patterns in the

PAGE 94

70 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA elasmobranchs, p.1-16. In : H. L. Pratt, Jr., S. H. Gruber y T. Taniuchi (eds.), Elasmobranchs as living resources: advances in the biology, ecology, systematics, and the status of the fisheries. NOAA Technical Report NMFS 90. Hoff, T. B. 1990. Conservation and Management of the western North Atlantic Shark Resource based on the Life History Strategy Limitations of Sandbar Sharks. Ph.D. dissertation. University of Delaware, Newark. 282 pp. Huntsman, G. R., S. Huntsman, J. Potts, R. W. Mays y D. Vaughn. 1999. Groupers (Serranidae, Epinephalinae): endangered apex predators of reef communities, p.217-231. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Jennings, S., J. D. Reynolds, y S. C. Mills. 1998. Life history correlates of responses to fisheries exploitation. Proc. R. Soc. Lond. B, 265: 333-337. Jones, B. C. y G. H. Geen. 1977. Age and growth of spiny dogfish ( Squalus acanthias L. ) in the Strait of Georgia. British Columbia. Fish. Mar. Serv. Res. Dev. Tech. Rep. 669:1-16. Ketchen, K.S. 1975. Age and growth of the dogfish Squalus acanthias in British Columbia waters. J. Fish. Res. Bd. Canada 32: 43-59. Klinger, R. C. y J. A. Musick. 1995. Age and growth of loggerhead turtles from Chesapeake Bay. Copeia (1): 204-209. Krebs, C. J. 1978. Ecology: The experimental analysis of distribution and abundance. Second Edition. Harper and Row. New York. 678 pp. Landa, A. 1997. The relevance of life history theory to harvest and conservation. Fauna Norvegica. Ser. A. 18: 43-55. McPherson, G. R. 1992. Age and growth of narrow-barred spanish mackeral ( Scomberomorus commerson: Lacepede, 1800) in northeastern Queensland waters, p.397-410. In : D. C. Smith (ed.), Age Determination and Growth in Fish and Other Aquatic Animals. CSIRO, Australia. Musick, J. A. En prensa. The Sturgeons. (Acipensenidae). In : B. B. Collette (ed.), Fishes of the Gulf of Maine. Smithsonian Press, Washington, DC. Musick, J. 1995. Critically endangered large coastal sharks, a case study: the sandbar shark, Carcharhinus plumbeus (Nardo, 1827). Shark News (Newsletter of the IUCN Shark Specialist Group) 5: 6-7. Musick, J. A. 1999a. Criteria to Define Extinction Risk in Marine Fishes. Fisheries 24(12): 6-14. Musick, J. A. 1999b. Ecology and Conservation of Long-Lived marine animals, p.1-10. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-Lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Musick, J. A., R. Jenkins y N. Burkhead. 1994. The Sturgeons (Acipenseridae), p.183-190. In : R. E. Jenkins y N. Burkhead (eds.), The Freshwater Fishes of Virginia. American Fisheries Society. Washington, D. C. 1079 pp. Musick, J. A., S.A. Berkeley, G. M. Cailliet, M. Camhi, G. Huntsman, M. Nammack y M. L. Warren, Jr. 2000b. Protection of Marine Fish Stocks at Risk of Extinction. Fisheries 25 (3): 6-8. Musick, J. A., G. Burgess, G. Cailliet, M. Camhi y S. Fordham. 2000a. Management of Sharks and Their Relatives (Elasmobranchii). Fisheries 25 (3): 9-13. Myers, R. A., G. Mertz, y R. S. Farlow. 1997. Maximum population growth rates and recovery times for Atlantic cod, Gadus morhua Fish. Bull. 95: 762-772. Nammack, M. F., J. A. Musick y J. A. Colvocoresses. 1985. Life history of spiny dogfish off the Northeastern United States. Trans. Amer. Fish. Soc. 114: 367-396. Natanson, L. J., J. G. Casey y N. E. Kohler. 1995. Age and growth estimates for the dusky shark, Carcharhinus obscurus in the western North Atlantic Ocean. Fish. Bull. 93:116-126. Parent, S. y L. M. Schrimi. 1995. A model for the determination of fish species at risk based upon life-history traits and ecological data. Can. J. Fish. Aquat. Sci. 52: 1768-1781. Parham, J. F. y G. R. Zug. 1997. Age and growth of loggerhead sea turtles ( Caretta caretta ) of coastal Georgia: an assessment of skeletochronological age estimates. Bull. Mar. Sci. 61(2): 287-304. Parker, S. J., S. A. Berkeley, J. T. Golden, D. R. Gunderson, J. Heifetz, M. A. Hixon, R. Larson, B. M. Leaman, M. S. Love, J. A. Musick, V. M. OConnell, S. Ralston, H. J. Weeks y M. M. Yoklavich. 2000. Management of Pacific Rockfish. Fisheries 25 (3): 22-30. Ralston, S. 1998. The status of federally managed rockfish in the U.S. West Coast, p.6-16. In : M. Yoklavich (ed.), Marine harvest refugia for west coast rockfish: a workshop. NOAA Tech. Memo. NMFS-SWFSC-255. U.S. Dept. Commerce. 255 pp. Ricker, W. E. 1958. Handbook of Computations for Biological Statistics of Fish Populations. Fish. Res. Bd. Canada Bull. 119:1-300. Russell, R. W. 1999. Comparative demography and life-history tactics of seabirds: implications for conservation and marine monitoring, p.51-76. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Sarti M., S. A. Eckert, N. T. Garcia y A. R. Barragan. 1996. Decline of the worlds largest nesting assemblage of leatherback turtles. Marine Turtle Newsletter 74:2-5. Secor, D. H. y J. R. Waldman. 1999. Historical abundance of Delaware Bay Atlantic sturgeon and potential rate of recovery, p.203-215. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Sminkey, T. R. y J. A. Musick. 1996. Demographic analysis of sandbar sharks in the western North Atlantic. Fishery Bulletin 94:341-347. Smith, S. E., D. W. Au y C. Show. 1998. Intrinsic rebound potentials of 26 species of Pacific sharks. Marine and Freshwater Research 41: 663-678. Southwood, T. R. E., R. M. May, M. P. Hassell y G. R. Conway. 1974. Ecological strategies and population parameters. Am. Nat. 108:791-804. Stevens, J. D. 1999. Variable resilience to fishing pressure in

PAGE 95

71 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 two sharks: the significance of different ecological and life history parameters, p.11-15. In : J. A. Musick (ed.), Life in the Slow Lane: Ecology and Conservation of Long-lived Marine Animals. American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda, Maryland. Vincent, A. y Y. Sadovy. 1998. Reproductive ecology in the conservation and management of fishes, p.209-245. In : J. Caro (ed.), Behavioral Ecology and Conservation Biology. Oxford University Press. Oxford. von Bertalanffy, L. 1938. A quantitative theory of organic growth. Human Biology. 19(2): 181-213. Wyllie, E. T. 1987. Thirty-four species of California rockfishes: maturity and seasonality of reproduction. Fish. Bull. 85: 229-250. Yoklavich, M. M. 1998. Marine harvest refugia for west coast rockfish: a workshop. NOAA Tech. Memo. NMFSSWFSC-255. U. S. Dept. Commerce. 159 pp. Yudin, K. G. y G. M. Cailliet. 1990. Age and growth of the gray smoothhound, Mustelus californicus and the brown smoothhound, M. henlei sharks from central California. Copeia: 191-204. Zug, G. R., H. J. Kalb y S. J. Luzar. 1997. Age and growth in wild Kemps ridley sea turtles ( Lepidochelys kempii ) from skeletochronological data. Biol. Conserv. 80: 261-268.

PAGE 96

72 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Metas del Manejo y la Conservacin de las Tortugas Marinas del CaribeNat B. Frazer Departamento de Ecologa de la Vida Silvestre y Conservacin Instituto de Ciencias Agrcolas y Alimentarias Universidad de Florida E.U.A. Manifiesto mi conformidad con la opinin de Karen Eckert (1999) de que: Independientemente de definir el trmino conservacin como preservacin o como manejo para un uso sustentable, no hay duda de que las tortugas marinas requieren medidas rigurosas de conservacin. Tambin nos queda claro de que las tortugas marinas, en su ya larga historia sobre el planeta, slo han desarrollado esta necesidad apremiante en tiempos muy recientes. En este contexto, Jack Frazier (1999) ha manifestado que, Las tortugas marinas han persistido por millones de aos, prosperando sin necesidad de contar con reas protegidas, leyes que promuevan su conservacin, planes de accin, manuales de investigacin y otros bagajes de los programas de conservacin De hecho, la presencia de las tortugas marinas en este planeta es de, cuando menos, 25 veces ms que la de nosotros mismos. En una forma u otra, sabemos que las tortugas marinas han poblado la tierra por ms de 100 millones de aos (Meylan y Meylan 1999), y los humanos de una forma u otra, solamente la hemos habitado en los ltimos cuatro millones de aos. As, por bastante ms de 90 millones de aos, las tortugas marinas no necesitaron de ninguna clase de ayuda de nuestra parte. Esta rigurosa necesidad de medidas de conservacin slo fue requerida hasta que se toparon con los humanos modernos en los ltimos doscientos o trescientos aos. Pero si las tortugas no nos necesitaron durante tantos millones de aos, estamos ciertos de que nosotros si necesitamos de ellas ahora. No debemos equivocarnos en el por qu hemos tomado la decisin de organizar esta reunin regional. En realidad, no estamos aqu para ayudar a las tortugas marinas; lo hacemos para ayudamos a nosotros mismos. No venimos a confrontar las necesidades de las tortugas marinas; lo hacemos porque necesitamos confrontar las necesidades de la gente. Las tortugas marinas no necesitan de estrictas medidas de conservacin, sucede que somos nosotros quienes necesitamos imponernos tales medidas para las tortugas marinas. Ya sea porque queremos consumirlas, comerciar con ellas o slo observarlas, . es necesario asegurar su supervivencia. Jack Frazier (1999) escribi, El manejo de la vida silvestre y la conservacin conciernen por igual el manejo de gente que el manejo de los animales: en el fondo, es un asunto poltico no biolgico. No pretendemos resolver un problema de las tortugas marinas; ms que eso, tratamos de solucionar un problema humano, un problema que tiene un inicio de ndole econmico. Un problema de valoracin de las tortugas marinas. Issacs (1998) menciona que, Los esfuerzos para otorgar un valor econmico a un recurso natural . conlleva una concesin razonada al antropocentrismo . . Con esta premisa, doy inicio a una discusin acerca del valor absoluto de las tortugas marinas en los trminos econmicos dictados por nuestra sociedad. Cmo ha sido puntualizado por Isaacs (1998) para otros recursos naturales, el valor global de las tortugas marinas incluye tanto los valores de uso como los valores de no-uso (Figura 1). Primeramente consideremos los valores de uso. Nosotros explotamos a las tortugas marinas para muchos propsitos, ya sea para uso consuntivo (p. ej., el aprovechamiento de su carne, huevos, aceite, carapacho, etc.) o usos no-consuntivos (p. ej., el ecoturismo). Ambas categoras de uso contribuyen significativamente al valor econmico global de las tortugas marinas. Tambin las tortugas marinas pueden tener un valor de opcin; esto es, las

PAGE 97

73 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 tortugas pueden tener un uso en el futuro que an no conocemos. Por ejemplo, puede descubrirse su uso medicinal en alguna fecha futura. En consecuencia, puede no ser muy sensato que explotemos el recurso hasta la extincin, y en vez mantener abiertas todas nuestras opciones. Colateralmente les dir que, para los economistas es posible desarrollar anlisis que los conduzcan a la conclusin de que potencialmente es lgico explotar un recurso renovable hasta la extincin. Si pudiera demostrarse que la carne de tortuga nunca alcanzar los altos precios a los que se cotiza actualmente, puede ser lgico en un sentido estrictamente econmico capturar a todas las tortugas, vender su carne e invertir las ganancias en una empresa ms lucrativa y con una mayor tasa de retorno. Empero, tales anlisis se fundamentan en dos supuestos errneos. Uno es el que considera que siempre habr un recurso renovable que explotar en el futuro cuando nos acabemos a todas las tortugas, podemos comer iguanas hasta que esta se agoten, luego podremos comer ratas, despus cucarachas, y despus . bueno, ya tienen la idea. El otro supuesto es que ya sabemos todas las cosas que pueden hacerse con las tortugas o los productos que pueden ofrecernos. En otras palabras, estos anlisis slo se pueden fundamentar en el conocimiento de usos consuntivos que conocemos hasta el presente. El concepto del valor opcional es que reconocemos la posibilidad de usos futuros para las tortugas marinas que ahora son desconocidos para nosotros. Puede sorprenderlos el que existan tambin valores econmicos en el no-uso de los recursos (p. ej., valor de no-uso). Los economistas han invertido mucho esfuerzo sobre el concepto de valoracin de contingencia para su aplicacin a los recursos naturales, incluyendo las cuestiones sobre el uso pasivo (Randall, 1993). La valoracin de contingencias se ha usado para determinar el valor de los recursos destruidos o daados por eventos como el derrame de petrleo del Exxon Valdez para permitir a los tribunales la estimacin del monto de las multas. An ms, algunas personas piensan que la naturaleza tiene un valor econmico virtual simplemente por existir. Estn dispuestos a asignarle un valor econmico a una extensin montaosa o a un ro cristalino, an si ellos nunca han planeado ir a verlos. Para estas personas, los recursos naturales tienen lo que se ha llamado un valor de existencia (Issacs, 1998). Y los economistas estn empezando a entender que no debemos esperar hasta que nuestros recursos estn daados o destruidos para reconocer su valor econmico. Las personas estn dispuestas a otorgarle un costo econmico real que les permita la existencia en un mundo que tenga tortugas marinas. Paralelamente, muchas personas quieren heredarles a sus nios un planeta que mantenga a las tortugas marinas y a otras maravillas naturales; y ellos tienen toda la intencin de pagar un precio econmico por este privilegio. A esto se le conoce como valor de legado (Issacs, 1998). Cuando hablamos estrictamente del valor econmico de las tortugas marinas, debemos ser cuidadosos y tomar en cuenta todos los aspectos de su valor trtese de valores consuntivos, noconsuntivos, valor de opcin, valor de ser o existir y valor de legado (Figura 1). Con mucha certeza podemos expresar que todos los participantes en esta reunin desean que la relacin hombre-tortugas marinas sea sustentable. Necesitamos que las tortugas marinas sean Valor Noconsuntivo Valor Consuntivo Valor de Existencia Valor de No-uso Valor de Uso Valor de Legado Valor de Opcin Valor Global Figura 1 Valor Econmico Global de las Tortugas Marinas (modificado de Isaacs, 1998).

PAGE 98

74 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA que anidan a lo largo de 21 km de playa en Florida (Bouchard y Bjorndal, 2000): 9,800 kg de materia orgnica; 2200 kg de lpidos; 1030 kg de nitrgeno; 93 kg de fsforo; representando un total de 268,000,000 kiloJoules de energa. Ahora imaginemos lo siguiente. Si hubieran 17,000,000 de hembras reproductoras de tortugas verde en el Caribe, stas pudieran depositar 23,800,000 nidos por ao (34 millones de tortugas x 0.5 [suponiendo una proporcin sexual 1:1] x 4.2 nidos por hembra / 3 aos del intervalo promedio de remigracin). Conjeturando que el contenido de las nidadas fueran similares al de las tortugas caguamas, se pudiera contribuir con 1,600,000 kg de materia orgnica; 365,000 kg de lpidos; 170,000 kg de nitrgeno; 15,500 kg de fsforo; y 44,500,000,000 kJ de energa transferida a la playa. El clculo puede ser mayor que el estimado, ya que las tortugas verdes depositan sus nidadas en parte ms altas de la playa que los sitios seleccionados por las caguamas (Bouchard y Bjorndal, 2000). Queda claro pues, que las tortugas marinas que utilizaron las playas aportaban cantidades substanciales de energa y nutrientes a estos hbitats, promoviendo con ello el crecimiento de las plantas que le dan estabilidad, incrementan y protegen el ambiente de anidacin. Tambin podran haber fungido como ingenieros de ecosistemas. Las tortugas carey ( Eretmochelys imbricata ) pueden haber desempeado una funcin mas importante en el mantenimiento de la dinmica de los arrecifes, al alimentarse de esponjas que de otra manera pudieran provocar la invasin y sofocamiento de los arrecifes. Y cuando las tortugas verdes ramonean sobre los mantos de pastos marinos, de hecho incrementan la productividad de tales reas, de la misma manera como lo hacen los mamferos terrestres (Thayer et al 1984; McNaughton 1985). Considerando que no podemos conocer la totalidad del impacto de aquellos tiempos, solamente nos queda esperar que los ecosistemas mantengan su sustentabilidad con los nmeros reducidos de tortugas que existen actualmente. Visualicen esto conmigo . millones de tortugas marinas pulsando cadenciosamente del mar hacia las playas . fertilizando el contorno costero de miles de islas y dos continentes. Y despus, esta ola de nutrientes depositada en el permetro costero, es econmicamente sustentables, asi que debemos asegurar que el uso que se hace de este recurso tambin sea sustentable, independientemente si se trata de un uso consuntivo o no-consuntivo. Tambin, no debemos reducir nuestras opciones potencialmente sustentables del futuro. An ms, tampoco debemos reducir sus poblaciones al grado de interferir con su valor de existencia o el valor de legado. Para que las tortugas marinas sean econmicamente sustentables, tambin deben serlo biolgicamente. Deben mantener la capacidad para regenerar sus poblaciones. Ahora bien, tenemos la posibilidad de elegir el sostener grandes poblaciones o podemos elegir el sostener poblaciones pequeas. Sin embargo, si mantenemos poblaciones a niveles demasiado bajos, es posible que se interfiera con el uso no-consuntivo. Por ejemplo, si hay muy pocas tortugas, la oportunidad de ver alguna en un eco-tour puede ser tan reducida que el valor de uso no-consuntivo es bsicamente cero. Similarmente, el dejar a nuestros nios un mundo con la presencia de pequeas poblaciones de tortugas no tiene tanto valor como el heredarles grandes poblaciones. Tambin deseamos que las tortugas mantengan la sustentabilidad en sus funciones ecolgicas. Karen Bjorndal (1999) cuestion, Las tortugas marinas son especies clave y esenciales para procesos ecolgicos saludables o son especies fsiles cuya desaparicin tendra un impacto mnimo sobre las funciones del ecosistema? Mi respuesta ms honesta es: No lo s. Y ustedes tampoco! No sabemos con certeza cuantas tortugas son requeridas para el sostenimiento de un ecosistema. Nadie conoce cuntas tortugas verdes ( Chelonia mydas ) existan en el Caribe antes de que Coln descubriera las Antillas. Jackson (1997) ha estimado entre 33-39 millones de adultos. Bjorndal et al (2000) estimaron un intervalo entre 38-600 millones, incluyendo adultos y juveniles. De seguro que tantas tortugas debieron sustentar alguna funcin importante en la dinmica de los ecosistemas. Bouchard y Bjorndal (2000) determinaron recientemente que solamente entre el 25-39% de la materia orgnica y energa de los huevos depositados en la playa por las tortugas caguamas ( Caretta caretta ) retornan al ocano en forma de cras. He aqu las cifras de la contribucin de 14,305 caguamas

PAGE 99

75 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 impulsada sobre y hacia el interior de la tierra en olas sucesivas de transporte biolgico. Ao tras ao toneladas de nutrientes y billones de kiloJoules de energa en un ciclo regular y predecible por decenas de millones de aos. Visualicen esto conmigo . .a millones de tortugas ramoneando sobre los mantos de pastos marinos, estimulando la productividad primaria, base de la trama trfica de los ocanos. Y esta ola de enorme productividad, actuando a su manera para dar curso a la cadena alimenticia que proporciona alimentacin a camarones, moluscos, langostas, peces, etc. y que eventualmente se desplazar hacia la costa para ejecutar el ballet anual de la actividad anidatoria. Visualicen conmigo . .a millones de tortugas marinas mordisqueando sobre las esponjas limitando con esa poda la invasin de porferos que de otra manera podran explayarse y desactivar el mecanismo de los arrecifes de coral. Un proceso constante de verificacin y balanceo que tambin contribuye a la ofrenda de energa que las tortugas marinas brindan cada ao a la tierra, en forma de nidadas y huevos. Ao tras ao, durante decenas de millones de aos, la ingeniera del ecosistema, en donde las tortugas verde y carey y golfinas y laudes, dan forma y mejoran y afinan esas complejas, misteriosas y maravillosas mquinas cibernticas de los ocanos. Cuntas tortugas requiere esta danza csmica para una ejecucin exitosa? Honestamente les digo, No lo s. Cules son las consecuencias a largo plazo del funcionamiento de la trama trfica de los mares si quedan tan pocas tortugas para subsidiar los requerimientos energticos y de nutrientes que dan soporte a los sistemas de vida de los ocanos. De nuevo, no lo s. Los servicios proporcionados por los millones de tortugas, tendrn algn valor econmico para nosotros? Por supuesto que lo tienen pero en formas que nosotros ni siquiera podemos an imaginar, puesto que suponemos que lo que ellas proporcionan por medios inexplicables es gratuito y demasiado complejo para que los economistas puedas entender o medir. Tambin queremos que nuestra relacin con las tortugas marinas sea culturalmente sustentable. Las tortugas marinas ocupan un lugar importante en las tradiciones de muchas sociedades (Frazier 1999). Pero nuestros usos modernos permiten sostener estas tradiciones? En muchos casos, la respuesta es No. El valor de existencia y el valor de legado de las tortugas marinas acenta para nosotros su importancia en un sentido ecolgico y cultural, pero tambin en un sentido espiritual. La intencin de darles un valor espiritual parte de un profundo y arraigado sentimiento de que su existencia de 100 millones de aos las ha hechocon mucho poseedoras de una sabidura mayor que la de nosotros, en los misterios fundamentales por los que el planeta funciona. Podrn nuestros usos modernos consuntivos y no-consuntivos ser compatibles con su sustentabilidad espiritual? No estoy seguro. De esta manera, la tarea est por delante: Debemos establecer nuestras metas y desarrollar puntos de referencia por medio de los cuales podamos medir nuestro xito en el uso sustentable de las tortugas marinas. Parece una idea tan sencilla pero, como pueden apreciar de mis recomendaciones, no lo es! Debemos proponernos como una primera meta, el no permitir ningn descenso ms en el nmero de tortugas marinas. Debemos decidir cuntas tortugas necesitamos para un uso consuntivo econmicamente sostenible. Tambin debemos definir las densidades requeridas para el ecoturismo y otras actividades de uso no-consuntivo. Debemos asegurarnos que esos nmeros permitan los usos futuros no previstos. Y si en verdad creemos que los nmeros de tortugas son insuficientes para la sustentabilidad econmica, biolgica, ecolgica, cultural o espiritual, entonces, debemos encontrar una manera de aumentar las poblaciones a niveles sustentables. As, despus de decidir cuntas tortugas queremos y cuntas tenemos, debemos darles seguimiento, seguimiento y ms seguimiento a sus nmeros para detectar cualquier futura disminucin! Gerrodette y Taylor (1999), mencionan que debido a las caractersticas de la historia de vida de las tortugas marinas, es casi imposible estimar el tamao total para cualquier poblacin de estas especies. As que debemos darles seguimiento en los lugares y momentos en los que con toda seguridad podemos encontrarlas. En este esfuerzo de vigilancia a largo plazo, debemos asegurar que todos los usuarios de tortugas marinas pescadores, trabaja-

PAGE 100

76 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA dores de instituciones gubernamentales, guas de ecotours, lugareos de la zona costera y los investigadores se conviertan en naturalistas expertos para que puedan informar con veracidad y maestra los nmeros de tortugas. Debemos dar seguimiento de las tendencias poblacionales en playas de anidacin seleccionadas, para utilizarlas como estndares de comparacin y registrar el nmero de hembras reproductoras, el nmero de nidadas y de huevos as como tambin el nmero de cras, de acuerdo a los procedimientos recomendados por el Grupo Especialista en Tortugas Marinas de la UICN/CSE en el recientemente publicado Manual de Tcnicas (p.ej., Schroeder y Murphy 1999; Valverde y Gates, 1999; Miller 1999). Debemos monitorear con mucho cuidado los datos de varamientos de tortugas en las playas de anidacin para detectar cualquier tendencia evidente (Shaver y Teas, 1999). En los hbitats de alimentacin es necesario realizar transectos de prospeccin y estudios de marca-recaptura para el seguimiento en el nmero de tortugas machos y juveniles (Ehrhart y Ogren, 1999; Henwood y Epperly, 1999; Gerrodette y Taylor, 1999). Debe llevarse un registro minucioso sobre la posible existencia de tortugas o sus derivados en los mercados locales (Tambiah, 1999) tambin de las tortugas capturadas directa o incidentalmente por barcos pesqueros, as como las fluctuaciones en la captura por unidad de esfuerzo. Mientras demos un uso a las tortugas marinas, debemos entender que como usuarios tenemos un inters personal en el mantenimiento de la viabilidad de las poblaciones. Puesto que cada tortuga tiene un valor para nuestros usuarios, probablemente no podamos permitir cualquier probabilidad de perder ninguna tortuga extra. En consecuencia debemos reducir las amenazas a las que las sometemos de manera adicional a los usos intencionales. Es indispensable que protejamos los hbitats de anidacin de estos valiosos recursos biolgicos (Witherington, 1999). As como los hbitats de alimentacin (Gibson y Smith, 1999); de la misma manera debemos esforzamos por reducir la captura incidental (Oravetz, 1999). Se requiere necesariamente del establecimiento de cotas de referencia y su seguimiento en los hbitats de anidacin, para cuantificar cualquier cambio en las tasas de erosin y acrecin, construccin de estructuras de proteccin en las playas, rellenos artificiales, extraccin de arena, iluminacin en las playas as como cambios en los niveles de actividad del trfico vehcular, la intensidad de las caminatas, la presencia de ganado en la playa, obstculos por acumulacin de detritus y derramamientos de petrleo en la playa (Witherington, 1999). Tambin debemos establecer puntos de referencia y cuantificar los cambios en la calidad del agua, nmero de embarcaciones que se mantienen ancladas, la contaminacin por aceite y desechos marinos, el uso de dinamita y sustancias qumicas para la pesca y otras amenazas potenciales para los hbitats de alimentacin (Gibson y Smith, 1999). Si es de nuestro inters capturar tortugas para usos consuntivos, es necesario establecer marcos de referencia para cuantificar los cambios en la captura incidental por pesca de arrastre, palangres pelgicos, palangres de fondo, redes de enmalle, redes de cerco, red de cerco de jareta, almadrabas y otras artes de pesca que requieren de boyas, anzuelos y trampas (Oravetz, 1999). Porque no podemos permitir que la captura incidental nos arruine la sustentabilidad de la pesquera dirigida exclusivamente a tortugas marinas. As que las siguientes, son las preguntas esenciales a las que debemos dar respuesta, dando por hecho que contamos con la voluntad colectiva para ello: Cuntas tortugas marinas se necesitan? Cuntas tortugas marinas queremos? Qu sacrificios estamos dispuestos a realizar para obtener y mantener esos nmeros? Finalmente, me gustara mencionar una ltima consideracin, rememorando el punto de vista de Jack Frazier (1999), El manejo de la vida silvestre y la conservacin son igualmente un manejo de personas que un manejo de plantas y animales salvajes . . Recordemos que es el comportamiento de la gente el que estaremos cambiando, no el comportamiento de las tortugas. En consecuencia aqu tambin deben establecerse puntos de referencia a esta consideracin final. Ya Marcovaldi y Thom (1999) lo han manifestado, Al establecer un programa de conservacin, es esencial evaluar todos los componentes socioculturales de influencia.

PAGE 101

77 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Debemos determinar el efecto de nuestros programas en las comunidades locales. Redundar en un beneficio para su economa? Enriquece e incrementar sus tradiciones culturales? Contribuir a un crecimiento espiritual? Ser un alimento para el alma (Moore, 1992)?Literatura CitadaBjorndal, K. A. 1999. Priorities for research in foraging habitats, p.12-14. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Bjorndal, K. A., A. B. Bolten y M. Y. Chaloupka. 2000. Green turtle somatic growth model: evidence for density dependence. Ecological Applications 10:269-282. Bouchard, S. S. y K. A. Bjorndal. 2000. Sea turtles as biological transporters of nutrients and energy from marine to terrestrial ecosystems. Ecology 81:2305-2313. Eckert, K. L. 1999. Designing a conservation program, p.6-8. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Ehrhart, L. M. y L. H. Ogren. 1999. Studies in foraging habitats: capturing and handling turtles, p.61-64. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Frazier, J. G. 1999. Community-based conservation, p.15-18. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Gerrodette, T. y B. L. Taylor. 1999. Estimating population size, p.67-71. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Gibson, J. y G. Smith. 1999. Reducing threats to foraging habitats, p.184-188. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Henwood, T. A. y S. P. Epperly. 1999. Aerial surveys in foraging habitats, p.65-66. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Isaacs, J. C. 1998. A Conceptual and Empirical Approach for Valuaing Biodiversity: An Estimate of the Benefits of Plant and Wildlife Habitat Preservation in the Tensas River Basin. Doctoral Dissertation, Louisiana State University. Baton Rouge. 239 pp. Jackson, J. B. C. 1997. Reefs since Columbus. Coral Reefs 16, Supplement: S23-S33. Marcovaldi, M. A. G. y J. C. A. Thom. 1999. Reducing threats to turtles, p.165-168. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. McNaughton, S. J. 1985. Ecology of a grazing ecosystem: the Serengeti. Ecological Monographs 55:259-294. Meylan, A. B. y P. A. Meylan. 1999. Introduction to the evolution, life history, and biology of sea turtles, p.3-5. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Miller, J. D. 1999. Determining clutch size and hatching success, p.124-129. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Moore, T. 1992. Care of the Soul: A Guide for Cultivating Depth and Sacredness in Everyday Life. HarperCollins, New York. 312 pp. Oravetz, C. 1999. Reducing incidental catch, p.189-193. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Randall. 1993. Passive use values and contingent valuation. Choices (Second Quarter): 12-15. Shaver, D. J. y W G. Teas. 1999. Stranding and salvage networks, p.152-155. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Schroeder, B. y S. Murphy. 1999. Population surveys (ground and aerial) on nesting beaches, p.45-55. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Tambiah, C. 1999. Interviews and market surveys, p.156-161. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Thayer, G. W., K. A. Bjorndal, J. C. Ogden, S. L. Williams y J.

PAGE 102

78 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA C. Aieman. 1984. Role of larger herbivores in seagrass communities. Estuaries 7:351-376. Valverde, R. A. y C. E. Gates. 1999. Population surveys on mass nesting beaches, p.56-60. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp. Witherington, B. E. 1999. Reducing threats to nesting habitat, p.179-183. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4., Washington, D.C. 235 pp.

PAGE 103

79 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Foro Abierto: Criterios y Puntos de Referencia para el Manejo Sustentable de las Tortugas Marinas en el CaribeMiguel Jorge Moderador Programa para Latinoamrica y el Caribe Fondo Mundial para la Naturaleza M. Jorge (WWF) inici la discusin al preguntar a los participantes sus razones de venir a esta reunin. Adems les pidi que recordaran la sugerencia del Dr. Frazer de que el valor de las tortugas marinas debera ser la base para la planeacin de su conservacin y la espina dorsal de su manejo. Pregunt Qu es lo que significan las tortugas marinas para nosotros y para las personas que representamos? R. Mrquez (Mxico) respondi que en Mxico ocurren cinco especies de tortugas marinas en las costas del Golfo de Mxico y el Caribe. Algunas poblaciones estn recuperndose, algunas estn en declinacin, algunas estables. Las necesidades econmicas son diferentes en cada rea del pas: en el Norte, la economa es saludable, mientras que en el Sur (Chiapas) las necesidades econmicas son tan grandes que la gente cuenta con pocos recursos. Cada pas tiene sus propios problemas y debemos resolverlos al interior de cada nacin. M. E. Herrera (Costa Rica) explic que, con respecto a la costa del Caribe de Costa Rica, se deben instrumentar esfuerzos como aquellos mencionados por el Dr. Frazer. Especficamente, debera haber un compromiso para ofrecer alternativas [al uso de tortugas marinas] con el propsito de aportar ingresos. Actualmente, el eco-turismo atrae al turista y esto genera ingresos alternos. Recientemente Costa Rica derog la ley que permita la cosecha legal de tortugas marinas. Contina una cosecha ilegal, pero existe un inters por aprender de las actividades de eco-turismo en Tortuguero y otros lugares, y en afianzar los valores y usos no-consuntivos para las tortugas marinas. E. Carrillo (Cuba) manifest que el uso existe en la regin, y que el asunto de importancia es cmo manejar ese usopreferiblemente por medio de planeacin conjunta y manejocon el objetivo de alcanzar una utilizacin sustentable. Hizo notar que su propsito al participar en esta reunin era aprender ms sobre el manejo. Mencion que se haban implementado mejoras en Cuba en el rea de planeacin nacional del manejo, as como en la investigacin de los patrones de anidacin y de migracin. Sugiri que las naciones del Caribe deberan hacer algo en conjunto con el propsito de proteger las tortugas marinas en las aguas domsticas e internacionales. Tambin proporcion informacin sobre un programa en Cuba que involucra la capacitacin de personal (incluyendo pescadores y estudiantes) para que participen en la colecta de informacin. S. Poon (Trinidad) describi un programa de manejo compartido en Trinidad en el cual el Gobierno trabaja en sociedad con ONGs locales para proteger hembras anidantes de la tortuga lad en unas de las playas ms importantes de anidacin [para esa especie] en la Regin del Gran Caribe. El gran reto es el poder expandir ese programa para incluir la reduccin de amenazas en el mar (principalmente captura incidental) y el eliminar las contradicciones en el marco normativo del pas (especficamente el que existe entre la legislacin para pesqueras y para vida silvestre). M. Jorge (Moderador) pregunt por qu es que las tortugas lad han declinado en la costa [del Pacfico] de Mxico. Ser que estos dramticos colapsos poblacionales son el resultado de errores en el manejo

PAGE 104

80 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA a nivel local?, o debemos revisar en sitios lejanos y ms all de nuestras propias aguas y forjar colaboraciones para proteger poblaciones compartidas? R. Mrquez (Mxico) respondi que cada especie tiene sus propias particularidades. Mxico ha instrumentado programas de conservacin y manejo para la tortuga lad a lo largo de los ltimos 20 aos. . pero tortugas lad marcadas en playas de anidacin en Mxico son capturadas de manera rutinaria en pesqueras pelgicas de Chile. Necesitamos acuerdos internacionales sobre la conservacin de estas especies. M. Jorge (Moderador) pidi a los asistentes comentarios adicionales sobre la captura domstica de tortugas marinas. R. Kerr (Hope Zoo) manifest que se requiren mayores recursos para las comunidades locales. En Jamaica, no es posible ejercer la legislacin existente sin el apoyo de las comunidades locales. Es as que se debe involucrar a los lugareos. Una red de miembros de comunidades, terratenientes, buzos, estudiantes, pescadores y ciudadanos interesados fue formada en Jamaica con la asistencia de WIDECAST hace ya varios aos, y esta ha proporcionado un modelo para involucrar a las comuniades en el seguimiento de las poblaciones y el registro de datos.. N. Frazer (UFL) hizo notar que en Mxico se ha logrado un incremento en el nmero de anidaciones de la tortuga kempii en aos recientes, y se pregunt que pasara si el gobierno se retirara de es programa de conservacin a largo plazo. R. Mrquez (Mxico) explic que hace 30 aos, los bilogos tenan que protegerse de la comunidad de Rancho Nuevo. Pero ahora la comunidad apoya los esfuerzos de conservacin. An si el gobierno se retira, las actividades continuaran. A las personas involucradas en el saqueo de nidos se les captura con la ayuda de los lugareos. M. Jorge (Moderador) concluy que ha habido un cambio en la actitud y perspectiva debido a que los lugareos han adoptado el programa. R. Ryan (St. Vincent & las Grenadines) describi la situacin en St. Vincent donde el gobierno ha adoptado una poltica de uso sustentable para todos los recursos marinos. Explic que el pas estaba dispuesto a cooperar con los pases de la regin en el manejo y/o conservacin de tortugas marinas, tomando en cuentas las limitaciones en los recursos financieros y tcnicos. Para este fin, un nmero de pases ha formado un grupo llamado Grupo de Manejo e Investigacin de las Tortugas Marinas del Caribe (CTMRG, por sus siglas en ingls), cuyo propsito es el facilitar la colaboracin en temas de investigacin y manejo. M. Jorge (Moderador) pidi ms informacin sobre el programa en St. Vincent. Por qu se haba instrumentado una poltica de uso sustentable? R. Ryan (St. Vincent & las Grenadines) respondi que la poltica estaba basada en parte en la tradicin de uso consuntivo y las ganancias que derivan. R. Connor (Anguilla) inform a la reunin que anteriormente a 1995 Anguilla mantena un sistema de vedas para las tortugas marinas. Ahora se ha instrumentado una veda de cinco aos (1996-2000) para facilitar a los bilogos y tomadores de decisiones de la localidad una oportunidad para evaluar el estado de las tortugas marinas y elaborar recomendaciones para su manejo a largo plazo que se entregaran al gobierno. Con la asesora de WIDECAST, se esta elaborando un plan nacional de manejo. Algunos pescadores desearan que se eliminara la veda, ya que piensan que las poblaciones de tortugas marinas se han incrementado. Tambin anot que su propsito de participar en esta reunin era el poder aprender ms sobre como dar seguimiento a las poblaciones locales de tortugas marinas. J. Horrocks (UWI) pregunt si alguien saba qu pases pertenecan al CTMRG. R. Ryan (St. Vincent & las Grenadines) respondi que los pases en el CTMRG eran: St. Vincent y las Grenadines, St. Lucia, Dominica, Antigua y Barbuda, St. Kitts y Nevis, Colombia, Venezuela, Trinidad y Tobago y Cuba. Y que las secretaras de Pesca en cada pas son las que participan [B. Mora de Vene-

PAGE 105

81 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 zuela clarific ms tarde que Venezuela todava evala si participa en el CTMRG y que an no se toma la decisin a favor o en contra de pertenecer]. N. Frazer (UFL) pregunt: Qu ocurre en cuanto al sustento de las familias de pescadores cuando se las vedas se implementan y luego se retiran? Quin se puede beneficiar de este tipo de ciclos? R. Mrquez (Mxico) explic que antes de 1973, Mxico aplic una veda. La experiencia de su pas con el levantamiento de las vedas es bastante negativa. Despus de 1973, se abri una vez ms la pesquera de tortugas marinas pero slo a las organizaciones cooperativistas, sin embargo se involucraron tambin las organizaciones industriales y se ocasion una sobreexplotacin. Se reinstal una veda (permanente) a partir de 1990. Ahora existe presin para que se abra el mercado una vez ms a la tortuga golfina en el Pacfico. Anot que el gobierno hara las cosas distintas esta vez (si se llega a levantar la veda), y proporcionara mejor proteccin. Aadi que las condiciones no son las mismas que en el pasado. Tambin estaba de acuerdo en que el instalar y retirar las vedas no facilita la sobreviencia a los pescadores. S. George (St. Lucia) mencion que en islas como St. Lucia los pescadores han mejorado en los ltimos 6-8 aos en lo que respecta a las decisiones de manejo. St. Lucia ha impuesto una veda (sobre la captura de tortugas marinas) en 1995 sin la colaboracin de los pescadores y ellos se molestaron. St. Lucia tiene muchas limitantes en cuanto a su capacidad de aplicar la normatividad y para la realizacin de investigacin. Una colaboracin a nivel sub-regional y regional podra proveer de informacin valiosa que su gobierno no sera capaz de compilar de manera unilateral. M. Hastings (ISV) afirm que las ISV tembin tienen algo de experiencia con las vedas, as como en el uso de temporadas abiertas y cerradas. La situacin es complicada, pero se facilita por el hecho que en la realidad los pescadores jvenes no se sienten atrados por la pesca de tortugas. Muchos de ellos, de hecho, se han incorporado a programas de monitoreo. Le pregunt a R. Mrquez si consideraba que el saqueo de huevos haba contribuido al colapso de la lad en Mxico. E. Delevaux (Bahamas) continu el tema de discusin sobre alternativas para los pescadores y describi como pescadores locales y ONGs han solicitado que el gobierno designe ciertas reas como parques de conservacin. Un 20% de estas reas son Parques Marions. Las Bahamas se ha beneficiado al transformar estas reas en destinos para el ecoturismo. Actualmente se tiene una veda total a la extraccin de la tortuga carey y hay vedas temporales con lmites de tallas para la verde y la caguama. No se conoce cul es la captura global anual. R. Mrquez (Mxico) le respondi a M. Hastings que el problema de saqueo es muy complejo, y sus impactos realmente dependen de la especie. Si una poblacin es estable, niveles bajos de saqueo podran no representar un asunto grave para su manejo. En la costa del Caribe mexicano, la mayora de las poblaciones estn disminuidas; de tal manera que es necesario proteger el 100% de las nidadas. Mxico ha observado los resultados de la sobreexplotacin; por ejemplo, en la prdida de poblaciones completas de golfinas en la costa del Pacfico. C. Parker (Barbados) indic que en Barbados se ha manejado la pesquera de tortugas marinas desde como 1880. Coment que existen cuatro componentes bsicos por considerar en un programa efectivo de manejo de pesqueras: capacidad para aplicar la normatividad, educacin, alternativas (como, por ejemplo, turismo y/o pesqueras de altamar) y co-manejo. La historia del manejo de las tortugas en Barbados proporciona ejemplos de estos factores. La normatividad utilizada para regular la captura de tortugas de 1880 a 1998 era casi imposible de ejecutar. Conforme continuaban decayendo las poblaciones, se adopt un sistema de vedas completas en 1998. Afortunadamente, se desarrollaron rpidamente las pesqueras de mar abierto a partir de los 1940s y, junto con el boom de la industria de turismo, se han proporcionado alternativas econmicas a los pescadores de tortugas. Adicionalmente, se han instrumentado programas intensivos de educacin ambiental y concientizacin del pblico en general, dirigidas por el Instituto de Investigacin

PAGE 106

82 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Bellairs, la Universidad de West Indies y la Divisin de Pesqueras. Estos han sensibilizado al pblico sobre las necesidades de conservacin de las tortugas marinas. Finalmente, la Divisin de Pesqueras ha promovido recientemente polticas de co-manejo (incluyendo grupos de inters en el proceso) para el manejo de recursos pesqueros, con la idea de que sera ms factible de que las gentes respetaran las normas si ellas mismas habran participado en su formulacin. M. L. Felix (St. Lucia) pregunt a C. Parker cmo han enfrentado en Barbados la problemtica de captura incidental. C. Parker (Barbados) respondi que las redes agalleras se tienden para captura de peces voladores en algunas reas pero, en general, la captura incidental de tortugas marinas no es un problema mayor. Las redes que son ms factibles de capturar y ahogar tortugas han sido prohibidas desde 1998. G. Allport (Dominica) manifest que en el presente, Dominica sustenta la Presidencia del CTMRG, el cual en parte se rige por un mandato de temporadas y regulaciones armonizadas en la OECS (Organizacin de Estados del Caribe Oriental). Las islas del Caribe Oriental se enfrentan a situaciones similares y por lo tanto un enfoque de colaboracin entre oficinas de pesqueras es una ventaja. El CTMRG proporciona un foro para el intercambio de datos y para el entrenamiento de personal. Por ejemplo, se realiz un programa de entrenamiento en Cuba en 1999. Los miembros del CTMRG se han comprometido a apoyarse mutuamente, y el Grupo promueve el uso sustentable de las tortugas marinas. Los Departamentos de Pesqueras son considerados como el enlace indispensable entre pescadores y expertos. K. Eckert (WIDECAST) estuvo de acuerdo en que el uso sustentable, ya sea consuntivo o no-consuntivo, era el objetivo ideal. Para lograr este fin, muchos gobiernos se han comprometido a manejar iniciativas, incluyendo el empleo de temporadas de veda y otras regulaciones. La pregunta es: Cmo se evalan los efectos de estas intervenciones de manejo? Cmo podemos saber si una alternativa de accin es, de hecho, sostenible? Pregunt a G. Allport cmo se evaluaba la sustentabilidad en Dominica, y si el monitoreo de playas ndice de anidacin y sitios ndice de alimentacin proporcionaban o no informacin til para esta evaluacin. M. Jorge (Moderador) sugiri que la reunin podra analizar el ejemplo de las Islas Galpagos, donde la pesquera de pepino marino haba sido re-abierta durante tres meses debido a una intensa campaa pblica posterior a una crisis econmica en el Ecuador. La pesquera fue reabierta por razones exclusivamente econmicas y polticas (y no biolgicas). El resultado ha sido desastroso para el recurso. G. Allport (Dominica) describi la pesquera de tortugas marinas en Dominica como pequea. Ella observ que el Departamento de Pesqueras estaba intensificando su investigacin y desarrollando un plan de manejo. Mientras tanto, los esfuerzos de manejo continuaban. Enfatiz el valor de un plan regional de manejo, especialmente para pases pequeos con escasos recursos locales. M. L. Felix (St. Lucia) discuti el hecho de que las islas del Caribe Oriental estn geogrficamente bastante cercanas, y que las tortugas se desplazan entre una isla y otra. Acept que el intercambio de informacin sobre las mejores prcticas y participar en colaboracin regional sera de mucha ventaja para estos estados. R. Ryan (St. Vincent & las Grenadines) osberv que en St. Vincent, se han instrumentado programas de educacin ambiental y que esto constitua un elemento importante del manejo. Las poblaciones locales de tortugas marinas parecan estar estables. Un objetivo del gobierno era el monitorear las poblaciones de tortugas marinas y realizar capacitacin de su personal. N. Frazer (UFL) alab a los miembros del CTMRG por trabajar en conjunto hacia metas compartidas. Acept que el camino es difcil, pero le record a los reunidos del filsofo chino que dijo que un viaje de 1,000 millas comienza con el primer paso.

PAGE 107

83 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 M. Hastings (IVB) mencion que esta era la primera vez que escuchaba del CTMRG y, ya que era un pas del OECS, pregunt como podra las IVB participar. Pidi informacin a los pases en el CTMRG sobre su metodologa estandarizada para el monitoreo. M. L. Felix (St. Lucia) respondi que el Grupo aun no tiene mucha informacin ni muchos recursos a su disposicin. Y que el Grupo se encuentra en proceso de desarrollar el programa de monitoreo. R. Kerr (Hope Zoo) expres su preocupacin de que Jamaica an no cuenta con una evaluacin integral del estado de las poblaciones locales [de tortugas marinas]. A partir de la informacin disponible, parece que las tortugas carey han sido extirpadas de muchas reas en Jamaica. Una evaluacin precisa del estado de la carey no es fcil. El perodo de mxima anidacin es entre mayo y octubre, pero la anidacin ocurre a lo largo del ao y muchas veces en sitios remotos. Debido a que la carey deja rastros relativamente leves, es muy difcil el determinar si una carey ha anidado exitosamente. Cada pas debe hacer lo mejor que puede, tomando en cuenta sus propias necesidades as como las de la regin. Una cooperacin regional es recomendable. Pregunt, De quin son las tortugas? De todos nosotros? De ninguno? M. Hastings (IVB) estuvo de acuerdo y mencion que las IVB enfrenta retos similares para con sus tortugas carey. Hay voluntarios que caminan por la playa para contar los nidos, pero se requiere entrenamiento adicional. M. G. Pineda (Honduras) explic que se ha llevado a cabo investigaciones aisladas en el Caribe hondureo desde los 1980s. En el Norte, se cuenta con una reserva marina desde hace tres aos, con estudiantes voluntarios de una universidad. Voluntarios locales y ONGs tambin han apoyado los esfuerzos de proteccin para tortugas lad y caguama. En los Cayos Miskito existe el uso consuntivo de tortugas y productos derivados. En muchas reas los programas de educacin apenas se inician. Se requiere mucha ms investigacin, y el involucrar a las comunidades a nivel local y regional. La legislacin sobre pesqueras en Honduras es obsoleta; se aplica un sistema de vedas parciales durante el ao. R. O. Sanchez (Repblica Dominicana) observ que el manejo de tortugas marinas es algo complejo, caracterizado por dos peculiaridades en las especies: longevidad y hbitos migratorios. Existe una veda permanente en la Repblica Dominicana, pero su observancia es inadecuada. Mencion que la experiencia de la Repblica Dominicana sugiere que, con respecto a recursos naturales, las restricciones por si solas no funcionan. Los lugareos deben estar involucrados en el manejo. Los pescadores a menudo viven condiciones deplorables, y stas deben ser tomadas en cuenta. La educacin de los pescadores y la poblacin en general es ciertamente necesaria. La pesca de tortugas no es solamente para consumo, sino tambin para venta de recuerdos para los turistas. Estamos discutiendo esto en un cuarto con aire acondicionado, pero el asunto es cmo alcanzar al pescador. La colaboracin regional es admirable. La presin por usar los recursos naturales aumenta conforme crecen las poblaciones de seres humanos. Debemos reflexionar sobre esto. Restricciones por si solas requeriran un ejrcito de policas para implementarse. E. Carrillo (Cuba) recomend que las playas de anidacin deberan ser monitoreadas para lograr evaluar el xito del manejo. Con respecto a las anteriores observaciones de R. Kerr, estaba de acuerdo de que es difcil monitorear playas de anidacin, y en particular las de la tortuga carey, pero no es imposible. Existe una necesidad de capacitar a los lugareos para participar, y se requiere encontrar dinero para esto. Ya que no podemos modificar el comportamiento de las tortugas marinas, debemos modificar nuestro propio comportamiento. En Cuba lo logramos, con el apoyo de estudiantes y pescadores, y hemos alcanzado resultados muy positivos. R. Kerr (Hope Zoo) respondi que Jamaica, siendo un pas relativamente pequeo, no est en una posicin para implementar un sistema de monitoreo como el de Cuba, en donde se ha invertido muchos esfuerzos en dichos programas. Otros pases tampoco podrn hacerlo. Debera haber un fuerte compromiso,

PAGE 108

84 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA con recursos de apoyo, para recoger datos precisos y consistentes que seran de utilidad a los administradores. Tambin quiz se debera enfatizar los modelos que auxilian a los administradores para tomar decisiones juiciosas en la ausencia de un conjunto completo de datos. J. Jeffers (Montserrat) mencion que Montserrat an se encuentra reconstruyndose despus de las explosiones volcnicas de 1998, y que el pas perdi aproximadamente las 2/3 partes de sus reas de pesca. Debido a problemas econmicos, algunos pescadores han retornado a extraer unas 8-10 tortugas al ao. Este ao se encontr una tortuga lad anidando en la isla. Se intenta apoyar la conservacin por medio de mejoras a la legislacin y limitaciones a la prctica de extraccin de arena de playa. El gobierno britnico est solicitando que Montserrat haga ms para proteger las tortugas marinas. S. Tijerino (Nicaragua) indic que Nicaragua tambin cuenta con legislacin que conserva las tortugas marinas. Las tortugas verde y golfina (olivacea) son protegidas parcialmente. Sin embargo, un 60% de la poblacin est desempleada y el consumo de tortugas marinas se ha incrementado como resultado de circunstancias econmicas. Nicaragua busca alternativas viables para las comunidades costeras. El gobierno intenta determinar cmo establecer alternativas de sustentabilidad, como aquellas descritas por N. Frazer en su presentacin. Es muy difcil el instrumentar un programa de control. La pobreza en las reas costeras se debe frecuentemente a la prevalencia de prcticas inadecuadas de manejo de pesqueras. Un compromiso de viabilidad para las comunidades y a las gentes, as como a las tortugas marinas, es necesario. E. Possardt (USA) explic que en los EUA se ha llevado a cabo un intenso programa de conservacin con mucha inversin y durante muchos aos. Esto ha incluido la implementacin por ley de los Dispositivos Excluidores de Tortugas (DETs) en los arrastres camaroneros, por ejemplo, y la adquisicin de hbitats de anidacin en frentes de playa, para proteger los sitios de anidacin. Estos esfuerzos han logrado resultados positivos para las poblaciones anidadoras, pero a pesar de lo mucho que pueda hacer un pas, otros lo podran menoscabar. Por ejemplo, las pesqueras en el Atlntico oriental pueden socabar los esfuerzos por proteger las tortugas caguamas. Sin importar lo que hagamos, todos estamos en el mismo barco. Como vecinos, compartiendo un recurso importante, necesitamos coincidir en objetivos compartidos. Yo espero con ansias el trabajar en asociacin con todos ustedes aqu presentes. K. Eckert (WIDECAST) observ que existe una gran cantidad de informacin en la regin (p.ej., tasas de crecimiento, dietas, frecuencia de anidacin, intervalos de remigracin), y estuvo de acuerdo con muchos delegados de que el intercambio de informacin debera ser considerada una prioridad. Es muy costoso el obtener algunos tipos de informacin, como aquellos de telemetra satelital. Los resultados pueden ser muy tiles para todos los administradores dentro de una regin dada, a pesar de no participar directamente en la investigacin. El nfasis debera ser puesto en la colecta de informacin relacionada a las necesidades de manejo a nivel local. Pregunt: Se necesita monitorear cada playa?. . y contest, Probablemente no. Recomend que los esfuerzos deberan enfocarse hacia Playas ndice selectasplayas con un acceso relativamente fcil, en donde la anidacin es predecible y comparativamente abundante. Sugiri que los administradores se concentren en la informacin bsica y pongan nfasis en sistemas de captura de informacin que tengan relacin directa con asuntos de manejo, especialmente el monitoreo de tendencias en colonias de anidacin o poblaciones de sitios de alimentacin locales. Apunt que se requiere mucha dedicacin para recabar datos bsicos de referencia, pero acept la observacin de E. Carrillo en el mantenerse optimista es importante y que la duplicacin de esfuerzos debe evitarse. M. L. Felix (St. Lucia) expres su deseo de que la reunin pudiera otorgar tiempo a una discusin sobre manejo sustentable. M. Isaacs (Bahamas) explic que, en las Bahamas, la pesca de tortugas es oportunista. Existe un problema de refugios en islas aisladas, y un enorme problema con saqueo en el sur de Bahamas. La

PAGE 109

85 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 ejecucin de la normatividad es muy difcil y la regulacin por s sola no tiene sentido; un manejo sustentable requiere colaboracin de la comunidad. M. Jorge (Moderador) dio fin a la sesin anotando que existe una larga tradicin de uso de tortugas marinas en la regin y que existe un inters ampliamente manifestado por encontrar un acomodo para el uso del recurso, especialmente a nivel de la comunidad, mientras que al mismo tiempo se asegure el futuro del mismo. Aadi que esperaba que la reunin contara con tiempo para abordar el uso noconsuntivo tambin, incluyendo el eco-turismo, y que los participantes de la reunin pudieran pensar en mecanismos regionales mientras que continan la construccin de un consenso regional. Refirindose a la presentacin de N. Frazer, le pregunt a los participantes cmo se podra lograr el objetivo de niveles estables de las poblaciones.

PAGE 110

86 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA

PAGE 111

87 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Sesin IIIFortalecimiento de la Cooperacin InternacionalLas Tortugas Marinas del Caribe y la Legislacin Internacional Conferencista: Nelson Andrade Colmenares Foro Abierto Moderador: Nelson Andrade Colmenares Conclusiones y Recomendaciones

PAGE 112

88 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA

PAGE 113

89 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Las Tortugas Marinas del Caribe y la Legislacin InternacionalNelson Andrade Colmenares Unidad de Coordinacin Regional Programa Ambiental para el Caribe del PNUMA Jamaica pases miembros de la convencin, acordaron restringir la captura, conservar los hbitats y controlar otros factores adversos. Ante todo, las Partes estn obligadas a prohibir la captura de animales listados en el Apndice I con algunas excepciones (Hykle, 1999). El total de las seis especies de tortugas marinas presentes en el Caribe se encuentran en los listados de los Apndices I y II, pero slo algunos estados del Caribe son miembros de esta Convencin (Tabla 1). La Convencin sobre la Diversidad Biolgica (CDB) demanda de las Partes contratantes, el desarrollo de planes nacionales, programas y estrategias para la conservacin y el uso sostenible de la biodiversidad. Con ello, se benefician directamente a recursos biolgicos de alta prioridad, como es el caso de las tortugas marinas. La Convencin sobre los Derechos del Mar de la ONU, (UNCLOS, por sus siglas en ingls, entr en vigor en 1994) abarca clusulas ambientales para el control y manejo de la contaminacin, incluyendo un Anexo para especies altamente migratorias y por ende, a las tortugas marinas. La Convencin Internacional para la Prevencin de la Contaminacin por Embarcaciones de 1973 (MARPOL, por sus siglas en ingls ), entr en vigor en 1983 y tiene como objetivo preservar el ambiente marino, eliminando totalmente la contaminacin por petrleo y otras sustancias perjudiciales; as como la disminucin de las descargas accidentales de tales sustancias en todos los mares del mundo (PNUMA, 1989). Bajo el clausulado del Anexo V, los estados del Caribe han propuesto a la Organizacin Internacional Martima (IMO, por sus siglas en ingls) que el Mar Caribe se declare rea Especial, designacin que sera formalizada cuando varias medidas de proteccin contra la contaminacin hayan sido instrumentadas por los Estados del Caribe. En el mbito regional, la Convencin para la Proteccin y el Desarrollo del Medio Marino de la Varios tratados y convenciones intergubernamentales son de relevancia para las tortugas marinas del Caribe (Tabla 1). En el mbito mundial, la Convencin sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES, por sus siglas en ingls) entr en vigor en 1975. Este tratado se desarroll en respuesta a la preocupacin por los altos niveles del comercio internacional de flora y fauna silvestre y los efectos potenciales de este trfico en detrimento de la supervivencia de las especies. CITES estableci un marco legal internacional para la prevencin del trfico de las especies en peligro y una reglamentacin efectiva para el comercio de ciertas especies. Los principios del tratado se fundamentan en la regulacin del listado de especies en los diferentes Apndices de acuerdo al nivel de amenaza producto del trfico internacional y, por especificaciones apropiadas para control del comercio de las especies bajo este rgimen. Los tres Apndices a la Convencin forman la base para la aplicacin del tratado (ver Rosser y Haywood, 1996). Todas las especies de tortugas marinas se encuentran incluidas en el Apndice I de la CITES por lo que prohibe su comercio internacional. No obstante, se mantienen excepciones para algunas poblaciones, como las de Surinam (para la tortuga verde, Chelonia mydas y tortuga lad, Dermochelys coriacea ), en Cuba (para la tortuga verde y la tortuga carey, Eretmochelys imbricata ), y en St. Vincent and the Grenadines (para la tortuga carey). La Convencin sobre Especies Migratorias, nombre comn y reducido de la Convencin sobre la Conservacin de las Especies Migratorias de Animales Silvestres, (CMS, por sus siglas en ingls o Convencin de Bonn) entr en vigor en 1983. La CMS, fue establecida para proteger a las especies animales que migran dentro y fuera de las fronteras nacionales, incluyendo a las formas marinas. Los

PAGE 114

90 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Convencin deProtocoloProtocoloProtocoloCMSMARPOLCBDUNCLOSHemisferioConvencinCITES Pas/TerritorioCartagenaDerramesPetrleo SPAWLBS OccidentalInterAmericana Antigua & BarbudaPCPCSNA 5PCPC PC BahamasNA 4PCPC PC BarbadosPCPCNA 4PCPCPC BelicePCPCNA 5PCPCSPC ColombiaPCPCPCNA 5PCSSPC Costa RicaPCPCSPCPCPCSPC CubaPCPCPCNA 2PCPCSPC DominicaPCPCPCPCPC Repblica DominicanaPCPCPCSNA 5PCSPCPC FranciaPCPCSSPCNA 5PCPCPC GrenadaPCPCPCPCPC GuatemalaPCPCSNA 5PCPCPC GuyanaNA 5PCPCPC HaitPCPCPC HondurasSSPCPCSPC JamaicaPCPCSNA 5PCPCPC MxicoPCPCSNA 3PCPCPCSPC HolandaPCPCPCSPCNA 4PCPCSPC NicaraguaSSPCSPCSPC PanamPCPCPCPCNA 5PCPCPCPC St. Kitts & NevisNA 5PCPCPC Saint LuciaPCPCPCPCPCPC St. Vincent & las GrenadinesPCPCPCNA 5PCPCPC SurinameNA 5PCPCPCPC Trinidad & TobagoPCPCPCPCPCPCPC U.K.PCPCSPCNA 5PCPCPC USAPCPCSSNA 4PCSPC VenezuelaPCPCPCPCNA 5PC PCRPC PC = Parte Contratante; R = Ratificado; S = Signatario; A =Accesin; NA = Nmero de Anexo aceptado por el Pas La nica implicacin derivada de la firma de un acuerdo internacional despus de terminarse el perodo de firmas, pero antes de que el Protocolo en s haya entrado en vigor, est asociado con el tipo de instrumento que se requiere para hacerse Parte del Protocolo: en ese caso se puede acceder al Acuerdo y ya no aplica el proceso de ratificacin. Solamente aquellos Estados que hayan firmado el Acuerdo en el perodo abierto a firmas tienen la posibilidad de depositar el instrumento de ratifi cacin. Los Estados que firman el Acuerdo antes de que lapse el perodo de firmas, se transforman en Partes del mismo a travs de accesin por medio de la entrega de un instrumento d e accesin o aprobacin. En cualquiera de los dos casos (esto es, si la firma se realiz durante o despus del perodo de firmas), los estados firmantes no estn comprometidos legalme nte por las provisiones del acuerdo hasta que ste entre en vigor. La firma demuestra la disposicin de un Estado a iniciar su proceso de ratificacin (a travs de la aprobacin por su go bierno, etc.). No obstante, de acuerdo al Artculo 18 de la Convencin de Viena sobre Tratados de Ley (1969), los Estados signatarios tienen la obligacin de no desvirtuar el objetivo y e l propsito de un Tratado despus de firmarlo pero anterior a su entrada en vigor. Cuando el acuerdo entra en vigor, ser obligatorio para todos los Estados que lo hayan ratificado o acce dido a l. Tabla 1. Algunos Acuerdos Multilaterales de Relevancia para la Regin del Gran Caribe (actualizado al 1 de octubre, 2000)

PAGE 115

91 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Regin del Gran Caribe (Convencin de Cartagena) es el nico tratado en materia ambiental que aglutina legalmente a la regin del Gran Caribe. Es un tratado paraguas con un clausulado de amplio espectro para la cooperacin regional. Incluye el control de la contaminacin y la conservacin de ecosistemas, hbitats y especies. Su Protocolo Especial Concerniente a reas Protegidas y Vida Silvestre (SPAW), el cul entr en vigor en el 2000, provee un mecanismo por el cual las especies de flora y fauna silvestre puede ser protegidas en una escala regional. El Protocolo es un acuerdo legal innovador para facilitar la cooperacin internacional y conducir las acciones nacionales para proteger importantes ecosistemas, adems de especies amenazadas y en el peligro de la vida silvestre de inters nacional y regional. Como tal, es uno de los pocos acuerdos en el mbito mundial de amplitud regional para la conservacin de la biodiversidad que proporciona orientacin y ayuda para el cumplimiento de las obligaciones y directrices dictadas por la Convencin de la Diversidad Biolgica. El Protocolo SPAW tambin se encuentra integrado a otras convenciones globales; p, ej., en los requerimientos de SPAW para el control del comercio de especies amenazadas o en peligro, promueve el uso de los mecanismos administrativos de CITES (ver PNUMA, 1995). Todas las especies de tortugas marinas en la Regin del Gran Caribe se encuentran protegidas bajo el Anexo II del Protocolo SPAW, el cul hace referencia a la fauna amenazada y en peligro. Sin embargo, hasta este da en que estamos reunidos, el Protocolo SPAW no ha entrado en vigor, a pesar de las numerosas actividades que se han instrumentado para apoyar a los gobiernos del Caribe en su deseo de salvaguardar nuestra biodiversidad nativa, incluyendo a las tortugas marinas. Estas actividades incluyen la conservacin de las especies a travs de planes nacionales de recuperacin, como los llamados Planes de Accin para la Conservacin de las Tortugas Marinas publicados durante la ltima dcada en colaboracin con la Red para la Conservacin de las Tortugas Marinas del Gran Caribe (WIDECAST). El artculo 10 del Protocolo SPAW especifica que las Partes contratantes lleven a cabo medidas de recuperacin, manejo, planificacin y otras medidas adicionales, para incidir en la pervivencia de especies [en peligro o amenazadas] as como regular o prohibir aquellas acciones que tengan un efecto adverso sobre tales especies o sus hbitats. El PNUMA, tambin reconoce la necesidad de un plan estratgico regional para proteger a las tortugas marinas. Es por eso que estamos muy complacidos en tener la oportunidad de participar en esta reunin. En 1995, la Tercera Reunin del Comit Asesor Tcnico y Cientfico Interino del Protocolo SPAW adopt como un anteproyecto el documento Lineamientos y Criterios Generales para el Manejo de Tortugas Marinas en Peligro o Amenazadas en la Regin del Gran Caribe (Eckert, 1995). Otros instrumentos legales en funciones y de relevancia en el mbito regional, son la Convencin sobre la Proteccin de la Naturaleza y la Vida Silvestre en el Hemisferio Occidental (conocida como la Convencin del Hemisferio Occidental), la cual entr en vigor a partir de 1942. Este tratado protege de la extincin a todas las especies americanas nativas y fomenta la preservacin de reas de vala tanto para la vida silvestre como para los humanos. Son cinco las especies de tortugas marinas incluidas en sus anexos. La Convencin Interamericana para la Proteccin y Conservacin de las Tortugas Marinas (CIAT) se concluy en 1996, despus de cuatro rondas de negociaciones en la Regin; sin embargo, an no ha sido ratificada. Esta convencin tiene como objetivos, promover la proteccin, conservacin y recuperacin de las poblaciones de tortugas marinas y los hbitats de los que dependen, basndose en la mejor evidencia cientfica disponible, tomando en cuenta las caractersticas ambientales, socioeconmicas y culturales de la Partes. Es el nico tratado internacional dedicado exclusivamente a las tortugas marinas, y es una muestra de la acciones de conservacin de vanguardia en nuestra regin. Hay mucho ms que pudiera agregarse pero, por ahora, slo quiero mencionarles que en esta regin existen una gran variedad de convenios internacionales para ayudarnos en el proceso del manejo compartido y, que el PNUMA espera con ansia, trabajar en conjunto con ustedes para asegurarnos de que las tortugas marinas del Caribe pervivan durante mucho tiempo en los aos venideros.

PAGE 116

92 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Literatura CitadaEckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Hykle, D. 1999. International Conservation Treaties, p.228-231. In : Karen L. Eckert, Karen A. Bjorndal, F. Alberto Abreu Grobois y Marydele Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Rosser, A. y M. Haywood. 1996. CITES: A Conservation Tool. A Guide to Amending the Appendices to the Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora, Fifth Ed. IUCN, Gland. 136 pp. UNEP. 1989. Register of International Treaties and Other Agreements in the Field of the Environment. UNEP/GC.15/Inf.2. United Nations Environment Programme, Nairobi. 250 pp. UNEP. 1995. Relationship between the Convention on Biological Diversity (CBD), the Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora (CITES), and the Protocol Concerning Specially Protected Areas and Wildlife (SPAW) in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG. 19/4. Prepared for the 3rdMeeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. United Nations Environment Programme Kingston, 11-13 October 1995. 55 pp.

PAGE 117

93 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Foro Abierto: Fortalecimiento de la Cooperacin InternacionalNelson Andrade Colmenares Moderador Unidad de Coordinacin Regional Programa Ambiental del Caribe, PNUMA Jamaica J. Sybesma (UNA) inici la discusin de la Plenaria expresando su apoyo decidido a los mecanismos legales regionales e internacionales. A continuacin, present algunos comentarios a manera de explicacin y advertencia. Primero, las Convenciones trabajan entre las Partes signatarias y no para los ciudadanos de una de las Partes. Segundo, existen bsicamente dos sistemas legales dentro de las naciones para su implementacin, los dualsticos y monsticos. Cualquiera de las normas internacionales puede ser transformada en una ley nacional (dualstico) o es aplicada en forma directa a los ciudadanos (monstico); el primero es tpico. Tercero, puesto que las convenciones internacionales / regionales son construdas sobre una base de consenso, las normas en la convenciones internacionales / regionales por lo comn son vagas, abiertas, y carecen de plazos restringidos. Cuarto, actualmente, por lo menos existen cuatro convenciones internacionales/ regionales con mecanismos legales para proteger a las tortugas marinas. Estas se traslapan considerablemente, por ello surge una pregunta imperativa, Por qu necesitamos de tantas herramientas legales internacionales/ regionales? Quinto y ltimo, la mayora de las convenciones requieren y demandan la elaboracin regular de informes que deben ser sometidos algunas veces hasta por periodos anuales. En cumplimiento a este mandato, los gobiernos gastan ms tiempo en escribir los informes y menos en instrumentar los acuerdos de las convenciones. Eso es un problema.1G. Allport (Dominica) solicit informacin sobre el progreso de los Planes de Accin para tortugas marinas del PNUNA. K. Eckert (WIDECAST) explic que la Red para la Conservacin de las Tortugas Marinas del Gran Caribe (WIDECAST) fue creada como resultado de una recomendacin surgida en el seno de la reunin regional de la UICN/CCA, realizada en Santo Domingo en 1981. De manera natural pronto existieron vnculos entre los expertos de la red y la oficina del PNUMA, misma que estaba buscando contrapartes para asistir a los gobiernos en la descarga de sus responsabilidades ante la Convencin de Cartagena y ms tarde para el Protocolo SPAW. El manejo a nivel regional y los planes de recuperacin se encuentran explicitados en la Convencin. Una actividad central en el inicio de la relaciones entre WIDECAST y PNUMA fue el asistir a los gobiernos y a los grupos de inters locales en el desarrollo de los Planes de Accin para la Recuperacin de las Tortugas Marinas (STRAPs, por sus siglas en ingls) en el mbito nacional y de acuerdo a un formato estndar. El primer STRAP fue publicado en 1992; luego, a la fecha, se han publicado 10 y hay una docena ms en formato de borrador. Los documentos son muy abarcadores y representan un gran esfuerzo de los integrantes de WIDECAST. Antes de WIDECAST, no existan mecanismos para un amplio intercambio de informacin, pero en los ltimos 10 aos el progreso de los grupos de base en reas de gestin de la red, el manejo de datos y la capacitacin ha sido increble. Algunos de los Planes de Accin han sido mejor instrumentados que otros. A continuacin, solicit si alguno de los coordinadores nacionales de WIDECAST, presentes en la reunin, estara interesado en hacer algn comentario sobre la instrumentacin de dichos planes.

PAGE 118

94 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA J. Horrocks (IVW), manifest que en su pas se di la participacin de todos los sectores sociales en la elaboracin del Plan de Recuperacin de Tortugas Marinas [STRAP] para Barbados. Durante el desarrollo del STRAP, fueron identificados los factores adversos y las prioridades de conservacin. El Instituto de Investigacin Bellairs de las Islas Vrgenes Occidentales y el Departamento de Pesqueras son los organismos que actualmente estn instrumentando el Plan de Accin. Tambin se han iniciado programas de colaboracin con operadores de buceo y pescadores para el trabajo orientado a las tortugas verde y carey en la zona marina. Actualmente estn surgiendo colaboradores que capitalizan el mercado del ecoturismo p. ej., los acuerdos para que visitantes y voluntarios participen directamente en nuestros estudios en playa y el trabajo de censos en la zona marina. P. Hoetjes (A.N.) hizo la observacin de que las Antillas Holandesas fue el primer pas que produjo un Plan de Accin [Plan de Accin para la Recuperacin de las Tortugas Marinas de las Antillas Holandesas]. Con la autora de Jeff Sybesma, en ese entonces Director del Parque Subacutico en Curazao. A pesar de que no hay muchas tortugas en las AH, el gobierno hizo los arreglos requeridos a la legislacin para dar una proteccin total a las tortugas marinas. Ahora existe una legislacin especfica para cada isla de las AH. No existen actividades extractivas comerciales de tortugas marinas. Hay planes para estudiar el Saba Bank, parte la Zona Econmica de Pesqueras de las AH (EFZ, por sus siglas en ingls), donde pueden encontrarse tortugas marinas y otros importantes recursos marinos. Una buena cantidad de trabajo se ha realizado en Bonaire (que adopt un extenso Parque Marino en 1979), especialmente despus de que el STRAP fue publicado y se conform un grupo tortuguero local (Conservacin de Tortugas Marinas en Bonaire). Curazao tiene playas de anidacin con muy bajas densidades y el seguimiento a la poblaciones no se realiza de manera consistente. A las tortugas de las Islas Windward de las AH, se les protege en el parque marino, pero, de nuevo, no hay un seguimiento formal en playas de anidacin ndice o en sitios de forrajeo. C. dAuvergne (St Lucia2) hizo la observacin de que en el STRAP [El Plan de Accin para la Recuperacin de las Tortugas Marinas para St. Lucia], publicado en 1993, toda la informacin pertinente acerca de tortugas marinas en St. Lucia fue recolectada en un solo lugar por vez primera. Lo anterior represento una gran cantidad de trabajo por las ONGs as como tambin para los expertos gubernamentales. No se le ha dado un seguimiento muy cercano en los ltimos aos, pero el Departamento de Pesqueras recientemente ha mostrado un inters creciente en las actividades relacionadas con tortugas marinas y en revitalizar el STRAP. K. Eckert (WIDECAST) coment que uno de los grandes retos para la instrumentacin del STRAP ha sido el financiamiento. Desde 1995 WIDECAST contribuy (a travs de la recaudacin de fondos) con cerca de US$ 700,000 aplicados a la investigacin de tortugas marinas a nivel local y a la conservacin regional, pero esa inversin es slo una porcin de lo requerido. Ella abund que, hasta hace unos pocos aos, la red estaba centrada principalmente en el entrenamiento y cimentacin de las capacidades para la investigacin y la conservacin, actividades que no son un capital concentrado. Sin embargo las necesidades actuales reales son el financiamiento para instrumentar las acciones prioritarias identificadas por los grupos de inters. WIDECAST mismo, es solo una red de trabajo de carcter tcnico y por ende un facilitador de las acciones y no un donador per se Los grupos locales deben ser ms exitosos en la obtencin de fondos de corporaciones nacionales o fuentes filantrpicas. Trinidad, Bonaire, Costa Rica, Jamaica, Barbados, Belice entre otros pases han sido exitosos en la recaudacin de fondos locales. N. Andrade C. (PNUMA/Moderador) exhort a los grupos de inters y someti a la consideracin de la mesa, la posibilidad de someter propuestas conjuntas al programa Global Environment Facilities (GEF), ya sea a travs de la Convencin de la Diversidad Biolgica (CDB) o la Unidad Coordinadora Regional del PNUMA (UCR) en Kingston. Financiamientos de menor cuanta son accesibles a travs de las

PAGE 119

95 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 oficinas locales de la PNUD en la regin. Estas fuentes de financiamiento han apoyado proyectos de tortugas marinas en Anguilla, Trinidad, y quizs en algn otro sitio. M. Donnelly (UICN/MTSG) coment, que son cinco los pases que han ratificado la Convencin Interamericana [para la Proteccin y Conservacin de las Tortugas Marinas o CIAT]: Venezuela, Mxico, Costa Rica, Per y, ms recientemente, Brasil. Abund que se esperaba la entrada en vigor del tratado en un plazo aproximado de un ao. En seguimiento a la presentacin de Nelson acerca de los diferentes instrumentos internacionales en la regin, y su observacin sobre el frecuente traslape en algunas especificaciones all detalladas, ella solicit si los participantes pudieran abundar en su consideracin acerca de que esta situacin pudiera considerarse problemtica o satisfactoriamente til a los objetivos de coordinacin de las acciones internacionales de conservacin.. P. Hoetjes (A.H.) expres su preocupacin que cuando los tratados tienen una cobertura en el mismo territorio o pas, significa precisamente el requerimiento de un trabajo por duplicado para el proceso de los informesEsto cuesta ms dinero y recursos. D. Salabarria Fernndez (Cuba) extern que de acuerdo a su visin lo que realmente importa es la instrumentacin. Cuando un tratado tiene un costo (incluyendo el recurso econmico) que no se tiene disponible dentro del pas, entonces se convierte justamente en una documento ms que archivar, y ste es un problema comn para los pases de la Regin del Gran Caribe. Todos los tratados tienen clusulas tiles y de vanguardia, y la mayora tambin tienen aspectos que no son aplicables. Un gobierno debe decidir que acuerdo debe apoyar. Un gobierno debe establecer sus prioridades. M. Jorge (WWF) estuvo de acuerdo, y apunt que los tratados son negociados porque los paises desean alcanzar acuerdos que sean de beneficio y soporte para sus propias prioridades nacionales. La base de un tratado exitoso es que los pases lo acuerden por consenso. La recuperacin, el manejo y/o la conservacin de uno o varios recursos es con frecuencia una causa compartida La motivacin debe esclarecerse antes de que los gobiernos accedan a los acuerdos mismos. R. O. Sanchez (Repblica Dominicana) fue ms all en la clarificacin del tema, intentando de caracterizar la discusin en curso como un debate entre aquellos que creen que firmar mas de un tratado fortalece la conservacin al obligar a las naciones a responsabilidades especficas y aquellos que opinan que estas responsabilidades pueden ser cubiertas con menos (o quizs una ms selectiva) participacin internacional. Convino de que es importante no solo la firma sino la misma instrumentacin, a pesar de los recursos limitados. En la Repblica Dominicana se ha tenido la experiencia de que un mnimo o el nmero suficiente de acuerdos son necesarios a fin de conservar los recursos eficazmente. Sin embargo, reconoci que pudiera haber diferentes opiniones en este tpico. M. E. Herrera (Costa Rica) dijo que Panam y Costa Rica tienen un acuerdo sobre tortugas marinas [Acuerdo para la Conservacin de la tortugas Marinas en las costa Caribeas de Panama, Costa Rica y Nicaragua, o Acuerdo Tripartita] as que a ellos les gustaria incluir a Nicaragua como signatario. Adicionalmente, Costa Rica ha ratificado la CIAT y ha introducido la conservacin a las tortugas marinas en su legislacin nacional a fin de mejorar su instrumentacin. El gobierno esta trabajando en un plan de manejo con ONGs y otras organizaciones que tienen como propsito lograr la conservacin sustentable en sus resultados a futuro. Ella hizo nfasis en la importancia del trabajo conjunto entre los estados localizados dentro del mbito de distribucin de stas especies. M. Isaacs (Bahamas) expres que bajo su perspectiva, los beneficios de algunas Convenciones son obvios, como ha sido evidenciado por la participacin global en CITES (Convencin sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre) y otros intrumentos de amplia cobertura. La mayora de los acuerdos deben

PAGE 120

96 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA tener otros costos, adems de los administrativos. Pero es necesario lograrlo a nivel de las bases. Concuerda con Dalia (Cuba) en la necesidad de centrarse ms en las necesidades al interior de los pases y sobre todo no generar mucha burocracia que diluya los recursos limitados ajenos a los progresos reales de las temticas prioritarias. D. Chacon (ANAI) coincidi en la opinin de Maria Elena (Costa Rica) en relacin a que Costa Rica esta trabajando en muchas reas, tanto nacionales como regionales, y que en cierta medida el nmero de tratados y convenciones es un aspecto positivo en que la nacin puede elegir participar en los tratados que mejor renan sus necesidades como nacin. En el caso de Costa Rica hay una percepcin de que los acuerdos internacionales, de hecho, no renen una prioridad nacional necesaria para trabajar en colaboracin con Nicaragua y Panam para trabajar conjuntamente el manejo de las poblaciones de tortugas marinas compartidas. Por esta razn, surgi el Acuerdo Tripartita. l habl acerca de la necesidad de actualizar la legislacin nacional en curso, y el enorme vaco existente entre la legislacin y el trabajo realizado en el campo. Para superar este vaco, en algunos casos se requiere de una legislacin local, debido a que la legislacin nacional es muy laxa. El asinti que en las convenciones, hay con frecuencia mucha buena intencin pero insuficiente atencin al trabajo en el campo. En consecuencia, las leyes locales tambin son muy importantes. N. Andrade C. (PNUMA/ Moderador) manifest su apoyo a los comentarios realizados por Didiher (ANAI) y Maurice (Bahamas) y coment que mientras es fcil para un pas firmar un acuerdo, debe encontrarse un balance entre las buenas intenciones y los recursos que pueden hacerse disponibles para ayudar a la instituciones para que cumplan a cabalidad las obligaciones del tratado. En muchos casos los gobierno han solicitado al PNUMA la suministracin de estos recursos. La Organizacin Mundial del Comercio, (WTO, por sus siglas en ingls) y otras entidades dentro del mbito legal global estn hablando de trminos como valores econmicos del ambiente. Existe un inters por coordinar las convenciones regionales y globales. En segunda instancia, los tratados se acuerdan sobre la base del consenso entre las naciones, por tanto, es al nivel de los gobiernos individuales donde debe darse la buena voluntad para su instrumentacin. En el mbito nacional, los pases tienen una difcil pero necesaria tarea para evaluar cules son los beneficios probables que una convencin puede redituarles, y entonces tambin deben pensar cuidadosamente acerca de la disponibilidad de recursos antes de firmar la convencin. R. Mrquez (Mxico) estuvo de acuerdo en que los efectos y beneficios de un acuerdo deben examinarse y luego hacer un balance con el presupuesto disponible. Los tratados demandan de un amplio presupuesto. Hizo la observacin de que los recursos destinados a la investigacin, por lo general permanecen sin modificarse a travs de los aos y que debido a las tendencias inflacionarias (mismas que invariablemente van en aumento constante) los presupuestos dedicados al rubro de la investigacin y conservacin se reducen considerablemente. N. Andrade C. (PNUMA / Moderador) ley una declaracin de la delegacin de Francia, informando a la reunin que este pas an no ha ratificado el Protocolo SPAW, pero que lo mantiene como una prioridad. Francia no apoya la ratificacin de la CIAT. S. Tejerino (Nicaragua) trajo de nuevo a la discusin el Acuerdo Tripartita, mismo que tambin incluye a Costa Rica y Panam, expresando su inters en el acuerdo. Ella observ que Nicaragua ha revisado el texto del acuerdo, el cul fue originalmente desarrollado y promovido por dos ONGs. Debido a que los tratados son firmados por los gobiernos y no por las ONGs, estas ltimas no tienen esa responsabilidad. Actualmente Nicaragua est subrayando la necesidad de la participacin de los grupos locales. Pero tale grupos aun no estn de completo acuerdo. Ella cuestion: la convergencia hacia el consenso puede lograrse de una mejor manera a travs de la educacin o de la diplomacia? Agregando enseguida que Nicaragua esta lista para firmar varios de los acuerdos a los que se hizo referencia en la sesin plenaria pero, precis que

PAGE 121

97 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Nicaragua es un pas que usa sustancialmente sus recursos naturales y que algunos de los anexos actan en contra de tales prcticas. El pas debe tomar en cuenta no slo la conservacin, sino tambin su uso sostenible. En algunos casos la conservacin debe tener un enfoque ms realista, especialmente cuando las economas se encuentran demasiado dependientes de los recursos naturales. N. Andrade C. (PNUMA / Moderador) hizo notar algunas contradicciones entre las convenciones, (como las existentes entre la WTO y la CBD y, entre SPAW y CITES) pero, concluy que no se debe perder ni restar importancia a estas convenciones. Sugiri la identificacin de las contradicciones y la adaptacin de los tratados al instrumentarse, sin olvidar el significado esencial de esta convenciones. Estuvo de acuerdo en que los gobiernos necesitan y deben esperar claridad en la interpretacin de las diferentes convenciones y, es en este punto donde debe realizarse un trabajo conjunto. Como un ejemplo, mencion los resultados de las ultima reunion SPAW en la Habana, el PNUMA esta trabajando en hacer una convencin global ms complementaria. M. Isaacs (Bahamas) estuvo de acuerdo en que el mismo tema fue discutido en la Habana. Sugiriendo que el problema no es la contradiccin entre las convenciones, pero s es un problema en de algunos pases con respecto a los acatamientos del Protocolo SPAW. Una vez ms, se enfatiza que los pases deben tomarse el tiempo necesario para examinar cuidadosamente los documentos antes de entrar a una convencin. M. Donnelly (UICN /MTSG) pregunt sobre la utilidad de bosquejar un modelo de legislacin nacional o armonizar la legislacin nacional en la regin tal como lo han intentado hacer las naciones de la OECS? P. Hoetjes (A.H.) respondi que la armonizacin de la legislacin puede funcionar bien cuando los pases se encuentran cercanos y tienen el mismo trasfondo, como es el caso de muchos pases del Caribe Oriental. Pero esta probabilidad es muy difcil, sino imposible, cuando no se reunen esttas condiciones. D. Salabarria Fernndez (Cuba) hizo la observacin de que por poltica, la legislacin son responsabilidad de los gobiernos. S. George (St. Lucia) estuvo de acuerdo con Paul (AH.) de que la armonizacin en el Caribe oriental fue relativamente fcil debido al trasfondo legal comn. Las directrices para el manejo emanado de esta reunin pudieran ser mas tiles que la fraseologa legal especfica. Todos los pases de la regin del Gran Caribe, tienen su legislacin, pero, es incompleta en varios aspectos. Los lineamientos que pudieran utilizarse para evaluar la legislacin nacional, seran tiles si se orientaran especialmente a dar asesora a los gobiernos para rellenar los vacos legales existentes. M. Jorge (WWF) asever que el trmino legislacin armonizada esta subordinado a diferencias de opinin. Por ejemplo, Honduras, Guatemala y Belice tienen polticas armonizadas para los recursos pesqueros. Dado que comparten sus recursos naturales no quieren menoscabar los esfuerzos de los otros. Por esta razn, estn diseando un esquema de manejo conjunto para el manejo de estos recursos. Como otro ejemplo, tenemos que varios pases en el Caribe estn trabajando diligentemente para manejar las pesqueras del caracol y tienen polticas armonizadas. Quisiramos poder ir en esta direccin. C. DAuvergne (St. Lucia 2) estuvo de acuerdo con Sarah (St. Lucia) en que si los pases deciden o no armonizar su legislacin o sus polticas depende de su situacin particular. Los OECS, por ejemplo, han visto un xito significativo en el manejo con el acceso de flotas extranjeras Cuando los pases manejan recursos geogrficamente contiguos, hay una mayor probabilidad de justificar la armonizacin. P. Hoetjes (A.H.) dijo que los tratados tienen polticas acerca de la armonizacin y que es un importante punto para discutir debido a que puede ser un muy difcil lograrlo. Observ que an dentro de las AH la armonizacin es difcil de lograr por las complejas capas del marco legislativo local (isla), nacional, y del reino. Tambin acot que en algunos tratados

PAGE 122

98 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA (p.ej., CITES, SPAW), las tortugas marinas estn clasificadas como especies en peligro y, sin embargo ,en algunos pases se utilizan comercialmente. Con frecuencia esto se d por la pobreza persistente. Los pases firman los tratados pero en el mbito nacional, permiten que el consumo contine. Cuestion, Como deberemos de considerar tal actitud? S. Tijerino (Nicaragua) respondi que en el caso en el cual un pas firma un tratado y permita el consumo nacional de forma que se contravengan los intentos del tratado, no significa que el pas carezca de voluntad para regular el consumo. La situacin es complicada. Hay un esfuerzo por armonizar la legislacin dentro de Latinoamrica, pero los procedimientos con el comercio y el manejo interno son muy complejos. Los pases tendrn que centrarse en las similitudes sobre esta materia. M. Isaacs (Bahamas) estuvo de acuerdo que ningn pas practica el acatamiento al 100%. Cuando un pas decide firmar o ratificar un tratado, est de acuerdo en intentar cumplir de la mejor manera posible los principios de ese tratado. J. Frazier (Smithsonian) hizo la observacin de que el mundo es complejo, los procesos polticos no son transparentes, las convenciones son difciles de instrumentar. Pero, puesto que la reunin ha sido convocada para discutir acerca de las tortugas marinas, y como tal, es la primera, en muchos aos en reunirnos. Invit a los participantes para que consideraran si las tortugas pudieran o no manejarse al nivel de pas y, si es as, cul es la funcin del dilogo regional? N. Andrade C. (PNUMA / Moderador) solicit al grupo la aportacin de algunas recomendaciones concretas y sugerencias sobre el eje temtico de la reunin: Fortalecimiento de la Cooperacin Internacional R.O. Sanchez (Repblica Dominicana) manifest que cuando uno considera la naturaleza migratoria de las tortugas marinas, es obvio que siempre debe pensarse en niveles regionales e internacionales. Consecuentemente, un dilogo regional tiene un gran valor. No podemos solucionar los problemas como naciones individualesdebemos continuar trabajando sobre una base internacional y regional. M. Isaacs (Bahamas) recomend que se hicieran disponibles copias en espaol e ingles de de la normatividad de cada pas, porque pudiera ser til para nosotros conocer las legislacin de otros pases cuando redactemos nuestra propia legislacin. R. Kerr (Hope Zoo) cuestion si la implementacin o no de un modelo de legislacin pudiera hacerse disponible a los gobiernos de la regin, en relacin a las CIAT y SPAW, dado que haba esperanzas de que estos tratados entrarn en vigor en el corto plazo. K. Eckert (WIDECAST) trajo a colacin de una reunin organizada por SPAW sobre Legislacin en Ocho Ros (Jamaica) en 1993, y pregunt si el PNUMA haba desarrollado un modelo de Legislacin para el Protocolo SPAW. [ ref: Taller para asesora en la Formulacin de la Legislacin Nacional para la instrumentacin del Protocolo SPAW en la legislacin comn de los pases de la regin del Gran Caribe, del 6-9 Diciembre de 1993 J. Sybesma (UNA) record que la reunin de Jamaica fue slo para reunir leyes comunes entre los pases y que de esta compilacin no se haba elaborado ningn documento como un resultado de la reunin. N. Andrade C. (UNEP / Moderador) respondi que el desconoca la disponibilidad de algn modelo legislativo para el SPAW por parte del PNUMA. S. George (St. Lucia) estuvo de acuerdo con los oradores que le precedieron en el sentido de que la regin esta comprometida a moverse hacia un nuevo enfoque con relacin al manejo de las tortugas marinas. Observ que los pases reconocen que existe una necesidad de trabajar unos con otros, y que ningn pas puede lograr los objetivos del manejo de manera aislada. K. Eckert (WIDECAST) pregunt si esta pudiera ser una buena oportunidad para adelantar una recomendacin de la reunin en apoyo al Protocolo

PAGE 123

99 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 SPAW, haciendo la observacin de que ningn tratado otorga claridad y enfoque a los asuntos de tortugas marinas, de la manera en que lo aborda SPAW. Pregunt si haba copias del Protocolo que pudieran ser distribuidas a los participantes a fin de llevar a cabo una discusin ms detallada. N. Andrade C. (PNUMA / Moderador) respondi que la reunin tomara una decisin con respecto al SPAW, pero que no sera de carcter obligatorio dado el enfoque tcnico de la reunin y no intergubernamental A. Abreu (UICN/MTSG) pregunt si la reunin podra considerar los puntos del consenso. Sugiri, que si por ejemplo, hay una aceptacin universal, en base a las caractersticas migratorias de las tortugas marinas, de que estas especies deberan ser manejadas regionalmente, entonces las recomendaciones de la reunin deberan apoyar ese punto. Quizs, las recomendaciones ms especficas pudieran venir mas adelante. S. Tijerino (Nicaragua) expres su preocupacin de que la reunin no tuviera la autoridad para apoyar una recomendacin sobre SPAW (o cualquier otro tratado). En su caso, ella trabaja para Asuntos Ambientales y no para Asuntos Exteriores. Ella vino a discutir este asunto con la esperanza de presentar una iniciativa, no para hacer compromisos. Observ que Nicaragua haba firmado el Protocolo SPAW hace varios aos, pero que an no lo ratifica. Esto es un asunto de Relaciones Exteriores. N. Andrade C. (PNUMA / Moderador) clarific el punto de que esto no es una reunin intergubernamental; por ende, nada de lo que surja de esta reunin debe ser interpretado como mandatorio u obligatorio. Esta es una reunin tcnica con la participacin de expertos y es un compromiso de los gobiernos del Caribe participar en esta importante discusin. Las recomendaciones de esta reunin deben ser de carcter tcnico. E. Carrillo (Cuba) estuvo de acuerdo con Alberto (IUCN MTSG) en el sentido de que el manejo de las tortugas marinas debe ser regional, pero que la instrumentacin lgicamente debe realizarse a nivel nacional. All podra haber un mosaico de planes nacionales, cada uno apoyando el consenso regional pero elaborado para reunir las prioridades mencionadas. J. Aiken (Cayman Islands) manifest su beneplcito por encontrar que la reunin funji como un foro para discutir el manejo regional de tortugas marinas en el Caribe, y coment su visin de que la ecologa de las tortugas marinas debe verse primero como una perspectiva regional y desde una perspectiva nacional. Un mosaico de planes nacionales puede dejar desatendidos aspectos importantes de la historia de vida de las tortugas marinas, especialmente un Plan de Manejo Regional para la Conservacin de las Tortugas Marinas en el Caribe se encuentra en desarrollo. C. Parker (Barbados) propuso que las recomendaciones tienen que basarse en las realidades biolgicas, pero tambin en las necesidades de los diferentes pases. La captura de tortugas marinas est vedada en Barbados, pero a que nivel pueden ser capturadas en los otros pases? Aconsej que debe hacerse disponible informacin que indique la magnitud de la explotacin importante a varios pases. R. O. Sanchez (Repblica Dominicana) estuvo de acuerdo en que el uso de los recursos dentro de los pases debe ser tomado en cuenta al igual que el uso tradicional de las tortugas marinas. Hay un amplio abanico de costumbres en curso. C. Parker (Barbados) describi el propsito de la reunin como un foro para el intercambio de informacin, con la intencin de mover de un nivel de manejo nacional a uno internacional donde las responsabilidades seran compartidas. Hizo el comentario de que lo que los gobiernos realmente necesitan es conocer si sus esfuerzos son tiles o en vano; por ejemplo, las tortugas marinas son protegidas en un pas, pero sobreexplotadas en otros, as puede que nunca las veamos de nuevo.Cules son nuestros valores compartidos? Cules son nuestros valores compartidos en este tema?

PAGE 124

100 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Podemos estar de acuerdo de que si no las conservamos en el mbito regional pueden perderse? Los pases tendrn menos probabilidades de incrementar sus actividades de conservacin si no pueden entender por qu otros no hacen los mismo. M. Isaacs (Bahamas) convino en que nosotros debemos cambiar la mentalidad localista. Al hablar de especies altamente migratorias que son recursos compartidos, estamos obligados a recordar que las tortugas en el agua o en las playas de cualquier pas particular, estn all solamente por un periodo de tiempo. Pero, durante ese tiempo ellas son totalmente dependientes de ese pas para su sobrevivencia. Considerando la importancia de este criterio, las Bahamas no tienen problemas en relacin a los acatamientos tanto con SPAW como con CITES. A. Abreu (UICN/MTSG) solicit voluntarios para conformar el Comit de Minuta para la elaboracin de las recomendaciones de la reunin en base a las discusiones. M. Jorge (WWF) apunt que sera prudente asegurar que la composicin del Comit de la Minuta cuente con la representacin de toda la gama de puntos de vista. Estuvo de acuerdo en que el Comit de Minuta pudiera incluir a S. George, M. Isaacs, E. Carrillo, S. Tijerino, N. Andrade C. and J. Sybesma. V. Sybesma y M. Donnelly acordaron en escribir las minutas de la sesin. 1 Las intervenciones documentadas en las Minutas de esta Sesin Plenaria (Foro Abierto) pasaron por el filtro de los traductores, relatores y editores y antes de concluir en estas Memorias. Se hizo el mejor esfuerzo para asegurar una representacin imparcial de las opiniones manifestadas. Cualquier mala interpretacin o error es de la exclusiva responsabilidad de los editores.2 Mr. C. dAuvergne particip en esa reunin como un Experto Invitado y no cmo un delegado de St. Lucia

PAGE 125

101 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Fortalecimiento de la Cooperacin Internacional: Conclusiones y RecomendacionesTOMANDO EN CUENTA que los esfuerzos para conservar a las tortugas marinas y sus hbitat en todos los pases del Gran Caribe se realizan en el mbito nacional; RECONOCIENDO las restricciones de todos los pases para implementar la conservacin de las tortugas marinas y sus hbitats; RECOMENDAMOS:Apoyar el establecimiento de un centro de datos a nivel nacional, que incluya informacin biolgica, tcnica y normativa, localizada, por ejemplo en el Centro Regional de Actividades de SPAW por establecerse en Guadeloupe;Impulsar y apoyar a los pases del Gran Caribe para que se incremente su participacin en los acuerdos internacionales, regionales y subregionales que ataen la conservacin de las tortugas marinas;Exhortar a los pases del Gran Caribe que dispongan de su Plan de Accin para la Recuperacin de las Tortugas Marinas (STRAP) a ponerlo en prctica y promover a aquellos que no tienen un plan como tal, a que lo desarrollen e instrumenten, siendo el objetivo final lograr un consenso regional sobre directrices y criterios para la conservacin y el manejo de las tortugas marinas del Caribe de manera colaborativa;Continuar con el uso de los mecanismos de cooperacin para generar la instrumentacin y cumplir con los requerimientos de informacin de las distintas convenciones regionales e internacionales ms efectivas y eficientes; yPromover y apoyar a aquellos pases con jurisdiccin sobre hbitats crticos de relevancia para las tortugas para que incrementen sus esfuerzos para conservar dichas poblaciones y hbitats con el apoyo de la comunidad internacional y regional.

PAGE 126

102 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA

PAGE 127

103 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Sesiones IV y VObtencin de las Metas de ManejoDeterminacin de la Distribucin y Estado de Conservacin de las Tortugas Marinas F. Alberto Abreu Grobois, Conferencista Seguimiento de las Tendencias Poblacionales Rhema H. Kerr Bjorkland, Conferencista Promocin de la Educacin Ambiental y la Participacin Comunitaria Crispin dAuvergne, Conferencista Mitigacin de Amenazas en Playas de Anidacin Barbara A. Schroeder, Conferencista Mitigacin de Amenazas en Hbitats de Alimentacin Julia A. Horrocks, Conferencista Fortalecimiento del Marco Normativo Jeffrey Sybesma, Conferencista Foro Abierto: Obtencin de las Metas de Manejo F. Alberto Abreu, Moderador

PAGE 128

104 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA

PAGE 129

105 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Determinacin de la Distribucin y Estado de Conservacin de las Tortugas MarinasF. Alberto Abreu Grobois UICN/CSE Grupo Especialista en Tortugas Marinas (MTSG) e Instituto de Ciencias del Mar y Limnologa Universidad Nacional Autnoma de Mxico MxicoIntroduccinPara la puesta en prctica de las estrategias de conservacin de la biodiversidad, es requisito indispensable contar con informacin bsica que permita establecer la acciones prioritarias de su manejo. La evaluacin de la distribucin de las especies, su estructura (cmo estn organizadas internamente) y el estado de conservacin, tanto de las especies como de las subunidades o poblaciones que las componen, son insumos fundamentales para una planificacin efectiva, donde las prioridades globales para la conservacin puedan relacionarse de una manera efectiva y directa con las acciones en los mbitos regional y local. Este captulo esboza las metodologas que se han utilizado para determinar la distribucin de las especies y desarrolla, con mayor detalle, aspectos relacionados con el estudio de la estructura y la evaluacin del estado de conservacin.Determinacin de la DistribucinLa distribucin de una especie es descrita como la extensin geogrfica completa de todos los sitios conocidos o inferidos en donde ocurre. Las tortugas marinas poseen patrones migratorios cuya cobertura y extensin depende de la especie. Algunas pueden abarcar toda la cuenca ocenica y/o moverse entre latitudes hasta los 71N y 47S de la lnea ecuatorial (Eckert, este volmen). Durante su largo proceso evolutivo, se han adaptado exitosamente a una gran variedad de hbitats terrestres, costeros y marinos que entre otros, incluyen playas arenosas, plataformas continentales, bahas, estuarios y lagunas en las aguas tropicales, subtropicales y templadas de todo el mundo. En consecuencia, la determinacin de su distribucin ha sido difcil. La identificacin de la presencia de cada especie en particular se realiza por mtodos directos e indirectos. El mtodo directo ms accesible depende de la identificacin de las especies durante las temporadas de reproduccin en sus sitios de anidacin y apareamiento La distribucin global de la anidacin para una especie es la suma total de estos sitios. En la mayora de los casos, muchos de los sitios de anidacin para tortugas marinas ya son conocidos por prospecciones o monitoreos recientes o histricos (ver captulos sobre las especies en este volumen). Prospecciones areas o por embarcacin (ver Schroeder y Murphy, 1999) son tiles para incrementar la cobertura en reas muy extensas, y para estudios en regiones menos estudiadas o de difcil acceso. La identificacin de especies por estos mtodos puede fundamentarse en las observaciones directas de tortugas anidando, o por las caractersticas que distinguen los rastros de diferentes especies. La informacin bsica obtenida de playas de anidacin es utilizada para realizar el inventario de sitios de anidacin para la especie y las variables a incluir son: (a) las coordenadas geogrficas de la playa as como referencias a puntos geogrficos en la costa y las entidades polticas donde se encuentran los sitios (estados, departamentos, etc.); (b) el perodo de anidacin para cada una de las especies que utilizan la playa; y (c) la importancia relativa (en trminos de nmeros de nidos por temporada) de la playa de anidacin dentro del pas o de la regin (Briseo-Dueas y Abreu-Grobois, 1999). Otros hbitats y reas esenciales para determinar la distribucin son los corredores migratorios los sitios de desarrollo y las reas de alimentacin La identificacin de la ubicacin de estos sitios es mucho ms complicada y existen en localidades comnmente separadas por varios cientos o miles de kilmetros de las playas de anidacin.

PAGE 130

106 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Los mtodos indirectos tambin han resultado tiles en la determinacin de la distribucin a travs de la deteccin de presencia de tortugas marinas en hbitats costeros menos estudiados o de difcil acceso. Informacin de relevancia puede ser obtenida de documentacin histrica o derivada de datos anecdticos de personas familiarizadas con las tortugas marinas como son los aldeanos, comerciantes de productos marinos, o pescadores (Tambiah, 1999). Prospecciones para identificar nuevos sitios de anidacin o alimentacin pueden concentrarse en sitios potenciales con base en caractersticas ecolgicas, fsicas o biolgicas que se asemejan a aquellas que se correlacionan con presencia de tortugas marinas. Las especies tienen sitios especficos de desarrollo y de alimentacin que corresponden a sus requerimientos ecolgicos. Cuando ms de una especie de tortuga marina utiliza una misma rea, cada especie generalmente tiene requerimientos distintos. (p. ej., arrecifes de coral o de esponjas y pastos marinos para tortugas carey y verde, respectivamente; Diez y Ottenwalder, 1999). Sin embargo, en algunos sitios, particularmente en reas costeras, se puede encontrar una combinacin de especies durante una parte de su ciclo de vida, a pesar de que la temporalidad y la ubicacin de la reproduccin pueden no coincidir entre especies. En otros casos, tortugas de la misma especie, pero de diferentes edades, pueden ser encontradas en un mismo hbitat. La acumulacin de datos obtenidos a la fecha, ha permitido reconstruir y actualizar de manera dinmica, el mapa de las principales reas de anidacin de todas las especies. Sin embargo, el conocimiento de las rutas migratorias y reas de desarrollo y alimentacin es ms escaso. Para estos dos ltimos rubros, el uso de tcnicas tradicionales de marca-recaptura (Balazs, 1999), mtodos ms sofisticados como biotelemetra (Eckert, 1999) y de gentica (FitzSimmons et al ., 1999), en combinacin con una amplia comprensin de las corrientes ocenicas, ha generado avances muy promisorios en nuestro conocimiento sobre las rutas de dispersin as como la ubicacin de los sitios de desarrollo y de alimentacin de las fases juveniles y maduras de las tortugas marinas. El escenario que surge de toda esta informacin incluye precisiones de las extensas migraciones que llevan a cabo y el reconocimiento de que tortugas originarias de varias colonias reproductoras convergen en sitios de desarrollo y alimentacin. Derivado del conocimiento anterior, el planteamiento de la problem-tica con estas especies son sus poblaciones nidificantes bien diferenciadas, la mezcla de estas poblaciones en reas de alimentacin y desarrollo y, su distinto estado de conservacin. Ms sustancial es el hecho de que las categoras establecidas para expresar el estado de conservacin de las especie a nivel mundial, pierden parte de su eficacia cuando se utilizan para especies migratorias de amplia distribucin, pero que su manejo es delimitado ms por fronteras geopolticas que naturales. La Importancia de Identificar las Unidades Demogrficas dentro de las Especies. Al igual que con otras especies de amplia distribucin, las tortugas marinas estn conformadas de varias subunidades demogrficas. En su mayora, pueden ser distinguidas por medio de tcnicas de gentica. El aislamiento efectivo entre las subunidades (tambin conocidas como "stocks", "poblaciones", o "unidades de manejo"), se deriva de una presencia de bajos niveles de flujo gnico (migracin) entre unidades reproductoras. En tortugas marinas, una tendencia de los organismos (particularmente de las hembras) de retornar a sus sitios de nacimiento para su reproduccin (fenmeno conocido como "filopatra" (ver a Frazier, en este volumen) promueve este tipo de aislamiento entre colonias, an cuando pertenezcan a la misma especie. Una consecuencia prctica de este tipo de aislamiento es que las poblaciones exhibirn una dinmica poblacional independiente correlacionada con el grado de diferenciacin gentica. Por consiguiente, las poblaciones respondern de manera inde-pendiente a las acciones de manejo. Por esto, las prcticas de manejo pueden y deben ajustarse al estado de conservacin de cada una de las poblaciones. En la prctica, implica que cada unidad demogrfica deber ser identificada, rastreada y evaluada en el mbito geogrfico completo de su distribucin. Para obtener resultados ms precisos en la identificacin de poblaciones de tortugas marinas se utiliza una combinacin de tcnicas, incluyendo marca-recaptura, telemetra y mtodos moleculares. Ya que la diferenciacin entre colonias reproductoras

PAGE 131

107 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 est definida por procesos genticos, la tcnica ms til y eficiente es aquella que aprovecha las diferencias en frecuencias o la presencia/ausencia de segmentos especficos del ADN. A los segmentos utilizados como "marcas" con las cuales es posible rastrear y dar seguimiento a poblaciones o individuos se les denomina "marcas moleculares". El uso del anlisis gentico ha permitido una caracterizacin de las colonias reproductoras con menor ambigedad y, con esa informacin, ha sido posible detectar en sus sitios de alimentacin, en corredores migratorios, o en los productos de cosechas aun cuando se encuentren mezcladas con otras poblacionesalgo poco factible antes del desarrollo de esta metodologa (ver Bowen, 1995; FitzSimmons et al ., 1999). Aunque estos estudios aun son preliminares mientras no se tenga un inventario de la regin completa, un ejemplo de los estudios genticos aplicados con xito es el de las poblaciones de tortuga carey en el Gran Caribe. Las diferencias significativas en caractersticas del ADN mitochondrial entre colonias reproductoras (Bass et al ., 1996; Daz-Fernndez et al ., 1999), adems de demostrar la existencia de stocks independientes, fueron empleadas para distinguir poblaciones en sitios de mezcla. En sitios de alimentacin ubicados en Puerto Rico, Cuba y Mxico, se demostr la presencia de mezcla de poblaciones y se estim la contribucin por stock empleando anlisis estadsticos (Bowen et al ., 1996: Daz-Fernndez et al ., 1999). El anlisis de la informacin gentica tambin permite estimar el flujo gnico entre colonias, proporcionando una visin mucho ms clara de la dinmica entre las poblaciones de cada especie.Determinacin del Estado de ConservacinEl trmino estado de conservacin (status en ingls) se refiere a la condicin o nivel de salud de una especie o una poblacin. Una evaluacin del estado de conservacin de una especie lleva a cabo un procedimiento muy similar al que utiliza un mdico cuando diagnostica a un paciente y requiere una comparacin de su condicin actual contra un estndar de salud. De manera anloga, el estado de conservacin puede derivarse al analizar sntomas que reflejen su condicin. En general, las evaluaciones de este parmetro se basan en el anlisis de tendencias poblacionales de una especie, su distribucin, y el estado de sus hbitats crticos. En un extremo, la reduccin poblacional (para especies longevas) es un buen indicador de riesgo de extincin. Las reducciones pueden estar asociadas con amenazas que impactan directamente sobre los organismos, o causadas indirectamente por la prdida o degradacin de su hbitat. En el extremo opuesto, si se puede observar una estabilizacin o crecimiento sostenido de la poblacin durante un lapso de tiempo razonable, puede inferirse que la especie es saludable. Cuando esto ocurre, posterior a un perodo de declinacin, la especie podra considerarse, por lo menos en proceso de recuperacin. En condiciones ideales la condicin de recuperacin plena requiere, adems de la eliminacin o control de los factores de presin o amenaza, la recuperacin de la funcin ecolgica de la especie. Estado de Conservacin en Trminos del Riesgo de Extincin Se han desarrollado mtodos rigurosos para la evaluacin del estado de conservacin de especies en peligro, orientando la atencin a la identificacin y medicin del riesgo de extincin. Una ventaja adicional de un sistema como este es que se podran comparar los resultado de varias especies independientemente de su relacin taxonmica. Los criterios utilizado en este sistema se caracterizan por un conjunto de indicadores (variables cuantitativas o cualitativas) que pueden ser medidas o descritas peridicamente para evaluar, mediante un proceso peridico y sistemtico, el cambio de un indicador a travs de las tendencias La extincin es el resultado de complejas y poco comprendidas interacciones entre factores externos de amenaza, y las caractersticas intrnsecas de la especie las cuales, bajo circunstancias extremas, conllevan a reducciones crnicas y, eventualmente a una incapacidad por sobrevivir. En tiempos recientes, los factores de presin ms impactantes de la crisis de la extincin estn asociados con procesos antropognicos, entre los cuales se encuentran a) la prdida o degradacin de hbitat, b) sobreexplotacin, c) introduccin de enfermedades o especies exticas, d) la combinacin de todos los anteriores. Frecuentemente, cuando estas circunstancias son observadas, se pueden considerar como sntomas de riesgo para la especie. Algunos rasgos de la historia de vida de las especies, delimitan

PAGE 132

108 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Figura 1 .Tendencias de largo plazo en el nmero de anidaciones anuales de Lepidochelys kempii 19472000. Estos registros incluyen informacin para 1947 de nmero observado de hembras anidando (derivado por Hildebrand (1963) de una filmacin de ese ao) as como resultados de monitoreos modernos del nmero de anidaciones observadas en la playa (datos de Mrquez et al., 1999). El registro para 1947 fue convertido a nmero de nidos multiplicando el nmero estimado de hembras anidadoras por la frecuencia de anidacin de 2.5 nidos/hembra/temporada para esta especie (Turtle Expert Working Group, 1998). Una disminucin a lo largo de menos de tres generaciones de >80% (correspondiente a la categora de la UICN de en peligro crtico) an no se revierte a pesar del incremento muy significativo en los ltimos 20 aos. 100 1,000 10,000 100,00019401950196019701980199020002010Nm anual de anidaciones tendencia en ltimos 20 aos : aumento de >300% tendencia en 3 generaciones (aprox. 60 aos): disminucin de >80% la capacidad de las poblaciones e incrementan la vulnerabilidad de las especies a la extincin. Entre otros rasgos, se cita: a) un pequeo mbito de distribucin geogrfica, b) una sola o pocas poblaciones, c) tamao poblacional muy pequeo, d) densidad poblacional escasa, e) requerimiento de una extensin amplia en su hbitat crtico, f) bajas tasas de incremento poblacional intrnseco, g) conducta migratoria durante algunas o varias partes de su historia de vida, h) escasa variabilidad gentica, i) requerimientos ecolgicos altamente especializados. Entre ms rasgos de los listados rena una especie, ms vulnerable a la extincin, particularmente si est sujeta a amenazas externas. Por el ciclo de vida complejo de las especies y sus interacciones con el ambiente, un anlisis completo y objetivo para medir con precisin el riesgo de extincin es extremadamente difcil, si no imposible. Se requiere un conocimiento profundo y completo todos los factores involucrados y sus efectos, sobre la capacidad de supervivencia de la especie. Sin embargo, en la prctica es posible identificar especies en riesgo, empleando medidas de los sntomas, obvias para especies bajo estrs (p. ej., prdida o deterioro de hbitat crtico, declinacin del tamao poblacional o tamaos extremadamente pequeos de las poblaciones) y pueden ser utilizadas para clasificar a las especies en categoras de amenaza. En este procedimiento puede establecerse un paralelismo con los indicadores o sntomas que el mdico valora para identificar, entre varios pacientes enfermos, aquellos con mayor urgencia de ser atendidos. Por ejemplo, si una poblacin se caracteriza por ser pequea y/o manifiesta una lenta tasa de crecimiento y adems, ha sido drsticamente reducida en tamao, es lgico deducir que se encuentra amenazada. De manera similar, si una porcin importante del hbitat de la poblacin ha sido destruido o deteriorado, y la poblacin ha disminuido en tamao, esta poblacin tambin es vulnerable. La determinacin del riesgo de extincin de una especie idealmente debera ser objetiva, emplear la

PAGE 133

109 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 mejor informacin cientfica disponible e incorporar evaluaciones de indicadores que se correlacionen con el riesgo de extincin. As, el resultado de las evaluaciones seran independientes de la persona que acta como evaluador. El desarrollar un mismo procedimiento para ser aplicado a todos los organismos es una ambiciosa tarea, particularmente porque las especies tienen diferentes historias de vida y requerimientos ecolgicos que afectan su vulnerabilidad a la extincin. Al enfrentar la necesidad de generar lineamientos rigurosos y confiables para la evaluacin del estado de conservacin de las especies, varias autoridades nacionales e internacionales han desarrollado procedimientos basados en los preceptos expuestos anteriormente. Por ejemplo, para propsitos normativos y de poltica de manejo varios pases han establecido lineamientos generales definiendo a las especies en peligro como aquellas que son sensibles a uno o ms de los indicadores asociados con la extincin. En estos casos, comits cientficos o tcnicos revisan la informacin disponible y las caractersticas biolgicas de las especies en un procedimiento de caso por caso, para producir listas de especies en peligro (p. ej., NOM-059-ECOL-1994, Diario Oficial de la Federacin, 1994, Mxico; el U.S. Endangered Species Act 1973 en los EUA). Varios acuerdos internacionales califican a las especies en peligro usando definiciones generales (p. ej., el Protocolo SPAW del PNUMA y la Convencin sobre la Conservacin de Especies Migratorias CMS). Dos organizaciones internacionales de gran relevancia aplican procedimientos que pueden ser utilizados para todas las especies en sus respectivos procesos de evaluacin: la Convencin sobre el Comercio Internacional en Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y, la Unin Mundial para la Naturaleza (UICN) que desarrolla un completo y extenso catlogo, conocido como Lista Roja. La CITES emplea un conjunto de Criterios Biolgicos para evaluar especies que se encuentran, o probablemente estn sujetas a comercio internacional, con el propsito de detectar aquellas que se puedan considerar como amenazadas (Tabla 1). Estos criterios detectan el grado de amenaza, con base en observaciones o inferencias manifestadas por un tamao poblacional reducido y disminucin en el nmero de individuos o en la calidad del hbitat; poblaciones que tienen un rea de distribucin pequea y demuestran disminucin en el tamao de la poblacin, o fluctuaciones en el tamao o la poblacin se encuentra fragmentada; poblaciones cuyo tamao ha disminuido significativamente a lo largo de generaciones. Las especies que coincidan con estos criterios son incluidos en las listas en los Apndices I y II de la CITES (ver columna izquierda de la Tabla I; para mayores detalles, consultar CITES Conf. 9.24 disponible en la direccin del Interenet http://www.cites.org/CITES/ eng/ index.shtml). La UICN ha desarrollado un sistema ms complejo para sus Categoras de la Lista Roja que aplica umbrales especficos y cuantitativos para asignar una de las ocho categoras de riesgo de extincin. De estas categoras, las tres que son aplicables a especies amenazadas son relevantes para tortugas marinas (Vulnerable En Peligro y En Peligro Crtico) ya que cada una de las siete especies de tortugas marinas estn catalogadas en alguna de stas. El propsito de las Categoras de la Lista Roja es proporcionar un esquema objetivo de criterios para clasificar las especies de acuerdo a su riesgo de extincin. Se han diseado para ser tiles a todos los taxones e historias de vida, aunque, en algunos casos, todava persisten algunos problemas para su aplicacin. La categoras de la Lista Roja de 1994 y los criterios correspondientes son presentados en versin simplificada en la Tabla I (columna derecha). Mientras que las especies inicialmente deberan evaluarse por medio del conjunto completo de los criterios, hay algunos que no son o no pueden ser aplicables a ciertos taxones. Cuando la informacin para una especie corresponde con uno de los criterios, se le cataloga en ese nivel (categora) de riesgo. Para las Categoras de la Lista Roja se emplea criterios cuantitativos para distinguir la categora de riesgo de extincin, y as se logra una mayor objetividad en la evaluacin. Ya que una descripcin completa del procedimiento rebasa el espacio disponible en este captulo, se recomienda al lector interesado consultar la documentacin disponible para mayores detalles (http://iucn.org/themes/ssc/redlists/ rlindex.htm). Sin embargo es pertinente resaltar algunos de los elementos ms sobresalientes de los procedimientos de evaluacin. Primero, para una

PAGE 134

110 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA evaluacin adecuada, el perodo de tiempo usado para el anlisis debera contener una relevancia biolgica para los procesos involucrados. Es decir, ya que la dinmica poblacional est regida por los ciclos generacionales de los organismos, la escala de tiempo para las evaluaciones debera abarcar varias generaciones. Segundo, el tiempo de generacin es definido como "la edad promedio de los progenitores". Este valor es mayor que la edad a la que se observa la primera reproduccin, pero tambin menor que la edad del reproductor ms viejo. Un problema con esta definicin es que, para especies bajo explotacin intensa, el valor ser menor que el que ocurrira en condiciones naturales debido a que en general la longevidad es reducida bajo esta presin. Tercero, aunque las evaluaciones son normalmente aplicadas a especies a una escala mundial, tambin son efectivas en la evaluacin del estado de poblaciones o stocks individuales, particularmente cuando stas se comportan como unidades aisladas demogrfica y genticamente (lo que ocurre para la mayora de las poblaciones de tortugas marinas). Cuarto, ya que los resultados dependen de la evaluacin de parmetros como "disminucin" o "reduccin" con respecto al hbitat de la especie o de su tamao poblacional, los valores discriminantes tienen que ser claramente definidos para una aplicacin objetiva. La CITES, por ejemplo proporciona lineamientos (sin ser umbrales fijos) para definir una "disminucin" que sera lo suficientemente significativos como para clasificar una especie comercial como en peligro ": una reduccin de >50% en el nmero de individuos o en el rea de distribucin a lo largo de un perodo de 5 aos o 2 generaciones, lo que fuera ms largo (o >20% en 10 aos o 3 generaciones para poblaciones pequeas). Las Categoras de la Lista Roja de la UICN, especifica que los cambios observados o inferidos deberan ocurrir a lo largo de 3 generaciones o 10 aos, lo que sea el perodo ms prolongado (ver Tabla I). Uso de las Categoras de la UICN para Evaluar el Riesgo de Extincin en las Tortugas Marinas Ya que los procedimientos de la UICN han sido aceptados por una amplia gama de agencias gubernamentales, organizaciones acadmicas y nogubernamentales, se han convertido en un punto de referencia universal para la categorizacin de especies en peligro. Todas las especies de tortugas marinas han sido evaluadas por estos criterios y se encuentran en la Lista Roja de Animales Amenazados de la UICN (Baillie and Groombridge, 1996; ver captulos especficos para cada especie en este volumen). A las tortugas marinas se les analiza comnmente bajo el Criterio A (Disminucin en el tamao poblacional; columna derecha de la Tabla I) el cual es el de mayor aplicabilidad para el taxn. Para estas especies, las evaluaciones se basan generalmente en observaciones directas (subcriterio a), un ndice de abundancia apropiado para el taxn (subcriterio b), o niveles actuales o potenciales de explotacin (subcriterio d). En la mayora de las prospecciones, los tamaos de las poblaciones de tortugas marinas son evaluados con base en el nmero de nidadas por ao ya que esta informacin es la ms accesible y abundante para ser analizada (Meylan, 1995). Otra ventaja es que esos datos estn directamente relacionados con el nmero real de hembras que anidan cada temporada. Para estimar la abundancia poblacional, comnmente se prefieren las estimaciones del nmero anual de nidos en vez de los nmeros de hembras reproductoras debido a que (a) muchos (sino la mayora) de los proyectos no marcan las hembras, por lo cual es imposible distinguir entre las hembras que dejan mltiples nidos cada temporada, y (b) no es necesario monitorear hembras marcadas individualmente entre temporadas subsecuentes (remigraciones) para detectar y dar cuenta de las variaciones de la frecuencia y perodos del intervalo remigratorio que existen entre individuos y entre poblaciones geogrficas (Alvarado y Murphy, 1999). Concentrndose en el nmero de anidaciones es posible, entonces, comparar y compilar la informacin de la gran mayora de los proyectos de conservacin e investigacin. Si es necesario, el nmero de nidos puede ser convertido a nmero de hembras andantes por ao al dividir el nmero promedio de nidos por hembra (Alvarado y Murphy, 1999), cuando se tiene conocimiento de este dato. Como se mencion, la evaluacin de los cambios de tamao poblacional debe ser analizado sobre un perodo de tiempo abarcando varias generaciones. Esta escala de tiempo debera rebasar los perodos necesarios para obtener solidez estadstica en el anlisis de tendencias (de 5-10 aos; ver Kerr, este

PAGE 135

111 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 A)Disminucin en el Tamao Poblacional (en el pasado y/o en proyeccciones), determinado como cambios en el nmero de individuos maduros solamente. Disminucin observada, estimada, inferida o sospechada de por lo menos X % a lo largo de los ltimos 10 aos o tres generaciones, lo que resulte ms largo, con base en cualquiera de las siguientes: 1)(a) observacin directa; o (b) un ndice de abundancia apropiado para el taxn; o (c) una disminucin en el rea de ocupacin, extensin de la ocurrencia y/o calidad del hbitat; o (d) niveles actuales o potencialesde explotacin; o (e) los efectos de taxa introducida, hibridacin, patgenos, contaminatnes, competitores o parsitos, O 2)Una reduccin de al menos X %, proyectada o sospechada por ser alcanzada dentro de los siguientes diez aos o tres generaciones, lo que resulte ms largo, con base en cualquiera de (b), (c), (d) o (e) mencionadas arriba. [valores para: X %CR=80; EN=50; VU=20 ] B)Pequea Distribucin Geogrfica y Disminucin, Fragmentacin o Fluctuacin. Poblac in ocurre en < X km2 u ocupa < Y km2, y existen evidencias de uno de los dos siguientes: 1)Severamente fragmentada o se conoce que existe solamente en Z localidad(es). 2)Disminucin que contina, observada, inferida o proyectada, en cualesquiera de las siguientes: (a) extensin de la ocurrencia, o (b) rea de ocupacin, o (c) rea, extencin y/o calidad del hbitat, o (d) nmero de localidades o subpoblaciones, o (e) nmero de individuos maduros. 3)Fluctuaciones extremas en cualquiera de las siguientes: (a) extensin de la ocurrencia, o (b) rea de ocupacin, o (c) nmero de localidades o subpoblaciones, o (d) nmero de individuos maduros. [valores para: X km2CR=100 ; EN=5,000 ; VU=20,000 / Y km2CR=10; EN=500; VU=2,000 / Z loc.CR=1 ; EN= <5; VU= < 10 ] C)Pequeo Tamao de Poblacin y Disminucin. Se estima el tamao de la poblacin en < V individuos maduros y cualquiere de lo siguiente 1)Una disminucin estimada en por lo menos W % a lo largo de X aos o Y generaciones, lo que resulte ms largo o 2)Una disminucin contnua en nmero de individuos maduros y una estructura poblacional caracterizada por cualquiera de lo siguiente: (a) severamente gragmentada (ninguna subpoblacin contiene ms de Z individuos maduros), o (b) todos los individuos ocurren en una sola subpoblacin. [valores para: V ind.CR=250; EN=2,500; VU=10,000 / valores para: W % CR=25 ; EN=20; VU=10 / valores para: X aosCR=3; EN=5 ; VU=10 / valores para: Y generacioensCR=1; EN=2 ; VU=3 / valores para: Z ind.CR=50; EN=250; VU= 1,000] D)Poblacin Muy Pequea o con Distribucin Muy Restrinjida. Se estima que el nmero de individuos en la poblacin son < X individuos maduros. [valores para: X ind.CR=50; EN=250; VU=1,000 o con una rea de ocupacins severamente restrinjida ] Se evalan las especies contra todos los criterios posibles que se consideren aplicables de acuerdo a la cantidad y calidad de informacin, as como a las caractersticas de la historia de vida que concuerden con Criterios A D. Sin embargo, es suficiente que se cumpla un criterio para clasificar uno de las tres categoras de especies amenazadas. La categora (nivel) de riesgo de extincin depender bajo cul umbral de los parmetros en negritas corresponda en la evaluacin Nota: en los momentos de escribir este captulo, las Categoras de 1994 se encuentran bajo revisin por la UICN. No obstante, ya que las tortugas marinas se les evala normalmente con el Criterio A y en este solo se est modificando el umbral de VU (a 30%), la informacin es adecuada para los propsitos ilustrativos del captulo.Tabla I. Criterios y categoras simplificadas de CITES y UICN para el listado de especies amenazadas con extincinA) La poblacin silvestre es pequea y se presenta una disminucin del nmero de individuos o de la superficie y la calidad del hbitat; o cada una de sus subpoblaciones es muy pequea; o la mayora de los individuos estn concentrados en una subpoblacin; o una gran fluctuacin del nmero de individuos; o una alta vulnerabilidad a causa de la biologa o comportamiento de la especie (p. ej. migracin), O B) La poblacin silvestre tiene un rea de distribucin restringida y se presenta una fragmentacin; o una fluctuacin importante en el rea de distribucin o el nmero de subpoblaciones; o una alta vulnerabilidad a causa de la biologa o comportamiento de la especie (incluida la migracin); o una disminucin en el rea de distribucin; o el nmero de subpoblaciones; o el nmero de ejemplares; o la superficie o la calidad del hbitat; o la capacidad de reproduccin, O C) Una disminucin del nmero de ejemplares en la naturaleza, que se ha comprobado que existe en la actualidad o ha existido en el pasado (pero con probabilidad de reiniciarse); o deducido con base en: disminucin de la superficie o la calidad del hbitat; o niveles o los tipos de explotacin; o amenazas debido a factores extrnsecos tales como los efectos de los agentes patgenos, las especies competidoras, parsitos, depredadores, hibridacin, especies introducidas y efectos de los residuos txicos y contaminantes; o disminucin de la capacidad de reproduccin; O D) La situacin de la especie es tal que si sta no se incluye en el Apndice I es probable que cumpla uno o ms de los criterios citados aqu en un perodo de cinco aos. Definiciones en los criterios CITES : Disminucin una orientacin (no umbral) de disminucin del 50% en 5 aos o 2 generaciones, lo que resulte ms largo. Para poblaciones pequeas, una orientacin del 20% en 10 aos o 3 generaciones (lo ms largo). Generacin edad promedio de los padres. rea restringida de distribucinorientacin (no umbral) de 10,000 kms2Criterios para las Categoras de la Lista Roja de la UICN de 1994 (simplificadas)Se definen las siguientes categorasCR= en peligro crtico; EN= en peligro; VU= vulnerableCriterios biolgicos para la inclusin de especies en el Apndice I de la CITESespecies que cumplen o es probable que cumplan al menos uno de los siguientes criterios (simplificados)

PAGE 136

112 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA aos, con un estimado de longevidad reproductiva de unos 11-15 aos (observaciones derivadas de programas de conservacin de tortuga golfina, L. olivacea [D. Ros-Olmeda, pers. com.] dato que probablemente es tambin aplicable a L. kempii ), lo que nos arroja un valor de 20 aos, considerado como razonable para la estimacin del perodo de una generacin. Las tendencias observadas a partir del nmero de anidaciones anuales (Figura 1) puede compararse con los umbrales de la Lista Roja. Es interesante que, a pesar de un incremento del 300% (3X) en las anidaciones entre 1986 y el presente (poco menos de 20 aos), la especie an no se ha recuperado lo suficiente para retirarla de la categora de En Peligro Crtico cuando se toma en cuenta la tendencia en un perodo de menos de 3 generaciones (60 aos) que representa una disminucin de ms del 80%. El seguimiento metdico de tortugas marinas en playas de anidacin del Caribe y la compilacin de informacin cientfica no se inici sino hasta los 1950s en algunas reas, y en otras no fue sino hasta mediados de los 1960s. Para contrarrestar la escasez datos y de literatura cientfica, deben tomarse en cuenta relatos histricos, datos de comercio as como informacin cualitativa para complementar los informes disponibles de los programas de monitoreo en playas de anidacin. Este enfoque ha sido aplicado para la evaluacin de tortuga carey, verde, golfina y lad en el mbito global. En el caso de la tortuga carey, una especie que dentro de la Regin del Gran Caribe ha sido ampliamente estudiada, Meylan (1999) evalu su estado de conservacin a partir de la mejor informacin disponible, incluyendo informes y varias crnicas histricas, demostrando que la especie ha disminuido o se ha agotado en la mayora de las reas (22 de 26 pases o territorios) para las que se cuenta con informacin relevante. Evaluacin de la Recuperacin Aunque es comprensible que los esfuerzos por desarrollar criterios universales para evaluar la condicin de especies amenazadas se hayan concentrado en la determinacin del riesgo de extincin, no es menos importante el contar con procedimientos prcticos para evaluar avances de los programas de conservacin en la recuperacin de las especies objeto. La recuperacin de especies amenazadas comnmente se define en trminos de: volumen) haca 2-3 generaciones que son requeridas por los procedimientos internacionales. Adems, el usar series de tiempo multi-generacionales tambin facilita la deteccin de las tendencias reales de largo plazo. La edad de maduracin para especies longevas, como las tortugas marinas, se extiende de una a varias dcadas (ver Frazier, este volumen). Para especies de crecimiento ms rpido, como la tortuga lora o kempii ( Lepidochelys kempii ), la maduracin se alcanza por primera vez dentro de un espacio de 1016 aos (Mrquez, 1994; Mrquez, este volumen; Zug et al 1997). En el otro extremo, las tortugas verdes pueden tardar hasta 50 aos en alcanzar la madurez (Bjorndal y Zug, 1995). Aunque no se han realizado evaluaciones de la edad de maduracin, las diferencias observables en las tasas de crecimiento entre poblaciones de la misma especie y en diferentes cuencas ocenicas probablemente tambin se deban tomar en cuenta en las evaluaciones. La evaluacin del riesgo de extincin para L. kempii usando las Categoras de la Lista Roja de la UICN podra ilustrar su aplicabilidad, ya que en este caso se cuenta con datos de una serie de tiempo que abarca varias dcadas. Esta es una de las especie consideradas bajo el mayor peligro de extincin por 1) la disminucin drstica de su tamao poblacional entre los 1940s y 1980 (Figura 1) y 2) ocurre una sola poblacin con distribucin casi exclusivamente localizada en el Golfo de Mxico (en contraste con cinco de las otras seis especies). Para la tortuga kempii, la evaluacin se realiza con informacin sobre nmero de anidaciones anuales y aplicando el Criterio A. El parmetro restante para la evaluacin es el tiempo de generacin. Cuando se realiza esta estimacin con tortugas marinas se confrontan dos problemas: 1) no se cuenta con estimaciones de la distribucin de edades en la poblacin reproductora y 2) la distribucin de edades ha sido modificada por la explotacin a la que han sido sometidas. La medida ms apropiada para determinar dicho perodo, bajo estas circunstancias, es la recomendada por Pianka (1974) que resulta de la edad de maduracin ms la mitad de la longevidad reproductiva. Para Lepidochelys podemos aplicar una aproximacin del tiempo a maduracin de 11-16

PAGE 137

113 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 las costas mexicanas del Golfo de Mxico y Caribe, ver Mrquez et al. 1999 y Garduo et al. 1999, respectivamente) Mientras que un anlisis de los mecanismos y procesos que intervienen en la recuperacin de una poblacin o especie rebasa el espacio disponible para el presente trabajo, en la Tabla II, se enlistan indicadores tentativos que, de manera anloga a los criterios para determinar el riesgo de extincin, pudieran ser utilizados como indicadores de una recuperacin. Se derivan de los Planes de Recuperacin del U.S. National Marine Fisheries Service (NMFS) y el Fish and Wildlife Service (U.S.FWS) para tortugas marinas en ese pas. Considerando el carcter proactivo en el avance de la conservacin biolgica, el propsito de incluir esta tabla es el de estimular una discusin entre especialistas, ngos y administradores de recursos en los mbitos nacionales e internacionales que nos permita desarrollar un conjunto de criterios que 1) estabilizacin o crecimiento de poblaciones anteriormente en declinacin; 2) control, mitigacin o eliminacin de las amenazas; y 3) proteccin a largo plazo de los hbitats crticos para la especie. Sin embargo, para medir el progreso de la recuperacin es deseable contar con puntos de referencia y procedimientos objetivos y aplicables universalmente. En la ausencia de criterios estndar, las acciones de conservacin corren el riesgo de utilizar objetivos desvinculados del proceso biolgico por el que pasa la especie. A la fecha, pocos programas nacionales para cualquiera de las especies de tortugas marinas han incluido un anlisis formal para definir criterios y metas de la recuperacin en s. La necesidad de lograr este objetivo se har ms urgente en la medida en que los programas de conservacin de las tortugas marinas comienzan a rendir frutos, por lo menos para algunas de las poblaciones (p. ej., como evidentemente ocurre ya para las tortugas lora y carey enTabla II. Indicadores de recuperacin para tortugas marinas (basados principalmente en los Planes de Recuperacin para Tortugas Marinas de los EUA, p. ej., NMFS y U.S.FWS, 1998). Una poblacin o especie podra considerarse recuperada si cumple los siguientes criterios:A) Conocimiento Se han identificado las unidades demogrficas (poblaciones o stocks) y sus rutas migratorias El origen de cada poblacin ha sido identificado Se han identificado los sitios ms importantes de alimentacin B) Integridad del hbitat y productividad de la poblacin Se cuenta con proteccin adecuada en sitios ms importantes de alimentacin La proteccin de por lo menos 50% de los sitios de anidacin est garantizada en perpetuidad El reclutamiento de cras al ambiente marino es estable y representa ms del 75% de los huevos puestos en las principales playas de anidacin C) Tamao de las poblaciones La cantidad de hembras anidando por ao en las principales playas de anidacin es estable o se incrementa a lo largo de por lo menos 1 generacin Cada poblacin alcanza y mantiene un nmero suficientemente grande de hembras anidadoras al ao que razonablemente permita suponer su supervivencia a largo plazo [p.ej., 10,000 para Lepidochelys kempii ] a lo largo de por lo menos seis aos Las poblaciones en sitios de alimentacin exhiben un incremento (o estabilidad si se considera que estn dentro de la capacidad de carga del sistema) estadsticamente significativo en los principales sitios para cada stock regional a lo largo de por lo menos 5-10 aos (perodo de tiempo necesario para derivar un anlisis robusto de tendencias, ver Kerr este volumen) D) Capacidad para el Manejo Un plan de manejo basado en mecanismos que garantiza la sustentabilidad de las poblaciones ha sido instrumentado Todas las fuentes de amenazas (incluyendo la captura incidental) han sido identificadas y sus impactos controlados a niveles que no afectan negativamente la tasa intrnseca de crecimiento de las especies Se encuentran en vigor instrumentos internacionales que garantizan una adecuado manejo y conservacin de poblaciones de tortugas marinas compartidas internacionalmente Nota del autor : los trminos en negritas son aproximaciones de posibles valores, basados en las recomendaciones de NMFS/ USFWS para sus programas de recuperacin. Tendran que ser ajustados a las caractersticas de poblaciones especficas. Los perodos de tiempo para parmetros clave (p.ej., para poblaciones en sitios de alimentacin) an no han sido analizados y los valores incluidos son an recomendaciones que requieren mayor precisin.

PAGE 138

114 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA distribucin de las poblaciones bajo estudio. 3)Hasta que no se cuente con una compilacin de informacin en series de tiempo de ms de una generacin, las evaluaciones de estado de la conservacin continuarn dependiendo de evidencia directa o indirecta sobre la abundancia histrica de las tortugas marinas. 4)Debern desarrollarse criterios e indicadores aceptables universalmente para la evaluacin de la recuperacin de poblaciones, basados en el mejor conocimiento disponible sobre el proceso de recuperacin en tortugas marinas. Estos criterios debern ser integrados a los planes nacionales e internacionales de manejo como instrumentos para dar seguimiento a la mejora en el estado de conservacin de poblaciones individuales, particularmente aquellas que son compartidas entre varios territorios o pases. 5)A pesar de que proporcionan informacin esencial, las evaluaciones de riesgo de extincin y de recuperacin no sern suficientes en s mismas para definir las prioridades de conservacin y manejo. Se requiere incorporar otros factores al proceso de toma de decisiones sobre el manejo de recursos que incluyen valores culturales y econmicos, as como obligaciones internacionales.AgradecimientosSe agradece la valiosa aportacin crtica de Raquel Briseo Dueas y Marydele Donnelly que enriquecieron sustancialmente este trabajo.Literatura CitadaBjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (Eds.) Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp Baillie, J. y B. Groombridge. 1996. 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. World Conservation Union (IUCN), Gland, Switzerland. 368 pp. + annexes. Bass, A. L., D. A. Good, K. A. Bjorndal, J. I. Richardson, Z.M. Hillis, J. Horrocks, y B. W. Bowen. 1996. Testing models of female migratory behavior and population structure in the Caribbean hawksbill turtle, Eretmochelys imbricata with mtDNA control region sequences. Mol. Ecol. 5:321328. Bjorndal, K.A. y G. Zug. 1995. Growth and age of sea turtles. Pp. 599-600. In : K.A. Bjorndal (Ed.) The Biology and Con-definan la recuperacin en tortugas marinas. Se enfatiza que algunos de los parmetros incluidos en la tabla (p. ej., tamaos poblacionales deseables, tendencias, etc.) requieren mayor estudio para ajustar los valores para cada especie y poblacin, segn la capacidad de carga del sistema en el que ocurren. De hecho, el tema del tamao poblacional que se pretende alcanzar por medio de los programas de manejo y conservacin permanece abierto dentro de un debate cuyas interrogantes deben ser abordadas y resueltas. Cules deben ser los criterios para la decisin de este parmetro? Debera buscarse un tamao poblacional que permita recuperar las funciones ecolgicas de las poblaciones de tortugas marinas? Es deseable o posible recuperar los tamaos histricos de las poblaciones de tortugas marinas? En otras palabras, si las poblaciones disminuidas pueden ser estabilizadas o revertidas, sera aceptable alcanzar tamaos por debajo de los niveles histricos en vista de que la capacidad de carga de los ambientes actuales est por debajo de los histricos y/o existe una extraccin directa o indirecta de tortugas marinas? Respuestas a estas preguntas formuladas por cientficos y administradores de recursos, se vuelve urgente en la medida de que la presin sobre los recursos naturales incrementa. Se requiere llegar a un consenso que facilite las decisiones sobre polticas alternas de conservacin y manejo, particularmente si se busca que ocurran dentro de un esquema de colaboracin regional, con poblaciones compartidas.Conclusiones1)Considerando que las especies de tortugas marinas se agrupan en poblaciones genticamente aisladas (tambin conocidas como stocks), los esfuerzos de investigacin en la Regin del Gran Caribe deben orientarse hacia la identificacin de las diferentes poblaciones, su distribucin y comportamiento migratorio. 2)Una vez identificadas las poblaciones de cada especie, se deber promover la evaluacin de su estado de conservacin en trminos de riesgo de extincin o de recuperacin, tomando en cuenta que, debido a los patrones migratorios, la informacin y anlisis de los parmetros tendr que ser un proceso colaborativo, involucrando a todos los pases que compartan el mbito de

PAGE 139

115 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 servation of Sea Turtles, Revised Edition. Smithsonian Institution Press, Washington, D.C. 619 pp. Boulon, R., Jr. 1994. Growth rates of wild juvenile hawksbill turtles, Eretmochelys imbricata in St. Thomas. U.S. Virgin Islands. Copeia 1994(3): 811-814. Bowen, B. W. 1995. Tracking marine turtles with genetic markers. BioScience 45:528-534. Bowen, B.W., A.L. Bass, A. Garca-Rodrguez, C.E. Diez, R. van Dam, A. Bolten, K.A. Bjorndal, M.M. Miyamoto y R.J. Ferl. 1996. Origin of hawksbill turtles ( Eretmochelys imbricata ) in a Caribbean feeding area as indicated by mitochondrial DNA sequence analysis. Ecol. Appl. (6) 566. Briseo-Dueas, R. y F.A. Abreu-Grobois, 1999. Databases. Pp. 94-100 In : K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (Eds.) Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp. Congdon, J.D, Dunham, A.E., y van Loben Sels, R.C. 1993. Delayed sexual maturity and demographics of Blandings turtles ( Emydoidea blandingii ): implications for conservation and management of long-lived organisms. Conserv. Biol. 7:826-833 Diario Oficial de la Federacin. 1994. Norma Oficial Mexicana NOM-ECOL-059-1994 que determina las especies y subespecies de flora y fauna silvestres terrestres y acuticas en peligro de extincin, amenazadas, raras y las sujetas a proteccin especial, y que establece especificaciones para su proteccin. DOF Tomo CDLXXXVIII No. 10. 16 de mayo de 1994. (localizable en http://www.ine.gob.mx/ dgra/ normas/rec_nat/no_059.htm) Diez, C. E. y J. A. Ottenwalder. 1999. Habitat Surveys. Pp. 4144. In: Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois, y M. Donnelly (Editores). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp. Diaz-Fernndez, R., T. Okayama, T. Uchiyama, E. Carrillo, G. Espinosa, R. Mrquez, C. Diez, y H. Koike. Genetic sourcing for the hawksbill turtle, Eretmochelys imbricata in the Northern Caribbean Region. Chelonian Conservation and Biology 3(2): 296-300. Eckert, S. A. 1999. Data Acquisition Systems for Monitoring Sea Turtle Behavior and Physiology. Pp. 88-93. In: Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois, y M. Donnelly (Editores). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp. Encalada, S.E., P.N. Lahanas, K.A. Bjorndal, A.B. Bolten, M.M. Miyamoto y B.W. Bowen. 1996. Phylogeography and population structure of the Atlantic and Mediterranean green turtle Chelonia mydas : a mitochondrial DNA control region sequence assessment. Molecular Ecology 5: 473-483. Endangered Species Act USA. 1973. (http:// www.nmfs.noaa.gov/prot_res/laws/ESA/ esatext/ esacont.html) FitzSimmons, N., C. Moritz y B. W. Bowen. 1999. Population Identification. Pp. 72-79. In: Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois, y M. Donnelly (Editores). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp. Grdenfors, U., J. P. Rodrguez, C. Hilton-Taylor, C. Hyslop, G. Mace, S. Molur, y S. Poss. 1999. Draft Guidelines for the Application of IUCN Red List Criteria at National and Regional Levels. IUCN Species Survival Commission. (http://www.iucn.org/themes/ssc/RAguidelinesfinal.htm) Garduo, M., V. Guzmn, E. Miranda, R. Briseo-Dueas, y F. A. Abreu-Grobois. 1999. Increases in hawksbill turtle ( Eretmochelys imbricata ) nestings in the Yucatan Peninsula, Mexico 1977-1996: Data in support of successful conservation? Chelonian Conservation andBiology 1999 (3)2:286-295. Groombridge, B. y R. Luxmoore. 1989. The green turtle and hawksbill (Reptilia: Cheloniidae): World status, exploitation and trade. Lausanne, Switzerland. CITES Secretariat. 601 pp. Hildebrand, H. H. 1963. Hallazgo del rea de anidacin de la tortuga marina lora Lepidochelys kempi (Garman), en la costa occidental del Golfo de Mxico. Sobretiro de Ciencia, Mxico 22:105-112. IUCN. 1994. IUCN Red List Categories. Prepared by the IUCN Species Survival Commission. IUCN, Gland, Switzerland. (http://iucn.org/themes/ssc/redlists/ssc-rl-c.htm) Limpus, C.J. 1992. The hawksbill turtle, Eretmochelys imbricata in Queensland: population structure within a southern Great Barrier Reef feeding ground. Wildl. Res. 19:489-506. Mrquez, R.M., 1994. Sinopsis de datos biolgicos sobre la tortuga lora, Lepidochelys kempii (Garman, 1880). Instituto Nacional de la Pesca. Mxico FAO. SAST-Tortuga Lora. 5.31(07)016.02, INP/S152:141pp. Mrquez M., R., J. Daz, M. Snchez, P. Burchfield, A. Leo, M. Carrasco, J. Pea, C. Jimenez y R. Bravo. 1999. Results of the Kemps ridley Nesting Beach Conservation Efforts in Mxico. Marine Turtle Newsletter 85:2-4. Meylan, A.B. 1995. Estimation of population size in sea turtles. Pp. 135-138. In : K.A. Bjorndal (Ed.) The Biology and Conservation of Sea Turtles, Revised Edition. Smithsonian Institution Press, Washington, D.C. 619 pp. Meylan, A.B. 1999. Status of the hawksbill turtle ( Eretmochelys imbricata ) in the Caribbean region. Chelonian Conservation and Biology 3(2): 177-184. Meylan, A.B. y M. Donnelly. 1999. Status justification for listing the hawksbill turtle ( Eretmochelys imbricata ) as Critically Endangered on the 1996 IUCN Red List of Threatened Animals. Chelonian Conservation and Biology 3(2): 200-224. Mortimer, J.A. y R. Bresson. 1999. Temporal distribution and periodicity in hawksbill turtles ( Eretmochelys imbricata ) nesting at Cousin Island, Republic of Seychelles, 19711997. Chelonian Conservation and Biology 3(2): 318-325. National Marine Fisheries Service y U.S. Fish and Wildlife Service. 1998. Recovery Plan for U.S. Pacific Populations of the Loggerhead Turtle ( Caretta caretta ). National Marine Fisheries Service, Silver Spring, MD. Pianka, E.R. 1974. Evolutionary Ecology. Harper and Row, New York. 356 pp.

PAGE 140

116 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Pritchard, P. C. H. y J.A. Mortimer. 1999. Taxonomy, External Morphology, and Species Identification. Pp 21-38 In: Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois, y M. Donnelly (Editores). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp. Schroeder, B. y S. Murphy. 1999. Population Surveys (Ground and Aerial) on Nesting Beaches. Pp. 45-55 In: Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois, y M. Donnelly (Editores). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp. Tambiah, C. 1999. Interviews and Market Surveys. Pp. 156163. In: Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois, y M. Donnelly (Editores). Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. 235 pp. Turtle Expert Working Group. 1998. An assessment of the Kemps ridley ( Lepidochelys kempii ) and loggerhead ( Caretta caretta ) sea turtle populations in the Western North Atlantic. NOAA Technical Memorandum NMFS-SEFSC409. 96 pp. Zug, G. R., H.J. Kalb, y S.J. Luzar. 1997. Age and growth in wild Kemps ridley sea turtles Lepidochelys kempii from skeletochronological data. Biological Conservation 80(3): 261-268

PAGE 141

117 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Seguimiento de las Tendencias PoblacionalesRhema Kerr Bjorkland Red para la Conservacin de Tortugas Marinas en el Gran Caribe (WIDECAST) Jamaica Ya como administradores del recurso, cientficos o conservacionistas, una considerable porcin de nuestro esfuerzo profesional se relaciona con la evaluacin y el seguimiento de poblacionales silvestres. Los motivos para evaluar una poblacin son evidentes, entre otros, podemos mencionar que la evaluacin es requerida por la necesidad de incrementar el conocimiento general y porque provee datos referenciales para medir y valorar el xito de las acciones del manejo e informar a los tomadores de decisiones. Lo que aqu se sugiere es una estructura de trabajo para desarrollar un eficaz programa de monitoreo de tortugas marinas Un aspecto fundamental en la evaluacin y seguimiento a poblaciones silvestres, es la estimacin de las tendencias poblacionales. Es til empezar la discusin de este tema recurriendo a su definicin. El Diccionario de la Real Academia Espaola, define tendencia como la propensin o inclinacin hacia determinado fin. Por consiguiente, lo que buscamos es determinar la inclinacin o direccin de la poblacin de inters. El anhelo de cualquier administrador de recursos o tomador de decisiones, es contar con informacin que le permita acotar que la condicin de la poblacin objetivo, se encuentra en recuperacin o est recuperada Para alcanzar este nivel de referencia, es necesario establecer criterios de recuperacin. Hay un poco de relatividad en ello. Por ejemplo, podramos definir recuperacin en los trminos de restaurar las poblaciones hasta que stas alcanzaran los tamaos existentes en pocas precolombinas. La referencia sera vlida pero no realista desde un punto de vista ecolgico o sociopoltico Los Planes de Recuperacin de Tortugas Marinas desarrollados por las agencias federales en los E.U.A., proporcionan ejemplos de criterios para detectar la recuperacin, p. ej., Las poblaciones de tortuga carey en los EUA podran retirarse de las listas [de especies en peligro] si, a lo largo de 25 aos, se alcanzan las siguientes condiciones: (i) un incremento de la poblacin de hembras adultas, evidenciado por una tendencia significativa hacia el alza en el nmero anual de nidos en por lo menos cinco Playas ndice, incluyendo las de Isla Mona y Buck Island Reef National Monument; (ii) la proteccin a perpetuidad del hbitat de por lo menos un 50% de la actividad de anidacin que ocurre en las Islas Vrgenes de EUA (USVI) y en Puerto Rico; (iii) el incremento en el nmero de adultos, subadultos y juveniles, evidenciado por tendencias estadsticamente significativas en por lo menos cinco reas clave de alimentacin dentro de Puerto Rico, USVI y Florida; y (iv) la instrumentacin exitosa de todas las tareas de prioridad I(NMFS-FWS, 1993). Otros ejemplos de criterios de recuperacin los provee la Red para la Conservacin de Tortugas Marinas en el Gran Caribe (WIDECAST, por sus siglas en ingls) en la serie planes de accin para recuperacin en el Caribe. Por ejemplo, el proyecto WIDECAST del Plan de Accin para la Recuperacin de Tortugas Marinas para Jamaica recomienda una . tendencia a la alza estadsticamente significativa de las poblaciones anidadoras, por ms de una generacin, para las tres especies que ocurren localmente (Sutton et al ., en prep.). Como se dijo en la sesin de evaluaciones por especie, la maduracin tarda una o varias dcadas, dependiendo de la especie. Nosotros [en Jamaica] todava no desarrollamos criterios para nuestras colonias en las reas de alimentacin, ni hemos trascendido la estimacin de una recuperacin de la poblacin por el uso de un solo parmetro demogrfico, el tpico de las estimaciones anuales de las hembras reproductoras. El punto anterior es importante, puesto que resultados fundamentados en el slo criterio de la abundancia de hembras reproductoras activas, aporta menor cantidad de informacin para un manejo adaptativo, que si se incluyeran otros estadios de vida (p. ej.,

PAGE 142

118 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA juveniles en sus reas de alimentacin) en las evaluaciones. Si una poblacin es sometida al manejo, ya sea para propsitos de conservacin o para extraccin sustentable, se deben cumplir con criterios adicionales. De hecho, la mayora de los modelos poblacionales requieren insumos de informacin sobre tasas de crecimiento para clases de edad o talla especficas, estructura de edades (talla) para todas los estadios de vida, y otros datos complejos. Dado al reto que representa para los investigadores la naturaleza compleja de la historia de vida de las tortuga marinasespecies longevas, marinas y migratoriasexiste un dficit correspondiente de datos reales para alimentar los modelos poblacionales. Por ejemplo, el seguimiento de poblaciones de adultos en sitios de alimentacin (con el propsito de estimar parmetros demogrficos) no es factible para la mayora de los programas abocados a tortugas marinas. Por consiguiente, reconocemos que muchas si no la mayor parte de las decisiones de manejo continuarn realizndose sobre la base de un conjunto de datos poco completos, y muy probablemente se centrarn en la estimacin de cambios en los parmetros poblacionales. En el intento de disear e instrumentar programas de prospeccin y monitoreo, los conservacionistas y administradores del recurso se ven limitados por los recursos humanos y econmicos, lo mismo que por la necesidad de obtener resultados de manera oportuna. Los programas de seguimiento reflejarn necesariamente un balance entre la accesibilidad a la especie objetivo y el tiempo requerido para determinar una tendencia significativa en los diferentes parmetros demogrficos (abundancia, reclutamiento y sobrevivencia/mortalidad). Por razn de su accesibilidad, las hembras reproductoras en las reas de anidacin han sido el sostn principal de la investigacin de tortugas marinas y los programas de seguimiento en todo el mbito mundial de su distribucin. No obstante, considerando su lento tiempo de maduracin y las variaciones estocsticas en el nmero de hembras que anidan en un ao determinado, el marco temporal para un anlisis robusto de las tendencias (sobrevivencia anual y reclutamiento) se encuentra en el orden de dcadas. El tiempo requerido para estimar parmetros y anlisis de tendencias es, por definicin, ms reducido en estadios de vida tempranos. La Tabla 1Tabla 1. Comparaciones en la accesibilidad (para fines de investigacin y monitoreo) a segmentos de la poblacin o estadios de vida por especie. 1 = prcticamente inaccesible a 5 = fcilmente accesible. Cc = tortuga caguama; Cm = tortuga verde; Dc = tortuga lad; Ei = tortuga carey; Lk = tortuga kempii; y Lo = tortuga golfina (olivacea). Segmento de la PoblacinEspecie CcCmDcEiLkLo Hembras anidadoras (fase terrestre)555455 Juveniles grandes y adultos en el mar331244 Juveniles pequeos551555 Neonatos pelgicos111111 Huevos y/o cras555555 Estadio de Vida HembrasJuvenilesHuevos Parmetro anidadorasPequeosy Cras Abundancia 3-5 aos1-3 aos3-5 aos (1 generacin)(5 aos)(3 aos) Reclutamiento 4-5 aos3-5 aosn/a (8-10 aos) (*)(5-10 aos)(no se tiene una etapa previa de donde reclutar) Sobrevivencia 8-10 aos3-5 aosn/a anual (8-10 aos) (*)(5-10 aos)(las cras se dispersan en zona pelgica)Tabla 2. Para cada estadio de desarrollo de fcil accesibilidad (ver Tabla 1) se indica el perodo temporal mnimo necesario para la estimacin de parmetros. En el parntesis se anota el perodo de tiempo mnimo necesario para el anlisis de la tendencia. El lograr estos perodos es un objetivo variable, ya que la deteccin de la tendencia depende de la abundancia y el nmero de puntos (esto es, la duracin del perodo), as como en la precisin de la estimacin. Los perodos de tiempo sugeridos aqu se basan de manera general en informacin derivada de esfuerzos intensos de seguimiento en los que se enfatiza el marcado de saturacin. Los asteriscos indican que la tendencia para el parmetro en cuestin se basa en por lo menos 2 estimaciones puntuales, y que cada una cubre por lo menos el perodo mnimo de tiempo sugerido o ms; en otras palabras, una estimacin basada en 8-10 aos de datos estara representada por un punto en una regresin lineal. Con menos de cinco puntos, el poder asociado con cualquier prueba estadstica probablemente sera bajo (ver Gerrodette, 1987, 1993).

PAGE 143

119 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 compara la accesibilidad a estadios de vida para las seis especies del Gran Caribe. La Tabla 2 compara el marco temporal para la estimacin de parmetros y anlisis de tendencias para los distintos estadios de vida. En la lectura de estas tablas queda en evidencia que, desde el punto de vista de manejo y toma de decisiones, debe incrementarse el nivel de prioridad para el seguimiento de los juveniles. Si visualizamos la historia de vida de las tortugas marinas como si fuera una tubera (Figura 1) y el extremo inicial representando los huevos depositados en la playa de anidacin y el extremo terminal la etapa cuando las hembras reproductoras regresan para la anidacin, tendremos una mejor apreciacin del lapso de tiempo que se requiere para obtener resultados confiables de una playa de anidacin a la que se le aplica un programa de monitoreo. Para ampliar sobre el concepto de tubera, considere como escenario una playa de anidacin en donde recientemente se implement un programa de proteccin. Se esperara ver una tendencia creciente en la produccin de cras. A menos de que ocurrieran impactos serios sobre los neonatos y pequeos juveniles en los hbitats de desarrollo iniciales, el incremento en la produccin de cras conducira, en unos pocos aos, a un incremento en el nmero de juveniles reclutados en los hbitats de desarrollo costeros. Aos y dcadas mas tarde esperaramos un incremento en juveniles grandes y sub-adultos. Finalmente, despus de 10 a 50 aos o ms (ver Frazier, este volumen), podramos documentar un incremento de hembras reproductoras en las playas de anidacin. Es por esto que el uso del nmero de hembras anidadoras como criterio de evaluacin implica basarse en el estadio de vida con el ms largo tiempo de respuesta. Para mejorar (es decir, reducir) el lapso de tiempo requerido para la obtencin de ndices cuantificables de recuperacin, debemos poner ms nfasis en las prospecciones y en programas de seguimiento que abarquen ms de un parmetro (p.Tabla 3 Estimacin de parmetros demogrficos claves. Un asterisco indica que con tamaos de poblacin menores que varias centenas de hembras anidadoras al ao, el marcado de saturacin puede ser un requisito para la estimacin precisa de los parmetrosHembrasPequeos anidadorasJuveniles Supervivencia Anual Programa de MarcadoMarca-recaptura 8-10 aos*3-5 aos Reclutamiento Programa de MarcadoMarca-recaptura 4-5 aos*3-5 aos Esfuerzo Reproductivo Registro de NidadasX 3-5 aos Abundancia Programa de marcadoMarcarecaptura con conteo de nidos 3-5 aos1-3 aos Figura 1 El Concepto de Tubera huevos neonato juveniles grandes pequeos j uveniles sub-adultos adultos maduros

PAGE 144

120 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA ej., estimaciones anuales de abundancia) y un slo estadio de vida (p. ej., hembras maduras). En muchos pases del Caribe, el monitoreo de pequeos juveniles en ambientes nerticos representa una alternativa positiva que maximiza las limitantes de accesibilidad y una ventana de tiempo de monitoreo razonable (Tabla 3). En resumen, un plan de accin ideal para dar seguimiento a una poblacin de tortugas marinas debe incluir: Estimacin de la abundancia (absoluta o relativa) de estadios de vida accesibles; Estimacin de las tasas de reclutamiento y sobrevivencia de las hembras reproductoras y los pequeos juveniles; Estimacin del reclutamiento de las tasas de reclutamiento y sobrevivencia de otros perodos de vida accesibles, conforme sea posible; Estimacin del esfuerzo reproductivo (p. ej., nmero de cras por hembra por ao) Identificacin y cuantificacin de las fuentes de mortalidad; Identificacin de sitios de alimentacin asociados con poblaciones anidadoras locales (p. ej., por medio del uso de telemetra satelital, marcado, evaluacin gentica); Identificacin de la playas de origen (playas de nacimiento) para el conjunto de poblaciones encontradas en las reas de alimentacin locales. El programa de seguimiento ms efectivo ser aquel hecho a la medida de las circunstancias locales y que funcione dentro de las limitaciones de personal, financiamiento, infraestructura y capacidad para el mantenimiento de la informacin. Trabajar en la introduccin de un plan de accin como el propuesto anteriormente, ayudara a los administradores de recursos a transitar de lo ideal a lo real. Informacin adicional a este tema puede consultarse en Eckert et al (1999), particularmente los captulos Evaluacin de Poblacin y Hbitat. Tambin son tiles, Mortimer (1995), Conroy y Smith (1994) y Skalski (1990). Tim Gerrodette y John Brandon han hecho disponible su software para anlisis de tendencies, TREND, en la pgina del Internet: http://mmdshare.ucsd.edu/trends/htmlLiteratura CitadaConroy, M. J. y D. R. Smith. 1994. Designing large scale surveys of wildlife abundance and diversity using statisitical sampling procedures. Trans. 59th North American Wildlife and Natural Resources Conference. Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. Alberto Abreu G. y M. A. Donnelly (eds.). 1999. Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Gerodette, T. 1987. A power analysis for detecting trends. Ecology 68(5):1364-1372. Gerrodette, T. 1993. Trends: software for a power analysis of linear regression. Wildlife Society Bulletin 21:516-516. Mortimer, J. 1995. Teaching critical concepts for the conservation of sea turtles. Marine Turtle Newsletter 71:1-4 NMFS-FWS [National Marine Fisheries Service and U. S. Fish and Wildlife Service]. 1993. Recovery Plan for Hawksbill Turtles in the U.S. Caribbean Sea, Atlantic Ocean, and Gulf of Mexico. National Marine Fisheries Service. St. Petersburg, Florida. Skalski, J. R. 1990. A design for long-term status and trend monitoring. Journal of Environmental Management. 30:139144. Sutton, A.H., R.Bjorkland, A. Donaldson y M. Hamilton. En prep: WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for Jamaica (K. L. Eckert, ed.). CEP Technical Report. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica.

PAGE 145

121 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Promocin de la Concientizacin y Participacin de la ComunidadCrispin dAuvergne Ministerio de Finanzas y Planificacin Sta. Lucia Las tortugas marinas han sobrevivido durante mucho ms tiempo que nosotros, aunque considerando la proporcin a la cual estamos perpetrando la destruccin de nuestro planeta y finalmente la de nosotros mismos, uno se pregunta cunto tiempo ms lograrn mantenerse estas criaturas. Pero no es mi intencin detenerme mucho en este razonamiento, ya que mi inters es abordar una temtica relacionada con la concientizacin y la participacin de la comunidad. Aunque ambos aspectos tienen una conexin estrecha, ya que si hemos llegado a los extremos de poner en peligro la sobrevivencia de las tortugas es porque an hay mucho que aprender sobre la biologa y ecologa de estas especies. Muchos grupos de inters permanecen ignorantes de informacin actualizada que, de tenerla a su alcance, podra motivarlos a tratar de incidir en cambios sustanciales para bien de las tortugas, sus ambientes y, por ende, del hombre mismo. Muchos de los jvenes que viven en Sta. Lucia nunca han visto una tortuga marina viva o muerta. Quizs han ledo sobre ellas o podrn haber visto videos o carteles como mximo acercamiento. En contraste, todava en fechas recientes (principios de los 80s), fue muy comn ver tortugas marinas en los sitios de desembarco pesqueros de Sta. Lucia y en el Mercado Central. Desde entonces, la situacin ha cambiado. Actualmente la carne de tortuga, huevo u otros productos son artculos ilegales debido a una moratoria en la captura de todas las especies. Informes recientes y estudios empricos sin confirmar muestran que las existencias de tortugas marinas en Sta. Lucia estn incrementndose. Si es o no el caso, el hecho es que no puede concluirse que el ambiente para la sobrevivencia de las tortugas marinas es ideal o muestre alguna mejora. Todava hay captura ilegal e incidental de tortugas y los administradores del recurso no tienen idea de cules son las existencias actuales de estas poblaciones. Por consiguiente, los esfuerzos para establecer niveles sustentables de capturas son infructuosos. En el contexto caribeo el escenario de Sta. Lucia no es exclusivo. A pesar de las diferencias culturales y otras de tipo circunstancial, todos estamos inmersos en muchos de los mismos problemas. Por ello, si es la condicin de las tortugas marinas nuestra preocupacin, todos los reunidos en esta sala tenemos algn tipo de comprensin de los problemas existentes y tambin algunas ideas de la forma como estos deben o pueden ser resueltos. Yo he identificado la falta de conocimiento como uno de los problemas fundamentales; supongo y espero que la mayora de ustedes estn de acuerdo conmigo. Si mi afirmacin es correcta, la pregunta procedente es: cmo podemos abordar el problema? En mi opinin, primero necesitamos reconocer que las personas no siempre sienten la obligacin de aprender sobre cosas que aparentemente no afectan su existencia diaria. Por ejemplo, un joven campesino de las montaa quien nunca ha visto una tortuga y adems sin ninguna expectativa de comer carne de tortuga en su vida, no necesariamente estar preocupado por la condicin de las tortugas, aunque si lo estar de que el suelo de su granja est destruyendo su sitios de alimentacin. Por otro lado, el pescador de tortugas pudiera sentirse interesado en la medida en que su medio de vida estuviera directamente relacionando con la existencia sostenida del recurso. En consecuencia, uno de los objetivos elementales en cualquier ejercicio de concientizacin pblica, ser el de crear o reforzar en las mentes de las personas una conexin obvia y a la mano entre su existencia y la(s) problemtica(s) abordadas.

PAGE 146

122 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Muchas de las campaas de concientizacin pblica fallan porque no contienen o no encontraron los medios adecuados para crear esa liga. Otro punto fundamental que debe tomarse en cuenta es que el objeto de atencin a quien se destina una campaa de concientizacin no necesariamente es una masa homognea de personas e inclusive puede haber varios grupos-objetivo entre los que se incluiran a los tomadores de decisiones, usuarios de los recursos, oficiales administrativos, educadores (y alumnos), y otros grupos civiles. Por consiguiente, tanto el mensaje como el o los procedimientos deben ser los apropiados para cada grupo. As, folletera con informacin biolgica, aunque muy til, no ser adecuada para pescadores que no pueden leer, o mensajes televisivos que nunca llegarn a los que no tienen acceso a la televisin. Algunas veces las reuniones con grupos de usuarios del recurso o la interaccin directa con personas influyentes tendrn ms aceptacin que otros procedimientos. En algunas situaciones, las obras de teatro popular o la intervencin de la iglesia han sido usadas con muy buenos resultados. Podramos embarcarnos en un discurso interminable acerca de los pros y los contras de la concientizacin pblica pero ese no es el objetivo de esta presentacin. Sin embargo, debo remarcar que mientras la concientizacin pblica por s misma tenga pros y contras, es buena. Idealmente debera interactuar como componente de un proceso educativo que incidira -donde fuese posible y necesarioen una accin o un cambio en el comportamiento para, en su momento, resolver un problema especfico. Por otro lado, el acceso a informacin apropiada y oportuna es esencial para una participacin efectiva. Por consiguiente debe concluirse que la participacin pblica depende y se fortalece con la disponibilidad y el acceso a informacin suficiente y apropiada. Entonces, quin -en nuestro contextoproporcionara la informacin? Quin la recibira? Qu sistemas existen para la transmisin? Cmo debe usarse para generar participacin pblica? Cules son las oportunidades y las limitaciones a la participacin pblica? En muchos territorios caribeos, los gobiernos a travs de su departamento de pesqueras u otras dependencias, tienen asignada la responsabilidad de la investigacin y el manejo de las tortugas marinas. En consecuencia, mucha de la informacin sobre tortugas marinas al igual que los profesionales ms relevantes en estas reas, se encuentran adscritos a tales dependencias. Sin embargo, a lo largo de los aos estos mismos sitios han visto el surgimiento y crecimiento de organizaciones no-gubernamentales (ONGs) quienes brindan recursos y un profesionalismo adicional. Muchas ONGs que trabajan de manera conjunta o independientes del gobierno han tenido la capacidad de recolectar valiosa informacin. Por ejemplo, la Sociedad de Naturalistas de Sta. Lucia y el Departamento de Pesqueras han colaborado por mucho tiempo en la investigacin de la tortuga lad en la Playa Grande Anse. Fundamentado en lo anterior, lo deseable es que las diferentes organizaciones gubernamentales y civiles se constituyan en la mejor opcin para llevar a cabo las actividades de concientizacin pblica debido a su disponibilidad de informacin y -siendo muy optimistasde recursos. En algunas instancias, las organizaciones comunitarias (CBOs, por sus siglas en ingls) tambin se encuentran involucradas de manera significativa en el acopio de informacin e investigacin y, por ende, estas organizaciones tambin pueden participar en las actividades de concientizacin pblica. Adicionalmente el conocimiento tradicional de los respectivos grupos de usuarios no debe ser pasado por alto sino que debe ser utilizado de la mejor manera posible al disear y aplicar las campaas de concientizacin pblica. Por ejemplo, un pescador de tortugas puede tener una influencia muy grande en un saln de clase o en la sensibilizacin de sus pares. En una situacin ideal, la informacin fluye dialcticamente entre todas las entidades y a todos los niveles; esto es, dentro y entre los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y las de las bases comunitarias. Debe haber voluntad para aceptar la informacin nueva y no llegar a ser dogmticos, particularmente a nivel de gobierno. Si lo que buscamos -como se mencion anteriormentees sensibilizar a las personas para producir un(os) cambio(s) en su comportamiento, debemos esforzarnos en averiguar en dnde es ms necesario o factible y concentrarnos en los agentes de cambio con mayor capacidad de lograrlo. Existe una gran tendencia a creer que los nios deben ser el foco de los esfuerzos de concientizacin ambiental por la idea

PAGE 147

123 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 de que ellos sern los custodios de los recursos en el futuro. En la mayora de los casos, puede ser una conclusin lgica. Sin embargo, en situaciones donde las especies en peligro an estn siendo sobreexplotadas, los nios no podrn tener la oportunidad de llegar a ser sus custodios. Entonces, la pregunta es debemos dirigirnos a los nios, a los pescadores, a los polticos o a todos? Con respecto a los problemas de conservacin en general y a las tortugas marinas en particular, y usando como contexto a Sta. Lucia, he identificado algunos grupos-objeto que se pueden integrar para concientizar, sensibilizar y educar. 1. Tomadores de decisiones (polticos ) en diferentes niveles que deciden, entre otras cosas, cul es la posicin que asumir el pas en los aspectos de la conservacin de las tortugas marinas; 2. Pescadores capturan tortugas y tienen una funcin de gran influencia al incidir directamente en la condicin del recurso; 3.Los medios desempean un papel vital pero en muchos casos necesitan un entrenamiento para que adquieran una sensibilizacin en la temtica ambiental, ya que para informar, primero deben ser informados; 4. Maestros ensean a otros, especialmente nios y por ende, necesitan actualizar sus conocimientos con informacin correcta; 5. ONGs con frecuencia toman la responsabilidad de la problemtica de la conservacin que el gobierno no pueden o no quieren abordar. Por lo general son una poderosa fuerza defensora por lo que sus acciones deben estar fundamentadas con informacin apropiada. 6. OBCs usualmente son ms activas en un nivel local (de comunidad). Estas organizaciones tienen una gran influencia en el comportamiento de la comunidad, pero tambin pueden estimular acciones en el mbito nacional. 7. Estudiantes son los custodios de nuestro futuro y tambin tienen un pie en el presente! 8. Pblico en general, tambin debe ser abordado como un todo y requiere de dedicacin, tiempo y esfuerzo para elaborar estrategias de concientizacin dirigidas especialmente a este tipo de grupo. Cmo podemos llegar a nuestra audienciaobjetivo? Pueden adoptarse varios tipos de acercamientos, la eleccin depende de las caractersticas sociales o de la comunidad. Si bien lo medios de comunicacin cumplen con su papel de crear y mantener una concientizacin, nada iguala el efecto del contacto directo con el recurso. Por ejemplo, mientras que los videos y otras presentaciones grficas (diapositivas) muy bien elaboradas pueden ayudar en la sensibilizacin del pblico en general a conocer sobre la condicin de las tortugas marinas, la participacin en una visita guiada para observar tortugas y el lograr encontrar por vez primera a una tortuga lad depositando sus huevos puede tener un impacto mucho ms efectivo y perdurable. Lo mismo aplica cuando se vuelven a visitar playas importantes de anidacin y uno se entera de primera mano de la forma como la eficiencia destructiva de la extraccin de arena reduce las playas a una sombra pattica de su antigua magnificencia. El impacto potencial del contacto directo puede ser enriquecido si la experiencia se presenta como parte de un proceso integral y continuo basado en la concientizacin y la educacin. En este sentido, deseo mencionar algunos enfoques que podran ser de utilidad en muchos pases caribeos donde existe un inters especial por la conservacin de las tortugas marinas. Entrenamiento a maestros proporcionndoles informacin relevante a travs de la currcula escolar Cualquiera que ha tenido alguna experiencia en la actividad docente sabe de la dificultad para introducir un nuevo tema en el plan de estudios ya de por s muy denso, trtese de la Educacin en la Vida Familiar, Concientizacin sobre Problemas de Drogadiccin o Educacin Ambiental. Entonces la opcin ms realista es implantar la temtica dentro de materias ya existentes como matemticas, estudios sociales u otras reas afines. Los maestros deben ser entrenados formalmente y proporcionarles informacin relevante para su consulta. De esta manera se les dota de preparacin y material para que trasmitan el conocimiento a un continuo flujo de estudiantes. Esta experiencia se ha aplicado en Sta. Lucia a travs del Proyecto de Acciones para el Aprendizaje Ambiental (LEAP, por sus siglas en

PAGE 148

124 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA ingls). Se han tenido algunos avances exitosos pero es necesario el apoyo sostenido y la continuidad. Entrenamiento sobre concientizacin pblica y educacin ambiental dirigido a personal relacionado en estas temticas de las dependencias gubernamentales y organizaciones no gubernamentales. Esta estrategia es til para que los miembros de la comunidad que tienen la especializacin tcnica (en el manejo de los recursos naturales) seleccionen las herramientas adecuadas para alcanzar al grupo-objeto de su inters. Colaboracin y coordinacin en actividades sobre concientizacin pblica y educacin ambiental entre dependencias y organizaciones Muchas organizaciones pueden involucrarse en estas actividades comunes y trabajar de manera independiente y, an, con duplicidad de esfuerzos. Por ello, deben explorarse todas las vas factibles para una colaboracin efectiva. En Sta. Lucia, varias dependencias estn discutiendo la posibilidad de formar una red nacional de educacin ambiental. Hasta hoy, la estrategia de formar una coalicin parece ser la recomendacin ms eficiente para el uso ptimo de los recursos humanos y econmicos as como de la oportunidad de llegar a una audiencia ms numerosa. Establecimiento de bases de datos con informacin accesible a bibliotecas pblicas y escolares al igual que a las dependencias gubernamentales y las organizaciones no gubernamentales estableciendo secciones con Informacin sobre Tortugas Marinas La disponibilidad pblica debe realizarse con la mayor difusin posible. Uso de Internet para obtencin de informacin y acceso a sistemas de redes. El acceso a Internet se encuentra cada vez al alcance de ms escuelas, dependencias oficiales y usuarios particulares.Puede ser una herramienta de mucha utilidad para la obtencin de informacin, el acceso a redes y listas de discusin en los mbitos local, regional e internacional. Debo advertir que la lista precedente no pretende de ninguna manera ser completa ni exhaustiva, con un poco de imaginacin y reflexin pueden generarse estrategias mucho ms tiles. Ahora, permtanme que por un momento d por hecho que nuestras estrategias de concientizacin y educacin estn empezando a rendir frutos. Las personas quieren un cambio. Qu es lo que pueden hacer? Quines son los agentes activadores del cambio? Muchas de las instancias y grupos de audiencia mencionados anteriormente pueden llegar a involucrarse directamente en el manejo y conservacin del recurso. En el rea del Caribe, las ONGs, OBCs, clubes escolares y entidades similares participan (y con frecuencias promueven y organizan) visitas para observacin de tortugas, patrullajes en playa y otras actividades relacionadas. Adems cada vez escuchamos con mayor frecuencia testimonios que cuentan de antiguos pescadores de tortugas marinas que se han convertido en vigilantes y colaboradores muy comprometidos en la conservacin de las tortugas. En algunos casos, el monitoreo realizado por los grupos comunitarios son la nica opcin factible puesto que los recursos oficiales del estado no tienen la capacidad o no se orientan a estos rubros. En otros casos se da una colaboracin saludable entre Gobierno, ONGs y OBCs. En Sta. Lucia, la Sociedad Naturalista de Sta. Lucia (SLNS, por sus siglas en ingls), el Departamento de Pesqueras y el Departamento Forestal y de Tierras, trabajan conjuntamente en el monitoreo de las poblaciones anidadoras de lad en la Playa Grande Anse. Las oficinas de Pesca y Forestal proporcionan el transporte y el apoyo logstico, mientras que el SLNS provee de equipo y mano de obra. Al presente, los esfuerzos pretenden expandirse e involucrar a las comunidades vecinas pero se requiere trabajar ms en este aspecto. Lo anterior se considera de mucha importancia debido a que las actividades ilegales de algunos de los residentes en Grande Anse estn orientadas principalmente a la extraccin de arena. En lo referente a la obtencin de un apoyo pblico ms extenso, una estrategia que funcion muy bien Sta. Lucia en los 1980s fue pedir la participacin del pblico para obtener informacin de avistamientos de tortugas tanto en el mar como en la costa. Personas de todos los tipo y formas de vida llamaron a la Seccin de Pesqueras y los datos compilados eventualmente contribuyeron de forma sustancial a lo que es ahora el Plan de Accin para la Recuperacin de las Tortugas Marinas en Sta. Lucia (dAuvergne y Eckert, 1993). Para finalizar, es mi opinin que una participacin pblica relevante depende de los siguientes puntos:

PAGE 149

125 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 1.Los grupos de inters deben organizarse con algn sentido del inters de uso y responsabilidad sobre el recurso; 2.Las oficinas gubernamentales, cuando sea factible, deben impulsar el involucramiento de los usuarios y otros grupos de inters; y 3.La informacin de mayor relevancia debe intercambiarse libremente entre las entidades colaboradoras. Es claro que en todo lo mencionado anteriormente es til algn acuerdo sobre cmo debe manejarse el recurso........ o, por lo menos, algn tipo de acuerdo general que oriente cmo debe administrarse de manera prioritaria. Tengo la certeza que todos seramos felices en un mundo donde el manejo de los recursos fuese perfecto. Sin embargo, vivimos en un mundo complejo y estamos ciertos de que la vida no es as de simple. Se necesita todo el esfuerzo que podamos brindar a nuestras tortugas e incluso a nuestro planeta. Una herramienta esencial de ese esfuerzo es el fortalecimiento y cimentacin de las actividades de concientizacin.Literatura CitadaByers, B. A. 1996. Understanding and Influencing Behaviours in Conservation and Natural Resources Management. African Biodiversity Series, No. 4. Biodiversity Support Program, Washington D.C. xv +125 pp. dAuvergne, C. y K. L. Eckert. 1993. WIDECAST Sea Turtle Recovery Action Plan for Sta. Lucia. CEP Technical Report No. 26. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. xiv + 70 pp. Williams, D, C. dAuvergne y V. Charles. 1996 Perceptions of and attitudes towards the environment in Soufriere. USAID / OECS / GOSL / WWF ENCORE Project Report. Castries, Sta. Lucia. Larsen, P., J. Cumberbatch, M. Fontaine y M. Nolan. 1998. The ENCORE Experience: Lessons Learned to Date. USAID / OECS / GOSL / WWF ENCORE Project Report. Washington, D.C.

PAGE 150

126 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Mitigacin de las Amenazas en Playas de AnidacinBarbara A. Schroeder Oficina de Recursos Protegidos NOAA-Servicio Nacional de Pesqueras Marinas E.U.A.IntroduccinA pesar del relativamente corto tiempo que permanecen las tortugas en tierra firme, estos perodos constituyen una etapa crtica para su ciclo vital. Las amenazas que enfrentan las tortugas marinas en sus playas de anidacin son muchas y variadas. Tomando en cuenta los retos tan enormes con los que deben lidiar los cientficos y los administradores de recursos, por qu preocuparnos por las amenazas en playas de anidacin? Hay varias razones, para justificar por ejemplo, (i) la vulnerabilidad de las tortugas marinas (hembras anidadoras, huevos, cras) es extremadamente alta en las playas de anidacin, (ii) las actividades del hombre en las playas de anidacin, ya sea directao indirectamente, pueden conllevar implicaciones catastrficas para las poblaciones de tortugas marinas, y (iii) la supervivencia a largo plazo de las tortugas marinas se sostiene de una muy delgada tira de playa. En la ausencia de un adecuado, suficiente y seguro hbitat de anidacin, las poblaciones de tortugas marinas estn destinadas a la extincin. Un ingrediente angular de cualquier programa para recuperar y conservar tortugas marinas, tambin debe incorporar un slido componente de proteccin a las playas de anidacin. Adicionalmente, los esfuerzos centrales a playas de anidacin deben llevarse en paralelo con esfuerzos de proteccin a los ambientes marinos. La preocupacin por la proteccin y conservacin del hbitat de anidacin no es algo novedoso. Hace ms de cuarenta aos, el Dr. Archie Carr (1956) escribi en su conmovedor libro The Windward Road: Haba cientos de playas en islas y cayos en donde nadie viva y donde uno podra fcilmente imaginar los miles de nidos erupcionando a salvo multitudes de pequeas tortuguitas al ao. Sin embargo .. las playas silvestres se estn reduciendo. El agotamiento de los sitios de anidacin se acelera a paso acelerado. Es este agotamiento el que es difcil de controlar, y es precisamente esto lo que acabar con los quelonios. Mientras que el Dr. Carr hablaba especficamente sobre la tortuga verde, sus palabras y preocupaciones son an ms aplicables hoy en da, a todas las especies de tortugas marinas que habitan en la regin el Gran Caribe, y a todas las naciones que cuentan con la fortuna de albergar sitios de anidacin. Este trabajo aporta una revisin de las principales amenazas a las que se enfrentan las tortugas marinas en reas de anidacin. Si el lector tiene inters de profundizar sobre el tema, se le recomienda consultar a Witherington (1999) y a Lutcavage et al (1996). El recientemente publicado Manual de Tcnicas de Investigacin y Manejo para la Conservacin de las Tortugas Marinas (Eckert et al ., 1999) describe protocolos normalizados para la evaluacin y monitoreo de playas y es muy recomendable que se adopte para el desarrollo de programas de evaluacin, monitoreo y manejo para tortugas marinas. Una de las estrategias claves para resolver los problemas en playas de anidacin es la identificacin de las amenazas a las que se enfrenta una poblacin, determinar la magnitud de las amenazas y priorizar las acciones para asegurar que los esfuerzos y recursos sean enfocados de la manera ms efectiva. El gastar grandes cantidades de tiempo, recursos materiales y humanos para abordar amenazas que solo causan impactos menores sobre una poblacin, mientras que las amenazas de primer grado permanecen sin atencin, menoscaba el proceso de recuperacin, agota los fondos del programa y frustra al personal. Para comprender la manera en que operan las amenazas en playas de anidacin es necesario contar con un programa de inspeccin y

PAGE 151

127 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 seguimiento durante los tiempos de anidacin y avivamiento. De esta manera, una evaluacin de las amenazas es un primer paso. Esfuerzos de monitoreo posteriores tambin son importantes ya que son necesarios para evaluar el xito de las acciones de manejo implementadas para mitigar las principales amenazas. Witherington (1999) sugiri cuatro principales estrategias para la mitigacin de amenazas en playas de anidacin: (i) eliminar la amenaza, (ii) controlar (manejar) la amenaza, (iii) transplantar las nidadas, o (iv) no intervenir (algunas amenazas, como la erosin crnica, o son imposible eliminar o amenazan muy pocas nidadas como para justificar una intervencin costosa). La alternativa elegida depender de la situacin especfica y las condiciones locales. En general se recomienda utilizar la estrategia que requiera la menor manipulacin. La poltica de manejo que permita que el ciclo completo de la anidacin (desde la puesta hasta el avivamiento de las cras) se lleve a cabo sin la intervencin directa del humano debera ser la meta final. Medidas del manejo con necesidad de un cierto grado de manipulacin (p. ej., uso de corrales o incubadoras) debern ser consideradas como medidas preliminares, mientras se continan los esfuerzos por resolver las amenazas fundamentales. Las medidas de manejo que incluyen la manipulacin de nidadas, generalmente son costosas, consumen mucho tiempo y requieren de mucho esfuerzo. En consecuencia, la eliminacin de la fuente de amenaza podra resultar siendo la alternativa ms efectiva en trminos de costos materiales y humanos a largo plazo. Las amenazas a las tortugas marinas en sus playas de anidacin pueden ser divididas de acuerdo a la fuente principal: naturales y antropognicas (inducidas por el hombre). Las amenazas antropognicas pueden ser directas (p. ej., saqueo de nidadas) o indirectas (p. ej., iluminacin artificial de frentes de playa). A continuacin se presenta una revisin de las principales amenazas.Manejo de Amenazas NaturalesDepredacin: La depredacin de hembras anidantes, huevos, y/o cras, aunque considerados en trminos generales como una amenaza natural, estn ligados de manera indirecta con las actividades del humano y, por lo tanto, del desarrollo costero. Por ejemplo, los mamferos menores en algunas playas de anidacin son depredadores significativos de huevos, en gran manera debido a que sus poblaciones han crecido ms all de lo normal por la creacin de nuevos hbitats, propagados o propiciados por el fcil acceso a depsitos de basura del humano o a la eliminacin de los predadores superiores en el ecosistema. En un ecosistema funcional y saludable, los predadores naturales son parte integral del mismo, mientras que en algunas playas de anidacin, la depredacin de nidadas puede ser tan alta que se debe recurrir a medidas que reduzcan esta fuente de mortalidad. Se han implementado tcnicas y programas altamente exitosos que reducen la depredacin. Estas incluyen el uso de jaulas y mallas de proteccin para los nidos que mantienen a los depredadores a raya, mientras que contina la incubacin in situ y las cras pueden emerger sin obstculos. Tormentas: Las tormentas que ocurren espordicamente durante el perodo de incubacin pueden desenterrar y destruir nidadas bajo incubacin o cubrirlas con tanta arena que se interfiera el proceso de emergencia de las cras. Las tormentas tambin pueden alterar los perfiles de playa, depositar troncos y otros materiales de deriva, transformando la playa en un sitio no apto para la anidacin exitosa. Estos eventos naturales son impredecibles y poco se puede hacer para evitar el dao causado. La transferencia de las nidadas a sitios o playas ms seguras (ms estables) proporciona una alternativa para disminuir los daos por tormentas. Sin embargo, la intervencin por el manejo puede introducir riesgos inaceptables (p. ej., altos costos de mantenimiento, reduccin en el xito de eclosin), especialmente en situaciones en las cuales la probabilidad de eventos catastrficos es comparativamente baja. Erosin y acresin de playas: Las playas de anidacin son sitios dinmicos y exhiben cambios fsicos en ciclos regulares, y al margen de eventos de tormentas mayores. A lo largo del tiempo, algunas playas de anidacin son erosionadas de manera natural, mientras que otras pueden sufrir un proceso de acresin. El proceso de adaptacin evolutiva de las tortugas marinas les permite ajustarse exitosamente a estos cambios. Mientras no sean modificaciones agudizadas como resultado de las alteraciones bruscas causadas por el hombre. Cuando es necesaria la intervencin del hombre para proteger las nidadas

PAGE 152

128 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA de la erosin o depsito excesivo de arena, en ciertas condiciones locales, la opcin que requiera la menor manipulacin es la preferida.El Manejo de Amenazas Antropognicas (Directas)Saqueo: La captura ilegal de hembras reproductoras y/o el saqueo de huevos pueden ser devastadores para una poblacin de tortugas marinas y contribuir a la reduccin de la presencia de esa poblacin dentro de su rea de distribucin. Se ha logrado avances significativos en la mitigacin de amenazas en algunos de los pases dentro del rea de distribucin, pero el saqueo de nidos permanece como problema serio en muchos sitios de la Regin del Gran Caribe. La educacin ambiental y la incorporacin de la sociedad en general, la participacin comunitaria en los programas de manejo y recuperacin, as como un cumplimiento ms cabal de la legislacin, son acciones que contribuiran a garantizar el xito de la estrategia encaminada a reducir o eliminar esta seria pero tambin muy extendida amenaza.El Manejo de Amenazas Antropognicas (Indirectas)Prcticamente todas las amenazas indirectas provocadas por el hombre a las tortugas marinas en sus playas de anidacin estn ntimamente relacionadas con proyectos de desarrollo costero. No es solamente que la mayora de los habitantes del Caribe viven cerca o en la costa, sino que tambin los proyectos tursticos centran sus intereses sobre las reas costeras. Los impactos potencialmente nocivos a las tortugas marinas por los desarrollos costeros deben tomarse muy en serio y abordarse de manera integral con el fin de conservar y recuperar de estas especies. Erosin de Playas: Como se discuti anteriormente, la erosin de playas puede ser natural y parte del proceso dinmico del sistema costero. Siendo parte natural de un sistema funcional, la erosin de playas no implica impactos negativos a largo plazo. Sin embargo, las alteraciones del paisaje por el humano tambin puede alterar la lnea de costa y acelerar la erosin de las playas, provocando la degradacin o destruccin del hbitat de anidacin en estas reas. El dragado de bocas naturales a esteros o bahas, y la creacin y mantenimiento de bocas artificiales que permiten el acceso de embarcaciones de calado profundo, por ejemplo, pueden alterar de manera significativa el proceso de transporte de arena por el litoral y ocasionar una erosin severa en las playas de anidacin (Kaufman and Pilkey, 1983; Pilkey and Dixon, 1996). La construccin de estructuras sobre o cercanas a frentes de playa puede destruir la capacidad de las playas para responder a ciclos normales de erosin/acresin y a las tormentas. Ello conduce eventualmente a la degradacin o destruccin de hbitats de anidacin as como a las reas de esparcimiento para los humanos. Se requiere urgentemente una poltica de zonificacin cuidadosa que tome en cuenta la gama completa de impactos que pueden ocasionar los desarrollos costeros a lo largo de la Regin del Gran Caribe (y, por supuesto, en todo el mundo). Los errores resultantes de desarrollos costeros mal planeados ofrecen lecciones valiosas. Del anlisis de stas se ha derivado la poltica de construccin retirada de la lnea de costa, la cual deber ser una de las opciones ms importantes para lograr una reparacin del dao impartido a las reas costeras. Blindaje de playas: El blindaje consiste en una diversidad de estructuras rgidas o semi-rgidas (p. ej.., murallas de concreto o madera, revestimiento de piedras, paredes de hojas de acero, costales de arena) que son diseadas para proteger propiedades en la costa de la fuerza del oleaje o dao por las aguas. En muchas reas, especialmente en reas altamente desarrolladas, el blindaje ha proliferado sin restricciones y el resultado ha sido devastador para tortugas anidadoras. Las estructuras de blindaje bloquean el acceso a hbitat apto para la anidacin, evitan que el sistema dinmico de playas funcione adecuadamente y, bajo las condiciones ms severas, destruyen toda la zona seca de la playa arenosa. El impacto de estructuras de blindaje sobre el comportamiento anidatorio de las tortugas marinas es serio e incluye una reduccin en los intentos por anidar y disminucin en el xito anidatorio (e.g., Mosier, 1999). Desde una perspectiva a largo plazo, el blindaje de costas puede ser uno de las amenazas indirectas ms significativas al que se enfrentan las tortugas marinas en playas de anidacin. Es urgente que se implemente una planeacin de la zona costera ms inteligente, que tome en consideracin a todos los usuarios del sistema de playa, no simplemente

PAGE 153

129 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 aquellos que cuentan con propiedades en los frentes de playa. Relleno Artificial de Playas: Una prctica comn en reas altamente desarrolladas es el relleno de arena, por medios mecnicos, sobre playas erosionadas. El origen de la arena pueden ser de sitios tierra adentro, material de dragado o sitios mar adentro. Las caractersticas de la arena son crticamente importantes para la anidacin exitosa de las tortugas marinas, y alteraciones al ambiente natural de la anidacin, aunque aparentemente sutiles, puede derivar en disminuciones en el xito de anidacin (p. ej., una disminucin en el nmero de nidos), disminucin en el xito de anidacin (o sea una disminucin en el avivamiento de cras), sesgos en la proporcin de sexos de las cras y reducciones en la aptitud de las cras (ver Ackerman, 1996; Foley, 1998). Adicional a los costos al ambiente, los proyectos de alimentacin de playas son caros y deben ser repetidos regularmente para mantener la lnea de playa creada artificialmente. La realizacin de programas de alimentacin de playa durante la temporada de anidacin y avivamiento es daino a las poblaciones locales. A pesar de que pueden llevarse a cabo esfuerzos de transplante de nidadas, adelantndose a los proyectos de relleno de playa, algunos nidos no son atendidos y los riesgos (p. ej., disminucin del xito de eclosin) asociado con el traslado de huevos debe ser tomado en consideracin. Tambin se debe considerar que la remocin de arena de sitios tierra adentro o de sitios cercanos a la costa, no se puede llevar a cabo sin consecuencias ecolgicas. Conforme se agotan las fuentes ms accesibles de arena, la bsqueda de arena se ampla, provocando que los proyectos se vuelvan ms costosos y se ample todava mas la esfera de complicaciones ecolgicas. Una planeacin inteligente, con objetivos a largo plazo que evite la necesidad de rellenos de playa a perpetuidad deberan ser incluidos entre los objetivos de una conservacin integral para la conservacin y recuperacin de las especies. Extraccin de arena: La extraccin de arena causa el efecto opuesto a la relleno de playas, e involucra la remocin de arena de la playa para su uso en la construccin (p. ej., produccin de concreto). De acuerdo al PNUMA (UNEP, 1989), La extraccin de arena es una de las causas predominantes de destruccin de playas y dunas en la mayor parte de las islas del Caribe. La remocin de arena destruye la funcionalidad del ecosistema de dunas de playa, acelera la erosin y por supuesto puede destruir nidadas en incubacin. La extraccin de arena puede alterar los perfiles de playa y esto puede conducir a la transminacin de agua marina hacia los nidos en incubacin o tambin a la generacin de hendiduras y escalones que obstaculizan el acceso de las hembras a sus sitios adecuados de anidacin. La extraccin de arena en playas de anidacin es un problema crnico en muchos sitios en la Regin del Gran Caribe y ha degradado o destruido reas de anidacin anteriormente altamente importantes (ver Eckert, 1995). En consecuencia, la prctica de extraccin de arena de playa se contrapone completamente con los procesos de anidacin por parte de las tortugas marinas. Iluminacin Artificial del Frente de Playa: Conforme se desarrolla la zona costera, se instala la iluminacin en las construcciones. reas que permanecan sin luces antiguamente, ahora tienen acceso a la electricidad. El impacto negativo de la iluminacin artificial sobre hembras anidadoras y las cras que emergen de los nidos han sido plenamente documentados e incluyen reduccin en la eclosin y, de manera ms seria, modificaciones a la capacidad de localizar el mar por parte de las cras (Witherington, 1992; Witherington y Bjorndal, 1991). La iluminacin artificial en playas de anidacin ocasiona la prdida de decenas de miles de cras anualmente y pueden reducir de manera significativa el reclutamiento de cras a lo largo de amplias zonas de hbitat propicio para la anidacin. Afortunadamente, entre las amenazas antropognicas, la iluminacin artificial es una de las que ms fcilmente se puede solucionar. Witherington y Martin (2000) proporcionan una revisin exhaustiva del problema y ofrecen una gama amplia de soluciones. Estas soluciones han sido aplicadas con resultados exitosos en muchas playas de anidacin. El resplandor en el cielo, causado por el efecto acumulativo de miles de luces tierra adentro no visibles desde la playa de anidacin es un problema ms complejo y uno que no ha sido atendido adecuadamente. Limpieza de Playas y el Trnsito Vehicular en las Playas: La limpieza de playas comnmente emplea maquinaria mecnica para recoger tanto la

PAGE 154

130 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA basura de la gente, como material natural que se acumula en el sitio. El uso de vehculos mecanizados para limpieza, al igual que conducir vehculos para otros propsitos, puede daar las nidadas directamente o las cras prximas a emerger, crear surcos con las ruedas que impiden el traslado de las cras del nido al mar y/o matar cras emergiendo en su trayecto al mar (Hosier et al ., 1981; Cox et al ., 1994). La remocin de basura generada por la gente en las playas de anidacin debera ser realizado a mano mientras sea posible. La eliminacin de material natural de la playa (p. ej., algas marinas) no debera convertirse en una prctica rutinaria, ya que estos materiales tambin juegan un papel importante en el ecosistema de playa, proporcionando alimento y refugio para otras especies que comparten la playa, como las aves playeras e invertebrados. El trnsito vehicular en las playas de anidacin deber limitarse a situaciones de emergencia solamente, y deber ceirse a las franjas ms cercanas al mar, alejndose de los nidos en incubacin. Incremento de la Presencia del Hombre: El desarrollo de las reas costeras acarrea la presencia del hombre a la playa y esto puede causar efectos negativos y/o positivos a las tortugas marinas. Actividades sin control de la gente pueden inhibir a las hembras anidadoras, ocasionar el aborto de intentos para anidar. El uso de luces puede desorientar las cras. Equipos de playa (p. ej., camastros de playa) pueden bloquear el acceso a los sitios de anidacin, obstaculizar el trnsito de las cras y atrapar hembras anidadoras. Por otro lado, el incremento de la gente en la playa puede evitar el saqueo de nidos y hembras y fomentar una proteccin y seguimiento ms efectivos. Observaciones de tortugas, bien organizadas y orientadas a los ecoturistas puede incrementar la apreciacin de las tortugas marinas por parte de las comunidades costeras y pueden fungir como fuente de ingresos, algo ventajoso ya que adems inculca el valor de las tortugas vivas y las ventajas de proteger las playas de anidacin. Es importante que el aspecto del ecoturismo se planee con cuidado para garantizar que no interfiera con la actividad de anidacin. Las comunidades locales deben esforzarse por desarrollar medidas para proteger a las tortugas mientras que, al mismo tiempo, eduquen, informen y cristalicen el apoyo del pblico para un programa de conservacin a largo plazo. Derrames de Petrleo: Hembras anidantes, huevos en incubacin y cras recin emergidas, pueden quedar expuestas al petrleo y alquitrn que llega a las playas de anidacin. Lutcavage et al (1995) proporciona una revisin de los efectos de petrleo sobre las tortugas caguama ( Caretta caretta ). Mientras que algunos pases se han desarrollado planes de contingencia para enfrentar derrames de petrleo, un plan integrado de respuesta es necesario a lo largo de la Regin del Gran Caribe. Los efectos catastrficos de un derrame a gran escala son impensables, aunque la probabilidad de que un evento de esta naturaleza ocurra no puede ser descartada. Debemos estar preparados para movilizarnos rpidamente, actuar y proporcionar cualquier asistencia necesaria cuando ocurra una emergencia. La mayora de los pases en el Gran Caribe son Partes Contratantes en el PNUMA del Protocolo Sobre la Cooperacin en el Combate de Derrames Petroleros (MARPOL), de la Convencin para la Proteccin y Desarrollo del Ambiente Marino de la Regin del Gran Caribe (Convencin de Cartagena) (ver Andrade en este volumen).ResumenEn esta visin general, junto con la informacin proporcionada por Horrocks (este volumen), deber quedar claro que los retos a los que se enfrentan los administradores de recursos que se dedican a la recuperacin y conservacin de las tortugas marinas son numerosas y complejas. Garantizar la sobrevivencia de las tortugas marinas en la Regin del Gran Caribe requiere de la cooperacin genuina entre y dentro de los pases. Sugiero las siguientes razones por las cuales es importante considerar una misma visin y plan de accin para la proteccin de las playas de anidacin de las tortugas marinas: Las hembras anidadoras muestran gran fidelidad a su sitio de anidacin. Por esto no se puede suponer que las hembras anidantes tendrn capacidad en el corto plazo de transferir sus sitios de anidacin en caso de que su playa natal sea degradada o destruida. Cada playa de anidacin produce tortugas que eventualmente pueden ser compartidas por muchas naciones en hbitats distintos a los de reproduccin. Las cras producidas en un pas se desarrollan a tortugas inmaduras y luego a

PAGE 155

131 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 adultas.Durante su ciclo de vida habitan en aguas de una o ms naciones, y forman parte integral del ecosistema regional. Una vez destruido el hbitat de anidacin, en la mayora de los casos, no podr ser restaurado y su destruccin podra estar asociado a consecuencias nocivas para la economa del hombre. Eventos catastrficos a escala sub-regional puede afectar el hbitat de anidacin y reducir el xito de la anidacin a lo largo de uno o ms aos. Por esto, es indispensable el contar con un mosaico de hbitats saludables e intactos. Mientras que se ha progresado en poner atencin a muchas amenazas ya identificadas en las playas de anidacin, ms esfuerzos sern necesarios para garantizar la recuperacin y supervivencia a largo plazo de las tortugas marinas en reas donde han sido seriamente diezmadas. Debemos trabajar a nivel local y regional para asegurar que una cantidad suficiente de hbitat permanezca intacto y protegido para un futuro a largo plazo. Debe establecerse una estrategia unificada y atencin en escalas amplias para reducir las amenazas a playas de anidacin para sustentar la recuperacin de las poblaciones diezmadas de tortugas marinas en la Regin del Gran Caribe.Literatura CitadaAckerman, R. A. 1996. The nest environment and the embryonic development of sea turtles, p.83-106. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.), The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York. Carr, A. 1956. The Windward Road. Alfred Knopf, Inc., New York, New York. 258 pp. Cox, J. H., H. F. Percival y S. V. Colwell. 1994. Impact of vehicular traffic on beach habitat and wildlife at Cape San Blas, Florida. Florida Cooperative Fish and Wildlife Research Unit, U.S. Biological Survey Tech. Rept. 50. 44pp. Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST for the 3rd Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Eckert, K. L., K. A. Bjorndal, F. Alberto Abreu G. y M. A. Donnelly (eds.). 1999. Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publ. No. 4. Washington, D.C. Foley, A. M. 1998. The nesting ecology of the loggerhead turtle ( Caretta caretta ) in the Ten Thousand Island, Florida. Doctoral Dissertation, University of South Florida, Tampa, Florida. Hosier, P. E., M. Kochhar y V. Thayer. 1981. Off-road vehicle and pedestrian track effects on the sea-approach of hatchling loggerhead turtles. Environmental Conservation 8(2):158161. Kaufman, W. y O. H. Pilkey, Jr. 1983. The Beaches are Moving: The Drowning of Americas Shoreline. Duke University Press, Durham, North Carolina. 336 pp. Lutcavage, M. E., P. Plotkin, B. Witherington y P. L. Lutz. 1996. Human impacts on sea turtle survival, p.387-409. In: P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.), The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York. Lutcavage, M..E., P. L. Lutz, G. D. Bossart y D. M. Hudson. 1995. Physiologic and clinicopathologic effects of crude oil on loggerhead sea turtles. Archives of Environmental Contamination and Toxicology 28(4):417-422. Mosier, A. E. 1999. The impact of coastal armoring structures on sea turtle nesting behavior at three beaches on the east coast of Florida. Masters Thesis, University of South Florida, Tampa, Florida. Pilkey, O. H. y K. L. Dixon. 1996. The Corps and the Shore. Island Press, Washington, D.C. 272 pp. UNEP. 1989. Regional Overview of Environmental Problems and Priorities Affecting the Coastal and Marine Resources of the Wider Caribbean. CEP Technical Report No. 2. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston. Witherington, B. E. 1992. Behavioral responses of nesting sea turtles to artificial lighting. Herpetologica 48:31-39. Witherington, B. E. 1999. Reducing threats to nesting habitat, p.179-183. In: K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. Witherington, B. E. y K. A. Bjorndal. 1991. Influences of artificial lighting on the seaward orientation of hatchling loggerhead turtles ( Caretta caretta ). Biological Conservation 55:139-149. Witherington, B. E. y R. E. Martin. 2000. Understanding, assessing, and resolving light-pollution problems on sea turtle nesting beaches. FMRI Technical Report TR-2 (edicin revisada). Florida Marine Research Institute. St. Petersburg, Florida. 73 pp.

PAGE 156

132 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Mitigacin de las Amenazas en Sitios de AlimentacinJulia Horrocks Universidad de las Indias Occidentales (West Indies) Barbados, WIIntroduccinLa reduccin de las amenazas que afectan a las tortugas marinas, sus huevos y cras en las playas, as como la proteccin de los sitios de anidacin, constituyen apenas una parte del proceso requerido para garantizar la supervivencia a largo plazo de las poblaciones amenazadas y en peligro de estos reptiles marinos. Tambin es necesario atender a las tortugas marinas en sus sitios de alimentacin. Posterior a la fase de dispersin de las cras en la zona epipelgica, la mayora de las tortugas marinas del Caribe (exceptuando las lad) se establecen en hbitats de alimentacin en aguas someras cercanas a la costa, donde permanecern durante la mayor parte de sus vidas (Meylan y Meylan, 1999). Dos hbitats de alimentacin y refugio particularmente importante para las tortugas marinas en el Caribe son los arrecifes coralinos y las praderas de fanergamas marinas. Algas asociadas a los corales, esponjas y otros invertebrados son la dieta de las tortugas de carey (Meylan, 1988), y los arrecifes mismos son utilizados ampliamente como sitios de refugio por las carey y las verdes. Las tortugas verdes, que son herbvoras, se alimentan sobre pastizales marinos (Bjorndal, 1980), mientras que las tortugas golfina y caguama se alimentan de crustceos y otros invertebrados localizados entre el follaje de los mantos de algas. Como juveniles, las tortugas pueden ser residentes durante perodos relativamente cortos de un arrecife o en un manto de algas en un sitio especfico. Los individuos pueden desplazarse entre diferentes pases durante las dcadas que tardan en alcanzar la madurez sexual. Una vez alcanzando el estado adulto, parece ser que realizan movimientos ms predecibles entre sitios establecidos para su alimentacin y reproduccin. Por ejemplo, en Barbados, los estudios del comportamiento migratorio de las hembras anidadoras de carey despus de la anidacin sugieren que solamente permanecen en aguas territoriales durante unos pocos meses y con intervalos de varios aos, y despus de su ltima anidacin se alejan de Barbados para regresar a sus sitios de alimentacin en otros pases, aprovechando las corrientes prevalecientes y atravesando rpidamente las reas de aguas profundas (Horrocks et al en prensa). La mitigacin de amenazas a las tortugas en sus sitios de alimentacin (en particular aquellas que afectan los adultos), y a los hbitats mismos, es un factor crtico para el manejo efectivo de las poblaciones de tortugas marinas (Eckert, 1995; IUCN, 1995).La importancia de la Zona CosteraEn la regin del Gran Caribe, la mayora de las tortugas marinas permanecen la mayor parte de sus vidas en hbitats marinos dentro de una franja de 2 km de la costa, mientras que el 40% de los poblados quedan asentados dentro de los primeros 2 km tierra adentro de la costa. Muchas de las amenazas que impactan el ambiente marino provienen del mbito terrestre. y la zona marina cercana a la costa es impactada de manera desproporcionada. Los arrecifes coralinos y los pastos marinos son uno de los recursos costeros de mayor importancia en el Gran Caribe. Los arrecifes se forman por la acumulacin del carbonato de calcio del esqueleto de los cnidarios (pequeos organismos coloniales abundantes en esta zona). Las praderas de pastos marinos o ceibadales como se les conoce en el Caribe, son formados de fanergamas marinas con una amplia distribucin. Ambos ecosistemas son de lento desarrollo y largo perodo de recuperacin posterior a alguna perturbacin. Los corales de crecimientos ms rpido (p. ej., los corales dentados y cuernos de alce) crecen a tasas de 2.5-26.6 cm/ ao, mientras que en los gigantescos corales cerebro su tasa de crecimiento es ms reducida: 0.81-2.5 cm/

PAGE 157

133 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 ao (Davies, 1983). Los mantos algales maduros (aquellos con una cobertura del 95% del sustrato), dominados por la especie clmax, Thalassia (tambin conocida como hierba de tortuga), tardan entre 15 y 50 aos en desarrollarse (Patriquin, 1975, Duarte, 1995). Tanto los arrecifes de coral como los mantos de algas marinas son ecosistemas altamente productivos y, adems del valor e importancia para las tortugas marinas, tambin proporcionan sustrato, alimento, refugio y reas de crianza a muchas especies de peces y crustceos de importancia comercial. Los arrecifes coralinos son hbitat esencial para todas las especies de peces arrecifales sobre los cuales se sustentan las pesqueras de naza (trampas) en todo el Caribe. Los pastos marinos sirven de 1) hbitat para juveniles y adultos de muchas de las especies extradas comercialmente (p. ej., camarn, langosta, concha, erizo marino, lisa), 2) hbitat de crianza para peces arrecifales de importancia comercial (p. ej., meros, peces loro, peces cirujano) y 3) hbitat de alimentacin de los adultos de estas especies que se trasladan rutinariamente (p. ej., burros, pargos, peces loro, peces ardilla). Las investigaciones demuestran que los arrecifes coralinos prximos los pastos marinos sustentan poblaciones ms grandes y ms diversas de peces arrecifales (p. ej., Ogden, 1972, Salm y Clark, 1984). El origen de la mayor proporcin de la arena en playas caribeas es producida por la erosin de las estructuras de los arrecifes y de algas calcreas asociadas a los arrecifes. Por otro lado, los arrecifes protegen fsicamente la zona costera de las tormentas y huracanes. Los pastos marinos tambin son importantes en la estabilizacin fsica de la zona costera. La tupida densidad de su follaje reduce la velocidad de las corrientes cercanas al sustrato del fondo y promueve la sedimentacin, mientras que las races y rizomas fijan el sedimento y reducen la erosin (Ogden, 1983). Comnmente los pastos marinos se desarrollan en las zonas protegidas entre la tierra y los arrecifes, y con ello se realiza una importante funcin de reducir la sedimentacin sobre los arrecifes proveniente de fuentes terrestres. Dado que los arrecifes coralinos y los pastos marinos se integran con un alto nivel de interdependencia ecolgica una alteracin en un ecosistema, como resultado de actividades antropognicas, comnmente tambin tiene un efecto negativo en los ecosistemas adyacentes. Esta comprensin enfatiza la necesidad de un manejo y conservacin con un enfoque holsticoManejo de las Amenazas al Hbitat de AlimentacinDisminucin en la Calidad del Agua Probablemente es el factor ms importante que atae los hbitats marinos someros. Los arrecifes cercanos a la costa corren mayores riesgos al estar expuestos a los sedimentos provenientes de tierra, a los altos niveles de nutrientes (como nitratos y fosfatos) contenidos en los desages y fertilizantes, as como contaminantes industriales y agrcolas. En Barbados entre 1982 y 1992 la cobertura de sustrato por coral viviente en las franjas de arrecifes en Barbados disminuy entre 30-50%, mientras que el nmero de especies se redujo 25-45% (Hunte et al. 1998). La principal causa fue una sobrepoblacin de algas como producto de la eutroficacin y la disminucin en la intensidad de pastoreo. Incremento en la carga de sedimentacin reduce la cantidad de luz utilizada para la fotosntesis por los pastos marinos y algas simbiticas de los corales. La turbidez se incrementa con el acarreo de sedimento a partir de fuentes de origen terrestre e incrementado por prcticas inadecuadas de desmonte para la agricultura, deforestacin en cuencas hidrolgicas, transformacin de reas de manglares, minera, construccin de carreteras y desarrollo de actividades para el turismo como la construccin de marinas y campos de golf (Gibson y Smith, 1999). Adicionalmente, el dragado para facilitar la navegacin o para ganar tierras al mar puede incrementar de manera significativa la turbidez en la zona costera y en reas muy localizadas. Al llegar al fondo, los sedimentos reducen la disponibilidad de sustrato para la fijacin larval de corales y otros organismos asociados a los arrecifes, reducen el nivel de oxgeno o, en casos severos, sofocan los corales y pastos marinos. Tambin pueden ingresar al medio pesticidas y herbicidas adheridos a partculas de sedimento. Estos compuestos son txicos para los organismos marinos. El enriquecimiento de nutrientes en las aguas costeras se ha convertido en un tema de mucha preocupacin en la Regin del Gran Caribe. En la costa sur de Barbados, por ejemplo, se detect un

PAGE 158

134 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA incremento de 3-10 veces en la contaminacin por nitratos en las aguas subterrneas que descargan en la zona costera entre 1977 y 1994 (Delcan International Ltd., 1995). Una fuente primaria de contaminacin por nitrato es las descargas de aguas negras, reflejando el incremento del turismo y asentamientos humanos en la zona costera durante un perodo de 15 aos. El enriquecimiento por nutrientes en el agua promueve el crecimiento del fitoplancton microscpico, macro algas bnticas y de fondo, as como algas epfitas. Las algas microscpicas suspendidas en la columna de agua contribuyen a la turbidez y reducen an ms la luz a los mantos de pastos marinos y los arrecifes. El incremento en el DBO (demanda biolgica de oxgeno) causado por la respiracin de las algas pueden reducir los niveles de oxgeno lo suficiente como para provocar la mortalidad en peces. Incrementos en la abundancia de mantos bnticos y de macroalgas pueden llegar a cubrir con su crecimiento a los corales que son de crecimiento ms lento, provocando inclusive incrementos en su mortandad, particularmente entre los juveniles (Wittenberg & Hunte1992). Coberturas densas de mantos de algas tambin reducen la fijacin exitosa de larvas de coral en arrecifes. El problema provocado por incrementos en la abundancia de mantos de algas en los arrecifes ha empeorado por la reduccin de herbvoros en los arrecifes. Tanto la sobrepesca de peces herbvoros arrecifales, como la mortalidad masiva del erizo espinoso negro ( Diadema antillarum ) a lo largo de todo el Caribe en 1983, han contribuido a reducir la actividad herbvora en los arrecifes caribeos (Hunte et al ., 1996). Los crecimientos epifticos sobre hojas de pastos marinos pueden reducir la disponibilidad de luz y, por lo tanto, la tasa de crecimiento de los pastos marinos. De gran importancia como sitios de alimentacin para tortugas verdes, el enriquecimiento por nutrientes en los sedimentos costeros pueden incrementar la abundancia de especies de hojas ms angostas, como Syringodium en detrimento de los pastos marinos de hojas ms anchas como Thalassia (Vermeer, en prep.). Thalassia es la especie de pastos marinos observada ms frecuentemente en los anlisis de contenido estomacal en tortugas marinas (Mortimer, 1981) y podra ser el pasto preferido sobre otras especies debido a que puede ser aprovechado ms eficientemente. Thalassia puede fijar el nitrgeno en sus races (Patriquin y Knowles, 1972) y, por lo tanto, en aguas limpias, con escasez de nutrientes, mantiene una ventaja competitiva sobre Syringodium Daos por anclajes: Conforme se intensifica el uso de actividades acuticas para el turismo y por recreacin en el Caribe, el anclaje indiscriminado puede ocasionar daos fsicos de proporciones significativas tanto a los arrecifes coralinos como a los pastos marinos. Las anclas extraen los pastos marinos y fracturan sus sistemas de rizomas. Una vez que las races se han lastimado, la recuperacin es extremadamente lenta. El anclaje repetitivo en muchas bahas costeras de las Islas Vrgenes de EUA ha reducido a tal magnitud la cobertura del pasto marino que reas anteriormente distribuidas a profundidades de 18.5 m actualmente a penas si persisten por debajo de 4 m. Con tasas de perturbacin ms altas que las de recuperacin en muchas reas, la capacidad de los mantos de pastos marinos para sustentar el pastoreo de tortugas verdes ha disminuido (Williams, 1988). El dao fsico a las colonias de corales por el anclaje indiscriminado puede ser desastroso. Adicionalmente a la mortandad local, los agujeros y canales generados en el arrecife tambin alteran los patrones de corrientes que pueden ocasionar movimientos inusuales del sedimento, que a su vez, causan daos adicionales. Contaminacin por Aceite y Basura Marina: El Gran Caribe resulta ser una de las reas ms grandes de produccin petrolera en el mundo. La mayor parte del petrleo producido es transportado a destinos dentro de la regin, y en un da promedio, ms de 700,000 toneladas de petrleo son transportados por va martima (Gibson y Smith, 1999). El resultado es una red intricada de rutas de distribucin, algunas de las cuales pasan por canales angostos cercanos a islas, que incrementan la vulnerabilidad de la regin a los accidentes. A pesar de las regulaciones establecidas en el Anexo I de MARPOL 73/78 (Convencin Internacional para la Prevencin de Contaminacin por Embarcaciones), los buques tanques no siempre usan la infraestructura portuaria para la eliminacin de lavados de cisterna y tanques. La cantidad de lavados expulsados deliberadamente en el mar rebasa por mucho la cantidad de petrleo ingresando al mar a causa de derrames accidentales. Explotaciones de petrleo y gas mar adentro tambin son fuentes potenciales de contaminantes, ya sea en

PAGE 159

135 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 la forma de derrames accidentales o por la liberacin de agua producida de los estratos conteniendo petrleo durante la perforacin. La contaminacin por petrleo y alquitrn son amenazas tanto para el arrecife coralino como para los mantos de pastos marinos. Adems de los efectos txicos de los contenidos del petrleo, un derrame de petrleo disminuye el intercambio gaseoso entre el agua y la atmsfera, y puede causar un agotamiento en bahas cerradas. Despus de un derrame en la costa caribea de Panam en 1986, los pastos marinos disminuyeron en biomasa, la fauna interna fue afectada severamente, se deterioraron los arrecifes de la zona intermareal, y los arrecifes sumergidos sufrieron mortandades significativas y efectos sub-letales (Keller y Jackson, 1993). La eliminacin de basura en el mar o la acumulacin de aquella proveniente de fuentes terrestres, se ha convertido a nivel global en una amenaza seria para la zona costera. La mortalidad de tortugas marinas como resultado de ingestin o enmalle por basura marina ocurre ampliamente y es bien conocido (e.g. Balazs, 1985). Lo que es probablemente menos conocido es la amenaza que la basura significa para el ambiente. Por ejemplo, las bolsas de plstico pueden enrollarse en los corales y sofocar el tejido afectado. La basura tambin sofoca al pasto marino, y puede actuar como vehculo para la filtracin de elementos txicos que amenazan los hbitats de alimentacin de importancia. Tcnicas Dainas de Pesca: El uso de dinamita, qumicos y tcnicas que fracturan los corales para capturar peces causan daos irreparables al sustrato marino, en particular los arrecifes coralinos. Los arrastres de fondo, el arrojar trampas o bloques de anclaje de manera indiscriminada sobre los arrecifes de corales tambin son destructivos de manera similar. Para el caso del uso de dinamita, muchas especies sin inters para de la pesca tambin mueren. Muchos de los peces buscados para su pesca no flotan hacia la superficie y, por lo tanto, no son colectados. El dao fsico causado por mtodos como los anteriores destruyen la cimentacin misma del arrecife, reduciendo o destruyendo su capacidad para sustentar peces e invertebrados comerciales, as como las tortugas marinas. (Gibson y Smith 1999). El cloro y una gran variedad de otros qumicos tambin son extremadamente txicos para los corales. La aplicacin de cloro y otras sustancias nocivas a un arrecife con el propsito de capturar langostas o peces (incluyendo especimenes tropicales para el acuarismo) mata corales, envenena reas de crianza que son importantes para peces comerciales y degradan los hbitats de alimentacin de las tortugas marinas. Impactos por el turismo: Las amenazas en esta categora son particularmente serias en pases en donde se tiene un desarrollo significativo de turismo e incluye el buceo libre y con tanque, la coleccin de organismos asociados al coral y arrecifes para su venta a los turistas, y la remocin fsica de escombros de arrecifes y de pastos marinos para supuestas mejoras en reas para promover la natacin recreativa en el mar. Calentamiento global: Los impactos discutidos anteriormente son, en un sentido, locales pero tambin muy generalizados, en su impacto sobre los sistemas de arrecifes y pastos marinos. Sin embargo, existen otros factores globales que contribuyen significativamente a las enfermedades y deterioro de los pastos marinos y arrecifes coralinos. Estos incluyen los incrementos en la temperatura del mar, eventos severos de tormentas y la elevacin del nivel del mar. Todos estos conocimientos han sido agravados por el calentamiento global inducido por el hombre, y causados principalmente por las emisiones excesivas de CO2 en el primer mundo. Estos impactos no pueden ser mitigados fcilmente por los pases de la regin de manera individual y, por lo tanto, requieren de un enfoque regional o global. Es conocido que todos los factores discutidos anteriormente generan amenazas a los arrecifes de coral y los pastizales marinos, ambientes que son crticos para la supervivencia a largo plazo de las tortugas marinas. Sin embargo, la diversidad y la vitalidad de estos ecosistemas tambin pueden ser afectados de manera adversa por la prdida misma de las poblaciones de tortugas marinas. Tanto las tortugas de carey como las verdes, participan en nichos ecolgicos de alimentacin poco comunes. Las tortugas verdes tienen un tracto digestivo especialmente modificado que puede digerir la celulosa que contienen los pastos marinos, y el de las carey est modificado para subsistir con una dieta casi exclusiva de esponjas. No conocemos los impactos que podran haber tenido sobre estos ecosistema las otrora abundantes poblaciones de

PAGE 160

136 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA tortugas en tiempos histricos. En el presente, solamente 10-20% de la biomasa de las praderas marinas en el Caribe son ramoneadas por herbvoros, mientras que el restante se descompone in situ y forma la base para las cadenas alimenticias, o flota mar adentro para incorporarse a cadenas trficas en la zona pelgica (Thayer et al. 1984). Previo a la colonizacin por los europeos y los incrementos en la extraccin de tortugas marinas, una proporcin mucho mayor de produccin primaria en estos mantos hubiera sido ingerida por las tortugas marinas, las cuales se encargaran de exportar nutrientes de los pastizales hacia los arrecifes contiguos en donde se incorporaran a los ciclos energticos. Ms an, se conoce como las tortugas verdes mantienen una fidelidad hacia sitios especficos de ramoneo (regresan a alimentarse repetidamente a la misma reaBjorndal, 1980). El crecimiento regenerado proporciona una dieta de mejor calidad para las tortugas ya que las nuevas hojas contienen mayores concentraciones de nitrgeno y menores cantidades de lignina. Es probable que este condicionamiento del ambiente por parte de las tortugas verdes podra haber sido benfico para otras especies de herbvoros, antiguamente tambin importantes. En resumen, la ausencia del pastoreo por tortugas verdes posiblemente ha alterado de manera sensible la productividad y el contenido nutrimental de los pastizales marinos, y por ende, la biodiversidad y estructura de las comunidades dentro del ecosistema. Tambin se ha sugerido recientemente que la carey, por sus hbitos espongvoros, juega un papel crtico en el control del sobrecrecimiento de esponjas sobre corales en arrecifes (Hill, 1998). Es necesario considerar las repercusiones de la disminucin en la abundancia de las tortugas carey en las ltimas dcadas sobre el bienestar de los arrecifes coralinosAmenazas a las tortugas en hbitats de alimentacinLa mayor amenaza a las tortugas marinas en sus hbitats de alimentacin, surge como consecuencia de la captura intencional, sea legal o ilegal, y la captura incidental. Este fenmeno es particularmente problemtico cuando las tortugas afectadas son protegidas mientras ocurren en la playa de anidacin de un pas pero son explotadas en los sitios de alimentacin dentro de aguas territoriales de otra nacin. Por ejemplo, hembras adultas anidando en Barbados, en donde se les protege por ley, permanecen la mayor parte de su vida en aguas de pases en los cuales se lleva a cabo una pesquera legal de tortugas. Estos pases aplican vedas durante parte del ao, pero la temporada de veda coincide con la poca de reproduccin, orientada a proteger la poblacin que anida en la localidad. Despus de anidar en Barbados, las hembras que regresan a sus sitios de alimentacin en esos pases, lo hacen justo cuando se termina la veda y as se exponen a ser capturadas. En algunos casos, la captura incidental puede llegar as ser ms perjudicial a las poblaciones de captura directa (ver Oravetz, 1999). La mortalidad anual de caguama y tortuga lora provocada por asfixia en las redes de camaroneros en aguas norteamericanas, que fue estimada entre 5,500 y 55,000 en 1990, debe haber sido un factor decisivo que impeda la recuperacin de la tortuga lora, considerada en peligro crtico de extincin. De manera semejante, la captura incidental de tortugas lad en la pesquera agallera de Chile y Per ha sido implicada en el reciente colapso de las poblaciones anidadoras ms importantes en Mxico (Eckert y Sarti, 1997). Aparte del impacto por captura, la mortalidad en sitios de alimentacin provocado por ingestin o congestionamiento con petrleo, ingestin o enmaraamiento en basura a la deriva, y como resultado de golpes por embarcaciones, es muy ampliamente generalizado. Finalmente, una iniciativa de reciente promocin en Barbados que ofrece al turista una oportunidad para nadar con las tortugas ha suscitado varias polmicas interesantes. La iniciativa comenz a partir de que unas tortugas verdes fueron llevadas por pescadores a la costa para su recuperacin, despus de haber sido capturadas involuntariamente en sus redes. Posterior a ser alimentadas manualmente por los lugareos, fueron liberadas al mar, pero se continu con la alimentacin manual. Actualmente, los turistas pueden adquirir trozos de pescado de los mismos pescadores y utilizan stos para atraer a las tortugas para observarlas y nadar con ellas. Esta actividad se ha convertido en una de las atracciones tursticas ms populares en Barbados. Encomiablemente, es una iniciativa basada en la comunidad que incorpora un uso no consuntivo de las tortugas marinas. Sin em-

PAGE 161

137 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 bargo, desde una perspectiva de conservacin existen problemas con esta prctica. Entre otras, se incluyen: una dieta inadecuada, interferencia con el comportamiento natural de dispersin, aumento en al riesgo de ser golpeadas por embarcaciones ya que las tortugas ahora nadan hacia el ruido del motor (asocindolo ahora al alimento), y posiblemente la atraccin de otras tortugas silvestres al sitio. Tambin existe el riesgo de que las tortugas muerdan a la gente, y posiblemente se pueda poner en riesgo la vida de las personas en el agua.Literatura CitadaBalazs, G. H. 1985. Impact of ocean debris on marine turtles: entanglement and ingestion, p. 387-429. In : R. S. Shomura y H. O. Yoshida (eds.), Proceedings of the Workshop on the Fate and Impact of Marine Debris. NOAA Tech. Memo. NMFS-SWFC-54. U.S. Dept. Commerce. Bjorndal. K. A. 1980. Nutrition and grazing behavior of the green turtle, Chelonia mydas Marine Biology 56:147-154. Bjorndal, K. A. 1997. Foraging ecology and nutrition of sea turtles, p.199-231. In : P. L. Lutz y J. A. Musick (eds.) The Biology of Sea Turtles. CRC Press, New York. Bjorndal, K. A. 1999. Priorities for research in foraging habitats, p.12-14. In : K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. Davies, P.J. 1983. Reef growth, p.69-106. In : D.J. Barnes (ed.), Perspectives on coral reefs. AIMS Contribution No. 200. Delcan International Ltd. 1995. Terrestrial water quality report: Feasibility studies on coastal conservation. Technical Report to the Ministry of Tourism, International Transport and the Environment, and the Coastal Conservation Project Unit of the Government of Barbados. Duarte, C. M. 1995. Submerged aquatic vegetation in relation to different nutrient regimes. Ophelia 41:87-112. Eckert, K. L 1995. Draft General Guidelines and Criteria for Management of Threatened and Endangered Marine Turtles in the Wider Caribbean Region. UNEP(OCA)/CAR WG.19/ INF.7. Prepared by WIDECAST and adopted by the Third Meeting of the Interim Scientific and Technical Advisory Committee to the SPAW Protocol. Kingston, 11-13 October 1995. United Nations Environment Programme, Kingston. 95 pp. Eckert, S. A. y L. Sarti M. 1997. Distant fisheries implicated in the loss of the worlds largest leatherback nesting population. Marine Turtle Newsletter 78:2-7. Gibson, J. y G. Smith. 1999. Reducing threats to foraging habitats, p.184-188. In : K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. Hill, M. S.1998. Spongivory on Caribbean reefs releases corals from competition with sponges. Oecologia 117:143-150. Horrocks, J. A., L. A. Vermeer, B. Krueger, M. Coyne, B. A. Schroeder y G. H. Balazs. Submitted. Migration routes and destination characteristics of post-nesting hawksbill turtles satellite-tracked from Barbados, West Indies. Chelonian Conservation and Biology: xxx. Hunte, W., H. Wiltshire y L. A. Vermeer. 1996. Environmental deterioration and water quality at fringing reefs on the west coast of Barbados. Technical Report to Stanley International and the Government of Barbados. 27 pp. Hunte, W., L. A. Vermeer y R. Goodridge. 1998. Temporal changes in coral reef communities on the west and south coasts of Barbados: 1987-1997. Technical Report to the Coastal Zone Management Unit of the Government of Barbados. 142 pp. IUCN. 1995. A Global Strategy for the Conservation of Marine Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group, Washington D.C. 24 pp. Keller, B. D. y J. B. C. Jackson (eds.). 1993. Long-term assessment of the oil spill at Bahia Las Minas, Panama. Synthesis Report, Vol. II: Technical Report. OCS Study MMS 930048. Minerals Management Service, U.S. Department of Interior. 1017 pp. Lutcavage, M..E., P. L. Lutz, G. D. Bossart y D. M. Hudson. 1995. Physiologic and clinicopathologic effects of crude oil on loggerhead sea turtles. Archives of Environmental Contamination and Toxicology 28(4):417-422. Meylan, A. (1988) Spongivory in hawksbill turtles: a diet of glass. Science 239: 393-395. Meylan, A. B. y P.A. Meylan. 1999. Introduction to the evolution, life history and biology of sea turtles, p.3-5. In : K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. Abreu-Grobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. Mortimer, J. A. 1981. The feeding ecology of the green turtle, Chelonia mydas in Nicaragua. Biotropica 13:49-58. Ogden, J. C. 1972. An ecological study of Tague Bay reef, St. Croix, U.S. Virgin Islands. Special Publications in Marine Biology 1:1-57. West Indies Laboratory, St. Croix. Ogden, J. C. (ed.). 1983. Coral reefs, seagrass beds and mangroves: their interaction in the coastal zone of the Caribbean. Report of a Workshop held at the West Indies Laboratory, St. Croix, U.S. Virgin Islands, May 1982. UNESCO Reports in Marine Science 23: 1-16. Oravetz, C. A. 1999. Reducing incidental catch in fisheries, p.189-193. In : K. L. Eckert, K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (eds.), Research and Management Techniques for the Conservation of Sea Turtles. IUCN/SSC Marine Turtle Specialist Group Publication No. 4. Patriquin, D. G. 1975. Migration of blowouts in seagrass beds at Barbados and Carriacou, West Indies, and its ecological and geological implications. Aquatic Botany 1: 163-189. Patriquin, D. y R. Knowles. 1972. Nitrogen fixation in the rhizosphere of marine angiosperms. Marine Biology 16: 49-58. Salm, R.V. y J. R. Clark. 1984. Marine and coastal protected areas: a guide for planners and managers. IUCN, Gland, Switzerland. 302 pp. Thayer, G.W., K. Bjorndal, J. C. Ogden, S. L. Williams y J. C.

PAGE 162

138 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA Zieman. 1984. Role of larger herbivores in seagrass communities. Estuaries 7: 351-376. Williams, S. L. 1988. Thalassia testudinum productivity and grazing by green turtles in a highly disturbed seagrass bed. Marine Biology 98: 447-455. Wittenberg, M. y W. Hunte. 1992. Effects of eutrophication on juvenile scleractinian corals I. Abundance, mortality and community structure. Marine Biology 112: 131-138.

PAGE 163

139 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Fortalecimiento del Marco JurdicoJeffrey Sybesma Facultad de Leyes Universidad de las Antillas Holandesas CurazaoIntroduccinEste artculo aborda la temtica relacionada con el marco jurdico para la proteccin, el manejo del ambiente y, en particular, de las tortugas marinas de la Regin del Gran Caribe. Las palabras marco jurdico refieren al conjunto de leyes y normas que conforman una estructura legal de alcance nacional para la proteccin del ambiente y, por ende, tambin de las tortugas marinas. Antes de explorar el marco legal ambiental, es necesario situar el contexto de esta estructura, que es a nivel nacional. Hoy por la maana, el Sr. Andrade (PNUMA) nos proporcion una excelente revisin de tratados y convenciones internacionales relacionadas con la proteccin y el manejo de las tortugas. Estos instrumentos legales internacionales slo son -en principioacuerdos entre las partes contratantes; esto es, entre los pases miembros. Para ser eficaces a nivel nacional, los tratados necesitan ser transformados a leyes nacionales o, al menos, deben aplicarse directamente desde su enclave legal. Como requisito previo, es necesario tomar en cuenta el sistema econmico, poltico y sociocultural de un pas. Por ejemplo, si enfocamos la Regin del Gran Caribe, sta consta de estados grandes, pequeos y naciones insulares. Existen cuatro idiomas principales (ingls, espaol, francs y alemn) y cientos de dialectos. Los estados caribeos tienen diferentes antecedentes histricos y esta herencia se refleja en sus marcos jurdicos nacionales. Es en este contexto, donde encontramos las bases de la estructura de la legislacin, organizacin, instrumentacin, control y ejecucin de normas y leyes vigentes en cada estado caribeo; procesos necesarios para la proteccin y el manejo del ambiente y, en este caso, de las tortugas marinas. A pesar de las diferencias, existe una lgica comn entre los mecanismos administrativos legales y es esta lgica la base de mi presentacin.Legislacin y Estructuras LegalesLa primer rea a considerar es la estructura legal del estado. Es necesario examinar el conjunto de leyes ambientales y sus anexos que incluyen decretos, ordenamientos, reglamentaciones, regulaciones, lineamientos legales, dictmenes -entre otrospara tener una idea acerca del tipo de marco jurdico vigente en materia ambiental. En general, existen dos tipos, la primera categora se constituye por las leyes que protegen y administran directamente a las tortugas marinas. Estas leyes protegen a determinadas especies de la flora, la fauna y sus hbitats. La legislacin pesquera puede ser considerada en esta categora. Sin embargo, las leyes de pesca tienen una fuerte tendencia a la valoracin econmica. La segunda categora incluye leyes que protegen y administran a las tortugas marinas indirectamente. Esto es, por medio de la prohibicin de actividades dainas al ambiente. Por lo general, tambin se consideran perjudiciales para la personas. Como ejemplo, cito a las leyes que regulan la contaminacin del ambiente marino o la planificacin del uso de suelo. En esta ltima categora se ha incluido a la educacin. Es importante entender los diferentes tipos de reglamentaciones ambientales en el mbito nacional. Con mucha frecuencia se encuentran normas estrictas, como las prohibitivas o las mandatorias; a las que se les conoce como leyes duras. Tambin hay reglas que demandan el establecimiento de varios tipos de planes y polticas de manejo, a stas se les conoce como leyes suaves. Sin embargo, las regulaciones ambientales de cualquier tipo pueden ser estranguladas por una legislacin insuficiente y/ o anticuada. Esto ltimo es aplicable para tortugas marinas y puedo dar el ejemplo de muchas leyes y regulaciones pesqueras que protegen a las tortugas jvenes pero permiten la captura estacional de los adultos en edad de reproduccin. Tambin

PAGE 164

140 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA encontramos regulaciones traslapadas y en conflicto que hacen ms difcil conocer qu es lo que aplica y lo que no procede. Ms an, encontramos que si bien algunos pases son partes contratantes de algn tratado o convenio internacional o regional (p. ej., CITES, SPAW o CMS), con frecuencia fallan en la aplicacin de las recomendaciones emanadas de los convenios en el mbito de la legislacin nacional. Por lo anterior, muchos de los acuerdos multilaterales se debilitan significativamente.Estructuras de OrganizacinParte del marco jurdico lo constituye la organizacin legal del gobierno en sus tres niveles: nacional, estatal y municipal. Por lo general, los gobiernos estn divididos en departamentos o subdepartamentos que funcionan de manera independiente y cada uno tiene sus propias tareas legales especficas para ejecutar. Algunas de stas protegen o administran el ambiente e incluyen a las tortugas marinas (p. ej., el Servicio de Parques Nacionales, el Departamento del Ambiente) o con tareas relacionadas (p. ej., el Departamento de Pesqueras) o tareas combinadas (p.ej., Departamento de Salud Pblica y Ambiente). Adems de las oficinas o departamentos gubernamentales, a veces se encuentran organizaciones privadas subvencionadas, que por mandato del gobierno protegen y administran los recursos naturales. Como corporativos privados o fundaciones, estas organizaciones desarrollan tareas gubernamentales. Actualmente hay una tendencia hacia la privatizacin de oficinas originalmente gubernamentales que se convierten en organizaciones privadas independientes o semi gubernamentales, realizando tareas gubernamentales. En estos casos el gobierno se aparta de su papel ejecutivo y se enfoca ms al desarrollo y control de sus polticas. Las organizaciones privadas son entonces subsidiadas en la realizacin de sus tareas en el manejo ambiental. En este universo de estructuras de organizacin, tambin se encuentran las organizaciones no gubernamentales (ONGs), mismas que actualmente se han constituido en una gran fuerza dentro del marco ambiental. El primer y ms antiguo papel que desempean es el de organizaciones de custodia ya que mantienen en la mira y son agudos crticos de las acciones gubernamentales burocrticas e ineficaces en materia de proteccin y manejo ambiental. Forman una efectiva defensa para todo tipo de temas ambientales especficos, incluyendo la proteccin de la biodiversidad. En tiempos recientes hemos sido testigos de un cambio en el papel de las ONGs, al convertirse en socios de los gobiernos. Reconociendo que las estructuras gubernamentales pueden estar mal equipadas para realizar tareas especializadas a nivel ejecutivo, algunos departamentos encargados del manejo de recursos forman alianzas con las ONGs, con la intencin de permitir que las ONGs lleven a cabo tareas realizadas previamente por el gobierno. De esta manera, el gobierno puede subsidiar a las ONGs y, en retribucin, las ONGs aplican estos recursos de manera ms eficiente (de la que lo haran los gobiernos) y con mejores resultados. Incluso en pases donde la presencia de las ONGs no es muy fuerte, la influencia de actividades realizadas de manera no organizada tambin pueden marcar la diferencia. Por ejemplo, un clamor pblico producto de una nota periodstica resaltando la matanza sin sentido de la tortuga lad puede derivar en un cambio de actitud de la sociedad y de las polticas pblicas. Como nota final sobre la estructura organizativa, encontramos que, como regla general, existen traslapes institucionales y redundancias dentro de las estructuras de organizacin gubernamentales en los pases de la regin del Gran Caribe. Tambin existen vacos de autoridad entre departamentos que originan, adems de una competencia nada productiva, la duplicacin de programas o, alternativamente, la ineficacia producida cuando uno de los departamentos confa en que el otro lo har. Patrones similares pueden observarse entre las ONGs En algunos pases con presencia de ONGs dinmicas y entusiastas, hemos encontrado varios grupos trabajando con los mismos objetivos . y en este caso, existe una redundancia y desperdicio de esfuerzos. Por otro lado, otras reas crticas con las mismas necesidades de insumos y energa son desatendidas.InstrumentacinEn relacin a la instrumentacin de planes y programas dentro de un marco legal para la

PAGE 165

141 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 proteccin ambiental, observamos dentro de las organizaciones gubernamentales las siguientes limitaciones. Primero, hay una carencia perenne de fondos suficientes para todas las tareas requeridas para proteger y administrar el ambiente de manera apropiada. Los ingresos gubernamentales provenientes de los impuestos estn a la baja mientras el abanico de tareas va en incrementos. El ambiente es una rea que hace algunos aos fue un sector primario para la asignacin de fondos. Hoy en da, vemos que el inters cambia hacia otros puntos focales, como el combate del crimen, pobreza, cuestiones de salud, el abuso de drogas y otros rubros sociales. Los recursos otorgados a los departamentos del rea ambiental, por lo general, son asignados a salarios e infraestructura (vehculos, oficinas y artculos utilitarios). Por cada dlar presupuestado, la mayor parte no es usada directamente para proyectos ambientales en el campo. Segundo, nos enfrentamos a una carencia de personal tcnico entrenado para supervisar todas las tareas necesarias para proteger y administrar el ambiente de manera adecuada. Un problema asociado a lo anterior, es que lo que los gobiernos adolecen en calidad la intentan suplir con cantidad; esto es, emplean a ms gente de la que razonablemente se necesita. Finalmente, con relacin a los planes y programas con presupuesto asignado, muchos de stos carecen de objetivos realistas y tiempos especficos; por esta razn, el progreso es difcil de evaluar. Las reglas burocrticas y las reglamentaciones hacen que los proyectos sean orientados hacia insumos ms que orientados a productos esperados Un punto crucial es compartir la informacin entre los diferentes departamentos (y an entre los diferentes pases) para asegurar que las lecciones del pasado sirvan de aprendizaje y que las mejores prcticas se integren firmemente en la planeacin y acciones polticas. Las ONGs tienen menos problemas burocrticos, pero frecuentemente luchan denodadamente por la obtencin de fondos para el cumplimiento de programas y objetivos ambientales agendados. Pareciera que los subsidios gubernamentales siempre son otorgados a otras ONGs y no a las suya! La competencia entre ONGs, especialmente por las limitaciones de financiamiento, son muy comunes. Con mucha frecuencia el subsidio es insuficiente para asegurar el cumplimiento del trabajo adecuado, o los fondos son destinados especficamente para proyectos de baja prioridad. Se requiere de una gran cantidad de energa para la obtencin de fondos y, en consecuencia, se destina menos al trabajo realmente dedicado a la proteccin ambiental. Por otro lado, la fuerte competencia (en trminos biolgicos, la lucha por la vida) hacen de las ONGs sobrevivientes, organizaciones fuertes y eficientes por lo que no debe subestimarse su funcin en el marco ambiental nacional.Control y EjecucinA pesar de las limitaciones comunes que siempre existen, la mayora de los gobiernos tienen una estructura ms o menos funcional relacionada con el ambiente. Los gobiernos tambin tienen la obligacin de hacer uso de su autoridad para hacer cumplir las leyes que protegen el ambiente, la salud pblica, el uso de suelo, la biodiversidad, etc. y de asegurar la continuidad de los proyectos necesarios y planes de accin. Cuando se identifiquen violaciones o infracciones a la ley, debe actuarse en consecuencia. El control y la ejecucin, usualmente se perciben como una tarea y responsabilidad de competencia gubernamental. Normalmente existen tres reas que se abocan al ejercicio de la autoridad y su ejecucin. La primera es el ejercicio de la autoridad administrativa. Muchos departamentos de gobierno tienen la facultad de aplicar la autoridad para controlar e inspeccionar las actividades de individuos y, sobre todo, de las grandes empresas. Si estas actividades no se realizan de acuerdo con las leyes o regulaciones correspondientes, las acciones que pueden ser ejecutadas incluyen desde el retiro de subsidios, permisos hasta prohibir a la persona o compaa infractora que contine con sus operaciones. Los gobiernos pueden emprender muchas acciones sin recurrir al proceso judicial. La segunda rea es la ruta judicial o lo que yo llamo el uso de poderes penales. Muchos proyectos de ley contienen un clausulado para acciones punitivas (penales) como mtodo de ejecucin de la autoridad. Los departamentos responsables del control y ejecucin (generalmente responden a la oficina de un fiscal pblico) tienen la prerrogativa de realizar investigaciones de actividades bajo sospecha e ilegalidad. Cuando la

PAGE 166

142 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA evidencia es suficiente, los infractores o delincuentes son procesados por un juez o un tribunal de justicia, asignndoles una multa o, si es el caso, el encarcelamiento. La tercer rea que puede usarse para luchar contra un comportamiento desfavorable al ambiente es mediante el uso de los poderes del derecho civil. Los individuos, las ONGs e incluso el gobierno, pueden hacer uso del recurso de demanda en contra de infractores por agravio o comportamiento ilegal y entablar demandas por daos y perjuicios. Actualmente existe una tendencia de las ONGs por demandar al gobierno ante cortes civiles por incumplimiento o negligencia en la observancia de la leyes que (el gobierno mismo) ha realizado. Ciertamente, esto es parte de la funcin de custodio que han asumido las ONGs. Los obstculos en el cumplimiento de las leyes incluyen, de nuevo, la insuficiencia de financiamiento y la carencia de herramientas bsicas (p. ej., embarcaciones para la vigilancia, vehculos, radios). El entrenamiento para la vigilancia y otros procedimientos legales de los inspectores o guardas, con mucha frecuencia es mnimo. Y cuando las multas son asignadas por lo general no hay correspondencia con el valor del producto o las normas ticas de la comunidad. La mayora de las multas por daos al ambiente, y aqu se incluyen las violaciones a la proteccin legal de las tortugas marinas, son demasiado bajas como para que acten como una fuerza de disuasin efectiva. Las fiscalas pblicas tienden a centrarse en la criminalidad comn ms que en el agravio ambiental. El apoyo de los gobiernos para las dependencias responsables del ejercicio de la autoridad por lo general es bajo y, a veces, la corrupcin que priva internamente asegura que los esfuerzos disponibles para la ejecucin de la ley no sean puestos en prctica.ConclusionesPara resumir y concluir, hay cuatro reas a considerar cuando se habla del marco jurdico para la proteccin y manejo del ambienten. Estas son: (i) legislacin, (ii) organizacin, (iii) instrumentacin y, (iv) control y cumplimiento. Cada una de estas reas tiene sus propios detalles especficos que deben identificarse. Despus de este reconocimiento, es necesario identificar los escollos y restricciones de cada rea. Slo entonces ser posible encontrar soluciones y hacer recomendaciones para mejoras en cada rea. De manera intencional casi no he mencionado este ltimo aspecto. Esto es, cmo podemos mejorar y fortalecer el marco jurdico de tal modo que el ambiente, incluyendo a las tortugas marinas, pueda beneficiarse de forma significativa? Mi inters es que el grupo de trabajo use esta presentacin como punto de partida, para discutir los medios y mecanismos para el fortalecimiento del marco jurdico. De esta manera, el resultado de ese Grupo de Trabajo ser la seccin final de esta presentacin. Lo que puedo sugerir es que el Grupo de Trabajo se oriente a los siguientes aspectos: Primero, legislacin hay una legislacin ambiental directa o indirecta, es suficientes, es obsoleta? Segundo, organizacinhay una organizacin legal gubernamental y no-gubernamental en materia ambiental, existen traslapes en las funciones (o hay vacos), qu papel desempean las ONG, y actan stas como socios o como custodios? Tercero, instrumentacinhay suficientes fondos disponibles? (tanto para el gobierno como para las ONGs), son adecuadas la herramientas disponibles?, hay suficiente calidad disponible para una ejecucin de alto nivel?, es adecuado (o es demasiada) la gente involucrada? Y finalmente, control y ejecucin -qu tipo de control y de ejecucin se aplica localmente?, se aplican todas las posibilidades legales?, qu problemas contribuyen a una pobre ejecucin en el rea de control y ejecucin, y como pueden ser resueltos estos problemas?

PAGE 167

143 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Foro Abierto: Obtencin de las Metas de ManejoF. Alberto Abreu G. Moderador UICN/CSS Grupo Especialista en Tortugas Marinas (MTSG) Instituto de Ciencias del Mar y Limnologa (UNAM) A. Abreu (Moderador) sugiri que la discusin se enfocara en preguntas planteadas por los participantes, adems de elementos identificados en los Grupos de Trabajo. S. Tijerino (Nicaragua) pregunt cmo consideran los Conferencistas la amenaza de cambios climticos sobre las playas de anidacin, y cmo podran stos afectar a las poblaciones en el tiempo. B. Schroeder (USA) respondi que era una excelente pregunta, que el cambio climtico resultara en incrementos del nivel del mar lo que afectar la geografa costera en el futuro. Ella consider que la complejidad del tema rebasaba la capacidad de discusin en este foro, pero que una influencia sobre las poblaciones de tortugas marinas sera el modificar la proporcin de los sexos en cras ya que estos son definidos por la temperatura de incubacin. S. Tijerino (Nicaragua) recalc la necesidad de tomar en cuenta los efectos de acciones antropognicas sobre las especies en el proceso del manejo y polticas. Solicit opiniones de los conferencistas sobre la vulnerabilidad de pastos marinos y arrecifes coralinos, los cuales fungen como hbitats de importancia para alimentacin de tortugas marinas. J. Horrocks (UWI) respondi que los arrecifes coralinos y los pastos marinos son hbitats de alimentacin verdaderamente crticos para las tortugas marinas a lo largo del Caribe. El calentamiento global y el aumento en los niveles del mar amenaza las lneas de costa, pero tambin los ecosistemas marinos costeros como los corales y pastos marinos. Quiz de preocupacin ms inmediata es el desarrollo costero. Estas amenazas incluyen la erosin, sedimentacin, blindaje de playas y la destruccin del lecho marino. Estas amenazas tambin tienen un impacto directo sobre las poblaciones de tortugas marinas. N. Frazer (UFL) aadi que requerimos proteger el hbitat para proteger las tortugas marinas. Adems anot que las tortugas marinas mismas actan en maneras que muchas veces modifican su hbitat para su beneficio. M. Donnelly (UICN/MTSG) estuvo de acuerdo, agregando que no podemos tomar por dado el hbitat o permitir que se le degrade. Debemos persistir en la proteccin del hbitat, en especial aquellos hbitats prstinos que son utilizados exitosamente por las tortugas marinas para anidacin y alimentacin. Acciones de monitoreo de hbitat son crticos para el xito a largo plazo de los programas de conservacin y manejo. J. Frazier (Smithsonian) estuvo de acuerdo con S. Tijerino y recomend que debemos proteger el hbitat porque, sin este, no podremos tener tortugas marinas. C. dAuvergne (Sta. Lucia1) expres la nocin que el cambio climtico seguramente tendr un efecto pronunciado sobre las tortugas marinas, y que deberemos tomar en cuenta la reaccin de la gente a este cambio.. reacciones que incluirn la construccin de blindaje a las playas, por ejemplo. Manifest su preocupacin tambin sobre el transporte de material radioactivo peligroso a travs del Mar Caribe, y el hecho que los derrames petroleros siempre son posibles. Record a los asistentes que uno de cada ocho barriles de las reservas del mundo transitan por medio del Caribe. En Sta. Lucia se ha notado una

PAGE 168

144 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA prdida de pastos marinos y corales vivos como resultado del dragado, as como de prcticas de pesca. C. Parker (Barbados) observ que todo lo que se ha discutido en esta sesin forma parte de un manejo integral de zona costera, y que el manejo integral de la zona costera debera ser una prioridad para cada pas de la regin. Hizo notar que las amenazas que enfrentan tanto nosotros como nuestro ambiente son complejas, y que las respuestas no sern proporcionadas por programas fragmentarios y aislados. Debemos intentar asimilar las mejores prcticas en el manejo de las tortugas marinas y sus hbitats. A. Abreu (Moderador) cerr las sesin con instrucciones sobre cmo organizarse en Grupos de Trabajo despus del almuerzo. Agradeci a los traductores por su asistencia tan profesional y dedicada.1El Sr. C. dAuvergne particip como Experto Invitado, y no como delegado de Sta. Lucia.

PAGE 169

145 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Sesin VIResultados y Recomendaciones de los Grupos de TrabajoDeterminacin de la Distribucin de las Poblaciones y su Estado de Conservacin F. Alberto Abreu Grobois, Moderador Seguimiento de las Tendencias Poblacionales Rhema H. Kerr Bjorkland, Moderadora Promocin de la Educacin Ambiental y la Participacin Comunitaria Crispin dAuvergne, Moderador Mitigacin de Amenazas en Playas de Anidacin Barbara A. Schroeder, Moderadora Mitigacin de Amenazas en Hbitats de Alimentacin Julia A. Horrocks, Moderadora Fortalecimiento del Marco Normativo Jeffrey Sybesma, Moderador

PAGE 170

146 Karen L. Eckert y F. Alberto Abreu Grobois, Editores (2001) Patrocinado por WIDECAST, IUCN/SSC/MTSG, WWF, y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA

PAGE 171

147 Conservacin de Tortugas Marinas en la Regin del Gran Caribe Un Dilogo para el Manejo Regional Efectivo Santo Domingo, 16-18 de noviembre de 1999 Determinacin de la Distribucin de las Poblaciones y su Estado de ConservacinF. Alberto Abreu Grobois, Moderador del Grupo de Trabajo UICN/CSE MTSG e Instituto de Ciencias del Mar y Limnologa Universidad Nacional Autnoma de Mxico Meta 1: Lograr un manejo slido de las tortugas marinas con base en el conocimiento de la distribucin de las poblaciones Objetivo 1: Ubicar todos los sitios de anidacin: Identificar todas las unidades reproductoras (tambin conocidos como stocks o poblaciones) para cada especie. Identificar todos los sitios de anidacin para cada especie, histricos y actuales, registrar la ubicacin geogrfica de cada sitio. Anotar causas de colapsos poblacionales si se conocen. Caracterizar los hbitats de anidacin por medio de: Caractersticas fsicas Uso humano e intensidad de su uso Principal tipo de hbitat (de acuerdo a la ecologa de cada especie) Determinar la intensidad de anidacin en todos los sitios para hacer posible: Clasificar los sitios de anidacin como Primario, Secundario, Terciario [Alto, Medio, Bajo] de acuerdo a la intensidad de anidacin Clasificar los sitios de anidacin de acuerdo a la accesibilidad a los sitios Seleccionar Playas ndice. Los criterios parea la seleccin de Playas ndice pueden variar. Un mtodo favorito es por medio de seleccionar las playas Primarias con accesibilidad adecuada que permitiran o han permitido un monitoreo de largo plazo. Objetivo 2: Ubicar todos los sitios de alimentacinLocalizar los principales sitios de alimentacin para cada especie, registrando la ubicacin geogrfica de cada sitio. Identificar la(s) poblacin(es) de origen que contribuyen al ensamblaje poblacional en cada sitio de alimentacin. Determinar la abundancia de tortugas marinas en cada sitio de alimentacin de cada especie/poblacin Clasificar los sitios como Primario, Secundario, Terciario [Alto, Medio, Bajo] para cada especie, basndose en el tamao de su poblacin en el sitio y tomando en cuenta la abundancia total de la especie en el pas y la regin Caracterizar el hbitat de alimentacin en funcin de: Abundancia y tipo de alimento Calidad del ambiente Nivel de amenazas Tamao (p.ej., metros cuadrados, hectreas) Identificar sitios de alimentacin que eran utilizados en el pasado, si la informacin est disponible. Identificar el nivel del impacto antropognico Objectivo 3: Localizar rutas migratorias de las tortugas marinas Usando tcnicas de sensoramiento remoto (p.ej.